• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Libro segundo
 De los prelados eclasiasticos
 Del ilustrisimo Fray Hieronimo...
 Del ilustrísimo Mogrovejo
 De los reverendisimos de Curco
 De los reverendisimos de la...
 De los reverendisimos de Tucuman...
 De el licenciado vaca de Castro,...
 Del marques de Canete
 Del marques de Cañete
 Del marques llega á Trujillo
 Parte el marques de Trujillo
 Entra el marques en los reyes
 El marques hizo perdon general
 Como proveyo por gobernador de...
 Nombro el marques gentiles hombres...
 El marques quiso prender al doctor...
 De las entradas que en su tiempo...
 El marques mandó traer á los reyes...
 De la muerte del marques
 De la virtudes del marques
 El marques se mostro gran...
 Cuan enemigo era de acrecentar...
 Del conde de nieva
 Del gobernador Castro
 Del gobernador castro
 Del Visorrey Don Francisco...
 De la guerra que hizo al inga
 El visorrey en su viaje se encontro...
 El visorrey Don Francisco de Toledo...
 El visorrey dio asiento a las tasas...
 Salieron los chiriguanas a besar...
 Refierese la ficion Chiriguana
 El visorrey Don Francisco de Toledo...
 Hace el virrey informacion del...
 Los chiriguanas se muyen
 El visorrey Don Francisco de Toledo...
 El visorrey Don Francisco de Toledo...
 El visorrey manda al general Don...
 El visorrey nombra capitanes y...
 El visorrey nombra capitane a Barrasa,...
 Del hambre que comenzaba en el...
 El visorrey manda volver el campo...
 Lo que subcedio al general Don...
 Despide los soldados el Visorrey...
 Del capitan Francisco Draque, ingles,...
 La inquisicion vino a este...
 De las virtudes del visorrey Don...
 Don Martin Enriquez, visorrey destos...
 El conde del villar, visorrey destos...
 Su majestad provee a Don Gracia...
 Quito no quiere recibir las alcabalas,...
 El marques tiene aviso de Chile...
 Parte la armada del Puerto en busca...
 Vuelvese la armada al puerto
 El marques despacha segunda vez...
 De la jornada y descubrimiento...
 De como los nuestros llegaron a...
 De la muerte que el adelantado...
 Donde se dice el fin que tuvieron...
 De como los nuestros llegaron a...
 Sola una desgracia le subcedio...
 Del ilustrisimo arzobispo...
 Del camino de talina a tucuman
 Del valle de salta, comarca...
 De la cibdad de Esteco
 De la cibdad de Santiago del...
 De la cibdad de Cordoba
 De los gobernadores que ha habido...
 Del reino del Paraguay
 De la provincia de cuyo, en terminos...
 Del puerto y pueblo de buenos...
 De la cibdad de Mendoza
 Del camino de mendoza a Santiago...
 Prosigue el camino de copiapo a...
 De la cibdad de Coquimbo
 De la ciudad de Sanctiago
 De la cibdad de Sanctiago
 De las demas cibdades de Chile
 De algunos otros pueblos deste...
 De la ciudad de valdivia
 De la cibdad de osorno
 De la cibdad de Castro
 De los obispos deste reino
 De los perlados y religiosos de...
 De los gobiernadores de Chile
 Del gobernador Don Alonso...
 Del gobernador Martin Garcia de...
 Del gobernador Don Francisco de...
 Del gobernador Alonso de Riber...
 De las calidades de los indios...














Group Title: Biblioteca Argentina; publicacion mensual de los mejores libros nacionales ; 13-14
Title: Descripciâon colonial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075598/00002
 Material Information
Title: Descripciâon colonial
Series Title: Biblioteca argentina publicaciâon mensual de los mejores libros nacionales
Physical Description: 2 v. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Lizâarraga, Reginaldo de, ca. 1545-1615
Rojas, Ricardo, 1882-1957
Publisher: "La Facultad"
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1928
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Early accounts to 1600 -- America   ( lcsh )
Description and travel -- South America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Reginaldo de Lizâarraga.
General Note: "Noticia preliminar por Ricardo Rojas": v. 1, p. 13-37.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075598
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07229655

Table of Contents
    Front Cover
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    Table of Contents
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Libro segundo
        Page 11
        Page 12
    De los prelados eclasiasticos
        Page 13
        Page 14
    Del ilustrisimo Fray Hieronimo de Loaisa, arzobispo de los reyes
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Del ilustrísimo Mogrovejo
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    De los reverendisimos de Curco
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    De los reverendisimos de la Plata
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    De los reverendisimos de Tucuman y Paraguay o rio de la Plata
        Page 36
    De el licenciado vaca de Castro, Blasco Nunez Vela y Don Antonia de Mendoza
        Page 37
        Page 38
    Del marques de Canete
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Del marques de Cañete
        Page 43
        Page 44
    Del marques llega á Trujillo
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Parte el marques de Trujillo
        Page 49
        Page 50
    Entra el marques en los reyes
        Page 51
        Page 52
    El marques hizo perdon general
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Como proveyo por gobernador de Chile a su hijo Don Garcia de Mendoza
        Page 56
    Nombro el marques gentiles hombres lanzas y arcabuces
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    El marques quiso prender al doctor sarabia, oidor
        Page 60
        Page 61
    De las entradas que en su tiempo se hicieron
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    El marques mandó traer á los reyes los cuerpos de los ingas
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    De la muerte del marques
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    De la virtudes del marques
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    El marques se mostro gran republicano
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Cuan enemigo era de acrecentar tributos
        Page 84
        Page 85
    Del conde de nieva
        Page 86
        Page 87
    Del gobernador Castro
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Del gobernador castro
        Page 88
        Page 89
    Del Visorrey Don Francisco de Toledo
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    De la guerra que hizo al inga
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    El visorrey en su viaje se encontro con el gobernador Castro
        Page 103
        Page 104
    El visorrey Don Francisco de Toledo llega a potosi y de alli a la ciudad de la plata
        Page 105
    El visorrey dio asiento a las tasas y cosas de potosi
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Salieron los chiriguanas a besar las manos a Don Francisco de Toledo
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Refierese la ficion Chiriguana
        Page 112
        Page 113
    El visorrey Don Francisco de Toledo convoca audienca sede vacante y prelados de las ordenes, y pide parecer
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Hace el virrey informacion del milagro
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Los chiriguanas se muyen
        Page 124
    El visorrey Don Francisco de Toledo determina ir a los chiriguanas en persona
        Page 125
        Page 126
    El visorrey Don Francisco de Toledo pide parecer si dara por esclavos a los chiriguanas
        Page 127
        Page 128
    El visorrey manda al general Don Gabriel entre contra los chiriguanas en el camino de Santa Cruz
        Page 129
    El visorrey nombra capitanes y entra en la tierra Chiriguana
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    El visorrey nombra capitane a Barrasa, su camarero, y lo envia al pueblo de Marucare
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Del hambre que comenzaba en el real y enfermedad del visorrey
        Page 137
        Page 138
    El visorrey manda volver el campo al Peru
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Lo que subcedio al general Don Gabriel Paniagua
        Page 142
    Despide los soldados el Visorrey y llega a la cibdad de la plata
        Page 143
        Page 144
    Del capitan Francisco Draque, ingles, que entro por el estrecho de Magallanes
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    La inquisicion vino a este reino
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    De las virtudes del visorrey Don Francisco de Toledo
        Page 157
        Page 158
    Don Martin Enriquez, visorrey destos reinos
        Page 159
    El conde del villar, visorrey destos reinos
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Su majestad provee a Don Gracia de Mendoza por visorrey destos reinos
        Page 167
        Page 168
    Quito no quiere recibir las alcabalas, y medio se rebela
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    El marques tiene aviso de Chile que un pirata ingles ha llegado aquella costa
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Parte la armada del Puerto en busca del enemigo, agua arriba
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Vuelvese la armada al puerto
        Page 182
        Page 183
    El marques despacha segunda vez en seguimiento del enemigo
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    De la jornada y descubrimiento que hizo el adelantado alvaro de amendana
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    De como los nuestros llegaron a una isla poblada de negros y de las refriegas que con estos hubo
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    De la muerte que el adelantado mendana hizo dar al maese de campo
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Donde se dice el fin que tuvieron malope y el adelantado mendana
        Page 202
    De como los nuestros llegaron a las islas filipinas y luego volvieron al Peru
        Page 203
        Page 204
    Sola una desgracia le subcedio al Marques
        Page 205
    Del ilustrisimo arzobispo de Mexico
        Page 206
        Page 207
    Del camino de talina a tucuman
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Del valle de salta, comarca y calchaqui
        Page 214
        Page 215
    De la cibdad de Esteco
        Page 216
    De la cibdad de Santiago del Estero
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    De la cibdad de Cordoba
        Page 220
        Page 221
    De los gobernadores que ha habido en tucuman desde el marques de canete aca
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
    Del reino del Paraguay
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    De la provincia de cuyo, en terminos de Chile
        Page 235
        Page 236
    Del puerto y pueblo de buenos aires
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    De la cibdad de Mendoza
        Page 237
        Page 238
    Del camino de mendoza a Santiago de Chile
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Prosigue el camino de copiapo a coquimbo
        Page 242
    De la cibdad de Coquimbo
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    De la ciudad de Sanctiago
        Page 247
    De la cibdad de Sanctiago
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    De las demas cibdades de Chile
        Page 251
        Page 252
    De algunos otros pueblos deste reino
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    De la ciudad de valdivia
        Page 256
        Page 257
    De la cibdad de osorno
        Page 258
        Page 259
    De la cibdad de Castro
        Page 260
    De los obispos deste reino
        Page 261
        Page 262
    De los perlados y religiosos de las ordenes
        Page 263
        Page 264
    De los gobiernadores de Chile
        Page 265
        Page 266
        Page 267
    Del gobernador Don Alonso de Sotomayor
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Del gobernador Martin Garcia de Loyola
        Page 275
        Page 276
        Page 277
    Del gobernador Don Francisco de Quinones
        Page 278
        Page 279
    Del gobernador Alonso de Ribera
        Page 280
        Page 281
    De las calidades de los indios de Chile
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
Full Text










BIBLIOTECA ARGENTINA


Volumen 14













PTNTED IN ARNTINE
C-S PfA 'r





BiBLIOTECA ARGENTINA.
UBuLIeACI6N MENSUAL OE LOS MEJORES UBROS NACIONALES

DIRECTOR: RICARDO ROJAS



14



DESCRIPCION COLONIAL

POR


Fr. Reginaldo de LizArraga

(LIBRO SEGUNDO)
Segunda edicidn.


LIBRERIA -LA


BUENOS AIRES

FACULTAD>>, DE JUAN ROLDAN Y C.a
559, FLORIDA, 559
1928













INDICE



Pus.
LIBRO SEGUNDO

DE LOS PRELADOS ECLESIASTICOS DEL REINO DEL PERO,
DESDE EL REVERENDISIMO DON JERONIMO DE LOAISA,
DE BUENA MEMORIAL, Y DE LOS VIRREYES QUE LO HAN
COBERNADO, Y COSAS SUCEDIDAS DESDE DON ANTONIO
DE MENDOZA HASTA EL CONDE DE MONTERREY, Y DE
LOS GOBERNADORES DE TUCUMAN Y CHILE:

I.-De los prelados eclesiisticos ............... i3
II.-Del ilustrisimo fray Hier6nimo de Loaisa,
arzobispo de Los Reyes........... ...... i
III.-Del ilustrismo Mogrovejo ................ l1
IV.-De los reverendisimos del Cuzco............ s
V.-De los reverendfsimos de La Plata.......... $7
VI.-De los.reverendisimos de Tucuman y Para-
guay 6 Rio de la Plata ................ 36
VII.-De el licenciado Vaca de Castro, Blasco Ni6-
flezVela y don Antonio de Mendoza...... 37
VIII.-Del Marquis de Canete.................. 39
IX.-Del Marquis de Cafete................... 4
X.--E Marquis llega a Trujillo............... 4
XI.-Parte el Marquis de Trujillo... ........... 49
XII.-Entra el Marques en Los Reyes ............ 5
XIII.-El Marquis hizo person general ............ S
XIV.-C6mo provey6 pot oobernador de Chile i su
hIdo don Garcia de Mend4oz............, 54






fNDION


PAge.

XV.-Nombrd el Marques gentiles hombres lanzas y
arcabuces ............................. 57
XVI. El Marques quiso prender al doctor Sarabia,
O idor .. ................ .. .......... 60
XVII.-De las entradas que en su tiempo se hicieron. 62
XVIII.-E1 Marvues mand6 traer a Los Reyes los
cuerpos de los Ingas.................... 69
XIX.-EI Marquis se mostr6 gran republicano...... 72
XX.-De la muerte del Marues ................. 76
XXI.-De las virtues del Marquds ............... 79
XXII.-Cu&n enemigo era de acrecentar tributos..... 84
XXIII.-Del conde de Nieva...................... 86
XXIV.-Del tobernador Castro .................... 88
XXV.-Del Visorrey don Francisco de Toledo....... 93
XXVI.-De la guerra que hizo al Inga.............. 99
XXVII.-El Visorrey en su viaje se encontr6 con el go-
ihrnador Castro........................ 103
XXVIII.-El Visorrey don Francisco de Toledo ilega A
Potosi y de alli la ciudad de La Plata.... o15
XXIX.-OEl Visorrey di6 asiento & las tasas y cosas de
Potosi ............................... 106
XXX.-Salieron los Chirigaanas & besar las manos &
don Francisco de Toledo................ 109
XXXI.-Refierese la fiction Chiriguana ............. US
XXXII. -El Visorrey don Francisco de Toledo convoca
Audiencia, Sede vacant y prelados de las
Ordenes, y pide parecer ................. 114
XXXIII.--Hace el Virrey information del milagro...... 120
XXXIV.-Los Chiriguanas se huyen............ ..... 124
XXXV.-E1 Visorrey don Francisco de Toledo determi-
na ir A los Chiriguanas en persona ....... 12
XXXVI.-EI Visorrey don Francisco de Toledo pide
parecer si darA pot esclavos A los Chiri-
guana ............................... 127
XXXVII.-El Visorrey manda al general don Gabasil en-






INDICE


Paes.

tre contra los Chiriguanas por el camino de
Santa Cruz........................... 129
XXXVIII.-EI Visorrey nombra capitanes y entra en la
tierra Chiriguana...................... 130
XXXIX.-El Visorrey nombra capitan & Barrasa, so
camarero, y lo envia al pueblo de Maru-
care................................. 134
XL.-De la hambre cue comenzaba en el real, y en-
fermedad del Visorrey.................. 137
XLI.-El Visorrey manda volver el campo al Pert.. 139
XLII.-Lo que subcedi6 al general don Gabriel Pa-
nian ua............................... 142
XLIII.-Despide los soldados el Visorrey y Ilega A la
dbdad de La Plata ..................... 143
XLIV.-Del Capitan Francisco Draque, ingles, que en-
tr6 por el estrecho de Magallanes......... 145
XLV.-La Inquisicion vino A este reino............ 154
XLVI.-De las virtues del Visorrey don Francisco de
Toledo.................... .......... 157
XLVII.-Don Martin Enriquez, Visorrey destos reinos. 159
XLVIII.-El conde del Villar, Visorrey destos reinos... 160
XLIX.-Su Majestad provee a don Garcia de Mendoza
por Visorrey destos reinos............. 167
L.-Quito no quiere recibir las alcabalas, y medio
se rebela ............................. 169
LI.-El Marqu6s tiene aviso de Chile que un pirata
ingles ha Ilegado aquella costa........... 74
LII.-Parte la armada del puerto en busca del ene-
migo, agua arriba...................... 178
LIII.-VueIvese la armada al puerto .............. 182
LIV.-EI Marques despacha segunda vez en segui-
miento del enemigo..................... 184
LV.-De la jornada y descubrimiento que hizo el
adelantado Alvaro de Amendafia......... 187
LVI.-[De cdmo los nuestros 11egaron A una isla po-






INDICI


P&iga.


blada de negros, y de las refriegas ue con
estos hubo]........................... 193
LVII.-[De la muerte cue el Adelantado Mendafia
hizo dar al Maese de campo]...... ;....; 199
LVIII.-[Donde se dice el fin que tuvieron Malope y el
'Adelantado Mendafia]........ ...... 202
LIX.-[De c6mo los nuestros Ilegaron A las islas Fi-
lipinas y luego volvieron al Peru].......... 203
LX.-Sola una desgracia le subcedi6 al Marcues... 205
LXI.-Del ilustrisimo Arzobispo de'Mexico ....... 206
LXII.-Del camino de Talina 6 Tucum&n .......... 208
LXIII.-Del valle de Salta, Comarca y Calchaqul..... 214
LXIV.-De la cibdad de Esteco........... ....... 216
LXV.-De la cibdad de Santiago del Estero......... 217
LXVI.-De la cibdad de Crdoba.................. 220
LXVII.-De los gobernadores que ha habido en Tucu-
min desde el Marq(uis de Cafiete aca...... 222
LXVIII.-Del reino del Paraguay ........ ........ 226
LXIX.-Del puerto y pueblo de Buenos Aires........ 231
LXX.-De la provincia de Cuyo, en tdrminos de
Chile ...................... ......... 235
LXXI.-De la cibdad de Mendoza ................. 237
LXXII.-Del camino de Mendoza & Santiago de Chile. 239
LXXIII.-Prosigue el camino de Copiapd 6 Coquimbo. 242
LXXIV.-De la cibdad de Cocuimbo .............. 243
LXXV.-De la cibdad de Sanctiago................. 247
LXXVI.-De las demas cibdades de Chile............. 251
LXXVII.-De algunos otros pueblos deste reino........ 253
LXXVIII.-De la cibdad de Valdivia ................. 256
LXXIX.-De la cibdad de Osorno.................. 258
LXXX.-De la cibdad de Castro .................. 260
LXXXI.-De los obispos deste reino................. 261
LXXXII.--De los prelados y religiosos de las Ordenes... 263
LXXXIII.-De los gobernadores de Chile.............. 265
LXXXIV.-Del gobernador don Alonso de Sotomayor... 268










LXXXV.-Del gobernador Martin Garcia de Loyola.... 275
LXXXVI.-Del gobernador don Francisco de Qui-
fiones............................... 278
LXXXVII.-Del gobernador Alonso de Ribera .......... 280
LXXXVIII.-De las calidades de los indios de Chile....... 282















LIBRO SEGUNDO.

De los prelados ecclesidsticos del reino del Perd,
desde el reverendisimo don Jerdnimo de Loal-
sa, de buena memorial, y de los Virreyes que lo
han gobernado, y cosas sucedidas desde don
Antonio de Mendoza hasta el Conde de Mon-
terrey, y de los gobernadores de Tucuman y
Chile.











CAPITULO PRIMERO


DE LOS PRELADOS ECLESIASTICOS

Habiendo tractado con la brevedad possible la
discripcion deste reino del Peru, sus ciudades,
caminos, y las costumbres y calidades de los na-
turales, y de los que nacen en 61, nos es tambien
forzoso tractar de los obispos y arzobispos cfue
habemos conocido y tractado, y comenzando des-
de la ciudad de Quito, el obispo primero de aque-
11a ciudad fu6 el reverendisimo don Garcia Diez
Arias, cldrigo, de cuya mano recibi siendo mu-
chacho la primer tonsura (1); varon no muy
docto, amicisimo del coro; todos los dias no fal-
taba de misa mayor ni visperas, cuya causa
venian los pocos prebendados que A la sazon ha-
bia en la ciudad, e iglesia, y le acompaiaban A
ella y le volvian A su casa. Los sabados jamns
faltaba de la misa de Nuestra Sefiora; gran ecle-
siAstico; su iglesia muy bien servida, con much
m-isica y muy buena de canto de 6rgano. En esta
sazon el obispado era muy pobre; agora han su-
bido los diezmos y tiene bastante renta. Era alto
de cuerpo, bien proporcionado, buen rostro, blan-
co, y representaba bien autoridad y la guardaba
con una llaneza y humildad que le adornaba mu-
cho. Muri6 en buena vejez de occasion de una
caida de una mula, no con poco sentimiento de

(1) Primero obispo de Quito, don Garcia Dfax Arias. (Nota
marginal.)





14 F R. REGINALDO DE LIZARRAGA


todo el pueblo, que por padre le tenia. El obispa-
do comienza desde la ciudad de Pasto, cuarenta
leguas mis abajo de Quito, hasta el valle de Ja-
yanca, de cuien habemos dicho.
Sucedi6le el reverendisimo fray Pedro de la
Pefia, religioso de nuestra sagrada religion, ha-
biendo sido primero provincial en la provincia
de Mexico, maestro en Teologia, donde vivi6 y la
ley6 mis de veinte afios; varon docto y muy cris-
tiano, y gran predicador y celoso del servicio de
Nuestro Sefior y del bien y conversion de los in-
dios; muri6 en la ciudad de Los Reyes; dej6 su
hacienda a la Incluisicion.
Despues de la muerte del cual fu6 algunos a os
gobernado aquel obispado por la sede vacant,
hasta que fue proveido por obispo della el reve-
rendisimo fray Antonio de San Miguel, de la
Orden del serifico San Francisco, varon apost6-
lico, el cual habiendo sido provincial en este rei-
no fue proveido por obispo de la Imperial, del
reino de Chile, donde gobern6 con much pru-
dencia y cristiandad, y de alli fue proveido a
Quito; pero antes clue llegase A sentarse en su
silla, veinticinco leguas de su iglesia, en un valle
llamado Riobampa, le llev6 Nuestro Sefior a pa-
gar sus trabajos; dicen cue poco antes que expi-
rase, con un animo y rostro muy alegre dijo: in
domum Domini letantes ibimus; clue es decir: con
alegria iremos A la casa del Sefior. Mueren los
siervos de Dios con alegria.
A cluien sucedi6 y gobierna al present aquella
iglesia el reverendisimo fray Luis Lopez, de la
Orden de nuestro padre San Augustin, varon de
gran gobierno, docto y de prudencia cristiana y
humana, el cual, en este reino, en su Orden, fu6
dos veces provincial (como habemos dicho), go-
bernando sus religiosos con vida y ejemplo, libre





bESCRIPCI6N COLONIAL


de toda cobdicia, y finalmente, con las obras en-
sefiaba en lo que le habian de imitar sus religio-
sos, porque en los trabajos y observancia era el
primero.

CAPITULO II

DEL ILUSTRISIMO FRAY HIERONIMO DE LOAISA, ARZO-
BISPO DE LOS REYES

El ilustrisimo fray Hier6nimo de Loaisa, pri-
mer arzobispo de Los Reyes, religioso de nuestra
Ssagrada religion, desde su nifiez comenz6 a dar
grandes esperanzas de lo que fu6 despues, y de lo
que mis fuera si, como le cupo la suerte de Iglesia
en estos reinos, le cupiera en Espaiia, donde, asi
del Emperador, de gloriosa memorial, Carlos V,
Scomo del rey nuestro senior Felipe II fuera en
Smucho tenido, y se le hiciera much merced, co-
Pnocido su talent general para todas cosas, y no le
hiciera muchas ventajas su tio el ilustrisimo fray
Garcia de Loaisa, arzobispo de Sevilla, de la mis-
a sagrada religion nuestra, con haber sido uno
e los valerosos varones que ha producido nuestra
spafia. Fu6 varon de claro y admirable entendi-
miento, muy docto y bonisimo predicador, aun-
que esto pocas veces lo ejercitaba, si no era los
,dias de Ceniza, domingo de Ramos y el dia de la
|Asumpcion de Nuestra Sefiora, con tanta autori-
,dad y gravedad, cue representaba bien el estado y
.dignidad archiepiscopal; su ingenio era general
para todas cosas, para paz y para guerra, por lo
cual en la rebe4ion y tirania de Francisco Her-
nandez fu6 nombrado por capitan general del
campo de Su Majestad, juntamente con otros dos





16 PR. REGINALDO DB LIZARRAOA

Oidores, el doctor Saravia y el licenciado Het.
nando de Sanctillan, hasta que se nombr6 A Pa-.
blo de Meneses por General; gobern6 su obispa-:
do con gran rectitud y cristiandad muchos afios,
creo fueron pocos menos de cincuenta, sin que del
menor vicio del mundo fuese notado, ni un si no
del se dijese. Con los sefiores era senior; con los
muy doctors, muy docto; con los religiosos, muy
religioso, y con todos los estados se acomodaba
con toda prudencia, que era admiracion. Con los
Visorreyes guardaba y tenia la autoridad que se
recueria. Of decir que en una consult quel
Visorrey don Francisco de Toledo tuvo luego que
vino de Espaila, donde se hall6 el arzobispo y
otros prelados, reprehendiendoles de que no ha-i
bian remediado algunos vicios cue competia a!
ellos remediarlos, les dijo: Si vosotros los obispos
y arzobispos tuvierades el cuidado que debiades,
no habia yo de venir A remediar esto. Tractaba de
ciertos amancebamientos p~iblicos de personas
principals; & quien el arzobispo respondi6 entire
otras cosas: Si vosotros, Visorreyes, tuviesedes 1
el celo que se recluiere al servicio de Dios, y favore-
ciesedes A los prelados de las iglesias como deebis,
no era necesario que vinidrades a remediarlcj
nosotros en muchas cosas tenemos necesidad i
vuestro favor, como vosotros del nuestro. Era do
Francisco de Toledo amicisimo de ganar honra4
con los pledados y con todos.
Su consejo en todas cosas era acertadisimo,j
como de cuien era dotado de bonisimo entendi-
miento. En todo el tiempo que gobern6, la renta
que le venia de su cuarta nunca lleg6 A 7.000 pe-,
sos ensayados, y con set tan poca, su casa tenid
muy llena y harta y bastantes criados, y le lucii
mAss que A otros que much m6s tenian, y dabal
caballeros pobres largas limosnas sin due ellos soe
*1i





DESCRIPCI6N COLONIAL


las pidiesen. Hizo a su costa el hospital de los
indios de Santa Ana, donde todos los indios que
vienen a sus negocios a la ciudad de Los Reyes,
y enferman, son curados con todo el regalo posi-
ble, y dos 6 tres aiios antes que muriese hizo do-
nacion al hospital de toda la vajilla suya, much
,y muy buena, y de toda su hacienda, esclavos,
mulas, tapicerias, con condition que por el tiempo
de su vida fuese como usufructuario dello, con
obligation de pagar lo que se gastase 6 perdiese.
Celosisimo del bien y conservation de los natu-
rales deste reino, tanto como ha habido en todas
las Indias prelado, y si dijere mas no engafiar6;
por el bien de los cuales no temia barbadamente
oponerse a los Virreyes y Audiencias, en lo cual
a Nuestro Sefior hacia servicio, y no menos al
SRey; de sus prebendados y demis clerigos del
obispado era temido y amado por la entereza de
su vida. Tenia unas entrafias piadosisimas para
.los pobres, a los cuales recibia y consolaba como
Spare; de los indios de todo el reino era grande-
mente amado, porque sabian cuAnto en lo just
les favorecia, y asi con todas sus cosas venian A
61, a los cuales cuando era necesario reprehendia
y castigaba como padre amantisimo. Todo el
btiempo que vivi6, su iglesia fu6 muy bien servida
Scon much mdsica y buena; los oficios divinos
. con gran cuidado celebrados, y porque los pieben-
dados los dias principles solian darse priesa A
decir la iltima Hora, despues de misa, les mand6
que la sexta 6 nona, conforme al tiempo que era
despues de misa, la cantasen como cantaban ter-
cia antes della, y desta suerte, cuando acababan,
ya toda la gente habia salido de la iglesia. A un
clrigo que yo conoci, y era muy conocido en la
Sciudad, y tenia bastante hacienda para tractar
bien su persona, como es decent un sacerdote se
LIBRO SEGUNDO.-2





PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


trate, le visti6 graciosamente, porcque elvestido era
muy mugriento. Llam6le y dijole: padre fulano,
tengo necesidad; prestfme una barra de plata, yo
os la devolvere presto. El cldrigo, aquella y mas le
ofreci6, y di6la luego. El buen arzobispo mand6
se la diese a su mayordomo, el padre Ribera, sacer-
dote bueno, A quien dende a pocos dias le dijo: to-*-
mad acuella barra y con ella vestime muy bien al
padre Godoy (asi se l1amaba); de suerte cue todo
se gaste en vestirle, que por la buena obra le cuie-
ro dar de vestir. El padre Ribera, de alli a ocho
dias 6 diez llam6 al padre Godoy y dicele: Padre
Godoy, su sefloria os hace merced de daros de ves-
tir por la buena obra de la barra; de acui me man-
d6 desta tienda os sacase dos pares de vestidos.
El clerigo no los queria recibir, pero, finalmente,
pensando ahorrar, tom6 sus vestidos; de suerte,
que la barra se consumi6 menos 17 6 18 pesos. El
mayordomo llev6 al padre Godoy A casa de un
sastre donde le hicieron de vestir, y concertadas
las hechuras libr6sela en la tienda donde se puso
la barra, y se sacaron los vestidos. Toma la cuen-
ta y la resta, y da cuenta al Arzobispo de lo he-
cho; entire los vestidos sac6 una sotana de chame-
lote de seda, un manteo de pano veinticuatreno,
otro de raja; hasta zapatos. Nuestro padre Go-
doy, que pensaba ser vestido a costa del senior'
Arzobispo, con su sotana [de] chamelote, fue A-
besar las manos al senior Arzobispo y rendir las
gracias por la merced de los vestidos. Entr6 con
la sotana rugiendo; cuando el Arzobispo le vi6 y
oy6 el ruido de la sotana y tan bien vestido, dice:'
Sanctos, Sanctos, mas no tantos; nuestro padre
Godoy hincase de rodillas pidiendole las manos
por la merced, a quien haciandole levantar le dijo:
Padre Godoy, aquella barra no os la pedi presta-
da para mi, sino para vos; della se os han dado





DESCRIPCI6N COLONIAL


estos vestidos; yo poca necesidad tenia; necio ve-
nis pensando que yo os hacia merced; id al ma-
yordomo, que os de la rest, y de aqui adelante
tract muy bien vuestra persona y andad muy
bien vestido como sacerdote honrado; si no, yo os
vestire otra vez y mejor; y desta suerte visti6 y
- despidi6 A nuestro padre Godoy, que pensaba A
costa del Arzobispo ser vestido. Adorn6 su igle-
sia de buenos ornamentos, a su costa, de brocado,
bordados, etc., y mand6 hacer la custodia de que
agora se usa para el Sanctisimo Sacramento, de
plata, como dejamos dicho, y dio la custodia de
oro en que se pone el Sanctisimo Sacramento,
clue vale tres mil pesos, todos de oro.
En su tiempo, gobernando el marques de Ca-
fiete, de buena memorial, una moza liviana se fin-
gi6 endemoniada, la cual alborotaba la ciudad, y
como era fiction, los conjures y exorcismos de la
iglesia no aprovechaban mis que en una piedra;
llevibanla A la iglesia mayor A los curas con gran
copia de muchachos tras ella, en cuerpo, con un
rostro muy desvergonzado. El Arzobispo afligi6-
se; mand6 que se la Ilevasen al hospital de Santa
Ana, donde la mayor parte del tiempo vivia; lhe-
vironsela, exorciz6la, como quien exorciza A una
piedra. Sucedi6 que un dia le fue A visitar y besar
las manos un religioso nuestro, gran predicador
y de much opinion, l1amado fray Gil Gonzales
Divila; hall6le muy afligido y Iloroso, y pregun-
tindole la causa respondi6: oNo me tengo de
afligir, que sea yo tan desventurado que en todo
mi arzobispado no haya quien pueda echar un
demonio del cuerpo de una moza, 6 yo propio la
he exorcizado y no aprovecha mis que si exorci-
zase A un poste? iNo me tengo de afligir? El reli-
gioso nuestro le dijo: Suplico a vuestra sefioria
made que me la lleven mariana A casa; yo la





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


exorcizar6, y mal que la pesela compeler6 A qcueme
respond en la lengua que yo le hablare. Hizose
asi, y otro dia mand6 Ilevasen la moza A nuestro
convento, y l1amado el padre fray Gil A la capi-
Ila de San Hier6nimo, donde estaba la endemo-
niada fingida, en viandole entrar dijole ciertas
palabras afrentosas llamindolo capilludo, iclu -
queria? jqu6 buscaba? El religioso luego conoci6
ser fiction y maldad, y al cura cue la l1evaba,
11amado el padre Valle, dicele: Diga vuestra mer-
ced al senior Arzobispo que esta desvergonzada
no tiene demonio, y el que tiene se le han de
sacar del cuerpo con muchos y crudos azotes; y
acert6 en esto, porque volvidndola A su casa no
fingi6 mis el demonio, y se conoci6 cue por usar
de su cuerpo deshonestamente con un hombre
fingi6 aquella maldad y remaneci6. prefiada. En
hacer 6rdenes era muy recatado, como es necesa-
rio, aunqcue al principio, por haber falta de minis-
tros, no se si orden6 A algunos no muy suficien-
tes, pero de buenas costumbres y lenguas, para
que lo que en la sciencia faltaban en las costum-
bres y buen ejemplo supliesen. Nunca tract6 de
pedir cuarta A los clerigos de su obispado, como
despues aca se ha pedido y puesto; a las Ordenes
la cluiso pedir, empero no sali6 con ello, y esto
creemos lo hizo insistido por los prebendados,
que por otra cosa. Tuvo con ellos algunos recuen-
tros; presto los fenecia, y no por eso dejaba de
comunicarlos y hacerles cuanto bien podia, y con
su prudencia y cristiandad en breve eran conclui-
dos. Muchas cosas, si de afios atras fuera mi
intent hacer este breve compendio, se pudieran
escrebir; por ventura otros las ternan notadas, las
cuales, si por extenso se hubieran de tractar, re-
querian un libro' entero; para nuestro intent sea -
suficiente decir cue fu6 un prelado en toda virtud





DESORIPCION COLONIAL 21

consumado, y clue la majestad de Nuestro Sefior
prove de cue los sucesores suyos sean como este
ilustrisimo sefor; finalmente, lleno de buenas
obras di6 su Animo al Sefior, y esta enterrado en
Los Reyes, en su hospital, en la capilla mayor,
llorado de todo el reino, pobres y ricos,


CAPITULO III

DEL ILUSTRISIMO MOGROVEJO

Sucedi6 en la silla arzobispal el ilustrisimo
don Toribio Alfonso Mogrovejo, cue al present
loabilisimamente vive; varon consumado en today
virtud, celosisimo de sus ovejas, y en particular
de los naturales, por el bien de los cuales nunca
deja de andar visitando su arzobispado con admi-
rables obras, dignas de ser imitadas. El cual no
creo clue ha vivido, en mis de 26 afios clue tiene
la silla, los tres en la ciudad de Los Reyes, ocu-
pado en caminos bien Asperos, confirmando a los
niflos y desagraviando A los indios clue hall
agraviados de los sacerdotes clue entire ellos resi-
den. Es gran limosnero; porque le ha sucedido
llegar A pedir limosna un buen cristiano cue
en la ciudad de Los Reyes se ocupa en tener
cuidado de buscar de comer, Ilamado Vicente
Martines, para los pobres, y de acudirles con
limosnas de lo cque pide desde los Virreyes abajo,
llegar y decirle: Sefior, los pobres no tienen clue
comer, y librarle buen golpe de plata en don
Francisco de Quifiones, casado con una hermana
del senior arzobispo, en cuyo poder entran las
rentas; y respondiendo no tener plata, porque se






PR. REGINALfO DE LIZARRAOA


ha dado en limosnas, llegar el mismo arzobispo
y echar mano de la tapiceria y mandar se des-
cuelgue, se venda y d6 la plata A los pobres; otras
veces mandar sacar las mulas, y que asimismo se
vendan; liberrimo de toda avaricia y cobdicia,
castisimo y abstinentisimo; no es amigo de comi-
das regaladas, ni en los caminos, donde se requie- "
re algun regalo, por su aspereza y destemplanza,
porque es varon muy preeminente, de much
oracion y discipline. Las penas en que condena A
los cldrigos descuidados y que su oficio no lo ha-
cen como deben, las aplica para un colegio que
hace en la ciudad de Los Reyes, que sera cosa
principal; con limosnas que ha pedido A todo ge-
nero de hombres, indios, espafioles, negros, mu-
latos, ha hecho un monasterio Ilamado Sancta
Clara, etc. En ordenar es, como se require, es-
crupulosisimo; los interticios se han de guardar
al pie de la letra, y han de pasar los que preten-
den ordenarse por examen riguroso de vida, cos-
tumbres y ciencia. Cuando reside en Los Reyes,
pocos domingos ni fiestas deja de se hallar en los
oficios divinos, amicisimo de que todos los do-
mingos del afio haya sermones en todas parties.
Con el marques de Cafiete el segundo tuvo no se
que pesadumbres sobre las ceremonies que A los
Virreyes se hacen en la misa, por lo cual huia de
venir a Ia ciudad; mAs queria vivir ausente della
en paz, que en ella con pesadumbre; finalmente,
hasta agora hace su oficio como un ap6stol.






DESCRIPCl6N COLONIAL


CAPITULO IV

DE LOS REVERENDSSIMOS DEL CUZCO
-r*
La cathedral del Cuzco tambien ha.tenido bonf-
simos prelados. El primero el reverendisimo fray
Juan Solano, de nuestra sagrada religion, el cual,
gobernando don Hurtado de Mendoza, de buena
memorial, marques de Cafiete, se fu6e Espafia y
de alli a Roma, done vivi6 muchos afios y acab6
loablemente en buena vejez, con admirable ejem-
plo de virtud, hacienda crecidas limosnas. Suce-
di6le don Sebastian de Lartaum, dotor por Alca-
la de Henares, guipuscuano, varon doctisimo y
por sus letras nominatisimo en aquella Univer-
sidad, y de alli por la buena fama de su cristian-
dad fu6 promovido A esta silla; gran eclesiAstico,
amigo de toda virtud, temido de los clue no la se-
guian; tuvo muchos trabajos en este reino, en que
Nuestro Sefior le ejercit6, asi con sus prebenda-
dos como con otras personas; emperor el mayor
fue un falso testimonio cue le levantaron, dicien-
do que en el Cuzco habia hecho compafiia para
sacar un tesoro con el licenciado Gamarra, m6di-
co, y segun fama con el capitan Martin de 01-
mos, vecino encomendero de la misma ciudad,
del habito de Santiago; los cuales todos tres lo (1)
sacaron y ocultaron por defraudar'al Rey nuestro
senior de su parte y cfuintos, y cupo A cada uno
trecientas y sesenta y tres cargas y media de oro,
el cual se sac6 en casa (segun afirmaron) del li-
cenciado Gamarra; esta fama lleg6 a oidos de don


(1) En el mo., los.





FR. R80INALDO DE LIZARRAGA.


Francisco de Toledo, Visorrey, y luego envi6 al
Cuzco al licenciado Paredes, Oidor de la Real
Audiencia de Los Reyes, el cual procedi6 contra
el licenciado Gamarra; prendi6lo, y d su mujer
dofia Catalina de Urbina; di6les tormento, y al
capitan Martin de Olmos tuvo preso; no pareci6
nada. iC6mo habia de parecer lo que no era?
Al reverendisimo mandanle bajar A Lima, y no
pudo hacer otra cosa; decian que debajo de una
torrecilla edificada junto A la escalera de la casa
del licenciado Gamarra, de alli lo habian sacado,
y por eso la derribaron, y es cierto que yo me ha-
116 en el Cuzco cuando la torrecilla se cay6, por
ser el aiio de muchas aguas; y entonces no se dijo
tal ni estaba el reverendisimo en el pueblo, y
dende A dos afios adelante se public el also tes-
timonio; fueron, si no me engafio, tres clerigos
los autores desto, y todos tres pararon en mal.
El uno, estando preso en un navio en el puerto
del Callao de Lima, se cuem6, con otras muchas
personas, en 1l. El otro, saliendo de su casa en
un pueblo de indios que doctrinaba, cay6 un rayo
ylo mat6; no habian pasado tres dias que pasan-
do yo pocas leguas de aquel pueblo por el cami-
no de Potosi a Arica, asi lo referian, y asi pa-6.
El otro tambien acab6 en mal, y porque la honra
del dicho senior obispo no perezca, porne aqui lo
que al tiempo de su muerte mand6 para defense
suya se hiciese, y la sentencia que por el Conci-
lio provincial de Lima en su favor se di6 el afio
de 83 pasado.
< ciudad de Los Reyes, da fe c6mo ante el reveren-
disimo de Tucuman, don fray Francisco de Vic-
toria, de la Orden de Santo Domingo, y ante el
mismo Alonso de Valencia, Alonso Garcia Sal-
meron, vicario de Ariquipa, Beltran de Sarabia,





DESCRIPCI6N COLONIAL


Bartolome Ximenez y Pero Lopez, sacerdotes, el
reverendisimo del Cuzco don Sebastian de Lar-
taum hizo una declaration en ocho de octubre
del afio de 83, estando enfermo de la cual enfer-
medad muri6, del tenor siguiente:
>Item cue por cuanto en el santo Concilio pro-
vincial que se celebra en esta ciudad se han trac-
tado y tractan muchas causes civiles y criminals
de parte de muchas personas contra su sefioria re-
verendisima, y su sefioria, contra ellos, en defen-
sa de su honra y auctoridad episcopal, quiere y es
su voluntad que las dichas causes se sigan y fe-
nezcan en cuanto toca a la defense de su honra y
fama, y la definition dello quiere se lleve ante Su
Santidad y del Rey nuestro senior, si fuere nece-
sario, para cue conste de su limpieza, y en lo de-
mis, que su sefioria perdona de muy buen cora-
zon y voluntad A todas acuellas personas que le
han ofendido 6 injuriado, por escripto 6 por pala-
bra, 6 de otra manera, por que Dios Nuestro Se-
iror le perdone sus culpas y pecados, y les pide
perdon si los ha injuriado.>
Siguieronse sus causes despues de muerto, por
sus procuradores y parties contrarias en el dicho
Concilio, y finalmente por los sefiores obispos
jueces nombrados por el Sancto Concilio, convie-
ne A saber, don fray Francisco de Victoria, obis-
po de Tucuman; don Alonso Divalos Granero,
obispo de la ciudad de La Plata; don fray Alon-
so Guerra, obispo del Paraguay, por otro nom-
bre del Rio de La Plata, cuya sentencia es la que
se sigue:
4cFallamos que la part del bachiller Sanchez
de Renedo, fiscal, no prob6 cosa alguna de lo con-
tenido en su acusacion y capitulos della, fecha por
la dicha delacion del dicho Diego de Salcedo y
puesta contra el dicho reverendisimo del Cuzco;





FIR. REGINALDO DE LIZAMRAOA


damos y declaramos su intencion por no probada,
y que el dicho reverendisimo del Cuzco y sus pro-
curadores en su nombre probaron sus ecepciones
y defensiones bien y cumplidamente, y asi lo de-
claramos; en cuya consecuencia debemos dar y
damos al dicho reverendisimo obispo don Sebas-
tian de Lartaum por libre de todo lo contra 1l pe-
dido y acusado en esta causa, y declaramos haber
sido injustamente acusado, por estar inoscente y
sin culpa de lo contenido en los dichos capitulos
y querellas cue le fueron puestos, los cuales.pare-
ce haber sido calumniosos, y con odio y enemis-
tad contra b6'puestos, y asi lo declaramos y da-
mos por libre dellos y de la dicha acusacion, con-
denando, como condenamos, al dicho delator y al
fiador por 1l dado en las costas y gastos por el di-
cho reverendisimo obispo hechos, cuya tasacion
en nos reservamos por esta nuestra sentencia de-
finitiva, etcetera.>
Di6se esta sentencia en Los Reyes, a 7 de No-
viembre de 83; notific6se a las parties y pregon6se
en la plaza pfiblicamente con trompetas en 12 de
Diciembre del dicho afio; fu6 secretario del Conci-
lio en esta causa Hernando de Aguilar, sacerdote.
Los seglares que persiguieron al reverendisimo
del Cuzco fueron Francisco de Valverde, cue le
mat6 un clkrigo en su propia casa; el dicho Diego
de Salcedo, que muri6 excomulgado, y otro veci-
no del Cuzco.
Era varon de buenas y loables costumbres; ves-
tido de pontifical parecia admirablemente de bien;
alto de cuerpo, bien proporcionado, con unas ve-
nerabilisimas canas que adornaban much el ros-
tro; hablaba cerrado como si no hobiera estudia-
do, ni criadose en escuelas, pero en las cosas de
Teologia y lingua latina no se echaba de verse hizo
una ampla limosna al reverendisimo del Para-





DESCRIPCI6N COLONIAL


guay luego que lleg6 al Concilio, por ser muy po-
bre; acab6 sus dias en la ciudad de Los Reyes;
mand6se enterrar en nuestro convento; di6sele se-
pultura junto al altar mayor, i la peaha del altar
al lado de la Epistola, porque en el otro lado tie-
ne la suya el reverendisimo de los Charcas, fray
-'Tomas de San Martin, como diremos en el capi-
tulo siguiente; fu6 su muerte muy sentida, y con
much razon, particularmente de la nacion viz-
caina.
Sucedi6le el reverendisimo fray Gregorio de
Montalvo, de nuestra sagrada religion, obispo
primero de Yucatan, en los reinos de Mexico, va-
ron religioso, muy docto, bonisimo predicador, de
quien no s6 que powder decir, porque vivi6 poco y
con pesadumbre con sus prebendados. Quien te-
nia justicia, no es de mio difinirlo; di6le Nuestro
Sefior una enfermedad trobajosisima, que le llev6
desta vida, como se cree, A gozar de la eterna.
Al present acaba de llegar A Los Reyes, veni-
do de Espafia, el reverendisimo de la Camara y
Raya; no le conozco; su fama es much de cris-
tiandad y todo genero de virtud. Nuestro Sefior
le conserve por muchos afios.


CAPITULO V

DE LOS REVERENDISIMOS DE LA PLATA

El primer obispo nombrado para la ciudad de
La Plata fue el Regente fray Tomas de San
Martin, de nuestra Orden, de quien, tractando
en el libro precedent de nuestro convento de
Los Reyes, dijimos alguna cosa; varon de mu-






PR. REOINALDO DE LIZARRAGA


cho pecho y valor, muy docto, gran predicador,
de bonisimo y acendrado ingenio, de much
prudencia, con la cual, despues de vencido (1)
el tirano Gonzalo Pizarro, y repartida la tierra,
hallandose-muchos descontentos, por haber que-
dado sin suerte, de los servidores de Su Majes-
tad, temidndose otra rebellion peor que la pa-
sada, en un sermon (2) los cuiet6, dici6ndoles
cue lo menos clue habia cue repartir se reparti6;
porque habia tal y tal descubrimiento y concluis-
ta, de noticia y ricluezas nunca oidas; que esto se
dejaba para los inimos valerosos, con lo cual y
con otras razones cluiet6 los Animos cue estaban
ya medio rebelados. No le alcance, porcue cuan-
do llegu6 A la ciudad de Los Reyes habia poco
era muerto; pero lo clue dCl se decia es que en el
tiempo que dur6 la tirania de Gonzalo Pizarro,
el cual siempre lo tuvo por sospechoso, y aun le
quiso matar, y despues de llegado A estas parties
el president Gasca, andando siempre en el ejer-
cito de Su Majestad, mis soldados y capitanes le
acompafiaban que al Presidente, ni al ilustrisi-
mo de Los Reyes; tan bien cluisto era de todos, y
tanto le amaban. Dire lo cue A personas cue le
oyeron el sermon dijo hablando con el presiden-
te Gasca en favor de un caballero de CAceres cue
habia servido bien, y habia quedado sin suerte;
llamabase el caballero Mogollon; cuej6sele que
no le habian gratificado sus servicios, y rog6le
con el president Gasca fuese parte. para ello;
prometi6le hacerlo, y en un sermon que se ofre-
ci6, present el Presidente, muy A prop6sito tru-
jo: Agora, senior, cosa es digna de clue nos admi-
remos clue coman todos de mogollon, y cue Mo-


(1) En el ms., venido.
(2) En el ms., que los.





DESCRIPCI6N COLONIAL


gollon muera de hambre; no es de vuestra seioria
consentir tal cosa. Esto fu6 bastante para cue se
le diese un repartimiento, creo en Arecuipa, y
asi fu6. Predic6 A Su Majestad del emperador
Carlos V, de gloriosa memorial, Rey y sefor
nuestro, en Flandes, domingo, en las octavas de
Nuestra Sefiora de la Asumpcion, y el dia propio
de Nuestra Sefiora habia predicado un religioso
del serafico Francisco, y hecho una escalera de
doce gradas por donde habia subido Nuestra
Sefiora; dej6 admirada A la corte la fama del re-
gente y provincial de las Indias; ademiasde la
presencia del Emperador y cortesanos, concurri6
todo el mundo, y refiriendo en breve las grades de
la escalera clue habia traido el president de San
Francisco, dijo: pues mas gradas faltaron, y afia-
di6 otras ocho mis, con lo cual todos quedaron
pasmados. Alli le hizo Su Majestad merced por
sus meritos, y porlue mis merced merecia, del
obispado de La Plata, difi6ndolo del Cuzco, de
donde se parti6 para estas parties, habiendo dado
primero larga relacion de todo lo pasado en la
rebellion de Gonzalo Pizarro (fu6 con el presi-
dente Gasca) a Su Majestad, y Su Majestad, te-
ni6ndose por muy servido, le di6 licencia para
volverse. Lleg6 A la ciudad de Los Reyes, donde
en breves meses di6 el inima al Sefior y fu6 en-
terrado en nuestro convento 6 iglesia, que siendo
provincial habia hecho, en la capilla mayor, al
lado del Evangelio, con gran sentimiento de toda
la ciudad, y mayor de nuestros religiosos, sin
llegar A sentarse en su silla. Todo lo cue tenia
dej6 al convento.
Quedando vaca esta silla, Su Majestad del Rey
nuestro senior Filipo II hizo merced della al pa-
dre fray Domingo de Santo Tomas, maestro en
sancta Teologia, doctisimo, gran predicador, gran





30 rR. REOINALDO DE LIZARRAGA

religioso, gran celador del bien y conversion de
los naturales, y no menos de las conciencias de
los espafioles, varon benemerito desta silla y de
otra mayor; debia haber un afo 6 poco mAs ha-
bia venido de Espafia, donde siendo provincial
habia ido a un capitulo general en que se junta-
ron todos los provinciales de la Orden, y con.-
traer recado del General de la Orden para ser vi-
cario general y visitador suyo, nunca quiso usar
deste powder, ni mostrarlo hasta haber aceptado;
vivia en el convento de Lima, con titulo sola-
mente de la Universidad que entonces en nues-
tra casa estaba, y en las conclusions generals,
particulares y conferencias se hallaba y presidia:
entonces era yo estudiante de Stimulas. Llegadas
las bulas y cedulas de Su Majestad, no cqueria
aceptar, aunque el conde de Nieva y comisarios
le daban priesa aceptase; retrdjose A nuestra chi-
cara, que dista de la ciudad una legua pequefia;
finalmente, alli acepto; auncue algunos religiosos
nuestros, particularmente un buen viejo que vi-
via en Chincha, le persuadia no aceptase, y final-
mente acept6, y el propio dia, viniendo de la cha-
cara al convento acompafado de muchos caba-
lleros y religiosos, en el camino le di6 un tan
gran dolor de ijada, que Ilegando a la ciudad, y
habiendo de pasar por el convento de San Augus-
tin, que es donde agora esta la iglesia y parroquia -
de San Marcelo, no le dej6 el dolor llegar a nues-
tro convento, sino cue alli se qued6 hasta que se
aplac6, y aplacado se vino a casa. Sabido por el
buen viejo en Chincha, escribele y dicele: Sefior,
ino persuade A vuestra seiioria no aceptase el
obispado? Advierta bien a lo que le sucedi6 el dia
que acept6, y sepa que no Ie han de faltar gran-
des tiabajos. Parece le fue profeta el buen reli-
gioso, porque, como luego diremos, tuvo muchos,





DESCRIPCl6N COLONIAL


y la orina e ijada le acab6. Ello es cierto clue
honors afferunt secum dolores, que es decir: los
cargos traen consigo muchos trabajos. AcordAba-
se muchas veces el buen obispo de la carta de su
amigo.
Aceptado el cargo, luego le consagr6 el ilustri-
simo y reverendisimo de Los Reyes con much
pompa y aparato, donde concurri6 a la iglesia
mayor todo el pueblo, por ser el primer obispo
que en ella se consagraba; hizo la fiesta y gasto
el ilustrisimo de Los Reyes, con much magnifi-
cencia; luego se celebr6 un Concilio provincial;
acabado, fuese A su iglesia, donde fue recibido so-
lemnisimamente, y en el primer pueblo de indios
de su obispado, creo ser Paucarcolla, por el cami-
no de Arequipa, vidndolo sin iglesia, la mand6
hacer a su costa, con ser los pueblos y indios ri-
cos, buena, de una nave ,de adobe, sus portadas
de ladrillo; el enmaderamiento es lo mis costoso,
porque se traen de lejos las vigas; no repar6 en
eso. Llegado A la ciudad de La Paz, el primero
pueblo en su camino de espafioles, di6 priesa A la
labor de la iglesia mayor, A la cual ayud6 de su
renta un tanto cada afio, aunque no se acab6 vi-
viendo, pero despues afios; llegando A la ciudad
de la Plata, fu6 recibido con gran aplauso de la
ciudad 6 indios de toda la marca, y de los que vi-
Snieron de Potosi; amAbanle como padre, y visita-
do su obispado, baj6 otra vez a Lima, A otro Con-
cilio provincial, y volviendo a su silla y llegando
A ella di6le Nuestro Sefior un purgatorio 6 por
mejor decir dos: el uno con sus prebendados (no
con todos) que yo conoci, no agora tales como su
estado requeria, y favorecidos por la mayor parte
de la Audiencia, A los cuales queriendo corregir
r no podia. El otro fu& el mayor, pues le acab6 la
vida: una enfermedad, por muchos meses, de ar-





52 FR. REGINALDO DE LIZARRAGA

dor de orina (con ser templadisimo en comer y
beber) lue en fin le llev6 A la sepultura. Dos me-
ses antes cue moriese, sintiendo ya se le acercaba
la hora de su partida para el Padre, pidi6 al pa-
dre prior de nuestro convento, cueno estA mis
cue la calle en medio de su casa, le fu6semos alli
a servir y acompafiar cada uno ocho dias, hasta ,
cue Nuestro Sefior fu6 servido de l1evarle; fuimos
'de muy buena gana, done yo servi las semanas
que me cupieron. El Padre de miseiicordias que
le di6 acuel purgatorio le doct6 de una paciencia
admirable, porque todas las veces clue habia de
orinar; y eran mas de cuarenta entire noche y dia,
cuando los dolores mis le afligian, y la orina mis
le abrasaba, nunca le oimos decir otra cosa mis
de: Pecavi, Domine; pecavi, Domine; clue es decir:
Sefior, pequ6; Sefior, peque. Lo cual muchas veces
repetia, y descansando un poco decia: Ah, Sefior,
A un hombre miserable enfermedad de caballe-
ros? Fiat voluntas tua. Desabrirse con el servicio
de su casa, ni tener la menor impaciencia del
mundo si no se acudia tan presto con lo que pi-
dia, ni por imaginacion. Esto es don de Dios y
merced que A los suyos hace; cuando les da tra-
bajos, los provee de fuerza y virtud para con ale-
gria llevarlos. Vi6ndose ya cercano a su partida,
reconcili6se; confesarse hacialo muchas veces;
mand6 se le trujese el Santisimo Sacramento; ,
dire lo cue le vi hacer, y todo el pueblo present:
trijolo el cura, llamado el padre Prieto, que des-
pues fu6 religioso de San Francisco, y acab6 loa-
blemente en Tucuman; esforzose cuanto pudo,
mejor dire, esforz6le Nuestro Sefior; levant6-
se de la cama, visti6se su habito de religioso,
el cual nunca mud6, con su capa negra. Cer-
ca del altar en. cue se habia de poner el San-
tisimo Sacramento se hinc6 de rodillas sobre





bESCRIPCl6N COLONIAL 55

una alfombra; quisieronle poner un cojin; man-
d6lo guitar; pdsosele un escabelo corto sobre
cue se recostase, la enfermedad no le dejaba
hacer otra cosa. Pues como llegase el cura
y pusiese el Santisimo Sacramento sobre el altar,
volvi6se para este gran varon, comenz6le A ha-
- blar con la cortesia y reverencia que se'debe A un
obispo, y dijole: 4no veis, hermano, que estf pre-
sente el Sefior de los sefiores, Rey de reyes, Sefior
del cielo y de la tierra? no me habeis de tractar
sino como A uno de los del pueblo, delante del
'Rey no hay sefioria; y asi le di6 el Santisimo Sa-
cramento como si fuera el menor del pueblo, con
tantas lAgrimas de todos los presents, cuantas
era just alli se derramasen. Poco antes que ex-
pirase recibi6 el Sacramento de la Extremaun-
cion, y expirando, con ser un poco moreno de
rostro, y la nariz aguilefia, pequefio de cuerpo,
qued6 tan hermoso que parecia otro; era cierto
maravilla verle y vestido de pontifical; parecia
vivo. A cosa de su casa ninguno de sus criados
lle6 antes ni despues, mAs cue si estuviera vivo,
lo cual pocas veces suele suceder en las muertes
de los obispos, como sucedi6 en la muerte de otro
que luego diremos.
Dire tambien lo que vimos todos cuantos
acompafiibamos su cuerpo desde su casa A la
Siglesia: fue uno de los religiosos que volvi6 por
el bien y conservation de los naturales que ha
habido en estas parties, y si dijere que ninguno
le lleg6, no mentir6. Era conocido de todos los
curacas y no curacas del Reino, y como le habian
tratado muchas veces tenianle amor. Sabida en
Potosi (que dista de la ciudad de La Plata 18 le-
guas) su enfermedad, que le iba consumiendo,
muchos curacas de los alli residents le vinieron
A ver, y a Ilorar con 1l, cuando estaba en la cama.
LIBRO SEQUNDO.-5





PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


El dia de su enterramiento, con toda el Audien-
cia y la ciudad, los indios se hallaron en su
acompafiamiento, y dibanse much priesa a 11e-
gar al ataud, donde le llevibamos vestido de pon-
tifical, particularmente en las posas, A las cuales
mis de golpe se llegaban; los espafioles detenian-
los, y ellos decian: dejanos ver A nuestro padre,
pues ya no le veremos mas, y no queda cuien
mire por nosotros; hicieronsele las obsequias de-
bidas, con gran sentimiento de todo el pueblo, y
los can6nigos, que no le eran muy aficionados,
derramaban abundancia de lagrimas: Creemos
piadosamente cue desde su pobre cama, no era
rica, sino casi como de pobre fraile, Nuestro Se.
ifor se lo llev6 al cielo. Todo el tiempo cue vivi6,
asi en la Orden como fuera de ella, di6 muestras
de much virtud; jams se le conoci6 vicio nota-
ble; de los descuidos cuotidianos qcuien se libra
de ellos? liberrimo de toda cobdicia y avaricia, y
muy observante en los tres votos esenciales, y en
las ceremonies de la Orden; era de much pru-
dencia y cordura, y clue delante de los principles
del mundo podia razonar; humilde en gran ma-
nera, amigo de los pobres y limosnero, su renta
nunca lleg6 A 8.000 pesos, los cuales, dejando
para su casa gasto moderado, lo demas repartia
entire pobres; fund en la ciudad de La Plata un
recogimiento clue se llama Santa Isabel, donde se -'
criaban hijas de hombres buenos, pobres; susten-
tabalo con su hacienda; despues cue muri6 creo
no se tiene tanto cuidado. Con ser religioso nues-
tro, en su testamento no dej6 mas limosna A
nuestro convento cue A los demas. Entre los tres
mendicantes mand6 repartir igualmente su libre-
ria, que era much y muy buena.
Sus casas, A una cuadra de la plaza, buenas, que z
rentan mis de dos barras, dej6 A su iglesia con





DESCRIPCl6N COLONIAL


obligacion de que cada uno el dia de su enterra-
miento le digan los prebendados vigilia y misa;
no hizo ni fund mayorazgo alguno, sino, A lo
cue creemos, en el cielo.
A quien sucedi6 el reverendisimo don Fernan-
do de Santillan, cue fue Oidor de Lima y Presi-
dente de Quito, donde tuvo muy grandes trabajos
y testimonies falsos que le levantaron; sac6le
Nuestro Seiior dellos y sublim6le i la cathedral
de La Plata; no 11eg6 A sentarse en su silla, por-
que muri6 en Los Reyes. Su muerte fu6 bien llo-
rada; no habia un mes cue se habia torado la
posesion del obispado por 61, cuando luego lleg6
la nueva de su muerte. Varon de grandes pren-
das y de much virtud, aunque fu6 primero ca-
sado.
A este famoso varon sucedi6 el reverendisimo
Granero de Avalos, clerigo; no s6 que dejase me-
moria de si mas de haber entablado la cuarta fu-
neral en su obispado, como ya lo estA en los de-
mis destos reinos, con lo cual en breve, y con lo
nucho clue crecieron las rentas de los diezmos, se
enriqueci6 much. Oi decir en la ciudad de Gua-
manga, cue tract6 casar un sobrino suyo con una
hija de un vecino de aquella ciudad, con el cual
ofrecia dar al sobrino 300.000 reales de A ocho;
pero, finalmente muri6, y sus criados le desam-
pararon, y vi6ndose morir via le descolgaban la
tapiceria, y dejaban las paredes mondas; 6 ya que
estaba para expirar, en la cimara le tenian pues-
to un candelero de plata con una vela, y lleg6
uno, no hallando ya otra cosa, le cuit6 y se lo
llev6 poniendole la candela entire dos medios la-
drillos, y desta suerte acab6 sus dias. La hacien-
da no se qu6 se hizo; mis vale morir pobremente
con bendicion del Sefior, clue rico y desamparado.
Dicen estaba muy mal quisto con sus prebenda-





pR, REGINALDO De LIZAR'RAGA


dos y con otros; por esso se hallaron tan pocos en
su casa al tiempo de su muerte.
Sucedi6le el reverendisimo fray Alonso de la
Cerda, de nuestra sagrada religion, hijo del con-
vento nuestro de Los Reyes; acab6 loablemente;
vivi6 poco en el obispado; varon religioso y ejem-
plar y limosnero.
Al reverendisimo fray Alonso de la Cerda sub-
cedi6 el reverendisimo don Alonso Ramirez de
Vergara, varon de grandes prendas y muy docto
y muy galano predicador, limosnero, y que en su
iglesia cathedral de los Charcas labr6, segun soy
informado, dos capillas y las dot6 con abundante
renta, de quien yo recibi y me invi6 cuinientos
reales de A ocho de limosna para ayuda A venir A
este reino de Chile al obispado de la Imperial,
que si con ella no me favoreciera, con dificultad
viniera A el. Fu6 Dios servido de llevarlo casi s6-
pitamente con una sangria que sin discrecion de
los medicos se le hizo. A la hora que esto se es-
cribe tengo por nueva cierta es promovido A aciuel
obispado el reverendisimo de Quito, de quien
arriba tenemos hecha mencion.


CAPtTULO VI

DE LOS REVERENDtSIMOS DE TUCUMAN Y PARAGUAY
6 RIO DE LA PLATA

La provincia de Tucumin, con distar muy lejos
del obispado de los Charcas por mas de 200 le-
guas, las mas despobladas (como tractaremos ade-
lante), era del obispado de los Charcas; dividi6se 1
habra treinta afios, poco mis 6 menos. El primer





DESCRIPCa6N COLONIAL


obispo fue don fray Francisco de Victoria, de na-
cion portugu6s, hijo de nuestro convento de la
ciudad de Los Reyes, en el Pird, donde fuimos
novicios juntos; varon docto y agudo; fuese a Es-
pafia, donde muri6 en Corte, y hizo heredero A la
majestad del Rey Filipo Segundo, de much ha-
cienda cue llev6, y loablemente lo hizo asi.
Sucedi6le el reverendisimo don fray Francisco
Trejo, que agora reside en su silla y resida por
muchos afios.
De los reverendisimos del Paraguay, 6 Rio de
la Plata, despues que el reverendisimo fray Alon-
so Guerra sali6 de aquel obispado promovido A
otro en el reino de Mexico, como dijimos arriba,
no s6 cosa en particular que tractar, mAs que le
sucedi6 el reverendisimo Liafio, varon apost6lico
y de grandes virtudes; fu6 Nuestro Sefior servido
llevarlo para si dentro de pocos afios despues cue
lleg6 a su obispado; a quien sucedi6 el reverendi-
simo don fray Ignacio de Loyola, fraile descalzo,
cue hasta agora lo gobierna loablemente.



CAPITULO VII

DE EL LICENCIADO VACA DE CASTRO, BLASCO NQIOEZ
VELA Y DON ANTONIO DE MENDOZA

Habiendo brevemente tractado, no conform A
las calidades de las personas, de los reverendfsi-
mos obispos 6 ilustrisimos arzobispos deste reino,
por no cuedar cortos, con la brevedad que mis
pudieremos tractare, y con toda verdad, sin genero
de adulacion ni malevolencia, de los Virreyes que





FR. REMINALD0 DE LIZARRAGA


he conocido en estos reinos de cincuenta (1) afios
A esta parte, y tomando un poco atras la corrida.
El primero que los gobern6 despues de la muer-
te del marques de Pizarro, por Su Majestad, fu6
el licenciado Vaca de Castro, el cual, cuanto al
gobierno de los indios y de los espafioles, lo que
del se tracta fu6 buen gobernador, porque desem-
barc6 en la Buena Ventura, y de alli atravesando
la gobernacion de Belalcazar vino A la ciudad de
Los Reyes; vi6 la tierra y calidad della y de los
indios, que es gran negocio y principio para acer-
tar A gobernar; hall alterado a don Diego de
Almagro, y tiranizado el reino; junt6 campo con-
tra 1e, habi6ndole primero requerido se redujese
al servicio de su rey; di6le batalla campal en Chu-
pas, legua y media de Guamanga, Jonde le ven-
ci6 y cort6 la cabeza como a traidor; allan6 la
tierra, hizo brdenanzas buenas, conforme al tiem-
po, para los indios y espafioles, principalmente
mandando que para el servicio de los tambos, y
aderezarlos, sirviesen los mismos que el Inga te-
nia sefialados; estas ordenanzas se guardaron al-
gurios afios; ya no hay menioria dellas.
Sucedi6le el Visorrey Blasco Nufiez Vela, que
luego le prendi6 6 puso en un navio en el puerto
del Callao; de alli fu6 a Espafa, donde muchos
dias y aiios estuvo preso; la causa no se, mas des-
pues sali6 de alli y fue president del Consejo de
Indias.
Blasco Nufiez Vela, por no moderar su condi-
cion y dejar las cosas para su tiempo, perdi6 en
la batalla de Quito la vida, y puso el reino en
riesgo de que perp6tuamente se apartase de la co-
rona de Castilla. Es suma prudencia en un Rey
y en un Virrey disimular cuando no se puede


(i) Tachaaf): quareppi.





DESCRIPCI6N COLONIAL


hacer otra cosa, so pena que se recreceran gravi-
simos males, irremediables por fuerzas humans;
desto en las divinas Escripturas leemos una pru-
dencia digna de ser imitada, y para esto se puso
y escribi6 por 6rden del mismo Dios, en David,
el cual, no se hallando poderoso para castigar A
Ssu sobrino y capitan general Joab la muerte de
dos capitanes generals que habia cometido, Ab-
ner, fijo de Ner, y Amasa, disimul6 con dl, y el
castigo cometi6 a su hijo Salomon, el cual hizolo
pot superior mandado, y aunque David dilat6 el
castigo, no por eso le reprehende la Escriptura.
No es inconvenient seguir el tiempo que pide el
tiempo.
Al Virrey Blasco Nufiez Vela sucedi6 el pru-
dentisimo y bonisimo Visorrey don Antonio de
Mendoza, primero Visorrey de Mejico; el cual,
por venir muy enfermo, y acabar presto sus dias
en este reino, no s6 cosa notable cue dl se pueda
tractar, sino cue asi enfermo y tendido en la
cama era temido y amado de los espafioles y na-
turales.

CAPITULO VIII

DEL MARQUES DE CARETE

SAl visorrey don Antonio de Mendoza sucedi6
don Andres Hurtado de Mendoza, marques de
Cafiete, cuya memorial permanece con alabanza
perp6tua; varon realmente de muchas y admira-
bles virtudes, dignas de ser imitadas de todos sus
subcesores, y alabadas de los historiadores, y
puestas sobre las nubes, pues para tractar dellas
se requeria otro talent qu'el mio, y facundia





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


mis aventajada; por o1 cual confieso ser atrevi-
miento mio, criado (puedo decir) en estas remo-
tas parties, A quien lenguaje y 6rden de escribir le
falta, que ni he visto cortes de Reyes ni princi-
pes, ponerme A escribir lo que otros, haciendome
grandes ventajas, ban reusado; mas viendo que
no era decent que sus virtudes y hechos en el -
rio del olvido quedasen anegados, en breve escri-
bird lo que todo este reino de su gran cristiandad
experiment, Animo generosisimo, entrafias mis
que de padre para los pobres, afabilidad para los
humildes y pecho para rebatir los Animos sober-
bios, y finalmente, mereci6 ser llamado padre de
la patria.
Parti6 de Espafia el afio de 56. y llegando con
buen tiempo a Tierra Firme, hall6 en ellas mu-
chas cartas de la Audiencia de Los Reyes, en que
le avisaban que don Pedro Luis de Cabrera, ve-
cino del Cuzco, se habia retirado medio casi re-
belado A la ciudad de San Miguel de Piura, te-
niendo en su compafiia algunos de los notable-
mente culpados en la rebellion y tirania de Fran-
cisco Hernandez Giron, uno 6 dos de los cuales
habian sido sus capitanes, por lo cual viese lo
que convenia ser hecho; y porque se entienda lo
que vamos tractando, don Pedro Luis de Cabre-
ra, caballero conocido, natural de Sevilla, era ve-
cino (como dijimos) del Cuzco, y de muy buen
repartimiento; concluida la guerra de Francisco
Hernandez, y tirania, donde sirvi6 muy bien, ba-
jando A Lima no s6 con qu6 occasion, con alguno
6 con todos de los Oidores se desabri6, por ven-
tura por la compaflia que sustentaba, y desabri-
do se vino con los suyos a Trujillo, de Trujillo A
Piura, donde muchas veces fue requerido por la
Audiencia de Los Reyes despidiese aquellos trai-
dores: si no, procederian contra 1l,





DESCRIPCI6N COLONIAL


El Audiencia por entonces no era poderosa
contra don Pedro de Cabrera, por no alborotar
la tierra, porque los Animos de los clue en la gue-
rra habian servido A su costa, hallandose pobres
y sin remedio de que se les gratificasen sus servi-
cios, no sabiendo qui6n era proveido por Virrey,
-y no lo esperando tan presto, decomedianse, y
aun hacian algunas befas, y hobo dia que muchos
destos pretensores juntos se fueron al acuerdo
donde los Oidores estaban, A pedirles les diesen
de comer, con no poco descomedimiento; bastante
fu6 ir junctos A esto; de suerte que por ver a la
tierra en la condition y estado referido, los sefo-
res de la Audiencia sufrian mis de lo que en otro
tiempo no sufrieran.
Don Pedro de Cabrera hacia poco caso destos
requerimientos 6 cartas, ni despedia la compafiia
de traidores; ya dije que no eran todos. Despach6
el Audiencia al factor Bernardino de Romani,
hombre de pecho, y prudent; pero no se atre-
viendo A ejecutar lo mandado, ni legar donde
don Pedro de Cabrera estaba, se volvi6 A Los
Reyes. Luego la Audiencia, temiendo alguna re-
belion, despach6 al licenciado Hernando de San-
tillan, Oidor, que despues fu6 Presidente de Qui-
to y obispo de la ciudad de La PIata, contra don
Pedro de Cabrera, con copia de criados, porque
ruido de armas no convenia, porque la tierra no
se alborotase si con soldados y armas descubier-
tas le despachara, para clue le redujese, y si fuese
necesario prendiese, y preso lo trujese a Los Re-
yes; sabido esto por don Pedro de Cabrera, sqli6-
se de Piura con toda su genrte y di6 la vuelta so-
bre I isla de la Puna, donde se hizo como fuerte
y estaba como medio encastillado; por lo cual el
licenciado Santillan se qued6 en Piura, no pa-
Pando mfs adelante, casi como en frontera, para





FR. REGINAI.DO) DEi LAZARRAGA


que si don Pedro se desmandase le pudiese refre-
nar. Vistas, pues, estas cartas por el Marcqus, ig-
norando clue don Pedro estaba en la Puna, des-
pach6 luego de Tierra Firme A un caballero de
su casa, don Francisco de Mendoza, nobilisimo
caballero, deudo suyo, muy discreto y no menos
gentil hombre, con cartas para don Pedro de Ca--
brera, regaladas y discretas (yo las vi y lei en
Timbez), en que le mandaba cue, recibidas, se
parties luego para Los Reyes y alli le aguardase,
porcue no pensaba desembarcar en ningun puerto
hasta llegar al del Callao, adonde le veria, porque
traia 6rden de Su Majestad el emperador Carlos
Quinto, de gloriosa memorial, de tenerle muy cer-
ca de si de quien se habia de informar del estado
de todo el reino, y con su parecer hiciese rr erced
a los benemeritos. Lleg6 don Franicisco A Paita, y
sabiendo don Pedro se habia retirado de Piura
para la Puna, despach6 luego las cartas del Mar-
qu6s conrun criado suyo, las cuales recibidas, con
gran alegria se embarc6 con aquellos capitanes y
soldados en balsas, para la playa de Timbez,
adonde llegando ,en dos dias y aun antes se des-
embarc6 con todos ellos, confiadisimo que el Mar-
ques habia de hacer muchas mercedes a los que
traia consigo.
Llegado a Tambez, luego se parti6 para Truji-
11o; perdi6se en el camino antes de llegar a Piura,-
adonde Nuestro Sefior le provey6 de un aguace-
ro; si no, pereciera de sed, y los suyos, 6 porque
olieron el poste 6 porcque fueron rimejor aconseja-
dos, desde Piura cada uno tir6 para su parte, que
nunca mas se vieron; lleg6 a Trujillo y luego cay6
en la cama indispuesto.





DESCMiPci6N COLONIAL


CAPITULO IX

DEL MARQUfS DE CA.ETE

El marquis de Cafiete, embarcandose en Pana-
mA con su casa much y muy buena, y con mu-
chos caballeros pobres que salieron de Espafia
con el Adelantado Alderete para Chile, el cual
muriendo en la isla de Perico 6 Taboga, los dej6
pobres y desamparados; mas el buen Marques los
recogi6 y A la mayor parte dellos recibi6 en su
casa; A los demis di6 pasaje. Con pr6spero viento,
en el navio de Baltasar Rodrigues, en breves dias
(era tiempo de brisas) lleg6 i Paita, y de alli, pro-
siguiendo su viaje, con la intencion dicha, de no
desembarcar en puerto hasta el Callao, enfadado
de la navegacion, salt6 en tierra en un puerto no
seguro, conforme a su nombre, llamado Mal
Abrigo, diez leguas mis abajo de la ciudad de
Trujillo, adonde no hall ni habia recado, ni para
el Marquis ni para sus criados, sino fu6 un asni-
1lo, el cual le aderezaron lo mejor que pudieron
sus criados, y en 61 vino hasta un poblezuelo tres
leguas de alli, 6 poco menos, llamado Llicapa, de
la encomienda de un vecino de Trujillo, llamado
Francisco de Fuentes, de donde ya con todo reca-
do lleg6 al valle de Chicama, dos leguas de cami-
no, donde le aposentaron en el ingenio del ca-
pitan Diego de Mora. En breve tiempo, desem-
barcado el Marqu6s en Mal Abrigo, se supo la
nueva en Trujillo, donde a la sazon le estaban
aguardando muchos caballeros y capitanes de Su
Majestad que en la guerra contra Francisco Her-
nandez le habian servido, gastados della, 6 para





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


comer tambien alli habian venido, entire ellos, el
general Pablo de Meneses, aunque no habia ve-
nido sino a besar las manos al Virrey que vinie-
se y a darle noticia del estado del Reino; de Hua-
nuco, a lo menos de Chachapoyas, habian veni-
do vecinos y capitanes a lo mismo; todos estos
caballeros, capitanes y vecinos de Trujillo, sabida-
la nueva, luego vinieron a Chicama, donde le be-
saron las manos y fueron del Marcqus muy ale-
gre y benignamente recibidos.
Don Francisco de Mendoza, que dijimos haber
venido despachado por el Marquis para don Pe-
dro de Cabrera, Ilegando a Piura hizo no s6 quc
liviandad de caballero gentil hombre y cortesano,
la cual en desembarcando el Marquis se la dije-
ron; sinti6lo much, y luego propuso de lo em-
barcar para Espafia, y lo tract 6 amenaz6 lo
habia de hacer. Su hijo don Garcia de Mendoza,
caballero de 22 afios, de grandes esperanzas, alli
en Chicama una noche, andfndose paseando el
Marcues por una sala, con no poca pesadumbre
de lo sucedido (1) en pie, en cuerpo, la gorra qui-
tada, suplicabale templase aquel rigor y no em-
barcase A don Francisco de Mendoza, ejecutando
la primer justicia en un deudo y caballero de su
casa, representandole lo clue le habia servido en
mar y tierra; A lo cual el cristianisimo Marquis
le respondi6, oy6ndolo todos aquellos caballeros,
que esperaban la resolution y deseaban se queda-
se en la tierra don Francisco de Mendoza, el cual
ya les tenia con su tracto cortesano.y nobilisimo
ganadas las voluntades, dijo: Por vida de la mar-
quesa, que si como don Francisco hizo esta villa-
nia la hicieras ti, del primer Arbol te dejara
ahorcado. No traigo yo hijos, deudos ni criados,


(1) Tachado: Don Garcia.





DESCRIPCI6N COLONIAL


para clue agravien al menor indio del mundo,
cuanto menos A ningun hombre honrado y veci-
no, sino para que los sirvan, agasajen y honren.
A estas palabras no se atrevi6 su hijo A replicar-
le mas, y todos aquellos caballeros cuedaron muy
tristes y entendieron el pecho cristiano cue el
-Marques traia, y que no se habian de burlar con
6l. Todo esto y lo que se sigue vi con mis ojos.


CAPITULO X

EL MARQUIS LLEGA A TRUJILLO

Aqui en Chicama fu6 servido el Marques con
todo el regalo possible, porque asi lo mand6 dofia
Ana de Valverde, mujer que fu6 del capitan Die-
go de Mora, en cuyo ingenio fu6 hospedado
(como habemos dicho) con gran abundancia y
todos que iban y venian; de donde parti6 para la
ciudad de Trujillo, cinco leguas de camino, en la
cual fu6 recibido con much alegria y gasto de
aquellos vejazos vecinos, en palio. Entr6 en un
caballo blanco que le di6 la ciudad y lo compr6
el comendador Melchior Verdugo, vecino de
aquella ciudad. Trujo much casa: un mayordo-
mo mayor, hombre muy principal, de much go-
bierno, de pocas palabras, pero muy discretas y
graves, llamado Diego de Montoya; cuatro mes-
tresalas; dos capellanes, y luego recibi6 en su ser-
vicio otro, un hermano mio, l1amado Juan de
Ovando; dos caballerizos, mayor y menor; mu-
chos pajes y lacayos, y su guarda con su capital;
tanta y tan buena casa, que ningun Visorrey la
ha traido tal, harta ni abastada. Fuese A posar A





PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


las casas del Capitan Diego de Mora, donde fue
servido como era just se sirviera un varon y se-
nor de tanto valor y inimo. Prest6lo alli dofia
Ana de Valverde 12.000 pesos ensayados para su
gasto; volvi6selos de la Audiencia de los Reyes
en oro. En ilegando, la primera cosa que hizo fue
mandar embarcar A don Francisco de Mendoza en-
un navio que acert6 A estar en el puerto, para le
Ilevar A Tierra Firme y se volviese a Espafia, con
lo cual los Animos soberbios comenzaron A humi-
llarse y a temer.
Entre otros capitanes y caballeros pobres gas-
tados de la guerra clue habian bajado A Trujillo A
matar la hambre, baj6 el capitan Rodrigo Nifio,
caballero pobre y adeudado de los gastos de la
guerra, el cual A la sazon estaba en la cama en-
fermo, que no tenia sobre clu caer muerto, en casa
de dofia Isabel Justiniano, sefiora principal, clue
movida de caridad le regalaba en su casa y cura-
ba. El cual asi enfermo, dici6ndole y pidiendole
albricias, lue ya el Marqlus habia desembarcado
en la tierra'y costa del Pert, pregunt6 cue d6nde;
respondieronle en Mal Abrigo; entonces dijo:
Mas quisiera desembarcara cluinientas leguas
mas abajo, porcue cuien desembarca en Mal
Abrigo no nos puede abrigar bien: mas engafi6-
se dici6ndolo, porque luego cue el piadosisimo
Marques supo estaba enfermo, y sus servicios, le ^
envi6 con uri paje 1.500 pesos ensayados, para su
enfermedad, animfndole A que prochrase (1) su
salud, cue dandosela Dios, en nombre de Su Ma-
jestad le haria merced, como se la hizo dandole
5.000 pesos de renta, y no los quiso; mand6 el Vi-
sorrey al paje no recibiese un grano del capitan
Rodrigo Nifio; vuelto el paje y dada la respuesta,


(1) En el ms., procurando.





DESCRIPC16N COLONIAL


preguntole: qque te pas6 con el capitan? respon-
diole: senior, porfi6 much conmigo que tomase
las barras para calzas, y como llevaba 6rden de
Vuestra Excelencia que no recibiese un grano,
no las quise recibir. Entonces dijo el Marques:
4es possible que un hombre que no tiene un grano
'de plata, tenga tanto Animo? 4qui6n ha de hartar
los animos de los hombres deste Peri? y quien
esto hacia con el capitan Rodrigo Niiio, no le
queria abrigar mal. Oi decir que el Marques en
Espafia era tenido por escaso.
No se puede career, por la liberalidad que mos-
tr6 en estos reinos en todas sus cosas, siendo,
como es asi, verdadero refran que los que pasan la
mar mudan los aires y no los Animos; que es de-
cir: mtdanse de un reino A otro, de una region A
otra, pero no mudan sus inclinaciones naturales.
En esta ciudad se detuvo casi un mes, en el cual
tiempo muchas veces enviaba A visitar A don Pedro
de Cabrera, el cual, como dijimos, Ilegado a ella
enferm6, y don Pedro deseaba much la salud,
por besar las manos al Marques, pensando habia
de destruir A todos los Oidores, segun tenia con-
tra ellos cosas verdaderas 6 fingidas, y fingidas
debian ser, porque los Oidores de aquella sazon
eran varones muy libres y enteros de lo que A
algunos suelen infamar. Ya que estuvo con salud,
envi6 pedir licencia al Marquis para le besar las
manos.
Enviale A su capitan de la guardia con cuatro
alabarderos y una mula para que lo lleve al puer-
to y lo embarque en el navio donde estaba embar-
cado don Francisco de Mendoza, y de alli lo
eleven a Tierra Firme, y dende a Espafia, como
se hizo. Fu6 justisimo embarcarle, con que admi-
r6 a muchos y soseg6 a otros.
Cuando lleg6 6 esta ciudad, la justicia tenia





PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


preso A un vecino della, llamado Lizcano, pot
sospecha que habia hecho un libelo infamatorio,
contra el cual hobo algunos indicios, los cuales si
se le probaran corriera riesgo de la vida, como lo
merecen semejantes malos hombres y peores cris-
tianos; no se le prob6. El Marques muy buenos,
si los mostraba, de le mandar justiciar; mand6lo -
desterrar a Espafia, y embarcaronle en el mismo
navio.
Hicifronse muchas fiestas de toros y cafias, y
el Marqu6s, como aficionado a caballos y ejerci-
cio dellos, los domingos y fiestas salia A caballo y
hallabase en la carrera; hizosele alli un picon
gracioso.
En la ciudad vivia Salvador Vazcuez, muy
buen hombre de i caballo de ambas sillas, pero
de la jineta mejor; tenia bonisimos caballos he-
chos de su mano; un dia en la carrera tract6 con
el general Pablo de Meneses, y comendador ma-
yor Verdugo, de hacer el picon, y puesto en ella
parte con su caballo, y ya se le caia la capa, ya la
gorra, ya estaba en las ancas del caballo, ya en
el pescuezo; finalmente, par6, y finjese muy eno-
jado, y vuelve A pasar delante del MarquCs.
Cuando emparej6 dijole el Marques: bueno esta,
senior, no os pongais en mis riesgo; la culpa fue
del caballo; no paseis adelante, por mi vida. Sal-
vador Vazquez, responded: suplico a Vuestra Ex-
celencia sea servido darme licencia para pasar
otra vez la carrera; porcue estoy corrido y afren-
tado que este caballo delante de Vuestra Excelen-
cia haya hecho tantos desdenes y A mi caer en
una falta semejante.
Los que sabian el caso suplicaron al Marques
lo dejase volver A pasar la carrera; consinti6lo, y
puesto en ella, parte Salvador Vazquez con su
caballo como un gamo, y antes de parar el caba-





DESCRIPCI6N COLONIAL


11o hecha mano A la capa y espada, y desnuda,
jug6 della muy bien, y torn6 A ponerla en la vai-
na y su capa en su lugar. El buen Marques recibi6
much gusto y dijo ri6ndose: Bueno ha estado el
picon; yo me he holgado de ver la segunda carre-
ra, porque delante del principle nuestro senior se
- pudiera hacer.


CAPITULO XI

PART EL MARQUES DE TRUJILLO

Parti6 desta ciudad de Trujillo para la de Los
Reyes en un machuelo bayo que trujo desde Tie-
rra Firme, en el cual, llegando al rio de Sancta, en
todo tiempo grande y pedregoso, lo pas6 A vado
por mAs que le suplicaron tomase un caballo, y en
el mismo vade6 elde la Barranca, clue es el mis
raudo, mayor y de mas piedras de todos los
Llanos.
Al valle de Guarmey, clue es la mitad del ca-
mino, le sali6 a'besar las manos don Pedro Por-
tocarrero, vecino del Cuzco, maese de campo en la
guerra contra Francisco Hernandez, el cual fu6
haciendo la costa al Marques con inucha abun-
dancia, trayendo lo necesario en sus camellos y
mulas, hasta la ciudad de Los Reyes, y abajando
A la sierra de la Arena, seis leguas de Los Reyes,
en un arena hizo banquete general a yentes y vi. t
nientes, y otro aparte para el Marques, con bas-
tante agua fria para todos, que es el mayor regalo,
porque alli ni callente la hay; ramadas hechas,
debajo de las cuales se pusieron las mesas; llegan-
do A tambo Blanco, que es en el valle de Chan-
LIBRO SEGUNDO.-4





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


cay, nueve leguas de Los Reyes, le sAlieron a be-
sar las manos los criados que habian sido del Vi-
sorrey don Antonio de Mendoza, su mayordomo
mayor, Gil Ramirez Davalos, y el secretario,
Juan Muiioz Rico, y otros, y algunos vecinos de
Los Reyes. Conociendo el Marquis la suficiencia
de Juan Mufioz Rico, le mand6 sirviese en el,
mismo oficio que habia servido al Visorrey don
Antonio de Mendoza. Podia servir en aquel ofi-
cio al gran monarca Carlos Quinto, lo cual Juan
Mufioz Rico hizo en el tiempo que vivi6 con toda
la fidelidad cue el oficio require; empero no vivi6
tres aflos y muri6 shibitamente. Llegando A media
legua de la ciudad, 6 poco menos, A una chAcara
6 vifa de Hernando Montegro, vecino della, de
los antiguos conquistadores, adonde le tenia ade-
rezada la casa como se reclueria, aqui se detuvo
hasta el dia de San Pedro, cue debieron ser dos
dias, mientras la ciudad acababa lo necesario A su"
recebimiento. Antes de llegar a esta vifia, los ve-
cinos viejos le hicieron una escaramuza A la jine-
ta en un bosquecillo que habia antes de l1egar A
la vifia; holg6 much el Marqu6s de verla y dijo:
Asi, jesto hay por acb? jesto hay por aca?, galani-
simamente han escaramuzado; casi parecia de ve-
ras. Luego se hizo un combat de un castillo por
irifanteria, los infants muy bien derezados, la
cual acabada entr6 en la vifia y estuvo el tiempo
clue habemos dicho.





DESCRIPCI6N COLONIAL


CAPITULO XII

ENTRA EL MARQUES EN LOS REYES

Dia de San Pedro parti6 desta vifia despues de
comer, y llegando a la ciudad fue recibido de la
Audiencia y de toda ella debajo de palio, en un
bonisimo caballo muy ricamente aderezado, los
regidores llevando las varas, y dos de los mas an-
tiguos el caballo de diestro, con sus ropas roza-
gantes de terciopelo carmesi, gorras de lo mismo
bien aderezadas y cadenas riquisimas de oro, con
gran alegria de todo el pueblo, como aquel que se
esperaba ser padre de la patria, como lo fu6; de-
lante del cual marchaba un escuadron de infante-
ria, el cue hizo la escaramuza, con diferentes
vestidos; desta suerte lleg6 A la iglesia mayor,
donde el Dean y Cabildo della con toda la clere-
cia le recibi6 con la cruz alta, cantando: Te Deum,
laudamus, y hecha oracion y la ceremonia acos-
tumbrada, di6 la vuelta para las casas llamadas de
Antonio de Ribera, a una esquina de la plaza, las
mas c6modas para le aposentar, porque no estan
de las casas Reales mas que una calle en medio, y
A ellas se pasa por un pasadizo de madera, donde
fu6 aposentado. Dende A pocos meses llegaron
los procuradores de las ciudades, los mas princi-
pales vecinos dellas, con much aparato de gasto
de casa y criados, y luego tract de reformer el
reino. Envi6 por corregidor del Cuzco al licencia-
do Mufioz, clue trujo consigo de Espafia, hombre
docto en su facultad, el cual cort6 las cabezas A
los capitanes TomAs Vazquez y A Piedrahita, y a
otros vecinos, porcue fueron los principles en la






'FR. REGINALDO DE IIZARRAGA


tirania de Francisco Hernandez Giron. Esto hizo
por 6rden del Marqu6s, y el Marquis por 6rden
del Emperador Carlos Quinto, de gloriosa me-
moria, cue le mand6 que a los que hobiesen sido
cabezas, despachase.
Estos vecinos y capitanes siempre anduvieron
con Francisco Hernandez hasta que fu6 desbara-
tado en Pucara, como dijimos; pero viendose per-
didos y sin cabeza, se vinieron al campo de Su
Majestad, y los Oidores les perdonaron, volvie-
ron sus indios y haciendas, y los hijos las tieren
hoy dia por los padres, mas ellos se quedaron
justiciados; si justamente, otros lo juzguen.
En este tiempo tambien mand6 ahorcar i Pa-
via, por traidor, que habia sido criado del Visorrey
don Antonio de Mendoza, el cual fiando en esto,
6 en no se qu ,'se andaba paseando por la ciudad,
y con avisar el Marques a los criados de don
Antonio le dijesen se le quitase delante los ojos,
avisado no lo quiso hacer, antes un dia principal
pas6 la carrera delante del MarquCs, el cual enfa-
dado de tanto desacato le mand6 prender y justi-
ciar, y porque entendi6 habia de ser muy impor-
tunado le otorgase la vida, el dia que le ahorcaron
se sali6 de la ciudad muy de mafiana; debia la
muerte bien debida, porque no se redujo al servi-
cio de Su Majestad hasta ver desbaratado de todo
punto en Pucara A Francisco. Hernandez; he di-
cho esto porque algunos ttivieron por riguroso al
Marques por la muerte de Pavia.





DESCRIPCl6N COLONIAL


CAPfTULO XIII

EL MARQUIS HIZO PERDON GENERAL

Dia de Sant Andres adelante se celebraron fies-
tas en la ciudad, con una sortija y muy costosas
libreas; los mis principles del reino corrieron;
hall6se present el Marqu6s, y di6 perdon general
& los culpables en la tirania de Francisco Her-
nandez, si no fueron aquellos cuyas causes esta-
ban pendientes y press, entire los cuales en la
circel de Corte habia alAunos, no llegaban a
veinte; A estos, porque el Marques era humanisi-
mo y nada amigo de derramar sangre, los conde-
n6 A que aherrojados con grills trabajasen en la
labor de la puente que mand6 hacer en el rio des-
ta ciudad, como arriba tractamos; mas trabajaron
pocos meses, algunos de los cuales, teniendo ami-
gos conocidos 6 conterrAneos mercaderes, se en-
comendaron que les pidiesen limosna y compra-
sen negros, y por ellos los diesen al Marqu6s; hi-
cieronlo asi los mercaderes (era much lastima
ver aquellos miserables cargar ladrillo y mescla,
aherrojados); fueronse al Marcqus y dicenle: Se-
fior, vuestra excelencia tiene condenado, y justi-
simamente, A fulano a que trabaje en la puente,
como trabaja; vuestra excelencia sea servido reci-
bir un esclavo negro que traemos (1) por el, y
desterrarlo 6 hacer lo que vuestra excelencia fue-
re servido; el riegro ofrecemos A vuestra excelen-
cia para que perpetuamente sirva como lo es, y


(1) En el ms., atraemos,






?R. REGINALdO DF LIZARRACIA


despues de acabada la puente apliquelo vuestra
excelencia A quien fuere servido. El Marques hol-
g6 extraflamente con la merced que se le pedia, y
alab6les el hecho, porque ya sus entrafias no su-
frian ver espafioles en estos reinos trabajar ahe-
rrojados como esclavos en la puente con indios y
negros; concedi6 lo pedido, y uno desta manera
libre, los demis asi se libertaron, A los cuales des-
terr6 del reino, y embarc6, unos para M6xico,
otros para el reino de Tierra Firme; fueronse y no
volvieron mas. Los negros creo se aplicaron para
la ciudad. Despues desto, porque el capitan Mar-
tin de Robles, suegro del general Pablo de Me-
neses, se descomidi6 (segun dicen) A decir que el
Virrey venia mal criado y era necesario bajar i
Los Reyes a ponerle crianza mand6 por una car-
ta al licenciado Altamirano, Oidor de la Audien-
cia, A quien habia hecho corregidor de la ciudad
de La Plata y Potosi (entonces este corregimien-
to, como agora, era uno) que hiciese justicia d6l.
Prendi6lo y ahorc6lo; que fuese justamente jus-
ticiado 6 no, no es de mio juzgarlo; A lo menos,
las palabras fueron demasiadamente descomedi-
das (no digamos desvergonzadas), porcue sabian
A rebellion, y por ellas y por otras que se escribian
al Marques, liberrimas, mand6 lo referido. Era el
capitan Martin de Robles (no le conoci) hombre
que se picaba de gracioso y decidor y no perdo-
naba por un buen dicho (asi lo l1amaba el vulgo
necio, siendo mal dicho y pernicioso) ni a su mu-
jer ni A otro, y por eso, por donde pec6 pag6. Era
fama en -Los Reyes cue el Marques, enfadado
desto, decia al general Pablo de Meneses, yerno
de Martin Robles: escribid a vuestro suegro ven-
ga A esta ciudad; pero clue el general Pablo de
Meneses le escribiese, 6 no, no lo s6; a lo menos
del Animo generosisimo del Marques se college





DESCRIPCI6N COLONIAL


que si bajara, no muriera como muri6. Fu6 su
muerte en Potosf, donde A la sazon estaba.


CAPITULO XIV

C6MO PROVEY6 POR GOBERNADOR DE CHILE A SU HUO
DON GARCIA DE MENDOZA

Hecho esto, luego determine remediar el reino
de Chile, porque demas de la guerra con los in-
dios araucanos, que se habian rebelado y muerto
al gobernador don Pedro de Valdivia, entire dos
capitanes, Francisco de Aguirre y Francisco de
Villagran, habia disensiones sobre el gobierno,
cada uno pretendidndolo para si; por lo cual nom-
br6 por capitan general A su hijo don Garcia de
Mendoza cue consigo trujo, de 23 A 24 afios de
grandes esperanzas, como las ha cumplido, y di-
remos cuando de su gobierno en estos reinos trac-
taremos; con quien fueron muchos y muy buenos
soldados, viejos y bisofios, y caballeros principa-
les aesta tierra, con los cuales y con el favor de
Nuestro Sefior en breve redujo al servicio de la
corona Real los indios rebelados; reparti6los y
S dej6 el reino tan llano como este del Perd, y por-
que esta historic en la Araucana de don Alonso
de Ercilla se puede ver desto no mas.
Compuesto el reino y gozando de much paz,
trat6 de hacer mercedes A los benemeritos, asi ca-
pitanes como soldados principles, que en la tira-
nia de Francisco Hernandez habian servido a Su
Majestad gastando lo poco cue tenian y de sus
amigos, como fueron los capitanes Diego Lopez
de Ziiiiga, Rodrigo Nifio (de quien dijimos),





FR. REGINALD6 DE LIZARRAaA


Juan Maldonado de Buendia, y otros bravos y
f amosos soldados, i los cuales llamnindoles y ha-
ciendoles su razonam'iento, con esperanzas de les
acrecentar las mercedes, les daba A uno 7.000 pe-
sos ensayados por dos vidas, A otros cinco,-A otros
cuatro, a los soldados, a dos mil pesos, porclue la
tierra no sufria mis por entonces, no habia re-
partimientos vacios; empero ellos, no usando de
la cordura que se requeria, no quisieron recebir la
merced que se les hacia, y dijeron les diese de co-
mer conforme A sus m6ritos, y si en breve relacion
se ha de tractar verdad, y en larga, otros meritos
no tenian mis de haber servido de capitanes, por-
que hacienda no tenian much; pues experiencia
de gue'rra, no creo ninguno dellos habria servido
en Italia, y por eso dijo Martin de Robles: Malo-
grada de la madre que este afo no tuviese hijo
capital; y en esta guerra contra Francisco Her-
nandez, ninguno derram6 gota de sangre, porque
con 61 nunca llegaron i las manos, y cuando
Francisco Hernandez se desbarat6 y perdi6, como
referimos, no hobo quien contra los traidores
echase mano A la espada; de suerte que muy bien
pagados eran los unos y los otros, y yo s cque se,
arrepintieron mis de seiscientas veces por no ha-
ber admitido las mercedes cue en nombre de Su
Majestad el buen Marques les hacia.
El cual, oyendo la respuesta, no tan prudent
ni humilde como era just, les respondi6: en hora
buena, yo os dar6 muy bien de comer; los cuales
despedidos, luego llam6 A su mayordomo Diego
de Montoya y dicele: Mafiana han de comer con-
migo los capitanes; aderecese bien de comer; hizo-
se asi, convid6los A comer; comieron esplkndida-
mente; empero ttivoles aparejadas mulas y su
guardia, con el capitan de ella, y embarc6los A
Espaiia, dici6ndoles que Su Majestad les daria de





DESCRIPCI6N COLONIAL.


comer alli, porqlue tenia much necesidad dellos
para la guerra de San Quintin, donde el rey nues-
tro sefor, entonces principle, estaba ocupado; di6-
les cartas de recomeridacion, alabandoles de va-
lientes, y suplicando les gratificase conforme A
sus servicios; di6les alguna plata para el camino,
- unos mis, A otros menos; naipes y cintas para
que jugasen en la mar, y encomend6 los llevase
& Espafia el capitan Gomez Zeron, el cual, en la
mar, antes de llegar a Tierra Firme, ahorc6 a uno
de los soldados embarcados, llamado fulano Cha-
con, bravaton y de muy buena presumpcion, por-
que le quiso matar, y si le acertara de lleno, aca-
bArale. Destos capitanes y soldados ninguno vol-
vi6 A casa, si no fu6 el capitan Diego Lopez de
Zdfiiga, y el capitan Juan Maldonado de Buen-
dia; el primero muri6 pobre y ningun Visorrey le
hizo merced, ni pudo cumplir las cedulas de Su
Majestad en que mandaba se les hiciese, por no
haber vacos indios; el otro volvi6 casado y po-
bre, 6 yo le vi en Los Reyes, y today la ciudad, pa-
decer gran necesidad; agora vive en el Cuzco, creo
con 3.000 pesos de situation; los cuales si recibie-
ran la merced que el Marqu6s les hacia agora
cuarenta afios, hobieran.della gozado todo este
tiempo y murieran ricos; empero la imprudencia
no puede ser causa de sosiego.


CAPITULO XV .

NOMBR6 EL MARQUES GENTILES HOMBRES LANZAS
Y ARCABUCES

Embarcados estos no muy prudentes capitanes
y soldados, no con poco asombro de la ciudad,





58 FR. REGINALDO DE LIZARRAIA

para enfrenar y sosegar la soberbia de los solda-
dos de la necia valentona, y para gratificar A otros
mas cuerdos, y visto lo que pasaba, se humilla-
ban, instituy6 cien gentiles hombres, que' llam6
lanzas, con 1.000 pesos ensayados cada afio, con
su capitan general y alferez. Por capitan nombr6
A don Pedro de C6rdoba, caballero muy princi---
pal y discreto,, del hbbito de Santiago, deudo
suyo, clue con el Marques vino de Espafia, con
5.000 pesos ensayados; alferez fue nombrado Mu-
fioz DAvila, vecino de Los Reyes, de poca renta,
con 3.000 pesos, encomendero de Guarmei; estos
pesos se pagaban por sus tercios de cuatro en cua-
tro meses infaliblemente; los lanzas eran obliga-
dos a tener caballos y armas y cuartago, coraci-
nas 6 cotas, y lanzas y adargas. Dos dias antes
de la paga salian A la plaza en resefia con sus do-
bladuras, ellos en sus caballos, los criados en sus
cuartagos. Poniase el Marques en los corredores
de las casas de la Audiencia y pasaban delante
d6l la carrera, y al tercero dia les pagaban el ter-
cio de los 1.000 pesos, cue son 333 pesos, 2 tonies
y 8 granos. Con esta paga vivian de dos en dos; te-
nian sus casas muy concertadas, sus caballos muy
gordos, ellos bien vestidos y contents. Los arca-
buces gentiles hombres fueron cincuenta con 500
pesos de acostamiento; estos habian de tener sus
cotas, arcabuces y mulas; nombr6 por sus capita--
nes a Domingo\de Destra y a Juan de Ribera, viz-
cainos, bonisimos soldados; 6stos salian el mis-
mo dia que los lanzas A su resefia en sus mulas
y arcabuces; pagabaseles su tercio de la plata el
mismo dia cue i los lanzas. Dicia el prudentisi-
mo Marques cue los instituia para cue andu-
viesen, fuesen y viniesen con el Visorrey, y cuan-
do se tractase alguna cosa contra el servicio-
de Su Majestad, los lanzas y arcabuces se ha-





DESCRIPCI6N CO ONIAL


lasen A pique para hacer lo cue se les mandase.
Era much gusto ver las barras que atravesa-
ban de las casas Reales por medio de la plaza
para las casas de los mercaderes, cue A este cr6-
dito daban a los unos y A los otros sus hacien-
das. Esta paga persevere todo el tiempo que vivi6
-el Marques, y despues algunos afios; mas agora
no se pagan con tanta solemnidad, ni tan bien, y
un Virrey les cuita un pedazo, otro, otro. Para
esta paga sefial6 ciertos repartimientos que hal16
vacos, y otros cue vacaron, de donde bastante-
mente se pagaba dia a dia; A sus tres capellanes
tambien seial6 A 1.000 pesos ensayados, y se les
pagaba en el mismo dia clue a los lanzas, y es
cierto clue si los lanzas fueran pagados y arcabu-
ces, y de hambre los unos no se hobieran comido
las armas y lanzas y los otros los arcabuces,
cuando el cosario capitan Francisco, ingls, entr6
en el Callao, no se saliera riendo ni robara lo
clue rob6. Pero ni los gentiles hombres lanzas las
tenian, ni los arcabuces, escopetas, ni polvo de
p61vora; no les pagaban, habianselos comido, y
por eso el enemigo se fu6 riendo con tanta riclue-
za, y no menor infamia de los leones del Perd.
Nombr6 otro capitan de artilleria al capitan Xi-
meno de Berrio, hombre en cluien cabia muy bien
el cargo. Esta artilleria se guardaba en palacio
-ton bastante copia de municiones, para cuando
fuesen necesarias; desta suerte enfren6 los ani-
mos ind6mitos y necios deste reino, cue les pa-
recia para cada uno el Peri era poco.






60 PR?. RNmeNALDO DE LIZARRAOA



CAPITULO XVI

!L MaARQUES QUISO RENDER AL DOCTOR SARABIA,
OIDOR

SGobernando, pues, el valeroso Marques con la
prudencia suya el Reino, no se quC cizafia se co-
menz6 a sembrar entire 1l y el doctor Sarabia,
Oidor mas antiguo de la Audiencia; por lo cual
el Marqu6s, enfadado, y con razon, determine
prenderle y ponerle en la fortaleza que hizo re-
parar de Cafiete, donde tenia por castellano al
capitan Hier6nimo Zurbano, hombre principal.
Esta fortaleza no es tan perfect y acabada como
las de nuestra Espafia. El Inga A su modo la
hizo; repar6se, hici~ronse en ella algunos aposen-
tos donde el castellano viviese, y donde si algun
hombre principal se hobiese de prender y no es-
tuviese seguro en la ciudad, le Ilevasen A aquella
fortaleza, pero ya ni hay castellano, aunque la
fortaleza asi persevera. Una noche envi6 a don
Pedro de C6rdoba, general de las lanzas, a lla-
marle; el doctor Sarabia entendi6 la balada; aca-
baba de cenar; dijo: en hora buena, luego salgo;
mientras, me visto; levant6se de la mesa, dond-e
estaba con una ropa de levantar; entr6se en su
camara, y por una ventana, no era alta, descol-
g6se A la huerta, y de alli por la puerta falsa que
sale al rio, di6 consigo en nuestro convento, don-
de le pusieron en casa de novicios. Don Pedro,
viendo se tardaba, entr6 en el aposento; no le
hallando, y hallandose burlado, se volvi6 al Mar-
cqus, el cual viendo que no se lo trujo, luego de-
mafiana despach6 A Chancay A nuestro provin-





DESCHIPCI6N COLONIAL


cial, que A la sazon era fray Gaspar de Caravajal,
que alli estaba en una hacienda del convento vi-
sitAndola, dAndole relacion de lo pasado; que
luego se parties y viniese a tractar de las amis-
tades, sin que se entendiese que pot su part se
comenzaba primero. Nuestro provincial vino lue-
-go y tract6 de la confederacion; sali6 el doctor
Sarabia de nuestro convento, fuese A su casa y de
alli a la.Audiehcia, sin que mfs sobre este par-
ticular se tractase..
El vulgo decia que el Marques, si le viera de sus
ojos aquella noche, le diera garrote en palacio; es
also. Lo cue pretendi6 no era sino enviarlo a la
fortaleza de Cafiete, y para esto tenia aparejadas
acemilas con repuesto, hasta cocinero, uno de dos
que tenia, y para el aposento tapiceria y servicio
de plata. Sobre qu6 se armase este nublado, no se;
unos dicen que tractaba mal el doctor Sarabia del
gobierno del Marquis, y sobre ello, con otros per-
sonajes graves, habian escripto a Su Majestad, y
aun otros afiaden le imputaban se cueria alzar
con el Reino; esto, porque seria temeridad afir-
marlo, no hare tal; pero coligese pot lo que el
magnfnimo Marques dijo en los cbrredores de la
Audiencia A los mismos Oidores y otros caballe-
ros que alli estaban, que fueron estas palabras:
Bueno seria, por cierto, que perdiese yo un estado
-que vale million 6 medio pot ser capitan de bella-
cos. Sea lo que fuere, yo me meteria en un fuego
por la inocencia del Marques en este particular.





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


CAPfTULO XVII

DE LAS ENTRADAS QUE EN SU TIEMPO SE HICIERON

Hay en este reino grandes noticias de entradasr
y nuevos descubrimientos; los mas son sobre
mano izquierda, al Oriente. El generosisimo
Marques, para descargar el reino de gente ociosa,
pididndole el capitan Gomez Arias una entrada
A las espaldas de Huinuco, donde era vecino, se
la di6 con las instructions cristianas. necesarias;
esta entrada se llama de Rupa Rupa; sali6 de
HuAnuco en prosecution de su jornada con dos-
cientos hombres, pocos mis 6 menos, pero dando
en unas montafias asperisimas, calurosisimas y
despobladas, no se atreviendo i pasar mis ade-
lante, que fuera locura, se volvi6 sin hacer otro
efecto mAs que gastar much hacienda; murieran
todos de hambre si la prosiguira.
Di6 tambien descubrimiento adelante los Bra-
camoros al capitan Antonio de Hoznayo; fueron
con e1 algunos lanzas, por mandado del Marques,
y casi 150 soldados; tambien se volvieron tempra-
no, porque no hallaron sino lo mesmo que el ca-
pitan Gomez Arias; perdifranse si pasaran ade-
lante.
Vino despues desto el capitan Pedro de Orsda
de Tierra Firme, A quien habia encomendado la
pacificacioh de los negros cimarrones, que llaman
la pacificacion de Ballano; despues de pacificados,
aunque se entornaron A rebelar, lleg6 A la ciudad
de Los Reyes; era de buen cuerpo y conforme A
I6 gentil hombre; de nacion guipuzcuano (I), si


(1) Tachado: y quo parecia on vidndole.





DESCRIPCI6N COLONIAL


no era navarro; muy bien criado, afable, y pare-
cia en viendole ser hombre noble; llevabase los
Animos de los hombres tras si; realmente tenia
muchas y muy buenas parties, A cluien el Marques,
para acabar de limpiar la tierra, di6 el descubri-
miento y entrada del rio Maraiion, para lo cual
-le ayud6 con plata y municiones bastantes, y en
la ciudad de Los Reyes se le junt6 much gente,
y de otras ciudades bajaron soldados para irse
con el, como se fueron. Esta entrada se habia de
hacer por la ciudad de Chachapoyas, el Rio Gran-
de abajo, y como por rio habian de ir, di6le el
Marques todo lo necesario para hacer berganti-
nes. TAvose pot cosa cierta cue los clue alli fuesen
habian de hallar montes de oro, porcque como no
hay casamiento pobre ni mortuorio rico, asi no
hay descubrimiento pobre. A esta fama baj6 del
Cuzco, y aun de mas arriba, un viscaino llamado
Lope de Aguirre, de median estatura, no muy
bien tallado, cojo, gran hablador y jurador, si no
queremos decir renegador, con una hija suya mes-
tiza, no de mal parecer; vi a este Lope de Aguirre
muchas veces siendo yo seglar, sentado en una
tienda de un sastre vizcaino, que en comenzando
A hablar hundia toda la calle A voces. Lleg6se
tambien a Pedro de Ursda un caballero, creo de
Xerez, llamado don Fernando de tal, pecuefio de
-cuerpo, de buen rostro, la barba un poco roja, y
despues alli en Chachapoyas, 6 cerca, otro sol-
dado casado en Los Reyes, llamado Juan Alonso
de la Valentona, bien dispuesto el rostro, nariz
aguilefia, de buen color, que por cierta pendencia
no le convenia cuedar en la tierra. Nombro A es-
tos tres por lo que adelante sucedi6; y aunque
tract al don Fernando, mas a este Juan Alonso.
En Los Reyes habia un clarigo llamado Henao,
de edad al parecer de 50 aios, y para su estado





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


tenia con suficiencia lo ctue habia menester; di6
su.hacienda A Pedro de Ursua, como otros se la
daban, y fuese con el despacho Pedro de Ursda de
Los Reyes, con los que se junctaron' (no hobo
atambor ni bandera) y todos, unos en pos de otros
tomaban su camino para Chachapoyas, cuales
por la Sierra, cuales por los Llanos. Pedro de---
Ursuia tom6 el suyo por Trujillo, donde estaba
viuda acuella sefora con quien don Francisco de
Mendoza, siendo casada, tuvo ciertos dares y to-
mares; concertaronse los dos facilmente (dicen era
muy hermosa mujer) y llev6sela consigo, cue no
S -debiera, por ser la causa de su perdicion. Lleg6
Pedro de Ursia A Chachapoyas, donde junct6
400 hombres, 6 poco menos, bien aderezados de
armas. Los que rombr6 por capitanes creo fueron
A don Fernando y i Lope de Aguirre, y creo al
Lope de Aguirre hizo maese de campo; con esta
gente ylo necesario para hacer los bergantines ca-
miri6 en demand del Rio Grande, que se hace de
todas las vertientes de la cordillera de Pariacaca y
de Villcanota, de donde dijimos una laguna vertia
a uria y otra mar; componen este rio el de Jauja,
Villcas, Amancay, Apurimac y el de Quiquixana,
cue es el que comienza de la laguna de Villcanota
con los demas que con 6stos se junctan. Llegado
A '1 (hasta entonces ni poblazones de indios, ni
tierra donde pudiesen parar hallaron) hacen sus--
barcas y bergantines, y 6chanse el rio abajo,
mientras mas abajo mayor, y la vuelta arriba im-
posible; finalmnente, a lo cue me refirieron solda-
dos conocidos antes, que con 61 fueron, y despues
volvieron aca, andadas A su cuenta, mas de 200
leguas el rio abajo, sobre mano derecha dieron
en una barranca grande, encima de la cual habia
gran cantidad de indios con sus arcos y flechas -
bien dispuestos, que le prohibian salir A tierra, y





biSCRIPCI6N COLONIAL


en canoas les daban en qu6 entender; pero, final-
mente, los arcabuces y versetes los aojearon; sal-
taron en tierra, toda liana y rasa; la de la mano
izquierda, montosa 6 cenagosa, inhabitable, y el
rio ya de mas de tres leguas de ancho, aunque
llano. Saltando en tierra hallaron un camino an-
chisimo y mis trillado, cque venia A dar al rio;
no vieron poblazones; siguieron algunos solda-
dos con su capitan el camino; empero como le
iban siguiendo se iba ensangostando, y sendillas
A una y otra parte. Estos indios deben vivir sin
rep6blica ni senior, cada uno en su casa por si,
y de sus casas venian al rio A tomar agua, y &
pescar por sus sendillas, hasta clue cerca del rio
hacian, juntAndose las sendillas, aquel camino
ancho. El capitan con los soldados volvibronse
sin traer mis relacion que la dicha.
Parten de alli, y por la barranca otro dia pare-
cen tambien muchos indios, no tantos como el
primer dia, diciendo: IOmagua, Omagual muchas
veces. El capitan y los demis cun pensaron? que
el descubrimiento que buscaban se llamaba Oma-
gua, donde los arroyos manaban oro, y no les
querian decir sino: abajo, abajo, como si les dije-
ran: no pareis aqui, pasa adelante. El desdichado
Pedro de Ursda, habiendo de parar donde los in-
dios le salieron A defender salir A tierra, y enviar
A descubrirla, sus pecados clue le cegaron, sigui6
el rio abajo, mAs de otras 200 leguas de acqui,
donde no vian indio en la costa ni barranca, y la
vuelta al Perii mis impossible. Los soldados ya
murmuraban del capitan, y principalmente por
la mujer que llevaba, de suerte que los tres, don
Fernando, Lope de Aguirre, Juan Alonso, se
concertaron de matar A su capitan Pedro de Ur-
sua y a la pobre mujer, y como lo concertaron
asi lo hicieron; 11egan todos tres, no creyendo
LIBRO SEGUNDO.-5





11R. REGINALDO DE LIZARRAGA


Pedro de Ursuia sino que le querian hablar como
otras veces, dinle de pufialadas y matanle, y lue-
go matan A la desventurada seiiora, que ni lAgri-
mas, ni listimas, ni su hermosura le aprovech6
para librarse destos malos hombres. Luego tocan
arma y levantan por rey A don Fernando; jiran-
le por tal todos, mis de temor que de amor. Lue-
go se les reviste el demonio en el cuerpo A es-
tos sacrilegos demonios (n6mbrolos asi por lo
que luego dire) y principalmente a Lope de
Aguirre, y conjurado, era esto de mafiana, Ila-
man al padre Henao, hacenle decir misa en una
ramada en tierra, y mandanle consagre dos hos-
tias, que consume la una y deje la otra. El po-
bre y pusilinime sacerdote hizolo asi; dice misa,
consagr6 dos hostias, consumi6 la una, dej6 la
otra sobre los corporales en el ara; acabada, 116-
gase Juan Alonso (si no me acuerdo mal, 6ste
fu6, A lo cue me dijeron): toma la hostia con sus
sacrilegas manos, consagrada; hacela tres par-
tes loh, Sefiorl y cuAnta es vuestra misericordia
y paciencia; es misericordia y paciencia de Dios,
pues alli no se abri6 la tierra y vivo trag6 A este
mAs que sacrilege demonio; da la una A don Fer-
nando, otra A Lope de Aguirre y tcma 1e la otra,
y alli se conjuraron de no ir ni venir el uno con-
tra el otro, ni el otro contra el otro, y en serial
partisan la hostia; invencion de mAs que demo-
nios. Los demas soldados estaban at6nitos y fue-
ra de si viendo una maldad, un sacrilegio jamAs
oido; empero Nuestro Sefior, que no deja sin cas-
tigo semejantes impiedades, dentro de pocos dias
ya el Lope de Aguirre tenia muertos A pufialadas
A los dos, al negro rey y a Juan Alonso, que si
no me engaflo era nombrado maese de campo, y
el Aguirre coronel, 6 al revs; poco va en esto:
Lope de Aguirre volvi6se la bestia y tirano mis





DESCRIPCION COLONIAL


cruel que ha habido en nuestros tiempos, ni en
pasados, y lo cue mis admiral, que con abominar
los soldados aquellas impiedades, le temian tanto
que no se atrevian ni A mirarle; mat6 A muchos:
si se reian, los mataba; si estaban tristes, los ma-
taba; si se juntaban, los mataba; si se paseaba
uno solo, le mataba; no se ha visto ni leido seme-
jante Animo de demonio. Parte, pues, de donde
cometieron esta mis que impia maldad, su rio
abajo (el temple todo desde cue se echaron al
agua hasta desembocar en la mar del Norte, ca-
lidisimo) y ya cerca de la mar dieron en muchas
islas pobladas de indios desnudos, de las costum-
bres Chiriguanas; las casas como las tenemos di-
chas ser las de los Chiriguanas; duermen en ha-
macas, gente desnuda y bestial; adonde ocupaba
A los soldados clue deshiciesen las hamacas y des-
truyesen para aderezar los bergantines, y la cabu-
ya sirviese de estopa, porcue su intencion era en
desembocando procurar volver al Peru. Alli se
rehizo lo mejor clue pudo; comida no les faltaba
de la clue tenian los indios, y much pescado y
marisco, y entire los peces unos clue lamaron ron-
cadores, porque en pescandolos roncaban como un
hombre cuando duerme, grandes y sabrosos. Vino
A desembocar por el rio en la mar del Norte, 1la-
mada la Burburata, donde dicen tiene ochenta
leguas de boca; es el mayor del mundo. De alli
vino a la Gobernacion de Venezuela, y saltando
en tierra, persuadia con oraciones, como un Cice-
ron, no le dejasen hasta clue sus ojos viesen at
Perd y sus pies hollasen aquella tierra, donde los
pensaba hacer sefiores della; llamabalos mis ma-
rafiones, porque se tenia por desgraciado morir en
otra parte, y mas en aquella miserable y pobre
Gobernacion. El desventurado bien conocia cue,
vista la suya, todos los soldados se le habian de





P.R. REGINALDO DE LIZAIRAGA


huir. Aqui mat6 uno, si no fueron dos religiosos
nuestros, porque persuadian A los soldados les
dejasen, pero de temor hasta que vieron el estan-
darte Real no lo hicieron; lleg6 la voz al gober-
nador; junt6 gente; vino contra este peor que de-
monio; los que con 61 venian, visto el estandar-
te Real, luego todos le desampararon; pero era
tanto el temor que le tenian, que ni los que con
1l vinieron, ni los de la tierra le osaron llegar A
prender, si no de fuera le arcabuceban a un hom-
bre solo, cojo, con una partesana en las manos, el
cual viendo su perdicion, ilega a su hija y dala de
pufialadas, diciendo: No te han de llamar hija de
traidor. Luego dieronle un arcabuzazo y dijo:
Este no; pero al segundo, diciendo: Este si, cay6
muerto el mAs que miserable, muriendo como un
gentil y que no tuviera conocimiento de Dios.
Decia: Yo bien se que me tengo de condemnar,
pero en el infierno no tengo yo de estar con la
gente bahuna, sino con Alejandro Magno, con
Julio Cesar, con Pompeyo y otros principles del
mundo; puede ser que se halle con otros mis in-
fames pecadores que 6stos, y sus tormentos sean
mayores, por tener conocimiento de Dios mas
que aquellos gentiles, y ser cristiano, y sin puede
ser lo podemos decir, porclue un hombre sacrile-
go como este, y cue muri6 impenitente, habiendo
hecho tantas crueldades y muerto dos sacerdotes
4por qu6 lo habemos de poner en puede ser? Des-
ta manera acab6 este impiisimo tirano, clue quien
le conoci6 en este reino 6 oy6 decir las maldades
clue hizo, se admirarA. Todos los cue con 61 fue-
ron tambien perecieron, unos en unas parties,
otros en otras; en este reino tres vi, los cuales en
diferentes tiempos informandome de lo que habia
pasado, me refirieron en suma todo.este suceso.
No tracto de las cartas que dicen escrebia A Su





DESCRIPCI6N COLONIAL


Majestad del Rey nuestro senor; algunas vi en
pedazos, llenas de mil disparates, atinque daba
algun poco gusto leerlas, por solo ver el frasis,
que no s6 quidn se lo enseii6. Su Majestad man-
d6 que A todos los que con lI llegaron a la Vene-
zuela y la Burburata, las justicias hiciesen castigo
en ellos; mas los que lo olieron no se descu-
brian A todos. Tambien mand6 aprestar dos na-
vios, en que envi6 i descubrir el estrecho de Ma-
gallanes, en uno al capitan Ladrillero, vecino de
La Paz, a quien subject el otro navio; capitan
un maestresala suyo, llamado el capitan CAce-
res. Salieron del Callao; el capitan Caceres, no
pudiendo sufrir los temporales de Chile, arrib6 A
Valparaiso. El capitan Ladrillero pas6 mas ade-
lante, pero no entr6 en el Estrecho, y si entr6,
por ser el tiempo de nieves, habidndosele muerto
mariners y soldados, v.olvi6 al puerto de la Con-
cepcion, donde una negra, viendo la tierra y puer-
to, de alegria se qued6 muerta, y sin hacer nin-
gun efecto ces6 este descubrimiento.


CAPTUILO XVIII

EL MARQUES MAND6 TRAER A LOS REYES LOS CUER-
POS DE LOS INGAS

Cuando acuel mAs cue impio tirano Lope de
Aguirre tractaba de crueldades y de hacer gran-
des ofensas contra Nuestro Sefior, el marques de
Cafiete tractaba de componer la tierra, y guitar A
los naturales cualquier occasion del deservicio de
Dios Nuestro Sefior; por lo cual, sabiendo que en
el Cuzco los iridios tenian en much veneracion





FR. REGINALDO DE LIZARRACA


y como por dioses suyos, A quien adoraban y re-
verenciaban, los cuerpos de Guaina Capac y de
otros Ingas cue fueron sefiores destos reinos,
mand6 los sacasen de su lugar y los trujesen A
Los Reyes para guitar esta occasion a los indios
y darles A entender no eran mas que cuerpos
muertos; hizose asi y trujironlos a Los Reyes,
enteros, sin corruption, Tienen estos indios sus
yerbas, cue antiguamente en su infielidad A los
cuerpos de los sefores aplicaban, con las cuales
no se corrompian, como si los embalsamaran.
Mand6, pues, los pusiesen en el hospital de los
espafioles, en un aposento donde ningun indio
los viese. Despues desto, sabiendo tambien que
en los Andes, que son unas montafias muy calu-
rosas y lluviosas, a las espaldas de Guamanga,
y no lejos della, se habia retirado un Inga, y alli
vivia con otros Ingas en unos valles asaz cAlidos,
procur6 reducirlo y sacarlo y hacerle merced, por
lo cual envi6 a dos religiosos nuestros, el uno lla-
mado fray Melchior de los Reyes, hombre docto,
gran cristiano, y que todo el tiempo desde que
lleg6 a este reino se ocup6 en predicar el Evan-
gelio a estos indios, gran lengua y de muchas y
buenas parties, y con 1l fu6 otro religioso nuestro
Ilamado fray Pedro de Arrona, hombre esencial
y buen fraile; juntamente con un vecino del Cuz-
co llamado Betanzos entraron en los Andes, ha-
blaron A el Inga, que lo reverenciaban los demi.s
lue alli vivian, y servian con las mismas cere-
monias que en tiempos antiguos en estos reinos;
descendia de los Ingas, sefiores desta tierra; per-
suadieronle saliese con todos los dem-s, que el
Marques les enviaba A este efecto, con protesta-
cion de le hacer muchas mercedes en nombre de
Su Majestad; finalmente, tanto pudieron con 61 y
con algunos de sus capitanes, que le persuadieron





DESCRIPCi6N COLONIAL


A clue saliese. Otros Ingas le persuadian lo con-
trario, y 6stos no quisieron salir, dando all sus
excusas, no muy fuera de razon; finalmente, el
Inga sali6, vino a la ciudad de Los Reyes; truj6-
ronle los indios en unas andas guarnecidas con
plata. El Marques le recibi6 muy alegre y afable-
mente, prometi6le much merced en nombre de
Su Majestad si se volvia cristiano y se cluedaba
en la tierra; mirase lo que mis le convenia, y se
se queria volver, libremente se volviese; dil6e de
su hacienda algunas preseas buenas y el Inga de-
termin6 quedarse y baptizarse, aunque no se bap-
tiz6 en Los Reyes. Esto asentado, con 6rden del
Marqujs volvi6 al Cuzco, donde se baptiz6 y cas6
con una deuda suya, en grado para los indios no
prohibido, y dispensado por la Sede Apost6lica,
lamada la Coya, cue quiere decir la Emperadora
dofa Maria, mujer de no mal parecer y de buen
entendimiento; hizole el Marquis merced, en
nombre de Su Majestad, de 12.000 pesos de renta
perp6tuos en indios.
Tuvo una hija, lamada dofia Beatriz, herede-
ra, porcue no tuvo hijo varon, A la cual criaron,
muerto el padre (no vivi6 muchos aiios despues
desto), en casa de un vecino principal done la
ensefiaron toda buena policia y costumbres con
las demas cosas que se suelen ensefiar A las mu-
jeres generosas; la cual cas6 despues el Visorrey
don Francisco de Toledo con el comendador Mar-
tin Garcia de Loyola, como despues diremos.
La madre, digamos la Coya, asi la llaman los
Ingas clue se qcuedaron en los Andes y en acue-
llos valles, luego levantaron por eabeza A otro
Inga de la casa destos sefiores, pariente mis pro-
pincuo; de los cuales, tractando de don Francisco
de Toledo, y 10 sucedido en su tiempo, habremos
de volver A tractar dellos,


A





PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


en el pueblo, que el Emperador es muerto; Vues-
tra Excelencia, aunque no sea sino por esta nue-
va, made no haya hoy fiesta..Sinti6 la nueva el
Marquis, porque el Emperador le tenia en much
y d61 hacia much caso; en diciendoselo, dice:
bien' decis; avisi a los alcaldes deshagan las ba-
rreras, y si asi es, yo no soy Virrey del Pert. Fue
asi, que aquel dia ya era enterrado el Emperador,
de gloriosa memorial, y Su Majestad del Rey
nuestro senior habia proveido por Visorrey destos
reinos A don Diego de Acevedo, aunque no lleg6
asA, por morir en Sevilla. Tard6 la nueva cierta
mas de seis meses; l1egada, mand6 se hiciesen las
honras del Emperador con much solemnidad;
hici6ronse en la iglesia mayor; sali6 todo el pue-
blo del monasterio de Nuestra Sefiora de las
Mercedes, los mas principles llevando las insig-
nias. Otro domingo adelante se hicieron las fies-.
tas del nuevo rey con much solemnidad, y el
Marques tom6 la posesion por.Su Majestad des-
te reino; jur6se con la solemnidad acostumbrada,
bati6se moneda, y derram6se cantidad della, asi
en la iglesia mayor como en la plaza, con gran
alegria de todo el pueblo.


CAPfTULO XX

DE LA MUERTE DEL MARQUES

Cuatro aiios habia, poco mas, que gobernaba el
Marqu6s, padre de la patria, siendo amado y te-
nido de los buenos y de los malos, cuando Nues-
tro Sefior fue servido llevarle para si, recibidos
devotisimamente todos los Sacramentos, que mu-





DESCRIPCI6N COLONIAL


chas veces frecuentaba, sabida ya la venida del
conde de Nieva por Visorrey destos reinos, pro-
veido luego que muri6 don Diego de Acevedo.
El dia de su muerte fu6 muy triste para la cibdad
de Los Reyes, y para todo el reino; fu6 llorado
de todos y en particular de los pobres. Enterr6se
-en el convento del serafico San Francisco, de
donde, sacados sus huesos, fueron llevados a Es-
pafia por el padre fray Juan de Aguilera, comi-
sario de aquella Orden en estos reinos.
Era hombre de median estatura, mAs grande
que pequefio, espaldudo, y de miembros fornido,
de gran Animo y generoso; nada amigo de derra-
mar sangre, empero que se hiciese justicia; amigo
de los hombros animosos. No se espantaba de
que hobiese algunas pendencias, porque es impo-
sible menos. Sucedi6 lo que dire: Acabando de
comer (no dormia la siesta, sino por maravilla),
saliase A pasear A una sala cuya ventana en la
esquina salia A la plaza; cuando A ella llegaba,
sacaba el cuerpo fuera y miraba si habia algo en
ella; A una vuelta, mirando la plaza, vi6 cque se
encontraron dos caballeros de Jerez, enemistados,
6 escogieron acluel lugar para refiir A tiempo que
en ella no pareciese nadie; echaron mano a sus
espadas don Yelmo de Gallegoso y el capital
Patifio, y comenzaron i refiir con gentil donaire
y Animo. El Marqu6s recost6se sobre el pretil de
la ventana mirando c6mo refiian, en lo cual tar-
daron buen rato sin que la justicia ni hombre
acudiese a meterles en paz; hirieronse ambos y
mal; acude la justicia, pr6ndelos; entonces el
Marques mand6 al paje de guardia cue vaya al-
calde y le diga de su parte no los lleve a la cAr-
cel, sino A cada uno les d la posada por tal, que
Saquella causa tomaba para si; y luego enviales A
cada uno una barra de plata diciendoles les ha






FR. RE.INALDO DE LIZARRAGA


visto refiir desde el principio, y se habia holgado,
y lo habian hecho como muy buenos caballeros;
se curasen y recibiesen cada uno su barra para
polios, y sanos, tractaria de las amistades. Los
heridos besaronle las manos, y que Su Excelen-
.cia hiciese dellos lo cue fuese servido. Sanaron,
hizoles amigos; don Yelmo sigui6 su viaje a Es-
pafia; el otro se qued6 aca en el reino. Hacia bur-
la de cosas de alzamientos y rebeliones, de lo
cual otros ban hecho gran descargo de servicios
A Su Majestad. Hobo en Los Reyes cierto rumor
de alzamiento; saliase a pasear una y dos veces
cada semana, y las fiestas y dominos ibase por
las chicaras, y a los clue le acompafiaban manda-
ba se quedasen, y con un solo paje se iba buen
trecho solo. Su mayordomo mayor deciale: Sefor,
ic6mo se va Vuestra Excelencia solo sabiendo lo
cue se ruge en la ciudad? Respondi6le diciendo:
Por eso me aparto solo, para ver el Animo d6stos.
Pues esta gente ise ha de atrever a eso? Sucedi6
asi que de la cibdad del Cuzco le enviaron un
soldado, con information no muy bastante, sino
de indicios levels, cue se queria alzar 6 tractaba
dello, para que el Visorrey le mandase castigar.
En una visit de circel (no perdi6 ninguna), sa-
li6 el pobre soldado aherrojado, y leida en breve
la causa de su prison, llam6le y dijole: iVos os
queriades alzar con el Cuzco? el miserable, tem- .
blando, respondi6: No, senior; &quien soy yo ni
cuu calidad tengo para eso? Enemigos cue en el
Cuzco tengo me han impuesto ese testimonio.
El Marquis llama al alcaide (el pobre ya pens6
estaba ahorc&do), y dicele: Quitad las prisiones
A ese hombre; y al hombre dicele: Andad; id lue-
go derecho al Cuzco, y alzaosme con aquella ciu-
dad; sino, por vida de la marquesa, que tras vos
envio para que si no lo hicidrades os hagan cuar-





bESCRIPCI6N COLONIAL


tos. Cada chirrichote se ha de alzar contra la
Majestad del Emperador y rey nuestro senior? El
otro, en saliendo de la carcel, no pareci6 mas ni
fu6 al Cuzco; bien sabia el magnanimo Marqu6s
que no habia de ir aquel miserable al Cuzco.
En manos de otro cayera, que por lo menos
fuera A remar i las galeras.


CAPITULO XXI

DE LAS VIRTUDES DEL MARQUES

En tiempo que vivi6 en estos reinos fu6 casti-
simo y muy amigo que todos los de su casa, como
es just, lo fuesen, y mirando por esto y por el
buen ejemplo lque estan obligados A dar los cue
gobiernan. Dir6 lo que dijo el padre Molina. Este
padre Molina se consagr6 A servir A los espaiioles
en el hospital llamado San Andres; en 61 era ca-
pellan, mayordomo, y toda la casa quien la go-
bernaba, y todas las haciendas. El piadosisimo
Marqu6s acudia a hacerle muy crecidas limosnas,
porcue le di6 mis de 30.000 pesos de su hacienda;
el padre Molina venia de noche A tractar con el
Marqu6s las necesidades del hospital, y como de
cl6rigo, los vestidos eran largos; dijole el Marqu6s:
Padre Molina, ya sabeis que para vos no hay
puerta cerrada, ni hora ocupada; no vengais mis
de noche; traeis esas faldas largas; algun malicio-
so pensara sois mujer: mirad cue en piblico y en
secret somos obligados a dar buen ejemplo.
Como se preciaba tanto de ser padre de pobres,
fuera de las limosnas hechas al hospital de los es-
pafioles, y aun al de los indios y al convento de





Fl, REGINALDO DR LIZARRAdA


San Francisco, hizo otras en particular, no pocas,
pero destas referir6 dos 6 tres. Un buen hombre
vino de M6xico, casado y pobre; entr6 a pedirle
limosna (para los pobres no habia puerta cerra-
da); mand61e dar una barra; las limosnas luego
se daban sin replica ni libramiento, porque luego
mandaba A su mayordomo y mandabale dicien-
do: Dad tanto A este buen hombre; luego era
cumplido. El buen hombre, muy contento con su
barra, antes cue saliese de la sala, torn6lo A lla-
mar el piadoso Marcqus y dicele: Buen hombre,
isois casado? resp6ndele: Si, senior, y traigo mi
mujer e hijos; dice al mayordomo: Montoya, dadle
otra barra; no tiene para zapatos; y luego pregin-
tale: JTendis oficio? y respondi6le: Si, senior; s6
much de labranza y crianza; el buen Marquis
dicele: Mucho me alegro de eso, porque agora
mando poblar un pueblo 22 leguas desta ciudad,
de muy fCrtil suelo; idos alli con vuestra mujer 6
hijost yo os dar6 una carta para el capitan Zur-
bano; alli os dara solar para casa, tierras para pan
y para vifias; hacedme alli una heredad muy bue-
na para vos y para vuestros hijos, y cuando tu-
vieredes necesidad, no vengais aca, sino escribid-
mela, yo os la remediare. Con esto se fu6 el hom-
bre muy content, y de aqui A Cafiete.
Levantabase muy de mailana, y s61o con un
paje de guardia se iba al rio arriba, rezando en
unas Horas; prosiguiendo su camino oy6 l1oros
como de mujer que se estaba acuitando, porque
una sola negra clue tenia, con cue amasaba un
poco de pan, y lo sacaba A la plaza, y desto se
sustentaba trabajosamente, se le habia muerto
aquella mafiana. El pientisimo Marlqus (qu6
pens6, cuando oy6 los gemidos y voces? que la
hacian alguna fuerza; alarg6 el paso y plisose A ,
la puerta para oir lo que pasaba; y como entendi6





DESCRIPCI6N COLONIAL


a la mujer que se lamentaba y la causa, diciendo:
iAyl cuitada de mi, que sola una negra que tenia,
que me ayudaba i pasar mi trabajo, me ha lleva-
do Dios; jqu6 tengo de hacer, miserable? y otras
cuitas que las mujeres pobres en semejantes tran-
ces suelen hacer. Luego el padre de pobres y buen
Marquis da la vuelta y con el paje que le acom-
panaba le envi6 una barra de plata de 250 pesos
ensayados (entonces aun no valian tanto los ne-
gros bozales), diciendola no se afligiese mis, y
que con aquella barra comprase otra negra y su-
pliese su necesidad, y con las demas acudiese, que
se las remediaria. Desta manera favorecia A los
pobres y les hacia bien y mercedes y limosnas.
Otras muchas limosnas hizo A caballeros po-
bres y a personas necesitadas, que seria largo de
contar, y nuestro intent no lo permit; pero de-
cillas en breve, pidelo; finalmente de su hacienda
di6 de limosnas pasados de 80.000 pesos, por lo
cual su hijo, don Garcia de Mendoza, bajando de
Chile, bien pobre, hallando muerto a su padre y
en el gobierno al conde de Nieva, que consigo
trujo A don Juan de Velasco, su hijo, estando
juntos los dos, don Juan de Velasco dijo a don
Garcia de Mendoza, como por bald6n y mofan-
do: iQu6 hizo su padre de vuestra merced en este
reino? Al cual con much prudencia respondi6
don Garcia de Mendoza: Un monasterio de San
Francisco, donde se enterr6, y un hospital de es-
panoles, donde como a pobre me den de comer; y
guardele Dios A vuestra merced no muera su pa-
dre en el Periu, y vuestra merced entonces se halle
en 61, porque se verA uno de los mas desven-
turados caballeros del mundo. Parece le fue pro-
feta, porque se vi6 paup6rrimo y con suma pobre-
za, y esto alli le vimos y tractamos.
En su tiempo los mercaderes de la ciudad de
LIBRO SEQUNDO.-6






FR. REGINALDO DE LIZARRAQA


Los Reyes, juntandose, tractaron de pedir limos-
na para los pobres de la circel, que se iban mul-
tiplicando, no con titulo de cofradia, sino por via
de caridad; despues se constituy6 cofradia y cre-
ci6 como habemos dicho.
Concertaronse que dos cada semana pidiesen
pot amor de Dios para los pobres della, y les die-
sen de comer, y cuando las limosnas no alcanza-
sen, de su casa les proveyesen; la segunda sema-
na cupo A dos, Juan Vazquez y Juan Vaz, hom-
bres de caridad, casados y ricos; conocilos y
tractelos much; convinieron en ir i pedir limos-
na al Marques; entraron y dicenle lo cue habian
ordenado, y que suplicaban a Su Excelencia les
mandase dar limosna; alab6les much la buena
obra, y mand6les dar, para acluella semana (como
tractando de la fundacion desta cofradia dejamos
dicho), cien pesos, y para cada mes cincuenta, y
que no se los viniesen A pedir, sino A su mayor-
domo, 10 cual infaliblemente el tiempo que vivi6
se cumpli6 asi.
Dire otra, clue fu6 graciosa. Pocos meses des-
pues de llegado A la ciudad de Los Reyes, cant6
misa un clerigo l1amado el padre Roberto; hall6-
se present el Marques y el Audiencia y todo el
pueblo; entonces de tarde en tarde se cantaban;
sali6 el misacantano A ofrecer. El Marqu6s habia
pedido al mayordomo un pedacillo de oro de 25
pesos; ofreci6lo; luego los Oidores, los cuales no
ofrecieron, mandaron, y las mandas se escribie-
ron; en las fuentes llevaban papel y tinta, hobo
quien dijo dellos (si no me acuerdo mal fu6 el li-
cenciado Santillin, de quien arriba tractamos):
Escriban 50 pesos; el Marques casi corri6se, y
dijo: Pues dijerame que se usaba mandar por es-
cripto; yo tambien mandara; escriban 100 pesos, y
asi ofreci6 125 pesos, los 25 en oro; y a quien era





' DESCRIPCI6N COLONIAL


tan limosnero y liberal, no es necesario alabarle
que jamfs recibi6 dddiva, ni nadie se atreviera i
ello, ni a cohechar al menor de su casa; y que esto
se entienda ser asi, es verdad lo que dire: habia en
la ciudad un mercader rico y de much credit,
Ilamado Gonzalo FernAndez, de cuya casa se pro-
veia todo lo necesario para la del Marques, y era
como el cambio del mayordomo mayor, y el sala-
rio del Marqu6s todo entraba en casa deste mer-
cader. Tractabase como criado del Marquis, y no
perdia en ello nada. Quiso hacer un servicio A la
marquesa, y tuvo para servirla'un cofrecito de
.plata como el segundo del terno, y en 6l no se
que sortijas con esmeraldas y otras piedras; no
falt6 quien se lo dijo al Marques, ignorindolo
Gonzalo Hernandez, y un dia l1am6le y dijole:
Dicenme que envias A la marquesa no se quc re-
galo; por mi vida iqu6 es? El mercader respon-
di6le: Es verdad, senior, que A mi sefiora la mar-
quesa tenia determinado servir con un cofrecito
de plata, y otras cosas no de much valor, con-
forme A mi possible y no conforme A quien es mi
sefiora la marquesa. Mand6le lo trujese; holg6se
de verlo, y dijole: iQue vale esto? El mercader
respondi6: Sefor, no tracte, suplico A Vuestra
Excelencia, deso; es muy poco; finalmente, dijo a
su mayordomo que supiese de los oficiales lo que
valia y lo pagase al mercader, y que 61 lo queria
enviar en nombre del mismo Gonzalo Hernan-
dez. Quien esto hizo no puede ser notado de
avariento, ni cobdicioso, ni que jams recibi6
cohecho.
Las visperas de Pascua, en las visits de carcel,
jams ningun Virrey (sin les hacer agravio) di6
tantas limosnas, pagando por los pobres que no
tenian d6nde pagar, lo cual con suma liberalidad
hacia. Ninguna destas visits le costaba menos





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


CAPITULO XIX

EL MARQUES SE MOSTR6 GRAN REPUBLICAN

En todo el tiempo que el generosisimo Mar-
qu6s gobern6, se mostr6 gran republican, y
quien lo es merece nombre de padre de la patria,
y el que no mira por el bien de la republican no
merece el nombre de padre della, y en una de
las cosas en que el buen principle se muestra ser
padre de la patria, es en traer siempre delante de
los ojos lo que los fil6sofos antiguos con lumbre
natural alcanzaron, que el principle es por el rei-
no, y no el reino por el principle; de donde luego
el buen principle, con todas sus fuerzas procura
la conservation de su republica y augmento della;
que se guard justicia y se haga que los vasallks
sean ricos y pr6speros, y otras cosas que ni deste
lugar ni tiempo es agora tractarlas.
Todo esto pretendia el buen Marques y en esto
se desvelaba.
Sabiendo que en este reino habia rios, y muy
grandes, donde perecian A los iviernos algunos
indios y espafioles, mand6 hacer puentes y se hi-
cieron: la de Lima; en el rio del valle de Jauja,
dos; en el de Abancay, otra; en los dos rios que
hay de la ciudad de La Plata A Potosi, en cada
uno la suya, y si viviera, la del rio Grande de
Chunguri, como habemos dicho, la acabara, y la
de Apurima.
Los caminos bien aderezados, los tambos bien
proveidos lo fueron, pagando A los indios comi-
das y trabajo. La justicia siempre estuvo en su
punto, y los indios muy favorecidos y ampara-





DESCRIPCI6N COLONIAL


dos. Pretendia cque todos los cue viviesen en estos
reinos fuesen ricos; los nobles como nobles y
los labradores como tales, y si alauno por su
suerte buena alcanzaba A ser rico, dandosela
Dios, San Pedro se la bendijese (como dicen), y
por esto muchas veces entire semana se iba A las
- huertas de los hombres pobres, cue en contorno
de la ciudad tenian, animAbalos A cque plantasen,
trabajasen; preguntibales' que fructa buena te-
nian, y deciales le enviasen della, y el servicio, y
si era necesario mas, clue les favoreceria; porque
no siendo, como no era, hombre de letras, Nues-
tro Sefior le di6 un entendimiento acendrado, con
el cual alcanzaba cue la proporcion que hay de
los miembros a la cabeza esa hay de los vasallos
al Rey. Entonces el Rey es poderoso, rico y te-
mido, cuando los vasallos son ricos; entonces se
defiende y ofende; ofende di6o a quien le quiere
ofender, y facilmente le concuista. Entonces el
brazo defiende bien la cabeza y sufre el golpe que
sobre ella viene, cuando es recio y sano; el manco
no tiene fuerza, no se puede levantar, y siendo
esto asi, 4c6mo defender la cabeza? Los vasallos
ricos muy bien defienden el reino; al reino pobre,
como no tenga fuerzas para defenders cual-
quiera un poco mis poderoso se le atreve, y fa-
cilmente lo conquista. Por eso, el otro, para con-
quistar cierta fuerza, 6 cibdad, pedia dinero y
mis dinero.
Un afio, habiendo much falta de trigo, llam6
A los vecinos cue lo tenian sobrado; persuadialos
lo trajesen i la plaza, y moderasen el precio; hi-
zoseles de mal; tom6 cantidad de plata, envi6la en
barcos grandes porlos valles; trujo bastante tri-
go; socorri6 A su cibdad; hizo alh6ndiga, ylos ve-
cinos quedAronse con su trigo comido de gorgojo,
por no hacer lo que el justisimo Marques les





FR. REQINALDO DE LIZARRAGA


mandaba y aconsejaba, y perdieron, de lo que
perisaron ganar, no poca plata.
Saliendose A pasear un dia de trabajo, volvien-
do para palacio, en la-plaza vi6 A un espadero,
llamado Mendoza, que con un jubon de raso car-
mesi, y carzas de terciopelo carmesi aforradas en
los mismos, estaba acicalando una espada; par6
el caballo, y dijole: Buen hombre, ese vestido mas
es para los domingos y fiestas cue para entire se-
mana; por mi vida cue lo guard6is para entonces;
en algo 'nos habemos de diferenciar en estos dias;
y luego, volviendo la cabeza A un criado llamado
Parrilla, dijole: De acluel pafio pardo que me en-
vi6 la marquesa, dad A este buen hombre para
que haga un vestido con que entire semana traba-
je, y pues la marquesa (dice al espadero) me lo
envi6 para que yo hiciese un vestido, bien podeis
vos vestiros del. El espadero estaba en pie, su
gorra quitada; bes6le las manos diciendo haria lo
mandado por Su Excelencia; luego, preguntAba-
le: iC6mo os llamiis?; respondi6: Mendoza; dijo
el Marques: vidndose A sus criados mand6les diciendo: Todas
vuestras armas traerselas A Mendoza como las
habais de llevar A otro; es mi pariente; habemos-
le de ayudar todos.
Fu6 amicisimo de clue todo el reino viviese en
servicio de nuestro Senor, y asi cas6 muchas mu-
jeres principles, y no principles, principalmente
de las cue venian con el Adelantado Alderete, que
traia muchas. Mis padres vivian en Quito, y alli
les cas6 dos hijas, y todos los casamientos subce-
dieron bien; solo uno sali6 avieso. Entre estas se-
fioras venia una Ilamada dofia Graciana, mujer
principal, discreta, no muy hermosa, pero gallar-
da. Cas6la con un vecino del Cuzco, rico, Ilamado
Villalobos; alla en el Cuzco no se gue desabri-





DESCMIPCI6N COLONIAL


miento tuvieron; el vecino era mal acondiciona-
do, ella mal sufrida; el desabrimiento no fun por
cosa que dofia Graciana no debiese hacer confor-
me A su calidad; no fue cosa que tocase a honra,
y el demonio, que no duerme, el Villalobos di6la
de pufialadas; la justicia prendi6le y encub6le y
perdi6 la vida con este ejemplar castigo; desto no
tuvo la culpa el buen Marques, sino los pecados
del Villalobos; esto me pareci6 no dejar en olvi-
do, cosa rara y que en reinos mis extendidos sub-
cede pocas veces.
Los vecinos que tenian hijos di6ronselos para
que le sirviesen, A los cuales en su casa les ense-
fiaban toda buena crianza y policia, y les daba es-
tudio dentro de palacio; algunas veces comiendo
tomaba un plato y.llamaba al que le parecia y de-
ciale: Ve a tu inadre y dile que, por cue me sabia
bien esto, por amor de mi lo coma. Partia el
paje; llamabalo y preguntabale: 4cqu te dije? Se-
fior, respondia, esto, y esto; deciale: Mas mira que
cuando entres delante de tu madre le has de ha-
cer la reverencia con el pie izquierdo; con el dere-
cho A Dios y a sus imagenes; y cuando volvia
preguntabale c6mo la hall, c6mo hizo la reve-
rencia.
Parecera esto cosas muy menudas y io dignas
de un Visorrey del Pera, que es lo mejor que Su
Majestad tiene cue proveer; no es sino muy esen-
cial, porque la crianza de los muchachos convie-
ne much les sea ensefiada, y mejor la toman del
senior que del maestresala, y mas le temen. Dia
de la Asumpcion de Nuestra Sefiora, habi6ndose
de bacer fiestas en la plaza, de toros y canas, se
dijo en el pueblo, sin saber de d6nde, ni c6mo
habia salido: El Emperador es muerto. Vinien-
do de misa de la iglesia mayor, despues de comer,
el mayordomo mayor le dijo: Sefior, esto se tract





FR. REGINALDO DE LIZARRAOA


de 1.000 pesos, pues para cobrarlo no era necesa-
rio mis clue pedirlo al mayordomo. iQuien ha
echo tal? Pero no lo echaba en sacoroto; Nues-
tro Sefior se lo ha pagado cienf doblado, y porclue
para todas las limosnas y mercedes que hacia de
su hacienda no habia libramientos, mand6 en su
testamento que no pidiesen a su mayordomo, sus
herederos, mis cuenta de la que e1 quisiese dar,
ni libramiento para lo cue hobiese dado de limos-
nas, y bien seguramente lo mand6, porclue el ma-
yordomo no le hiciera menos un grano.


CAPITULO XXII

CUAN-ENEMIGO ERA DE ACRECENTAR TRIBUTOS

Siempre mir6 much por la conservation de los
naturales, para cue con todo el descanso possible
pagasen sus tributes. Sucedi6 asf: provey6 pot
corregidor de la provincia de Chucuito a Garcia
Diez de San Miguel, hombre muy cuerdo, y be-
nem6rito y noble, al cual mand6 que visitase toda
aquella provincia; hasta entonces no se habian
hallado mfis cue 17.000 indios tributaries; 6stos
pagaban del tribute 24.000 pesos en plata ensaya-
da y 12.000 pesos en ropa de la tierra; visitados,
parecieron mil indios mis. Garcia Diez de San
Miguel, pareci6ndole ganaria gracia con el Mar-
quCs, avis6le del augmento de los indios, y cue se
les podia acrescentar el tribute, pues para tantos
indios era poco, mayormente cue para pagar los
24.000 pesos de plata, en Potosi residian 500 in-
dios cue ficilmente los pagaban; a cluien respon-
di6t Escribidradesme vos que abajara los tributes,





DESCRIPCI6N COLONIAL


de muy buena gana lo hiciera; pero augmentar-
los, no hare tal; nque cosa hay m6s grave que el
tribute? Otro lo subi6 a 102.000 pesos ensayados
en plata y ropa, como diremos.
Decia que si su parecer se hobiera de seguir,
que de toda la renta que Su Majestad tiene en
este Peru se habria de hacer tres parties: uria, que
se Ilevase a Su Majestad: otra, para pagar los mi-
nistros de la justicia, asi acf como de Espafia;
otra, que se quedase en este reino para lo que
puede suceder y para casar hijas de conquistado-
res y pobladores pobres A quien Su Majestad no
ha hecho merced ni gratificado sus servicios. Por
lo cual comenz6 A edificar en el lugar done ago-
ra es la Universidad una casa de recogimiento, a
quien llam6 San Juan de la Penitencia, A done
se recogieron algunas hijas destos conquistadores
y pobladores, con renta para su sustento; mas
como muri6 temprano ces6 el edificio y agora no
hay memorial dello; y para hacer puentes, hospi-
tales, iglesias y otras obras pias y pgiblicas, como
los reyes han hecho en Espafia, y para socorrer a
caballeros pobres cue vienen de Castilla enco-
mendados de Su Majestad, que le han servido y
no les ha gratificado, mientras vaca en qu6 ocu-
jpallos. A los negros horros que habia en Los
Reyes, qu'es la ladronera de los cimarrones, sac6
de la ciudad y envi6 al asiento de minas de Cara-
vaya, cue es tierra calurosa y lluviosa, y era tan
human con ellos, que no se desdefiaba de res-
ponder A las cartas que le escrebian.
Esto asi en breve se ha dicho del magnanimo
marquis de Cafiete, de buena memorial, padre de
la patria y de pobres, como epilogo de sus virtu-
des, dejando de tractar mis difusamente A otros
que sean dotados de mis facundia y mejor estilo
que el nuestro; concluyamos que fue gran venga-





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


dor de los juramentos falsos en dafio de tercero;
mand6 guitar los dientes A un Fulano de Quinta-
na porque jur6 falso delante de la justicia. Tam-
bien mand6 que ningun negro cargase con botija
de agua ni otra cosa A ningun indio, al negro so
pena de caparle y A la negra de doscientos azotes,
y en quien primero se ejecut6 la sentencia fu6 en
un esclavo suyo; vi6 que traia a un indio con una
botija de agua cargado del rio; llam6 al caballeri-
zo; pregunt6le cuantos caballos tenia, y cufnto
servicio de esclavos; respondi6le que para los ca-
ballos tenia bastante servicio; pues c6mo esclavo
mio ninguno ha de cargar a indio libre? luego
mand6 se ejecutara la ordenanza, y de alll ade-
lante no se atrevi6 negro A cargar indio. Era lfs-
tima, y hoy lo es, que el negro y negra esclavos
se vienen las manos en el seno, y el indio libre las
trae en la botija de agua, la canasta de la ropa
y la came de la carneceria, 6 del rastro, como si
ellos fueran sefiores y los indios los esclavos.
Dur6 poco esta ley, no mis de cuanto vivi6 el
Marquis.

CAPfTULO XXIII

DEL CONDE DE NIEVA

SAl liberalisimo y cristianisimo marcuues de Ca-
fiete sucedi6 el conde de Nieva don... de Velasco,
bonisimo caballero y buen gobernador, de cuien
no podemos decir cosas notables que en su tiempo
subcedieron; no las hobo; el reino goz6 de much
paz y abundancia. Entre otras cosas buenas que
tenia era esta, gran paciencia para oir a los pre-
tensores que les parecia estar agraviados del libe-





DESCRIPCl6N COLONIAL


ralfsimo marques de Cafiete por no les haber dado
todo el Perd, y para los-demas negociantes.
Dire una cosa de admirable paciencia para
quien tenia la supreme del reino: acabando de co-
mer se levantaba y oia A los negociantes y preten-
sores, arrimado A una ventana; lleg6 un preten-
sor, y por ventura fatigado de la hambre, y por
otra parte demasiadamente atrevido, por sus ser-
vicios, y pidiendo remuneracion dellos, levant6
la voz mas de lo just; A quien el Conde con gran
paciencia y con voz baja le dijo: HablA mas paso:
el nescio pretensor, no curando del buen consejo,
levant mAs la voz, representando sus servicios;
dijole otra vez el Conde: Ya os he dicho clue ha-
bleis paso; respondi6 el pretensor: IOh, senior, soy
colericol a esto respondi6 el-Conde con la pacien-
cia de que habia usado: Tambien soy yo colerico
y me modero en mis palabras; andad con Dios, y
otro dia venid mAs' moderado. Los circunstantes
admiraronse de tanta paciencia y salieron alaban-
dola. Despues desto, dijeronle que un soldado es-
crebia a Su Majestad cosas del gobierno del Perd,
y algunas no muy en favor del Conde; mand6le
llamar, y dijole: Dicenme cue escrebis al Rey
Nuestro Sefior. El soldado respondi6: Si, senor,
han dicho verdad a Vuestra Excelencia. A quien
no dijo mis palabra: En hora buena, escrebidle;
pero advertid que le escribais verdad, porque si
no, la carta clue le escribieredes ha de volver a mis
manos, y lo que no fuere verdad pagareis.
Trujo buena casa y musica, la cual ni hasta en-
tonces ni despues ningun Visorrey la ha traido.
Con el Conde vinieron el licenciado Mufiatones,
Diego de Vargas Caravajal, el contador Melgosa,
A tractar la perpetuidad de los vecinos y enco-
miendas, pero no se concluy6 cosa alguna.
En el tiempo cue gobern6 fue amado de todo





FR. REGINALDO DR LIZARRAGA


corregidor, ni que lo hobiese sido, ni lo preten-
diese; buscasen otros confesores; destos corregi-
dores por ventura volveremos A tractar adelante,
y no serA muy tarde, cuando tractAremos del go-
bierno de don Francisco de Toledo.
En su tiempo despach6 A un sobrino suyo, lla-
mado Alvaro de Mendafia, caballero de 25 afios,
pocos mis, de grandes esperanzas, nobilisimo y de
muy buenas parties, con dos navios y muchas y
muy buenos soldados antiguos y modernos, al
descubrimient6 de las islas de Salomon, con titu-
lo de gobernador y capitaln general, y por su
maese de campo A Pedro de Ortega Valencia,
hombre de much gobierno, a cuien, si Alvaro
de Mendafia faltase, le instituia en el mismo car-
go; con pr6spero viaje, en breve tiempo caminan-
do, 6 por mejor decir navegando al Poniente, sin
se apartar de la line equinoctial mAs cue A doce
grades de la una y otra parte della, descubri6
cantidad de islas, todas pobladas, y algunas muy
grandes, y en particular una que, por descubrirla
el maese de campo, natural de Guadalcanal, le
puso el nombre de su patria. Esta es muy grande
y pobladisima, la gente es morena, y alguna clue
come care humana; bien dispuesta y valiente;
usan arco y flecha, qu'es el arma mas antigua del
mundo, y dardos de palma arrojadizos, con los
cuales facilmente pasan una rodela; los que fue-
ron eran pocos para poblar, y se habian de divi-
dir, porque el un navio necesariamente habia de
volver con la nueva y relacion de lo descubierto,
y en 61 algunos de los soldados, y los cue queda-
ban eran pocos para sustentarse; determinaron
dar la vuelta al Pert, donde aportaron. Despues
fue Alvaro de Mendafia A Espafia, hizo relacion
de lo que habia visto y descubierto; hizole mer-
ced Su Majestad del Adelantamiento dellas, y


90





DESCRIPCj6N COLONIAL 91

di6le cedulas y recados para que el Visorrey le
diese lo necesario.
Vino con ellos a tiempo que gobernaba don
Francisco de Toledo, el cual dilat6 el cumplmien-
to de las cedulas. Lo mismo hicieron sus suceso-
res, hasta que don Garcia de Mendoza las cum-
pli6, el cual, partiendo del puerto del Callao con
dos navios y una fusta para correr la costa y re-
conocer los puertos, con su mujer y la gente que
pudo juntar y le pareci6 bastante para su intent;
el piloto que levaban no era tan expert como el
primero, erraron la derrota, aunque dieron en
otras islas pobladas, creo much mis adelante de
las que descubri6 primero, por lo cual, 6 por no
se qu6 occasion, su maese de campo, Fulano Me-
rino, se le quiso amotinar con parte de los solda-
dos, de quien hizo justicia, y de los mis culpados.
Pero dende A poco muri6 el pobre caballero, y su
mujer, con parte de la gente, aport6 A las islas de
Manila, adonde se cas6 segunda vez con un her-
mano del gobernador de aquella isla, y di6 la
vuelta para este reino, y desta suerte se desbarat6
y perdi6 aluella jornada. Vi una carta en cue de-
cia les habia Nuestro Sefior ofrecido muy buena
y gran occasion para que tuviera buen fin este via-
je, pero no la supieron conocer, porque no llevaba
capitanes experts, y por eso la perdieron; algu-
nos de los soldados que fueron; han vuelto pocos;
no los he visto para informarme de lo sucedido;
otros lo escribiran.
Un afio antes 6 poco mis, en la ciudad del
Cuzco se tract6 una rebellion contra la Majestad
Real, por un soldado llamado Fulano de Tordo-
ya, emparentado en el Cuzco, el cual, no se atre-
viendo ponerla en ejecucion, se sali6 de la cib-
dad y con sus valedores, unos por una parte y
otros por otra, en n~mero mis de 130 se fueron a






PF. REGINALDO DE LIZARRAQA


una provincia l1amada de los Chunchos, indios
de guerra, adonde en alguna manera se hicieron
fuertes, teniendo tractado con un Fulano Gal-
van, que residia en la provincia de Chucuito,
valenton, que habia de ser maese de campo, clue
juntase los mis soldados cue pudiese en aquella
provincial y otras comarcanas al Cuzco y avisase
al Tordoya, con cuien se comunicaba, de la gente
que tenia persuadida A la rebellion, y entonces
Tordoya con los suyos habia de salir, y juntan-
dose con Galvan tiranizar la tierra.
Descubri6se este tracto y lleg6 la nueva (1) a
la ciudad del Cuzco, de donde por la post sali6
el capitan Sotelo, vecino de aquella ciudad, a dar
favor a Diego de Galdo, corregidor que A la sa-
z6n era de la provincia de Chucuito, donde Gal-
van solicitaba traidores; el cual capitan Sotelo
cuando lleg6, ya el corregidor Diego de Galdo
habia hecho cuartos A Galvan y puesto la cabeza
en el rollo de Chucuito, y hecho justicia de algu-
nos traidorcillos que hall culpados, A cuyo cas-
tigo salieron tambien el corregidor con los vecinos
de la ciudad de-Arecuipa, que dista del pueblo de
Chucuito cuarenta leguas, poco mas. El capital
Sotelo tenia comision, desde el Cuzco para ade-
lante, del gobernador Castro; hasta la provincia
de Chucuito, para cognocer de semejantes delitos
y castigar los culpados; mas como hall hecho el
castigo, componiendo algunas cosas se volvi6 a su
casa.
Sabido por el Presidente de la ciudad de La
SPlata, licenciado Juan Ramirez de Quifiones, y
SOidores, despacharon al licenciado Recalde, Oi-
Sdor de acuella Real Audiencia, con poderes bas-

S(1) Tachado: 4 la Audiencia de los Charcas y d la ciwdad del
Cuzco.






FR. REGINALD0 DE LIZARRAGA


el reino por su mucha nobleza y afabilidad, si no
fu6 de algunos pretensores por que no les daba
de comer, no habiendo cosa vaca. Muri6 al fin de
los cuatro aflos de su gobierno, teniendo ya nue-
va que el gobernador Castro venia y estaba en el
reino por subcesor suyo. Su muerte fu6 de much
lAstima en toda la ciudad; muri6 de una apople-
jia. No bebia vino, sino agua, y muy fria con nie-
ve. Es asi cue el licenciado Alvaro de Torres, me-
dico muy expert, estando comiendo, le dijo:
Vuestra Excelencia no beba tanto y tan frio, por-
que si frecuenta esa bebida, dentro de pocos dias
morird de aplopejia y dejara A todo el reino muy
Iloroso; hizo burla dello, y muri6 en breve. Su
hijo don Juan de Velasco se hall6 present, y
muerto su padre se vi6 en la ciudad de Los Re-
yes uno de los caballeros mas pobres cue se ha
visto en 1; sali6le el progn6stico de don Garcia
verdadero.

CAPfTULO XXIV

DEL GOBERNADOR CASTRO

Dende A pocos meses de la muelte del nobilisi-
mo conde de Nieva entr6 en la ciudad de Los
Reyes, con titulo de gobernador, el licenciado
Lope Garcia de Castro, del Consejo de Indias, y
aunque con titulo de gobernador, con todo el po-
der que traen los Visorreyes; hizosele el recibi-
miento lue A los Visorreyes se suele hacer. Go-
bern6 poco mAs de cinco aiios, con much paz y
tranquilidad, y aunque en su tiempo hobo algu-
nos rumors de-motines, y no eran rumors, sino
mias, con todo eso los apacigu6 sin derramar gota






DESCRIPC16N COLONIAL 89

de sangre. Fu6 gran cristiano y afabilisimo, y
muy amigo de hacer merced A los hijos, nietos y
demas descendientes de los conquistadores, por-
que como vacase repartimiento destos tales, no lo
habia de guitar A los hijos segundos, nietos 6 ta-
taranietos de los conquistadores, y asi lo decia,
como lo hizo con don Juan de Ribera, el viejo
(hijo de Nicolas de Ribera), el cual muriendo, y
por su muerte heredando el hijo mayor, Alonso
de Ribera, que muri6 sin heredero, los indios de
la encomienda di6 A don Juan de Ribera, hijo se-
gundo, mandandole se llamase don Juan de Ri-
bera, y no de Avalos, como se llamaba, porcue la
memorial de su padre no pereciese, pues los indios
no se los encomendaba por ser Avalos, sino por
ser Ribera; y lo mismo tenia determinado hacer,
y la cedula firmada, si muriera el capitan Diego
de Agfiero, el mozo, de una enfermedad de cue
estaba desafuciado, para dirselos al mayor de
sus hijos, porque las dos vidas en el se concluian,
en lo cual mostraba bien el animo suyo para con
los conquistadores y sus descendientes. Tuvo al-
gunos 6mulos en los pretensores, y no pudo sa-
tisfacerlos, porque en el tiempo que gobern6 va-
caron muy pocos repartimientos, y no vacando
no tenia que encomendar, por lo cual para entre-
tener, con acuerdo de la Audiencia y del ilustri-
simo Arzobispo y prelados mayores de las Orde-
nes, instituy6 corregidores en partidos de los in-
dios, que por entonces pareci6 convenia; mas
dende A poco tiempo se vieron grandes inconve-
nientes, y no tantos como agora; sefialibales sa-
lario repartido por cabezas de los indios, para los
que eran corregidores; no los sacaban de las tasas
como agora se sacan. Por lo cual en nuestro con-;
vento de Los Reyes nos mandaron los prelados,11
A los lue podiamos confesar, no confesAsemos A





DESCfIPCI6N COLONIAL


tantes para cognocer y hacer justicia y lo demis
necesario; el cual, llegando a la provincia de Chu-
cuito, y poni6ndose lo mis cerca que pudo de la
provincia de los Chunchos, done estaba Tordo-
ya con sus secuaces, los curacas de los indios
Chunchos le enviaron sus mensajeros a decir que
Squeria que hiciesen de aquellos espafioles que alli
se habian recogido; les respondi6 que los matasen
todos; lo cual los indios hicieron de muy buena
gana, porque ninguno dellos jams sali6 de aque-
lla provincia.
Provey6 Su Majestad por Visorrey destos rei-
nos A don Francisco de Toledo, el cual, ilegando
A la ciudad de los Reyes, tom6 residencia al go-
bernador Castro, contra quien no hall en que
condenarle, porque Su Majestad Ie mandaba que,
dada la residencia, subiese A visitar el Audiencia
de la ciudad de La Plata, subi6 a visitarla, lo
cual hizo con toda la rectitud y cristiandad posi-
ble; yo me halle entonces en aquella ciudad; A
unos priv6, A otros condemn, A otros de los Oi-
dores suspendi6. Contra quien no hall querella
ni otra cosa fue el fiscal, el licenciado Rabanal,
que hacia su oficio muy cristianamente. Hecha
esta visit volvi6 A la ciudad de Los Reyes, y den-
de a Espafia con pr6spero viaje, donde dentro de
pocos meses muri6 (dicen) Presidente del Conse-
- jo de Indias, loablemente.


CAPITULO XXV
DEL VISORREY DON FRANCISCO DE TOLEDO

Sucedi6 (como acabamos de decir) al humanf-
simo gobernardor Castro don Francisco de Tole-





FR. REGINALDO D! LIZARR.kOA


do, caballero del hibito de Alcintara, de bonisi-
mo y delicado entendimiento; fu6 recibido en Los
Reyes con la solemnidad acostumbrada. Luego
dentro de pocos meses procur6 reformer algunas
cosas en la ciudad dignas de reformaci6n, de ser-
vicio de Dios Nuestro Sefior, que fueron ciertos
piblicos amancebamientos, los cuales reforma-,
dos, y aun castigados, y acabada la residencia del
gobernador Castro, en la cual tuvo poco clue en-
tretenerse, sali6 A visitar todo el reino, como
traia 6rden de Su Majestad para ello, cosa nece-
sarisima para todo el reino, de Lima hasta Po-
tosi, clue es lo principal, y siendo informado, y
vi6ndolo en muchas parties por vista de ojos, cuan
derramados vivian los indios en poblezuelos po-
cuefios, si no eran los del Collao, cue 6stos te-
nian sus pueblos grandes y formados, y aun aclui
se redujeron no pocos que habia en la Puna, 6
Xalca (Puna 6 Xalca llamamos a la tierra fria
donde se cria el ganado), mand6 hacer esta re-
ducci6n, de muchos afios por los sacerdotes de-
seada; obra de much trabajo, por la dificultad
clue en los indios se hall para dejar -us casillas
donde sus antepasados habian vivido, pero de
gran bien para la instrucci6n de los naturales en
la doctrine cristiana, porcue antes pueblos cue
hora son de trescientos\vecinos y cuatrocientos, y
mis, estaban divididos en mis de diez y doce po-
blezuelos, en circuit de mAs de tres legusa; por
lo cual el sacerdote vivia en perp6tuo movimien-
to, fuera de que, como en esta.miserable gente ha
entrado tan mal la fe y ley evangelica, volvianse
ficilmente A sus idolatrias y ritos antiguos. Ago-
ra, viviendo el sacerdote con ellos y ellos con el
sacerdote, evitanse grandes inconvenientes, y act-
dese A las confesiones y administraci6n de sacra-
mentos con much facilidad. Tas6 de nuevo la





DESCRIPCl6N COLONIAL


tierra, y en muchas parties, por hallar multiplica-
dos los indios, 6 por ser la tierra mas rica, subi6
los tributes. Pocos, creo, rebaj6; A la provincia de
Chucuito (como habemos dicho) lo que va i de-
cir: de 36.000 pesos ensayados a 102.000, en lo
cual si acert6 6 err6, Nuestro Sefior lo ha ya juz-
gado. En las tasas sefal6 el salario a los sacerdo-
tes, A los corregidores de los partidos, porque an-
tes pagibanlo los indios fuera de la tasa, y al cu-
raca principal; luego al encomendero. Las mas
de las tasas redujo casi i plata, quitando no pa-
gasen los indios tributes en cosas que en sus tie-
rras tenian, conforme A las cadulas de Su Majes-
tad hasta entonces usadas y guardadas; por lo
cual la tierra ha venido A carecer de las menu-
dencias que antes andabaxn rodando.
La tierra estaba mis harta, y las casas de los
vecinos mis abundantes y llenas, y los indios con
menos trabajo pagaban sus tributes, porque como
parte fuese en plata, parte en ropa, parte en trigo,
maiz, sogas, alpargates, gallinas, huevos, cebo-
nes, etc., si no era la plata, lo demis tenian en su
tierra sin salir della; agora en las parties donde
las redujo A plata, han de salir los miserables a
buscarla A otras parties, A donde no pueden ayu-
darse de sus mujeres, y asi las dejan, y hijos, y
unos se mueren, otros se quedan, otros se meten
Sen valles apartados de su natural, donde ojalA y
no se casen otra vez; y con estos y otros inconve-
nientes, los mis de los pueblos padecen detrimen-
to, 1o cual experimentamos con evidencia, porcue
en pueblos de 1.000 vecinos tributaries no se jun-
tan A la doctrine, los domingos y dias para ellos
forzosos, 250, y al respect en lo demAs. Allega-
se A esto para que acudan menos los tractos y
contracts de los corregidores, que ocupan los in-
dios enviindolos lejos de sus tierras, particular-





FR. REGINALDO DE LIZARRAQA


mente los del Collao, pot trigo 6 maiz, mAs de
treinta y cuarenta leguas, y por vino A la ciudad
de Arequipa y A otras tierras de los Llanos,
adonde corren riesgo de salud; por lo cual lo clue
se pens6 que poner los corregidores habia de set
para bien de los naturales y para librarlos de las
tiranias de los curacas, y malos tractamientos de
algunos espafioles, y para el augmento de sus ha-
ciendas, es la total destruicion de las haciendas
de los indios, y mayor cuando se les ponen ad-
ministradores, como los mas los tienen, y para
diminucion de los naturales.
Libraronlos, y no quedaron muy libres de las
manos de los curacas, pero los malos corregido-
res apod6ranse dellos, y si no digo la provincia
de Chucuito, que es fama piblica en el reino ha-
berse ido della, dejando sus muieres, hijos y ha-
ciendas, mis de 8.000 indios a la provincia de los
Chunchos, indios de guerra, de donde han envia-
do a decir no volveran A sus tierras mientras asini
los tractaren; no es possible sino que sean ap6sta-
tas, y se vuelvan A sus idolatrias; yo he visto mu-
chas veces esta tierra desde Los Reyes A Potosi,
done la obediencia me ha enviado a server con
lo clue mi pobre talent alcanza, y he tenido mu-
chos dares y tomares con los corregidores de los
partidos, y administradores, sobre las haciendas
de los indios y sus menoscabos, y no hay hacer-
les career A los administradores que son como tu-
tores de los indios, y clue asi como el tutor no
puede sacar para si, ni por si, ni por tercera per-
sona, la hacienda de la menor, ellos tampoco la
pueden sacar, por mis razones que se les traigan
delante, porclue estAn persuadidos que, dando lo
que otro diera por ella, ellos la pueden sacar, y
no hay sacarlos de aqui, y corregidores, pregun-
tAndoles si juran guardar las ordenanzas de co-





DESCRiPCl6N COLONIAL


rregidores, me han dicho que no, y por esto los
tracts y contratos son no pocos, en sus distritos,
con gran detrimento de los indios, de los cuales
pusiera aqui algunos si fuera deste intent trac-
tarlo, los cuales he visto con mis propios ojos;
tambien para los caminantes es inconvenien-
te, porque como los corregidores malos vendan
en ellos todo lo necesario, pan, maiz, vino, to-
cino y otras cosas, 4c6mo han de poner los pre-
cios en el arancel? lo mis subidos que pudie-
ren, de suerte qu'el arancel y 1o en 61 contenido
es del (1) corregidor. Los bienes de las comuni-
dades que se sacan a vender en pregones, cuales
son carneros de los nuestros, carneros de la tie-
rra, coca, maiz y otras cosas, los que los han de
ramatar lo sacan para si, echando terceros, y lue-
go se sabe es para el corregidor, protector 6 admi-
nistrador, y por ventura para todos tres; porque
el lobo y la vulpeja, si alguno lo quiere poner en
precio, luego le dicen a la oreja: no able en ello,
porque es para el corregidor, so pena que si lo
hace se malquista con los tres, y lo echan del re-
partimiento,.donde el pobre anda afanando un
tomin, y desta suerte 4c6mo no se ban de menos-
cabar las haciendas de los indios? Dire lo que me
dijo un indio, agora catorce afios, yendo A Poto-
si, y llegando A la venta llamada de En Medio;
pedile una frezada para una noche, que es como
hernia de marinero, y es uso darla a los pasaje-
ros; respondi6me, no la tener; dijele: -Td no eras
del general Lorenzo de Aldana? respondi6me: Si;
dijele: Pues dej6, vacas, ovejas y otras mis, para que me di-
gas no tienes un chusi? Asi se l1aman estas fre-
zadas; respondi6me: Estos administradores lo

(1) Tachados arancel.
IUBRO SEOUNDO,-7





FR. REGINALDO DE LIZAR1RAGA


han destruido todo. Pues es asi verdad, cque tenian
tanto ganado de todo genero, y principalmente
vacas y ovejas nuestras, cuando los padres de
San Agustin que doctrinan a estos indios eran
los administradores de sus haciendas, por insti-
tucion del general Lorenzo de Aldana, que vi-
viendo yo' en la ciudad de La Plata, donde cae
este repartimiento, cue es el de Paria y Capinota,
se vendieron en la plaza, en pblica almoneda,
3.000 cabezas de vientre, de vacas, A 30 reales,
puestas donde el comprador las quiso. Pues de
donde se sacan 3.000 cabezas para vender lcuan-
tas han de quedar? mas habian de quedar de 6.000;
si agora tienen ganado, sea testigo la experiencia.
En esto que vamos tractando no culpamos al Vi-
sorrey don Francisco de Toledo, porque esto es
cierto que no puso los corregidores para la des-
truicion de los indios, ni para que se oprovecha-
sen de la plata de la comunidad, como parece pot
las ordenanzas cue hizo, muy justas y buenas, y
por las penas puestas a los corregidores, tractan-
tes y administradores, sino para el bien de los
naturales; pero la avaricia ha crecido tanto clue
por ventura convernia quitarlos; porque yo s6 de
un corregidor, proveido por el mismo don Fran-
cisco de Toledo, hijo de un Oidor de Lima, y co-
rregidor del repartimiento que vamos tractando,
que dici6ndole tractaba con la plata de la comu-
nidad, envi6 A hacer information secret contra
1e, y le castigara, por mas hijo de Oidor que fue-
ra, por las penas puestas, sino cue fu6 avisado, y
cuando el cue habia de hacer la information lle-
g6, hall las cajas llenas y enteradas. Poner ad-
ministradores para las haciendas de los indios no
s6 si fuera tan acertado, porque mis haciendas
tenian cuando ellos las gobernaban, puesto un
indio de razon por administrator, y tambien se





DESCRIPCI6N COLONIAL


que gobernando don Francisco de Toledo, no se
atrevian los corregidores A tractar ni contractor
tan puiblicamente como agora. Oi decir & uno y
delante de muchos: El Visorrey no me envia para
que me est6 mano sobre mano, sino para que me
aproveche; y asi, juro A tal, que en viendo la
ganancia al ojo no se me ha de ir de las manos, y
en dos afios sac6 con que vive honradamente.


CAPITULO XXVI

DE LA GUERRA QUE HIZO AL INGA

Prosiguiendo su viaje don Francisco de Tole-
do, Visorrey destos reinos, desde Guamanca al
Cuzco, y llegando A esta ciudad, fu6 recebido so-
lemnisimamente por el cabildo della y demis
ciudadanos, y en la puerta de la ciudad, jurando
de guardar los fueros y derechos della; al tiempo
de firmar, el escribano de cabildo le di6 una plu-
ma de oro con que firmase. El primero dia de
fiesta se hicieron muchas con toros y juegos de
cafias guarnecidas con plata. Descansando alli
unos pocos de dias del trabajo del camino, que lo
es y muy Aspero, aunque para Virreyes, obispos,
prelados y otros personajes desta calidad no lo es
tanto, llevando desde Guamanga noticia de los
dafios que los Ingas que se quedarori en los An-
des y no quisieron salir cuando el marques de
Cafiete el Viejo, de felice memorial, sac6 al Inga
(como dijimos), determine por bien 6 por mal sa-
carlos, allanarlos y reducirlos al servicio de Su
Majestad, porque. salian con mano armada y
hacian particularmente dafio, robando y matan-





rR. REGINALDO DE LIZARRAGA


do en los terminos de Guamanga y el camino
Real clue hay desde alli al Cuzco; pot lo cual
nombr6 sus capitanes A Martin de Arbieto de
Mendoza, capitan general, A Martin de Meneses
capitan, vecino del Cuzco, y a otros, public la
guerra con today solemnidad acostumbrada; en-
vi6. algunos criados de su casa, lanzas y arca-
buces, que salieron desde Lima acompaffindole,
como tenian obligacion, mal pagados; entraron
en las montafias de los Andes; los Ingas habian
alzado y:jurado a su modo por el rey a un Inga,
muchacho de 18 A 20 afios, de la casa de los Ingas
sefiores, porque viejo ni otro no habia mis cerca-
no; los cuales, viendo la pujanza de los espafioles;
ni los esperaron A batalla ni acometieron; antes
se fueron huyendo un rio grande abajo, en pos
de los cuales en balsas los nuestros se echaron;
alcanzAronlo y prendieron al pobre muchacho y
los principles de sus capitanes, con los cuales se
volvieron al Cuzco muy victoriosos, porclue;ni de
la part de los nuestros ni de los Ingas hobo de-
rramamiento de sangre.
Llegados al Cuzco, mand6 el Visorrey cue en
la fortaleza cue 11aman del Cuzco, casa de don
Carlos Inga, hijo de Paulo Inga, el cual ayud6 A
los espafioles A concuistar el Collao con 40.000
indios que traia consigo, 6 fue con don Diego de
Almagro el viejo i Chile, que no es muy fuerte,
le mand6 poner preso, creo sin prisiones; empero
A sus capitanes todos en ellas y A buen recado con
guard de espafioles lanzas y arcabuces, y de in-
dios Cafiares. Procedi6 contra el Inga y sus capi-
tanes, y mand6 A religiosos de nuestro convento
del Cuzco los industriasen y ensefiasen las cosas
de la fe, para que si quisiesen ser cristianos los
baptizasen, y lo mismo al Inga, los cuales, par-
ticularmente el Inga, como era de poca edad, en


-100





DESCRIPCI6N COLONIAL


breve deprendi6 las oraciones, y persuadiendole
fuese cristiano y pidiese el sacramento del Bap-
tismo, lo hizo e fu6 baptizado. El Visorrey pro-
cedia y hacia sus informaciones contra el Inga 6
los demas, que cometi6 al capitan general, y por
lengua a un mestizo que consigo traia para este
- objeto, muy gran lengua y en la nuestra muy la-
dino, Ilamado Fulano Jimenez, empero en comun
llamado Jimenillo; hechas, pareci6, conforme A
lo que el Jimenillo interpretaba, tener much
culpa el Inga de los robos e muertes cue los su-
yos hacian, saliendo a hacerlos al distrito de
Guamanga y camino Real de alli al Cuzco, y
conden6le el Visorrey a cortar la cabeza; hicieron
en la plaza su cadahalso para el dia sefialado, y
aunque fu6 importunado el Visorrey por el reve-
rendisimo de Popayin, augustino, que se hall
en el Cuzco, varon religiosisimo, tenido en su
obispado y aca por un hombre perfect, no quie-
ro decir sancto, amado de todo el reino, que, de
rodillas, no es encarecimiento, le suplic6 no le
justiciase, sino lo enviase A Su Majestad, porque
era muchacho y habia poco tiempo le habian ju-
rado por rey, y no era possible que entendiese ni
mandase hacer aquellos robos ni muertes que se
habian hecho; y cargando los prelados de las Or-
denes, no fueron poderosos para que no ejecutase
la sentencia dada; sacaronle, y subiendole al ca-
dahalso para cortarle la cabeza, y viendo elpobre
muchacho cque no habia remedio, sino que habia
de morir, dijo: Pues para matarme me persua-
dieron me baptizase y fuese cristiano? Lo cual
en los que se hallaban presents caus6 muchas
ligrimas y sentimiento, pero no aprovech6 cosa
alguna para cue se le otorgase la vida. Cortironle
la cabeza y A los capitanes ahorcaron, y en una
frontera lRamada Villcamba mand6 el Visorrey






FR. REOiINALOO DE LIZARRAGA


poblar un pueblo, donde puso por capitan gene-
ral de aquella frontera y provincia al mismo
Martin de Arbieto, y el dia de hoy estA poblada,
y la tierra pacifica; empero Martin de Arbieto es
ya muerto y el Visorrey tambien, los cuales de la
justification han dado cuenta, y si fue just, lo
habra Nuestro Sefior pagado, y lo mismo si in-
justa.
De las informaciones hechas por la interpreta-
ci6n de Jimenillo, result alguna culpa contra
los Ingas que vivian en el Cuzco, y en particular
contra don Carlos, casado con una espafiola, de
la cual tenia entonces un hijo nifio, llamado don
Melchior; decian qcue los Ingas de los Andes y
los demAs del Cuzco le habian jurado por rey
destos reinos, por lo cual se procedi6 contra don
Carlos. Quit6le el Visorrey la casa y puso en
ella guarnici6n de soldados lanzas y alguna arti-
Ileria, 6 indios Cafiares, en la cual se guardaban
las costumbres cque en las fortalezas, y por caste-
llano a don Luis de Toledo, caballero muy prin-
cipal y deudo suyo.
Priv6 A don Carlos de los indios que tiene per-
p6tuos; empero apelando por via de agravio, el
Audiencia de Los Reyes se los ha vuelto, y casas
y demAs haciendas, y por su muerte las posee su
hijo, ya hombre, casadf' con una espafiola; A los
demAs Ingas desterr6 para Lima, y no s6 si aun
para Tierra Firme, los cuales apelando como don
Carlos, los mis murieron en Los Reyes, como
mueren muchos de los serranos, y de los cue vol-
vieron de sus casas al Cuzco libres por el Au-
diencia, venian tales de la tierra callente, que en
llegando acabaron sus dias; de suerte que de los
Ingas descendientes de Guaina Capac, ninguno,
6 pocos, ha quedado.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs