• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Noticia preliminar
 Descripcion breve de toda la tierra...
 Back Cover














Group Title: Biblioteca Argentina; publicacion mensual de los mejores libros nacionales ; 13-14
Title: Descripciâon colonial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075598/00001
 Material Information
Title: Descripciâon colonial
Series Title: Biblioteca argentina publicaciâon mensual de los mejores libros nacionales
Physical Description: 2 v. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Lizâarraga, Reginaldo de, ca. 1545-1615
Rojas, Ricardo, 1882-1957
Publisher: "La Facultad"
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1928
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Early accounts to 1600 -- America   ( lcsh )
Description and travel -- South America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Reginaldo de Lizâarraga.
General Note: "Noticia preliminar por Ricardo Rojas": v. 1, p. 13-37.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075598
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07229655

Table of Contents
    Front Cover
        Page 3
        Page 4
    Table of Contents
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Noticia preliminar
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Descripcion breve de toda la tierra del Peru, Tucuman, Rio de la Plata y Chile, para el excomo. sr. conde de Lemos y Andrada presidente del consejo real de Indias
        Page 39
        Page 40
        De la descripcion del Peru. De que cente procedan los indios
            Page 41
            Page 42
            Page 43
        De la descripcion del Peru
            Page 44
        Prosiguese la descripcion del Peru
            Page 45
        De la punta de Santa Helena
            Page 46
        Del pueblo de Guayaquil
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        Del valle de Chicama
            Page 55
        De Tumbres
            Page 56
            Page 57
        Del rio de Motape - Del puerto de Paita
            Page 58
        De la ciudad de Piura
            Page 59
        Del valle de Xayanca
            Page 60
        De los llanos
            Page 61
            Page 62
            Page 63
        Del camino de la costa
            Page 64
        De los demas valles
            Page 65
        De nuestra senora de Guadalupe - Del valled de Chicama
            Page 66
            Page 67
        De la ciudad de Trujillo
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
        De la(s) guaca(s) de Trujillo
            Page 72
            Page 73
            Page 74
        Del valle de sancta
            Page 75
        De los demas valles, a los reyes
            Page 76
            Page 77
            Page 78
        De la ciudad de los reyes
            Page 79
            Page 80
            Page 81
        De la ciudad de los reyes
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        De nuestro convento
            Page 85
            Page 86
        De las capillas
            Page 87
            Page 88
        De las capillas del lado de la epistola
            Page 89
            Page 90
        De la capilla de las reliquias
            Page 91
            Page 92
        De los provinciales que han augmentado el convento
            Page 93
            Page 94
        De los provinciales de nuestra orden
            Page 95
        De los demas provinciales de nuestra orden
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
        De los restantes provinciales de nuestra orden
            Page 100
            Page 101
        De los religiosos que sustenta
            Page 102
        De los obispos
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
        Del convento de San Francisco
            Page 107
            Page 108
        Del convento de San Augustin
            Page 109
        Del convento de la Merced
            Page 110
        Del convento del nombre de Jesus
            Page 111
        Del convento de los descalzos - Del monasterio de la encarnacion
            Page 112
            Page 113
        Del monasterio de la concepcion
            Page 114
        Del monasterio de la Trinidad
            Page 115
            Page 116
        Del monasterio de las descalzas - De la iglesia de nuestra senora de Guadalupe
            Page 117
            Page 118
        De las cofradias desta ciudad
            Page 119
            Page 120
        De la capilla de la carcel
            Page 121
            Page 122
        De la universidad
            Page 123
        De los colegios - De la capilla de nuestra senora de Copacavana
            Page 124
        De los hospitales
            Page 125
            Page 126
            Page 127
        De la iglesia mayor
            Page 128
        De los edificios
            Page 129
        De los vestidos de las mujeres
            Page 130
        Del acompanamiento del Santisimo Sacramento
            Page 131
            Page 132
            Page 133
        De la cristianidad deste pueblo
            Page 134
        Las cosas contrarias a esta ciudad
            Page 135
            Page 136
        De las calidades de los nacidos en ella
            Page 137
        Del puerto y pueblo del Callao
            Page 138
            Page 139
        De los valles que se siguen
            Page 140
            Page 141
            Page 142
        Del valle de Canete
            Page 143
            Page 144
        Del valle de Chincha
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        Del valle de Pisco
            Page 149
        Del valle de Ica
            Page 150
        Del valle de Guayuri
            Page 151
        Del valle de la Nasca
            Page 152
        De otros valles siguientes - Del valle de Camana
            Page 153
            Page 154
            Page 155
        De la ciudad de Arequipa
            Page 156
        Del puerto Arica
            Page 157
            Page 158
            Page 159
        De los demas valles hasta copiapo
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        De la ciudad de Quito
            Page 165
            Page 166
            Page 167
        De la provincia de los Quijos
            Page 168
            Page 169
        De riobamba y tumibamba
            Page 170
            Page 171
            Page 172
        De la ciudad llamada Loja
            Page 173
            Page 174
        De la provincia de Cajamarca
            Page 175
        De la ciudad de Chachapoyas
            Page 176
        De la ciudad de Guanuco
            Page 177
            Page 178
        De la villa de oropesa, llamada por otro nombre Guancavilca
            Page 179
            Page 180
        Del asiento de minas choclococha, por otro mobre Castrovirreina
            Page 181
        De la ciudad de Guamanga
            Page 182
            Page 183
            Page 184
        Del rio y caminos de guamanga al Cuzco
            Page 185
            Page 186
        De la ciudad llamada el Cuzco
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
        De los Andes del Cuzco y Coca
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
        Prosiguese el camino del Cuzco a Vilcanota
            Page 198
            Page 199
        Prosigue el camino al Collao
            Page 200
        De la laguna de Chucuito
            Page 201
            Page 202
            Page 203
        De los pueblos que hay en esta provincia de Chucuito
            Page 204
            Page 205
        Del pueblo de Copacavana
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
        Del pueblo de Cepita y Desaguadero
            Page 212
            Page 213
        Del pueblo Tiaguanaco
            Page 214
        Del camino de Omasuyo
            Page 215
        De la ciudad de la Paz
            Page 216
            Page 217
        Del pueblo Calamarca y demas provincias del Collao
            Page 218
        Del tambo de capacollo y camino por los valles hasta la plata
            Page 219
            Page 220
            Page 221
        De los valles y pueblos desde cliza a misque
            Page 222
            Page 223
            Page 224
        De la provincia de Santa Cruz de la Sierra
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
        Prosigue el camino de Mizque a la ciudad de la plata
            Page 231
        De la ciudad de la plata
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
        De otro camino para la ciudad de la plata
            Page 239
            Page 240
            Page 241
        De los pueblos de Espanoles en valles cerca de los Chiriguanas
            Page 242
        De los chiriguanas y sus calidades
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
        Del cerro de Potosi
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
        Del cerro de Potosi (1)
            Page 253
            Page 254
        La vueltas que ha dado Potosi
            Page 255
            Page 256
        De la abundancia de que goza Potosi
            Page 257
        De las perroquias de Potosi
            Page 258
            Page 259
            Page 260
        De las cofradias
            Page 261
        De la destemplanza de Potosi
            Page 262
        De la provincia de los chichas y lipes
            Page 263
        Del valle Tarija
            Page 264
            Page 265
            Page 266
        De otros pueblos en frontera y la tierra adentro de los Chiriguanas
            Page 267
            Page 268
            Page 269
        Del cerro llamado porco
            Page 270
        Del camino de porco a Africa
            Page 271
        De la calidad y costumbres de los indios destos reinos
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
        Como los gobernaba el Inga
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
        Como se han de governar en algunas cosas
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
        El azogue consume muchos indios
            Page 287
        Como se crian los hijos de los Espanoles que nacen en este reino
            Page 288
            Page 289
            Page 290
    Back Cover
        Back Cover
Full Text

11BLIOTECA ARGENTINA
PUBLICACI6N MENSUAL DE LOS MEJORES LIBROS NACIONALES

DIRECTOR: RICARDO ROJAS



15



DESCRIPCION COLONIAL

POR


Fr. Reginaldo de LizArraga

(LIBRO PRIMERO)
Segunda edici6n.


BUENOS AIRES

LIBRERIA qLA FACULTAD>>, DE JUAN ROLDAN Y C.a
559, FLORIA, 5W0
1928
rglzg '^








2L9YL

vj gc~


Imprenta de Q. HernAndez y Galo Siez.-Mes6n de Pafios, 8.-MADRID
.//











INDICE




NOTICIA PRELIMINAR, por Ricardo Rojas ................ 15


LIBRO PRIMERO

.TESCRIPCI6N BREVE DE TODA LA TIERRA DEL PERni, Tu-
CUMAN, RfO DE LA PLATA Y CHILE, PARA EL EXCELEN-
TISIMO SER1OR CONDE DE LEMOS Y ANDRADA, PRESI-
DENTE DEL CONSEJO REAL DE INDIAS, por Fr. Reginaldo
de Lizarraga:

I.-De la descripci6n del Peru. De que gente pro-
cedan los indios .....................'.. 41
II.-De la descripci6n del Pirl ................. 44
III.-Prosiguese la descripci6n del PeriS.......... 45
IV.-De la punta de Santa Helena .............. 46
V.-Del pueblo de Guayaquil.................. 47
VI.-Del valle de Chicama..................... 55
VII.-De Tumbes............................. .56
VIII.-Del rio de Motape ....................... 58
IX.-Del puerto de Paita..................... 58
X.-De la ciudad de Piura .................... 59
XI.-[DeI valle de Xayanca] ................... 60
XII.-De los Llanos ........................... 61
XIII.-Del camino de la costa ................... 64
XIV.-De los demas valles.. ................... 65
XV.-De Nuestra Senora de Guadalupe ......... 66
XVI.-Del valle de Chicama ..................... 66
XVII.-De la ciudad de Trujillo .................. 68





NICEE


Pggs.

XVIII.--De la[s] guaca[s] de Trujillo............... 72
XIX.-Del valle de Sancta ....................... 75
XX.-De los demas valles 6 Los Reyes ........... 76
XXI.-Del valle y ciudad de Los Reyes............ 79
XXII.-De la ciudad de Los Reyes ................ 82
XXIII.-De nuestro Convento..................... 85
XXIV.-De las Capillas.......................... 87
XXV.-De las capillas del lado de la Epistola....... 89
XXVI.-De la capilla de las Reliquias .............. 91
XXVII.-De los Provinciales [que] ban augmentado el
convent ............................. 93
XXVIII.-De los Provinciales de nuestra Orden....... 95
XXIX.-De los dem&s Provinciales de nuestra Orden.. 96
XXX.-De los restantes Provinciales de nuestraOrden. 1oo
XXXI.-De los religiosos que sustenta.............. 102
XXXII. -De los Obispos......................... 103
XXXIII.-Del convento de San Francisco............ 107
XXXIV.-Del convento de San Augustin ............. 109
XXXV.-Del convento de la Merced ................ 110
XXXVI.-Del convento del Nombre de Jess .......... 11
XXXVII.-Del convento de los Descalzos ............ 112
XXXVIII.-Del monasterio de la Encarnaci6n.......... 112
XXXIX.-Del monasterio de la Concepci6n ........... 114
XL.-Del monasterio de la Trinidad............. 115
XLI.-Del monasterio de las Descalzas............ 117'
XLII.-De la iglesia de Nuestra Sefiora de Guadalupe. 117
XLIII.-De las cofradias desta ciudad .............. 119
XLIV.-De la capilla de la Carcel................. 121
XLV.-De la Universidad ....................... 123
XLVI.-De los Colegios ......................... 124
XLVII.-De la capilla de Nuestra Seiora de Copaca-
vana ................................. 124
XLVIII.-De los hospitals ........................ 125
XLIX.-De la iWlesia Mayor ..................... 128
L.-De los edificios .......................... 19




S(NDICE


PNas.


LI.-De los vestidos de las mujeres .............. 130
LII.-Del acompafiamiento del Santisimo Sacra-
m ento ............................... 131
LIII.-De la cristiandad deste pueblo........ ..... 134
LIV.-Las cosas contrarias a esta cludad.......... 135
LV.-De las calidades de los nacidos en ella....... 137
LVI. -Del puerto y pueblo del Callao............. 138
LVII.-De los values due se siguen ............... 14o
LVIII.-Del valle de Cafiete....................... 143
LIX.-Del valle de Chincha..................... 145
LX.-Del valle de Pisco ....................... 149
LXI.-Del valle de Ica ........................ 150
LXII.-Del valle de Guayuri..................... 151
LXIII.-Del valle de la Nasca .................... 152
LXIV.-De otros valles siguientes................. 153
LXV.--Del valle [de] CamanA.................... 153
LXVI.-De la ciudad de Arequipa................. 156
LXVII.-Del puerto Arica ........................ 157
LXVIII.-De los demas valles hasta Copiap6.......... 16o
LXIX.-De la ciudad de Quito .................... 165
LXX.-De la provincia de los Quijos............... 168
LXXI.-De Riobamba y Tumibamba............... 170
LXXII.-De la ciudad Ilamada Loja ................ 173
LXXIII.-De la provincia de Cajamarca.............. 175
LXXIV.-De la ciudad de Chachapoyas. ............ 176
LXXV.-De la ciudad [de] Guanuco................ 177
LXXVI.-De la villa de Oropesa, llamada por otro nom-
Sbre Guancavilca........................ 179
LXXVII.-Del asierito de Minas Choclococ[h]a, por otro
nombre Castrovirreina.................. 181
LXXVIII.-De la ciudad [de] Guamanga .............. 182
LXXIX.-Del rio y caminos de Guamanga al Cuzco... 185
LXXX.-De la ciudad llamada El Cuzco............ 187
LXXXI.-De los Andes del Cuzco y Coca............ 193
LXXXII. -Prosiguese el camino del Cuzco & Vilcanota 198




fNDICE


PBgs.

LXXXIII.-Prosigue el camino al Collao .............. 2oo
LXXXIV.-De la laguna de Chucuito................. 201
LXXXV.-De los pueblos que hay en esta provincial de
I Chucuito............................. 204
LXXXVI.-Del pueblo [de] Copacavana ............... 206
LXXXVII.-Del pueblo [de] Cepita y [De]s[a]guadero.... 212
LXXXVIII.-Del pueblo de Tinguanaco ................ 214
LXXXIX.-Del camino de Omasuyo ................. 215
XC.-De la ciudad de La Paz................... 216
XCI.-Del pueblo Calamarca y demis provincias del
Collao ............................... 218
XCII.-Del tambo de Caracollo y camino por los va-
11es hasta La Plata. .................... 219
XCIII.-De los valles y pueblos desde Cliza a Misque. 222
XCIV.-De la provincia de Santa Cruz de la Sierra... 225
XCV.-Prosigue el camino de Mizque a la ciudad de
La Plata............................... 231
XCVI.-De la ciudad de La Plata.................. 232
XCVII.-De otro camino para la ciudad de La Plata... 239
XCVIII.-De los pueblos de espaiioles en values cerca de
los Chiriguanas....................... 242
XCIX.-De los Chiriguanas y sus calidades......... 243
C.-Del cerro de Potosi...................... 248
CI.-Del cerro de, Potosi...................... 253
CII.-Las vueltas que ha dado Potosi........... 255
CIII.-De la abundancia de que goza Potosf ...... 257
CIV.-De las parrocuias de Potosi................. 258
CV.-De las cofradias......................... 261
CVI.-De la destemplanza de Potosi.............. 262
CVII.-De la provincia de las Chichas y Lipes ...... 263
CVIII.-Del valle Tarija ........................ 264
CIX.-De otros pueblos en frontera y la tierra aden-
tro de los Chiriguanas.................. 267
CX.-Del cerro Ilamado Porco.................. 270
CXI.-Del camino de Porco Arica.............. 71




fNDICE IX

P&gs.

CXII.-De la calidad y costumbres de los indios destos
reinos................................ 272
CXIII.-C6mo los gobernaba el Inga............... 278
CXIV.-C6mo se han de gobernar en algunas cosas... 283
CXV.-El azogue consume muchos indios........... 287
CXVI.-C6mo se crian los hijos de los espafioles que
nacen en este reino...................... 288




















DBSCRIPCION COLONIAL


NOTICIA PRELIMINARY
POR

RICARDO ROJAS











NOTICIA PRULIMINAR.


SUMARIO: Quien era Fray Reginaldo de LizArraga (1545-1615).-
Descripcidn breve del reino del Peru, Tucuman, Rio de ]a Plata
y Chile (16o5).-Parte de esta obra que se refiere a la naeiente
sociedad argentina (capitulos LXII-LXXII).-Biografia de LizA-
rraga.-Fecha probable de su viaje por nuestro pafs: 1589.-Valor
hist6rico de ua obra.-Sus condiciones de observador.-Algunos
ejemplos de juicios, etopeyas y paisajes.-Valor relative de su
prosa entire las'cr6nicas del silgo xvI.


I

Al finalizar el siglo xvi lleg6 a Santiago del
Estero, capital entonces del Tucuman, el padre
Fray Reginaldo de Lizarraga, visitador de los
conventos dominicos en la dilatada provincia del
Perd. Su verdadero nombre era Baltasar de
Obando, como su padre, que habia entrado al
Nuevo Mundo con los primeros conquistadores
del imperio incaico. Nacido en 1545-unos dicen
en Lima, otros en Espaiia-, profess a los quince
afios en la orden de Santo Domingo. Fu6 su
maestro Fray Tomas de Argomedo, < tisimo, de grande ejemplo en vida, e insigne pre-
dicador,, quien, al consagrarle en 156o, le cambi6
el nombre paterno por el otro con que le conoce-





NOTICIA PRELIMINAR


mos en sus obras, pues aqu6l solia decir: a nue-
va vida, nombre nuevo. Desde entonces le dis-
tinguieron por Fray Reginaldo de Lizarraga,.
Por tal lleg6 a Santiago, y asi firm los libros
que mas tarde escribiera, entire ellos esta Descrip-
cidn de su viaje, cue ahora public la BIBLIOTECA
ARGENTINA (1).
En 1586 dividi6se la provincia dominica del
Perti, creindose la de San Lorenzo Martir, que
comprendia, mis o menos, Chile, la Argentina y
el Paraguay aatuales. Fray Reginaldo fu6 nom-
brado provincial de la nueva jurisdicci6n, y en
tiempo de Sixto Fabro, general de la-orden, man-
daronle a visitar los conventos del vasto territo-
rio que se extendia de Buenos Aires y la Asunci6n
a Concepci6n y Coquimbo, y de Salta y Esteco a
C6rdoba y Mendoza. Por tal motivo lleg6 a San-
tiago hacia 1589, cuando gobernaba don Juan
Ramirez de Velasco, de quien guard muy hala-
giiefio recuerdo, y del cual escribi6 pocos afios
mAs tarde: caballero bien intencionado; el cual
pobl6 de espafioles las faldas de la cordillera ver-
tientes a Tucuman. Caballero d6cil y que facil-
mente recibe la raz6n y se convence>-como dice

(i) Dada la indole de esta obra, omitimos en este volume la
nota biografica sobre el autor, que hemos dado en los anteriores. Lo
que de Lizarraga se sabe, y que lo debemos casi exclusivamente a
Fr. Juan Melendez en sus Tesoros verdaderos de las Indias, va
incluido en esta eNoticia preliminary. Falta asimismo el retrato del
autor, por no haber eneontrado iconografia de Liz&rraga, no cono-
ciendose ni siquiera tradici6n sobre algin retrato,auyo.






NOTICIA PRELIMINARY


esta Descripci6n-. Mas adelante agrega, recor-
dando a Abreu, a Lerma, sus tragicos anteceso-
res, dichos, (2).
Harto menguada era la situaci6n de los domi-
nicos en su convento de Santiago, cuando Lizi-
rraga los visit. escribe 61 mismo-(y esto me compeli6 ir por ella
a Chile), hall seis o siete religiosos nuestros di-
vididos en doctrinas; uno en una desventurada
casa en Santiago; mas era cocina que convento;
es vergfienza tratar de ello; y tenianle puesto por
nombre Santo Domingo el Real; viendo, pues,
cue no se podia guardar ni adn sombra de reli-
gi6n en 61, lo saque de acluella provincia; es cosa
de listima haya ningunos religiosos en ella, por-
que un solo fraile en un convento y en un pue-
blo, nqu6 ha de hacer? Una Anima sola-decia-
nos-ni canta ni llora--. Era mejor el convento
franciscano, con cinco o seis religiosos; pero
igualmente precario el de la Merced. En torno de
ellos, la ciudad menguaba en fortin o aldea, visi-
ble apenas entire selvas virgenes y tribus n6ma-
des. Las gentes vivian del maiz; beneficiaban la
miel silvestre que vendian en odres al Pern; ves-
tian trajes burdos de lana, que alli mismo labra-
ban y tefiian. Un extranjero proyectaba por esos
dias-segdn nos cuenta el fraile escritor-montar

(2) Es bien sabido que hstos finalizaron tragicamente sus jo-
biernos.





NOTICIA PRELIMINARY


un molino a la manera de los que 6I habia visto
en cAlemafia, pero muri6 a la saz6n sin lograr
su empresa, y sigui6se la molienda del trigo y
maiz en morteros de piedra, segdn usanza de los
indios. Habia, sin embargo, dos o tres < particulares. Las casas eran pobres, de adobe, y
se desmoronaban ficilmente, por ser la tierra sa-
litrosa. Y si esta era la situaci6n de la capital en
la provincia, puede medirse c6mo eran las otras
aldeasly c6mo todo el interior argentino al finali-
zar el siglo xvI. Tal como Fray Reginaldo de Li-
zArraga lo viera entonces, asi volvemos a verlo
nosotros en las pAginas de este libro, donde nos
dej6 la adescripci6no de sus viajes.
Antes de visitar nuestras ciudades, Fray Regi-
naldo habia residido en el convento de Lima;
despu6s, vuelto al Peri, en diversas localidades:
Arequipa, Cuzco, Guamanga, La Plata y otras,
ya como doctrinero, ya como prior de su orden.
Despues de 1591, estaba en Jauja cuando el virrey
Garcia Hurtado recomend6le ante Felipe II para
el obispado de la Imperial ciudad chilena. Nom-.
braronle en 1599. Por diversos inconvenientes no
pas6 a Chile hasta 1602, Ilegando a hacerse cargo
de su sede en 1603, mas bien con desabrimiento
que entusiasmo. Los indios de Valdivia acosaban
la region; ese obispado era pobre; y en una carta
de 1604, el propio LizArraga se lamentaba: 4La
iglesia, pauperrima; las misas se dicen con can-
delas de sebo, si no son los domingos y fiestas;
el santisimo se alumbra con aceite de lobo, de





NOTICIA PRELIMINARY


mal olor. Si se hall de ballena no es tan malo.,
Intent6 renunciar a semejante probenda... Dicen,
no obstante, que era virtuoso, que lo amaba el
pueblo. EI gobernador Alonso de Ribera reco-
midndalo al Rey asi: < edificaci6n de letras, vida y ejemplo.> Parece 16-
gico, pues, que en 1607 lo trasladaran de obispo
al Paraguay. Hacia 1602 muri6 en la Asunci6n,
a los sesenta afios de edad. Aseguran las cr6nicas
eclesifsticas que muri6 santamente (3).
Los viajes de Lizarraga por el Perd le permitie-
ron conocer las ciudades nombradas y los valles
de Chincha, Pisco, Ica, Nasca, Cumana, Chi-
coama, Tarija, y otros de que trata en su libro.
De nuestro pais, describe las comarcas y pueblos
de Salta, Esteco (4), Santiago, C6rdoba, Mendo-
,a; toda la tierra que va desde la Puna hasta la
cordillera de Cuyo. Durante esas jornadas cono-
ci6 las riberas del Chucuito, los tambos del Co-
Sllao, la quebrada de Humahuaca, los desiertos de
4 C6rdoba, las cordilleras de Mendoza. Hombre
Sdocto como era, trat6 a gobernantes y prelados,

(3) Sobre estos y otros detalles de la muy fragmentaria biogra.
:ia de LizArraga, puede verse la Literatura colonial de Chile, pot
D. J. Toribio Medina, y los cronistas eclesiisticos en clue l se apoyas
Mendndez, Errazuriz, etc. Especialmente el P. Mendndez, parece ha-
ber servido de fuente principal a Medina.
(4) Esta ciudad de Esteco, es la del mismo nombre que poco mas
tarde fuh destrufda por un cataclismo, y sobre la cual los cronistas
eclesiisticos de la colonia ban tejido una leyenda may impregnada
de reminiscencias biblical.





NOTICIA PRELIMINARY


a caciques y conquistadores, a maestros y bandi-
dos; incuiri6 noticias hist6ricas sobre el pasado
de estos reinos; observ6 las costumbres y caracte-
res de la 6poca en que tocArale vivir; y leg6 a su
posteridad la memorial de sus viajes en esta Des-
cripci6n, primer libro done se muestra, en vi-
si6n sedentaria, la tierra y la sociedad de la con-
cluista argentina.
El verdadero tftulo del libro es como sigue:
Descripcidn breve de today la tierra del Perti, Tu-
cumin, Rio de la Plata y Chile (5). Sabido es cue
en aquel primer moment de la concuista, todas
estas regiones-o como se decia-forma-
ban una sola entidad polilica y moral, cuyo cen-
tro era Lima. Posteriormente vinieron las seg-

(5) De acuerdo con la tendenciapopular que abrevia los titulos
bibliogr&ficos pot su palabra mas significativa, hemos puesto simple-
mente Descripcidn en la caratula de este volume, por ser muy ex-
tenso su tftulo autentico y porcque no hacemos con ello sino antici-
parnos al pueblo, que lo abreviaria en este caso, como lo ha hecho
con Bases, Facundo, Hamlet, Quijote, etc. Nos hemos atrevido a
llamarle Descripcidn Colonial, para definir su car&cter, y nos hemos
creldo con derecho a hacerlo, porque toda variant de ese genero va1
advertida en el texto o en las -eNoticias preliminaresa de nuestraE
BIBLIOTECA, y porque no sabemos cual fud el titulo autentico de esta|
obra, no editada en vida del author, ni impresa sobre sus originales.
Alude a esta obra don.Toribio Medina en su ya citada Historia,
pero no sabemos si se atiene s61o a las citas fragmentarias del cronis-
ta Melendez, o a cierto manuscrito atribufdo a Lizarraga con el
nombre de Descripcidn y poblacidn de las Indias o Descripcidn y
poblaci6n de los reynos del Perd. De ese manuscrito, existente en la
Biblioteca Nacional de Madrid, copi6 los pasajes interesantes para
Chile, el senior Barros Arana. El todo era un infolio de 308 pA6i-






NOTICIA PRELIMINARY


mentaciones administrativas y espirituales, nd-
cleos tradicionales y geograficos de actuales na-
ciones americanas en esta parte del continent.
Pero en el siglo de Lizarraga vemos c6mo los
hombres y las cosas coloniales se movian a tra-
ves de las susodichas regiones dentro de una sola
unidad. Asi por ejemplo en el capitulo tXVIII
dice de don Juan de Garay, despu6s de escribir
sobre la Asunci6n: abajo, segdn dicen 15o leguas, se fund en nues-
tros dias por el capitin Juan de Garay, de naci6n
vizcaino, hombre nobilisimo y muy temido de
los indios, llamada Sancta Fe; conocilo y tratdlo
en la ciudad de la Plata> (6). Probablemente co-
noci6 en La. Plata, o en Lima, o en Oropesa,
donde tambi6n residi6, a Barco Centenera, autor

nas. Una nota dice: aConcuerda este escrito con el libro original de
done be sac6 el afo 1735, que estb archivado en la librerfa de San
Lazaro en la ciudad de Zaragoza*. Serrano y Sans, en su edici6n de
1909, se habria valido de la copia de Madrid, o del original de Za-
ragoza. Los fragments que copia o alude Medina (tomados a Me-
lendez o a Barros Arana) coinciden algunos con la edici6n de Sans;
otros concuerdan en el fondo y no en la forma. Tal cosa pudiera
'provenir de las variantes explicables en estos antiguos c6dices ma-'
nuscritos, a menos de aceptar que LizArraga escribiera dos obras de
asunto anrlogo. Pero mi impresi6n es que la obra inedita aludida
por Medina, es la misma que yo comento sobre el texto de este vo-
lumen. La present edici6n (hecha literalmenee sobre la espafiola de
1909) es la primer que se public en volume especialmente desti-
nada a esta obra y la primer que aparece en America.
(6) Garay fud a La Plata, enviado por los espaiioles del Para-
guay, para arreglar con la hija de )rtiz de Zarate la sucesi6n del
gobierno, vacant por la muerte de su padre on 1578.






NOTICIA PRELIMINARY


del poema Argentina, y a algunos otros persona-
jes del Rio de la Plata. En el convento dominico
de la ciudad de los Reyes, Fray Reginaldo habia
sido compafero de noviciado con Fray Francisco
Victoria, mas tarde obispo del Tucumin, y de I6
nos dice en el capitulo VI: <... fuimos novicios
juntos; var6n docto y agudo; fuse a Espafia,
donde muri6 en corte, y hizo heredero a la ma-
gestad del Rey Felipe Segundo, de much hacien-
da que llev6, y loablemente lo hizo asi. Sucedi6le
el reverendisimo senior Don Fray Fernando Tre-
jo, que agora reside en su silla, y resida por mu-
chos afios> (7). Asi este libro de Lizarraga, que
participa de la indole de los libros de viajes y
memories, abunda en sugestiones y noticias para
nosotros interesantes, aun en los capitulos cue
no se hallan especialmente destinados a describir
las tierras y las cosas que pertenecen hoy, politi-
camente, a los dominios de la Repdblica Ar-
gentina.

II

La obra que nos ocupa, dividese en dos parties.
La primer es pertinente, mAs bien, a las cosas
del Pera, Bolivia y Ecuador actuales. La siguien-

(7) El texto de Serrano y Sans dice Francisco de Trejo, pero es,
evidentemente, un error de copia. Alusiones a cosas de actualidad
entonces, como este obispo Trejo y Sanabria o el gobierno de L6pez
de Velasco, me ban servido tambian para inferir la fecha en que este
libro pudo ser redactado.


20 .





NOTICIA PRELIMINARY


te se titula: 4LIBIO SEGUNDO.-De los prelados
eclesiisticos del reino del Peri, desde el reveren-
disimo don Jer6nimo de Loaiza, de buena memo-
ria, y de los virreyes qcue lo han gobernado, y co-
sas sucedidas desde don Antonio de Mendoza,
hasta el conde de Monterrey, y de los gobernado-
res de Tucumin y Chile., Mas a pesar de la li-
mitaci6n cue el titulo parece marcar, la segunda
parte no reviste caricter de relaci6n hist6rica es-
cueta y retrospective, sino que, en los capitulos
pertinentes a nuestras provincial del norte y del
oeste, acentia, por lo contrario, ese colorido, a
veces conmovedor, de memorial personal o relato
de viajes.
La Descripcidn cuenta por todo 204 p rrafos-
116 de la primer parte y 88 de la segunda-, bre-
ves capitulos encabezados por sendos epigrafes.
Los que expresamente se refieren a nuestro pais
son los postreros del libro, del LXII al LXXII,
en la segunda parte. Despu6s de la extensa noti-
cia hist6rica sobre los virreyes y obispos, el visi-
tador reanuda el itinerario interrumpido en la
primer parte al llegar a Tarija y regions inme-
diatas, para continuar la descripci6n con este epi-
grafe: (LXII), el cual penetra de la provincia de Chi-
chas en nuestro pais actual, y sale de 61 con este
epigrafe: c de Chile (LXXII), con lo cual penetra en el rei-
no trasandino, donde Fray Reginaldo de LizArra-
ga lleg6 a ocupar la sede episcopal de la imperia-





NOTICIA PRELIMINARY


lense. A pesar de ello, no dedica a Chile mas que
quince capitulos. Describe a Santiago, Osorno,
Valdivia, Castro; da la cronologia de sus obispos
hasta 1l; de sus gobernadores hasta Alonso de Ri-
hera; y concluye con un capitulo sobre acualida-
des de los indios de Chile>.
Alusiones contenidas en esta obra, permitenme
inducir d6nde escribi6 su libro el obispo de la
Imperial. Don Jos6 Toribio Medina, historiador
de la literature colonial de Chile, afirma sin va-
cilaci6n que la escribi6 en aquel pais.
Yo creo, sin embargo, que la obra fue en su
conjunto formada con notas de diversas 6pocas
de la vida de LizArraga, reunidas con el animo
de imprimirlas en Espafia. Dicha obra, segun su
edici6n reciente, fu6 dedicada al senior conde de
Lemos y Andrada, Presidente del Consejo de In-
dias. Procurar6 dilucidar ahora la prueba y el
lugar en que los various fragments de la obra pu-
dieron ser escritos, aunque lo hare con todas las
reserves del caso, dada la precaria informaci6n
que se posee sobre LizArraga y sus obras. Con
iguales reserves aparece esta edici6n, y si me he
decidido a darla, es por lo interesante de las no-
ticias argentinas que continene y por la frecuen-
cia con que esta obra ha empezado a ser citada
por nuestros historiadores.
Fray Reginaldo de LizArraga realize dos viajes
a Chile: uno entire 1586 y 1591, como visitador de
la orden; otro en 1602, para ocupar el obispado de
la Imperial. En 1591, termino de su primer viaje,




NOTICIA PRELIMINARY


regres6-de Chile a Lima para desempefiar el car-
go de maestro de novicios. Creo que fu6 despues
de 1591, en el Peru, done escribi6 la primer
parte de su obra y algo de la segunda. Despues
de 1603, en el suelo de Chile, habria escrito los
quince capitulos que se refieren a aquel pais, y
que complementan la memorial o descripci6n de
sus viajes. Me fundo para ello en el capitu-
lo LXXVI de la primer parte, donde dice:-,Yo
confieso verdad que en dos afios que vivo en este
pueblo de Chongos (8), etc.-Luego estos ca-
pitulos eran escritos en el Peru. Esto se ratifica
en otros pasajes como el LXXVIII, done al ha-
blar de la ciudad de Guamanga, dice:-aEdific6
aqui un vecino desta ciudad, l1amado Sancho de
Urev, etc.-La segunda parte de la obra, da la
impresi6n de que cambia de asunto, al acometer
la cronologia de los gobernantes y virreyes, pero
sin cambiar de lugar. Esa impresi6n persiste en
todos los capitulos, incluso en los que tratan del
Tucuman, cuyos lugares aparecen como aludidos
o recordados desde el Pert. No ocurre lo mismo
en los capitulos finales, referentes a Chile, donde
nos encontramos con expresiones como la si-
guiente:-EEn este estado dej6 la tierra Alonso
de Ribera a Alonso Garcia Ram6n, que vino A
este reino,, etc. (LXXXVII).-Asimismo al tra-
tar de los prelados y religiosos de las 6rdenes:

(8) Chongos, lauar del Perd, cerca de la villa de Orop0ua, o
Guancarlica, y cerca de Jaula.





NOTICIA PRELIMINARY


--La primer religi6n que pas6 & este reino
(Chile) creo fue de Nuestra Sefiora de las Mer-
cedes), etcetera (LXXXII).-Y no s6lo el cambio
de lugar se advierte en la yuxtaposici6n de di-
chos fragments, sino el cambio de la 6poca en
que uno y otro fueron escritos: aqu6llos en el
Perd, entire 1591 y 1602, antes de ser obispo de la
Imperial; estos, en Chile, entire 1603 y 16o7, afio
en que fu6 trasladado de la Imperial a la Asun-
ci6n, donde Lizarraga falleci6 (9). Asi al hablar
del iltimo obispo de la Imperial, don Agustin de
Cisneros, a. quien sucedi yo-agrega-en este
tiempo tan trabajoso, ...empero, falta lo prin-
cipal, que es la virtud, y el pusible, por ser obis-
pado pauperrimo, que apenas se puede sustentar,
y no tengo casa done vivir, que si en San Fran-
cisco no me diesen dos celdas donde vivir, en
todo el pueblo no habria c6modo para ello, con
todo esto, tengo mas de lo que merezco, por que

(9) De esta dltima dpoca de su vida, no habla la Descripeidn.
Por eso y por lo avanzado de su edad (muri6 de 70 affos) creo que
no escribi6 su libro en el Paraguay. En el capitulo LXII de la se-
gunda parte del valle de Jujuy: wdonde habia siete afos que aquel
mismo gobernador Juan Ramirez de Velasco pobl6 un pueblo de
espafoles para la paz de Ornaguaca. Jujuy se fund en 1593 (vea-
se mi Archivo Capitular de Juiuy, t. I). Tomando la ultima fecha,
mas los siete afios a que se refiere Lizarraga, quiere decir que eata
segunda parte fu6 escrita hacia 1600 mas o menos. Es sabido que
hasta 1603 Fray Reginaldo no volvi6 a Chile, como obispo de la
Imperial. Este dato corrobora mi conjetura sobre los lugares y las
fechas en que pudo ser escrita la Descripci6n, y destruye de plano
la airmaci6n de que hubiera podido escribirla en Chile.






NOTICIA PRELIMINARY


si lo merecido se me hubiese de dar, eran muchos
azotesb (LXXXI).-Tales alusiones, de tiempo
present, prueban que los escribi6 siendo obispo,
y en la Imperial; pero tal cosa ocurre s6lo en los
contados capitulos adicionales de tema chileno,
probandose por todos los anteriores (mas de 150
parrafos) que no solamente los escribi6 en el va-
11e de Chongos, sino que lo hizo antes de ser
obispo. De suerte que cuando Fray Reginaldo
describe las ciudades de Santiago del Estero y
Mendoza, o pinta los paisajes de la llanura cuyo-
na, se refiere a aquellos lugares tal como los vie-
ra en su primer viaje de 1589, cuando pas6 para
Chile como visitador de los conventos de su or-
den, y no como pudo verlos en 1602, si es cue
pas6 por tierra argentina, cuando fu6 a tomar
posesi6n de su obispado trasandino. El viaje cue
describe es tan penoso por lo largo de las jorna-
das en el desierto y lo precario del hospedaje en
los tambos indios, cue s61o pudo realizar aquel
viaje terrestre por necesidad de visitar los conven-
tos. Parece probable que el viaje episcopal, libre
de ese deber, lo realizara por la costa del Pacifi-
co. Creo haber esclarecido, con las propias pala-
bras de Fray Reginaldo, la cuesti6n bibliogrifica
que el senior Medina plantea, sin resolver defini-
tivamente.





NOTICIA PRELIMINARY


III

Cuando LizArraga vino a nuestro pais, dicen
cronistas como Menendez, clue practice su viaje a
pie desde Lima hasta el Tucuman, mis o menos.
Habia salido del Perd con sus alforjas y su bas-
t6n de caminante pot precario avio. Acompaifa-
bale un fraile de su convento; pero cansado del
camino, 6ste, menos santo que aquel, torn6se a
Lima, donde ment6 las privaciones y asperezas
que iba sufriendo el visitador en su larga jorna-
da. Estas condiciones del viaje han sido puestas
en duda por Medina (lo); pero sabemos cue otros
prelados como San Francisco Solano, Alonso de
Barzana o Luis de Bolafios, los realizaban habi-
tualmente. Cierto que los bi6grafos o cronistas
de las 6rdenes emulaban en su afan hagiografico
o en su ilusi6n milagrera, pero no debemos extra-
fiarnos de cue los evangelistas realizaran por ne-
cesidad o voto de virtud, lo que tambien a veces
realizaban los conquistadores militares. Lo cierto
es clue el relate de LizArraga, sobre todo en la
parte del camino cue media entire Santiago del
Estero y C6rdoba, abunda en observaciones clue
parecen propias de un caminante a pie, pues ha-
bia llegado a familiarizarse con el secret de las
tierras que recorria. El paisaje no se le present
s61o como un espectaculo visual, accessible a los


(10) Op. cit. (t. II, nota de la pig. 48).





NOTICIA PRELIMINARY


ojos extrafios del observador, sino como un re-
cuerdo de cosas vividas en la intimidad de nues-
tros desiertos. A tal pertenece el siguiente pasaje
en que muestra a los avestruces de la llanura ar-
gentina, visto al ir hacia C6rdoba:
,En toda esta tierra y llanuras hay cantidad
de avestruces; son pardos y grandes, a cuya causa
no vuelan; pero a vuelapi6, con una ala, corren
ligerisimamente; con todo eso los cazan con gal-
gos, porque con un espol6n que tienen en el en-
cuentro del ala, cuando van huyendo se hieren
en el pecho y desangran. Cuando el galgo viene
cerca, levantan el ala cque 11evan caida, y dejan
caer la levantada; viran como carabela A la bolina
A otto bordo, dejando al galgo burlado (LXV).
Otro pequefio cuadro rustico de la llanura san-
tiaguefia, se lo inspira la vida de los pajaros y su
casa ingeniosa, que tres siglos mas tarde dict6
una bella pagina a Sarmiento. (11)
XEs providencia de Dios-dice LizArraga-ver
los nidos de los pajaros en los Arboles: cuelgan-
los de una rama mAs 6 menos gruesa, como es el
pajaro mayor 6 menor, y en contorno del nido
engieren muchas espinas; no parecen sino erizos,
y un agujero A una parte por donde el pAjaro
entra, 6 A dormir 6 A sus huevos, y esto con el ins-
tinto natural cue les di6 naturaleza para librar-
se A si y A sus hijuelos de las culebras (LXV).
Cierto pasaje de este mismo capitulo LXV, da


(11) SARMIENTO. Mis pajaritos (t. XLVI, p. 261.)





NOTICIA PRELIMINARY


a entender que una parte de la jornada la hubie-
ra hecho a caballo, pues hablando de sus panta-
nos y tremedales, dice: caballero en el cieno+. Otro pasaje del capitu-
lo LXVI, da a entender que de Santiago a C6r-
doba y de C6rdoba a Buenos Aires, se hacia ya
la travesia en carretas:--aEl camino, carretero; y
asi camind yo desde Estero (sic) 4 esta cibdad,
que son poco menos de 200 leguas, si no son mas,
y desde aqui se toma el camino a Buenos Aires,
tambidn en carretas, que son otras 200, pocas
menos; today la tierra liana, y en parties tan rasa,
que no se hall un arbolillo.> Por el mismo trans-
porte, en convoy de doce carretas cuyanas, pas6
de C6rdoba a Mendoza, que yd era estaci6n ca-
rretera del trafico andino. Los ferrocarriles ac-
tuales han seguido las rutas de 1590.
Pasajes de tal genero, pudiera yo citar nume-
rosos. Otros hay en que caracteriza a nuestros
indios o a los gobernantes espafioles que vinieron
a reducirlos. De los juries (12) dice, por ejemplo:
wSon haraganes y ladroneso (LXXI); y de los
guarpes (13):-- Son mal proporcionados, des-
vaidos, (LXXI). De don Francisco de Aguirre
dice:-- del licenciado Lerma:-ccEn Tucuman, unos le
alaban, otros le vituperan (LXVII).-Mudstrase,
(iZ) Nombre de lon indios easi n6mades que habitaban en lax
iberas del Dulce.
(13) Nombre de los indiom que habitaban las provincial de
Cuyo. Otroo eseriben huarpes.





NOTICIA PRELIMINARY


como se ve, capaz de caracterizar los hombres con
un rasgo lac6nico. Asimismo, logra a las veces
caracterizar un paisaje, haciendolo visible por
una comparaci6n, como cuando retrata las sali-
nas de la Puna, ya explotadas entonces por los
indios Cochinocas y Casavindos:--,De lejos, con
la reverberaci6n del sol-dice-no parece sino rio,
y A los que no lo han visto nunca, espanta, pen-
sando que han de pasar rio tan ancho; llegados,
admiral ver tanta sal, (LXII).-Y cuando retrata
la estructura de aquellas nacientes sociedades ar-
gentinas, elige rasgos que han subsistido. Por
ejemplo, de Mendoza, fundada <(a las vertientes
de estas sierras nevadas dice su libro:--La cib-
dad es Iresquisima, donde se dan todas las frutas
nuestras, drboles y vinsas, y sacan muy buen vino
que llevan a Tucuman o de alli se lo vienen a
comprar (14); es abundante de todo gdnero de
mantenimiento y carnes de las nuestras; sola una
falta tiene, que es lena para la maderacidn de las
casas (LXXI).-Asi van sucediendose en el li-
bro, anecdotas de cautivos, paisajes de la cordi-
llera, asaltos de indios a las carretas, noticias
sobre conventos y vecinos, hasta hacer de su libro

(14) Interesante noticia, que da a la industrial vinicola de Cuyo
una antigfledad de 325 aflos. Esa industrial sigui6 cultivandose du-
rante los siglos XVII y XVIl, y sus products se vendfan en el note,
11evados a lomo de mula. (VMase los Libros de la Renta de Propios
en el Archive de Jujuy. Documents ineditos.) Algo semejante ha
ocurrido con las industries tucumanas, por done se ve que ellas no
son del todo un invento modern de las oligarcquas proteccionistas...





NOTICIA PRELIMINARY


un cuadro sugerente y muy complete de lo que
fue el embri6n de nuestro pais en el siglo xvi, al
terminar la primer conquista military de los es-
paiioles. Asi, taribian, el viaje de Concolorcorvo,
realizado por acuellos mismos caminos que dos
silos antes recorriera Lizarraga, iba a ser el
cuadro mas complete de esa misma embrionaria
sociedad argentina, al concluir la colonizaci6n
espafiola, en las visperas de la emancipaci6n
americana...

IV

No fu6 esta Descripci6n el dnico libro que es-
cribi6 Reginaldo de LizArraga. Menandez, el
cronista de los dominicos, le atribuye adem6s de
esa obra (que ese cronista conoci6 y aprovech6),
estas otras sobre cuestiones religiosas: Los cinco
libros del Pentateuco; Lugares de uno y otro
Testamento que parecen encontrados; Lugares
comunes de la Sagrada Escritura; Sermones del
tiempo y Santos; Cartas y Comento a los Emble-
mas del Alciato. Hoy se dan por perdidos estos
libros; pero yo no suelo abandonar jamAs la es-
peranza de cue vayan reapareciendo todos estos
antiguos c6dices coloniales, a media que las in-
vestigaciones paleogrrficas avanzan y se perfec-
cionan, much mis, si se tiene en cuenta que Li-
z6rraga dej6 preparados dichos papeles para su
publicaci6n, y que 'a los papeles de un religioso
como 61, les han alcanzado menos las vicisitudes





NOTICIA PRELIMINARY


temporales de viajes y guerras, pues siempre tu-
vieron quien los guardara, ya en la orden en cue
fu6 provincial o visitador, ya en las di6cesis
donde fu6 obispo. Pero aun perdido el texto, esos
titulos bastan para revelarnos que Fray Reginal-
do fu6 un hombre sabio en ciencias sagradas,
que apasionaban en su tiempo; y acaso en le-
tras clfsicas, instrument inherente a la cultural
teol6gica (15). Pero nada de todo ello se advierte
en la Descripci6n que se ha salvado, sin duda
porque a esta otra la caracteriza, por su genero,
un tono familiar, fluyente a la deriva de sus re-
cuerdos espontineos, tal que a la disertaci6n abs-
tracta y erudita, roban su sitio anecdotas expre-
sivas, paisajes caracteristicos,.intencionadas eto-
peyas, mientras pasan por el espejo del recuerdo,
tanto cosas, hombres y sitios como conoci6 en
sus duras andanzas por las Indias.
El ~estilo> de Lizarraga es casi siempre desali-
fiado, pero su observaci6n es siempre aguda; su

(15) En la Bibliografia Americana del famoso Pinelo (tomo II,
pdgina 912), leyendo la secci6n llamada Autores de cuyos escritos
ay duda, encuentro esta noticia: aDe Fray Reginaldo de LizArraga,
Dominico, Obispo de la Imperial de Chile, tengo noticia cue escri-
bi6 un curioso Libro: De las cosas del Peri, i que lo embi6 A este
Reino; pot no hallar mas particular menci6n, ni estar en su autor
mismo, lo pongo en este tftulo. Probablemente se refiere al propio
libro que ahora publicamos, pues ecosas del Pert se llamaban en-
tonces tambien a las nuestras. La noticia y copia de Barros Arana,
que cita Medina (Literatura Colonial), varia tambien el tftulo y no
la atribuye a Lizarraga, sino a Baltasar de Obando, pero ya hemo.
visto que ese fue el primitive nombre de nuestro autor.





NOTICIA PRELIMINARY


memorial, feliz; su sentimiento, plastico para su
6poca. El temperament belicoso de los conquis-
tadores militates y el ascetico temperament de
los conquistadores evangelicos, no dejaba much
lugar a la contemplaci6n sensual de las cosas
mundanas, fuente de forma y de color en el arte.
De ahi clue estos libros de Indias no abunden en
pasajes de verdadero valor literario. Cuando quie-
ren describir, enumeran; cuando quieren narrar,
enumeran tambien; y sus temas son siempre de
utilidad para la acci6n perentoria o para el arro-
bamiento extraterreno. En la Descripcidn de Li-
zArraga, yo he encontrado, sin embargo, pasajes
que traducen su relative delectaci6n, como aque-
11as dos lines, en las cuales, describiendo la ciu-
dad de Arequipa, sus edificios, sus aguas, sus
temblores, dice: < sol es muy apacible, por la diversidad de arrebo-
les en los celajes, a la parte del Poniente (LXVI).
En el capitulo LV, diserta sobre las cualidades
de ,los criollos> ( dice de las limefias: esta ciudad, como en las demas de todo el reino,
Tucumdn y Chile, no tengo clue decir sino cque
hacen much ventaja a los varones; perd6nenme
por escribirlo, y no lo escribiera si no fuera notisi-
mo..> Ese juicio continue siendo verdad; pero sor-
prende encontrarlo bajo la pluma de un cronista
primitive. Ni el sentimiento de la naturaleza ni
el de la belleza femenina, asoman con frecuencia
en la prosa colonial del primer siglo. En tal sen-





NOTICIA PRELIMINARY


tido, Lizarraga es una excepci6n en el Plata. Su
libro es uno de los documents mits humans de
la primitive literature colonial, por su acento
sincere, y por la profusi6n de noticias personales
que enriquecen sus paginas. Entre tantas piezas
cartularias, dogmaticas, protocolares, esta Des-
cripcidn es un oasis de cosas vistas y sentidas,
un espejo de vida verdadera. A los Aridos testi-
monios de las ainformaciones* y l1 les da forma; a los episodios oficiales de las
4crelaciones y las oactas, 61 les da color de andc-
dota novelesca. Tal, por ejemplo, aquel pasaje en
el cual habla del Cuzco y del convento de Santo
Domingo en esta ciudad: xNuestra casa es lo que
antiguamente se lIamaba, gobernando los Ingas,
la Casa o Templo del Solb;-asi dice Lizarra-
ga.-Pinta despu6s c6mo eran las murallas; c6mo
una fuente de piedra done evaporaba el sol la
chicha que bebia; c6mo cuna lamina de oro, en
la cual estaba el sol esculpido y que servia para
tapar la chicha en la fuente lit irgica. Y a eso
agrega su andcdota personal: Cuando los espa-
fioles entraron en esta ciudad, le cupo en suerte
(la lfmina) a uno de los conquistadores cue yo
conoci, llamado Mansio Sierra, de naci6n vizcaf-
no y creo provinciano; gran jugador; jug6 la IA-
mina y perdi6la: verific6se en eI que jug6 el
Solv... (LXXX).
Otra anecdota de carActer mis novelesco que
hist6rico, refiere, por ejemplo al hablar de los
5





NOTICIA PRELIMINARY


Andes del Cuzco; anecdota de color ciertamente
salvaje:
Estos Andes del Cuzco son fertiles destas vi-
boras y de culebras que laman lbobas; estas son
muy grandes y muy gruesas; no hacen dafio, si
no es cuando, como dicen, andan en celos. Porque
en aquellos Andes sucedi6 lo cue dir&: tres sol-
dados volvianse a sus casas de las chacaras de la
Coca, a pie: no es tierra para caballos. El uno
qued6se un poco atrAs a cierta necesidad corporal;
acabada, sigui6 su camino solo, pues los compa-
fieros iban un poco adelante; prosiguiendolo, ve
atravesar una culebra destas que tienen de largo
mas de 16 pies y gruesas mAs que la pantorrilla
de un hombre, silbando, y otra culebra en pos de
ella, de la misma calidad; la postrera, viendo a
nuestro soldado, cifiele todo el cuerpo, y la boca
encaminaba a la garganta; el pobre, que se vi6
ceflido y la boca de la culebra cerca de su gargan-
ta, con ambas manos afierra de la garganta de
la culebra con cuanta fuerza pudo, no dejandola
llegar a su garganta; la culebra, sintiendose apre-
tada de las manos del soldado, apretabale con lo
restante de su cuerpo fortisimamente, de suerte
clue le hizo reventar sangre por la boca, ojos, na-
rices y orejas; el pobre, viendose de acluella suer-
te, gemia; no podia gritar, sino bramar. Los com-
pafieros, pareciendoles clue tardaba, pararon un
poco, oyeron los bramidos; vuelven corriendo en
busca de su compafiero; hallironle de la suerte
que lo hemos pintado. Uno sac6 una daga qcue





NOTICIA PRELIMINARY


trafa en la cinta y metiendola entire el sayo y la
culebra la cort6; luego afloj6 la culebra hecha dos
parties, y acabironla de matar. El soldado qued6
como muerto; l1evaronle y albergaronle; volvi6se-
le la color del rostro y cuerpo amarilla como cera;
vinose al Cuzco, y dentro de tres meses muri6. Oi
esto a hombres que le conocieronp (LXXXI).
Combates singulares de hombres con viboras
Bigantescas debian ser frecuentes en la conquista.
Las cr6nicas nos refieren de algunos. En este
mundo virgen, semejante confrontaci6n de una
terrible fauna nueva y de la cencefia imagina-
ci6n de los soldados, exaltada por la reciente ca-
balleria, tales animals se les antojaban drago-
nes algunas veces. Ulrich Schmidel en su je> y Barco Centenera en su poema, nos han
dejado el recuerdo de combates analogos con las
temibles serpientes y yacares del Parana (16).
Pero esta descripci6n de LizArraga es mis realis-
ta, mas animada y plistica que todas las otras.
Esta podria pintarse. Por eso, aunque incorrect,
la trascribo, como muestra de su estilo y de sus
facultades de descriptor y narrador, primitivas
por cierto, pero apreciables en su tiempo, cuando
los cronistas coetaneos carecian de ellas. Lizarra-
ga mira con simpatia la naturaleza y los hom-
bres, los campos y las ciudades, los gestos y las

(16) Vdase en la Argentina de Barco Centenera el Canto III
(paginas 20 y 20 v. de la edici6n principle y Schmidel, Viaje al Pla-
ta (capftulo XVII).





NOTICIA PRELIMINARY


palabras, los espafioles y los indios, los brillantes
acontecimientos gubernamentales y las humildes
anecdotas dramiticas, los virreyes y los obispos,
los arboles y los animals. De ahi el interns hu-
mano de toda su obra, de ahi la prueba de su
sensibilidad literaria, siquiera incipiente. Y no
s6lo se la cultiv6 a si propio, sino que hubiera
querido difundir la cultural entire los demas.
Cuando estuvo en Guamanga, cuiso fundar alli
una Universidad. Encontraba en esta mejor cli-
ma que en la Ciudad de los Reyes, y no la al-
canzaba el peligro de los temblores. cNo s6 yo-
nos dice-si en lo descubierto se hallarh mejor
temple ni mis sano para fundar una universi-
dad, porque ni el calor ni el frio inpiden todo el
afio que no se pueda estudiar a todas horas. Yo
tuve casi concertado con un hijo de un vecino,
hombre principal, fundase con su hacienda en
nuestra casa, un colegio con cue ennobleciese su
ciudad. Sac6me la obediencia para este asiento
(Chongos) y qued6se. Fuera obra heroic y de
gran provecho para todo el reino; la ciudad se
aumentara, y de todo el reino vendrian A oir Teo-
logia, porque los nacidos en la Sierra corren mu-
cho riesgo de su salud en Los Reyes. (LXXVIII).
Tal superioridad spiritual trasciende, desde lue-
go, en esta Descripci6n, clue no s61o nos dan el
hilo de su vida, sino la vision de los pueblos cue
recorri6, haciendo de ella una valiosa fuente de
pequefias noticias locales, clue empieza a ser ex-
plotada ya por nuestros historiadores. Datos no





NOTICIA PRELIMINARY


siempre guardados por documents oficiales, los
conocemos por ella; tales cdmo la clase de veci-
nos que habitaban los pueblos, la indole de los
indigenas comarcanos, la manera como estaban
construidas las casas de los encomenderos y ma-
gistrados, los alimentos de que se proveian, la
forma en que se realizaba el comercio, la dificul-
tad de los viajes, los precious de las cosas, las pa-
siones de los hombres, el ambiente precario de
los conventos, la epopeya instintiva de los indios,
todo cuanto constitute, en fin, la vida argentina
del siglo xvi, la primitive conciencia del drama
hist6rico en el vasto scenario virgen donde co-
menzaba entonces a fundarse nuestra civiliza-
ci6n. He ahi por que me ha parecido tambian que
este libro tenia derecho a figurar en una BIBLIO-
TxCA ARGENTINA, como otros de su indole, que
mis adelante publicard.
RICARDo RoJAs.













DESCRIPTION BREVE
DE TODA LA TIERRA DEL

PE1R, IO l, Il. O D[ LA PlT, YI [Ill[
PARA EL EXCMO. SR. CONDE DE LEMOS Y ANDRADA
President del Consejo Real de Indias
PORt
FR. REGINALDO DE LIZARRAGA










CAPITULO PRIMERO


DE LA DESCRIPCION DEL PERIt. DE QU CENTER PROCE-
DAN LOS INDIOS

Lo mAs dificultoso de toda esta material es ave-
riguar de quu gentes procedan los indios que ha-
bitan estos larguisimos y anchisimos reinos,
porlue como no tengan escripturas, ni ellos ni
nosotros sabemos quien fueron sus predescesores
ni pobladores destas tierras, much parte dellas
despobladas 6 por la destemplanza del calor, 6
por el demasiado frio, 6 por los medanos de are-
na y llanos estdriles por falta de las aguas. Por-
cue afirmar lo cue dice Platon en el libro que in-
titul6 Timeo, que desenbocando por el estrecho
de Gibraltar en el mar Occeano, no muy lejos de
la tierra firme se descubria una isla mayor cue
la Europa y toda la Asia, clue contenia en si diez
reinos, la cual, con una inundacion del mar toda
se aneg6 y destruy6 de tal manera clue no qued6
rastro della, sino el mar ancho que hay por ven-
tura desde Cabo Verde al Brasil, lo cual no es
creible, por no se hallar en ningun author men-
cion dello, ni es possible. Lo clue parece se puede
rastrear de los primos genitores destos indios
descubiertos desde las primeras islas: Deseada,
Marigalante, Dominica y las demAs, Sancto Do-
mingo, Cuba, Habana, Puerto Rico y la Tierra
Firme, reino de Mexico y del Peri, es llegarnos
a lo que dice Floriano de Ocampo en la Historia
general que comenz6 de Espaiia, que es lo si-





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


Auiente: Que cuando los cartaginenses eran se-
flores de alguna part del Andalucia, desembo-
cando con temporal por el estrecho de Gibraltar
ciertos navios de los Cartaginenses se derrotaron
hacia el Occidente, corriendo la derrota cue agora
se navega por acuel mar ancho, y no pararon
hasta descubrir unas islas que por ventura son
las arriba referidas, y vi6ndolas tan fertiles, po-
bladas de arboledas, rios y sabanas, clue son 1Ia-
nos abundantes de yerba, como vegas de pastes,
los mas alli se quedaron, y volvieron los otros A
Cartago, los cuales, proponiendo en el Senado lo
que habian descubierto, y fertilidad de la tierra,
convernia poblar aquellas islas despobladas. Em-
pero por aquellos senadores cartaginenses fue
acordado por entonces se dejase de tratar de acue-
1lo, mandando con much rigor nadie volviese a
aquellas islas, porque tenian por mis important
el seflorio y riqueza de nuestra Espafia que po-
blar nuevas tierras.
Destos pudo ser que navegando y buscando
tierra firme diesen con ella, y dellos se poblasen
estos reinos; y esto no parece dificultoso de ima-
ginar, porque los cartaginenses que se quedaron
en aquellas islas, con algunos navios se habian
de quedar, con los cuales pudo ser que navegando
para Espafia 6 buscando tierra firme se derrota-
ron y dieron en ella, que por lo menos en aquella
derecera dista de las islas cien leguas, y mas y
menos como corre la costa, asi de las islas como
de la tierra firme; porque el dia de hoy, como me
refiri6 un espafiol cu' estuvo preso y captive en
la Deseada, cue los indios della, en sus canoas,
que son unas vigas mas gruesas que un buey, de
madera liviana, cavadas, largas y angostas, atra-
viesan A la tierra firme A la gobernaci6n de Ve-
nezuela, cien leguas por mar, y mas; cuando hay





3ESCRIPCION GENERAL


viento, A la vela, y cuando les falta, A remo,
guiandose de noche por las estrellas cue tienen
marcadas en aquel tiempo clu' es verano; donde
el pobre remaba como captive hasta que huyen-
dose al tiempo cue las flotas nuestras vienen A
Tierra Firme suelen aportar A la Deseada A to-
mar agua y lefia, fu6 su ventura buena cue A cabo
de pocos dias despues de huido y llegado al puer-
to, surgi6 la flota en 1 y le tomaron los nuestros.
De dia estaba escondido arriba en las copas de
los Arboles, que son muy grandes y altos y muy
coposos y de ramas espesas, y de noche descendia,
con no poco temor, A buscar algunas raices del
conoscidas 6 algun poco de marisco para comer,
porque si sus amos le hallaran, como luego salie-
ron, en echAndole menos, en busca del, sin duda
le flecharan y luego se le comieran. Son todos
estos indios caribes, que cluiere decir comedores
de carne.humana; bien dispuestos de cuerpo, mo-
renotes, y asi los varones como las mujeres andan
desnudos, como si vivieran en el estado de la
ignocencia (1); son Igrandes flecheros y muy lige-
ros, y el cuero del cuerpo, por el much calor,
muy duro. Estas islas son abundantes de muchas
viboras ponzoiiosas y culebras muy grandes que
lHaman bobas, y muy gruesas; tienen muchas aves
de monte y crianse en ellas muchos venados. Lo
que con much verdad podemos afirmar, clue no
se sabe hasta hoy, ni en los silos venideros na-
turalmente se sabrA, de clu hijos 6 nietos 6 des-
cendientes (2) de Noo los indios de todas estas
islas, ni Tierra Firme, ni Mexico, ni del Pert,
hayan procedido.


(1) En el ms., ignosencia.
() En el ms., dessendientea.





FR. REGINALDO DR LIZARRAGA


CAPfTULO II

DE LA DESCRIPCION DEL PIRI

Descendiendo en particular a nuestro intent,
tratar6 lo cue he visto, como hombre que allegu6
i este Perd mis ha de cincuenta afios el dia que
esto escribo, muchacho .de quince afios, con mis
padres, que vinieron A Quito, desde donde, aun-
que en diferentes tiempos y edades, he visto mu-
chas veces lo mis y mejor deste Pirt, de alli
hasta Potosi, que son mAs de 600 leguas, y desde
Potosi al reino de Chile, por tierra, que hay mis
de quinientas, atravesando todo el reino de Tu-
cuman, y A Chile me ha mandado la obediencia
ir dos veces; esta que acabo de decii fu6 la segun-
da, y la primer por mar, desde el puerto de la
ciudad de Los Reyes; he dicho esto porque no
hablare de oidas, sino muy poco, y entonces dire
haberlo (1) oido mis A personas fidedignas; lo
demas he visto con mis propios ojos, y como di-
cen, palpado con las manos; por lo cual, lo visto
es verdad, y lo oido, no menos; algunas cosas
dire que parece van contra toda razon natural, a
las cuales el incredulo dira que de largas vias, et-
cetera, mas el tal dari muestras de un corto en-
tendimiento, porque no career los hombres sino lo
que en sus patrias veen, es de los tales.


(1) Tachade: d uau,




DESCRIPCI6N COLONIAL


CAPITULO III

PROSIGUESE LA DESCRIPTION DEL PERlt

Este reino, tomandolo por lo que habitamos
los espafioles, es largo y angosto; comienza, di-
gamos, desde el puerto, 6 por mejor dezir playa,
l1amado Manta, y por otro nombre Puerto Viejo.
LlAmase Puerto Viejo, por un pueblo de espa-
fioles, asi llamado, clue dista del puerto la tierra
adentro ocho 6 diez leguas; no le he visto, pero se
es abundante de trigo y maiz, y otras comidas de
la tierra, de vacas y ovejas, y es abundante de
muchos caballos y no malos; el temple es calien-
te, aunque templado el calor; cria la tierra mu-
chas sabandijas ponzofiosas, y con estar en la
linea ecquinocial, no es muy caluroso. Los aires de
la mar le refrescan; Ilueve en 1l, auncfue no
much.
Los indios deste puerto son grandes mariners
y nadadores; tienen balsas de madera liviana,
grandes, que sufren vela y remo; los remos son
caneletes; visten algodon, manta y camiseta, des-
de este puerto, enviando los navios cue vienen la
vuelta de tierra, salen con sus balsas, llevan re-
fresco que venden, gallinas, pescado, maiz, torti-
llas biscochadas, platanos, camotes y otras cosas.
Tienen las narices encorvadas y algun tanto
grandes; dire lo cue vi, porque pase por donaire:
cuando veniamos navegando cerca del puerto,
lleg6 una balsa con refresco; di6sele un cabo;
traia lo lue tengo referido; un criado de mis pa-
dres, rescatando algunas cosas destas, y no que-
riendo el indio, clue era el principal piloto de la





FR. REOtNALDO DE LIZARRAOA


balsa (hablan un poco nuestra lenpua) quebrar
de la plata que pedia por el refresco, dijole: /ob
(qu pesado eres; no pareces sino judiol En oyen-
do esto el indio, salt6 del navio en su balsa; lar-
ga el cabo y vira la vuelta de tierra; ni por mu-
chas voces que se le dieron para que volviese, no
lo quiso hacer; tan grande fue la afrenta que se le
hizo y tanto lo sinti6.


CAPITULO IV

DE LA PUNTA DE SANTA'HELENA

Siguiendo la costa adelante, que today ella des-
de punta de Manglares hasta el estrecho de Ma-
gallanes, que sin dubda hay mis de mil leguas,
corre Norte Sur (no creo son veinte leguas), esti
la punta llamada de Santa Helena; tiene pocos 6
ningunos indios el dia de hoy; cuando la vi y
saltamos en ella, eran muy pocos los que alli vi-
vian. En esta punta, aunque es playa, suelen sur-
gir los navios que vienen de PanamA, toman
agua y algun refresco. Hobo aqui antiguamente
gigantes, que los naturales decian no saber d6nde
vinieron; sus casas tenian tres leguas mas abajo
del surgidero, hechas A dos aguas con dos vigas
muy grandes; yo vi alli algunas traidas en balsas
para hacer un tambo que alli labraba el encomen-
dero de aquellos indios, l1amado Alonso de Vera
del Peso, vecino de Guayaquil.
Vi tambien una muela grande de un gigante,
que pesaba diez onzas, y mis. Refieren los in-
dios, por tradition de sus antepasados, que como
fuesen advenedizos, no saben de d6nde, y no ta-





DESCRIPCI6N GENERAL


viesen mujeres, las naturales no los aguardaban,
dieron en el vicio de la sodomia, la cual castig6
Dios enviando sobre ellos fuego del cielo, y asi
se acabaron todos; no tiene este vicio nefando
otra medicine.
Hay tambien en este puerto, no lejos del tam-
bo, una fuente como de brea liquid, que mana,
y no en peluefia cantidad; del agua se aprovechan
algunos navios en lugar de brea, como se aprove-
chan algunos navios en lugar de brea, como se
aprovech6 el nuestro, porque viniendonos ane-
gando entramos en la bahia de Caraques, dobla-
do el Cabo de Pasao, ocho leguas mias abajo de
donde se invi6 el batel con ciertos mariners a
esta punta por esta brea (creo se llama copey), y
traida se descarg6 todo el navio; diosele lado y
con el copey cocido para cue se espesase mas
brearon el navio, y saliendo de alli navegamos
sin tanto peligro.
Dicen es bonisimo remedio para curar heridas
frescas como no haya rotura de niervo.


CAPITULO V

DEL PUEBLO DE GUAYAQUIL

De aqui por mar en balsa se va al segundo
pueblo de espanoles; no se las leguas clue hay,
doblando esta punta hasta Santiago de Guaya-
quil, y tambien se camina por tierra liana, y en
tiempo de aguas, cenagosa. Este pueblo Santiago
de Guayaquil es muy caluroso por estar aparta-
do de la mar; tiene mal asiento, por ser edificado
en terreno alto, con figure como de silla estradio-






?)R. REGINALDO DE LIL&RRAUA


ta, por lo cual no es de cuadras, ni tiene plaza,
sino muy pequefia, no cuadrada. Por la una par-
te y por la otra deste cerro tiene la ribera de un
rio grande y caudaloso, navegable, empero no se
puede entrar en el si no es con creciente de la
mar, ni salir si no es en menguante; tanta es la
velocidad y violencia del agua, cresciendo o men-
guando. Crianse en las casas muchas sabandijas,
cuales son culebras, y algunas viboras, sapos muy
grandes, ratones en cantidad; estan cenando, o
en la cama, y vense las culebras correr por el te-
cho tras el raton, que son como las ratas de Es-
pafia; al tiempo de las aguas, infinitos mosquitos,
unos zancudos cantores, de noche infectisimos,
no dejan dormir; otros pequefios, que de dia so-
lamente pican, Ilamados rodadores, porque en
teniendo Ilena la barriga, como no puedan volar,
dejanse caer rodando en el suelo, y otros, y los
peores y mis pequefios, llamados jejenes, 6 co-
mijenes, importunisimos; m6tense en los ojos y
donde pican dejan escociendo la care por buen
rato, con no pequefia comezon.
Es pueblo de contrataci6n; por ser el puerto
para la ciudad de Quito, y por se hacer en 1l mu-
chos y muy buenos navios, y por las sierras de
agua que tiene en las montafias el rio arriba, de
donde se lleva la ciudad de Los Reyes much y
muy buena madera. Tiene dos 6 tres excelencias
notables: la primer, la came de puerco es aqui
saludable, las aves bonisimas, y sobre todo el
agua del rio, particularmente la que se trae de
Guayaquil el Viejo, que es donde se pobl6 este
pueblo; van por ella en balsas grandes, en una
marea, y vuelven en otra; dicen esta agua corre
por cima de la zarzaparrilla, yerba 6 bejuco noti-
simo en todo el mundo por sus buenos efectos
para el mal frances, 6 bubas por otro nombre, las





DESCRIPC16N COLONIAL


cuales se verin aqui mejor que en parte de todo
orbe, y sana muy en breve los pacientes, dejindo-
les la sangre purificada como si no hobieran sido
tocados desta enfermedad, con s6lo tomarla por
el 6rden que.alli se les manda guardar; empero si
no se guardan por lo menos seis meses, tornan A
recaer; yo vi un hombre gafo en un valle distrito
de Quito, llamado Riopampa, que no podia co-
mer con sus manos, y lo pusieron en una hama-
ca para lo llevar A que se curase en este pueblo,
y dentro de seis meses le vi en Los Reyes tan
gordo y tan sano como si no hobiera tenido en-
fermedad alguna,' y otros he visto volver sanisi-
mos; suficiente excelencia para contrapeso de las
plagas referidas. No se da trigo en este pueblo,
mas dase maiz muy blanco, y el pan que del se
hace es mejor y mas sabroso que el de nuestro
trigo; danse muchas naranjas y limas, y frutas de
la tierra en cantidad, buenas y sabrosas, y la me-
jor de todas ellas son las llamadas badeas por
nosotros; son tan grandes como melones, la cAs-
cara verde, la care, digamos, blanca, no de mal
sabor; por dentro tiene unos granillos poco me-
nores que garbanzos, con un caldillo que lo uno
y lo otro comido sabe A uvas moscateles las mis
finas; es regalada comida.
Por este rio arriba se sube en balsas para ir A
la ciudad de Quito, que dista deste pueblo sesen-
ta leguas, en la sierra y tierra fria, las veinticinco
por el rio arriba, las demas por tierra.
Al verano se sube en cuatro 6 cinco dias; al
ivierno en ocho cuando en menos tiempo, porque
se rodea much: dejase la madre del rio y decli-
nando sobre la mano derecha a las sabanas, que
son unos llanos muy grandes llenos de carrizo,
pero anegados del agua que sale de la madre del
rio, 11vanse las balsas con botadores, porque 1l
4






50 FR. REGINALDO DE LIZARRAGA

agua esta enbalsada y no corre; es cierto que sila
tierra no fuera tan cAlida y llena de mosquitos,
causara much recreation navegar por estas sa-
banas.
En ellas hay algunos pedazos de tierras altas
que son como islas, donde los indios tienen sus
poblaciones con abundancia de comidas y mante-
nimientos de los que son naturales a sus tierras:
much caza de venados y puercos de monte, que
tienen el ombligo en el espinazo: pavas, que son
unas aves negras grandes, crestas coloradas y no
malas al gusto; hay tambien en estas islas tigres
no poco dafiosos A los indios, y es cosa de admi-
racion: en estas sabanas hay muchas casas, o bar-
bacoas pot mejor decir, puestas en cuatro cafias
de las grandes, en cuadro, tan gruesas como un
muslo y muy altas, hincadas en el suelo; tienen
su escalera angosta, por donde suben a la barba-
coa 6 cafiizo donde tienen su cama y un toldillo
para guarecerse de los mosquitos; aqui duermen
pot miedo de los tigres; muchos destos indios es-
tan toda la noche en peso sin dormir, tocando una
flautilla, aunque la mdisica, para nosotros a lo
menos, no es muy suave; estas barbacoas no sus-
tentan mAs cue una persona.
Todo este rio, A lo menos en la madre cue yo
vi, es abundante de caimanes 6 lagartos, que son
los cocodrilos del rio Nilo, muy grandes, de vein-
te y cinco pies en largo, y dende abajo, conform
A la edad cue tienen; encima del agua no parecen
sino vigas, y son tantos, cue muchas veces vi a
los indios que remaban y guiaban las balsas dar-
les de palos con los botadores para que los deja-
sen pasar.
Y pues habemos venido a tractar destos lagar-
tos 6 caimanes, sera just decir sus propiedades,
las cuales he yo visto. Tienen la misma figure





DESCRIPCI6N COLONIAL


cue un lagarto, pero tan largos como acabo de
decir; son velocisimos en el agua, duermen en tie-
rra, y en ella son perezosisimos, y esto es necesa-
rio, por ser de cuerpos tan grandes y de barriga
anchos; los pies y manos cortos; el suefio pesadi-
simo, porque lo que subcedi6 con uno destos en
Panama, 6 yo lo vi muerto en la playa, paso asi:
cue una mariana de San Juan se salieron tres
mujeres enamoradas, las cuales vi en acuella ciu-
dad, con sus hombres i lavarse al rio, que es pe-
quefio, y cerca del pueblo; el tiempo es caluroso y
de aguas, por ser el invierno, aunque por San
Juan suelen cesar por algunos dias, y asi se llama
el veranillo de San Juan; 1legaron al rio y en una
poza se entraron A bafiar, en la cual se habia un
caiman quedado, que con avenida se subi6 de la
mar por el rio arriba, y como ces6 la avenida no
pudo volverse A la mar, donde hay muchos; en
este aroyo no se crian.
El caiman estaba durmiendo en tierra; bafid-
ronse estas mujeres, y saliendo una A enjugarse,
pareciendole pefia el caiman dormido, sent6se
encima del una, y saliendo la otra llam6la con-
vidindola con la pefia tan blanda; sali6 la terce-
ra y convidAndola sent6se mis hicia la cola, don-
de los caimanes tienen unas conchas agudas, y
como se espinase con ellas, dijo: IOhl quu espino-
sa peia, y tentando con la mano, no era adn de
dia, levant6 la cola del caiman, y conosciendolo
di6 voices: Icaiman, caiman! las demAs levAntanse
no poco alborotadas; llamaron A sus hombres,
que se habian apartado un poco rio abajo; A las
voces acudieron y con sus espadas mataron al
caiman antes que entrase en el agua.
El mismo dia por la mafiana le trajeron negros
arrastrando A la ciudad, y lo pusieron en la pla-
ya, donde todo el pueblo lo fue A ver; conosci e





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


trat6 a uno de los clue iban con estas mujeres que
se hall present, llamado Bracamonte, de cuien
y de otros oi lo referido; tenia de largo 18 pies.
Vi tambien en esta misma ciudad otr caimano
muerto en el portete della, A donde los navios pe-
luefios y fragatas con la marea entran y con ella
salen, que unos negros de un vecino de aquella
ciudad, llamado Cazalla, viniendo de una isla de
su amo A este portete con la creciente de la ma-
rea, acaso le hallaron, que se habia cuedado en
la menguante precedent en la lama (aqui en esta
playa de Panama crece y mengua la mar tres le-
guas, y todo este espacio es lama); echironle un
lazo y muerto le trujeron pot la popa de la fraga-
ta; este caiman era muy grande: tenia de largo 22
pies; yo le vi medir, vile desollar, y del buche le
sacaron muchas piedras, que me parece habria
tres copas de sombrero de los comunes, unas ma-
yores y otras menores, y las mayors tan grandes
como huevo de gallina; es cierto comen piedras y
con el calor del buche las digieren; estaban lisas,
y pot algunas parties gastadas; vi tambien que de-
bajo de los brazos, same licito decir, del sobaco,
le sacaron unas bolsillas llenas de un olor cue no
parecia sino almiscle, esto curan al sol y huele
como el mismo almiscle; entonces lleg6 del Perui
un hombre rico llamado Bozmediano, y la piel
deste animal le dieron; decia lo habia de llevar A
Espafia y ponerlo en Santiago de Galicia.
No tienen lengua, sino una paletilla pequefia
con que cubren y abren el tragadero, por lo cual
debajo del agua no pueden comer; tienen los dien-
tes por una parte acutisimos, por la otra encajan
unos en otros; hecha presa no la sueltan hasta
cue la han despedazado.
Es cosa graciosa verlos cazar gaviotas, p6jaros
bobos y cuervos marines y otras aves; cuando 6s-





DESCRIPCI6N COLONIAL


tas se abaten de arriba abajo i pescar, velas venir
el caiman, y por debajo del agua va a donde la
pobre ave da consigo en el agua, y veniendo con
tanta velocidad no puede declinar la caida, como
el caballo en medio de la carrera; entonces el cai-
man antes que league al agua abre la boca, y pen-
sando el ave dar en el agua, da en la boca del
caiman, y pensando cazar la sardina 6 otro pece
es cazada, y el caiman, la cabeza fuera del agua
levantada, tragase la gaviota 6 cuervo marino. El
buche desta bestia es calidisimo; aprovechanse
del, bebido en polvos, contra el dolor de la ijada;
son amicisimos de perros y caballos, y por esto la
balsa donde van la siguen muchas leguas.
Cuando estan cebados y encarnizados en came
humana son muy dafiosos, y hacen el dafio desta
manera: para hacer la presa en el indio 6 negro
que lava en el rio, 6 coge agua, vienen muy ocul-
tamente por debajo della, y vi6ndola suya, vuel-
ven con una velocidad extrafia la cola, y dan con
ella un zapatazo en el indio 6 negro; cae el indio
en el agua, al cual al instant le echan mano con
la boca, de donde pueden; ll6vanlo al rio 6 mar
adelante hasta que lo ahogan, y sacandolo A tie-
rra se lo comen.
Destos caimanes hay much cantidad en otros
rios, asi desta costa como de Tierra Firme y M-
xico, como el temple sea caluroso; en 6sta del Pirf
no pasan del gran rio de Motape adelante.
Por este rio de Guayaquil arriba (como habe-
mos dicho) se sube en balsas grandes hasta el
desembarcadero, veinticinco leguas; hasta el dia
de hoy hay requas de mulas y caballos que llevan
las mercaderias a aquella ciudad y a otros pue-
blos que de Panama vienen a Guayaquil. Viven
en esta ciudad y su distrito dos naciones de in-
dios, unos llamados Guamcavillcas, gente bien





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


dispuesta y blanca, limpios en sus vestidos y de
buen parecer; los otros se llaman Chonos, more-
nos, no tan politicos como los Guamcavillcas; los
unos y los otros es gente guerrera; sus armas,
arco y flecha. Tienen los Chonos mala fama en
el vicio nefando; el cabello traen un poco alto y
el cogote trasquilado, con lo cual, los demas in-
dios los afrentan en burlas y en veras; 11manlos
perros chonos cocotados, como luego diremos.
Desde aqui A pocas leguas andadas, se llega A
un convento de San Augustin, fundado en el valle
llamado Reque, que tiene poi nombre Nuestra
Sefiora de Guadalupe, porque Francisco de Lez-
cano (A quien el marques de Cafiete, de buena
memorial, por ciertos indicios desterr6 A Espa-
fia), pfisola en la iglesia del pueblo de aquel va-
lie, que los padres de San Agustin tenian a su
cargo, dandola el Nombre de Nuestra Sefiora de
Guadalupe.
Luego que se puso hizo muchos milagros sa-
nando diversas enfermedades, y particularmente
A los quebrados. Oi decir al padre fray Gaspar de
Carvajal (el cual me di6 la profesi6n), que sien-
do muy enfermo, como tambien le vi para espirar
de esta enfermedad, fue a tener unas novenas, y
las tuvo en aquel convento, y al cabo de los nue-
ve dias se hall6 sano y salvo de su quebradura,
como si en su vida no la hobiera tenido, y nunca
mas padeci6 aquella enfermedad, viviendo des-
pues muchos afios; ya han cesado estos milagros,
y aun la devocion de la imAgen, por la inde-
vocion de los circunvecinos. El convent es reli-
gioso y de much recreaci6n; sustintanse en 1l de
16 A 20 religiosos, con much clausura y ejercicio
de letras.




DESCRIPCi6N COLONIAL


CAPITULO VI

DEL VALLE DE CHICAMA

Pocas leguas adelante, no creo son dos jorna-
das, corie el valle de Chicama, abundante; los hi-
jos de los espafioles que nascen en este pueblo,
por la mayor parte son gentiles hombres, y las
mujeres les hacen gran ventaja, y aun ia todas las
del Perui; creese que el agua es gran parte en este
particular, porque donde la hay buena, las muje-
res son muy bien dispuestas que donde no es tal;
esto lo dice la experiencia.
Saliendo, pues, de la ciudad de Guayaquil
para la mar en una area 6 poco mis, menguan-
te, se llega & la isla Lampuna, cuyo nombre co-
rrompido l1aman la Puna, cuyos indios fueron
belicosos much; comian care humana; era bas-
tantemente poblada. Produce oro y much comi-
da; toda su costa es abundantisima de pescado.
Produce tambien cantidad de sabandijas ponzo-
fiosas, culebras, viboras y otros animals; por la
costa della, particular la clue mira la tierra, se
veen muchos caimanes; dista de la tierra fire
poco mis de ocho leguas.
Estos indios se comieron al primer obispo cue
hobo en estos reynos, ilamado Fr. Vicente de
Valverde, religioso de nuestra sagrada Orden,
con otros espafioles; fu6 obispo de mis tierra cue
ha habido en el mundo, porque desde Panama
hasta Chile se prolongaba por mar y por tierra
su obispado. Era fama en aquella isla haber un
tesoro riquisimo clue los indios tenian escondido;
despach6le el Marques Pizarro desde la ciudad





56 FR. REGINiLDO DE LIZARRAGA

de Los Reyes con poca Aente para que lo descu-
briese y sacase; los indios eran recien conquista-
dos; los cuales, recibiendo a nuestro obispo y A
los que con 61 iban, de paz, y sabiendo A lo cue
venian; los descuidaron, y descuidados dan en
ellos, matanlos y c6menselos; por esto son afren-
tados de los indios comarcanos, Ilamandoles pe-
rros Lampuna, como obispo. Estos indios son
grandes.marineros, tienen balsas grandes de ma-
dera liviana, con las cuales navegan y se meten
en la mar A pescar muchas leguas; vienen a Gua-
yaquil con ellas cargadas de pescado, lizas, tollos,
camarones, etc., y suben al desembarcadero que
dejamos dicho del rio de Guayaquil; cuando en
este rio se encuentran estos indios con los Cho-
nos, se afrentan los unos A los otros; los Chonos
dicenles: iahl perro Lampuna, come obispo! Los
Lampunas: iag! perro Chono, cocotarro! notan-
dolos del vicio nefando; esto vi y oi. Hay en esta
isla plateros de oro que labran una chaquira de
oro, asi la llamamos aci, tan delicada, que los
mis famosos artifices nuestros, ni los de otras
nascione la saben, ni se atreven a labrar; destas
usaban las mujeres principles collares para sus
gargantas; llev6se. Espafia, donde era en much
tenida.

CAPITULO VII

DE TUMBES

Prolongando la costa y corriendo Norte, Sur,
pocas leguas adelante, no son veinte, llegamos al
puerto llamado Tumbes, que mas justamente se
ha de 1lamar playa y costa brava; tiene esta pla-





DESCcwPcI6N COLO!NIAL


ya un rio grande y caudaloso de buena agua,
pero los navios que antiguamente alli aportaban
no entraban en 61 pot la much mar de tumbo y
olas unas tras otras clue cuotidianamente qluie-
bran en su boca, viniendo mas de media legua de
la mar, por lo cual es dificultoso entrar en 61 an
balsas, y si son aguas vivas es impossible, so pena
de perderse.
El rio tiene otro nombre, clue es rio de Tum-
bez; solia ser much mas poblado que agora, y
los mas de los indios tenian su pueblo casi cua-
tro leguas el rio arriba, donde agora estan pobla-
dos. Los pescadores vivian en la costa; eran beli-
cosos y fornidos. Llueve raras veces en este para-
je, 6 ya desde esta costa, si no es por maravilla,
no hay lluvias, y (como adelante diremos) hasta
Cocuimbo, el primer pueblo de Chile. Los que
no vivian de pescar tenian por oficio ser plateros
de oro, labraban la chacluira, que acabamos de
decir en el capitulo precedent, tan delicada como
los indios de la Puna, y aun mas; libranla desta
suerte, como 16 vi estando en aquel puerto: el in-
dio clue labra ti6ndese de largo a largo sobre un
bancluillo tan largo como 61, obra de un jeme
alto del suelo; la cabeza tiene fuera del bancluillo
y los brazos, tendiendo una manta, y encima po-
nen sus instruments. Fueron no pocos, agora
cuasi no hay algunos; hanse consumido y se van
consumiendo; la causa, las borracheras.





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


CAPITULO VIII

DEL RIO DE MOTAPE

Pasando la costa adelante y metiendonos un
poco la tierra adentro, por ser la costa muy bra-
va, Ilegamos veinte leguas andadas, poco mis 6
menos, al gran rio de Motape, donde hay un
pueblo deste nombre. Quien antiguamente go-
bernaba en esta provincia, que por pocas leguas
se extiende, eran las mujeres, A quien los nuestros
llaman capullanas, por el vestido que traen y
traian A manera de capuces, con que se cubren
desde la gargantai A los pies, y el dia de hoy, casi
en todos.los llanos usan las indias este vestido;
unas le cifien por la cintura, otras le traen en
vanda. Estas capullanas que eran las sefioras, en
su infidelidad se casaban las veces que querian,
porque en no contentindolas el marido, le des-
echaban y casabanse con otro. El dia de la boda,
el marido esco$ido se asentaba junto a la sefiora
y se hacia gran fiesta de borrachera; el desechado
se hallaba alli, pero arrinconado, sentado en el
suelo, 1lorando su desventura, sin que nadie le
diese una sed de agua. Los novios, con gran ale-
gria. haciendo burla del pobre.


CAPITULO IX

DEL PUERTO DE PAITA

De aqui al puerto de Paita debe haber diez
leguas, poco mas 6 menos. Es muy bueno y se-





DESCRIPCI6N COLONIAL


guro; no le he visto; es escala de todos los navios
cue bajan del puerto de la ciudad de Los Reyes
A PanamA y A M6xico y de los que suben de alli
para estos reinos; si tuviera agua y alguna tierra
frutifera se hobiera alli poblado un pueblo gran-
de; empero, por esta falta, y de lefia, hay en 61
pocas cosas; el suelo es arena; traen en balsas
grandes el agua de mis de diez leguas, los indios
pocos que alli viven.
Las balsas son mayores que las de Tumbez y
la Puna; atrevense con ellas A bajar hasta la
Puna y hasta Guayaquil, y volver doblando el
cabo Blanco, cue es uno de los trabajosos de do-
blar, y ninguno mrs de los desta costa del Piri;
aprovechanse de velas en estas balsas, y de remos
en calmas.

CAPITULO X

DE LA CIUDAD DE PIURA

De acui nos metemos un poco la tierra aden-
tro, deben ser otras doce leguas, a la ciudad lla-
mada San Miguel de Piura; esta fue la primer
cue edificaron los espafioles en este reino. Era
ciudad de razonables edificios, casas altas y los
vecinos ricos; participaban de los indios de los
llanos y de la sierra. Llueve en esta ciudad, aun-
que poco; es abundante de mantenimientos, asi de
los de la tierra como de los nuestros, y de gana-.
dos; es muy calida, por estar lejos de la mar, y la
tierra produce muchas sabandijas sucias, y entire
ellas viboras, culebras y arafias; de las frutas
nuestras, cuales son membrillos, granadas, man-
zanas y otras de muy buen sabor y grandes, son





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


las mejores del mundo. Pero tiene esta ciudad un
contrapeso muy notable, que es ser enfermisima
de accidents de ojos, y son incurables, porque al
que no le salta el ojo queda ciego, con unos dolo-
res incomportables; apenas vi en aquella ciudad
hombre que no fuese fuerto. Esta enfermedad es
comun en todos los valles que desta ciudad hay
A la de Trujillo, aunque no son tan continues ni
Asperos, y a quien mas frecuente les da es A los
espafioles; i los indios raras veces. En estos va-
lles vi i hombres con semejantes accidenles, en-
cerrados en aposentos oscurisimos, y con el dolor
renegaban de cuien les habia traido A estas par-
tes; los vecinos desta ciudad, dos 6 tres veces, por
esta enfermedad la han despoblado y pasandase
A vivir los mis dellos i un valle llamado Cata-
caos (no le he visto); es muy fertil y libre de toda
enfermedad, pero todavia han quedado algunos
en la ciudad por no dejar sus casas y heredades,
aunque de pocos afios A esta parte se ban muda-
do seis ie ocho leguas mis cerca delpuerto de Pai-
ta, i la barranca del rio de Motape.


CAPITULO XI

[DEL VALLE DE XAYANCA]

De aqui se camina la tierra adentro i doce, diez
y menos leguas de la costa de la mar hasta la ciu-
dad de Trujillo, que son ochenta leguas tiradas,
en cuyo camino hay un despoblado de doce le-
guas y mis sin agua hasta el valle de Xayanca;
6ste es muy f6rtil y de muchos indios, y el sefor
del, indio muy aespafiolado; vistese como nos-





DESCRIPC16N COLONIAL


otros, sirvese de espafioles, con su vajilla de plata;
es rico y de buenas costumbres.
El valle es tan abundante de mosquitos zancu-
dos, cantores, y de los rodadores, que es como mi-
lagro poderlos sufrir los indios, ni los espafioles;
yo he caminado veces por los Llanos, y aunque
en todos los values hay mosquitos, no tantos
como en este.

CAPITULO XII

DE LOS LLANOS

Y para que se entienda qu6 llamamos Llanos y
Sierra, adviertase que desde este valle Xayanca,
y aun mis abajo, desde Tumbez, aunque alli al-
canzan (como dijimos) algunos aguaceros hasta
Copiapo, cue es el primer valle del distrito del
reino de Chile, A lo menos desde el valle de San-
ta hasta Copiapo no lueve jams, ni se acuerdan
los habitadores dellos haber Ilovido. Todo el ca-
mino, diez leguas en algunas parties, en otras
ocho, en otras seis y cuatro leguas en otras, hasta
la costa de la mar, es arena muerta, aunque hay
pedazos de arena 6 tierra fija-en algunas parties
y a trechos. Entre estos arenales provey6 Dios
hobiese valles anchos, unos mas que otros, por
los cuales corren rios, mayores 6 menores, confor-
me A como tienen mas cercana, 6 vienen de mis
adentro de la sierra su nascimiento; la tierra de
todos estos valles es de buen migajon, la cual re-
gada con las acequias que los naturales tienen sa-
cadas para regarlos, es abundantisima de todo
genero de comidas, asi suya como nuestra; c6gese
much maiz, trigo, cebada, frijoles, pepinos, etc.;





PR. REGINALDO DB LIZARRAGA


tienen muchas huertas, con much membrillo,
manzana, camuesa, naranjas, limas, olivos que
Ilevan much y muy buena aceituna, la grande
mejor que la de C6rdoba, porque tiene mAs que
comer; en muchos dellos se da vino muy bueno,
y la cafia dulce se cria much y gruesa, por lo cual
son c6modas para ingenios de azdcar, en mu-
chos de los cuales los hay, como en su lugar dire-
mos. Extiendense estos Llanos que Ilamamos
(aunque hay grandes medanos de arena) desde el
puerto de Paita hasta el valle que dijimos de Co-
piapo por mas de 700 leguas 6 poco menos, si-
guiendo la costa, sin que en ellas llueva; pero
desde Mayo comienzan unas garias, llamadas
asi de los mariners, que duran hasta Octubre;
son unas nieblas espesas, que mojan un poco la
tierra, mas no son poderosas A hacerla fructificar;
son con todo eso necesarias para las sementeras,
porque las defiende de cuando estA en berza de
los grandes calories del sol; con estas garfias en
los cerros y m6danos de arena se cria much yer-
ba y flores olorosas, las cuales son admirable
past para el ganado vacuno y yeguas; pero tiene
un contrapeso grande, porque no falte A cada cosa
su alguacil. Cuando 6stas gardas son muchas
crianse grande cantidad de ratones entire estas
yerbas, y venido el verano, como se sequen y no
tengan que comer, descienden ejercitos dellos A
buscar comida a los valles, viflas y heredades, y
c6mense hasta las cascaras de Arboles; esta plaga
es irremediable.
El aire que corre por estos arenales es Sur, al-
gunas temporadas muy recio, y es cosa de ver cue
remolina en estos cerros de arena y levantando
la arena la trasporta A otro lugar, y ha subcedido
estar durmiendo en estos arenales, porque por
ellos va el camino, el pasajero, y viniendo un re-





DESCRIPCI6N COLONIAL


molino destos caer sobre el pobre viandante y
cuedarse alli enterrado en la arena. Fuera de la
abundancia clue los valles tienen de mieses, son
abundantes de Arboles frutales, como son guaya-
bas, paltas, platanos, melones, ciruelas de la tie-
rra y otras fructas, much algarrobal; con la fruc-
ta de los arboles engordan los ganados abundan-
tisimamente, haciendo la care muy sabrosa; pero
hay en algunas parties unos algarrobos parrados
por el suelo, que levan una algarrobilla, la cual
comida de los caballos 6 yeguas, luego dan con
la crin y cerdas de la cola en el suelo, y porque
en el valle de Santa hay mis que en otros valles,
se llama la algarrobilla de Santa, de donde, cuan-
do algun hombre por enfermedad se pela, le dicen
haber comido la algarrobilla de Santa. El rey
desta tierra, A quien comunmente llamamos el
Inga, para que en estos arenales no se perdiesen
los caminantes y se atinase con el camino, tenia
puestas de trecho A trecho unas vigas grandes
hincadas muy adentro en el arena, por las cuales
se gobernaban los pasajeros. Ya esto se ha perdido
por el descuido de los corregidores de los distritos,
por lo cual es necesaria guia.
Entrando en el valle, por una parte y por otra
iba el camino Real entire dos paredes A manera de
tapias hechas de barro de mampuesto, de un es-
tado en alto, derecho como una vira, porcue los
caminantes no entrasen A hacer dafio A las semen-
teras, ni cogiesen una mazorca de maiz ni una
guayaba, so pena de la vida, que luego se eje-
cutaba.
Estas paredes estin por muchas parties ya de-
rribadas, y los caminos no en pocas parties van
por detrAs de las paredes; en tiempo del Inga no
se consintiera. Por los arenales ya dijimos no se
puede caminar sin guia, y lo mas del afio se ha de





FR. REGINALDO PlE I IZARRAGA


caminar de noche, por los Arandes calories del sol;
los guias indios son tan diestros en no perder el
camino, de dia ni de noche, que pnrece cosa no
creedera.
Lo que llamamos y es, sierra son unos cerros
muy altos, muchos de los cuales, por su altura,
aunque estin en la misma line equinoctial como
es Quito y much parte de aquel distrito, y desde
alli L Potosi, que son 600 leguas incluidas entire
el tr6pico de Capricornio, porque Potosi esta en
veinte grados, es muy frio siempre y no pocas las
sierras llenas de nieve todo el afio, y otros lugares
por el frio inhabitables; lo cual los antiuuos fil6-
sofos tavieron por inhabitable respect del much
calor por andar el sol entire estos dos tr6picos, de
Cancro a la part del Norte y de Capricornio a la
\parte del Sur, veinte 6 dos grades y medio apar-
tado cada uno de la line.
En esta sierra hay muchas y muy grandes po-
blaciones en values que hay, y en llanos muy es-
paciosos, como son los del Collao; corre esta cor-
dillera comunmente de 17 a 20 leguas de la mar,
y lo bueno deste Peru es esta tierra que dista de
la cordillera i la mar, y aun de Chile, como en su
lugar diremos.

CAPITULO XIII

DEL CAMINO DE LA COSTA

Volviendo a nuestro prop6sito, desde Xayanca
a Trujillo, agora 43 ailos, poco mAs 6 menos, se
caminaba a la tierra adentro ocho leguas y diez
de la costa de la mar, 6 se deciinaba a la costa, yo
vine por la costa, donde las bocas de los rios eran




DESCRPCI6N COLONIAL


pobladas de muchos pueblos de indios, muy abun-
dantes de comida y pescado; aqui hallabamos ga-
Ilinas, cabritos y puercos, de valde, porque los ma-
yordomos de los encomenderos que en estos pue-
blos vivian no nos pedian mas precio cue tomar
las aves y pelallas, y los cabritos desollarlos, y el
maiz desgranarlo. Todos estos indios se han aca-
bado, por lo cual ya no se camina por la costa,
que era camino mas fresco y no menos abundan-
te cue el otro. Los indios clue quedaban, porque
totalmente no faltasen, los han reducido el valle
arriba, donde los demis vivian. Era realmente
para dar gracias A Nuestro Sefior ver unos pue-
blos llenos de indios y de todo mantenimiento,
el cual se daba & todos de gracia. La causa de la
destruicion de tanto indio dire cuando tratare de
sus costumbres, y para aqui sea suficiente decir,
las borracheras. Bajando, pues, de Xayanca A la
costa y caminando por ella se venia i salir A sie-
te leguas de Trujillo, a un valle llamado Licapa.


CAPITULO XIV

DE LOS DEMAS VALLEYS

Volviendo, pues, i Xayanca, y continuando el
camino la tierra adentro, A pocas leguas unos de
otros, se va de valle en valle, lo cual, si bien se
consider, no parece sino cue desde Xayanca A
Trujillo es todo un valle en diversos rios, empero
todos de muy buena agua, que los fertiliza en
gran manera. Entre ellos hay uno llamado Zafia,
abundantisimo, a donde de pocos afios A esta
parte se ha poblado un pueblo de espanoles de





FP. REGINALDO DE LIZARRAGA


no poca contrataci6n, por los ingenios de azdcar
y corambre de cordobanes y por las muchas ha-
rinas que dl6 se sacan para el reino de Tierra
Firme; el puerto no es muy bueno; dista del pue-
blo algunas leguas; ni en toda esta costa, desde
Paita Chile, cue es lo iltimo poblado de Chile,
los hay buenos; los mis son playas. Con el cue
tienen embarcan sus mercaderias para la ciudad
de Los Reyes y para Tierra Firme. Esta pobla-
ci6n de Zaiia destruye la ciudad de Trujillo,
porque dejando sus casas los vecinos de Trujillo
se fueron a vivir a Zafia.


CAPITULO XV

DE NUESTRA SERORA DE GUADALUPE (1)



CAPITULO XVI

DEL VALLE DE CHICAMA

[Es el valle de Chicama] abundante, ancho y
largo, donde habia muchos indios dotrinadoq por
religiosos de nuestra Orden, encomendados en el
capitan Diego de More, varon muy principal en
este reino. Entre otros religiosos nuestros de mu-
cha virtud y cristiandad que en la doctrine de
aquel valle se han ocupado, fu6 uno el padre

(1) Faltan las paginas 49 y 5o del ms., donde se hallaba este
capitulo y el comienzo del siguiente.





DESCRIPCION COLONIAL


fray Benito de Jarandilla, el cual, despues que
entr6 en eI nunca del sali6 para vivir en otra
parte; aqui se consagr6 a Nuestro Senor, predi-
cando el Evangelio a los indios con admirable
austeridad de vida en todo lo tocante A su pro-
fesion, sin jams se conocer en 61 cosa de mal
ejemplo, sino gran celo A la conversion de aque-
llos naturales, donde vivi6 mis de 55 afios, y ha
pocos afios, no ha dos cuando escrebi esto, que
Nuestro Sefior le llev6, como piadosamente cree-
mos, 6 pagarle sus servicios. Los indios deste va-
lle tienen dos lenguas, que hablan: los pescadores
una, y dificultosisima, y otra no tanto; pocos ha-
blan la general del Inga; este buen religioso las
sabia ambas, y la mas dificultosa, mejor. Su cari-
dad part con los indios era muy grande, porque
curarlos en sus enfermedades, repartir con ellos
su racion y quedarse 6 contentarse para su man-
tenimiento con un poco de maiz tostado 6 cocido,
era como natural. Varon de much oracion y pe-
nitencia, docuiera que estaba se habia de levantar
A media noche a rezar maitines, y a cualquiera
hora que le llamaban para confesar al enfermo,
con toda el alegria del mundo se levantaba, y
aunque el rio viniese muy crecido, no le temia
mAs que si no Ilevara agua, y es muy grande al
verano. Este es comun lenguaje entire los indios,
que decian pasaba el rio en un macho que la Or-
den le habia concedido A uso, por cima del agua,
A cualquier hora y cuando mAs agua traia el rio.
Esto no lo escribo por milagro, sino como cosa
comunmente dicha entire los indios.
En este valle tiene nuestra sagrada Religion un
convento priorato que este religioso venerable
fund, donde se sustentan de ocho A diez religio-
sos, y favoreci6ndolo Nuestro Sefior se sustenta-
ran mAs, porque las haciendas van en crecimien-





68 FR. REGINALDO DE LIZARRAQA

to. El valle es abundantisimo de pan, vino, maiz
y demas mantenimientos; danse en 61 admirable-
mente los olivos, que cargan de aceituna muy
buena. Los demas mantenimientos a la tierra na-
turales, bonisimos; es famoso por un ingenio de
azucar que alli plant el capitan Diego de Mora;
una cosa cue por ser peregrina la dire, cue hay en
este ingenio, y es que con ser cAlido el temple en
todo tiempo y todos los valles de los Llanos
abunden en moscas y este las tenga dentro y fue-
ra de las casas. de los indios y de los espafioles,
en la casa cue 11aman del azicar y donde se ha-
cen las conservas y estan las tinajas llenas de
todo genero dellas no se halle ni se yea una
ni mas.
Helo visto, por eso lo digo, pues la miel y el
azicar, madre es de las moscas.


CAPITULO XVII

DE LA CIUDAD DE TRUJILLO

Dista la ciudad de Trujillo del valle de Chi-
cama cinco leguas tiradas.
La primer vez cue la vi era muy abundante y
muy rica; los vecinos, conquistadores, unos hom-
brazos tan llenos de caridad para con los pasaje-
ros, que en viendo en la plaza un hombre no co-
nocido 6 nuevo en la tierra (que llamamos cha-
peton), A mia sobre tuya lo llevaban a su casa, lo
hospedaban, regalaban y ayudaban para el cami-
no, si alli no le daba gusto hacer asiento; un ve-
cino de aquellos, cuando salia de su casa ocupaba
toda la calle; no habia meson entonces, ni en mu-





DESCRIPCI6N COLONIAL


chos afios despues, ni carneceria; A todos sobra-
ba lo necesario y aun mAs, y el que no lo tenia
no le faltaba, porque los encomenderos les envia-
ban el carnero, vaca y lo demas cada dia. Libera-
lisimos para con los pobres; sus casas muy har-
tas y sus cajas muy llenas de oro y plata. Ya todo
ha cesado y sus hijos han cuedado pobres, porque
no siguen la cordura, y raras veces retienen las
sillas de sus padres.
Dista esta ciudad del puerto, si asi se ha de
llamar siendo costa brava, dos leguas; surgeon los
navios mis de legua y media de la playa; en el
desembarcadero hay mares de tumbo, unas tras
otras, con tanta violencia cuanta experimentan
los que alli se desembarcan. Aqui hay un poble-
zuelo que del puerto toma el nombre, llamado
Guanchaco. Los indios son grandes nadadores y
pescadores; no temen las olas, por mAs que sean;
entran y salen en unas balsillas de juncos grue-
sos, llamados eneas, que no-sufren dos personas,
y las clue las sufren han de ser muy grandes. En
llegando A tierra, cuando vienen de pescar, toman
la balsa A cuestas y la llevan A su casa, donde, 6
en la playa, la deshacen y enjugan, y cuando se
quieren aprovechar della t6rnanla A atar.
Conosci en esta ciudad, entire otros vecinos y
encomenderos, al capitan don Juan de Sandoval,
hombre muy amigo de los pobres, gran cristiano,
muy rico, casado con una sefiora muy principal
de no menores parties cue su marido, nascida en
el mismo pueblo, llamada dofia Florencia de Val-
verde, hija del capitan Diego de Mora y de dofia
Ana de Valverde. Este caballero tenia antes que
muriese capellanias instituidas en todos los mo-
nasterios; su enterramiento escogi6 en el de San
Agustin, cuya capilla mayor edific6; aunque no
quiso, el altar mayor fu6 suyo; al lado del Evan-





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


gelio hizo un altar advocacion de los Angeles,
cue adorn6 con retablos famosos y muy ricos or-
namentos labrados en Espaila; dej6 much renta
y poca carga de misas, con la cual se va edifican-
do el convento, 6 por mejor decir se ha edificado.
En el convento de nuestro padre Santo Domingo
se le dice perpetuamente la misa de Nuestra Se-
flora todos los sabados del aflo, y cada dia la Sal-
ve cantada, despues de Completas, como es anti-
guo uso en la Orden desde su fundaci6n; dej6
bastante renta.
En el convento de San Francisco tambien tenia
su memorial de misas, y dej6 renta para que se
pague la limosna dellas.
Mucho tiempo del que vivi6 tenia en el puerto
desta ciudad indios pagados A su costa, para que
en Ilegando el navio al surgidero, que ya dije es
de la playa mas de legua y media, saliesen en sus
balsillas, fuesen al navio y avisasen saliesen 6 no
saliesen A tierra, porque como el navio surge tan
lejos, no venia quebrazon de las olas en tierra;
avisados no corren riesgo. Antes de que este ca-
ballero tuviese pagados indios para esta bonisima
obra perdianse muchos bateles, y los cue en ellos
venian, porcue viniendo A desembarcar, metianse
en tierra, no viendo el peligro, y cuando querian
volver al navio no podian, por lo cual era necesa-
rio zozobrar y perderse. Solia esta ciudad ser de
buena contractacion respect del much azucar y
corambre que los vecinos tenian, y por el ganado
porcuno que della se l1evaba A la de Los Reyes;
ya se va perdiendo.
Aunque dije arriba que desde Xayanca A Co-
piapo no 11ueve, aflidi que A lo menos desde el
Puerto de Santa, lo cual es asi, porque de cuando
en cuando suele H1over en estos valles y arenales
que hay desde Xayanca y aun mas abajo hasta





DESCRIPCI6N COLONIAL


Trujillo y un poco mis arriba; y tan recio, y con
sus truenos, y en tanta abundancia, clue saliendo
los rios de madre destruyen los valles, pastos y
heredades, como subcedi6 agora 16 afios, poco
mis, que llovi6 tanto desde Trujillo para abajo,
cue se destruyeron muchas haciendas y hobo
much hambre; oi certificar en Trujillo, donde
llegu6 acabada de pasar esta inundacion, clue se
temi6 much no se llevase el rio la ciudad; hicie-
ron los reparos posibles, pero como eran sobre
arena, permanecian poco tiempo; lleg6 A tanto,
que ya se habia apregonado que, oida la campa-
na, cada uno se pusiese en cobro como mejor pu-
diese. Provey6 nuestro Sefior con su misericordia
clue el rio diverti6 por otra parte. Perdi6se much
cantidad de vestidos; arruinaronse muchas casas,
porque como no se cubren con tejas, ni son A dos
aguas, sino terrados y 6stos muy leves, llovianse
todas y no habia donde guarecer la ropa y comi-
da. Los ornamentos de las iglesias, con dificultad
se guardaron. Oi decir a personas que se halla-
ron en Trujillo en aquella sazon, y f los que en
ella habia, que desde el valle de Chicama A Tru-
jillo, que dijimos poner cinco leguas, corrian tres
rios que no se podian vadear. Las madres dellos
de muy antiguo se ven y se conocen haber por
alli corrido rios; los nuestros decian haber queda-
do desde el diluvio. Los indios afirmaban haber
oido A sus viejos cue de muchos en muchos afios
acontecian semejantes aguas 6 inundaciones, y
ahora un afio subcedi6 tal azote, aunlue no tan
pesado.
Viviendo yo agora 15 aiios en Trujillo en nues-
tro convento (celebramos alli la fiesta de Nuestra
Sefiora de la Visitacion con today la solemnidad
possible) cuando saliamos con la procesion ya se
habia revuelto el cielo; tron6, relampague6, llovi6,





FR. REGINALDO LIZARRAGA


y silas cubiertas de las casas fueran de tejas, co-
rrieran las canales por un poco de tiempo.
Empero estos aguaceros no 11egan al valle de
Santa. Pasadas estas aguas, son tantos los grillos
que se crian en los campos y tierras de pan, y en
las casas, que es otro azote y plaga no menor;
c6mense lo sembrado y lo no sembrado, y en las
casas hacen no poco dafio. DemAs desto, con la
putrefaccion de la tierra con las aguas, crianse
muchos ratones, que es otra peor plaga. Llueve
tambien en esta costa mas continuamente que por
estos llanos de Trujillo para abajo, en un asiento
llamado, mejor dire en unas lomas llamadas de
Ariquipa; pero esto es porque la mar, haciendo
un grande ensenada, se mete casi a las faldas de
la tierra, donde alcanzan muchos aguaceros, por
lo cual los indios que aqui habitan mas son mas
serranos cue yungas. Visten como serranos. Lo
uno y lo otro he visto muchas veces.
Es esta ciudad, como las demas de los Llanos,
combatida de terremotos, aunque no tan recios
como desde ella para arriba.


CAPITULO XVIII

DE LA[S] GUACA[S] DE TRUJILLO

Hallanse en estos reinos, y particularmente en
los Llanos, unos enterramientos, comunmente
Ilamados Guacas, que son unos como cerros de
tierra amontonada A manos, debajo de la cual los
sefiores destos Llanos se enterraban, y con ellos,
segun es fama, y aun experiencia, ponian gran
suma de tesoros de oro 6 plata y la mayor canti-





DESCRIPC16N COLONIAL


dad de plata, tinajas grandes y otras vasijas y
tazas para beber, que llamamos cocos. La guaca
mis famosa era una que estaba poco mis de me-
dia legua de la ciudad de Trujillo, de la otra ban-
da del rio, de un edificio en parties terrapleno, en
parties de ladrillos grandes, 6 pot mejor decir de
adobes pequefios.
Este edificio era muy alto, y en circuit 6 de
box (si como mariners nos es licito hablar) de-
bia tener poco menos de media legua.
Quien lo edificase no hay memorial, ni los in-
dios tal oyeron decir A sus antepasados. Para
edificarlo es impossible, sino que se pasaban mu-
chos afios y labraban en 61 suma de indios. Si no
se ve no se puede career. Siempre se entendi6 era
enterramiento, y aun enterramientos 6 sepultura
de muchos sefiores, cuales fueron los de aq(uel
valle de Trujillo, que se entiende fueron much
antes que los Ingas, y poderosisimos asi en ri-
quezas como en Animo para subjetar much par-
te de ef te reino, porque A cuatro leguas de la ciu-
dad de Guamangas se ha hallado otro edificio,
aunque diferente, pero figures de indios como las
de los deste valle de Trujillo, de donde se colige
hasta alli haber llegado el sefiorio destos sefiores,
y aun pasado hasta el Collao. Porqlue en un pue-
blo deste Collao, Tiaganuco, se ve otto edificio de
canteria y piedras muy grandes, muy bien labra-
dassemejantes A este cerca de Guamanga, que
los que alli hacen noche lo iban a ver a maravi-
lla; la primer vez que por alli paseo, habra 29
afios, con otros dos religiosos, lo vimos y nos ad-
miramos, porque no habiendo tenido estos indios
picos ni escodas, ni escuadras, para labrar aque-
llas piedras, verlas labradas como si canteros muy
finos las hobieran labrado, causaba admiraci6n;
habia puertas de tres piedras y grandes: las dos





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


que servian a los lados, la otra de umbral alto.
Vimos alli una figure de sola una piedra que pa-
recia de gigante, segun era grande, corona en la
cabeza y talabarte como los anchos nuestros, con
su hebilla.
Preguntar que noticia se tiene desta gente no
hay quien la de, y porque este edificio es semejan-
te al de junto a Guamanga, se cree haberlo hecho
un mismo senior, y que este era senior de Trujillo,
que para memorial suya donde le parecia lo man-
daba edificar. Cosa cierta no hay.
Los sefiores principles deste valle de Trujillo
se l1amaban, como propio nombre, Chimo, y de
uno hasta el dia de hoy hay memorial deste nom-
bre, afiidiendole otro como por sobrenombre, Ca-
pac, que junto se nombraba Chimopacac, que
cuiere decir chimo riquisimo. Lo que se colige es
que destos Chimos era la guaca de Trujillo ente-
rramiento. Los vecinos de Trujillo, viendo aquel
famoso edificio y teniendo noticia haber alli gran
tesoro enterrado, sin que hobiese rastro ni me-
moria quien alli lo puso, ni A quu herederos les
hobiese de venir, juntArose algunos vecinos de
indios y no vecinos, y hecha compafiia determi-
naron de cavar a la ventura como dicen; dieron
en algunos aposentos debajo de tierra, y final-
mente, dieron en much tesoro, y no en el prin-
cipal como se tiene por cierto. C6poles i mis
de 16o.oo0 pesos, pagados quintos, pero no s6 quc
se tenia aquella plata, que ninguno la goz6; fue-
seles como en humo. Verdad sea que gastaban A
su albedrio y sin 6rden alguna; otros cavarian en
otras parties, sacaron alguna plata, no tanta como
los desta compafia. Comenzando A sacar plata
desta guaca,-todos los valles de los Llanos se
hundian cavando guacas, y registrando sacaron
plata de la bolsa pagando jornaleros cavadores y





DESCRIPC16N COLONIAL


much tierra; nunca, empero, hallaron lo clue de-
seaban. Hobo en este tiempo en el valle de Lima
tin famoso hereje, creo ingles, que junto al pue-
blo de Surco 61 solo cavaba una guaca, que Ila-
man de Surco, y por lo que despues, cuando pre-
so y descubierto ser hereje se entendio, aguarda-
ba otros de su herejia que habian de venir; alli
se estaba de dia y de noche cavando y sacando la
tierra l1 propio, mal vestido; venia A la ciudad,
que dista de la guaca una legua, pedia por amor
de Dios y ilevaba poco que comer, hasta que se
descubri6 ser hereje, preso por el Santo Oficio
justisimamente. Le quemaron en el primer aucto
que los sefiores inquisidores hicieron.


CAPITULO XIX

DEL VALLE DE SANCTA

Desde esta ciadad de Trujillo, 18 leguas mis
adelante, la costa en la mano, l1egamos al valle y
puerto l1amado Sancta, abundante much de todo
genero de mantenimientos, donde se comienzan
A hacer trapiches de azdcar y muy bueno; muy
cerca del puerto se ha poblado un pueblo de es-
pafioles, el cual si tuviera indios de servicio fue-
ra en much crescimiento; tiene pocos indios na-
turales; bajan los de la sierra de la provincia que
11amamos Guailas; es en notable dafio de los in-
dios; son serranos y corren gran riesgo sus vidas,
como en todas parties 6 todas las veces cue A los
Llanos bajan. Tiene muchas y muy buenas tie-
rras, todas de riego, con acecuias de un rio de
bonisima agua y muy grande, cue pocas veces se





76 FR. REGINALDO DE LIZARRAGA

deja vadear; pasase en balsas de calabazos, y es
lo mas seguro. Estas balsas las hacen los indios
mayores 6 menores, como es la gente 6 hato que
se ha de pasar. Los calabazos son muy grandes y
redondos; ponen en una red a la larga ocho 6
diez, otros tantos en otra, y asi la ensanchan
conforme son los cque han de balsear; hacenla de
seis, site y ocho hileras de calabazos. Las redes
atan unas con otras; atadas, encima echan lefia y
rama porcue no se mojen las personas y el hato.
Luego dos indios, grandes nadadores como lo son
todos los de los Llanos, atan unas sogas A la
balsa, y cifinndosela por el hombro toma cada
uno su calabazo grande, y echandose sobre 1e
nadan, y desta suerte llevan y pasan la balsa de
la otra parte del rio, por poco precio que se les
da. Este rio desemboca viniendo de Trujillo, un
poco mas abajo del puerto, por cuya boca no se
puede entrar ni tomar agua; empero, de la ace-
quia principal que pasa por cima del pueblo, sale
una pequefia que cae en la playa del puerto.


CAPfTULO XX

DE LOS DEMAS VALLES, A LOS REYES

Desde este valle al de Chancay ponen cincuen-
ta legAas, en las cuales i trechos pasamos por
seis valles, todos abundanti-simos, si los natura-
les no hobieran faltado, que los labraban, para
todo genero de mantenimiento, con agua bastan-
te de riego; sus acequias sacadas, pero ya perdidas.
El primero es Cazmala baja y Cazmala alta,
donde han quedado pocos indios, que apenas





DESCRIPTION COLONIAL


pueden sustentar un sacerdote; de aqui vamos a
Guarme, mejor valle y de mis indios, con puerto
no muy seguro por la mar de tumbo que hay al
desembarcar; tiene much pescado, much arbo-
leda, algarrobas que se Ilevan A Los Reyes para
las carretas, 6 yo vi desde este valle llevarse na-
vios cargados a Los Reyes de carbon, que no era
poco provecho A la ciudad y al senior del navio,
llamado el Carbonero.
Ocho leguas siguiendo la costa por do se cami-
naba es el de Parmunguilla, valle estrecho, de
bonisima agua el rio, y clue en su nacimiento se
hall oro; abundante de trigo 6 maiz; ya no se
camina por la costa, porclue haberse consumido
los indios fu6 causa de cerrarse con much cafia-
veral bravo; rod6anse mis de cuatro leguas me-
ti6ndonos la tierra adentro, el cual pasado, parte
terminos con el de la Barranca, cue le es muy
cercano; las pocas tierras que tiene son muy
buenas.
Luego entramos en el de la Barranca, fertilisi-
mo de trigo 6 maiz, y de tierras muchas y muy
gruesas; de aqui se lleva la mayor parte del trigo
que en Los Reyes se gasta; hay en 61 dos inge-
nios de azicar bonisimo; el rio no es tan grande
como raudo y pedregoso, por lo cual en todo
tiempo es dificultoso de pasar; tiene puente tres
leguas arriba, A la cual por no ir, algunos se han
ahogado.
Acui hay unos pocos de indios poblados; pa-
sado el rio, luego se sigue el de Gaura, que tiene
las mismas calidades clue 6ste, con otros pocos de
indios, y de donde se l1eva much maiz y trigo A
Los Reyes por mar; tiene puerto no muy seguro.
Prosiguiendo por la costa adelante (si no nos
queremos meter cuatro 6 cinco leguas la tierra
adentro) llegamos, once leguas andadas, al valle






PR. REGINALDO DE LIZARRAGA


de Chancay, donde hay un pueblo de espafioles
Ilamado Arnedo. Este valle es muy ancho y de
bonisimas tierras para todos mantenimientos,
vino y olivares; de aqui se provee la ciudad de
Los Reyes del much maiz y otras cosas, y aun
melones de los buenos del mundo. Hacese buen
vino, y fuera mejor si el viduefio fuera del que
Ilamamos torrontes.
Tiene puerto, donde los vecinos de Arnedo em-
barcan sus harinas para Tierra Firme, ytrigo 6
maiz para los Reyes.
El rio es no de tan buena agua como los prece-
dentes. De aqui a la ciudad de los Reyes ponen
once leguas, en cuyo camino se atraviesa la sierra
de la arena Aspera, y larga, por ser arena muerta;
en tiempo de verano no se puede caminar sino de
noche, con riesgo de negros cimarrones.
Ocho legups andadas entramos en el valle de
Carvaillo, donde hay muy buenas estancias 6
chAcaras de maiz 6 trigo, con un rio de buena
agua, con cue las tierras se riegan; este valle dis-
ta de la ciudad de Los Reyes tres leguas, desde
donde aun podemos decir comienza aun el valle
desta ciudad, que tiene dos rios, porque en medio
de un valle y otro no hay arenales que los divi-
dan, sino todo este trecho son tieiras de pan,
maiz, vifias, aunque pocas, pobladas con sus ca-
sas de los sefiores de las heredades. Hay en este
valle de Carvaillo un poblezuelo de indios el rio
arriba, donde se sustenta un sacerdote con las
chacaras anejas.





DESCRIPCI6N COLONIAL


CAPfTULO XXI

DE LA CIUDAD DE LOS REYES

El valle done se fund la ciudad de Los Re-
yes, Ilamado Rimac en lengua de los indios, sin
hacer agravio a otro, es uno de los buenos, y si
dijere, uno de los mejores del mundo, muy an-
cho, abundante, de muchas y muy buenas tierras,
todas de riego, pobladas de chicaras, como las
llamamos en estas parties, que son heredades don-
de se da trigo, maiz, cebada, vifias, olivares (A las
aceitunas llamamos criollas, son las mejores del
mundo), camuesas, manzanas, ciruelas, peras,
plitanos y otros Arboles frutales de la tierra,
membrillos y granadas, tantos 6 tan buenos
como los de Zahara; las legumbres, asi de nues-
tra Espafia como las de aci, en much abundan-
cia en todo el aiio.
El agua del rio no es tan buena como la de los
demis valles destos llanos, respeto de juntarse
con el rio principal otro no de tan buena que la
dafia. Pero provey6le Dios de una fuente A tres
cuartos de legua de la ciudad, de una agua tan
buena cue los medicos no s si quisieran fuera
tal. Oi decir A uno dellos, y el mas antiguo que
hoy vive, que la fuente desta agua le habria qui-
tado mas de tres mil pesos de renta cada afio,
porcue despues que el pueblo bebe della, las en-
ferniedades no son tantas, particularmente las
cAmaras de sangre, que se llevaban a muchos.
Esta agua se trujo a la ciudad, y en medio de la
plaza hay una fuente muy grande, bastante para
dar la agua necesaria; pero porque es grande y





FR. REGUiALDO DE LIZARRAGA


mis sin costa se aprovechase della, en los barrios
hay sus faentes, como en la placeta de la Inquisi-
cion, en la esquina de las casas del licenciado
Rengifo, en el barrio de San Sebastian y en to-
dos los monasteries y en casas de hombres prin-
cipales, y en las carceles y en el palacio hay dos,
porque como las calls sean en cuadro, y el agua
vaya encafiada por medio de las calls, es ficil de
la calle ponerla en casa.
Llamaron los fundadores, que fueron el mar-
ques don Francisco Pizarro y sus pocos compa-
fieros, A este pueblo, la ciudad de Los Reyes, por-
que en este dia la fundaron; di6ronle, auncue
acaso, auspicatisimo nombre, porque si muchos
Reyes la hobieran ennoblecido, en tan breve
tiempo como diremos, no hobiera crecido mis, ni
aun tanto; mas como el favor del cielo sea mayor
cue el de los hombres, Nuestro Sefior, por inter-
cesion de los Santos Reyes, la ha multiplicado;
es la silla metropolitan de todo este reino de
Quito A Chile; aqui reside el Virrey con el
Audiencia, la Santa Inquisicion, y aqui se fun-
d6 la Universidad.
De todo diremos adelante mas en particular lo
clue A esto toca, cuando tractaremos de los Virre-
yes y perlados eclesiasticos.
El rio desta ciudad, en tiempo de aguas en la
Sierra, cue Ilueve como en nuestra Espafia, es
muy grande y extendido; no tiene madre, como
no la tienen los demas destos llanos; corre por
cima de much piedra rolliza; antes que tuviese
puente, muchas personas se ahogaban en 61 que-
riendole vadear, porque aunque tenia un puente
de madera hecho de horcones hincados en el sue-
lo, estaba tan mal parade, que no se atrevian A
pasar por ella, y no podian pasar sino uno solo,
y con sus pies. Lo cual visto por el marques de





DESCRIPCION COLONIAL


Caiete, don Andres Hurtado de Mendoza, de
buena memorial, Ilamado el limosnero, gran ami-
go de pobres, di6 6den c6mo se hiciese puente
today de ladrillo y cal, de siete 6 ocho ojos, que
comenzase desde la barranca del rio A donde casi
llegaban las casas 1eales, y desde los molinos
del capitan Jer6nimo de Aliaga, secretario que
fu6 de la Audiencia, que hacen casi calle con las
casas Reales; al cual diciendo los oficiales maes-
tros de la obra que mejor se fundaria mas abajo,
donde estaba la puente de madera que acabamos
de decir, aunque habia de ser mas larga, porque
haci6ndola alli el rio se iba su camino, sin echar-
lo A Ia ciudad, lo cual forzosamente se habia de
hacer haci6ndola done el Virrey mandaba, y que
la barranca era serial evidence ya el rio habia lle-
gado una vez alli y habia de llegar otra, por el
comun refran, al cabo de los afios unil vuelve el
rio A su carril, respondi6 la mandaba hacer en
aquel sitio porque los pasajeros que viniesen de
abajo, y pliegos de Su Majestad de Espafia, por
tierra, entrasen ai una cuadra de las casas Reales
donde el Virrey viviese, y por la calle derecha a
la plaza una cuadra della, y cuanto A echar el rio
A la ciudad, que no habian de ser los Virreyes tan
flojos quel rio la hiciese dajio; palabras realmen-
te de gran republican, como lo era.
Con todo eso, como diremos, ha hecho daiio el
rio si los Virreyes no tienen animo para reme-
diarlo.





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


CAPITULO XXII

DE LA CIUDAD DE LOS REYES

No creo ha habido en el mundo ciudad cue en
tan breve tiempo haya crecido en ntmero de mo-
nasterios, ni iguale A los religiosos que en ellos
sirven a Dios, alabindole de dia y de noche, y
ejercitindose en letras para el bien de las inimas,
como esta de Los Reyes, habiendo ayudado muy
poco 6 nada los principles y gobernadores destos
reinos al edificio dellos.
El mAs principal y el primero della es el nues-
tro, llamado Nuestra Sefiora del Rosario; no ha
68 afios cue se fund; el primer fundador fu6 el
padre fray Juan de Olias; su sitio es una cuadra
de la plaza y muy cercano al rio. Oi decir a los
viejos lo cue aqui refirir6 de su fundacion.
Llegado el marques Pizarro con los demas con-
cuistadores A este valle, despues de haber preso
en Cajamarca a Atabalipa y habiendole muerto,
vinieron con 61 dos religiosos, uno nuestro, el so-
bredicho, y otro de la 6rden del glorioso padre
San Francisco; eligieron para fundar su ciudad
el sitio que agora tiene, que es el mejor del valle
junto al rio, A la parte casi del Oriente; i la del
Sur por la parte de arriba, una acequia de agua
ancha clue atraviesa todo el valle de Oriente A
Poniente. Por la parte del Poniente, el puerto
llamado el Callao, dos leguas de la ciudad de Los
Reyes; carreteras, por la parte del Norte el cami-
no real para Trujillo, y dende abajo, sefialaron
sus cuadras y sitios para casas, y a los dos reli-
giosos dijeronles: vosotros no sois miAs cue dos,





DESCRIPCI6N COLONIAL


vivid agora juntos en este sitio que os sefialamos,
cue es el que tiene agora nuestro convento; liana
la tierra, y conquistados los indios del valle (que
A la sazon eran muchos), el que se quisiese que-
dar con ese sitio se quedarA con el; al otro le da-
remos el que mis c6modo le pareciere. Sucedi6
asi, aceptando los dos religiosos el partido, que
un dia vinieron todos los indios del valle, y otros
laamados, sobre los nuestros, los cuales dijeron A
los religiosos: Padres, vosotros no habeis de pe-
lear; tomad en esas botas vino y biscochos, y a
los que estuvieren cansados y flacos dadles de co-
mer y beber, y i los heridos recogedles y lavadles
las heridas con vino. Los indios l1egaron donde
los nuestros les esperaban, con gran vocerio, asi
pelean; el padre de San Francisco, pareciendole
no le convenia esperar el fin de la batalla, ni ha-
cer lo encomendado, cue en aquel trance le era
muy licito, puso faldas' en cinta, tom6 la via del
puerto, llega cansado, lleno de polvo, sudando, y
A los pocos de los nuestros que alli habia dejado
el Marques con dos navios y no muchos soldados
con dos caballos, dales nueva aquel MarquCs y
los demis eran muertos, y s61o l1 se habia esca-
pado. El capitAn de los navios (creo era el capitAn
Juan Fernandez, de quien abajo haremos men-
cion), con los demas, hicieron el sentimiento jus-
to, tuvieron por perdido el mejor reino del mun-
do, y perplejos no sabian qu6 se hacer, si por ven-
tura desamparaban el puerto y se volverian A Pa-
nama 6 A Trujillo, 6 aguardarian otra nueva; el
'buen padre instaba en ser verdad lo por 61 afirma-
do; finalmente, resolvieronse en cue dos soldados,
los miAs valientes, con sus armas tomasen los ca-
ballos, y caminando para la ciudad fuesen A ver
si era asi, y cuando lo fuese, no era possible todos
quedasen muertos, algunos se escaparian y en-





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


contrarian en el camino, 6 fuera del, y iA stos re-
cogiesen y volviesen al punto, y entonces delibe-
rarian lo que mis conviniese. Salen nuestros dos
valientes soldados en sus caballos armados, lle-
nos de tristeza 6 no con menos temor; en el cami-
no, qcue muy poblado era de arboleda, A lo menos
la legua y media, cada hoja que se meneaba les
parecia ejercitos de enemigos; pero prosiguiendo
su camino, sin encontrar hombre viviente l1egan
A la ciudad y hallan A los nuestros, alcanzada la
vitoria, curando A los heridos, y los sanos des-
cansando del trabajo de la batalla.
Su alegria fue muy grande cuando vieron cuan
al contrario era lo cue el padre de San Francisco
dijo, de lo que por sus ojos vieron; llegan donde
estaba el Marques, dan cuenta de lo dicho, y la
razon por que vinieron, el cual con los demis es-
taban cuidadosos qu6 hobiese sido de aquel pa-
dre, no imaginando clue se hubiese huido, sino
que por ventura los indios se lo hubiesen llevado.
Empero, sabida la verdad del hecho, el Marques
mand6 embarcarlo, y en el primer navio que des-
pach6 a Panama lo llevaron, con juramento cue
hizo que mientras viviese no le habia de entrar
fraile de San Francisco en su gobernacion, y asi
se cumpli6, no siendo bien hecho ni licitamente
jurado. Aquel no fue defeto sino de un fraile par-
ticular, pusilanime, y por este defecto no se habia
de perder ni carecer del bien grande que la reli-
gion del serifico padre San Francisco donde quie-
ra cue vive hace. Si los del puerto le desamparan,
creyendo lo dicho por este religioso, en gran ries-'
go ponian al Marques y a los demas de perderse,
porcue como el reino sea muy grande y muchos
los indios, si les faltaran navios con que enviar A
pedir socorro A Tierra Firme, totalmente se per-
deria. Nuestro religioso puso tambien sus faldas





DESCRIPCl6N COLONIAL


en cinta, arrebat6 su bota, biscocho y queso; no
tenian conservas, ni regalos, y A los cansados di-
bales de beber y un bocado, a los heridos curaba
como mejor podia, y asi andaba en medio de los
cue peleaban. Desta suerte quedamos con el sitio
que agora tenemos, el cual, aunque entonces pa-
reci6 el mis c6modo, agora no lo es, por no po-
derse extender tanto cuanto es necesario, y por el
rio, que es mal vecino en todas parties.
Despues muchos aifos poblaron los padres de
San Francisco y tienen el mejor sitio del pueblo,
y mAs que todos los conventos juntos, aunque del
rio corren un poco de riesgo, como nosotros, y se
correrA mAs si no se remedia.



CAPITULO XXIII

DE NUESTRO CONVENT

Quedando, pues, con este sitio, que es de cua-
dra y media de largo; de ancho no tiene cuadra
enter (porque la barranca del rio no da lugar a
ello, por correr al sesgo), se comenz6 A edificar el
convento; empero, quien con mis Animo, fu6 el
valeroso, y no menos religioso, gran predicador,
gran servidor de Su Majestad, fray Tomas de
San Martin, a cuien por otro nombre llamaban
el Regente, por haberlo sido en la Espafiola 6
isla de Santo Domingo.
Este religiosisimo padre, siendo provincial en
esta provincia, y el primero, a qcuien di6 pot nom-
bre San Juan Baptista, comenz6 el edificio de la
iglesia de b6veda, de tres naves, y hizo la mitad






PR, REGINALDO DE LIZARRAGA


de la iglesia, dejando los cimientos de lo restante
sacados.
Oi decir al padre fray Antonio de Figueroa,
un religioso nuestro muy esencial, gran siervo de
Dios, verdadero hijo de Santo Domingo, cue fu6
mi maestro de novicios, que le acaecia A este in-
clito religioso, siendo como era provincial, salir
de casa por la mafiana con un bordon A pie, 6 ir
una legua, poco mas 6 menos, a la Caleta, y estar
alli todo el dia en peso hasta la noche, en que se
venia al convento, sin comer, y lo que hallaba en
el convento era un poco de capado fiambre, por-
que entonces no se habia multiplicado el ganado
nuestro mayor ni menor, que hobiese carnero, ni
se comia en la ciudad, y con tanta alegria pasaba
este trabajo como si tuviera todo el regalo del
mundo. Parecia adevinaba el augmento cue nues-
tro Sefior habia de hacer en breve tiempo, de re-
ligion, cristiandad y letras, en aquella casa. Des-
pues fu6 este varon her6ico primero obispo de la
ciudad de La Plata, aunque no lleg6 a sentarse
en su silla, Ilevandole la majestad del muy alto
primero A gozar de su gloria.
El dia de hoy ya se ha acabado la iglesia con
la buena diligencia del maestro fray Salvador de
Ribera, hijo deste convento, aplicando justisima-
mente todo cuanto puede de los religiosos que se
se ocupan en doctrinar A los indios, y tan bien
acabada, que en Indias ninguna hay mejor: sola
una falta se le pone, y sin invidia, que la capilla
mayor es pequefia, la cual tiene un retablo muy
aventajado.





DESCRIPCION COLONIAL


CAPITULO XXIV

DE LAS CAPILLAS

Las capillas colaterales por la parte del Evan-
gelio. La primera se llama del Crucifijo; 6sta es
del capitan Diego de Agfiero, varon famoso en-
tre los conquistadores deste reino, el segundo des-
pues del marques Pizarro; ,dot6la bastantemente;
dicensele dos misas cada semana, rezadas, sin
visperas, y misa mayor el dia de Santiago, en el
cual dia tiene un jubileo plenisimo, y sin los ani-
versarios. Dej6 demas desto la renta de unas ca-
sas, para reparos de la capilla, cue hoy rentan
mis de quinientos pesos cada afio. Su hijo el ca-
pitan Diego de Agiero la ha ennoblecido mu-
cho; puso en ella un retablo grande A proporcion
de la capilla, con un crucifijo de muy buena y
devota figure, y en el retablo muchas reliquias de
santos en sus medallas que le di6 el convento.
Luego se sigue la capilla nombrada de San
Juan de Letran, donde tiene un enterramiento
junto al altar al lado del Evangelio el capitan
Juan Hernandez, quien dijimos era el capitan de
los navios que estaban en el puerto cuando el
padre de San Francisco se huy6 de la batalla que
tuvo el marques Pizarro con los indios en la
plaza.
Dot6la su duefio muy aventajadamente con li-
mosna para dos misas rezadas cada semana: en
las octavas de Todos Sanctos, vigilia y misa can-
tada, y el dia de San Juan Baptista, visperas 6
misa con sermon, con bastante limosna, y dej6
para reparos de la capilla y ornamentos buena





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


renta cue la cobra el convento y la gasta en el uso
dicho.
El arcediano de la sancta iglesia desta ciudad
viene cada afio, por nombramiento del senior de
la capilla, A tomar cuenta en qu6 se distribuye la
renta para el ornato de la capilla, y se le da un
tanto sefialado por el capitan Juan Fernandez
por este cuidado y trabajo. Helas visto tomar A un
provincial nuestro, Fr. Salvador de Ribera, suso-
dicho, con poco acuerdo y aun con no poca nota;
quiso guitar esta capilla y la advocaci6n della y
darla A no se qu6 otras personas; suipolo el here-
dero, sali6 A la contradiction, y viendo el provin-
cial el agravio, A lo menos avisado lo hacia por el
senior arzobispo de Mexico, Bonilla, la volvi6 a
sus herederos. Y no se c6mo tal cosa, no quiero
decir injusticia, pretendi6 hacer, ni c6mo los pa-
dres de consejo en ello vinieron. Porque esto of
decir muchas veces al padre fray Antonio de Fi-
gueroa, que fu6 mi maestro de novicios, y si no fu6
el primero, A lo menos el segundo hijo deste con-
vento, varon verdaderamente hijo de Santo Do-
mingo, que el capitan Juan Fernandez trujo en
sus navios la tierra desta capilla desde (1) Pana-
ma, porque en ella todos los que se quieren en-
terrar se les da sepultura de gracia, y para que los
cuerpos se comiesen presto trujo esta tierra; vi un
afio de un catarro pestilencial cue la capilla, con
ser espacio de dos los que en ella se enterraban,
que fueron muchos, al tercero dia los cuerpos es-
tar consumidos, y queria un provincial guitar
esta capilla A su duefio y darla A otros. Pero Dios
volvi6 por la verdad y la justicia.
Todos los que aqui se entierran ganan indul-
gencia plenaria, y las gracias que los que se en-


(i) Tachado: Espafia.





DESCRIPTION COLONIAL


tierran en San Juan de Letran en Roma, y para
el dia de San Juan Baptista hay jubileo plenisi-
mo. Muchos afios vi que el dia deste gloriosisimo
sancto, Virrey, Audiencia y toda la ciudad venian
a nuestra casa A celebrar en este dia la fiesta de
San Juan; ya por descuido de los padres prelados
se ha caido, digo el venir los virreyes. El oficio se
celebra este dia en esta capilla.
Luego se sigue la capilla de'Santa Caterina de
Sena, muy bien aderezada con retablo y im6gen
desta gloriosa sancta; los tintoreros desta ciudad
la tomaron para su enterramiento y la tienen muy
bien adornada; celCbrase en ella la fiesta de la
gloriosa virgen Caterina con much solenidad y
con un jubileo plenisimo, que los fundadores tru-
jeron para los cofrades, todo el pueblo con sus co-
frades, y si no me engafio los tintoreros institu-
yeron la cofradia de los nazarenos que el Mierco-
les sancto de noche sale de nuestra casa con
tinicas de buriel y cruces i los hombros, grandes,
y muchos llevan consigo sus hijos nifios con sus
cruces. Gfstase much cera.


CAPITULO XXV

DE LAS CAPILLAS DEL LADO DE LA EPfSTOLA

Por la parte del lado de la Epistola, la primer
capilla es de San Hier6nimo; dot6la el capitan
Hier6nimo de Aliaga con dos misas rezadas cada
semana, visperas y misa el dia de San Hier6ni-
mo y sus aniversarios; dej6 bastante limosna,
pero como al tiempo de la rebellion de Francisco.
Hernandez fuese a Espafia por procurador destos





FR. REGINALDO DE LIZARRAGA


reinos, y no volviese mas A ellos, muchos afios la
vimos muy mal parade, que no deciamos misa en
ella, por no tener ornato, hasta que habra seis
afios que una nieta suya, dofia Juana de Aliaga,
hizo un retablo al 61io, grande f proporcion de la
capilla, con una imAgen de la Concepcion arriba,
que le cost mAs de tres mil pesos, afiadiendo pa-
fos de seda para las paredes y ornamentos para
el altar; empero Nuestro Sefior la llev6 para si A
pagarle lo que en su servicio habia hecho, la cual
si mAs vida le fuera concedida hiciera mas.
A esta capilla se sigue la del Rosario, con un
retablo hecho en Espafia, bueno, y una imAgen
de bulto de Nuestra Sefiora en el c6ncavo del re-
tablo, de las buenas piezas cue hay en todo Es-
pafia, porque en Indias ninguna llega. A la re-
donda de la imAgen los quince misterios del Ro-
sario, de bulto, cuanto la proporcion del retablo
lo sufre. En el pedestal la muerte de los nifios
inocentes, que parece cosa viva, con la adoracion
de los Reyes al nifio Jesus en el pisebre; fuera
desto tiene en cuatro encasamentos cuatro santos
de la Orden, de bulto, de muy galana proporcion
y figura.
Lo alto de la capilla es dorado con unas piflas
de yeso pendientes, grandes, todas escarchadas de
oro. Ad6rnase la capilla en las fiestas del Rosa-
rio con pafios de damasco y terciopelo carmesi
unas veces, otras con pafios de damasco verde y
terciopelo verde. Tiene tres limparas de plata
grandes, que por lo menos la una arde perp6tua-
mente.
Todo esto ha hecho la cofradia del Rosario con
la industrial de los devotos y mayordomos. Los
primeros dominos de cada mes se hace una pro-
cesion por el claustro, que para los que en ella se
hallaren confrades (creo confesados) se les conce-





DESCRIPCI6N COLONIAL


de indulgencia plenaria. Sacase una imAgen de
bulto de Nuestra Sefiora, muy devota, que llevan
diAconos. Sirvese de much cera de cirios que lle-
van los veinticuatro sin la deras para los demAs
confrades religiosos. Concurre much gente por
la devocion grande que se tiene particularmente
A la imAgen puesta en el altar. El segundo do-
mingo se hace procesion con el nifio Jesis por la
confadria de los Juramentos, fundada en nuestra
casa, ni puede fundarse en otra parte, por conce-
sion de los sumos pontifices, 6 con licencia del
provincial donde no hobiere convento de la Or-
den, de la imigen de Nuestra Sefi6ra puesta en
el altar. Si no fueramos descuidados hobieran
muchos milagros escriptos que ha hecho.
Siendo yo prior deste convento pretendi, din-
dome los seiiores inquisidores licencia para ello,
sacarlos a luz, hacienda las diligencias necesa-
rias; empero, el provincial cue a la sazon era, no
s6 por qu6 respeto lo impidi6.


CAPITULO XXVI

DE LA CAPILLA DE LAS RELIQUIAS

Luego mas abajo se sigue la capilla de las Re-
liquias; 11Amase asi porcue tiene un retablo con
sus vidrieras tan grande como un guadameci,
11eno dellas, traidas de Roma. Trijolo el reveren-
disimo fray Francisco de Victoria, primer obispo
de Tucuman, hijo de esta casa, varon docto; fui-
mos novicios juntos y condiscipulos en las Artes
y Filosofia.
Esta capilla de las Reliquias es celebrada por





92 PR. REGINALDO DE LIZARRAGA

la multitude que dellas hay, mayores y menores
en cantidad, de famosisimos sanctos; hay entre-
Hlas un poquito del verdadero lignum crucis, don-
de Cristo muri6, y un cabello de Nuestra Sefiora.
El provincial que quiso mudar 6 guitar la capilla
de San Juan de Letran di6 esta capilla A los mi-
nistros del Santo Oficio, con una carga pesadi-
sima, que fuese el convento por sus cuerpos y
sacerdotes los trujesen en hombros, como si fue-
ran sacerdotes, cosa bien excusada, si se diera A
los sefiores inquisidores y en ella se enterraran,
pasara, pero darla A oficiales no se puede tolerar,
y sin ninguna limosna. Y aunque entire ellos hay
personas nobles, hay familiares que tienen oficios
bajos, y a 6stos enterrarlos, como vi a uno, como
si fuera inquisidor, es igualar lo alto con lo bajo
y la nobleza con los que no la tienen, y con todo
esto, alguno destos familiares se entierran en
otras parties y la capilla esta sin marido, como las
demas lo tienen, dotadas con muchas ventajas.
Luego se sigue la del glorioso San Jacinto, con
retablo dorado y figure del sancto muy buena; la
capilla bien adornada; hizose una solemnisima
fiesta el dia que en esta ciudad se celebr6 la cano-
nizacion del santo, con admirable adorno de la
iglesia y mis del claustro, con un coloquio famo-
sisimo de la -vida de este santisimo hermano
nuestro, con tanta riqueza que parecia incompa-
rable, y con ser tanta, no se perdi6 ni un alfiler.
Aqlui se ha juntado la imAgen de San Raimun-
do, agora nuevamente canonizado por el mismo
Clemente octavo, que canoniz6 a Jacinto, en cuya
fiesta fue much mis el ornato admirable del
claustro y iglesia que en tres dias no se pudo im-
pedir al pueblo que no viniese a verlo, y no se
hartaban; tampoco falt6 cosa de moment.
Debajo del coro al uno y otro lado hay dos ca-





DESCRIPCI6N COLONIAL


pillas; al de la Epistola, una de los indios, con
imigen de nuestra Sefiora, de bulto, y otra de los
negros, asimismo con imagen de bulto, de la mis-
ma Sefiora, que, conforme a su possible, no estan
mal aderezadas.
Los mulatos toman otra, que es por done se
sale al claustro; 6sta es la menos adornada; sera
nuestro Sefior servido se adorne a su servicio y
de su santisima madre.


CAPITULO XXVII

DE LOS PROVINCIALES [QUE] HAN AUGMENTADO EL
CONVENTO

Dijimos arriba que el principal fundador deste
convento fu6 el religioso y no menos valeroso
padre fray TomAs de San Martin, primer provin-
cial, el cual, despues de haber comenzado la obra
de la iglesia fue el que busc6 y atrajo a todos
aquellos capitanes y otras personas A qlue toma-
sen las capillas y las dotasen; busc6 y atrajo al
convento much renta de otras parties, como fue
que A su persuasion el capitan Gabriel de Rojas
hizo limosna A este convento de 6.000 pesos en-
sayados, con no mis obligacion de cue le enco-
mendasen A nuestro Sefior en los capitulos, lo
cual perpetuamente se hace y en las misas, como
A principal bienhechlor nuestro; gan6 chacaras y
tierras de pan y solares para casas, con no poco
trabajo de su persona, A cluien subcedi6 en pro-
vincial fray Domingo de Santo Tomfs, maestro
en sancta Teologia, varon realmente apost6lico,
castisimo, libre de toda cobdicia y ambicion, gran





ER. REGINALDO DE LIZARRAGA


predicador, asi para los espafioles como para los
indios, y mis dado A la predicacion y conversion
de los indios que A la de los espafioles; fu6 el pri-
mero cue imprimi6 y redujo A arte la lengua ge-
neral deste reino. Varon de grande entendimien-
to y prudencia cristiana, ferventisimo en el celo
del bien y aumento de los naturales deste reino,
por lo cual era de algunos aborrecido; empero de-
cia lo que San Pablo: si agradase A los apetitos
dafiados de los hombres, no seria siervo de Dios.
En el convento no s6 que haya aumentado, por-
que siendo provincial le fu6 forzoso ir a Espafia
y dende alli pasar en Italia al capitulo general
que se celebraba de provinciales, y por esta razon
no pudo augmentar como quisiera la casa, aun-
que, por no dar nota de aplicar mis para su casa
que para otras parties, hizo una cosa donde mos-
tr6 el poco amor que a los bienes temporales te-
nia, ni para su convento, que para si, ninguno.
Esto la ciudad toda lo vi6 y los religiosos, por-
que estabamos en el convento. Habia en la ciudad
un mercader Ilamado Nicolaso Corso, hermano
de Juan Antonio Corso, el rico; estando para se
ir a Espafia con 80.000 pesos y mas, ensayados,
di6le el mal de la muerte; envia A 11amar al padre
nuestro fray Domingo de Santo TomAs, que ha-
bia pocos dias Ilegado de Espafia; dice le confiese
y que alli tiene 80.000 pesos y mis, ensayados;
que como le fia el Anima, le fia y entrega la ha-
cienda para que haga della lo que quisiere, en
bien y descargo de su conciencia, porcue no tiene
heredero forzoso.
No creo 6tro cue este apost6lico varon hiciera
lo cuel hizo. Toda la hacienda reparti6 entire po-
bres, y particularmente al Hospital de los natu-
rales desta ciudad dej6 la mayor cantidad, donde
hizo una capilla y la dot6; no a su convento, con





DESCRRIPCI6N COLONIAL


poderle dejar toda, instituyendo un colegio para
bien de todo el reino, con renta, al modo de los
de San Gregorio, de Valladolid, y no fuera esta
obra menos acepta A nuestro Sefior que dejarlo
al Hospital de Santa Ana. Porque no se dijese
aplicaba para su casa, huyendo esta nota, lo dej6
al Hospital de los naturales, y no dej6 A su con-
vento mAis cue A los otros, que fueron 100 pesos
corrientes de limosna para cien misas, ni en el
acompafiamiento del difunto que de aquella en-
fermedad muri6, pidi6 mis religiosos de un con-
vento que de otro. Bastante argument es del
poco amor que a la plata tenia. Luego dende A
poco le hizo merced Su Majestad de la silla epis-
copal de la ciudad de La Plata; lo que alli hizo y
su muerte, cuando tractAremos de los seiiores
obispos destos reinos lo diremos.


CAPfTULO XXVIII

DE LOS PROVINCIALES DE NUESTRA ORDEN

A este excelentisimo varon sucedi6 el gran fray
Gaspar de Carvajal, religioso de much pecho y
no menos virtud carretera y liana, el cual A todos
los conventos que ilegaba, cuando los iba A visi-
tar, en lo spiritual y temporal, favoreciendolo el
Senor, dejaba augmentados. Varon abstinentisi-
mo, de gran ejemplo, de una simplicidad extrafia.
En su tiempo, en parte del fu6 prior desta casa el
muy religioso fray TomAs de Argomedo, varon
doctor, de much ejemplo, buen predicador y acep-
to, el cual, el aiio de 60 me di6 el habito; A quie-
nes, si no era cual 6 cual, nos quitaba los nom-





FR. REGINALDO DE I.IZARWGA


bres y nos daba otros, diciendo cue A la nueva
vida, nuevos nombres se requerian. Yo me Ila-
maba Baltasar; mand6me Ilamar Reginaldo, y
con 1e me qued6 hasta hoy.
Este religiosisimo varon y padre fu6 el prime-
ro que en nuestro convento comenz6 A poner 6r-
den en el coro; hasta entonces no la habia, por
no haber religiosos que lo sustentasen; en pocos
meses tomamos el habito ms ,de treinta, con los
cuales y los demis sacerdotes del convento se
comenz6 de dia y de noche, como en el mis reli-
gioso de Espafia, a guardar la observancia de la
religion, y lo mismo se comenz6 en los demis
desta ciudad, porque hasta este aiio de sesenta
muy pocos religiosos habia en los conventos, los
cuales faltando, no puede haber tanto concerto
en el coro, ni en lo demis; de suerte cue podemos
decir, y justisimamente, que desde este afio de 60,
6 cuando much del 58, comenzaron los conventos
a se aumentar; para que se vea cuin en breve
tiempo la mano del Sefior ha venido favorabili-
sima sobre todos ellos. Di6me la profession el pa-
dre provincial fray Gaspar de Carvajal, cumpli-
do mi afio de noviciado, que ojalA y en la simpli-
cidad cue entonces tenia hobiera perseverado.


CAPITULO XXIX

DE LOS DEMAS PROVINCIALES DE NUESTRA ORDEN

A este bonisimo varon sucedi6 el padre fray
Francisco de San Miguel, venerable por sus canas
y vida exemplar, gran predicador, conforme A lo
cque entonces se usaba, que era (creo lo mejor) no





DESCRIPCI6N COLONIAL


tantas flores como agora, ni vocablos galanos; no
se daba tanto past al entendimiento como agora
se da, pero debase mas A la voluntad y mas la afi-
cionaban A la virtud; di6le nuestro Sefior este
don: tenia en su mano el auditorio para le ale-
grar y para le compugir y hacer derramar ligri-
mas; era de su natural grave, mas acompafiaba &
su natural gravedad much humildad y no me-
nos sufrimiento; ninguna cosa aument6 en el
convento, por no haber c6modo para ello.
Despues del cual fu6 provincial el padre fray
Alonso de la Cerda, hijo de este convento, varon
recto, de unas entrafias humanisimas y muy la-
nas, gran religioso y de muy buen ejemplo, libre
de toda cobdicia y muy observante; siendo prior
compr6 el retablo para el altar mayor, de madera
talla de bonisimas figures, que cost 3.500 pesos
puesto en el altar; fu6 el primero' que comenz6 a
edificar el convent, hacienda una enfermeria
muy buena, con muy alegres celdas altas y bajas,
como se requieren para el regal de los enfermos.
Ayud6 much a esto una legitima que dej6, sien-
do novicio, para edificarla, el padre fray Tomis
de Heredia, que al present vive, maestro en sacta
Teologia y Lector que ha sido della, hombre reli-
gioso y de muy buen ejemplo, nacido en Guanu-
co, de nobles padres. La ligitima mand6 se echase
en renta, y asi se ech6 y permanece, y no se puede
gastar en otra cosa que en el regalo de los en-
fermos.
Todos los que en esta enfermeria mueren ganan
indulgencia plenaria, como yo he visto las letras
apost6licas que estan guardadas en el archive del
convento. Siendo provincial el padre fray Alonso
de la Cerda, fu6 prior el padre fray Antonio de
Ervias, doctisimo varon y maestro mio en la Teo-
logia y no menos religioso; hizo el refectorio, que




PR. REGLNALDO DE LIZARRAGA


es muy buena pieza; despues fue obispo de Car-
tagena en el reino de Tierra Firme, como despues
diremos.
Esta enfermeria se edific6 en aquella parte del
convento que cae sobre el rio, la cual con una ave-
nida que el rio trujo se lleg6 tanto a la barranca,
que rompiendo por ella se llev6 un poco, y desde
este tiempo no se puede pasar por detrAs de nues-
tra casa entire la barranca del rio y nuestras pare-
des, por donde muy descansadamente podian ir
dos carretas A la par. Otra vez, siendo yo prior
en este convent, me vi en gran riesgo de que el
rio rompiera por nuestra porteria clue llamamos
del rio. Fui A pedir favor de indios para remediar
mi casa y buena parte de la ciudad, al Virrey,
que era el conde del Villar, y no le pedia sino in-
dios para amontonar piedras y reparar el dafio
que se esperaba; la paga de los jornales yo la
daba, y respondi6me con much flema: lah, este
riol lab, este riol Empero, viendo el poco remedio
que se me daba, todas las noches destas avenidas,
que son las mayores en Cuaresma, hice cue des-
pues de maitines A media noche se rezase la leta-
nia de Nuestra Sefiora, mediante el favor de la
cual una noche que crei el rio habia de romper
por el convento, por. ser la avenida muy crecida
y el ruido de las piedras cue traia notable, fu6
Nuestro Sefior servido, por intercesion de su san-
tisima madre, que nos amonton6 much piedra
frontero de nuestra porteria, y recodando hacia
el Rastro, derribo parte d6l y nuestra casa hasta
boy, gracias a Dios, qued6 libre; ya acuel afio no
hobo mAs avenida; luego con ayuda de ]a ciudad,
que nos di6 mil y quinientos pesos de limosna,
la cual ayud6 a pedir, y con otros tantos clue el
convento gast6, hicimos un reparo de cal y canto
con que al convento y i la ciudad habemos libra-





DESCRIPCI6N COLONIAL


do del rio, el cual, si hasta entonces el marquis
de Cafiete, de buena memorial, viviera, no nos
pusiera en tanto estrech'o, pero no le mereci6 el
reino y llev6selo Nuestro Sefior para si.
Volviendo a nuestro provincial fray Alonso de
la Cerda, en los cargos que en la Orden tuvo fu6
muy bien quisto de los religiosos por su Ilanisi-
ma condition y bondad. Fu6 despues obispo de
Puerto de Caballos, y luego de Los Charcas, como
escribiremos en su lugar.
Sucedi6le en el provincialato el padre fray An-
dres Velez, hombre docto y buen predicador, de
agudo ingenio; fuese A Espafia, y por eso no te-
nemos nada que tratar d6l en el augmento deste
convento.
A quien sucedi6 el padre fray Gaspar de Tole-
do, varon, cierto, religioso, de bueno y galano
entendimiento, pero no ampli6 cosa en el conven-
to, como se pens6, y en su election lo prometi6
el virrey don Francisco de Toledo, deudo muy
cercano suyo; A cabo su cuadrienio, fu6 electo el
padre fray Domingo de la Parra, tambien varon
religioso y muy observante, aunque nimio en al-
gunas cosas muy menudas en que los provincia-
les no se ban de entremeter, sino avisar se guar-
den; donde no, castigar a los prelados. El tiempo
que fue provincial hizo guardar en este convento
nuestra constitution qlu no se coma perp6tua-
mente care en el refectorio, y 61 la guardaba in-
faliblemente. Si no la guardabamos era por dis-
pensacion que para ello tenemos en estos reinos,
respect de ser la tierra de los llanos enferma y
la de la sierra falta de pescado, y en este conven-
to haber cuotidianamente muchos enfermos, y la
costa ser much mayor; y con decirle los m6dicos
el riesgo de la salud de los religiosos, respondia
un poco secamente: mueren en lo que profesaron.




FR. RLGINALDO DE LIZARRAGA


Fu6 a Espafia y no volvi6 mas; en acabando fu6
electo en el Cuzco el padre fray Domingo de
Valderrama, maestro en sancta Teologia, buen
predicador, el cual comenz6 la casa de novicios,
de las buenas que hay en la Orden y fuera della;
tiene casi 50 celdas altas y bajas, frescas y alegres,
porque asi lo pide la tierra. Hizo este edificio,
digo la mayor parte d6l, porque en su tiempo no
se pudo acabar, con lo cue aplicaba de los sala-
rios lue se dan a los religiosos que se ocupan en
la doctrine de los naturales.


CAPITULO XXX

DE LOS RESTANTES PROVINCIALES DE NUESTRA ORDEN

Acabado el cuadrienio del mismo padre fray
Domingo fu6 electo en provincial el padre fray
Agustin Montes, Presentado en sancta Teologia,
hijo deste convento, donde tom6 el habito de
quince afos, varon religioso y amigo de ampliar
con edificios su casa, el cual acab6 la casa de no-
vicios, lo tocante a las celdas, de todo puncto.
Hizo el claustro bajo, adornindolo con'unos
lienzos al 61io de figures 6 im genes de sanctos,
muy perfectas y muy devotas; augment la sacris-
tia con ornamentos y much servicio de plata, y
un cAliz todo de oro. Aument6 tambien el retablo
del altar mayor; a lo menos dej6 con un entabla-
dor concertado el augmento de imAgenes de me-
dia talla, y pagada parte de la hechura; hizo un
cofre grande de plata, en clue en el retablo se co-
Ilocase el Sanctisimo Sacramento, porque hasta
entonces no estaba sino en una cajita de madera.




DESCRIPTION COLONIAL


Trabaj6 lo cue pudo con much y buen ejemplo.
Puso much 6rden en las lectiones y studio.
Orden6 que hobiese cierto numero de religiosos
collegiales, y para ser recibidos pasasen por exi-
men muy riguroso, lo cual hasta hoy se guard
como conviene, porque desta suerte los no muy
hibiles se animan, y los habiles trabajan mAs, sin
que en el coro se pierda punto. A quien sucedi6
el padre maestro fray Salvador de Ribera, hijo
deste convento, en el cual tom6 el habito de 17 6
diez 6 ocho afios, buen predicador; es hijo de pa-
dres nobles de todos cuatro costados; su padre se
llam6 Niculis de Ribera el viejo, respect de
otro vecino desta ciudad llamado del mismo nom-
bre, pero el mozo. Su padre fu6 uno de los de la
Fama de la isla del Gallo, varon liberal; su casa
era hospital de todos los de su patria y enferme-
ria deste nuestro convent, porque todo lo necesa-
rio para los enfermos con toda liberalidad y cari-
dad se hacia, y con sus propios hijos se inviaba
de dia y de noche, y desto soy testigo de vista. La
Madre se llamaba dofia Elvira de Avalos, de cu-
ya virtud en breve no se puede tratar. En su tiem-
po se acab6 a gloria de Nuestro Sefior dichosa-
mente todo el cuerpo de la iglesia con tanta per-
fection cue puede competir con las buenas iglesias
de much parte de Espafia. Adorn6 la capilla
mayor de tal manera que se encubre la falta (clue
dijimos) ser pequefia. Acab6 el aumento del reta-
blo; hici6ronse pafios de terciopelo carmesi borda-
dos para la capilla mayor, con oro, que la cubren
de alto A bajo, tan buenos que en nuestra Espafia
se hallan pocos iguales. Acab6 el claustro y la
porteria tan buena como las muy buenas de Cas-
tilla, sin otras cosas tocantes A la sacristia. Todo
lo cual hasta aqui augmentado en este nuestro
convento han hecho los provinciales con lo que




P.R. REGINLLDO DE LIZARRAGA


han aplicado de los salaries de las doctrinas don-
de viven los religiosos. Al sobredicho padre suce-
di6 el Presentado fray Diego de Ayala, hijo tam-
bien deste convento, el cual por vivir poco e irse
& Espafia, y pasando en Italia muri6 en Roma,
hay poco cue decir del. Sucedi6le el padre maes-
tro fray Juan de Lorenzana, el mis docto destos
reinos, hijo, creo, de Salamanca, buen religioso,
de claro y galan ingenio, el cual, despues de ha-
ber leido muchos afios Teologia en este convento,
fu6 electo en Provincial; gobierna A la hora que
esto escribo, lo que haya augmentado no lo s6.


CAPfTULO XXXI

DE LOS RELIGIOSOS QUE SUSTENTA

Y porcque dije cue en muy breve tiempo se ha
multiplicado esta casa, favoreci6ndolo la Majes-
tad del muy Alto, el dia de hoy sustenta 130 reli-
giosos y dende arriba, lo cual causa admiracion,
porque no hay en today la cristiandad conventos,
de cuatrocientos afios i esta part fundados, si no
son cual 6 cual, que sustenten otros tantos. Cele-
branse en esta casa los oficios divinos, de dia y de
noche, con tanto concerto como en el mas reli-
gioso de la Orden.
Los studios con todo el rigor pusible, y las de-
mis ceremonies muy al just. El coro tiene sillas
altas y bajas, de madera de cedro, labrados los
respaldares, altos, de madera de talla, de admira-
bles figures de sanctos, que si fueran doradas no
habia mis que desear; costaron 18.500 pesos de A
nueve reales, y el official perdi6 much plata.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs