• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 El endecasílabo Italiano
 El endecasílabo en Francés y en...
 El endecasílabo en Catalán y en...
 El endecasílabo Clásico en...
 El endecasílabo Castellano antes...
 Boscán y Mendoza
 Garcilaso
 Sá de Miranda
 Endecasílabos anapésticos y endecasílabos...
 La acentuación en la cuarta sílaba:...
 La acentuación en la cuarta sílaba:...
 La acentuación en la cuarta sílaba:...
 La acentuación en la cuarta sílaba:...
 El endecasílabo anapéstico en la...
 El endecasílabo anapéstico en la...
 El endecasílabo anapéstico Desde...
 Retorno al endecasílabo de...
 Nuevas libertades del endecasí...
 El endecasílabo creciente
 El endecasílabo como eje de...
 Otros tipos de endecasílabo
 Resumen






Group Title: El endecasilabo castellano
Title: El endecasílabo castellano
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075430/00001
 Material Information
Title: El endecasílabo castellano
Physical Description: 104 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Henríquez Ureña, Pedro, 1884-1946
Publisher: Academia argentina de letras
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1945
 Subjects
Subject: Spanish language -- Versification   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Bibliographical footnotes.
General Note: "Del Boletín de la Academia argentina de letras, tomo XIII, páginas 725-824."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075430
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001062342
oclc - 24435260
notis - AFE6265

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
    El endecasílabo Italiano
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    El endecasílabo en Francés y en Provenzal
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    El endecasílabo en Catalán y en Portugués
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    El endecasílabo Clásico en Castellano
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    El endecasílabo Castellano antes de Boscán
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Boscán y Mendoza
        Page 34
        Page 35
    Garcilaso
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Sá de Miranda
        Page 41
    Endecasílabos anapésticos y endecasílabos crecientes
        Page 42
        Page 43
    La acentuación en la cuarta sílaba: Siglos XVI y XVII
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    La acentuación en la cuarta sílaba: Muestras de su abundancia
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    La acentuación en la cuarta sílaba: Siglo XVIII
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La acentuación en la cuarta sílaba: Su rareza en el siglo XIX
        Page 73
        Page 74
    El endecasílabo anapéstico en la poesía popular
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    El endecasílabo anapéstico en la poesía culta: Siglos XVIII y XIX
        Page 79
    El endecasílabo anapéstico Desde Rubén darío
        Page 80
        Page 81
    Retorno al endecasílabo de Garcilaso
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Nuevas libertades del endecasílabo
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    El endecasílabo creciente
        Page 94
    El endecasílabo como eje de fluctuación
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Otros tipos de endecasílabo
        Page 99
        Page 100
    Resumen
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
Full Text







PEDRO HENRfQUEZ URENA
ACADEMIC CORRESPONDIENTE DE LA ACADEMIA ARGENTINA DE LETRAS





El.



ENDECASILABO CASTELLANO


























liUEN()S Alil S
ACADEMIA AIE(;EN'TINA I)E I.ETRAS


v
~rl











F PEDRO HENRIQUEZ URERA

ACADiMICO CO0BRESPO14DIEXTE DE LA ACADEMIIA ARGEXT1nA D1 LLTHAS


EL




IECASILABO CASTELLANO





























BUENOS AIRES

ACADEMIA ARGENTINA DE LETRAS

1945


lIRSITY OF FLORIDA LIBRIES
A.


a

r
z
-






7IL


b~el SL~
e j A .4CADEMIAA D A lno XlNi, DEginas 725-821
























I,


1


THIS VOLUME MAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY 01
FLORIDA LIBRARIES.










-Js









EL ENDECASILABO CASTELLANO





El verso endecasilabo castellano, en su forma ortodoxa,
segdn las definiciones usuales, se compone de once silabas,
con acentos interiores necesarios en la sexta :

Fldrida para mi dulce y sabrosa (tipo A),

o bien en la cuarta y en la octava:

M~s que la fruta del cercado ajeno (tipo B)'.

Asi lo definen Juan Maria Maury, Andr6s Bello, Manuel
Mili y Fontanals, Eduardo Benot ". y la multitude de trata-

El present trabajo es en part reconstrucci6n de uno anterior, pn-
blicado en la Revista de Filologia Espaiola, de Madrid, g919, y en parte
enteramente nuevo, especialmente en la porci6n dedicada a las formas
conteinporaneas del verso.
Hay ademis, desde luego, acento final obligatorio en la silaba pen-
61tima, segiln se exige en todo verso castellano.
SMAURY, en la Espagne pndtique (1826) y en la carta a Vicente Salva,
que 6ste incloye en nota de su Gramdtica sobre el endecasilabo (r83l);
a falta de las obras originals, pueden verse las citas que trae el Conde
de la Vifiaza en su Biblioleca histdrica de la filologia castellana.-
BELLO, en su tratado de Ortologia y mdirica (1835), capitulos VI yVII
del Arte mdtrica. MIi-, Principios de literature general, en sus
Obras completes, Barcelona, 1888-1896 (v. tomo 1, pigs. 337 y 393).-
BENOT, en su extravagant tratado de Prosodia castellana y versi/icacidn
(v. especialmente el pirrafo V del sumario e indice).












-6-

distas que en ellos se apoyan; asi 1o definian ya, en el siglo
xvr, Rengifo y el maestro Alonso Lbpez Pinciano '. Como
la acentuaci6n cae siempre en las silabas pares, se le deno-
mina ydmbica, adaptando, no muy bien, el termino cuanti-
tativo de la antigiedad clAsica a nuestro modern ritmo
acentual. El nombre de ydmbico se aplica a veces exclusiva-
mente, asi como el de heroico, al tipo A; al tipo B se le da
el nombre de sdfico .

SREsaFO, Arle podlica espaiola (159): v. el capitulo XI, en la
edici6n de r644, quc he consultado; los ocho tipos de endecasilabo quo
menciona se reducen a los dos arriba indicados. L6PEZ PICIAsO,
Filosofia antigiu poetica (596) : v. la pAgina 285 en la reimpresi6n de
Madrid, 1894.
SCreo que cl endecasilabo castellano debe definirse desde el punto de
vista de la medida y el acento ; no me avengo a ninguna definici6n que
lo presence como verso compuesto de cinco pies acentuales, segln so
hace todavia, a veces, para el endecasilabo italiano. Toda tentative de
explicar la vcrsificaci6n castellana por pies falla en sus fundamentos,
salvo en casos especiales como los del Nocturno de Silva y la Marcha
triunfal de Darfo, en que deliberadamente se parte del pie en la cons-
trucci6n del verso.
En el caso del endecasilabo, el supuesto tipo ideal de cinco acentos,
todos en silabas pares, se realize raras veces :
Y ovendo el s4n del mar que en ella hiere...
(G.aclLAso)
Es normal que falten uno o dos de esos acentos; a veces faltan tres,
cuando el inico acento interior cae en la cuarta silaba (tipo B', quo
estudiare en este trabajo):
Y vencedor con la sabiduria...
(ALosso DE Aca- Do)
o bien en la sexta :
Mas por el sobresalto de los celos...
Entre la mostachosa artilleria...
Sino permanecer en su porfia...
En manifestacidn de sus enojos...
(LOP., Gatomaquia)












7


I
EL ENDECASILABO ITALIANO

Los escritores espaiioles modernos, al hablar del endeca-
silabo italiano, del cual procede el nuestro actual, tienden a
considerarlo sujeto a idWnticas leyes que las que fijan para el
castellano. Pero basta consultar los buenos tratados y estu-
dios de mrnrica italiana para convencerse de que no es asi ';
el cndecasilabo de Italia puede acentuarse interiormente, ya
en la sexta silaba:

Nel mezzo del caiunin di nostra vita (tipo A).

ya en la cuarta :

Vidi Cammilla e la Pentesilea (tipo B').

Ejemplos de este tipo :

Quivi, second che per ascoltarse...
Non avea pianto, ma che di sospiri...
Pregar, per pace e per misericordia...
Movesse seco di necessitate...
Per la puntura della rimembranza...
E quel che segue in la circonferenza...
(DASTE, Diuina Commedia)

Por ejemplo: R. FoRaAcIanu, Grammatica italiana dell'uso moderno...,
septina edici6n, Florencia, 1913 (v. part I, pigs. x51-152). Agrego,
en confirmaci6n : FRANCESCO D'OVIDI, Sttll'origine dei versi italiani, en
su libro Versifica:ione ilaliana e poelica medieval, Roma, 1910; CHARLES
HaLL GRASDGENT, edici6n de la Diuina Comedia. Boston, 19o9- 1913
(v. pag. xxv de la Introducci6n); EDMUND STESGEL, S 56 de su ?o-
manisehe Verslehre, en el Grundriss der romanischen Philologie, de Grober;
KARL VOSSLER, Hfistoria de la literature italiana, traducci6n castellana de
Manuel de Montolin, Barcelona, loa5.












-8-

Cantar, danzare alla provenzalesca...
(FOLGORE DI SAN GIlIGAn)o, April)

S'i' fosse vento, lo tempesterei...
(CECco ArGIOLIERI, Soneto ( S'i' fosse foco... }

Non git per odio, ma per dimostrarsi...
(PETRARCA, Trionfo della more, 1)

E di Morgante si maraviglide...
(PULCI, Morgante maggiore, 11)

Tanto save, che nel rammentare...
(BoiARDO, Soneto ( lo vidi... 1)

E se' pi dolce che la malvagia...
(LOBENzo DE MEDICIS, Nencia da Barberino)

Fra lane tube che lo esallerano...
(MAQUIAVELO, Pastorale)

Per quest' io so che l'inesperienza...
Le da l'anello, e se le racommanda...
(A.aosro. Orlando farioso, VII)

E poscia ogni anno la coroneremo...
(Tnissiso, Sofonisba)

Famosi assai ne la cristianitate...
(BERNI, Orlando innamorato, I, 17)
Che verra tempo che ti pentirai...
(TRQUATro TAsso, Aminta, I)

Eran nemici a la Tedescheria...
(TAssonI, La secchia rapita)

E questa e una delle dilezioni...
(BESEDETTO MENZINI, Soneto)

Per viluperio de la Poisia...
(PARINI, II lauro)












-9-


Chi pii mi parla difilosofia...
(CASTI, La grota di Trofonio, I)

Di que' soldali seltentrionali...
(GIusTI, Sant' Ambrogio)

Le gentilezze, le consolazioni...
(GiuLlo PERTICARI, Cantilena di Menicoac)

Vorrai vedermi e mi conoscerai...
(FRAnCEscO DALL'OSGARO, La livornese)

In an cantuccio la ritroverai...
(STECCHETTI, a(Quando cadran...,)

E a la grand' alma di Guatimozino...
(CARDuccI, Miramare)

E s'abbracciava per lo stregolalo...
L'imperalore nell'eremilaggio...
(PascoL, Romagna)

Papa Giovanni per Teodorico
Edificata con le fondamnenta...
(D'AMNuazio, La nave, 111)

Anche il Nao corpo, anche la vagabonda...
(ADA NEKIG, Voce del mare)

En este tipo BI hay cinco silabas inacentuadas entire la
cuarta y la decima. Como en italiano, no menos que en es-
pafiol, es cosa poco comdn que en una series de cinco silabas
no haya acento, este tipo no se present puro muy a menudo,
y ha producido dos variantes: una con acento en la octava
silaba, en que se conserve el ritmo vymbico :


Mi ritrovai per una selva oscura... (tipo B'),




C -


10 -

y otra con acento en la s6ptima silaba, con la cual el ritmo
anap6stico sustituye al yAmbico:

Che ricordarsi del tempo felice... (tipo B) '.

Ejemplos de este tipo:
L'ora del tempo e la dolce stagione...
Cerbero, fiera crudele e diversa...
La chiarita della fiamma pareggio...
In forma danque di candida rose...
E comincid questa santa orazione...
Termine fisso d'eterno consiglio...
0 vita inter d'amore e di pace...
0 senza brana sicura ricchezza...
Donne ch'avele inteletto d'amore...
Angelo chiama in divino inteletto...
E par che sia una cosa venula
Di cielo in terra a miracol moslrare...
(DANTE)
E rassemblargli la rosa e lo giglio...
(GUISIZELI.I Soneto ((Voglio del ver... )
Falla di gioco, infigura d'Amore...
(GUIDO CAVALCATI (( Era in pensar... ,)
Molto mi space allegrezza e sollazzo...
(CIno DA PISTOIA, Soneto ((Tutto ci6...,)
Cite lo mio padre m'a messa in errore...
(COMPlUTA DONZELLA, Soneto (Alia stagion... ))
Che s'io vedessi la propria persona...
(BoccaccIo, ( lo mi son giovinetta...))

Mili design este endecasilabo con el nombre de anap6stico studioo
Del decasilabo y endecasilabo anapisticos, 1875, en el tomo V de sus
Obras completas); Bello le da el nombre de dactilico, atendiendo al
acento frecuente, pero no obligatorio en la primera silaba:
Puro e disposto a salire alle stelle...
En Italia se le ha Ilamado siciliano.












II -

Non Ii sovvien di quell' ultima sera...
(PETRARCA, SoCnto (Solea lontana...)

E mal vestite parete angiolelle...
Torniam la sera del prato jiorilo...
(FRAnco SACCHETTI, aO vaghe montanine... )

Bench la terra abbia forma di ruola...
Tal che potrebbe arrosirne le gole..
E puossi andar gih nell' allro emisperio...
Sospesa sta fra le stelle sublime...
(Puici, AMorgante, XXV)

La rosa aprir d'un color si infiammato...
(BoIARDo, Soneto ((Gia vidi... ,)

Giuso gravato dall' infimo pondo...
(PAnDOLo COLLsENCCIOl Canzone alia more)

Amor gli strale onde cresce ii suo regno...
(LoRENzo DE M DICIs, Soneto ((0 man mia... >)

Anzi contento nelfoco morrei...
(PouLIZAo, Balada c Benedetto sia '1 giorno... )

Pih chiaro il sol che per l'altre contrade...
(CHARITEo, Canci6n VI)

Che 'I vento guasti o la nebbia ricuopra...
(MAQUtAVELO, Mandragola, Cancion initial)

E l'arche gravi, per molto lesoro...
(BEMBO, Octavas para el carnival en Urbino)

Quivifu assunlo e irold compagnia...
Torbido 'I mare, anzi nero apparire...
La che l'abisso e l'inferno si scopra...
E non e lace se non di baleni...
Egli sta sopra ed ha nuda la testa...
(AmosTo, Orlando, XXXIV y XXV)












12 -

Di Dante dico, che mal conosciate...
(MIGUEL ASGEL, Soneto a Dante)
Che fioriran per qualanque sentiero...
(MoLZA, La ninfa liberina)
Accompagnata dal proprio martire...
(VITTORIA CoLoNNA, Soneto a Dal vivo fonte... )

Questo ser Cecco simiglia la corte
E quest cortl simiglia ser Cecco...
(BeRSI, a Ser Cecco non pub star... I)

Di pelo biondo e di vivo colore...
(GASPARA STAMPA, Soneto tChi vuol conoscer...))

Se' 1 ciel vi pasca di care e di latte...
(TonquATo TAsso, Le guate di Sant' Anna)

lo amava Clori, che insin da quell' ora...
(ZAPPI, Soneto (( In quell' et&... ,)

Mole a traversi de l'arida costa...
(PARIl La tempesta)
Del cor traendo profondi sospiri...
(ALInem, Soneto a Dante)

Pronto, iracondo, inquieto, tenace...
(FoscoLo, Soneto a Solcato ho fronte... ,)

Vold a ruggir con la rabbia inumana...
(ALEARDO ALEARDI, Le cila italiane, V)

Spifiti forse che furon, che sono...
(CARDUCcI, La chiesa di Polenta)
Voce velata, malata, sognata...
(PASCOLI, Ceppo)
Fiore, l'anel de la bocca vermiglia...
Stanca sedesle, ove il raggio lunare...
(D'ANssslo, a Sal y pimienta n)










.1











13 -

Los tipos A y B2 son los que predominan. Los tipos B1 y
B3 no disfrutan igual suerte: desde el siglo xvi hay poetas
que los evitan, especialmente los de principios del siglo xix,
como Leopardi y Manzoni; pero vuelven a plena boga desde
Carducci, y todavia la tienen .
En los comienzos, y hasta Petrarca, hubo otra variedad
de endecasilabo italiano, el tipo creciente, que admitia una
silaba de exceso:

Questa anima gentile, che si disparte...

Esta licencia tiene semejanza con la del endecasilabo fran-
ces medieval y del castellano de Fernan P6rez de Guzmin
(v. infra); no ocurre solamente en la cesura, sino en cual-
quier punto del verso. Si es de notar que las palabras donde
va la silaba de exceso son aquellas cuya vocal final puede
ponerse o quitarse a voluntad y que acaso se sintiera, por
eso, como una semimuda : oro u or, sole o sol, pensieri o
pensier, mano o man; de hecho, Petrarca borra a vcces en
copies ajenas de sus versos la vocal sobrante:

E 'I rimembrare e l'aspettare m'accora...
D'errore si novo la mia mente t piena...

En camlbio, otras veces describe 61 mismo la vocal, o la
repone si se omiti6 :


SAsi, no es possible afirmar, como lo hace Men6ndez Pelayo (Anto-
logia de poetas ltricos castellanos, tomo XIII, pigs. T86 y 214), que el
tipo B' s6lo aparece n por casualidad o descuido... en antiguos poetas
italianos n, o que lo usan a alguna vez para producer determinados efec-
tos de armonia imitativa ,.











- 14 -


Destando ifiori per questo ombroso bosco...
E si le vene e il core m'asciuga e sugge...
Ma io che debbo fare del dole alloro...
La crespe cionme d'oro puro lucente...



II
EL ENDECASILABO EN FRANCES Y EN PROVENZAL


El endecasilabo del tipo B', acentuado en la silaba cuarta,
es el primitive de la poesia francesa (en francis, es bien sa-
bido, se le llama dicasyllabe) '. Desde el siglo xi aparece en
la Cancidn de Rolando:

Dient plusor : (ost aefinemenz...

Aparece tambi6n en provenzal, de donde problablemente
pasara al italiano:


SConsiltese MARIANGELA SERRETTA, Endecasillabi crescent nella poesia
italiana delle origin e nel Cun:oniere delPetrarca, Milin, 1938. La autora
indica que este endecasilabo-dodecasilabo reaparece a fines del siglo xix
con Pascoli y D'Annunzio, que adoptan de nuevo las libertades m6tricas
del Trecento:
A me tendete, siccome io le tendo...
(PAscoLI, 11 giorno dei morti)
En los siglos intermedios es muy raro ; pero tropiezo con estos ejem-
plos (si no se deben a erratas de imprenta) en Fulvio Testi (Serenata):
0 strepito importuno mai non ti svegli...
y en Zappi (Soneto ( In quella etl... ,) :
lo amava Clori, che insino, da quell' ora...
Se cree que los modclos del endecasilabo de las lenguas romAnicas
son el sifico y el scenario latinos, a su vez derivados del griego: metros
cuantitativos, que se convierten gradualmente en silibicos de ritmo acen-
tual al avanzar la Edad Media.












- 15 -


Qu' elh no vol re mas reconoyssemen...
(FOLQUET DE MArSELL.A)

Los tipos B2 y B5 existian entonces, bien se comprende,
como formas indiferenciadas de B1. En francs:

Fenduz en est mes olifanz el gros...
Campaign Rodlanz, car sonez l'olifant...
(Chanson de Roland)
En provenzal:

Eper camis non anara sautiers...
Ans serd rics qui tolr volonliers...
(BERTRAl DE BOtN)

Entre el verso 6pico frances y el verso lirico provenzal hay
diferencias. La cesura del francs lo divide en dos porciones:
la primera puede tener una silaba de mis, sin acento, des-
pu6s de la acentuada:

Les roches bises, li destreit merveillos...
Portet ses armes, molt li sont avenanz...
(Chanson de Roland)

El tipo A, de acento en la sexta silaba, existi6 tambien
en francs y en provenzal :

Gaiete et Orior, serors gertmafnes...
(Chanson d'histoire, siglo xr)

En Provenza tramet joy e salulz...
(iBERnSiT DE VENTADOUR)

SConstltese PAUL VERRIEa Le versfrancais, Paris, I93-i9g32, tomo II,
libro VII, Les ddcasyllabes. El ejcmplo mis antiguo do endecasilabos
indudables esti en el poema provenzal Boecio, de tines del siglo x o prin-
cipios del xi; pero en francs existed el cnsayo (irregular) de endecasilabo
de la Cantilena de Santa Eulatia, fines del siglo ix.











- r6 -


Los dos tipos, originariamente, no debian mezclarse, pero
de hecho se mezclaron: la tendencia de los idiomas romAni-
cos a prestar mayor atenci6n al nimero de silabas que al
ritmo acentual, seg'n se observa en los versos cortos ', alcan-
za tambi6n a los largos, y provoca, no s61o la alternancia
de los tipos A y B, sino ocasionales dislocaciones del ritmo:

Mais vole guerra filz del rei d'Elobia... '
S(RAIMBACT DE VAQUEIRAS)
La poesia italiana, al recibir de la provenzal el endecasilabo,
emplea juntas, libremente, todas las formas 1. La provenzal se
extingue lentamente a partir del siglo xm; la francesa se man-
tendri sin interrupci6n hasta nuestros dias : en ella acabari
por ser normal la mezcla de los dos tipos de endecasilabo:

Jeune, genre, plaisant el debonnaire,
Par ung pricr qui vault commandemenl,
Chargid m'avez d'une balade fair,
Si I'av faicle de cueur joyeusement:
Or la veifllez recevoir doulcement...
(CnARLES D'ORLANAS, Balada)

SAsi se ve en la historia del eneasilabo castellano : los intentos de
imponerle acentuaci6n interior fija quedan siempre vencidos.
Dislocaciones semejantes se hallan a menudo en la poesia galaico.
portugnesa y en la catalana, influidas por la provenzal; en castellano son
muiy raras antes del siglo xx, y no puedcn contarse sino como caidas
momentAneas de la atenci6n en el poeta. En la Edad Media si se encuen-
tran tales dislocaciones en los versos del principle Juan Manuel (v. infra).
3 F. D'OVIDIo, en sU citado libro Versifica:ione italiana e arte poetic
medievale. pig. 198, dice qne el verso italiano difiere del frances en
< la mezcla de los endecasilabos con acento principal en la sexta y los
de acento en cuarta y octava o s6ptima, no permitida en francs [medie-
val], donde todos los endecasilabos son a minori o a maiori y en (( la
continuidad plena de todo el verso, porque nuestra cesura no eq sino una
cesura en el sentido grecolatino, mientras que en cl francs antigalo la
Ilamada cesura es una verdadera pansa o corte del verso ,.











- 17 -


El tipo B seri siempre el que domine. Como en francs,
adn mis que en espafiol y en italiano, es dificil que entire la
cuarta y la d6cima silabas no haya acento, el tipo B se da
muy pocas veces en su pureza te6rica (B'):

Del grant solaz et de la compaignie...
(EL CASTELLANO DE COUCT)
Je pense bien que ta magnificence...
(MARor, Al rey en el destierro)

Las formas usuales de B en francis son, por lo tanto,
B2 y B8.
En cependant que le chemin est sur...
(RONSARD, A su libro)
Tenant la vie et la mort en sa main...
(JOACHIM Do BELLAY, Du jour de Noel)
Oh fuyais-tu, ma timide colere ?
(MARCELLINE DESBORDES-VALMOAE, (t ne sais plus...)))
Un air subtil, an dangereux parfum...
(BAUDELAIRE, Le chal)

Desde Verlaine, el endecasilabo frances se permit nor-
malmente grandes libertades ritmicas;

.Votre dme est un paysage choisi
Que vont charmant masques et bergamasques
Jouant du luth et dansant et quasi
Tristes sous leurs diguisements fantasques...

De parfums lourds et chauds, don't le poison
--Dahlia, lys, tulipe et renoncule -
Noyant mes sens, mon dme et ma raison,
MWle dans une immense pdmoison
Le Souvenir avec le Cripuseile...
(VERLAINE)













.;.Et quand tu rules, dinmdte, au large,
A travers les brisants noirs des nuages!
Astre atteint de cecitl, fatal phare
Des vols, migrateurs de plaintiffs leares !...
0 Diane a la chlamyde trhs dorique,
L'Amour cove, prends ton carquois et pique...

(JuLEs LAFORGUE. Clair de lane)

La scintillation serene same
Sur l'altitude an didain souverain...
Apres tant d'orgueil, apres tant d'trange
Oisivitl, mais pleine de pouvoir,
Je m'abandonne a ce brilliant espace...
Sais-ta, fausse captive des feuillages...
Quel corps me traine a sa fin paresseuse ?...
Maigre immortality noire et dore,
Consolatrice affreusement laurge...
(PAUL VALfaY, Le cimetlire marin) '


SLos ingleses tomaron del francis cl endecasilabo, desde el siglo xIv;
para cllos, este verso, que cominmente Ilaman pentameter o iambic pen-
tameter, consta de cinco pies acentuales, con cinco acentos:
He was as fresh as is the month of May...
(Clucan, Prdlogo de los Cuentos antuarienses)
Farewell : bay food, and get thyself in flesh...
(SWAXRus.EaR, Romeo. V, a)
And time for all the works and days of hands...
(T. S. Euss, The love song of Prufrock)
Uno que otro de estos acentos puede faltar, con lo cual la versifica-
ci6n adquiere elasticidad. Te6ricamente no deben caer acentos fuertes
sobre silaba impar en posici6n dominant, pero a veces ocurre:
How many bards gild the lapses of time
(KXATS, SonetM que comienza sai)
El tipo B' es punto menos que impossible en idioma, como el ingles, de


- 18 -













19 -



III
EL ENDECASILABO EN CATALAN Y EN PORTUGUES


El endecasilabo trovadoresco penetr6 desde temprano -
siglo xu, si no antes en dos de los idiomas de Espaia:
en catalan:
Plangen mon dan e sa desconaxenqa...
(ROCABEaTi)


palabras cortas y fuertes acentos, pero hay uno que otro caso (aunque
habr4 prosodistas que cuenten como acentuado if):
It were done quickly, if th'assassination...
(SuAnessrp.a Macbeth. I, 7)
The mathematics and the metaphysics...
(SuLa s.ans, The taming of the shrew, I)
El ntmero de silabas no es fijo; puede haber mas o menos de diez
(u once, segdn la manera espaiiola de contar):
0 me!--you juggler! yon can'er-blossom!...
See me no more, whether he be dead or no...
(SaAKESPEaZ, Suelo de ana noche de verano, Il, 2)
The soldier's virtue, rather makes choice of loss...
(SanaszuPEn, Antonio y Cleopatra. III, i)
To say extremity was the trier of spirits...
(SaXzseuLs,c Coriotano, IV, I)
Bat that the sea, mounting to the welkin's cheek...
Being once perfected how to grant suits...
(SnAXESPrra, La tempestad, I, 2)
Sobre uno de los poetas que mayores libertades se permiten con el
endecasilabo ingl6s, consaltese el articulo de Arnold Stein, Donne's pro-
sody, en Publications of the Modern Language Association of America, g944,
LIX, pigs. 373-397. Donne se permit acentuaciones como 6stas (sefialo
s6lo los acentos que interesan para compararlos con los del verso cas-
tellano):
Nor are they vicars, but hangmen to fate...
Are they not like singers at doors for meat...











20 -

yen galaico-portugu6s:
E sei de fix que ensandecerei...
(FERNAN FIGUEIBA)
El endecasilabo catalin, a pesar de ocasionales desviacio-
nes, se mantiene fiel a la ley del acento en la cuarta silaba
hasta el siglo xv. Durante el largo eclipse de la literature
catalana (siglos xvi a xviii), los pocos cultivadores de la lengua
recibian influencias de' Castilla, como ya en el siglo xv los
que de cuando en cuando adoptaban el arte mayor; todavia
en el siglo xvi mantenian el tipo medieval de endecasilabo
Pere Serafi y Juan Pujol, y a principios del siglo xvn el
rector de Vallfogona, Vicente Garcia '; despues debi6 de
darse acogida al tipo italo-castellano de endecasilabo, que
es el usual en el renacimiento catalan del siglo xix.
El endecasilabo galaicoportugues de la Edad Media a
veces se descoyunta de tal modo que puede decirse que no
observa otra regla sino la de tener once silabas; los acentos
caen en cualquier parte: asi se observa tanto en poetas del
Cancionero del Vaticano como del Cancionero de Ajuda.
Ejemplos sacados del rey Dionis:
E quer' ir algunha terra buscar...
Non se pode per dizer acabar...
Se nom que matades mi, pecador...
De matardes mim, que merecedor...
Que razom cuidades vos, mha senhor...

Ejemplos sacados del Cancionero de Ajuda:
Al me tolhe de que me faz peor... (XLIII)
Nen me leixan encobrir corn men mal... (LXXXI)
Nen lh'o peco, nen querria melhor... (CCIII)

Consiltese M. MENINDEZ Y PELATO, Antologia, XIII, pigs. 454-468.











- 21 -


Porque moiro, a menlira non d...
E por esto baratard melhor... (CCLIII)
0 que vus agora guard de mi... (CCCXLV)

Es frecuente la tendencia al ritmo anap6stico (B3):

0 que do mar meu amigo sacou...
(P.to GOMEz CHARLDHO)

Existe tambi6n la tendencia al ritmo anfibriquico, con
acento en las silabas segunda y quinta (tipo C):

Aifrores, ai frores do verde pino...
(REY DIOIIS)

En Galicia y Portugal, sin embargo, debi6 de existir en
boca del pueblo otro verso parecido al endecasilabo, pero no
de silabas contadas, sino de media fluctuante; del contact
de las dos formas de versificaci6n pudieron derivarse el arte
mayor de Castilla, fluctuante tambi6n, y las modernas mui-
fieiras que se acompaiian con la gaita gallega. La influencia
de la fluctuaci6n popular explicaria versos como istos de
Alfonso el Sabio:

Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Sennor das sennores...

o 6stos de Juan Zorro:

Pela ribeira do rio salido
trebelhey, madre, con men amigo...

o 6stos atribuidos a Ayras Nunes:

Baylemos n6s jd todas, todas, ay amigas,
so aquestas avelaneyras frolidas...

Este tipo C lo imit6 Ruben Dario en el siglo xx (v. infra).












- 22 -


El endecasilabo trovadoresco desaparece de la poesia culta
de Galicia y Portugal en el siglo xiv; despu6s, en el xvi, Sa
de Miranda introduce el endecasilabo italo-castellano. Entre
la desaparicibn del uro y la aparicibn del otro, se adopt
el arte mayor de Castilla '.
Pero el endecasilabo popular sobrevive subterrineamente
y de tarde en tarde aflora hasta la superficie, basta desem-
bocar en las mailieiras '.

Ejemplos de arte mayor en portugu6s : en el Cancionero de Resende
(x5x6), folios XC vto. (Diogo Brandam), XCVIII vto., CII y CIII vto.
(Luis Anriquez), CXI vto. (Anrique de Saa); el auto de la Historia de
Deus, de Gil Vicente.
SDe la supervivencia popular del viejo endecasilabo galaicoportugues
hay no pocas pruebas:
Barqueriia fermosa, passaime...
Passaime, min'alma, que por vos morro...
(Loep Da VEsA, La mayor virlud de un rey,.II)
Um galan traye da cinta na gorra,
diz que lla dea la sna seftora...
Qutrole bem a lo fillo do crego...
(Timso, La gallega Mari Herndndez, 1I)
Ollay, mineiia fermosa e graciesa...
(Ross Zouaru, El alcalde Ardite)
Tanto bail con la gaita gallega...
(TouRz VLARROEL, Villancico de La gaita zamorana)
Sobre los endecasilabos galaicoportugueses: M. MILI r FOaTAr.LS,
De la poesia popular gallega y Del decasilabo y endecasilabo anapdsticos
(tomo V de sus Obras completes); HENRa ROSEMAN LANG, Das Liederbuch
des K6nig Denis von Portugal, Halle, x894, pigs. cxiv, cxvI y civil;
THEOPHILO BRAGA y CAROLINA MICHAELIS DE VASCONCELLOS, Geschichte der
portugiesischen Litteratur, en el Grundriss de Gr6ber, parigrafos 20, 26
y 42; FRIEDRICH HAIsssE, Zur spanischen and portagiesischen Metrik,
Valparaiso, g9oo, y Los versos de las Cantigas de Santa Maria del rey
Alfonso X, en los Anales de la Universidad de Chile, x9o1 ; ademrs mi
libro La versificacidn irregular en la poesia castellana, capitulo II, pari-
grafos lo-11, so y 28, y capitulo IV, paragrafo io.




a:: c-p :. .
4d


23 -


IV
EL ENDECkSfLABO CLASICO EN CASTELLANO

El castellano es el iltimo de los idiomas romanicos de
Occidente que adopt de modo definitive el endecasilabo;
su introduccibn, en el siglo xvi, escinde en dos porciones
la historic de nuestra poesia. Despu6s de repetidos y fraca-
sados intentos a lo largo de la Edad Media (v. infra), Bos-
cin y Garcilaso logran imponerlo.
Castilla recibe su endecasilabo de Italia, donde, a diferen-
cia de los demis paises de lenguas romAnicas, era normal
desde temprano la mezcla libre y constant de la acentuaci6n
en la silaba sexta (tipo A) con la acentuaci6n en la silaba
cuarta (tipo B con todas sus variantes: B1, B2, B3). El tipo A
predomina en nuestro idioma y se convierte en eje ; el tipo B
y sus variantes funcionan como formas subsidiaries.
En castellano, el predominio del tipo A influye en que se
prefiera, entire las variantes de B, el tipo B2, y desde el final
del siglo xvi los tratadistas declaran legitimos sblo esos dos
tipos. d Por qu6 ? Porque el verso con acentos en las silabas
cuarta y octava es equivalent, para el oido, al de acento en
la sexta, en el centro estricto. El oido ejercitado en el verso
castellano que escucha una series de endecasilabos limitada
exclusivamente a los tipos A y B2 no distingue el uno del
otro, a menos que deje de prestar atenci6n al sentido de
las palabras y s61o la conceda al ritmo; no pocos poetas
comienzan a componer endecasilabos mezclando A y B2 sin
percibir que son dos tipos de verso. e On peut se repr6sen-
ter decia Juan Maria Maury en su Espagne pof!ique, expli-
cando c6mo en las series de endecasilabos castellanos se











- a4 -


equivalent A y B2 une image mat6rielle de cette disposi-
tion rythmique par des barres horizontales que soutien-
draient en 6quilibre, soit un appui au point du milieu, soit
deux appuis A des distances 6gales des extr6mit6s n 1.
La acentuacibn en sexta silaba predominarA siempre en
castellano; predomina hoy, en medio de las libertades que
se conceden al endecasilabo. A este tipo de acentuaci6n
correspondent mis de las tres cuartas parties de los versos en
los poemas de Ercilla,' de Alonso de Acevedo, de Juan
Rufo ; en el Araaco domado de Pedro de Ofia es el 6nico
que se emplea 3. Pero poetas de sensibilidad afinada para la
forma, como Lope y G6ngora, hacen alternar con much
mayor frecuencia la acentuaci6n en sexta silaba con la de
cuarta y octava: si bien el oido no las discierne de golpe
cuando se suceden en series, si percibe la matizacibn del
ritmo sin necesidad de indagar el c6mo. En Lope, por ejem-
plo, es comrin el soneto que comienza con el verso de acen-
tos en cuarta y octava silabas ritmo despacioso, adecuado
para iniciar la exposici6n del tema y terminal con el verso

La equivalencia de los tipos A y B' hace pensar en el paralelogra-
mo de juerzas en mecinica : los acentos en las silabas cuarta y octava
serian dos lines de fuerzas iguales y concurrentes, equidistantes del
centro del objeto a que se aplicaran ; el acento en la sexta silaba, centro
del verso, equivaldria a la diagonal del paralelogramo. Pero esta expli-
caci6n vale s61o como ilustraci6n comparative: las fuerzas que con-
curren, en mecanica, deben actuar simultineamente; los acentos del en-
decasilabo acttian sobre el oido en forma sucesiva.
I En el poema de La creacidn del mawdo, de Acevedo, de los 824 ver-
sos del Canto I pertenecen 664 al tipo A, 145 al tipo B' y 15 al tipo B';
en la Austriada, de Rufo, de los 928 del Canto I, 84' son del tipo A,
66 del tipo B', 05 del tipo B'.
Sobre la versificaci6n de Pedro de Oiia, v. infra, nota a versos de
Ercilla.










- 25 -


de acento en la silaba sexta, tipo de acentuaci6n energica
que lo hace apropiado para la sintesis final. Ejemplos:
, Suelta mi manso, mayoral extraiio... n, a Cuando pens6 que
mi tormento esquivo... ,, ( Merezca yo de tus graciosos
ojos... a Cay6 la torre que en el viento hacian... ,, ( Cuelga
sangriento de la cama al suelo... a (Judit). Creo que la elec-
ci6n es inconsciente y no deliberada. Y no es este, desde
luego, el inico esquema del soneto en Lope: hay tambi6n
el esquema que empieza y acaba con la acentuaci6n en sexta
silaba, como el vigoroso de ( Rota barquilla mia, que arro-
jada... ,, con el remate de a Ni temas a la mar ni esperes
puerto a, o el esquema que empieza y acaba con la acentua-
ci6n en cuarta y octava silabas, como el tierno a ( QuB tengo
yo que mi amistad procuras ? (final: a Para lo mismo
responder maiiana ,), o el ingenioso a Daba sustento a un
pajarillo un dia, (final: a Que tanto puede una mujer que
llora ,). Y no habia de faltar el soneto de comienzo enirgico
y final blando, como a Canta pijaro amante en la enra-
mada... ,, donde el verso inicial pinta al amor libre de cui-
dados y el verso final lo pinta leno de temores: a de pensa-
miento en pensamiento vuela '.
La tendencia a reducir el endecasilabo a los tipos A y B2
existi6 en italiano tambi6n-sirvan de ejemplo Monti, Pin-
demonte, Manzoni, Leopardi- y hasta penetr6 en tratados
de m6rrica, pero nunca se impuso del todo. A que se debe


Sobre la versificaci6n de G6ngora, consiltese D.A.ASo ALONso, La
simetria en el endecasilabo de Gdngora, en la Revista de Filologia Espa-
iila, 1927, XIV, pigs. 329-346; sobre procedimientos de G6ngora y
otros contemporineos suyos, otro trabajo de ALONso, Versos plurimembres
y poemas correlativos, en Revista de la Biblioteca, Archivo y Museo de Ma-
drid, 1944, XIII (y tirada aparte, Ixg pbgs.).


*. ,; .^











- 26 -


esta diferencia entire el italiano y el castellano? En Italia,
los maestros del endecasilabo eran Dante y Petrarca: maes-
tros de variedad ritmica. En Espafia, Garcilaso lo es tambien;
pero iuchos poetas que tomaron ejemplo de 61 se esforzaron
por reducir las variaciones del endecasilabo. Ante todo, supri-
mieron el tipo anap6stico (B3), que contradecia el ritmo
ydmbico de acentuacibn en las silabas pares y provocaba
confusiones con el arle mayor: esta complicaci6n no existia
para los italianos, y conservaron siempre elanapdstico.
Sin embargo, los poetas de Espafia, salvo excepciones-
Montemayor, Gil Polo, Arguijo, Rioja no se decidieron a
desterrar el verso acentuado s61o en la cuarta silaba (B1);
mis ain, a veces lo usan con insistencia : G6ngora, Barto-
lom6 de Argensola, Alonso de Acevedo, Valdivielso, entire
otros. Por qu ? Porque esta acentuaci6n no contraria el
ritmo ydmbico : la afloja, pero no la destruye, como el ana-
pestico, y puede servir para efectos delicados, como la sen-
saci6n de suave desmayo que obtiene Dario cuando dice

Que encerrada en silencio no salia
sino cuando en la dulce primavera
era la hora de la melodia... '


En trabajos mtos ya muy antiguos (Rubdn Dario, 19o5; El verso
endecasilabo, g9og) demostr6 la persistencia del tipo B' desde Boscn
hasta Leandro Fernbndez de Moratin. Tanto Maury (desde x831 por 1o
menos) como Juan Gualberto GonzAlez (v. el tomo III de sus Obras en
prosa v verso, 1844) habian advertido el uso frecuente del tipo B ; su
valiosa obscrvaci6n qued6 olvidada, y no tuve noticia de ella hasta des-
pu6s de publicados mis trabajos. Men6ndez Pelayo la habia echado en
olvido: no la menciona en su studio sobre Boscin (Antologia, tomo XIII),
y luego, en carta particular que me dirigi6 (igo1), afirma que el tipo B,
es < una especie de anapestico vergonzante ,, opinion insostenible (B'
es variante de B', y no al rev6s). Suponia yo que en la persistencia del











- 27 -


De todos modos, este tipo B1 dura cerca de tres centuries
en castellano, a pesar de los tratadistas, hasta que se le des-
tierra. Su desaparici6n, en Espafia, coincide aproximada-
mente con su parcial eclipse en Italia. En la reaparici6n,
luego, el italiano (con Carducci) se anticipa al castellano
(con Dario). Despubs, en el siglo xx, el endecasilabo reco-
bra todas sus libertades antiguas y adquiere libertades nue-
vas.

V
EL ENDECASfLABO CASTELLANO ANTES DE BOSCAN

Antes de Boscin, el tipo B1 es el origen de la mayor parte
de los intentos de endecasilabo en nuestro idioma.
I. En el Cantar de Mio Cid y en el fragmento de Ronces-
valles hay versos que se deben a influencia del tipo francs
de la Chanson de Roland (B'): tienen pausa fuerte despues
de la cuarta silaba :

En Castei6n / todos se leuantauan... (verso 458)
y, como en frances antiguo, cuando el primer hemistiquio
tiene cinco silabas no disminuye la media del segundo:
Abren las puertas, / de fuera salto dauan... (verso 458) '

Los poetas del Cid y del Roncesvalles escribian en versos
fluctuantes: el eje a que tendian instintivamente era de
catorce silabas, pero se ve que a veces, cuando descendian

tipo B' en castellano habia influencia unida de la versificaci6n proven-
zal, catalana y galaicoportuguesa; ahora me parece innecesaria e infun-
dada la suposici6n, pues el ejemplo italiano bastaba.
Consiltese R. MsERsDEZ PIDAL, Cantar de Mio Cid, texto, gramitica
y vocabulario, pigs. 78, 79, 96, 97, 1oi, 2oa.











- 28 -


hasta once silabas, tendian a mantenerse algiin rato alrede-
dor de esta media, que les era familiar en los poemas fran-
ceses.
2. -El endecasilab6 de Juan Manuel proviene, mediata o
inmediatamente, del trovadoresco; ha perdido el ritmo acen-
tual y conserve la media, el niimero de silabas:

El danno, que non le pueda venir.
A las cosas ciertas vos comendat...
Non te quexes por lo que Dios fiziere...

El tipo B1 -con tendencia al B3- abunda, pero no se
sostiene:
En el comienco deve omne partir...
Ten que es derecho si te arrepentieres...
Bive tal vida que mueras onrrado...

Una que otra vez obtiene el tipo A:

Non castigues al moco maltrayendo...

En ocasiones combine versos de once y de doce silabas,
como despues el arte mayor '.
3. Se ha discutido si el Arcipreste de Hita escribi6 ende-
casilabos. Piensan que si Men6ndez Pelayo y Julio Puyol;
no asi Hanssen. Sus endecasilabos se presentan como com-
binaciones de versos de cinco y de site silabas, con rima
internal :
Quiero seguir / a ti, flor de las flores,
siempre dezir / cantar de tus loores,
non me partir
de te servir, / mejor de las mejores...

Cons(ltese FRIEDRICH IIANSSEN, Nolas a la versificacidn de Juan Ma-
nuel, en los Anales de la Universidad de Chile, 1901o.












- 29 -


Pertenecen al tipo B', con pausa fuerte despu6s del acento
en la cuarta silaba; a veces llevan una silaba de exceso
despu6s del acento interior, como en la epopeya francesa:

Nunca fallece / la tu merced complida... '

4. El endecasilabo galaicoportugu-s, en su forma popular,
fluctuante, penetrb en Castilla en el siglo xiv, como se ve
en el cossante del Arbol de amor, del Almirante Mendoza,
o Aquel Arbol que mueve la foxa... : :
Ya se demuestra : salidlas a ver...
Vengan las damas las frutas cortar...
y en composiciones an6nimas, populares, del Cancionero
Herberay (siglo xv) :
Una mozuela de vil semejar...

5. Nuestro arte mayor es probablemente de origen galai-
coportugu6s: asi lo afirmaba el Marquis de Santillana. El
dodecasilabo, que es su eje, compuesto de dos hemistiquios
exactamente iguales (o Amores me dieron corona de amo-
res... a), se combine con el endecasilabo anap6stico (B3):
Tanto andovimos el cerco mirando
que nos fallamos con nuestro Macias
e vimos que estava llorando los dias...

SM. MEONEDEZ T PELATO, Anlologia, tomo III, pig. ; JULIO PUTOL
T A.onso, El Arcipreste de Hila, Madrid, 1906, pig. a21. En contra:
F. HANSSEN, Los metros de los cantares de Juan Ruiz, en los Anales de la
Universidad de Chile, 1902; sus razones son insuficientes, pues cree que
los versos no son endecasilabos porque su ritmo es ynmbico y no dacti-
lico o, como preferia decir Mili, anap6stico -; en realidad, la acen-
tuaci6n yfmbica tambiun podia encontrarla el Arcipreste en la poesia
galaicoportuguesa, si es que alli buscaba sus models.
Sobre el endecasilabo galaicoportugu6s, v. supra (y nota con indi-
caciones bibliogrificas).











- 30 -


El tipo B1, a pesar de su escasa fuerza ritmica, se encuen-
tra a veces en el arte mayor:

Cuando punava por descabollirme... '

Es important recorder que en los endecasilabos de arte
mayor hay pausa fuerte despuds del acento en la silaba
cuarta, y el verso no es simple, sino compuesto de dos sec-
ciones, como el dodecasilabo.
6. En el Arte de trovar, de Enrique de Villena, escrito en
I433, hay al final ejemplos de endecasilabo, con cesura
despues de la silaba cuarta. No se sabe si son del autor del
libro o ajenos:

Quien de trobat reglas primero di6... (B')
Quando querrds rescebir la fortuna... (B')
Vuestra bondat, por ser de mi loada... (B')
Abra sazdn que sea mds conocida... (B')
Cuidado tengo yo de ti, ay alma... (B')

7. En el verso de arte mayor, el dodecasilabo predomina.
En Micer Francisco Imperial, por excepci6n, hay intent de
adoptar el verso de Dante. Es probable que en el oido de

I Versos de Juan de Mena: cito seg6n el Caneionero castellano de
siglo XV, colegido por Raymond Foulch-Delbosc, Madrid, 1912.
Aunque en el arte mayor se encuentran de tarde en tarde versos se-
mejantes a nuestros modernos A y B', debe recordarse que los poetas del
siglo xv no los lean como tales; para ellos, el 6nico acento que contaba
en estos casos era el de la cuarta silaba :
Por el arena seca passeando...
Non dedes casa Gibraltar que faga... (Mena)
Sobre el arte mayor, consdltense : BELLO, Ortologia y mdtrica; ForL-
CHe-DELBOSC, Etude sur le Laberintoa de Juan de Mena, en la Revue Hispa-
nique, 1902 (o traducci6n de Adolfo Bonilla y San Martin, Juan deMena
y el arte mayor, Madrid, 19o3); HAmssen, El arte mayor de Juan de Mena,
en los Anales de la Universidad de Chile, 9go6, especialmente pig. 186.











- 31 -


Imperial se produjera una confusion entire los ritmos del
arte mayor y los del endecasilabo dantesco ; su metro apa-
rece desorganizado:

El tiempo poder pesa a quien mis sabe,
e donde aqueste principio yo tomo
non es menester que por mi se alabe...
Cerca la ora que el planet enclara
al oriented, que es llamada aurora,
fuime a una fuente por lavar la cara
en un prado verde que un rosal enflora...
Escripto todo con oro muy Gno,
e comengaba: En medio del camino...
Onde omilde enclindme delante,
fazidndole debida reverencia... '

8. Segin Menendez Pelayo ', el caso de Fernin Perez de
Guzman es parecido. Pero examinando con atenci6n los metros
del seflor de Batres, se descubre que si unas veces describe versos
de arte mayor, donde a ratos muestra predilecci6n marcada
por el endecasilabo auxiliar (B3), otras veces describe endeca-
silabos a la francesa (BI), distintos de los anap6sticos s. En
arte mayor estan, por ejemplo, las coplas de la Confesidn y
el Dezir en memorial del Almirante de Castilla, donde
abunda el endecasilabo B :


Cito por el Cancionero de Baena, Madrid, I85i (nim. 25o). Exami-
nense tambi6n las composiciones que Ilevan los numerous 226 3, 239,
521, 548, y consiltese M. MEN9SDEZ T PELATO, Anlologin, tomo III,
pigs. .LXvI, LXIX y LXXII, y tomo XIII, pags. 2o9 y 2ao.
Antologia, XIII, pig. 21r.
SYa lo habia observado HANSSEN, en Los versos de las Cantigas de
Santa Maria del rey Alfonso X, en los Anales de la Universidad de Chile,
g19o : v. pag. 538.










- 32 -


Hombre que vienes aqui de present,
t6 que me viste ayer almirante...
Gloria e honras, estado e player
me desamparan aquesta saz6n...

Pero endecasilabos a la francesa (B1), que a menudo tie-
nen una silaba de exceso, atona, despues de la cuarta acen-
tuada, son los versos de las coplas Que mds virtad da la
buena crianfa que la generaci6n (a Yo digo assi que la buena
crianca... a) y Aceptando se hombre a bien vivir y suplicando
a Dios se vencen los pecados naturales (a Si la costumbre es
tornada en natura... a), que forman parte de los Vicios y
virtudes, los del himno A Nuestra Sefiora ( i Oh sacra
esposa del Espiritu Santo! a ) y los de la Oracidn a Nuestra
Senora en fin de toda la obra ( a Virgen preciosa de muy
dulce aspecto... ):

i Oh sacra esposa / del Espiritu Santo,
de quien nasci6 / el sol de la justicia,
oh resplandor, / oh grandiose leticia
del paraiso, / e del infierno espanto!

La mejor prueba de que no estAn en arte mayor es que
nunca se encuentra entire ellos el verso fundamental de aquel
metro, el dodecasilabo dividido en dos hemistiquios estric-
tamente iguales (5 + 6), a pesar de que abundan los renglo-
nes de doce silabas (5 + 7) producidos por la adici6n de la
silaba itona despu6s de la cuarta acentuada:

Renderte gracias / nin fazer tal seruicio
Senora mia / lo podrA regraciar...
Nin ti, Sefiora, / cesas intercediendo...

9. Si el modelo de Fernin P6rez de Guzmin es el endeca-
silabo francs que precisamente durante el siglo xv estaba












- 33 -


muy en boga en Francia -, el modelo del Marqu6s de San-
tillana fu6 el endecasilabo italiano. La pausa despu6s de la
cesura ha desaparecido ; el verso es ya, como en italiano,
una unidad. Como sus maestros de Italia, el Marqu6s emplea
dos acentuaciones: la de la cuarta silaba (B1), con sus
variantes B2 y B,-y la de la sexta (A). La primer es la que
abunda mis:

Quando yo veo la gentil criatura
quel cielo, acorde con naturalega,
formaron, loo mi buena ventura,
el punto e ora que tanta belleca
me demostraron, e su fermosura...
(Soneto 1)
Doradas ondas del famoso rio
que baiia en torno la noble cibdad
do es aquella cuyo mis que mio
soy e posee la mi voluntad...
(Soneto XIX)
Ejemplos de A :
Traen los cacadores al marfil
a padescer la muerte enamorado,
con vulto c con aspect femenil...
(Sonelo XXI) '

SQuince de estos sonetos tuvieron en el siglo xv un glosador an6ni-
mo : cons6ltese Ensayo de una biblioleca espaiola de libros raros y curio-
sos, de Bartolom6 Jos6 Gallardo, tomo I, column 585.
El poeta aragon6s Johan de Villalpando, a mediados del mismo siglo xv,
escribi6 tambi6n sonetos cuatro -, pero no en endecasilabos a la ita-
liana, sino en versos de arte mayor :
Si las diversas passions que siento,
ya que mi caso las trae consigo,
pudiesse por nombre dezir el tormento...
Consditese el Ensayo de Gallardo, tomo I, columns 535-536.
El sevillano Hernando Diaz tradujo en 15ao el soneto de Petrarca











- 34 -


VI
BOSCAN Y MENDOZA 1

Cuando Boscin trasplanta el endecasilabo italiano a nues-
tro idioma, y el ejemplo magnifico de Garcilaso lo impone,
se conservan todas sus caracteristicas. A lo largo del siglo xvi
sufrira modificaciones.
Dos de los primeros poetas del movimiento italianista,
BoscAn y Diego HIurtado de Mendoza, escribieron a veces
endecasilabos que lo son s6lo seg6n el nhimero de silabas,
pero de acentnaci6n anarquica; asi en la canci6n ( Quiero
hablar un poco... ,, de Boscin, y en la epistola de Mendoza
( El no maravillarse... a '. Probablemente en tales desacier-
tos, y en otros ajenos de composiciones hoy no leidas o no
conocidas, se inspira la parodia de Crist6bal de Castillejo;
prueba que, a los oidos de muchos, los primeros endecasi-
labos de los italianistas sonaban como versos sin ritmo:

(< Sc amor non il... a y fragments de la Divina Comedia, todo en versos
de arte mayor. En arte mayor compuso Juan del Encina unas octavas
reales (1509), y antes que l1 el rosellonds Pedro Moner ; Gutierre de
Cetina, dcspues, un soneto.
Poetas espafioles qne escribieron endecasilabos en italiano: Bartolom6
de Torres Naharro, Bertomeu Gentil, el Chariteo (el catalan Bernardo
Gareth) y el Tapia autor de cinco composiciones en tercetos que figuran
on cl Cancionero general de Hernando del Castillo, edici6n de 1520. Con-
s6llese M. MENSNDEZ Y PELATO. Antologia, XIII, pigs. 229-232 y 436-454.
Sobre Boscan y la definitive adopci6n del endecasilabo italiano en
Ecpafia, cons1ltese M. MENANDEZ T PELATO, Antologia, XIII, pigs. 161-
239; ademrs, ANDBES BELLO, observaciones citadas por Miguel Luis Amu-
nitcgui en el pr6logo al tomo V de las Obras completes de su maestro.
SPara los versos mal acentuados de Boscin, consiltese M. MEENiDEZ
Y PELAYO, Antologia, XIII, pigs. 213-220. El ilustre critic sefiala bien
(pag. 21 ) los versos del tipo B', pero no hace cuenta aparte del tipo B'.











- 35 -


Y ya que mis tormentos son forzados,
bien que son sin fuerza consentidos,
qu6 mayor alivio en mis cuidados...
Cuando Boschn y Mendoza logran mayor dominio de la
versificaci6n, y sus renglones de acentuacibn anirquica son
menos frecuentes, conservan todavia los cuatro tipos italia-
nos de endecasilabo (A, B', B2 y B3).
Ejemplos de B1 y B3:
El alto cielo que en sus movimientos...
La noche sigo, mas mi fantasia...
Estando el alma con mil accidentes...
Revuelve y dice la desconfranza...
Mi mal es tanto que me ensafiaria...
El mal escojo, por determinarme...
Si por amor, o por mi desconcierto...
Amor me tiene por su desenfado...
La mano al punto de la fantasia...
Dichoso el dia, dichosa la hora...
Do el sobresalto, si alguno queria...
Cosa es comun en los enamorados...
Y de medroso acometo al cuidado...
Cobrado he miedo a cualquier aventura...
Dulce gozar con lo que me engafiaba...
(Boscin, Sonetos)
Cuando quisieres, cual pobre pastor...
(MEaDOZA, Igloga (c En la ribera...n)
En tu descuido y mi desconfianza...
(ME DOZA, Canci6n ))C6mo podr6 cantar... )
Nacida en medio del Andalucia...
La culpa al mundo y a su desconcierto...
Sirviendo al rey por mi satisfaccion...
(MENDOZA, Carta a don Luis de Zfiliga)

Se advierte que Castillejo creia que los italianistas hacian didresis
en todos los diptongos.












- 36 -


VII

GARCILASO


Iguales muestras se hallan en Garcilaso:

Tus claros ojos d a quidn los volviste ?... '
Cuil es el cuello que como en cadena... (CB') ':

SEste verso, a verso divino n, dice Enrique Diez Canedo, ha sido
citado como ejemplo de acentuaci6n defectuosa y rechazado por los pre-
ceptistas tradicionales.
SComo, relative, es palabra inacentuada. Asi otras disilabas, en ver-
sos que se citarAn : para, sino, entire, donde (y do), por ejemplo : con-
siiltese el decisive studio, resultado de trabajos experimentales, de D.
ToMAS NAVARRO TOM s. Pnlabras sin acento. en la Revista de Filologia
Espatiola, 1925, XXII, pigs. 335-375. En cambio son palabras acentua-
das no, ni, mur, los articulos an y una, los adverbios bien y mal (los poe-
tas los consideraban acentuados hasta dentro de palabras compuestas),
las formas verbales he, ha, es, son :

Bien es verdad que no esti acompaiada...
(GAacitAso, Elegia 1)
La mia sb que no se mudari...
Y entreg6la a quien no la merecia...
(MIdwooZ, Egloga En la ribera... *)
Errando por las no vistas montafias...
(CalST6BAL Ds MxsA, Egloga VT de Virgilio
Porque algiin tiempo no le respondia...
(MoMrTmaroR, Caacidn de La Diana)
No tuvieron o no guardaron leyes...
(GUILLnw DE CASTRO, El amor constant)
De vientos no conjuracion alguna...
(G69Goon, Soledades)
Con sobresalto ni desconfianza...
(FrAT PEDoa DZ PADILLA, Soneto a Felicidad ni gusto... )
Y en todo aquesto, ni por pensamiento...
(Lops, La discreta enamorada, I)


-.i~rl L--I~_ --3













9_
-- A --


Con la memorial de mi desventura...

(Egloga I)

Hinchen el aire de dulce armonia... (B')
Al suefio ayudan con su movimiento...
Y al disponer de lo que nos quedaba...
Ora clavando del ciervo ligero... (B3)


Con que las vengue muy a su contento...
(Favscisco Da CAsraLLA, Fdbala de Acte6n)
Tambien mirad la bienaventuranza...
(CERTANTEs, Soneto sobre Isabel de Valois)
Tiene por sola bienaventuranza...
(QuEoz o, Epistola a Olirares)
Cantan las almas bienaventuradas...
(FaYr PaanDO PADILLr, Cancida .Oye la vos....)
Moverme yo, de mal ejercitada...
(Gacitlso, Egloga III)
k con su duque mal aconsejado...
(CsraIA, Epistola I)
Y a ver los pasos por do me ha traido...
(GARCILAso, Soneto I)

Es probable que Garcilaso considerase acentuadas palabras como quien,
cuanto, cuando, donde, do (demostrativos-relativos o simplemente relatives),
los adjetivos nuestro, vuestro, cada, delante de sustantivo, la preposici6n
contra :
Aqui estA quien te ayudari a sentillo...
Entonces, como cuando el cisne siente...
(Egloga II)
Enred6 sobre nuestros corazones...
(Epistola a Bosecn)
Por testigo de cuanto os he encubierto...
(Canci6n II)
Y en esto no voy contra el juramento...
(Soneto V11)
Que no encubre de cuanto se avecina...
(Elegia I)












- 38 -


Del mal ajeno de la compafera...
Se engarrafaba de la que venia...
El largo llanto, el desvanecimiento...
Verde tejida, aquel valle ataj6bamos... (B') '


Seg6n eso, no deben clasificarse en el tipo B' estos versos:
d TA no violate nuestra compaiiia ?
Mas no acab6 con cuanto me dijese
Qued6 yo entonces como quien camina...
De aquesta vida cada partecilla...
Y caminando por do mi ventura...
(Egloga II)
Los blancos cuerpos cuando sus oidos...
(Egloga III)
Y cuantas otras, cuando se acababa...
(Elegia I)
Digo que vine cuanto a lo primero...
Mas el amor de donde por ventura...
(Epistola a BoscR )
Quiin me dijera, cuando en las pasadas...
(Soneto X)
Dada la posici6n en que se hall coma, en a Me quejo a vos, como si
en la verdad... n, su supuesto acento no influye en el ritmo del verso ;
pero si en (( Guardarme como en los pasados afaos (Canci6n IV) y en
, Cuil es el cuello que como en cadena n (quizi haya que contarlo
como anap6stico).
I Tanto aquel como valle tienen acento, pero el de valle es dominant.
Tal vez, en raz6n de la estructura sintictica, deberfan contarse entire los
anap6sticos otros versos de la tgloga II: a Adi6s, montaflas; adids, ver-
des prados... y a Tentar el mal, y si es malo el suceso... ,, 6stos de la
Elegia I: a Con gran raz6n podri ser la presente... n y aBien es verdad
que no estd acompanlada... ,, 6ste de la Canci6n IV : En in temor que
me ha puesto en olvido...,, y 6ste del Soneto XVI: ( Me quit6 al mundo
y me ha en ti sepultado... 1. En italiano no es rare el uso, deliberado
al parecer, de estas acentuaciones dudosas:
Zefiro torna, e '1 bel tempo rimena,
E i fori e 'erbe, sua dolce famiglia...
(PerBAac~. Soneto que comienza asf)












- 39 -


Luego mis ojos le reconocieron...
C6mo pudiste tan presto olvidarte... (B3)
Oh lobos, oh osos, que por los rincones...
Alli se halla lo que se desea...
Que volvi6 el alma a su naturaleza...
Salir el humo de las caserias...
(Egloga II)
Oh cuintas veces, con el dolor fuerte...
d Algunos premios, o agradecimientos ?..
Ti, gran Fernando, que entire tus pasadas...
(Elegia 1)
Se contradicen en lo que profieren...
(Elegia II)
De daros cuenta de los pensamientos...
(Epistola a Boscin)
Y se convierta a do piense salvarme... (B')
Y de mis males arrepentimiento...
(Canci6n I)
Un campo lleno de desconfianza...
Le di, que es causa, cuya fortaleza...
Alguna parte de lo que yo siento...
(Canci6n IV)
Hallo, seg6n por do anduve perdido... (B')
Libre el lugar a la desconfianza...
Yo no naci sino para quereros... '
En tantos bienes porque deseastes...
Pienso remedies en mi fantasia...

SEste verso tiene un acento entire la silaba cuarta y la d6cima, el de
dolor, pero, como est& situado en la novena, no tiene valor ritmico.
Igual cosa sucede en n Alguna parte de lo queyo siento a (v. infra),
donde yo carece de valor ritmico y se suma al verbo que le sigue.
SEs possible que, para Garcilaso, sino estuviera todavia dividido en si
y no (acentuado) ; de ser asi. este verso no deberia clasificarse entire los
acentuados s6lo en la silaba cuarta.












- 40 -


A poder mio y mi consenlimiento...
En salvo destos acontecimientos...
Cortaste el Arbol con manos dafiosas... (B')
Despues acA de lo que consenti...
A romper esto en que yo me meti... (B')
Mas es a tiempo que de mi bajeza...
Un dulce amor, y de mi sentimiento... '

Los versos citados en el texto son todos los de Garcilaso que perte-
necen indudablemente a loo tipos B' y B'. En today su obra s6lo encuen-
tro cinco endecasilabos de acentuaci6n inaceptable :

El fruto que con el sudor sembramos...
(Elegia II)
Que ya no me refrenara el temor...
(Canci6n II)
Lo menos de lo que en to sdr cupiere...
Mas todo se convertiri en abrojos...
(Egloga IlI)
En ligrimas, como al lluvioso viento...
(Elegia II)

Hay dos versos cn que la palabra que decide la acentuaci6n es un y no
los, como antes pens6 :
Descojolos, y de un dolor tamafo...
Juntandolos, con un cord6n los ato...

El verso A2 de la Elegfa I aparece de este modo desde la primera edi-
ei6n de las obras de Garcilaso:
No quedara ya tu alma entera...
La mayor parte de los editors lo conservan asi, y Fernando de He-
rrera lo defiende ingeniosamente contra correcciones que se habian pro-
puesto, diciendo que el verso esti incomplete para sugerir, precisamente,
que el alma no ha quedado entera. Creo, sin embargo, que Garcilaso
habri escrito once silabas y que seria acceptable la lecci6n que recojo de
anotador an6nimo :
No quedard ya tu alma toda enter.
Sobre la versificaci6n de Garcilaso, consl6tese : HATrwAB KENISTON,
Garcilaso de Ia Vega, Nueva Yor 12, y NAVARO Palabras sin
acento, pags. 35o-35i, 3566, 364 3 ara rectificaciones).
















VII

SA DE MIRANDA

Francisco de Si de Miranda, admirador de Boscin y de
Garcilaso, introduce en Portugal el endecasilabo de tipo ita-
liano y lo describe tanto en portugu6s como en espaiol. En
sus versos castellanos, despu6s de los tipos A y B2, el que
mis abunda es el B3:

De otren cuidoso, de si descuidado...
Con ansia tanta de las mis entrafias... (B')
Pasando d'ellas seguro cercano...
Aquellos ojos que el alma embaian...
Con las amigas, mudar la color...
Zagala altiva con los tus poderes... (B')
Vengan los pejes poblar los currales,
pazca el ganado los rfos cabdales...
Son los sospiros de los inocentes... (B')
(igloga XX, Alejo)

Ah, quien me oiere, en mi mal escarmiente...
Que buen consejo de naturaleza... (B')
Aprisionada, la lengua nos di6...
A nos se viene ; parece Salicio...
Sin mil enojos, sin lagrimas vistes...
Ojos mas tristes que nunca nacieron...
Y que mis fuegos doblaran llorando...
Si amaneciere, serA primavera...
Luego las Drias y las Amadrias... (B')
Con que la vista del todo perdieron...
Desatinados del todo y sandios...
Ojos son estos que ansi desbaratan...
Despuds cantava con los ruisifiores... (B')


-- 41 -











- 42 -


Seguidas siempre de arrepentimientos... (B')
Que henchiste el bosque del s6n extranjero...
(Primera version de la egloga Nemoroso) *



IX
ENDECASfLABOS ANAPtSTICOS Y ENDECASILABOS
CRECIENTES

De ahi en adelante, el anapsstico (B8) desaparece, porque
los poetas espafioles 1o reconocian como aliado del dodeca-
silabo en el arle mayor y como element de la versificacibn
fluctuante en las canciones populares de la 6poca; huyendo
de la confusion de metros, desterraron el tipo que entire los
italianos es perfectamente legitimo como variante de B'.
Los ejemplos que se encuentran de BS, desde entonces, son
esporidicos, y cabe aqui si atribuirlos a descuido,
como los versos de acentuaci6n anirquica que suelen descu-
brirse. Pocos he encontrado, y los cito como curiosidades:

Cantares mios que estAis rebclados...
(EUGEnIO DE SALAZA, Soneto a la poetisa de Santo
Domingo dofia Elvira de Mendoza).

Duro pefiasco en do escripto y pintado...
(GIL POLO, Diana enamorada, 1)

I Poesias de Francisco de SA de Miranda, edici6n de Carolina Michae-
lis de Vasconcellos, Halle, i885. Si de Miranda todavia tiene versos de
acentuaci6n irregular:
Quintas ligrimas por un medio riso...
Adonde con la so lengua esgrimiendo...
(Nemorosoj
Sobre su versificaci6n, tanto en castellano como en portugu6s, con-
sdltese el pr6logo de la sefiora Michalls.












43 -

Y a la ciudad del Espiritu Santo...
Lo que merece que todos abonen...
(JUAN DE CASTELLArOS, Elegias, Parte II, Elegia III, Canto IV) *

Oh muerte triste, que asi me entristeces...
(FRAY JERB6IMO BERMODEz, Aise lasllmosa, I)

Quebr6 el pincel y verti6 las colores...
(GBE IOalo SILVESTRE, Soneto cLa mano diestra... ) *

De mi, le dije por qu6 no venia...
(CALDE 6O, Casa con dos puerlas, I)

Nos unira clandestine himeneo...
(GABRIEL DE BOCAIGEL, Leandro v Hero

Chisgarabis y Don Diego de Noche...
(QUEvEDo, Entremis de las sombras)

C Por qu6 ? Quiza porque mis venturosa...
(SOB JUANA InfS DE LA CRBU, SaeSo)

Un religioso que apenas podia...
(FaAT MATfIA DE BoANEGRA, Cancidn alegdrica)

i Ah no lo es tal, que Dam6n es honrado...
(FRAi DIEGO GonZALEZ, cit. por Eduardo de la Barra) 3


1 Es possible que el tipo B3 fuese normal para Castellanos, porque
abunda en las Elegias : caso anico despues de Boscin, Garcilaso y Si de
Miranda.
A este poeta portugu6s le atribuyeron Pedro de Ciceres Espinosa y
Luis Barahona de Soto el descubrimiento de la verdadera estructura del
endecasilabo italiano y castellano; Men6ndez Pelayo (Antologia, XIII,
pig. 384) dice que le atribuyeron el descubrimiento de la I media yAm-
bica a : si tal pens6, o se pens6 de 61, su prAetica lo desmiente, pues en
el verso citado coloca un acento en silaba impar. Tambi6n emple6 el
verso acentuado s61o en cuarta sflaba (v. infra).
Sobre G6ngora, v. infra.











- 44 -


El endecasilabo creciente, con una silaba de exceso, a la
manera de los de Petrarca y sus predecesores, no se hall
sino por excepci6n, que tambi6n podemos atribuir a inad-
vertencia :
Hay potramddicos, haya potralcaldes...
(CERVANTeS. La eleccidn de los alcaldes)



x
LA ACENTUACI(N EN LA CUARTA SfLABA:
SIGLOS XVI Y XVII

El endecasilabo acentuado solamente en la cuarta silaba
(B') dur6 tres siglos con vida normal en castellano. Hay
unos pocos poetas que lo evitan: Jorge de Montemayor ',
Gil Polo, Pablo de Cespedes, Pedro de OiQa, Juan de Ar-
guijo, Rioja, y parte del grupo de poetas de Antequera y
Granada que figure en las Flores de poelas ilustres (16o5).
Ejemplos, escogidos generalmente entire muchos de cada
poeta :

Comiendo en ella a los enamorados...
(GosZAALo PARs, La Ulizea, II)
Y el verse lejos de su compafiia...
(HERNANDO DE AcoiA, Fdbtla de Narciso)
Lugar secret que de mis dolores...
(Lomas CANTORAL, Soneto a Sombra fresca... )

SEn Montemayor s6lo hall este verso que estrictamente deberia con-
tarse entire los de acento en cuarta silaba, pero probablemente el poeta
contaba adonde como palabra acentuada:
Una comedia adonde su decoro...
(ElegIa en la mierte de Feliciano de Sila).













45 -

Que con tu ausencia y con desampararme...
Los altos bienes de mi pensamiento...
(CmTrm, Soneto ( Pues se conforma... a)

Que hall en este su descubrimiento...
Y en esto el miedo y la desconfianza...
(Luis ZAPATA, Carlo famoso, XI) '

Amor tus flechas con que enriqueciste...
(GsGORIO SILVESTRE, Soneto a En esta sombra... )

Que fuese, fuera de lo que miraba...
(GRaGOuIO SILVESTIE, Fdbula de Narciso)

Son las prisiones y la ligadura...
(CAMOEN Soneto 283, en castellano I)

Zapata es versificador muy descuidado y describe versos como estos
en su Carlo famoso :
Al Emperador sus embajadores... (XI)
Y sobre ella fu6 con la capitana... (XII).
Igualmente aparece el tipo B' en los versos portugueses de Camoens:
Conlarei, disse, sem que me reprendam...
(Os Lusiadas, V)
El tipo B' ha sobrevivido en portugu6s desde los tiempos de SA de Mi-
randa:
Tornale a Ondelio que ta reslilua...
(ErLOo a. Si SoroMATOa, RIbeiras do Nondego, 1)
E coma fosle misericordioso...
(Fasczsco MAnatr, A viola de Talia, tercetos IV)
E la do pd9o da concavidade...
(FasI MAos.L Dr SAwTA MAsIA IToAnICA, Descrivao da
Ilha de Ilaparica)
As recebemos dos antepasados...
(Fari BAstso DA GAlA, O Uraguay)
Liamos ambos por curiosidade...
(Joio DS Dlss, Francesea)
Cuspido ds praias pelas tempestades...
(TNEOPHILo Boas, 0 sepulcro de Virgilio)












- 46 -


Poned manzanas a mni cabecera
y otros olores con que me consuele...
(ARIAS MONTANO, Parifrasis del Cantar, Il1)

Verd las causas, y de los estios...
(FRAY LUis DE LE6R, A Felipe Ruiz)

Bailes ordena, mientras su Vulcano...
Hermosa sales y resplandeciente...
El risco agudo y el despefadero...
(FRAY LUIs DE LE6a, Odas de Horacio) *

A su albedrfo y a mi descontento...
(EL BROCEsSE, Soneto c(Oh pass locos...n)

Y alega un salmon con que lo atestigua...
(ALCAZAs, Poesias festivas, soneto V)


A Via Laclea se desenrolava....
(Ol.vo BaLc,, Via Laclea)
B liso a lago que nos desfeava...
(EuaG.Eo ME CASTRO, Soneto Maitos annos depois)
Tern n soltuo de arrepentimento...
Formando an ponto de interrogaio...
(GumLrass ME Az~isou, Soneto XIII de Nds).

Se le encuentra, ademis, en la modern poesia gallega :

Os desleigados que te esearneceron...
(Ceuos ENxaQUiz, Aires da mifia terra, introducci6n).
SHay en Fray Luis versos imperfectos, como Ostos que cita Navarro
Tomas (Palabras sin acenlo, pigs. 36r-362):

Ponian sobre su boca las manos...
Cansado, cuando lieg6 habian pasado...
d Qu6 pierde para que por blanco opuesto...P
O estos otros:
Esta flauta, con que el Alexi hermoso...
(Egloga V de Virgilio)
De Lesbo, que si a tu jificio es dino...
(Oda I, libro I, de Horacio)












- 47 -


Puede tomar lo que le conviniere...
(TIMONEDA, Octava a los representantes)

Idea viva de mis pensamientos...
(BERMUDEZ, Nise lastimosa, 1)

Traspuesto el sol de tu conocimiento...
(MAL6N DE CBAIDE, Parce mihi de Job)

Egicia, y gloria de su confianza...
(HERRERA, Por la victoria de Lepanto)

En sus caballos y en la muchedumbre...
(HERReRA, Pirdida de don Sebastidn)

Hiende el caballo desapoderado...
Mas de la suerte, como si del cielo...
Las ricas minas, y los caudalosos...
Piensas sacar de mi desasosiego...
(ERCILLA, Araucana) '


Es significativo encontrar estos versos en Ercilla, que apenas usa otro
endecasilabo que el de acento en sexta (tipo A). El de acento en cuarta
y octava (B') no es en La Araucana much mis frecuente que el de
acento s61o en cuarta (B'). Excepcionalmente se encuentra alg6n verse
mal hecho :
Apenas en la deseada arena... (XV)
El chileno Pedro de Oria, que comienza su carrera como discipulo de
Ercilla, en su Arauco domado (1596) s6lo emplea el tipo A. En ocasiones
describe versos que deberian contarse entire los del tipo B', porque los
vocables en que figure el esperado (y par el supuesto) acento de la sexta
es inacentuado en realidad :
Para salir con cuanto pretendiera...
Sonaban ya por done discurria...
En El vasauro, poema terminado en r635, emplea a veces el verso
acentuado en las silabas cuarta y octava o tipo B' (pero no predomina :
hay que rectificar la afirmaci6n de don Rodolfo Oroz en su edici6n del
poema, Santiago de Chile, 1941, pig. LXXVI) ; del acentuado s6lo en
cuarta (B') he encontrado ejemplos dudosos, versos en que, como en el












- 48 -


Asienta pueblos con sus oficiales...
Y tal el oro de su nacimiento...
Donde faltaron las enfermedades...
Mas no faltaron las calamidades...
Estaban todos, atemorizados...
Diego Garcia con la pesadumbre...
Indios feroces y desvergonzados...
(JUAN DE CASTELLANOS, Elegias, Parte II,
Elegia III, Canto IV) 1

Psta es g-randeza, que de las grandezas...
(SAAvTDIA GuDZ a, Soneto a Valbuena)

Y era career que te contentarias...
(FRANCISCO DE TERRAZAS, Epistola)

Aura, templanza, y a las sonorosas...
(FRANCISCO DE LA TORBE, Soneto a Vuelve C6firo... ,)

Y pues me dejan, por lo que llevaron...
(FRANCISCO DE FIGUEBOA, Versos a Montano)

Entre la turba que sacrificaba...
A la cuitada que pereceaba...
A tal merced, y que se me ofreciera...
(P.Dno SISCHr DR VIAN, Metamorfosis de Ovidio, X)

A rauco domado, se atribuye acento a palabras que no lo tienen (quien,
cuyo, donde, cuando, relatives ; hasta, mientras) :
De engafios, y haya quien te comunique... (I)
Las borlas, tela, y hasta deshaciendo... (III)
Su field constancia, cuando de Lucia... (VI)
Por el veniste a donde la cortina... (X)
Nace Luis, a cuyo nacimiento... (X)
Ay, cuintas veces, mientras lo escribias... (X)

Aparte de emplear este tipo de verso, Castellanos es muy desmafiado
versificador. Ejemplos tornados del mismo canto:
Se pasaron a Barraquicimeto...
Por mandado de la Real Audiencia...
Que el sol por t6rmino se les daria...












- 49 -


Si dar queremos a los consonantes...
(JuAn DE LA CUVA, Ejemplar poitico, 1H)
Den el perd6n al que los ofendiere...
(FAir DIEGO MURILLo, Palabras de Cristo en la cruz)
Y lo intrincado y lo dificultoso...
(BARAHONA DE SOTO, SAtira I)
Ya que me faltan para dibujaros...
Hermosa frente, en cuyo sefiorio...
Por fin del mundo, y de la hermosura... '
(GILVEE DR MONTALVO, El pastor de Filida, 111)
Consigo raudos arrebatarian...
(HERNA.DEZ DE VELA'sc, Eneida, I)
La ansia y pasi6n que te desasosiega...
(REY DE AUTIEDA, Epistola sobre la comedian)
Las altas ondas en el occidente...
(ESPIEL, La casa de la memorial)
La cruz, de yesca para sus enojos...
(LEDESMA, Soneto sobre Longinos)
Mi dama, pienso que con su presencia...
(TARREGA, El prado de Valencia, 1)
Y asi, cual padre de misericordia...
(VIuis, Monserrate, 1)
Bien lo han mostrado sus ofrecimientos...
(MIGUEL SINCHEZ, La guarda caidadosa, 1)
Habr6islo sido de mi desventura...
(DAMIAI VEGAS, Comedia Jacohina, III)
Este lugar! de mis navegaciones...
(MEDeNo, Canci6n t(Oh mil veces... )
El triste dia se le representa...
(JUAN DE ARJONA, Tebaida, I)

* aspirada en hermosura.












- 5o -


Haciendo en esto a la naturaleza...
(CAIRASCO DE FIGUERaA, Conto de la Curiosidad)

Por propria insignia de tu simulacro...
(LUPERCIO LEONARDo, Canci6n a Felipe II)

Con presupuesto de arrepentimiento...
(VELLZQUEZ DE VELASCO, Salmo 37)
Esto te pido, por lo que aprovecha...
(DR. GARAY, Epistola a Fabia)
Si al cedro vieres ensoberbecerse...
(P9REZ DE HERBERA, Menosprecio de las cosas cadacas)

Asperas, blandas con el aspereza...
(LOPE DE SALIAS, Canci6n ((Los claros ojos... )

Mozas de Lesbos, las que me incitastes...
(DIEGo MEJi, Safe a Fadn)

Luego caeria en arrepentimiento...
(LUIS DE RIBERA, De la virtad heroica)

Al fin vereis que para el alboroto...
(ESQUILACHE, Carta al Conde de Lemos) *

En aquel libro de sus Confesiones...
(AGusTiN DE ROJAS, Loa en alabanza del Jueves)

Y medrantando a los que le seguian...
La necia turba de los rapacillos...
(RODRIGO CARO, Dias geniales o lddicros)

Fingir palabras en su coyuntura...
(CASCALEs, Tablas politics)

S61o licencia, con que le promete...
(G6MEu DE HUERTA, Florando de Castilla)


SEs el 6nico ejemplo con que he tropezado en toda la obra de Es-
quilache.


.












51 -

Castigan justos, y tus presunciones...
Que infiel se llama la desconfianza...
(DiAz CALLECERRADA, Endimidn, 1)
Si yo conozco en mi naturaleza ...
(GUILAiN De CASTro, La piedad en la justicia, 11)
Y aquella vena con qne lo dictaba...
Y la mayor a sus iniquidades...
Sin un Homero que lo celebrase...
Oh musa mia, para mi consuelo...
(CLARINDA, peruana, Discarso en loor de la poesia)
Que las mas veces la desconfianza...
(AMAarLls, peruana, Epistola a Belardo)
Veleras selvas en su movimiento...
Escucha atento si la trabajosa...
(JUAN DE AYLL6N, Poema de los nmirtires del Jap6n)
Silvestres galas de la primavera...
De bellas ninfas, las que con decoro...
S(MIRA DE AMESCUA, Acledn y Diana) '

Emulaci6n de la naturaleza...
(CARDDEIO, La estrella de Sevilla, 111)

Y aquel abismo de misericordias...
(FRANCISCO DE ALDANA, Epistola a Bernardino de Mendoza)

La providencia, con lo venidero...
Y si los pasas al entendimiento...
(PEDRO ESPIjOSA, Soledad del Dugue de Medina Sidonia)

En tu bondad que en mi merecimiento...
Con pecadores y con publicanos...
A hacer salvos a los pecadores...
(EsPINOSA, Salmo ( Cristo mi redentor... a)


SEn esta fibula de Mira de Amescua hallo este verso imperfect:
La carga del no acostumbrado peso...












- 52 -


De dos esposos, y los coronaban...
(FELICIANA Es iQURZ DE GOZi w, Soneto)

Del ser que tienes por naturaleza...
(TEJADA PiE, El aire)

De atormentados y atormentadores...
Y asi, admirada de su hermosura...
(FnAY DIEGO De HOJEDA, La Cristiada, VI)

Espia muda de los horizontes...
(AnASTASIO PANTALEO1 DE RIBERA, Fdbala de Eco)

Que no entr6 en diosas arrepentimiento...
(Lic. DuySi, Canci6n Qued6 conmigo... )

Introduciendo la desconfianza...
Que las disculpen si la desvanecen...
(Luis DE ULLOA, Raqgel)

Igual, Sefnor, a tu misericordia...
(CosuE DE LOS RETES, Canci6n, ( Viniste de la altura... o)

De amor no quita la correspondencia...
(PEDRO DE SALAS, Canci6n a Vuela, aila tus alas... )

Dej6 por jueces y gobernadores...
(Luis VELEZ DE GUEVARA, El ollero de Ocaia, 111)

De mis costumbres y de mis empleos...
(QUEVEDO, Sltira Riesgos del matrimonio)

Monstruo te admira la naturaleza...
(SALAs BAroADILLO, La estafeta de Momo, XXXII)

En el sagrario del conocimiento...
(VILLAMEDIAMA, Sonelos amorosos, X)

Mas mis ofensas que mi sufrimiento...
(VILLAMEDIANA, Soneto a Cuando en mi obstinaci6n... )


SHojeda aspiraba la h de hermosura.















Mas quiero ir antes a mi caseria...
Mas tW, Seiior de la naturaleza...
e Crees td que Dafne nos aconsejara... ?
QuizA engaiiada con la semejanza...
Cual ese tuyo, que si lo creyeras...
De su furor, de la desesperada...
QuizA engafiada con la semejanza...
(JiAmEGUI, Aminia)
Admiraci6n de la naturaleza...
(CASTILro SOL6IAANO, a La soberana gracia... )
Y entire sus ruegos y amonestaciones...
(JUAN DE SALINAS, Dialogo de Carillo y Bras)
Siempre se olvida del matalotaje...
(QoiSoios DE BEEAVEN~E, Los cuatro galanes)
De la ficreza que representaba...
(VILLAVICIOSA, La Mosqaea, Vl)
Y hace que vivan en su precipicio...
(BOCiNGEL, Leandro y Hero)
Por la lujuria en que se precipita...
(VILLEGAS, Elegia IV)
Que ni te culpen por desalifiado...
(Cu BIto, Avisos a Fabio, tu carta... )
Iba la ninfa que se las pelaba...
(JACmro PoLo, Fdulta de Apolo y Dafne)
Que no permits en tu compania...
(REBOLLEDO, Trenos de Jeremias, 1)
Mas basten burlas, que si se ofreciera...
(MonTALVIN, Como padre y como rey, III)
Dosel florido de la primavera...
(CALDER6N, MaRanas de abril y mayo, 1)
Satisfacciones y desenojarte...
(CALDER6N, Casa con dos puerlas, I)


- 53 -












- 54 -


Aspid de celos a mi primavera...
(CALDER6L El mndico de su honra, 1)
Rompiendo leyes a naturaleza...
(JER6lumo DE CkNCER, Fdibala del Minotauro)
Con que luchabas y te defendfas...
(FRARCISCO MANUEL, Epistola a Licio)
Siendo impecable por naturaleza...
(LUis DE TEJEDA, La cena)
Y efectos sean de tus sentimientos...
(Luis DE TEJEDA, El peregrine en Babilonia)
Labran techumbres para sus alturas...
(PI EDO BASCL'oK. Cauliverio feliz, I, I5)
De las grandezas con que los oprimen...
(HERNANDO DoMIMGUEZ CAMARGO, San Ignacio, el hanquete)
No tengas cuenta con los revoltosos...
(ANTONIO HENRiQUEz G6uEz, El pasajero)
Aquel abrazo de naturaleza...
(L6PEZ DE ZIRATE, lgloga de Silvio y Anfriso)
Sino rigor, con que le solemnizas...
(TRI.LO r FIGOUEOA, Soneto IX)
Al que hace el gusto el agradecimiento...
(MORETO, El parecido en la core, HI)
En ver las plazas, y le considero...
(DIAMANTE, El valor no tiene edad, I)
Y Adonis gime las del peregrino...
Moderna envidia de las rozagantes...
(CARLOS DE SIGEOENZA T G6sGORA, Primavera indiana) I
El alma aumenta sus melancolias...
(MARTINEZ MENESES, El tercero de sa afrenta, I)

SHallo en el poema este verso imperfecto:
A las brefias que con caduco muro...












- 55 -


Que de las costas de la Andalucia...
(JUAN VLEL DE GUEVABA, El mancebdn de los palacios, Ill)
Es el inducas de las tentaciones...
(SoLis, Hermafrodito y Salmacis)
El pobre Ilega, con declamaciones...
(JUAN DEL VALLE CAVIEDES, Beatas)
Quien le acompafia, para la pendencia...
(FERNANDO DE ZARATE, Mudarse por mejorarse, III)

Hijo de Venus, y de sus maldades...
(AGUSTIN DE SAAZAn, Silva de La aurora)

Y no aqui s6lo mi superstici6n...
(BANCES CANDAMO, Las mesas de la forlana)
Cuando a aspirante en lo que mereciste...
(CONDE DE LA GRANJA, Soneto en Flor de Academias)



XI

LA ACENTUACION EN LA CUARTA SILABA: MUESTRAS
DE SU ABUNDANCIA

Doy ahora grupos de ejemplos tornados de unos cuantos
poetas, a fin de que se yea que esta prActica era sistematica y
no casual.
Lope de Vega (recuArdese que en las comedies estan en
reducida minoria los endecasilabos con relacibn a los octosi-
labos):
Vi un receptor de la chancilleria...
De chimeneas ni de caballetes...
(La noche toledana)
Y asi, vas lejos de mi pensamiento...
De Extremadura. Y en Guadalajara...
(Peribdiez)












- 56 -


Hechura suya y sus aficionados...
En el donaire, para que.tuviera...
(Don Juan de Austria en Flandes)
Del Hacedor de la naturaleza...
Monstruo serA de la naturaleza...
(La hermosa Ester, 1)
SNo quiere el rey, ni aun en naturaleza...
(Barladn v Josafat, I)
Suya la llama en el Deuteronomio...
Y que le vengue de sus enemigos...
(La buena guard, 1)
Son muy antiguas las enemistades...
(Las mocedades de Bernardo, I)
Que pesa much en el entendimiento...
(Los Benavides, III)
Haz que se acerque la de la patena...
(El villano en sa rineda, I)
El mal, la pena y el entendimiento...
(Los Vargas de Castilla, Il1)
Encomendado que en su sacrificio...
(La Santa Liga, 11)
C Mas que tenemos entretenimiento ?
(La niKa de plata, IlI)
Las nuevas minas y la plataforma...
Por acudir a las dificultades...
(El asalto de Mastrigue)
En ellos tienen el entendimiento...
(El halcdn de Federico, II)

Que no es milagro en la naturaleza...
Y que me dijo que le perdonase...
(El anzuelo de Fenisa)












- 57 -


El que naci6 con mis obligaciones...
d Td, no mandaste que me entretuviese ...
(La inocente Laura, I)
Malas palabras y desabrimientos...
(La viada valenciana)
Que los planets y los elementos...
(Los locos de Valencia)
Admiraci6n de la naturaleza...
(Los locos par el cielo, III)
Que tl no ignoras por dificultosas...
(El cardinal de Belda, I)
Las ironias y adubitaciones...
(Arte nuevo de hacer comedies)

Juan Ruiz de Alarc6n :

Y en dstos sirvo, que de su fortuna...
E a Dios pluguiera que su aventuranza...
(Los pechos privilegiados)
Lleve conmigo mis inclinaciones...
Y porque excede a la naturaleza...
(La cueva de Salamanca, I)
Imprima en ellos agradecimientos...
(No hay mat que por bien no venga, 111)
Donde ya libre de que me pudiera...
Desconocido, para que asegure...
(La culpa busca la pena, 1)
Que no refiero porque la supiste..,
(Los empeios de un engalo, II)
Mis pensamientos, mis inclinaciones...
Y diri hablando a los facinerosos...
Este silencio cuando notificas...
Y echaron suertes por mis vestiduras...
(El Anticristo)












- 58 -


Tirso de Molina :

La madre tierra como a su despojo...
(El condenado por desconflado, I)

Teje coronas para sus mujeres...
Y don Enrique de la fortaleza...
(La prudencia en la majer, I)

Muri6 Leonela de San Severino...
(Palabras y plumas, I)

Cuerdo castigo de mi inadvertencia...
(Amar por raz6n de estado, 11)

Ya no se estiman las conversaciones...
(No hay peor sordo..., II)

Sefiales dar de mi agradecimiento...
(El amor y la amistad, I)

Si no de ingrato, de desalumbrado...
(El amor mddico, II)

Nunca es valiente la jurispericia...
(Santo y sastre, III)

Descanso en brazos de tu cortesia...
(Los lagos de San Ticente, I)

Sans6n, Alcides y Sardanapalo...
(La repdblica al revs, I)

Trajo las suyas el de Calatrava...
Dicen que todos resucitaremos...
(La reina de los reyes;

Y yo tambikn de las persecuciones...
(La elecci6n por la virtad, II)

Fabio, mi hermano, que al de Monferrato...
(Ventura te di Dios, hijo)








'r


*f












59 -

Ocasionaron la soposiciones...
Dej6 en silencio los que conspiraban...
(Todo es dar en ana cosa)
Pues si enloqucce una desconfianza...
(La fingida Arcadia, III)
Cervantes:
Fud en mis alforjas mi reposteria...
(Viaje del Parnaso, I) *
Oh flor y fruto de los bailarines...
VAyanse todos por lo que cantare...
(El rafidn viudo)

Cierra la piedra de tu sepultura...
Y agora temo que la sepultura...
Que pisa aquel que de su pensamiento...
El desengaiio de mi pensamiento...
Hago buen rostro a la desconffanza...
Y los despojos de mis pensamientos...
Can el valor de tus merecimientos...
Darai ril muestras de tu desvario...
No hay que hacer caso de su sentimiento...
(Galatea, I-III)
Eugenio de Salazar:
La erudici6n de tus Anotaciones...
Con su elegancia y sus resoluciones...
(Epistola a Herrera)

Y para que ella le comunicase...
Por la cabeza de su monarquia...
Piden remedio para sus dolores...
De su majada y su recogimiento...
(Descripcida de la lagana de Mixico)

En el Viaje, III, el verso ( Fuera melindres, y cese la entena... debe
leerse, probablemente, como propone don Ricardo Rojas, a Fuera melin-
dres, icese la entena n.











- 6o -


De humores malos con melancolia...
Limosna pide con encogimiento...
Otros que piensan sin detenimiento...
Pidiendo injustas remuneraciones...
Y dar remate a mis comparaciones...
Finge mil ascos y revolvimientos...
(Sdlira contra los abusos de la Corte)

Juan Rufo, en La Auslriada (i584):

Que juntas tuvo con las teologales...
El poder libre de los vencedores...
Dieron lugar a que la exorbitancia...
Y nuestras guerras y peregrinajes...
La instancia misma con que se apelaba...
Era argument en que se comprobaba...
Asi miraban desde Talanquera...
Los mas comunes y particulares...
Es Almanzor, y por la femenina...
Os hace fuertes la naturaleza...
Los pertinaces de los convertidos... (Canto I)
La furia horrible de los torbellinos...
Previstos cursos de constelaciones...
Y mal armadas en invernaderos...
La preeminencia del anticiparse...
Que noche fuese, y la del Nascimiento...
La cual fu6 causa que los foragidos...
Marchando a priesa con sus escuadrones...
Al s6n de gaitas y de tamborinos...
Con qu6 palabras te agradeceremos... (Canto II)

SSon raros en Rufo los versos imperfectos :
Fabricando de su desconfianza... (Canto IV)
Probablemente contaba desde como palabra acentuada en este verso:
Sin pena, porque aun desde que mamaban... (I).













Alonso de Acevedo, en La creaci6n del Mundo (x615):

Con solas fuerzas de filosofia...
De los secrets de naturaleza...
De plata y oro, y la circunferencia...
Oh luz, fiel guia de los navegantes...
Ni sefialada con los horizontes...
Del Criador de la naturaleza...
Esti a porfia con el artificio...
Con las vigilias del desasosiego...
Sobre el bajel dela filosofia... (Canto I)
Del veloz cielo la circunferencia.,.
El cual del aire con las frialdades...
Y de sus rayos con la muchedumbre...
Que los topacios que resplandecian...
Con que nos fuerzan a que concedamos...
Y de los Sinas entire las regiones...
Inundaciones y esterilidades...
Cuando al principio de sus resplandores...
Y tantos son cuantas exhalaciones... (Canto II)

Fray Jos6 de Valdivielso, en la Vida de San Josd :

Las cirreas aguas ni la compaffia...
Y 61 mismo es limpio por naturaleza...
Un nombre igual a su merecimiento... (Canto 1)
Tiempo de gracia y de misericordia...
Perdi6 mi gracia por su inobediencia...
Los coronistas, los historiadores...
Los heroes fuertes, los legisladores
y de sus patrias los libertadores...
Lleno de luto y de melancolia...

SUna que otra vez tiene Acevedo versos imperfectos:
Rompe el cielo con tus alas ventosas... (Canto II)
Y el que por su naturaleza flaca...
Porque como de su naturaleza...
Saturno desde su morada fria... (VI)


- 6 -











- 62 -


A quien la gracia y la naturaleza...
Amnor divino quc en las soberanas... (Canto II)

Luis de G6ngora:

Purpireas rosas sobre Galatea...
Segur se hizo de sus azucenas...
(Polifemo)

Al padre en tanto de su primavera...
La mayor gloria de su monarquia...
La hiedra acusa, que del levantado...
La ceremonia en su recibimiento...
Gracias no pocas a la vigilancia...
(Panegirico al Duque de Lerma)

La alta cenefa, lo majestuoso...
MAs de fierezas que de cortesia...
Los mismos autos el de sus cristales...
De los serranos que correspondido...
El menos Agil, cuantos comarcanos...
Pisar queria, cuando el populoso...
Cenizas hizo las que su memoria...
El vellt, flores de su primavera...
La blanca espuma, cuantos la tijera...
Entre opulencias y necesidades...
Pis6 del viento lo que del ejido...
Lo grave tanto, que lo precipita...
Liberalmente, de los pescadores...
Conservarin el desvanecimiento...
El lagrimoso reconocimiento...
Felices afios, y la humedecida...
Fire luego, la que en el torcido...
A la barquilla, donde la esperaban...
Bebi6 no s6lo, mas la desatada...
Mientras ocupan a sus naturales...
(Soledades)












63 -

El suefio, autor de representaciones...
(Soneto a Varia imaginaci6n... )
Y se la ha puesto sobre su cabeza...
(Soneto ( Por niiear... a)
Que eran en marzo los caniculares...
(Soneto ( Dublete de esa puente...a)
Mis con el silbo que con el caSado...
(Soneto a Sacro pastor... )
Que el mayor mArtir de los espafioles...
(Soneto a Sacros, altos... n)
Y las reliquias de su atrevimiento...
(Soneto a Verdes hermanas... a)
Mi rostro tifies de melancolia...
(Soneto a Herido el blanco pie... a)
Mal vadeados de los pensamientos...
(Soneto (( Cosas. Celalba mia... a)
Es sucio Esgueva para compafiero...
Sefiora tia, de Cagalarache...
No, que en ladrando con su artilleria...
(Soneto a De donde bueno... a)
Nunca yo tope con sus sefiorias...
(Soneto a Sefiores Corteggiantes... a)
No vi mis fuerte sino el levantado...
(Soneto ( Llegu6, seiiora tia... a)
Soga de gozques contra forastero...
(Soneto a Pisd las calles... a)
De fiera menos que de peregrino...
(Soneto (( Restituye a tu mudo... a)
Entre los remos y entire las cadenas...
(Soneto a Florido en anios... )
Suple las frutas de que se corona...
(Soneto ( Mis alharcoques... a)












64 -

Escondi6 a otros la de tu serpiente...
(Soneto a Los rayos... )

Pues de mis ojos que desvanecida...
(Soneto u Ser pudiera... )

Oh, aquel dichoso, que, la poderosa...
(Soneto ( En este occidental... ,)

Oh, cuanto tarda lo que se desea...
(Soneto ( Camina mi pensi6n...)

Sino galanes del Andalucia...
En el torneo de la valentia...
(Soneto ( Hermosas damas... ,) '

epugna a leyes de naturaleza...
No hay elemento como el empedrado...
(Soneto atribuido ( Quedando con tal peso... n)'


L El primer verso de este soneto deberia contarse en el tipo B :
Hermosas damas, si la pasi6n ciega...
Pero es possible que, para el poeta, el acento do pasi6n, en la novena
silaba, compensara la ausencia de acento en la octava.
Casos semejantes son estos versos del Pollfemo:
Luciente paga de la mejor fruta...
Y el garzon viendo, cuantas mover pudo...
Y este de las Soleddes :
Alegre pisan la que si no era...
SEs extrafio encontrar en este sabio artifice estos versos imperfectos:
Sefas diera de su arrebatamiento...
(Soledades, I)
Ni de las peregrinaciones rota...
(Soneto Montaia inaccesible... .)
Coturnos de oro el pie, armiios vestida...
(Soneto La aurora... )
En el ultimo, el problema es la sinalefa forzada entire la palabra pie, que












65 -

Bartolomb Leonardo de Argensola:

Y el no acudir de los setentrionales...
Fuerzas tenfan, pero divididas...
Y esto sin fraudes y sin simonias...
Seiial, oh Euterpe, que con el deseo...
Lo excuse luego, porque considera...
(A Euterpe) '

Que en los umbrales de la adolescencia...
Arando surcos en los materiales...
Le da otros plazos y contemporiza...
Se opone a Dios y a la naturaleza...
Y digo al fin que si los aborreces...
(SAtira e Dicesme, Nudo... )*s

lleva el acento central del verso, o debiera llevarlo, y la palabra arminos,
cuyo acento viene a quedar contiguo al de pie.
El verso que en mi trabajo de g919 di como ejemplo de acentuaci6n
en cuarta y s6ptima silabas (B'),
Jaspe luciente, si palida insidia...
no pertenece al tipo. D. DWmaso Alonso, en el studio mencionado en
nota anterior, corrigi6 mi error y seflal6 la recta lectura:
Jaspe luciente, si, pflida insidia...
Pero si son del tipo B' estos dos:
Tributo humilde, si no ofrecimiento...
(Sonato a Corona de Ayamonte... *)
A ver un toro que en un nacimiento...
(Soneto Salf, senior don Pedro... a).
SEn otra version hay diferencia de palabras, pero se mantiene el tipo
de verso:
Y la que boy dura en los satentrionales...
Fuerzas mostraban, pero divididas...

*En otra version:
Da nuevos plazos y contemporiza...
A las de Dios y la naturaleza...











66 -

Como en la corte me la represento...
En la abundancia de tu patrimonio...
Nueces y almendras en sus ataddes...
(A Don Francisco de Eraso)

Y no me aguarde la tumultearia...
Y 6sta no es tanta que me desanime...
En el ropaje de las vestiduras...
Se acreditase con la demasia...
(Epistola ( Con tu licencia... a)

No es la miAs grave de las servidumbres...
(Soneto aTu aliento, Herminia... n)

Huye a tus manos, y con osadia...
(Soneto a Ese pijaro, Cintia... a)

Fiel y segura para mi sosiego...
(Soneto (Huye de ti... ,

Alguna parte de los eslabones...
(Soneto a Estis libre, Dam6n ... a)

Algunas veces se nos permitia...
Mas oh Senor, cuando se nos conceda...
Y aquellos mismos que a la servidumbre...
(Super flumina)

Contra el caudillo que desamparaste...
Tu fuerza entregas a sus influencias...
(Epistola a No te pienso pedir... a)

Del capirote y el de las pihuelas...
Te fertiliza, sin que la fortuna...
Asi en los parts del entendimiento...
De estos jiiicios, sino por experto...
(Sitira a Don Juan, ya que me he puesto... ,)











67 -

Bernardo de Valbuena :

Hermosos soles de mi primavera...
Que hay en los cofres de la hermosura... (I)
Al mismo corte de tus invenciones... (II)
Saqu6 una hortera para mi Tirrena... (IV)
Dos pastorcillos que entire los pastores...
Ahora, en tanto que con la corteza...
Tengo guardadas, para que con ellas...
SY estos ya dichos, por que de tu mano... (V)
Si yo dijese que de mis fatigas...
Dulce regalo de mi pensamiento... (VIII)
Aqui la muerte, por que de mi vida... (IX)
En esta sombra, mientras que tejia... (X)
(Siglo de oro)
De no ajustarse a tu merecimiento...
Arco defienden los que en sus regiones... (I)
Se acaba, muere, y desde la bocina... (III)
El oro hilado que con las voltarias... (IV)
(La grandeza mericana)
Tristes tragedies a los lastimosos... (I)
Ingrata Gila, pues por complacerte...
Mas. la inconstante, cuyo fundamento... (VI)
En una cueva, donde la violencia... (VIII)
Dulcia llamada, cuya gentileza... (XI)
(El Bernardo)

Francisco de Rojas Zorrilla :

Sin que recele sus temeridades...
Mi hermano sale con el Almirante...
Ya estoy herida de tus sinrazones...
(Peligrar en los remedies)
No tu silencio por desconsolarme...
(Los bandos de Verona, 111)












- 68 -


Tan satisfechas mis temeridades...
(Progne y Filomela, 111)
Indignarmme con el amenaza...
Del curso-propio con que se movia...
(Entre bobos anda el juego)
Yo dije siempre que le aborrecia...
(No hay ser padre siendo rey)
Doctrina das a la filosofia...
(Del rey abajo ninguno, III)
Pues son precisas las obligaciones...
(Donde hay agravios no hay celos, 111)

Sor Juana In6s de la Cruz:

Si no saliera por la comisura...
Y es algo menos en su ligereza...
Que el tal no sabe lo que se murmura...
(Retrato de Lizarda)
Amor empieza por desasosiego...
(Soneto que empieza asi)
La ltima line de lo despreciado...
(Soneto a Cuando mi error...
Poner bellezas en mi entendimiento...
(Soneto ((En perseguirme... )
Si diste busco el agradecimiento...
(Soneto ((Que no me quiere Fabio.. a)
Los simulacros que la Estimativa...
Sino que daban a la fantasia...
En si, mafiosa, las representaba...
Los que unos hizo de naturaleza...
Pobre con ella en las neutralidades...
Ciencia former de las universales...
Discurso fia su aprovechamiento...
Continue curso de la disciplina...












69 -

De humor terrestre, que a su nutrimiento...
Da las espaldas al entendimiento...
De investigar a la naturaleza...
Abiertas sendas al entendimiento...
(Seeho)
Mira que juzgo que precipitada...
(Auto del Divino Narciso) I



XII

LA ACENTUACI6N EN LA CUARTA SILABA; SIGLO XVIII

Durante el siglo xvm el tipo B' perdura, y es caso digno
de sefialarse el que abunde hasta en los preceptistas como
LuzAn y Hermosilla:

Cuando era menos mi melancolia...
(CAgIZARES, El honor da entendimiento, I)
Que ha de ser catre de la primavera...
(ZAMORA, El Iechizado por fuerza, 11)
Que fija el giro de las estaciones...
(PERALTA BARRUEVO, Lima fundada, II)
El lucimiento, con que se emularon...
(Luzia, Juieio de Paris)
La just satia del conocimiento...
(JORGE PITILLAS, SAtira 1)
Que el hombre mire por sus circunstancias...
Subcn los diablos por escotillones...
(RAMnN DE LA CRUZ, El Maluelo)

SEn largos afios de familiaridad con la obra de Sor Juana, s61o le he
encontrado este verso imperfecto, en El divino Narciso:
La ocultemos, por que el gemido ronco...











70 -

Aquella tigre que precipitados...
(PoacEL, El Adonis, igloga IV)
Contase asombros dc su continente...
(FRANCISCO RBuI DE LE6N, La Hernandia, 1)
El oro apartas de los resplandores...
(CarYrEan CABRERA QUINTERO, Satira VIl de Horacio)
Anuncio fausto de beneficencia...
(SoMozA, Soneto XV)
Adornar basta la naturaleza...
(MELmIuE, cita de Benot)
Y sefialando a la que fervorosa...
(VACA DE Guzmin, El triunfo sobre el oro)
Favor pedimos los que redimiste...
(FnAr DIEGO GONzLEZ, Te Deam)
Seran eternos, inmortalizando...
(GaaciA DE LA HUERTA, Los bereberes)
MAs que la incasta reedificadora...
(NIcoLs DE MORATri, Sitira II)
Con vana audacia, y el Omnipotente...
(CADALSO, pasaje de Milton)
Serb, y esthril tu arrepentimiento...
(JOVELLAOS, Epistola a Arnesto)
MAs compania que su pensamiento...
(SAMANIEGo, La lechera)

SBESOT, en su tratado de Prosodia y versificacidn eastellanas, tomo III,
pigs. 159-i63, cita como ( versos mal hechos muchos del tipo B', espe-
cialmente del siglo xvrti: Pitillas, Fray Diego Gonzalez, Garcia de la
Huerta, Esc6iquiz, Samaniego, Iriarte, Jovellanos, Leandro de Moratin,
Hermosilla, Arriaza, Juan Gualberto Gonidlez. No dice de d6nde los
toma. Personalmente, nunca he tropezado con el tipo B' en la obra de
Melindez, a pesar de que el verso citado arriba to mencionan Hermosi-
Ila y Juan Gualberte GonzAlez antes que Benot.







I,-



'': 7iI -


Y tanto piensas que me costaria...
6
(IRIARTE, La hormiga y la pulga)

Naranjas chinas, y en las soberanas...
([GLESIAS, Egloga I)

Ya con constancia belerofontea...
(FORaER, Sdlira contra los vicios de la poesia)

El mismo exceso de la desventura...
(Esc6rquz, Paraiso perdido, II)

La nueva secta de sensibleria...
(VARnAS T PONCE, Proclama de un solterdn)

Con sus cabezas y las de sus hijos...
De los troyanos y de sus esposas...
(HERMOSILLA, Iliada)

Y sin la ayuda de los inmortales...
Luego no existe en la naturaleza...
(MARCHENA, De nalura rerum, 1)

Tranquilo en tanto que la numerosa...
(LAiDROo DE MORA&Ti, Los pedantes) I

Duermes entire ellos, y tu respetuosa...
Sin gasto alguno de naturaleza...
Voy a cumplirlos, os aseguraba...
(MANUEL MARIA DE ARJONA, SAtiras de Horacio, 1, I)

La turba vil de sus adoradores...
(BLAnco WHITE, Epistola a Forner)

Abarca y cifie las extremidades...
(Gownz LE CAPTAJAL, Salmo XCIV)


Moratin el hijo usa el tipo B' s6lo en poesias escritas en su juven-
tud. Despubs lo abandon.


5.












- 72 -


El tipo desaparece poco despu6s de 18oo: ya no se en-
cuentra, por ejemplo, en Quintana ni en Gallego En los
primeros afios del siglo xix es mis comlin en poetas ameri-
canos que en espaiioles:

Subsiste el todo, y que los elementos...
Y quin dira de sus indefinibles...
(OLMEDO, Ensayo sabre el hombre)

Muchas regions, bajo los auspicios...
(BELLO, A lu vacana, 18o6) '

Esta es la voz de la naturaleza...
(CAUILO HENRIQUEZ, a En esta oscuridad... e)

Librar su imperio de los espafioles...
(ZEQUEIRA, Batalla naval de Corl~s)


SJUA GUALBERTO GONZALEZ, en sus Apuntes sobre versificacidn caste-
lana comparada con la latina (Obras completes, tomo III, Madrid, 1814 :
v. pig. 23), dice : e Aunque en buenos poetas antiguos y modernos se
encuentran innumerables endecasilabos sin acento desde la cuarta hasta
la dccima, lo cual bastaria para defenderlos, hoy parece que estin gene-
ralmente desechados y que s6lo por necesidad o par descuido se hacen
algunos todavia ,. Cita once ejemplos, comcnzando en Garcilaso y ter-
minando en Hermosilla; cita ademis versos de Horacio que, leidos con
sola atenci6n a los acentos, resultarian parecidos:
Sive facturus per inhospitalem...
Crispe Sallasti, nisi temperalo...
Todavia en su vejez Bello describe en La oracidn por todos (1843):
Profunda sima adonde se derrumba...
Es muy probable que considerara que adonde, palabra trisilaba, debiera
contarse como palabra plenamente acentuada, aunque s61o lo esta d6bil-
mente. Recu6rdese que 61 condenaba los versos del tipo B' como insufi-
cientemente acentuados.
En Jos6 Maria Heredia, version del canto Al Sol de Osiin, hallo este
verso semejante :
Te regocijas. Cuando las borrascas...











73 -

A proporci6n de los merecimientos...
(SARTORIO, Himno de San Pedro Damiano)
Esta maiiana que se levant6...
(AiASTASIO DE OcuOA, La respuesia concisa)
Por tus servicios y lo que mereces...
Y eran presagio de lo que serias...
Esos tus ojos misericordiosos...
Venid, verdis la Pacificadorn...
Que poco tiempo se concederia...
Nuevas miradas de misericordia...
Y que obra fu6 de tu sabiduria...
(NAVARRETE, Poema de la pa:)

En vano, en vano la filosofia...
Para dar curso a la filosofia...
Y el hombre, duefio de su pensamiento...
(JUAn CRUZ VAREI.A, A la libertad de imprenta)
Mi tierno llanto, o sin que me anegaras...
(FRANCISCO ORTEGA, La maisica) '


XIII
LA ACENTUAClUN EN CUARTA SfLABA: SU RAREZA
EN EL SIGLO XIX

Despus, ao largo del siglo xix, versos del tipo B' s61o
aparecen como rarezas esporidicas, explicables como inad-
vertencia, o bien, en poetas como Espronceda, o Batres, o
Hartzenbusch, o Javier de Burgos, o Manuel Acufia, como
influencia de la leclura de poetas de siglos anteriores:

SConsiltese mi trabajo La mdtrica de los poetas mexicanos en la dpoca
de la independencia, en el Boletin de la Sociedad Mexicana de Geografia
y Estadistica, 1913.


-l;.sr












74 -

Alli vi al Cgsar. Por sus beneficios...
(HIDALGO, ligloga I de Virgilio)

Encubre el velo de melancolia...
(ESTEBAN ECHEVERRnA, El y ella)

En un tratado de filosofia...
Lleg6 aterrando a la secretaria...
Y oyen discursos sin que satisfagan...
(EspRONcEDA, El diablo mundo, III)

Se ve, se siente. La filosofia...
Entonces vino el arrepentimiento...
Y tu alto nombre a la inmortalidad...
(FAsncIsCO Mucoz DEL MOTrE)

No me limito a la literatura...
De la moral y la filosofia...
Carg6 con 6l a la Recolecci6n...
Initilmente los economistas...
En el valor y en el desembarazo...
(JosE BATES Monr~FAB)

En las regions de la eternidad...
(FERNANDO CALDER6o, El torneo, 111)

Del paraiso en sus melancolias...
(JUAN CARLOS G6Ez, El tiempo)

Cuentos de Homero y de Maricastafia...
(CAPOAMOR, El tren express)

Sola ya, madre de los pecadores...
(NICOLAS URESA DE MENDOZA, Dia de Dolores)

Si abre sus senos para guarecerte...
(HARTZENBuscn, Los amantes de Teruel, IV, edici6n de 1836)

Muri6 la Grecia, y sobre sus escombros...
(GUILLERMO MATTA, Un cuento endemoniado)












75 -

1l me contuvo cuando despechado...
Viejo precito, para que malgaste...
Por la mariana, para que a la tarde...
Y con qu6 objeto la desenvainaba...
(BGRGos, Satiras de Horacio)
Copa empinaba desde el mediodia...
(MIGUEL ANrosIO CARo, Epistolas de Horacio, I, i0)
La imitaci6n de sus antepasados...
A los que, amigos del anacronismo...
Bajo la losa del escepticismo...
(MANUEL AcU A)
La cual no es otra, como con acierto...
Que no le amabas, sino que me consta...
Nombre le da, y como si empezase...
(JAIME CLARK, traducci6n de Hamlet)
Partido el disco con que se abroquela...
(JEIARO ALENDA, Batracomiomaqaia)
Pero ann es joven, cual si con sus manos...
(ZoaRILLA DE SAN MARTIm, Tabar;, 1) 1



XIV

EL ENDECASfLABO ANAPISWICO EN LA POESfA POPULAR

El endecasilabo anap6stico (B3), que los sucesores de
BoscAn y su grupo evitaron cuidadosamente, tuvo vida pro-

Estas muestras pueden parecer muchas. pero son todas las que he
encontrado en autores del siglo xix a lo largo de muchos aflos de fami-
liaridad con la poesia de Espafia y AmBrica, mientras que en cualquier
poeta de los siglos xvi, xvn o xvIm se hallan en gran nimero, seg6n
demuestro con las citas de Lope, Tirso, Ruiz de Alarc6n, Cervantes,
Rufo, Acevedo, Valdivielso, Valbuena, Salazar, BartolomB de Argensola,
G6ngora, Rojas Zorrilla y Sor Juana In6s de la Cruz.


r-


*^ *'- '" *











- 76 -


pia en los siglos xviy xvu: no se us6 como verso definido,
independiente, pero si como una de las formas que entraban
en la versificacibn fluctuante de las canciones populares,
especialmente enlas emparentadas con las de origen gallego:
Molinico cpor qud no mueles?
Porque me been el agua los bueyes.
Toledano, alzo berenjena.
Yo no las como, que soy de Llerena.
Esta cin'ta, de amor toda,
quien me la di6 d para qud me la toma ?
Por una vez que mis ojos alce,
dicen que yo le mat6...
Lo que me quise me quise me tengo,
lo que me quise me tengo yo.
d San Juan el Verde pas6 por aquf ?
M;As ha de un afio que nunca le vi.
i Valame Dios que las Ansares vuelan!
i Valame Dios que saben volar!
Vayan cautivos el rey y la reina...
Seis reales dan por el tordo de Juana,
seis por el pico y seis por la lana.
Yo que lo s6, que la vi, que lo digo,
yo que lo vi, que lo digo, lo sd.
Los poetas cultos, desde el siglo xvu, adoptan esta versi-
ficaci6n fluctuante en canciones de corte popular que inter-
calan en novelas y en comedies o como estribillos en
composiciones liricas:
Molinito que mueles amores...
muele favors, no muelas cuidados,
pues que te hicieron tan bello los cielos...
(LOPE, San Isidro, 1)












- 77 -


Que las almas heladas enciende
y es de sus penas descanso y alivio...
(LOPE, El Cardenal de Belin, 1)
Florecitas que Rut bella pisa.
mientras sus.ojos regadas os ven...
(Tnaso, La mejor espigadera)
Ruisefior que volando vas,
cantando finezas, cantando favors,
i oh, cuinta pena y envidia me das!
Pero no, que si cantas amores
t6 tendras celos y t6 llorarfs...
(CALDERo6, Los dos amantes del cielo, 1)

i Ay, c6mo gime, mas ay, c6mo suena,
gime y suena
el remo a que nos condena
el niiio Amor!...
(G6aGORA, ( Contando estaban sus rayos... a)

MarizApalos era muchacha
muy adorada de Pedro Martin...
(JERAimn CAMARGO)
i Para la Maya. que es linda y galana !...
(QUIioNES DE BENATENTE, enlrem6s de La Maya)

En Calder6n esta versificaci6n se regulariza, despues de
gran variedad de ensayos, y acaba por suprimir el endecasi-
labo (BS), reduci6ndose a decasilabos y dodecasil'abos com-
binados a veces con hexasilabos:

Sierpecilla escamada de flores,
intent correr,
cuando luego detienen sus pasos
prisiones suaves de rosa y clavel...
(CALiDEn6, El castillo de Lindabridis, 111)














Si no han vuelto hasta ahora los ojos
que todos llevaron los novios tras si...
(FanScIsco MANUEL, Letra para cantar) I

La poesia popular-no adopt esta regularidad y tendi6 a
mantener el endecasilabo anap6stico como eje de la versifi-
cacibn en canciones de las que com6nmente se llaman de
gaita gallega:

Tanto bail6,con la hija del cura,
tanto baild que me di6 calentura...

Se halla tambi6n en letras de la danza prima de Asturias:

j Ay pobre Juana de cuerpo garrido!...
Muerto Ic dejo a la orilla del rio...'


Esta combinaci6n deca-dodecasilaba reaparcci6 en la Bpoca del mo-
dernismo, acompafiada a veccs del quebrado de seis silabas:
Que me deje una estrella en los labios
y on tenue perfume de nardo en el alma...
(JuoAN Bonamo, Ultima rima)
Otra vez, hasta el nido sombrio
do mueres de frio, sin alma y sin voz,
en un triste y desierto paraje,
ha venido a dorar tu plumaje
un rayo de sol...
(DuLcE MabiA BORaBRO, Nuewv vida)

SCons6ltense: MiLi, Del decasitabo y endecasilabo anapisticos y De la
poesia popular gallega, en el tomo V de sus Obras; mi libro La versifi-
cacidn irregular e, laI poesia easlellana, capitulo II, parbgrafos so-ir,
16, 20 y 28, capitulo III, parigrafos 7, 1o, 20 y 23, capitulo IV, pari-
grafos 4-6, so y 18, capitulo V, parigrafos I-o ; y el trabajo de JuLlo
VlcC.A CIFUENTES, Sobre dos formas del endecasilabo a minori, en sus
Esludios de mdtrica espariola, Santiago de Chile, 1929 (a pesar de sus
caprichos de preceptista e insuficiencia de informaci6n).












- 79 -


XV

EL ENDECASfLABO ANAPiSTICO EN LA POESIA CULTA:
SIGLOS XVIII Y XIX

Ademis, como verso independiente se einpez6 a cultivar
el endecasilabo anapistico en el siglo xvum y asi sobrevivi6,
pero como especie de metro raro que s6lo aparecia de tarde
en tarde:
Cierta criada la casa barria...
Cierto Ricacho, labrando una casa...
(IRIARTE)
Suban al cerco de Olimpo luciente...
Huyan los ailos en rApido vuelo,
goce la tierra durable consuelo,
mire a los hombres piadoso el Sefnor...
(LEANDRO DE MORATiN, Los padres del Limbo)
Pues otra vez de la barbara guerra
lejos retumba el profundo rugir...
(HBREDIA, lIimno de guerra, 1826)
Aben Amet, al partir de Granada,
su coraz6n desgarrado sinti6...
(Traductor desconocido de la Romance mauresque de Martinez
dela Rosa en su Aben lanmeva, version francesa primitive)

Entre la bruma y espesa neblina,
entire el celaje que vela la mar...
(JiCAmPRon6s o RAM1os CABnRI6SO Marina. I)
Brillan las nubes en nicar y en oro...
(ASToslo ARnAO, Cancidn) 1

i Consdltense: EDUARDO DE LA BARRA, El endecasilabo dactliico, Rosario,
1895 (justifica el lipo B3, pero no se da cuenta de que el tipo B' habia
tenido curso normal); mi nota La versificacidn de Heredia, en la-Re-
vista de Filologia Hispdnica, t942, IV, 171-12a.











- 8o -


XVI
EL ENDECASILABO ANAPNSTICO DESDE RUBEN DARfO

Cuando Dario resucita este tipo de endecasilabo en el
P6rtico at libro En tropel de Salvador Rueda (1892):

Libre la frente que el casco rehusa,
toda desnuda en la gloria del dia,
alza su tirso de rosas la musa
bajo el gran sol de la eterna armonia...,

provoca la conocida discusi6n en que Clarin revela haber
olvidado sus clisicos y conocer poco los cantares de gaila,
mientras Menendez Pelayo los evoc6 inmediatamente'.
Dario se permit libertades en el metro: a veces suprime
el acento en la silaba s6ptima:

Que 61 daba al viento con su cornamusa...
Las muelles danzas en las alcatifas...

y se atreve a introducir el endecasilabo creciente, agregando
una silaba inerte despues del acento en la cuarta:

Caja de m6sica de duelo y placer...

Manuel GonzAlez Prada escribi6 buen nimero de compo-
siciones en endecasilabos anap6sticos: el Rondel e Tiene la
Luna caprichos de nifia... ,, el Pdntum c Alzando el himno
triunfal de la vida... n, el Ritmo sin rima t 4 Son inviolables
doncellas los 16xicos?... n, el Rondel c Es la mariana la alegre
chiquilla... ,

SCons6ltese el articulo Dilucidaciones, de Dario, al final de su libro
El canto errante, Madrid, 9go7.










4











81 -

flay muchos cultivadores del anap6stico despubs de su
ruidosa reaparici6n. Lugones, al final de Las cigarras:
F6til cantora, sonora cigarra,
en la alegria de tu aire ptieril
crispa su prima gentil mi guitarra,
bate su parche mi azul tamboril.

Eduardo Marquina, en pasajes de Vendimidn y en los ver-
sos laudatorios para La casa de la primavera, de Martinez
Sierra:
Esta caudal plenitud de bonanza...

Unamuno, en uno de los cantos de su Romancero del des-
tierro, el que comienza:
Logre morir con los ojos abiertos...

Enrique Banchs, en la Balada del putiado de sol:
Llenas estan las herradas, mis hijas
Madre, lo estin, las lienamos al colmo...

Gabriela Mistral, en el Recado para las Antillas:
Anda el cafe como un alma vehemente...

Jorge Guill6n, en Noche encendida:
Tiempo d prefieres la noche encendida P...

Rafael Alberti, en Madrid por Cataluiaa:
Todos cantando pronuncien tu nombre...

y en Espaiia, de la Invitacidn a un viaje sonoro (1944):
Lloren aquilos laddes de Espaiia...

Eugenio Florit, en Viejos versos de hoy :
Este sentir que la vida se acaba
y ya no ver mAs que niebla en redor...
6





L -











- 82 -


XVII

RETORNO AL ENDECASILABO DE GARCILASO


Con Ruben Dario el endecasilabo vuelve a la situaci6n en
que se hallaba con Garcilaso : se mezclan libremente los cua-
tro tipos (A, BI, B2 y B3):

Monsieur Prudhomme y Homais no saben nada.
Hay Chipres, Pafos, Tempes y Amatuntes,
donde al amor de mi madrina, un hada,
tus frescos labios a los mios juntes.
Sones de bandolin. El rojo vino
conduce un paje rojo. d Amas los sones
del bandolin, y un amor florentino ?
SerAs la reina en los decamerones.
Un coro de poetas y pintores
cuenta histories picantes. Con maligna
sonrisa alegre aprueban los sefiores.
Clelia enrojece. Una duefia se signa...
(Divagaebin, 1894).

Sus rosas aun me dejan su fragancia,
una fragancia de melancolia...
Sino cuando en la dulce primavera
era la hora de la melodia...
Y vigor natural, y sin falsia,
y sin comedia, y sin literatura...
Tal fu6 mi intent, hacer del alma pura
mia, una estrella, una fuente sonora,
con el horror de la literature
y loco de crep6sculo y de aurora...
(P6rtico de Cantos de vida y esperanza, 19o5)-












- 83 -


Cabellos largos en la bohardilla,
noches de insomnio al blancor del invierno,
pan de dolor con la sal de lo eterno,
y ojos de ardor en que Juvencia brilla...
(Balada en honor de las musas de care y hueso)
Mortifichron con las disdiplinas
y los cilicios la care mortal
y opusieron orando las divinas
ansias celestes al furor sexual...
Herido el cuerpo bajo los sayales,
el espiritu ardiente en amor sacro...
y fueron castos por la santidad...
Poder matar el orgullo perverse
y el palpitar de la care maligna...
(La Caritja) '

Esta renovacibn, Ruben Dario la hace 61 solo, sin partici-
paci6n de sus compaiieros en la iniciaci6n del movimiento
modernista, Marti, Guti6rrez Nijera. Casal, Silva. El grupo
inmediato si adopla el endecasilabo renovado :

VscuA CIvUENTEs, en sus Estudios de mdtrica espafola, pig. I13, dice
(atribuy4ndolo, sin fundamcnto, al critic uruguayo Lauxar) que s6lo
hay diez endecasilabos de acento en cuarta (B') en today la obra de Dario.
Cualquiera puede comprobar que hay mis ; los hay en gran parte de las
composiciones en o con endecasilabos (que no son muchas) despu6s de
Prosas profanas : ademis de las cuatro que cito, y que contienen trece
de esos verses, v. Ama tu verso, Los tres Reyes Magos, Sonelo a Cervan-
tes, En el pais de las alegorias, Carne, celeste carne..., Canto a la Argen-
tina, Balada sobre la sencille: de las rosas perfectas, el soneto Espaliol, Pox.
Coincidencia : Jos4 Maria de Heredia, el poeta cubano que escribia
en francs, el author de Los trofeos, compuso en 1go3 unos sonetos en
homenaje a su primo y hom6nimo n el cantor del Niagara n, con motive
Sde so centenario, y en ellos aparece un endecasilabo do acento s6lo en
cuarta, fruto de su familiaridad con los clisicos castellanos:
Al evocar a los conquistadores...












- 84 -


Complicidad con la naturaleza...
Metamorfosis de su cabellera...
Que ha fatigado a la filosofia...
(AMADO NERVo).

Se va la luz. Y la naturaleza...
La for azul de la melancolia...
(Luis URBmA).

Si no surgieran junto a la piragua...
A la ventura que lo diviniza...
Que sobre el surco se arremolinaba...
La operaci6n de la desgranadora...
(LEOPOLDO LUGosES)

El gesto oscuro de los lefiadores...
Abri6se el lecho de tus primaveras...
Onde6 la danza de las bayaderas...
Nirvana gris de la naturaleza...
(J.Iro HERRERA T REISSIG)

Limpia canci6n, mas bajo la ventana...
Que se desmayan y que se despegan...
Inesperado en la policromia...
Jugo de acibar para el pensamiento...
(EnRIQUE GonZiL. MARTiNE)

Y mulas pardas en las sementeras...
Dicta lecciones de Caballeria....
Ese arbolillo en que nadie repara...
(ATroTIO MACHADO)

Primera mancha de los azahares...
El oro viejo de su cabellera...
Los currutacos y las mirliflores...
(MANuRL MACHADO)












- 85 -


Aire de cumbre es el que se respira...
Tape su polvo mis pobres orejas...
Su escalofrio me tupe de calma...
Sentada mira sobre el altozano...
(UNAMUNO)
El pie que vence, y el entendimiento...
Y el aire vago de la madrugada...
En el paisaje de la primavera...
Los olivares de la madrugada...
(JUAN RAYm6 JiMaimz)
Y las dos torres de la catedral...
Los hombres secos y reconcentrados...
(VALLE INCLiS)
La mariposa en su policromia...
Desapareci6 tras de la serrania...
Y comprendimos que sus liliales...
(G~UILERMO VALENCIA)
Y lecho azul de la imaginaci6n...
Crea el dolor y el arrepentimiento...
Deja de ser, para que te deploren...
(EDUARDO MARQUINA)
S6 de una calle junto al hospital...
En primavera : los convalecientes...
Te hace mAs tersa y dorada la piel...
Dentro de mi palpitante la siento...
d Visteis a Shelley, le visteis de cerca ?...
(ENRIQUE DiNE C(,EDo)

Para las piedras y para las rosas...
Del coraz6n de la naturaleza...
(FRANCISCO VILLAESPESA)

Me infunde un soplo de soberania,
de predominio y de solemnidad...
(JosS SANTOS CHOCAKO)











- 86 -


Como se ve, en la renovaci6n predominaba el tipo de
acentuaci6n en cuarta silaha sobre el tipo anapestico. Actual-
mente hay poetas que sblo mezclan tres tipos (A, B1 y B2):

i Toda real en las apariciones!
Hacia la gloria del gain temprano
van en volandas blancas algazaras...
(JoaRG GutLL Galdn temprano)

Arde en sus ojosla revelaci6n.
La luz serena bajo la pantalla
i c6mo apacigua a6n mi coraz6n !...
CQue nada sabes ni mi angustia induces?
i Cierra tus ojos como cicatrices!...
(RAFAEL ALBERTO ARRINTA, Revelacidn)

Rigen la vida silenciosas leyes
de una honradez total, con ese ritmo
seguro de los dias y las noches,
de los inviernos y de los estios...
(ARTURO CAPDEVILA, Canto de bendicidn)

Cuando a altas horas de la madrugada
torno a mi barrio con el ceilo Aspero,
gusto de contemplar mis cuatro pinos...
(FlERsNDEz MORENO, Pinos)

Es precise caer, quemar jardines...
Ahogar la bestia entire los querubines...
La rosa inmensa, la ciudad quebrada...
(SARA DE IB iEZ, Soliloqluos del soldado, V)

En un haz de parAbolas maduras...
Flor y decor de la geometria...
La claridad de la circunferencia...
En danza inm6vil y en azar de acero...
.EDUARDO Goz.Ltrz LANUZA, Egloga III)












- 87-
I 9


Tengo mi rio sin cesar me alcanza...
Con aventuras y descubrimientos,
entire piedras y pijaros y lumbres...
(VLCEmNT BARBIERI, Estancias de agonia, XVI)

Otros poetas mezclan los cuatro tipos:
Un monte negro que se contornea
siempre, para alcanzar el otro monte...
i Hasta el moment de la sien ardiendo,
del cascabel de la antigua demencia
y de la trampa en el v6rtice rojo!
(GARRIELA MISTRAL, La fuga)

El vino clava sus espinas negras
y sus erizos ligubres pasea
entire pufiales, entire mediasnocles...
Y el vino huye por las carreteras,
por las iglesias, entire los carbones,
y se caen sus plumas de amaranto,
y se disfraza de azufre su boca...
(PABLO NERUDA, Estatuto del vino)

De los antepasados que se asoman
al palco de este cuadro de familiar
con qud limpieza cinematogrAfica...
Los paisajes prendidos al recuerdo
con alfileres de anuncios electricos...
Para la autopsia de las lunas muertas...
(JAIME TORRES BODET, Cancin de cuna)

Y en el agua cabellos, flores, plumas,
a la deriva de la ventolina,
huyendo, verdes, de la voz del fauno...
(RAFAEL ALBERTI, Reflejo)

Sobre la versificaci6n del poeta chileno, cons'ltese AMADO ALONSO,
Poesia y eslilo de Pablo Neruda, Buenos Aires, I91go, cap, IV.











-88 -

-Di, dt6 qu6 haras el Primero de Mayo?...
Que empuje a Espafia valerosamente
a conquistar de nuevo su paisaje...
(ALBERTI, Primero de Mayo de 1938)
Es interesante advertir que el verso de acentos en cuarta y
octava silabas (B2) ha perdido much terreno: hay poetas
que no lo emplean con mayor frecuencia que el de acento
sblo cn la cuarta (BI), cuya popularidad es grande. Cabe man-
tener, pues, que para no pocos poetas el endecasilabo ha re-
gresado a sus origenes medievales: los tipos fundamentales
son dos, el de acento en sexta silaba (A) y el de acento en
cuarta (B1); los tipos acentuados en cuarta y octava (B2) y
en cuarta y s6ptima (B3) aparecen como variantes no muy
frecuentes.


XVIII
NUEVAS LIBERTADES DEL ENDECASILABO

Los poetas del siglo xx no se contentan con devolverle al
endecasilabo la situaci6n en que lo dej6 Garcilaso; ocasio-
nalmente lo descoyuntan. Uno de los recursos es colocar el
acento de la cuarta silaba en una palabra esdruijula, produ-
ciendo asi un verso que podria igualmente considerarse como
decasilabo con una silaba de exceso en el medio (los italianos
lo Ilaman endecasillabo catalliano, por su semejanza con ver-
sos latinos como 6ste de Catulo : ( Minister vetuli puer Fa-
lerni) :
Banda de pijaros en la simiente...
(JUAN RA6ON JIMi Ei, .maneceres)
Llegu6 al epilogo de mis quimeras...
(JULIO HERRERA T REISSIG, Sepelio)












- 89 -


Vivir, estimulo de mi terrible...
(JUAn Jos9 DOMENCUINA, Acibarado frato)

Al cucrpo, en 6rganos desemejantes...
-(CssAR VALLEJO, La cdlera)

Y t6, quedAndote tan imprecisa...
(MARiA DE VILLAnISO, Tiempo de angustia, VIII)

Que con el cantico meditabundo...
Lo que la m6sica me esti diciendo...
Con lejanisimas inteligencias...
(FRANcisco Luis BERNIRDEZ, El buque)

Viajes buscAndote, detris del viento...
(J. R. WIcocI, Desde anles)

Esta clase de versos se encontraba antes, pero como des-
cuido:
Si por pasArseme de la memoria...
Por asperisimos despeiiaderos...
(JUAN DE CASTELLANOs, Elegias, Parte II, Elegia III, Canto IV)

Tirsi, pardceme que estis turbado...
Ora consulate, que comoquiera...
(JAUREGUI, Aminta)

Licor, gozAbase desprevenida...
(NMlEZ DE ARCE, La duda)

Comp4rense con estos decasilabos de Leandro Fernandez
de Moratin:
Vegas que diifano fecunda el Arlas...
Ve los alcizares de Mantua excelsa...

o estos de Juan Gualberto GonzAlez:
Mecenas inclito, de antiguos reyes
clara prosapia i oh mi refugio !...











90 -

A veces el esdruijulo se complica con sinalefa:

Seria la inica inquietud acaso...
(LUGONES, Cisnes negros)
En una ascdtica ilusi6n de Brahma...
(IERRERA T REISSIG, Enero)

Tu amigo Lizaro, el de Betania...
(UNAuuNo, El Crislo de Veldzquez)

Otro rasgo frecuente es acentuar la silaba tercera, a veces
tambi6n en palabra esdruijula:

La hebra de oro de la espcranza mia...
(AMADO NERVO, La puerta)

Una antorcha con que alumbrar la senda...
(UaBInR, Asifau) '

De la copla entire los cafiaverales...
(MASUEL MACBADO, La buena cancidn)

De sus tigres, ni la delicadeza...
(JORGE Luis BORGES, Del inferno y del cielo)

Ni la rosa coronada de espinas,
ni la rosa de la resurrecci6n...
(XAVIER VILLAURRUTIA, Nocturna rosa)

Naturales y sobrenaturales...
Cuya msisica misericordiosa...
(BUERARDEZ, El buque)


SDario usa este verso, por excepci6n, en Torres de Dios: e Rompeo-
las de las etcrnidades ,, en Revelacidn (u y prodigiode las constelaciones)))
y en Visidn (s se juntaban con las constelaciones )).
Generalmente este verso aparece impreso con acento en qud; pero
ese acento es falso.












91 -


Los espiritus apesadumbrados...
(URBaNA, Vieja ldgrima)

La pelicula caricaturesca...
(GOOaiLEZ MARTINEZ, Mieniras la llavia cae)

Se llega, por fin, a mayores libertades:

A Amdrica su ruiscfior errante...
(J. R. Jiam iz, Rubin Dario)

Despu6s queda lo que ya no se nombra...
(EZEQUIEL MARTTSEz ESTRADA, Motivos del cielo)

Alma extrafia de mi hueco de venas...
(GAnciA LORCA. TII infancia en Mfendn)

Y al hundir mis dientes sanos y agudos...
(JUANA DE InBAuOUnou, Merienda)

Insaciable. Rosa de espacio duro...
(RICARao MOLI*ARs, La muerte en la llanura)

Marinero, dAme tu blanca vela...
(GEsAno EsrTmsA, Relorno at mar)

Sus candidas mariposas de escarcha...
(Josi GOROSTIZA, Preludio)

Muertes, iifinitesimales mundos...
(SILv pI OcAMPO, La siesta)

Espiritualizadisimamente...
(HERaERA v REIssoI, Idilio espectral) '


SEn la poesia ilaliana desde fines del siglo xix se observan iguales
libertades :
Alta, nell' immobility del gelo...
(P.scor., Le due aquile)











92 -

Ejemplos de maneras lib6rrimas de tratar el endecasilabo:
A flor de vida van los corazones
cono estrellas de mar sobre las aguas
van con la onda furtiva, distintas,
en un romAntico juego de gracia...
Algunas saben la ciencia quimirica
y se plasman en peregrinas formas...
Oh victorias que coronan la espuma
con risas quedas y con rosas blancas...
El rudo afin de los conquistadores...
El mAstil sin pend6n, la frente inm6vil
bajo el prismitico fulgor del iris...
Y te liaman con fantisticas liras
desde las sirtes las rubias sirenas...
La mis lunAtica, la mis rebelde,
hija del arte y de la libertad,
al impulse de un arcano deseo,
el alma a media luz, sola y distant,
va siguiendo en silencio hora tras hora
la misteriosa estela de tu nave...
(MARiA EUGE IA VAz FERrtIRA, El cazador y la estrella)
Cuando las gotas de sangre en el olmo...
Ocultan en ensuefio blanquecino...
El fantasma de la noche olvidaron...
Hay una sangre bermeja en el olmo...
Y en la bruma hav rostros desconocidos...
(Josi MAMIA EGURER, Lied I)
Dos robles Iloraban como dos nifios...
Y en la magica luz del cielo santo...
De la onda florida de la mafiana...
Las risas y las dulces pastorelas...
Amoroso canto de caramillos...
(EGURnE, Los robles)
Tarde sucia de invierno. El caserfo...
Que sube en forma de tirabuz6n...




-,-~ *<'


93 -

Y debajo de la genuflexi6n
de la arboleda, somormuja el rio...
Como un problema sin definici6n...
Y el duefio del terruiio, indiferente,
rApidamente, muy rapidamente,
baja en su coche por el camell6n.
(Luis CAnRos L6PEZ, Una vifela)

Yo que s6lo cant6 de la exquisite
partitura del intimo decoro,
alzo hoy la voz a la mitad del foro...
Como aguinaldo de jugueteria...
Y en el barullo de las estaciones,
con tu mirada de mestiza, pones
la inmensidad sobre los corazones...
Que en tu lengua de amor prueben de ti
la picadura del ajonjoli...
Oigo lo que se fu6, lo que a6n no toco,
y la hora actual con su vientre de coco...
Joven abuelo, esc6chame loarte,
inico h6roe a la altura del arte...
En piso de metal, vives al dia
de milagro, como la loteria...
Suave Patria, vendedora de chia...
Cual muri6ndose van las cantadoras
que en las ferias, con el bravio pecho...
(Rxam6 L6pz VELARDe, Suave Patria)

Suelta mi coraz6n sus angulosas
palomitas de volatineria,
la iglesia con el atrio de baldosas
y con la c6pula de silleria...
Y mAs que el humo de las chimeneas
atrae su mirada la blandura
con que saca sobre las azoteas
la arboleda su esponja de verdura...
Mientras borda, primor de sus achaques,













uii pafiuelo donde se dan el pico
dos palomas como en los almanaques...
(REGA MOLINA, Oda provincial)
Con el neutral y plAcido abandon
de las ubres de la naturaleza...
El eminent cocotero yergue
sobre la horizontalidad del agua
su ondulante penacho que a lo lejos...
(EtoY FAIaiA NiEEz, Canto secular)

XIX
EL ENDECASILABO CRECIENTE

Aparece tambien el endecasilabo creciente (subrayo la si-
laba superflua):
Te salia tu aroma por doquiera....
Llegada la 6ltima, fuiste la primera...
(JUAN RAunN JIumnEz, A mi pena)
Ceilida a la apariencia y al descuido.
Hebra sonAmbula. Espacio ensimismado...
(MARIANO BRULL, aAqui la arafia at6nita... a)
Sobre la espalda flagelada del tiempo.
He de cncerrar el Ilanto de las tardes...
(BORGEs, Forjadura)
Socavas el horizonte con tir ausencia...
Acogedora como viejo camino...
(NERUDA, Poemas de amor, XII)
Palabras. Si, palabras. Todos los tallos
del espacio otro polo -, el otro polo...
(RICARDO MOLINARI, El desdichado, I)
Que centre el perfume de las azucenas
posaba en el peluche del banco rojo...
(RosA CHACEL, Frato de (as ruinas)


SOtro ejemplo : Manuel Magallanes Mourc, Tardes de la ciudad.


- 94 -




-77,


95 -



XX
EL ENDECASfL.kBO COMO EJE DE FLUCTUACI6N

El endecasilabo se emplea ademis como eje de composi-
ciones en versos fluctuantes: renglones de medidas diversas
se agrupan alrededor del eje. Asi se hace, tanto en poesias
de versificacibn de ritmo cantable como en composiciones
de versificaci6n meramente am6trica.
La balada de Juan Ram6n Jimenez Mafiana de la cruz es
ejemplo de esta versificacion fluctuante acentual (podria de-
cirse que esti hecha con endecasilabos crecientes agrupados
alrededor de los normales que sirven de eje: subrayo las
silabas de exceso):

Dios estA azul. La flauta y el tambor
anuncian ya la cruz de primavera.
i Vivan las rosas, las rosas del amor,
entire el verdor con sol de la pradera !
Le pregunt6: d Me dejas que te quiera ?
Me respondiS, radiante de pasi6n :
Cuando florezca la cruz de primavera
yo te querr6 con todo el coraz6n.
Ya floreci6 la cruz de primavera.
j Amor, la cruz, amor, ya floreci6 !
Me respondi6 : d Tu quieres que te quiera ?
i Y la maiiana de luz me traspas6 !
Alegran flauta y tambor nuestra bandera.
La mariposa esti aqui con la ilusi6n.
i Mi novia es la virgen de la era
y va a querermc con todo el coraz6n !

Valle Inclin, al adoptar el ritmo de las muifieiras de Gali-
cia, combine el eneasilabo, el decasilabo, el endecasilabo y




- -,- ~ .


96 -

el dodecasilabo cualquiera de ellos puede convertirse en
eje y les afiade versos de otras medidas':

Bajo el gran hayedo sombrio
una pastora con dengue de grana
en una gracia de rocio
esti hilando su copo de lana...

(Voces de gesta, Jornada I, pr6logo)

C6mo la sangre del sol matinal
de los vellones del never
hace regatos de cristal...

(Voces de gesta, Jornada 11)


SEn gallego se hallan, naturalmente, estas mezclas del endecasilabo
con otras medidas:

Non sei se me da medo,
se me da compasi6n;
parece un pino leixado do vento,
parece botado do mar de Nifions...
(EDUnaDO POSDaa, Que barba non cuidada)

Neto do eniebre e valente gaiteiro...
dime que notas salen do punteiro
que tan mal resoan
no men corazon...
(ManorL Luoals Falnas, A an gaiteiro)

Si quixeran voar poderian
pois no mesmo lombo duas azas levan,
mais preferen voltar pasenifio
depinicando nas froles das veiras...
(Evouaso Mowrs, aTornan as vacas...)

Rosalia de Castro escribia versos de esta especie partiendolos:

As de cantar,
menifia gaiteira,
as de cantar,
que me moiro de pena...












97 -

Parece que cavas en mi coraz6n.
i No queda un brazo que mueva una honda,
todo se hundi6 con el sol de este dia !
i Cava, cavador, una cueva bien honda !
; Con tu esperanza sepulta la mia !...
(Voces de gesta, Jornada III)
4 Esa tu avecilla
canta en Provenza o canta en Castilla ?
Canta en la orilla de todo sendero
y en el albergue de toda villa
y en el alero de toda capilla
y en el postigo de toda taberna !
i Es el ave que al mundo gobierna !...
(Cuento de abril, Jornada III)

Ruben Dario imit6 tambi6n las formas fluctuantes de la
versificaci6n de gaita gallega, y no s61o el endecasilabo ais-
lado:
Gaita galaica, sabes cantar
lo que profundo y dulce nos es...
Canta. Es el tiempo. Haremos danzar
al fino verso de ritmicos pies...
Tiempo de esparcir y de recoger,
tiempo de nacer, tiempo de morir...

De cuando en cuando las adoptan poetas de America :

La barca morena de un pescador,
cansada de bogar,
sobre la playa se puso a rezar...
(JosE GOROSTIZA, Oracidn)
Ay Dios, que viento frio
mueve la flor del granado este dia...
(MOLIMARI, Analecea)











-98-

Como ejemplos de versificaci6n libre, fluctuante, pero no
de ritmos acostumbrados en el canta, en que sirve como eje
el endecasilabo, podrian citarse composiciones de Borges
(Las calls, Vanilocuencia, Jardin, Despedida), de Alfonso
Reyes (Ifigenia cruel), de C6sar Vallejo (Trilce, XVIII), de
Jorge Carrera Andrade (Indiada, Boletin del mal tiempo), de
Eugenio Florit (Poema de agua y viento, La serial, Tarde
presente, de Vicente AleiXandre (Lapalabra, Mufecas, Ida),
de Le6n Felipe (Yo sg ddnde estd, Esperando a que amanez-
ca), de Ricardo Molinari (Poema del almacdn), de Conrado
Nald Roxlo (La esmeralda), de Pablo Neruda (Melancolia
en las families, Materni4ad), de Salvador Novo (Viaje), de
Francisco Giner (Ausencia, V), de H6ctor Inchiustegui Ca-
bral (Cancidn suave a los burros de mi pueblo), de Octavio
Paz (Bajo tu clara sombra).

i Ah, las paredes de la celda !
De ellas me duelen, entretanto, m5s
las dos largas, que tienen esta noche
algo de madres que ya muertas
Ilevan por bromurados declives
a un niiio de la mano cada una...
(VALLEJO, Trilce, XVIII)
Se canta en el poema,
por tristeza y olvidanza,
la gota perenne de una estrella
sobre la estalactita de la esperanza.
Y un poco de tristeza en este dia
cuelga una lIgrima en mi pecho,
porque en mi vida hay una onda
de lago vesperal y gris de cielo...
(CAIRLO PELLICE, El puerto)







V ,I

.. .
. .. '- -, "'











99 -

SPasamos cerca de la primavera
y mas abajo de las noches de luna,
pasamos a la izquierda de la aurora
y ay sobre todo de espaldas al deseo...
Un camino olvidado
de todos, menos de la brisa
que trade el aura de la ventura,
el polen Aspero de los recuerdos
y torbellinos de plumas azules...
(RosA CHACEL, Encrucijada)

Podrian distinguirse adn dos maneras en esta versificacibn
libre : en la una, el verso fluctda, como am6trico, y de cuan-
do en cuando se define como endecasilabo m6tricamente
regular; en la otra, el endecasilabo es dominant y va acom-
pariado de otros versos, por lo comdn mis cortos (en oca-
siones, los versos acompaiiantes podrian lamarse endecasi-
labos disminuidos o aumentados) : asi en Juan Ram6n Jim6-
nez (Niio en el mar y el Nocturno ( Tan inmenso que es... n),
en Pedro Salinas (Saicidio hacia arriba), en Jos6 Gorostiza
(Muerte sin fin), en Carlos Pellicer (Recinto).



XXI
OTROS TIPOS DE ENDECASfLABO

Otro tipo de endecasilabo emple6 Ruben Dario; el de
-acento en quinta silaba (tipo C). La poesia galaicoportuguesa
lo conocia desde el siglo xui:

i Ai frores, ai frores do verde pino !
d Se sabedes novas do meu amigo ?












r**.;; -: A .. -^











100 -

Dario lo adopta en su Balada laudatoria (r19x 6 1I92)al
insigne gallego Valle Inclin:

Del pais del sueiio, tinieblas, brillos,
donde crecen plants, flores extrafias,
entire los escombros de los castillos,
junto a las laderas de las montafias,
donde los pastores en sus cabafias
rezan cuando al fuego dormita el can,
y donde las sombras antiguas van
por cuevas de lobos y de raposas,
ha traido cosas muy misteriosas
don Ram6n Maria del Valle InclAn...

Manuel GonzAlez Prada adopt tambi6n este verso en su
composici6n El gran doctor :

Mar profundo, inmenso mar de las cosas,
Spuede acaso el hombre sondar tu abismo P
SQu6 del mundo alcanzan a ver sus ojos
SSabe si el granite goza y padece ?
SSabe si las flores sienten y piensan P '

GonzAlez Prada, que tantos ensayos de innovaci6n y reno-
vaci6n hizo en el verso, invent un tipo mis de endecasilabo,
acentuado en tercera y s6ptima, con la peculiaridad de que
el acento de la tercera va siempre en palabra esdrijula :

Sol del tr6pico, mi sol adorado,
d que del vivido raudal de tu fuego ?
Nubes 16bregas te cifien y ocultan...
(El rincdn florido) '

Aparece en las Notas al final de su libro de versos Ex6ticas, Lima,
191g1.
En su erudita edici6n de la Antologia poltica de Gonzalez Prada,
M6xico, 9g4o (Colecci6n Cldsicos de America), Carlos Garcia Prada dice







'^ 1 '


*\




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs