• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 El motivo de esta publicacion
 El partido de nicoya y Costa...
 Parte geografica
 Recursos naturales e industria...
 Las regiones mineras
 La riqueza privada
 Dias de comunicacion
 Geografia politica
 Jerarquia eclesiastica
 Apuntamientos historicos
 Autroidades de nicoya desde 1524...
 Ampliacion de la ley no. 141 de...
 Homenaje del congreso
 Ecos de la prensa nacional
 Table of Contents














Title: Guanacaste
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075455/00001
 Material Information
Title: Guanacaste Libro conmemorativo del centenario de la incorporación del partido de Nicoya a Costa Rica. 1824. 1924
Physical Description: 486 p. : incl. illus. (incl. ports.) tables, plates, maps (part fold.) diagr. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Costa Rica -- Ministerio de Gobernación, Policía, Justicia y Gracia
Publisher: Imprenta María v. de Lines
Place of Publication: San José C. R
Publication Date: [1924]
 Subjects
Subject: Guanacaste (Costa Rica)   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Publicación de la Secretaría de gobernación.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075455
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000661559
oclc - 24467158
notis - ADK1809

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    El motivo de esta publicacion
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    El partido de nicoya y Costa Rica
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Parte geografica
        Page 31
        Page 31a
        Page 31b
        Page 31c
        Page 31d
        Page 31e
        Page 31f
        Page 31g
        Page 31h
        Page 31i
        Page 31j
        Page 31k
        Page 31l
        Page 32
        Situacion, extension, confines
            Page 33
            Page 34
        El litoral
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        El sistema orografico
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        El volcan orosi
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        El volcan rincon de la vieja
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        El volcan miravalles
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        El volcan tenorio
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        El cerro pelado
            Page 91
            Page 92
        Las corrientes fluviales
            Page 93
            Page 94
        La vertiente occidental
            Page 95
            Page 95a
            Page 96
        La vertiente del golfo de nicoya
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
        Vertiente del lago de Nicaragua
            Page 103
            Page 104
    Recursos naturales e industriales
        Page 105
        Page 106
        La agricultura
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        La industria pecuaria
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
        Otras industrias
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        Riquezas de exportacion
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 128a
            Page 129
    Las regiones mineras
        Page 130
        Minas de abangares
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
        Minas de el libano
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 144a
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
        Otras minas
            Page 161
            Page 162
    La riqueza privada
        Page 163
        Page 164
        La propiedad raiz
            Page 165
            Page 166
    Dias de comunicacion
        Page 167
        Page 168
        Proyectos ferroviarios
            Page 169
            Page 170
        Caminos
            Page 171
            Page 172
        Red Telegrafica
            Page 173
            Page 174
        Servicios postales
            Page 175
            Page 176
        Vias maritimas
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
        Sellos de correo
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
    Geografia politica
        Page 189
        Page 190
        Jurisdiccion administrativa
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 208a
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
        Etnografia y demografia
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
        Regimen escolar
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
    Jerarquia eclesiastica
        Page 283
        Page 284
        Historia y organizacion
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 288a
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
    Apuntamientos historicos
        Page 299
        Page 300
        Datos cronologicos
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 336a
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
    Autroidades de nicoya desde 1524 hasta 1824
        Page 447
        Page 448
        Autroidades de nicoya durante el coloniaje hasta la incorporacion definitiva a Costa Rica
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
    Ampliacion de la ley no. 141 de 1923
        Page 453
        Page 454
        Ley no. 26
            Page 455
            Page 456
    Homenaje del congreso
        Page 457
        Page 458
        Oracion civica
            Page 459
            Page 460
        Telegrama circular
            Page 461
            Page 462
    Ecos de la prensa nacional
        Page 463
        Page 464
        Explicacion previa
            Page 465
            Page 466
        La verdad
            Page 467
            Page 468
        Diario de Costa Rica
            Page 469
            Page 470
        La prensa
            Page 471
            Page 472
        La tribuna
            Page 473
            Page 474
        Diario del comercio
            Page 475
            Page 476
        La nueva prensa
            Page 477
            Page 478
        La noticia
            Page 479
            Page 480
        El viajero
            Page 481
            Page 482
        El heraldo
            Page 483
            Page 484
    Table of Contents
        Page 485
        Page 486
Full Text
- ~ -.. -*-*------- -


PUBLICATION DE LASECRETARIA DE GOBERNACION


GUANACASTE



Libro Conmemorativo
del Centenario de la Incorporaci6n


del Partido de Nicoya a Costa


S^VBRS^~iAD re aN-nO GUilh
A I E z t C' :i I;- CA
B1.ELICitGAi
piRL/Co f_


Imprenta Maria v. de Lines
Apartado 101 Teldfono 255
San Jos6, Costa Rica


Rica


1824


1924



































































19700.-Imprenta Maria v. de Lines, San Jose, Costa Rica

















fl motivo be esta publicaci6n
























t'4rr













Ani


If











A




















N" 141


EL CONGRESS CONSTITUTIONAL DE LA REPUBLICAN
DE COSTA RICA

Considerando:

I.-Que el 25 de julio de 1924 va a cumplirse un siglo de
haber declarado su incorporacidn al Estado de Costa Rica los
pueblos que componian el antiguo Partido de Nicoya;
II.-Que.ese acontecimiento, por la manera espontdnea con
que se Ilev6 a efecto y por los innegables'beneficios que de el
pudo derivar el pais, es de una importancia trascendental en la
vida de la Repdblica;
III.-Que la Naci6n no ha premiado hasta ahbra, como es
debido, la lealtad que ha sido traditional en ellos, no obstante
las necesidades de orden material que- alli se sienten;
IV.-Que es deber del Estado proteger y conservar las po-
cas retiquias que nos quedan de la dpoca colonial, como recuerdo
de civilizaciones pasadas; y oidas las indicaciones del propo-
nente, el Representante. Briceifo, sobre las necesidades mds ur-
geates de aquellos cantones,

DECRETA:

Articulo 1"-Decldrase dia de fiesta national el 25 de julio
prdximo entrante, en conmemoracidn del Centenario de la Incor-
poraci6r Costa Rica del Partido de Nicoya.
Articulo 2"-Autorizase a la Secretaria de Hacienda para
emitir las siguientes sumas en bonos llamados "Revolucionarios",
de acuerdo con la ley NQ 16 de 13 de julio de 1920:


--5









$ 4000-00 para la cafieria de Nicoya
6000-00 para el edificio escolar de Nicoya
4500-00 para el edificio municipal de Nicoya
2500-00 para reparaci6n del muelle de Puerto Jesus y
dragado del estero del mismo
6000-00 para casa hospital en Santa Cruz
2500-00 para composici6n del camino de Bolsdn a San-
ta Cruz
4500-00- para edificio municipal en Filadelfia
4000-00 para dar cumplimiento al decreto N" 12 de 31
de octubre de 1910, sobre medici6n de tierras
en el canton de Liberia
6000-00 para el muelle en la confluencia de los rios
Tempisque y Bolsdn, ribera del canton de Ca-
rrillo.
Articulo 3"-Igualmente queda autorizado el Poder Ejecu-
tivo para invertir la suma necesaria, de los valores a que se refie-
re el articulo 2', en la construcci6n de un puente sobre el rio
Tempisque, en la carretera national, que una los cantones de
Liberia y Carrillo.
Articulo 4--Ordenase la emisi6n de sellos de correos con-
memorativos del Centenario que va a celebrarse, los cuales de-
berdn cicular desde el 25 de julio al 31 de dicierlbre de 1924.
ARTICULO 5'-EDITENSE POR CUENTA DEL ES.
TADO, Y EN UN SOLO VOLUME, TODOS LOS DOCU-
MENTOS HISTORICOS RELATIVES A LA INCORPORA-
CION DEL PARTIDO DE NICOYA A COSTA RICA, Y.
DISTRIBUYASE PROFUSAMENTE EN EL PAIS.
Articulo 6--Se declara que la iglesia de Nicoya es una re-
liquia national, que el Gobierno de la Replblica deberd proteger
y conservar con medidas adecuadas al efecto.
Articulo 79 En cada canton habrd una Junta integrada por
tres personas vecinas del lugar, de honorabilidad y responsabili-
dad reconocidas, nombradas, uno por el Secretario de Estado
en el Despacho de Fomento, otro por la Corporacidn Municipal
y el tercero por la respective Junta de Educaci6n. Estas Juntas
velardn por la correct inversion de los fondos en los trabajos
a que estdn destinados y por su pronta y adecuada ejecucidn.
Articulo 8--Las obras comprendidas en los articulos 29 y
3" serdn llevadas a cabo por la Secretaria de Fomento, y la venta
de los bonos o cualquier operacidn que con ellos se desee efec-
tuar, no se realizard sin la intervenci6n de la Secretaria, de Ha-
cienda.


6-








Articulo 9"-El Poder Ejecutivo reglamentard la ejecuci6n
de esta ley, la que comenzard a regir desde la fecha de su pu-
blicaci6n.
Transitorio.-El Poder Ejecutivo queda autorizado para
anticipar la celebracidn de la fiesta centenaria en Nicoya, asi como
la inauguracidn de las obras decretadas para ese canton, en la
fecha que juzgue oportuno.

COMUNIQUESE AL PODER EJECUTIVO

Dado en el Sal6n de Sesiones del Congseso.-Palacio Na-
cional.-San Jose, a los veintisiete dias del mes de julio de mil
novecientos veintitres.

ARTURO VOLIO
President
NAUTILIO ACOSTA JORGE ORTIZ E.
Segundo Secretario Primer Prosecretario

Casa Presidencial, San Jose, a los veirdiocho dias del mes
de julio de mil novecientos veintitrds.

Ejecitese
JULIO ACOSTA
El Secretario de Estado en el
Despacho de Hacienda,
TOMAS SOLEY GUELL



CARTER DE GOBERNACION

N" 88

San Jose, 20 de febrero de 1924

El President Constitucional de la Repdblica

Para los efectos de lo dispuesto por el articulo 5" de la ley
N" 141 de 28 de julio del aifo pr6ximo pasado,


-7








ACUERDA:


Encomendar al sefor don Victor Manuel Cabrera la recopi-
laci6n y edici6n de todos los documentos hist6ricos relatives a la
Incorporacidn del Partido de Nicoya a Costa Rica. La edicion
dicha estard bajo la vigilancia del Oficial Mayor de esta Secre-
taria.

Publiquese.-ACOSTA.

El Secretario de Esfado encargado
del Despacho de Gobernaci6n,
AQUILES ACOSTA


Pito de arcilla. N6tese el estilo
budista usado en la fabrica-
ci6n. Esti decorado en negro
y rojo. (Museo Nacional).


8-
6
















&I Parti~o be Micoga !j Costa Rica,


























En el afio de 1519 fu6 descubierto el Golfo de Nicoya por Hernin
Ponce de Le6n y el piloto Juan de Castafieda, ambos tenientes de Pe-
drarias !Divila, gobernador de Castilla de Oro, hoy Panama.
Tres afios despubs, en 1522, Gil Gonzilez ,DMvila explore las cos-
tas del golfo y la peninsula de Nicoya, al mando de una expedici6n
de cien hombres. Fue entonces cuando el poderoso cacique de Nicoya,
Ilamado Nambi y del cual dependian los de Diria, Zapanci, Cang6n,
Paro, Pococi, Orotina y Chorotega, di6 la obeliencia al rey de Espafia
y fu6 bautizado con seis mil de sus sdbditos.
Despues de la conquista de Nicaragua por el teniente de Pedrarias,
Francisco Hernndez de C6rdoba, en 1524, los indios de Nicoya fue-
ron repartidos en encomiendas entire los principalles conquistadores.
Mas tarde, y para library a los indios de los malos tratamientos de que
eran victims, Nicoya fu6 erigida en corregimiento, esto es, en tributaria
del rey. La audiencia de Guatemala nombraba los corregidores, y
6stos eran independientes de los gobernadores de provincial.
Afios mis tarde el corregimiento de Nicoya fu6 convertido en
Alcaldia Mayor,-como quien dice,-y asi lo era, en provincia de
segundo orden. Con ese hecho aquella region qued6 desde luego inde-
pendiente de la gobernaci6n de Nicaragua. De tal modo era asi, que
en 1593 fu4 nombrado don Fernando de 'a Cueva gobernador de
Costa Rica y alcalde mayor de Nicoya.
"El insmo rey, en 1647, consult a la Audiencia de Guatemala
sobre la conveniencia de suprimir el alcalde mayor de Nicoya y facul-
tar al gobernaidor de Costa Rica para que nombrase un teniente en
aquel lugar". Quedaba asi agregada dicha Alcaldia mayor a Costa Rica.
Hay una real cedula de 1692 en la que se declare que solo el rey
podia nombrar ealcaldes mayors en propiedad en la region de Nicoya.
Veamos lo que dice el ingeniero don Luis Diez Navarro, en un


- 11









informed de 28 de agodto de 1744: "El dia 19 de enero de este present
afio, llegu al monte de Nicaragua que es una asperisima montaiia en
donde remata la provincia de dicho nombre, hasta donde tengo expli-
cado en mi primer viaje, y entree en la jurisdicci6n de Nicoya, que
aunque es Alcaldia mayor separada del Gobierno de Costa Rica, se
reputa este paraje por de dicha provincial
A mayor abundamiento, la constituci6n espaiiola de 1812 dividi6
el territorio del reino de Guatemala en pawrtidos politicos, y la Alcaldia
mayor de Nicoya pas6 a ser uno de estos.
Por aquel entonces, como Costa Rica no contaba el n6merq de
sesenta mil habitantes que se requeria para elegir un diputado a Cortes,
el partido ,de Nicoya fue agregado a Costa Rica, junto con los pueblos
de Santa Cruz y Guanacaste (Liberia hoy dia) .
"Ambas (Costa Rica y Nicoya), fundidas en una sola entidad
political, debian nombrar sus representantes, uno para Ilas Cortes en la
metr6poli, y otro para la diputaci6n provincial, radicada en Le6n. A
partir de esta 6poca cesa Nicoya de figurar como individualidad distinta
de Costa Rica, y la Diputaci6n provincial se apellida simplemente:
Diputaci6n provincial de Nicoya y Costa Rica". (1)




Con lo expuesto queda demostrado que Nicoya, en realidad, nun-
ca perteneci6 de modo absolute a Nicaragua, pues para sus principles
asuntos se entendia directamente con la audiencia de Guatemala. En
ciertos ramos administrativos dependia de Costa Rica, y en otros de
Nicaragua.
Mas parece ser, y result inexplicable la irregularidad, que por los
dias de la independencia las autoridades politicas de aquellos lugares
eran nombradas en Nicaragua .y de aquella gobernaci6n dependian.
La autoridad superior estaba regida por un Juez Sub-delegado
quien tenia jurisdicci6n sobre los alcaldes de Partido.
Asi las cosas, el 15 de Septiembre de 1821 fu6 proclamada la in-
dependencia de Centro America, y todos los pueblos de esta region del
Nuevo Continente quedaron desde entonces libres del poder de Espafia,
nuestra madre cgqmn..

II

Por exceso de prudencia, por timidez quizA, o para evitar entire
pueblos de un mismo origen, enojosas controversial, Costa Rica, al

(1) PEREZ ZELEDON. Informe sobre la cuesti6n de validez del tratado de
limits de Costa Rica y Nicaragua, pdg. 24.


12 -









darse su primera.Constituci6n en enero de 1625, no incluy6 como parte
de su territorio a lo que hoy forma casi la totalidad de la provincia de
Guanacaste, y puso como linea fronteriza por ese lado el curso del rio
Salto
Fu6 aqu6l un error sensible, cometido por nuestros primeros legis-
ladores, por los fundadores del Estado.
Sin embargo, el contact y comercio continues de aquel departa-
mento con Costa.Rica, habian hecbo germinar en todos aquellos pue-
blos, fuertes sentimientos de carifio hacia este pais; carino que se aviv6
mis, si cabia, cuando al constituitFe Estado se di6 esta Naci6n sus pri-
meras instituciones.


L ,!



















Hucha de arcilla al color natural, pero reves-
tida de un precioso varniz. (Museo del Pa-
lacio Arzobispal).

Fu6 el brote de una simpatia hondamente sentida y noblemente
expresada, lo que hizo que se precipitaran los acontecimientos y que
Costa Rica, como si dijdramos, de la noche a la maiiana, viera su pe-
quefia territorio aumentado con una extensa region, important por sus
riquezas naturales.
Mfltiples y variadas versions y leyendas corren acerca de ese
important hecho hi-6rico; algunas, malignas; otras, hijas de ila igno-
rancia o del despecho.
Pongamos ante la leyenda intense la verdad hist6rica, los aconte-
cimientos reales, y veamos c6mo se desarrollaron.


- 13












A raiz de la independencia surgieron disturbios en las otras seccio-
nes de Centro America, y Nicaragua no s6lo fu6 teatro de luchas tre-
mendas entire caudillos ambiciosos, sino que tambien fu, victim del
odioso ilocallismo entire dos de sus mis' importantes ciudades: Le6n y
Granada.
Los ricos hAcendados de Nicoya y Santa Cruz, y, en general, los
hombres de orden, meditaron acerca de los hechos que en la vecindad
se sucedian, pensaron seriamente sobre el porvenir del Departamento,
tuvieron reuniones privadas, cambiaron ideas, y concluyeron por tomar
una resoluci6n definitive.
Product de aquella resoluci6n fu 'el pronunciamiento que el 25
de julio de 1824 hicieron espontineamente los vecinos principles de
Nicoya para agregarse al Estado de Costa Rica, acto que secundaron
con iguall entusiasmo y que ratificaron con no menos decision los ciuda-
danos que componian la municipalidad del Partido.
De tan trascendental hecho se di6 cuenta al gobierno de Costa
Rica, y se envi6 copia documentada a las Supremas autoridades de la
Federaci6n, residents en Guatemala, a fin de que Ie dieran Ia aproba-
ci6n respective.
Mas, como'corriesen afio y cinco meses sin que nada se dignase re-
solver el Gobierno Federal, el 29 de diciembre de 1825, vecinos impor-
tantes, encabezados por la municipalidad de Nicoya, se presentaron
ante el Jefe Politico y Allcalde Constitucional don Cupertino Bricefio,
otorgando poder al ciudadano Pablo Alvarado, resident en la capital
de Guatemala, para que 61 en persona y en representaci6n del Partido,
"hiciera las gestiones necesarias y diera cuantos pasos fuesen conducen-
tes a efecto de conseguir la confirtnaci6n de su pronunciamiento por el
Estado de Costa Rica".
Entre tanto, sabedores en Nicaragua de esos hechos, la Junta Gu-
bernativa de Managua, en octubre de 1824, y por medio de su subaiter-
no don Juan Jose Villar, excit6 a los pueblos "a que pensaran menu-
damente sobre las venitajas y utilidad que 'les producian de la' uni6n y
amistad con Nicaragua, como tambidn a los perjuicios que emanarian
de dicha division". Los invitaba, ademis, a que deliberaran con fran-
queza, en aoto solemne, si querian seguir o no seguir en el seno de la
familiar nicaragiiense, ya que hasta la fecha habian estado sujetos a las
autoridades legales y superiores de aquel Estado. A su vez, la Junta
de Managua pedia dinero para la lucha que Granada y Le6n sostenian
con los otros pueblos, y para extirpar la anarqufa.
Las autoridades de Nicoya trasmitieron esa nota al Jefe del Estado
de Costa Rica, y son de notar el calor con que la combaten y las ardo-
rosas manifestaciones de su adhesi6n a este pueblo.


14 -













Mientras tales y tan sefialados esfuerzos hacia el Partido de Nicoya
por agregarse a Costa Rica, el' Congreso Constituyente de este pais, en
nota de 29 de enero de 1825, resolviendo una consult que le hiciera
el Jefe del Estado, dispuso "que Ilos pueblos de Nicoya y Santa Cruz se
consideraban interinamente agregados al Estado, hasta la resoluci6n
definitive de los Altos Poderes; y, por tanto, debian protegerse con
circunscripci6n, tino y prudencia, como se protegeria otro cualquier
punto que formase parte integrante del Estado Costarricense".

IM

Interpretando el general sentimiento de los pueblos pronunciados,
y merced a ias gestiones eficaces de don Pedro Alvarado, el Congreso


Jarr6n o maceta de arcilla primoro-
samente decorado, destinado pa-
ra adorno. (Museo Nacional).
Federal sancion6, el 9 de diciembre de 1825, el paso dado por aqu6llos,
y los declar6 segregados de Nicaragua y como parte del territorio de
Costa Rica.
Dice asi el decreto de aquella Asamblea:
"EI Congreso Federal de la Repiblica de Centro America, te-
niendo en consideraci6n las reiteradas solicitudes de las autoridades
y cuerpos municipales de los pueblos del Partido de Nicoya, sobre que


- 15








6ste sea segregado del Estado de Nicaragua y agjegado al de Costa
Rica; la uni6n que de hecho verificaron los mismos pueblos a dicho
Estado de Costa Rica en la 6poca de las conmociones de Nicaragua; y
la situaci6n local del propio Partido, ha venido en decretar y decreta:
Art. 1 -Por ahora y hasta que se haga la demarcaci6n del te-
rritorio de los Estados, que previene el Art. 79 de la Constituci6n, el
Partido de Nicoya continuari separado de$ Estado de Nicaragua y
agregado al de Costa Rica.
Art. 2-En consecuencia reconocera dicho Partido a las autori-
dades de Costa Rica, y tendra en su Legislatufra la representaci6n que
le corresponda.



















Otro tipico jarr6n de adorno, proce-
dente de Chira. (Museo Nacional).
Art. 3--Este decreto se comunicari a las Asambleas de Nicara-
gua y. Costa Rica. Pase al Senado. Dado en Guatemala a 9 de di-
ciembre de 1825". (1)




SAsi fu6 que cuando el 25 de abril de 1826, se present en Nicoya
don Juan Francisco Alvarado a hacerse cargo, por nombramiento del
Gobierno 'de Nicaragua, del mando politico. subaiterno, la Municipa-
lidad en cuerpo lo desconoci6 de piano, negAndose, por consiguiente,
a darle posesi6n "por estar el Partido agregado a Costa Rica".
El pueblo de Santa Cruz hizo algo mas audaz y simpitico: con

(1) MONTUFAR. Reseia Histdrica de Centro America. Tomo cuarto, pig. 382.

16 -








1. Iglesia
2. Plaza Piblica
3. Planta Electrica
4.-Casa del Resguardo, Correos,
Teldgrafos y Of. Judiciales
5.-Palacio Municipal,
pronto a innugTrnrse
6.-Escuela vieja
7.-Cabildo antigo
8.--Dispensario u Hospital
de Emergencia
9. -Maladero
10.-Casa de Bias C. Cirdenas,
del tiempo del coloniaje

Camino a La Palma


Camino a los Bafios del Chorro


Camino a Santa Cruz


Finca Indalecio Ord6fiez


Plano


be la


09.


Villa be Ullco a

provinciala De Guanacaste, coeta w1Rca)


La Mansi6n


Finca Constanza Cardenas


a Santa Ana


Finca Orozco








el Municipio a la cabeza, y acompaiiado del Jefe politico de Nicoya,
se reuni6 solemnemente ed once de mayo siguiente, jur6 obediencia a
Costa Rica, depuso al Alcalde por desobedecer la ley, y deposit el
bast6n, simbolo de ila autoridad, en un ciudadano de la localidad.
"De todo eso se di6 cuenta al Gobierno de Costa Rica para que 6ste
resolviera y ratificase".
Dos dias despues, el cuerpo municipal de Nicoya, el Comandante
accidental, ell Alcalde y Jefe Politico subalterno del Partido, se reu-
nieron y despubs de dar lectura al Decreto Soberano por el cual se
declaraba el Partido legitimamente unido a Costa Rica, visto "que no
hay un solo individuo que opine en contrario, se acord6 se le diera
al referido decreto su puntual y debido cumplimiento, publicindose
por bando y quedando la Corporaci6n lena de la mayor gratitud y
reconocimiento a Ila Soberania por haber oido los votos de los pueblos".
De todo se di6 cuenta al Jefe Sup'remo de Costa Rica.




Como algin tiempo despu6s se recibiera una nota del Supremo
Gobierno de Costa Rica, con la que acompafiaba un dictamen que
acerca de la actitud del Partido de Nicoya virti6 una comisi6n del
Cuerpo Legislativo del Estado de Nicaragua y una exposici6n del Go-
bierno del mismo Estado en la que pedia al de Costa Rica se oyera a
las autoridades y Municipalidad interesadas, 6stas, en cabildo abierto
celebrado el 28 de Julio de .1826 en la villa de Nicoya, declararon y
dijeron, en sintesis, Io siguiente:
1 ~---Es faiso lo que afirma el Gobierno 'de Nicaragua respect
a que s6lo Nicoya se ha pronunciado por Costa Rica, pues Santa Cruz
hizo lo mismo en un acta popular bien conocida. Por lo tanto, queda
claramente manifestada la voluntad de la region, puesto que los dos
pueblos en referencia forman la mayoria.
2Q-lgualmente se equivoca cuando afirma que Santa Cruz en
uni6n de Guanacaste (Liberia) obedeci6 a Le6n en tiempo de la anar-
quia de esta ciudad, pues ni ese pueblo ni Nicoya dieron jams contri-
buciones.
3--No es ciento que los pueblos de Nicoya estan mas cerca de
Nicaragia que de Costa Rica; y no alcanzamos a explicarnos c6mo se
sienta semejante proposici6n, pues los pueblos fronterizos estan de la
villa de Nicaragua (Rivas), como a 40 6 50 leguas del Guanacaste,
mediando una montafia peligrosa, y Nicoya como a 70 80 Teguas;
mientras que de Bagaces, pueblo de Costa Rica, hay cuatro leguas.
Adenis, Le6n dista cien leguas, con p6simos caminos, sin trifico en
tiempo de lluvias.
BVNiVEBRSiAD rE ANTITOQUlA
S- ILELLIN 1- 17
2 BIBLIOTECA
PIRECC'ON




\',i


49--Respecto a que las haciendas del lugar pertenecian a vecinos
de Nicaragua y que 6stos experimentarian graves trastornos en sus in-
tereses, se expresan asi los portavoces de Nicoya: "Quiere suporrer por
un rnomento esta Municipalidad que asi sea. Siempre se debe tender
a la mayoria: habiendo en Nicoya ochenta o noventa haciendas, s6lo
diez son de vecinos de Nicaragua. Ademrs, los asuntos de comercio
nada tienen que ver con los politicos, y ese es argument d6bil. La
Municipalidad tiene abundantes razones para querer su anexi6n a Costa


La tipica tinaja de arcilla. Esta difiere de
las fabricadas hoy, en lo artistic de su
fabricaci6n y decorado. Se nota esbo-
zado en sobre relieve la cabeza de un
felino. (Museo Nacional).
Rica y no lls enumera por ser prolijo". Por iltimo, la Corporaci6n pide
al Congress Federal que se penetre de sus justas razones y que en vista
de las actas que dilucidan la material, reitere su sanci6n al pronuncia-
miento del Partido.
La Municipalidad de Santa Cruz ratific6 tambi6n su pronuncia-
miento y se adhiri6 en un todo a lo resuelto por la de Nicoya.

V

* Muy regocijados debieron haber estado aquellos pueblos de su
proceder, cuando a raiz de tales sucesos dispusieron los preparativos
para la celebraci6n ddl solemne acto de jurar la Constituci6n de Costa
Rica.
Antes de resefiarla vamos a darle al lector copia integra del acta
que se levant6 de aquella important ceremonial.

18 -


(~


~f' .~


'?
~~i P








Dice asi el acta:
"En el pueblo de Nicoya, a los diez y seis dias del mres de agosto
J/ de mil ochocientos veintiseis. Reunida esta Municipalidad y pueblo
en la Sala Consistorial a efecto de prestar el juramento a la ley funda-
mental ddl Estado libre de Costarrica: y estando juntos en uni6n de 'la
Municipalidad de Santa Cruz, nos dirigimos a la Ig* Parroq- en donde
se cant6o una misa. solemne por el Cfio. P. Tente. Cura Cipriano Guti&-
rrez y regresados de la Ig* a la misma Sala, en el tablado destinado
para el caso, se ley6 en voz clara e ineligible la citada ley fundamen-
tal e inmediatamente se procedi6 al juramento en la forma que previene
el decreto de 4a material y habindolo dado el Gefe Politico y Alcalde
1o en manos del Regidor llamado por la ley, para el caso, el referido
Gefe lo recibi6 a la Municipalidad, Ciio. P. C. y Ministro de 'as ren-
tas e inmediatamente el Comandante de Armas lo recibi6 a su tropa
habi6ndodo prestado en manos del citado Gefe y concluido este acto
nos dirigimos a la Iglesia en donde se enton6 un solemne Te Deum
en acci6n de gracias, ouyos acts fueron solemnizados con repiques
de campanas, savras de fusileria, tiros de p6lvora; y el pueblo repi-
tiendo incesantemente Viva la legislaci6n Centro-Americana, viva el
Estado Libre de Costa Rica. Viva su Gob9 y autoridades y viva la in-
dependencia del Gob, opresor Espafiol. De cuya acta mandaron se
saque copia y se remita por conduct del Gefe Politico Sub al Gefe
0
SupQ del Estado'para su satisfacci6n, 1a que por ante mi el present
escribano juraron, el Gefe qtie preside este acto, Municipalidad y de-
mas ,autoridades civiles, Militares y ecass. con los vecinos que pudo
ser, de que doy fe.--oque Rosales-Jose de Ia Encarnon. Fernin-
dez-Bias Maria Viales-Cipriano Qutierrez--Manuel Sobenes-Pe-
dro Peraza--Manuel Briceiio-Juan Felipe Guti6rrez-Cupertino Bri-
ceno"
Tambi6n Santa Cruz se reuni6 con su Municipalidad el dia vein-
tinueve del mismo mes y levant6 una acta semejante a la de Nicoya.
La firman las siguientes personas: Romualdo Molina-Dolores Ace-
vedo--Justo Viales-Jos6 Anty Coronado-Juan Antv Castillo.




A pesar del general sentimiento por la anexi6n a Costa Rica, no
faltaron algunos lugares disidentes, influenciados por vecinos nicara-
giienses: fueron eos lugares los' barrios de la Costa y Lagunia (hoy
Lagunilia), de Santa Cruz.
Pero muy pronto comprendieron su error y voluntariamente en-
traron en el movimiento popular.
Cruzando grandes distancias, desde Sardinal algunos, aquellos ve-
cinos Ilegaron a Nicoya a prestar su juramento de fidelidad a Costa
Rica.
19








Veamos el aota que se levant6 al efecto:
"En de pueblo de Nicoya, a los diez y siete dias del mes'de Sepe.
de 1826. Reunidos en esta Sala con asistencia de los individuos de
Slos barrios de 'la Costa y Lagunia que se habian extraviado engafiados,
seg6n ellos lo manifiestan, del obedecimiento a la ley fundamental y
todos confesando su yerro se han presentado voluntariamente a pres-
tar el juramento de obediencia y sumisi6n a la Constituci6n del Estsado
libre de Costarrica, el que se les exigi6 con arreglo a las leyes del caso,
y todos pidieron que este acto de sumisi6n se certifique y se d6 cuenta
al G. Supremo para su satisfacci6n, al cual se comprometen presen-
Starse por si o por medio de mandatarios a impetrar la gracia de que se
les indulte, pues desde ahora le prometen la mayor lealtad y obedien-
cia; cuyo acto firm el G. Municipal y los vecinos que supieron por
-* ante mi el present Secretario-Roque Rosales-Pedro Peraza-Juan
Jos6 Viales".
En esa acta sencifla qued6 condensado el parecer uninime de la
region: ya no habia, pues, disparidad de opinions. Lo que sigui6
existiendo fu6 un comfin ideal: la anexi6n efectiva al Estado de sus
simpatias, y un comin sentimiento de lealtad a Costa Rica.

VI

Ya se ha visto con qu6 modo tan franco y categ6rico, por medio
de actos repetidos, los pueblos del antiguo Departamento no se can-
saban de hacer ostentaci6n de su afecto a Costa Rica.
Empero, como Nicaragua se mostrara rehacia en recopocerles su
derecho, y no cedia en sus pretensiones de dominion sobre aquel lito-
ral, en marzo de 1828 el pueblo de Nicoya, con 'la Municipalidad,
hizo esta nueva declaraci6n: "Con pleno conocimniento los vecinos de
las ventajas y beneficios que resultan de su uni6n con Costa Rica, di-
jeron franca y espontineamente con voces altas que manifestaban re-
gocijo y firmeza, que absolutamente se agregaban al Estado de Costa
Rica".
Los vecinos de Santa Cruz hicieron identica manifestaci6n el 26
de abril del mismo afio. MAs ain: se comprometieton a ayudar al sos-
tenimiento del Estado, guardar sus 6rdenes, ser files a la Patria y
defenderla en cualquier circunstancia; y conoluyeron vivando en alta
voz a Costa Rica y a sus habitantes.
Despu6s no cesaron actas y manifestaciones de eos mismos pue-
blos, cuando para ello habia motivo.
La InAs important de tales actas fu6 la de agosto de 1838, en la
que la Municipalidad de Nicoya decia a 'la de Guanacaste con motivo
de una amenaza de Nicaragua: "Que para no perder el orden legal
suscribia la representaci6n que le hacia, y que esperaba que el Gobier-


20 -




* W*-. .


no National paralizaria las gestiones que se hacian para agregarlos a
Nicaragua". Y conclula del modo siguiente: "... qte ahora diga el
Gobierno de Le6n por medio de sus diputados, que de grado se valdri
de las vias de hecho para subyugarnos, no esti en el' orden ni hay ley
que lo faculte, y en tal caso las Am&ricas todas podrian con los mis-
mos hechos reconocer su antiguo Gobierno. Asi es que nos hallamos
en el caso de repetir que siendo como sagrada nuestra opinion, ratifi-*
camos el acta celebrada el 19 de enero de 1835. Con lo que se cerr6
la sesi6n.--Cupertino Bricefio--Manuel Bricefio-Anselmo Guti6rrez-
"Manuel Garcia-Saturnino Guti&rrez, Secretario".
Muy biern sabian a lo que se exponian los pueblos en cuqsti6n; sin
embargo, continuaron hacienda ostentaci6n de sus ideas: levantaban
actas viriles, fogosas y vibrantes en las que, a la vez que se enfrenta-



















Rio Tempisque.-Confluencia con el Bebedero.

ban al poder nicaragiiense, ile decian que estaban dispuestos no s6lo
a jugar en la contienda sus intereses, sino tambiin lo mis preciado pdra
ellos: sus vidas.
Ante los ojos de algunos timoratos de ahora, parecera aquello una
locura; pero no lo era. Lo que si ponian en .evidencia tales rasgos era
la inquebrantable decision de hombres y pueblos que no retrocedian
medrosos ante ningon peligro cuando la voz del deber les gritaba in-
teriormente que debian luchar sin dobleces por la realizaci6n de sus
destinos.
El moment de prueba, por otra parte, no se dej6 esperar. En ese
tiismo afio de 1836, ell coronel Manuel Quijano, al frente de huestes
nicaragiienses, invadi6 lo que era entonces el distrito de Nicoya, y lleg6

21









hasta la cabecera. "Allj-dice Montifar-tuvo un desengaioo, porque
los vecinos del Guanacaste, en vez de unirse al invasor, lo rechazaron".
Esa inesperada agresi6n y las incesantes y exajeradas noticias que
venian del Estado vecino, mas la ruptura de la Repbulica.Federal, hi-.
cieron que algln tiempo mis tarde, en septiembre de 1838, se reuniera
la Municipalidad de Nicoya con e objeto de, protestar vigorosamente
del hecho de aparecer incluido el territorio del Departamento dentro
de la circunscripci6n nicaragiiense en la Carta Fundamental dictada por
la Asamblea Constituyente de aquel pais. Entre otras cosas, decia las
siguientes la nmy patriota corporacion:
"La opinion de los vecinos de mayor representaci6n, los cuales
juntan sus votos con esta Municipaldad, es que deben seguir unidos
a Costa Rica, a la que pertenecen por razones todas de conveniencia,
general y teniendo present que en 1as circunstancias actuales se hall
disuelto el pacto social y que por el mismo hecho se" hallan los pueblos
del Departamento en pilena libertad para .deliberar sobre lo que mis
les convenga y sea mis analogo a su situaci6n topogrifica, persuadi-
dos de que con estos procedures no infiere Nicoya ningiin perjuicio a
cualquier otro punto de la Repfblica sino que en uso de la libertad
nacionail que recibi6 de Dios y de la Naturaleza, desea y debe perte-
necer al Estado que pueda reputarle mayores 'conveniencias, segun el
orden legal. Cuyo acuerdo se testimoni6, autorizando a la Jefatura Po-
litica para que se sirva elevarlo a conocimiento del Gobierno Supremo
por los medios acosturnbrados para que aqu6I adopted las medidas mAs
prudentes a fin de que se nos confirm y ratifique en Ila agregaci6n
para que en lo ulterior no se nos inquiete y perturbe en la tranquili-
dad de que gozamos. Firman ila Municipalidad y demnas vecinos que
suscriben, por arnteeil Secretario que da fe-Juan Jose Viales, Pte.-
Pedro J. Matarrita-Rafael Rosales-Pablo Briceiio-Jos6 Carmona-
Manuel Bricefio-Antonio Bricefio--Leandro Vega-Pedro Peraza-
Manuel Garcia-Vicencio Carcia-Felipe Medina--Saturnino Guti6-
rrez, Secretario".

VII

A media que .trascurrian los afios, mis se aferraban aqurellos pue-
blos en la idea de seguir unidos a Costa Rica, y su apego por esta
naci6n era tal, que por aquellos dias corrian de boca en boca dichara-
chos y cuchufletas contra los nicaragiienses. Hoy, al examiner aquellos
con juicio sereno, se ve que no tenian raz6n de ser y que -slo fueron
un product de las fuertes pasiones del moment.
No faltaron tampoco sus quejas de Costa Rica por haberlos de-
jado, hasta cierto punto, solos en la contienda; y esas quejas las con-
densaban en un dicho ir6nico que todavia subsiste: el de Ulamar "com-

22 -









paiero cartago" (1) a todo aquel que deja solo a un amigo en cual-,
quier moment db ,dificultad.
Pero ya Costa Rica se habia apersonado directamente en el asun-
to y asumido al respect una actitud energica y resuelta.
"En 1842 el Congreso de Nicaragua autoriz6 al Poder Ejecutivo
a incorporar de hecho el Partido de Guanacaste (Nicoya) a Nicaragua.
El Gobierno de Costa Rica consider ese decreto como una declara-
ci6n de guerra, proclamn6 el Guanacasta parte integrante de su terri-
torio y se apercibi6 a defenderlo. Nicaragua no mantuvo la provo-
caci6n. En 1848 la representaci6n de Nicoya suscribi6 Ia constituci6n
de la Repiblica de Costa Rica, que crey6 convenient asumir esta cali-
dad en sustituci6n a la del Estado de una confederaci6n que diez afios
antes habfa cesado de existir. Los ciudadanos de Nicoya (Guanacaste)
ratificaron ademrs su antigua adhesi6n a Costa Rica". (2)




Liberia, la entonces Guanacaste, aunque alguin tiempo despuis de
pronunciado el Partido de Nicoya estuvo en espiritu con aquel movi-
miento y simpatiz6 con 61, no habia hecho manifestaciones precisas y
claras que pusieran de manifiesto su express voluntad. Fu6 hasta el 7
de octubre de 1847 cuando la Municipalidad, el Gobernador Politico
y Military del Departamento, el Juez, los Alcaldes, el Pirroco, etc.,
y con motive de acordar una felicitaci6n al Benem6rito Presidente de la
Repdblica por haber restablecido el orden en Alajuela, manifestaron
francamente su adhesi6n a Costa Rica y excitaron a Nicoya y Santa
Cruz a que los secundaran. Era Gobernador por aquel entonces don
Rudesindo Guardia, padre del ex-Presidente General don Tomrs Guar-
dia. Liberia era ya capital del Departamento.
Nicoya y Santa Cruz, contestando aquella excitativa, decian que,
a pesar de que desde 1824 esos pueblos habian expresado su voluntad
de pertenecer a Costa Rica, recibiendo desde entonces el beneficio de
Ssus ienhechores y sabios gobiernos, se adherian a lo manifestado por
Guanacaste, y felicitaban al Benem6rito mandatario por haber -resta-
Sblecido el imperio de la ley.




Tenemos, pues, a todo el Departamento de entonces, compact
y robustecido en sus anhelos, guiando sus pasos por el camino que su

(1) Cartagos Ilamamos en el Guanacaste, aun hoy dia, a todos los costarri-
censes del interior del pais: Alajue'a, Heredia, San Jos6 y Cartago.
(2) PEREZ ZELEDON. Informed sobre la validez del tratado de limits entire
Nicaragua y Costa*Rica, pdg 25.
23









propia voluntad habia trazado, e instalAndose, puede decirse, en el
tibio hogar costarricense que tan fructifero le ha sido. En vez de los
belicos acordes del Himno Granadino llarmando a la lucha intrepida;
s61o llegaban a sus oidos" canciones de paz, y percibia corfiplacido el
trajinar incesante de 1la colmena costarricense que buscaba en el tra-
bajo el bienestar de la due hacia poco no era otra cosa que la mAs pobre
y abatida de las colonies espafiolas en America.
Los hijos de aquel antiguo Departamento, los guanacastecos de
hoy, debemos bendecir la memorial de aquellos abuelos nuestros que
en hora feliz concibieron la idea de confundir los destinos de ese
suelo. con los de esta patria generosa y querida, a la sombra de cuya
bandera siente uno algo asi como un sociego apacible de intima sa-
tisfacci6n.


Casa de la hacienda "El Viejo".

VIII


Con el anterior capitulo debimos haber tenninado este breve re-
lato, pero juzgamos que seria imperfecto si no dissemos a conocer al-
gunos detalles que completan el studio, hasta ilegar al tratado Cafias-
Jerez, en que Nicaragua acept6 la consumaci6n .de los hechos y reco-
noci6 la soberania de Costa Rica en el Departamento.




Corria el afio 1854 cuando don Dionisio Chamorto lleg6 con el
caricter de Ministro Plenipotenciario de,Nicaragua ante esta Repiblica.


24 -


. I m









Traai ese diplomrtico el encargo del Presidente del pais vecino de ofre-
.cer a nuestro Gobierno el dominio del Guanacaste mediante el pago a
Nicaragua de medio mi16n de pesos.
jVana pretension la del senior Chamorrol
Ya por entonces Costa Rica habia sajido de su anterior timidez,
y rAs entonada di6 por contestaci6n una pegativa rotunda.
Comentando esa proposici6n, dice el Dr. Montufar: "Ainque el
Ministro hubiera sido tan hibil como Talleyrand, y aunque el Go-
bierno hubiera tenido a sus 6rdenes el Banco de Inglaterra, no se "habria
accedido a la solicitud de los sefiores Chamorro, porque Costa Rica no
podia comprar Io que creia suyo".





















Vasija de arcilla posiblemente destinada
a la fabricaci6n de chicha, con tres pa-
tas que forman cuerpo de la vasija.
(Museo Nacional).
"El Plenipotenciario formula una protest y se retire".
Indignaci6n muy Iegitima sintieron los pueblos de Nicoya y Santa
Cruz al recibir esa noticia; y puede juzgarse del estado de los animos,
por las siguientes protests que formularon.
Nicoya, despu6s de hacer historic de su aptitud, decia'que en treinta
afios que llevaba de star ligada su suerte a la de Costa Rica, la pro-
vincia de Guanacaste habia gozado, ademis de la paz, de los dere-
chos imprescindibles de la libertad y seguridad, cual correspondia a una
sociedad ben constituida; y agregaba: "..;.ests pueblios con el Go-
bierno de Costa Riop conservan las mAs'firmes simpatias,, tanto por su

25




.-* .** --*** -' : V -T ,.' ,
S -




identidad de costumbres, cuanto por las relaciones de un comercio recf-
proco que forman la prosperidad de esta provincia y conveniefcia de
todos y de cada uno de los asociados. En vista de tales hechos y de
un sinn6mero de razones que asisten a esta vi la, vienen en protester
como solemnemente protestan, en uso de la libertad natural de que
Sgdzan estos pueblos ante Dios y ante los hombres, que por siempre
y para siempre quieren pertenecer a la Repdblica de Costa Rica y cons-
tituir parte integrante de su territorio en prueba de eterno reconoci-
miertto al gozo de los abundantes bienes que le ha brindado su Go-
bierno y con especialidad la administraci6n Mora".
Santa Cruz, aduciendo casi id6nticos arguments, protest en la
misma forma; y con vehemencia agregaba: "..Y que ahora se nos (
quiera incorporar a Nicaragua y aun-con amenaeas de violencia si la
*Repiblica de Costa Rica no indemniza con cuantiosas sumas de di-
nero como si nosotros pudiisemos ser vendidos o comprados, con una-
nimidad absolute de votos declaramos y protestamos a la faz del cielo
y' de los hombres y para ante todas las naciones cultas del mundo
que nuestros mas ardientes deseos son el pertenecer incorporacdos a la
Repiblica de Costa Rica formando con ella un cuerpo de Naci6n y parte
integrante de su territorio, el cuail juramos sostener y defender con nues-
tras personas y propiedades."
Complacido el Presidente de Costa Rica don Juan Rafael Mora,
-el recordado don Juanito,-del civisipo desplegado por dichos pue-
blos, hizo ese mismo afio una visit al Guanacaste.
No entusiasmo, delirio provoc6 en la provincia la presencia del
invicto Presidente. Salutaciones expresivas, arcos triunfales, actas de
adhesion, todo lo que reflejara alegria y carifio se hizo en honor del
digno Jefe de la Naci6n.
En acta de 25 de abril de 1854, 14 provincia de Guanacaste se
dirigi6 al Congreso de la RepAblica pidiendo que "sustituyer# el nom-
bre que tenia con el de Moracia y el de la cabecera de ella cor el de
Liberia, para borrar hasta el rnAs lejano recuerdo de su existencia pa-
sada".
El 29 de mayo de ese misano afio,-el Congreso decret6 lo solici-
tado de conformidad. (1)




(Que mis puede agregarse a tan elevadas y elocuentes muestras
de pueblos unanimes en un tan noble sentimient-o?
(Que juicio cabe hacer de actitud tan sincere y viril?

(1) Afios mis tarde, una vez caido del poder y fusilado despu6s el Presidente
Mora, le fuN quitada a la region el nombre de Moracia y se le sigui6 designando
con el de Guanacaste, que es el que aim Ileva hoy dia. f


26 -




. .


En aquella region vivia, vivi6 siempre y viv'e alin, palpitante y
liena de indomables brios, el alma national costarricense.
Ayer, como hoy, el Guanacaste ha sido invariablemente el mismo:
de coraz6n abierto para las buenas causes, franco y espontineo en sus
manifestaciones, por mis que a veces Ilo tilden de turbtrfento los hom-'
bres frios y ca:culadores, los estadistas sin cerebro ni coraz6n, la caterva
que la casualidad ha encumbrado, los incapacitados para sentir los fo-
goios arranques nacidos al cailor de ideales que con soberbia baten las
alas en la alta cumbre en donde flamea, como una bandera triunfadora,
el anhelo popidar .

IX

SCon las protests que en el capitulo anterior dejamos insertadas y
con 'la sailicitud al Congreso para que se le cambiara de nombre a la


Corrales de la hacienda "El Viejo"

provincia, puede decirse que concluy6 el trabajo tenaz del Guanacaste
por anexarse a Costa Rica, y su parte active y direct en el debate.,
Queda ahora al cuidado y habilidad de la diplomacia el arreglo de ese
important asunto y el afianzamiento del dominio eminente de Costa
Rica sobre la region en litigio.



Despubs ,de la sangrienta Campafia Nacional, en la que Costa Rica
puso muy en alto su valor y eil prestigio de sus arms desafiando y ases-
tando decisivos golpes al audaz aventurero William Walker en los pro-

27 :


---~--~
Li~-L









pios campos de Nicaragua, restablecida ya la paz, la hermana repfiblica
de los lagos envi6 como 'Ministro Plenipotenciario ante el Gobierno de
Costa Rica a don Miximo Jerez. De la manera mis cordial se prest6
este enviado a arreglar la enojosa cuesti6n de limits, y el 15 de abril
de 1858 celebr6 al efecto un tratado con el representante de Costa
Rica don Jos6 Maria Cafias.
Dice asi el articulo 29 de aquel tratado, en lo reference a limits:
"La linea divisoria de las dos Rep6blicas, partiendo deI mar del Norte,
comenzarA en la ex remidad de la Punta de Castilla, en la desemboca-
dura del rio de San Juan de Nicaragua, y continuara marcAndose con
la margen derechi del expresado rio hasta un punto distant del Cas-
tillo Viejo, tres millas inglesas, medidas desde las fortificaciones exte-
riores de dicho Castillo hasta el indicado punto. De alli partiri una
curva cuyo centro serin dichas obras, y distari de 61 tres millas inglesas
en toda su progresi6n, terminando en un punto que debera distar dos
millas de la ribera del rio, aguas arriba del Castillo. De alli se conti-
nuara en direcci6n al rio de Sapoa, que desagua en el Lago de Nicara-
gua siguiendo un curso que diste siempre dos millas de la margen dere-
cha .del rio San Juan con sus circunvoluciones hasta su origen en el
Lago, y de la margen derecha del propio Lago hasta el expresado rio
Sapoa, en donde terminari esta line paralela a dichas riberas. Del
punto en que ella coincide con el rio Sapoa, el que por lo dicho debe
distai dos millas del Lago, se tirari una recta astron6mica hasta el pun-
to c6ntrico de la Bahia de Salinas en el mar del Sur, donde quedara
terminada Ila demarcaci6n .del territorio de las dos repiblicas contra-
tantes".
A pesar de que este tratado .fu6 ratificado por los congress de
Costa Rica y Nicaragua, y de haber sido formalmente canjeado, afios
despu6s el Gobierno del pais vecino aleg6 que ese convenio no era va-
lido por no haber sido aprobado en dos legislaturas.
Asi resume el doctor Montffar, en sus memories, los arguments
de Nicaragua: "La Constituci6n nicaragiiense de 1826 incluye al Gua-
nacaste en 'los limits del Estado; y ella dispone que para su reform
se necesita un decreto dictado por una legislature y aprobado por otra
legislature diferente. El tratado de 1858 modifica los limits del Esta-
do, y por tanto altera la ley fundamental de 1826. El fu6 aprobado
por una legislature y no por dos: luego no es vilido".
Notables fueron las contestaciones que a tall subterfugio di6 Costa
Rica; y uno de los hombres pfblicos que con mayor brillantez defen-
dieron la vigencia del tratado fu6 el doctor don Lorenzo Monthfar,
quien estudi6 a fondo la material e hizo oportunas y diversas publica-
ciones..
No fu6 sino afios mas tarde cuando los dos paises, en un convenio
firmado en Guatemala el 24 de diciembre de 1886, acordaron scmeter

28 -



*if




* -


la cuesti6n a'l arbitraje del Presidente de Estados Unidos de America,
a fin de que 6ste decidiera con respect a la vallidez del tratado Cafias-
Jerez. Suscribi6 aquel convenio como plenipotenciario de Costa Rica,
uno de sus jurisconsultos mns eminentes: el licenciado don Ascenci6n
Esquivel.
Ciipole el honor de llevar la representaci6n de Costa Rica en
SWshington al sesudo hombre piblico licenciado don Pedro P&rez
Zeled'n. Este jurisconsulto estudi6.seriamente 'la cuesti6n, adujo en su
notable alegato arguments decisivos y exhibit docurentos de fuerza
tal, que el arbitro, penetrado de la justicia que asistia a nuestra repi-
blica, fall a su favor el 15 de abril de 1888, declarando la validez
del tratado de 15 de abril de 1858. Era Presidente de Estados Unidos
de America, por aquella 6poca, Mr. GrBver Cleveland.
La gloria de ese triunfo diplomftico pertenece.por entero al senior
P6riz Zeled6n.
Para completar la obra faltaba s6'o arreglar las bases seg6n las
cuales debia verificarse la demarcaci6n de la' linea divisoria entire las
dos repfiblicas hermanas.
Una naci6n amiga, 'la Repfblica de El Salvador, ofreci6 su media-
cion a ese respect.
) Aqui tenemos que hacer un breve par6ntesis. Debemos declarar,
para que conste en este document, que la Republica de El Salvador ha
sido siempre sincera y leal amiga de Costa Rica, y de ello nos ha dado
elocuentes muestras, precisamente en los moments mas dificiles para
nuestra Patria. El tratado de 1858 se celebr6 mediante la intervenci6n
y las hibiles gestiones del gobierno salvadorefio.
No es, pues, de extrafiar, que veamos a esa naci6n ofreciendo sus
buenos oficios para llevar a feliz t6rmino el remate de un asunto que
durante tdntos afios habia agitado las opinions en Costa Rica y Ni-
caragua.
Aceptada 'la mediaci6n propuesta, ambos paises acreditaron lega-
ciones en la capital de El Salvador.
Fu6 Ministro de Costa Rica el licenciado don Leonidas Pacheco,
orador de alta nota, diplomrtico de excepcionales capacidades, quien,
poseido de lo trascendentail de la misi6n que se le habia encomendado,
puso en ella todo el contingent de sus energies, de su capacidad y de
su patriotism. Luch6 con tino y sac6 victoriosos los derechos de
Costa Rica.
El 27 de marzo de 1896 firm6 el senior Pacheco, a nombre del
Gobierno de Costa Rica, una convenci6n con el representante de Nica-
ragua, doctor don Manuel Coronel Matus, por medio de la cual las
altas parties contratantes se obligaron a nombrar, cada una, una comi-
si6n comjpuesta de dos ingenieros con el objeto de trazar y amojonar
debidamente la line divisoria entire las repiblicas de Costa Rica y

29
i








Nicaragua, seg6n lo dispuesto en el tratado Cafiae-Jerez, de 1858, y el
laudo Cleveland. Se solicit, ademis, del Presidente de Estados Unidos,
S. el nombramiento de un ingeniero para que integrara esas comisiones,
quien estaria investido de amplias facultades para decidir en cualquier
dificultad que se presentase y conform a su failo se ejecutarian inelu-
diblemente las operaciones.
* Una vez aprobada esa convenci6n por los Gobiernos de Costa
Rica y Nicaragua, se procedi6 a darle su debido cumplimiento, y S1oco
tiempo despu6s se traz6 y amojon6 sin ninguna dificultad la line
divisoria.
Como se ve, no fu6 a' choque de los aceros como se arregl6 esa
hist6rica cuesti6n de limits: fue, en primer lugar, mediante los nobTes
y patri6ticos esfuerzos de los pueblos del Guariacaste; y despu6s, y
muy principalmente, debido a la cordura de dos paises hermanos que
Sparecen haberse jurado ticitamente que entire ellos no se derramara
Sjamas una sola gotta de sangre.

Leonidas Briceno


Jarr6n de arcilla, decorado en negro y
blanco, en forma de florero. (Museo
Nacional).


30 -




V-; :.r


, .


,


Pa, rte eogafica


.












































B. Salin

P.z44


A. Da,


-1J Ai


P. Bi


JL A5


/ L


:~f


8W i


'
ii'
wpr ~
i


Ir




















LAGO DE















00or












OpIe




/I4 01
"ot















D13 N I eA1tIt R G UA















OR da






?1lp











B. Pablmares


V

Wradores



VzradoreSS` CC ~~l





te -' '-*

It
30' 0






%%









aratC
-.-'-'.




















aSA














171



play pga .410*N1 A 91
r*'4 Oilla P

Ste Rose ~ 'Ia .r *l ~ a






























































-z' Gdlri'
:;









-- '
4 1 I



.. St


din;



Il~q~ : ~'en ~ Ile







Owe~ -


de i





~E `2" /' 46





~;c~`Goac n-
We~,~~./ar.ea





















































z /





10 N.


(6


P. Guione:


MAPA


DE


GUANACASTE


POR VICTOR M. CABRERA


DIBUJANTE
ANTOLIN CHINOHILLA


1924


ESCALA: 1= 38.000


IMPRENTA Y LITOGRAFIA NATIONAL


4











Lepanto i


Inernacional

Provincial -* *-**--
Cantonal e**************
pNacinal B.a.*.a... ...--


Gigante


Gvrmwich


11~499,



























tite Interracional

ite Provincial
tite Cantonal
ino Naconal
mow Cantonal


oe**.eases .epese0
R Qna RR Ba


Lepanto


$c


Cabo


0-









b5*


Gigante


a 0
IL Pwfqmre


~rk'


3. CAldre


/ III


0p



0L


Lepanto 4


NAS


s 0. GOrmwieh


j ZO-A


--


m


r


JorpQ























Situaci6n, extension, &onfines


La rica y extensa provincia de Guanacaste ocupa todo el territorio
de la Rep6blica situado al noroeste de ella y constitute una preciosa
reserve para Il'evar alli una poblaci6n muchas veces mayor que la actual.
De una topografia privilegiada, se encuentran en esta region todas
las temperatures deseables, en donde podrian estar como en su propio
pais tanto el europeo como el habitante de las regions tropicales, por
la variedad de climas, de products naturales y de diferentes medios
para el desarrollo de todas las actividades humans.
Cuenta dicha protvincia dentro del extenso recinto de sus fronteras,
con 47.300 habitantes, en una superficie de diez mil kil6metros cua-
drados, (1) lo que por si solo da idea de lo diseminado de la poblaci6n.
Pero hay que tener present que en este aspect supera a las demis
provincias de Costa Rica, porqie si es cierto que la poblaci6n relative
de ellas Ilega y aun supera en las otras a la misma cifra de Guanacaste,
6sta no cuenta con un solo rinc6n de su suelo en donde no se haya ave-
cindado el hombre, 'mientras que las demis tienen extensicimas zonas
completamente inhabitadas.
Una 'igera comparaci6n hari ver el espacio con que cuenta Gua-
nacaste para recibir emigrantes en nimero considerable: la isla de
Puerto Rico, con sus 8.900 kilbmetros cuadrados, alberga una pobla-
ci6n de 1. 300.000 almas, con condiciones climat6licas muy semejantes
a la provincia de que tratamos.



La provincia de Guanacaste comprende lo que antes fu6 el Partido
de Nicoja y los pueblos de Bagaces y Las Cafias (hoy Cafias), depen-
dientes 6stos de la entonces jurisdlicci6n de Esparza (hoy Esparta).

(1) Trece mil kil6metros cuadrados, segiin el mapa de don Miguel Obeg6n, recidn
publicado por la casa Forest, de Paris.

S:- 33








Sus limits, pues, son tan antiguos como ella, quedando su territorio
comprendido entire la siguiente demarcaci6n:
Partiendo de la bahia de Salinas va ese limited por la line diviso-
ria international para Costa Rica y Nicaragua, hasta encontrar el rio
Haciendas, que desemboca en el lago de Nicaragua. Sigue aguas arriba
de este rio hasta su nacimiento en la cima de la Cordillera Volcinica
del Norte, para continuar hacia el sureste por esa cima, hasta encontrar
la Sierra de Arenal, que se vifurca al sur del volcin Tenorio con direc-
ci6n Este. El limited sigue por la cima de esta sierra hasta el cerro Indio
o montafia India; de aqui line recta a la confluencia de los rios
Negro y Arenal, para seguir aguas arriba del primero hasta su nacimien-
to en la cima de la cordillera de Tilarin. Continua luego por esa cima
para encontrar el nacimiento del rio Lagartos; baja por este rio hasta
!a desembocadura en el Golfo de Nicoya.
Las costas de dicho golfo y las del oc6ano hasta el punto de par-
tida marcan el resto de los confines de la provincia.
Hacia el sureste de la peninsula de Nicoya hay varias poblaciones
que administrativamente se han puesto bajo la jurisdicci6n de la provin-
cia de Puntarenas, pero geografica e hist6ricamente pertenecen a la de
Guanacaste.























Cantaro de arcilla, decorado a various
colors. (Museo Nacional).


34 -























(1 litoral


Ademis del privilegio de la variedad de climas y de producciones
naturales, cuenta Guanacaste con otro, que la pone ventajosamente,
aun mis," sobre las otras provincias: su extensa costa, sumamente irre-
gular, que le da ventajas para establecer en ella multitud de puertos
para el servicio international y para el cabotaje national.
Las costas del Pacifico de todo el pais comprenden una extension
de 440 kil6metros, de los cua'les 200 pertenecen a Guanacaste, quedin-
dole precisamente las mis apropiadas para e! establecimiento de los
puertos a que nos hemos referido en el pirrafo anterior.
Tal situaci6n hace de ella un territorio de facil acceso a su interior
por cualquiera de los rumbos, desde luego que facility la apertura de
muchas puertas para sacar de sus terrenos exuberantes la multitud de
products que alli pueden cultivarse.



En primer tirmino llama la atenci6n el extenso y tranquilo golf
de Nicoya.
"Al observer detenidamente el mapa general que comprende la
America Central, es ficil establecer una comparaci6n exacta y exponer
y deducir una verdad incontrastable; esto es, que de 'las cinco Rep6bli-
cas, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, esta
iltima ha sido la mis favorecida por la naturaleza".
"Parece, en efecto, que Cqsta Rica ha sido el nifio mimado por
el Creador, y .tiene derecho a decir a los navegantes: venid a mis aguas,
frecuentad mis costas y encontrar6is en ellas puertos, golfos y bahias
profundamente seguros y hospitalarios".
Asi se expresa el Capitin de la marina francesa M. Eliseo Fradin,
al comenzar un informed sobre el golf de Nicoya, del studio que hizo
en 1891, comisionado por el Gobierno de Costa Rica.


- 35









Geograficamente, dice el mismo autor, el golfo de Nicoya puede
rivalizar con los mis bellos puertos del mundo; y Costa Rica debe con-
siderar esta parte de su territorio como una de las mis ricas joyas de
su corona"
Los sondeajes de este golfo, en aquellos' lugares propios para la
habilitaci6n de puertos para el servicio international, que son muchos
y muy apropiados, dan un minimum de doce metros. Ademis de esos
parajes, quedan otros para puertos menores, que habrin de servir para
las pequenias naves que comunican a Puntarenas con el litoral guanacas-
teco, y cuyas principles ensenadas mencionamos a continuaci6n.
*

BAHIA DE BALLENA.-Se encuentra cerca de la entrada del
golfo y es la mayor de ellas. Vasta, segura y profunda, puede abrigar





















Cajita para alhajas, de arcilla deco-
rada. En esta figure se nota el tipo
egipcio. (Museo Nacional).
gran ndmero de barcos de alto calado. Resguardada contra los vientos
del norte y del oeste, es un refugio seguro para las naves, pues no se
debe temer a las corrientes areas del este y del sur, por cuanto rara
vez soplan allf, y cuando se sieten, no produce mar gruesa. Al fondo
de la bahia desemboca el rio Tambor, del cual se puede tomar agua
potable con facilidad. Al rededor de ella se ext-ende un valle de tierras
magnificas para cultivos propios de la region ardiente, cubierto en su
mayor parte por bosques de cedros, caobas y cocobolas. Sus alrede-
dores son sanos y libres de 'las fiebres palidicas.


36 -












BAHIA DE CURU.--Muy cerca de la anterior y sumamente
abrigada; propia para embarcaciones menores. Al fondo se extiende
el gran valle de ese mismo nombre, sano, f6rtil y con buenas condicio-
nes para el asiento de una poblaci6n de primer orden. Este valle tiene
facilidades para ser comunicado por medio de un buen camino con
Tambor, Paquera y Rio Grande.




BAHIA DE PAQUERA O DE RIO GRANDE.--Situada a la en-
trada del golfo, estA muy bien abrigada contra los vientos de todas
direcciones, por medio de las islas PAjaros y Cedro. Es tan important,
por su profundidad y extension, como la de Ballena, con la ventaja
sobre aquella de que se facilitaria para ser la puerta principal de comu-
nicaci6n con to-do el interior de la parte de la peninsula de Nicoya, mis
ficilmente que aquella. Su menor profundidad es de doce metros y
constantemente tiene mar tranquila. En su fondo desemboca el rio del
mismo nombre, del cual se puede obtener agua potable a pocos metros
de Ta desembocadura.

.s S

El trayecto de costa comprendido entire la isla Venado y el saliente
de Barrugate encierra un ancho golfo, que el senior Fradin describe asi:
"Toda la costa comprendida entire estos dos puntos es pantanosa
y esta cubierta de manglares. Los bancos de tierra se prolongan a mis
de una milla y la sonda acusa fondos muy pequefios y escabrosos. En
marea alta s6lo los barcos de pequefio cabotaje pueden acercarse a tie-
rra y los botes, abordar !a playa. El rio Morote, que desagua en el
golfo, no tiene importancia, pero si el rio San Pedro que permit alas
embarcafiones de cuatro pies de calado remontar algo el curso".
En este mismo golf desemboca el rio Nandayure y tanto la rada
de 6ste como la del Morote fueron de grande importancia durante la
denominaci6n espafiola; en ellas estaban los puertos principles del en-
tonces Partido de Nicoya, por los cuales se hacia todo el trifico entire
aquella jurisdicci6n con el resto de la colonia.
En 1599 existia en Nandayuri (Nandayure) un astillero, en donde
en aquella fecha se construian varias naves, bajo la direcci6n del enton-
ces Alcalde Mayor de Nicoya don Diego Pelaez, delegado en ese cargo
de don Fernando de la Cueva, nombrado para Gobernador de Costa
Rica y Alcalde Mayor de Nicoya en 1593.


- 37









En ese mismo golfo se encontraba en aquella epoca el puerto co-
nocido con el nombre de Embarcadero del Capitan Alonso de Encino,
que estaba en Ia desembocadura del rio Nandayure.
Tambin existi6 otro astillero sobre el rio Morote, que, como el
anterior, debi6 haber sido de gran importancia para la colonia.
Eso nos esta indicando que en la epoca a que nos hemos referido,
el golfo mencionado debi6 de tener muy buenas condiciones para el
establecimiento de puertos en sus orillas, que ahora se han perdido
debido a las malesas depositadas alli por las aguas marinas y por las
corrientes de los susodichos rios.





O .














Bols6n.-Embarcadero.

En esta misma ensenada se encuentra actualmente Puerto Thiel,
de trafico important. La isla de Chira, situada frente a este golf,
constitute un abrigo de primer orden para la ensenada, contra los vien-
tos del este, desde luego que la cubre en toda su extension.

S* *
** *

ESTERO DE NACAO~E.-De la ensenada anteriormente descri-
ta en adelante, hacia el noroeste, la costa esta llena de manglares, con
infinidad de bancos que ofrecen otros tantos peligros para la navega-
ci6n, hasta llegar al Ilamado estero de Nacaome, en la desembocadura
del rio de ese mismo nombre.
"Nacaome es un estero hermosisimo, en comunicaci6n con otros
muchos que van en distintas direcciones por entire los manglares que han
invadido el golfo", con una longitud de 15 kil6metros, aproximada-
mente.,


38 -









Sobre ese estero se encuentra Puerto Jes6s, por el que se hace casi
todo el trifico entire Puntarenas y Nicoya. Este puerto se pens6 en
sustituir con el de El Astillero, por prestar mejores comodidades, pero
el proyecto no se 1'lev6 a cabo.
El Astillero, conocido durante el coloniaje por Embarcadero del
Astillero, debi6 de haber tenido tambi6n much importancia en aquella
6poca, igual que los situados en las desembocaduras de los rios Nan-
dayure y Morote.
Aqui hubo tambi6n otro astillero, de donde quizI le proviene el
nombre que actualmente tiene, y que durante la denominaci6n espafio'a


Manzanillo.-Cargando madera.


se conocia tambien por Puerto de Santa Catalina. Este embarcadero
queda situado cerca de la desembocadura del rio Nacaome, aguas arriba.
En el afio de 1687 entraron por este puerto y remontaron el rio
los bucaneros que asolaron toda la region de Nicoya, de cuyas hazafias
dej6 una narraci6n Revenear de Lussan, traducida por el historiadol
don Ricardo Fernandez Guardia.




Tambien se encuenWan en la costa Guanacasteca del Golfo de
Nicoya otras ensenadas, de menor importancia que las citadas, entire la
que podemos mencionar las de Gigante, Lepanto, Coroza', San Pablo,
Tambor, Murci6lagos y Boquerones..


- 39


I' ---
;
1


~BSr ~, 1









El Golfo de Nicoya fu6 descubierto en 1519 por HernAn Ponce de
Le6n y Juan de 'Castafieda, tenientes de Pedrarias DAvila, Gobernador
y CapitAn General de Castilla de Oro, nombre que tuvo el territorio de
las hoy repdblicas de Costa Rica y Panami.
"Fundada la ciudad de PanamA, dice don Ricardo Fernandez
Guardia, el 15 de agosto de 1519, sali6 poco despu6s Espinosa (Gaspar
de Espinosa) con 115 hombres en los dos navios mencionados y dos
canoas grandes, Ilevando por pilot mayor a Juan de Castafieda, marino
de gran reputaci6n. Por causa del mal tiempo tuvo que arribar a Burica,
y como las embarcaciones estaban muy cargadas de espafioles e indios,
determine quedarse alli con parte de la gente, en tanto que Juan de
Castafieda y Hernin Ponce de Le6n continuaban el descubrimiento por
mar con cuarenta hombres.
De Burica pasaron los navios al golf de Osa, hoy golf Dulce, y
a la comarca de Cuchiras, pero Hernin Ponce no se atrevi6 a desembar-
car por la fiera actitud de los indios. Siguiendoc adelante, fueron a parar
los descubridores a un golfito al cual llamaron San Vicente (antiguo
puerto de Caldera), situado dentro de otro muy grande Heno de islas.
Los naturales no mostraron aqui mejor disposici6n, y numerosos gue-
rreros, montados en canoas, rodearon los barcos en actitud belicosa, en
tanto que en la playa aparecian muchos mis tocando trompetas y ha-
ciendo gestos de amenaza. Con el disparo de dos cafionazos se pusieron
en fuga. Sin embargo, Castafieda y Ponce de Le6n resolvieron regresar,
despu6s de haber apresado tres o cuatro indios, yendo a reunirse con
Espinosa..."
A este golf de Nicoya los descubridores dieron el nombre de San
Licar o San Lucas y de Orotina, con los que fu6 conocido durante mu-
cho tiempo. Los naturales lo denominaban Chira.




Hacia el norte de las costas guanacastecas del Pacifico se extiende
el tumultoso golf de Papagayo, de aguas constantemente agitadas por
los fuertes vientos que alli soplan de diferentes direccones.
Tiene este golf infinidad de ensenadas, que seran para los mari-
nos verdaderos oasis, por la tranquilidad de las aguas, el dia que se
habiten en ella puertos de mayor escala.
Las principles de esas ensenadas se denominan bahias de Salinas
o de Bolafios, de Santa 'Elena y de El Naranjo y golf de Culebra.
Esta 61tima es la mis important de todas; sobre ella se' expresa
en los siguientes t6rminos el senior Fradin, antes citado:
"DespuBs del Golfo de Nicoya, dirigi6ndose hacia el norte, el Gol-
fo de Culebra es el mas grande que se encuentra. (Costa del Pacifico)".


40 -









"Puede decirse sin exageraci6n que la configuraci6n de sus costas
es a prop6sito para la creaci6n de un gran puerto de guerra y de co-
mercio, pues puede abrigarse alli la armada mis grande de Europa".
"EstA cerrado al norte por la Punta Mala y al sur por la Punta
Cacique y las islas de este nombre o Viradores del Sur".
"Ning6n peligro se encuentra lejos de sus playas; los pocos arreci-
fes que se hayan estin cerca de tierra y son faciles de evitar" .
"En todas parties se encuentran buenos fondeaderos, bien abriga-
dos contra el mar, con una profundidad hasta de veintiocho metros y
buena agarra para las anclas".
Varias bahias hay en el interior de este gollfo, que ofrecen seguro
abrigo a las embarcaciones; los vientos no pueden agitar sus aguas, que
son sumamente tranquilas.





















Anfora de arcilla. Precioso vaso del
tipo isla de Chira, de artistic aca-
bado. (Museo Nacional).
Entre las ensenadas del, interior, merecen especial menci6n la Ila-
mada bahia de Culebra, la mejor de todas, pero que adolece del de-
fecto de tener la playa mis baja que el nivel del mar, por lo que en las
grandes mareas entran las aguas y dejan alli lagunetas, que hacen del
Tugar un paraje sumamente palidico. Tal inconvenient es ficil de
remediar, mediante la construcci6n de un tajamar.
La bahia de PanamA, tan profunda como la anterior, aun cuando
un poco mreno extensa.
La bahia Cacique, sobre la cual esti la pequefia poblaci6n de ese
mismo nombre,


- 41









Y por 61timo, la bahia de El Coco, que ocupa el segundo lugar de
las mencionadas, aun cuando estA algo menos cubierta de los vientos
que todas ellas. En esta bahia se encuentra el pequefio puertecito del
mismo nombre, en donde esta instalado un resguardo fiscal.
Al fondo del golf de Culebra se extiende un valle, resguardado
de tierra, si cabe la expresi6n, por una parte de los cerros de Sardinal,
de los que bajan corrientes de excelentes aguas potables, que prestan
al lugar condiciones de primer orden para un excelente puerto en aquel
paraje. De Culebra a Liberia hay un camino carretero y a ese higar va
a terminar el proyecto de ferrocarril que saliendo de San Jos6, recorre
las llanuras del noroeste del pais, para lanzar un ramal hacia la ciudad
de Liberia, pasando por la depresi6n menor de la Cordillera Volcinica
del Norte.
Todas esas ensenadas son constantemente frecuentadas por barcos
de gran calado, especialmente veleros, que van alii a cargar maderas.




La importancia del golf de Culebra es conocida desde hace mu-
cho tiempo. No se explica de otra manera el hecho de haberlo visitado,
en viaje expresamente a ello, el naturalista Carlos von Seebach en enero
de 1865, quien de ella dej6 la siguiente relaci6n:
"Hice una excursion a la Bahia de Culebra. El camino es bastante
mon6tono hasta llegar al Tempisque; se distinguen los Ilanos y parches
de bosques aislados. Se divide en tres parties igua'es por las haciendas
Tortugas y Las Ventanas. Pasamos el Tempisque en el Paso de la
Junta, llamado asi porque el rio Colorado desemboca muy cerca y hacia
arriba. Aqui el paisaje es muy bello. El rio tiene en este lugar 300 pies
de ancho y es dificil pasarlo; hay todavia muchos lagartos. En la ribera
derecha el camino nos conduce por un trecho corto, a una pequefia
llanura de la misma altura que la de la ribera opuesta; pero repentina-
mente hay que subir una cuesta parada que tiene various centenares de
pies, hasta ilegar a otra llanura mis elevada en donde estan los "Llanos
de la Hacienda Culebra".
"El terreno esta formado por fonolita. Dqsde las asas de la ha-
cienda, que estin situadas en medio de la meseta, cabalgu6 hasta la
pendiente que esta sobre la Bahia de Culebra y goc6 de la grandipsa
vista sobre la bahia. Al sur se levanta la montafia de Sardinal, mientras
que al norte, hasta la Bahia de Santa Elena, todo es piano. Se dice, sin
embargo, que hay alli una depresi6n por la cual se puede Ilegar desde
Liberia al Puerto Liberia sin pasar ninguna cuesta, pero yo no pude
visitar ese paso y tuve que regresar a Liberia por el mismo camino"


42 -












Al norte del anterior golf se encuentra la bahia de Santa Elena,
de condiciones semejantes a las del golfo de Culebra, aunque es mis
abierta y en consecuencia, esti algo azotada por los vientos y separada
por una mayor distancia de la ciudad de Liberia y principles pobla-
ciones de la region, no teniendo cercana a ella ninguna de importancia
mayor.
Santa Elena estA separada de Culebra por el cabo o peninsula de
Santa Elena, que la cierra por el sur; por el norte le queda la punta o
peninsula Descartes. Dentro de esta ensenada se encuentran otras va-


Jarr6n de arcilla pulida interior y ex-
teriormente, decorado a dos colo-
res y destinado a adorno. (Museo
Nacional).
rias, siendo las principles la bahia de Juaquiniquil, al norte, y la de
Playa Blanca, al sur, separadas ambas por el promontorio de este Ilti-
mo nombre.i





Por iltimo, en el limited de la costa guanacasteca, se encuentra la
bahia de Salinas, encerrada por la punta Descartes, ya mencionada.
Esta bahia es conocida tambien con el nombre de bahia de Bolafios o

43









de Salinas de Bolafios. Tiene figure de una elipse, de fondo limpido,
sin embarazo alguno para embarcaciones aun de gran calado, con la
especialidad de que tales embarcaciones pueden arrimar muy cerca de
la costa, debido a la profundidad del mar.
El centro de la bahia de Salinas marca el punto de partida la linea
astron6mica que sirve de limited a Costa Rica y Nicaragua. Si se Ilegase
a abrir el proyectado canal de Nicaragua, es indudable que la bahia
de Salinas esta llamada a desempefiar un important papel' en el trffico
maritime, pues la formaci6n de un puerto de primer orden sera alli de
necesidad imperiosa.
Tanto esta bahia como la de Santa Elena y el golfo de Culebra,
Ilamado mis comunmente habia de Culebra, es rica en liacimientos de
concha perla, y de esos mares se han extraido y se extraen ingentes
riquezas, por empresas de buserias que explotan ese negocio y que es
una fuente de riqueza para la provincia y para el pais entero. Tambi6n
se cargan en ella ricas maderas que se explotan de los bosques cercanos,
aun cuando 6stos se estin alejando de las costas.
El resto de la costa del oc6ano Pacifico esta lleno de ensenadas,
que aun cuando son mas reducidas que las descritas anteriormente, no
dejan de tener alguna importancia para la formaci6n de puertecitos que
habran de ser la puerta de salida de las innumerables riquezas atesora-
das en la region occidental de la peninsula de Nicoya, cuando se em-
prenda la explotaci6n en mayor escala de esa region.


a

La peninsula de Nicoya ostenta la figure de un paralelogramo,
una de cuyas bases, la mayor, descansa sobre el oc6ano Pacifico. Esta
secci6n de costa esti arqueada hacia el occidente, encontrAndose el lu-
gar mas saliente en punta Guines.
Las puntas que demarcan los cuatro Angulos del mencionado
paralelogramo son: cabo Blanco, el m6s meridional; punta Boquerones,
a la entrada del golfo de Nicoya; Morro Hermoso y punta Gorda. En-
tre estas dos 6ltimas estan las bahias de Brasilito, Potrero y Zapotal,
que como -todas 'las demis, son refugios seguros para las empresas de
pesquerias.
AdemAs, tenemos las puntas Virador Norte y Virador Sur, que
cierran la bahia de Culebra y que le sirven a esta ensenada como rompe
olas natural.
Los demis salientes y bahias de importancia en esta costa, ya han
sido mencionados anteriormente.

*
a a


44 -









Cerca de sus costas cuenta la provincia de Guanacaste con multitud
de islas e islotes, deshabitados todos ellos, con excepci6n de Chira y
San Lucas.
Las islas que se encuentran dentro del Golfo de Nicoya estin bajo
la jurisdicci6n administrative de las autoridades de Puntarenas, pero
geogrificamente son parte del territorio guanacasteco. La proximidad
de ellas a este territorio es una de las razoys para considerarlo asi.
Frente a cabo Blanco esti el islote de este mismo nombre. Es una
roca que se eleva como a seis metros del nivel del mar, con escasa y
escueta vegetaci6n; durante la baja marea se comunica con tierra fire
por medio de un banco rocalloso. Sus alredores constituyen un peligro
para la navegaci6n, por los tantos arrecifes que alli se extienden.
Frente a la bahia de Curi estin las islas de Jasper y Alcatraz, de
las mismas condiciones que la anterior, pero un poco mis separadas
de la costa.
Viene luego el grupo de Los Negritos, tambi6n rocalloso y de
vegetaci6n raquitica.
Al norte de este grupo esti la isla del Cedro, de suelo firtil, con
frondosa vegetaci6n, muy buenas aguas y excelentes condiciones para
ser habitada. Alli se intent establecer un lazareto y hasta fueron
construidos los edificios del caso, en 1899, pero nunca se 'lev6 a cabo
tal cosa. Esos edificiQs se encuentran en complete ruina y terminarin
por desaparecer.
Estin un poco mis al norte los grupos de las de Pajaros, la de
Pan de Azicar y Barrigona, tambien rocosas y sin vegetaci6n de im-
portancia. Estas islas cierran el canal entire San Lucas y la costa de la
peninsula.
La isla de San Lucas queda frente a Puntarenas, hacia el OSO. y a
unos veintisiete kil6metros de ese puerto y dos de la costa de Nicoya.
En ella esti establecido el presidio desde 1873. Es de suelo algo f&rtil,
produciendose muy bien maiz, frijoles, cafia de azicar, plitanos, yucas,
frutas y otras plants que cultivan los presidiarios para el consume de
los mismos.
En esta isla solamente se encuentra un pequefio riachuelo, que va
a desembocar hacia la parte occidental de ella, en el lugar denominado
La Lecheria.
Para el servicio del presidio hay cria de ganado vacuno, caballar
y cerdoso, aves de corral, un buen trapiche movido por fuerza de san-
gre, edificios de madera y excelentes caminos carreteros que la atravie-
san en todas direcciones.
El agua potable se toma de various pozos de poca profundidad.
Las costas son muy irregulares y en su totalidad bajas y arenosas.
Hacia el norte esti una extensa bahia, al fondo de la cual queda el
desembarcadero ,del presidio. En la parte occidental se encuentra otra,


- 45










denominada Tumbabote, a la cual van las naves, generalmente las
nacionales, a reparar y limpiar el casco, por 'lo extenso de la playa y
la facilidad que presta para esas operaciones.
Al norte de San Lucas estin las islas Caballo, Bejuco y Venado.
En la primera abundan las maderas de ebanisteria, pero no se pueden
explotar, seg6n el senior Fradin, por las dificultades de la costa para el
embarque. Bejuco no ofrecdnada de particular desde el punto de vista
commercial o agricola. La isla de Venado "merece atenci6n especial, ya
porque el terreno es a prop6sito para la agriculture, ya por la abundan-
cia de sus pastos. Es de facil acceso y todo hace career que en tiempo
no lejano hubo alli plantaciones, hoy abandonadas. Tiene muy buena
agua dulce y es abundante en caza, pero si se recorre la punta OSO.,
hay que cuidarse de las culebras que abundan en la playa".




















Un paso sobre el rio Piedras, camino privado entire Monteverde
y Cuipilapa.

En la isla de Caballo hubo una cria de ganado vacuno y caballar,
que fu6 abandonada no sabemos por que motive. Por diferentes puntos
de la isla se encuentran esqueletos de animals de esas especie1, que han
fallecido por falta de cuido y por exceso de edad.
Hay tambien plantaciones de arboles frutales, especialmente de
naranjos, limoneros, limas, toronjas y cidras. Se nota que estos frutales
han sido plantados por la mano del hombre.
La is!a de Chira es la mayor de las situadas en el golfo de Nicoya
y sus condiciones se prestan para la agriculture, la ganaderia y la fabri-
caci6n de sal. Esti habitada por unos doscientos vecinos, que se dedi-


46 -









can a las actividades mencionadas y a la pesqueria. Antes existian en
ella bosques del Arbol de' mora, que han sido talados para la exporta-
ci6n de la madera. A sus costas pueden 'legar y fondear barcos de gran
calado, tanto por la profundidad del mar como por lo tranquilo de las
aguas. El agua potable se encuentra alli con facilidad y en relative
abundancia.
En esta isla hay grandes extensions de vetas arcillosas de muy
buena ca'lidad para la fabricaci6n de objetos domesticos y de lujo.
El historiador don Gonzalo Fernandez de Oviedo refiere (1522)
que en aquella isla se fabricaba loza de excelente calidad: plates, escu-
dillas, cantaros, jarras y otras vasijas muy bien labradas y primorosa-
mente decoradas con variados colors, objetos que muy bien podian
ser regalados como rico present a cualquiera de los principles europeos.
La ceramica fu6, pues, una de las principles industries de los
habitantes indigenas de esta isla, y nuestro Museo Nacional es rico en
objetos de arcilla de esa procedencia.
Traslad6monos ahora a !a costa del Pacifico, de la provincia de
Guanacaste, en donde hay algunas islas.
En el centro de '!a bahia de Salinas se encuentra el islote de ese
mismo nombre, con frondosa vegetaci6n. En el golfo de Culebra, el
grupo denominado los Morros, que cubre la entrada de la bahia de
Playa Blanca. A! sur de la peninsula de Santa Elena queda otro archi-
pi6lago, sobresaliendo las islas de Cocinera, Pelada y San Jos6. Por
iltimo anotamos las islas Catarinas, al sur de Punta Gorda.
Todas las islas mencionadas en el pirrafo anterior tienen esp!nndi-
da vegetaci6n. En sus costas se crian diferentes species de moluscos y
todas ellas constituyen estaciones o bases de acci6n para los pescadores.


Isla del Toro, en el estuario del rio Tempisque, rica en carbonatos de cal.
47






















Ef sistemx orojrcifico


La orografia de Guanacaste present una particularidad muy cu-
riosa. Todo el sistema montafioso corre hacia los perimetros de la
provincia, sirvi6ndole de muralla, como si dij6ramos, para protejerla
de los peligros exteriores.
"La formaci6n de los terrenos de Guanacaste se presta a studios
series con respect a los periods en que tuvieron origen. La especial
conformaci6n de las capas geol6gicas y las classes del suelo, que apa-
rece de una misma naturaleza en extensisimas zonas, harian poco di-
ficil la determinaci6n de los components de las primeras y la edad
relative de cada region.
Hay Ilanuras cuya superficie es arenosa, cual si hubieran servido
de lecho a un mar. .Los rios carecen de piedras generalmente, y su
alveo tambi6n es arenoso.
Colinas enteras, reunidas en cadenas, son de formaci6n caliza,
con exclusion de otras sustancias; y en various lugares se hayan cantos
erriticos y piedras de naturaleza ignea, o sea eruptivas.
La provincia de Guanacaste present en general el aspect de una
inmensa llanura no modificada, en trechos largisimos, por una sola
desigualdad del terreno.
Las montafias poco elevadas que se ofrecen a la vista, a contar
desde el valle de Nicoya hacia el N., E. y O. no alteran la fisonomia
del suelo en toda su exte'nsiBn.
Los rios corren casi al nivel del terreno, de lo cual result que 6ste
se inunda durante la estaci6n lluviosa, y se present entonces como
vastisima laguna que carece de desagiies.
Para dar una idea de las planicias guanacastecas, que parecen ni-
veladas artificialmente, creemos bastante decir que los rios no presen-
tan corriente, sino que sus aguas se deslizan sin percibirse, como si es-
tuvieson estancadas. En todos ellos se ven centenares de aves de caza,
las cuales por no ser perseguidas en aquellos lugares, no huyen a la
vista del hombre".

49









Las anteriores palabras, consignadas en un studio sobre la pro-
vincia de Guanacaste hecho por el licenciado don Francisco Montero
Barrantes, se han venido a confirmar por otros verificados posterior-
mente. El mis reciente de que tenemos noticias es de la comisi6n
de ge6logos e ingenieros, encabezada por Mr. Donald Mac. D9nald,
en 1917. Este detenido studio, que sentimos no reproducir por el
poco espacio con que contamos para estos apuntamientos, vi6 la luz
pdblica, traducido al espafiol, en la "Revista de Costa Rica", en various
numerous corresponclientes al afio 1922. Alli se resume que todo el
suelo de esta provincia es esencialmente de formaci6n caliza, de capas
sedimentarias, tercianas, superpuestas sobre rocas cristalinas, a--veces,
o sobre capas calizas, otras.
El sistema montafioso guanacasteco comprende dos parties: el ge-
neral que se extiende a lo largo de la line divisoria con la provincia
de Alajuela, por cuya cima va esa linea, y el costero, que va a poca
distancia del litoral del Pacifico y Golfo de Nicoya.
El primero empieza en el macizo del Orosi, y forma parte del ge-
neral de todo el pais. Lleva direcci6n N. E., para terminar en la de-
presi6n que separa esta cordillera con el macizo del Pois. Este sistema
se conoce con el nombre de Cordillera de Guanacaste, y comprende
dos secciones a su vez: la Cordillera Volcinica del Norte y los Cerros
de los Guatusos o de Tilarin, mas comunmente conocidos por este il-
timo Iombre.
La primera secci6n es la mrs elevada y comprende los macizos
del Orosi, Rinc6n de la Vieja, Miravalles y Tenorio. Omitin.os refe-
rirnos aqui a cada uno de ellos, porque mis adelante lo haremos ex-
tensamente.
Los cerros de Tilaran empiezan despu6s de la depresi6n situada
al S. E. del Tenorio. Son ricos en minerales de oro, explotados en la
6poca precolombina por los habitantes de esta region y relativamente
reciente, por fuertes empresas que se han establecido dentro y fuera
del pais.
La Cordil'era de Guanacaste marca la division de las aguas en
dos vertientes: la del lago de Nicaragua y rio San Juan y la del golf
de Nicoya.
El sistema costefio se desprende desde el Este del volcin Orosi
y constitute una series de macizos y colinas cde poca elevaci6n.
Los del Norte, que corren a lo largo de la costa del golfo de Cu-
lebra, se conocen con el nombre de cerros de Sardinal, que son ricos
en minerales de cobre.
Al Sur de los anteriores y en la peninsula, se extienden los cerros
de San Blas. 01 Oeste de la villa de Nicoya estos cerros forman un
macizo, del cual se desrrenden los cerros de Quirimin, de las Cruces
y de San LAzaro. Poco al Sur este macizo forma. una depresi6n, para


50 -









dar paso al rio Nosara, empezando un ramal que se internal en'la penin-
sula, hacia el Sureste, para juntarse en su extremidad con los cerros de
la Hoz, tomando el nombre de cerros de Habana, de las Huacas y de
Nandayure, segin la localidad por done pasan.
Los cerros de la Hoz van desde Cabo Blanco hasta Paquera, de
SE. a NO., para unirse con los Cerros de Quirimin.
"Desde el rio Las Piedras hasta el Tempisque se extiende una
series de colinas calcareas de poca elevaci6n, con los nombres de Cerros
de Catalina, de Naranjo y de Sarnoso. Ademis de la piedra caliza,
contienen abundantes marmoles cuya explotaci6n no se ha intentado
todavia." (F. Montero Barrantes).
Estos cerros, los de Balilena, al otro lado del Tempisque, y los de
Guis, al Oeste del rio -Las Palmas, dividen los llanos guanacastecos en
dos parties, formando asi la meseta deNicoya, situada al Sur, y la que
se extiende hacia el extreme septentrional de la provincia, que podria
denominarse meseta de Liberia.












-I;


Porr6n de arcilla, decorado a various
colors. Se usaba en las grande
fiestas para el reparto de chicha.
(Museo Nacional).


- 51























E1I volcarn Orosi


El nombre de este macizo es el de un cacique que habitaba en sus
faldas. Este nombre se consigna por primera vez en la relaci6n que
hace Andres de Cereceda, Tesorero y compafiero de Gil GonzAlez DA-
vila, durante el viaje verificado por 6ste en 1522 y 1523 al territorio
de Costa Rica, en today 'la extension del litoral del Pacifico.
El primer studio de este volcAn es del doctor Carlos Sapper, en
febrero de 1899, que no fue publicado sino hasta 1913. De ese studio
son los siguientes pArrafos:
"El monte Orosi, ascendido por mi el 19 de febrero de 1899,
tiene pr6ximamente, segin mis medidas barom6tricas, 1600 metros de
altura; el mapa le asigna 1583, y Pittier 1517 metros.
Las grandes cantidades de musgo que en las altas regions del Oro-
si cubren todos los troncos hasta el double de su diAmetro, indican la
extraordinaria humedad del aire, y la frecuencia de las Iluvias y nieblas
que reinan allf. Mientras en las parties mas profundas hay magnificas
selvas virgenes humedecidas por la Iluvia, con numerosas pequefias pal-
meras y aun algunos bamb6s, las altas pendientes estin cubiertas por
una mezcda de arbustos de vaccinee" y "ficus" casi impenetrable, que
dificulta la ascensi6n a la montaila.
Debido a la compact vegetaci6n es muy dificil formarse una idea
exacta del relieve topografico del cerro, pues 6sta oculta por complete
su estructura geol6gica; sin embargo, pude reconocer que el monte
Orosi constitute los restos de un volcAn muy .destruido, con un gran
crater roto al W. SW. y de la forma de un crater de roca. Seg6n v
Frantzius, esti caracterizado por dos picos que se hayan muy cerca uno
del otro; no pude comprobar eso y me inclino a career que v. Frantzius
ha confundido el volcin Orosi, con el cerro c6nico que esti al S. E. de 1l.
El volcin aparece extinguido hace ya much tiempo, y cuando
lei en Squir que este volcin estuvo extraordinariamente active durante


- 53









los terremotos de Nicaragua, en mayo *de 1844, tuve que pen'sar que
probablemente fue otro volcan distinto del Orosi, que yo subi, tal vez
el cono del S.E. mencionado por mi anteriormente.
En 1850 describe Frobel: "A la izquierda del Ometepe el ojo sigue
una linea costanera cubierta de bosques, detrAs de la cual, en territorio
de Costa Rica, se eleva una oscura cadena de montafias. En el l6timo
afio sus cimas vo'lcnicas alumbraron a menudo el lago (el: de Nicara-
gua) durante la noche, con sus llamas y corrientes de lava".
Estoy seguro que el Orosi que yo ascendi no fue el que estuvo
eventualmente en actividad, sino que probablemente fue su vecino el
Ric6n ,de la Vieja. Hacia el S.S.E. hoy dos pequefias elevaciones
cuya constitudi6n no me fue possible teconocer debido a la densa vege-
taci6n, pero probablemente sean conos paricitos. Hacia dl W., en los




















El rio Bebedero a su paso por la hacienda Taboga.

(iltimos tiempos corrieron unas poderosas corrientes de lava, entire las
cuales una se avanza lejos, en la sabana de las tierras altas. La roca
del Orosi es, seg6n determinaci6n del Dr. Klautzschs, andesita anfi-
b6lica.
No ha sido estudiado todavia el cono de lava Ilamado Cerro de
la Hacha (614 m.) all W. del Orosi. De aqui sigue, seg6n Pittier, una
ramificaci6n al Cerro de la Cruz, en el rinc6n del Este, que forma el
rio Sapoa con la orilla del lago de Nicaragua. Como a diez kil6metros
al Oeste del Orosi se levanta en la margen de la cordillera un monte
de contornos sencillos, cuya cumbre ha sido cortada y que tiene en su
falda Sur una colina con la cima truncada del mismo modo; supongo


54 -








sea un volcan con un cono parAsito. Wagner habla de los dos Orosi
y pienso que probablemente se refiera a estos dos conos".
Antes de tenerse los apuntes del doctor Sapper, todo lo que se
habia escrito sobre este volcAn era por referencia, pues no se habia
verlficado ningdn ascenso a M1 antes de la efectuada por dicho sabio
alemin.
En abril de 1923 hizo una ascensi6n al volcin el professor don
Otoniel Vega, director de la escuela de La Cruz. De esta ascension, el
senior Vega public lo siguiente:
Desde hacia much tiempo venia oyendo decir que era impossible
subir al Orosi y hasta en una geografia lei que '"la salvaje y densa ve-
getaci6n que cubre las faldas y cumbres imposibilita el ascenso"


SMACIZO EM OROSI

ESCALS4.1 DO


0 E


OROSI11


* Go0


qqr'1.

CACAO
"h
~1g~ t-8uii


Converlando con don Carlos y con don Ra6l Barrios me informa-
ron que ellos habian hechos dos tentativas de legar a la cima y que
habian fracasado porque los companieros echaron pie atris y porque
en pleno mes de abril les cay6 un largo y fuerte aguacero.
Por otra parte, los campesinos superticiosos me decian que el vol-
cAn se enfurecia cuando alguien trataba de Ilegar a su cima y me ha-
blaban de retumbos, temblores, etc.
Tambien se escuchan muchas leyendas respect a 61. Se dice que
un fraile pretendia ascender y que entonces el coloso comenz6 a return-
bar y a moverse. Que el cura dijo a sus compafieros: "Este volcAn debe
tener minas de plata", y se oy6 una voz misteriosa que contestaba:
"Plata no, oro si". De alli el nombre que lieva..
55


-* _____ ^- a ^ -- .








Desde el corridor de la escuela diariamente lo contemplo, gene-
ralmente con la c6spide envuelta en nubes, raa vez despejado. -De le-
jos parece inaccesible, se ven grandes derrumbaderos, profundas cafia-
das, cortes verticales, selva tupida. Resuelto a resolver el enigma de la
cumbre, organic una expedici6n. Llegado el dia de la partida, este
compafiero acobarda, el otro pone pretextos; por fin me junto con
cinco; son ellos Tobias Cortes, Antonio Barth, Justiniano Zamora, Die-
go M6ndez y Emiliano Morales. Llevamos provision para ocho dias.
Montados en sendos caballos salimos al atardeoer del 17 de este mes
(abril de 1923) a dormiir a Orosi, hacienda de don Luis iMorice, que
esti vecina al volcin. La mariana del 18 la empleamos en examiner
las faldas, para ver por que lado debemos Ilevar a efecto la ascension.
Tres son las rutas que se pueden seguir: por Mata Redonda, que da
acceso al cerro del Cacao, de donde se puede pasar al Orosi; la
desechamos por larga; por Llano Largo, menos empinada pero con'
muchos canforros, y por el Pedregal, Ilano que conduce a un filete que
parece llegar hasta la cima. Nos aventuramos por este 6ltimo lugar.
De la hacienda al Pedregal tardamos dos horas a caballo. Nos provee-
mos de agua en un riachuelo que 'laman Las Yegiiitas, por si adelante
no la encontramos, como en efecto nos ocurri6. El Pedregal es un
Ilano de muchas hectireas de extension, cubierto de zacatales y de mi-
Sles y miles de piedras de todas formas y tamaiios De aqui devolvemos
las caballerfas y continuamos 'a pie: la brijula nos dice que tenemos
que marchar hacia el N. E.; el term6metro marca 27 grades centigra-
dos. Donde comienza la selva ya escasean las piedras; la maleza es
rara y avanzamos facilmente abriendo un sendero con el cuchillo. He-
mos caminado una legua y ya hemos subido 500 metres, como 1000
mnetros del nivel del mar. Observo e~, term6metro y marca 22 grades.
Acampamos, pues la noche se nos viene encima.
Del lugar donde pernoctamos para adelante, el terreno va en' ma-
yor desnivel; a uno y otro lado se observan grandes precipicios; mar-
chamos sobre un lomo poco ancho que ,e estrecha en parties hasta el
tanto de una vara. Los Arboles son menos altos y menoy col:udos; los
matorrales comienzan a espesarse y a dar trabajo al que va abriendo
la ruta. De pronto nos sentimos en la cima; una espesa nube nos en-
vuelve; el term6metro ha descendido hasta 15 grades; la brdjula ya
no marca el N.E., vamos directamente hacia el E., hacia donde se adi-
vina el punto culminante; el viento sopla con gran violencia; camina-
mos sobre una alfombra de races cubierta de liquen y de musgo; estas
cript6gamas cubren aqui a todos los pigmeos arbolitos desde las races
hasta las 6ltimas ramitas. Cosa digna de notarse es que unas races se
agarran al suelo con feroz tenacidad, mientras que otras se entrelazan,
formando tupida red, oponi6ndose con 6xito a las embestidas del viento
huracanado.


56 -








Con dificultad nos abrimos brecha por entire la vejetaci6n exu-
berante; subiendo por una especie de graderia de musgos y de raices
y sosteniendonos en los troncos de los arbolitos, Ilegamos a la meta.
Son las diez horas y el term6metro marca 13 grades. La cima que he-
mos -ecorrido es larga y angosta; a la derecha e izquierda se abren
vertigiposos abismos. Nada de crater; suponemos que est6 en las fal-
das y ya cubierto de vegetaci6n
Los panoramas que desde la c6spide se contemplan son bellos
sobre toda ponderaci6n, aunque la niebla s6lo por instantes nos per-
mitia ver a lo lejos, los paisajes que hicieron a nuestra retina dejar un
recuerdo imborrable".
Con motive de la descripci6n anterior, el ingeniero don Ricardo
Fernandez Peralta crey6 oportuno publicar algunas aclaraciones sobre
este macizo, de las cuales son los pArrafos que siguen:



















Desembarcadero de Puerto Ballena, sobre el rio Bols6n, en la
ribera izquierda.

"Por las citas anteriores se ve que hace diez aiios muy poca cosa
sabiamos del Orosi. El volcin permaneci6 inexplorado hasta 1899, y
la narraci6n de esta ascensi6n vi6 la luz sino en 1913. A partir de
esta fecha la mayor parte de los escritos sobre el Orosi, estin basados
en los studios del doctor Sapper, que merecen ser analizados.
La determinaci6n barom6trica de la altura, 1600 metros, con-
cuerda bien con la triangulaci6n de la U. S. Hydrografhic Survey que
le asigna 1571 metros, que es la adoptada por el senior Pittier en' su
mapa y a la cual se refiere el doctor Sapper.
La observaci6n sobre la gran abundancia de musgos en las altas
regions del Orosi, la hace tambi6n el senior Vega en su relate, lo que


- 57








parece indicar que esta caracteristica es la principal de la flora del volcan.
Segin e'l doctor Sapper, el Orosi, hoy por hoy, es un volcin apa-,
gado con los restos de un gran crater roto al W.SW. y cubierto de
vegetaci6n; esto explica por qu6 don Oto (Otoniel) Vega no encontr6
el ansiado crater, pues de 61 no quedan sino vestigios como sucede tam-
bi6n en el Miravalles y en el Tenorio.
Dice el doctor Sapper que v. Frantzius describe el Orosi como for-
mado por dos picos que se hayan muy cerca el uno del otro, pero que
41 no pudo comprobar esto y que se inclina a career que v. Frantzius
confundi6 el verdadero Orosi con el cerro c6nico que esta al SE. Yo
no pienso asi: creo que v. Frantzius tiene raz6n, pues todas las descrip-
ciones que he ofdo del Orosi concuerdan con que tiene dos cumbres;
Wagner y Pittier dicen lo mismo. Estoy seguro de que v. Frantzius se
refiere al Orosilito, pico del E.SE que forma indudablemente una cima
secundaria del volcan, y no el cono del SE., situado como a siete kil6-
metros de distancia. Este monte del SE. sw encuentra hacia el medio
del macizo que se eleva al NW. del Rinc6n de la Vieja y que terminal
en la margen S. del lago de Nicaragua; amenudo no aparece ind-icado
en los mapas, y ha sido frecuentemente confundido con el cerro del
extreme del macizo, formando uno solo con el nombre de Monte
G6ngora.
Este error tan grade se debe, probablemente, a que la topono-
mistica de las principles cumbres del macizo no se ha fijado defini-
tivamente, como sucede tambi6n con gran numero de cerros y rios de
nuestro pais, produciendo 'las mayores confusiones. Asi se compren-
den las contradiccdiones de los escritos de las cartas de esta region, es-
"pecialmente en cuanto al Monte G6ngora. La U. S. Hydrographic
Survey sitida el G6ngora en el extreme SE. del macizo con 1728 me-
tros de altura; el Orosi en el extreme NW. con 1583 metros y entire
ellos dos un cerro sin nombre de 1499 metros de altitude. El mapa del
senior Pittier iiene estas mismas posiciones, pero le asigna al Orosi
1571 metros; al monte intermedio 1499 metros, mientras que el G6n--
gora aparece sin altura determinada; sin embargo, en su obra Orografia
e Hidrografia de Costa Rica le da al G6ngora 1499 metros. El doctor
Sapper hace lo mismo, siguiendo probablemente al senior Pittier.
La necesidad de piecisar los errors que se han venido cometiendo,
me hizo dirigirme al senior don Edgardo Baltodano, Inspector' de Es-
cuelas de Guanacaste y gran conocedor de la region del Orosi. El se-
iior Baltodano tuvo la amabiltdad de enviarme una descripci6n y un
croquis de todo el macizo, que reproduzco a continuaci6n:
"El croquis represent todo el macizo al NW. del Rinc6n de la
Vieja (macizo del Orosi), zona que conozco muy bien porque tengo
una finca al pie del Cacao, y en mis viajes a La Cruz recorro toda la
falda W. hasta salir a la llanura. Desde tiempos vengo inquiriendo


58 -









por los nombres de los picos principles y he encontrado contradiccio-
nes en lo tocante a localizar los nombres G6ngora y Cacao. En los
mapas, inclusive el de Villar, el nombre Cacao no aparece y le dan
grande importancia al nombre G6ngora; pero todos los viejos vecinos
de esta region y Liberia localizan los nombres asi, de NW. a SE.; Orosi,
con dos picos, G6ngora y Cacao. Asi se lo hago aparecer en rmi cro-
quis adjunto, porque existen alli dos quebraditas y dos llanos que Ile-
van los nombres de G6ngora y Cacao y quedan respectivamente en las
faldas de esos picos. El macizo es muy grande y del Orosi al Cacao, no
puede tener menos de doce kil6metros. El rio Ahogados, que corta la
falda NW. del Rinc6n de la Vieja, nace exactamente en la cumbre del
Cacao".
La descripdi6n anterior nos permit fijar las principles cumbres
del Orosi en el orden siguiente, agrega el senior Fernandez Peralta, de
NW. a SE.: El Hacha, cerro de 614 metros, con que se inicia la ca-





















Puerto Bebedero, en la confluencia de los rios Piedades y Tenorio.
Lado de Bagaces.
dena volcinica del Norte; Orosi de 1571 metros y Orosilito; Monte
G6ngora de 1499-m y El Cacao de 1728 metros de altura.
Estoy de acuerdo con el Dr. Sapper en no career que el Orosi haya
estado en actividad durante el sfiglo XIX, y aun pienso que tampoco
lo estuvo durante la 6poca de la conquista, como asi lo supone el
sabio alemrn. En cuanto al G6ngora y al Cacao nada puede decirse
hasta que no sean estudiados. Las afirmaciones de Frobel las juzgo
falsas, pues estoy seguro que en 1849 ning6n volcAn de Guanacaste
arroj6 lava ni escorias; si alguno de ellos estuvo en actividad debe


- 59








de haber sido, como cree Sapper, el Rinc6n de la Vieja que en 1854
lanzaba constantemente nubes de vapor.
Es indudable que el madizo del Orosi tiene su interns y que bien
vale la pena estudiarlo para esclarecer las dudas antes apuntadas, asi
como para aumentar los conocimientos sobre esta region del pais
bastante ignorada. No puedo menos que lamentarme una vez mis
del abandono en que estin los studios de nuestra geografia, princi-
palmente por parte del Gobierno que es el liamado a realizar esta
clase de trabajos, organizindolos por medio de un centro t6cnico,
que venga a continuar la meritoria obra iniciada por el Instituto Fisico
Geogrifico de gran memorial .


*1























*l. {.







Escultura del idolo de la guerra: un lagarto. Esti ta-
Ilado en granite y mide un metro de alto.
(Museo Nacional).


60 -
























E1 Volcatn 2Rinc6n be la Dieja


De los cuatro volcanes que se encuentran en la cordillera de
Guanacaste, el inico en actividad es el Rinc6n de la Vieja, asi como
el que ha permanecido menos estudiado durante much tiempo.
La primera ascension a su cima la efectu6 el professor don Car-
los von Seebach, en enero de 1865, y sobre la cual dej6 la siguiente
narraci6n:
"Enero 8.-Acompafiado por el Gobernador del Departamento
de Guanacaste, don Manue!' Esquivel, y uno de sus empleados, salimos
despu6s dt las 4 p. m. de Liberia para subir el dia siguiente tem-
prano at Rinc6n de la Vieja. Seguimos primero el camino real de
Nicaragua, hasta cerca del' rio Colorado, desde donde se dirige un
camino angosto al Norte. Aquf el Colorado *es ya un rio de impor-
tancia, el cual iiene su profundo cauce flaquehdo en ambos lados por
capas de tufa que se levantan perpendicularmente.
Cabalgando por el ilado derecho de la orilla, pasamos primero
los ranchos de Curabande y :legamos a las ocho al pintoresco Gua-
cHipelin, una avanzada de la gran hacienda de don Manuel, La Cueva.
Enero 9.--Como a una legua del Guachipelin se Ilega a los
hornillos al pie del Rinc6n. Se ven salsas y solfataras como en el Mira-
valles, pero menos concentradas y por lo tanto menos grandiosas
De 'ese punto segui a caballo con tres hombres subiendo uno de los
angostos pasos de la montafia, en la cual se divide la parte pel'ada
del W. del estirado Rinc6n hasta coroo dos tercios de su altura en
donde apenas pudiros contrarrestar la fuerza del viento que soplaba
por la cresta de a rmontafia, aunque no muy pesado por su inclina-
ci6n, si por la aglomeraci6n de ceniza que va aumentando siempre
mezclada con lapili y fragments de I'ava.
Aunque la cumbre del volcin se habia nubilado de nuevo las nu-


- 61









bes no estaban, sinembargo, tan compactas para poder distinguirla
de vez en cuando.
Como a la una llegamos a la cresta principal de la montafia en
donde apenas pudimos contrarrestar la fuerza del viento que soplaba
con furia inaudita del NO. Continuamos despu6s por la cresta prin-
cipal de la montafia por un corto estrecho -hacia el OSO. hasta q'ue
hicimos alto frente a la punta iltima, porque mis guias me asegura-
ron que era impossible seguir.
Verdaderamente era dificil y peligroso, pues muchas veces habia
que caminar por lugares que apenas tenian un pie de ancho y por
ambos lados deceives casi perpendiculares, ios que era muy molesto



I:



,. .!










Volcan Rinc6n de la Vieja.-El crater activo.-Estado normal
en que permanece.
pasar a causa de la abundancia de ilapili flojo y el furioso viento del
noroeste. Habia que trepar despu6s una parte casi a plomo y por
dos veces me vi obligado a regresar, hasta que a la tercera tentative
encontr6 una subida mejor y un rato despuis me vi en la orilla del
crater. Este crater habia arrojado en agosto de 1863 humo durante
tres dias y no estaba yo poco admirado de hallar en el crater una ca-
zoleta en forma de plato completamente cerrada en donde las nubes
habian formado un dep6sito de agua que habia buscado una salida al
N. por una hendidura.
Bajo estos auspicios crei poder encontrar un segundo crAter mis
al SO.; pero no fue asi. Por todos los lados los flancos del crater
caian perpendicularmente y mis aIA, hasta donde permitia ver Ia ne-
blina, no me fue possible descubrir otro crater.
En el que me encontre al borde, le calcul' un diimetro de 500
pass y apenas cien de profundidad, hasta la punta mis alta en direc-


62 -









ci6n complete del S., y s6lo dinco pies en direcci6n de la orilla del N.
Desde la orilla del crAter cuando el viento dividia las nubes, se
me presentaba una esplendida vista de las grandes Ilanuras del Gua-
nacaste y del mar del Sur, por un lado y por el otro al N. y al O. la
montafia salvaje del Ro Frio hasta el hermoso lago de Nicaragua.
En la planicie montafiosa del Rio Frio pude distinguir con clari-
dad los platanares de 1os indios guatusos, pero por desgracia no pude
contarlos con precisi6n. Estimo que serian como 15 por lo que calcul6
como 500 personas en los pallenques.
En mi bajada, ya de regreso, no .pude distinguir nada a causa de
la espesa neblina y plor la necia superstici6n de mis guias que habian
quedado atris y que no contestaron a mis repetidos llamamientos
-casi perdiendo mi vida-llegu6 muy tarde y rendido al lugar en
donde me lesperaron y como a las nueve de la noche a las casas de
Guachipelin.
El Rinc6n es una montafia prolongada que aumenta su ailtura
hacia el N. O. en parte desnuda; el crater se encuentra en esta 6ftima.
La parte pelada esta cortada por numerosos y profundos precipicios,
en donde las aguas forman muchas veces hermosas cataratas hasta de
80 pies de altura. Al S. 'estA el Rinc6n circulado por un cintur6n de
tufa, piedra p6mez y en cuya prolongaci6n al W. se encuentran las
crestas peladas y perpendiculares de ilos cerros San Vicente y G6ngora.
No habia que pensar en una media de la altra y muy satisfecho
qued6 de haber salido con vida".
Desde 1865 no se habia efectuado nlingiin otro ascenso a aquel
volcan. El professor don Fidel Tristan hizo, .en 1903, una excursion a
las hornillas de las faldas y mas tarde, en 1910, volvi6 a ese lugar en
compafila del doctor P. P. Calvet. De la primera excursion el senior
Tristan public lo siguiente:
"1903.-Diario. El domingo 15 de febrero sali a las 5 a. m.
de la hacienda Miravalles con el guia Antonio Alvarez, hacia la ha-
cienda de Guachipelin con el objeto de visitar las ornillas del Rinc6n
de la Vieja. iPasamos por la hacienda Santa Maria y Ilegamon a Gua-
chipelin a las 2 h. 20 m. La casa estaba desmantelada con motivo de
algunas reparaciones, pero fuimos bien recibidos y se puso a nuestra
disposici6n todo lo que habia. Desde nuestra llegada el viento se hacia
sentir con fuerza inaudita y su furia lleg6 a inspirarme algunos temo-
res, pues varias veces las tejas de barro fueron movidas de su lugar.
Al amanecer el viento arreci6 pero en las primeras horas de la ma-
fiana calm6 sus furias, y la cordillera se despej6.
16 de febrero.-Del corredor de la casa, mirando hacia el Norte,
se distinguen claramente hadia el NW. los Cerros de San Vicente y de
G6ngora y hacia el N.N.E. un cerro bastante elevado que se me dijo
era llamado el Guachipelin La cordillera que se ve represent un arco


- 63









muy irregular. La part del E. es montafiosa, mientras que los oerros
de la direcci6n contraria son escarpados y desnudos. En ellos se divisa
uno que otro arbusto y numerosas piedras y cascajos. El mismo as-
pecto tiene hasta la cumbre. Las faldas estin llenas de lomas desnudas
y separadas entire si por profundos surcos de erupci6n. Al pie de esos
cerros existe una hornila aislada con agua hirviendo, lodosa y en su
piroximidad pasa una pequefia quebrada que se dirije al rio Blanco.
A las dos de la tarde partimos para las hornillas., Seguimos hacia
el NE. por muy buenos potreros hasta Ilegar a los tupidos bosques.
Pasamos el rio Colorado, que tenia un caudal de agua bastante grande
y muy pronto la vegetaci6n principi6 a cambiar. Desaparecieron los


















Volcan Rinc6n de la Vieja.-El borde del crater en actividad.
grandes Arboles; de cuando en cuando pequefias sabanas de zacate
seco, amarillento, algunos arbustos tambi6n secos y animando aquel
paisaje, las flores amarillas y vistosas del poro-poro. De nuevo aparece
el bosque, pero el d6bil olor del anhidrido suilfuroso me indica que
estamos ya muy cerca de las hornillas. En efecto, por entire el follaje
veo las columnas blancas y arremolinadas del humo que parece mAs
bien desprenderse de una fogata en medio de la espesura del bosque.
Recorri con despacio todas las hordillas e hioe un croquis de to-
das ellas, con excepci6n de las fltimas del W. por no contar con el
tiempo necesanio
Forman estas hornillas una faja de unos doscientos metros de
largo por cincuenta de ancho incluyendo ciertos puntos en donde la
actividad ha cesado por complete. Tienen hacia el Este un recodo y
hacia el extreme opuesto otro recodo en direcci6n contraria. Se pue-
den apreciar en esta zona tres grupos, cada uno de los cuales se dis-
tingue por su aspect "particular.


64 -








El primer grupo estA formado por una pequefia quebrada que forma
el limited E.. de las hornillas. Tiene esta quebrada dos afluentes. El que
esti situado mis al E. Ileva sus aguas muy calientes y sale de la base
de grandes piedras. A poca distancia se junta con el segundo afluente
de agua fria. Esta curiosa quebrada desemboca en el Rio Colorado.
A una distancia de unos poeos metros de esta quebrada se nota una
pequefia hornilla formada por algunas piedras grandes entire cuyas jun-
turas salen gases fuertemente cargados de S. 02 a tal extreme que pro-
vocan molestias. Dos grandes pailas siguen a continuaci6n de este des-
prendimiento. La que queda a la derecha tiene como 15 mts. de ancho
por 20 de largo. Su fondo esta ocupado por una capa de arcilla y algu-
nas piedras. En various *lugares se desprende tambien S. 02 y H2 S. mis
o menos mezclado. La paila de la izquierda es much mayor y present
ciertas particularidades: hacia el lado E. hay mayor desprendimiento de
gases sulfurosos mientras que al Oeste hay a'gunos lugares con agua
hirviendo y en otros hay un lodo muy espeso que hierve tambiin y que
de cuando en cuando forma pequefias explosions de barro. Al rededor
de estas dos pailas hay abundante vegetaci6n, gramineas y algunos ar-
boles grandes entire ambas. Tienen ad'emis estas dos pailas un desagua-
dero hacia la quebrada y se notan sefiales evidentes de que en la estaci6n
luviosa, Ilenas de agua estas pailas se desaguan hacia la quebrada.
El segundo grupo, situado a una distancia de unos 150 metros del
primero, estA formado por una pequefia laguna en forma de crater, cuyo
diametro mayor lo calcu'l en unos treinta metros en la parte superior y
die unos diez metros de profundidad. Sus paredes no son muy inclinadas
y en el fondo hay una laguna con agua bastante caliente y un desagua-
dero'. Las paredes de esta laguna estin formadas por piedras y cascajos
enterrados los que en various lugares dejan escapar gases sulfurosos por
pequefias aberturas. En algunos lugares hay azufre cristalizado. El agua
contiene much arcill'a y alumbre.
El tercer grupo esti formado por una ancha grieta muy irregular
con el extreme doblado y ensanchado Todo el fondo de esta grieta
esta cubierto por una capa de arcilla amarillenta ,en parties rajada y
aibombada. Los bordes de esta grieta estAn formados por piedras gran-
des y en muchos lugares dejan escapar en sus junturas gases sulfurosos.
En el extreme ensanchado me llam6 la atenci6n la existencia de various
conos de barro en cuya cispide tenian un agujero por donde salian ga-
ses con violencia. Cont6 siete conos de estos; el mis grande apenas
alcanzaba un metro y medio de altura. Los gases 'estaban formados por
vapor de agua y gases sulfurosos. Una rama seca encendida que puse
sobre estos conos se apag6 inmediatamente y no note ninguna serial de
que estos conos dejaran escapar gases linflamables. Dentro del bosque
mismo habia tambien various conos de estos ya apagaidos completamente
y otros destruidos.

65









Estos pequefios conos de lodo arcilloso se han formado evidente-
mente despues que se han secado casi por complete las pailas. En la
estaci6n Iluviosa estas pailas deben tener un aspect muy diferente.
En algunas de elias observe una capa de una sustancia de aspect
oleaginoso y de color negro.
A mi regreso a la hacienda trat6 de eonseguir alguna neticia sobre
la situaci6n y aspect del crater del Rinc6n de la Vieja, pero ninguno de
los sabaneros me pudo informar.-Guachiplelin, febrero 16 de 1903".
Con respect a la excursion de 1910, el professor Calvet hizo una
relaci6n, que no difiere de la consignada arriba.
Hay otro studio muy important de este voilcin, del professor don
Carlos Sapper, que aun cuando esti traducido ya, no se ha publicado
todavia. Lo tiene el senior Tristan y seri dado a la luz p6blica en breves
dias.
-~ 4 ,- *

















Volcin Rinc6n de la Vieja.-En el fondo uno de los crateres apa-
gados y en primer termino el borde del crater active.

La segunda ascension al crater del Rinc6n de la Viejaila efectiaron
los sefiores don Edgardo Baltodano y don Eduardo Baldiocdea en mayo
de 1920. El senior Baltodano pub'(ic6 una relaci6n del viaje que repro-
ducimos aqui:
"Desde que estuve por primera vez en la hacienda Guachipelin y
recorri las faldas donde nacen los cuatro principals rios del cant6n de
Liberia, pude apreciar las muchas manifestacionles con que el Rinc6n de
la Vieja exhibe su vida tranquila y llegu6 a sospechar la existencia de
uno o various criteres por done respira c6modamente, sin causar sobre-
saltos a los habitants de sus alrededores. Las hornillas y las pailas,
grandes solfataras que constantemente estin en ebullici6n, han sido


66 -









siempre muy visitadas aunque nunca estudiadas, cientificamente, y por
eso tampoco ha habido en tantos afos, persona que se interesara en ave-
riguar la existendia del crater A esta indife'rencia se debe que no haya
nada escrito interesante sobre la vida de este voildan.
Despu6s de haber visto el del Pois, senti vehemente deseos de
conocer el del vecino de Liberia; pero nadie pudo darme raz6n de su
existencia y todas mis investigaciones teritinaban con saber que "segu-
ramente esta al lado de Nicaragua". De este mi deseo era tambi6n
partidipe don Elias Baldioceda, duefio de la hacienda antes citada, y
quien varias veces intent llegar hasta la cumbre, con la intenci6n de
ver mejor y poder hacer observaciones que le indicaran la existencia del
.crater. Nunca habia podido alcanzarla para pasar al otro lado, pero en
su iltimo intent, a fines de marzo, triunf6 y d'espu6s de recorrer algin
terreno hizo dos 'observaciones importantisimas: 19) que -a lo lejos y
despu6s 'de una al'tura escarpada salia gruesa columna de humo que se



















Volcan Rinc6n de la Vieja.-Laguna al pie de dos antiguos crateres,
hoy apagados.

elevaba much; 2*) que al S. de esa altura y en una hondonada cubierta
de bosques habia una laguna de iimportancia.
Con estas magnifioas noticias regres6 entusiasmado y preparamos
el viaje para el domingo cuatro de abril pasado.
,La hacienda Guachipelin dista de Liberia unos 30 kil6metros en
direcci6n N. E. y la cumbre principal del "Rinc6n de la Vieja" esta al
N. N. E. de la casa y a 12 kil6metros aproxiimadamente. De la casa
de la hacienda salimos siete personas a caballo con ocho perros, ascen-
dimros por la 1lad-era del volcin cubierta. de bosques y entire los rios Co-
lorado y Blanco, cerca de dos horas. Poco a poco la vegetaci6n va
disminuyendo hasta crecer solamente el copel, irbol que a media que


- 67


I)









subimos mis, va perdiendo tamafio hasta encontrar los que no crecen
mis de medio metro, a cuyo iamparo y tras una pequeia colina dejamos
las bestias para seguir a pie. Desde este punto en adelante la ascensi6n
present a trechos algunas dificultades y en otra se presta para corner
sobre basto desierto de tierra calcinada por el fuego de antiguas'erup-
clones y cubierto por piedras de todo tamanio, con claras manifestaciones
de haber sufrido tambidn la acci6n del terrible element. A poco subir,
sin grandes'dificu!'tades, estabamos sobre la line divisoria de las aguas.
Aqui hicimos alto para descansar y ver a lo lej.os. Impossible! Ha-
cia el W. y S teniamos nuestra extensa provincia de Guanacaste en-
vuelta en una inmensa nube de humo, product de la inicua costumbre
de arder los cai~pos, sin mis objeto que el de destruir la vegetaci6n para.
alejar mas y mas las aguas, acabar con el humus y convertirla en un
desierto despreciable. Tal, 'a perspective que tenemos, si una energica
actitud de parte de las autoridades no corta de raiz esta criminal cos-
tumbre. Hacia el N. y E. la nirebla de la altura no nos dej6 ver muy
lejos; pero a nuestros pies nos encontramos con un valle desierto en
forma de double piano inclinado, de unos 2 kil6metros die ancho y que
nos propusimos atravesar.
AX alcanzaNla altura opuesta pudimos yer al frente y detrAs de otra
esoarpada cumbre, la gruesa columna de humo que nos sefialaba el cra-
ter buscado; y a nuestra derecha (S.), en el fondo de un valle cubierto
de bosques, risueija laguna que nos atrajo y nos dirijimos a ella. Dentro
del bosque y sin ver la laguna, el camino se nos hacia dificil no obstante
que ibamos aprovechando un verdadero atajo de ganado, hecho indu-
dablemente por las dantas (tapir). Poco rato despd'6s oi un grito de
triunfo y al salir del bosque encontr6 a Baldioceda a la orilla de la lagu-
na, tomando fresca y cristalina agua.
Esta. laguna tiene cerca de 400 metros de longitud por 150 metros
de ancho con playa pedregosa en parte y cenagosa en otra. No tiene
desagiie y la alimenta un pequefio riachuelo. Por todas sus orillas en-
contramos huellas de tapires y las 6nicas aves que alli vimos fueron dos
pequefias tijeretas parecidas a las marinas y palomas collarejas.
Almorzamos alli y luego, viendo ,el N. observamos de nuevo la
gruesa column de humo que debia guiarnos hacia otro descubrimiento.
Comenzamos a ascender por la ladera cubierta de bosq.ue hasta salir
nuevamente al terreno desierto donde no hay vegetaci6n ni serial alguna
de que en otros tiempos la hubiera. De la meseta antes descrita nos
encaminamos por un lomo de burro muy angosto, con penciente de un
10%, por done gente y perros marchabamos en perfect formaci6n.
Indudablemente la march en estas condiciones infundia respeto porque
los perros daejaban oir, al caminar con el rabo entire las piernas, un llanto
lastimero Las piedras que se desprendian de esta altura a nuestro paso,
rodaban adquliriendo gran rapidez hasta perderse con estruendo en el

68 -









abismo a nuestra diestra y siniestra. Despubs de caminar en esta forma
unos 25 minutes lBegamos a un nudo de donde se desprenden dos cor-
"' dones en forma de tenaza y que bordean el criter y cuyos extremes,
descendiendo poco a poco, Itegan a confundirse con la misma orilla del
grand hueco. Tras ligero moment de duda nos encaminamos por el de
la derecha, descendiendo en la misma forma que habiamos subido, has-
ta lIegar al borde mismo.
Este crater tiene muchas semejanzas con el deli Pois en menores
dimensions. Es un perfect cilindro de 500 metros de difmetro aproxi-
madamente; su profundidad, muy dificil de calcular a simple vista, la
estimo en 100 metros. Por lo perpendicular de las paredes juzgo la
laguna del fondo tan ancha y redonda como la boca superior. Durante
much tiempo estuvimos deseosos de ver que habia en el fondo porque
la column de vapores nos lo impedia. De pronto, su constant jugue-
teo, nos dej6 ver un segment por donde apreciamos una capa de agua,
al parecer pura, en cuyo fondo se mueve un barro plomizo con corrien-
tes amarillas que cambian del color pilido al encendido. No fue possible
ver otra secci6n del fondo y mientras esperibamos, una rifaga *de vien-
to nos ech6 encima parte de la column, terrible vapor que nos produjo
picaz6n en la cara y manos, fuerte lagdimeo en los ojos con tos incesan-
te. Los perros aularon, corrimos y nos alejamos de alli fuertemente
impresionados, satisfechos, aunque lamentando no haber tenido la in-
dispensable Kodak y bar6metro para calcular alturas.
Aunque en 'Tas faldas del Rinc6n de la Vieja abundan los azufrales,
en la cumbre y en los alrededores del crater, el azufre es muy escaso.
Segin el mapa politico de Costa Rica este crater esta en la pro-
vincia de Alajuela y es muy semejante al del PoAs, tiene dos lagunas:
una en el fondo y otra hacia el S., de agua dulce".
Por 6ltimo, en 1922 y despubs de otra anterior tentative hecha ese
mismo afio, ilos sefiores don Fidel Tristin, don Ricardo y don Alvaro
Fernindez Peralta lograron llegar a la cima de este volcin, obteniendo
importantes Opuntes sobre el crater y aquellas alturas. En esta excur-
si6n be tomaron por primera vez curiosas e interesantes fotografias. El
studio seri publicado en breve junto con el del doctor Sapper en un
folleto de la co'ecci6n que viene editando el Liceo de Costa Rica.
Mientras tanto, adelantamos los siguientes datos sobre esta excursion,
que public "La Tribuna" en la edici6n dell 11 de junior de ese afio.
"En los filtimos dias de mayo pasado, los referidos sefiores llega-
ron a Liberia y manifestaron el prop6sito que los animaba. Las perso-
nas con quienes hablaron, trataron de disuadirlos, alegando que la
ascension a dicho *volcan era una empresa demasiado peligrosa. No
desmayaron tampoco en presencia de estas amenazas y emprendieron
el camino para la hacienda "Guachipelin", situada al pie del volcin y


- 69








propiedad de don Elias Baldioceda, de done habrian de partir al dia
siguiente para la cima.
El volcin Rinc6n de ]a Vieja esti situado a 40 kil6metros al Nor-
oeste de Liberia y tiene una altura en su parte superior de 1500 metros
sobre el nivel del mar. La historic no tiene noticias ciertas de sus erup-
ciones; pero las sefiales son de que ha hecho mis de alguna fuera de





.


















FIGURE 1
Cajita de arcilla para guardar alhajas;
figure una lora; la cabeza constitute la
tapa de la caja, como puede verse en
las dos figures. Fue recogida por S. E. *
Monsefior Castro y Jiminez en la visi-
ta apost6lica que hizo al cant6n de
Osa, pero la figure es de fabricaci6n
chorotega y leg6 a dicha region posi-
blemente por canje. (Museo del Pala-
cio Arzobispal).
haber vivlido siempre en la mis constant actividad hasta el punto de
considerarsele el mis activo de Costa Rica.
En la cima tiene various criteres apagados y uno active. Al pie de
esos crateres hay una 'laguna de cien metros de largo por cuarenta de
ancho, cuyas aguas son perfectamente puras. Dos de los criteres son


70 -










de figure c6nica: son tres. El que esti en actividad es de forma circu-
lar, un poco eliptico con un diAmetro de 500 metros y una profundidad
de aien. Las paredes son cortadas veriicalmente. En el fondo tiene
una perforaci6n en forma de embudo, que es de donde sale el humo
con una violencia tremenda. Este embudo tiene en su borde superior
unos veinte metros de diimetro y en el fondo, unos ocho. Las cantida-
des de humo que arroja el volcin por ese hueco son-como decimos-
enormes, con una temperature no menor de 250 grades, llevando una
fuerza tal, que se puede elevar a 300 metros.
En todo el rededor del' crater se encuentran vestigios frecuentes de
piedras que arroja en su erupci6n a tan gran altura, que al caer hacen
en la tierra el efecto de una dinamita, sin dejar mis sefiales que el hueco.
La vegetacii6n no existed en las cercanias del crater y por toda la
cima no hay mis que sefiales inequivocas de antiguas y formidab'es
erupciones*y rastros de las que constantemente hace en la actualidad,
aunque no de gran intensidad.



















FIGURE 2

Observando las erupciones y las condiciones geol6gicas del volcan,
tardaron los expedicionarios 6 horas, logrando tomar gran cantddad de
fotografias y acopio de datos.
Tienen la creendia de que el volcan Rinc6n de la Vieja es el mas
active de Costa Rica. Las erupciones son enormes e imponentes. Es-
tando en la cima pudieron observer algunas, aunque no de la intensidad
de otras que presenciaron de la falda, que habria puesto en peligro la
vdda de los observadores.
La laguna a que ya hemos hecho referencia, forma en medio dos


- 71









crateres apagados un 6valo irregular con las dimensions apuntadas,
contribuyendo a la belleza del paisaje".
La creencia general sobre el origen del nombre de este volcrn lo
atribuye a la fantasia.
Entre los indios existia la suposici6n de que las cimas de los vol-
canes estin habitadas por series fantisticos, especialmente viejas brujas.
Esa creencia pas6 a los conquistadores sencillos y se ha ido trasmitiendo
hasta nuestros dias. Por la misma raz6n se suponen la existencia de
series de esa naturaleza en lo alto del cerro de Escasi y en el situado
al Norte de Aserri, en donde se encuentra la famnosa piedra saliente.
Nada tiene de extrafio, pues, que el Rinc6n de la Vieja se le su-
pusiese habitado por esos series, y mas por ser el 6nico en actividad que de
aquellos fuese conocido desde hace much tiempo, y cuya cima se la
haya considerado como la guarida de alguna vieja bruja.


All


Collares para adorno. Las cuentas del mis gran-
de son de palmer, las de los otros, de piedra,
rojas, azules y blancas. Cada una de estas il-
timas ostenta una figure simb6lica. (Museo
del Palacio Arzobispal).


72 -























(I Dolcdin miravalles
0
Sobre este volcan se habian publicado hasta 1914 algunos studios,
pero a esa fecha ninguno de los autores habia logrado llegar a la cima
y menos conocer el crater.
El primero en ascender a ese crAter y darnos una relaci6n complete
de 61, fue don Ricardo FernAndez Peralta, que en enero de 1914 logr6
subir hasta la cima y obtener fotografias del crAter.
En 1861 el doctor Frantzius di6 algunos detalles sobre el Mirava-
lies, en su studio sobre los volcanes de Costa Rica. Mas tarde, en
enero de 1865, el doctor don Carlos von Seebach estudi6 las hornillas
de las faldas, fracasando en su intent de Ilegar a la cima.
Treinta y ocho aiios despues, en febrero- de 1903, el professor don
Fidel TristAn fracas6 tambien en su tentative de llegar a la cumbre. con-
tentindose con estudiar las hornillas de las faldas.
El doctor von Seebach dej6 la siguiente relaci6n, sobre sus studios
de este volcin:
"3 de enero.-A las cuatro y media partimos de Cuipilapa para
visitar las hornillas del Miravalles. Al principio el camino va hacia el
Noroeste, sobre los cerros que rodean la poderosa cordillera de Cuipi-
lapa-Miravalles. Despubs de cuarenta minutes pasamos el rio Cuipilapa
y pronto bajamos por hermosas praderas o al travis de selvas virgenes
aT rio Blanco, al que legamos y pasamos a las seis y media.
\ Pronto el camino se desvia y pasando muchas pequefias lagunas
nos dirigimos al Norte y pasamos el rio Blanco por segunda vez, a las
siete y quince. El camino nos conduce siempre por densa floresta, hasta
llegar a la meseta en la cual estAn situados Los Hornillos, el principal
de los cuales represent un criter que tiene poco mas o menos 150 pies
de diAmetro, y del cual se levanta Acido sulfirico, mezclado con vapor
de agua, y segtn me pareci6, con gases de adhidrido carb6nico. Entre
los bloques de piedra que hay en el fondo se encuentran numerosos
hervederos de agua dolosa. Tengo que reservarme, sin embargo, la des-


- 73









cripci6n exacta de ellos y del volcan para una future publicaci6n. Desde
los cerros que estin pr6ximos a Los Hornillos vimos un espl6ndido pa-
norama en las colinas que forman los alrededores de la montafia prin-
cipal y que se aproximan a ella en el pico Sur Ilamado Cuipilapa. Los
limits entire el Cuipilapa y el Miravalles son muy vagos y me parece
sin duda, asi como tambi6n al Dr. von Frantzius, que Cuipilapa es el
nombre indigena para today la montafia que fue llamada Miravalles por
los ,espaiioles que colonizaron el Este. mientras qtue en la solitaria pen-
diente Sur se conserve el nombre antiguo. Despu6s de haber concluido
mis studios geogrificos y geol6gidos, regresamos a Cuipilapa por el
mismo camino y llegamos a buena hora".




r- Z .4 --. '- ':
















El volcan Miravalles.-Visto de la hacienda "Miravalles"

El senior Tristan narra su excursion de este modo:
"El camino es muy pintoresco; la abundancia de restos volcAnicos
esparcidos en todas direcciones le dan un aspect particular al paisaje;
al Sur la bruma oculta el Golfo de Nicoya; mientras que al Norte y al
Este aparece despejado el perfil de la cordillera. Principia el gran cerro
de Miravalles con sus faldas lenas de vegetaci6n, que Ilega hasta la
cumbre, y los potreros con sus ricos pastos, que alcanzan a gran altura.
Sigue despubs el cerro *de Cuipilapa y mis lejos, hacia el Sureste, se
distingue el pico c6nico del volcin Tenorio. A la rital del camino se
encuentra el Salitral, dondy hay una fuente mineral, que no fue possible
visitar. En camino continfa elevindose y, a ambos lados, los restos vol-
canicos aparecen en profusi6n. Despues de unas elevaciones rapidas
del terreno, se observan los prirmeros bosques, que, lo mismo que los


74 -









pastos, se desarrollan con una magnificencia extraordinaria. El terreno
sigue poco accidentado hasta Miravalles, a donde llegu6 a las 10 h. 35 m.
Viernes 13.--Sali muy temprano. con mi guia, hacia las Hornillas
del volcin. Desde la hacienda, la Aubida no es muy dificil; aparecen
a los lados del camino lomas y pequefios cerros con abundantes pastos;
a trechos, las piedras negras, medio enterradas, coronan la cumbre de
aquellas lomas y .cerros. Hay fajas de antiguos bosques, ,a lo largo de
las cuales pasan las quebradas y algunos rios, entire 'ellos el Blanco, Ila-
mado asi por el color caracteristico de sus aguas. Las piedras de este
rio estin rodeadas, hasta el nivel del agua, por una capa blanca, que
recogi para su anilisis. En esta zona aparecen ya los helechos. La
temperature es muy fresca.






...*















CrAter del Miravalles.-N6tese la vegetaci6n que se ha desarrollado.
La actividad ha desaparecido hace muchos afios.

Pasada la faja de bosques, se ven los potreros inclinados que for-
man las faldas bajas del gran cerro de Miravalles, que aparece al frente,
imponente, con su cumbre Ilena de vejetaci6n y cubierta de nubes que
parecen salir de un crater colocado en la cima. No ne fue possible dibu-
jar el perfil de la cumbre; las nubes la teniap cubierta constantemente;
el&viento las arrastraba hacia el bajo, donde pronto desaparecian, pero
rApidamente otras ocupaban el lugar de las p-imers, de tal modo que
el cerro entero parece una enorme chimenea.
El camino se desvia hacia'el Este para seguir a las Hornillas. Pa-
sado el cerro de Santa Rosa, se continia por un terreno irregular hasta


- 75









alcanzar algunas pequefias altip'lanicies, done los abundantes pastos,
la vegetaci6n y la pureza del aire, alejan de la mente la idea de encon-
trarse uno pr6ximo a un foco volcinico.
Aqui principian las Hornillas-me dijo el guia-y yo buscaba por
todas parties algun crater- Ning6n indioio volcAnico aparecia, e61o
las piedras medio enterradas se veian sobre las colinas. Un moment
despubs la brisa del Noreste tenia un dlbil olor a anhidrido sulfuroso.
Pasada una colina, aparece la planicie, que tiene al Este un bosque y al
Oeste depresiones de poca profundidad, llenas de piedras blancas por
las junturas de las cuales salen cantidades pequefias de anhidrido suflfu-
roso y vapor de agua. Son las primeras hornillas: hay tres principals
colocadas en un semicirculo cuyo centro mira al Este.
En esta 6poca el lodo blanquecino que forma el fondo esta seco y
Ileno de grietas por donde s6,1o sale vapor de agua; la que se encuentra
mis al Norte esta completamente apagada. El lodo contiene una fuerte
proproci6n de arcilla. Cada una de aquellas hornillas tiene de 4 a 5
metros cuadrados de superficie. Hacia el Oeste hay un desaguadero,
que en la estaci6n lluviosa permit la salida dell lodo arcilloso, que baja
por las pefias vecinas hacia el rio Blanco.-Crece al rededor de estas
hornillas abundante past natural y aun en medio de las piedras que se
encuentran en los bordes. Continuando hacia el Este estA la entrada
al foco mas active, que es hoy 'la inica manifestacd6n volcinica del Mi-
ravalles. La vegetaci6n exuberante en esta parte cierra la entrada a
este crater; por el Oeste queda s6lo un camino que se internal hacia las'
hornillas y que permit la ]legada hasta ellas con toda facilidad. Se Ve
en el fondo una peiia -de 1 1 metros de altura, que tiene al pie las lagunas
de lodo hirviendo; a la entrada y hacia la izquierda se encuentran tres.
de ellas: las dos primeras estan casi al nivel del suelo y-tienen de 5 a 6
metros cuadrados de superficie; hay en su interior un lodo gris, que
hierve constantemente, sobre el cual se notan capas de una sustancia
negra de aspect oleaginoso; sigue la tercera al pie de una elevaci6n
ripida del terreno coronado en su parte superior por el limited del bos-
que. Hacia el lado Norte de estas pailas-hay un pequefio dep6sito, de
un metro cuadrado de superficie, que contiene un lodo muy espeso; el
vapor de agua al salir forma burbujas que estallan en la superficie y
hacen saltar el lodo caliente hasta dos metros. En la misma direcci6n
y a corta distancia, dos nuevas pailas hacen hervir el agua lodosa coi
gran fuerza; el agua se levanta en borbotones y choca contra la roca
del Noreste produciendo gl ruido que se oye al legar.
Al lado derecho quedan dos depresiones sin lodo; ahi la costra
esta rajada, y por las grietas sale el: anhidrido sulfuroso que deposit
pequefias cantidades de azufre: 6ste se encuenitra muy impuro.
Se destaca en el fondo la pefia de 11 metros de altura; hay a
ambos lados pendientes de facil acceso, bordadas por una vegetaci6n

76 -


- *









tupida, que forma sobre la pefia un arco de verdor. La mayor parte de
esta pefia estA formada per piedras sueltas, cubiertas de arcilla, masas
de arcilla tefiidas por sales de herro y numerosas grietas por donde sale
muy caliente el anhidrido su!lfuroso; el terreno mismo tiene una tempe-
ratura tan elevada que apenas es possible pisarlo. La grieta mayor esti
hacia el medio de la pefia, al plie de una masa granitica que esta total-
mente cubierta de azufre por la reducci6n constant del anhidrido sul-
furoso y pequefias cantidades de hidr6geno sulfurado.
Hacia el Sur aparece la misma vegetaci6n y el zacate natural se
internal y crece hasta el pie de la misma pefia. En los moments de cal-























Volcin Miravalles.-Una de las hornillas de las faldas.

ma el vapor de agua forma un velo frente a la pefia, pero bien pronto
el aire fresco que sopla del bosque del Noreste lo condensa y aquella
aparece despejada.
En la estaci6n lluviosa, el agua de lluvia que baja por la pefia se
dirige hacia el Noroeste por un desaguadero que comunica con una
pequefia quebrada, que va al rio Blanco.
La parte conocida con el nombre de Hornillas, que tendrAn pr6xi-
mamente 70 metros cuadrados de superficie, forma hoy el volcin Mira-
valles, hacia el Norte y Noroeste siguen las lomas montafiosas, hasta
alcanzar el pie del gran Cerro, en cuya cumbre no parece haber ningin
vestigo de actividad volcanica.
Hacia el Suroeste del cerro, los bosques cubren las faldas con
numerosas laguna, algunas secas, donde -crecen abundantes pastes. /La


- 77









ascension al cerro es fAcil, hasta los potreros de "Las Mesas" y "El
Pedrero"; de ahi en adelante se presentan'algunas dificultades, para
las cuales no estaba preparado, y regres6 de aquellas alturas".
El sefor Tristan no logr6 ascender a la cumbre de este volcan. La
primera ascension la hizo don Ricardo Fernindez Peralta, logrando
tomar importantes fotografias del crater y de otros lugares de la cima,
en febrero de 1914.
La relaci6n que el senior Fernandez Peralta hace de su excursion
es de suma importancia, y Njiene a desvirtuar algunos errors que se te-
nian con respect al Miravalles.
"El sabado 24 de enero part de la villa de Bagaces para la ha-
cienda "Miravalles" dice el senior FernAndez Peralta, con el prop6sito
de hacer la ascensi6n al volcin y visitar las hornillas.
El camino se eleva insensiblemente hasta 480 metros sobre el nivel
del mar, altura en que se halla situada la casa de "Miravalles". Las tres
horas que se emplean en ,hacer este recorrido, se hacen agradables al
viajero por lo pintoresco del camino, que a media que se eleva ofrece
una bella vista sobre las inmensas planicies guanacastecas y el pintores-
co golfo de Nicoya. Los campos aparecen cubiertos de restos volcani-
cos, los cuales dan al paisaje un aspect particular. Al Nordeste el im-
ponente cono del volcAn aparece coronado de nubes y cubierto de
vegetaci6n hasta la cima rivalizando en altura con sus vecinos el Teno-
rio y el Rinc6n de la Vieja.
El clima en esta region es fresco y los pastos se mantienen verdes
durante casi today la estaci6n seca. En esta zona el terreno comienza a
accidentarse formando lomas en la misma direcci6n de la cordillera
principal.
El dia 25 emprendi viaje hacia las hornillas acompafiado de al-
gunos amigos y el guia. El camino no ofrece ninguna dificultad. Atra-
viesa primeramente algunas fajas de antiguos bosques que se extienden
paralelamente a los rios; luego flanquea una loma cubierta de rocas
volcanicas y continia ascendiendo por la falda del cerro "Santa Rosa"
hasta !a primera hornilla que se hall a 690 metros sobre el nivel del
mar. Esta hornilla esta situada en un potrero pr6ximo a la montaiia y
tiene una superficie de 50 metros cuadrados; en sus inmendiaciones
corre la quebrada de "La Danta". EstA formada lior un gran nimero
de solfataras casi apagadas y dos batideros: uno caadi extinguido y el
otro, que muestra bastante actividad, produce explosions de un barro
oleaginoso y gris, que lanza a diez o veinte centimetros de altura.
Esta hornilla es sin duda la mAs antigua, a jizzgar por el gran nu-
mero de solfataras extintas que aun se ven en ella.
El guia me asegur6 que la'actividad disminuye rapidaamente, pues
recuerda haber viisto hace algunos afios various batideros,muy activos,
los cuales se han secado dejando apelas trazas del lugar done se ha-


78 -









Ilaban. La actividad en esta hornilla casi ha desaparecido y creo que
dentro de poco tiempo se extinguiri por complete.
Como no ofrecian gran interns estos batideros me encamin6 en
seguida hacia la segunda hornilla que dista de 6sta unos 250 metros al
Nordeste y estA 10 metros mis elevada que la anterior. Esta segunda
hornilla tiene una superficie much mayor, quiza de unos 80 metros
cuadrados; ,esti situada al pie de una pefia de 10 metros de altura. En
el centro de ella hay una solfatera, la mis grande de todas las que
hasta entonces habia visto y se halla en estado de gran actividad. Su
boca esti situada entire dos rocas cubiertas de una gruesa capa de azufre;
una gran column de vapor de agua que de ella se desprende se con-
densa inmediatamente a causa de los vientos frios procedentes de la
montafia. El desprendimiento de anhidrido sulfuroso y de hidr6geno
sulfurado es muy fuerte.


SVolcan Miravaflles.-Hornilla de la montaiia.-Desprendimiento
de gases.-La column se eleva a 30 metros.

Al lado Norte de la pefia hay otra solfatara activa, pero menor
que la anterior; otras muchas, menores que 6sta, se hallan diseminadas
por la pefia, todas ellas en actividad. A 8 o 10 metros de su pie se ha-
Ilan unos 15 batideros, algunos de 'ellos de grandes dimensions y muy
activos. iE1 mayor esti situado dentro de una peiiita en forma de cueva;
las explosions que produce son fuertes, lanzando gran cantidad de
lodo a mis deun metro de altura. Estos batideros distan los unos de
los otros de I a 2 metros y en el invierno el agua procedente de la


- 79




*


mantaiia, que desciende por la pefia, los une a todos entire si, formando
una laguneta cuyas aguas, agitadas por las explosions, forman un olea-
je continue que desagua en la quebrada de "La Danta". afluente del
rio "Blanco".
Este segundo grupo de batidores y solfataras es muy a-ctivo, y las
columns de vapor de agua que de 61 se desprenden se observan desde
lejos, sobre todo en los dias de calma.
Despu6s de haber recorrido con bastante atenci6n todos los pun-
tos de mayor interns, part para la Poza Verde, situada a various kil6-
metros de alli, a la que llegu6 a las 2 p. m. Es una laguneta de unos 10
metros cuadrados de superficie y de mis o menos cuatro y medio de
profundidad; situada a unos' 600 metros sober el nivel del mar, no
tiene mis interns que el de ser una agua que contiene azufre y sulfato
de cal y soda. En sus orillas flota una nata verde; de alli su nombre.
Un curioso fen6meno ocurre eni dicha poza:- se agitan sus aguas al
producirse cualquier ruido; yo mismo hice la experiencia disparando
un tiro de mi revolver. Inmediatamente grandes burbujas se despren-
dieron del fondo de la poza, explotando al llegar a la superficie, agi-
tandola.
Permaneci en aquel lugar media hora y continue hacia la casa de
Miravalles con la esperanza de poder efectuar al dia siguiente la ascen-
si6n al cono, tan penosa segin las gentes de aquellos lugares.
En la noche del 25 part de Miravalles para el Guayabo, finca la
mis pr6xima al volcin, para erhprender muy temprano el viaje hacia
la cima.
A las 8 a. m. del 26 dejAbamos los Altimos llanos, "Las Mesas",
y comenzabamos a subir "El Pedrero." falda Nordeste del volcin, Ila-
mada asi por la gran cantidad de rocas volcanicas que cubren casi today
la superficie.
La ascension se efectu6 con lentitud para evitar cualquier acci-
dente, pues las bestias tienen que subir por entire rocas y muchas veces
sobre ellas. A media que se avanza, la pendiente es cada vez mayor
hasta el extreme de hacer el camino impracticable para las bestias.
Eran las 9 y 30 cuando desmontamrs para continuar la march a
.pie, el bar6grafo marcaba .1190 metros sobre el nivel del mar. Lo irre-
gular del terreno y el gran n6mero de huecos que en 61 hay, hacen pe-
nosa la ascensi6n; hora y media tardamos en llegar desde donde dejamos
nuestras bestias hasta la entrada de la montafia. Desde este lugar la
vista es'insuperable: dominase toda la parte Norte de nuestro territorio
y gran parte del de Nicaragua.
Inmediatamente continuamos el viaje hacia el filete de la falda que
subiamos para seguir por 61 hasta el punto culminante del cerro: como
no habia vereda nos fue necesario hacerla zigzagueando. continuamente
porque era ya impossible seguir en linea recta a causa de la much gra-


80 -









diente del terreno. Poco mis de una hora empleamos en llegar al filete;
alli hicimos nuestro primer descanso, para emprender la march mi-
nutos despuis, continuando hasta llegar al borde de un enorme pre-
cipicio formado por una de las paredes del antiguo crater.
En este lugar es donde comienza la parte peligrosa de la subida;


Volcin Miravalles.-Una de las solfataras de la
pefia de la segunda hornilla.


el filete se angosta hasta tener menos de medio metro; hace un des-
censo rapidisimno por un derrumbamiento y continia inmediatamente
por una elevaci6n brusca, terrminando en una roca inaccesible al pare-
cer; y como no la pudimos border, tuvimos que escalarla para powder
continuar la ascension. Logramos salvar este mal paso y continuamos

81









el camino sin mayores dificultades. Nos dirigimos al Norte, hacia la
cresta terminal, formada por tres picos, cubiertos de una exuberante
vegetaci6n. Sin gran trabajo Ilegamos al primero, desde el cual obser-
vamos que el segundo era el mis elevado de los tres. El bar6grafo
indicaba 1724 metros.
A las 2 y 15 p. m., despu6s de cinco horas de camino a pie, Ile-
ganos al segundo pico, que como supimos era el punto culminante del
volcin. Efectivamente: estibamos a 1730 metros sobre el nivel del
mar. La tercera cima aparecia mis baja que nosotros, pero queriamos
cerciorarnos de ello; emprendimos hacia alli la march, convencien-
donos, una vez mis, de nuestra suposici6n: el bar6grafo indic6
1721 metros.
Retornamos inmediatamente a la segunda cima, done nos vimos
obligados a despejar la montafia para poder pernanecer en aquel sitio.
Las nubes cubrian la parte superior del cono, y ello nos impidi6 gozar
del paisaje que tanto deseibamos ver. La temperature fue de 12,2 C.
durante la hora que permanecimos en la cumbre; todo vestigio de acti-
vidad ha desaparecido en la region superior. Los precipicios situados
al Nordesde estin formados por las paredes que en 6pocas anteriores
constituman el crater y que la vegetaci6n ha invadido. Los arrayanes
han sido reemplazados por bosques f6rtiles que esperan al agricultor
para contribuir con sus riquezas al sustento de los descendientes de
aquellos que quizi en otros tiempos arruin6.
El descenso present muchas menos dificultades. En el paso del
filete logr6 tomar una vista que da una vaga idea de la magnitude del
precipicio. Sin ninguna novedad llegamos al sitio en que habiamos de-
jado nuestras bestias, y al regresar saboreibamos la gran satisfacci6n de
haber sido los primeros en Ilegar a la cumbre del "Miravalles".
Regres6 a "Miravaalles" muy satisfecho de mi viaje. con la.pers-
pectiva de concluir mi expedici6n al dia siguiente, con la visit de la
gran "Hornilla de la Montafia".
Por la tarde del 28, Ileno de curiosidad, me encamin6 a conocer
la famosa hornilla, que segin el guia era de grandes dimensions y co-
nocida solamente por l1. Tomamos la vereda por entire la montafia,
que se extiende a las mirgenes de la quebrada de "La Danta". El ruido
sordo producido por las explosions del batidero, y un olor fuerte a.
hidr6geno sulfurado y mis tarde a anhidrido sulfuroso, me indicaron
que ya no me hallaba lejos del tercer foco vol6inico. Efectivamente,
algunos minutes despu6s pude ver una gran colurrlna de vapor de agua
que se desprendia de una boca que mide pr6ximamente cinco metros
cuadrados de superficie por tres y medio de profundidad, en donde
hervia el mismo lodo gris oleaginoso que habia visto anteriormente en
los otros batideros.
Grandes explosions, acompafiadas de un fuerte ruido, lanzaban


82 -









el barro a intervals regulars y a mis de un metro de altura. En esta
hornlilla s6lo existe este batidero, pero hay gran cantidad de solfataras
en actividad, que cubren una superficie de mis de 60 metros cuadrados;
esti situada no lejos de las segundas fuentes de "Vichy". Mas de una
hora permaneci en aquel lugar en contemplaci6n de las explosions,
algunas de las quales pude fotografiar.
En vista de que nada mis habia que visitar regress a "Miravalles".
De esta relaci6n que se pueden sacar las siguientes conclusions:
la actividad del volcin se halla concentrada en sus faldas, en tres hor-
nillas formadas de batideros y solfataras.
Considerando que en las hornillas mencionadas los batideros se
hallan muy pr6ximos a corrientes de agua y a inferior nivel, mientras
que las solfataras aunque juntas con los batideros, estin siempre a un
nivel superior del agua, creo poder asegurar que los batideros no son
sino solfataras en las que la infiltraci6n de las aguas, la acci6n del calor
y aun la acci6n quimica de los gases, han ido suavizando la tierra de las
paredes de sus bocas y descomponiendo las rocas, para transformarlas
en una masa oleaginosa que al obstruir la salida de los gases, es lanzada
hacia arriba para darles paso. La agitaci6n continue de esta masa, pro-
viene de la repetici6n del fen6meno anterior".

I -' -f .


Volcmn Miravalles.-(Visto de la Poza Verde)


- 83























e[ Doccin Eenorio


Este es el volcAn menos elevado de los de la cordillera guanacas-
teca y tambi6n el mienos estudiado.
Se levanta en el extreme Sur de la Cordillera VolcAnica del Norte
a 1430 metros sobre el nivel del mar.
El inico studio que existe de 61 es del doctor Carlos von Seebach,
hecho al finalizar el ano 1864. Las caracteristicas del cerro no han
cambiado desde aquella fecha y desde luego puede decirse que ese es-
tudio relata la actualidad del volcan.
El doctor Seebach se expresa en los siguientes t6rminos sobre el
Tenorio:
"30 de diciembre.-El viento del Noreste que sopl6 desde la
noche anterior despleg6,hoy toda su fuerza, al mismo tiempo hizo mu-
cho frio. (Term. 22.50 C. a las 9 a. m.) Aunque queria partir para
el Tenorio temprano, tuvieron tantas dificultades mis dos guias, dos
zambos fuertes, que no pudimos salir de Las Cafias antes de la una y
media. Media hora despues ppasamros el riachuelo Santigal, y despu6s
el Santa Rosa y Rio Curubrisi. Este iltimo tiene poco mis o menos cien
pies de ancho y recibe mis abajo las aguas del Santa Rosa. El terreno
estA poblado de bosques; llaman principalmente la atenci6n los gran-
des arboles de Ceiba y Pochote. Pero al otro lado del Curubrisi subi-
mos una pequefia cuesta.y Ilegamos a las anchas sabanas que rodean la
falda Sur del Tenorio, en donde nos quedamos..
Diciembre 31.--A amanecer partimos mis dos guias y yo, bien
armados y acompafiados de cinco buenos cazadores de tigres. Hasta
las siete y media cabalgamos por las sabanas que suben del pie de la
n ontaiia hasta el borde de la selva. Desmontamos y tuvimos que abrir-
nos camnno con el machete porque antes que nosotros nadie habia en-
sayado explorer el Tenorio. Sin embargo, la selva no tenia tantos beju-
cos como temiamos y a las once legamos a la planicie sobre la cual,
visto desde el Sur, se levanta el verdadero pico. En este lugar nos detu-


- 85








vimos un rato y tuvimos un encuentro bastante serio con algunos cari-
blancos bravos. Mis arriba de este nuestro punto de apoyo principi6
el verdadero trabajo. De todos los arboles cuelgan bejucos, las Cha-
maedoreas (pacayas) crecen en medio del camino, y los Bactris 1 y mis
arriba los helechos arb6reos nos punzan muy sensiblemente; en seguida
subimos un estrecho tajo desde el cual se ve al Este y muy abajo el Cu-
rubrisi y a la izquierda el rio Tenorio que corren de roca en roca.
Hacia arriba no habia perspective, estaban alli las nubes que el viento
del Noreste aglomer6 alrededor de la cumbre. Sin embargo tuvimos
esperanza de que el tiempo aclarase y no perdimos animo. En seguida
llegamos a la region de las nubes y nos mojamos de tal manera que el
agua corria de nuestros vestidos y mis zambos trabajaron con mis
ahinco para calentarse. Llegamos a la una a la cumbre formada por una
llanura suavemente inclinada, desprovista de Arboles, pero cubierta de
arbustos (una mirtfcea que me record las "Vaccineas" de las monta-
fias alemanas) Cuando por una vez la neblina se disip6 un poco, pudi-
mos ver toda la llanura sobre la cual vista desde abajo se esperaba en-
contrar el crater. EstAbamos en la cumbre del Noroeste, mientras que,
a los 1000 pasos al Sureste se levanta otro pico de una altura de 200
pies poco mas o menos. Con gusto hubiera ido yo hasta alli para con-
vencerme de que no existia ning6n crAter al otro lado, pero mis com-
pafieros que temblaban de frio, se declararon en huelga, e ir solo era im-
posible. La temperature era, en verdad, muy destemplada, el term6-
metro marcaba 15 C. y el viento del Norte soplaba con tal fuerza que
era nuy dificil mantenerse en pie. En tales circunstancias fue impossible
tomar la altura por medio del Hips6metro. Pero los ingleses ya midie-
ron la altura del Tenorio y la anotan en sus mapas maritimos con 4,700
pies. Pero como en estos mapas el Tenorio esta equivocadamente mar-
cado con el nombre de Miravalles (Miravaya), mientras que a este se
le llama Tenorio, parece que se ha cometido la equivocaci6n de atribuir
esta altura al Miravalles, en lugar del Pico del Tenorio, que en verdad
si se ha medido. Esperamos casi tres cuartos de hora en la cumbre, con
la esperanza de que aclarara el tiempo, pero en vano. A las seis Ilega-
mos otra vez al pie de la montafia. Cuando agrego las observaciones
hechas en las pendientes del Tenorio con las que hice en su cumbre,
creo que el Tenorio es un antiguo volcAn cuya actividad ha cesado desde
hace much tiempo y cuya densa vegetaci6n ha borrado todas las par-
ticularidades morfol6gicas de los volcanes: criteres y corrientes de lava.
Ahora es lo que se llama, en mi opinion equivocadamente, un cerro
cerrado.
1865.-1 de enero. Como estaba un poco resfriado y, ademis,
para no ofender las supersticiones de mis compafieros, me resolve a

(1) Bactris. G6nero de Palmeras.-Bactris horrida Oerst. "Los tallos tiernos y
las hojas estdn cubiertas de aguijones acdrrimos". (Rittier).


86 -








permanecer en Tenorio. Pas6 mi tiempo principalmente midiendo algu-
nos inglos y visitando algunas tumbas indigenas; pero no pude abrirlas
por falta de tiempo y porque ademis su duefio vivia en Cartago. Sin
su permiso era impossible proceder.
'El Tenorio se levanta al Norte de la ancha llanura cubierta de bos-
ques virgenes impenetrables, la que hacia el t6rmino Noroeste de la
Sierra de Tilarin nos conduce, sin ninguna pendiente de importancia,
desde las Ilanuras secas del Pacifico a aquellas impenetrables e inexplo-
radas florestas en donde tenemos que buscar los afluentes del lado
izquierdo del Rio San Carlos y quizi tambi6n los del Rio Frio.
Visto desde el Sur y Suroeste, parece el Tenorio un cono aislado
con dos cimas de pendiente poco empinada pocoo mis o menos 250).
Su base esti formada por serranias irregulares cuyos zacatales son bas-
tante abundantes al rededor de pequefias lagunas que se han formado





I.















Volcin Muravalles.-Hornilla de la montafia.-Vista tomada del W.

interrumpidas de vez en cuando por grupos de arboles y que dan un
excelente pasto para el ganado caballar y vacuno. En estos zacatales
yacen abundantes bloques de roca, muchos de los cuales tienen un dii-
metro de mis de 20 pies (rnis de 3 metros). En ciertos lugares son muy
abundantes mientras que en otros faltan por complete. El volcin se
levanta recto sobre estas Ilanuras y esti cubierto de oscuros bosques que
parecen cubrir aun su cumbre de dos picos.
La situaci6n astron6mica del Tenorio no se ha fijado todavia. En
la Carte de a C6te du Mexique sur la Mer du Sud, del Departamento
Maritime de Paris, ha sido definida su situaci6n en 1823 por L. von
Maritime de Paris, ha sido definida su situaci6n en 1823 pot L. yon


- 87




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs