Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00016
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00016
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text










BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere A un niio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. XV I )
Os recomiendo la finez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristians,; ,-
proporcionadle libros que le e'!-
sefien. huir del vicio y a prac-
ticar la virtud.
(Pio I X.
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar A la nifiez y ju:cn-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una n'liva
generation.
(LI:o. XIIf.)


Debemos ayudar A nuestros .hr-
manoa fin de cooperar la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUix, 3.)
Atiende & la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la ensefanza.
(I TxOTrn. IV, 13.)
~ntre las cosas divinas, la mas su-
blime, es la de cooperar con Dios
E la salvaci6n de las almas.
(S..DIoNxII.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mhs excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doet. S. FPANC. de Sales).


---+ ( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )S+--
~ .. ... .. .. ... a .


SUMIARIO.
Asociaci6n y Prensa.
Pentccost6s.
El Espfiitu Santo en la Iglesia.
Italia. Visita de Mons. Cagliero A Milan.
Nuevo Obispo Salesiano.
Conferencias.
Belon. Asilo Salesiano de la Santa Faimilia.
Mojigo. Bendici6n de la primer piedra de un Colegio
Salesiano.
Patagonia. Misiones en la Cordillera.
Los Misioneros salesianos en Chubut.
Brasil. Noticias de las Hijas de Maria Auxiliadora.
El R. P. Angel Savio.
Graoias-de Maria Auxiliadora.
Historia del Oratorio de San Francisco de Sales.




Asociacion y Prensa

Es menester salir valientemente
al campo del combat y hater
frente t los enemigos, oponiendo
prensa d prensa escuela & es-
cuela, asoeiaci6n d asociacidn,
congress 6 congress, acci6in &
acci6n.
(Carta del Santo Padre L6dn XIII
al pueblo italiano 8 de di-
ciembre de 1892).
La asociaci6n y la pluma fueron mis
niaestros, decia San Agustin. La asocia-
ci6n y la pluma son tambi6n hoy dia los
medios mis poderosos de nuestro siglo,
los principles factors de toda empresa.


,No ignoran los enemigos do la Iglesia
esta verdad, y por esto emplean con afin
incesante la asociaci6n y la prensa en
sus perversos intentos. ; Qui6n no conoce
la actividad que desplegan al valerse de
estos medios? Los hijos do las tinieblas
se empenian en alcanzar asi el triunfo
sobre los hijos de la luz; pero, 6 Dios
gracias, la asociaci6n y la estampa son ,
la vez armas formidable al servicio de
los cat61icos.
jCrece la audacia y energia del ene-
migo? No decade por esto el valor de la
cristiandad; enci6ndese mas y mis en
ella el amor 4 la Iglesia, y animada con
las palabras del Sumo Pontifice retempla
su inimo y confia en la protecci6n di-
vina que la asiste en la lucha.
Sn Santidad excita a la asociaci6n y a
la prensa a todos sus hijos; y todos de-
bemos apresurarnos a seguir su llama-
miento.
Don Bosco, quo bien comprendia las
necesidades de nuestros tiempos, trabaj6
ardientemente fundando asociaciones y
tipograffas. A 61 se deben la Pia Sociedad
Salesiana, el Instituto del las Hijas de
Maria Auxiliadora, la Pia Uni6n de Coo-
peradores Salesianos y la Confradia de
CI-~-JIIV --


Publipaci6n me~nsual.


.ial 0,VIII. N. 4.


ABRIL[ de 1893









Maria Auxiliadora; A 61 el establecimiento
de numerosas imprentas y librerias y la
difusi6n de buenos libros por medio de
la publicaci6n mensual de'las Lecturas
Cat6licas.
A nosotros corresponde perpetuar y
ampliar esas obras. Por fortune todas
ellas progresan notablemente. Publicase
ya el _Boletin Salesiano en cuatro idiomas,
i saber: italiano, francs, espafiol 6 inglds.
Se han fundado nuevas tipografias, y,
con muy feliz exito, se han dado mis
conferencias que en afios pasados.
Pero esto no basta. Para extender la
obra de Don Bosco conviene que crezca
duestro celo; que se aumente el nfmero
de nuestros Cooperadores, que se d6e
conocer, por medio del Boletin Salesiano,
el resultado de los trabajos de la Pia
Sociedad, quo so den mis conferencias,
que se difundan las lectures cat61icas.'
Es tiempo de acci6n; y el lema de
Don Bosco es oraid6n y trabajo. Sepamos
hacer uso de 61 y grande sera el fruto 6
indecible el consuelo.




PENTECOSTES

Veni, Sancte Spiritus.
Ven a nuestra8 almas,
SOh, Espirita Santo!
Doce pescadores habia reunido Jesu-
cristo en tqrno suyo al empezar sus pre-
dicacioues.}Eran tan rudos esos pesca-
dorcs, que ni' siquiera servian al parecer
para medianos discipulos de su sublime
doctrine. Muchas veces, aun con oirla
de labios tan autorizados, no la llegaban
4 coniirender, y parecia oscura y dificil
a sus cortos alcances. Y no obstante, el
divino Jesuis se proponia sacar de ellos
iada menos que los maestros del g6nero
lhumano.
Agr6guese que si era corto el ingenio,
lio le iba en saga la firmeza del coraz6n.
Apenas los hubo escbgido(- .el Salvador
para empresa tan arriesgada, mostraron
muy a las claras que si eran rudos para
la ciencia y las letras, eran tambien muy
cobardes y avocados para todo lo que de
cerca 6 de lejos oliese 4 persecuci6n. A
lo mejor de la empresa qued6se el Cau-
dillo sin apenas un soldado de la redu-
cida hueste formada por 61. Uno de ellps


,le vende por una cuantas monedas, des-
honrando A sus compaileros con la trai-
ci6n, y por fin y rebate con el suicidio.
Otro, que per su ardimiento y desenfa-
dadas protests parecia dispuesto a todo,
le niega tres veces. Los dem&s echan a
correr al oir los' primeros ruidos, y no
salen de sus escondrijos ni parecen en
public hasta sosegafna la borrasca. Uno
solo, el mu s joven, se deja ver al pie de
la cruz. Pero todos, aun despues de la
resurreccion, no se aventuran 4 reunirse
y hablarse sine de noche y muy cerradas
las puertas. El Texto sagrado confiesa
sin rubor ni miramientos que era por
miedo 4 los judios.
Y sin embargo el Redentor se habia
rodeado de esta gente para obrar mara-
villas, y maravillas se obraron, y tan
grandes que pasados ya diez y nueve
siglos asoaibran aiin como las mayors
de la historic, y la lienan toda con su
majestad, y today la alumbran y escla-
recon con sus resplandores.
COmo se veriiu6 el fenomeno ?
Del modo siguiente: Un dia desapa-
reci6 de entire cllos el divino Salvador,
que hasta entonces les habia algin tanto
alentado y fortalecido. Sau itimo encargo
fu6 breve, pero asombroso: Id y ensefiad
6 todas las gentes. Pero, Sefior, jqu6 son
ignorantes! Sefior, ;ique son pescadores!
Senior, iqu6 no poseen otra, elocuencia
que ]a nmuy tosca que se usa on las
playas y varaderos! No le hace; IJ~ y
enseicid d todas las gentes.
Quedan solos los once con el peso for-
midable do tan formidable misi6n. Que-
dan solos, y se reunen en Jerusal6n,
conform 4 instrucciones do antemano
recibidas. LA qu6? gPor ventura a deli-
berar y discutir? Acaso A consultar el
asunto con los notables del siglo I? QuizAi
A concertar diplomaiticamente con los po-
deres establecidos la realizaci6n de la
colosal empresa? iNada menos que eso;
pues ni es congress diplom6tico el Ce-
niculo de Jerusal6n, ni es academia do
fil6sofos. Alli solo se ruega y se espera.
Maria, Madre de Jesus, preside aquella
original y sileuciosa reunion. Y pasan
los dias, pero no cesa la oraci6n, ni dis-
minuye la confianza, ni se afloja el fervor
de los corazones.
Llega el d6cimo; y repentinamente un
estruendo llena la casa; no es el es-
truendo de las discusiones humans, es
]a seiial exterior y sensible del Espiritu


- 50 -










,anto que descieude visiblemente como
iparici6n de fuego sobre la piadosa asam-
blea, y Ilena invisiblemente de nuevo y
desconocido ardor sus flacos corazones, y
de nueva y desconocida luz sus mengua-
das inteligencias.
Se cumpli6 la promesa. Se realize el
prodigio. Aquellos rudos pescadores aca-
ban de ser graduados, no por las aca-
deinas de Roma 6 de Atenas, sino por
el mismo Espiritu de verdad, doctors
del g6nero human.
Salen (del CenIulo de Jerusalen, y no
calian ya confuses, ni se retraen medro-
sos, ni cierran 'las Ipurtas al anochecer,
ni huyen a la faz de los enemigos, ni
tiemblan ante el vilipendio, ni ante el
azote, ni ante la muerte. Hablan como
sabios en todo idiomna conocido; discuten,
arguyen, confunden y aplastau : sus
asomibrados contradictores. Imp6uense A
Jerusal6n, bautizan aquel mnismo dia A
miles de enemigos del Crucificado, toman
su bAculo y emlprenden la conquista del
undo, y desafian osados a todos los
poderes de 61, y su palabra y su sangre;
cristianizmn al mundo. Cristo vence; Cristo
reina; Cristo manda.
Tal feinmeno no tiene humlana expli-
caci6n. Es un mila;gro patented debido al
Esp)iritu Santo. i Oh Espiritu de amor
que enriqueces Ihis alas con los-dones
de tu gracia y las hiees t'elices con frutos
inefables, desciende a nuestros corazones
sedientos, lle si Inenos dispuestos que
los que llelaste un cdi en el Cenallulo
de Jerusal6n, estin en cambio m1s l)obres
y necesitados!


El Espiritu Santo en la Iglesia.
Llena esta del Espiritu de Dios today
la tierra, y canta sus glorias li nmagiifi-
cencia de sus obras y su divina fecun-
didad. El Cielo la canta con sus Santos
glorificados, la Iglesia con sus incesantes
coimbaites, el infierno con sus rugidos de
dsessp. raci6n y de'impotencia.
"La vida del Espiritu Santo se mani-
fiesta clara, palpable, evidence en lalglesia
de Dios por un fen6meno en el que tal
vez no se tija comunmente como se debe
today la atenci6n. La sociedad de los ado-
radores del verdadero Dios y observa-
dores de su ley, antes de la venida de
Oristo, era el pueblo hebreo. Era 6sta ya
una verdadera Iglesia, pr6logo graudioso


de la que devia venir despuds. Sin em-
bargo en aqpella Iglesia mosaic, divine
y verdadera como fu6, tcudn escasas y
cuin raras brillaron las maravillas ex-
traordinarias de vida sobrenatural, qun
tan comunes han venido a ser despu6s
en el Oristianismo ? Un siglo solo de la
historica de 6ste contiene mas rasgos de
vida sobrenatural que t6das las cr6nicas
juntas del pueblo judaico desde el santo
patriarca Abraban hasta los dias del grand
Bautista. Los santos aparecen en el an
tigno pueblo de Dios como lumbreras
con larguisimos intervals ac6 y alla es
parcidas: en la sociedad cristiana se pre
.sentan en profusi6n innumerable com
las estrellas del cielo. Es muy celebrad
la fidelidad de Abrabhn, lo es la castida
de Jos6, lo es la penitencia de David, 1
es el celo de Eleazar, lo es el'heroism
de los hermanos Macabeos y de su madr
Sin embargo, tales maravillas podrias
decir que han dejado de serlo en
Cristianismo, por ser en 61 po'co menc
que cotidianas. La gloriosa leyenda e
los Macabeos se hall repetida cien
cien veces en nuestros martirologios. LU
cnstidad de Jose es ya ordinaria en las
filas de nuestros j6venes y doncellas en
el claustro y fuera de 61. El celo devo-
rador de Eleazar es d6bil llama ante el
iucendio que ha abrasado el coraz6n de
nuestros Bernardos, Domingos, Ignacios
y Javieres. El tipo magnifico de AbrahAn
se ve reproducido en cien fundadores de
Ordenes religiosas que han dejado tras
si prole mas dilatada que la de aquel
padre de los israelitas. Entre las mis re-
cientes ahi estd la de Don Bosco para
confirmarlo. La vida divina palpita vi-
gorosa en el cuerpo de la Iglesia, y por
todas parties irradia lo sobrenatural. iAh!
es que su organismo tiene alma, y su
alma es el mismo Espiritu de Dios!
Lo que es la savia para el Arbol, lo
que es la sangre para el animal, lo que
es el alma para el hombre, eso es el
Espiritu Santo para ese organismo di-
vino, de que componemos nosotros, por
decirlo asi, la material, y de que es Al,
por superior y maravillosa manera, la
forma sustancial.
Dios esti con nosotros. La historic lo
deminestra. ~ Qu6 fu6 en su principio ]a
Iglesia de Dios? &Qu6 es hoy dia?'Hu-
manalmente, nada; divinamente, todo.
AliA en el dia solemnisimo de Pente-
cost6s, al salir del ardiente Ceniculo, es


- 51-







- 52-


un grupo de infelices pescadores galileos
que desafian al mundo... y le veucen.
Hoy unos cuantos millones de cat6-
licos, disperses por todo el mundo entire
quintuplicado nimero de fieros adversa-
rios suyos, con un anciano .Jefe cautivo
en Roma. y con sola la fuerza de unas
manos para alzarlas suplicantes al cielo
y de unos labios impavidos para dicta'r
augustas ensefianzas. La hueste formi-
dable del infierno ocupa casi todos los
tronos, dispone de todos los medios, arro-
gante con las armas, envanecida con apa-
ratosa ciencia, orgullosa con vcrdadero y
al parecer incontrastable powder. Y ella,
la hija del Ceniculo de Jerusal6n, vese
humillada por todas parts, en todas parties
combatida y despojada... Humanamente
nada es.
Ved c6mo, no obstante, on todas parties
combat; oid c6mo sobre todos los gran-
des problems habla; contemplad c6mo
por todos lados saca vigorosa germina-
ci6n, no' s6lo de hojas y flores, sino de
s6lidos frutos do apostolado, do martirio
y de santidad. No hay duda, es cierto
tambi6n que divinamente lo es todo.
No temamos. ;Vive en la Iglesia el
Espiritu Santo! ; Esta es su fuerza!
Cada centro oticial, cada Gobierno es
boy poco menos que sucursal de las lo-
gias judias, sucursales d la vez de aquella
otra logia central en que preside perso-
nalmento y dirigo contra Cristo Dios la
guerra el principle do las tinieblas. Unos
amenazan al Papa con la garra del le6n,
otros con la perfidia del lobo, qui6nes
con la astucia de la serpiente, qui6nes con
la ponsofia de la rnposa.
i No importa! i No le dan cuidado a la
Iglesia de Dios!
El Espiritu Divino la sostiene y de-
fiende; El la gula 6 inspira; El la con-
suela y la llena de inmortales esperanzas.



ITALIA


El Illno. Sr. Cagliero en liln.
Dando cuenta el Osservatore Cattolico
de Milan do la reuni6n de los Coopera-
dores Salesianos en aquella ciudad, dice
lo siguiente: Monsefior Cagliero presidio,
en la bermosa sacristia de San Marcos,
la asimblea escogida y numerosa congre-


gada para ayldar la Obra de Don Bosco.
El Doctor Don Angel Mauri y el Sr. Don
Pascual Morganti manifestaron el deseo
general de los nilaneses de que se es-
tablecieran entire elios los Salesianos. El
sacerdote Albertario, al hacer la enume-
raci6n de los Institutos existentes en
Milan para ]a educaci6n de la juventud,
dijo quo una casa de los hijos de Don
Bosco era reclamada por el pueblo y
que ella serviria aimn para dar impulse
{1 la caridad, lo que redundaria en pro-
vecho de la obras ya establecidas.
Propuso entonces el Ilho. Sr. Obispo
la formaci6n de una junta dle sefiores quo
se empeilaran on comprar un terreno de
unos 1500 metros para dar comienzo
a la fundaci6n de la casa solicitada.
Todos los concurrentes manifestaron sus
agradecimientos y, al mismo tiempo do
concurrir con sus limosnas para la reali-
zaci6n do la empresa, prometieron tra-
bajar para que fuese favorecida por la
caridad del pdiblico.
Tanto en esta ocasion como al hacer el
Ilmo. Sr. Cagliero una conferencia a los
Cooperadores Salesianos do Miidn, los
bienhochores y amigos de Don Bosco
manifestaron del modo mis entusiasta
y elocuente su alta estima por las obras
de aquel siervo de Dios.
Los homenajes hechos por ellos a Mon-
sefior Cagliero nos han hecho recorder
los de que fue objeto el mismo Don Bosco
en Paris y Barcelona: tan vivas y espon-
tAneas han sido las demostraciones de
afecto.
Danos por ello i nuestros Coopera-
dores de Milan las mis encarecidas gra-
cias y haccmos votos fervientes para que
el Senior los come do today suerte do
bendiciones.



tUEVO OBISPO SALESIANO
el limo. Sr.
LUIS LASAGNA

(De l'talia Reale).
Con ocasi6n de su Jiubileo episcopal y
como muestra de particular benevoloncia
a la Pia Sociedad Salesiana, fundada por
Don Bosco, Su Santidad Le6n XIII eli-
gi6 obispo in partibus de Tripoli al R. P.
Luis Lasagna.







- 3


El 12 de marzo desde muy temprano
Ia grande iglesia salesiana del Sagrado
Coraz6n, en el Esquilino de Roma, estaba
llena de gente deseosa de presenciar la
consagraci6n solemn. Eran do notarse
entire los concurrentes los peregrinos del
Uruguay, del Paraguay y del Brasil.
A las 8 en punto lleg6 el Eminenti-
simo Cardenal Lticido Maria Parocchi,
Vicario de Su Santidad i consagrar al
obispo electo. Recibi6ronle en traje de
ceremonia el Revmo. Sr. Alejandro Grossi
Arzolispo de Nic6polis, secretario de la
S. Congregaci6n de Indulgencias y Reli-
quias y el Ilustrisimo Sr. Doctor D. Juan
Oagliero Obispo de MAgida y Vicaro A-
post6lico de la Patagonia, acompafihdos
del Rector General del Instituto Sale-
siano, Don Miguel Rua, del clero y de
muchos representantes de diversas cor-
poraciones, entire los cuales se hallaban
various delegados de Montemagno Mon-
ferrato, pais natal del Ilmo. Sr. Lasagna.
Hecias las interrogaciones rituales el
Eino. Purpuraldo orden6 a su notario la
lectura del mandato apostolico; en se-
guida cuando Mous. Lasagua hubo pres-
tado el juramnluto y hecho la profesi6n
de fe exigidos en tales circunstancias, el
Oard. Parocchi le ungi6 la cabeza y las
manos y comenz6 la Misa.
La funcii6 que dur6 como dos horas
se hizo con admirable orden y con agrado
general. Fu6 conmovedor sobre todo el
moment en que el Obispo reci6n con-
sagrado, precediendo al Emo. Cardenal,
atraves6 ]a iglesia llena de bote en bote
y di6 la bendici6n a los files.
Al entrar Mons. Lasagna en la sacris-
tia revestido de los paramentos pontifi-
cales, D. Rua euternecido hasta saltar-
sele las ligrimas de los ojos, quiso besar
ol anillo al nuevo Obispo Salesiano; pero
6ste, sin darle lugar, le abraz6 con el
mis vivo afecto.
En la tarde del mismo dia celebr6se
cn el Asilo del Sagrado Coraz6n un acto
literario-musical para honrar al IlMo. Se-
flor Lasagna.
Ha.llAbanse reunidos con este intent
200 nifios internos, 600 externos y varies
prelados eclesidsticos y cooperadores sa-
lesianos. Aquella fu6 una fiesta verdade-
raumente de familiar, en la cual se puso
de manifesto la simpatia y carifio de
los nifios 6 Mons. Lasagna. Qpidnes le
expresaban el deseo de acompafiarle al-
guin dia a las misloncs, qui6nes le pro-


metian poner todo empeio para conse-
guir del cielo la gracia de la vocaci6n,
y todos le aseguraban que rogarian a
Dios para que le colmara de gracias y
solicitaban humildemente su bendici6n.
El Ilmo. Sr. Don Luis Lasagna naci6 r
en Montemagno ,do Monferrato el afio
1850. A la edad de 12 afios entr6 en el
Oratorio de San Francisco de Sales, en
Turin, y se aficion6 tanto d Don Bosco
que ingres6 mis tarde en el Instituto
Salesiano. En 1872 fnu graduado doctor
en la Universidad Real y en 1875 recibi6
las 6rdenes sacerdotales. Con notables
disposiciones de educador se consagr6 a
la ensefianza de los nifios en los colegios
salesianos de Lanzo y de Alassio, hasta
que animado de singular espiritu apos-
t6lico parti6 como jeft de una expedici6n
de misioneros salesianos d la Am6rica
Meridional, donde fund numnerosas casas,
colegios, asilos, oratorios festivos y cen-
tros de misiones. Don Bosco, conocedor
de sus trabajos, manifestaba por ello grand
complacencia, aplaudia constantemente
su celo, y le nomlbr6 Inspector General
de las casas salesianas del Brasil y del
Uruguay.
Recibido cierta ocasi6n en audiencia
por Don Pedro, Emperador del Brasil, el
sabio soberano le habl6 en varias lenguas
sobre diversas materials; y 'fu tal el in-
genio y doctrine de que di6 muestras el
misionero que el Emperador hizo de 61
cumplidos elogios.
Es ademnis Monsefior Lasagna oradol
y escritor de falma, miembro de la Ar-
cadia de Roma y de otras ilustres aca
demias.
i Quo cl Sefior le conceda aun much,
anos para ;ien del Instituto Salesiano y
de la Iglesia!

-=- 1 I .11 I I II 1 I I' II I I II l!l;l .'t1: l. I': I. i11'. I:'Ii -=-

CONFERENCIAS


El Ilmo. Sr. D. Luis Lasagna ha dado
conferen:ias A nuestros Cooperadores eu
Pavia, Como, Vigevano, Vercelli, San Pier
d'Arena, Varazze, Arenzano, Savona, Al-
benga, Alassio, San Remo, Porto Mauricio,
Ventimiglia y 16naco. En todas parties ha
sido recibido con ]a mayor cordialidad y con
muestras singulares de aprecio. Su visit al
todas estas ciudades ha sido de gran impor-
tancia para animar A los fieles A trabaiar
por la educaci6n de los niios abandonados
*







*- M4: -


y & interesarse por la civilizaci6n y salva-
ci6n de los salvajes de la Patagonia y Tierra
del Fuego.
No han sido menos estimadas las confe-
rencias dadas en el'mismo sentido por nues-
tro antiguo misionero el R. P. Domingo Mi-
lanesio, en las ciudades de Carmagnola, Bra,
Biella, Rivarolo Canavege, Susa, Pinerolo,
Ivrea, Alba, OCineo, Fossano, Saluzzo, Ohi-
vasso, Saluggia, Santhia, Bianz(, Sexto y
Somma Lombardo, y las hechas por el secre-
tario de Monseiior Cagliero e6 R. P. Celestino
Pirola y por el R. P. Estevan Trione. Gra-
cias y alabanzas A nuestros Cooperadores y
A los diocesanos que honran 6 Don Bosco en
la persona de sus hijos y los ayudan a curm-
plir la misi6n a ellos confiada para gloria de
Dios y bien de las almas.




BEL]1SN

Asilo Salesiano tie la Santa Fanmilia.
21 de Octubre de 1892.
MUY REVDO. PADRE :
En tanto que nos preocupamos nosotros por
las necesidades temporales de este asilo, pa-
rece que el Sefor quiere alentarnos con espe-
ciales bendiciones.
Las*solicitudes que nos llegan de todas
parties para que recibamos otros huerfanitos
nos manifiestan la utilidad de esta obra.
Ademas las ordenaciones que tuvieron acA.
lugar el 24 de setiembre han sido un motive
de particular alegria. Ese dia, por vez pri-
mera, los religiosos salesianos de Don Bosco
eran admitidos d las 6rdenes sagradas: tres
recibieron la tonsura y 6rdenes menores y
otros tres el subdiaconado.
Un diacono, muy de nuestra casa, ha sido
ordenado sacerdote, y partira al otro lado
del JordAn para evangelizar a la pobre gente
de aquellas comarcas. En diciembre recibiran
el sacerdocio dos de nuestros religiosos.
Ferrocarril.
Suceso de grande importancia para nosotros
ha sido la inauguraci6n del ferrocarril de
Jafa a Jerusal6n. Bien sabe V. R. que hasta
hoy dia los viajes entire estas ciudades se
hacian en diez horas, 6 precious caprichosos
y en carruajes detestables que molian al mas
robust viajero. Al present se puede hacer
c6modamente el mismo viaje en s6lo tres
horas, en trees c6modos y a precious de.
terminados.
Fiesta de San lignue!.
Habria querido nuestra Casa felicitar por
medio de un telegrama a: nuestro querido


Rector Mayor Don Miguel Rua; pero en
Tierra Santa un telegram cuesta caro y el
erario del Asilo de la Santa Familia se ase-
meja mds al tonel sin fondo de las Danaides
que a las areas de Rothschild. Nuestro te-
grama ha sido, pues, una oraci6n con today
el alma, que conflada a nuestra madre Maria
Auxiliadora llevara a Don Rua las bendi-
ciones que deseamos.
Debo terminar anuncidndole una desgracia
de familiar: uno de nuestros coadjutores,
Francisco Casapiccola, ha muerto en Beit-
gemal A la edad de 23 anios. Es la primer
victim que los Salesianos ofrecen al Senor
en Palestina.
Qa6 su muerte edificante sirva de consueloo
a sus padres y a. su familiar, como lo es para
nosotros.
Le saluda respetuosamente y desea tode
bien
,S1, afmo. elijo
AD. NEPLE.




MEJI CO

Primera piedra del Colegio Salesiano.

REVrMO. SR. DON RUA:
A Dios gracias tengo buenas noticias que
comunicarle. Antes de aydr, fiesta de nuestro
patrono San Francisco de Sales el Ilustri-
simo Sefor Arzobispo de M6jico, Doctor
D. Pr6spero Maria Alarc6n, bendijo solem-
nemente la primer piedra de la nueva Casa
salesiana en la Colonia Santa Julia, cerca
de esta ciudad. Lleg6 alli 6 las 7 112 de la
maflana, y, recibido al son de una banda de
mfsica y disparos de cohetes, y conducido a
casa del senior propietario de la Colonia por
6ste mismo, se repos6 alli breve rato en tanto
nuestros nifios entonaban un himno prepa-
rado al efecto. Visti6se en seguida los para-
mentos sagrados y procedi6 a la bendici6n
de la nueva Capilla de la Colonia, celebro
en ella la misa y distribuy6 la santa comu-
ni6n nuestros huerfanitos.
Luego que hubo dado acci6n de gracias y
se hubo desayunado pas6 con su clero y
toda la concurrencia al terreno, que mnide
20,000 metros cuadrados, regalado ta los 'a-
lesianos por el Seior Don Julio Escalante
y su hermano Don Eduardo. Habiase eri-
gido alli una como tienda de campaiia bajo
la cual el Ilmo. y Revmo. Sr. Arzobispo
bendijo la primera piedra de la Casa sale-
siana.
Luego' l Revmo. Sr. Alarc6n, los donanles
del terreno, los padrinos, y madrinas le la
funci6n firmaron el acta de la bendici6n, la
*







- 55 -


cual enrollada y acompaiiada de una medalla
bendita de Maria Auxiliadora y de algunos
cabellos de Don Bosco, se introdujeron en
un frasco que bien cerrado y sellado se
dep6sito en la cavidad abierta para el objeto
en la piedra, y el Revmo. Sr. Arzobispo,
con aclamasiones de general alegria, le puso
la primer capal de cal. Pronunci6 entonces
un breve discurso y una vez concluido, el
Reymo. Sr. Alrc6n di6 la bendici6n y torn
a su casa.
El R. P. Piperni cant6 la misa y predict
en la nueva capilla.
1 Cuin bueno es para con nosotros el
Revmo. Sr. Arzobispo! No content con
haber publicado una pastoral para recomen-
dar la obra salesiana, se ha dignado ben-
decir la primer piedra de la casa que so
va A comenzar y ayudarnos en todo lo que
puede.
Los padrinos de dicha ceremonial fueron
el Doctor Don Rafael Lavista y su esposa
Doia Concepci6n Solar, Don Antonio Friani,
la Sita Guadalupe Caballero de los Olivos,
)on Ricardo Sainz y su esposa DoiIa Gua-
(alupe Cordero, Don Pablo Escand6n y su
eposa Doila Catalina Cuevas.
Presentado por el Sr. Lascurain a la Se-
iloa consorte del Presidente de la Repfiblica,
llaaada por su bondad y caridad el angel
de MIjico, me anim6 A invitarla a ser una
de jas madrinas de nuestra fiesta; no pudo
aseptar por hallarse de p6same 6 causa del
fllccimiento de una de las personas de su
fanilia; pero prometi6 aceptar semejante
oftio cuando se bendijera la primera piedra
denuestra future iglesia.
le preguntard V. R. y de qu6 recursos
disbonis para todo esto?
Yyo le responder6: de un Pater, Ave y
Glo ti la divina Providencia, que aliaden
'en 1i oraciones de la maiana y de la noche
nuesbs huerfanitos, de la medalla de Maria
Auxitdora y los cabellos de D. Bosco colo-
cadosa al primera piedra de la casa, de algu-
nas libsnas del Sr. Lascurain, del Senor
Eduar( Zozaia, de los padrinos y madrinas,
de las rendas de nuestros Cooperadores y
del honario del Sto. Sacrificio.
El R.'. Piperni y yo tuvimos ayer el
honor dher recibidos en audiencia parti-
cular poel Exmo. Sr. General Portirio
Diaz, Prldente de la Repfiblica, gracia que
nos alcanzcon exquisite gentileza el Sr. Mi-
nistro de laciones Exteriores, el Sr. abo-
gado D. 18cio Mariscal. El Exmo Sr. Pre-
sidente nos1cibi6 con singular boudad y
se complaciKn saber el fin do nuestra ve-
nida; esto qa educaci6n de nifios pobres
y abandoned y de los demis trabajos del
institute funqo por Don Bosco.
Ahora el 1~. Piperni ha ido 4 estable-
cerse con el oigo Osella y algunos niiios
en la Colonia uta Julia, en la piezas pro-


porcionadas por el Sr. Zozaia en tanto que
se fabric la casa.
El R. P. Visintainer, el Sr. Tagliaferri y
yo buscamos limosnas para los trabajos.
Dificil es hacer conferencias a nuestros
Cooperadores i causa de la extension de la
ciudad, y diversidad de horario en los di-
versos barrios.
Convocados una vez la concurrencia fu6
escasa; per lo cual de acuerdo con el Revmo.
Sr. Arzobispo publicar6 una circular anun-
cidndoles a todos nuestros proyectos y ne-
cesidades.
Ayer a la 9 a. m. cant6 una misa de rd-
quiem por nuestros hermanos y Cooperadores
difuntos.
Antes de cerrar la present debo decirle
que merece todo nuestro reconocimiento la
prensa de Mejico que nos presta generosa-
mente su apoyo, en especial los excelentes
diaries La Voz de llejico y El Tiempo.
Todos nuestros Cooperadores agradecen los
saludos afectuosos de V. R. y los correspon-
den muy de veras. No olvide en sus ora-
ciones A estos sus hijos y dignese bendecirlos,
en especial i su
Afmo.
ANGEL PICCONO
Sac. Salesiano.

Palabras del R. P. Piccono en la benil-
ci6n de la primera piedra del Coleg;i
Salesiano en la Colonia de Santa Julia,
el 29 de enero de 1893.

ILMO. Y R1IO. SENOR, SENORES:
< Los grades afectos son mudos > h:s
dicho un c6lebre escritor, y yo por consi-
guiente deberia en este memento callarme,
pues muchos y grades son los afectos que
embargan mi coraz6n; pero es impossible qi .
deje sin una palabra siquiera do gratitude al
sabio y santo Pastor de esta Arquidi6cesis
que, con paternal y solicito amor 6 la Obra
de Don Bosco, no solamente la recomend6 i
sus diocesanos en una de sus mis tiernau:
Pastorales, sine que le otorg6 la honra y ] ,
ventaja, grande ante. Dies y los hombres, d(.
bendecir esta primer piedra; es imposibll
que yo no agradezca aqui pfiblicamente a
los donadores de este vasto terreno su ge-
neroso desprendimiento; y A los padrinos y
madrinas la protecci6n que couceden ". nues
tra obra, la cual come timida niiia se cobiju
con el manto de su favor; y a toda esta
noble concurrencia la honra que nos dispense
asistiendo A este grande acto.
Grande acto, he dicho, porque es grande
todo lo que la religion bendice, lo que i:,.
caridad inspira, lo que eleva el coraz6n del
hombre A los altos ideales: y qqu6 mAs alto
ideal, seiiores, que socorrer al nifo desva-
lido, hudrfano y abandonado, al niiio per-
dido en el laberinto intrincando y espinos:)







- 56 "


del mundo, al niflo que Ileva en si el g6rmen
de las futuras generaciones, el secret del
porvenir social, el consuelo.6 el terror de la
patria, de la Iglesia, de la sociedad? iHu6r-
fano y abandonado! Ly qui6n no percibe
la tristeza infinite de estas palabras? -y
qui6n no piensa, oy6ndolas, con tierno amor
en su madre cuando con dulce cantinela
arrullaba su suefio infantile ? 1 y qui6n no
siente la soledad, el desierto, la noche, el
frio, el hambre, la miseria, el gemido sofo-
cado, el taciturno lianto? i Oh dejadmelo
decir con los inspirados versos de uno de
vuestros poetas:
Set hu6rfano i q6 tristeza !
1 Qu6 vida tan desvalida
La snya! Ninos y ya
i Nadie los ama y los cuida!
Ah, compadecidos vosotros, de su orfandad
y pobreza, les dar6is vuestro carilio, vuestros
cuidados, vuestro amor de padre y de madre,
vuestra caridad desinteresada y para; les
dar6is un porvenir tranquilo, seguro y sose-
gado; el porvenir del trabajo que fortalece,
del studio que ennoblece, de la reiigi6u
quo consuela, saitifica y eterniza esta cria-
tura de un dia,
<* La angelica farfalla,
Che vola alla giustizia senza schermo.
(DANTE).
Vosotros, si, ser6is los padres y las madres
de millares de hu6rfanos, que al santo calor
de vuestros corazones so van 6 abrigar, fo-
mentar, desarrollar y hacer hombres honrados
y cristianos valientes en este alcazar de la
caridad mejicana.
La obra es vuestra, seiores: ya la semilla
estA en el seno de la madre tierra; ya cay6
sobre ella el focundo rooio de la gracia; ya
le di6 vida el divino aliento de la religi6n;
dentro de poco crecera lozano el irbol eo cuyo
frondoso ramaje buscarAn y hallaran amparo
los pajarillos del cielo: ya se oyen sus alegres
cantos que unidos A las armonias de los An-
geles os bendecirAn para simpre en el reino
de la caridad sempiterna.




NOTICIAS DE NUESTROS IISIONEROS

PATAGONIA

Misiones en la Cordillera.
REVMO. SR. :
Le habl6 en mi anterior de un viajo hecho A
Chile. Le referir6 ahora brevemente los tra-
bajos efectuados a nuestro regreso. El 10 de
mayo de 1892 dejAbamos el hospitalario suelo
de Chile y nos poniamos en camino para la


Patagonia. Doce dias empleamos en pa
la Cordillera. La estaci6n no era favor,
para este viaje, A causa de la much nie
que hace muy peligroso el camino; preft
mos por esto tomar otra via que antes,
bien que mas larga era menos arriesgat
Con todo hubimos de sufrir en la cima gr
frio 6 impetuoso viento. Apenas pudimos c
rrar los ojos en tres noches pasadas en
altura: el viento no nos daba tregua; .no
arrancaba los encerados que nos cubrian
fuerza era levantarse 6 ir on busca de ellos
En el distrito de Rio Barranco nos junta
mos, como habia quedado convenido, con lo,
RR. PP. Gavotto y Roggerone y continua-
mos camino dando misiones oe various case-
rios hasta llegar A Chos-Malal.
Tuve ocasi6n de admirar en este viaje
el famoso antiguo volchn Fromen, actual-
mente apagado. Su cima se hall cubierta
de nieves eternas sombreadas por lo regular
con negras nubes que dan origen A furiosas
tormentas. con su s6quito de rayos, relhm-
pagos y truenos. Es fama entree la- geute dc
Vota-lancul, donde estA situado el volcAi
que nadie es capaz de veneer la fuerza (b
los vientos, de modo (1e poder llegar al vico
crater. La lava que 6ste arrojo en otro tienpo
form en la base hasta la distancia ccno
de veinte millas una cautidad de monticuos.
Llegados A Chos MIalal, la queridaErAita
de nuestro hermano el t. P. Panaro, habian
lasado cinco meses de excursions y habih-
mos recorrido 3050 kil6metros. A Dios ga-
cias el resultado habia sido no poco favo-
rable: habiamos bautizado A 300 persons,
200 de ellas indigenas, y la mitad de ias
cuales eran adults, y habiamos distribido
1500 comuniones.
Grata noticia.
El 26 de mayo recibi un telegram del
Ilustrisimo Sr. Cagliero en el cual v 1a-
maba A Montevideo done me esperal para
que le acompailase A Italia.
No sabr6 decir cuAnto placer me ca36 esta
noticia. Pasados quince anos de isiones
volver A la querida patria A abrar una
vez mAs A mi anciana madre, A s. supe.
riores y amigos, y cuando ni suiera lo
esperaba! Yo no cabia de gusto. abria vo-
lado A ver A Monsehor Cagliero pero los
trabajos emprendidos me obligab A tardar
algunos dias.
Vocaci6n religious
El joven Gregorio M6ndez, ymano de mi
catequista Manuel, que tambl me habia
acompailado en varias mission Y ayudado
en mis trabajos y dos hernma suyas se
habian hecho dignas del efdo religioso.
Mucho tiempo hacia que deban retirarse
del mundo para darse del tc A Dios, aqu6l
en nuestra Sociedad y 6sta-n el Instituto









de Maria Auxiliadora. El ejemplo de los
hijos alent6 a la vez A la madre A acompa-
fiarlos A Patagones y A pasar alli sus filtimos
anos.
Debia yo por esto esperar que hiciesen sus
preparativos de viaje para acompaiiarlos A
lo menos la mitad del camino. Concertada
la partida plara el 18 de junio me era precise
esperar mas de veinte dias; y teniendo la
suerte de hallarnos reunidos cuatro sacer-
dotes pensamos dar unas misiones A la gente
de aquel lugar. El resultado fu6 de todo
punto satisfactorio. A mis de los centenares
de personas que confesamos, muchas reci-
bieron. el sacramento del matrlmonio y no
pocos pecadores endurecidos en el mal vol-
vieron al Senior.

Liberacion de las langostas.
Present6se en esos dias al 1. P. Panaro
un aldeano, padre de numerosa familiar, con
20 sacos de grano para consagrar su pro-
ducto A la iglesia, en accion de gracias por
un beneficio recibido. Sembrado mi campo
fu6 invadido en la primavera pasada, nos
decia el aldeano, por un sinnumero de lan-
gostas, de modo que perdi la esperanza de
cosechar cosa alguna.
Todos los esfuerzos hechos para ahuyen-
tarlas fueron inutiles. Sin saber qu6 hacer,
dijo: Dios nos castiga justamente por nues-
tros pecados. Pero si por. su gran miseri-
cordia me libra de esta plaga daI6 la mitad
de la cosecha A la iglesia de Chos-Malal.
Fu6 grata al Seilor mi promesa y bendijo
.mi campo. En tanto que mis vecinos lo han
perdido todo, yo he conseguido una abun-
dante cosecha, y ahora reconocido vengo A
cumplir mi promesa. He. aqui veinte sacos
de grano que ofrezco de buena voluntad A
la iglesia salesiana.

Viaje A Italia.
Pasaron los veinte dias y me despedi de
los queridos hermanos, y en tanto que los
RE. PP. Roggerone y Gavotto continuaban
dando misiones en la Cordillera acompailado
yo de mi catequista y de los suyos, me di-
rigi a Roca a donde llegu6 despu6s de doco
dias, habiendo recorrido A caballo cerca de
400 kil6metros. En todo ese largo camino
por un desierto apenas si encontramos alguna
casa, y muy A lo lejos un poco de agua.
Bien, pues, se comprende cuin penoso fu6
este viaje.
El 29 de junio llegamos a Roca donde fui
recibido cordialmente por los hermanos, Hijas
de Maria Auxiliadora y de todo el vecin-
dario. HonrAronnos con un hermoso acto
literario musical, y dejando alli a mis com-
paieros de viaje, parti al dia siguiente para
Viedma A ver al llmo. Sr. Cagliero.
Llegu6, por fin, el 6 de julio A Montevideo


donde hall 'Monsefor, y el 9 me embarqu6
en el Mateo Bruzzo para Italia.
Le saluda con todo afecto su
Hermano en J. C.
DOMINGO MILANESIO
Sac. Salesiano.





LOS MISIONEROS SALESIANOS

en Chubut.
Por fin, despubs de nueve aiios de vanas
tentativas nuestros hermanos, llegarAn al
Chubut A llevar los consuelos de la religion
A today la gente de la Patagonia central
harto trabajada por el protestantismo.
Han ido dispuestos a todo sacrificio. Les
toc6 la suerte de hacer el viaje en un buque
de vela, y si el tiempo les favorece llegarAn
al puerto dentro de diez dias. El jefe de
esta misi6n es el R. P. Bernardo Vaccbina.
Le acompailan el cl6rigo Raimundo Diaz y
el coadjutor Marini.
.Hlan partido en el mes de Maria (que co-
mienza aca el 7 noviembre y concluye el 8
de diciembre) no sin haber implorado antes
una beudici6n especial en el Santuario de
Almagro. Esto nos permit pronosticarles un
buen 6xito.
Tenga a bien comunicar esta noticia al
muy amado Monsellor Cagliero, que estoy
seguro la celebrara muy de coraz6n.
Convene no olvidar que al partir el
R. P. Vacchina me suplic6 que consiguiese
le fuera A acompaiar un sacerdote, que si
es possible sepa el ingl6s.
Me anuncian una nueva y grande expedi-
ci6n salesiana a Amnrica ; kpero cuantos de
esos valientes vendrAn a unirse a nuestros
trabajos ?
Si V. R. viese cuanta es la fatiga y cuAn
escaso el personal... Quisiera que siquiera
un dia pudiera cerciorarse personalmente de
la lucha que soportamos contra fuerzas su-
periores.
Con todo las casas prosperan... y el tra-
.bajo sigue aumeentAndose.

Nuevas iglesias en construcci6n.
I Quiere saber V. I. cuantas iglesias se
edifican actualmente por los Salesianos en
esta Inspectoria de la Repfiblica Argentina ?
No se asuste. Seis: una en el Rosario de
Santa Fe, done se abrirA (en enero) la
nueva casa de las Hijas de Maria; otra en
San NicolAs; otra en Mor6n; otra en Bernal;
otra en Almagro, para 600 niilos del Ora-
torio festive, y otra en el mismo Almagro,
el Santuario de Maria Auxiliadora.


S57 -







- 58 -


Por cierto que no se edifica sin que la
necesidad lo reclame y exija. En Almagro,
por ejemplo, a mas de la parroquia, debemos
tender A 1500 nifios de uno y otro sexo.
1 D6nde congregarlos Muchas veces han
venido esas pobres criaturas a decirme:
Padre, en la iglesia no hay lugar para
nosotros. LA d6nde iremost Se resolvi6 en-
tonces suprimir el huerto, y asi en vez de
las cabezas de repollo y lechugas veremos
600 cabecitas de muchachos llamados 6 servir
de corona A Don Bosco.
Como es natural aumentan las deudas;
pero sin perder animo continuamos conflados
en la divina Providencia.
Disponga, R. S. D. Rua, de todo el afecto
de su
Tijo en J. C.
SANTIAGO COSTAMAGNA
Inspector de las Casas Salesianas
de la Rep. Argentina.

r- --- --- --- --- -- -

BRASIL

ltoticias de las Iijas de Maria Aixiliadora.

MUY rEVDO. Sn. D. RUA :
Siempre que me es dado escribir a V. R.
lo consider como una gran dicha; pero esta
vez con double motive, pues pienso dar a
V. R. una breve resefia del bien que, Dios
mediante, hacen sus hijas en estas lejanas
tierras.
Haci6ndose aqui el mes de Maria en no-
viembre, por ser el mes de las flores, lo
hemos comenzado al anochecer del dia 7 con
el rezo del santo Rosario y el canto del
Oficio de la Purisima. Este filtimo fu6 una
novedad que larn6 la atenci6n en todo el
pueblo. Nunca se habia podido efectuar por
falta de voces, sin embargo esta vez se ani-
maron las Hijas de Maria y me pidieron se
lo acompailara con el armonio, accedi y lo
cantaron con un fervor que ciertamente la
SS. Virgen lo habr aceptado coino un ho-
inenaje de filial afecto. La gentle atraida por
el canto, y mas ain por la novedad, acudia
a la iglesia en gran numero, de modo que
fu6 un mes de Maria nunca visto en Pata-
gonia. Hubo comuniones diaries y en la ma-
iiana de la fiesta hicimos un manojito de 143,
que cual corona de fragantes rosas y azu-
cenas, ofrecimos a la Santisima Virgen. Es
inftil decir que nuestras Hijas de Maria
comulgaron vestidas de blanco.
A la misa mayor asisti6 tambi6n la Aso-
ciaci6n de los Santos Angeles, es decir, las
nifias pequeias, las que con su trajecito can-
dido, cuales blancas palomas, rodeaban el
altar de Maria cortejandola como 6 reina de
los Angeles.


A eso de las cunatro, todas se diponian pIr;i
la procesi6n, cuando empez6 l Hover. Pa-
ciencia; necesitabamos agua, y agua cayto
hasta el otro dia. Persuadidas que era impo-
sible que saliera la procesi6n, fuimos a la cai-
pilla que ya estaba llena de Sehioras, y alli re-
cibimos la bendici6n de Su Majestad, prec,-
dida de la ceremonial de la recepci6n de dies
Hijas de Maria y catorce aspirantes.
Presentemente estdn todas muy animadas,
y si el Senor bendice nuestros esfuerzos, co-
mo es de esperar, Jesus tendrA tambidn en
la Patagonia un pequefo jardin donde re-
crear sus miradas. Todas me encargan pida
4 V. R. les made su paternal bendici6n y
con ella algiin objeto de nuestro inolvidable
Padre D. Bosco, a quien aprecian y quieren
como si le hubieran conocido.
En estos dias 'hemos terminado en todos
los colegios de la misi6n los examenes finales
que Dios gracias, fueron espl6ndidos:
ahora estamos en preparativos para la distri-
buci6n de premios, que sin duda saldrA bien.,
pues se estudia con entusiasmo sin igual. Env
seguida nos dispondremos para hacer unos-
dias de Espirituales Ejercicios.
La asociaci6n del Sa-grado Coraz6n, y la".
Vicentinas, continfan trabajando con celo
y le aseguro Rev. Padre, que se consigue
much. Ninguno de los pobres y enfermo(
carece de lo necesario, sobre todo respect ai
alma. El Senor no podia inspirar a S. Ilma Mon-
sefior Cagliero cosa nmis provechosa para estos
pueblos que la de plantar este pequefo vis-
tago en la Patagonia y unirlo al grande arbol,
que es la Sociedad de S. Vicente de Paul,
de Buenos Aires doude tanto bien hace.
Ellas me encargau present a V. R. sus
humildes obsequins, con el deseo de que las
recomiende al Seiior i fin de que aumente
siempre mas el espiritu cristiano para quo
el inico m6vil de su caridad sea el amor de
Dios.
Antes de concluir le dird, R. P. que esta-
mos buenas, contentas de haber venido a la
misi6n y que nuestros finico sentimiento es el
de no powder hacer todo el bien que desedra-
mos, por falta de personal; sin embargo abri-
gamos la esperanza de que pronto llegard un
buen refuerzo de alli, y de esa manera ve-
remos realizados nuestros deseos. Quisiera
darle afn muchas noticias, pero debo dejarlo
para otra vez.
Expresiones le mandan las hermanas, Hi-
jas de Maria, las nifias del oratorio y sobre
todo la que encomendAndose a sus oraciones,
se gloria en poderse llamar
De V. R. 1"m
Indigna hija
Sor JOSEFA PICARDO
Hija de Maria Auxiliadora








- 59 -


EL R. P. ANGEL SAVIO

El R. P. Angel Savio ha volado al cielo
antes de llegar al territorio adonde le en-
viaba la obediencia.
Despuds del telegrama que anunciaba su
fallecimiento hemos recibido varias cartas


La Guaira, 26 de diciembre de 1892.
REVMO. SR. DON EUA:
Hemos llegado ac4 en la tarde de ayer
25, y, encontrada buena la patente del bu-
que, se nos ha concedido comunicaci6u con
la ciudad, a, diferencia de lo que nos ocurrid
en la Martinica done, por temor de que se
hallara infecto del c6lera, le dejaron fuera
del puerto, sin comunicaci6n alguna.


FIE



*- _-"--- -- --- 5.: : :-...._=: --- -.4.g_ '" -

Indio Araucano DON SAVIO Intio Tehuelche.
Rio S. Cruz. de la Patigonia central.


que creemos convenient publicar, para sa-
tisfacci6n de sus amigos.
Una es del R. P. Evasio Rabagliati, Di-
rector de la casa salesiaua de Bogota, quien
le acompafiaba en una parte del viaje; otra
del R. P. Luis Calcagno, Director de los
Talleres Salesianos de Quito, en la cual se
confirm el doloroso anuncio dado ya por te-
16grafo, y por fin, varias del mismo R. P.
Savio, en viaje, quiza las filtimas de mano
de este ap6stol salesiano.
Hlas aqui.


El R. P. Rabagliati baj6 ayer a tierra y
como fuera A Caracas con various Colombianos
s6lo ha podido estar de regreso esta tarde...
Sac. ANGEL SAVIO.
Sabanilla, 29 de diciembre de 1892.
MUY REVDO. SR. D. RUA:
Llegamos, por fin, a este puerto despu6s
de veinte dias de mar. Esta mariana nos se-
paramos de nuestros hermanos, que conti-
nfian viaje al Ecuador. Temen ellos perder







- 60 -


el vapor que debe partir de Panama, d. causa
del retardo del nuestro. En tal caso habrian
de pasar algunos dias en Panama: lo que
no es nada agradable.
Nosotros partiremos para Bogota en el
primer vapor que salga, que de otro modo
nos exponemos i las fiebres y nos morimos
de calor.
El viaje no ha podido ser mejor: salvo
los efectos de los comienzos, no hemos pa-
decido dificultad alguna. Deo gratias. Ojahl
sea igualmente favorable nuestro viaje por
el Magdalena y por las montafas.
Tuve el placer de ver, en Caracas, al
Revmo. Sr. Arzobispo y al Sr. Can6uigo
Arteaga, quienes qairen 6 toda costa a los
Salesianos a principals del aio venidero. El
Exmo. President Crespo desea del mismo
modo ardientemente la fundaci6u de casas
salesianas para nifos pobres,
El Sr. Dr. Monteverde, excelente amigo
de los Salesianos, nos coln6 de atenciones
en la Guaira. Con 61 pasamos el dia de Na-
vidad, si bien celebramos la misa solemne a
bordo con toda solemnidad I: las doche de
la noche, con gran content de toda la tri-
pulaci6n.
Nuestros hermanos que van al Ecuador
estdn en buena salud. El vapor estd adn en
el puerto y se ve desde la casa en que le
escribo.
Tauto ellos como nosotros llegaremos al
t6rmino de nuestro viaje all como el 15 de
enero.
Tenga a bien V. R. saludar con el mayor
afecto todos nuestros superiores; recibir
los mas cordiales de todos nosotros y rogar
en especial per su afmo.
EVASIO IEABAGLIATI
Sacerdote.

A bordo del Amirique, 20
diciembre de 1892.
REVMO. SR. D. EUA :
Estamos ai la vista de Col6n, de done
quiero tener el gusto de enviarle uuestros
saludos.
El R. P. Rabagliati y sus compaieros des-
cendieron en Sabanilla. Habi6ndose visto
obligados a mandar su equipaje por Mar-
sella, ha sido necesario que los proveyera-
mos de lo que mis necesitaban. Todos bien
de salud. Nos encomendamos en sus ora-
oiones 6 imploramos su bendici6n.
ANGEL SAVIO
Sacerdote.
Panamur, 3 de enero de 1893.
El 30 de diciembre el vapor Amirica lleg6
con un dia de retardo a Col6n. Esto, como
lo temiamos, nos hizo perder la coincidencia
con el vapor del Pacifico. Actualmeute nos
hallamos hospedados paternalmente en casa


de los excelentes Misioneros Lazaristag, a
los cuales estoy muy obligado.
El 1lmo. Sr. Obispo, a quien he visitado,
tiene particular afecto d los Salesianos y los
ayuda en cuanto puede.
La ciudad no present atractivo: falta tra-
bajo y el calor es sofocante. Usamos de to-
das las precauciones para evitar la fiebre
tan peligrosa i los extranjeros. Mis compa-
ieros han sufrido un poco; yo nada, Deo
gratias.
Es probable que partamos el 5 6 el 7.
He escrito un telegrama al R. P. Calcagno,
pidienddle que nos made buenas mulas para
el viaje. Los telegramas son de acl muy
cars: ochelita centavos por palabra. Afli-
gida esta ya la pobre borsa para subvenir a
tantas necesidades y miserias.
4 de enero.
Ha llegado el vapor Cachapoal, que nos
llevarnt a Guayaqail. Mafiana en la tarde
iremor i bordo. Si en Guayaquil hubi6ra-
mos de aguardar tambi6di por algunos dias
seria de temer que alguno de los nuestros,
acostumbrados al clima de la alta Italia,
cayera einfermo.
Nos encomendamos en las oraciones de
nuestros compalieros y superiors y suplica-
mos a Don Rua nos dd su bendici6n.
De V. R.
Afmo. hijo
ANGEL SAVIO
Sacerdote.

Quito, 21 de enero de 1893.
IREvvo. Su. D. RUA:
;i 1iat voluntas Dei! El 17 de los corrien-
tes t las 2 112 p. m. muri6 nuestro querido
hermano, el R. P. Savio, en una cabaila si-
tuada en las faldas del Chimborazo, en la
hacienda de Ganguis, perteneciente I un se-
for Chiriboga.
Habia partido de Guaranda con los demds
auxiliares, y al ilegar d Ganguis, como dur-
mieran en el suelo y fuera la noche fria, el
R. P. Savio atrap6 un fuerte catarro y fiebre
que le impidi6 'coutinuar viaje. Qued6, pues,
en aquella cabafa con Pancheri en tanto los
demis seguian camino de Riobamba.
Luego que se tuvo noticia de su enferme.
dad fuM6 61 el R. P. Bruzzone con el c16-
rigo Ghiglione, llevando medicines, cubier-
tas y alimentos.
Yo habl6 con el Exmo. Sr. President
D. Luis Cordero para que tuviese a bien
pedir por tel6grafo al Gobernador de Gua-
randa que mandara un m6dico a Ganguis.
Asi se hizo. El Exmo. Sr. President con
paternal afecto orden6 se prestara toda suerte
de cuidados a nuestro enfermo. Parti6 de
Guaranda el m6dico, y el Gobernador envi6
con l6 diez hombres para conducir al R. P.
Savio la ciudad, si era convenient.







- 61 -


Por desgracia, era tarde. Cuando 61 m6-
lico preparaba las medicines al Ilegar a
Janguis el R. P. Savio entregaba su alma
A Dios.
La noticia trasmitida en el acto por teld.
grafo impresiono profundamente no s6lo A
los Salesianos sino A todo el mundo.
El Exmo. Sr. President mand6 un official
& expresarnos sn sentimiento. El Revmo.
Sr. Arzobispo nos escribi6 para alentarnos
en esta desgracia.
Transportado el cadaver a Guaranda, ce-
lebraronse alli por el alma de nuestrA mi-
sionero solemnisimos funerales, A los cuales
asisti6 el Gobernador con el Municipio.
Contestando el muy estimable Sr. Doctor
Matovelle el telegramo de su Excelencia el
President, A la vez que le comunica la triste
noticia, une a sn sentido p6same el de todos
los vecinos de la cindad de Cuenca.
Celebraremos aca los funerales el. 23 y es-
pero asistirAn a ellos Su Exceiencia el Pre-
sidente y los Sres. Ministros, etc., etc.
; Quiera el Seiior aceptar la vida de nues-
tro invicto misionero como un tribute de los
Salesianos por la salud eterna de los salvages
de M6ndez y Gualaquiza!
Esperamos que V. R. recomendara el alma
del querido P. Savio A todos los hijos de
Don Bosco y a sus Cooperadores.
Digneso V. R. bendecirnos A todos y ro-
gar por su afmo. hijo en J. C.
LUIs CALCAGNO
Sacerdote.




Gracias de Maria Auxiliadora


En todas nuestras dificultades
acudanios a la Virgen. HallAndose
dos personas en tribulaci6n por un asunto.
quo podia ser de funestos resultados, acu-
dieron con la mayor confianza A Maria Auxi-
liadora y a Don Bosco, empezando una no-
vena y prometiendo que si eran atendidas
sus sliplicas publicarian la gracia en el Bo-
letin Salesiano para propagar mis y mds la
devoci6n A tan carifiosa Madre. Antes de
concluir la novena ya termin6 el asunto con
el mAs feliz 6xito. Agradecidas 6 tanta bon-
dad complen ahora su promesa.
Sor JOSEFA VILA
Superior de las Religiosas de Maria
en Gerona.
.*
*
Amado Padre: Quince dfas hace que me
hallaba angustiado por una terrible pena,
mas sobreponi6ndome al abatimiento que la


misma penn me daba, y remontando mi pen-
samiento hicia el cielo en alas de una fe
viva y una esperanza firm, rechac6 todo
recurso human para remediar mi aflixin ,
y pens6 que s6lo alli podia hallar el aliTio
que deseaba; y alentado con esta connanza,
en uni6n do mi estimada esposa, recurrimos
A la misericordiosisima Trinidad en demand
de auxilio con el santo Trisagio, y A nuestra
piadosisima Madre Maria Auxiliadora con
nna novena. ;Cosa admirable! al concluir
nuestra primera plegaria, nuestro querido y
finico hijo, que era quien nos tenia con la
amargura dicha, di6 aefiales de aliviarse, y
en efecto, empez6 en aquel moment a volver
a ]a vida, y en pocos dias su curaci6n ha
sido complete.
En cumplimiento de la promesa que hice
en aquellos mementos de 'dolor, y en prueba
de gratitude y reconocimiento, y para esti-
mulo y aliento de los que so hallan en'ant-
logas circunstancias lo hago pfblico en esto
Boletin.
Tambien deseo que conste en el mismo,
Boletin, para gloria de Maria Auxiliadbra,
que hallAndome yo herido de larga y mortal
enfermedad el afio pasado, y habiendo infitil-
mente probado todos los remedies de la
ciencia, resolvi poner mi curaci6n en manos
de Maria Auxiliadora y del glorioso San Jos6.
Animome i esperar tambin, grandes mer-
cedes de este bendito Santo, lo que de 61
nos dice santa Teresa de Jesis en sus exce-
lentisimas obras, es A saber, que hallhndose
ella enferma y viendo no la curaban los
mddicos de la tierra, determine acudir A los
del cielo, y tom6 por abogado y Seiior al
glorioso San Jos6; y vi claro,'dice, que asi
de esta enfermedad como de otras mayores
este Santo me sac6. Es cosa pasmosa, aiiade,
las grades mercedes que me ha echo Dies
por medio de este bienaventurado Santo, de
los peligros que me ha librado tanto del
alma como del cuerpo; que A otros Santos
parece les di6 Dies gracia para socorrer en
una fi otra necesidad, y este glorioso Santo
tengo experiencia que socorre en todas. Quer-
ria persuadir A todos, continfGa la misma San-
ta, fueran devotos de este glorioso Patriarca,
por la gran oxperiencia quo tengo de los
bienes que alcanza de Dios: s6o1 pido por
amor de Dios que lo pruebe quien no me
creyere, .y verA por experiencia el gran bien
que es encomendarse A este glorioso Santo.
No en vano invoqu6 yo su protecci6n; no
en vano le dirigi mis largas y repetidas
oraciones; no en vano se las dirigieron por
mi mis hermanos los Cooperadores salesianos
y demAs hijos de Don Bosco, A los cuales
rogu6 que lo hiciesen.
Se aliviaron mis sufrimientos, y goc6 otra
vez de singular bienestar. ; Gracias sean
dadas A Maria Auxiliadora y al bendito
San Jos6!! LORENZO MASANA
Cooperador Salesiano.







- 62 -


*
De Mejico. Ignacio Dominguez, de
Jalapa, en M6jico, tnfermo gravemente de
la garganta, recurri6 a Maria Auxiliadora
y mejord al punto; por lo cual mand6 un
exvoto a la capilla del Colegio salesiano.
Otro seiior maud6 aplicar una misa en
honor de Maria Auxiliadora, para obtener
buen 6xito en una seria operaci6n que debia
hacerse ayer a una persona enferma. La
operaci6n se hizo con today felicidad; y aquel
senior ha mandado aplicar otra misa en acci6n
de ,gracias.
ANGEL PICCONO
Sacerdote Salesiano.
M3jico, 18 de diciembre de 1892.
**
Los campos preservados del
-granizo. Revmo. Sr. D. Rua: A prin-
cipios de mayo escribi a V. R. suplicandole
Ltuviese a bien pedir a sus huerfanitos que
irogaran en 1e Santuario de Maria: Auxilia-
,dora para que la Santisima Virgen library 6
Smis feligreses del pedrisco que les arruina sus
campos, y prometiendo hacer una ofrenda
para la educaci6n de esos huerfanitos si se
obtenia la gracia.
Ahora todos exclamamos aca !Viva Maria
Auxiliadora! La gracia se ha conseguido y
mayor de lo que se pedia; porque despuds
do diez aios en los cuales estas tierras eran
mas 6 menos asoladas por el granizo, en
,este afio no s6lo no hemos tenido este azote,
sino tampoco la peron6spera; asi pues la co-
secha ha sido abundantisima.
Los feligreses de esta parroquia han dado
una limosna de L. 321,80 en serial de gra-
titud 6 Maria. La mitad para ornamentos
de esta iglesia y la otra mitad, quo le acom-
pato, para beneficio de sus huerfanitos.
Saluda atentamente a V. R.
Su afmo.
ANDIES DELLAVALLE
Arciprete.
Montaldo Roero (Cnneo), 3 de noviembre 1892.



HISTORIA DEL ORATORIO DE S. FRANCISCO DE SALES,

(Continuacidn).
Conviene'advertir (afiade la circular) que
tret afios hd, cuando sobrevino la invasiu6
tremenda del c6lera, se tom6 en arriendo un lo-
cal donde se alojaron cuarenta hu6rfanos, va-
rios de los cuales han quedado alli todavia.
Aun mds: en este afio ha sidowmenester conti-
nuar la fabrica de un cuerpo de edificio comen-
zado tiempo hace. Todos estos trabajos, si bien
efectuados con la mayor economic, llegan al


valordde 40,000 pesetas, 12,000 de las cuales
estan ain por pagarse.
Para el pago de esta suma y poder con-
tinuar la buena obra comenzada nada nos
ha parecido mas oportuno que la organiza-
ci6n de una Loteria, como que pueden con-
currir a ella todas las condiciones sociales
en la media de sus recursos y conforme a
su caridad.
El Supremo Gobierno, con fecha 2 del
mes corriente, acogi6 favorablemente la so-
licitud hecha respect de 6sta y acord6
todaS las facultades necesarias para su buen
6xito.
Persuadida esta Comisi6n de que.tanto nues-
tros conciudadanos. como las personas cari-
tativas de los lugares & donde se extiende
el beneficio de los Oratorios y Asilos querran
asociarse a esta buena obra y proporciona-
ran objetos que se destinen 6 servir de pre-
mios en la Loteria 6 tomaran billetes de la mi-
sma, varias distinguidas personas que se han
dignado aceptar el cargo de promotores de
6sta pasaran 6 recoger los objetos y repartir
lod billetes con el reglamento establecido.
Nos hemos concretado a exponer el objeto
do los Oratorios y la manera de favorecer-
los. La obra simpatica 6 important en sumo
grado no necesita do nuestra recomendaci6n.
Notaremos tan solo que los que la socorren
hacen gran bien a los particulars y a la
sociedad y.merecen las bendiciones de Dios
y de los hombres : de Dios cuya recompensa
sera larga y segura, de los hombres porque
muchos pobrestnifios los contaran reconocidos
en el nimero de los bienhechores que los
han salvado del peligro y conducido al buen
camino, al trabajo que enaltece y a la sal-
vaci6n eterna. >>
No me detendr6 6 decir cuantas solicitu-
des, molestias y fatigas ocasion6 A Don
Bosco esta Loteria. Tanto 61 como D. Alaso-
natti, el caballero Lorenzo d'Agliano y el abo-
gado Cayetano Bellingeri tuvieron la cons-
tancia de pasar noches enteras preparando
con nosotros los billetes que se distribuyeron
6 millares, pues que hasta los pobres los
pedian no tanto con interns de ganar un
premio como de contribuir al bien de una
obra que consideraban utilisima 6 la religion
y la patria.
Pero debo si notar el favor con que la
mir6 ain el Gobierno y el Rey. El ministry
Ratazzi no tard6, a solicited de Don Bosco,
en mandarle mil liras para la nueva fa-
brica, y el 9 de mayo de 1856 escribia lo
siguiente :
< El Ministro que suscribe, aplaudiendo
el pensamiento del sacerdote Don Juan
Bosco, Director del Oratorio de Valdocco,
de ensanchar el edificio destinado a los'po-
bres nifios abandonados, para ayudarle en
su empresa, ha determinado darle mil liras
de los fondos de este Ministerio. Siente que
la estrechez. del Erario no le permit con-







- 63 -


cederle una subvenci6n mayor, y le previene
que dicha suma le sera entregada quinien-
tas liras por el Cajero de este Ministerio y
quinientas por el Tesorero de la Provincia
de esta capital.
< El Ministro
< U. RATAZZI. >
Ocurrida despu6s la catastrofe de que
hemos hablado, dicho Ministro quiso con-
currir 6 repararla, y nombre del Gobierno
mando mil liras A Don Bosco, como se
advierte en la carta que copiamos a conti-
nuaci6n.
Turin, 4 de octubre de 1856.
ILMo. Y "rEVMO. SERNO:
Queriendo demostrarle de un modo parti-
cular cuianto interest al Supremo Gobierno
el incremento del Pio Instituto para nifios
de Valdocco establecido y dirigido con
singular acierto por el M. R. sacerdote Juan
iosco, el que suscribe en conocimiento
de la escas6s de recursos del nismo, y coma
ais mil liras que poco ha le fueron propor-
<:ionadas est6n muy lejos de bastar A las
inge:ites necesidades de la obra, en decreto
de hoy ha dispuesto s e e den otras inil
iras de los fondos eventuales de este Mi-
aisterio.
SEii couitestaci6n 4 su nota de ayer parti-
cipa al M. .I Director del dicho Oratorio
la determinaci6n tomada y pone en su co-
nocimiento que ya se ha dado la orden del
pago correspondiente.
El Ministro
RATAZZI.
Finalmente con ocasi6n de la sobredicha
loteria Ratazzi mand6 A Don Bosco de parte
delMinisterio un cuadro al 6leo que re-
presentaba un episodio de Erminia, acom-
paiiando conocimiento del siguiente decreto:
EL MINISTER SECRETARIO DE ESTADO
para lo interior.
< Visto el program de la Loteria de ob-
jetos 6 favor del Oratorio de San Luis en
i'orta Nuova, de San Francisco de Sales en
Valdocco y del Angel Custodio en Vanchi-
-'lia, que se ha organizado por el sacerdote
)on Juan Bosco, bajo el cuidado del cual
:;e fundaron y se mantienen con gran pro-
vecho de los niios pobres abandonados los
i,res oratorios antedichos para albeigar y
,!ducar 6 los muchachoss mis desamparados
do Turin y forasteros;
> Vista la carta de dicho Sr. Don Juan
Bosco en que ofrece cuatrocientos billetes de
la Loteria A este Ministerio, con viva soli-
citud para que se preste ayuda a6 las casas
que ha establecido;
> Considerando que sin el auxilio pode-
roso que D. Bosco espera de la caridad pd-
blica a la cual confia en gran parte su fi-


lantr6pica obra, le faltarian los medios indis-
pensables para continuarla con tanta ventaja
para la clase pobre;
> Conocedor este Ministerio de las critics,
condiciones economicas del Oratorio de Val-
docco, del cual traen origen los demas; ,y
como sea regia de conduct del Gobierno dar
apoy6 a todo Instituto que favorece la edu-
cacion del pueblo
DECRETA:
> Asignase al Revdo. sacerdote Don Juan
Bosco Director del Oratorio de Valdocco y.
President de la Loteria indicada la cantil
dad de 200 liras, valor de 400 billetes, de
50 cts. cada uno, a mds del don de los mis-
mos billetes, quo le seran devueltos para be-
neficio de los Oratorios de Valdocco, Van-
chiglia y Porta Nuova. Enucrgase al Oficio
Central de contabilidad el cumplimiento del
pago de dicha cantidad...
Dado en Turin, el 30 de abril de 1857.
El Ministro
U. EATTAZZI. >>
He creido convenient incertar este docu-
mento para que se vea c6mo aun la auto-
ridad civil apreciaba los Oratorios fundados
por Don Bosco.
Y aunque los sujetos que region los des-
tinos de la naci6n profesaran principios muy
diversos de los de nuestro amado Padre,
bien conocian que la educaci6n dada por 61
era de gran ventaja para la familiar y la so-
ciedad. Desdaban por esto la prosperidad 6
incremento de tan caritativa obra y la pro-
tegian singularmente.
Justo era que el que todo lo sacrificaba
por mejorar la suerte de los nifios pobres
encoutrase auxilio en el poder gubernativo,
que, segfin, decia elmismo Ratazzi, << es un
deber de todo Gobierno prestar apoyo 6 todo
institute que bajo cualquiera denominaci6n
trabaja en educar al pueblo y mejorar su
condici6n moral. >
Don Bosco cultivaba con gusto relaciones
con la autoridad civil, tanto para bien de
los nifios a quienes protegia, como del Go-
bierno mismo.
Asi en tauto que recibia de 6ste algunos
subsidies daba a la naci6n buenos obreros,
y no pocas veces el Gobierno mismo le con-
tiaba la educaci6n de algfunos nifios necesi-
tados y en peligro de perderse.

CAPiTULO XI.
Resultado de la Loterfa. Ocupaci6n de la nueva fi-
brica. Muerte de Margarita Bosco. Nuevos hu6s-
pedes.
La Loteria tuvo lugar en el .Palazzo di
CittA, de Turin, el 6 de julio de 1857; y el
product bast6 & cubrir los gastos de la
nueva fabric. La construcci6n se habia efec-


a







- 61 -


tnado con gran actividad ; mas una vez con-
cluida no era possible habitarla, estando fres-
cos lo muros; para obviar este inconve-
nieite dejAronse grandes braceros de fuego
noche y dia en las piezas, y asi en noviem-
bre de 1856 pudieron albergarse en ella mu-
chos niiios sin mAs amparo que el que les
daba Don Bosco.
El nimero total de interns en el Oratorio
lleg6 entonces A 150.
El coraz6n de Don Bosco rebosaba de ji-'
bilo al ver aumentar sn familiar adoptive con
.tantos hifios alejados de los peligros del vi-
eio y encaminados por el sendero de la vir-
tud; los alumnos mAs antiguos, considerados
cuales primog6nitos, alegrabanse tambi6n
viendo engrosar las filas con los hermanos
menores; alegrabanse d su vez estos filtimos
por haber hallado un asilo seguro y el pan
de la vida y de la inteligencia; alegrhbanse
tantos padres de familiar y personas carita-
tivas por la educaci6n cristiana que se daba
A sus hijos 6 recomandados; pero A tantos
motives de alegria se sigui6 una causa de
profundo sentimiento y general tristeza. El
25 do noviembre de 1856 entregaba sn alma
A Dios mama Margarita, que por tantos aieos
habia echo con los nifios del. Oratorio las
veces de madre y que A causa de sn bondad,
de sus cuidados y de su solicitud todos le
profesabamos el mas entrafiable cariiio.
Acometida de una fuerte pulmonia nos
tuvo por varies dias suspensos entire la os-
peranza y el temor, sin cesar de rogar A
Dios que la sanara. Comprendimos imejor
entonces el afecto que habia sabido infun-
dirnos, y constantemente nos acercAbamos A
su pieza para saber c6mo seguia.*
Grande fu6 nuestra angustia cuando su-
pimos que habia recibido los filtimos sacra-
mentos. gY qui6n podra expresar la pena
que sentimos y el llanto general cuando so
anunci6 su muerte? JamAs se habia visto
hasta entonces en el Oratorio un espcctaculo
mAs doloroso.
Los cuidados de Don Bosco y de su her-
mano Jos6, los de Maria Ana Occhiena, her-
mana de Margarita y los de Juana Maria
Rua, madre del niiio Miguel Rna (ahora
Rector de la Congregaci6n y sucesor de Don
Bosco), los de muchas personas que la esti-
maban particularmente no bastaron A estor-
bar la catAstrofe. Cuando el alma de mama
Margarita hubo volado al Cielo, Don Bosco
y su hermano Jos6 se miraron sin pronun-
ciar una palabra y prorrumpieron en llanto.
La muerte habia ocurrido A las 3 a. m. y
Don Bosco fu6 en aquella misma maiiana 6
decir la santa Misa en la capilla subterrAuea
del santuario do Nuestra Sefora del Con-
suelo. Alli, despues de haber sacrificado el
Cordero inmaculado y ofrecido el divino ho-
locausto al Et4rno Podro por el descanso del
alma de Margarita, qued6 largo rato ante
la imagen de Maria, A quien entire otras co-


sas le dijo: < Oh pialosisima Virgen, yo y
mis Jijos ya no tenemos madre en el mundo;
dignaos, pues, ser vos misma de una manera
especial nuestra madre.
Los funerales fueron modestos, pero may
sentidos. Se celebr6 una misa solemne en la
capilla del Oratorio y los nilios recibieron
la comuni6n en sufragio de nuestra insigne
bienhechora y madre de adopci6n. Todos
acompaiiamos en seguida sus restos la pa-
rroquia, alternando el canto del Mliserere con
los finebres acordes de la banda de mfisica.
El cortejo desfil6 con tanto orden y edifi-
caci6n que, entire otras, la ilustre seiiora Mar-
garita Gastaldi, madre del Arzobispo de
Turin, decia no haber asistido en su vida &
funerales mins tiernos y conmovedores.



Joannis Bosco Sacerdotis Epito-
me Historiae Ecclesiasticae. In
Platinum sermonem convertit, J. B. FRAN-
CESTA.
Nadie, entire los modernos, mojor que el
venerando Don Bosco comprendi6 la nece-
sidad del estilo claro y sencillo, A fin de
darse A entender do los niios y del pueblo.
La perspicuidad, tan recomendada por Quin-
tiliano, es la dote propia de todos sus libros:
pero particularmente brilla en su IHistoria
de Italia y en su fHistoria .,1,' Ii "Ilesia. El
Doctor en letras Presbitero Don Juan Bau-
tista 'Francesia, .conociendo el grand desco
del author de ver traducida al latin esta iltima
empef6se en llevar A cabo semejante version,
y la ha efectuado con today diligencia. Ver-
sado en los studios cldsicos y gran coio-
cedor de la lengua del Lacio, como so ma-
nifiesta en sus dos muy estimadas comedies
togadas y en sus comentarios de las episto-
las de Cicer6n, el R. P. Francesianospresenta
en latin la Historia de la Iglesia en el estilo
que habria usado el mismo Don Bosco si la
hubiera compuesto en tal idioma. Digna es
de ser ensefiada por los buenos latinos y de
recomendarse a los maestros y estudiosos.
Encu6ntranse en ella preciosos ejemplos qne
imitar de today virtud, y es un texto do
aquella pura latinidad que por la nueva bar-
barie de los tiempos, maltratada en los co-
legios y desterrada de las universalidades se
refugia en el seno de la Iglesia.
Un hermoso volume, cuyo valor' es do
Peset. 1,50 (De la Unit& Cattolica).

Com aprobaui6a de la Aatoridad Eclo ikotica Gprent JORt gAMBIN(




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs