• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Presentacion
 Explicacion necesaria
 Introduccion
 Historia patetica del popol-vu...
 Episodios del popol-vuh
 Table of Contents
 Obras de Arturo Capdevila














Group Title: Popol-vuh para todos
Title: El Popol-vuh para todos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075453/00001
 Material Information
Title: El Popol-vuh para todos
Uniform Title: Popol vuh
Physical Description: 161 p. : incl. illus., port. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Capdevila, Arturo, 1889-
Guatemala -- Secretaría de Educación Pública
Publisher: Tipografía Nacional
Place of Publication: Guatemala C. A
Publication Date: 1938
 Subjects
Subject: Quiché Indians -- Religion   ( lcsh )
Antiquities -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: ilustraciones de Miguel Angel Ayala.
General Note: At head of title: Administración del general Jorge Ubico. Publicaciones de la Secretaría de Educación Pública. Arturo Capdevila.
General Note: "Obras de Arturo Capdevila": p. 159-161.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075453
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000230535
oclc - 24472127
notis - AAZ7834

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Presentacion
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Explicacion necesaria
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Introduccion
        Page 11
        Page 12
    Historia patetica del popol-vuh
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Episodios del popol-vuh
        Page 23
        Page 24
        La creacion
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        El hombre
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
        Muerte del dios Gukub
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        Los hijos del orgullo
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Xibalba
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
        El misterio del arbol de las cabezas cortadas
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
        La doncella
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
        El encantamiento del maiz
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        Los dioses resucitados
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
        Las hachas que hachaban solas y la ratoncilla sabia
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
        Los senores de la muerte
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        El sacrificio de los heroes
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
        La destruccion de Xibalba
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        Epilogo
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
    Table of Contents
        Page 157
        Page 158
    Obras de Arturo Capdevila
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
Full Text


ADMINISTRATION DEL GENERAL JORGE UBICO
PUBLICACIONES DE LA SECRETARIA DE EDUCATION PUBLIC


ARTURO CAPDEVILA



EL POPOL-VUH

PARA TODOS




ILUSTRACIONES DE

MIGUEL ANGEL AYALA
(GUATEMALTECO)


GUATEMALA, C. A.
JULIO DE 1938





































~7/57, 7c3g/










P9192-tmk2-7-38
3W30 Nil LKA TnpOGRAIt. MACOINW.-WUAINU MA. O M0&-















PRESENTATION

Los studios hechos de la famosa Biblia
indoamericana denominada "Popol-Vuh", que
contiene la creencia cosmog6nica de nuestros
antepasados los maya-quiches de Guatemala,
no han sido sino de exploraci6n en los exten-
sos campos de la Lingiiistica, la Etnologia y la
Prehistoria de aquella raza prepotente cuyos
descendientes todavia subsisten en nuestra
Am6rica istmefia; pero fu6 necesario que un
gran poeta de las orillas del Plata, alli en
Buenos Aires, leyera nuestro libro sagrado,
para que a su evocaci6n los heroes legenda-
rios de aquella legendaria edad, tomasen vida
en los trece magnificos episodios en que los
hace aparecer su genial taumaturgo, y vuelvan
otra vez a nuestros lares evocados por la vari-
ta migica del Arte.
Y alli tennis al Doctor don Arturo Capdevi-
la, a quien me cabe el placer de presentar a
los niiios de mi patria, como autor de este
Popol Vuh para todos, que vale tanto como
3







decir divulgaci6n genial de un libro tinico en
America; y aun mas, ex6tico en la misma co-
marca en donde fu6 producido, y que, gracias
a estos episodios, volveri a interest a gran-
des y a chicos por la belleza literaria en que
ahora se present.
Sed bienvenido, pues, a Guatemala, efluvio
spiritual del genio bonaerense, y que estos
episodios del Popol Vuh sean debidamente
apreciados como aporte del Alma de Gua-
temala a la cultural continental.


/ ____


































































DOCTOR ARTURO CAPDEVILA. ARGENTINO
















EXPLICACION NECESARIA


La obra que ahora se edita bajo el alto
patrocinio de Su Excelencia el senior Ministro
de Educaci6n Pzblica de Guatemala, que lo
es, para mayor gloria mia, el preclaro Licen-
ciado don J. Antonio Villacorta C., de nom-
bradia continental y europea, se empezd a
publicar en "La Prensa", de Buenos Aires
(siempre dispuesta, bajo la inspiracidn de sus
Directores, D. Ezequiel P. Paz y Doctor don
Alberto Gainza Paz, a enaltecer toda buena
empresa americana), pero no vio integramen-
te la luz sino en los Anales de la Sociedad de
Geografia e Historia, a gentil requerimiento
de su direcci6n.
,Qug virtud habia en mis Episodios del
Popol Vuh, para que asi merecieran tan alto
honor? La de aspirar su author a la realiza-
ci6n de un Popol Vuh para todos, mediante







su traslaci6n del versiculo cientifico -nece-
sariamente reservado para los pocos sabios
que en el mundo son-, a una mds amplia zo-
na -la del arte-, en que todos pudiesen,
doctors y legos, disfrutar do su encanto. Di-
cho de otro modo, habia que exponer en for-
ma enteramente nueva su material y asunto.
Para conseguirlo, hube de desarrollar en epi-
sodios la material muchas veces confusa del
original, distribuyindola en los debidos pla-
nos y perspectives de una acci6n dramdtica.
Todo ello sin que nada se omitiese: me refie-
ro a toda la primera parte del libro maya, has-
ta la destruccion de Xibalbd, en que consta lo
realmente esencial de aquella Biblia.
En cuanto a la segunda parte del Popol
Vuh, tuvo que ser may otro el criterio de la
realizaci6n. Firme en el intent de lograr an
Popol Vuh para todos, del mayor interns ha-
mano y universal possible, debi prescindir de
toda circunstanciada referencia local: que era
mejor, sin duda alguna, renanciar al detenido
desarrollo de tanto bello incident, en que por
cierto abunda el texto, que comprometer la
unidad de la obra. Por consiguiente, toda la
segunda parte se hallard sintetizada en el
Epilogo. No importa. Por tal manera, mi
Popol Vuh para todos se presentard al lector,
unido, homogdneo, biblico y, desde luego, field,
fidelisimo a su propia tradici6n.







Ahora bien: como quiera que se trataba de
un servicio a la cultural de America, me daba
el corazdn que algin premio habria de tener
mi modesto pero bien inspirado trabajo: pues
harto s6 de la generosidad de nuestra tierra
y pueblos. Y premio tuvo de inmediato en el
aplauso de muchos americanistas insignes, y
en primer tirmino de mi dilecto amigo el Doc-
tor Mdximo Soto Hall, afios ha incorporado a
la Argentina, para nuestro bien, en calidad,
como alguna vez se to dije, de ilustre emba-
jador de los mayas y de los atlantes. Vino
despuds el voto elocuentisimo y tan valioso,
de Virgilio Rodriguez Beteta, y finalmente la
ya mencionada publicacidn de mi trabajo en
los Anales, at propio tiempo que la notable
escritora inglesa Ana N. Berry, actualmente
en Buenos Aires, emprendia una preciosa ver-
si6n al ingles.
Prddigo ha sido el destino. Y, de veras, la
present edici6n ilustrada por admirables ar-
tistas de Guatemala, e impresa en la Tipogra-
fia Nacional, de bien ganado renombre, todo
esto bajo los auspicios de quien une a la alta
jerarquia de la funcidn la singular cafegoria
de su obra, queda mds alld todavia del mds
ambicioso suefo.







Y, sin embargo, no me basta, guatemalte-
cos may queridos. Pues quinn pudiera algtin
dia llegar hasta vuestra hermosa patria y con-
templar entire vosotros, las incomparables ma-
ravillas de an ayer misterioso! Dios dird...
Entretanto, las gracias de todo coraz6n al
ilustrado Gobierno que tanto me honra y los
mds fraternales sentimientos para los emi-
nentes colegas de la Sociedad de Geografia e
Historia.











Buenos Aires y enero de 1937.


















INTRODUCTION

Sagrado, sacratisimo es el texto de toda
Biblia. Sacratisimo lo decimos, el de la Bi-
blia quiche: el texto del Popol Vuh de los
mayas de Guatemala. Mas, Ipara qu6 quie-
ren los poetas ni los pueblos materials yer-
tos? Los sabios cierran las puertas; los poe-
tas las abren. La erudici6n es silencio; el
entusiasmo siempre una canci6n. No a fuer
de sabio sino a ley de poeta sopli en el viejo
libro religioso, hice subir al aire el polvo de
los callados versiculos. Ceg6se el aire. Dije-
le a la nube: Cobra formas, mu6vete, anda.
i Cuintas fueron las extrafas figures manifes-
tadas, de dioses, de hombres, de fantAsticos
series! Dijeles: Vivid, hablad, dialogad. Pa-
sad del texto biblico al teatro; de la cosmo-
gonia a la escena. Asi naci6 antiguamente la
tragedia. Renazcan tambi6n asi los tiempos
del Rabinal- Achi, el danza- drama famoso.







Por tal modo trasladi estas visions del frio
mundo de la ciencia filol6gica al ambito vivo
del arte. LEs much? No puede ser menos.
De ser menos, no seria nada. Asi lo hice por
amor a America y devoci6n a sus cosas. Pue-
de que 6ste sea un mensaje esperado aca,
alli, en alguna parte. El mundo es grande.
El teatro lo es mis. IY el alma del hombre?
En ningfin teatro hay nunca tanta multitude
como en el alma de un hombre.


























El loco pass profetiando... "MaIana no serin mis todas Ita.
que habitacioneo do lechabuz y de gatos monteses..."


HISTORIC PATETICA DEL POPOL-VUH

El "Popol Vuh" es la Biblia de los mayas-quichis
de Guatemala y el Yucatin; y los mayas-quich6s
son el pueblo mis sabio de America. Pero, jc6mo
se pudo saber algo de esta Biblia, c6mo se salv6
intacta para la civilizaci6n?
Aqui queremos contar su pat6tica historic, contar-
la a lo poeta; no, por Dios, a lo erudite.
IQue si ilumina alli? Hay un tiempo, despu6s
de nadie sabe qu6 cataclismos, en que la luna pasea
por los cielos de America alumbrando s61o ruinas.
Quirigua... Copin... Xochicalco... Palenque...
13








Mitla... Uxmal... Tihuanaco... la Isla de Pas-
cua... cementerios de obeliscos, de pirimides, de
estatuas. S61o el cielo de America no esti en rui-
nas (iy quin sabe no lo est6l). La luna recorre
los espacios de la noche alumbrando campos de
destrucci6n: la Isla de Pascua... Tihuanaco... Ux-
mal... Mitla... Palenque... Xochicalco... Co-
pin... Quirigui... piedras muertas. Encima y
en torno, queriendo tragirselo todo, la selva. Y
alli donde antafio unos hombres casi divinos levan-
taron esos ahora dormidos monumentos, el salvaje;
el salvaje que es la selva hecha hombre; por mejor
decir, hecha antihombre. Presencia horrible...
vuele el c6ndor, si lo quiere. Unicamente sobre
ruinas se posari. De cumbre en cumbre su ojo no
descubriri sino escombros. Y singularmente dos
pueblos de guardia: los mayas, los incas... cuidan-
do las ruinas, como a la espera de su resurrecci6n.
Cuidindolas; luchando con el antihombre y con su
espantosa madre, la selva.
Cuidando ruinas... A su sombra, IquB gigantes,
que di6ses pasaron? Lo cicl6peo, lo formidable esti
alli en el obelisco, en la estatua colosal, en el mo-
nolito, en la pirimide... LY quB? En vano inte-
rrogarin los nuevos Volney a las soledades. Los
dioses y los pueblos pasaron. Nada saben, ni si-
quiera de si mismas, las misteriosas estatuas de la
isla de Pascua, ese desierto con estatuas. Nada de
nadie los obeliscos de Quirigui. Nada el p6rtico
de Tihuanaco; pot alli no entran ni salen ya mis
que el viento y la sombra. Los dioses y los pueblos
pasaron. Quiines primer: pueblos o dioses?
jCuiles en pos?








Los pueblos sabios -los mayas, los incas-, se
preguntaban, como nosotros hoy: ICuintos miles
de afos entire nosotros y esas ruinas? Asombrados
se quedaban, con las sacerdotales manos sobre el
pecho, los ancikuos de las tribus, delante de Copin,
la ciudad de los muros revestidos de estuco, la ciu-
dad de la gran escalinata jeroglifica, que subia des-
de la plaza al temple Asombrado y extitico se pre-
guntaba: jPara que escalar las tristes gradas? De
un hueco a otro hueco, Ipara qu6 subir ni bajar?
Asombrados y extiticos se quedaban los ancianos
ante Mitla, oyendo las leyendas que hablaban de un
temple subterrineo sin fin... Asombrados y exta-
ticos delante de Tihuanaco, de Uxmal. Ellos tam-
biWn se preguntaban -los mis sabios-, sin acertar
con la respuesta: I Cuintos miles de aflos entire nos-
otros y esas ruinas?
Larga calle de ruinas, Am6rica; y por esta ancha
calle la procesi6n de los dioses antiguos y de los
pueblos que fueron. Despu6s, en tropel, todos los
clanes sonambulos, nacidos como al acaso, del tris-
te seno de la desmemoriada tierra. Y la selva hecha
hombre. Y acabemos la antitesis; el hombre hecho
selva.
Un dia, los conquistadores, vestidos de hierro.
Los conquistadores por el Norte, por el Centro, por
el Sur. Hecho tan grande, no habia de presen-
tirlo America? Toda Am6rica lo presinti6 como en
suefos. Mirad, si no, por tierra de los mayas-
quich6s, la ciudad de Gumarkaj, la ciudad mayor
de su reino. He ahi un indio loco profetizando por
sus calls. Quiere adivinar lo que no se sabe. Un
15








niio noble, hijo de noble funcionario, as6mase a
verlo pasar, atraido por el tumulto. El loco pasa
profetizando:
-Ya lBegan... ya legan..
Alguien le dice:
-Di, tu casa, cuil es...?
Responde:
-ICasa? 4Y para que quiero casa? Maiana no
serin mis todas istas, que habitaciones de lechuzas
y de gatos monteses.
El loco sigue su camino profetizando. Las gentes
rien tras el. Solamente el niio no rie. El soplo de
la verdad le ha dado en la cara del alma. Tiene
miedo; pero no un miedo estiril, como pueda ser
cierto que el episodio le ha traido, con la certeza
del cataclismo, la seguridad de afrontarlo. LFecha?
Poned comienzos del siglo XVI. Total, a 4 de abril
de 1524, no quedard piedra sobre piedra en la ciu-
dad de Gumarkaj, y los sefiores de los mayas se
habrin vuelto humo y ceniza en los quemaderos
de don Pedro de Alvarado.
Si. Los conquistadores. Alvarado y su hueste.
Fu6 cogida Gumarkaj, la ciudad de las calls esca-
lonadas. Ahora arde por los cuatro costados. Toda
ella es un brasero en que se acaban los mayas. El
loco de la profecia puede reir ahora de los que ayer
reian de ~l. Hay que huir. Al incendio seguiri la
matanza. Huyendo hacen camino por lo secret
de la montafia, hacia un refugio del Sur, los nobles
de Gumarkaj. En esa caravana va la nobleza today
de los quich6s. Entre ellos aquel niio a quien no
16








se le olvid6 nunca mis la cara del loco ni su pala-
bra que decia: "Vuestras casas serin mariana habi-
taciones de lechuzas"... Niio ayer, hoy mancebo,
ya tiene para siempre el ojo sombrio de los que
saben toda la verdad, de los que atravesara toda la
verdad de lado a lado. Lloran los miseros repe-
chando las cuestas, la destrucci6n de su gente, el
incendio de su ciudad, el sacrificio de sus reyes...
El sitio en que al fin se refugian se llama Zigu;n-
Tinamit. Parece un nombre de la Biblia, y su caso
colectivo para contado en versiculos... Ziguin-
Tinamit tiene al frente el cerro Pocojil. Al pie del
cerro mana una fuente. El mancebo suele subir a
lo alto del cerro. No va solo. Le acompafia siempre
algfin anciano que lo inicia en las graves cosas de
su raza y de su tierra. Todo se vuelve mito o le-
yenda a su alrededor. Toda cosa debe ser sabida
de nuevo.
Rodeando el caserio estin las barrancas, cargadas
de bosques. Entre el verdor suben al cielo los altos
pinos. A su sombra corre un rio: el Xalbaquiej:
el rio Ileno de secretes que contar.
--D6nde nace este rio, padre?
-En el cant6n de Mucubaltzip...
Y el mancebo se queda pensando en ese nombre
de Mucubaltzip, que significa "donde se entierran
las nubes".
De este rio de sus dioses sacaran el agua de su
bautismo los sacerdotes del nuevo Sefior; de ese rio
pagano, el agua cristiana con que bautizandolo en
Cristo, le matarin su antiguo nombre. No lejos
levantaron ya los hombres nuevos una capilla con







su correspondiente pila bautismal. Los dilatados
pinares, noche a noche, susurran inmensamente,
pero no dicen nada. Las montafias, los bosques,
los torrentes consintieron la ajena dominaci6n:
Iqu6 harin los pobres hombres, sino consentirla
tambi6n? S61o una vez, desde la mariana del bau-
tizo, se oy6 la voz del huracin que pasaba aullando:
"Yo soy vuestro dios"... Pero al otro dia, las mon-
tafias, las arboledas, las aguas, la capilla: cada cosa
estaba en su sitio, y la cruz en lo alto.
El mancebo que oy6 la voz del loco va de mance-
bo para hombre. Sabe el idioma de sus mayores
como pocos lo supieron antes que 61. Sabe tambien
la lengua del conquistador. Nacido en familiar de
dignatarios de la corte quiche, entiende los jerogli-
ficos. Letrado en letras espafiolas, puede verter
aqu6llos con 6stas, y viceversa. El es el escogido.
Nadie sabri nunca c6mo lleg6 a su alma el manda-
to que le impuso la sagrada area de dejar escrito
para siempre el nunca escrito libro de las tradicio-
nes quich6s, Caso estupendo de conciencia religio-
sa. Caso extraordinario de conciencia artistic.
Albacea formidable en todo caso, aquel hombre.
Albacea de un gran pueblo que se va y quiere salvar
su Biblia. Nada mis admirable, de verdad, que
este iltimo maya de los mayas de Kumarkaj, escri-
biendo con los caracteres grificos del vencedor, el
Genesis de su pueblo, desde la hora de la creaci6n.
Los rios, las montafias, las piedras hablan para 61.
Y 61 describe. Escribe y guard. Bien sabe que los
tiempos no estin buenos para mostrar lo que va
recogiendo; pero adivina que otros tiempos vendrin
a los que pueda hacerse ofrenda de tal tesoro. Es-
18








cribe y guard. Con sigilo, con minucioso sigilo,
como para cometer un crime. se recoge a escribir.
Sobre su cabeza cay6 el agua bautismal; se le repu-
ta buen cristiano; va a misa. Quizis fue leal escri-
biendo desde las primeras lines: "Esto fu6 escrito
dentro del cristianismo y la palabra de Dios...".
El testamento queda hecho. Otros sacarin otras
copias. Y el siempre repetido libro sera leide de
generaci6n en generaci6n por los hijos de los qui-
ch6s, que mamarin en l6 la doctrine de sus dioses.

*
*

Pasan dos siglos, casi dos siglos, sin que nadie
sepa nada de aquella Biblia; salvo los que deben
saber.
LY aquella procesi6n en la noche? Son ellos: los
descendientes de los grandes mayas. La aurora los
encontrari en march. Se dirigen al sito donde
antiguamente se levant6 la ciudad de Gumarkaj.
Ya suben, ya suben el monticulo en que antafio se
alzara el santuario de sus niimenes. Alli, en un
hueco, s61o de ellos conocido, queman su ofrenda a
las divinidades aut6ctonas y depositan las flores
amarillas de la muerte.
Estin por despertar los tiempos. Fines del siglo
XVII. El manuscrito quiche sera encontrado. Lo
encuentra un buen fraile dominico: Fray Francisco
Ximinez. Leyindolo, exclama con las manos jun-
tas: "Si alguna lengua se puede decir formada por
el Autor Sobrenatural es esta lengua quiche". Ma-
ravillado, traduce la obra al espafiol, y la inserta en








su "Historia de la Provincia de Chiapa y Guatema-
la". El mundo se enter, si, pero como quien no
pira mientes en ello. La Biblia quiche sigue siendo
un secret; ayer, de mayas iniciados; ahora, de eru-
ditos.
*


Corre otro siglo.
Y son, mirad, los tiempos del Abate iluminado, los
tiempos del Abate francs Carlos Esteban Brasseur
de Bourbourg. Llega a tierra de Ambrica, seguro
de su destine. He ahi un hombre capaz de sacar
a luz una Biblia. Si el indio es taciturno, 61 es
porfiado. ILe cierran una puerta? Toca con los
nudillos. jNo le quieren como a cura? Pues le
querrin como a medico: su botiquin portitil le ha
dado excelente fama de curandero. Tarde o tem-
prano hay que abrirle el coraz6n; y alli va sabien-
do cosas: la vieja lengua es ya como suya. El ojo
se le vuelve adivino. Tiene algo de mago en la mi-
rada, en las maneras, en la voz. Llega y ordena.
Nadie seri osado a contestarle: no sabemos. Se
le diri cuanto quisiera saber. Fu6 terrible oirle un
dia hablar asi:
-jAh! jNo sab6is las cosas que os pregunto?
NNo me las quermis decir? Pues enteraos de que
yo las s6, y muy mejor que vosotros. Por eso me
tennis aqui. I Qui6n soy yo? Enteraos: yo soy el
que sabe.
He aqui un hombre capaz de sacar a luz una Bi-
blia. Ademis, el siglo esti listo para recibir un
mensaje como 6se. El teatro del mundo esti dis-
20







puesto para la nueva gran funci6n. Despu6s de
los vedas del Oriente remote, los vedas del remote
Occidente. Es lo just. Los espectadores han ocu-
pado sus butacas: son los americanistas. El Abate
Brasseur tiene la voz que hace falta tener para
ser oido.
Por otra parte, ha hallado un nombre de inmensa
sugesti6n para su Biblia quiche: el "Popol Vuh".
Que no sea su titulo just, su designaci6n exacta,
poco o nada importa, siendo verdad que las palabras
"Popol Vuh", que nadie entiende, dicen muchisimo
a las gentes. Los sabios y los legos del mundo se
pusieron de pie para mirar, para tender, para escu-
drifar. El periodismo recogi6 la buena nueva y la
llev6 por toda la redondez de la tierra.
Los muertos dioses de America habian resucitado.


















EPISODIOS DEL POPOL-VUH


























"Apenas, nube sobre nube, los paisajes yloavanosedificiosdelcaos..."


I


LA CREACION

dLa noche? Mds bien la nada. En el seno
de la sombra flotan vagas manchas de luz.
EEl alba? No se ve forma algana. Apenas,
nube sobre nube, los paisajes y los vanos edi-
ficios del caos. Mas he aqui voices en la
noche.

Primera voz.-ZNo es todavia el alba de la vida?
Segunda voz.-No. Su faz esti oculta.
25








Primera voz.--Los Constructores? tLos Forms.
dores? Las Madres? Los Padres?
Seganda voz.-Duermen. Todos duermen. Todo
suspenso, todo vacio, todo inm6vil, todo en silencio.
Primera vox.- Nada reunido?
Segunda voz.-Nada.
Primera voz.- Nada hecho?
Seganda voz.-Nada.
Primera voz.-- Tu nombre?
Seganda voz.-Maestro Gigante Relimpago. jEl
tuyo?
Primera voz-Huella del Relimpago.
Segnnda voz.--Hay alguien mis?
Tercera voz.-Si. Yo. Mi nombre: Esplendor del
Relimpago. Somos los tres Espiritus del Cielo.
Estamos juntos.
Primera voz.-Entonces cantemos.
Las tres voces.-Que el alba se haga en el Cielo
y en la Tierra, y que un dia nazca el hombre.
Primera voz,-Esti bien.
Segunda voz.-Esti bien.
Tercera voz.-Esti bien.
Primera voz.-l Que pasa?
Segunda voz.-Hay una niebla. Hay una nube
grande separandose del seno de las nubes.
Tercera voz.- Qui pasa?
Primera voz.-Agua, agua. Inmensamente agua.
Segunda voz.--Qu6 pasa?
Tercera voz.-Salen del agua las montafias, las
grandes montafias.
Primera voz.- Qui pasa?
26








Seganda vor--Caminan los arroyos entire los
montes.
Tercera voz.-- Qu6 pasa?
Primera voz.-Venados, pijaros, pumas, jaguars,
serpientes, viboras en las montaias y entire los be-
jucos.
Seganda voz.-Esti bien. "Tfi, venado, sobre el
camino de los arroyos, en las barrancas dormiris;
en las hierbas, en las malezas viviras; en las selvas,
entire los platanares fecundaras; en cuatro pies an-
daris."
Tercera voz.-Fu6 hecho como fu6 dicho.
Primera voz.-iPijaros!... He ahi los Arboles,
anidad. En los bejucos morar6is; os multiplicar6is
entire las ramas...
Seganda voz.-Esti hecho como fu6 dicho.
Tercera voz.-Hecho esti.
Primera voz.-Ahora mujid, balad, bramad, con-
forme a vuestra naturaleza, [oh, seres!...
Segunda voz.-Aullad, grufiid, graznad...
Tercera voz.-Gorjead, j oh, pijaros!
Las fres voces.-Ahora, venados, pijaros, pumas,
jaguars, serpientes, viboras, series todos del alba
del mundo: alabadnos; pronunciad nuestros nom-
bres. Decid: Maestro Gigante Relimpago, os ado-
ramos.

Mas he ahi las criataras no lo pudieron.
He ahi los series todos, queriendo obedecer,
no podian, y se miraban entire si y hacian ges-
tos, y querian adorar, hablando, mas no ha-
blaban, y todo era aallar, graznar, magir. Y








los dioses de relampagaeantes vestiduras es-
taban tristes; pues dios que no es adorado,
mitad de dios s6lo es. IY d6nde vive an dios
como no viva en las almas? Por tanto, los
dioses de relampagueantes vestiduras estaban
tristes en el alba.

Primera voz.-Gorjean, mugen, cacarean, graz-
nan, pero ninguno sabe decir palabra. Nuestros
nombres no dirin.
Seganda voz.-No esti bueno eso.
Tercera voz.-La palabra no es de ellos. No pue-
den hablar.
Primera voz.-He aqui entonces nos hemos equi-
vocado. Esto no esti bueno, job, series! Y pues
que no nos adorasteis, en las barrancas morar6is
para siempre, en las guaridas para siempre, y vues-
tra came comida y past seri.
Segunda voz.-Dicho esti vuestro destino.

iOh, gran clamor! Toda bestia del cam-
po, y de la montafia, y de la espesara, di6
gran clamor de espanto. Y otra vez propa-
sigronse adorar. Mas no pudieron proferir
ninguna voz de adoraci6n sino, ;ay!, sola-
mente clamores. Y en vano los dioses dan-
zaron para ellos hermosas danzas y mos-
trdronseles resplandecientes. En vano fau.
iOh, gran clamor!
Las tres voces.-i Callad I
Primera voz.-. Qu6 haremos, pues, con esta crea-
ci6n de series?








Seganda voz.-Lo dicho. Pues que no hablan ni
adoran, su fardo tendrin. Su came sera molida y
triturada. Comida y past seri.
Tercera voz.-He ahi tiemblan. He ahi entien-
den la palabra de los dioses. He ahi por la tercera
vez quisieran adorar, mas no lo pueden. 1No lo
puedenI
Primera voz.-Tendremos que crear al hombre.

;Oh, terror! Toda bestia del campo, y de
la montania, y de la espesara, di6 alarido de
terror. Todas huyen; cada ana a sa guarida.

Segunda voz.-Es la hora. Amaneci6, amaneci6
el alba de la vida.
Tercera voz.-Su faz ya no esta oculta.
Primera voz.-ILos Constructores? jLos Forma-
dores? ILas Madres? jLos Padres?
Seganda voz.-Todos despiertos. Nada suspen-
so, nada vacio, nada inm6vil, nada en silencio.
Tercera voz.-- Todo reunido?
Primera voz.-Todo.
Segunda voz.- Todo hecho?
Tercera voz.-Hecho.
Primera voz.-Ya el alba en el cielo...
Seganda voz.-En el cielo y en la tierra...
Tercera voz.-i Debemos crear al hombre I

Sabe grande, grande, el vocerio de los se-
res y la inmensa voz de los mares y de los
follajes de las selvas.



























"Llega el hombre. Su vestidura son hojs. Holes, grandes
hojas solamente".


II


EL HOMBRE


,El dia? Mds bien el alba. En el seno
de la dulce laz flotan vagas sombras viaje-
ras, rezagados testigos de la reciente noche.
Ahora yo te maestro, lector, a los tres gran-
des dioses de aquella hora. Sentados estdn
los tres, vestidos de resplandecientes vesti-
daras; sentados en sus tronos de rocas en
la cambre de la montafia de la vida. El
mando, ;c6mo se alegra bajo la dulce laz!
31







Asi estdn los dioses de la Biblia quiche en
la hora de la primera creacidn del hombre,
que fau hora de fracaso. Escachad y sabed.

Maestro Gigante Reldmpago--Debemos crear al
hombre. Asi dijimos. Y lo creamos.
Haella del Reldmpago.-Estaban terminados to.
dos los Angulos del cielo y de la tierra.
Esplendor del Reldmpago.-Terminados.
Maestro Gigante Reldmpago.-LY las medidas de
las esquinas?
Huella del Reldmpago.-Muy bien medidas.
Esplendor del Reldmpago.-Entonces probamos
nuestra suerte. Hicimos al hombre.
Maestro Gigante Reldmpago.-Fabricamos para
el una came de tierra.
Huella del Reldmpago.-El hombre de tierra no
es mis; se acab6. Estaba mal hecho.
Esplendor del Reldmpago.-Se caia. El mundo
estaba hitmedo: desleiase.
Maestro Gigante Reldmpago--La tierra de su
came se deshacia blanda, fofa.
Haella del Reldmpago.-Se fundia; retornaba a
ser tierra. Fracasamos.
Esplendor del Reldmpago.-El rostro se quedaba
vuelto de un solo lado; la cabeza sin memorial. Fra-
casamos. Se deshizo el hombre de por si.
Maestro Gigante Reldmpago.-Mas de nuevo diji-
mos: Probaremos nuestra suerte. Construiremos
otro hombre. Pero antes...
32








Haella del Reldmpago.-Pero antes dijimos: Lla-
maremos a los otros dioses. Y vol6 nuestra voz:
IVenid, Antiguo Secreto, Antigua Ocultadora, Maes-
tro Mago del Alba, Maestro Mago del Dial Haga-
mos consejo. Formemos al hombre y seamos al fin
adorados, invocados y conmemorados.
Esplendor del Reldmpago.-Y comenzamos a for-
mar el hombre, de madera esculpida; para lo cual
hicimos el encantamiento del maiz. Y fue hecho
diciendo: "iOh, maiz Oh, tzit Oh, suerte I
IOh, granos I Asios, ajustaos. Y tf, Espiritu del
Cielo, yen a picar ahi." Asi fue como hicimos la
gente de madera. Pero, Lestamos seguros de su
perfecci6n? As6mate ti a los values, Maestro Gi-
gante Relimpago: los ves?

Una machedambre de informes series de
ensayo se amontona alld lejos.

Maestro Gigante Reldmpago.-Violos.
Huella del Reldmpago.-LHablan?
Maestro Gigante Reldmpago.-Hablan.
Esplendor del Reldmpago.- Caminan?
Maestro Gigante Reldmpago.-Caminan.
Huella del Reldmpago.-LViven?
Maestro Gigante Reldmpago.-Viven.
Esplendor y Huella del Reldmpago.-Entonces,
alegrimonos.

Llega el hombre. Sa vestidara son hojas.
No tiene resplandeciente manto como los
dioses. Hojas, grandes hojas solamente.
33








El hombre.--IAbrios, nubes! (Y se agranda la
luz.) Yo se c6mo fue. Me lo cont6 el viento del
alba. Vinieron los Dominadores, atravesaron la no.
che. Maestro Gigante Relimpago, fue el primero;
Huella del Relimpago, el segundo; Esplendor del
Relimpago, el tercero. Vosotros tres, los tres Espi-
ritus del Cielo. Y ya despiertos, despertisteis al
aire, a las aguas, a las cosas dormidas. Y vinieron
otros dioses afn. Y todos celebristeis consejo. Era
el alba empezando a despertar. "I Tierra ", dijis-
teis. Y se vi6 aparecer la tierra detris de las nubes.
Todo esto me fu6 revelado por el gran viento del
mundo.
Los dioses.-- Y que se oy6? I Qu6 voces se oye-
ron ? Tambiin lo sabes?
El hombre.-Tambi6n. Se oy6 voz que decia:
"Ti, venado, 6chate a la maleza. Vosotros, pijaros,
volad a las altas y verdes copas."
Los dioses.-Alegr6monos, entonces. El hombre
ha sido creado tal como lo necesitibamos. Hombre,
nos alegramos en ti.
El hombre.-No hay por qu6. De todos los hom-
bres que creisteis, inicamente yo pose la palabra.
Esto no seri contado en el Libro del Popol Vah por
los sacerdotes. S61o un poeta lo diri. Unicamente
yo poseo la palabra. Los demis, silencio y fracaso.
INo los v6is? Alli suben. Se movieron tras de mi.
Aqui llegan. QuiBnes son? Mufecos.
Un dios.--Pero no hablan?
El hombre.-Como no hablar.
Otro dios.-,-Y no viven?
34








El hombre.-Como no vivir.
Los dioses.-He aqui, hombre, nos avergonziis,
nos hac6is bajar la faz.
El hombre.-Miradlos. Hablando no hablan. Ca-
minando vagan sin objeto. Casi no ven. Su ojo es
turbio como a veces el mio. (0 es la creaci6n la
cosa turbia?
Los dioses.-No: su ojo o el tuyo.
El hombre.--Miradlos, pues. Todos muilecos,
maniquies, ensayos... Todos, mejillas secas, pies
secos, sin consistencia. Nada. Yo tambiin mufe-
co. Mirad, tengo manos; dedos, no. Los cinco de-
dos juntos. Pero, qu6 habliis ahi los tres dioses?
Maestro Gigante Reldmpago.-Hablamos que to-
dos morir6is y que una negra iluvia caeri dia y
noche sobre la tierra hasta que todos perezcais, sin
que quede uno solo; salvo aquellos que se tornaren
monos y se balancearen de los gajos y ramos con el
taparrabo hecho cola... Pero, Iquiin viene alli?
Huella y Esplendor del Reldmpago.-Alli viene
el dios Gukub, el orgulloso personaje, todo vestido
de airosas plumas coloradas y verdes, amarillas y
azules, como un guacamayo pensando: "Yo soy
el sol.
Guknb.-- Qu6 alcance a oir? jPens.is ahogar a
estos hombres? Teneos. Yo el sol, yo la luz, yo la
luna, digoos: Teneos. Estos hombres son mios. Me
adorarin y yo los engrandecer6.
Maestro Gigante Reldmpago.-Estos hombres pe-
receran al instant. iEntrad, entrad, destructores
TA, Cavador de Rostros, arrancales los ojos... Ti,
Murcielago de la Muerte, c6rtales la cabeza. Ti,
35







Brujo Buho Triturador, rompe sus huesos. Casti-
gados sean sus rostros. Y lueva negra luvia, y
sean todos, todos borrados de la haz de la tierra.
Aliviaos, animals y plants. Ya cesaron de ser
hombres estos series malificos. Alegrate, piedra;
regocijate, arbol. Probad ya vuestras fuerzas en
ellos, loh, bestias!, antes de que suba la inunda-
ci6n. Morded, triturad su came. iNo compren-
dieron el coraz6n del cielo!
Y como empezaron a revolotear los paja-
rracos de la muerte por aquella cumbre, los
hombres bascaban su salvaci6n par las lade-
ras abajo. Y no se oia mds que ijoli! ijodi!,
Ijaqui! ijaqui!, que tal era el grito de esa
pobre humanidad. iAy! iC6mo era aque-
lao! Piedras, broncos -la roca y el drbol-,
adquirieron movimiento, vida. Se formaron
ejercitos de piedra y de lefio que los per-
segaian y cercaban. jY qug hacian los
hombres? Alganos, en an brinco de terror
se trocaban en monos y quedaban saspen-
sos de alguna rama; monos pequefios, micos,
que despuds crecerian en los bosques, y aho-
ra se balanceaban con sa larga cola enros-
cada a la rama de algin drbol. JY los otros?
iAy, c6mo era aquello! Los pobres series, los
infelices maniquies querian Uegar a sus vi-
viendas; pero estas se derrumbaban sobre
ellos. Los drboles se cerraban unos con
otros: no les dejaban paso. Lo mismo ha-
cian los agujeros de las pefias, las paertas
de las cavernas: se cerraban ante ellos; no







los dejaban esconderse. Y venian entonces
el Cavador de Rostros, el MarciBlago de la
Maerte y el Brajo Baho, y los devoraban,
y el ano les arrancaba las pepitas de los ojos,
el otro les cortaba las cabezas y el tercero les
roia las entrafias y los pulverizaba.
Gukub.--iEn mala hora hac6is todo este mall Yo
el sol, yo la luz, os lo digo. Y a ti, hombre, principle
de hombres, te digo: Sigueme y te salvar6.
Los dioses.-O quedate con nosotros, y seris sal-
vo. Qu6 dices?
Los hombres, mariendo.-i Joli! iJoli!, Juqui
IJuquiJ
Los dioses.-- Qu6 responded?
El hombre.-Respondo que sigo la suerte de mis
hermanos. Cavador de Rostros, Murci6lago de la
Muerte, Brujo Buho, alli voy!

Y alld va el hombre por las laderas abajo,
el anico hombre digno de este nombre; yo te
digo, lector, que asi fae.

Gakub.-i En mala hora hac6is todo este mal, dio-
ses Relimpagos! Yo el sol, yo la luz, os castigari.
Maestro Gigante Reldmpago.-Calla. ( Qu6 eres
tf, sino un pobre dios presuntuoso, un pobre dios
fracasado?
Gukab.-IYo?
Maestro Gigante Reldmpago.-Ti, guacamayo.
Te desafiamos.
Gukub.--.Me desafiiis?
37








Maestro Gigante Reldmpago.-Te desafiamos, y
te perderemos. Testigo el mundo y la negra iluvia
que comienza.
Los hombres pereciendo.- iJoli! iJoli!, IJuqui
SJuqui!
Gakub.-Pues os cobrar6 tanto mal. Por de pron-
to, os robo la luz, ya que me voy...
Maestro Gigante Reldmpago.-Lo dicho, guaca.
mayo presuntuoso. Testigo el mundo.

Y vase Guknb, el de las vistosas plamas.
A tiempo se va. Ya se amontonan negras
las nubes de la formenta de destrucci6n.
Tristes estdn los dioses.

Maestro Gigante Reldmpago.-Debemos crear al
hombre. Dos veces lo dijimos asi. Dos veces nos
equivocamos.
Haella del Reldmpago.-De nada sirvi6. Estaba
mal hecho.
Esplendor del Reldmpago.-Nacieron, y no eran
mas que sombras. Alli se acaban.
Maestro Gigante Reldmpago. Humanidad de
un dia! Cuando cese la 1luvia, diremos: Viento, le-
vintate. Sopla ese polvo del suelo. De today la
gente que fu6, he ahi solamente, ioh, viento!, una
polvareda en el aire. Asi diremos cuando el vien-
to, obedeciindonos, comience a soplar.

Y pues ya pas6 del versiculo al drama el
episodio de la creaci6n y conti c6mo fua
acabado el hombre por el Cavador de Ros-
tros, por el Murciblago de la Maerte y par
38








el Brajo Baho, he de pasar ahora del ver-
sicalo al teatro el episodio de la perdici6n
y muerte del presantaoso dios Gukab; esto
hare yo, explorador de lejanas regions es-
pirituales y cazador de ayes raras por sas
grades florestas. Y todo redunde -que
para eso o hago--, en amor a America y
devocidn a sus cosas.

























"He aquf los tres dioses Relimpagos han llegado Ia lugar donde tiene
su trono el dios Gukub".


III


MUERTE DEL DIOS GUKUB

He aqui los tres dioses Reldmpagos han
flegado al lugar donde tiene su trono el dios
Gukab. eQu6 hacen para verle y no ser
vistos? Pues esto: esconderse detrds de los
cortinados de anas nabes que cuelgan del
cielo. De manera que sin sospechar qae le
ven, ;c6mo se pavonea el dios Gukab y qud
orgullosas palabras las que se le van de la
boca!
41








Gakab.-Yo necesito, yo, una humanidad que me
adore; pues soy el sol y la luna y toda la luz de la
tierra. Por mi poder andaban los hombres. Cay6
el diluvio, se ahogaron; pero yo los despertari, yo
la luz. Mis ojos, Ino son acaso verdes esmeraldas?
LY no refulgen? Mis dientes, Ino brillan como el
cielo mismo ? Mi nariz, no resplandece ? Y quin
tiene entire los dioses otro sitial con respaldo como
el mio? Helo aqui. (Y se pavonea en torno.)
Cuando yo avanzo ante mi sitial con respaldo, de-
lante de mi trono, se ilumina el mundo. Y mi res-
plandor va lejos, va lejos.
Y ocupa sa trono.
Maestro Gigante Reldmpago.-Asi dice, pero no
es verdad. Su resplandor no va lejos.
Huella del Reldmpago.-Su resplandor empieza y
acaba en el. No penetra en el cielo.
Esplendor del Reldmpago.-LlImase sol y luna
porque oy6 hablar de estas luces. Pero es cosa de
reir, pues ni la luna ni el sol se manifestaron ain.
Maestro Gigante Reldmpago.-Acabemos con ese
fatuo.
Huella y Esplendor del Reldmpago.-Acabemos.
No conviene que haya dioses tan inflados de va-
nidad.
Llegan en eso Junajup e Ixbalamqug, dos
heroes mozos, a tiempo que Gakub se le-
vanta y va cantando.

Gukub.-Mis ojos son de esmeraldas y metal.
i Cuinta es mi sabiduria! i Cuinta mi inteligencia!
Y ahora, a mi arbol me voy a comer.
42








Junajup.-Se enorgullece por sus piedras precio-
sas. Nada mis.
Ixbalamqu.-No esta bien que pase esto.
Maestro Gigante Reldmpago.-Por eso pensamos
acabar con 61.
Janajup.-Dejadlo a nuestro cuidado. LNo veis
nuestras cerbatanas? jPara que penasis que las
traemos al hombro? Somos buenos cazadores,
Maestro Gigante Relampago...
IxbalamquB.-Buenos cazadores somos.
Maestro Gigante Reldmpago.-Esta bien, cazado-
res, heroes de las cerbatanas. Pero precaveos mu-
cho. No olvid6is que Gukub tiene dos hijos: Sabio
Pez Tierra, el primer.o; Gigante del Mundo el que
le sigue.
Huella del Reldmpago.-Terrible cosa Pez Tierra.
LSabeis con qu6 juguetes se entretenia, con qu6
jugaba de nifio?
Junajup.-Ni este ni yo lo sabemos.
lxbalamque.-Ni yo ni 6ste.
Huella del Reldmpago.-Pues le servian de jugue-
tes las grandes montafias; las primeras, las de la
hora del alba.
Los heroes.-i Y qu6!
Esplendor del Reldmpago.-< Y sabiis qu6 decia
entire tanto Gigante del Mundo? Decia: Este otro
es mi juego: sacudir el cielo. Asi decia y era
verdad.
Los h6roes.-Mueran los tres entonces: 61 y sus
hijos. Adi6s.








Maestro Gigante Reldmpago.-Escuchad todavia.
Precaveos tambien de la mujer de Gukub. I Sabiis
c6mo se llama? Se llama La Que Se Torna Invi-
sible.
Los heroes.-Esti bien. Adi6s.

Se echan las cerbatanas at hombro y co-
mienzan a caminar. En esto, t6panse con
los abuelos, con el Abaelo y con la Abaela.
Los dos may viejos. Mds viejos que el mun-
do. Blanca, blanca la cabellera.

Los Abuelos.- A d6nde vais, queridos niios?
Los h6roes.-Os saludamos en el alba, abuelos
nuestros. Vamos a matar a Gukub, el dios vanido.
so, el Guacamayo. Dejadnos seguir adelante.
El Abuelo.-Por mi nombre que deseo saber c6mo
lo matareis.
Ixbalamqau.-Por tu nombre, Gran Jabali del Al-
ba, que te lo diremos. Gukub se alimenta de las
pequefias frutas amarillas que da el arbol que Ila-
man Byrsonia. Nos ocultaremos entire el follaje.
La Abuela.--Y despubs? Por mi nombre que
deseo saberlo...
Janajup.--Por tu nombre, Gran Tapir hembra
del Alba, que uno de nosotros le asestari un buen
tiro de cerbatana. Adi6s.
Y vanse.
El Abnelo.-1 Pobres nifios! Temo per su suerte.
Deberiamos ir nosotros tambi6n y valerles.
La Abuela.-Vamos, Abuelo. Asi debe ser.








Y echan fambien a caminar. Los heroes
van adelante may garridos con las cerbata-
nas at hombro. Los encorvados abuelos
detrds.
Y cuando hubieron leegado al sitio donde
estaba el gran drbol coposo de los pequefos
fratos de oro, escondieronse entire el follaje
los cazadores y no lejos los abuelos.
Y vino Gakub, y subi6 a comer, cantando,
como siempre, la canci6n de sa orgullo.
Gaukab-Mis ojos son de esmeraldas y brillante
metal: mis dientes, piedras preciosas. Cuinta es
mi sabiduria! iCuanta mi inteligencia! Pero aqui
termino el canto, que quiero comer.
Entonces Junajup hizo punteria con la
cerbatana y le asest6 la bala en la mitad de
la mandibula. iQu9 bodocazo! Gukab se
fambaleo en sa rama perdi6 pie, y rodando,
rodando, cayd.
Gulkab.-iJoli! iJoli! Juqui i Jqui i Ay, dolor
Junajap.-- Caiste al fin I
Gakab.-iAh! IFuiste ti? Pues ahora verks.
Y Gakab cogi6 del brato a Junajup con
tal saifa, y se lo zamarre6 de tal modo, que
se to arrange. Y aqui os dire que Ixbalam-
quS tuvo miedo y no se movi6 de entire el
follaje. Asi fua. Y Gakub se levant6 con
su trofeo -el brazo de Junajup-, y se fa
entire quejidos de ijolf! fjoli! ijuqui! Ijuqui!
sujetnadose con ana mano la quijada, como








si fuera a caersele. Y de veras habiera que-
dado vencedor, aunque con la quijada rota,
de no ser que los Abuelos, el Jabali del Alba
y la Tapir del Alba -esos astltos-, le per-
dieron, hacindosele encontradizos en el ca-
mino, por donde Gakab venia dando ayes.

El Abuelo.-Adi6s, seflor Gukub, ornamento del
mundo, sol, luna, luz. Te saludamos en el alba.
Gukab.-, Quiines sois? Pareceis juiciosos.
El Abuelo.-Somos unos viejos abuelos.
Gukub.--Sab&is por ventura curar?
El Abuelo.-Es lo inico que sabemos.
Gukub.--Curiis dientes, ojos, huesos?
El Abuelo.-Curamos dientes, curamos ojos, cu-
ramos huesos. Sacamos los gusanos de las muelas.
Gukub.-Yo os suplico que tengiis piedad de mi
rostro. Mis ojos no dormirin mis. iJolil iJolil
Me dispararon con cerbatana unos enemigos astu-
tos. Dieronme en la quijada. Cai de lo alto de mi
arbol. Mis dientes, ved, se mueven. Y los ojos
du6lenme. i Juqui! i Juqui!
El Abaelo.-iEso no mis? Curamos. Sacamos
dientes malos y ponemos buenos. Sacamos ojos
malos y ponemos sanos.
Gakub,-Pero, jc6mo har6is? Mis ojos son es-
meraldas y brillante metal; mis dientes de pedreria.
El Abaelo.-No temiis. Pondremos mejores, sol,
luna, luz.
Gakab.-Hacedlo, pues. Parec6is juiciosos.
El Abaelo.-Estirate tan grande como eres.
46








Y Gukab se extendi6 grande en el suelo.
Y los Abnelos comenzaron a sacarle los ma-
ravillosos dientes y a ponerle maiz blanco
en su lugar.

La Abuela. Mira que maravillosas piedras,
Abuelo, Gran Jabali del Alba! Qu6 haremos con
ellas?
El Abnelo.-M6telas en el saco. Despuis las
guardaremos mejor. En las entrafias de la tierra
las esconderemos: que no sean otra vez tentaci6n
de vanidad.
La Abuela.-i Mira este otro diente, Abuelo, y es-
te otro, y este otro mis! Miralos, c6mo brillan!
El Abuelo.-Guirdalos, guardalos, Abuela Tapir.
Gukaub.-iJoli! joli
El Abuelo.-Se acab6 esto. Ahora te arrancare-
mos los ojos.
La Abuela.-i Oh, Alba! No se vieron nunca ojos
iguales. i Que esmeraldas, oh cielos
El Abuelo.-Arr6jalos alli lejos y se convertirin
en dos prodigiosos lagos verdes.
La Abuela.-Alia van...

Y cierto. Fau asi: dos prodigiosos lagos
verdes.

Gakub.-lY ahora? ILos otros ojos? La tinie-
bla esti conmigo. Dadme ya los otros ojos.
El Abuelo.-No te hacen falta ya. Amarilleando
esti tu rostro y a punto de morir.
Gukab.--Soy, pues, un dios que muere?
47







El Abaelo.-No convenia que hubiese un dios tan
vanidoso como td.
Gakab.-Muerto soy.
Sabe grande, grande el vocerio de los se-
res y de los follajes de las selvas y el grito
del viento en la montanfa pelada: fanerales
de Gakub.
La Abuela.-Muri6 Gukub. I Qui haremos ahora
con el orgullo de sus plumas?
El Abuelo.-El orgullo de sus plumas sera arro-
jado al viento, sembrado por la montafia pelada.
Asi... Asi... como lo hago ahora... Y el orgullo
de sus plumas de todos colors se extender en bos-
ques de palmeras maravillosas. (Y, cierto, era as.)
Los bosques de palmeras esconderin el secret de
la muerte de Gukub... Vamos Abuela Tapir del
Alba.
La Abuela.-Vamos, Abuelo Jabali. "Ejecutado
queda el mandate del Coraz6n del Cielo."






















AoL Zip e


"A todo esto, Zipacni se entraba mis y mis en la cueva, y ya tenfa
todo el cuerpo adentro, salvo las piernas, que n6".


IV

LOS HIJOS DEL ORGULLO

Lector: No se c6mo hacer con estos dioses
mayas que brincan y retozan, espontineos
y birbaros, al verse libres de las prisiones
eruditas en que yacieran. No saben di-
simular el ansia de mostrarse a su America
a una luz de poesia. Ellos bendicen todos
los nombres eruditos, desde el de Fray Fran-
cisco Xim&nez y el de Brasseur de Bour-
bourg, hasta los de Georges Raynaud, Villa-
corta y Rodas, como que a tales espiritus
49








les deben la conservaci6n de la vida; pero
se sienten muy a gusto conmigo, poeta. No
se c6mo hacer para contenerlos. Todos qui,
sieran correr a la vez y treparse a las altas
montaflas y representar alli las escenas de
sus gestas.
Antafio, cuando estos dioses vivian en la
tradici6n de las gentes, cada vez que un an-
ciano contaba algiun episodio de los divinos
hechos del Popol Vuh -esa Biblia america-
na, mezcla de Genesis y de Mil y una No-
ches-, el oyente les instalaba teatro en su
imaginaci6n, y estos dioses aparecian vivos
y frescos en 6l. i Eso deseo yo que acontez-
ca de nuevo! Que aparezcan tan vivos y tan
frescos, tan agiles y tan alegres como ayer,
juglares mis que dioses, y en todo caso dio-
ses-juglares, capaces de hacer reir a las gen-
tes ingenuas -y meditar a las graves-, con
sus proezas, sus pantomimas y sus chascos.
Abiertas fueron por mi, de mi mano, las
prisiones que los encerraban. Llamadme, si
queriis, libertador de dioses: me placeria.
Pero no se trata de mi sino de ellos. Vedlos
ahi correr ansiosos de libertad, al juego y al
teatro; vedlos pasar bajo grandes arcos de
asombro a patios de travesura. De todo lo
cual se huelgan muchisimo, asi como de los
nuevos ritmos de la acci6n, en que voy armo-
nizando mi libertad artistic y la esencial fi-
delidad a los textos. Nuevos ritmos de la
acci6n en que surge la cAndida intriga de los
50







sucesos. Contentos ellos y content yo. Y
nada de aquellos relates difusos e inacaba-
bles sino sintesis apretadas y sincopas.
jAdelante, dioses! Contad ahora lo que
bien quisi6reis.
Voces.-Contad ahora qu6 sucedi6 despubs de la
muerte de Gukub, ese dios orgulloso.

At punto aparecen los viejos Abnelos del
mundo, la Abuela y el Abaelo, esto es, el
Jabali del Alba y la Tapir del Alba.

El Jabali del Alba.-1 Muy bien! Cuando sacrifi-
camos al orgulloso dios Gukub, hubieron de formar-
se con las esmeraldas de sus ojos dos prodigiosos
lagos verdes. Y la montafia, hasta entonces monda
y pelada, visti6se de palmeras maravillosas. IOs
acordiis? Pues ahi lo tennis todo a la vista.
La Tapir del Alba.-He aqui ahora por entire ese
divino palmar, con algo tambi6n de las plumas mul-
ticolores del dios Gukub, he ahi por entire las palme-
ras, los dos hijos de aquel gran guacamayo, sus dos
hijos no menos vanidosos que 61: Zipacni y Capra-
kin, los cuales supieron c6mo fu6 muerto Gukub
por nosotros, porque los ecos se los contaron, aun-
que ignoran que las plumas, joyas y galas de aqu6l
fueron transformadas en ese bosque, en esos lagos.
AUI vienen. Ya vendrin tambi6n nuestros heroes
Ixbalamqu6 y Junajup. 1 Y veriis lo que pasa! En
cuanto a nosotros, desaparecemos. (Y desapa-
recen.)
Y venian diciendo Zipaend y Caprakdn
debajo de las palmeras, lo que bien sabrbis.







Zipacnd.-Nuestro padre ha muerto a manos de
gente astuta. Pero le vengaremos. Y ademis le
sobrepasaremos en orgullo. Le mataron unos dio-
ses enemigos de la grandeza. iY qu6! Nosotros se-
remos todavia mis grandes. Por mi parte -digo la
verdad-, yo hice las montafias. Las montafias son
mias. (No es bastante motive para estar orgulloso?
Caprakdtn.-Tf hiciste las montafias, y en cuanto
a mi, las acomodo a mi albedrio; i juego con ellas!
Zipacnd.-Yo soy el Sabio Pez-Tierra, y esti di-
cho todo.
Caprakdn.-Yo, el Gigante de la Tierra, y no hay
nada qu6 afiadir.
Zipacnd.-iYo soy el hacedor de montafias!
Caprakdn.-i Yo, el Terremoto!
Asi venian diciendo. Y de la otra part,
venian los heroes Junajup e Ixbalamqau,
aquelos mismos que precipitaron la maerfe
de Gakub, rompi6ndole ana qaijada. Y ve-
nian cantando.

Los heroes.-Cantamos la muerte del orgulloso
Gukub. i Somos los heroes Junajup e Ixbalamqui,
los castigadores del orgullo! Por nosotros se alegra
el coraz6n de la tierra. Con una bala de cerbatana
le rompimos la quijada a Gukub, el orgulloso, y le
pusimos en camino de su desastrada muerte. Can-
temos la muerte del orgulloso Gukub!
Asi cantaban. Pero, en eso, viendo a lo le-
jos, entire las palmeras, a los hijos de Gakub,
dejaron de cantar.








lxbalamqu.--L Seri verdad de mis ojos ? Alli vie-
nen, alli vienen los hijos de Gukub. Ellos son.
Junajap.-Dia grande este. Acabaremos con
ellos. Ya mi brazo esti compuesto y otra vez en su
sitio.
Ixbalamqug.-No negar6 mi nombre. De mi dije-
ron mis padres, el parecido a los tigres.
Junajap.-Y de mi, el principle de los cerbatane-
ros. Acabaremos con ellos. Son dioses malos.
Ixbalamque.-Pero esta no es la cuesti6n, i ay, Ju-
najup! Miralos. Son mis fuertes que nosotros.
i Oh, much mis I No por la fuerza, sino por la as-
tucia los venceremos.
Janajap.-LY qu6 has trazado?
Ixbalamqua.-Esto: Zipacni se alimenta solamen-
te de peces y de cangrejos. He aqui, pues, he fabri-
cado para perderle un cangrejo de perdici6n y helo
metido en una cueva. Hare entrar a Zipacni boca
arriba en la cueva para que coma el cangrejo, y
cuando haya desaparecido en ella le dejar6 caer la
montaiia, ya socavada en el centro, y pereceri.
Junajup.-En cuanto a Caprakin, yo s6 lo que
cumple, pues una adivinadora de la suerte me dijo
un dia: "El dia que Caprakin coma tierra blanca,
moriri". Y yo le hare comer tierra blanca. iYa,
ya! Y le perderi la gula.
A todo esto, iqua hermoso era el paisaje
de las palmas, mientras caminaban, y qua
apacible arroyo el que descubrieron en el
fondo de an barranco.







Junto a este arroyo, at pie de ana palme-
ra, no may alta, se senfaron los hijos de Ga-
kab. Y los heroes Junajap e Ixbalamque,
sin denotar sa presencia, porque andaban en
pantillas de pies, Ulegdronse al drbol y se
treparon a sa copa con el designio de ver y
oir. Y pasaban, de tanto en tanto, algunas
aves volando al hilo del viento, cantando. Y
se les saltaba el corazdn a los heroes por
darles caza de an tiro de cerbatana. Mas no
lo hicieron ni ana sola vez para no ser des-
cabiertos, y segair viendo y oyendo.
Paes ry qua oyeron? Ahora os lo dire.
Primero oyeron una gran rfsotada de Zipac-
nd, y despuas este didlogo:
Caprakdn.-IDe que te ries, Zipacni? IDe qu6
te estas riendo, Sabio Pez-Tierra?
Zipacnd.-De los cuatrocientos mozos que que-
riendo acabar conmigo hallaron la muerte a mis
manos, de eso me estoy riendo. Estos necios train
un enorme Arbol a la rastra, para horc6n de una cho-
za que querian construir, cuando acert6 a pasar y
les dije: "CC6mo? Cuatrocientos sois y apenas
podeis con el Arbol? Decidme a d6nde lo lleviis, y
yo solo os lo portar6 sobre mi hombro." "Prue-
ba", me respondieron. Y yo lo hice como quien
alza una pluma. (Oido lo caal, Junajap e Ixbalam-
qua se hacian del ojo el ano al otro, y gestos y alco-
carras de susto.) Y les Ulev su tronco hasta donde
ellos dijeron: "Aqui es". Pero esos ingratos pen-
saron: "Es demasiado fuerte. Hay que matarle."
Y, decididos a perderme, mandaronme abrir un pro-
54








fundo pozo, en mira de soltarme una viga adentro
cuando yo estuviese abajo escarbando. Pero yo me
burli muy lindamente de ellos haciendole salida al
pozo por otro lado. (Y Janajap e IxbalamquB se
decian el uno al otro, susurrando: "Malo va esto.
Son mds faertes que nosotros y, ademds, anos as-
tatos.") Luego a esto, les hice career que era muer-
to, cortindome cabellos y ufas para que se los Uleva-
sen las hormigas, como cosas de muerto. Entonces
festejaron mi p6rdida y se embriagaron tres dias
seguidos. Mas al tercero llegu6 yo, derrib6 su casa
y perecieron todos. Ahora, Iqu6 son? Estrellas.
Un mont6n de cuatrocientas estrellas, alli en el cie-
lo. (eSabes cables, lector? Las que tr llamas las
PlByades.)
Y Zipacnd y Caprakdn reian y reian, has-
la que les di6 hambre.
Zipacnd.-i Ay, Caprakin, me ha dado hambre!
ZY sabes lo que hay de malo? Que no tengo que
comer. Tienes tf algo?
Caprakdn.-Nada.
"Esto va mejor", dijgronse Janajap e Ix-
balamqae, y descendieron del drbol, may
corteses, saludando a los dioses.
Los heroes.-Os saludamos, principles. Por ca-
sualidad, no tennis hambre?
Zipacnd.-Yo si; pero, quiines sois?
Ixbalamqau.-Somos unos pobres cerbataneros;
mas, aunque seamos tan pobres, podemos quizs
procurarte sustento. De casualidad, Ino te agra-
dan los cangrejos?








Zipacnd.-1-No han de agradarmeI Hay, acaso,
cosa mis rica en el mundo? Todo el dia lo paso
buscando cangrejos. Mas tres dias hace que no
hallo ni cangrejos ni peces y traspisame el hambre.
Ixbalamqu6.-Entonces ven conmigo y te reme-
diari. Te dar6 a comer un cangrejo como otro me-
jor no se ha visto nunca en los rios. Ahora escu-
cha: este cangrejo que te digo esti metido en una
cueva, y para cogerlo hay que entrarse boca arriba
en ella.
Zipacnd.-jY no lo hare? Ea, vamos. Y vosotros
tambiin.
Y al punto echan a andar. Y caminan, ca-
minan, hasta el pie de ana montafia, donde
nacia an rio. Y a algana distancia camina-
ban Caprakdn y Junajup. Asi andavieron
hasta que llegaron a la barranca del cangre-
jo, donde el pobre Zipaend empez6 a meter-
se boca arriba. Pero Caprakdn y Junajap
se quedaron lejos.
Caprakn.-I Dichoso ZipacnA, que ahora comerA
hasta hartarse I Y yo?
Janajap.-No digas mas. All vuelan unos pija-
ros al hilo del viento, y de un tiro de mi cerbatana
caeri el que yo quiera. jTiro?
Caprakdn.-Pon un buen bodoque en tu cerbata-
na, y caiga cosa buena.
Janajup.-Prepara th, entretanto, unas brasas en
el suelo.
A todo esto, Zipacnd ayadado por Ixbalam-
qua, se entraba mds y mas en la caeva, y ya
tenia todo el caerpo adentro, salvo las pier-








nas, que no. Y mientras Caprakdn hacia
lambre, Junajap cazaba alegremente. Y
volte6 various pdjaros y los desplum6 y los
unl6 de una cierta tierra blanca.
Caprakdn.- Qu6 haces, Junajup?
Junajup.-Untar de tierra blanca estos pijaros
para que te deleites con su sabor.

Y puestos que fueron a la lumbre los pdja-
ros, comenz6 a esparcise an olorcillo delicio-
so, y a Caprakdn se le hacia agua la boca.
En cuanto a Zipacnd ya no mostraba fuera
mds que los pies, visto lo cual por Ixbalam-
qua, le ayud6 a entrarse del todo, y cuando lo
hubo hecho, le desplom6 una montaiia enci-
ma y le dej6 soterrado y muerto. Y el gran
fragor reson6 por los espacios y to oyeron
tambign alld lejos donde se habian quedado,
Caprakdn y Junajup.

Caprakdn.-L Oiste? Fue un gran ruido, como de
alguna montaiia que se derrumbase. Vamos a ver,
asi que comamos.
Junajup.-Si es por eso, marchemos de inmedia-
to: que bien se puede comer y marchar al propio
tiempo.
Caprakdn.-Tienes raz6n. Dame, pues, mi pija-
ro, y andando.
Tras lo cual, Caprakdn y Junajap se pa-
sieron en march hacia donde se habia oido
aquel raido atronador. Y Caprakdn iba de-








vorando su manjar, con tal hambre que no
podia hablar pro comer. Hasta qae comen-
z6 a sentirse malo.
Janajap.- Que tienes? iAy de ti!
Caprakdn.-Tengo, lay de mi!, que desmayo y
flaqueo... Las piernas..., los brazos, como aje-
nos... No podri caminar mis... iJoli! Joli!
Muerto soy.
Y cay6 como an drbol enorme derribado
por el lenfador, a tiempo que doblando el
camino, venia victorioso el otro hiroe, can-
tando.
Ixbalamqu .- Alegria! iAlegria Muerto es Zi-
pacni.
Junajup.-Y muriendo esti tambien Caprakin.
IAlegria! iAlegria!
Caprakdn.-Acabindome estoy. Mas quisiera
preguntarte una cosa. (Por que me mataste, Jun-
ajup? Y ti, Ixbalamqu6, Ipor que mataste a Zipac-
na? Por que ambos somos muertos?
Janajap.-Muertos sois porque mala cosa es el
orgullo.
Caprakdn.-Y ti, qu6 dices, matador de Zipacni?
IxbalamquB.-Que no estaba bien querer levantar-
se hasta la luna y el sol.
Caprakdn.-- Sois, pues, enemigos de la grandeza?
Janajap.-No; mas de la desproporci6n y del des-
equilibrio. No todos podemos ser como el sol y
la luna.








Caprakdn.-; Por qu ?
Ixbalamqau.-Porque se destrozaria el mundo.
Caprakdn.-Decidme ahora, quien os entreg6
nuestras vidas?
Junajup.-Huracin, ese dios poderoso nos entre-
g6 vuestras vidas.
Caprakdn.--~De piedra? De metal? De que
esti hecho ese dios poderoso?
Ixbalamqae.-Ni de metal ni de piedra; mas de
aire y de cielo.
Caprakdn.--Y d6nde esti?
Los hdroes.-iEn todas parties!
Caprakdn, muriendo.-Muerto soy.



























"Y venian tambifn a verlos jugar a la pelota en el
ornamentadol front6n".


V


XIBALBA

IC6mo hacia Anquises para salvar a los
dioses de Troya en la noche fatal? Entre
la tiniebla relampagueada de incendio, lie-
vaba la sacrosanta carga de las divinas esta-
tuas, puesta toda su alma en hacerlo. No de
otro modo procedo yo con estos dioses mayas
del Popol-Vuh, con estos dioses de la prime-
ra maiana de America, al trasladarlos de la
61








yerta region de los versiculos inertes, y a
menudo incomprensibles y obscuros, a la
vida clara, alegre y movediza del arte.
Pero yo hago mis todavia. Pasando voy
con estos dioses como por entire malezas,
sacandolos de la marafia de los viejos ver-
siculos, abriindoles anchos caminos en la
agria selva; para que anden contents, para
que salten y corran, para que vivan y jue-
guen, para que vuelvan a ser los series Agiles
que fueron un dia.
Muy bien. IY qu6 pas6 despuis que mu-
rieron los hijos del orgullo a manos de Ju-
najup y de su hermano Ixbalamqui? Luego
que tales heroes hubieron alcanzado estas
victorias, tanto corri6 por el mundo su me-
recida fama, que las multitudes se juntaban
para saber cosas de Ixbalamque, cosas de Ju-
najup: c6mo nacieron, si tuvieron padres y
cuil fui el nombre de sus padres, o si, co-
mo otros dioses, nacieron sin padre ni ma-
dre. Y venian tambiin a verlos jugar a la
pelota en el ornamentado front6n. Y des-
pu6s de las partidas alguno de ellos explica-
ba quiines eran.

Junajap.-Tuvimos padres, si: Ixpiyacoc e Ixmu-
cane. Nacimos de noche los dos y los otros cinco
hermanos que tenemos y aqui veis: los siete cerba-
taneros que somos, nacimos de noche, antes que
fueran los astros del cielo, en la noche sabia, cuan-
do aun no era el dia. Pero nosotros no valemos
nada al lado de nuestros sobrinos Junbatz y Jun-







chogiiin, hijos de un cerbatanero hermano nuestro
y de la hermosa Ixbakiyal6. He ahi los augures
de nuestra estirpe, los adivinadores de la suerte.
He aqui los ricos y los generosos. He ahi a Jun-
batz y a Junchogiiin, que todo lo saben: cantores y
oradores, joyeros y cinceladores y entalladores de
piedras preciosas... Y ahora no nos preguntiis
mis, pues queremos seguir jugando a la pelota.
Mas en este panto Ilega Guok, el Mensa-
jero del Pais de la Muerte, ese negro caervo.
Y con l llegan tambidn cuatro bahos man-
daderos: no hay para qu6 sepdis todavia sus
nombres.
Guok.-iParad! Nuestros soberanos, los sefores
de la muerte, los soberanos de Xibalbi, Jun Came
y Gukub Came, han dicho: "t Qui batahola es isa?
IQub es ese ruido de pelota? Quiines revuelven
asi la tierra? Que vayan por esos jugadores los
mensajeros y nos los traigan para que jueguen aqui
en el pais de la muerte, para que veamos c6mo jue-
gan." Asi dijeron. Por tanto, henos aqui, y he
aqui las palabras del desafio: Todos los despeda-
zadores de Xibalbi, y los que hinchan a la gente y
descoloran sus cars, y los tiende-tullidos y los jun-
ta-sangre, y todos los quebradores de huesos, y los
matadores a traici6n, y los sembradores de desgra-
cias y de horcas, y los apretadores de garganta, todos
los sefores de la muerte, os desafian a jugar a la
pelota alli en Xibalbi. Llevad vuestras flechas, no
olvidiis vuestras lanzas, y menos vuestros guantes
y vuestras pelotas.








Ixbalamqua.- Ciertamente, la cosa es asi?
G ok.-Ciertamente.
Ixbalamqua.-Entonces, obedecemos. Los siete
cerbataneros te seguiremos a Xibalbi (1)

Y tomaron el camino que les iba sefialan-
do Gaok, el mensajero, el negro caervo. Y
tambiin marchaban con ellos, Ilevando los
equipajes de los siete cerbataneros, los aya-
dantes de Gaok, aquellos coatro bahos, cuyo
nombre no dije y ya voy a decir: el baho
Chabi, cuyo grito es an lamento; el baho
de ana sola pierna; el baho de alas de fuego,
y el baho que s6lo era ana cabeza con alas.
Y llegaron, tras macho andar, a la parte en
qae es mcs quebrado el saelo, panto de don-
de arranca el camino que va al reino sabte-
rrdneo de Xibalbd, como por ana galeria. Y
aqui doblamos, lector, ana hoja mds del
"Popol-Vah", esa Biblia de America. Do-
blamos esta gran hoja del "Popol-Vah" y
penetramos en el mando de los muertos.
iCauntos rios pasaron! El de los barrancos,
el de las pozas, el de la sangre y el de las
anchas agaas. Y cuando habieron pasado
todos estos rios, pasado que habieron el

(1) Sigo en este punto Is version guatemalteca de Villacorta y Rodas,
para quienes son siete los cerbataneros sacrificados, y no solamente Juna-
Ujp e lxbalamquC, como lo quiere la version de Raynaud.
Otra aclaracidn.-Si el Gavilin, como expresamente se dice en la ver-
si6n de Raynand (parigrafo 11) es el mensajero de los dioses Relimpagos,
Guok, el Negro Cuervo, no debe ser confundido con el. Me tomo la liber-
tad artistic de hacer de ese t ltimo un mensajero de los dioses de la muerte.
Nada se pierde y macho se gana.








caarto, legaron al coatrivio, donde esta el
encaentro de los cuatro caminos: el colora-
do, el negro, el blanco y el amarillo.
Junajap.--Qui debemos hacer ahora, mensaje-
ro? ~Qu6 debemos hacer ahora, sefor Gavilin,
seiiores Buhos? Nos hemos parade y no decis cosa
alguna, mensajeros de Xibalbi. Nos da miedo.
Guok.-Esperaremos a que hablen los caminos.
Alguno hablari: el blanco, el rojo, el amarillo o el
negro.
Un cerbatanero.-lHablan los caminos?
Guok.-Hablan.
Otro cerbatanero.- Verdad?
El camino negro.-Verdad.
Guok.-I Que camino debemos tomar?
El camino negro.-He aqui yo soy el camino del
Seiior.
Gaok.-Entonces, echemos a andar per il.
Y siguieron andando. Y llegaron a la re-
sidencia del rey de Xibalbd. Y era an ex-
traifo recinto el lagar donde entraron. Alli
estaban, sentados, unos dioses a quienes sa-
ludaron los cerbataneros.
Los cerbataneros.-Os saludamos, dioses.
Mas nadie les contest.
Un cerbatanero.-No nos responded. En cambio,
pareceme como que alguien detris de la pared se
estuviese riendo con una risa sofocada.
Janajup.-Sea lo que fuere, saludemos otra vez
a estos dioses.







Todos.-Salud os decimos, sefiores. Os saluda-
mos, dioses.
Ixbalamqua.-No se menean, no. Pero, Lsabiis
por qu6? Pensando estoy que hemos saludado a
maniquies y mufiecos. Seri esto una burla?
Junajup.-Temo, si, que esto sea una burla.
Riendo estin de nosotros detris de las paredes, mi-
rando por los agujeros, los amos de Xibalbi. Se oye
bien claro. Los moradores de Xibalba se estin
riendo a carcajadas.
Ixbalamqub.- De nosotros sera?
En esto tiegan Jan Came y Gukab Came,
que apenas podian disimalar el gusto de ver
cogidos a los cerbataneros.
Jun Came.-Cerbataneros: sed aqui bienvenidos.
Somos Jun Came y Gukub Came, los amos de Xi-
balbi. Mafiana os pondr6is vuestras coronas y
vuestras miscaras, y jugaremos. Entre tanto, sen-
taos en esos bancos.
Y Jan Came y Gakab Came se ahogaban
de risa, porque sabian to que iba a pasar.
Los cerbataneros, at sentarse.-l Ay!
Gukab Came, riendo a todo reir.-Parece que es-
tin calientes esos bancos y que os hab6is quemado
las asentaderas.
Un cerbatanero.-Quemadas, si, tostadas no.
Jun Came.-Entonces daos por bien servidos.
Y Jun Came y Gukab Camd se desterni-
llaban de risa.








Jun Cam.--iAy! Me rio tanto, que me dan co-
mo calambres en el coraz6n.
Gakab Came.-Y yo creo que tengo una serpiente
de risa en el cuerpo, de tanto que me rio.
Un cerbatanero.- Tanto os hace reir nuestra
suerte?
Jan Came.-Bueno. Se acab6. Id alli adentro.
Mafiana veremos. Ya os enviaremos cigarros y una
antorcha de pino de buena llama para que los en-
cendiis.
Y se faeron riendo come tocos aquellos
monarcas de la muerfe, y decian asi:

Gukab Cam.--iAyl Nos hemos reido tanto que
se nos sacuden los huesos.
Jun Came.-Los huesos se nos sacuden de tanto
reir. Espesa tengo la lengua de risa.

Y se fueron.

Guok.-Ea, vamos. Entrad a esa cueva.
Un cerbatanero.-Es demasiado negra.
Gaok.-Se llama la Cueva Negra: la Cueva del
Humo. Entrad.
Otro cerbatanero.- Nos quieren hacer morir?
Gaok.- No lo sabias?
Ixbalamqub.-IPorque somos ricos? ~Por estas
prendas que traemos?
Quok.-Pues si. Vosotros siete moririis. Y pues-
to que lo sabeis, entrad ya al aposento donde pasa-
r6is la noche.
Junajap.-Est; bien. Y qu6 haremos alli
adentro?







Gaok.-Fumar. Ya os traen los cigarros y las
antorchas de pino en que los habiis de encender.
Resignaos a esta cueva. Peor que la Cueva Negra
es el Antro del Frio. Peor ain, la Cueva de los Ti-
gres. Peor tambien la Cueva de los Murciilagos;
peor que todas, la Cueva de los Agudos Pedernales.
lEntendiis?
Ixbalamqun.-Harto, si.
Un cerbatanero.-Y mariana, IquB seri de nos-
otros ?
Gaok.-Tambien os lo dir,6 Mafiana, la muerte.
Ser6is sacrificados y sepultados, y cortadas que sean
vuestras cabezas, serin colocadas en las ramas de
un arbol que esta al medio del camino.
Junajap.-Mas... Ino hay ninguna salvaci6n,
ministry de la muerte?
Guok.-Una sola; pero ciertamente impossible.
Ahi tennis los troncos de pino encendido y ahi taba-
co para fumar. Los dioses de la muerte dijeron:
que cada uno de los cerbataneros fume su tabaco
y encienda su pino, y que mariana con la aurora
vengan a devolvrnoslos. Y serin salvos inicamen-
te que el pino este mafiana como esta ahora y que
fumando toda la noche no hayan emperor consumido
ni tanto ni cuanto de tabaco.
Janajap.--Y eso se puede?

En esto, anos bahos que pasan volando.
Baho primero.-1 Chabi 1I Chabi I El pino se con-
sumira.
Buho segando.-1 Chabi! Chabi! El tabaco se
hara humo.








Baho tercero.-i Chabi i Chabi! Los amos grita-
ran entonces: "I D6nde estin nuestros pinos? ; D6n-
de nuestro tabaco?
Baho cuarto.-Los acabamos, ioh, jefes!, respon-
dermis. Chabi! 1 Chabi!, y sertis muertos.
lxbalamqu .-Ya lo hab6is oido. Entremos a la
Cueva Negra. Digamos que bien esta. Tenemos
tabaco: Tenemos lumbre. Pasaremos nuestra fil-
tima noche fumando.

Entran los siete a la Cueva Negra.
Junajup.-Aqui esti el tabaco; ahi las antorchas
de pino. Buena cosa es fumar. Fumaremos.
Y se pusieron a fumar.



























'lHe aqul las site cabezas cortadas: o bien: he aquf
solamente calabazsu?


VI


EL MISTERIO DEL ARBOL DE LAS
CABEZAS CORTADAS

Muy bien. Estibamos en Xibalbi y se-
guimos en Xibalbi, que es el reino de los
muertos, donde imperan Gukub Cam6 y Jun
Cam6, esos dioses malvados, esos torvos y
sombrios dioses. Pero, que fu6 de los sie-
te cerbataneros que esperaban la muerte








para el dia siguiente, prisioneros de los dio-
ses de Xibalba, press en la Cueva Negra,
cautivos en la Cueva del Humo? Qu6 fu6
de Junajup y de Ixbalamqu6 y de los otros
cinco hermanos, luego que hubo subido el
dia? Esto es lo que ahora sabr6is, lectores
de esta Biblia de America, puesta por mi a
luz de poesia, lectores de ese sagrado Popol-
Vuh que yo animt, diciendo: Levantaos, dio-
ses de Amirica, y mostraos por sus llanuras
y sus montafias, tales como antafio fuisteis.
Muy bien. Estamos en Xibalbi, y ahora
sabr6is qu6 fu6 lo que pas6 con Junajup e
Ixbalamque. Pero ved ahi primero a los
amos de Xibalbi, a Gukub Cam6 y a Jun
Cam6 en sus tronos, y a su mensajero Guok,
ese negro cuervo, delante de ellos; los cua-
les quieren saber tambiin, como vosotros,
que fu6 de los cerbataneros.
Gakab Camb.-Cuenta ya, negro cuervo: Iqui
fu& de Junajup y de Ixbalamqu6, y de sus cinco
hermanos? Cavaremos tu boca.
Gaok.-i Guak! Guak!. Cavad mi boca a pre-
guntas, y agua de respuestas saldri.
Jan Cam. -Dinos, pues. Qu6 hiciste con los
cautivos, luego que hubo subido el dia?
Gaok.-Luego que hubo subido el dia, entrime a
la Cueva del Humo, y pues que los pinos habianse
consumido y que todo el tabaco habia sido fumado,
dijeles: i Guak! i Guak! Muertos sois.
Gakab Came.--Fueron, pues, sacrificados? Ti
y tus auxiliares, escondisteis su faz?









Guok.-Por mi grito, que es iguak! guak por
mi grito, que asi fua. Escondimos su faz: los ente-
rramos. Los enterramos en el Juego de Pelota de
los Sacrificios. Pero despues...
Jan Came.-IDespues? ~Hicisteis algo mis,
despues?
Gnok.-Despues hubo de venirnos una idea, y
cuando esta idea nos hubo venido, pensamos: Esta
bien. Esta idea es buena: guak! guak!
Pero, quaign entra, lector, a la sala del
frono? jQua rostro de princess es iste?
Cierto. Como ana princess es. So nombre,
La Hija de la Sangre, hija del jefe Junta-
Sangre, ano de los temibles jefes de Xibal-
bd. Estaba escondida? Eso pienso: que
estaba escondida; que estaba escondida de-
trds del trono de los amos de Xibalbd. Aho-
ra, deslizdndose, fau a ocultarse detrds de
unas colgaduras, para oir mejor, murmuran-
do: "Quiero oir: quiero saber qua conversan
estos dioses; acaso hablan de aqaello mismo
qae me contd mi padre: del misterio de las
cabezas cortadas. (Y como ella marmara-
ba, oyeron los dioses como an divino susa-
rro, y pas6 por el aire, a causa de las vesti-
daras de la doncella, como an fulgor de san-
gre encendida. Y se pregantaban ellos:
"dQua es esto?".)
Gukab Came.-Susurro como de hojas oi. 4Que
ser ? Qub habra sido?








Jan Came.-Y pas6 como una luz fuerte. IQu6
ser? I Qui habri sido? Parecia un relbmpago.
Pero volvamos a nuestro negocio: I Que mas hicis-
teis, negro cuervo?
Guok.-Dijimos: Esta idea es buena. Y como la
idea no era otra que desenterrar a los siete cerba-
taneros y cortar sus cabezas y colocarlas entire las
ramas del Arbol que esti en medio del camino, asi
lo hicimos, asi fui hecho.
Gukab Camn.-Y despuBs?
Guok.-Colgado que hubimos las cabezas, he aqui
vimos que las cabezas se mudaban en calabazas,
como la fruta de aquel arbol que es un calabacero,
el cual da calabazas, todas redondas,
Jan Cam..- Calabacero o calabacera? jPlanta
de rastrear por el suelo, o Arbol de subir?
Guok.-Calabacero, guacal: arbol de subir; jica-
ro, de cuya fruta la gente hace jicaras. Arbol de
subir, cargado de frutas redondas. Alli colgamos
las cabezas sin came, puro hueso; y las cabezas se
tornaron en calabazas, a menos que las calabazas
sean las que se trocaron en cabezas descarnadas,
en calaveras. No lo sabemos.
Y la Hija de la Sangre pensaba entire tan-
to: "Ah, ya! Arbol de la maerte es el que
dicen, y drbol de la vida tambidn. Quiero ir.
Quiero ver. Debe de ser gran misterio."
Jun y Gukub CamB.-Sigue, sigue, negro Cuervo.
Gaok.-ZY qui6n podri decir ahora: He aqui las
site cabezas cortadas; o bien: He aqui solamente
calabazas?








Y Jan Came y Gakab Came se miraban
de hito en hito y se consultaban el ano al
otro.
Jan CamB.-~ Qu6 piensas de esto, dios Gukub?
Gakab Camb.-Malo. IY td, dios Jun?
Jan Cam.-Peor que malo. Mas... I que ruido
es ise?... Ly esa tal barafinda? Parece que algo
sucede alli afuera. Tripate a ver, negro Cuervo.
Y Gaok se encarama para ver en lo alto
de una alta ventana.
Gakab Cam.-- Qu6 pasa?
Gaok.-Es que todo Xibalbi ha sabido el milagro
del arbol de las cabezas cortadas y corre a ver el
arbol del milagro.
Jan Came.-Subamos, subamos.

Y entonces los dioses Gakab y Jan Came
treparon tambien a ver. Y, joh, vision!, por
las calls de la ciadad de la muerfe, toda la
gene muerta corria esperanzada, a conocer
aqael drbol que estd en la mitad del camino.
;Oh, vision! iY quB calls! iY qu6 genes!
La Hija de la Sangre, deslizdndose.-Ahora ya lo
se todo. Ir6. Conviene que yo apure este misterio.
IAh, vosotros, Jun Came y Gukub Cam6, los mal-
vados amos de Xibalbi; Jun Cam6 y Gukub Came,
los malditos!... i Sea cierto que yo pueda un dia
acabar con vosotros! iSea cierto que se pueda
cumplir por mi mediaci6n la voluntad de los dioses








de la luz, y de Huracin, el que vuela por el cielo.
Ese que no es piedra ni metal, mas aire y cielo. Ese
que en todas parties esti.
A todo esto, sabed lo que pasaba con Ga-
kab Came y Jan CamB, alld arriba, en el
haeco de la ventana.

Gakab Came.-Los muertos se alzan, Jun Came,
y alli corren las sombras a ver el Arbol que esti
al medio del camino, porque han sabido del milagro
de las cabezas cortadas y esperan fruto de resu-
rrecci6n. Por eso corren las sombras.
Jan Camb.-Nunca pas6 cosa igual en Xibalbi.
Si no tomamos al punto la resoluci6n que mis con-
venga, perdidos somos.
Gakab Cam.--Ea, entonces, Cuervo, vuela ya, y
despierta a los buhos de la crueldad, y ponte por
su capitin, y caed todos sobre esa multitud de som-
bras, hasta que todas digan: No cogeremos un solo
fruto del calabacero... Hasta que diga cada cual:
Ninguno se arrimari al pie del arbol.

Y el Cuervo, sin decir mds palabra que
";Guak!", se fad volando a camplir el man-
dado. Y se oia sa graznido en los espacios:
"iGuak!, ;Gaak!".

Jan Cam.-He ahi vuela el cuervo y la gentle se
estremece de espanto.
Gaknb Camb.-Cierto. Oigo su clamor. El mis-
mo clamor de aquellos hombres de la primer crea-
ci6n: i joli! i joli! ijuqui l juqui
76








Las gentes,- Joli i Joli I Juqui I Juqui I AllA va
el cuervo mensajero; de seguro que va en busca de
los buhos horribles. Volvamos, volvamos.
Otros.- Por que volver sin haber visto el arbol?
Adelante, adelante...

Y alid iban. ;Y que vision! ;Y qu6 gen-
tes! ;Y qu8 ciudad! jY qu calls!
Mas he ahi, de pronto, el aleteo de los
buhos, y sus ligubres gritos de buhos.
Las gentes.-iLos buhos! (Los buhos! Huya-
mos... huyamos... Ay, del que no se hunda mis
y mis en la muerte!
Otros.1-El buho de una sola piernal El buho
de alas de fuego! El buho que es solamente una
cabeza con alas! iEl buho del grito que matal
ILos cuatro buhos de las cuatro esquinas de la
muerte. iJoli! IJoli! iPerdidos somos
Otros y otros,-j Perdidos somos I Juqui I i Juqui
Y se arremolinaban los miseros. En eso
la voz del Cuervo...
Gaok.-[Atras! iAtras! Sabed que vedado esta
acercarse al pie del Arbol del camino. Sabed que
nadie puede coger un solo fruto del calabacero. IAy
de quien lo quisiere I Nuestros picos seran sobre su
coraz6n. Ea, qu6 respond6is?
Las gentes.-Ninguno se arrimara al pie del Arbol.
Cada uno.- No cogeremos un solo fruto del ca-
labacero ...
Y retrocedian espantados.








Gakab Cam.--Alegr6monos, Jun Came. Acaba-
do esti este negocio.
Jan Cam=.-Alegrimonos. Acabado esti.
Y se oia tan s6lo el clamor de los pobres
maertos aterrados: IJoli! ;Joli! ;Jaqai! Iau-
qui! Y Gakab Came y Jan Came seguaan
con sus ojos paestos en la calle de enfrente;
de suerte que no vieron ni oyeron a la Hija
de la Sangre, la cual'se acab6 de deslizar
entire los cortinados.
Jan y Gakab Came.-Alegr6monos. Acabado es-
tA nuestro negocio.
La Hija de la Sangre.-i Sea cierto que se cumpla
en mi la voluntad de los dioses de la luz!
Jan y Gakab Came.-Alegr6monos. Nadie, nadie
Ilegara al Arbol que esti al medio del camino.
La Hija de la Sangre, saliendo.-Yo llegare.
Y soplaba como an viento fuerte, que era
como an mensaje del dios Haracdn, por la
ciudad revaelta de Xibalbd, capital de los
reinos de la muerte.







.-V


























"Y alll vuela el gavilin libertador y alli va consigo la
virgin Ixqufc sobre sus alas".


VII


LA DONCELLA


LY qu6 pas6, luego que la doncella -cu-
yo nombre era Ixquic, o sea la Hija de la
Sangre, hija del jefe Junta-Sangre o Cu-
chumaquic, paladin de los reinos de la muer-
te-, que pas6 luego que la doncella decidi6
conocer el misterio del arbol de las cabezas
cortadas ?
Hela ahi: alli va la doncella, sola por el
camino, de noche, preguntindose una vez
mis: "Por qu6 no conocer ese arbol del que
79








tanto se habla, el arbol en que estin colga-
das las cabezas de los heroes Junajup e Ix-
balamqui?... Y alli va por el camino; y
Ilega al fin al pie del calabacero en que ha-
bian sido colgadas las cabezas de los buenos
dioses Junajup e Ixbalamqui, y las de sus
cinco hermanos, despuis que los asesinaron
en Xibalbi -que es el reino de la muerte-,
los negros dioses de la muerte.
Hela ahi a la doncella que lega al pie del
arbol, del cual penden ahora calabazas como
calaveras, o calaveras como calabazas; que
no se puede saber.
IY que sucedi6? Oid el diglogo.
La doncella.-He aqui el irbol. ~Moriri, si co-
miere de sus frutas? Agradable cosa me parece la
fruta de este irbol. Comer6.
Una calavera.-- Qui deseas? Calaveras como ca-
labazas: sta es la fruta de este arbol: bolas redon-
das, de hueso. Nada mis. jPersistes ain en el
deseo de probarlas?
La doncella.-Quiero. Es mi deseo.
La calavera.-Perfectamente. Entonces, extiende
tu mano abierta.
La doncella.-Ya esti.
La calavera.-Bien; alli va eso.
La doncella.- Qu ? Me escupes? Saliva, sali-
va ha caido en la palma de mi mano. Cay6 y se
desvaneci6. Qui ha sido esto?
La calavera.-Ahi te hemos dado nuestra posteri-
dad. Eso fu6, nada menos, lo que pas6.
80








La doncella.--Y ahora? jQui mis va a su-
ceder?
La calavera.-Ahora, he aqui nosotros enmudece-
mos, yo y mi hermano; nuestras cabezas se volve-
rAn silencio para siempre: huesos mudos.
La doncella.--,Y vuestra voz?
La calavera.-S61o en ti despertari un dia. Tam-
bi6n te hemos dado nuestra voz. Nuestra faz y
nuestro nombre: todo te lo hemos dado. Subiris
a la tierra y alli renacerin nuestros nombres.
La doncella.--CuAles nombres?
La calavera.-Un nombre: Junajup. Otro nom-
bre: Ixbalamqu6. Los nuestros.
La doncella.-- Qu6 magia es ista?
La calavera.-Virtud y magia de los dioses de la
luz, de Maestro Gigante Relimpago, de Huella del
Relimpago y de Esplendor del Relimpago, que son
tres y es uno: esos dioses supremos que se engen-
draron solos.
Entretanto, he ahi que estaba solo, espe-
rando a sa hija, el jefe Janta-Sangre, y que
vinieron a darle compafia los amos de la
maerte Jan Came y Gakab Came, y machos,
machos consejeros, y los cuatro bahos eje-
cutores, y el negro Caervo Guok.
Jan Cam6 y Gakab Cam~--.Que haces, var6n
sabio, jefe de Xibalbi?
Junta Sangre.-Espero la vuelta de mi hija, que
fui a conocer la fruta del calabacero.
Jan Camw.-njAy de ti! IY c6mo se lo consen-
tiste?







Janta-Sangre.-Decia a cada instant: "I Por que
no ire yo a conocer el arbol?". Y fuse.
Gukub Cam.-- Hace much tiempo que esperas?
Janta-Sangre.-Parece como un instant; pero
hace ya muchas lunas; por lo menos seis lunas.
Un buho.-LNo viene alli la virgen Ixquic? NNo
es aquilla tu hija? ~No es 6sta que aqui entra la
Hija de la Sangre?
La Hija de la Sangre, legando.-Yo soy. Oh,
padre! iOh, dioses! Oh, jefes! Os saludo.
Junta-Sangre.-Cuenta, hija. Dijiste: Voy y tor-
no. 4Y cuinto tiempo ha pasado? Lo menos seis
lunas.
La Hija de la Sangre.-Llegu6, oh, padre!, oh,
jefes!, hasta el irbol que hay en el camino, y vi
c6mo colgaban de 61 frutas raras, semejantes a hue-
sos de muerto, como cabezas de muerto. Al punto
una fruta me interrog6: "~QuB deseas?". Dije en
respuesta: "Probar de esa fruta". Y la voz torn a
decir: "ZFruta? Huesos de muerto son las frutas.
Nada mis. Deseas aun?" "Deseo", respond. "Ex-
tiende, pues, tu mano." Asi me fu6 dicho. Hicelo.
ZY sab6is qu6 pas6? Cay6 sobre el hueco de mi
mano una palabra h6meda de aquella boca de
muerto.
Jun Came.- Y que decia la palabra himeda que
cay6 sobre el hueco de tu mano?
La Hija de la Sangre.-Decia la voz del Arbol:
"Acabamos de darte nuestra posteridad por la vir-
tud de los dioses que se engendraron solos. Nues-
tras cabezas no hablarin ya mis, pero nacerin de
ti un dia otra vez nuestros rostros y nuestras voces."
82








Gukub CamB.- Oiste, jefe? Oiste bien, Junta-
Sangre? Perdidos somos! Tu hija debe ser in-
molada.
Jan Came.-Muera tu hija, porque -cierto- va a
ser madre: madre de perdici6n.
La doncella.-,Y c6mo seri esto? De ning6n
hombre he conocido la faz.
Todos.-i Muera tu hija!
Junta-Sangre.-Muera, si, la engafiadora. Inmo-
lada sea. Llegad aqui, los exterminadores, los sacri-
ficadores. Ved ahi; la lumbre esti lista. Y alli veis
el cuchillo de pedernal, el cuchillo de los sacrificios
al pie de ese irbol, afuera. Ya volveremos. No
esti bien que el padre yea sacrificar a su hija. Tor-
naremos cuando este negocio esti acabado, y ya
tengiis puesto su coraz6n en una copa, en ese vaso,
para comerlo ante nosotros, delante de nuestros ros-
tros. Vamos.

Y salen el jefe Junta-Sangre, y los dioses,
y todo su sequito de consejeros; y quedan
con la doncela los cuatro buhos ejecutores
y el negro Caervo Guok.

La doncella, postrdndose.-i Oh, mensajeros i Oh,
sacrificadores! No seria bueno matarme. No seria
bueno matar a la virgen Ixquic. De ningin hombre
he conocido la faz. Si hay hijo en mi, solamente los
dioses lo saben; dioses muy grandes, muy sabios.
Hariais mal en matarme, en ofenderlos hariais mal.
Ellos.-Dicho fu6 para que lo cumpliesemos en ti:
"Matadla". Asi nos fu6 dicho. "Matadla; arran-
cadle el coraz6n."









La doncella.-Pero, escuchad, I es de ellos mi co-
raz6n?
Los sacrificadores.-Verdad que no.
La doncella.-Entonces, por que les obedec6is?
Los sacrificadores.-Para no deshonrarnos.
La doncella.-"Deshonra es matar sin causa"...
Guok.-Muy bien. Pero, Iqu6 haremos enton-
ces? i QuB pondremos en lugar de tu coraz6n en
esa copa? Queremos que no mueras; pero, c6mo
debemos hacer?
La doncella.-Ese Arbol que esta alli delante os
dara una fruta que semeje mi coraz6n. Poned,
pues, el vaso debajo del Arbol y veremos qu6 sucede.
Ellos.-Ya esti.
La doncella.--,Y no lo veis? Roja, sale, roja, la
savia del Arbol, y cae, y liena la copa... Y luego
se endurece y toma un color brillante y rojo, como
el de un coraz6n reci6n arrancado.
Ellos.-i Cierto es! Poderosos dioses alumbran tu
rostro.
La doncella.-Entonces, I que decis ?
Guok.-Yo digo: salva eres. Yo, el cuervo.
Un baho.-Y yo el buho de una sola pata: sal-
va eres.
Los otros buhos.-Y tambi6n nosotros: salva eres.
El primer buho.-Y he aqui nosotros los buhos de
Xibalbi, los buhos sacrificadores, nos ponemos de
parte de los dioses de la luz, porque vimos sus mi-
lagros y sus prodigios. Y de hoy mis nuestras pu-
pilas no temerin la luz del dia.









Y se vestian como de an plumaje nuevo,
ntevo.
La doncella.-Salva soy, pero no tardare en pere-
cer cuando sepan el engaiio. Llegar a la tierra, su-
bir hasta el mundo abierto... I Qui6n me l1evar ?
Gaok.-Yo, yo el negro Cuervo, porque he aqui yo
tambidn me torno de parte de los dioses de la luz;
t6rnome en Gavilin, y ave relimpago, mensajero
de los dioses que se engendraron solos.
Y era cierto: que tal cosa se tornaba; en
an hermoso Gavildn.
La doncella.-Asi, pues, seiis amados para siem-
pre de los dioses del alto cielo. Pero aqui me es-
condo: que alli vienen los tiranos. Escondimonos.
En efecto: ahi retornan los jefes de Xi-
balbd.
Gnok.-Cierto. Retornan los jefes. Escondeos.
En cuanto a mi, retomar6 la figure de Cuervo para
que nada sospechen.
Y entran los jefes y los dioses de Xibalbd.
Junta-Sangre.-I Se acab6 esto?
Gaok.-Se acab6. Ved ahi el coraz6n de Ixquic
en la copa sagrada.
Jan Camb.-Entonces, atiza el fuego y pon la co-
pa en la llama. Dulce cosa es el olor de la sangre.
Y asi lo hizo Gaok. Y jefes y dioses oca-
paron elevados sitiales para embriagarse con
el perfume de la sangre. Y el olor de la
sangre los embriagaba a esos raines.








Los dioses.-Atiza, atiza la lumbre. Negro Cuer-
vo: que es dulce olor el de la sangre.
Los jefes, sintiendose desvanecer.--iY c6mo atur-
de los sentidos
Los dioses.- Y c6mo hace dormir el dulce humo
de la sangre!...

Caen dormidos, ano a uno.

Los bahos.--Ya esta?
Guok.-Muertos son; todos muertos; el humo los
hizo morir.

Y los cuatro bahos, y la doncella, y Guok
se alegran delante de esos muertos.

La doncella.-Asi fuisteis vencidos, j oh, malva-
dos! Bailar querria a son de flauta y de tambor,
delante de vuestra muerte.
Guok.--iAsi fuisteis vencidos, malignos dioses,
tiranos del mundo! Y he aqui yo dejo la figure
de Cuervo para siempre y me torno para siempre
en Gavilan, ave relampago, mensajero de los dioses
de la luz. Monta en mis alas, virgen Ixquic... A
la tierra! iA la tierra! iA ver de nuevo el alto
cielo!
Y alld vaela el Gavildn libertador, y alli
va consigo la virgen Ixquic, sobre sus alas,
y alld vuelan con l6 los cuatro bahos, por los
tristes cielos de la tierra.

























"Aqul venimos para el encantamiento del malz, con esta
hojas largas y puntiagudas...."


VIII


EL ENCANTAMIENTO DEL MAIZ

;Cdmo viaja, caun a gusto la Hija de la
Sangre, la virgen Ixquic, en alas del Gavildn
que la salva! Ya no morard en Xibalbd, esa
negra region del terror y de la muerfe, sino
en la altta tierra, de que es cfipula el cielo.
Entre tanto, iba Gaok, ese buen Gavildn que
hasta ayer fuera Caervo, instrayendo por los
aires a la virgen Ixquic, a la hija del jefe
Janta-Sangre, la cual virgen Ixquic habia de
87







ser madre, ;y que madre!... madre resuai-
tadora de los mnertos heroes Janajup e Ix-
balamqu6.
Guok.-Alli veo, alli veo a la anciana madre de
Junajup e Ixbalamqui. Estan con ella, para ale-
grar su ancianidad, Junbatz y Junchogii6n. I Sabes
qui6n es Junbatz? El Maestro Mono. Sabes
qui6n es Junchogii6n? El Maestro Simio: descen-
dientes ambos de los heroes que han de renacer en
ti. iCuinto saben Junbatz y Junchogii6nI iCuil
essuingenio! Narradores? Si. LOradores? Si.
LEscultores en bajorrelieve? ICinceladores? Si.
Y la anciana est. satisfecha. Miralos ahi. I De qu
estarin tratando ahora la muy sabia y los muy
sabios ?
Ixquic.- Ay, Gavilin mio! Siendo ellos tan sa-
bios, Cc6mo hare yo para que me escuchen, para
que no me arrojen de si? LC6mo hare oir mi voz?
Guok.-Cuando ta hayas liegado le diras a la an-
ciana: "Madre, td lo eres mia, ya que soy tu nuera".
Y ella te preguntari: De d6nde vienes Y tf le
responderis: "De Xibalbi, del reino de la muerte".
Y al punto te querri expulsar de su morada. Mas
ti tornaras a declarar tu verdad, y le contaris final-
mente la historic y el misterio del arbol de las cabe-
zas cortadas... Pero ya vamos Uegando. Aqui,
pues, desciendo y aqui te dejo. Sea el tuyo camino
de bendici6n. La victoria de la luz esti pr6xima.
Y Guok la deposit blandamente, con ma-
cho amor en la tierra; y la virgen Ixqaic, en
signo de gratitad y de veneraci6n, lo reve-







renci6 varias veces. Y Iaego que hubo hecho
las debidas reverencias at buen Gavilzn, la
virgen Ixqaic lleg6se a casa de la anciana.
Y la cosa fau asi.
La Anciana.- De d6nde vienes tf y quin eres?
Ixquic.-Vengo de Xibalbi y soy la virgen Ixquic.
Tu hija soy, pues resucitarin en mi tus hijos. Lli-
mame nuera tuya.
La Anciana.-,4Mis hijos habrin de resucitar?
Mis hijos murieron. Son inicamente sombras de
Xibalbi, ese reino de la muerte. Los atrajeron
con engafo, los mataron, acabaron con su gloria.
I Qui6n eres tu sino tambiin una engafadora? Sal
de aqui.
Ixquic.-1 Que soy tu hija!
La Anciana.-Esti bien entonces. Probari tu ver-
dad. (Eres td mi nuera? Luego, ayddame. Anda
a traerme qui comer del sitio que yo misma te sefia-
lar6. Anda a traer la comida de Junbatz y de Jun-
chogiiin. Ven conmigo. Seguiremos por este ca-
mino: un camino desbrozado. Junbatz y Juncho-
gii6n lo desbrozaron. Llegaremos hasta la semen-
tera del maiz. Alli te dejar6 para que trabajes.

Y caminaron, y caminaron, y llegaron has-
la donde era el campo de la sementera.
,De la sementera? S6lo una mata habia y
no mds.

La Anciana.-Hemos Ilegado. Este es el campo
de la sementera; 6stas son las eras del maiz.
Ixquic.-{ Sementera de maiz le llamas? Pero,
hay mis que esa mata?







La Anciana.-Esa es cuenta tuya. De aqni nos
Ilevaris el alimento que necesitamos. Si eres mi
hija, si eres mi nuera, ayidame. AIli verbs ti I
Y fuese. Y la virgen Ixquic se paso a
Ilorar may triste, y aun se paso a clamar
palabras de invocaci6n.
Ixquic.-iAy, triste de mi! Ay de mis culpas!
I C6mo hare yo? iOh, Ixtoj! Oh, Ixcanil I Oh,
Chajal! i Oh, genios de las sementeras! Proteged-
me... He aqui fui dejada en el desierto, en este
yermo, y me fuk dicho: "Esta es una sementera: ali-
mintanos...". iOh, Ixtoj! iOh, Ixcanil! iOh,
Chajal! iValedme, valedme!
Y, loh, portento!, el campo vi6 aparecer,
uno a uno, a los genios del maiz. Y venia
cada ano seguido de sa propio s6quito. IY
cadl apareci6 el primero? A la verdad que
por tres rumbos distintos, pero simaltdnea-
mente, llegaron los buenos genios con sus
acompafiamientos. Y traian at hombro, asi
los genios como las figures del cortejo, hojas
largas y relacientes, verdes hojas plans de
maiz; y por adorno y penacho de sus cabe-
zas, racimos de sus flores. Y traian at cue-
llo, a las mufiecas y a los tobillos, por colla-
res y ajorcas, sartas de limpios granos. Y
danzaban, ya sueltos, ya trabados de las ma-
nos, haciendo sonar acompasadamente sus
ajorcas y collares. Y danzaban. Y canta-
ban. Y hacian bellas monerias.








Ixtoj, cantando.-Aqui venimos para el encanta-
miento del maiz; con estas hojas largas y punti-
agudas al hombro. iAl6grate, Ixquic!
Ixcanil.--Aqui venimos con las piedras de moler.
Aqui vieinen conmigo cantando las molenderas.
i AIAgrate, Ixquic!
Chajal.-Aqui vienen conmigo las cuidadoras, las
guardianas de las sementeras. i Alegrate, Ixquic!
Todos.-Ya sembramos. Ya sembramos. Mira
ondear los caballones y los surcos. Ya sembramos.
Ya sembramos. Maices rojos, maices anaranjados,
maices lancos, maices de oro. ~Cuiles te gustan
mis? 1 gustan unos, te gustan otros. iAlegrate,
Ixquic
Ixtoj y sa coro.-Ya se levantan los tallos. Ya
brilla la hoja nueva. Ya sube la cafLa. Ya se en-
vaina la hoja en la cafla y ya se abre y desenvaina.
Ya florece el maizal. Al6grate, virgen Ixquic!
Ixcanil y sa coro.-Gusanillos de la tierra, no bu-
1lais alli abajo entire las raices. No conturbbis la
fiesta del maiz, ahora que los campos estin en flor.
No robiis la alegria al coraz6n de Ixquic.
Chajal y sa coro.-Enfilaos, limpios granos, como
para una fiesta c como para un combat. CCuida-
do! Lleg6 la hora de desmochar.
Las molenderas.-Lleg6 la hora de la recolecci6n
y el tiempo de desgranar las mazorcas. Y lleg6 al
fin la hora nuestra. Ahora rien los granos en des-
orden, ahora que los molemos. iQu6 risa, que risa
la de los granos [ Maices de oro, maices blancos,
i qu6 risa la de los granos! Te gusta la harina, vir-
gen Ixquic?







Ixquic.-Mi coraz6n esti en flor; mi alegria, bo-
rracha. ICuinto tiempo ha pasado? Sabia yo que
tres lunas, que cuatro lunas, debian pasar desde la
siembra hasta la recolecci6n; pero vinisteis, y fu6
el milagro... Pero... de qu6 me alegro? Como
una tormenta viene alli de los cuatro cabos del cie-
lo... Son millares y millares de pijaros. SAy!, de
los cuatro cabos del cielo, palomas y mirlos, urracas
y cuervos vuelan hacia aqui a devorar el grano.
Tantos son, que ennegrecen el dia... IAy de mis
culpas!
Todos.-- Ay de nosotros y ay de ti, virgen Ixquic I
Nada podremos contra ellos. El terror muestra su
faz. Muchos son. Nos comerin el grano. Aun los
ojos nos comerin, si lo quisieren. i Ay de nosotros I
iAy de ti!
Ixquic.-i Ay, triste i Ay de mis culpas! Quifn
me socorreri?
Guok, desde lo alto del cielo.-Yo, yo el ave-relim-
pago; yo, el ave mensajera de los dioses de la luz,
yo te socorrer6. i Guak I Guak!, cuervos y urracas,
palomas y mirlos, revolveos y huid. Guak! i Guak!
Y hacia circalos el Gavildn; dirculos de
espantable luz. Y hubo an espanto de alas,
y an desbande hacia los caatro cabos del
cielo. Y todavia se oy6 la voz del Gaviltn.
Guok.--iAl6grese el coraz6n de la virgen Ixquic!
Y todos bendijeron al Gavildn, y se pasie-
ron en march con sa abandante carga, con
sas buenas banastadas, ya de hojas, ya de
granos, ya de harina. Y caando estavieron
92







cerca de la casa de Janbatz y Janchogiin,
depositaron toda la carga y se volvieron para
no ser vistos de nadie. S6lo entonces dej6
oir sa voz Ixqaic.
Ixquic.-j Abuela I Abuela Y vosotros, Maestros
Simios, Junchogiiin y Junbatz, said y ved. Salid
a bailar de gozo porque el dia del hartazgo ha lega-
do. Salid y bailad de gozo.
Y salieron ellos, los Maestros Simios, y
comenzaron a bailar de gozo. Y sali6 tam-
bign la madre, la cual, como vi6 todo aquello,
palmoteaba de felicidad.
Ixquic.-, Qu dices a esto, madre? Soy yo
tu hija?
La Anciana.-i Si que tfi eres mi hija I Si que
tf eres mi nuera! i Si que renacerin en ti, Junajup
e Ixbalamqui!

jAsi to caenta el Popol-Vuh? No, lector.
Mios son los cantos, mia, invenci6n mia, la
fiesta del encantamiento; las palomas, las
urracas, los caervos, mios, y mio hasta el
Gavildn. Nada de esto hallardis en el Popol-
Vuh, gy qa6 import? No serd menos cierto
que todo esto fut como yo lo he dicho. Los
propios dioses del Popol-Vuh me contaron
que asi fue. jY c6mo pudo ser de otro
modo?


























"Huyen por los follajes, saltando, chillando, metamorfoseados en
micos, que as balancean colgados de sus largas colas".


IX


LOS DIOSES RESUCITADOS

Tiene historic ese drbol del caut6, ese
drbol que llaman madre cacao. eC6mo no
tendrd historic, si fua precisamente a su
sombra, entire sus ramas y follajes, donde
se campli6 la primera victoria de los rena-
cidos heroes Junajup e Ixbalamqub, ya no
heroes sino dioses, a decir verdad, dioses de
luz, sobre Janchogiidn y Junbatz, esos mal-
vados que querian todo el mando, el mundo
todo, para ellos solos?
95








Ved ahi el drbol, y bajo su sombra a Jan-
ajap e Ixbalamqua. Hablan. Oigamos lo
que dicen.
Janajup.- Es tan facil nacer en la tierra? (Es
tan ficil renacer? Nacimos la primera vez, tuvimos
cien trabajos, ganamos cien victorias, pero fuimos
derrotados finalmente por los dioses de Xibalba, en
el reino de la muerte. Despu6s renacimos, ly qu6
pas6? En cuanto renacimos y apenas nos llev6
nuestra madre a la que era su casa, se les comenz6
a torcer la cara a Junbatz y a Junchogiiin, descen-
dientes nuestros, de nuestra anterior aparici6n en
la tierra. Decian: Para qu6 vienen istos? Vie-
nen para ser mis poderosos que nosotros, y no esta
bien." Asi decian.
Ixbatamqar.-Dicen que nacimos de madrugada,
en los montes, y que cuando nuestra abuela nos oy6
chillar, dijo: "Ea, chillan demasiado. No los quiero
en mi casa." Y en el acto Junbatz nos arroj6 a un
hormiguero para que alli muriisemos. NNunca lo
supiste, hermano?
Junajup.-Sdpelo, si. Pero en el hormiguero no
hubo de pasarnos nada malo, sino, antes bien, dor-
mimos perfectamente.
Ixbalamqua.-Por eso fu6 que al otro dia Juncho-
gii6n, ese otro malvado, nos arroj6 a una espinera.
Y se decian: "Ahora si que murieron". Pero no
habia de ser asi.
Junajup.-Y nos criamos en los montes. Y hubi-
mos de ser, como en nuestra primer aparici6n en
la tierra, cerbataneros, cazadores de cazar con cer-
batana.









Ixbalamqua.-- De que nos ha servido? Como es-
clavos, como siervos sin voluntad entire las manos
de Junchogii6n y de Junbatz: eso fuimos.
Junajup.-Condenados a servirlos dia a dia, a
Ulevarles buena caza. I Y nuestra raci6n? Sus so-
bras. Para qu6 hubimos de renacer?
Ixbalamqu6.-Cansados estin nuestros corazones.
Junajnp.-Cansados.
Ixbalamqau.--Y nuestra madre? Nunca supi-
mos de ella. Supiste algo de ella ti?
Janajap.-Nada. Y tai?
Ixbalamqna.-Cosa alguna.
Junajup.-Cansados estin nuestros corazones y
tristes.
Ixbalamqud.-Asi: cansados y tristes. Por consi-
guiente, bien esti lo que hoy decimos: acabar con
nuestros tiranos. Sera principio de alegria aniqui-
larlos.
Janajap.-Son fuertes y poderosos y sabios. Aca-
baremos con ellos. Grandes cantores, grandes ora-
dores, escultores, cinceladores. Todo esto son.
Ixbalamqud.-Tambi6n nosotros.
Junajup.- Terminaremos, pues, con ellos? Vien-
do que no les Ilevamos alimento, vendrin hoy al
pie de este arbol a decirnos: "4 Por que no nos tra6is
la caza de siempre, holgazanes ?". I Caerin en nues-
tro lazo?
Ixbalamqua.-Vendrin; caerin en nuestro lazo.
Nos dirin: I Por que no nos traeis la caza de siem-
pre? Asi nos dirin. Entonces nosotros haremos








de modo que se trepen al irbol y alli los perdere-
mos... Pero callemos, que ya vienen, y la vieja
Abuela con ellos.
Y era cierto. Por alli venian Janchogiien
y Janbatz; y con ellos la Abuela.
Janchogiian.-, Quer6is decirnos qu6 haciis aqui,
bajo los Arboles, sin dar caza a tanto pijaro como
hay arriba, revolando y cantando?
La Abuela y Janbatz.-Hablad, hablad.
Ixbalamqua.-jAy de nosotros Los pijaros se
quedan press alli arrilba entire los follajes. Se
enredan. No caen. Si quisierbis subir vosotros
Icuintos atrapariaisl
Jumbatz y Junchogii~n.-Est muy bien. Subi-
remos. Tenemos buenas piernas y buenos brazos.
Y subieron. Pero el drbol comenz6 a cre-
cer, a crecer, a hincharse, a subir. Y todo
el bosque en derredor, crecia y subia tam-
bidn, mientras Janajup e Ixbalamque, asi
como si fueran dos verdaderos brajos, ha-
cian unos signos de brajeria, con los brazos
en alto, a tiempo que decian: "iArbol del
cauti, sube, sube!".
Janchogiidn, desde la altura.-iAy, hermanos!
SQu6 es esto? 7 QuB pasa aqui? El susto da saltos
en nuestros pechos. Este arbol no cesa de subir.
IC6mo podremos bajar?
Ixbalamqua.-Si es por eso, no temlis. Desataos
los cefiidores, amarradlos a la parte trasera y dejad-
los colgar. Ver6is c6mo al punto podriis bajar.








Janchogiiun.-Ya esti.
Junbatz.-Ya esti.
Janchogii;n.-Ya esti, si, Pero, qu6 es esto?
Trocindome estoy en mico, y conmigo Junbatz...
Hi... hi... hi...
La Abuela.-- Qu ? I Que es lo que ven mis ojos?
Huyen por los follajes mis hijos, saltando, chillan-
do, metamorfoseados en micos. Se balancean col-
gados de sus largas colas. QuB hab6is hecho con
mis hijos, bastardos?
Junajup.-Ya lo ves, Abuela. Fueron metamor-
foseados en micos. Eran malvados. Querian todo
el mundo para ellos solos.
Ixbalamqub.-Por tanto, los condenamos a ser
monos; les dimos un mundo aparte para ellos so-
los. Ahora estarin contents.
La Abaela.-[ Ay de mi! Si ellos tornaren serian
trabajadores del bien. Llamadlos, y romped su en-
cantamiento. Lo harris, hijos mios?
Janajap.-Lo haremos, si. Los liamaremos con
una dulce misica y en verdad recobrarin su prime-
ra figure, siempre que tf no te rias de ellos al ver-
los, pues si te rieres de ellos hasta tres veces, ya no
volverin nunca mis.
La Abuela.-Tocad, tocad. Mi coraz6n esti an-
gustiado. C6mo habr6 de reir?
Y tocaron. Tocaron el ano sa flauta, y el
otro sa atabal. Tocaban la canci6n del ca-
zador de micos, y con tal arte lo hacian que
al cabo se presentaron Janchogiidn y Jan.
batz danzando.








La Abaela.-Ellos son... ellos son... Pero, Iqu6
caras!... Cuin feas!... Y qu6 muecas y que
gesticulaciones tan ridiculas las que hacen I Pue-
de alguien mirar esto sin reir?... iQuB risa! i qu
risa!
Y ech6 a reir la Abuela; y ellos, los pobres
micos avergonzados, se faeron.

Ixbalamqua.--,Lo viste, Abuela? Sucedi6 como
te lo anunciamos. Reiste y se alejaron.
La Abaela.-Os suplico que los Ham6is de nuevo.
IC6mo vivir6 yo sin mis hijos?
Junajup.-Te satisfaremos, Abuela. Tocaremos
otra vez. Mas trata de no reir.

Y torn a oirse por el bosque son de flan-
ta y de fambor, tan delicioso de air que lae-
go tornaron Janbatz y Junchogiin, bailan-
do de an modo may jocoso y may bafo.

La Abuela.-i Ay! Ay! i Cbmo bailan! i Qu6 con-
torsiones! i Que saltos! Y sus colas, i qu6 colas!...
No puedo mis... i Qu risa! i Qu risa!

Y se desternillaba de risa la Abuela, visto
lo caal por los pobres micos, se avergonza-
ron y hayeron.

Junajap.-iAy de ti, Abuela! Reiste y nueva-
mente se alejaron.
La Abaela.--Ay de mi! Os suplico que torneis
a lamarlos. Tocad, tocad por tercera vez. jNo
veis que mi coraz6n esti angustiado? Ya no soltar6
la risa.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs