• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Carta al profesor Don Matias...
 Juan Facundo Quiroga
 Primera parte
 Segunda parte
 Tercera parte
 El jeneral Frai Felix Aldao
 El chacho
 Table of Contents














Title: Obras de D.F. Sarmiento ..
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075621/00001
 Material Information
Title: Obras de D.F. Sarmiento ..
Physical Description: 53 v. in 38. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888
Montt, Luis, 1848-1909 ( comp )
Belin Sarmiento, A. ( comp. and ed )
Publisher: Belin hermanos
Place of Publication: Paris
Publication Date: 1889-1909
 Subjects
Subject: Education   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1860-   ( lcsh )
Economic conditions -- Argentina   ( lcsh )
History -- Argentina -- 1860-   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Vol. 1-6 "reimpression," 1909.
General Note: Vol. 1-6 have imprint: Paris, Belin hermanos, 1909; v. 7: Santiago de Chile, Impr. Guttenberg, 1889; v. 8-49: Buenos Aires, Impr. "Mariano Moreno," 1895-1900; v. 50-52: Buenos Aires, Marquez, Zaragoza y cia., 1902; âIndice: Buenos Aires, Impr. Borzone, 1903.
General Note: Vol. 1-7 comp. by Louis Montt; v. 8-52 and index comp. and ed. by A. Belin Sarmiento. c.f. "Advertencia," v. 1.
General Note: Vol. 7-52 "publicadas bajo los auspicios del gobierno arjentino."
General Note: T. 9. Instituciones sud-americanas. 1896.--t. 10. Legislaciâon yprogresos en Chile. 1896.--t. 11. De la educaciâon popular. 1896.--t. 12. Educaciâon comâun. 1896.--t. 13. Argirâopolis, capital de los Estados Confederados. 1896.-- t. 14. Campaäna en el ejâercito grande. 1897.--t. 15. Las ciento y una (âepoca pre-constitucional) 1897.--t. 16. Provinciano en Buenos Aires; porteäno en las provincias. 1897.--t. 17. La uniâon nacional. 1898.--t. 18-20. Discursos parlamentarios. 1898.--t. 21-22. Discursos populares. 1899.--t. 23. Inmigraciâon y colonizaciâon. 1899.--t. 24. Organizaciâon, estado de Buenos Aires. 1899.--t. 25. Polâitica, estado de Buenos Aires, 1855-1860. 1899.--t. 26. El camino del Lacio. 1899.--t. 27. Abraham Lincoln. Dalmacio Vâelez Sarsfield. 1899.--t. 28. Ideas pedagâogicas. 1899.
General Note: T. 29. Ambas Amâericas. 1899.--t. 30. Las escuelas, base de la prosperidad y de la repâublica en los Estados Unidos. Bibliotecas populares. 1899.--t. 31-33. Prâactica constitucional. 1899-1900.--t. 34. Cuestiones americanas. 1900.--t. 35. Cuestiones americanas. Lâimites con Chile. 1900.--t. 36. Condiciâon del extranjero en Amâerica. 1900.--t. 37-38. Conflicto y armonâias de las razas en Amâerica. 1900.--t. 39. Las doctrinas revolucionarias (1874-1880) 1900.--t. 40. Los desfallecimientos y los desvâios; polâitica de 1880. 1900.
General Note: T. 41. Progresos generales; vistas econâomicas. 1900.--t. 42. Costumbres, progresos (continuaciâon) 1900.--t. 43. Francisco J. Muäniz. Horacio Mann. 1900.--t. 44. Informes sobre educaciâon. 1900.--t. 45. Antonino Aberastain. Vida de Dominguito. Necrologâias. 1900.--t. 46. Pâaginas literarias. 1900.--t. 47. Educar al soberano. 1900.--t. 48. La Escuela ultra-pampeana. 1900.--t. 49. Memorias. 1900.--t. 50-51. Papeles del presidente, 1868-1874. 1902.--t. 52. Escritos diversos. 1902.--âIndice general. 1903.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075621
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 26228108

Table of Contents
    Half Title
        Page iii
    Title Page
        Page iv
    Carta al profesor Don Matias Callandrelli
        Page v
        Page vi
    Juan Facundo Quiroga
        Page 1
        Page 2
        "On ne tue point les idees"
            Page 3
            Page 4
        Introduccion a la edicion de 1845
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        Carta sobre la edicion de 1851
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
    Primera parte
        Page 19
        Aspecto fisico de la republica Arjentina, I caracteres, habitos e ideas enjendra
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
        Orijinalidad i caracteres Arjentinos - el rastreador - el baqueano - el gancho malo - el cantor
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Asociacion - la pulperia
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
        Revolucion de 1810
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
    Segunda parte
        Page 67
        Infancia I juventud de Juan Facundo Quiroga
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
        La rioja - el comandante de campana
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
        Sociabilidad - cordova - Buenos Aires
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
        Ensayos - acciones del tala i del rincon
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        Guerra social - la tablada
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
        Guerra social - oncativo
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
        Guerra social - chacon
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
        Guerra social - ciudadela
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
        Barranca-yaco!
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
    Tercera parte
        Page 187
        Gobierno unitario
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
        Presente i porvenir
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
        Apendice
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
    El jeneral Frai Felix Aldao
        Page 241
        Gobernador de Mendoza
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
        Apendice
            Page 274
            Page 275
            Page 276
    El chacho
        Page 277
        En Chile I a pie
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
        Las travesias
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
        Reconstruccion
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
        San-juan
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
        Reaccion
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
        Alzamiento del chacho
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
        El chacho en Cordova
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
        La guerra en los Llanos
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
        El chacho en San Juan
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
        Las cosas como son
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
        La justicia del estado
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
    Table of Contents
        Page 375
        Page 376
Full Text










OBRAS
DE

D. F. SARMIENTO









OBRAS

DE


D. F. SARMIENTO


PUBLICADAS BAJO LOS AUSPICIOS DEL GOBIERNO
ARJENTINO


QUIROGA
ALDAO, EL CHACHO
1845-1863


~


~------



















CARTA
AL PROFESSOR DON MATIAS CALLANDRELLI

AUTHOR DE UN
Diccionarlo El.',, .;... e rl LenguI Castellana



Mi estimado soflor:
Tengo el gusto para satisfacor a sn podido, (do enviarle un
ejoinplar de la Vila d, Ficaicul, (Q,.'';iU,!u, reputada jcneral-
monte como cl escrito mas peculiar inio.
En cuanto a lenguajo, revise csta i1tina ed(icion el hablista
habancro Mantilla', hallando poco C(oj correjir (e las anterio-
res, y segun dijo, llamindole la atencion la ocurrencia frecuen-
to de locuciones anticuadas, poro castizas, quo atribuia a mu-
cha loctura do autores castellanos antiguos.
No siendo esta la verdad, indiqunle como causa quo, habien-
dome criado on una provincial apartada i formidomo sin es-
tudios ordonados, la longua do los conquistadors habia debido
conservarse alli mas tioimpo sin alteraciones sensibles, lo quo
corroboraba yo con muchos hecihos, i acoptaba dl como plau-
sible, bion asi como los ingloses insularcs do hoi, han hallado
on Norte-Amirica locuciones que traia lihonson, i no conser-
va Webster on su Diccionario.
La correction de pruebas d( mis Vi'je, la ihizo don Juan
Ai. Gutierrez, do ]a Academia tdo la Lenigua; i don Andros Io-
llo, igualmnento acaddmico, quo gustalba much de IecueiCdos

1. Es decir, corriji6 las p)rulbas de la cdicion de 186l8, pnus al haccr esta
reimpresion i compallar l sa edition con la tid 18 15, no ihemno encont rado
otra difercncia que la quo result de la mejor correcciou de pruebas. -
El Editor.









VI CARTA

peprovincia como lenguaje i como recuerdos de costumbres
americanas, rechazaba por infundadas muchas de las correc-
ciones de Villergas quo la echaba de hablista i que encontr6
en la Habana de quo paurler on achaque de lengua castellana,
pues es hoiun hecho conquistador que los mejores hablistas
modernos son americanos, hocho reconocido por la Academia
misma, acaso porque necesitan mas studio de la lengua los
que viven fuera del centro que la vivifica, i estAn mas influi-
dos por los elements estranjeros i estraiios a su orijen, que
tienden a incorporarsele.
Es lo mas breve que puedo decirle para su dirccion en el
uso quo quiera hacer de mis escritos, agradecindole cordial-
mente su buen deseo.
Tengo con este motive el gusto de suscribirme su afectisi-
mo amigo,

D. F. Savriento.

Buenos-Aires, Agosto 12 de 1881.
















JUAN FACUNDO QUIROGA



ADVERTENCIA DEL AUTOR

Despues do terminada la publication do costa obra, he roci-
bido do various amigos roctificaciones do various hechos refori-
dos on ella. Algunas inexactitudes han debido necesariamen-
to escaparse en un trabajo hecho de prisa, lejos del toatro do
los acontecimiontos, i sobre un asunto do que no se habia es-
crito nada hasta el present. Al coordinar entire si sucesos que
han tonido lugar en distintas i remotas provincias, i on epocas
diversas, consultando a un testigo ocular sobre un punto, ro-
jistrando manuscritos formados a la lijora, o apelando a las
propias reminisconcias, no es estrano quo do voz en cuando
ol lector arjentino echo do m6nos algo quo dl conoce, o dision-
ta on cuanto a algun nombre propio, una fecha, cambiados o
puestos fuera do lugar.
Pero debo declarar que on los acontocimientos notables a
quo me refiero, i quo sirven do base a las esplicaciones quo
doi, hai una exactitud intachablo do quo responderan los do-
cumontos pbblicos quo sobro ellos existon.
Quiza~ haya un moinonto en quo dosombarazado do las
proocupaciones quo han precipitado la redaccion do esta obri-
ta, vuelva a rofundirla en un plan nuovo, desnudandola do
today digresion accidental, i apoyindola on numerosos docu-
mentos oficiales, a quo solo hago ahora una lijera referencia.
1845
















On ne tue point les id6es.
Fortoul.
A los hombres se desgiiella, a las
ideas no.

A fines del afo ] 840, salia yo de mi patria, desterrado por
lstima, estropeado, lleno do cardonales, puntazos i golpes
recibidos el dia anterior en una de esas bacanales sangrientas
de soldadesca i mazorqueros. Al pasar per los bafos de Zon-
da, bajo las Armas de la patria que en dias mas alegres habia
pintado en una sala, escribi con carbon estas palabras:

On oe tue point les icles.

El Gobierno, a quien so comunic6 el hecho, mando una
comision encargada de descifrar el jeroglifico, que se decia
contender desahogos innobles, insults i amenazas. Oida la
traduccion, ni bien! dijeron, quo signitica esto?n ...........
Significaba simplemente que venia a Chile donde la liber-
tad brillaba aun, i que me proponia haeor proyectar los rayos
de las luces de su prensa hasta el otro lade de los Andes.
Los que conocen mi conduct en Chille, saben si he cumpli-
do aquella protest.

















INTRODUCTION A LA EDICION DE 1845


(Je demanded a l'historicn l'amour de I'hu-
maniLI on do la libeurt; sa justice impartial
ne doit utre impossible. II f;i l, au coil traire,
qu'il souhailo, q( 'il cspore, qu'il souffre, ou
soit hleurCuux do co quI'i ronlconte. )
lillemain, Cours de Litterature.


Sombra terrible de Facundo! voi a evocarto, para que
sacudiondo 0l onsangrentado polvo que cubro tus conizas, to
lovantos a esplicarnos la vida secret i ls convulsions in-
tornas que dosgarran las cntranas de un noble pueblo: Tti
poses c0 secret: rovelanoslo! Dioz afios aun tdspucs de tu
trijica nmuorte, el hombre do las ciudades i ol gaucho do los
lPanos arjcntinos, al tomar diversos sondoros on cl dcsierto,
dccian: ,No! no ha nuorto! Vive aun! El vendrd',-Cicrto!
Facundo no ha muerto; esta vivo on las tradicionos popula-
res, en la political i revoluciones aijontinas; on Rosas, su he-
redero, su comlplemento; su i aha ha pasado a este otro moldo
mas acabado, mas perfect; i lo quoe on dl ra solo instinto,
iniciacion, tendcncia, convirtidso on liosas on sistcina, oefcto
i fin. La naturaloza campestre, colonial i barbara, cambidso
on esta mctamdrfosis on arte, en sistemia, i en political regular
capaz de presentarse a la faz del mundo come cl mode de ser
de un pueblo encarnado on un hombre que ha aspirado a
tomar los airos do un jenio que domina los acontecimientos,
los homnbros i las cosas. Facundo, provinciano, barb:ro, a-
liente, audaz, fu6 reemplazado por liosas, hijo to 1a culta
Buenos-Aires, sin serlo dl; por Rosas, also, corazon helado,
espiritu calculator, que liace cl imal sin passion, i organize
lentamonnte cl despotismno con today la intolijencia do un M a-
quiavelo. Tirano sin rival hoi on Ja tierra, ipor qu( sis one-
migos q(uilorn disputarlo ol titulo do grande que Ie pro-
digan sus cortesanos? Si; grand i mui grand es, para gloria










OBRAS DE SARMIENTO


i vergiienza de su patria, porque si ha encontrado millares de
series degradados que se unzan a su carro para arrastrarlo
por encima do cadiveres, tambien se hallan a millares ]as
almas jenerosas que en quince aios de lid sangrienta, no han
desesperado do veneer al m6nstruo que nos propono el enig-
ma de la organization political do la Repfiblica. Un dia ven-
dra, al fin, quo 10 resuelvan; i el Esfinjo Arjentino, mitad
mujer por lo cobarde, mitad tigro por lo sanguinario, morira
a sus plants, dando a la Tebas del Plata el rango elevado
que le toca entire las naciones del Nuevo Mundo.
Necesitase, empero, para desatar este nudo que no ha po-
dido cortar la espada, estudiar prolijamento las vuoltas i re-
vueltas do los hilos que lo forman, i buscar on los anteceden-
tes nacionales, en la fisonomia del suelo, en las costumbres i
tradiciones populares, los puntos en quo estin pogados.
La Repdblica Arjontina es hoi la seccion hispano-americana
que, en sus manifestaciones esteriores, ha Ilamado preferente-
mente la atencion de las naciones europeas, que no pocas
veces se han visto envueltas en sus estravios, o atraidas, co-
mo por una vonijine, a acercarso al centro en que remolinoan
elements tan contrarios. La Francia estuvo a punto de ce-
der a esta atraccion, i no sin grandes csfuerzos (de remo i
vela, no sin perder el gobernalle, logr6 alejarse i mantonorse
a la distancia. Sus mas habiles politicos no han alcanzado a
comprender nada de lo que sus ojos han visto al echar una
mirada precipitada sobre el powder americano que desafiaba a
la gran nation. Al ver las lavas ardientes que se revuelcan,
se ajitan, se chocan bramando on este gran foco de lucha in-
testina, los que por mas avisados so tienen, han dicho: es un
volcan subalterno, sin nombre, de los muchos que aparecen
en la America, pronto so estinguira; i han vuelto a otra part
sus miradas, satisfcchos de haber dado una solution tan facil
como exacta de los fcndmenos sociales que solo han visto en
grupo i superficialmente. A la Amirica del sur en general, i
a la Repiblica Arjcntina sore todo, lo ha echo falta un Toc-
queville, que premunido del conocimiento de las teorias so-
ciales, como el viajero cientifico de bardmetros, octantes i brd-
julas, viniera a penetrar en el interior de nuestra vida political,
como en un campo vastisimo i aun no esplorado ni descrito
por la ciencia, i rovelase a la Europa, a la Francia, tan avida
e fases nuevas en la vida de las diversas porciones de la
humanidad, este nuevo modo do sor que no tiene anteceden-
tes bien marcados i conocidos. Hubierase ent6nces esplicado









JUAN FACUNDO QUIROGA 7
el misterio de la lucha obstinada que despedaza a aquella
Republica; hubieranse clasificado distintamente los elements
contraries, invencibles, que se chocan; hubidrase asignado su
part a la configuracion del terreno, i a los habitos que ella
enjendra; su part a las tradiciones espaniolas, i a la concien-
cia national, intima, plebeya, que han dejado la inquisicion i
el absolutismo hispano; su parte a la influencia do las ideas
opuestas que han trastornado el mundo politico; su part a
la barbario indijena; su part a la civilization europea; su
part, on fin, a la democracia consagrada por la revolution
de 1810, a la igualdad, cuyo dogma ha penetrado hasta las ca-
pas inferiores de la sociodad. Este studio, que nosotros no
estamos aun en estado de hacer por nuestra falta de instruc-
cion filos6fica e hist6rica, hecho por observadores competen-
tes, habria revelado a los ojos at6nitos de la Europa un mun-
do nuevo en political, una lucha injenua, franca i primitive
entire los tltimos progress del espiritu human i los rudi-
mentos de la vida salvage, entire las ciudades populosas i los
bosques sombrios. Ent6nces se habria podido aclarar un po-
co el problema de la Espafia, esa rezagada de Europa, que
echada entire el MeditorrAneo i el Oceano, entire la edad-me-
dia i el siglo XIX, unida a la Europa culta por un ancho
Istmo, i scparada del Africa barbara por un angosto Estrecho,
esta balanceandose entire dos fuerzas opuestas, ya levantan-
dose en la balanza de los pueblos libres, ya cayendo en la de
los despotizados; ya impia, ya fanitica; ora constitucionalista
declarada, ora desp6tica impudente; maldiciendo sus cadenas
rotas a veces, ya cruzando los brazos, i pidiendo a gritos que
le impongan el yugo, quo pareco ser su condition 1 su modo
de existir. iQud! iel problema do la Espafia curopea no po-
dria resolverse examinando minuciosamente la Espafia ame-
ricana, como por la oducacion i habitos de los hijos se rastrean
las ideas i la moralidad de los padres? iQu6! ino significa na-
da para la historic ni la filosofia esta eterna lucha de los pue-
blos hispano-americanos, esa falta supina de capacidad politi-
ca e industrial que los tiene inquietos, i revolvidndose sin
norte fijo, sin objeto precise, sin que sepan por qu6 no pue-
den conseguir un dia de reposo, ni que mano enemiga los
echa i empuja en el torbellino fatal quo los arrastra mal de su
grado, i sin que les sea dado sustraerse a su malifica influen-
cia? iNo valia la pena de saber por que en el Paraguai, tierra
desmontada por la mano subic del jesuitismo, un sabio edu-
cado en las aulas do la antigua Universidad de C6rdova, abre









OBRAS DE SARMIENTO


una nueva pajina en la historic de las aberraciones del espi-
tu human, encierra a un pueblo en sus limits de bosques
primitives, i borrando las sendas que conducen a esta China
rec6ndita, so oculta, i esconde durante treinta arios su presa
en las profundidades del continent americano, i sin dejarlo
lanzar un solo grito, hasta que muerto l1 mismo por la cdad
i la quiet fatiga de star inm6vil pisando un pueblo sumiso,
este puede al fin, con voz estenuada i apenas intelijible, dccir
a los quo vagan por sus inmodiaciones: vivo aun! poro cuinto
he sufrido, qu'antum. mutalts ab illo! Qud transformation ha
sufrido el Paraguai; qu6 cardenales i Ilagas ha dejado el yu-
go sobre su cucllo que no oponia rcsistencin! LNo merec cs-
tudio el especticulo de la lIepfiblica Arjentina que, dcspues
de veinte afios de convulsion internal, do ensayos de organi-
zacion do todo jSncro, produce al fin del fondo do sus cntra-
iias, de lo intimo de su corazon, al mismo Dr. Francia on la
persona de Rosas, pero mas grande, mas desenvuelto i mas
lostil, si se puede, a las ideas, costumbrcs i civilization do
los pueblos europeos? No so descubro en cl el mismo rencor
contra clelemento estranjcro, la misma idea de la autoridad
del gobierno, la mismia insolencia para desafiar la reproba-
cion del mundo, con nias su orijinalidad salvaje, su caractcr
friamente feroz, i su voluntad incontrastable, hasta cl sacri-
ficio de la patria, como Sagunto i Numancia; hasta abjurar el
porvenir i cl rango do nation culta, como la Espana de Feli-
pe II i de Torqucmada? LEs este un capricho accidental, una
desviacion momentinea causada por la aparicion en la esccna
de un jenio poderoso, bien asi como los planets se salen do
su drbita regular, atraidos por la aproximacion de algun otro,
pero sin sustraerse del todo a la atraccion do su centre do
rotation, que luego assume la preponderancia i les haco entrar
on la carrera ordinaria? Mr. Guizot ha dicho dcsde la tribune
francesa: "hai en Amdrica dos partidos; el partido europeo, i
el partido americano: este es cl mas fuerte;n i cuando le avi-
san quo los franceses han tornado las armas en Montevideo, i
han asociado su porvenir, su vida i su bienestar al triunfo
del partido europeo civilizado, so content con anadir: 'los
franceses son mui ontromctidos, i comprometen a su nation
con los demas gobiernos.n illendito sea Dios! Mr. Guizot, el
historiador de la Civil-izaciovn europea, el que ha deslindado
los elements nuevos que modificaron la civilization roman,
i que ha penetrado en el enmarafnado laberinto de la edad-me-
dia para mostrar c6mo la nation francesa ha side el crisol on









JUAN FACUNDO QUIROGA 9
que se ha estado elaborando, mezclando i refundiendo el es-
piritu modern; Mr. Guizot, ministry del rei de Francia, da
por today solution a esta manifostacion do simpatias profun-
das entro los franceses i los onemigos do Rosas: -ison mui on-
tromotidos los firanceses! Los otros pueblos americanos, quo
indiferentes e impasibles miran csta lucha i estas alianzas do
un partido arjentino con todo element europeo que venga
a prestarlo su apoyo, esclaman a su vez llenos de indignacion:
icstos arjentinos son inui amigos do los curopeos!n i el tirano
do la RIepfiblica A, i. i ... so encarga oficiosamente do com-
pletarles Ia frase, iafadicndo: ,;traidores a la causa america-
nai! C(iorto: dicon todos, traiidoros, esta es la palabra! Ciorto!
docinos nosotros, traidores a la eausa americana, espanfola,
absolutista, b~irbara! No habcis oidola palabra sialvlje quo
anda revolotcando sobro nuestras cabezas? De eso se trata, do
ser o no scr sulvuj. Rosas, segun esto, no es un hecho aislado,
una aberration, una monst'ruosidad. Es, por el contrario, una
manifcstacion social; cs una frniula do una mnanera do ser de
Un pueblo. IPara (qu os obstinais on combatirlo, i, s, si es
fatal, forzoso, natural i 16jico? Dios mio! para qud lo com-
baisl... Acaso porque la empresa es ardua, es por eso absur-
da? Acaso porque el mal principio triunfta, se le ha do aban-
donar resigindamente el turreno? cAeaso la civilization i ]a
libertad son ddbilos hoi en ol mundo, porque la Italia jima
bano el peso do todos los despotismos, porque la I.olonia an-
do errant sobre ]a tierra oiendigando un poco de pan i un
poco do libertad? Por qud lo combats! .. .Acaso no estamos
vivos los que despues do tantos desastros sobrevivimos aun;
o heimos pordido nuestra conciencia d( lo just i del porvo-
nir do la Patria, porquo homes perdido algunas batallas?
Qut! so quedan tambien las ideas entre los despojos de los
conbates? iSomos duefios de hacer otra cosa que lo quo ha-
comos, ni mas ni mnnos comno losas no puedo dojar do ser
lo que cs? :No hai nada do providencial en estas luchas do los
pueblos? J(oncodi6se jamas cl triunfo a quion no sabo per-
severar? Por otra part, hemos de abandonar un suelo de los
mas p-i. 1. i; d1.... do la Amidrica a las devastaciones de la
barlario, imantener cicn rios navCgablos abandonados a las
aves aeuiticas quo estaln en quiet posesion do surcarlos ellas
solas dosdo (ib iiitio? j Heomos do cerrar voluntariilnente ]a
puorta a la inmigracion europoa que llama con golpes repeti-
dos para poblar nuestros desiortos, i hacornos a la sombra do
nuostro pabellon, pueblo innumerable como las arenas del









OBRAS DE SARMIENTO


mar? iHemos de dejar ilusorios i vanos los suefios de desen-
volvimiento, de poder i de gloria, con que nos han mecido
desdo la infancia los pr6nosticos quo con envidia nos dirijen
los que en Europa estudian las necesidades do la humani-
dad? Despues de la Europa bhai otro mundo cristiano civili-
zable i desierto que la America? iHai en la Amirica muchos
pueblos que est6n, como el arjontino, ilamados por lo pronto
a recibir la poblacion europea que desborda cono el liquid
en un vaso? iNo quereis, en fin, quo vayamos a invocar la
ciencia i la industrial en nuestro ausilio, a llamarlas con todas
nuestras fuerzas, para quo vengan a sentarse en medio de
nosotros, libre la una de today traba puesta al pensamiento,
segura la otra de today violencia i do today coaccion? iOh! Esto
porvenir no so renuncia asi no mas! No se renuncia porque
un ejercito de 20,000 hombres guard la ontrada de la patria,
los soldados muoren en los combates, dosertan o cambian de
bandera. No se ronuncia porque la fortune haya favorecido a
un tirano durante largos i posados anos; la fortune es cicga,
i un dia quo no acierte a encontrar a su favorite entire el humo
denso i la polvareda sofocanto de los combates, adios tirano!
adios tirania! No se renuncia porque todas las brutales e ig-
norantes tradiciones coloniales hayan podido mas en un mo-
mento de estravio en el inimo de masas inespertas; las con-
vulsioncs politics traen tambien la esperiencia i la luz, i es
lei de la humanidad que los intereses nuevos, las ideas fecun-
das, el progress, triunfen al fin de las tradiciones envejecidas,
de los hAbitos ignorantes, i do las preocupaciones estaciona-
rias. No se renuncia porque en un pueblo haya millares do
hombros candorosos que toman cl bion por el mal; egoistas
que sacan de l1 su provecho; indiferentes que lo ven sin in-
teresarse; timidos quo no se atroven a combatirlo; corrompi-
dos, en fin, que conocidndolo, so entregan a 1l por inclinacion
al mal, por depravacion; siempre ha habido en los pueblos
todo esto, i nunca el mial ha triunfado definitivamonto. No so
renuncia porquo los demas pueblos amoricanos no puedan
prestarnos su ayuda; porque los gobiernos no ven de e1jos sino
el brillo del powder organizado, i no distinguen on la oscuri-
dad humilde i desamparada de las revolucioncs, los elemen-
tos grandes que estin forcejando por desenvolverso; porque
la oposicion pretendida liberal abljure de sus principios, im-
ponga silencio a su conciencia, i por aplastar bajo su pid un
insecto que importuna, huelle la noble plant a que ese insec-
to se apegaba. No se renuncia porque los pueblos en ma-









JUAN FACUNDO QUIROGA 11

sa nos den la espalda a causa de que nuestras miserias i nues-
tras grandezas estin donmasiado 1]jos_ de su vista para que
alcancen a conmovorlos. No! no se renuncia a un porvenir tan
inmenso, a una mission tan clevada, por ese cfimulo do con-
tradiciones i dilicultades; las dificultades se vencen, las con-
tradicioncs se acaban a fuerza de contradocirlas!
Desde Chile nosotros nada podemos dar a los que perseve-
ran en la lucha bajo todos los rigores de las privaciones, i
con la cuchilla esterminadora, que como la espada de Dam6-
cles, pende a todas horas sobre sus cabezas. Nada! escep-
to ideas, escopto consuclos, escepto estimulos; arma ninguna
nos es dado llevar a los combatientos, si no es la que la p)ren-
sa libie do Chile suministra a todos los hombres libres. La
prensa! la prensa! He aqui, tirano, el enemigo que sofocaste
centre nosotros. He aqui el vellocino de oro que tratamos de
conquistar. Hie aqui c6mo la prensa do Francia, Inglaterra,
Brasil, Montevideo, Chile, Corrientes, va a turbar tu suenio
en medio del silencio sopuleral de tus victims; he aqui quo
te has visto compelido a robar el don de lenguas para paliar
el mal, don que solo fu( dado para predicar el bien. He aquf
que desciendes a justificarte, i que vas por todos los pueblos
europeos i americanos mendigando una pluma venal i fratri-
cida, para quo por modio de la prensa defienda al que la ha
encadenado! iPor qud no pernites en tu patria la discussion
quo mantienes en todos los otros pueblos? iPara que, pues,
tantos millares de victims sacrificadas por el pufial; para
qud tantas batallas, si al cabo habias de concluir por la paci-
fica discussion de la prensa?
El que haya licdo las pajinas que preceden, creeor que es
mi Animo trazar un cuadro apasionado do los actos de bar-
baric que han deshonrado el nombro de don Juan Manuel
Rosas. Quo se tranquilicon los que abriguen este temor. Aun
no so ha formado la fltima pajina do esta biografia inmoral,
aun no esta llena la nmedida; los dias de su hdroe no han side
contados aun. Per otra part, las pasiones que subleva entire
sus cncmigos, son demasiado rencorosas aun, para que pudic-
ran ellos inismos poner fo en su imparcialidad o en su jus-
ticia.
Es do otro personaje do quien debo ocuparme. Facundo
Quiroga es el caudillo cnyos hochlos quicro consignar en el
papeo. Diez nios lh que la tierra posa sobre sus cenizas, i mui
cruel i emponzofiada debiera inostrarse la calumnia que fuera
a cavar los sepulcros en busca do victims, iQuien lanz6 la









OBRAS DE SARMIENTO


bala oficicd que detuvo su carrera? iParti6 de Buenos-Aires
o de C6rdova? La historic esplicarA esto arcano. Facundo
Quiroga, empero, es el tipo mas injonuo del character de la
guerra civil do la Reputblica Aijentina, es la figure mas ame-
ricana que la revolution present. Facundo Quiroga cnlaza i
eslabona todos los elemontos do des6rden quo hasta antes do
su aparicion cstaban ajitandose aisladamento en cada pro-
vincia; 4l hace de la guerra local la guerra national, arjonti-
na, i prcsenta triunfante, al fin do diez anios de trabajos, do
devastacionos i de combatos, cl resultado de que solo supo
aprovecharso ol quo lo asesind.
He croido esplicar la revolution aljentina con la biografia
do Juan Facundo Quiroga, porquo creo que dl esplica sufi-
cienteomento una de las tendencias, una do las dos fuses di-
versas quo luchan en el seno (do aquella sociedad singular.
He avocado, pues, mis recuordos, i buscado para complo-
tarlos, los detallcs quo han podido suministrarnm hombrcs
quo lo conocicron en su infancia, quo fucron sls partidarios
o sus enemigos, que han visto con sus ojos unos hieclos, oido
otros, i tenido conocimiento exact do unia poca o (do una
situation particular. Ann espcro mas datos quo los quo po-
seo, quo 'ya son numerosos. Si algunas inexactitudes so mo
escapan, ruogo a los quo ls de n, qo las adviertan, qu s i-
quon; porquoe n Facundo Quiroga no vco un caudillo sim-
plemente, sino una maniifestacion do la vida arjentina tal
como la han hecho la colonizacion i las peculiaridades dol
terrono, a lo cual creo nocesario consagrar una soria atencion,
porquo sin csto la vida i hechos do Facundo Quiroga son
vulgarildades quo no morccerian entrar sino opisdicamennto
en el dominion do la historic. Poero Facundo on relation con
la fisonomia de la naturaleza grandiosanento salvajo quo
prevaloce on la inmensa extension do la lieptlblica Ai. ItIf i .
Facundo, espresion liel (o una manora (do scr (do un pueblo,
do sus preocupacionos c instintos; Facundo, in fin, siondo lo
que fud, no por un accident do su ciarcter, sino por antece-
dentes inevitables i ajenos do su voluntad, es el --.:. n-i.;
histdrico mas singular, inas notable, quo puedo pre~isetarse a
la eontomplacion do los lihomros quo comilprondon quo un
caudillo que oncaboza un gran movimiiento social. no cs imas
que spjo ueu eesp qo so reflejai eC11 dimonsionesi co(losad.s, las
creencias, las nicesidades, preocupaciooes i lIbic)tos (ld una
nation on una opoca da(la (d su historic. Alejandro cs la
pintura, el roflojo do la Grecia guerrora, literaria, political i










JUAN FACUNDO QUIROGA


artistic; de la Grecia csceptica, filos6fica i emprendedora, que
se derrama por sobro el Asia para estender la esfera de su
action civilizadora.
Por esto nos es necesario detenernos en los detalles de la
vida interior dcl pueblo arjentino, para comprender su ideal,
su porsoniticacion.
Sin cstos antecedentes, nadio comprendern a Facundo Qui-
roga, como nadie, a mi juicio, ha comprendido todavia al in-
mortal Bolivar, por la incompetoncia do los bi6grafos que han
trazado el cuadro de su vida. En la Enciclopedia Nueva he
leido un brillante trabajo sobre cl jonoral Bolivar, en que se
haco a aqucl caudillo amcricano today la justicia que merece
por sus talents, por su jcnio; pero en esta biogratia, como en
todas las otras que do 61 so han escrito, he visto al joneral
europeo, los mariscales del Impcrio, un Napoleon menos co-
losal; poro no he visto al caudillo americano, al jfe do un le-
vantamiento de las masas; veo el remedo de la Europa, i nada
que me revole la Amdrica.
Colombia tione llanos, vida pastoril, vida barbara, ameri-
cana pura, i de ahi parti6 el gran Bolivar; de aquel barro hizo
su glorioso cdificio. OCdmo es, pues, que su biografia lo aso-
meja a cualquier jonoral curopeo de csclarecidas prcndas? Es
que las preocupaciones clisicas europeas del escritor desfigu-
ran al hdroo, a quien quitan cl poncho para prosentarlo desde
cl primer dia con ol frac, ni mas ni menos como los lit6grafos
de Buenos-Aircs han pintado a Facundo con casaca de sola-
pas, crcyendo impropia su chaqueta quo nunca abandoned.
Bien; han hecho un general, pero Facundo desaparece. La gue-
rra do Bolivar pueden estudiarla en Francia on la de los
choaovncs; Bolivar es un Charett de mas anchas dimensions.
Si los espafiolcs hubieran penetrado en la Repliblica Arjen-
tina el ailo 11, acaso nuestro Bolivar habria sido Artigas, si
este caudillo hubiese sido, como aquel, tan prddigamente do-
tado por la naturaleza i la education.
La manera do tratar la historic do Bolivar de los escritores
curopeos i amoricanos, convicne a San Martin i a otros do su
clase. San Martin no fud caudillo popular; era realmente un
jonoral. Habiase educado on Europa, i llcg6 a Amirica, done
el Gobierno era el rovolucionario, i pudo former a sus an-
chas el ojercito europeo, disciplinarlo, i dar batallas regulares
sogun las reglas de la ciencia. Su espedicion sobre Chile es
una conquista en regla, como la do la Italia por Napoleon.
Pero si San Martin hubiese tenido que encabezar moontoeras,










14 OBRAS DE SARMIENTO

ser vencido aquf, para ir a reunir un grupo de llaneros por allA,
lo habrian colgado a su sogunda tentative.
El drama de Bolivar se compone, pues, de otros olementos
de los quo hasta hoi conocemos; es precise poner intes las
decoraciones i los trajes amoricanos, para mostrar en seguida
el personaje. Bolivar es todavia un cuento forjado sobre da-
tos ciertos; Bolivar, el vordadero Bolivar no lo conoce aun el
mundo; i es mui probable que cuando lo traduzoan a su idio-
ma natal, aparezca mas sorprendento i mas grande aun.
Razones de esto jenero me han movido a dividir este pre-
cipitado trabajo on dos parties: la una on que trazo el terreno,
el paisaje, cl teatro sobro quo va a ropresentarse la escena; la
otra en que aparece el personae, con su traje, sus ideas, su
sistema do obrar; de manera que la primer esti ya revelando
a la segunda sin necesidad de comentarios ni esplicaciones.

















CARTA-PROLOGO DE LA EDICION DE 1851


Sefior don Valentin Alsina:

Consigrole, mi caro amigo, estas pijinas que vuelven a ver
la luz piblica, m6nos por lo que ellas valen, que por el conato
de Ud. de amenguar con sus notas los muchos lunares que
afeaban la primer edicion. Ensayo i revelation para mi mis-
mo de mis ideas, el Facundo adoleci6 de los defects de todo
fruto de la inspiration del moment, sin el ausilio de docu-
mentos a la mano, i ejecutada no bien era concebida, 1jos
del teatro de los sucesos, i con prop6sitos de action inmedia-
ta i militant. Tal como 61 era, mi pobre librejo ha tenido la
fortune de hallar en aquella tierra cerrada a la verdad i a la
discussion, lectores apasionados, i de mano en mano deslizin-
dose furtivamente, guardado en algun secret escondite, para
hacer alto en sus peregrinaciones, emprender largos viajes, i
ejemplares por centenas llegar, ajados i despachurrados de
puro leidos, hasta Buenos-Aires, a las oficinas del pobre ti-
rano, a los campamentos del soldado, i a la cabafa del gau-
cho, hasta hacerse 61 mismo, en las hablillas populares, un
mito como su hdroe.
He usado con parsimonia de sus preciosas notas guardan-
do las mas sustanciales para tiempos mejores i mas medita-
dos trabajos, temeroso do que por rotocar obra tan informed,
desapareciese su fisonomia primitive, i la lozana i volunta-
riosa audacia de la mal disciplinada conception.
Este libro, como tantos otros quo la lucha de la libertad ha
hecho nacer, irA bien pronto a confundirse en el fArrago in-
menso de materials, de cuyo caos discordante saldri un dia,
depurada de todo resabio, la historic de nuestra patria, el
drama mas fecundo en lecciones, mas rico en peripecias, i
mas vivaz, que la dura i penosa transformation americana ha
presentado. Feliz yo, si como lo deseo, puedo un dia consa-
grarme con exito a tarea tan grande! Echaria al fuego ent6n-









OBRAS DE SAR3IENTO


ces do buena gana cuantas pijinas precipitadas he dejado
escapar on el combat, on que Ud. i tantos otros valientes
escritores, han cojido los mas frescos lauros, hiriendo de mas
cerca, i con armas mejor templadas, al poderoso tirano de
nuestra patria.
He suprimido la introduction, come infitil, i los dos capi-
tulo Ultimos como ociosos hoi, recordando una indication do
Ud. on 1846 on Montevideo, en que me insinuaba que cl li-
bro estaba tcrminado en la muorto do Quiroga&.
Tcngo una ambition literaria, mi caro amigo, i a satisfa-
cerla consagro muchas vijilias, investigacionos prolijas, i es-
tudios moditados. Facundo muri6 corporalmcnto en Barran-
ca Yaquo; poro su nombro en la historic podia escaparse i
sobrevivir algunos afios, sin castigo ejomplar como era mere-
cido. La justicia do la historic ha caido ya sobre 61, i el repo-
so de su tumba, guardanlo la supresion de su nombro i el
desprecio de los pueblos. Seria agraviar a la historic escribir
la vida do Rosas; i humillar a nuestra patria rccordarla, des-
pues de rehabilitada, las degradaciones porcquc ha pasado.
Pero hai otros pueblos i otros hombros que no deben quedar
sin humillacion, i sin ser alccionados. Oh! La Francia, tan
justamente orguida por su suficiencia en las cioncias hist6ri-
cas, politics i sociales; la Inglaterra, tan contemplative de
sus interests comerciales; aquellos politicos de todos los pai-
ses, aquollos escritores que se precian do cntendidos, si un
pobre narrator amcricano so presentaso ante ellos con un
libro, para mostrarles, como Dios muestra las cosas quo lla-
manos ovidentes, quo so han prosternado ante un fantasma,
que han contemporizado con una sombra impotent, quo han
acatado un monton de basura, Ilamando aa a stupidez enerjia,
a la ceguedad talent, virtud a la enrpula, e intriga i diplo-
macia a los mas groseros ardides; si pudiera hacerso esto,
como cs possible hacerlo, con uncion on las palabras, con
intachable imparcialidad on la justipreciacion de los hechos,
con esposicion lucida i animada, con elevacion de sentimicn-
tos, i con conocimiento profundo de los interests do los pue-
blos, i presentimiento, fundado en deduccion 16jica, de los
bienes quo sofocaron con sus orrores i do los males que desar-
rollaron en nuestro pais e hicieron desbordar sobro otros...
ino siente Ud. que el quo tal hiciera podria presentarso en

(1) Ambos capitulos los reproducimos en esta edicion, asi como lo
fueron en la de Paris de 1874.-El E.









JUAN FACUNDO QUIROGA


Europa con su libro en la mano, i decir a la Francia i a la In-
glatorra, a la monarquia i a la repiblica, a Palmerston i a
Guizot, a Luis Felipe i a Luis Napoleon, al Times i a la Presse:
leed miserables, i humillaos! hU ahi vuestro hombre! i hacer
efectivo aquel ecce homo, tan nal sefialado por los podero-
sos, al desprecio i al asco de los pueblos?
La historic do la tirania do Rosas es nl mas solomnn, la mas
sublime, i la mas tristo pRjina do la c pecie humana, tanto
para los pueblos quo doe lla han sido vic mas, como para las
naciones, gobiernos i politicos curopeos o :!IMoricanos, que
han sido actors en cl drama, o testigos interce. los.
Los hechos cstin ahi consignados, clasificado.,, probados,
documentados: filtales, ompero, el hilo que ha de hli. los en
un solo hecho, el soplo do vida que ha de hacerlos endorczar-
so todos a un tiompo a la vista del espectador, i convertirlos
en cuadro vivo, con pri-neros plans palpables i lontananzas
necosarias; filtales el colorido que dan ol paisaje, los rayos del
sol do la patria; filtalos la evidoncia quo trao Ia estadistica
que cuenta las cifras, quo impono silencio a los frascadores
presuntuosos, i haeo nmudecor a los poderosos impudentes.
FAltamo para intentarlo interrogar cl solo i visitar los luga-
res do la escena; oir las revelaciones do los c6mpliccs, las de-
posicioncs do las victims, los rocuerdos de los ancianos, las
doloridas narraciones do las madrcs quo ven con el corazon;
fiiltamno escuchar el 0co confuso (el pueblo, quo ha visto i no
ha comprondido; quo ha sido verdugo i victima,-testigo i ac-
tor; falta la madnuroz dol hocho cumplido, i el paso do una
opoca a otra, el cambio do los dostinos do la nation, para vol-
ver con fruto los ojos hicia atras, haciondo de la historic
ejemplo i no vonganza.
IIn .i', --U: Ud., mi caro amigo, si codiciando para mi oste
tesoro, prestard grand atencion a los defects o inexactitu-
des de la vida do Juan Facundo Quiroga, ni do nadat do cuan-
to he abandonado a la publicidad. HaLi una justicia qjemplar
que hacor i una gloria quo adquirir comeo escritor arjontino:
fustigar at mundo, i humillar la soberbia do los grades do la
tierra, ll:tmenso sabios o gobiornos. Si fiora rico, fundara un
premio Montyon para aquel qu lo consiguicra.
Envioleo, po, el FirI'c dlo sin otras atcnuaciones, i liagalo
que contintio la obra do rh-abilit:acion do lo just i d lo l dig-
no quo tuvo on mira al principio. Tenomos lo quo Dios conce-
de a los quo sufron, anios por dolanto i osporanza; tengo yo un
4tomo de lo que a Ud. i a Rosas, a la virtud i al crimson con-
J. F. 2









18 OBRAS DE SARMIENTO

cede a veces, perseverancia. Perseveremos, amigo; muramos
Ud. ahi, yo aci; pero que ningun acto, ninguna palabra nues-
tra revele que tenemos la conciencia de nuestra debilidad, i
de que nos amenazan para hoi, o para maiiana, tribulaciones
i peligros.

Queda de Ud. su af ctisimo amigo,


DOMINGO F. SARMIENTO.




Yuangai, 7 de abril de 1851.



















PARTE PRIMERA


CAPITULO I

ASPECT FISICO DE LA REPL BLICA ARJENTINA, I CARACTERES,
HALBITOS E IDEAS QUE ENJENDRA.

L'etendu des pampes est si prodigieuse qu'au
nord clles son born(es par des bosquets do pal-
miers, et au midi par des neiges cternelles.
Lead.

El continent americano tormina al sur en una punta on
cuya cstremidad so forma ol Estrecho de Magallanes. Al
oeste i a corta distancia del Pacitico, so estiendon paralelos a
la costa los Andes chilenos. La tierra que queda al oriented
do aquolla cadona do montalias, i al occidente del Atlantico,
siguiendo el Rio do la Plata lticia cl interior por el Uruguni
arriba, es el tcrritorio quo so llam6 Provincias Unidas dol
Rio do la Plata, i en el que aun se derrama sangro por deno-
minarlo Repitblica Arjentina o Confederacion Arjentina. Al
norte estin el Paraguai, el Gran Chaco, i Bolivia, sus limits
prosuntos.
La inmensa ostonsion do pais quo estA on sus ostremos, es
onteramente dospoblada, i rios navegables pose que no ha
sureado aun cl frajil barquichuelo. El mal que aquej a a la
Republica Arjentina es la ostension; cl desierto la rodea por
todas parties, so 1e insinfia en las entrafias; la solodad, el des-
poblado sin una habitacion humana, son por lo general los
limits incuestionables entro unas i otras provincial. Alli la
innoensidad per todas parties: inmensa la llanura, inmensos
los bosqurc,, inmensos los rios, el horizonte siempre incierto,



















PARTE PRIMERA


CAPITULO I

ASPECT FISICO DE LA REPL BLICA ARJENTINA, I CARACTERES,
HALBITOS E IDEAS QUE ENJENDRA.

L'etendu des pampes est si prodigieuse qu'au
nord clles son born(es par des bosquets do pal-
miers, et au midi par des neiges cternelles.
Lead.

El continent americano tormina al sur en una punta on
cuya cstremidad so forma ol Estrecho de Magallanes. Al
oeste i a corta distancia del Pacitico, so estiendon paralelos a
la costa los Andes chilenos. La tierra que queda al oriented
do aquolla cadona do montalias, i al occidente del Atlantico,
siguiendo el Rio do la Plata lticia cl interior por el Uruguni
arriba, es el tcrritorio quo so llam6 Provincias Unidas dol
Rio do la Plata, i en el que aun se derrama sangro por deno-
minarlo Repitblica Arjentina o Confederacion Arjentina. Al
norte estin el Paraguai, el Gran Chaco, i Bolivia, sus limits
prosuntos.
La inmensa ostonsion do pais quo estA on sus ostremos, es
onteramente dospoblada, i rios navegables pose que no ha
sureado aun cl frajil barquichuelo. El mal que aquej a a la
Republica Arjentina es la ostension; cl desierto la rodea por
todas parties, so 1e insinfia en las entrafias; la solodad, el des-
poblado sin una habitacion humana, son por lo general los
limits incuestionables entro unas i otras provincial. Alli la
innoensidad per todas parties: inmensa la llanura, inmensos
los bosqurc,, inmensos los rios, el horizonte siempre incierto,










OBRAS DE SARMIENTO


siempro confundi4ndose con la tierra entire colajes i vapores
tenues quo no dejan n la lejana perspective senalar ol punto
en quo el mundo acaba i principia cl cielo. Al sur i al norte
acechanla los salvajos, que aguardan las noches do luna para
caor, cual enjambres do hionas, sobre los ganados que pacen
en los campos, i las indefensas poblaciones. En la solitaria
caravan do carretas quo atraviesa pesadamonte las pampas,
i que so dotione a reposar por moments, la tripulacion reuni-
da en torno del escaso fuego, vuclvo maquinalmento la vista
hicia el sur al mas lijero susurro del vionto quo ajita las
yerbas secas, para hundir sus miradas on las tinieblas pro-
fundas do la noche on busca do los bultos siniestros de la
horda salvaje que puode sorprondorla dosapercibida do un
moment a otro. Si el oido no escucha rumor alguno, si la
vista no alcanza a calar el velo oscuro que cubre la callada
soledad, vuelve sus miradas, para tranquilizarso del todo, a
las orejas do algun caballo que esti inmodiato al fogon, para
observer si estan inm6viles i ncglijcntemcnto inclinadas hacia
atras. Entonces continfia la convorsacion intorrumipida, o
lleva a la boca el tasajo de carno medio sollamado dt quo so
alimenta. Si no es la proximidad del salvaj lo 1que inquicta
al hombre del campo, os cl tomor do un tigro quo o1 acclia,
de una vivora que pucdo pisar. Esta insoguridad do la vida,
que es habitual i permanent en las campainas, imprime, a
mi parecer, en el character arjentino cierta resignation estoica
para la muerte violent, quo hace do ella uno do los porcances
insoparables de la vida, una mantra do morir como cualquiera
otra; i puedo quizA csplicar en part la indiforencia con que
dan i recibon la muorte, sin dojar en los quo sobrcviven im-
presiones profundas i duraderas.
La part habitada do este pais, privilejiado on dons i que
encierra todos los climas, puodo dividirse en tres fisonomias
distintas, quo imprimen a la poblacion condiciones diversas,
segun la mantra como tieno que entendorso con la naturaleza
que la rodea. Al norto, ccnfundicndose con cl Chaco, un es-
peso bosquc cubro con su impenetrable ramajo estonsiones
quo llamaramos inauditas, si en forms colosales hubieso na-
da inaudito on today la extension de la Amdrica. Al centro, i
en una zona paralcla, so disputan largo tieirpo cl terreno la
pampa i la solva; domina en parts cl bosque, so degrada on
matorrales enformizos i espinosos, presdntaso de nuevo la
selva a amrced do algun rio quo la favorcco, liasta quo al fin
al sur triunfa la pampa, i ostenta su lisa i velluda front, in-









JUAN FACUNDO QUIROGA 21

finita, sin limited conocido, sin accident notable; es la imajen
del mar en la tiorra; la tiorra como en el mapa; la tierra
aguardando todavia que so la mando producer las plants i
totda clase de simiinto. Pudicra sefialarse como un rasgo no-
table do la fisonomiia do csto pais, la aglomeracion do rios
navegables quo al este so dan cita do todos los rumbos del
horizonte, para rounirse en el Plata, i presenter dignamente su
estupondo tribute al oceano, que lo recibe en sus flancos no
sin mncstras visible do turbacion i do respeto. Pero estos
inmonsos canales cscavados por la solicit mano do la natu-
raleza, no introducen cambio ninguno en las costumbres na-
cionales. El hijo do los avcntureros espafioles que colonizaron
el pais, dctesta la navegacion, i se consider como aprisionado
en los estrechos limits del boto o la lancha. Cuando un gran
rio lc ataja cl paso, se desnuda tranquilamente, apresta su
caballo, i lo endilga nadando a algun islote quo so divisa a
lo hijos; arriba a 6l, descansan caballo i caballero, i de islote
en islote se complota al fin la travesia. Do este modo, el favor
mas grande quo la Providencia depara a un pueblo, el gau-
cho arijntino o desdena, viondo en 'l mas bien un obstAculo
opuesto a sus movimientos, que el medio mas podcroso do
facilitarlos; do esto modlo la fonte del engrandecimionto do
las naciones, lo que hizo la celobridad remotisima del Ejipto,
lo que engrandecio a laHolanda, i os la causa del ripido de-
senvolvimiento do Norto-Amdrica, la navcgacion do los rios,
o la canalizacion, es un elemento muerto, inesplotado por el
habitante do las marjones del Bermejo, Pilcomayo, Parana,
G(rando, i Uruguai. Desdo el Plata remontan aguas arriba al-
gunas navecillas tripuladas por italianos i carcamanes; pero
el movimiento subo una cuantas lognas i cesa casi de todo
punto. No fu6 dado a los espafioles el instinto do la navega-
cion, quo poseen on tan alto grado los sajonos del Norte. Otro
espiritu so nccsita que ajito esas arterias on quo hoi so es-
tagnan los fliidos viviticantes de una nation. Do todos estos
rios quo debicran llevar la civilization, ol podor i la riqueza
hasta prolundidades mas rec6nditas del continent, i hacer
do Santa-Fo, Entro-Rios, Corrientes, C6rdova, Salta, Tucu-
man i Jujui otros tantos pueblos nadando en riquezas i rebo-
sando poblacion i cultural, solo uno lal quo es focundo en be-
neticios para los que moran en sus riberas: el Plata, quo los
resume a todos juntos. En su embocadura estin situadas
dos ciudades, Montevideo i Buenos-Aires, cosechando hoi
alternativamento las ventajas do su envidiablo position.









o03RAS DE SARMIfENTO


Buenos-Aires esta llamada a sor un dia la ciudad mas ji-
gantesca do ambas Amdricas. ]3ajo un clima benign, scro-
ra de la navegacion do cien rios quo fluyen a sus pids, rccli-
nada muellomente sobre un inmenso territorio, i con trcco
provincial interiors que no conoccn otra salida para sus pro-
ductos, fuera ya la Babilonia Americana, si ci espiritu de la
pampa no hubiese soplado sobro ella, i si no ahogase en sus
fuentes cl tribute de riqueza que los rios i las provincias tie-
nen que llevarla siempre. Ella sola en la vasta extension ar-
jentina esti en contact con las naciones curopeas; clla sola
esplota las ventajas dle comercio estranjero; ella sola ticnc el
powder i rentas. En vano le han pedido las provincias que les
deje pasar un poco do civilization, de industrial, i do pobla-
cion europea; una political estflpida i colonial so hizo sorda a
estos clamors. Pero las provincias se vengaron, mandlindolo
en Rosas much i demasiado (d la barbaric que a ellas les
sobraba. Harto carol la han pagado los quo dccian ,la Rlepibli-
ca Arjentina acaba on cl Arroyo del Medio.,, Ahora Ilega des-
do los Andes hasta el mar; la barbaric i la violencia bajaron
a Buenos-Aires mas alhi del nivel de las provincias. No hai
que quejarse de Buenos-Aires, quo es grand i lo sera mnas,
porque asi 1o cupo on suerte. Debidramos quojarnos intos (do
la Providoncia, i pedirle quo rootifique la conliguracion de la
tierra. No siendo esto possible, demos por bien hecho lo quo
de mano do Maestro esta hecho. Qucj6monos do la ignoran-
cia de ese powder brutal quo esteriliza para si i para las pro-
vincias, los dones que natural prodig6 al pueblo que estravia.
Bnenos-Airos, en lugar do mandar ahora luces, riqueza i pros-
peridad al interior, minndale solo cadenas, hordas esternina-
doras, i tiruanelos subaltcrnos. Tambion so venga del mal que
las provincial le hicioron con propararle a Rosas!
He senalado esta circunstancia do la position nonopoliza-
dora do iBcunos-Aires, para mostrar que hai una organization
cdi suelo, tan central i unitaria on aquel pais, que anmnuo
Rosas hubiera gritado oe buena fo ifederacti o m-ied le!a-
bria concluido per el sistema unitario que hoi lia cstaiilccido.
Nosotros, cmpero, queriamos la unidad on la civi]i:t cion i
on la libertad, i se nos ha dado la unidad en la barbaric i en la
esclavitud. Poro otro tiompo vendrA en que l:s cosas 'iiLtrcn
en su cauce ordinario. Lo que por abora interest conocer, cs
que los progrcsos de la civilization so acumulan en Buenos-
Aires solo, la pampa es un malisimo conductor para llevarla i
distribuirla en las provincial, i ya veremos lo que de aqui re-









JUAN FACUNDO QUIROGA 23
sulta. Pero per sobre todos estos accidents peculiares a cier-
tas parties de aquel torritorio, prodomina una faccion general,
uniform i constant; ya sea quo la tierra est6 cubierta de la
lujosa i colosal vejetacion de los tr6picos, ya sea que arbustos
enfermizos, espinosos i desapacibles revelen la escasa portion
de humedad quo les da vida, ya on fin, quo la pampa osten-
to su despejada i mntontoa faz, la superficie do la tiorra os
jeneralmente Ilana i unida, sin que basten a interrumpir esta
continuidad sin limits las Sierras de San Luis i C6rdova en
el centro, i algunas ramificaciones avanzadas do los Andes al
norte; nuovo cloeento de unidad para la nation que pueble un
dia aquellas grandos solelades, pues quo es sabido que las
montanas que se interponen centre unos i otros paises, i los
demas obticulos naturales, mantienon el aislamiento de los
pueblos i conservan sus peculiaridades primitivas. Norte-
Amdrica esta llamadaf a ser una federation, menos por la
primitive indepondoncia de las plantaciones, quo por su an-
cha esposicion al AtlIntico i las diversas salidas que al inte-
rior dan el San Larenzo al norte, el Mississipi al sur, i las
inmnnsas canalizaciones al centro. La Ropuiblica Arjentina cs
una e indivisible.
Muchos fil6sofos han creido tambion quo las llanuras pre-
paraban las vias al despotismo, dol mismo nodo que las
montalias prestaban asidero a las resistencias de la libortad.
Esta ilanura sin limits que desde Salta a Buenos-Airos, i do
alli a Mendoza, por una distancia de mas de setecientas le-
guas pernnite rodar onormes i posadas carretas sin encontrar
obstdculo alguno, por caminos en que la mano del hombre
apdnas ha nocositado cortar algunos trboles i matorrales, esta
llanura constitute uno do los rasgos mas notables de la fiso-
nonia interior de la repuiblica. Para preparar vias de comu-
nicacion, basta solo el osfiorzo del individuo i los resultados
de la naturaloza bruta; si oe arto quisiora prestarlo su ausilio,
si las fuerzas de la sociedad intentaran suplir la debilidad
del individuo, las dimonsiones colosales do la obra arredrarian
a los mas emprendodores, i la incapacidad del esfuorzo lo
haria inoportuno. Asi, en niateria do caminos, la naturaleza
salvaje dard la loi por much tiompo, i la action de la civili-
zacion permanicerA ddbil e inclicaz.
Esta extension do las llanuras imprime, por otra parte, a la
vida del interior cierta tintura asiAtica que no deja'de scr
bien pronunciada. Muchas veces al ver salir la luna tranquil
i resplandeciente por entire las yerbas do la tierra, la he salu-










OBRAS DE SARMIENTO


dado maquinalmente con estas palabras de Volney en su des-
cripcion de las Ruinas: La pleine lnce a 'Or'ient s'elevait
sur n fond blendtre (YxI plau ines rives de I'Euf rates. I en
efecto, hai algo en las soledades arjentinas quo trae a la me-
moria las soledades asiticas; alguna analojia encuentra el
cspiritu entro la pampa i las llanuras que median entro el
Tigris i el Eufrates; algun parentcsco en Ia tropa do carretas
solitaria quo cruza nuestras soledades para Ilegar, al fin do
una Inarcha de meses, a Buenos-Aires, i Ia caravan de ca-
mollos que so dirijo hacia Bagdad o Smirna. Nuestras carre-
tas viajeras son una especie do escuadra de pequceos bajeles,
cuyn jente tione costumbres, idiona i vestido peculiares que
la distinguen de los otros habitantes, como el marine se dis-
tingue de los hombres de ticrra. Es el capataz un caudillo,
como en Asia el joef de la caravan; neccsitase para esto des-
tino una voluntad de hierro, un caricter arrojado hasta li
temeridad, para contenor la audacia i turbulencia do los fili-
bustcros do tierra que ha de gobernar i dominar el solo on el
desamparo dul desierto. A la menor serial do insubordination,
el capataz enarbola su chicote de tierro, i descarga sobre el.
insolent golpes quo causan contusions i heridas; si la rosis-
tencia so prolong, Antes do apelar a las pistols, cuyo ausilio
por lo joneral desdeena, salta del caballo con cl formidable
cuchillo en mano, i reivindica bien pronto su autoridad por
Ia superior destreza con que sabe nanejarlo. E1 que more
en estas ejecuciones del capataz no deja derocho a ningun
reclamo, considerAndose lejitima la autoridad que lo ha ase-
sinado. Asi os como en la vida arjentina empieza a ostablc-
cerse por estas peculiaridades cl predominio de la fucrza bru-
tal, la preponderancia del mas fuerto, la autoridad sin limits
i sin responsabilidad de los que mandan, la justicia adminis-
trada sin forms i sin debate. La tropa do carretas Ileva ade-
mas armamento, un fusil o dos por carrota, i a veces un ca-
noncito jiratorio en la que va a la delantera. Si los b:rbaros
la asaltan, forma un circulo atando unas carretas con otras,
i casi siempro resisted victoriosamonto a 1'a codicia de los sal-
vajes ividos de sangro i do pillajo. La arrea de mulas cao
con frocuencia indefensa en manos de estos bcduinos ameri-
canos, i rara vez los troperos escapan do ser degollados. En
estos largos viajes, el proletario arjcntino adquiere cl hibito
de vivir 14jos de la sociedad i a luchar individualmente con
la naturaleza, endurecido en las privacioncs, i sin contar con









JUAN FACUNDO QUIROCGA


otros recursos que su capacidad i mafia personal para preca-
verse de todos los ricsgos quo lo cercan de continue.
El pueblo que habitat estas estensas comarcas se compone
de dos razas diversas, que mczclindose forman medios-tin-
tes imperceptibles, espaiioles o indijenas. En las campainas
do Cdrdova i San-Luis predoinina la raza espanola pura, i es
comun encontrar en los canpos pastorcando ovejas, mucha-
chas tan blaneas, tan rosadas i hermosas, como querrian serlo
las clegantes do una capital. En Santiago-del-Estero cl grueso
de la poblacion campesina habla aun la quichuo, que revela
su orijen indio. En Corrientes los campesinos usan un dia-
lecto espalnol mui gracioso; dame, general, un chiript, decian
a Lavalle sus soldados. En la camnpalia de Buenos-Aires so
reconoce todavia cl soldado andaluz, i en la ciudad predomi-
nan los apollidos estranjeros. La raza negra, casi estinta ya,
escopto en Buenos-Aires, ha dejado sus zambos i mulatos,
habitantes do las ciudades, eslabon quo liga al hombro civi-
lizado con el palurdo; raza inclinada a la civilization, dotada
de talent i de los mas bells instintos de progrcso.
Per lo demas, de la fusion de estas tires families ha resul-
tado un todo homojcneo, quo so distingue por su amor a la
ociosidad, o incapacidad industrial, cuando la oducacion i las
exijencias do una position social no vienen a ponerle espuela
i sacarla de su paso habitual. Much debe habor contribuido
a producir este resultado desgraciado, la incorporation do
indijenas que hizo ]a colonizacion. Las razas americanas vi-
ven en la ociosidad, i se nuestran incapaces, aun por medio
de la compulsion, para dedicarse aun trabajo duro i seguido.
Esto sujiri6 la idea do introducir negros en Amdrica, que tan
fatales resultados ha producido. Poro no so ha mostrado me-.
jor dotada de action la raza espafiola cuando so ha visto en
los desiertos americanos abandonada a sus propios instintos.
Da compassion i vergiienza en la 1Repiblica Arjentina com-
parar la colonial alemana o escocesa del sur do Buenos-Aires,
1 la villa quo so forma en ec interior; on la primer las casi-
tas son pintadas, el frente do la casa siempro aseado, ador-
nado de flores i arbustillos graciosos; el auneblado sencillo,
poro complete, Ia vanilla do cobre o estanio, rcluciento siem-
pro, la cama con cortinillas graciosas, i los habitantes en un
movimiento i action continue. Ordeciando vacas, fabricando
mantequilla i quesos, han logrado algunas families haccr for-
tunas colosales i retirarso a la ciudad a gozar do las comodi-
dades. La villa national es el reverse indigno de esta meda-










OBRAS DE SARMIENTO


lla; nifios sucios i cubiertos do harapos viven con una jaurfa
de porros; hoinbres tendidos por el suclo en la mas complete
inaccion, el dosaseo i la pobreza por todas parties, una mesita
i petacas por todo amuoblado, ranchos miserables por habi-
tacion, i un aspect jonoral do barbaric i do incuria, los haccn
notables.
Esta misoria que ya va desapareciendo, i quo cs un acci-
dento do las campaiias pastors, motive sin duda las palabras
quo el despecho i la humillacion de las armas inglesas arran-
caron a Walter Scott. Las vastas llanuras de Buenos-Aires,
(lice, no estin )pobladas, sino per cristianos salvajos conocidos
bajo 1e noml)re do l7l .],o.s1 (por decir gauchos), cuyo princi-
pal :unuoblado consists cn cnrncos do caballos, cuyo alimento
es came cruda i agua, i (uyo- pasatiempo favorite es revontar
caballos en carreras forzadas. Dosgraciadamentc, anaido el
buen gringo, pretiricron su independencia national, a nues-
tros algodones i muselinas.' Soria buono proponorle a la In-
glaterra, por vor no mas, cuintas varas do lionzo i cuintas
piezas de musolina daria por posccr estas llanuras de Buenos
Aires!
Por aquella estension sin lfmites tal come la hemos dcs-
crito, estin esparcidas aqui i alli catorce ciudades capitals
de provincial, que si hubidramos do seguir cl 6rden aparento
clasificiramos por su colocacion joogirtica: Buenos-Aires,
Santa-Fe, Entro-Rios i Corrientes a las mirjenes del Parani;
Mendoza, San-Juan, Rioja, Catamarca, Tucuman, Salta i Ju-
jui, casi en linca paralola con los Andes chilonos; Santiago,
San Luis i C(rdova al control. Pcro esta mantra de enumerar
los pueblos arjcntinos no conduce a ninguno do los resulta-
dos sociales quo voi solicitando. La clasificacion quo haco a
mi objoto, es la que result do los mcdios do vivir del pueblo
de las campanias, que es lo quo inflnye en su cardcter i espiritu.
Ya he dicho que la vecindad do los rios no imprimo modifi-
cacion alguna, )uocsto quo no son navegados sino on una cs-
cala insignificant i sin influencia. Ahora, todos los pueblos
aijentinos, salvo San-Juan i Mendoza, viven de los products
del pastoreo; Tucuman esplota, ademas, la agriculture, i Bue-
nos-Aires, a mas do un pastoreo de millones do cabezas do
ganalo, so entrcga a las munltiples i variadas ocupaciones de
la vida civilizada.
Las ciudades aijentinas tienen la fisonomia regular do casi

1. Life of Napoleon Buonaparte, tom. II, cap. I.









JUAN FACUNDO QUIROGA 27

todas s las idades americanas: sus calls cortadas en ~Angulos
rectos, su poblIacio discminada on una ancha superticie, si so
esccptda a ('crdova, quoe diticada en curto i limitado rccinto,
tieno todlaslas apariencias do una ciudad curopea, a que dan
mayor realco la multitude de torros i cupulas do sus numero-
sos i magnilicos templos. La ciudad es el ccntr o (e la civil-
zacion arjnitina, espaniola, curopea; alli estan los tallcres do
Ins artes, las tiendas del comclrcio, las esceulas i ..1. i ,los
juzgados, todo 0 qu(ie caractoriza, on iin, a los pnobllos cultos.
La ologancia en los modules, las comodidados del lujo, los
vestidos uri.peos, el frac i cl Icvita ticnon alli su teatro i su
luIar convoeiento. No sin objoto hago esta onuineracion tri-
vidl. La cindad capital do las provincias pastoras exist al-
guna vocos olla sola sin cindades mnnores, i no falta alguna
on quo cl torrono inculto llegue hasta ligarso con las calls.
El desierto las cirounda a ma os in o distancia, las cerca,
las oprime; la naturaleza salvajo las reduce a unos estrochos
o:sis de civilization onclavados on un llano inculto de ccn-
tonares do mills ncuaadras, lapnas interrumipido por una
qu( otra villa do consideracion. Buenos-Aires i ('ordova son
las (iue mayor nimioro do villas han podido echlar sobro la
campalia, como otros tantos focos do civilization i (d intero-
ses municipals; ya csto es un hIccho notable. El liombr do
la ciudad viste oe tralo europoo, vive do la vida civilizada tal
como la conocomos on todas parties; alli ostan las ]eyes, las
ideas do progress, los modios do instruction, alguna organi-
zacion municipal, ol g(olierno regular, etc. Saliendo del re-
cilnt do la ciudad, todo cambia do aspccto; el ihombro de
campo 11ova otro trajo, quo Ilamiare amoricano por sor comun
a todos los pueblos; sus hlilitos do vida son divcrsos, sus ne-
ccsidades peculiares i limitadas; pareccn dos socidades dis-
tintas, dos pueblos estrai os uno do otro. Aun hai mas; el
hombro do la campafia,' .. de aspirar a smlejarso al do
la ciudad, rcchaza con desdon su lujo i sus nodales cortcsos;
i ol vestido del cludadano, ol frac, la capa, la silla, ningun
signo ouropeo puede prcsentarso iununemente on la campa-
fna. Todo lo quo hal d(o civilizado on la ciudad esti bloquca-
do alli, proscrito afura,; i el que osara mostrarso con lovita,
por ejelnplo, i montado en silla inglesa, atracria sobre si las
burlas i las agrosiones brutales de los campesinos.
Estudiomos ahora la fisonomia esterior de las estensas
campanas quo rodoan las ciudades, i ponetremos on la vida
interior do sus habitantos. Ya he dicho quo on muchas pro-









OBRAS DE SARAMIENTO


vincias el limit forzoso os un desierto intormedio i sin agua.
No sucede asi por lo joneral con la campafia do una provin-
cia, en la quo reside la mayor part do su poblacion. La de
C6rdova, por I ,,.'.., que cuonta ciento sesonta mil almas,
apenas vcinte ostin dontro del recinto do la aislada ciudad;
todo el grueso do la poblacion estei en los campos, quo asi
como por lo comun son llanos, casi pur todas parts son pas-
tosos, ya esten cnbiertos do bosques, ya dosnudos do vojota-
cion mayor, i on algunas con tanta abundancia i do tan esqui-
sita calidad, quo cl prado artificial no llegari a a avontajarcs.
Mendoza i San-Juan sobro todo, so cscoptcian do esta pocu-
liaridad do la superficio inculta, por lo quo sus habitantes
viven principalmonto do los products de la ag-ricultura. En
todo lo dcmas, abundando los pastos, la cria dol ganado Cs,
no la oCIpacion do los habitantes, sino su medio do subsis-
tencia. Ya la vida pastoral nos vuulve impensadamento a
traor a la imajinacion ol recuordo del Asia, cnyas llanuras
nos imajinamos siempro cubiortas aquni alli do las tiondas
del calmuco, del cosaco o del irabo. La vida primitive de
los pueblos, la vida eminentomento bArbara i estacionaria, la
vida de Abraham, quo os la del beduino do hoi, asoma en los
campos arjontinos, aunque modificada por la civilization do
un modo estrafio. La tribune rabe quo vaga por las soledados
asiaticas, vive rounida bajo el mando do un anciano do la
tribu o un jefe guerroro; la sociedad oxisto, aunquo no ostd
fija en un punto determinado do la tiorra; las crooncias roli-
jiosas, las tradicionos inmemoriales, la invariabilidad do las
costumbros, ol respeto a los ancianos, forman rounidos un
c6digo do leyes, de usos i practicas do gobierno, quo mantio-
no la moral, tal como la compronden, cl 6rdon i Ia asociacion
de la tribu. Pero el progress esta sofocado, porqu no no pude
harbor progress sin la posesion permanonte del suolo, sin la
ciudad, que es la que desonvuelve la capacidad industrial del
hombre, i le permit estonder sus adquisiciones.
En las llanuras arjentinas no exist la tribu n6made; cl
pastor posee el suelo con titulos do propiedad, esta fijo on
un punto qu e portenoce; pcro para ocuparlo, ha sido no-
ccsario disolver la asociacion i dorramar las families sobre
una inmensa suporticio. Imajinaos una estonsion do dos mil
leguas cuadradas cubiorta today de poblacion, pero colocadas
las habitaciones a cuatro leguas de distancia unas do otras,
a ocho a veces, a dos las mas cercanas. El desenvolvimiento
de la propiedad mobiliaria no es impossible, los goccs del lujo










JUAN FACUNDO QUIROGA


no son del todo incompatibles con este aislamiento, puede
lovantar la fortune un soberbio edificio en el desierto; pero
el estimulo falta, el ejemplo dcsaparece, la neccsidad de ma-
nifestarse con dignidad que so siente en las ciudades, no so
hace sentir alli en el aislamiento i la soledad. Las privacio-
nes indispensable justifican la pereza natural, i la frugalidad
en los goces trno en seguida todas las esterioridades de la
barbaric. La sociedad ha desaparecido complotamente; queda
solo la familiar feudal, aislada, reconcontrada; i no habiendo
sociedad reunida, today clase do gobicrno so hace impossible;
la municipalidad no existed, la policia no puede ejorcerse, i la
justicia civil no ticne inedios de alcanzar a los delincuentes.
Ignore si el mundo modern presonta unjenero de asociacion
tan monstruoso como dstc. Es todo 1o contrario dl nmunici-
pio romano, quo reconcentraba en un rccinto today la pobla-
cion i do alli salia a labrar los canpos circunvecinos. Existia,
pues, una organization social fucrto, i-sus bendficos resulta-
dos so hacen sentir hasta hoi, i han preparado la civilization
moderna. So asemcja a ]a antigua slobada eselavona, con la
diferencia que aquclla era agricola, i por tanto, mas suscep-
tible de gobierno; cl (desparramo de la poblacion no era tan
estenso comno ste. So diforencia de la tribu ndmado, en que
aquella anda en sociedad siquiera, ya quo no se posesiona del
suelo. Es, on fin, algo parecido a la feudalidad do la edad-
media, on que los barons residian en el campo, i desde alli
hostilizaban las ciudades i asolaban las campailas; pero aqui
faltan el baron i el castillo feudal. Si ol poder so levanta en
el campo, es momentancamente, es democrdtico, ni se hereda,
ni puede conservarse, por falta do montanas i posiciones
fuertes. Do aqui result que aun la tribu salvajo de la pam-
pa esti organizada minjor que nucstras campanlas, para el
desarrollo moral.
Pero lo quo presentat do notable esta sociedad en cuanto a
su aspccto social, os su afinidad con la vida antigua, con la
vida espartana o roman, si por otra part no tuviese una
desmcjanz a radical. El ciudadano libre de Esparta o do
Roma echaba sobre sus esclavos el peso do la vida material,
el cuidado do proveer a la subsisteneia, midntras que e1 vivia
libro do cuidados en el fore, on la plaza ptiblica, ocup:indose
esclusivaimonto do los interoses del estado, do la paz, la
guerra, las luchas do partido. El pastoreo proporciona las
mismas ventajas, i la function inhumana del ilota antiguo la
desempefia el ganado. La procreacion espontanea forma i










OBRAS DE SARMIENTO


acroce indofinidamento la fortune; la mano del hombre estA
por demas; su trabajo, su intelijoncia, su tiempo no son noco-
sarios para la consorvacion i atumonto de los inodios do vivir.
Pero si nada de esto nocosita para lo material do la vida, las
fuorzas que economiza no puede emploarlas come el romano;
fa1ltalo a ciudad, el municipio, la asociacion intima, i por
tanto, failtale la base de todo dosarrollo social; no ostando
reunidos lo]s estancieros, no tionen nocosidados ptiblicas quo
satisfacer, on una palabra, no hai ,ves pidhlica.
El progress moral, la cultural do la intelijoncia descnidada
on la tribu Arabo o tzirtara, es aqun no solo descuidada, sino
impossible. Dindo colocar la escunla para quo asistan a reci-
bir lecciones los niflos diseminados a diez leguas do distan-
cia on todas dirccciones? Asi, pucs, la civilization es d01 todo
irrealizablo, la barbaric as normal ', i -racias si las costum-
bros donmesticas consorvan un corto dopdsito do moral. La
religion sufre las consecnincias do la disolucion de la socie-
dad; el curato es nominal, el pillpito no tiene auditorio, el
sacordoto huyo do la capilla solitaria, o so desmoraliza c n la
inaccion i on la solodad; los vicios, ol simoniaquismo, la bar-
baric normal, penctran en su celda, i conviorton su superiori-
dad moral en clomentos do fortune i d( ambicion, porquo al
fin conclude por bacrse caudillo de partido. Yo he presen-
ciado una cscona campostro dimna de los tiempos primitives
del mundo antoriores a la institution del sacordocio. Alli-
bame en l~38 on Ia Sierra do San-Luis en casa do un estan-
ciero cuyas dos ocupaciones favorites cran rezar i jugar.
Habia edificado una capilla en la quo los domingos por la
tardo rozaba l misno cl rosario, para suplir al sacerdoto i el
oficio divine o do que por aios habian carocido. Era aquel un
cuadro honmrico: el sol llcgaba al ocaso, las nmajadas quo vol-
vian al redil hcndian cl airo con sus confusos balidos; cl dueilo
de casa, homnbre (d sosenta aros, do una fisonomia noble, on
quo la raza europoa pura so ostontaba por ]a blancura del
cfitis, los ojos azulados, la frento espaciosa i despcjada, hacia
coro, a que contestaban una doccna d(e I.. i. .. i algimos
mocctones, cuyos caballos, no bion domados aun, estaban
a marrados ccrca de la puerta do la capilla. Concluido el ro-
sa rio, hizo un fervoroso ofrecimionto. Jamas he oido voz mas

I El ano 182(1 duiante una residencia do un aiio en la Sierra de San
Luis, unsfi e a leer a seis j6venes de families pudientos, el monor de los
cuales t nia 22 aifos.









JUAN FACUNDO QUIROGA 31
llena do uncion, fervor mas pure, f'1 mas firm, ni oracion
mas bella, mas adocuada a las circunstancias, quo la que re-
citd. Pedia en ella a Dios luvias para los campos, fecundidad
para los ganados, paz para la Repl'blica, seguridad para los
camlnantes .... Vo soi mui propenso a lorar, i aquella voz
llori hasta sollozar, porquo el seutimionto relijioso so habia
despertiado en mi alma con exaltacion i como una sensation
dcsconocida, porque nunca he visto escena mas relijiosa; creia
star en los tiompos do Abraham, en su presencia, en la do
Dies i do la naturaleza quo lo revela; la voz de aquel hombre
candoroso o inoconte me hacia vibrar todas las fibras, i me
penetraba hasta la menula do los huesos.
HM aqui a lo quo estA reducida la religion n as campanias
pastors, a la religion natural; el cristianismo existed, como cl
idioma ospanol, en claso do tradition quo so perpetia, poero
corrompido, oncarnado on supersticiones groscras, sin ins-
trucuion, sin culto i sin convicciones. En casi todas las cam-
panias apartadas do las ciudades, ocurro quo cuando olegan
comerciantes de San-Juan o do Mendoza, los presentan tres o
cuatro nifios (de moses i do un aio para que los bauticon,
satisfochos do quo por su buena education podrdn hacerlo
do un modo vlidco; i no es raro quo a la llegado de un sacer-
to, so lc presented mocetones quo vienen domando un potro,
a quo los ponga ol 6leo i administre el bautismo sub condi-
tione.
A falta de todos los modios dt civilization i do progress,
que no pueden desenvolverso sino a condition de que los
hombres estcn reunidos en sociedades nunerosas, ved la
education del hombre del campo. Las mujercs guardian la
casa, preparan la comida, trasquilan las ovqjas, ordefian las
vacas, fabrican los quesos, i teen las groseras tolas do quo so
viston; todas las ocupaciones domdsticas, todas las industries
casoras las ejerce la mujer; sobro ella pesa casi todo cl tra-
bajo; i gracias si algunos hombrcs so dedican a cultivar un
poco do 'naiz para cl alimonto do la famiilia, pucs el pan cs
inusitado come mantencion ordinaria. Los nifios coercitan
sus fuerzas i se adiestran por placer en el manejo del lazo i
de las bolas, con que molostan i persiguen sin descanso a
las terneras i cabras; cuando son jinetes, i osto sucede luego
de aprender a caminar, sirven a caballo on algunos quchacc-
res; mas tarde, i cuando ya son fuertes, recorron los campos
cayendo i levantando, rodando a designio en las viscacheras,
salvando precipicios, i adiestrandoso on el manejo del caba-









OBRAS DE SARMIENTO


11o; cuando la pubertad asoma, se consagran a domar potros
salvajes, i la muerte es el castigo menor que los aguarda, si
un moment les faltan las fuerzas o el coraje. Con la juven-
tud primer viene la complete independencia i la desocu-
pacion.
Aqui principia la vida p blica, dire, del gaucho, pues que
su education esta ya terminada. Es precise ver a estos espa-
fioles, per el idioma Anicamente i por las confusas nociones
relijiosas quo conservan, para saber apreciar los caracteres
ind6mitos i altivos que nacen de esta lucha del hombre aisla-
do con la naturaleza salvage, del rational con el bruto; es
precise ver estas cars cerradas de barbas, estos semblantes
graves i series, como los de los arabos asitticos, para juzgar
del compasivo desden quo les inspire la vista del hombre
sedentario de las ciudades, que puede habcr loido muchos li-
bros, pero que no sabe aterrar un toro bravio i darle muerte,
que no sabra proveerse de caballo a campo abierto, a pid i
sin el ausilio de nadie, quo nunca ha parade un tigre, recibi-
dolo con el pufial en una mano i el poncho envuclto en la otra,
para meterlo en la boca, midntras le traspasa el corazon i lo
deja tendido a sus pi6s. Este hibito de triunfar do las resis-
tencias, do mostrarse siempre superior a la naturaleza, de de-
safiarla i vencerla, desenvuelve prodijiosamente el sentimien-
to de la importancia individual i de la supirioridad. Los
arjontinos, de cualquier clase que sean, civilizados o ignoran-
tes, tienen una alta conciencia de su valer como nation; todos
los demas pueblos americanos les echan on cara esta vanidad,
i so muestran ofondidos do su presuncion i arrogancia. Creo
que el cargo no es del todo infuindado, i no m pesa de cllo.
iAi, del pueblo que no tiene fe en simismo! Para ese no se han
hecho las grades cosas! jCuanto no habrA podido contribuir
a la independence de una part do la America la arrogancia
do estos gauchos arjentinos quo nada han visto bajo el sol
mejor que ollos, ni el hombre sabio, ni el poderoso? El eu-
ropeo es para ellos el ultimo de todos, porque no resisted a un
par de corcobos del caballo '. Si el orijen de esta vanidad nacio-
nal en las classes inferiores es mezquino, no son per eso me-
nos nobles las consecuencias come no es manos pura el agua
1. El jeneral Mancilla decia en la Sala duranto cl bloqueo frances: (i
qu6 nos han de haccr esos onropcos qne no saben galoparse una noche?,
i la inmensa barra plebeya ahog6 la voz dcl orador con el estrepito de
los aplausos.











JUAN FACUNDO QUIROGA


do un rio porque nazca do vortiontes cenagosas e infects. &
Es implacable ol odio quo les inspiran los hombres cultos, e
invincible su disgusto por sus vestidos, usos, i maneras. Do
esta pasta estin amasados los soldados arjentinos; i es ficil
imajinarso lo quo hibitos do este j6nero pueden dar on val1r: -
i sufrimiento para la guerra; afiddase que dosde la infancia i -:
tan labituados a matar las roses, i que esto acto do crueldad
neccsaria, los familiariza con el derramamiento de sangro, i en-
duroce su corazon contra los jemidos do las victims.
La vida del campo, pues, ha desenvuelto on ol gaucho las
facultades fisicas, sin ninguna do las de la intelijoncia. Su ca-
rdctor moral so rosionte do su hibito de triunfar do los obsti-
culos i del podcr de la naturaleza, es fuerte, altivo, enerjico.
Sin ninguna instruction, sin necesitarla tampoco, sin medios
do subsistencia como sin necosidades, es feliz en modio de su
pobreza i de sus privacionos, quo no son tales para el quo
nunca conoci6 mayors goces, ni estendi6 mas alto sus deseos,
do manera que si esta disolucion de la sociedad radica hon-
damento la barbaric por la imposibilidad i la inutilidad do la
education moral o intellectual, no deja, por otra part, de te-
nor sus atractivos. El gaucho no trabaja; el alimento i el yes-
tido lo oncuentra preparado on su casa; uno i otro so lo pro-
porcionan sus ganados, si os propietario; la casa del patron
o del pariento, si nada posoo. Las atenciones que el ganado
exijo so reduce a correria i partidas de placer. La sierra,
quo es como la vondimia do los agricultores, es una fiesta cu-
ya llcgada so recibe con transported de jubilo; alli s el punto
do reunion de todos los hombros de veinte loguas a la rodon-
da, alli la ostentacion do la incredible destroza on el lazo. El
gaucho llega a la hierra al paso lento i mesurado de su mejor
pareero,, quo detieno a distancia apartada; i para gozar mo-
jor del espectlculo, cruza la pierna sobre el poscuozo dol ca-
ballo. Si cl ontusiasmo lo animna, desciendo lontamonte del
caballo, dosarrolla su lazo i lo arroja sobre un toro quo pasa
con la velocidad del rayo a cuarenta pasos do distancia; lo
ha cojido do u ununa, quo era lo que so proponia, i vuelvo
tranquil a onrollar su cuerd2 .


J. F. Q,











OBRAS DE SARAMIENTO


CAPfTULO II


ORIJINALIDAD I CARACTERES ARJENTINOS -EL RASTREADOR
---EL BAQUEANO-EL GAUCHO MALO-EL CANTOR

Ainsi que l'occean, les steppes remplissent
1' esprit du sentiment de 1' infini.
Ilumbolldt.


Si de las condiciones de la vida pastoril tal come la ha.cons-
tituido la colonizacion i la incuria, nacen graves dificultades
para una organization political cualquiera, i muchas mas para
eltriunfo de la civilization ouropea, do sus intituciones, i do
la riqucza i libertad, que son sus consecuencias; no puede por
otra parte negarse que esta situation tiene su costado po6ti-
co, fases dignas de la pluma del romancista. Si un destello do
literature national puede brillar momentAneamente en las
nuevas sociedades americanas, es el que resultari de la des-
cripcion de las grandiosas escenas naturales, i sobre todo, de
la lucha entire la civilization europea i la barbarie indijena,
entire la intelijencia i la material; lucha imponente en Amiri-
ca, i quo da lugar a escenas tan peculiares, tan carateristicas,
i tan fuera del circulo do ideas en que se ha oducado el espi-
ritu europeo, porque los resorts dramiticos se vuelven des-
conocidos fuera del pais donde so toman, los uses sorpren-
dentes, i orijinales los caracteres.
El tinico romancista norte-americano que haya logrado ha-
cerso un nombre europeo, es Fenimore Cooper, i eso, porque
trasport6 la esccna de sus descripciones fuera del circulo ocu-
pado per los plantadores, al limited entire la vida barbara i la
civilizada, al teatro de la guerra en que las razas indijenas i
la raza sajona estan combatiendo por la posesion del terreno.
No do otro mode nuestro j6ven poeta Echeverria ha logra-
do llamar la atencion del mundo literario espaiol con su poe-
ma titulado La Cantiva. Este bardo arjentino dej6 a un la-
do a Dido i Arjea, que sus predecesores los Varelas trataron
con maestria clisica i estro portico, pero sin suceso i sin con-










-W AN I ACUND 0( )1ItO 0


se011011 II:!, po' rq io nada it l-uc, Ihn ii ilt tlbaitie (1 nociolnes cn-
roIybils, i vIX to sus iiiliradia all dole,,lttl, i Adh en ]a tIlillinsi-
(Ind sin li ituis, uo nis hloliades m1. tom iga, cl sAlvaje, on ht
Iijmat zonn, do fliegi) (a el. v1l;ijcil \ re aculrrso clialid los
cat illols IS n c" d11 1 iau b ll ls illSpj*l)'ni ICSl (111C p loloii (ma
aIna inlO l el ci sp sf~iulo douit lnaIatullaieza soictil n ,
ya idilIa,! b l snaiCe, O.111:1!lcnilan: ii o0ittaces cl Cc() (10 SOuS
x 1215(8 jIiI Sliene A]- m l apnda0bm allii 0 lowaW penhimi-
]a V(malll.
niijl (Ie do. 11 li Cl huh (5 1mm 1esp1ictivi do
1 l li: tO. dol hilS bIl' 11s1ideltCs (10 I a
Dam lk l IllwlOrCI ilbis i ll151)S peciltliill05 a eStOS 1,--
c(dlltl10. ba 0i(1I fId t o lllcl00:I )SC c llII"c(i'tlaes 9c, rupift'l, V-iclC-
VIll). 0 1' htltllasOc hos tlli' tIllo ;lledl u 0 (W la aM 10 11(1 I'nrel-











!,nd,)ns p w dist'intos. lo "S l o Iw" pf;11;r cjl l( la Il. _i. .ii
i ( tel) so uttOlw i illall ell todos 11181 lichlos sal aCn s, Clutles-
(iliei t (1;! illo 51:1(1 s(1 1.:I s11 ()rlijol i 5u (ali)QaZIiItul jIN"( ftarlcal.
( hllnillo 1-i~ ; I en E / l a), /' 1 110,4 Vo;( i (, (T ( Cboper, quo ( )p



lhiuitnl"O (Irao vtl lal00'1: 0 cll1(it aroV. Cu11d VIZ, ])flt Pow-l

Ct(Cl III. li S a ll tia If*' n.W'~ n 111 10a hOid i 8011 Ia 1(jn-
dol hal miale (1'o (II TiI'Ciiql15- t,~illr nI10 fil '001(h Is fui NipiaS
1i I Il) l Il1111 l 111 1111,Ln 1n- 0 'opt65111101dni asivz pn an polist!
11 Ivl Iidel l0ii Iii l'ao lui' 0)11(1011011 I~tO Illlazill qttlit (lOCe, 'x, ai
II licllddt) Tll cs la/I 1n,cf iija (IitolSf~ last liPa wevsa i quoil0


lduLtal 011 ti tl(Y'o"i11ttl), (S cil tilil ilo 111 Cl~ooperS do1:itlcIn, flliate


AInwet I nSi011 pcl tti( 08.( dN ( Ia I lia 11 'slNIl do idtill a "clc no haWi:

~'im t Iiimj: 'iio hl'td c 1:10. q e nvcn8.ro si nsI










OlUIAS DE SARMIIENTO


tes naturales del pids i (10 lis costulmtIr. escep co])iumill;lc (jHlO
enjendra. La ])poC.i;i, pa dCsparheSr, 11)i')lo ha 1lwshii us
como i0 sentinliento rlon i'o (1'11 tc f:liktd Il (i i 1 fl-
Inanllo, nocesita cl cspcctilllu (10 11o lo wI'o, .pc",.!". ttrrilo,
(o la iionenilad h ]a esutcivcli, do In) \io, (10 1d ) lo inict-
pronsible; pojirulo solo (ondo nont a 1o 1i vi'Jp o i U n h 1ar, utii-
piezan las nionuinas do. ]a im jinoii cie nutuoo idonid. Abora!,
yo praglito phue0 intprCsmic.lC Ia (1e da1 i *i' Ci ltiIahital (do
inlit~lic Aijuaittia el AnC "m)I do i cia a, los (Ijs el
el hoiizonte, i ver. no cn 11r 1141P (iprlque cili1) II uas Itui do

so *a nieja, inns lo fascita lo confiid'.1 Ii o el lI conl-

q1.Imrc 0en \ano ])0110riu1 -~No lo ;Qo ll a 11 s aillb do
lo quo voe? Ln soleda,,d, ce poliigi-, el ia 1111ue100. Ile
ilqjii ya la posi.El boiiii o quel S' I ooci' 311tsw Usili
so sinito nsa]tado (10 t' 11010> 1 ocot idloim hc; [eivtc io o
dJe S110110S (ll(, Jo iPIVOi II1111 (IOji0i 11O.
D)o aquA rosuila qn eI p)11011 ailjentino lW poi, 1)1)1 cIlic-
tera por lntturaleza Si (511:1o ( i C (10 So o I1 11m1ic

tnoujwou o i m ijltar) icretllodoa~ 1.101 itlubc~ (1'os l~ii




so lega sol, via11 "ii slU1, 1 (II 11 Idiidk,, l lc l 'iac a 11lttJ'Y.{ ct

loritnt~nl 1 intra so cruzan dos pali'donn i dp qa U1 cl
dolitMe nitto atimcia .4 (1u a nil lin I (o :lli re-
11111 lu lOito Ineta e~lst ]101(Iii por odil pi-ie- ult l'wde\ aterlas. A >1





cnr, StabiO e Io h i c10ioC e un iii ell




los i rolijiosas, hnzclani s o m ilcohs nntla dkolt'o 10-1u0 in1 CdoLi-










i~ ~c:~Docu~rcc ~37

prcnd~iddo.>, (o1 I dicil()uoo' SUIp sticios(1s i groscras. A11Adasc
lie si es ci q'uo( (1 ei Iiu ido cbh(ctrib') ciitra on 1t econoloja
do4 1:a vib ida Inlama, i es el qus~o (p1' lhiioa fluido nervioso,
ci coal macdii ex 4) sui [eva Us'4 10Vsi42 1 cl cincioe cA cntvsiasino,
1)1)10:10 (iljkpoicson 0(-0 4c,1 4 tcO i 1h los tpal: aJOS do la inia-
.1 IoaciAil 01 Im10) q'eii ii1itl .1]) iiiiha atiiisfci'a 1'00 ( roalrgaf
do Alchticjtl;(l lisina cl pinto (uo ]a ropa frotada cidispol'ro-
tel (mCio01.polo cont[ 014)lt o i ~ d 41h ato.
1CUmlo 11no ha dc ser poct:1 c( Alque p'resnchi cStas escenas
110 poniintmcs

"'Tira ell vano. 1 croncntra
ti) iIn1 101(1idad, i no oneiciiciitin


Como0 eili p 10u- en la, 1mar.
iPoq11io1r c:(01111o i he1101'lI(lOs
001A ave i bIrta to niidfls;
I )oquicr cAClo i siciuadts
DI)o 1)108 ado 41) od101(0,
1"ii 01 s'Th puiedo sollial

o cl qulo tiene a ]: avISI n eCta, naturamlez cilgalnullda?

[5o ]:s entnfia",S d(IQ Ainrica
Its ra4wies s( il o-,
I 11 44Pa ljii 1:iz (141 1)011(0,
I ei tI~rui,01, iaz do initcar.

lo 4148 t dll cl)440108cnddas

SHOKUM141] p" 01 Po
1 a 11,vidalwoj[1( pjiv:,
.4 [4( al i Hla- i~O
Co I ( s I In' I0 I(:
0n ol144s 514) i paluas,,
Irola I i f101 (14 a1
_A onli l rd ia-1a


I1 c 1 (ei1vc ,'." I Z,, ( 's4 a,? ; tI










01IRAS T E SARMIENTO


Lucego en ci(i1azA so ccnmentran,
I rowniendoc su~s nguass
FOlzcilnllld( 1 n,'LOr i pe11ns,
So dlerraiiailn on el IPlata 1,

Poro esta us In] oCisi Mtn, lIa pusSla de In ,iMit'd; hai otra
1Ino hlace (lir "m1, eco011(5 ] l s c1-nll ( 18)1 oiitnrlh jl8 I: i] :1 po-
pil;ar, candcoros'nl i dees;alii~wda dell _!ntueho.
I111li1011 illestro 111(111 08 III (LSioo. ('stit 'S e 1111a p11Cd111 ll,-
sien ('bcioib SC m 4011101 los \ucinos' x 1( 111IvujoIwctll.() li111111

Csia, lo018 (iiooA ~ l (11 1 110~ ell CI c lo l.lil () C. 1a 111,1]01, 1iI
40 1, ''c1 1 0 51 d do1 1 1 1 1 511 i
Ic ercoi, ''porjiOle :icolldo aij'i lo,"I 1 licen, 0dc'l U Sur 1116si-

il'litol) 11na1lci11ll'os. Fin (10 0, ('I J"': On olilto de hins ci ldal ds,;



fo a l piallo () lafill itas~l, el icll o 1: "giltarra ](),' liestiz s so
h0illics 11,[1ll111( It IO;SII1 1 s (]Il 51111 I (10 110
eilos. En, los fl('01115 (10 VI'i1)l oyo 0sill I w1~ 1a eill
lin pld'e r tO (10 15 tiodil;i i tardu (do 11 Iw1)011, el 101W sile


F oil1 tltIo ps. p









Et Uio-i ohuloos 1111 II ba pd oihina (1's (0s dllS nor(."1ti111ll
cano QW~~tl (0 li, Id l~n as n]11110 ylolF485 en e 1110..') ((inii-
tivo ('d1o labro, elj 11Pl0.Cal


laWA 1 p1 inoh c111 1 an iitoz r Ii~ 11ke 081 migi11l i Ws


1. Domingincz.










JUAN FACUNDO QUIROGA


vorecidas per las masas mismas que ensayan su aspera mu-
sa en composiciones liricas i poeticas. El j6ven Echeverria
residi6 algunos mess en la campana en 1840, i la fama do
sus versos sobre la pampa le habia precedido ya; los gauchos
lo rodeaban con respeto i aficion, i cuando un recien venido
mostraba sefiales de desden hicia el cajetilla, alguno le insi-
nuaba al oido: es poeta, i today prevention hostile cesaba al oir
este titulo privilejiado.
Sabido es, por otra parte, que la guitarra es el instrument
popular de los espaioles, i quo es comun on Amirica. En
Buenos-Aires sobre todo, estA todavia mui vivo el tipo popu-
lar espafiol, el majo. Descubresele en el compadrito de la
ciudad i en el gaucho de la campaiia. El jaleo espafiol vive
en el cielito; los dedos sirven de castafiuelas. Todos los movi-
mientos del compadrito revelan al majo; el movimiento de los
hombros, los ademanes, la colocacion del sombrero, hasta la
manera de escupir por entire los dientes, todo es aun andaluz
jenuino.
Del centro de cstas costumbres i gustos jenerales se levan-
tan especialidades notables, que un dia embellecerAn i darAn
un tinte original al drama i al romance national. Yo quiero
solo notar aqui algunos que servirin a completar la idea de
las costumbres, para trazar en seguida el caracter, causes y
efectos de la guerra civil.
El mas conspicuo do todos, el mas estraordinario, es el
Rastreador. Todos los gauchos del interior son rastreadores.
En llanuras tan dilatadas en donde las sendas i caminos so
cruzan en todas direcciones, i los campos en que pacen o
transitan las bestias son abiertos, es precise saber seguir las
huellas do un animal, i distinguirlas de entire mil; conocer si
va despacio o lijero, suelto o tirado, cargado o de vacio. Esta
es una ciencia casera i popular. Una vez caia yo de un ca-
mino de encrucijada al de Buenos-Aires, i el peon que me
conducia ech6, como de costumbre, la vista al suelo. ,Aqui
va, dijo luego, una mulita mora, mui buena.....esta es la tropa
de D. N. Zapata.....es de mui buena silla..... va ensillada..... ha
pasado ayer....." Este hombre venia de la Sierra de San-Luis,
Ia trops volvia de Buenos-Aires, i hacia un aflo que 6l habia
visto por Altima vez la mulita mora cuyo rastro estaba con-
fundido con el de toda una tropa en un sendero de dos pies
de ancho. Pues esto que parece incredible, es con todo, la cien-
cia vulgar; este era un peon de irrea, i no un rastreador de
profession.










OBRAS DE SARMIENTO


El Rastreador es un personaje grave, cirunspccto, cuyas
asoveraciones hacen f4 on los tribunales inferiores. La con-
ciencia del saber que posce le da cierta dignidad reservada i
misteriosa. Todos le tratan con consideration: el pobre, por-
quo puedo hacerle mal, calumniAndolo o denunciandolo; ol
propietario, porque su testimonio puede fallarlo. Un robo so
a ejecutado durante la noche; no bion so nota, corren a
buscar una pisada del ladron, i encontrada, so cubre con
algo para que el viento no a disipe. So llama en seguida al
Rastreador, qu e ve el rastro, i lo sigue sin mirar sine de tar-
do en tarde el suelo, come si sus ojos vieran do relieve esta
pisada que para otros es inperceptible. Sigue el curso de las
calls, atraviesa los huertos, entra en una casa, i sefialando
un hombro que encuentra, dice friamonte: ,cste est! El de-
lito esta probado, i raro es el delincucnto que resisted a esta
acusacion. Para 61, mas que para el juez, la deposicion del
Rastreador es la evidencia misma; negarla, serial ridicule, ab-
surdo. So somete, pues, a este testigo que consider como ol
dedo de Dies que lo se iala. Yo mismo he conocido a Calibar,
quo ha ejorcido on una provincia su oficio durante cuarenta
ainos consecutivos. Tiene ahora cerca do ochenta arios; encor-
vado per la edad, conserve, sin embargo, un aspect venera-
ble i lleno do dignidad. Cuando lo hablan do su reputation
fabulosa, contest: iya no valgo nada; ahi estAn los nifios;,,
los niios son sus hijos, que ban aprondido on la escuela do
tan famoso maestro. Se cuenta de 61 quo durante un viajo a
Buenos-Aires le robaron una vez su montura do gala. Su
mujor tapd el rastro con una arteza. Dos moses despues Ca-
libar regres6, vi6 el rastro ya borrado o inapercibible para
otros ojos, i no se hablo mas del case. Ario i medio despues
Calibar marchaba cabizbajo por una callo do los suburbios,
cntra a una casa, i encuentra su montura onnegrecida ya, i
casi inutilizada por cl uso. ;Habia oncontrado el rastro do
su raptor despues de dos anios! El anio 1830, un reo condo-
nado a muerte se habia escapade do la crcel. Calibar fu6
encargado do buscarlo. El infeliz, previendo quo serial ras-
treado, habia tomado todas las procaucioncs' que la imajen
dl0 cadalso lo sujirid. iPrecauciones inftiles! Acaso solo sir-
vieron para perderle; porque compromctido Calibar on su re-
putacion, cl amor propio ofondido ]e hizo desempofiar con
calor una tarca que perdia a un hombre, pero que probaba su
maravillosa vista. El pr6fugo aproevchaba todos los acciden-
tes del suelo para no dejar huellas; cuadras enters habia










JUAN FACUNDO QUIROGA 41

marchado pisando con la punta del pie; trepAbase en seguida
a las murallas bajas, cruzaba un sitio, i volvia para atras.
Calibar lo soguia sin perder la pista; silo sucedia momenti-
neamente estraviarse, al hallarla de nuevo esclamaba: dondo
to mi-as-di'r! Al fin lleg6 a una acequia do agua on los su-
burbios, cuya corrionte habia seguido aquel para burlar al
Rastreador.....;Infitil! Calibar iba per las orillas, sin inquietud,
sin vacilar. Al fin so detiene, examine unas ycrbas, i dice:
"por aqui ha salido; no hai rastro, poro estas gotas de agua
en los pastes lo indican!n Entra en una vifia, Calibar reco-
noci6 las tapias que la rodeaban, i dijo: ,adontro est.n,, La
partida do soldados so cans6 do buscar, i volvi6 a dar cuenta
do la inutilidad do las pesquisas; "no ha salido,n fue la brovo
respuesta quo sin movers, sin proceder a nuevo examen, did
el Rastreador. No habia salido, en eiecto, i al dia siguiento
fud ejecutado. En 1830, algunos press politicos intentaban
una evasion; todo estaba preparado, los ausiliares de fuera
provonidos; on el memento de efectuarla, uno dijo: i Calibar?
-iCiorto! contestaron los otros anonadados, aterrados, iCali-
bar! Sus families pudieron conseguir de Calibar quo cstuvicso
enformo' cuatro dias contados desdo la evasion, i asi pudo
ofectuarso sin inconvenient.
iQud misterio os este del Rastreador? Qu6 poder microsco-
pico so desonvuolve en el 6rgano do la vista de estos hom-
bres? iCuin sublime criatura es la quo Dies hizo a su imajen
i semjanza!
Dospucs del Rastreador, vieno ol Baqueano, pcrsonaje
cminonteil quo tiene en sus manos la suerte de los particula-
res i la do las provincias. El Baqucano es un gaucho grave i
reservado, que conoco a palmos vointe mil leguas cuadradas
do Ilanuras, bosques i montafas! Es el topdgrafo mas comple-
to, es cl inico mapa que lleva un joenral para dirijir los mo-
vimientos de su campana. El Baqueano va siompre a su lado.
Modesto i reservado come una tapia, estA en todos los secro-
tos de la campafia; la suerto del ejercito, el 6xito do una
batalla, la conquista do un.provincia, todo depcndo o (0 l.
El Baqueano es casi siempre field a su deber; poro no siempro
el general tiono en dl plena confianza. Imajinaos la position
de un jefo condenado a llovar un traidor a su lado, i a podirlo
los conocimientos indispensables para triunfar. Un Baqucano
oncuontra una sendita quo hace cruz con el camino quo llova,
61 sabe a que aguada remote conduce; si oncuontra mil, i esto
succde on un espacio de cien leguas, (4 Ins conoco todas, sabe










OBRAS DE SARMIENTO


do d6nde vienen i a d6nde van. El sabe el vado oculto que
tiene un rio, mas arriba o mas abajo del paso ordinario, i esto
en cien rios o arroyos; 1e conoce en los cienagos estensos un
sendero per done pueden ser atravesados sin inconvenient,
i esto en cien cidnagos distintos.
En lo mas oscuro do la noche, en medio de los bosques o
en las ilanuras sin limits, perdidos sus companieros, estravia-
dos, da una vuelta on circulo de ellos, observe los 6rboles; si
no los hai, so desmonta, so inclina a tierra, examine algunos
matorrales i so oriental de la altura en que se hall; monta en
seguida, i los dice para asegurarlos: nestamos en dereseras de
tal lugar, a tintas leguas de las habitaciones; cl camino ha do
ir al sur;,.i se dirije hacia el rumbo que sefiala, tranquil, sin
prisa do oncontrarlo, i sin responder a las objeciones quo el
temor o la fascination sujiere a los otros.
Si aun esto no basta, o si so encuentra en la pampa i la os-
curidad es impetrablo, ent6nces arranca pastes de varies pun-
tos, huele la raiz i la tierra, las masca, i despues de repetir
esto procedimiento varias veces, so cerciora de la proximidad
de algun lago, o arroyo salad, o de agua dulce, i sale en su
busca para orientarse fijamente. El general Rosas, dicen, co-
noce por el gusto el past de cada estancia del sur de Bue-
nos-Aires.
Si el Baqueano lo es de la pampa, dondo no hai caminos
para atravesarla, i un pasajero le pide que lo lleve directa-
mente a un paraje distant cincuenta leguas, el Baqueano so
para un memento, reconoce el horizonte, examine el suelo, cla-
va la vista en un punto i so echa a galopar con la rectitud do
una flecha, hasta que cambia de rumbo por motives que solo
dl sabe, i galopando dia i noche, llega al lugar designado.
El Baqueano anuncia tambien la proximidad del enemigo;
esto es, diez leguas, i el rumbo per donde se acerca, per me-
dio del movimiento do las avestruces, de los gamos i guanacos
que huyen en cierta direction. Cuando so aproxima observe
los polvos, i por su espesor cuenta la fuerza: nson dos mil hom-
bres,, dice:,,quinientos,, ,,doscientos,, i el jefe obra bajo es-
to dato, que casi siempre es infalible. Si los c6ndores i cuer-
vos revolotean en un circulo del cielo, el sabra decir si hai
jento escondida, o es un campamonto recien abandonado, o
un simple animal muerto. El Baqueano conoce la distancia
quo hai do un lugar a otro, los dias i las horas necesarias pa-
ra llegar a 61, i a mas una sonda estraviada o ignorada per
donde so puedo llegar do sorpresa i en la mitad del tiempo;










JUAN FACUNDO QUIROGA


asf es que las partidas de montoneras emprenden sorpresas
sobre pueblos que estdn a cincuenta loguas de distancia, que
casi siompro las aciertan. iCreeriso exajerado? No! El general
Rivera de la Banda Oriental, es un simple Baqueano, que co-
noce cada ,rbol quo hai en today la extension de lI RepAblica
del Uruguai. No la hubieran ocupado los brasileros sin su
ausilio; i no la hubieran libertado sin 41 los arjentinos. Oribo,
apoyado por Rosas, sucumbi6 despues de tres ailos de lucha
con eljeneral Baqueano, i todo el poder de Buenos-Aires hoi
con sus numerosos ejdrcitos que cubren toda la campana del
Uruguai, puodo desaparecor destruido a pedazos, por una
sorprcsa hoi, por una fuerza cortada mafrana, por una victo-
ria quoe l sabr convortir on su provccho por el conocimien-
to do algun caminito que cae a retaguardia del enemigo, o
por otro accident inapercibido o insignificant. El general Ri-
vera,principio sus studios del terreno el afoi de 1804, i ha-
ciendo la guerra a las autoridades, entdnces como contraban-
dista, a los contrabandistas despues come empleado, al rei
en seguida come patriots, a los patriots mas tardo como
montonero, a los arjentinos cormojefe brasilero, a 6stos como
general arjentino, a Lavalleja como president, al president
Oribo como jefo proscrito, a Rosas, en fin aliado de Oribe,
como general oriental, ha tenido sobrado tiempo para aprender
un poco do la ciencia del Baqueano.
El Gaucho Malo esto os un tipo de ciertas localidades, un
outlaw, un squatter, un misantropo particular. Es el Ojo de Al-
con, el Trampero de Cooper, con today su ciencia del desierto,
con today su aversion a las poblaciones de los blancos; poro sin
su moral natural, i sin sus conecciones con los salvajes. Lli-
manlo el Gaucho Malo sin que este epiteto lo desfavorezca
del todo. La justicia lo persigue desde muchos afios; su nom-
bro es temido, pronunciado en voz baja, pero sin odio i casi
con respoto. Es un personaje misterioso; moral en la pampa,
son su albergue los cardales; vive de perdices i mulitas; si
alguna vez quiere regalarse con una lengua, enlaza una vaca,
la voltea solo, la mata, saca su bocado predilecto, i abandon
lo domas a las aves mortecinas. De reponto so present el
Gaucho Malo on un pago de donde la partida acaba de salir,
convcrsa pacificamente con los buenos gauchos, que lo rodean
i admiran; so provee de los vicios, i si divisa la partida, mon-
ta tranquilamente en su caballo, i lo apunta hicia cl desierto,
sin prisa, sin aparato, desdefiando volver la cabeza. La parti-
da rara vez lo sigue; mataria inftilmento sus caballos, porque











OBRAS DE SARMIENTO


el que monta ol Gaucho Malo es un parojero pangare tan
celebro como su amo. Si el acaso lo echa alguna vcz do im-
proviso entro las garras de lajusticia, acometo a lo mas espe-
so de la partida, i a merced de cuatro tajadas quo con su
cuchillo ha abierto on la cara o en el cuorpo do los soldados,
so haco paso por centre ellos, i tendiendoso sobro ol lomo del
caballo para susttaerso a la action de las balas quo lo porsi-
guen, endilga hAcia el desierto, hasta quo poniondo espacio
convenionto entire l i sus perseguidores, refrona su troton i
march tranquilamente. Los poetas de los alrededores agre-
gan esta nueva azafia a la biografia del heroes del desiorto, i
su nombradia vuola por today la vasta campafia. A veces so
present a la puerta de un baile campestre con una mucha-
cha quo ha robado; entra on bail con su paroja, confindeso
en las mudanzas del cielito, i desaparece sin quo nadio so
aporciba do ello. Otro dia so present en la casa do la familiar
ofendida, hace descender do la grupa a la nifia quo ha seduci-
do, i desdefiando las maldiciones de los padres quo lo siguen,
se encamina tranquilo a su morada sin limits.
Este hombre divorciado con la sociedad, proscrito por las
leyes; este salvajo de color blanco, no es en ol fondo un ser
mas depravado quo los quo habitan las poblaciones. El osa-
do prdfugo quo acomete una partida enter, es inofensivo
para con los viajeros. El Gaucho Malo no es un bandido, no
es un salteador; el ataque a la vida no entra en su idea, como
el robo no entraba en la idea del Ch~rriador; roba, es cier-
to, poro esta es su profession, su trAfico, su cioncia. Roba ca-
ballos. Una vez viene al real de una tropa del interior; el
patron propono comprarle un caballo de tal polo estraordi-
nario, do tal figure, do tales prendas, con una estrella blanca
en la paleta. El gaucho so recoje, media un memento, i dos-
pues do un rato do silencio, contest: ,no hai actualmente
caballo asi.,, Qud ha estado pensando el gaucho? En aquel
memento ha recorrido en su mente mil estancias do la pam-
pa, ha visto i examinado todos los caballos quo hai en la
provincia, con sus marcas, color, sefiales particulars, i con-
vencidose de quo no hai ninguno que tonga una estrolla
on la paleta; unos a tionen on la frente, otros una mancha
blanca on ol anca. (Es sorprendente esta memorial? No! Na-
poleon conocia por sus nombres doscientos mil soldados, i
recordaba al verlos, todos los hechos quo a cada uno de ellos
so roferian. Si no so lo pide, pues, lo impossible, on dia sofia-
lado, en un punto dado del camino, entrogari un caballo tal











JUAN FACULND0 QUIROGA


come so lo pide, sin que el anticiparle el dinero sea un mo-
tivo do faltar a la cita. Tiene sobro este punto el honor do
los tahures sobre las doudas.
Viaja a voees a la campaiia de C6rdova, a Santa Fd. En-
t6nces so lo ve cruzar la pampa con una tropilla de caballos
por delante; si alguno lo encuentra, sigue su camino sin acer-
carsele, a m6nos quo 61 lo solicite.
El Cantor.-Aqui tennis la idealizacion de aquella vida do
revueltas, do civilization, de barbaric i de pligros. El gau-
cho cantor es el mismo bardo, el bate, el trovador do la edad
media, quo so muevo on ]a misma escena, entire las luchas
de las ciudades i del feudalismo de los campos, entro la vida
que so va i la vida que so acerca. El Cantor anda de pago on
pago, de tapera on galpon," cantando sus heroes de a pam-
pa perseguidos por la justicia, los llantos de la viuda a quien
los indios robaron sus hijos en un malon reciente, la derro-
ta i la muerte del valiento Raauch, la catastrofo de Facundo
Quiroga, i la suerto quo cupo a Santos Perez. El Cantor estt
haciendo candorosamente el mismo trabajo do cr6nica, cos-
tumbres, historic, biografia, quo el bardo de la edad media; i
sus versos scrian recojidos mas tardo come los documents i
dates en que habria do apoyarse el historiador future, si a
su lado no estuviese otra sociedad culta con superior intoli-
jencia do los acontecimientos, quo la quo el infeliz desplcga
en sus rapsodias injenuas. En la, Replblica Arjentina so ven
a un tiempo dos civilizaciones distintas en un mismo suclo:
una naciente, quo sin conocimiento de lo quo tiene sobre su
cabeza, esti remodando los esfuerzos injenuos i populares de
la edad media; otra que sin cuidarse de lo quo ticno a sus
pies, intent realizar los filtimos resultados de la civilization
curopea. El siglo XIX i el siglo Xli vivcn juntos; el uno
dentro do las ciudades, el otro en las campafias.
El Cantor no tiene residencia fija; su morada estd dondo
la nocho lo sorprende; su fortune en sus versos i en su voz.
Donde quiera que el cielito enreda sus parojas sin tasa, don-
do quiera que so apura una copa do vino, el cantor tieno su
Sugar preferente, su part escojida en el festin. El gaucho ar-
jontino no bobe, si la mlsica i los verses [no lo excitan', i
1 No es fuera de prop6sito recorder aqui las semejanzas notables
que presentan los arjentinos con los Arabes. En Arjel, en Oran, en Mas-
cara i on los aduares del desierto, vi siempre a los arabes reunidos en
cafees, por estarles completamente prohibido el uso de los licores, api-
fiados on derredor del cantor, jeneralmente dos, que se acompafian do










OBRAS DE SARMIENTO


cada pulperia tiene su guitarra para poner on manes del
Cantor, a quien el grupo de caballos estacionados a la puerta
anuncia a lo l1jos d6nde se necesita el concurso de su gaya
ciencia.
El Cantor mozcla entire sus cantos her6icos la relacion do
sus propias hazaiias. Desgraciadamente, el captor, con sor el
bardo arjentino, no esta libre de tener que h1b6rselas con la
justicia. Tambien tiene que dar la cuenta dd sendas puiala-
das quo ha distribuido, una o dos desgracias (muertes!) quo
tuvo, i algun caballo o una muchacha quo rob6. El afio 1840,
entree un grupo de gauchos i a orillas del majestuoso Para-
ni, estaba sentado en el suelo i con las piernas cruzadas un
Cantor quo tenia azorado i divertido a su auditorio con la
larga i animada historic do sus trabajos i aventuras. Iabia
ya contado lo del rapto do la querida, con los trabajos quo
sufri6; lo de la 1. .n. ,, i la dispute que la motive; estaba
refiriendo su encuentro con la partida i las puialadas que
en su defense di6, cuando el tropel i los gritos de los solda-
dos lo avisaron quo esta vez ostaba cercado. La partida, on
efecto, so habia corrado en forma de herradura; la abortura
quedaba hicia el Parana, quo corria a veinto varas mas aba-
jo, tal era la altura de la barranca. El Cantor oy6 la grita sin
turbarso, vi6sole do improvise sobro el caballo, i echando
una mirada escudrifiadora sobre el circulo de soldados con
las tercorolas proparadas, vuelve el caballo hicia la barranca,
lo pone el poncho en los ojos i clivale las espuelas. Algunos
instants despues so veia salir de las profundidadesdeel Pa-
rand, el caballo sin freno, a fin de que nadase con mas liber-
tad, i el Cantor, tomado de la cola, volviendo la cara quicta-
mente, cual si fuera on un boto de ocho remos, hacia la
escena que dojaba en la barranca. Algunos balazos do la par-
tida no estorbaron que llegase sano i salvo al primer islote
que sus ojos divisaron.
Por lo demas, la poesia original del Cantor es posada, mono-
tona, irregular, cuando so abandon a la inspiration del mo-
mento. Mas narrative quo sentimental,llena do im jenes toma-

la vihuela a duo, rccitando canciones nacionales plafiideras como nues-
tros tristes. La rienda de los Arabes es tejida de cuero i con azotera co-
mo las nuestras; el freno de que usamos es el freno Arabe, i muchas de
nuestras costnmbres rcvelan el contact de nueslros padres con los mo-
ros de la Andalncia. De las fisonomias no so able: algunos Arabes he
conocido que jurara haborlos visto en mi pais.-(Nota de la ed'cion
d, 1850.)











JUAN FACUNDO QUIROGA


das de la vida campestre, del caballo, i las escenas del dcsierto,
que la hacen metaf6rica i pomposa. Cuando reficre sus proo-
sas o las de algun afamado mal6volo, parecese al improvisa-
dor napolitano, desarreglado, prosaico de ordinario, elevAn-
dose a la altura poetica por moments, para caer de nuevo
al recitado insipido i casi sin versificacion. Fuera de csto, el
Cantor posee su repertorio de poesias populares, quintillas,
decimas i octavas, diversos jdneros de versos octosilabos.
Entre 4stas hai muchas composiciones de m6rito, i que des-
cubren inspiration i sentimiento.
Aun podria afiadir a estos tips orijinales, muchos otros
igualmente curiosos, igualmente locales, si tuviesen como
los anteriores, la peculiaridad de revelar las costumbrcs na-
cionales, sin lo cual es impossible comprender nuestros perso-
najes politicos, ni el character primordial i americano de la
sangrienta lucha quo despedaza a la Repiblica Arjentina.
Andando esta historic, el lector va a descubrir por si solo
d6ndo se encuentra el Rastreador, el Baqueano, el Gaucho
Malo, el Cantor. Vera on los caudillos cuyos nombros han
traspasado las fronteras arjentinas, i aun en aquellos que
llcnan el mundo con el horror de su nombre, el refiejo vivo
de la situation interior del pais, sus costumbres, su orga-
nizacion.


CAPITULO III

ASOCIACION.-LA PULPERIA


Le Gaucho vit des privations mais son
luxe est la liberty. Fier d'une indepen-
dence sans bornes, ses sentiments sau-
vages comme sa vie, sont portant nobles
et bons.
IIHed.

En el capitulo primero hemos dejado al campesino arjen-
tino on el memento en que ha llegado a la edad viril, tal cual
lo ha formado la naturaleza i la falta de verdadora sociedad
on que vive. Lo homos visto hombre, independiento de toda
necesidad, libre de today sujecion, sin ideas do gobierno, por-
que todo 6rden regular i sistemado se hace do todo punto










OBRAS DE SARMIENTO


impossible. Con estos hibitos do incuria, do indoplendencia,
va a entrar on otra escala de la vida campestro quo, aunquo
. vulgar, es el punto de partida de todos los grades aconteci-
mientos qtUoe.amos a ver desenvolverse mui luogo.
No so olvide que hablo do los pueblos esencialmento pas-
tores; quo on estos tomo la fisonomia fundamental, dejando
las modificaciones accidentales quo esperimentan para indi-
car a su tiompo los efectos parciales. Hablo do la asociacion
de estancias, quo distribuidas de cuatro on cuatro leguas,
mas o m6nos, cubron la superficio de una provincial.
Las campafias agricolas subdividen i diseminan tambion la
sociodad, pero on una escala mui reducida; un labrador colin-
da con otro, i los aperos de la labranza i la multitude do instru-
mentos, aparejos, bestias que ocupa, etc., lo variado de sus
products i las diversas artes que la agriculture llama on su
ausilio, establecon rolaciones neeesarias entree los habitantes
de un vallo, i hacon indispensable un rudimento do villa quo
los sirva do centro. Por otra part, los cuidados i faonas
que la labranza exijo, requieren tal nmecro do brazos quo la
ociosidad so haoe impossible i los varones so ven forzados a
permanecr on ol recinto do la heredad. Todo lo contrario su-
cede on esta singular asociacion. Los-limites do. la propicdad
no estIn marcados; los ganados, cuanto mas numerosos son,
nmenos brazos ocupan; la mujor so encarga do todas las faonas
dom6sticas i fabriles; el hombre queda dosocupado, sin go-
cs, sin ideas, sin atencionos forzosas; el hogar domcstico lo
fastidia, lo espelo, digamoslo asi. Hai necesidad, pues, de una
sociedad ficticia para remediar esta desasociacion normal.
El habito contraido desdo la infancia de andar a caballo, es
un nuevo estimulo para dejar la casa. Los nifios tienon el
deber do echar caballos al corral apenas sale el sol; i todos
los varones hasta los poqufenuelos, onsillan su caballo, aun-
quo no sepan que haccorso. El caballo es una part integran-
te del arjentino do los campos; es para 41 lo quo la corbata
para los que vivcn on el seno de las ciudades. El hfio 41 el
Chacho, caudillo de los Llanos, emoigr a Chile. iComo lo va
amigo? le preguntaba uno.-;C6nmo me ha de ir! contest con
el acento del dolor i do la melancolia, ;en Chile i a pie! Solo
un gaucho arjentino sabo apreciar todas las desgracias i to-
das las angustias que estas dos frases esprosan.
Aqui vuelve a aparccor la vida drabe, tirtara. Las siguien-
tes palabras do Victor Hugo parccen escritas on la pampa.
"No podria combatir a pi6; no hace sino una sola persona con










JUAN FACUNDO QUIRO(A 49

su caballo. Vivo a caballo; trata, compra i vendo a caballo;
bobo, coiio, duerinio i suena a caballo.,,
Salon, pue, u ]o;os varones sin saber fijamcnto a d6ndo. Una
vuelt.a a los Ian:ado, una visit a una cria, o a la quoren-
cil do0 un caal:lo predilecto, invierto una poquona part del
diai; cl resc:o lo absorbo una reunion en una venta o plpcllt .
Alli conlcurrein ciorto In(lnro do parroquianos do los alrrodo-
drecs; ali so dan i adquicron las noticias sobro los animals
cstraviados; trazans on cl solo las marcas del ganado; sAi-
boso d6ndo caza ;l li.'roC, d6ndo se ]o han visto los rastros al
loon; alli so annan las carrcras, so reconocen los maCjorcs ca-
ballos; alli, lon t osta cl cantor, alit so fratorniza por el cir-
cular do la cipa i las prodig'allidades (do los quo poslecn.
En cst a vi(d tan sin einociones, cli juco sacido los ospiri-
tus onervados, el licor en-ciniuo las -i .... I aIdorinieci-
das. Esta asociacion accidental do todos los ias, vione por
:s2 repoticion a forinar una socicdad inas cs:-.recha quo la do
(dndo partid cada individuo; i on csta asambilea sin objoto
piblico, sin into's social, cmpiezan a ocharse los rudinon-
tus dol las relmutacions qu(o nmas tardo i andando los anos,
vani a 'aparlecr on lia escena political. Vcd cmno.
El gailucllo ostilni sobro todas las cosas, las fuIrzas fisicas,
la dcst.roza on el :... ;. (ol caballo, i ademas cl valor. Esta
runioin, (.sto c.u,! diario, cs un verdadcern circo olinipico on
quo so on'Sayan i coinpl)rulhlan los quilates dcl nimrito do cada
11110.
El g oai cho an da arinado dl cucliillo, quo hia herodado do
los ospanIlos; cst:i poculiaridad do la Peninsula, oste grito
carauctoistico do ZaraL.oza: /iie,-li a cuchillo! cs aqui inas
real (quo n E.Cspaia,. El culchillo, a nias do un arnn, cs un
iiinstnniclnto iqu lo siirvo para todas sus ocupaciones; no puodo
vivir sin (:], us coiio la troilpa del clofanto,t su brazo, su mna-
no, su dcdo, su too. El glauclho, a ]a par dojineto, haceo alardo
do valiunto, i cl ouchilio brilla ta cada nIomonto, describiondo
circulos cin o ai ro, a la miicnor prvocacln, sill provocation
alpgina, sin otro intoros quo modirso con un doscnocid[o; juioga
a las pufialadas, conio jiugiaria a los dados. Tan profindaimon-
to outran ostos llabitos pendencieros en la vida intiia del
g'auc:ho a:jontino, quo las costumiirosl han creado) sontiiiien-
ICs do 10onor i una es1:rimia quo garantiza la vida. El hombro
do la plldo do los doimas ]iai:ss toina ol cuchillo palota latar
i inalta; el gaucho ajcnltino lo desuniiaina liara pliear, i hicro
solain m nt. Es preciso quo estd muii borrachlo, cs preciso quo
J. F. q. 4










OBRAS DE SARMIENTO


tenga instintos verdadoramente malos, o rencoros imui pro-
fundos, para quo atento contra la vida de su; adversario. Su
objcto cs solo )roo, cai'lo, darlo una tajada on la cara, dqjarlo
una social indcloble. Asi, so vo a cstos ganchos llenos do ci-
catrices que rara vez son profundas. La rifia, pues, so traba
por brillar, por la gloria del vencinniento, por amor a la ro-
putacion. Ancho circulo so forma on torno do los comba-
tientes, i los ojos siguon con passion i avidoz el contelleo do
los punales, quo no ccsan do ajitarse un nmomento. Cuando
la sangro corre a torrentes, los cspectadores se crcen obli-
gados on conciencia a scpararlos. Si sucede una
las sinpatils estAn por el quo so desgracid; el mejor caballo
lo sirvo para salvarso a parajes lejanos, i alli lo acoje cl ros-
peto o la compassion. Si la justicia lo da alcanco, no es raro
quo hliga freonte, i si corrie (a (l poarltida, adquicre un renon-
bro dcsdo entonces, que so dilata sobro una ancha circunfo-
rencia. Trascurro el tiempo, ol juez ha sido mudado, i ya
pucde presentarse (e nuevo en su pago sin que so proceda a
ulteriorcs pcrsocuciones; cstAi absuelto. Miatar cs una dcsgra-
cia, a mionos quo el hehco se ropita tantas vcces, quo inspire
horror cl contact dcl asosino. El estanciiro don Juan Ju la-
nuel Rosas, intes de sor liombro piblico, habia echo do su
residencia una cspeci do asilo para los holmicidas, sin quo
jaimas consinticso en su servicio a los ladroncs; prefercncias
quo se esplicarian fAicilmento por su cari;etor do gaucho pro-
pietario, si su conduct posterior no huliese revelado afinida-
dos quo lhan llenado de espanto al mundo.
En cuanto a los juegos (do equitacion, bastaria indicar uno
de los Inuchos en quo so ojercitan, para jugar del arrojo quo
para ontregarse a ellls so requiero. Un gaucho pasa a todo
escape por enfronte do sus compaleros. Uno o arroja un tiro
de bolas qu( on iodio do la carrera maniata el caballo. Dol
torbollino do polvo que levanta este al caer, viso salir al ji-
noeto corriendo seguido del caballo, a quicn el impulso (o la
carrora interrumpida haeo avanzar oledeciondo a las leyes do
la fisica. En esto pasatiempo sejuega la vida i a veces so
picrde.
iCroorzise que ostas prooxas, la desreoza i na audacia on el
ianejo del caballo, son la base do Lis grades il!stracioncs
0110u han llnado con su nonibro la Rlpfiblica Aijontina, i
(alll ilido la fita dcl pais. Na.(da s It'las ci'rio, sin calllargo.
No Cs mi ii11ino p1urs0adir qu(o c asCesinato i el criincn lh.yan
sido siempre una uscala do asconsos. Millares son los valien-










JUAN FACUNDO QUIROGA 51
tes que han parade en bandidos oscuros; poro pasan de cen-
tenares los quo a estos hochos han debido su position. En
todas las socicdades despotizadas, las grades dotes naturales
van a porderse on cl criinen; cl jenio romano que conquista-
ra el mundo, cs hoi el terror de los Lagos Pontinos, i los Zu-
malacarregui, los Mina espanfolcs, so encuentran a contonares
en Sierra Leona. Hai una nccesidad para el hombre do de-
senvolver sus fiurzas, si capacidad i ambition, que cuando
faltan los medios lejitimos, el so foija un mnundo con su mo-
ral i sus clyes apart, i on Al so comnplaco on mostrar quo ha-
bia nacido Napoleon o (dsar.
Con esta sociedad, poes, en que la cultural del cspiritu es
inuitil e impossible, dondo los ncgocios municipals no exis-
ten, done el bien pSlblico es una palabra sin sentido, porquo
no hai p]f'llico, ol hombre dotado emincntoeiente se csfuerza
por producirso, i adopt para ollo los medios i los caminos
quo encuentra. El gaucho ser~ un inalhechor o un caudillo,
segun el rumbo quo las cosas tomen en el mnomento en quo
ha llegado a hacorse notable.
Costunmres do esto idnero requicren medios vigorosos do
represion, i para reprimir desalmados so ncositan jucces nas
desahnados aun. Lo que al principio dijo dlo capataz do ca-
rretas, so aplica cxactamnentoe al juez de campana. Ante today
otra cosa, necesita valor; cl terror do su nombro es mas po-
deroso que los castigas (qu aplica. El juez es naturahnente
algun famoso do tieonpo atras a quion ila edad i la familiar han
llainado a a vida ordenada. Por supuesto, quo la justicia quo
administra es do todo punto arbitraria; su concenciia o sus
pasiones lo guian, i sus sentencias son inapolables. A vecos
suele haber jocces do ( stos, que lo son do por vida, i quo de-
jan una mIemnoria respotada. Pcro la conciencia do estos
modlios qjecutivos, i rbitraridolitraodo las penas, forman ideas
en el pueblo sobro ol powder do la mutorildld, que mas tardo
vienon a producer sus efoetos. El juez so hace obodecer por
su reputation do audacia temible, su autoridad, su juicio sin
forms, sit sontencia, un y o lo mu do, i sus castigos invonta-
dos por el mismo. Do este des6rden, quiza por inucho tiem-
po inevitable, result que el caudillo quo en las revueltas
llcga a elevarso, posee sin contradiction i sin que secua-
ces dutln do ello, cl podler amplio i trriille quo solo so en-
cuentra hoy i cn los lmuelos asilticos. El c1anudillo arjentino es
un Malalii.ina quo lpuiera a su antojo canmbiar la rolijion do-
minanto i forjar una nuova. Tiono todos los poderes; su in-










OBRAS DE SARIMIENTO


justicia es una dcsgracia para su victim, poro no un abuso
do su part; porque (l puedo ser injusto; inas todavia, el ha
do sor injusto necesariamento, sicmpro lo ha sido.
Lo quo digo dcl juez, cs applicable al comandanto de cam-
pana. Esto es un personaje de mas alta catogoria que ol pri-
mero, i en quicn han do rounirse en mnas alto grado las cua-
lidades do reputation i antocedcntes de aquel. Todavia una
circunstancia nuova agrava, lejos do disminuir, el mal. El
gobicrno de las ciudades es el quo da cl titulo do comandan-
to de campana; pcro como la ciudad es ddbil en cl campo, sin
influencia i sin adictos, cl gobierno celia mano do los hombrcs
quo mas temor lc inspiran, para oncomendarles csto cmpleo,
a fin do tcnerlos en su obedicncia; mancra mui conocida do
proceder do todos los gobiernos ddbilcs, i que alejan el mral
del momlnnto prescntc, para quo so produzca mas tardo on
dimensions colosales. Asi, cl gobicrno papal haco transac-
ciones con los bandidos, a quicnes da cmplcos ocn loma, cs-
timulando con esto el bandalajo, i creindole un porvenir so-
guro; asi, el Sultan conccdia a 2lehemnt-Ali la investidura
do P. 1'. do Ejipto, para tcnor quo reconocorlo mas tardo roi
hercditario, a trucque do que n o l dcstronasc. Es singular
quo todos los candillos do la revolucion arjentina han sido
comandantes do campaign: Lopez o Ibarra, Artigas i Giiemes,
Facundo i lHosas. Es cl punto do partida para todas las am-
biciones. Rosas, cuando hubo apoodradose de Ia ciudad, cs-
termin6 a todos los conmandantes quo lo habian clovado, cn-
tregando esto influycnte cargo a hombres vulgares, quo no
pudiescn seguir el camnino que 61 habia traido: Pajarito, C'-
larrayan, Arbolito, Pancho cl fiato, Molina, cran otros tantos
bandidos comandantes, do quo Rosas purg6 el pais.
Doi tanta importancia a cstos pormenores, porquo cllos
serviran a csplicar todos nuestros feno]menos sociales, i la re-
volucion quo so ha stado obro o no en la Rlopiblica Arjontina;
rovolucion quo esta destigurada por palabras del diccionario
civil, que la disfrazan i ocultan creando ideas orr6ncas; do la
mism mnanora que los cspaioles al desembarcar cn Amlrica,
daban un nombro curopeo conocido a un animal nuevo que
cncontraban, saludando con cl terrible de Icon, que trao al es-
piritu la idea do la nagnanimidad i fuerza del rei do las bestias,
al miserable gato llaimado puma, quo huyo a l vista do los po-
rros; i tigro, al jaguar do nucstros bosques. I'or deloznable c
innobles quo parczcan estos funldaimntos (lu quicro dar a
la guerra civil, la ovidcncia vendrt lucgo a inostrar cuin s6-










JUAN FACUNDO QUIROGA


lidos o indestructibles son. La vida do los campos arjentinos,
tal como la he mostrado, no cs un accident vulgar; es un 6r-
den de cosas, un sistoma do asociacion, caracteristico, normal,
iuico, a mi jnicio, en cl mundo, i cl solo basta para esplicar
today nuestra revolncion. Habia antes de 1810 en la lRopbli-
ca Arjentina dos sociodades distintas, rivals o incompatible;
dos civilizacionos diversas; la una espalnola, ouropea, civiza-
da; i la otra bIirbara, americana, casi indijena; i la rovolucion
do las ciudades solo iba a servir do causa, do mdvil, para quo
estas dos maneras distintas do sor do un pueblo, so pusiesen
en presoncia una do otra, so acomotiesen, i despues de largos
anos do lucha, la una absorbiese a la otra. He indicado Ja
asociacion normal de la '.Ip.- i, la desasociacion, poor inil
veccs quo la tribu ndmado; le mostrado la asociacion ficticia,
en la dosocupacion; la formacion do las reputacionos gauchas:
valor, arrojo, destreza, violencias, i oposicion a la justicia re-
gular, a la justicia civil do la ciudad. Este fond6neno do or-
ganizacion social existia en 1810, existed aun modificado on
muchos puntos, modificitndosc Icntamente on otros, 0 intact
en muchos aun. Estos focos de reunion (dl ganchajo valiento,
ignorant, libre i desocupado, estaban (lisiminados a millares
en la campafia. La revolucion do 1810 llcv a todas parties
el movimiento i el rumor do las armas. La vida pt'lblica, quo
hasta ent6nces liabia faltado a esta asociacion arabo-romana,
entro on todas las vontas, i el movimionto rovolucionario tra-
jo al fin la asociacion bdlica on la mon lon era provincial, hija
lejitimna de la venta i do la estancia, enemiga (d la ciudad i
del qjdrcito patriola revolucionario. Desenvolvidndoso los
acontecimientos, veremos las montonras provineiales con
sus caudillos a la cabeza; on Facundo Quiroga, filtimamento,
triunfanto en todas parties, ]i campania sobro las ciudades, i
dominadas dstas on su Cspi'itu, goblicrno, civilization, formar-
so, al fin, el gobierno central, unitario, despotico, del est ancie-
ro don Julan Manlel Rosas, que clava on la culta Buenos-.
Aires el cuchillo del gaucho i des truyo la obra do los siglos,
la civilization, las leyes i la libertad.










OBRAS DE SARMIENTO


CAPITULO IV


REVOLUCION DE 1810


Cuando Ia batalla empieza, el tirta-
ro da nl grito terrible, Ilega, hire, de-
saparece, i vuelve como el rayo.
Victor Hugo.


Ho necesitado andar todo cl camino quoe (dejo recorrido
para liegar al punto on quc nuestro (ralma comienza. Es infi-
til dotenerse Cn cl caricter, oljoto, i fin do la revolucion do
la indcpcndencia. En toda la Amnrica fucron los inismos,
nacidos del mismo orijcn; a saber, cl movimiento do las ideas
europeas. La Amdrica obraba asi, porque asi obran todos los
pueblos. Los libros, los acontecimientos, todo llvaba a la
Amdrica a asociarse a la impulsion quo a la Francia habian
dado Norto-America i sus propios eseritores; a la Espania, la
Francia i sus libros. Pero lo quo nccesito notar para mi objeto,
cs quo la rovolucion, escepto on su simbolo esterior, indepen-
dencia del rei, era solo intersante o intolijible para las ciuda-
des arjcntinas, estrafia i sin prostijio para las campaigns. En
las ciundads habia libros, ideas, es0piritu municipal, juzgados,
derecho, leyes, oducacion, todos los puntos de contact i do
mancomunidad que tonemos con los curopoos; labia una base
do organization, incomplota, atrasada, si so quiere; poro pre-
cisamente porque era incomplete, porquo no cstaba a la altu-
ra do o que ya se sabia quo podia Ilogar, so adoptaba la
revolution con entusiasmo. Para las campanias, la rovolucion
era un problema; sustraorso a la autoridad dol rci, ern agrada-
ble, por cuanto era sustraerse a la autoridad. La e:nipalia
pastor no podia inirair ia cuostion bajo otro aspccto. Li! irtad,
responsabilidad dcl podor, todaaslas cuost.iones que la rcvo-
lucion se proponia resolve, oran estralas a su mantra de vi-
vir, a sus necesidades. P'ero la revolution lo era Atil on esto
sentido, quo iba a dar objeto i ocupacion a eso exccso de vida
que hemos indicado, i que iba a aiadir un nucvo centro do








JUAN FACUNDO QUIROGA


reunion, mayor quo el circunscrito a quo acudian diariamento
los varonos on today la extension de las campalas.
Aquellas constituciones espartanas, aquellas fucrzas fisicas
tan desonvueltas, aquollas disposiciones guerrcras que so mal-
barataba n on pualadas i tajos ontre unos i otros, aquella de-
socupacion romana a que solo faltalba un Campo do Marto
'ara ponorse en ejereicio active, aquolla antipatia a la auto-
ridad con (quion1 vivian en continue lucha, todo encontraba
al fin camino por dondo abrirso paso, i salir a la luz, ostontarso
i desenvolvorso.
Empezaron, pues, en nBenos-Aires los movimiontos revo-
lucionarios, i todas las ciudades del interior respondicron con
decision al lhanamionto. Las cainpaias pastors so ajitaron, i
i adhirioron al imnpulso. En ] uonos-Airos ompozaron a formar-
so cjdrcitos, pasabllomnto discip]linados, para aeudir al Alto
Perti, i a Montevideo, dondo so hallaban las fuorzas espafiolas
nandadas por ol jonoral Vigodet. El joneral Roidean puso
sitio a Montovido con un ejercito disciplinado. Concurria al
sio tio Artias,candillo celclro, con algilnosmillares do gauchos.
Artigas habia sido contrabandista toinible hasta 1804, en que
]as autoridados civiles de 0Buonos Aires pudieron ganarlo, i
hacerlo servir en caractor do comandanto do camlpaia en
apoyo do esas Inismas autoridados a quienes hal ia echo la
guerra hasta entdnecs. Si el lector no so ha olvidado del Ba-
queano i do las cualidades jeonrales que constitnyon el candi-
dato pa.ra la comndanncia do campaita, compronderA ficil-
monte el car5ctcr e instintos do Arti'as. TTn dia Artigas con
sus gauchos se separ6 del joncral Rlondeau i cmpezo a hacerle
la guerra. La position do este era la misma que hoi tiene
Oribo sitiando a Montevideo i hacicndo a rotaguardia frento
a otro cnomig'o. La imica diferencia consistia on quo Arti-
gas era encnmigo do los patriots i do los realistas a la vez.
Y o n quioro entrar en la averigacioa n do las causes o pre-
testos que motivaron esto rompimiento; tampoco quiero darlo
nombro ninguno do los consagrados en el lengunje do la po-
litica, por(uo nimguno ]o convieno. (Cuando un pueblo entra
on rovolucion, dos interoses opuestos luchan ii principio; ol
rcvolucionario i el conservador: entro nosotros so han dcno-
minado los partidos quo los sostonian, patriots i realistas.
Natural es (uo despues dol triunfo ol partido vencedor so
subdivida eln fraccionos de modcrados i exaltados; los unos
que quioran llovar la rovolucion on todas sus consecuoncias,
los otros quo quieran nantenorla en ciertos limits. Tambicn








OTBRAS DE SAIRMIENTO


es del caricter do las revoluciones quo el partido vencido
primitivamento vuclva a a reorganizarse i triunfifr a mrced
de la division do los vencecdores. Pero cuando on una revo-
lucion uia do las fucrzas llamadas on snu ausilio so desprendo
inmediatainento, form una tcrcera cntidad, so mucstra indi-
ferentemento Lostil a unos i a otros combaticnts, a realistas
i patriots, esta uecrza que s sc separa s ctcroj( na; ]a socio-
dad que ]a encierra no ha conocido hasta entaices sn exis-
tencia, i la rovolucion solo ha servido para que so munstre
i desenvuelva.
Esto era el clemento quo ol cc ,lebr Artigns ponia on nio-
vimionto; instnumento ciego, poro 1c'no do vida, do instintos
hostile a ]a civilizacicn curopea i a today organization regular,
adverso a la Ionarquia como a la replllica, porquoe aiinas
vcnian do la ciidad, i traian apar1jado un 6rdcn i la cons( gra-
cion do la autoridad. Io esto instrumcinto so sirvioron Jos
partidos diversCs do las ciudadcs cullas, i principalnicnto (l
iniios revolucionario, hasta quo andando el tiemnp, los mis-
mos quo lo llamaron en su ausilio, sucumibicron, i con ollos
]a ciudad, sus ideas, su literature, sus colejios, sus tribunals,
su civilizacion!
Este movimiento espontaneo do aIs camipafias pastorilcs fud
tan injenuo on sus primitivas nmanifcstaciones, tan jenial i tan
cspresivo do su espiriti i tendlneiwis, que abisnia hoi el can-
dor do los partido laso is ciudados quno 1o ,similiaron a su
causa i lo bautizaron con los nornbros s pol qicos a elkls
los dividian. La fucrza quo sostcnia a Artinas on Entro-Riios
era la misma quoe n Santa-Fo a Lopcz, on Suantiago a 11larra,
on los Llaos a Facundo. El individualism constituia :su
csencia, cl caballo su arma esclusiviaa pampn a inmenisa su tea-
tro. Las hordas beduinas que hoi inportunan con sus alaras
i deprlc aciones la frontCra do lai. Ia lia, dan u11na ildea oxae-
ta de la montoncra arjentina, (do queo hanr servido honilecs
sagaces o malvados insi,''ncs. La misma luchia do civilizacion i
Larbario do la ciudad i cl desierto, existed Ihi en Al rica: los nis-
imos peni .. oll mismno espiritu, la mnismia c. sratcjia iidi.s-
ciplinada, entro ]a Iorda i lM ntonelncra. iiasa inlaess do ji-
notes vagando por el desierto, olrccicndo, el combat a Ins tI':r-
zas disciplinadas de las ciudandcs, si so sicnten nsupcriorcs cn
fuierza; disipandos como las 11nubcs (do cosae",' onei tIodas direc-
ciones, si ol combat cs ig'ual siq(uicr9, ipala rcnmireso l nuc(evo,
caor do improviso solro los quo du(cri.on, aureobtarlcs los
caballos, matar a los rozagados i a las partidas avanzadas;








JUAN FACUNDO QUIROc 57
proesntes siempro, intanjibles por s f'alta do cohesion, ddbiles
en el coimbato, pecr fuertcs o invonciles on una larga camnpa-
ia en quo al fi n la iferza organizada, 0el i.i. ;.., sueumbo diez-
mlado por los encuentros plirciales, las sorpresas, la fatiga, 1a
estenuacion.
La montonora, tal como aparecid en los prineros dias de
la Republican bajo las 6rdenes (do Artigas, present ya eso ca-
rdicter do ferocidad brutal, i oso cspiritu terrorist que al in-
mortal bandido, al cstancicro do uennos Aires cstaba rce-or-
vado convertir en un sistcma do ]ejislacion aplicado a la
socicdad culta, i presentarlo en nonibre do la America aver-
gonzada, a iL lonltmplancion do nl Europa. lEsns no ha
inventado nada; su talento ha consistido solo c1i .I. r a sus
antccesores, i laccr do los instintos brntales do las inasas
ignorantes, un Osistonma ieditado i coordinado friamento. La
correa de cncro sacada al coronel nAacicl i do quo lRosas so
ha liecl' una manieiie quo ensofia a los njeintes esl.ranjcros,
tieno sus antecedentes on Artigas i los domcas candillos bAr-
baros, tartaros. La mnontonera do Artigas e-ch dlecc u a sus
cnonmigos; osto Cs, los cosia doutro do un retoblo do cooro
fresco, i los de'jaba asi abandonados en los camnpos. El lector
suplird todo:; s losrooroes do est.eo mnurto lenl.a. El afio 36 so ha
recptido esto horrible castig'o con n coroncil del ejdrcito. El
ejcctlar con cl c1uchillo, dUcNliro,', i no lusilando, cs un ins-
tinto do carnicero quoe Rosas lia sabido :proveclar para dar
todavia a la nuicrteo fornas ganulhas, i al asesino placoros
horrible; sobro todo, para canhiiar las fornias lc/1u(ks i admii-
tidas en las sociodades cultas, por otras quo 61l 'lanma ameri-
canas, i en nomlr11o (o! las cuales invite a ai Am('rica para quo
sall~a a sn defCnsa, cn undo los suflimiintos (1d1 Brasil, del Para-
guiai, del rugini i, invocan la alianza do los poderes curopos a
iin do que les aynden a libirarso to esto canlial que ya los inva-
de con sus hordas sanmguinarias. iNo cs Iposiblo iantener la
tranquilidad do esphiil.u necesaria para investigar Ia verdad
liistdrica, cuando 0 so tropcza a cada pnso con la idea do quo
h:a podido engafiarso a ]a Anmrica i a il Europa talnto ticmpo
con un sistnma do ascsinatos i crueldades, tolcrableos tan solo
en Aslhanty o aI Lomnai, en cl interior del Africa!
'Tl es el cardcter quo present la miontoncra dcsde su
alparicion; jonero singular do guerra i enjuiciamiiinto quo solo
tino antecedentes Cn los pnublos asiticos aue liabitan ]as
lla:nu:rs, i que no lh deblido n1unca conf'lundirse conl los hlbi-
tos, ideas i costumbrcs do las ciudades Iiclntmas, que eran,








OBRAS DE SARMIENTO


como todas las cindades amoricanas, una continuacion de la
Europa i do la Espana. La montoncra solo puodo csplicarso
examinando la organization intima do la sociedad do dondo
precede. Artigas, baqucano, contrabandista, esto es, haciondo
la guerra a la sociedad civil, a la ciudad; comandanto do
campafia por transaction; caudillo do las masas do a caballo,
es ol mismno tipo quo con lijeras variants contin'a reprodu-
cindose on a coma ndant cdoan o ( campaiia quo ha llogado a
haeorso candillo. Como todas ls l gerras civiles on quo pro-
fundas dcscmcjanzas do oducacion, cr'OCncias i ol)jetos divi-
don a los partidos, la guorra interior do la Rep6blica Arjen-
tina ha sido larga, obstinada, hasta que uno do los elements
ha voncido. La guerra (do la rcvolucion aijentina ha sido do-
blo: 1.o guorra do las cindados iniciadas en la cultural curo-
pea, contra los espaiolcs a tin de dar mayor onsancho a osa
culture; 2." guerra do los caudillos contra las ciudades, a fin
do liblrarse do today sujecion civil, i desnvolver so carActer i
su odio contra la civilization. Las ciudades triunfan do los
espainoles, i las campanas do las ciudades. IH aqui csplicado
el enigma d( la revolution arjentina, cuyo primer tiro so dis-
pard en 1810, i cl iltimo ann no ha sonado todavia.
No entrare en todos los dotalles que requeriria esto asnnto;
la lucha cs mas o ininos larga: unas ciudades sucumben pri-
mero, otras despoes. La vida do Facundo Quiroga nios pro-
porcionara occasion do mostrarlos en today su desnudez. Lo
quoe p aor ao necesito iacer notar, es quo con el triunfo do
estos caudillos, toda forma ciil, aun on cl estado en quo las
usaban los espafioles, ha desaparecido totalmento en unas
parties; on otras, (de un modo parcial, poro caminando visible-
Ilonltco a su (dstruccion. Los pueblos on masa no son cap ces
de comparar distintivamento unas opocas con otras; el mo-
monto prosente es para ollos ol inico sobro cl cual so estien-
don sus niradas; asi es comno nadio ha obscrvado hasta ahora
la destruction (de las ciudados i su decadeneia; lo miismo quo
no proven la brarlario total a quo marchan visiblemento los
pueblos del interior. Iuenos A ires cs tan podorosa on clemon-
tos do civilization europea, que concluiir al fin con cducar a
Rlosas, i contcncr sus instintos sanguinarios i barbaros. El alto
puesto que ocupa, las rolaciones con los gobiernos curopeos, la
necosidad en quo so ha visto do respetar a los estranjeros, la
do montir por la prensa, i near las atrocidades quo ha co-
motido, a fin do salvarse do la reprobacion universal quo lo
persigue, todo, on fin, contribuira a contCnor sus desafueros,









JUAN FACUNDO QUIROGA


como ya se estal sintiendo; sin que eso estorbo quo Bue-
nos-Aires venga a scr, como la Habana, el pueblo mas
rico do America, pero tambicn cl mas subyugado i mas de-
gradado.
Cuatro son las cildades que han sido aniquiladas ya por
ol dominion de los caudillos quo sostiencn hoi a Rosas; a sa-
ber: Santa-Fe, Santiago-del-Estero, San-Luis, i la Rioja. San-
ta-Fe, situada en la confluencia del Parani, i otro rio nave-
gable que desemboca en sus inmediacion, es uno do los puntos
mas favorecidos do la Amdrica, i sin embargo, no cuenta hoi
con dos mil almas; San-Luis, capital do una provincial do
cincutnta mil habitantes, i donde no hai mas ciudad quo la
capital, no tiene mil quinientas.
Para hacor sensible la ruina i decadoncia do la civilization,
i los ripidos progress que la barbaric hace en el interior,
ncccsito tomar dos ciudades; una ya aniquilada, la otra ca-
minando sin sentirlo a la barbaric: La li..i i San-Juan. La
lioja no ha sido on otro tiempo unit ciudad do primer 6rden;
pero comparada con su estado present, la desconocorian
sus 1mismos hijos. Cuando principiu ha revolution do 1810,
contaba con nn crccido nimnero do capitalists, i personajes
notables que han ligurado (do un modo distinguilo in las ar-
mas, on el foro, en la tribune, on el p(lpito. I)o la Rioja ha
salido el doctor Castro JBarros, diputado al Congroso do Tu-
cuman i canonista celclbr; l jeennral IMvila, quo libort6 a
Copiap6 del powder do los espailolcs on 1817; el jneral Ocam-
po, president de C'harcas; el doctor don Gabriel Ocampo, uno
(1d los abogados mas cdlobrcs del foro aijentino, i un numero
crecido do abogados del apellido do Ocampo, DIavila i (arcia,
(quo existon hoi desparramados por el territorio chileno, co(mo
various sacrdotcs (do lucs, entro ellos cl doctor Gordillo ro-
sidento en el Hunsco.
Para que una provincial haya podido producer en una (po-
ca dada tantentIhombrs oinnlltos o ilustrados, es necesario
que las luces hayan estado difundidas solbre un numero ma-
yor (de individuos, i sido rcspectadas i solicitadas coil ahinco.
Si en los primeros dias do Ia rovolucion sucedia esto, cual no
debiera ser el acrccontamicnto (o luces, riqucza i poblacion
que hoi dia deberia notarse, si un espantoso retroceso a la
)bararlie no hubieso impedido a aquel pobre pueblo conti-
nuar su desonvolvimliento? Cudil es ]a ciudad clilena, por
insignificnanto ue sne, quo no pueda cnumerar los progress
que ha hecho en diez nieos, on ilustracion, aumento do rique-










OBRAS DE SARMIENTO


za i ornato, sin escluir nun do este numero las que han sido
destruidas por los terremotos?
Pues licn; veamos cl ostado do la Rioja, segun las sohucio-
ncs dadas a uno do los muchos intorrogatorios quo he diriji-
do para conocer a fondo los hechos sobro que fund mis teo-
rlas. Aqui os una persona respotable la que habla, ignorando
siquicra el olbjcto con quo interrogo sus rccientes recuerdos,
porque solo laco cuatro mess quo doj6 li Rioja 1
SA qud nmecro ascendera aproxinativaimente a poblacion
actual de la ciudad do la Rioja .
11. Apilias mil q.tivniesolfs almas. He dice que solo haut
quiconce va're)ies rc'si'CdeC.ts en la( ci udatd.
X2Cuintos cindadanos notables residon on ella?
It. ELa 1?. c ludi 10 sed1(1 seis 1 och/o.
iCuaintos abogados tionen studio abiorto?
R. Ningano.
iCuantos rnidicos asiston a los enformos?
R. JNifoigmo.
Qud juecos lotrados hai?
1R. NiTngvr o.
iCuintos homnbres visten frac?
R. ;:,.., ...
,Cuantos jdvenes riojanos estan estudiando on Cdrdova o
luenos-Aires?
ItR. Solo S( (de *n'iio.
1Cuiintas cscuolas hai, i cuintos niftos asiston?
R. yinq/-naa.
[Hai algun estableciiniento ptiblico do caridad?
R. N.i'/ato, 'Ii esccla(t de prime l tichs. El 'n4ico reli-
jiowo fic'iociisc1nio q(ue hti eCLn (iqiu'l coLc nto, tic(e ualgLos

(Cuantos tomplos arruinados hai?
R. (.'i C ; solo tlat, J izk i si ce 1de al(/o.
So edilican casas nunvas?
IR. N.iii,~q. i, ', Si sO I'epY'an las C caids.
2So arruinan las existentcs?
R. Casl fuiods po)rque los cvcan idas de las calls son tan-
tas.
iCu:ntos sacerdotes so han ordenado?


1 El Dr. don Manucl Tgnacio Castro Barros, can6nigo de la cathedral
de C6rdova.










J UAN FACUNDO QUIROGA


R. EJi lab cilrdad solo dos m ocitos; no es c6leriUo cuira,
otro r1l(jioso de (C0atar1Ui), E, la 1)prov'inci; cmiotro mas.
:(lai grandes fortunes do a cincunta mil pesos? Cuintas
do a veinto mil?
R. Nviiqp1un,,,; lodus liobri'ilnos.
illa anumentado o disminuido la poblacion?
R. H( di6niotui ( do 1 ln de la witl(ud.
Pl'redomina en cl pueblo algun sentimiento do terror?
R. i-MlJi',io. Sec 0,1li'e Imblir .firn lo *,, oci te.
ia lmoneda que so acnfia es do buena lei?
I. L. poru';-oc;(id t( .d(lt.d(a.
Aqni los iechos lablan con toda su horrible i espantosa
severidd(l. Solo la historic do ]a conquista do los maliometa-
nos sobre la Grecia prescnta ejemplus do una birblri-cioi,
do una destruction tan ripida. I esto suce(do on Amnrica en
el siglo XIX: Es ia obra de solo veinto anios, sin embargo!
Lo quo convicno a la Rioja es exactamcnto applicable a Santa-
Fe, a San-Luis, a Santiago-dcl-Estero, esqueletos do ciuda-
des, villorrios deercpitos i desvastados. En San-JLuis lhace
dicz arios que solo Lai un sacerdotle, i quo no liai oscuela, ni
una persona quo llevo frac. Pero vnmos a juzgar en San
,Juan la suerto do las ciudades quo han escapado a la des-
truccion, pero quo van bl)irb(,i'zdc iiO.c insensibleimncito.
San Juan es una provincia agricola i coincreianto eselu-
sivanmnto; cl no toner camipania la ha librado por largo tiecm-
po del dominion do hIs caudillos. Cualquiora quo fuese cl par-
tido dorminanto, gobernador i cimpleados cran tomados do la
part educadla do la poblacion, hasta cl afio 1]833, en que Fia-
cundo (uiroga colocd a un lhombro vulgar en cl gobierno.
Esto, no pudidndose sustrner a la !!,,..:1 .. ; do las costum-
bres civilizadas quO prvalccia en en despcclo dl ipoder, so
entrego a lia direction do la part cult, hasta quo flie venci-
do por Brizuela, jefe de los riojanos, sucediondo(lo cl joneral
Bonavides, quo conserva el mando liace nueve anios, no ya
como una majistratura periudica, sino como propiedad suya.
San Juan ha crecido en poblacion a causa do los progress
do la agricultural, i de la cmiigracion de ]a lRioja i San-Luis,
quo huyo del hambro i de la miseria. Sus ediicios so han
aumentado sensiblemente; lo quo pruoba; today lat riqueza de
aqucllos passes, i cuanto podrian progresar, si el gobierno
cuidase do foinentar la instruction i la cultural, iuicos medios
do olovar a un pueblo.
El despotismo do I3enavides cs blando i pacifico, lo quo










OBRAS DE SARMIENTO


mantieno la quietud i la calma on los espiritus. Es cl ilnico
caudillo (de ,Rosas quo no so ha hartado do sangro; poro la in-
fluencia boariirl-ti:(ora del sistoma actual no so haco sentir
nmenos por cso.
En una poblacion de cuarenta mil habitantos rounidos en
una ciudad, no hai hoi un solo abogado hijo dll pais ni do
las otras provincias.
Todos los tribunales estAn dcsompoenados por hombres quo
no tienen cl mas love conocimiento del derocho, i quo son
adomas, hombros estupidos on today la extension do la pala-
bra. No hai ostableciuniento ninguno (to Cducacion pfblica.
Un colcjio do sornoras fut corrado on 1840; tries do liombrcs
lian sido abiortos i corrados sucesivamento do 40 a 43, por
la indiforoncia i aun liostilidad (1dl gobiorno.
Solo tros jdvencs so estAin oducando fuora do la provincial.
Solo i;i un mddico sanjuanino.
No hai tres j6dvncs que span ol inglids, ni cuatro quo ha-
blen frances.
Uno solo hai quo ha cursado matemiaticas.
Un solo jvcen hai quo posco una instruction digna do un
pueblo culto, cl sorior Rawson, distinguido ya por sus talon-
tos estraordinarios. Su padre es norto-:ainricano, i a esto ha
debido recibir oducacion.
No hai diez ciudadanos quo sopaii mas quo leer i escribir.
No liai un military quo haya servido on ejdrcitos do linoa
fuora doe la la opiblica.
iCreersso quo tanta mediocridad es natural a una ciidad
del interior. No! ahli stA la tradition para probar lo contra-
rio. Veinto auos atras, San .Juan ora uno do los p1uollos mas
cultos (el interior, i 1cu11l no debo ser la decadoncia i postra-
cion do una ciu(dad amoricana, para ir a buscar sus Spocas
brillantos voilto aLios atras del mlonento prcsento!
El ano 1 S31, emigraron a Chile dosciontos ciudadanos, jo-
fes do familiar, jdvenos, literatos, abogados, militarcs, etc. Co-
piap, (Joquimbo, V\alparaiso i cl rosto 1do la Ropublica, estin
ioenos aun de estos nobles proscritos, capitalists algunos,
mineros intolijontos otros, comorciantes i hacendados inu-
chos, abogados, imdicos varies. Como on la dispersion de Ba-
bilonia, todos estos no volvicron a ver la tiorra promotida.
Otra emi'ra(cion hia salido, para no volvor, on 1 S40!
San Juan habia silo Ihasta cntmi:s sulicientomente rico
en hombres civilizados, para dar a] colcbro (onigrcso do TIu-
curman un president tdo la capacidad i altura del Dr. Laprida,










JUAN FACUNDO QUIROGA 63

que muri6 mas tarde asosinado por los Aldao; un prior a la
Rlcolota lDoninica do Chile en cl distinguido sabio i patrio-
ta Oro, despuis obispo do San Juan; un ilustro patriota, don
Ignaci doo la Rloza, que proparo con San iMar tin Ola spedi-
cion a Chile, i quo derrani6 en su pais las somillas de la
igualdad deo clses prometida por la revolution; n niinistro
al gobiorno do Ilivadavia; un mniiistro a la legacion aijcntina
en don Dominigo Oro, cuyos talcitos diplominticos no son
aun debida(mento aprcciados; un diputado al congrcso do
1826 on el ilustrado saccrdoto Vera; un diputado a la con-
vencion do iSanita FI oi el presbitero Oro, orador do nota;
otro a la do Cordova on don Rudecindo lijo, tan emlinento
por sus talents i jcnio industrial, comno por sn grand ins-
truccion; un niilitar al qjdrcito, Cntro otros, n el c oronol Ro-
jo, qu( ha salvado dos provincias sofocaindo nmotilno con solo
su screna audacia, i do quien cl jencral 'az, juez competento
on la mlatcria, docia que seria uno do los primelros jenerales
do la Rlop(tilica. San Juan lposia entaiicos un toatro i coi-
pa:fia pcrrnanllnto d(o actors. Existon aun los restos do seis
o sicto ,ili)tecas do particulars on quo estaban r1unids las l
prinllcil)ales obras (el siglo XSVIT, i las traducciones do las
im jores obras grie0gas i latinas. Yo p he1 tenido otra instruc-
cion last cl afio (i, que la quo csas ricas, aunlque truncas
billiotccas pudioron ]Iorporcionarnoc. Era tan rico San Juan
oen loillbres do hlces ol ano 1 s825, quo la sala do representantes
coiitanla coni seis oradores do nota. Los miisorables aldcanos
que hoi (184-.3) deshonran la sala (do representantes de San
Junan, on cuyo recinto so oyeronl oraciolos tan clocuentoes i
ponsaniientos tan clovados, que sacudan ol polvo (do las actas
d( aqcellos ticmlpos, i huyan avergonzado de star profanan-
do con sus liatrilas aquel augusto santuario!
Los juzgados, cl ininistorio, estaban scrvidos por Ictrados, i
quedaba slliciClnt 11mIC1ro p1ara la demons( do los intcreses do
las parts.
La cultural do las mnodales, cl rfinainiento do las costuni-
brcs, el cultivo do las Ictras, las grandos emprosas comer-
ciales, cl cspiritu pthilico de que estaban animnados los habi-
tantes, todo anunciaba al estranjoro ia existencia do una
sociodad cult, que caminalba rapidaniente a clcvarso a un
rango disli l guid, lo qu( da1 a l ugar para quo las pronsas
de LIndres divulga.en ipr Am I ',ricai i Eurojipa Csto con-
cclipo holnroso: .... nianiliestlan las nmjoros disposicioncs
para haccr progro~ o on la civilization; on ol dia so consider










1;RA.S DE SA.U1MEN1TO


a osto pueblo como el quo siguo a Ilnonos Aires nmas illnedia-
taniont on Ia march do la reformia social: all[ so han adop-
tado varias do las institnciones mimvaimento establocidas en
Buenoos Aircs, on proportion rclativa; i on la reform eclcsias-
tica han holcho) los i ',;,'s progrcsos csrraordinarios, in-
corporando todosos s reoiulars at clero secular, i cstinguien-
do los conventos qu( aIqullos tC ianil.....
1'cro lu ([ue danri una: idea mais coimpleta do ]:a olltura do
entnces, es el estado do 1a CnsoCfianza prinioria.. Ningiin pueblo
do1 la 11opblibca Aijonliinll so ha distinuid o las que San
Juan on su solicimd por dii'fndirla, ni lai otiro que hava ob-
tonido rosultadow, 1I complct(s. No satis"ocoho cl (l) ]iernoi
(d la capacidad do los hIonbris tlo In p:roinciai para dee!iimpc-
fiar c(:aro tan importanto, miandd traIr do Blunos Airs lo
afo 18!. un i i que rCuniso a un, instrucooin coinpotui-
1, Inucha moralidad. \'inioron unos s1horcs l)ildri'iunrz, tires
ihoruanos dig'nos do rolar coll las priors i'allilias del pai,
i en las quo ,so onlazarn(i, tal ora so inu rit0 i la diWsincion quo
so los prodigabla. Yo, (quI hlno prolsion hoi do l:b e nsofianu
prunara., quo lie ostudiado la mlatiia, p'iodo dueir quo si al-
g mosas escuolas hol andosas dcscritas pIr H\I. (Cousin, es onl la
do San Juan. Lai o[u1cauion m1ora'l i r'iijiosa ora a1:so supe-
rior a la instrccion lomiont:dl quno al s dal a so d ; i no atril uyo

cois c' in, s, l crinia, ni la conduct ni orada del mism)o ]ionavides,
sino a quo la n:mayor part de los sanjjuaiiinos, 1l in1luso, han
sido odicwaos on osa 1amosa oscuola, eln qe los proceptos de la
moral so, inoulcalian a los aliunnos con una especial solicited.
Si estas pijinas li:gan a inanos ( don Ignacio i d d don Ro-
(quo lodri'i.Alu(z, (111 rocilhn esto dcbil hloinonajo (jqu cryo
dobido a, los so rvciuos omlin nl.os hochos por ollos, on a(soeio
do su finado hiormano doi( Jons, oa la cult mur i imoralidad do
do un pulblo entero t .
Esta es la listoria do LINs ciuldades ai. i', ,. Todas l'Nas
tionen quo rlivindicar glorias, civilizacion i notalbilidados
pasadas. Ahoria cl nivo0] 1iarlarizandor posa( sobr( todas 0olas.
La barbaric dcl interior ha llegalo a ponotrar hasta las calls

1 U l el>' 1 iro c:l 0/.c:,e i a* y: iz:;iin i oe -eIahl iinin o
dIe eld ci cion p1)ihlicn. so om'uenc tlra' I 'c n Popl. roii !' i/, r, tralitjo e;-
)0ial cOit niiridio a t;i iitiriia i fruto l vi Q a Ejuopmiu i istados
uiidos Locho por eolargo dul gobicrno doe Chile. El Aulor.











JUAN FACUNDO QUIIROA 65

do Buonos-Airos. Dosdo 1810 hasta 1840 las provincial quo
encci';rran on sus ciludads tanta civilization, fuoron doma-
i:(ado b:h'rbaras Oimpro, para dostruir con su impulso la obra
colosal do la rov)lucion do la indopondencia. Ahora quo nada
los (nucda do 1 quo oIn lnimbres, lucos o instituciones tonian,
(qid va a scr do ollas? La ignorancia i ]a pobroza, quo cs la
consccnclclia, csta;in comlo las aves mortecinas, osperando quo
las ciudades dol interior don la filtima boqucada, para dovo-
Lra suI prosa, paraL hacorlas campo, estancia. Buenos-Aires
puedo volver a sor lo quo fuc, porquo la civilization europea
es tan forte alii, quo on despacho do las brutalidados del go-
bierno o hlia do sostenor. Poro on las provincias ,on qud so
apoyar. ? I)os siglos no bastardn para volvorlas al camino quo
han abandonado, dosdo quo la jonoracion presonto oduca a
sus hijos on la barbaric quo a olla to ha alcanzado. Proglnta-
sonosi ahoram, por qud combatimos? Combatimos por volver a
las ciudados su vida propia.


J. F. (:*




















SEGUNDA PARTE


CAPITULO I


INFANCIA I JUVENTUI) DE JUAN FACUNDO QUIRO(A


An sMrplui, ces traits appartiennent an
c:;nactieve orijinll du genre lhu ain L'hon1-
ine do li liture ut qui in' a pas encoro ippris
a con' l tci i oin id -'nisr ses pissioiii, Is mon-
tre ulmns tOute leon energie, eL s6 livre a tou-
tc leiu i mllip tnoslitd.

Ai., Hi sISTOiRE DE L'EiMPlE OTTOMAN.

Media entire his ciudades de Sian-Luis i San-Juan, un dila-
tado desierto que, por so f:ilt; complcta do agua, rucibo el
nombre do l ,.'traci El aspect do aq(uelas solodades es por
lo jenoral tristo i dosainparadv, i Cl viajoro (qo viCno dol
oricnto o pasa lai idtimina r,')rcis,, o aljibu do ciinpo, sill pro-
veer hus 4u'l,.- do sultciento (can idaid de agEa. En esta trave-
sia tnvo in:i vez ]un;gar la cstra'i:a C coeta quo siguno. Las
cuchillaLas, tan frieueIotos ontro nuostros gauchos, habiian
forzbado a uno d 1 c ellos a abandonar precipitadamlnnto la cin-
dad do San-Luis, i ganar la Ir I'i'cnu. a pie, con la inontura at
lhomui'o, a tin do pa d csa o las persooccionos do la justicia.
])Tbian aliIanzarlo dbs compatioros tan lueg'o como pudioran
robar cal:dalos p'tra lon tres. NO erai por entcitncos solo el
h iablio 0 la sc lios poliros uo lu atardaban l on ol d siortto
aquc'l, qii- uin tigrlo <':.) 1al0lala blacia un ai ) sigiiondo> los
roast rs lhs v .. i pasaban ya do ocho los (Jo h-iabilt
sido victiinas do su predileccion por la caer hlumana. Suclo




















SEGUNDA PARTE


CAPITULO I


INFANCIA I JUVENTUI) DE JUAN FACUNDO QUIRO(A


An sMrplui, ces traits appartiennent an
c:;nactieve orijinll du genre lhu ain L'hon1-
ine do li liture ut qui in' a pas encoro ippris
a con' l tci i oin id -'nisr ses pissioiii, Is mon-
tre ulmns tOute leon energie, eL s6 livre a tou-
tc leiu i mllip tnoslitd.

Ai., Hi sISTOiRE DE L'EiMPlE OTTOMAN.

Media entire his ciudades de Sian-Luis i San-Juan, un dila-
tado desierto que, por so f:ilt; complcta do agua, rucibo el
nombre do l ,.'traci El aspect do aq(uelas solodades es por
lo jenoral tristo i dosainparadv, i Cl viajoro (qo viCno dol
oricnto o pasa lai idtimina r,')rcis,, o aljibu do ciinpo, sill pro-
veer hus 4u'l,.- do sultciento (can idaid de agEa. En esta trave-
sia tnvo in:i vez ]un;gar la cstra'i:a C coeta quo siguno. Las
cuchillaLas, tan frieueIotos ontro nuostros gauchos, habiian
forzbado a uno d 1 c ellos a abandonar precipitadamlnnto la cin-
dad do San-Luis, i ganar la Ir I'i'cnu. a pie, con la inontura at
lhomui'o, a tin do pa d csa o las persooccionos do la justicia.
])Tbian aliIanzarlo dbs compatioros tan lueg'o como pudioran
robar cal:dalos p'tra lon tres. NO erai por entcitncos solo el
h iablio 0 la sc lios poliros uo lu atardaban l on ol d siortto
aquc'l, qii- uin tigrlo <':.) 1al0lala blacia un ai ) sigiiondo> los
roast rs lhs v .. i pasaban ya do ocho los (Jo h-iabilt
sido victiinas do su predileccion por la caer hlumana. Suclo









OBRAS DE SAlMIENTO


ocurrir a voices on aquellos paisos on quo la fiora i el hombre
so disputan el domino de la naturaleza, quo este cao bajo la
garra sangrionta do aquella; entncces el tigre ompieza a gus-
tar do proferoncia su care, i so le llama cebado cuando so
ha dado a este nuovo jenoro do caza, la caza do hombres. El
juez de la campana inmediata al tcatro do sus desvastacionos
convoca a los varonos hibilcs para la correria, i bajo su au-
toridad i direction so haco la persecucion del tire cebado,
quo rara vez escapa a la sentoncia quo lo pone fuora do
la lei.
Cuando nuestro prdfugo habia caminado cosa do seis le-
guas, crey6 oir bramar el tigro a lo 1'jos, i sus fibras so cstre-
mecieron. Es el bramido del tigro un gruniido como el del
chancho, pero agrio, prolongado, estridentc, i que sin quo ha-
ya motive do tomor, causa un sacudimiento involuntario on
los nervios, como si la care so ajitara ella sola al anuncio do
la mucrto. Algunos minutes despues el bramido so oyo mas
distinto i mas corcano; el tigre venia ya sobre el rastro, i solo
a una larga distancia so divisaba un pequeoo algarrobo. Era
preciso apretar el paso, corrcr, en fin, porquo los bramidos so
sucodian con mas frocuencia, i cl filtimo cra mas distinto,
mas vibrant quo el que lo precedia. Al fin, arrojando la
montura a un lado del camino, dirijidso el gaucho al arbol
quo habia divisado, i no obstanto la debilidad de su tronco,
flizmonte bastante elovado, pudo trepar a su copa i mantc-
norse on una continue oscilacion, medio oculto cntre el ra-
majo. Desdo alli pudo obscrvar la escena quo tenia lugar en el
camino; el tigre marchaba a paso precipitado, oliendo el suo-
lo, i bramando con mas frecuoncia a media que sontia la
proximidad do su presa. Pasa adolante del punto en que
aquel so habia separado del camino, i pierdo el rastro; el ti-
gro so enfuroco, remolinea, hasta quo divisa la montura, que
desgarra de un manoton, esparciendo en el airo sus prondas.
Mas irritado aun con esto chasco, vuelve a buscar el rastro,
encuentra al fin la direction en quo va, i levantando la vista,
divisa a su prosa hacienda con el peso balancearse cl alga-
rrobillo, cual la frAjil cana cuando las aves so posan en sus
punts. Dcsdo ent6nccs ya no bramd cl tigre; acercbase a
saltos, i on un abrir i cerrar de ojos, sus enormes manos es-
taban apoyAndose a dos varas del suelo sobre el dolgado tron-
co, al quo comunicaban un temblor convulsive que iba a
obrar sobre los nervios del mal seguro gaucho. Itntcnt la
fiora un salto impotent; did vuolta on torno del ;'rbol mi-









JUAN FACUNDO QUIROOA


diendo su altura con ojos onrojecidos por la sed do sangre,
i al fin, bramando do c6lcra, so acost6 on el suolo batiendo
sin cosar la cola, los ojos fijos en su prosa, la boca ontreabiorta
i reseca. Esta oscona horrible duraba ya dos horas mortales;
la posture violent del gaucho i la fascination aterranto quo
qjorcia sobro 1l la mirada sanguinaria, inm6vil, del tigro, dol
quo por una fucrza invincible do atraccion no podia apartar
los ojos, habian ompozado a debilitar sus fucrzas, i ya veia
pr6ximo cl moment en quo su cuerpo estenuado iba a caer en
su ancha boca, cuando ol rumor lojano do galope de caballos
lo di6 csperanza de salvation. En efecto, sus amigos habian
visto ol rastro dcl tigro, i corrian sin esporanza do salvarlo. El
desparramo do la montura les revel6 cl lugar do la escona, i
volar a el, desenrollar sus lazos, echarlos sobro el tigro empa-
ctdo i ciego do furor, fu6 la obra do un segundo. La flora es-
tirada a dos lazos, no pudo escapar a las puYialadas repotidas
con que on venganza de su prolongada agonia, lo traspas6 el
quo iba a sor su victim. "Ent6ncos supo lo quo era tenor
miodo,n decia el jonoral don Juan Facundo Quiroga, contan-
do a un grupo de oficiales esto suseso.
Tambion a 61 le llamaron tigre de los Llanos, i no Ic sen-
taba imal costa denomination, a fo. La frenolojfa i la anatomfa
comparada, han demostrado, en efocto, las relacionos quo
existon entire las forms esterioros i las disposiciones morales,
entro la fisonomia del hombre i do algunos animals a quio-
nes so asemoja on su carActer. Facundo, porquo asi lo llama-
ron largo tiompo los pueblos del interior; ol jeneral don Fa-
cundo Quiroga, ol exemo. brigadier jonoral don Juan Facundo
Quiroga, todo eso vino despues, cuando la sociodad lo recibi6
en su sono i la victoria lo hubo coronado do laurels; Facun-
do, pues, era de estatura b~ja i fornida; sus anchas espaldas
sostenian sobre un cuollo corto una caboza bion formada,
cubierta do polo esposisimo, negro i onsortijado. Su cara poco
ovalada estaba hundida on modio de un bosque do polo, a
quo correspondia una barba igualmonto espcsa, igualmonto
crespa i negra, quo subia hasta los p6mulos, bastanto pro-
nunciados para doscubrir una voluntad firm i tonaz. Sus
ojos negros, llenos do fuogo, i sombroados por pobladas co-
jas, causaban una sonsacion involuntaria do terror on aquo-
llos on quienes alguna vez llegaban a fijarse, porquo Facun-
do no miraba nunca do front, i por habito, por arte, por
dcoso (do hacorso siempro tomiblo, tenia do ordinario la cabo-
za inclinada, i miraba por ontre las cejas, como el Ali-Baji









OBRAS DE SARMIENTO


do Monvoisin. El Cain quo ropresenta la famosa compania
Ravel, io1 despierta la imijan do Qui'oga, quitando las posi-
clones artisticas do Ia cstatuaria qu(i no nl convionen. Por lo
demas, su tisonomia cra regular, i el ptlido moreno do su tez
sentaba bien a las sombras cspesas on quo qucdaba ence-
rrada.
La estructura de su caboza rovolabl, sin embargo, bajo esta
cubierta selvltica, la organization privilojiada do los hombres
nacidos para inandar. Quiroga poseia esas cualida(les natura-
los quo hicioron del estudi:antc ( ie 1i(nneo o jeiio do la Fran-
cia, i del inaieluco oscuro quo so btia con los franccses on
]as Pir:inid(es, el virrei de Ejipto. La sociedad en 'quo naccn
dina estos caractcros la maiera especCal do mliliifestarso; su-
blimes, clisicos, por decirlo asi, van al fronto do l h Iumanidad
civilizada on unas parts; terribles, sanguinarios i lmlvados,
soii n otras su mancha, su aprobio.
Facundo Quiroga fud hijo do un sanjuanino do lhumildo
condition, pero quo, avocindado eon os Llanos de la ai ija, ha-
lia a(dquirido en el pastoreo una regular lfrtiiun. El ; io 17i19
fuie enviado Facundo a la patria do su padro a reeilbir la edu-
cacion limitada quo podia adquirirso cn las escuelas, leer i
cscribir. Cuando un hombro llega a ocupar las cion trompo-
tas do l flama con el ruido do sus hoclies, la curiosidad o cl
espiritu de investigation, van hasta rastrear la insignificanto
vida del nino, para anudarla a la 1..., ..I del lihroc; i no
pocas voices entire fabulas inventadas por la adulacion, so on-
cuontran ya on jdrme n lola los rasgos caractoristicos dol
personnje historic. Cunntiaso de Alcibiadcs que jiugando on
la call, so tondia a lo largo en cl pavimento tpara contranrir
a un cochero que to prevenia que so quitaso del paso a fin do
no atropellarlo; do Napoleon quo doniniaba a sus condiscipu-
1os i so atrinchoraba en su cuarto do estudianto para rcsistir
a un ulntraje. Do Facundo so rolicron hoi varies anc(dotas,
muchas do las cuales lo rovelan todo ontoro. En la casa do
sus hmuspedos, jamas so consiguid sentarlo a la mosa co(imn;
en ]a escucla era altivo, urmano i solitario; no so nizclii'(a con
los domas nilios sino para encabezar actos do robelion, i para
darlos do golpcs. El 01,jis~t(', cansado do luchar con esto c::ne-
tcr indomalble, so prove unn v ez de un latigo nucvo i iduL', i
ensef;indolo a los nifnos aterrazids, nesto es, les dice, para s-
trenarlo cn Iociindo., Facundo, de edad (d once afios, oye csta
amonaza, i al dia siguicnto ]; pono a piruiba. SNo sabo ]a lec-
cion, pero pido al maestro quo so la tomo en porsona, porquo









JUAN FACUNDO QUIROGA


el pasante lo quiere mal. El maestro condesciende; Facundo
conet t un error, compete dos, tres, cuatro; cnt6nces el maestro
hace uso dcl 1itijgo: i Facundo, que todo lo ha calculado, has-
ta la debilidad do la silla en que su maestro esta sentado, da-
le una bofotada, vudlcalo de espaldas, i cntro el alboroto que
esta escena suscita, toma la calle, i va a esconderse on ciortos
parrones do una vi'ta, de dondo no so le saca sino dospues do
tries dias. ;No cs ya el caudillo quo va a desafiar mas tardo
a la sociedad entera?
Cuando llega a la pubertad, su carActer toma un into mas
pronunciado. Cada vez mas sombrio, mas iln1perioso, mas
selvAitico, la passion del juego, la passion do las almas rudas
quo necositfan fuertes sacudimientos para salir del sopor quo
las adorlmocira, dominalo irresistiblemento a la edad do
quince artos. Por ella so haco una roputacion on la ciudad;
pr olla so haceo intolerable on la casa en quo so le hospeda;
por ella, en lin, derrama por un balazo dado a un Jor je Pefia,
cl primer reguero do sangro que debia entrar on el ancho
torrente quo ha dejado marcado su Ip i o n la tiorra.
Dosdo que 11ga a la cdad adult, el hilo do su vida so
piordo en un intrineado laberinto do vueltas i rovueltas, por
los diversos pueblos vecino: oculto unas veces, perseguido
siimrpre, jugando, trabajando on clase de peon, dominando
todo lo quo so cl acorca, i distribuyendo punialadas. En San
Juan imuistranso hoi e n la quinta do los Godoycs tapias pi-
saldas por Quiroga; on lat Rioja las hai do su mano on Fiam-
balA. El ensonaba otras en Mendoza en el lugar mismo on
que una tardo hacia traor do sus casas a vointiseis officials de
los que capitularon en Chacon, para hacorlos fusilar on espia-
cion do los mans de Villafaine; en la campana do Buenos
Aires tambien mostraba algunos monumentos do su vida de
peon errant. ?Qu6d causes hacen a esto hombre criado on
una casa deconte, hijo do un hombro acomodado i virtuoso,
descender a la condition del ganan, i on ella escojor el trabajo
mas estiipido, mas brutal, on el que solo entra la fuerza fisi-
ca i la tenacidad? ;Sri quo el tapiador gana double sueldo, i
quo so da prisa para juntar un poeo de dinero?
Lo mas ordenado quo do csta vida oscura i orrante he po-
dido recojor, es 1o siguiunte. Haicia el anfo 1806 vino a Chile
con un cargamento de grana do cuenta do sus padres. Jug6lo
con la tropa i los troperos, que eran esclavos do su casa. So-
lia 11evar a San-Juan i Mondoza arreos do ganado do la es-
tancia paterna, quo tenian siempro la misma suerte; porque









ODRAS DE SARTIIENTO


en Facundo ol juego ora una passion foroz, ardionte, que lo
rosocaba las cntranas. Estas adquisicionos i pcrdidas succsi-
vas dobieron cansar Ins larguezas patcrnalcs, porque al fin
intorrumpi6 today rolacinn amigable con su faunilia. C(lando
era ya ol terror do la Ropilblica, preguntbalo uno do sus
cortesanos: ,icual os, jonoral, la parade inns grand quo ha
hocho on su vida?--nSotenta pesos,,, contest Quiroga con
indiforoncia; acababa do ganar, sin embargo, una do doscion-
tas onzas. Era, sJgun lo csplic6 despucs, que on su juventud
no toniondo sino setenta pesos, los habia pordido juntos a una
sota. Pero este hocho tieno su historic caracteristica. Traba-
jaba do peon on Mendoza en la hacienda do una scinora, sita
aquella en el Plumorillo. Facundo so hacia notar hacia un
aino por su puntualidad en salir nl trabajo i por la influencia
i predominio que ejorcia sobro los dcnas phones. Cuando
cstos quorian hacker falla para dedicar c dia a una borraclora,
so ontondian con Facundo, quicn lo avisaba a la ;enioraY pro-
nmtiendolo responder do la asistencia do todos al dia siguien-
to, la quo era siempre puntual. Por esta intorcsion llanmiluan-
le los poonos cl padre. Facundo al lin do un ano do trabajo
asiduo, pidi su salario, quo asccendia a stenta pesos; mont() on
su caballo sin sabor a d6nde iba, vid jento on una pulporia,
desmontdso, i alargando la mano sobro cl grupo quo rodeaba
al tallador, puso su ssetenta posos on una carta; pcrdi6los, i
mont6 do nuevo marchando sin direction fija, haslta quo a
poco andar, un juoz Toledo, quo accrtala a pasar a la sazon,
o1 dotuvo para podirlo su papolota do conclavo. Facondo
aproximd su caballo en adonman do entrcgarsola, afcct6 buscar
algo on 1l bolsillo, i dojt tendido al jucz do una pulalada.
iSo vengaba en el juoz do la rociento perdida? (Quioria solo
saciar el encono do gaucho malo contra la autoridad civil, i
anadir esto nuovo hccho al brillo do su nacicnto lnama? Lo
uno i lo otro. Estas vonganzas sobre cl primer oljeto quo so
prosontaba, son frecuentos on su vida. Cuando so apollidaba
general i tenia eoroncles a sus drdcnes, hacia dar on su casa
on San-Juan doscicntos azotos a uno do ellos pnr Ihaberlo
ganado nmal, dccia; a un jdven dos(cientos anotcs, por lhabrso
permitido una chanza eon ilomentots en quo :1 no cstaba pira
chanzas; a una mnjcr on 'i. i .... qio hbia dicho al pa;o,
radios, mi jonoral,, cuando :l ia eni'urocido porque no ha-
bia conseguido intimidar a un vocino tan pacIco, tan juicio-
so, como era valiento i gaucho, doscientos azotes.
Facundo reaparece dospuos on Buonos-Aircs, dondo en '1 0










JlUAN FACI'NDO (o'1:0(1k


es (nrdaldio Como1K rcl1ua en 01 1rc jhniento do (noss (Inc
riuandaJ)" el a !! -1 (icion! po, sn( c(1ljll riotn, dcplmCa IWrOSi-
(clon oe doUibaros. La: cnv cla w doi01i( Idols aromm so alija
pala (1 Ol con (s prn vo~ai os delI sol do mayo; i 11o Imi duda
(Pi0c col U1l temple d(10 d1111o quoA csla0 Cat l( otado, coon sus ins-
tiUIls d0 e oswIn-necil ci e:meeia, 1 1101111d0, 1[(,lmloizmo plor
la dicipilin;a i ennolf Lit do ( (10 ,a -ulinliO:l(] tdel Qu jcto )de
IaInd, ha I 1:1ria vue!Lo 11n diia d<,i 1 'rti, (lil Lo (u1Lni10io
dO lea jeneralos (10 I1 i blica Arjcnt ma, conlo tantos (it los
V11110111es 05 llos C( 1110 pincip111101 111 (u11111 (10540 ci eli-
uitJidO p]st 1 dul siodado. 1',010 Cl 01111 I-cl 01(1e (10 Oirooga
no polio snii Ar cl Y oi I) (O ] a ciplina, (i6llon dAl cunrtel, ni
la (1010010. do los am 0w111O. So soltia Iamado a inlandair, a
smIyjr do d n poipe, a crarac l solo, a dospchbo (d0 Ia socic-
(111(1 eii ilizncla, On1 lI()t 0101(1 co01i C1(1, 1111a c(011rr 01 0I I 10(10,
asoci:lceo cial orI ci 0iue1, cl go1ierno i Ia dc-aort,,mizia-
ci001. 1( (1 flU ltardo recl:ta(I0 p111:1 el (>4010o (10 los Ande(s05,
tAii (to Oimb~tO t, i bienl pronto 111 desc0lionl (1 J 1 1(01

0(1110 todlas 0.005s viv0oi00 ; qo luin md1al()do a Ia soiminI (t0
los I-elcs d( Ia potrij, s0 o beelo iotar I-or sl odio a los
mitnar s (10fi iJo ]1(l enl1dlCia, on los que UnO i otr 11an 011,-
01 ( 1111 ilorri bi ll t1 hlnza.
J'00cu11d0, dcscitoido (1 Pucfl(15AIres, so elnemninfa a las
1110'. s c11 0011 cc-impafi-icios. UnaI partidia lo Ida lc01ncCe
110( On011to, lilia tint vcrdLdcra Lot aila, (,,nC permaneco in1(1c-
c1511 110 0] 1111 tie.111po, 10 to (10 quo d(111(o ilertci a cnatro o

pliaaU i I)(-)]. 11Cto tir"" 05 ,(ltidi0 (Inc Phasta oSot -Luis Io 1 a-
iei al p,00. f,'- tnadoe 4010, rlccorIre esto 1011110 01n01lo con
imiool puf!o do 11onloi>e, di, olvLr el ficitl's lgIr do porti-
d", o ir Ims t a ha ch1d(1111d11 A:1015 (1o Tu1cuman 101 0 a 1 J1o110
Itnocs 10,00s ac& la lka i d WD chi].
Qmm0) ienpareO 011 lo!s Ibll( 1, 01n ]aiton C rl 0]1Ul. A Wst
Cpnea sn o mdeve un ra;i ccno yi~re csk nud WAN;iltl i dd l cVm naolic


duda. hin ciabaign ell nno do bw ummmo~ic~o ::~c;!ls quo Nnu do,~
l;11re, 11 10 0K 11"i, 1 11%1o C(1, OO tt' 1 ,C 01110

O111 ci0*1tl~ll ]I (1() WHWU (110 =Wa n51 M*;I


Ii'Inlc'~o IICg'lo4a ;Ui 110(110 a (10110 ua wnn111 (10 (li1:010 (jll










OIIIRAS DE SARMIENTO


le podia, acecho cl inomonto en quo padro i madro durmie-
ran ta siesta para ponor alldabla a la pioza dondo estaban, i
pr(ondor ficego al telho do 1pajas coln qule cstAn eubicrtas, por
lo jeneral, las habitacionos do los llanos'. Pero lo que hai
do averiguado os quo su padro pidio una vez al gobiorno do
la lioa (Iquo lo prondioran para contenor sus domasias, i que
Facunndo, intes do figar do los Llanos, f'ui a la ciudlad doe l
lioja, dondo a la sazon so halllaba aqudl, i cayondo do impro-
viso sobro 0l, ]o did una bofotatla, diciindole: nlJUd. me ha
minadado pronder? Toorn! mAndome prendor abora!,, Con lo
coal onto on sn caballo i partio a; galope paIra el carpo.
]'asado un aio, prleseitaso do nuovo on lai casa paterna,
clihame a los piOs dol anciano ultrajado, conf'undn ambos sus
sollozos, i ntroas protstaspost do elinienda dol hijo i ]as ro-
convoncionos del )padro, la paz qloda restablocida, annque
sobro Iase tan dolcznablo i efft'ira.
Pero sn canictor i hiabitos dosordenados no canbian, i las
carrCeras, el ii .., las correrias (dol campo, son 1l toatro do
nuovas violencias, (do nuovas punialadas i agrosionos, hasta
lcigar, al lin, a lhacorso intolorablo para todos, in soe'ura su
position. Entunecs un glrn penio'saoiinto vicno a apodorarso
do su espiritu, i 1 anunei sin ominnpacho. El desertor do los
Ari fi'(riq' ol soldadlo do (rai (nl',', (t cn ( o quo no lha
querido inmiortalizarxso on C(haeamuco i on Maipd, rosuelvo
ir a rounirso a la monutoinora (de Rainirez, va:Lstas;go do la do
Art igas, i cuipy cololn'idad on crillones i on odio a las oiuda-
dos a quo Ilnao la gdiorra, ha ll!gado lhasta los Ll;uns i tiono
llono do cpalnto : los 0o!1iornos. VacundnII part a asoiarrseo
a naqcllos filil(usteros do la pampna, i acaso la concioncia quo
deja do s1 ca:licto'r o instiln,, i (do 1la imnportanlia dol es-
fnerzo quo va a dar a a( anqu(llo dcstructtoros, nalarna a sus
comipatriotas, que inltrnIyon a s utoridades do San Lis
por dondo dobia pasar, dol dosignio infernal queo lo guia.
D)nuly, gol iorna-lor cntdnols (18Is), lo hace aprolonldr, i
por alg'n tilonpo llpelrmanco confulltldio ontro los crininalos

1 Duspuos do escrito lo que prcendc, lie recihido de persona fidedigna
la aweveriioi(n do lamler el nisinol Qriroga contlao on Tueiuman. into
sofioras q(ni viv>n ain la, hi:sloria dcl inconidio do la easa. Toda dnlda
dlcspaireco a: llu doposicioii(s l do esti ji noro. ] Mas larde l olbtenido la
narrcicio l cuni lanciada dc ni t-so;,_,,' pruscial i comparicro do in-
f1nciia de Facllin, o OQlirol',a (pu lo vi(i a isto dar a su p:tdro una Lofota-
da i huiirse; poro euso, duial!es Contrisan sin aloccionar, i es deber im-
puosto por cl dlcoro apartarlos de la vista.









JUA'N FACUNDO QUtIIOGA


vulgares quo las cArcclcs enciorran. Esta circel do San-Luis,
cm1pero, dobiat sor cl primor cscalon (lue h11,ia dot conducirlo
a la altura a quo mas tard' lleog. San 1lartin halina liocho
conducir a San--Liis un gran nIiaoro do oliciales cspafoles
de todas gradncionces do los quo liabiani sido tomados pri-
sionoros on C(hilo. Soa Ihstigados por ]as lihumillaciones i sn-
friminintos, sea0 quie provieson Ja posililidaid do riunirso do
nuvo I a ls 1i'S os esIpaiiioIs, ci d,1pusito do prisioncflris so
sullediv,' n dia, i abiri6 las pcurtas do .ls calabozos a los rcos
ordiiarios, a fin do quo lIs presta sn "ynuda ]par la ciminan
evasion. Facunido era 11 un o o estos iros, i no 1.ion se vi de-
seminlrazado do hls p)risi do ]os grillos, air el eI crino alt sparnl niinso que so los ha
quitad]o,hiondo por entree el gruol" do lous iniotinados, i deja
una ancha cadlo scinlradla do cadiivrcs onl cs olacio quo lit
querido recorrer. )iceso quo cl arma, do quo usd foi: una ba-
yonota, i que los nuicrtbs no p]asaron do troes: Quiroga, emn-
p.ro, hablaba siiol0ro dl ,,i/ho do los g'rillos i do catorco
imllI'Atoa. ACaseO s es a nia do esms idealizciiines coi quo la
inrijinacion pj'tica d'el ],cpuiilo embci lecc hys tipois de la. fuer-
za 1iru al que tantio admlir: acaso in hlistoria do los grillos es
nia tranduclion a:ijuntina do la ',; 1 d o Sanson, cl l['rcu-
les; ]obro: porn ,'acundoi la acop)ta, a c(:oo liun tilnlihr do
gloria, scgiun su lllo ideal, i buc "rh do grilles o ayoneta, &l
asoc(iioindlos a otros soldados i press, a qluiens su cjconplo
alointo, logrd so'o;car cl alzainicnto i roeonciliarso par esto
actor dio valor coin ]a :;cildad, i poncire :iro o La protcccilt do
la patria, consign.uiund) (tuo si nuomlro volasO pr toduAs parties
cniiioleciido i lavaldo, aunq1l(o con sangro, do has mani-has quo
Jo aealioan. 1Facundo, inlicrio do gloria, niercciendo 1)in ni do
la patriai, i con una crcdcncial quo a:credita si coimportacion,
vnulvo a a P:j '. i ostntla oil los Llanos, ntreo los gauchos,
los nlovos tilululs quo justildicani e terror quo ya cn pioza a
ilnsl)ira si nionbre: porquo hai algo do iqmponento, algo quo
subiyuga i dominina e ol premiado asesino do catorco lioibres
a la vez.
A(qui terminia la vida privada do Quiroga, do la quo he
oniitidio n11a la'i sric dt hicclios oquo solo pintani cl mia ca-
ric.ti, la ala 111 d n cilcin, i ils instintos iiioc'eOs i sainguina-
rios do (que estal)a dotado. Solo he IlicclIo I do (quIIllas (1io
osllica.ii cl claralitr ido la Incha, d(o :aqI llos 1qu en011.ran on
i'proporcions dis;tintas, pero formados do elcument.os anIilogos,
on cl ltiptodo los caudillos do las campafias quo han logrado









OIRAS DE SAWMIENTO


al fin sofocar la civilizacion do las ciudades, i quo, Ailtima-
mento, han vcnido a complotarso on Rosas, 1l lejislador de es-
ta civilization tIrtara, quo ha ostcntado today su antipatia a la
civilization curopca on torpozas i atrocidades sin nombro
an en n a historic.
'oro ann qu:damo algoo por notar on cl carActor i cspiritu
do esta column do la Foderacion. Un hombre iliterato, un
compaiicro do infancia i do jnventud de Quiroga, quo mo
ha suministrado muchos do los hochos quo dojo rcforidos,
me incluyo en su manuscrito, hablando de los primeros afios
do Quiroga, estos datos curiosos: ,quo no era ladron antes
do figurar como hombro piblico; que nunca rob6, aun cn
sus mayors necesidades; quo no solo gnstaba do polear,
sino quo pagaba por hacerlo, i por insultar al mas pin-
tado; que tcU ica ..u, chha aversion a( los hombies (ccewl s; quo
no sabia tomar licor nunca; quo do j6von era mui reservado,
i no solo qucria inflndir miedo, sino aterrar, para lo quo ha-
cia cntendor a hombres do su confianza, quo tonia agororos
o cra adivino; quo con los quo tonia relacion, los trataba como
osclavos; qu.e jamas we hi confe'sado, rec'zdo, "a oido mlisa;
quo cuando estuvo de jonoral lo vi6 una vez en misa; quo 6d
mismo l1 decia quo no croia on nada.,, El candor con quo
estas palabras estAn oscritas, revela su verdad. Toda la vild
pfiblica do Quiroga me pareco resumida on ostos datos. Yoo
on ollos ol hombre grand, el hombro jonio a su pesar, sin sa-
berlo 61, el Ccsar, el Tamorlan, el Mahloma. Ha nacido asi, i
no es culpa suya; so abajarAt on las escalas socials para man-
dar, para dominar, para combatir cl powder do la ciudad, la
partida do la policia. Si le ofrccen una plaza on los i. .I....
la desdoniari, porquo no ticno pacioncia para aguardar los
asconsos, porque hai much sujecion, muchas trabas puostas
a 1a independencia individual; lai jonorales que posan sobro
l6, hai una casaca quo prime el cuorpo, i una t;actica quo re-
gla los pasos; todo esto es insufrible! La vida do a caballo, la
vida do poligros i omocionos fuertes, han acorado su espfritu
i oiidurccido su corazon; tieno odio invencible, instintivo, con-
tra las loyes qu( lo han porseguido, contra los juices quo ]o
han condcnado, contra today esa socildad i esa olranizacion
do quo s;o ha sust railo desdo la iifanticia, i quo lo mira con
pr'evencion1 i micosprocio. Acui so eslabona insonsiblemento
ol lema do esto capitulo: ecs ol lhombre (de la natnraleza que
no ha aprcndido aun a contenor o a disfrazar sus pasiones;
quo las inuestra on today su onerjia, ontrcgondose a today su









JUAN FACUNDO QUIROGA


impetuosidad.n Esto es el carActer original deljdncro human,
i asI so mucstra en las campanas pastors do a IRapiblica
Arjcntina. Facundo es un tipo do la barbaric primitive; no co-
nocio sujccion do niingun jIYro; su clclra era la do las fliras;
la melcna do sus rencgridos i ensortijados cabellos cain sobro
su frente i sus e..i-, n guedcjas, coIno las scrpientc s do la
cabeza do Medusa; su voz so onronquecia, sus miradas so
convertian on pufaladas. Iominado por la colcra, mataba a
pat-das estrcllindole los sesos a N. por una dispute do juego;
arrancaba ambas orejas a su querida porque lo pedia una vez
80 )psos para celobrar un matrimonio consentido por el;
abria a su hijo Juan la caboza do un hachazo, porque no ha-
bia forima do haeorlo callar; daba do bofotadas, en Tucuman,
a una linda seonorita a quien ni soducir ni forzar podia. En
todos sus actos mostri'baso cl hombre bestia aun, sin ser por
eso cstbipido, i sin carecor do clovacion do mniras. Incapaz do
haccrse admirar o cstimar, gustaba do ser temido; pcro esto
gusto era esclusivo, dominant, hasta el punto do arroglar to-
das las acciones do su vida a producer el terror en torno suyo,
sobro los pueblos cono sobrc los soldados, sobro la victim
quo iba a ser ejecutada, come sobro su mujer i sus hijos. En
la incapacidad do nanejar los resorts del gobierno civil,
ponia cl terror como cspcdiento para suplir el patriotism i
la abnogacion; ignorant, rodendoso do misterios, i hacidn-
dose impenotrable, valindose do una sagacidad natural, una
capacidad de observation no comun, i do la credulidad del
vulgo, finjia una presciencia do los acontecimiontos, quoe o
daba prostijio i reputation ontro las jontes vulgares.
Es iagotable ci reportorio do ankcdotas de quo osta Ilena
la monomria de los pueblos con respccto a Quiroga; sus dichos,
sus espodientes, tienon un sollo do orijinalidad que lo daban
ciertos vises orientales, cierta tintura do sabiduria salomonica
on cl concept do la plobo. 2Qu6 diferoncia hai, en efccto,
cntro aquel famoso espediento do mandar partir en dos el
nineo disputado, a fin do doscubrir la verdadcra mladro, i esto
otro para encontrar un ladron? Entro los individuos que for-
rnaban una compania, habfaso robado un objoto, i todas las di-
lijencias practicadas para descubrir cl raptor habian sido in-
fructuosas. Quiroga forma la tropa, hace cortar tantas varitas
do igual tamafto cuantos soldados habia; haco on seguida qou
so distribuyan aa cada uno, i luego con voz sogura, dice: naqucl
cuya varita amanezca manana imas grande quo las demas, eso
os el ladron. Al dia siguiontc frmnasc do nuovo la tropa, i









OBRAS DE SARMIENTO


Quiroga precede a la verificacion i comparacion de las vari-
tas. Un soldado hai, cmporo, cuya vara aparece mas corta
quo las otras. nlMiserablou le grita Facundo con voz atorran-
to, ti cros! .... i on efccto, el era; su turbacion 1o dojaba
conocer demasiado. El cspodiento es sencillo: el cridulo gau-
cho, tomiendo quo efoctivamento crecieso su varita, lo habia
cortado un pedazo. Iero so nocesita ciorta superioridad i
cierto conociniento do la naturaloza Ihumna, para valorse
do estos medics.
Hlabianso robado algunas prondas de la inontura do un sol-
dado, i todas las pesquizas habian side infitiles para dcscu-
brir al raptor. Facundo hace formar la tropa i que dcslile
por delanto do dl, quo csta con los brazos cruzados, la inirada
lija, escudrifiadora, torriblo. Antes ha dicho: y,,o so quien
es,, con una soguridad quo nada dessmionto. Empiezan a des-
ilar, doslilan muchos, i Quiroga porinanoco innivil: cs la cs-
tatua do Jiipitor tonanto, es la iimijon del dios del Juicio
final. D) rpont;e so avalanza sobro uno, lo agarra dcl brazo,
le dice con voz brovo i soca: iiddondo cstai la m1ontllur? ..
iAlli, sciior, c ontesta sncalando un bosqueci]lo. (Cuatro ti-
radorcs,, grita oCntncCs Qui'nga. ~Qud rovolacion era (sta?
La dol terror i la del crhnin hicl.a anto un holnbro sagatz.
Estaba otra vcz un gaucho rspondiondo a los cargos quo so
1o hacian por ul robo, Facundo le interrumpo diciondo: ,ya
csto picao est i mintiendo; a ver .. ien azotes. CUnando
el reo hubo salido, (uiroga dijo a algMno (lte so hallaba pre-
sente: ,oyea, patron, cuando un gaucho al hablar cstJ ha-
cindo nmarcas con cl pli, cs scnial quo osti minticiiOdo.n Con
los azotes, C1 auLcho ont la historia Como (110 dcllia do scr, esto
es, quo so iabia robado una yuntfa do biuycs.
Neccsitaba otra vcoz i h:abia pudi(o un lioilre rs ielto,
audaz, para confiarlo uia misioin pL'ligrosc. Es',,ibia (Quiroga
cuando le trajoron cl loihoimre; lovanta la caraI despius do ba-
b'rsclo llanuniado varias veces, ]o Inira, i (lice contlinuando
do cscri6ir: nEh.!:. Ese os uni miserable: pido un hombro
valionto i at. i.I. '. Avc'rigudso, on ofecto, qiuo cra in pa11 n.
Do, stos huchos hai a ccnte.n:lres en la vida de Facuindo, i
quo al paso quo desculren un hlm11011ro superior, hal, strvido
elicazmicnt pira labrarilo una lrputacion inistorios.a entro
hobros ososcros qu e 11,;'ban a atri buirit piodIcrs ,olbie-
naltl ralcs.











JUAN FACUNDO QUIRL(GA


CAPITULO II


LA RIIOJA.-EL COMIANDANTE DE CAMPA'NA


The sides of the mountains enlarge and
assume an aspect at once more grand and more
barren. By little and little the scanty vegetation
languishes and dies; and mosses disappear, and
a red burning hue succeeds.

RoutasC, PALESTINE.


En un documninto tan antigno coino cl afio do 1560, ho
visto consignado el nombro d M endoza con esto aditamento:
Mondoza del valle do la Rioja. Pero la Rioja actual es una
provincial arjentina quo estri al norto do San Juan, del cual
la separan varias travesias, aunque ilnterrumpidas por valleys
poblados. De los Andes se dosprenden ramificaciones quo
cortan la part occidental on lineas paralelas, on cuyos vallos
estin Los Pucblos i (Chilocito, asi llamado por los mincros clii-
lenos que acudieron a la fama do las ricas minas de Famatli-
na. Mas liacia el orionto so esticndo una llanura aronisca, de-
sierta i agostada por los ardoros del sol, en cnua estrcnuidad
norto, i a las inimndiacioncs d(o una montafia cubierta hasta
su cinia do lozona i alta vejotacion, yac cel esqulcluto do la
Rioja, ciudad solitaria, sin arrabales, i miarlcita comno Jeri-
salon al pit del Mlonte do( los Olivos. Al siu i a larga distan-
cia, limitan esta llanura arcnisca los Colorados, montes de
greda pctrilieada cuyos cortos rogulares asuneon las forms
mas pintorcscas i falntisticas: a vccs cs una muralla lisa con
bastions avanzados, a vocos creoso ver torrooncs i castillos al-
ninados en ruins. I'ltinamento, al sudesto i rodetlados do
estonsas travesias, cstian los Llanos, pals qucbrado i liontanio-
so, el dcespecho do su noinlro, o;isis do vo(etacion pastosa quo
a limeiuntd cn (tro tiuni) l, illa.es do roba 'io s
El asp c(to dl' pais U., p r 1o jlcIral d( s.>Ii>, c'I cli lia
alr:IsadOr', la t.iCrra s,!Ca i sin ag'll .s c( r'rientcs. El eaijuKp sino
haUeo 'po'r.',.' paua recoIjr el agn'la do las llhvias i iar do be-
ber a sus ganados. He tonido sioimpro la proocupacion do










0 BRAS DE SARMIEN'TO


quo ol aspecto do la Palestina es parcido al do la F l i has-
ta on cl color rojizo u ocr' do la tiorra, ha s'q nas parts, i sus cisternas; hast oen Isus narai os, vices o hi-
gnoras do esquisit s i abulitatois firtos, quo c-T oan ai v doi
corro algun conagso i limitado Jordan; haii un1 cstraia
combination do montanias i llanuras, do fortilidad i aridez, do
montes adustos i orizadlos, i collins vordinoegrrs tapizadas de
vejotacion tan colosal comio lo.s codros dot Libano. Lo quo
mnas me trao a la imajinacion estas reminisconcias orientales,
os cl aspect vordadoramncnto patriarcal do los campesinos
do la Rioja. Hoi, gracias a los caprichos do la moda, no cau-
sa novedad cl vor hombres con la barba entora, a la manora
inmnmorial do oK]; puUbl) N do oriented; paro ann no dojriat
do sorproudor por eso l ta do 1n puab o quo labla c;pa-
fiol i Hlova i hlia llvado siompro la barba completa, cayoindo
mnuchas vocos hasta el pocho; un pueblo do1 aspocto tristo,
taciturno, grave i taimado, "irabo, quo cabal,,a on burros, i
visto a vocos do cuoros do cabra, comio cl hormiitaaio do Eny'-
gady. Lugaros hai on quo la poblacion so alimonta esclusiva-
monto do lniol silvostro i do algarroba, coino do lan-ostas
San Juan on (1 desierto. El tsola es os el anico quo ignore
quo cs cl sor mna.3 dosgraciado, 1mas misorablo i mas bIrbaro;
i gracias a sto vivo content i foliz cuando ol haimbro no lo
acosa.
Di.jo al principio que habia imontarias rojizas quo tonian
a lo 1 'I, el aspocto do torroonos i castillos foudalos arruina-
dos; puos para quo los rccucrdos do la edad modia vonrgan a
moz larso a aquollos matticos oriontalos, la 1;.. hi presonta-
do pmr ias do un siglo la lucha do dos fnailias hostilos, so-
foriales.' ilust.ros, ni mnas ni murnos quo on los foudos italianos
on quo iguran lo-; UrTIsinos, Colonnas i Mddicis. Las quo-
rollas do Ocampos i D)Jvilas forman toda la historic culta do
la .i.-.it Amnbas flailias, antiguas, ricas, tituladas, so dispu-
tan ol podor l'argo tiompo, dividon la poblacion on bandos,
colmo los gtolfos i jibolinos,, ann much antos do la rovolu-
cion do la indopondonliao,. D)o estas (dos families han salido
una multitud do hombres notables on las arna:ts, on ol foro i
cn la industrial, porque 3DAvilas i Ocampos trataron siomnpro
do sobroponorso por todos los modios do valor quo tiono con-
nagrados la civilization. Apagar osto,;- roncoros oroditarios
entrd no poca; voices en la political do los patriots do Muo-
nos-Airos. La Loqjia do Lautaro llvo6 a las dos families a onla-
zar un Ocainpo con una sonorita Doria i )iviha, para recon-









JUAN FACUNDO QUIRO.A


ciliarlas. Todos sabon quo csta era la prictica on Italia. Romeo
i Julieta fueron aqui mas folices. Ihicia los anlos 1817 cl go-
bicrno do lBnnos-Aires, a iin do ponor tcrmino tambion a los
feudos do aqncllas casas, mando un gob]ernador de fuera do la
provincia, un senor Barnachea, quo no tardL6 mucho en caer
bajo la influence de(l partido de los 1)Dvilas, que contaban
con el apoyo td don Prudencio Quiroga, resident do los Lla-
nos i mui querido de los habitantos, i que a causa do esto fuc
llainado a la c;it(l d, i hecho tosorcro i alcalde. N6tese quo
aunque do un 1modo lo itimo i nolle, con don Prudencio Q1ui-
roga, padre d Facundo, pr entra n11 los partidos criles a ligu-
rar ya la cainpaIf. pastora comno Olemllnto politico. Los Lla-
nos, como ya lick dicho, son un odsis inontatioso de pastes
enclavado ei l ol ntro do una ostonsa travesia; sus habitan-
tcs, pastores esclusiva.nente, viven la vida patriarchal i primni-
tiva quo a:qul aislami-onto conserve e1n today su pureza Il. )rba-
ra i hostile a las 3iudadcs. La bospitalidad es alli un deber
comun: i cntro los dcbores dol peon entra cl defender a su pa-
tron on eulquitr peligro o riso o r do su vida. Estas costunl-
bros esplicaran .'a un poco los fonmncnos quo vamos a prc-
scolciar.
PDspues del (.1uceso do San Luis, Facundo so present en0
los Llanos revostido del prostijio do la rociento liazana i pre-
munidoo o un1:t recomendacion ldl 'obierno. Los partidos
que dividian la IRioja no tardaron imucho on solicitair la ad-
hesion de un hombre quo to(os miraban con el respeto i
asombro que inspiran sicmpre las acciones arrojadas. Los
Ocampos, quo obtuvieron el gobierno cn l 120, 10 dieron el
titulo do I nI., may. n or do las lailicias (do los Llanos, con
la iniluencia i 1atoridad do co(;,(.flnfte de c(ir(lu)il,.
Dcsde esto 1 mlomnoto princip]ia ]a vida piblica (d F]acundo.
El elemionlto past.oril, barbaro, do aquellia lrovincia, aquella
torcora entida(l que aparoco ei ol sitio do Montevideo con
Artigas, va a proesentarso on la lioja con Qu)iroga, ]lanado
e1n s alpoyo por uno de los partidos do la cil (t(m. Este cs un
mlomlonto solcmno i critic on la historic do todlos los pne-
blos pastors de la Rlpciblica Arjentina; hai on todos ellos
un dia on quo por necesildad do apoyo exterior, o por el to-
nmor que ya insplira un hon-bro audaz, so le clijo comandan-
to de campaii. Es est cl aballo de los gricgos quo los
troyanos so a'rcisuran a introducir on la cilud Md.
Por esto tiulmpo ocurria en San-Juan la dcsgraciada, sublc-
vacion del N(mi I de los Andes, quo habia vuelto de Chile a
J. Q.









OBRAS DIE SARTIENTO


rehacerse. Frustrados on los objotos del motin, Francisco
Aldao i Corro emprendieron una retirada dosastrosa al nor-
te, a rounirso a Guiemes, caudillo de Salta. El jencral Ocam-
po, gobernador do la Riioja, so dispone a cerrarles el paso, i
al efecto convoca todas las fuerzas do la provincial i se pre-
para a dar una batalla. Facundo so present con sus llanistas.
Las fuerzas vionen a las manos, i pocos minutes bastaron al
Nium. 1 para mostrar que con la robelion no habia perdido
nada de su antiguo brillo en los campos do batalla. Corro i
Aldao so dirijioron a la ciudad, i los disperses trataron de
rehacerse dirijiendose hacia los Llanos, donde podian aguar-
dar ]as fuerzas que de San Juan i Mendoza venian en perso-
cucion de los fujitivos. Facundo, en tanto, abandon el pun-
to do reunion, cae sobre la retaguardia de los vencedores,
los tirotea, los importuna, los mata o hace prisioneros a los
resagados. Facundo es cl finico que esta dotado de vida pro-
pia, quo no espora 6rdenes, que obra de su propio mBoti. So
ha sentido llamado a la action, i no espera quo lo empujen.
Mas todavia, habla con desden del gobierno i del general, i
anuncia su disposition do obrar en adelante segun su dicta-
taimn i do echar abajo el gobierno. Diceso que un consejo do
los principles del jerceito instaba al joneral Ocampo para
quo lo prendiese,juzgase i fusilase; pero el general no consin-
tid, innos acaso por moderation, que per sentir que Quiroga
era ya, no tanto un sfibdito, cuanto un aliado temiblo.
Un arreglo definitive entree Aldao i el gobierno dej6 acor-
dado quo aquel so dirijiria a San-Luis, por no querer seguir
a Corro, proveyendole el gobierno do medios hasta salir del
territorio per un itinerario que pasaba per los Llanos. Facun-
do fud encargado de la ejecucion de esta part de lo estipu-
lado, i regrcsd a los Llanos con Aldao. Quiroga Ileva ya la
concioncia do su fuerza; i cuando vuelvo la espalda a Ia Itioja,
ha podido decirle en despedida: ,:ai do ti, ciudad! En verdad
os digo quo dentro de poco no quedarA piedra sobre piedra.,
Aldao, llegado a los Llanos, i conocido el descontento de
Quiroga, le ofrece cien hombres de line para apoderarse do
la Rioja, a truequo de aliarso para futures empress. Quiroga
accpta con ardor, encaminase a la ciudad. la tomn, pronde a
los individuos del gobierno, los manda confesores i 6rden do
prepararse para mnorir. iQue oljoto tieno para 6l esta revolu-
cion? Ninguno; se ha sentido con fuerzas, ha estirado los bra-
zos, i ha derrocado la ci.lubld. Es culpa suya?
Los antiguos patriots chilcnos no han olvidado sin duda






1

JUAN FACUNDO QUIROGA 88
las proezas del sarjento Araya, do Granadoros a caballo, por-
que entire aquellos veterans la aurcola de gloria solia des-
cender hasta el simple soldado. Contibame el presbitero Mo-
noses, cura que fu6 de los Andes, quo despucs de ]a derrota
de Cancha Rayada, el sarjento Araya iba cncaminiudose a
Mondoza con site granaderos. Ibiseles el alma a los patrio-
tas de ver alejarse i repasar los Andes a los soldados mas va-
lientos del ejercito, midntras quo Las Horas tenia todavia un
tercio bajo sus 6rdenes, dispuesto a hacor frento a los espafio-
les. Tratibase de detener al sarjento Araya, pero una dificultad
ocurria. Quoien so Ie acercaba? Una partida do sesenta hom-
bres do milicias estaba a la mano; poro todos los soldados
sabian que el pr6fugo era el sarjento Araya, i habrian profe-
rido mil veces atacar a los espafioles, quo a este leon (d los
Granaderos; don Jose Maria Moneses ont6ncos so adolanta
solo i dosarmado, alcanza a Araya, lo ataja el paso, le recon-
viene, le rocuerda sus glorias pasadas i la vergiienza de una
fuga sin motive; Araya so doja conmover i no opone resis-
tonci a alas silplicas i 6rdenes do un buen paisano; se entu-
siasma en seguida, i corre a detonor otros grupos de grana-
deros qu e o precedian en la fuga, i gracias a su dilijencia i
reputation, vuelve a incorporarse en cl ejWrcito con sesenta
compaferos de arenas, quo so lavaron on Maipi de la mancha
momentinea quo habia caido sobre sus laurels
Esto sarjento Araya i un Lorca, tambien un valiente cono-
cido en Chile, mandaban la fuerza que Aldao habia puesto a
las 6rdenes de Facundo. Los reos de la Rioja, ontre los que so
hallaba el doctor don Gabriel Ocampo, ex-ministro do go-
bierno, solicitaron la protection de Lorca para quo intercc-
diose por ollos. Facundo, aun no soguro de su momentinea
elevacion, consinti6 en otorgarles la vida; pero esta restric-
cion puesta a su poder le hizo sentir otra necesidad. Era pro-
ciso poseer esa fuerza voterana, para no encontrar contradic-
ciones en lo sucesivo. De regreso a los Llanos, so eotionde
con Araya, i poniendose do acuerdo, caen sobre el resto do
la fuerza de Aldao, la sorprenden, i Facundo so hall en so-
guida jofe do cuatrocientos hombres de line, do cuyas filas
salieron despues los oticiales de sus primeros cjercitos.
Facundo acord6se do que don Nicolas Davila estaba on
Tucuman espatriado, i lo hizo venir para oncargarle o las
inolestias del gobierno de la Rioja, reservindose 61 tan solo el
powder real quo lo soguia a los Llanos. El abismo quo media-
ba centre el i los Ocampos i Davilas era tan ancho, tan brusca









OBRAS DE SARTMIENTO


la transition, que no era posiblo por ent6nccs hacorla do un
golpe; el espiritu de ciudad era demasiado podoroso todavia,
para sobroponerle la campaila; todavia un doctor en loyos va-
lia mas para el gobiorno quo un peon cualquiera. Dospues ha
cambiado todo esto.
Davila so hizo cargo del gobierno bajo ol patrocinio do Fa-
cundo, i por ent6nces paroci6 alejado todo motive (de zozobra.
Las haciendas i propiedales de los IMavilas estaban situadas
en las inmodiaciones do Chilecito, i alii por tanto, en sus dou-
dos i ainigos, so hallaba reconcentrada la fnorza fisica i moral
que debia apoyarlo en cl gobierno. II:bijndoso, ademas, acre-
cnctado la poblacion do Chiloito con ]a provechosa esplota-
cion do las minas, i rcunidose caudnals cuanttiosos, el g'obierno
establecid una C(asa de M(onea provincial, i trasla(1 su resi-
dencia a aquel pucleocillo, ya fuse o)ara llevar a cabo la em-
presa, ya para .1. i (10 do los Llanos, i sustraerso do la snjecion
inc6moda que queriai i r r 'obre 61. DAvila no tard6
much en pasar do cstas modidas puramonto defensivas, a
una actitud mas decidida, i aprovechando la teiporaria
ausencia (d Facundo, lqu(i andabia en San-Juan, so concert
con l capital Araya para quo Io prendieso a su llegalda. Fa-
cundo tuvo aviso do las miclildas que contra cl se preparaban,
o introduncindoso secretanmento on los Llanos, mando asesinar
a Araya. El gobiorno, cuya antoridad era contcstada (d una
mantra tan indigna, intini6 a Facundo que so presentaso a
responder a los cargo que so le hacian sobro cl asesinato.
Parodia ridicule! No queldaba otro medio quo apelar a las
armas, i enccnder la guerra civil entire el gobierno i Quiroga,
entro la ciudad i los Lmanos. Facundo ni:l(dd a su vex una
comision a ]a Junta do Representantes, pidinldolo que depu-
siese a Dzvila. La Junta habia ]lanmado al gobernador con
instancia, para que dosde alli i con cl iapoyo do todos los ciu-
dadanos, invadiese los Llanos i ldsarlnaso a Quiroga. Ilabia
on esto un interest local, i era hacer quo la Casa (do Moneda
fuse trasladada a la ciudad do la ilioja; poro como l ivila
persistieso on residir en Chilocitc, la J1unta, accediendo a la
solicited do Quiroga, lo declare depuesto. El gobrnaldor DA-
vila habia reunido bajo las drdenes ldo don Miguel D)mvila
muchos soldados do los de Aldno; paoseia un buen armamento,
muchos adictos quo querian salvar la provincia del dominion
del caudillo que so estaba levantiindo on los Llanos, i varies
oficialcs do linea para ponor a la cabeza do las fuerzas. Los
preparativos do guerra empezaron, pues, con igual ardor en









JUAN FACUNDO QUIROGA 85

Chilecito i on los Llanos; i cl rumor do los aciagos sucesos
que so preparaban llegi6 hsta San-Juan i Mendoza, cuyos
gobiernos mandaron un comisionado a procurar un arreglo
entire los belijerantes que ya estaban a punto de venir a las
nanos. Corbalan, cse mismo que hoi sirve (de ordcnanza a
Rosas, se prcsent6 al campo de Quiroga a interponer la me-
diacion de que venia cncargado, i que fu6 aceptada por el
caudillo; pas6 en seguida al eampo enemigo, donde obtuvo la
misma cordial acojida. Rogresa al campo do Quiroga para
arreglar cl convenio definitive; pero este, deojndolo alli, so
puso en movimiento sobre su onemigo, cuyas fuerzas desa-
percibidas por las seguridades dadas por el enviado, fueron
fAcilmcnto derrotadas i dispersas. Don Miguol DAvila, reu-
niendo algunos do los suyos, acomcti6 denodadamento a Qui-
roga, a quien alcanzo a herir en un inuslo intes quo una bala
le ll1vase la mufieca; en seguida fue rodeado i muerto por los
soldados. Hai en este suceso una cosa mui caracteristica del
espiritu gaucho. Un soldado so complaco cn ensefiar sus cica-
trices; el gaucho las oculta i disimula cuando son do arma
blanca, porque prunban su poca dcstreza; i Facundo fiel a
estas ideas do honor, jamas record la herida que Dvila lo
habia abierto Antes do morir-
Aqui terminal lna historic de los Ocampos i Divilas, i la do
lia Riqja tambien. Lo que sigue es ai historic do Quiroga.
Este dia cs tambien uno do los nefastos do las ciudadcs pas-
toras, dia aciago quo a! fill lcga. Esto dia correspond en la
historic de Iuenos-Aires al do abril do 1835, en quo su co-
manadanto de campana, su licroo dl de sierto, se apodera do la
ciudad.
Hai una circunstancia curiosa (1823) que no debo omitir
porquo hace honor a Quiroga; en esta nocho negra que va-
mos a atravesar, no debe perderse lia mas dlbil ]ucecilla. Fa-
cundo, al entrar triunfanto a Ia Rioja hizo ccsar los repiqucs
de las campanas, i despucs do mandar dar el pdsamn a la
viuda del general inuerto, ordend pomposas exequias para
honrar sus conizas. Nombr6 o hizo nombrar por gobernador
a un espaiol vulgar, lun l lanco, i con e1 principid el nuevo
orden do cosas quo delia realizar el bello ideal dol gobierno
(qu habia conceloido; porque (Quiroga en su larga carrera en
los diversos pueblos quo hia conquistador, jamas se la en-
carg'ado del g(obierno org:llizado, que abandonaba sicempro a
otros. Monlento grande i respectable para los pueblos, es
sicmpro aquol en que una mano vigorosa se apodera de sus









OBRAS DE SARMIENTO


destines. Las instituciones so afirman, o ceden su lugar a
otras nuovas mas fccundas en resultados. o mas conforms
con las ideas que predominnan. De aquel foco partcn muchas
vces los bilos quo, entrctojiendose con el tiempo, llcgan a
cambiar la tela do quo so compone la historic. No asi cuando
prcdomina una fuerza estrafia a la civilization, cuando Atila
so apodera de Romna, o Tamerlan recorre las Ilanuras asiA-
ticas; los escombros quedan, pcro en vano iria despues a
removerlos la mano de la filosofia para buscar dobajo do
ellos las plants vigorosas que nacieran con el abono nutri-
tivo de la sangre humana. Facundo, jenio barbaro, so apo-
dera do su pais, las tradiciones de gobierno desaparecon, las
forms se degradan, las eyes son un jugucte en manos tor-
pos; i en modio de esta dostruccion efectuada por las pisadas
do los caballos, nada so sostitnye, nada se establece. El de-
sahogo, la desocupacion i la incuria son el bien supremo del
gaucho. Si la Riioja, como tonia doctors, hubiera tenido es-
tatuas, estas habrian servido para amarrar los caballos.
Facundo doseaba poscer, o incapaz do crear un sistema do
rentas, acude a lo que acuden sicmpro los gobiernos torpos o
imbeciles. Mas aqui cl monopolio llevanr cl sello do la vida
pastoral, la espoliacion i la violencia. Rematatbanso los diez-
mos do la Rioja on aquella 6poca on diez mil pesos anual-
monte, este era por lo minos el termino medio. Facundo so
prosenta en la mesa del remate, i ya su asistencia hasta en-
tdnces inusitada, impone respeto a los postores. -])oi dos mil
posos, dice, i uno mas sobro la mejor postura." El escriba-
no repite la propuesta tres veces i nadie ofrece mejora. Era
quo todos los concurrentos so habian escurrido uno a uno al
leer en la mirada siniestra do Quiroga que aquella era ]a
Ailtima postura. Al afio siguiente se content con mandar al
remate una cedulilla asi concebida: Doi dos rail pesos, i uno
mas sobre la mejor postura. Facundo Quiroga.,
Al tercer afio se suprimi6 la ccremonia del remate, i el ano
1831 Quiroga mandaba todavia a la Rioja dos mil pesos, va-
lor fijado a los diezmos.
Pero faltaba un paso quo dar para haccr redituar el dir z-
mo un ciento por uno, i Facundo, desde el segundo afio, no
quiso recibir el do animals, sino que distribuyd su marca a
todos los hacndados, a fin de que errason cl diezmo, i se 10
guardase en las estancias hasta que (1 lo rcclamase. Las
crias so aumentaban, los diezmos nuevos acrecentaban el
pifo de ganado, i a la vuelta de diez afos so pudo calcular










JUAN FACUNDO QUIROGA


que la mitad del ganado de las estancias de una provincial
astora, pertenocia al comandante general do armas, i lleva-
ba su marca.
Una costumbre inmemorial en la Rioja hacia que los ga-
nados mostrencos o no marcados a cierta edad, pertenecie-
sen de derecho al fisco que mandaba sus ajentes a recojer
estas espigas perdidas, i sacaba do la colecta una rent no
despreciable, si bien so hacia intolerable para los estancieros.
Facundo pidio quo so le adjudicase este ganado en resarci-
miento de los gastos que le habia demandado ]a invasion a
la ciudad; gastos que se reducian a convocar las militias,
que concurren en sus caballos i vivon siompre de lo quo
encuontran. Poseedor ya de partidas do seis mil novillos al
alio, mandaba a las ciudades sus abastece-dores, i desgracia-
do el que entrase a competir con (1! Este negocio de abaste-
cer los mercados de came, lo ha practicado donde quiera
que sus armas so presentaron, en San-Juan, Menido.za, Tu-
cuman; cuidando siempre de monopolizarlo en su favor por
algun bando o un simple anuncio. Da asco i vergiienza sin
duda, tener que descender a estos pormenores indignos do
ser recordados. Pero nqud hacer? En seguida de una batalla
sangrienta quo le ha abierto la entrada a una ciudad, lo pri-
mero quo el general ordena, es quo nadie pueda abastecer
de carno el mercado.... En Tucuman supo que un vecino,
contraviniendo la 6rdon, matabareses en su casa. Eljeneral del
ej4rcito de los Andes, el vencedor do la Ciudadela, no crey6
deber contiar a nadie la pezquisa de delito tan horrendo.
Va l1 en persona, da recios golpes a la pucrta de la casa,
quo permanecia cerrada, i que at6nitos los de adentro, no
aciertan a abrir. Una patada del ilustro general la echa
abajo, i espone a su vista esta escona, una res muerta quo
desollaba el duefio de casa, que a su vez cao tambien mucrto
a la vista terrific del general ofendido

1 rjeistro official de la Provincia de San Juan:
((A consecuencia de la present lei, el Gobierno de la Provincia ha
estipnlado con S. E. el senior general don Juan Facundo Quiroga los ar-
ticulos siguientes, conforme a su nota de 13 de setiembre de 1833.
tl." Qne abonar~ al Excmo. Gobierno de Buenos-Aires la cantidad
que ha invertido en dichas haciendas.
((2." Quo suplira cinco mil pesos a la Provincia sin pension de r6dito,
para la urjencia on que se hall do abonar la tropa que tiene en campa-
ia, dando tres mil pesos al contado, i el resto del product del ganado,
a cuyo pago qnudara afecto esclusivamente el ramo de degolladuras.
03.o Que se le ha de permitir abastecer por si solo, dando al pueblo a










OBRAS DE SARNITENTO


No me dotongo en estos pormenores a designio. iCuantas
pajinas omito'; CuAntas iniquidads omprobaascon i do todos
sabidas call! l'cro hago historic del gobicrno birbaro, i
necesito hacer conocer sus resorts. Moehemet-Ali, duefio del
Ejipto por los mismos modios quo Facundo, so entrega a una
rapacidad sin ejempio aun en ]a Turquia, constitute el mo-
nopolio en todos los ramos, i los esplota en su beneficio; pero
Mohemet-Ali sale del seno do una nation bdrbara, i so eleva
hasta doscar la civilization curopea o iijertarla en ]as venas
dol pueblo que prime; Facundo, empero, rechaza todos los
medios civilizados que ya son conocidos, los dostruyo i des-
moraliza; Facundo, que no gobierna porque cl gobirno es
ya un trabajo en beneficio ajono, so abandon a los instintos
do una avaricia sin medidas, sin eserupulos. El egoismo es el
fondo de casi todos los grades caracteres hist6ricos, el egois-
mo es el muelle real quo haco ejecutar todas nas grades
accionos; Quiroga posoi este don politico en grade eminento,
i lo ejercitaba en rcconccntrar on torno suyo todo lo quo veia
disominado en la sociedad inculta quo lo rodoaba: fortuna,
1)odr, autoridad, todo cstai con dl; todo lo que no n deo ad-
quirir, inancras, instruction, respetabilidad fundada, eso lo
persigue, lo destruyo en las personas quo lo posen. Su onco-
no contra la into decewle, contra la ciludad, es cada dia mas
visible; cl gobernador do la Rioja puesto por 6l renuncia al
fin a fuerza de ser vejado diariannente. Un dia esti do buen
humor Quiroga, i so juega con un jdven como el gato juega
con la timida rata; juega asi lo mata o no lo mata; el terror
(d la victim ha sido tan ridicule, quo el verdugo so ha
puesto de buon humor, so ha reido a carecjadas, contra su
costumbro habitual. Su buen humor no debe quedar ignora-
do, necesita esplayarse, estendorlo sobro una gran superficie.
Suona la jenerala en la Ri~oja, i los cindadanos salen a las
calls armados al rumor do alarm. Facundo, que ha hecho
tocar a jenerala para divertirse, forma a los vecinos en la
plaza a las once do lan noche, despite de las filas a la plebe, i
deja solo a los vocinos padres do familiar acomodados, a los

cinco realen s arroba de cane, (ie hoi so halla a ,'eis de mala calidad, i a
trosal EstIuido, sin anmentar el precio corriente de la gordurna.
a4.o Que seo 10 iti de 4i1a1 lilre elram o de degollalnura deode el 18 del
presentco lasa el dicz de enro incsiv, inciv, pastos de cuenta del Eltado
al precio de dos resales al mes pIr cabeza que abonant dc do cl 1. de oc-
tnlre pruximio.-Sai Juiin, ulciembrc 13 de 183;3.--ez.- icent.
A tioeon,










JUAN FACUTNO QtIROCA


jdvones quo aun consorvan visos de cultural. Hicelos marchar
i contramarchar today la noclh, hacer alto, alinearse, marchar
de frcnte, do flanco. Es un cabo do instruction que ensofia a
unos reclutas, i la vara del cabo anda por la cabeza de los tor-
pes, por el pocho de los que no se alincan bien; iqu6 quieren?
asi so ensona! El dia sobreviene, i los semblantos palidos do
los rcclutas, su fatiga i estonuacion revelan todo 1o que so ha
aprendido en la noche. Al tin da descanso a su tropa, i Ileva
la jcnerosidad hasta comprar empanadas, i distribuir a cada
uno la suya, quo so aprcsura a comer, porque es parte esta de
la diversion.
Lecciones do esto jtncro no son initiles para las ciudades,
i el hibil politico quo en Buenos-Aires ha olcvado a sistema
cstos procedimicntos, los ha refinado i hecho producer efectos
maravillosos. Por ejemplo, desdo 1835 hasta 1840 casi today la
ciudad do Bluenos-Aires ia pasado por las circclos. Habia a
voices ciento cincuenta ciudadanos quo permanecian press
dos, tres imses, para ceder su lugar a un repuesto do dos-
cientos quo perinanecia seis moses. iPor qud? iqud habian
hecho? ... iqud habian dicho? .... InImbciles! no veis quo
so estt disciplinando la cihduad iNo recordais que Rosas
decia a Quiroga que no era posiblo constituir la repUiblica
porquo no habia costumibres? Es quo ostS acostumbrando a
la ciudad a ser gobernada; e1 concluir4 la obra, i en 1844
podri prosontar al mundo un pueblo quo no ticne sino un
pensamniento, una opinion, una voz, un entusiasmo sin limi-
tcs por la persona i por la voluntad do Rosas! Ahora si que
so puedo constituir una repi 'lica!
Poro volvamos a la Rioja. llabiaso escitado on Inglaterra
un movimicnto fobril do emprosa sobre las minas do los nuo-
vos estados amoricanos; compaiinas poderosas so proponian
esplotar las de Mcjieo i Perci; i Rivadavia, resident en L6n-
dres entdnces, estimuld a los empresarios a tracr sus capita-
los a la Repliblica Arjontina. Las minas do Famatina so pres-
tnban a las grades emprosas. Especuladores de Iluenos-Airos
oblienen al mismo tiempo p)rivilejios esclusivos para la es-
plotacion, con cl designio (do venderlos a las compafias in-
glesas por sumas enormes. Estas dos especulaciones, la de la
linglaterra i la de Bueinos-Aires, so cruzaron en sus planes i
no pudioron entenderso. Al lin 1nI1o iuna trai; accion con
otra casa inglesa que debia sumiistrari tf'luds, i quo en ofecto
mand6 directors i mineros ingleses. Mals tarde se espccul6
en establecer una Casa de Moneda on la Rioja, que cuando










OB1AS DE SARMTIENTO


el gobierno national so organizase, debia serle vendida en
una gran suma. Facundo solicitado, entr6 con un gran n6me-
ro do acciones, quo pag6 con cl Colcjio de jesuitas, que so
hizo adjudicar on pago de sUs su8eldos de general. Una comi-
sion do accionistas de Buenos-Aires vino a la Rioja para rea-
lizar esta empresa, i desde lnogo manifesto su dcseo de ser
presentada a Quiroga, cuyo nombre misterioso i terrific em-
pezaba a resonar por todas parties. Facundo se les present en
su alojamionto con media de sedan do patented; calzon de jer-
gon, i un poncho de tela ruin. No obstanto lo grotesco de
esta figure, a ninguno do los ciudadanos elegantes do Buenos-
Aires 1o ocurri6 reirse, porque cran demasiado avisados para
no decifrar cl enigma. Queria humillar a los hombros cultos,
i mostrarles el caso quo hacia do sus trajes curopeos.
Tiltimamente, derechos exhorbitantes sobre la estraccion
de ganados que no fuescn los suyos, completaron cl sistema
de administration establocido en su provincial. Pero a mas de
estos medios director do fortune, hai uno que me apresuro a
esponer, por desembarazarme do una vez de un hccho que
abraza today la vida pitblica de Facundo. El juego! Facundo
tenia la rabia del juego, como otros la de los licores, como
otros la del rape. Una alma poderosa, pero incapaz de abra-
zar una grande esfera do ideas, necositaba csta ocupacion
facticia en quo una passion estA on continue ejercicio, contra-
riada i halagada a la vez, irritada, escitada, atormentada.
Siempre he creido que la passion del juego es en los mas ca-
sos una buena cualidad de espiritu que estA ociosa por la
mala organization do una sociedad. Estas fuerzas do volun-
tad, de temeridad, do abnegacion i de constancia, son las
mismas que forman la fortune del comorcianto emprondedor,
del banquero, i del conquistador que juega imperios a las ba-
tallas. Facundo ha jugado desde la infancia; el juego ha sido
su fnico goco, su desahogo, su vida enter. iPero sabeis 1o
que os un tallador que tiene en fondos el powder, el terror i la
vida de sus compafinros do mesa? Esta es una cosa do que
nadie ha podido formarse idea, sino despues do haberlo visto
durante veinte afios. Facundo jugaba sin lealtad, dicen sus
enemigos... Yo no doi fe a oste cargo, porque la mala fo lo
era inutil, i porque perseguia de muerto a los que la usaban.
Pero Facundo jugaba con fondos ilimitados; no permitid ja-
mas que nadie levantase de la mesa el dinero con que ju-
gaba; no era possible dejar de jugar sin quoe l 1o dispu-
siese; el jugaba cuarenta horas i mas consocutivas; 61 no









JUAN FACUNDO QUIROGA


estaba turbado por el terror, i e1 podia mandar azotar o fu-
silar a sus compafreros de carpota, que muchas veces eran
hombres compromctidos. IH aqui cl secret de la buena for-
tuna de Quiroga. Son raros los que le lan ganado sumas con-
siderables, aunque scan imuchos los que en mementos dados
do una partida de jucgo han tenido delanto de si piramides
(de onzas ganadas a Quiroga; el juego ha seguido, porque al
ganancioso no le era perlitido levantarse, i al fin solo le ha
quedado la gloria de contar quo tenia ya ganado tanto i lo
perdid en seguida.
El juego fu6, pues, para Quiroga una diversion favorite, i un
sistema de espoliacion. Nadie recibia dinero do el en la Rioja,
nadie lo poseia sin ser invitado inmediatamentc a jugar, i a
dejarlo en poder del caudillo. La mayor part de los comer-
ciantes de la Rioja quiebran, desaparecen, porque cl dinero ha
ido a parar a la bolsa d(cljeneral; i no es porque no les de lec-
clones de prudencia. Unjoven habia ganado a Facundo cuatro
mil pesos, i Facundo no quicro jugar mas. El j6ven cree que
es una red que le tionden, que su vida estd on peligro. Fa-
cundo repite que no juega mas; insisted el jvecn atolondrado,
i Facundo condescendiendo le gran( los cuatro mil pesos, i
le manda dar doscientos azotes por badrbaro.
Mo fatigo (de leer infamias, contests en todos los manus-
critos que consult. Sacritico la relacion de ollas a la vanidad
do author, a la pretension literaria. Si digo mas, los cuadros
me salen recargados, innobles, repulsivos.
Hasta aqui Ilega la vida del comandante de campafia, des-
puos que ha abolido la ci~dad, la ha suprimido. Facundo
hasta aqui es como todos los demas, como Rosas en su estan-
cia, aunque ni el juego ni la satisfaction brutal de todas las
pasiones, le deshonrasen tanto Antos do Ilegar al powder. Pero
Facundo va a entrar on una nueva esfora, i tendromos luego
que seguirlo por today la RepLiblica, que ir a buscarlo en los
campos de batalla.
iQud consecuencias trajo para la provincial de la Rioja la
destrucci6n del 6rdon cciil? Sobre esto no so razona, no se
discurre. Se va a vor el toatro en quo estos sucesos se deson-
volvieron, i se tiondo la vista sobro el, ahi csti la respnesta.
Los Llanos de la Rioja estin hoi desiertos, la poblacion ha
emigrado a San-Juan, los aljibes que daban de beber a mi-
Ilares de robafios, so han secado. En esos Llanos donde aho-
ra veinte anios pacian tantos millares de rebanios, vaga tran-
quilo el tigre, que ha reconquistado sus dominios; algunas









OBRAS DR SARNIIENTO


families de pordioseros recojen algarroba para mantenerse.
Asi han pagado los Llanos los males quo estendieron sobro
]a Reptiblica. iAi do ti, Betsaida i Corazain! En verdad os
digo quo Zodoma i Gomorra fueron mejor tratadas quo lo
quo dobois scrlo vosotras!



CAPITULO III


SOCIAL BI LIDAD.-C(RDOVA .-BUENOS-AIRES

(1825)

La socinct du moyen Age (tait compose des
debris de mille autres societis. Toutes les for-
mes de liberty et servitude se recontraient: la
liberty monarchique du roi, la liberty indi-
viduelle du pretre, la liberty privilegid des
villes, I liberty e representative de la nation,
I'esclavage remain, le servajo barbare, la servi-
tude de l'anbian.
Chatearbriand.

Facundo poseco a Rioja como Arbitro i dueino absolute, no
hai mas voz que la suya, mas interest quo ol suyo. Como no
hai letras, no hai opinions; i como no hai opinions diversas,
la Rioja es una maquina do guerra quo irdi a donde la eleven.
Hasta aqui Facundo nada ha hecho do nuevo, sin embargo;
esto era 1o mismo quo habian hecho cl doctor Francia, Ibarra,
Lopez, Bustos; lo quo habian intentado Giicmes i Araos en el
norte: destruir todo derccho para hacer valor el suyo propio.
Pero un mundo do idoas, de interests contradictorios so aji-
taba fuera do ]a Rioja, i el rumor lojano do las discusiones do
la prensa i de los partidos llegaba hasta su residencia en los
Llanos. Por otra part, dl no habia podido clovarso sin que el
ruido quo hacia el ediicio de la civilization quo destruia, no
so oyese a la distancia, i los pueblos vecinos no fijasen en 61
sus miradas. Su nombro habia pasado los limites do la Rioja:
Rivadavia lo invitab a contribuir a la organization de la re-
pflblica; Eustos i Lopez a oponerse a clla; ol gobierno de San
Juan se preciaba do contarlo entire sus amigos, i hombres des-
conocidos venian a los Llanos a saludarlo i pedirlo apoyo para









JUAN FACUNDO QUIROGA 93

sostoner este o cl otro partido. Prcsentaba la Republica Ar-
gentina on aquclla epoca un cuadro animado e interesanto.
Todos los intereses, todas las ideas, todas las pasioncs se ha-
bian dado cita para ajitarse i meter ruido. Aqui un caudillo
que no queria nada con el rest do la repilblica; alli un pue-
blo que nada inas podia quo salir de su aislamiento; alla un
gobiorno que trasportaba la Europa a la Amdrica; aculla otro
quo odiaba hasta el nombro de civilization; en unas parties so
rehabilitaba cl Santo Tribunal do Ia Inquisicion; en otras so
declaraba la libortad do las conciencias como cl primcro do
los derochos del hombre; unos gritaban federation, otros go-
bierno central; cada una do estas diversas faces tonia intcre-
ses i pasiones fuertes, invencibles cn su apoyo. Yo neccsito
aclarar un poco esto caos para mostrar cl papel que toco do-
sempenar a Quiroga, i la grand obra quo dcbid realizar.
Para pintar cl comandanto do campanla quo so apodera do
la ciudad i la aniquila al fin, he necesitado doscribir cl suelo
arjentino, los habitos quo cnjendra, los caracteres que deson-
vuelvo. Ahora para mostrar a Quiroga saliendo ya do su pro-
vincia i proclamando un principio, una idea, i llevandola a
todas parties en la punta doe as lanzas, nocesito tambien tra-
zar la carta jeogrAfica de las ideas i de los interests que so aji-
taban en las ciudadcs. Para este fin ncccsito cxaminar dos ciu-
dades,en cada una do las cuales prodominaban las ideas opucs-
tas, C6rdova i Buenos-Aires, tales como existian hasta 1825.
Cdrdova era, no dire la ciudad mas coqueta de la Aimrica,
porque so ofonderia do ello su gravedad espaniola, poro si una
de las cindades nmas bonitas del continent. Sita en una hon-
donada que fornma un tcrreno clevado lanmado Los Alo.os, so
ha visto forzada a replegarse sobre si misma, a estrechar i
rounir sus regulars edificios do ladrillo. El cielo es purisimo,
el invierno seco i t6nico, el vcrano ardiente i tormentoso.
Hacia el oriented tiene un bellisimo pasco do forms capricho-
sas, de un golpo do vista majico. Consiste on un cstanque do
agua encuadrado en una veroda espaciosa, quo sombrean
sauces anosos i colosales. Cada costado es do una cuadra de
'largo, encerrado bajo una reja de fiorro do cuatro varas de
alto, con enormos puortas a los cuatro costados, do mantra
quo el paseo es una prison encantada en que so da vueltas
siempre on torno de un vistoso conador do arquitectura grie-
ga, quo esti inm6vil on el control del finjido lago. En la plaza
principal estAi la magnifica cathedral do 6rdon g6tico con su
enormo cUpula recortada on arabescos, inico modolo quo yo









OBRAS DE SARMIENTO


sepa que haya en la America del sur de la arquitectura de la
edad media. A una cuadra estA el temple i convento de la
Compania de Jesus, on cuyo presbiterio hai una trampa que
da entrada a subterrnieos que se estienden por debajo de la
ciudad i van a parar no so sabe todavia a ddnde; tambien se
han encontrado los calabozos en que la Sociedad sopultaba
vivos a sus reos. Si quereis, pues, conocor monuments do la
edad media, i examiner el powder i las forms de aquella cele-
bre drden, id a Cdrdova, done estuvo uno de sus grandes
establccimientos centrals de Am6rica.
En cada cuadra de la suscinta ciudad hai un soberbio con-
vento, un inonasterio, 0 una casa de beatas o de ejorcicios.
Cada familiar tenia ent6nees un clerigo, un fragile, una monja, o
un corista; los pobres se contentaban con poder contar entire
los suyos unbelermita,unmotilon,unsacristan,o un monacillo.
Cada convent o monasterio tenia una rancheria contigua,
en quo cstaban reproduciendose ochocientos esclavos de la
orden, negros, zambos, mulatos i mulatillas de ojos azules,
rubies, rosagantes, do piornas brufiidas como el miarmol; ver-
daderas circacianas dotadas de todas las gracias, con mas una
dontadura de orijen africano, que servia de sebo a las pasio-
nes humans, todo para mayor honra i provecho del convon-
to a que estas huries pertenecian.
Andando un poco on la visit que hacemos, so encuentra
la clebre Universidad de C6rdova, fundada nada mdnos que
el afio de 613, i en cuyos claustros sombrios han pasado su
juvontud ocho jeneraciones do doctors en ambos dercchos,
ergotistas insignes, conentadores i casuistas. Oigamos al c6-
lebro dean Funes describir la ensefianza i espiritu de esta
famosa Universidad que ha provisto durante dos siglos do
tcologos i doctors a una gran part do la Amirica: ,El
curso teoldjico duraba cinco ailos i medio...... La teo-
lojia participaba de la corruption do los studios filosd-
ficos. Aplicada la filosofia de Arist6telos a la teolojia, for-
maba una mezcla de profano i spiritual. Iazonamientos
puramente humans, sutilezas, sofismas engatiosos, cuestionos
frivolas e impertinentes, esto fud lo que vino a former el gus-
to dominant de estas escuelas.n Si quereis pentrar un poco
mas en el espiritu de libertad que daria esta instruction, oid
al dean Funes todavia: nEsta Universidad nacid i se cred
csclusivamente on manos do los jesuitas, quienes la estable-
cieron on su colcjio llamado MAlximo, de la ciudad de C6rdo-
va., Mui distinguidos abogados han salido de alli, pero litera-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs