• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Néstor Bermúdez
 Dedication
 José Trinidad Reyes
 Pedro Nufio
 Enrique Martínez
 Sebastian R. Pastor
 Clementina Suárez
 Dalia Iñiguez
 Serafina Núñez
 Primitivo Herrera
 Habib Estéfano
 Alberto Masferrer
 José Martí
 Juicios relativos a la obra Ëscritores...
 Table of Contents














Title: Mensajeros del ideal
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075439/00001
 Material Information
Title: Mensajeros del ideal
Physical Description: 1 p. l., 7-104 p., 3. l. : port. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Bermúdez, Néstor
Publisher: Imprenta F. Verdugo
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1940
 Subjects
Subject: Authors, Cuban   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075439
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000665288
oclc - 24435275
notis - ADK5658

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Néstor Bermúdez
        Page 7
        Page 8
    Dedication
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    José Trinidad Reyes
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Pedro Nufio
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Enrique Martínez
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Sebastian R. Pastor
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Clementina Suárez
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Dalia Iñiguez
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Serafina Núñez
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Primitivo Herrera
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Habib Estéfano
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Alberto Masferrer
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    José Martí
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Juicios relativos a la obra Ëscritores de Honduras
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Table of Contents
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
Full Text


NESTOR BERMUDEZ


-at


4i


0u. % 0.. 9
B 5 16T
19 4 0


LA HABANA
















UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES


THIS VOLUME HAS BEEi
MICROFtLMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


I






NESTOR BERMUDEZ
-19 -Lk90,





MElSJEROS DEIL IDEAL




1940


LA HABANA









MENSAJEROS DEL IDEAL


Nestor Berm6dez




Profesor de Instrucci6n Primaria.
Ex-Canciller del Consulado General de Honduras en Paris.
Delegado Social de Honduras a la Asamblea General de la
Uni6n Internacional contra el Cancer, celebrada en Paris el
4 de Mayo de 1935.
Delegado Observador de Honduras a !a Segunda Conferen-
cia Panamericana del Cafe, celebrada en La Habana del 9 al
19 de Agosto de 1937.
Delegado del Concejo del Distrito Central de Tegucigalpd
al Primer Congreso Panamericano de Municipios, celebrado en
La Habana del 14 al 19 de Noviembre de 1938.
Vicepresidente del citado Congreso.
Delegado de la "Sociedad Pedag6gica de Cortes" y de la
"Sociedad de Maestros de Atlhntida" al Primer Congreso In-
ternacional Americano de Maestros, celebrado en La Habana
del 3 al 9 de Septiembre de 1939.
Miembro del Consejo Directivo de la Asociaci6n de Escri-
tores y Artistas Americanos, reconocida como entidad inter-
nacional por la Conferencia de Consolidaci6n de la Paz, cele-
brada en Buenos Aires del 19 al 23 de Diciembre de 1936.
Miembro de Honor del Instituto Cubano-Hondurefo de Cul-
tura.
C6nsul General de Honduras en La Habana.
Autor de las obras "Escritores de Honduras", "Facetas" y
"Florilegio Civico".


-7-





































Al Doctor Antonio Bermtidez M.


-9-







MENSAJEROS DEL IDEAL



























JOSE TRINIDAD REYES
















-13-







MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Con su tranquila aureola de paz y de
sosiego, la figure del Padre Reyes se asoma
como flor en el recuerdo, que abre todas
sus celosias para que entire de Ileno el aire
de las evocaciones. Pues aquel santo va-
r6n, que escribia pastorelas y que amaba a
los ninos, tenia en todos sus actos la trans-
parencia de las aguas lustrales y la unci6n
del perfume que emanaba sin cesar de sus
jardines interiores. Su primavera spiritual,
mas fresca a media que pasaban los aios,
tenfa la op.ulencia de los bucaros que aro-
maron el alma de los cuentos; y su bondad


-15--







NESTOR BERMUDEZ

para con los niios, que acudian a 61 para
ofr de sus labios el consejo o la ensefanza,
era la misma que corre por la miel de las
frutas y endulza el coraz6n de los panales.
Preocupado por el mejoramiento de la
Patria, sus manos, prontas para la dadiva,
supieron trabajar con amor la seda de las
obras piadosas; y la gratitud de sus contem-
poraneos se vi6 comprometida por la labor
que realize desde la catedra, en la Universi-
dad de Tegucigalpa, fundada a la saz6n bajo
su esfuerzo para que la juventud de su tiem-
po, sin salir del Pais, bebiera en las fuentes
de la sabiduria.
Era al mismo tiempo sacerdote y artis-
ta; y asf, cuando la meditaci6n y el studio
se lo permitieron, escribi6 bellos versos, que
han pasado a la posteridad para gloria de
Honduras.
Aquella vida de armifo bien vale el tri-
buto de las consagraciones; y, a esta fecha,
un marmol recuerda en la capital su actitud


-16-








MENSAJEROS DEL IDEAL

de santo y de poeta. Pero el verdadero mo-
numento al Padre Reyes (y asf piensan por
cierto todos los Maestros de mi tierra) es el
que nosotros le hemos levantado, hace ya
much tiempo, en nuestro coraz6n...


-17-





























PEDRO NUFIO


-1Q-







MENSAJEROS DEL IDEAL









A A



Es grande la emoci6n que embarga mi
animo, al evocar el nombre inolvidable del
muy inclito mentor don Pedro Nufio.
Una vida consagrada a los demas, ajena
a distracciones, imbuida en el studio, ab-
sorta por complete en el sagrado culto de
los libros; una vida que se quema como in-
cienso en el brasero del deber, y se enno-
blece con el ansia de mostrar al alumnado
una ruta de superaci6n hacia el future, tal
fue la suya. Apenas si este educador tuvo
en su vida, como una recompensa, la satis-
facci6n del sembrador de sugerencias, que


-21-







NESTOR BERMUDEZ

aguarda la cosecha bien lograda, porque ha
sabido poner en la conciencia de la juven-
tud, como en un surco, la virtud esencial
de la semilla del saber en perfect aptitud
germinadora. Y hay un estremecimiento
de gratitud en los espiritus, cuando se pien-
sa en la labor Ilevada a cabo por este abne-
gado Maestro de Verdad, cuya vocaci6n por
la ensefianza semejaba una Iampara votiva
en los altares de Minerva.
Alma pr6cer la de este hombre, tenia la
fragancia de los lirios, la pureza de las hos-
tias y la misericordia de las aguas, que, al
copiar la belleza del pajaro que pasa como
una errante maravilla alada al traves de los
bosques, hacen rodar su clemencia sobre el
dolor de las rocas que atormenta el sol, des-
granan en su fuga la eufonfa de una suave
canci6n y ponen una limpia nota de cristal,
grata al viajero, en el rojo bochorno de los
campos.
Yo Io vi colocar flores de almibar en el
fresco jarr6n Ileno de aromas de su amor a


-22-







M'ENSAJEROS DEL IDEAL

los nifos, motivo por el cual alzo las alas
de esta blanca oraci6n en honor al insigne
Pedagogo. que tuvo, en su mundo interior,
cielo bastante para que pudieran volar, en
cualquier rumbo, todas las aves del Ideal;
en sus retinas interiores, la perspective del
terrufo, removido sin tregua por el arado
del civismo; y en su coraz6n, abierto a la
Esperanza, el hondo latido generoso de las
buenas acciones.

Y, mientras en el edificio donde fun-
cion6 en otro tiempo, bajo su direcci6n,
la Escuela Normal de Varones de Com'a-
yagLela, un venerado altorrelieve perpe-
tua en marmol su perfil de Ap6stol, el
pueblo entero cultiva en su homenaje un
bello huerto con los laureles de la gloria,
las amapolas del cariio, las azucenas del re-
cuerdo y los olivos de la paz.


-23-


























ENRIQUE MARTINEZ


-25-







MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



El Profesor Enrique Martinez abandon
su envoltura corporal en un dia aciago para
Honduras, dejando desde entonces una an-
gustiosa pena en el hogar de su familiar, un
sentimiento de tristeza en la devoci6n de
sus amigos y un vacio muy hondo en el co-
raz6n de sus discipulos; pues el citado he-
cho luctuoso revisti6 los caracteres de un
doloroso acontecimiento social en el am-
biente patrio, rest al Pais un decidido im-
pulso de renovaci6n y orientaci6n en el des-
envolvimiento de las actividades didascali-
cas, y sustrajo tambien una corriente de en-


-77-







NESTOR BERMUDEZ

tusiasmo y esfuerzo en el desarrollo del pe-
riodismo hondurefo.

Unidad de avanzada en las filas del Ma-
gisterio Nacional, supo sembrar sobre la
mente de los ninos la integridad del ger-
men ideol6gico de dQnde surge en breve,
como una bendici6n, la lozanfa de la plan-
ta globulosa de savias del concept; y varias
generaciones de estudiantes, auxiliadas por
61 en la ingenuidad candorosa de las aulas,
colmaron su escarcela mental con el 6bolo
de luz de la ensenanza, que es consuelo y
bondad, energia interior y ansia de altura,
sustento spiritual y antorcha suspendida en
todo instant sobre las asechanzas del des-
tino.
Familiarizado con las mil formas comple-
jas de la iniciativa y de la acci6n, se acogi6
desde la infancia al culto de la hombria de
bien y a las normas de austera probidad que
informaron sus actos; y, para aportar su gra-
no de arena al edificio en construcci6n de la


-28-








MENSAJEROS DEL IDEAL

cultural national, se dedic6 por entero a la
ense6anza, robusteciendo a diario su capa-
cidad para la brega en duras d:isciplinas do-
centes, y despertando a su paso, por tal cau-
sa-en el clima social donde cobraron carta
de naturaleza sus relevantes cualidades co-
mo difusor del alfabeto-, el sentimiento
siempre fervoroso de la estimaci6n, la grati-
tud y el cariio, que es el mismo que ha gra-
bado su nombre en la memorial, ha enlutado
el santuario de la Escuela y ha dictado estas
lineas...


--29-




























SEBASTIAN R. PASTOR


-31-








MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Quiero dejar en esta prosa el perfil de este
paciente forjador de ideales, cuyo complejo
prisma spiritual, visto de cerca, present
cada dia a la mirada atenta del psic6logo, en
distinta faceta, un nuevo matiz de sortile-
gio.
Al amparo de la capa bohemia, deja es-
capar alegre y limpio en las tertulias, en ra-
tos de nocturno buen humor, el rayo de lu-
na de las coplas; mas tarde, en el parque so-
lariego, con un amigo y con la noche c6m-
plice, orienta el paso cauteloso en pos del
enigma interrogante de unos ojos castafios;


-33-







NBST OR BERMUDEZ

y mas tarde aun, en la noche cerrada, en
compai~a de un agent del orden, por de-
porte y jugandose la vida, da caza en obscu-
ra encrucijada a peligrosos malhechores.
Otras veces, como en los buenos tiempos
de Francisco de Asis, un sutil aroma de li-
turgia emerge de sus huertos mentales, y,
en esas ocasiones, su espiritu es a modo de
las misticas urnas; pues recuerdo que un
dia, mientras se abrian en la paz de una
iglesia las dos alas blancas de la misa, muy
cerca del altar estremecido de plegarias, y
entire la pompa ritual y los lirios y los ci-
rios y los sagrados simbolos, en actitudes
pias de cartujo murmuraba oraciones...
En la expansion de los saraos, se asoma de
continue por el ancho balc6n de hierro y p6r-
fido, todo ileno de verdes emparrados, en
donde la Esperanza abre sus rosas. Pero, a
diferencia de otros, tan pronto como dispo-
ne enarbolar su ensefa de victoria sobre la
torre del Amor, espolea el corcel de la osa-


-34--







MENSAJEROS DEL IDEAL

dia, echa abajo la puerta del obstaculo y as-
ciende por la escala del peligro, aunque la
altura alcance proporciones ins6litas. Por el
favor de una dama se habria visto envuelto,
en otro siglo, en mas de un epico lance de
los que pueblan la leyenda de aquel hidalgo
maximo, que apenas cabe, en Espaia, en el
marco de una oda national, y a quien, en la
calle-dice Azorin-la punta de la espada
le levantaba por detras un poquito la capa.
Fluyen esencias raras de sus bucaros in-
timos. Y si alguna vez, en las veladas liri-
coliterarias en las cuales participa (pues es,
sobre todo, un esmerado orfebre del voca-
blo), no acertara a encontrar la hebra de en-
salmo para prender sobre el corpiho de la
fiesta la gasa de colors de un anhelo nup-
cial, aun le quedarian en las manos los hilos
de luna de la serenata para border con ellos,
bajo el fulgor de los luceros, en las noches
henchidas de misterio, la divisa egregia de
sus aventuras.


-35-




























CLEMENTINE SUAREZ


-37-








MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Voy a referirme a grandes rasgos a esta
asidua cultora de las letras, que ha ilustrado
sus carteles de artist con el fastuoso cro-
matismo donde vierten su luz multicolor, el
madrigal, que ella pide para su boca, y el
poema que suena.
Clementina Subrez surge de pronto ante
los ojos, que la miran y admiran, como quien
sale de la Selva Sagrada con el laurel y con
la luz: con el laurel, que impone el vasallaje
del aplauso, y con la luz, que es toda su-
gerencia cuando pasa por el scenario de la
aurora, ostentando librea de gran gala y ex-


-39-








NESTOR BERMUDEZ

hibiendo a la vez igneos trofeos. Porque
esta cinceladora del vocablo Ileva consigo a
todas parties, para animar en su expresi6n el
ritmo que es grato al dios Apolo, el singular
secret de quienes han logrado, al influjo de
un raro poder spiritual, sorprender la in-
mensidad del firmamento en la superficie de
una gota de rocio, y en el hechizo del sol,
que enciende las corolas, todo el Sureo ma-
tiz de un cuento de hadas. Su obra lite-
raria se estremece de gozo bajo el soplo
creador del pensamiento, y la clara luz, dis-
persa en sus estrofas (lo se por la canci6n
del ruisenor, que, al volar del rosal, se en-
contr6 de repente prisionero en su estro),
es la misma que tiembla de alegria en la
suntuosidad de las arahas, cuyo fulgor alum-
bra el aposento donde la sultana Schereza-
da relata ciertas cosas, que ella supo una
vez, en el jardin, por los pajaros que fueron
a enterarla, mientras, en la sortija de una
vaga aioranza, definitivamente se dormia
la Luna...


-40-







MENSAJEROS DEL IDEAL


Yo vi en cierta ocasi6n el vivo albor del
dia y el fuego del milagro en la diadema es-
piritual de esta escritora, cuyo innato fervor
emocionado se guarece en la atm6sfera del
Arte, se asila en la virtud de la elocuencia,
se acenidra en el clangor de la armonfa, se
-gita en el air6n de la esperanza y se escuda
'erre-giro de los vientos, para seguir por el
itinerario de las nubes la ruta de los astros,
sabiendo ella, por supuesto, que, si en el
laberinto de cristal del aire ambulan sin
perderse miliunanochescos trimotores, es
porque van asidos al buen hilo de Ariadna;
y como vi tambien el olivo de paz que lie-
van en el pico sus ingenuas palomas men-
sajeras, comprendi a las claras que si esta
favorite de la Fama refugi6 su inquietud,
desde hace tiempos, en la fuerza de las alas
que suben, fue a fin de que pasara por su ri-
ma de amor o de dolor la serenidad de las al-
turas, pues el culto hacia la lira alienta en
ella por atavica ley ineludible, haciendola
oficiar en la capilla donde alcanza afirma-


-41-








NESTOR BERMUDEZ

ci6n el apotegma de que "no han de ser los
versos como la rosa centifolia, toda Ilena de
hojas, sino como el jazmin de Malabar, muy
cargado de esencias".
Clementina Suarez ha sabido en la vida
de obscures sufrimientos; y, al encerrar en
moldes de belleza el ansia de las penas que
en mas de una ocasi6n pusieron acibar
en su vaso, los ojos se le llenan de asom-
bro al contemplar la soledad del mundo
por la ventana de las lagrimas, y es un
desgarramiento y un sollozo el paso de
la angustia por la entrafia dolorosa del verso
que le brota del alma. Pero en todo caso
la inspiraci6n de la autora de "Engranajes"
se ampara en el vigor del sentimiento, se es-
fuma en la vision del espejismo, se enaltece
en la magia del celaje, se expand en el es-
pacio sin limits del numen, y, si a veces
se deslie en la forma de un efluvio sutil en
el coraz6n de quien la escucha, es porque,
en el espiritu de flor de esta elegida de las
Musas, esta siempre de fiesta la primavera
azul de la Poesia.


-42-

























DALIA INIGUEZ


-43-







MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Dalia fiiguez es una gentil embajadora
del verso, que ha tenido en ambos hemis-
ferios una acogida sin igual, y que una vez,
nimbada por la aureola del triunfo, pas6
como una vision de encantamiento ba-
jo la gracia de los cielos de Honduras, de-
jando desde entonces un reguero de afec-
tos en aquella tierra de promisi6n, en don-
de resuena todavia sobre el teclado del re-
cuerdo, como una onda mel6dica, el eco mi-
lagroso de su voz...
Voz de sutil acento inolvidable, Ilena a
veces de sonoridades sorprendentes, en las


-45-







NESTOR BERMUDEZ

cuales se expand, por moments, como en
una epopeya de estandartes, el coro estre-
mecido de los himnos; y Ilena a ratos de
suavidades tan intensas, que dan la sensa-
ci6n de un lejano terciopelo de ensueino, por
donde pasaran de puntillas las almas y las
sombras. Mas, cuando su voz es s6lo como
el suspiro de la brisa, cobra de improvise un
vago poder alucinante, que permit a los of-
dos del espiritu captar la vibraci6n de los sa-
grados numeros, en tanto las palabras de se-
da de ia estrofa se desgranan en el hechizo
del silencio como un chorro de notas cris-
talinas, limpias, musicales, distintas; si bien
en todo caso es una voz de embrujamiento
la de esta mensajera del Ideal, cuyos brillan-
tes exodos artisticos la han hecho acreedo-
ra en todas parties al homenaje del aplauso,
a la sonrisa de la gloria y al hondo tribute
fervoroso de la admiraci6n, la simpatia y el
carino.


-46-








MENSAJ EROS DEL IDEAL

iPero esta genial recitadora es tambien
una poetisa de renombre, que ha bordado
sus ansias de infinite sobre las vaporosas col-
gaduras destinadas al temple de las Musas!


-47-



























SERAFINA NUNIEZ


-49-








MENSAJEROS DEL IDEAL









A A



Despues de leer los versos de Serafina NG-
fiez, se tiene la impresi6n de que la linda
autora conserve bajo have, en una alcancia
de quimera, la moneda del Sol.
Al soplo de su anhelo se estremece la
fibula escarlata, que decora el encaje de las
nubes a la hora del alba; surge, en la re-
mota lejania, el rumoroso mar tornasolado
por donde boga el barco de las hadas; y ad-
quiere nuevo brillo la perspective del pai-
saje que enmarca el horizonte -tal un cro-
mo de limpidos matices donde brufiera el
Mito sus raros arabescos-, mientras vuela


-51-







NESTOR BERMUDEZ

la mariposa del recuerdo, repercute el cor-
daje de la estrofa y suena otra vez, en el
torre6n del alma, la campana de plata de
los cuentos.

Yo la conoci en un festival, done el po-
der de su lirismo se puso en evidencia bajo
las ovaciones del aplauso; segui con la mi-
rada su gracil silueta obsesionante; y supe,
por la voz de la brisa o de la alondra (no
puedo precisar cual de las dos), que esta
dominadora del idioma ha engarzado fantas-
ticos zafiros en los anillos de Saturno; que
su trova simula la sonata donde un oboe bru-
jo incorpora su gama subyugante; y que en
una ocasi6n las nueve Hermanas, forjaron,
en su honor, aureas medallas con los troque-
les del ap6logo.
Los libros debidos a su pluma se comen-
tan con loa en los cenaculos de artists, en
atenci6n a que la autora-duefia de la rima
tres veces armoniosa de la bondad, la belle-
za y el talento-ostenta, en su diadema de


-52-








M ENSAJEROS DEL IDEAL


poetisa, la rec6ndita gema rutilante donde
se hallan de fiesta los colors del iris; se
aventura en la gruta inverosimil donde bu-
rila el duende la sortija del extasis; y mode-
la, en el oro de los astros, el egregio perfil
definitive, que perpetua, en nobles linea-
mientos, la figure de Apolo.
Porque esta sacerdotista del Ensueio, va,
como la Primavera, por el camino de la vida,
deshojando a su paso la rosa de la aurora
cual si fuera la flor de una leyenda.
Y como el nardo que perfuma su espiritu
fue cortado en la Luna-segun es fama en
America por haberlo anunciado asi largas
trompetas-consigno de todo coraz6n, en
esta pagina, mi palabra de elogio.


-53-



























PRIMITIVE HERRERA

















-55-








MENSAJEROS DEL IDEAL


iPrimitivo Herrera es, sin dispute, un osa-
do minero del Ensueio, que clava, con sa-
grada emoci6n, su pica de diamante en el
estrato de la Luna!

Al trav6s del anteojo de sus versos, las
pupilas contemplan, arrobadas, la balsamica
flor recien nacida, sobre la cual puso el re-
lente la diminuta gota de rocio, que finge,
al irisarse, un reflejo solar encarcelado en
una aIgrima, o una encendida remembranza
que se volvi6 piedra preciosa sobre el cendal
de raso de la aurora.


-57-







NESTOR BERMUDEZ

Luego es ya toda la luz de la maiana la
que se enreda al surtidor, que no se cansa
de contar en el jardin extraias cosas, mien-
tras, en el rosal Ileno de nidos, sGbitamen-
te rompen a cantar las alondras. Y como la
luz rie a sus anchas, y cada flor dice a por-
fia que guard el jardin, en su alborozo, el
ansia de las horas nupciales, tiempo es ya de
recorder que a este aeda, que recorre los
pueblos de la America en misi6n de acerca-
miento spiritual, la Primavera siempre le
envia sus heraldos.
Cambia de pronto el decorado, y ahora es
la vision de un rojo ocaso, cuya ignota be-
Ileza imponderable se expand en la dis-
tancia en imperiales purpuras. Brillan tr6-
mulas luces en el aire, y pasan por el cielo
sereno las nubes errabundas, mostrando, en-
tre sus vivos arreboles, un loco matiz de he-
chiceria, y las fulguraciones misteriosas, que
s6lo se ven en las consejas cuando espejea
en ellas la lentejuela del candor, o en la
felpa enlutada de la noche cuando algun


-58-








MENSAJEROS DEL IDEAL

gambusino del Ideal, como el autor de
"Honduras Lirica", hunde, con airoso ade-
man, su barra de amatista en la corteza de
la Luna.
Mas he aquf que de nuevo cambia el de-
corado, el cual esta vez no tiene nada que
se relacione con las cosas terrenas exterio-
res, pues pasan solo, en limpia sucesi6n por
las estrofas, los estados del alma: hay hon-
dos amores ignorados, suspiros que se Ileva
la brisa, ilusiones que nacen y se desvane-
cen, palidas penas sin nombre, vagos anhe-
los, obscuras inquietudes, esperanzas que
huyeron para siempre, despues de haber sido
en la existencia como un calido vino. Pero,
en todas las creaciones de este eximio teje-
dor de sonetos, resalta, como un sello, su
estilo literario inconfundible; pues oculto
en la palabra esta el pincel, y el lir6foro es
dueFo de todos los colors.
iPrimitivo Herrera es, sin dispute, un osa-


-59-








NESTOR BERMUDEZ

do minero del Ensuefo, que c!ava, con sa-
grada emoci6n, su pica de diamante en el
estrato de la Luna!




























HABIB ESTEFANO


-61-








MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Habib Estefano es un eminente orador Ara-
be, que lleg6 con su penacho de inquietu-
des a las feraces tierras hondurehas, cierta
vez que recorria en jira cultural los parses
de la America hispana, esparciendo a su pa-
so simientes de ensenanza, de superaci6n y
de belleza en el soplo de vida de sus con-
ferencias; pues, este soci6logo de nota, am-
para su poderosa ideologia en la perla de
innumeros orientes de la inspiraci6n, pre-
sentandose a los ojos de las multitudes co-
mo pensador y como artist: como pensa-
dor, capaz de abordar con eficiencia los mas


-63-








NESTOR BERMUDEZ

altos y delicados problems en relaci6n a los
hombres y a los pueblos, y como artist, ca-
paz de abrir al conjuro de su voluntad, con
la Have de oro de la emoci6n spiritual, el
cofre de leyenda de las Mil y una Noches.

Brillante como pocos, este mensajero del
Ideal ha visto florecer en su camino los lau-
reles del exito, porque no en vano suma, a
su condici6n de pensador, sus capacidades
liricas de artist, quien se ha escudado siem-
pre en esa double virtud intellectual -y en
el privilegio de una rara elocuencia-, para
honrar la tribune al impulsarhacia adelante,
con la fuerza del Verbo, los anhelos de re-
denci6n de los hombres.

Y, al hacer sugerencias y revelaciones, ex-
poniendo ideas y doctrinas, seialando ten-
dencias y delineando rutas, se complace su
afan de tratadista en ofrecer al probo co-
raz6n de las masas, como rico present es-
piritual, el valioso discurso persuasive que
dilata los horizontes de la fe, ponder los be-


-64-








MENSAJEROS DEL IDEAL

neficios de la paz, ensancha los derroteros
del honor, aconseja el cumplimiento del de-
ber y pone en la conciencia orientadores hi-
tos para auspiciar de esa manera, en pro del
pueblo, el advenimiento de las rectificacio-
nes de caracter moral, lamadas a regir en
no lejano dia los destinos humans.


-65-


























ALBERTO MASFERRER


-67-








MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Con el atributo de su bella Arcadia men-
tal a flor de labio, y con el acicate de la vo-
luntad mejoradora, que alent6 de continue
su esfuerzo edificante, asi era como el pen-
sador salvadoreio Alberto Masferrer des-
cuajaba maderas de fina selecci6n en sus
frondosas selvas ideol6gicas, para dar for-
ma con ellas a la estructura ideal de su en-
seFanza. Pues fue todo un sehor del pensa-
miento, que tuvo el raro don de poder abar-
car en sus retinas interiores la vision de la
vida, tal como es, y de poder concebir al
mismo tiempo la vision de la vida, tal como


-69-







NESTOR BERMUDEZ

sera cuando los hombres se coloquen, para
cumplir su misi6n de armonia y bondad en
la existencia universal, en pianos mas ele-
vados de grandeza moral y de justicia. Y asi
era tambien como regaba el grano del con-
suelo en las pr6digas glebas cuscatlecas; de-
molia el tabique del prejuicio en beneficio
de sus conciudadanos; y encaminaba el al-
ma de las classes humildes hacia la realiza-
ci6n de los sueios venturosos, que han aca-
riciado inutilmente, al traves de las epocas,
las multitudes desvalidas.

Escritor de vanguardia que abord6 con
maestria los grandes problems sociol6gicos,
cuya acertada soluci6n ha de poner a cada
habitante del Estado en posesi6n del Mini-
mun Vital para garantizar su subsistencia.
expuso, asimismo, en uno de sus libros, con
el sombrio color de la tragedia, todo el ho-
rror del alcoholism, para inducir, hasta don-
de sea possible, a quienes tengan el vicio del
licor ---o lo fomenten en otros por espiritu


-70-








MENSAJEROS DEL IDEAL

de lucro o ignorancia-, a las honrosas recti-
ficaciones.
Este sembrador de concepts lleg6 a Hon-
duras en el curso tranquilo de un otoio, con
su generoso coraz6n pleno de auroras, todo
Ileno de luz como un laurel, y con su des-
lumbrante fantasia ebria de sol, toda Ilena
de aristas como un prisma, en una noble mi-
si6n de sugerencia mental y de cultural. Y
como su Ilegada a la tierra de Lempira res-
pondia de Ileno a un viejo anhelo national,
se abrieron a su paso, en maravillosa profu-
si6n, como un just homenaje a su perso-
na, las rosas siempre frescas de la admira-
ci6n, la gratitud y el afecto, mientras el pue-
blo hondureno confirmaba, al escuchar sus
conferencias, lo que valia intelectualmente
en el mundo aquel pensador de tanto abo-
no, cuya actividad spiritual fue multiple
y cuyas manos de esteta pulsaron con deco-
ro las siete cuerdas de la Lira.


.-7 1-

























JOSE MARTI


-73-










MENSAJEROS DEL IDEAL


A A



Jos6 Marti vino al planet ya signado por
la Providencia para realizar, en bien de su
Pais, una magna misi6n orientadora, de 6sas
que seialan un rumbo, ensanchan un cami-
no, consagran un derecho, propician un de-
ber, sintetizan un credo y tienen desde lue-
go la eficacia de un indice que guiara hacia
adelante, con serena firmeza, las ansias de
superaci6n de los pueblos de empresa, ap-
tos para regirse por si mismos bajo el am-
paro de la Ley, bajo el dosel de la Moral y
bajo la egida tres veces protectora de la Equi-
dad, de la Fraternidad y de la Paz. Tal si


-75-







NESTT.OR BER MUDEZ

las decisions del Ap6stol hubieran encerra-
do a fines del pasado siglo, en su esencia
mas intima, como fuerza motriz, la volun-
tad del Dios de las Naciones para luchar a
todo trance contra la f6ru!a de Espaia, pues
era ya hora (y la Historia se encarg6 de com-
probarlo) de que, en [a vida public de Cuba,
imperasen, en provecho de todos, los excel-
sos principios liberals promulgados en
Francia en 1789, para ejemplo del mundo,
orgullo de la raza y norte de la Democracia.
Este abanderado del Honor desplegaba
[a ensefa del civismo como una vistosa
grimpola ilusoria, que flameara, con lim-
pia bizarria, bajo el zafiro azul del firma-
mento; Ilevaba consigo a todas parties el
penacho de luz del optimism, para entu-
siarmar a los osados; arrastraba tras 61 a
los mambises, en pos de la eminencia de
granite en done anida el c6ndor de la au-
dacia; sabia las palabras augures, que enar-
decen la sangre del soldado en las 6picas


-76-







MENSAJEROS DEL IDEAL

justas libertarias tan preciadas a Marte; cul-
tivaba el jazmin de porcelana, que entreve-
ra en el ramo de Minerva su corola de armi-
Fo; y sembraba a la vez la rosa blanca, a
cuyo suave aroma brot6 siempre, en el pe-
cho del cubano, la aurora de la fe que hace
milagros.
A este iluminado se le abri6 desde ni-
fo en el espiritu, como una flor de purrpura,
el glorioso c!avel de sacrificio que perfuma
el altar del patriotism, avalora el blas6n
de la hidalgufa, engalana el santuario del
caracter, dignifica el taz6n de la aventura
y fulge como rima de fuego al trav6s del arro-
jo del guerrero, que cae en la contienda, co-
mo un heroe, o regresa del campo de bata-
Ila, trayendo entire las manos la fibra afir-
mativa para border con ella, bajo el fanal
de la aioranza, temblando de emoci6n, una
estrelia de triunfo en el pabell6n de la Re-
piblica. iUna estrella de triunfo, que es
ahora un lucero de esperanza o un encen-


-77-








NESTOR BERMUDEZ

dido faro de victoria en el coraz6n de las
Antillas!

En busca de recursos para la Revoluci6n
Libertadora, peregrine aquel Inmortal por
distintas regions de la America, detenien-
dose apenas el tiempo necesario para esti-
mular al insurgente, catequizar al indeciso,
convencer al incredulo, persuadir al escep-
tico, eliminar al filisteo, enaltecer al animo-
so. Tenaz como ninguno, en aquella cruza-
da redentora se valha el Ap6stol de su verbo
estupendo, asombro de los siglos, o hacia
uso de su pluma pujante, emblema de la
gloria, para caldear el alma de las masas en
la hoguera del culto por la Patria, mientras
fundia el oro del denuedo en los crisoles del
ejemplo; plasmaba la fiereza del reto en el
barro viril de la bravura; e impulsaba el an-
helo colectivo hacia la cima luminosa en
donde luce la majestad del gorro frigio, cual
si fuera el hach6n de la conciencia conver-
tido en un simbolo.


-78-








MENSAJEROS DEL IDEAL

Con el concurso de los hermanos Maceo
y de otros lideres de cepa de la causa auto-
nomista, fue Marti el predestinado para
arrebatar la Isla de Cuba a la dominaci6n
de la Peninsula, aprovechando el genio de
que estaba dotado para Ilevar a cabo sus
prop6sitos. Y si bien es verdad que, en el
decurso de la brega, su afan de visionario
pas6 mas de una vez por el sendero erizado
de cardos de la alevosia, no es menos cierto
que tanto la ponzoha del reprobo como la
inquina del perverse, la indecision del timi-
do, la traici6n del protervo y la denuncia del
ignaro s6lo sirvieron para auspiciar su ac-
ci6n de combatiente, redoblando el empu-
je de sus fuerzas, hijas sin duda de la Tierra,
como las de Anteo, pues para aquel Arqui-
tecto de Naciones la palabra "peligro" era
una palabra sin sentido cuando se halla-
ban sobre el tapete de la suerte los intereses
de la Patria.
Maestro de America, com o llam6 acer-
tadamente el Primer Congreso Iberoameri-


-79-








NESTOR BERMUDEZ

cano de Estudiantes, celebrado en M6xico
en 1931, la simiente de su ideologia, espar-
cida al voleo en las azules horas matutinas
de las mentales siembras, germina con lujo
de renuevos sobre la faz del Continente,
que tiene ya en cada retofo la promesa del
fruto; pues aquel propulsor de idealidadles
era una fuerza de la Naturaleza, endereza-
da al Bien, a la Verdad y a la Justicia. Y
como tenfa el don de la videncia, que realz6
su funci6n de Superhombre; y era probo y
augusto y abnegado e ilustre por la nobleza
del talent; y practicaba a diario en sus an-
danzas el acto generoso; y se escudaba en
la constancia, como en una rodela; y fue 61
quien aport6 la arcilla de prodigio para el fri-
so final en el edificio de la Independencia
Americana, se diria ahora-al evocar su ges-
to de rebelde- que todo el Hemisferio se
recoge en un. haz de corazones para rendir
pleitesfa a su memorial, amasando, con la
substancia del cariio, el prestigioso pedestal
inconmovible en donde se apoye eternamen-


-80-








MENSAJEROS DEL IDEAL

te la columnata de apoteosis, que ha de sos-
tener, en lo mas alto, la figure del Pr6cer.
Mas aparte de su acci6n libertadora en
pro de Cuba, de su hombria de bien y de su
iniciativa personal siempre potente en el te-
rreno de las actividades constructivas, cien
cualidades de resalte completaron, con real-
ce inusitado, la personalidad de este Elegido.
Su paleta de artist, suntuosa como el
iris, tenfa la variedad de los colors que se
dan cita en la selva donde Pan viola a la nin-
fa, Sileno se corona de pampanos y la nubil
faunesa lujuriosa devana a su sabor, en el
telar del mito, cierto ovillo de seda que cay6
de la Luna.
Su vision de poeta, cambiante como el
mar, tenia la magnitude del panorama cuyo
sobrio relieve alucinante se creeria tallado
en roca viva por el raro cincel de sortilegio
que le sirviera antaho a Scherezada para
bruhir su absc6ndita nostalgia sobre el muro
del Tiempo.


-81-








NBSITOR BERMUDEZ

iGran orador, insigne periodista, fil6sofo
de fuste, ciudadano sin tacha, estadista ca-
paz, inclito aeda, el nombre de este titan del
pensamiento debiera escribirse sobre un
cuadro que tuviera por marco el infinite, por
motivo el orbe y por fondo una epopeya de
relampagos!










MENSAJEROS DEL IDEAL


JUICIOS RELATIVES A LA OBRA

"ESCRITORES DE HONDURAS"



Santiago Argilello
Luis de Oteyza
Adela Jaume
Revista "Arlel"
Revista "Cultura"
Eduardo Zamacols
Antonio Sinchez de Bustamante
Custavo Odio de Cranda
JuliLn R. Ciceres
R6mufo E. Dur6n
Luis Andres ZURiga
Julian Lopex Pineda
Dalia Iiiguez
julieta Carrera
Matilde Alvarez-Frank
Carmen Castro
Leopoldo Aguilar 0.
Froilan Castelanos M.


-83-








MENSAJEROS DEL IDEAL


CARTA-PROLOGO



La Habana, Junio de 1939.


Sefior N6stor Bermidez,
Present.

Muy distinguido amigo:
Me ha hecho usted gran honor con pedir-
me que prologue su libro "Escritores de Hondu.
ras"; pero tambign, y a un tiempo mismo, me ha
puesto usted en un apuro. Por motives que no es
del caso referir, me trace ya hace afios la linea de
conduct de no escribir pr6logo alguno, cosa que,
desde muchoa tiempo atrds, he estado veri-
ficando estrictamente. Y he aqui c6mo ha veni-
do usted a colocarme en callejon sin salida: por
una parte, la petici6n, que, siendo suya, es para
mi imperiosa; y, por otra, el peligro de, quedar,
como quedo, al acceder a ella, naturalmente ex-
puesto a justos resentimientos personales. No
veo mds que un medio-algo torcido en realidad,
pero de ineludible aplicaci6n para solir ileso


-85-








NESTOR BERMUDEZ

a medias en tan arduo dilema: un pecado venial,
que no hace daio a nadie, y que, en cambio, pres-
ta barca de escape para la solucidn de mi proble-
ma. Y es iste: para evitar ese peligro, o siquiera
atenuarlo, (el de suscitar resentimientos en quie-
nes me negue a complacer), va usted a ayudar-
me, amigo mio, en la urdimbre de piadosa men-
tira. cual es la de afirmar que esta que ahora le
dirifo es una simple carta de carinosa excusa, en
vez de un 'r6logo formal; con lo que me present.
por un lado, satisfaciendo los anhelos de usted,
y, por el otro, con la habil apariencia de no sa-
tisfacerlos. Y que entire usted y yo quede el se-
creto.

Y no extraIe la cortedad de lo aue escribo.
Como su? libro pstd compuesto; de breves linea-
mienfon-m6d bien dicho, de breves relamvagos
de e.tilizaci6n-. bree v muy breve habrd de ser
la present carta-pr6logo.

Tal libro me ha. en eqeado dos cosas, en refe-
rencias al author: su anhelo de crear, y su espe-
cial tendencia lirica en su manera de crear.

Oue es encomiable Zo primero it propio de .u
fecunda juventud, eso no es indispensable decirlo.
Pertenece usted a la legion de j6venes-no muy


-86-








MENSAJEROS DEL IDEAL

abundosa en verdad-que no manifiestan su ener-
gia en s6lo impulses de agitaci6n y saltos, de irre-
flexivos desbocamientos en la accidn, de movi-
mientos ardillescos o histerismos perldticos, cosa
muy corriente en el dfia, sino al grupo selectivo
que aina sus poderes viriles en un cauce creative,
de expansion en el arte o de concentraci6n en el
pensar. Y ya eso, es mmds que suficiente para el
aplauso razonado.

Lo segundo, tambien es consecuencia de esa
fecunda juventud. Refidrome a cierto elan lf-
rico suyo, que, mds que enjuicia, loa. El viejo
hombre de letras tiende a ser mds meditativ,
(fuerza de nicleo) que expresivo (fuerza de en-
tusiasmo irradiante). Y usted va-como joven
que es- mds a lo que hierve y cromatiza, que a lo
que resume y presta orientaciones. Como si di-
jeramos, mds a to pintoresco del reldmpago, que
los ojos halaga, que a la utilidad del agua Uluvia,
que al cuerpo limpia y a la sed desaltera. Los
adjetivos y las vivas hiperboles, profusamente
enredanse, en sus frases, en ret6ricas musicali-
dades; y su verbo irisante vela con un telamen de
figures el rostro 16gico de la intencidn mentali- -
zada.








NESTOR BERMUDEZ

Quiero decir que el critic -en usted- ce-
de su puesto al juvenile decorador. iDefecto?
iCualidad? Ni uno, ni otra. Es el product de
su estado. Y de su idiosincracia. Y de su calu-
rosa juventud. Si su libro llevara como norma
la de orientar al extranjero acerca de las men-
talidades hondureias, poco habria de realizar en
tal sentido; mas si, como es evidence, no tiene el
otro fin que el de mostrar las fugitives impre-
siones que brotadas dentro del alma del autor, se
organizan en frases de carccter poemdtico', lo ha
conseguido totalmente. El critic literario se
pregunta: iCudl es la fisonomia del poeta?,
Scudles las orientaciones sistematizadas del fild-
sofo?, i a que escuelas romancistas pertenece la
novel en studioo, ique es lo que deja en el es-
piritu?, iqud se propose la obra?... Y, enton-
ces, razona el pensamiento, y la conciencia se po-
ne a estructurar, y la reflexi6n entra en gimnasio.
Mas usted no se ha propuesto nada de eso en
"Escritores de Honduras". No es la diddctica la
musa. Los hombres de letras hondurelios que
motivaron la obra, fueron, en la intenci6n de us-
ted, mds bien pretextos para bordados literarios,
para sinecdoques, metdforas y similicadencias.

Perfiles Fugaces, pone usted de subtitulo.
Y bien fugaces. Esos perfiles se desvanecen al


-88-









MENSAJEROS DEL IDEAL

tocarlos. Tienen de exhalaci6n: en lo rdpidos y
en lo de no dejar tras ellos sino lo que deja la
evanescencia de una estela al paso, de una quilla
de luz...

El perfil calca. El perfil alza figures en el
lienzo. Y yo no veo, en su obra, de figures, sino
las innumerables pintorescas de que es tan pr6-
digo su autor. Noticulas Fugaces, diria yo mds
bien. Noticulas que, ocasionadas sobre motives
de escritores, sirven como de cafiamazo para bor-
dados idiomdticos.

Noto otra caracteristica bien suya en su li-
bro: la de que usted lleva embozado, dentro de su
prosa, al versificador. j Es que usted forja ver-
sos hasta sin pretenderlo? 0 es que pone como
una coqueteria desdefiosa en hacer que los versos
se hagan sentir por ellos mismos, por su propia eu-
fonia, dentro de la apariencia espesa de la prosa?
Permita usted, amigo mio, que le denuncie el tru-
co. Que el lector abra la obra en cualquier pdgi-
na ataiedera a algin poeta, y se convenceri.
Ejemplo, entire otros tantos: la dedicada al poe-
ta Jer6nimo J. Reina, en la cual se puede ver c6-


-.89-









NBS'TOR BERMUDEZ

mo esa prosa, puesta en renglones cortos, nos re-
sulta tallada en legitimos endecasilabos:

Abastecia el huso de la estrofa
con el capullo gris de la neblina,
y encendia el hach6n de la aiforanza
para alumbrar la ruta resonante
por donde va, sedienta de horizontes,
la cabalgata de sus versos.

Si no es esa una estrofa, venga Dios y lo diga.
Y estd usted denunciado, mi querido Bermidez.

Muy cordialmente suyo.


(^a: ea^ ^& u a^f
c7z~~ ^4 cl~


-90-








MENSAJEROS DEL IDEAL


EPISTOLARIO DE OTEYZA


Sr. Nestor Bermidez.
La Habana.
Muy seaor mio:
Su libro "Escritores de Honduras", que vsted
tuvo la amabilidad de enviarme y yo el gusto de
apresurarme a leer, me ha causado admiraci6n.
Y aun diciendo admiraci6n digo poco, pues es
en plural, admiraciones, lo que la lecture del li.
bro de usted hizo que yo experimentase.
Si; admiraciones. Y no sl6o dos, que. ya
pluralizarian, sino hasta tres, que en pluralizar
abundan. Siendo, a mds abundamiento admira-
tivo, cada admiraci6n mayor de la que antecede-
le. iCon ser la primera muy grande!
Esta es el nimero de escritores existentes en
Honduras. El libro de usted marca en la pota-
da "tomo primero". De donde se deduce que
habrd de dedicar a hacer semblanzas de los es-
critores hondurelos, par lo menos, otro tomo. Si
es otro, nada mas, cien seraEn los escritores para.


-91-







NBSTOR BER MUDEZ

ousted dignos de semblanzas, pzuesto que a cin-
cuenta se las hizo en el tomo 4ste. Y no diga-
mos, si los tomos que han de seguir fuesen do.s
o tres...

Se admiraba un amigo mio viendo lo much
que Ilueve en Oviedo. Y expresaba su admira-
ci6n asi: "Parece mentira aue en una ciudad
tan peqa?,P caigaq tanta agua". Yo, consideran-
do oue Honduras apends tiene un milon. de ha-
bitantes, expreso andlogamente mi admiraci6n:
Parece mentira aue en un pais taan poco pobla-
do existan tantos escritores.

La admiraci6n segunda que he de manifps.
tarle, corresponde a haber observed o e6mo e'l-
tiva listed los endecasfbalos. lescribiendo en pro-
sa! Ya el prologuista del libro tuvo ocasi4n dr
observarlo, puesto que reproduce uno de sus pcd-
rrafos, el que, metidndole guiones, dejo yo en
esta form: "Abastecia el huso de la estrofa-con
el capullo gris de la neblina-, y encendia el ha-
chon de la aloranza-para alumbrar la ruta re-
sonante-por donde va, sedienta de horizontes-,
la cabalgata de sus versos". Pdrrafo que no es
unico en lo escrito por ousted.

iTiene su libro tantos semejantes! Uno:
"Sabe bien el lenguaje de las lluvias-, se inte-


-92-








MENSAJEROS DEL IDEAL


resa en la charla de las aves-, interpreta el su-
surro de las hojas-, comprende la querella de
las fuentes". Otro: "Enarbola su grimpola de
seda--sobre las altas cumbres solitarias-donde
revuela el dguila del verbo". Y otro ain: "En-
galana su bicaro de artista-con el rojo clavel
inmarcesible- que florece en el tiesto de las ha-
das". Pero no seguire copiando versos como los
que a Garcilaso inmortalizaran, ya aqruvados,
ya sueltos ("Fu6 un atrevido buzo del idioma",
"Que irradia en la mirada de los astros", "Des-
plegaba la lona de su nave", etc., etc. y etc -era),
del libro de usted. Habria de copiarlo casi entero,
labor excesivamente larga.
Moliere, en "El burgues gentilhombre", nos hi-
zo admirar a aquel personae, que se encontr6 con
que "hablaba en prosa sin saberlo". Pero es mu-
cho mds admirable todavia usted, que, seg in en
"Escritores de Honduras" queda visto, sin saber-
lo habla en verso. Y en que verso, segor Ber-
midez! En el rotundo de once silabas, propio del
soneto y aun de la octavc real.
Y vamos con la tercera y mdxima de las admi-
raciones que leyendo su libro experiment. Es us-
ted un escritor que de escritores habla, ly habla
bien siempre! Pero bien hasta extremes tan ex-


-93-








NESTOR BERMUDEZ


tremados... Respecto a uno de ellos dice usted que
"su mentalidad de selecci6n le coloco mauy cerca
de los' dioses". Asi respect a los demds, a todos
los demds, sin rebajar nada.

Esto tratdndose de compafieros "Cudl es tu
enemigo? El de tu oficio"-, de compatriotas -
"Nadie es profeta en su patria"-, doble circuns-
tancia demeritosa que salva used. Por ello viene
ousted a resultar 'una especie de Finix; rara avis
in terra, dicho en latin "para mayor claridad",
pues quiero expresar bien claro cudnto le admiro.

Y ya sin mds termino, ofrecidndome suyo
atento s. s. q. e. s. m.




La Haba, 6 de Setiembr e 199. a

La, Habana, 6 de Septiembre de 1939.


-94-









MENSAJEROS DEL IDEAL


ESCRITORES DE HONDURAS



Para acometer la dificil empresa de llevar a
cabo un studio critico-biogrdfico, es necesario,
primero, tener al alcance la fuente pr6diga. en da-
tos preciosos y precisos, de done hemos de to-
mar todos los detalles para salir con victoria del
empeio propuesto. Pero si nos aventuramos a en-
trar en material, desde~ando desde el principio
descubrir esa fuente proveedora, que ha de ser
para nosotros, recurso y medio, principio y obje-
to de nuestra acuciosa investigaci6n, corremos el
riesgo de quedarnos perennemente sedientos y cu.
riosos: sedientos, por no haber saciado nuestra an-
siedad investigadora; curiosos, por no haber sa-
tisfecho el human instinto de averiguacidn, de
analisis, que es una caracteristica ingenita en el
hombre.
Pero hay otro modo de salir airosos de esta al-
ta empress, y es el que nos ha demostrado el au-
tor de "Escritores de Honduras", Nestor Bermi-
dez, que nos present, en este su iltimo libro,


-95-









NESTOR BERMUDEZ

digno sucesor de otras obras suyas literarias:
"Mensajeros del Ideal" y "Facetas", c6im se
puede evadir el escritor de tenerse que aferrar
a la meticidosa y drida tarea de cdmacenar datos
y notas, muchas veces falsos, para presentar a la
consideracidn del pzblico lector una o unas cuan-
tas biografias de personas que se hayan destaca-
do en cualquier rama del saber human.

Nestor Bermidez ha creado con este libro, pu-
dieramos decir, un nuevo estilo de studio bio-
grdfico. Nada de fechas natales ni de rasgos ge-
neal6gicos. Nada de detalles que indiquen c6mo
crecid y se desarroll6 la personalidad del indivi-
duo. Nada de caracteristicas de origen y de in-
fluencias ancestrales. Nada, en fin, que recuerde
que el individuo, tuvo ascendientes, que tuvo que
someterse a tales o cuales regimenes para llegar
a su desarrollo ya fisico, ya spiritual, ya social o
literario.
Nestor Bermidez ha olvidado todo esto. Mejor
aun: nos atrevemos a asegurar que Nestor Ber-
mfdez hizo de exprofeso case omiso de todos es-
tos detalles de rigor, y di6 a la imprenta su obra,
seguro de que habia encontrado una nueva pau-
ta digna de imitaci6n, en el dificil campo del es-
tudio biogrdfico-critico. Y no se lo discutimos.


-96-








MENSAJEROS DEL IDEAL

Cincuenta escritores y poetas de Honduras des-
filan por estas pdgincs, fijando ccua uno de cllos,
en el dnimo del lector, la sensaci6n de que ha pa
sado por su vida algo como una onda luminous,
que deja, como seal inequivoca de su paso, un
resplandor cdsmico, que bafa su espiritu de ce-
lestes tenuidades. Grande es el idealism, de to-
dos los poets que pasan por el libro de Nestor
Berm~dez, idealismo que hace resaltar su autor
con objetivos de expresiones sonoras un poco hi-
perb6licas, con frases de florescencias primave-
rales, con vocablos de exclusive propiedad poeti-
ca, con los que ensalza, mds bien que dice, las bon-
dades infinitas de todos estos notables escritores
y poetas, dignos y dichosos hijos de la pr6diga,
fecunda, y no menos dichosa Honduras, madre
amantisima, que ha tenido la gloria de dar al con-
tinente americano tantos y tan excelentes adora-
dores de las letras y de las musas.
Nestor Bermndez nos da en su libro una impre-
si6n mds bien artistic que literaria de la obra de
sus biografiados. Y una impresidn artistic que
es el propio sentir subjetivo de su autor. Y no
analiza la obra de sus compatriotas desde el pun-
to algido y desmenuzador, pero, imperioso, de la
critical, sino desde la torre de marfil de su admi-
raci6n, que se yergue entire una caravan de ro-


-97-








NESTOR BERMUDEZ


sadas nubecillas, y se advierte en la fugacidad
momentdnea de un reldmpago de luz.
El libro lleva un acertado pr6logo que calza la
firm, de un ilustre hombre de letras: Santiago
Argiiello. Pr6logo que en su iltima parte. se re.
fiere a las cualidades po6ticas que asegura poseer
este escritor hifjo de Honduras, lo que demuestra
ajustando en versos endecasilabos perfectos uno
de sus pdrrafos en prosa.
N6stor Bermi dez, que represent en La Haba-
na a la naci6n hondurefia con el cargo, de C6nsul
General, y que ha desempefiado en el curso de su
vida diferentes puestos de relieve en Congresos y
en Asambleas americanistas, arroja hoy al cam-
po de las letras un nuevo libro, un libro que, co-
mo toda obra literaria, habrd de germinar de
acuerdo con la excelencia de su semilla y habrd
de ser solicitado de acuerdo con la calidad de su
cosecha.



S/ u n0


-98-








MENSAJ EROS DEL IDEAL


ESCRITORES DE HONDURAS
(Perfiles Fugaces)

-0-


Sintesis de impresiones sobre cincuenta poetas
y escritores hondurefos. Tarea generosa. y sim-
pdtica, propia de un espiritu como el de Nestor
Berm dez, todo nobleza y amplitud.-(Revista
"Ariel", de FroylAn Turcios. San Jose de Costa
Rica).


AA


Nestor Bermfidez plasma en este libro sus imn-
presiones sobre escritores hondurefos. No es nun
florilegio ni tampoco obra de critical. Es mds bien,
por asi decirlo, la glorificacidn de nuestros hom-
bres de letras, escrita en cortos pdrrafos poeticos,
con preciosismos literarios que impresionan gra-
tamente al espiritu, como a los ojos la policromia
de los fuegos de artificio.-(Revista "Cultura",
de Vicente CAceres. Tegucigalpa).


-99--








NESTOR BERMUDEZ.

En su libro "Escritores de Honduras", Nestor
Rermudez se nos muestra como un dominador
del estilo y un excelente fot6grafo de almas. En
su prosa, fluida y concisa, el lector hallard siem-
pre aquella frase que fija la imagen.-(Eduardo
Zamacois. La Habana).


A- A


Aparte del merito literario de su libro y de (as
bellezas de forma con que su estilo lo avalora, da
a conocer fuera de Honduras los autores princi-
pales de esa Repiblica, que por su nimero y su
calidad la honran y elevan ante el mundo.-(An-
tonio Sanchez de Bustamante. La Habana).


AA


Le dire de su librot lo que nos decia un Profe-
sor de Literatura cuando nos leia pdrrafos de
"Azul", de Dario: "No es castellano, es griego lo
que describe ; asi me ha parecido su prosa digna
de los cldsicos de la divina Hglade.--(Gustavo
Odio de Granda. La Habana).


-100-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs