• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Table of Contents
 Palabras por arturo doreste
 Anfora epica
 Cinco romances de amor y de...
 Otros poemas
 Back Cover














Title: Esquila
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075462/00001
 Material Information
Title: Esquila versos
Physical Description: 89 p., 1l. : incl. port. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Crusco, Romualdo, 1905-
Publisher: F. Verdugo
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1942
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075462
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001148925
oclc - 23443255
notis - AFP8671

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
    Palabras por arturo doreste
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Anfora epica
        Page 13
        Page 14
        Canto I
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
        Canto II
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
        Canto III
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
        Canto IV
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
        Canto V
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
    Cinco romances de amor y de dolor
        Page 43
        Page 44
        Romance de la ilusion truncada
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        Romance de la entrega absoluta
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        Romance del amor doloroso
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Romance del tramonto
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Romance del desencanto
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
    Otros poemas
        Page 65
        Page 66
        Tricromia
            Page 67
            Page 68
        El desconocido
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        Ofrenda en azul
            Page 73
            Page 74
        Aniversario
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
        Asi voy por la vida
            Page 79
            Page 80
        ¿Para que?
            Page 81
            Page 82
        Mi pecado
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
        Hablo con mi alma
            Page 87
            Page 88
            Page 89
    Back Cover
        Back Cover
Full Text


' .1 -


ROMUALDO 'CkUSCO


VERSOS



Fi^


C 9S7e


LA HABANA
1 9 4 2


a....


n, .




/I -


ROMUALDO CRUSCO


ESQUILA



VERSOS





LA HABANA
1 9 4 2


~r~-~h~-~L*wl











AUTQGiRAEPiE




OBRAS DEL AUTOR

PUBLICADAS

CHORTAL
Poemas
Editorial Verdugo- La Habana 1939.
(Agotada)
MOTIVOS
Versos
Editorial Verdugo- La Habana 1942.
(Agotada)
ESQUILA
Versos
Editorial Verdugo- La Habana 1942.

EN PREPARATION

GLEBAS. Poemas Rurales
CASTIDAD Novela
LOS MASTINES Monografias Na-
cionales
Cabrisas Poeta Lirico Ensayo




































A MIS PADRES, t DONE ESTEN

DEDIOO ESTE LIBRO.

R. 0.


















INDICE





PALABRAS POR ARTURO DORESTE ........................... 9

ANFORA EPICA
CANTO I ............... ............... .............. 15
CANTO I ..................... ................... 19
CANTO I ............................................. 25

CANTO IV .................... ........................ 29
CANTO V .................... ..................... 35
CINCO ROMANCES DE AMOR Y DE DOLOR
ROMANCE DE LA ILLUSION TRUNCADA .................. 45

ROMANCE DE LA ENTREGA ABSOLUTE ................... 49
ROMANCE DEL AMOR DOLOROSO ........................ 53

ROMANCE DEL TRAMONTO ............................. 57
ROMANCE DEL DESENCANTO ........................... 61
OTROS POEMAS
TRICROMIA ......................................... 67
EL DESCONOCIDO .................................... 69

OFRENDA EN AZUL .................................. 73
ANIVERSARIO ........................... ............. 75
ASI VOY POR LA VIDA ................................ 79

&PARA QUE? ......................................... 81
MI PECADO ......................................... 83
HABLO CON MI ALMA .................................. 87










ESQUILA


PALABRAS



En la mon6tona sucesi6n de los dias vulgares, -de-
sierto que se prolonga indefinidamente- aparece como
un oasis quimenco o como un idilico remanso de belleza,
el libro de Romualdo Crusco.
Libro primoroso que entraiia una selecci6n de poe-
mas, donde el author ha reflejado en el cristal sonoro de
los versos las hondas emociones de su vida.
El artist debe aspirar a plasmar en las obras que
realice todo cuanto contemple o cuanto suefie; bien con
las pupilas que escudrifien los senderos del mundo te-
rrenal, o con los ojos del espiritu que enuncian en el
misterio el alborear de la verdad supreme. Y despubs
que se haya compenetrado con la realidad y extasiado
con el ensuefio; en ese universe infinite que hace inte-
resante la existencia, y haya ascendido hasta las cum-
bres mis rispidas o descendido a los abismos mis oscu-
ros; que se halla arropado en la dalmitica luminosa de
las estrellas o envuelto en los harapos de las nieblas,
entonces como el candor que platica con Helios, o como
buzo que interroga las profundidades, escribir con hon-
rada valentia todo cuanto sea digno de perpetuarse: por-
que hasta los temas abyectos y terrible pueden tratarse,
si una mano hAbil es la que aprisiona en la levedad de
la cuartilla el motivo del hampa y la miseria.


-9-










ESQUILA

De tal suerte, el poeta ha recogido en las piginas de
su libro los multiples matices del sentimiento. Ha reco
rrido por la escala musical de la estrofa, desde el amor fi.
lial que arrulla, conforta y ennoblece, hasta la impreca-
ci6n furiosa que intimida y arredra. Ha ascendido a las
azules vaguedades de la ilusi6n, y descendido -trazan-
do una parAbola magnifica- hasta las sinuosidades de
la realidad donde le han saludado los silbidos de las vi-
boras. Y herido por la vida, azotado por el desengafic
y ennoblecido por el dolor, como el guerrero que en el
h6rrido fragor de la batalla se abraza a su bandera, Ro-
mualdo Crusco se refugi6 en la poesia. No se abroquel6
en el hermetismo de la torre de marfil, sino que, como
hombre modern, como soldado del civismo, grit6 sus
ap6strofes ante la injusticia, su anatema frente a la cobar
dia y su indignaci6n ante el atropello.
Todo poeta -ain en la 6poca actual- es romantico.
El poeta que se haya estrujado el coraz6n hasta secar sus
veneros de emotividad; cuando el sentimiento haya emi-
grado de su alma, y transit impasible ante el dolor re-
gateandole el consuelo o junto a la desgracia sin ofrecer-
le la piedad de una lAgrima, ha dejado de ser poeta por-
que se ha convertido en un aut6mata.
El poeta es el receptor de todos los sentimientos hu-
manos. Hasta 61 llegan los gemidos de angustia, los so-
Ilozos de las victims, las risas de los nifios, las dudas
de los tristes, las esperanzas de los que suefian, y 61 los
engalana con el ropaje maravilloso del verso, los pres-
tigia con la gama de las mas intimas armonias, les infiltra
la vitalidad de las ideas, y luego los gemidos, los sollo-
zos, las risas y las dudas los devuelve al mundo y 6stos
corren por los caminos invisibles del espacio transfor-
mados en cascadas de cadencias o en torrentes de indig-
naci6n, proclamando valientemente las inquietudes de
los pueblos y las desigualdades de la sociedad.


-10-










ROMUALDO CRUSCO


Podria citar diversas estrofas de este notable poeta
seguidas del comentario de rigor, pero desisto del pro-
p6sito. Un poeta puede comprender y elogiar a otro
poeta. Y elogiindole tras de comprenderle, es el mejor
homenaje que debe tributarsele al compafiero que logre
captar y expresar con fidelidad los sentimientos propios
y ajenos.
Doy fe en estas palabras que comprendo y elogio al
autor de "ESQUILA" porque evidencia con la publica-
ci6n de este libro la firmeza de su caricter y el vigor de
su estilo.


Arturo DORESTE.


-11-























ANFORA EPICA



































CANTO I






















-15-










ESQUILA


Poeta: labra el hierro, la roca y el granito...
Haz que flote en el mistil tu sonoro velamen...
Tifie tus pabellones en tintes de infinite
y logra que tus versos los honorees inflamen...
Recoja tu trompeta de estirpe parnasiana
los 6picos clamores de la numen de Homero...
Sea puiio de nervios tocando en tu campana
cada vocablo tuyo vertido en el sendero...
Poeta: llena ahora con notas de clarines
la estela que te sigue por estar en la tierra...
Olvida los colors durmiendo en los confines:
,ha llegado el moment del crime en la guerra!...
Enciende tus hogueras y el exametro hable
con sus blasones griegos en el canto propicio...
Enrojece en las llamas la hoja de tu sable
y en la gesta gloriosa esculpe el epinicio...
Deja para otro instant las tiernas aventuras
que en surtidor de ensuefios vierten todas sus gamas...
Busca en b6licas ondas las rectas singladuras
transmutadas en notas de rojos pentagramas...


-17-










ESQUILA


Heraldo en la memorial del h6roe, date al vuelo
para clavar en alto tan sagrado motivo...
Los hitlerianos buitres han empafiado el cielo
matando la paloma que guardaba el olivo...
Incendiense los astros en auroras nupciales
con la chispa que quema y arde en tu pebetero...
Donde fundiste salmos en las horas Pascuales
permit que ahora tenga chisporretear de acero...
Talla en troncos de robles el varonil soneto,
y construye el recuerdo de gestos espartanos...
Reclama tus canciones el diab6lico reto
del totalitarismo que ata nuestras manos...
Cumple con tu designio; y contra la caterva
de los arios, arroja la brasa de tu pira...
jEn teut6nicas garras no ha de morir Minerva,
ni en sus predios la bestia ha de romper la Lira!...
Resuenen tus martillos destrozando dogales
que son tambi6n cadenas para tu propio sino...
Musolini no encarna venecianos canales,
ni es tampoco la Italia que amara El Aretino...
Acoje en tu mochila fragores del combat
y en tu grimpola surjan melenas de leones...
Ofrece al peregrine victim del embate
todo el lirico amparo de hondas emociones...
Poeta: heraldo siempre del h6roe, date al vuelo
para clavar en alto tan sagrado motivo...
iLos hitlerianos buitres han empafiado el cielo
matando la paloma que guardaba el olivo!...


-18-



































CANTO II























-19--









ROM UALDO CRUSCO


En esta hora se acerc6 a mi torre
iecha de came y alma,
,n grito de dolor... Es el vocablo
l lamento de madre que se clava
en la piadosa cruz de la plegaria...
Hoy se llen6 mi torre de dolores
y se hicieron de vida sus campanas;
y lanzando a la onda de los vientos
sentida imprecaci6n en lengua humana
quisieron fuera a duelo su llamada...
iHoy escuch6 el dolor en mis campanas!...
He mirado el martirio en las entraias...
Sobre mi torre se trep6 la muerte
de los hombres que tienen otra patria
y sufren los tormentos que los matan...
Atraviesan los birbaros puiiales
los Lrboles, las carnes y las almas...
iHay un olor de p6lvora en el aire
y hemorragia en las venas de la tarde...!


-21-









ROMUALDO CRUSCO


En el bocado negro de la noche
se pierde la esperanza,
y el rudo asalto de los alemanes
traza signos de odios
en cada crime de su hazafia...
Hay dolor en el barco que se hunde;
hay dolor en la vida que se arranca;
hay dolor en los vientres que los rompen;
hay un dolor de ubres torturadas;
hay dolor en los campos que se queman;
hay dolor en la tierra que se inflama;
Hay dolor en el sol que se achicharra;
por el fuego del plomo y la metralla...
iHoy he visto el dolor desde mi torre
en infantiles carnes desgarradas... !
He sentido de cerca la agonia
del hijo, del hermano y de la madre...
He visto florecer sobre la nieve
el tr6bol rojo de inocente sangre,
mientras el filo de las bayonetas
en cada coraz6n hace la swistica...
iiLas Cuatro Bestias del Apocalipsis
ahora son totalitarias...!
Hay un dolor de cumbre en los abismos;
hay un dolor de valle en la montafia;
hay un dolor de heridas en los pechos;
hay un dolor de altura en las barrancas;
hay un dolor de fango en las trincheras;
hay un dolor de olas en los mares;
hay un dolor de yerbas en las charcas;
hay un dolor de nifios que no nacen
y mueren en el seno de la madre...


-22-









ESQUILA


ies la semilla de la Europa libre
que no seri possible exterminarla...!
Mi torre toda se llen6 de duelo
para olvidar el nicar...
En esta hora de tragedia honda
toda mi torre es una sola limpara
alumbrando el camino de las sombras
con un rayo de luz en la distancia,
para hacerse un ovillo de dolores
junto al dolor de Europa devastada...


-23-































CANTO III




















-25-









ESQUILA


iVengan aqui las almas repletas de optimismos,
remontando sus vuelos para saltar abismos
mis alli de la vida y del propio dolor!...
Afinquemos las ansias en altivos picachos
que por estar tan altos estan siempre borrachos
por un suefio de luna sobre un valle de amor...
Vamos hacia el future por todos los senderos...
Seamos, por poetas, heraldos trompeteros
anunciando una aurora en el ritmo mundial...
Junto a la vieja Europa dejemos la Esperanza
del cantar que se llena de Bienaventuranza
en un toque marcial...
Digan nuestras banderas en lenguaje marine
el mensaje de aliento que Iegue a su destiny
con acento de Am6rica que es la hermana menor...
Grabemos la Victoria en romintica quilla
de velero que ignore la quietud de la orilla
y recorra los mares siendo nautica flor...
Lleven todos los astros la palabra precise
hacia lejanas tierras: y t6jese en la brisa


-27-









ESQUILA


con estrofas de oro, corona de laurel
para cefiir las sienes del gallardo guerrero
que con brazo de hidalgo y coraz6n de acero
acalla al teut6nico lebrel...
Vamos hacia el future sin temor al present;
una V milagrosa ha nacido en Oriente
y en su vertice une al poder y al valor...
Por ser noble su empefio
no es ut6pico suefio
vencer al invasor...
Canten todas las lenguas en idioma portico
blanco himno que grite el augurio prof6tico
de ganar la batalla; y derrotado el Mal,
surja epica ofrenda con verniculos sones
recitando a los aires las aliadas naciones
otra "Marcha Triunfal"...
La trinchera es herida que se abre en los campos
donde siembra la muerte su semilla de lampos
que Ilevan en su seno miseria y destruccion...
Los cafiones son bocas de volcanes terrible
que para hacerse ahora mis hondos y temibles
unen sus erupciones en cismica erupcion...
Llora la f6rtil tierra el vandilico hecho;
el rio, por la sangre, se ha salido del lecho
arrasando en su furia el signo de la Cruz...
La Piedad destrozada en macibrico rito,
siente las fieras garras del drag6n de Hirohito
poniendo las tinieblas donde naci6 la luz...
Canten todas las voces en lengua de poeta
blanco himno que diga predicci6n de profeta
de ganar la batalla; y derrotado el Mal,
surja 6pica ofrenda con vemrculos sones
recitando a los aires las aliadas naciones
otra "Marcha Triunfal"...


-28-
































CANTO IV




















-29-









ESQUILA


Abro el p6rtico del canto;
pasan tres naves perdidas
que reviven el recuerdo
en paginas amarillas:
Col6n mira el horizonte,
y en esta hora precisa
exhuma sus carabelas
para venir a la cita
y recorder el instant
de su aventura marina...
iToda la Am6rica cabe
en un beso de la brisa...
A las siboneyas voces
contest la voz del Inca,
que saltando por los Andes
busca pampas Argentinas...
jLos pieles rojas responded
a la indigena familiar
en periplo de leyendas
donde duermen rebeldias!...


-31-









ESQ UILA


San Martin toma su espada
para la nueva conquista;
Juarez y Alfaro se yerguen
y por la historic caminan,
mientras Toussiant desterrado
retorna a ofrendar sus cuitas,
y Sarmiento se despierta
a ver la America unida...
iLas Americas son todas
ramas de una sola encina,
que si desangran sus hojas
muere el tronco de hemofilia!...
Lincoln levanta su tumba:
su mano sefiala altiva
los caminos que se abren
para vengar la ignominia.
Washington tiene en su rostro
miradas de reconquista;
Jefferson sigue las huellas
y es centinela que atisba
bajo el tois6n que reluce
con medallones y cintas:
ino han de pisar nuestras tierras
caballos del nuevo Atilas!...
Se inundarin nuestros valles;
y ha de ser cada colina
atalaya milagrosa
en alerta de vigia
que vomitara al intruso
fuego de lava encendida,
si abriendo sus negras fauces
con sus dientes que rechinan
suefian Mussolini y Hitler
rompernos en sus mandibulas...


-32-










ROMUALDO CRUSCO

jLa furia de nuestros mares
hundirin tropas esbirras!...
En lira de siete cuerdas
con ventiuna notas limpidas,
Rub6n magnifico canta
a Sucre, vision de espigas,
y busca en cuellos de cisnes
al coraz6n de Bolivar
que en ventiuna banderas
puso un sol como pupila...
iMarti tambien dijo el brindis
ante la America unida!...
Asi seri el Continente
-en ramo de siemprevivas-
apretado y fuerte nudo
frente a la mano asesina
sin que nadie lo despoje
del sable de la Justicia,
pues no habri d6biles ramas
en la americana encina!...
Vibra el recuerdo en los nombres
que sus prosapias desrizan
transformindolas en plomo
que han de impulsar las estrias
de vengadores fusiles,
contra soldados que ruinas
van dejando con infamias
en el alba de la vida...
Asi marcharemos todos...
Verdores de clorofila
nutren nuestros entusiasmos
y llenan nuestras mochilas...


-33-









R'OMUALDO CRUSCO

ipara derrotar la fiera
que a la Libertad humilla,
volveran los siboneyes
resucitando a los Incas!...
Asi iremos a la lucha
llevando fe en la consigna...
Sin temor a las bravatas
responderan las Antillas;
y en un noble pensamiento
cargado de valentias,
ipor la libertad del mundo
ira la Am6rica unida!...


-34-































CANTO V




















-35-









ESQUILA


A Joaquin L6pez Montes

En la Europa mancillada
rugen cafiones arteros,
y el chocar de los aceros
pinta t6trica alborada.
Por la guerra conquistada
gime la tierra y la vida...
Aulla el lobo en su guarida
mientras lHoran las banderas
cayendo bajo las fieras
que abren su mortal herida.
Cuba: en tu entrafia has sentido
el mortifero torpedo
que cual sanguinario dedo
en nuestras carnes se ha hundido.
Tu bandera ha revivido
en las fibras de su encaje
el legendario coraje
que entire su franjas palpita,
jes la rebeli6n que grita
en el national cordaje!...


-37-








ROMUALDO CRUSCO

Se empurpura el ocean
y el cielo todo enrojece;
tu dalmitica parece
que alienta a cada cubano
a que empuiando en su mano
el tiz6n de ardiente tea
busque en la noble pelea
democriticos caminos
tumbas de nuestros marines
por defender santa idea...
iPatria!: de tu historic arranco
piginas Ienas de gloria,
por ser en tu misma historic
donde mi verso es mis blanco.
En el profundo barranco
de la esclavitud pasada
rubricaste en la cruzada
tu ensefia de libertad,
con la noble heroicidad
que describe esa jornada.
Hoy la bestia del nazismo
se empapa en sangre inocente...
Destrucci6n dice su frente,
con otro vocablo: abismo.
Inmundo charco de un ismo
absurdo que ha pregonado,
pide que el mundo sumado
se doblegue ante su audacia
y rompe la Democracia
contra su yelmo acerado.
iLa Democracia!... La quilla
que va marcando el progreso...


-38-










ESQUILA


Patria y Libertad; es eso
que se escribi6 en La Bastilla...
iLa Democracia!... A la orilla
deja desdoros su barca;
y sacando de su arca
grimpola bordada en oro,
por el human decoro
dira su reto a la Parca...
Surge en la tragica hora
el recuerdo del mambi
que bordara para ti
una estrella en una aurora
En los campos se desflora
en cada palma un deseo
Cruza rapido aleteo
trayendo aut6ctonos brios,
ivuelve Marti de Dos Rios!...
ide Punta Brava, Maceo!...
Si soldado mercenario
de totalitaria tropa
que cabalga sobre Europa
con instinto sanguinario,
trata de hacer scenario
propicio en tu santo suelo,
habra en el criollo anhelo
un himno de libertad
grabando su dignidad
en los confines del cielo...
Dara afilado machete
la cafia, en transmutaci6n...
De verde ceiba, en su horc6n,
haremos un gallardete.


-39-









ROMUALDO CRUSCO

Cual indomable jinete
centauro de la contienda,
hard de yagua su tienda
en breve gesto espartano,
y sabri cada cubano
dar su vida y dar su hacienda...
En los regios platanales
de ancestrales oropeles,
las cepas seran corceles
para aplastar los chacales.
No cantara madrigales
en su gorjeo el sinsonte:
en lo mas alto del monte
ecos buscando a su trino,
nos recordara el camino
de C6spedes y Agramonte.
Es la vision cancerbero
para el zarpazo cobarde...
iLa musa rebelde arde
en 6pico pebetero!...
Si el conquistador es fiero
en felinas acechanzas,
patri6ticas remembranzas
recitara la pradera...
ipor defender la bandera
nuestros brazos seran lanzas!...
Si bruta plant atraviesa
nuestra playa en son de amo,
nuevo clarin de Bayamo
tocara La Bayamesa.


-40-










ESQUILA


Contra la intenci6n aviesa
opondremos el valor;
y si el canalla invasor
nos quisiera ver vencidos,
antes muertos que oprimidos:
imuertos pero con honor!...


-41-



























CINCO ROMANCES
DE AMOR Y DE DOLOR

Par Anfoaio Iraizor









ESQUILA


I

ROMANCE DE LA ILLUSION
TRUNCADA

La tarde se acical6
para verte en tu ventana...
El sol retuvo su carro
repleto de madrugadas
y jug6 sobre tu boca
con los colors del agata.
La tarde era transparent
en claros prismas de ambar;
tenia las trenzas sueltas
con lazos de nubes claras,
y abri6 todos sus balcones
para verte en tu ventana...
Hubo concepci6n de frutos
en las flores de las ramas...
La brisa quiso cantarte;
la brisa afin6 sus flautas;


-45-









ROMUALDO CRUSCO

rim6 cadencias de luces
en notas de penas mansas
que arrancaba entire los hilos
de cristalinas fontanas...
Vino la tarde content
con ramilletes de acacias
que dej6 sobre el alf6izar
de tu balc6n... Por tu gracia
aquella tarde de mayo
fui amanecer en mi alma...
Cada ilusi6n de mi pecho
era suefio en tus pestafias;
y cada beso sentido
reflorecia en tu cara
y se quedaba en tus ojos,
luceros en tu ventana...
iLa tarde era linda y buenal...
Los jazmines y las dalias
emborracharon la tarde
con olor de esencias raras
para que amorosamente
se quedara en tu ventana...
Senti las resurrecciones
de mis juveniles ansias...
Abandon mis tristezas
y abandon mis nostalgias...
Por el caminito alegre
de tu alegre carcajada
quise dejar mis poemas
en tu florida ventana...
Mas la tarde en torvos celos
de tu rostro y de mi alma,
rompi6 todos sus colors


-46--









ESQUILA

en el ocaso de plata;
no quiso que ti supieras
del tafter de mis campanas
y en violiceas convulsiones
me dejaba ver su rabia...
Confundiendo sus matices
dentro de las nubes claras
anticip6 sus tinieblas,
se hizo negra y se hizo amarga
para que yo no te viera
en la vida reclinada
sobre el balc6n de mi pena
cogiendo mis frias ligrimas
en tu alj6far de sonrisa
sobre tus dientes tallada,
donde el sol de mis ensuefios
puso color de manzana...
iLa tarde se torn6 fea!...
iLa tarde fu6 negra y mala,
pues me dej6 con mis penas
mis tristezas y mis ansias
y no quiso que subiera
al ed6n de tu ventana...!


--47--










ESQUILA


II

ROMANCE DE LA ENTREGA
ABSOLUTE

He tratado initilmente
que pasara tu belleza
acallando mis sentidos
que se vistieron de fiesta
cuando te vieron sentada:
sentada de mi tan cerca.

He tratado initilmente
que mi verde enredadera
no creciera entire tu risa
con frescura de floresta...

He querido intilmente
que mi alma no se fuera
en viaje de ensofiaciones
en tu linda cabellera
que los cuervos de las sombras
la quieren hacer mis negra...


-49-










ROMUALDO CRUSCO

He querido indtilmente
no contemplar la madr4pora
de tus labios encendidos,
donde los corales suefian
por tus dientes de alabastro
con claridades de perlas...
He querido indtilmente
apartarme de tu send;
alejarme de tus ojos
de oblicuidades de almendra,
en cuyas pupilas viven
visions de una leyenda
con olor de crisantemos
y dulces danzas de geishas...

Initilmente he querido
silenciar la sonajera
del coraz6n, que al mirarte
abri6 la cerrada puerta
alborozado y content
cantando canciones nuevas...
Initilmente he querido
no recorder tus orejas
diminutos caracoles
hechos por una nereida
que supo adornar con nicar
dos p6talos de azucenas...

Initilmente he querido
no acordarme de tus pecas,
puntos que llenan tu cara
como reguero de estrellas
que te ofrecieron los dioses
en un regalo de gemas...


-50-









SQ UILA


Indtilmente he querido
borrar la vision aquella
de tus senos palpitando
por fugarse de la tela
de tu traje transparent
tejido con primavera...
Initilmente he querido
no pensar en tus caderas,
ritmicas curvas que fingen
concavidades de velas
y escriben ondulaciones
sobre tu andar de duquesa...
Ha sido initil empefio:
mi musa cascabelera
busca armonia en ti misma
y sobre tu cuerpo riela
con ansias enamoradas
y cantares de poeta...
Y asi voy en el recuerdo
encerrando tu belleza,
sin que ya pueda apartarme
de tu risa de floresta
que en el verso de la tarde
toma sabores de fresa...
InAtil ha sido todo:
me persiguen tus ojeras
con tentaciones de abismo
para que el alma se pierda
en eroticos placeres
que las carnes enajenan...
Y te busco sin quererlo...
Y me gusta que est6s cerca...
Y me entrego a la aiioranza


-51-









ROMUALDO CRUSCO

de tu ex6tica realeza;
y sabiendo que me hundo
en oceano sin riberas
busco tu boca en mi ruego
y tus ojos de leyenda
donde el romance se posa
con suavidades de seda
para besar tus miradas
y dormirse en tus ojeras...


-52--










ESQUILA


III

ROMANCE DEL AMOR
DOLOROSO

Viniste al fin toda bella
prendiendo entire mis naranjos
peristilos de caricias
espigadas en tus manos
para ensanciar en tu boca
la dulzura de mis cinticos...
Adornaste los vifieros
con tus pupilas; en tanto
tefiianse en tu presencia
de verde los secos pimpanos,
y fu6 el vino de la pena
mis cordial y menos agrio
pues reqaste con tus besos
la vendimia de mis campos...
Te acercaste a la cabafia
encendiendo el incensario
en frases de comprensiones
para mis locos resabios...


-53-









ROMUALDO CRUSCO

Te diste toda en ternuras
a mi coraz6n hurafio,
trayendo con tu belleza
el consuelo de tu bAlsamo,
y mi reseca garganta
ronca por los desengafios,
bebi6 chorros de ilusiones
en los bordes de tu cintaro.
Un rayo de sol se hizo
cuerda de oro entire mis manos,
y at6 con nudos de ansias
la esbeltez del amaranto
de tu talle donde cimbran
juncos tiernos de mis prados...
Cierta noche fu la luna
antojo para tus brazos...
-Yo quiero junto a mi lecho
retener el disco blanco
de ese pedazo de armifio
que se refleja en Io alto...
Eso dijiste... Irecuerdas?...
Y de tu deseo esclavo,
desperte de su castillo
mis corceles fatigados...
Con fustas de nubes blancas
estimuld sus cansancios;
en el cinto del ensuefio
puse armonia de yimbicos;
y temiendo que te fueras
para siempre de mi lado,
luch6 contra los lebreles
que custodian el espacio;
rompi las cerradas sombras
con el eco de mis cantos,


-54-









ESQUILA


y aquella noche la luna
durmi6 apretada en tus brazos!...
Otra tarde fu6 un lucero
que moria en el ocaso...
--No ves c6mo desfallece?...
ANo ves que esti enfermo y pilido?
DAmelo para que viva
eternamente en mis labios!...
Cruc6 las sid6reas rutas
para consumer el rapto,
y traje envuelto en la noche
sus reflejos de topacio
para que se hiciera sangre
en el gules de tus labios.
Asi estabas en mi vida
dando hidromiel a lo amargo
del recuerdo de las penas
pintadas en el pasado
con pinceladas de otofio
hurtadas a un camposanto...
Y fui lo que tu quisiste:
mas que hombre, enamorado
que buscaba en cada aurora
el luminar de tu rastro
y darle en hilos de brisas
collares a tus encantos...
Volvi6 la luna a alejarse
para encender su palacio...
Volvi6 de nuevo el lucero
a ser, en la tarde, palido
enfermo que va diciendo
su agonia en el ocaso;
y otra vez para mi duelo


-. -55-










ROMUALDO CRUSCO

el vino se torn6 agrio,
y hoy lo apuro en el hastio
de mi copa de cansancio
sin que ya nada despierte
los corceles fatigados
que duermen en el castillo
de mi coraz6n hurafio,
porque ya nadie comprende
el dolor de mis resabios...


-56--










ESQUILA


IV

ROMANCE DEL TRAMONTO

Escuch6 la despedida
que fu6 adi6s en tu pafiuelo...
Hubo en la noche callada
ferviente oraci6n de ruego.
Hubo Ilanto en los rosales...
La luna llor6 en el cielo.
Era el adi6s de tu mano
moviendose alli a lo lejos
blanca pluma de gaviota
en el paisaje sereno,
alargando la distancia
del camino sin regreso...
,Por qu6 te fuiste?... iNo s6!...
iNo he podido comprenderlo!...
En nuestro amor se anidaban
las flores de los cerezos,
y era alfombra de damasco
para tu loco deseo


-57-









ROMUALDO CRUSCO

la ternura de mis ansias
de rodillas en mis versos...

Ya eres en la terraza
vaga esencia de recuerdo;
y te llevar6 en mi mismo
como se lTeva en secret,
el eco de esas canciones
que sin querer aprendemos
y que luego se nos meten
por el coraz6n adentro,
quizAs porque fueron hechas
con un dolor sin consuelo.

En la guitarra se duermen
-porque ya te siente lejos-
la alegria de sus notas
y el cantar de sus arpegios...
La guitarra tambi6n sabe
que tus manos y tus dedos
no volverin en sus cuerdas
a ser amorosos p6talos
que sabian preguntarle
por su arm6nico secreto...
iMuda la guitarra, es s61o
un inditil instrumento!...
Te olvidaste en la partida,
y tambi6n te loran esos
tus lindos trajes de estrellas
con encajes de luceros
estambres de girasoles
recamados con ensuefios...

jPara qu6 ti los querias?...
IPara que tk has de quererlos?...


-58-









ESQUILA


Ni tus sandalias de alburas
consteladas de reflejos.
Ni tu corpifio ajustado
que te teji con mis besos..,
Ni el pedazo de montaiia
que estaba siempre tan lleno
de gentiles pastorelas
volcadas en musgo fresco...
LPara que necesitabas
Ilevarte este pebetero
hecho con rayos de soles
cogidos en el invierno
para quemar el rocio
y perfumar tus cabellos?....
Todo eso te sobraba
y tus mismos juramentos!...
En mi castillo rompiste
la ilusi6n de los espejos
que sofiaban con tu imagen
en lozanias de huertos...
Los espejos se han cegado
y visten todos de negro
para que ya nadie pueda
contemplarse mis en ellos...
Deja que baje hasta el lago
para traerme los remos
bordados con juncos verdes
que crecieron en mis ruegos...
Luego recojo la barca
de sandalo y limonero,
nacida por el milagro
de tu amor y de mis suefios...


-59-









ROMUALDO CRUSCO

Deja que cierre la alcoba...
Deja que cierre el ropero
para que no se me vaya
en el soplo de los vientos,
el contorno de tus carnes
que dibujan mis anhelos..
No importa que ya no tenga
tu boca para mis besos:
se ha fijado un punto rojo
al final de aquel sendero
por el que sola te fuiste
dejando a tu romancero,
y alli qued6 para verte
en vaguedad de recuerdos
el coraz6n que una noche
dijo adi6s a tu pafluelo...


-60-









ESQUILA


V

ROMANCE DEL DESENCANTO

Te perdi en la lejania
por la mentira del lujo...
Yo s61o pude ofrecerte
satisfaciendo tu orgullo
sobre patena de estrofas
todos mis besos maduros...
A mi lado no encontraste
los cortinajes vetustos
ni las perlas y diamantes
que domaran tus impulsos...
En mi buhardilla tan s61o
viste romnnticos frutos
y liricos capiteles
que sostenian sus muros...
A tu belleza sin alma
Iqu6 le importaban mis lutos?
A tu avidez de grandeza
le fu6 pequefio y absurd


-6 -









ROMUALDO CRUSCO

el rinc6n donde el poeta
burila su propio mundo.
Td querias en tu cuerpo
collars y ricos pulsos;
pieles traidas del Asia;
corona en tu pelo oscuro;
sortijas con esmeraldas
montadas en oro filgido...
No tenia para darte
mis joyeles que los rubios
madrigales mafianeros
escritos sobre los musgos,
y ponerlos en tus sienes
en ofrendas de crepdsculos.
Para tus manos, orquideas
cultivaba en los nocturnos
jardines que te esperaban
para llenarte de arrullos
y envolverte toda entera
en perfumados efluvios
que trenzaran tus deseos
consolando mi infortunio...
En las vesperales horas
detuve del sol el curso
eternizando en el iris
el color de los arbustos
que crecieron para darte
mis hondos ritmos jocundos...
Pero la aurora me dijo
en la voz de los augurios,
que series en mi senda
s61o lejano murmullo
del surtidor que en el pecho


-62-









ESQUILA


sentimos en lo profundo
sin que nunca de sus aguas
sepamos cual es el gusto,
aunque su rumor nos prenda
nuestro espiritu errabundo...
Pido tu recuerdo al viento
y entire mis ramas te busco,
mientras las ondas del ponto
con ansiedades escruto
por ver si en sus caracolas
tu sonora risa escucho,
y a cada ave que cruza
si te ha visto le pregunto,
aunque sB que ya te fuiste
y que ya mas nunca juntos
han de miramos las aves
ni han de vernos los crepisculos,
pues nos separan las sombras
de mi pobreza y tu orgullo.
Y tu avidez de grandeza
que reclama ricos pulsos,
sortijas con esmeraldas
montadas en oro f6lqido,
te ha borrado para siempre
de mis rincones oscuros
donde en canteros de versos
cultivo mi propio mundo...
Tu seguiris el camino
aspero, tortuoso, abrupto,
sin detenerte en la march
a pensar en lo infecundo
de tu ansia de riquezas
que al coraz6n hace impuro,
y transform al alma misma


-63-









ROMUALDO CRUSCO

en arido, estdril surco
impotente de ser bueno
de ser noble y de ser puro...
Yo tambi6n por otra senda
he de proseguir iluso,
oponiendo a tu recuerdo
el silencio del sepulcro,
aunque el coraz6n tuviera
que poner bajo de un timulo
y para borrar tu nombre
y olvidar todo lo tuyo,
fuera necesario hacerme
con cada recuerdo un nudo
para estrangular el alma
en el tronco de los rumbos;
aunque fenezca mi canto
y queden mis versos mudos...


-64-
























OTROS POEMAS









ESQUILA


TRICROMIA

Para Cindido de la Torre, fraterno amigo.

I

Mientras guard los lujos de las sedas,
luce la rica pompa de su brillo,
y en medio de frondosas arboledas
el6vase arrogant aquel castillo.
El marmol pone al sol sus sefioriales
vetas de jades, oros y alabastros,
reteniendo en visions orientales
el iris escarlata de los astros...
Todo es riqueza alli; la pedreria
vive un suefio de lis en la alegria
de limparas que copian sus reflejos...
Hay derroche de luces en la tapia
y fijan los escudos su prosapia
en la impoluta piel de los espejos...


-67-









ROMUALDO CRUSCO


II

En sucia choza donde el mueble ausente
lo reemplaza modesto crucifijo,
una madre infeliz besa la frente
pilida y fria de su muerto hijo:
Alabe que tronch6 viento de hambre
al desatar sus fuias de aquilones
para cortar el amoroso estambre
y asolar maternales ilusiones...
jLAgrima que en silencio se derrama!...
iPena del coraz6n junto a la rama
que abandon la flor y deja al fruto!...
El mArmol no comprende la pobreza,
y ha de negarse a ser en tu tristeza
simbolo de la cruz para tu luto...

III

Sefiala asi la vida el derrotero
que ha de ser el destino de los seres...
A unos da sin piedad golpe certero;
y a otros les reserve los placeres...
Deslumbra alli el blancor de los cristales
en juego con aristas de topacios...
Aqui una madre reza nocturnales
oraciones que llenan los espacios...
El damasco es ultraje a la miseria:
daga que atraves6 la anciana arteria
de un coraz6n que en llanto da la vida...
En el castillo aquel de la montafia
la cena se humedece con champafia...
iY en la madre infeliz queda la herida!...


-68-









ESQUILA


EL DESCONOCIDO



Cabalga en los briosos corceles aurorales...
Contempla en larga espera florecer los rosales
y mira la alborada fustigando las noches
para hacer su vendimia de diamantinos broches.
Llega a las altas cumbres de celestes montafias
recitando del viento sus canciones extrafias.
Con aviones de nubes sabe subir al cielo
en icArico empefio para ut6pico vuelo.
Se funde en la penumbra parlera del ocaso
y despoja a la tarde de su saya de raso
celebrando con ella un milagroso rito
alfa de todo anhelo y omega de infinito...
Va cantando sus penas por aspero camino
y en cad a piedra graba sonoro alejandrino.
Arrancale su espada al rayo que fulmina
y fabric en su torno transparent hornacina.


-69-









ROMUALDO CRUSCO


Sabe de las fatigas bajo candentes soles...
Interpreta la music que hay en los caracoles...
Se hunde entire el sinoble de las ondas marinas;
conoce lo que dicen las pardas golondrinas,
y si cruza por charcos y putridos pantanos,
citaras armoniosas van taiendo sus manos...
Cabe el dolor ajeno su cintico desflora...
Reza con el creyente... Con el mendigo implora...
El anagrama human le dice su secreto...
Para curar las almas, 61 tiene el amuleto...
Oficia en menesteres de liturgias profanas,
y hostia de absintio bebe en sus misas paganas...
Tambibn sabe del antro y la sucia taberna
donde un borracho suefia absurd gloria eterna
Conoce de la tierra su intima oraci6n
por el fruto que guard su vientre en gestaci6n.
Siente las hondas ansias de frustrados amores;
hurta del arco-iris sus filgidos colors
ofrendando a la amada por su ardiente hermosura
un palacio de estrellas y un jardin de locura.
Para alcanzar la luna que la noche rescata,
es jinete en las sombras, con espuelas de plata.
En l6bricos deseos que en su came palpita,
besa la roja boca que es mns dulce en la cita.
Con grito heroico alienta al triste caminante
poniendo en cada abrojo reflejos de diamante,
y le ensefia el amable saludo del sendero
sobre la agreste zarza sembrando un limonero.


-70-









ESQUILA


A las gblidas manos del invierno ensortija
con flores de trigales que guard en su valija,
y fecunda el prodigio de hacer la primavera
en los copos de nieve que cubre la pradera...
Si en el 6pico instant la Pa ria lo reclama,
en aut6ctonos brios es patri6tica llama...
La cantarina fuente le ha ensefiado el rosario
que 61 repite al fraterno torrente milenario...
Barca con tenues velas lo Ileva a la aventura
a caza de horizontes marca la singladura...
Izando sobre el mistil su grimpola de ensueiio,
de todos los tesoros es romantic duetio...
jQu6 raro personaje por el orbe camina
transformando en lucero la punta de la espina
y es marino que viaja en lirica goleta?...
UN POETA-.


-71-












ESQUILA


OFRENDA EN AZUL



Amante de belleza, por idilico viaje
traspuse los senderos del absurdo imposible...
A mi alforja de penas le ofrendaste el encaje
en emotivo gesto de tu alma sensible...

La uva de la tarde exprimi6 en el paisaje
el zumo de tus besos sobre nube movible;
y majestuosamente abri6 su varillaje
un destello de luna que se hizo tangible

an la tibia blancura de tus carnes de seda
y armonia en la ruta del sofiador aeda
que borda en tu sonrisa el lirico deseo...

Y prende en tus encantos de cuentos orientales
un manojo de versos y azules madrigales
que sea en tus cabellos romintico trofeo...


-73-









ESQUILA


ANIVERSARIO



A pesar de los afios que han pasado,
resistiendo los tamos del olvido,
tu recuerdo en mi pecho se ha grabado
sin career que por siempre hayas partido.

Hoy hace un afio ms... Llego cansado
por lo much que sufro y he sufrido...
Tu fuga me condena; y enlutado
contemplo el coraz6n... jPor qu6 te has ido?...

Y te espero sin verte en la distancia
margarita de amor que en tu fragancia
vistes de ensofiaci6n la tarde quieta...

Pero el graznar de pijaro agorero
me lo ha dicho sabiendo que ani te quiero:
jno ha de volver jamAs... jams, poeta!...


-75-









ESQUILA


II

No ha de volver jams dice la tarde
y lo repite en su cordaje el viento...
El alma se recoje en el cobarde
poniente gris que lanza mi lamento...

Eterno es mi dolor porque no arde
aquella llama que encendi6 tu acento...
De un valor que me falta no hago alarde;
iya no resisto este morir tan lento!

iNo has de volver jamas!... Quito las velas
y las envuelvo en enceradas telas
que han de ser su sarc6fago y su arca...

A la deriva, con las anclas rotas
cruzo falto de amor rutas ignotas,
sin importarme el rumbo de mi barca...


-77-









ESQUILA


ASI VOY POR LA VIDA



Ya march por la vida sin el menor deseo
y un rictus de cansancio me ha lenado los ojos...
Ropas negras de duelo en el tramonto veo,
pues mis ramas caidas son resecos manojos...

Ya march por la vida siendo paria perdido
en sombras de horizontes y emboscadas felinas...
Donde he rogado gestos apenas me han servido
amargura de cobre en anforas de espinas...

No hall Samaritana junto al brocal del pozo;
y es el recuerdo opaco de un preterito gozo
aletear de hipsipila presagiando mi suerte...

Soporto resignado el dolor de mis males
y exhaustos de sus miles los vaciados panales
mi aboja esti libando en nectarios de muerte...


-79-










ESQUILA


SPARA QUE?



Freno las locas ansias de mis potros
sin que me importen las recias cumbres...
Dejo esas montafias para los otros
que resistan sus lumbres.
No habrin de deslumbrarme las alturas
ni el absurdo espejismo de las cimas...
Abandono las necias aventuras
que viven en mis rimas.

Vayan ellos subiendo con sus brios
empinadas laderas de conquistas...
Yo conozco los letargicos frios
de esas rutas de artistas...
Tambibn quise una vez ser peregrino
y me fui con la ilusa caravana,
y vi como en las piedras del camino
se escribia:... iMARANA!...


-81-










ROMUALDO CRUSCO


La Gloria iba delante retadora
ensefiando un lejano palacio;
pero nunca se escuchaba la hora
de l1egar al palacio!...
Entonces resonaron los lamentos
y las almas gimieron en los trapos,
y oi la maldici6n en los moments
en que el alma era harapos...
En la ascension sangraban los costados
que desgarraban la mano siniestra
de la envidia... Y quedaban tirados
muriendo en la palestra.
La Gloria seguia delante... Era
luz que deslumbraba con falso brillo...
Detras se olvidaba a la pradera
por legar al castillo.
Yo dejo a los otros que tiene alas
con anhelos de nombres y de alburas
que tejan sus idilicas escalas...
iYa conozco el dolor de las alturas!...
Y s6 de la palabra de la cima
donde se arriba con el alma trunca...
El viento rompe alli toda la rima
para decirnos: INUNCA!...
Ahora veo pasar la caravana
que va buscando su incierto destino;
y rezo por los que estarin mafiana
muriendo en el camino...


-82-









ESQUILA


MI PECADO



Dios mio: si no fuera por esto que yo siento,
seria el monje santo de un humilde convento...
Pasaria las horas en rezos de clemencia
y anduviera descalzo hacienda penitencia.
Para salvar el alma de todos los pecados
me clavara pu iales en los recios costados...
En mi claustro encerrado seria noble y bueno
quitando de mi mismo el sabor del veneno
de esta cosa que siento haci6ndome su esclavo
y me afinca a la tierra como candente clavo...
Tendria pobres hibitos y anhelara el cilicio
para arrancarme todas tentaciones de vicio.
Sonara a mis oidos el cantar de las misas
cual un eco de gloria que recitan las brisas.
Me alejaria un poco de este pantano inmundo
en el destierro amable de un silencio profundo.


-83-









ROMUALDO CRUSCO


Viviria tranquilo en dulce pensamiento
escuchando maitines con el recogimiento
del que ya nada quiere porque sabe lo fitil
de una vida gastada en la faena indtil
de sembrar sol de ensueiios en las sendas tan largas
y recoger auroras sin colors y amargas...
Dios mio; si no fuera por esto que yo siento,
seria el monje santo de un humilde convento
donde tendria un huerto y un jardin con claveles
cubiertos por las sombras de frondosos laureles...
Escucharia absorto los toques de campanas
llam.ndome en el bronce a tareas tempranas;
y me levantaria con el alma hecha espiga
de azucenas y nardos, para aquel que mendiga
un rato de descanso y panes de consuelo;
y entonces me creeria tener ganado el cielo.
Senior: yo fuera todo pedazo de tu gloria
aprendiendo tu ejemplo para seguir tu historia...
Recordaria el Credo que una vez me ensefiaron...
-alli cuando era nifto mis labios lo rezaron-...
Quisiera ser muy blanco en sentimientos puros
y tener una celda con altisimos muros
por donde no pasaran los exteriores ruidos
y alegres golondrinas construyeran sus nidos...
Dios mio; si no fuera por esto que yo siento,
seria el monje santo de un humilde convento...
Pero Sefior, no puedo: sere siempre el esclavo
de mi came que quema como candente clavo
y me grita con furia de pantera maldita
cuando asiste al instant de la lbrica cita;
y todo pensamiento de bondades se aleja
si ella se retuerce sobre boca bermeja...


-84-









ESQUILA


Circula. por.mis venas la:sangre de Calabria
encendida por soles a;dientes de Cantabria...
En mis arteries levo este calor pagano
dejado por herencia de mi ancestro romano...
Adoro la.lujuria y amo a las mujeres,
buscando mis cansancios en intimos.placeres,
y muerdo con deleite, cuando el espasmo asoma,
el blando seno tibio con sabores de poma....
En penumbra .de alcoba con cortinas de seda
consume la leyenda de la mitica Leda...
Recorro con fruiciones de er6tico deseo
toda la gama roja que brinda el himeneo...
La hembra es una hostia llena de sensaciones
que se ofrece en la noche con nuevas emociones...
Mis nervios son cordajes que en el ligero roce
de unas cAlidas manos se quiebran en el goce...
Rebusco las caricias; y el beso que sofoca
s6 dejarlo en los labios; s6 ponerlo en la boca
de la mujer que amo; y luego, poco a poco
descubrir sus encantos con cautela de loco...
Mesando entire mis dedos un rizo negro o rubio
hago sentir las ansias del pr6ximo connubio...
Miro como los ojos de la amante se encienden
y hablan un lenguaje que mis carnes entienden...
Me envuelvo entire las llamas de inextinguible hoguera
de una orgia de excess sobre mullida estera,
donde un cuerpo jadeante se junta con el mio
despertando tormentos en fatigado brio...


-85-










ROMUALDO CRUSCO


Renuncio en un moment a toda noci6n de vida
en comuni6n de abrazos; y en los labios prendida

retengo la dulzura del instant gozado
para hacerlo mas hondo sobre el cuerpo cansado...
Reclamo muslos blancos que nadie haya tocado
para marcar en ellos las huellas del pecado,
y ver en las ojeras de pddicas doncellas
voluptuoso desmayo de carnales estrellas...

Dios mio: si no fuera por esto que yo siento
seria el monje santo de un humilde convento...


-86-









ESQUILA


HABLO CON MI ALMA
Para Don Jos6
Maria Chac6n y Calvo.

Empecemos de nuevo alma mia
aunque s6 que estAs lena de siglos,
que no es 6sta tu linica vida
porque ahora te leve conmigo...
Yo comprendo que te sientes vieja
por tus viajes en cuerpos distintos...
Desde nifio me has dado esa pena
de saberte tan lena de hastio...
Ya conozco tu historic de entonces...
En mis largos insomnios lo has dicho:
habitabas el pecho de un joven
que muri6 por el hambre y el frio...
ZEs por eso que tienes resabios
cuando vemos de cerca un castillo?...
ZEs por eso que siempre l1oramos
cuando vemos de cerca un asilo?...


-87-









ROMUALDO CRUSCO


ZEs por eso que escucho tus duelos
cuando ves la miseria de un nifio
que en la calle se muestra fam6lico
ensefiando su cuerpo de tisico?...
iY yo quiero que seas alegre
para irme de fiesta contigo!...
iY yo quiero que ahora te olvides
de la cruel impiedad de los ricos!...
Mas initial mi ruego te 11ega!...
En lo hondo ti guards el frio
de tu iltima estancia en la tierra
junto aquel que muri6 en el hospicio...
Y te l1evo sabiendote triste...
Y me Ilevas sabiendo que existo
sin campanas que a fiestas repiquen
ni en aquellos instantes que no...
Has de irte mafiana a otro cuerpo
prosiguiendo marcado designio...
aLlevaras en ti misma el recuerdo
de la vida que has hecho conmigo?...
aPor el otro que luego te tenga
ha de ser tu dolor comprendido?...
ZO tal vez al mirar tu tristeza
te abandon buscando el suicidio?...
Si te invito a que empieces de nuevo
no es que viva inconforme contigo:
tu me has dado la fuerza del verso,
y me has dado la altura del trino,
y me has dado las alas del canto,
y me alzaste en la luz de tu grito
ensefiindome a ser todo lampo
a la orilla de oscuros caminos;


-88-









ESQUILA


y me has dado altivez de montafia
y me has dado misterio de abismo...
iY en tus frases sabiendo a retama,
confesaste: no existe el amigo!...
Mas me dices:-perdona a los hombres...
Quiere much la rama y el nido...
En la cena estarAn los Ap6stoles
escanciando la sangre de Cristo...
-Ama siempre al que nadie consuela
y su alma se hiela de frio...
-Dale siempre tu estrofa de seda
al que carga la cruz de mendigo...
-Dale el pan de tu verso al que ruega:
jese pan no lo tienen los ricos!...
-Da tu mano fraterna al que lora
un dolor que lo here en lo intimo...
-Besa al Arbol que troncha los vientos
y la flor deshojada y sin brillo...
-Ten piedades de santo en tu pecho
para aquel que carece de abrigo...
-No permits que el fruto del odio
fructifique en tu largo camino...
-Si te ofenden, perd6nalo todo...
jel perd6n es tambi6n un castigo!...
Y comprendo que ahora est6s vieja
en tus viajes por cuerpos distintos...
Alma mia: agradezco tu pena
y me gusta tu l6brego hastio...
No me importa que sigas tan triste
por aquel que muri6 en el hospicio...
iPor campana que a fiesta repique,
ti me has dado la clave del ritmo!...


-89-



























Este libro se imprimi6 en
los talleres tipogrhficos de
Francisco Verdugo
en el mes de Diciembre de
1942














ES PROPIEDAD DEL AUTOR




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs