• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Obras del Dr. Felipe Pazos...
 Obras del Dr. José M. Pérez...
 Title Page
 Front Matter
 Prologo
 Antecedentes históricos
 La depreciación de 1932
 Cinco años de estabilidad...
 La depreciación actual
 Medidas adoptadas para evitar la...
 Política a seguir
 Conclusiones
 Graficos
 Obras citadas
 Indice general
 Errata
 Back Cover














Group Title: El problema monetario de Cuba : informe del Colegio de abogados de la Habana al senor Presidente de la Republica, redactado por los doctores
Title: El problema monetario de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075394/00001
 Material Information
Title: El problema monetario de Cuba informe del Colegio de abogados de la Habana al señor Presidente de la República
Physical Description: 3-190, 2 p. : incl. tables (part fold.) ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Pérez Cubillas, José María, 1901-
Pazos, Felipe ( joint author )
Publisher: H. de Lara
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1940
 Subjects
Subject: Currency question -- Cuba   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Obras citadas": p. 183-184.
Statement of Responsibility: redactado por los doctores José M. Pérez Cubillas y Felipe Pazos y Roque. Con un prólogo del doctor Oscar García Montes.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075394
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000202928
oclc - 23442900
notis - AAW9694

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Obras del Dr. Felipe Pazos y Roque
        Page 4
    Obras del Dr. José M. Pérez Cubillas
        Page 5
        Page 6
    Title Page
        Page 7
        Page 8
    Front Matter
        Page 9
        Page 10
    Prologo
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Antecedentes históricos
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La depreciación de 1932
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Cinco años de estabilidad relativa
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La depreciación actual
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Medidas adoptadas para evitar la depreciación
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Política a seguir
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Conclusiones
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Graficos
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Unnumbered ( 150 )
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Obras citadas
        Page 183
        Page 184
    Indice general
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Errata
        Page 191
    Back Cover
        Page 192
Full Text

JOSE M. PEREZ CUBILLAS
FELIPE PAZOS Y ROQUE



EL PROBLEMA

MONETARIO

SDE CUBA


Con un prdlogo del ,
Dr. Oscar Garcia Montes






imp. La Veronica.
Calle 17 del Vedado, 258.
La Habana
1.940


x~ei~lslh














EL PROBLEMA MONETARIO
DE CUBA
















Obras del Dr. Felipe Pazos y Roque


Oferta contra Demanda. Ensayo sobre la Coyuntura.
Habana, 1936.

Nuestro Momento Monetario.
Serie de articulos, peri6dico "El Mundo", ediciones de Julio 23,
25, 26 y 27 de 1939.



EN PREPARATION:

Las Vias de Reconstrucci6n de la Economia Cubana.

















Obras del Dr. Jos6 M. Perez Cubillas


La Nacion.lidad de las Sociedades.
Conferencia. Anuario de la Sociedad Cubana de Derecho Interna-
cional. Afio 1922.
El problema de la double imposici6n en material de impuestos sobre las
sucesiones en Derecho Internacional
Conferencia. Anuario de la Sociedad Cubana de Derecho Interna-
cional. Afio 1924.
El Divorcio desde el punto de vista international, segun la Jurispru-
dencia cubana.
Conferencia. Anuario de la Sociedad Cubana de Derecho Inter-
nacional. Aiio 1925.
Un caso prActico de Derecho Internacional Privado.
Conferencia. Anuario de la Sociedad Cubana de Derecho Inter-
nacional. Afio 1926
Un caso practice de Derecho Penal Internacional.
Conferencia. Anuario de la Sociedad Cubana de Derecho Interna-
cional. Aino 1927.
Seligman.
Estudio biogrAfico de Edwin R. A. Seligman. Folleto. Carasa y
Cia., S. en C., 1930.
Marti, economist y sociologo.
Folleto. Carasa y Cia. 1932.
Las concepciones geniales de Bolivar.
Conferencia. Revista "Universidad de la Habana". Tomo I. Pri-
mer semestre de 1934.
Consideraciones sobre el divorcio en Cuba.
Ensayo de Sociologia Juridica Cubana. Revista Cubana de Dere-
cho. Nimero de enero a junio de 1935.







Fascismo y Comunismo.
Folleto. Cultural, S. A 1936.

Impuesto sobre Utilidades.
Un volume de 397 piginas. Editor Jesus Montero, Habana. 1936.

Roosevelt, el New Deal y Cuba.
Folleto. Editor Jes6s Montero. Habana. 1937.

Los impuestos sobre el consun:, del Az6car y de la Sal.
Folleto. Editor Jesus Montero. ihabana. 1937.

El Clandestinaje Mercantil y la Competencia Desleal.
Monografia Juridica, volume IX de la Colecci6n editada por Je-
sus Montero. Habana. 1937.

Impuesto del Uno y Medio Por Ciento.
Un volume de 475 piginas. Editor Jesus Montero. Habana. 1937.


EN PREPARATION:

Impuestos sobre los ingresos brutos de ciertos negocios y sobre el con-
sumo del Az6car, el Cafe, la Sal, los Aceites y Grasas.







El Problema Monetario


de Cuba

Informe del Colegio de Abogados de la Habana al senior
President de la Repiblica,
redactado por los doctors



Jose M. Perez Cubillas
Profesor de Hacienda Publica de las Facultades
de Ciencias Sociales y de Ciencias Comerciales
de la Universidad de ia Habana.

y

Felipe Pazos y Roque
Ex-becario de la Universidad de la Habana en
la Universidad de Columbia y en la "New
School for Social Research" de New York.


Con un pr6logo del doctor

Oscar Garcia Montes
Profesor de Hacienda Piblica de la Universidad
de la Habana y Ex-Secretario de Hacienda.





1940
HECTOR DE LARA, EDITOR
CALLE z2, entire Ira. y Ira. Aves.
MIRAMAR, HABANA





























.ATUN
V4ERICk




Copy right bv
HECTOR DE LARA,
Mayo de 1940


in Cuba


Prin te d
















COLEGIO DE ABOGADOS
DE LA
HABANA




DOCTOR MARIO LLURIA Y BONNET, Secretario del
Colegio de Abogados de la Habana'

CERTIFICO: Que en sesi6n celebrada el dia veinticinco de
Enero de mil novecientos cuarenta por la Comisi6n Per-
manente de Economia Politica y Hacienda Puiblica de es-
te Colegio, se aprob6 un trabajo que en session anterior
se habia confiado a los doctors Jose M. P6rez Cubillas y
Felipe de Pazos, en relaci6n con la crisis que viene su-
friendo nuestra moneda national, y se acord6 felicitar a
los Ponentes y elevar esa Ponencia a la Junta de Gobierno.

ASIMISMO CERTIFICO: Que del Acta correspondiente a la
sesi6n celebrada por la Junta de Gobierno de este Colegio,
el dia veintiseis del propio mes, constant los particulares
que copiados literalmente dicen como sigue: "El Decano
inform haber recibido comunicaci6n del Dr. Germdn Wel-
ter del Rio, Presidentei de la Comisi6n Permanente de
Economic Politica y Hacienda Piblica enviando una Po-
nencia presentada por los doctors Jose M. Pdrez Cubi-
llas y Felipe de Pazos, sobre el problema de la moneda






cubana, cuya Ponencia hizo suya la Comisi6n. El Decano
explica la importancia de este trabajo donde se hace un
acucioso studio hist6rico y doctrinal del problema mone-
tario cubano y se ofrecen soluciones que pueden ser pues-
tas en prdctica inmediatamente y se document con gran
nmmero de antecedentes y datos estadisticos y con various
grdficos. Se da lecture a las conclusions. La Junta acuer-
da hacer suya esa Ponencia y elevarla al seMior Presiden-
te de la Republica y felicitar al Presidente de la Comision
?y especialmente a los Ponentes doctors Pgrez Cubillas y
de Pazos, por su labor meritoria y itil".
Y a petici6n de los interesados, expido la present certi-
ficacidn, con el visto bueno del se'or Decano, en la Habana a
los quince dias del res de Abril de mil novecientos cuarenta.


Hay un sello que dice:
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA, establecido en
1879.-

Vto. Bno.,
M. F. SUPERVIELLE, MARIO LLURIA,
Decano. Secretario.














PROLOGO


Ningzi esfuerzo realizado hasta ahora en Cuba necesi-
taba menos de una introducci6n o carta de presentaci6n que
el Informe rendido por los doctors Jose M. Pdrez Cubillas y
Felipe Pazos a la Comisidn Permanente de Economia Politica
y Hacienda Piblica del Colegio de Abogados de la Habana,
tanto por la calidad de las personas que han realizado el es-,
tudio, como por el palpitante interns de la cuesti6n que lo mo-
tiva, como por el valor cientifico de los que pudidramos, lla-
mar andlisis clinic del mal y prescripciones terapduticas.
El Dr. Jose M. Perez Cubillas, Profesor de la Universi-
dad desde hace largos anos y con un nombre professional bien
acreditado no, necesita de presentaci6n. Bien puede repetirse
aqui, a su respect, la frase bien conocida de que se trata. de
una reputaci6n ya hecha. El Dr. Felipe Pazos, oalmno emi-
nente de nuestra Facultad de Ciencias Sociales, merece cier-
tamente ese calificativoc atrozmente hiperb6lico con que mnes-
tro Plan de Estudios agobia a los j6venes graduados que han
sobresalido en las aulas universitarias. Contdndome entire los
que han merecido ese alto honor, confieso que en las ocasio-
nes en que he debido, hacer referencia al mismo, prefer usar
siempre la expresi6n alumni becado, silenciando la eminen-
cia. Pero, si en algin caso puede justificarse el) uso del vo-
cablo es en el del Dr. Felipe Pazos, quizds en cierta pequei.a
part porque obtuvo ese honor cuando habia adquirido un gra-
do de madurez mental que no han alcanzado eni la gran ma-
yoria de los casos nuestros j6venes graduados. Con una deci-
dida vocacidn por los studios econdmicos, el estudiante Feli-
pe Pazos descoll6 muy por encima de todos los que he conoci-






do como compaieros anos atrds y como discipulos en tiempos
mds recientes. Sus conocimientos eran muy superiores a4 los
que suelen poseer los alumnos mas brillantes al cursar una
asignatura. No es de extraiiar, pues, que el Profesor Mitchell.
que selecciona cuidadosamente los alumnos de su curso, ad-
virtiera en nuestro compatriota las. cualidades neoesarias pa-
ra powder aprovechar ventajosamente sus ensefianzas. Las cua-
lidades analiticas y el esmero en el rigor cientifico que lo dis-
tinguieran en las aulas universitarias se revelan en el Infor-
me rendido a la Comisi6n, hacidndonos esperar que la nueiva
Cuba tendrd en Felipe) Pazos el Consejero en material econi-
mica encontrado por la Cuba del period autonomista en la
persona del Dr. Leopoldo Cancio.
El asunto que motiva el Informe, ha sido el mis apasio-
nante de todos los que nuestra depauperada economic ha plao-
teado en estos .ltimos tiempos. No es de extra~iar que asi ha-
ya ocurrido, pues el calificativo de monedero falso aplicado a
Felipe' el Hermoso, la formulaci6n de la llamada Ley de Gre-
sham, la explosion provocada por el fracaso del plan financie-
ro Law, la debacle del asignado durante la Revolucidn Fran-
cesa, la depreciaci6n del billete del Banco de Inglaterra en
tiempos de Ricardo, el movimiento platista en los Estados
Unidos a fines del pasado y la crisis del franco en 1926 ique
precipitara hasta motines en las called, revelan cuan canden-
tes resultan las crisis monetarias. Basta recorder la poldmi-
ca, tan agria como intense, entire Lanuza y Cancio al implan-
tarsc nuestra moneda national, para confirmar que nuestro
pueblo no ha sido mds indiferente que los de paises extrafios,
a los problems de estal naturaleza. Un acierto grande de la
Comisidn Permanente de Economia del Colegio de Abogados
ha sido el preparar este Informe y confiar la labor a los doc-
tores Perez Cubillas y Pazos.
Nada de lo que se ha producido hasta ahora alrededor de
esta cuesti6n es comparable al Informe, que constitute un va-
lioso aporte a nuestra relativamente escasa literature econd-
mica.
Desde la depreciacion del billete del Banco Espaiol, Cu-
ba vivi6 en una cierta estabilidad monetaria. En todo el siglo
actual no conocimos nada que se aproximara siquiera a las
inquietantes vicisitudes de las Repiblicas hermanas. No es de
extraiar, ples, que la actual crisis del circulante, de dimen-






siones escasas si se las compare con las que han atravesado
los demds paises de la America Latina, haya tenido. una sin-
gular resonancia en nuestros circulos financieros y mercan-
tiles.
Estudios como el realizado en el present Informe contri-
buyen no tan s6lo a esclarecei4 el problema, sino a encauzar-
tos por el rumbo que la Ciencia y la prdctica de lo.: paises
mis adelantados han seguido para hacer frente a. las mismas
dificultades. El Informe no se ha limitado a examiner la cues-
tidn desde un punto de vista puramente doctrinal, sino que ha
tenido muy principalmente en cuenta nuestros factors pecu-
liares y los datos no muy abundantes que nuestradf estadisti-
cas ofrecen para enjuiciar la cuestidn dentro del marco de
nuestra realidad y de nuestras posibilidades. Con buen crite-
rio ha considerado todo lo mis important que en nuestro me-
dio se ha producido en torno a la cuesti6n, como lo revela la.
nota bibliogrdfica que se acompaiia,, aprovechando, como co-
rresponde a verdaderos hombres de ciencia, todo lo que la ex-
periencia local ha podido aportar a su solucidn y sin preten-
der erigirse en creadores absolutos de la misma. La exposi-
cidn y recomendaciones que en tat sentido se han hecho, han
merecido una detenida consideraci6n por parte de los autores
del Informe, sometiendolas a, un andlisis concienzudo, no so-
lamente a la luz de la teoria, sina de nuestra historic mone-
taria.
En el primer Capitulo del Informe se estudian los ante-
cedentes histdricos de nuestro sistema monetario y con buen
acuerdo se ha tornado como punto de partida la ley de 29 de
Octtbre de 1914 que establecid un regimen monometalista oro
sobre las lines ortodoxas. El haber concedido fuerza libera-
toria a la moneda de los Estados Unidos, cualesquiera qve
fuesen sus consecuencias, no alteraba la base esencial del sis-
tema ya que desde 1900 el patr6n oro habia sido consagrado
en los Estados Unidos, no obstante los esfuerzos extraordina-
rios de los platistas para restablecer el sistema bimetalista. .
Esa gran reform de nuestro sistema monetario fug rea-
lizada bajo la inspiraci6n deD entonces Secretario de Hacien-
da Leopoldo Cancio como part de la political. econ.mica na-.
cional para poner fin a las fluctuaciones del valor de la mo-
ncda circulante en el cambio exterior.






Es curioso observer que el Sr. Charles A. Conant, quc
fue designado miembro de la Comisi6n que debia auxiliary al
Gobierno con sus indicaciones y consejos en todo lo concer-
niente a la acuitaci6n, se hacia cargo, en un articulo publica-
do en la Revista, Municipal y de Intereses Econ6micos, de los
temores expresados por algunos desde entonces, y conste que
la plata tenia solamente el cardcter de moneda fraccionaria,
de que se ofrecieran dificultades en mantener la nueva mo-
neda de plata de la Repiblica a la par que el oro. El Sr. Char-
les A. Conant, inspirdndose en la teoria cuantitativa, obser-
,vaba que esos temores no estaban justificados por la expe-
riencia monetaria de otros praises y que el factor determinan-
te en la material es la limitaci6n de la cantidad de estas mo-
nedas a la requerida para su empleo en las diarias transac-
ciones del pueblo.
Ailadia, sin embargo, que para disipar cualquier incer-
tidumbre en la opinion pzblica,, se habian tomado en cuenta
otras medidas de extremada precaucin, consistentes en el de-
p6sito de reserve de oro igual al treinta por ciento del valo.
nominal de las monedas de plata circulantes. Y ya que' a Co-
nant nos hem.os venido refiriendo, conviene recorder que, co-
misionado por el Gobierno de los Estados Unidos a principios
del siglo, para estudiar el sistema monetario de las Filipinas
y proponer soluciones que normalizaran la fluctuaci6n de la
moneda de plata, se mostr6 partidario de un patron de cam-
bio oro andlogo al que habia establecido Inglaterra en la Ii-
dia a fines del siglo pasado. En 1914, Concnt aplaudi6' la im-
plantaci6n del patron oro en nuestra Repiblica, porque Cuba
no confrontaba un problema de circulacidn fiduciaria como el
actual. Nuestra situaci6n en la hora present guard mayor
analogia con la que impuso la reform monetaria en las Islas
Felipinas y en tal virtud es l6gicamente explicable que en el
informed de la Foreign Policy Association y en el de los docto-
res Pgrez Cubillas y Pazos se haya preconizado un patron dc
cambio dollar.
El Informe se refiere a la huida del oro de nuestro terri-
torio como consecuencia de la Guerra Mundial y por el ateso-
ramiento, estimando que dej6 de circular much antes de ha-
ber emigrado, pues en virtud de la Ley de Greshan el billete
americano fue expulsando de la circulaci6n al oro, cubano.
Esta afirmaci6n no me parece del todo exacta sobre todo du-






rante el period de la Gran Depresi6n. El billete americano
se cotiz6 entonces a prima sobre el oro, siendo este un hecho
extraordinario que los escritores han sefialado como particular-
mente curioso con referencia al papel moneda de Suecia du-
rante la Guerra Mundial. Se atribuye a la political deliberada-
mente seguida en aquel pais de impedir la acumulaci6n de
grandes reserves de oro y el alza consiguiente de los precious,
aparejada a la inflaci6n. No cabe referir a esas mismas cau-
sas la prima del billete americano sobre el oro, pareciendome
plausible explicar el hecho por la circunstancia de tener fuer-
za liberatorio la moneda de los Estados Unidos y constituir,
por consiguiente, un medio de pago mds barato y preferido
por los bancos, puesto que los gastos de transport son noto-
riamente inferiores a los del metal. He querido recorder este
episodio de nuestra historic monetaria porque constitute un
exponente mrs de los inconvenientes que pueden resultar de la
aceptacidn de una moneda de papel extranjera como medio le-
gal de pago.
El segundo Capitulo del Informe se refiere a la Depre-
ciacidn de 1932 y en el mismo se pone de relieve la importan-
cia del factor psicol6gico en el valor de la moneda. La teoria
cuantitativa no puede explicar la depreciaci6n de la moneda
de plata durante ese period, pues la cantidad de la misma
inyectada a la circulaci6n no, podia determinar una deprecia-
ci6n de la magnitude alcanzada en ciertos moments. Es indu.
dable que los factors psicol6gicos, seialados en el Informe,
contribuyeron decisivamente a la depreciacidn, segin lo de-
muestra la eficacia con que operaron los correctivos' puestos
en prdctica por el Gobierno, dado que ninguna de esas medi-
das modificaba substancialmente el regimen monetario.
Constituye un acierto del Informe calificar el period de
1933 a 1938, de que se ocupa el tercer Capitulo, de cinco aios
de estabilidad relative. Confirmando la observaci6n antes
apuntada de que la teoria cuantitativa no es suficiente por si
sola para explicar el valor de la moneda, el descuento de la
plata carece de importancia durante esa 4poca de nuestra his-
toria monetaria, a pesar de las sucesivas acuraciones llevadas
a efecto en aquel entonces.
Influy6 ciertamente en ese "milagro monetario", asi ca-
lificado en el Informe, la reform legislative de cardcter subs-
tancial introducida en nuestro sistema, al conceder fuerza li-






beratoria ilimitada at peso plata. Este paso marc el abando-
no del patr6n oro, que en form mds o menos ortodoxa venia
operando en Cuba desde el establecimiento de la Reptiblica.
Medida semejante contribuy6 a aumentar la cantidad de ins-
trumentos de cambio de plena fuerza liberatoria y, sin embar-
go, no produjo una mayor depreciaci6n de nuestra moneda, ni
ain siquiera como una repercusi6n de la conmoci6n general-
mente sentida en todos los pueblos cuando se transform su
sistema monetario mediante el cambio de patron.
Es cierto que el aumento en el volume general de los ne-
gocios, como factor que opera en sentido inverso a la canti-
dad de moneda en la ecuaci6n de cambio, contribuy6 a con-
trarrestar los efectos de la expansion del circulante que se ve-
nia realizando. Las cifras que el Informe nos ofrece corrobora
lo que la realidad entonces sentida nos inducia a pensar a ese
respect.
Otro factor interesante que en el Informe se sefUala y que
encuadra desde luego, dentro de los que nos ofrece la ecuaci6n
de cambio es el de la velocidad de circulaci6n de la moneda
americana, retardada a consecuencia del atesoramiento. Las
cifras que en epigrafe 21 se nos presentan hablan con elocuen-
cia sobrada sobre la proporci6n de ld moneda de los Estados
Unidos en nuestra circulaci6n flotante.
Todos estos elements debieron actuar conjunta o sepa-
radamente, suponiendo, como se observa en el Informe, que
la balanza de pagos haya condicionado favorablemente dichos
fen6menos, bien con un saldo active, bien con un saldo pasivo
igual o menor que la moneda americana expulsada.
A ese respect hubiera sido quizds interesante analizar
crmo se condujo el nivel general de precious durante ese perio-
do seguramente la ausencia de datos estadisticos, pues sola-
menite durante los tiltimos aitos la Secretaria de Agricultura
ha publicado indices de precious de los articulos dei alimenta-
ci6n, impidi6 a la Comisidn introducir este element en s74
undlisis del problema. Y decimos esto porque el studio reali-
zado por la Comisi6n consider el problema, principalmente,
desde el punto de vista de la relacion del valor entire la mone-
da de los Estados Undos como circulante y nuestra moneda de
plata. La moneda americana es at propio tiempo moneda in-
terior y medio de liberacion de nuestras deudas con el extran-
jero. La Comisi6n no ha olvidado ciertamente ese double cardc-






ter de la, moneda de los Estados Unidos en Cuba y ha estima-
do probablemente que la primera funci6n prima sobre la se-
gunda, puesto que le atribuye un papel preponderante y muy
superior al de un simple instrument del cambio. exterior.
La lectura del Informe nos revela que sus autores estdn
al dia en la literature monetaria de los principles paises; la
consideraci6n del problema monetario, desde el punto de vista
de la teoria de la renta, es un exponente de su bagaje cientifi-
co. No hay duda, y en el curso del Informe encontramos prue-
bas' abundantes al respect, de que conocen las repercusiones
que el cambio extranjerol puede producer en el valor de la mo-
neda y hubiera sido interesante, si las estadisticas de los pre-
cios lo hubieran permitido, examiner la balanza de' pagos a la
luz de la tan discutida tesis de Cassel sobre la paridad de po-
der adquisitivo. Basado nuestro regimen monetario sobre un
circulante fiduciario concurre el supuesto esencial que moti-
vara la teoria de Cassel ya que, como es de todos conocido, el
abandon del patron oro puso sobre el tapete la necesidad de
explicar el cambio international. Es claro, y volvemos asi al
punto de partida, que la atribuci6n de fuerza liberatoria a la
moneda de los Estados Unidos hace que la relaci6n de valores
entire la misma y la moneda cubana no constituya un simple
problema de cambio extranjero.
Del Capitulo IV en adelante, se estudia en el Informe el
problema actual y a ese efecto se planted, primero, la cuesti6n
de la depreciaci6n experimentada desde Junio de 1938, para
examiner despu6s las medidas adoptadas por el Gobierno con
el fin de remediarla y llegar mds tarde a las recomendaciones
que los informants han podido derivar del studio de los an-
tecedentes y circunstancias actuales de nuestro regimen mo-
netario, sefalando al efecto en el iltimo capitulo, la political
que, a su juicio, debe seguirse. Bajo el epigrafe de conclusioa-
nes, se' sintetizan en el Informe los resultados del examen y
andlisis que a travis del mismo se ha realizado.
Teniendo en cuenta los factors que intervienen en la
ec acidn de cambio, el Informe sefala diversos factored ad-
versos que contribuyeron poderosamente a. la baja de nuestra
moneda: la contracci6n general de nuestra economic en
1938, que debia necesariamente traducirseen una disminucidn
del volume de las transacciones, disminuyendo asi la deman-
da de moneda, el saldo desfavorable de la balanza de pagos







que implicaba mayor necesidad de la moneda de los Estados
Unidos y la inyecci6n de numerario adicional a virtud de la
acu,~aci6n dispuesta por la Ley de 23 de Junio de 1938. Los
datos estadisticos contenidos en el epigrafe 26 no dean lugar
a dudas acerca del brusco descenso de nuestra economic ge-
neral,'asi lo acusan las cifras del precia promedio del azicar,
del valor de las exportaciones e importaciones y del volume
de las compensaciones bancarias. La afluencia, de la moneda
de plata a los Bancos y su estancamiento en las areas de' los
mismos corriendo parejos con la disminucidn progresiva de
sus saldos con el extranjero conducen a la ldgica deduccidn
de que la cantidad de plata acuiada habia llegado al punto de
satiuracidn. Los informants, con la cautela que caracteriza
su labor en todo el curso del studio, estiman que en el alo de
1938 la balanza de pagos fud pasiva, a virtud de la disminu-
nuci6n del saldo active de la balanza mercantil y del saldo ex-
terior de los bancos y haber aumentado, por el contrario, la.
cantidad necesaria para el servicio de la. deuda exterior.
Son estos los factors bdsicos o fundamentals que opera-
ron en Cuba para producer la caida de la moneda de plata y
puede afirmarse que, en general, son los que han provocaddi
los trastornos monetarios en todos los praises, principalmente
la emisi6n excesiva. Concurriendo esos elements, la deprecia-
cion de nuestra moneda era inevitable y a impulsarla contri-
buy6, como casi siempre ocurre (recudrdense a este efecto los
asaltos sobre el franco y el florin) la especulacion. Tan pron-
to como la depreciaci6n de la moneda se acentia, el espiritu
de lucro intervene para obtener las ganancias que se derivan
del margen de sus fluctuaciones. Este margen debe ser desde
luego, de cierta amplitud para que la operaci6n result atrac-
tiva. Los bancos, que comercian en monedas, pueden conten-
tarse con un margen pequeiio de utilidad, el agiotista, en cam-
bio, es mds ambicioso y su aparici6n es, por tanto, sintoma re-
velador de que el mal monetario va tomando las proporciones
de crisis.
Se hace cargo el Informe del factor psicol6gico que tanto
contribute, cuando el mal ha tomado proporciones, a recrude-
cerlo. Todas las teorias que se han ensayado para explicar el
valor de la moneda quiebran cuando el ambient psicoldgico
alrededor de la moneda toma los caracteres de neurosis y se
traduce en pdnico. La culminaci6n del process estd represen-






tada por lo que ciertos economists han llamado la fuga an-
te la moneda. El pdnico de Julio de 1939, de que se ocupa el
epigrafe 31 del Informe, es juzgado con criteria acertado co-
mo moment de aceleraci6n histgrica, pues la rigidez de nues-
tr, sistema monetario, como observan con raz6n los informan-
tes, constitute al propio tiempo que uno de sus esenciales de-
fectos una garantia de estabilidad.
Se senialan despuds otros factors psicol6gicos secunda-
rios, como los derivados de nuestras intermitencias politics,
y posibilidades econ6micas, lo que confirm la excesiva sensi-
bilidad del mercado monetario cuando la confianza en la esta-
bilidad del sistema ha sido quebrantada.
El andlisis de las medidas adoptadas por el Gobierno pa-
ra evitar la depreciacidn es complete y seiala las que propen-
dieron a detenerla como las que equivocadamente y bajo la
presi6n de las circunstancias contribuyeron mds bien a agu-
dizar la situaci6n. El juicio emitido es sereno como debe serlo.
el de todo hombre de ciencia, pues la impaciencia con que
sc reclama a veces la soluci6n de un problema es la maneraC
nds segura de inducirlo a errar. Hay que tener present ade-
mis, que el patriotism y la cooperaci6n de los gobernados
es a veces un indispensable complement de las medidas gu-
bernamentales.
La recogida de parte de la plata acufiada, la supresi6n de
la fuerza liberatoria del dollar y el control parcial de cambios,
han sido considerados, con raz6n, por los autores del Informe,
como remedies parciales, entendiendo tambien acertadamente
que la fnica soluci6n de nuestro problema monetario descansa
sobre'una reorganizacidn del sistema. Para lograrla proponen
la implantaci6n del patron de cambio dollar y al hacerlo asi,
han partido de frente hacia la soluci6n del problema, olvidan-
do sentimentalismos patrioteros y dejando a un lado prejui-
co.s anti-imperialistas. Los informants no han dejado, por
demds, de contestar a las posibles objeciones que al patron mo-
netario pudieran dirigirse desde el punto de vista de la digni-
dad national. A ese respeeto, observan con raz6n que el siste-
,ma preconizado por ellos ha dejado de ser un patron colonial
despuds de la Guerra Europea y ha funcionado en un momen-
to u otro eni naciones de independencia tan indiscutible como
Rusia, Alemania e Italia.







Conociendo la tecnica del sistema, los autores del Informe
saben, por consiguiente, que el 4xito del mismo descansa sobre
la adecuada constitucidn del fondo de conversiones. Felizmen-
te, nuestro stock monetario de plata puede convertirse en dir
cho fondo en oro y en dollars, sin mis costo para nuestra eco-
nomia, segiin expresan los informantes, que las posibles pdrdi-
das que ocasionarian estas ventas de plata en gran escala. Esta
operaci6n debe llevarse a efecto con la mayor escrupulosidad,
pero exige tambien que al realizarse se preste a las personas
encargadas de llenar ese cometido no ya s6lo el calor sino la con-
fianza y cooperaci6n necesarias. Es) preciso reconocer que la
desconfianza y la murmnracidn constituyen uno de los obs-
tdculos para llevar la operaci6n a feliz termino.
La cautela con que se han emitido los juicios en el curso
dcl Informe lleva a recomendar la estabilizaci6n del peso cu-
bano a un tipo equilibrado. Conociendo que la condicidn deter-
minante del nuevo sistema es la situaci6n de la balanza de pa-
gos, para asegurar la estabilidad mediante la constituci6n de
una reserve en oro y en dollars, es necesario que las extrac'
clones no sean de tal magnitude que alcancen a mermar o agotar
la reserve. La estabilizaci6n a un tipo equilibrado, y el de 0.90
de dollar parece razonable, daria mayor solidez al fondo de con-
versiones, si se establecen ademds, como recomienda el Infor-
me, normal several para las emisiones futuras.
La reform monetaria de 1914 adoleci6 de un grave defec-
to, el de haber concedido fuerza liberatoria a la moneda de los
Estados Unidos. Esa media desnaturalizaba el objetivo fun-
damental de la reform que tendia a crear la moneda national.
No desconozoo que la insuficiencid de la cantidad de moneda
de oro acunada y la inelasticidad consiguiente lahacian indis-
pensable, pero de todas maneras la coexistencia de ambas en la
circulaci6n tenia que conducir a una primacia de la moneda de
los Estados Unidos por su mayor solidez, como asi se express
en el Inorme.
El proyecto de los Dres. Perez Cubillas y Pazos significa
un paso de advance en la via de nuestra liberaci6n monetaria.
Es verdad que el dollar seguird siendo el punto de reference,
que seguiremos girando alrededor del patron norte-americano.
pero es esta una realidad que se impone con los caracteres de
la evidencia. Al "sterling area" pertenecen naciones que no se
encuntran ligadas a Inglaterra por el vinculo de la soberania.






El reconocimiento de esa realidad es precisamente lo que ava-
lora desde el punto de vista cientifico la soluci6n propuesta
por los informants.
Existe, por dends, un hecho de significaci6n honda para
nuestro medio cientifico., La soluci6n de las distintas cuestio-
nes econ6micas que en Cuba se han planteado ha sido hasta,
ahora el product del esfuerzo y la colaboraci6n de los pr4cti-
cos. El present Informe significa labor cientifica realizada
por hombres de gabinete, conocedores de nuestras realidades,
que ofrecen soluciones prdeticas y viables, no meras concep-
ciones especulativas: al descender a la arena, sea cual fuere .l
dxito que alcanzaren en su empefio, han demostrado de mane-
ra patente la superioridad de sus armas.
Oscar Garcia Monfes
La Habana, abril de 1940













Habana, 31 de diciembre de 1939.


Sr. Dr. Germdn Wolter del Rio.
President de la Comisi6n Permanente
de Economia Politica y Hacienda P6blica
del Colegio de Abogados de la Habana


Present.

Se o r:

Adjunto le remitimos el informed sobre el actual proble-
mci monetario de Cuba, que nos encomend6 redactar esa Co-
misidn Permanente en su sesi6n de 14 de septiembre del co-
rriente afo. Si hemos demorado, tal vez excesivamente, el
cumplimiento de nuestra misi6n es por no haber querido ren-
dir un informed sobre un problema tan grave e intrincado sin.
realizar nuestro mejor esfuerzo en todos los 6rdenes y agotar
todos los recursos a nuestra disposicidn.

Para redactarlo hemos consultado los trabajos de los
Dres. Jose M. Irisarri, Germdn Wolter del Rio, Joaquin Mar-
tinez Saenz, Juan P. Mora Ofa, Rani6n de J. Martinez, Car-
los Hevia, Rogelio Pina, Santiago Gutidrrez de Celis, Josi M.
Berm dez y Orestes Ferrara; del Ing. Eduardo 1. Montoulieu;
de los Sres. Eduardo Durruthy, Carlos Rojas, Luis J. Mendo-
za, Saloni 6n L. Maduro, J. M. Bosch y Francisco Bartes Mar-
sal. Y, como puede apreciarse de la lectura del informed, he-






mos tenido muy en cuenta los trabajos de Juan Andrds Llite-
ras en la revista "Isla" (septiembre y octubre de 1936), de
Frank Dunstone Graham en el capitulo XIV de los "Proble-
mas de la Nueva Cuba", de la "Confederaci6n de Corporacio-
nes Econ6micas de Cuba" en su informed de Julio 29 del aaio
actual, y de la revista "Cuba Economica y Financiera" en sus
ediciones sucesivas desde 1934 a la fecha.

No queremos terminar esta comunicacidn sin expresar
nuestro agradecimiento al Sr. Eusebio Delfin, Jefe del Nego-
ciado de Inspecci6n General de Bancos de la Secretaria de Ha-
cienda, que nos ha ayudado en forma. inapreciable con su ex-
periencia y competencia tecnica. Al admirable control estadis-
tico del Negociado que dirige el Sr. Delfin debemos la casi
totalidad de las cifras en que se basa este informed, sin las cua-
les no hubieramos podido redactarlo.
Queremos tambidn expresar nuestro reconocimiento al
Ing. Sr. Eduardo I. Montoulieu, al Sr. Eduardo Durruthy, al
Dr. Oscar Garcia Montes y al Sr. Modesto Garcia Ruiz, que
ha dibujado los grdficos anexos a este informed.

Esperando haber cumplido de modo satisfactorio nuestra
misidn, quedamos de Ud. muy atentamente,


Dr. Jose M. Perez Cubillas. Dr. Felipe Pazos y Roque.














CAPITULO I


Antecedentes Hist6ricos

1.-Formaci6n Hist6rica de nuestro Sistema Monetario.-
Antes de entrar en el analisis del problema objeto de nuestro es-
tudio vamos a examiner, a grandes rasgos, el desenvolvimiento
del sistema monetario cubano desde la primera ley de acuiiaci6n,
dictada el 29 de octubre de 1914, hasta nuestros dias, porque
como nuestro regimen monetario vigente no obedece a una orde-
naci6n sistemitica y unitaria, sino que ha ido formindose evo-
lutivamente por disposiciones parciales, tomadas en distintas epo-
cas para satisfacer necesidades del moment, es necesario estu-
diarlo en su formaci6n hist6rica. Nuestro prop6sito no es, por
consiguiente, hacer una historic detallada de nuestra legislaci6n
monetaria sino, simplemente, mencionar las disposiciones funda-
mentales y poner de relieve las modificaciones esenciales que ha
ido experimentando nuestro sistema hasta llegar a su "status"
actual.
2.-La Ley de 29 de octubre de 1914.-Por esta Ley se
dispuso la acuiiaci6n de la primera moneda national cubana
y se organize nuestro sistema monetario. El sistema instaurado
tenia por base o patron el oro y por unidad el peso, reservindose
el Estado el derecho exclusive de la acuiiaci6n.
La unidad monetaria tenia un peso de 1.6718 gramos, con
1.5046 de fino, caracteristicas id6nticas a las del d6lar oro de los
Estados Unidos de America.






La Ley que analizamos dispuso la acuiiaci6n de monedas
de oro, plata y niquel, agregando que la acufiaci6n del oro seria
ilimitada; que la de la plata no podria exceder de doce millo-
nes de pesos; y la de niquel seria determinada por el Ejecutivo
Nacional.
La ley de las monedas de oro y de plata qued6 fijada en
900 milIsimas de metal fino, con ciertos limits de tolerancia,
tanto en la ley como en el peso. En cuanto a la ley de las mo-
nedas de niquel fu6 fijada en 250 parties de niquel y 750 parties
de cobre. La moneda de plata de cien centavos tenia un peso
de 26.7295 gramos, fijando ademis la Ley, el peso de las de-
mis monedas de ese metal y el de las monedas de niquel.
La fuerza liberatoria de las monedas de oro era ilimitada.
Las de plata la tenian en una proporci6n del ocho por ciento
de la cantidad a pagar y liberaban totalmente las obligaciones
que no excediesen de diez pesos. Las de niquel tenfan fuerza
liberatoria para toda cantidad que no excediese de un peso.
Tambi6n dispuso esta Ley que la moneda national y la
de los Estados Unidos de America serian las 6nicas que ten-
drian curso legal para el pago de obligaciones contraidas al po-
nerse en vigor dicha Ley; pero agregando que se admitirfan los
pagos que se hiciesen en monedas extranjeras cuando asi se hu-
biere pactado por los contratantes.
En resume, el sistema monetario instauraco por esta Ley
presentaba las siguientes caracterfsticas:
l1 -Podia ser considerado como un sistema monometalis-
ta oro, si bien no se autoriz6 la acufiaci6n libre.
2--Condujo a la unificaci6n monetaria al suprimir la cir-
culaci6n de las diversas monedas extranjeras (francesas y es-
paiiolas en su mayorfa), con excepci6n de las norteamericanas,
evitando asi la anarqufa que imperaba antes de su promulga-
caci6n, con los beneficios consiguientes para la economic na-
cional.
3a-Trat6 de establecer una equiparaci6n perfect entire
nuestro sistema monetario y el de los Estados Unidos de Ami-







rica, no solamente por disponer que las monedas de oro se adap-
tasen fisicamente y en su valor a las de igual metal de aquella
naci6n, sino tambi6n por haberle concedido a las monedas nor-
teamericanas curso legal y fuerza liberatoria igual a la de nues-
tra propia moneda; dindose el caso curioso de que ciertas for-
mas de papel moneda que en aquel pais no tenfan poder li-
beratorio alguno, o solo lo tenfan de manera restringida, lo tu-
vieran, sin embargo, en Cuba a virtud de esta Ley. (1)
4*-El sistema monetario establecido por esta Ley di6 a
Cuba durante largos afios una moneda segura y adecuada, aun-
que costosa.
5a-Al no prever esta Ley la emisi6n de papel moneda
que circulase en representaci6n del oro, 6ste 61timo fu6 desapa-
reciendo de la circulaci6n en virtud del atesoramiento priva-
do y de su emigraci6n al extranjero, para ser sustituido, en pro-
porci6n cada vez mayor, por el billete americano.
6"-La ausencia de papel moneda cubano y de todo orga-
nismo central que diese elasticidad al sistema y proporcionase
la moneda necesaria para el creciente desarrollo de nuestra eco-
nomia en ese period, hizo que el billete americano fuese lle-
nando progresivamente nuestras necesidades monetarias.
7a-De las anteriores circunstancias se deriv6 que el d6-
lar americano llegase a ser nuestro patron "de facto" y la mo-
neda principal de nuestro mercado.

3.-Primeras Acufiaciones: de 1915 a 1920.-De acuer-
do con lo dispuesto en la Ley de 29 de octubre de 1914 se acu-
fiaron y pusieron en circulaci6n monedas de oro hasta la suma
de $23.786.750 durante los afios 1915 y 1916. En monedas
de plata se acufiaron $6.662.000 en 1916 y $1.751.140.80 en
1920, incluyendo en estas sumas las monedas fraccionarias de
ese metal. Por l6timo, de 1915 a 1916 se acufiaron y pusieron

(I).-Foreign Policy Association,Problemas de la Nueva Cuba, pig. 345,
nota 3.






en circulaci6n monedas de niquel por valor de $755.780 y en
1920 se hizo una acufiaci6n adicional de $693.780.

4.-La Huida del Oro.-Puede afirmarse, sin temor a
exageraciones, que nuestra moneda de oro comenz6 a desapa-
iecer de la circulaci6n y a huir del territorio national desde la
fecha misma de su acuiiaci6n. Habiindose acufiado precisamen-
te en el curso de la Guerra Mundial, cuando el oro subia de va-
lor porque todas las naciones beligerantes suspendian la con-
vertibilidad de sus monedas y trataban de aumentar sus reser-
vas mettlicas, nuestras monedas de oro estaban destinadas a
desaparecer, si no se prohibia estrictamente su emigraci6n. Es-
ta tendencia no fue, probablemente, muy acusada mientras los
Estados Unidos se mantuvieron alejados del conflict europeo
y sus billetes tuvieron plenas garantias de convertibilidad; pero
tan pronto esa naci6n declare la guerra a las Potencias Centra-
les nuestra moneda de oro lleg6 a alcanzar una prima de un
3% sobre el billete americano, porque se temia que, tarde o
temprano, 6ste habia de perder o de ver muy restringida su
convertibilidad en oro. Dichos temores se vieron confirmados
al restringir los Estados Unidos las exportaciones de oro en el
otofio de 1917, y como la prima de 3% del oro cubano era
una prueba irrecusable de la demand normal que experimen-
taba, provocada por su mayor valor en el extranjero, nuestro
gobierno prohibit su exportaci6n en el Decreto N 570 de 21
de abril de 1917; adelantandose asi a la aniloga media del
gobierno norteamericano, que no fu6 tomada hasta el otofio del
propio afio. (1)
No es possible conocer la eficacia de esta prohibici6n; no
existen estadisticas fidedignas que nos digan cual fue la canti-
dad de oro que emigr6 antes y despu6s de la misma; el volu-
men de oro que nos quedaba cuando el Presidente Roosevelt
devalu6 el d6lar en 1933; ni a cuanto ascendi6 la exportaci6n

(I).-Bradford, Money and Banking, pig. 62.







despues de esta iltima media. Pero, de todos modos, puede
afirmarse que gran parte de nuestro oro habia emigrado ya en
1933 y que a partir de esa fecha, en la cual los Estados Unidos
abandonaron el patr6n oro ortodoxo y devaluaron el d6lar, la
mayoria del que nos quedaba emigr6 tambi6n.
Por otra parte, el oro cubano dej6 de circular de hecho
much antes de haber emigrado. A media que se transforma-
ban nuestras costumbres mercantiles en el sentido de aceptar
el billete de los Estados Unidos como sustituto del oro para to-
das las transacciones, este iltimo fue dejando de circular, sien-
do retenido con fines de atesoramiento. En virtud de la Ley de
Gresham el billete americano fu4 expulsando de la circulaci6n
al oro cubano, como habria de hacer despues, aunque en cir-
cunstancias un tanto distintas, el certificado de plata national
con el billete americano.
Nuestro patr6n de facto vino a ser, por consiguiente, la
moneda de papel de los Estados Unidos, hasta el extreme de
que aun suponiendo que no hubiere salido de nuestro territo-
rio un solo peso oro del cufio national, si se tiene en cuenta que
el total de la moneda cubana acuiada hasta el 30 de junio de
1926 era de $33.649.450.80, como en esa misma fecha el nu-
merario existente en Cuba ascendia a $398.026.029 es evi-
dente que nuestra moneda s6lo representaba el 8.4 % de la cir-
culaci6n total. (1)

5.-La Politica del Seiioreaje.-El sistema monetario ins-
taurado por la Ley de 29 de octubre de 1914 no sufri6 modi-
ficaci6n important alguna hasta que la profunda crisis existen-
te en nuestro pais a principios de 1932, indujo al General Ma-
chado a realizar nuevas acufiaciones de moneda con el prop6-
sito fiscal de aprovecharse del sefioreaje representado por 14

(I).-Esta cifra de $398.026.029 es probablemente muy alta, como todas
nuestras estadisticas monetarias anteriores a 1928, pero de todos
modos, la proporci6n de moneda national en la circulaci6n total
era insignificant.







diferencia entire el valor intrinseco y el valor legal de esas nue-
vas monedas. De este modo se inici6 una nueva political. mone-
tario-fiscal que ha llegado hasta nuestros dias, la cual tiende a
satisfacer necesidades ordinarias del Estado con ese c6modo,
aunque peligroso y perjudicial procedimiento.

6.-Nuevas Acufiaciones.-El 29 de febrero de 1932 el
General Machado dispuso, mediante el Decreto Presidencial
N9 324, la acufiaci6n de $3.550.000 en piezas de plata de un
peso y $36.859.20 en piezas de veinte centavos del mismo me-
tal. Estas monedas, unidas a las que habian sido emitidas des-
de 1916 hasta 1920, vinieron a completar el limited miximo de
$12.000.000 fijado en la Ley de 29 de octubre de 1914.
Iniciado el camino de las acuiiaciones de monedas de pla-
ta con vistas al sefioreaje, no se detuvo aqui el movimiento ini-
ciado. Un afio despues, la Ley de 16 de mayo de 1933 dispu-
so una nueva acufiaci6n de $6.000.000 en piezas de un peso
plata, autorizindose por primera vez al Ejecutivo Nacional pa-
ra emitir Certificados representatives de esa clase de moneda.
Es curioso sefialar que las utilidades que esperaba recibir el Ge-
neral Machado con el sefioreaje de esta acufiaci6n fueron per-
cibidas-ironias del destino-por el Gobierno del Dr. Ram6n
Grau San Martin.
Una nueva emisi6n de $10.000.000 plata y de igual canti-
dad de Certificados garantizados con ese metal fue autorizada
por el Decreto-Ley n6mero 93 de 22 de marzo de 1934, pues
si bien es cierto que anteriormente, y por el Decreto Presiden-
cial n6mero 3040 de 8 de diciembre de 1933, el Gobierno del
Dr. Grau San Martin habia dispuesto la acufiaci6n de monedas
y certificados plata por valor de $20.000.000, no es menos
cierto que ese Decreto fue derogado por el Decreto-Ley n6me-
ro 92 de 22 de marzo de 1934. Esta emisi6n de $10.000.000
fu la primera que se hizo, efectivamente, de certificados plata.
Poco tiempo despues los Decretos-Leyes Nims. 670 de
9 de noviembre de 1934 y 208 de 3 de septiembre de 1935







autorizaron, cada uno de ellos, la acufiaci6n de $10.000.000
plata. La Ley de 22 de junio de 1936 autoriz6, a su vez, la acu-
fiaci6n de $20.000.000 plata y de igual suma de Certificados;
y por filtimo, la Ley de 23 de junio de 1938 dispuso la acufia-
ci6n de $20.000.000 plata y de $37.000.000 en Certificados
del mismo metal.
Correspondiendo a estas acufiaciones de monedas de pla-
ta se han emitido Certificados plata por valor de $82.000.000
mediante el Decreto-Ley N 93 de 22 de marzo de 1934 (ya
mencionado); la Ley N 133 de 3 de mayo de 1935; el Decre-
to-Ley N9 610 de 21 de febrero de 1936; y las Leyes de 22
de junio de 1936 y de 23 de junio de 1938 (tambi6n mencio-
nadas).
De suerte que en virtud de esta series de disposiciones le-
gales la suma total de pesos plata acufiados asciende, en la fe-
cha de este informed, a $82.369.000, a la cual se agregan
$5.631.000 en monedas fraccionarias de ese mismo metal y
$1.469.560 en monedas de niquel. En total existen en circula-
ci6n actualmente $89.469.560 de monedas de plata y niquel.
Existen tambien en la Tesoreria General de la Repfiblica
$5.000.000 en Certificados plata con el prop6sito de canjearlos
por los certificados ya emitidos que se encuentren en mal estado
por raz6n de desgaste, deterioro, mutilaci6n, etc., de acuerdo
con lo dispuesto en la Ley de 23 de junio de 1938. (1)

7.-Modificaciones sustanciales introducidas en nuestro
sistema monetario.-La primera modificaci6n esencial introdu-
cida en nuestro sistema monetario fue la contenida en la Ley
de 16 de mayo de 1933, dictada en las postrimerias del Gobier-
no del General Machado, por la cual se autoriz6 al Ejecutivo
Nacional para que emitiese certificados plata por $6.000.000,

(I).-Despugs de redactada esta parte del Informe, la Ley de Impuestos
de 20 de diciembre de 1939 dispuso la emisi6n de $1.400.000 de
certificados plata con respaldo oro. VWase la pigina 107 de este
Informe.






representatives de igual cantidad de monedas de ese metal de-
positadas en la Tesoreria Nacional. Sin embargo, como hemos
dicho anteriormente, la primera emisi6n efectiva de certifica-
dos plata no se hizo hasta despu6s de haberse dictado el De-
creto-Ley N 93 de 22 de marzo de 1934.
Tan important como esta iltima media es el Decreto-
Ley N9 153 de 19 de abril de 1934 que constituy6 el primer
paso efectivo hacia la concesi6n de fuerza liberatoria ilimitada
a la plata al ordenar la admisi6n ilimitada de la plata national
en todos los impuestos, derechos, tasas y contribuciones del Es-
tado, la Provincia y los Municipios, sin excepci6n alguna. Es
cierto que con anterioridad a este Decreto-Ley la Secretaria de
Hacienda habia autorizado sucesivamente la admisi6n de la
moneda de plata national en pago de ciertos impuestos, tasas
y contribuciones del Estado, en proporciones que variaron des-
de el 20% (para los derechos de aduana o impuestos afecta-
dos por las Deudas Piblicas) en mayo de 1932, al 33% a fines
de este mismo afio; llegando al 70% en 21 de noviembre de
1933; y, por 1ltimo, descendiendo al 60% en plata y 40%
en billetes americanos para ciertos impuestos (con excepci6n
de los ingresos provenientes de la recaudaci6n de los acueduc-
tos y de otros fondos que ya se recibian totalmente en esa fecha
en moneda national) el 26 de febrero de 1934; pero ninguna
de estas disposiciones tenia otro caricter que el de meras con-
cesiones temporales hechas para facilitar la circulaci6n de la
moneda plata y la percepci6n de los impuestos e impedir o dis-
minuir el descuento que estaba sufriendo nuestra moneda.
El Decreto-Ley N' 153 de 1934 fue el primer paso legal
dado a favor de la fuerza liberatoria ilimitada de la plata; pero
su campo de aplicaci6n quedaba limitado a las relaciones de los
particulares con los organismos oficiales, sin invadir el mis ex-
tenso circulo de las actividades privadas. Correspondi6 al pro-
pio Gobierno del Coronel Carlos Mendieta saltar esta 61tima
barrera y lo hizo mediante el Decreto-Ley N9 244 de 22 de ma-
yo de 1934, por el cual se redujo el contenido de oro fino de






la unidad monetaria national, el peso, a 0.9873 tramos de
0.900 de fino (para adaptarlo a la reducci6n del valor en oro
del d6lar de los Estados Unidos); se suprimi6 el curso legal de
las monedas de oro del cufio national o de los Estados Unidos
y lo que es mas important para nuestro studio: se modific6
el articulo V de la Ley de 29 de octubre de 1914 disponiendo
que en lo adelante las nuevas monedas de oro del cufio nacio-
nal y las de un peso plata tendrian fuerza liberatoria ilimitada.
Las fraccionarias de plata y las de niquel conservaron su fuer-
za liberatoria anterior.
Tambi4n dispuso que todas las obligaciones pagaderas en
dinero, hubiesen sido o no contrafdas con anterioridad a su vi-
gencia, podrian ser satisfechas en cualquier moneda de curso
legal en la proporci6n legal establecida; pero esta iltima dis-
posici6n se dej6 sin efecto por el Decreto-Ley N9 259 de 28
de mayo de 1934 (oportunamente veremos que dicha media
ha sido puesta nuevamente en vigor por la Ley de 8 de julio
de 1939, como medio para evitar el descuento del peso plata)..
El Decreto-Ley N9 244 de 22 de mayo de 1934 autoriz6,
uinalmente, la compra de oro por la Hacienda cubana y prohi-
bi6, bajo several penas, la exportaci6n de ese metal. Posterior-
mente este Decreto-Ley fu6 enmendado en su redacci6n y sus-
tituido por el Decreto-Ley N9 256 de 25 de mayo de 1934.

Once dias mfs tarde se dict6 el Decreto-Ley N9 268, de 2
de junior de 1934, estableciendo un sistema de control de cam-
bios limitado; pero al mes siguiente, o sea, el 13 de julio del
mismo afio, esa media fuW dejada sin efecto, en todas sus par-
tes, por el Decreto-Ley N9 339. Oportunamente nos referire-
mos de nuevo al Decreto-Ley N9 268 antes mencionado.
Mas tarde, el Decreto-Ley N9 410 de 10 de agosto de
1934 unific6 todas las disposiciones legales dictadas con ante-
rioridad en material monetaria y aclar6 algunas de ellas. Su no-
vedad mis important consisti6 en la aclaracion de que el pa-






go de las deudas contraidas con anterioridad al Decreto-Ley
N9 244 de 22 de mayo de 1934 deberia hacerse en la especie
pactada, pero agregando que si Asta hubiese desaparecido de la
circulaci6n o las species monetarias convenidas se hubiesen de-
signado indistintamente con las denominaciones de "moneda
national", "moneda official etc, se pagarian con billetes de los
Estados Unidos de America. De este modo se evit6 que se exi-
giese el pago en oro acufiado national de obligaciones contrai-
das en esa especie de moneda con anterioridad y se ajustaron,
asi, las obligaciones privadas a la devaluaci6n del d6lar y del
peso.

8.-Consecuencias de las modificaciones introducidas en
nuestro sistema monetario.-Las modificaciones introducidas en
nuestro regimen monetario por las disposiciones legales que aca-
bamos de mencionar y las sucesivas acuiiaciones efectuadas han
tenido una trascendencia extraordinaria, no s61o en su estruc-
tura internal, sino tambiin en su funcionamiento practice, hasta
el punto de haber creado un sistema totalmente distinto al es-
tablecido por la Ley de 29 de octubre de 1914.
Afin cuando nominalmente seguimos manteniendono& ba-
jo el patr6n oro, de hecho estamos situados bajo un nuevo pa-
tr6n metalico-fiduciario: el peso plata. En efecto, al no acuiiarse
la nueva moneda de oro, ni emitirse certificados contra ella u
organizarse un sistema bancario national que la tuviera por ba-
se; y al concederse, en cambio, fuerza liberatoria plena a nues-
tro peso y acufiarsele en grandes cantidades, prActicamente se
le ha erigido en patr6n de hecho de nuestro sistema monetario.
Sin embargo, no estamos bajo un patr6n plata porque el
valor del peso no se ha fijado de acuerdo con una cantidad de
ese metal y su contenido plata no viene a ser mAs que una ga-
rantia minima, un valor intrinseco por debajo del cual no po-
dria descender, aunque su valor monetario nominal llegase a
caer hasta ese extreme. Nuestro peso es "un billete impreso en






plata", como grificamente lo ha descrito la Foreign Policy Asso-
ciation. (1)
Nuestro patron actual puede, pues, asimilarse a los patro-
nes de papel: el peso es una moneda representative e inconver-
tible, cuyo valor depend de la cantidad emitida en relaci6n con
el volume de las transacciones a realizar (oferta y demand mo-
netarias en el mercado interior); de la balanza de pagos (ofer-
ta y demand monetarias en el mercado international); y, por
uiltimo, de la confianza que inspire. Solo en el caso de que es-
tos factors determinaran una gran depreciaci6n, vendria a mar-
car su contenido metilico el limited inferior de su depreciaci6n.
En sintesis, nuestro peso plata es metilico por su contenido y
valor intrinseco; pero representative o fiduciario en su valor no-
minal o monetario.

9.-La double circulaci6n. Distintas funciones del d6lar y
el peso.--Otra de las consecuencias que en el orden prActico
ofrece la modificaci6n introducida en nuestro regimen moneta-
rio es que, al mantenerse la fuerza liberatoria al d6lar america-
no despu6s de haberse erigido el peso plata en patr6n de he-
cho del sistema, tenemos, en realidad, una circulaci6n moneta-
ria double: la del peso y la del d6lar. En nuestro sistema ante-
rior figuraban tambien esas dos monedas; pero como eran id6n-
ticas, no habia realmente duplicidad alguna. Nuestro peso oro
no era ms que un d6lar acufiado con la efigie de Marti y la
plata, de igual peso y ley que la plata americana, no pasaba de
ser una moneda subsidiaria. Es mAs, como nuestro oro fu6 acu-
fiado en cantidad muy limitada y desapareci6 poco a poco del
mercado, no circulaba otra moneda principal que el d6lar. No
existia, por tanto, problema alguno de double circulaci6n.
La dualidad monetaria comenz6 cuando nuestro peso pla-
ta se independiz6 del d6lar y empez6 a acufiarse en cantidades
considerable. Sin embargo, esa dualidad no habia creado, has-

(I).-Inf. cit. pig. 363.







ta ahora, problems verdaderamente graves y hasta puede es-
timarse que sirvi6 como fase intermedia para amortiguar los
trastornos que tal vez hubieran surgido del trAnsito sfbito de
uno a otro regimen. Nuestra moneda plata ha ido introduciin-
dose paulatinamente en el mercado y eso hemos ido ganando.
A pesar de los defects e inconvenientes que luego veremos,
nuestro regimen actual ha tenido la virtud de ir acostumbran-
do, lenta y casi inconscientemente, a nuestro pueblo a la mo-
neda national.
Pero, de todos modos, la dualidad mencionada ha depri-
mido a nuestro peso plata y lo ha privado de funciones que, de
haber circulado s6lo, hubiera tenido que desempefiar. En efec-
to, al comenzar a circular nuestro peso plata al lado de una mo-
neda international, exportable y emitida por una de las poten-
cias financieras mas grandes del mundo, se inici6 a la vida en
condiciones de inferioridad. Al no existir un organismo official
que la convirtiera a la par, tenia que sufrir un descuento, aunque
la cantidad emitida fuera insuficiente y la balanza de pagos re-
sultara favorable, porque el d6lar podia desempefiar todas las
funciones monetarias y gozaba de preferencia exclusive para al-
gunas de ellas, lo que determinaba su prima sobre el peso por
un double motivo: primero, porque su demand preferente para
ciertas funciones monetarias determinaba su mayor precio; y
segundo, porque como podia desempefiar todas las funciones,
el peso tenia que "ofrecer sus servicios con mayor baratura" pa-
ra poder competir y obtener demand. Un analisis somero de
nuestro mercado monetario nos muestra el fen6meno con to-
da claridad: el d6lar era, y es, la moneda del comercio exterior,
por su condici6n de divisa extranjera y de signo monetario de
nuestro mercado mis important; y ademis, por la gran con-
fianza que inspira su estabilidad y solidez, resultaba preferido
para las transacciones a t&rmino y para el ahorro y atesoramien-
to. Las funciones de nuestra moneda quedaban, en cambio, res-
tringidas a la circulaci6n interior ordinaria; pero para esta fun-
ci6n era preferida por su mayor baratura, por su descuento.






Como quiera que frente a las mercancias, tanto el d6lar co-
mo el peso gozaban de igual poder adquisitivo era mis venta-
joso para los tenedores de moneda americana vender sus d6la-
res, cambiarlos por pesos plata cubanos y con estos iltimos ad-
quirir lo que necesitaban, ganando la diferencia. La demand
de pesos resultaba asi considerable y como la cantidad acufia-
da era inferior a las necesidades de la circulaci6n, 16gicamente
la prima inicial tendi6 a desaparecer; pero no totalmente, por-
que entonces hubiera cesado la demand de pesos, al eliminarse
su ventaja relative frente al d6lar.
En el fondo este mecanismo respondia a la Ley de Gre-
sham; pero no exactamente, porque no se trataba de una mo-
neda mala expulsando a una buena, sino de dos monedas dis-
tintas que se dividfan las funciones monetarias y sus valores re-
lativos se equilibraban por el libre juego del mercado de
cambios.
En definitive, ambas monedas vinieron a tener las siguien-
tes funciones: el d6lar americano servia, en su condici6n de di-
visa extranjera, para el comercio exterior; por la mayor fijeza
o estabilidad de su valor, para el ahorro o capitalizaci6n liqui-
da y para las transacciones a tbrmino (por lo menos, antes de
la Ley de 8 de julio de este afio); y, finalmente, para la cir-
culaci6n ordinaria interior, en la media que no alcanzaba la
cantidad de moneda national acuiiada para llenar esa necesi-
dad. Por su parte, el peso cubano se-ha empleado para la cir-
culaci6n ordinaria interior, en proporci6n cada vez mayor, a
media que ha ido aumentando la cantidad acuiiada y, a partir
de la Ley de 8 de julio del corriente afio 1939, ha empezado a
utilizarse en las transacciones a termino.

10.-Inelasticidad de nuestro sistema monetario.-Uno
de los mayores defects de nuestro sistema monetario es su fal-
ta de elasticidad, que lejos de desaparecer con el tiempo, ha ido
cada vez en aumento. El hecho de no haberse creado un orga-
nismo central que asegurase la correlaci6n 16gica entire la can-







tidad de moneda existente en el mercado y las necesidades de
la circulaci6n, hizo que nuestro sistema monetario careciese de
elasticidad desde su inicio. Ese organismo central era indispen-
sable para suplir la cantidad de circulante requerida en cada mo-
mento y retirarla cuando desapareciesen esas necesidades. Nues-
tra moneda, en cambio, una vez emitida, permanecia en la cir-
culaci6n; no aumentaba cuando era necesario, ni disminuia cuan-
do las actividades econ6micas se contrarian. Asi ocurria-y to-
davia ocurre-que en tiempos de zafra la demand de moneda
national aumentaba por el mayor volume de las actividades
industriales y mercantiles en dicho period. Por el contrario, en
el Ilamado "tiempo muerto" esa demand disminuia, al dismi-
nuir las actividades econ6micas generals del pais. Y estas osci-
laciones estacionales provocaban-y provocan-fluctuaciones
en el valor de nuestra moneda, que no se hubieran producido
de existir un Banco de Emisi6n y Redescuento o una organiza-
ci6n semejante, porque esa instituci6n se hubiera encargado de
poner en circulaci6n o retirar de ella la cantidad de numerario
que la circulaci6n demandase.

La inelasticidad de nuestro sistema monetario hubiera re-
saltado, desde los comienzos del afio 1915, cuando entr6 en
circulaci6n la primera remesa de moneda national, de no ha-
ber tenido fuerza liberatoria plena la moneda de los Estados
Unidos, que por su perfect elasticidad actuaba como un con-
trapeso y obviaba todas las dificultades. El d6lar americano,
que era nuestro patr6n de facto y la moneda de mis circulaci6n
en Cuba hasta las recientes tranformaciones de nuestro sistema,
tenia y sigue teniendo para nosotros una elasticidad perfect,
-mis perfect a6n que en su propio pais de origen, como ha
dicho muy bien la Foreign Policy Association (I)-, porque
sirve de base al sistema crediticio de los bancos extranjeros que
tienen como Bancos Centrales a sus casas matrices, y hasta sep-


(1).-Informe cit. pig. 354.






tiembre de 1938 tuvieron, ademis, a la Sucursal en la4Habana
del Banco de la Reserva Federal de Atlanta. La inelasticidad
de nuestra moneda no se notaba, por consiguiente, porque era
compensada, con creces, por la perfect elasticidad de la mone-
da americana; ni tuvo consecuencia desfavorable alguna, a pe-
sar de las sucesivas acuiiaciones y de la modificaci6n progresi-
va de nuestro sistema, mientras la moneda national no llegaba
a cubrir, ni siquiera en tiempo muerto, las necesidades de la cir-
culaci6n ordinaria, debido a que la moneda americana se ex-
pandia y contrafa a compis de las necesidades mercantiles y el
volume total de circulante seguia siendo, en todo moment, el
estrictamente necesario para mover la economfa.

Pero tan pronto como la moneda national llegara a cier-
tos limites-como creemos que ha llegado en 1939---su inelas-
ticidad tenia que repercutir desfavorablemente en su valor. Si
Ilegaba, por ejemplo, a bastar para cubrir las necesidades en
tiempos de zafra, resultaba sobrante en tiempo muerto. Si su
existencia en Bancos legaba a sobrepasar las reserves legales y
las que dichos Bancos considerasen ventajoso tener por encima
del limited legal, estos no tendrian Banco Central u organismo
alguno sobre el que verter dicho exceso no deseado, y la situa-
ci6n podia tornarse desfavorable para la moneda national.

De manera que si la Banca Central, u otra organizaci6n
analoga, pudiera haber aparecido antes de 1934 como una mera
aspiraci6n patri6tica o de prestigio national, el desenvolvimien-
to natural de las cosas ha hecho que en estos instantes esa ins-
tituci6n result una necesidad tecnica indispensable para el buen
funcionamiento de nuestro sistema monetario.

11.-Critica de la legislaci6n examinada.--A pesar de los
defects apuntados anteriormente esta legislaci6n monetaria re-
port6, sin embargo, a la naci6n un beneficio indiscutible: subs-
tituy6 un medio circulante innecesariamente caro por uno ba-






rato, con lo que se obtuvo una utilidad de mis de cincuenta mi-
Ilones de d6lares. (1).
Nuestra moneda anterior, tanto el oro como el billete ame-
ricano, tenia un cien por ciento de costo para los cubanos: el
oro por ser una moneda metAlica de pleno valor intrinseco y el
billete americano por ser una moneda fiduciaria extranjera que
el Estado cubano no emitia y en la que, por consiguiente, no ob-
tenia ninguna utilidad. Al usar la moneda fiduciaria americana
sin exigir su redenci6n en metAlico, los cubanos estabamos ha-
ciendo un prestamo sin interns a los Estados Unidos por valor
del circulante national en dicha moneda, como dijo certeramen-
te la Foreing Policy Association (2); y al sustituir esa moneda
por la moneda cubana no estibamos haciendo mis que rein-
tegrarnos de dicho pristamo; no haciamos mAs que rescatar
una riqueza national no aprovechada.
Pero esta misma utilidad se hubiese obtenido de todos mo-
dos si se hubiera instaurado un sistema racional y cientifico en
vez del expediente poco tecnico de las acufiaciones. Si el gobier-
no cubano hubiera retirado la fueza liberatoria a la moneda ame-
ricana, recogiendola y cambiAndola a la par por billetes nacio-
nales, 6stos iltimos habrian obtenido una cobertura inicial de
un 100%7 en d6lares que, convertidos en oro, o dejados en for-
ma de divisas, hubieran sido una reserve solidisima para fundar
el Banco Central de Emisi6n y Redescuento. Esta reserve hu-
biese permitido nuevas emisiones con una utilidad probablemen-
te mayor que la obtenida con el sefioreaje de la plata (o, por lo
menos, igual), y tendriamos ahora un sistema monetario y ban-
cario bien organizado.
Debemos reconocer, sin embargo, que el sistema emplea-
do era el mis sencillo para sustituir el circulante americano y ob-

(I).-Exactamente, de $53.493.420.17, seg6n las cifras oficiales de la
Direcci6n de Contabilidad de la Secretaria de Hacienda repro-
ducidas por "Cuba Econ6mica y Financiera", en su n4mero de
mayo de 1939.
(2).-Inf. citado, pig. 356.






tener la ganancia que dicha sustituci6n implicaba. Como dijo
Lliteras "la acufiaci6n de plata era el medio menos complica-
do, mis sencillo y acaso tambi4n mis discrete que se ofrecia a
los gobiernos cubanos para allegar fondos y deslizar las nuevas
monedas en la circulaci6n. Puede que otro mejor concebido y
mis cientffico hubiera provocado mayores recelos; y tampoco
puede negarse que la moneda fiduciaria de metal, que leva en
si su propia reserve, tiene la ventaja de que no se puede depre-
ciar mis alli del valor del metal que contiene; ventaja mezqui-
na; pero ventaja al fin!" (1)
Lo que si result imperdonable es que la utilidad obteni-
da, que era un ingreso extraordinario product del rescate de
una riqueza national intocada hasta entonces, se emplease para
cubrir atenciones presupuestales ordinarias y est6riles, y no pa-
ra el fomento permanent de la economia national.




















(1).-"Nuestra Anarquia Monetaria", Revista "Isla", numero II. Octu-
bre 10 de 1936, pig. 13.














CAPITULO II


La Depreciaci6n de 1932


12.-La desvalorizaci6n de la moneda plata nacional.-
Desde el punt de vista de su valor con relaci6n al d6lar nor-
teamericano la historic de nuestro sistema monetario puede di-
vidirse en cuatro periodos:
19-Desde la promulgaci6n de la Ley de 29 de octubre de
1914 hasta la promulgaci6n del Decreto Presidencial N9 324 de
29 de febrero de 1932;
29-Desde esta iltima fecha hasta la promulgaci6n de la
Ley de 16 de mayo de 1933;
39-Desde esta fecha hasta junior de 1938; y
49-Desde julio de 1938 hasta nuestros dias.
Al hacer esta division en perfodos no pretendemos indicar
que en cada uno de ellos se cierra una etapa hist6rica para abrir-
se otra completamente diferente. Nuestro prop6sito es solamen-
te sefialar a grandes rasgos la evoluci6n del valor de nuestra mo-
neda, y a ese fin hemos dividido nuestra historic monetaria en
los cuatro periods anteriormente indicados; pero advirtiendo
desde ahora que las causes operates en una etapa siguen a ve-
ces actuando en la siguiente y ain en las sucesivas, aunque con
diverse intensidad y en forma distinta. Ya hemos dicho al prin-
cipio de este informed que no hay nada tan dificil y complejo co-
mo los problems monetarios; de ahi que sea precise introducir






cierta ordenaci6n en los hechos antes de examinarlos cienti-
ficamente.

13.-Primer period: de octubre de 1914 a febrero de
1932.-En esta primera etapa de nuestro sistema monetario
nuestra moneda mantuvo su valor a la par con el d6lar america-
no. La explicaci6n es ficil: nuestra moneda oro era identica a
la de igual clase de los Estados Unidos y la de plata, a mis de
ser tambi6n id6ntica en su peso y ley a la moneda americana
del mismo metal, s6lo tenia el caricter de divisionaria o frac-
cionaria, y fu6 acufiada en cantidades muy inferiores a las nece-
sidades del mercado. Por consiguiente, no podia sufrir y no
sufri6 descuento alguno respect del d6lar durante este period.

14.-Segundo period: de febrero de 1932 a mayo de
1933.-La acufiaci6n de $3.550.000 en piezas de plata de un
peso y $36.859.20 en piezas de veinte centavos del mismo me-
tal, que complete el limited maximo de doce millones fijado en
la Ley de 29 de Octubre de 1914, di6 lugar a un descuento de
nuestra moneda que lleg6 a ser, en el mes de agosto de 1932,
del 5% en relaci6n con el d6lar norteamericano.
Complejas fueron las causes que influyeron en la aparici6n
de ese descuento de nuestra moneda plata. El Decreto Presi-
dencial N 324 de 29 de febrero de 1932 que la autoriz6, pro-
dujo muy mal efecto en nuestras classes productoras. El pais es-
taba atravesando una grave crisis political, econ6mica y finan-
ciera. La lucha contra el regimen Machadista se habia intensi-
ficado; la situaci6n political era inestable; los negocios se habian
contraido y las finanzas piblicas arrojaban un deficit conside-
rable. Todos estos hechos produjeron un estado de desconfian-
za grande que influy6 psicol6gicamente sobre el valor de nues-
tra moneda. Ademfs, la mala situaci6n financiera del Gobier-
no que habia fracasado en el cobro de los tributes ante la resis-
tencia pasiva de los contribuyentes y el hecho de haber reali-
zado esa acufiaci6n para aprovecharse del sefioreaje y enjugar, en







parte, el deficit presupuestal, hizo career en la posibilidad de
nuevas acufiaciones, con el descredito consiguiente para nuestra
moneda.
Si a estas causes se agrega el caricter divisioniario que en-
tonces tenia nuestra moneda plata y su limitada fuerza liberato-
ria, asi como tambi6n el saldo desfavorable de nuestra balan-
za de pagos internacionales debido, por una parte, a la profun-
da caida del valor de nuestras exportaciones y, por otra, a la
pesada carga de la Deuda Exterior del Estado Cubano, espe-
cialmente la de corto plazo, se comprendera porqu6 nuestra
moneda se depreci6 en relaci6n con la norteamericana.
Sin embargo, a pesar de la importancia indiscutible de esas
causes, parece que una de las razones que mis influyeron en el
descuento de nuestra moneda plata fu6 su peso y volume ex-
cesivos y, como consecuencia, la dificultad de su manipulaci6n
y transport a los distintos lugares de la Isla.
Como todavia no se habian emitido los certificados y la
moneda circulaba en su forma metAlica, cualquier cantidad
apreciable de plata resultaba voluminosa y pesada, amin del
riesgo que significaba llevarla consigo o transportarla de un lu-
gar a otro. Los propios Bancos se quejaban de estos defects y
preferian no manipularla o exigian el pago de cierta suma por
la prestaci6n de ese servicio, explicindose asi comfnmente el
descuento. (1)
La primera reacci6n del Gobierno ante esta desvalorizaci6n
de nuestra moneda fu6 entender que el descuento obedecia a
m6viles politicos y a manejos irregulares de algunos funciona-
rios pfblicos y, en consecuencia, se dict6 el Decreto del Secre-
tario de Hacienda nimero 268 de agosto 22 de 1932, donde


(I).-Para un studio detenido de estas causes 16anse los articulos de
Juan A. Lliteras en los nimeros 9, 10, II y 12 de la Revista "Is-
la", de Sept. a Oct. de 1936, en los que este author hace un ana-
lisis exhaustive y admirable de la depreciaci6n de 1932.






para "contrarrestar el escandaloso agio" (frases textuales) que
a juicio de dicho Secretario se venia realizando con la mone-
da plata del cuiio national, se recordaba a todos los funciona-
rios, empleados o agents del Estado que tuvieran a su cargo
el pago, cobro o custodia de fondos publicos la obligaci6n en
que estaban de no cambiar los fondos que recibiesen por otros
y la prohibici6n de percibir direct ni indirectamente, utilidad
o lucro alguno por el uso de dichos fondos pfiblicos, los cuales
debian conservarse en la misma especie en que se recibiesen has-
ta que se ordenare por la Secretaria el traspaso, dep6sito o pa-
go de los mismos; y despuis de expresar la confianza en que di-
chos funcionarios, empleados o agents del Estado no habrian
de prestarse "a facilitar el enriquecimiento ilegitimo de los ene-
migos del buen credito de la Repiblica" se les amenazaba en
caso contrario, con la pena administrative de destituci6n, sin per-
juicio de la responsabilidad criminal deducible en la via ordi-
naria. Pero el Gobierno no se detuvo ahi y lleg6 a ordenar la
detenci6n de un cambista de la Habana a quien se le suponia
culpable de provocar la baja del valor de la moneda plata.

Sin embargo, a pesar de estas medidas sigui6 manteni4n-
dose el descuento de la plata, hasta que a fines del afio 1932 el
Gobierno lleg6 a admitir el 33% del imported de las contribucio-
nes e impuestos en plata national, que a partir de mayo del mis-
mo afio se habia ya admitido en la proporci6n del 20%; cuya
media result much mis eficaz que las persecuciones persona-
les, bajo la acusaci6n de agiotistas, a los que verificaban opera-
clones de cambio con nuestra moneda.

Y mas eficaz todavia que todas las medidas mencionadas
fu6 la orden dada al Ejercito Nacional, a instancias del entonces
Secretario de Hacienda Dr. Orestes Ferrara, de que se condu-
jera en camiones del Ejercito todas las monedas de plata que los
Bancos necesitaran remitir a sus sucursales del interior de la Re-
publica, anulando asi el pretexto alegado de su dificil y costoso
transport.






En srntesis, al final de este segundo perlodo el descuento
de la plata habia desaparecido practicamente. En lo adelante,
hasta junio de 1938, en la etapa que hemos denominado
"tercer periodo, nuestra moneda habrfa de conservar un valor
muy cercano a la paridad con el d61ar.













CAPrULO III


Cinco Aios de Estabilidad Relative

15.-De mayo de 1933 a junio de 1938.--Durante este
period de nuestra historic monetaria ocurre el hecho parad6gi-
co de que, a pesar de las sucesivas acufiaciones de pesos plata
que lo caracterizan, el descuento de dicha moneda apenas tiene
importancia: se mantiene por debajo del 2% a todo lo largo
del period (1), con leves fluctuaciones ciclicas en los perfodos
de zafra y tiempo muerto, perfectamente explicables por las os-
cilaciones naturales de la oferta y la demand de moneda na-
cional en dichos perfodos.
Como vimos anteriormente, el simple aumento de
$3.586.859 en la acufiaci6n de monedas de plata y niquel dis-
puesta en febrero de 1932 por el General Machado, que com-
plet6 el limited de los $12.000.000 autorizado por la Ley de 29
de octubre de 1914, di6 lugar a un descuento apreciable, que
Ileg6 en el mes de agosto de ese ano al 5 %. Sin embargo, a pe-
sar de haberse acufiado con posterioridad a esa fecha y hasta
junio de 1938 $56.000.000 plata adicionales, el descuento solo
empez6 a manifestarse realmente a partir del mes de mayo de
este filtimo afio, en que lleg6 a la cifra de 1.875%, para subit

(1).--En algunos momentous. como en noviembre de 1934 el descuento
lleg6 al 39%; pero fueron alzas fugaces y sin importancia. La re-
gla general es sl que dejamos sentada, o sea, que el descuento de la
moneda national oecil6 por debajo del 2%.






en los meses sucesivos, alcanzando en junio, que hemos tomado
como fecha divisoria, el 2.56%.
(C6mo se explica que durante esta Apoca de nuestra histo-
ria monetaria el descuento de la moneda plata careciese de im-
portancia, a pesar de esas acufiaciones sucesivas inyectadas en
la circulaci6n national?
CC6mo se explica la utilidad de $33.188.548.36 obtenida
por el gobierno, sin perjuicio alguno para el valor de la mone-
da national?
Estas acuiiaciones sin consecuencias inflacionarias y esta
extraordinaria utilidad de sefioreaje pueden explicarse, en prin-
cipio, por la sustituci6n de la moneda americana por la national
acufiada; por la expansion general de nuestra economia en este
period, que requeria un aumento en el volume de circulante;
por una disminuci6n en la velocidad de circulaci6n de la mone-
da y, mis concretamente, por una disminuci6n de la velocidad
de circulaci6n de la moneda americana, debida a su atesora-
miento; o por todas estas causes actuando conjuntamente. Y
suponiendo, desde luego, que nuestra balanza de pagos inter-
nacionales haya condicionado favorablemente estos fen6menos,
bien con un saldo active, bien con un saldo pasivo igual o me-
nor que la moneda americana expulsada y sustituida por la mo-
neda national.
Debemos, por tanto, examiner detenidamente los hechos
para ver a cual de estos supuestos tecnicos correspondent, si es
que correspondent a alguno. Debemos examiner las cifras de cir-
culaci6n monetaria, no s6lo en cuanto a las acufiaciones, sino
tambiin respect a la desmonetizaci6n del oro y a las fluctua-
ciones de la moneda americana, relacionindolas con las modifi-
caciones legislativas, con el aumento de la actividad econ6mica
general y con nuestra balanza de pagos. Y, despu6s de exami-
nar esos hechos, tratar de hallar las respuestas adecuadas.

16.-La circulaci6n monetaria.--Como se ve en el cuadro
ndmero 1 que insertamos a continuaci6n y en el cuadro n6mero







9 y grifico nimero 2, que aparecen en el apindice estadistico,
la circulaci6n monetaria de Cuba aument6 considerablemente
de 1932 a 1938. Tanto la moneda national como la americana,
aumentaron notablemente en este perfodo.



CUADRO N9 1.
CIRCULACION MONETARIA EN CUBA


Junio 30 Junio 30 Porcentaje
de 1932 de 1938 de aumento

Circulaci6n total. 50.429.801 127.208.069 252.24%
Moneda Cubana 25.017.860 70.704.382 282.61%
Moneda americana 25.411.941 56.503.687 222.35%

Datos oficiales de la Direcci6n General de Estadistica de la Secreta-
ria de Hacienda. De las cifras de circulaci6n total y de moneda cubana de
1932 se ban deducido $10.000,000 de oro national que estimamos, de
acuerdo con la Revista "Cuba Econ6mica y Financiera", que habian emi-
grado ya de Cuba en esas fechas. En las cifras de 1938 no se cuentan mis
que $1.254,822 en oro national, existente en la Tesozeria Nacional y en
los Bancos, y revaluado de acuerdo con el contenido de oro fino asignado
al peso cubano por el Decreto-Ley No. 410 de 10 de Agosto de 1934.


En este Cuadro debemos notar tambien que la moneda
americana representaba todavia en 1938 una proporci6n muy
alta: el 44.42% de la circulaci6n total; y que, a pesar de ha-
berse acufiado $56.000.000 en plata, la moneda cubana no au-
ment6 en dicho period mis que en $45.686.522 porque de
una a otra fecha se desmonetizaron, y probablemente emigra-
ron, $10.313.478 en oro national.

No nos detendremos, sin embargo, a analizar estas cifras,
para hacerlo despubs que completemos el examen de los facto-
res que influyeron sobre las mismas, de acuerdo con el plan
trazado.






17.-Las modificaciones legislativas.-El primero de los
factors que hicieron possible el "milagro" monetario de este pe-
riodo es la reform de nuestra legislaci6n monetaria que intro-
dujo el Decreto-Ley NQ 244 de 22 de mayo de 1934, ratifi-
cado y aclarado por el Decreto-Ley N9 410 de 10 de agosto
del mismo afio, que elev6 nuestra moneda subsidiaria de plata
al rango de moneda principal, al concederle fuerza liberatoria
ilimitada; porque sin esta reform, como result obvio, nuestra
moneda de plata no habria visto ampliarse su demand en el
mercado monetario.
El mismo efecto, aunque por razones mecinicas y no de
carActer legal, tuvieron el Decreto-Ley N9 93 de 22 de marzo
de 1934, que dispuso la emisi6n de certificados representati-
vos de la plata acufiada, y los Decretos restantes que elevaron la
emisi6n de certificados hasta cubrir la totalidad de las monedas
de un peso acuriadas.

18.-El aumento en el volume general de los negocios.
-El segundo de los factors a considerar y, como veremos, el
mis important de todos, es la expansion general que experi-
ment6 la economic cubana desde 1933 hasta 1937, que hizo po-
sible la absorci6n de las acufiaciones sucesivas y, ademis, de
una buena porci6n de circulante del cufio de los Estados Uni-
dos que, como heros visto, aument6 tambien en este period.
A~n cuando en junior de 1938, que hemos considerado como
el final de este period, nuestra economic habia ya empezado
a declinar, la contracci6n no habia avanzado much y nuestro
nivel econ6mico era muy superior al de 1932.
A falta de estadisticas de nuestra producci6n total y de
calculos sobre la renta national, o siquiera de estimados de la
misma, que no existen en Cuba, tenemos que recurrir a indices
que nos reflejen, mis o menos imperfectamente, el volume de
nuestra actividad econ6mica general. De estos indices los prin-
cipales son: el precio del azicar, el valor de las exportaciones
e importaciones, las compensaciones bancarias y el volume de







ventas, calculado segfn el rendimiento del impuesto del 1 /2o %
sobre la venta y las entradas brutas. En el Cuadro N9 8 y en el
grafico nimero I del ap6ndice estadistico pueden verse las os-
cilaciones de nuestra economic registradas por estos indices de
1924 a 1938. Y en el Cuadro N9 2, que insertamos a continua-
ci6n, las cifras de los afios 1932, 1933, 1937 y 1938 y tambi6n
una comparaci6n entire los niveles de 1932 y 1938 como hici-
mos en el Cuadro de la circulaci6n monetaria.


CUADRO N' 2.
INDICES DE NUESTRA ACTIVIDAD ECONOMIC TOTAL

(en miles de pesos)

1938 con
ASOS 1932 1933 1937 1938 relacia
a 1932

Precio prome-
dio del azdcar
(1) 0.71 cts. 0.97 cta. 1.759 cts. 1.45 cta. 204.22%
Exportaciones
(2) 80.672, 84.391, 186.071, 142.678, 176.86%
Importaciones
(2) 51.024, 42.360, 129.582, 106.007, 207.75%
Comp. Banca-
rias (3) 300.061, 301.891, 676.246, 671.849, 223.90%
Vol. de Ventas
(4) 363.012, 295.746, 668,810, 656.197, 180.76%


(1). Datos del "Anuario Azucarero de Cuba", 1939.

(2). Datos de la Direcci6n General de Estadistica de la
Secretaria de Hacienda.

(3). Datos de "Cuba Econ6mica y Financiera".

(4). Datos de "Cuba Econ6mica y Financiera".






Como se advierte en este Cuadro, de 1932-33 a 1937
nuestra economic experiment un alza tan considerable (1) que,
a pesar de la contracci6n ya iniciada, el nivel de 1938 era toda-
via alrededor de un 200% comparado con el de 1932. N6tese
ademis la altisima correlaci6n de todos los indices, lo que nos
permit confiar plenamente en ellos, a pesar de que ninguno
por si mismo refleja exactamente nuestra actividad total. No nos
ocurriri lo mismo, sin embargo, cuando analicemos el pr6ximo
period, de junior de 1938 a la fecha, en el que estos cinco in-
dices presentan diferencias notables, porque, como veremos, en
periods cortos resaltan sus imperfecciones. (2)

19.-La balanza de pagos internacionales.-Si conociera-
mos nuestra balanza de pagos en los iltimos afios podriamos
llegar a formarnos un criteria much mas precise sobre nues-
tros problems monetarios y especialmente respect de la de-
preciaci6n en el period que estudiamos y en el actual, del que
podemos Ilegar a formarnos sin conocerla, y, desde luego, sin
tantos rodeos, conjeturas y deducciones encadenadas como te-
nemos que emplear en este trabajo. Porque, ain cuando no
creemos que la balanza de pagos internacionales sea la causa
principal, y casi Anica, que determine el valor de la moneda,

(I).-Esto no quiere decir que nuestra economic Ilegara a recuperar, ni
con much, su nivel de 1923-25; ni siquiera el de 1927-29. V6an-
se, si no, los cuadros y grificos del ap6ndice estadistico.
(2).-Las compensaciones bancarias no representan, ni much menos,
todas las operaciones efectuadas, sino solamente las que se reali-
zan entire los distintos Bancos asociados al Clearing House de la
Habana, despues que 6stos han verificado individualmente las com-
pensaciones interiores entire los cheques expedidos por sus propios
clients; pero si pueden considerarse como un indice bastante
aproximado del volume general de los negocios en el pais.
A una conclusion analoga se Ilega si se examinan las cifras
del volume de ventas, calculadas sobre la base del impuesto del
I /2 % porque, aunque en la recaudaci6n total de este tribute se
incluyen tambiin los recargos y las multas, y aunque su rendi-
miento varia segin la mayor o menor fiscalizaci6n, sus cifras pue-
den considerarse, tambien, como un Indice aproximado del volu-
men de la renta national.







como sostiene toda una escuela (1), porque ella es a su vez a
consecuencia de otras causes, creemos si que es la causa inme-
diata en la determinaci6n del valor exterior de la moneda.

Pero, infortunadamente, no existen entire nosotros estadis-
ticas oficiales ni privadas que nos permitan conocer con exacti-
tud el resultado de nuestra balanza de pagos internacionales o,
por lo menos, hacer cAlculos estimativos sobre la misma que nos
ofrezcan garantias de verosimilitud.

Los calculos verificados hasta ahora se basan s6lo en con-
jeturas o en cifras de muy incierto significado y se contradicen
hasta el punto de que el estimado hecho en la informaci6n ofi-
cial presentada por nuestro Gobierno a la "Securities and Ex-
change Commission" de Washington para el registro de los bo-
nos de Obras Piblicas iltimamente emitidos (z) arroja un sal-
do favorable a Cuba de $16.187.000 (en cifras redondas) en
el afio 1937, mientras que el Sr. Angel Garri, en un articulo pu-
blicado en la Revista "Carteles", bajo el titulo "Como se de-


(I).-La escuela de Helferich, (viase Haberler, Comercio Internacional,
pig. 40). Entre nosotros el Dr. Wolter del Rio, quiza nuestra prime-
ra autoridad en la material, es decidido partidario de esa escuela.
(V6ase "Aportaciones para una Politica Econ6mica Cubana", pi-
gina 119). Nuestra divergencia con estos autores esti, sin embar-
go, mis en el Anfasis que en la esencia. Creemos que, efectivamen-
te, el valor exterior de la moneda se determine por su oferta y de-
manda en el mercado exterior, o s6ase por el volume de pagos in-
ternacionales en una u otra direcci6n, es decir, por la balanza de
pagos; pero esta depend, a su vez, del nivel de precious interior y
exterior; de las relaciones entire la rent national y la real, etc., por
lo que no puede elevarse a causa Iltima. Y entire nosotros hay que
tener en cuenta, ademas, que la oferta y demand de d6lares no de-
pende solamente de los pagos internacionales sino tambi6n de las
operaciones internal. Entre nosotros se compran d6lares para abrir
cuentas de ahorro, atesorar, hacer pagos de deudas contraidas en
esa moneda, etc., y no s61o para operaciones con el exterior.

(2).-Registration statement of the Four and One-half per cent (41/2/c)
Bonds of the External Debt of the Republic of Cuba, 1937-1977
by $85.000.000, pig. 15. Vease cuadro No. 22.





paupera la Economia national de afio en afio" (I), estim6 que
nuestra balanza de pagos fu6 contraria a nuestro pais en ese afio
por una suma de $33.677.000, y a su vez el Sr. Moishs Porset
Dumas, en otro articulo publicado en dicha Revista, titulado
"El Dinero que se nos escape" (2), express el criteria de que
en el mencionado afio hubo un saldo desfavorable de
$17.765.409.82. Si se tiene en cuenta que estos cAlculos ban
pido hechos por tecnicos especializados en el studio de nuestros
problems financieros, se comprenderA la incertidumbre que
reina en esta material.
El trabajo del Sr. Porset, aunque notable en muchos as-
pectos, es puramente conjetural. Constituye un estimado labo-
rioso de las distintas partidas que forman nuestra balanza de
pagos; pero como ese estimado se basa en cifras inciertas y en
calculos globales, el resultado no pasa de ser una conjetura bien
razonada. (3)
Los cAlculos del Sr. Angel Garri y del Gobierno cubano
para el informed de los Bonos de Obras Piblicas se basan en ci-
fras mis positives. Ambos se fundan en las estadisticas de giros,
transferencias y demas operaciones de cambio exterior efec-
tuadas por los Bancos y Oficinas Postales de la Repablica, asi
como en las importaciones y exportaciones de moneda. Cada
uno, sin embargo, las usa de manera distinta. Garri las toma
por su valor literal, como si reflejaran por si solas nuestra ba-
lanza de pagos, mientras que en el estimado official dichas ci-
fras se compensan con las de la balanza mercantil. A nuestro
juicio, ninguno de los dos procedimientos ofrece un resultado
satisfactorio.
Efectivamente, si todos nuestros cobros y pagos interna-
cionales se hiciesen por mediaci6n de la Banca local o de nues-

(I).-Artfculo citado, Revista "Cartelea", edic. mayo 21, 1939, pig. 58.
(2).-Articulo citado, Revista "Carteleo", edic. abril 2, 1939, p4g. 58.
(3).-V6ase cuadro N9 23.





tras Oficinas Postales, el balance de giros comprados y vendi-
dos reflejarfa fielmente nuestra balanza de pagos y con ese so-
lo dato, complementado por el de importaciones y exportacio-
nes de moneda, tendriamos resuelto nuestro problema. Es cierto
que no conocerfamos los diversos concepts de dicha balanza,
except el de la importaci6n y exportaci6n de mercancias; pe-
ro sabrfamos las cifras totales de cobros y pagos efectuados y
el saldo favorable o desfavorable de los mismos.
Desgraciadamente, no todos nuestros pagos se verifican
por esos medios. Una buena parte de nuestres exportaciones se
pagan directamente en el extranjero, por ser extranjeras y resi-
dir en el extranjero las compaiias exportadoras. Otra buena
parte se paga tambien en el extranjero y queda temporalmente
acreditada en Bancos extranjeros, hasta ser compensada por pa-
gos de importaciones o por otros concepts. Hablando concre-
tamente, las exportaciones de azicares producidos por Compa-
fifas americanas y gran parte de los vendidos por casas expor-
tadoras que se dedican tambien a negocios de importaci6n, no
se pagan normalmente por mediaci6n de los Bancos locales:
dichas casas acostumbran mantener cuentas bancarias en el ex-
tranjero, acreditar alli sus ventas y pagar luego sus importa-
ciones con dicho saldo. De la misma manera, las Compafifas ex-
tranjeras fabricantes y exportadoras de azdcar mantienen sus
cuentas bancarias en el extranjero y contra ellas giran cuando
necesitan dinero para las reparaciones del tiempo muerto o las
necesidades de la zafra.
La balanza de giros no refleja, por consiguiente, nuestra
balanza de pagos y no puede, en consecuencia, aceptarse la afir-
maci6n que hace el Sr. Garri en ese sentido, ni el saldo pasivo
de $33.677.000 que nos ofrece para el afio 1937.
En el estimado official del Gobierno de Cuba para el regis-
tro de los Bonos de Obras Piblicas en la "Securities and Exchange
Commission" se compensa la balanza de giros con la balanza
mercantil. En principio, dicha operaci6n no es t6cnicamente le-






gitima porque, como muy bien dice el Sr. Garri en su articulo
anteriormente citado, las cifras de la balanza mercantil no son
una cosa distinta de las cifras de giros comprados y vendidos,
sino que estin comprendidas dentro de ellas. El pago de nues-
tras importaciones esti incluido, como es 16gico, dentro de las
cifras de giros vendidos por los Bancos y, a su vez, los giros
comprados por los mismos constituyen, en su mayoria, el co-
bro de nuestras exportaciones. (C6mo compensar, entonces,
partidas que en gran media son idinticas? (No se vicia el re-
sultado de la comparaci6n al contar dos veces una misma par-
tida?
Los resultados de esta suma algebraica de ambas balan-
zas no pueden tomarse como un c6mputo exacto de la balanza
de pagos; cuando mis podrian considerarse como un indice
muy imperfecto. (1)
En resume, ninguno de estos tres estimados nos ayuda
gran cosa y much menos nos permit fundarnos en ellos para
derivar conclusions sobre nuestro problema monetario. Al con-
trario, quizas result mts 16gico examiner nuestra realidad mo-
netaria y deducir de ella el estado probable de nuestra balan-
za international de pagos.
Nuestra balanza de pagos internacionales debe haber si-
do, tiene que haber sido, 16gicamente, active en el period de
1934 a 1937, porque de lo contrario nuestra moneda se hubie-
ra depreciado o, por lo menos, la monedla americana hubiera

(I).-Supongamos por un moment que nuestra balanza de pagos en
1937 estuviese perfectamente equilibrada y que todos los pagos
hubiesen pasado ese afio por los Bancos locales: entonces estos hu-
bieran comprado giros por valor de $186.071.036 (suponiendo
tambign que las exportaciones fuesen la idnica partida de nuestro
active) y hubieran vendido giros por valor de $129.582.117 a los
importadores y por $56.488.919 a los que los necesitaron para
pagar fletes, intereses, dividends, amortizaciones, seguros, via-
jes, etc. Nuestra balanza de pagos, por definici6n estaria en equi-
librio y, sin embargo, aplicando el criterio de compensar la balan-
za de giros con la mercantil, el resultado hubiera sido un saldo ac-
tivo de $56.488.919, err6neo a todas luces. Pero pongamos otro






emigrado .en grandes cantidades y ninguno de ambos hechos
ocurri6. Nuestra moneda conserve una paridad casi absolute
con el d6lar en este period y, como hemos visto, las existen-
cias de moneda americana, lejos de disminuir, aumentaron. Pero
6ste es un razonamiento contrario al que nos habiamos propues-
to, porque estamos deduciendo el estado de nuestros pagos in-
ternacionales de nuestra situaci6n monetaria, y no a la inversa,
que era lo que nos interesaba. Por consiguiente, los datos exis-
tentes sobre nuestra balanza de pagos no nos ayudan en nues-
tro examen.
Queda, sin embargo, un problema en relaci6n con nuestra
balanza de pagos que vale la pena analizar; pero lo haremos
mis tarde cuando hablemos de la "teoria de la renta".

20.--1Hubo en este period expulsion de la moneda ame-
ricana o aumento simultineo de dicha moneda y de la nacio-
nal?--Segin los datos estadisticos que hemos examinado ante-
teriormente, de junio 30 de 1932 a igual mes y dia de 1938, las
existencias de moneda national aumentaron de $25.017.860 a
$70.704. 382; la moneda americana de $25.411.914 a
$56.503.687; y la cantidad de moneda en circulaci6n de
$60.429.801 a $127.208.069. Tambi6n vimos que traduciendo
a porcentajes dichas cifras la moneda cubana aument6 en un
282.61%; la americana en un 222.35% y las existencias tota-
les en un 252.24%. Por consiguiente, en vez de la expulsion de

ejemplo: supongamos que en el propio afio, en que las exportacio-
nes fueron de $186.071.036 y las importaciones de $129.582.117
se dejaran temporalmente en los Bancos extranjeros $86.071.036;
los giros comprados por los Bancos locales hubieran sido, enton-
ces, de $100.000.000. Ahora bien, si los giros vendidos por los
Bancos locales hubieran sido de $186.071.036 ($100.000.000 con-
tra los giros comprados y $86.071.036 contra el saldo no ingresa-
do de las exportaciones) la balanza de pagos hubiera quedado en
equilibrio; pero seguin el procedimiento de sumar algebrgicamente
ambas balanzas apareceria un saldo pasivo de $29.582.117. En
efecto: saldo de la balanza mercantil: + 56.488.919. y saldo
de la balanza de giros -86.071.036, suma algebraica, igual a
-29.582.117.







la moneda americana, que segin la opinion general se produjo
en esos seis afios, nos encontramos con que la existencia de d6-
lares aument6 y en una proporci6n casi tan fuerte como la de
nuestra moneda national.
Ese aumento en la moneda americana en circulaci6n nos in-
dica que la expansion experimentada por nuestra economic en
la misma epoca exigi6 un aumento del medio circulante mayor
que el proporcionado por las sucesivas acufiaciones de plata.
Sin embargo, puede objetarse que mientras el volume de nues-
tros negocios se expandia hasta un 223.90% del nivel de 1932,
si se toman como base las cifras de las compensaciones banca-
rias, o hasta un 180.76%, si se admiten las cifras del volume
de ventas, la cantidad de moneda en circulaci6n subi6 hasta un
252 % en el mismo period, lo que comparado con la situa-
ci6n existente en 1932 indica que en 1938 habia superabundan-
cia de moneda; pero ya veremos oportunamente lo que esto
significa.
Ahora bien, sea cual fuere la interpretaci6n que demos a
estas cifras, el aumento en las existencias de d6lares de 1932 a
1938 es una prueba incontrovertible de que nuestra economic
necesitaba mis moneda y esto por dos razones: primera, por-
que el d6lar es entire nosotros la moneda international que sus-
tituye al oro en el saldo de nuestra balanza international de pa-
gos y su afluencia nos revela que no habia inflaci6n interior ( I );
y segunda, porque como el d6lar es, en Cuba, la moneda que
sirve de base fundamental al sistema bancario, entra o sale de
la circulaci6n de acuerdo con las necesidades mercantiles. El
d6lar es, por consiguiente, doblemente elastico entire nosotros,
porque su circulaci6n aumenta o disminuye a compis de las ne-
cesidades comerciales en virtud de un double mecanismo regu-
lador: la balanza international de pagos y el credito bancario.
Si las acufiaciones de plata hubieran saturado el mercado en

(I).--La afluencia de d61ares, como la de oro, no es prueba concluyente
de que nuestra balanza international de pagos ha sido active; pe-
ro es una presunci6n muy fuerte.






aquella ipoca las existencias de d6lares no hubieran aumenta-
do; habrian disminuido.
En consecuencia, entendemos que nuestro peso no se de-
preci6 en este period porque la expansion econ6mica general
absorbi6 las sucesivas acufiaciones.

21.--Atesoramiento de la moneda americana.-Por otra
parte, las cifras anteriormente mencionadas parecen indicarnos,
a primer vista, que la proporci6n de d6lares y pesos en circu-
laci6n no se alter6 fundamentalmente en este period, ya que
en 1932 esa proporci6n era de 49.60% de moneda national
por 50.40% de moneda americana y, en 1938, de 55.58% y
44.42 % respectivamente. Sin embargo, nuestra circulaci6n mo-
netaria cambi6 much mis de lo que aparentan esas proporcio-
nes. Basta recorder los afios de 1936 a 1938 para comprender
que estas cifras no reflejan la realidad. En esos afios nuestra
moneda era ya el signo predominante en nuestras transacciones
diarias. Y las compensaciones bancarias del Clearing House con-
firman, ademis, los datos de nuestra memorial. Efectivamente,
en 1936, 1937 y 1938 las compensaciones en moneda cubana
fueron el 56.46%, 61.09% y 63.32% (1) respectivamente,
de las compensaciones totales; y si la circulaci6n bancaria (en
la que, por razones obvias, la moneda americana podia opener
una mayor resistencia a su desplazamiento) estaba constituida
en 1938 en un 63% por moneda cubana, es 16gico pensar que
la circulaci6n monetaria propiamente dicha fuese cubana en una
proporci6n much mayor. Sin embargo, las cifras oficiales nos
dan un 55.58%, nada mis, de moneda cubana circulante en re-
laci6n con las existencias monetarias totales y un 49.21% en
cuanto a la circulaci6n flotante. Esta circulaci6n flotante (mone-
da en poder del publico) estaba integrada, en junio 30 de 1938,
por $40.041.538 en pesos plata y $41.314.145 en moneda
americana. (C6mo se explica esta incongruencia)

(I).-V6ase grifico No 4.







La explicaci6n no es dificil: gran parte de la moneda ame-
ricana que figuraba en la circulaci6n flotante no circulaba en rea-
lidad, porque estaba atesorada. Desde el afio 1932 el atesora-
miento constitute un problema de carActer grave en el mundo
entero, inclusive en los Estados Unidos de Am6rica. La circula-
ci6n monetaria en esa naci6n era en 1938 un 179% de la exis-
tente en 1929, mientras la renta national ascendia solamente al
77% y los dep6sitos eran un 98 % comparados con igual fe-
cha, todo lo cual nos revela un descenso muy agudo en la velo-
cidad de circulaci6n y, por consiguiente, un aumento conside-
rable en el atesoramiento. (1)
Entre nosotros el fen6meno tenia que acentuarse natural-
mente por nuestras costumbres mercantiles mis conservadoras,
por la mayor deconfianza en los Bancos, por la mayor profun-
didad de la crisis y por el temor a las medidas monetarias que
pudiera tomar el Gobierno. Gran parte de los $41.314.145 de
d6lares que aparentemente figuraban en nuestra circulaci6n flo-
tante puede afirmarse que se hallaban atesorados; pero (que
part? (A cuAnto ascendia el atesoramiento y cuil era el vo-
lumen de nuestra circulaci6n active en 1938?
La cuesti6n tiene un interns vital, porque del volume de
nuestra circulaci6n active depend la cantidad de moneda na-
cional que puede absorber el mercado sin depreciaci6n. Des-
graciadamente, no podemos conocer con exactitud dicha cifra,
ni hacer estimados con base suficiente para aceptarlos racional-
mente. Si conocieramos las denominaciones de los billetes ame-
ricanos existentes en nuestro territorio de 1929 a la fecha, po-
drfamos hacer cAlculos aproximativos de gran certeza, como se


(I).-World Economic Survey, 1938-39. League of Nations, pig. 87.
Igual fen6meno, con caracteres mis o menos graves, se observe
en todos los paises comprendidos en las estadisticas citadas. Seg6n
James Angell la velocidad monetaria circular en los Estados Uni-
dos baj6 desde 3.05 en 1929 hasta 1.86 en 1932. "The Behavior
of Money, Mc. Graw-Hill, 1936.






han hecho en los Estados Unidos iltimamente (1); pero no los
conocemos. S61o podemos hacer calculos muy inciertos a ba-
se de comparar la circulaci6n flotante de 1938 con la de 1929.
Como 1929 puede considerarse un afio normal en Cuba, sin
atesoramiento apreciable, ya que el crack bancario de 1920 se
hallaba suficientemente lejano y no se sentian con gran fuerza
los efectos de la nueva crisis que se habia iniciado ya en el afio
1927 en nuestro pais, puede estimarse la circulaci6n monetaria
en ese aiio como la justamente necesaria para mover nuestra
economic. Pues bien, si hacemos la comparaci6n entire 1929 y
1938, en este iltimo afio debi6 haber existido una circulaci6n
flotante de $52.133.863 y no de $81.355.683 como reflejan
las cifras oficiales, lo que represent un atesoramiento ascenden-
te a $29.000.000 aproximadamente. (2)
Este cAlculo result, sin embargo, demasiado hipotetico pa-
ra confiar plenamente en 61. Ha cambiado tanto nuestra econo-
mia entire los afios 1929 y 1938, no solamente en cuanto al ate-
soramiento, sino en muchos otros aspects, que result aventu-
rado fundar en dicho calculo ninguna conclusion.
No obstante, hay otro detalle que parece venir a confirmar
esa suposici6n: si calculamos en $52.000.000 (cifras redondas).
la circulaci6n flotante en 1938, como la circulaci6n de esa clase
en moneda cubana era entonces, segin hemos visto, de
$40.041.538, esta cifra representaria el 64% de la circulaci6n
flotante total, proporci6n que parece ser exacta, o por lo menos,

(I).-Bertrand Fox en "Seasonal Variation in Money in Circulation" en
el nfmero de febrero de 1939 de "The Review of Economic Statis-
tics", examine el aumento experimentado en la circulaci6n de bi-
Iletes mayores de $50 a partir de las quiebras bancarias de 1932-33
y atribuye este aumento, con toda 16gica, al atesoramiento.
(2).-El calculo se basa en esta simple proporci6n aritmitica: Compen-
saciones bancarias en 1929 ($953.573.900): Circulaci6n flotante
en el mismo afio ($73.995.067 en junior 30 de 1929):: Compen-
saciones bancarias en 1938 ($671.848.730): x; representando "x"
la circulaci6n flotante que debiera haber existido en 1938, de no
haber habido atesoramiento y haberse mantenido las proporciones
entire la circulaci6n bancaria y la monetaria propiamente dicha.







muy cercana a la realidad, si se tiene en cuenta que en la misma
fecha las compensaciones bancarias en monedas de plata repre-
sentaban el 63.32% de las compensaciones bancarias totales,
porque es 16gico pensar que la circulaci6n de moneda cubana
representara una proporci6n mayor en la circulaci6n monetaria
propiamente dicha que en la circulaci6n bancaria y, por con-
siguiente, muy cercana al 64 % antes indicado; o quiza ma-
yor amn.
Teniendo en consideraci6n estos calculos del atesoramien-
to en 1938, nuestra circulaci6n monetaria active estaba integra-
da por $40.000.000 plata national y alrededor de $12.000.000
(diferencia entire $52.000.000 y $40.000.000) de d6lares. Los
pesos cubanos no bastaban, por tanto, para cubrir siquiera las
necesidades ordinarias de la moneda circulante.
A pesar de que, segin hemos visto anteriormente, el volu-
men de d6lares circulante en nuestro territorio aument6 desde
1932 hasta 1938. lo cierto es que la moneda national fuW des-
plazindolos de la circulaci6n ordinaria active, tal y como habia-
mos supuesto al principio de este informed (1) y nos lo demues-
tran las cifras de las compensaciones bancarias y los cAlculos so-
bre la circulaci6n active y el atesoramiento. En cambio, los d6-
lares siguieron predominando en el comercio exterior, como es,
obvio; en las transacciones a t6rmino, como nos lo indica el he-
cho de que el 65 % aproximadamente de los pr6stamos banca-
rios se efectuaron en d6lares; en las cuentas de ahorro, de las
que s61o el 17.8% aproximadamente estaban constituidas en
moneda national; y en el atesoramiento que, como vimos, lie-
gaba probablemente a un poco mis de $29.000.000
($41.314.145 menos $12.000.000) de d6lares y se realizaba
exclusivamente en esta moneda.
El hecho de que existieran todavia d6lares en la circulaci6n
diaria, en una cuantia aproximada de $12.000.000 nos demues-


(I).-Ver parigrafo 9.






tra, de manera evidence, como ya dijimos, que los pesos plata
acuiiados no bastaban para llenar las necesidades de dicha cir-
culaci6n. Si hubiesen bastado habrian desplazado totalmente a
los d6lares de esta funci6n en virtud del mecanismo del des-
cuento. La misma insignificancia de este fltimo-menos del
1 %-nos indica que la oferta de moneda cubana era insuficien-
te y que estaban circulando d6lares, ya que un descuento tan
pequefio no justificaba, en cantidades pequefias, las molestias del
cambio.
En junio de 1938 cuando se acord6 la nueva emisi6n de
monedas de plata, parecia haber un margen de seguridad bas-
tante amplio para nuestro peso: el descuento era insignificant
y circulaban todavia d6lares en nuestras transacciones diarias.
El inico signo de peligro era la contracci6n que estaba ya su-
friendo nuestra economic. De seguir 6sta, como sigui6, el cuadro
general estaba expuesto a cambiar y el margen aparente podia
desaparecer.

22.-El mercado monetario y las oscilaciones estacionales.
-Examinemos ahora, siquiera sea de pasada, las operaciones
de compra y venta de moneda national y las oscilaciones esta-
cionales en su demand y en el tipo del descuento.

Como se ve en el Cuadro N6mero 3, insertado en el texto,
que comprende todas las operaciones de cambio realizadas, por-
que los Bancos tenian el monopolio virtual de dichas operaclo-
nes hasta julio de 1939 en que salieron al mercado algunos cam-
bistas particulares, al restringir aqullos su campo de acci6n a
sus clients, la demand de moneda national aumenta durante
la zafra y decae en los meses siguientes. Puede verse tambi6n
como, en estos dos iltimos afios los Bancos lanzaron al merca-
do $3.305.526 de plata national mis de la que compraron.








CUADRO N9 3.

PLATA COMPRADA Y VENDIDA POR LOS BANCOS
(en miles de pesos)


1937 1938

Meses Comprada Dcto. Comparada Vendida Dcto.

Enero .. 11.690, 13.083, 1.31 13.672, 13.926, 0.5
Febrero 19.793, 22.383, 0.75 19.068, 22.536, 0.5
Marzo . 28.259, 26.895, 0.56 24.502, 27.515, 0.5
Abril . 20.398, 24.129, 1.25 18,792, 20.606, 0.62
Mayo . 15.152, 17.606, 1.31 15.614, 13.308. 1.87
Junio . 15.050, 13.376, 1.12 14.311, 12.671, 2.56
Julio . 14.307, 13.821, 1.12 12.762, 12.073, 2.37
Agosto . 12.198, 12.415, 1.00 15.008, 14.349, 2.58
Septiembre 13.870, 12.122, 0.75 14.365, 14.664, 3.25
Octubre 1 1.975, 10.883, 0.62 14.178, 13.962, 3.36
Noviembre 13.229, 11.809, 0.62 15.677, 14.638, 2.83
Diciembre 12.889, 12.939, 0.75 16.021, 14.651, 1.95

Totales. 189.083, 191.461, 193.970, 194.898,

Datus oficiales de la Direcci6n General de Estadiatica de la Secretaria de Hacien-
da. Los totales anuales no coinciden exactamente con la auma de las cifras mensuales
por haberse eliminado la column de los cientos.






Las oscilaciones estacionales en la demand y circulaci6n
de la moneda national pueden verse, con mis claridad ain, en
el grifico N9 3, donde puede observarse c6mo la circulaci6n flo-
tante y la moneda en bancos presentan un ritmo estacional
acompasado y uniform a travis de los afios 1936, 1937, 1938
y 1939: la circulaci6n flotante aumenta ripidamente de enero
a abril y disminuye lentamente de abril a enero del afio siguien-
te; mientras la moneda en bancos sigue un ritmo inverso: cae
bruscamente de enero a abril y aumenta paulatinamente de abril
a enero.
Las oscilaciones estacionales en el descuento se observan
con gran nitidez en el grifico N9 4: el descuento baja cuando
comienzan las compras de plata para la zafra y sube cuando
cesan dichas compras. N6tese como la curva del descuento va
adelantindose progresivamente de afio en afio; como comien-
za a descender en diciembre en 1934, en noviembre en 1935,
en octubre en 1936 y desde mayo en 1937; y como inicia su
ascenso en abril en 1934 y 1935, en febrero en 1936 y 1937 y
desde enero en 1938. El fen6meno revela claramente que, a
media que iban dandose cuenta de las oscilaciones estacionales
del descuento, los hacendados adelantaban sus compras para
aprovechar el bajo precio de la moneda national en tiempo
muerto; y que, por este adelanto estacional de la demand se
adelantaba tambien el alza en el valor de nuestro signo.
Estas oscilaciones estacionales deben haber producido una
c6moda, aunque no muy cuantiosa, utilidad a los Bancos; pro-
bablemente alrededor de $50.000 a $100.000 anuales. Como
los Bancos controlaban el mercado y sabian que la demand os-
cilaba de un period a otro del afio en una cuantia aproximada
de $5.000.000 a $10.000.000, aprovechaban dichas oscilacio-
nes y vendian alrededor de $0.01 por peso mis caro de lo que
compraban. Se quedaban "cortos" en la zafra, para reponer sus
existencias comprando barato en tiempo muerto.
23.-El problema monetario desde el punto de vista de la
"teoria de la renta".-Hasta ahora hemos enfocado nuestro pro-








blema monetario desde el punto de vista de las teorias tradicio-
nales y especialmente tratando de ver si la teoria cuantitativa de
la moneda podia darnos la soluci6n anhelada. Ya hemos visto
hasta donde es possible aceptar la influencia de esa clasica doc-
trina en la situaci6n peculiar de Cuba. Debemos, pues, agotar
nuestra investigaci6n y contemplar desde otro angulo el tan de-
batido asunto del descuento de la moneda national.
La cuesti6n planteada consiste en saber como ha podido
el Gobierno cubano obtener una utilidad o sefioreaje de
$33.188.548.36 (1) en las acufiaciones de plata national,
efectuadas durante este tercer period, sin provocar la depre-
ciaci6n de nuestra moneda, salvo el pequefio descuento que he-
mos examinado anteriormente y que indudablemente no guar-
da relaci6n alguna con las grandes cantidades puestas en cir-
culaci6n. Y aunque hemos encontrado ya una explicaci6n desde
el punto de vista de la teoria cuantitativa, desde el punto de
vista de la "teoria de la renta" la explicaci6n parece todavia
mis dificil; pero antes debemos recorder el contenido y alcan-
ce de esta nueva teoria.
La teoria de la renta nos dice, en lines generals, que el
valor de la moneda no depend tanto de su cantidad y de su
velocidad de circulaci6n (que no son propiamente factors ac-
tivos, sino pasivos) como de las relaciones entire la renta no-
minal y la real y de sus factors determinantes consumeo, aho-
rro, inversiones, tipo de interns y de ganancias, etc.) (2)

(1).-Datos oficiales de la Secretaria de Hacienda.
(2).-Esbozada por Wieser en el siglo pasado, la teoria de la renta, que
no contradice, sino que complement a la teoria cuantitativa, pre-
domina hoy en el mundo cientifico, aunque dividida en muchas
variantes. Sus principles expositores son: Aftalion, Hawtrey y
Keynes, aunque las ideas de este iltimo autor son dificiles de en-
marcar dentro de ninguna teoria determinada. V6ase: Garcia Mon-
tes, Conferencias de clase; Rist, "Historie des Doctrines Relatives
au Credit et a la Monnai", Paris, pig. 348 y sgts., Encyclopaedia
of Social Sciencies, Vol. 10, pigs. 608 y sgts.; Keynes, A Treati-
se on money, New York, 1930, Vol. I, Libros III y IV y "The Ge-
neral Theory of Employment, Interest and Money", New York,
1936, Caps. 17 y 21.






Cuando un Gobierno cubre sus deficits presupuestales emi-
tiendo moneda, crea renta adicional sin aumentar al mismo tiem-
po la producci6n y provoca asi desequilibrios en su economic
internal y en su comercio exterior; en su economic internal, por-
que al crear renta adicional aumenta la demand general efec-
tiva sin aumentar correlativamente la oferta y, como consecuen-
cia suben los precious y baja el valor interior de la moneda (1);
y en su comercio exterior, porque parte de la nueva renta crea-
da se dirige a comprar mercancias extranjeras, y aumentan asi
las importaciones sin un alza correspondiente en las exportacio-
nes, desnivelandose la balanza de pagos y cayendo el valor ex-
terno de la divisa national. (2)
En nuestro caso debi6 haberse producido este ultimo fen-6
meno. Las sucesivas inyecciones monetarias tienen que haber es-
timulado nuestra economic por encima de lo que lo hubiera he-
cho el alza de las exportaciones por si sola, y esto, 16gicamente,
debi6 determinar un desnivel en nuestra balanza international
de pagos, con la depreciaci6n consiguiente para nuestro sign.
Sin embargo, esto no sucedi6. (Por qu6 raz6n?
El fen6meno tiene dos explicaciones: una, que nuestro pafs
podia resistir un cierto desnivel en su balanza de pagos, porque
al tener abundancia de d6lares e ir siendo paulatinamente in-
necesarios para la circulaci6n interior, podian exportarse sin un
quebranto sensible para la economic national. Como nuestro
medio circulante estaba constituido por una divisa extranjera
con pleno valor para la exportaci6n y la estabamos sustituyen-
do por una moneda mis barata, teniamos abundancia de divi-

(I).-Keynes, sin embargo, sostiene que mientras hay desempleo esta al-
za de precious no se produce o no pasa de ser un fen6meno tran-
sitorio, porque al existir medios disponibles, la producci6n alcan-
za muy pronto el nivel a que haya subido la renta nominal. "The
General Theory of Employment, Interest and Money", pigs. 295
y sgts.
(2).--Ellsworth, "International Economics", pig. 239 y sgts., Haberler
"El Comercio Internacional", pigs. 72 y sgts.







sas para resistir por alg6n tiempo una balanza de pagos desfa-
vorable. Pero esta explicaci6n no parece la correct porque, co-
mo hemos visto anteriormente, (1) en este period no hubo
exportaci6n sino importaci6n de d6lares.
La verdadera causa del fen6meno parece estar en que
mientras el Gobierno inflaba los Bancos desinflaban. En efecto,
a pesar de que el Gobierno estimulaba nuestra economic con re-
petidas inyecciones de poder adquisitivo adicional, nuestra ren-
ta national no se expandia anormalmente, porque al mismo
tiempo los Bancos restringian sus prestamos, quedando asi con-
trarrestada la inflaci6n gubernamental. Para comprobarlo basta
examiner las siguientes cifras:
Los pristamos bancarios sufrieron una contracci6n conti-
nua y casi ininterrumpida (2) desde $129.861.895 en junio
30 de 1932 hasta $71.521.277 en el mismo mes de 1938. De
manera que los Bancos restringieron sus pristamos de una a otra
techa en $58.340.618. (3)
Es decir, que mientras el Gobierno inyectaba $33.188.548.36
de renta adicional, los Bancos substrafan, o dejaban de inyectar
$58.340.618. En otras palabras, la deflaci6n bancaria era muy
superior a la inflaci6n gubernamental.
No es precise ser un tecnico para comprender la enorme
trascendencia de estos hechos.
La indole de este informed nos impide detenernos a estu-
diar este pavoroso problema de la contracci6n del credito ban-
cario, tan grave, o quizAs mis, que el de la depreciaci6n mone-

( 1).-Ver este Informe, pag. 58 .
(2).- V6ase grifico No 5.
(3).-Aunque de esta cifra debe deducirse la diferencia entire los prista-
mos con garantia hipotecaria de uno y otro afio, ascendente a
$26.940.518, porque esta diferencia no refleja propiamente una
contracci6n del cr6dito, sino liquidaciones de hipotecas vigentes,
la contracci6n del cr6dito sigue siendo de todos modos de
$31.400.100. Precisamente una cifra muy aproximada-prictica-
mente igual-a la inflaci6n gubernamental de $33.188.548.36.






taria. Baste decir que, sean cuales fueren sus causes, el cridito
bancario se contrajo desde 1932 a 1938 hasta muy cerca de la
mitad de su volume, mientras la actividad econ6mica general
aument6 en mis del duplo en el mismo perfodo (1); lo que
equivale a decir que nuestra economic funcion6 en 1938 con la
cuarta parte del credito que le correspondia, de acuerdo con los
niveles relatives de 1932. Pero dejando este problema de la-
do, la contracci6n del credito bancario nos explica porqu6 nues-
tra renta no aument6 anormalmente ni se desnivel6 nuestra ba-
lanza de pagos a pesar de las sucesivas acufiaciones de moneda
hechas durante este period.


























(I).-Vcase este informed, pig. 53 y grifico n4mero I.













CAPITULO I V


La Depreciaci6n Actual


24.-Aumento progresivo de la depreciaci6n.-A partir
de junio de 1938 el valor de nuestra moneda comenz6 a dismi-
nuir progresivamente de mes en mes-excepto en noviembre y
diciembre del propio afio-hasta llegar al pinico de julio de
1939, en que lleg6 a cotizarse hasta a un 18% de descuento
con relaci6n al d6lar. Y de esa fecha en adelante ha oscilado
de dia en dia, y hasta de hora en hora, como puede observarse
en el cuadro de las cotizaciones diarias, que insertamos al final
de este informed. (A que se ha debido esta depreciaci6n y a que
obedecen estas oscilaciones? Es lo que trataremos de contes-
tar a lo largo de este Capitulo.

25.--Factores adversos.-Como vimos en el capitulo an-
terior, en junio de 1938 la situaci6n de nuestra moneda parecia
muy s6lida todavia: su cantidad no alcanzaba para cubrir las
necesidades de la circulaci6n ordinaria; quedaban alrededor de
$12.000.000 de d6lares en circulaci6n active (segin nuestros
calculos), y el descuento, aunque comenzaba a subir, era toda-
via insignificant. Pero, como dijimos tambien, nuestra econo-
mia estaba comenzando a sentir ya los efectos de la contracci6n
iniciada a principios del afio; y la balanza de pagos, probable-
mente, se nos estaba tornando pasiva como consecuencia natu-
ral de dicha contracci6n y por el aumento en el servicio de la






deuda exterior. Al decretarse la acufiaci6n de junio 23 de 1938
nuestra moneda qued6, por consiguiente, sometida a una double
presi6n: disminuy6 su demand y aument6 su oferta. A lo que
se agreg6 el factor psicol6gico, corolario inevitable en estas si-
tuaciones. El valor de nuestro signo se vi6, pues, atacado por
tres factors adversos.

26.--Contracci6n general de nuestra economic en 1938.
-La expansion que experimentaba nuestra economfa desde 1933
lleg6 a su punto mis alto en 1937 en que, coincidiendo con la
"recesi6n" econ6mica de Norteambrica, comenz6 una contrac-
ci6n de caracteres graves. Basta examiner nuestros principles
indices en los afios 1937, 1938 y 1939 para comprender su
gravedad.

CUADRO N9 4.

ACTIVIDAD ECONOMIC DURANTE LOS io PRIMEROS
MESES DE 1937, 1938 Y 1939
(en miles de pesos)

1938 1939 1939
1937 1938 1939
1937 1938 1937

Prec. azic. 1.759 1.43 1.50 81% 104% 85%
Exportaciones 154.216 121.029 116.982 78%/ 97% 76%
Importaciones 93.361 81.652 75.008 85% 92% 78%
Compensac. 580.479 574.433 547.286 99% 95% 94%
Vol. de Vent. 501.697 488.128 513.741 97% 105% 102%

Datos de "Cuba Econ6mica y Financiera").

Como puede observarse, en 1939 el precio promedio del
azicar es un 15% mis bajo que en 1937, el valor total de las
exportaciones un 24%, y el de las importaciones un 22% mis
bajo que en dicha fecha. Las compensaciones bancarias, sin em-







bargo, no parecen haber caido mfs que en un 6 % ; y el volume
de ventas parece haber aumentado en un 2% respect a su ni-
vel de 1937 y en un 5% del de 1938.
Pero como tanto las cifras de compensaciones como las
del volume de ventas estin infladas por la depreciaci6n de
nuestra moneda, para tomarlas como indice debemos reducir
su valor a d6lares.

CUADRO N9 5.

VALOR EN DOLARES DE LAS COMPENSACIONES
Y VENTAS

(Diez primeros meses de cada afio, en miles de d6lares).

1938 1939 1939
1937 1938 1939 -
1937 1938 1937

Compensaciones 576.973 567.237 525.942 98% 93% 91%
Vol. de Ventas 496.681 478.366 482.917 96% 101% 97%


Hecha la reducci6n (1), que aparece en el Cuadro N 5,
vemos que las compensaciones han caido en un 9 % y las ventas
en un 3 %. Esta iltima cifra, sin embargo, no corresponde tam-
poco a los cuatro indices anteriores que, en promedio, nos dan
un descenso general de un 17 %, ni result acceptable para nin-


(I).-Como el valor de nuestra moneda oscila de dia a dia, y hasta de
hora a hora, la labor de reducci6n exacta seria improba, casi im-
posible. Nos hemos limitado, por tanto, a reducir el valor de las
compensaciones en moneda cubana en un 1% en 1937, en un 2%
en 1938 y en un 6% en 1939. Y lo mismo hemos hecho con el
volume de ventas en cada uno de esos aiios. Los resultados son
solo aproximaciones burdas, porque no hemos tomado siquiera los
verdaderos promedios anuales del descuento, que son 0.93%,
1.908% y 6.251%. Una aproximaci6n much mis exacta podria
hacerse con las cifras mensuales.






gun comerciante ni hombre de negocios. Pero, como vimos en el
capitulo anterior, el rendimiento del impuesto del 1 2 % sobre
la venta bruta es un indice muy inexacto de nuestra actividad
mercantil, porque en el se comprenden los recargos y multas,
cobros de ejercicios fiscales anteriores, etc., y no s61o el volu-
men de ventas efectuado. Ademis, debe tenerse en cuenta que
el valor de las mercancias vendidas ha subido mis de lo que ha
bajado nuestra moneda: previendo una depreciaci6n mayor, los
comerciantes han cargado hasta un 15% sobre los precious en
moneda americana, para cubrir el possible aumento del descuen-
to. Aparte de que es possible que la administraci6n del impuesto
haya sido mis eficiente. No debemos, por consiguiente, guiar-
nos por este 61timo indice, sino por los cuatro anteriores. De
1937 a 1939 nuestra actividad econ6mica general ha sufrido
un descenso de un 15%, por lo menos.

27.-Saturaci6n.-Mientras las necesidades de circulante dis-
minuian a compAs de esta contracci6n econ6mica general, la cir-
culaci6n de nuestra moneda aumentaba en $20.000.000 en el
period comprendido entire agosto de 1938 y mayo de 1939,
en virtud de la acufiaci6n decretada por la Ley de 23 de ju-
nio de 1938. tVenia esta acufiaci6n a saturar nuestras decre-
cientes necesidades monetarias)
La respuesta no es ficil, dada la complejidad de nuestro
regimen y las deficiencies de nuestras estadisticas; y no seri,
por eso, una respuesta categ6rica sino una opinion razonada.
Pero antes de entrar en el analisis mismo de la cuesti6n debe-
mos recorder las caracteristicas peculiares de nuestro sistema,
que examinamos en el epigrafe 9. Como vimos en dicho epigra-
fe, en virtud de la fuerza liberatoria ilimitada de que goza el
d6lar las funciones de nuestra moneda estan restringidas a la
circulaci6n ordinaria active, que podemos dividir en circulaci6n
monetaria propiamente dicha y circulaci6n bancaria (circula-
ci6n de cheques librados en moneda cubana). Por consiguien-
te, puede afirmarse, en principio, que la moneda cubana satu-







ra el mercado cuando excede a las necesidades de la circulaci6n
ordinaria active propiamente dicha y de la circulaci6n bancaria
active. Lo que exceda de dichas necesidades tiende a convertir-
se en d6lares. Es decir, quien tiene capital liquid en moneda
cubana, que no piensa invertir por el moment para esperar una
oportunidad mejor o, sencillamente, para guardarlo como reser-
va contra futuras contingencies, tiende a convertir dicho capi-
tal en moneda americana, que le inspira mayor confianza. Y lo
mismo sucede con los Bancos que, como veremos en el epigrafe
siguiente, tienden a volcar en la circulaci6n la moneda cubana
que excede a sus necesidades, o que sobrepasa la reserve legal
en moneda cubana que le impone la Resoluci6n del Secretario
de Hacienda de 2 de agosto de 1938. Dadas las circunstancias
peculiares de nuestro regimen actual, puede afirmarse que la
moneda cubana satura el mercado cuando sobrepasa las nece-
sidades de la circulaci6n ordinaria, porque el exceso tiende a
convertirse en d6lares y a deprimir, por tanto, su tipo de cambio.
Pero cc6mo determinar el volume de la circulaci6n active?
En cuanto a las necesidades bancarias es relativamente ficil: como
la Resoluci6n del Secretario de Hacienda mencionada impone a
los Bancos una proporci6n de reserve en moneda national un
poco superior a la proporci6n de operaciones totales que reali-
zan los Bancos en dicha moneda, podemos tomar dicho mini-
mum legal como punto de referencia. Las necesidades banca-
rias en moneda national son iguales a dicho minimum, mis una
cantidad prudencial (cuatro o cinco millones), que les permi-
ta operar libremente, sin caer por debajo del mismo.
No sucede lo mismo con las necesidades de la circulaci6n
monetaria propiamente dicha. Como vimos en el epigrafe 20
del capitulo anterior, la circulaci6n active no puede equipararse
a la cantidad de moneda en poder del piblico (circulaci6n flo-
tante), porque dentro de 6sta se cuenta tambien la moneda ate-
sorada, que no circula. No podemos por eso basarnos directa-
mente en las estadisticas existentes y tenemos que recurrir a ra-
zonamientos indirectos y a conjeturas.







Los calculos que hicimos en el epigrafe citado nos dan una
primera base: deciamos alli que nuestra circulaci6n ordinaria
active en junio de 1938 giraba, probablemente, alrededor de
$52.000.000 y que, a mis de los $40.000.000 de moneda cu-
bana, debia haber alrededor de 12.000.000 de d6lares en la
circulaci6n diaria. Pues bien, si aceptamos dicho cilculo, en ju-
nio de 1939, en el que nuestra actividad general era de un 10%
a un 15 % mis baja, la circulaci6n active debi6 haber oscilado
entire $44.000.000 y $47.000.000. Y como en dicho mes la
circulaci6n flotante de moneda national fu6 de $49.625.049 te-
nemos aquf un primer indicio de que la moneda cubana cubria
ya perfectamente las necesidades de la circulaci6n ordinaria.
Si no sobraba, y seria muy arriesgado Ilegar a esa conclusion
basindonos en un cilculo tan hipotitico, por lo menos no esca-
seaba, ni era necesaria la moneda americana para cubrir dicha
escasez.
Pero hay mis: si nos detenemos a examiner las cifras de
la circulaci6n flotante de moneda cubana en los meses de zafra
de 1937, 1938 y 1939 que ascendieron, en nilmeros redondos,
a $42.000.000, $44.600.000 y $50.400.000 en abril de dichos
afios, comprenderemos en seguida que en 1937 y en 1938 la mo-
neda cubana no alcanzaba para "hacer" la zafra. Nos lo dicen
tambien, el descuento (menos del 1 %) y las existencias de mo-
neda national en los Bancos, que se quedaron reducidas en di-
chos meses a $12.400.000 y $16.400.000; cantidades marca-
damente exiguas en relaci6n con las reserves que necesitaban
tener (1). Pero en abril de 1939 el cuadro se nos present ya
distinto: mientras habia $50.400.000 en circulaci6n, los Bancos
tenfan $29.059.342.70 en moneda national en caja, o sea,
$2.265.710.67 mis de lo que la Resoluci6n de 2 de agosto de
1938 les obligaba a mantener como reserve en moneda cuba-

(I).-Para cumplir el articulo 180 del C6digo de Comercio, en abril de
1938 los Bancos debian haber tenido una reserve monetaria de
$37.690.271.11 y no tenian mAs que $29.908.047.29. VWase gr&-
fico nfmero 8.






na; y el descuento era ya de 3.625%, lo que nos indica que los
$50.400.000 cubrian ya perfectamente nuestras necesidades de
circulante en abril de 1939. Y si esas eran nuestras necesidades
en plena zafra es 16gico pensar que en tiempo muerto sean me-
nores (la diferencia en 1937 y 1938 entire los meses de mayor y
de menos circulaci6n fu6 de $5.000.000 aproximadamente).
28.-El mercado monetario y los bancos.-Las cifras de
compras y ventas de moneda national en el mercado de cam-
bios parecen, sin embargo, refutar categ6ricamente la tesis de
saturaci6n. Durante el primer semestre del present afio los Ban-
cos vendieron $6.897,496.51 de moneda national mis de la
que compraron, no obstante lo cual le fueron imponiendo un
descuento progresivamente creciente, hasta llegar a un 6.25%
en el mes de junior, como se ve en el siguiente Cuadro:

CUADRO N9 6.
Moneda Nacional Comprada y Vendida por los Bancos de Ene-
ro a Junio de 1939 y Tipo de Descuento.

Comprada Vendida Diferencia Desc.

Enero $ 15.139.542.58 $ 16.268.077.81 + $1.128.535.23 2.437%
Febrero ,, 19.115.155.27 21.530.072.19 + ,,2.414.916.92 2.484%
Marzo 27.030.212.28 ,, 30.198.612.27 + ,,3.168.399.99 3.656%
Abril 22.523.510.94 ,, 22.825.407.57 + 301.896.63 3.625%
Mayo 20.227.654.09 ,, 20.285.050.58 + 57.396.49 4.875%
Junio 16.356.702.45 ,, 16.183.053.70--,, 173.648.75 6.25%
Total: $120.392.777.61 $127.290.274.12 + $6.897.496.51

Estas cifras parecen una prueba irrefutable de la ausencia de
saturaci6n y un indicio gravisimo contra los Bancos. A pesar
de que la demand de moneda national era superior a la oferta
en casi un 6%, los Bancos, no obstante, la depreciaban en for-
ma progresiva. Los Bancos tenian el monopolio (o, mas correc-







tamente, el oligopolio) del mercado de cambios y usaban artifi-
cialmente este control para depreciar la moneda national.
Sin embargo, la realidad es m;s compleja. Las transforma-
ciones que se estaban operando en nuestro sistema monetario
tendian a llenar de plata a los Bancos y estos reaccionaban con
el mecanismo del descuento para volcar el exceso en la circu-
laci6n y quedarse con las reserves estrictamente requeridas por
la Ley. Como los dep6sitos en moneda national aumentaban
progresivamente, mientras que los pristamos en igual moneda
se realizaban en cantidades muy bajas, sin aumentar percepti-
blemente (viase grifico nimero 6), las existencias de plata
inactive aumentaban correlativamente vasee grifico nimero
8). Para impedir este aumento de moneda inactive los Bancos
podian acudir a tres medios: 1, ponerla en circulaci6n aumen-
tando los pr6stamos, que es lo que debian haber hecho; 2,
verterla sobre el Banco Central, si este hubiera existido; y 3,
depreciarla, para contener su afluencia y volcar el exceso en la
circulaci6n. Y como los Bancos no quisieron seguir el primer ca-
mino, y tenfan vedado el segundo por no existir un mecanismo
que diera elasticidad a nuestro sistema, optaron por el tercero y
depreciaron nuestra moneda.
Probablemente, desde junio de 1938 el alza del descuento
responded en buena parte a esta political bancaria de eliminar el
exceso de reserves y preservarse de su possible aumento. En di-
cho mes las reserves de moneda plata pasaron, por primera vez
en tiempo muerto, la linea de los veinte millones, y las reserves
monetarias totales habian subido a un 25.567%, cifra superior al
porcentaje que los Bancos acostumbraban tener; porque, dicho
sea de paso, estos acostumbraban estar siempre muy por debajo
del encaje monetario que les exige el Articulo 180 de nuestro
C6digo de Comercio. (1)

(I).-Seg6n nuestras estadisticas oficiales en junio 30 de los afios 1934,
1935, 1936 y 1937 los Bancos estaban por debajo del encaje mo-
netario legal en $7.778.987, $8.659.146, $6.102.515, y $10.280.940
respectivamente.






A partir de septiembre de 1938, cuando ya la Resoluci6n
del Secretario de Hacienda mencionada les exigia tener el 75 %
de sus reserves legales en monda national, hasta juno del afio
actual, los Bancos parecen haber tornado esta reserve minima
como base de su political de descuento: regulindolo al tipo ne-
cesario para mantenerse dentro de ese minimo, sobrepasarlo en
los meses anteriores a la zafra en la cuantia convenient, y vol-
ver despues a quedar alrededor del limited fijado por la Ley.
Las cifras de marzo, abril y mayo de 1939 parecen demostrar
que este fuW el criteria seguido. Durante estos meses los Bancos
subieron el descuento, a pesar de que la demand de moneda
national era much mis fuerte que la oferta, para forzar el des-
censo de sus existencias hasta el minimum legal. La horizonta-
lidad y estabilidad de la curva de existencia de moneda nacio-
nal en Bancos en estos meses, vasee grifico num. 8), parecen
indicar la finalidad perseguida.
Hasta junio de 1939 la depreciaci6n de nuestra moneda
parece haber sido determinada, direct e inmediatamente, por
esta political de los Bancos de defender sus arcas contra una ex-
cesiva acumulaci6n de moneda national inactive.

Esto, sin embargo, no contradice nuestra tesis sobre la sa-
turaci6n relative, porque la afluencia de plata a los Bancos pa-
ra acumularse alli inactivamente es una prueba, en si misma, de
dicha saturaci6n; es una consecuencia del exceso de moneda
con relaci6n al volume de negocios de la economic cubana en
esos moments. Es verdad que esta saturaci6n de moneda en
Bancos no hubiera tenido lugar si istos la hubieran tornado co-
mo base para una expansion del cridito; pero ya ese es otro
problema. Si, procediendo correctamente, los Bancos hubiesen
expandido su cr6dito en la media que su encaje monetario les
permitia hubieran rendido un gran beneficio a Cuba, pero, pro-
bablemente, no hubieran evitado la depreciaci6n. Si nuestra ba-
lanza de pagos fu6 pasiva en 1938, seg6n todos los indicios, una
inflaci6n o, si se quiere, una reflaci6n crediticia la hubiera he-






cho, probablemente, mis pasiva ain, y nuestra moneda se hu-
biera depreciado de todos modos.
Los Bancos pueden, ademas, esgrimir otro argument a su
favor: la merma progresiva de su saldo con el extranjero duran-
te los dos fltimos afios. Ya hemos visto en un epigrafe anterior
como, a partir de 1930, los Bancos comenzaron a exportar sus
dep6sitos inactivos, con grave detrimento para la economic na-
cional y sin que nuestros gobiernos hicieran nada para impe-
dirlo. Pues bien, dicho saldo ha ido disminuyendo rapidamente
en los dos filtimos afios, como se ve en el Cuadro N6mero 7,
que insertamos a continuaci6n, y, sobre todo, en los grificos N6-
meros 9 y 10, al final de este Informe.

CUADRO N9 7.

Colocaciones (1)
(Pr6stamos y Descuentos).


En Cuba En el Extranjero


Die. 31 1930. 145.939.098.78 2.393.426.92
1931 . 131.263.611.59 8.128.511.61
1932 . 111.857.058.04 9.779.977.15
1933 . 101.724.784.12 7.997.378.23
1934 . 96.209.265.38 5.104.875.89
1935 . 73.176.163.76 17.835.67!.72
1936 . 75.725.197.50 21.067.909.58
1937 . 69.151.521.51 20.036.973.77
1938 . 67.413.938.40 8.058.127.42

(I).-Del "Informe en relaci6n con la Banca y Sistema Monetario" del
Sr. Eusebio Delfin, Jefe del Negociado de Inspecci6n General de
Bancos de la Secretaria de Hacienda. Tingase en cuenta que es-
tas colocaciones en el extranjero fueron, en su promedio, mayores
de las que aparecen en este Cuadro. N6tese en el GrAfico No 10
como diciembre es un mes en que el saldo exterior de los Bancos
es inferior, en various millones, al promedio annual.

Como los Bancos no han perdido dicho saldo por haber
vendido mis moneda americana de la que han comprado (en







1937, 1938 y diez primeros meses de 1939 han comprado al-
rededor de $10.000.000 mis de moneda americana de la que
han vendido), ni por haberlo re-importado para aumentar sus
prestamos y descuentos en Cuba, como puede observarse en el
propio Cuadro y en los Gr~ficos 5 y 6, dicho saldo tiene que
haber disminuido por la emigraci6n de dep6sitos, o por su ex-
tracci6n para ser atesorados en cajas de seguridad. Cualquiera
de ambas cosas afecta el saldo exterior: la primera, porque al
transferir los dep6sitos de sus clients al extranjero los Bancos
tienen que girar contra su saldo; y la segunda, porque la extrac-
ci6n de efectivo obliga a los Bancos a traer numerario de sus
Casas Centrales, para lo cual tienen que girar contra su saldo
en ellas. La disminuci6n de los dep6sitos en moneda america-
na de $96.037.103.65, en octubre de 1937 a $57.002.849.93
en octubre de 1939, confirm esta suposici6n. (1)
Resumiendo: los Bancos extranjeros radicados en Cuba
tienen graves responsabilidades en otros sentidos: principalmen-
te en cuanto a la exportaci6n de capitals y a la contracci6n del
cr6dito, que han causado graves quebrantos a nuestra econo-
mia; pero respecto a la depreciaci6n actual no parecen haber
hecho mas que defender celosamente sus intereses. Quiza esta
defense, demasiado celosa, precipit6 la depreciaci6n; pero esta
se hubiera producido de todos modos. Ademis, desde junio de
1939 parecen estar manejando el descuento en forma neutral,
a fin de equilibrar estrictamente las compras con las ventas,
vasee Cuadro N9 21).


(I).-Puede pensarse tambien que la conversion de parte de los dep6si-
tos en moneda americana a moneda national haya afectado este
saldo y aumentado las existencias en plata; pero esto no parece
probable porque esta operaci6n no afecta el Active en moneda
americana sin disminuir el active, porque los Bancos no necesita-
ban vender moneda americana y comprar moneda cubana para
cubrir las nuevas reserves necesarias, ya que tenian moneda nacio-
nal en abundancia. La prueba esta en que, como vimos ya, los
Bancos compraron en estos iltimos tres afios, alrededor de
$10.000.000 de moneda americana mis de la que vendieron.






No queremos, sin embargo, terminar este examen somero
de la cuesti6n bancaria sin subrayar, una vez mis, la necesidad
cada dia mis imperiosa, de establecer un sistema bancario na-
cional que estimule el desarrollo de la riqueza national y pro-
vea a nuestra economic de las facilidades crediticias que no le
brinda la Banca actual.

29.-La balanza international de pagos.-Aunque, como
vimos en el Capitulo anterior, no tenemos estadisticas de nues-
tra balanza intrnacional de pagos, ni datos que nos permitan ha-
cer estimados de la misma, existen indicios de que en 1938,
nuestra balanza fu6 pasiva: en dicho afio el saldo active de nues-
tra balanza mercantil se redujo en $19.818.492; el saldo ex-
terior de los Bancos disminuy6, como vimos, en $1 1.978.846.35;
y el servicio de la deuda exterior aument6 en $3.329.976.33
(desde $6.878.109.00 a $10.208.085.33 que se consignan en
el Presupuesto actual). Todo lo cual parece indicar, casi con se-
guridad, que nuestra balanza tuvo un saldo pasivo en 1938 y
que, por consiguiente, el mercado de cambios exterior fu6 des-
favorable a nuestro signo. Pero, como no sabemos en que cuan-
tia, tenemos que limitarnos a decir que el probable saldo pasivo
de nuestra balanza de pagos fu6, posiblemente, una de las con-
causas de la depreciaci6n de nuestra moneda.

30.-Los arguments de la Confederaci6n de Corporacio-
nes Econ6micas de Cuba.-Los hechos examinados en los epi-
grafes anteriores (suficiente moneda national en la zafra de
1939, afluencia de moneda national a los Bancos y disminu-
ci6n en el saldo exterior de 6stos), nos condujeron a sostener el
criterio de que la moneda national acufiada ha Ilegado a exce-
der las necesidades especificas de moneda cubana en el merca-
do, dados el volume de negocios actual y las peculiaridades de
nuestro sistema. Esto no quiere decir que nuestra moneda sobre-
pase nuestras necesidades monetarias totales, ni que su exceso
relative justifique, por si solo, la depreciaci6n actual; pero si
que satura su demand especifica. Frente a esta opinion se le-






vanta el criteria sostenido por la Confederaci6n de Corporacio-
nes Econ6micas de Cuba en su brillante informed de julio 29 pa-
sado sobre la "Depreciaci6n de la Moneda Cubana en Relaci6n
con la Moneda Americana". En dicho informed la Confederaci6n
sostiene que la moneda cubana no ha Ilegado a saturar el mer-
cado, y apoya su tesis en tres razones fundamentals: a) en que
no hubo alza de precious, como lo demuestran los nimeros in-
dices del cost de la alimentaci6n de la Secretaria de Agricul-
tura; b) en el paralelismo entire las curvas de moneda acuiia-
da, compensaciones bancarias y volume de ventas; y c) en la
comparaci6n entire el "per-cipita" monetario en junior de 1929
y en diciembre de 1938.
Estos arguments, a los que no nos referimos con inimo
polamico, sino tan s6lo para examiner el problema de la ma-
nera mis complete possible, no son tan s6lidos como parecen:
El primero es el mis fuerte de todos, aunque no conclu-
yente, porque el exceso de moneda emitida puede traducirse in-
mediatamente en un aumento del nivel general de precious, pero
puede tambien afectar el cambio exterior antes que a los pre-
cios internos. Como dice el Profesor Haberler, en su ya clasi-
ca obra sobre comercio international, "el estadio en el cual la
onda de los precious alcanza a la de los cambios puede ser tem-
prano o tardio. Puede suceder que la subida de precious se pro-
duzca, en primer lugar, sobre las mercancias producidas en el
pals, y de alli trascienda a las mercancias de importaci6n, en-
.reciendo, por otra parte, los costs de producci6n de las in-
dustrias de exportaci6n, con lo cual se perjudique la exporta-
ci6n, se fomente la importaci6n y, en fin de cuentas, se produz-
ca un alza en los cambios. Pero puede suceder tambien que con
las sumas de dinero nuevamente creadas se compren inmediata-
mente mercancias del exterior. En el primer caso la elevaci6n
del cambio sucede al aumento de precious; en el segundo caso,
la elevaci6n del cambio precede a la de los precious (1) Y da-

(I).-Dr. Gottfried Haberler, "El Comercio Internacional", trad. esp.
Edit. Labor S. A., pig. 74. (El subrayado es nuestro).







da nuestra estructura econ6mica de pais que vive predominan-
temente de su comercio exterior, era natural que cayeramos den-
tro del segundo de los casos que cita el Profesor Haberler.
El segundo argument carece de base real, porque si es
verdad que hasta 1938 hubo una correlaci6n casi perfect en-
tre la cantidad de moneda acufiada y la expansion de nuestra
economfa, la correlaci6n cesa a partir de esa fecha, como he-
mos visto ya. En mayo de 1939, que es una de las fechas que
toma como base la Confederaci6n, el total de compensaciones
efectuadas era s6lo un 89% de las de igual period de 1938,
mientras que la cantidad de moneda acuiiada era un 128 % de
la del propio mes del afio anterior. Y si el volume de ventas
acusa un aumento de un 5 % en dicho period, ya hemos visto
con cuantas reserves debe interpretarse dicho aumento; aparte
de que tampoco puede hablarse de paralelismo entire un alza
de un 5% y otra de un 28%.
El tercer argument parece, tambien, una interpretaci6n
un tanto ligera de nuestras estadisticas. La Confederaci6n en-
cuentra muy bajo el "per-capita" monetario en diciembre de
1938, comparindolo con el de junior de 1929. Segin nuestras
estadisticas oficiales, el "per-capita" era de s6lo $22.59 en di-
ciembre de 1938 y, seg6n la Confederaci6n debi6 ser de $25.34,
de acuerdo con la cifra de 1929 y con la proporci6n entire las
compensaciones bancarias de uno y otro afio. Pero la Confede-
raci6n no tiene en cuenta que las estadisticas oficiales de mone-
da de curso legal en la Rep6blica en diciembre de 1938 son in-
completas-como lo reconocen las propias estadisticas (I)-
porque no se comprende en ellas las existencias de moneda ame-
ricana en poder de particulares, que no pueden calcularse ya en
esa fecha por la retirada de la Agencia en la Habana del "Fe-
deral Reserve Bank of Atlanta" en septiembre de dicho afio. Si
la Confederaci6n hubiera tornado como base el mes de junio

(I).-"Circulaci6n Monetaria y Movimiento Bancario", mayo de 1939,
Direc. Gral. de Estadisticas, Secretaria de Hacienda, pig. 8 no-
ta Nim. 3.






de 1938, fecha en que si habia estadisticas completes, hubiera
encontrado un "per-cipita" de $30.21, superior a la cifra de
$25.34 que ella misma consideraba como el tipo de saturaci6n.
Los arguments citados no son, por consiguiente, suficien-
temente poderosos para hacernos desviar de nuestro criterio.

3.-El factor psicol6gico. El pinico de julio.-Ya he-
mos visto que en el fondo de nuestro problema monetario, co-
mo en el de todo problema econ6mico, el factor psicol6gico ha
jugado siempre un papel decisive. En un principio fu6 la mayor
confianza en el d6lar, mas que la desconfianza en el peso, la que
determinaba la preferencia por el primero para las funciones
monetarias de mayor trascendencia; porque, hablando propia-
mente, no se desconfiaba del peso, ni habia motives para ello.
Pero, cuando se acentuaron las fluctuaciones de nuestro signo,
surgi6 la desconfianza y vista, a su vez, aument6 la depreciaci6n.
Como sucede siempre en estos casos, ambas se alimentaban re-
ciprocamente, hacian cumulative el process y llevaban a nues-
tra moneda a niveles inferiores a los que le correspondian por
su pequefio exceso sobre las necesidades de la circulaci6n; pero
en Economia, como todos sabemos, el efecto no es siempre ma-
tem ticamente proporcional a la causa que lo produce.
Afortunadamente, el process no tuvo mis que un momen-
to de aceleraci6n histerica: el "pinico" de julio, porque la ri-
gidez de nuestro sistema monetario, que seg6n hemos visto cons-
tituye uno de sus defects esenciales es, al propio tiempo, una
garantia de estabilidad. Como para aumentar la cantidad de
moneda en circulaci6n es necesario una Ley, que tiene que dis-
cutirse previamente en el Congreso, y despubs una acufiaci6n
en los Estados Unidos, se sabe que el Gobierno no puede hacer
emisiones subrepticias o casi subrepticias, ni decretarlas, por sor-
presa, de un dia para otro. Por eso el fnico pinico que hemos
tenido se produjo al anunciarse, en los primeros dias de julio,
una nueva acufiaci6n de $15.000.000; y ces6 tan pronto como
el Gobierno desisti6 del proyecto; lo cual no quiere decir, des-






de luego, que cesara la desconfianza, sino solamente la histeria
colectiva.
El factor psicol6gico, como factor imponderable al fin, es
impossible de determinar cuantitativamente, y sobre 61 influyen
infinidad de complejos y sutiles motives. En los ltimos tiempos
han influido sobre dicho factor motives de distinta indole tales
como el deficit presupuestal, presagio de nuevas emisiones;
nuestras perspectives econ6micas, desfavorables hasta ahora;
y, principalmente, la desconfianza provocada en todos los hom-
bres responsables de la agriculture, la industrial, el comercio y,
en general, de todos los que tenian algo que perder, por cier-
tas medidas legales desconocedoras de los principios juridicos
tradicionalmente considerados como la dnica base firme de la
estabilidad de los negocios y del cr6dito. (1)

32.-La especulaci6n.-No puede dudarse ni por un mo-
mento que en las operaciones de cambio de la moneda national
por la americana haya habido especulaci6n antes del pfnico, en
el pinico y despues del pinico. Dondequiera que haya oscilacio-
nes de valor e incertidumbre respect al future hay especu-
laci6n.
La especulaci6n es uno de los pilares del regimen de mer-
cado libre; es el puente de paso entire el present y el future, y
nuestra moneda, abandonada al libre juego del mercado, como
si fuera una mercancia cualquiera, no podia ser una excepci6n
a esta regla.
Hubo especulaci6n estacional, como dijimos al estudiar el
period hist6rico anterior, desde que nuestra moneda alcanz6

(I).-El Dr. Pazos no cree que "los principios juridicos tradicionales
sean la inica base firme de la estabilidad de los negocios y del
cr6dito" y opina, por el contrario, que la causa fundamental del
gravisimo desequilibrio en que se encuentra la economic contem-
poranea esti, precisamente, en la falta de correspondencia entire
dichos principios "tradicionales" y las nuevas realidades t6cnico-
econ6micas. Pero reconoce que las medidas intervencionistas pro-
ducen, generalmente, los trastornos transitorios de que se habla
en el informed.






fuerza liberatoria plena. En un principio fueron s6lo los Bancos
los que la ejercieron y aprovecharon. Despues los hacendados se
dieron cuenta del mecanismo del descuento y comenzaron a
realizar compras "futuras" en tiempo muerto, contrarrestando,
hasta cierta media, ese tipo de especulaci6n; pero, de todos
modos, tanto los Bancos como los hacendados estaban especu-
lando sobre las oscilaciones estacionales de nuestra moneda y,
desde que comenz6 la verdadera depreciaci6n de nuestra mone-
da, la especulaci6n-al alza o a la baja-ha aumentado gran-
demente, como era de esperar; y ha tenido sus moments sen-
sacionales, y lucrativos, en las caidas bruscas, como la de julio
5, o en las alzas ripidas, como la ocurrida a principio de sep-
tiembre cuando se declare la guerra Europea.
Sin embargo, no es esto lo que mis nos interest investigar.
Lo que le interest y preocupa a todo el mundo es saber si exis-
ten fuerzas artificiales que deprimen el valor de nuestra mone-
da; es decir, si hay controls monopolisticos encaminados a de-
primir nuestra moneda por debajo del valor que alcanzaria ba-
jo el libre juego de la oferta y la demand en el mercado.
La respuesta a la pregunta anterior es dificil. Por lo pron-
to, debemos descartar el supuesto de que la depreciaci6n bene-
ficia a una mayoria de intereses suficientemente poderosos para
controlar el mercado y mantenerla artificialmente. La deprecia-
ci6n beneficia, como vimos, a los exportadores; pero perjudica
a los importadores, cuya fuerza econ6mica equivale, por lo me-
nos a la de aquillos y es suficiente para contrarrestar los mane-
jos que pudieran realizar.
La depreciaci6n beneficia tambien a los deudores y perju-
dica a los acreedores; pero unos y otros estin empefiados aho-
ra en otra batalla much mis important y no se preocupan del
valor de la moneda por el moment. Los Bancos se benefician
tambien con la depreciaci6n monetaria como comisionistas y co-
mo depositantes de cuentas plata; pero se perjudican como
acreedores (sobre todo despues de la promulgaci6n de la Ley
de 8 de julio del corriente afio) y ademfs, porque las oscilacio-






nes continues de nuestra moneda restan estabilidad a sus opera-
ciones. Por iltimo, a los especuladores, en general, no les inte-
resa que nuestra moneda permanezca notablemente depreciada
sino, simplemente, que oscile de valor en el sentido de sus previ-
siones.
Queda, por consiguiente, una filtima hip6tesis: el motivo
politico. (Habri una "ofensiva contra la moneda national" usa-
da como arma political? No seria la primera vez que tal cosa
sucediese. El caso del "Front populaire" francs es demasiado
reciente para olvidarlo. Sin embargo, nuestras circunstancias son
distintas: la "ofensiva contra el franco" consisti6 en la "fuga
de capitalss; en la conversion de los capitals liquidos de fran-
cos a d6lares, libras o francos suizos y su colocaci6n en Bancos
extranjeros. (1) Pero entire nosotros, como los capitals liqui-
dos no estAn en pesos sino en d6lares, no puede haber conver-
si6n perjudicial para nuestra moneda. La fuga de los dep6sitos
bancarios al extranjero y, en general, la emigraci6n de capita-
les (2) no tiene los mismos efectos desastrosos para la moneda
que en otros pauses, porque los capitals que huyen ya estaban


(I).-El fen6meno no puede atribuirse solamente a motives politicos.
Se veia venir la inevitable devaluaci6n del franco por el alza de los
salaries y de los precious, asi como por el deficit presupuestal y los
capitalistas compraron moneda stable para eludir la p6rdida...,
y obtener ganancias.
(2).-Como nuestras estadisticas no las registran, no sabemos a cuanto
han ascendido. De octubre de 1938 a octubre de 1939 los dep6-
sitos en moneda americana han descendido de $86.705.704.09 a
$57.002.849.93 o sea en $29.702.854.16. Si se resta la baja de
los prestamos en moneda americana en el mismo period, o sea,
de $46.695.944.82 (Oct. 1938) a $42.164.285.00, obtenemos un
descenso neto de dep6sitos reales ascendente a $25.171.194.34.
Pero no puede afirmarse que toda esta cantidad haya emigrado.
Si se tienen en cuenta las molestias de tener dep6sitos en el ex-
tranjero y la comodidad de tener dichas sumas atesoradas en "Ca-
jas de Seguridad", con las que se obtienen los mismos fines que
si se depositaran en el extranjero, esto es, sustraerlas a la vigilan-
cia official y a la possible incautaci6n o conversion forzosa en mo-
neda national, es 16gico pensar que gran parte de esas cantida-
des permanece atesorada en nuestro territorio.






constituidos en d6lares y no original, por tanto, una demand
adicional de ese signo.
El perjuicio verdadero de la exportaci6n de capitals, en-
tre nosotros, es el que sufre nuestra economic general al perder-
se la posibilidad de que dichos capitals se inviertan en Cuba;
pero sus efectos sobre nuestra moneda no son tan graves como
en otros pauses. La afectan, desde luego, pero de manera indi-
recta, porque al hacerse la transferencia al extranjero el saldo
exterior de nuestros Bancos se reduce y esto repercute, en de-
finitiva, sobre el valor de la moneda national.
La "ofensiva contra la moneda national", si existe, no po-
dria hacerse, por consiguiente, operando sobre los capitals li-
quidos, que estfn todos en d6lares, sino sobre los remanentes de
moneda national, innecesarios para la circulaci6n diaria. La ope-
raci6n consistiria en forzar la venta de pesos con ese remanen-
te y deprimir asi, artificialmente, su valor, restringiendo, desde
luego, al mismo tiempo, la oferta de d6lares; es decir, no ven-
diendo mis d6lares que los necesarios para comprar la moneda
national estrictamente indispensable para la circulaci6n. Puede
que exista dicha maniobra con fines politicos, pero no lo cree-
mos. Mis que maniobra political seria un delito de alta traici6n,
y una traici6n peligrosa para los mismos que la perpetraran.
La depreciaci6n parece responder, sencillamente, al meca-
nismo natural del mercado. Como hemos visto ya, la tendencia
general de los tenedores de moneda es a convertir en d6lares
el capital liquid inactive; en otras palabras, la moneda nacio-
nal que excede de las necesidades de la circulaci6n-del balan-
ce de caja necesario-tiende a convertirse en moneda america-
na; y como a media que se contraen nuestros negocios ese ex-
ceso va siendo relativamente mayor, tambi6n lo es el remanen-
te de moneda national que pesa sobre nuestro mercado. Si hu-
biera plena confianza en el valor de nuestra moneda y no circu-
lara en nuestro territorio una moneda de la estabilidad y garan-
tia del d6lar, este remanente de plata no pesaria sobre el mer-
cado: representaria inicamente un aumento del capital liquid






inactive, y nada mis. Pero como la realidad, desdichadamente
es otra, el remanente citado pesa sobre el mercado; y segin sea
la mayor o menor confianza que en el future exista sobre nuestra
moneda, pesara mis o menos.
Si se espera que el valor de nuestra moneda suba, la ten-
dencia sera a retener el exceso de plata hasta esperar el alza.
Si, por el contrario, se cree que su valor caera mis, la oferta de
moneda national a bajo tipo aumentara. De esta suerte el fac-
tor psicol6gico, es decir, la apreciaci6n subjetiva sobre su valor
futuro,-"expectations", como dicen en ingl6s-juega un papel
decisive en la determinaci6n del tipo de descuento, como lo ju-
g6 en el "pinico" del 5 de julio. Noticias del exterior, como la
declaraci6n de la guerra Europea y la subida del precio del azi-
car, a principios de septiembre, hicieron nacer la esperanza de
unas nuevas "vacas gordas" y el descuento de nuestra moneda
baj6 hasta el 5.415% (1). Nuevas noticias extranjeras: la sus-
pensi6n del sistema de cuotas decretada por el Presidente Roo-
sevelt y la depresi6n consiguiente de nuestro mercado azucare-
ro hicieron bajar otra vez el valor de nuestra moneda y subir,
consiguientemente, el tipo del descuento, hasta mantenerse a
fines de octubre alrededor del 101/2% (2).
Problems interiores, como la celebraci6n de las elecciones
para Delegados a la Constituyente, combinados con cierta ten-
dencia a la baja del precio de nuestros azicares, hicieron subir
en pocos dias el tipo del descuento al 14.42 %. En cambio, las
garantias dadas por el Gobierno de respeto a la voluntad popu-
lar, libremente expresada en las urnas el dia 15 de noviembre,
y noticias mis optimistas sobre la venta de nuestro principal pro-
ducto, provocaron una nueva disminuci6n del tipo del descuen-
to al 12.17 % que imper6 a fines de noviembre.

33.-Perspectivas.-Profetizar, en general, es siempre una
labor dificil y riesgosa; pero hacerlo en cuestiones econ6micas

(I).--En septiembre 8 de 1939,
(2).--El 31 de octubre de 1939 el descuento era del 10.53%.






es todavfa mis complicado y expuesto a error, porque las ma-
terias de esta indole son tan complejas e intervienen en ellas
tantos factors, ponderables e imponderables, que apenas si pue-
de reverse lo que ha de suceder en un future pr6ximo. Sin em-
bargo, y a riesgo de ser desmentidos por la realidad de los acon-
tecimientos, es l6gico esperar que el descuento de nuestra mone-
da disminuya durante los primeros meses del afio entrante y es-
pecialmente, de enero a marzo. Nos fundamos para hacer este
pron6stico en las razones siguientes:
I*--Que no se han hecho durante este "tiempo muerto"
operaciones de future, como era costumbre hacerlas en los afios
anteriores, previamente al comienzo de la zafra y, por consi-
guiente, es 16gico esperar que se verifiquen mayores compras
de moneda national que en las zafras precedentes, en las cuales
se habia previsto esa necesidad y adquirido con antelaci6n esas
sumas de dinero. Como es natural, esa mayor demand de la
moneda de plata debe producer un aumento en su valor y una
reducci6n consiguiente en el tipo del descuento.
29-Mas important ain que este factor son las perspecti-
vas favorables que se presentan a nuestra economic por las ven-
tajas recuperadas por nuestro tabaco en el Convenio suplemen-
tario al Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Uni-
dos de America, firmado en Washington el dia 18 del mes ac-
tual; por el restablecimiento del sistema de cuotas azucareras y
del arancel de 90 centavos las cien libras de azicar decretado el
dia 26 de este mismo mes; y por la continuaci6n de la guerra
europea que, si bien no es probable que provoque una escasez
de azucar aniloga a la de la guerra anterior, mantendri, por lo
menos, precious remuneradores y nos permitira, tal vez, aumen-
tar nuestra producci6n; y
3-.--Si la Asamblea Constituyente electa recientemente ac-
tua con serenidad y cordura y no adopta posiciones extremes
que aumenten la desconfianza imperante, es muy possible que es-
te factor politico-psicol6gico ejerza una influencia muy favora-






ble sobre el desenvolvimiento general de nuestros negocios y,
consiguientemente, sobre el valor de la moneda national, pues al
recobrar nuestros capitalistas la confianza perdida, es natural
que se multipliquen las transacciones, aumente la velocidad de
la circulaci6n monetaria y, por ende, la demand de numerario,
lo que a su vez produciri un aumento de su valor, comparado
con el de la moneda americana. (1)
Frente a estas perspectives favorables no observamos mis
que dos circunstancias adversas, susceptibles de modificaci6n.
Una, el deficit presupuestal, que nuestro Gobierno esti tratando
de enjugar y que probablemente desapareceri en el pr6ximo
aiio con el cobro de los nuevos impuestos autorizados por la Ley
dictada el dia 20 del actual y con la mejorfa de nuestra situa-
ci6n general; y otra, el exceso de moneda national en los Ban-
cos, por encima del minimum legal que les exige la Resoluci6n
de 2 de agosto de 1938, ya mencionada: en octubre pasado dis-
ponian de $13.815.779.73 sobre sus reserves minimas de pla-
ta. Si los Bancos reproducen en esta zafra su political del afio an-
terior y lanzan estos trece millones a la circulaci6n, el alza esta-
cional de la demand quedari perfectamente cubierta y proba-
blemente superada; pero no creemos que los Bancos se atrevan
a lanzarse a una political de esta indole y esperamos que el Go-
bierno haya previsto ya esta contingencia y llegado a un acuer-
do con los mismos a este respect.
En resume, las perspectives parecen ser francamente op-
timistas; pero, de todos modos, es precise ayudar el future con
medidas adecuadas y a ellas nos referiremos mis adelante en
este Informe.







(I).-El Dr. Pazos se remite a la reserva hecha en la pig. 88.












CAPITULO V


Medidas Adoptadas Para Evitar
La Depreciacibn

34.-Exposici6n y critical de dichas medidas.-Varias han
sido las medidas adoptadas por el Gobierno cubano para evi-
tar la depreciaci6n de la moneda de plata y en el present ca-
pitulo nos proponemos enumerarlas hacienda al propio tiempo
su critical.

35.-Primera media: autorizaci6n al Secretario de Ha-
cienda para que fije peri6dicamente la proporci6n de monedas
nacionales que deben integrar la reserve bancaria a que se re-
fiere el articulo 180 del C6digo de Comercio.-El C6digo de
Comercio en su articulo 180 dispone que "los Bancos conserva-
ran en metalico en sus cajas la cuarta parte, cuando menos, del
imported de los dep6sitos y cuentas corrientes a metAlico y de
los billetes en circulaci6n". Pues bien, al observer el Gobierno,
en junior de 1938, que el descuento de la moneda plata national
habia superado el 2 % y habiindose dispuesto por la Ley dic-
tada el dia 23 de ese mismo mes una nueva acuiiaci6n de
$20.000.000 plata temi6, y con raz6n, que dicho descuento au-
mentase mis ain, y para evitarlo se dict6 el Decreto Presiden-
cial N9 1327 de 28 de junior de 1938 que precis6 el concept
de los "dep6sitos" a que se referia el articulo 180 del C6digo
de Comercio y orden6, ademis, al Secretario de Hacienda que






fijara peri6dicamente, y con vista de las necesidades del mer-
cado, la proporci6n en que las distintas classes de monedas ha-
brian de integrar la reserve a que se referia el susodicho articu-
lo del C6digo de Comercio.
Este Decreto no entr6 en vigor hasta el 2 de agosto de
1938 en que el Secretario de Hacienda dict6 una Resoluci6n fi-
jando en el 75 %, por lo menos, de la cantidad a que se refiere
el C6digo de Comercio en su articulo 180, la proporci6n de mo-
neda metalica del cufio national que debian tener los Bancos co-
mo reserve.

36.-Segunda media: obligaci6n de dar a la moneda na-
cional el mismo trato que a la extranjera.-Mientras tanto se
dict6 el Decreto Presidencial n6mero 1418, de 12 de Julio de
1938, que oblig6 a los Bancos existentes en la Rep6blica a abrir
cuentas corrientes y de ahorros en monedas de plata del cuiio
national, con los mismos tipos de interns e identicos privilegios,
ventajas y facilidades de que disfrutaren los que hubiesen opera-
do con otras classes de monedas; y a remitir diariamente al Ne-
gociado de Inspecci6n de Bancos de la Secretaria de Hacienda
un estado de las operaciones del dia habil inmediatamente an-
terior, respect del monto de sus dep6sitos, el numerario en ca-
ja y los efectos exigibles en el dia, especificando en cada parti-
da la clase de moneda.

37.--Objeto y critical de las anteriores medidas.-El obje-
to de las anteriores medidas fue, indudablemente, inmovilizar,
por un lado, cierta cantidad de moneda national, restringiendo
su oferta y, por otro lado, darle a nuestra moneda mayor nu-
mero de funciones, aumentando asi su demand. A pesar de
todo, el tipo del descuento sigui6 subiendo desde el 2.56% en
el mes de junio hasta el 3.36% en el de octubre del mismo afio
1938. Cabe pensar, sin embargo, si ese descuento no hubiera si-
do mayor en el caso de no haberse adoptado las medidas men-
cionadas.






38.-Tercera media: obligaci6n de depositar en la Teso-
reria General de la Repiblica los ingresos recaudados por los
organismos de caricter oficiaL-El 20 de marzo de 1939 se
dict6 el Decreto Presidencial nfimero 590, por el cual se dispu-
so que los organismos de caricter official o semi-oficial, cuyo
presupuesto se nutriese con impuestos o cuyos ingresos fuesen re-
caudados por el Gobierno o por medio de la acci6n coercitiva
emanada del mismo, estarian obligados a depositar sus fondos en
la Tesoreria General de la Repiblica, la que Ilevaria separada-
mente la cuenta de esos dep6sitos; y al mismo tiempo se auto-
riz6 al Tesorero General de la Repfblica para prestar, en re-
laci6n con dichos dep6sitos, el mismo servicio que acostumbran
prestar los departamentos de cuentas corrientes de las institu-
clones bancarias.
Posteriormente se dict6 el Decreto Presidencial N9 989,
de 8 de mayo de 1939, por el cual se reglament6 la anterior
disposici6n.
39.-Objeto y critical de esta medida.-De acuerdo con el
preimbulo del Decreto Presidencial mencionado en el epigra-
fe anterior, el objeto de esta media fu6 evitar que al entrar en
la circulaci6n del pals las iltimas remesas de la emisi6n de los
$20.000.000 plata, mandados a acufiar por la Ley de 23 de
junior de 1938, se acrecentase la depreciaci6n de dicha moneda
y, por consiguiente, si se retiraba del mercado una cantidad
aproximadamente igual, ingresindola en la Tesoreria General,
era de esperarse que se conjurase, al menos en parte, el peligro
citado.
El Decreto en cuesti6n no logr6 detener Ia subida del des-
cuento de la moneda national que era del 3.66% en el mes de
su promulgaci6n y lleg6 a ser del 6.25% tres meses despues;
pero cabe tambi4n pensar si no hubiera sido mayor en el caso
de que no se hubiese dictado esa disposici6n.
40.-Cuarta media: creaci6n de un fondo de estabiliza-
ci6n de la moneda.-Con posterioridad a las medidas relacio-






nadas anteriormente se dict6 el Decreto Presidencial N9 1154,
de 30 de mayo de 1939, regulando la sustituci6n de los cer-
tificados plata deteriorados, cuyo analisis no nos interest, y se
promulg6 el Decreto Presidencial N9 1358, de 10 de junio de
1939, que si tiene importancia para nuestro studio.
Por el Decreto en cuesti6n se cre6 el Fondo de Estabiliza-
ci6n de la Moneda Nacional que habria de formarse con la mo-
neda de los Estados Unidos de America, obtenida de confor-
midad con sus prescripciones, o sea, entregando cada exporta-
dor de azi~car al Gobierno de la Rep6blica, en dicha moneda, el
veinte por ciento (20%) del precio libre en almac6n del puer-
to de embarque, de los az6cares y siropes que exportare, y los
exportadores de otros products una suma equivalent al diez
por ciento (10%) del precio de su exportaci6n, libre a bordo
en el puerto de embarque; recibiendo en pago de esas cantida-
des de moneda americana una suma igual en moneda cubana.
Ademrs, habrian de former parte de dicho fondo las mo-
nedas de los Estados Unidos de America que se recaudasen por
las Oficinas Consulares de la Repiblica y cualesquiera otras que
el Estado cubano adquiriese en otra forma.
El propio Decreto dispuso que los fondos adquiridos en
esa forma se depositarian en un Banco de los Estados Unidos
de America que el Secretario de Hacienda seleccionaria, en la
forma que estimase convenient.
La Administraci6n de dicho Fondo se puso a cargo de una
Comisi6n bajo la alta autoridad e inspecci6n del Secretario de
Hacienda.
Al mismo tiempo se dispuso que sus prescripciones entra-
rian en vigor a partir del 20 de junior siguiente para los expor-
tadores de az6car o su equivalent (1) y con respect a los ex-
portadores de los demis products, desde el moment en que
para cada clase de ellos asi lo dispusiese el Secretario de Ha-
cienda.

(1).-Siropes, etc.






Pocos dias despubs, el Secretario de Hacienda dict6 su De-
creto de 14 de junio del corriente afio, ordenando que para las
exportaciones de azicares y siropes se exigiese una garantia
bancaria por una suma equivalent al imported de las divisas que
debiera canjear el exportador y dos dias mis tarde se cre6, por
otro Decreto del Secretario de Hacienda, el "Negociado de Can-
je de la Estabilizaci6n de la Moneda Nacional" en la Tesoreria
General de la Repfblica, poniendo a su cargo lo relacionado
con el movimiento de las divisas que se obtuvieren en la forma
antes indicada. Tres meses mis tarde y mediante el Decreto
Presidencial N 2222 de 12 de septiembre del aiio en curso, se
elev6 al 30 % y al 15 % las proporciones de moneda norteame-
ricana que debian entregar al Gobierno de la Repfblica los ex-
portadores de az6cares y siropes y los otros products, en lu-
gar del 20% y del 1 0%, respectivamente sefialados en el De-
creto de 30 de mayo de 1939.
El Gobierno justific6 este aumento declarando que la pro-
porci6n antes exigida resultaba exigua para la finalidad que se
perseguia con esa media, a la cual hemos de referirnos inme-
diatamente.

41.--Objeto y critical de esta medida.--Seguin se expresa
en el Decreto N 1358, de 10 de junio pasado, el Fondo de Es-
tabilizaci6n de la Moneda Nacional habia de tener como fun-
ci6n primordial la de tender a las obligaciones de la Deuda Ex-
terior de la Repiblica; y las cantidades de dicho Fondo que no
fuesen necesarias para las atenciones del mencionado servicio se
utilizarian, hasta donde fuese possible, en la regulaci6n del cam-
bio extranjero.
Mis tarde, en el preimbulo del Decreto N9 2222, de 12
de septiembre, se acentia este Altimo prop6sito, para lo cual
se aumentan los por cientos establecidos en el anterior. De ma-
nera que el Fondo de Estabilizaci6n de la Moneda Nacional no
solamente persigue la finalidad de proveer al Estado cubano de
los fondos necesarios en moneda americana para el servicio de





su Deuda Exterior, objeto principal de su fundaci6n, sino que
aspira a intervenir, hasta donde sea possible, en la regulaci6n
del cambio extranjero. Es mis, en el preimbulo del primero de
los Decretos mencionados, al justificar la creaci6n del Fondo
referido, Ileg6 a asegurarse que la depreciaci6n de la moneda
cubana no era un resultado natural del libre desenvolvimiento
de la Ley de la oferta y la demand, sino un fen6meno artifi-
cialmente producido por el agio y la especulaci6n; y con un gran
optimism se afirm6 que el canje a la par de ambas monedas no
representaria un perjuicio para el exportador de Cuba, pues tan
pronto como el sistema empezara a operar, la prima comenza-
ria a decrecer, y si alguna prevaleciere en favor de la moneda
de los Estados Unidos de America, la no percepci6n de la mis-
ma por los exportadores cubanos se veria compensada por la no-
table mejoria en las condiciones del cambio extranjero. Desgra-
ciadamente, el Fondo de Estabilizaci6n que ya viene funcionan-
do hace algunos meses no ha logrado hacer disminuir el des-
cuento de nuestra moneda que, por el contrario, ha aumen-
tado. En seguida veremos cual es, a nuestro juicio, la raz6n de
que este Fondo no haya logrado el cxito que esperaban sus crea-
dores; pero antes digamos que el hecho de exigirse a los expor-
tadores que entreguen una parte de la moneda americana que
reciban como precio de sus products a cambo de igual suma de
moneda national equivale, de hecho, a un impuesto sobre las
exportaciones establecido por un Decreto Presidencial en vez de
serlo por una Ley del Congreso, lo cual puede considerarse co-
mo una violaci6n de la Ley Constitucional.
En cuanto a la justicia del impuesto en si, dejando a un la-
do la diferencia en los tipos de detracci6n establecida para la
industrial azucarera y las demis industries de exportaci6n, que
tal vez se justifique por la mayor solidez de aquella industrial
comparada con las recientemente creadas en el pais, pudiera
decirse que, en realidad, dicho impuesto viene a gravar lo que
los ingleses llaman "non earned increments", es decir, las ren-
tas no gravadas de los exportadores afectados, puesto que la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs