• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 El descubrimiento y poblacion del...
 Goces pacíficos de los habitantes...
 Expedicion al mando de Mr. Delisle...
 Ordena la corte de Francia la toma...
 Advenimiento al trono del Señor...
 Tratado definitivo de los límites...
 Noticias del estado en que se encontraba...
 Descripcion geográfica, política,...
 Revolucion francesa, etc.
 Los negros sublevados de la colonia...
 Continúan los sucesos de la revoluciion...
 Llegada del comisario del directorio,...
 Posiciones del ejército francés...
 Terror de los habitantes de la...
 Diversas formas politicas en que...
 El gobierno de Luis XVIII intenta...
 Diario de Don Juan Sanchez Ramirez...
 Noticias de lo que presenció el...
 Anexos
 Lista cronologica de los administradores...
 Table of Contents
 Errata














Title: Historia de Santo Domingo
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075392/00003
 Material Information
Title: Historia de Santo Domingo
Physical Description: 3 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Monte y Tejada, Antonio del, 1783-1861
Publisher: Garcia Hermandos
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1890
 Subjects
Subject: History -- Haiti -- To 1791   ( lcsh )
Discovery and exploration -- America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Antonio del Monte y Tejada.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075392
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000143277
oclc - 23442775
notis - AAQ9454

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    El descubrimiento y poblacion del continente americano no impiden el desarrollo del comercio y la agricultura en Santo Domingo, etc.
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Goces pacíficos de los habitantes de la isla en los primeros años del siglo XVII, etc.
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Expedicion al mando de Mr. Delisle contra Santiago de los Caballeros, etc.
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Ordena la corte de Francia la toma de la isla, etc.
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Advenimiento al trono del Señor Don Felipe V. de Borbon y sus consecuencias, etc.
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Tratado definitivo de los límites que dividian á las colonias española y francesa en Santo Domingo, dándose término á las contiendas suscitadas desde el establecimiento de los franceses en la isla
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Noticias del estado en que se encontraba la parte española en Santo Domingo antes de la revolucion de mil setecientos ochenta y nueve, etc.
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Descripcion geográfica, política, civil y militar de la colonia francesa antes de la revolucion - Su prosperidad, comercio, agricultura y division territorial
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Revolucion francesa, etc.
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Los negros sublevados de la colonia francesa, que ya formaban un ejército se someten al gobierno de la parte española, etc.
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Continúan los sucesos de la revoluciion de la parte francesa de Santo Domingo, etc.
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    Llegada del comisario del directorio, General Hédouville, etc.
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Posiciones del ejército francés y del de los negros al abrirse la campaña, etc.
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Terror de los habitantes de la parte española al ver el fin de la expedicion francesa, etc.
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Diversas formas politicas en que estaba dividida la parte antes francesa de la isla de Santo Domingo, etc.
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    El gobierno de Luis XVIII intenta sorprender á los gobernantes de la antigua parte francesa, llamada por Dessalines Haití, y envia el ministro Mr. Malouet tres comisionados para sondear sus ánimos con el objeto de reincorporar el territorio, etc.
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Diario de Don Juan Sanchez Ramirez sobre la reconquista de la parte Española de la Isla de Santo Domingo, hecha de su puño y letra
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Noticias de lo que presenció el Dr. Morilla, escritas por él mismo
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Anexos
        Page 281
        Page 282
        Nomina de gobernadores españoles que han tenido mando en la Isla de Santo Domingo desde 1492, y de los Obispos y Arzobispos de la Arquidiócesis
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
        Apéndice
            Page i
            Page ii
            Page iii
            Page iv
            Page v
            Page vi
            Page vii
            Page viii
            Page ix
            Page x
            Page xi
            Page xii
            Page xiii
            Page xiv
            Page xv
            Page xvi
    Lista cronologica de los administradores de la colonia francesa de Santo Domingo, con designacion de la época de su respectivo ejercicio
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Table of Contents
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Errata
        Page 299
        Page 300
        Page 301
Full Text




HISTORIC






SANTO DOMINGO


SPOl


DON ANTONIO DEL MONTE Y TEJADA.


PUBLICADA POR


LA SOCIEDAD LITERARIA


AM108 DgL PAIL."






TOMO TERCEItO.






SA NTO DOMINGO.
IZPRESTTA. 3E GAROLA BERAA18OS.0
1890.


-T













CAPITIYLO f.


i descubrimiento y pablacion del continent americano no impideni 1e
desarrollo del comercio y la agrioultura en Santo Domingo.-Fallcei-
miento del Emplerador Carlos V y del Padre Bartolomr de las Casas.
Muerte de Gonzalo Fernandez de Oviedo en Santo Domingo donde
deja descendencia.-Calamidades quie retardan el progress de ld Es-
paiiola.-Los terremotos destruyen varias ciudades cuyos poblado-
res se trasladaron d otros lugares.-La enfermedad de las viruelas
disminuye la poblacion india y parte de la africana.-La escuadra
del Almirante inglds Sir Francis Drake asalta la ciudad de Santo
Domingo.-Su rescate.-Comercio de las ciudades de la costa del Nor-
te con los holandeses y portugueseeses-Destruccion de ciudades y eas
tigo que se impone d sis habitantes manddndolos internar.-Tem-
blor de tierra en la ciudad de Santo Domingo y noticias de lasfa-
milias que concurrieron d su repdblacion.

uNi r Fr desfallezca algun tanto el inters de la narracion al en-
Striar en este nuevo y largo period que vamos a recorrer, aleja-
dos ya del campo de las maravillas del descubrimiento, 6 del in-
terds itle inspira la suerte de una raza que vemos desaparecer casi
instantaneamente de nuestros ojos, pasar4mos por esta transition
de acontecirnientos y fen6menos naturales, y del estado normal de
paz y ventura 6 que lleg6 today la isla, d la revolution espantosa
que, conmoviendo todo.el mundo, trajo a Santo Domingo las mas
graves y azarosas pertitbaciones. H6 aqui como descubriendo en
un horizonte extenso las causas naturales, econ6micas y political del
progress de Santo Domingo, examinamos en un 6rdeu 16gico las
que le, condujeron mas tarde 6 su estancamiento y retroceso d
principios de este siglo.
El reinado de'"elipe II y los. posteriores de Felipe III, Felipe
IV y Carlos de Austria tuvieron poco eco y escasisimos resulta-
dos en los medros y progress de Santo Domingo. Y esto era muy
natural: ocupado el prim o en las guerras y turbulentos debates
de Europa, apenas podia dirigir su atencion a estos remotos luga-
res, y en cuanto a los monarchs sucesores, fija su atencion mas tar-
de en los pingiies products de Mdjico, Perni y otras provincias des-
cubiertas en America debieron preferir lo que. prometia mayors
esperanzas. Este estimulo que alcanz6 hasta i los Reyes tomabt
orfgen en el espiritu de los particulars: la Europa se despoblaba
para venir & M6jico y al Peru y los naturales de Santo Domingo, los








2 H1STORIA DE SANTO DOMINGO.
mismos que debieran contender por su interns propio la emigraciolt
A estos paises, contribuian A ella directamente fomentando las em-
presas maritimas que se dirigian a aquellas costas y organizando
y enviando expediciones mlilitares que contribuyeran al natural des-
arrollo del continent de Amirica.
lNo es este hecho aunque sorprendente, un fenImeno natu-
ral en el 6rden econl ico de los pueblos? ;Podian los Dominica-
nos evitar la situation A que habia llegado la isla con el descubri-
miento del Continente? iCunl1 habria sido li suerte de la industrial
en America, si privada de su principal elemelto en Santo Domin-
go quedara alli adormecida y olvidada de su grandiose porvenir?
No sucedi6 asi: ese instinto de los pueblos siempre impelido A cum-
plir su destino, ante tu espectctinlo tan grandiose como presenta-
ba una extension inmensa de territorio ltamiaa A explotarse, debia
atraer todas las atenciones, dando a cada fraccioun son lora y opor-
tunidad. Santo Domingo, el primero de los paises conquistados y
en cuyo regazo nacieron las primeiras reglas econdmicas qne fun-
daron el sistema mercantil, viene At ser el primero de los paises de
America que ensaya las desviaciones de la ciencia h1Acia el siste-
ma de los economists franceses 6 sea el sistema (tgricola, y con
ellos, siguiendo paso At paso A Ia ciencia, veremios imlpreso en la
historic de ambas parties de su territorio an testimonio de las ideas
y del espiritu econ6mico y politico de estas 6pocas pasadas. Si la
parte espaiola file el plantel del sistema miercautil, la part fran-
cesa vino A serlo en tiempo de Luis XIV del sistema de Quesuay
y de los economists franceses; en ellas fructificaron las semillas de
las primeras doctrinas, y la Ihistoria puede consignar boy que los
grades progress de la ciencia en los various ramos que comprende
tuvieron en esta isla un vasto campo de ensayos y de expelien-
cias que sirvieron para sentar sus mas nuevos y brillantes coro-
larios. Una naturaleza espl6ndida, un desarrollo continuo y un
espiritu proporcionado A las grades empresas debian producer re-
sultados que enriquecieran y acabalaran la ciencia. Y reconocer,
en resfimen, que esas continues alternatives de progress y atraso
en largos periods no eran mas que la preparation de un brillante
porvenir. Si Santo Domingo decay6 en unas epocas, en otras le-
vant6 con orgullo su cabeza, ocupaudo siempre on lugar distinguido
en la historic de la ciencia y en la hIstoria general de America.
Gobernando el Senor Don Alonso Arias de Herrera, y regen-
teando la mitra arzobispal Don Fray-Juan de'Arriola en 1560, se
supo en Santo Domingo la abdicaciou 4l Emperador Carlos V en
su hijo Felipe II, retirandose aquei al umonasterio de Jouste de los
Padres Jer6nimos en la ciudad de Placencia; lo mismo que'el tfalle-
cimiento del insigne obispo de Chiapa, Fray Bartolom6 de las Ca-
sas. Ambos acontecimientos habian producido gran sensacion en
la isla porque uno y otro habian influido notallemente en su bien-
estar y adelantamiento. Habia acontecido tambien en el ano ante-
rior de mil quinientos cincuenta y siete bajo el gobierno interino del
Oidor mas antigno, el Sr. Maldonado, por auseacia del Capitan Ge-








RiISTOtIA DE SANTO DOMINGC. 9

heral Don Antonio Osorio y nombrado Arzobispo el Sr. Don Juan de
Ande y Carvajal, el fallecimiento de Gonzalo Fernandez de Oviedo,
Este espaiol coetaneo del primer Almirante, que servia en
la casa Real A los Reyes Cat61icos en Granada, donde se hallaba
present cuando regres6 el Almirante de su primer descubrimien-
to, obtuvo el ano de 1513 el enpleo de Veedor de la fundicion de
oro de Tierra-firme. Mas adelante acompafi6 A Pedro Arias DA-
vila en so Gobierno de Darien y obtuvo poco despues el cargo de
Gobernador de Cartagena de Indias, y por uiltimo vino A Santo Do-
mingo en donde se estableci6 obteniendo el empleo de Alcaide de
la Fortaleza d Homenaje.
El Sr. Don Martin Fernandez de Navarrete en sn introduc-
cion A la Coleccion de los viajes y descubrimientos que hicieron por
mar los espaiioles d fines del siglo quince, dice que Oviedo de re-
greso a Espafia fu4 electo cronista general de Indias, y que murio
en Valladolid el afio de 1557 de edad de 79 anos.
En este relate noto uina equivocacion inanifiesta, porque Ovie-
do murio en Santo Domingo, como lo acreditan docutmetos autin-
ticos que conservo en mi powder. (1)
Los datos mencioniados eu la nota abajo trauscrita, ademas de

Yo Miguel Morillo de Ayala, Escribano del Juzgado de los Sres. Ofi-
ciales de la Real Hacienda de esta Ciudad de Sto. Domingo, en cumplimien-
to del auto de arriba proveido por su Sefioria el Sr. President, de un libro
antiguo de traslado de Cddulas Reales que esti en la Real Contadurfa de esta
dicha Ciudad, hice sacar y saqud uno de los que en dicha petition se piden,
su tenor del cual es como sigue.-En la luy noble y muy leal Ciudad de
Santo Domingo de la Isla Espaiiola a 27 dias del mes de Junio de 1557 afos,
habiendo fallecido la noche antes y pasado de la present vida Gonzalo Fernan-
dez de Oviedo, Alcaide por S. M; de la Fortaleza de esta dicha Ciudad, el ilus-
tre Senor Licenciado Alonzo de Maldonado Presidente de S. M. en esta
Real Audiencia y Chancilleria, que al present reside en ella por fin y muer-
te de los Oidores, fu4d la fortaleza de esta Ciudad donde hall muerto al di-
cho Gonzalo Fernandez de Oviedo y para poner en la dicha fortaleza el re-
caudo que convenga, y por cuanto su S. M. por una Real Cedula despacha-
da en Valladolid A diez dias del mes de Junio del afo pasado de mil qui-
nientos veinte y tres afos tiene mandado que el Presidente y Oidores de
esta Real Audiencia, y A sus Oficiales de esta Isla, que si acaeciere vacar
cualquiera de las Alcaidias de las fortalezas de esta Isla, entretanto que pro-
v6e de persona que use y tenga el tal oficio, qne todos juntamente por voto
y parecer de la mayor parte nombren la persona que les pareciere que po-
dri tener en dep6sito 6 servir bien la tal fortaleza que ansi estuviere vaca,
segun que.esto y otras cosas mas largamente en la dicha Real Cedula se
contiene, por tanto en cumplimiento de la dicha C(dula Real es que
hizo llamar y juntar en la dicha fortaleza A los Oliciales de S. M. conviene &
saber: Alvaro Caballero, Contador y el Tesorero Alonso de Pefia, y el Veedor
y Factor Juan del Junco, los cuales todos juntos platicaron con su Sefioria et
dicho Sefior Presidente para nombrar persona que tuviese A sn cargo la di-
cha fortaleza, y porque fueron informados que S. M. tiene fecha mereed &
Don Rodrigo de Bastidas de que sea Alcaide de la dicha fortaleza con que sir-
va el dicho oficio siendo de edad de veinte y dos anos, e porque el dicho Donl
Rodrigo de Bastidas de present no tiene la dicha edad, y porque la diehSl








4 fISTORIA DE SANTO DOMINGO.

contener el curioso folrmulario del pleito homenage que hacian los
Alcaides de las fortalezas en la Espafiila, couDirman el falleeinmiento
de una persona en quietn concurriiroll las circuustancias de haber
sido uno de los principles pobladores. Ful homnbre de grades

fortaleza haya todo bucn recaudo, y coforimudinlose con la dicha C6dula
Real, todos de un acuerdo y parecer votaron y dieron sus votos A Fernando
de Hoyos, vecino de esta diclha Ciudad y padre del dicho Don Rodrigo de Bas-
tidas para que asista en la dicha fortaleza y tnenicia de ellay la sirva hasta
tanto que el dicho Don d e Bastidas tolga edad de los dichos veinte
y dos afios como S. 1. lo manida.-El Licenciado Alonso MAaldonado.-Al-
varo Caballero.-Alonso de Pefia.-J an del Junco.- Y luego incontinen-
ni Su Senoria del ilnstre Seinor Presidente v los dichos Oficiales de S. M.
hicieron parecer ante si al dicho Fernando doe I oyos e por virtu'd de la di-
clia provision l ci que S. i[. ncne feclia merccd de la Alcaidiade esta fortale-
za ai dicho Don Iodrigo de Bastiidas. con que sit Senoria el dicho Sefor Pre-
sidente, coino caballero hijioal;g e1 tome el pleito hoinenage que suele y
acostumbra hacer; plor tanto por vyirtud ti la diclia provision en nombre de S.
M. estando present el dicbo Fernanddod IT eyos, le tom 6 recibi6 el dicho
pleito lomtenatre en la nialiiera siguiente: Yo Fernaido de lHo}os como hi-
jodalgo que so)y en inanos del ilustre Sr. Licenciado Alonzo Maldonado
Presiiente de de Su 3Iagetad do esta R' al Audiencia, calallero hijodalgo,
llqe es, hagt pleio lioiei;';exn una, dos y tries veres seglin fuero 6 costum-
bre tie Espafiai, lta Sacra Cesira Csar ;lica Real Magestad del Rey Don
Felipe Nuiestro Sehior vy i: s ; sucesores en lo.s lieinos 6 Seforios 6 corona
de Espafia por la fortaleza de esta Citudad de Santo Domingo de la Isla Es-
patiola que soy cnt,'onpil,: de ella c:omo dc suyo se contiene, y prometo de la
guardar con todi ..1. Ii.i .1 y que pondrd roda la diligencia y solicitud nece-
saria para que pir fiaude ni engalio ni eu otra maniiera no pueda ser toma-
da y lo trabajar6 de def i-ider y defndere6 hasta la muerte, y si me fuere
qnuerida tomar C fuere cercada 6 comibatida y que por tcmor de la nmuerte ni
A mi ni por ver matir ii mis hijos iii por otro temor ui cansa alguna yo no la
dejar( de defender, iii la entregarii ni maudard A entregar fi quien no deba sal-
vo a quien por Su Magestad me fuere nlmadado, 6 otrosi prometo de la dar 4
entregar A la dicha Sacra 6 Cesitrea y Catdlica Real Magestad del dicho
Rey nuestro Sefor, irado y pagado, v af quien su especial maudato tuviera
y no- en otra manera, y en todo liar y cnluiplir: lo que diclto 6 soy obligado,
6 como los Alcaides y tenedores de fortalezas sou olligados por derecho 6
fuero 6 costumbr dee Espafia, so pena de caer en mal caso 6 incurriren pe-
na de traicion y eu las otras penas en dereclo establecidas.-E asi dicho 6 ra-
zonado por el dicho Fernando de Hoyos, el dicho ilustre Sefor Presidente
dijo que tanto cuanto podia 6 debi a eta aceptaba y aept el dicho pleito home-
nage segun que lo habia feco y otorgado, segun deinms y cumplidamente
era obligado a lo hacer por leyes 6 fueros de Espafia, 6 le di6-y entreg6 la di-
eha fortaleza y las leaves de ella, y el dicho Fernando de Hoyos-lo pidi6 por
testimonio a lo cual todos esturvieron presents los dichos Oficiales 3e Su Ma-
gestad y el Ilustrisimo Sefor Don Rodrigo Bastidas Obispo de San Juan,
e Toribio de Badillo, 6 Pedro Vasquez de Milla con otros muchos que pre-
sentes estaban.-El Liceuciado Alouzo Maldonado.-Fernando de Hoyos, 6
Nicolbs Lopez Escribano de Camara de Su Magestad y de la dicha Real Au-
diencia fua present 6 rice aqui este mi signo en testimonio de verdad.-Ni-
eolas Lopez, Escribano de CAmara y de Registros.-Asent6se este acuerdo"
y nombramiento de Alcaide de la dicha fortaleza en este libro Real de i8u
Magestad q.ue es a cargo de mi el Contador Alvaro Caballero ena veinte y







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 5

lnees y distinguido historiador, y entire varias obras que public
debe merecer distinction marcada la que intitul6 Historia general de
las Indias y Tierra-firme del mar Oceamno. En ella describe como
testigo preseneial y con las mas minuciosas circunstancias todo lo
reference i Santo Domingo. La Beal Academia Espaiiola en el pr6-
logo que precede t la referida obra, manifiesta que entire los escri-
tores primitivos de ludias debe preferirse la impression de las obras
de Oviedo porque habia vivido largo tiempo en el suclo del Nuevo
Mundo, y por lo tanto las consideraba revestidas con la autoridad
ie un testigo que narraba los acontecimientos que presencia, de-
biendo en este concept ser reputadas sus obras como irrecusables
testimonios, etc. Dej6 Oviedo en Santo Domingo una descen-
dencia distinguida por sus virtudes, riquezas y categoria, que se
ha conservado hasta nuestros dias bajo el apellido de Caro y Ovie-
do de Torquemada, con mayorazgo en Castilla la vieja y en la Es-
paiiola, los ceales posee actualmente el Sefior Don Manuel de Se-
queira y Caro' Oviedo de Torquenada, Asesor military en Matanzas,
Isla de Cuba; habi6ndose heclo notable por su position social el
Seior Almnirante Real Don Ignacio Perez Caro y Oviedo, Presiden-
te Gobernador y Capitan General de la isla de Santo Domingo, el
brigadier Don Iguacio Caro, su hijo, su nieto el colonel Don Igna-
cio Caro, comandante del castillo de Atards y Gobernador de los
Cuatro Lugares en la Isla de Cuba, y su biznieto el Sefor Don
Francisco Javier Caro, Consejero de Indias, albacea testamentario
del Sefior Don Ferna:rlo VII y normbrado por el mismo para conse-
jero de su viuda la Seiiora D)oia Maria Cristina de Borbon.
El afio de 1597 y por imuirte del Ilustrisimo Senor DAvila y
Padilla, fin nonbrado para el Arzobispado Don Crist6bal Rodriguez.
Durante su adminiistrncion continnaron las desgracias y contra-
tiempos que colncurrieron inas adeltite i acelerar la decadencia
de la isla. L)s temblores de tierra se hicieron sentir por todas
parties y la ciuda;d episcopal dle la Vega fu4 destruida en sus funda-
mentos. Era inuy populosa y coino perecieron nmuchos bajo los
escomibros no quisieron reedificarla y se trasladaron sus habitan-
tes A otros lugares; un peqnciio ncimcro de estos levant6 la ciudad
que existe loy i media legia del lugar donde estuvo la antigua,
visitada hasta el dia pur los viajeros curiosos que no pueden menos
de conmioverse al ver el aspect sombrio que prestan ariboles cor-
pulentos a. las tristes y estupendas rlinas de aquella hermosa ciu-
dad. Do entire ellas fud sacada y se conserve aun, la Cruz de la

siete dias del mes de Junio de ruil quinientos cincuenta y siete aflos. Segun
que lo susodicho consta y parece del dicho traslado de la dicha C6dula como
esti en el libro antiguo que est:i en la Ieal Contaduria de esta Ciudad 4 que
me refiero, y para que de ello conste de pedimento de dicho Don Rodrigo de
las Bastidas Fuemnayor Alcalde Ordinario de esta Ciudad, y por mandado de
su Sefioria el Sr. President doy el present que es fecho en la Ciudad de
Santo Domingo de la Espafola en diez y siete dias del mes de Octubre de mil
seiscientos cuarentay ocho anos, en f6 de lo cual que dicho es, hago mi sig.
no en testimonio de verdad.-Migoel Morillo y Ayala,"








0 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Vega y un retablo de Nuestra Senora la Antigna de Sevilla. La
primer reliquia es el trozo mayor de la cruz que plant el Almiran-
te y en que se dice que sucedi6 la apariciol de la Santisima Vir-
gen, que habi6ndose conservado en la Catedral de la Vega bajo un
relicario de filigrana, fu4 trasladada en esta occasion a Santo Do-
mingo done aun se conserve para adoracion de los fieles. El cua-
dro de la Antigua es probablemente el que existe colocado en un
altar de la Vega nueva, y segun la constant tradition, el mismo
que trajo de Espaia el Almirante y al cual lacia sus preces.
No fid la ciudad de la Vega la finica que se arruin6 con el
tremendo sacudimiento; la ciudad de Santiago de los Caballeros
que estaba edificada en la llanura que formnan las estancias de
Jacagna y Gurabito eay) de cimientos, y sus moradores se vieron
en la misma necesidad que los de la Vega. Los hidalgos y habi-
tantes mas acomodados se tiasladaron A Puerto de Plata que era
nn Ingar muy concurlrido por sa comercio en la costa del Norte; pe-
ro los mnas industriosos se ocuparon en reediticar la ciudad mejoran-
do sin duda su position, por haberlo realizado con sumnas ventajas,
entire ellas la de su mayor proximidad al Yaque que la baia por
Sur y Oeste, terminando en una llanura 6 sabana extensa y visto-
sa por el Norte.
Otra calamidad no menos formidable vino en seguida A acre-
eentar la afliccion de los habitantes de Santo Domingo. Era Go-
bernador y Capitan General Don Diego Gomez de Sandoval y
admiiiistraba el Arzobispado Don Fray Pedro Soler cnando so de-
sarroll6 por segunda vez la enfermredad de las viruelas con el horro-
roso aspect y fatales coisecuencias que acompaniaron a la primer
invasion. Los mismos defectos de abandono, apatia y terquedad
de la raza india y mas que todo la ignorancia del arte para procu-
rar remedio al mal prodnjeron los mismos efectos que se notaron
durante la primer aparicion de esta enfermedad. Los restos de
los indigenas que se habian salvado de aquella grave enfermedad
perecieron entonces. La raza desapareci6 casi enteramente, no
quedando de ella mas que un nmimero insignificant reunido en el
pueblo de BoyA. Alli tenia su residencia el cacique Don Enriqne
A quien el Emperador habia agraciado con varias distinciones, y
alli se refugiaron los ipocos que no habian sido victims de la en-
fermedad, y algunos do los que de tiempo en tiempo venian de la
Costa firme 6 de sus islas a la Espailola para negocios particulares.
Estos formaron el pueblo a pocas leguas de Santo Domingo, y alli
ejercia el Cacique uia jurisdiction sobre los mestizos que gozaban
el privilegio de indios, cuyo goce disfrutaron hasta los fltimos
dias.
No se limit aquel mal A los indios solamente. Los negros
africanos que se habian introducido, fueron diezmados por la pes-
te y los espaioles se resintieron en sus labores de la falta total de
brazos indigenas y de la disminucion de los que se liabian impor-
(ado para suplir su falta.
Oontinuaban en Santo Domingo las vicisitudes, porque si








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 7

progesaban en sus industries interiors de agriculture y ganade-
ria, era de dia en dia was visible su atraso en poblacion con la
frecuencia de las expediciones que se dirigian A colonizar nuevos
territorios, y cuando nas d6bil estaba el pais fu6 amenazado en el
afio siguiente de 1586.
Reinaba en Inglaterra la reina Isabel, hija de Enrique VIII,
que habia declarado la guerra al rey de Espafia Felipe II. Entre
sus vasallos so distiugnia el renomtbrado corsario Sir Francis Dra-
ke, cAlebre por las hostilidades y press maritimas que habia lleva-
do 6 cabo con prdspera bfrtuna. Gobernaba en Santo Domingo el
Oidor nias antiguo Licenciado Don Crist6bal de Ovalle, y la Di6-
cesis que habia sido administrada sucesivamente por los Arzobis-
pos Don Fray Pedro Soler, Don Fray Domingo Valderrama, Don
Fray Andrds Carvajal y Don Alonso Lopez, se hallaba vacant
porrennciia de Don Crist6bal Rodriguez Suarez (*), cuando a-
conteci6 la invasion extrangera y aparicion del denodado marino
ingl6s en el afio de mil quinientos ochenta y seis. El dia diez de
Enero a las ocho de la nmaiana entr6 en Santo Domingo un barco
del cabotage que denunci6 6 las autoridades que en la isla Sta. Ca-
talina estaban fondeadas diez y site naves, que se fieron luego
descubrieudo parcialmeute por la punta de Caucedo. Poca impor-
tancia se did al echo al principio y se crey6 que eran barcos que
andaban A la busca y que eran rasqueras porque no se divisaba el
pabellon que flotaba en ellas. Era Francis Drake que al declarar-
se la guerra entire la nation inglesa y la espafiola habia sido envia-
do por la Reina Isabel 4 hostilizar las posesiouesde Espaiia. El
corsario Drake, despies de laber sufrido algunos contratiempos
con veinte naves de que se componia su escuadra en las costas de
Galicia y sobre las islas Canarias, logr6 hacer grandes press en las
islas de Cabo Verde, de donde salid con direction 6 Santo Domingo,
resuelto A saqnearla.
La escuadra permanecid aquel dia en las aguas de la Espafola
y a la media noche observaron los vecinos que se mantenian en
acecho, que cuatro naves se aproximaron al puerto; y tuvieron lue-
go noticia que otras muchas tondeaban en las playas de Giiibia.
Se alarrm6 today la ciudad y se inantuvieron el dia siguiente.en ex-
pectativa de lo que pmliera resultar, notando que se movian various
buques en direeciones diferentes.

(*) En la list de los prelados de Santo Domingo, que se halla en el SI-
nodo diocesano de 1878, figure Frai Pedro Soler como trasladado de Puerto
Rico i esta Di6cesis en 1615 y muerto en 1620; Frai Domingo de Valderrama,
sucesor del anterior, como muerto en 1621; D. Crist6bal Rodriguez Suarez, co-
mo promovido en 1608 y trasladado a Arequipa en 1614; D. AndrBs Carvajal
como promovido de Puerto Rico en 1569 y muerto aquf en 1586 y D Alonso
L6pez como promovido en 1591 y muerto en 1592. Estas y otras muchas dis-
cordancias en las fechas, que se han notado en esta obra y que existen entire
los diversos escritores qne han tratado de la historic de Santo Domingo, no po-
dran ser destruidas mientras no se tengan 4A la vista documents fidedignos
que fijen con seguridad la 6poca precise de cada uno de los sucesos. La eri-
tica tiene sobra de trabajo en la historic antigna de Sto. Domingo. (N. de la S.)








0 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

A las cinco de la tarde snpieron que en la desembocadura del
rio Jainal habian desenibarcado de 700 a 800 hombres que marcha-
ban hdcia la ciudad. La sorpresa fu6 indecible y aunqne se trat6
de defense ya era tarde, y no hubo nlgar imas qne para proveer que
las antoridades civiles y eclcsiAsticas, monjas, religiosas y varias
iiinilias acomodadas se pusieran A salvo en los hats de la Isabela,
rcmontando el rio Ozaina. Los pormenores de esta invasion estan
documentados en papeles autWnticos que conserve copiados de las
actas de los cabildos de Bayaja: y Santiago de los Caballeros. (I)
Aterrorizado el lresidente Ovalle no aeert6 A dar disposiciones

(1) "En la Cimldad de Baajai en la Isla Espailola del mar Oc6ano,
en lunes veinte dias del mnes de Elnero de inil quinientos ochlenta y seis aios,
ante los Ilnstrisinios Slleastian Pacz Juan Lopez de Segura, Alcalde Ordi-
nario, Blas Gouzalez 6 Manu.el de Meza liRegidores, 6 Francisco Ruiz de
Carballo Capitaln polr 'Sn lagestadl de esta dielh (Ciudad, 6 por ante mi el
Escribano pfiblico y nle escrito par,) ;id present Franciseo de Pedralle veci-
no de la Cindad de Santinii'g do esra dicha Isla, 6 preisnt6 los recandos que
sc siguen.-En la Cindad de Santiago de esta Isla Espafiola de Indias del mar
Oceano en quince dias dil mecs de uuero anio del Senor de mil quinientos
orlienta y seis estando juinos en la Ip'lesia .IMayor de esta Ciudad hacienda
cuerpo doe guardian. los i1 !trisiiios Soiorts Capitan Alouso de Ceiceres de
Carvajal. por Sut 3iag,,stad i Andr(s Carrasco e Jerdnimo de Paredes, Al-
caldes, e Don Francisco Aibar La Ialdnonado, Algniiail mayor, 6 Jusepe San-
chez 6 Iernan Rlodriguez .lJuan i l opez Tiraido, ]:eg'idores, habiendo reci-
bideo unia c:art d aviso lde l'. ( i'.e de Ay ibar veino de la Ciudad de Santo
Dlomitingoio pirsona priciipall, ; 'il bllete iiniiido de ciertos catalleros y per-
sonas noiies d a o li dich; 'Cimiid di S:mno l)oiliino per la equal avisan d este
Caiiido qlce lat dicl a i, C iti d S;anto Dolinello eiot tomtada (oe eenenigos in-
I.-es d tirelnta .il.; 'ow a ; q t; ti rartn de gente e e ellos )po r mr e por tierra
el tailta cai, tid adiq e it o i ,liicroi! a iil; ',air i ] t iludad ni ventilla, d asi se sa-
lieron de ella los 1 ail!tos ir t':t!:1ii;l d'1il inny Ilustre Sefor Presidente el
Licenciado lDon Crist'ial Id o o )'. ilI' t i,' ors (hi la ireal Audiencia de Santo
Domningeo qllci e ias1eu aiso ;ilos Ca.ild is e junsticias de tierra adentro, el
dicho lRodrigeo de Aylbar ait los deiwis coitenilos arriba lara que se envie so-
corro de la dicha tierra adentro ei la di'!'ha Cindad de Santo Domingo, 6 aviso
it BayNiJ e, ti Puerto de Pnlta para que lde (los se envie con today brevedad
46 uidado 6 diligeicia avis. d'bl suceso i a Iabana ( Ai la Isla de Cuba, para
que eston apereibldos. sI env:lie desire alli it dar noticia ti Su Magestad de
este caso 6 del graln ldai6 qa testa isla tiene 6 so espera por ser la fuerza tan
grande con e con ue el eeiii'o iia eutrado en ella dennis que se entiende que es
de 1). Antonio dc Portuta:l. Acordaran unanimlemente de ciiformidad lo pri-
mero que es despachar lttie.o el Cuandigo Alonzo Colio de Arreta que lo era
de la Santa Catedral e Igle'ia de la Ciudad de Sto. Domingo que se quisoen-
cargar por servir A Snu 3agestad e ser su persona tal de quien se confia que lo
hard con much diligencia 6 brevedad, que vaya luego ic la Ciudad de Bayaji
puerto de mar en la banda del Norte en el cual hay al present navios para los
Reinos de Castilla e otras parties, que alli requiera a las Justicias y Oficiales
Reales 6 Capitanes Senfores de Navios 6 Maestres, representiandoles el servi-
cio que en esto Su 31agestad recibirA, para que envien el socorro necesario al
danio que esta Isla Espafiola tiene, 6 que se sepa lo que pasa, 6 que en nombre
ile este Cabildo el dicho Sr. Canu6nigo pueda bacer today diligencia 4 requeri-
sieientos necesarios 6 promoter de la Caja Real el premio que le pareciere por.








HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

convenicntes en aquel apuro, y se refugi6 con los demas Oidores eq
la Isabela, abandonando la cindad que pudiera haber resistido
hallandose entouces amurrallada en mas do dos terceras parties. El
general ingles y su tropa despues de haber demolido muchos edil

ello al Maestre Sefor de nao que hubiere de ir A la Habana, para que desde allf
se envie el aviso a Su Magestad 6 la Casa de Contratacion de la Ciudad de
Sevilla, 6 done pareciere que mejor sea; 6 para todo lo que dicho es, le otorga-
mos en nombre de Su Magestad enter powder cumplido para todo en el caso
necesario. Item mas acordaron que se de 6 la dicha Ciudad de Santo Domingo,
de esta Cindad de Santiago el socorro possible qu e se pudiere dar, lo cual co-
nitieron al llustre Sr. Capitan Alonso de Ciceres Carvajal para que lo en-
vie teniendo atencion que esta Ciudad no quede desamparada por muchos
respects que convienen, 6 noimbraron por Capitan de la gente que ha de ir al
dicho socorro de esta Ciudad tl Francisco Tostado de Vargas veeino de ella,
al cnal mardaron que lo acepce 6 vaya en servicio de Su Magestad con la di-
cha geute, 6 asi lo mandaron, 6 que de un billete que llevan a Puerto de Plata
saque el Escribano un traslado de 61, para lo poner con estos autos, 4 que se
escriba A Su Magestad dAinlole aviso de lo que en este caso paso 6 ansi lo pro-
veyeron, 6 firmaron.-Alonso de Ciceres Carvajal.-Andrds Carrasco-Jer6nimo
nlo Paredes.-Jnan Lopez.-Hernan Rodriguez.-Jusepe Sanchez.-Don Francis-
co de Abarca.-Ante ini Antonio Enriquez, Escribano p6blico de esta Ciudad
de Santiago que es en esta Isla Espafiola de Indias del mar Oc6ano; doy f64
verdadero testimonio i todos los Sefiores que la present vieren, como hoy
mi6rcolcs que so contaron quince dias del mesde Enero de ochenta y seis afios
estando en la puerta del Ilnstre Senor Capitan Alonso de Caceres Carvajal
Capital por S. M. en esta Ciudad de Santiago, 6 en presencia de mi el Es-
cribano do suso escrito lleg6 Antonio Berbery esclavo de Juan de Estrada,
6 did al diclo Seiior Capitan Alonso de Craceres Carvajal una carta del
tenor siguiente:-llustres Sefiores Justicia y Regimiento de la Villa de Puer-
to de Plata. se di aviso Ai vuestras mercedes como la Ciudad de Santo Do-
mingo queda en poder del enemigo ingl6s desde el SAbado en tarde dies del
mcs de Enero, 6 fa6 tanto el poder de eilos por tierra 6 mar de treinta navios
grcesos, 6 habella tomado por mar 6 tierra 6 ansi vuestras mercedes pongan
renmedio cu la tierra de lo que convinicre: proeuren dar aviso A las parties co-
marcanas para que envien today la gente de a caballo ansi blancos como mula-
tos 6 negros con today brevedad para resistir no entren la tierra adentro 6 la
gente venga A recogerse a Peralvillo para que de alli se junten a los demas 6
se acuda A la mayor necesidad, 6 pues esta es la ave defense no solo de esta
Isla, pero de las Indias, 6 ansi convene al servicio de Dios, 6 de Su Magestad
acudir con las vdras que convene de manera que Su Magestad vea el amor y
fidelidad con que le servimos todos pues demas de servir esta nuestra obligation
defendemos nuestros hijos 6 mnjeres 6 haciendas, 6 non siendo para mas nues-
tro Sefior etc. etc. De Guanuma hoy lunes doce dias de Enero, este aviso
se procura de enviar hacia la Habana, Cuba 6 otras parties que convenga pa-
ra que con toda brevedad Su Magestad tenga aviso de tan poderoso enemigo
6 armada, 6 tanto que seentiende que es Don Antonio. El Sefor Presidente
6 Oidores han ido por otra part de la Isla A recoger la gente para el efecto
dicho 6 ansi las gentes que vuestras mercedes tuvieren 6 enviaren venga
A Peralvillo, hacienda de Rodriguez Nufez Lobo.-Osorio de Peralta.-Mi-
guel Aleman.-Rodrigo de las Olivas.-Antonio Serrano.-Rodrigo de Ay-
bar.-Juan Carrillo. Que es fecho y sacado este dicho traslado del billete
original el cual fu4 enviado A la Villa de Puerto de Plata siendo testigoa
Lucas Vasquez, el Capitan Alonso de Caceres Carvajal 6 Antonio Portl,








(i HIIISTORIA DE SANTO DOMINGO.

ficios, se mantnvicroni en la cindad como veinte y ciuco dias en cuyo
t6rmino se celebi- un1 nuerdo y transaccion para redimirla 6 res-
:attarla. Proliisi) Drake A los vecinos retirarse de la ciudad si se le
dabau veinte y cinco mil ducados A lo que consiutieron los espafoles

gu6s vecinos 6 est'aites en esta dicha Ciudad.-Fecha ut supra.-Antonio En-
riquez Escribano piihlico. El cual dicho traslado yo el Escrihano lo fu6 sa-
car 6 saqud por inandado del Ilustre Cabildo de esta Ciudad de Santiago.-
Yo Antonio Euriquez Escribano por Su Magestad en esta Ciudad de Santia-
go fice sacar e saqund present fai a lo que es dicho 4 se hace mencion, e
hice aquf este mi sigii que es 6 tal.-En testimonio de verdad.-Antonio
Enriquez Escribano piblico. En la villa de Santiago que es en esta Isla
Espafiola de Indias del mar Ocvano en diez y siete dias del mes de Enero de
mil quinientos ochenta y seis afios: estando en su Cabildo ayuntados los
Ilustres Senores Andr6s Carrasco 4 Jcrunimo Paredes, Alcaldes Ordinarios
de esta. dicha Ciudad, e Don Francisco Abarca Maldonado Alguacil Mayor
con voto en Cabildo, 6 Hernando Rodriguez, 6 Juan Lopez Tirado Regidores
por ante ii el Esrilbano de yuso escrito 6 del Cabildo, dijeron que por cuan-
to Sus Mercedes tenian noibrado al ..;.. ;.. Alonso Cobo de Arreta para
que fuese a despaehar uun navio i la Ciudad de Bayaji para dar aviso a Su
Magestad del estado en que esta esta Isla 6 como la Ciudad de Santo Do-
mingo esti en powder de ingleses; 6 el dicho Can6nigo esti enfermo indispues-
to, de suerte que no puede acudir a servir a Su Magestad 6 despachar el di-
cho niiio de aviso, por lo cual dijeron y ordenaron de que Francisco Pedral-
ves, vccino de esta Ciudad vaya 6 acuda 6 acuda a servir A Su Megestad 6
despachar el dicho navio de aviso, al cual dijeron que le daban 6 dieron po-
der, comision 6 facultad tanto cuanto en el caso se require 6 le tienen de
Su Magestad para que despache el diclho navio 6 liaga los requerimientos 6
protestaciones que en el caso se requieren, al Capitan, Alcaldes, Regidores d
Oficiales Reales de Su Magestad Maestres Seiores de Navios 6 de lo que
proveyeren 6 despacharen 6 el caso lo pida, que traiga por testimonio, 6 ansi
lo proveyeron 6 firmaron de sus nomltres.-Andres Carrasco.-Jer6nimo de
Paredes.-Don Francisco Abarea Maldonado.-Hernando Rodrignez.-Juan
Lopez Tirado.-Ante mi Antonio Enriquez Escribano pfblico 6 de Cabildo.
E ansi presentado 6 leido el dicho Francisco de Pedralves contenido en el
dicho powder dijo queen inombre de Su 31 ;. -t .1d de los Sefores Presiden-
tes 6 Oidores de la Real Audiencia I. I ...I .i de Santo Domingo, les
requeria de parte de dicho Cahildo de la Ciudad de Santiogo les suplicaban
vieren los dichos recaudos 6 los cumpliesen segun como en ellos se contenia
e convenia al servicio de Su MIagestad 6 que en su cumplimiento mandasen
luego que uno de los navios que estan en este puerto de esta dicha Ciudad
fuese de aviso 6 la Villa de la Habana A dar razon de todo lo contenido en
los dichos recaudos 6 pedido por testimonio. Los dichos Sefiores Justicia 6
Regimiento 6 Capitan habiendo visto los dichos recaudos 4 lo pedido por el
diclo Francisco de Pedralves le miandaron A Felipe de Amberes que luego
prestase su fragata nombrada Sau Bartolomd que al present esta surta en
el puerto de esta dicha Ciudad para que vaya de aviso A la dicha Villa de
la Habana 6 habiendo tratado sobre el cuanto se le habia de dar por el viage,
concertaron se le den cuatrocientos ducados 6 mas piloto que la lleve, todo
lo cual se le library en la dicha Villa de la Habana para que se le paguen de
bienes Reales; 6 mandaron que el dicho Felipe de Amberes est6 presto para
partir dentro de dos dias naturales, porque el dicho aviso league en tiempo
que la armada de los enenigos no haya llegado A otra part ni puerto de es.
tas Indias done haga daio i ansi sius mercedes lo acordaron, proveyeron 6








HISTORIC DE SANTO DOMINGO, 11

reuniendo la cantidad entire ellos, para lo cual sus mujeres d hijas sa,
crificaron en el altar de la Patria las joyas y prendas de su uso
comun.
Evacuada la ciudad por las tropas britdnicas se di6 aviso A to-
dos los pueblos, que ya se preparaban d regresar. Volvieron los

mandaron 4 firnaron de sus nombres.-Sebastian Paez.-Juan Lopez de Se-
gura.-Francisco Luis de Carvallo--Blas Gonzalez.-Manuel de Mesa.-Fran-
cisco Pedralves.-Pas6 ante mi Juan Moreno Escribano pfblico. E des-
pues de lo susodicho en la dicha Ciudad en veinte y uno del mes de Enero de
mil quinientos ochenta y seis aios los dichos Sefiores Justicias 4 Regimien-
tos 6 Capitan maudaron parecer ante si A Manuel Fernandez Piloto resi-
dente en esta dicha Ciudad 6 hombre practice 6. habil en esta dicha navega-
cion 1 carrera de aqui A la dicha Habana 1 parecido trataron con 61 el cuan-
to habian de dar porque fuese por piloto de la dicha canoa al dicho viage
hasta llegar al puerto de la dicha Villa de la Habana 4 habiendo platicado so-
bre ello coucertaron con el dicho Manuel Fernandez que se le diese llega-
do al dicho puerto de San Cristobal de la Habana de la Isla de Cuba con el
aviso cieu ducados, los cuales se los pagarAn de la Caja de Su Magestad
de la dicha Villa de la Habana, como al dicho Felipe de Amberes, 1 firmi-
ronlo de sus nombres. Sebastian Paez.-Juan Lopez de Segura.-Francisco
Luis de Carvallo.-Blas Gonzales.-Manuel de Mesa.-Francisco Pedralves.-
Pas6 ante mi Juan Moreno Escribano piblico.-Ilustres Sefiores: el Gober-
nador, Alcaldes 1 Capitan Justicia 4 Regimiento, Jueces y Oficiales de la
Hacienda Real de Su Magestad de la Villa de San Crist6bal de la Habana
que es en la Isla de Cuba, de estas Indias del Mar Oc1ano. Como por los
despachos 1 recaudos de suso vuestras mercedes verAn ha convenido que es-
ta Ciudad de Bayaja despachase de ariso esta fragata A vuestras mercedes
vistos del mal suceso acaecido en la Ciudad de Santo Domingo, vuestras
mercedes est1n avisadas e alertas para que el enemigo no les pueda dafiar, 6
pues que el aviso es en serviciu de Su Magestad encargamos que de la Caja
Real de Su Magestad 6 de otra cualquiera part que A vuestras mercedes
pareciere paguen 1 manden pagar A los dichos Felipe de Amberes y Manuel
Fernandez los quinientos ducados que por llevar el dicho aviso les prometi-
mos porque de ello seria servida Su Magestad 4 nosotros recibirimos merced,
1 quedamos obligados A hacer el tanto cada vez que de part de vuestras
mercedes veamos sus justos ruegos, 1 de como ansi lo suplicamos 6 de part
de Su Magestad requerimos por testimonio lo firmamos de nuestros nom-
bres en esta Ciudad de San Juan de Bayaja de la Espafola en veinte y dos
dias del mes de Enero de mil quinientos ochenta y seis aiios.-Sebastian Paez.-
Juan Lopez de Segura.-Francisco Luis de Carvallo.-Manuel de Mesa.-Blas
Gonzalez.-Pas6 ante mi Antonio Moreno Escribano pfblico. E despues
de lo susodicho en el dicho dia mes y afo lleg6 A esta Ciudad otro recaudo des-
pachado por el dicho Cabildo de la Ciudad de Santiago, el cual visto por
sus mercedes dijerou: que por no detener la dicha fragata sino que se des-
pache luego mandaban 6 mandaron A mi el dicho Escribano no me detenga
en trasladallo sino que originalmente lo ponga en estos autos 1 lo e.osa con
ellos, 6 con los dichos despachos que ansi estAn fechos, de suso 4 que a todos
ellos sus mercedes interponian 4 interpusieron su autoridad 1 decreto judicial
cuanto podian 6 habia lugar de derecho 5 lo firmaron aqui de sus nombres.-
Sebastian Paez.-Juan Lopez de Segura.-Francisco Luis de Carvallo.-
Manuel de Mesa.-Blas Gonzalez.-E y6 Juan Moreno Escribano pfblico 4
del nfimero 1 del Cabildo de esta Ciudad Real de San Juan de Puerto de
Bayaja por Su Magestad present fuf A lo que dicho es lo escribi segun que








12 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

vecinos a sls fitenas ;costumbradas. A pesar de tantas calamida-
iles eia realnente pr6spero el estado de la isla como lo prueba el
echo de que dos aios despues ann se hacian remesas considerable

pas6 6 fice aquf mi signo ii tal.-En testimonio de verdad Juan Moreno Escri.
bano pfiblico 6 del Cabildo en la Ciudad de Santiago que es en esta Isla Espa-
fola de Indias del mar Oc6ano en diez y ocho dias del mes de Enero de mil
quinientos ochenta y seis anos, los llustres Sefores Andr6s Carrasco 6 Jer6ni-
lmo de Paredes. Alcaldes Ordinarios, 6 Don Francisco Abarca Maldonado,
Hernane- .. E.ri -, .Tluan Lopez Tirado, Regidores, dijeron que habiendo re-
cibido 6 r.., ......... carta aquf contenida do Rodrigo Cid Lobos 6 Juan
Carvallo Osorio de Peralta dirigida A Juan Carrasco por la cual avisa a su
merced que haga dar aviso con navios a la Habana 6 otras parties, de como es.
ti la Ciudad de Santo Domingo toniada del Ingles, diciendo que por comision
de la Real Audiencia lo hacen dijeron que ya ellos tienen despachado 6 hechas
diligencias A Bayaji 6 A Puerto de Plata daudo aviso como todo consta de los
autos que estin ante mi el Escribano de yuso escrito, 6 que no embargante a
las deiiis diligencias fechas se envia un traslado de esta carta A Bayaji 6 Puer-
to de Plata para que los demins autos que se han fecho les conste maslarga-
mente por ella, puesta con ellos, 6 ansi lo proveyeron 6 firmaron de sus nom-
bres-Andres Carrasco.-Jer6nitmo de Paredes.-Don Francisco Abarca Mal-
donado.-Juan Lopez Tirado.-Hernando Rodriguez.-Antonio Enriquez,
Escribano piblico 6 del Cabildo. Carta.-Yo Antonio Enriquez, Escribano
ptiblico e del Cabildo de esta diclia Ciudad en cumpliiento del auto
atras contenido saquo un traslado de la dicha carta aquIi contenida, su tenor
de la cual es este que se sigue.--llistre Secor: El Viernes que se contaron
diez del present la hora de las oclo 6 nueve de l' mainana entr6 un barco
huyendo en el puerto de Santo Domingo el cual dijo que habia visro en
Santa Catalina el dia antes diez y si'ete velas, 6 acabado de dar este aviso
empezaron A mirar hacia la i un:ia dc Caucedo, 6 fueron descluriendo algu-
nas de ellas; 6 coimo el diai ib a ietran:ilo se desenbrieron inas aunque estalan
con los trmnquetes solos hasta cinco 6 seis, 6 las deids ann quedan. Hubo
much alboroto en aliguams -abialleres de la Ciudad aunquc el Sefnor Presi-
dente 4 los Oidores decia; q(! esto era cosa de biisca. 4 otros decian lo pro-
pio, 6 hasta el anocahecir de e(st, prolpio diia inum se deIlararon mas de hasta
cinco 6 scis velas. las ci:!es p,recian :nny pIeqnefias, por star como he di-
cho 6 saliendo la lIna que se vria entree las doce y lia na, como todo el lugar
estaba en vela, 6 c!tlos viuiron navsogando y vinuironse a pasar cinco 6 seis
rela arnaasmii arrimadas al P!'iw( : ]iho entonces gran repiqueteo, alborot6se
today la Ciudad, 6 estu vi armi a 6 aduviieron todos de una parte A otra
viendo i done ilhan l ar.ir. t ansi que los vieron pasar de Giiivia para el
bajo, entendieroanque so iian pIr habernos soetido 6 que no se atrevian A
pasar e quedanmos con allll giiusro, 6 dscle unia hora 6 dos vieron pasar
otras dos 6 tres velas, t.::iil, si- e '.tedi6 que se ibau, por lhaber bajado de
i rti, .I.,.. habia votos dLe qi )ii ol los habian sentido no se habian atre-
vido A entrar 6 al amantcer vino., sob)re el puerto diez y ocho velas las cua-
les se vieron inuy serenas 6 e ajaron por la Torrecilla abajo hasta el mata-
dero 6 allf se pusieron algsilos i laI trincia otros viraron Ai la mar volviendo
las popas a la Cindad 4 dejario estar (con los trinquctes, 4 andAndolas mirando
todala Ciudad puesta en armat vieron a lia punta: de Jagua dos 6 tries velas,
e algunos toiitos com, yo, entendfainos que habian dado en seco; 6 como ho-
ra de las cinco llegaron dos mensageros de la hoca de Jayna, los cuales tra-
jeron nuevas que estaban al!i trece velas 6 que habian desembarcado seiscien-
tos 6 settcientos homibres 6 venian marchando: cuando esta nueva lleg6 A la








HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 13

& Espafia. El Reverendo Padre Jose Acosta, uno de los esciito-
i'es de Am6rica, asegura que eu mil quinientos ochenta y siete se
embarcaron enla flota despachada del puerto de Ozama i Sevilla
los gdueros y efectos siguientes: Cuarenta y ocho mil arrobas de ca-

Ciudad toda qued6 helada 6 aunque hizo una poquita de diligencia no sirvi6
de nada porque fud tarde, inas ya i las dos do la tarde la Ciudad era entra-
da con el mnenor riesgo que jams se vi6 en toinar un barco sin remos. Hu-
bo un jeicio en la Ciudad de las pobres sefioras monjas y frailes el mayor
que se ha visto 6 creo se veri en las Indias; 6 casi todos A pid por lodos i las
rodillas, vinieron huyenudo 6 los mejores liirados diez 6 doce en una carreta,
e today a noche 6 aquel peIazo de tarde tuvimos bien que iacer en salir de la
Ciudad. Qued6 todo cl pueblo tan Ileno de ropas, ansi do mercadurias co-
mo de muchas cosas euteras que no se sae6 cosa, 6 de nmuchos vinos 4 harinas
4 bizcochos, aves 6 carneros 6 puercos, que tienen que confer bien una sena-
na. El dia que entraron en la Ciudad mataron al pobre Brigadier Francis-
co Tostado de un tiro de Artilleria que tired una nao por la calle de las Da-
nias, estando en la puerta del Arzobispo, 6 hizo grande hlstima A todos sus
amigos. Mi Seifora Dofia Maria de Alvarado 6 Dofia Julieta 6 su sobrina
Dona Maria las tragimos el Sefior Rodrigo de Aybar 6 yo desde media legua
del pueblo en uua carreta hasta la Isabela con harto trabajo, 4 alli hall al
buen Domingo Martin el que ie prejst6 un caballo rucio de vuestra merced
para que trajese a6 Dona Julieta, 6 por ver cuan descarriados estabamos todos
que aun hay algunas mujeres que no han hallado a sus maridos ni sus mari-
dos A ellas. Me vine con ella 6 esta hacienda del Senor Rodrigo Nuflez
Lobo donde pienso star algunos dias hasta ver si hay alguu nuevo suceso, e
porque habi6ndole tengo deteriniado de dar el Domingo con vuestra mer-
ced, 6 por esta razon no cnvio el caballo antes si fuera possible recibiria mer-
ced que viniese de allk algun socorro para poneirlo eu efecto, porque en ver-
dad estamos como los do Egipto; iplegue A D)ios que nos socorra con su mi-
sericordia! Esta carta suplico a vulestra merced la muestre a los Sefores
I ano6uigos Lobos 6 Bartolonm6 de Vargas a los cuales beso las manos 6 que ha-
)an esta por suya, 6 no se ofreeiendo otro, Suestro Senor la ilustre persona
de vuestra merced guard &.-De este asiento de Peralvillo martes catorce
de Enero de mil quinienios ochenta y seis anios. E que procure por si part
6 esos Sefores Justicia 6 Regimientos d6 aviso de este suceso A Bayaja 6
por las demids parties que fuese possible A la Habana 6 Puerto de Plata 6 Tie-
rra fire para que vaya A Espafna 6 est6u acd en estas parties con aviso de
poder que traen estos Ingleses enemigos, porque dicen que Jorge Diaz esti
en Bayaja con un navio, pues import tanto dar este aviso A Su Magestad 6
que el mismo aviso vaya a la Margarita por la post, porque se esperan de
alli barcos con perlas 6 corales, 6 si las tomasen seria dar mas fuerza al ene-
migo, 6 tambien por los aires de Espafia; 6 esta carta 6 so traslado' se envie'
i BayajA al Senor Capitan Francisco Luis para que por su part acuda come
buen vasallo de Su Magestad liasta favorecer con su persona'para que despache
estos avisos 6 vigilen el puerto 6 manden gente del campo con un caudillo
para que vengan en socorro e ayuda de tornar del Seior Lobo donde ha-
liarin provision 6 6rden de lo que han de hacer, 6 prestar la priesa. Nues-
tro Senor &. B L M. de vuestra merced.-Rodrigo Cid Lobos.-Osorio de
Peralta.-Juan Carrasco Barnuevo.-Ilustre Sefor: ha sido Dios servido por
nuestros pecados a diez de este mes de Enero sobrevinieran treinta galeones
nuy poderosos de una muy formada armada de enemigos Ingleses a la Ciudad
de Santo Domingo, que la tomaron 6 tienen hoy tomada, salvo que hasta el
Domingo que se contaron once del present aun no habian tornado la forta-








14 IliSTOIIA DE SANTO DOMINGO.
fiafistola, cincuenta y seis mil de zarzaparrilla, ciento treinta y cua-
tro mil de palo de Brasil, ochocientas inventa y oclio cajas de
azicar y treinta y cinco imil cuatrocientos cuarenta y cuatro cueroS
de vaca. Esta flota era annal; pero la atencion de los nuevos pai-
ses conquistados iba agotando en Santo Domingo este pequefio
recurso, y los Holandeses, que veian que Espaia arenas podia aten-
dcr con su comercio 'i tan extensos territories, se apoderaron del
trifico, proveyendo con sus inportacioues t las necesidades de la
isla y exportando los frutos que ella prodncia. No estaban menos
interesados en el comercio de la isla los portugueses que Ilevaban
sus cargamentos 6 las Azores; pero el Gobierno a, pesar de su im-
potencia lo proliibid seriamiente. Se hizo reclamo sobre esto al
Rey de Portugal y qued6 establecido por Real Cedula y punto ge-
neral, que cuando algun portugnes Ilegase a la isla A cargar con sus
naves 6 carabelas, antes de salir diera fianza de presentation con
lacarga en la Casa de Contratacion de Sevilla, s6 pena de lo que
se contenia en la pragmatica expedida al efecto
Estas providencias de la Corte indicaban clararnnte que los
informes de las autoridades eran err6ncos 6 exagerados. La part
del Norte de la isla descuidada hasta entouces, porque la actividad
solo see.jercia en la del Sud, fronteiiza a las conquistas de Tierra
fire, ofrecia ahora un movimiento extraordinario. Sus puer-
tos se veian concurridos de naves holandesas y portuguesas y las
ciudades del literal se engrandecian ostentando riquezas y abun-
dancia. Con tan pr6spera 1i'-spectiva gobernaba la isla en calidad
de President el Sefior Don Diego Aculia y el Arzobispo Don
Fray Pedro Oviedo cuando llegO6 Santo Domingo una Real 6rden,
la mas impolitica y violent que pudieran persuadir A un monarca
consejeros ignorantes 6 malignos. Se inardaba a destruir y en efec-
to fieron arrasadas las ciudades de Puerto de Plata, Monte Cristi,
BaygjA y la Iguana 6 Santa Maria del Puerto, por solo el crimeen de
servir por su situation para el contrabando con los extrangeros.
Desapareci6 Puerto de Plata, cindad floreciente en done residia
la mayor parte de los hidalgos que de la destruida Isabela y San-

leza A lo que hasta agora teniamos por aviso annque sin duda que no se ha-
bia de poder mantener i tanta fuerza que liciese resistencia. La Ciudad
luego que fu6 vista tanta lnjanza se desampar6 de todos los moradores de
ella 6 los Senores Presidentes 6 Oidores les fu6 forzoso retirarse A los cam-
pos desde donde nos enviaron 5 mandar por billetes de personas fidedignas por
no teuer de present 6rdeu de powder hacerlo con Autoridad de Secretario en
forma de Andiencia, que por esta bauda del Norte avisasemos A la Habana
para que sobre este caso estnu inuy en 6rden, 6 apercibidos, 6 para que tam-
bien se d6 desde la propia Habana aviso a Nueva Espafia habiendo sobre ello
de verse cono es tan necesario hacerse Navios propios del aviso que eleven
la nueva ii la una 6 ii la otra parte pues al servicio de Su Magestad no va
menos que la seguridad de todas sus Indias 6 asi acordamos en Nuestro Ca-
bildo de la Ciudad de Santiago juntamente con el Capitan de la Ciudad el
Senior Alonso de Caceres Carvajal lo que de suso va dicho &. &. De San-
tiago de la Isla Espahola."








IrISTORIA DE SANTO DOMINGO. 15

tiago se habian avencindado alli levantando edificios suntuosos y
elegantes, y desaparecieron tambien las otras villas que aunquo
mewos considerable se hallaban nmy pobladas y en via de progre-
sar mucho. Los hidalgos y vecinos aconodados se trasladaron at
nuevo Santiago de los Caballeros, y a los demas habitantes de las
destruidas poblaciones se les bizo avecindar en dos pueblos que se
formaron A algnuas legnas de Santo Domingo y se denominaron
Monte Plata y Bayaguana, nombres compnestos de los inismos que
habian tenido las ciudades castigadas por el Gobierno. Internadas
en estas poblaciones las fainilias emigradasse dedicaron exclusiva-
nente A la ganaderia y cultivo de las tierras, cuya industrial estaba
limitada A sus propias necesidades.
Las calamidades no dejahan entire tanto de visitar a Santo Do-
mingo. Si en anos anteriores la part oriental se habia libertado
de los terremotos que asolaron A las dos ciudades de Santiago y
la Vega, el afio de mil seiscientos diez y siete sufri6 este azote la ca-
pital de la isla, cuyo suceso di6 origen al patronato de Nuestra
Sefiora de las Mercedes. Ocupaba la Presidencia y Capitania
General Don Diego tie Acufia y ejercia las finciones episco-
pales Don Fray Fernando de Oera y Zniiiga cuando otra des-
gracia acrecent6 los sufrimientos de la ciudad de Santo Do-
mingo: un temblor de tierra continuado por cuarenta dias se hizo
sentir de un modo extraordinario. El horror y espanto de los ve-
cinos lleg6 A sn colmo y no creyendose seguros, todos acudieron A
ponerse bajo los techos del convento de la Merced y sus clanstros
dejaudo abandonadas sus habitaciones para implorar la divina pro-
teccion. Observaron entonces segun se cuenta por tradition, que
la imnAgen de la Santisima Virgen, conservada hasta el dia, se demos-
traba ora triste ora alegre, y debido A estas manifestaciones sorpren-
dentes y sobrenaturales tuvo lugar una penitencia general A lo que
seatribuy6 luego la suspension del terremoto. Este suceso se hizo
constar por infbrmacion autdntica que form el Dean que fun'io-
naba en aquellos dias Dr Don Diego de Manceda y en consecuen-
cia la Real Audiencia y el Ilustre Cabildo declararon A la Santisima
Virgen de las Mercedes patrona de la cindad y de todp la isla, y
desde entonces se repetia anualmente fiesta de gracias en los con-
ventos para confirnar aquella memorial de agradecimiento. Desde
6pocas mas atrasadas se atribuian A aquella imAgen de la Santisima
Virgen milagros portentosos acreditados cou mas 6 menos datos,
conmo la vela y la pequefia lancha 6 bote que se veian colgados de
las paredes. El suceso que estos objetos coumemoraban, se refe-
rian de esta manera. Unos pescadores habian echo en la costa
de la isla de la Gran Canaria una pesca considerable y ya se acer-
caban alegres al puerto cuando principi6 A soplar un viento firioso.
Arrebatado el pequefio barco por las olas embravecidas sin carta ni
aguja de marear, ni mas que una pequefia vela, corrieron siete dias
sin alimento porque habian arrojados la carga creyendo escapar
mas aligerados. Repetian sus votos A diversas imigenes; hasta que
recordando uno de los pescadores la imAgen milagrosa que se adora-








16 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
ba en Santo Domingo donde habia estado otra oecsion, prometierdii
todos un don, y que la irian a visitar desde enalquier distancia de don-
de escaparan y de rodillas irian A ul temple para colgar la vela
que era el inuico objeto que tenian y que los guiaba; y Wfu cosa ad-
mirable y rara que apenas hicieron la promesa cuando divisaron
tierra y un puerto que creyeron uno de los de la costa de Africa.
Era el de Santo Domingo de la Espaiiola y habian hecho en siete
dias mas de mil quinientas legnas. Dieron gracias A Dios y la bar-
ca pequeiia y la vela fueron colocadas en la Iglesia como enseia
de este milagroso suceso. Esta devocion a la Santisima Madre de
las Mercedes se propag6 en today la isla por las causes expresadas
y por otros favors que dispnsaba la niislna Santisima Virgen en el
Santo Cerro de la Vega bajo la nisina advocacion, la cual di6 orf-
gen a la bormacion de various cmoventos de aquolla Orden l un110 y
otro lugar y tambien en Santiago y e'n Azua, enriquecidos todos con
lujosa profusion de prendas ricas, preciosos adornos y considera-
bles riquezas.
Obligados los vecinos de la part del Norte de la Espafiola a
retirarse de la costa 6 internarse ie lN: tierra de adentro fu6 couse-
cuente que sus miras y ocnupaciones so .1 -.i':;. a: otros objetos
que pudieran conciliarse con la coniicionii qute se les habia reducido.
Los espaiioles que poblaban la otra banda y lo demas del territo-
rio se concretaron al propio sistemia. Descendencia continuada de
]os primitivos espafioles, 6 fiuiilias iucvas formadas posteriormente
por personas que venian A la Esplariola signiendo su comercio y em-
presas ultramarinas6 empleadiias en lis lpucrtos civiles y militares,
fueron los que tuvieron sobradia Lpa(ie;ci; y resolncion para no des-
amparar su iogar, y convertidos en paiiticos agricultores evi-
taron los males lqie amenazabati ciin li decaldencia segura de la isla
Espaiola. En la jurisdiction de Saitio; LDonino los Caros de Ovie-
do, los Fernandez del Castillo, los DUivilas de Coca, los Blastidas, los
Garay, los Aybares, los Tapias, los Foirnandlez die Lara, los Fernan-
dez de Castro, Echalas, Cabrales, It':strus, IHeredias, Cid Lobos,
Pimenteles, Morillas, Sanchez, \alv.trde, Dortales, los Guridis,
Carrasco de Barnuevo, Angulos, I;:ilbas,;!, C'abreras, C;apll)usanos,
Osorios de Peralta, Fernandez iueses, P'aredes, Loyscles, Francos,
Arredoudos, Puellos Girones, Peraltas, Pepinus, Savifioins, Frome-
tas, Joveres, Palominos, Sterline,, Villasantas, Freires y otros
varies.
En Santiago de los Caballeros, do los primeros los Ceercs de
Carvajal, los Abarca Maldonado, los De-Almontes Pichardos, los
Lopez Tirado, los Villaifaies, Mlorales de Santa Cruz, Menas, Car-
vallos, Villanuevas, Pichardos Guillenes, Del-Monte Tapias, Modra-
nos, Ortegas, Pimenteles, Moyas de Pelaez, Febos, Geraldinos de
Guzman, los Tejadas, Rodriguez do Cevallos, Queliones, Escotas,
Cotds, Villannevas, Medranos, Montiencgros, los Mejias, Espinosas,
Portes, Polancos, Minieles, Infantes, Flores, Basartes, Escotos,
Ferreros Jimenez de Osuna, Diaz de Lugo, Mufioces, Bidoses, Ro-
fdigoes Sanchez, Pedralves, Gueronagas, Vargas-Machuca, Salee=







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 17

dos y Flores; y de los descendientes de los establecidos, menos anti-
guos los Sefiores Palacios, los Cevallos,, Velillas, Casa Caus, Zere-
cedas, Arambulas, Asconas, Reyes, Rivas, Ximinianes y Espaillat.
En la Concepcion de la Vega los Contreras, Lunas, Coronados,
Orbismenas, de San Miguel, Dislas, Laras, Amezquitas, Nufiez,
Carillo, Jimenez, Sotos, Valderas, Sanchez Ramirez y Carvallos.
Estas familiar que tengo present y otras que puedo haber
olvidado, compreudidas en la nomenclature que precede, se dedica-
ron desde aquellos dias A la criauza de ganados que absorbia ente-
ramente su atencion. La extension ilimitada de las sabanas com-
prendidas en las vegas y valles 4 intermedios de las montafias, la
abundancia y fertilidad de los pastos, la muchedumbre de los rios
y abrevaderos y la copia de frutos y ranajes indigenas, eran cir-
cunstancias harto favorables para determinar la industrial principal
de los dominicanos y estos parecieron prefer oportunamente que
vendria un tiempo en que ella seria el finico manantial de su
prosperidad y bienestar. Formarou haciendas 6 hatos que ann
existen boy, y por muy prolijas que parezcan las noticias de sus
nombres no me parece inoportuno mencionar los mas notables, pa-
ra los que deseen adquirir complete conocimiento de la localidad.
Los nombrados Magdalena, Esperanza, Lagunalarga, Villalobos,
Guayacanes, Laguna Antona, Palmita, Laguna Verde, Toribon,
Criadilla, Jinamagua, Hato mayor, Jaque, Hamina, Laguneta, Jai-
tabon, Melones, Maho, Higiiero, el Pocito, Gurabo Arriba, Gurabo
Abajo, Cercadillo, Rompino, Piloto, Guayubin, las Dos Bocas, Boca
de los Rios, Yasica, Altamira, la GuasAbara, el Ciruelo, el Hospital,
Higuero, Arminilla, Compos, JAcuba, los Jobos, lasMatas, en lajuris-
diccion de Santiago. La Leiva, Magiiaca, Roma, Caya, Tineo, los
Arroces, Cibao, Macoris, los Pinos, el Bonao, Mainon, los Guacos,
Rio Verde, Gima, Guamuta, Angelina, Yuna, Sevico, Magua, Mo-
villero, Nicagua, en la jnrisdiccion de la Vega y el Cotuy. La Isa-
bela, Cansamancebos, Riva Plata, Cordero Quinigua, Vista al Fondo,
Arroyo Blanco, Naguana, Banica, Hincha, San Rafael, Neiva, Cao-
bas, Rio Salado, Langosto, Ocoa, Sabana Cruz, Jagua, la Catalina,
Nizao, y Palenque en la jurisdiction de Santo Domingo y Azua.
Los Llanos, Seibo, Higiiey, Yumba, Tabira, Camagnasi, la Prieta,
Bermeja, Paya, Cepicepi, Biajama, Hinoba, Guaba, Lajas, Coladera,
Maguana, Capotillo y demise que se destruyeron en el territorio que
ocuparon los franceses; y otros que no recuerdo eran los mas cele-
bres; cubrian la tercera parte de la isla y sus dotaciones de anima-
les vacunos y caballares se contaban por millares. La procreacion
debi6 de haber aumeutado considerablemente despues de la 4poca
en que Gonzalo Feruandez de Oviedo escribia ponderando el n6me-
ro crecido de ganados. Esta reproduction fud acrecentando de dia en
dia en t6rminos que no pudiendo ya contenerse las manadas en co-
rrales y bajo la vigilancia de los duefios, se hicieron montaraces,
propagAndose en los llanos y montaias de la isla en toda la lozania
de la raza primitive. Lo propio sncedi6 con la cria de cerdos; y la
abuudancia de estos animales tan tiles fu6 seguramente el alicien-








18 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.

te principal que atrajo A los filibusteros de varias naciones a las cos-
tas del norte de la Espafiolp para aprovechar sus products segun
referir6 mas adelante. El Conde de Buffon hace mencion particu-
lar de los caballos de Santo Domingo en su Ilistoria natural. (1)
En estas faenas campestres se ocuparon en adelante los espa-
fioles que no estaban obligados por sus empleos A residir en las ciu-
dades. Conformes con sn pacitico destino no ambicionaban otra
suerte, ni aspiraban A las empresas tumultuosas de la political, el
comcrcioy la milicia que los habia ocupado hasta entonces. Eran
felices en iedio de sus families gozando de todas las ventajas de la
mediania. Mr. Guillermin en su Historia de Sauto Domingo los
juzga de esta manera: "Obligados A desamparar las costas fu6 con-
secuente que su actividad econ6mica se dirigiese a otros medios
de mayor utilidad" y ailade: "Que la despoblacion de los indios y la
emigracion de los descubridores europeos impidi6 qne Santo Do-
mingo lease al grado de opulencia a que posteriormente se eleva-
ron otras capitals del Nuevo 3Mundo, y es de presumirse que la
Metr6poli de las Indias Occidentales no conserve en su seno en
aquella 6poca de trauismigraciones complicadas sino la parte mas
sana de sus habitantes, que prefiri6 a las probabilidades de la gue-
rra y de la fortune, una vida mas apacible y las riquezas mas reales
que les ofrecia el cultivo de los terrenos, y de este modo A tiempo
que Santo Domingo se debilitaba en su poblacion sin renovarla,
los nuevos descubrimientos eran el asilo de hombres aventureros y
sanguinarios. Los vicios se acrecentaron en estos paises con el
aumento de poblacion, mientras que las virtudes primitivas de los
fundadores de Santo Domingo se conservaron en el pequefo nd-
mero de habitautes que poblaron las parties diversas de esta exten-
sa isla.

(1) Hablando este insigne naturalist de los caballos en su estado
salvaje, se refiere a Mr. Ocxmelin, testigo ocular nutor de la Historia de los
Flibusteros y uno de los que hieicron mayor fortune en la Espailola.
Ocxmelin dice: 'Que se eucuentran Ti veces '!i la isla de Santo Domin-
go manadas de mas de quinieutas yeguas y calibllos que andan juntos y
que cuando ven A algun liombr e e detienen todos; uno de ellos se acerca
hasta eierta distancia; di algunos resoplidos con las narices, luye y todos
los demns lo siguen, afiadiendo que no se sabe si aquellos caballos han deje-
nerado desde que viven en las selvas; que los habitantes de aquel pais los
amansan fAcilmente y liego hls baceu trabajar, y los cazadores se sirven de
ellos para trasportar efectos. Para cojerlos les arman lazos de cuerda, en
los parajes que frecuentan los caballos, los cnales caen f~icilmente en ellos
yse ahogan si se prenden por el cuello y no son socorridos prontamente.
Sujetanles el cuerpo y las piernas y los atan : los arboles dejindolos de
esta suerte por espacio de dos dias sin comer ni beber, cuya mortificacion
es suficiente para hacerlos ddciles y con el tiempo lo son tanto como si nun-
ca hubieran sido bravos."













OA:PITUTLO If-


Goces pacificos de los habitantes de la isla en los primeros aoios del siglo
XVII.-Sistema y 6rden economic de los hatos.-Su manejo, educa-
cion del ganado, cria de animals caballares, burros y cabras que los
componen.- Varios individuos de diferentes naciones, particularmen-
tefranceses son desalojados de la isla de San Crist6bal.-Rechazados
de aquel punto se establecen en Port Margot, costa Norte de la isla
Espailola y en la isla de la Tortuga fronteriza 4 aquel puerto.-Lo
verifican bajo las 6rdenes de un inglis nImbrado Willis.-Nombra-
miento de Monsieur Levasseur por el Capitan General de las Anti-
llas francesas Mr. de Poinci.-Resisteneia de los espanoles.-Sucede
en el mando Mr. de Fontenoy.-Ataque de la Tortuga por los espa-
Holes y escaramuzas en los seis anos siguientes.-Invasion la plaza
de Puerto Rico.-Vwlelren 4 apoderarse los filibusteros de la isla de
la Tortuga bajo el mando de Mr. de Rosey.-Es nombrado illtima-
nmeite por la comparlia de las Indias Occidentales Monsieur d'Oge-
ron.-Quienes eran, losfilibusteros y bucaneros y poblacion de laparte
Espaiola en aquellos dias.

r.i: i r.~ afos transcurrieron pacificamente en medio de la felici-
P dad mas cumplida, gobernando la isla comro Presidentes y Capita-
nes generals Don Gabriel Chaves y Osorio, Don Juan de Bi-
trian y Viamonte y ocupando la silla arzobispal Don Fray Bernar-
dino de Almansa y Don Fray Facundo de Torres. En este inter-
valo se habian ido destruyendo muchas de las antiguas poblacio-
nes porlacontinua emigracion que despoblaba a la Espafola en be-
neficio de las nuevas couquistas. Lares de Guaba, Salvatierra de
la Sabana, Santa Maria del Puerto 6 Vera Paz, Puerto Real y el
Bonao dejaron de existir y convertidas en haciendas de crianza pre-
paraban la formation de otros pueblos, que en dias mas felices conti-
nuarian llevando sus antignos uombres, 6 adoptarian el de las ha-
ciendas en que estaban situadas.
Por ser estas ocupaciones tan caracteristicas del dominicano,
hardmos una pequefia digresion para dar alguua idea del sistema
agrario que se observaba en la Espafiola.
El hato era una posesion que comprendia el terreno corres-
pondiente a las acciones que se obtenian l1amadas derechos de tie-
rra, en los cuales estaba el duefio facultado A criar cuantos anima-
les quisiera y a apoderarse de los bravios 6 alzados. El ganado







20 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
manso vagaba libremente por las sabanas, montes y abrevaderos
que le acomodaban, porque los pastos eran comunes y regular-
mente se dividian en puntos que se establecian en distintos para-
jes con un toro padre, que no permitia la mezcla de su vacada con
otra extrarfa y sostenia su puesto hasta la muerte; y nada tiene de
exagerada Ia expression, porque tal es el celo de estos animals, que
seforeados del domniio de su manada en terreno separado ahuyen-
tan A los toros nuevos 6 de otras piaras que quieren sustituirlo, y des-
pider A los toretes ya crecidos que se han criado a su inmediaeion.
Es un sultan que reina absolutamente hasta que otro toro mas es-
forzado pueda rendirfo. Adiestrado el toro padre en estas escara-
muzas se hacia temible A los otros que le cedian el paso mugiendo,
hasta el dia en que vencido por un adversario huia despavorido A
ocultarse en las brefias, mientras el vencedor saboreaba la victoria
y recibia los homenajes de su vacada, lo que sucede rara vez, por-
que era tan tremendo el formidable combat cuando se acometian
con las puntas aceradas, que generalmente quedaba uno de los li-
diadores muerto en el campo.
Los hateros de la Espafiola distiuguian el ganado con los nom-
bres de corralero que era aquel que se conducia sin esfuerzo en los
meses de Mayo y Octubre para esquilmarlo; de manso al que posa
y pasta en lugares frecuentados sin espantarse de los hombres y
caballos que trausitan entire ellos; de extravagant al que habitat en
los bosques y montes mas apartados, y al que se hacia necesario
echarle perros para conducirlo A los corrales; y montaraz, gibaro 6
alzado al que anda errant, orejano y sin seal de hierro, porque
no ha sido reducido y es precise matarlo para aprovechar sus car-
nes. Luego que se anunciaba la primavera y comenzaban las agnas
de Mayo, se congregaban los vecinos y en dias determinados explo-
raban los montes y sabanas con perros y garrochas, reuniendo todas
las puntas de ganados que conducian a los corrales construidos en
las inmediaciones de la casa del propietario. Alli se separaban las
classes y calidades del ganado; las reses viej;s y toretes indtiles eran
vendidos para las carnicerias y las vacas paridas eran encorraladas
con sus becerros y sueltas para ordefarlas y hacer quesos y mante-
quillas.
El manejo del hato era facil y sencillo en todo el afo. Un
mulato 6 negro libre ejercia por lo comun el encargo de mayoral.
Habia ademAs dos 6 tres dependientes que desde el amanecer
montaban A caballo y recorrian todos los lugares done posaba el
ganado, para curar los terneros recien nacidos y las reses heridas
en combat 6 por acaso. Tambien se cuidaba en estas tincas de los
atajos de bestias. La especie caballar tambien se habia multi-
plicado en la isla, sin perder de su raza ni del ardor y gallardfa
de su origen andaluz. No se observaba en este ramo el regimen
que en Espaiia, 6 mejor dicho en el fomento y crfa de estos ani-
males existia siempre un abandon vituperable. Sneltos por a-
tajos de veinte, treinta 6 cuarenta yeguas, un caballo padre tenia
sobre ellas el mismo dominion que el toro en su vacada. Se cria-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 21
ban los potros timidos y espantadizos porque se les manoseaba
muy poco. Ouando los potros se hallaban en estado de servir era
precise domarlos, y no era por cierto muy acertada la prActica que
se observaba. Encerrado el atajo en el corral, se echaba al potro
un lazo de nudo corredizo al pescuezo y otro en una de las pier-
nas traseras. Cogido de esta maneraera forzado hasta ponerlo
junto al palo central de corral llamado bramadero. Estirado A
la vez por el cuello y por un pi6, caia al suelo, y asegurado per-
fectamente se le ponia una silla vaquera y una jaquima double anu-
dada A la cola de otro caballo manso y encillado que debia ser su
guia. El batero que ha de montar el potro espia el moment de
acercarse, poner el pid en el estribo y aflanzarse, y entonces el con-
ductor del caballo gufa hace camino mientras el ginete opone su
destreza A los corcovos y saltos del animal castigAndolo con el palo
6 lAtigo que Ileva en la mano. Es natural la inferencia que este
modo de doumar las bestias motivaba los resabios comunes en es-
tos animals y casi generals en la especie mestiza de los mulos de
los cuales no recuerdo haber visto uno manso. Eran de hermoso
pelo, alta talla, y pezufia dura los que se criaban en los hatos del
despoblado del Norte y banda del Sur, A diferencia de los del Ma-
coris, Bonao y otros lugares pantanosos mas propios para la cria
de cerdos que para la caballar y de asta. Tambien se criaban ma-
nadas de burros que se utilizaban para el servicio dom6stico, prefi-
ri6ndose los mas grades y de mejores formas para padres en las
crias de mulas. El ganado cabrio completaba el haber del hato:
su tasajo y la leche erau los elements principals de subsistencia
para el mayoral, su familla y dependientes, A quienes ayudaba
tambien un pequefio conwco, donde cultivaban platanos, yucas y
boniatos. A estas ocupaciones se dedicaban los espafoles 6 perso-
nalmente 6 por medio de sus mayorales en toda la extension de la
isla, euyas costas del Norte y Oeste, solitarias y desiertas pare-
cian A prop6sito para ser invadidas y ocupadas. Asi sucedi6 en e-
fecto el afio de mil seiscientos treinta y dos. Habian formado un
pequefo establecimiento en la isla de San Orist6bal una partida de
franceses, ingleses, holandeses y portugueses que desde allf acecha-
ban los galeones que conducian caudales y tesoros A Espaba. El
General Don Federico de Toledo que pasaba A M6jico, desembar-
c6 en aquella isla con intent de desalojarlos, los atac6 y logr6 de-
rrotarlos A pesar de los esfuerzos y auxilios que tuvieron los pirates
de un Almirante ingl6s nombrado Mr. Basinard. Fugitivos y des-
parramados los pirates se unieron a various holandeses 6 ingleses
que habian hecho el comercio en las costas de la Espaiola, y tra-
tando de elegir un lugar c6modo adonde conducir sus press con
menos dificultad que hasta entonces les habian ocasionado los via-
jes A San Crist6bal, pues gastaban de Cuba A Santo Domingo y
costas del continent hasta tres meses por la contrariedad de los
vientos y mareas, convinieron acercarse Alas costas abandonadas y
asi lo ejeoutaron fAcilmente. Quedaron sorprendidos de la abun-
dancia de animals que hormigueaban en aquellas inmensas prade-







22 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
rias, de la muchedumbre del ganado de cerdo y la diversidad do
maderas tiles v valiosas para la construction de naves. Con es-
tos estimulos y los ofrecimientos que les hicieron los holandeses,
que hasta entonces habian solid tratar directamente con los mis-
mos espafioles, de comprarles las canes, cneros, sebos, osamentas
y maderas, resolvieron establecerse en Port Margot y en la isla
fronteriza de la Tortuga, 6 mejor dicho, robar las carnes de la tierra
grande como ellos la designaban y ocultarse en la Tortuga 6 tierra
chica. La mayor part de estos aventureros fueron normandos, y
desde entouceseran conocidos con los numbres de bucaneros y fili-
busteros; el priniero de estos valia en su significado tanto conmo
mitadores 6 astdtores tie cane porque ellos llamaban btcan lo que
los indios designaban con el de barbacoa; y el segundo se aplicaba
en especial A los (! e corrian en el mar para hater press, segun la
palabra inglesa que signilica corsario 6 naveg;ador que corre. Aun-
que las costas del Norte y del Oeste estaban indefensas por abandon
y sin el inenor resguardo, el Capitan General D. Nicolas VelascoAl-
tamirano, sucesior del Sefior Vitrian taro poroportuno mandar cons-
truir en la isla de la Tortuga una fortaleza que se tituld del Santi-
simo Sacramento, para resistir A los invasores y que sirviera de ata-
laya desde done se atisihse el desembarco de los fbragidos en las
costas de la Espafiola. Fud guarnecidal con veinte y cinco hombres
i las rtdeues de un alf'rez. Tan corto uiunero era incapaz de ha-
cer la necesaria resistencia y fue precise abandonar el fierte en po-
der de los ingleses, quell forniaban la mayor part de los enemigos.
ApeInas se sui]o el sneeso. dtrspa'hli el Capitan General una escua-
drilla que ataed A la Tortuga fn t notable el esearmiento. Fueron
aliorcados sin excepcion 6 pasados por el tilo de la espada todos los
que se eucontraron con las armnls en la inano, en tales trminos que
creyendo los espafioles haber (dado fin A sus enemigos se retiraron
de la Tortuga sin dejar mas fberza que la que mantenian antes.
La mortandad no ftn tan general que dejase de escapar buen mnime-
ro de ingleses y franceses que se salvaron Ai favor de la oscuridad en
botes ligeros, y ya en n'imero considerable aproveeharon la indiscre-
ta confianza de los espafioles y d poca costa volvieron A hacerse
dueios de la Tortuga. Eligieron para gefe un ingl6s Ilamado Wi-
Ilis, election de que ciertuanente no sc mostraron satisfechos los fran-
ceses asi por espiritu de nacionalidad como por el fundado temor
de que volviera a repetirse la excena de la isla de San Crist6bal.
Uno de ellos resentido de ver que los ingleses lleraban siempre la
preferencia en el mando, parti6 para dicha isla con objeto de ver
al caballero de Poiuci que mandaba en ealidad de General, a nom-
bre de la Orden de Malta. Se enter este de lo que pasaba en la
Tortuga, de las ventajas que podian sacarse de aquella posesion, si
se expulsaba de ella A los ingleses, y se les asegur6 que desde luego
podria contar con que los franceses que sufrian el yngo de Willis to-
inarian las armas A su favor. M. de Poinci recibi6 placentero
estas noticias y seguidamente concert con un hbil ingeniero y
buen capitan recien llegado de Francia nombrado Levasseur, que







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 23

parties para la Tortuga, fuese su Gobernador y dividiese con 61
por mitad los despojos y ganancias de la empresa. Reuni6 di-
cho Levassour hasta cuarenta franceses entire protestantes y cal-
vinistas; con los ciales se dirigi6 a Port Margot, puerto frontero
al de la Tortuga, alli sedujo igual numero de bucanerosde los es-
parcidos en las costas, y aumentada su fuerza con ellos, procedi6
al cumplimiento de su coniision, en el mes de Agosto, despuesde
instruirse perfectamente de las fuerzas del ingles Willis. Luego
que desembarc6 Levasseur notified A aquel que su llegada tenia
plr objeto vengar la atrenta y los desaires hechos a los fi'anceses,
en cuya virtud si dentro de veinte y cuatro horas no abandonaba
el territorio, estaba resuelto 6t reducirlo todo A fuego y sangre. Sor-
prendido el ingles con esta terrible intimacion y viendo que la re-
sistencia seria aventurada con los pocos parciales que contaba, hu-
y6 furtiva.meite con ellos en unl buque que estaba en el puerto, de-
jaudo la isla 6 los fianceses, que en el acto recouocieron al nuevo jefe.
Posesionado Levasseur sin derramar una gota de sangre, exa-
mind los puntos de la isla de la Tortuga para defenderlos y cons-
truy6 uu fuerte en el mas favorable, a seiscientos pasos de la
rada y doce de un arroyo de agua dulce; hizo ademAs una casa 6
que se subia por una escalera de hierro de doce gradas que se alza-
ba como un puente levadizo con dos cafiones y murallas y todo esto
rodeado por altos months fi-agosisimos y precipicios profundos; casa
que por la position inaccesible que ocupaba fud conocida con el
noubre de la Roca. Todos los habitantes filibusteros y bucaneros
se unieron entonces al expert general, y dieron plincipio a sus
empresas.
Los espafoles de Santo Domingo que observaban como se
manejaban los filibuste'os, juzgaron convenient estar sobre aviso
y al efecto formaron compafias de lanceros, hombres de a caballo
y coraceros, bajo el mando de capitanes escogidos A quienes con-
feria sus despachos el General Gobernador. Dichas compaifas cons-
taban de cincuenta plazas, siendo sns capitanes mas distinguidos, en
Santiago de los Caballeros Don Luis Lopez Tirado, D.iPedro de Qui-
roz de Villafaile, Don Jos6 Damacinies, Don Antonio Pichardo Vi-
nuesa, Don Jos6 Morel de Sauta Cruz, Don Antonio Miniel, Don
Pedro Polanco y otros; en Santo Domingo Don Damian del Casti-
1lo, Don Pedro Ortiz de Sandoval, Don Baltazar Calderon y Espi-
nosa, Don Juan Echalas y otros en diferentes ciudades y villas,
entire ellos Don Lucas de Berroa y Don Pablo Francisco de Amez-
quita. Estas c6lebres compafifas denominadas por los franceses
cincuentenas fueron constantemente el terror de los invasores has-
ta que ascendi6 al trono espaiiol el Sefior Don Felipe V. Con al-
gunas de ellas se hizo la primer expedition a la Tortuga que fu6
desgraciada porque realmente estaban fortalecidos los franceses y
esta tentative puso en celos al Goberuador General M. de Poinci, el
cual envi6 A M. Longvilliers, su pariente, para que observara la
conduct de Levasseur, bajo el pretext de darle la enhorabuena
por sn fitimo echo de armas. Pero su verdadero objeto fu6 des-








24 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cubierto y se vi6 obligado A retirarse San Crist6bal.
Entonces puso Levasseur de manifiesto todas sus intenciones;
hizo quemar la capilla cat6lica y expuls6 al capuchino Padre Ma-
ras. Se proclam6 Gobernador General, estableci6 impuestos ex-
cesivos y por iltimo ejerci6 una tirania desapiadada y cruel con to-
dos sus dependientes. Las faltas mas ligeras eran castigadas des-
medidamente, pero no habia levantado aun el estandarte de la re-
belion, guardando en apariencia la debida sumision al general de
Poinci. Este por su parte queria deshacerse de un subdito tan ar-
bitrario y le sirvi6 de pretexto para conseguirlo, el haberse negado A
enviarle una inidgen de Nuestra Seiora, toda de plata, que los
filibusters habian apresado en un barco espailol, remitidndole en
su lugar una de madera, la cual acompafi6 con estas burlescas pa-
labras: "Que los catolicos eran demasiado espiritnales para hacer
caso de la material De Poinci se resinti6 de esta desobediencia que
dejaba tan desairada su autoridad no menos que de la picante
y truanesca contestacion de Levasseur.
En estas circunstancias dos de los mas allegados al Go-
bernador, nombrados Martin y Filbaut atentaron contra su vida
persuadidos que su obra seria agradecida. En efecto, un dia que
Levasseur baj6 del castillo para visitar un almacen que habian cons-
truido A, la orilla del mar, Martin le dispar6 su arcabuz consiguien-
do herirlo dnicamente; el Gobernador indignado procur6 defenders,
pero Filbaut le acometiB entonces con un pufial, cuyo golpe decisive
par6 aquel con el brazo, pero al fin muri6 cnbierto de heridas repi-
tiendo & Martin, A quien labia educado, las sublimes palabras de
CUsar 4 Bruto: "I eres ti, hijo mio, quien me asesina?"
Entretanto de Poinci que se veia burlado y desconocida su au-
toridad y que de nada se le daba cuenta, determinado ya A expulsar
A Levasseur, se habia servido para este intent de Fontenoy, llegado
de Francia para combatir a los espafioles. Le habia declarado su
designio encargindole el secret, y como este venia en busca de for-
tuna acept6 la proposition y sali6 para Santo Domingo. En Port-
Paix supo la muerte de Levasseur y que los asesinos que estaban a
la cabeza del gobierno, causaban las mayores vejaciones. Se diri-
gi6 A la Tortuga acompaiado de M. de Freral sobrino de Poinci,
pero fueron rechazados a viva fuerza y obligados a levantar anclas
y desembarcar en otro punto de la costa con los quinientos hom-
bres que habian traido. Bien hubieran querido los asesinos conti-
nuar la defense, pero los habitantes no estaban dispuestos a soste-
ner la rebellion, y entonces Fontenoy qued6 duefio de la fortaleza
bajo la promesa que no perseguiria A nadie por la muerte de Le-
vasseur. Inmediatamente se restableci6 la religion cat61ica que
habia sido abolida, y el fterte fu6 aumentado con seis caiones para
la defense de la rada. Los filibusteros esparcidos hasta entonces
se reunieron y acrecentaron sus empresas bajo las 6rdenes de M.
de Fontenoy que, aventurero desde su nifez al servicio de la Orden
de Malta, se habia distinguido siempre por su valor 6 inteligencia.
Poblaron la Tortuga donde se arraigaron, siendo tan considerable







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 25

su ndmero y tanta su audacia que hacian presa indistintamente de
todos los buques que frecuentaban los mares de America.
Los bucaneros con sus asaltos y depredaciones en la Espafiola
aumentaban el valor de los products en la Tortuga, y yalos habi-
tantes principiaban pequefos cultivos, entire ellos el de algunos
cereales, verduras y tabaco en toda la costa del Norte, desde
SamanA A Poit-Paix.
El Sefor Don Andr6s Perez Franco, que habia sucedido en el
gobierno al Sefior Altamirano (1) y observaba los progress del
enemigo, se resolvi6 d expulsarlos empleando una fuerza suficiente.
Dispuso una flota de cinco naves grades y muchas cauoas y las
cincuentenas de las ciudades y villas interiors que debian lanzar
de la Tortuga 6 los intrusos En efecto, -bajo las 6rdenes del gene-
ral Don Gabriel Rojas Valle de Figueroa se hicieron A la vela con
la expedicion para aquellas costas. Despues de una corta travesfa
desembarcaron los espafioles en una posesion que cultivaba uu her-
mano de M. de Fontenoy. Formarou el campamento en una sa-
bana pr6xima y A los cuatro dias ya se habian colocado en una altu-
ra cerca de la montafia donde estaba el fuerte de la Boca para po-
der hacer uso de sus fuegos. Tan dificil parecia la empresa a los
filibusteros, que quedaron confuses y anonadados cuando vieron
principiar el fuego de dos cafiones que subieron los espafioles, por
medio de escabrosidades espantosas A lo mas alto. El temor se au-
ment6 al ver la mortandad y graves efectos que producian aquellas
armas, de manera que aterrados por el incendio y explosion de un
polvoriu, no tuvo M. de Fontenoy otro arbitrio que capitular, ile-
vando consigo sus negros esclavos, como lo hicieron los demas
franceses, ingleses, y otros extraugeros de que se componia la gavilla.
Los espafioles se mantuvieron en la Tortuga en quiet posesion
de su fuerte denominado del Santisimo Sacramento. Un docu-
mento de familiar (2) lo acredita, pues en aquella fecha se provey6
la plaza de Alf6rez de aquella fortaleza en uno de los naturales de
la isla, que habia militado en las cincuentenas.
Otro document refiere el asalto y toma de la isla de la Tor-
tuga.- "Don Baltasar Calderon y Espinosa, Capitan y Sargento
"Mayor que fu6 del ej6rcito que se form6 para desalojar al enemigo
"frances de la Isla de la Tortuga y costas de la Espailola por Su

(1) Era Arzobispo el Sefior Don Francisco de Guadalupe y Tellez, por
muerte de Don Diego de Guevara y renuncia del Sefior Don Francisco de Mu-
gierbo.
(2) En la Fnerza del Santisimo Sacramento de esta Isla de la Tortuga
en veinte y cuatro dias del mes de Enero de mil seiscientos cincuenta y cua-
tro afios, el Sefor General Don Gabriel de Rojas Vale y Figneroa, habiendo
visto el nombramiento de arriba dijo: que le aprobaba y le aprob6 y dapor
bueno y bien fecho en el dicho Don Francisco Del-Monte Pichardo y ordena
a los Tenientes de Oficiales Reales le sienten la plaza de tal Alf4rez en la list
que se formare en dicho castillo para la guarnicion de 61, gozando ocho duca-
dos hasta que Su Magestad prove nuevo sueldo, y lo firm dicho dia.-Gabriel
de Rojas Valle y Figneroa.-Por mandado del Seior General.- Gil de Santa
Cruz. Secretario.








26 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
"Magestad &&.-Certifico que conozco al Alf6rez Don Francisco
"Del-Monte y le he visto serve ir en esta jornada del sitio y toma de
"'a Fuerza de la Tortuga ein a compafiia del Capitan Don Jos6 Das-
"miarines, el nual desembare6 en una lancha cuando tomamos tierra
"en dicha Isla, siendo en llo y en ocupar la lprimera eminencia en
"Lque puso la geute en drden, de los priileros, como tambien fil
"colnoigo la noche ( Aqu el cinmigoi Ilegi6 a dar asalto en mi cartel
"pair deshacerie, pcleando coomo valiente soldado, basta hacerles
"volveri ias espaldas c(nu pdrdidas de arenas y rcputacion; y por lo
"bien y valiente que sc inostti6 en las niucihsimas que nos toc6 el
S.. 1. i... y li;illindole A mi lado le noimbre oln otros soldados para
"que estuviese emboscado en la salida del enemigo cerca de su Fuer-
"za, para cortarle y esearmlentarle si doe nuevo intentaba asaltarnos,
"y asistid en la emboscada todas las nobces hasta quese rindid la
"Fuerza, y con mnclho riesgo por estar en descubierto A la artilleria
"de las tuerzas opuestas A mi bateria y expuesto A las salidas del
"enemigo, A las incoinodidades del terrenio iniejoras del tiempo:
"asi mism o o euvi de mi cartel al del general por el nombre los
"mas dias, y por comisiones A las naos y correr la campafia algunas
"veces, y por lo bien que cuiimpli con lo que se le mandaba, dando
"la buena cuenta que los houibres de so calidad acostumbran, se le
"di6 la baudera del Capitan Don Pedro Ortiz de Sandoval que lo
"era del Presidio en la diclha Fuerza y habiendo enfermaado el dicho
"Capitan con licencia que tnuv por eilfmleedad que le sobrevino,
"hizo dejacion de.su bandera para que pasase A la Isla Espafio!a, lo
"cual hizo con 6rden que se le di6 de conducir A ella y A la Ciudad de
"Santiago los negros que se apresarou en la dicha Isla de ]a Tortuga,
"que los eutreg6 segnu la orden que tuvo: tengole por muy bonrado
"y particular soldado, deseoso del servicio de Su Magestad y digno de
"las mercedes que fuese servido de bacelle; y para que conste y de
"su pedimento doy la present en la Ciudad de Santiago de los Ca-
"balleros en catorce de Mayo de mil seiscientos ciucuenta y cua-
"tro."
Por uiltimo, y para complete comprobacion de este hecho he-
r6ico de la tonia Y asalto del castillo de la Roca de la isla de la Tor-
tuga, y la veracidad de los documents anteriores, ninguno puede
ser mas cumplido que la relation que bace de este suceso uno de los
filibusters, el ftances Alejaniiro Olivier Ocxmnelin, testigo presencial
de 6l y autor de la Historia de los aventureros filibusteros, en
el tomo primero de su obra impresa en Atrihoux el afio de 1775.
"Los espatioles, dice, habian colocado sus tropas en tierra: el caba-
"llero de Fontenoy se retire (on los habitautes al castillo dela Roca;
"los enemigos lo atacaron alli en vano, pero eu cambio sieudo due-
"fLos de hacer cuanto quisieran, niantuvieren A los franceses en esta-
"do de bloqueo y buscaron ademAs un sitio ventajoso desde done
"se pudiera batir el fuerte. Encontraron una montafia mas alta que
"la Roca, pero A la cual no se podia subir porque lo impedian los
"'nmchos y profindos precipicios que la rodeaban. Como ellos tie-
"nen much flemia trazaron po poco poco su camino encontrando







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 7

"al fin un paso estrecho entire otras dos rocas. Subiase alli por un
"agujero como si se pasase por una trampa no quedando otra difi-
"cultad por veneer que la subida de los cafiones lo que no era practi-
"cable con caballos; sin embargo h4 aqui el ingenioso ardid de que
"para ello se valieron: reunieron dos fuertes troncos de Arboles, co-
"locaron sobre ellos una pieza de artilleria que asi lievaron en hom-
"bros de sus negros; repitieron esta operation por cuatro veces, y
"qued6 levantada la bacteria frente A frente del fuerte de los fran-
"ceses." El autor, despues de describir various sucesos confesando quo
el castillo no pudo resistir al fuego de los espaiioles A pesar de que
estaba cubierto de Arboles, afiade que se rindieron los filibusters
porque (son sus propias palabras) los espaitoles son crueles y si es-
yeraban los iltitmos moments cra probable que no alcanzasen na-
da de ellos.
A pesar de lo que acababa de suceder, no desisti6 M. de Fon-
tenoy de la idea y plan de apoderarse de la Tortuga. Lo crey6
realizable y aprovechando la oportunidad de haber encontrado bu-
ques holandeses que creydudole de retorno para Francia lo prove-
yeron de vituallas y muuiciones, determine variar de rumbo y arri-
bar A Port-Margot en la costa de Santo Domingo, residencia de
muchos bucaneros.
Con sucesos mas 6 menos pr6speros acontecidos entire espa-
ioles y filibusters transcurrieron seis afios, durante los cuales
ejerci6 el gobierno politico y military el conde de Pefalva Don Ber-
nardino de Meneses por fallecimiento de Don Gabriel Chaves de
Osorio, siendo metropolitanos eclesiAsticos los Sefiores Arzobispos
Don Diego de Guevara, Don Francisco Pio y Don Francisco de la
Cueva. En este period se repitieron incesantemente las excur-
siones y asaltos en la isla de la Tortuga done se abrigaban los in-
vasores, y en la administration del primero sucedi6 otra ocurrencia
de importancia que vino a distraer la atenciou de los espaiioles,
quienes ya reconociau la protection manifiesta que dispensaba la
Francia A los que hasta entocces habia socorrido con disimulo.
Me refiero A la diversion ocasionada por la expedicion inglesa.
El celebre Oliverio Cromwel que gobernaba en Inglaterra con el
nombre de Protector, que se hizo dar despues de' la degollacion de
Carlos I de Estuardo, erey6 oportuno aumentar su poder con la con-
quista de la isla de Santo Domingo que parecia abaudonada 4 in-
defensa. Con una escuadra numerosa de muchas naves y siete na-
vios de guerra hajo las 6rdenes del c6lebre Mauricio Peen y un
ejdrcito considerable A las del general Venables, se hizo un desem-
barco do uueve mil hombres en la embocadura del rio Jaina pr6xi-
mo 0 la ciudad de Santo Domingo. Cuando se supo la invasion
extrangera, el General Don Bernardino de Meneses y Bracamonte
convoc6 todos los cuerpos militares del interior de la isla y con
ellos hizo una defense her6ica y bizarre. Quedaron muertos en el
campo mas de tires mil soldados ingleses y fu6 capturado gran nl-
mero de prisioneros en los bosques y sabanas de aquellos contornos,
siendo depositados en el fuerte de San Jer6nimo. A Santo Domin-








28 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

go se llcvaron once banderas y otros trofeos que acreditaban el va-
lor y bizarria de los dominicanos. El general Venables y el Almi-
rante Peen se vieron obligados a bacer su reembarque con la mayor
precipitation (1).
A consecuencia de haberse malogrado esta expedition y para re-
parar la afrenta 6 para satistacer de algun modo al Protector Crom-
well y cubrir los gastos de aquel grande armamento, resolvi6 el gene-
ral Venables la invasion y toma de la Jamaica y para ello cont6 con
el auxilio y concurrencia de los filibusteros que infestaban las costas
espafolas, siempre dispuestos A peijudicar A los habitantes de las
islas y del continent. Perdi6 Espafia A Jamaica, pero no qued6
satisfecha la ambicion del Protector. Peen y Venables fueron pre-
sos en la Torre de Londres, luego que llegaron & Inglaterra, como
ineptos y cobardes.
Los espafioles dominicanos se gozaban entretanto en su vic-
toria. Pardcenos oportuno referir aquf la tradition vulgar en la is-
la, que explica el origen de una fiesta que se celebraba en la Cate-
dral en action de gracias por la derrota de los ingleses, y que se de-
signaba con el nombra de fiesta de los cangrejos.
Es el caso que en la boca del Jaina, donde desembarc6 el ej6r-
cito ingl6s, se cria un prodigioso ndmero de cangrejos entire los
mangles y Arboles de sus montuosas orillas, y la guardian avanzada
del enemigo, que estaba pr6xima A unan emboscada que mantenian
los espafoles, percibi6 en el silencio de la noche que precedi6 la
batalla un ruido sorprendente, causado sin duda por el continue
movimiento de estos crustAceos, golpeAndose los carapachos en su
contact. Sorprendidos los centinelas creyendo que era la caballeria
espahola con sus broqueles y herraduras lo que motivaba tanto rui-
do, y persuadidos ya de sa esfuerzo por los various encuentros que

(1) Entre los documents que recuerdan este suceso se encuentran los
siguientes.-"El capitan Antonio Pichardo Vinuesa que lo soy de una de las
Companiias del Batallon de la Ciudad de Santiago &. Para quo conste donde
mas convenga, certifico, que siendo yo Alf6rez del Capitan Fernando Muioz
Carvallo el aiio de cincuenta y cinco fui de socorro con mi Compania Ala Cin-
dad de Santo Domingo, por haber tenido dicho mi Capitan 6rden del Sefor
Conde de Peialva D. Bernardino de Meneses y Bracamonte Presidente Gober-
nador y Capitan Genral de esta Isla, fuese con today la gente que habia en la
Ciudad de Santiago, por estar la armada inglesa de Cromwell sobre dicha Ciu-
dad de Santo Domingo y en esta occasion fu6 el Alferez Francisco del Monte
Pichardo sirviendo con sus armas y caballo y asisti6 con macha puntuali-
dad y celo cumpliendo con las obligaciones de su sangre en todo lo que se le
orden6 en el servicio de Su Magestad como soldado hecho, y habiendo muerto
mi Capitan naturalmente y habiendo entrado yo en dicho oficio el ano de mil
seiscientos cincuenta y seis volvi por 6rden del Seior Conde de Pefialva por
el mes de Abril de dicho afio A la Ciudad de Santo Domingo, y dicho Alf6rez
Don Francisco del Monte Pichardo fu6 en mi compafiia y asisti6 seis meses
sin faltar uu dia A todo lo que se le orden6 con much puntualidad y buen ce-
lo, comolo ha hecho en todas las oeasiones en el servicio de Su Magestad por
cuya causa y desear continuarlo es merecedor de la merced que Su Magestad
fuese servido de hacerle y A su pedinento doy la present firmada de mi nom-
bre en la Ciudad de Santiago en primero de Diciembre de mil seiscientos cin-
cuenta v seis.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 29

habian tenido en los dias anteriores, dieron a huir sembrando el te-
rror y el des6rden en el ej6rcito acampado que se precipit6 A refu-
giarse en las naves. De este panico result la mortandad y apresa-
miento que hemos referido y el definitive embarque de los ingleses.
Desde luego se reput6 este suceso como un favor especial del Altf-
simo y di6 lugar A la fiesta religiosa que se celebra todos los afios
con la mayor solemnidad y que algunos autores han intentado ridi-
culizar suponiendo qne los espaioles dominicanos fabricaron un
cangrejo de oro s61ido del tamaio de un tambor; que estaba coloca-
do en un altar de la Catedral, de donde se le sacaba en procesion el
dia de la fiesta, y que habia existido en aquel lugar hasta que de 61
se apoder6 el General Leclerc a principios de este siglo. Es ente-
ramente falso cuanto (lice en esta part on escritor ingles, quien
de la frasefiesta dt los cangrejos dedujo que se daba adoracion al
monstruoso crustAceo de oro, como al becerro de los israelitas en el
desierto.
Conquistada Jamaica por los ingleses auxiliados de los filibus-
teros de Santo Domingo, volvieron los franceses y demis extran-
geros que componian el cuerpo de los filibusteros A continuar sus
depredaciones en las costas de la Espaiiola, estableciendo sus guari-
das en Puerto Margot como dijimos antes. Distinguiase entire
ellos un caballero frances nombrado M. Rosey natural del Perigord.
Logr6 reunir hasta setecientos filibusters y bucaneros ocupados
aquellos en las costas desiertas y mares pr6ximos a la isla y estos
en sus robos de animals. Rosey se dirigi6 con ellos en lanchas y
canoas contra la isla de la Tortuga. Fu6 nombrado y reconocido
jefe de todos ellos y tuvo la sagacidad de dividir su gente enviando
la mitad por la banda del Sur y la otra mitad por la del Norte, fren-
te o donde estaba el castillo del Santisimo Sacramento. Los espa-
foles dominicanos descausando en sus laureles, y no percibiendo
en sus costas A los pirates habian reducido la guarnicion del fuerte
A sesenta hombres, loscuales acometidos de improvise fueron muer-
tos 6 hechos prisioneros y enviados en esta calidad A la isla de Cuba.
El gobierno de la Espaiiola que ya advertia que sus enemigos eran
auxiliados y protegidos abiertamente por Francia, y el armamento
y jefe de la expedition y los derechos que impuso el Almirantazgo
sobre el comercio de tales generos en la isla de la Tortuga as( lo
acreditaban, con cuyo motive viendo ya perdida aquella pequefia
isla se tomaron las providencias necesarias (1) para evitar que con
el tiempo cupiera la misma suerte A la Espaiiola. Una de las pri-

(I) "El Capitan Antonio Pichardo Vinnesa que lo soy de una de las Com-
pafiias del Batallon de la Ciudad de Santiago &.-Por cuanto es necesario y
convenient nombrar persona que vaya al puerto de Monte Cristi de toda sa-
tisfaccion pars cabo de tres hombres para que cuide del dicho puerto, ordeno
al Alfdrez Don Francisco del Monte Pichardo que luego que esta legne a sus
manos se ponga A caballo y vaya en cnmplimiento de esta 6rden llevando
consigo A Francisco Terreros, Juan Pascual Jimenez y Sebastian Garcia los
cuales guardarAn las 6rdenes que lea diere como de dicho cabo porqne asi
conviene al servicio de Su Magestad. Dado en Santiago en tres de Febrero








30 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
meras fiu establecer una atalaya en el puerto de Monte Cristi, des-
de done se divisaba la Tortuga, para que se observaran los movi-
inientos del enemigo. Tambien se puso mayor cuidado en inquirir
los desemnbarques de gente y sus movimientos para hostilizarlos.
M. Rosey gobernt en !a Tortuga algunos afios, y durante su
mando principiaron los aventureros a dedicarse al cultivo del taba-
co y ;i otras pequefias grangerfas. Sus intereses obligaron al Go-
bernador d regresar ai Francia y dej6 en su lugar por Teniente A
IM. Descliamps de Laplace, su sobrino, quien se condujo con mar-
cada prudencia. Dej6 fnildada la ciudad de Port-Paix para con-
tinuar los amiagos de los franceses sobre la Espafiola, en la que
solo mantenian un peqneiio establecimiento, en un cayo situado en
medio de la ba:iat de Bayajii; pero al siguiente afio de mil seiscien-
tos sesenta y tires present sus despachos reales M. d'Ogeron auto-
rizado por an C(ompaiia de las Indias Occidentales. Esta aso-
ciacion habia obtenido del Rey elderecho de aprovechar todos los
prodnctos de la Torttga, fundar un estableciniiento rural por mayor
y editicar alhiacenes para depositar los etectos que viuiesen de Fran-
cia y los que se export:sen de la nueva colonia. 1s. d'Ogeron
desenipefin el cargo con la mayor exactitud y regularidad. Prote-
gi6 francaniente i los habitantes supliendoles cuanto necesitaban
para so foiento. Habilit6 li los filibusteros de armas, municiones
y demlis inecesariio para que prosiguiesen sus ineursiones con paten-
tes portuguesas, sin embargo de liallarse en hostilidad las naciones
francesa y espafiola, y anim6 ii los bucaueros para que siguieran
adelantando en la posesion de diferentes puntos de la isla donde
realizaban sus hnlrtos, o)mo la llanura de Guarico cerca de Port-
Paix, part de Cul-de Sac, la bahia de Santa Maria de Vera Paz
y peninsula de Sanmanl, que eran los Ingares mas solitarios de la
Espafiola. A estos piutos acili a una grande concurrencia de
buques coin ldierientes cargamnentos, (entie ellos algunos con un ni-

de mil seisciento-s ciiculeta y seis."
"El (,apita n Lucas Be'rro de uina de Ins Companiias de Santo Domingo
de esta Isla, residiindo cn dsta Ciudad por orden del Seior Don FMlix de Zi-
fliga Capitan G.iinral y IPreidcnte it lia Chancillcria de Santo Domingo: por
cuanto que mI hain n ua d '.o efa Cidad ecto del servicio de Su Magestad (Q.
D. G.) y detensa de la tierra, ordeno al Alifrez Don Francisco del Monte que
lo es de una de las Compafii;is de esta Ciudad, que pues se hall en sus hacien-
das y ccrcta del Puerto de Monlte Cristi y su ensenada, que todos los dias pro-
cure saber y tomar noticiaus de los vigils si hay en dichos parages emigracio-
nes del eneinigo y si cchan gente ni tierra. y luego que lohaya entendido con
today presteza june la s t e i n te que pueda de aquellas parties para hacer al
enemigo el daino mayor qne pueda, procurando en todo caso el menor riesgo
de los que llevare consigo y -i la gente del enemigo fnese numerosa, se retira-
ra quit:indoles el inatar ganado, tocando alarm por diferentes parties de ma-
nera que con seguridad inquiete a] enemigo, obligaudole A embarcarse y me
dard aviso de todo en la parte donde mie hallare, y A esta Ciuddad i la perso-
na que tuviere e su cargo las cosas en la gilerra y en todo obrarA como quien
tiene la cosa present y como se espera de su obligation y detan honroso sol-
dado. Feclia en Santiago de los Caballeros i diez y site de Febrero de mil
seiscientos cincuenta y ocho."







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 31

tnero considerable de mujeres) que venian ya con objeto de esta-
blecer posesiones fuertes y duraderas, habiendo sido hasta entonces
singular el buen manejo y orden que observaban estos bombres des-
arreglados y la indole de su asociacion, que era especial.
Se dividian estos aventureros en las tires classes de bucaneros,
filibusteros y babitantes. Los primeros tomalban su denominacion
de la palabra boucan, 6 barbacoa de asar carnvs a la manera de los
indios, y era curioso el arbitrio de que se valian. Salian A cazar
reunidos en gran numero y se colocaban en acecho en puntos diferen-
tes. Descubierto el toro por el venteador acudian los demAs perros,
y losamos detris procuraban ampararse cada uno de un Arbol para
salvarse en caso necesario, y porque era realinente bravio el gauado
de aquella isla. Dc alli asestaban el tiro y se subian al Arbol, si el
animal herido y enfurecido se dirigia contra ellos. Procuraban des-
jarretarlo, y ya muerto y desollado se apoderaban de los princi-
pales huesos que chupaban calientes los amos, y partisan enseguida
en buscade otros animnales, mieutras uno de los criados quedaba
tasajeando y sacando el cuero para llevarlo al boucan; y A fin de que
los perros no desmayasen de sn ardor no les daban nada de comer
hasta terminar completaiente la caceria. Cocian pedazos de came
sazonados con sal, limon, y aji, y proseguian su empresa precavien-
do siempre ocultarse de los espauioles que los rastreaban por el es-
tampido de los fusiles y el ladrido de los perros. Concluida lajorna-
da doblaban los cueros para cargarlos con mas facilidad, empaque-
taban la came y se dirigian al boucan que regularmente estaba al
pi6 de algun Arbol corpulento. Alli fumaban sus pipas 6 se diver-
tian en tirar al blanco, ejercicio que los hacia tan certeros en el
tiro. Cuando babian amontonado el product de sus correrias ve-
nian los holandeses de la costa y les compraban su botin en por-
tuguesas que era la moneda corriente en la isla.
La caza de cerdos era ]a misma con poca diferencia, pero es
digno de notar el modo con que ahumnaban las carnes. Las ponian
en una pequefia barbacoa y eclaban A quemnar el cuero del mismo
cerdo para que el humo fuese mas espeso, y porque decian que es
mejor que la leiia en razon de que las particular volatiles que se
contienen en aquel se adhieren mas A la care por su simpatia, que
las de la leia, y aseguraban que la c;rne adquiria un gusto mas
exquisite y un color amarillento que la hacia agradable A la vista y
apetitosa al paladar.
Los otros aventureros se llamaban filibusteros, palabra cuya eti-
mologla explicamos auteriormente. Su sistema era asociarse quin-
ce 6 veinte, cada uno con un fisil, pistola, sable y cuchillo. Esco-
gian luego entire ellos al que habia de hacer funciohes de capital y
se embarcaban en una canoa, la mayor que podian comprar 6 cons-
truir ellos mismos, siempre enteriza, de los troncos de las seibas.
Provistos de algunos viveres necesarios para la travesia y para
mantenerse en los puntos de escala, vestidos con una camisa y un
calzon y armados completamente, se iban a colocar a la boca de
algun rio para apresar la canoa 6 barco de cabotaje que desembo-








32 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
caba. Cuando se veian dnefios de algona nave mas grande se arro-
jaban A alta mar 4 interceptar los barcos mercantes, despues de
haber saqueado las haciendas y los hatos de las costas si no encon-
traban quien los proveyera. Eran regidos por no reglamento, que
firmaba el capitan y al cual se sujetaban con el mayor rigor. (1)
Bajo aquel contrato obraban formando sociedad cada dos indi-
viduos para auxiliarse m6tuamente en sus enfermedades con el
pacto de que por muerte del uno seria heredero el otro, denomiunn-
dose entire si hermanos de la costa.
Por otra parte todos se sometian ciegamente A las 6rdenes del
jefe.
El ya citado filibuster Mr. Oxmelin refiere el modo con que
procedian al hacer las press y dividirlas. Dice este que ciuando
los aventnreros descubren algun buque le dan caza, se dispone el
cation, se preparan las armnas y la p6lvora, se hace oracion, particu-
larmente si el barco es espailol, para pedir a Dios con fervor les die-
se victoria y dinero, como si fuese la suya la mas just de las gue-
r1as. Despues se acuestan boca abajo quedando solo en pig el capitan
y dos mas para tender A la maniobra, y de esta manera se dirigen
A la embarcacion, haya 6 no fuego, hasta apresarla. Rendido el bu-
que curan A los heridos y se encaminan A la Tortuga, en donde se
dividia la presa por parties iguales A presencia del Gobernador, A
quien se pagaban los derechos que tenia impuestos. Dividida la
presa se dedican al juego, los festines ( otros des6rdenes, y afia-
de el mismo autor, que uno de los pantos mas A prop6sito para
estos asaltos eran los cayos del Sud de la isla de Cuba, porque en-
contrandoalli buenas carnes de tortuga se mantenian abundante-
mente y vigilabau los derroteros de todo el comercio de Costa Fir-
me y Mijico.
La tercera clase de aventureros se llamaban habitantes y la
formaban aquellos que vinieron de San Crist6bal y las otras Anti-
las, entendidos eu algunos ramos de agriculture. Renunciando a
la peligrosa vida de sus compafieros, se dedicaron estos A las labores
del campo en el bendfico clina de la Tortuga y costas de Santo Do-
mingo que eran sumamente feraces, y escojieron con preferencia el
fondo de la bahia de Cul-de-Sac como lugar mas retirado de los es-
paiioles que los inquietaban, y comenzaron desde luego el fomento

(1) "Articulo 10 Se dari al capital el primer buque que fuese apresado.
2? Al cirujano doscientos escudos para medicines haya 6 no presa, y en
el primer caso le correspond un lote en el dividend.
3 A los demas individuos parties iguales en la presa, dandose al que se
distinga un premio 6 una cuota particular.
4 El que descubre la presa tiene cien escudos.
5 El que pierde un ojo cien escudos y un esclavo.
6" Por la p6rdida de ambos seiscientos escudos y seis esclavos.
7? Por la de la mano derecha 6 brazo doscientos escudos y dos esclavos.
So Por la de ambos seiscientos escudos y seis esclavos.
H9 Por la de un dedo i oreja, cien escudos 6 un esclavo.
10" Por la de un pic 6 una pierna doscientos escudos y dos esclavos.
ll? Por ambos seiscientos escudos y seis esclavos.







iSTOEii DE SANTO DOMINGO. 3J

de Leogane y sus alrededores. Principiaban su habitation como los
demAs filibusteros, bajo el mismo 6rden de asociaciori entire cada dos
individuos y con el convenio de heredarse. Pedian tierras al (do
bernadorde la Tortuga, quien nombraba un official ericargado de se-
falarles cierta extension de terreno. Hecho el primer desnioite fai
bricaban sus bohios y sembraban legumbres, patatas, yucas, plAta-
nos y guineos que cercaban con empalizadas y luego con los daiipro-
metidos que habian podido adquirir se entretenian en la siembra de
tabaco, calculando en dos mil pies el trabajo de cada persona. Rez
cogidas las cosechas en ranchos hechos al efecto las enviaban a Fran-
cia y con su product conseguiau en retorno las herramientas y eu-
seres necesarios para la habitacion, hachas, machetes, azadones, rd-
pas, licores y comestibles; Hacian el mayor empleo en hombfes
onmprometidos que onuducian para los trabajos; Estos eran vendidos
A otros habitantes 6 plestos bajo las 6rdenes de nu mayoral que los
gobernaba con el lAtigo 6 bejuco, ocupAndolos en todos los menestez
tes y sin concederles otro descanso que el del dia de fiesta. Bajo
esta 6rden se principiarou las habitaciones de tabaco y mas idelatted
la de caafifsfola y azicar.
Estos habitaities eran los mas pertiqaces en adelantar sus aiaic-
tes en los terrenos de la isla, usurpando por anibos rumbos del Norte
y del Sud lo que podian; pero los espaioles, tenaces y resueltos A
oponerse A esta continue invasion recorrian todos aquellos puntoi y
perseguian y destruian A los habitautes sid piedad. El rio Dajabdyn
llamado desde aquella 6poca Massadre y todas sus irinediaciones fMe-
ron testigos de los estragos mas tremendous. En sns aguas fue dego-
lladd una partida de bucaueros que lo vadeaban cargados de pelle-
jos de reses. En punta de Pino cerca de Bayaj~ fue destruida
otra partida de bucaieros que cazaban bajo las 6rdenes de un M.
For6, y de ellos solo uno pudo salvarse para ser portador de la nue-:
va. En Guaba, Leogane y otros puntos acontecia lo mismo porque
eran perseguidos con indecible teson en cualquier paraje en qu'.
aparecian. Tenian entonces los espafioles una poblacion que daria
quince mil hombres de armas; y como en las montafias del Baho-
ruco existian mas de mil doscientos negros fugitivos que se habian
tefugiado allf desde el tiempo del Cacique Enrique' tambiedi se oi
hacia cruda gterra para reducirlos, de modo que el interior de la is-
la y sus costas del Norte y Oeste eran teatro de continues y san-
grientos combates, mientras que las regiones del Este y Sur perma-
necian tranquilas. La capital de Santo Domingo presentaba el ri-
suefio aspect de una poblacion pacifica y florecieute. Hasta log
eclesiAsticos bajo la jurisdiction de los Arzobispos que se sucedie-
ron eu el mando, Don Francisco de la Oueva y Maldouado,. Doti
Juan Esealante y Mendoza, Don Fray Domingo Fernandez Nava-
rrete y Don Fray Fernando Carvajal y Rovera eran ricos con grani-
des haciendas y bienes considerable; Hasta la clase religiosa sus-
traida por su institute de los bienes que gozaban los seculares, viviari
en la isla con comodidades de que estaban privados los habitanteO
de' la ediania.








34 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
El viajero ingles capital Roberto Boile, que public sus viajes
en diferentes parties del mundo, describe la capital de Santo Domingo
con los colors mas alegres, admirando las comodidades y goces de
sus habitantes y ponderando sobre todo el lujo de los religiosos de
los conventos. Los frailes y religiosos, dice aquel, viven en la Es-
paiola con mas lujo y comodidad de la que puedan gozar otros en
ninguna part del mundo.
Es notable otro pArrafo de la historic contemporAnea del citadG
Boile, porque fija la 4poca en que principiaron los fianceses sus
primeros establecimientos agricolas. "En estos dias, dice Boi-
le, van formando los franceses algunas plantaciones en la isla
en terrenos que se ban ido apropiando poco A poco, porque hasta aho-
ra no habian sido mas que cazadores y no muy ricos." Esto prueba
que durante el mando de los Mariscales de Campo Sres. Don Juan
Balboa, Don Pedro Carvajal, Don Ignacio Zayas Bazan, Don Fran-
cisco Segura y Don Andrds de Robles que gobernaron desde el
afio de 1655 hasta el de 1690 principiaron los franceses, a fijarse s6-
lidamente en una part de la isla, fundando fincas rurales de que
no hicieron caso al principio los espalloles. Esta tolerancia en-
valenton6 naturalmente A los habitantes que reunidos a los filibus-
teros y bucaneros se atrevieron luego A idear proye ctos de inva-
sion contra la part espafiola. Estos fueron realizados de la mane-
Ta que diremos mas adelante.














6.A.PITT.L.O Ilf.



kxpedici6n al mando de Mr. Delisle contra Santiago de los Oaballeros.-
Su rescate y retirada de los franceses.-M- d'Ogeron pasa d Paris y'
regresa d la isla con nuevas instrucciones, entire ellas la conclusion(
del trato y comercio con los holandeses.-Comienzan lak hostilida-
des y se alista la expedicion para la toma de Curazao.-Nauffragid
de M. d'Ogeron en la costa de Puerto Bicd y su atreviddi resolu-
cion para regresar d Samanid.-Restituido d su empleoforma una
expedicion para salvar los prisioneros de Puerto ico, se dispone d
defender d Leogane amenazado por el Presidente de Santo Domin-
go, y pretend conquistar la Capital.--Prepara dos expediciones pa-
ra colonizar d Samand y Tiburon.-Se establecen los filibusteros y
bucaneros en laprimera, y aumentan su poblacion don mujeres eu-
ropeas.-Vuelve d'Ogeron d Francia dondefallece y le sucede M. de
Poinci.-Sueddele M. de Cussy y principian d regularizar losfran-
ceses la poblacion en laparte usurpada de la isla de Santo Do-
mingo.


L primer pnito A qie se dirigieron los filibusteros fit la ciudad
de Sautiago de los Caballeros. Su bella situcion, la fertilidad de
sus campos A orillas del Yaque, la hermosura de sus easas, iglesias
y otros edificios, su gran comercio de sebos, carnes, cueros y taba-
cos, y la corta distancia de catorce leguas que median de ella al
mar, fueron los m6viles principles de los invasores.
Nombr6 M. d'Ogeron jefe de la expedition i un capital flibus-
tero nombrad. Delisle, hombre de valor, que se dirigi6 A Puerto de
Plata con 500 hombres y de allf a Santiago. Los habitantes, que no
estaban prevenidos, se vieron obligados & retirarse A la eindad de la
Vega, y asi pudieron los filibusteros matar much ganado en los
campos y causar otros dafios en las iglesias y casas particulares, y
para evitar que la ciudad fuese incendiada acordaron los vecin6u
rescatarla por la cantidad de $25000. Se retiraron los invasores y
continuaron las hostilidades por todos los mares de las Antillas has-
ta que se celebr6 la paz de Aix la Chapelle
Entonces pas6 A Francia Mr. d'Ogerou y di6 dueuta al minis-
tro Colbert de los progress que hacia la nueva colonial; y aunque
este era de parecer que se construyera un fuerte con guarnicion co-
frespondientei Mr. d'Ogeron le hizo ver que seria inmediatamente







36 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
destruido por los espafioles, y que para defenders de sus lanzas no
habia mejores fortalezas que los montes y malezas. Se le despach6
nuevo tftulo de Gobernador y regres6 a Sto. Domingo donde encou-
tr6 una abierta oposicion A las 6rdenes de la corte relatives al.comer-
ciocon los holandeses. Acostumbrados los colones al trdfico libre y
franco, se les hacia nmy duro sujetarse i las restricciones que la
Compaiifa de las Indias Occidentales establecia para lo sucesivo. A
tal extreme lleg6 la oposicion que el Gobernador tuvo que ocurrir
por socorros al comaudante general de las islas de barlovento, y lle-
g6 A tal punto su desesperacion que propuso al Gobierno se desa-
lojase la isla para establecerse en la Florida y las costas que ocupa-
ron posteriormente los ingleses con el nonibre de Virginia y Caroli-
na; y con motive de esta propuesta declare que babia entonces co-
mo doscientos cincuenta habitautes establecidos en Port Margot,
Guarico, Port-Paix y Cul-de-Sac, y que la demis gente que no te-
nia establecimiento era aguerrida y sin logar.
Se apacignaron los auimos despues de various encuentros, y de-
cretada una amnistia general, sobrevino la guerra eutre frauceses y
holandeses. A consecuencia de este cambio quiso el comandante
general de las Antillas apoderarse del pefion de Curazao, done se
habian establecido algunos holandeses que hacian el comercio con la
costa fire espafiola, y al efecto envi6 6rden a d'Ogeron para que le
auxiliase con todos los filibusteros y bucaneros de la Tortuga y cos-
tas de Santo Domingo. Sali6 la expedicion compuesta de cuatro-
cientos hombres y de su teniente M. de Poinci. Pero la empresa
se desgracid en la costa de Puerto Rico, a diez leguas de la capital,
adonde se dirigi6 M. de Poinci para pedir al Gobernador de la isla
medios para avisar A M. de Bas, que reunia A los expedicionaries
en la isla de Sta. Cruz.
Ya tenia el Gobernador de Puerto Rico noticia del naufragio y
did sus 6rdenes para retener 4 los franceses, contestando a M. de
Poinci que daria cuenta del suceso al Senor Don Andrds de Robles'
President de Santo Domingo, y prendiendo A los emisarios. Ins-
truido de esta ocurrencia d'Ogeron en la costa donde permanecia
con tres hombres determinados, se apoder6 de una canoa y sin velas
ni remos se arroj6 al mar, traslada dose a la costa de Samand que
no estaba distant. Alli le recibieron algunos bucaneros de los que
estaban preparando carnes en aquellos parajes y en la peninsula. Ma-
lograda la expedicion d ignoraudose en la Tortuga y en Goava, re-
sidencias del gobiero, el paradero del Gobernador d'Ogeron, M.
de Bas que era el Jefe Superior, nombr6 en su lugar A M. de la
Rivihre. Poco despues logr6 M. d'Ogeron trasportarse a la Tortu-
ga desde Saman4, y fue recibido con aplausos, porque era muy que-
rido, y repuesto luego en su mando. Al punto trat6 de rescatar 4
:u sobrino y compafieros prisioneros en Puerto Rico, pero una es-
euadrilla que despaclih con este objeto, fud desbaratada por un hu-
racan. Tambien puso en movimiento las tropas de su mando, por-
que supo que el Presidente de Santo Domingo habia formadio ua
camino practicable hasta Leogane, una de las primeras poblaciones








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. ;3

de los franceses, con el objeto de atacarla. Entire tanto permane-
cian prisioneros en Puerto Rico diez y siete oficiales, entire ellos el
sobrino de d'Ogeron, M. de Poinci, hasta que por mediacion de un
corsario singles fueron puestos en libertad los filibusteros. Ya se
habia declarado la guerra entire Espafia y Francia; pero en Santo
Domingo no se diferenciaba este estado del de paz, porque las hos-
tilidades se proseguian alli siempre con el ardor de una causa per-
sonal, y asi filt que M. d'Ogeron se propuso realizar la conquista
de Santo Domingo. Torn6 por modelo el plan qne habian adopta-
dolos ingleses para apoderarse de Jamaica, y era presentarse en un
mismo moment en todos los puertos ocupados por los espaiinles y
bloquearlos A la ves. Envi6 para ello dos destacamentos A la pe-
ninsula de Samani y Tiburon, contando con que no dejaria otra sa-
lida sino per la capital, pero no correspondi6 el suceso A las inten-
clones.
La expelicion fu4 destruida por los espafioles en el Fondo de
Vacas, y fueron muy felices los que escaparon y pasaron A reforzar
A Samaua, punto ventaijosisimo por su bahia y la fertilidad de sus
terrenos, ya escojido por M. d'Ogeron como el mas important que
pudieran ocupar en la isla. Emprendi6 la colonizacion, nombrando
Gobernador A M. Fant y tuvo la dicha de recibir un refuerzo de
mujeres que la casualidad condujo A aquel puerto. Semejanie car-
gamnento, tan apetecible para unos hombres que habian vividojpriva-
dos de esta sociedad, prodnjo grande alegria, animAndolos A em-
prender con ardor sus establecimientos agricolas. No abandonaba
Mr. d'Ogeron su proyecto favorite de apoderarse de ]a capital, y para
plantearlo crey6 oportuno pasar A Francia y ponerse de acuerdo con
el ministro Colbert sobre los auxilios de buques y gente quenece-
sitaba p;ira realizarlo; pero una violent disenteria lo llev6 al sepul-
cro apenas lleg6 A Paris. Ya antes habia este nombrado sus suce-
sores para cualquier caso contingent; el gobierno de Cul-de-Sae
lo confiri6d su sobrino M. de Poinci que ya estaba de regreso, y
nombr6 Gobernador de la isla de la Tortuga A M. de Tarin de Cus-
sy. Fud entonces que se fitdarou y poblaron en la isla algunas
ciudades y pueblos comno el Guarico, BayajA, y Puerto Paix, porque
era manifiesta la rivalidad que animaba A los dos gobernantes fran-
ceses, bien que M. de Poinci, parecido A su tio el difunto d'Ogeron
y de mejor presencia personal obtuvo la preferencia y el carifo de
los colonos. Estos iban extendiendo sus fronteras por la parte del
Norte hasta las orilias del rio Guayubin con estancias y plantacio-
nes de achiotes, algodones y cara de azuicar, que desde entonces fud
objeto de preferente cultivo, aunque no abandonaban entretanto
su primitive ejercicio de matar reses montaraces y salar carnes.
Obtuvo M. de Ponici la confirmation de su empleo por el Bey de
Francia y de allf adelante qued6 establecida la colonia y reconcen-
trada la poblacion, porque el nuevo Gobernador hizo reunir en las
Ilanuras del Guarico A los franceses que estaban diseminados en Sa-
main y otros puntos que habian sido invadidos por los espaioles.
Este primer viaje A la peninsula de SamanA, (que asi se menciona-








38 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

ba aquella jornada en el pa(s), fue ejecutada bajo las 6rdenes do
Maestre de Campo Don Jos: Morel de Santa Cruz y de otros espa-
fioles distinguidos, y el ardor con que se acometieron los combatien-
tes fau tal que perecieron muchos franceses en las inmediaciones de
la montafia redonda, y fueron luego perseguidos hasta la villa del Co-
.'LjEs'a ocurrencia determine A M. de Poinci A reunir los franceses
en 'la Ilanura del Guarico y fortalecer aquella ciudad (que ya habia
sufiido un ataque de los espafioles de Santiago el afo anterior de
1678); pero fud distraido en su prop6sito en razon del auxilio que le
pidi6 en aquellos dias cl Conde de Cives, que vino con una escuadri-
Ila i pcsesionarse de la isla de Tabasco. Los fiegos de la escua-
dra que se oyeron en la costa redollaron el celo de las autoridades
de Santiago, que era incesante. Tenian que vigilar today la costa del
Norte como lo prueban !as 6rdenes expedidas en los afios 1679 y
1680. (1)

(1) "Don Gregorio Semillar y Campuzano, abogado de los Reales Con-
sejos, Alcalde Mayor de esta Ciudad de Santiago y Capitan a guerra de ella
& &. Por cuanto anoche como A las ocho me vino aviso de la vigia del
Puerto de Sosua que el midrcoles seis del corriente habian oido diez tiros
hasta las nueve de la mafiana, al enemigo frances que de continue infesta
aquellas costas, y que asi mismo vieron nuestros vigias que salia el dicho dia
del puerto una balandra pequefia y quo fM6 la vuelta de Barlovento, con que
se infiere que la gentle de dichla balandra salt6 A tierra A Ilacer caza, como por
ser la part tan cercana ii esta Cindad que solo dista de ella diez 6 doce leguas,
ordeno al Alftrez Don Francisco del Monte Pichardo, que lo es de la com-
pania pagada de esta costa del Norte, que luego y sin dilacion salga con to-
dos los soldados de su tropa, y vaya A la part donde harA todas las diligen-
clas que fio de sus l.1. i ..i. para apresar una espia 6 dos del enemigo, ha-
cinddole la mayor 1.. I.i1i... dafio que pueda alcanzar la fuerza de su gen-
te, 6 segun el caso lo pidiere y asi mismo ordeno y mando al cabo y soldadog
que estan en dicha yigia y otras cualesquieras personas que haya en aquellas
parties, que todos garden la 6rden que les diere el dicho Alfdrez, y que el
susodicho obre en todo lo que mas viere que convenga al servicio de Su Ma-
gestad como quien tiene la occasion present; y particularmente que examine
a part done estA la dicha vigia, 6 si hay otro parage donde est4 nuestra
gente con mayor seguridad de que se aprese al enemigo, y mas dispuesto pa-
ra ver las embarcaciones que entran en el puerto principal de Puerto de Pla-
ta 6 Sosua 6 demas surgideros 6 caletas 4e dicha costa; y para conocer mas
fdcilmente los casinos 6 parages por donde el enemigo puede venir A esta
Ciudad, lo cual cs el fin para que esta dispuesta dicha vigia, y de todo me
traeri razon con individualidad para en su virtud determinar lo que mas con-
venga al servicio de S. M. y seguridad de esta plaza. Fecho en Santiago y
Diciembre 9 de 1679.-Ldo. Gregorio Semillar y Campuzano."
"Lcdo. Don Gregorio Semillar y Campuzano & &. Ordeno al Alfdrez
Don Francisco del Monte Pichardo, que luego sin dilacion, siendo la mayor
de una horse, salga con la gente de su tropa que se hall en esta Ciudad A in-
corporarse con la que remiti A Sosua y Puerto de Plata para que como su
Alfdrez Capitan la gobierne y rija colocando cuerpos de guardia en el mejor
parage de donde reconozca el navio que se halla surto en aquel puerto y sus
piparpaciones, y las requiera no echen gente en tierra y que salgan de dicho
puneto como se ha mandado, y de no hacerlo asi les requerird se hagan 4 l1








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 39

Los tnrminos en que estA redactada la diligencia de cumpli-
miento de estas 6rdenes haceu patent el celo de las autoridades
espafiolas, dejando tambien fnera de duda que ya en aquella fecha
obraba el Gobierno fralncs con energfa procurando someter y regir
a los filibusters, d quienes denominaba corsarios de la mar, como 4


vela sin echar mangas de gente en busca de bastimentos ni reconocer el te-
rreno, y en caso de sentir algan genero de hostilidad y resistencia se valdra
de todos los medios de suavidad, si no pudiere resistir despues de la oposicion
de armas, en cnyo caso asi mismo los milicianos que se hallen en dicho pa-
rage obedezcan las 6rdenes del dicho Alf6rez Capitan; y todo lo anotarA por
ante Jose Garcia Garces, escribano pibhlico; y por cuanto tengo ordenado A
dicho escribano que con el Alcalde registre las personas que hayan Ilegado
de dicho parage, vuelvo A repetir la misma 6rden A dicho Alf4rez Capitan que
lo hagaasi cumplir cuidando en todo muy en especial que ninguno sea osa-
do A comerciar, aunque sea con pretexto de cosa leave ni levisima, en cuyo
caso confio de tan experimentado y celoso cabo del servicio de Su Magestad,
y lo mismo en este punto vuelvo a advertir tercera vez al Alcalde ordinario
Sebastian Sanchez Infante. A quien harA saber esta drden, que todo convie-
ne al Real servicio de Su Magestad, fecha en Santiago en 26 de Mayo de
1080 afos.-Lcdo. Gregorio Semillar y Campuzano."
"En cumplimiento de esta 6rden y de lo que en ella se me previene, lie.
gu6 a Puerto de Plata martes que se contaron veinte y ocho de mayo, que
es en la banda del Norte de esta Isla, y llevando en mi compafia los solda-
dos que habian quedado en la Ciudad, por haber ido los demis con el Alcalde
Sebastian Sanchez Infante A dicho puerto doude le hall y mostr4 la 6rden
que llevaba para dar cumplimiento y su mejor ejecucion, y fuimos A la playa
de dicho puerto y Ilegado ella. como A las dos de la tarde del dia referido, vi-
de dando fondo un navio y dos lanchas cn dicho puerto, y luego pusieron en
diclo navio una handera blouca en la popa, y en una de las lanchas pusie-
ron otra y en ella so embarcaron diez 6 doce franceses y entire ellos uno nom-
brado M. Guillermo, y haciendo yo lo mismo le dije que era el Alfdrez de
la compafifa de la costa de S. M. y que iba con 6rden de mi Capitan A gue-
rra y Gobernador de las armas para hablar con el Capitan del navio, A lo quo
me respondi6 que venia de 6rdeu del Capitan con aquella lancha, para que
me sirviese de ir A bordo, con lo qu me e embarqu6 en dicha lancha, en com-
pafiia del Alcalde ordiuario y del escribano Josa Garcia Gareds y algunos
soldados, y Ilegando al dicho navio salid el dicho Capitan A recibirme, salu-
dandome con muchas demiostraciones de buena amistad y urbanidad y lle-
vAndome por la mano A la cImnara de popa donde nos sentamos, mand6 sacar
dulces y vinos, y tomando una taza dicho Capitan, me dijo con mi licencia
hacia el primer brindis A la salad del Catdlico Rey de Espana y del Cristia-
nisimo Rey de Francia, para que continuasen las paces celebradas por dila-
tados afios para la trauquilidad de tus vasallos, y A este tiempo dispararon
tres piezas; y haciendo yo el mismo brindis dispararon dos piezas, y habien-
do estado como un cuarto de hora le dije que con su licencia me iba A tierra,
A que me respondid que fuese enhorabuena, que en bajando el sol iria 6l A
tierra 6 merendar conmigo, como lo hizo, trayendo de su navio una merien-
da muy cumplida de potages, y despues paseandonos por la playa le dije y
di A entender la 6rden que llevaba, A que me responded que el navio era de
guerra de su Rey y Sefor, y que venia con patentes para correr todas las
Indias A recoger todos los corsarios de la mar bajo la obediencia de su Rey 6
Castigarlos, y i los ladrones de las costas para ponerlos en obediencia, y qtu








49 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
los bucaneros ladrones de la costa. Este navio 4 que se refiere 14
act4 transcrita debia de pertenecer A la escuadra del Condede Estrees,
Si no habia sido expedido con anterioridad para el objeto que decla-
raba su comandante; pero de uno A otro modo, traia la noticia de
las paces celebradas entire Espaia y Francia en Nimega, la cual pro,
movi6 la toma de la isla de Tabasco.
Pero estas alternatives de paz y de guerra variaban muy poco
el aspect de los negocios en Santo Domingo. Reducida la question
A posesionarse los franceses de los terrenos de la isla y matar reses
para su comercio; desconocian los espafioles esas intermitencias de
paz y de guerra. Habia paz en Santo Domingo mientras que unos
A otros no proyectaban alguna incursion, porque principiada 6st4
volvia A encendcerse una guerra A sangre y fnego, como se ha visto y
volvera. A verse en el discurso de esta historic.
Dolnde se hacian sentir mas efectivamente los resuiltalos de
estalucha contifna, era en los buques espafioles que cruzaban el mar
de las Antillas y en los puertos del continent, A menudo sor-
prendidos por los filibusters que lo infestaban, saliendo de las cos-
tas de la Espafiola y la Tortuga. Pero ajustada aquel afno la paz,
el gobierno francs solo se ocupaba en hostilizar las posesiones ho-
landesas, contra cuya repfiblica se habia declarado la guerra. El
Gobernador General M. de Poinci tuvo 6rden de auxiliary al Con-
de de Estrees con todas las fuerzas disponibles, y 61 mismo se di6 A


el haber llegado A; aquel puerto foi en atencion A las paces y las patentes que
trae, y tiene necesidad de aderezar una lancha y hacer aguada; y el no hq-
.erse ido era por la conjunction de la luna, y a no haber inconvenientes no
se encontrara alli. Yo le pregunte si iba A la vuelta abajo A tocar al Gua-
yico y me respondi6 que n6; porque venia de abajo para arriba y que habia
pasado por entire esta Isla y la de la Tortuga, sin tocar en ella, ni en el Gua-
rico, por razon de que no se divulgara A lo que venia, porque los porsaros y
ladrones de las costas lo sabrian, y los corsantes se meterian en los pqertos
y caletas, done no daria con ellos, y me dijo que si fuera A correr la costa,
ho me fiara de los atropados, si acaso topara con franceses, menps que no
mostrasen patente de su Rey y Gobernadores, porque eran corsarios ladro-
pes los que podia haber en la costa; y me pregunt6 por mi Capitan y le
Treppondi que estaba en Santo Domingo, A que me dijo, que si habia sidq
Ilamado por el Senor Presidente para ir a la banda del Sur A hacer notoria la
cedula que le habia mostrado a aquellas poblaciones que hay, y yo le respon-
di que habia ido A un negocio particular que se le habia ofrecido; y despues
de haber pasado todo lo que Ilero referido, se fue dicho Capitan 4 su navio,
quedando yo en la playa con mi gente, con toda vigilancia y cuidado con
mis centinelas y rondas que eclh las dos notches que estuve en la playa, qu-
fua el martes y miircoles, y el jueves, treinta del dicho mes referidp al amae
necer se lev6 dicho navio, y como A las doce horas del dicho dia llegui con
mi gente A Sabana Maron, part eminent A la mar hacia Puerto 4e Plata,
para ver qud derrota lleraba dicho navio, el cual no pudimos descubrir por
no parecer en el mar que se descubria ni A barlovento ni A sotavento- Y
para que conste donde conveuga todo lo referido como pas6, lo certifico y
firmno de mi nombre en Santiago en cuatro de Junio de 1680 afios.-Dopg
Francisco del Monte Pichardo.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 41
ja vela para secundar al Conde, pero una tormenta lo oblig6 6 an.
clear en Puerto de Plata. Se malogr6 el proyecto y M. de Poinci re-
gres6 con los filibusteros A sus puertos, donde proyectaron nuevas
empress.
Pidieron los filibusteros al Gobernador que en desquite de su
infi-uctuosa tentative y cono para reparar sus pdrdidas, se intenta-
se una expedicion contra la ciudad de Santiago de Cuba. Hici&-
ronse los aprestos y fuW aquella confiada a M, de Frauquesnay, que
en lo sucesivo desempef6 las funciones de Teniente de Rey. Se alis-
t6 la armada y un uumero considerable de filibusteros se dirigi6 A la
banda del Sur de la isla de Cuba, y en una clara noche de luna hi-
cieron su desembarco al Sudoeste del puerto de Santiago. Como
no eran pr4cticos del terreno, alencontrar una montana se extra-
viaron v perdieron el rumbo de la ciudad, y dando una vuelta retr6-
gada Il vanguardia, vino a topar con el resto del ejrrcito, y enga-
fiados m6tnamnente, crey6ndose eneinigos, trabaron la plea y dieron
lugar a que advertidos los cubanos por los fuegos que oian, se apre-
surasen A reunirse. Persuadidos los franceses que aquellos podrian
fAcilmente reunir hasta cuatro mil hombres, tnvieron A bien volver-
se A embarcar para la Tortuga.
Otra partida de filibusteros fnu mas feliz en la expedicion que
dirigieron contra Puerto del Principe en la costa septentrional de
Cuba, donde hicieron grande pillage. (1)
Entretenidos los filibusteros en estas expediciones maritimas, y
dedicados los habitantes y btcaneros al comercio, fu6 consecuente
que el m6vil del interest principiase a crear relaciones mas pacificas
entire espaioles y franceses. A los primeros se les presentaba la
ventaja del desembarque de sus efectos y animals, y A los segun-
dos no solo los medios de enriquecerse sino tambien la occasion de
ir conciliando la voluntad de aquellos y consolidando su position en
la isla, Comenzaron los cambios y pronto se active el trAfico en el
interior y en las costas, Ya se habian introducido por este tiempo
muchos negros de los capturados en various puntos de America, que
aumentaban la poblacion francesa; y era tal su ndinero que por este
ano sucedi6 la prinera revuelta en las inmediaciones de Port-Paix,
capitaneada por un negro A quien nombraban Padre Juan, el cual
despues de varies encnentros con los franceses, se hizo fuerte
con los suyos en una montafia donde permaueci6 hasta que fiu
destruida su gente por una partida de bucaneros. Tambien acae-
ci6 en aquellos dias una conmocion popular con motivo del comer-
cio y salida del tabaco, pero este moviiuiento se apacigu6 con el arri-
bo de retorno de la escuadra fiancesa del Conde Estrees, que venia
4 pedir al Presidente espafiol la entrega de los prisioneros que se
hicierop en Puerto Rico, a lo cual se neg6 aquel. El comandante
de las armas en Santiago. no descuidaba sus fronteras acometidas
por los bucaneros, persiguiendo la caza de animals y el trAfico con

(1) Los pormenores de este suceso se refieren en las Memories de li WReil
Speiedad Patri6tica de la Habana.








42 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

los vecinos y libraba 6rdenes que manifiestan el celo de esa autoll-
dad. (1)
El Rey de Francia confirm el nombramiento hecho por d'Oge-
ron en su sobrino M. de Poinci y desde entonces se hicieron mas

(1) "El Sargento mayor Don Antonio Pichardo Vinuesa (Gobernador
de las armas & &. Por la present ordeno al Alfdrez Don Francisco del
Monte Pichardo, que lo es de la costa, vaya con la gene que Io fuese posi-
ble, tomindola en los hatos poblados y vaya A la parte de Manzanillos y bo-
ca del rio Yaque que entra por aquella part, y ves si hay embarcaciones en
la mar que echen franceses en tierra, y si hubiesen les amonestara se retired
6 sus poblaciones, con apercibimniento de que de no hacerlo se tomara el ex-
pediente que mas conviniere para estorbar los danios que sobrevinieren en an-
dar matando ganados en las parties despobladas, y ver si puede con today sagaci-
dad adquirir algunas noticias de los que van por esta Isla A otra part; y del
Manzanillo pasarA A la parte de Bayaja, y yea dicho puerto con el mismo
cuidado que lo hizo antes, para dar razon de todo lo visto y entendido; y si
en alguna de las parties despobladas topase alguna persona sin licencia mia
lo prendera y traera preso, por haber contravenido al bando que se divulge
sobre este punto, y no ronsienta que ningun extrangero en el tempo que es-
tuniere por las parties arriba referidas pase Ala Tortuga, aunque diga que
trae cartas para su Seforia, menos que no venga guiado, y que no se tenga
trato con ellos, so pena de perdimiento de bienes y de que se castigaran los que
cogiere en conformidad de los mandates de su Sefioiia el Sr. President y
Capital General Don Andres de Robles, caballero de la Orden de Santiago,
y mando y ordeno A las personas que notificare dicho Alfdrez, vayan con 1l
A las parties que Ileva encargado, que le obedezcan y garden sos 6rdenes, co-
mo las mas propias en las del servicio de Sn Magestad. Fecha en Santiago
en 24 de mayo de 1686."
Hay otra 6rden concebida on estos tdrminos: "El Capitan y Sargento
mayor D)on Antonio Pichardo y Vinuesa A cuyo cargo esta el Gobierno de
las armas en esta frontera. Por la present ordeno al cabo Francisco Fer-
nandez vayay coja today la gente que hubiere en los hatos desde este lugar
para abajo, pena de la vida, y los que notificare, so la misma pena, que
cumplan con lo mandado, porque asi importa al servicio de Su Magestad
poniendo today diligencia coino el caso lo require y habiendo cumplido con
ella me vendri A dar cuenta. Fecho en Santiago en veinte de Febrero de
mil seiscientos ochenta y seis.-Antonio Pichardo y Vinuesa.-Despues de
haber escrito esta ordeno al Alfdrez Don Francisco del Monte que lo es de
la costa, cumpla con lo lqe le tengo encargado A hoca porque asf import al
servicio de Su .Magestad y todas las personas qne notiticare dicho Alfrez,
obedezcan sus 6rdenes, pena de la vida y traidores al Rey.-Antonio Pi-
chardo.
El afio siguiente se desplach tamlien la que sigue: "'El Sargento ma-
yor Don Antonio Pilardo Vinnesa Gobernador de las armas en esta Ciudad
de Santiago de los Caballeros y su frontera. Por la present ordeno al Alfi-
rez Don Francisco del Monte Pichardo que lo es de la costa vaya en confor-
midad del mandate de S. S. el Senfor Presidente Dou Andres de Robles, ca-
Iallero de la Orden de Santiago, Gobernador y Capitau General. A los luga-
res que estAn poblados de los franceses y entregue los pliegos al Gobernador
de dichos franceses 6 sus tenientes y tome recibo de su entrega y reconozca
con la mayor exactitud e eestado en qu ese hallaren sus poblaciones, procu-
rando saber asi mnismo de los Piratas, A done estAn, y de que part ha veni-
do el pirata Lor4tnzo y Agramon, y si lan lechlo algun robo y en qud part, y








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 43

frecuenteS el trato y comunicacion eplre plo fra~eses y loa espafioles,
halagados estos por las lutilidades que reportaban. Pero los jefes,
siempre celosos, velaban por la conservation, del territorio aunque
los franceses procuraban siempre extender sus posesiones de las lla-
puras del Guarico que ya tenian fomentadas con varias habitacio-
nes cerca del rio Guayubin. Tambien procuraban los franceses for-
talecerse, porque recordaban que el afio pasado de 1678 sufrieron
much con la entraday escaramuzas de los espafioles, bien que ya
mediaban entire ellos comunicaciones oficiales como lo demuestran
various documents. (1)

si tienen intencion de hacernos algun perjuicio los pobladores franceses 6 de
apoderarse de toda la Isla, para dar cuenta A Su Sefbria el Sefor Presidente,
lo cual hara el Alferez con toda cordura sin darlo A entender, antes bien sea
con much secret, como se espera de sus buenos procedimientos y conoci-
miento de las poblaciones de dichos franceses, por haber ido otras dos veces
on cumplimiento de lo mandado por el Senor Presidente. Dado en Santia-
go de los Caballeros en veinte y seis de Novieipbre de mil seiscientos ochen-
ta y siete.-Antonio Pichardo Vinuesa."
(1) "El Sargento mayor Don Pedro Perez Polanco & &. Por cuanto
su Seioria el Sefior Presidente Maestre de Campo Don Francisco Segura
Sandoval y Castilla Gobernador y Capitan General me tiene mandado y ad-
vertido haga el despacho del Licenciado Don Juan Bautista Escoto que va
A llevar un pliego de su Sefioria el Sefior Presidente A la Isla de la Tortnga
A su Gobernador M. de Poinci 6 a la persona que estuviere en su lugar en
conformidad de lo dispuesto por S. S. ordeno al Alferez Don Francisco del
Monte Pichardo que lo es pagado de las costas del Norte por Su Magestad,
que luego sin dilacion salga de esta Ciudad con toda la gente pagada de an
compania y con las demis que se le hayan agregado de las compafias mili-
cianas, Ilevando en su compafia al dicho Lcdo. Don Juan Bautista Escoto,
A quien con la mayor seguridad de su persona que sea possible ha de procurar
introducir con los francesos y continuar y Ilegar a los puertos y costas de la
banda del Norte, siendo la parte dondeba de hacer esta diligencia desde el
Puerto de Plata para abajo hasta el Puerto de BayajA, de donde no pasara, y
llegando A cualquier puerto donde halle franceses el dicho Alf6rez Don Fran-
cisco del Monte, harA del nodo que se pueda, embarcar al dicho Ledo. Don
Juan Bautista Escoto y tambien liari testigos de como lo deja embarcado en
efecto, y como se llama el francis que estuviere por Capitan 6 cabo de laem-
barcacion en quefuere, del nonbre del navio 6 lanchon, no consintiendo que
ninguna persona de ningun estado ni calidad que sea, se embarque sino so-
lamente el dicho Licenciado Don Juan Bautista Escoto: todo lo cual obrarA
el dicho Alf6rez Don Francisco del Monte con la sagacidad y buen celo que
se fia de su persona y cr6dito en el servicio de Su Magestad, dejando A su
disposicion y buen acuerdo todo lo que se ofteciere obrar al miejor acierto de
este intenti que es fecha en la Ciudad de Santiago de los Caballeros en vein-
te y dos dies del mes de Julio de mil seiscientos ochent~,--Don Pedro Pe-
rez'Polanco."
Esta comrision parece que fu6 desempenada cumplidamente segun lo
peredita oficio del Presidente Gobernador y Capitan General que dice:
"Estimo en much el cuidado y buena diligencia con que Ud. ha obra-
do en la introduction de Don Juan Bautista Escoto, y lo tendr6 muy
Pn mi mneoria para las ocasiones que se ofrezcan de sus aumentos. Sieim








44 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Estos documents y otros muchos que poseo relatives A sorpre.
sas de los buques filibusteros, conduccion de provisions, asaltos
en la costa y otras expediciones militares, persuade que A la vez
que se continnaba con eficacia en la defense de los terrenos inva-
didos, los franceses bajo la direction de un military conuo M. de
Poinci qne al valor unnia nna firmeza y experiencia pico comunes,
iban ganando terreno particularmente al Oeste que estaba casi
despoblado, Pero aquel jefe sali4 para Francia el afio siguieute
de 1681 y a su regreso mnrid sentido de todos por las graves circuns-
tancias en que se encontraban. Eran pocos los bucaneros porque
con el cebo de las press que se hacian en los mares, todos se dedi-
caban al corso y las expediciones maritinas, y el Teniente de Rey
M. de Franquesnay que habia sucedido en el mando tenia poco in-
flujo; de modo que para complacerlos adopt por primera providen-
cia el ataque y asalto de Vera Criz en la costa de MWjico, para lo
cual nombr6 de jets A los c6lebres filibusteros Granmont Wandhorn
y Lorenzo Graff. Asaltaron estos en etecto el castillo de San Juan
de Ulia, saquearon la ciudad y habrian pasado 4 los habitantes por
el filo de la espada A no haberse encontrado en Vera Cruz el Arzo-
bispo de Puebla en visit de su di6cesis, el cual obtuvo el perdon
A condition de que se entregaran A los piratas dos millones de pe.
sos. El uno de estos fu6 pagado, pero se salv6 la otra mitad que
debia reunirse en las provincias y pueblos d:l interior, porque se
avist6 la escuadra espafiola y corri6 la noticia que el Virey se acer-
caba con fuerzas superiors al socorro de Vera Oruz. Los filibus-
teros que no quisieron verse entire dos liegos, se retiraron con su
rico botin, dirigiundose para relartirlo A sus dos cuarteles de la Tor-
tuga y Petit Goave en Santo Domingo.
Lleg6 en aquellos dias el nomnbramiento A M. de Cussy, confir-
mando la corte cl que habia hleclo afios antes M. d'Ogeron, y el
nuevo Gobernador se traslad6 sin p6rdida de tiempo de Petit Goa-
ve al Guarico, que adelantado ya en edificios, habitaciones rurales
y fuertes, pronosticaba que seria la capital. En ella fij6 su residen-
cia, descuidanndo las antignas capitals de la Tortuga y Petit Goave,
done posteriormente se tuund6 el Puerto del Principe y alli recibi6 A
los primeros comnisionados de la corte, caballeros de San Lorenzo y
A Mr. Begon, uomnbrado por el ioy para que de acuerdo con el Go-

pre tuve much contianza tendria buen suceso el despacho de dicho Licen-
ciado corriendo por sn miano, coino quien se escmra en el servicio de Su
Magestad. En cuanto A la comnpania de la costa y c6mo se lan de portar en
ella, aviso a su Capitan y tainlien al Gobernador de las armas. Esti muy
bien el que se aguarde el aviso de donde ha de desembarcar el dicho Lcdo. Es-
coto y tuni6ndole avisemelo luego para que yo dd la 6rden que se ha de ob-
servar. En cuanto A la carta que Ud. dice habia escrito al tiempo del des.
pacho del dicho Lcdo., la recibi y no respond a ella por juzgarle estaba fuera
de dicha Ciudad, porque no se perdiese. Siempre ne tiene Vd. con seguridad
de procurar sus aumentos por lo much que merece con el buen celo con que
sirve al Rey. Nuestro Seior guard a Ud. muchos anios. Santo Domingo
y Agosto 19 de 1680 afios.-Don Francisco de Segura,"







ISglORIA DE SANTo DOMINGO. 45

bernador estableciesen el debido 6rden conteniendo los abusos y
demasfas que habian hasta entounes escandalizado al mundo, y or-
ganizando las corporaciones, empleos y demAs conduceute A for-
mar una colonia civilizada. Tambien venian encargados de exami-
nar un proyecto de invasion contra la Nueva Vizcaya, pi'opuesto pot
el Conde de Peialosa, ofendido con el Gobierno. Pero estando los fi-
libusteros y bucaneros ocupados en elmpresas agricolas, formando ha-
bitaciones, se estim6 peijudicial inquietar las buenas inclinaciones
de uuos hombres que habian sido tan turbulentos hasta entonces, y
que ya daban pruebas de tranquilidad y aplicacion al trabajo. Es-
tablecieron entonces los primeros Concejos, y por cnantos medios tu-
vieron A su alcance, construyeron ciertas naves A prop6sito para in-
vadir las costas, que asaltaban con frecnencia.
El filibustero Lorenzo Graff, despues de su expedicion A Cam-
peche en union de Graumont, se retire de sn ejercicio y obtuvo
ciertas gracias de la corte y sn naturali/acion con el empleo de Sar-
gento mayor. Fu6 uno de los filibusteros mas distinguidos por su
valor y extraordinaria serenidad, que le captaron siempre el respeto
y la sumision de sus conipaferos. Habia casado con una espaiola
nombrada Dona Petronila de Guzinan segun lo explicaba el diplo-
ma del Rey de Francia. Era de origen holandes y habia servido
anteriormente al Rey de Espaila. La gracia coucedida k Lorencillo,
diminutive con el cual fun siempre conocido Graff, y A su compafie-
roGranmont, que tambien fu6 dispensado, teuia por objeto regulari-
zar la marina francesa de Amirica bajo las 6rdenes de estos dos
hombres singulares porsu valor, pata hacer frente A las galeras es-
pafolas que hacian much dafio en las costas habitadas por los in-
trusos. En estas circunstancias acab6 el ailo de 1688.













C-A-ETUL0 INTY


Ordena la corte de Fraticia la tonta de la isla.-Progresos de la agricut
tura.-Insurrcccion de Mi. Chevalier.-Ataque de Santiago de los-
Caballeros.-Saqueo de la ciudad y retirada de los franceses.-Propo
ne lM. de Cussy la toma de toda la isla.-Venganzd de Ids espaioles
en la batalla de Sabana Real de Limonade.-Se retiran losfraneeses
al Cal-de-Sac y se emprende otra expedicion d Guaba.-Sucede en el
mando Mr. bumas y e'orrige los desdrdenes;-Devuelve Mr. Decasse
los prisioneros espaioles al Gobierno de la Habana.-Terremoto de
Jamaica y saqueo de los filibusteros.-Los ingleses y espaioles de a
cuerdo invaden y destrayice el Guarico, y sitian d Port Paix.-Temo.
res de Mr. Decasse.-Noinbramiento del caballero d'Angiers; press
qae hizo su escaadra en el mar de las Antillas y su regreso d Fran-
cia.-Gobierno de Mr. Gallifetc, incursiones de los franceses en el
territorio espaflol.


POTOS los tratados de pag celebiados el Nimega, retire sns 6rde-
Snes el Gobierno francs principios del afio 1689 para que el Go-
bernador invadiese el territorio espailol. En despacho de 13 de
Enero decia lo siguiente:
"Teniendo el Rey mas que nunca A la mira el proyecto de apo-
"derarse del territorio espafiol, podreis career que no ejecutareis en la
"vida una empresa mas grande, y contad que si lo conseguis obten-
"dreis las gracias de Su Magestad, con el Gobierno de la Colonia,
"que os sera concedido; y asi se os previene informeis de las medi-
"das que se hayan tornado sobre este asunto."
Entretanto una compaiifa fiancesa autorizada al efecto hacia
el comercio de negros y los introducia en la isla, por cuyo medio se
iban aumentando de dia en dia los establecimientos agricolas; pero
el reglamento de aquella di6 causa A muchos clainores y f la insu-
Treccion promovida en el Guarico por un francs nombrado M.
Chevalier, y apaciguada por el celo y diligencia del Goberaador M.-
Cussy y sus tenientes M. de Fonteuoy y M. Dumas.
Los filibusteros que aun conservaban agunos buques solicita-
ban licencias para invadir los puertos espafioles del continent, pero
el Gobernador aprovechando sus deseos y queriendo obedecer las
insinuaciones de la corte, hizo ver que ninguna emprsa seria tan
ftil ni laudable como la de apoderarse de Santiago de los Caballe-
ros, ofreci ndoles ir Cl mismo en persona A su cabeza.40onvinierof







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 44
en ello y el Gobernador reuni6 y habilit6 cutrocientos cincdehta In-
fantes, igual ndmneros de caballerfa y doscientos negros conducto-
tes de los bagajes. Revist6los luego en la sabana de Limonade y
parti6 con ellos dirigi4ndose al interior hasta llegar al rio Gnayubin;
De alli despach6 una guardia avauzada para que sorprendiera las
vigias espaiolas que tenian su puesto en el hato de Jaibon (de la
propiedad de la familiar Morel de Santa Cruz), pero se engafiaron,
porque dias antes se habian situado las vigias en el hato de Gurabo,
(de los del Monte), como puesto mas convenient. AlIf fueron avis-
tados los fianceses que hicieron much dafo en los ganados, lo
mismo que en el tercer cartel, que fu6 el hato de Mao (de los Te-
jadas), pero entonces divisaron una partida de hombres & caballo si-
tuada en el paraje nombrado Portezuelo, A quienes persiguieron
por un gran espaciu. Reeonociendo entonces M. de Cussy que ya es-
taba descubierto su intent de sorprender d Santiago y que no era
possible apoderarse de la ciudad 6 mansalva, crey6 aeertado enviar
6 su Secretario M. Boyer en clase de parlamentario, proponiendo
un desafio qne terminase la question que se mantenia hacia ya tan-
tos afos. MI Boyer era ya anteriormente conocido de los espailo-
les 6 causa de varias negociaciones particulars que habian media-
do con 61 y no tuvo dificultad en cumplir su vision, enarbolando un
paiiuelo blanco en serial de parlamento al llegar a la Laguneta de
Hamina (hato de los Contreras y Rodriguez). Un teniente espa-
iol, que no se design, fu6 el quo sali6 A su encuentro, el cual asom-
brado de la condueta p6rfida del Gobernador MI. de Oussy, que con su
invasion quebrantaba las treguas celebradas, al escuchar la propo-
sicion del enviado de que se concertase un desaflo, coutest6 que no
habia tiempo bastante para ir 6 Santo Domingo y dar cuenta del
reto, pero que el Gobernador de Santiago Don Antonio Pichardo
Vinuesa, no dejaria de venir A contestarle y tendria muchisimo gus-
to en medir sus armas con las suyas, porque no habia un espafiol
en la isla que no estuviese dispuesto A sacrificarse por el Rey de
Espafa, para probarle su celo y fidelidad. No esperaba el francs
tan arrogante respuesta, pues habia reunido aquellas fuerzas con-
tando con que los espafioles abrumados, y las tropas de Santo Do-
mingo sin paga, se entregarian sin resistencia al gobierno francs.
El official espafiol que se expres6 con tanta energia, pas6 A re-
petir su contestacion al mismo General; fu6 mny celebrado y rega-
lado por M. de Cussy y su estado mayor, y regres6 luego 6 San-
tiago, acompafado de una escolta mandada por M. Boyer, A cuya
galanteria eontest6 el official prometiendo que en lo sucesivo harian
sus compatriots de otra manera la guerra A los franceses. El ej6r-
cito enemigo sigui6 su march (en Sabana sin provecho) divis6 al-
gunas partidas de las unestras y eontinu6 lueg6 hasta Yaque hatee
de los Pichardos). Pasaron el rio el dia 6 y de repente se vieron aco-
metidos por el costado en un lugar llamado la Herradura, y que des-
de entonces cotserva el nombre de la Emboscada. El acometimien-
to fu6 horroros, de una part y otra se pele6 con valor, hasta poner
en grave coBbMt A, M. de Cussy que mandaba el centrof muriendo
*







48 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
inuchos oficiales. Era el lance tan empeilado, que A veces teniad
los fusileros que regular algunos pasos para powder asestar sus tiros.
Cedieron al fin los espaiioles por su corto nfimero y lo inesperado
del asalto, volvi6ndose por la cuesta de Rafael, mientras que los
franceses entraban er Santiago; Ya se habian retirado las families
a sus habitaciones del campo y la Ciudad estaba desamiparada y las
iglesias abiertas, como tambien muchos almacenes de hbrina, mafz
y cazabe, cuyo abandon di6 lugar A que creyesen los franceses que
estos viveres estaban envenenados, y bajo este pretexto que pare-
ci6 snficiente, saquearon la ciudad durante veinte y cuatro horas1
con exception de las iglesias, y salieron de ella procurando pasar
cuanto antes los rios Yaque, Hamina y Mao, cuyo desborde temian.
Pasaron por un hato que no se denomina y que yo creo qlie seria
Jaitabon, A un lado del Hamina, done fu6 perseguido el ejdrcito
en su retirada. El dia 10 llegaron A Gurabo donde reemplazarou
su caballeria con las hermosas bestiadas que se criaban en aquel
hato, abandonando sus caballos fatigados; se proveyeron de carnes
para muchos dias, y cruzaron el rio Guayubin, que era el limited que
pretendian los franceses, y alli permiti6 M. de Cussy que se desban-
dase el ej4rcito para sus diferentes posesiones, dejando consigo los
hombres necesarios para conducir A los heridos hasta BayajA y el
Guarico.
Inmediatameite escribi6 M. de Cussy al Miuistro de Francia
refiri6ndole el resultado de la expedition y le proponia A la vez apo-
derarse de la capital, porque apresada esta era probable que
se sometiesen los demas pueblos y ciudades sin experimentar p6r-
didas parciales como las que acababan de sufrir, y que esta expe-
dicion la creia mas acertada si se ejecutaba por el mar.
La noche que pas6 en Santiago el ej6rcito de los franceses, supo
M. de Cussy que los ingleses se habian apoderado de la isla de San
Crist6bal y que los emigrados se dirigian A la nueva colonia, y esa
favorable octrrencia fa6 de much content para el Gobernador,
porque entonces se establecieron los recien venidos en today la llanu-
ra del Guarico, y se aumentarou los establecimientos agricolas 6 in-
dustriales.
No era possible que los espafioies hubiesen sufrido con indife-
rencia la iltima invasion, y no cran los vecinos de Santiago los me-
nos resentidos. La ciudad habia sido saqueada y perjudicadas sus
ganaderfas y ya ansiabani vengar la ofensa. Pidieron licencia al Ca-
pitan General para invadir las posesiones francesas, y este jefe, el
Almirante Real Don Ignacio Caro, y su sucesor el maestre de
Campo Don Gil Correoso Catalan delegaron las funciones de gene-
ral en jefe de la expedition en Don Francisco Segura y Sandoval,
el cual se traslad6 A los puntos donde se preparaba el armamento de
mar y tierra, y organize el plan de ataque nombrando los jefes. En-
tre estos fu6 designado Don Francisco del Monte que desde que apa-
tecieron los franceses en la isla se habia distinguido de Alferez. Se le despachO entonces el nombramien o de Capitan
de una de las cincuentenas como lo demuestra ell'ephcho eonte-








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 4u .

nido en los documents. (1)
Qued6 vacant el empleo de Alf6rez del tercio de Santiago por
el ascenso de Don Francisco del Monte Pichardo A capital, y dste
sin perdida de tiempo procur6 este puesto para su hijo. (2)
Sali6 al fin la expedicion de Santiago, y la armada de Puerto
de Plata, pero fud divisada por algunos de los bucaneros, que cazando
por las costas oyeron los cafionazos y vieron grandes naves A diez y
ocho leguas de la oriila. Comunicado este aviso A M. de Cussy pu-

(1) "El maestre de Campo Don Francisco Segura~-innd....il y Casti.
llo cabo principal y general del ej4rcito que se ha formado para el desalojo de
los enemigos franceses que estAn poblando en la banda del Norte de esta Isla,
elegido y nombrado para ello por el Real Acuerdo formado de los ministros de
la Real Audiencia y de su Presidente el Senor Don Ignacio Perez Caro. que
me dA todo su poder y veces para que laga y made todo lo anexo y depen-
diente. & &. Por cuanto me ha representado el Capitan Don Crist6bal de
Moya que lo es del tercio de esta Ciudad de Santiago y demis lugares de la
tierra de adentro de esta Isla q ue se halla imposibilitado por enfermedad muy
grave, que es piblico y notorio en esta Ciudad, y A mi me consta y he visto,
de poder seguir el ejdrcito 1 la funcion que serA A hacer el desalojo de los
enemigos franceses y sernecesario nombrar personas de las prendas, calida-
des y servicios que se requieren para que vaya por Capitan de la dicha com-
pania; me ha parecido nombrar como por la present elijo y nombro al AlfM-
rez Don Francisco del Monte Pichardo para que como tal Capitan gobierne
la dicha compafiia, por concurrir en 41 las parties, calidad y servicios, y aten-
diendo al vivo deseo con que se hall de emplearse en el servicio de Su
Magestad; y ordeno al Sargento Mayor, Capitanes y demis oficiales del ter-
cio le tengan y reconozcan y garden las preeminencias que por tal Capitan
le deben ser guardados, todo bien y cumplidamente, sin que le falte cosa al-
guna segun se hizo y se guard al Capitan Don Crist6bal de Moya y Arejo
y demis Capitanes, y mando que los soldados y oficiales de la dicla compa-
fia, hayan, tengan y reciban por tal Capitan de infanteria y obedezcan rues-
tras 6rdenes; que no os pongan ni consientan poner impediment alguno A
su uso y ejercicio; y el veedory contador de este ejercito tomara razon de
este nombramiento y le acudirA con el sueldo que A los demas Capitanes de
la dicha faccion, en ]a misma forma y manera, para lo cual mand6 despachar
la present firmada de mi*noao, sellada con el sello de mis arenas y refren-
dada de mi infrascrito Secretario. Fecho en la Ciudad de Santiago de los
Caballeros en treinta del mes de Enero de 1691.-Don Francisco Segura
Sandoval y Castillo.-Por mandado de S. S.-Francisco Rebollar.
(2) "El Capitan Don Francisco del Monte Pichardo que lo es de una
de las compainias de la milicia de esta Ciudad de Santiago de los Caballeros,
tierra adentro de esta Isla Espanola, dice: que se halls sin Alfdrez que sirva
su compafiia, por cuanto yo que lo era, se sirvi6 S.S. el Presidente Almirante
de la Armada Real de Barlovento,Gobernador y Capitan General de esta Isla
Don Ignacio Perez Caro, despacharme titulo de tal Capitan y por haler hecho
dejacion el Alfrrez mayor Don Francisco Mufloz de Guzman; y porqne Don
Leonardo del Monte Pichardo es persona en quien concurren las calidades
necesarias para que sirva y ejerza dicho oficio, lo nombro Alfdrez de dicha mi
compaiia y a V. S. pide el suplicante se sirva de haberle por nombrado en
dicho ofcio, firmaindo este nolubramiento de que recibird merced & &.-A.
pruebo este naiscrat-iento y si6ntesele la laza como A los demaes officials de
nl compaiiia.-Gil (Correoso Catalan.








.60 IIISTORIA DE SANTO DOMINGO.
so en armas A toda la colonia y dirigi5 sus guardian avanzadas al
camino de Santiago, y estas le noticiaron Inego que habian descu-
bierto una gran partida de caballerfa hacienda alto en uua sabana.
Era el ejercito de Santiago que auxiliado de algunas naves inglesas
iba A vengar la ofensa recieute. En la costa desembarcaron seis-
cientos lancers de los inas estorzados y los fusileros y la caballerfa
fueron A reunirse 1 los primeros en la s::iana de la Limonade A 6
leguas del Gnarico, regidos por el Seoir Segura y los tercios por
los capitanes Don Pedro Morel de Santa Cruz, Don Pablo Tejada
de Amezquita, Don Pedro Polanco, )Don Francisco del Monte Pi-
chardo, Don Antonio Miniel, Dou Antonio Pichardo Vinuesa, Don
Baltasar Villatfaie y otros sujetos distinguidos. No sabian qun
partido tomar los dos jefes de la colonial M. de Cussy y M. de
Franquesnay. El uno queria esperar la batalla emboscado en Baya-
jA y Jaquesi; y el otro ir al encuentro de las tropas en la misma sa-
bana de la Limnon;lde.
Prevaleci6 el filtimo dictumnen y los dos jefes con todos losfili-
busteros, bucaneros y habitantes se presentation en el campo sin qne
se exceptuasen ni ann los official civilcs. El einucentro fun san-
griento, porque siendo las fucrzas igunales era preciso que se pro-
longara la action. Continue esta por nucho tiempo, con s61o
las armas de fuego, cuando le ocurid ;1l capital de lanceros Don
Antonio Miniel mandar Ia los de si compIfIta qune se acostacen boea
abajo, detras de una compania doe ililerms, y sobre una descarga
mand6 levantar sn gcnte y enbestir lanza en mano. El conflict fu6
terrible: perecieron li'anc(ess a itiii c r'rs y todo el canlpo qued6
sembiado de cladiv ocs nu mcinos di una hlira. DesI) andado y sin
6rden el ej(rciTo ifances, .a',crin n el camlpo el uGne ral Goberna-
dor 31. de Cussy, el Teniente tde Roy 3[. do FranI' uesnay, los capita-
nes M1. de Mareland, M. Coqui r(, 31. lReiiiinl, A. Reneval, M.
Camacet, Leyterel, Promenade, Peatan y uliiteria, iy murieron tam-
bienlos consejeros y seneseales, y el coni.iiiaiite de artilleria M.
de Franaroy. La venganza de los cspaFil s fii( complete, porque
ademns de los '! helniis inevi cionulo i:i 4:r'n' tIreilnta oficiales, y
como seiscientos soldalios, liii'undo .i (.ii,. l resto del ejdrci-
to. (1) De nuentrna part Ihniluioi' !:ineintar pIrdida de nmuchos
soldados, ]a del capital D)on ]al;;ar de Villalhfi, el Alferez Don
Pedro del Monte y alglnos otros, pri- el1 triilnfib it comnpleto.
Duefos los espafioles del carnpl so e (-l):i(iri)ill poir todias pI)tes en
persecution de los fianceses. D1)strl.ii\lcln los establecimnientos

(I) Un poeta espaniol, natural de Sto. )Domin go y progenitor del Dr. Don
Jos6 Manuel Morillas, Catedritico de li Unlliverlsiildd id lia Hailana y abogado
acreditado de I;t Real Audienci;a Pretorial, Don Francisco Mo1rillas, caint este
triunfo en au distico que decia:
Que para sits once mil
Subrao, nuestros cuatrocientos.
Supone una desigualdad notable enltre una y otrafuerza; pero yo me atengo.
Alo que result de los docunmentos ya citados y no creo tanta. la diferencia.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO.


agricolas, se dirigieron al Guarico y quemaron la ciudad, levando
6 Santiago prisioneros mujeres y niios. El terror que caus6 esta
invasion, hizo que los franceses desampararan los puestos que ocu-
paban en el Norte y se concentraran en el Cul-de-Sac, donde se
formaba una poblacion que mas tarde fue denominada Puerto del
Principe. Los espafioles entire tanto volvieron A sus hogares car-
gados de despojos. Uno de los documents que conserve da idea
de este combat, y estA certificado por uno ,de los jefes que man-
daron en esta action. (1)
Eligieron los franceses por Gobernador en Patito Paix A M.
Le Clere de la Bou'lage sobrino del difauto M. de Cussy, y este jefe no
meditaba otra cosa que vengar la mnuerte de su tio. Reuni6 el rest
de los filibusters para ir a quemar las ciudades y pueblos ceutrales
del partido de Guaba, y se dirigiO por las montaias de la Puertai
pero sobrecogida su tropa del panico de que estaba poseida desde
la tia iti catatstrofe, se desertaron diciendole, A su jefe que ellos no
iban A sacrificar y exponer el resto de los habitantes de la colonial,
por ir i quemar unos bohios, y que era. mejor retirarse y reparar sus
perdidas, como.lo hicieron. Supieron los espaiioles el proyecto y el
Alniirante Real comlisiono sin perder tiempo al Maestre de Ca apo
)on Pedro Morel de Santa Cruz para que pasase A la banda del Sur
con cuatro mil hombres. Se llev6 A: cabo la expediciou; pero iustrui-
dos de que los franceses nada bh~bian hecho se retiraron a Santiago:
De otra manera se condujo el Teniente de Rey de Cul-de-Sac en
quien recayeron las tiuncioues de Gobernador General, que era M.
Dumlas. Comision6 ta Lorctcillo que bajo su apellido de M. Graff
Illalli ba en el tercer punto de la colonial que era la isla de Vacas, pa-
ra qule cou trescientos lilibusteros y otros habitantes, recorriese la
costa y se traslad6 al Guarico cuyo territorio encontr6 desolado, y
los campos sin mas habitantes que los fugitives de Puerto Real, los

(1) "El Teniente ('oronel Don Joset Filix Robles y Losada, entrete-
nido en el presidio de la Ciudad de Salt.o )omingo y Teniente de Goberna-
dor de las rinuas &. &. Jertiiico en el modo qi'u puedo como habi6ndose
por el afio pasado de 169 Wrmado pid de j:i6rcito para el desalojo de los fran-
ceses q1ue estin poblados en la banda del ~Norte de esta Isla, cuyo Cabo Gene-
ral filt el Maestre de Camlpo Don Francisco de Segura Sandoval y Castillo,
(loblernador y Capitan General que habii sido en esta Isla Espafiola, en que
file por Capitanl de colilpaliia de lmosqueteros pagados, conoci y video al Capi-
tan D)on Francisco del Monte Piclhardo, que lo era de una de las compafias
miilicianas de las del batallon de esta Ciudad que fueron el pi6 de ejercito pa-
ra el efecto referido, y quie en el encuetro que se tuvo en Sabana Real el dia
veinto y uno1 de Enero de dicho afo, se port el dicho Capitai con todo valor
y esfuerzo, y lhabliedo veiucido al enemigo y entrado en las poblaciones del
Guarico, on el tielllpo que estuvimnos eo ella quemaudo y talando, fu6 asocia-
do con su compania Afi diferentes funciones, v en todas cumpli6 con las o-
bligaciones de s sangre y cargo hasta que ios retiramos A esta Ciudad, y en
ella lie visto al Sor Don Leonardo del IMonte Picliardo, hijo de dicho Capitald
Don Fraucisco, de Alfyrez, y en los Ipestos politicos y de republican de Al-
calde ordi lario Y Alguaacil Mayor y otros empleos, y el de Teniente Coronel
rIi liqe il:ora qultd, lhablieudo icumlplido con todo eo celo atividad &."


M. ,







52 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cuales se habian entregado al mayor des6rden pillando los restos que
dejaron los espaiioles, la ciudad abandonada porque aun no babian
regresado los que huyeron A los montes, y toda la poblacion en com-
pleta anarquia. En tan triste estado tom6 las riendas del gobierno
M1. Dumas, y principi6 por hacer restituir A cada uno lo que prob6
ser suyo, nombrando para este objeto un juez y un procurador ge-
neral que administrasen justicia en lugar del parlamento 6 Audien-
cia, por no haber escapade con vida ninguno de los que la compo-
nian. Tambien nombr6 oticiales militares y escogi6 para estos car-
gos A los habitantes de nas reputation; foment con celo la cons-
truccion de casas nuevas en el Guarico, con otras providencias de
policia.
Revist6 todo el distrito de su gobierno y form las milicias, y
por filtimo install en el mando A M. de la Boulage, y se disponia
A partir para su residencia de Cul-de-Sac, cuando lleg6 una nave
conducieudo 300 emigrados de la isla de Santa Cruz A quienes ha-
bia dado pasaporte M. de Blenac. Mas humauo M. Dumas los
recibi6 con agrado, y los distribuy6 en las habitaciones que menos
habian sufi-ido, siendo los brazos de no poca ayuda para principiar
el femento de una poblacion agricola coino aquella.
M. Ducasse habia sido agent de la compafifa del Senegal y
tenia vastos conocimientos de la isla; estos fueron los titulos que se
tuvieron en consideration para nombrarlo sucesor de M. de Cussy.
El se penetr6 muy pronto de las graves dificultades de su position
y reconoci6 que lo mas dificil de su gobierno consistia en reducir la
arbitrariedad con que se conducian los filibnsteros, A tiempo que
era precise conteiporizar con ellos porque eran ardientes enemi-
gos de los espafioles y los ingleses, y que con ellos podia dafiarlos
y atacarlos.
Procur6 pues morigerar siquiera la conduct cruel que usaban
con los prisioneros y por primer vez devolvi6 al gobierno de la
Habana tires prisioneros hechos recientemente, con un oficio que de-
cia asi: "Uno de nuestros corsarios acaba de presentarme trees
prisioneros de vuestra isla los que envio A V. S. y ellos podrAn in-
formaros de c6mo los he tratado. Comencefos, Sefior, A obrar de
una manera diferente, pues que dependerA de vos y de los oticiales
que mandan en las Indias, el que pongamos un t6rmino A los horro-
res de esta guerra. Debo tambien deciros que el Presidente de
Santo Domingo obra con una crueldad que no tiene ejemplo, ha-
ciendo degollar A los prisioneros, y tratAndolos de una manera bAr-
bara hasta hacerlos morir de bambre, en los trabajos en que los em-
plea, y si 61 continfia hard lo mismo, bien que no tomar6 ninguna
providencia hasta no recibir respuestA de V. S."
Este oficio lo dirigi6 M. Ducasse despues de haber apurado
sus contestaciones con el Presidente A quien encoutr6 invariable y
realmente ofendido de la conduct de sn antecesor M. de Cussy,
A pesar que este habia pagado con su vida el saqueo de Santiago.
Fij6 M. Ducasse su residencia en Puerto Paix, y alli form6 la
expedition que sali6 contra Cartagena de ludias y despues otra con-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 53
tra la isla de Jamaica, de donde condujo una presa considerable de
mas de tres mil negros, con los cuales se aumentaron extraordina-
riamente las fincas rdsticas. Acaeci6 por estos dias el memorable
terremoto de Jamaica del 19 de Junio de 1692, de que fueron vic-
timas mas de once mil almas. Puerto Real se sumergi6 con
sus fortificaciones. Se fueron 6 pique todos los buques que ha-
bia en el puerto. Se destruy6 la ciudad en sus cimientos, y las
montafias inmediatas desplomAndose bajarou a las Ilanuras. Los
filibusteros franceses que habian invadido la isla.sufrieron mu-
cho, y sa invasion contribuy6 A hacer mas terribtbla catAstrofe.
Ofendidos los ingleses de esta conduct, y bien sabedoresdel odio
con que eran vistos y tratados los franceses por los espafioles de
Santo Domiugo, se pusieron de acuerdo con estos para asaltar A
Puerto Paix. Ya lo recelaha M. Ducasse, y en su corresponden-
cia con el ministry M. de Pont Chartrain, le pedia refuerzos para
defenders y entretener A los ingleses; y envi6 otras dos expediciones
A la Jamaica, sin que per eso dejasen de verificarse encuentros
sangrientos entire los buques de ambas naciones.
Ignoraba M. Ducasse cuAl seria el punto A donde podrian di-
rigirse los invasores y si darian el golpe los espafoles 6 inglehes
reunidos 6 por separado. Comunic6 sus 6rdenes A M. de Boflage,
M. de Graff y demnls jefes de los puntos que ocupaban en Santo
Domingo, para que en caso apurado clavasen los caiones, quema-
sen los viveres y municiones y fuesen A reunirse en Puerto Paix; y
ocupado en estas disposiciones supo que habian aparecido en 15 de
Julio de 1695, en la bahia de Manzanillo catorce velas inglesas y es-
pafiolas y que por tierra venia el ej6rcito espaiol bajo las 6rdenes
de Don Pedro Manrique y de los capitanes Don Santiago Morel,
Don Antonio del Monte Villafafie, Don Pedro Carvajal, y otros,
comptniendose el ejdrcito de cnatro mil hombres de desembarco y
dos mil que venian por tierra. Inmnediatamente di6 aviso M. de Graff
a M. de Boulage que las tropas habian hecho su reunion en la saba-
na de Limonade en done alios anteriores pereci6 M. de Cussy y su
ejdrcito. Procuraron los franceses del Guarico resistir 'el desembar-
co, pero lo llevaron a cabo los ingleses y unidos A los espafoles volvie-
ron A destruir el Guarico, degollaron A muchos en el calor de la rifia
y condujeron muchos prisioueros A Santo Domingo, entire otros, A
Madamede Graff, mujer del comandante, que fu conducida A la
capital con sus dos hijos. Los ingleses y espafioles signieron sn
expedicion por mar y tierra en direction A Puerto Paix. Saquea-
ron A Port Margot y Planemon, y M. de la Boulage puso toda su
gente en armas, pero los aliad~ se apoderaron de las alturas; en la
de Saint Ocien colocaron una Wlteria de tres piezas de calibre de A
seis, tres de A diez y ocho en la de San Bernardo, y en la mas inme-
diata al fuerte otra de seis piezas de treinta y ocho, moutaron tres
morteros y de este modo acribillaron la ciudad y el fuerte, mientras
que se saqueaba el campo y aprisionaban los habitantes. El Gober-
nador General en Petit Goave de Cul-de-Sac estaba instruido de
todo y no se atrevia A movers receloso de que se dirigiesen aque-








54 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
llas fnerzas contra 61, y otras que se estaban preparando en la Ja-
maica. No pndieron resistir los sitiados. Clamaron al Goberna-
dor para que dispusiese medios de transigir; pero este, de acuerdo con
los jefes principles resolvi6 hacer retirada, y la (jecutaron por me-
dio de las emboscadas eslpanolas, annque con pirdida de much
gente. Entre otros perecieron lln fiancels reinombrado por su valor
y llamado M. de Berinanos, M. )antze y -M. Paty, y pudo esca-
par M. de Lion, que mas adelante mn'ri6 on L(coane. Todo el
distrito de Puerto Paix fitd saqluadoo y distribuida la presa entire
espafioles 6 ingleses, tanto de efectos como de personas, tocando
A los espaiioles la itijer de Lorcnicin, la que permaneci6 prisionera
eu Santo Domingo -i pesar de las reiteradas solicitudes de la corte
de Francia, hasta que por fin tfu condncida al Guarico por el Maes-
tre de Campo Don Pedro Morel, coniisionado por el Presidente
para esta entrega. Los espafioles regresarlo A snus logares carga-
dos de despojos y si no aconetieron d& M. Decasse en Cnl-de-Sac
fun por lo avanzado de la estacion lluviosa y porqne se anunciaban
various buques de guel'a franceses en las costas de la isla. El desca-
labro sufrido lo reparalron los franceses admitiendo :i todos los ha-
bitantes de la isla de Santa Cruz, que la evacnaron y se establecie-
ron en las llanuras recintemiente asoladas del Guarico y Puerto
Paix.
Los interesados en ]a posesion de la isla no eran ya un puiado
de hombres de varies naciones. Eran slbditos franceses y los Re-
yes de Francia miraban con predil'ccioi una isla qne les prometia
las mayor'es venr:jas y desde entonces adoptaron todas las medidas
eonveieientes para dtiifeder el territorio dectntado y adelantar sus
incursions en lo restate. Libraron nna drden que mandaba ar-
inar various buques on el pnerto de Brest, nombrando comandante
de estas fuerzas navales al caballero d'Angiers, y estaba concebida
asi: "La empresa qne los espaiuoles 6 ingleses hba beco el afio ill-
timo contra mis vasallos establecidos en la isla de Santo Domingo,
y los preparativos que estain haciendo para volver, no dejan duda
que tienen el proyecto de destrnir enteramente esta colonial. Para
prevenir este designio y volver contra ellos los mismos proyectos,
he hecho armar en Brest dos de mis navios y en Rochefort el Agui-
la, el Favorito, la Badine y el Logre, y os encargo mando de
esta escuadra, etc." A esta seguian otras instrucciones refereutes
Alas hostilidades que debian emplearse contra los espafioles. M.
d'Angiers iizo en efecto press considerable. Pill en las costas
de CarAcas y la Guayra novecientas mil libras de cacao, mas de no-
venta y siete mil pesos en vainilla,*iochinilla y tabaco, y despues
de un combat con la escuadra espafiola A: vista de isla de Vacas,
regres6 A Francia done recibid la drden de ponerse bajo el mando
de M. de Poincis. Este marino era comisario Real de la artilleria
y se le orden6 que al regresar A Francia, Ilevase de Santo Domingo
ima clase de tierra con la cual se habian hecho diversas pruebas que
demostraron que con ella podian bacerse masas y trozos tan duros
comno el hronce cuando estaba seca y era dulce y manuable cuan-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
do hinmeda. Sali6 de Francia para las Antillas M. de Poincis con
una escuadra numerosa y trajo 6rdenes A M. Decasse para que lo
auxiliase con todos los filibusteros. Era MI. de Poincis persona
caracterizada y de valor; y aunque fu4 recibido con las mayores
demnostraciones de apreeio, no dej6 M. Decasse de presentarle va-
rias dificultades para las empresas intentadas, hasta que al fin pues-
tos de acuerdo, se embarcaron amigablemente. Era opinion de
M. Decasse que la escnadra debia dirigirse A Puerto Bello para
apresar las galeras espafiolas, pero M. de Poincis se neg6 A dirigirse
A aquel punto por considerar que aquellas estarian ya navegaudo.
Mas adelante supieron que los galeones estaban en aquel puerto
por entonces, y se refiere que en esta occasion dijo M. Decasse A
Mr. de Poincis. "Ha sido fallo el golpe mas grande que pudo darse
desde que los hombres navegan." En efecto, los galeones tenian
A bordo por valor de cincuenta millones. Quisieron luego dirigir-
se contra Vera Cruz y San Juan de Ulda, pero tuvieron por mas
acertado enderezar a Bocaciica, desde done despues de various su-
cesos y la toma de un fierte marcharon contra Cartagena de Indias,
se posesiouaron de ella, d hicieron una presa considerable.
Qued6 manlando en Santo Domingo las guarniciones de Gua-
ba y Leogane el Conde de Boyssi Raynse, quien vino precipitada-
mente al Guarico, porque se insurreccionaron trescientos negros.
Apaciganronse estos con el castigo del cabecilla. Este fu4 el segun-
do movimniento de los africanos en la isla.
No cesaban entietanto los espafioles dominicanos de hostili-
zar y perseguir A los fianceses; les destruian los establecimientos
agricolas que eniprendian y no transigian con ellos en ningun caso.
Cuando el Golernador M. Decasse regres6 6 la isla, decia en uno
de sus despachos al Ministro de Guerra: "Los espafioles no Iacen
"la guerra como se acostnmbra entire cristianos. Separan la tami-
"lia y son extremadanmente crueies, de modo que los habitantes ho-
"rrorizados se retiran al fondo del Oeste."
A principios del ailo de 1698 recibiO M. Decasse aviso del tra-
tado de paz que se habia celebrado en Riswick, y particip6 esta no-
ticia al Goberuador de Santiago. Lleg6 oportunameute, pues ya ha-
bia salido el capital Piclarid Vinnesa con 500 espailoles de las oin-
cuentenas y se hallaba en las Ilanuras del Guarico, sin que los
franceses tuviesen medios de resistencia. Se retiraron las tropas y
los fi-anceses pudieron dar impulso A so colonial fomentando la isla
de Vacas en el Sud. Fud nombrado Gobernador de aquella part
M. de Beauregard A tiemnpo que M. de Poincis y el Gobernador Gene-
ral recibian 6rdenes del Gobierno francs para que se diese fin A las
correrias de los filibusteros, procurando que estos se estableciesen
y formasen habitaciones, y, que si por la persuacion no se lograba,
empleasen medios de coaccion, sirvi6ndose al efecto de los baje-
les de S. M. que estaban sobre las costas de Santo Domingo. Nada
se omiti5 en estas 6rdenes para hacer comprender que la mira del
Gobierno se dirigia ahora a~ poblar la parte que ocupaban los france-
ses en la isla, sin pretender adquirir mas terrenos, y A establecer un







56 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
comercio active con las colonies espafiolas. Fud en esto iombrado
segundo jefe M. de Galifet. Este era provenzal, y en sus primeros
anos hahia servido en la marina donde supo distinguirse porque es-
taba adornado de apreciables cualidades, y de grande inteligencia
en la prlctica del foro, lo cual le proporcion6 extensas relaciones,
y la adquisicion de bienes considerable. Acababa de establecer
el Gobierno una compailia en la isla de Vacas con el nombre de San
Luis sostenida contra la opinion de los Gobernadores Galifet y Du-
casse, en razon de que aquellas costas desiertas se iban poblando,
merced Ai un fuerte construido en la boca que fornaa aquella isleta
con la costa de Santo Domingo.
Segun Ins disposiciones de la paz de Itiswick, las posesiones
de las dos naciones espaiiola y francesa quedaron en el mismo esta-
do que cuando se rompieron las hostilidades. La incertidnmbre de
los limites fu6 de allf adelante la manzana de la discordia, porque
los franceses querian Ilegar hasta las orillas del Guaynbin, y los es-
pafioles que tenian liatos en aquellos despoblados pretendian arro-
jarlos A las costas del Oeste. Por eso cuando el Sefior Don Pedro
Morel de Santa Cruz condujo al Guarico la inujer de Mr. Graff, fu6
tambien comisionado para reclamar que se retirasen los franceses,
y nada se logr6 por entonces.
Lo mismo sucedi6 en los gobiernos interinos del Sr. Don Gil
Correoso y Catalan y Don Severino de Manzaneda, quien hizo el
mismo requerimiento, exigiendo que los franceses se retiraran y no
pasasen de Caracol; y per in convenio especial qued6 acordado
que las vigias se colocasen cuatro legsas inas allA del Guayubin
mientras sus gobiernos respectivos determiinaban definitivamen-
te los limits.
Mas adelante, niediante la paz consecuente al advenimiento
del Duque de Anjou A la corona de Espaiia, los Gobernadores,
despues de varias contestaciones, fijaban limits que por much
tiempo eran reconocidos y visitados por comisionados especiales, que
so nombraban para recibillos de los que cesabai en el mando. Esta
costumbre continue sin interruption hasta la paz de los Pirineos
en que se fijaron los limits por ambas cortes en nn tratado solem-
ne. Pero en el intervalo continuaron los espaioles desalojando A
los franceses cada vez qule formaban algun establecimiento por la
part del Sur 6 ]a del Norte. Los Gobernadores franceses M. Du-
casse y M. Galifet, sosteniendo en 1669, 1700, y 1701 las preten-
siones de los colonos, dieron lugar A que fuesen destruidos los ha-
tos que se habian tolerado en las orillas del Guayubin y que los
franceses habian fundado, contando con la condescendencia del nue-
vo monarca. Pero 4ste con sobrada justicia orden6 en 14 de Ju-
lio de 1713 al Presidente y Real Audiencia, hiciesen evacuar todo
lo que habian ocupado los franceses despues de su advenimiento al
trono espaiiol.













CAPITULO V..


Adrenimiento'al trono del Seior Don Felipe V. de Borbon y sus conse-
cuencias.-Estado de Santo Domingo d principios del siglo XVIII,
y progress de la coloniafrancesa.-Disputas y altercados entire espa-
iioles y franceses sobre sus establecimientos--Se descubre el proyecto
de Mr. Charitte y es expulsado de Santo Domingo.-Luchas en los
limits reconoeidos entonces.-Se establecen rondas mensuales en di-
chos limites.-Se nombran comandanites en las fronteras, y los capi-
tanes Generales, para comprobar que en sus mandos no se habia
perdido terreno, firman actas e la entrega y recibo de las fronteras,
de que es muestra la dirigida por el SeiTor Presidente Marquds de la
Gdndara Real al Presidente Gobernador y Capitan General interino
Don Josd Sumillers y Basteres.- Nuevos arreglos y reclamaciones
sobre limits, sobre animals vacunos y caballares, y sobre restitution
de criminals y negros fugitives.


a unRi6 el Rey Carlos II y en 61 se acab6 la dinastfa de la casa de
Austria, porqne faltindole sucesion Ilamu6 por testamento al nie-
to de Luis XIV que de duque de Anjou pas6 A ser el 5? Felipe
de Espafia.
Esta ocurrencia inesperada, aunque no di6 fin A la dispute de
las dos colonial, principiada habia mas de sesenta afios, oblige des-
de entonces A entrambas colonies A encaninar su march por otros.
rumbos.
La part fiancesa se dedic6 exclusivamente A la agriculture; la
espafiola, ganadera desde sus, principios, encontr6 los medios de
subsistir, vendiendo sus ganados A los vecinos; y este comercio fu6
facilitando medios de bienestar y enriquecimiento. Educados en
una moralidad austera los espafioles descendientes de los prime-
ros pobladores, los efectos de esta education se reconocian en su
conduct religiosa, en su valor, en su hospitalidad y otras virtudes
eminentes. Pacficos, fieles observantes del culto, espl6ndidos y
generosos, tal era su carActer. Los moradores de las ciudades for-
maban el tipo de la sociedad, y la estabilidad de las fortunes depone
A favor de su moderation.
Eran ostentosos en sus funciones pdblicas y privadas, y tan ce-
losos de la nobleza de su origen que no se confundian las classes.
Existia de hecho la diferencia mas marcada. El noble Ilevaba el
calificativo de Seiior Don, el blanco de Don, el sospechoso de Seiior;








HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
y el pardo i moreno ningun aditamento. Los trajes segun las classes
iran diversos como entire los romanos; y era aun mas marcada la
diferencia en el de las inujeres, sin que todo esto alejase A los unos
de los otro, puls por el contrario no habia noble qne no tuviese
una clientela inmerosa de aficionados, aliijados y compadres, por
(quienes :abogabay At quicnes ptrocinaba cordialmente, sucediendo
lo nmismo con los pardos y morenos libres que eran nmuchos. Bajo
este 6rden existia entonces la colonia 6 part espafiola,como se deno-
minari en lo sucesivo, siempre predispuesta contra la francesa, 4 pe-
sar de la alianza y de gobernar la madre patria un principle francs.
Esta autipatia se manifesto) claramente en la negative del auxilio de
trescientos espafioles que pidio MI. Galifet al Presideute en la gue-
rra de franceses 6 inglese. Estos enviaron dos escuadras a las
costas de San Luis las que se batieron con la fiancesa; de cuyas
results sucedii en el mando MI. de Auger. Tambien vino en-
tonces de Comisario ordenador M. Deslandes, y estos dos jefes
iferon los que dividieron y plantearonl para lo sucesivo las Pa-
rroqnias de (lie so compuso en adelante la colonial 6 parte fran-
cesa. Poco deipnies uiurii) el Gobernador y le sucedi6 M. de
Claritte, en los dias que vino de Presideute el Capitan General Don
Guillermo Morfi, que por casualidad desembarc6 en el Guarico y
fu6 recibido con las mayores demostraciones de amistad y conduci-
do por tierra A la capital de Santo Domingo. Tambien vino en
aquellos dias una escuadra firancesa bajo las Ordenes de M. D'Her-
ville que ancl6 en lal ensenada q(ue los fltancese lamaban Cul-de-Sao
y que era el propio lunmr dlonle estuvo situada la ciudad de Santa
Mari de la Vera Paz 6 del Fuerte, y al que denomin6 el Almi-
rante francs Puerto del Principe, dirigi6ndose de alli f la Habana
done nmuri-.
Poco despnes lleg(6 i la colonia el nuevo Gobernador cuyas ve-
ces suplia M. de Charitte. E! Tenieute Rey llamado M. de Beau-
prd Conde de Choiseul tnuo la idea de volver A revivir los filibuste-
ros que ia eran hacendlads laboriosos, 6 que estaban en otras colo-
nias. Public alinistia para los que existian en Jamaica al servi-
cio de los ingleses y en la Costa fire, pero los primeros habian re-
nunciado cordialmente A semijante g6uero de vida, y los otros no
pudieron concertaruse, por(ue sobrevino 'a iinerte del conde, ha-
Illndose A la vista de las costas del note de Cuba. Ya era eiton-
ces el Guarico nna ciudad floreciente y centro de la civilization
francesa. Su puerto era frecnentado por todlas las naciones co-
inerciantes, y la riqueza y el lujo se advertian por todas parties. Ya
estabon fiundadas las parroquias y pueblos siguientes: el Guarico,
Baya.ja, Puerto Principe y San Luis que anteriormente existiai;
San Marcos, Ouanaminte, el Trou, el Acul, Petit Anse, Grand Ri-
viere, Port Margot, el Malo, la Marmelade, el Gros Morne, el Lim-
be, Gonaives, Petit Riviere, Dondon, Mirebalais, Leogane, la
Croix des Bouquets, Jacnel, la Petit Goave, Baynete, Aquin (anti-
guo JAiquino Espaiiol), losCayos, Jeremie, I'Annse-A-veaux &. y A
proportion que se erigian estas parroquias se aumentaban los es-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 59

tablecimientos de azficar, caifafistola, caf6 y otros ramos, pero con
tanto afan y empeiio que no les bastaba el terreno que poseian,
y de dia en dia se introduciau en el de los espafioles, ocupado por
sus antiguos hatos de ganaderfa. Estos miraban de reojo A los
franceses y no podian ver con indiferencia ]egitimada la usurpacion,
por el echo de haberse sentado en el trono de Espafia un principle
francs. Existia la propia animosidad y prevention que antes, y
no era poca la dificultad de los Gobernildores para aplacar las con-
tiendas que diariamente se suscitaban centre unos y otros. Destru-
yeron los espaiioles mnano armada las fundaciones que se hacian
en el rio Dajabon, al Este, y matron At los franceses que alli encon-
traron. Los franceses por su parte llevaron adelantela misma ani-
mosidad; y lo peor era que las dos cortes sostenian este acaloramien-
to, reclamando en este afo de 1713 la embajada de Espafia que se
mandasen demoler todas las habitaciones francesas formadas en
Bayaji y otros puntos de la costa que se habian construido despues
del advenimiento de Felipe V. : la corona. Semiejante estado te-
nia una y otra colonial en una situation perpleja y ambigua, y esta
incertidumbre daba causa A sucesos singulares. Aconteci6 este
afio de 1714 que vino de visit A Santo Domingo M. de Charitte
que tenia el mando interino de la colonia, para cumplimentar al su-
cesor del Sr. Morfi Don Pedro Niela y Torres; y bajo el pretext de
esta amistosa cortesauia entraron por la boca del rio Ozama algu-
nas balandras francesas, conduciendo tropas que se nantuvieron
ocultas A bordo, sin que el vecindario se apercibiese. Sucedi6 pues
que el Viernes Santo del dicho afio no pudo rebasar de la barra que
forma el rio A la entrada del puerto una de las balandras, 4 causa
de la fuerza del Nordeste que soplaba y se vi6 precisada i anclar
bajo la Fortaleza, y dar razon al centinela del Homenaje de su ca-
pitan, carga y destino; y al fin tnvo estela indiscrecion de pregun-
tar si ya gobernaba M. de Charitte. Divulg6se en la poblacion
la especie y aquella noche se juntaron en Ia plaza de San Andrds
como doscientos paisanos que se echaron de repente sobre la casa
en que estaba hospedado Mr. de Charitte, lo condujeron al rio y
muelle y le obligaron 6, embarcarse con su sequito. De este suce-
so y otros, como el haberse formado algunas habitaciones rurales
mas ac, de Bayaj, tom6 asunto el Capitan General para comisio-
nar a los Seiores Morel de Santa Cruz y Ramirez y requerir al Go-
bernador propietario, Conde de Blenac, para que retirase A los in-
trusos, 6. lo que se neg6 fundado en la information que practice pa-
ra probar que habria como sesenta afios que poseian los terrenos
disputados. Esta contestacion diS principio y motivo A las visits
que hacian los Gobernadores por si 6 sns comisiouados al tiempo de
entregar 6 recibir el gobierno de la isla, y con mas razon despues
que M. de Chateau Morand y M. Sorel acordaron con el Presiden-
te Don Fernando Costanzo y Ramirez que se guardase en la isla
neutralidad cumplida, y que sobre la question de los limits perma-
neciesen unos y otros teniendo por terreno neutro todo el que me-
dia entire Capotillo y el Gnayubin. Entonces se estableci6 el cuerpa







60 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
de guardian espafiola en Mont Cusson que quiso estorbar M. de
Paty, Gobernador subalterno del Oeste, como lo era M. de Brac
de la parte del Sud, y seguidamente tuvo efecto la paz de 1716, por
la cual, sin determinarse cosa alguna sobre limits, se mandaron
restituir de part A parte various esclavos apresados en los encuen-
tros y antiguas turbulencias.
Las cnestiones mas importantes y vitales para los franceses,
que principiaban a desplegar la mayor actividad en la agriculture,
era la trata y adquisicion de negros africanos. La Compalfa de las
Indias tenia el privilegio exclusive de hacerla y obligaba A los ha-
bitantes A que los pagasen al precio que imponian despues que
cumplian la introduction de 2000 que era lo estipulado, cuando solo
la llanura del Gnarico requeria hasta 4000. Este monopolio y al-
gunas conversaciones de los directors, ofensivas A los del pafs, cau-
saron una rebellion que principiada por algunas mujeres se propa-
g6 considerablemente, dirigida A la extinciou de la Compafia. Se
unieron A ella various lugares de la colonia y despues de various en-
cuentros, sesiones del Consejo y las voces constantes de "viva el
Rey sin Compaifa", logr6 apaciguarla el Gobernador M. Champ-
meslin. A este jefe y al Intendente M. de Montholon sucedie-
ron M. Chastenoye y M. Dnclos, los cuales se trasladaron al
Doudon y tuvieron entrevista con el Sr. Mieses, comandante de la
frontera del Sud, en el Hato de Don Santiago Rivera, para arre-
glar la posesion de algnuos franceses, de que fueron excluidos dos
que carecian de titulos.
Por estos antecedentes y para atajar la introduction de los
franceses se estableci6 este afiode 1727 un cuerpo de guardia al
Este del Rio Dajabon 6 Massacre, y se destruyeron las habitacio-
nes que habian formado los franceses en las inmediaciones del
Trou y Ouanaminte por una partida que condujo amarrados A los
franceses que encontraron, contra lo cual reclam6 M. de Chas-
tenoye y se arregl6 seguidainenr.e con el comisionado espaiol nom-
brado al efecto, Coronel Don Juan Geraldino de Guzman, Gober-
nador de Santiago.
Esta ocurrencia impuls6 A los franceses A reunirse en los mis-
mos terrenos con todas las fuerzas que pudieron preparar. Los es-
pafioles por su part hicieron lo mismo, y el conflict fu6 efectivo el
afo de 1731. Gobernaba en Santiago Don Leonardo del Monte
Pichardo, hijo del ya citado Don Francisco y ejercia A la vez funcio-
nes de Alcalde Mayor cuando se prepare una expedition A las 6rde-
nes de Don Pedro Marquez Henriquez, por disposicion del Capitan
General Don Alonso de Castro y Mazo, que habia sucedido en el go-
bielno A Don Francisco de la Bocha Ferrer sucesor de Don Francisco
Constanzo Ramirez. Desaloj6 A los intrusos, destruyendo sus esta-
blecimientos, de cuyas results fu6 el rio Dajabon tdrmino provi-
sional entire las dos colonies.
Entonces se quej6 M. de Chastenoye de la costumbre que se
habia establecido al tomar posesion del mando los Presidentes de
Sto. Domingo de enviar comisionados que inspeccionaban los limits







HISTOBIA DE SANTO DOMINGO. 61
de sus posesiones en Maribaux, Bayaji, Sabana grande, I'Acul
des Pins, les Trou, Jean Nantes, previniendo A los colonoa estable-
cidos en las fronteras qu ses retirasen tlo interior. A pesar de la
queja no debi6 hacerse innovation, pues sigui6 la costumbre como
antes, segun se verd en el discurso tie la historic.
El aio siguiente de 1733 el Presidente Castro y Mazo se quere-
llaba A la corte de que los franceses se iban estableciendo y fortitican-
do en BayajA en las inmediaciones de Dajabon; pero en contestacio-
nes con el einbajador frances pasaron nmas de treinta afios, sostenien-
do los espailoles su dereclo y los franceses su intrusion con la fnerza
de las armas, unas veces y otras por convenios entire los Gobernado-
res; y asi fnr que se situaron los espafioles en 1736 con un cuerpo de
guardia frente A Mirebalais, A cien toesas del rio Ceibo, contra el cnal
se dirigi6 el Gobernador frances M. de Fayet y hubo un enunentro
que termin6 por la mediacion del comisionado Don NicolAs de Gu-
ridi. En 1737 entraron los espafioles en todo el territorio de
los Gonaives y bubo otro encuentro con el Gobernador subalterno
de San Marcos M. Manpoint. En 1741 acoimetieron los espaio-
les al Dondon; desalojaron A los franceses que encontraron, y esta-
blecieron un cuerpo de guardia en Bassin Cayman. En 1747 se
hizo otra invasion en Marre la Roche y se apresaron various negros
esclavos. En 1750 se quemaron A las orillas del Dajabon las habi-
taciones de M. Loyer, Lambert, Camane y Perault sin que valieran
las quejas del Gobernador M. de Conflans al Presidente. En aque-
lla poca recibia el Presidente interino Don Jose Suinillers y Bat-
teres el mando de la isla de manos de su antecesor el Marques de la-
GAndara Real, Don Pedro Zorrilla, y conforme con la costumbre
eligieron comisionados uno y otro para la entrega y visit ie los
limites. El president interino entrante Sr. Sumillers nomnbr6 A
Don Juan del Monte y Tapia, lijo de Don Leonardo y nieto de
Don Francisco y el saliente Marquds de la GAndara, A Don
Juan Morel de Santa Cruz, los que evacuaron la visit y encargo
A satisfaccion. (1)

(1) Don Jos4 Sumillers &. Gobernador y Capitan General, Presi-
dente de la Real Audiencia i. Por cuanto el celo y justiticacion del Sefor
Marques de la GAndara Real Don Pedro Zorrilla de San Martin, euando
aprehendi6 posesion de esta Presidencia, Gobierno y Capitania General es-
tableci6 como diligencia de suma importancia al servicio de S. M. y conser-
vacion de estos dominios entire otros que el Selor su antecesor le liciese fbr-
mal y solemne entrega de los terrenos por medio de apoderados que se ha-
bian de nombrar por uno y otro Senor y asi se ejecut6 para precaver de este
modo que no se pudiese perder en lo sucesivo ni un palmo de tierra y que A
este ejemplo todos los Seflores que dejaren de gobernar esta Isla ejecutasen
lo mismo con el que le sucediese en los mandob, no habiendolo conseguido el
expresado Senor Marques Mariscal de Campo, con el Sr. Brigadier Don Juan
Jos6 Colomo su sucesor, -porque habi6ndosele agravado sus accidents fa-
lleci6 dentro de breves horas y habiendo recaido el einpleo de Presidente, Go-
bernador y Capitan General en virtud de Real Orden en la persona de su
Sefiorfa, estan convenidos en que se efectfe la referida, solemn y formal








1l HISTORIA DE SANTO DO3iNGO.

La comisionl citada v sn enmplimiento confirm mas y mas el celd
con que los espaiiolcs dctendian pulgada i pulgadal os terrenos de la

rntrega de terrenos segnn y en la misma conformidad que se encarg6 de ellos
1 dicho Seior Mariscal de Campo y se los entreg6 el Senor Coronel Don
Alfonso de Castro su antecesor, por medio de personas que 6 ese fin nombra-
ron uno y otro Seifor, en cnilya coituforidad por auto del dia de la fecha
nomnbr6 sit Sefioria para re(ilir la frontera del Sud al Teuiente de Infante-
ria Don Pedro Sonces Moitcero, y para la del Norte al Sargento Mayor
Don Juan del Monte y Tapia, Algmacil Mayor y Regidor de la Ciudad de
Santiago, y el expresado Serior Mariscal de Campo por la banda v frontera
del Sad al ayndante nimiyr de esta plaza Don Ignacio Caro tde Oviedo
y por la del Norte al (iCoiailante de ella y Capitan de aquella compaiia de
Caballeria Don Juan Morel de Santa Cruz, todos cuatro de notoria inteli-
gencia, y conociniento de los terrenos y de conocido celo al Real servi-
cio: eu esta i, r. I I,. .. no lalhiuilno ej'eutado en este afio por motives el
Cabildo de i ...,I.I de Santiigo la annual visit y entrega de terrenos
que tambien convenieut: ;'i sn couserlacion y al Real servicio, estableci6
el Senior Marqunes y delnas justicias como s ha practicado en todo el tiempo
de su golbierno; ordeno y iandlo' l los expresados Sargento Mayor Don Juan
del.lMoute y Tapia, Algnacil Mayor y Regidor que acabara de ser en este
afio Y al Conmandante de 1 fro:itcra del Norte y Capitan de aquella compania
de (Caballeria Don Juan Morel de Santa Cruz, y como apoderado de su Se-
fioria el priniiero y el segundlo conto que lio es del Senfor Mariscal de Campo
Marques de la (itiindara teal I)on Pedro Zorrilla de San Martin pasen
con la possible bre\ edad y sin perdida de tiempo, acompatiados de personas
pricticais 6 iintc.ligentes eni aiquella frontera y los soldados de Caballeria
qite el Capitaei (i'idilllllanlt tin.iere por convenieute y si pudiere ser tambien
de alg unos e s qiue ase icre':onl la (tntrega lque el Senor Don Alonso de
Castro y tltazo hizo al Sr- MAl"rqtues dc a Ga iidlara Real y guiados de estas
tales personas. (ie lois ius!ruiilnciiti s ttqse re!litir"nin y debieran tender presen-
tesa,sn Ibteia conductai, iltltai clo I lIReal servicio hIari el Capitan Don
Juan iMorel, apilerailo Idel Senofr M;ia'qnIces soleiMne y formal entrega de
todlrali freira a! Sargento MI''r Algacil Mayor Don Juan del Mon-
te y Talpia que o10 s Id sa: S,-tnoria, ponieudo todlas las diligencias y ac-
tos que para e-to practic'lrlen ln los antos 6 dili encias que hicieren con
toila claridad y exactitnud para inty or sitisfaccion que sus Scfiorias hant he-
cho de las personas de los rei'eridos largento \Mayor Don Juan del Mon-
te y Capitan D)on Jiuan More! c' nya diligeucia de esta entrega servir6
por visi a ty anuai entreg'a iqne en este y en el siguiente afio debian
Iacer unas i otras jui.sli'i;,s en conformiiidad de las 6rdenes que para e-
llo libr ce eexpresado S; inor Marques, d inviolablemente ha hecho obser-
var, y fecho todo lo reinitir n origiinles at su Seforia dejando testi-
monio en aquel Cabildlo. para que en 61 conste haber cumplido por me-
dio de esta diligenlia en la annual entrega de este y el anlo siguieute; y orde-
no v manldo al recferido Cabildo, al (;obicrno de lasasrmas y A todos los ofi-
ciaies y gent' e e e ue lis coiponen aquellas poblaciones y vecindario y to-
das las Iersons sijetas ii l jurisdiction que den A los expresados Sargentd
Mayor D)on Jiuan del lIMone y Tapia y Capitan Don Juan Morel todo el
anxilio favor y ayuda que para el iexacto ciumlplimiento de esta important
contision y diligencia les pidieren, y los stibditos est6n A su voz y les obedez-
can en ciluto lts plcrvillier'en .y i!inlll![aI. (con toida prontitud. Para todo
1o :nial, dej!illto ;i suts :i(-.i -ails cit,llntl tas en este acto, todo lo que les dictare
la experie-'nci. Ioalrad v re a! l eal servicio, mand( library las presents fir-








ttiS'TORIA DE SANTO DOMINGO. (14

isla, y el empefio de los fianceses en introducirse y poblarlos.
En 1752 el expulsado 3Mr. .Muuny de Futiguy volvid reinstalir-

madas de mi mano, sellada con el de mis arenas y refrendadas del infrascripto
Escribano de CAmara y de Gohierno en Santo Domingo 6 veintey seis de
Noviembre de mil setecientos cincuenta afios.-Don Jos6 de Sumillers y
Batteres.-Por mandado de su Senoria.-Don Francisco de Quevedo y Yi-
Ilegas Escribano de COmara y Gobernacion."
"En el principal de Dajabon en veinte dias del muc de Febrero de mail
setecientos cincuenta y un afios, Nos Don Juan del Monte y Tapia Sargento
Mayor de las milicias de la Ciudad de Santiago, actual comisionado de su
Seforia el Seflor Coronel de los Reales Ej6rcitos Don Jos( Sumillers y
Batteres Presidente Golbrnador y Capitan General de esta Isla Espafiola y
el Capitan Don Juan Morel de Santa Cruz, que lo es de esta frontera del
Norte, apode'ado del Sr. Mariscal de Campo Marqu6s de la Gandara Real
Don Pedro Zorrilla de San Martin, Iabiendo llegado I dicho principal fin
de practicar yo dicho Capitan la entrega de esta frontera del Norte pertene-
ciente A la jurisdiccion de Santiago en virtud de powder quepara ello tengo
de dicho Senor Mariscal de Campo 6 yo el enuiciado Sargento Mayor el re-
cibo de ella en razon de la coinision y despacho que para ello se sirvi6 con-
ferirme el SeLor Suimillers para cuyos efectos hicimos citar 6 los vecinos
moradores de esta diclia fiontera, Raimlindo de Burgos, Juan Mercedes,
Juan Gomez Martinez, Manuel Sanchez y Simon de Ortega y de esta tropa
del Norte, hice yo, diclo Capitan se apercibiese el Alf6rez Don TomlAs Fer-
nandez de Escobar, el cabo de escuadra Juan Jimenez, el cabo Francisco de
Lora, Carlos Batista Rojas, Jos6 Alvarez, Santiago Pilarte, Marcos Mena,
Santiago Florencio de Mora y Nicolds Torres hoiubres los mas de notorio co-
nocimiento en dicha frontera para que estuviesn listos con sus armas y caba-
Ilos el dia veinte y dos del corriente 6 efecto de dar principio A la predicha en-
trega y recibo y lo ponemos por diligencia y lo firmannos con los referidos eomi-
sarios.-Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel de Santa Cruz.-En
veinte y dos dias del mues de Febrero, lunes A eso de las cuatro de la tarde es-
tando juntos todos los citados en la anterior diligencia en estr referido principal
de Dajabon con sus arnias y caballos, dimos principio desde el, hacia las tierras
del Sud, por parecernos convenient y comenzaimos 61 hacer las diligencias to-
cantes A dichas tierras, cuando estuviesen con mas robustez las cabalgaduras
por lo muy fragoso de dichas Sierras, y se fuera possible el mal
trAnsito que pudieran expe'imentar, tomnlodonos centre dichas diligencias las
lluvias que acontecen ordinariamnente en Ins conjunciones de luna con la vis-
ta siempre sobre los montes que cubren el rio Dajabon, el que pasalos de
una orilla a la otra y entramos i la Sahana t'apotillo por la que canminamos
mirando los montes que estan on las miirgenes del arroyo Capotillo que es la
raya de tolerancia para los franceses, y hlaicndo llegado al freute de la
guardia que esta en dichas Sabanas putsta plor 6rden del Selior Don Alon-
so de Castro y Maze Presidente que fu6 Gobernador y Capitan General de
esta Isla Espafiola, hicimos la majada, sin liaber en la diligencia de este dia
novedad alguna encontrada 6 vista, y la firmamos con dichos comisarios, con
el Alforez y dos soldados.-Don Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel
de Santa Cruz.-Tom s Fernandez de Escobar.--Juan Jimenez de Osuna.-
Jos6 Alvarez.-En veinte y tres dias del mes enunciado de Febrero salimos
del expresado parage de Capotillo, siguieudo el mismo anterior rumbo por me-
dio de dichas Sabanas, A causa deno poderse por las orillas de dicho Arroyo
de Capotillo A caballo, mirando en part los montes de sus veras por las
cuales mandamos gente A pi6 que nos informaran si se hallaba alguna no-








64 HISTOR[A DE SANTO DOMINGO.

se en sn posesion, y en el signiente de 55 fueron expulsados los fran-
ceses acautonados en rio Mulato, banda del Sur; y luego estableci6

vedad ysiendo en dichas Sahanas A poco andar las dejamos y entramos en la
vereda que por 6rden de dicho Marques hizo abrir el Capitan que fn de la
tropa del Norte Don Antonio Miniel la que va en busca de la Sierra alta
que esti inmediata i las poblaciones francesas, haciendo un semieirculo so-
bre la mano diestra donde quedan dichas poblaciones francesas, y siguiendo
dicha vereda, comenzamos A subir y bajar, y habiendo llegado lo mas, al pe-
niltimo alto de dicha Sierra alta, hicimos en ella noche no habiendo recono-
cido cosa alguna dl nlevo eu nuestros dominios por done pasamos y des-
cubrimos con la vista de done lo permitia la espesura de los montes de dichas
lomas, ni por las parties y orillas del Arroyo Capotillo por donde fueron los
hombres que mandamos 6 pie sin lhaber podido hacer mas camino en todo
este dia que tres leguas y media mas 6 menos, siindonos precise porque
no se descarriara alguna de Iss cabalgaduras, atarlas por aquella noche
y tambien porque no teniamos pastos y 1 fitimamoslos mismos que en la
antecedente.-Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel de Santa Cruz.-
Tomns Fernandez de Escobar-Juan Jimenez de Osuna.-Jos6 Alvarez.-En
veinte y cuatro del referido mnes, partimos del sitio y loma done hicimos
nochey la seguimos por su cumbre con la cara puesta lacia el poniente, mi-
rando desde dicha loma al lado diestro los bajos en que tienen sus pobla-
clones los franceses, que se les tiene toleradas, y habiendo subido al -l-
timo alto de dicha Sierra y llegando done comienza la otra vereda que por
drden de dicho Senfor Mariscal de Campo hice abrir yo el referido Sargento
Mayor, seguimos esta y dejamos la otra que era por done se hacian ante-
cedentemente las anuales visits y nensuales rondas, que se hall mas
distant de las dichas poblaciones francesas, siguiendo la dicha nueva ve-
reda por sobre la referida Sierra alta, Ilegamos A un sillon 6 descanso que
hace dicha Sierra doude se halla una sabana deCidnaga nombrada de los
Franceses en cuya vereda i la diestra niano liallamuos un rancho que parece
sea el mismuo de que habla en una carta un francs a Fernando Bueno, so-
bre que ya tengo yo dicho Capitan dado part A so Seforia dicho Sefior Pre-
sidente, el cual rancho hirimnos denloler per parecernos conveuiente al real
servicio, y conocer estai fiura de los dominios que se lea tienen tolerados; y
en dicha Sabana hicinuos la maja:1a, habiuiii;ln cnuinado on todo el dia cuatro
leguas nmas 6 metnos, sin lhaer liallado otra novedad que la que aqui va re-
ferida y la tirinanmos.-Don Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel de
Santa Cruz.-Tonmis Fernandez de Escobar.-Juan Jimenez de Osuna.--Jos6
Alvarez.-En veiute y cinco dias del referido Ines salimos de la citada Saba-
na y queriendo seguir diclia nueva vereda por lo alto de la Sierra dicha, que
continfa despues de pasada la referida Sabana, dijeron los prActicos que era
impossible caminar por ella A caballo y estando yo dicho Capitan impossible de
marchar i, pie, nos convenimnos en inandar siete liombres de los lnas robustos
de nuestra comitiva por dicha nueva vereda, y que reconocieseu, observasen y
atalayasen todo cuanto pudieren por dicha Sierra alta, reconocer y distinguir
hasta las cabezadas del Libon que es donde y por donde se separa esta nues-
trajurisdiccion de Santiago de la (Guaba y Pueblos del Sud y tomada dicha
veredapor los enuuciados site hombres con la cara puesta casi al poniente,
tomamos nosotros otra que se encamina por los bajos de una sierra al dicho
rio Lilon, hacia el medio dia con las demiis gentes por donde caminamos to-
do el dia hasta llegar A una Sabana noinbrada de los Naranjos, en que se
hall un Ranchillo de dicho Fernando Bueno, donde dormimos sin haber en-
contrado novedad alguna y lo firnuamos. -Juan del Monte y Tapia.-Don








its'fdilt DE SANTo iibdf-dd. 5
el gobierro tin cuerpo de guardia en aquel punto, convini6ndose en-
tre los Gobernadores Mr; de Bart y el Presidente Don Manuel Asa

Juan Morel de Santa Cruz.-Tomas Fernandez de C6rdova.-Jian Jimened
de Osuna.-Jbsg Alvai-ez.-En veinte y seis dias del precitado nties Partiinod
del parage expreso en la pr6xima anterior diligencia y fuinlos al Hato de di-
cho Fernando Bueno que se hall en dicho rio abajo del Libon situado den-
tro de esta nueva jurisdiccion de Santiago, y rhuy distantW de dicha Sierra
alta por donde vi la expresada vereda fiueva a esperar los dichbs site hom-
bres, que inandamos A pid por ella, los cuales llegaron a las 6 de la tardd
de este dia nmy maltratados los pids y quebrantados de la rigurosa noche de
itgua que les acaeci6 sin poder deferiderse de tales contratiempos, porqud
harto hiciefon con lievar consigo sus armas y bastimentos acuesias, pafa los
dos dias de ocnpacion en la diligencia ordenada A ellos, y nos informaron no
haber visto ni encontrado en cuanto anduvierob que fueron cinco leguas mas
6 menos hasta dichas cabezadas de Libon cosa alguna de nuevd; ld qtie jp6tidl
mos por diligencia y lo firmamos.-Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Mo-
rel de Santa Cruz.-Tomas Fernandez de Escobar.-Juan Jimenez de Osuna;
-Jose Morales.-En veiute y siete dias del corriente mes de Febrero hici-
cimos de dieho Hato de Fernando Bueno nuestra salida regresiya al prince:
pal de Dajao'n en don de determinamos pasar e! signiente dia a fin demejo-
rar de cabalgaduras y bastimentos para pasar el lunes primero de niarzo A re-
tonocer la fontera quie esfa de este principal hacia el Septentrion y habiendc
hecho la inejura dicha y llegado aquf el lunes citado, yajunta nuestra citada
coinitiva, salimos de dicho principal y fuilnos por los Hatos de la Carbone:
ta y jurisdiction de esta dicha Ciudad a la boca del rio Dajabon, en donde
habiendo Ilegado A las once de este dia pasamos el resto de 61, y reconoci-
Inos la bahia que este'contigua A la dicha boca, y note yo dicho Capitan el
paraje mas convenient para hacer el desitlonte que se me tiene ordenado pof
el Senior Presidente para la nueva poblacion que se intent polter en estt
dicha bahla de Mauzanillos y en las mnArgenes de dicha boca hicitios noclhe
sin haber hallado en este dia novedad v lo irnanos.-Juan del Monte y Ta-
pia.-Juan Morel de Santa Cruz.-Tombs Fernandez de Escobar.-Juan Ji-
inenez de Osuna.-Jose Alvarez.-Et dos dias de dicho ines de Marzo sali-
mos de la eninciada boca de Dajabon con la cara puesta al Sad hacia el dichd
principal por la mrgen del referido rio hasta la boca de Guajaba, que en t1
entra, donde dejamos dicha mArgen por no poder caminar a caballo pot ellat
hasta inmediato i la Guardia de Jobo dulce, y considerindose no poder habef
perjuicio para los franceses por ser todo una Sierra de dicha boca de GuajabsL
al citado Jobo dulce, y teniendo andado el cabo Lora, y otros soldados de la tro-
pa en esta filtima ronda, que ejecutaron a pie; y salimos despuntando ensena-
das de diclia Ci6naga a lacer la majada al Hato de Caniongo A eso de las dos de
la tardey esperar la mariana del siguiente dia para hacer las restantes dili:
gencias con mas proligidad, por pedirlo asi la confusion en que pudiera po-:
nernos la mudanza del curso antigno de dicho rio Dajabon en distintos catiod
y cienagas de que toman motivo los vecinos franceses para introdicir nove-
dad cada dia, y n'o habiendo encontrado alguna en la diligencia de este lo fi'-
mamos.-Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel de Santa Crut.-To-
mis Fernindez de Esco.ar.-Juan Jimenez de Osura.-Jose Alvarez.-Ed
tres dias del referido mes de Marzo salimos del mencionado hato de Caton:
go y habiendo de paso reconocido la Guardia de dicho Jobo dilee, pasamos
el calo llamado del medio, y Ilegamos A la mirgen del rio principal de Daja--
bon de donde eomienza 6 derramarse en la Ci6naga citada en la pr6xima dil-
Peacia, y basta done vino reconociendo el citado Cabo Lora, eomo q ~








66 HIST'ORIA DE SANTO DOMI5GO.

lor y Urrics que ejercia el imando, despues de hbaberlo desempefadot
interinamnente los brigadieres Don Ju an Josi Colomo y Don Fran-
cisco Rubio Pefiaranda, que conttinase fomentAndose la habitacion
principiada por Mr. Villars hasta la res-lucion de arnbas cortes.
A tines tie 1769 el Cn;mandante e la frontera del Sud Don Ni-
colis de Montenegro apreiehtndi A Mr. de Rabel y sus negros y los
condtlnjo Sa'nto D)ominigo, done fiueron detenidos en prison hasta la
resol nci tide las cortes y en 71 destrtny las posesiones establecidas
en el c;tntotn de Candllay cerca de la pa);rroquiia del DUndon, y los fran-
cesets se vengaroll se.guidanmete apresando al mayotrdomo y algu-
nos esclavos de las posesiones del Baron de la Atalaya en San Mi-

dicho y signiendo el canon del dicho rio principal, que hoy estA seco, Ilega-
mos al froente de las habitaiones de un fran ds noimbrado Mr. Mony, quien
tenia ocupado un iron de tierra comno de cieuto cincuentapasos de longi-
tud, y catorce de latitude con nna siemiira de naiz y batafas, y la hicimos
arraacar como en otras ocasiotes lo hau elecutado las mensuales rondas y
requerido el MIayordoimo de la tal habitation sobre este asunto, quien ha sa-
tisfecho con decir ser trabajo de lo negres t del dneio de dicha hacienda 6 ha-
bitacion i quieu niandsamois Ilaiar con uno de dichos negros, que actualmen-
te hicieron fuga estanio antes tra.iiajando alli. para anionestarle no se adelan-
te de esta inirgen del rio IDjalont, ni ocupe( la tierra en done se le arranca-
ron diclo maiz y batats el coal no parecio, y signiendo dieho destino porel
cation del rio seco lleganios a la plaza de otro firaicds Ilamado Pedro, donde'
se hallan unas estacas pnestas despues que pas6 la ultiua ronda; la que hi-
cillos prolasen arrancar y no pudiendose enn-e1riir por star sunlamente
afianzadas y hallarnos sin instruments *.....1. ,r. para ello se dej6 para
despues. De este parade es de donde lleva otro franr6s nonmbrado Lambert,
por canal, el agua a u n habitaeion para su Ingenio y tambien de aqui co-
mienza la sequedad de este cation principal del rio Dajabon hasta el Jobo dul-
ce. antes citado, distancia de trees cuartos de legias, porque en la caleza 6
principio de dicho canal estit el rio dicho de Dajahou, derrainado en distintos
calos, reducidos ai una laguna que despues sigue su corriente por otros caflos
que salen de dicha laguna. D)e aqui retrocedimos porno ser caminable A
caballo y dimos vuelta por la part de arriba de dicha laguna hasta llegar a
la estacada que anteriorniente, se le demolid al dicho friends, por el Capitan
Don Santiago Morel de Santa (Crnz, desde dondie va taiuliien mudando el
rio en otro caro hasta inmiediato A esta dicha laguna y distarai de tina parte
a otra algo mas de un cuarto de legua, y habiendo seguido de aqui paraade-
laute por la mnirgen del antiguni rio, que ya de aqui a su origen trae siem-
pre agua, fuitnos hasta la Guardia principal de Dajabon, sin haber encontra-
do nmas novedad que las aqui referidas; con lo que concluimos y dimos cum-
plimiento A las 6rdenes que solbre este asunto nos libr6 sn Sefloria el Sefor
President, habiendo yo dicho Capitan entregado esta fiontera en la confor-
midad que va expresada coino apoderado del referido Seilor Mariscal de Cam-
po Marquis de la Gandara Real, !)on Pedro Zorrilla de San Martin, segun
y como la hall cuando se me miand6 tomase peoseion de ella como su coman-
dante, E yo diclo Sargento mayor la tengo recilida y me hago entrega de
ella en virtud de la comision y poder que para ello me confiri6 su Sefioria el
expresado Seior Presidente Goh(ernador y Capitan General de esta Isla Es-
paiola; y para qlue todo conste lo firmanos en dicho principal de Dajabon.-
Juan del Monte y Tapia.-Don Juan Morel de Santa (ruz.-TomAs Fernan-
dez Escobar.-Juan Jimenez de Osuna.-Jose Alvarez."







IStORlIA DE SANTO DOMINGO. 61
guel.
Cada dia se hacia mas equivoca y dificultosa la question de los
limits que determinaba invasiones parciales diarias y enojosas, y por
eso reunidos en Agosto de 1771 Don Gaspar de Echalas, comandante
de la frontera de Dajabon, Don Fernando Espinosa de las del Sur,
y Mr. M. de Vincent, y de Liancourt, Tenientes de Rey en Guarico
y Bayaji, conisionados al efecto por los Gobernadores respectivos,
acordaron que se siguiese exactamente un acnerdo provisional cele-
brado en 1770 que decia, que en caso de contestacion sobre limites
se estuviera y pasara por lo que resolvieran los comanadantes de las
respectivas fronteras, las cuales se trasladarian al lugar cuestionado y
la resolverian amigablemente interim que las respectivas cortes se
concertaran. En 1773 el Presidente Don Josd Solano y Bote obli-
g6 al Gobernador Mr. de Valliere at que nonbrase comisionados que
terminaran la cnestion de limited en Puerto Principe y qued6 esta-
blecido por convenio, que el liimite principialia en el rio Dajabon y
concluiria en el de Pedernales al Sud.
Al mismo tiempo que se disputaban los liinites con tanto em-
peiio, no era menor la coutienda entire los Gobernadores sobre carnes.
En paz y arnionia las dos naciones se elevaha la colonial francesa a
un grado eminente por el cultivo de cala, cafi, algodon, afiLl y otros
products en el Norte. Sud y Oeste de aquella part, y los espafioles
que veian la necesidad de sus vecinos, aumentaron sus esfuerzos en
los hatos y crias de ganados y animals de toda especie, mirando A
sus rivals (que destruian los que existieron en LiImonade y demAs
pnntos para cultivar los terrenos) necesitados de teses para manteni-
miento y de bestias para carga, tiro &. La historic de las carnice-
rias establecidas en diterentes puntos de la parte francesa es coeta-
nea de la de limits y mas difuisa. Se hiieiron acuerdos diferentes
durante los gobiernos del Marques de la Gandara, de Don Constan-
zo Ramirez, Don Francisco nRbio, Don Manuel de Azlor, Don Jos6
Solano, y de Don Isidro Peralta, porque era tan extraordinaria la in-
troduccion que se hacia, (ine en tiempo del Sr. Constanzo Ranirez,
aconteci6 un suceso que pudo ser funesto; y fil6 que pretendi6 este
Gobernador impedir el trAfico interior de los ganados de Santiago de
los Caballeros colocando un cuerpo de guardia en Monte Coussin,
por sobre el cual pasaron los hacendados, y entire otros Don Santiago
Morel de Santa Cruz. Ofendido el Capitin General quiso sorpren-
derlos con una compafia de granaderos que fueron reclazalos,v en-
tonces con un grueso de gente armada mnand6 arrestar a los More-
les. Don Santiago que era capitan y bizarre, repntando injusto el
vejAmen, tij6 bandera, convoc6 parciales y resisti6 con armas A la
compaifa del Fijo que vino a arrestarle y A otros individnos
que tambien eran capitanes, y fni ardiente la refriega y fatal habria
sido el resultado A no haberse interpuesto con la Custodia del Sa-
cramento en las manos el cura Rector Don Carlos de Padilla A cuyo
respeto cedieron Morel ysus compafieros, que fueron press y en-
causados, so pretexto de que los santiagueros querian entregar la ciu-
dad i los mismos franceses A quienes habian resistido por mas de







68 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
ochenta afios. Este suceso se recordaba con el nombre de la Reviuei
ta de los Capitanes; y yo recuerdo haber leido en la Escribanfa pl-
blica de Santiago, que desempefiaba Don Antonio Lopez, la revista
y sentencia dei Consejo Supremo de Indias, en la cual se absolvi6 A t
Don Santiago y demAs capitanes sus hermanos y otros con la impo-
sicion de algunas pequeilas multas.
Algo intluiria en la lenidad de esta sentencia la consideration de
sus servicios y la coincidencia de que el hermano mayor Don Pedro
Morel ejercia entouces el obispado ie la isla de Cuba; y por su res-
peto y por baber enviado a la Corte ;i dos jesuitas del convento de
la Habana, pudieron recabar alguna lenidad respect de sus herma-
nos eneausados.
Con los Gobernadores ya citados, celebrarou contrata el Conde
d' Estaing, el Principte de Roan 3 Mr. de Nolivos y formaron regla-
mentos en que intervinieron como comisionados Don Iguacio Caro
de Oviedo, y Don Francisco Pepin y Gonzales, y que dieron motive
A difereutes quejas A los Gobicrnos respectivos, porque aunque no
era este un negoeio diplomnitico, como se impuso un derecho por el
ganado que salia para la colonial, no s6lo daba esta providencia cau-
sa A las introducciones clandestinas, sino que el valor de las reses se
aumentaba considerablemente al tienmpo de su espendio en la colonial
francesa. Era articulo de priniera necesidad de que no podiait
prescindir los franceses, dependlientes de los elpafioles cri;dores, y de
aqui los motives para reglanuentar el nmiltiero te rseses que debian in-
troducirse, los lugares por dole deblia condticirse el ganado que
eraI Dajabon, Caobhn y San ~ iafael, los derechlts que debian pagar,
providencias qie fteron mnodificadasn mas adelante, dejando en li-
bertad A los espafioles de vender sus animals con solo el permiso
del coniaudante de la Ifrntcra y p;iao del real derecho. Estas
restricciones provenian de la necesidad en que estaban los Goberua-
dures de seguir la estrecha senda que establecia el Gobierno en todo
genero de mercancias, y del comercio que solo se hacia por medio'
de los galeones, en 6pocas regladas, por los buques de registro que
se sstituyeron, y por posteriores reglainentos, que dejaron eu liber-
tad A los franceses para qine viniesen a los hats csplafoles y com-
praran el ganado de primera mano, y que todo espaiol vendiese sus
animals sin permiso 6 privilegio, que fu6 el 6rden que se observe
desde el gobierno del Sefior Peralta lhasta la entrega de la isla a la
Repfblica Francesa. Por 61timo, este comercio de las dos colonies
producia A la Espailola tres millones de pesos que es el cAlculo de
todos los historiadores, y plede decirse qle con ellos snbsistian sin
otra entrada, torque los iltimuos estherzos del Gobierno A favor de
la Espafiola fleron en part improductivos, como la Conpaiia de
Barcelona que pot la restriction de su institute no produjo el menor
benelicio y se desqnici6 por si propia.
Sin embargo, durante el gobierno del Sr. Don Mannel Azlor y
Don Jose Solano se acrecent6 la poblacion, se anment6 el comercioy
y la poblacion espanola daba pruebas de que mejoraba su posiciou.
Es verdad que el splendor A qae lleg6 poi aquellos tiempos la so-







HIJTORIA DE SANTO DOMINGO. 69
lonia francesa, debi6 ser el m6vil principal, porque desde luego se
trat6 de anmentar la poblacion y con este objeto se enviaron fami-
lias canarias laboriosas y aclimatadas que en poco tiempo dieron vi-
a sible empuje a los aumentos y bienestar de la isla. Ya dedicadas a la
agriculture, ya d la cria de animals, dieron animacion A los pueblos
y ciudades antiguas como Monte Cristi, Puerto de Plata, las Caobas,
San Miguel, Hincha, la Atalaya &. El buen gobierno y acertadas dis-
posiciones de los cuerdos Gobernadores Presidentes, mas que todo,
era m6vil de los adelantamientos. La concession de diez afios de
comercio libre con las naciones que obtuvo Monte Cristi produjo 6
la colonia espafiola y fialacesa bienes incalculables.
Lo mismo sucedi6 con la promesa del Sefior Solano de que pro-
veeria seis buques que vendrian anualmente cargados de Espafa,
para lo cnal prohibit la introduccion de ganados en la colonia, con
cuyo product compraban los espafioles las telas, lienzos, vinos, ha-
rinas, patios y demiis efectos; pero el proyecto qued6 sin resultado,
como opuesto al interns de ainbas colonias. Otras dos cuestiones
entire una y otra colonial dieron causa d diferentes estipulaciones, y
eran las de restituciones de criminals y negros fugitivos, sobre las
cuales se tirmaron reglamentwos y se nombraron comisarios residen-
tes. Despues de diferentes reclamaciones, tnvieron estas con-
tiendas un desenlace definitivo pot el tratado de que haremos men.
cion en el capitulo siguiente.





Lf '.














OA&IIT-TLO -VI_


t'ratado definition de los lihites que dividian 4 las colonies espanola y
francesa en Santo Domingo, ddndose tidrino i las contiendas suscita,
das desde el estftblecimiento de los franseses en la isla.



-*3 L-ri F. de largas y sangrientas luchas que liabian durado siglo y
Sinedio, lleg6 el aio de 1776, en el cual el Presidente y Capitan
General de Santo Domingo, Don Jos6 Slano y Bote, sucesor del
Seiior Don Manuel Azlor y irries, y el Goberuador de la colonia
francesa, Conde de Einery, eligieron sus comniionados, el primero al
Corouel Don Joaquin Garcia Moreno y el segundo al Vizcoude de
Choiseul, A fin ie que, con vista de los plans y demnas antecedentes
trazaran los limites y tijalan pirtinidies tque sirvieseu para en lo su-
cesivo de sefiales fires v duraderas. Se firm el acuerdo en San
Miguel de la Atalaya; y practicada la operation, dieron los Gober-
nadores cuenta con antecedentes, y en Junio de 1777 qned6 acor-
dado el tratado de lifiitvs, ciiyo tenor es el siguiete: '"Los Sobe-
"ranos de Frliciat y Espaia, atentos siempre A procurar el bien i
"sus vasallos respectivos, y convencidos de la grande inportancia
"de establecer entire Ibs v; sallos die las dos coronas la union intima
"que reina entire S. S. M. 31. tilizmente, tienen intention de concu-
"rrir de conmun aeuerdo, segun los casos y circunstaucias A dirimir
"las dificultades y obstaculos qne pudieran oponerse a un fin tan sa-
"ludable. Las fiecnentes di.scnsiones que ha habido desde hace
mucho tieupo en Santo Domingo entire los habitantes fianceses
"y espafoles de la isla, tanto sobre la extension de terreno, como
"sobre otros goces particnlares, sin embargo de las diversas conven-
"ciones hechas provisionalleinte entire los comanliantes de las pose-
"siones respectivas. de las dos naciones, han obligado A los dos
"Soberanos a toinar en consideration este important objeto y a
"expedir 6rdenes inistrucciones convenientes A los Gobernadores
"de la isla incneiicadoles se aplicasein con el mas solicit cuidado y el
"mas sincere deseo de 4xio, A establecer la armonia possible entire
"los colonos respectivos, que reconociesen por ellos naismos los te-
"rrenos principles y leiantasen plans exactos, y concluyesen en
'fin nn arreglo de limites tan claro y positive, que pusiese fin para
"siempre a las disputes y asegurasen la nas estreclia nion entire
"los habitantes." En cnumplimiento de las 6rdenes de los dos mo-
parcas se bicieron todas las diligencias y reconocimieutos posibles;







HISTORIC DE SAKTO DOMINGO. 71

y en fin, Mr. Valliere, Gobernador de la parte francesa, y Don Jos6
Solano Capitan general de la espafiola, tirmaron un convenio
provisional el 25 de Agosto de 1773; piro las dos cortes, juzgande
i que este convenio no satistacia enteramente sus deseos mutuos y
que tratAndose de d-struir para siempre todo motivo 6 pretexto de
discordia, era precise aclarar imucho mas ciertos puntos, expidieron
nuevas 6rdenes relatives a la material.
Acordados seriamente los dos Gobiernos, lograron concluir y
firmaron animados de utn misno deseo, un nuevo convenio y des-
cripeion de limties el 29 de Febrero del ano fltimo de 1776; y
nombraron ademis conisarios ingenieros para que juntos levan-
tasen un piano topograitico de la fiontera en today su extension de
Norte A Sud y colocasen de distancia en distancia los mojones 6
pilares que fuesen necesarios. Cuipli6se la comision segun apa-
rece del instrument firmado pot los comisionados el 28 de Agosto
siguiente.
Cou estos datos se realize el t:atado que entire otras cosas decia:
"Instruidos uno y otro Soberano de estos antecedentes, y de-
seando dar su sello de aprobacion real A un acuerdo y transaccion
definitive que establezea para siempre la union entire sus respecti-
vos vasallos, han determined que se redacte en Europa un tratado
relative A los linites de las posesiones francesa y espafiola en la
Isla de Santo Domingo totando por baset la convention de 25 de
Agosto de 73, el acuerdo concluido el 29 de Febrero de 76 y sobre
todo el instrument tirmado por los comnisionados respectivos el 28
de Agosto de dicho afio. Y A este efecto S. E. el Marques
d'Ossun Grande de Espafia de primer clase, Mariscal de Campo
del ejercito de S. M. Cristianisimia, caballero de sus Ordenes y su
Embajador extraordinario y Plenipotenciario en Madrid fu6 nom-
brado por Su Magestad Cristianisiina; y S. E. Don Jos6 Moflino de
Florida Blanca, caballero de la Orden de Carlos III, Consejero de
Estado y primer Secretario de Estado y de Negocios Extrangeros,
lo fud por S. M. Cat6lica, los cuales despues de haber conferido y
comunicAdose mintuamente sus poderes aumplios formaron y han
convenido en los articulos siguientes."
Eran nueve los articulos y por evitar repeticiones de los con-
venios celebrados y de que hemos hecho mention en di'erentes par-
tes, direnos solamente que por el primero y segundo se aprobaron
los limits marcados por los comisionados en el 6rden que sigue:
"Procediendo al unmplimiento del referido Tratado, empiesa la
Line de Demarcacion de Limites en la Costa del Norte de esta Ysla
y boca del Rio Dajabon 6 Masacre, y termina en la Costa del Sur,
y boca del Rio Pedernales 6 Riviere des Anses A Pitre, en cuyas
orillas se ban colocado las PirAmides que figure el Piano con las
Ynscripciones de France-Espahia, gravadas en piedra, y puestos los
numerous extremes 1; y 221: Todos los demAs se manifiestan clara-
mente en el Piano segun su colocacion. Se presupone, y entiende
por derecha 6 yzquierda de la Linea la de los comisarios en su mar-







7M HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
plia, y en los Rios, y Arroyos, la de su corriente saliendo de su orl-
gen.
Remontando por el Rio Dajabon 6 Masacre, son sus aguas, y
pesca comun, linea de Frontera hazta la Piramide N9 2 de la Ysle-
ta, dividida con las PirJimides 3:4: 5: y 6: confirme al Tratado; y
lo es tangente esta Linea al recodo mas abansado de la Babine d
Cayman )por ser cienega impracticable.
Las dos Piraiides NY 7, maiiifiestan que todo el Rio unido en-
tre las dos Ysletas es Corinui, y form a l inea co(mo abajo.
La segunda Ysleta queda dividida con las Piraumides que se han
levantado en ella desde el N9 8: al 17: inclusive, y del modo que re-
presenta el Plano; Pues aunque conforme al Tratado debiera dividir-
se por una line recta luie saliese de un extremo, a otro, 6 desde
tlonde empiesa A tomar onmbre de Don Sebastian el brazo derecho
de! Rio, y cl otro Bras Gauche du MaSacre: Para la execution se
ballairon los ilicomibeuientes de que el Plano particular de la Ysleta
que se tubo pi esente para el Tratado era tan defectnoso como que la
figurava Eliptica, y divisible con una sola linea recta; se levant6 con la
mayor exactitud el nuel o Piano, que v{ figurado en el general, y se
dividi6 la Ysleta con dos Lineas, que concurrent, siguiendo el Espiri-
to del Articulo 59 del Tratado, para no peljudicar A los intereses
vsenciales de los Vasallos de S. Magestad Cath6lica, que hubieran
quedado interceptados con la division de una sola liuea recta.
Desde la Pirilmide NY 17: son las Aguas del Rio Dajabon y
Arroyo de Capotillo Limite de las Posesiones respectivas de ambas
Coronas hasta el Mojon NY 22. En este intdrvalo se hallan dos
Pirinides N? 18: en el camilno real y passo del Rio desde Dajabon -a
,Juanamendez; Dos en la boca de Capotillo Nt 19: D)os en la boca
del Arroyo de la Mina N 20; Y dos Mojoues N? 21: en la punta
del Gajo en qlt se hlalla establecido iMr. Gaston, donde se juntan
dos Arroyos pos eqos (liqe fo nan el de Capotillo. Por el de la yz-
quierda sube ]a linea por sus aguas invariables basta el N? 22: done
Ilega su actual Plantacion; De ally rebuelve, y le circunda buscando
el NY 23: y la enubre del Gajo, por la qual prosigue remontando
basta el N? 24: en el Alto de las Palomas.
Desde este punto corre la Linea de Frontera por las Oumbres de
]a Montai, a de la Mina, y de Marigallega, siguiendo el antiguo ca-
plino de las Rondas Espafiolas hasta el Mojon N 25: en la punta
que formna la Sabaneta de los Melados sobre la Plantacion de Mr.
La-Salle de Carriere; contiulda por la orilla de la actual Plantacion
de caf6 de Mr. Mengd cercada con limones basta el pico que larnan
de Percher y en line recta se baja por el N9 26: al 27: y 28: en la sa-
bina de este nomnbre, por cnya orilla derecha, y NO 29: se sube A la
Loma de las Raices y Sillon~ie del Chocolate, y de Coronado donde
est el NY 30; qun por lo fire de la nisina Montafia, y camino bien
abierto se coninnica con el cN? 31: en la Cgesta del Pico, Bayahd.-
Hasta el N9 33: no admite dnda la Linea de Frontera por lo firm
(le la Montana, y camiino abierto que pasa por la cumbre de la Loma
od Santiago, 6 Montague d tenebre, por el N? 32, y pico que 114-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 73
man de las Tablitas para atravesar hasta el N? 33 del Silggeral,
dexando A la derechalas cabezadas del Rio Garaguey, 6 grande Ri-
viere, que core A la parte Francesa, y a la yzquierda el nacimiento
del Arroyo de los Lazos que corre A la parte Espaiola.
Desde el referido N9 33 contindanl los Limites Nacionales por
camino bien abierto atravesando las caiiadas que se figuran en el
Plano para subir A la mayor altura de la Lomna atravesada, por cuya
cumbre, y N? 34: sigue buscando su union con la del Ziguapo, pa-
sando por los Nfmeros 35: que corta al Arroyo de Arenas: 36: 37:
sobre el camino comun eq un Monte grande, y 38 en el Arroyo lla-
mado del Ziguapo, por cuyos gajos firmes se llega A su altura y N? 39:
que los Franceses llaman Chapelet, de donde nace el Gajo, 6 Monta-
na de Candelero; y por lo fire de ella corre la Linea por los Mo-
jones Ndmeros 40: 41: y 42: hasta el 43: que esta en la Boca del A-
rroya de Candelero en Garaguey, viendo sobre la derecha el Valle de
este Rio, y sobre la yzquierda la profundidad inaccesible del Arroyo.
Las Aguas del Rio Garagney 6 grande Riviere desde el N? 43:
son Limite A las dos Naciones hasta el Cuerpo de Guardia de Ba-
jon donde esta la PirAmide N? 44: y la boca del arroyo de este
nomibre mencionado en el Tratado, y que no podian buscar los Comi-
sarios desde Ziguapo ni Candelero con su direction al Oeste para
seguirle como Limite de Frontera, por tener su origen en las Sierras
del Barrero, Canas y Artemisa, nuy distantes al Sur y sin union
con la de Ziguapo, y Candelero, pobladas de considerable Hatos Es-
pafioles, que Ilegan al Rio,donde tienen sus Estancias de viveres pen-
sionadas con Tributos de Capellanias; En cuya consideration que no
podia tenerse present quando se hizo el Tratado, y que de tirar la
Linea de gajo, en gajo, por la orilla yzquierda del Rio hasta la boca
de Bajon serial de ninguna utilidad A la Nacion Francesa la poca, y
mala tierraque quedaria entire la Linea, y el Rio, cuya altura corta-
rialas Aguas A los ganados con grave perjuicio de los Vasallosde S,
Magestad Catholica, y sin provecho real para los de S. Magestad
Christianfsima: Por tanto convinieron los Comisarios, y han aprova-
do los Generales, que entire los dos referidos nfmeros sean las Aguas
del Rio Garaguey Limite Nacional; y que para facilitar la comunica-
cion en este parage, se haga un camino comun atravesando el Rio
de un lado, A otro, atenta la necesidad, por la asperezat del terreno,
y dificultades del Rio.
Desde el Cnerpo de Gnardia de Bajon sigue la Linea de la
Frontera por el gajo firme que acaba en la PirAmide; y desde su
cnibre pasa por los Nfmeros 45: 46: 47: 48: y 49: continuando por
la derecha las actuales Plantaciones de Mr. Cousf y Lorans, de-
xando A la yzqnierda las Posesiones de Bernardo Familias, hasta el
cuerpo de Guardia del Valle donde esti el N? 50.
Desde dicho puesto sube la Linea A la Lomafirme de Jatiel, 6
Montagne Noyre por el camino bien conocido de las Rondas, y a la
miediania de esta subida se grav6 el N?51: en dos peas grandes con
la Ynscripcion de France-Espaiia; En la cumbre se puso el N 52:
al priucipio de la Plantaciop de Mr. Milces, por cuya orilla del.Oa,








71 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
f4 actual que esta en la cumbre corren los Limites buscando los Nt-
meros 53:: t: sobre la a.'tail Piantacion de Mr. Jiua-
nean.r. P,.sa por los Niinnero5 5,~:: : la nc;!hza.i. de tn ramo tie
Cailada scue, y pior el pi(") do, esto n. i!bie, emnbre de la Montania, y
rasante A lia Plahtiac:on de Mr. dle; I Pi'rti ireade.
Los s Nine ),os y0. \ : : stin en la cahez; tde Ca'cnila seca: Los
62: 63: y 64: en la misma Cafiada al ied.,dor de la actual Plantacion
de IMr. la Ririe,-e; y dcsde el N'. 65: lasta el 69: inclusive se hau em-
pleado en liinitar la Plantacion de Mr. Laserre situado a la yzquier-
da de lia cumbre de est:i Montafia. En el N i69: se toma el camino
comni por arriba para bolver a tiomar (bajando) la cumbre de la
Montania, y coutornar las aetnales Plantaciones de Potier, La Leu,
Gerbiere, y Beon, propasadas a la yziquierda can los iNnineros desde
70 hasta 79 inclusive en las Cabeza.las del Arroyo 3laturii, sobre
las diferentes cafiiudas que lo fornian.
Desde el Pico en que se halla ehtablecido 3Ir. Beon corre la Li-
nea por caiinoo bien ahliirto en la cuitbre hasta el NY 80: que esti
en la Cabeza die la Cafi da de .atiel, entire las pl;ntaciones de Mr.
Colombiiy Mathias Nolasco; Destle la casa de este prosigue la cum-
bre, y Linia, yA sniiendo, yA bajando algunas cafiadas hasta encon-
trar con los Nfiieros 81: 82: y 83: en la gorilla del actual Caf tie Du-
har sobre el alto que llinaii de Jatiel, 6 de la Porte A vista del
Monte de ]a Ainfostrra; Y p)r lo fire de dicho alto, y camino bien
abierto baja la Linea at tropesir, y rodear la Plantacion de Mr. Du-
mar hasta la Piriniide 84: iqe est:i en el Antigno Cuerpo de Guar-
dia de Basin Cayman a la orilla yzquiierda del Rio.
En la gorilla derecha, y en fiente del N? 84: estA la Pir;imide 85:
donde los Pleniptenciiarios pusieron la primera piedra al pid del pico
en que empies laIa Mioit;:ii: d le Vilit RKbia; sube la Linea A su
cuimbie double esta el 3loiio N? 86: Y bajando por tin gajo al N? 7:
se toma la Cumbre de l. M[ontaFia sobre ia Plantacion de la Baroaa
de Piis, y se sigioe sie!pre por Aguas vertientes al Valle del Don-
don sobre la derechai, y Parte Espafiola sobre la yzquierda, hasta
Ilegar at la actual Plaintacion de la.Barona de Coliere que propasa la
cumbre de d la M311tafia, y queda limitada con los Nfineros 88: 89:
90: 91: y 92: juntainente con Mr Chiron que tiene su Plantacion
unida, boilviendo 5 segi.r desle el N? 92 la cumbre de 1a Montafia
a la vista de dicho iYalle hasta el N"' 93: en la Loma AIarmolejo 6
Chaplet. tie cnyo pico se bajia Alos Nimneros 94, y 95: cortando la
Cafiada iniindiata a lai Plantacion de Mr. Subirac, para llegar al 96:
sobre la de Mr. Mloreatx, y de este punto baxar en Linea recta al
Rio dc Cani en cnya orilla dereclia estA' la Pirimide N? 97: en la
punta del gajo opnesto que baja de Marigalleya.
Continia la Line;a de Frontera snbiendo recta por dicho gajo al
pico que Ilanan de Kercabrts N? 98: y por su cunmbre signed a la
vista de las actuales Plantaciones de Mr. Eclus yTripier hasta los
Nilmeros 99: v 100 donde haze bnelta sobre las Plantaciones de Mr.
JMontalibor, ;Toutqtet, y G(irard por los 1Mjones 101: 102: y 103: has-
ta el 104: en nn pieo de Pefias sobre las cabezadas del Ranclho de Ba-







H1STORIA DE SANTO DOMINGO. 7.
lero, y por bajo de la segunda Plantacion de Touquet y Rodenes.
Desde dicho punto sigue la Linea con la possible rectitud por
camino bien abierto en terreno mny agrio cortando al Arroyo Colo-
rado en el Mojon 105: Al Arroyo de las Demaiaguas en e 106: y
sihe costeando A la Loma de las Canas, en enya conibre se puso el
107: desde el qual se baja al Arroyo scco 6 Rabinea Formi,y Pirimi-
de 108: en la orilla yzquierda entire los Estableeimientos del Espafol
Lora, y Frances Boisfoset, asociado en otro tiempo a Touquet que
es actuallnente el solo poseedor de este Establecimiento mencionado
en el tratado.
Atravesando el Arroyo seco se puso la Piramide 109: en la ori-
Ila derecha sobre la Cumbre del gajo que baja de la ailtura de Mart-
gallega 6 Marigalante, por el cual sube A ella pasando por los Mojo-
nes 110: y 111: que forman la Linea de Limites hasta el 112: donde se
dividend las Aguas a la parte Espaiiola, y Francesa: Y desde alli em-
piesa A bajar buscand) la Loma de donde las agnas corren al Rio del
palo del Indio por los Mojones 113; gravado en una Pefia; 114: colo-
cado en un gajo; 115: en el Arroyo de las Laxas; 116, en el Arroyo
de los L:aos; 117: en una Cailada; 118: en el alto pelado que Ilaman
del Dorado; 119: en la Cainada de la Dormida; 120: en el quemado
de Loma Sucia; 121: y 122: en la Sabineta de dicha Loma sobre las
orillas del Camino--Real; y reniontando hasta el Pico, baja de ella al
N? 123; qne esta en el Arroyo del Encage entire dicla Loma, y
la de la Jagua 6 Montagne Noyre, A la qual sube la Linea por
los iunieros 124 y 125, donde los abajos firmados hallaron iniprac-
ticable su cumbre, y se vieron obligados a rodearla por terreno Es-
pafiol para llegar en el lado opuesto A la direction de la Linea de
Froutera, que como todos los de in6s par:jes inaccesibles se ha me-
dido Trigononitricamente desde el N9 125 hasta el 126; en el Zerro
de la Sabdna de Paez, pasando al 127: en el puente de Paez sefiala-
do en el Tratado.
Para la continuacio de la Linea de Limites, y liuscar lacnmbre
de la Cupalinda se puso el Mojon 128, en el Zerrillo de Paez; El
129, en la Aguada del Valle; El 130, en la mediania de este: Y cor-
tando el camino-Real que llaian de la Cupalinda entire las dos Sie-
rras, subiendo A la altura en que sejuntan para bajar al lN 131,
que estA en uu b:jo de la Sierra de este nombre, desde el qual corre
la Liuea por la cumbre al NO 132, en una Pefia, y 133 en un pefias-
con inaccesible que laman alto de Hicoteas, hasta el N? 134 sobre el
alto, y camino de la Descubierta, que igualmente es impracticable
en la mayor parte de su cumbre hasta las cabezadas del Rio de Cor-
dones. Y sin embargo se pusieron los Mojones 135 y 136, en el Valle
de la Cidra, y el 137 en el Valle de Polanco, continuando la Sierra
aguas vertientes t la parte Espaiiola, y Francesa, por el N? 138 en la
Loma de Gallarones sobre el origen del Rio de Cordones.
Por medio de los Mojones 139 y 140 en la cumbre, y sore el
origen de Cordones pasa la Linea, y se junta la Sierra de la Desut-
bier-ta, con la Prieta 4 Cahos en el Mojon 141 con inmediacion A las
Plantaciones de Mr. Sebert y Guy, y continda por los N6meros 142,







f'i niSTORIA DE SANTO DOMINGO.
y 143, y 144: gravados en tres Pefias; Por los 145: 146: sobre la
Plantacion actual de Poirier; 147: y 148: sobre la de Rolin hasta el
149: desde el qual se empiesa, a bajar y se tropieza con la primera
Plaitacion de Mr. Tief propasada de la cumbre de Sierra Prieta
azia la Parte Espafiola, y que se limit con los Mojones 150: 151:
152: 153: 154: y 155, volviendo A tonar y seguir la cumbre hasta su
segunid Plantacion, que esta unida i la de Mr. Casanare, y las dos
quedan limitadas con los NSimeros desde 156; hasta 160 inclusive.
Por la cnlubre indubitable de esta Sierra, de pico en pico, corre
la Liiea por cl Mojon 161: hasta el 162 al entrar en la Plantacion
actual del Mr. Perodin limitada con los Niimeros 163: 164: y 165;
londe se bnulve segiir la cinibre hasta el N? 166 que estA sobre
la actual Plantacion de Mr. Cotereau propasadade la cumbre A la
yzquierda, y limitada con los M3ojones desde 166 hasta el N? 171 in-
clusive; p(r el qual, y la cumbre de un gajo se llega A los Niimeros
172 y 173 sobre la Plantacion de Mr. Yngrand donde se base in-
practicable la mayor altura de la Sierra Prieta 6 Gran Cahos, que
forma cnll su cminbre los Limites Nacionales hasta el Puerto 6 Salta,
dero del Rio de las Guaranas, junto con el Arroyo blanco, donde los
Franceses Ilaman Trou d'Enfer done se puso sobre el camino el
3lojon N? 174.
Desde aqui corre la Linea de Frontera por la cumbre de la Sie-
rra que lainan del Jaity, agnas vertientes A la part Espafiola y
Francesa hasta el Pico del \Nranjo, desde el qual pasa reota al Mo-
jon N? 175, gravado en una Pefia, y por los 176 y 177: en lo Llano
de dicha Sierra sobre la posesion de Mr. Hube; y por el pico inme-
diato prosigue hasta el N? 178. Desde doude se vA bajando por ca-
mino bien abierto, y marcado al N? 179, en la Sabaneta del Jaity;
para llegar A la Sabana grande donde estuvo el Cuerpo de Guardia
de este nombre; Atraviesa la Linea A la Sabana con direction S. E.,
y por los Mojones 180, en la mediania, y 181: en la punta, para co-
rrer con la tiisnia direction en busca del Puesto de Honduras, cor-
taudo una cafiada muy profiuida, y costeando por sus gajos las Mon-
tafias de la yzquierda basta bajar A los Nnimeros 182, en la Sabana
de las Bestias, y 183, en la orilla derecha del Rio de Artibonito, que
se pass desde este punto al Nt 184: que estA en la orilla yzquierda
y por el 185: sobre el Arroyo de Isidro se llega al 186. Cuerpo de
Guardia de Honduras.
Para subir A la Cumnbre de la Lonia de Artibonito, 6 Montagne
A Tonerre, se pasa segunda vez el Arroyo de Isidro en el N? 187,
v vireiontando la Linea por los Nfimeros 188, y 189: azia la Cum-
bre, que es limited bien conocido por sus aguas vertientes, hasta pa-
sar por los Numeros 190: 191; y 192: para llegar A la Pena de Ney-
buco sobre el camino-Real, gravada con la correspondiente inscrip-
cion, y el N? 193.
El Alto llamado de Neybuco, por donde continian los Limites
tiene desde la Pefia su entrada inaccesible, y se busc6 por la parte
Es.pafiola para poncren la combre el Mojon N? 194; desde donde
corrc la Linea con cauiino abierto, y inarcado por el Alto de (as )e-







ig'luf1TIA t>) 9A'tO bOMINGO. 77
Inajaguas, y por la cuinbrede la Sierra, para bajar (por una caia-
da que se corta) al Arroyo Caliente; Este se pasa por cerca a sit
union con el Rio de los Indios 6 For d Cheval, que pasarou los
abajo firmados por primer vez, y en su orilla yzluierda pusieron
el Mojon 195, obligados del mal terreno de la orilla derecha A atra-
vesar sus cafios, 6 Ysletas para llegar al Cuerpo de Guardia del Hou-
do Valle y NY 196, que estau en ella sobre la actual Plantacion de
Mr. Colombier.
Desde dieha Guardia atravesaron el Rio, y en el primer gajo se
grav6 en una Pefia el NY 197, y continuarou eu abrir la Lineacor-
tando gajos y canadas de la grande Montafia con los Ndmeros 198 y
199: hasta Ilegar al 200: en el Fondo de las Palmas, por la imposibi-
lidad de seguir alguna de ellas, para tomnar la cumbre en el NY 201;
La siguieron hasta el 204, y atravesaran ptr el NY 205: en una cafia-
da, buscando el Rio de la Gascoila, en cuya orilla yzquierda se puse
el Mojon 206; En un gajo el 207; y en el llano 20U, los tres sobre la
Plantacion de Mr. Mouset estableeido eutre la Gascona, y el Arroyo
de piedras blancas.
Se eortaeste Arroyo desde el NY 208, con direction al Snr, y co-
rre la Linea por la orilla de los Establecimientos de Mauclere y Gue-
rin por los gajos que conduzen al N9 209: en lo nmas alto de la Moit-
tana de Neyba, desde donde se alcanzan a ver las Lagunas; Sigue poIr
la cumbre de esta Montafia hasta el NY 210: donde los Pnictieos ma-
nifestaron la bajada grande, y que hera impossible continuar su mar-
cha por la eumbre de la Montaiia seialada para linite Nacional en
el Tratado; Y bajando pot la part Espafiola, Ilegaron los abajo fir-
mados al pi6 de la bajada grande A poner sobre el camino Real el
Mojon 211; desde el qual corta la Linea A la Laguna de Azuey 6
Etang saumatr'e con direction A la punta de la Loma que mas entra
en la Laguna por la part Meridional, cerca det Embarcadero de la
Sabana de Arroyo blanco, 6 Rio Rabine, donde se grav6 el Mojou
212: en nta Pefia; Desde ally sube la Linea de Linmites buscando la
eumbre de la Montafia: Pasa por el Mojon 213: sobre el eamiuo en la
Loma del Quemado: Corta la Canada del Fond'orangir y por la
cumbre de su pico baja al N9 214; gravado en una pefia en tra ca-
fiada por bajo el Establecimiento de Pier Bagnol; y siguiendola se
sube A el N9 215: en la union de otra cafiada al pie de su Plantacion.
Desde este punto sigue la Linea con direction al Sur cortmndo
la Montafia sobre la qual esta estableeido Bagnol hasta el N9 216:
gravado en una Pefia, doude se juntan el Arroyo blanco 6 Rio Ra-
bine, (que esta seco desde los Temblores de Tierra.) Y el que uace en
las inmediatas Habitaciones de Bolin y Solhillet; para salvar sus ac-
tuales Plantaciones, que estain 6 uno, y otlrolado del Arroyo corrien-
te, se pasa este, y forma line la cumbre de la Montafa del Maja-
gual hasta el gajo que baja A los Numeros 217; y 218: en dos Arro-
yos secos sobre la Plantacion de Solleillet.
Por el Arroyo de la derecha continfia la Linea pot camino abier-
to, y marcados todos los Arboles grandes (por alta de piedras tiles
para hazer Mojones) hastala cabeza de Pedernales 6 Riviere des An-







78 IHISTORIA DE SANTO DOMINGO.
ses 6 Pitre, haziendolos various retornos que manifiesta el Plano pot
gaios, para subirA la gran Montafia, pasando por el pico 6 quemado
de J uta Luis; Por la subiiai de Bucan Patate; Pot la sabdcna de
la Desc:bierta, Y su Lotflniillt; a vista die la Lona de la flor subre
la yziiierda; Por !la cutada obscutre; Por el Arroyo de Miserias;
Por el batatatl drl Mlaniie; Por elf Arroyo dificil; y el Arroyo prqftun
do, para llegar la s c;bezladas del Rio noilbrado por Ils Espafioles
Pedernales, y 1)or los Franceses Ririere des Anses 4 Pitre; donde se
pusieroli dos M[jones con el Niunero 219 y la niisma ynscripcion.
La Madre 6 cina de este Rio es linite de las dos Naciones, y se
sigui6 hasta la boca en la costa del Sur, observando que en su pri-
mera mitad se ocultai las :s'agms variis vezes: So grav6 la Ynscrip-
cion y N? 220 en uia Pefia i la nitad del Rio en seco; y en su ex-
tremidadl se levantaron las dos PirtiAides 221, en las dos orillis con
las respectivas Yuscripeiones, A, la vista de los dos cuerpos de
Guardia."
Por los otros articilos del tratado se estableci6 la inspection de
fronteras; las penas contra los que quiiitasen, destruyesen 6 descom-
pusiesen coaliquiera e las piriniiles; el imoido de usar los vecinos
de la line liniittrotie lai serviiumbre de caminios.
Con este tratado definitivo viuo a quedar terninada de una
vez la question susciitda entire espafioles y franceses desde que
entr6 j reinar Felipe V. Declarada por este tiempo la guerra a la
nacion inglesa con occasion del lexvanttaniento de los Estados del
Norte de Amirica, Francia, que abiertamiente protegid A los norte-
americanos, hlizo cansa coinmn von E pafiaL. La isla de Santo Do-
mingo fun entonceps uno de los p!untos die reilnion y de los que mas
auxilios prestaron; coino fleroii los pacts entire Mr. de la Riviere,
comnisario de la marina el Sfil)r Presidente Don Isidro Peralta y
Rojas, sobre la subsistencia de la tropa y marina que estaban en el
Guarico y la guarnicion de la part espanola por los regimnientos
franceses Turena y d'Enghien, de los enales el 'lltimio pas6 a Santo
Domingo y desemnpet6 sn servicio hasta el alio de 1781 en que des-
empefi6 la Capitauia General de la isla el Sefior Don Manuel Gon-
zalez.













OAPiT-TLoD vii.


Yfoticias del estado en qne se eunontraba la parte espaiola en Santo DO-
mingo antes de la rerolucion de mil setecientos ochenta y nueve.-Di-
vision territorial, poblacion, agriculture y ganaderia.-Fundacion de
losprimeros ingenios de aziicai.-ltinerario de las trees zonas en que
estaba dividida la parte espaiiola.


iomro en esta epoca se dedicaron espafioles y tiauceses 6 las tareas
Sde la paz, parece oportuna occasion de eclar una ojeada al esta-
Sdo eu que se hallaban entonces las poblaciones de una y otra par-
te, supuesto qne era el misino en que se encontraball cuando ocu-
rrid la Revolucion Fraucesa, que por poco hace desap:irecer A una
y otra colonia. Sereinos sucintos en la narracion, no entrando en
porlnenores de cosas comnunes, retiriendo solamente lo que pueda
hacer coniprender el valor de la posesion espafiola cedida A Francia
con tanta ligereza.
Era Santo Domingo la capital y principal ciudad de la parte
espahiola. Esti. situada en la boea del rio Ozamna, donde la trasla-
d6 el Comnendador Ovando, de su primitive asiento, como ya se ha
dicho. A todo lo que antes se habia construido se agregaron nue-
vos edificios qne iuleho la hermosearon. Las murallas flanquealas
pcr baterias 6 por baluartes cuyos nonibres eran San Gil y San Ge-
naro, accesorios del (lu se halla sobre la puerta del Conde; San
Ldzaro, San Miguel, San Anton, Santa Barbara y El Angulo, te-
nian quince pies de alto por la parte de tierra y estaban guarnecidos
con piezas de artillerfa. La Fuerza i Honlenaje, donde estuvo la
primitiva fortaleza, es una plaza torinada por los cuarteles que ba-
cen fiente A la calle de las Damas y por el Arsenal. En esta ciudade-
la pueden maniobrar dos nmil houibres. Desde el Homenage, situado
en la punta 6 recodo que forman el mar y el rio, se bacen las se-
fiales de entradas de bnques; y unan bacteria denoininada San Carlos
y otras dos inas defienden la entrada del puerto. El Palacio de Go-
bierno es un edificio en que estaban las oticinas de la Real Audien-
cia, las de la Real Hacienda, las habitaciones del Presidente y las
del Capitan General y se halla situado al E. de la ciudad frente af
rio Ozamna. Las atarazanas formadas en las dos puertas que miran
al puerto y al rio estAn cerca del palacio de Gobierno. La casa de
Cabildo que forma el frente occidental de la plaza principal es un
hermoso edificio de arquitectura g6tica. La carcel forma el costado








80 HISTORIA DE SANTO DOMINGiO.
oriental de la misma plaza. La carniceria eta situada en el t-
tremo S. O. de la ciudad; los cuarteles de milicia al Sud y el alium&
cen de p6lvora al N. 0. El hospital de San Nicolhs esta en la ca-
lie de su nombre; el palacio arzobispal en la de los Plateros, el hos-
pital de San Lizaro A inmediaciones del alinacen de p6lvora. Es-
tos son los inas notables de los edificios pliblicos.
Los editicios elesiAsticos son los signientes: La Catedral, bef-
moso edificio modelado por una basilica de Roma, que asi lo
niand6 el Emperador Carlos V., esti situada en el lado Sud de la
ciudad, y es de bella arquitectura, estilo g6tico modern, con altas
colunnas y atrevidos arcos. Fueron tan bien escojidos los mate-
riales con que se constriuy, que cuando en 1811 poseyendo los fran-
ceses la ciudad le puso sitio el General Don Juan SancheZ Ramirez,
una bomba disparada de las baterias espafiolas (1), cay6 sobre la
b6veda de Ia Catedral y profinudizando en ella hlnbo de apagarse
sin causarle el menor dafio: alli se coliserva para admiracion de
todos.
Contiene la Catedral nreve capillas y diez y seis altares, y eu-
tre las primeras se distingue la del Santisimo por los magnificfs cua-
dros de los doce ap6stoles que la decoran. En una de esas capillag
esta la cruz que se plant el dia que se poso la primer piedra de
la fibrica con una insciipcion que lo expresa asi, y que dice: "Fud
principiada en 1512 y concluida en 1540." Eu otro altar esta la
Santa Cruz que se trajo de la Vega despues del terremoto y se con-
serva en nu relicario de filigrana de plata donde se mnauifiesta la
devociun de los fieles en algimas ocasiones. El coro sobre el tercer
arco de la entrada, es de caoha y de elegant figlr'a; la sala de con-
sejo de los can6nigos est arriba y inira ;i la plaza.
Era servida la Catedral con mnagnificencia y sus alliajas rivali-
zaban con las de las catedrales iiias opulentas. El aizolispo tenia
alli su silla desde que resmni6 los antignos obispados, y desempe-
fiaban los can6uigos el curator sin peijuicio de los oficios de sus dig-
nidades y prebendas.
Eranl ayuda de parroqiia la iglesia de Santa BArbara, al Norte
de la ciudad v las de S in Andrsl y Saln Miguel en el centro.
A al;s de la Catedral ihay las iglesias de San Nicolis, -San An-
ton, Sani Miguel, San Andr6s, el CAirlnei, San LAzaro, la Capilla de
Coca (2) y San Ignacio (3) que con sn colegio perteneciO :i los P P.
de la Coimpafiia de Jesis. El convento de Santo Domingo esti en
el lado Sud de la ciudad coino los de monjas de Regina Angelorum
y Santa Clara; el de San Francisco y el de la Merced quedan al
Norte.
No hmeos hecho nmencion del antiguo palacio del Almirante,

(1) La version corriente es que procedi6 de los bnqces de la escuadra
del Almirante iugles Cumby que bombarded la plaza y anxiliaba A los domi--
iicanos en la Reconquista. (N. de la S.)
(2)_Llamada hoi de Los Remedios (N. de la S.)
(3) Convertida actualmente en teatro. (N. de la S.)







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 81
situado sobre la misma ribera del Ozama y edificado en un baluarte
de ese nombre cerca del de Gobierno y del que ya hablamos en otro
lugar, porque yace en el dia destechado y solitario.
El plano de la ciudad es tn trapecio que tiene al Este el rio Oza-
ma, al Oeste la Sabana del Rey 6 el Paseo, al Sud el mar y al Norte
el pueblo de San CArlos. EstA Santo Domingo rodeado de huertas
y quintas, adonde se retiraban en la calurosa estacion muchos
de sus habitantes.
Era la capital residencia del Presidente Gobernador y Capitan
General, de los Oidores que componian la Audiencia, la mas anti-.
gua de America, del Arzobispo y numeroso clero secular, de los Ofi-.
ciales Reales, administradores de la Real Hacienda, de los Tenientes
de Rey, del regimiento fijo compuesto de doce compafifas veterans,
de las milicias de infanteria, caballeria y de morenos, de uua compa-.
fila de artilleria y de otra de iugenieros.
Componfase su poblacion de treinta mil babitantes segun los
datos mas exactos. Su comercio era active con las Antillas y puer-.
tos de la Costa-firme Era su pueblo moderado, religioso, y se en-
tregaba A extraordinario regocijo en las costosas fuuciones con que
celebraban los patrons de las iglesias de la ciudad. Gozaba de un
bienestar que nuuca tuvo que envidiar al de ningun otro pueblo de.
la Amdrica.
Extramuros de la ciudad y A corta distancia al Noroeste existia,
el pueblo de San Carlos de los Islefios, asi llamado porque con na-
turales de las Canarias se pobl6. Tendria hasta 2000 almas y sus
habitantes se aplicaban a various tiles oficios. Su bermosa iglesia
de piedra era una de las primeras que se distinguia al acercarse A la
ciudad el viajero, y es tan s6lida sn construction que hubo tiempo
en que se sirvieron de ella los beligerantes como de un fuerte 6
castillo.
En sus inmendiaciones se hallan los bafios de mar nombrados
de Giiibia, y A poco mas de dos leguas, en la boca del rio Jaina, hu-,
bo una baterfa formada en una lengua de tierra cuya position era
ventajosa porque dominaba gran portion de terreno en el codo que
forma el rio. Es memorable este punto porque fue rechazada allf
la expedicion inglesa que al mando del Almirante Veuables y por
6rden del Protector Oliverio Cromwell trat6 de apoderarse de Santo
Domingo, y tras de ese intent malogrado, tuvo lugar ludgo, segun
hemos dicho, la toma de Jamaica que pertenece desde entonces A la
corona inglesa.
Prosiguiendo en la enumeracion de los edificios, mencionardmos
la Real y Pontificia Universidad que fu6 reinstalada en 1751 siendo
rector Fray Francisco de la Cruz de Zayas, cancelario Dr. Don
Pedro de Leiva, y vice el Dr. Don Antonio de la Concha; catedrAti-
cos de las diferentes ciencias Fray Tomas Calderon, Fray Manuel .
de Moya, Doctores Don Juan de Arredondb, Don Francisco Julian
de Torres, Don Felipe Marion de Lara, Don Juan Julian de Ajeata;
Fray Jos6 Bello, Fray Andr4s Ugarte, Fray Juan de. Fr6meta;
Doctors Don Jqs de Morales y Don Josd Antonio Rodriguez de







I3 maI'fORIA DE AN.TO VOM.I Go.
Sousa, Don Jose de Gundi; Fray Jnma de Dios Gonzalez, Fray
Francisco Antonio de Luna; y los maestros doctors Don Antonio
Lopez Pichardoy Don Jos- Polanco. Estos individios formaron
las nuevas constituciones 6 estatutos que sirvieron de regla en la
Universidad y que fueron aprolbadas por el Presidente y Capitan
General Don Francisco Rubio y Pefiaranda, con consult del Oidor
decano Asesor General Licenciado Don Antonio Villa Urrutia y
Salcedo y sancionadas por el Rey Don Fernando VI en Marzo de
1754. Esta Universidad se elev5 A tal grado de esplendor por el
saber de sus catedrAticos, que de various puutos de Amdrica venian
los mas cdlebres estudiantes A tratar de ciencias.
La jurisdiction de Santo Domingo era ex-tensa, poblada y rica
en hats, cacaotales d ingenious de az6car, entire los cuales se distin-
guian por sus grandes dotaciones, miquinas y products el de Boca-
nigua, fundado por el Marqu&s de Iranda y administrado por sn
sobrino Don Juan Oyarzabal; el de Camba que fiA de los bienes
pertenecientes A los Padres Jesuitas y posey6 despues Don Nicolas
de Guridi, el San Josi de Don Antonio Davila de Coca, y otros
various.
En Santo Domingo fai donde se elabor6 az6car antes quce en
ninguna otra parte; y ya sobre este particular di una noticia exacta
de los primeros ingenious de la isla en la Gaceta de la Habana de 7 de
Febrero de 1856 que dice asf:
"Los ingenios de elaborar azuicar, productores del fruto mas
appreciable de Cuba, y que forman como siempre, valiosas heredades
para sus dueios; las vieisitudes por que han pasado entire su primi-
tiva y brillante aparicion A principios del siglo XVI en Santo Domin-
go Espatol; la no menos esplndida A fines del XVIII en la colonial
francesa, del mismo Santo Domningoy la admirable y sorprendente
que desplega A mediados del XIX en la isla de Cuba: los adelantos,
cientificos con que enriquece la qnimica la formacion de la az6car,
abreviando y mejorando so naturaleza, color y peso; los diversos en-
sayos que propone la economia para simplificar los trabujos A falta
de brazos; el sorprendente numero de ingeuios que se hau construido
en la isla y sus rendimientos y prodnetos, ban sido otros tantos mo-
tivos de excitar el amor propio del Autor de la Historia de Santo Do-
mingo desde su descubrirmiento hasta nuestros dias 4 que anticipe
part del contenido del (apitnlo 7? del 39 tome de su obra, que se
imprime actnalmente, en el cual se da noticia del origen y proce-
dencia de la cafia de azucar en Aru6rica, del primer ingenio que se
construy6 en Santo Domingo, de los dennis que se formaron segui-
damente en aquella 6poca, de so estimacion y valor, y de sus due-
fios y fuudadores; y como fuera el primero de todos ellos, el que
fundaron el Bachiller Velosa en sociedad con Francisco de Tapia, Al-
caide de la fortaleza "El Homenaje" y so hermano Crist6bal, Vee-
dor de las fundiciones de*oro y Regidor del Cabildo de Santo Do-
mingo, octavo abuelo en linea ascendente,recta y legitima del Autor.
Mirese el artfculo como un homenaje debido la verdad hist6rica
de los primeros hechos de los espafioles en Amnriea, 6 como una







ISTORIA DE SANTO DOMINGO. 83
debilidad natural, que nos arrastra A que enorgullecidos, recordemos
con placer las virtndes y acciones memorables de nuestros ascen-
dieites. Trasladard el capitilo segun lo refiere Gonzalo Fernandes
de Oviedo, en su historic general y natural de las Indias, testigo
presencial de aquellos aconteciinientos de 1520 A 35, y sucesor tam-
bien de Francisco de Tapia eu la Alcaidia de la Fortaleza de Santo
Domingo. Dice asi
"Pues aquesto del aqucar es nna de las mas ricas grangerias
que en alguna provincia 6 reino del mundo puede aver y en aques-
ta Isla hay tanta 6 tan buena 6 de tan poco tiempo acd asi ejercita-
da 6 adquirida; bien es que aunque la tierra 6 fertilidad de ella, y el
aparejo grande de las agnas 6 la dispusicion de los mny grandes bos-
cajes de lefia para tan grades y continues fuegos scan tan al pro-
p6sito (como son) para tales haciendas que tanto mas sean las gra-
cias y el premiio que se debe dar A quien lo ensefio 6 puso primero
por obra. Pues todos tovieron los ojos cerrados hasta que el Ba-
chiller Gonzalo de Velosa. A su propia costa de grandes y excesivos
gastos, segun lo que 61 tenia, 4 con inucho trabajo de su persona,
truxo los miaestros de az6car A esta Isla, 6 hizo un trapiche de ca-
ballos, 6 fu6 el prinero que hizo hacer en esta Isla azicar, 6e 61
solo se deben las gracias, como A principal inventor de aquesta rica
grangerfa. No porque 61 fuese el primero que puso cafia de aghdar
en las Indias, pues algun tiempo antes que 1 viniese mnchos las ha-
bian puesto 6 las criaban 6 facian mieles dellas, pero fu6 como he
dicho el primero que hizo a9dcar en esta isla, pues por su ejemplo
despues otros hicieron lo mismo. El cual como tnvo cantidad de
cafia, hizo un trapiche de caballos en la ribera del rio Nigua, 6 trn-
xo los oticiales para ello desde las islas de Canarias 6 moli6 6 hizo
aqucar primero que otro alguno."
"Pero la verdad de esto inquiriendo, he hallado que dicen algu-
nos hombres de credito 6 viejos que boy viven en esta Cibdad otra
cosa, 6 afirman que el que primero puso cafias de a9ucar en esta isla
fud un Pedro de Atienea, en la Cibdad de la Concepcion de la Vega
y que el Alcaide de la Vega Miguel Ballester, natural de Cataluia,
fu6 el primero que hizo agicar. E afirman que lo hizo mas de dos afios
antes que lo hiciese el Bachiller Velosa: pero junto con esto dicen que
lo que hizo este Alcaide fui muy poco 6 todo lo uno 6 lo otro ovo ori-
gen de las cafias de Pedro de Atienga. De manera que de la una6 de
la otra forma esto que esta dicho es el fundamento 6 principio origi-
nal del aucar en esta Isla 6 Indias, porque de este comienzo que A
ello di6 Pedro de Atienca se multiplic6 para llegar esta grangeria al
estado en que agora estA 6 cada dia se anmenta y es mayor, puesto
que de 15 aflos A esta parte algunos ingenios hanjquebrado 6 se de-
terioraron por las causes que en su lugar se dira, pero otros se han
perficionado. Tornemos al Bachiller Velosa 6 su trapiche."
"Asi como por aquel se fud mejor entendiendo esta hacienda,
juntAronse con 61 el Veedor Crist6bal de Tapia, 6 su hermano el
Alcaide de esta fortaleza Francisco de Tapia, 6 todos tres licieron
nn ingenio en el Yaguate, legna 6 media de la ribera del rio de Ni-







84 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
gao; e desde algun tiempo se desavinieron y el Bachiller les vendi6
su part A los Tapias. Despues el Veedor vendi6 la suya A Johan
de Villoria, el qual despues la vendi6 al Alcaide Francisco de
Tapia 6 qued6 en solo 61 este primer ingenio que ovO en esta Isla.
Como en aqnel tiempo 6 principios no se eutendia tan bien como
convenia, la necesidad que tales haciendas tienen de nmchas tierras
y de agna 6 lefia 4 otras cosas que son anexas A tal grangeria (de
lo qual todo alli no habia tanto como era inenester) despobl6 el Al-
caide Francisco de Tapia aqueste ingenio, 6 pass6 el cobre 6 calde-
reras 4 petrechos 4 todo lo que pudo A otro mejor asiento en la
misma ribera de Nigna, A cinco leguas de esta Cibdad, donde hasta
que el dicho Alcaide muri6 tuvo un mny buen ingeuio; 6 de los po-
derosos que hay en esta Isla."
"Porque no se repita muchas veces lo que agora dire ha de
notar el letor en este ingenio para todos los otros por este aviso,
que cada ingenio de los poderosos 6 bien aviados, deumas 6 allende
de la mucha costa 6 valor del edificio 6 fibrica de la casa en que se
hace el acicar 6 de otra grande casa eu que se purga 4 se guard,
hay algnuos que passan de diez 6 doce mil ducados de oro A mas,
hasta lo tener moliente corriente. Y annque se diga quince mil
ducados no me alargo, porque es menester tener a lo n6nos con-
tinuamente ochenta 6 cien negros 6 ann ciento 6 veinte 4 algunos
mas para que mnejor anden aviados; 6 alli cerca un bnen hato 6
dos de vacas de mil 6 dos il 6 tres mil dellas que coma el ingenio;
allende de la nmucha costa de losoficiales e maestros que hacen el
agdcar, y de carretas para acarrear la calia al molino para tiaer
lefia 6 gente continue que labre el pan 6 cure 6 liegue las cahias, 6
otras cosas necesarias 6 de continues gastos. Pero en la verdad el
que es Se5or de un ingenio libre 6 bien aviado, estA mnuy bien 6
ricamente heredado 6 son de grandfsima utilidad 4 riqueza para los
sehores de los tales ingenious "
"Asi que este fu6 el primer ingenio que ovo en esta Isla; 6 es
de notar que hasta que ovo acucares en elIn, las naos tornaban va-
cias A Espaia 4 agora van cargadas de ella 6 con mayores fletes de
los que para acA traen 6 con mas ganancia. Y pues esta hacienda
se comeno6 en la ribera del Nigua, quiero decir los demis ingenious
que estAn A par del mismo rio.
"Otro poderoso ingenio hay en la misma ribera del rio Nigna
que es del tesorero, EstFban de Pasamonte, 6 sus herederos que es
uno de los mejores 6 mas poderosos de esta Isla,assi en edificio conmo
en lo demas de muchas aguas 6 montes y esclavos y todo lo que le
conviene: el qnal estiA siete leguas de esta Cibdad."
"En la misma ribera de Nigua mas baxo del que se dijo de su-
so estA otro ingenio muy bueno, que bizo Francisco Tostado, a seis
leguas de esta Cibdad, que qued6 A sus herederos, 6 es muy gentile
hacienda 6 tiene todo lo que le es neeesario."
"En esta misma ribera de Nigua hay otro ingenio de los mejo-
res 6 mas poderosos de esta Isla, el qual estA cerca de la boca de la
mar, A quatro leguas media de esta Cibdad de Sancto Domingo, el







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. .85
qual es del Secretario Diego Caballero de la Rosa, regidor de esta
Cibdad; heredad en la verdad mucho de ver y de presciar asi por su
asiento comno por otras cualidades que tiene."
"Encima de la ribera de Nigua en el rio que Haman Yaman,
ocho leguas de esta Cibdad, estA otro gentil ingenio qne hizo Johan
de Ampies, ya defunto, factor que fui de sus Magestades y regidor
de esta Cibdad, el qual es agora de Dotia Florencia de Avila 6 de sus
herederos de dicbo factor."
"Otro ingenio 6 de los mejores de esta Isla tieue el duque Al-
mirante Don Luis Colon. Pero porqne esta grangeria de aficar 6
ingenios della se comienC6 en la ribera del rio Nigna pordecir todos
los que hay en ella, 6 otro que con ellos confina; que son los cinco
desuso uombrados, no se puso el del Alnirante al principio como es
razou, que en todo lo que toca a Indias preceda su persona A todos,
pues que cuantos tienen de comer en ellas 6 lo ban ganado con ellas
le deben el primer lugar, pues su ahuelo fu6 causa de todo lo que en
estas parties se sabe 6 lo ensei 6 descubri6 para todos los que lo go-
zan. Pero como hle dicho, por :levar la material ordenada, fu6 ne-
cesario hablar primnero en el ingenio del Alcaide Francisco de Ta-
pia, 6 tras aquel proseguir en lo que esta dicho; y porque cuaudo
este del Ahinirante se hizo ya habia otros ingenios en esta Isla.
Aqueste fund y edific6 el segundo Almirante Don Diego Colon A
quatro leguas de esta Cibdad donde dicen la Isabela nueva; y despues
su mujer la Sefora visoreyna, Dofia Maria de Toledo, lo pas6 done
agora estA; que es mejor asiento 6 mas cerca de esta Cibdad, desde
el qual en tres 6 cuatro horas, este rio abaxo, en barcas, traen el
agdcar, 6 lo meten en las naos; que es muy gran calidad 6 ventaja
A cuantos ingenios acA hay."
"Otto ingenio fundaron los Licenciados Antonio Serrano, re-
gidor que fu6 de esta Cihdad, 6 Francisco de Prado, que despues
fu6 del Contador Diego Caballero, regidor que fu4 de esta Cibdad,
y al presence por nueva merced de la Ces6rea Magestad, es Maris-
cal de esta Isla. El qual como acorld de se ir a Espaia desampar6
el dicho ingenio 4 se perdi6; porque conom fu6 fundado por letrados le-
gistas y de semejante material el BArtulo, no les dex6 algun docu-
mento erraron el artificio; porque ni comprendieron las calidades que
habia de tener tal grangeria, ni sus bolsas eran bastantes para soste-
ner ni aviar el ingenio. Cuanto mas que por la incomodidad del
asiento era la costa mayor que la ganancia, 6 como el segundo se-
fior de esta hacienda la entendi6 mejor, la desbarat6 despues que
se aprovech6 de 1o que pudo della, assi de los negros 6 vacas, como
de parte de los petrechos, y como prudent, quiso mas perder la
parte quel todo."
"Otro ingeuio se fund A tres leguas de esta Cibdad, y un tiem-
pose pens6 que fuera may bueno; porque assf lo mostr6 4 moli6 can-
tidad de aqucar, pero tambien fuM fundado sobre leyes, cerca de la
ribera de Haina. El qual edificaron el Licenciado Pedro Vazquez
de Mella y Est6ban Justinian, genov6s; y despies de la vida del
uno 6 del otro, qued6 A sus herederos, 6 se perdi6 A causa del ace-








$6 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
qufa e agua que le falt6, 6 porfiando A la tornar 6 traer del rio Hai-
na se gastaba much tiempo 6 hacienda. E assf acordaron los he-
rederos de partir las tierras 6 los negros 4 las vacas 6 petrechos 6
todo aquello de que se podian aprovechar, 6 dejaron el ejercicio del
a ccar por no se acabar de perder en tal grangeria 6 companfa. Pe-
ro despues Juan Baptista Justinian le torn6 a reparar 4 qued6 con
la casa 6 ha fecho en ella un trapiche de caballos, en que al presen-
te se muele aqucar 6 cada dia serA aumentado 6 rica hacienda, si
le dan recabdos de caballo."
"Otro ingenio fund Crist6bal de Tapia, veedor que fu6 de las
findiciones del ore en esta Isla 6 regidor desta Cibdad, ya detunto; el
qual qued6 A Francisco de Tapia su hijo, 6 quatro leguas de aques-
ta Cihdad, donde dicen Itabo, que es un arroyo. E despues de los
dias de Crist6bal de Tapia so hijo Francisco de Tapia no lo pudo sos-
tener 6 lo desainpar6, porque era mas la costa que el provccho: assi
que este ingenio se perdi6 como los susodichos."
"Tienen otro muy gentil ingenio los herederos del Tesorero
Miguel de Pasamonte, el qual esta en la ribera del rio Ni9ao, ocho
leguas de esta Cibdad de Saneto Domingo, 6 es uno de los mejores
desta Isla y de los que permanecen: le podemos coutar por el octavo
ingenio."
"Alonso de Avila, Contador que fn6 en esta Isla por Sus Ma-
gestades 6 regidor desta Cibdad, hizo otro muy buen ingenio A echo
leguas desta Cibdad en la ribera de Ni9ao; el qual qued6 A so hijo y
heredero Estdban de Avila 6 a su hermana, 6 es muy gentil ha-
cienda."
"Otro inu buen ingenio fnnd6 6 tiene Lope de Bardicia, ve-
cino de esta Cibdad: el qnal esta en la ribera de Nicao, i nueve le-
guas desta Cibdad de Sancto Domingo y es de las may buenas ha-
ciendas que acA hay desta calidad."
"Otro ingenio y de los mejores de toda la Isla y de los muy
poderosos, fund6 el Licenciado Zuago, Oidor que fil por Sus Ma-
gestades de la Real Audiencia que en esta Cibdad reside: el qual es-
tA en el rio y ribera que Ilaman Ocoa, diez 6 seys leguas desta Cib-
dad de Sancto Domingo; y es nna de las buenas haciendas destas
parties, y qued6 despues de los dias del Licenciado A su mujer Dofia
Phelipa, 6 a dos hijas suyas llamadas Dofia Leonor 6 Dofia Eme-
renciana Zuaco, con otros mochos bienes 6 haciendas. Y es opi-
nion de algunos (que desta grangerfa son diestros) que solo este in-
genio con los negros 6 ganados 6 petrechos 6 tierras 4 todo lo A 61
anexo, vale al present sobre cincuenta mill ducados de oro, porque
estA muy bien aviado. E yo le oy decir al Licenciado Zuago que ca-
da un aio tenia de renta con el dicho ingenio seis mil ducados de
oro 6 mas, y aun pensaba que le avia de rentar mocho mas ade-
lante."
"El Secretario Diego Caballero de la Rosa demas del ingenio
que se dixo de suso que tiene en la ribera de Nigua, tiene otro muy
bueno, A veynte leguas desta Cibdad en t6rmino de la villa de Agua;
el qual ingenio estA en la ribera del rio lamado Cepiccpf, y es muy








HISTORIA DE SANTO DOMINGO. ."
gentil heredamiento 6 provechoso."
"JAcome Castellon, fund otro mny buen ingenio an t6rnmino
de la villa de Ajua, en el rio 6 ribera que llaman Bia, A veynte 6 tres
leguas desta Cibdad de Saneto Domingo, 6 despues que falleci6 JA-
come, qued6 el ingenio 6 todos los otros sus bienes A su mujer Do-
fia Francisea de Isasaga, 6 sus hijos; y es muy buena hacienda 6
provechosa no obstante que no ha andado este ingenio ass( aviado
como convenia, por la iluerte de JAcome de Castellon."
"Fernando Goijon, vecino de la villa de A~na, tiene otro inge-
nio de a;ucar en la misna villa, veynte 6 tres leguas 6 veynte 6
cuatro desta Cibdad de Sancto Domingo: el qual heredamiento es
nmy fitil 6 provechoso A su duefio 6 de much estimacion."
"Un trapiche de caballos hizo en la misnia villa de Agua el
Chantre Don Alonso de Peralta, dignidad que fue en esta sancta
Iglesia de Sancto Domingo, 4 despnes de sus dias qued6 4 sus here-
deros. Los tales edificios no son tan poderosos como los de agua,
pero son de much costa, porque lo que habia de hacer el agua,
revolviendo las ruedas para la molienda de acucar lo hacen las vi-
das de muchos caballos, que son necesarios para tal exercicio y esta
hacienda qued6 A los herederos del Chantre 6 A Pedro de Heredia,
gobernador que es agora en la provincia de Cartagena en la tierra
firme."
"Hay otro trapiche de caballos en la misma villa de A9ua que es
de un hombre honrado, vecino dealli que se llama Martin Garcfa."
En la villa de Sant Johan de la Maguana quarenta leguas de
esta Cibdad de Sancto Domingo hay otro ingenio poderoso que es
de los herederos de un veeino de alil que se llam6 Johan de Leon,
6 de la compaifa de los alemanes Velgares, que compr6 la mitad
de este ingenio."
"En la misma villa de Sant Johan de la Maguana, esta otro
may bueno 4 poderoso ingenio que findaron Pedro de Vadillo, y el
Secretario Pedro de Ledesma, y el Bachiller Moreno, ya defuntos,
y qued6 A sus herederos, y es muy gentil 6 rica hacienda."
"Once leguas desta Cibdad i par de la ribera 6 rio que llaman
Caquy, hizo 6 fund1 Johan de Villoria, el viejo, un muy buen in-
genio, 6 su cunado Hieronimo de Agiero, ya defuntos: la qual ha-
cienda qued6 A los herederos de ambos, 6 assi mismoA los berederos
de Agostin de Binaldo, ginoves que tiene parte en este ingenio asal
mismo."
"El mismo Johan de Villoria hizo 6 fund6 otro ingenio de los
muy bueuos de esta Isla en el rio 6 ribera que Ilaman Sanate, veyn-
te 6 quatro leguas de esta Cibdad de Sancto Domingo: en tdrminos
de la villa de Higiiey: el qual qued6 despues de sus dias i sus here-
deros 6 A Dofia Aldonna de Aeevedo, su mujer, y es rico hereda-
miento."
"El Lieenciado Licas Vazquez de Ayllon, Oidor que fug en es-
ta Audiencia Real de Sancto Domingo; 6 Francisco de Ceballos, ya
defuntos, edificaron un inny bueu ingenio 6 poderoso en la villa de
Puerto de Plata, que es quarenta y cinco leguas de esta (ibdad en







88 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
la banda 6 costa del Norte: la qual hacienda agora tienen al present
sus herederos."
"Dos hidalgos naturales de la Cibdad de SorVi, que se Ilaman
Pedro de Barrionnevo 6 Diego de Morales, veci,,,s de la villa de
Puerto de Plata, hicieron otro muy buen ingenio en aquelia villa; y
es muy gentil heredamiento."
"En la misma villa de Puerto de Plata, hicieron (4. hay) un buen
trapiche de caballos, Francisco de Barrionuevo, gobernador que fu6
de Castilla del Oro, 6 Fernando de Illiescas, vecinos de aquella villa
y es muy buena hacienda."
"En la misma villa de Puerto de Plata tienen otro trapi-
che de caballos, Sanchodh M"onesterio, burgalds, y Johan de Agui-
llar; y es muy gentil heredad."
"En la villa del Bonao, diez 6 nueve leguas de esta Cibdad de
Saneto Domingo, estd otro buen ingenio de ai6car, que tienen los
hijos de Miguel Jover, catalan, 6 Sebastian de Foute, 6 los herede-
ros de Hernando de Carrion, y es buena hacienda."
"El Licenciado Christ6bal Lebron, Oidor que fu6 en esta Au-
diencia Real hizo otro ingenio en un muy gentil y provechoso
asiento, diez legnas de est; Cibdadde Sancto Domingo, a donde di-
cen el Arbol Gordo: el qual heredamiento es muy bueno, 6 qued6 &
sus herederos."
"Otro buen ingenio habian principiado en la ribera del rio Quia-
bon, A veynte 6 quatro legnas de esta Cibdad de Sancto Domingo,
Hernando de Carvajal 6Melchior de Castro, en un muy gentil asien-
to; pero este edificio ces6, porque estos deshicieron la compafiia, 4
porque se les hizo lejos, 6 porque les pareci6 que la costa erammucha
hasta le tener aviado: en fiu no permaneci6."
"Por inanera que, resumiendo la relacion destos ingenios 6 ricos
heredamientos de auficar, hay en esta Isla veynte ingenios podero-
sos "tnolientes 6 corrientes 4 quatro trapiches de caballos. E bay
en esta Isla disposition para edificar otros muchos, 6 no se sabe de
Isla ni reino alguno entire cristianos ni infieles, tan grande e seme-
jante cosa de dsta grangeria del aicar. E continuamente las naos
que vienen de Espafia vuelven della cargadas de acucares mny bue-
nos; 6 las espumas 6 miles dellos que en esta Isla se pierden y se
dar de gracia, harian rica otra gran provincia. Y lo que es mas de
maravillar destas gruesas haciendas, es que en tiempo de muchos
de los que vivimos en estas parties, y de los que A ellas pasaron des-
de treiuta 6 ocho afios A esta part, ningun ingenio destos hallamos
en estas Indias, y que por nuestras manos 6 industrial se han fecho
en tan breve tiempo. Y esto baste cuanto al aificar 6 ingenios de-
lla; y no es poco gentil notable para la comparacion que hige-poco
antes desta Isla Espaiiola 6 su fertilidad 'la de Secilia 6 Ingla-
terra."
"Otros ingenios hay, aunque son pocos, en las Islas de Sant Jo-
han 6 Jamaica 6 en la Nueva Espafia, de los quales se harA memo-
ria en su Ingar convenient. El prescio que vale al present aqui
en esta Cibdad de Sancto Domingo, es un peso, y A tiempos algo







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 89
mas de un peso 6 medio de oro 6 menos, leal dado por cada arroba
de veynte 6 cinco libras, 6 las libras de diez 6 seis ongas. Y eu
otras parties desta Isla vale menus, a causa de las otras costas, 6
acarrutos que se han de pagar hlasta lo conducir al Puerto en este
afio de mill 6 quinientos 6 quarenta y seis afios de la Natividad de
Cliristo nuestro Redentor; con lo equal se da fin a este libro quarto
porque la historic se continue en otras cosas desta Natural 6 ge-
neral historia de Indias."
El puerto de la ciudad de Santo Domingo lo forma la emboca-
dura del rio Ozama, el cual aumentando su caudal con las aguas de
la Isabela, Yabacao, Monte Plata, Savita, Guanuma y otros rios
se hace navegable y permit la conduccion A la plaza de los granos,
viveres y azicares del interior.
Los muros de la ciudad, sus baterias y numerosos edificios, fue-
ron construidos sin piedra alguna, pues no la necesitaban los alba-
iiles, los cuales formaban una mezela de cal, arena y tierra casca-
josa con que iban rellouando los intersticios dejados entire dos tablas
que figurabau las paredes, mezacl que unida A fuerza de pison y
endurecida por el sol y el tiempo, se amoldaba de una manera sor-
prendente. Este econ6mico sistema requeria poco trabajo y no
habia para qu6 utilizar las numerosas canteras que existian en los
alrededores. La fortaleza denominada el Homenaje, construida
por el Comendador Ovando, y que hemos descrito ya, se fabric
de este modo con tan excelente material como el cimiento romano.
A media legua de la ciudad, en el lugar llamado Santa Ana,
existe una cueva que tiene en su centro nna hermosa y espaciosa
sala en forma de anfiteatro, rodeada de huecos y arcos que seme-
jan corredores, y cuyo techo se apoya en columnatas de estalac-
titas. Es tradition que fu6 temple de los indigenas.
Finalmente fu6 Santo Domingo construido tan fastuosamente,
que treinta afios despues de principiada se le dijo al Emperador
Carlos V, segun Oviedo, que las casas de aquella ciudad eran
preferibles en comodidad y ornato a muchos de los palacios en que
se hospedaba Su Majestad durante sus viajes por Espafia, Italia y
Alemania.
Era Santiago de los Caballeros, la segunda ciudad de la colonial.
Funda ronla los hidalgos de la Isabela y Puerto de Plata que se
retiraron de ellas cuando su demolicion y los de la ciudad de la
Vega, destruida por un terremoto. Celosos de conservar los privi-
legios de nobleza, obtuvieron por gracia especial estos caballeros y
para distinguirse de los plebeyos, comulgar con espada cefiida
6 usanza de los de las Ordenes militares y entrar A la iglesia,
en ciertas festividades, con sombrero calado, botas, espuelas y
espada. Segun constant tradition, les concedieron estos privi-
legios los Reyes Cat61icos Don Fernando y Dofia Isabel; y de ellos
hacian ostentacion anualmente los agraciados en la festividad de
Santiago Ap6stol, patrono de la ciudad.
Hallase esta situada en el centro de la Vega Real, sobre una
eminencia si se la mira viniendo por la cuesta Blanca 6 de las Pie-








(0 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Iras, camino de Santo Domingo, y en la llanura vidndola por el
Norte. El rio Yaque, uno de los mas caudalosos y extensos de
la isla la rodea por el Sud y el Oeste. A distancia de dos leguas
tl Note, se levanta la cordillera de Monte Cristi y al Este algunos
elevados ceiros.
El rio que ha socavado su leclo de piedra corre A considera-
ble profiiluidad, visto desde su orilla: son muy saludables sus agnas
que arrastran granos de oro. Los alrededores de la poblacion es-
tAn perfectainejte cultividos. Su clinia y temperament han sido
reputados&como nuy saludables y a prop6sito para convalecer los
enfermos.
Las casas de la ciudad eran en su mayor parte de mamposte-
ria, aultque en los barrios pobres abundaban las de yaguas y em-
barrado.
Los edificios que mas llamaban la atencion eran los siguien-
tes:
La iglesia parroquial de extensas dimensions, con tres naves y
ocho c;ipill;s colaterales, de nmaizos pilares y tdsca construction:
tenia uina torre y un herlioso reloj. Llamaba la atencion en este
edificio la capilla del Santisimo Sacramento costeada, enriquecida
y naIteniila por la piedad de la familiar Picharuo, una de las mas
ricas de aquella cindad. La pintura de los doce ap6stoles, el sa-
grario, el firotal y los adornos de plata, la custodia de finisimas
piedras, la gran campana de la torre y el altar eran muy notables.
En la misma plaza estaba la iglesia 6 capilla de la Virgen del
CArmen, s6lido y hermoso editicio de tres torres, construido A imita-
cion de una capilla romana.
Junto a esta capilla se levanta el hospital de los pobres enfer-
Inos que tiene un oratorio.
En la misma plaza y en una casa perteneciente A Mr Espai-
llat, existia la Real Factoria de tabaco que hacia cnantiosas reme-
sas A los laboratories de Sevilla.
A mas de estos edificios vefase A la parte occidental de la plaza,
la casa '.e Cabildo de alto y bajo que construy6 A sus expenses
para solemnizar las juras reales de los Reyes Don Fernando VI y
Don Carlos III el Alfdrez Real Don Juan del Monte y Tapia. Fue-
ron los altos destinados A los archives y funciones municipales y
eni los bajos estableci6 el Ayuntamiento la escuela pdblica de pri-
nieras letras.
La cArcel estaba situada en la misma plaza y A su frente el pa-
lo de la picota.
En ui cerro al S. E. de la ciudad & las orillas del Yaque esta-
ba el paseo. La calle del Sol terminaba en una plaza con su igle-
sia dedicada A San Antonio de Padua y en que celebraban sus fun-
ciones los hermanos terceros de San Francisco. Al principio de la
sabana que conduce A la colonia fiancesa existia otra capilla dedi-
cada A Santa Ana. Otra plaza habia y en uno de sus costados se
i*levaba el convento que maltratado por los terremotos abandouarou
los Padres para refigiarse en otro antiguo aunque mas pequefio.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 91
Tenia Santiago un Alcalde Mavor, cuya creation data desde
el descubrimiento de la isla y cnya jurisdiction se extendia A los
Ingares interiors de la banda del Norte; doce Regidores; dos alcal-
des ordinarios cnyas plazas desempeiiaban los mas nobles y ricos de
los vecinos; dos curas y un vicario. En cuanto A lo military tenia un
comandante, varias companies de milicia provinciales, las rurales, los
dragons y lanceros.
Cultivdbase en sujurisdiccion la cafia y el tabaco y se criaban
inmensas ,ianadas de ganado vacuno, caballar y menor, con lo que
entretenia extenso y active comercio con la colonial fianuce.
Era su poblacian de 28000 almas, casi igual a la de Santo
Domingo. Estaba sitnado entire las montaias de Cibao y Monte
Cristi A 50 leguas de Santo Domingo, 34 del fondo de la bahia de
SamanA, 13 de Puerto de Plata, 8 de la Vega y 28 del pueblo de
Dajabon, rayano de la colonia francesa.
Presentaba Santiago en el afii de 1789 el cuadro de la mayor
prosperidad, debido A su abundant production y agradable tem-
perainento; tambien los partidos de campo que la rodeaban se veian
en pr6spero estado. Estos estaban bajo la custodia de capitanes
de compafifas, que regulariente desempefiaban las funciones judi-
ciales en los partidos.
Parecera demasiado lujo de pormenores nombrar aquf A todos
los que eu el citado afio de 89 desempefiaban cargo pfblicos; pero
same permitido aprovechar los documents que conserve, y que
sin perjudicar la narracion de los hechas, traen A la memorial este
recuerdo de los felices dias de mi infancia.
Hemos dicho ya cuales eran los empleos que babia en aquella
ciudad, tanto en la administration civil, como en la eclesiAstica y
military; digainos abora quienes los desempeflaban. Era Alcalde
Mayor Don Joaquin Pueyo y Urriez; Alcaldes ordinarios, Don To-
mis de Contreras y Medrano y Don Juan de Portes y Cabral; Regi-
dores, Alf6rez Real, Don Antonio Pichardo Zereceda, Alguacil Ma-
yor, Don Jos6 C. Pichardo y Zereceda, Don Lucas Padron, Don
Juan Reyes, Don Antonio de Silva, Don Pedro del Monte Villafa-
fie, Don Francisco Arroyo, Don Joaquin de Moya y Pelaez, Don
Andrds Villanneva; y Curas, Rector Don Francisco del Monte y
Frutos, Beneficiado Don Pedro Sanchez Valverde, Vicario Juez
eclesiAstico, Don Pedro Tabares y Bencomo, Sacristan mayor, Don
NicolAs Ostes, con various eclesiasticos y algunos curas de las pa-
rroquias pr6ximas que concurrian al culto espldndido con que se
oficiaba en la Parroquial, y los religiosos Mercedarios que asistian
tambien, luego que desempelfaban las funciones de sus conventos.
Era Comandante de las armas el Coronel Don Luis Perez Gue-
rra que desempeflaba a propio tiempo la capitania de la primer
compania de las milicias disciplinadas: servian en ella bajo sus 6r-
denes, el Teniente Don Josf Peralta y el Alferez Don Francisco
Valguet. El Teniente coronel Don Juan de Aranda y Don Ale-
jandro Infante y Portes, eran losjefes de la segunda y tercera. El
Teniente coronel Don Pedro de Luna y Medrano era el capitan del








9 1 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
primer escuadron de dragones del Norte; Teniente, Don Domingo
Perez y Pichardo, y Altirez, Don Ratael Subi; del segundo escua-
di(i de dragones, era Capitan Don Pedro de Herrera, Teniente
Don Ciayet;ai Rosi6 y Alii'tez Don Domingo Ceballos. De la
primirat die hluncro; A caballo, Capitan Don Juan Villanueva, Te-
nicnte Dont Antonio Gornez y Alftrez Don Juan Ortaste: de la de
lancers A pic, Don CArlos Mirael; Capitau de la conpaifa y del
partido de Cana, Don Lnis de Mnuioz; del partido de la Sierra lo era
Don Antonio Lopez; del de Vilialobos, Don Domingo Reyes; de
Luees arria, Don CArlos NMlfiez; de Gurabo, Don Pedro Mendez;
de Aneinas, Don Gregorio Molina; de Estancias-nuevas, Don Fran-
cisco Ninez; de Lices abijo, Don Jos6 Lopez; de Quinigua, Don
Ianuel Mendez; de Gurabito-arriba, Don Juan de Portes y Cabral;
de Guralito-ahaijo, Don Luis Guillen 6 Infante; de Canca, Don Juan
Nifiiez; de Guazuunal, Don Domingo Brito; de Moca, Don Bruno
Almoute; de Jacagua, Don Lorenzo Cosmuiel; de Prieticos-fieles de
a tironter.; Don Tomins Espinal.
Eran ayndas de las parroquias, la de Moca 6-Canca A tres le-
guas al Este; la de Sierras 6 MAatas & doce leguas, dentro de las
montaiuas de Cibao, y en el mismio Ingar en que fund su primitive
fuerte el Alnirante; y la de L:tguneta 6 Amina, poblacion de cien
casas con tdos 6 tires mil al:mas.
La tercera ciudad de inportancia era la Concepcion de la Ve-
ga. Fundose primitivaiiente en la tflda septentrional del cerro
donde el Almirante Don Cristibal Colon di6 a los indigenas la pri-
inera batalla campal iqe vii la Am6rica y donde se estableci6 una
fortaleza que comunicaba con la antigua Isabela y con la mnoderna
6 Sauto DI)ningo. En torno de ese fuerte se est:blecieron paula-
tinamente varias fainilias que llegaron de la ii.etLrpoli y que forma-
ron bien Inego la ciudad inas populosa de la isla. En ella se esta-
bleci6 el Obispado, cuyo prier nuombramiento obtuvo el Sr. Don
Pedro Xunres D)ez;a que fallecio 6 los pocos afios y fu6 sepultado
en lt Catedral. En esta celebr6 su primer misa, segun esti ya di-
cho, el Padre Don lIartolom6 delas Casas, que fu6 despues reli-
gioso dlominico, y mals luego Obispo de Ciiapa.
E!l muan terremoto de 1364, destruy6 esta hermosa poblacion
sobre cvuya riinas se mccen hoy arboles tan corpnlentos, que lle-
gan ailugouso lia altura de cieuto cincuenta pies. Ann se encuen-
tran miuoros y paredes y se reconoce f6cilmente el convento de San
Francisco.
Traslhd6se la cindad al sitio que boy ocupa en mitad de una di-
latada llanurra y A media legna del rio Camfi. Era alegre su aspec-
to; y, 6 bien por razou del poco trifico de sus habitantes, 6 bien por
la fertilidad del terreno, alfombraba sus calls una especie de gra-
ma. Sits casas eran de mamposteria 6 de yagnas y embarrado;
la iglesia parroquial, en qu e se onserva el cuadro nombrado "Nnes-
tra Sfiora la Antigua de Sevilla," que trajo en su primer viaje el
Almirante, es de regular elevacion.
Sn jurisdiccion principiaba, al Norte, en la embocadura del rio







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 93
YAsica, desde donde se dirigia siguiendo su curso basta su naciimien-
to, pasaba al rio Canca y Iuego al arroyo Licey y al de Pufiales cuyo
curso seguia. De alli continuaba la linea al naeimiento del Ya-
que y pasaba luego por el Gima, CanRi y Yuinas, cuyo circuit
encerraba gran extension de telTeno en que se cnltivaba tabaco y
se criaba tan gran nuimero de ganado, que el Coinandante de la Ve-
ga Don Jos6 Ondi hizo A S. M. dotacion de mil reses, para el abasto
de las tropas que acanipaban en el hato de Dalavre.
Distaba 40 leguas de Santo Domingo, 24 de Samand, 12 de la
villa del Cotuf y 6 de Santiago de los Caballeros.
Para concluir copiartn6os la relacion de un curioso viajero que
dice asl:
"Ayer fuf A visitar el Santo-Cerro quie es na eminencia situa-
"da al Norte de esta ciudad (la Vega), en que hay nn santuario
"muy concurrido de personas devotes, y en que se vt el hoyo en
"que se plant la primer cruz en la isla. En este lugar, segun la
traditionn, ganaron los espaholes una fainosa batalla contra los in-
"digenas por la protection de la Virgen, A quiien vieron sentatda
"en uno de los brazos de esta cruz, con cuyo motivo, se einpezaron
"A cortar reliquias hasta que la Autoridad Eclesiastica, para con-
"servar ese monument hist6rico hizo trasportar el rest A Santo
"Domingo, donde se puso dentro de una caja de plata de exquisite
"trabajo y tambien en forma de cruz y se venera bajo el titulo de
"la Santa Reliquia en el altar que hace fiente A la nave del lado de-
"recho de la Catedral."
"Mas de trescientos afios hace que todos los que van en ro-
"merfa al Santo-Cerro sacan tierra de ese hoyo que ocupa el centro
"de una capilla situada A la derecha de la ermita y A esta hora no
"tiene mas de vn..i vara de profundidad y otra de diAmnetro. He
"examinado este feu6meno con today detention y mie he ceriotrado
"por mis ojos de que no hay en ello la mnenor supercheria."
"Hablarte del bello paisaje que se distruta en la cima del San-
"to Cerro,seria una empresa tan Ardua conno indtil Nada de cuan-
"to te diera la docta pluma del mismo Bernardino de Saint-Pierre
"te daria ni una leve pintura del sorprendente cosmoraima que se
presenta A la vista; pero para no dejar de decirte algo, figirate nna
"elevacion casi cortada perpendicularmeute desde la cual se percibe
"una llanura cono de cincuenta legnas rodeada tie una elevada
"cordillera que hace comno una gargauta en la bahia de Sainani, no
"distingui6ndose esta porque la distaucia es superior al alcance na-
"tural de la vista."
"Al pi6 del Santo Cerro corre un arroyo muy cristalino aun-
"que no de buenas aguas al que la piedad da el nombre de agua
"santa."
"Del Santo Oerro tom6 el camino que conduce A las ruinas
"de la antigua ciudad de la Vega destruida por el fanoso terremnoto
"de 1564. Aun se conservan algunos fragments de la iglesia
"principal de un convent, de un baluarte y los cimientos de algu-
"nas casas. La opinion vulgar, es que esa cindad se hundi6; pero







94 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
"yo puedo asegurar que esta asercion es falsa, pues su terreno no
"solo estai al nivel del rest sino que las tembladeras atestignan lo
"contrario. Lo qlue sin dallll ha dalo lug:r A este error es (lie los
"escoimbros de los edificios caiidos han dejado como enterrados los
"que quedaron en pi4 de modo que lejos de haber hundimiento
"bay por el contrario una protuberancia ocasionada por la aglome-
I'raciion le materialss"
"Uno de los pilares 6 estrihos de la iglesia esti'abrazado tan
"fuertemente por las races de un Arbol de copey que resisti6 fire
"los saoudimientos del terremoto de 1842 en que acab6 de caer lo
pocoo que quedaba en pid. En today la extension tie la ciudad des-
"trnuida se v6 una fecunila vegetation; sobre todo hay palnas y
"manieves que pasan de 250 pids de altura."
"Cuando llegun6 mi posada solo me ocup6 de guardar cuida-
"dosamente una astilla del trbol de nispero de que se hizo la cruz
"de que te he hablado y que contando por lo menos eiatro siglos
"de existencia ann produce frutos de may bien sabor y maniliesta
"una extraordinaria lozania: distart de la ermita ciento cincuen-
"tapasos Se advierte en los habitantes de la Vega una indolen-
"cia casi general, tanto mas sensible clanto que siendo aquella co-
"marca una de las nias extensas, podrian sacar grades ventajas
I"de un sistenma de agriculture active y bien combinado. Lo mas
"raro es que esa apatia no se le conoce en la guerra: los soldados
"veganos han desplegado en todas las acciones dadas en la frontera
"del Noroeste ese valor y firmeza que decide favorablemente la
"suerte de los combates."
En la bahia de SamanA existia a paroqnia del mismo nonbre
bacia el lado derecho, con mil quinientas almas; y al izquierdo la
de Sabana de la Mar de oohocientas almas. No progresaron estas
poblaciones, aunque debian i su privilegiado asiento, elements y
condiciones miny ventajosas; pies dotadas de uu pnerto resguarda-
do por isletas y de facil defense con territories ftrtiles en arboles
de construction, y con el Yuna, rio navegable A sus inmediaciones,
hubieran podido alcanzar mayor grado de progress. Fueron po-
bladas en tiempo del Sefior Gobernador Rubio de Pefiaranda por los
naturales de las islas ('anarias.
Lo mismo sucedi6 con Puerto de Plata y Monte Cristi, poblacio-
nes que fueron destruidas y abandonadas como ya hemos dicho,
pero que se reedificaron y poblaron de nuevo con isleiios canarios.
Aunque se les concedi6 el comercio libre por diez anos, y era ven-
tajosa su situation, y aunque tenian grand n6mero de casas y de
b'enas iglesias no pas6 Puerto de Plata de 3000 almas de pobla-
cion ni Monte Cristi de poco menos.
Al Este de la ciudad de la Vega estA la Mejorada 6 villa del Co-
tuf, con mas de doscientas casas de paja, una iglesia de mamposte-
ria y otro edificio que sirve de vivienda al Comandante de armas.
Era su jilisdiccion extensa pero falta de poblacion A causa de sn
poco saludable temperament; el nimnero de sus habitantes snbia
& 50(0 y dependian de su parroquia las ayudas 6 ermitas de An-
*







HISTORIA DE SANTO DOMINGO 95
gelina, en el centro de la isla, con 1800 almas, y la de Macoris A la
orilla del rio de su nombre, costa del Norte, con 300 feligreses. En
si distrito estAn las flamosas ninas de cobre de Maimon: tiene tanm-
bien algunasde cobre y inmrinoles. Pero su mayor riqueza cousis-
te en la proximidad del rio Yuna, que con poco trabajo se haria na-
vegable hastala sabanade Angelina, Ingar en que se ven aun las
ruinas de las factorfas que en los primitives tieinpos de la conquis-
ta mantenian la imlportacion y exportacion del comlercio de la ba-
hfa de Samand, en cuyo fondo desemboca el Ynna. Es enormne el
caudal de agua que arrastra este rio, cuyas orillas cubre portento-
sa vegetation: nace en las montanas del Cibao, cerca del Yaque,
y, tomando la direction del Este, despues de recorrer lajurisdiccion
del Ootuf, ya sumamente caudaloso, por las aguas que recoge, des-
emboca en Samanii.
EstA situada la ciudad en una pequefia Il;nura A la orilla de-
recha del Yuna. Fu6 muy active su comercio en los primitivos
tiempos, no solo por los products de las minas de cobre de Mainmon
que producian mas del oclo por ciento de oro, sino tamubien por otras
que se explotaban alli. Se extraen de ellas el lipiz-lzunli de pri-
mera calidad, iman, hierro y esmneralda que se sacaba de una mon-
tafia cercana A Maimon. Sus hahitantes se dedicaban la indus-
tria pecuaria. Est& A 30 legnas de Santo Dowuingo, 4 12 de la ba-
bfa de SamanA, y A signal distancia de la Vega.
Dajabon, filtimo pueblo de la parte del Norte, situado en el li-
mite occidental de la colonial A orillas del rio de su nombre y doude
principiaba la linea divisoria, era n1 punto de observation 6 atala-
ya avanzada de los espanoles. Sn territorio lindaba con las parro-
quias francesas Maribarona y Ouanaininthe: distaba 28 leguas de
Santiago, 80 de Santo Domingo, 10 de Monte Cristi, 6 de Bayaja,
18 del Guarico y otras tantas de Hincha. Hizose notable duraite
la guerra, porque alli se estableci6 el cuartel general, hasta la paz
de Basilea, como se vera mas adelante. Ascendia su poblacion a
500 habitantes y puede asegurarse que eran los espafloles que mas
provecho sacaron de la vecindad de la colonia fiancesa con la que
mantenian considerable trAfico.
Luego que saliendo de la grande Vega del Norte y orillando
los limits de espanoles y franceses, se llegaba al Oeste 6 canton
de la A ngostura, asf Ilanado por el estrecho paso que ofiecia la
cordillera del Cibao, se encontraba el pueblo de San Rafael que
como Dajabon servia de puesto de guardian por su proximidad A los
franceses, con cuya parroquia nominada Dondon lindaba. Situado
A orillas del rio BouyaliA, su iglesia dependia de la de Hincha.
Dos leguas mas adelante estaba el pueblo de San Mignel de la
Atalaya, Baronia de Don CArlos Guzilan, sucesor de Don Jose,
sujetos muy ricos y honrados. Era la poblacion inas occidental
de todas las espaiolas.
Hincha 6 Goaba, antiguo establecimiento espaiiol, tenia una
iglesia, mas de 500 casas y cuatro mil quinientos habitantes antes
de dividirse su parroquia. Efectu6se esta separation al erigirse las







96 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
ayudas de San Miguel, San Rafael y el oratorio nombrado la Roca
6 la Piedra que entire todas componian una poblacion de doce mil
almas. Esta situado el pueblo de 1lincha en la confluencia del
Guayramuco y el Samaun y linda cou las parroquias fi'aucesa'. Go-
naives, Petite Riviere y Mirebalais: dista de Santo Domingo 74
leguas y 25 de Puerto Principe. Allf residia el Comandante gene-
ral de la fiontera del Sud, y hubo en los filtimos asps de la domi-
nacion espailola nn letrado con el titulo de Justicia Mayor. Su
industrial era la pecuaria.
BAnica era otra de las poblaciones de la parte del Sud, y esta-
ba situada en una gran llanura A la orilla izquierda del rio Artibo-
nito, al que llamaban por su anchnra Onceano, corruptela de Ocka-
no: tenia por ayudas de parroquia los oratorios nombrados Caballe-
ro Farfan y Pedro Corto, al Este, y el de las Caobas al Oeste: en-
tre todos componian una poblacion de 9000 almas. Lindaba con
la parroquia francesa Mirebalais y distaba 9 leguas de Hiucha.
San Juan de ]a Maguana, situada a la izquierda del rio Neiba,
era una antigna poblacion que decay y volvi6 A poblarse A media-
dos del siglo pasado, y la uinica que conservaba el nombre de un
antiguo cacicato: llegaba su poblacion A 6000 almas. Su comercio
era el de casi today la colonia, el de ganados; sus caballos se hacian
notar por la talla, hermosura y fortaleza de que estaban dotados.
Su temperamneto es frio por star situado el pueblo en un alto
contiguo al cdlebre valle de Constanza.
El pueblo de Neiba, establecido en el camino que conduce de
Santo Domingo A Puerto Principe, por el lado de los lagos y A 9
leguas del rio, tiene corta poblacion. En sn jurisdiction estaban
las minas de sal.
A catorce leguas al Oeste de Neiba estaba el cuerpo de guar-
dia nombrado El Fondo.
Azua qued6 destruida por los terremotos sufridos A mediados
del pasado siglo, y aun se ven las rninas de aquella antigua pobla-
cion c6lebre por sn agriculture, por sus minas, y mas que todo, por
baber residido en ella y ejercido el oficio de Escribauo el her6ico
Rernan Cortes, conquistador de Mtjico.
Edific6se de nuevo el pueblo de Azua A cinco leguas del mar, A
inmediaciones del rio Via, en una hermosa llanura, y se aument6
su poblacion con colonos de Canarits. Tuvo una buena iglesia, un
convento de Mercedarios v cuatrocientas casas 6 bohios en que se al-
bergaban cuatro mil habitantes. Cerca del pueblo, entire las puntas
de la antigua poblacion y la de Salinas, estA la bahia de Ocoa A 18
legnas de la capital.
El pueblo de Bani, sito A orillas del rio de su nombre en una
gran sabana 4 14 leguas de Santo Domingo, fu6 formada por various
ganaderos vecinos: tenia como cien casas, un oratorio y una pobla-
cion de 2000 almas, la mayor parte de origen canario. Criaban
estos reses y caballos iguales A los de Maguana,
A cinco leguas de Bani existia el curato de Santa Rosa de los
Ingenios y un pequefio caserfo a orillas del Haina. A orillas del







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 97
Nigua queda San Crist6bal, donde fund un fuerte el Almirante,
que se ha hecho memorable por haberse dado alli la Constitucion
political de la Repdblica Dominicana. Su poblacion ascenderia A
6000 almas, siendo la mayor parte de color.
Los pueblos de San CArlos de los Islefos y de San Lorenzo de
los Minas se consideraban como baTrios de la Capital.
Al Nordeste de Santo Domingo se halla Monte Plata, pobla-
cion de 5000 almas, findada con los habitantes de Puerto de Plata
y Monte Cristi que fueron destruidas. Fud de alguna considera-
cion en sus primeros tiempos; pero la mayor parte de sits veciuos
pudientes emigraron Santiago y A la Vega. Dista 16 leguas de
la Capital.
Bayaguana, 6 leguas mas al S. E., ful otra poblacion fundada
por los vecinos desalojados de BayajA y Yaguana: tuvo una iglesia
y mil doscientas almas.
BoyA, A dos leguas de Monte Plata, es el lugar que se concedi6
A Don Enrique, El 0iltimo cacique, para residencia de sus indios.
Estos desaparecieron enteramente, y ni aun vestigios quedarian de
su poblacion A no ser por la devocion de una imAgen de Nuestra Se-
flora de Aguas-Santas que se venera en su hermosa iglesia adonde
la fama de los milagros atrae algunos peregrinos. Su corta pobla-
cion es de mestizos que dicen ellos ser descendientes de indios.
Entre las tres poblaciones citadas y Santo Domingo existian
las ayudas de parroquias de San Josd y Tabira, que facilitaban la
administration de los sacramentos en toda la extension de los pue-
blos citados.
HAcia el Este y A veinte leguas de la Capital se hallaba el Seybo,
no el fandado por Juan de Esquivel sino el que se form6 de la reu-
nion de various ganaderos en aquel puuto, que se engrandeci6 conside-
rablemente y cnya parroquia lleg6 A contar unas 6000 almas. Es
celebre en el dia por haber nacido allf el Libertador Don Pedro San-
tana, que unido luego A otros dominicanos, rompi6 el yugo de Hai-
ti y fund6 la Rep(blica Dominicana. (1)
Higiley 6 Altagracia, poblacion fundada desde el descubrimien-
to, es una de las mas orientales de la isla. En su bahia desemboca
el Yuma, lugar en que desembarcaron las tropas auxiliares con que
los naturales, i las brdenes de D. Juan Sanchez Ramirez, reconquis-
taron a Sto. Domingo en 1809, que ocupaba entonces el general fran-
(1) Error comun A los escritores extrangeros que hablan de Santo Do-
mingo. La Separacion de Haiti se debe i un grupo de j6venes, quienes
fundaron para ello la c6lebre Sociedad secret La Trinitaria y ludgo la dra-
mAtica La Filantrdpica. Se les llamd febreristas; y su caudillo, el inmortal
JUAN PAtBL DUARTE, primero en concebir la separation de Haiti, fu6 por
eso el verdadero Fundador de la Reeptblica. Francisco del Rosario Sanchez,
su companero de libertad y de martirio, fu6 quien, secundando y realizan-
do el pensamiento de Duarte, acaudill6 la revolucion y di6 el grito del 27
de Febrero de 1844. En cuanto A Pedro Santana, fud un military que tuvo
la fortuna de guiar al combat las primeras huestes dominicanas contra
los haitianos que invadieron en marzo del mismo ano, librAndose asi en
Azua la primer batalla, y llegando A ser el primer Presidente de la Repli-
blica. Se le tituli Libertador. (N. de la S.)






98 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
c6s Ferrand. Tambien es notable por el santuario de Nuestra Sefiora
de Altagracia, cuya imAgen reverenciada, es acatada por los mila-
gros que la voz pfiblica le atribuye. Alli tuvo su corte 6 residen-
cia uno de los mas poderosos caciques del tiempo del descubrimien-
to. La poblacion de la ciudad es de 1100 almas A lo mas.
Hecha la descripciou de las ciudades y pueblos de la parte Es-
pafiola, dar6mos una idea del itinerario de sus caminos, y principia-
rdmos por el que va de la Capital al pueblo de Dajabon, termino de
lafrontera del Norte. Esta comunicaciou interior era variada en
su trayecto, y aunque ficil por lo coimun, dificultosa en algunos
trechos. Siempre fu6 de herradura, vista la dificultad de que
pudieran los carruajes veneer los inconvenientes y peligros de sus
alturas, profundos lodazales y muchedumbre de manantiales que
forman en sus avenidas espaciosas lagunas, causa de la poca pobla-
cion de los campos. Pero en cambio la espl4ndida y admirable na-
turaleza compensa por lo trabajoso dcl camino con los hermosos
paisajes de sus sabauas, que se pierden de vista, y los altos montes
que varian A lo infinite sus sinuosidades y precipicios. Los copu-
dos y verdes Arboles que costean el camino y la diversidad de los
rios que se cruzan con mas 6 menos facilidad concurren A hermosear
la perspective.
Luego que el viajero deja la Capital y el pueblo contiguo de
San CArlos, sigue por un camino bordeado de gudyigas (1) que le
Ileva al paso de Santa Cruz, en el rio de la Isabela, que A poca dis-
tancia confluye con el Ozama para former el puerto de Santo Do-
mingo. Se atraviesa el rio en una barca, y poco tiempo despues
se Ilega al arroyo de los Yucas. Se encuentra mas tarde el arroyo
de Dajao y la gran sabana de Mata Redonda qne hay que atravesar en
buena parte de su extension. Se cruza despues el arroyo de Tosa y
la sabana de Sanguino y a poco se encuentra el rio de la Ozama,
que en esa parte tiene sus orillas muy fangosas. Pasado el rio por
un vado que hay mas abajo de la boca del rio de Guanuma, afluente
del Ozama, se entra en la sabana del hato de la Luisa, pasando des-
pues por los arroyos Limon y Caoba 6 Caubar y mas tarde por la
sabana del hato dela Guia. Poco despues se llega A la sabana de
San Pedro y cruzada 6sta se encuentra el arroyo Bermejo que nace en
las lomas que estAn pr6ximas al Sillon de la Viuda. Pasado el
arroyo se cruzan las sabanetas de Don Juan y a poco andar se as-
ciende al Sillon de la Viuda, que es uua montafia no muy alta de la
Cordillera Central. De la cumbre del Sillon se descubre una pers-
pectiva magnifica, por no tener del lado del Sur, Este y Oeste loma
alguna elevada que intercepted la vista de las sabanas, montes y
lomas que se divisan por todas parties. Un viajero modern describe
el cuadro con estas:palabras: "Ciento veinte leguas de inmensas lla-
nuras que dan A los pies del observador y se descubren desde el San

(1) Planta de una vara de altura con hojas lucientes y raices seme-
jantes a las de la yuca, y con la cual se hace almidon y tortas con que se ali-
mentaron los sitiados en el asedio de Don Juan Sanchez Ramirez.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs