Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00009
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text











BOLETIN SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos & fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8).
Atiende & la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la ensefianza.
(I TnIOTHi. Iv, 13.)
Entre las cosas divinas, lamAs di-
Svina, es la de cooperar con Dios
&la salvaci6n de las almas.
S(S. DIONISI.)
l1 amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
dones, que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FnANC. de Sales).


Quien recibiere & un niiio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. xvIII.)
Os recomiendo la iinez y la ju-
ventud ; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir.del vicio y & prac-
ticar la virtud
'Pro IX.)
Redoblad todas vuestras fuerzas
a fin de apartar & la nifiez y
juventud de la corrupci6n e
incredulidad y preparar asi una
nueva generaci6n.
(LEON XIII.)


-4-N( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )3+-
~ . .- . ( .. ; -Y~V -- .... -. *4


SUMIARIO.
La Piadosa Obra. Participaci6n al fruto spiritual de
seis misas cotidianas perpetuas.
Un secret para ser rico.
Es tiempo de obrar.
ITALIA. FAbrica de papel en Mathi, 6 imprenta del
Oratorio de San Francisco de Sales.
Mons. Juan Cagliero, Ilmo. Obispo de Magida y Vi-
cario Apostolico de Patagonia.
Gracias de Maria Auxiliadora.
Fiesta de familiar en nuestro Oratorio de Turin.
Conferencias Salesianas en Faenza, Parma, Lugo, To-
lentino, Milan etc.
TIERRA SANTA: Belea. Asilo de la Santa Familia.
F1RANCIA. Talleres Salesianos de San Pedro en Niza.
Historic del Oratorio de San Fiancisco de Sales.

-L --- -_ -- .


LA PIADOSA OBRA

Participaci6n al fruto spiritual
de seis misas cotidianas perpetuas.
Como el santo Sacrificio sea la reno-
vaci6n del padecido por Nuestro Sefior
Jesucristo en la cruz para obrar nuestra
redenci6n, no hay 6 los ojos de Dios ho-
menaje alguno mis apreciable y meri-
torio. Ni las oraciones y buenas obras,
ni las penitencias y martirios de todos


los santos, ni las alabanzas de today la
corte celestial son inada comparados con
el sacrificio que el Hijo de Dios hace de
su cuerpo y sangre adorables. El valor
de la misa es inlinito. Por grande que.
sea la ifgratitud de los hombres 6 in-
numerables que sean sus crimenes el
Santo Sacrificio aplaca la divina justicia
y es origen de nuevas 6 inagotables mi-
sericordias. Si queremos implorar perdon
y reparar nuestras culpas, obtener la vic-
toria de nuestras pasiones y la perseve-
rancia en el bien, la preservacion de los
peligros que nos amenazan y la prospe-
ridad en nuestros intereses materials, la
curaci6n de una unfermedad y la paz de
nuestra casa y familiar no hay plegaria
ni ofrenda alguna ris eficaz que el santo
Sacriticio. De aqui que sea el sol de los
ejercicios espirituales, el coraz6n de la
devoci6n y el centro del cristianismo, en
sentir de san Francisco de Sales.
Provechoso en sumo grado a los vivos
no lo es menos a las alas del Purga-
torio. Descendamos alli con el pensa-
miento y oigamos a aquellas almas que
parten el coraz6u con sus gemidos: alli
estd quiz nuestro padre 6 madre, un
hermano, un amigo..... Esas almas hijas


Publicacift monsiial.


ANO V11. -- N. 9.


SETIENIBRE do. 1892.







- 130 -


del Cielo y herederas de la gloria aspiran
con vivas ansias 6 la patria eterna. Sin
quejarse de Dios, cuya justicia y santidad
adoran y bendicen, padecen indecibles
tormentos y claman dici6ndonos: Tened
piedad de nosotras; no nos olviddis tan
pronto; aliviad por caridad nuestra suerte,
que sabremos despuds ayudaros generosamente
desde el cielo.
I Y cudl es el sufragio que prefieren ?
L Qu6 nos dicen ellas mismas en las vi-
siones con quo han sido favorecidos tan-
tos siervos de Dios? Haced que se
apliquen algunas misas en favor nuestro,
es lo que repetidamente exclaman.
Ahora bien: no todos pueden hacer
grades limosnas ni mandar celebrar
tantas misas como su devoci6n les ins-
pira, ya para beneficio propio, ya para
el bien del pr6jimo y en especial de los
difuntos; pero rara es la persona 6 quien
no es possible aprovechar los beneficios
de la Piadosa Obra establecida en la igle-
sia del Sagrado Coraz6n de Jesius en
Roma, obra aprobada, bendecida y elo-
giada por el Santo Padre y para gozar
de la cual, como en otra ocasi6n lo he-
mos dicho, basta concurrir con la limosna
de una peseta para el Asilb del Sagrado
Coraz6n, fundado en Roma por el Insti-
tuto Salesiano, con el fin de albergar y
educar niios pobres.
La importancia de esta Obra, las gran-
des ventajas que report a los files nos
mueve a llamar de nuevo la atenci6n
sobre ella.
Con la limosna de una peseta, que se ero-
ga tan sdlo una vez, el donate tiene dere-
cho de former intencidn para la celebracido
perpetual de seis Misas diarias, en la iglesia del
Sagrado Coraz'n de Jestis en Roma, tanto
para proveclw propio como de otras personas,
vivas 4 difuntas, y de cambiar la intencidn
cuantas veces quiera.
Puede inscribirse tambi6n A los par-
vulos, a los ausentes y A cualesquiera
personas, aunque ellas lo ignoren y asi-
mismo A los difuntos.
Deseando participar 6 hacer participar
mds abundantemente del fruto de la Pia-
dosa Obra, cada uno puede repetir dicha
limosna de una peseta y multiplicar cuanto
gusted las inscripciones para si 6 para otros
sean vivos 6 difuntos.
Todos los inscritos, 6 mas de la apli-
caei6n de las Misas, participardn perpe-
tuamente: 1 de la recitaci6n del santo
Rosario y bendici6n con el Sautisimo


Sacramento que cada dia tienen lugar en
aquella iglesia; 2 de las funciones reli-
giosas que dia A dia so celebran en la
capilla de los nifios del Asilo; 3 de la
Misa que diariamente oyen los alumnos;
4 de todas las demis funciones, novenas,
fiestas v solemnidades que se celebran en
dicha iglesia y capilla; 50 de todas las
oraciones y buenas obras del Instituto
Salesiano y alumnos de suis casas, co-
legios, asilos, oratorios festivos, misio-
nes, etc.




UN SECRET PARA SER RICO


Oay6 en manos de cierto joven un
libro titulado: << Medio fdcil de ser rico,
puesto al alcance de todo el mundo. > Ima-
ginaos si despertaria su interest. i Ser
rico! era su suefio dorado.
El libro decia entire otras cosas lo si-
guiente: < Ahorrad un centavo en cada
uno de vuestros gastos y series siempre
rico... Tened una caja cuidadosamento
cerrada y obligaos A depositar todos los
dias en ella una moneda del valor que
querais: al fin de un afio os encontrar6is
con un tesoro... Gastar sin necesidad al-
gunos c6ntimos cada dia es arrojar por
la ventana algunos escudos al afio, un
caudal al cabo de diez afios... Aplazad
para maiiana la compra de un objeto que
deseais procuraros hoy..... maiiana quiza
lo eucontrar6is menos necesario. Separad,
entonces, el dinero que os hubiera costado
y ver6is en poco tiempo la gran suma
que hab6is economizado.
Esta lectura le hizo reflexionar. Su
pensamiento fu6 subiendo, subiendo hasta
llegar A una region superior. El angel
tutelar parecia murmurar algunas pa-
labras a su oido y decirle: < Haceos do
tesoros en el cielo, donde ni el moho ni
la polilla los consume, y en donde los
ladrones no los desentierran .ni roban...
Si tennis much, dad bastante; si poco
(lad de lo poco con buen coraz6n; asi os
hardis de un gran tesoro para vuestros
dias de apremio... El que da a los pobres
no conocerd la pobreza... Haced limosna
y Dios os recompensara.
En verdad, razon6 consigo mismo, de
cuantos gastos he hecho, lo mejor apro-







- 131 -


vechado es lo que esta puesto en la
cuenta de mis buenas obras y harA valer
mi angel de guard el dia que se me
Lame a juicio.
Alentado con estos pensamientos, tom6
con placer una moneda y se dijo: La
depositary en el banco del cielo... Y fu6
anotando en su libro: Para los pobres...
Para enfermos... Enseiianza catolica... Pro-
pagacidn de la fe... Obra de la Santa In-
fancia... Olla del pobre... Construccidn de
un templo...
Oumpli6 asi las inspiraciones de su 'angel
que parecia decirle: Dios es ahora vuestro
deudor... Os pagard el ciento por uno : estad
seguro.. Y jams revisaba su libro de
cuenta sin sentir inexplicable satisfacci6n.
Muchos creen ser dueios absolutos de
los bienes que poseen, de tal modo que,
en su concept, si quieren, pueden hasta
arrojarlos al mar. Error lamentable y fu-
nesto. Dios infinitamente just, sabio y
pr6vido, al crear ricos y pobres, ha im-
puesto 6, los primeros el deber de ser li-
mosneros, sin altivez, reconocidos Ai la
bondad de Dios, dispensador de todo
bien; y A los segundos el de ser pacientes
en la indigencia y agradecidos a sus
bienhechores. Quien viste con esplendor
admirable los lirios del campo y propor-
ciona alimento a las aves atiende con
providencia inefable A los pobres. & No es
acaso su padre como lo es de los ricos?
Si, ciertamente, y los ama tanto que
el bien que A, 6stos se hace lo consider
como hecho a El mismo, y no deja
sin recompensa ni un vaso de agna dado
en su nombre. Y tanto estima Dios la
caridad con los pobres, que dice; Dad y
se os dard. Es mds ventajoso dar que re-
cibir. Parte tu pan con el que tiene hambre
y da alberguie 4 los pobres peregrinos, cubre
al desnudo y no desprecies la care con que
has sido formado. Si esto haces, brillards
como la luz de la maiana, y tu virtud ird
delante de tu casa y colmado serds de gloria.
Entonces invocards el Seior y te oird; cla-
mards y te dird: Aqui estoy. Bescata
tus pecados con la limosna. El que es miseri-
cordioso con el pobre, presta al Soeior con
interns, y el SeiLor le pagard con creces.
Dichoso el que atiende al pobre; en el dia
malo le library el -Seior (1).
Es m6s: impuesto el precepto de la
limosna con los bienes superfluos al pro-

(1) Isaias, LVIII. Dan. IV, 24. Prov. xix.
Ps. XL, 1.


pio estado, al que quiere Ilegar a la per-
fecci6n Dios le ayuda ain con particular
consejo. IY qu6 consejo le da? Si quieres
ser perfect, le dice, vende todo lo que tienes
y dalo d los pobres, con lo que poseerds un
tesoro en el cielo (1).
No es una metafora ni una hip6rbole,
sino palabra infalible y consoladora, quo
vemos cada dia puesta en practice en el
seno de la Iglesia. Esto es lo que hacen
cuantas personas entran en religion. Re-
nuncian a todo y nada pueden poseer:
su tesoro lo tienen entero en el cielo.
Mas si no a todos es dado seguirlos,
a6 nadie faltan medios de hacer limosna.
Basta quererlo. No est6 la mano exten-
dida para recibir y encogida para dar (2),
porque el Sefior puede entonces quitarnos
lo que nos ha dado, y porque nos priva-
mos asi de bienes indeciblemente mayo-
res. San Felipe Neri marchaba en cierta
ocasi6n por un camino apartado cuando
se le present un angel en figure do
pordiosero que le tendi6 la mano supli-
can,te. Felipe le dii todo el dinero quo
Ilevaba. g Muy bien, Dios to lo pagari,
le dijo el mendigo; yo queria probar tu
earidad. > Y desapareci6. Oierto dia de
invierno San Martin encontr6 en Amiens
un hombre casi desnudo que pedia li-
mosna. Movido a compasi6n y sin tener
otra cosa que sus armas y trajo military,
desenvain6 la espada, dividi6 su capa y
di6 la mitad al pobre para que se cubriese.
Tan bella acci6n no qued6 sin recom-
pensa. Durante la noche siguiente Martin
vi6 a Nuestro Sefior revestido con aquella
media capa y oy6 que decia a una corte
de angeles que le rodeaba: < Martin,
catecdmeno ain, es quien me ha dado
esta capa. >>
La vida de los santos esta Ilena de
rasgos semejantes y de manifestaciones
divinas no menos sorprendentes. Si no
los imitamos en la penitencia, imitemosleA
en la caridad, y atraeremos las bendi-
clones del Senor sobre nosotros y nues-
tros bienes, sobre nuestros interests tem-
porales y eternos.

(1) S. Lucas, cap. xix.
(2) Eccles. Iv.


A5~







-1~32


ES TIEMPO DE OBRAR
contra la prensa impia y perniciosas
lectures.

El profeta David con vivo entusiasmo de
amor y colo se dirigia a Dios Nuestro Sefior
dici6ndole:-- Es tiempo de obrar, Senor:
tus enemigos ban arruinado tu ley.
En nuestros dias esta misma aspiraci6n no
deja de ser oportunisima. Los enemigos de
la Iglesia y de la religion, los onemigos de
Dios no descansan, antes bien tratan de
arruinar, destruir y disipar todo lo que sabe
de religioso y moral.
Niegan las verdades reveladas por Dios,
desprecian las leyes divinas, blasfeman a Je-
sucristo y a su Evangelio, hacen guerra A
la Iglesia y a sus ministros, inventan men-
tiras y calumnias, profesan y divulgan doc-
trinas perversas y deshonestas, corrompen
las mentes y corazones de todos. Y al con-
siderar semejanto desgracia, A qu6 Animo ge-
neroso podria impedirnos exclamar hoy con
el santo y real Profeta: Es tiempo de
obrar, Seflor, puesto que los pecadores han
llegado ya al colmo de su malicia y arrui-
nado tu santa ley ?
Si, rdguemos a Dios Nuestro Senor se digne
refrenar el impetu de sus enemigos; pero al
mismo tiempo recordemos que a la oraci6n
debemos unir tambi6n nuestra obra. En la
antigua y nueva ley, Dios, para hacer el
bien 6 impedir el mal, se sirvi6 siempre de
los hombres que eran mas devotos suyos
para difundir la verdadera religion sobre la
tierra. Quiso fuesen sus cooperadores los sa-
cerdotes y seglares, y hoy invoca todavia
tl auxilio de unos y otros con el mismo fin,
y por esto nos dice tambi6n por medio de
su Vicario: Es tiempo de obrar, hijos
mios: despertad, levantaos y salid a la ba-
talla.
Recorded las f6rvidas palabras que nuestro
Supremo Pastor, el sabio 6 invicto Le6n XIII,
dirigia a los cat6licos en su Carta Enciclica:
Et si nos. Todos los que aman la religion
cat6lica, sepan que es ya tiempo de no de-
jarse caer por ningdun motive 'en los brazos
de la indiferencia 6 inercia, puesto que nin-
guno queda tan pronto oprimido como 61
que se abandon a una necia seguridad.
Pidamos, pues, con todo nuestro coraz6n
al Senor que nos auxilie; pero no des-
cuidemos hacer por nuestra part todo lo
que la raz6n y la religi6u nos imponen, a
fin de ser tambi6n sus coadjutores, Dei adiu-
tores. Cuando los derechos del padre 6 de
]a madre son violados, toca a los hi.jos el
defenderlos; cuando es asaltada la familiar,
cada miembro debe salir en sti defense.
Por cuyo motive deseariamos que nuestros
Cooperadores estuviesen alerta y excitasen su


celo en un punto que nos parece de suma.
importancia.
Hoy dia los enemigos causan grandes es-
tragos en la heredad del Senor, sobre todo
por medio de la mala prensa, por medio de
libros, peri6dicos y diarios impios y corrup-
tores, buscados y leidos por muchos. Todos
quieren leer y en tanta muchedumbre de libre-
jos, los mas leen lo que es malo, y absorbed
el veneno sin advertirlo.
Parecen estos tiempos los predichos por et
Ap6stol: Vendrd tiempo, dice, en que no
sufriran la sana doctrine, antes amontona-
ran maestros conform a sus deseos, por de-
leite de su oido; y apartarin los oidos de-
la verdad y los aplicaran a las fabulas.
Es tiempo que os opongais con todo vues-
tro celo a la prensa malvada; es tiempo quo
la reprimais con todas vuestras fuerzas 6
industries de vuestro ingenio.
Si, reprimidla con sostener y promover la
ditusi6n de la buena prensa, con asociaros,
suscribiros y aconsejar a otros que se sus-
criban 6 diaries y publicaciones de sanos-
principios, religiosos y morales; reprimidla-
con distribuir libros y peri6dicos buenos, con
prestarlos y regalarlos y hacerlos pasar de una
en otra mano, de familiar en familiar; reprimidla.
con seiialar la ponzoia que contioeen los
libros que tratan algo contra la religion y
las buenas costumbres; reprimidla con no
dar nunca ni siquiera un c6ntimo 6 los
que escriben, publican 6 venden hojas y li-
bros perversos; replimidla con aconsejar a
los parientes, amigos y conocidos, 6 no re-
currir jams a la prensa malvada ni para
saber noticias, ni para promover sus propios
intereses temporales; reprimidla con romper
los diaries, peri6dicos y revistas de mala.
fama, que viniesen a caer en vuestras ma-
nos, a fin de que, despu6s de haber perver-
tido quiza a alguna alma incauta no per-
viertan adn alguna otra en vuestra casa 6&
fuera de ella. Hagamos en una palabra en-
carnizada guerra a la mala prensa, guerra.
a los libros, diaries y peri6dicos contrarios.
a la religion cat6lica y. -su sana moral.
(De El Circulo Catdlico).



FABRIC SALESIANA DE PAPEL
en Mathi
1 IMPRENTA DEL ORATORIO DE SAN FRANCISCO DE SALES.
en Turin

Una flibrica do papel come ia de que he-
rmos hablado on nuestro Boletin anterior, la.
cual elabora una hoja de un metro y setenta
centimetros de ancho y de mas de qumientos-
de largo por hora; es decir una cinta capaz
de alcanzar a la cumbre de los Alpes en tres-






- 133 -


dias, represent ciertamente una organiza-
ci6n y actividad sorprendentes. Y si bien son
dignas de verse alli en movimiento. perfec-
tamehte regular y uniform las diversas
maquinas que obedecen A una fuerza motriz
de 300 caballos, y no es menos de reparar
la en6rgica 6 indispensable acci6n del agua
y del fuego para la metamorfosis de los tra-
pos: esto es de sn blanqueo mediante dila-
tado cocimiento y lavado; su coloraci6n con
sustancias preparadas al efecto, y su con-
versi6n en papel al pasar por una larga y
prolija series de cilindros metfilicos, sin em-
bargo lo que en aquel establecimiento causa
mas singular maravilla es el buen concerto
del numeroso personal que en tal industrial
se emplea, y la paz de que todos gozan ga-
nando honrado salario, con producer un papel
de bien sentada fama por su bondad y eco-
n6mico precio.
La mdquina de la fibrica esti dispuesta
de modo que con ella se puede trabajar pa-
pel de mil classes; blanco 6 de color; para
imprenta, mfsica 6 dibujo; ya el de primer
suerte destinado a convertirse en moneda
legal y corriente, ya el de marca mayor para
estampar mapas 6. cromolitograffas; tanto el
continue, que pintado y decorado se emplea
en adornar las paredes de las habitaciones,
cuanto el de estraza y otros aplicables a sin-
nfimero de curiosas industries, como flores
de mano, abanicos, quitasoles, pantallas, ca-
nastillos, faroles chinescos, etc.; sin hablar
del que plegado y conglutinado se trans-
forma en cart6n, con el cual se fabrican cajas,
bandejillas, floreros y otros objetos de arte,
mesas y hasta muebles, puertas y estatuas:
y puede verse hoy dia en Bergen (Norvegia)
una de las mds singulares aplicaciones del
papel, cual es una c6moda y graciosa iglesia
con capacidad para mil personas, y la cual
acaba de construirse finicamente con papel
cart6n, llamado por su dureza cart6n-piedra.
Con todo una fibrica semejante exige cre-
cidos gastos para su planteaci6n, y las en-
tradas de 6sta sirven aun para pagar los
costs ocasionados y los mfiltiples trabajos
establecidos por el Instituto Salesiano en
:aquella localidad.

*
Hemos dicho en nuestro articulo anterior
que gran part del papel que en Mathi se
produce pasa a servir en las imprentas del
propio Instituto; a saber, en las existentes
en Turin, San Benigno Canavese, San Pier
d'Arena, Niza, Lila, Marsella Barcelona,
Buenos Aires, Nichteroy, San Pablo y Lo-
Tona del Brasil etc.
Don Bosco, comprendiendo la gran influen-
cia de la prensa en la sociedad modern, de-
termin6 contrarrestar en la media de sus
fuerzas la difusi6n de las malas lectures, y
estableci6 desde luego en el Oratorio de San


Francisco de Sales una imprenta quo no tard6
en desarrollarse extraordinariamente.
Dicese que Guttemberg, cuando invent la
estampa, tuvo un sueno en que de un modo
aleg6rico previ6 los futures destines de aqu&-
lla. Pareci6le ver nn manantial de agua puri-
sima que daba origen a dos rins, uno de los
cuales se conservaba cristalino coinl) In fuente
misma, al paso que enturbiado el otro, su
aguas llegaban 6 ser repugnantes, malsanas
y pestilentes.
En dicho Oratorio no se contemporiza ni
transige con la impiedad.
Es curioso ver alli junto 6 unas cuatro
hermosas miaquinas para fundir tipos y al
lado de los trabajos de grabado, litografia y
estereotipia diez poderosas maquinas de im-
prenta, montadas conform 6 los adelantos
mis recientes y en constant movimiento.
Unas estampan, para nuestros Cooperadores,
los Boletincs en italiano, frances, espailol 6
ingl6s, en tanto que otras imprimen libros
escogidos para la enseiianza, ediciones ex-
purgadas de los cl6sicos y obras recomen-
dables de todo genero.
Y asi como la fibrica de Mathi ocupa mu-
jeres que no cuentan con mis recurso que
su trabajo y niiias pobres dirigidas por las
Hijas de Maria Auxiliadora, los tallores de
esta imprenta dan trabajo 4 multitud de
niiios, en gran part hu6rfanos, q ao reciben
educaci6n de los Salesianos. So puelen contar
ya por millares las obras estampadas en estas
m6quinas, los libros instructivos, morales y
religiosos, entire los cuales son de notarse
los correspondientes 4 las Lecturas Catdlicas
fundadas por el mismo Don Bosco. I Qui6n
puede imaginary el resultado de tan preciosa
semilla? Cada dia somos testigos de los be-
neficios reportados con ellas, de verdaderas
conversiones obradas por la gracia de Dios
al servirse de tan humilde instrument.
En la faibrica de papel de Mathi como en
las miquinas de imprenta del Oratorio de
San Francisco de Sales se ve la mauo de
Dios que no cesa de bendecir las obras de
su siervo; por esto cuantos las visitan ex-
claman: i Es un milagro de Don Bosco!
Bien ha dicho el Excmo. Sr. Donato Vel-
luti de S. Clemente, Obispo titular de Oropa:
< No era Don Bosco un hombre rico en cau-
dales, sino que de ellos estuv-o tan desgra-
ciado y cercado de pobreza, que un solo
campo que tenia vendi6 para dar de comer
a sus chiquitos. Si algunas riquezas tuvo,
estas fueron extrema conflanza en Dios y
gran caridad para con todos. Y cu6ntase
que obr6 grande portentos que nos colman
de maravilla y que apenas puede career nues-
tra fe floja y escasa. Repetidas veces favo-
reci6 el Seilor a este humilde sacerdote con
aquellas especiales gracias que los te6logos
llaman gratis datae. Seiiores, yo nada afirmo
por cuenta propia, y refiriendo lo que s6 y
me han dicho soy muy cauto y guardarrme






- 134 -


en adelantarme al juicio de la santa Iglesia.
Pero si un Soberano Pontifice dijo que los
milagros mayores de santo Tomas de Aquino
eran los capitulos de la Suma Teol6gica,
same permitido el decir: 1 Para qu6 buscar
milagros en la vida de Don Bosco1 Sus
milagros verdaderos y mas preciosos no son
acaso sus casas, sus oratorios, y esa muche-
dumbre de nifios que ha conseguido salvar?
ANo son por ventura estos milagros bastan-
tes en calidad y nimero I Sefiores, la vida
de D'on Bosco ha sido un milagro continue:
esto puedo deciros sin que os sepa decir otra
cosa.





04NSNOR GAGTIHlO


(Del peri6dico de Viedma, titulado Bio Negro).
Este prelado distinguido de la instituci6n
Salesiana, sali6 en la filtima galera hasta
la capital federal, de donde se embarcard para
Europa.
Obrero inteligente 6 infatigable, much
part de nuestros adelantos son debidos a
su constant labor y desvelo.
Virtuoso, afable y honrado, era conside-
rado y respetado por estas poblaciones que
le han contado siempre como pastor carifioso
6 inmejorable amigo.
Deja, pues, entire nosotros el sentimiento
por su ausencia, A la vez que las huellas
preciosas de sus obras, que nos consuelan
y que no se borraran jams, porque son de
caricter transcendental, ilenas de sinceridad
y amor.
El tampoco se olvidara- de estos pueblos
en que tanto y tanto ha batallado por in-
culcar las ideas morales de la sociedad sobre
las bases s6lidas de la religion, propaganda
al mismo tiempo con excelentes resultados
la luz del saber en infinidad de escuelas
esparcidas en el territorio y establecidas
por 61.
Ha instituido sociedades de beneficencia,
creado un hospital, recogido huerfanos, re-
partido consuelo entire los enfermos, dotado
al pfiblico de un m6dico y botica y hecho
practical la caridad, distribuy6ndola Amplia-
Smente entire los menesterosos.
Tal es, A grades rasgos, el cuadro de los
actos que nos deja 4 la contemplaci6n de
todos, para que con criterio sereno podamos
medir lo que puede la fe divina, ejercida
por ap6stoles dotados de inteligencia y vo-
luntad.
Monseior Cagliero es, pues, digno de nues-
tra admiraci6n mas profunda.
SFeliz coincidencia! A nosotros nos toc6


saludarle en la prensa al arribo A estas pla-
yas, augurando su venida como precursor
de grandes obras, y hoy realizadas, nos toca
despedirle.
iOjalA que todas nuestras predicciones tu-
vieran siempre igual resultado !
Cumpli6 todos nuestros ideales en un
tiempo relativamente corto, y hoy part al
viejo mundo satisfecho de estos pueblos y
satisfecho de si mismo, 6 juntar nuevos ele-
mentos de vida quo incorporara a su retorno(
A nuestros destinos, ensanchando asi la ac-
ci6n de nuestros adelantos.
AlA, al otro lado del mar, aclamarA nues-
tros progress y en medio de la grandeza y
rodeado de millares de admiradores, su co-
raz6n dedicara un lugar preferente A estas
playas apacibles donde'se levantan Viedma
y Patagones, pueblos ligados intimamente .
sus mas queridas afeciones; donde si bien
es cierto que ha sufrido penas y contrarie-
dades, es innegable tambi6n que ha experi-
mentado consuelos y demostraciones infinitas..
Estas palabras que encierran los senti-
mientos de la poblaci6n desnudas de adula-
ci6n, y dictadas por la verdad, sirvan at
ilustre viagero de testimonio del alto aprecio
que todos le tenemos, debido & sus virtudes
y grandes obras realizadas en favor de nues-
tros progress y nuestra cultural moral y
material.
i Adios! y que su viage lo realice con la
mayor felicidad, para poder muy pronto sa-
ludarle nuevamente entire nosotros.
Junio 9 de 1892.
-+-l911 l I I I l,, ll llIl l l!!l!llll! l 1li lll ,lllll lllll llll i ,llll! IIll, i -


Gracias de Maria Auxiliadora


Curacibn obtenida por interce-
si6n de Maria Auxiliadora. Jose
Oasalini hacia cuatro anos que padecia una
pulmonia cr6nica, acompafada de gran postra-
ciOn y debilidad y de una angina que apenas
le permitia sacar la voz. Agr6guese A esto
que no podia ya retener alimento alguno en
el est6mago. Todos los remedies tomados en
el hospital de Pavia, y despu6s en Turin bajo
la atenci6n del c6lebre doctor Bossolo habian
sido ineficaces. Sin esperanza alguna en los
hombres, recurri6 por fin A Maria Auxilia-
dora, y abandonando today medicine, puso
en la Sautisima Virgen toda su confianza.
La Madre de inefable bondad premi6 su fe:
desde aquel memento el mal comenz6 A
ceder: recobr6 la voz natural, se le regula-
riz6 la digesti6n y A poco se restableci6 en
tal manera que todos los que le conocian no
cesaban de mirarle llenos de maravilla. Re-
conocido 61 6 tan seifalada gracia, no cesa
de publicar que Maria le ha vuelto A la






- 135 -


vida, y. para expresi6n de su gratitud y me-
moria del hecho le envia el anillo de oro
que ]e acompaiio. < Este es el regal nupcial
que hice A mi esposa, me dijo; ahora de
comfin acuerdo lo ofrecemos muy de coraz6n
a Maria Auxiliadora A quien debo mi cura-
ci6n. >
De V. R. afmo. SS.
LUIS BALZANI.
Villabiscossi, 30 de abril de 1889.
**

Curaci6n instantAnea. Desde la
edad de site arios, venia sufriendo males
'penosisimos 6 incurables. Si bien los m6dicos
no cesaban de atenderme, apenas conseguian
producirme algfn alivio y me daban espe-
ranza alguna de sanar.
Un dia me ocurri6 el feliz pensamiento de
hacer un voto A Maria Auxiliadora, que
tantas gracias concede 6 sus devotos, segun
habia yo leido en el Boletin Salesiano. Me
encomend6 con viva fe 6 su patrocinio, y
en el instant mismo desaparecieron todos
mis males y me senti perfectamente sano.
Jamas podr6 expresar el consuelo y la
gratitude que me llenaron entonces el co-
raz(n.
No cesar6 de manifestar mi reconocimiento
a6 Maria en el tiempo y por toda la eter-
nidad. BELLINO MUNEIRATO.
Fratta Polesine, 25 de abril de 1892.
*
Un misionero salesiano debido
A la bondad de Maria. Hace ya
nueve aios que la Santisima Virgen me con-
cedi6 una seialadisima gracia. Era simple
cl6rigo y estudiante de filosofia en la Casa
Salesiana de San Benigno Canavese, cuando
una maiiana de enero, corriendo y jugando
con mis compafieros, cai y sufri un fuerte
golpe al azotar el cuerpo en la basa de un
pilar. Conducido 6 la enfermeria y puesto
en cama se llam6 sin demora al m6dico, el
cual me lig6 fuertemente la espalda derecha,
donde not6 una grave rotura. A poco, en
vez de mejorar, me sobrevino aguda fiebre
que no me dejaba reposar ni de dia ni de
noche. Temiase por mi vida y era inminente
una seria amputaci6n.
Afortunadamente record entonces las pa-
labras de Don Bosco: El que quiera obtener
gracias de Maria, ayude nuestras llisiones.
Reflexion6 un rato y luego, encomendAndome
a Maria Auxiliadora le prometi que si me
restitufa la salud y lo tenian a bien mis su-
periores me consagraria al servicio de Dios
en las Misiones y publicaria la gracia. Dormi
entonces tranquilamente hasta el otro dia.
Me levant al toque de la campana como los
demas compaiberos y con maravilla del en-
fermero, de los superiores y de toda la casa
segui el horario establecido por el reglamento.


La enfermedad habia desaparecido complex.
tamente, de tal modo que para asegurarme
m"s y mas de que habia recobrado toda la
fuerza de mi espalda herida, cargu6 sobre
ella un gran banco sin dolor alguno. La
gracia era notoria y manifiesta': Maria Au-
xiliadora se habia dignado escucharme.
Referi en consecuencia al Director de la
Casa, el senior Don Tulio Barberis, mi pro-
mesa y luego A Don Bosco y expres6 mi vo-
luntad devenir A servir en las misiones, si
era del agrado de mis superiores. Pasaron
algunos ailos, duraute Ins cuales tave tiempo
de terminal mis studios y recibir las 6r-
denes sagradas, hasta que en 1891, obede-
ciendo & la voz de mis superiores, part para
Colombia, contentisimo de dar cumplimiento
6 mi promesa.
No es esto todo: de tiempo atras sufria
mi padre de un c6lico tenaz y doloroso. Mu-
cho me afligia 'su estado y se me partial el
alma al darle el abrazo de despedida. iOh
cuanto rogu6 por 61! i y cuin grande es la
bondad de Maria Auxiliadora! Di6me mi
padre su beneplAcito para cumplir mi pro-
p6sito, y el dia mismo de mi partida, el 4
de febrero de 1891 ella le daba la salud
perdida, de una vez y completamente, sin
que haya padecido desde entonces ni un
sintoma del mal, como me lo asegura en re-
petidas cartas.
Aun mas: el dia primero de la fiesta ce
lebrada en honor de Maria Auxiliadora aquel
mismo aiio un hermano conseguia exhone-
rarso del servicio military, y casi al mismo
tiempo otro sorteaba para el mismo servicio
un nimero favorable para poder continuar
sus studios como cl6rigo salesiano.
Por fin el hermano menor lleno de jibilo
conseguia entrar en el Oratorio Salesiano
de Turin. Dios quiera que sea tambi6n un
dia hijo de Don Bosco.
Asi seremos tires doblemente hermanos en
la Congregaci6n, A mas de una hermana re-
ligiosa en las Hijas de Maria Auxiliadora.
Perdon6seme esta manifestaci6n un tanto
intima, y no se diga: non erat hic locus,
pues creo seria imperdonable que al referir
una gracia temporal no hiciera menci6u de
la gracia por excelencia como es la de la
vocaci6n religiosa.
Me persuade cada dia mas de la raz6n que
Don Bosco tenia para promoter 6 nombre de
Maria Auxiliadora todo g6nero de bendicio-
nes y gracias A los bienhechores de las Mi-
siones Salesianas. No dudo que los Coopera-
dores de nuestras misiones son hijos predi-
lectos de Maria Auxiliadora, como lo prueban
dia a dia innumerables hechos. Ciertamente
que los que ponen su confianza en Maria
seran felices en el tiempo y en la eternidad.
MAYonINO OLIVAzzO
Misionero Salesiano.
Bogota (Colombia), 31 de enero de 1892.






- 136 -


FIESTA DE FAMILIAR
en nuestro Oratorio Salesiano


El 24 de junio se celebr6 con un acto li-
terario-musical en honor de Don Bosco, de
gratisima 6 imperecedera memorial, y del he-
redero de su espiritu y sucesor suyo nuestro
amado Padre y Superior Don Miguel Rua.
A un precioso coro de quinientas voces
infantiles que entonaba un canto compuesto
por D. Bosco mismo en los origenes del Ora-
torio, respondia otro coro de trecientos can
stores, que con acompailamiento de la banda
de la casa ejecutaba magistralmente el gran-
dioso himno del maestro Dogliani. El efecto
era admirable 6 imponente.
Entre las composiciones en prosa y verso
llenas de afecto, gratitud y content conmo-
vi6 sobremanera un diAlogo titulado El obolo
del Obrero; esto es ochenta liras que los
excelentes alumnos del Oratorio festivo pre-
sentaban 6 Don Rua, como fruto de sus sa-
crificios, haciendo votos por el ensanche del
mismo Oratorio, ya estrecho para contener A
tantos centenares de nifios que alli conou-
rren.
Don Rua, profundamente conmovido, agra-
deci6les tan preciosa ofrenda, y les dijo que
recomendaba a la divina Providencia aque-
llos votos a fin de que convertidas las ochenta
liras en ochenta mil se pudiera dar pronto
comienzo al trabajo.
Al dia siguiente los antiguos alumnos del
Oratorio, vinieron a su vez en gran nfimero
6 conmemorar las bondades sin cuento del
querido Padre y expresar su singular esti-
maci6n A su dignisimo sucesor. Recibi6ronles
los alumnos de la casa al son de mtisica y
luego en una sala preparada al efecto pro-
nuncidronse elocuentes discursos.
Entre tanto celebribase en la iglesia de
Maria Auxiliadora una misa solemne con
mfsica del Cherubini, Gounod y Palestrina.
Por fin en la tarde tuvo lugar un acto li-
terario-musical mis solemne todavia, como
que no era ya s61o la expresi6n de los sen-
timientos del Oratorio hacia Don Bosco y su
Sucesor sino la de toda la Sociedad Sale-
siana. La numerosisima conciIrrencia de Coo-
peradores y demas personas que honraron
aquella fiesta de familiar con su presencia
Saplaudieron repetidamente con entusiasmo
cada una de las parties de aquel acto y que-
daron en extreme complacidas de tan tierna
y preciosa manifestaci6n.


CONFERENCIAS SALESIANAS
---s+;+--

Faenza.
El 31 de mayo el sacerdote Doctor Don
Francisco Cerruti, miembro del Capitulo Supe-
rior de la Sociedad Salesiana, por delegaci6n
especial de Don Rua hizo en Faenza ante
numerosos Cooperadores del Instituto una
conferencia, que se dign6 presidir Su Ex".
Rev"a. el Sr. Obispo de la Di6cesis. El senior
Cerruti refiri6 el origen, incremento y objeto
de la Pia Uni6n de Cooperadores Salesianos
y llam6 vivamente la atenci6n al referir im-
portantes hechos de que fu6 testigo en vida
de Don Bosco.
Concluida la conferencia el Ilmo. Sefor
Obispo encomi6 altamente la obra provide
cial de Don Bosco y sus hijos a quienes de
nomin6 verdaderos ap6stoles de la caridad
suscitados por Dios para proporcionar al
pueblo la educaci6n que on nuestros tiempos
se require.

Parma, Lbgo, Tolcnti1o.
No menos dignas de mencionarse son las
Conferencias dadas en seguida por Don Ce-
rruti en las ciudades de Parma, Lugo y To-
lentino. La concurrencia fu6 en todas parties
numerosa. Gente de todas las classes sociales
escuchaban inm6biles y con singular interns
la palabra facil del orador que con ardiente
celo exponia las ideas y trabajos de Don
Bosco y su Instituto, relatives a la educa-
ci6n de los niilos.

Mihitn.
El sacerdote salesiano Don Esteban Trione
despu6s de dar varias conferencias en Ivrea,
1Mdena, Ferrara, Venecia, Udine, Vicenza,
Verona y Brescia casi todas las cuales fue-
ron solemnizadas con la presencia de los
Arzobispos y Obispos diocesanos, siendo por
todas parties acogido con gran afecto y en-
tusiasmo, el 14 de junior di6 otra en la iglesia
de San Marcos de Milan llena de fieles y
presidida del Ilmo. Monseiior Rossi.
El orador di6 una idea de los colegios,
asilos y talleres fundados por Don Bosco,
de los seminarios salesianos y misiones del
mismo Instituto. Bendito sea Dios, dijo, A
quien se debe todo honor y gloria, pues se
ha dignado bendoeir los trabajos de su field
siervo no s61o durante la vida de 6ste sino
ann despu6s de su muerte; pues que todas
estas obras continfian creciendo y prospe-
rando al paso que se fundan nuevas casas
que llenas de vida produce bien pronto los
mas saludables resultados.







- 137 -


Cuando crecen los peligros y miserias del
)ueblo es menester redoblar el interns por
nejorar su condici6n. Todos pueden concu-
rrir en su favor: dinero, libros, vestidos,
muebles etc., objetos que a veces sirven de
estorbo en la casa del rico contribuyen 6 ale-
grar la vida del pobre...
El Ilmo. Sr. Rossi mostr6 en seguida las
necesidades del pueblo de Milan y de cuanta
importancia es confiar la educaci6n de la ju-
ventud a obreros evang6licos, cuyo trabajo
se bendice en todas parties. Recomend6 de
todo coraz6n las obras salesianas y dijo:
Asi como sostenemos un ejdrcito para que
defienda nuestros intereses materials, just
es que sostengamos un ejercito de ap6stoles
que salve la fe y moralidad del pueblo. Mi-
lin esta con Don Bosco, exclam6; tiene el
mds vivo interest por sus obras y quiere pres-
tarles su ayuda y protecci6n...
Dada despu6s la bendici6n con el Santi-
simo Sacramento pas6se A una sala A tratar
de former una Junta Protectora de las Obras
de Don Bosco. La Pia Unid6 de Cooperadores
Salesianos Ilamada festivamente por Don
Bosco la Francmasoneria cristiana, recibi6 al
mismo tiempo numerosas personas que soli-
citaron inscribirse, deseosas de contribuir al
bien de los niiios pobres y 6 las Misiones,
y de ganar las singulares indulgencias acor-
dadas por Su Santidad.


''+ '+'+'ff^''''''' f' ''f }'' ''''+'3'+T


TIEIRRA SA.NT A.

(Bel1n)


Asilo de la Santa Famnilia.
En nuestro Boletin del mes de febrero re-
ferimos la simpAtica ceremonial efectuada poco
antes en el temple de Maria Auxiliadora;
esto es la bendici6n y adi6s del Rector Ma-
yor de la Pia Sociedad Salesiana A diez y
ocho misioieros que se despedian para em-
prender camino A Tierra Santa.
Vamos ahora A transcribir las noticias que
de ellos hemos recibido mas tarde:

El viaje de Marsella a Belin.
REVMO. SR. DON RUA:
I Tierra Santa I I Tierra Santa! Bien com-
prendo U. cuan dulces suenan a nuestros
oidos estas palabras y cuan vivos sentimien-
tos despiertan en nuestra alma, sentimientos
de amor y gratitud & Dios que nos guia a
aquellas playas, y 4 nuestros Superiores que


nos han abierto el camino indicado por el
Seilor.
Don Antonio Varaia, nuestro Director,.le
dar& noticia de nuestro viaje; pero yo le
dir6 lo quo el procurari callar: esto es que
ha cuidado de nosotros con la solicited del
mejor de los padres, aliviandonos las fatigas
de todos y fortificando nuestras almas con
los santos sacramentos y practices de piedad
establecidas por nuestras reglas. Todos los
hermanos. animados de excelente espfritu su-
fren con gran paciencia las numerosas prue-
bas y contratiempos que se han presentado,
sin dudar que se cambiaran en abundantes
bendiciones para provecho de la Misi6n misma
a que vamos destinados.
El tiempo pasado en Alejandria fu6 sin-
gularmente penoso: hemos debido ir de ac&
para alla por toda la ciudad a causa de una
horrible torment y nos hemos considerado
muy afortunados con encontrar en la tarde
un refugio en el Niger, es decir en el mismo
vapor que nos trajo de Marsella y que. nos
habia sido necesario dejar A causa de que
no conducia pasajeros 6 Jafa; La Noche
Buena la pasamos tristemente en dicho barco,
si bien a media noche una mfsica medio sal-
vaje salud6 el nacimiento del divino Salva-
dor. A la mailana siguiente el Sr. Varaia
dijo la misa y nos cupo ( todos el consuelo
de recibir la santa comuni6n. Pero nuestro
pensamiento volaba al temple de Maria Au-
xiliadora, donde con tanta pompa se ce!ebra
esta preciosa solemnidad.
No sin peligro nos embarcamos, A eso de
las ocho, en el vapor Khedivie, que se ha-
llaba anclado a gran distancia: agitadas las
aguas hacian bailar A nuestro pobre esquife;
pero Maria Auxiliadora cuidaba de nosotros.
Maliana, Dios mediante, llegaremos A Be-
16n. Entre tanto nos es muy grato manifes-
tar A U. nuestro reconocimiento, y asegu-
gurarle que trataremos de ser 'menos indignos
de la bondad con que nos favorece.
A. N.
Jafa, 28 de diciembre de 1891.
*
REV.do Y MUY A1MADO PADRE:
* Ayer llegamos todos en buena salud a Jafa.
El mareo ya se ha echado al olvido, y el
content de la caravana se transparent en
los semblantes.
Gracias 6 los buenos servicios del C6nsul
italiano, hoy a las tres de la tarde podremos
continuar viaje a Bel6n. He celebrado esta
maiiana la santa Misa en la iglesia parro-
quial de los RR. PP. Franciscanos y distri-
buido la comuni6n a todos los nuestros. Los
hijos de san Francisco nos recibieron con
gran afecto. El Sr. Can6nigo Belloni, fun-
dador de la casa que nos llama, mandarA
uno de sus sacerdotes a recibirnos en Jeru-
sal6n.






- 138 -


Dignese U. bendecir A sus hijos, la buena
voluntad que ilos anima y sus futures tra-
bajos.
ANTONIO VARAIA
Sacerdote.
Jafa, 28 de diciembre de 1891.

*

MUY QUERIDO PADRE:
Hemos ya tenido el consuelo de llegar A
Bel6n y de visitarla rapidamente. El Cielo
ha bendecido nuestro viaje relativamente
corto, habiendo debido trasbordarnos.
El Sr. Oan6nigo Belloni y todo el mundo
nos han colmado de atenciones.
Pronto visitar6 a Jerusal6n, para seguir
camino de Beitgemal, lugar de mi destino.
No tardard en recibir carta de uno de los
nuestros A fin de que el Boletin pueda dar
noticias a los amigos de Don Bosco.
Dignese rogar por nosotros y recibir la
expresi6n del profundo afecto y veneraci6n
de cada uno de sus hijos en N. S. Jesu-
cristo.
ANTONIo VARAIA
Sacerdote.
Bel6n, 29 de diciembre de 1891.


Primeras impresiones. La gruta de Bel6n.
Epifanfa de 1892.
REVMO. PADRE:
Nos ha cabido la suerte de oir ya esta
maiana la misa y recibir A Nuestro Seior
en la capilla de los Rdos. PP. Franciscanos
contigua A la gruta en que naci6 el divino
Salvador. i Cuantos recuerdos vienen aqui A
la mente en esta fiesta de la Epifanfa! En
un dia como 6ste vinieron A arrodillarse los
reyes magos en esta gruta.
Log trajes orientales que ahora se usan
fueron quizA los mismos vestidos por ellos;
y en camellos como los que vemos trajeron
A Jesfs reci6n nacido sus dones de oro, in-
cienso y mirra.

Recuerdos biblicos.
Parece que por disposici6n de la divina
Providencia el Oriente ha quedado desde
much tiempo atrds estacionario 6 fin de que
se comprenda mejor la verdad de la Santa
Escritura, con presentarnos A la vista id6n-
ticos cuadros A. los que llamaron la atenci6n
de los autores inspirados del Antiguo y
Nuevo Testamento.
Las costumbres son las mismas; cons6r-
vase el modo de arar y limpiar el grano pri-
mitivos; antiguas cavernas abiertas en los
montes sirven para dar abrigo, como en otro


tiempo A los pastores al venir el mal tiempo;
desde nuestra casa se ven los campos que
pertenecieron A Booz, en los cuales, como
en los tiempos biblicos, se recogen por los
pobres las espigas dejadas abandonadas des-
pu6s de la cosecha; cada villa tiene su torre
en la cual hay un guardiAn mAs 6 menos
vigilante encargado de alejar los chacales y
ladrones. Pero no concluiria tan pronto si
me pusiese A notar todos los detalles que
traen A la memorial mil recuerdos de la Sa-
grada Escritura. Y A la verdad que estos
recuerdos son de valor inestimable, como
que llevan mas fAcilmente el pensamiento A \
los pasos del divino Redentor. JamAs me
habia imaginado encontrar cuadros tan ma-
jestuosos y files de aquellos memorables
tiempos.

El cisma, la herejia y el nmaometisme
coligados contra la Iglesia.
El cisma y la herejia hacen inauditos es-
fuerzos para aduefiarse de los Lugares San-
tos; y es de admirar c6mo estas sectas que
se detestan se unen para combatir al catoli-
cismo, rindiendo asi ihvoluntario homenaje
A nuestra Religi6n, pues que todas las po,
tencias del inferno se vuelven contra ella.
Herejes y cismAticos edifican acA y alli pa-
lacios, temples, escuelas y establecimientos
de todo g6nero de un esplendor nada comfin
en estas regions. Increibles son los esfuer-
zos que todos ellos hacen para atraer la ju-
ventud y corromperla; y no se repara en
medios para debilitar la influencia del cato-
licismo. Se ha liegado k excitar contra 61 el
fanatismo musulmAn; y he oido asegurar que
& la instigaci6n de los cismAticos se debe el
que los turcos construyan actualmente en
Bel6n una mezquita enteramente innecesaria,
como que aqui no pasan de trecientos a cua-
trocientos los sectarios de Mahoma.
La ignorancia, la corrupci6n, la maldad
de los cismaticos dificultan en gran manera
la obra de las Misiones.

El Can6nigo Don Belloni.
Este celoso sacerdote, movido de ardiente
deseo de dar gloria A Dios y salvar almas
en estos lugares, comprendi6 que el finico
medio eficaz de luchar con 6xito contra tan-
tas maniobras infernales era la educaci6n de
la niilez. Sin bienes de fortune, sin influencia
de ninguna especie, pobre professor del Se-
minario Patriarcal de Beit-Jallan entiree Bel6n
y Jerusal6n), parecia que est6riles habian de
ser sus deseos y esfuerzos. No fu6 asi: co-
menz6 con la economic de veinte francos a
vestir a un pobre nifo; Dios bendijo sus
prop6sitos y de aqui que ellos tomaron cuerpo
y fructificaron.
Hoy dia los trabajos del can6nigo Belloni
comprenden:







- 139 -


1 Ef Asilo Cat6lico de Belen, con cien
interns y docientos externos, y al cual estA
anexa una iglesia de 32 metros de largo y
14 de ancho;
2 Una escuela nocturna con treinta y tres
j6venes;
3 Las Cpnferencias de San Vicente de
Pail con cuarenta miembros;
4 Un colegio agricola (en CremisAn, cerca
de Bel6n), cuyo terreno mide cien hectAreas,
5 Un Asilo agricola eu BMit-Gemal, en la
via de Gaza, adonde se lega en cinco horas
de camino de Bel6n. Comprende novecientas
hectAreas, regaladas por el marquis de Bute.
Los alumnos que alli se educan llegan ac-
tualmente A 65.
6" Una pequeifa construccidn con vasto y
bien situado terreno en Jerusal6n.
70 Un vasto terreno en Nazaret perfecta-
mente situado para establecer un colegio para
nifios. Bien se sabe que Nazaret es en Tierra
Santa el cartel central del protestantismo.
Las copiosas bendiciones concedidas por
Dios A los trabajos y grades pruebas por
que ha debido pasar el Sr. Belloni son una
garantia y fundado motive de esperanza para
el porvenir.
Mas para luchar contra los enemigos y con-
tribuir de un modo eficaz A la rehabilitaci6n
de esta tierra, regada con las lagrimas y
sangre del divino Redentor, se necesitan re-
cursos capaces do contrarrestar la obra de
aquellos. Los herejes y cismaticos tienen di-
nero en abundancia, del cual se sirven para
comprar y perder las almas.
Nosotros, por el contrario, somos pobres;
pero con la ayuda de Dios y las limosnas de
nuestros Cooperadores confiamos salvar mu-
chos nifios que se albergan y educan en las
casas enumeradas.
La Palestina Cat6lica es pobre y apenas
puede contribuir escasamente A la obra de
regeneraci6n emprendida; nuestras miradas
estAn fijas en Europa que con su caridad
ejerce aquf una verdadera cruzada, cruzada
pacifica que s6lo mira al bien de las almas.
Los Salesianos han venido A contribuir con
su trabajo a las santas obras emprendidas
por el Sr. Can6nigo Belloni. Confiamos en
Dios que las colmarA de gracias. En 1863,
al inaugurar el Sr. Can6nigo su Asilo de
Bel6n, esta ciudad contaba 2000 cat6licos,
hoy dia llegan a 4000. Sin duda que A Don
Belloni y sus discipulos es debido en gran
part tan consolador resultado.
Ya ve Ud., muy amado Don Rua, cuin
digna de estimaci6n es la grande obra A la
cual me estimo muy dichoso de haber venido
a servir en la media de mis pobres fuerzas.
No terminar6 esta sin decirle que el C6n-
sul general de Francia eu Jerusal6n, el se-
for Ledoux, se entretuvo alli largo rato con
nosotros y nos colm6 de atenciones.
Mucho recuerdo A mis hermanos en el Pe-


sebre. Espero nos hemos de comnnicar con
frecuencia por la via del Cielo.
Deseando A U. toda felicidad me suscribo-
humildemente
Su afmo. T. y 8.
A. N.


FIR ANCIA

(N iza)



Colegio y Talleres de San Pedro.


La Casa Salesiana de Niza, fundada el afio
1875, fu6 la primer establecida por Don
Bosco en Francia. Pocas han tenido un co-
mienzo mas pobre y humilde, como quiera
que naci6 en dos 6 tres cuartos bajos de
alquiler, pagados por la caritativa Sociedad
de San Vicente de Paul.
Al present como trecientos nilios del pue.
blo reciben educaci6n en ella y aprenden un
arte f oficio bajo la direcci6n de inteligentes
maestros.
El vasto edificio edificado en la plaza de
armas, si bien no es un palacio, lejos esta
ya de ser un portal, y los Cooperadores Sa-
lesianos de la localidad ponen todo empefio
en ensancharlo A fin de extender su obra
bienhechora.
Semejante transformaci6n efectuada en tan
corto tiempo nos sorprenderia en extreme si
no hubi6ramos de tender mAs que A los
medios humans; pero bien sabido es que si
en todas las obras de Don Bosco resplan-
dece lo sobrenatural, dsta que, antes de lle-
gar 61 A Niza, le fu6 ya dada por Dios 6
conocer y manifestado su singular. destiny,
tiene un sello mAs providencial: es la expre-
si6n misma de los beneficios que el Seofor ha
dispuesto regular A dicho pueblo.
El colegio de Niza nos trae 6 la memorial
importantes episodios de la vida de Don
Bosco: gPadre mio, como quer6is aceptar
en 90,000 francos este edificio cuando no te-
n6is ni lo necesario para la escritura de com-
pra-venta le pregunt6 el abogado Michel.
Es verdad que nada tiene Don Bosco,
pero pagado el valor quedar afin un so-
brante de cerca de 12,000 francos, le con-
test6. Y asi fu6, porque Dios le envi6 el
dinero de donde a veces era menos de es-
perar.
Fu6 en esa casa en la cual se present en
cierta ocasi6n al var6n de Dios un pequeio
y desastrado violinist.







- 140


De d6nde eres, amigo mio 7
Yo no s. .
,De d6nde vienes?.
No s6.
1Tienes padres ?
No los conozco.
,A d6nde vas ?
Yo no s6.
Bien, hijo mio, ven conmigo, que tienes
todas las cualidades para albergarte en casa
de Don' Bosco.
En la misma casa fu6 donde recibi6 de vi-
sita al Ilmo. Sr. Postel y tuvo aquella vision
que con tanta gracia refiere su bi6grafo, el
Sr. d'Espiney. Y por fin alli fu6 done, ya
achacoso y vacilantes sus piernas, resbal6 al
pasar el rio Paill6n y cay6 al agua. Afor-
tunadamente nada sufri6; pero tanta era su
pobreza y la de su casa que tuvo que guar-
dar cama mientras le secaban las sotanas,
por no tener otras que mudarse.
Confiamos, pues, que al tratarse ahora de
ensanchar ese establecimiento no han de
faltar los recursos, que el mismo Don Bosco
movers los corazones desde el Cielo, done
no olvidard jams a sus amigos y bienhe-
chores.

- .- ~.. -.- -.--.-..-..-- --- -

HISTORIA DEL ORATORIO DE S. FRANCISCO DE SALES
CAPITULO VII.
(Continuacidn)

Un santo oven del Oratorio. Pequeno apbstol. -
Favorito del cielo. Una profecla. Angel al cielo.

Despues del encendido amor de Dios Do-
mingo tenia el mis singular por Maria In-
maculada y por el Papa. En honor de la
Reina augusta del Cielo estableci6 entire sus
compaieros una asociaci6n que dura todavia.
Celebraba las solemnidades de Maria, prece-
didas de fervorosas novenas, y sobre todo era
admirable la devoci6n con que le consagraba
el mes de mayo.
Hablaba del Santo Padre como. el hijo mis
afectuoso y reverent, rogaba por 61 y ma-
nifestaba vivo deseo de verle antes de morir.
Como asegurase que tenia cosas de grande
importancia quo decirle, preguntado por Don
Bosco sobre qu6 cosas eran esas, le respon-
di6: Si pudiera hablar con el Papa le
diria que en medio de las grades tribula-
ciones que le aguardan, no cese de trabajar
con particular solicitud por la Inglaterra,
que Dios prepare al catolicismo un gran
triunfo en aquel reino.
Y en que te funds para pensar asi7
Se lo dir6, para que si va a Roma se
lo diga al Santo Padre; pero le ruego que
no lo cuente a otros: Una mafiana mientras


daba gracias despu6s de la comuni6n me so-
brecogi6 una fuerte distracci6n y me pareci6
ver una llanura vastisima llena de gente
envuelta en densas tinieblas. Caminaban,
pero como quien ha perdido el tino y sin
ver donde ponian el pie. < Esta region, me
dijo uno, que estaba a mi lado, es la Ingla-
terra. > Le iba 6 hacer varias preguntas
cuando vi al Sumo Pontifice Pio IX, tal
como se le represent en muchos cuadros.
Vestia majestuosamente, y llevando en su
diestra una hacha luciente avanzaba entire
aquella turba de personas. A media que se
adelantaba, las tinieblas desaparecian con el
resplandor del hacha, y la gente era inundada
de tanta luz como en pleno mediodia. Esta
luz, me dijo el amigo, es la religion cat6-
lica que debe iluminar 6 la Inglaterra.
El aio 1858 habiendo ido por primer vez
Don Bosco 4 Roma cont6le el caso al Santo
Padre, quien lo escuch6 con bondad y pla-
cer. < Esto, le dijo el Papa, me coifirma en el
prop6sito de trabajar decididamente en favor
de la Inglaterra que es ya objeto de toda
mi solicited. Esta narraci6n me servird al
menos como piadoso consejo.>>
Savio fu6 en tal ocasi6n un verdadero pro-
feta; porque gqui6u ignore el gran progress
que de treinta aiios A esta part viene al-
canzando el Catolicismo en el Reino Unido ?
La gerarquia eclesiAstica restablecida en In-
glaterra y Escocia, la libertad concedida a
los cat6licos para el ejercicio del culto, la
facultad que se les ha acordado depredicar
y ensefiar, las numerosas iglesias cat61icas
levantadas en todas parties, las conversiones,
de dia en dia mas crecientes de protestantes,
muchos de ellos ministros, diputados, sena-
dores, lores, marqueses, etc., la disipaci6n
de las prevenciones contra el Papa y la
Iglesia cat6lica, el interns con que se trata
de conocerla, todo esto y much mis son
prueba evident de que Domingo Savio ilu-
minado por Dios vi6 el porvenir.
Pero un alma adornada de tantas virtudes
y favorecida de tan preciosos dones era mas
digna del Cielo que de la tierra, y Dios la
llam6 A si.
De complexion delicada y escasa salad en
1857 decay de tal modo que se temi6 por
su vida; y como no bastasen las atenciones
que se le prodigaban en el Oratorio, Dont
Bosco llam6 various medicos en consult, y
conform d la recomendaci6n de estos de que
suspendiera los studios y fuera a respirar
el buen aire de sus pais, advirti6 A sus pa-
dres y quedo determinada la partida para
el primero de marzo. Domingo s6lo se re-
sign6 A ello por conformarse d la voluntad
de Dios.
jPor qu6 vas tan de mala gana 6 tu
casa? le pregunt6 uno.
Porque deseo terminal mis dias en el
Oratorio.

















-- *-"- '."*-^ S... P.
4 r .,
^^~~~~~ ^f '.;"'^:


r~~~-~a a; *'" ""
r z --. _'_ .
C. MI"Am in
64,"Cfr


&~


TALLERES DE S. PEDRO EN NIZA.


ti":


__


, ." .


.


: S*i~~;rP~"-
--u~--


I ^


+.


I






- 142 -


Se trata s61o de que vayas A reponerte
nn poco y vuelvas aca en seguida.
IOh, eso no; me voy para no volver I-
Hay fundados motives para career que tnvo
revelaci6n sobre el dia y hora de sn muerte.
Llegado 6 casa y visitado por el medico
Waste juzgando que la enfermedad era de in-
flamaci6n hizo uso de las sangrias. Pareci6
,que la enfermedad cambiaba de aspect y se
obtenia cierta mejoria: asi lo aseguraba el
medico y lo creian los padres del enfermo;
pero muy diverse era el parecer de Domingo;
y persuadido de que era mejor recibir con
anticipaci6n los santos sacramentos que ex-
ponerse A morir sin ellos llam6 A su padre
y le dijo: Papa, buena cosa sera hacer
una consult al m6dico del cielo; deseo con-
fesarme y recibir la santa comuni6n. Se le
-complaci6: vino el Cura Parroco, le confes6
y administr6 el santo Viatico. Parecia un
serafin: renov6 lleno de content las pro-
mesas de la primer comuni6n y dijo: Si,
Jesfs y Maria, yo soy vuestro, y antes morir
que pecar.
Si habia sido siempre edificante su pa-
ciencia, en esta iltima enfermedad lleg6 A n
grado de admirable santidad. Tomaba sin la
menor repugnancia todos los renfedios aun
los mas desagradables; sin dificultad alguna
padeci6 diez sangrias en tanto que sonriendo
.exclamaba: Qu6 es una pequela. pica-
dura de estas en comparaci6n de los clavos
-con que taladraron los pies y las manos de
Nuestro adorable Salvador?
Pasados.algunos dias el m6dico le felicit6
y 6 sus padres, crey6ndole siempre mejor:
Demos gracias A la divina Providencia,
dijo, la enfermedad esta vencida; ahora s61o
-es menester -una buena convalecencia. A lo
que Domingo contest sonriendo: Ven-
cido estA el mundo; s61o falta que me pre-
pare 6 comparecer como conviene delante de
Dios.
Asi que se hubo retirado el m6dico pidi6
-que le administrasen los santos 6leos. Con-
descendieron sus padres por complacerle;
pues que ni elles ni el Parroco veian peli-
gro pr6ximo de muerte, antes bien la sere-
nidad de su semblante y jovialidad de sus
palabras daban motive de career que iba real-
mente mejorando. Al dirsele la bendici6n
papal 61 mismo dijo el Confiteor y respondi6
todas las preces del sacerdote. Cuando oy6
que con aquella ceremonia se le otargaba la
bendici6n apost6lica 6 indulgencia plenaria
experiment6 el mayor consuelo. Deo gratias
y semper Deo gratias exclam6: Se volvi6
luego al crucifijo y repiti6 esta jaculatoria
-que le habia sido siempre familiar: < ; Oh
amable Jesfs mio para manifestaros mi re-
conocimiento y en reparaci6n de mis infide,
lidades, os doy mi coraz6n, me consagro en-
teramente & vos y propongo con vuestra
gracia no ofenderos mas. >
Era la tarde del 9 de marzo de 1857. El


que le oia hablar y veia tan sereno, podia
imaginar que s61o estaba en la cama para
descansar. Sn rostro alegre, sus ojos llenos
de vida, y en pleno conocimiento, nadie se
figuraba quo se aproximase una catAstrofe.
Hora y media antes de que exhalase el
fltimo suspiro vino A visitarle el Oura, y
vi6ndole tan tranquilo se deleit6 un rato en
oirle recitar fervorosas jaculatorias. Ouando
ya se retiraba, Domingo le dijo: Seoor
Cura, tenga la bondad de dejarme un re-
cuerdo. Qn6 recuerdo podr6 dejarte -
Algnno que me sirva de consuelo. Bien
acu6rdate de la pasi6n de Nuestro Senor.
- Deo gratias, la pasi6n del Senor est6 siem-
pre en mi mente, en mi boca y en mi co-
raz6n. Jesus, Jose y Maria, os doy mi alma
mi coraz6n y mi vida. Jesfs, Jos6 y Maria,
asistidme en mi iltima agonia. Jests, Jos6 y
Maria, haced que yo muera en paz en vues-
tra santa compaiia.
Dichas estas aspiraciones se adormeci6 y,
descans6 como media hora. Despert~ndose
despuds volvi6 la vista A sus padres y dijo:
Pap&. Aqui estoy, hijo, qu6 necesi-
tas? Querido papa, ya es tiempo; tome
el J6ven Instruido (1) y 16ame las letanfas
de la buena muerte.
A tales palabras la malre de Domingo
prorrumpi6 en llanto y se retire de la alcoba.
Al padre partiasele el coraz6n de dolor y las
lAgrimas le ahogaban la voz. Con todo, co-
br6 animo y empez6 a recftar las letanias.
tRespondia Domingo con voz clara Jeses mi-
sericordioso teneq compasi6n de mi. Cuando.
oy6 aquellas palabras: < Finalmente, cuando
mi alma comparezca ante vos, y yea por vez
primer el esplendor de vuestra majestad, no
la arroj6is, Sefor, de vuestra presencia, antes
bien dignaos recibirla en el seno amoroso do
vuestra misericordia para que canto eterna- -
mente vuestras alabanzas, > esto es preci-,
samente lo que yo deseo, exclamn I Oh,
papd, cantdr6 eternamente las alabanzas del
Seior. Pareci6 despu6s que se concentraba
como quien reflexiona algo de importancia.
Poco despu6s dijo alegremente: iAdids, papd,
adios! F Ok qeu cosas tan hermosas veo! Di-
ciendo esto y sonriendo con celestial sem-
blante expire con las manos cruzadas sobre
el pecho y sin hacer el menor movimiento.
La santa vida y preciosa muerte de Do-
mingo dan lugar career quo vol6 derecho
al Paraiso.
Domingo Savio, ya lo he dicho, fu6 orna-
mento y gloria del Oratorio. Y si la hermosura
y fragrancia de una flor manifiestan la ri-
queza del terreno, y la bondad de un fruto de-
muestra la de la plant que lo produce, po-
demos decir que con Savio se prueba la
bondad del institute del Oratorio. Mucho

(1) El Joven Instrufdo es un devocionario escrito por
Don Bosco expresamente para la juventud, y del cual
se han hecho mas de cien ediciones.








- 143 -


bien hizo en vida y continue haciendo Do-
mingo despuds de muerto: su ejemplo ser-
vird siempre de modelo y estimulo a los niflos
que vienen a sentarse en los mismos bancos
y seguir el mismo reglamento en el Oratorio
de San Francisco. En todo tiempo podrAn
6stos decir: Aqui entire estos muros con las
mismas ocupaciones y deberes que yo, con
las mismas prdcticas de piedad hechas dili-
gentemente se santific6 un niiio de mi edad
y fu6 una alma privilegiada de Dios: aqui
creci6 como plant escogida, digna de ser
trasplantada al Cielo. Y si tal fu6 1l Lpor
qu6 no podr6 serlo yo ? Si ille et cur non ego ?


A fin de consagrarse 6 nuestra educaci6n
aquel digno sacerdote renunci6 al bienestar
de su acomodada familiar, un cuantioso esti-
pendio que percibia como acreditado maes-
tro, y desdei6 las consideraciones mAs 6 menos
mundanas que algunas personas aun impor-
tantes del clero le hicieron para que cam-
biara de prop6sito. Movi6le mAs que todo
ello el ver & Don Bosco solo que necesitaba
un sacerdote que le acompailara en Valdooco;
movi6le el saber que le ofrecia un vasto
campo para ejercitar fltilmente el sagrado
ministerio en beneficio de multitud de nifios
indigentes y si bien no podia esperar


- ;;3~- cj"-

- --


---- -~
--~C~S





I=, ;? SCc~i~i
I-
r ~'~o


El Oratorio en un prado. Don Bosco confiesa d sus chicuelos.


CAPiTULO VIII.
Primer profecto de la Casa. El marquis D. Domingo
Fassati. Un habil catequista. Honesto y alegre
carnaval. No se ve Superga. Grande estrechez.
Renato d'Agliano y una gracia del Cielo. Pe-
queha loterfa. El Sfndico General de Turin y el
Ministro del Interior. Urbano Ratazzi en el Oratorio.
San Clemente y el Ilmo. Sr. Luis Fransoni. Di'alogo
entire Ratazzi y Don Bosco.
El ingreso de Domingo Savio en el Ora-
torio no fu6 el finico digno de notarse que
nos hizo Dios en el ailo 1854; pues que casi
al mismo tiempo vino a ayudar a Don Bosco
y cuidar de nosotros uno do los sacerdotes
mus ejemplares y laboriosos de la diocesis de
Turin, el Sr. Don Victor Alasonatti, de Avi-
gliana. Fu6 el primer prefecto y ec6nomo de
la casa, el brazo derecho de Don Bosco en
aquella 6poca, un segundo padre para noso-
*ros y un poderoso sost6n de los Orntorios.


rnis estipendio que el vestido y alimento,
Don Bosco, en nombre de Dios, le prometia
una rica corona de gloria en el Oielo. Reti-
r6se en consecuencia de su casa y pais natal
y vino A nosotros en la vigilia de la Asun-
ci6n de la Santisima Virgen para permane-
cer hasta la muerte, que le ocurri6 en huestro
colegio de Lanzo el 8 de octubre de 1865.
Sacerdote de gran celo y virtud trabaj6 tam-
bi6n activamente en los filtimos aijos de su
vida por obtener que la Santa Sede recono-
ciese y aprobase el culto ab immemorabili del
Beato Pedro Querubin Testa de Avigliana, su
patria; y lo consigui6 no sin fatiga y detri-
nento de su salud. Aquejado tiempo hacia
de una enfermedad qu e Ie levaba poco &
poco al sopulcro, esperaba por dias el decreto
de beatificaci6n.
Al recibirlo lo ley6 visiblemente conmo-
vido luego pidi6 al Director del colegio se







- 144 -


lo leyera de nuevo, y poco despu6s fortale-
cido con los sacraments y demas consuelos
de la religion se durmi6 en el Sefior. Esta
preciosa muerte fu6 como un premio que le
alcanz6 el beato Testa.
Hay mas: si en tiempo anterior el Ora-
torio habia side favorecido ya con 1l bene-
volencia de numerosos eclesidsticos y secu-
lares, desde eutonces creci6 el nfimero y afecto
de nuestros bienhechores. La asistencia pres-
tada por los estudiantes 6 los col6ricos du-
rante la terrible epidemic y las pfiblicas ala-
banzas tributadas con este motive por la
Municipalidad de Turin, dieron a conocer
mejor la naturaleza y objeto del Institute de
Don Bosco. Por otra part la extraordiuaria,
y seria do afiadir, la prodigiosa preservaci6n
de todos los nifios del Oratorio de aquel tre-
mendo azote fu6 como una seal manifiesta
de la especial proteccin6 que Dios dispen-
saba a su buen Siervo.
iPodria enumerar muchas personas bene-
m6ritas, no pocas de las cuales viven todavia
y que fueron para Don Bosco los instru-
mentos de la divina Provideucia; pero como
no sea este el lugar mas oportuno, me con-
cretar6 4 decir dos palabras sobre el marquis
Don Domingo Fassati, llamado ya por Dios
a gozar el premio de su insigne caridad.
Perteneciente A una de las mas nobles fa-
milias del Piamonte, habia servido lealmente
a su Rey en tiempos de paz y de guerra y
distinguido en los campos lombardos en 1848
y 49. Sn valor military le habia hecho acree-
dor al grado de Comandante de la Guardia
del Cuerpo, que era A manera de la antigua
cohort pretoriana. Habiase desposado con
Dofia Maria De-Maistre (hija del ilustre Ro-
dolfo y digna nieta del habil diplomatico y
fil6sofo Jos6), sefiora de tan nobles y raras
prendas que la Reina Maria Adelaida, es-
posa de Victor Manuel 2", la escogi6 no s6lo
para dama de la corte sino para amiga 6 intima
confident.
Un personaje de tan alto m6rito, habiendo
conocido la Obra de Don Bosco, fu6 luego
nno de sus admiradores y sostenedores. Vi-
sitaba con frecuencia el Oratorio con tanto
interns como si fuese su casa y familia; de-
dicdbase a instruir personalmento a los niiios
interns y externos y por various ailos todos
los dias de la cuaresma iba A hacer el cate-
cismo -i una clase numerosa de pobres arte-
sanos, llegando con este motive retardar
notablemente su hora de comida. Cierta oca-
si6n en que lleg6 6 dar clase un poco tarde,
como encontrara a otro que hacia sus veces
dijo humildemente: < He cometido una falta
y es menester que haga penitencia, > y dicho
esto tom6 asiento entire los nifos y alli per-
maneci6 hasta el fin de la instrucci6n.
Singular era su celo y admirable las in-
dustrias que ingeniaba para conseguir la
atenci6n y asistencia frecuente do los niiios.
Acostumbrado al orden, disponia sus alumnos


como buen soldado, de modo que los tenia
Stfodos delante de sus ojos, 6 interrogaba
ya A uno, ya A otro de improvise fin de
que, con el temor de no powder responder,
ninguno se distrajese. Tenia una lista con
el nombre y apellido de los alumnos,,apun-
taba las asistencias, la aplicaci6n y conduct
y distribuia premios A los mns recomen-
dables. No obstante que ante los nifios pa-
reciese de aspect serio y military, todos le
amaban cordialmente y asistian A su nclase
con particular content. Deseoso de perfec-
cionarse en el arte do instruir a los peque-
iiuelos no desdeiiaba asistir iA las confe-
rencias que de vez en cuando hacia Don
Bosco A sus catequistas; y solia decir quo
no habia conversaci6n, ni entrotenimiento
alguno que le proporcionara satisfacci6n se-
mejante a una media hora do instrucci6n de
catecismo A los nifios del Oratorio. Tales
palabras y ejemplo tan editicante merecen la
imitaci6n de todo buen cat6lico, especial-
mente en los dias que alcanzamos.
El Sr. Marqu6s nos manifestaba de mil
modos st benevolencia, como se verd por el
hecho siguiente ocurrido el iltimo dia de
carnival de 1855. Desde los origeues del Ora-
torio habia establecido alli Don Bosco el
ejercicio llamado de la buena muerte, el cual
consisted en hacer una confesi6n y comuni6n
como si fuese la filtima de la vida y en re-
citar algunas oraciones propias de tal cir-
cunstancia. Este ejercicio se hace cada mes
y en el filtimo dia de Carnaval, en cuya
ocasi6n se ofrecen especiales sufragios por
las almas del Purgatorio. Teniendo conoci-
miento de esto el Marqu6s Fassati dijo: -
< Los hijos de Don Bosco en el iltimo dia
de carnival suelen consolar 6 las almas del
Purgatorio con ofrecer por ellas la confesion,
comuni6n y algunas oraciones; y yo quiero
festejarlos en este dia A ellos mismos. >> Asi
lo hizo: el 20 de febrero un centenar de nifios
del Asilo y los demLis del Oratorio festive
oyerou la misa, recibieron los santos sacra-
mentos, recitaron las letanias de la buoue
muerte y ofrecieron por las almas del Pur-
gatorio no solo estas buenas obras, sinoi
tambi6n el sufrimiento de un frio intense
que hacia tiritar de dar diente con diente.
MNas al salir de la iglesia encueutran un pre-
mio iuesperado: uu abundant emparedado
de pan con salchich6n. Parecia que las ben-
ditas almas los recompensaran por manos del
sellor Marqu6s. Y no fu6 esto s6lo; pues
que aquel caritativo bienhechor quiso que 6i
la comida se les sirviese a todos una buena
empanada. Comprdronse los materials y ya
desde la vigilia anterior los prepare mama
Margarita, ayudada de various improvisados
aprendices de cocinero.
(ContinuarA)

Con aprobacihn de la Autoridad Eclesilstica Gerente JOSE GAMBINO.
Tuxri, 1899 Tipogiaf-i Salcsiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs