• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Acknowledgement
 Renacimiento en la frontera
 En la tierra que vivio olvidad...














Title: En la ruta de los libertadores
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075444/00001
 Material Information
Title: En la ruta de los libertadores impresiones de un periodista
Physical Description: 92 p. : incl. plates, port., plan ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Marrero Aristy, Ramón
Publisher: La Nación, C. por A.
Place of Publication: Ciudad Trujillo D.R
Publication Date: 1943
 Subjects
Subject: Public works -- Dominican Republic   ( lcsh )
Description and travel -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075444
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000668842
oclc - 24467155
notis - ADK9338

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Acknowledgement
        Page 7
        Page 8
    Renacimiento en la frontera
        Page 9
        Page 10
        Ante un mundo nuevo
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        Metamorfosis de una region
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            La construccion de Elias Pina
                Page 19
                Page 20
                Page 21
                Page 22
            Lo que hubiera ocurrido
                Page 23
                Page 24
                Page 25
                Page 26
                Page 27
                Page 28
                Page 29
                Page 30
            Mirada de conjunto
                Page 31
                Page 32
                Page 33
                Page 34
                Page 35
                Page 36
                Page 37
                Page 38
            Conclusiones
                Page 39
                Page 40
                Page 41
                Page 42
                Page 43
                Page 44
                Page 45
                Page 46
                Page 47
                Page 48
                Page 49
                Page 50
        A manera de apendice
            Page 51
            Page 52
            Otros aspectos
                Page 53
                Page 54
                Page 55
                Page 56
                Page 57
                Page 58
                Page 59
                Page 60
                Page 61
                Page 62
    En la tierra que vivio olvidada
        Page 63
        Page 64
        Portal de una cronica
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            El sur, antes pobre y seco...
                Page 71
                Page 72
                Page 73
                Page 74
                Page 75
                Page 76
                Page 77
                Page 78
            El gran plan de irrigacion
                Page 79
                Page 80
                Page 81
                Page 82
                Page 83
                Page 84
                Page 85
                Page 86
                Page 87
                Page 88
        Para terminar...
            Page 89
            Page 90
            El otro sur
                Page 91
                Page 92
Full Text






















EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES










5"^







RAMON MARRERO ARISTY


EN LA RUTA.DE


LOS LIBERTADORES





IMPRESIONES DE UN PERIODISTA




El Sur y el Oeste fueron el scenario de
las mis decisivas batillas de nuestras gue-
rras de Independencia. Despuis de dos
heroes de aquellas jornadas, Trujillo ha
sido el inico gobernante nuestro que ha
pisado esas tierras en misi6n reivindicado-
ra. El estA consolidando la patria on la
ruta de los libertadores.
R. M. A.


LA NACION, C. por A.
Ciudad Trujillo, R. D.
1943




)


iLA




IAriWA























~,
r.i %' $~


IR


'"' i i k
^ P '^..l^'


.4":e I

N.~


if ~..


El Generalisimo Trujillo, lider de la reform dominicana


W7:;'
BtH~d"'"


r
r.
.r
P?


f~4~~, -aa*,
o~: r

"~--;"~"p~; X.
'S~c ~
-~d

u'


"I"" '"
I:


. I



















RECONOCIMIENTO

Los trabajos que integran esta publicaci6n pudieron ser
escritos, debido a la generosa acogida que a una solicitud mia
diera el notable periodista don Rafael Vidal, Director de LA
NACION, con cuyos auspicios hice mi primer viaje de este
aFo a la frontera, en misi6n de corresponsal especial de su
diario. Por lo cual 'no puedo dejar de sentar aqui el testimo-
nio de mi reconocimiento.
Dejo tambien sentado mi m6s grato recuerdo para las
personas que me prestaron toda close de atenciones durante
mi estada en aquellas regions, y muy especialmente para el
Diputado Arsenio Vel6zquez, quien me proporcion6 todas las
facilidades para un segundo viaje'a la frontera y a otros pue-
blos del Sur.
R. M. A.




















































































































Impreso en LA NACIQN.-Dibujos de Aloza.-Fotos de Comrade.


' .'* ')


















PRIMERA PARTE

RENACIMIENTO EN LA FRONTERA






EN LARUTA DE LOS LIBERTADORES 11


ANTE UN MUNDO NUEVO
Otra vez me encontraba en camino, tras las hue-
Hlas que dejara el Generalisimo, y con el prop6sito de
informar al public nuevos aspects de su obra de
gobierno.
En siete afios de periodismo active habia esta-
do en todas parties, en misi6n de mi oficio, para re-
sefiar inauguraciones de carreteras, puentes, cana-
les, edificios, instituciones, o para describir mitines,
manifestaciones de caricter national, diversas cere-
monias.
Ahora me tocaba algo nuevo: describir en cuatro
articulos parte del process de dominicanizaci6n de
la frontera.
Conocia los lugares que iba a visitar bastante su-
perficialmente. Habia estado alli en varias ocasiones,
pero ello no era suficiente. En cuanto a los proyectos
que diariamente anunciaba la prensa, recien comen-
zaban a ejecttarse, y pensaba que poco podria decir
sobre ellos. Me imaginaba edificios a medio construir,
zanjas de canales, piedras y toda clase de material
removidos, obreros... pero nada mas. Y la desolada
sequia que ardia ante mis ojos desde Bani a lo largo







12 RAMON MARRERO ARISTY

del camino de Elias Pifia, iba saturando mis ideas de
la misma desolaci6n del paisaje.
Sol y polvo gris, soledad y cactus, como inica
decoraci6n de aquellos lugares -con alguna mancha
verde semejante a un oasis, de distancia en distan-
cia- llenaban la mente, los ojos, el espiritu, como
una letania de desesperanza. Con las imagenes fres-
cas de las dilatadas y verdes llanuras del Este y las.
uberrimas tierras del Cibao, una pregunta se repe-
tia en mi mente: lHasta d6nde podran modificar todo
esto el genio y la voluntad de Trujillo?
La respuesta me llegaria por los ojos, a lo largo
de quince dias de viajes por campos, aldeas y pue-
blos de las tierras del Sur, en busca de los luga-
res por donde cruzan los nuevos canales y se levan-
tan nuevos campos de riqueza en la ardida region.
En lo que concernia al objeto principal de mi
viaje: la Provincia de San Rafael, recien creada, y
sobre todo, su capital, Elias Pifia; en el lugar de los
hechos tendria oportunidad de percibir algo mas fun-
damental que la construcci6n de edificios, canales y
acueductos: la afirmaci6n del espiritu de la obra del
President Trujillo, que -como complement del
que llevaron los primeros heroes de la Independen-
cia- llegaba alli cargado de un nuevo mensaje de
civilizaci6n y paz, de patriotism sano sin odios ni
violencias, de amor a lo nuestro y respeto a lo ajeno.
Con las armas de la cultural y el trabajo, se ini-
ciaba la sustituci6n de un mundo viejo, con sus inte-
reses materials y espirituales, por un mundo nuevo,
saturado de todo el aliento y las ansias de superaci6n
de nuestro pueblo, en el cual se habrian de levantar
mariana nuestros hombres que nacieran y se criaran
en aquella region.
Era una labor que se alejaba de lo simplemente
politico, en el sentido de partido que ordinariamente







EN LA RUTA DE LOS LIBERTAQORES 13

se da a esta palabra; era una lucha que requeria co-
razones abnegados para ser conducida con el buen
exito que ella reclama y merece, y que exigia y exige,
toda la buena fe de los dominicanos, sin distingo de
classes ni opinions; en nuestra propia tierra 0 mas
alli del mar.
Frente al espectaculo de su realizaci6n inicial,
todo mi entusiasmo y un honrado concept del deber,
me invitaban a participar en alguna forma, aunque
fuera de la manera mas modest, en la gigantesca
empresa que con tanta altura y patriotism habia
abordado el Presidente Trujillo, y resolvi recoger en
la forma que ahora aparecen, los articulos que sobre
ello escribiera.
Como un testimonio de mi admiraci6n por la
obra del gran gobernante, que en todo moment de-
be ser apoyada por el mayor desprendimiento y el
mejor entusiasmo de todos sus conciudadanos, los
ofrezco ahora un poco ampliados en este folleto, en
el cual, ademas, aparecen otros trabajos que escribi
en esos dias, relacionados con la transformaci6n ge-
neral de la Repfiblica en los afios de la present era.
Unos y otros constituyen una modest y honra-
da aportaci6n a la mejor difusi6n de algunos aspec-
tos de la obra del Benefactor de la Patria.
























METAMORFOSIS DE UNA REGION






I
































Jl 11L r '






?LANO DE LA CIUDAD DE ELIAS PINA.-En negro aparc cen los edificios que estaban terminados o poco menos cuando
el autor de esta obra visit el lugar. Las obras las dirige el ingeniero Eduardo Soler hijo y con il trabajan los j6venes in
,enieros Hernan Espinola y Gloria Iglesias.


*1I

.I .- '
S, *








EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES


I

LA CONSTRUCTION DE ELIAS PINA
Me hallo en el lugar donde los dominicanos as-
piramos a detener por siempre la ininterrumpida pe-
netraci6n occidental.
Lo que fuera antes una aldea pajiza y gris de la
frontera, Elias Pifia -antiguamente Comendador-,
es hoy centro febril y punto de partida de la mas ex-
traordinaria empresa de colonizaci6n emprendida
por un gobierno nuestro.
Desde la enhiesta montafia hasta el valle plomi-
zo, vibra el sistema nervioso de la nueva ciudad, y en-
tre el trepidar de los motors y el golpetear de las he-
rramientas, va cobrando fisonomia la gigantesca em-
presa.
Una red de obras que se realizan aceleradamen-
te se teje en la hasta hace poco desolada region, y un
.nuevo ritmo de vida agitada y animada de un espiri-
tu de progress, imprime el sell de la civilizaci6n a
viejos lugares en cuyos cerros y cafiadas no se perci-
bia en todo su aliento el sentido de nuestra naciona-


EN LA RUTA


DE LOS 'L IBERTADORES









lidad desde los dias lejanos de las guerras de inde-
pendencia.
El que llega hoy a Elias Pifia va preparado para
asistir a un espectaculo interesante, puesto que la
prensa ha dado amplia informaci6n sobre los planes
del Generalisimo Trujillo para la dominicanizaci6n
de la frontera; pero por mas preparado que vaya el
viajero, siempre sera sorprendido, no solo por el as-
pecto material de la obra -muy impresionante por
cierto y sin precedent en nuestra historia- sino por
los variados matices que present la inoculaci6n de
la cultural national y la imposici6n de un genero de
vida mas elevado en regions donde el espiritu de
nuestro pueblo no vibr6 en toda su pureza desde que
silenciaron las armas emancipadoras y aquellas tie-
rras quedaron atras, poco menos que abandonadas.
PANORAMA DE LA NUEVA CIUDAD
Tan pronto como el viajero llega a Elias Pifia, se
contagia del dinamismo que gobierna la vida en
aquella hasta hace poco algo menos que desconocida
aldea fronteriza. Decenas de obreros se mueven en di-
versas direcciones, camiones especiales para trabajos
de construcci6n, descargan ruidosamente materials
y equipo, y grupos de tecnicos -a la cabeza de los cua-
les estan los ingenieros que dirigen las obras- y fun-
cionarios, se dedican febrilmente a sus labores.
El pasado y el present, como en una composici6n
fotografica, saltan a la vista del recien llegado mar-
cando visible contrastes. Los viejos bohios van ca-
yendo y en sus solares se levantan ahora edificios mo-
dernos con las piedras, la cal y la arena que durante
siglos durmieron infitiles en el mismo lugar. Partien-
do del pueblo se abren los nuevos y amplios caminos
que trepan colinas y serpentean por lo mas abrupto
de sus laderas, hasta sus cumbres; y lugares por los


MARRERO AR [STY.


20 R A 0







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 21

cuales solameAte habian corrido hasta hace tres me-
ses los chivos del sitio, hoy son transitados por ca-
miones y autom6viles.
Desde el valle se ven las altas montafias envuel-
tas en brumas y estampadas por las cintas de los nue-
vos caminos, y desde aquellas se vislumbra el valle
como un hervidero, donde el dios del trabajo fragua
y forja un nuevo pueblo.
PANORAMA PSICOLOGICO
Mas, si important es el aspect material de la
transformaci6n, much mas lo es el que podriamos
llamar psicol6gico. Desde much antes de la epoca
de la independencia los pueblos de la frontera fueron
una especie de zona del olvido abierta a la conquista
pacifica o armada de nuestros vecinos occidentales,
y ha venido a ser casi a los cien afios de haber reci-
bido los dominicanos, con su independencia, aquel
trozo del patrimonio national que les fue dado con el
resto del pais, que un jefe de estado nuestro ha ido
a tomar realmente posesi6n del inismo. El dominicano
de aquella region sostenia escaso comercio con nos-
otros y en cambio se abastecia totalmente de Haiti
sin tomar en cuenta nuestras instituciones y sin so-
meterse a lo dispuesto por nuestra legislaci6n; y dan-
do absolutamente la espalda a nuestra cultural -que
dicho sea de paso nunca le fue ofrecida- se iba des-
tifiendo cada' vez mas mientras absorbia las supersti-
ciones y adaptaba las costumbres del vecino.
Tal cosa indudablemente ocurria, no porque los
habitantes de aquellas regions fuesen hijos ingra-
tos de la patria que sus antepasados -lo mismo que
los antepasados de los hombres del este, el norte o el
sur- contribuyeron a forjar; sino por razones de la
geografia y ladistancia, por el abandon y quien
sabe si hasta por la ingratitud del paisaje.






22 RAMON MARRERO ARISTY

Asi pues, la iniciaci6n de la nueva empresa de
dominicanizaci6n les ha causado hasta cierto punto
algun desconcierto. De la noche a la mariana, del pe-
riodo preparatorio iniciado hace algunos aiios por el
Generalisimo Trujillo, se pasa energicamente al de
la ejecuci6n, y los habitantes de la frontera se en-
cuentran ahora frente a una vida institutional a la
cual jams se habian sometido. El rancho pajizo, an-
tihigienico y estrecho, es sustituido por la casa mo-
derna; el caballito y el cerdo degenerados, son castra-
dos y se les ofrecen ejemplares tan fuertes y sanos, que
ante ellos el fronterizo casi se asusta; la tierra baldia
y seca que constituy6 el marco de su indolencia, aho-
se es regada por el canal, rota por el arado y exige es-
fuerzo y sudor constantes para dar riqueza; el len-
guaje corrompido y el creole afrohaitiano, son susti-
tuidos por el castellano puro y los modernos metodos
de ensenanza.
Lo anterior form toda suvida, hasta cierto pun-
to su dicha de vegetar indolentemente; lo de ahora
es la personificaci6n del esfuerzo, la reform del pro-
pio ser y la lucha por la propia superaci6n.
Lo que antes fuera abandon ahora ha de con-
vertirse en taller donde se forjara una nueva vida, y
lo que fuera process de desintegraci6n insensible, ha
sido detenido y sustituido por un laboratorio de edu-
caci6n y trabajo donde se comienza a realizar una
obra de grandes construcciones y de alquimia es-
piritual.








EN LA RUTA DE LOS LJBERTADORES 23


H

LO QUE HUBIERA OCURRIDO
Hable con much gente en Elias Pifia y en todo
moment conserve mi libertad de acci6n. De lo que
oi decir a tecnicos, funcionarios publicos y al simple
trabajador, saque sencillas conclusiones sobre el fu-
turo que esperaba a aquella region, que ya casi se
nos escapaba. Algunos nifios y uno que otro campe-
sino nativos del lugar a los cuales dificilmente se les
arranca palabra, me dejaron entrever inconsciente-
mente o me dijeron, en ocasiones, tanto como aque-
llos o quizas mas. Los primeros hablan en terminos
claros de la obra de dominicanizacion y comprenden
su significado, described el ambiente sin omitir su
criterio; los otros simplemente, respondiendo a pre-
guntas, hablan de sus vidas en aquellas tierras.
El estado social de la region no podia ser mas
alarmante. Esto se desprende de cualquier conversa-
ci6n, tenga o no el prop6sito de significarlo quien ha-
ble con el viajero. Y no se exagera si se afirma que
quizas ya s6lo faltaba una generaci6n para que aque-


EN LA RUTA DE LOS


LI BERTADORES 23







24 RAMON MARRERO ARISTY

las tierras quedaran absorbidas o poco menos, como
antes lo quedaron miles de hectareas de nuestro te-
rritorio a pesar de los tratados y sin que mediara gue-
rra o negociaci6n alguna.
El sistema de vida de nuestros conciudadanos de
la region era simplemente suicide.
AMOR, TRABAJO Y COMERCIO
Aparte de los conocidos y clasicos m6todos de pe-
netraci6n utilizados por el hombre del otro lado, exis-
tian otros muy generalizados, y para la march de
los cuales nuestro propio hombre era el vehiculo.
El dominicano poseedor de tierras ofrecia 6stas
o cualquier parcela comunera al vecino amigo, para
que la trabajara "a la media" generalmente. El ve-
cino se trasladaba con todo su bagaje y tras e1 venia
la parentela. Llegaban en crecido nuimero las muje-
res y cada quien ocupaba un trozo de tierra cultiva-
ble para pagar determinado tribute al compel domi-
niquen. Este se alimentaba y alimentaba a los suyos
en muchos casos con la cuota que le entregaban sus
colonos y se dedicaba exclusivamente a realizar pe-
quefios negocios y a perseguir el chivo que trepaba
por vericuetos y bajaba por las cafiadas hasta las ca-
lles de la aldea gris y paralizada.
Se desligaba asi de su tierra y borraba de su fu-
turo toda posibilidad de progress, porque perdia el
habito del trabajo, el deseo de superaci6n, y la parte
que daba el haitiano era apenas una miseria debido
a que su labor, realizada primitivamente, no impul-
saba en forma apreciable la producci6n, que se re-
ducia a la de conucos miserrimos.
Estas relaciones que al principio parecian tener
visos de incipiente contrataci6n verbal con gente que
entraba en el pais clandestinamente, terminaban en







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 25

poco tiempo -cuando no era que comenzaban real-
mente asi- en inevitable promiscuidad. La prolifica
mujer haitiana era fecundada por el real o falso pro-
pletario dominicano (recuerdese que daba su tierra si
la tenia o si no daba la comunera) cuando no resulta-
ba a la inversa, y nacia una poblaci6n hibrida que ge-
neralmente hablaba creole y pensaba en haitiano.
Muchos hombres tenian varias mujeres cada uno
y se entregaban a una vida sensual, pobre y desocu-
pada.
Porque en la frontera sur el sol quema como una
llama, el aire es seco y cortante, la tierra arisca y la
vegetaci6n bravia. Cuando se sube a las colinas, en-
sordecen los oidos, y al llegar a una vivienda, el hom-
bre queda paralizado por el sopor mirando c6mo res-
plandece afuera la hoguera solar. La garganta esta
seca y pide algo mas fuerte que agua; entonces si se
toma un trago de buen ron haitiano -que era lo nor-
mal-, la sangre arde y el instinto piafa. Y el ron se
obtenia tan facilmente como el agua, porque pasaba
todas las noches de contrabando por la frontera.
Cuando el campesino tomaba el cleren en los
ranchos donde estaban sus mujeres negras o sus aso-
ciados haitianos, no se llamaba ya "el vale Candela-
rio", sino compel Cande, y cuando muriese no queda-
ria alli su herencia ni su descendencia de dominica-
no, sino un nuevo trozo de Haiti, con sus ensofiacio-
nes y sus creencias, con su ron y su voudou.
Asi, la convivencia entire nacionales de ambos pai-
ses en aquellos lugares, borraba una vez mas la de-
marcaci6n en perjuicio nuestro. El comercio ilicito
crecia por los desconocidos trillos de la seca cordille-
ra o por entire los espinosos bosques de los valles don-
de dormia inuitil la caoba y se multiplicaba el cactus
variado como la mitologia del vecino.
Cuando al dominicano le faltaba algo lo conse-






26 RAMON MARRERO ARISTY

guia siempre del otro lado mediante cambalache o
por un precio irrisorio. Raspadura y huevos de este
lado se canjeaban del otro por habichuelas y ron o
por algin pafio de tela o un sombrero de cana, sin
pasar por la aduana; y para realizar estas operacio-
nes y para referir a la familiar lo ocurrido en los tra-
yectos, se hablaba creole; el flexible, retr6grado, ono-
matopeyico y musical creole, que se mete hasta los
huesos y se transmite como una enfermedad conta-
giosa.

EDUCATION, RELIGION Y MITOLOGIA

En esta forma, con muy pocas escuelas y sin igle-
sias, o solamente con alguna vieja y perdida ermita
en ruinas en el fondo de algun valle plomizo, ucudles
eran los sentimientos religiosos, las creencias y la
educaci6n de la poblaci6n fronteriza?
La religion, que estaba ausente, se denominaba
oficialmente cat6lica; las creencias, se fundaban ex-
clusivamente en la mitologia haitiana; la educaci6n
podia corisiderarse poco menos que nula.
El maestro o la maestra fueran o no del lugar,
vegetaban frente al paisaje ardiente y su espiritu y
su alma se adormecian aplanados por el clima. Si te-
nian un proyecto para su vida ordinaria, era el de
pasar el domingo siguiente al mas cercano pueblo
haitiano para, en el pintoresco marc, comprar algu-
na prenda de vestir, cigarrillos rubios o quizas ron;
y sin darse cuenta se iban contaminando del ambien-
te. Este dia no vinieron a la escuela cinco muchachos,
pero... 6qui6n puede con ellos? Esos diablillos son
como las cabras y gustan mas de vivir correteando
en las colinas. Decirselo al padre es casi siempre inu-
til, porque este anda mas ocupado en cambalaches,
maiz molido y cleren, que en otra cosa. La madre es











































































S I
J


"... es que la nifia Vitin esti en trance y dentro de poco va a morir sin sangre,
"porque una bruja se la s'ta chupando"...


I II I-- 'C----ar~oR------~;~!
~lblWL~L~Gssf~e~i~Cdn-i~~ t r~- ~13~EjI~- i


C





J
..
c







EN LA RUTA DE LOS:LIBERTADORES 29

poco menos que un animal de trabajo casi inexisten-
te.
ZY el alma de los hombres? iAh!... Por alli se
oyen gritos en la noche y al dia siguiente se sabe lo
ocurrido. La Pancha esta embrujada. Es una buena
mujer que vive por alli, en los cerros, con su marido
y sus hijos, y fue blanco de la amorosa mirada de al-
guien que result desairado. "Es ese demontre de Ti-
fue, hombre temeroso, que le ech6 guangui", por tal
motivo. Nada se puede hacer contra ello y nadie osa-
ra ir al puesto military en busca de los servicios m'di-
cos de algfin doctor del Ejercito, ni menos se dirigi-
ra por alli lejos, a donde un hastiado practicante sa-
nitario bosteza, "porque ese mal no es pa melecina y
s61o se cura con trabajos y palabras".
IY unos gemidos que bajan por las laderas, trai-
dos por la brisa? Es que la nifia Vitin, a quien iban
a llevar dentro de poco a bautizarse, esta en trance y
dentro de poco va a morir sin sangre. Hace tres dias
que dormita, y se destifie su rostro, "porque una bru-
ja se la s'ta chupando". Todas las noches se oye el
relinchar del animalote que viene volando y se echa
sobre el bohio, sin que valgan para nada las tijeras
en cruz, iy la nifia se evapora! Y como contra eso no
se puede intentar la menor cosa, solamente se oyen
salir del derrengado bohio los gemidos.
Porque todavia la familiar no lanza alaridos, ni
tampoco los amigos que la acompafian de dia y de
noche, velando el cuerpo casi extinguido de la nina;
los gemidos s61o se oyen, aumentando de tono, in
crescendo con las horas, y llegaran al grito cuando
la bruja se chupe la filtima gota de sangre.
Por fin ha llegado el moment. Fue subiendo el
tono del coro a media que la color de la nifia se des-
tefiia y mas tenue se hacia su respiraci6n. Ahora el,
viento cortante y seco lleva raudo la noticia en alari-







30 RAMON MARRERO ARISTY

dos por encima de las caobas serenas de los montes
hasta los oidos de las asustadizas cabras, mientras
bajo el cielo de Caldea de la frontera, se mece la no-
che...
iY LOS LIBERTADORES...?
Y se pregunta uno asombrado, oyendo tales re-
latos en boca de cualquiera: 4desde cuando ocurre to-
do esto? ,Desde cuando?... Y la realidad responded
que desde hace much tiempo; tanto, que ya pocos
por alli saben quienes eran Sattana, Puello, Duver-
ge, Florentino o Elias Pifia.
jQue se hicieron? Entre la gran masa humana
de la frontera pocos lo saben. Haiti esta ahi, con to-
do su ron, su mito y su misterio, y la patria de Duar-
te queda lejos, detras de -muchos kil6metros de cac-
tus; detras de much olvido...







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES


IH
MIRADA DE CONJUNTO
Las supersticiones, que han llegado mas lejos de
lo que cualquiera pueda imaginarse; el comercio ili-
cito de mercancias, viandas y alcohol con Haiti me-
diante cambalache, y el sistema de convivencia con
el vecino conuquero, entire otras cosas, hizo inuitil o
poco menos al hombre de aquella parte de la fron-
tera. En cada aldehuela -unas pocas casuchas de
tejamani y alguna que otra de tablas, techada de
zinc- podia encontrarse a cierto nuimero de fami-
lias dominicanas que mantenian contact con nues-
tra civilizaci6n y constituian nuestra representaci6n
mas o menos definida en aquella parte de la fronte-
ra. Pero aim los intereses de estas mismas families
estaban muy ligados a los sistemas de trabajo en los
cuales el haitiano que se infiltraba en el pais repre-
sentaba un valioso medio de producci6n. Lo demas,
era campo y campesinos, sequia y pequefios bohios,
superstici6n y abandon. iY, "lo demas" era casi la
totalidad de lo que hoy es provincia de San Rafael!









Aquella region y la Republica practicamente se
habian vuelto reciprocamente las espaldas, y en rea-
lidad, en el estado en que se encontraba la primera,
para incorporarla a nuestra vida institutional y lle-
varle nuestra cultural, era precise realizar una obra
de conquista y colonizaci6n, lo cual es precise reco-
nocer que se ha iniciado con todo el sentido que la
magnitude de la empresa require.
OFENSIVA DE LA CULTURAL
Asi pues, si hablara en el lenguaje military tan
en boga hoy, diria que se ha comenzado una ofensiva
con participaci6n de todas las armas de.la civiliza-
ci6n y la cultural dominicanas. Junto con la ciudad se
construyen various canales de riego y se preparan y
siembran campos que nunca conocieron la simiente;
a los niiios se les ensefia todo lo exigido por la peda-
gogia modern, inclusive cosas que no habian vislum-
brado, como deportes, labkores (a las hembras) y for-
ma de asociarse y de mantener relaciones de gente
civilizada; se buscan nuevas tierras, se estudia la uti-
lizaci6n de todas las aguas que proporciona el siste-
ma orografico de la provincia; se abren caminos por
todas parties y se habla a grandes y a chicos de lo que
es su propio pais mas al este, sus costumbres, sus gen-
tes, sus ciudades; su medio de vida, cosas que a sus
ojos y a sus oidos llegan como venidas de otro mun-
do o por lo menos de otro lugar muy distante...
Y mientras todo ello se realize, se estudia la for-
ma de repoblar la region con lo mejor que se encuen-
tre disponible entire nuestra gentle del este, el norte y
el sur, a la vez que se inaugura en Elias Pifia una vida
social intense que sera vehiculo para reformar las
costumbres.
Asi ya puede percibirse, que los tantos vales Can-
delarios, que ya se denominaban por patronimicos


32 R A 0


MARRERO ARISTA







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 33

ex6ticos, han sufrido una transformaci6n superficial
por lo menos, apreciable desde el primer moment,
aunque se hallen algo sorprendidos y desconcertados
frente a la gente que le ha llegado de fuera; y desde
que se comenz6 la repoblaci6n de Elias Pifia, su gene-
ro de vida ha variado sustancialmente.
Yo vi a los campesinos de San Rafael trabajando
al lado de decenas de obreros especializados llevados
de otras regions del pais por los ingenieros adscritos
a la Presidencia de la Repuiblica, y pude percibir c6-
mo pulen poco a poco su torpeza. En la misma mon-
tafia donde alguna vez estuvieron de correria detras
de unas cabras, ahora preparan la mezcla para la
construcci6n de un*canal de acueducto o una repre-
sa; mas alla, en la piedra arisca, por encima del va-
lle gris, rompen la colina para abrir los nuevos cami-
nos o la carretera.
Hombres que nunca ganaron un. salario y vaga-
ron siempre entire los dos paises detras de una raspa-
dura, un poco de maiz molido y una botella de cleren,
ganan ahora jornales tan altos como cualquier bra-
cero de otra parte mejor desarrollada del pais. Elias
Pifia y los lugares poblados de las secciones elevadas
a la categoria de distritos municipales, asi como la
comun de Banica, estan siendo convertidos o lo se-
ran dentro de muy poco tiempo, en puntos de parti-
da de una red de caminos excelentes (se pueden re-
correr ya los primeros) trazados y dirigidos en su cons-
trucci6n por ingenieros, y los cuales comunican o co-
municarin a dichos centros de poblaci6n con las tie-
rras que estan siendo incorporadas a la agriculture
por medio del arado y el canal.
INTERROGACIONES Y RESPUESTAS
Pero' ante estas cosas, que descritas asi, al que
no ha ido a conocer aquel teatro de lucha les pare-







MARRERO ARISTY


ceran un poco irreales, y frente al paisaje que duran-
te siglos ha presentado a la vista aquella region, sur-
gen preguntas: .que estabilidad puede tener la es-
tructura econ6mica de aquella provincia? ,Hasta
cuando el Estado tendra que sostenerla artificial-
mente en un plan de inversiones directs como el que
desarrolla en estos dias de su fomento?
Yo encontre la respuesta andando a caballo con
Jefe del Distrito Agricola de la provincia por la colo-
nia de El Llano -en pleno renacimiento- y otras tie-
rras ain sin cultivo en un viaje de unos treinta kil6-
metros por lo menos.
Aunque sorprenda a quienes han estado por alli
de paso y no hayan andado por los campos, la tierra
de San Rafael es de las mejores del pais en muchas de
sus zonas, y aun en las mismas montafias; y sus rios
o los vecinos arrastran agua mas que suficiente para
su cultivo. Debajo de la gris envoltura que el polvo y
la sequia han puesto encima de la tierra, hay una ca-
pa vegetal casi siempre negra que promete y da es-
plendidas cosechas. Alli se podrAn sembrar todos los
frutos que se produce en otras zonas de nuestro te-
rritorio; en los lugares donde no llegue la irrigaci6n
por razones de orden topografico, se puede sembrar
sabila, sisal, algod6n y otras plants que no necesitan
agua regularmente. De los terrenos arcillosos se sa-
ca material para tejares (ya en Elias Pifia se ha ins-
talado el primero que esta produciendo tejas y ladri-
llos para los edificios que se construyen alli mismo);
los bosques de cactus son sumamente ricos en caoba
de corte y en estado de desarrollo; y mas alli, los bos-
ques de una region f6rtil completamente diferente de
la que se conoce ordinariamente.en San Rafael, y la
cual se denomina con el nombre de El Valle, donde
las lluvias son abundantes y la vegetaci6n exhube-


34 R A 0







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 35

rante, atesoran .grandes cantidades de sabina,
cedro y otras maderas no menos valiosas.
El mal estaba en que aquellas tierras permane-
cieron sedientas por espacio de siglos mientras el
agua de sus rios se perdia inutilmente, porque la Re-
pdblica no les dirigia su mirada, pero ahora se esta
invirtiendo el destino de aquella region.
Para dar una idea de lo que puede llegar a ser
la provincia de San Rafael y de la pujanza econ6mi-
ca que es susceptible de alcanzar, basta hacer una
breve descripci6n de lo que es solamente la colonia
de El Llano.
CIEN DIAS DE TRABAJO
Tiene un area de 30.000 tareas de tierra la colo-
nia, de las cuales unas quince mil aproximadamente,
son irrigables inmediatamente, y existen en ella 266
viviendas, en las que se incluyen 26 del gobierno que
forman en parte el batey de El Llano. Constituye este
caserio un limpio pobladito, al pie de un pequefio cerro
donde se dijo la primera misa en aquel lugar, cuando
se fund la colonia, y cuenta con dispensario medi-
co, agencia de correos, puesto del Ejercito y puesto de
Policia. Su mercado es mas higienico que los de todas
las poblaciones importantes desde Azua hasta Elias
Pifia, inclusives. Viven en la colonia 131 families, de
las cuales solamente una es extranjera. Su poblaci6n
alcanza a 1391 almas, que dentro de poco sera consi-
derablemente aumentada con los nuevos repartos de
tierras.
Desde 1939, cuando fue fundada, la colonia ha
tenido varias alternatives, segun la administraci6n
que se le haya dado. Al principio constituy6 una prue-
ba del buen 6xito que puede obtenerse con el cultivo
de aquellas tierras, mas tarde, por razones que me son
desconocidas, su estado decay notablemente. Hoy







MARRERO ARISTY


ha cobrado nuevo impulse, debido al empleo de sufi-
cientes recursos enviados por el Gobierno.
En cien dias de trabajo o poco mas, como conse-
cuencia de la transformaci6n general de la region al
ser creada la provincia de San Rafael, todas las ca-
sas del Estado y el mercado con sus dependencias,
fueron prActicamente reconstruidos y pintados; y
cinco mil tareas de terrenos que estaban en su mayo-
ria abandonados, fueron arados y sembrados de arroz,
maiz, frijoles y mani principalmente, esperandose que
el total pueda ser elevado a diez mil o poco menos,
en el curso de las semanas que restan para preparar
siembras.
En el mismo tiempo en que se ar6 la cantidad an-
tes dicha, se sembraron miles de matas de plAtanos
en lugares que se han seleccionado para una series de
conucos que el Departamento de Agricultura quiere
fomentar con el prop6sito de evitar que la colonia y
la region sufran en alguna epoca las consecuencias
del monocultivo.
Para preparar los terrenos en esta colonia y en
otros sectors del distrito agricola, la Secretaria de
Estado del ramo envi6 cincuenta yuntas de bueyes de
primera clase, comprados en las regions ganaderas
de la Repuiblica (el Este sobre todo), y con ellos esta
ofreciendo los mejores sementales porcinos, bovinos
y vacunos, mientras realize una intense campaia de
castraci6n de los animals degenerados de la region.
La colonial de El Llano puede recibir todavia mu-
chas families de agricultores, ya que cuenta con ex-
celentes tierras llanas no repartidas dentro de la zo-
na de reguio.
Aparte de ello, los planes para incorporar a la
agriculture las tierras aprovechables inmediatamen-
te en los distritos municipales de la provincia y en


36 R A 0







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 37

Banica, estan en pleno process de aplicaci6n, como
puede verse en la parte final de esta publicaci6n, al
hacerse una breve enumeraci6n de los canales de rie-
go en construcci6n o en studio.
Para sumarlas inmediatamente a los miles de
tareas de terreno que integran la colonia de El Lla-
no, se pueden contar otras 30.000 que mas o menos
son el area de la region de El Valle, asi como las que
se aprovechan y aprovecharan en las zonas que es-
tan siendo puestas bajo reguio. Todo lo cual, ya co-
mo persepectiva inmediata, augura a la provincial pa-
ra dentro de dos afios a mas tardar, una producci6n
varias veces superior a su propio consume y permit
asegurar que estara capacitada para abastecer a otras
zonas del pais y exportar a Haiti o a otros paises, re-
mitiendo sus frutos junto con los de otras regions
productoras de la Repuiblica; lo que demuestra que
el milenario erial de San Rafael tiene vida propia ga-
rantizada.
Mas, conocido ya el esfuerzo constructive y colo-
nizador que se realize en la provincia, ,que mas se-
ra necesario hacer y cual sera su precio, para que la
obra del Presidente Trujillo logre totalmente los ob-
jetivos que se propone y merece, en beneficio de nues-
tro pueblo? ZQuienes han de ser y c6mo han de ac-
tuar los que reciben y recibiran el privilegio de ser
pioneros de esta empresa? Y, c6mo recibe el habi-
tante de la region el esfuerzo que supone esta obra
de dominicanizaci6n fronteriza?
De ello he tratado de hacer material para el pr6xi-
mo articulo.




t


EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 39














IV
CONCLUSIONS
Despues de permanecer various dias en la hueva
provincia en busca de los datos que habrian de ser-
virme para informar cuanto antes queda dicho, ha-
bia llegado a algunas conclusions. Alli el peso de la
empresa descansa actualmente -y asi sera por mu-
cho tiempo- sobre los militares y los magistrados,
los maestros y los t6enicos e instructors, entire quie-
nes esta dividida la prolongada misi6n de reeducar a
la gente adulta de la region, de former el espiritu de
la generaci6n que ahora se levanta y de aquellas que
estan por venir; de construir todo el armaz6n mate-
rial que se contiene en los planes del Presidente Tru-
jillo, y de dirigir el desarrollo de la agriculture y la
industrial. La misi6n de los funcionarios de caricter
politico, por much tiempo sera forzosamente nada
mas que la de animar, cooperar, compenetrarse ca-
da vez mas del espiritu patri6tico, civilizador y hu-
mano de esta obra, para ayudar a resolver los pro-
blemas no previstos que puedan presentirseles a los







MARRERO ARISTY


que edifican y educan, sin pensar mientras tanto en
hacer carreras vertiginosas ni fatigar la publicidad
atribuyendose meritos que alli no son exclusivos de
nadie, sino de todos, y en primer t6rmino, del autor
de la obra, el Generalisimo Trujillo. Asi esta la-
bor no es para personas que asuman sus funciones
con espiritu de simples bur6cratas, sino con idealis-
mo y aliento de juventud, con abnegaci6n y patrio-
tismo, en pocas palabras, ya que el fen6meno que pre-
senta el teatro de la nueva provincia y el espiritu de
la obra reformadora del Benefactor de la Patria asi lo
requieren.
DIFERENCIAS ESENCIALES
Todo el que sepa ver lo que alli ocurre ha de con-
venir en que la vida en la provincia de San Rafael no
puede,.por el moment ser conducida como en otra
de nuestras provincias de la parte norte, oriental o
central de la isla, donde se afinca lo mas puro de
nuestro espiritu, y en donde las funciones publicas
son eficientes con s61o remitirse a la rutina de im-
pulsar el desarrollo normal de nuestra civilizaci6n en
march. Alli la misi6n es diferente. Hay que cambiar
el aspect fisico y moral de la region y sus hombres.
Hay que conquistarlos en toda la acepci6n de la pa-
labra. Y ello supone una lucha de otro tipo: desinte-
resada e inteligente, patri6tica y humana, tal como
la ha planteado e iniciado el Generalisimo Trujillo.
Los que tienen menos de catorce afios de edad
en Elias Pifia, por ejemplo, han visto el comienzo de
la transformaci6n que actualmente se opera, sin for-
marse opinion y mas bien incorporAridose mecknica-
mente -se diria que por inercia- al nuevo regimen
de vida, ya sea desde las aulas de las escuelas o sim-
plemente por el mero hecho de manifestar cierta ale-
gria de vivir, curiosidad y mayor soltura. Los mas


40 R A M 0o N




.7.


EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 41

yiejos permanecen como absortos ante la desapari-
ci6n de un mundo que conocieron durante toda su
vida y que jams les pareci6 detestable, sino que in-
dudablemente les fue amado, a lo cual sin duda se
debe su hermetismo.
Lo primero que percibe el recien llegado es que
en la gente de alguna edad no se encuentran con fre-
cuencia sintomas de simpatia para el visitante o el
nuevo morador que va a establecerse en aquella tie-
rra, para las cosas que vienen de fuera, ni para el
mejoramiento general mismo que alcanza a todos
desde que fue proclamada la nueva provincia, porque
evidentemente las nuevas gentes y las nuevas obras,
significant la supresi6n de una dulce abulia y la in-
corporaci6n a una vida de studio y trabajo, de aseo
y leyes.
Hablo, desde luego, de lo que podria llamarse alli
"gente del pueblo" y guardando las ;excepciones
eternas.
"iNO HAY...!"
De ahi que cuando llegara a la poblaci6ni un dia
a las cinco de la tarde y tratara de obtener alojamien-
to en un pequefio bohio que ostenta el inverosimil
nombre de hotel o algo por el estilo, al dirigirme a la
duefia, que estaba sentada, manos en la mejilla, en
una mecedora, tuviera que hacerle cuatro veces la
pregunta de "%Puedo hallar alojamiento aqui?", pa-
ra que diera sefiales de vida -a pesar de que le ha-
blaba desde un metro de distancia y me oy6 desde
el principio- y al fin terminara mirandome como si
yo fuera un animal raro y respondiera secamente:
"iNo hay!".
Despues, en diversos lugares oiria con frecuencia
a las gentes de edad hablar y condUlcirse como si es-
tuvieran muy lejos del sitio, con cierto tono de voz







42 RAMON MARRERO ARISTY

glacial que tambien era una especie de "iNo hay!",
para cualquiera que tratara de meter por alli su en-
tusiasmo, y veria muchas caras esc6pticas, a pesar
de que sus bohios destartalados -que antes no le pro-
ducian renta-, eran ocupados ahora por funciona-
rios que les pagaban por un solo mes de alquiler ge-
neralmente tanto o poco menos de lo que valian ta-
les propiedades.
Era algo que flotaba en el ambiente y que se per-
cibia por el olfato y por los poros.
ZQue el contrabando estaba prohibido? "Si senior",
parecian decir, mientras llevaban el contrabando de-
bajo del brazo. ZQue era necesarid llenar los requisi-
tos establecidos por la ley de pasaportes? "Con mu-
cho gusto", parecian responder, mientras pasaban la
frontera sin e1 en la primera oportunidad. ,Que le
daban una parcela de buena tierra con arado, bueyes,
semillas y recursos econ6micos? "Si, si", se apresura-
ban a decir, -"mafiana mismo comienzo", y al otro
dia y al siguiente, si no habia vuelto por alli el funcio-
nario de agriculture o el military, seguirian fuman-
do el cachimbo en un bohio medio caido, entire cactus,
mientras un nifio hijo suyo y una cabra del vecino
jugaban amigablemente. En fin, algo muy. intima-
mente relacionado con la fria falta de atenci6n y el
"iNo hay!" de la buena sefiora de mi fantistico hotel.
Y ello es explicable, natural, si se consider
que ha sido ah.ora, con Trujillo, que la Republica le
ha vuelto la cara a esa region que estaba a sus es-
paldas, como he dicho antes, hacienda que ella tam-
bien vuelva la cara a su vez.
Hacia much tiempo que el hombre de la region
no sembraba; hacia much que comia habichuelas
del otro pais, bebea su ron, conocia sus mujeres, com-
praba sus pollos, hablaba su lengua, en detrimento




















































































"....en un bohio que ostenta el inverosimil nombre de hotel..."







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 45

de su religion y su origen, y se destefiia hasta tornar-
se casi en un extrano.
Hacia much que la frontera invisible de la ab-
sorci6n pacifica practicamente habia 'pasado de alli,
y sera necesario.que los hombres a quienes ahora se
inclina a trabajar, a producer en fin, y a vivir en me-
jores condiciones, presenciando diariamente el espec-
taculo del mejoramiento de su region en todos los
aspects, se acostumbren a ello y lleguen a estimar
su nuevo estado de vida con el disfrute de la prospe-
ridad que se esta ahora fomentando con la agricul-
tura y las industries. Sera necesario que crezcan los
pequefios que tienen ahora mejor oportunidad que
sus mayores, que lleguen a la adolescencia practi-
cando deportes, oyendo hablar correctamente su idio-
ma, haciendo una vida social activa en bailes, excur-
siones escolares, certamenes y otras actividades, pa-
ra que se haga detestable ante sus ojos el recuerdo de
un pasado de miseria material y spiritual.


No podia dejar de pensar en ello durante mi fil-
timo dia de Elias Pifia, cuando me hallaba a unas
cuantas horas del regreso; ni podia dejar de decirlo,
en abono de la patri6tica obra que alli se realize, pa-
ra que se comprenda que aquello es algo mas que me-
ra propaganda periodistica, y algo mas que la cons-
trucci6n de cierto niumero de edificios, canales y ca-
minos, aunque quien no conozca aquellas soleadas
tierras no este preparado para comprenderlo de una
vez.
VISION DE RETORNO
En las breves calls de la nueva ciudad resplan-
dece el sol y corretea la brisa. El pequefio valle esta
en calma, envuelto en una especiede azulosa, trans-







46 RAMON' MARRERO ARISTY

parent y casi imperceptible bruma que no se sabe de
d6nde viene. Al este o al sudeste, se levanta la alta y
verdosa montafia -un tanto gris -de donde baja el
acueducto, y a mitad de la cual, como una torcaz, se
ve el campamento techado de yagua de los ingenie-
ros enviados por el Presidente de la Repulblica. Ha-
cia el oeste, azulean las mas raras montafias del pais,
de tonos variables segun la hora, seguin las nubes,
segin la posici6n del sol.
Por las calls corre algun vehiculo. Es un cami6n
military, de obras pulblicas, cargado de materials, o
quizas el automovil de un coronel. Agitadamente van
y vienen unos hombres con plans, materials o ins-
trumentos de trabajo en las manos o al hombro; pa-
sa un parsimonioso dignatario de la justicia, o taco-
nea ritmicamente una muchacha modern que pue-
de ser profesora de una escuela, esposa o hermana de
un funcionario o un official, y que es como un grito
de juventud y modernismo frente a las grises bohios.
Los vecinos de la aldea van y vienen callados y
hablan en voz baja dentro de las cocinas, en los pa-
tios donde se ve siempre afanadas a las mujeres del
lugar, un poco desconcertadas como si se hallaran
fuera del sitio que las vi6 nacer.
Vuelan algunas frases:
-jTe mudaron?
-En un santiamen. Desarmaron el bohio eta ma-
fiana y ya me lo arman por alli arriba.
-,Y el viejo?
-Ese siempre s'ta en su ser...
Brilla la tierra fina bajo los rayos del resplande-
ciente sol, y un polvillo que vagabundea por las calls
de repente se arremolina y gira vertiginosamente has-
ta former gigantesca espiral. Sube hacia el cielo la
gris column hecha tromba y vuelan papeles y viru-
tas por encima de los bohios aplastados y los rojos te-































































"Agitadamente van y vienen unos hombres con pianos..."


~_
----
~L
m







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 49

chos de los s6lidos y modernos edificios que parecen
avanzar como dando una carga contra toda aque-
lla pobriza. Nifios que se aclimatan rapidamente a
la nueva vida, marchan, vestidos de escolares -como
en cual4uiera otra ciudad del pais- camiho de la es-
cuela. Son las tres de la tarde.
Llevo cuatro dias en la naciente ciudad y al dar-
le una de mis iltimas ojeadas, siento lo que no he
sentido al partir de lugares donde me han rodeado el
comfort y un suave clima. Tengo los labios hendidos
por la brisa, la barba un tanto crecida, y sin embar-
go siento dejar todo aquello, invadido por uh sen-
timiento inconsolable.
Mis dias en el pobladito entire la gente que afa,
nosamente trabaja, o caminando por los senderos o
entire las siembras de los nuevos agricultores; mis
horas por las ariscas montafias acompafiado de al-
gu~n 'oven ingeniero, trepando por entire las huidizas
cabras hasta llegar a la cima donde se levanta como
un simbolo del espiritu de Trujillo y de su anhelo de
engrandecimiento de la patria, la mole de piedra de
una represa; mis horas de bafio solitario al oscurecer,
en una fria aguada ,alli en el fondo de altas y lejanas
colinas deshabitadas; mis noches de ansioso mirar el
estrellado cielo de la frontera d esde la alta casita de
los ingenieros, mientras la brisa trae el ritmico y un
tanto bronco repicar de un tamboril... ivan a ter-
minar!
Y tendre que volver a contarlo todo a un mun-
do lejano, incredulo e indiferente; llend de eficiencia,
ideas fabricadas en series, higiene y confort mecani-
zado.
Caminando, sin darme cuenta he llegado a la co-
lina donde se levanta el reservoir del acueducto de
la ciudad, y se meten por mis oidos y mis ojos todos
los ruidos y los tohos de las voces de los hombres que






50 RAMON MAR R E RO ARISTY

luchan nuevamente por la patria alli, y todos los co-
lores del scenario.
A lo lejos azulea entire las montaias, el Cerro de
CachimAn, y no puedo evitar la vision: iDuverge, Pue-
1lo, Florentino, Elias Pifia, Santana!...
Todos parecen surgir entire la tenue bruma y sus
voces parecen confundirse y subir por encima de los
ruidos y las voces de los soldados y obreros de hoy,
que luchan, no ya contra ejercitos de la naci6n veci-
na, sino contra los peores de todos los enemigos que
podamos afrontar: la ignorancia, el abandon y la
superstici6n.
Y tambien veo surgir entire las brumas de la tar-
de, como si salieran de entire los cuerpos de obreros
que ahora trabajan incesantemente en la misma tie-
rra, aquellas enjutas, escuAlidas, grises y legendarias
brigadas de hace cien afios, que el sol implacable y la
fria luna de la frontera vieron caer para siempre, sin
otro premio que la muerte y el olvido de la historia...


















A MANERA DE APENDICE







_EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 53













OTROS ASPECTS
Despues de puhllicados los articulos que antece-
den, senti que era necesario agregar siquiera unas no-
tas, en las cuales se dieran a conocer otros detalles,
muy interesantes, que no figuran en ellos.
Lo primero que observa el visitante, es que la
obra de dominicanizaci6n se lleva a efecto sin el me-
nor asomo de animosidad y sin la mas remota posibi-
lidad de nuestra parte, de que pueda menoscabarse
en algo el prestigio de una nacion extrafia. El sobrio
espiritu de orden y trabajo, animado por in podero-
so ideal de bien orientado patriotism, caracteristico
de la political del Generalisimo Trujillo, no da cabida
a ello.
Se lucha por levantar y mejorar lo nuestro, pero
sin pensar en lo que pueda hacer nuestro vecino en
su propia casa, en provecho de si mismo y sin menos-
cabo de lo ajeno. De nuestro lado, sencillamente se
trabaja con intensid&d, tal 6omo se ha trabajado du-
rante todos los dias Ie la present era; y la mas ro-
busta fe sirve de sosten a la empresa porque todos
saben que esta animada por un espiritu just y que







54 RAMON MARRERO ARISTY

con ella se viene a reparar la ruina causada por casi
un siglo de abandon.
BENEFICIOS INMEDIATOS
La obra de dominicanizaci6n en la provincia de
San Rafael, ha comenzado a dar inmediatamente, ade-
mas de los beneficios que ya se conocen, otros frutos.
El comercio national ha tomado un gran impulse en
Elias Pifia. Hoy dia se vende alli mayor cantidad de
mercancias nacionales de todo genero, especialmen-
te alimentos, bebidas (rones y cerveza), .cigarrillos,
etcetera.
El efectivo control de la frontera ha sido el mejor
sosten para el aumento de este comercio.
Sin embargo, con ello Haiti no se ha perjudica-
do. Sus industries desde todo punto han ganado con
la organizaci6n que el gobierno del Presidente Truji-
1lo ha imprimido a la frontera. Con la desaparici6n
del comercio ilicito, el comercio legal ha crecido, al
amparo de un convenio commercial firmado entire los
dos paises hace algun tiempo.
Las industries del pais vecino hoy exportan nu-
merosos products a la Repfiblica Dominicana --que
antes no nos llegaban-, y licores haitianos que sola-
mente se obtenian clandestinamente en algunas par-
tes, hoy se venden en todos los buenos establecimien-
tos de nuestras ciudades.
Nuestra balanza de exportaci6n con la Republica
vecina tambien ha crecido.
Por otra parte, el pequeio comercio de viandas,
al ser objeto de organizaci6n, indudablemente tam-
bien result mas beneficioso para los nacionales de
ambos pueblos. Los dias ie m do en determinadas
poblaciones haitianas fronterils, los dominicanos
pueden pasar libremente al territorio vecino a hacer
sus compras. Desde luego que todo comprador tiene







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 55

que someterse a la ley de arancel. Mas, se exceptfian
de esta ley una series de products menores, muy ne-
cesarios para la vida en aquellos lugares.
Los dias de mercado en este lado, los haitianos
disfrutan de iguales privilegios.
El movimiento commercial asi es provechoso para
ambos paises y las relaciones de intercambio se lle-
van a efecto con orden y cordialidad.
NUEVAS POSIBILIDADES COMERCIALES
En cuanto a la'ciudad de Elias Pifia se refiere,
con el considerable aumento de su poblaci6n y la pro-
gresiva expansion de la zona, urbana de la misma, se
han abierto nuevas posibilidades para el comercio y
la pequena industrial.
En los dias en que estuve alli -y ain la situa-
ci6n sera mas o menos la misma por buen tiempo-
, los establecimientos existentes no estaban prepara-
dos para la creciente demand.
Presencie muchas escenas parecidas a las de la
colonizaci6n del oeste americano. Los obreros y los
empleados iban de un lado a otro con billetes de ban-
co en las manos, buscando cosas de su agrado sin en-
contrarlas. El duefio de un pequefio caf6, improvisado
en la calle principal del pueblo, vendi6 en un solo
dia doscientos pesos de pan, lech6n asado, refrescos
y cerveza.
El credito en muchas ocasiones se hacia obliga-
do, porque a media que se sucedian los pagos a obre-
ros y empleados, menos menudo se encontraba y asi,
quien iba por una cajetilla de cigarrillos con un bi-
llete de cinco o diez d61ares, casi siempre oia decir al
tender: "Deme su nombre para anotarlo, porque no
tengo cambio".
Estas cosas le daban cierto sabor especial, a la
vida, que alli esta saturada'-por lo menos entire los







56 RAMON MARRERO ARISTY

llegados de fuera-, de una pasi6n especial por el pro-
greso y una viva fe en el porvenir.
Con frecuencia se le oye decir tanto a funciona-
rios como a obreros: "El porvenir es de este lugar.
Quiero hacer una casa". Y son muchos los que bus-
can solares, investigan los medios de obtener mate-
riales de construcci6n y forman planes para el future.
En el autom6vil que me llev6 a Elias Pifia encon-
tre a una joven madre que llevaba en brazos un pe-
quefiin. El sol quemaba el nifiito y el polvo le hacia
dafio. Yo me despoje de mi americana y se la ofreci
a la madre. Poco despues cambiamos algunas pala-
bras.
-ZLe gustan estos lugares? -le pregunte vis-
lumbrando la respuesta.
Ella habl6 con discreci6n, pero no pudo cambiar
el acento triste de su voz:
-Mi marido es empleado. Tengo que seguirlo
donde quiera. iPero esto es tan lejos... y tan seco!...
Tres dias despues, la vi muy afanada en Elias Pi-
fia, poseida de cierto espiritu de actividad que habia
cambiado la expresi6n de su semblante.
-(,C6mo le va a usted? -le pregunt6.
Respondi6 muy animada, sonriendo:
-Creo que me voy a acostumbrar. Cuando haya
buenas casas en la ciudad aqui se va a vivir muy bien,
y los que hemos llegado primero ocuparemos los me-
jores lugares.
Ya la jovencita melanc6lica de tres dias atras,
habia ganado entusiasmo y daba testimonio de su fe.
ESPACIO DISPONIBLE
El problema mas duro por el moment era el de
las viviendas. Todo el mundo clamaba por casas, mas
casas, para vivir, para poner establecimientos, para
todo.






EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 57

A media que las viviendas se vayan construyen-
do, los numerosos empleados y obreros que au~n no
han podido llevar a sus families, trasladaran a los
suyos y la ciudad cobrara un nuevo aspect, un nue-
vo ritmo de vida.
Para los hombres de negocios y los trabajadores
de otras parties del pais se abren nuevas perspectives.
Ya en la ciudad se necesitaban mas comercios
-sobre todo establecimientos en los cuales se vendie-
ran las cosas que reclama la vida modern, aunque
fuera en pequefia escala-. Se echaban de menos una
o dos farmacias, un medico, un dentist, uno o dos
talleres de zapateria, una ebanisteria y otros estable-
cimientos cuya existencia quedaria inmediatamente
asegurada.
Aparte de ello, como dije anteriormente, muchos
querian construir, pero no encontraban obreros, pa-
ra preparar materials y edificar. Lo mismo ocurria a
los que deseaban empleados para servicios domesti-
cos, que no hallaban sirvientes por ninguna parte.
Alguien me dijo:
-Escriba sugiriendo que venga mas gente. Nece-
sitamos trabajadores, pero no los encontramos.
Y concluy6 afirmando:
-Aqui me sobra casi todo el dinero del sueldo,
pero quiero hacer algo con l1.
La oficina de correos trabajaba intensamente du-
rante el curso del dia. Valores declarados, cartas, va-
lores declarados... Unos y otros durante las horas del
dia se despachaban sin interrupci6n.


Como facilmente puede observer el que posea
menos agudeza, estos problems no se resolverin co-
mo quizas alguien piense, "cuando se termine el tra-
bajo" en la ciudad. En ninguna forma. A media que







.58 RAMON MARRERO ARISTY

las colonies agricolas se fomenten y progresen los
campos y la misma ciudad, el poder econ6mico de la
region sera maypr. Se necesitarin cada vez mas vi-
viendas, mas establecimientos, mas vehiculos, mas
gentes.
La tierra es buena, el agua esta siendo utiliza-
da, todo el mundo esta trabajando, y a media que
pasan los dias, mayor es el nhmero de realizaciones
en la conquista del progress.
Habra mas dinero, se fortalecera el espiritu em-
prendedor que ha llevado alli el Generalisimo. Si hoy
la obra descansa casi exclusivamente sobre los hom-
bros del Gobierno, puede asegurarse que mafiana la
iniciativa pasara en gran parte a manos de los parti-
culares, sobre todo si quienes pueden hacer las in-
versiones tienen la fe que debe ponerse en esta gran
empresa. Y ello, con el ejemplo que esta dando la Ad-
ministraci6n Piblica y los magnificos resultados que
ya asoman como futuras cosechas, se conseguira in-
dudablemente. iPuede decirse que ya se esta consi-
guiendo!
UNAS ESTAMPAS
Contra lo que pudiera career cualquiera, las difi-
cultades no deprimen a los nuevos pioneros, y la vi-
da en la nueva ciudad y sus alrededores, present ma-
tices dignos de ser recordados, y que, de haber por alli
un escritor, podrian dar el mejor colorido a una no-
vela.
De noche los civiles y algunos militares, se re-
unen en el rustico "caf6-restaurante" que un empren-
dedor vecino de San Juan de la Maguana o de las Ma-
tas de Farfan ha establecido con una never de gas.
Alli se refieren mil incidents de la vida diaria en el
pueblo, que revelan-la formaci6n de un nuevo espiri-
tu en la localidad, antes sumida en modorra y- tedio.







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 59

Al principio una fondista ofreci6 a los nuevos
hubspedes -magistrados, empleados, etc.-, un des-
ayuno de "congri" (moro) de guandules. Ella estaba
muy ufanada por eso. Mas, he ahi que un culto fun-
cionario, con much amabilidad, le habl6 a la sefiora,
por espacio de una hora, sobre ciertas formas de pre-
parar desayuno, ilustrando la lecci6n con cuadros de
la vida en las ciudades modernas y describiendo pla-
tos que casi hicieron caer desmayados a los compafie-
ros de sobre mesa. Fue muy fino. Todo se lo refiri6 a
la sefiora a manera de historic, de cuento. Ello in-
fluy6 algo en la mente de la fondista, segum oi decir...
En los dias que estuve alli, yo mismo fui testigo
de las transformaciones que en el carActer y en la
mente de las personas causaba la nueva vida en la
ciudad.
Un magistrado, ya entrado en afios, me habla-
ba a menudo del porvenir de la ciudad, mientras pla-
neaba el interior de la casita que pensaba construir
dentrq de unos meses "para hacer vida intellectual
realmente". Estabamos en una pequefia colina, don-
de se construia el deposito de agua para la ciudad.
"%Ves el valle? -me dijo de momento-. En 61, como
en una vision biblica, veo la future capital fronteri-
za". Y llevado de un entusiamo portico, se di6 a fan-
tasear, en el mas puro y bello castellano, construyen-
do "la Elfas Pifia del futuro"...
Por alli habia una iglesia, con sus torres. Mas
alia, se velan algunos edificios altos, entire los cuales
sobresalian el Hospital, la Escuela y otros muchos le-
vantados por la iniciativa privada. Habian transcurri-
do muchos anfos de trabajo y de paz, y la ciudad habia
crecido. Tenia calls asfaltadas, llenas de vehiculos,
por cuyas aceras iba y venia la multitud. "Veo la clu-
dad que ser sta dentro de sesenta afios", me decia,
"veo sus monumentss. Y me habl6 con tal ahinco,





\

60 RAMON MARRERO ARISTY

que realmente me pareci6 ver, alli lejos, entire unas
palmeras, en uno de sus parques, en las colinas, 'a es-
tatua ecuestre del Generalisimo: "el ultimo Liberta-
dor..."
No se por que... ime gan6 este honibre con su en-
tusiasmo!

En casa de otro funcionario, joven este, y cuya
esposa trabaja en la obra de educaci6n de la nueva
generaci6n que se levanta en EliaS Pifia, percibi otros
matices de la vida en la poblaci6n. Unos muchachi-
tos y unas cuantas nifias de la escuela graduada, vi-
sitaban a su maestra para informarse sobre ciertos
detalles de un premio que seria ofrecido a los alumnos
en cambio de su aplicaci6n y buena asistencia. Se
trataba de una series de excursions por los lugares
aledafios.
Confes6 una nifia ingenuamente, que aun no co-
nocia a Las Matas de Farfan, distant de alli sola-
mente unos cuantos kil6metros. Otros dijeron que a
lo mas, habian llegado a Veladero, en Haiti.
Las excursions les llenaban de entusiasmo. No
*habian hecho vida social de este tipo.
Otra cosa que les traia la cabeza revuelta, era el
anuncio de que pronto jugaran volleyball y otros
deportes que les eran desconocidos. Y, ilo mas impor-
tante!, estos deportes serian practicados con equipos
modernos, que esperaban como un obsequio del jo-
vencito Rafael Leonidas Trujillo Martinez (Ramfis),
quien los donaria a los clubs escolares.
En la mirada de aquellos nifios, en sus sonrisas,
se vislumbraba una nueva vida mas digna y alegre
que la conocida hasta los dias presents en aquellos
lugares, y en su presencia no se podia menos que pen-
sar que ellos solamente valian el esfuerzo que esta-






EN LA RUTA.DE LOS LIBERTADORES 61

ba realizando el Gobierno por mejorar la existencia
en la frontera.
Cuando comenzaron a llegar funcionarios, tec-
nicos y obreros de fuera a Elias Piiia, aquellos mu-
chachos eran sumamente timidos, segun se me dijo.
En tres o cuatro meses, ya se movian con soltura y
estaban llenos de esperanza ante su nueva vida.
jQue importaban, a la larga, los mayores? Para
estos la adaptaci6n quizas no fuera tan facil y ama-
ble. Pero, despues de todo, con el tiempo, ,que mayor
satisfacci6n podria proporcionarseles que la de ver a
sus hijos iniciados en una vida mejor, habitantes de
un mundo nuevo lleno de posibilidades?
En cualquier forma, ocurriese lo que ocurriese,
pasaban los dias. Llegaba con cada mafiana y seguia
de largo con cada noche, el viejo Tiempo, y todo -pa-
siones, intereses, desaliento, entusiasmo-, se iria sa-
turando del ambiente, hasta fundirse en un punt
que seria el vertice del espiritu de la nueva ciudad.
Al pensar en ello, no pude evitar en mi mente la
figure del anciano funcionario, sobre la colina, sin
sombrero, describiendome aquella especie de biblica
vision...
"Alli se ve una iglesia, con sus torres. iMira el
Hospital! Mas alli, edificios, vehiculos, multitud.... Y
mas alli, en aquella colina, la estatua ecuestre de
Trujillo, el iltimo Libertador"...





SEGUNDA PARTE

EN LA TIERRA QUE VIVIO OLVIDADA


I-:~ .--:.







EN. LA RUTA .DE LOS LIBERTADORES 65




I








PORTAL DE UNA; CRONICA
El Sur ha nacido a la vida modern. Los viejos
caminos por cuyos cauces saltaban los vehiculos, en
viajes que resultaban verdaderas empresas, han sido
borrados. Los terraplends de las nuevas carreteras
unen las poblaciones -no importa las distancias- y
de la tierra cuyo grito de sed por fin fu6 oido, brota
la simiente y nacen las espigas.
Qtien conoci6 la region hace afios y vuelve aho-.
ra a verla, puede entregarse, mientras se desliza el
autom6vil, a la ensofiaci6n y al recuerdo. Hace pocos
aijos... Y las imiganes de una pobreza y una desola-.
ci6n que pareciana eternas, acudirin en tropel por los-
viejos' y borrados senderos que ahora se ven abando-
nados en ciertas partes, al lado de las modernas ca-
rreteras.
Un viaje de antafio. El autom6vil penetraba por
un camino de misterio. La trocha gris se retorcia en
intefrogaciones sinuosas que guardaban detras de ca-
da kibol y de cada recodo el peligro de una sorpresa.,
Campesinos silenciosos, bohios distantes y destefii-
dos, vacas y cabras flacas como espectros, sequia... Y







RAMON MARRERO ARISTY


cuando el torrente del rio se atravesaba en el cami-
no, era una amenaza.
Para cruzar las aguas era necesario acudir a la
yunta de bueyes. Como en los tiempos de la conquis-
ta, cruzar era una empresa.
El rio arrebat6 mas de una vez el convoy de los
libertadores o de los incontables guerrilleros de las
luchas civiles; arrastr6 el caballo, la vaca, el arriero...
Y luego hizo su presa del autom6vil, que en dias de
creciente, desapareci6 en la corriente. Seguia siempre
entonando su canto altivo de muerte.
Los ingenieros tendieron los modernos piuentes,
abrieron la montafia, esquivaron su, ira y el rio que-
d6 al borde del camino como un motivo del paisaje,
murmurante y eterno. Habia llegado la Era de Tru-
jillo.
Sus aguas comenzaron a desviarse a trechos por
los nuevos canales y en vez de desolaci6n l1evaron ri-
queza.
Es la nueva historic.

La vida en el Sur ha cambiado, seguira cambian-
do, con el nacimiento y la expansion de la riqueza.
Las energies del Gobierno, dedicadas a transformar la
fisonomia del pais en beneficio de todos sus hijds, por
Smedio del trabajo y la discipline, se sienten ahora,
como nunca, en las tierras meridionales de la Repui-
blica. Las piquetas de los obreros que abren canales,
las hachas, los arados, el lItigo de los arrieros que in-
citan a los tardos y fitiles bueyes, entonan un nuevo
canto; un canto de esperanza.
La voluntad de Trujillo esta reuniendo todas las
fuerzas disponibles, unificindolas, utilizindolas co-
mo palahca del progress. Hombres del este, el norte
y el sur; maquinas, animals, son factors de la nue-







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 67

va ecuaci6n. Para los que cultivan la tierra sera la ri-
queza. Una nueva vida de lucha ha comenzado; una
nueva vida de prosperidad y mejores posibilidades
asoma para sus descendientes.
Lo que fuera erial, es ahora oasis y cuando en
el future, todas las regions de la Repiblica (Norte,
Sur, Este, Oeste) se levanten iguales en desarrollo,
en poder y en riqueza, habra un punto de referen-
cia que brillara como un centro de irradiaci6n des-
lumbrador y eterno: Trujillo el constructor.





























































































































UNA CARRETERA INTERIOR EN LA PROVINCIA TRUJILLO.-En cl lugar dc-

numinado Cambita de los Garabitos, esta via se ramifica para Ilegar a dos puntos de

importancia agricola: la Colonia Ramfis y Valdesia. Tendra su salida cerca de Bani.


'' 8-





-

i
r.
-I
i
:
--











;-






EN LA, RUTA DE LOS LIBERTADORES 71










I




EL SUR, ANTES POBRE Y SECO...
La obra de transformaci6n que se realize en la
frontera, encuentra apoyo -y con ella viene a esla-
bonarse- en el desarrollo econ6mico de las provin-
cias meridionales de la Republica, cuyo secular aban-
don6 ha dejado de ser una realidad permanent para
tornarse gradualmente en simple hecho hist6rico, que
ya s6lo esta siendo estampa del pasado.
El President Trujillo ha lievado hasta alli el
impulso renovador de su gobierno y despues de duros
aiios de preparaci6n y studio, sin otros recursos que
los obtenidos.de nuestro propio pais, se esta llegando
a al culminacion de un period de grandes realizacio-
nes. Comienzan a obtenerse en numerosas obras que
constituyen la base'de la naciente prosperidad de
aquella region, los primeros frutos de ese esfuerzo.
El Sur, siempre pobre y seco, ya este afio ofrece-
ra .una producci6n agricola asombrosa, si se le com-
para con la que daba en 1930 por ejemplo, y cuando
en 1944 se cumpla el primer centenario de la Rep -







72 RAMON MARRERO ARISTY

blica, sera una de las zonas productoras mas podero-
sas del pais. Agreguese a ello para valorizar mejor el
merito de este hecho, que por la naturaleza de la es-
tructuraci6n social que sostiene el plan de desarrollo
econ6mico de la region trazado por el Benefactor de
la Patria, en el Sur se'encontrara la riqueza quizas
mejor distribuida que en cualquiera otra parte del te-
rritorio, national, debido a que el sistema de habilita-
ciones de grandes zonas para la agriculture esta ba-
sado en un plan de rigurosa division de la tierra, sin
dejar cabida a la formaci6n de grandes terratenien-
tes.
En dos viajes realizados recientemente a esa re-
gi6n por quien describe estas lines, las conquistas de
ese plan le fueron reveladas en la progresiva prepara-
ci6n de numerosas tierras para la agriculture -tie-
rras que nunca habian sido cultivadas por falta de
agua-, en el crecimiento e intensificaci6n del comer-
cio y en el desarrollo de las poblaciones, algunas de las
cuales, de simples aldeas que eran, en diez afios se
han convertido en verdaderas ciudades o poco menos.
El primer paso para llegar hasta este punto, lo
constituy6 la construcci6n de centenares de kil6me-
tros de carreteras y de grandes puentes de acero que
se hicieron en el Sur -lo mismo que en el resto de la
Reptiblica- desde la primera epoca de la present
era hasta el dia de hoy; el segundo paso lo constitute
la red de canales construidos, en process de cons-
trucci6n o en studio, que estan vertiendo el sistema
orografico de la region sobre las milenariamente aban-
donadas y secas llanuras en cuya esplendida tierra
jams habia nacido plant que diese fruto utilizable.
FUNDAMENTOS DE UNA DIVISION
POLITICAL
Durante muchos afios el inmenso territorio del


S.. *







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 73

suroeste estuvo repartido en tres grandes provincias:
Santo Domingo, Azua y Barahona, cuyos principles
centros urbanos, las ciudades que llevaban estos tres
nombres, no tenian contact con las regions maS
apartadas de sus respectivas jurisdicciones, no s6lo
por la falta de caminos y otros medios de comunica-
ci6n, sino por la pobreza y la falta de instrucci6n ca-
racteristicas de su estancamiento.
Las tierras cultivables en su inmensa mayoria
permanecian abandonadas, utilizadas en parte ini-
camerite para una crianza pauperrima.
Asi pues, se conocian escasamente el cafe de Ba-
rahona, parte de cuya economic estaba y esta sujeta
a la industrial azucarera fomentada y sostenida con
capital extranjero; el cafe de San Jose de Ocoa y el
de Bani, ademas de algunos frutos menores de estas
regions, de San Juan de la Maguana y San Crist6bal,
que pocas veces llegaban a la capital, y esto, por me-
dios de transportacion muy variados y generalmen-
te anticuados.
Pronto el desarrollo econ6mico de estas regions
en la era que comenz6 en 1930 con la ascension del
President Trujillo al poder, exigi6 una nueva divi-
sion political que se ha ido operando a lo largo de los
afios. Con el ensanchamiento de la agriculture, la
apertura de caminos interiors y de carreteras de di-
versas categories, y la intensificaci6n de las activida-
des comerciales, lugares que habian permanecido
dormidos iniciaron una vida active y comenzarbn a
constituirse en centros que abarcaban nuevas zonas
de influencia.
San Crist6bal comenz6 a ser una ciudad moder-
na; Bani inioi6 el mismo process, San Juan de la
Maguana cada vez era mas aut6noma, Monte Plata se
hacia centro arrocero, y la mirada del Generalisimo,
a lo largo de un viaje qpe incluy6 en su itinera-









rio todos los caminos abruptos de 1a Repiblica, se
posaba -ademas de en ellas- sobre los otros lugares
cuyas pdsibilidades permanecian ineditas, a la vez
que comprobaba con patri6tica inquietud el creci-
miento del cada dia mas complejo problema fronte-
rizo.
Aunque quizas no se realizara la transformaci6n
en el orden cronol6gico que aqui se apunta, esta pue-
de ser referida asi: la antigua provincia de Santo Do-
mingo fue convertida en un distrito nacionkl, con-
servando su hist6rico nombre, y su capital, Ciudad
Trujillo, impulsada a la categoria de centro de las
nacientes grandes industries autenticamente domi-
nicanas que hoy poseemos; San Crist6bal pas6 a ser
capital de una provincia que abarca toda la zona que
por razones de influencia economic y political tienen
alli su punto de convergencia; Monte Plata fue des-
ligada del Sur e impulsada hacia su conversion en
centro de una region arrocera y ganadera; San Juan
de la Maguana entr6 en el disfrute de la autonomia
que su desarrollo econ6mico ya requeria, y la region
fronteriza fue sometida a un plan para vitalizarla y
saturarla de nuestra cultural, con la creaci6n de las
provincias de Libertador -cuya comun cabecera es
Dajab6n- San Rafael, a la cual se dedica la mayor
parte de este trabajo, y Bahoruco, recien creada y ac-
tualmente en process de organizaci6n.
La falta de poblaci6n, la pobreza y las durezas
del clima habian dejado sin vitalidad a various puntos
esenciales de la nueva y vasta armazon, ,pero avan-
zaba incontenible el desarro del plan que serviria de
base a toda la nueva estructura social y political: la
construcci6n de canales que recogerian todas las
aguas aprovechables de esa inmensa zona que
constitute casi media Republica, y lanzarian sobre
sus grandes llanuras de tierra de humus que perma-


74 R A 0


MARR8RO ARISTY







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 75

necian cubiertas de cactus y bayahondas, millones de
metros cibicos de agua.
Y el plan se encuentra hoy a una altura que ha
colocado al Sur en los comienzos del disfrute de una
prosperidad insospechada; prosperidad que contri-
buira a aumentar el poderio de nuestra naci6n en to-
dos los sentidos, y sera factor de gran preponderan-
cia en la conversion de nuestro pais en el principal
granero de las Antillas y Centroamerica.





OTRA CARRETERA INTERIOR.-Como esta via se han construido y se siguen cons-
truyendo muchas en diversos lugares del pais. Son obras hechas silenciosament2 en
regions que no sofiaron contar con tales medios de comunicaci6n.


y -.







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 79


H
EL GRAN PLAN DE IRRIGACION
Canal Nizao-Bani.-La habilitaci6n de nuevas
tierras para la agriculture comienza en territories que
parten desde muy cerca de la capital, en la provincia
Trujillo -donde se inaugur6 hace algun tiempo el ca-
nal "Ramfis"-, hasta la misma frontera con Haiti,
en las provincias de San Rafael, Barahona y Bahoruco.
En la primera de estas provincias se encuentra
quizas el mas grande canal construido en las admi-
nistraciones del Generalisimo Trujillo: el del Nizao a
Bani, cuyos primeros laterales pondran de aqui a oc-
tubre de este afio, unas treinta y dos mil tareas bajo
reguio, y cuya area total de irrigacion pasara de cien
mil tareas.
El canal de Nizao es, ademas, una de nuestras
mas notables obras de ingenieria civil, no solo por su
extension (44 kil6metros de canal principal sin los la-
terales), sus sifones y otros detalles, sino por sus nu-
merosos y grandes puentes canales entire los cuales
se cuentan uno de 170 metros, otro de 180 y un terce-




* '-N


80 RAMON MARRERO ARISTY

ro que al ser terminado medira 270 metros, es decir,
mas de un cuarto de kil6metro por el espacio, de una
montafia a otra.
Este canal tiene su toma de agua en el rio Nizao,
en el paraje denominado "La Cruz de Marcos". Su
capacidad es de seis metros cubicos de agua por se-
gundo. La longitud de su cauce principal, hasta la
poblaci6n de Bani, como antes queda dicho, es de 44
kil6metros, y uno de sus laterales, el que lleva el agia
desde Pizarrete a la secci6n de Nizao, tiene 17 kil6-
metros de largo, con una capacidad para dos metros
cubicos por segundo.
Canal "Hernin Cortes".-En la provincia de
Azua, una de las que se vieron mas reducidas econ6-
micamente, debido a las sequias cada vez mas pro-
longadas en su territorio, acaba de inaugurarse el ca-
nal "Hernan Cortes", que tiene su toma de agua en
la represa conocida con el nombre de "Vicini" en el
rio Jura. Su capacidad es de 2 metros cubicos por se-
gundo. Regara de treinta y dos mil a cuarenta mil
tareas.
Canal del "Mijo".-En la Provincia Benefactor,
cuya capital es San Juan de la Maguana -antigua
comun de la provincia de Azua-, se construye el ca-
nal del rio Mijo, con una capacidad de 2 metros cu-
bicos de agua por segundo, y el cual irrigara una zo-
na igual a la que corresponde al "Hernin Cortes". Se
espera inaugurar este canal dentro de pocas semanas.
Canal de "Oliveros".-Se alimenta del rio o arro-
yo del mismo nombre, en la nueva provincia de San
Rafael, y su capacidad es de 0.75 metro cibico por
segundo. Riega un area de seis mil tareas mas o me-
nos en la comun de Las Matas de FarfAn, provincia
Benefactor. Las tierras que se benefician de sus aguas
se encuentran en las sabanas de "Oliveros" (cuatro
mil tareas) y "Estrelleta" (dos mil tareas).



















































































EL CANAL NIZAO-BANI.-Vistas de dos puentes-canales de 170 y 180 metros de
largo respectivamente, en el gran canal. La obra esti a cargo del joven ingeniero do-
minicano Luis A. de Pool.


-4NI~







EN LA RUTA DE LOS LIBERT.ADORES 83

Canal de "El Llano".- Se nutre del rio Cafias, y
tiene capacidad para mojar toda la zona irrigable
Sde la colonia El Llano y ain mis. Sus desagiies en
una parte aumentan el caudal del arroyo "Oliveros",
cuyas aguas corren por el canal del mismo nombre,
que sera ampliado.

CANALES EN CONSTRUCTION Y EN PROYECTO
PARA 1943

Canal 'Carreras de Yeguas".- Sus excavaciones
se comenzaron al finalizar el mes de febrero. Se nu-
trira del rio Yacahueque, afluente del Macasia.
Arrastrara 2 metros cibicos de agua por segundo.
Unificara nueve pequefios canales que ahora riegan
unas 1,500 tareas, y con 61 se irrigarin treinta y dos
mil tareas.
Canal de "El Cercado".- Tendra su toma de agua
en el rio Vallejuela, afluente del Cafias. Su capacidad
sera de un metro c'bico de agua por segundo y ten-
dra un area irrigable de diez mil a quince mil tareas.
Segun datos-del Departamento de Agricultura se co-
menzara a construir muy pronto.
Canal de "Hondo Valle".- (En studio al publi-
carse esta obra). Tomara el agua del rio Cafias.
Arrastrara 2 metros cubicos de agua por segundo.
Otros canales.- En las provincias de Barahona
y del Bahoruco, se construye y se construira duran-
te este aio con no menos intensidad. En el mes de
abril aproximadamente, se terminara el canal de
Cambronal, que toma sus aguas del rio Majagual.
Llevara dos metros cibicos de agua por segundo pa-
ra irrigar mas de treinta y dos mil tareas. Unifica-
ra 25 pequefios canales que actualmente riegan una
cantidad de tierra muy inferior. Su cauce principal
tiene ya cuatro y medio kilometros de largo, de los







84 RAMON MARRERO ARTIST Y

cuales el sesenta y cinco por ciento se encuentra re-
vestido con material impermeable.
En las mismas provincias figuran para comen-
zarse en este afio, los canales de El Pefi6n, Los Jaqui-
meyes, Los Saladillos y El Manguito.
El canal de El Peii6n tomara su agua en el rio
Yaque del Sur, e irrigara los terrenos de la secci6n de
su mismo nombre partiendo de las tierra de la comun
de Cabral, entire el Yaque y la laguna de El Rinc6n.
El canal de Los Jaquimeyes irrigara terrenos en
la secci6n del mismo nombre y en las de Palo Alto,
Fundaci6n, Pescaderia y La Hoya. Arrastrara 1.25
metro cuibico de agua por segundo y regard unas
treinta mil tareas de terreno aproximadamente. Su
extension ha sido calculada en 19 kil6metros en .el
cauce principal.
El canal de Los Saladillos se alimentary del arro-
yo del mismo nombre, recorrera diez kil6metros e irri-
gara unas seis mil tareas.
El canal de El Manguito se nutrira en el rio de
ese nombre, unificara cinco pequefios canales parti-
culares y recorrera tres kil6metros.
Los studios para el canal de Sabana Larga, que
se alimentary del rio Macasia, provincia de San Ra-
fael, han sido terminados. El canal de Matayaya, en
Las Matas de Farfan, esta siendo objeto de amplia-
cion para irrigar various miles de tareas mas.
Segun declaraci6n de la Secretaria de Estado de
Agriculture, se estin haciendo studios para utilizar
todas las aguas de los rios del Sur y el Oeste y los pla-
nes para construir nuevos canales seran aplicados
sin dilaci6n alguna.
oOo
Con estas obras y otras en studio, se propone el
Generalisimo Trujillo elevar a su maxima altura el







EN LA RUTA DE LOS LIBERTADORES 85

monument de la economic y el desarrollo de la re-
gi6n mas olvidada del pais hasta el advenimiento de
su'regimen: el Sur; despues de haber realizado en el
Norte y el Noroeste, una obra de igual genero que pue-
de considerarse complete.











































































EL CANAL NIZAO-BANI.-(Arriba)-Caida de 16 pies en un lateral del canal.
Produce fuerza hidraulica suficiente para electrificar todo el valle de Peravin.-(Abajo)
Uno de los grandes puentes-canales en construction.
































PARA TE1MINAR...


* **







EN LA RUTA DE LOS LIBERTAD'ORES 91


EL OTRO SUR
En las cr6nicas que anteceden, escritas con el
marcado prop6sito de dar a conocer ciertos aspects
poco difundidos de la obra del Generalisimo Trujillo,
se presentan solamente los matices que correspondent
al genero de dicho trabajo.
Ademas del Sur Arido existe otro Sur. Hay el Sur
de las montafias enhiestas cuyas cimas a veces que-
dan mas altas que las nubes y la lluvia; el Sur de ri-
cos valles, hermosos lagos y de la Sierra del Bahoru-
co, que se divide con el otro los hombres y el paisaje
desde San Crist6bal a la frontera y las costas de las
tierras que llegan hasta mirar la isla Beata.
Sus gentes se pueden contar entire las mas sen-
cillas, las mas hidalgas, las mas discretas y acogedo-
ras del pais.
Yo vivi entire ellas parte de mi infancia y algu-
nos afios de mi adolescencia. Muchos de mis dias dis-
currieron encantados bajo las tupidas frondas de los
cafetales de Las Lomas en la provincia de Barahona,
y por lo menos un angulo del cuadro de mi vida, arran-
ca de alli. "Perfiles Agrestes" y "Balsie", mis dos li-




N.


92 RA'MON MARRERO ARISTY

bros de cuentos y estampas, en parte son testimonio
de ello.
Ese Sur -que tambien vivi6 olvidado de nuestros
gobiernos hasta la Era de Trujillo-, puede servir de
scenario a muchos de los mas bellos libros america-
nos. S6crates Nolasco, el gran escritor de "Pedro Flo-
rentino y un moment de la Restauraci6n", "Cuentos
del Sur" y "Viejas Memorias", ha dado buenas prue-
bas de ello con sus inagnificas obras. La cr6nica en
donde se recoja la nueva expresi6n de ese'Sur como
consecuencia de la obra constructive del Generalisi-
mo Trujillo, no esta en este folleto.
De 1930 a la fecha han crecido y se han multipli-
cado los cafetares, ha echado cuerpo la ganaderia,
han nacido incontables centros de ensefianza e insti-
tuciones, y se han levantado industries y edificios en
el Sur que no aparece en estas paginas. Todo ello
constitute material para mas de un libro.
Cuando una nueva oportunidad y nuevos me-
dios me lleven otra vez, o eleven a alguien que no sea
yo, a describir ese otro mundo, se abrira al conoci-
miento de los dominicanos del Este y el Norte, un
cuadro de color y belleza inconfundible's, en cuyo fon-
do encontraran muchas de las m's puras virtudes y
altos ideales del pueblo dominicano.
En ese -Sur se refleja tambien con claros deste-
llos, la obra extraordinaria del Presidente Trujillo.



I




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs