• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Un coche que llega - Un rio que...
 El hotel "Estrella" - Dos jovenes...
 El despertar de Margarita - Un...
 El hombre misterioso - Un tesoro...
 Quien era don Ramon de Mendoza...
 Fiesta y bailateo - Oscar e Isolina...
 Sigue el baile - Los dos primos...
 Una noche esplendente - Decimas...
 La oficina de un hombre rico -...
 La confesion - Todo un drama -...
 En plena campina - Las bravatas...
 Oscar se dedica a la caza - Feliz...
 Dona Laura digiere - La "marcha...
 La visita del Sr. Laurin - El placer...
 Sobre el lome de una piedra - Dudas...
 Tristeza y malestar - Una visita...
 Maestro lucas despierta - El desconocido...
 Sombras y angustias - El hombre...
 Oscar no aparece - Situacion angustiosa...
 Un hostelero que no puede dormir...
 Agradable tertulia - La mala noche...
 Luto y tristeza - Angustia de isolina...
 La loca - "Cielo azul...cielo azul..."...
 La llegada de don Andres - Lagrimas...
 El maestro Lucas - Un mister que...
 Como despierta el maestro Lucas...
 Entre padre e hija - Interviene...
 El Sr. Quiros se restablece - Un...
 Se enreda la madeja - Una carta...
 El maestro Lucas aguarda a sus...
 Una escena final - Presentaciones...
 Camino del "ausubal" - La loca...
 Cortejo funebre - Lagrimas y sollozos...
 Donde todo concluye














Group Title: Tesoro del Ausubal
Title: El tesoro del Ausubal
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075461/00001
 Material Information
Title: El tesoro del Ausubal
Series Title: Biblioteca Borinquen
Physical Description: 205 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Goonzález García, Matías, 1866-1938
Publisher: Tipografía "Borinquen"
Place of Publication: Gurabo Puerto Rico
Publication Date: [1913]
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Novela premiada con medalla de plata en el cuarto centenario de la colonización cristiana en Puerto Rico."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075461
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001473521
oclc - 24562939
notis - AGY5301

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Un coche que llega - Un rio que crece - Dos mujeres que peligran y un hombre que las salva
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    El hotel "Estrella" - Dos jovenes que se gustan y una senora que se duerme - Un bostezo que hace discurrir
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    El despertar de Margarita - Un gigante que se lleva a un huesped - Mucho pan y mucha mantequilla - Reflexiones del hostelero
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    El hombre misterioso - Un tesoro de $500.000 - El fantasma del ausubal
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Quien era don Ramon de Mendoza - De como cargo con su sobrino Oscar y la misteriosa carta de su hermano Andres
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    Fiesta y bailateo - Oscar e Isolina - La pareja de don Ramon - Prodigios de una bordonua
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Sigue el baile - Los dos primos se tutean - Turbacion de isolina
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Una noche esplendente - Decimas y suspiros - El fantasma del ausubal
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    La oficina de un hombre rico - Soliloquio - La visita del Sr. Laurin - Un hombre demente
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    La confesion - Todo un drama - El Sr. Laruin se dispone a dar sus consejos - Inesperada visita
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    En plena campina - Las bravatas de don Ramon - El viaje de Oscar - Una buena noticia
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Oscar se dedica a la caza - Feliz encuentro - "Oscar...Oscar.." - Vida mia! - Oh, negra pajaro de la noche...! - El fantasma
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Dona Laura digiere - La "marcha de los infantes" - entre tia y sobrina - Margarita piensa en Oscar - El senor Laurin
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    La visita del Sr. Laurin - El placer de dona Laura - Un negocio de $10,000 - Don Martin cae en brazos del abogado - "Alma sublime..."
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Sobre el lome de una piedra - Dudas y pesares - Amor funesto - Una carta - Margarita quires
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Tristeza y malestar - Una visita - Tio y sobrino - Situacion angustiosa - Lagrimas y desmayos
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Maestro lucas despierta - El desconocido - Entre una bolsa y un revolver - A caballo - En compana de Lucifer - Una luz azufrada - "Padre nuestro que estas en los cielos..."
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Sombras y angustias - El hombre de la mascara - Un grito de sorpresa - El estampido de un revolver - Madre mia! - El "fantasma del ausubal"
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Oscar no aparece - Situacion angustiosa - Una carta - Don Ramon recuerda - Ira de dios...! - La yegua "Mora" - A escape
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Un hostelero que no puede dormir - Tan..., tan..., tan... - El gigante - Maestro Lucas en peligro de muerte - Confesion - La tarjeta - Terrible puntapie - Maestro Lucas llora hasta por la manana
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Agradable tertulia - La mala noche del Sr. Laurin -Eel mal humor de Margarita - Visita inesperada - Don Ramon - Un desmayo - Item mas - He dicho
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Luto y tristeza - Angustia de isolina - Asesinato a suicidio? - Don Ramon comprende su ignorancia - Que me ahorquen! - Oscar...Oscar...Oscar...!
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    La loca - "Cielo azul...cielo azul..." - Un bohio en medio del bosque - "Que hermoso es mi hijo!" - La herencia de un huerfano - Descansa, luz de mis ojos...!
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    La llegada de don Andres - Lagrimas y abrazos - Historia tristisima - Un hombre que muere, una madre que desaparece y un hijo que se salva - Terrible punetazo - Una carta
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    El maestro Lucas - Un mister que se presenta "you cuidar la caballa" - Bacalada y polla frita - El mister no come guano - "Good night"
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Como despierta el maestro Lucas - El difunto - Una bolsa y un encargo - El mister de las patillas se va
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Entre padre e hija - Interviene el Sr. Laurin - Situacion angustiosa - "Prefiero la muerte a vuestro amor"
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    El Sr. Quiros se restablece - Un grito de sorpresa - Oscar - Drama sangriento - Al escape!
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Se enreda la madeja - Una carta - Otra carta - Dos puentazos
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    El maestro Lucas aguarda a sus misteiosos huespedes - El mister de las patillas - Otro desconocido - El maestro Lucas sordo y mudo - El gigante - Espectacion general
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Una escena final - Presentaciones - Y el mister de las patillas? - Padre mio, hermana mia, tio mio..., etc. etc. - Oscar descubre el misterio - Invitacion - En busca de la loca
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Camino del "ausubal" - La loca - Sorpresa y angustia - Encuentro fatal - Madre mia...!
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Cortejo funebre - Lagrimas y sollozos - El tesoro del "ausubal"
        Page 204
        Page 205
    Donde todo concluye
        Page 206
Full Text









BBLIOTECA "BO-RINQUEN"
[ BIBLtOTECA "BO I NQUEN"
= [ ,


M. GONZALEZ GARCIA.
4~


EL


Tesoro del Ausubal



P movel premiada con medalla de plata
on el Cuarto Centenarlo de la
S Colonlzac6n Cristians
en Puerto-Rico.


1913.


CAGUAS, PUERTO-RICO.
._ --
L

U


* ,

*


('


_ ___


l







131BLIOTECA '" BORI NQUEN'"


M. 60NZALEZ GARCIA




El

Tesoro del Ausubal





.Vvelffv prew dif cWn mc dlol (fe plta
2en el Cuirto Cenote,,rio dee hi
(Colon rzc iza Cristiaini
en Puerto IRiico.








GURABO
TIPOGRAFIA BORINQUEN "
PUERTO RICO


1 'j





1^3(,3 3
JLW ^ '
A as






.1





L
Y3;f' |,
// F'4

~Lflll9*-C

irrr1













Dedicatoria

Il que gui6 mis prtmeros
pasoe por cl senbero bermoeo
be lao letras; at que bebo el
primer impuleo en loe afanee
S. el oaber; al tluetre escritor
Z bon lD-RfelIlEe fjElEW't
2eZ 3WIRCS, Debico esta
obrita como bumilbe teettmov
nio be mt impereceber ra tit
tub.
Caguas, I de Julio de 1913.
.,. /.





k l
:%


/ ,-





664~ ~y2YL4A{z~L~
Vrl~~u~~ ~ ; I ~

(aan'c42~ L


I,~


















I

UO cocke que llga-Un rio que rece-Dos mujeres
qe peligran y un hombre que las salva.




BERDADERAMENTE que el tal
viaje resultaba enfadoso: aquelli
iluvia que azotaba continuamente la
cubierta del coche, y, sobre todo, aquella
obscuridad profunda, disgustaban de yu
modo atroz a Margarita.
--IQu4 fastidio ... murmur, volviun-
dose hacia dofia Laura.
Pero dofia Laura, lo dnico que hizo fue
abrigarse, aun mAs en sn mant6n, sin con-
testar a su sobrina.
Entretanto, la lluvia persistia, no oydn-
dese masque el sonido gutural del coehero
arreando los caballos, el mon6tono piso-
teo-de ias herraduras y el continue girar
de la ruedas sobre el fango del camino.
Eu ocaciones, algtn otro vehiculo pasa-
ba junto a ellop, o bien riersonas que ca-
minaban a pie o iban a caballo, y cuyas








voices confundianse con el estrdpito de la
lluvia y el rodar del coche.
Comno este iltimo iba completamente
cerrado, Margarita lleg6 a sentirse fati-
gada.
--Dios mio!-esto es jusufrible! ...
me ahogo! ...exclamo con augustioso
acento.
Doria Laura, apartando un poco el mau-"
t6n de la boca, respondi6le:
-HIija mia, hay que tener pacien-
cia. Bien le aconseje a tu padre que
apresurara nuestra partida; pero 41 me
aseguro que a las site estariamos en
ITumacao, y, ya ves, deben ser las ocho
de la noche.
-Si-replico la sobrina;-pero en Rio
Piedras nos detuvimos mis de una hora,
mientras usted hablaba con dofia Sofia, y
en Caguas ocurrio otro tanto con dofia
Trsula.
-Que quieres No puede ser una
impolitica -
Y volvio a esconder la cabeza en su
manton de lana.
La lluvia azotaba ahora con mis es-
truendo la cubierta del coche, y el auriga,
asomando apenas la nariz por el hule que
le defendia del agua, animaba a los caba-
llos.
Margarita quiso entreabrir las cortinas;
pero una bocanada de aire frio hiri6le el
rostro, y su linda mano -hubo de retirar-
se prontamente bajo la himeda impre-
si6n del agua, que se la moj6 por com-
pleto.









Enjug6sela con su pafiuelito de seda, y
hech6se hacia atrAs, poseida del mayor
disgust.
Asi pas6 algdin tiempo,
Dofia Laura parecia dormitar.
De pronto, el cochero detuvo un poco
los caballos.
Bajaban una cuesta.
El coche empez6 a tambalearse couo si
rodara sobre gruesos guijarros, y un
ruido sordo, pero intenso, se dejJ oir.
Estaban en el rio.
Como la lluvia aumentaba, este ruido
era cada vez mayor, a causa de la impe-
tuosidad de la corriente.
Cuando los caballos llegaron a pisar la
orilla, el cochero detuvo el vehiculo. Vol-
vi6se hacia las mujeres, y con la calma
habitual en esta clase de empleados, pre-
guntoles:
-El rio esta creciendo.... quieren
ustedes pasar?. ...
-De ningin modo .. vaya una im-
prudencia!-contest6 doria Laura.
Pero Margarita, entreabriendo In cor-
tina y mirando hacia la obscuridad, re-
plic6le:
-C6mo?.... retroceder despuls de lo
que hemos andado?... Eso seria terrible!
Y cerr6 los puios con desesperaci6i,
haciendo tintinear los dijes de su pulsera.
Habia cesado la lluvia.
Margarita volvi6 a mirar por la venta-
nilla. Unicamente pudo percibir el pe-
quefio espacio alumbrado por el farol del
coche, cuya luz culebreaba sobre las ver-








tiginosas aguas del rio, como sobre el lo-
mo de una enorme serpiente.
El auriga se habia recostado sobre el
espaldar de su asiento y fumaba tranquilo.
Dofia Laura, en un rinc6n del coche,
unia sus manos en serial de angustia.
Margarita volvi6 a insistir:
-Siga, siga used cochero .. Nos va-
mos a eternizar en este sitio?.
El auriga despues de dar la ultima chu-
pada a su cigarrillo, volte6 la cabeza para
decirles:
Yo creo que se puede pasar: miren
ustedes un coche que ha llegado a la otra
orilla. ... por lo que veo, el rio no esti to-
davia muy hondo....
Y, en efecto, las dos mujeres pudieron
ver las lucecillas de otro coche que salia
dando tumbos, despues de haber atrave-
sado el rio.
No hubo que decir mis, y el latigo ca-
y6 animultineamente sobre la grupa de los
dos caballos.
Se dej6 oir el ruido de las yantas so-
bre los guijarros, y una masa liquid, con
sordo mujido, se precipit6 entire los rayos
de las ruedas.
Los caballos empezaron a resoplar y el
cochero a castigarlos con la fusta. Doila
Laura rezaba. Margarita mostribase ner-
viosa, lorando y riendo a la vez, mien-
tras que sus ojos dilatibanse en la obscu-
ridad, cual si quisieran abarcar el 'pe-
ligro.
Pero tan s61o el fdco de luz que se des-
prendia del farol seguia proyectAndose,
ar








unas veces sobre la rap"da corriente, otras
sobre la blanquecina espuma que simulaba
hervir al rededor de alguna piedra, o bien
sobre los negruzcos lomos de los sofocados
caballos, cuyos musculos dilatAbanse con
violencia para contrarrestar el impulso
de las aguas, mientras al creciente mujir
del rio, unease el continue vocear del co-
chero y el chasquido del litigo, que no
cesaba de caer sobre las espaldas de los
infelices brutos.
De repente, el cochero se detuvo; escu-
ch6se el ruido seco como de alguna cosa
que revienta, y la maldici6n del auriga,
que, sin respeto a las damas, se puso en
pie, repitiendo la blafemia.
Se habian roto los tiros.
Estaban como a cinco metros de la ori-
lla y 'sin esperanzas de socorro.
La lluvia habia comenzado de nuevo y
la corriente aumentaba en su fragor.
El agua corria por el interior del co-
che, y las dos mujeres tuvieron que le-
vantar los pies para no mojarse.
Hubo un moment de angustia indes-
criptible.
Los caballos, arrastrados por la fuerza
del agua, como si presintiesen inmediato
peligro, trataban de desasirse de las otras
correas que los ligaban al coche, dando
saltos y patadas terrible,
El cochero no pdia apaciguarlos.
Margarita, dandose cuenta de la situa-
ci6n, comenz6 a sentirse invadida por el
pinico.
Doia- Laura, temblando de pies a cabe-









za, empezaba mil rezos sin concluir nin-
guno, proxima a desmayarse.
El mujido de la corriente era cada vez
mayor, y ya el agua subia al nivel de los
asientos. .
El coche estaba pr6ximo a volcar, in-
clinAndose de un lado a otro.
-Socorro!... que nos ahogamos!-
grit6 el cochero, con voz estruendosa,
exagerada por el peligro.
Una luz, al principio casi impercepti-
ble, se dej6 ver en la opuesta orilla.
Esta luz empez6 a moverse, avanzando
en unas ocasiones y retrocediendo en
otras.
Margarita, encogida sobre su asiento, t
tapAbase el rostro con las manos, como si
no quisiera ver el peligro que le amena-
zaba.
Dofia Laura permanecia enmudecida
por el pAnico, y le castafieteaban los dien-
tes.
El cochero continue con voz estent6rea:
-Ah, de la orilla! .. socorro!.. dos
sefioras estan en peligro!.... el coche no
puede salir! ....
Se escuch6 el ruido de algo que se pre-
cipitaba en la corriente. Margarita sen-
tiase morir.
Cinco minutes mas tarde, dos fuertes
caballos estaban al lado del coche, dirigi-
dos por vigorosos peones, que, amarrando-
los con sogas, los pusieron en disposici6n
de poder tirar, arrastrando el vchiculo
hasta la orilla.
Tia y sobrina apresurgronse a bajar
.. lp.-









del carrnaje, casi sin poder mantenerse
en pie, a causa de la terrible emoci6n que
experimnentaban, al mismo tiempo que, en
medio de la obscuridad mis profunda, una
persona cogialas del brab y con voz ro-
busta y juvenile les decia:
-Sefioras, tranquilicense ustedes. ; ya
el susto pas6... ; estAn ustedes en salvo y
con un coche a su disposicin ... Por
aqui. .; ap6yense en mis brazos. .; soy
bastante fuerte Anselmo!... Encien-
de el farol...; ve alumbrando el camino
para que estas sefioras no tropiecen ....
Aqui esta mi coche Suban ustedes sin
temor.... Dentro de media hora estare-
mosen Pueblo Hermoso... Se aco-
modaron' ustedes? .. I Ajaj yo tambien
me sentd.. La obscuridad no nos permit
vernos; pero, i qu6 importal... I Vaya una
noche de torment! LQuieren ustedesmi :a-
pa? P6ngansela para que.no se mojen...
Perfectamente .... Anselmo, castiga los
caballos ...; mas de prisa.. Asi...
IGracia a Dios!..









I

















II

El hotel "Esfrelfa"--Ds jivenes qu e gustan y una
seiora que so duerme-Un bostezo
que bace dscurrir.



W O era tarde, pero a las diez de la
noche, ya casi todo el mundn duer-
me en las poblaciones pequefias.
Precisamente a esa hora, un carruaje
se detuvo frente al hotel "Estrella."
Venfan en 61 una sefiora, una sefiorita
y un joven.
El hotel "Estrella," era un hotel de
pueblo chico.
Espejo de cuerpo entero con marco do-
rado al que se entretejia una cinta de co-
lor rojo, ya caei sucia por el contact de las
moscas; una limpara de reverbero, cuya
luz roja e intense parecia incendiar la sa-
la, que a su vez servia de comedor; me-
sas redondas, cubiertas con manteles de
color indefinible, sobre los cuales vefanse
los restos de la dltima cena; estampas

12









churriguerescas y retratos de familiar ador-
nando.la pared; algunos sillones desven-
cijados al rededor de un centro en forma
de tripode y sobre el cual aparecia una
baraja sucia y asquerosa, y una docena
de sillas diseminadas aqui y alli, sin or-
den ni concerto: tal era el moviliario de
aquella casa de huespedes donde estos
liltimos escaseaban, menudeando las visi-
tas de vecinos pacificos y cachazudos que,
por matar el tiempo, pasAbanse alli las
noches jugando una lata de salmon o un
pote de melocotones a la brisca.
Cuando, una vez en la sala, el foco de
luz alumbr6 el semblante de los pasajeros,
no hay que decir que el desconocido fij6
sus ojos en los de Margarita y Margarita
los suyos en. los del desconocido, con la
curiosidad propia de aquel encuentro for-
tuito, muy al prop6sito para despertar
emociones extrafias, en series que por
primer vez se veian, despues de haber
viajado a oscuras por espacio de media
hora y sin dirigirse la palabra.
Por lo que se refiere a dofia Laura,
mis abatida por el efecto de las uiltimas
emociones, que deseosa de inspeccionar
la cara de su salvador, dej6se caer en el
primer sill6n que a la vista tuvo, y pro-
rrumpiendo en un suspiro largo y pro-
fundo, exclam6 satisfecha:
-lAlabado sea Dios. i Por fin he-
mos salido con bien de este percance...!
Y se puso a charlar con el duefio de la
fonda, que permanecia de pie frente a los
recien Ilegados, cual si ofreciera sus ser-
vicios.









Margarita y Oscar, pues este era el
nombre del generoso salvador de las dos
mujeres, despues de contemplarse, sonri6-
ronse con esa sonrisa ing6nita en per-
sonas de buen tono, a la. vez que para sus.
adentros discurrian:
Ella:-Que joven sinmpatico....; no en
balde se mostr6 tan noble y dezidido ;
qu4 guapo es ....
El:-i Oh, qu6 mujer hermosa...! iAdo-
rable.. I Que feliz casualidad la de ha-
berle salvado la vida...
Mientras que el fondista, hablando con
dofia Laura le decia:
-EstA bien, sehora: se prepararan dos '
camas pars usted y su sobrina en un
mismo cuarto. Tenemos jam6n frito y
polio guisado, pero no hay pan...; A es-
tas horas es impossible encontrarlo en Pue- 4/
blo Hermoso... Y usted, caballero...?
A mi-respondi6 Oscar-prepareme
otra habitaci6n; respect a la comida, ce-
nar6 con estas sefioras... puede usted
afiadir algo mls...: vino, dulces, en fin,
lo que a used le parezca.
Y dirigiendose a la joven:
--No cree usted, sefiorita, que parece-
mos personajes de alguna novela romAn-
tica... ? El susto que ustedes han pasa-
do...; mi encuentro casual...; esta fonda
de aldea...
Y mientras asi hablaba, parecia exta-
siarse en su belleza.
A la verdad, Margarita estaba seducto -
ra. Los accidents del viaje habian tras-
tornado un poco el toilette de su cabeza y

14








en aquel instant presentibase hermosisi-
ma, desprendiendo el alfiler que sujetaba
su sombrero, con ambas manos a la vez,
y dejando ver, por la elevaci4n de sus
brazos, el suave contorno de un busto en-
cantador, echado hacia adelante y que se
agitaba ain a impulso de las emociones
pasadas, asaz provocative dentro de las
elegantisimas formas del cors6, que en
aquellos instantes parecia querer reven-
tar para dar libre expansion a un seno
m6rbido y turgente.
-Caballero,-dijo ella, con ing4nua y
encantadora conflanza- a la verdad que
tiene used raz6n; pero todas esas peripe-
cias resultan agradables despues que ha
pasado el peligro. Figurese usted, lo
much que llevare para contar a mi papa
y a mis amigos cuando regrese... Mi po-
bre tia es la que esta ain bajo la impre-
si6n del susto...
Y se ech6 a reir, con una risa final, ale-
gre y armoniosa.
Dofia Laura, muy c6moda en su asien-
to, parecia no darse cuenta de lo que ha-
blaban.
VTnicamente volvid sus ojos, en los que
se reflejaba adn el espanto para decir:
-Pero, I Dios mio...! C6mo es posi-
ble que ustedes se hallen tan tranquilos,
cuando el temporal prosigue, cada vez
con mts violencia...?
Y a la verdad; llovia de un modo to-
rrencial, relampagueando a cada instant
como si quisiera hundirse el firmamento.
Pero los j6venes habian vuelto a reir.








Ahora era Margarita, la que, no obs-
tante su hilaridad, examinaba con disimulo
a su compafiero, quien realmente se mos-
traba interesante, con su bigotillo negro
y sedoso, sus ojos grandes y rasgados, su
nariz pequefia y perfilada, su color ligera-
mente triguefio y su rostro sombreado
por una dulce y suave melancolia que da-
ba al joven un aspect noble y simpatico.
Ella era rubia, con ojos azules, pero de
un azul oscuro; mirada viva y fascinadora,
tez finisima y dos hoyuelos en ambas meji-
llas que se acentuaban de un modo en-
cantador a la mAs pequefia sonrisa de la
joven.
Habia puesto el sombrero sobre una si-
lla y se ocupaba en arreglarse el peinado,
al parecer, de un modo provisional.
-Caballero,-dijo, sin dejar su toilet-
te,-indudablemente que ha sido used
nuestra providencia...
He tenido esa suerte, sefiorita, .y doy
gracias a la casualidad que me proporcio-
n6 tal ventura. Creame usted que me siento
celoso al solo pensar que cualquier otro
hombre pudiera haber hecho lo mismo.
Y la mir6 con pasi6n.
Soport6 ella esta mirada sin inmutarse,
y mientras se prendia con suma elegancia
la iltima horquilla, replic6le:
-Pero, a la verdad, caballero... qud lo-
ca soy...! Hace ya media hora que es-
tamos aqui y ain no le he preguntado su
nombre... I C6mo se llama usted...?
-Oscar de Mendoza.
Oscar...? i Qu6 nombre tan bonito...!

16
1^









Y dljo esto ultimo, con la mayor natu-
ralidad.
-AY usted... ?- pregunt6 a su vez el
joven.
-Margarita Quirds.
i Margarita...!
Oscar no dijo otra cosa, pero levant
sus ojos al cielo, poni6ndolos despues en
los de la joven, que le sonreia carifiosa-
mente.
--Pues crea usted, Oscar-volvi6 a de-
cir ella-que este servicio tan noble y ge-
neroso no lo olvidaremos nunca. Tanto
mi tia Laura como yo...
Y se volvi6 hacia su tia; pero dofia
Laura, muy c6moda en su sill6n, dormita-
ba tranquilamente.
-iQu6 felicidad...! -exclam6 Oscar -
su tia debe ser una santa...
En aquel instant apareci6 el hostelero,
seguido de su pinche y cargando entire
los dos los utensilios de la cena.
A los pocos segundos todo estaba listo
y las fuentes humeantes incitaban a comer.
Hubo que llamar a dofia Laura.
Se despert6 en el mayor sobresalto, co-
mo si fuera victim de una pesadilla
atroz y gritando:
iSocorro...! Isocorro...!
Esto hizo reir a los dos j6venes y has-
ta al mismo hostelero que murmur6 gra-
vemente:
-Vaya un suefio pesado el de la se--
flora...!
Pero dofia Laura, apenas despierta, y
como el olor de la comida llegase a sus
n-trices, dijo:








-Vamos, vamos, a cenar, que tengo un
apetito horroroso...
Y abri6 su boca en un bostezo incon-
mensurable, lo cual que, di6 algo que
pensar al dueiio de la fonda.


















III

El despertar de Margarita-Un gigante que se Ileva a
un buesped-Mucho pan y much manequilla-
Reflexiones del hostelero.


SANDO a la mariana siguiente
Margarita pregunt6 al duefio de
la fonda por Oscar, el maestro Lu-
cas, con ojos de espsnto, contest6le:
Sefiorita, por Dios, no me pregunte
used nada...
E hizo un ademin de terror.
Ella se llev6 las manos al pecho y se
puso densamente pAlida.
-Pero, Jqug ha ocurrido...?
El fondista, sefialando hacia el cuarto
que ocupaba su huesped, continue:
-No se qu6 ha pasado... Un hombre
alto, con bigotes larguisimos y mirada de
fuego, llam6 a eso de las dos de la noche.
Abri el ventanillo. Pregunt4 quien era








y me dijo que no me importaba. Le ma-
nifest6 en buenas formas, que a tal hora
no podia dar alojamiento; pero descar-
gando un pufletazo sobrela puerta, me
amenazo con echarla abajo. Obedeci. Ya
en el sal6n, pregunt6me por el cuarto del-
seior Oscar. Le sefial con el dedo la
habitaci6n y, sin mas preAmbulos, se colS
dentro de ella. Quise detenerle, pero al
primer pufietazo me hizo rodar por el
suelo, y mire usted, seforita...
Tenia un cardenal sobre la sien dere-
cha.
La joven le orden6 que siguiese.
Si, seiiorita,-continu6 el amo de la
fonda-aquel hombre gordo con bigotes
largos y mirada de fuego, entr6 en la ha-
bitaci6n del senior Oscar y, como a los
dos segundos, oi que lo abrazaba o que le
pegaba..,i que se yo...! Pero escuch6
perfectamente, cuando el de los bigotes
decia al senior Oscar:-" i Por fin, bri
b6n .... por fin te atrapo "A Como
ha sido eso ... ? De ningin modo per-
mito que se quede used en esta fonda... "
Sentiende usted .. ?- Y mis tarde volvi
a sentir otro ruido, no s6 si de besos o de
mojicones ... Usted comprenderA, sefio-
rita, que despues del pufietazo con qud
me salud6 aquel gigante, no podia yo de-
fender al senior Oscar. A los pocos mo-
mentos lo senti reirse a carcajada tendida;
pero con una risa infernal: para mi lo
habia devorado y celebraba el banque-
te .'. De pronto abri6se el aposento, y, el
gigante,.cargando casi con el senior Os-
car, se dirigio hacia la puerta. Y, esto








es lo mis extrailo sefiorita .. : el senor
Oscar se refa y demostraba estar muy de
buenas con el gigante ... Sorpr6ndase
usted, aquel hombre, en mi presencia,
bes6 al senior Oscar. Como yo hiciese
ademan de acompafiarlos, el del bigote
me amenaz6 con el puiio. Entonces fu6
cuando el senor Oscar me pidi6 la cuen-
ta. Le indiqu6 lo que l1 solo me debia,
pero quiso pagarme tambien lo de uste-
des. Al pasar frente a la habitaci6n de
used, me apret6 la mano, diciendome..-
Dale muchos recuerdos... -Despues
desapareci6 con el hombre grande, de bi-
gotes largos y mirada de fuego ..
Margarita escuchaba llena de emoci6n.
Todo aquello parecia una pesadilla .. Os-
car, aquel joven tan fino y simpAtico, en
consorcio con un hombre infernal, que
tal vez era el mismo diablo ... Pero 4por
que aquel hombre habia ido en busca de
Oscar .. ? No, impossible, aquellas eran
invenciones del fondista .. .Estaria bo-
rracho el duefio del hotel....? Le mir6
fijamente a la cara. No, estaba en todo su
juicio, y ademAs, aquel cardenal que lle-
vaba sobre la sien derecha -.
Eran ya las siete del dia y, apesar de
todo, sinti6 deseos de acostarse de nuevo.
Entr6 en el cuarto; dofia Laura roncaba
tranquilamente. Tuvo intenciones de
despertar a su tia y relatarle lo ocurrido,
pero se contuvo: Apara que.... ? dofia Lau-
ra permaneceria impasible
(Qub le importaba a ella el joven Os-
car. .? Un joven como cualquier otro.









que las sac6 de un apuro y nada mis...;
una simpleza
Y Margarita contempl6 con indigna-
ci6n aquel semblante de doia Laura, feo
y arrugado; el semblante de aquella tia
egoista y avara que tanto la habia he-
cho sufrir con sus ridiculeces y chismes.
Retir6 los ojos con repugnancia y fue a
sentarse en una silla.
A su memorial tornaron otra vez todas
las frases extramb6ticas y sorprendentes
del hostelero, y una preguntaten s comen-
z6 a martillear en su mente:-"-Quien era
Oscar de Mendoza .... ?" Ella no lo sa-
bia; solo sabia que aquel Oscar era el jo-
ven que la noche anterior las salvara de
una muerte segura, conduci4ndolas en un
coche hasta el hotel, donde habiasele
mostrado hermoso y elegant, con su bi-
gotito negro y sedpso, sus ojos gran-
des y rasgados y su cara triguefa, suave-
mente tefiida por una dulce melancolia.
Margarita recordAbalo amable y son-
riente .. Oh, aquel era el hombre con
quien ella habia soiado....; 'su coraz6n
le decia que lo amaba, y las lIgrimas agol-
padas en sus ojos, era la prueba mis se-
gura de ello. Mis, ja donde iria 61 a pa-
rar .... ? 4no estaba en manos de aquel
hombre extraflo, de aquellaimagen de Lu-
cifer ... ? Y aquel hombre extranio, de
estatura alta, bigotes largos y mirada
de fuego quien era .... ?
Dofia Laura despert6.
Margarita vino a notarlo por el crugir
del lecho. Sn tia murmuraba una ora-
ci6n, santiguiindose repetidas veces.








-ZC6mo ...'r .ya eatsi levantada .. ?
-pregunt61e una vez terminado el rezo-
Hiciste mal en madrugar tanto, depues de
las fatigas de ayer noche.... Parece que
has llorado -; te encuentro pilida ...
4Te dura adn el susto... ? Ya eso pas6 ..
Tenemos que continuar nuestro viaje has-
ta Humacao, donde nos aguarda tu tio Jor-
ge. .
Margarita esperaba que su tia le pre-
guntase por Oscar, pero indtilmente.
-Arregla todo, hija mia-continu6 y
dile al fondista que made en busca de un
coche. AdviBrtele tambien que acostum-
bro a tomar much mantequilla en el de-
sayuno...; ya tii sabes.... Ah, se me
olvidaba: el pan lo quiero tostadito.
Margarita sali6 a dar la orden de su
tia. Por mAs que el hostelero la invite a
tomar cafe, no quiso aceptarle. Perma-
necia muda y entristecida.
A la media hora estaba el coche a la
puerta. Ya dofia Laura se habia dado su
atrac6n matutino, con dos tazas de cafe,
media lata de mantequilla y una libra de
pan.
Cuando fue a pagar, el fondista le dijo
que todo estaba satisfecho.
Ni pregunt6 siquiera por el autor de
esta cortesia.
Margarita, disimulando su tristeza, se
meti6 en el coche.
Antes de hacerlo habia liamado al maes-
tro Lucas, y llevAndoselo a un rinc6n de
la sala, despu4s de entregarle una tarjeta
done se leia-"MAIGARITA QUIRKS








Y FERRARI."-"CALLE DEL CRITO,
n ...." -"SAN JUAN.", habiale dicho:
-Si alguin dia llega usted a ten er noti-
cias de Oscar, escribame inmediat amente,
que 1o le pesari.
Cinco minutes mis tarde el coche salia
por la carretera de Humacao.
La brisa acariciaba el rostro de Marga-
rita, que se habia puesto pilida y ojerosa.
En el hotel "Estrella" el maestro Lu-
cas, con las manos atrAs, la cabeza incli-
nada y paseAndose por su habitaci6u,
decia:
-iCaracoles-..! Aqui hay gato ence-
rraio.... Ese Oscar que viene con una
sefiorita y una sefiora a las diez de la no-
che, en mitad de una tormenta...; un
hombre grande y bigotudo que asalta el
hotel, me arrima una trompada y penetra
en el cuarto de mi hu6sped, llevindose al
senior Oscar, como pudiera el mismo dia-
blo llevarse una persona ...; la sefiorita
que se aflige y Ilora al saberlo ....; esa
vieja que ni llora ni se aflije, pero, que
come mas que una llaga mala ; la
tarjetita para que yo averigue y escriba...
ICaracoles...! Yo no creo en brujas....;
pero de que las hay, las hay ....

















IV

El hombre misterioso-Un tesoro de $500.000-El
Fantasma del Ausubal.



SOR la cuesta del "Ausubal" camina-
ba un hombre, de cincuenta afios,
grueso, de mirada recelosa e in-
quieta,"nariz corva y bigote cano, zaran-
deAndose sobre su esculida cabalgadura,
la cual hacia esfuerzos inauditos para ase-
gurarse con sus fuertes cascos de la su-
perficie del camino, transformado en
barra de jab6n, a causa de las torrencia-
les lluvias de aquella uiltima temporada.
Seria, proximamente, las seis de la tar-
de.
El cielo mostrabase de un color oscuro y
se respiraba el aire con dificultad, a cau-
sa del excesivo calor que se sentia.
Caminaba por una angosta vereda,
abierta a pico entire la dura piedra del
terreno y que, en forma de espiral, iba ro-
deando aquella cuesta, asaz dificil y em-
pinada.









Como a la media hora habia llegado a
la cumbre.
Desde alli, a pesar de la negrura de la
tarde, divisibase un panorama imponen-
te. A uno y a otro lado, tras el amari-
llento camino de la cuesta, distinguianse
las pajizas viviendas de los labradores, y
a su alrededor, in'finidad de eras, surca-
das por el arado, en lines de un color te-
roso, que se confundian o separaban se-
gin la perspective. A lo lejos, siguieudo,
la pendiente, grandes masas de vegeta-
ci6n oscurecianse es sus limits, sobre el
aplomado reflejo de las nubes, que se
amontonaban o desunian a impulses del
viento, unas veces precipitandose sobre
las altas cumbres, y caminando otras, cual
sabanas negruzcas al traves del espacio.
En various puntos los picos de las sierras
se escondian entire ladensa neblina, cual en-
vueltos por mIovientehumareda, que se dis-
persaba en algunos sitios para condensar-
se en otros, dejando entrever espacios de
verdura, corpulentos mangos, altas pal-
mas o enhiestos pefiascos, humedecidos
ain por el agua torrencial de aquellos
dias.
Nuestro personaje apenas si levantaba
la cabeza, abstraido al parecer en profun-
das reflexiones, hasta que lleg6 a la en-
trada de un matorral espeso. Una vez
alli, desmont6se, asegurando su cabalga-
dura de un Arbol.
Trala las piernas cubiertas con polai-
nas de cuero y sus pantalones, burdos y
fuertes, daban a comprender que se ha-
bian preparado para este fin.









Intern6se en el monte, como si aquel
lugar le fuese perfectamente conocido.
La senda por donde el marchaba apare-
cia cubierta de un fango negruzco y espeso
que le llegaba a veces hasta la mitad de
las polainas. La maleza, muy crecida en
algunos sitios, dificultaba su march,
azot.ndole las manos y el rostro, y desde
los Arboles, al agarrarse de sus troncos,
caiale una verdadera lluvia del agua rete-
nida entire las hojas.
De este modo anduvo diez minutes.
Apenas si daba muestras de cansancio,
aunque por moments se detenia cual si
batallase con alguna idea que le preocu-
para profundamente.
De pronto se detuvo.
-Aquies .. -dijo.
E inclin6se para contemplar un viejo
trozo de madera medio enterrado en el
suelo.
En sus ojos brill6 un relAmpago de
locura.
Mir6 a su alrededor con recelo y sac6
un rev61ver.
Estaba densamente pAlido.
Su mirada era inquieta y pavorosa.
Llev6se las manos al coraz6n como pa-
ra sofocar sus impulses.
-Oh...! aqui est... aqufest-. .-
exclam6 con voz d4bil y convulsa-la mis-
ma serial...; la que yo puse una tarde,
triste y higubre como esta... Oh.. !
Y como si un recuerdo suibito le tras-
tornase la mente, retrocedi6 espantado.
S-Si... si ..--volvi6 a repetir. Aqui









fu', donde me dispar6 tres veces su rev6l-
ver....; aqui fue donde me dej6 por
muerto. ..; aqui fu6 donde dijo ella que
enterrase el tesoro de... (el desconocido
mascull6 una palabra, que no pudo salir
de su boca.)
Despu6s continue diciendo:
-Y ese tesoro voy yo arobarselo.. .; a
robarselo a 6l. ..; a ...
Y parecia que al pronunciar aquel
nombre se le abrasaba la lengua.
Permanecio inmovil.
Sin duda una lucha horrible de pensa-
mientos encontrados se trababa en su
crineo.
Dos gruesas lagrimas surcaron sus me-
jillas.
-Hija.. hija mia... .
Y un sollozo revent6 en su pecho.
De pronto, volvio a erguirse, como dis-
puesto a ejecutar sus propositos.
Habiase olvidado de algo, porque, in-
ternandose en la espesura, aparecio a los
pocos instantes con un azad6n viejo y
mohoso.
Siempre con ojos extraviados, alzolo *
con rabia, dejandolo caer sobre la fango-
sa tierra.
Un chispotazo de lodo salt, ensucian-
dole la cara.
Y ya, como poseido de un furor terri-
ble, continue cavando, sin descansar un
segundo.
A la media hora se detuvo: el pico del
azad6n habia producido un ruido metili-
co, tropezando con alguna cosa.

28









Era el tesoro.
De pAlido que estaba, se puso livido.
Quiso levantar de nuevo el azadon y no
pudo.
La tempestad en su cerebro habia lie-
gado ya al colmo, y sus ojos relampaguea-
ban como los de un insensato.
Tuvo como un instant de duda y re-
trocedi6 algunos pasos, pero avanz6 de
nuevo, dejando escapar este grito de
angustia.
-Mi hija. .! mi hija. .! Yo quiero
salvar a mi hija .
Y se desplom6.
Pero su cuerpo habia caido sobre el
hoyo abierto porelazad6n y sus brazos in-
troducianse dentro de e1, agitandose en
tre el barro, hasta salir, sucios y cubier-
tos de lodo, con una cosa fuertemente
apretada entire las manos.
Era una caja.
Alli estaba el tesoro.
Sobre su, cubierta se leiai
"LA HERENCIA DE UN HUERFANO"
$500,000.
En aquel instance acababa de oscurecer;
El desconocido iba a huir con la caja.
Pero de repente, se detuvo, abri6 los
ojos como si se le fuesen a salir de las 6r-
bitas, y con el cabello erizado, mudo de
terror, cay6 de rodillas.
A su frente una figure sepulcral, en-
vuelta en blancos ropajes, fue alzandose
poco a poco basta que sus contornos di-
bujaron las forms de una mujer.









--iMiss Mary .... iMiss Mary....!-
balbuce6 el infeliz.
Y su frente fue inclinandose lentamen-
te hasta hundirse en la tierra.
La caja del tesoro habiasele desprendi-
do de las manos yendo a parar otra vez al
fondo del hoyo, donde reson6 como un
ataud al caer en ]a sepultura.
El fantasma parecia contemplarlo con
Ojos de fuego.
El desconocido huy6 como un conde-
nado a muerte a quien persiguiera su ver-
dugo.
Luego, se le vi6 descender en carrera
vertiginosa, por la misma cuesta que ha-
bia subido, cual alma que caminase en
brazos de Satangs con direcci6n al in-
fierno.
Ya habia oscurecido.
Por la alta sierra reflejAbanse adn los
mortecinos rayos del sol. Hacia Occi-
dente, tintes rojizos impregnaban las nu-
bes de color sanguinolento, y por el
oriented las tinieblas de la noche avanza-
ban, sepultando valles y hondonadas en
una negrura inmensa, triste y ligubre,
que ibaextendidndose poco a poco, como un
mar de sombras. Algunasestrellas parpa-
deaban desde el infinite, y la luna, tris-
te, p&lida y misteriosa, elevibase tras las
altas cumbres, llenando a la tierra de un
resplandor titrico, como si se reflejase
sobre la faz livida de un cadaver.
Otra vez el blanco fantasma apareci6
irgui6ndose sobre un montecillo cercano,
con su albo ropaje que venteaba la brisa









a modo de mortaja, extendiendo los bra-
zos e inclinando la cabeza hacia atras,
mientras la luna serviale de corona pAlida
y amarillenta, con su disco flotante y ca-
daverico.
iE1 Fantasma iEl Fantasma. .!
-gritaban infinidad de campesinos, hu-
yendo precipitadamente a sus bohios.
-ii"El Fantasma del Ausubal"!!!



















V

Quien era don Ram6n de Mendoza-De como car:g
con su sobrino Oscar y la misteriosa carta
de su hermano Andres.



RA don Ram6n de Mendoza, casi
f un gigante, de mirada viva e ira-
cunda, bigotes largos, y de muy
mal genio, aunque a ltitima hora resulta-
ra, como suele decirse un alma de Dios,
un coraz6n de niilo, incapaz de matar una
pulga. Pero eso si, para hablar alzaba
la voz, y repartia pufietazos al aire en ayu-
da de su cortaelocuencia,levantandose so-
bre los pies cuando queria hacer uso de
su autoridad entire los pacificos campesi-
nos que le rodeaban. En resume: que
don Ram6n era un buen padre de familiar,
honrado a carta cabal y que, tras un pu-
fietazo aplicado a conciencia, sabia tam-
bien vaciar su bolsillo en ayuda de su
pr6jimo.
9*.








Aquella tarde estaba loco de alegria:
su sobrino Oscar de Mendoza noticiabale
desde San Juan haler llegado de los Es-
tados Unidos, y no hay que decir que ha-
bia puesto la casa en movimiento, dando
6rdenes estent6reas a su mujer dofia En-
carnaci6n, que no le hacia caso, y expli-
cando mil detalles.a su hija Isolina sobre
las prendas fisicas y morales del citado
sobrino, que despu6s de todo conocia 41
tanto como la propia muchacha a quien
trataba de ilustrar.
Pero pas6 la tarde y en vano fue que
esperase el gigantesco tio, quien, como
viniese la noche y el sobrino no aparecie-
ra, siendo ya las doce de la misma, dej6-
se de chiquitas y ensillando su yegua "Mo-
ra," a buen escape se puso en diez minutes
en la poblaci6n vecina, donde averigu6
por el mismo cochero cuyo era el carrua-
je donde habia venido Oscar, que su so-
brino pernoctaba con dos seiioras en el
hotel Estrella", lo que, dado el caricter
de don Ram6n, amen de ciertos repelillos
que 1l llevaba en la cabeza, fue lo sufi-
ciente para que, sin encomendarce a Dios
ni al diablo, tomase por asalto la hosteria,
le diera una guantada al hostelero y car-
gase con su sobrino, quien, quieras que no
quieras, no tuvo otro remedio que obede-
cer a su tio, emprendiendo el camino de
la casa sobre las ancas de la yegua "Mo-
ra" y escuchando su voz de trueno que
retumbaba en el silencio de la noche pa-
ra decirle:
-No creas que te voy a soltar .. ; to-









davia no te he abrazado bastante ... Que ,
cara de pillo tiene aquel fondista .. .; me
dieron ganas de saltarle un ojo....
Seria bueno saber que, como un met antes,
don Ram6n habia recibido la siguiente
carta de suhermano que vivia en Baltimore.
"Querido Ram6n:"-
"Hace un anio queno te escribia, per no
querer participate el pesimo esta(o de
mi salud. Hoy lo hago para decirte que
estoy completamente bueno y que, como
siempre, me recuerdo de ti, de tu santa
esposa y de tu hija Isolina que debe estar
hecha un portentode candor hermosura."
"Te escribo tambi4n, deseoso de comu-
nicarte una buena noticia: mi hijo Oscar,
esta empenado en ir a Puerto Rico, pues,
aunque l1 sali6 de ese pais, casi un bebb,
siempre se acuerda de su patria, y hoy,
que ya es un hombre, con much mas ra-
z6n. En vista de esto, le he dado permi-
so para que se pase cinco o seis meses en
vuestra compania. Desde luego has de sa-
ber que Oscar, no porque sea mi hijo, si-
no porque realmente lo merece, es un jo-
ven fino y educado, de buen coraz6n y de
una inteligencia muy desarrollada. Pasa-
rAs muy buenos ratios a su lado y estoy
cierto de que 41 no olvidaranunca los que
disfrute en vuestro hogar."
"Ahora si, y esto con la mayor reserve,
sin.que nunca lo digs anadie,ni ain a tu
mujer ni a tu hija: necesito que vigiles sin
que 41 lo note, a Oscar, y sobre todo, mu-
cho cuidado con las personas con quien
se relacione."

34
d









"A Oscar le rodean circustancias mis-
teriosas, las cuales algun dia llegaras a
saber, aunque por hoy es precise que las
ignores.'
"A leer este parrafo estoy seguro de
que te sorpreuderas, siendo Oscar hijo
mio, pero aun asi, vuelvo a repetirte que
con este muchacho se relaciona un miste-
rio, y de ahi que cualquieraeventualidado
encuentro fortuito le podria ser terrible-
mente desastroso,"
"Dentro de tres semanas lo tendras
junto a ti, y seguramente que, a su desem-
barco,recibirAs un telegram de San Juan
noticiandotelo."
"No te figures que Oscar, por haberse
criado aqui, desconoce el espafiol: lo ha-
bla correctamente debido a que en mi ca-
sa todos somos puertorriquefios y no ha-
blamos otro idioma."
"A 41 le gusta bailar y divertirse much,
de manera que tendras poco que hacer en
este sentido."
"Memorias a tu esposa, besos a Isolina
y tdi recibe el fraternal carinio de tu her-
mnano,
AN DRS."

















VI

Fiesta ybailoteo-Oscar 6 Isolina-La pareja de don
Ramin-Prodigies de una bordonia.



A fiesta estaba animadisima.
Se habia bailado todo eldia, aun-
que el verdadero baile official como
si dijeramos, estaba anunciado para por
la noche.
Don Ram6n celebraba la llegada de su
sobrino.
El dia habiase pasado muy alegre y de-
jamos a la consideraci6n del que esto lea,
el anmero de pavos, gallinas y lechones
muertos, la cerveza y demis licores con-
sumidos, el bailoteo y algazara de los mo-
zos y mozas, el ruido de conversaciones y
risas y los escarceos amorosos a -mai de
las indispensables turcas, muy comunes y
obligadas en laberintos de este g4nero.
Don Ram6n, como suele decirse, habia
echado la casa por la ventana.
Ya iba a oscurecer y preparibase todo
para el baile de la noche.

36
4









Algunas muchachas, con Isolina a la
cabeza, ocupAbanse en decorar el sal6n,
con pencas de palmas y flores de flambo-
yan, y los mozos charlaban en el batey,
entretenidos unos en discusiones mas o
menos acaloradas o al lado otros de sus
adorados tormentos, pelando la pava, o
comiendo jiguillo, como tambien se sue-
le decir.
Entre tanto, el sol bajaba a ocultarse
tras el lejano horizonte, colorado y rechon-
cho, bamboleandose sobre su disco, como
si en aquel moment hubiese salido de la
casa de don Ram6n, despues de tragarse
la mitad del banquet y de apurar dos o
tres barriles de cerveza.
Por fin, el astro del dia acab6 por ocul-
tarse incendiando con sus lilimos rayos
las altas cumbres del "Luquillo" que ful-
guraron con subito resplandor, dejando
tras de si un reguero de nubes rojas y
amarillas, que al deshacerse lo hicieron
formando cuimulos de flotantes llamas, es-
fumandose con resplandores d4biles y apa-
gados, hasta perderse en la oscuridad.
Sobre la tierra, las doradas espigas me-
cianse a im*ulsos de ]a suave brisa, que
hacia rizar a su vez, con su debil soplo,
las pequefias yerbecillas del prado, ro-
bAndolas su aroma para embalsamar el
ambiente.
En la casa de don Ram6n, se habiau en-
cendido yalas luces y principiaba lo mejor
de la fiesta.
Apenas si cabia la gente.
Aquello era un confuse tropel y amal-









gama indefinible de trajes blancos, azules
y punzds, de chaquetones largos y cortos,
de cintas amarillas y verdes, de camisas
planchadas y sin planchar, de moiios al-
tos y bajos, de corbatas relucientes y sin
relucir, de trenzas sueltas, recogidas con
lazos de color; de hombres afeitados y
barbilampifios, de caras blancas y trigue-
fias, de rostros ceiiudos y sonrientes; de
ojos azules, negros o verdes; de bocas ri-
suefias, contraidas o anhelantes; de mira-
das ardientes o lIuguidas ... ; y todo ello,
entire un continue zapateo, al compAs rit-
mico de la miisica unas veces, entire el
bullicio de voces y gritos de alegria otras,
mientras el acompasado rasguear del gui-
ro, rspido y sonoro por instantes, lingui-
do y quejumbroso por moments, domi-
naba la cantante y punteada bordondea,
cuyas notas, altas y agudas a ratos, bajas
y profundas en ocasiones, se producian
en desigual escala de un diapas6n extraflo,
a veces hasta llegar al paroxismo loco de
una alegria infinite, gimiendo otras, en
las cuerdas bajas del instrument, con so-
Ilozos entrecortados y lamentos de angus-
tia
Y mientras los mdsicos, llevando el
compAs con la cabeza, parecian adorme-
cerse al continue son de sus instruments,
las parejas volteaban con las caras sudo-
rosas, y las bocas entreabiertas, estre-
chandose en golpazos de pasi6n, a la roji-
za luz de las multiples lamparas, oscure-
cidas por el denso humo del tabaco y el
tenue polvo, levantado por el continue za-
pateo de'los que bailaban,









Ya se habia terminado el primer vals y
las parejas apresurdbanse a tomar asiento,
sobre todo las mujeres que se sentian
fatigauas.
Cogida del brazo, una de estas parejas
se acerc6 a don Ram6n.
Eran Oscar e Isolina.
El duefio de la casa, de pie al lado de
una puerta, contemplaba todo aquello con
cara alegre y sonriente, y al ver a su hija
y a su sobrnno, brillaronle los ojos decon-
tento.
Era Isolina una joven como de veinte afios,
de ojos negros cual la noche, dulces y tran-
quilos, tez morena y aterciopelada, dientes
pequefios y blanquisimos, nariz perfilada,
cabello onduloso, que en aquel moment
bajAbale hasta mAs abajode la cintura, gra-
ciosamente prendido con un lazo azul; de
cara ovalada y boca diminuta, cuyos la-
bios finos y delgados, unianse suavemente
en angelical sonrisa, impregnados de
bondad, e inocencia.
Demostraba un placer grandisimo, y
colocando una de sus diminutas manos
sobre el hombro de su padre, le dijo:
-Este Oscar voltea muy a prisa; 41 me
asegura que en los Estados Unidos no se
baila de otro modo, pero como yo no se
hacerlo asi seguramente que le molesto.
Y mir6 a su primo con ojos dulces y
serenos.
-No haga usted caso, tio: Isolina bail
tan bien como cualquiera miss americana;
lo que si que se marea cuando volteamos
con alguna rapidez, y eso es muy natural;
la falta de costumbre ...









Don Ramon se ech6 a reir, como lo ha-
cia el, estrepitosamente.
-Nada, nada; en los meses que pases a
nuestro lado, enseilarals a Isolina los bailes
del Norte. Yo quiero que eila aprenda para
que cuando la lleves a los Estados Uni-
dos a conocer a tu padre, pueda bailar
con los americanos ... Eh -.. ya empie-
za la primer danza .. ; ahora tu, Isoli-
na, serAs la que ensefies a Oscar, po ustedes, los yankees no conocen este 1 ai-
le ... JA, ja, j, j !
Y don Ram6n atron6 el recinto con su
ultima carcajada, mientras que Oscar e
Isolina, enlazandose otra vez, se perdian
entire las demAs parejas.
Don Ram6n se puso a bromear con las
jibaritas.
-Dime, Josefa ... Y td, por qu6 no
bailas ...?
Josefa era una joven, blanca como la
leche, con la nariz algo oblicua y el ros-
tro cubierto de pecas.
Se abanic6 con disgusto sin saber que
decir
A ]a pobrecilla le pasaba lo que a todas
las mujeres feas: que los j6venes las des-
precian en los bailes.
Don Ramon volvi6 a reirse y haciendo
una exagerada cortesia, le ofrecio el bra-
zo diciendole:
-Venga usted, sefiorita; bailarA usted
conmigo, que aunque viejo, s6 Ilevar el
compas.
Los circunstantes empezaron a palmo-
tear.
La joven se di6 por satisfecha, por

40

0*


_ _. __








aquello de que si don Ram6n era viejo,
tambien la ocasi6n la pintan calva, y se
dej6 llevar por el gigantesco bailarin,
quien, sin darse cuenta, la habia levanta-
do en alto, llevindola con los pies colgan-
do y la saya flotante, toda roja de ira y
agitAndose entire las robustas mufiecas de
don Ram6n, que perfectamente tranquilo,
daba vueltas ymAs vueltas, causando la hi-
laridad de los presented que reian y pal-
moteaban a sus anchas.
Para mis indignaci6n de la joven, al
pasar esta por frente a uno de los apo-
sentos, grit6le doiia Encarnaci6n, la espo-
sa del duefio de la casa:
-Cuidado, Josefa...., cuidado .. .; no
me lo vayas a conquistar....
Entre tanto, el que tocaba la bordonma
hacia prodigies en las cuerdas del instru-
mento, cuyas notas bajas marcaban el
languido compis de nuestra danza, mien-
tras que las altas punteaban el trino dul-
cisimo de una voz aguda y vibrant, que
simulaba unas veces el triste gemir de un
alma adolorida, o expresaba otras la ar-
diente pasi6n de un amor sin limits, en-
tre gorjeos de alondra, arrullos de t6rtola
y trinos de ruiseihor.


41
















VII

Sigue el baile-Los dos primes se tutean-Turbaciin
de Isolina.


S AS luces seguian alumibrando entire
una atm6sfera densa y sofocante.
La confusion de trajes multico-
lores, de caras sudorosas y manos y pies
que se movian, uniendose y separandose
al compas de la maisica, era cada vez
mayor.
Los que no bailaban, reian, charlaban
o palmoteaban.
Las pencas verdes de las palmas y las
flores rojas de los flamboyanes, servian de
marco a este lienzo viviente y sugestivo.
Don Ram6n ballaba entusiasmado, y
Oscar e Isolina, cogidos del brazo, con los
rostros ligeramente encendidos por el ca-
lor y la agitaci6n, charlaban cariiiosa-
mente.
Yausted ve ... -decia ella.
--.C6mo usted ?- interrumpi61e Os-
car, separAndola ligerarnente de si para
mirarla en mitad de los ojos.-j-No habia-
mos quedado en que nos tuteariamos...?









Entre primos, el tratarse de usted es cosa
muy fea ....
Ella baj6 sus negros ojos ruborizAndose,
y con sonrisa angelical repuso:
-Pues bien, Ac6muo td ... (aqui el td,
a su pesar, casi fu6 imperceptible) afir-
mabas que no ibas a poder bailar y estis
bailando perfectamente ...? Nuestradan-
za es muy facil. ..
-Con una parejita como tui-replic6le
Oscar-se aprende cualquier cosa.
Ella se ech6 a reir.
--Verdad, Isolina, que td me quieres
much .? pregunt6 l1, acerclndola mis
a su pecho.
-AY c6mo no, si eres mi primo.... ?
-Pues yo te quiero a ti mAs que a una
prima, te quiero como a una hermana.
Cualquier dia conquistamos al tio Ram6n
y nos vamos a Estados Unidos.
-Ti no conoces a papa: e1 no deja
su campo por nada, y en cuanto a mi..
.c6mo podria acostumbrarme en una ciu-
dad....?
-Oh, en una ciudad aparecerias doble-
mente hermosa.
Isolina volvi6 a sonreirse, con satisfac-
ci6n inmensa. Ella tenia intuici6n de su
hermosura, pero hasta entonces nadie se
lo habia dicho, los hombres por respeto a
don Ram6n y las mujeres, porque ningu-
na mujer le dice hermosa a otra, sino por
adulaci6n o porque la juzga fea.
Pero Isolina a pesar de su inocencia,
empezaba a percibir en los brazos de Os-
car cierta inquietud que no comprendia,
sintiendo latir su coraz6n con mas vio-









lencia a impulses de algo extranio y que .-
no se explicaba.
Cuando sus ojos tropezaban con los de
Oscar, grande y rasgados, bajAbalos ella
no obstante la mirada de su primo, casta
e inocente.
Como volviera a expresarle todo el ca-
riflo fraternal que sentia, apret6 ligera-
mente la mano del joven, sin darse cuen-
ta de ello.
Entonces, como subyugada por una so-
]a idea, comenz6 a pensar:-"yo he bailado
con otros que no son de la familiar y ja-
mis he sentido esta angustia Por qu6
ahora, casi de repente, me dU miedo el
bailar con 41, siendo mi primo ?"
Y desde aquel instant levant su ca-
beza del hombro de Oscar, donde dulce-
mente la tenia reclinada, separandose de
1 a pesar de que el joven la estrechaba
contra si para bailar con mas soltura!
Hubo un moment en que Oscar lleg6
a decirle:
-;Por qu6 te separas de mi... ? Ano
ves que vas molesta... ?Oh, gozo tanto en
llevarte asi, abrazadita como a una her-
mana. ..
Y mir6 a Isolina.
Ella habiase ruborizado y sus ojos bri-
llaban con cierta expresi6n de miedo.
Sinembargo, sonri6 con Oscar dejando
que la estrechase.
Pero aquella sensaci6n angustiosa q'ie
sentia entire los brazos del joven, la ator-
mentaba. 0
Otra vez, por puro instinto y sin que la

44









voluntad tomase parte en ello, volvi6 a
retirar su cuerpo del de Oscar, su seno
agit6se con violencia, sinti6se desfallecer,
y acab6 por abandonarse por complete
entire sus brazos.
En aquel instant cesaba la muisica.
El joven separ6la suavemente de si, mi-
rIndola con carifio.
Los ojos de Isolina esquivaron los su-
yos y Oscar la contemplaba con sorpreaa,
encontrindola densamente palida.
El quiso seguir su paseo por el sal6n;
pero, de pronto, casi de un modo brusco,
la joven se separ6 de su lado metiendose
en la habitacion mis pr6xima.
-Se habrS puesto mala, pens6 Oscar.
Y fud en busca de su tio.
-4E Isolina .? 4e Isfolina?. .?-pre-
gunt6 don Ram6n apenas lo vi6 Ilegar-
4qud se ha hecho de Isolina...?
-No se .--contest6le su sobrino.
Precisamente lo buscaba para decirle que
se habia retirado bastante palida.
Don Ram6n no lo dej6 terminar y se in-
trodujo en la alcoba.
A los pocos minutes salia de alli con
Isolina del brazo, ya completamente bien,
con el rostro tranquilo y los ojos serenos;
pero cosa rara, no mir6 a Oscar frente a
frente como de costumbre.
El joven se fij6 en esto quedindose al-
go turbado.
-Ya estI aqui la picara *..--exclam6
,don Ram6nr, empujAndola hacia Oscar.
--iQud es eso prima, Ate enojaste con-
migo ...?









Contigo ? No se por qu6, primi- *
to *
Los misicos empezaron otra danza y
don Ram6n iba a decirles que bailasen de
nuevo; pero Isolina, con una naturalidad
seductora, exclam6:
-Jesis, pap ... .: ya te olvidabas de
que hay que preparar la mesa y que en el
comedor todo esta revuelto ... Tui sabes
que la pobre maniA necesita ayuda....
Hasta luego primo .
Y se sonri6 de un modo encantador,
pero sin que su mirada se encontrase con
la del joven.
Quiso este ultimo seguirla con la vista,
no pudiendo percibir de ella otra cosa
que los pliegues de la saya al ocultarse en-
tre la revuelta confusion de los bailarines, a
y su trenza ondulante y negra como las
alas de un cuervo, graciosamente prendi-
da con un lazo azul.

















46

















VIII


Una noche esplendente-DNcimas y suspiros-El
Fantasma del Ausubal.



RAN las dos de la mafana.
Hacia un calor sofocante y Os-
car tuvo deseos de salir al aire li-
bre. Aquella atm6sfera viciada por la
luz de los quinques, el humo del tabaco, y
la emanaci6n de aquellos cuerpos sudoro-
sos respirando en un mismo lugar, asflxia-
ba al joven que, por otra parte, no tenia
con quien entretenerse, pues el dueiio de
la casa habiase enredado en una larga di-
sertaci6n sore la siembra del caf6 con
algunos campesinos que lo escuchaban
como a un orAculo, mientras que Isolina
tampoco habiase presentado en la sala.
Determine, pues, bajar al batey, dispo-
ni4ndose a gozar de la magnificencia de la
noche.
Y en verdad esta iltima no podia estar
mis hermosa.
En el firmamento, las estrellas brillaban








como puntos diamantinos sobre un cielo
esplendoroso y cuajado de luz. Su tenue
claridad extendiase, cual velo suitil, en
cuyo aureo hilo resplandecian los astros,
unas veces con irradiaciones lejanas, o en
centelleo suabito otras, cuaudo no en debi-
les fulgores de lactea claridad, extendida
en palio inmenso, desde un confin. a otro
de la b6veda infinite.
Una brisa tenue y fragante acariciaba
el rostro de Oscar, y su robusto pecho di-
latabase aspirando aquel aire puro, donde
el perfume de las flores confundiase con
el olor de las hiimedas yerbecillas, ilumi-
nadas con la luz sideral, y el balsimico
aroma de los Arboles escondidos en la es-
pesura del bosque.
A lo lejos, la sierra umbrosa extendiase
entire indecisa claridad, destacindose la
curva line de su enorme lomo sobre in-
menso tel6n de rutilantes astros, al par
que, mis abajo, tranquila y rumorosa, la
corriente del rio deslizabase, espejeando
la luz de las estrell.is como una cinta de
plata, en argentino murmullo al trav6s de
la espesura.
Oscar sinti6 por todo su ser algo asi co-
mo un hllito vivificador que sopl6 sobre
su alma, y siguiendo por uu camino abier-
to en la maleza. lleg6 a un lugar algo
apartado de la casa, donde bajo un corpu-
lento mango, cuyas hojas brillaban con
el rocio de la noche, sent6se sobre cru-
jiente alfombra, permaneciendo inm6vil y
como embriagado por tan apacible en-
canto.

48









Entouces llegaron hasta 41 los acordes
de la bordon a y el rasguear del qgairo,
producilndole uua dulce impresi6n de in-
definible melancolia, que lo domin6 por
complete, inundiudole de amor y de ven-
tnra.
IPrecisamente, como es costumbre eu
i iestros campos, habia llegado ya la hora,
en que las parejas, reudidas por el bailey,
se detieuen para oir a los cantores, y de
abi que Oscar, c6modamente sentado bajo
un corpulento mango, oyese la bordonda
preludiar los acordes de un seis y entire
sus notas lastimeras y los rasgueos acom-
pasados del g ltro, una voz, a la vez -que
fuerte, dulce y armoniosa que cantaba:

Te vi una noche, mi vida,
radiante y llena de amor,
tan pura como una floor
sobre su talio mecida.......;
te vi hermosa y soureida
posar en mi tu mirada;
te vi como enamorada,
presa de dulce pasi6n,
y te eutregu6 el ooraz6n,
prenda del alma adorada.

Oscar sinti6 venir a bu memorial un
grato recuerdo: el de la noche anterior en
que babia conocido a Margarita Quir6s.
Por sus ojos pasaron los iucidentes de
aquella noche borrascosa, en la que, por
fortune, pudo salvar la vida de las dos
mujeres. Aquel viaje misterioso en me-
dio de la mais profunda oscuridad; el ho-










tel "Estrella", donde contenpl6 su rostro
hermosisimo .... Y en su mente se re-
producian los sucesos, mientras que su co-
raz6n era invadido por emociones nuevas
6 inexplicables, como si en realidad, 1J
que se decia en aquella d6cima, hubiese
sido cantado para 61 .... Y en tales
instantes, sinti6 ardientes deseos de ver
otra vez a Margarita y declararle siu
amor .... Mas .... 8qui6n era Marga-
rita.......? Una mujer como cualquier
otra. .. Pero no, 61 se sentia atraido
por aquella mujer, conmo por un imIn, y
hora tras hora, desde su casual eucuentro,
su imagen no lo abandonaba un instant.
Otra vez sonaron los acordes de la bor-
do ~ao', y la misma voz, dulce y vibrant,
caut6:
Palomita arrulladora
que ya no te dejas ver,
no te vayas a perder,
dime donde estie ahora....;
d6nde tu amor se atesora,
(1dnde estAs, mi dulce encanto,
para al traves de mi Ilanto,
buscar tu nido, paloma. .
y escuchar desde la loma,
el arrullo de tu canto.

-D6nde estara .... d6nde star .
repiti6 Oscar.
Y otra vez la image de Margarita vol-
vi6 a presentarsele en una lucidez com-
pleta, tal como 1l la habia visto y admira-
do: rubia, con ojos azules, mirada viva y








fascinadora, y con sus dos oynelos que le
dlivinizaban el rostro cuando sonreia ...
Le pareoia estar oy4ndola decir: -"Pero
que loca soy, Dios mio .... Hace ya me-
dia hora que estamos aqui, y ain no le he
preguntado su nombre .... Caballero,
i.c6mo se llaina used .... ?" Y aquella
Sindescriptible sourisa que tuvo, cuando,
al contestar e1 que se llanmaba Oscar, ex-
clam6 con su armonioso acento, Ileno de
ternura: '"Oscar ... ? iQu4 nombre tan
bouito ..... .!"
Todo esto lo recordaba como si hubiese
ocurrido aquella misma noche.
Oh ... .d6nde estaria ella... ? 4volve-
ria a encontrarla de nuevo .. ? Quidn
sabe ....
Sonaron otra vez los acordes del ins-
trumento y escuch6se una voz purisima
de mujer que cant6:

Qui6n me curari esta herida
que llevo en el coraz6n,
por una triste pasi6n
que no ha sido comprendida;
siempre perder6 la vida
a causa de lo que ansio,
ya que nunca sera mio
ese amor que me tortura
y morir6 de amargura,
victim de su desvio.

Hahia tal tristeza en la voz que cant6
esto uiltimo, que Oscar lleg6 a impresio-
narse, sobre todo al reconocer la voz Ile
Isolina.









Se pab6 ]a mano por la frente, como si
algo extrafio hubiera cruzado por su ima-
ginaci6n ..... Sinti6 como un velo que
se desprendia de sus ojos, dejAndole en-
trever algo que no habia sospechado has-
ta entouces.
-N6.. --se dijo-- Imposible ....
Sinembargo, sus miradas easi (esde que
llegue, tristes y suplicautes .. ; su extre-
mado carifo .....; el interest que por nmi
se toma .... .; sus ojos a veces nublados
por las aigrimms ,. .; y esta noche .....
el empeilo en desviarse de mi unaudo bai-
libunos ... .; recuerdo que le temblaba
la voz ...; se puso encendida. .... Oh,
si sentira algo por mi .. .; pero no, yo me
engano: iella .! dAsolina .? IY si fue-
ra esto cierto .. .' No, no puede ser..... 0
yo no podria amarla ... .; yo amo a Mar-
arita .... .; ese es mi ideal.... Y no
obstaute, quien sabe si la volver4 a ver....
I'ero Isolina ..
De repente, lanz6 un grito de estupor,
quedando parade junto al Arbol, y tem-
blando de pies a cabeza.
Con el cabello erizado y los ojos casi
fuera de sus 6rbitas, Oscar pudo ver,a po-
ca distancia, sobre un montecillo, la figu-
ra de una mujer que se iba alzando poco
a poco, cubierta de un ropaje blanco, co-
mo el sudario de un muerto que se mo-
via a impulses de la brisa. extendiendo
los brazos lentameute. Oscar, siempre
con el mismo terror, vi6 aquella figura .co-
mo salida de un pante6u, reclinar su cabe-

52

f5








za hacia atras y erguirse mas adn hasta
aparecer como el cuerpo de un cadAver
flotaudo en el aire, fosforescente a la luz
de las estrellas.
Oscar, en- medio de su pinico la vi6
volver la cara hacia A1 y lanzar un gemi-
dcrtriste y prolougado.
Quiso apartar los ojos pero la mirada
de la muerta se clav6 en sus pupilas y, co-
sa inaudita, el joven vi6 como aquellos
ojos de muerto lloraban.
Entoncesfue cuando por todas parties
se oyeron gritos de terror y las voces de
lob que estaban en el baile que gritaban:
-El Fantasma del Ausubal .....
El Fantasma del Audubal......
Oscar, petrificado, no acertaba a mo-
verse.
De pronto sinti6 una mano que le aga-
rraba por el brazo, y la voz ronca y fuer-
te de don Ram6n que le decia:
-Vente .... vente conmigo y no te
asustes ..; ese fantasma es un espanta-
jo ....; no le he roto ya las narices por-
que yo no quiero cuentas con los difun-
tos..... Ese es el "Fantasma del Ausu-
bal".... Ya te acostumbraris a verlo.
Y lo empuj6 para que anduviese de
prisa.
Cuando volvi6 la cabeza ya el Fantas-
ma habia desaparecido.













IX

La oficina de un hombre rico.-Soliloquio.-La visit
del Sr. Laurin.-Un hombre demented.




ON Martin Quir6s, se paseaba con
visible agitaci6n por su despacho.
Este despacho formAbalo una alcoba
no muy amplia, pero que pol su
mueblaje y decorado parecia ser de un
hombre rico.
Y efectivamente, don Martin Quir6s lo
era, y si no lo era, lo aparentaba.
Valiosos lienzos de finisimos marcos
en las paredes, donde a la vez se veian
algunos mapas de distintos paises; un ele-
gante escritorio de caoba con escribania
de plata; un ropero con hermosas vidrie-
ras, atestado de libros; muebles de exqui-
sita construcci6n; sobre el escritorio una
brillante limpara de nikel, y a los lados,
bustos de bronce, entire los que se desta-
caba un reloj del mismo metal artistica-
mente trabajado.
Don Martin Quir6s demostraba, en me-
dio de su visible agitaci6n, esperar algu-
na persona, porque se detenia al menor









ruido, dirigiendo sus ojos hacia la puerta.
Era un hombre coino de cincuenta afios
de edad, grueso, de mirada recelosa e in-
quieta, nariz curva y barba cana.
PaseAbase con los brazos cruzados so-
bre el pecho, y la frente inclinada; movia
con desesperaci6n la cabeza de tn lado a
otro, como el que no puede solucionar iu
problema que le preocupa, y de vez en
cuando deteniase para nascullar no se
sabe si una maldici6u 6 un rezo, porqie
por sus nublados-ojos unas veces,cruzaba
un relimpago de ira 6 se deslizaban Ii-
grimas de amargura.
La terrible idea que le atormentaba pa-
recia haber Ilegado a su plenitud, porque
por un momeuto, como si sus pies se nega-
ran a sostenerle, tuvo que apoyarse del
escritorio, sentAndose frente a 41 y sumer-
giendo la cabeza entire las manos.
Ahog6 un suspiro profundo, y entire
el suspiro, el nombre de una mujer:
Margarita ...
Despues sigui6 hablando en alta voz,
con frases y pensamientos entrecortados.
-Oh .; la ruina, la ruina ... .; el
pleito .. ITodo se ha perdido....!
iElla...! iMi hija...! iEl tesoro...!
iSi, yo tengo el tesoro..! iPara mi hija..!
Lo robar6 ....; el tesoro del otro. ., idel
otro. El Fantasma... iel fantasina...!
El Fantasma del "Ausubal"... Maldi-
ci n .... !
Y sus ojos se clavaban en el vacio con
las pupils dilatadas, mientras que sus









mauos retoreianse de angustia y su boca
dibujaba una mueca atroz.
-Si -.., si.... Miss Mary....; la
mierta ....; el tesoro de su hijo....; pe-
ro no ; ese tesoro es mio, de mi hija.. ;
lo robar4 para ella, para Margarita ...
Y dej6 caer la cabeza, sepultAndola en-
tre las manos.
En este instant oy6se un ligero ruido
al otro lado de la puerta, y la voz media
apagada de una persona que dijo:
-4 Se puede entrar.. ?
-Adelante .. ---contest6 don Martiu,
haciendo un esfuerzo sdbito para disimu-
lar su angustia.
Abri6se suavenmete la puerta, y en el
despacho penetr6 un hombre, como de ,
treinta a treinta y cinco aios, rigurosa-
mente vestido de negro, corbata finisima,
pechera reluciente con botones de oro, y
zapatos de charol, Su cara era redonda, v
de una blancura mate, sus ojos pequefios
y vivos, su nariz chica y perfilada, labios
gruesos contraidos en una sonrisa burlo-
na, cuello abultado y una melena negra y
abundant, peinada hacia atris, con la
raya hacia el lado izquierdo, no sin cierta
elegancia, que le daba aire de conquista-
dor; sus manos eran blancas y alisadas
cual las de una mujer y sue movimientos
graves y acompasados, como los de una
persona acostumbrada a un alto trato so-
cial o que fingiera importancia y distin-
ci6n.
Contempl6 a don Martin con sonrisa

56


t.








algin tanto eniginatica y tendi6le la mano
con ademin fino y correct, diciendole al
mismo tiempo que sacaba un rico cron6-
metro para.consultar la hora:
-Le anuncig a usted mi visit para las
dos y son las trees, pero no pude salir an-
tes de la Audiencia. La esperauza de que
podriahacer algo en su favor.... y sin
embargo, nada, nada....; ya sabe usted
el fall ....; la Corte ha sido inexorable...
Don Martin baj6 la cabeza como ago-
biado por aquellas palabras.
-Es decir, --se atrevi6 a murmurar--
que ya no hay esperauza ...
-Ninguna.
---No cabe apelaci6n....?
-Cabria si el asunto no fuese tan esca-
broso: los documents presentados por
usted para justificar su derecho son falsos
y, lo que me dijo el Juez Aldrey: --Amigo
Laurin, yo eiento much que usted, como
abogado, no haya salido airoso en este
asunto; pero crdame y digaselo a su client:
sobre este pleito bien pudieran repetirse
las palabras que don Quijote diriji6 en
cierta ocasi6n a Sancho Panza: "Lo mejor
es no meneallo...."
Y el que se habia nombrado Laurin,
volvi6se a sonreir, miraudo siempre al de
Quir6s con sus ojillos inquietos como los
de una culebra.
-iOh....; pero esto es horroroso....!
--exclam6 don Martin dando rienda libre
a su desesperaci6n-- Usted no sabe que
voy a la ruina.... ? Used no sabe que









todo lo que aquf existe sera embargado
para satisfacer las costas.... ? AUsted
ignora que dentro de una semana queda-
r6 en la calle.... ;Y mi hija, senior
Laurin.... ? y mi hija....* aqup sera de
mi hija....?
Habiase puesto de pi6 y levantaba las
mianos al cielo con el rostro livido y las
facciones descompuestas.
El senior Laurin seguia contemplindolo
con sus ojillos inquietos y au sonrisa enig-
mitica. Despu6s baj6 la cabeza y se puso
grave: parecia meditar. A los pocos mi-
nutos, sin cambiar de postura, le dijo al
de Quir6s:
-Calma, hombre, calma....; no se de-
sespere usted....; le dije antes que la ape-
laci6n era dificil, pero a sltima hora se
puede intentar.... Si. us ted lo desea,
mafiana mismo la presentaremos.....
Ahora bien, para esto dltimo se necesita
algiin dinero y como usted carece de 1....
-iYo tengo dinero....! iyo tengo di-
nero....! --exclam6 don Martin con los
ojos enrojecidos y fuera de si-- iyo tengo
dinero ...!
El abogado no pudo reprimir un gesto
de impaciencia, pero s e repuso y tan
s61o murmur6 estas palabras:
-Pobre Margarita....!
Un bot6n de fuego aplicado a don Mar-
tin, no le hubiese producido tal efecto.
Encar6se con el abogado y casi mano-
teAndole en la cara le dijo: s

58









- --P.obre ....? Apobre mi hija Matga-
rita..... ? Eso nunca gentiende used ...?
para ella tengo yo una fortuna.... un
tesoro....
Y se agitaba coma un demente, mien-
tras que sau pecho, al respirar, producia
silbidds de fuelle.
El senior Laurin at oir lo del tesoro, no
did6 ya de la locura de sR client.
Pero el de Quir6s, agarrandolo con vio-
lencia del brazo, lo llev6 hasta el sitio
inis apartado de la alcoba, y cual si hu-
biese tomade una resoluciu6 slibita, le dijo:
--4Es used hombre de honor....?
El senior Laurin lo mir6 estupefacto y
no sin cierta desconfianza de que aquel
hombre, enloquecido por el dolor, pudiera
intentar con 61 un disparate.
Pero el senior Quir6s estaba desarmado
y A1 tenla por seguro dopninarlo en una
lucha cuerpo a cuerpo.
Se dispuso pues, a tener paciencia con
aquel pobre demente y le dijo:
-Si, don Martin, soy un hombre
honrado.
-Pues bien.... Listed se atreve ajurar-
me que no divulgarl el secret de que le
voy hacer partcipe....
-Se lo juro.
-Entonces.... oiga usted: Soy in-
mensamente rico...; mi tesoro..., me-
jor dicho, el tesoro de l1.... es de quinien-
to. mil d6lares.....









AI senior Laurin no le cupo duda: aquel
hombre estaba rematadamente loco.
--Usted quiere escuchar una. historic..'?
--prosigui6 el Sr. Quir6s con el rostro
contraido y dejando gotear el sudor que
le corria por la frente-- AUsted quiere oir
una historia....? Pues bien.. 6igala us-
ted; pero en la mis complete seguridad de
que si algdn dia llegase usted a ser indis-
creto, le saltard la taps del craneo......







&



















60

$t















x

La Confesin.-Todo un dram.--EI Sr. Laurin se dis-
pone a ar sus consejes.-Inesperada visit*.





Sbianee sentado, el de Quir6s junto a
s u escritorio y el Sr. Laurin frente a
61, en una butaca.
Ambos permanecieron en profundo si-
lencio por algunos instances. El de Qui-
r6s como un penitente que a confesar va
sus culpas y el abogado como un alienista,
dispuesto a extremar su paciencia con un
loco.
Don Martin, con los codes apoyados
en el pupitre y las sienes nerviosamente
apretadas entire sue dedos, empez6 asi su
relato:
-A11 por los afios de 1875, estaba yo
de mayordomo en la hacienda de un in-
gl6s. Este ingles se llamaba Mr. Foster
y tenfa una hija cuyo nombre era el de
miss Mary, un tipo ideal que, desde luego,
interes4-mi cariflo. Por otra parte, era









hija inica del hacendado y heredera de ,
una cuantioso fortune, calculada en tres
millones de dollars, lo que acrecent6 aun
mAs el interns que sentia por ella. Como
yo era joven, de esmerada educaci6n y
de algunas prendas ffsicas, muy pronto
league a conquistar su amor, aunque, co-
mo es de presumir, a espaldas de Mr. Fos-
ter, de quien estaba yo en la complete se-
giiridad que se opondria a nuestras rela-
ciones. Este mismo obstfculo aviv6 mgs
nuestro carifio y como las ocasiones eran
muchas y la confianza del ingl6s ilimita-
da, cost6me poco el seducirla, seducci6n
que atrajo consigo lo que era natural, el
desohonor de la joven que lleg6 a quedar
en cinta. Asust6se ella much, no ha-
ciendo otra cosa que gemir entire mis
brazos, al comprender que sn padre jams
accederia a nuestro matriinonio. Mr. Fos-
ter era un hombre intransigente, con vo-
luntad de hierro y que nunca volvia atras I
Sen sus resoluciones. Asi y todo, yo siempre
esperaba de 6l que, al descubrir el secre-
to fatal nos perdonase, autorizando nues-
tra uni6n. Pero inutilmente: cuando Io su-
po, llev6me a un sitio aislado en mitad de
la maleza, y sin pedirme explicaciones,
casi a quema ropa, me dispar6 el rev6lver.
por tree veces, alojandome la primer ba-
la en el craneo, la segunda bajo la clavi-
cula izquierda yslA tercera 'en un muslo.
No hay que decir que cai exinime y que
el iracundo ingles, dAndome por muerto,
regres6 a su casa, donde encerrindose con

62








Miss Mary le dijo:- "He matado a tu se-
ductor. EetAs en cinta y debo respetar
al hijo que llevas en 'las entrainas. Te
participo que una vez dado a luz, te espe-
ra la misma suerte si no prefieres matarte
por ti mismna, para lo cual te proporciona-
rd la misma arnna con que dej4 sin vida
al que te sedujo." A los cuatro ineses,
Miss Mary daba a luz uu hermioso nifio,
y yo, amparado por unas buenas gentes
de aquellos contornos, me pude salvar,
gracias a que niugina de las heridas cau-
sadas por el foribundo ingles eran morta-
les. Encargu6 el secreto insa profundo a
mis bienhechores y, cuando ya completa-
mente restablecido, hube de procurar uua
entrevista con Miss Mary, Ilegu6 a conse-
guirla despues de gran trabajo, en mi-
tad de una noche tormeutosa y eu inmi-
nente.peligro de eaer otra vez en poder
de Mr. Foster, el cual que. con seguridad,
en aquella ocasi6n me hubiese muerto.
Por fortune, 'pude ver a Miss Mary,
pero no ha nuestro hijo a quien el indig-
nadD ingles arrebatara, escondidudole no
se donde, sin dejar a la madre ninguin
otro consuelo coino no fuese el de morir.
Invitdla a que huyese conmigo, pero
no acept6 y ensefiAndome el rev61ver que
le habia entregado Mr. Foster, me dijo:--
"Sin mi hijo no quiero la vida.. .. .
Tiene raz6n mi padre: debo norir y estoy
resuelta. Pero antes -de que te vayas,
deseo entregarte esta cajita. En ella hay
vn tesoro por valor de quinientos mil do-





'1


lares que he sustraido poco a poco del
capital de mi padre. Tambien he de "
decirte que, antes de que este iltimo se
Ilevara a nuestro bijo, tuve yo la precau-
ci6n de marcarlo, vali6ndome de un alfiler
en mitad del pecho, donde con pe-
quefios puntazos escribi la palabra Mary,
tifiendola despubs con tinta azul para que
conservara esta serial durante today su vi-
da. Esta caja la enterraras en el mismo
sitio donde caiste herido por las balas de
mi padre, y si algdn dia llegas a encon-
trar a mi hijo, le entregards como recuer-
do mio esta valiosa fortuna......" Es-
trech6la contra mi coraz6n y auu la quise
convencer de que huyese conmigo; pero
se neg6 en absolute y tuve que retirarme
s61o....; s6lo n6, porque Ilevaba en mi
poder la fortune de nuestro hijo, una for-
tuna de quinientos mil d6lares. Casi
loco por el sufrimiento, pude descubrir el
sitio designado por ella, donde enterr6 el
tesoro.
Al llegar a este punto el de Quir6s con-
templ6 a su abogado como para estudiar
en su fisonomia la impresi6n que le ha-
bia hecho su relato; pero el senior Laurin
permaneci6 impasible sin mover un solo
misculo de su cara, aunque sus ojillos in-
quietos y grises permanecieran clavados
en e1 como los de un reptil que hubiese
tropezado con su presa.
-Prosiga usted. --dijole con tono seco--
me interest su historic.
-Y bien, para cocretar --pr osigui6

64 A


a









don Martin-- Mr. Foster realize su in-
mensa fortune y march6 a Inglaterra; de
Miss Mary no supe ims, pues seguramen-
te que habria muerto, y de su hijo.... tam
poco. Entonces fu6 cuando vine a esta-
blecerme en San Juan, donde llegu4 a ad-
quirir una fortune respectable, sin hacer
uso para nada del tesoro escondido en el
"Ausubal" y sin que mi hijo, no obstante
las muchas investigaciones que hice, apa-
reciera por ninguin lado. En esta 4poca
conoci a Ursula Ferrari, de qui4n me ena-
mor6, casAndome al poco tiempo con ella
y de la cual tuve a MargaYita, mi pobre
hija, verdadero retrato de su madre. Sin
duda alguna que aquella mujer babia ve-
nido al mundo para endulzar mi vida; pe-
ro la infeliz muri6 al poco tiempo y comg
yo tuviese series contrariedades en mis
negocios, vi6ndome apurado hasta el pun-
to de carecer de lo mis precise, antes de
recurrir al tesoro.de Miss Mary, mezcl6me
en especulaciones dificiles, ahogando la
voz de la conciencia. Este mismo pleito
que hoy acabo de perder tiene origen en
una de esas tenebrosas especulaciones.
Aqui la voz de don Martin volvi6se
tr6mula y sollozante.
El Sr. Lanrin no pestafleaba, mirAndo-
lo fijamente con sus ojos de vivora.
-Pues bien --continu6 el de Quir6s,
haciendo un gran esfuerzo-- mi bija es ya
una mujer y precisamente en esta ocasi6n
en que voy a quedar en la miseria......
Imposible, senior Laurin que yo la deje









perecer....; mis ain, no quiero que ella
aepa lo que ocurre.... Mi pobre Marga-
rita no ha de safrir.... Oh, no, yo se lo
juro a usted.... Hasta el present habia
respetado ese tescro; pero entire l1, ese
hijo desconocido que seguramente habri
muerto, y Margarita, una y mil veces pre-
fiero a Margarita, porque a esta hija la he
criado yo en medio de mil angustias, y
para evitar una s61a higrima de sus
ojos, aniquilaria con gusto al mundo en
tero......
Al decir esto ultimo, don Martin sollo-
zaba.
El abogado o i una inueca ir6nica.
Por su cerebro habia pasado toda una
combinaci6n satinica.
* Comprendi6 perfectamente la verdad
de aquella historic.
EncontrAbase en posesi6n de un secret
que podria labrar su fortuua.
Sonri6 bondadosamente a doni Martin
y le dijo:
-Y bien, senior Quir6s, fha terminado
usted....? Toda esa historic parece ui
simple argument de novela ,.ursi....
En conclusion, por lo que yo veo, ousted
quiere que ese tesoro enterrado en el
Ausubal", sea para su hija y no para el
otro....
-Oh, si...., para Margarita....
--Y used ha intentado alguna vez apo-
derarse de l1....? -
-Una vez solamente, y cuando ya lo
tenia en mis manos, la sombra de Miss

66









Mary apareci6 para impedir que se lo
arrebatara....
-Fue usted victim de su propio miedo,
mejor dicho de su propia conciencia; pero,
no obstante, usted conoce el sitio donde el
tesoro se oculta y esto es lo suficiente.
Ahora oiga ousted cuales son mis consejos
y mis amistosas observaciones sobre este
asunto: por de pronto....
-iPapa .. iPap.....! --grit6 una
joven, precipitAudose en el deepacho y
abrazaudo a don Martin-- Querido pa-
pa....; cuantas ganas tenia de verte...!
El tio Jorge no me queria dejar salir de
Humacao.... Oh...., que pilido estas...
Pap....! pap de mi alma....!
Y lo besaba con locura.
El senior Laurin se habia puesto de pi6
y al encontrarse con la mirada de la joven,
se inclin6 correctamente, saludando con
suma cortesia:
-A los pies de usted....
Era Margarita.














XI

En plena campiia.-Las bravatas de don Ramon.-El
viaje de Oscar.-Una buena noticia.






scar de Mendoza sentfase feliz disfru-
UM tando de aquella vida plicida y sere-
na, entire el continue verdor de los sem-
brados, al relucir de un cielo hermoso y
trasparente y la frescura de aquella cam-
pifia siempre alegre, con sus flores, con
sus Arboles y sus arroyos, sus pajaros y
bohios.
Conocia ya a casi todos los vecinos del
barrio y hablaba con ellos de siembras y
de cosechas, cnal si hubiese sido un viejo
agricultor.
Con su tio hacia verdaderas excursio-
nes, ya a caballo, ya a pid, cuando no iba
de caza o de pesca, siempre satisfecho de
las atenciones de don Ramon, cada dia
mAs solicito y carifioso con 1l.
En la casa dofia Encarnaci6n lo cuida-
ba como a un hijo, e Isolina, carifosa co-









mo uita bermana, parecia peudiente de
uns meuores deseos.
Todas las iafianas levantibase tempra-
io para eontemplar los albores del ama-
uecer.
Veia comno las apartadas sierras se iban
iliminando poco a poco con reflejos de
oro y de carmin y como el oscuro firma-
mento iba matizandose de irizados tonos,
hasta que por fin, aquellaolade luz, esten-
ces vegas, bafiaudolas de esplendor.
Contemplaba el luminico titilar del ro-
cio sobre las brillantes hojas, convertido,
a impulso de la brisa, en lluvia diamanti-
1ta, cayendo despu4s s6bre las silvestres
flores que adornaban el prado.
Oscar oia con placer el alegre relincho
dlel inquieto potro que, con las narices di-
latadas, escarbaba impaciente la humeda
tierra, ansioso de reventar el grueso cifia-
mo y correr libre y satisfecho por la
verde vega.
Miaraba despues, al viejo Tomas, el
alquilado de la casa, conducir las vacas de
la rancheria y divertiase viendo sus hli-
medos hocicos que se ensanchaban y opri-
milan por la respiraci6n, dejando escapar
humeante el tibio aliento, mientras bala-
ban los tiernos becerrillos al oir el mater-
nal bramido.
Los pAjaros salian a bandadas de la es-
pesura del bosque, cantando alegremente
y perdianse con vuelo ripido entire el le-
jano verdor de la campifia.









Luego, mientras dofia Encarnaci6n iba ,
a preparar el caf6, Isoliua aparecia con
sus luguidos y negros ojos, mortecinos
adn por las caricias del suefio, con los ca-
bellos eu de6rdeu, para c>jer su cauasta
de maiz y gritar desde la puerta:
Piiii...., piiiii.... piiii....!
Y al oir su dulce voz, los pollos, las ga-
Ilinas, los patos y todas las demis aves
del corral, acudian preaurosas con sus pi-
cos abiertos y estirando las patas.
Isolina Ileoabase las mauos de maiz y
sacudiend.o a cada instant su hermosa
cabeza, pera separar los cabellos que se le
venian a la cara, proseguia lilanmand, a sit
gente de pluma:
Piiii ...., piiiii ...., piiiii, ....!
Y entire tanto el astro rey, plet6rico, de
luz, levautAbase sobre la agreste sierra y
a los efluvios de su luz vivida y fecunda,
la semilla euteemeciase en el surco, la &a-
via circulaba por los, Arboles, el aroma
perfumaba el ambiente, la brisa, susurra-
ba en, el bosqup, el arroyo qulebreaba en
el llano, el inseDto se agitaba ep la yerba,
el coraz6n palpitaba, de gozo, .mientras
que en canci6u dulcisima, sobre la alta
palma, el ruisefior trinaba su armoniosa
endecha.
Pero el mayor: gozo de Oscar, era; el ver
a si tio Ram6u, una vez trabadas las va-
cas, empufiar el suave pez6n y. hacer co-
rrer el chorro de nitida leche, tibia y hu-
meante, fresca y perfumada, como el nec-
tar divino de los dioses.

7('









Y se rela tatisfecho viendo las anchas
tazas, repletas de caf6, rebosando la espu-
mosa leche, que al mezclarse con el negro
moca, cuajabase sobre 61 en blanca y mo-
viente'espuma, que se deshacia en los la-
bios de Isolina, no sin dejar sobre ellos un
pintado bigotillo, cuando conclula de be-
ber.
Despues eada cual se dedicaba a su ta-
rea.
Oscar habiale escrito a su padre una
carta exteneisima, relatindole la vida ale-
gre y plicida que tenia.
Por lo regular, despu6s del cafe, acom-
pafiaba a su tio que iba' a voltear su finca
en la yegua "Mora" y a inspeecionar el
trabajo de sus peones.
Don Ram6n le hablaba en alta voz, co-
mo es costumibre en los campos, y como
la suya era ya fuerte de si y atronadora,
conocianlo a media milla dedistancia, ha-
ciendo huir a los pintarrajados pajarillos
que picoteaban por el camino.
Refifa fuertemente a sus peones por
cualquier insignificancia, amenazandoles
con romperleo el crineo, para concluir
por decirles:
-Nada, nada, muchachos, en cuanto el
sol caliente much, a la sombra, y no de-
j6is de ir por casa al oscurecer para que
Isolina os regale alguna cosa.... So va-
gos. que no haceis sino robarme el di-
nero......
Y los miraba con ojos terrible, como
si los fuese a exterminar.









Pero los peones permanecfan silencio-
sos hasta que, viendolo alejarse refanse
murmurando:
-Hoy estA el tio que arde...
--Dios lo bendiga --exclaniaba alguin
viejecito que apenas podia sostener el es-
padin-- si no hubiera sido por 1 mi mnu-
jercita y mis hijos estarian muertos.. ..
-Dios lo bendiga.... --murmuraban
los demAs, trabajando con ahinco.
Y entire tanto don Ram6n, que parecia
un gigante sobre su yegua "Mora" le con-
taba a su sobrno:
Soy mis bueno que el pan; pero eso
si, tui no sabes cdmo los trato: al primer
desliz tieneni el puiletazo encima y si se
descuidau los reviento....
Y don Rai6n daba en el aire sendos
pufietazos que 61 se bacia la ilusi6n de
aplicArselos a sus peones.
Era su unica debilidad.
Despues de aquellos alardes desp6ticos
que no practicaba, don Ram6n describia
a su sobrino las diversas operaciones agri-
colas, cuando no lo obligaba a subir a los
picachos de la sierra, para que contempla-
se el azilado mar que se extendia a lo le-
jos como una sAbana inmensa. Desde alli
percibia el joven la escarpada pendiente,
con sus arboles y sus malezas, mientras
que sobre ]a Ilanura descubrianse las nive-
as casas de lejanos pueblos como pe-
quefios nidos de gorriones con sus hueve-
cillos al sol.
Isolina era la que mas solicit y cari- -

72









niosa se mostraba con Oscar.
Aquella cortedad suibita que tuviera
con 61 eu el iltimo baile, habia desapare-
cido y ya lo miraba frente a frente con
sus ojos dtices y serenos, aunque con fre-
Scuetcia y a espaldas del joven, brillasen
de pasi6n.
Oscar la tenia pena y mostribase cari-
iioso con su prima, procuraudo distraerla
de aquel amor que 41 no sentia, pues su
carifio para Isolina era purameute frater-
Iall.
Habia ya transcurrido tres semanas y
Oscar quiso hacer ina vi ita a la pobla-
ciou.
Si mnismo tia eusill6le Ia yegua "Mora",
y el joven, dlespuls de despedirse carifio-
samente de sii prima, a a que ofreci6 re-
gresar cuanto antes, intern6se bien prou-
to por la estrecha vereda que servia de
casino
-iQu6 diablos... .!---dijo--dou Ram6n
mi hermano ue recomienda en su carta
que lo vigile para evitar cualquier en-
cuentro peligroso....; pero ique podrA
ocurrirle a 61 en la poblaci6u....? Se-
guramente que al oscurecer estarl en ca-
sa. Dice Aud rs que le rodean circuns-
tancias misteriosas.... Mi bermano ve
visiones....; a todos los padres nos pasa
igual. Y ademis, al lado mfo, Aqu4 tiene
que temer....? 4Qub hombre se atreve-
rA a tocarlo....
Y descarg6 un pufietaxo sobre la pared
que hizo retemblar la casa.









Ni dofia Encarnci6n, ni Isolina se mo-
vieron.
En cuanto a esta iltima, de pi6 junto a
la veitana, tenia adn los ojos en la sends
por doide marchara Oscar.
Su rostro ovalado y hermoso aparecia
eutristecido.
-iOh, cuanto lo amo....! --murmur6
para si-- Si 61 supiera lo inmenso de mi
amor....!
Como a la media hora estaba Oscar en
el pueblo.
L.o primero que hizo fu6 dirigirse al
hotel "Estrella".
Cuando el maestro Lucas lo vi6, por
poquito deja caer una fueute que llevaba
en las manos.
--C6mo, Sr. Oscar....? 4 Usted por *
aqui....? Yo lo creia en poder del gi-
gante.... I Caramba con el buen senior!
Pues mire usted que aiu me duele el pu-
fietazo.. .. Por San Antonio, que no qui-
siera que se acordase mis de mi.... Ah,
se me olvidaba; si lo vuelve a ver, digale
que en esta fonda no hay posada para su
seiioria....
Y despuds de colocar la fuente sobre la
mesa:
--Qu6 desea usted que le sirva, senior
Oscar......?
-Uualquier cosa.
-Tengo lengua en pepinillos, camaro-
nes en salsa, jam6n con tomate, polio fri-
to, huevos a la orden......
-Basta...., basta....: sirvame un

74


I








polio frito y una botella de vino.
S-Perfectameute, don Oscar.... Ah,
se me olvidaba...: sepa usted que tengo
tambidn pescado en escabeche y chuletas
de ce.rdo.
Oscar ni le contest: eu aquel iustaute
venia a su memorial el recuerdo de aque-
lla nocle eu que conoci6 a Margarita.
L e parecia contemplarla, all i mismo,
junto a 61, bella y sonriente, coil sus ojos
vivos y alegres, azules y luminosos, ra-
diautes de felicidad.
Por siu ente deslizAronse todas las
escenas de aquella noche, para e1 tan fe-
iiz, y tuvo una idea, la de preguntarle al
duefio de la fonda por la linda pasajera.
Cuando hubo coucluido lo llani6 aparte.
-Digame ousted, maestro Lucas, gy qud
se hizo de la familiar aquella con quidn me
hosped6 yo aqui la uoche del temporal.. ?
El duefio de la fonda abri6 much los
ojos, rasc6se la cabeza, mir6 a Oscar por
algunos instantes, y despues de darse una
palmada en la frente dijo:
-Ta...., ta.. .., ta. ..; pues muire
ousted, queria yo acordLrme y no me acor-
daba....: la sefiorita rubia se entristeci6
mucbo cuando supo que a ousted se Jo ha-
bia llevado el gigante....
Oscar se sonri6.
-Despu6s --continu6 el fondista-- al
tiempo de irse me dej6 uua tarjeta con
su direccidn.
-Ensafieme ousted esa tarjeta --se apre-
sur6 a decir Oscar.
*









-Voy por ella....
Maestro Lucas se preseut6 casi al mo-
mento con la tarjeta en ]a mano.
Oscar ley6:


JtCargarita Quirds y Ferrari
CRISTO N'...
SAN JUAN.


Un sdbito resplandor de alegria ilumi-
n6 su rostro.
--Y para qu6 le entregaron a usted
esa tarjeta...? --preguut6 el joven.
-Pues toma.. Iel sefor Oscar no co-
noce esas mujeres....? Pero antes que
nada (aqui el maestro Lucas mir6 a los *
lados con recelo) .y el hombre grade,
Sr. Oscar, el de los bigotes largos y inira-
da de fuego....?
-No tenga usted miedo.
-Mire usted que con el gigante....
-Resp6ndame, maestro Lucas: ay para
qud le di6 Margarita esa tarjeta....?
-Pues me la di6 para que le escribie-
ra en cuanto supiese donde ousted vivia.
-Dios mfo....! &Y es verdad lo que
usted me dice...?
-Tan verdad como el puietazo que
recibi de aquel barba...., digo, de aquel
senior respetable......
Y volvi6 a mirar a su alrededor con re-
celo, haciendo una humilde y profunda
cortesia, como si lo tuviera delante,

76









--Y ousted piensa escribirle, maestro
Lucas....?
-Hloy risnid; siempre que ousted me
s4seegre que el homrbre grande de bigotes
'argos.. ..
-Piede star a4sted seguro de que nad:a
le p asarL.
-Entouces Ie escribire que listed vive
en el barrio del "Ausubal".
-Perfectamente.
--IEI senior Oscar desea ala1gna otra
,cosa....?
-Nada, uada....: me ha proporcio-
mado ousted uua satisfacci6n inmensa....;
tome ousted, amigo mio.. .
Y le entrego un billete de diez dollars.
-No teugo cambio... --dfjole el fou-
dista.
-Cojalo...,; es todo para isted....
El maestro Lucas crey6 haber oido mai
y preguut6 asombrad6:
-APara mi...,?
-Si senior: le pago la comida y.. ., las
noticias.
-iOh, mu'chas gracias, sefor Oscar...!
--exclam6 el hostelero, casi lloraudo de
alegria y deshacidudose en reverencias.
Oscar se despidi6.
Al Ilegar a su casa, Isolina, que ya lo
esperaba a la puerta, le dijo:
-iOh, primo rio...! y que feliz viaje








Bias heeho....r Se te eonoee en fa cars..;
sin duda has tenido una buena noticia.,
-No )o crease, querida prima --eontes-
t6le Oscar con voz cariniosa-- es que me
siento muy dichoso al regresar a ti
lado......
El rostro purisimo de Isolina se iluumi-
m6 de alegria-


78

















XII

Oscar se dedica a la caza.-Feliz encoentro.---'s-
car .. .Oar.... -i ida ia i--i Oh, negra
jpjare de lauckc.... !-El Fantasma.





ranscurri6 una semana.
Oscar habiase dedicado con furor a
ia caza, y todos los dias, despuds de al-
muerzo, con la escopeta al hombro, inter-
nibase en el bosque, donde unas veces era
muy afortunado y otras no, volvi~ndose a
la casa con las manos vacias y el cuerpo
fatigoso de tanto andar.
Aquella tarde habia matado seis palo-
mas. DIbase por satisfecho y tornaba a
la casa, cuando por la loma de un cerro
vi6 venir a Isolina, con su sombrerito de
paja, vestida de blanco,y su hermosa tren-
za que, negra como el Abano, ondulaba
sobre su elegant talle al compts de sua
Sinovimientos.


_I ~_~









Contempl6la Oscar y aT verta tan her-
mosa, no pudo reprirnir una exclamaci6n
de alegria.
Sac6 el painuelo saludaindoln y ella co-
rrespondi6 del mismo uodeo,, idlicIndole
que la esperase.
Como a lo diez minuto estaban juntos.
Volvi6lo a saludar con inocente coque-
teria, pouiendose encarnada hasta las ore-
jas y 61 se inclin6 reverente, en conica
actitud, coluo para provocar la hilaridad
de la joven.
-Seiior cazador,-dijo Isolina, fiei-
pre riendose-es uated mluy afortunado..
Pobrecitas palomas.... !--aiiadi6, con-
templando las muertas por Oscar Oh,
ustedes los hombres son muy crueles....
Por mi gusto no permitiria la eaza de es-
tos infelices auinalitos.... i Que dafio
le ban hecho a usted esas palomas, senior
Oscar....?
Y se puso grave, mirando a su prirno
con simulado enojo.
-SeRfirita,-respondi6 el-a mi, nin-
guno, ni creo que se lo hayan hecho a na-
die; pero el muudo es asi y escrito estA,
que unos series han de nacer para servir
de victims a los otros......
Isohua baj6 la cabeza como si aquellas
palabras la bubiesen preocupado, y repu-
so, cogiendose del brazo de Oscar:
-Ciertamente, querido primo, que el
mundo es asf; pero eso no impide que de-
mos un paseo, con tal que no te encuen-
tres fatigado, en cuyo caso nos podemos

80 A









volver ......
-De niugitn !modo, primita-contest6
Oscar,-sujetando las palomas muertas de
una argolla de su cintur6n y coloclndose
la escopeta a la espalda-para ii es un
placer muy grande el estar a tu lado, y
con uua tarde tan hermosa. ....
Isolina mir6 a Oscar, como si ldudase
de la sinceridad de sus palabras.
-En verdad qiie estA hermosisima-
contest61e.-Para ncsotras, los que vivi-
mos eu la serrania, tal vez estas bellezas
no teugan tanto mirito, por la costumbre
de siempre hallarnos entire ellas; pero es
inuddable que para los que como tur se
han criado en poblaciones extensas y po-
pulosas, el coutraste debe de ser grande y
las impresiones inucho miAs extrafias y
sorprendentes.
-Asi es, prima inia. Entre la babilo-
nia de un New-York, donde he vivido
hasta ahlra, jamAs podria ocurrfrseme
que la naturaleza ofreciera a un alma jo-
ven y apasionada, todo este cauidal de her-
mosura, de tranquilidad y alegria......;
yo si, habia leido muchas desuripcioues
de nuestro idolatrado pais, y mi padre re-
latAbame con frecuencia escenas intere-
sautiiimas de el; pero ciertamente, que
nunca hubiese imagiuado qiie la realidad
excediera en tal forma a lo supuesto.
-Y tii siempre has sentido amor po-
tu pais, Oscar......?
-Qu6 quieres qne te diga; no ha sido
amor, ha sido idolatria; algo asi como

81








una pasi6u inmensa que albergo en mi al-
ma, desde los primeros afios de mi juven-
tud, deede un dia en que, mi buen padre,
teniendome sobre sus rodillas y ensefiln-
dome un pequefio mapa de esta hermosa
isla, me dijo: -"Mira, Oscar, aqui nacis-
te tu y esta es tu patria......; su nom-
bre es Puerto Rico....; pero no creas tu
que ha sido rica en ventures, sino en des-
gracias y vicisitudes...... Aqui naci6 tu
pobre madre (y al decirmelo se le agua-
ron los ojos) y aqui siu duda alguua, des-
causan sus restos mortales.... Esta es
tu patria..... pobre esclava de ambi-
cioies ageuas e iudefeusa viutima de im-
placables tiranos......" Desde aquel dia
hablAbame siem'pre de Puerto Rico, de
sus feraces campifias, de sus pintorescos
pueblecillos, de sus grandes ciudades, de
sus rios, de sus haciendas, de su mar siem-
pre verde y espumoso y de su cielo siem-
pre azul y limpido, como un palio inmen- 4
so inundado de luz, que por el dia cruzan
alegres las pintarrajadas avecillas y por
la noche cubre el pabellon refulgente y
titilante de innimeras estrellas. Desde
entonces senti deseos vehementes de co-
nocer el pais donde habia nacido,y tantas
siplicas hice a mi buen padre, que al fin
hubo de ceder, encontrindome ahora, ca-
da vez mis satisfecho y haci6ndome a ra-
tos la ilusi6n de que jamAs he salido de
esta tierra adorada, sobre todo al encon-
trarme a vuestro lado, junto a tus padres
a quien venero como a los mios, y jun-

82


.









to a ti, Isolina, angel de candor y de
belleza, a quiei idolatr" como a una her-
maiia. .....
Oscar apret6 el brazo de Isolina sobre
su coraz6u, como para demostrarle toda
la sinceridad de sus palabras.
UTn sollozo respondi6 a las frases del jo-
ven, y Oscar, Ileno de sorpresa, vi6 como
Isolina, apartaudose de i4 y hecha un mar
de lIgrimas, fue a sentarse sobre la verde
lonia del agreste mointecilio que en aquel
instant subian.
La tarde declinaba: por el orieite, td-
nues sombras veianse avanzar, y el sol,
ya pr6ximo a ocultarse tras las lejanas
cumbres, enviaba sus tiltimos rayos en
haces de escarlata, llameando sore los
enhiestos picos de la cordillera, que espe-
jeaba regueros de luz en continues cente-
Ileos, mientras que por los valleys, oleadas
ce verdor se agitaban a impulses de la
brisa, y aliA en el espacio una golondrina
hendia el azul 'del infinite hasta irse a
perder eLtre el rojo color de una nube
flotante, que tambien fu6 alejandose poco
a poco, hasta esfumarse en el infuiito....
Oscar habiase sentado junto a su an-
gustiada prima, y estrechandole sus dimi-
nutas manos, la miraba con profundo ca-
rifio y con inmenso peear ]a decia:
---Por que Iloras Isolina.....?
Ella esquiv6 sus miradas con los ojos
cuajados por la pedreria 'de sus ligrimas,
y tratando de sonreirse, aunque sin conse-
guiir sus deseos, con voz tr4mula y ssuu








rrante, contest6le:
---Por nada...;porque soy asf....;
porque tengo ganas de llorar, y porque..
Aqui sue ojos se tropezaron con los de
Oscar, que la contemplaba con dolorosa
expresi6n, y ya, sin ser duefia de si mis-
ma, sin poder contener aquel seutimiento
que por tanto tiempo la ahogaba, acab6
por decir en medio de un gritoindefinible:
Porque te amo, Oscar, porque te
arno.... !! !
Y fu6 tan desesperante la inflexi6n de
su voz, fu6 tal el sufrimiento que se pint6 -
en el rostro de la joven, y tal el eucauto
eimbriagador queereflejaron sus ojos, que
Oscar, no se sabe si por un supremo ex-
ceso de compasi6n o por un violent im-
pulso que la joven despertara en 61, cay6
de rodillas y en adoraci6n ferviente, al
sibito deseo que alete6 en su alma, excla-
m6, sin soltar las temblorosas manos de
su prima:
-Y bien, s! tui me amas.... I por qu6
no amarte yo......?
Ella lanz6 un grito de alegria indefiui-
ble, contenpl6 al joven con amor infinite,
y ya fuera de si, rode6le el cuello con sus
niveos brazos, dici6ndole:
-Oscar....! Oscar....! Vida mia...!
Te amo....! te amo......!
Y un beso dulcisimo reson6 que hizo
palpitar el halito misterioso de la tarde.
Suibitamente separaronse.
Sintiose un leve ruido y por entire el
ramaje del vecino bosque, surgi6 la figure









dle lna mlujer, alta y blaiica, sumamneute
enflaquecida, con los ojos hundidos y con
su cabellera en desordeu, envuelta en tu-
iiia .larga y dotaute, y que, con loslabios
eun coutinuo movirmiento, parecia rezar.
Acercebase poco a poco.
Oscar e Isoliua levantironse aterro-
rizados.
La maujer extrafia clavo en ellos sus
O)jo0.
.Su rostro era rigid, s4s jpupilas ar-
,lientes ..
Los dos j6veues, coji-ndose de las Ina-
uos, huyerou despavoridos.
Algunas estrellas rutilaban en el firma-
mneuto.
La mujer extrafia comenz6 a cautar:
-"Oh, negro p4jaro de la woche...;uo
oigo tu canto....;tus ojos son de fuego..;
canta..cat..., anta....; l ven-
dri y yo le estrecharA contra mi pecho...
Negro pijarode Ia -noche...., canta...,
canita....,canta.... Alimbraime con tus
ojos de fuego....~l veudri....., e1 ven-
dr ... 1 veudra.. .. Para ti sera el te-
soro..,.. Negro pajaro de la noche, d6n-
de estas....? d4nde estas....? d6nde es-
tas....? Alumbrame,! pijaro uegro, con
tus ojos de ascuas"....
Di6 alguuos pasos y fuA a situarse en
lo mis alto del montecillo.
Eutonces empez6 a erguirse lentamen-
te, hasta surgir como un espectro sobre
la cumbre de la colina. Extendi6 los bra-









zos, y su blanco ropaje flot6 eitre Fa cen-
oa oscuridad, como a ttInica de un mner- a
to.
Se le escueh6 lanwzar is grito a(guo y
angustioso.
Y por la campiia oykronse Uas vocee
de los asustados eampesinos que gritaban:
-El Fantasma del Ausubal -.. El Fan-
tasmi del Ausubal.1










*r














XIII

Doia Laura digiere.-lI "Marcha de los llantes"-
Entre tia y sobrina-Margarita piens an Oscar.
El ser Lauri.





S eriau las diez de la naiiana.
Dofia Laura Quir6s, c6modamen-
te arrellanada en una elegant mecedora
de mimbre, aparecia ensimismada en pro-
fundas meditaciones.
Pero no era aslk dofia Laura Qiiir6s no
hacia una hora que se habia levantado, y
pasaba por las angustias de la primer di-
gesti6n o sea la del desayuno, que, como
todas las suyas, presentibase lenta y pe-
sada a causa de sus males gastricos y so-
bre todo, a causa de Jo mucho que ingeria
y de lo avauzado de su edad.
Fuera de esto, dofia Laura Quir6s no
pensaba en nada, pues incapaz de pensar
en algo que no fuese su propia persona,
vivia sobre la tierra como un hongo, rini-
camente afanosa de si misma y evitando


87









todo aquello que le pudies? ocas ionar la
menor molestia,
Vivia con su hermanro don Martin, por
que lo consideraba rico y sobre todo, por
que de no ser eon 0l, no unbiera podido
vivir con ningnua otra persona, que le to-
lerase sus inconveniencias, proporeionuu-
dole todos sus gustos y comodidades.
Sta uica contrariedad era Margarita,
eon la eual tenua disputes y discusiones a
eada paso, debido a que su sobrina peca-
ba de voluitariosa, segin ella, a cauna del
exagerado mimo que le prodigaba su pa-
dre.
De aqui que las relaciones eutre tfa y
nobrina fueran muy forzadas, annque den-
tro de la ,.asa cada una se replegase en
sus propias conveniencias, prescindiendo
buenamente la una de la otra.
Doiia Laura eyeontrabase easi dormi-
tando en sn mecedora de mimbre, cuaudo
entr6 Margarita.
La imaged de la joveu reflej6se en la
limpida luna de un elegant espejo que
adornaba la salad, y los angelillos de loza
que, cnal gente menuda, pululaban Sobre
el marmol del velador, con sus caritas re-
luicieutes de rosado barniz, parecieron
soureirse a la presencia deja joven, quien,
eucarandose con su tia hizo un gesto de
contrariedad, yendo despues hasta el pia-
no'con much sigilo, del cual levant6 pau-
sadamente la tapa, y sentAndose frente a
el, con la misma cautela, se puso a ejecu-
tar una march estrepitosa que resou6 por .

88









todos los Ambitos del sal6n, vibrando sus
notas entire los grandes cortinajes de da-
masco, sobre los artisticos cuadros que
colgaban de la pared, al rededor de los
bronceados bustos y doradas cornisas, ba-
Sjo la felpuda alfombra y sobre la enorme
lAmpara que descendfa desde el techo
- como tn monstruo de cristai, mientras
que las figurillas de reluciente biscuit pa-
recian alegrarse de todo aquello, dispues-
tas a danzar por el aire en diab61ica con-
fusi6n.
Dofia Laura se babia tapado los oidos.
---iJesds......! iJesuis mail veces.... !
Margarita...., esto es insoportable....;
Be lo voy a decir a tu papa....; ya no
puedo aguantar tus impertinencias......
Jesus.......! Jesis mil veces....! Jesus !
Y su flacucha cara arrugAbase para de-
mostrar su mal humor, dirigieudo mira-
das terrible a su sobrina.
Esta se detuvo al fin, eu su tempestuo-
sa march y baciendo girar el taburere,
hasta encontrarse vis a vis con su descon-
certada tia, con un gesto de picarezca
travesura, pero encantador a la vez, le
dijo:
-Es que estoy muy alegre.....; muy
alegre,'9 Ierida tia......
Dofia Laura no le contest.
-Ayer tuve una buena noticia......:
recibi una carta .... a a qu6 no sabe us-
ted de quin......?
SDofia Laura hizo un gesto despreciati-
vo, murmurando:









-Y a mi que me importa......
-Pues a mi me import mucho....--
replic6 la sobrina--muchisimo.... Figd-
rese usted que esa carta es del maestro
Lucas, del hostelero aquel del hotel "Es-
trella," dnAdome noticias de Oscar....
Dofia Laura levaut6 la cabeza y como
se le presentase ocasi6n de mortificar a su
sobrina pregunt6:
-- Y quien es ese Oscar....?
-Pues toma, el que nos salv6 de que
perecieramos ahogadas.... A se acuer-
da usted?
-N6.
-- No se acuerda ousted de aquel Oscar
de Mendoza, que deepubs de librarnos de
una muerte segura, nos facility su coebe
conduci4ndonos hasta Pueblo Hermosoo..?
--Vamos.... ya recuerdo....: uu tipo
cursi......
Margarita no pudo contener su indig-
naci6n y el azul oscuro de sus ojos brill6 C
con reflejos de ira.
-Usted es una vieja ignorante......
-ex.lam6 sin poder contenerse y con el
rostro encendido por la c61era-Usted no
tiene gratitud......
-Sefiorita......! sefiorita. ..... -re-
plic6 dofia Laura con voz gankosa.- WC6-
mo se entiende......? I Es asi como tra-
ta usted a la hermana de su padre ..... ?
En aquel moment entreabri6se la grue-
sa cortina y pareci6 don Martin.
Margarita se habia echado a llorar.
Lo primero que hizo el senior Quir6s *

90









fue estrecharla tiernamer.te entire sus bra-
zos, mientras la decia:
-i Oh ...... A por qu6 esas 16gri-
wuas.... ? & qu6 tienes......? A ha ocu-
rrido algo.... ? Cout4stame.... contgs-
tame......
Y cubri6 de besos su rubia cabtllera.
Dofia Laura habiase puesto de pie y
con el rostro alterado, sefialando a su so-
brina, exclam6:
-Lo que ocurre, caballero, es que esta
uifia estW muy conseutida y muy malctia-
da...... Abora mismo acaba de faltar-
me al respeto y sepa lusted, mi senior
hermano, que no estoy dispuesta a sufrir
mis sue impertinencias......
-Pero, I qu6 hasido esto....? qu6
ha pasado aqui......? -repiuo don Mar-
tin,-sin dejar de acariciar a Margarita.
-Pues vas a oirlo, pap~....-ooutest6
6sta iltima, enjugdndose las ligrimas y
haciendo un pucherit, encantador-vas a
saberlo: yo he venido aqul esta mariana,
como siempre, a estudiar mis lecciones de
piano......
-A sorprenderme con una march in-
fernal.... interrumpi6 dofia Laura.
-No sefiora, es la "Marcba de los In-
fantes" que el professor me dijo que estu-
diara....
Don Martin se sonri6 ben6volamente.
Pero eso no es motivo de disgusto-re-
plio6 el indulgente padre.
-Escdchame, pap--coutinu6 Marga-
rita-bien sabes td lo que te refer de









nuestro peligroso accident en "Rio Gran- -
de', y del j6ven aquel que nos salv6 Ia
vida....
-lOh, y que j6ven generoso....; daria
cualquier cosa para poderle demostrar mi
gratitude ....! -se apresur6 a decir el se-
for Quir6s.
Doisa Laura hizo una mueca de despe-
cho.
Pues precisamente, papa: eso mismo le
aseguraba yo a mi tia.... y adema~ que
aquel j6ven me estuvo muy simptico.. ..;
y porque le dije esto uiltimo se encoleriz6.
-Bueno, bueno, lo que ha ocurrido no
tiene importaucia, ni vale la pena para
que td te disgustes, Laura....; en cuanto
a tl~ picarona, (y le di6 a su hija un beso
en Ja frente).trata con mas carifo a tu tia,
pues lo que yo deseo es que os querrais
much.
Dofia Laura, con un libro en la mano, 4
simulaba leer.
En cuanto a Margarita, despojindose
de su mal humor, con el rostro alegre y
sonreido, se abraz6 al cuello de su padre,
cubriendole la cars de besos, midntras le
decia:
-Pues oye, papt... a Ti no sabes...?
le escribi a Oscar......
-Al j6ven de que hablabamos...... ?
-Si, como td comprenderis, estaba
obligada a darle las gracias, cosa que no
pude hacer al otro diade nuestro eneuen-
*tro.porque....qu6 se yo... ., segiin me

92


4









cont6 el hostelero, aqueUla noche se lo ha-
bia robado ui gigante.;' ,
Don Martin se hech6 axeir.
--Qu6 cabecita ....! que cabecita....!
dijo acariciandola de nuevo.
Y despuds afisdi6:-Es decir, que le has
escrito para demostrarle tu agradecimien-
tQ.. ....
-Si pap .... y para decirle que tanto
tui como yo, deseabimos tener el gusto de
verlo.
-Muy bien, hija mia, y yo deseo viva-
mente que ese joven venga a nuestra casa
para ofrecerle mi amistad.
Eu este instant un criado se present
en el umbral de la phuerta, diciendo:
-El aefior Laurin....


'93














XIV

La visit del Sr. Laurin.-EI placer de deia Laura.
Un negocie e $10,000--Dn Martin cae en bra-
zes del abogado.-."Alma Sublime....."





I argarita hizo n1 gesto de disgusto;
dnfia Laura solt6 el libro para com-
poverse el mofio que con la dispute se le
habia aflojado, y dpo Martin palideci6 un
tanto, expresando en su rostro mal disimu-
lada inquietud.
-Adelanlte... adelate.. --se apre-
sur6 a decir el duefio de ]a casa.
La gruesa cortina de damasco levant6-
se y el senior Laurin, rigurosameute ves-
tido de negro, con su lustrosa pechera, su
fina corbata, sus zapatos de carol y sis
guantes de cabritilla, hizo su entrada, sa-
ludaudo en actitud irreprochable.
Don Martin se inclin6 correspondiendo
al saludo y las dos mujeres; dofia Laura y
Margarita, saludaron tambien, ]a primer
imprimiendo en su rcstro un aire de amis-

94









tosa complacencia y la segunda con una
sourisa ddbil y forzada.
-Siu duda, amigos mios --dijo el senior
Laurin, volviBndose a inclinar, aunque no
de nu uiodo tan profundo, y dando a su
voz un tono de carifioso deseufado-- que
be venido a interrumnpir uua de esas en-
cautadoras escenas de familiar, que tanl di-
chosa hacen la vida del hogar; pero un
astllato urgente me obliga a distraer la
atenci6n del Sr. Quir6s y hete aquf la cau-
sa de haber venido a mtolestar a istedes.
-De ninli n modo, amigo mio --repli-
c6 don Martin, en cuyo rostro la palidez
iba en aumento-- sientese usted y antes.
de ir a mi despacho descadsar& utn iustan-
te. Sin dnda que viene usted de la Au-
diencia y desde la Audiencia a esta casa
hay un buen trecho....
El abogado sonreiase como si ateudiese
a las palabras del senior Quiros; pero en
realidad today su atenci6n habiala puesto
en Margarita, de la que se hallaba perdi-
damente enamnorado, mirandola con eus
ojillos grises e inquietos y tratando de
couquistar sus simpatias.
-Estaba ousted sentada al piano cuando
llegua, sefiorita --dijo con meloso acento--
y sin duda que su papt y su tfa gozaban
de las armoniosas notas arrancadas por
sus lindas y habiles matos al teclado del
instrument.
-Oh, no sefior... --replio6 Margarita,
con marcado aire de disgusto-- dnicamen-
te charlaba con mi papa, cual de costutm-








bre, de miles tonterfas.
-Mi sobrina --dijo doia Laura, impa-
ciente torque ai u:.uo.le habian dirigido
uns sola frase-- es muy carifiosa c.ou so
pappa y su pap4 exajeradamente miumoso
coalla ..
-Es natural,' efiorat: --eoitest61eel Sr.
Laurin-- qui6~a tiene'tal teaoro por hija,
ha de quererie con amor entraflable, y el
esos mimos de seguro que tomara usted
una gran parte; me to hace career su cara
bendadosa y la ternura que se refleja en
sus ojos. .. Indudablemente que debe
ser used muy amable, ae fiora,. muy
amable.'.....
Dofia Laura no cabta en si de gozo: y
exclamaba para sus adentros, mientras se
inclinaba ligeramente para dar las gra-
cias al abogado: :
-Que simpatico es el sefor Laurin...
Margarita volvi6 su rostro con disimu-
lo para reire.
El abogado, con su cara redonda y
aplastada y sus ojillos de oulebra, parecla
como hipnotizado en presencia de la
joven.
-Oh, tu seras mia....; tu serds mia...
-repetiase pars sus adentros-- Para mi
ban de ser tus encantos.
-Sefior Laurin --dijo el de Quir6s--
estoy a sus 6rdenes y cuando ujted guste
podemos bajar a mi despacho. Sin duda
que:no start used muy desocupado, y
como dicen los ingleses: ''The time is
money". -

96

*









---Tiene usted raz6n, amigo mino.
Y haciendo una profunda cortesia, el
abogado se despidi6 de ambas damas,. de-
sapareciendo con don Martin tras las
gruesas cortinas de damasco.
S Una vez en su escritorio, don Martin,
cuya palidez era ya intense, sent6se en
una butaca 6 invitando a si acompafiante
a que hiciera lo mismo, s6lo pudo articu-
lar estas dos palabras:
-Y bien....
-Que no hay remedio, senior Quir6s..:
he visto detenidafneute el asuuto y, como
amigo a la vez que comio abagado, le con-
fieso que seria peligroso formiular laapela-
ci6n.
El de Quir6s hizo uu gesto de augustia.
El senior Laurin coloc61e carifiosameL-
te una mano sobre el hombro dici6ndole:
-Este pleito, como used sabe, se ha
perdido por la insuficiencia de lam prue-
bas. Por otra parte, used me lo ha con-
fesado....: realm'ente (y aquf el senior
Laurin recarg6 las palabras) si esa fortu-
na no le pertenece a used, y used, por el
camino de la justicia, no puede reteterla,
lpara que expouerse a nuevos conflictss.?
Crdame ousted, no es el abogado el que
habla, es el amigo y el amigo que de co-
raz6u Jo aprecia....; abandon used ese
asunto.
---Ymi hija...., senior Laurin....? 9Y
mi hija.... ? C6mo se va a quedar mi hija
en la miseria....?
---Pero, ly el tesoro....?









---Ah....!
Don Martin se dej6 caer sobre el res-
paldo de su asiento y un sudor frio empe-
z6 a correrle por la frente. Despues, con
voz apagada, dijo:
-Si.. ..; a uiltima hora, mi hija antes
qne nada....; pero ese tesoro, senior Lau-
rn ...., ese tesoro, used sabe que no es
ido...., que es de 41...., del hijo de
Miss Mary.... Y ]a aparici6n del fan-
tasmia cuando inteut6 robarmelo, no fue
otra cosa que uu aviso de la Providen-
cia.... IAh...., yo hepeusado tanto so-
bre esto desde nuestra dltima entrevista..!
No ebstante, senior Laurin, vuelvo y le re-
pito: mi hija antes que nada. ...; si no en-
cuentro otro recurso.... robare el tesoro
para ella......
El senior Laurfu, con La mejilla apoyada
sobre la mano izquierda, parecia meditar;
suB labios se contrarian con expresi6u ner-
viosa y sus ojillos movianse impacientes,
deteni4ndose, tan pronto en los bustos de
bronce, como en los cuadros de la pared,
en los mapas o en el reloj de la alcoba.
-De repente hizo un gesto decidido,
exclamando:
-Pues bien, senior Quir6s... eQuiere
usted hacer un negocio....?
--Cual....? --pregunt6 el interpelado
habriendo much los ojos.
-Un negocio conmigo.
-4Con usted....?
-Sf, conmigo....; yo puedo facilitar a
usted dinero.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs