Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00001
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text









BOLETIN SALESIANO


Debemos ayudar & nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III 0. JUAN, 8).
Atiende a la buena lecture, h la
' l. hortaci6n y A la ensefianza.
(I TIMOTHY. IV, 13.)
1 : *" ias cosas divinas, lamas di-
vina, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mAs excelentes
dones, que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales).


Quien recibiere a un nino en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. xvIII.)
Os recomiendo la fiinez y la ju.
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionad libros que les en-
sefien A huir del vicio y a prac-
ticar la virtud.
(PIo IX.)
Redoblad todas vuestras fuerzas
A fin de apartar A la nifiez y
juventud de la corruption e
incredulidad y preparar asi una
nueva generaci6n.
(LEON XIII.)


-4H( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )S+-

.-,... o. -' ..l,.. 0,,, .. .A_',. .. -.'o .'. ..... ". -

SUiMARIO. 2


Carta del Sr. Presbo. Don Miguel Rua, Rector Mayor Fl ITA I O I
de la Pia Sociedad do San Francisco de Sales,
nuestros Cooperadores y Cooperadoras. a nuestros Cooperadores y. ooperadoras


Una buena obra recomenddaa & nuestros Cornerado-
res y Cooperadoras.
A los Hijos do la Cat6lica Espaiia.
Los Congresos Cat6licos y la Obra de Don Bosco.
Nuestros Misioneros en viaje al Ecuador.
Los primeros Salesianos en Africa.
Los Hijos do Don Bosco y las IIermanas de Maria
Auxiliadora en el Peril
Patagonia. Hospital Salesiano de Viedma.
Solemnidad do Maria Inmaculada y celebraci6n del
500 aniversario de la fundaci6n del Oratorio Sale-
siano.
Venezuela./Fiesta en honor de Maria Auxiliadora en
Valencia.
Gracias de Marfa Auxiliadora.
Bibliografia. Cinco lustros del Oratorio Salesiano.


El Sr. Don MIGUEL RUA, los
Salesianos y los nifios educados
por ellos desean a todos sus bien-
hechores un feliz afo nuevo, en
el cual Dios los come de ben-
diciones y les concede today clase
de prosperidad.
Los niios ofreceran especial-
mente una comuni6n con este
objeto, sin olvidar pedir cada dia
al Sefior que llene de paz y con-
suelo a cuantos les ayudan a re-
cibir educaci6n cristiana y 6 a-
prender un honrado oficio.
"'*; ,?, .. .*..' -:." : .5 ', .. -..-' --:; ',' ,- .
( 4, T "^ l- 'r'T L -u *n *h ** 't T *


AmmukawA unwam


Sale una vez al moo.


A10 vil. N. 1.


ENERBO de 1892.







-2-


: CARTA
del Sr. Presbitero Don MIGUEL RUA
a los Cooperadores y Cooperadoras Salesianos



Benemiritos Cooperadores
y Cooperadoras:
El Sefior se ha dignado concederme la
gracia de que tambien a principios de
,este afio pueda darps cuenta de los tra-
bajos que en 1891 se han llevado A cabo
por la Pia Sociedad Salesiana.
Demos gracias ante todo a la divina
Bondad por habernos conservado la vida
y ayudado A hacer algfn bien.
En el afio que acaba de expirar, me-
diante el favor divino y vuestra coope-
raci6n, no solamente se han sostenido las
obras antes emprendidas, sino que tam-
bi6n se ha conseguido desarrollarlas mis
y mas para gloria de Dios y salvaci6n
de las almas.

Obras efectuadas.
En 1891 los Salesianos fueron A Tierra
Santa, rogados con viva instancia por el
Sr. Can6nigo Belloni para que le presta-
ran ayuda en las casas fundadas por 61
en Beln, Beitgemal y Cremisan; y casi
al mismo tiempo, llamados por el Ilmo.
Sr. Obispo de Oran, fueron A trabajar en
la educaci6n de los nifios en aquella po-
pulosa ciudad; en tanto que otros par-
tieron A prestar sus servicios en la Tierra
del Fuego, en Punta Arenas, donde acaba
de edificarse una nueva iglesia, en Chu-
chunco, cerca de la capital de la Repi-
blica de Chile, en Riobamba, ciudad de
las mas importantes del Ecuador, y en
Colombia, done se nos ha encomendado
el cuidado del hospital de leprosos de
Agua de Dios.
Abri6se tambi6n un establecimiento en
Loreto, cerca de la Santa Casa en la que
la Santisima Virgen recibi6 el anuncio del
misterio de la Encarnaci6n; un nuevo
oratorio para nifios en Chieri y otro en
Verona, A la vez que en Lieja (Bl1gica),
casi concluidos ya los trabajos de la fA-
brica comenzada un ailo antes, el 8 de


diic1in1bre- de 1891ise inauguraron un co-
legio y un oratorio festive.
Fund6se asimismo una colonial agricola
en Ruitz del departamento de Calais en
Francia; concluy6ronse los trabajos de
fabricaci6n de la casa del Angel Custo-
dio en Sarria, cerca de Barcelona y ad-
quiri6se un terreno para fabricar una
iglesia, junto al Oratorio de San Jos6 en
la capital de Catalufia.
Ademas se ha recibido en donaci6n
generosa una gran propiedad para fundar
una colonial agricola en Gerona, tratase
de la pronta fundaci6n de un colegio en
Santander, y se ha conseguido poder ad-
mitir much mayor numero de alumnos
en nuestro asilo de Trento.
No hablar6 de los Colegios, Asilos, Es-
cuelas de Artes y Oficios, Oratorios fes-
tivos, Colonias Agricolas y de otros ins-
titutos desde tiempo anterior existentes
en Italia, Espafia, Francia, Inglaterra,
Austria y Suiza, todos los cuales, con la
ayuda del Sefior, prosperan y se au-
mentan dando de dia en dia albergue y
educaci6n A mayor numero de nifios po-
bres de uno y otro sexo.
En 1891 se les confiaron no pocos asi-
los y escuelas en Italia a las Hijas de
Maria Auxiliadora, las cuales ensancha-
ron al propio tiempo el campo de sus
trabajos en las Misiones de Am6rica,del
Sud, yendo, llamadas por una sociedad
de beneficiencia, A abrir en Lima, capital
del Peru, un Oratorio festivo y un Asilo
con talleres para nifias abandonadas. Otro
tanto han hecho en Montevideo (Repfi-
blica del Uruguay), gracias A la caridad
de algunas caritativas sefioras. En la Re-
publica Argentina, recogiendo limosnas
de puerta en puerta, consiguieron edifi-
car una hermosa capilla, ya abierta al
piblico, junto al Colegio de San Isidoro;
tomaron bajo su direcci6n el servicio del
hospital de Viedma, fundado por el Ilmo.
Sr. Cagliero; abrieron una escuela y asilo
para las indias en Roca, cerca del Rio Ne-
gro, y animadas del espiritu de Dios lle-
garon A la Isla de Dawson en la Tierra
del Fuego, con el fin de convertir y ci-
vilizar A aquellos pobres salvajes.
Obras en proyecto.
Siendo a la verdad bien consoladores
estos frutos de la gracia de Dios y' de
vuestra perseverante ayuda A las Obras
Salesianas, debemos ahora amados Coo-
peradores y Cooperadoras, alentarnos A









Tealizar nuevos trabajos. Bien sab6is que
in via-Domini non progredi regredi est, el
no avanzar en la via del Sefior es retro-
ceder; y vias del Sefior son todas las
Obras Salesianas, porque todas son obras
de caridad cristiana, por lo cual no me
es licito.dudar de vuestro socorro eficaz
para los nuevos trabajos y empresas que
nos proponemos realizar.
Concretindome a lo proyectado para
-el afo de 1892, cuyo principio nos es
dado ver por la misericordia de Dios, os
-suplico, mis buenos Cooperadores y Coo-
peradoras, que tengais 6 bien prestari
vuestro concurso 4 fin de que no tarde
-en concluirse el Asilo anexo a la iglesia
del Sagrado Coraz6n de Jesus en Roma..
-Con el auxilio de vuestra caridad y las
oblaciones obtenidas por medio;de la Pia
Obra establecida alli, cuyos asociados,
centre otros beneficios, gozan del fruto de
una misa cuotidiana perpetual, hemos po-
dido echar los cimientos y levantar las mu-
Tallas principles del Asilo; pero queda adn
por construirse todo lo demas, y bien po-
ddisimaginar cuan crecidos gastos original
la flbrica destinada en Roma a albergar
'quinientos nifios pobres y sin amparo.
Excusado me parece manifestaros la ne-
cesidad no s61o de concluirla sino de
abrirla cuanto antes, porque bien cono-
cidas son las dificultades econ6micas de
aquella gran ciudad en las critics cir-
cunstancias que alcanzamos, y nadie ig-
nora cuan vivamente desea el Padre Santo
ver pronto abierto este refugio para tan-
tos pobres nifios en gravisimo peligro
para el alma y el cuerpo.
Debo recomendar tambi6n a vuestra
caridad las nuevas casas de Chieri, Ve-
rona y Catania de reciente fundaci6n, y
]a de Mesina, cuya fibrica esti suspen-
dida por falta de recursos.
Como las casas de Marsella y de Paris
fueran ya demasiado estrechas para con-
tener el nimero siempre creciente de ni-
fios pobres, en ambas se ha comenzado
una nueva fiLbrica que no podri llevarse
a5 trmino sin el socorro de nuestros
bienhechores.
Instados por el Revmo. Sr. Arzobispo
de Aix en Provenza para aceptar un vasto
local en S. Pierre de Canons, cerca de
Sal6n, en el departamento de la Boca del
R6dano, lo hemos recibido y ocupado,
para la formaci6n ya de cl6rigos ya de
artesanos particularmente agricolas; pero
nos hemos visto obligados i repararlo,


para albergar convenientemente a unos
setenta niios, y. contraer una deuda que
irA creciendo sin el auxilio de vuestra
caridad.
El afio pr6ximo pasado solicitaba vues-
tra generosidad para ampliar el Asilo
para los pobres nifios de Londres, y gra-
cias al Cielo y a vuestra bondad ha sido
ensanchado con la adquisici6n de una
propiedad contigua, y se ha dado albergue
a mayor ndmero de niiios abandonados;
mas ahora se present una nueva 6 im-
periosa necesidad: la capilla de fierro y
madera quo servia de parroquial ha lle-
gado A ser insuficiente para el ndmero de
fieles en notable aumento, y como por otra
parte, la Autoridad del pais no permit
ya que se funcione en capillas semejantes,
es necesario edificar una iglesia de fibrica;
mas siendo cosa vana esperar limosnas
de un pals en que las obras cat6licas es-
tin abrumadas de deudas y siendo de
gran utilidad la obra alli establecida re-
comendamos dicha construcci6n a la di-
vina Providencia y a vosotros sus pro-
curadores y procuradoras.
No puedo concluir la exposici6n y so-
licitud que os hago sin invitaros a mirar
con particular interns las Misiones Sale-
sianas de la Am6rica del Sud, y sobre
todo las de la Patagonia y Tierra del
Fuego tan amadas de Don Bosco. Mon-
sefior Cagliero, Vicario Apost6lico de Pa-
tagonia, y el Prefecto Apostdlico de la
Tierra del Fuego Sr. Fagnano trabajan
con ardiente celo en la evangelizaci6n de
aquellas tribus salvajes y casi desconoci-
das del mundo civilizado; pero lqu pue-
den hacer cuando Chile y la Repdblica
Argentina han sufrido tan dolorosa gue-
rra y terrible crisis ? Ellos me escriben
cartas que inspiran compasi6n, y yo me
vuelvo A vosotros, caritativos Coopera-
dores y Cooperadoras y os recuerdo las
palabras de san Agustin: Animam sal-
vasti, animam tuam predestinasti, has sal-
vado un alma, has predestinado la tuya.
Los Misioneros estin dispuestos 4 salvar
muchas almas con la gracia del Sefior,
pero de vosotros esperan los medios ma-
teriales y yo confio en que sabrdis esti-
mar esta divinisima obra de salvar las
almas, la obra por excelencia, como la
llama san Dionisio.
Antes de terminar debo dar gracias de
todo coraz6n a la divina Providencia que
jams ha dejado de socorrernos en nues-
tras necesidades, que ha bendecido visi-_







--.4


blemente nuestras casas en todas las par-
tes del mundo y particularmente en A-
m6rica, done de todas parties se llama
a los Salesianos y desde luego se les es-
pera en M6jico y Venezuela. Debo ma-
nifestaros a vosotros mi reconocimiento,
y quiero expresaroslo con grande efusi6n
por haber correspondido siempre A la con-
fianza puesta en la bondad y piedad de
vuestro coraz6n, por no haber dejado ja-
mas de ser para los Salesianos los An-
geles visible de la divina Providencia y
los ministros de su inagotable caridad.
Os agradezco de un modo especial, ama-
dos Cooperadores y, Cooperadoras, el que
hayais proporcionado los medios para la
decoraci6n de la iglesia de Maria Auxi-
liadora, iglesia que, seguin el deseo ge-
neral, es un bello y glorioso monument
Sla memorial de Don Bosco, nuestro pa-
dre inolvidable y muy querido fundador,
A la vez que una perla preciosa digna de
la Reina del Cielo, bien que much ha
costado y muy crecidas deudas nos deja.
Finalmente;, muy amados Cooperado-
res y Cooperadoras recomiendo en vues-
tras oraciones la Pia Sociedad de,San
'Francisco'de Sales y sus obras, y os ase-
guro que en todas nuestras casas cada
dia se ruega al Seflor de un modo espe-
cial por vosotros. No olviddis en vuestros
sufragios A los numerosos bienhechores,
hermanos nuestros 6 Hijas de Maria Au-
xiliadora lamados por Dios a la eterni-
dad en el afio que acaba de transcurrir.
,Y c6mo no hacer particular mencion del
Presbo. Don Juan Bonetti que por tantos
afios fue redactor del Boletin Salosiano y
Director spiritual de nuestra Pia Socie-
dad ? y del Sr. Jos6 Buzzetti benem6rito
y uno de los mas antiguos alumnos de
Don Bosco 7 Si, rognemnos por ellos y con-
sideremos cuan grande haya sido el con-
suelo que al fin de la vida debieron de
sentir por haber cooperado segin sus
fuerzas al'bien que, con la ayuda de Dios,
se ha hecho y continue haci6ndose por
la Pia Sociedad Salesiana. Oiertamente
que la hora de la muerte se recoge el
fruto de las buenas obras, conform A me-
nudo lo recordaba Don Bosco. Ooiserve-
mos fijo en nuestra mente este pensa-
miento, y confiemos en que trabajando
por la gloria de Dios y bien de las almas
mereceremos de la Miscricordia Infinita
oncontrarnos todos reunidos un dia en el
Paraiso y gozar de Dios y alabarle por
-toda la eternidad.


Soy de vosotros, amados Cooperadores
y Cooperadoras, con el mayor respeto y
mds vivo reconocimiento vuestro
Obligadisimo Servidor
MIGUEL RTIA
SSacerdote.
Turin, 10 de enero de 1892.

**
UNA BUENA OBRA
recomendada 6 nuestros Cooporadores y Cooperadoras.


Mnchas son las personas de uno y otro
sexo que gustosas se harfan Cooperadores
Salesianos si conociesen la existencia de esta
Pia Uni6n. Puesto que los Sumos Ponti-
fices Pio IX y Le6n XIII se ban dignado
enriquecerla con extraordinarias gracias, re-
comendamos encarecidamente A nneutros lee-
tores hagan participants de tales beneficios
a las personas de su conocimiento que igno-
ren la existencia de esta Piadosa Socie-
dad.
Los requisitos que se necesitan para ser
Cooperador 9 Cooperadora son:
10 Toner 16 aiios de edad;
20 Gozar de buena reputaci6n moral y
religiosa ;
39 Hallarse en condici6n de promover y
sostener las obras de la Congregaci6n Sale-
siana, sea con medios propios, como limos-
nas, trabajos, difusi6n de buenas lectures,
etc., sea colectando las ofrendas erogadas por
otras personas con el mismo objeto.
La Pia Union no impone ninguna obli-
gaci6n de conciencia, y pueden asociarse en
ella aun las personas de institutes religiosos.
Los que deseen conocer las numerosas in-
dulgencias concedidas A los Cooperadores
pueden verlas en los Boletines de abril y
mayo de 1890 6 bien en el libro titulado:
DON Bosco, por un Cooperador Salesiano.













A LOS HIJOS DE LA GATOLICA ESPANA


SE que es misericordioso con el pobre presta al Seioor
con interns, y el Seiior le pagard con creces.
PRov. xix.

Hace poco que lluvias torrenciales ban arrasado ciudades en-
teras, destruido campos y frutos y sembrado de victims el suelo
espafiol. El coraz6n se prime dolorosamente a la consideraci6n
de tantos estragos. Y no ha sido 6sta la unica calaniidad que en
los ultimos tiempos ha afligido a Espafia; una desgracia de dis-
tinta naturaleza, si bien no menos espantosa, llama adn la aten-
cidn general: las huelgas de millares de obreros que conmueven
impensadamente a todos los ciudadanos, sin que puedan reverse
ni las miserias y dafos que acarrean, ni los desmanes, latrocinios
y saqueos a que conduce el espiritu infernal y vandalico que
anima a los socialists y francmasones quienes regularmente las
inspiran y dirigen. I Quien puede vivir tranquilo al pie de un
monte de cuyas alturas se derrumban aludes colosales con gran
violencia y estr6pito ? ni qui6n puede considerar segura su pro-
piedad ni su vida si las huelgas se repiten cada vez mas formi-
dables y terrible ?
Para evitar esas manifestaciones, semejantes a la furia de un
mar embravecido, no bastan los esfuersos de las sociedades indus-
triales, ni siquiera los de la autoridad supreme. No olvidemos lo
ocurrido en Francia: 40,000 obreros que se ocupaban en las minas
del Paso de Cales, constituidos en huelga, acaban de obligar a las
Compafias mineras y al Estado mismo r ceder en vista de sus
amenazas.
Para conjurar el mal es menester mejorar la condici6n del
pueblo educandolo cristianamente, segfin lo recomienda Su San-
tidad Le6n XIII en su enciclica sobre el estado obrero. Este es
el fnico medio eficaz. A la manera que si se- siembran vientos se
recogen tempestades, de una educaci6n viciada no pueden obte-
nerse sino frutos deplorables. Por el contrario si bien se educa la
generaci6n present, la misma que mas tarde ha de constituir la
sociedad, los resultados no podran menos de ser en extremo con-
soladores; por lo cual con raz6n decia Leibnitz : Reformad la edu-
cacidn de la niflez y reformar6is el. mundo.
Don Bosco, ap6stol de la educaci6n en nuestro siglo, iluminado
con la luz del Cielo y guiado de un modo singular por Maria Au-
xiliadora, consagrose con todas sus fuerzas al bien de la clase






-6 -

obrera amparando a los ninios abandonados, instruyendolos, ense-
Sfiandoles un arte f oficio y educandolos conform a la moral del
Evangelio. Con este fin fund6 un institute religioso, llamado de
San Francisco de Sales, y estableci6 numerosos asilos, escuelas de
artes y oficios, oratorios y colegios, los cuales mediante la buena.
organizacion recibida y gracias a la manifiesta protecci6n divina
se desarrollan y aumentan en Europa y -America, con aplauso ge-
neral de todas las jerarquias sociales y con particular satisfacci6n
de los prelados y soberanos.
SDon Bosco miro con senalado interest & la Espafia, cuya fe es
el tesoro mas preciado de sus hijos y el timbre mayor de su glo-
ria, a la noble y religiosa naci6n que con la doctrine de Cristo
civilize al Nuevo Mundo y le comunico la .vitalidad de sus esti-
mables prendas y character; por eso vino a Barcelona y establecio
en Sarrid una casa en que hoy se educan y aprenden oficios mAs
de 250 alumnos. Fund6 mAs tarde otra en Utrera, cerca de Sevilla,
y no hace much que se install una tercera en Barcelona con
notable provecho de los nifios vagabundos y desamparados. Reco-
nocida la importancia de la educaci6n dada a los pobres segin el
sistema de Don' Bosco, y como la formaci6n de la nifez sea la
obra por excelencia de religiosidad y patriotism, numerosas son
las peticiones que se reciben para la erecci6n de nuevos asilos,
talleres y colegios Salesianos en Espaia. El Instituto de Don
Bosco muy de buena voluntad quiere aceptarlas; pero sin contar
con mas recursos que los de la caridad piblica, tanto para la fun-
daci6n de nuevas casas como para la manutenci6n de las ya exis-
tentes, necesita implorar el socorro de las almas piadosas y des-
prendidas. Los religiosos Salesianos, llenos de agradecimiento por
la benevolencia con que han sido favorecidos en Espafia y deseosos
de corresponder a la confianza con que se les honra, no ahorran
sacrificio alguno para contribuir en la media de sus fuerzas a la
rehabilitaci6n de la clase obrera y al bien de la naci6n espafola.
SConfiamos en que el pobre y el rico, cada cual segin lo per-
mitan sus recursos vendra en nuestra ayuda con el interest de fa-
vorecer a los nifios desvalidos. La necesidad es imperiosa y ur-
gente. En tanto que el demonio y sus secuaces se sirven del di-
nero para la corrupci6n y p6rdida de tantas almas, el buen cris-
tiano lo aprovecha para salvarlas, sin olvidar que a Nuestro Sefior
Jesucristo mismo es a quien socorre en la persona de los pobres.
Tras la mano del indigent estA la del Divino Salvador que recibe
el 6bolo piadoso, y lo remunera dando el ciento por uno.
I Ea, pues, en nombre del Seinor, un 6bolo para la educaci6n de
la nifiez pobre y abandonada de Espafia!

Nota. Las limosnas pueden enviarse por medio de girbs postales 6 sellos de fran-
queo con cualquiera de las direcciones siguientes:
Sr. Presbo. Don Ernesto Oberti, Director de la escuela del Carmen. Utrera-Sevilla.
Sr. Presbo. Don Felipe Rinaldi, Director de, los Talleres Salesianos de SarriA-Barcelona.
Sr. Presbo. Don Antonio Aime, Director de la Casa Salesiana de Barcelona. Cali1
de Florida Blanca,







-7-


LOS CONGRESS ATOLICOS
Y LA OBRA DE DON BOSCO


Congress de Malinas.

En el Congreso celebrado en esta ciudad,
el ilustre jurisconsulto belga Don Carlos
Weste, antiguo guardasellos y president de
la secci6n relative A las obras sociales, pro-
puso que se tratara en primer lugar sobre
la fundaci6n de Asilos para niios pobres y
abandonados. El abogado relator Sr. Debert,
manifestando la triste suerte de estos nifios
y la manera de mejorar su condici6n, habl6
de la Obra Salesiana en los t6rminos si-
guientes: << Es menester reformer ante todo
los malos instintos de los muchachos vaga-
bundos. Y bien ha manifestado Don Bosco
c6mo esto se puede obtener: inspirado por
la caridad, nos ha ensefiado A regenerarlos
por medio del amor. Este sacerdote, el mas
grand educator de la infincia, procuraba
ganar el coraz6n de sus alumnios: la fe y la
caridad eran las columns del edificio en que
trabajaba. Iloy la Obra de Don Bosco es
inmensa; teniendo por objeto la felicidad de
la infancia y de la juventud comprende asi-
los, colegios, talleres y classes para adul-
tos, con lo cual consigue former obreros
models y excelentes ciudadanos. Su esta-
blecimiento de Turin tiene talleres perfecta-
mente organizados de zapateria, herreria y
cerrajeria, fundici6n de tipos, sastreria, im-
prenta, escultura etc., con que beneficia sin-
gularmente a la clase de los menestrales y
jornaleros. Corona esta obra la instituci6n
de Seminarios Salesianos para las Misiones
Cat6licas. i Y qu6 medios poseia para ta-
iafia empresa ese hombre extraordinario ?
Al principio ningunos : su obra se alz6 con
el sacrificio del hombre A Dios; y luego cre6
una pia Sociedad de Cooperadores para el
sostenimiento de las obras salesianas. Segin
la Unita Cattolica, cerca de trecientos mil
nifios son atendidos por los religiosos del
Institute de Don Bosco : la Francia tiene
14 casas, muchas imis la Italia y no 6s facil
contar las de Patagonia, Chile, Reptiblica
Argentina, Uruguay, Brasil, Ecuador etc.
El Congress de Malinas aprob6 las con-
clusiones siguientes :
I. S61o la caridad cristiana puede reha-
bilitar A la niiiez vagabunda;
II. Para restringir en lo possible el nil-
mero de vagos no bastan recursos pasajeros,
sino que se deben fundar asilos destinados a
recoger A los niios desamparados;
III. La Obra Salesiana es la que pre-
senta el model mAs acabado de tales asilos;
por lo cual conviene darla a conocer, ha-
cerla popular y protegerla en todas parties.


NUESTROS MISIONEROS
en viaje al Ecuador.
Tenemos muy consoladoras noticias de
nuestros hermanos que partieron filtima-
mente para el Ecuador. EmbarcAronse en
Liverpool en el vapor Floridian, y, ,sin mas
compaiero de viaje que un caballero de No-
rruega, convirtieron en oratorio el saloncito
destinado a los fumadores. El viaje fu6 fe-
licisimo hasta Col6n de donde hemos reci-
bido sus noticias. Esperamos que no tarda-
ran much en legar a su destiny.

v"4 4 -* *- 4

LOS PRIMEROS SALESIANOS
en Africa.

Orin, 28 de agosto de 1891.
REVMO. Si. DoN RUA:
El 22 del corriente nos embarcamos en
Marsella, con direcci6n A este puerto, A bordo
del vapor La Ville de Rome.
Dos dias despuns, esto es el dia de san
Luis rey de Francia, llegamos A nuestro des-
tino con today felicidad. Al pisar la tierra
africana cumplimos con el deber de ir ante
todo a la iglesia a dar gracias a Dios por el
feliz viaje y a consagrarnos al Senor sin re-
serva en el nuevo trabajo que vamos a aco-
meter. Siendo tiempo de vacaciones encuen-
transe ausentes casi todas las autoridades
eclesiAsticas : el Ilmo. Sr. Obispo, su Vicario
el Sr. Maye y el Parroco de la cathedral han
ido A Francia; pero llegaran A tomar parte
en los ejercicios espirituales que aqui se ha-
cen A principios de setiembre.
Tanto el Sr. Secretario General del Dio
cesano, como los vicepArrocos de la cathedral
nos recibieron con la mayor bondad. Nada
le dir6 de nuestra vivienda, la cual es bien
pobre; pero la gracia de Dios nos llena el
coraz6n y hace agradables las privaciones.
En cuanto A la instalaci6n de nuestro ora-
torio deberemos esperar hasta la Natividad
de Maria, y conformarnos entire tanto con ce-
lebrar la santa misa en la iglesia de Sai
Luis.
Antes de partir de Marsella visitamos el
celebre santuario de Nuestra Sefora de la
Guardia, doude rogamos do un modo parti-
cular por nuestros Superiores y por nuestros
bienhechores.
Tenga A bien saludar afectuosamente a
nuestros hermanos, y Ud. dignese bendecir
A sus hijos de Africa y particularmente al
filtimo de todos
CARLOS BELLAMY
Sacerdote,
Calle de Menerville, 1.






















4K


:2~


IIl I '


111111i


,'I


II;' I'
I *IiI I,,


.rk"A-


U -


I1 I II, ',
',',: ', ,


, Oratorio


de San


Francisc
Francisco




aiio 1846 al[1851.


i "


';i' '' ',II
ii


- --~~-.-


---- ~-~;.~;~-=-~--;---~=~-=-
;;~~
-~~_~;-~-~;~r----------


~,_--
-~---.


- - - - -----


1
,,,-,,,
a
,i- T-i-


-=-~--~-~-~-=~ ;~


i ~

~i~3
Ir--


- ---~--~

~_~- ~--~ ~-~-j~;~
--i'-
~
--~-~ --- i-







- 10 -


LOS IIJOS DE DON BOSCO
y las Hermanas de Maria Auxiliadora en el Perui.


Una carta escrita en Panama el 19 de se-
tiembre nos ha anunciado su llegada A Co-
16n, despu6s de muy favorable viaje, y cuatro
dias antes de lo que esperaban. El 29 de se-
tiembre, fiesta de la Dedicaci6n de la Basi-
lica de San Miguel Arcingel y dia de nues-
tro venerado superior Don Rua recibi6se el
siguiente telegrama: 1ina. Turin. Llegaron
los salesianos. Salud y felicidad. CANDAMO.
- Otro telegrama enviado por el mismo se-
Bor a Aix les Bains a Don Jos6 Canevaro
dice: Llegaron Salesianos. Content general.

.J. .L .1. ... .. J .. .. J. L1. .1.
;t .. .1 ...t.t.-.ls ,. .. . t,,, ,-t-,



PATAGONIA.
Hospital Salesiano de Viedma.

Viedma, 7 de agosto de 1891.

REVMO SR. DON RUTA:
Hoy se cumple el segundo aniversario de
esta important fundaci6n, 6 contar del dia
en que se aprob6 el proyecto. Conversaba
yo el 7 de agosto de 1889 con el Ilmo. Se-
nor Cagliero sobre la gran miseria en que
se encontraban algunos soldados enfermos y
del desamparo en que estaban muchos obre-
ros que habian llegado aci sin familiar, como
tambi6n no pocos indios faltos de socorro
spiritual y material. Monsefior me encarg6
que hablara d nuestros educandos sobre la
necesidad do establecer un hospital bajo la
direcci6n de los Salesianos y el servicio de
las Hijas de Maria Auxiliadora, y que los
exhortara : rogar a san Jos6 para que nos
ayudara en la realizaci6n de semejante pro-
p6sito. Asi se hizo, y comenzaron a hacerse
oraciones especiales 6 dicho Santo.
Cuatro dias despues, el 11 de agosto lla-
inado A asistir i un enfermo fui d 61 en com-
pailia de Don Garrone: era un pobre pintor
catalin oprimido por una peritonitis aguda.
Grande fu6 su content al vernos. Su situa-
ci6n era en extreme triste: sin recurso al-
guno, lejos de su familiar y enfermo de gra.
vedad vivia desolado. No recibia mis ayuda.
que la escasa asistencia que podia prestarle
un buen jornalero en los ratios libres que le
dejaba el trabajo. Acongojado y melanc6-
lico se encontraba casi desesperado, corriendo


peligro de acortar sus dias con una muerte
deplorable. Profundamente conmovidos pro-
curamos consolarle prometi6ndole que habla-
riamos con el Ilmo. Sr. Obispo b fin de ver
manera de asistirle y acomodarle de un modo
convenient. La necesidad era urgente; mas
no teniamos lugar alguno que poderle pro-
porcionar en nuestro colegio y no hallAba-
mos asilo que poder ofrecerle. I Qu6 hacer ?
Sin hallar mas que una vieja barraca del
siglo pasado, hormiguero de bichos y saban-
dijas, hicidronse diligencias para conseguirla
de las Hermanas de la Caridad d quienes per-
tenecia; y habi6ndola ellas cedido gustosas,
todos los artesanos y escolares de la Casa
Salesiana vinieron, quidnes con herramientas,
quienes con materials de construcci6n a:
transformer aquel local en una enfermeria.
El Sr. Presbo. Don Garrone atiende a la
higiene y desinfecta convenientemente el edi-
ficio; como faltaran los muebles, nuestros,
hermanos se privan de cuanto pueden y arr:-
glase sin demora una estancia con buenm
cama y cuanto es menester para el pobre
catalan enformo.
Cuatro de nuestros Hermanos le traea
luego, acompaiiados de nuestros escolares
que formaban un hermoso cortejo A su alre-
dedor. La poblaci6n de Viedma sorprendi6se
y quedo conmovida & la vista de semejanto
espect`culo. Las Hermanas de Maria Auxi-
liadora toman d su cuidado al enfermo cuil
si se tratara de tender 6 Nuestro Seior Jc-
sucristo. El enfermo apenas si podia hablar:
tanto era el consuelo que sentia; pero con
sus miradas bien expresaba su content y
gratitud. i Habiase cambiado en reconocido
amigo uno de nuestros mas ac6rrimos calum-
niadores!
Asi comenz6 el 11 de agosto de 1889 el
Hospital Salesiano de Viedma, dedicado 'l
glorioso Patriarca san Jos6.
Comenzada la obra extendi6se poco 4 poco:
la divina Providencia envi6 los recursos, y
los Salesianos 6 Hijas de Maria Auxiliadora:
consagrAronse con ardieilte celo k hacer la
caridad en esta casa, donde habian hallado
por fin solicitos cuidados los pobres enf'er-
mos no menos necesitados de socorro para
el alma que para el cuerpo. Hasta los cora-
zones mis duros nna vez aqui se conmuevenr
y arrepienten y vuelven & Dios.
El 15 del mismo mes Don Milanesio, de
vueltas de una misi6n trajo un pobre vieio
argentino, como de sesenta ailos, llamado
Juan de Dios Serrano. Habiale encontrado
en una miserable cabalia hfimeda, fria y a-
bierta, expuesta casi enteramente 4 la intem-
perie. Lleno de compasi6n por su suerte lo
hizo montar en un carro y conducir 6, Viedma.
Su estado era tristisimo y repugnante; mas
las Hermanas le reciben como ,i cuerpo de
rey. Aquel infeliz estaba casi fuera.de si:
sus compatriotas le despreciaban, consider
rando que expiaba atroces delitos, por haber







- 11 -


servido de soldado voluntario en tiempo del
tirano Rosas y pertenecido a una sociedad
sanguinaria. Cincuenta dias estuvo en el hos-
pital; la enfermedad dolorosa y terrible de-
sapareci6, y con la salud del cuerpo recobr6
tambind la del alma. Hoy dia es un buen


de expresarnos su reconocimiento. Recogi-
mos tambi6n A un aldeano del desierto que
6 la edad de cuarenta y ocho aios hizo su
primera comuni6a en el hospital; en seguida
A un indio que a los dos meses de asistencia
6 instrucci6n recibi6 el bautismo, y ya sano


cristiano; su gran desgracia habia consis-
tido en no haber lecibido la menor educa-
ci6n religiosa; tal es la triste suerte de tantos
otros infelices.
* En setiembre del mismo afio atendimos a
an jefe de la guardian urbana, que no cesa


promote atraer otros indios para que se ins-
truyan en la fe cat6lica.
Hemos tenido asimismo el placer de soco-
rrer en este hospital a no pocos italianos,
uno de los cuales, Jos6 Casullo, habiendo.







- 12 --


recobrado alli la salud hizo en la casa ciertas
mejoras dignas de estimaci6n.
En octubre de 1889 Don Milanesio pre-
senta A las Hermanas una pobre india que
inspira la mayor compasi6n: jams en mi
vida he visto enferma semejante; parece una
leprosa de las islas de Sandwich. La caridad
de las Hermanas es indecible: ellas la aco-
gen con sin igual bondad y la curan como
A una hija; mas llega un dfa en que la en-
ferma desahuciada de los medicos dice: -
Basta de remedies; quiero el Paraiso. Se con-
fiesa, recibe el santo Vidtico y poco en-
trega plAcidamente su alma a Dios.
Lo que mds consuela en el servicio de esta
casa es que la mayor part de los enfermos
obtienen double salud: la del alma y la del
cuerpo.
El hospital es como una escuela de expe-
riencia donde el hombre aprende A conocerse
A si mismo y A compadecer y socorrer las
desgracias de sus semejantes. Aqui se palpa
la verdad de las palabras de Job, que la vida
del hombre estd llena de miserias. A nuestro
hospital no legan en verdad sino los que lo
han menester A causa de alguna enferme-
dad; pero si se acercaran A visitarlo los que
viven en medio de las comodidades munda-
nas ciertamente que se sentirian profunda-
mente conmovidos y socorrerian la indigen-
cia de los desgraciados, con lo cual merece-
rian oir en el Altimo dia las palabras del
Divino Salvador: Estuve enfermo y me visi-
tasteis.

El aulo de 1890 comenz6 con un hecho so-
bremanera conmovedor. El primero que entr6
en el hospital fu6 un indio cristiano, de edad
como de cuarenta anios, Atanasio Crespo, el
cual habia servido 6 varias personas como
cocinero. De coraz6n generoso habia hecho
el bien A cuantos podia; pero ahora atacado
de pulmonia parece que nadie se acordaba
de 61. Asi paga el mundo! El pobre llora
de sentimiento.
Traido al hospital tanto las Hermanas de
Maria Auxiliadora como el m6dico Sr. Ga-
Trone le han atendido extraordinariamente;
por desgracia la enfermedad es incurable y
Atanasio esta A la muerte. So le adminis-
tran los santos Sacramentos, que recibe con
suma piedad. En seguida pregunta: IHa
Ilegado mi dltima hora? Bien muero content
zntre gente amiga. Toma en seguida el filtimo
honorario recibido de sus amos y lo pasa a
una Hermana 6 quien le dice: Este es
todo mi haber; lo doy d Ud. .d fin de que sirva
para socorrer a otro desgraciado cor yo. -
Poco despu6s muri6. Aquel coraz6n generoso
habia bebido resignado las amarguras do la
desolaci6n.
*
Grande ha sido en este al~o el incremento de
enfermos y el trabajo ocurrido en el hospital.


Entre otros recibi6 hospedaje un nuevo
Goliat, un hombre de estatura gigantesca, el
cual A la edad de 65 ailos recibi6 aqui la
primer comuni6n. En abril expiraba en esta
casa con la muerte del just un verdadero
angel, una nieta del Cacique Juan Saihue-
que, por el alma de la cual se hicieron sun-
tuosos funerales. En agosto uno de los guar-
dias civiles, el mismo dia que lleg6 al hos-
pital, y despu6s de preparar convenientemente
su alma, muri6 en el Sefor.
Omito mencionar el ingreso de muchos
otros enfermos, advirtiendo tan s61o que el
aio termin6 con la muerte repentina de un
pobre condenado a presidio perpetuo. No
hubo tiempo mAs que para sugerirle una de-
vota aspiraci6n y darle la absoluci6n. Tanta
impresi6n caus6 el hecho en el hospital que
todos los enfermos se confesaron, temerosos
de que les ocurriera una suerte semejante.
*
.Los enfermos aumentaron en 1891:' ya no
vienen los cat6licos y los indios solamente
sino aun los protestantes, quienes reconocen
que la caridad de las Hermanas obra pro-
digios; y no han faltado quienes movidos
por ella se convirtieran d'la verdadera fe.
No hace much que el capitAn de marina Ber-
nardo Jepsen, alemAn luterano, viniendo al
hospital se instruy6 en nuestra religion,
abjure sus antiguos errors y recibi6 el santo
bautismo.
En el mes de marzo hemos sido testigos
de un hecho sobremanera consolador: herido
mortalmente un anciano de 75 ailos, des-
trozada la garganta por un malvado, fu6 ne-
cesario cocerle repetidamente la herida y ad-
ministrarle sin demora los sacramentos. En-
tr6 en el hospital el dia de San Jos6 y lo
recomendamos especialmente al glorioso pa-
triarca. La curaci6n no era de ningun modo
presumible; el caso parecia de gravedad supe-
rior A todos los recursos de la ciencia; pero la
fe alcanza imposibles. A poco todo peligro de-
saparece; el buen anciano torna de la muerte
A la vida y da gracias las mAs rendidas a
su buen protector san Jose.
Termino la present, reverendisimo Senor
Don Rua, con poner en su conocimiento que
este hospital presta cada dia mayores servi-
cios y que el bien spiritual que con 61 se
consigue es equivalent al de una continue
misi6n, con la diferencia de que las conver-
siones que se obtienen en el hospital son
mAs durables y consoladoras.
El Senior premier con largueza la caridad
de nuestros Cooperadores que nos ayudan
al sostenimiento de esta obra y la de los far-
maceiticos y droguistas que nos' regalan re.
medics. '
De V. R.
Afno. hijo y seridor ,
BERNARDO VAOCHINA.














SOLEMNIDAD DE .ARIA INMACULADA
Y CELEBRACI6N DEL QUINCUAGISIMO ANIVERSARIO
de la fundaci6n del Oratorio Salesiano.
No 's61o los Salesianos sino tambi6n nume-
rosas sociedades de obreros y de la juventud
cat6lica, institutes de educaci6n y de bene-
ficencia, antiguos discipulos, amigos y ad-
miradores de Don Bosco han torado la ini-
ciativa en celebrar con extraordinaria sun-
tuosidad el quincuag6simo aniversario de la
Sfundaci6n de la Obra Salesiana. La ciudad
entera de Turin ha participado de su con-
tento y se ha asociado 6 la celebraci6n de
esta fiesta eminentemente simpatica y popu-
lar, como quiera quo harto manifiesto es el
bien hecho por el siervo de Dios y ap6stol
de la niiiez, ya personalmento, ya por medio
de sus hijos y Cooperadores en cincuenta aiios
consagrados activamente A la educaci6n del
pobre y A la difusi6n de la verdad, por me-
dio de oratorios, asilos, colegios, colonies
agricolas, misiones, escuelas de artes y ofi-
cios y publicaci6n de buenos libros.
Con esta fiesta, en la cual han torado
part los individuos de todas las esferas so-
ciales, ha coincidido la de la celebraci6n de
Maria Inmaculada con un octavario solemn
en la iglesia, de Maria Auxiliadora, la igle-
sia de la particular devoci6n de los files, por
haber sido erigida por Don Bosco (en el lu-
gar del martirio de los santos Solutor, Ad-
ventor y Octavio), segfin indicaci6n de la
pjisma Virgen Santisima que .se dign6 apa-
recer alli a su amado siervo; la iglesia que
acaba de decorarse por los artists mds dis-
tinguidos con delicado gusto y primor; la
iglesia cada una de cuyas piedras conme-
mora una gracia sefialada obtenida por me-
diaci6n de la Madre omnipotent y de infi-
nita misericordia; la iglesia, en fin, mas
hermosa de Turin que ya no tiene que en-
vidiar la magnificencia y el genio con que
el arte ha enaltecido los templos de otras
ciudades. .
Desde el 6 hasta el 13 de diciembre las
campanas de esta iglesia, tocadas con maes-
tria y gracia sorprendentes, parecian dar
-un concerto a la poblaci6n que recordaba
el triunfo de la fe y la expresi6n pfiblica del
entusiasmo con que so honraban las glorias
de Maria. El pueblo acude gozoso 6 la igle-
sia, cuyas preciosas pinturas y artistic de-
coraci6n no se canza de admirar: el altar
mayor obra maestra, rico en marmoles, oro
y mosaicos, y la'cfipula donde atrae sobre
todo la vista la imagen de Maria Auxiliadora,
alrededor de la cual se ve Don Bosco y a


sus hijos, Mons. Cagliero y los salvajes de
la Patagonia, las Hermanas de Maria Au-
xiliadora que prestan su concurso A las Mi-
siones entire los salvajes, S. Francisco de
Sales patr6n del Instituto Salesiano, y la
representaci6n de la historic del culto de
Maria Auxiliadora llenan de embeleso A los
concurrentes; pero mayor impresi6n siente
todavia al oir las misas de Cherubini y de
Palestrina, cantadas por un coro de cerca
de trecientas voces excogidas. La pompa del
culto es digna de la solemnidad que se ce-
lebra: pontifican los ilustrisimos obispos de
Vercelli, Fossano, Susa, Casale, Cafarnaum
Samaria etc. Entre los asistentes se :ven
egregios personajes, marqueses, condes y ba-
rones, siendo de notarse la Princesa Leticia
que con su sdquito se hallaba frente al pill-
pito.
Las visperas de cada tarde no son menos
preciosas y concurridas que las misas pon-
tificales; luego predica un obispo, ora los
Ilmos. Sres. Pampirio y Manacorda, ora los
Ilmos. Sres. Rosas y Pulciano, y terminase
cada dia la fiesta con la bendici6n solemn
del Santisimo.
La concurrencia es tal que no caben en la
iglesia ni la quinta part de los files que
llegan a visitarla. En el presbiterio, al re-
dedor de los obispos y canonigos, de Don
Rua y demas superiores del Instituto Sale-
siano se ve numerosisimo clero y ac6litos
vestidos ya de blanco 6 encarnado, ya de
.negro 6 morado, todos con roquetes blancos
y fajas de vario color.
Desde las primeras horas de la noche en
la parte esterna de la cfipula luces rojas,
amarillas y azules iluminan la estAtua do-
rada de Maria Auxiliadora, en actitud de
bendecir al pueblo; los patios del Oratorio
en su fachada y p6rticos engalanados con
cenefas, gallardetes, oriflamas y banderas
hllanse tambidn illuminados con profusi6n
de luces que forman capriciosas y hermosi-
simas figures. Todo el mundo entra alli 6
gozar de aquel cuadro magico, y todos pro-
rrumpen en espontineas exclamaciones de
admiraci6n y content al ver una imagen de
la Inmaculada Concepci6n alumbrada primo-
rosamente en el fondo del patio principal.
Dos bandas de mfisica, una de los alumnos
interns del Oratorio y otra de los externos
tocan piezas las mas excogidas que contri-
buyen 6 aumentar la alegria de los circuns-
tantes y que son aplaudidas con entusiasmo.
Alumnos y superiores de diversas casas
salesianas se regocijan en uni6n de los de
la de Turin y de today la gehte amiga que
visit sin cesa.r el Oratorio y llena los patios
inmensos de la casa. Fuegos artificiales y
cinco 6 seis grandes globos quo se elevan
en el aire dan lugar A nuevas manifestacio-
nes de expansion y regocijo.
L Qui6n habria predicho todo esto cincuenta
alios antes ?'I Dios es admirable en sus san.







- 14 -


tos! Don Bosco fu6 un hombre providencial
mandado por. Dios en nuestros tiempos para
derramar infinitas bendiciones sobre la tierra.
<< Como los sabios de la Corte de Fara6n en
aieos dificiles y desastrosos exclamaban: De-,
nos el Eey un hombre discreto y active, lleno
del espiritu del Sefor d fin de salvar 6 la na-
cidh, asi, segdn la expresi6u del Ilmo. Obispo
de Fossano, la humanidad en los desgracia-
dos tiempos que corren ha sentido la nece-
sidad de un hombre semejante, y Dios se lo
di6, tray6ndole del campo a la ciudad, ele-
vAndole del mis humilde oficio al mAs alto
ministerio y A la ms ardua de las empre-
sas: este hombre es Don Bosco, cuyo apos-
tolado sublime lo reconoce todo el mundo, y
cuyas obras gigantescas serian incomprensi-
bles si no se reconociera en ellas lo extraor-
dinario que raya en prodigio, lo verdadera-
mente sobrenatural. >
Debiendo volver 6a hablar sobre las indi-
cadas fiestas en el nimero pr6ximo, no nos
extenderemos mis por ahora, y daremos re-
mate a este articulo con las siguientes pala-
bras de L'Unite Cattolica: < Al celebrarse
con magnifica pompa el quincuagssimo ani-
versario de la Obra de Don Bosco y ver que
la iglesia de Maria Auxiliadora ostenta su
esplendor sicut sponsam ornatam viro suo, le
rendimos con vivo placer cumplido homenaje,
le tributamos sinceros aplausos y nos regocija-
mos muy de veras, sea por la gloria que so da
. la Virgen Santisima en nuestra patria (que
desde los primeros tiempos se ha distinguido.
por su filial afecto a la Madre divina) sea
por el honor de la Sociedad Salesiana hija
privilegiada de Maria, sea por la apoteosis
de Don Bosco, y por que no decirlo ? tam-
bi6n de su sucesor Don Rua, quien no, s6lo
continfia, sine que ordena, engradece y mul-
tiplica las santas obras salesianas. Recieh-
temente establecidas 6stas en Asia y en A-
frica, fundadas catorce nuevas casas en pocos
meses, todo nos dice que asi como Elias al
subir al cielo dejaba su manto a Elise6, Don
Bosco A su vez transfundi6 6 Don Rua el
espiritu de su ardiente celo, y que la Igle-
sia, la sociedad y el mundo deben a6 Don
Rua lo que a Don Bosco, si, no menos que
a Don Bosco el cual vive y trabaja en la
persona de su sucesor con la misma energia,
con la misma caridad, con id6ntico amor 6,
la Iglesia, al Papa, A la nifiez, A los pobres
y 4 la humanidad enter. >


VENEZUELA
Valencia.
El 18 de julio los Cooperadores Salesianos
residents en esta ciudad celebraron la fiesta
de Maria Auxiliadora. Era la vez primer
que tenia lugar semejante solemnidad, y pro-
curaron por tanto darle singular esplendor.


Hizose con este motive una novena en la
Cabafla de la Divina Pastora, cantAronse vis-
peras, una misa mayor, pase6se procesional-
mente por las calls de la ciudad-laimagen.
de la Santisima Virgen y se di6 t6rmino a
la religiosa y muy concurrida funci6n con
unos fuegos artificiales.





Gracias de Maria Auxiliadora.
Innumerables son las personas que vienen
al temple de Maria Auxiliadora 4 expresar
su reconocimiento 6 la Reina del Cielo'y 6
dar cuenta de las gracias particulares que
ban obtenido por su poderosa intercesi6n.
Copiamos del registro establecido al objeto
las relaciones siguientes:
*
Curacion instantAnea. Hacia al-
gunos aiios que padecia de una enfermedad.
bien rara, si no unica en concept de los
m6dicos, y declarada incurable. Todos los re-
medios eran initiles y el mal crecia poco a
poco hasta que 6 principios del present aio
encontrandome al borde del sepulcro me a-
cord6 de la maravillosa protecci6n que dis-
pensa Maria Auxiliadora 6 sus devotos, y
pedi al Director de la iglesia que le esta
erigida en Turin que tuviera A bien hacer
comenzar una novena por mi salud. 1Cosa
admirable! El mismo dia en que 6sta empez6
desapareci6 de repente mi enfermedad, y desde
entonnes no he vuelto A sufrir dolor alguno.
C'iiuplo por esto bien gustoso la promesa que
habia hecho de contribuir con ana limosna
para el culto de Maria en el mencionado
temple, y jams podr6 olvidar la gracia ex-
traordinaria de que soy deudor A Maria Au-
xiliadora.
S. R. A. CALDOGNO
Cooperador Salesiano
Vicenza, 22 de junio de 1891.


Una novena. El 5 de mayo del aiio
en curso escribi 6 V. 1. para que se hi-
ciese una novena 6 Maria Auxiliadora con
el tin de impetrar la curaci6n de un hijo mio,
al cual cuatro m6dicos habian ya desahu-
ciado.
Principi6se la novena el 9 del mismo mes,
y cuando en este dia vino el medico con te-
mor de encontrar moribundo al enfermo,
qued6 sorprendido al advertir una notable
mejoria. El restablecimiento continue tan ra-
pidamente que al cabo de'pocos dias estaba
sano. Mi hijo era como an muerto resuci.,
tado.








- 15 -


En serial de agradecimiento Maria Au-
xiliadora por esta seialadisima gracia, mando
una limosna para los trabajos de la restau-
raci6n que se hace en el santuario que le
esta consagrado en Turin. Gracias, Rev. Se-
ior Don Rua, por las oraciones de V. R. y
de sus ninos. Dignese rogar. A la Madre de
Dios que bendiga a mi familiar y 4 su
Afino. y 8: S.
VICENTE SCOTTI.
Pistoya, 21 de junio do 1891.

*
Conversion y curacion.- Poco hace
que una Hija de Maria Auxiliadora lleg6
llorando d recomendar que se hicieran espe-
ciales oraciones por la conversion de su pa-
dre que se hallaba *enfermo de muerte. Hi-
ci6ronse sin demora'las oraciones 6 las cua-
les se uni6 la solicitante; cuando 6sta volvi6
4 su. casa encontr6 cambiado a su padre, el
cual no s61o pidi6 un sacerdote, sino que se
prepare con el mayor fervor a una muerte
cristiana. La familiar estaba tan sorprendida
y llena de consuelo como profundamente edi-
ficada. Maria Auxiliadora se complaci6 en
conceder al enfermo no s61o la conversion
sino tambi6n la salud. Bendita sea su ine-
fable misericordia
Sor TERESA RINALDI.
Paisandd (Uruguay), 28 de agosto de 1891.


Sin ser possible reproducir la relaci6n que
mil otras personas hacen de los favors y
bendiciones que han alcanzado de Maria, nos
limitaremos a dar por ahora el nombre de
las siguientes:
J. Desbles, de Paris. Valeria Barthe-
lemy (Francia). Sor Maria Gertrudis (Lon-
dres). M. Fr6v6dy, St-Nazaire. Sebas-
tian Ferranti, arcipreste (Italia). Juan del
Marco, parroco (Id.). A. Maderni, arci-
preste (Domodossola). Francisco Soldini
y Angel Tacchella de Bisuschio. Bernar-
dino Borri, de Maren. Carlos Donato, de
Turin. Rosalia Culesso, de Vigone. Juan
Colla, de 8. Estevan. Margarita Olivero
de Mondovi. Jacinto Vanini de Pubine. -
Vicente Bracelli de Caspoggio. Ermelinda
Morano de Casale Monferrato. Luis Lau-
reti de Acquaspovita. Felipe Travaglio de
Castagnito. Adela Corti de Maglio. Pe-
dro Jordan de Gdnova. Joaquin Bonardi
de Coneo. Guillermo Lazzero de Turin. -
Juan Gastaldi de Bergamasco. Catalina
Costamagna de Pesio. Maria Dazzoni de
,Faido.


BIBLIOGRAFIA.
Cinco lustros del Oratorio Sale-
siano, fundado por el sacerdote DON JUAN
Bosco segn' la relacidn de su discipulo el
sacerdote DON JUAN BONETTI.
Era grande el deseo que muchos tenian
en nuestros dias de ver reunidos en voli-
men las memories de los primeros anos del
Oratorio de S. Francisco de Sales, que se
vienen publicando en el Boleti ,Salesiano.
Pero aquellas noticias como hojas esparcidas,
niniguno mejor podia recogerlas y ordenar.
las, ninguno con mks juicio podia aumen-
tarlas y enmendarlas, que el mismo que de
su principio habia puesto manos a la obra;
esto es, Don Juan Bonetti. En efecto? des-
puds de la primera publicaci6n, que si bien
escrita sencillamente y 'sin ninguna preten-
si6n, habia dejado gran admiraci6n y vivos
deseos de verla llegar a su fin, 61 habiase
puesto con tiempo a retocar sus paginas, po-
niendo aquellas mejoras que mas A prop6sito
creia, no perdonando fatigas 6 incomodi-
dades, ya con consultar A aquellos que desde
un principio habian estado en el Oratorio y
que todavia vivian y podian ser de alguna
utilidad, ya con apurar ciertos hechos que la
buena critical exigia y aconsejaba, A fin de
apartar la mAs pequeila duda de veracidad
en su narraci6n. Y asi atendia al mode de
satisfacer los deseos de tantos admiradores
de las obras de Don Bosco, exponiendo sin
ambages los humildes principios del Orato-
rio, dando ocasi6n una vez mas de admirar
la mano de la divina Providencia, que habia
tanto bendecido y favorecido la Obra de los
Oratorios Salesianos. Es mas, cuando el mis-
mo Don Bonetti habia oido alabar a tantos,
el trabajo de sus manos, conform iba sa-
liendo en el Boletin, con los mejoramientos
introducidos posteriormente, hubiera podido
decir que dejaba en estas paginas un monu-
mento de su piedad y un testimonio de gra-
titud para con Don Bosco. Una circunstan-
cia notable daba mayor animo al buen siervo
de Dios. Y era que en este afio'de gracia,
1891, tan solemne para toda la familiar Sale-
siana, por ser el quincuag6simo aflo de la
primera Misa del virtuoso sacerdote su maes-
tro, [y de la instituci6n de los Oratorios, 61
confiaba powder poner sobre el sepulcro de su
bienhechor, el venerando Don Bosco, este
fruto de su ingenio. Y que satisfecho no
estaba con este pensamiento !
Si bien tan s6lo atendia 4 Dios y d su glo-
ria, parecia alegrarse cuando se le decia,
aunque de broma, que 61 era el primer his-
toriador del Oratorio, y asi seria en lo su-
cesivo tenido por muchos. Mas de una vez
le vi sonreir y darme las gracias cuando le
decia cual seria su inscripci6n sepulcral. << Y
cual ? me decia 61 con semblante risueno y
t6no agradable. Si tu quisieras prece-







- 16 -


derme en el camino del paraiso, y A mi me to-
cara el triste deber de tener que hacerte dicha
inscripci6n,' estA ya hedha, y result er bella;
y tal es asi, que tu mismo la aprobaras.
< < Y cual seria 6sta ?
<< Tu sers le dije, para el Oratorio,
lo que Homero tu6 un dia pare la Grecia,
esto es: ; El primer pintor de las memories
antiguas I...
Pero 61, humilde y sencillo como era, me
respondi6: < Por ahora pensemos en traba-
jar; y si te precede en mi muerte, pondrAs
en mi tumba, que am6 al Oratorio y que el
escribir de su Fundador fu6 para mi cosa
muy agradable y de ppca fatiga. >
Y asi era pues que conform su obra iba
adelantando, sentia en su coraz6n un ine-
fable gozo y como una ansiedad de poder
ver pronto terminado su trabajo. Veiase en
verdad que mientras atendia con afan A mil
otras ocupaciones, en 6sta principalmente te-
nia puestos sus ojos, y no es de extrafiar que
m6s de una vez pidiera ayuda A sus amigos,
per los deseos que tenia de llevarla presto
A cabo. Sus palabras de exhortaci6n eran
6stas: Venid, venid, y ayudadme 6 conducir
4 puerto feliz mi barquilla. Me parece que el
gran dia se me acerca y necesario es que vaya
aprisa. Y A cuantos se maravillaban de verle
todo desasosegado, 61 sin el menor reparo
les decia: No me queda much tiempo, tem-
Spus resolutions mcae instat: estoy cuasi 4
mi uiltimo fin'.
Habia puesto come alas en las manes
do nuestros j6venes quienes tan s61o procu-
raban, complacer A su laborioso superior, que
contaba los admirable cases de aquel Ora-
torio que fu6 para tanfos y es todavia casa,
refugio, escuela, temple y puerta segura de
salvaci6n. Y dia per dia le llevaban un le-
gajo de pruebas para corregir y repasar. La
obra era asidua y tomada con amor per ambas
parties; cada cual considerAndo cumplir una
santa comisi6n, no olvidaba aquello de: acude,
corre, vuela: sferza,- ,p ur,, divora la viz.
Como el labrador que con satisfacci6n v6
crecer entire sus manes la mies sembrada
un dia en el campo, asi 1l veia con gozo ir
de dia en dia en aumento sus paginas... Y
todo, porque vislumbraba A lo lejos una idea
feliz Una idea querida, de consuelo y cuasi
celeste se le presentaba delante cual si fuera
de hermoso y dorado horizonte; y era la de
powder poner en el din para nosotros memo-
rable del 15 de agosto 1891, sobre la tumba
de Don Bosco, la enter narraci6n del pri-
mer period del Oratorio.
Dios, emperor, habia dispuesto de bien di-
,versa manera. Se lee en la vida del Ve-
nerable Beda, que cargado de anos y mAs
ann de m6ritos, 6 iinposibilitado ya para es-
cribir, dictaba A su amanuense los altos pen-
samientos que conmovian aquel espiritu di-
choso y her6ico. De improvise dste le dice:
< ; Padre, no tengo mas papel! > Y el gran


siervo de Dios, con el rostro radiante de luz
celestial, le contest : Y yo nada mAs que
decirte.. E inclin6 por asi decir la cabeza
sobre la palma de la mane y pfisose A reposar
para siempre en la contemplaci6n de su Dios.
Su muerte sorprendi6 A nuestro querido
amigo Don Bonetti, despu6s de haber dado
fin A su trabajo, que serA siempre leido con
placer; siendo para 61 sin exageraci6n al-
guna, lo que para si decia el poeta latino,
monumentum aere perennius.

Abrigaba todavia un deseo, y era el de
presentar lo mejor que le fuese possible, lo
que 6 nosotros nos parecia ser Don Bosco,
esto es: humilde, amable, paciente; y esto,
aun hallAndose como Daniel metido entire los
leones cuando parecia quererle devoirar, y
todo era porque habiendo alguno, con today
prudencia, h6chole observer que en alg'un
punto Don Bosco no parecia el mismo, quiso
poner en esto especial cuidado para dar A
su principal personaje aquel colorido propio
y natural de mansedumbre, que en modo tan
admirable, con otros particulares dones, en
Don Bosco resplandecian. Y el retrato que
poco A poco iba saliendo, lo contemplaba
con satisfacci6n, para si y parecia sonreirse
cuando podia decir: He aqui A Don Bosco!
Asi en verdad dijo! Asi sucedi6!
Y este trabajo tan delicado y afectuoso,
digno en todos concepts de la mente y del
coraz6n de Don"Bonetti, se iba perfeccio-
nando bajo su pluma para manifestarlo dia
por dia mas semejante a su ejemplar.
De aqui que al terminar este articulo con
el finico prop6sito de presentar al. author del
libro, haya querido dar A sus lectores esta
explicaci6n.
Invitado A revisar las pruebas acumulada.
por la enfermedad y despu6s por la muerto
de su autor, uno al propio tiempo aqui mi
nombre; a manera que suele hacerlo aquel
que'visitando un grandiose monument so
le sfplica ponga su firm en un album pre-
parado al. efecto. La pongo, pues, admirando
y aplaudiendo la Lveneranda memorial del
dulce y caro amigo.
Y s6 que cuantos leerin conmigo el pre-
sente volume, se sentiran poseidos de los
mismos sentimientos; y alabarAn al Seior
muy en particular, los muchos Salesianos
esparcidos por ambos mundos, junto con
nuestros benem6ritos Cooperadores, por ha-
berse podido terminar la primer part de
aquel trabajo que tan deseado era de todos.
;Qu6 todo sirva A la mayor gloria de Dies,
sost6n de tantos alumnos de Don Bosco es-
parcidos per la tierra y A la santificaci6n do
las almas, argument que fu6 siempre el mo-
tor tanto de las fatigas de Don Bosco, como
de su estimado discipulo Don Juan Bonetti.
J. 1. FRANCESIA, Pbro.
Ccn ap:obciba de la Autoritad Eclesi&stica Grente JOSE GAMBINO.
Turin, 1832 Tipograffa Saiesions,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs