• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 Conclusion
 Appendix
 Table of Contents














Group Title: Memoria sobre la guerra de la isla de Cuba y sobre su estado politico y economico desde abril de 1874 hasta marzo de 1875
Title: Memoria sobre la guerra de la isla de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075399/00001
 Material Information
Title: Memoria sobre la guerra de la isla de Cuba y sobre su estado político y económico desde abril de 1874 hasta marzo de 1875
Physical Description: xvi, 17-179 p. : fold. map. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Habana, José Gutiérrez de la Concha y de Irigoyen, 1809-1895
Publisher: Establecimiento tipográfico de R. Labajos
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1877
Edition: 2d ed.
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Economic conditions -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por el capitán general de ejército, marqués de la Habana.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075399
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001057730
oclc - 23443309
notis - AFE1325

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    I
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    II
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    III
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    IV
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    V
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    VI
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    VII
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    VIII
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    IX
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    X
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    XI
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    XII
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    Conclusion
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Appendix
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177-1
        Page 177-2
        Page 177-3
    Table of Contents
        Page 177
        Page 178
        Page 179
Full Text















MEMORIAL
DEL

CAPITAN GENERAL MARQUES DE LA HABANA
SOBRE LA GUERRA DE CUBA.











MEMORIAL

SOBRE


LA GUERRA DE LA ISLA DE CUBA

Y SORE SU ESTADO POLITICO Y ECON6MICO

DESDE

ABRIL DE 1874 HASTA MARZO. DE 1875,

POR EL CAPITAL GENERAL DE EJERCITO


MARQUES DE LA HABANA.





SEGUNDA EDICION. ', c






MADRID,
ESTABLECIMIENTO TIPOGRAFICO DE R. LABAJOS,
calle de la Cabeza, ndm. 27.
1877.
















INTRODUCTION.




Mu6venme a escribir esta Memoria el rigor y la
injusticia de las censuras que se me han dirigido en
libros y peri6dicos por la conduct military, political y
administrative que he observado durante el period
iltimo de mi mando en la isla de Cuba.
Yo no he rehuido nunca la discussion de mis actos,
porque, respetando los fueros de ]a prensa y los fallos
de la opinion p6blica, comprendo A d6nde llegan los
deberes y las responsabilidades A que ban de obede-
cer y sujetarse los hombres constituidos en autoridad
en un sistema como el que nos rige, liberal y, de con-
siguiente, de exAmen y pol6mica.
Las circunstancias, sin embargo, por que esta pa-
sando aquella Antilla, joya la mas valiosa de nuestras
posesiones de Ultramar, y la position misma que por
tres veces he ocupado en ella, exigen de mi parte pru-
dencia suma y grande circunspeccion para no engol-
farme en una lucha periodistica, cuyo calor no podria
sino perjudicar los elevados intereses y la santa cau-
sa que alli defiende Espana. Por eso me he abstenido
cuidadosamente y he procurado distraer a mis ami-







VI -
gos de la idea de contestar A los ataques incesantes de
que ha sido objeto mi administration en el alio liltimo
de 1871, y de que se ban hecho eco algunos peri6di-
cos de uno y otro lado del Octano con una vehemen-
cia que bien a las claras revela ser, mss bien que
anhelo plausible del esclarecimiento de la verdad y
del amor A la justicia, product de pasiones que siem
pre ha despertado en nuestro suelo la honda y per-
turbadora division que lo esteriliza para toda action
regeneradora.
Mas A tal grado se eleva ya la falta do indulgencia
i mi persona; tan infundados se presentan los cargos
que se me dirigen, y asi puede llegar a acogerlos la
ignorancia del estado de Cuba y de las causes que los
produce, que, ya que en los peri6dicos no, creo ha
Ilegado el caso de explicar en una Memoria breve, pe-
ro sint6tica, los, en mi concept, acertados procedi-
mientos de que me he valido en el gobierno de la isla
de Cuba.
El camino, no pocas veces errado, de la education
en Espana, y la indiferencia, ing-nita en nuestra ra-
za, hicia todo lo que no ha de impresionarnos de cer-
ca y mantenernos en la excitacion y zozabra de cada
dia y de cada hora, han contribuido en todas las 6po-
cas de nuestra existencia political al abandon de todo
studio detenido y grave de las cuestiones ultramari-
nas que no la afecten inmediatamente y con pesa-
dumbre y peligro del moment.
De la isla de Cuba se sabe en Espana que es rica,
inmensamente rica; pero fuera, ademAs, de sus con-







VII -
diciones climatol6gicas de tan universal como triste
celebridad, son muy pocos los que conocen las varia-
das.y excelentes que reune aquel pais, privilegiado
cual ninguno por la naturaleza, su topografia ni esta-
distica, la organization y condiciones de su gobierno
ni su historic contemporanea.
De ahi el extravio que en la opinion public produ-
cen las correspondencias que suelen aqui recibirse de
Ultramar, y especialmente de la isla de Cuba, done
lucha tan sangrienta y tantos intereses lastimados,
los enconos politicos y las ambiciones de todo genero
tienen los Animos en constant excitacion. Apasiona-
das unas y malevolas otras de esas correspondencias,
hacen en la Peninsula un efecto tanto mAs perturba-
dor cuanto m6nos conocidos son en ella los sucesos A
que se refieren, las causes que han podido producir-
los, los medios puestos en accion y las consecuencias
A que deben dar lugar. Y lo que en Espaia, y tratAn-
dose de asuntos peninsulares, tiene remedio inmedia-
to y ofrece un corrective tan public como pronto,
asi por abrirse lu6go paso la verdad, como por cono-
cerse los elements que sirven de medio en todas las
operaciones de la guerra, la political 6 la administra-
cion, en cuanto se refiere A las remotas provincias de
Ultramar queda por much tiempo inaveriguado, sin
reparacion, de consiguiente, instantAnea, y Aun sin
la atenuacion que deje siquiera en suspense el con-
cepto A que puedan conducir las primeras noticias.
Y si, Aun asi, en Espana la ambicion personal 6 el
interns de partido llegan A producer esas'aberracio-







VIII -
nes, que hasta avergiienzan despues, en la opinion
piblica, ,cuAles no serAn las quela distancia, las di-
ferencias en la manera de ser de aquellos pueblos y
la ignorancia de sus recursos y necesidades, la de su
organization misma, causen en una sociedad como la
nuestra, impressionable, recelosa y dividida cual nin-
guna otra del mundo?
Los elements constitutivos de la sociedad cubana
son diferentes de los de la nuestra: el suelo en que
vive no se parece en nada al de la Peninsula; son
otros los veneros de su riqueza y otros en part los
caminos por donde recibe ahora la savia de una civi-
lizacion Antes exclusivamente espanola. La guerra,
pues, present muy distinto caricter que el que ofre-
ce en el viejo continent; la political se roza con aspi-
raciones 6 intereses diversos. y la administration va
cambiando los rumbos conocidos de antiguo por los
que ensenan nuevos horizontes y derroteros mas
practicables con la mudanza de los tiempos.
Quien pueda darse razon de todo eso, podra tam-
bien formarse el cAlculo de probabilidades necesario
para aquilatar la verdad, distinguiendo lo posible.de
lo impossible, lo razonable 6 absurdo de las noticias
que le Ileguen de la isla de Cuba. Los demas no ha-
rAn mAs que obedecer A las impresiones que se les
emita y crear en si mismos y trasmitir a los circuns-
tantes la opinion que 16gicamente se desprende de
ellas.
Y, sin embargo, nada mas punible que esa igno-
rancia respect a los asuntos de aquella rica Antilla.







-IX-
Su importancia para Espana es altisima por la rique-
za que encierra, por el comercio que sostiene dando
vida a una marina no military que desapareceria con
la independencia de tan floreciente emporio, por la
suma de capitals que no cesa de enviar A nuestros
pueblos dando valor a la propiedad y fomentando en
ellos la industrial y la agriculture, y por otras y otras
ventajas que proporciona a la metr6poli, largas de
enumerar 6 incongruentes quizAs en la occasion pre-
sente. No hace muchos aiios, y eso se reproduciria
con la paz, que s61o en un period corto, el de mi
segundo mando, se enviaban A Espafia hasta 46 mi-
llones de pesos, sobrantes en las cajas, nunca exhaus-
tas, de aquella isla.
La p6rdida de Cuba, no hay que dudarlo, se sen-
tiria hoy en nuestra patria como se sinti6 la del con-
tinente americano al emanciparse en los primeros de-
cenios del siglo.
A pesar de todas estas consideraciones, hay que
reconocer en la situation present que la atencion
general estS, como no puede m6nos de estarlo, fija
en la lucha devoradora que aflige A varias de las im-
portantes provincias de la Peninsula. Las proporcio-
nes que esa lucha ha alcanzado; su duracion desespe-
rante, que recuerda la de siete afos, cuya reproduc-
cion se creia remotisima, si no impossible; y los sacri-
ficios que impone, apartan la imaginacion de todo
otro pensamiento que no sea el de acabarla pronta y
felizmente. Y considerAndola, ademas, como apoyo el
mas robusto de la de Cuba, y crey6ndose general-







-x-
mente que de ella vive y lo que ella ha de durar, no
es extrano que A la razon de la distancia y a la de
nuestra indiferencia caracteristica se anada esta otra
nueva del peligro present para no dar A la guerra
americana la importancia que, sin la espafiola, ten-
dria indudablemente para todos nuestros compa-
triotas.
Pero todo eso, hay que repetirlo, da lugar a que
en Espana se ignoren los antecedentes de la guerra
de Cuba, las peripecias que ha presentado y sus cau-
sas y motives; los sacrificios que cuesta y los que de-
be imponer todavia; la conduct, en fin, de los agen-
tes que en ella han intervenido para su desenlace. Y
para dar una prueba concluyente de que ese es el
concept de cuantos se han ocupado, por interest per-
sonal 6 patri6tico, en resenar los acontecimientos en
qu hban tornado parte, no hay m6s que hojear sus
trabajos y se verd que todos se han impuesto la, de
otro modo, in6til tarea de hacer un resumen preli-
minar que prepare de una manera convenient A su
lectura.
Yo he creido deber seguir igual sistema, trazando,
aunque a breves rasgos, las campafias de la guerra
de Cuba y las operaciones administrativas anteriores
A la 6poca de mi mando, con lo que espero se com-
prenderan facilmente las que me toc6 ejecutar y po-
drAn los lectores de este escrito former sobre ellas un
juicio lo mas exacto possible, y rectificarse la opinion
publica tan torcidamente dirigida.
Porque lo ha sido a tal punto Antes, sobre todo, de







XI -
mi relevo, que hasta se ha intentado hacer career al
p6blico, como al Gobierno, que sin 61 podia conside-
rarse cual perdida para Espana aquella rica Antilla,
para que despues observara el mundo admirado c6mo
en pocos dias cambiaba el aspect de la guerra y
cambiaba el de la gestion econ6mica, y se devolvia la
tranquilidad A los Animos conturbados por el miedo y
la desesperacion. Y icaso extraiio! algun tel6grama
terrorifico y unas cuantas correspondencias, cuya pa-
sion 6 interns s61o podia ocultar la falta de conoci-
miento del estado de las cosas en Cuba, han bastado
para.producir y calmar alarma tan s6ria en tan corto
espacio de tiempo: como si la guerra de Cuba fuera
uno de esos fcn6menos naturales que se hacen des-
aparecer con la misma facilidad y rapidez con que so
forman, crecen y se desarrollan. No: la guerra tieno
alli races muy profundas y no puede, de consiguien-
te, hallarse su desenlace sometido A transiciones tan
fAciles y decisivas. Las perturbaciones, ademis, A que
ha dado lugar en el seno mismo del partido espafiol,
asi por la exageracion que en las pasiones habia de
suscitar forzosamente lo dilatado y costoso de la lu-
cha, como por intereses locales y hasta personales
que siempre se despiertan en una 6poca tan azarosa
como la por que ha pasado la nacion toda, ban exigi-
do de 6sta y de las autoridades de la isla sacrificios
que, al redundar en desprestigio do todo principio
fundamental de gobierno, no han servido ciertamen-.
te para la consolidation del 6rden y el exito de las
operaciones militares. Se ha echado alli mano hasta







XII -
de las calumnias mas groseras para desvirtuar la ac-
cion de la autoridad, dirigida con mayor 6 menor
acierto, pero, a no dudarlo, siempre patri6ticamente,
al triunfo de la buena causa; no se ha tenido por ma-
lo ningun medio con tal que su 6xito produjera el
acrecentamiento de intereses quizAs bastardos y per-
niciosos en alto grado, y rara vez 6 nunca se ha con-
sultado el peligro de la occasion para crear un conflic-
to, siquiera hubiese de producer las consecuencias
mas graves.
Cuando por mi historic anterior en el mando de la
isla de Cuba, dos veces ejercido en circunstapcias
bien dificiles y con resultados que las demostraciones
mis calurosas me hacian career como no fAciles.de
borrarse en la memorial de aquellos habitantes; cuan-
do mi comportamiento'en esta tercera y Altima oca-
sion me deberia infundir la esperanza del mismo res-
peto y la consideration misma que en las preceden-
tes, me he visto tambien hecho objeto de recrimina-
ciones y blanco de tiros de que s6lo aquella historic y
la conciencia de mi conduct reciente pudieran librar-
me, sirvi6ndome de escudo robusto 6 impenetrable.
Ahora, como antes, las operaciones todas de mi
conduct se han ajustado A los principios mas rigoro-
sos de justicia; esta se ha ejercido sin tergiversacion
alguna, sin que pueda sefalArseme un acto de injus-
ticia y m6nos de venganza; la political, sin passion de
ningun g6nero; la gestion administrative, consultando
todos los intereses, asi los generals de la isla como
los de los particulars; y la guerra, creo haberla he-







XIII -
cho con el vigor y la actividad que he desplegado
siempre. Nada define mejor el caracter de una admi-
nistracion en las posesiones de Ultramar, que la fama
de las cualidades que han adornado A las personas
que rodean A la primera autoridad, y yo me atrevo a
evocar la memorial de mis mandos en Cuba para que
se me diga si cabe mas probidad y desinter6s mAs re-
conocido, ni aptitud y celo mayores que en los digni-
simos sugetos que me han acompanado en todos
tiempos A aquella isla. Para organizer en la segunda
6poca de mi mando su gobierno, segun la nueva for-
ma que recibia, fueron conmigo, A propuesta mia, sin
pretension direct ni indirecta de su parte, yllevados
tan s6lo del anhelo de servir A la patria, los seiiores
Sunye, de Wall, Aguirre de Tejada, Mendoza y otros
various que han dejado en Cuba los mAs gratos recuer-
dos por su inteligencia 6 integridad. En esta 1ltima
epoca no he intervenido en los nombramientos que
correspondent al Gobierno de la nacion, sino para el
de D. Bonifacio Cortes Llanos como director general
de Hacienda, y el de D. Juan Bautista UztAriz que lo
ha sido de Administracion, ni me acompafiaron mis
que el general Vargas, el brigadier Llorente, mis tres
Ayudantes y los distinguidos coroneles D. Luis Cui-
has y D. Manuel Astorga como destinados A mis inme-
diatas 6rdenes; confiando los cargos mAs importantes
en las operaciones de la guerra A jefes de tanto con-
cepto en aquel cjercito como el general Eigueroa y los
brigadieres Zea, Marin, BAscones y Armifan.
Respecto A los nombramientos de mi competencia







XIV -
exclusiva, como son los de gobernadores, tenientes
gobernadores y capitanes de partido, estoy seguro de
no haber hecho ninguno bajo influencias dc case al-
guna, que no he aceptado nunca en mis mandos, es-
tando, por lo demAs, las puertas de mi alojamiento
abiertas continuamente a todo el mundo; y la opinion
en Cuba me harA justicia, reconociendo que aquellos
nombramientos han recaido en jefes, oficiales 6 per-
sonas de los mejores antecedentes para desempeiiar
cargos tan importantes en un pais habitado por hom-
bres de distintas razas, y de cuyo buen desempefio
depend en gran parte el bienestar de los habitantes
de la isla.
Pues bien, con ]a ayuda de todos esos funciona-
rios, Ilevado de ese espiritu de imparcialidad y recti-
tud que no me ha abandonado en occasion alguna de
mi vida, y creyendo que en esta 61tima, como en las
anteriores, habia prestado verdaderos servicios ami-
pais, me veo, quizas por enemigo de exhibirme en
los peri6dicos, atacado en algunos con una passion y
un encono que no debia esperar seguramente.
Es verdad que no ha sido esta la primera vez en
que me haya visto hecho objeto de censuras y diatri-
has tan injustas como las de ahora en la prensa peri6-
dica. Yo no he pertenecido, realmente, a ninguno de
los partidos militants en la political espafiola. Aspi-
rando por lo general a la satisfaccion de mis inclina-
clones y de mis habitos militares, cuando por razon
de los cargos que me ha cabido ejercer y de mi posi-
cion en los Cuerpos Colegisladores he torado una








XV -
parte active en la gestion political, mAs que sujeto por
la discipline, casi siempre necesaria, de los partidos,
me he visto empujado por un rigorismo de la con-
ciencia que me ha hecho aparecer vago en mis opi-
niones, errante en mis procedures y exento, como por
sistema, de toda sujecion a partido 6 fraccion alguna
political. Y como esa conduct, si produce libertad de
accion personal,. tambien da origen y motivo A un
gran aislamiento en el concerto de los partidos poli-
ticos de que son 6rganos y heraldos los peri6dicos, de
ahi el que, salvo en alguno que por simpatia 6 por
haber comprendido la sinceridad y rectitud de mis in-
tenciones ha salido constant 6 inmediatamente A mi
defense, hallArame cerca 6 l6jos, no he encontrado si-
no en ocasiones aisladas la protection que creia cor-
responderme por mis actos. Los hombres politicos, si
son atacados en uno 6 mas peri6dicos, tienen en los
de su partido quien los defienda; los que por tender
tan s61o A sus deberes especiales 6 por temperamen-
to, costumbre i otra condition cualquiera peculiar
suya no se afilian a partido alguno, han de sufrir ne-
cesariamente la pena de su retraimiento en la mayor
parte de los casos.
En uno de ellos me encuentro ahora, y necesito,
por lo mismo, que se sepa cuanto en. la isla de Cuba
ha pasado que pueda referirse A la 6poca de mi tercer
mando, lo que han dejado de decir algunos de los pe-
ri6dicos que han censurado mi conduct para no os-
curecer la gloria con que trataban de rodear a sus
amigos 6 patrons, y lo que sin motive, con marcada








XVI -
injusticia y parcialidad nunca vista han estampado en
sus columns para apartarme de alli y deprimirme.Y
no lo hard para mi defense tan s6lo, por mAs que me
imported dejar mi nombre en el lugar que creo cor-
responderle, sino en interns, sobre todo, de la na-
cion, cuyos gobiernos deben saberlo todo para apli-
car el remedio A una situation tan dificil como la por
que estA pasando la isla de Cuba.
















CAPITULO PRIMERO.

RESUMEN DE'LA GUERRA HASTA ABRIL DE 487t



Primeras campaias.-Decadencia de la rebelion.-Causas de que co-
bre nueva fuerza.-Campafia de 1873.-Reveses sufridos en ella.-
Acciones: de la Sacra, de Naranjo, de las Guasimas.-Consecuen-
cias de la campaia.-Situacion de la isla en principios de 1874.


I.


El grito rebelde dado en Yara en Octubre de 1868 recorri6
velozmente los departamentos Oriental y Central y las villas .
orientales y occidentales de la isla de Cuba, en t6rminos de
que a principios de 1869 agrupaba en derredor de su bandera
miles de hombres, y hacia que una gran parte de los habitan-
tes abandondran las poblaciones y fueran A habitar los cam-
pos, dando asi al element insurrecto un inmenso apoyo y
una gran fuerza, que contribuy6 no poco al sostenimiento de
la guerra.
Los refuerzos llegados de la Metr6poli A fines del 68 y prin-
cipios del 69, y la actitud del element peninsular y de los hi-
jos del pais fieles A Espafa, contuvieron por de pronto la in-
surreccion, que amenazaba llegar hasta el Cabo de San Anto-
nio.-Esta fu6 la mission que tuvo, y estos los resultados que
produjo la campafia de 1869.








18 -
En la de 1870, nuestras columns empiezan a recorrer los
caminos y A penetrar en las zonas en que la insurreccion se
guarecia y consideraba segura, persiguiendo sin cesar lo mis-
mo A las bandas armadas que a los habitantes de los territories
en que se habian establecido las autoridades y el gobierno de
la insurreccion.
El resultado de esta active persecucion no se dej6 esperar, y
las numerosas presentaciones de los habitantes que daban vida
al gobierno insurrecto y la de algunas partidas armadas vinie-
ron A quebrantar de una manera profunda la existencia de la
rebellion.
La canpafia del anio de 1871 present la misma fisonomia
que la anterior, y la descomposicion del partido insurrecto se
acentda mis y mis; de manera que, A fines del afio, no queda-
ba en las zonas dominadas por los rebeldes ninguna familiar ni
persona de algun valer, A no ser las que formaban todavia par-
te de las bandas armadas; y estas aparecian tan quebrantadas
y abatidas, que mas procuraban esconderse y buscar el medio
de'salvarse sin apelar a la presentacion, que el de combatir A
naestras arms.
Obtenidos estos resultadbs eri las. campafas de 1870 y 71,
durante el.mando del general Caballero de Rodas, preparados
con los que se liabian conseguido en la del afio 1869 a favor de
las operaciones en que tomaron parte los generals Lesca, Le-
tona y Pelaez durante el mando del general Dulce, la guerra
habia perdido su importancia military y reducidose a combates
contra bandas armadas, las cuales eludian los encuentros con
nuestras tropas para combatir tan s6lo en los moments en
que la superioridad del ndmero p'oia ofrecerles algunas pro-
babilidades de 6xito.
Las ventajas obtenidas eran mas considerable en el territg-
rio denominado de las Villas, cuyas-condiciones son mis vefn-
tajosas para nuestras tropas en esta clase de guerra, en que las.








19 -

dificultades esthn en proporcion de lo extenso del territorio y-
de su menor poblacion, y habi6ndose presentado de ocho.
nueve mil hombres de los que habian tornado parte de la insur-
reccion, podia considerarse aquel pals completamente pacifi-
cado al tomar el mando de 61 el brigadier Portillo, ascendido
posteriormente a mariscal de campo.
La guerra, pues, habia decrecido considerablemente en la
campafia de 1871, y A esto contribuyeron eficazmente los go-
biernos de la MetrOpoli,. que, desde que vieron en peligro a
Cuba, dieron notables pruebas de energia y de vigor; porque
no era de career que en medio de las revoluciones y guerras ci-
viles por que la Espafia pas6 desde la insurreccion de Yara,
hubiera podido lievarse d aquella isla y sostener en ella un
ej6rcito de mas de 65.000 hombres.
La campafia del aiio de 1872, h las 6rdenes del capital ge-
ieral de la isla, conde de Valmaseda, comenz6 con la muerte
de algunos cabecillas; y multiplicndose las columns, pues
su fuerza podia reducirse hasta la de 200 hombres, no quedaba .
terreno ni monte en los departamentos Oriental y del Centro
en que no penetrasen nuestros soldados, haciendo que las par-
tidas que quedaban no pudieran tener un dia de reposo hi un
punto seguro done organizarse, y teniendo que dedicar todo
su cuidado A evitar a toda costa el encuentro de las columns
que sin cesar los perseguian.
Sin embargo, mi6ntras los cabecillas Agramonte, Maximo
Gomez, San Guili, Vicente Garcia, Calixto Garcia, Maceo, el
marquis de Santa Lucia, Salome Hernandez, Modesto Diaz y.
otros secundarios continuasen, como continuaban siempre con
empeiio, en organizer la resistencia y evitar las presentacioo-
nes de sus parciales, no podia considerarse vencida ia insur-
reccion, y hubiera sido precise continuar en el mismo sistema
de persecucion, que tan ventajosos resultados habia dado an-
teriormente, tanto mds cuanto que por desgracia la political








20 -
que se habia seguido en la guerra de Cuba y sucesos tan de-
plorables como el fusilamiento de los j6venes estudiantes de la
Habana, mantenian vivo el espiritu de insurreccion entire lo
que la habian promovido y sus parciales.


II.


La active y eficaz persecucion que las bandas insurrectas ha-
bian sufrido a fines del 71- y primeros meses del 72, en los que
se destinaron once batallones a hostigar las fuerzas del insur-
recto Calixto Garcia sin conseguir, empero, destruirlas, ha-
bian causado grandes bajas de enfermos en las tropas, cuyo
vestuario estaba ademAs completamente destrozado, y la si-
tuacion interior de los cuerpos que habian hecho aquella cam-
pafa debi6 resentirse del estado consiguiente A su continue
movilidad.
Esto di6 lugar A que el comandante general de los departa-
mentos Oriental y del Centro reuniese en Puerto-Principe gran
ndmero de batallones con objeto de revistarlos y de que mejo-
rase A la vez su instruction y su 6rden interior. Separada, con
eso, aquella fuerza de la persecucion del enemigo, surgi6 la
idea de destinar cinco batallones a la construction y custodia
de una linea military que, partiendo del Bagh, llegara hasta la
Zanja en la costa Sur de la isla.
El enemigo, en el interin, estaba tan en complete descanso
y sosiego, que en el departamento Oriental lleg6 former dos
campamentos principles; uno en la Yaya, orilla de la con-
fluencia del Contramaestre y Cauto, amenazando A Holguin,
Cuba y Bayamo, y otro en la Mariposa, amenazando a Manza-
nillo. Ambos campamentos tenian sobre 2.000 hombres y for-
maban cada uno un pueblo con mujeres y nifios, con merca-
do, glorietas para bailar, con called anchas y espaciosas, con








21 -

tranquilidad tal, en fin, que los mercaderes ambulantes iban &
estos mercados como podian hacerlo A cualquiera otro pueblo.
En suspense por aquellas causes las operaciones militares y
la persecucion de los insurrectos, sus jefes mAs influyentes se
ocuparon en reponer las p6rdidas que habian sufrido, y no
siendo suficientes nuestros destacamentos para cubrir los po-
blados y las zonas de cultivo, que en algunos puntos habian
torado gran deaarrollo, sucedi6ronse despues en la campafia
del 73 ataques A poblados y encuentros en que la fortune fu6
constantemente desfavorable para nuestras armas, contando-
.se, sin embargo, defenses tan notables como las que hicieron
los pueblos de Jiguani, Baire, Buesito, Veguitas y algunos
otros que rechazaron con 6xito los ataques del enemigo.
En cambio tuvimos que deplorar el saqueo.y quema del po-
blado de las Auras el 10 de Abril; la action dada por el tenien-
te coronel Abril en el Cocal del Olimpo el 7 de Mayo; la del
Zarzal el 4 de Junio; la del Yucatan el 11 del mismo mes; la
sorpresa A una emboscada del regimiento de Talavera el 12 de
Agosto; el ataque y saqueo de Nuevitas y Santa Cruz en el
mismo mes; la derrota de la column del teniente coronel Die-
guez, de 400 hombres, en 26 de Setiembre; el ataque de la
Zanja el 14 de Octubre, y el de Manzanillo el 1.0 de Noviem-
bre. Nuestras perdidas en tales sucesos fueron considerable,
y los enemigos se hicieron duefios de gran nfmero de fusiles
Remington y de gran cantidad de municiones.
Por consecuencia de aquellos reveses y del desastre de la
column de 700 hombres mandada por el teniente coronel Vil-
ches el 2 de Diciembre en Palo-seco, fu6 necesario en los dlti-
mos meses de 1873, despues de perdidos 6 abandonados y des-
truidos muchos de los antiguos poblados que servian de cam-
pamentos y de bases de operaciones de nuestras tropas, el re-
concentrarlas y former columns compuestas de various bafa-
llones.








22 -

La primera accion que en esa forma tuvo lugar fu6 la de laI
Sacra, en el mes de Koviembre, en la que tres batallones, des-
pues de sufrir perdidas de consideration, tuvieron que reti-
rarse.
Despues de la accion de la Sacra fu6 nombrado comandante
general del departamento del Centro, retenido el mando del
territorio de las]Villas, el general D. Manuel Portillo, quien
se habia rodeado de una alta reputation military y political, y
se confirid al mismo tiempo al brigadier D. Shbas Marin el
mando del departamento Oriental.
El general Portillo march a Puerto-Principe con dos fuer-
tes batallones, dos companfias de guerrilla y un regimiento de
caballeria de los que guarnecian el territorio de las Villas; pe-
ro el estado del departamento del Centro y de la ciudad de
Puerto-Principe era tal, que A los pocos dias se veia macketear
A las puertas mismas de aquella capital una compafia del ba-
tallon de Asturianos que habia salido A forrajear.
Reunidas poco despues (Enero del 74) las columns del bri-
gadier Bascones y coronel Armifian con un total de cinco ba-
tallones, un regimiento de caballeria y dos piezas de montafia
para batir al enemigo, le alcanzaron en Naranjo y, aunque
nuestras tropas conservaron el campo de batalla, sufrieron ba-
jas de much consideration y tuvieron al dia siguiente, en
retirada ya, que hacer frente A los insurrectos en Alojacasabe,
siendo aun seguidos hasta cerca de Juan Gomez.
Reconcentradas adn mas las tropas de operaciones del de-
partamento en Puerto-Principe despues de la accion de Naran-
jo, no hicieron ningun movimiento sobre el enemigo, que, re-
uniendo las suyas en la parte de Najasa y Jimaguayd, y des-
pues de mejorar y aumentar su caballeria, se preparaba A caer
sobre nuestros puestos para dominar todo el territorio de aquel
departamento.
Para frustrar los planes de MAximo Gomez y evitar se diri-








23 -
giese sobre las Villas, sali6 de Puerto-Principe el ya brigadier
Armifian con seis batallones, mas de 700 caballos y dos piezas
de montafia haciendo rumbo A la zona Sur, sobre el rio.San
Pedro. El enemigo lo esper6 en la finca denominada de las
GuAsimas, donde empefiada la accion el 19 de Marzo de 1874,
sufrieron las fuerzas del brigadier Armifian p6rdidas de mu-
cha consideracion, y, embarazado con mas de 400 heridos,
aquel bizarre jefe tuvo que campar A la vista -del enemigo.iLa
situation de la brigada Arminan era tan comprometida, que
hizo salir de noche su caballeria para que, rompiendo la.li-
nea enemiga, llevase por las Yeguas la noticia al general Por-
tillo, lo cual no pudo realizarse por estar cortado el telegrafo
desde las Yeguas. Felizmente aquella noticia pudo Ilegar
Puerto-Principe, y el general Portillo hizo salir al brigadier
BAscones con dos batallones, algunos escuadrones y dos pie-
zas de montana para reforzar al brigadier Armifan. Bascones
tuvo que sostener un rehido combat en Jimaguayd, y reuni-
das ambas brigadas, pudieron retirarse A la ciudad, pero con
mas de 500 heridos y molestados muy de cerca por el enemigo
hasta la finca llamada Cachaza.
De esta important accion, en que ocho batallones y mas de
800 caballos, con cuatro piezas de artilleria, se veian obliga-
dos A retirarse, A pesar de que nuestras tropas se portaron con
notable valor, conducidas por los brigadieres Bascones y Ar-
mifian, que con justicia merecian distinguida reputation en el
ejdrcito de Cuba, tuve noticia A mi paso por Puerto-Rico.. A
mi llegada A la Habana el 7 de Abril, aquellas dos brigadas
continuaban reparandose en Puerto-Principe, A pesar de que
MAximo Gomez se habia adelantado hasta tres leguas de. Cari-
dad, A ocho de aquella capital, donde reconcentraba todas sus
fuerzas, sin que las nuestras intentasen atacarle..
Como consecuencia de las iltimas campaias, qued6 aban-
donada una gran parte de los campamentos y nuevos pobla-








24 -
dos, asi del departamento Oriental como del Central, y un
gran ndmero de presentados del Camagiiei habian vuelto A los
campos para nutrir las filas rebeldes; y como los pueblos y po-
blados sufrian un bloqueo constant de los insurrectos, habian
desapareeido las zonas de cultivo y se dejaba sentir en ellos
la mayor miseria.
Si tan grave era A mi llegada A Cuba el estado de la guerra
en el departamento del Centro, no era ciertamente favorable
en el Oriental, en el que con dificultad se resguardaban las ri-
cas zonas de Santiago de Cuba y de Guantanamo, sufriendo
las demhs las depredaciones de los rebeldes. S61o el departa-
mento Occidental se conservaba libre de la guerra, aparecien-
do tranquilo el territorio de las Villas, aunque existiendo siem-
pre en 61 diferentes partidas de insurrectos, contenidas empe-
ro por la numerosa guarnicion que lo habia cubierto constan-
temente, de la cual acababan de segregarse las fuerzas que
habian marchado.con el general Portillo a Puerto-Principe.

IlI.

La guerra, pues, habia torado, por consecuencia de la cam-
paia del 73 y de las acciones ocurridas posteriormente hasta la
de las Guhsimas, que tuvo lugar el 15 de Marzo de 1874, el
carActer mas grave, y habia alcanzado una importancia mili-
tar que nunca tuvo desde el principio de la insurreccion. Asi lo
reconoci6 mi antecesor en la comunicacion en que, antes dela
action de Naranjo, pedia se reforzase el ejgrcito de Cuba con
14.000 hombres y se reemplazaran periddicamente sus bajas,
que estimaba en 800 A 900 mensuales, sin lo cual no conside-
raba possible continuar la guerra con medios suficientes para
batir A los insurrectos.
Pocos dias despues, el 7 de Febrero, publicaba la Gaceta de
la IHaaIa una s6rie de decretos que debian, por sus conse-








25 -

cuencias, aumentar mAs y mas la gravedad del estado general
de la isla. Disponiase por ellos la movilizacion del 10 por 100
de los voluntarios, un alistamiento general para el servicio de
milicias de todos los hombres comprendidos entire los 18 y
45 afios, suprimiendo la mayor parte de las exenciones esta-
blecidas para aquellos cuerpos, que s6lo existian en determi-
nados distritos; y sin crear nuevos recursos se aumentaban las
raciones y el haber de la tropa, y se disponia que se pagasen
los presupuestos del ej6rcito y marina en billetes de Banco,
con el aumento del precio medio que en el mes anterior tuvie-
ra el oro, el cual a poco llegaba asi A un 150 por 100. Y esto
cuando las contribuciones se cobraban en billetes del Banco
por su valor nominal, de modo que se duplicaban y podian tri-
plicarse aquellos presupuestos sin nuevos recursos para suplir
un aumento tan extraordinario de gastos.
Tan grave situation en la guerra como en la question eco-
n6mica pasaba casi desapercibida en los meses anteriores a mi
llegada, porque la masa del partido espafiol, y particularmen-
te la poblacion de la Habana, se preocupaba s61o por el desen-
lace de la question del -' -. "', que habia herido profunda-
mente el sentimiento national de los espahioles de Cuba y cau-
sado entire ellos honda excitacion. Esta excitacion habia cedi-
do, sin embargo, por el severe castigo impuesto A los expedi-
cionarios del Virgiiius de 6rden del brigadier Burriel, coman-
dante general del departamento Oriental, en cumplimiento de
bandos anteriores que no habian sido derogados. Y como des-
pues del cambio ocurrido el 3 de Enero en la Peninsula le ha-
bia sido fAcil al capitan general acabar con la prensa y los
clubs republicans, que tan honda perturbacion habian levado
A Cuba, sentiase en la Habana una aparente tranquilidad que
contrastaba fuertemente con el estado' de gravedad de la guerra
y con el de la situation political y econ6mica de la isla, cuyas
consecuencias habian de pesar sobre su inmediato sucesor.















CAPITULO II.


MI NOMBRAMIENTO DE CAPITAL GENERAL DE CUBA.




Mi primera entrevista con el president del Consejo.-MAis anteceden-
tes en Cuba.-Primer mando.-Mi segundo mando.-Causa de mi
division en 1859.-Mis proyectos ante el Consejo de Ministros.


I.


En los primeros dias de Marzo de 1874 era llamado por el
ministry de la Guerra a su despacho. Por primera vez me plan-
teaba directamente el general Zavala la question de Cuba.
Mostribase alarmado por la correspondencia official y particu-
lar del general Jovellar, capitan general de Cuba ent6nces, y
por las consecuencias de los decretos del 7 de Febrero. Era im-
posible en aquel moment el envio de refierzos tan considera-
bles como los que pedia aquel general, dado el estado de la
guerra carlista y la fuerza son que contaba el ejercito, cuando
afn no se habia decretado la quinta de 125.000 hombres que
despues tuvo lugar; y discutiendo sobre la situation de aque-
lla isla, dun intes de conocerse la accion de las Gudsimas,
que aument6 su gravedad, s6lo expuse que en mi opinion
debia buscarse en el pais, aumentando tanto las milicias
blancas como las de color, elements con que sostener la guer-








27 -
ra interin no pudieran enviarse de la Peninsula fuerzas nece-
sarias.
Nada me habl6 ni me indic6 el general Zavala en aquella
conferencia respect f mi nombramiento para capitan general
de Cuba, porque asi es como proceden y deben proceder los
hombres de Estado cuando tratan de las cuestiones de gobier-
no, no dejAndose guiar por miras estrechas de afecciones 6 de
compafierismo, que tanto deben imperar en cuestiones de esta
clase cuando no se concibe aquel modo de proceder y Ilega &
suponerse que yo haya podido solicitar el mando de nuestra
rica Antilla.
Llamado pocos dias despues por el ministry de Ultramar
Sr. D. Victor Balaguer, me manifest que el gobierno babia
acordado el relevo del teniente general D. Joaquin Jovellar y
mi nombramiento para capitan general de Cuba si yo le acep-
taba. Y lo acept6 por lo mismo que aparecia grave la situation
de la isla y porque no esperaba ningun mando en la guerra
carlista, creyendo que mi hermano el marquis del Duero era
el Hamado al del ej6rcito del Norte, en el que pronto habia de
acreditar sus altas dotes militares y el indomable valor que le
llev6 6 muerte tan gloriosa en los campos de batalla.
Creia, ademds, que con el conocimiento adquirido durante
.mis mandos en Cuba podia prestar alli algun servicio h mi pd-
tria, y por lo mismo no me pare6 considerar la mayor.6 me-
nor gravedad que pudiera tener la situation de la isla- para
aceptar aquel mando.

II.

Por dos veces habia ejercido el cargo de capitan general y
gobernador superior civil de Cuba. En Octubre de 1850.fui
nombrado por primer vez para 61 en moments, por cierto, en
que se suponia gravemente comprometida la suerte de la isla,









28 -
amenazada por una segunda expedicion de cubanos y ameri-
canos, no habiendo tenido 6xito la primera que desembarc6 en
CArdenas al mando del general D. Narciso Lopez. Era ent6n-
ces critical y grave, con efecto, la situation de Cuba, porque
los Estados del Sur de la Union Americana aspiraban, en pre-
vision de sus futuras contiendas con los del Norte, a la anexion
de la isla, en la que contaban, ademrs, con el apoyo de un par-
tido numeroso. Aquella segunda expedicion se realize, y der-
rotados completamente quedaron cuantos la componian, muer-
tos 6 prisioneros, incluso entire estos el mismo general D. Nar-
ciso Lopez, que fu6 ejecutado en la Habana. A los pocos dias
del desembarco de aquella expedicion, fueron aprehendidos
por nuestra marina de guerra 50 americanos que intentaban
salvarse en lanchas despues de haber torado parte en la ac-
cion del Morrillo. Conducidos i la Habana, A donde llegaron &
las dos de la madrugada, di sin ninguna clase de consult la
6rden para que fuesen pasados por las armas al amanecer, y
si lo fueron i las once de la mailana se debi6 & haber yo com-
prendido que, apresados en la mar, era precise hacer constar
por sus declaraciones que pertenecian h la expedicion de Lo-
pez y se habian batido contra nuestras tropas.
Aquella media tan rigorosa estaba -completamente justifi-
cada, porque de antemano habia dado un bando declaranda
pirates A los que sin ninguna bandera national vinieran h in-
troducir la guerra en la isla de Cuba; y era indispensable su
ejecucion, por cuanto se estaba practicando en los campos con
los prisioneros y continuaba la lucha con los que en ella adn
se resistian.
Fuerte con el derecho legal que me habia servido para llevar
a cabo aquella ejecucion, me negu6 poco despues A recibir co-
mo comisionado del gobierno de los Estados-Unidos al.como-
doro Parker, que con cuatro buques de guerra se present en
la Habana para inquirir la forma en que la ejecucion se habia








29 -

llevado h efecto. LUjos el gobierno americano de pedir ningu-
na clase de satisfaccion ni reparaciones al de Espafia por aquel
fusilamiento, disponia poco despues que la bandera espafiola
fuese saludada al presentarse un vapor de guerra en Nueva-
Orleans, para asi dar una satisfaction por los excess cometi-
dos en aquel puerto contra el c6nsul y ciudadanos espafioles 6
consecuencia de la excitacion producida por la ejecucion de
los cincuenta americanos en la Habana.
Relevado en Abril de 1852 por haberse supuesto que se ha-
bia escrito con mi autorizacion un articulo en que se atacaba
duramente al Gobierno por haber dado la libertad a los pri-
sioneros que, procedentes de la expedicion de Lopez, se ha-
bian enviado a Ceuta, dej6 la Habana en medio de. las mayo-
res demostraciones de aprecio de toda la poblacion.
En Agosto de 1854 fui nombrado nuevamente capitan gene-
ral y gobernador superior civil de Cuba antes de haber llega-
do A Madrid procedente del extranjero, donde me hallaba A
consecuencia de los sucesos de 1853. No era ent6nces m6nos
grave la situation de Cuba que lo habia sido la primera vez
que fui nombrado su capitan general; y prevenido de ello el
Gobierno anterior, habia dispuesto qcue pasasen a aquella isla
los tres batallones de guarnicion en la de Puerto-Rico, los cua-
les A su vez debian ser reemplazados por otros de la Peninsula.
Una expedicion de 6.000 americanos, mandada por el gene-
ral Quitman, gobernador que habia sido del Mississipi, debia
salir de los puertos de Nueva-Orleans y Mobila, y al desembar-
car en la isla ser secundada por un levantamiento general en
todas las jurisdicciones, estando ya designados los que debian
acaudillarlo en ellas. La expedicion americana lleg6 con efec-
to en los primeros meses de 1855 A tener sus vapores dispues-
tos y A hacer salir A6alta mar cuatro buques de guerra con to-
do el armamento y pertrechos necesarios, con los cuales de-
bian en un punto dado armarse los expedicionarios. Las publi-








30 -

caciones hechas despues de la insurreccion de Yara por sus
principles agents han puesto de manifiesto la verdad de
aquellos hechos y la gravedad de la conspiracion, A cuya ca-
beza se habia puesto D. Ramon Pint6, que fu6 ejecutado en la
Habana por sentencia un'nime de un Consejo de guerra cele-
brado con toda publicidad. En la causa que se form6 aparecia
claramente manifiesta la culpabilidad de D. Ramon Pint6, y
si A pesar de esto se quiso ent6nces ponerla en duda, hoy la
confiesan pdblicamente los enemigos de Espafia, que han sido
constantemente los que mas me han atacado por mi gobierno
en Cuba.
No necesito consignar la s6rie de disposiciones que dict6
para dominar situation tan grave, entire las cuales fu6 una de
las mis importantes la de crear los cuerpos de Voluntarios de
la isla, que tan sefialados servicios prestaron ent6nces y han
prestado despues la causa de Espafa en Cuba. El resultado
de todas aquellas disposiciones fu6 .el de que, no atrevi6ndose
ya el general Quitman a embarcarse con la expedition prepa-
rada, y hecha la division de su cargo ante la Junta revolucio-
naria de Nueva- Orleans despues de los cuantiosos gastos oca-
sionados en su preparation, hubo de fracasar su empresa y di-
solverse aquella Junta, lo que me permiti6 levantar el estado
de sitio, poner en libertad a la mayor parte de los press por
aquella conspiracion y dar con acuerdo del Gobierno al poco
tiempo una amnistia general.
A los siete alios de las revueltas y conspiraciones que ha-
bian tenido lugar desde 1848, sucedi6 un estado de complete
paz y tranquilidad en la isla, pero no la paz y tranquilidad re-
sultado de un gobierno de opresion y de tirania. Ni un solo
process politico se form, ni un solo cubano apareci6 bajo la
vigilancia de la policia por cuestiones political en los cinco
alios que despues permaneci en Cuba.
Esa situation general de la isla me permiti6 ocuparme en








31 -

mejoras importantes en todos los ramos de administration pi-
blica, cuya mayor parte han quedado subsistentes; y con la
creation de los Bancos en aquella 6poca y todas las medidas
tomadas se desarroll6 el bienestar y la riqueza p6blica, y la
Hacienda de la isla lleg6 A un estado que,di6 lugar a que en
los cinco afios de mi mando se enviasen al Tesoro de la Penin-
sula mis de veintiun millones de pesos, de sobrantes, quedan-
do dos millones de pesos en el fondo de reserve de aquellas ca-
jas al entregar el mando A mi sucesor el capital general don
Francisco Serrano.
Y aqui puedo hoy consignar la causa de la division que pre-
sent6 al Gobierno en 1859, division que, en medio de las prue-
bas de aprecio y.consideracion que merecia S. M. la Reina
y.- su Gobierno, di6 lugar A que cesase en aquel cargo. Esa
causa, que por un deber de patriotism he callado hasta el pre-
sente, puede ahora publicarse sin peligro alguno.
La question mas grave que habia en aquella 6poca en el go-
bierno de Cuba, y que podia compronieter la reputation del
capitan general gabernador de la isla, era la del trdfico negre-
ro.-Estaba yo persuadido de que era de mi deber 6 importaba
a mi propia reputation el no transigir nunca con aquel trafico
inmoral que tantas complicaciones producia al Gobierno de
Espafia, y cuyas ventajas materials para la isla no podian
compensar ni las consecuencias de aquellas complicaciones, ni
el descredito que causaba al gobierno de la isla por la inmora-
lidad que introducia en la pdblica administration.
Ineficaces las leyes y disposiciones aprobadas por el Gobier-
no de la Metr6poli para reprimir aquel trafico, le propuse se
pudiera desterrar por expediente gubernativo b los que apare-
ciesen comprometidos en 1l; y con noticia de que se prepara-
ban nuevas expediciones de negros, publiqu6 esa disposicion
en la Gaceta de la Halbanc sin estar adn aprobada por el Go-
bierno.








32 -
A muy poco tiempo recibia una Real 6rden, segun la cual el
Gobierno, de acuerdo con lo consultado por el Tribunal Supre-
mo de Justicia, no consideraba legal aquella media; y para
no publicar la resolution dando aliento contra los deseos del
mismo Gobierno a los negreros y lugar a graves reclamacio-
nes por parte de Inglaterra, suspend el darla & luz, enviando
mi division por el primer correo.
La suerte que me habia acompafiado en Cuba durante mds
de siete aflos, ha hecho, sin duda, que mi nombre figurase pa-
ra el mando de aquella isla en cuantas crisis ha pasado poste-
riormente Antes y despues de la revolution de 1868, y ha de-
bido ser tambien la causa de mi nombramiento en 1874; pero
apelo A todos los'que ban' sido ministros de Ultramar y de la,
Guerra para que digan si no he tenido un especial esmero en
mostrarme alejado en todo lo que se referia al gobierno y
mando de aquella isla, y si he intervenido ni aun en el nom-
bramiento de un solo empleado de ella.
Tales son mis servicios y mis antecedentes en el mando de
Cuba; y tal ha sido la conduct del general A quien se presen-
ta afanoso por mezclarse siempre en las cuestiones de aquella
isla y aspirando de nuevo a un mando que voluntariamente
habia dejado despues de cinco ailos y medio de ejercerlo y
cuando, tras dilatados a/ios de servicio, habia alcanzado la digo
nidad de capitan general de ej6rcito.

III.

Pocos di'as despues de mi nombramiento asisti a un Consejo
de Ministros, y en 61 explan6 las indicaciones que habia hecho
al de la Guerra y mi prop6sito ya de buscar en los elements
del pais recursos para sostener la guerra, midntras no po-
dian enviarse refuerzos i aquel ej6rcito; manifestando que, en
mi opinion, era de una gran importancia military y political








33 -
el aumentar las fuerzas de las milicias blancas, que con tanta
lealtad se habian conducido, y aumentar tambien las de co-
lor, restableciendo los antiguos cuerpos de Pardos y Morenos A
fin de remediar los males producidos por la errada political se-
guida desde el principio de la guerra con la gente de color
que formaba la mayor parte de las bandas insurrectas, cuando
en ella habia dominado siempre un sentimiento de amor 6
Espafia.
Ni el digno general Zavala, ni ningun ministry del Gabine-
te que presidia, podran decir que el general Concha ofpeciese
acabar la guerra sin refuerzos ni reemplazos para el ej6rcito.
iNi c6mo podia ofrecer eso quien A la raiz de la insurreccion
de Yara habia publicado una carta en LZa Ieoca anunciando
que seria muy larga la guerra de Cuba; quien escribia en el
mismo periddico un articulo en el que, refutando la acusacion
que el president Grant hacia Espafia por la duracion de
aquella lucha, recordaba que la de los Estados-Unidos contra
los indios de la Florida habia durado catorce afios; y quien de-
cia despues en su primera proclama A los habitantes de la isla
que la guerra habia durado y podia durar por sus naturales
condiciones y por las del territorio en que se sostenia? Y, sin
embargo, esa imputacion, repetida un dia y otro por mis ene-
migos, ha servido para que en altos circulos militaies se ex-
plicdra el no atenderse a mis reclamaciones, no ya de refuer-
zos, sino de reemplazos que hacia indispensables el estado de
la guerra, no bien conocido a mi salida de Madrid y que he
descrito sumariamente al principio de esta MIemoria.















CAPITULO III.


DIMISIONES Y RELEVO DEL GENERAL PORTILLO.

*


Destino del general Portillo.-Hace division de 61.-No se la acepto.
-La reitera por dos veces irrespetuosamente.-Decido relevarle.-
Intento de manifestaciones en su favor, que yo impido.-Su em-
harque para Espafia.



Al hacerme cargo del mando del ej6rcito de Cuba hall6base
de comandante general de la segunda y tercera division, que
comprendian los territories del departamento Central y el de
las Villas, el mariscal de campo D. Manuel Portillo. Le habia
yo distinguido como teniente coronel de Ingenieros durante
las dos primeras 6pocas de mi gobierno en aquella isla; y,
aunque con sentimiento por haber ya fallecido, tendr6 que
ocuparme de las causes que produjeron su relevo, .porque &
ello me obligan los reiterados ataques que se me han dirigido
por los entusiastas amigos de aquel general, acushndome de
haber desconocido sus servicios y de haber obrado en virtud
de prevenciones personales contra 61.
Dirigiame el general Portillo a los pocos dias de mi llegada
una larga comunicacion en queja de las apreciaciones de la
prensa de la Habana sobre la action de las GuAsimas, y 6 pe-
sar de estar conforme con ellas, queriendo dar al general








35 -

Portillo una prueba de estimacion y levantar el espiritu de las
tropas A sus 6rdenes, le dirigi un despacho con fecha 11 de
Abril manifestAndole <(que estaba satisfecho de los servicios
)de los brigadieres BAscones y Armifian y del valor que las
)tropas habian demostrado en los combates de las Gudsimas y
)Jimaguayu, autorizdndole para enviar una relacion de los
que mas se hubieren distinguido en ellos.> Preveniale al mis-
mo tiempo que me manifestase las fuerzas y recursos que pu-
dieran hacerle falta para operar sobre el enemigo y batirlo,
como se lo habia ordenado en despacho telegrAfico del 9 al
contestar al que me habia dado con fecha del 7 anunciandome
que MAximo Gomez reconcentraba sus fuerzas cerca de Cari-
dad de Arteaga.
Grande fu6 mi sorpresa cuando, por contestacion esos te-
l6gramas, recibia con fecha 17 uno del general Portillo en que,
fundAndose en las noticias que tenia por su correspondencia
particular y en-los pasos dados por el Centro Ultramarino de
Madrid antes de mi salida de esta capital, que le hacian supo-
ner prevenciones de mi parte contra 61, me dirigia con con-
ceptos poco respetuosos A mi autoridad (Ap6ndice nim. 1),- la
division de los cargos que desempefiaba. A pesar de esto, y
no queriendo que en manera alguna se me considerase preve-
nido contra el general Portillo, do quise aceptarle su division,
manifestandole que la importancia del mando military que des-
empefiaba y la gravedad del estado de la guerra le obligaban
Spermanecer en 61 (Apendice ndm. 2), no apreciando otros
datos que los oficiales para comprender si podia continuar
ejerci6ndolo en bien del servicio del Estado y de su propia
reputation, asegurAndole podia contar para ello con todo mi
apoyo como capitan general y general en jefe del ej6rcito.
Poco Antes de recibir ese despacho, habia dirigido una larga
comunicacion al general Portillo, en la que le decia, confir-
mando mis primeros tel6gramas, que, puesto que el enemigo









36 -
se encontraba, segun sus despachos, A diez leguas de Puerto-
Principe con animo de atacar la line ferrea de Nuevitas 6 di-
rigirse sobre la trocha del Jicaro A Moron, era precise evitar
esto a toda costa, porque, debilitada la guarnicion de aquella
linea por haber l1 dispuesto de la column del coronel Goico-
chea, no podria en un moment dado oponerse al enemigo
una fuerza suficiente, si se presentase con la que podia ya aco-
meterla. eSeria, pues, precise que en todo caso, afadia, si el
senemigo inicia su march sobre la trocha, hacer de manera
>que, al llegar A ella, fuera perseguido inmediatamente por
,las tropas del mando de V. E. Pero el modo de evitar que lo
intente es que V. E., organizadas sus fuerzas conveniente-
> mente para el buen exito de la operation, march con ellas
>sobre el enemigo, para que, batido y quebrantado, tenga que
>abandonar la ofensiva y no sea una amenaza constant para
Alas Villas, cuyo territorio es de tanta importancia se conser-
ve enteramente libre de la guerra.
De ese modo, desde los primeros moments de mi mando en
Cuba, apreciaba la situation military del Centro y expresaba
claramente que s6lo con una campafia vigorosa contra los
insurrectos en el se podia evitar la invasion por MAximo Go-
mez del territorio de las Villas; pero el general Portillo no
consider prudent, 6 no se consider con fuerzas bastantes
para atacar a Maximo Gomez, que se presentaba sobre el rio
Samaraguacan, A las inmediaciones de la linea ferrea de Nue-
vitas que podia servir de base de operaciones A nuestras tro-
pas, dividiendose poco despues para reconcentrarse de nuevo
sobre Najasa, jactandose de haber provocado A nuestras tro-
pas al combat sin haberlo 6stas admitido, lo cual produjo
lamentable efecto en la opinion de los habitantes del Cama-
giey.
El general Portillo, ya en 25 del mismo mes de Abril, expli-
chndome las causes de no haber podido segair mis instruccio-









37 -
nes y las que le habian impedido ponerse al frente de las
tropas cuando la action de las GuAsimas, concluia su comuni-
cacion reiterando la division, porque se le aseguraba y obser-
vaba cierta tendencia A que sus operaciones fuesen mal juz-
gadas.
Todavia no quise aceptar esta segunda division por las con-
sideraciones anteriormente expuestas, dici6ndole por contes-
tacion: < que yo hubiera podido former de las operaciones que habian
tenido lugar en aquel departamento, 6 insistiendo en que por
el estado de la guerra debia continuar en el mando que des-
empefiaba.>
No bast6 esto para contener al general Portillo en su pro-
p6sito. En 30 de Abril me dirigia un tel6grama (Ap6ndice nfl-
mero 3), en el cual, no fundAndose ya en las razones anterio-
res, sino analizando todas las disposiciones tomadas por mi, y
hasta la creacion de la Direccion general de Administracion,
que nada tenia que ver con los mandos militares y que censu-
raba fuertemente, reiteraba su division.
Tiempo era ya de tomar una media several con un general
que habia faltado al respeto al capitan general de la isla y que
queria tomar parte en las cuestiones de gobierno que no le
competian, pues s61o tocaba el resolverlas A la autoridad supe-
rior de la isla y al Gobierno supremo de la nation.
Desde much tiempo antes el general Portillo venia pre'sen-
tandose frente a frente de los capitanes generals, apoyhndose
en el prestigio que habia alcanzado en las Villas; y era tal la
preponderancia que el general Portillo se atribuia, que oficial-
mente lleg6 A pedir al gobernador superior civil no se diera
ninguna disposition que afectara al territorio de las Villas sin
Antes enviarla A su consult.
Con estos antecedentes, y recordando que al presentarse A
mi antecesor, el general Jovellar, en la Habana habia sido re-








38 -
cibido por las mlisicas de los cuerpos de voluntarios y acom-
pafiado por ellas y por los jefes de los mismos hasta el palacio
del capitan general, crei convenient prevenir al general don
Cayetano Figueroa, sub-inspector de artilleria nombrado en
su relevo, prohibiese en Puerto-Principe toda manifestacion
que con tal motivo se intentara.
No era ciertamente excusada esa prevention. El Casino Es-
pafol de aquella ciudad habia ya dirigido A la Ilegada del ge-
neral Figueroa un tel6grama a la sociedad titulada Integridad
Naciolnl, en la Habana, y a los demds casinos, especialmente
a los de las Villas, excitindoles A que hiciesen manifestaciones
a favor del general Portillo (Apendice ndm. 4), presentando su
division como una gran desgracia para la isla y hasta para la
integridad del territorio.
Tan pronto como lo supe, circuld por tel6grafo las 6rdenes
(Ap6ndice ndm. 5) prohibiendo la venida de comisiones para
hacer gestion alguna que tuviese tendencia a ejercer presion
sobre mi autoridad, y esto bast6 para que todos los casinos se
abstuvieran de hacerlo.
Relevado el general Portillo y Ilegado a la Habana, le di la
6rden para que pasase arrestado a su casa y se embarcara
en el vapor que A los dos dias salia para la Peninsula, como
asi lo verific6, sin que hubiera con este motivo la menor mna-
nifestacion por los habitantes ni por los voluntarios de la Ha-
bana.
Nadie podrA, despues de esta sencilla exposicion de los he-
chos, acusarme de.haber obrado con prevention contra el ge-
neral D. Manuel Portillo; pero despues de la prudencia y mo-
deracion de que habia dado pruebas al recibir sus primeras di-
misiones, cumpliame obrar con resolution y energia para de-
jar en su lugar mi autoridad de capitan general, siendo mi
conduct aprobada por el Gobierno de la metr6poli despues de
oir al Consejo Supremo de la Guerra.
















CAPITULO IV.


CAMPARA DEL VERANO DE 4874.



Estado'de la guerra.-Primeras operaciones del general Figueroa.-
La guerra en las Villas.-Extension del mando del brigadier Acosta.
-Su conduct militar.-Sus explicaciones posteriores -Nombra-
miento del brigadier Zea para el mando de las Villas.-Son batidos
los insurrectos en las Villas y el departamento Oriental.-PBrdida
del poblado de San Jer6nimo.-Castigo de los oficiales que lo guar-
necian.

I.

Despues de la desastrosa campafia del 73 y de las uiltimas
acciones ocurridas en los primers meses del 74, la guerra ha-
bia tomado en el Centro un carActer grave y aumenthdose las
dificultades para batir y derrotar en 61 a los insurrectos.
No era ya possible hacer la guerra como anteriormente, divi-
diendo el territorio en zonas que recorriesen pequefas colum-
nas de 300 A 500 hombres para perseguir y batir al enemigo
_por todas parties, encontrando aquellas columns puntos poco
distantes en que racionarse y dejar sus enfermos. Caando los
insurrectos podian presentar fuerzas de 3.000 y 4.000 hombres
aguerridos y con armamento Remington, y 800 A 1.000 caba-
llos acostumbrados A lanzarse sobre nuestras tropas con ma-
chete en mano, eran precisas, no una, sino diferentes colum-
nas, por lo m6nos de 2.000 A 3.000 hombres, que en combina-









40 -

cion unas y otras marchasen sobre el enemigo. Porque era con-
siguiente que la primera column que lo encontrase, teniendo
200 6 300 heridos por el fuego de los buenos tiradores con (1e
contaban los insurrectos, quedaria completamente inutilizada
para perseguirlos, aunque consiguiese una victoria, pudiendo,
si no era complete, hacerse muy comprometida su situation,
como lo fu6 por aquella causa la del brigadier Armifian en la
accion de las GuAsimas. Era por tanto necesario, para aprove-
char un primer triunfo 6 evitar aquel conflict, que otras co-
lumnas de igual fuerza cayesen inmediatamente sobre el ene-
migo, que debia A su vez encontrarse embarazado con sus he-
ridos, por mAs que los abrigase en medio de los bosques, y por
falta de municiones, de las cuales nunca podia tener reserves
A mano; y s61o de esa manera podia conseguirse el batir A los
insurrectos y obligarlos a fraccionarse, pudiendo, despues de
conseguido tal resultado, dividir nuestras columns para ha-
cer mas active la persecucion 6 ir dominando el territorio de
departamento Central que habia quedado A merced del enemi-
go. Pero columns de aquella fuerza con caballeria y artille-
ria y un ndmero de ac6milas correspondiente, habian de en-
contrar graves dificultades en sus marchas y operaciones za
trav6s de aquellos continues, extensos y espesos bosques por
donde tenian que ir en desfilada de A uno, ocupando una ex-
tension considerable y pudiendo ser hostilizados por sus flan-
cos y retaguardia.
Todas esas dificultades eran tanto mayores cuanto que, ha-
bidndose destruido 6 abandonado la mayor parte de los cam-
pamentos 6 poblados que Antes sirvieron de base de operacio-
nes A nuestras tropas y en los cuales se formaban hospitals y
dep6sitos de subsistencias, tenian aquellas fuertes columns
que llevar ocho 6 diez dias de raciones al partir de Puerto-
Principe y de los pocos campamentos que A sus inmediaciones
quedaban, pudiendo el enemigo retirarse a cuatro y hasta A










seis etapas de los puntos de partida, seguro de que A los cua-
tro 6 cinco dias se verian obligadas nuestras tropas A rotroce-
der.para asegurarse su subsistencia.
Si A todo esto se agrega la falta de medios de trasportes in-
dispensables parlconstituir los dep6sitos de raciones hntes de
emprender las operaciones, y los que necesitaban llevar con-
sigo las columns que debieran ejecutarlas, se podrh former
una idea del nuevo aspect que la guerra habia torado en el
departamento Central, tan diferente del de los tiempos ante-
riores, en que toda la dificultad estribaba en combinar los mo-
vimientos de pequefias columns para encontrar 6 las partidas
insurrectas, con la certeza de obtener sobre ellas ventajosos
resultados.

1I.

Aceptada la tercera division hecha por el general Portillo,
fu6 nombrado en su reemplazo el general D. Cayetano Figue-
roa, que desempefiaba con notable distinction el cargo de sub-
inspector de artilleria, y que s61o 6 mis repetidas instancias y
por la falta de generals se decidi6 6 aceptar el mando de la
segunda division y el cargo de gobernador del departamento
del Centro. De car.cter military, aunque modesto, de gran in-
teligencia y vastos conocimientos, fu6 en 61 un acto de abne-
gacion el aceptar un mando que no le correspondia y que en
aquellos moments tenia la mayor gravedad, porque M~ximo
Gomez habia reconcentrado sus fuerzas sobre Najasa, en un
territorio que nuestras tropas no habian recorrido hacia mAs
de dos afos, 6 cuatro 6 seis etapas de Puerto-Principe, y que,
cubierto de bosques, le ofrecia adem6s la ventaja de abundan-
tes ganados y otros medios de subsistencia.
Recibidas mis instrucciones, marchaba el 5 de Mayo el ge-
neral Figueroa A Puerto-Principe, debidndose ocupar por el








42 -
momento de asegurar la via f6rrea, la linea military del Bagi y
los puntos afin guarnecidos en aquel departamento; estar aten-
to A los movimientos que Maximo Gomez pudiera hacer en di-
reccion de las Villas para evitarlos, y apresurarse, mi6ntras
tanto se aumentaban las fuerzas para empinder operaciones
y se constituian los dep6sitos de raciones con ese objeto, a me-
jorar el estado de las tropas, muy particularmente en su ins-
truccion del tiro al blanco.
Aunque lo avanzado de la estacion no permitia emprender
contra MAximo Gomez una campafia que pudiera ser decisive,
era precise intentar el atacarle sobre el territorio en que habia
reunido sus fuerzas; y d ese efecto dispuse se organizase una
brigada de cuatro batallones las 6rdenes del brigadier Ez-
ponda con las tropas que guarnecian la trocha del Jdcaro y el
territorio de las Villas, porque, aunque resultase 6ste muy des-
guarnecido, el medio mds eficaz de evitar que fuese invadido
por Maximo Gomez era el de operar en el que habia reconcen-
trado todas sus fuerzas.
En medio de la escasez de recursos del Tesoro se requeria
tiempo para proveer de medios de trasporte A las columns y
para constituir los dep6sitos de raciones convenientes; y el ge-
neral Figuecoa, que con el mayor celo 6 inteligencia venia
atendiendo a todas las necesidades indispensables para empe-
zar las operaciones, situaba ya A principios de Julio la brigada
Armifian en Jimagtiayd para emprender con ella y con la de
Ezponda un movimiento sobre las mhrgenes del rio San Pedro.
La march de una fuerte partida insurrecta en direction de
la linea del Jdcaro y la noticia de que M&ximo Gomez debia
seguirla para invadir las Villas, me obligaron A prevenir al
general Figueroa desistiese de su movimiento, y, dirigi6ndose
con sus tropas sobre la linea, oblig6 a retroceder al enemigo.
Ejecutada esta operation, que ocup6 algunos dias, fu6 nece-
sario que el general Figueroa regresase h Puerto-Principe para








43 -
racionar sus tropas y dejar sus enfermos, saliendo de nuevo &
operar sobre el Diborcio, para atacar 4 Mhximo Gomez; pero el
movimiento sobre Magalabomba habia retrasado .esta opera-
cion y, entrado ya el mes de Agosto, tuvo el general Figueroa
que suspenderla por los deshechos temporales de aguas, supe-
riores & cuantos se habian conocido desde el afio de 1841, des-
arrollAndose, ademss, el c6lera entire nuestras tropas y causan-
do tan considerable nimero de enfermos, que llegaban A 500
los que una sola brigada condujo a Puerto-Principe.

il.

Mientras esto habia tenido lugar en el Centro, tuve que fijar
mi atencion en el territorio de las Villas, que habian logrado
invadir dos partidas-de insurrectos del Centro; la primera del
cabecilla Jimenez, en Abril y con 60 hombres, y la otra en Ju-
lio, con 58 al mando del cabecilla Carrillo.
Mandaba la linea del Jdcaro el brigadier Acosta, quien, para
cubrir su responsabilidad, atribuye el paso de las partidas A la
falta de vigilancia de los voluntarios movilizados y h la de bra-
zos para concluir la linea de observacion, como si eso hubiera
podido realizarse desde mi llegada, cuando tan poco tiempo ha-
cia que habia torado el mando de Cuba.
En el territorio de las Villas habian existido, h pesar de con-
siderarse pacificado y de su numerosa guarnicion, las partidas
insurrectas de Santander y Carpio en Trinidad, de Ramos y Je-
sds Diaz en Remedios de Caoba, Reyes y Ferrer en Sagiia, Ye-
ray otros en Santa Clara, partidas que de-vez en cuando hacian
sentir alli sus estragos con la quema de algunos ingenios; pero,
aunque las tropas que guarnecian el territorio de las Villas se
habian debilitado con las que llevara el general Portillo a
Puerto-Principe, todavia llegaban a 13.000 hombres en el mes
de Abril y h 14.500 en el mes de Julio, A pesar de haber dis-








44 -

puesto de cuatro batallones para former la brigada que, A las
6rdenes del brigadier Ezponda, marchara al Centro para tomar
parte en las operaciones contra Mdximo Gomez.
Eran esas fuerzas mas que suficientes para mantener las Vi-
llas como antes estaban, cuando tan insignificantes eran las
partidas de Jimenez y de Carrillo que atravesaron la linea del
Jdcaro, si la persecucion de estas partidas hubiera sido bien
dirigida. Confiando en el conocimiento que el brigadier Acosta
debia tener de aquella parte del territorio por las grandes pro-
piedades que poseia en Sancti-Spiritus, extend su mando al
territorio de San Juan de los Ifemedios y Sancti-Spiritus y A
las tropas que operaban en 61, y le di cuantas facultades me
pidi6 para crear guerrillas locales, para movilizar voluntarios
y bombers y para aumentar, como lo hizo, las fuerzas de las
compaiias de guerrillas con soldados de los batallones del
ej6rcito. Tenia ademAs A sus 6rdenes jefes tan distinguidos co-
mo los coroneles Jaquetot, 'Toval y Yoller y el teniente coronel
Andreu, y en la jurisdiccion de San Juan de los Remedios al
coronel Fortun y al teniente coronel Vergara que mandaban
los valientes voluntarios caballeria de Camajuani, siempre dis-
puestos A buscar al enemigo. Podia, en fin, disponer, entire las
tropas que cubrian la inea del Jdcaro y las expresadas juris-
dicciones de Sancti-Spiritus y San Juan de los Remedios, de
cuatro batallones del ej6rcito, uno de milicia de Colon, un ba-
tallon movilizado de bombers de 1.100 plazas, un batallon de
guerrillas montadas de ocho compafiias con 1.200 plazas, en su
mayor parte de soldados veterans del ejercito; de 2.700 hom-
bres de voluntarios movilizados de guarnicion en la linea, 300
de la Guardia civil, y mas de 600 caballos de la Guardia ci-
vil, de los regimientos de milicias y de voluntarios moviliza-
dos, mds las guerrillas locales que en gran ndmero se organi-
zaron.
Todas esas fuerzas las encuentra insuficientes el brigadier








45 -
Acosta en el Compendio histdrico que sobre el pasado y presen-
te de Cuba ha publicado, para perseguir las dos partidas de
Amenez y Carrillo, fuertes, entire ambas, de 120 hombres, y de
70 fi 80 de las demhs partidas, y supone que esa fu6 la causa
de haber presentado una division que no he recibido, cosa
extrafia por cuanto siempre se manifest satisfecho del apoyo
que encontraba en mi autoridad aprobindole cuantas medidas
me proponia, A pesar de dudar de la conveniencia de algunas
de ellas.
La persecucion de las citadas partidas habia sido eficaz en
los primeros meses siguientes a su invasion, distinguindose
en ella con grandes resultados el batallon de la PAtria, manda-
do por el teniente coronel Andreu, y los voluntarios de Cama-
juani, que con aquel batallon operaban h las 6rdenes del coro-
nel Fortun y teniente coronel Vergara; pero poco despues el
brigadier Acosta, entretenido en tratos, de que me di6 conoci-
miento, con el cabecilla Jimenez, hizo contra mis instruccio-
nes paralizar las operaciones, confiando en la presentation de
aquel cabecilla con su partida.
Muy ljos de este prop6sito, el cabecilla Jimenez aprovecha-
ba hAbilmente aquella tregua, y reconcentrando sus fuerzas
se situ6 en Caramaganada al acecho de tres companiias de
guerrilla que marchaban en aquella direction, A las cuales ba-
ti6 completamente en los Charcos, caushndoles 46 muertos,
entire ellos cinco oficiales, con p6rdida de 104 caballos. Y es
singular la explicacion que de este grave rev6s da el brigadier
Acosta en su citado Compendio, atribuy6ndolo A que d conse-
c2encia de su division no se kabial cui plido las drdenes que
diera para detener la march de aquellas tres compaflias de
guerrillas, y que se reforziran con otras tres, tambien de
guerrillas, t las 6rdenes del coronel Macias.
Tres dias despues entraban a la una de la noche 250 insur-
rectos A caballo en Sancti-Spiritus, y se paseaban tranquila-









46 -
mente durante dos horas por las calls de aquella ciudad, en
la que se encontraba el brigadier Acosta, comandante general
de las tropas de operaciones de aquellas jurisdicciones. En
Sancti-Spiritus habia 800 voluntarios, 200 bombers, una cor-
ta fuerza de la Guardia civil, y la de guerrillas que acompafa-
ba siempre al brigadier Acosta; y sin embargo, los insurrec-
tos salieron de la ciudad cuando les pareci6 bien, sin haberse
oido un solo tiro, produciendo ese suceso un lamentable efec-
to en la opinion general del ej6rcito y de todos los buenos es-
panoles.
iQue grave responsabilidad para un brigadier comandante
general de operaciones, que asi se deja sorprender por una
corta fuerza de caballeria, sin tener guardias en las avenidas
de la poblacion que diesen aviso de la proximidad del enemi-
go, retenes para apoyarlas, y sin dar 61 el primero el ejemplo
de la resistencia!
La destitucion en el mando de aquel brigadier y la forma-
cion de una causa habria sido la media que hubiese adoptado
en vista de la gravedad de aquella falta military, si no me hu-
bieran detenido consideraciones political y las personales que
siempre tuve al brigadier Acosta por las pruebas que habia
dado de su amor a Espaiia, siendo hijo de la isla y teniendo
grandes intereses en ella.
iY c6mo explica el brigadier Acosta aquel suceso!
< >rectos en la ciudad-dice en su citado Compendio-respeta-
>ron personas y efectos, pagando lo que tomaron, y dejando
>en libertad a muchos jefes y oficiales que encontraron en la
hcalle en direction A los puntos que todos tenian sefalados en
>la 6rden general, A los cuales no acudieron las fuerzas de
>voluntarios ni de bombers, ascendentes las primeras A mAs
>de 800 hombres y a unos 200 las segundas, dispersAndose sus
>retenes, guardias y patrullaspor la sencilla razon de no qwrer








47 -
*nadie singularizarse contra un enemigo que todo lo respetaba y
Md nadie danTaba.>
Y no bastaba esa explicacion, tan en mengua del valor y
decision de aquellos voluntarios y bombers y de las fuerzas
del ej6rcito existentes en Sancti-Spiritus por no haber hecho
fuego sobre el enemigo; porque el brigadier Acosta, preten-
diendo dar mayor fuerza a sus afirmaciones, continda dicien-
do que en la provision de que grades fierzas enemigas podrian
sinvadir pronto el distrito, pretendian todos contemporizar con
>la fuerza -de los acowtecimientos f'uturos.> De ese modo explica
su conduct el brigadier Acosta 6 interpreta los sentimientos
de adhesion y patriotism de los espafioles de Sancti-Spiritus,
contrastando con el juicio que en el mismo folleto se permit
estampar respect los insurrectos, A quienes supone < >dos de valo)r idoneidad para la guerra y dotados de una ab-
)>negacion sin ejemplo,> contraviniendo asi a las mds termi-
nantes prescripciones de las Ordenanzas generals del ejrr-
cito.
Las consideraciones que anteriormente he expuesto me hi-
cieron no tomar s6rias providencias sobre un hecho military de
tanta gravedad, y en la esperanza de destruir pronto el efecto
tan lamentable que habia causado, me content con nombrar
comandante general de todas las fuerzas que guarnecian el
territorio de las Villas al brigadier D. Pedro Zea, jefe de E. M.
de la capitania general, quedando el brigadier Acosta A sus
6rdenes. El brigadier Acosta acept6 esa position sin apenas to-
mar parte en ninguna operation, hasta que en el mes de No-
viembre me pidi6 y obtavo licencia para venir esta c6rte, A
fin de gestionar cerca del Gobierno se levantase el embargo
puesto por sentencia de un tribunal a los bienes de su esposa
para pago de la legitima de los hijos de su primer matrimo-
nio, lo cual habia solicitado en vano de mi autoridad como ca-
pitan general de Cuba. Jdzguese ahora de su conduct y de lo








48 -
que puede ser el Compendio histdrico que ha publicado sobre
el pasado y present de Cuba.


IV.


Con la noticia de la accion de los Charcos y la entrada de
los insurrectos en Sancti-Spiritus no titube6 el general Figue-
roa, sin esperar mis 6rdenes y cuando no se podian emprender
operaciones en el Centro, en disponer que el brigadier Ezpon-
da con los cuatro batallones de su mando viniese a la jurisdic-
cion de Sancti-Spiritus, reforzando poco despues la linea del
Jdcaro con dos batallones y dos escuadrones de la segunda dii
vision que guarnecia el departamento Central. Con esos re-
fuerzos oportunos y las acertadas disposiciones tomadas por
el brigadier Zea, las partidas de Jimenez y Carrillo fueron ba-
tidas y dispersadas completamente en diferentes encuentros a
pesar de los mhs fuertes temporales de agua, perdiendo todos
sus caballos y divididndose en grupos de cuatro y seis hom-
bros.
En aquellas operaciones y encuentros tomaron parte y se
distinguieron notablemente los voluntarios del regimiento ca-
balleria de Camajuani, en la jurisdiccion de Remedios, con su
coronel I. Jose Fortun y su teniente coronel D. Jos6 Vergara.
Durante ese tiempo, el brigadier D. Shbas Marin, comandante
general del departamento Oriental, levantando con su inteli-
gencia y valor el espiritu de las tropas 6 inspirando confianza
al pais, aseguraba las importantes jurisdicciones de Santiago
de Cuba y Guantinamo y la extensa zona de la de Holguin, lo
mismo que las poblaciones de la de Manzanillo, aumentando
las guerrillas locales que las defendian, alcanzando continues
ventajas en los encuentros con las partidas insurrectas, en uno
de los cuales se hizo prisionero al titulado general Calixto Gar-








49 -
cia, que era el mAs important de todos los cabecillas de aquel
departamento.
Tales fueron los resultados obtenidos de la campafia del ve-
rano, en medio de temporales de aguas que hacia muchos afios
no se conocian tan fuertes y que contribuyeron A que llegase
A 10.000 el ndmero de enfermos. Si no se habia alcanzado el
derrotar A MDximo Gomez, se habia sostenido la guerra en el
Centro sin recibir los refuerzos que con tanta instancia pedia
-mi antecesor el general Jovellar, y sin que aquel cabecilla vol-
viese A tomar la ofensiva sobre nuestras tropas, Aun cuando
columns de dos batallones y alguna caballeria salian A largas
distancias en la conduccion de convoyes a los puntos que Aun
ocupAbamos.
C6ntent6se Miximo Gomez con atacar algunos puntos, de
los que fu6 rechazado, siendo muy notable la defense que hizo
la bizarre guarnicion de Cascorro, que rechaz6 el ataque de
una fuerza considerable de insurrectos que habia logrado in-
troducirse por sorpresa en su recinto fortificado. Una sola ven-
taja de alguna importancia consiguieron los insurrectos en
el Centro, ademAs de haber batido una pequefia column de
200 hombres de la Guardia civil, y fu6 la destruction del po-
blado de San Jer6nimo y la rendicion de sus fuerzas y guar-
niciones.
A la noticia de que aquel punto pudiera ser atacado, el ge-
neral Figueroa march sobre el enemigo A la cabeza de cinco
batallones no obstante un fuertisimo temporal; pero lleg6 tar-
de para impedir la toma del poblado de San Jer6nimo, porque
su guarnicion se habia entregado casi sin resistencia alguna.
Este suceso me oblig6 a abandonar la Soledad y los Cupeyes;
y por esta causa los puntos mas inmediatos & la line military
del Jdcaro, ocupados por nuestras tropas, eran Magarabomba
y las Yeguas, A 20 y 24 leguas de distancia de ella. El capitan
y teniente que mandaban los fuertes de San Jer6nimo fueron








50 -
sometidos, por su conduct en la entrega de aquellos fuertes,
A un Consejo de guerra de oficiales generals, y pedida por el
cable autorizacion para ejecutar la sentencia que dictase,
aprob6 la pena capital con degradacion impuesta al capitan, y
la degradacion y diez aflos de presidio al teniente. Indultado
el capitan de la pena capital A peticion del general Figueroa,
conmutAndose por la inmediata, fu6 ejecutada la sentencia de
degradacion al frente de las tropas que guarnecen A Puerto-
Principe, y el capitan y el teniente que entregaron vergonzo-
samente los fuertes de San Jer6nimo al enemigo sufren hoy
el castigo de su falta; que de este modo, al mismo tiempo que
se recompensa A los jefes y oficiales que por su valor se dis-
tinguen, como lo he hecho siempre en la guerra de Cuba, es
como se levanta en los ej6rcitos el esjliritu del deber.y del
honor military.
















CAPITULO V.


LAS TROCHAS 0 LINEAS MILITARES EN CUBA.



Estado general de la isla en Noviembre de 4874.-Preparativos para la
campania de invierno.-Refuerzos pedidos al Gobierno.-Descripcion
de las trochas 6 lines militares en la isla de Cuba.


I.

La situation general de la isla habia mejorado considerable-
mente. Maximo domez habia sido contenido en el Centro; el
brigadier D. Sabas Marin habia conseguido en el departamen-
to Oriental continual ventajas, y las partidas insurrectas que
invadieron el territorio de las Villas, batidas diferentes veces,
se hallaban en complete dispersion. Las disposiciones tomadas
para mejorar el estado de la Hacienda y resolver la crisis eco-
n6mica, puestas ya en prActica; la de la recaudacion en mett-
lico de las rentas del Estado; el establecimiento del impuesto
del 10 por 100 sobre utilidades para la amortizacion de los bi-
letes del Banco, cuya quema se hacia piblicamente A media
que aquella contribution se recaudaba, y el decreto del im-
puesto del 2 /2 por 100 del capital, nacido a peticion de gran
nfmero de propietarios y comerciantes del pals, habian resta-
blecido la confianza piblica y el cr&dito de los billetes de
Banco, en t6rminos que el premio del oro, que habia subido








52 -

hasta el 196 por 100, baj6 hasta el 75 y 80 por 100, A que se
mantuvo mas de dos meses. La insurreccion aparecia moral-
mente muerta por la political que seguia el gobierno de la
isla.
Era el moment de prepararme para la campaha del invier-
no. Desde el mes de Junio habia manifestado al Gobierno,
despues de haberle expuesto razoriadamente el caracter que la
guerra tenia en Puerto-Principe, que para hacerla con ventaja
en la pr6xima campafia de invierno eran necesarias tres fuer-
tes columns que operasen sobre el cuadrilAtero Najasa, des-
truyendo todo cuanto el enemigo tuviese en 61 y obligAndole
A dividirse para perseguirlo despues en todas parties con co-
lumnas de mayor movilidad. Pedia para eso se enviasen A la
isla 12.000 hombres, no como aumento de fuerza A aquel ej6r-
cito, sino como reemplazos de las considerable bajas que ha.
bia tenido desde el afio anterior y las que tendria en la cam-
pafia del verano. No pedi mAs; no porque no fueran necesa-
rias, sino porque sabia que no era possible enviarlas; pero para
suplir el ndmero solicit con insistencia que vinieran pronto
y reunidas. Asi me lo ofreci6 el Gobierno, manifestandome el
ministry de la Guerra en tel6grama del 2 de Agosto < >Consejo de Ministros habia resuelto enviar a la islalos 12.000
,hombres pedidos, los cuales se organizarian en compafias
>sueltas que embarcarian con sus cuadros completes de oficia-
Ales y classes como yo habia propuesto, y para reunir aque-
indmero con rapidez se abria la recluta en las cajas de quin-
>tos, en que habian de ingresar los 125.000 hombres de las re-
>servas extraordinarias decretadas en 18 del mes anterior.> En
todas mis comunicaciones y tel6gramas esta siempre puesta
de manifesto la necesidad de que esos reemplazos llegasen
pronto, indicando ya en 25 de Agosto en despacho telegrAfico
dla conveniencia de destinar 25 6 30 hombres por batallon de
la Peninsula para que viniesen soldados instruidos, y por s








53 -
la quinta no daba el nimero suficiente de reemplazos; pidien-
do fuera con aquellos reemplazos el personal de oficiales y
tropa para cuatro escuadrones de caballeria con destino A las
Villas, repitiendo esta petition al saludar al nuevo ministry
de la Guerra en tel6grama de 5 de Setiembre, manifestindole
en otro del 20 del mismo mes la conveniencia de que los reem-
plazos llegasen A fines de Setiembre 6 principios de Octubre,
aunque fuese sin oficiales, para permitirme abrir pronto en el
Centro la campafia que podria ser de resultado decisive por el
estado general de la isla.>~ En la confianza de recibir en breve
estos reemplazos, sali de la Habana en los primeros dias de
Octubre para visitar las Villas y revistar por mi la linea del
Jdcaro A Moron. En todas parties me ocup6 con particular es-
mero de las cuestiones militares. En San Juan de los Remedios
revist6 & mks de 1.000 hombres del valiente regimiento de ca-
balleria de voluntarios de Camajuani, al mando de los corone-
les Fortun y Vergara; en Sagua, A los seis escuadrones de vo-
luntarios, al mando del coronel Pulido; lo hice igualmente A
los batallones de voluntarios de aquellas dos jurisdicciones,
Santa Clara, Cienfuegos, Sancti-Spiritus y Trinidad, deteni6n-
dome en cuantos puntos habia alguna fuerza de voluntarios
para mantener vivo en ellos el sentimiento del amor & Espa-
da, pasando despues i revistar la linea military del Jdcaro A
Moron, examinando por mi detenidamente todos los fuertes,
hospitals y acuartelamientos de las tropas y el estado de los
,trabajos que, para mejorar sus condiciones, habia anterior-
mente dispuesto.

1I.

Preciso es que me detenga A describir lo que era la trocha del
Jicaro por la importancia que se le ha dado.
Hanse denominado trochas en la guerra de Cuba las lines








54 -
militares formadas con objeto de resguardar de las fuerzas in-
surrectas una parte de aquel territorio, 6 para impedir el paso
de sus partidas A determinadas zonas.
La primera que se intent construir fu6 la que, partiendo
desde la bahia del Jdcaro en la costa Sdr y pasando por las
poblaciones del Ciego de Avila y Moron, venia A concluir en la
costa Norte sobre la extremidad del Estero de Moron. Quisose
con ella evitar el paso de las partidas insurrectas del Centro,
asegurando asi la pacificacion del territorio de las Villas, des-
pues de vencido el movimiento insurreccional que tuvo lugar
en 1869 y cuando se habian ya presentado a indulto el mayor
nfmero de los que tomaron parte en 61. Con este objeto se cons-
truyeron pequefios fuertes en aquel trayecto, desmontando los
bosques en una extension de 200 a 400 metros por termino me-
dio sobre el camino que existia, que, cual los comunes de la is-
la, se hacia intransitable en tiempos de agua. MAs tarde se
empez6 la construction de un camino de hierro, cuyo terraplen
A mi llegada A Cuba no se extendia mas que desde el Jdcaro
hasta 4 kil6metros del Ciego de Avila, y aunque colocados los
rails en una gran parte de este trayecto, no estaba todavia
abierto A la explotacion.
Poco tiempo despues de haberme encargado del mando de la
isla enviaba al distinguido coronel de E. M. D. Luis Cfibas a
reconocer aquella linea military, acompanado del inspector de
tel6grafos, para establecer A la vez en ella el convenient ni-
mero de estaciones telegraficas. El coronel Cdbas la reconoci6
con efecto detenidamente, y su informed fu6 de que era tal el
estado de la trocha, que no podia considerarse en manera al-
guna como una verdadera line military.
Sobre un trayecto de 62 kil6metros se habian constituido
puestos militares y construido pequefos fuertes a 1.500 y
1.800 metros de distancia unos de otros; pero sin que se viesen
entiree si, porque lo impedia el bosque y la manigua que la atra-








55 -
vesaba en casi su total longitud, y sin mas estaciones telegra-
ficas que las del Ciego de Avila y Moron. Cada uno de aque-
llos puestos militares consistia en un bohio mas 6 m6nos gran-
de y rodeado de una trinchera generalmente formada de peda-
zos de palma; y A muchos de esos puestos y A los pequefios
fortunes que en algunos puntos se colocaban entire ellos, guar-
necidos por ocho 6 diez hombres, los rodeaba el agua en la
6poca de las lluvias, penetrando en algunos hasta su interior,
lo que obligaba a los soldados a estar en las hamacas 6 en un
determinado sitio g que no llegase el[agua, preservhndolo con
palos y piedras colocados exprofeso. Los intervalos entire los
puestos militares y los llamados fuertes del Jdcaro al Ciego
tenian una estacada del lado de Puerto-Principe, pero tan d6-
bil, que en muchos puntos el aire 6 el agua un poco fuerte la
echaban al suelo. Del Ciego h Moron no habia mas que unos
cuantos intervalos con estacadas; el resto de la line, ni aun
este insignificant obstaculo presentaba; y como el monte y la
manigua llegaban por vanguardia hasta la misma estacada, y
continuaba por retaguardia despues de los 200 6 300 metros
desmontados sobre el camino, podian uno 6 muchos hombres
tocar A la estacada sin ser vistos por la fuerza de los puestos.
Agr6guese A todo esto que por la distancia entire los fuertes y
su corta guarnicion se hacia muy dificil la vigilancia de no-
che en la line, y que en tiempo de aguas se ponia casi intran-
sitable el camino, costando un trabajo inmenso el raciona-
miento de los puestos y la conduccion de enfermos & los hos-
pitales, y se podrb former una idea de lo que era a mi llegada
6 Cuba la trocha 6 line military del Jicaro A Moron.
La pacificacion en que se consideraba el territorio de las
Villas y el estado favorable en que aparecia' la guerra en el
Centro, fu6 causa indudablemente de que se abandonasen los
trabajos para mejorar las condiciones de la line del Jdcaro y
se empezara f construir la trocha 6 line military del Este, que









56 -
desde el Bagd, en la costa Norte, debia terminar en la Zanja,
en la del Sur, en una extension total de 92 kil6metros, con la
esperanza de que, encerrados entire las dos trochas los insur-
rectos del Centro, pudiera conseguirse la complete pacifica-
cion de todo el Camagiiey y llevar despues la .guerra al de-
partamento Oriental, donde aquellos no encontrarian recursos
para mantenerse.
Para construir la line military del Este, se acumularon todos
los recursos del Gobierno, destinAndose con este objeto 1.500
chinos que dieron los propietarios del pais en reemplazo de
1.500 esclavos que se les pidieron para los trabajos de aquella
line. Asi se consigui6 construirla desde el Bagh hasta el ki-
16metro 52 de los 92 que debia tener, con un camino de hierro
en explotacion, con grandes mhquinas para todos los trabajos
que facilitaron la construction de fuertes en cada kil6metro y
fortines en medio, todos i la vista; gasthndose, empero, sumas
inmensas, con s61o las ventajas de aprovisionar los fuertes de
Guaimaro y Cascorro con mAs facilidad, pero distrayendo cin-
co batallones en su guarnicion, en los que caus6 bajas consi-
derables la insalubridad de los puntos por que pasaba, como
pueden atestiguarlo los voluntarios movilizados que los guar-
necieron. Y esa preferencia a la construction de la linea del
Este, que necesariamente habia de producer, como produjo, el
abandon de los trabajos de la del Jdcaro, continue hasta mi
legada a Cuba; y, sin embargo, se me hace responsible del
estado en que a los pocos meses se encontraba la dltima.
La linea military, 6 sea la trocha del Jdcaro a Moron, era la
6nica que, en mi opinion, podia ofrecer ventajas para res-
guardar de las partidas insurrectas del Centro el important
territorio de las Villas, por ser corta la extension que separa la
costa Sur de la del Norte; pero su eficacia dependeria siempre,
no solamente del estado en que aquella trocha military se en-
contrase, sino de las fuerzas que pudieran intentar atravesar-








57 -

la. Esas razones no existian en favor de la line del Este, que
tantos gastos caus6 y que tantas fuerzas distrajo de las opera-
clones activas de la campana: por mi parte, no he autorizado
al brigadier comandante general del departamento Oriental
para la construction de una nueva trocha desde el Aserradero
A Nipe, como se supone, pues que lo que he autorizado es un
camino military desde el Aserradero A Palmasoriano para poder
operar sobre la Sierra Maestra y resguardar asi la rica juris-
diccion de Santiago de Cuba.
En la importancia, pues, con que siempre consider A la li-
nea del Jdcaro, al recibir el informed del coronel Cdbas, di al
brigadier Acosta, jefe de aquella line, las instrucciones con-
venientes para mejorar su estado y cuantos recursos me pidi6
dentro de la posibilidad de aquellos de que podia disponer. De
ese modo, A los pocos meses pudo ponerse en explotacion el
ferro-carril desde el Jdcaro hasta poca distancia del Ciego de
Avila, y habiase procedido A la colocacion de diez kil6metros
de alambre el6ctrico que habia remitido al brigadier Acosta,
y que, establecido entire la manigua en cuatro 6rdenes, era
el mejor obstAculo con que podia reemplazarse A la inftil es-
tacada.
Al revistar por mi en Octubre la line del Jdcaro, comprob6
Ia exactitud del informed dado. Nada es comparable a aquellos
Ilamados fuertes cuyo estado lamentable describia el coronel
Cdbas, y lo mismo podria decirse de los acuartelamientos,
hospitals y enfermerias de la line. Pero todavia era, si cabe,
peor el camino que ponia en comunicacion aquellos fuertes
fuera del trayecto del ferro-carril que he indicado. Durante
mi revista encontr6 atascados carros con raciones y enfermos,
conducidos aquellos por cuatro parejas de bueyes, y a los ne-
gros libertos del batallon del Duero sacando sobre sus cabezas
los equipajes de aquel batallon, cuyas acemilas estaban tam-
bien atascadas, y no es de extrafar que la insalubridad con-








58 -
siguiente en la line del J6caro fuese tal, que habiendo en-
contrado hacinados los enfermos en sus hospitals y enferme-
rias, me viese obligado A disponer, para desahogarlas, la for-
macion de un dep6sito de convalecientes en Trinidad, al cual
pasaron 500 enfermos inmediatamente despues de revistada
aquella line.
Para remediar los males que podian producirse del lastimoso
estado en que se encontraba aquella line, dej6 dispuesto que
al inmediato dia se empezaran las fortificaciones del Ciego y
de Moron, cuyas poblaciones estaban completamente abier-
tas; que se colocasen lo mAs pronto possible los 100 kil6metros
del alambre el6ctrico; que se rectificase la line del camino y
se construyeran los fuertes como en la line del Este, vi6ndo-
se entire si; que se terminase el ferro-carril hasta Ciego de Avi-
la y que se continuara sin interrupcion hasta Moron. El gene-
ral conde de Valmaseda habrA encontrado mis instrucciones
para todo lo expuesto; habri encontrado contratados los rails
para el camino; tres companies de ingenieros, tres de bombe-
ros, tres de milicias de color, agregadas A los ingenieros, y
cuatrocientos presidiarios para aquellos trabajos, y cambiada
la guarnicion de voluntarios movilizados que encontr6 por tres
batallones de la Guardia civil, que era la mas apta para el ser-
vicio de aquella line. Todo eso probars la preferente atencion
que daba & mejorar las condiciones de la trocha delJdcaro, que
habia encontrado en estado tan lamentable.

III.

Durante mi revista A la line del Jicaro, reconcentr6 en ella
la mayor parte de los batallones que habian venido del Cen-
tro, asi de la brigada Ezponda como de la segunda division.
Era mi objeto preparar su regreso al Centro para abrir alli la
campafia de invierno, cubriendo mi6ntras tanto aquella line








59 -
para rechazar una invasion de los insurrectos. No tard6 en re-
gresar a la Habana. Estaba impaciente por recibir las comuni-
caciones del Gobierno y tener noticias positives de la venida
de los reemplazos, tanto mas cuanto que, en la esperanza. de
que se realizaran las ofertas del Gobierno, habia relevado &
los voluntarios de la primer movilizacion, exigiendo para la
segunda s61o un 5 por 100 en lugar de un 10 por 100, veri-
ficandose esta segunda movilizacion sin dar los 2.000 rs. de
enganche que en la primer, sin que se me hubiera hecho
ninguna clase de reclamacion. AdemAs de esto, las exenciones
A favor de los voluntarios y de los cuerpos de bombers para
el servicio de milicias habian impedido former los batallones
de milicias de color que dispuse A mi legada A la isla, y s61o
habia podido former dos de escasa fuerza con algunas com-
panias destinadas al servicio de ingenieros, y Anicamente lo-
gr6 completar apenas la de los dos batallones de milicias blan-
cas de la Habana.
Hasta el 19 de Octubre en que llegu6 a la Habana, s6lo ha-
bian desembarcado 1.897 hombres de los 12.000 ofrecidos por
el Gobierno, y como hasta el mismo dia de Noviembre no hu-
biesen llegado mAs que otros 1.620, manifestaba al ministry
de la Guerra en telegrama de 18 de Noviembre, que despues
de la demora sufrida, si no se adelantaba por dias el envio de
los reemplazos ofrecidos por el Gobierno para aprovechar la
corta estacion de operaciones, la guerra no adelantaria lo que
debiera y el eiemigo podria realizar las expediciones que pre-
paraba.
Adelantaba ya la estacion y en los moments en que el ej6r-
cito tenia un considerable nimero de enfermos, la falta de
reemplazos, paralizando las operaciones, empez6 a hacer di-
ficil mi situation, porque inactive ante los ojos del pais en las
operaciones de la guerra y no pudiendo explicar la causa de
ello, daba armas a los que empezaban A hacer la oposicion al








60 -
pago del impuesto del 2 '1/ por 100, sin el cual debian de ser
todavia grandes los :apuros del Tesoro para las atenciones de
la guerra. Luchando con las dificultades de esta situation, re-
cibia un telegrama del ministry de la Guerra el 11 de Diciem-
bre, en el que me manifestaba que para fines de afio habrian
ya llegado 8.000 hombres, y que el resto hasta los 12.000 Ilega-
rian A fin tambien de Febrero, reiterando la urgencia de enviar
fondos & la Caja de Ultramar, cuando A pesar de los apuros del
Tesoro habia enviado en los meses de Agosto y Setiembre qui-
nientos mil pesos para los 12.000 hombres que habia pedido.
Ese tel6grama, cuando me constaba que se me hacia la impu-
tacion de haber ofrecido ooncluir la guerra sin refuerzos, y
y cuando s6lo pedia aquellos 12.000 para cubrir las bajas que
el ej6rcito habia tenido, desentendi6ndome de los 14.000 que
ademhs habia pedido mi antecesor como refuerzos para conti-
nuar la guerra, me oblig6 a dirigir en 15 de Diciembre una
extensa comunicacion al ministry de la Guerra haciendome
cargo de su tel6grama.
En dicho escrito, despues de rebatir aquella imputacion, de
exponer detalladamente el estado en que encontr6 la guerra y
recorderr cuanto habia manifestado sobre la forma y tiempo en
que debian enviarse los reemplazos para hacer una campana
'vigorosa y decisive en el invierno, demostraba que en manera
alguna respondia A lo que yo habia creido indispensable con
este objeto, el ndmero, la forma y el tiempo en que habian
llegado, puesto que hasta aquel dia, 15 de Diciembre, s61o ha-
bian desembarcado desde Setiembre sobre 3.900 hombres,
siendo muy considerable las bajas del ejrcito y no pudiendo
utilizarse sino en todo el mes de Enero los 2.300 que se me
anunciaba debian embarcarse en el propio mes, y hasta Marzo
6 Abril los que habrian de verificarlo despues.
S61o de una manera podria recobrarse un tanto el tiempo
perdido, asi concluia aquella comunicacion, y seria enviAn-








64 -
Adose en el pr6ximo Enero unos 3.000 soldados del ej6rcito de
la Peninsula; pero si V. E. no lo consider asi, y si no encon-
))trase fundadas las consideraciones que dejo expuestas en este
>despacho, le ruego se sirva presentar al president del Poder
)Ejecutivo de la Repdblica mi division del cargo de capitan
>general de esta isla y general en jefe del ej6rcito, que no es
possible desempefiar en bien de la patria sin el complete alpyo.
>y conformidad del ministry de la Guerra.>
Mas tarde, en 29 de Enero de 1875, recibia un despacho te-
legrifico del nuevo ministry de la Guerra, general Jovellar,
como contestacion a mi citada comunicacion del 15 de Di-
ciembre, el cual comprendi estaba dictado en el mismo espi-
ritu que el ultimo despacho telegrAfico al que anteriormente
me he referido.
Del despacho del general Jovellar me hice cargo en una car-
ta official al ministry de Ultramar (Ap6ndice ndm. 6, en la que,
despues de refutar de nuevo la imputacion que se me hacia de
haber aceptado el mando de Cuba comprometi6ndome A hacer
la guerra sin refuerzos, explicando el estado en que la habia
encontrado f mi llegada a la isla, decia entire otras cosas: no puede continuar en el mando de esta isla un general &
quien no se le consider con derecho a reclamar aquellos re-
fuerzos. Se conseguirA con eso sacrificar su reputation, pero
se podrA tambien comprometer la suerte de Cuba.>
Despues de esto concluia mi carta official diciendo al minis-
tro de Ultramar podia contar con mi division, cuando me lo
indicase, fundindola en el estado de mi salud, y la terminaba
suplicAndole pusiera pronto a la resolution de S. M. la cues-
tion de mi relevo, y esto lo decia porque estaba y estoy per-
suadido que no es possible tener el mando en jefe de un ejerci-
to con la oposicion abierta del ministry de la Guerra.
H6 aqui explicada la causa de la division que dirigi a S. M.,
y que me fu6 pedida por tel6grafo por el ministry de Ultramar,








62 -
manifestAndome que el Gobierno de S. M. no me podia soste-
ner en el mando de Cuba. De otro modo nunca hubiera hecho
una division al frente del enemigo, much menos en momen-
tos en que el dia antes habia sido aquel completamente der-
rotado en el ingenio Pedroso, y en que Mbximo Gomez se con-
fesaba completamente vencido en su campafia de las Villas,
conip se vera demostrado en la relacion de ella, que me pro-
pongo exponer seguidamente.
















CAPITULO VI.

RELACION DE LA CAMPARA DE LAS VILLAS EN ENERO
Y FEBRERO DE 4875.




Preparativos de la campaia.-Miximo Gomez pasa la trocha del Jtica-
ro.-Fuerzas que se reconcentran para perseguirle.-Posiciones que
toman las tropas.-Movimientos de Maximo Gomez.-Le dan alcance
varias columnas.-Retrocede Maximo Gomez.-Nuevos combates
favorables.-Perdidas del enemigo.-Pide refuerzos al Centro.-Mi
salida de la Habana para el teatro de la guerra.-Gonzalez empieza A
quemar ingenios y es rechazado y batido por fuerzas combinadas.-
Mala situation de los rebeldes al volver yo A la Habana relevado del
cargo de capitan general de Cuba.

1.

Para prepararme a emprender la campafa de invierno en el
Centro, tan pronto como el ndmero de reemplazos me permi-
tiera aumentar la fuerza de los batallones, considerablemente
reducida por las bajas que habia causado la del verano, hice
pasar por mar a Puerto-Principe algunas de las fuerzas de la
segunda division que habian venido al territorio de las Villas.
Con el mismo objeto y con el de reforzar mientras tanto la tro-
cha del Jdcaro, habia situado sobre ella los batallones de An-
tequera y del Orden; de modo que la guarnicion de aquella li-
nea constaba de los citados batallones, del de Tarragona, tres
de la Guardia civil, uno de milicias de color, otro de bombers








64 -
movilizados de la Habana, seis compafiias de ingenieros, seis
de guerrillas montadas y 300 caballos de Guardia civil y mili-
cias de Matanzas.
A fines de Diciembre tuve noticia de que una fuerza consi.
derable de insurrectos habia hecho un movimiento desde Jimas
guayd como en direction a la trocha del Jdcaro, y por este
motivo hice embarcar al coronel D. Luis CObas para Puerto-
Principe, a fin de que diera instrucciones al general Figueroa
para que una fuerte column saliese en la misma direction, y
asi lo verific6 tan pronto como le fu6 possible, marchando hh-
cia Magarabomba una fuerza compuesta de dos batallone-
y 450 caballos; pero Maximo Gomez se habia adelantado y lle-
gaba sobre la trocha en compaiiia de San Guily y Jos6 Gon-
zalez, jefes de su caballeria, con 1.500 infants y 800 caba.
llos.-El jefe de la line del Jdcaro, advertido de la proximidad
del enemigo por los puestos avanzados, reconcentr6 inmedia-
tamente en Ciego de Avila una fuerza de 800 infants y 400
caballos, algunos de las guerrillas montadas. Pero MAximo
Gomez, en la noche del 5 de Enero, pasaba la trocha por entire
los fuertes 15 y 16 Sur, sufriendo el fuego del ndmero 16,
guarnecido por 11 hombres de milicias de color que le hicie-
ron cuatro muertos y algunos heridos, entire ellos, aunque li-
geramente, el mismo MIximo Gomez, que despues mand6 re-
gresar al Camagtiey 800 infants 6 las 6rdenes del [cabecilla
Suarez. Al dia siguiente llegaba & Moron la column de Puer-
to-Principe, la cual, unida a la del coronel Goicochea, jefe de
la line, sigui6 A los insurrectos hhcia Hato Viejo, donde Ma-
ximo Gomez habia reunido sus fuerzas con las partidas ene-
migas que anteriormente se encontraban en las Villas; y ya
el 9, el brigadier Ezponda hostilizaba su retaguardia en tres
ocasiones, sin que el enemigo se decidiera a empefiar con 61
combat alguno formal.
El brigadier Zea, reconcentrando midntras tanto las fuerzaS








65 -
que habia tenido A sus 6rdenes para perseguir las partidas in-
surrectas de las Villas, cubria la linea del Zaza hasta Sancti-
Spiritus con cuatro batallones y alguna caballeria, a fin de
evitar el paso de los insurrectos al Valle de Trinidad, resguar-
dando al mismo tiempo los ingenios de la jurisdiccion de
Sancti-Spiritus.
Desde que Maximo Gomez pas6 la linea del Jdcaro con fuer-
zas de tanta consideration, toda la importancia de la guerra
estaba en la de las Villas, y me decide en el moment a dejar,
si era necesario, A la defensive los departamentos Oriental y
Central, y reconcentrar en aquel territorio, en el menor
tiempo dado, el mayor nfmero de tropas possible; que de ese
modo se consiguen en la guerra importantes resultados.
Tan pronto, pues, como recibi la noticia de haber atravesa-
do la trocha las fuerzas al mando de MAximo Gomez, di por el
cable al brigadier Marin, comandante general del departa-
mento Orienial, la 6rden de que se embarcasen inmediata-
mente tres batallones que vinieran A las 6rdenes del brigadier
Valera al puerto de Zaza, al que llegaron el dia 10, y que otro
batallon desembarcara en San Juan de los Remedies, a cuyo
punto se traslad6 igualmente uno del regimiento de milicias
de la Habana.
Adem"s de esto, ordenaba se previniesen dos batallones mis
del departamento Oriental, que debian dirigirse A cubrir la ju-
risdiccion de Cienfuegos, y disponia que dos batallones, una
compania de guerrillas y una bacteria vinieran de Puerto-Prin-
cipe para desembarcar en San Juan de los Remedios con ob-
jeto de former una column que, situada en Cabaiguan, cu-
briera las Villas Occidentales. Por dltimo, poco despues orde-
naba desembarcase en San Juan de los Remedios el resto del
regimiento de caballeria de Pizarro, que se hallaba en Puerto-
Principe, y lo verificase en Sagua un batallon, el de la PAtria,
que tan oportunamente hubo de llegar A aquel punt; tenien-








66 -

do. para disponer de el, que levantar la trocha del Este, desde
la Enramada I Guaimaro, por las pocas fuerzas que queda-
ban en el departamento del Centro.
Todas estas disposiciones fueron ejecutadas en brevisimo
tiempo, A punto de que el brigadier Zea, comandante general
de las Villas, conociendo mis disposiciones y viendo llegar tan
oportunamente los refuerzos que necesitaba, sin peticion algu-
na de su parte, me dirigia una carta official, fecha 11 de Ene-
ro, en cuyo principio se lee lo siguiente:
)por los oportunos refuerzos que con mano liberal envia esta
Division; merced 6i ese arranque de energia, el general en jefe
,ha hecho todo lo que se le podia pedir para asestar al enemi-
>go un durisimo golpe, y deber nuestro es ahora secundarle
>con f6; y concluia diciendo: >mente recibidos me da algun respiro; pero, bay que decirlo,
>se necesita much mas. De raciones vamos estando bien, y los
hospitalss van aclarando.>


11.


Tomadas las disposiciones que acabo de indicar, di las 6rde-
nes para que se levantasen diferentes destacamentos de las
jurisdicciones de Sancti-Spiritus y Remedios, reforzando los
mis importantes, asegurando la zona de los ingenios del Ya-
guajai por el batallon tiradores de la Patria a las 6rdenes del
coronel Andreu, y situando al coronel Fortun ea Placetas con
el batallon de Zaragoza, dos compafias de milicias de la Ha-
bana y 300 caballos de voluntarios de Camajuani.
Iba ya el 10 con su column el brigadier Ezponda en perse-
cucion del enemigo, que el 13 trat6 de forzar el paso del Cas-
tafio sobre el Zaza, siendo rechazado por una fuerza del regi-








67 -
miento de Tarragona alli establecida que le impidi6 de eate
modo el pase A la jurisdiction de Trinidad.
La column del brigadier Ezponda y la ya formada a las 6r-
denes del brigadier Valera, perseguian sin descanso A MAximo
Gomez, que unia 6 fraccionaba sus fuerza a media que se
veia obligado a empefar combates que, aunque en ocasiones
daba sefales de querer aceptar, los esquivaba, favorecido por
la naturaleza de aquel territorio; consiguiendo, con aprovechar
el moment en que aquellas columns se detenian para racio-
narse, el tomar el poblado de Jibaro, despues de agotar sus
defensores todas las municiones que tenian, incendiAndolo
completamente.
Al dia siguiente 19 llegaba el brigadier Valera al Jibaro, y
perseguia el 20 al enemigo, que se fraccion6, y siendo de te-
mer que tratara de introducirse en las zonas de ingenios, di &
las fuerzas la siguiente situation:
El brigadier Ezponda debia operar con su column teniendo
por base IguarA; el brigadier Arias, con otra column, prote-
geria los ing6nios dc Sancti-Spiritus cubriendo el Zaza infe-
rior; el coronel Cdbas con los dos batallones procedentes del
departamento Central, dos piezas y alguna caballeria, en Ca-
baiguan, comunicaria con el comandante general de la divi-
sion y con el coronel Fortun, situado en Placetas con dos ba-
tallones, dos piezas y 300 caballos de voluntarios de Camajua-
ni; el coronel Goicochea seguiria sobre la trocha del Jdcaro con
una corta column en Ciego de Avila y otra en Moron, y por
iltimo, la del brigadier Valera debia perseguir constantemen-
te el grueso de los insurrectos. Para cubrir las Villas Occiden-
tales, que habian sido ya reforzadas con los batallones de Car-
denas y Alba de Tormes, 350 reemplazos disponibles de la Ha-
bana y alguna caballeria de Guardia civil, se situaba en Baez
una column A las 6rdenes del coronel Bonilla.
Muy pronto esas disposiciones dieron los mas ventajosos re-








68 -
sultados, demostrando los jefes de columns el mayor celo en
el cumplimiento de las instrucciones que habian recibido.
Con el intent de llevar la guerra A las Villas Occidentales 6
incendiar los ingenios de Trinidad y San Juan de los Reme-
dios, reconcentraba MAximo Gomez en Pozo Azul todas las
fuerzas que del Centro habian pasado la trocha, y las partidas
de Santander, Ramos, Negro, Caoba y otras. El dia 27 de Ene-
ro pasaba por el Remate; pero continuando su march al dia
siguiente fu6 atacado en el potrero la Lima por la column al
mando del coronel Fortun, compuesta, como acabo de indicar,
de los batallones de Zaragoza y Barcelona, dos piezas de mon-
tafia y dos escuadrones de Camajuani.
En ese refido encuentro fueron heridos gravemente los jefes
de Zaragoza y Barcelona, y los voluntarios de Camajuani se
distinguieron notablemente, siendo batido el enemigo, que A.
las dos horas se pronunciaba en retirada.
En aquel moment lleg6 la column del coronel Cdbas, que
continue la persecucion de los insurrectos, alcanzindolos y ba-
ti6ndolos en las Positas a las dos de la tarde, con lo que conti-
nuaron huyendo en direction de la casa de Teja, donde en la
madrugada del 29 fueron de nuevo batidos por la columa del
coronel Bonilla, que, establecido en Baez, habia sido avisado
oportunamente de la situation del enemigo. Puede darse una
persecucion mAs active ni secundada con mayor inteligencia
y celo por los jefes de las columns de operaciones? El resulta-
do de esos repetidos combates y de esa active persecucion fu6
el que Maximo Gomez tuvo que retroceder hdcia Sancti-Spiri-
tus, repasando el Zaza sin conseguir incendiar los ingenios de
Remedios ni pasar con todas sus fuerzas A las Villas Occiden-
tales, obteniendo solamente el que San Guily se dirigiese con
parte de su caballeria hacia el valle de Trinidad. Pero perse-
guido por el coronel Bonilla y el batallon de Andalucia, tuvo
tambien aquel cabecilla que abandonar su objetivo de incen-









69 -
diar el Valle, perdiendo casi todos sus caballos y retrocedien-
do A ampararse del grueso de los insurrectos que con Maximo
Gomez estaban hAcia el Siguaney. Mds feliz el cabecilla Jose
Gonzalez, destac6ndose de la fuerza de Maximo Gomez, al
retirarse 6ste pudo penetrar en la jurisdiction de Santa
Clara.
Pocos dias despues, el brigadier Valera, persiguiendo cons-
tantemente h las fuerzas de MAximo Gomez, llegaba el 5 de
Febrero A Jatibonico, poblado que el enemigo habia quemado;
le oblig6 A retirarse, y pernoctando en la Palma, marchaba &
la ligera sobre Chambas, cuyo poblado y guarnicion habia ata-
cado MAximo Gomez. El enemigo, rechazado con fuertes p6r-
didas en Chambas por su corta guarnicion y la guerrilla local,
que se defendieron con gran bizarria, se retiraba A la vista de
la column del brigadier Valera; pero nuestras fuerzas le die-
ron alcance A una legua de distancia, cayendo sobre ellos el
batallon del Orden, que iba a vanguardia, y dispershndose el
enemigo despues de mas de una hora de fuego constant. Su-
ponian los prisioneros hechos, que en el ataque de Chambas y
en la persecution sufrida habian tenido mas de 150 bajas, de-
jando los muertos sobre el campo.

III.

Los sucesos referidos tuvieron lugar durante el primer mes
de la inva ion y demostraron & MAximo Gomez su impotencia
para continuar con 6xito su preparado plan. Asi es que, desde
el primer ataque frustrado A Marroquin y la retirada de las co-
lumnas invasoras de Trinidad y Remedios (del 25 al 29 de
Enero), no ces6 aquel cabecilla de enviar emisarios al Cama-
giley, pidiendo con toda urgencia se le incorporasen las fuer-
zas que en la noche del 5 de Enero, al mando del cabecilla
Suarez, le acompafaron hasta foizar el paso de la trocha, y










que 61 habia hecho regresar por no career necesario su concurso-
para el logro de sus planes. Alguno de los correos que enviaba
con ese objeto fu6 interceptado en la trocha; pero el 12 de Fe-
brero atravesaba ya Suarez la linea del Jicaro por cerca del
nfmero 16 Norte, con una fuerza de cerca de 800 hombres, en
su mayor parte de la caballeria que habia quedado en el Ca-
magiley, y reunido con Miximo Gomez en el ingenio La Cri-
sis, fueron alli atacados por la column del coronel Vergel,
que habia reemplazado al brigadier Ezponda, quien les oblige
. una retirada precipitada despues de tomarles todas sus posi-
clones.
61lo el cabecilla Jos6 Gonzalez con su caballeria del Centro
habia podido penetrar en las Villas Occidentales, y reunido
en el Cafetal Gonzalez con las partidas de Trinidad y Santa
Clara, consigui6 derrotar una pequefia column compuesta de
dos compafiias de artilleria a pie, una del batallon de Chrde-
nas, un escuadron de milicias de Giiines y otro de moviliza-
dos. Nuestra caballeria de milicias, no acostumbrada A batirse
sino con pequefias partidas, cedi6 el campo A la vista del ene-
migo, que acuchill6 las compafiias de artilleria, salvindose
una parte de 6stas y el resto de la columa con retirarse A Ma-
racas, donde fu6 recogida los dos dias por la column del co-
ronel Bonilla.
La situation de las Villas Occidentales estuvo por un mo-
mento comprometida, porque sin caballeria del ej6rcito era
dificil evitar las correrias del insurrecto Gonzalez, que no lle-
vaba mAs mission que la de incendiar los ingenios de aquellas
jurisdicciones, pudiendo correrse con el mismo objeto a la de
Colon.
Con ese motive decidi mi inmediata salida de la Habana,
dando las 6rdenes para que se movilizase el batallon de volun-
tarios de Alacranes, que se me habia ofrecido voluntariamente
& hacerlo y que destinaba A guarnecer los ingenios de Cienfue-










gos; dispuse tambien que a mi paso se me presentasen en Co-
lon los regimientos de voluntarios de aquella jurisdiccion y
de Guamutas, fuertes de mis de 400 caballos cada uno, y que
el de voluntarios de caballeria de Sagua, de seis escuadrones,
se encontrase reunido en Santo Domingo.
El dia 7 de Febrero salia de la Habana, y el 8 revistaba
aquellos regimientos, disponiendo se movilizasen un escua-
dron de cada uno, que deberian situarse en Cartagena, San
Jose de las Lajas y Santo Domingo. Contaba ya en Villa Clara
con la caballeria del regimiento de Cortes, que habia hecho
adelantar de Sancti-Spiritus, y con la que habia organizado
en la Habana de la Guardia civil y de los cuerpos menciona-
dos, con la cual habia reforzado en los dias anteriores aquella
jurisdiccion.
A pocos moments de mi llegada a Santa Clara supe que al-
gunas pequefas partidas insurrectas habian bajado & la parte
de Arimao, en la jurisdiccion de Cienfuegos, al mismo tiempo
que Gonzalez, con cerca de 400 caballos, se presentaba en la
parte de Ranchuelo, sobre el camino de hierro de Santa Clara
& Cienfuegos, empezando A quemar los valiosos ingenios que
alli se encuentran. Previniendo por el tel6grafo al teniente go-
bernador de Cienfuegos marchasen algunas fuerzas sobre Ari-
mao para rechazar las partidas insurrectas y apagar los incen-
dios, dispuse que al anochecer saliese en un tren especial una
compania de guerrilleros del Principe, inicas fuerzas disponi-
bles en Santa Clara, con 6rden terminante de atacar a los in-
surrectos aquella misma noche; y asi lo verific6, logrando to-
mar el ingenio Yagua, que habian empezado h incendiar, re-
chazAndolos de 61 y cortando despues los incendios de los in-
genios de Santa Rosa y Pelayo.
En la mafana siguiente fueron los insurrectos atacados de
nuevo bizarramente por un escuadron de voluntarios de Gua-
mutas y las guerrillas de Sap Jos6 de las Lajas, mandados por










el valiente coronel Herreros, del regimiento de Guamutas; y
aunque fu6 rechazado por las fuerzas superiores de los insur-
rectos, les hizo bajas de consideration. El dia antes habia des-
embarcado en Sagua, como con tanta anticipacion lo habia
dispuesto, el batallon de la Patria; y el brigadier Armifian, que
venia con 61, recibi6 la 6rden de salir al amanecer con 40 ca-
ballos por el ferro-carril para dirigirse al Ranchuelo, Dos ho-
ras despues de haber sido rechazado el coronel Herreros llega-
ba al Ranchuelo el brigadier Armifian, dirigi6ndose inmedia-
tamente al ingenio Pedroso, que esta & corta distancia, en el,
cual se encontraban todavia los insurrectos, y los bati6 com-
pletamente dando una bizarrisima carga los 40 caballos del
regimiento Pizarro, oblig'ndolos A una pronta retirada, des-
pues de dejar en el campo 45 muertos y llevadose trabajosa-
mente al Cafetal Gonzalez mis de 50 heridos.
Inmediatamente despues de este important encuentro, y
contando ya con mhs de 400 caballos del ej6rcito y de la Guar-
dia civil y dos escuadrones de los regimientos de milicias, for-
mB una column de infanteria y caballeria, qie situ6 en San
Juan de las Yeras para cubrir los mas importantes ingenios de
la jurisdiccion de Santa Clara, A las 6rdenes del brigadier Men-
duifia; otra A las del teniente coronel Martitegui sobre el Cau-
nao, con el mismo objeto respect A la jurisdiccion de Cien-
fuegos, y otra tercera en la Encrucijada, A las del comandante
Zurbano, para cubrir la jurisdiccion de Sagua. Al mismo tiem-
po hice construir un fuerte para asegurar el paso sobre el rio
Sagua, en el camino de hierro de Santa Clara, y colocar en to-
das las estaciones destacamentos de infanteria y caballeria
que, pudiendose reconcentrar rApidamente, cubriesen los in-
genios adyacentes A aquel ferro-carril.
Dadas estas disposiciones, previne al coronel Bonilla que
con su column y con la del teniente coronel Fernandez (ba-
tallon de Catalanes y Alba de Tormes, y 150 caballos), pene-









73 -
trase en el Cafetal Gonzalez y batiese y arrojase de 61 a los in-
surrectos. ,
Con efecto, el dia 20 el coronel Bonilla batia completamente
en Barajagua k los insurrectos mandados por Jos6 Gonzalez,
A quien se habian unido las partidas de Carrillo y Caoba, re-
chazando nuestra infanteria con la mayor serenidad las car-
gas del enemigo, obligAndole a retirarse precipitadamente,
despues de causarle bajas de muchisima consideration, resul-
tando entire los heridos el cabecilla Jose Gonzalez, que era el
mis important y de mas prestigio en el territorio de las Vi-
llas y que A los pocos dias falleci6. Desde ese moment com-
prendieron los insurrectos que no podian sostenerse en las Vi-
llas Occidentales, y asi me lo anunciaba el coronel Fortun en
un despacho telegrafico (Ap6ndice ndm. 7) con referencia a
un confidence suyo que habia encontrado a otro enemigo que
llevaba Maximo Gomez la noticia de la retirada de los suyos
hhcia Sancti-Spiritus, completamente desanimados. Asi fu&;
despues de haber sido rechazadas sus intimaciones a los desta-
camentos de Caimito y Provincial, emprendieron su movi-
miento de retirada en la mencionada direction, encontrando
en casa de Tejas al batallon de Baza, que despues de dos horas
de fuego los bati6 y dispers6, continuando al dia siguiente su
persecucion.
Tal era el estado ventajoso de la guerra en las Villas, cuan-
do me retiraba A la Habana el 21 de Febrero, con el conoci-
miento de mi relevo desde el dia 9, siguiente al de mi legada
A Santa Clara, dia en que era derrotado el cabecilla Gonzalez,
y daba de todo cuenta al Gobierno con el siguiente despacho
telegrAfico:
<(Ayer regres6 de Santa Clara despues de batidas varias ve-
-ces las diferentes partidas del Centro, que penetraron en las
>Villas Occidentales, donde quemaron algunos ingenios, aun-
>que en muy corto ndmero. Perseguidos sin descanso y sin









74 -
)apoyo alguno en el pais, retroceden para unirse A MAximo Go-
>mez, que A su vez se hall perseguido por las columns Vale-
ra y Armifian, sin atreverse a separarse de las inmediaciones
))de la linea del Jdcaro esperando refuerzos que ha pedido al
Centro. Dejo las Villas en el mejor sentido y restablecida la
>confianza en ellas.>
Y no se dira ciertamente que habia exageracion en el parte
que dirigi al Gobierno. Nunca lo he hecho. L6jos de eso, du-
rante mi mando en Cuba, la prensa de la Habana se ha limita-
do sencillamente A reproducir mis lac6nicos parties telegrifi-
cos; y sin corresponsales en mi cuartel general y sin relacio-
nes con los peri6dicos de esta corte, no es de extrafiar que se
desconociesen por esto los sucesos de Cuba durante mi mando
y que llamaran la atencion los encuentros ocurridos en las Vi-
llas con los insurrectos, como si antes no hubieran estos sufri-
do frecuentes derrotas, y si la mAs active y mejor combinada
persecucion no hubieran ya frustrado las esperanzas todas que
Maximo Gomez pudiera concebir al invadir las Villas.

IV.

Las operaciones y los encuentros que tuvieron lugar hasta e
moment de mi regreso a la Habana desde Santa Clara, vol-
vieron & colocar A MAximo Gomez en peor situation que antes
de la incorporacion de las fuerzas de Suarez, y se veia obliga-
do A expedir de nuevo correos y emisarios al titulado Presiden-
te de la repfblica cubana, encareci6ndole la necesidad de que
carrier d socorrerlo y reforzarlo con cianta gente hubiera Wtit
en el Centro y parte de la que hiaia en el departaminto Oriental.
Esto decia MAximo Gomez en una correspondencia intercepta-
da por el coronel Goicochea, que me fu6 remitida oficialmente
pocos dias antes de mi salida de la Habana, afiadiendo qwe los
espanoles, detrds de sits triwcheras, en Marroquin, Jibaro,








75 -
Chambas y Jigotea le habian echo perder muchos y buenos sol-
dados; que la persecucion era incesante, rudos los combates en
campo abierto, muy numerosas sus bajas, y que era de absolute
necesidad el concurso de todas sus fuerzas para lograr el fin qu
se habia propuesto. En esa correspondencia se culpaba al cabe-
cilla Pepillo Gonzalez de haberse detenido d combatir en tdrmino
de Cienfuegos y de no haberpenetrado kasta Colon, contravinien-
do las drdenes que habia recibido, cuya desobediencia habia pa-
gado con Id vida.
Y eso mismo result comprobado por las correspondencias
interceptadas en aquella misma 6poca por el brigadier D. Jose
de Salcedo, comandante general interino del departamento del
Centro, segun las cuales Maximo Gomez cdeclaraba perdida su
causaa en las Villas si no se le reforzaba con todas las fuerzas
insurrectas de aquel departamento.>
Persuadido de que llegarian los refuerzos con tanta instan-
cia pedidos por Maximo Gomez al Centro, dej antes de embar-
carme la 6rden para que a marchas forzadas fuera sobre la li-
nea del Jicaro la inica column de operaciones que habia que-
dado en aquel departamento, compuesta de los batallones Leon
y Asturianos, 200 caballos del regimiento de Colon y dos pie-
zas de artilleria, a fin de que mi sucesor se encontrase con esta
fuerza, que podia l1egar al mismo tiempo 6 antes que los re-
fuerzos del enemigo, como asi sucedi6.
iQub mayor prueba del Bxito alcanzado en la campafia que
hice en las Villas durante los meses de Enero y Febrero y has-
ta el moment, en fin, de mi salida de la Habana, que la con-
fesion del mismo Maximo Gomez al pedir con tanta instancia
nuevos refuerzos sobre el primero de 800 hombres que habia
recibido?
iY sin embargo de ser ese el estado de la guerra, un despa-
cho particular, remitido por el cable desde Cayo Hueso para
ser presentado al Gobierno de S. M., pintaba perdida la situa-









76 -
cion de la isla, incendiados los ingenios de las Villas, y pedia
el relevo inmediato del capitan general y su reemplazo por el
general Riquelme!
No era esa seguramente la opinion del valiente coronel del
regimiento de voluntarios de Camajuani, D. Jos6 Fortun, que,
espafiol, peninsular y rico propietario de San Juan de los Re-
medios, venia dando pruebas de verdadero patriotism desde
el principio de la insurreccion, bati6ndose constantemente
contra los insurrectos, y mandaba las fuerzas del ej6rcito y
voluntarios de la jurisdiccion de Remedios, al dirigirme desde
Placetas, con fecha 16 de Febrero, el telegrama siguiente:
>la jurisdiccion de Remedios la noticia de que V. E. cesara
>pronto en el mando de la isla. Si su resolution no es irrevo-
>cable, permit V. E. suplicar al Gobierno de S. M. de esa re-
>solucion en t6rminos comedidos, pero energicos, demostrAn-
dole los perjuicios que tal cambio de mando puede imprimir
>> las operaciones de la guerra.
A. ese tel6grama contest con el siguiente:
< ro.-Agradezco los sentimientos de V. S. y de los voluntarios
>de Camajuani, de cuyo valor y lealtad conservar6 siempre
muy grato recuerdo; pero no puedo ni debo permitir nin-
guna representation al Gobierno de S. M. al efecto que V. S.
>indica.>
Pr6ximo ya A embarcarme, recibia del coronel D. Jos6 Ver-
gara, tambien rico propietario de San Juan de los Remedios y
espafiol peninsular que en medio de su avanzada edad se hacia
admirar por su valor y su deseo de buscar siempre al enemigo,
y A quien se ha concedido la gran cruz de Isabel la Cat6lica
por sus servicios, A propuesta de mi sucesor, el siguiente des-
pacho telegrafico con fecha 27 de Febrero:
<(El Jefe que suscribe, por si y en nombre del regimiento de








77 -

ccaballeria' voluntarios de Camajuani, desea A V. E. un feliz
viaje, contando con el imperecedero recuerdo que de V. E.
conservarin siempre los que se le ofrecen respetuosos subor-
>>dinados y admiradores.>
Y los voluntarios de Colon y de Guamutas, los de Sagua co-
mo los de Santa Clara y Cienfuegos, podrAn atestiguar si des-
pues de los sucesos que he narrado, al retirarme de Santa Cla-
ra, podia decir con verdad que dejaba restablecida en ellas la
confianza pfublica y perseguido sin descanso el enemigo.















CAPITULO VII.



CONSIDERACIONES GENERALS SOBRE LA CAMPANA DE LAS VILLAS
EN ENERO Y FEBRERO DE 1875.



I.

Expuestas detalladamente las operaciones militares y las ac-
ciones que tuvieron lugar desde la invasion del territorio de
las Villas por los insurrectos al mando de MAximo Gomez, for-
zoso me es el explanar las consideraciones que de aquellos mo-
vimientos y de aquellos combates se desprenden, para contes-
tar a los infundados cargos que se me han dirigido desenten-
di6ndose por complete de aquellos hechos.
Sabia MAximo Gomez, al invadir las Villas, que dentro de
aquel territorio nuestro ej6rcito tenia pocos batallones y mB-
nos caballeria, pues los tres regimientos de esta arma estaban
en el Centro, y debia esperar que Antes de aumentarse nues-
tras fuerzas tendria tiempo de arrasar y quemar, casi como
en paseo de triunfo, las riquezas de aquellas florecientes po-
blaciones. Algun tiempo Antes habian pasado con toda faci-
lidad la line del Jdcaro, mandada por el brigadier Acosta, los
cabecillas Juarez y Carrillo, y despues de batir tres compafias
en Iguard, se pasearon, como he referido, una noche tranqui-
lamente por las calls de Sancti-Spiritus. Si eso habian conse-








79 -
guido aquellas partidas mandadas por cabecillas de segundo
6rden, qu6 no se prometeria realizar MAximo Gomez con 1.500
hombres, en su mayor parte de caballeria, mandados por sus
jefes mas experts?
Bien diferentes fueron desde el principio los sucesos: una
bala heria levemente en el cuello al jefe superior de aquellos
insurrectos al atravesar la line del Jdcaro, tan felizmente
franqueada por Jimenez y Carrillo; nuestros batallones del
Camagiiey (Aragon y Pizarro), los escuadrones de Pizarro y
guerrillas del Centro legaban sobre la linea del Jdcaro cuan-
do Maximo Gomez a Ciego Escobar, y dos dias despues de ha-
berla cruzado se ponian sobre su rastro, reforzando a la co-
lumna formada del batallon de Antequera y dos companies de
Catalanes y del Orden que guarnecian aquella line. Y por las
Tunas de Zarza, por Remedios, por la trocha, por Cienfuegos,
por Sagua, penetraban nuestros batallones del departamento
Oriental y del Centro, y en poco tiempo reunia el general en
jefe 23 batallones en el territorio donde Antes s6lo habia 9,.y a
61 traslad6 tambien la mayor parte de nuestra caballeria.
De ese modo, Miximo Gomez, que esperaba no encontrar
mis columns que las cortas que perseguian Antes a las par-
tidas insurrectas; que en las campafas del 73 y primeros me-
ses del 74 habia conseguido tan repetidas ventajas sobre nues-
tras tropas, que habia torado constantemente la ofensiva y
aceptado acciones contra 6 y 8 batallones de nuestro ej6rcito,
rechazAndolos, se vi6 perseguido desde el instant en que pa-
s6 la linea del Jdcaro, sin lograr un moment de descanso y
teniendo frecuentemente que fraccionarse para rehuir los com-
bates con nuestras tropas, contentAndose con atacar los peque-
fos poblados que, guarnecidos por cortos destacamentosy con
pocos medios de defense, habian sido la base de la ocupacion
military del territorio de las Villas, sin que me hubiera sido po-
sible el levantarlos antes, como siempre me propuse, por los








80 -
intereses que su resguardo se habian creado. Jibaro y Rio
Grande, y algun otro mas insignificant poblado, fueron por
eso, aunque a duras penas, pisados por el enemigo despues
de incendiados; pero Marroquin, Jicotea, Arroyo Blanco, Igua-
ra, Jatibonico, Guadalupe y Chambas probaron al enemigo
con una vigorosa defense y causandole bajas de much con-
sideracion, que la algarada de Sancti-Spiritus no era ficil de
repetir.
Mientras tanto, Maximo Gomez, al intentar pasar con todas
sus fuerzas a las Villas Occidentales, es alcanzado y batido por
tres diferentes- columns en un solo dia; lo es al retirarse del
ataque a Chambas; y cuando al mes de su invasion en las Vi-
llas recibe un refuerzo de 800 hombres a las 6rdenes de Sua-
rez, es alcanzado y batido en el ingenio de Crisis por el coro-
nel Vergel, sin conseguir mAs que derrotar una corta column
formada por el comandante general de las Villas Occidentales,
sin condiciones para batirse con tropas aguerridas. Y en todo
este tiempo no puede MAximo Gomez quemar los ingenios de
Remedios y Sancti-Spiritus, de Trinidad y de Sagua, como in-
tentara, y s6lo consigue incendiar en mayor 6 menor exten-
sion los cafiaverales de 18 6 20 en las jurisdicciones de Santa
Clara y Cienfuegos por la fuerza insurrecta mandada por Jos6
Gonzalez, teniendo s61o tres 6 cuatro ingenios de aquellos sus
fibricas destruidas, pues los insurrectos que causaron aque-
llos incendios fueron por tres veces y por fuerzas diferentes
batidos en el mismo dia, dejando en el campo 45 muertos y
llevAndose mas de 50 heridos en su precipitada retirada. Pocos
dias despues, una nueva y fuerte column los alcanzaba en
Barajagua, en el Cafetal Gonzalez, donde se habian refugiado,
y despues de un refido combat los batia completamente con
p6rdidas considerable, entire las cuales se contaba la ddl ca-
becilla Jos6 Gonzalez, el mas important de los que pasaron la
linea. Desalentados, en fin, por esas derrotas, retroceden A la








81 -
jurisdiccion de Sancti-Spiritus; y siendo de nuevo alcanzados
en su retirada por el batallon de Baza, tiene que pedir Maxi-
mo Gomez nuevos refuerzos al Centro, que queda casi libre de
insurrectos.
Comphrese ahora el estado en que dej6 la guerra al cesar en
el mando de Cuba, cuando despues de haber sido invadido el
territorio de las Villas por 1.500 hombres, pide y recibe MAxi-
mo Gomez al mes un refuerzo de 800 y reclama despues con
urgencia cuantas fuerzas tenian los insurrectos en el Centro
y parte de las del departamento Oriental, para reparar las per-
didas que habia sufrido tras de rudos combates y de una ince-
sante persecucion, con el que tenia un afo antes, despues de
las ventajas que sobre nuestras trochas habia alcanzado en la
campafa de 1873 y de las acciones del Naranjo y de las Guh-
simas, y que se presentaba sobre el rio Zaramaguacan provo-
cando a todas nuestras tropas de Puerto-Principe A un comba-
te que no pudieron aceptar; y aquello sin haber recibido, no
s61o los catorce mil hombres que mi antecesor pedia de re-
fuerzos para continuar la guerra, sino ni Aun los reemplazos
para cubrir las considerable bajas que el ej6rcito habia tenido
desde el afio anterior.

II.

Para continuar la campafia en las Villas, llevada hasta en-
tonces tan ventajosamente, encontraba mi sucesor, el sefor
conde de Valmaseda, guarneciendo la linea del Jdcaro:
3 batallones de la Guardia civil.
1 id. de milicias de color.
8 compafias de guerrillas montadas.
9 id. de ingenieros y obreros de id.
2 escuadrones de Guardia civil.
Y operando en las Villas:








82 -
25 batallones del ejercito.
10 escuadrones de caballeria del ej6rcito.
6 id. de Milicias.
2 id. de voluntarios movilizados.
10 guerrillas locales con 12 piezas de montafia.
Podia, ademis, disponer el capitan general de Cuba de los
nutridos batallones de voluntarios de Cienfuegos, Santa Clara,
Sagua, Sancti-Spiritus y Trinidad, 12 escuadrones de los de
Camajuani, seis de Sagua y dos de Cienfuegos, y de los 12 es-
cuadrones de las jurisdicciones de Colon y de Cardenas y dos
batallones de Voluntarios de la Habana que se habian movi-
lizado.
Con esas fuerzas, con las de la linea del Este, levantAndola,
como lo ha hecho, desde San Miguel a la Enramada, y con los
refuerzos que ha llevado de la Peninrula y recibido de Puerto-
Rico, podria reunir el general conde de Valmaseda cerca
de 32.000 hombres, y a consecuencia de las ventajas obteni-
das en los dos meses anteriores, habra encontrado quebranta-
da la moral de los insurrectos, muy alto el espiritu de las tro-
pas, batiendose bizarramente aquella caballeria que el general
Riquelme representaba, en el informed que esponthneamente
me entrego al cesar en el cargo de jefe de E. M. G., en tan la-
mentable estado, y h nuestra infanteria rechazando fria y se-
veramente con sus fuegos las cargas de la caballeria enemiga
sin consumer indtilmente sus municiones por falta de ins-
truccion.
Los refuerzos llegados a Maximo Gomez despues de atrave-
sar la linea del Jdcaro sin dificultad alguna, como lo verifica-
ron, habran servido para reemplazar en parte las numerosas
bajas anteriormente sufridas por los insurrectos, que las cal-
culaban en 700 6 800 hombres; pero, al mismo tiempo, ha
quedado sin fuerzas insurrectas el departamento del Centro, y
su comandante general puede facilmente jactarse hoy, como








83 -
lo hace, de recorrerlo en todas direcciones con pequefas cq-
lumnas y legar alli donde un.atio antes no habia Ilegado una
column de seis batallones con 400 caballos y cuatro piezas de
montafia que, encontrando al enemigo en las Guasimas, tuvo
que replegarse sobre Puerto-Principe apoyada por otra fuerza
de mas de dos batallones y 200 caballos.

1II.

Un grande peligro habia en la invasion de los insurrectos
en las Villas, y era el de que destruyesen su riqueza incen-
diando sus valiosos ingenios, que llegan & 440 y ocupan ex-
tensas zonas. Esto bastaba para que aquella invasion produjese
la alarma, no s61o en aquel territorio, sino hasta en la misma
poblacion de la Habana que hasta ent6nces no se preocupaba
de la guerra, A pesar de los reveses sufridos por nuestras tro-
pas y de la gravedad que habia alcanzado en el afio anterior.
Pero las disposiciones tomadas por el capitan general, general
en fefe, inspiraron A todos confianza, y la invasion de las Vi-
llas por MAximo Gomez no lleg6 A producer inquietud hasta
que los insurrectos empezaron en 8 de Febrero A incendiar in-
genios en Santa Clara y Cienfuegos. Nada es mAs fAcil que
prender fuego A los cafaverales de un ingenio; pero como los
incendios que tuvieron lugar en aquellas jurisdicciones fueron
apagados en el mismo dia, derrotando en 61 completamente
nuestras tropas a los insurrectos que los ocasionaron, pudien-
do aprovecharse hasta la cafia quemada y continuar aquellos
ingenios su zafra, la inquietud producida por el incendio ha-
bia cesado A mi regreso A la Habana.
Mas tarde, un corresponsal de Cienfuegos, que no me seria
dificil designer, remitia A uno de los peri6dicos de esta corte,
y otros reproducian, una relacion muy detallada de los dafios
causados en los incendios de ingenios hasta el 15 de Marzo,








84 -

atribuy6ndome la responsabilidad de todos ellos hasta esa fe-
cha. En aquella relacion, visiblemente exagerada con ese ob-
jeto, aparecen 20 ingenios de la jurisdiccion de Santa Clara y
Cienfuegos, cuyos cafaverales habian sido incendiados, pero
no destruidos. A la relacion de los ingenios incendiados en San-
ta Clara y Cienfuegos se unia la de los tambien quemados en
la jurisdiccion de Sagua por una partida insurrecta que pene-
tr6 en aquella jurisdiccion el 8 de Marzo, seis dias despues de
haberme embarcado; y de ese modo se intent hacerme apare-
cer responsible del incendio de 40 ingenios.
Los incendios en la jurisdiction de Sagua, tan lamentables
como lo fueron, no cambiaban el aspect favorable de la guer-
ra ante las numerosas fuerzas que yo habia reconcentrado en
las Villas y ante los refuerzos que l1evaba el general conde de
Valmaseda que, sin embargo de eso, no ha podido evitar que
al mes de su llegada a Cuba y situado su cuartel general en
las Cruces, penetrase una partida insurrecta hasta la jurisdic-
cion de Colon, quemase y destruyese numerosos ingenios en
Cartagena, la Macagua, Santo Domingo, la Esperanza y has-
ta en las Cruces, muy cerca ya del cuartel general, y que eso
mismo se haya repetido despues varias veces; y cuando ha sido
tan considerable el nmmero de ingenios destruidos 6 incendia-
dos despues de mi salida de la Habana, aquellos celosos cor-
responsales que con tanta minuciosidad publicaban la relacion
detallada de los incendios de los 20 ingenios de Villa Clara y
Cienfuegos, y que hacian lo mismo con los de Sagua, se han
guardado' cuidadosamente de describir los ocurridos despues
de haber cesado yo en el mando de Cuba.
Si la situation de la guerra a mi salida de la isla era como
la he descrito, si habia dejado al conde de Valmaseda fuerzas
de tanta consideration, reunidas tan rApidamente por mi; si
aquellas fuerzas han sido aumentadas con los refuerzos ileva-
dos por el mencionado general, icon qu6 razon se me puede









85 -
culpar de los incendios de Sagua y de los que muy posterior-
mente han tenido lugar en Cartagena, la Macagua, Santo Do-
mingo y la Esperanza, y que, repetidos despues, son los que
han producido una p6rdida de gran consideration en la rique-
za de aquellas jurisdicciones y la verdadera causa de la in-
quietud y alarma que se ha sentido en la poblacion de la Ha-
bana despues de mi salida, al ver fijarse por algun tiempo la
guerra en las Villas Occidentales, que s61o un moment se
vieron holladas por el enemigo durante .mi mando, sin llegar
nunca A la jurisdiccion de Colon y sufriendo tan duro escar-
miento como sufriera el cabecilla Pepe Gonzalez, que penetr6
en ellas?j
Era preciso una cazada como la que se form6 contra el ca-
pitan general que tan fuertemente habia hecho respetar su au-
toridad, para que por determinadas correspondencias y con la
participation de determinados peri6dicos se pudieran haber
desnaturalizado por complete los hechos que, presentados con
toda su verdad, bastan para destruir cuantas imputaciones se
me han dirigido sobre el iltimo period de mi mando en
Cuba.
Asi es como se cre6 la opinion de que habia dejado perdida
la isla de Cuba; y cuando algun tiempo despues se recibia la
noticia de la accion de Palmasola, en la que una fuerza de ca-
balleria del ejrcito alcanz6 y bati6 en su retirada la retaguar-
dia de una partida insurrecta que habia invadido la jurisdic-
cion de Colon, llevAndose negros y chinos de algunos ingenios,
todos admiraban el cambio que la guerra habia experimentado
con s61o la llegada de mi sucesor el general conde de Valma-
seda, mereciendo aquel hecho de armas los honors de un gra-
bado en La Ilustracion Espanola.








- 86 -


IV.

Pero nada ha podido contribuir mas A aquel resultado que la
proclama dirigida por el general conde de Valmaseda A los ha-
bitantes del territorio de las Villas (Apendice ndm. 7). En ella,
despues de hacerse una triste pero exacta pintura del estado
en que la [insurreccion habia dejado los departamentos Cen-
tral y Oriental, se decia, comparAndolo con el de las Villas, lo
siguiente:
, )espacio de dos meses; 40 iugenios hai, si completamente des-
))ruidos; varias rancherias y caserios suelfos han sido presa de
>las llamas; vuestros hogares robados; vuestras families sin te-
cho que las abrigue, y los recursos que vuestro sudor creaba
)para el sustento, perdidos 6 imposibilitados de poderlos hacer
>fructuosos.>
Esa proclama, que envolvia los mis graves cargos y la ma-
yor censura contra el antecesor del general conde de Valmase-
da, podia ser un dia un titulo de gloria para 61, si con las fuer-
zas con que contaba, y dado el verdadero estado de la guerra
en las Villas, conseguia arrojar de ellas a los insurrectos que
las habian invadido; pero mientras tanto, esa proclama, que
venia & herir tan vivamente la reputation del capitan general
que acababa de dejar el mando de Cuba, debia llevar la alar-
ma, como la llev6, a toda la isla, y como la produjo despues en
Espafia. No fu6 de esa manera como A mi llegada habl6 al pais
del estado de la guerra, A pesar de la importancia military que
habia alcanzado despues de la accion de las Guasimas; y no se
comprende que ningun interns deba sobreponerse al que una
nueva autoridad debia mostrar para inspirar aliento y confian-
za & los buenos espafioles, atenuando los males causados por la
guerra, por grave que a sus ojos apareciese la situation de la









87 -
isla. Y, sin embargo, el general conde de Valmaseda llega
hasta a exagerar la p6rdida de los ingenios presentando
40 completamente destruidos, cuando la misma relacion que ha-
cen los apasionados corresponsales a que antes me he referido
no hablan sino de los cafaverales incendiados en los 20 inge-
nios de Cienfuegos y Santa Clara, y s6lo suponen destruidos al-
gunos de la jurisdiccion de Sagua, lo cual tuvo lugar, como
he dicho, despues de mi Salida de Cuba.
No es eso s61o; despues de producer asi el natural desaliento
de los habitantes de aquel territorio; en vez de animarlos, mos-
trindose el general conde de Valmaseda confiado en conseguir
una complete victoria sobre los insurrectos por el nfmero y
valor de las tropas, por el de los numerosos cuerpos de volun-
tarios, por los refuerzos que levaba y por la resolution del Go-
bierno de S. M. de darle su complete apoyo, pide A aquellos
habitantes, para sacar Alas Villas de la aflictiva situation que
con tan negros colors pintaba, sus esfuerzos personales, de los
unos con sus riyuezzs y propaganda, de los otros con sus noticias,
de las senoras con sus kilas y vendljes, contando con el arre-
pentimiento de los isurrectos, a los cuales se les ofrece un in-
dulto en el moment en que se presentaba como victorioso &
Miximo Gomez; que de ese modo y con aquellas palabras el
como terminal la proclama.

V.

No basta cuanto he expuesto sobre el estado en que dej6 la
campafa de las Villas; siempre quedarh contra mi la idea de
haberse verificado la invasion en aquel territorio durante mi
mando, mientras no contest d la acusacion que el general
conde de Valmaseda me dirigia en su proclama a los habitan-
tes del territorio de las Villas y que empezaba con el phrrafo
siguiente:








88 -
>un hecho asegurado en las Villas, no tan s61o porque ya no
)>existia el enemigo, sino porque la sensatez de sus habitantes
>rechazaba la guerra, hizo que la trocha military del Jdcaro &
>Moron no se considerase tan necesaria de guardar como hasta
sentences habia sucedido, y el enemigo, artery y destructor,
vi6 en esa confianza un medio de poner en plant sus ins-
tintos, penetrando en la rica zona donde la agriculture y la
Industrial alcanzaban su mayor desarrollo, para reducirla .
>cenizas, segun ha sucedido con el departamento Central y
>parte del Oriental.>
Y eso decia el general conde de Valmaseda que, como capi-
tan general de la isla, en despacho telegrafico al comandante
general de Sancti-Spiritus, en Diciembre de 1870,. y refiri6n-
dose A la misma trocha del Jdcaro, se expresaba con estas
textuales palabras: eit ui rio caudaloso de pocos y dificiles pasos, no puede ser :eficaz,
y mncho meaos en una zoln tamu lana como lo es la que corre de
N. d S. en aquella part de la isla,>> y en Enero del 71 disponia
la supresion de aquella linea.
Aquella proclama del conde de Valmaseda ha venido, sin
embargo, a dar fuerza 6 la opinion vulgar que, considerando
la linea military del Jdcaro como una nueva muralla de la Chi-
na, atribuia A ellael haberse visto libre hasta entonces el ter-
ritorio de las Villas de la invasion de los insurrectos.
Fdcil me sera rebatir los cargos que se me han dirigido por
el mencionado general y deshacer aquel error ante los que lean
esta Memoria; pero los errors, cuanto mAs vulgares son mis
dificiles de destruir, y much mas cuand'o estdn apoyados por
documents de aquella naturaleza.
Despues de haber sido pacificado el territorio de las Villas &
consecuencia de la campafia del 70, tom6 su mando el gene-
ral Portillo, dejando en 61 una guarnicion numerosa. La guer,









89 -
ra en el departamento Central, limitrofe de aquel territorio-
qued6 poco despues reducida A la de pequefas partidas, perse-
guidas incesantemente por cortas columns, el departamento
del Centro estaba ocupado militarmente con muchos puestos
guarnecidos, y el tel6grafo atravesaba desde la Habana por el
departamento del Centro A Santiago de Cuba. ,Qud peligros de
invasion en las Villas podia haber cuando la guerra estaba en
aquel departamento en semejante estado y cuando el general
Portillo no permitia se le desmembrase en una sola compafia
de bombers la guarmicion de las Villas sin que amenazara
con su division, dando lugar A manifestaciones de los casinos
espafoles y A que sus mAs ardientes partidarios, que son los
mismos que hoy me acusan, se presentasen en la Habana al ca-
pitan general apoyando fuertemente sus reclamaciones? Y, sin
embargo, la trocha del Jdcaro fuM atravesada por pequehas
partidas diferentes veces, como lo fue mas tarde por las de Ji-
menez y Carrillo.
De aquella manera continuaron las Villas hasta Noviembre
de 1873, en que nombrado el general Portillo comandante ge-
neral del departamento del Centro, conservando el mando del
de las Villas, se debilit6 su guarnicion por haberse llevado, co-
mo he dicho, A Puerto-Principe dos fuertes batallones de infan-
teria, dos companies de guerrillas y un regimiento de caballe-
ria. Esto se verificaba precisamente en los moments en que
empezaba el peligro de una invasion por el nuevo aspect que
tomaba la guerra en el Centro, porque despues de la desgra-
ciada campafa del aio 73 en el departamento Oriental habian
llevado los insurrectos la guerra al del Centro, que dominaban
casi por complete A consecuencia de la accion de las Gudsimas,
pudiendo disponer de 3.000 infants y cerca de 1.000 caballos,
y se habian abandonado la mayor parte de los puntos ocupa-
dos por nuestras tropas, de modo que el mas inmediato a la li-
nea del Jdcaro distaba 24 leguas, no existiendo ya el telegrafo









90 -
para comunicarse con Puerto-Principe. Eran; par lo tanto, del
todo distintas las condiciones en que se encontraba la guerra
desde 1874, y nada mas fAcil y possible que la invasion de las
Villas con una fuerza considerable que podia legar sin ser vis-
ta hasta la estacada del mismo camino por medio de bosques y
de maniguas. Y qu6 era esa trocha 6 linea military del Jdcaro
& la que la opinion plblica y aun la de algunos militares daba
tanta importancia que se consideraba que, bien guarnecida y
vigilada, podia preservar las Villas de una invasion de los in-
surrectos en las condiciones en que la guerra se encontraba en
el Centro? La he descrito ya.
En un trayecto de 62 kil6metros, los fuertes de aquella linea
se encuentran, como he dicho, a 1.500 y 1.800 metros, fuertes,
algunos, de una guarnicion de 10 hombres, sin que se comu-
niquen entire si por el telegrafo eldctrico, 6 por el de sefiales,
porque esto lo impide el bosque y la manigua que llega hasta
la misma estacada del camino, y que continda despues por mu-
chas leguas hAcia la jurisdiccion de Sancti-Spiritus y de Reme-
dies. Me basta recorder esto, sin repetir los detalles que sobre
ella he dado, para que se comprenda cuAn equivocada era la
opinion de los que consideraban la trocha capaz por si sola de
impedir el paso de pequefas 6 grandes partidas dirigidas d in-
vadir el territorio de las Villas.
,Se puede pretender que semejante linea military, en un ter-
reno llano, cerrase el paso A 800 infants y 700 caballos, aun
cuando se hubieran mejorado sus condiciones, en el estado en
que la encontr6? ,QuB mds prueba de la atencion que prestaba
A los movimientos de los insurrectos sobre la linea del Jdcaro
y de la importancia que reconocia en guarnecerla convenien-
temente en el estado en que se encontraba la guerra, que las
instrucciones comunicadas al general Figueroa por medio del
coronel Cdbas, y las fuerzas que cubrian aquella linea, que he
detallado al referir el paso por ella de los insurrectos al man-









91 -
do de MAximo Gomez? gQu6 mhs pude hacer, en fin, que adop-
tar las disposiciones que tome para mejorar aquella line que
se encontraba en tan lamentable estado de abandon como he
descrito?
El error, pues, en que la opinion estaba sobre la importancia
de la linea military del Jdcaro, cuyas condiciones se ignoraban,
y el desconocerse los sucesos y la march de la guerra, ban
sido solamente la causa de la sorpresa que pudo ocasionar el
ver invadidas las Villas per los insurrectos del Centro; pero de
esa sorpresa no debi6 participar el general conde de Valmase-
da cuando con su inteligencia military habia puesto antes de
manifesto la ineficacia de la trocha.

VI.

Un solo medio habia para evitar la invasion del territorio de
las Villas, y hubiera sido el abrir una rigurosa campafia en el
mes de Diciembre en el departamento del Centro, como me lo
proponia, para lo cual hubiera sido precise que llegasen con
anticipacion los reemplazos necesarios para cubrir las consi-
derables bajas que tenia el ej6rcito despues de la estacion de
verano, en una 6poca en que se contaban diez mil enfermos
por consecuencia de las lluvias que tan extraordinarias habian
sido en aquel afo. No habia pedido los 14.000 hombres que so-
licitaba mi antecesor, ademds del reemplazo mensual de las
bajas; habia pedido solamente 12.000 para cubrir las bajas que
calculaba hasta fin de afo, y aunque algunos mas estaban em-
barcados, era ya el 15 de Diciembre y s61o habian llegado A
Cuba desde Setiembre 4.500 hombres, y eso me obligaba .
presentar mi division en el caso de que en Enero, aunque ya
fuese tarde, no se me enviasen 3.000 hombres. Esa division
la repetia con fecha 30 de Enero en carta official al ministry de
Ultramar.








92 -
Ya que no pude evitar, por lo dicho, que atravesase la line
del Jdcaro una fuerza considerable de insurrectos al mando
de MAximo Gomez, lo inico que podia exigirse del general
en jefe del ej6rcito de la isla de Cuba era que fuesen inme-
diatamente perseguidos y batidos y no se les permitiera rea-
lizar sus planes de destruction en aquellas ricas jurisdic-
clones.
Eso fu6 lo que consegui, como lo prueba la relacion que he
hecho de la campafia de las Villas contra Maximo Gomez hasta
mi salida de la isla, dejando frustrados los intentos de aquel
cabecilla, debido todo A la prontitud con que se reconcentra-
ron tan gran nimero de batallones y escuadrones y A la acti-
va, constant y combinada persecucion que sufrieron los in-
surrectos desde que atravesaron la linea del Jdcaro; dejando
asi preparados al general conde de Valmaseda los medios para
alcanzar la gloria de arrojar 6 los insurrectos de las Villas y
concluir una campafia que tanta influencia ha de tener en la
terminacion de la guerra de Cuba.
















CAPITULO VIII.


QUESTION POLITICAL.




Consideraciones generales.-Politica de la guerra.-Nuevo carActer
de la guerra de Cuba.-Politica seguida hasta mi Ilegada A la isla.-
Mi political de la guerra.-Mi conduct en las relaciones exteriores
conlos c6nsules extranjeros.


1.

Las gravisimas cuestiones que durante el period revolucio-
nario conmovieron profundamente el 6rden social y el 6rden
politico en la isla de Cuba no tienen hoy la misma grave-
dad, porque ya no serian posibles las medidas trastornadoras
que amenazaban en otro tiempo la seguridad y la riqueza de
la isla.
El restablecimiento de la monarquia legitima conjur6 ese
peligro, dando una base mAs segura al porvenir de las provin-
cias ultramarinas, y cualesquiera que sean los hombres a quie-
nes confie el Monarca la direction del Gobierno, no compro-
meterdn, al resolver esas cuestiones, el 6rden social, el 6rden
politico ni la nacionalidad de nuestras Antillas.
Los buenos espafoles recordarAn, sin embargo, con agrade-
cimiento los hombres que en moments bien dificiles contri-








94 -

buyeron a salvar tantos y tan preciados intereses, aplazando
Ia resolution de aquellos problems y hasta su discussion por
la prensa ultramarina para tiempos mis tranquilos, en que
fuera possible darles las soluciones que el patriotism, la sana
razon y lajusticia requieren.
Pero, mi6ntras tanto, era precise pue la political de la guerra
estuviese en Cuba en relacion con el carActer que fuese to-
mando, porque s61o asi en guerras de aquella clase se consi-
guen grandes resultados de las operaciones militares.
Compr6ndese que en los primeros tiempos de la insurrec-
cion, irritado el animo de los buenos espafioles con los horro-
res que cometian los insurrectos, tomara la guerra un carac-
ter violent; pero cuando la victoria iba coronando el valor de
nuestros soldados, cuando la gran mayoria de los que en un
principio habian torado las armas por la insurreccion y de
los habitantes que a ellos se unieran en el territorio de las
Villas y en los departamentos Central y Oriental se habian
presentado a indulto, no convenia que las autoridades conti-
nuaran decretando en sus bandos el fusilamiento de todos los
prisioneros 6 la pena capital por la infraccion de disposiciones
que no tenian grave importancia; no convenia tratar A los pre-
sentados con una desconfianza que los hiciera temer a cada
instant por la seguridad de sus personas, ni debia mantener-
sa el secuestro de los cuantiosos bienes que habian sido embar-
gados por medidas gubernativas en los moments de mayor
peligro, y algunos de los cuales pertenecian A indultados po-
bres que despues de su presentation habian ganado, como su-
cedia t algunos, la cruz del merito military peleando contra los
insurrectos en las guerrillas locales.
La situation en que iba entrando el pais aconsejaba variar
una political que, exaltando todas las pasiones, habia produci-
do conflicts gravisimos en que se hollaba el principio de au-
toridad y el respeto A las leyes; escenas lamentables que ha-







95 -

cian perder 6 muchos la esperanza de vivir seguros a la som-
bra del gobierno espaiol y avivaban el espiritu de insurrec-
cion en vez de apagarle.
Asi lo comprendia la parte mas sana del pais, por cuya in-
fluencia iban quedando en desuso muchas disposiciones y ri-
gorosos bandos de ppocas anteriores; pero subsistia el secues-
tro de muchos bienes embargados a personas pacificas 6 que
habian abandonado sin reserve 6 los insurrectos; seguia em-
pleandose como medios de gobierno una represion excesiva,
que se hacia sentir particularmente en el territorio de las Vi-
llas y Puerto-Principe, donde habia mas de 400 hombres desti-
nados gubernativamente A los trabajos de la trocha del Jdca-
ro, asi como en la isla de Pinos un gran ndmero de deportados
por medidas de policia.


II.


A pesar de la gravedad 6 importancia que habia tenido la
guerra despues de la campafia de 1873 y en los primeros me-
ses de 1874, no habian logrado los insurrectos apoderarse de
ninguna poblacion important, ni podian comprometer la in-
tegridad del territorio defendido por las fuerzas del ej6rcito y
las de numerosos cuerpos de voluntarios con todos los recur-
sos de que el Gobierno podia disponer en Cuba y Espafa, y
midntrastanto el carhcter de la guerra y sus tendencies habian
ido alterAndose a media que desaparecian los jefes que la
rebellion tuvo en los primeros afos.
Ya no existian los hombres mas importantes que promovie-
ron y sustuvieron la insurreccion de Yara con las armas en
la mano. Manuel Cs'pedes, los Agramontes, Cabada, Dona-
to, Mirmol, Castilla, Mola, los Bethancoures, los Agileros,
Jesds del Sol, Bembeta, Salom6, Hernandez, Marcono, Inclan;








96 -
Goicuria, Rosas y otros muchos habian perecido en los corn-
bates 6 sido ejecutados despues de prisioneros.
Estaba, por otra parte, destruida por complete la riqueza
del departamedto Central y una gran parte del Oriental, y los
insurrectos aumentaban por sistema la miseria de aquellas
poblaciones, en t6rminos que families, y muy distinguidas,
de Puerto Principe tuvieron que mantenerse con las sobras del
rancho de nuestras tropas sin esperanzas de mejorar una si-
tuacion tan angustiosa mi6ntras no terminase la lucha y pu-
dieran cultivar de nuevo sus propiedades en el campo.
Seis afios de guerra habian llevado el cansancio y hecho su-
frir p6rdidas considerable a otras muchas personas que, mis 6
menos comprometidas al principio de la insurreccion 6 por te-
mor a sus consecuencias, habian emigradoA los Estados-Unidos
y A Francia llevAndose cuantiosos caudales, y la mayor par-
te de ellos estaban ansiosos de volver A la isla, tanto mhs
cuanto que la impasibilidad del triunfo de los insurrectos es-
taba patente y veian aparecer un notable cambio en su ban-
dera.
Los principles caudillos de la insurreccion eran extrafios 6
la isla, y MAximo Gomez y Modesto Diaz, dominicanos, Rulof,
Polaco y el Inglesito y otros tantos habian sustituido & los
Cespedes, a los Agramontes, A los Agiieros, A los Bethancou-
res, Goicuria y demis compafieros. La inmensa mayoria de
los insurrectos se componia de negros, mulatos, chinos y de-
sertores de nuestro ej6rcito; y era evidence, hasta para los
mismos insurrectos, que Maximo Gomez se apoyaba en los ele-
mentos de color para convertir en guerra de razas la que em-
pez6 proclamando la independencia de Cuba; y por eso que-
maba y destruia en las Villas los pequefos poblados del campo,
en oposicion a la conduct seguida por los cabecillas Jimenez
y Carrillo.9
De esta manera habia ido cambiando notablemente el carkc-








97 -
ter politico de la guerra, y ningun interns podian tener los cu.
banos en sostener una lucha tan funesta para su propio pais,
y deseaban su terminacion A pesar de los alardes de unos cuan
os emigrados que deben considerar cerradas para ellos las
puertas de la patria, como promovedores no arrepentidos de
la insurreccion de Yara y de todas las conspiraciones que des-
de 1848 A 1854 se sucedieron para separar A Cuba de Espafa y
verificar su anexion A los Bstados-Unidos.
Y al hablar de los cubanos s61o- me refiero A los que mAs 6
menos directamente habian torado parte en la insurreccion,
y en manera alguna a su inmensa mayoria, que con un ver-
dadero sentimiento espafiol la han combatido 6 la han deplora-
do. Si no fuera esto verdad, triste, muy triste seria la situa-
cion de Espana en la isla, teniendo que mantenerla dominada
solamente por la fuerza de las armas y el auxilio de los espa-
foles peninsulares. Por cada cubano que se halla hoy con los
insurrectos, hay ciento que con las armas en la mano defien-
den la causa de Espafia en las guerrillas locales y en los cuer-
pos de Voluntarios; y si la lucha se ha sostenido y se sostiene
con bandas en su mayor parte compuestas, como he dicho, de
negros, mulatos, chinos y desertores, se debe s61o A las condi-
clones especiales del pais y A las de la misma guerra que
aquellas hacen.
Con el nuevo carActer que 6sta habia tomado, tras de seis
afios de duracion, era precise, en mi concept, devolver a to-
dos los habitantes pacificos la tranquilidad y la conflanza per-
didas en la lucha de los partidos; asegurar de una manera in-
quebrantable el 6rden pdblico; templar elrigor de algunas dis-
posiciones de guerra respect a los prisloneros; dejar tranqui-
los a los que se habian acogido A indulto; y era precise, por
filtimo, una political que en las relaciones exteriores represen-
tase la conduct flrme y mesurada que eonviene A nuestra dig-
nidad y al respeto que las naciones se deben. Con la justicia y








98 -

la fuerza es como ha de lograr el Gobierno espafiol la pacifica-
cion de la isla y borrar el funesto rastro que en ella han dejado
la revolution y la guerra, y A todas aquellas ideas y a estos
principios he ajustado la political que he seguido durante mi
filtimo mando en Cuba.


III.


El nuevo aspect politico que presentaba la guerra exigia,
segun lo he expuesto, disposiciones que favorecieran las ten-
dencias A la paz, calmando los Animos y aumentando la con-
fianza que todos debian tener en la justicia y elevadas miras
del gobierno de la isla.
Hubo de preocuparme desde los primeros moments de mi
llegada el efeoto producido por el decreto que disponia un
alistamiento general para el servicio military, y con objeto de
disminuir la gravedad de esta media, propuse al Gobierno
que rebajara A seis afios los doce consignados para el servicio
en las Milicias del pais. Asi lo acord6, y con su aprobacion se
hicieron luego otras modificaciones en el decreto de mi ante-
cesor, reducieudo las edades para el alistamiento de 20 A 35
afos en vez de 18 h 45, ampliando las exenciones estableci-
das para servir en las Milicias, admitiendo la redencion por
dinero y ofreciendo, por ultimo, A los alistados que no volve-
rian a serlo, pues cambiadas las condiciones del servicio de
aquellos cuerpos, me proponia para lo sucesivo se sometiesen
unicamente al alistamiento los j6venes de 19 a 20 afios. To-
das estas disposiciones fueron recibidas con aplauso, y la re-
dencion por dinero produjo cerca de million y medio de pesos
que los Ayuntamientos recaudaron y entregaron las Admi-
nistraciones de Rentas A disposicion de la Direccion general
de Hacienda, como los demas fondos del Estado.








99 -
Al mismo tiempo y con iguales miras, hice retirar de los
trabajos de la trocha del Jdcaro y del BagI las personas que
estaban condenadas & ellos por disposiciones gubernativas; co-
mision6 al coronel Montaus para revistar los dep6sitos de de-
portados de la isla de Pinos, A fin de permitir el regreso de al-
gunos al seno de sus families; mand6-poner en libertad, des-
pues de examiner sus expedientes, los press que se hallaban
en las cerceles por media de simple policia, y con prudent
criterio se fueron desembargando en las Villas, Puerto Princi-
pe y el departamento Oriental diferentes bienes de presenta-
dos A indulto 6 de otros personas de buenos antecedentes y
cuyo secuestro no habia sido confirmado por los Tribunales.
Otras resoluciones mks importantes en el 6rden politico hu-
biera adoptado con aprobacion superior para dar la paz A la
isla. Pero mientras no obtuviere una ventaja decisive que cam-
biara el aspect military de la guerra, debia permanecer silen-
cioso ante el pais como lo hice en Junio de 1874 cuando el bri-
gadier Acosta me pidi6 que ofreciera un indulto a los insur-
rectos, y le contest en despacho telegrhfico )>ficarlo sin que mi nombre figurara en sus proclamas, porque
>mi voz no se haria oir A los insurrectos sino despues de una
victoriaia>
Ese moment llegaba ya cuando ces6 en el mando de Cuba
en el mes de Marzo iltimo. Batidos constantemente los 1.500
hombres con que MAximo Gomez atraves6 la trocha 6 princi-
pios de Enero y los 800 que vinieron despues en su auxilio, es-
peraba con toda confianza batir los nuevos refuerzos que ha-
bia pedido aquel jefe al departamento del Centro, dejIndole
libre de insurrectos, y para asegurar el 6xito de esta campafia
esperaba con impaciencia el complete de los reemplazos que
habia pedido, que sin duda por el estado de la guerra carlista
no pudieron ir hasta que, nombrado mi sucesor, los llev6 con-
sigo.









410 -
Con esas tropas habria alcanzado cuanto deseaba para ofre-
cer un indulto 6 los insurrectos, admitiendo a los de color en
las compaflias de libertos y de Milicias, donde los que habian
sido esclavos quedarian de hecho como libres, sin que el temor
de volver a su antigua condition les moviera a no presentarse,
como sucedia desde los primeros tiempos de la guerra.
Mi salida de la isla no me permiti6 hacerlo, como no me
permiti6 tampoco publicar el bando que en la esperanza de
abrir en el Centro una campaiia durante el invierno, habia
consultado al Gobierno en el mes de Octubre del 74 para resol-
ver la question de los bienes embargados de una manera gene-
rosa, aunque con restricciones prudentes, midntras no estu-
viera el pais completamente tranquilo.
Con esa political y sin tratos, que nunca he tenido, con los
insurrectos, esperaba llevar A aquella rica provincia espafola
la paz que tanto anhela.


IV.


No son m6nos importantes en Cuba la conduct y la political
que el gobernador general de la isla observe respect h los
consules y extranjeros, especialmente con los de los Estados-
Unidos de America, donde se han establecido, al amparo de
sus leyes, los principles corifeos de la insurreccion de Yara
desde el principio de la guerra.
Con ningun pais sostiene la isla de Cuba relaciones tan fre-
cuentes y de tanta importancia como las que mantiene con los
Estados-Unidos. En los puertos de la Union americana venden
las Antillas espafiolas una gran parte de sus azfcares, sus
miles y su tabaco; y los habitantes de Cuba consume A la
vez unr cantidad inmensa de articulos de los Estados del Norte
y del Sur de aquella repflblica, y en interns de todos esta faci-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs