Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00010
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text









BOLETIN SALESIANO


Debemos ayudar 6 nuestros her-
manos & fin de cooperar & la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUA, 8);
Atiende a la buena lecture, I la
exhortaci6n y & la ensefanza.
(I TIMOTH. Iv, 13.)
Centre las cosas divinas, lamIs di-
vina, es la de cooperar con Dios
& la salvaci6n de las almas.
(S. DIONIslo.)
1 amor al pr6jimo, es uno de
los mayors y mhs excelentes
dones, que la divina bondad
puede conceder a los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales).


Quien recibiere & un nifio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
OB recomiendo la fiinez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien 6 huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad todas vuestras fuerzas
a fin de apartar a la nifiez y
juventud de la corrupci6n e
incredulidad y preparar asi una
nueva generaci6n.
(LEON XIII.)


--g( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )D&-


SUMARIIO.
SCrist6bal Col6n.
La mejor herencia.
El Ilmo. Sr. Cagliero y otros misioneros Salesianos en
Italia.
PIAMONTE. Satimo Torinese. Un misionero de la Pata-
gonia.
La Cuna de Don Bosco.
Turin. Dos estatuas para el altar de Maria Auxi-
liadora.
SCertamen de Catecismo.
TIERRA SANTA. Beldn. Asilo de la Santa Familia.
AMIRICA. Noticia de nuestros misioneros. Conesa.
Repdblica Argentina. Mendoza.
El R. P. Miguel Angel Braga.
El Santo Rosarip.
Gracias de Maria Auxiliadora.
Historia del Oratorio de San Francisco de Sales.
Grabados. Casa en que naoi6 Don Bosco. San Vicente
de Paul. San Felipe Neri.




Crist6bal Col6n.

Col6n es nuestro.
(LE6N XIII. Enciol. Quarto.
abeunte eaeculo).
El cuarto centenario del descubrimiento
de Am6rica es celebrado con singular
esplendor en uno y otro continent. Es
una apoteosis digna del ilustre geenio y
del cardcter sobrenatural que semejante


acontecimiento reviste. El descubrimiento
del nuevo mundo ya se consider en si
mismo, ya en su autor 6 en sus conse-
cuencias es manifiestamente providencial.
Su Santidad Le6n XIII con una sola
palabra ha glorificado al inmortal des-
cubridor. ColoN es nuestro, ha dicho 61;
es decir Col6n pertenece 4 la pl6yade de
sus hijos mns eminentes.
Orist6bal Col6n esta enaltecido con
todas las grandezas humans: es un
genio y un ap6stol. El suceso que recor-
damos es el mis extraordinario de cuan-
tos registra la historic de las' cosas hu-
manas, y el hombre que lo realize es
uno de los mis esclarecidos por sus
grades dotes de coraz6n 6 inteligencia.
Al mostrar en el inesplorado oc6ano un
nuevo mundo, millares de criaturas ra-
cionales vinieron de las tinieblas del
olvido a integrar la familiar humana; su
barbarie se cambi6 en mansedumbre, y
lo que es mas de la muerte en que yacian
sus almas pasaron 4 la regeneraci6n y
esperanza de la vida eterna.
El apostolado es superior al genio: Entre
las cosas divinas, la m~s sublime es la
de cooperar con Dios a la salvaci6n de
las alas, ha dicho San Dionisio de
Areopagita.


Publicaci6n mensual.


OCTUBRE de 1892,


Aft V11. N. 10.






- 146 -


Y en el h6roe a quien el mundo aplaude
en este cuarto centenario el ardor del
apostolado cristiano es el dominant en
su pensamiento; dar gloria, Dios, con-
quistar almas para el cielo es la aspira-
ci6n m6s vehemente de su alma; no hay
sacrificio ni contratiempo capaces 6 con-
tenerle en su santo prop6sito.
En el siglo xiv habianse establecido
corporaciones a manera de sociedades de
mutuo socorro para protejer a los obreros
de las vejaciones de los sefiores feudales.
A mas de la honradez y competencia
para ejercitar un arte 6 industrial era
menester ante todo la nota de buen
cristiano. El padre de Col6n lo era fer-
ventisimo, y bien que su uficio era hu-
milde, como escardador de lana, procur6
educar del mejor modo possible 6 su hijo
de excelente indole, piadoso, inteligente,
de gran coraz6n y apasionado character.
Orist6bal Col6n, obrero como su padre,
tuvo 4 much honra pertenecer 6 una
de esas religiosas corporaciones; y la
atm6sfera bendita que dominaba on ellas
cohtribuy6 poderosamente al desarrollo
de sus admirables cualidades.
En G6nova, ciudad llena de conventos,
aprendi6 a venerar las 6rdenes religiosas,
y entire 6stas la de los franciscanos que
dedicada al trabajo manual hizo florecer
en Italia la industrial de la lana. Por esto
a m6s del respeto y gratitude que se
granjeaban con el ejercicio del santo
ministerio gozaban de singular simpatia
y prestigio sobre todo en la clase obrera.
La devoci6n de los genoveses a la
Santa Sede fu6 otra excelente escuela
para Col6n.
Por fin la espl6ndida corona de santos
de que se hall6 rodeado no podia dejar
de arraigar mis y mas en 61 los g6rmenes
robustos de virtud adquiridos en el hogar
paterno; porque es de notar que en aquel
tiempo la Repdblica de G6nova di6 6
la Iglesia nueve Santos, entire los cuales
resplandece Santa Catalina Fieschi.
Como dando Col6n a la Iglesia unmundo
nuevo le diera a la vez las almas que Dios
habia alli sembrado, el cuarto centenario
de tan singular acontecimiento es ante
todo fiesta de la maternidad de la Iglesia y
del apostolado cat61ico. Si Col6n lleg6
A ser ap6stol es porque fu6 grande y field
cristiano, un obrero modelo como lo eran
los que en aquel tiempo pertenecian 6,
las sociedades de que hemos hablado, y
cuando no habia aun cuestid6 obrera,


cuesti6n la mas grave de huestros dias
que preocupa 4 los individuos y pueblos,
6 las academias de los sabios y 6 los
congress de los gobernantes. Con des-
terrar A Dios de los colegios, con ultrajar
a su esposa la Iglesia, ha venido A re-
sultar que con desconocerse los imprescin-
dibles derechos de Dios se desconocen
los de toda autoridad, y la clase prole-
taria exclama entonces: Ni Dios, ni Se-
for. La Iglesia que tiene las palabras
de vida eterna ha hablado por medio de
su Jefe para dar la soluci6n de esta
cuesti6n tan dificil como peligrosa, y la
soluci6n que ha dado hallase concretada
en las palabras del Evangelio: Buscad
ante todo el reino de Dios y su justicia,
que todo lo demds se os dard por aia-
didura.

--- -- .. ..

LA MEJOR HERENCIA.
Uno de los deberes mas sagrados que
pesa sobre los padres de familiar es sin
duda alguna el de la educaci6n de los
hijos. Este es el asunto principal de sus
desvelos, y jams seran demasiado soli-
citos en punto de tanto interns. De la
educaci6n de la juventud depend el
porvenir de la sociedad. No hay padre
de familiar, cualesquiera que sean sus
principios, que no desee la felicidad de
sus hijos. Y como 6sta depend por lo
general de la direcci6n que se da en los
colegios, es de suma importancia la
elecci6n de los que estan basados en la
moral cristiana, en los mis nobles y
rectos principios, como son los de la
f6 cat61ica. I De que servirA A los j6venes
aprender literature, historic, matematicas
y adquirir nociones de todas las cien-
cias, si ignoran las verdades necesarias
para conseguir la salvaci6n eterna, si no
se forman en la practice de la virtud, a
la cual estA prometida la gloria inmortal,
y si en' vez de esto las ensefianzas y
ejemplos que reciben son una palmaria
contradicci6n de lo que aprendieron de
sus padres?
A nadie se oculta que hay colegios
que engafian adn a no pocos cat61icos
con el aparato de una falsa ciencia, y
donde mas que ilustrar el espiriti se
corrompe el coraz6n que es el tesoro por
excelencia;,colegios de donde estA deste-
rrado el crucifijo y hasta el nombre






- 147 -


mismo de Dios, donde se llama 4 la f6
superstici6n, a la piedad hipocresia y A
la religion fanatismo, donde las ense-
flanzas de la Iglesia son constant objeto
de. escarnio, donde se la calumnia horren-
damente y ni lo mas santo se respeta.
iPobre juventud! i C6mo te traicionan
arrastrandote inconciente a la perdici6n!
Desgraciados los que son c6mplices A
veces tambi6n inconcientes de tan ne-
fanda traici6n. Si yo fuese padre de fa-
milia, decia Montalembert, preferiria que
mis hijos fueran antes ignorantes y rudos
que exponerlos A perder la f6 y moralidad
a costa de un poco de ciencia.
C6mo explicarse la conduct de los
padres de familiar, que profesando la re-
ligi6n cat6lica y protestando que quieren
la sana educac'6: de sus hijos, proceden
sin discernimiento alguno en asunto de
tan series consecuencias ? No faltan por
fortune escuelas y colegios donde los
preceptores y maestros se consagran a la
educaci6n no como a un negocio mer-
cantil, ni por conquistar aplausos y ho-
nores, sino expresamente para salvar ala
nifiez y juventud de los peligros que la
rodean y labrar con todo empefio su ver-
dadera felicidad. I Por qu6 no acudir 4
ellos ? No se diga que por economic i
otros motives tan efimeros como 4ste, pues
que bien vale la pena privarse de algu-
nos placeres y cosas superfluas cuando
se trata de la felicidad temporal y eterna
de los hijos; ni es de hombre sensato el
sacrificar el bien cierto de una buena
educaci6n 4 la esperanza incierta de otras
ventajas. No se diga que basta la moral,
que moral sin religion es contra la natu-
raleza, decia Stuart. Blackie; para un
alma sana semejante moral es normal y
monstruosa. Lo mismo ha dicho Was-
hington. La religion y la experiencia nos
ensefian que no pueden haber moral sin
el principio religioso que la sostiene.
Harto manifiestos son en nuestros dias
los amargos frutos producidos por las
escuelas que proclaman la moral sin re-
ligi6n: la impiedad produce el orgullo,
el egoismo, la rebeldia contra toda auto-
ridad, el descontento de todo, el aburri-
miento, la licencia y toda clase de vicios.
No nos extenderemos en mas conside-
raciones: baste recorder que do nada
vale ganar el mundo entero si se pierde
el alma, y que la, educaci6n cristiana es
la mejor herencia que un padre puede
dejar a su hijos.


EL ILMO. SR. CAGLIERO

y otros misioneros salesianos en Italia



El 6 de agosto el Ilmo. Sr. Cagliero,
Obispo de Magida y Vicario apost6lico
de la Patagonia, desembarcaba en G6-
n6va acompafiado de los misioneros RR.
PP. Domingo Milanesid y Jos6 Beauvoir,
de dos Hermanas de Maria Auxiliadora
y de algunos salvajes de la Tierra del
Fuego y de la Patagonia.
El 8 del mismo mes Monsefior era re-
cibido con indecible entusiasmo en el
Oratorio de Turin adornado con graciosos
arcos y profusi6n de cenefas, pendones
y banderas. Muy tierno y conmovedor
fu6 el saludo cambiado con el Revmo.
Sr. Don Rua y demas superiores. La
musica, el canto, los vivas atronadores,
los semblantes llenos de alegria, todo
expresaba muy A las claras el gran re-
gocijo general y el singular carifio con
que es distinguido el celoso 6 ilustre
Prelado.
Despuds de un discurso, con que a
nombre de todos le di6 la bienvenida
uno do los alumnos, Monsefor contest
con vivo afecto, saludando en nombre
propio, do los misioneros que le acom-
pafiaban y de cuantos trabajan en Am6-
rica bajo la bandera salesiana. Su palabra
elocuente, paternal y encendida en santos
sentimientos fu6 escuchada con avidez.
El recuerdo de Don Bosco, que le amaba
como a la pupila de sus ojos, revivia con
gran fuerza en la memorial de cada uno.
iAh cu4nto gosaba Don Bosco al verle
llegar despues de las penosas y apo-
st6licas fatigas i C6mo le bendicira ahora
desde el Cielo!

*
El 14 del mismo mes fueron 4 la .vez
recibidos con solemne fiesta los RR. PP.
Luis Lasagna, Inspector de las casas
salesianas de Uruguay y Brasil, y Carlos

Peretto, parroco y director de una iglesia
y casa salesiana del Brasil.
No es facil expresar el consuelo y re-
gocijo que anim6 a todos los hermanos
al verles despu6s de larga ausencia. Todos
querlan llegar A ellos y les bebian las
palabras; todos se interesaban por saber






148 -


[a suerte que han corrido en sus trabajos
y tener noticia de los demas misioneros
jue evangelizan A los pueblos de Am6-
rica.
Indigenos americanos.

El R. P. Beauvoir ha traido de. la
Tierra del.Fuego una familiar de indi-
genos; esto es un matrimonio con dos
hijos. Los dos muchachos de nueve 6
diez afios trocaron el arco y las flechas
por la pala y el azad6n con que en la
Isla de Dawson han comenzado a apren-
der 6 cultivar el campo bajo la direcci6n
de los Padres Salesianos. Convertidos al
cristianismo, como sus padres, han apren-
dido el espaniol y cambiado sus vestidos
de piel de lobo y guanaco por los de uso
europeo. Con ellos lleg6 tambi6n un chi-
cuelo indigeno de la tribu de Onas. Otro
patag6n de 17 aiios, Santiago Melipan,
vino con Mons. Cagliero. El padre de
Melipan combati6 her6icamente contra
las fuerzas argentinas en 1882; pero toda
'su familiar y tribu, en numero de trescien-
tas personas, cayeron prisioneras y fueron
conducidas A Chichinal, cerca del Rio Ne-
gro. Mons. Cagliero y dems misioneros sa-
lesianos los han instruido y bautizado
juntamente con otros 700 salvajes de la
tribu del cacique Sayueque. Santiago
habla con facilidad el espafiol, comprende
el italiano, es buen zapatero y misico.
Con las Hermanas de Maria Auxilia-
*dora vinieron dos muchachitas, Severina
y Josefina, una hija y la otra sobrina
del cacique Sayueque. Ambas han sido
educadas en la casa de las Hermanas en
Patagonia; hablan el espafiol, cantan
regularmente y trabajan y bordan con
tanta habilidad que obtuvieron premio
en Viedma por obras de este g6nero.
Visten una traje sin mangas, cefiido con
un cintur6n adornado con cuentas de
vidrio y de plata y ademAs una capa
que les llega hasta los pies. Como descen-
dientes de familiar de caciques arau-
canos, usan brazaletes y collares de plata,
hablan tambi6n el araucano y recitan
ciertas oraciones en latin y en italiano.


'- ^ ^


ITALIA


PIAMONTE.
Un misionero de la Patagonia.
Seguidme, dijo Jests, y millares de disci-
pulos corrieron tras de 61 & la gran conquista
de las almas.
Seguidme, repiti6 a sus hijos el ap6stol
de nuestro siglo, un pobre sacerdote de fama
universal cuyo lema era: Da mihi animals,
caetera tolle. Y esos hijos con Animo gene-
roso volaron A la Patagonia y Tierra del
Fuego A salvar las almas que alli se hallan
en las tinieblas de la muerte. H6 ahi a Don
Bosco y sus misioneros.
Uno de esos campeones de Jesucristo que
con la cruz pendiente del cuello, el breviario
bajo el brazo y el amor de Dios en el coraz6n
se despedia en 1877 de su patria y familiar,
deppu6s de quince aios de apost6licas fati-
gas, rico de morales trofeos recogidos en lo
mAs Aspero da aquellas apartadas regions,
vuelve A su suelo natal para conferenciar
con el ilustre Superior de su Instituto y
tornar de nuevo A au suato labor.
Ansiosamente esperado por todos, lo era
en especial por S6timo Torinese, ciudad de
que es originario, y la cual bien demostr6
cuAnto ama A quien consagrado al mis
sublime apostolado le llena de tanta gloria.
A las 6 de la tarde del 20 de agosto el
pueblo entero, como se tratase de celebrar
una fiesta national, dando de mano al trabajo,
se reunfa en la estaci6n del ferrocarril y
alegre y entusiasta llenaba las calls y viales
contiguos. Al ver aquella inmensa muche-
dumbre de gente vestida de gala, agitada
como el flujo y reflujo del mar, bien se com-
prendia el afecto con que las personas de
today edad y condici6n distinguian a su be-
nem6rito compatriota, el R. P. Salesiano Don
Domingo Milanesio.
Al descender del tren el ilustre Misio-
nero el pueblo prorrumpi6 en vivas y aplausos
de indecible alegria, y cuando apareci6 el
E. P. Milanesio, de gran estatura, sonriente
y afable, tostado por el sol de las pampas
y con cabellos ya entrecanos, conmovido
sobremanera, las demostraciones de carifio
y entusiasmo no tuvieron limited.
Luego que el clero presidido por el Reve-
rendisimo Sr. Preboste le hubo dado la mas
cordial bienvenida, el R. P. Milanesio abraza
a su querida madre de 77 aros ebria de con-
tento y A sus hermanas, parientes y amigos.
La banda musical toca una march triunfal
y el venerado sacerdote es conducido pro-
cesionalmente la iglesia parroquial. Las
calls y balconies decorados de mil modo3
estdn llenos de gente.








- 149 -


Se ban echado a vuelo las campanas, y
todos los corazones unidos en un mismo
sentimiento aclaman sin cesar al querido
Misionero. La magnifica iglesia, adornada
con todo lujo, regalaba la vista: la banda
de mfisica queda en silencio y el R. P. Mi-
lanesio sube al pfilpito y despu6s dar t todo
el mundo ]os mns expresivos agradecimientos
y de felicitarle por la f6 que le anima, le
habla de las misiones y pueblos salvajes. El
auditorio estaba pendiente de sus labios y
la interesantisiina relaci6n que escuchaba le
enternecia hasta el punto de no poder con-
tener las 16grimas,


una fotografia la represent con toda fide-
lidad.
SAh cuAntos preciosos recuerdos trae esa
pobre cabala! iCuAntas cosas admirable
han pasado entire sus paredes! Dios da su
gracia A los humildes, los exalta y eterniza
su memorial.
Alli recibi6 Don Bosco las inolvidables
enseflanzas y el elocuentisimo ejemplo de su
santa madre Margarita; alli recibi6 las pri-
meras divinas inspiraciones, y fu6 favore-
cido ya 6 los diez ajios con extraordinarias
gracias de Maria; alli desde pequefio oraba
como un angel y con un celo superior a sus


Casa en que naci6 Don Bosco (Castelnuovo de Asti).


El domingo 21 de agosto el santo Misio-
nero ofici6 en la celebracion de la fiesta de
San Luis. Repiti6ronse las manifestaciones
de alegria; y el lanes parti6 para la Casa
salesiana de San Benigno Canavese.
Asi S6timo Torinese sabe honrar a sus
heroes. (Corriere .azionale).


LA CUNA DE DON BOSCO.
En las faldas de una colina de Castelnuovo
de Asti, entre viejos arboles y vifas, se
encuentra la humilde casa en que naci6 Don
Bosco, la cual hoy dia visitau con pladoso
interns los viajeros y es por todos conside-
rada cual bendita reliquia.
El present numero del nuestro Boletin
va ilustrado con un grabado que tornado de


alios reunfa d los niios pobres como 41 para
eieiiarlies la doctrine cristiana.
Obediente a los consejos de su madre, evi-
taba juntarse con maloscompaferos, salia
de madrugada .a pastorear con dos vacas y
empeiiabase en consagrar al studio todo el
tiempo que podia.
Si los hombres miran con placer y con
cierta veneraci6n aquella humilde casa, los
angeles deben de contemplarla dulcemente
desde el cielo. Es menester convertirla en
un santuario, dicen los devotos de Don
Bosco; conviene que en ella se eriga un
altar. Ese lugar es santo y muy digno de
ser transformado en casa de Dios.
Tales votos mil veces repetidos son tan-
bi6n los nuestros. I Quiera Dios que antes de
much se realicen para mayor gloria suya y
de su buen siervo!


--








- 150 -


Turin


Dos estatuas para el altar de Maria Au-
xiliadora en el Santuario de su nombre.
Hemos hablado en diversas ocasiones de
la decoraci6n de la iglesia de Maria Auxi-
liadora y del precioso altar mayor, que es
obra maestra del arte y del mas delicado
gusto. A la verdad que no se concibe c6mo
pudiera darse mis realce j la imagen mi-


y hermosura. Dichas estatuas esthn ya tra-
bajadas en yeso: el Sr. Binelli de Leopoldi
ha regalado el marmol de Carrara para re-
producir los originales y darles el valor que
merecen; y como en el temple de Maria
Auxiliadora basta cada una de las piedras,
segfin la expresi6a de Don Bosco, recuerda
una gracia de Maria, esperamos que esta buena
Madre no tardard en favorecer a las personas
que vengan A contribuir A la decoraci6n do
su propio altar.
<;I[.!lil'Ililllllil li lI llllll!I IIIIlillllf l!llf'll!IIllI[il JI illil ll ;l! IIEl III[l;!lIIIIII>


S. Vicente de Paul. S. Felipe Neri.


lagrosa de Maria, cuadro al 6leo de gran
tamaio,de que tienen noticia nuestros Coope-
radores.
Esto es tanto mas de estimarse cuanto que,
como bien se sabe, uno de los escollos con
que regularmente se tropieza al erigir un
temple es el de acertar en la construcci6n
de un gracioso altar.
Proyectase ahora colocar en los interco-
lumnios del altar dos grades estatuas enco-
mendadas al celebre artist Ginotti, una de
San Vicente de Paul y otra de San Felipe
Neri, con lo cual ganarA todavia en gracia


CERTAMEN DE CATECISMO.
El 12 del junio del present aio efectu6se
en el Oratorio Salesiauo con la mayor so-
lemnidad, presidido por el Ilmo. Sr. Don
Agustin Richelmy, Obispo de Ivrea, un
certamen de catecismo para estimular a los
nilos al studio de la religion.
Reunidos en gran nuimero los escolares,
casi todos artesanos, se hallaban divididos
en dos bandos dispuestos convenientemente:
de una part los tip6grafos, fundidores de







- i51 -


caracteres, cajistas de imprenta y encuader-
nadores; deotra los zapateros, sastres, car-
pinteros, herreros y escultores.
Despuds de una composici6n pronunciada
por uno de los alumnos, se di6 comienzo al
certamen que se dividi6 en cuatro parties
alternadas con excogidas piezas de mfsica
ejecutadas por la banda del Oratorio.
1P parte. Preguntas del Catecismo explicado
para adults, sacadas 6 la suerte por el Di-
rector para cada uno de los alumnos, 6 las
cuales debian responder con toda precision.
2 parte. Preguntas reciprocas centre los
alumnos sobre puntos del mismo Catecismo.
3" parte. Preguntas reciprocas sobre puntos
del Catecismo explicado y del elemental, con
excepci6n de lo concerniente 6 las solemni-
dades de la Iglesia.
41 parte. Preguntas reciprocas entire los
alumnos vencedores sobre ambos Catecismos
y sin exception de material alguna.
El alumno que no sabia responder a una
pregunta retirabase a su puesto. El certamen
quedaba al fin.concretado A pocos conten-
dientes. El vencedor, al son de la march
real, fu6 declarado Principe del Certamen y
recibi6 de manos del Ilmo. Sr. Obispo la
recompensa y distintivos preparados. Segfin
el uso de estos certimenes, los cuatro alumnos
que despu6s del Principe se defendieron
mejor, esto es resistieron contestando mds
veces las preguntas del competitor, formaron
el cortejo del Principe y fueron decorados
con titulos correspondientes. H6 aqui sus
nombres:
Principe. Manfredo Vela, de Verolengo
(herrero).
le Consul. Angel Consolini, de Brescia
(carpintero).
2 Consul. Felix Giona, de Novara (car-
pintero).
Legado. Francisco Ferrari, de Cremona
officiall de libreria).
Alfdrez. Camilo Gagliardi de San Salvador
en Monferrato (fundidor de tipos).
Una baudera en manos del alumno ven-
cedor y otra en las del bando correspon-
diente, las cuales pasaban de uno al otro
lado segfn las circunstancias, contribuian d
dar mayor animaci6n al certamen.
El Ilmo. Sr. Obispo di6 fin a esta hermosa
fiesta con un precioso discurso en el cual
exhort6 a los nifos a repetir estos actos.
Certamenes como 6ste son de gran utilidad
y todo catequista deberia empeilarse enprobar
los resultados.


TIERRA SANTA


BELtN.

Asilo de la Santa Familia.
BelMn, 20 de marzo de 1892.
REvIO. SR. DON RUA:
Como todo lo concerniente a estos Santos
Lugares sea de interns A nuestros Coopera-
dores, me es grato escribir V. R. a fin de
que les trasmita las noticias siguientes :
La Palestina en esta 6poca es pintoresca.
Despubs de las lluvias de invierno, bajo la
influencia de un sol de primavera, los cam-
pos se han cubierto de flores. Estas apa-
recen por todas parties con gran variedad de
colors y matices; la naturaleza present el
mtrs risuefio aspect y los montes y llanuras
se ban transformado en inmensos jardines.
Pero con todo aseguran nuestros agricultores
que las lluvias de este aio han sido escasas
y que pronto vendrA la sequfa que traerA
por consecuencia la pobreza de la cosecha.

La langosta.
Una gran plaga nos amenaza; a saber la
de la langosta que ya se ve aparever en
estado embrionario y sin rear todavia alas,
en las riberas del Jordan y cercanias de Je-
ric6. El Gobierno trata de prevenir los
daios que estos insects ocasionan y el
mismo bajA de Jerusal6n acompaiado de un
destacamento de soldados y una banda mi-
litar ha partido para Jeric6 para ver modo
de conjurar el mal y dar valor al pueblo
inquieto y en gran manera preocupado. Bien
sabido es que la langosta se propaga en
tanto nfimero que devora todas las plants
de provincias enteras, y especialmente las
mieses. Esperamos que San Jos6 nos pro-
teja.
Fiesta en honor de San Jose.
Ayer celebramos con toda la solemnidad
possible la fiesta de San Jos6. El Protector
de este Asilo si bien habrd sonreido al ob-
servar nuestra pobreza, se habra ciertamente
alegrado de que los niilos educandos hayan
hecho tan numerosas y devotas comuniones.
Se cant6 una misa solemn con acompa-
ffamiento de armonio en la iglesia' de las
Hermanas de San Jos6, por ser mayor que
la nuestra; y si no fuera por el traje de los
files y esteras de paja que ac se usan en
vez de sillas, era de imaginar una fiesta
religiosa europea, con la diferencia de que
el recogimiento con que aquf nilos y adults
seacercan 6a la mesa eucaristica es tal que
raras veces se ve semejante en las ciudades
de Europa.







- 152 -


Sequia.
Si la escasez de agua inspire inquietud,
el vacio de la bolsa de nuestro Asilo es aun
m6s critic; pero conflamos en Dies y en la
generosidad de nuestros bienhechores, que
no ha de faltar el pan para los chicuelos,
ni hemos de vernos en la necesidad de dis-
minuir el nftmero de los albergados en esta
casa. ? C6mo abandonar en manes de los
lobos del cisma y de la herejia A estas pobres
obejillas que el Senor se ha dignado conflar
a nuestro cuidado ? I Ah no! San Jos6 vendr&
en nuestro socorro.
Iglesia al Sagrado Coraz6n.
Continfianse con gran actividad los trabajos
de la iglesia que el Revmo. Sr. Can. Belloni
ha erigido en honor del Coraz6n del Hijo
de Dios, del Coraz6n adorable que por pri-
mera vez con vida complete 6 independiente
de su Madre Santisima palpit6 en esta ciudad
de Bel6n.
La fabrica es elegant y de excelente ma-
terial: sera un monument digno de la pie-
dad de los fieles y una prenda de la mise-
ricordia del Senor con esta su desgracida
patria.
Adi6s del carnaval.
Ha terminado el carnaval y comenzado
la cuaresma con sus austeras ensefianzas.
Nuestros alumnos quisieron dar el adi6s al
carnaval con la representaci6n del hermoso
drama titulado El EJmperador Juliano, al
cual asisti6 numerosa concurrencia de las
personas mas respetables del lugar. La eje-
cuci6n fu6 sobre manera satisfactoria, y los
amigos del Asilo se manifestaron sumamento
complacidos, sin dejar de comprender cuanto
aprovecha A la juventud la no menos ftil
que agradable ensehianza por medio de la
representaci6n de dramas semejantes.

Regreso del Eminentisino Sr. Patriarca
de Jerusal6n.
Con el carnaval se despidi6 el c6lera,
concluyeron las cuarantenas y regres6 de
Beyrouth el Exmo. Sr. Patriarca. Con su
presencia ganardn en solemnidad y esplendor
las proseciones que de aqui se hacen cada
sabado de cuaresma para venerar los Lu.
gares Santos. El Exmo. Sr., Patriarca pre-
side la funci6n asistido del cabildo y acom-
afiado de numerosos peregrines. Y cosa
igna do notarse: un destacamento de sol-
dadbs turcos hace los honors militares al
cortejo.
Adi6s, Revmo. Sr. Don Rua. Mi pensa-
miento vuela frecuentemente 4 Turin. Pero
cudn grande es la fortune de orar en esta
tierra honrada con los pasos del divino Sal-
vador.
De V. R. Afmo. y H. H. y 8.
A. NEPLE.


Bel6n, 30 de abril do 1892.

Lna Semana Santa en Jerusalen.
Esta bendita tierra se prepare A recibir
la gran peregrinaci6n que no tardar4 en
llegar. Estas peregrinaciones dan vida 4
estos lugares, avivan la f6, dan mayor acti-
dad al comercio y aumentan las relaciones
mercantiles con Europa. Hasta los Judios
esperan con interns A los peregrinos & fin
de hacer ventajosos negocios.
Pero dejando A un lado este asunto de
poco interns para las almas cristianas, mejor
ser4 que le de una breve noticia sobre las
fiestas de Semana Santa en Jerusal4n. No
le hablar6 del esplendor con que se engalana
la iglesia de Jerusal6n. Ya otros lo han
hecho antes. Pero por grande que sea la
impresi6n que aqui produce 1~s sagradas
ceremonies, es muy triste que no puedan
efectuarse con enter libertad: el tiempo
est, medido 4 los cat6licos con desoladora
parsimonia. 1 Ah cuAndo sera el dia en que
la religion verdadera sea la inica duena de
estos ilustres santuarios Es muy doloroso
6 los fieles verse obligados a retirarse, para
dejar en manos de musulmanes y cismAticos
estos lugares santificados con la vida, pa-
si6n y muerte del Salvador. Por esto la Se-
mana Santa es doblemente dolorosa para
los cat61icos de Palestina.
La ceremonial de los cismaticos que atrae
mis gente es quizd la del fuego sagrado. Los
griegos cismaticos procuran hacer career que
son favorecidos del cielo con un fuego sa-
grado que dicen milagrosamente aparece en el
Santo Sepulero el Sabado Santo. Esta in-
venci6n engafiosa es grandemente celebrada,
y en tal dia los griegos, cada uno con una
vela en la mano, llenan la iglesia de bote
en bote. A cierta hora determinada el Pa-
triarca cismAtico, ac6mpafiado de dos did-
cones, entra en la iglesia del Santo Se-
pulcro, y despu6s de ciertas ceremonies
se present al pfiblico con el fuego sagrado.
En un moment enciende cada uno su vela:
la iluminaci6n es como un lago de fuego y
una nube de humo sale por las altas ventanas
del temple. Las diversas sectas cismAticas,
de armenios, coptos, sirios y caldeos pagan
fuertes sumas por tomar parte en esta ce-
remonia. Y que se tenga el atrevimiento
de hacer esta farsa en el mismo Santo Se-
pulcro I
Visita del Exmo. Sr. Patriarca
de Jerusalen.
El domingo pasado 'nuestro Asilo fu6
honrado con la visit del Exmo. Sr. Luis
Piavi, Patriarca de Jerusal6n. Su Excelencia
que vino 6 celebrar en Bel6n las nupcias de
oro de un venerable Padre Franciscano dign6se
llegar al Asilo de la Santa Familia: entre-







- 153 -


tdvose largo rato con los superiors, visit
la iglesia del Sagrado Coraz6n y felicit6 por
tan important obra al Sr. Can. Belloni,
tuvo una palabra bondadosa para todos, y
al partir, estrechando la mano del R. P. Useo,
le dijo: Eres muy querido amigo mio. Reco-
nocidos a neustro amado Prelado, no olvi-
daremos jams sus bondades y consideramos
sus bendiciones como expresi6n de las que
el Sefor nos regala.

La cosecha.
Le manifestaba en mi anterior el panico
que se habia apoderado del pueblo, temiendo
cierta devastaci6n y escasez ;pero el Cielo se
ha dignado mandarnos despu6s abundantes
lluvias y el peligro de las langostas ha
desaparecido. Bendita sea la misericordia
de Dios!
De V. R.
Afmo. y H. H. y 8.
A. NEPLE.

I. -r~~.. l.---- --~L~

AMERICA

NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS

Nuevas fundaciones.
En los filtimos tiempos los Misioneros Sa-
lesianos de Am6rica A mas de las funda-
ciones hechas en Riobamba (Ecuador), San-
tiago de Chile, Agua de Dios (Colombia) y
Lima (Perf), han establecido casas en Men-
doza (Repfiblica Argentina), en Mercedes
(Uruguay), en Conesa junto al Rio Negro y
dos casas de Hermanas de Maria Auxilia-
dora en San Pablo del Brasil.
He aquf algunas cartas sobre varias fun-
daciones:
Conesa, Rio Negro,
10 do setiembre de 1891.

REV.MO SR. DON RUA:
Monsefior Cagliero lleno de ardiente deseo
de salvar las almas ha enviado A Conesa
seis religiosos para establecer una Misi6n.
Encargado yo de acompafiarlos, part de Pa.
tagones el 5 de julio despu6s de decir la
santa Misa y recibir la bendici6n do nuestro
querido Prelado.
Recorrimos las noventa leguas do camino
sin 'novedad alguna. El viaje fu6 una ver-
dadera misi6n: regularmente nos alojabamos
en casas hospitalarias, deciamos misa en
altar portAtil, administrAbamos los sacra-
mentos y ensefidbamos la doctrine. Al caer
la noche del segundo dia sin hallar una ca-
baila donde albergarnos y cuando camind-


bamos en medio de gran oscuridad, nuestros
caballos se resistieron de repente 6 seguir
adelante, y como todo esfuerzo para hacerlos
andar fuera infitil nos bajamos, hicimos una
gran fogata en medio de un gran bosque y
procuramos reposar. Mas : poco vino una
luvia torrencial que nos impidi6 dormir. Al
dia siguiente ces6 la Hluvia, y apenas ama-
neci6 observamos el gran peligro de que nos
habia salvado la divina Providencia. Nos
halllbamos 4 la entrada de una espesa selva
y junto & un gran rio. Bien diverse habria
sido nuestra suerte si no se detienen los
caballos.
Pasando cerca de Pringles quisimos salu-
dar al R. P. Luciani y demAs Salesianos y
Hermanas de Maria Auxiliadora alli resi-
dentes. Nos acercamos A las riberas del Rio
Negro, y apenas llegamos & la casa vinieron
a recibirnos multitud de niilos y nifias acom-
paiados los primeros del R. P. Luciani y
las otras de las Hermanas. Esta visit en
un lugar tan retirado y desierto no podia
menos de ser celebrada por todos nosotros.
Quedamos & comer, y se sirvi6 aun nu poco
de vino, cosa que s6lo so ve por aci en las
grades solemnidades. No es possible pro-
barlo con frecuencia, pues que cuesta seis
pesetas la botella. Este precio no sorpren-
dera 6 quienes saben quo ann los articulos
de gran consume son de gran valor en estos
lugares.
Poco despu6s de comer nos despedimos de
nuestros buenos Hermanos y Hermanas de
Pringles y seguimos viaje. Finalmente el
11 de julio llegamos & Conesa. Sin tener
nosotros sino lo mas indispensable y faltAn-
donos sillas, camas y alimentos, solicitamos
la caridad del vecindario, y no fu6 van;
nuestra conflanza, pues todos se apresuraron
A proveernos de cuanto era menester.
Si bien la casa de Conesa sea tan humilde
como la gruta de Bel6n, esperamos quo con
las bendiciones del Sefnor producird grandes
bienes espirituales y temporales & toda la co-
marca poblada en su mayor part de indi-
genos. La casa que actualmente ocupamos
es alquilada y sostenida por los vecinos y
aun por la Autoridad.
Don Agosta le dardl otras noticias. Yo
termiiio, R. P., pidi6ndole la bendici6n para
esta casa y para su afmo.
H. y 8S. .5
DOMINGO MILANESIO
Sacerdote Salesiano.


Conesa, 1 de setiembre de 1831.
REVIO. Sn. DON RUA:
Hace dias que llegu6 6 este lugar done
me esperaban Don Milanesio y otros herma-
nos, la vez que dos Hermanas de Maria
Auxiliadora.







1.-I -


La gente de esta comarca es de muy buen
natural, hospitalaria y asiste gustosa 6 las
fiestas religiosas que nos es dado celebrar
on esta pobre casa.
Todo el mundo se empefi6 en celebrar con
una novena y, gran procesi6n la fiesta del
patrono San Lorenzo: no s61o querian que
por las calls irregulares y con mal suelo pa-
sasen la andas del Santo sine tambi6n el
Santo Sacramento. Improvisaron cruces,
estandartes, baldaquino: ricos y pobres con-
currieron al adorno de las cabafias, ya con
pieles de guanaco, ya con telas de color,
guirnaldas de flores, etc., y unajoven esposa
lleg6 a regular su vestido de novia para
former el trono de la Majestad.
Con tales disposiciones la fiesta fu6 her-
mosa y conmovedora. Comulgaron no pocas
personas y luego oyeron la primer predi-
caci6n que yo les hacia como a mis nuevos
parroquianos. El pueblo y autoridades asistie-
ron 6 la misa, con mfsica, celebrada a las
10 112, y d las 3 112 de la tarde concurrie-
ron d la procesi6n aun personas venidas de
muy lejos. Abria la procesi6n una cruz con
los alumnos de las escuelas, seguia la ima-
gen de San Lorenzo conducida por los pa-
tronos de la fiesta y rodeada de las personas
mas ancianas del lugar; luego las Hermanas
de Maria Auxiliadora con las Hijas de Maria
y despu6s las Autoridades con el balda-
quino bajo el cual iba Nuestro Senior Sacra-
mentado.
Durante el camino se cantaron himnos y
recitaron piadosas oraciones, y por fin se cant6
el Tantum ergo y se di6 la bendici6n con el
Santisimo 6 today la concurrencia. Una fun-
ci6n semejante en un lugar done es tan
imponente la naturaleza llena el alma de la
mis dulce impresi6n. Todos han quedado en
extreme complacidos y se preparan ahora
para celebrar lo mejor possible la Natividad
de Maria.
Saluda 6 V. R. con el mayor afecto
Su H. H.
FRANCIsco AGOSTA
Presbitero.



Repuiblica Argentina.
Mendoza.
La ciudad de Mendoza se hall situada
A los pies de la Cordillera de los Andes en
la part en que 6sta separa 6 la Repiblica
Argentina de la de Chile. Es famosa por
los grandes terremotos que ha sufrido y en
especial por el de 1861 que la arruin6 casi
completamente. El 22 de febrero de 1892
han ido 6 abrir alli una nueva casa los Sa-
lesinos, como lo advierte la carta siguiente:


Mendoza, 22 de febrero de 1892.
REvMo. Sn. DON RUA:
Muy grate me es anunciarle la fundaci6n
de una casa en esta ciudad.
Parti -on este objeto de Buenos Aires el
dia de nuestro patrono San Francisco de
Sales y Ilegu6 A esta ciudad el 31. Los
:ER. PP. Jesuitas me hospedaron afectuosa-
mente en tanto que quedaba disponible la
casa llamada Escuela Catolica conocida ya
con el nombre de Colegio de Don Bosco, y
mientras buscaba los muebles y demas tiles
indispensables para establecerla.
El 18 del corriente llegaron inesperada-
mente de Chile un sacerdote, un clerigo, un
coadjutor y un ascrito enviados por el Ilmo.
Sr. Cagliero para acompaiarme en los tra-
bajos de esta nueva casa; y todos recibieron
igualmente la mas carifiosa acogida de nues-
tros buenos amigos y bienhechores, los Padres
Jesuitas.
Tomamos posesi6n del Colegio el dia 22.
iNuestros excelentes Cooperadores nos han
provisto de todo lo necesario y han side los
instruments visible de la Providencia para
con nosotros. May obligados estamos a todos
ellos y en especial a, las Sras. Dona Felicidad
y Doha Delfina Rodriguez quienes son como
verdaderas madres de esta casa. i Dies ben.
diga 6 todas estas almas generosas y las
premie con largueza en esta vida y en la
otra !
Esperamos poder inaugurar las classes en
la semana pr6xima. Lo que aun nos falta
son paramentos sagrados y un local apro-
piado para capilla. Ya vendrA en nuestra
ayuda Maria Auxiliadora.
En este ailo la cosecha de uva se ha per-
dido casi completamente. La langosta devor6
hasta las hojas de las villas, que son la ri-
queza principal de esta region.
Apenas podamos establecer una capilla,
abriremos un Oratorio festive y vendra 6
ayudarnos de Buenos Ayres otro cl6rigo que
tocar6 el armonio.
Dignese, R. P., bendecir esta nueva casa
y a cada uno de los Salesianos que la ser-
vimos.
De V. R.
Afmo y 0. 8. S.
L. BoTTA, sacerdoto,



EL R. P. MIGUEL ANGEL BRAGA..
La Pia Sociedad Salesiana ha sufrido una
gran p6rdida con la muerte'del R. P. Miguel
Angel Braga, ocurrida el dia 6 de agosto
del present afio. El i. P. Braga hacia
como veinte aios que se hallaba consagrado
con vive celo y ciencia no comaun la edu-







- 155-


caci6n de los nifios de nuestro Asilo de San
Pier de Arena. Antes de ordenarse de sacer-
,dote perfeccion6 sus studios en el colegio
CaprAnica en Roma, donde tuvo por con-
discipulos al actual Obispo de Cremona, al
Arzobispo de Florencia y ( los dos carde-
nales Vannutelli. Habiendo oido hablar de
Don Bosco, fu6 a verlo a Turin y se decidi6
A entrar en la Sociedad Salesiana y a tra-
bajar infatigablemente en ella por toda su
vida.
El dia en quo enfermo de muerte recibi6
el santo Viatico, mostr6 singular content
y dijo al R. P. Director del Asilo: Se me
ha aparecido Maria y han desaparecido mis
dolores. Multitud de hermanos sacerdotes,
cl6rigos y seculares le acompagnaron en la
agonia, en tanto que todos los niios del
Asilo rogaban por 61 en la iglesia. Tanto
en nuestro Institute como en otras casas re-
ligiosas se hicieron triduos y oraciones espe-
ciales durante su enfermedad para conseguir
que sanara; pero el R. P. Braga estaba ya
maduro para el cielo y el Senlor quiso no
demorar en galardonarle.
El 8 de agosto tuvieron lugar sus funerales
en la iglesia parroquial de San Cayetano, y
fueron una manifestaci6n solemne del gran
afecto que le tenia toda la ciudad. El temple
se llen6 de gente: a mas del clero, estaban
alli los institutes de la Providencia, de la
Visitaci6n, de Santa Ana, la Sociedad obrera
de S. Jos6, los miembros de la Conferencia
de S. Vicente de Pail, la Congregaci6n de
las Madres Cristianas y la de las Hijas de
Maria. El R. P. Juan Marengo, Director
del Asilo, pronunci6 con sentidas palabras
elellogio finebre; el acompafiamiento al ce-
menterio fu6 extraordinario; las calls por
donde pas6 el numerosisimo cortejo estaban
llenas de gente. Era aquel un espectaculo
imponente que bien claro demostraba el
aprecio con queotodo el mundo distinguia a
tan digno sacerdote. Todos exclamaban : Ha
imuerto un santo; Don Angel era un dngel.
I Dios le tenga ya en su gloria! Asi lo espe-
ramos; mas si Don Bosco mismo pidi6 a los
suyos que no olvidaran hacer sufragios por
su alma, tampoco debemos olvidar la del
R. P. Braga y de pedir A Dios que made
d su vilia obreros semejantes para su mayor
gloria.



EL SANTO ROSARIO


'H6 aqui una de las prActicas religiosas
mis recomendadas por ]a Iglesia y mas pro-
pias para atraer singulares bendiciones. En
ella'se armoniza perfectamente la oraci6n
mental con la oraci6n vocal y se recitan las
oraciones mAs preciosas de nuestra religion:


el Padrenuestro enseiiado por Nuestro Sefor
6 los Ap6stoles como el mas acabado mo-
delo de las peticiones; el Avemaria de ori-
gen tambi6n divino y la mas excelente sd-
plica con que pueda honrarse a Maria; y el
Gloriapatri, salutaci6n con que reverente-
mente confesamos el misterio de la Santi-
sima Trinidad.

Las quince promesas de Maria heihas i santo Domingo
en favor de los devotes del Rosario.

1. El que me sirviere constantemente re-
citando mi Rosario recibira una gracia es-
pecial.
2. A cuantos devotamente recent mi Ro-
sario les prometo singular protecci6n y gran-
des favors.
3. El Rosario sera un arma potentisima
contra el Intierno: destruirA los vicios, disi-
para el pecado y abatira la herejia.
4. El Rosario hara florecer la virtud y
santidad, atraerA sobrelas almas copiosas mise-
ricordias de Dios, retraera el coraz6n de los
hombres del vano amor del mundo para lle-
varlo al amor de Dios y encenderlo en el
deseo de las cosas eternas. i Oh cuantas al-
mas se santificarAn por esta devoci6n!
5. El que a mi se recomienda por medio
del Rosario no perecera.
6. Todo el que recitare devotamente el
Santo Rosario con la consideraci6n de los
sagrados misterios no sera oprimido de la
desgracia, no serA castigado par la justicia
de Dios, no morirA de muerte improvisa,
sino que se convertirA si es pecador, se con-
servara en gracia si es just y se hara digno
de la vida eterna.
7. Los verdaderos devotos de mi Rosario
no moriran sin sacramentos.
8. Quiero que los que recitan mi Rosario
tengan en vida y A la hora de la muerte la
plenitud de las gracias y sean admitidos a
participar de los m6ritos de los bienaventu-
rados en el Paraiso.
9. A los devotos de mi Rosario yo los
libro del Purgatorio el mismo dia de su
muerte.
10. Los verdaderos hijos de mi Rosario
gozarAn de grande gloria en el cielo.
11. Todo lo que pidieres por el Rosario
lo alcanzarAs.
12. Los que propagan mi Rosario seran
socorridos por mi en today necesidad.
13. Yo he obtenido de mi Divino Hijo
que los miembros de la Confradia del Rosario
puedan tener por hermanos a toda la corto
celestial en vida y despu6s de la muerte.
14. Los que rezan mi Rosario son mis
hijos y hermanos de Jesucristo, mi Hijo uni-
g6nito.
15. La devoci6n a mi Rosario es una
gran seal do predestinaci6n.
i Qu copiosa fuente de gracias y bendi.







- 156 -


ciones! La sola promesa de que el Rosario
es serial de predestinaci6n basta para de-
mostrarnos su importancia.
Por otra parte puede considerarse el Ro-_
sario como la reina de las devociones enri-
quecidas por la Iglesia con su tesoro de in-
dulgencias. Largo seria enumerarlas; pero
conviene recorder que todo Cooperador Sa-
lesiano gana indulgencia plenaria con reci-
tarlo ante el Santisimo Sacramento y, cuando
esto no es possible, delante de un crucifijo.





Gracias de Maria Auxiliadora


Un pais bendecido por Maria.

Nuretto Villa, 10 do noviembre,

REVMO. Si. DIRECTOr DEL
ORATORIO SALESIANO:
Querria hacerle una larga relaci6n de las
innumerables gracias aqui recibidas por in-
tercesi6n de Maria Auxiliadora; pero sin
poder disponer del tiempo necesario para
ello me limitar6 A enumerarle tan s61o al-
gunas de las principles:
El afio de 1887 fu6 para nosotros de gran-
des desgracias,
A fines 'de febrero sentiame posefdo de
tal melancolia que temia una mortal enfer-
medad. Escribi entonces al carisimo Don
Bosco, rogAndole me encomendara A Maria
Santisima y sin demora me senti recobrado.
*
En los primeros dias de marzo presentd-
ronse muchos casos de pulmonia. HallAndose
ya sin habla y echado el fallo de los medi-
cos, un joven de 26 ailos, que aun no ha-
bia recibido los sacramentos, fui a 61 y le
puse bajo la almohada una medalla de Maria
Auxiliadora A la vez que rogu6 a la Santi-
sima Virgen obtuviera la gracia de que este
enfermo so pudiera confesar. A poco recobr6
el conocimiento y la palabra, se confess y
recibi6 el Santo Viatico con gran devoci6n,
y horas despuas se durmi6 en el Senor.


Casi no habia una casa donde no se en-
oontrase algin enfermo de pulmonia. En al-
gunas families habia tres. Varios estaban
desahuciados por los inmdicos.
Le escribi A Ud. pidi6ndole una novena
de oraciones a Maria Auxiliadora y di una
medalla de la Santisima Virgen a cada uno
do los pacientes. El 19 de marzo comenzaba


en su iglesia la novena y en el mismo dfa
se alej6 el mal; todos los enfermos comen-
zaron A recobrarse y ninguno muri6 no s61o
en esta parroquia sino tampoco en la vecina
donde habian tambi6n recibido la medalla
de Maria Auxiliadora.

*5*
Habiendo un niio quedado tullido 6 causa
de una enfermedad, necesitaba ser condu-
cido en brazos por los suyos. En la mafiana
del 22 de junio mientras yo celebraba la misa
en el altar de Maria Auxiliadora en Turin
y unia mis oraciones a las de la familiar para
obtener la salud del nifio, 6ste comenz6 ,
andar expeditamente con asombro general.


El mismo dia, A la misma hora, una mu-
jer que habia perdido la vista recomi6ndase
a Maria. Auxiliadora y repentinamente so
siente perfectamente sana.
.*
En la noche del tres de abril, dia de do-
mingo de ramos, habiendo ido A predicar a
otra iglesia cogi una pulmonia y el Jueves
Santo recibi el Santo Viatico.
Mas como una piadosa seiiora escribiera A
Ud. pidi6ndole oraciones por mi salud, no
tard6 en restablecerme, y el 24 de mayo,
dia de Maria Auxiliadora, he tenido la sa-
tisfacci6n de cantar una misa de acci6n de
gracias en el altar consagrado A ella.
i Ah I cuAntos motives tenemos para ma-
nitestarnos constantemente reconocidos &,
Maria.
BARTOLOME AIMO
Rector.

Una medalla de iMaria Auxiliadora.
Muy REV. SEro, :
Hace poco que le envi6 una limosna para
que tuviera A bien celebrar una misa por la
salud de mi padre enfermo de gravedad.
Ahora le ruego que d6 las gracias a los Sa.
grades Corazones de Jesfis y Maria. Cuando
ya so desesperaba de obtener la curaci6n do
mi padre, anciano de 81 aflos, le aplique
sobre la cabeza una medalla quo en una de
sus cars represent al Sagrado Coraz6n do
Jesfs y en la otra A Maria Auxiliadora. Y
mejor6 instantAneamente. Recay6 tres veces
y las tres veces volvi A aplicarle la mila-
grosa medalla, al contact de la cual mejo-
raba en 'el acto.
Habia dicho el doctor que si despues del
primer ataque ocurria otro era asunto de
horas; en case contrario podria vivir afin
algunos pocos dias.
Ouando puse por primera vez la medalla
sobre la cabeza de mi padre era mediodia,







- 157 -


y en la tarde se sentaba A comer con noso-
tros. Indecible fu6 la sorpresa del doctor y
de toda la familiar.
JUSTINA PARMA.
Vittorio, 18 de Julio.

BARCELONA

Bajo la presidencia del M. I. Dr. Cort6s,
candnigo penitenciario de esta Santa Iglesia
Catedral, y del I. Dr. Sala, verific6se en la
tarde del 15 del corriente mes de agosto la
repartici6n de premios A los alunnos del
Institute Salesiano de Hostafranchs.
La espaciosa sala destinada al efecto estaba
atestada de nilos. Ameniz6 el acto la banda
musical del mismo Institute, ejecutando un
extenso y brillante program.
Al concluir la funci6n el senor Director
del Colegio di6 una breve relaci6n de las
obras realizadas por los hijos de D. Bosco
en favor de aquella barriada.
Por ella result que durante el curso acad6-
mico de 1891-92 asistieron A las classes de
parvulos, de solfeo, mfisica, nocturnas, y
section superior 6 inferior, unos 671 alunnos.
Las primeras Comuniones ascendieron A 118.
Ademas, para estimular A esos pobres nifios
al exacto cumplimiento de sus deberes se
repartieron 1,089 premios, consistentes en
blusas, pantelones, camisas, alpargatas,
libros, etc.
Muy satisfechos quedaron cuantos asis-
tieron a tan important acto, y al salir todos
decian: cI Lastima que no haya una Casa
salesiana en cada barrio de esta ciudad! ,
(Diario Cataldn).




HISTORIA DEL ORATORIO DE 8. FRANCISCO DE SALES


CAPITULO VIII.

(Continuacidn).
< Pero a las empanadas es menester remo-
jarlas, > agrega dicho senor, y en conseouencia
manda de regal al Oratorio una cantidad de
excelente vino de sus viiias de Monferrato. <
Quiero ver, dijo, el efecto que dos tragos de
buen vino produce en estos chicuelos, > y lo
vi6 con gran satisfacci6n. Despu6s de cinco
minutes que habian bebido el primero ya no
cabian en el pellejo : la charla so convirti6 en
algazara y repetianse sin interrupci6n los
vivas al Sr. Marquds. Era un inocente ani-
made espectAculo de carnaval. Al servirles un
nuevo vaso, en vista de la alegria llevada
al colmo, Don Bosco pidi6 al Sr. Marquds


que le permitiese bautizar el vino a fin de
evitar alguna travesura de Baco.
Si grande fu6 en aquel dia el content de
los nifios mayor fea el del senor Marqu6s.
La f6 y piedad que guiaban sus acciones le
hacian recorder con intima satisfacci6n las
palabras del divino Salvador: Todo lo que
hiciereis en mi nombre por el Iltimo de los
mros por mi lo hacdis; sentiase feliz con ha-
ber proporcionado algunos ratios de alegria
a pobres niios, que rogarian a Dios le re-
compensara con un eterno premio. Creo ye
que en atenci6n 6 su caridad el Senor le
concedi6 la gran paciencia, resignaci6n y for-
taleza que jams le abandon en las grande
pruebas con que acrisolada su vida se pre-
par6 a una preciosa muerte.
N:o fu6 menor la alegria que este apreciable
sefor proporcion6 el dia de san Luis a mAs
de ochocientos ni~os, reunidos en el Ora-
torio a celebrar la fiesta del especial patrono
de la juventud. Hizo dar de nuevo A todos
pan en abundancia y una buena tajada de
salchich6n, tan estimado en el Piamonte.
Alzdndola en el aire y mirAndola de cerca
los nifos exclamaban: N.o seo e Superga.
SBravol INo se ve Supergal
Es esta una frase familiar entire nuestros
alumnos para indicar el espesor de una ta-
jada de queso 6 de salchich6n: si es tan sutil
y transparent que mirando al trav6s de ella
puede verse Superga, colina situada al nord-
este de Turin, no merece tantos aplausos
come cuando nada se divisa: y de estas fil-
timas eran las regaladas por el munifico
senor Marqu6s.
Actos de caridad semejantes del Sr. Mar-
qu6s Fassati y de otros bienhechores servian
de estimulo eficaz, para que los nifios con-
currieran A la ensefianza del catecismo y re-
ligiosas funciones del Oratorio. Asi se reali-
zaba en ellos la sentencia del Evangelio:
Buscad primeramente el reino de Dios y su
justicia, que lo demds se os dard por afiadi-
dura.
Y conviene recorder aqui A los directors
y promotores de los Oratorios festivos, que
para obtener la asistencia de los j6venes son
necesarios los honestos entretenimientos. Sin
este aliciente la mayor part de los ninios
pudiendo hacer su propia voluntad, unos
porque son huarfanos y otros porque sus
padres no cuidan de ellos, no se sienten
movidos A asistir A las funciones sagradas y
A las instrucciones religiosas, como que todos
ellos per su vivacidad y ligereza huyen la
seriedad de estos actos y el sujetarse a una
atenta vigilancia. Es pues menester atraerlos
come 6 las moscas con la miel, y por lo tanto
6 fin de que un Oratorio festive prosper se
requieren diversiones, juegos, recreos amenos
y suma bondad y amabilidad; conviene ade-
mAs de tiempo en tiempo una representaci6n
teatral bien-escogida para su condici6n, al-
gana feria o rifa, regalillos, paseos, merien-






- 158 -


das, etc. Con esto los Oratorios llegan &
ser un colmenar de chicuelos, que en caso
contrarfo irian ociosos y vagabundos 4 hor-
miguear en las calls y plazas, expuestos a
todo g6nero de peligros, sin Dios, sin f6 y
sin ley. Tristes ejemplos vemos de ello en
Italia y Francia, en Espaia y en todas par-
tes: rapaces que crecen en suma ignorancia
y abandon, dando rienda suelta 4 sus ma-
los instintos y pasiones, los cnales corrom-
pido el coraz6n Ilegan 6 ser bajo un nombre
mis 6 menos especioso verdadera calamidad
de las naciones. Tiempo es de que los favo-
recidos con los bienes de fortune procuren
evitar peores consecuencias y que hagan el
sacrificio de algunas monedas y de algo de
lo que consume en el lujo y mil placeres.
Si mas se espera quiz, no sera ya tiempo y
con mayor detrimento propio y ajeno habran
de lamentar los frutos de la anarquia y de
esa escuela, que hasta se gloria de rendir
culto A Satan s, enarbolando bandera negra
al grito de Viva el inferno.
Conviene aprovechar las enseianzas de la
historic y recorder que el Seior se sirve 6
veces de los mismos males para castigar la
indiferencia de los que pudiendo salvar 6 la
juventud la dejan perderse. El presenti-
miento de dias terrible y nefastos es gene-
ral: todo parece indicarlo. ; Qu6 la caridad
y beneficencia nos alcancen la misericordia
de Dios y detenga el brazo de su justicia!
Si, a Dios gracias, aumentaba la benevo-
lencia de los hombres con el Oratorio, to-
mando 6ste mayor incremento crecian sus
necesidades. Durante los ailos de 1854 y 55
sobrevino una gran miseria, con la cual se
llen6 el Asilo de nifios pobres. Como faltara
lugar para mins, A Don Bosco sele partia el
alma con verse obligado 6 negarse ( aceptar
hu6rfanos sin el menor amparo. Unos venian
recomendados por el Sindico Procurador,
otros por elintendente 6 Prefecto de la Pro-
vincia y no era rare que alguno llegase en-
viado por los ministros del Rey. Agr6guese
que el aflo 1855 fu6 funesto para el Pia-
monte y de gran pena para Don Bosco y sus
hijos.
En el espacio de pocos meses cinco per-
sonas de la familiar real fueron arrebatadas
por la muerte, centre ellas el sabio y esfor-
zado Fernando de Saboya-Carignano, Duque
de G6nova, y las reinas Maria Teresa y Ma-
ria Adelaida, dos angeles de la Corte y dos
madres de los pobres. Maria Teresa mujer
de Carlos Alberto y madre de Victor Ma-
nuel II, favorecia al Oratorio con importan-
tes limosnas: una vez mand6 mil liras como
sufragio por su esposo difunto, y otra ha-
bi6ndole escrito Don Bosco en gran necesi-
dad le envi6 sin demora igual cantidad. No
fueron esas las inicas. ocasiones en que sir-
vi6 de instrument de la Providencia a Don
Bosco y asi su muerte hubo de ser sentidi-
sima."


Por otra parte la guerra de Crimea y es
pedici6n de 15,000 soldados piamonteses en
ayuda de los turcos, ingleses y franceses en
contra de la Rusia; el oidium que destruy6
las villas mds florecientes de la provincia;
la escasa cosecha obtenida en el aio; la rea-
parici6n del c6lera en Cerdefia y otros con-
tratiempos afligieron a ricos y pobres, y prin-
cipalmente 4 las obras que come nuestro
Asilo se sostenian con la caridad pfiblica.
Pero Dies manifestaba de cuando en cuando
que no obstante los males tiempos no aban-
donaba 5 sus pequeouelos. Un dia que Don
Bosco salia precisamente de casa 6 buscar
algfin socorro so le present el senior conde
Renato de Agliano, gentilhombre no menos
ilustre per su noble origen que per sus sen-
timientos de cristiana piedad, el cual le dijo:
< Mi esposa ha caido enferma de gravedad;
tenga la bondad de pedir 6 Dies por su
salud y de recomendarla A las oraciones de
sus nines.
Y al mismo tiempo le did una limosna que
correspondia 6 la mitad de lo que se debia
al.panadero. Don Bosco di6 las gracias al
caritativo caballero, le alent6 A confiar en
el Seeior y le aiiadi6 que con semejante li-
mosea obligaba al Oielo en cierto mode 6 con-
cederle lo que deseaba. Entre tanto en la mi-
sma tarde Don Bosco hizo que los niios comen-
zaran 6 rezar un Padrenuestro y Avemaria
per la curaci6n de la enferma.
Al tercer dia vuelve el Conde al Oratorio
y cuenta agradecido 6 Don Bosco como, con
gran asombro aun de los mddicos, ha desa-
parecido el peligro y su esposa empieza A
convalecer. Reconocido al favor obtenido
de Dies le entrega en nombre de ella una
limosna igual h la anterior, que sirvi6 para
saldar la cuenta del pan.
Estos actos de caridad en que se advertia
lo extraordinario y prodigioso infundian Don
Bosco gran confianza en la bondad de Dies
y al mismo tiempo le sugerian las industries
mas amorosas para cuidar de sus ninos.
Solicito come una madre en que nada les
faltara, y temeroso al mismo tiempo de abu-
sar de la generosidad de sus bienhechores,
crey6 convenient ocurrir 4 la caridad pi-
blica, y organize al efecto en 1854 una nueva
rifa, con billetes de veinte c6ntimos. < Hace
dos afios, decia, solicitamos la caridad de
los files para fabricar iglesia y casa, ahora
recurrimos 6 ellos para apagar el hambrr
estudiantina. Nombr6 en consecuencia una
comisi6n compuesta de sus mejores amigo;.
pidi6 la facultad necesaria, y luego se dip
Srepartir billetes por todas parties: A los pd
rrocos y obispos, a las autoridades civiles y
senadores y hasta a los ministros del Rey:
procur6 no olvidar a persona alguna acomo-
dada, dando asi ocasi6n de hacer el biep
A tantos nifios pobres que la divina Provi
dencia le habia confiado. Pero come aparc-






- 159 -


iera otra vez el c6lera, fu6 menester aplazar
a obra para fines del aino siguiente.
Cada paquete de billetes iba acompailado
de una carta A este tenor:
Turin 8 de mayo de 1854.
Las calamidades ocurridas en el present
aio y el haber quedado hu6rfanos y desam-
parados muchos niflos pobres con ocasi6n
del c6lera me han obligado A aumentar el
nftmero de asilados recogidos en el Oratorio,
de mode que ya son cerca de ciento. Ha-
U11ndome en suma indigencia y sin saber A
donde volver los ojos para mantenerlos, he
seguido el parecer de distinguidos y exce-
lentes sujetos y resuelto obtener los recursos
indispensables por medio de la rifa de al-
gunos cuadros. Cumplidos ya los requisitos
legales, y al tratarse ahora de distribuir los
billetes, me dirijo 4 los bienhechores, cuyos
piadosos sentimientos me son bien conocidos.
Me animo por esto a enviar..... a U. y 4
rogarle so sirva colocarlos entire las personas
caritativas de su conocimiento. En caso que
no fuera A U. possible la colocaci6n de todos
ellos ni tomar los quo le sobren agradeceria
6 U. so sirviera devolver 6stos filtimos 4
cualquiera de los miembros de la Comisi6n
establecida al objeto, del mismo mode que
el dinero correspondiente 4 los demAs.
Habria deseado no tener que molestar A
U. en manera alguna; pero confio en qune
U. se dignari excusarme al tratarse de la
subsistencia misma de tan desgraciadas cria-
turas.
Sirvase U. aceptar la expresi6n de mi mds
profunda gratitud en tanto sera para mi un
deber unirme a las oraciones de los pobres
hijos que he adoptado, 1 flu de que el Senor
come a U. y A los suyos de bendiciones en
la vida present y de felicidad en la future.
Soy de U. con todo respeto y afecto
A. S. .y C.
JUAN Bosco
Sacerdote.
Grande y consolador fu6 el resultado que
consigui6 Don Bosco en tal circunstancia,
come que todos aceptaron los billetes y man-
daron el valor afiadiendo palabras de aliento.
Son de notarse entire los que concurrieron A
ello el Sindico Procurador y el Ministro del
Interior Ratazzi quienes contestaron a Don
Bosco como sigue :
Turin, 13 de mayo de 1854.

REVMO. SENORu:
Me apresuro 6 manifestarle, aunque hr-
mildemente el vivo deseo de concurrir 4
cuanto puede tornar de utilidad a los Ora-
torios Festivos, iniciados y dirigidos tan sa-
biamente por V. S. R. para el bien moral
y material de los niios abandonados; y me


consider muy afortunado con acompailarle
el precio correspondiente 4 los cien billetes
de la rifa en beneficio de los Oratorios. Hago
votos por que sus obras obtengan la protec-
ci6n mny merecida de que son dignas y quedo
de V. S. ,
A y S. S.
Cav. NOTTA
Sindaco de Turin.
*
Turin, 12 de mayo de 1854.
ILMO. SEROR :
Tengo el mayor gusto en concurrir a la
piadosa obra instituida para mantener A los
niios del Oratorio de S. Francisco de Sales.
Le incluyo L. 40 juntamente con los 200 bi-
iletes recibidos. Agradezco a V. S. me haya
invitado A tomar parte en dicha obra y tengo
la honra de suscribirme con todo aprecio de
V. B. I.
U. RATAzzI.
A algunos lectores causarA maravilla saber
ue el ministry Ratazzi manifestara tal in-
er6s por Don Bosco y su Obra, pues bien
conocidas son las opinions political de di-
cho Ministro y cuinta parte tom6 en ciertos
hechos dolorosos, de que no es aqui el lugar
de tratar. Prescindiendo, pues, de su poli-
tica, la gratitud nos obliga A recorder que
mire siempre con gran benevolencia al Ora-
torio y Asilo. Solia decir quo el Gobierno
esta obligado a proteger tales instituciones
que cooperan eficazmente al bien del erario,
con evitar el recargo de cuidados en la po-
licia y el establecimiento de nuevas prisio-
nes, con precaver nuevos germenes de mi-
seria y desorden y aumentar el nfmero de
brazos fltiles & la prosperidad national. A-
lentaba por tanto a Don Bosco A continuar
en su obra, le enviaba subsidies, le conflaba
la instrucci6n de varies muchachos y lleg6
hasta colocar en el Oratorio al joven Cesar
Ratazzi, su sobrino, y cada vez que subia
al Ministerio se dignaba hacer saber A Don
Bosco que, durante el ,tiempo de su cargo,
nada debia temer. Estos ben6volos senti-
mientos para con Don -Bosco databan del
dia en que le habia personalmente conocido
en el mismo Oratorio. El hecho es el si-
guiente:
Una dominica do abril de 1854, despu6s
de oida la misa y de varias practicas de
piedad los nifios habian tenido un recreo,
torado desayuno y 4 eso de las diez y media,
de nuevo en la iglesia, oian una instrucci6n
de Don Bosco sobre historic eclesiAstica.
Mientras hablaba entr6 por la puerta que
daba al exterior un caballero que nadie co-
nocia, tom6 asiento y so pliso 4 escuchar
sin movers hasta terminada la instrucci6n.
Habia Don Bosco comenzado el domingo







- 100 -


anterior A referir la vida del Papa San Cle-
mente y contaba aquella maiana c6mo, per
odio 6 la religion cristiana, el Emperador
Trajano le habia desterrado al Quersoneso
,(hoy dia Crimea) el misiao aio que comenz6
alli la famosa guerra. Terminada la narra-
ci6n era costumbre que interrogara 6. varies
nifios para grabarles mejor en siu mente la en-
sefianza moral que debia deducirse. Asi los
obligaba a estar mAs atentos y daba mds
interns a la enseilanza. Hizo, pues, una pre-
gunta a uno de los nifios externos, y & este,
contra lo'que era de esperarse, le ocurri6
proponer una cuesti6n, si bien apropiada al
case, importuna y en tales tiempos un tanto
peligrosa. Si el Emperador Trajano co-
meti6 una injusticia, desterrando al Papa
San Clemente, observ6, sin duda ha becho
mal el actual Gobierno en desterrar a nues-
tro Arzobispo, el Ilmo. Sr. Fransoni. Don
Bosco le respondi6 tranquilamente: No es
6ste el lugar de decir si nuestro Gobierno
ha hecho bien 6 mal en desterrar 6 nuestro
venerable Arzobispo; de tal hecho se ha-
blar6. su tiempo; pero a la verdad queen
todos los tiempos, desde el origen del cris-
tianismo, han hostilizado y perseguido par-
ticularmente a los jefes de la iglesia: pon-
tifices, obispos y sacerdotes, porque creen
que derribadas las columns ha de caer el
edificio, y que hiriendo al pastor ban de
dispersarse las ovejas y ser presa de lobos
rapaces. Por lo tanto cuando oimos decir
que 6ste 6 aqu61l papa, 6ste 6 aqu61 obispo
6 sacerdote han sido condenados 6 una pena;
come destierro, prisi6n 6 muerte, no de-
bemos desde luego career que hayan side ver-
daderamente culpables, porque bien pueden
haber side victims de sus deberes, come
los Ap6stoles y tantos m6rtires y santos. Por
otra parte debemos tener present que el
mundo, el pueblo hebreo y Pilatos conde-
naron A morir en la cruz 4 nuestro divine
Redentor cual impio blasfemo y sedicioso.
Aiiadi6 todavia algunas otras reflexiones
sobre el deber que cada uno tiene de
mantenerse firme en la fe y en la venera-
ci6n y respeto 6 los ministros de la santa
Iglesia y habi6ndose en seguida rezado un
Padrenuestro y Avemaria en honor de san
Luis Gonzaga y cantado ua himno A Jesus
y Maria, salieron los ninos 6 recreo. Tras
de ellos sali6 el indicado caballero y mani-
fest6 su deseo de hablar con Don Bosco. In-
troducido 6 la habitaci6n de nuestro Padre
y cambiado un saludo entabl6se la conver-
saci6n, oida del niflo que le habia condu-
cido, y, que en atenci6n las dificultades
ya ocurridas, habia quedado alli hasta que
Don Bosco le hubo mandado retirarse.
Don Bosco. i Con qui6n tengo el honor de
hablar I
Batazzi. Con Ratazzi.
.D. B. I COn Ratazzi! L el c6lebre dipu-


tado, president del Congreso y ahora Mi-
nistro del Rey ?
R. Precisamente.
D. B. (Sonriendo). t Puedo entonces pre-
pararme para ir 6 la cArcel?
*. h Por qu6 I
). B. Por lo que VS. acaba de oir en la
iglesia con respect al Ilmo. Sr. Arzobispo.
R. De ninguna manera. Sin entrar 6 apre-
ciar la mayor 6 menor oportunidad de la
pregunta, U. ha dado muy sabia respuesta,
y ning6in Ministro del mundo podria hacerle
ni la menor inculpaci6n. Por lo demAs dun-
que no sea la iglesia para tratar de political
y menos con estudiantes, ain incapaces
de apreciar debidamente las cosas, 6 nadie
es dado renegar sus propias convicciones en
presencia de quien quiera que sea. Agr6-
guese que un Gobierno constitutional y sus
ministros son responsables de sus actos, los
cuales pueden ser puestos en tela de juicio
por cualquier ciudadano y per consiguiente
por Don Bosco. Yo mismo sin convenir en
todo con las ideas y preceder del Ilmo. Se-
for Fransoni me felicito de que la several
media tomada contra 61 no halla ocurrido
durante el ministerio de que formo part.
D. B. Siendo asi, concluy6 festivamente
Don Bosco, puedo afn respirar el aire libre
de Valdocco...
A este exordio sigui6 una conversaoi6n
come de una hora en la cual Ratazzi se in-
teres6 en saber prolijamente el origen, objeto,
progress y fruto del Oratorio y Asilo; y
colo persona de ooraz6n le tom6 tal Sim-
patia que fu6 ya para nosotros un amigo y
protector. Asi lo dispuso la divina Provi-
dencia para que en las dificultades que 6
menudo ocurrian en tan tristes tiempos Ra-
tazzi, persona influyente en el Gobierno y
tantas veces ministry, sirviera de apoyo a
la obra de Don Bosco y le librara de grades
danos. Asi tambi6n se sirvi6 Dios de un pode-
rose ministro en tiempo deNabucodonosor para
favorecer A Daniel y sus compaileros. f1 no
cambia y es siempre padre providente. Fe-
lices los que le 'aman y en f1i confian.





: ,, il ..


Con appobadihu de la Autoridad Eclesiistica Garente JOSA GAIBINO
Turin, 189t Tipograffa Saleslana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs