• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 El comendador Nicolas de Ovando...
 El comendador Nicolas de Ovando...
 El comendador Nicolas de Ovando...
 El comendador Nicolas de Ovando...
 El comendador Nicolas de Ovando...
 Don Diego Colon, segundo almirante...
 Don Diego Colon, segundo almirante...
 El segundo almirante virey Don...
 El segundo almirante virey Don...
 Los padres gerónimos y el licenciado...
 Segundo gobierno del almirante...
 Segundo gobierno del almirante...
 El almirante Don Diego Colon, el...
 El obispo de la concepcion de la...
 Don Alonso de fuenmayor, arzobispo...
 El nuevo gobernador fuenmayor -...
 El Padre Fray Bartolomé de las...
 Ideas generales sobre las miras...
 Bula de Papa Alejandro VI que corresponde...
 Table of Contents
 Errata














Title: Historia de Santo Domingo
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075392/00002
 Material Information
Title: Historia de Santo Domingo
Physical Description: 3 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Monte y Tejada, Antonio del, 1783-1861
Publisher: Garcia Hermandos
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1890
 Subjects
Subject: History -- Haiti -- To 1791   ( lcsh )
Discovery and exploration -- America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Antonio del Monte y Tejada.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075392
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000143277
oclc - 23442775
notis - AAQ9454

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    El comendador Nicolas de Ovando - año de 1502 á 1503
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    El comendador Nicolas de Ovando - año de 1504 á 1506
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    El comendador Nicolas de Ovando - año de 1505 á 1506
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    El comendador Nicolas de Ovando - año de 1506
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    El comendador Nicolas de Ovando - desde 1508 á 1509
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Don Diego Colon, segundo almirante - desde 1509 á 1510
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Don Diego Colon, segundo almirante - desde 1510 á 1517
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    El segundo almirante virey Don Diego Colon - año de 1520
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    El segundo almirante virey Don Diego Colon - desde 1514 á 1515
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Los padres gerónimos y el licenciado rodrigo de figueroa - desde 1516 á 1518
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    Segundo gobierno del almirante virey D. Diego Colon - desde 1519 á 1525
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
    Segundo gobierno del almirante virey D. Diego Colon - desde 1519 á 1525
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    El almirante Don Diego Colon, el obispo Don Sebastian Ramirez de fuenleal y el arzobispo Don Alonso de Fuenmayor
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    El obispo de la concepcion de la Vega y Santo Domingo Don Sebastian Ramirez de fuenleal - de 1532 á 1539
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Don Alonso de fuenmayor, arzobispo y gobernador - de 1540 á 1549
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    El nuevo gobernador fuenmayor - año de 1550
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    El Padre Fray Bartolomé de las Casas - año de 1550
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
    Ideas generales sobre las miras de la conquista, etc.
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Bula de Papa Alejandro VI que corresponde a la pagina 00 de este tomo
        Page 295
        Page 296
    Table of Contents
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Errata
        Page 303
        Page 304
Full Text














DE LA ISLA DE

SANTO DOMINGO.







HISTORIC


X3E



SANTO DOMINGO



DON ANT DEL NTE Y TEJADA.

DON ANTONIO DEL M3NTE Y TEJADA.


PUBLICADA POR LA SOCIEDAD LITERARIA


TOMO SEGUNDO.


N^(Tr ^'


S ANTO DOM INGO.
IPr-E T.A DE C-A_-RCIA IEERIZMVANTOS.
1893.












HISTORIC DE SANTO DOMINGO.





~APITTULO I.


EL COI3ENDADOR NICOLAS DE OVANDO.

Aio de 1502 d 1503.

Introduccion.-Arribo del Comendador Nicolds de Ovando al puerto de
Ozama.-Cumplimiento de las Reales drdenes.-Residencia del Go-
bernador Francisco de Bobadilla y del Alcalde Mayor Francisco Rol-
dan.-Empresa de minas y agrieultura.-Se declara la libertad de
los indios.-El Almirante D. Crist6bal Colon en elpuerto del Oza-
ma.-Huracan y temporal memorable.-Fundacion de la Villa de
Puerto de Plata.-Contrato de Arriaga sobre aumento de pobla-
cion.--Nueva de la pirdida de la flota bajo las 6rdenes de Antonio
de Torres.-Apatia de los indios y novacion de los repartimientos.-
Establecimiento y origen de various pueblos espaioles.-Prosperidad
de las villas de Santiago, Vega, Bonao y otras.-Salida de una ca-
rabela para Puerto de Plata, y muerte de various espaioles en las
costas de Higiley.-Expedicion de Juan Esquivel contra el cacique
de Higiiey.-Fundacion de la ciudad de Santo Domingo.-Arreglo
definitive de los repartimientos y encomiendas de indios.-Resultado
de la guerra de Rigiiey y fundacion de un fuerte.- Varias determi-
naciones del Gobernador.-Reflexiones sobre el iltimo arreglo de los
indios.- Denuncia contra los indios de Jaragua.-Expedicion de
Ovando d Jaragua, prison de Anacaona yfundacion de various pue-
blos del Oeste.

oCABAMOS de recorrer una s6rie do hechos que comprende la
' primer 6poca de esta historic. lipoca verdaderamente memora-
Sble por las extraordinarias circunstancias que concurrieron en a-
quellos dias A dar lugar al acto mas notable de nuestra historic
modern. Un corto perfodo de diez afos ha bastado para desple-
garse de un modo inesperado el caricter original y contradictorio
de las nuevas pasiones, que, influyendo sobre las ideas nacientes,
dominant esta otra 4poca media 6 de transition, en la cual vemos
aparecer como por encanto en medio de los efectos bendficos del
6rden, las perturbaciones y extravfos de los malos instintos huma-







2 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
nos. El valor, la constancia y el heroismo habian vencido hastA
alli obstaculos insuperables, allanado graves dificultades y descu-
bierto otro porvenir que presentaba un horizonte risuefo de espe-
ranzas y riquezas. El egoismo, la ambition, la envidia y otras vi-
les pasiones, opuestas al progress, promovian sediciones, resistian
los adelantos y anulaban los beneficios que debiera producer el he-
cho inmortal y glorioso del descubrimiento. iCuAnta grandeza
unida a tanta abyeccion! iExtraio contrast del cual va A nacer
la prosperidad 6 la miseria, la opulencia 6 el abatimiento y otros
various resultados admirables E inesperados!
En esta segunda 6poca, si bien desaparecen los altos persona-
jes que dieron principio al fastuoso drama de la conquista, vienen
tras ellos otros no menos c6lebres, que promueven 6 contienen el
desarrollo de los intereses creados, bajo el complicado enmarafia-
miento de esas mismas pasiones. La Providencia que vela sobre
la suerte de los pueblos, y que present en medio de los conflicts
el apacible porvenir de las sociedades, 6 que de la quietud los
lanza a las revoluciones, presentaba A Santo Domingo la favorable
oportunidad de establecer una organization gradual en sus nuevas
instituciones.
Aun permanecia la Villa de Santo Domingo a principios de
1502, como sobrecogida del estupor que habian causado los filti-
mos acontecimientos. La prison y envio del Almirante y de sus
hermanos A Espaia, no podian meuos de producer este efeeto alar-
mante en la parte sana de la poblacion. No obstante el aparen-
te adelanto que se advertia en la industrial por las excesivas fran-
quicias otorgadas por Bobadilla, A nadie se ocultaba que en todo o-
braran como agents principles la injusticia 6 la violencia, y esto
fu6 causa de que se alterase la situation de los Animos. La descon-
fianza se habia apoderado de los mas timoratos y esperaban una fa-
vorable reaction del asiduo empefio del alto gobierno A quien no
podian esconderse los intentos y las miras de los promovedores de
los males y de los des6rdenes. La otra parte menos sana, y por
lo mismo mas arrogante, alegrAbase de sus demasias, porque los
recientes sucesos le proporcionaban medios de euseforearse del
Animo del Comendador Bobadilla, y con el auxilio y protection de
los comensales y partidarios del antiguo corifeo Francisco Roldan,
habia influido de una manera direct en todos los asuntos y deter-
minaciones del gobierno. Los que formaron este partido obtenian
los empleos, la preponderancia y la riqueza, y los otros estaban
como separados de todo influjo y hasta vistos con marcado enojo.
Para aquellos era la abundancia y el bienestar, pues que habian
obtenido los mas piugiies y numerosos repartimientos de indios;
cuando para los otros era todo escasez y abatimiento. Bajo el yu-
go de tan desordenado sistema empezaron A gemir sin consuelo los
indios; porque tal es el fruto de las banderias y de los partidos,
que aun en presencia de aquellos mismos que debieran velar por
la tranquilidad public, desaparecia su autoridad, cerrabanse los
oidos i las quejas y se abandonaba el timon del estado A las oscila-







iSTO91IA DE SANTO DOMINGO. 3
taohes del acaso.
Tal era el estado alarmante A que habia legado la isla de San-
to Domingo, cuando apareci6 en la boca del Ozama uua flota nu-
nerosa que llam6 la atencion general de la poblacion, porque aun
no se habia visto otra igual desde los primeros dias de la conquis-
ta. En ella venia el Comendador Nicolds de Ovando, nombrado
Gobernador General de la Espafola y de las demAs islas adya-
centes.
El Comendador Bobadilla previ6 desde este moment su rele-
vo y resolvi6se a sufrir el golpe que le amenazaba ya tan de cerca.
Asi que luego que entraron las naves en el puerto, se dirigi6 A la
orilla del rio acompaiadode los Alcaldes Regidores, para recibir al
nuevo Gobernador. Cumplidas las ceremonies de estilo, traslad6se
la comitiva A la fortaleza y leidas y obedecidas las Reales provisio-
nes y prestado el juramento por el Comendador electo, tom6 pose-
sion del cargo.
No perdi6 un moment el Gobernador en dar principio A la
ejecucion de las diversas 6rdenes que se le habian encomendado
por los Reyes. Coloc6 inmediatamente en sus destinos A los em-
pleados que vinieron con 61, para desempefar diferentes encargos
de la Administracion, quedando desde luego destituidos todos los
que los habian ejercido durante el perfodo del gobierno de Boba-
dilla.
Crey6 Ovando que una de las mas urgentes atenciones era la
que tenia inmediata relacion con el Gobernador saliente, y bajo
este concept mand6 publicar que procedia desde entonces A for-
mar el juicio de residencia al Comendador Bobadilla con la preven-
cion de continuarlo durante su ausencia por medio de apoderados.
Conforme A la mente de aquellas 6rdenes debia el residenciado salir
para Espafa en las naves, dentro de pocos dias, porque tal fu6 la
voluntad de los Reyes; queriendo con esta demostracion perentoria
y piiblica desagraviar la ofensa illegal de los procedimientos contra
el Almirante.
Algunos autores suponen que fu6 arrestado y detenido en una
carabela, pero esto es improbable; porque no existi6 ciertamente
razon para arrestar A un hombre A quien iba A juzgArsele conforme
Slas leyes, y contra quien no obraba todavia especial m6rito pa-
ra ello.
Con la misma diligencia y solicitud procedi6 el Comendador a
examiner los process que se habian formado sobre los hechos y
crimenes cometidos en la isla bajo la influencia de Francisco Rol-
dan. Ampli6 las pruebas 4 inquiri6 la verdad de los hechos, y
apareciendo justificados en toda su realidad, decret6 el arrest y
prison de este corifeo y de sus secuaces, A los cuales traslad6 des-
de el moment a las naves preparadas a regresar bajo las 6rdenes
de Antonio de Torres.
Todos estos sucesos produjeron nn efecto favorable en la opi-
nion. Desde que se vi6 purgada la isla de estos hombres auda-
ces que la tenian como sojuzgada 6 incapaz de dar ningun fruto?







4 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
relucieron en todos los semblantes la alegria y la esperanza. Los
vecinos de Santo Domingo experimentaron en aquellos moments
una reaction que los salvaba de la auarquia y recibian a la par de
los elements de 6rden un aumento considerable en su poblaeion
con la gente escogida que habia conducido de Espala el Comen-
dador Ovando.
No perdieron occasion los antignos pobladores de iniciar A los
recien-venidos en la abundancia de oro que habia en los nuevos
placeres y minas descubiertas en los ultimos dias del Gobierno de
Bobadilla. Se jactaban, entire otras riquezas, del hallazgo de un
grano de oro, encontrado en el rio Jaina, cuyo peso y valor monta-
ba A 3.600 escudos de oro. Referianles que la abundancia era tal
que se cogia en las orillas de los rios, sin mas esfuerzo que un cor-
to lavado, en que quedaban al fondo las particular de oro, y en las
minas y placeres, con el auxilio de los indios sin grades desem-
bolsos.
Estas relaciones lisongeras, al paso que fomentaban las espe-
ranzas en los recien-venidos, servian de aliciente 4 confortar los
Animos de los antiguos vecinos y a former una masa compact al
rededor del nuevo Gobierno, A quien auxiliaban en el proyecto de
regenerar el pais de los abusos y de los des6rdenes. Todo presa-
giaba un nuevo 6rden de cosas; la justicia y la energia eran los le-
mas que traia el Comeudador como prendas de acierto. Toda la
poblacion estaba dispuesta A seguirle en el trillo demarcado por el
alto Gobierno metropolitan para el fomento de la Espafiola.
El puerto silencioso del Ozama, que no habia recibido hasta
alli en sus aguas sino algunas carabelas, veia en su seno treinta
naves de diversos portes. La gente del interior que ocurria a en-
contrar las personas que antes habian estado en la isla, produjeron
un efecto inesperado en el aspect de la Villa de Santo Domingo.
Este fud el nuncio de una nueva era, en la que iban A desarro-
llarse bajo la protection del Gobierno, todos los resorts de la mo-
ralizacion, del trabajo y de la industrial.
No dej6 de notar el Comendador la direction que tomaban las
cosas, y antes que estas mismas circunstancias pudieran variar los
planes determinados en la Corte, despues de haber llenado su de-
her con la seguridad de los encausados, mand6 publicar el decreto
de la absolute libertad de los indios, que hasta entonces se habian
mantenido bajo el sistema de repartidos. Esta determination pro-
dujo diversos efectos; fu6 indecible el content que experimenta-
ron los indigenas, al verse restituidos A sus hogares, sin la sujecion
a trabajos forzados y facultados A ir y venir donde mejor les acomo-
dase. No se recibi6 con igual regocijo la media por los que
hasta alli habian explotado las minas con su ayuda: creydronla
perjudicial A los intereses de la conquista, y no dejaron de elevarse
algunas indicaciones a la Corte sobre este punto: mas decidido el
Comendador a ejecutar la 6rden de los Reyes, cumpli6 al pi6 de
]a letra la disposicion que habia sido recomendada por la Reina,
como una de las mas preferentes atenciones del Gobernador.








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 5
Los indios conocieron desde luego que habia un Animo elevado
que vigilaba sobre su suerte, y se rindieron A sus saludables con-
sejos. Asi fu6 que desde luego se acercaron A las poblaciones, es-
tablecian sus bohios y oiau con agrado la voz de los sacerdotes mi-
sioneros, que los preparaban en las doctrinas religiosas y los atraian
al seno de la civilizacion por medio del bautismo y de la continue
comunicacion y trato.
Seguia el Comendador proveyendo sobre aquellos asuntos que
por su calidad requerian premura en su despacho. Di6 las 6rdenes
competentes para el desembargo de los bienes del Almirante y de
sus hermanos, y para la recoleccion del oro y otros objetos que se
habian distraido, 6 hizo formalizar las cuentas de los alcances para
remitirlos 4 Espana. Maud6 revocar las exenciones que arbitra-
riameute habia otorgado su antecesor en peljuicio del Erario, y
dispuso que en lugar del onceno del oro beneficiado se abonase el
tercio en lo sucesivo, conforme lo habia ordenado el Almirante, por-
que pareci6 dificil 6 impracticable el derecho de la mitad que aca-
baban de establecer.
Adoptadas estas medidas y ya puestas en practice todas
las 6rdeues Reales, se mandaron alistar las naves para su retor-
no A Espafia. En una de ellas hizo embarcar al Comendador
Bobadilla, en otra 4 Francisco Roldan y a todos los secuaces com-
plicados eu las iltimas alteraciones. Tambien remiti6 al Cacique
Guarionex que habia permanecido en arrest desde la sublevacion
de los Caciques, y que se tuvo por convenient separarlo de la isla,
por haber sido uno de los promovedores de las anteriores revueltas.
Iba en la flota Rodrigo de Bastidas, como encausado. Se enviaban
en ellas sumas de consideration de la Real Hacienda, de los parti-
culares y various intereses del Almirante y sus hermanos, y entire
aquellas el grano de oro que se dirigia A los Reyes como una
muestra de las riquezas que encerraban las minas de la Espaiola.
En esta precisa oportunidad se present en la boca del puerto
el Almirante D. Crist6bal Colon, quien envi6 A tierra 4 Pedro To-
rreros A pedir permiso al Comendador para entrar en 61 A reparar
una nave que traia averiada. Esta solicitud le fu6 denegada bajo
el concept de que no era convenient que se turbase la tranquili-
dad pfblica, hallindose ain en el puerto sus antiguos enemigos.
Colon no desconoci6 la fuerza de aquella contestacion, ni dej6 de
advertir que bajo el aparente velo de la prudencia se percibia la
estricta sujecion del Comendador 4 las 6rdenes Reales. .Asf ya
que esta razon no bastase, juzg6 de su deber indicar A Ovando la
pr6xima tempestad que amenazaba, y por cuyo motivo, crey6 con
fundamento que debia mandar 4 Torreros que se la anunciase y
evitara la salida de la flota. Asf lo ejeout6 en efecto; pero el Co-
mendador no di6 oidos a estos anuncios, crey6ndolos forjados para
el logro del mismo intent, y sigui6 dando sus disposiciones sobre
la pronta salida de las naves.
Colon, siempre fiel 4 sus principios, no hizo mas que callar: di-
jo que iba A ampararse en el primer puerto que encontrase y se







6 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
dirigi6 A toda vela hAcia el Occidente. Las otras naves que le se-
guian no pudierou alcanzar la bahfa de Puerto Hermoso (1), don-
de se abrig6, y siguieron A alta mar, mientras las naves de la ar-
mada de Autouio de Torres, se interuaron en el Oc4ano en direc-
cion a Espafia.
A las cuarenta horas de haber salido la escuadra habia aumen-
tado tanto el vieuto que ya no era dudoso el pron6stico del expe-
rimentado marioo. La Villa de Santo Domingo gemia bajo el azo-
te del huracan, que desploniandose con toda su furia sobre cuanto
existia, destruy6 los edificios y fortalezas que se habian construido
con tanto trabajo, arranc6 los brboles mas elevados y puso en gran
consternation A los vecinos, que creian ver su fin postrero en tan
apurado trance. El rio Ozama se desbord6 6 inund6 los campos
vecinos y destrny6 las labranzas y bohios de los indios. El Co-
mendador ocurri6 prontamente al remedio, pues aunque estas exce-
nas son rapidas y desastrosas, encontr6 en su animo el vigor ne-
cesario para de algun modo preparar medios de reparar las p6rdi-
das. Mvand6 construir barracas de yaguas y pajas, para albergar
A los vecinos, y dict6 varias medidas que tranquilizaron de algun
modo el espiritu de los recien-venidos menos acostumbrados A es-
tos fen6menos portentosos de la grandiosa naturaleza americana.
No perdi6 de vista el Comendador la suerte que babria cabido
A la flota y asi no se separaban sus ojos del puerto, con la esperan-
za y zozobra de recibir noticias de su salvacion 6 de su complete
naufragio. Mas ni en uno ni otro sentido tuvo la menor nueva,
porque de todos modos 6 habian seguido A Espana, 6 sucumbido
bajo el embate de la fuerza del mar y del viento, temible en estos
terrible lances.
Pasados algunos dias y reparadas las desgracias en cuanto fu6
possible, quiso el Comendador llevar A efecto el aumento de las po-
blaciones interiores, y especialmente el de los puertos litorales. El
primero que con particularidad llam6 su atencion fu6 Puerto de Pla-
ta; recordaba las grades ventajas que el Almirante y su hermano
reconocierou en aquel sitio: no existia en el Norte otro puerto que
la Isabela, el cual habia decaido desde el establecimiento de Santo
Domingo. La cualidad del clima, su elevacion local y demas cir-
cunstancias del pueblo, lo hacian preferibles A aquel, y la facilidad
de poder entretener con Santo Domingo mas ventajosa y pronta co-
municacion justificaban la election. Ademas en estos contornos
existia diseminada la poblacion india con mas profusion que en las
demas comarcas, y pareci6 al Comendador que aquel puerto debiera
servir de dep6sito A las transacciones ulteriores entire el comercio
interior y exterior que comenzaba A desarrollarse. Las minas del
Cibao, las mas ricas de la isla, estaban A diez y seis leguas de este
puerto y por el intermedio las poblaciones de la Concepcion y de
Santiago, las cuales servirian de escala para la conduccion de los
minerales que debian explotarse bajo el nuevo sistema de trabajo

(1) Ocoa.








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 7
que iba A plantearse en aquellos dias.
Con estos favorables auspicios se di6 priucipio al establecimien-
to de Puerto de Plata. Era consecuente que comunicado este im-
pulso A la poblacion se emprendiese por el Norte el laboreo de las
minas, y asi se efectu6, formando desde alli las empresas sus traba-
jos de saca y acarreo de minerales hAcia aquel puerto. Previendo
el Comendador Ovando que todos los elements con que habia inau-
gurado su gobierno serian intitiles y del todo infructuososos, si no al-
canzaba por un medio extraordinario la introduction de trabajadores
honrados para las minas y para la agriculture, llam6 A Luis Arriaga
A fin de tratar de este asnuto. Este Altimo habia conseguido de los
Reyes autorizacion competent para conducir pobladores A la isla,
y bajo tal concept formaliz6 con 61 las capitulaciones convenientes,
que ban servido de modelo A otras ulteriores empresas de este g6-
nero. Acordaron como primer tdrmino que A los inmigrados de Es-
pafia se les daria pase franco y se les facilitarian tierras limitadas,
de las cuales y de sus products serian duefios exclusivamente, sin
mas cargas 6 impuestos que el pago de los diezmos y primicias, la re-
servacion de los mineros de oro, plata, cobre, hierro, estaflo y plomo
que en ellos existiesen y el palo llamado del Brasil; y A los de las ri-
beras 6 costas, las salinas y puertos y demAs derechos reales ya es-
tablecidos. Se acord6 tambien que pagarian la mitad del oro que
recogiesen en los placeres, y de ningun modo lo rescatasen de los in-
dios, porque este contrato era ya ilceito, segun el nuevo sistema,
pesto que establecidos estos en franquicia, el cambio debia ser en
igual proporcion al valor de los objetos permutados. Igualmente
acord6 que de los demAs efectos que adquiriesen de los indios los
nuevos pobladores pagasen una tercera part A la Real Hacienda,
exceptuados los efectos de primer necesidad. Por otro de sus capi-
tulos se convino que en las villas que se fundasen no podrian esta-
blecerse ni vivir algunas personas de las que se habian desterrado
hasta ent6nces de Castilla y otras provincias de Espafia, ni indios
ni moros recien convertidos. Se acord6 que los inmigrados perma-
necerian cinco aios continues, sin poderse ausentar de la isla y su-
jetos A las 6rdenes del Gobernador General bajo las penas que de-
marcaban las leyes A los infractores de ellas. Y por fltimo, se les
permitia volver a Espaiia cumplidos los cinco afios; pero si lo inten-
taban antes, no podian vender lo que se les hubiese otorgado por
razon de vecindad, lo cual quedaria A beneficio de la Real Hacienda.
A este primer concerto se debi6 el fomento de la emigracion de
gente hAcia la Amdrica y con 61 comenz6 el comercio exterior A re-
cibir impulso. Desde el moment dieron los especuladores 6rdenes
bajo la autorizacion de Ariaga A Espafia, y venian A vuelta de al-
gun tiempo families y obreros que empezaron A aumentar la corta
poblacion que existia en la isla. *
Entretenido estaba el Comendador en estos nuevos preparati-
vos de fomento cuando ]leg6 A Santo Domingo, A principios de mil
quinientos tires, la infausta noticia de la pdrdida de la flota, bajo el
mando de Antonio de Torres, y de sus funestas consecuencias. A-







8 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
fect6se gravemente Ovando, lo mismo que todos los que estaban in-
teresados en los caudales que se enviaron A Espafia 6 los que tenian
relaciones con las personas que desaparecieron. El Comendador fu6
herido mas directamente, porque los Reyes Cat6licos le recordaron,
con no muy ligeras amonestaciones, que por su terca negative en
admitir al Almirante, y por no haber prestado oidos a los consejos
de un experimentado marino, di6 lugar a tan desgraciado aconteci-
miento. Para un hombre de honor y que habia procedido con rec-
titud en cumplimiento de 6rdenes Reales, fu6 tanto mns amarga la
reprehension, cuanto que en cierto modo reconocia la justicia del
cargo. Pero esto le sirvi6 de una convenient advertencia para lo
future, pines si bien es cierto que tenia 6rdenes para impedir la en-
trada del Almirante en el puerto, forzoso era que reconociese que
A tanta distancia del gobierno debiera obrar conform a las circuus-
tancias, a reserve de manifestar A sus Altezas el motive just que
tuviera para no ejecutar el mandato. Sin embargo como este era
un hecho consumado no dej6 el Comendador de percibir que sobre
los decretos y precauciones de los hombres, existian en todos estos
otros fines mis misteriosos y menos comprensibles que no estaban
al alcance de la prevision humana.
Despejado ya el horizonte de la isla de los hombres turbulentos
y sentadas las primeras bases de la nueva organization del trabajo
libre, prosigui6 el Comendador en el terreno de las reforms. Ob-
serv6 desde luego que el product de las minas iba en decadencia y
no correspondia al interns y aplicacion de los explotadores. Estu-
diando las causes que pudierau producer tan extrafio fen6meno, las
encontr6 en las iltimas medidas adoptadas sobre la absolute iude-
pendencia de los indigenas. AprovechAndose estos de la libertad
declarada, se negaron a trabajar en las ininas ajornal y se amonto-
naban en las poblaciones, sin otra ocupacion ni estimulo, que los con-
suelos que les prestara la naciente inuinencia de los misioneros. En
vano los persuadian al trabajo con el aliciente de los salaries: esta
recompensa no tenia para ellos ninguna perspective halagiieia. Des-
conocian los fecundos resultados de la propiedad: solo veian cifrada
su existencia en sus cortas sementeras y en la abundancia de los
frutos que les brindaba la feraz naturaleza de la isla.
Tan grave inconvenient puso en grande perplejidad el animo
del Comendador. Rodeado por un lado de exigencias y de fervien-
tes deseos por el trabajo y por otro de una inercia inconcebible, ca-
paz de producer los peoros efectos, tuvo que decidirse a adoptar un
partido. Dos razas estaban frente a frente, la una con su idea de
prosperidades por delante, con su bello pensamiento de civilization y
porvenir, la otra ignorando cuanto se decia, ineficaz a todo concier-
to que no fuese la independencia de su vida salvaje, Jibre de toda ex-
torsion y esclavizatmiento. Los espafioles que habian visto los gran-
des products de las minas en tiempo de Bobadilla y los compara-
ban con los resultados actuales, tocaban con su voces al cielo. Pre-
sentaban como prueba de desmoralizacion y de retroceso el estado
licencioso en que se veian los indios, apelando ya para su sustento







HISTOE1A DE SANTO DOMINGO. 9
A mendigar ]os restos de inmundicias 6 de reptiles, por no someterse
al trabajo voluntario, el cual confundian con la eselavitud, por un
extravio de sus ideas. Ideas que bien visto eran consecuencia 16gi-
ca del modo particular de considerar las cosas, bajo elimperio de in-
veteradas costumbres, que habian influido sobre ellos por muchos
siglos.
Los indigenas, que no eran esclavos, ni babian sido declarados
como tales al tiempo de la conquista, se creyeron con una libertad
de accion sin tasa, y en la alternative optaron por uno de los extre-
mos que, si bien era para ellos un mal, no podia menos de convenir-
se en que era levadero para aquellos extraviados espiritus, pues
consistia en vivir con poco, 4 lo cual estaban ellos acostumbrados.
En tal estado de cosas, penetrado Ovando de que entire dos ex-
tremos dafiosos podria conciliarse un t6rmino medio que salvase la
situation A que podia venir la isla, adopt un remedio eficaz prove-
yendo sobre la question principal. Persuadido de que los indios eran
incapaces de civilizarse segun el 6rden y forma establecidos, reconoci6
que el sistema adoptado por el Almirante de los repartimientos era
el finico que se adecuaba A la relation inmediata de dos razas colo-
cadas en distinto grado de civilizacion y en la necesidad de estable-
ber un mdtuo contact entire ellos. Mas para que esta institution
pudiera producer efectos favorables era precise que todas las rela-
clones del nuevo estado fuesen graduadas y concertadas por una ley
reglamentaria, que conservase los derechos de cada uno, libre de to-
do abatimiento y violencias premeditadas. Desde luego provey6 so-
bre ello provisionalmente dando cuenta A sus Altezas para su apro-
bacion; y para ponerla en plant, pas6 A los pueblos interiores, con
el objeto de dar impulse con su presencia A los trabajadores, y a los
puertos y villas, para promover el fomento marcado que ya se no-
taba en esta 4poca.
En su trAnsito poi las poblaciones not6 el Comendador que los
nuevos pobladores se aglomeraban en las principles villas, y A fin
de dar un ensanche A las otras que se fomeutaban, reparti6 los ve-
cinos y les di6 titulo de vecindad y tierra con la suficiente dotacion
de indios para el trabajo de sus minas, bajo las condiciones estable-
cidas en el nuevo reglamento. Se di6 principio A la fundacion de
iglesias, casas pfiblicas de Cabildo y cArceles en todos los distritos
de las villas. Especialmente visit A Puerto de Plata, cuya pobla-
cion iba en aumento y entretenia ya algun comercio con los otros
puertos litorales. Siempre se reput6 al Comendador Ovando como
su fundador por la predileccion que le dispensaba y de que di6 claras
muestras supliendo de su bolsillo los gastos que se hicieron en la
fundacion del convento de Santo Domingo.
De aquel puerto se traslad6 A Santiago y A la Concepcion de la
Vega, que habian sido hasta aquel moment al ds construidas en
las inmediaciones de las fortalezas establecidas m el Almirante y
su hermano Don Bartolom6. Desde entonces se apresuraron los
vecinos A construir casas s6lidas y otros edificios de alguna conside-
racion. En Santiago se fund la iglesia parroquial y otras dos ca-








10 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
pillas anexas dedicadas A Nuestra Sefiora del CArmen y A Santa
Ana.
En la Vega fuY mayor el impulse. Se edific6 entonces una i-
glesia que vino mas tarde A ser Catedral del Obispado de la Vega,
un convento de padres Franciscanos, casas de Gobierno y otros
muchos edificios de ladrillo y piedra, resguardando la ciudad con un
muro y todos los denms ornatos propios de un lugar notable por su
situation, y memorable en los fastos de la conquista por los sucesos
que acaecieron en aquellos contornos.
La aldea del Bonao recibi6 entonces un desarrollo extraordi-
nario por haberse descubierto en estos dias las ricas minas de Mai-
mon, y se establecieron vecinos y se fundaron edificios pfblicos y
casas como en las otras poblaciones.
Regres6 el Comendador a Santo Domingo muy satisfecho de
haber cumplido sus planes de fomento, y destrnido el grave incon-
veniente de la ociosidad de los indios por los medios suaves y poli-
ticos de que se habla valido para escapar de tan perniciosos resulta-
dos como reparaba la peligrosa situation A que los habia llevado
la sana intencion de la Reina, otorgAndoles la libertad de industrial.
Desde su llegada A la ciudad quiso dar una active cooperation
al comercio de cabotaje de la isla y al efecto envi6 A Puerto de Plata
una carabela con various pobladores encargandoles pasasen A la isla
Adamanay (1) para que la cargasen de provisions y otros efectos
fitiles al adelanto de aquella poblacion. Entire estos individuos iban
ocho miners, que debian trasladarse A Cibao para los trabajos de
explotacion de aquellas minas. Luego que desembarcaron estos en
las costas de Higiiey, fueron atacados y asesinados por various in-
dios que estaban ocultos en los brefiales y asechaban la occasion para
dar este golpe. Los de la carabela siguieron su viaje, asombrados
de tanta audacia y dieron cuenta al Comendador. La violencia y
osadia que manifestaron los indios en este hecho, se reput6 como
una declaracion formal de guerra, reconoci6ndose al mismo tiempo
que las querellas a que di6 lugar el abaudono de la administration
de Bobadilla, aun no habian desaparecido.
El Comendador no retard el castigo, aprovechando la inteli-
gencia y valor de Juan Esquivel, uno de los que vinieron con el Al-
mirante en su segundo viaje, que hasta alil se habia comportado
con honor y era de los mas adictos al buen 6rden, por lo cual fu6 de-
signado como jefe de la expedicion a Higiiey. Bajo su mando in-
mediato salieron cuatrocientos hombres bien armados y equipados,
con la especial recomendacion de emplear ante todo con los indios
los medios posibles de agasajo y dulzura para retraerlos A la paz y
buena correspondencia, mas si estos fuesen ineflcaces, les hiciese la
guerra con toda energia.
Despues de sdda la expedicion, tuvo el Comendador noticias
de la Corte, en la cual habian sido aprobadas las providencias que
habia adoptado provisionalmente sobre nuevos repartimientos de los

(1) Saona,








H1STORIA DE SANTO DOMINGO. It
indios. Los Reyes Cat6licos fijaron en esta occasion todos los pen.
samientos graves de su gobierno sobre este asunto y establecieron
de una manera esplicita el 6rden y forma con que debiera proceder-
se en la material; para lo cual libraron provision fecha en Medina del
Campo, refrendada por el Secretario Gaspar de Grisio. Decia asf:
"Que por cuanto deseaban que los Indios se convirtiesen A nuestra
Santa f6 y fuesen doctrinados en las cosas de ellas, se podia mejor
hacer comunicando con los Castellanos y tratando con ellos y ayu-
dando los unos A los otros para que la Isla se labrase, poblase y au-
mentase los frutos de ella, y se cogiese el oro para que los Reyes de
Castilla y los vecinos de ellos fuesen aprovechados, mandaban al Go-
bernador Nicolas de Ovando, apremiase A los Indios que tratasen y
comunicasen con los Castellanos y trabajasen en sus edificios, en
coger y sacar oro, y otros metales y en hacer granjerias y mante-
nimientos para los Castellanos, vecinos y moradores de aquella Isla;
y que hioiese pagar A cada uno el dia que trabajase el journal y man.
tenimiento, que segun la calidad de la tierra y de las personas y del
oficio le pareciese que debia haber, mandando 6 cada Cacique que
tuviese cargo de cierto ndmero de los Indios para que los hiciese ir
A trabajar A donde fuese menester: para que las fiestas y dias que
pareciese sejuntasen A oir misa y ser doctrinados en las cosas de la
f6, en los lugares diputados: para que cada Cacique acudiese con el
ndmero de Indios que se le sefalase A la persona 6 personas que 61
nombrase: para que trabajasen en lo que las tales personas les man-
dasen, pagAndoles el journal, que por l1 fuese tasado: lo cual hicie-
sen como personas libres, como lo eran, y no como siervos, y que
biciesen que fuesen bien tratados: y los que de ellos fueren cristianos,
mejor que los otros: y que no consintiese, ni diese lugar que nin-
guna persona les hiciese mal ni dafio, ni otro desaguisado alguno."
En este medio tiempo entire la publication del Reglamento pro-
visional de Ovando y la aprobacion de sus Altezas, recibieron un
grande impulso las poblaciones, porque los indios siguieron pertina-
ces en no prestarse A los trabajos de la minas, y aunque en los otros
repartimientos de agriculture se habian fomentado algunas empre-
sas, todos preferian los trabajos en las villas. Asi fu6 que visto su
buen deseo por las ocupaciones urbanas y de peonaje, se aprovecha-
ron various individuos y edificaron con profusion y como por encanto
varias ciudades, que causaron asombro, y que 6 no haber sido por
este motive, hubiera parecido impossible que en corto period del
Gobierno del Comendador recibiesen tan grande impulso la Capital
de la isla y las poblaciones interiores,
Sin embargo de los inconvenientes por que pasaba la isla de
Santo Domingo en estos primeros pasos bAcia su engrandecimiento,
era visible el adelanto. Los veoinos de la villa destruida en la ori-
Ila del Ozama reclamaban mejores habitaciones que las qne conser-
varon despues del terrible huracan acaecido un afio antes. El Co-
mendador, secundando estas miras y aprovechando la 6til coopera-
cion de los indigenas, di6 denodado impulse al proyecto. Su cons-
tante idea fu6 fundar la Capital de la isla en la ribera del rio, en la







12 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
parte opuesta adonde estaba situada la antigua villa. Este sitio
presentaba todas las condiciones necesarias para la fundacion de la
metr6poli del Nuevo Mundo. Hermosa y fdrtil campiiia, comunica-
ble por tierra con las villas y pueblos espaiioles que existian en a-
quellas direcciones, evitAbanse las incomodidades del pasaje de los
rios A que habian estado sujetos con grave riesgo de personas 6 in-
tereses. Estaban pr6ximas las canteras de piedras marm6reas y o-
tros tiles necesarios para la construction de edificios.
No dejaron de presentarse algunos obsticulos a esta traslacion.
Entre otros la falta de agna corriente y potable en aquel lugar; pero
estas dificultades fueron allanadas con la facilidad de poderla llevar
en barcas de done antes se proporcionaba, y con la esperanza de con-
ducirla mas tarde del rio Jaina por medio de una cafieria a distancia
de tres leguas de aquel sitio. Mas tarde y despues de establecida
la poblacion se descubri6 al Norte una fuente rica y abuudante y los
vecinos establecieron buenos pozos y abundantes aljibes, por lo
que tenian cuanta les era necesaria para su uso. Bien que en es-
ta dpoca quiso el Comendador construir una gran alberca que pu-
diera evitar la necesidad de estos dep6sitos dom6sticos. La ciu-
dad di6 principio en el recodo 6 punta que forma el Ozama al des-
embocar en el mar. En aquel lugar se construy6 la fortaleza que
hasta el dia se conoce con el nombre de Homenaje, s6lida, Ainplia
y capaz, construida con todas las reglas del arte, con sus cuarte-
les, plaza de armas y correspondientes departamentos para la guar-
nicion. A la inmediacion de la fortaleza fabric el Comendador la
casa de su morada, espaciosa y de buenas proporciones, dando el
fiente al rio para su mejor position. En seguida de estos dos edifi-
cios se fuudaron la iglesia parroquial, convento de religiosos Fran-
ciscanos, Casa de Cabildo y cArcel. Algunos otros conventos se fa-
bricaron mas tarde, mientras los particulares iban extendi6ndose por
las diversas manzanas que por encanto aparecian despues de algu-
nos dias de trabajo. Entre otros se estableci6 el Hospital de San
NicolAs, que coste6 de su bolsillo el Comendador. Todas las nue-
vas casas eran de piedra y azotea, altas y bajas, de uno, dos y
tres pisos, en calls que formaban anchas, bien cortadas y paralelas,
6 de tierra glutinosa que maleable cuando hfimeda, se endurecia
despues de tal suerte que con el tiempo hacia las casas tan s6lidas
y resistentes como las de ladrillo. Tambien se construy6 una casa
de monedas, en la cual se desposit6 en aquellos dias todo el oro que
se recojia y continue destinada i este objeto en lo sucesivo.
Tal fu6 el acrecentamiento de la Capital que algnnos espano-
les hicieron de su cuenta cuadras enteras 6 mauzanas de casas, que
luego alquilaban con grande provecho de su bolsillo y de los vecinos
que se ibau situando en Am6rica. Entre los primeros se distinguie-
ron Bartolom6 Roldan, Ger6nimo y un tal Briones. Los mis pobres
las construian de madera y pajas en los suburbios, de manera que i
vuelta de algunos meses se hallaba ya planteada la Ciudad en un te-
rreno alto y despejado, con calls rectas, amplias y bellos edificios.
Casi como por prodigio apareci6 Santo Domingo al espectador con







HISTOR1A DE SANTO DOMINGO, 13

un aire de grandeza tal, que persistiendo en su adelanto, hizo decir
al honrado Oviedo, que la visit en dias posteriores, hablando con el
Emperador Carlos V., "que no dudaba en asegurarle que no habia
entonces en Espafia una Ciudad que 61 pudiera preferir, ni por lo
ventajoso del terreno, por lo agradable de la situation, por la hermo-
sura y disposition de las plazas y calls y amenidades de sus alrede-
dores, y afiadiendo que sus Altezas se alojaban muchas veces en pa-
lacios que no tenian las comodidades, la amplitud, ni la riqueza de
algunos de Santo Domingo".
A tiempo que se habia dado este gran impulso A la Capital su-
cedia lo mismo en Puerto de Plata y en las otras poblaciones. To-
dos fibricaban; la misna causa producia id6nticos efectos. Dise-
minada la poblacion indigena por las ciudades interiores, aprovechi-
banse los vecinos del nuevo espiritu: de much vali6 este aprendi-
zaje, al que se sometian voluntariamente, pues que fud el que di6
causa al inmediato contact con los espafioles, antes de hacerles
entrar en otras nuevas ocupaciones.
La. vista sutil del Comendador no dej6 de reconocer que era lle-
gado el moment oportuno de establecer su grande obra. Desde su
llegada a la isla habia alcanzado la necesidad de dar una direction
fija ;i la incierta y precaria suerte de los indigenas y de los nuevos
pobladores. Aprobado ya su pensamiento por los Reyes, podia es-
tablecerse un tdrmino medio en las relaciones, no el de la esclavitud,
porque los indios no eran esclavos, ni habia pragmAtica que los de-
clarase en este estado, pero tampoco les convenia gozar de una li-
bertad absolute, sino permanecer bajo un sistema protector que los
guniara introdujera paso A paso en la senda de su desconocido pro-
veclio. Penetrado el Comendador de estas ideas puso en plant y
con eficacisima observaucia el sistema de repartimientos. Todos los
indios de las provincias no snjetos al pago de tributes acordados
como los de Jaragua, fueron repartidos como jornaleros: A cada uno
de los que tenian graujerias, minas y hasta para los servicios urba-
nos de las poblaciones, se les concedi6 un ndimero determinado, ba-
jo el 6rden humanitario que los Reyes habian acordado en su Real
y reciente provision. Todos los Caciques, instruments intermedia-
rios entire el nuevo senior y el peon, ejercian con la mejor intencion
su encargo. Convencidos aquellos de la buena f6 de los Reyes y
del bendvolo trato que se les otorgaba, intervenian en todas las cues-
tiones, y tenian el imperioinmediato para hacerse obedecer de los
suyos. El respeto que estos les tenian di6 lugar que al introducirse
este nuevo 6rden, aunque odiado en lo antiguo por los pasados des-
manes, obedecian sus consejos y entraban ya con buena intencion
en las faenas que se les sefialaban. Amaestrados en el idioma y en
los usos de los espafioles, despues de.haber trabajado muchos de
ellos en los edificios, empezaba A notarse un nuevo espfritu de ar-
monia. Entre dos razas con ideas tan distintas, como con aspira-
ciones A derechos que en sus origenes llevaban por lema la civiliza-
cion 6 la independencia, comenzaba a crearse un porvenir de conci-
liaciones y de confraternidades.







14 IfidTORIA DE SANTO DOMINdd.
Precisamente entendfase en estos moments en los reparti-
nientos de indios cuando vinieron A distraer la ateucion del Comell-
dador los sucesos de la campafia de Higiiey. Habia llegado el je-
fe Juan de Esquivel A este Cacicato y dado cumplimiento A las 6r-
denes que se le confiaron. Procur6 atraer A los indigenas por las
vias de conciliacion y respeto; mas decidido el Cacique Cotubanama,
sucesor de Cayacoa, A no oir los consejos de la prudencia, contest
con altivez A las proposiciones y di6 principio a una guerra de sangre
y exterminio. La rabia y desesperacion con que se habia ejecutado
el primer encnentro con los de la carabela debia tener nn fundamen-
to, y desde luego se record el caso del Cacique destripado por el
perro, echo que no habian podido olvidar los indios de Higiiey.
Presentada la oportunidad de vengar un crime que no habia cas-
tigado el Comendador Bobadilla, se reconoci6 la decidida passion que
los animaba.
Varios sucesos ocurrieron en los diversos encuentros entire es-
pafioles 4 indios. Algunos destacamentos fueron batidos por el
valor y ndmero de los iudigenas, pues que en esta campaila podia
decirse que fil( done desplegaron mas teson y arrogancia. Estos
indios eran los mas fuertes y los mas aninmosos de la isla, y llenos
de indignacion parece que resolvioron hacer los esfuerzos y sacri-
ficios que demandaba el iotivo que precedia A aquella guerra.
Cuentan los historiadores hechos del mas alto heroismo. Entre
otros el de un indio a quien por su arrojo decidieron dos castella-
nos, Pontevedra y Valdenabro, dar muerte: este filtimo corria
hicia el con la lansa cn ristre y al acercarse tir6 sn flecha el indio,
mas no alcanzaudo al castellano, le atraves6 6ste su cuerpo. Heri-
do el indio sac6 la lanza de la herida con denodado brio 6 iba A
atravesar con ella A su adversario, conteniendo A un tiempo las rien-
das del caballo, onando recibi6 uua estocada hasta el pufio con la es-
pada. En este acto volvi6 el indio A sacar la espada que atravesaba
su cuerpo y se la quit6 A Pontevedraf dejAndole casi desarmado. A-
pel6 este a su punial y dAndole el golpe, lo sac6 sin tardanza: lo cual
visto por Pontevedra vino al socorro de su compafero; mas impAvi-
do el indio snfii6 con serenidad los tres golpes de lanza, espada y pu-
fial de su adivei'sario y desanrmindolo resisti6 obstinadamente, hasta
que retirAndose los dos enemigos qued6 el campo por suyo, aunque
exAnime y moribund. Hazaila es esta que A no verse escrita en la
historic pudiera tomarse por fabulosa; pero tales eran las pasiones
que abrigaban los indios de Higiiey en aquel moment.
Aunque el esfuerzo y la decision en los primeros encuentros
pudo detener algun tanto el brio de los espafoles, no dejaron los in-
dios el campo, sin haber reconocido la superioridad de las armas y el
valor de sus enemigos. Acosados en todas direcciones por las diver-
sas cuadrillas que recorrian el campo, se vieron precisados A ceder
en su obstinada resistencia. Retirados 4 los montes y A las cuevas
de las montaiias hasta alli los buscaban sus vencedores. Cotubana-
mA que habia despreciado las insinuaciones de Esquivel propuso la
paz y se entreg6 A discrecion con todos los indios de su comarca. El







HISTORIA DE SAtTO DOMtIIGO. 15
caudillo espafiol obr6 con toda la circunspeccion y generosidad que
se le habia encomendado, en t6rminos que el Cacique quiso que se
le lamase en lo sucesivo Juan de Esquivel, homenaje de recono-
cimiento que rendia el indio al enemigo que le habia vencido, y cos-
tumbre no menos caballeresca, que explica A qud grado de conside-
racion Ilegaban entire ellos los hombres valientes.
Pacificado el Cacicato de Higiiey crey6 Esquivel que el medio
mas acertado de asegurar la tidelidad de los indios de aquel territo-
rio era establecer un fuerte dejando en 61 la suficiente guarnicion
para conservar en respeto a los naturales. El Comendador aprobO
el proyeoto y desde luego lo construy6 antes de retirarse del lugar
en que habian acaecido los encuentros, y que existi6 precisamente
donde se fund mas tarde la Ciudad de Salvaleon de Higiiey. De-
j6 en ella nueve castellanos, con su capital Martin de Villaman y
se'retir6 con su gente hbcia Santo Domingo, despues de haber im-
puesto a los vencidos la contribution annual de pan de casabe y o-
tras provisions de que debieran surtir A la villa de Santo Domin-
go; y de esta manera tuvo tin la primer guerra de Higiiey.
Despues de haber dado cuenta de su comision se retir6 Esqui-
vel a Santiago, donde tenia sus haciendas de ganado y alli di6 impul-
so a aquella poblacion, decordndola con afan, quiza por recomenda-
cion del Gobernador que tanto la distinguia; por lo que siempre se
di6 a Esquivel el titulo de fundador de aquella villa.
Satisfecho el Comendador Ovando de los resultados que se iban
obteniendo en los asuntos de su gobierno, prosigui6 con constancia
dictando medidas ben6ficas despues de conclnidala guerra. Duran-
te esta 6poca habia activado la conclusion de los edificios pfiblicos y
no descuid6 al terminarla el negocio de las minas. Todas sus mi-
ras se contrajeron 4 su fomento, y desde lnego conenz6 a library sus
titulos de repartimieutos de iudios, de los mismos que se acumula-
ron h4cia las poblaciones. Con este objeto crey6 oportuno poner en
plant una casa de fundicion a una legua de las minas de San Cris-
t6bal para que se facilitase con mas comodidad el acarreo del ore
que se explotaba por aquel rumbo. Desconociendo las razones que
tuvo Bobadilla para conceder titulos de vecindad A muchos indivi-
duos que no tenian las cualidades extgidas por la ley, los priv6 de
ellos concedi6ndolos 4 otras personas benemeritas. Cre6 por enton-
ces en favor de la Real Hacienda el derecho de doce mil pesos anua-
les por el arrendamiento de la caza de puercos alzados 6 montara-
ces, cuya media abri6 un nuevo ramo de cotnerclo de un g6nero
perdido para el fisco y para los particulares. Tambien arrend6 las
salinas y asign6 un derecho en el pescado con arreglo A las disposi-
clones Reales que habian descendido en la material.
Teniendo fija su atencion en los indios, no olvid6 el encargo de
la euseianza civil y cristiana de los hijos imptiberes de 6stos confidn-
dola a los conventos de Franciscanos de la isla, en donde aprendian
A leer y escribir, y los principios de t doctrine cat6lica. Tampoco
dej6 de proveer sobre la media recomendada por los Beyes para







16 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
que los indios viviesen en los lugares ya edificados, y les di6 tierras
para que las labrasen, y les nombri una persona en cada pueblo que
los defeindiese, para que no los distrajeran de sus ocnpaciones y para
que reclamasen sus salaries y no los forzasen i trabajar sino volun-
tariamente.
Gobernaba la isla Espafiola el Comendador Ovando con nota-
ble acierto, pues los mismos indios y los espaiioles reconocian la dis-
crecion y pulso con que iban estableci6ndose las sabias disposiciones
del alto Gobierno. Asi fud que puestos en juego todos los resorts
de la industrial y de la political, marchaba la nueva colonial 4 paso
visible hacia su prosperidad y engrandecimiento. Los agricultores,
los ganaderos, los mineros y los del comercio de cabotaje, empeza-
ban ya t establecer sus planes de fomento, y por today la isla no se
sentia nmis que nn deseo ferviente de ocupaciones y de industries.
Escarmentados los indios de Higiiey y mas sometidos los de los
otros Cacicatos no pensaron ya sino en entrar, oyendo los repetidos
consejos de los sacerdotes, en los trabajos que les preparaban los
empresarios. De este modo se vi6 puesto en plant el pensamiento
de concordia, por una renuncia de aspiraciones de las dos razas.
No dejaba de existir sin embargo por estos dias alguna duda so-
bre la grave cnestion respect del trabajo voluntario de los indige-
nas, y aunque los Reyes conservaban una esperanza de concerto en
este punto, el Comendador insistia en la necesidad de los reparti-
mientos. El Gobierno de los Reyes Cat6licos, creyendo siempre po-
sible el otro sistema, dej6 A la discretion del Comendador y de los o-
ficiales Reales, si seria mas acertado que en lugar de exigirles tribute
se les ocpuase en ciertos dias, 6 dejarlos que extragesen el oro por su
cuenta, pagando una part de su rendimiento.
Ovando se conserve firme en su prop6sito porque lo crey6 asi
necesario. Sus ideas econdmicas y political sobre el modo de con-
ciliar los intereses de laconquista y los de los indigenas iban expe-
rimentando un .cambio. Eran tantas y tan repetidas las solicitudes
de indios para los repartimientos, que ya no erau solo los vecinos de
Santo Domingo, sino los de la Corte los que obtenian por concession
de los Reyes. Esta autorizacion produjo ya cierta conflanza en el
Gobierno de la isla, que, creyendose libre de la responsabilidad que
pudiera producer la nueva institution, vino i declinar en condescen-
dencia l icia los nuevos aspirantes, Ai quienes se repartian los indi-
genas sin tasa dAndose A unos ciento, i otros doscientos, y hubo al-
guno que cousiguid hasta trescientos. Este sistema, ya de suyo me-
nos prudent en los primeros dias de las relaciones produjo dos efec-
tos notables en la isla. Primero: el inflijo de la Corte operaba di-
rectamente dejando ir las cosas a medias: los ec6nomos 6 mayordo-
mos de los grandes administraban los intereses y podian obtener un
salvo conduct para obrar con cierta libertad que comprometia la
buena inteligencia de los ne6fitos. Segundo: el gobierno que no sa-
bia el interns de los aspirantes, 6 si lo conocia obraba por un interns
politico, prestaba oidos A las exageradas comunicaciones que se le
daban de los indigenas suponiendo A los de las otras comarcas, que







HIItTORIA DE SANTO DOMINGO. 17
no estaban ya bajo el 6rden de repartimientos, prontos 6 sublevarse,
Estos dos influjos causaron un cambio definitive en el Animo del
Oomendador. No era ya la influencia de un acuerdo mfituo la que
dirigia su pensamiento. Vefase guiado ya por una nueva polftica, que
iba A malear ya algun tanto la institution de los repartimientos, te-
niendo que oprimir un poco 6 aquellos a quienes no se consideraban
leales. H6 ahl el primer error que habia de producer p6simos re-
sultados en la conservation y medros de una parte de la poblacion
libre de los habitantes de Santo Domingo.
Un heclo important va A descubrir c6mo se establecian al la-
do de los buenos principios, las mal6ficas influencias del egoismo.
Jaragua era un Cacicato muy poblado de gentes, que hasta en-
tonces se habian mantenido en cierta independencia del gobierno con
la obligation de pagar el tribute impuesto. Lo cumplian con exac-
titud; mas siendo tantas las solicitudes de repartimientos, los ve-
cinos de Jaragua veian que este beneficio podia ser much mas pro-
vechoso haci6udose extensive A los indios de su territorio, y era
precise un motive para avasallarlos. En efecto, la rebellion de Hi-
giiey y de todo aquel Cacicato, se alegaba como un mal preceden-
te que debian sostener y c6utinuar los de Jaragua. No se habian
establecido otros espafioles en aquel distrito sino los secuaces y adic-
tos al partido de Roldan, que no fueron comprendidos en los graves
cargos que se hicieron 6 sus compaieros, aunque eran hombres de
las mismas costumbres y carter que aquellos. Gobernaba el Ca-
cicato, por muerte del Cacique Behequio, su hermana Anacaona, la
inteligencia mas clara y la mas bien dispuesta de la isla, muy distin-
guida en lenguas y distinguida por otras muchas cualidades de que
hemos dado una ligera noticia. Sus Naytianos 6 Caciques dependien-
tes eran muchos, dotados de excelentes disposiciones, y por cues-
tiones frivolas y de poco moment se indispusieron algunos espafio-
les con los indios. Bajo este pretext informnaban aquellos repeti-
das veces al Comendador que estos querian hacer movimientos hos-
tiles, declararse en rebelion, y que si no se reprimian prontamente los
amagos, seria despues muy dificil someterlos. El Comendador to-
m6 los consejos que crey6 oportunos; pero no advirti6 que si el inte-
r6s era el m6vil que obraba en estas persuaciones, la guerra seria tan
inoportuna como perniciosa. Aprovechlndose de estos pretextos el
Gobernador para remediar los des6rdenes de los acusadores, A quie-
nes creia convenient imponer con su presencia, resolvi6 partir 4 Ja-
ragua.
Estos movimientos de su inimo indicaban claramente el estado
de las cosas; suponian una double necesidad de contener a unos y o-
tros, al fin se cobonest6 el proyecto con la grande distancia que se-
paraba este Cacicato de Santo Domingo y la necesidad de remediar
las insolencias y demasias de los espanoles que alli residian; de mo-
do que la debilidad del Gobernador era manifiesta, pues A tiempo
que daba cr6dito en cierto modo a las quer4llas, tambien creia nece-
sario contender y arreglar a los denufnciantes. Veamos cuales fne-
ron sus procedimientos ulteriores. Se arin6 la expedition y el Co-







18 HISTORIC DE SANTO DOIINXGO.
mendador sali6 de Santo Domingo con trescientos hombres de A pie
y setenta caballos, acompafiado de subalternos esforzados. Entre
ellcs se distinguian Diego Velazquez, Rodrigo Mejia de Trillo y otros.
Al saber Anacaona qne se dirigia el Comendador d sus esta-
dos se prepare a recibirlo del modo amigable que se hizo en vida de
su hermano el Adelantado D. Bartolom6 Colon. Mand6 citar & to-
dos sus Caciques dependientes para que se presentasen en Jaragua,
done residia, A fiu de hacer cumplida reverencia al Comendador.
En efecto, concurrieron todos y con ellos un nfmuero tan consi-
derable de gente que sorprendi6 a los hudspedes. Anacaona, a-
compafiada de trescientos seiiores sali6 al camino a recibirlos, can-
tando sus areitos y bailando al son de sus instruments mdsicos, co-
mo tenian de costunbre. Fud hospedado el Comendador en la casa
principal de la poblaciou, y la demas gente del ejdreito en las ca-
sas mis contignas 6 aquellas. El obsequio fuil espldndido, porque
Anacaona solicita y advertida hizo contribuir para el regalo de sus
hunspedes con todas las producciones animals y vegetables deque
era tan abundante el territorio. Continuarou los bailes, cantares y
regocijos piblicos hasta el domingo siguiente.
Sdase que el Comendador hubiese reconocido algun fundamen-
to 6 temor por el aspect de los indios, 6 sdase por las noticias que
le conunicaron los de Jaragua, lo cierto es que 61 qued6 persuadi-
do de la figuradaconspiracion. Y para prevenirla, despues de ha-
ber comido ian(do poner sus troops sol)re las armas, A pretext de
jugar cafias, y porque Anacaona le habia mnanifestado que sus Nay-
tianos deseaban ver ejecutar este juego. Ya habia advertido el Co-
mendador A los suyos lo que queria ejecutar y fud, que los de a ca-
ballo cercasen su casa y los de infanteria cou sus arenas estuviesen
en cuadrillas en ciertos puntos, y cuando dirigidudoles la palabra
pusiera la mano en la cruz de su hibito, atasen a Anacaona y 4 to-
dos los Caciques y despues de asegurados los press se pusiese fue-
go a las casas.
Asi se ejecut6 en efecto. En el moment dado fueron arresta-
dos Anacaona y los suyos, que con horror y sentimiento eran con-
ducidos ` la prison, dejando en combustion y ardiendo las casas de
los infelices Indios. El espanto fld general en la comarca y al
propagarse la noticia, entire los que no concurrieron 6 la festividad,
hfd inexplicable su turbacion. La mayor part de ellos emigraron
en sus canoas 4 las islas vecinas de Goanaba y otras tierras mas
lejanas. El Cacique Hatuey, que no concurrio al festin, escap6 pa-
ra la isla de Cuba. No fud tan afortunado el otro Cacique Gua-
roa que se crey6 mas seguro anmpardndose de las niontaias del Ba-
horuco, pero su calidad de sobrino de Anacaona fu6 causa de que
se le persigui6 con empeofo hasta capturarlo, como a los otros. E-
ra regular que el espanto se comunicase a las provincias adyacentes
y el Comendador en prosecution de su intent puso on armas las
pacificas provincias de Higuayagua y de Guaba,. situadas en las lla-
nuras del Norte y Oeste de Jaragua, las cuales tomaron entonces el
caricter de rebeldes, porque algunos indios, visto lo pasado, pre-







HISTORIA lD SANTO DOMINGO. 19
sentaban resistencia 6 la fuerza que se les hacia. Nombr6 el Co-
mendador de jefe para la expedition A Diego Velazquez, A quien
siempre habia distinguido, y que vino A la Espaiola en el segundo
viaje del Almirante, y tenia bienes y repartimientos. Para Gua-
ba nombr6 a Rodrigo Mejia, y ambos se comportaron con energia
hasta lograr Velazquez la capture del Cacique de Higua.yagu; con
lo cual se acabaron las hostilidades, remitiendo el Comendador los
press A Santo Domingo y permaneciendo 61 algun tiempo mas en
el Cacicato, con el objeto de former nuevas poblaciones.













CAITUTLO IT-


EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO.

Afio de 1504 4 1506.

Ineconrenientes morales y materials en los negocios.-Diego Mendez arri-
bae Jaragua.-Enria una nave el Comendador d la isla de Jamai-
ca.-Carta del Almirante Colon al Comendador Ovando.-Reparti-
mientos de los indios de Jaragua y nombramiento de Teniente Go-
bern ador d Diego Ielazquez.-Segunda carta del Almirante Colon
al Comendrdor.-Regresa cl Comendador d Santo Domingo.--Ne-
va insurreccion de los indios de Higiiey.-Expedicion contra los in-
dios sublerados y prison de Cotlibanamd.-Ejecucion de justicia en
los Caciqtes Cotubanamd y Anacaona.-Fundacion de various pue-
blos del Este.--Lega el Almirante alpuerto de Santo Domingo.-
Acrecentamiento delcomercio y poblacion de la isla.-Se instala la
casa de contratacion de Serilla.-Creacion de la Alcaldia mayor de
la Villa de Santiago.-Sale el Almirante para Cddiz.-Escribe 4
su hijo Diego sobre la enfermedad de la Beina.-Muerte de la Rei-
na CatOdica.-Dilacion en el despacho de los negocios del Almirante.
-Prosigue el Rey Catdlico en Roma las solicitudes sobre Obispados.
-Carta del Almirante su hijo.-El Almirante y su hermano D.
Bartolomd pasan d Segoria y se presentan al Rey sin lograr despa-
cho sobre sus pretensiones.-En el corto period del reinado del Ar-
chiduque D. Felipe el Hermoso tampoco se prove sobre las solici-
tudes pendientes de Vircy.- Vuelve d tomar la Administracion del
reino el Sr. D. Fernando el Cat6lico.-Carta del Almirante d su
hijo.-- uerte del Almirante.

asta aqui hemos descifrado el verdadero espiritu de la conquista
Sy los inconvenientes que encontrara para su desarrollo. Percibese
ya en esta otra 6poca de la Historia de Santo Domingo el combat
de las ideas y de los intereses: lid inevitable y por medio de la cual
se resuelven de siglo en siglo problenas que conducen a la huma-
nidad a situaciones menos azarosas. Las causes de la progression
y adelanto de la uueva colonia y las que habian detenido su mar-
cha hasta entonces eran evidentes: no podia escaparse al ojo me-
nos perspicaz que la industrial y el trabajo habian fomentado los
intereses morales. Penetrados los Reyes Cat6licos de estos efec-
tos y colocados a la cabeza de la civilization europea, se propusieron
cortar en este nuevo teatro hasta en su raiz los estorbos que pudie-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 21
ran contener el impulso civilizador. Estos grandes monarchs lie-
vaban la insignia de la unidad en Europa y no podian menos de
conducir esa antorclia de luz hbcia las fertiles regions de AmBrica.
Conciliar unos y otros interests, tal fu6 el pensamiento dominan-
te de su political.
Eu aquellos dias acababa de sufrir un cambio y revolution el
6rden antiguo. Todas las instituciones econ6micas y political ha-
bian sido planteadas en Europa desde el siglo idoce al quince, A
fierza del combat perenne de los interests y de las ideas. IdAnti-
co feu6meno debia desarrollarse en Amdrica; pero si las ciencias
habian comenzado A deducir sus primeras bases de las relaciones
necesarias entire las nacionalidades 6 interests diversos contenidos en
aquel continent, no pudo reverse que la aplicacion de los mis-
mos principios debieran obrar en Am6rica de un modo distinto dan-
do resultados tan opuestos por las influencias locales y por otras
causes contrarias. Tenfase que lidiar 6 con los instruments que
debieran contribuir A la plantificacion del pensamiento 6 contra los
intereses contrarios que se desarrollaban en distintas latitudes 6
localidades. Iban en pos y atravesaban silenciosamente el Oc6ano
no solo las miras de la civilizacion sino con ellas algunos restos del
mundo autigno. Unfase A estos obstAculos la distaucia de la me-
tr6poli que, debilitando 6 variando el aspect de las cosas con el
transcurso del tiempo, hacia que el remedio llegase cuando no pro-
ducia mas efecto que su flagrante importunidad. Sin embargo, pre-
venidos los Reyes Cat61icos contra algunos inconvenientes que te-
nian que veneer, no salvandolos todos por la imposibilidad de la
situacion, siguieron la via que les sefialaba el studio de los acon-
tecimientos pasados. Siendo la proteccion de los intereses mate-
riales y la propagacion de las mnximas del cristianismo los m6viles
del progress en Europa, A ellos se tom6 por guia para la mas acer-
tada apliicacion de los nuevos principios politicos que desde enton-
ces se babian declarado protectors de la reform social. La isla
Espaiola debia ser, pues, el plantel de las semillas que mas tarde
habrian de esparcirse por toda America.
La Espafiola habia recibido con el nombramiento de Ovando,
personaje ilustrado y caballeroso, un impulso denodado. Elegido
por los Reyes para introducir las ben6ficas disposiciones que habian
premeditado, sus miras se contrageron a variar 6 modificar la direc-
cion extraviada que Bobadilla habia dado A los negocios de la con-
quista. No era ya tan solo el deseo de oro y lucro, ni el acrecen-
tamiento material lo que convenia: este espiritu habia variado con
los filtimos acontecimientos: se trataba ya de un establecimiento
fijo, y la religion debia con sus saludables preceptos modificar la
aplicacion de las ideas de las franquicias. No solo eran necesarios
buenos principios y sanas intenciones en el gobierno, sino que tam-
bien se introdujesen costumbres morales y religiosas en la masa del
pueblo con la influencia de los misioneros' y con la comunicacion de
las luces.
Colocado Ovando en position. tan espinosa como delicada, no








22 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
puede ponerse en duda, que para llenar su plan necesitaba de una
cooperation eficaz de parte de los indios como de los espafioles,
pues que unos y otros debieran auxiliarse en la ejecucion del proyec-
to intentado. Veamos cuales fueron los estorbos y las complica-
ciones que se presentaban entire unos y otros para la fructificacion
de tan nobles ideas. Aunque la servidumbre feudal y la esclavitud
domestica habian sido derrotadas con golpes pausados y lentos por
el catolicismo, no dej6 por eso de llamar la atencion de los Reyes
Cat6licos sobre "cual era el mejor sistema" que debiera establecer-
se entire los indios y los espaioles. Ninguno se habia encontrado
mas adecuado al estado de estas gentes que el de los repartimien-
tos y las encomiendas, porque privados de la sujecion en que se
hallaban a la entrada de Ovando, por un efecto de la magnanimi-
dad de los Reyes, volvieron A un estado de abandon y holgazane-
ria que fnd tan perjudicial A los intereses de los conquistadores,
como A los de la raza conquistada. I habia sido precise elegir este
medio trmiino de las encomiendas, tanto mas urgent, cuanto qne
de otro modo con la ignorancia del idioma y la falta de otros arbi-
trios de comunicacion, no era possible la relacion en otro sentido,
sin queprodujera una verdadera anarqufa.
De cnalquier manera que se juzgue este pensamiento A la luz
imparcial de la historic, no podra menos de convenirse que fiu el
finico adaptable A las circnnstancias. Se acogi6 como favorable,
como la condition necesaria de existencia entire el hombre civilizado
y el hombre salvaje. Las reglas santas de la religion y de ]a po-
iitica establecieron ignaldad de relaoiones, retribucion de la part
lqe se emnpleaba en el trabajo y en la industrial con los mismos pro-
ductos; tal era la norma y el principio civilizador admitido.
Nada tias sano, na(la mas politico que las miras protectoras
del gobierno. El inuevo Gobernador habia obrado en esta escala
de condiciones. Comenz6 la obra de las aplicaciones conforme A
los deseos humanitarios de los Reyes Cat6licos. Empero gcuAl fud
la suerte de esta tan fitil institution? Produjo los saludables
efectos que se propusieron los monarchs espafioles? Esto es lo que
descubriremos en el discurso de esta historic.
Los indigenas no podian prefer a qu6 punto se les conducia,
ni comprendieron que este sistema era nn medio transitorio A que
se les reducia por una necesidad imperiosa, la de la conservation
y adelanto de su propia raza. Entregados A los encomenderos,
vieron estos en aquellos hombres obstinados, no dispuestos 4 en-
trar en el camino que se les abria, y en vez de acoger los medios
de dulzura aconsejados por la bondadosa Isabel, adoptaron el extre-
mo opuesto: las violencias. En medio de esta dificultad de conci-
liar situation tan espinosa, es preciso sobre todo ser imparcial: la
legislation no habia establecido los medios de conciliacion; quedaba
A la sana intencion del Gol)ernador la aplicacion de las reglas que
la equidad le dictara, mas no se obrd generalmente en este senti-
do; la balanza se inclinaba hdcia la part fuerte y no p)r falta de
in principio dejusticia, sino por el de las conveniencias. Desde








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 23
entonces recibi6 nn cloque director la political de los Reyes: se no-
t6 ya una divergencia entire los resultados y las ideas que se habian
propuesto. En efecto, los indios bajo cl yugo de tan desordenado
sistema aumentaron su rebeldia con contiuuas sublevacioues, y se-
guian tras el desborde de las pasiones, las venganzas y el enojo.
De estas mismas pasiones participaba el Gobernador, porque
tenia ya muchos repartimientos de indios; y hW ahi por que no es ex-
traflo que un hombre tan jnsto y recto como Ovando apareciese
luego como severe y aun cruel con la raza indigena. Siendo yajuez
y parte, sus informes A la Corte debian ir salpicados de parcialidad
6 con ciertas reticencias que mostraban el interns que tenia en el
asunto. Con tales antecedentes y A tanta distancia de la metr6-
poli iqu4 remedios podian venir que no fuesen tardfos 6 neutraliza-
dos por la inmediata administration de la isla?
En tal estado de cosas vendremos A descubrir palpablemente,
por un analisis hist6rico de las causes que concurrieron A la desmo-
ralizacion y rebeldia de los indios; que si ellos propendieron A su a-
niquilamiento, tambien los colonos y los administradores contribu-
veron mas 6 menos directamente al mismo resultado.
El gobierno superior, siempre fijo en sus ideas, enunciadas pd-
blicamente en sus reglamentos y 6rdeues reales, no tuvo culpa al-
guna en los various inconvenientes que se presentaron hasta allf,
que provenian 6 de la mala indole de las relacioues establecidas, 6
de la ignorancia de los tiempos, 6 de la variedad de los caracteres
de aquellos en quienes depositaba su confianza para el manejo de
tan apartados dominios.
Volvamos 6 atar el interrumpido bilo de nuestra historic. En-
tendia entonces el Comendador Nicolas de Ovando en su prop6sito y
pacificacion del Cacicato de Jaragua cuando se le present Diego
Mendez de Segura, hombre honrado y que habia salido de Espafia A
las 6rdenes del Al irante Don Crist6bal Colon en su tercer viaje,
con una carta fecla en Jamaica, en la cual le suplicaba tuviese A
bien permitir que de los dineros que existian en poder de su apo-
derado Alfonso Sanchez de Carvajal pudiera Este, de acuerdo con
el portador Mendez, comprar una nave y prepararla de todo lo ne-
cesario para venir de aquella isla A Santo Domingo y pasar luego
A Europa, por haber pardido en aquellas costas las que traia de Ve-
ragua. Recibi6 el Comendador con agrado la noticia y di6les el
periniso necesario para que se trasladase A Santo Domingo.
Refiri6 Mendez al Comendador y demas espailoles los porten-
tosos descubrimicntos y las calamidades que sufrian el Almirante y
los suyos en el viaje A Veragua. Del puerto de Ocoa y Jaquimo
habia echo rumbo, y queriendo ir A la Costa-firme experiment cal-
mas repetidas qne con las fuertes corrientes lo arrojaron A las in-
mediaciones de los Jardines de la Reina en la isla de Cuba, de
donde hizo fuerza para dirigirse al rupbo de Veragua. Sufrieron
varias averfas en las naves que Ilevaba porque hacia el viaje en me-
dio de tormentas horrorosas de vieutos y agua y con la atm6sfera
constantemente oscurecida por el espesor de las nieblas. De esta







04 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
manera descubri6 una isla y tres mas pequefias que denomin6 las
Guanajas, situadas como A doce leguas del Cabo de Honduras. Las
hizo reconocer el Almiraute por medio de su hermano D. Bartolo-
me, quien las encontr6 inny pobladas de indios mansos y de las
mismas costumbres de los de la Espailola. Se dirigi6 A una de las
principles y con asombro de los espaioles vieron anclada en el
puerto una canoa tan grande como las galcras, bien cubierta de
petates 6 esteras que defendian todo su interior de la interperie.
Iba cargada de varias mercancias raras y curiosas: mantas de algo-
don tejidas con varias labores y tefidas de diversos colors, cami-
setas sin mangas ni cellos del mismo g6nero y trabajo, armampa-
rcs para cubrir los honibros, espadas con filos empavonados de be-
tun, navajas de pedernal, liachuelas de cobre, cascabeles, patenas,
y crisoles para findir el cobre, bultos de almendra de cacao; pan de
naiz, camotes, batatas, ajies y difcrentes vasijas de chicha de maiz
igual A la cerveza. Este era el cargamento: los viajeros trocaron
various efectos con aquellos indios comerciautes, y el Almirante hi-
zo un acopio de las cosas mas raras para llevar muestras de sus des-
cubrimientos.
Entre los indios de aquellas islas escogi6 el Almirante uno
viejo y muy entendido que le manifestaba que A la parte del Sud
existian varias naciones muy ricas y provistas de todas las cosas que
61 admiraba de los europens, que habia animals grandes y feroces,
que las casas en que moraban los habitantes eran forradas de oro,
cuyo metal usabain con profusion en las cabezas, narices, brazos y
piernas, porque era abundantisimo aquel metal. Esta noticia hizo
career al Almirante que no estarian aquellas tierras distantes de Ve-
ragna, y que tal vez encontraria la gran cindad del Can; y con este
objeto varii) el rumnbo de Oeste que habia llevado hasta entonoes y
naveg6 hasta encontrar la tierra fire en una punta que denomin6
Casinas, por ser este nombre el de unas fiutas muy abundantes en
aquellos contornos. Se puso en comunicacion con los indigenas,
que iban vestidos 6 desnudos, con varias impresiones en el rostro
y en el cuerpo, y pintorreteados de achiote y otros colors. De a-
quel punto prosigui6 A otro cabo que design con el nombre de
Dios. Signiendo los propios consejos del indio viejo de las Gua-
najas, recorrieron como cincnenta leguas de costa hasta llegar A
una babia hermosa que denomin6 Puertobelo, y aunque seiban ha-
ciendo considerable restates sufiian al mismo tiempo fatigas y
trabajos indecibles eu las costas de Veragua. Parecia que los ele-
mentos se habian conjurado para agotar el sufiimiento de los que
miraban su estado con desesperacion y amargura; pero tuvieron al
fin el consuelo de legar el dia de los Santos Reyes A la boca de un
rio, i quien llam6 Belcn, cercano 6 otro que los indios llamaban Ve-
ragua. Soudeado uno y otro y examinadas sus orillas, entraron en
comunicacion y trato con los Caciques principles y los indios.
Llegaron A las abundantes minas de aquellos pauses y vieron tam-
bien que los manteniinientos eran muchos por el esmerado cultivo
que hacian los naturales,







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 25
Tan favorables circunstancias y las noticias plausibles que se
iban adquiriendo del interior de la tierra, le resolvieron 6 que en la
boca del rio Belen se fundase ]a poblacion A que concurrieron cada
uno de los espafioles, formando sus casas de maderas, con cuya po-
sesion crey6 el Almirante oportuno regresar 4 Europa en persona
para proveer A las necesidades de aquella nueva colonial y dejar a
su bermano BartoiomB con la mayor part de la gente, provisions
necesarias, armas y una nave Los indios se rebelaron cuando ad-
virtieron que los espaioles iban A permanecer en sus tierras de una
manera stable, pero confiado el Almirante en la inteligencia y va-
lor de su hermano realize su viaje en las tres naves restates. En
Portobelo dej6 una de las naves porque hacia much agua y era ca-
si inutil: sigui6 al golfo de San Blasy dos leguas mas adelante que
fu6 el iltimo punto visitado por el Almirante en la Costa firme,
hizo rumbo al Norte en via y direction de la Espaiola, adonde se
propuso tocar. A los diez dias de navegacion lleg6 A los islotes de
los Caimanes, veinticinco leguas al Oeste de Jamaica y cuarenta y
cinco al Sud de la isla de Cuba, que denomin6 de las Tortugas por
haber encontrado en ellas tantas y tan grades que causaban asom-
bro, sin embargo que ha prevalecido la primer nomenclatura. Pro-
sigui6 a los Jardines de la Reina eu donde sufri6 various contra-
tiempos y se despedazaron las naves que habian navegado trabajo-
samente por haber tenido los fondos comidos de la broma. En
tal conflict y faltos de las cosas mas necesarias Ilegaron al puerto
de Macaca en Cuba y alli repararon, de la manera que pudieron,
la necesidad y el medio de hacer viaje a la isla de Jamaica por-
que reconocian la imposibilidad de continualr la Espahola. Visi-
t6 various puertos de aquella isla y en las inmediaciones del nom-
brado la Gloria le fud precise encallar las naves, lo mas pr6xi-
mo 4 tierra que se pudojuntando los bordos de las dos y afirmdn-
dolas con puntales de madera'de una y otra parte de modo que no
se moviesen y prestasen la mayor consistencia. Por filtimo aia-
di6, que aunque habia sido recibido el Almirante con la mayor be-
nevolencia por los indios de aquella isla, no teniendo medios pa-
ra salir de aquel conflict, le eligi6 A 6l y A un genov6s nombrado
BartolomB Fiesco para la arriesgada empresa de trasladarse 4 la
Espafola en una canoa como lo habia ejecutado con evidentes peli-
gros de la vida y grandisimos trabajos, pues murieron muchos in-
dios que remaban, y prodigiosamente alcanzaron el cabo Tiburon
6 de San Miguel, en done quedaron los compafieros y dl pudo con-
tinuar su viaje por tierra hasta Jaragua en donde le habia encon-
trado para evacuar su comision.
Concluy6 Mcndez su prolija relacion y despues del necesario
descanso sali6 para Santo Domingo deseoso de socorrer prontamen-
te al Almirante, mientras el Comendador determine enviar A Die-
go Escobar en una carabela A Jamaica A fin de cerciorarse de la
verdadera situation en que se encontrarf y de adoptar las providen-
cias convenientes. Era 6ste uno de los mas distiuguidos partidarios
del Alcalde mayor Roldan y que no habia sido comprendido en las








sio HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
penas impuestas A los otros; cuyo nombramiento di6 lugar A que se
creyera que el Comendador le elegia porque era conocida su predis-
posicion contra el Alnirante, y como llev6 eucargo de no permitir
que su gente comunicase con los detenidos en Jamaica, lo ejecut6
con tanta exactitud que no hizo mas que darle nn recado de pala-
bra y la carta del Comendador con un barril de vino y nn tocino por
via de refresco. El Almirante no se detuvo en aquellas pequefie-
ces con su generosidad acostumbrada: dirigii pocos dias despues al
Comendador una carta congratulatoria, porque cuando tuvo noti-
cias del acogimicnto que habia recibido Diego Mendez y del buen
estado dela administration de sus negocios, no pudo dejar de ma-
nifestarselo en la que le dirigi6 con feclia de Marzo de aquel afio (1).
Mientras nuevos sucesos venian a distraer las atenciones del Co-
mendador, reconociendo que habian terminado los movimientos il-
timos de Jaragua, Guaba y Haniguayagua, y que las nuevas
poblaciones serviriau para contener y atraer A los indigenas, re-
solvi6 que se fundase una villa en el mismo lugar donde residieron
los Caciques de Jaragua, la cual qued6 poblada inmediatamente
cou mas de ochenta families, resto de los partidarios del Alcalde
Mayor Francisco Roldan, que poseian bienes en aquellas cercanfas y

(1) Muy noble Senor: En este punto recebi vuestra carta: toda la lei
con gran gozo: papel ni p6ndolas abastarian A escrebir la consolacion y es-
fuerzo que cobr y yy toda esta gene con ella. Senior, si mi escrebir con
Diego Mendez de Segura fu6 breve, la esperanza de suplir mas largo por
palabra fue causa dello. Digo de mi viage que en mil papeles no cabria
4 recontar las asperezas de las tormentas 6 inconvenientes que yo he pasado
&a ....... (donde le cuenta muchas cosas de su viaje y de las rique-
zas de las tierras que dejaba descubiertas, y de c6mo llegando a la Jamaica la
gente que traia le hizo juramento de lo obedecer hasta la muerte y de c6mo
se le alzaron &a., y mas abajo dice ansi:) Cuando yo part de Castilla fu6
con grande contentamiento de sus Altezas y grande promesas, en especial
que me volverian todo lo que me pertenece, y acrescentarian de mas honra:
por palabra y por escripto se pas6 esto. AllA Sefior os envio un capitulo
de su carta que dice de la material. Con esto y sin ello desque les comenc6
A servir, yo nunca tuve el pensamiento en otra cosa. Pidoos, Sefior, por
merced, que esteis cierto desto. Digolo porque creais que lie de hacer y
seguir en todo vuestra 6rden y mandado sin pasar un punto. Escobar
me diz, Seior, el buen tratamiento que han recibido mis cosas, y que es
sin cuento. Rescibolo todo, Sefior, en grane mnerced, y agora no pienso
salvo en que podria pagar tanto. Si yo balbl verdad en algun tiempo esto
es una: que despues que os vi y conosci, siempre mi inima estuvo content
de cuanto alli y en todo cabo adonde se ofreciese por mi, Sefor, hariades.
Con esta razon he estado siempre aqui alegre y bien cierto de socorros si las
nuevas de tanta necesidad y peligro en que estaba y estoy Ilegaren A su oido.
No lo soy ni puedo escrebir tan largo como lo tengo. Concluyo que mi es-
peranza era y es que para mi salvation gastariades, Senor, fast la perso-
na, y soy cierto dello que ansi me lo afirman todos los sentidos. Yo no
soy lisongero en fabla, antes soy tenido por aspero La obra, si hobiere lu-
gar, farA testimonio. Pidoos, Senor, otra vez por merced que de mi esteia
muy content y que creais que soy constant. Tambien os pido por merced
que hayais a Diego Mendez de Segura, mi encomendado y 4 Fiesco, que sa-







HISTOR1A DE SANTO DOMINGO. 27
la denomin6 Santa Marfa de la Vera Paz. Tambien mand6 A Die-
go Velazquez que fundase otras dos villas en el Cacicato de Hani-
guayagua, una en el interior de la tierra con el nombre de Salva-
tierra de la Sabana, y otra en la costa del mar del Sud, en el sitio
nombrado por los espafioles costa del Brasil, por la abundancia
que habia de aquella madera, en cuyo corte y embarque se emplea-
ban entonces muchos espafioles. Se le denomin6 Jaquimo, estable-
ci6ndose para su resguardo en el puerto una pequeha fortaleza.
La grande extension de las llanuras que mediaban entire los
rios y la multitud de indios que las poblaban, persuadieron al Co-
mendador sobre la necesidad de fundar otra villa entire el Neyva y el
Yaque chico. Asf se verific6, plantedudola en el propio lugar don-
de tenia su corte y fu6 preso por Alonso de Ojeda el Cacique Cao-
nab6, y se le puso por nombre San Juan de la Maguana. Por dl-
timo, habiendo sido hospedado Ovando por un caballero Comenda-
dor, gallego, en el pueblo que tenian los indigenas en Azua, en
donde poseia estancias inmediatas, fnnd6 otra villa A quien deno-
min6 Azua de Compostela, en memorial del referido Comendador.
Para todas estas villas fu6 nombrado Teniente de Gobernador Diego
Velazquez, que reunia al valor y discrecion, cuantiosos bienes de
fortune, adquiridos en aquellos contornos.
A Rodrigo Mejfa de Trillo, que habia apaciguado la insurrec-
cion de Guaba, se le mandaron construir otras dos villas: una en
el centro de la montafia y otra en la costa del mar. A la primera
se le nombr6 Lares de Guaba y A la otra Puerto Real y 61l y A
Velazquez se les di6 el titulo de Teniente de Gobernador de ellas.
Mas posteriormente recibi6 el Comendador otra carta del Al-
mirante fecha en la isla de la Beata, ya en via de Santo Domingo,
en la que le anunciaba algunas nuevas y dabale la enhorabuena al
Comendador por la gracia que le habian dispensado los Reyes. (2)

bed que es de los principles de so tierra, y por tener tanto deudo conmigo. I
creed que no los envi6 ni ellos fueron allA con artes, salvo haceros saber, Se-
fior, el tanto peligro en que yo estaba y estoy hoy dia. Todavia estoy apo-
sentado en los navios que tengo aqui encallados, esperando el socorro de
Dios y vuestro, por el cual los que de mi descendieren siempre le se-
ran A cargo.
(1) Estaba concebida en estos tdnrinos: Muy noble Sefor: Diego
de Salcedo lleg6 A mi con el socorro de los navios que V. M. me envi6, el
cual me di6 la vida y a todos los que estaban conmigo. Aqui no se pue-
de pagar A precio apreciado, Yo estoy tan alegre que despues que le vide
no duermo de alegria. No que yo tenga en tanto la muerte como ten-
go la victoria del Rey y de la Reina, nuestros Sefores, que han res-
cebido. Los Porras volvieron A Jamaica, y me enviaron A mandar que
les enviase lo que yo tenia, so pena de venir por ello A mi costa, y de hijo
y hermano, y de los otros que estaban conmigo. I porque no cnmpli su
mando, pusieron en obra (por su dafio) de ejequtar la pena. Hobo muertes
y hartas feridas, y en fin, Nuestro Senor, que es enemigo de la soberbia 6
ingratitud, nos los di6 A todos en las manos. Perdondlos y los restitui a sus
ruegos en sus honras. El Porras, Capitan, Ilevo A sus Altezas, porque








28 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Apenas se habian terminado todas las diferencias de la part
del Oeste, se dirigi6 el Comendador a la Villa de Santo Domingo,
en donde tuvo la desagradable nueva de la reciente insurreccion de
la provincia de Higiiey. Hasta entolces habian gozado los in-
digenas de sosiego y tranquilidad, conformAndose A las capitula-
ciones asentadas con Juan Esquivel de former labranzas para
surtir la Villa de Santo Domingo; pero ofendidos de que se les
compeliese contra el tenor de aquel conveuio A Ilevar las cargas A
aquella Villa, se declararon en complete rebeldfa. Reunidos en
grande n6mero asaltaron la fortaleza, mataron al Capitan Villa-
man y los soldados, sin que escapase mas que uno que llev6 la
desgraciada noticia al Comendador, dejando la fortaleza entregada
A las llamas. Este hecho caus6 no poca sorpresa en todos los Ani-
mos, porque estos indios eran los mas esforzados de la isla. Toda
la proviucia de Higiiey estaba en una agitacion general: el espiritu
guerrero de estos babitantes de la isla se despleg6 de una mauera
amenazadora y hostile en estas circunstancias. Los mismos hechos
demostrarAn hasta qud punto se habia propagado el fuego de la re-
belion. Cerciorado el Comendador Ovando de aquellos aconteci-
mientos hizo pregonar la guerra 6 inmediatamente llam6 al Capi-
tan Juan Esquivel, que residia en Santiago, A quien nombr6 jefe
superior de la expedicion y por sus segundos A Juan Ponce de Leon
y A Diego de Escobar para que con la gente de aquella villa, con
la de Santo Domingo, con la de la Vega y la de Bonao formasen
un ejdrcito de cuatrocientos hombres destinados A la pacificacion
de aquel Cacicato. Se reunieron con el de Higuayagua, regido por
un Naytiauo que se prest6 A concurrir con sus indios guerreros,
que fueron de grande utilidad durante la campaiia y juntos se diri-
gieron para Higiiey.
Gran parte del territorio de este Cacicato done iba A ser el tea-
tro de la guerra, tenia un aspect particular por sns montafias; con-
tiene superficies plans sobre las cispides, que forman como mese-
tas de elevacion de mas de cincuenta varas de nivel del suelo; son

sepan la verdad de todo. La sospecha de mf se ha trabajado de matar A
mala muerte: mas Diego de Salcedo todavia tiene el corazon inquieto; lo
por qud, yo s4 que no lo pudo ver ni sentir: porque mi intention es mny
sana, y por esto yo me maravillo. La firm de vuestra carta postrera fol-
gud do ver como si fuera de D. Diego 6 de D. Fernando. Por muchas
honras y bien vuestro, Sefior, sea: y que presto yea yo otra que diga el Maes-
tre. (1) Su noble persona y casa Nuestro Sefior guard. De la Beata a
donde forzosamente me detiene la brisa, hoy Sibado A 3 de Agosto. Fard.
Sefior, vuestro mandado.

(1) Alude A que D. Frei Nicolas de Ovando acababa de recibir la noti-
cia de su nombramiento de Comendador mayor de Alcdntara, y como tal fir-
maria en la carta que escribiese A Colon; el cual le da el parabien con la li-
sonjera expression de que holgaria verle firmnar Maestre de la misma 6rden;
pero esto no podia ser respect a que el Maestrazgo estaba ya incorporado
en la Corona, y asi debe considerarse este deseo de Colon comno un cumpli-
miento de cortesania. (Navarrete.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 29
de diferentes extensions, como de cuatro, diez y mas leguas, soladas
de lajas pefascosas may Asperas, con diferentes ojos de tielTa colo-
rada y la mas propia para el cultivo de la.yuca. En ellas tenian los
indios de aqnel Cacicato la mayor parte de sus habitaciones agri-
colas en donde formaban ahumadas en tiempo de guerra para
avisarse mituamente y ponerse A salvo.
En efecto, luego que los indios divisaron A los espafioles en las
cercanfas de sus limits, se hicieron las sehales 4 inmediatamente
pusieron en resguardo en los mas ocultos moutes a sus mujeres,
hijos y viejos. Los espafioles situaron su real en la llanura, para
poder servirse de su caballeria, y los indios guerreros se reunieron en
una de las poblaciones mas numerosas preparados y aparejados para
pelear con toda decision. Trab6se la primera contienda, en el lu-
gar que habian premeditado los indios, arrojandose mituamente
flechas, ballestas y espingardas, echando al aire la horrorosa grita
con que comienzan los encuentros de guerra. No pudieron los in-
dios resistir el empuje y actividad de las armas en este encuentro:
sacaban llenos de rabia las flechas de sus cuerpos, las escupian y
despues de quebrarlas con sus dientes volvian A tirarlas A los enemi-
gos, creydndose vengados con mostrarles siquiera su indignaciou.
Hubo excenas de denuedo y bizarria en que los ej6rcitos sus-
pendieron sus hostilidades para presenciar el arrojo de sus esforza-
dos campeones. Un indio separado del cuerpo de los pelotones 6
la entrada de la poblacion que atacaban los espafioles y que sus
compafieros habian defendido con piedras, con flechas y con cuanto
podia veuir A sus manes, llamaba jactAndose A uno de los espafioles
que se acercase. Alejo Gomez, hombre esforzado y corpulento sa-
li6 al campo y todos esperaron la resolution de aquella contienda.
El indio saltaba de un punto A otro, mientras el castellano le tira-
ba piedras; mas viendo 6ste que por los continues saltos de su ad-
versario no podia acertarle, se'fu6 encima, y p6sole la flecha a4 ste
casi en el arquillo de la adarga hasta tener que cubrirse con ella pa-
ra salvar el tiro. En tan apurado trance apel6 Gomez la la lanza y
arroj6sela sin hacerle dafo, retirAndose el indio sano y mofindose,
sin soltar su flecha. Los companieros que le veian llegar sano y
fiero de su encuento, corrieron hAcia 1l y celebraron su lijereza y su
valor Mas esta excena, que no era sino una prueba del rencor con
que se sostenian los indigeuas, no pudo contener el esfuerzo de las
armas de los castellanos, que arrollando en seguida todos los gru-
pos de las calls de la poblacion, decidi6 el combat. Divididos
los espafioles en cuadrillas, persiguieron A los indigenas en todas
las direcciones, porque ellos se reunian de pueblo en pueblo y resis-
tian el tiempo que podian hasta que por fin llegaron A la poblacion
principal del Cacique CotubanamA, ya conocido con el uombre de
Juan Esquivel. Este hombre se distinguia entire sus dependientes
por la grandeza y buena forma de su.cuerpo y por la fuerza muscu-
lar de que estaba dotado. Era de hermesa persona y reputado por
muy valeroso entire los suyos. Su arco era mayor que el comun
de los otros indios y la dignidad se manifestaba en todo su conti-







30 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
nente. Se habia retirado con today su familiar del pueblo de su re-
sidencia A otro lugar mas resguardado, no queriendo arriesgar su
persona en aquellos encuentros, y del lugar donde residia se entre-
tenia en excitar A los suyos A que continuasen la guerra. En aquel
pueblo hubo otra refriega sangrienta en que peleaban los indios
desesperadamente con piedras, palos y proyectiles cuantos les ve-
nian A la mano, supliendo con su valor lo que no alcanzaban sus d6-
biles armas. Fueron rechazados del pueblo y continuaron las hos-
tilidades en los montes interiores.
Despues de estos filtimos combates desfalleci6 el valor de los
indigenas. Reconociendo que no podian resistir A los espaioles,
se dirigieron A los lugares de los montes donde babian depositado
la gente indtil para la guerra. Por otra parte ignoraban entonces
A done se habia dirigido el valiente CotubanamA, y sin su direction
era mas evidence el peligro. Los espafioles en cuadrillas los ven-
teaban y perseguian por todas parties, y tres soldados de ellos si-
guiendo el rastro de los indios fueron A dar A un paraje en que esta-
ban reunidos como dos mil entire mujeres, viejos, nifios y algunos
guerreros, con los que se batieron basta perder sus ballestas, es-
padas, lanzas y rodelas, En este conflict habrian perecido inde-
fectiblemente los tres espafoles, si el ej6rcito que pasaba entonces
por aquellas cercanfas no viniera al socorro. Atacados con brio
huyeron los indios y muchos fueron hechos prisioneros con las mu-
jeres y nifios que se encontraron en aquellas cercanias. Manifes-
taban todos 6stos que se habrian rendido A las primeras insinuacio-
nes de los espafioles A no haber sido por el respeto y temor que te-
nian al Cacique CotubanamA, y en efecto tal era la obediencia ciega
y sumisa que profesaban los indios A sus Caciques.
Esta noticia demostr6 la necesidad que habia de prender A
aquel jefe y desde entonces puso todo su conato Juan de Esquivel
en inquirir nuevas de CotubanamA para dar fin A aquella desastro-
sa guerrra. Audando en estas investigaciones supo que se habia
trasladado con su mujer 6 hijos A la isla Adamanay (1) en don-
de estaba bien preparado. Se habia ocultado el indio en una cueva
que existe en nedio de la isla y de allf con doce indios valientes y
escogidos observaba la costa adonde arribaba la carabela que iba
de Santo Domingo con provisions para el ejercito. Juan de Es-
quivel aprovech6 esta oportunidad y embarcAndose en la carabela
pas6 A la Saona con cincuenta hombres escogidos, en una noche,
sin ser observado por CotubanamA y los suyos. Atravesadas las
dos leguas del Canal que media entire la Espafola y la isla, subie-
ron A una pefia muy alta donde pudieron al amanecer del dia divi-
sar y apoderarse de alguno de los indios que venian A observer la
costa y los cuales confesaron que el Cacique venia detras. Juan
L6pez Labrador, espafiol de fnerzas extraordinarias y antiguo veci-
no de la isla, notando al acercarse al monte que habia otra send
diverse de la que tomaban los compafieros, tom6 por ella y a poco

[I Saona,







HISTORIC DE SANTO DOMINO. 31
andar se eucontr6 con una partida de indios y preguntindoles por
CotubanamA, abridronse mostrando al ultimo. Quiso 6ste resistir;
pero Lopez Labrador cerr6 tan de presto, tirandole una cuchillada
que tuvo que presenter las manos para su defense, sin poder valer-
se de su arco y flecha de tres puntas que usaba comunmente.
Sorprendidos los indios, al ver al Cacique con las manos destroza-
das, se huyeron del lugar y ya perdida today fuerza y sujeto por el
hombro en tierra por su adversario, gritaba: no me mates que yo
soy Juan Esquivel Aprovechindose el Cacique de la inaccion de
Juan L6pez, que le tenia la espada apuntada al vientre, la separ6
con sus manos ensangrentadas y apoderandose de su persona di6
con 61 en tierra de espaldas, y le ahogaba, oprimidndole la garganta
cuanto podia. Los otros espailoles que oyeron los gritos que daba
L6pez ocurrieron al sitio y dieron al indio un golpe tan grande en
la cabeza que qued6 aturdido y f6 fAcil prenderle. De esta mane-
ra maniatado con toda seguridad fnd conducido A la carabela y re-
mitido A las 6rdenes del Comenldador Ovaudo, despues de haberse
registrado la cueva en que vivia. Habian huido de ella para otra
part su mujer 4 hijos y en los recodos se encontraron las espadas
de los espafioles que habian uiatado durante la guerra y los mue-
bles del servicio del Cacique.
Esta prison puso t6rmino la guerra de Higiiey y las noticias
mas posteriores de la severidad con que procedia Ovando en este
asunto, acabaron de tranquilizar la provincia, porque el Comenda-
dor sin p4rdida de momeuto hizo juicio criminal al Cacique y le
mand6 aborcar, perdonando A los demAs prisioneros, Fu6 enton-
ces que tuvo efecto la ejecucion en Santo Domingo de Anacaona,
A qnien se estaba juzgando desde los primeros dias despues de
su arrest.
La muerte afrentosa y pdblica de esta india, tan eelebrada,
ha dado, y con razon, motives A diferentes comentarios entire
los autores que lo refieren. Son unos de opinion que el Comen-
dador Ovando obrd en ello con acierto y justicia, porque el de-
lito de sublevacion intentado contra los espafioles, habia sido
probado por la declaracion de los indios, y no era regular que
quedase impune A vista de las insurreccciones que se promovian
entonces, como la de Higiiey. Otros sostieunn lo contrario, afir-
mando que el Comendador quiso destruir el Cacicato de Jara-
gua para aprovechar el servicio de aquellos indios en los re-
partimientos, influidos por los partidarios de Roldan que estaban
establecidos en aquel distrito. Y como pruebas de su dicho traeu
]a crueldad con que se procedi6 con los indios que declararon
en el process, los cuales fueron atormentados, pues la reputa-
cion de Anacaona era generalmente reconocida, lo mismo que el
buen agasajo y voluntad con que babia tratado A los espafioles,
despues de doce afios que se hallaban establecidos en la isla. En
semejante divergencia parece lo mas 4certado adherirnos A la
opinion que form la Reina Isabel la Cat61ica al instruirse de
semejante suceso. Manifest6 el mayor desagrado y vehemente







3 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
deseo de hacer sobre ese particular una demostracion ejemplar,
porque hablando con el Presidente del Consejo do Castilla, Don
Alvaro de Portugal, le dijo: Y d vos le hare tomar una residen-
cia cual njIca fie tomada, y en verdad icuauto mas acertado no
habria sido remitir a los Reyes aquella mujer tan singular!
Ademas los mismos hechos y antecedentes hist6ricos ha-
blan con mas eticacia que todos los arguments y que todas
las defenses. Ya sabemos coal era el flujo de las solicitudes por
los nuevos modos de adquirir riquezas, y cual era la suspicacia
contra individuos que se decian prontos 4 siblevarse. Es pues
consiguiente concluir que un idvil se reunia al otro para esta-
tablecer una desigualdad que las disposiciones soberanas no ad-
mitian, y de hecho se borr6 la igualdad que la ley habia esta-
blecido en las masas de las poblaciones libres de los habitantes
de Santo Domingo.
Con la muerte y ejecucion dc estas dos personas tan no-
tables 6 influyentes, como lo eran Anacaona y Cotubanama, que-
d6 enteranmente sometida y pacificada la isla y el Comendador,
para mas afirmar la estabilidad del sosiego en su gobierno, orde-
n6 a Juan de Esquivel que antes de retirarse con el ejercito
reuniese todos los indios de aquel Cacicato y los estableciese en dos
poblaciones espafiolas que mand6 fundar; la una en la costa del
mar, al Este de la isla, y en doude estaba establecido anterior-
mente el Cacique Cotnbanainm, con el nombre de Salva-Leon
de Higiiey; y la otra en el interior de la tierra, a quieu deno-
min6 Santa Cruz de Higuayagua. Evacuada esta comision y nom-
brado el misnio Esquivel Teniente de Gobernador de las nuevas
poblaciones se retiraron las tropas :i. sus respectivos acantona-
mientos de Santo Domingo, Bonao, Vega y Santiago.
A pocos dias del recibo de la carta de que se bizo men-
cion se present la nave que conducia al Almirante Colon del
puerto de la isla de Jamaica. El Comendador, el Cabildo y to-
das las personas notables salieron a reciblr al Almirante Don
Crist6bal Colon que pasaba para Espaia. Fu6 tratado con mu-
cha reverencia: se hicieron festejos puilicos y el Comendador lo
hosped6 en so casa, done se le trat6 cumplidamente. Sin em-
bargo en medio de este buen tratamiento, recibi6 much pena y
mortificacion al ver que el Comendador seatribuia facultades de
que carecia. Traia el Almirante preso a bordo de su nave 4
Francisco Porras, cabeza de motin y resistencia armada que hi-
cieron en Jamaica 1l y otros compafieros contra el Almirante,
sobre cuyo suceso lo habia encausado y preso para juzgarlo.
El Comendador tal vez por medio de alguna insinuacion privada
se entrometi6 en la question. Mand6 sacar de la nave A Porras
y ponerle en libertad arrogindose el conocimiento de aquella cau-
sa para sustanciarla sin reparar la competencia juridica del Al-
mirante 4 quien desaird sin hacer caso de las provisions que
llevaba. Ovando procedia en aquellos dias desp6ticamente en el
Gobierno de la isla, porque habiendo adquirido crddito en la Cor-







IllSTORIA DE SANTO DOMtid6.
te, se creia ya autorizado para obrar con mas libertad. No qui-
so el Almirante empefiar cutestiou sobre aquel suceso y otros de
leve cuantia, que si le mortificaban en su amor propio, tambien
lo excitaron para que acelerase su salida de Santo Domiigo, Lue-
go que hubo recorrido la nave que le trajo de Jamaica, y fle-
tado otra para conducir A su hijo Fernando y A sus criados, por-
que los amotinados de Jamaica quedaron en la Espafola, se a-
prest6 para partir A Espaia. Verific6 su salida del puerto A
doce de Setlerubre, habiendo permanecido en aquella villa treinta
y dos dias.
Presentaba en esta 4poca la capital de la isla y las demds
villas un desarrollo portentoso y rApido. 'odas se habian acre-
centado en fAbricas y enriquecidose con establecimientos agricolas
en sus altededores; la poblacion espaltola llegaba A mas de doce
mil vecinos, porque de Espalia refluian sin cesar naves del co-
mercio que conducian pobladores, artifices y menestrales, entire
los cuales vino por entonces Hernan Cortds, cdlebre conquistador
de M6jico, muy recorendado al Comendador,
Se hallaba dste en Santiago, lugar que preferia A todos los
demAs de la isla, por su bella situation, salubridad del clima y
excelencias de sus aguas, y con este motive lo recibi6 el Secretario
del Gobernador, F. Medina. Cuando regres6 el Comendador hizo
A CortAs la mas bendvola acogida; lo hosped6 en su propio palacio,
y poco despues le di6 un repartimiento de indios con el oficio de
escribano del Ayuntamiento de la Villa de Azua. Tambien habia
llegado A Santo Domingo Crist6bal y F. de Tapia, los cuales se
dedicaron al desempefo de sus oficios y al fomento de sus ha-
ciendas.
El oro se recogia y elaboraba entonces en las minas de
Cibao, de Maymon y en las de San Crist6bal y en todos los pla-
ceres y lios del interior. Las haciendas de ganado iban au-
mentAndose prodigiosamente, porque los repartimientos de indios,
base de las grades empresas industriales, no solo se dedicaban
A las minas, sino tambien A la agriculture y ganadedfa. Por es-
tos motives las pretensiones de repartimientos de indios eran
continues y no solo acudian por ellos los antiguos vecinos de la
Isla, sino que los grades empleados de la Corte y criodos de los
Reyes seguian solicitando con empefio mercedes en la Espaio-
la, con Aninto de irse A establecer en ella y granger fortune.
Los que no lo verificaton, beneficiaban sus repartimientos sacando
el product de ellos y administrAndolos por sus criados 6 ec6-
nomos.
El Comendador, sin embargo de que veia y reconocla ya los
grandes inconvenientes que se originaban de este lato sistema,
condescendia en todo por no contrarrestar A los altos emplea-
dos, A quienes queria tener gratos para sus ideas. Por estos
miedios seguian sufriendo un vuelco los bilenos principios, ain-
que de hecho se prosperase en los intereses materials. Entre-
tanto se enriquecian muchos: el lujo en brocados de oro, sun-







34 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
tuosidad de mesa y equipaje era, por estos tiempos, notable y
sorprendente. Ya no corrian los dias de los tres afios primeros
del descubrimiento en que los espaholes, por la mutacion del
clima, variedad de alimentos y por otros incidents habian su-
frido tanto. Ya se disfrutaba de abundancia y riqueza y nin-
guno echaba de menos el suelo patrio. Prueba de esta verdad
el progress de las poblacioues; los edificios que se constrnyeron;
el gran comercio de comestibles, de bija, genjibre, cacao, brasil,
cafiafistola, azdcar y caoba, y mas que todo los grandes arma-
mentos que se principiaron entonces para adelantar los descu-
brimientos y colonizar las comarcas descubiertas. Eran graves
las resoluciones posteriores de la Corte con respect al comer-
eio de Indias. No podia menos de ser grande y uniform la re-
putacion de las riquezas de la Espafiola en la Corte A causa de los
frecnentes envios y comercio de frutos y minerals que se tras-
portaban en las naves destinadas A este objeto.
Los Reyes CatOlicos, atentos al desarrollo que observaban,
quisieron regularizar este movimiento de las cosas de las Indias,
porque eran muchos los que pretendian ir A ellas, 6 para res-
catar oro 6 descubrir tierras. Siendo tantos los negocios, y em-
barazAndose en su despacho, mandaron edificar una casa en Se-
villa en el mismo sitio del viejo AlcAzar, con los departamen-
tos necesarios para crear en ella una casa de contratacion. Allf
debian recibirse todas las mercaderfas que enviasen de Indias A
presencia de los empleados de real nombramiento, bajo las re-
glas 6 instrucciones necesarias: de alli debia facilitarse el despa-
eho de navios y flotas, que ajustasen pactos y convenciones con
los que quisiesen descubrir, porque no convenia A sus Altezas
emprender A su costa los descubrimientos. Y por fiitimo de allf
debia vigilarse la conduct de las personas que se empleaban en
Indias, proponiendo todo lo conducente al aumento y prospe-
ridad de estos dominios. Para desempenfar esta comision fue-
ron nombrados de Tesorero el Doctor Saucho Matienzo, Can6-
nigo de Sevilla, para Jurado el Fiel extraordinario Fernando Pi-
nedo y para Factor Contador Gimeno de Bribiesca.
Tambien con respect de los intereses reales se tomaron
ciertas medidas de importancia en la Corte. El aumento de po-
blacion di6 motivo i que se condescendiese en la creation de
un segundo Alcalde Mayor, para que ejerciese la justicia en ca-
lidad de tal y como Juez letrado. Lo crey6 asi necesario cl
Comendador Ovando por el much trabajo que tenia el Licen-
ciado Maldonado en el ejericico de sus funciones y fu6 nombra-
do el Lcdo. Licas Vazquez de Ayllon, con residencia en la Con-
cepcion de la Vega, extendidndose su jurisdicciou A todo el te-
rritorio interior del Norte de la isla que comprendia las po-
blaciones de Santiago, Puerto de Plata, Puerto Real y Lares
de Guaba. El salario 6 sueldo que se le prefij6 fui el reparti-
miento de cuatrocientos iudios, que era en aquella 6poca una do-
tacion proporcionada A la consideration que correspondia A la dig-







iisf~OBIA bE SANTO DOMINGO; 35
hidad de este empleo, segun ley del C6digo Indiano. Habia lle-
gado el Almirante en estas circunstancias A Espafia yen su arri-
bo A la ciudad de Sevilla tuvo la triste uneva de la grave en-
fermedad de que adolecia la Reina Dofa Isabel y con este mo-
tivo escribi6 A su hijo Don Diego una carta en la que trata de
este suceso y de otros particulares referentes A sus negocios. (1)

(1) Muy caro fijo: Despues que recebi tu carta de quince de Nloviem-
bre nunca mas he sabido de ti. Quisiera que me escribidrades may ame-
nudo. Cada hoia quisiera ver tus letras. La fazon te debe decir que no
tengo agoia otro descanso. Muchos correos vienen cada dia, y las nuevas
acA son tantas y tales que se me encrespan los cabellos todos de las oir tari
al rev6s de lo que mi Anima desea. Plega A la Santa Trinidad de dar sa-
lud A la Reina Nuestra Senora, porque con ella se asiente lo que ya va le-
vantado.-Otro correo te envid el Jueves hizo ocho dias: ya debe star en
camino de venir aca. Con 41 te escrebi que mi partida era cierta, y la espe-
ranza, segun la experiencia de la llegada all muy al contratio; porque este
mi mal es tan malo, y el frio tanto conform A me lo favorecer, que non po-
dia errar de quedar en alguna' venta. Las andas y todo fua presto. El
tiempo tan descomunal que parecia A todos que era impossible a poder salir
con lo que comenzaba: y que mejor era curarme y procurar por la salud que
poner en aventura tan conoscida la persona.-Con estas cartas te dije lo que
agora digo, que fue bien mirado A te quedar alli en tal tiempo, y que era
razon comenzar A entender en los negocios; y la tazon ayuda much A
esto. Pareceme que se debe sacai en buena letra aquel Capitulo de aque-
Ila carta que sus Altezas me escribieron A donde dicen que complirAn con-
migo, y te pornAn en la posesion de todo, y dAsela con otro escrito que
diga de mi enfermedad y como es impossible que yo pueda agora ir A
besar sus Reales pies y manos; y que las Indias se pierden y estan coln
el fuego de mil parties; y como yo non he recibido ni recibo riada de la
renta que en ellas he; ni nadie osa de aceptar de requerlr allA nada; y
que vivo de emprestado. Unos dineros que alli hobe, allt los gast eoh traer
esa gente que fu6 conmigo aca A sus casas; porque fuera gran cargo de
conciencia A los dejar y desampararlos. Al Sr. Obispo de Palencia es de
dar part desto con de la tanta confiauza que en su merced tengo, y ansi al
Senor Camarero. Creia yo que Carvajal y Ger6nimo en tal sazon estarian
ahf.-Nuestro Senor es aquel que esta, y que lo aviarA como sabe que nos
conviene.
Carvajal lleg6 ayer aquf: yo le quise enviar luego con esta misma 6r-
den: excus6seme much dicidndome que sn mujer esta A la muerte--Ver6
que vaya porque 61 much sabe destos negocios.-Tambien trabajard que
vayan tu hermano y tu tio A besar las manos a sus Altezas, y les dar cuen-
ta del viage, si mis cartas non abastan. De tu hermano, haz much cuen-
ta: l tiene buen natural, y ya deja las mocedades: diez hermanos no te se-
rian demasiados: nunca yo fall mejor amigo A diestro y siniestro que mis
hermanos.
Es de trabajar en habe la Gabernacion de las Indias, y despues el des-
pacho de la rents. Alli te dej0 un memorial que decia lo que me pertenece
dellas. Lo que despacharon A Carbajal es nada, y en nada se ha tornado.
Quien quiere lleva mercaderias, y ansi el ochavo es nada, porque sin contribuir
en 6l puedo yo enviar A mercadear sin tener cuenta ni compaiiia con nadie.
Harto dije yo esto ed tiempo pasado que la contribution del ochavo vernia
a nada: el ochavo y el resto me pertenece por la razon de la merced que
Bus Altezas me hioieron, como te dej6 aclarado en el libro de mis privile-







36 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Para desgracia de la Monarqufa sucedi6 pocos meses des-
pues la muerte de la Reina y ningun suceso pudo coutristar tan
profundamente el corazon del Almirante, como dste. Habia si-
do aquella seiiora, su constant protectora, 6 mejor dicho la ro-
ca en que se estrellarou los dmulos del Almirante, desde el
principio de su empresa. Oy6 con benignidad los proyectos del
descubrimieuto, los acoji6 con calor y prest6les con decision sus
favors, hasta ofrecer que el dinero de que;:carecian las cajas
Reales para llevarlos A cabo se adquiriese empefiaudo las joyas
preciosas de su corona. Ella reconoci6 la grande utilidad y pro-
vecho que en todos sentidos trajo A sus Reinos de Espafia el
descubrimiento de Am.rica y supo apreciar el m6rito contrai-
do por el hombre que fue instrument del hallazgo del nuevo
mundo. Eu los dias de pena y afliccion en que tantas veces
se encontr6 el Almirante le console y conforto, sirvi6ndole de
escudo contra sus rivals y maldicientes. Aument6 su honra y
sus dignidades y cuando parecia mas necesaria la protection de a-
quella ilustre Reina para mejorar su suerte y la de sus hijos,
habia desaparecido.
Realmente ha sido esta gloriosa Reina digna de los elo-

gios, y ansi el tercio y diezmo: del cual diezmo no recibo salvo el diezmo
de lo que sus Altezas reciben, y ha de ser de todo el oro y otras cosas
que se fallen y se adquieren por coalquiera forma que sea adentro ese
Almirantado, y el diezno de todas las mercadurias que van y vienen de
alli, sacando las costas. I dije que en el libro de mis privilegios estA
bien aclarada la razon de esto y del resto; con del juzgado aqui en Sevilla
de las Indias: es de trabajar que sus Altezas respondan 4 mi carta y que
manden A pagar esta gente.-Con Martin de Gamboa habri cuatro dias que
yo les tornm a escrebir, y veriades la carta de Juan Lopez con la tuya.
AcA se diz que se ordena de enviar a facer tres 6 cuatro Obispos de
las Indias y que al Senor Obispo de Palencia esta remitido esto. Despues
de me encomendado en su merced dile que creo que sera servicio de sus
Altezas que yo fable con dl primero que concluya esto.
A Diego Mendez dAi mis encomiendas, y vea esta. Mi mal no con-
siente que escriba salvo de noche, porque el dia me priva la fuerza de las
manos. Yo creo que esta carta llevard un hijo de Francisco Pinedo: hi-
cele buen allegamiento, porque haz por mi todo lo que puede con buen amor
y larga voluntad alegre.-La carabela q qu quebr6 el mastil en saliendo de
Santo Domingo es llegada al Algarbe: en esta vienen las pesqnisas de los
Porras. Cosas tan feas, con crueldad cruda tal, jams fue visto. Si sus
Altezas no los castigan, no se quien sea osado ir fuera en su servicio con
gente.
Hoy es lunes.-Trabajard que partan mafiana tu tio y tu hermano. A-
curdate de me escrebir muy amenudo, y Diego Mendez may largo.-Cada
dia hay aqui de alli niensageros.-Nuestro Seofr te haya en so santa guar-
dia. Fecha en Sevilla primero de Diciembre.
Tu padre que te ama como A si
S.
S. A. S.
X. M. Y.
XPO FERENS.








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 37
gios que se le ban tributado despues de su muerte. Sus vir-
tudes venerable, su political esclarecida y sn natural bondad, la
colocaban en el lugar de los mas ilustres monarcas que ha te-
nido la Europa. Habia reinado veintinueve afios y cada uno de
ellos habia sido sefialado con algun hecho notable. En los
principios de su vida experimeut6 extrafias vicisitudes, en su
reinado sucedieron acontecimieutos extraordinarios, y al fin de
su existencia los amagos y sinsabores de violencias continues y
aflicciones morales. Habia sucesivamente perdido a sus hijos el
Principe Don Juan y la Princesa Dofia Leonor: Dofia Juana
la menor, acometida de demencia, fuW jurada Princesa de As-
turias y la perspective de sucesion A la corona se hacia dudosa
6 dificil; y estos sinsabores unidos a una grave y penosa enfer-
medad la habian conducido al sepulcro el veintiseis de Setiem-
bre. No la llor6 tan solo el Alnirante, tambien los espaioles
derranaron mny sentidas lagrimas. Ech6se de menos aquella
ilustre Princesa que haciendo poderosa A la Nacion, habia sabi-
do conducirla al apogeo de sus glorias y que siendo venerable
por sus virtues, amada por sus bellas cualidades, y digna del
trono por su celo y firneza en la administration, present A los
Principes un modele de la noble conduct con que los Reyes se
bacen grades ante la posteridad.
Habia sido nombrada heredera y sucesora del Reino la Prin-
cesa Dofia Juana que vivia en Flandes con su marido el Ar-
chiduque de Austria Don Felipe, desde su enlace, y por esta ra-
zon y por haber dispuesto ]a Reina que administrase el Rey viu-
do en cualquier caso de imposibilidad, prosigui6 6ste en el go-
bierno con la ratificacion de las Cortes del Reino. Aunque bubo
muchos grades que formaron partidos, unos por el Rey Fer-
nando y otros por el Archiduque, estas turbaciones se termi-
naron por un convenio celebi'ado en Toro, en los mismos dias
en que casualmente se sancionaban las leyes, que con el nombre
de esta ciudad, estableciern el 6rden de las sucesiones en la
Nacion Espafiola, y decidieron otros puntos dudosos de nuestra le-
gislacion.
Los nuevos reyes dispusieron su salida para Espafia y no fud sin
gran turbacion en los negocios que tuvieron t6rmino feliz, por-
que muchos de los grandes, queriendo la absolute exclusion del
Rey Cat6lico en los, negocios gubernativos y otros sosteuiendo
con el testamento de la Reina el legitimo derecho de aquel so-
berano para regir el reino, se entorpecia el despacho de los a-
suntos de las Indias. Aunque 41 administrara de hecho, lo ha-
cia en calidad de interinario, pero los negocios de la Espafiola
y de las demas Indias sufiieron extraordinariamente en este
verdadero interregno, pues el Rey daba largas y promesas de
proveer para cuando llegara su hija, A quien esperaba en aque-
llos moments.
El Almirante se resign religiosamente al decreto providen-
cial que le habia privado de su protectora, y poco despues se








38 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
dirigi6d Segovia acompafado de su hermano para besar la ma-
no al Rey vindo y suplicarle se atendiesen sus servicios, recom-
pensdndole de alguna manera, para que pudiese gozar con tran-
quilidad los dias que le quedaban de vida, Esta entrevista se le
fnl dilatando por mas que tuvo la protection del Arnobispo de
Toledo Fr. Francisco Ximenez, tal vez porque no queria resolver
ya en esa 6poca un asunto que realmente correspondia 4 los he-
rederos de la Reina, Dofia Juana su hija. La critical situation
de Espaiia en aquellos dias y las reiteradas pretensions de los
partidos dieron Ingar 4 que no solo se detuviese por much tiem-
po la resolution de las pretensions del Almirante, sino que el
Gobernador de la Espafiola proveyese sobre various asuntos con-
cernientes al mejor gobierno interior. Mas no obstante las cir-
cuustancias azarosas en que e encontrara la nacion durante este
interregno, no dej6 por eso el Rey Cat6lioo de agitar los asuntos
pendientes en la Corte de Roma sobre la provision de Arzobis-
pados y Obispados para Indias.
La difunta reina Dofia Isabel desde los primeros moments
de emprenderse la pob!acion de las Indias habia proveido opor-
tunamente de sacerdotes y religiosos que findasen iglesias pa-
rroquiales y conventos y propagasen la f6 y communion de los sa-
cramentos de la santa iglesia roman, porque el ejemplo de la
predicacion y culto piiblico eran para ella un asunto de prefe-
rencia. Luego que advirti6 el progress y aumento de las pobla-
clones, aunque fueron nombrados misioneros sacerdotes venera
bles, desde que el padre Boyl pas6 6 la Espafiola de Vicario A-
post6lico basta sus dltimos dias, crey6 necesario y oportuno esta-
blecer en ;l isla prelados que dirigiesen 4 aquellos fieles. En
sus dias ocurri6 a su Sautidad el Papa Julio II, suplicndole le
hiciese gracia de que pudiera cstablecerse un Arzobispo y los
Obispos que fuesen necesarios, y hasta se designaron entonces
para Obispo de Jaragua al Doctor Pedro Deza, sobrino del Ar-
zobispo de Sevilla, fraile Franciscano, al Ldo. Alonzo de Man-
zo, caunnigo de Salamanca, para Obispo de la Concepcion de ]a
Vega, y para la iglesia de Daynoa A Fr. Garcia de Padilla.
Condescendi6 el Papa, pero no tuvo efecto la election durante
su vida, porque varias cirlunstancias retardaron el negocio y
fun precise que se hiciesen nuevas gestiones en la Corte de Roma,
Despues del fallecimiento de la Reina prosigui6 el Rey Ca-
t6lico allanando las dificultades sobre el patronato que debia exi-
girse, conform al que obtenian los Reyes en Granada; el de po-
der presentar las personas y erigir las iglesias, dignidades y
beneficios por medio del Arzobispo de Sevilla y otras preten-
siones que retardaron la conclusion de este negocio como mani-
festaremos mas adelante.
Fluctuaban las pretensiones del Almirante en medio de los
embates de tantos negocios ocurridos A un propio tiempo, En-
vano repetia sus instancias y las diligencias que practicaba en
aquellos moments para obtener la restitucion do sus derechos








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 39

y de sus empleos, lo demuestra mas claramente otra earta que
en aquellas circunstancias dirigio a su hijojDonJDiego. (1)

(1) Memorial para ti, mi muy caro fijo Don Diego de lo que al pre-
sente me ocurre que se ha de hacer.-Lo principal es de encomendar afec-
tuosamente con much devocion el Anima de la Reina Nuestra Sefora a
Dios. Su vida siempre fu4 catdlica y santa y pronta A todas las cosas de
sn santo servicio; y por esto se debe career qne esta en su santa gloria, y
fuera del deseo deste aspero y fatigoso mundo. Despues es de en todo y
por todo de se desvelar y esforzar en el servicio del Rey Nuestro Seflor, y
trabajar de le quitar de enojos.-Su Alteza es la cabeza de la cristiandad:
ved el proverbio que diz: cuando la cabeza duele, todos los miembros
luelen. Ansi que todos los buenos cristianos deben suplicar por sn larga
vida y salud, y los que somos obligados a le servir mas que otros, debemos
ayudar A esto con grande studio y diligencia.-Esta razon me movid agora
con mi fuerte mal 4 te escrebir esto que aqui escribo, porque su Alteza lo
prove como fuere su servicio; y por mayor cumplimiento envio alla 6 tu
hermano, que bien que 1l sea nifio en dias, no es ansi en el entendimiento, y
envio a tu tio y Carvajal, porque si este mi escrebir non abasta, que todos
con ti juntamente proveais con palabra, por manera que su Alteza reciba
servicio.
A mi ver nada tiene tanta necesidad de se proveer y remediar como las
Indias. Alli debe agora de tener so Alteza mas de cuarenta 6 cincuen-
ta mil pesos de oro. Conosci quel Gobernador, cuando yo estaba alli,
non tenia much gana de los enviar.-Tambien en la otra gente se cree
que habra otros ciento cincuenta mil pesos, y las minas en gran vigor y fuer-
za. La gente que alli es los mas son de comun y de poco saber, y que po-
co estiman las cosas. El Gobernador es de todos may mal quisto. Es
de temer que esta gente non tome algun rev6s. Si esto siguiese, lo
que Dios no quiera, seria despues malo de adobar, y tambien si de ac
6 de otras parties con la gran fama del oro se pusiese a usar sobre
ellos de injusticia. Mi parecer es que su Alteza debe de proveer es-
to apriesa y de persona a quien duela con ciento cincuenta 6 doscientas
personas con buen atavio, fast que lo asiente bien sin sospecha. Lo
cual puede ser en menos de tres meses, que se prove de hacer all dos
otras fuerzas.-El oro que alli esta es en grande aventura, porque es
ligero con poca gene de sefiorearle.-Digo que acA se diz un refran que
al caballo la vista de su duefo le engorda. Aca y adonde quiera, fast
que el espfritu se aparte de este cuerpo servird su Alteza con gozo.
Arriba dije que su Alteza es la cabeza de los cristianos, y es de
necesidad que se ocupe y entienda en conservarlos y las tierras. A esta
causa dicen la gente que non puede ansi proveer de buen gobierno A to-
das estas Indias, y que se pierden y no dan el fruto ni le crian como la
razon quiere. A mi veer seria su servicio que de algo desto se descuidase
con alguno 4 quien doliese el mal tratamiento dellas.
Yo escrebf 6 sus Altezas luego que aqui Ilegu6, una carta bien lar-
ga llena de necesidades que requieren el remedio cierto, presto y de brazo
sano. Ninguna respuesta ni provision sobre ello he visto. Unos na-
vios detiene en Sn. Lucar el tiempo.-Yo he dicho a estos sefiores de la
contratacion que los deben mandar 4 detener fast que el rey Nuestro Se-
for proves en ello, 6 de present con gente 6 de escrito. Muy necesa-
rio es desto, y as lo que digo, y es necesidad que se made en todos los
puertos, y se mire con diligencia que non vaya allA nadie sin licen-
cia. Ya dije que hay much oro cogido en casas de paja sin fortaleza, y







40 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
La profunda tristeza que causaban en el espiritu del Al-
mirante lo que 41 creia indiferencia A sus servicios anteriores y
las dilaciones que iban sucedidndose en sus pretensiones, a tiem-
po que su constitution valetudinaria agotaba sus fuerzas fisicas
y morales, produgerou la gravedad del mal. Para mas tormen-
to se acrecentaban de dia en dia las riquezas de los nuevos
descubrimientos; y la noticia de estos portentosos adelantos no
pudo menos de afectar su exquisite sensibilidad y aun de berir
sn amor proplo en situaclon tantriste como agobiada.
Nada pudo obtener del Roy Cat6lico cuando asoclado de su
hermano Don Bartolomn se present en Segovia, aunque no
dej6 de recorder las tierras que habia descubierto iltimamente,
las riquezas de Veragua, los trabajos que sufii6 en Jamaica
con el motion de los Porras, el abandon y larga permanencia
en aquella isla y los agravios que le acababa de hacer el Comen.
dador Ovando. Todo fud oldo y recibido con derostraciones de
cortesias pero nada se resolvi6 en sus pretensiones. iPodria po-
nerse en duda que las gracias que se le habian prometido eran
ya derechos adquirldos que no admitian demora en su cumpll-
miento? Esto se sabia, pero el triste Almirante vi6 con dolor que
siempre se presentaban pretextos para desviarlo de sus pretensio-
nes. Hasta se le propuso que hiciera renuncia de sus privilegios y
se le darian en recompensa a Carrion de los Coudes y otros esta-
dos de Castilla. Tal vez se habria efectuado el trueque, mas
qued6 sin efeoto, porque en aquellos moments llegaba de NApo-
les el Rey Don Felipe que se estableci6 en Laredo. Cansado
de negociar personalmente se habia retirado a Valladolid y co-
misiou6 A so herroano para que cumplimentase al nuevo Rey y
prosigulese agenciando sus pretensions. Tampooo adelant6 ni
mejor6 su situation en el corto reinado del Archiduque. Mu-
ri6 este dentro de un afio y restituido el Rey Cat6lico Don
Fernando en la Admiuistracion del Reino por s hija demente
y su nieto impfiber, volvi6 A emplear los mas esquisitos me-
dios para obrar en sus solicitudes. Ya podia contar con la efi-
cacia y propio interds de su bijo Don Diego que residia en la
Corte y al cual dirigi6 en tales circunstancias la tercera carta
que demuestra perfectamente la situaclon y miras del Almiran.
te en aquellos dias. (1)
en la tierra hartos desconcertados, y la inimistad deste que gobierna, y el
poco castigo que se hace y se ha fecho en qaien cometi6 manipodios y
sali6 con su traicion favorecido.-Si so Alteza acuerda de proveer algo
debe ser luego, porque estos navios no reciban agravio.-Yo he oido
que estAn pars elegir tres Obispos para enviar A la Espanola.-Si place
A su Alteza de me oir antes que esto conclaya, que dird con que Dios
nuestro Seior sea bien servido y su Alteza, y coutento,
(Por debajo del final de este memorial estd escrito tambien de letra del
Ailmirante lo que sigue :)
Yo me he detenido en el proveer de la Espaflola,
(1) Mny caro fijo: Hoy son ocho dias que parti6 de aqui tu tio y tu







H1STORIA DE SANTO DOMINGO. 41
Como la resolution y t6rmino de estas solicitudes se iba
demorando de dia en dia, en la misma proporcion se agrava-
ban mas y mas los sufrimientos del Almirante. Por otra par-
te los temores que tenia de que al tiempo de su fallecimiento
se desatenidieran los pedimentos que se esforzaban entonces y
que la herencia y derechos de su hijo Don Diego y sus suce-
sores serial vauos 6 ineficaces, la complicacion de los males fi-

bermano y Carvajal juntos para besar las Reales manos de sn Alteza,
y le dar cuenta del viage y tambien pars te ayudar 4 negociar lo que all6
fuere menester.
Don Fernando llev6 de aquf ciento y cincuenta ducados A sn albe.
drfo: 61 habri de gastar dellos: lo que 61 tuviere te los dard. Taiubien
Ileva una carta de f6e de dineros para esos mercadores. Ved que es mu-
cho menester de poner bnena guardia en ellos que all6 hobe yo enojo con
ese Gobernador, porque todos me decian que yo tenia allf once 6 doce mil
castellanos y non hobe sino cuatro.-El se queria meter en cartas conmigo
de cosas A, que non soy obligado, y yo con la confianza de la promesa de su
Alteza, que me mandarian restituir todo, acord6 de dear esas cuentas con
esperanza de se las tomar 6 61. Ansi que bien que tenga all dineros, no
ban nadie, por sn soberbia, que se los ose reqnerir.-Yo bien se que despues
de yo partido, qne 61 habrt recebido mas de cinco mil castellanos.-Si po-
sible fuese de haber una carta de bnena tinta de su Alteza para 1l, en que
le mandase con la persona que yo enviar" con mi poder, que luego sin
dilacion envie los dineros y cuenta complida de todo lo que 6 mi perte-
nece, seria bueno, porque de otra gnisa non dara ni a Mignel Diaz ni 6
Velazquez nada, ni le osan ellos fablar solamente en ello.-Carvajal muy
bien sabra como esto ha de ser: vea 61 6sta. Los ciento y cincuenta du.
cados que te envi6 Luis de Soria, cuando yo vine, estan pagados 6 su
voluntad.
Con Fernando te escribf largo, y envi6 un memorial. Agora que
mas he pensado digo, que pues que sus Altezas al tiempo de mi parti-
da dijeron por su firm y por palabra que me darian todo lo que por mis
privilegios me pertenece, que se debe dejar de requerir el memorial del ter.
cio, 6 del diezmo y ochavo, salvo sacar el capftulo de sn carta adonde
me escriben esto que dije, y requerir todo lo que me pertenece como lo tie-
nes por escrito en el libro de los privilegios, en el coal va tambien
aclarado la razon porque yo he de haber el tercio, ochavo y diezmo; porque
despues habra siempre lugar de abajar a lo que la persona quisiere; pues
sus Altezas dicen en ns carts que me quieren dar todo lo que me pertene.
ce.-Carvajal mny bien me entendera si vee esta carta, y cualquiera otro,
que harto va clara. Tambien yo escribo 6 sn Alteza, y en fin le acuerdo que
debe proveer luego las Indias, porque aquella gente no se alterase, y le
acuerdo la promesa que arriba dije.-Deblades de veer la carta.
Con esta te envio otra carta de fie para los dichos mercadores.-Ya dije
la razon que hay para templar el gasto.-A tn tio tien el acatamiento que es
razon, y 4 tu hermano allega como debe hacer el hermano mayor al me.
nor: tu no tienes otro, y loado Nuestro Seior, este es tal que bien te es
menester. El ha salido y sale de muy buen saber. A Carvajal honra
y A Ger6nimo y 6. Diego Mendes; 6 todos da mis encomiendas: yo non
les escribo que no hay qn6, y este portador va de priest. AcA mncho so
suena que la Reina, que Dios tiene, ha dejado que yo sea restituido en la
posesion de las Indias.-En Ilegando el escribano de la Armada to envia.
r6 las pesquisas y original de la escritura de los Porras.-De tn tio y her.








42 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
sicos y enfermedades que habia sufrido de continue, la anticipa-
da vejez que se manifestaba en su rostro, obra de los traba-
jos que sufri6 en su vida, la entrada rigorosa de un invierno
crudo y otras muchas cansas se reniiieron A la vez para terminar
la existencia de aquel hombre extraordinario.
Recibi6 oportunamente los Santos Sacramentos y falleci6 el
dia veinte de Mayo, de edad de setenta y cinco aios, que pa-
rece lo mas probable, si reparamos en el aspect del segundo
retrato que se acompaiia adjunto, comparado con el otro coloca-
do al principio del tomo primero, que es copia del de su juventud,
y que se reputa muy parecido al original.

mano non he sabido nueva despues que partieron.-Las aguas han sido tan-
tas aca que el rio entr6 en la cibdad.
Si Agustin Italian y Francisco de Grimaldo no te quisieren dar los dine-
ros que hobieredes menester, bfsquense alli otros que os.den: que yo, en lle-
gando aca tn firma, yo los pagar6 todo lo que hobieredes recebido A la mesma
hora; que aca non hay agora persona con quien yo te pueda enviar moneda.
Fecha hoy viernes trece de Diciembre de mil quinientos cuatro. Tu padre
que te ama mas que 6 si.
S.
S.A. S.
X. M. Y.
XPO FERENS.














CiAPITCYLO III..


EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO.

Afo de 1505 d 1506.

Pacifica situation de la Espai~ola.-Inmigracion de castellanos.-Cues-
tiones y deelaraciones sobre administration del Seino de Espaiia.-
Varias disposiciones de buen Gobierno.-Sucesos del Tesorero Gene-
ral Bernardino de Santa Clara y nombramiento de su sucesor Miguel
de Pasamonte.-Creacion de las ciudades y villas de la Espaiiola.-
Armas y escudos con que fueron agraciados.-Regocijo de los ha-
bitantes de los lugares mereedados.--Ceremonia annual del Real Pen-
don en la ciudad de Santiago de los Caballeros.-Encargo de buena
correspondencia d los empleados de la gobernacion para que cl6rigos
y religiosos hagan misiones en los raises recien.descubiertos.-Privile-
gio del patronato de las iglesias, concedido d los Reyes de Castilla y
division de las tierras descubiertas y por descubrir entire los Reyes de
Espana y de Portugal.-Decadencia de los indigenas.-Creacion de
dos Obispados en Santo Domingo y la Vega y otro Obispado en la
isla de Puerto Rico.

os espaioles que vivian bajo el gobierno del Comendador goza-
Sban en lo material los opimos frutos de una administration pr6s.
pera. La abundancia de todas las cosas necesarias A la vida y
hasta un lujo excesivo se manifestaba por todas parties en los tra-
jes, edificios, convites y funciones pfiblicas; y esta manera de bien-
estar provocaba mas y mas la inmigracion de Europa, y con mu-
cha razon, porque el Reino dividido en opinions y capitaneado por
los pr6ceres mas descollantes de la Monarqufa la tenian en un es-
tado de convulsion espantosa. Fu6 tenaz y dilatada la porffa que
promovieron sobre hacer prevalecer. sus ideas en cuanto al gobier-
no del Reino. El Archiduque Don Felipe, por medio de sus adictos,
sostenia el derecho de su esposa Doia Juana, aunque alterada men-
talmente, por tomar las riendas del Gobierno. El Rey Cat6lico se ha-
cia fuerte en el suyo con la clAusula del testamento de la Reina di-
funta. Esta question tan acalorada pudo terminarse con una entrevis-
ta entire el suegro y el yerno, en la cual se explic6 el Rey Cat61ico de
una manera digna y memorable. Dijo: "Si yo mirara solo mi conten-
to y sosiego y no lo que era mas pr6 y complidero, no me hobiera
puesto 4 la afienta y desvios que he pasado; pero el amor, y m4s







44 HISTORIC DE SANTO POMINGO.
de padre, es muy sufrido y pasa por todo 4 trueque que sus hijos
sean mejorados. Lo que yo y la Reina mi muger pretendimos, ella
en encargarme el gobierno destos reinos, y yo en conformarme
a tiempo con su voluntad, no fua deseo de hacienda; que Dios loa-
do no tengo falta della, ni de desantorizar A nadie, porque se po-
dia interesar en hacer A nuestros hijos. Vuestra edad y la poca
experiencia que teneis de los humores desta gente, nos hizo temer
no os engailasen y usasen mal de vuestra noble coudicion, para
acrecentarse y enriquecer A costa destos reinos y vuestra hacienda a
los suyos, de que resu!tasen disenciones y revueltas semejables A
las que por la facilidad de los Reyes se levantaron los afios pasa-
dos. Mas pues esta nuestra voluntad no se recibe como fuera ra-
zon, lo que yo siempre pretend hacer, eucaminadas las cosas, muy
fAcilmente alzari desde luego la mano del gobierno, ca mas estimo
la paz que todo lo al; que no falta A que acudir cosas no menos
forzosas y que piden nuestra presencia. Solo os quiero advertir y
amonestar que desde luego pareis ilentes qtiienes son de los que
debeis hacer conflauza; que si esto no mirais con tiempo, sin duda
os vereis (lo que yo no querria) en aprietos y pobrezas muy gran-
des. Este Arzobispo he ballado siempre hombre de buen zelo, y
bien intencionado y de valoi; d6l y de otros semejantes os podeis
servir seguramente, y advertid que no es oro todo lo que lo parece,
ni virtud todo lo que se mnestra y vende por tal". Realiz6se el a-
rreglo y amigable convenio entire los Principes: el Archiduque des-
empefi6 de alli adelante las flinciones gubernativas y el Rey Cat6-
lico se retir6 A su Reino de Napoles.
De corta y efinera duracion fud el reinado del Seior Don Fe-
lipe. A pocos meses tfdi acometido de una calentura pestilencial
que lo condujo al sepulcro el veinte y cinco de Setiembre. Con
este suceso volvieron A renovarse las pretensions y animosidades
de los antiguos partidos. La Reina en su estado valetudinario ma-
nifestaba en los moments de lucidez el mas grande interns en
mantener la paz de sus reinos, pero estaba realmente incapacita-
da de gobernar. Su hijo primnognito Don CArlos era muy nifo y
se le educaba en los estados de Flaudes. Uno de los abuelos era
el Emperador de Alemania que desde luego debia ser interesado
en servirse de los suyos extrangeros del pais, como 61 lo era. El
otro se habia retirado de Espafia con notable disgust contra los
que habian fomentado el partido del Archiduque; mas sin embargo
bubo en esta occasion un hombre capaz y de buena intention, que
habiendo promediado en las cuestiones y conducidose con impar-
cialidad, pudo mantener su buen concept y reputation. Este fu6
el Ilustrisimo Jimenez de Cisneros que, conociendo los verdaderos
intereses de Espafia, persuadi6 al Rey Cat6lico A qae viniera a en-
cargarse del Gobierno. Por fin convino el Soberano Cat6lico, y
despues de arreglar los negocios de su reino de NApoles y ratificar
el tratado de paz con Francia, regres6 a Espaia y volvi6 A tomar
la administration de los Reinos de Castilla, por su hija Dofia Jua-
na, hasta que pudiera empufiar el cetro al salir de su menor edad







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 45
su nieto el Principe Don Carlos.
Atento el Rey 4 los servicios singulares del Arzobispo y cuan-
do se hallaba en NApoles, quiso recompensarlo y obtuvo de Su
Santidad que lo condecorase cof el capelo de Cardenal de Santa
Bibiana, y con sus cousejos di6 principio al ejercicio de la regencia
que iba A desempenar. No podia perderse la Espafiola de vista en
aquellos moments y asi fil que reiter6 el Rey Cat6lico varias 6r-
denes al Comendador, encaminadas al mayor desarrollo de la rique-
za y moralidad de sus individuos. Mand6 que los espafioles que
pasaran A la isla y deniAs puntos de las Indias con sus tnnjeres se
les prefiriera en darles repartimientos, vecindad y oficios piblicos
y que el Gobernador los ayudase A former sus casas. Dispuso que
A los indios no se les permitiese vivir amancebados y que se les o-
bligase A contraer matrimonio. Previno se estableciesen cAtedras
de gramAtica para que se instruyesen los vecinos y los hijos de los
Caciques. Para el buen regimen de la iglesia mand6 guardar el de-
bido decoro y autoridad A los esclesiAsticos. Y por filtimo, que
se fabricasen iglesias y que mientras no hubiera prelados, pagase
el Tesorero de los diezmos y primicias cuanto se necesitase; que
para el esplendor del culto divino pasase libremente A la Espaio-
la toda la plata labrada que se llevase, dotAndose para el servicio
del de Santo Domingo con cuatro indios: que A los frailes se les
diese licencia para descubrir tierras y convertir indios pudiendo
informar como se trataban los indios en los pueblos establecidos
y que se les designasen sitios y lugares para edificar sus monaste-
rios, fundAndolos A cuatro leguas de distancia uno de otro.
Tambien provey6 el Rey Cat6lico various pedimentos de los
procuradores de la Espaiola, entire ellos uno para que se honrasen
las poblaciones erigidas basta entonces en la isla con titulos y bla-
sones, y otro en que iustaban para que se remediasen los des6r-
deues que se advertian en el manejo de la Real Hacienda.
Efectivamente, habia servido el oficio de Tesorero General
Francisco Villacorta que vino A la isla con el Comendador, y por su
fallecimiento se provey6 la plaza en Bernardino de Santa Clara,
natural de Salamanca, j6ven muy entendido y A quien protegia a-
biertamente el Comendador. No se habian establecido todavia las
areas de tres leaves con que se ponen en el dia los caudales A cu-
bierto del despilfarro 6 abandon de los Tesoreros, y Santa Clara
que disponia 6 su voluntad del Tesoro Real pudo destinarlo arbitra-
riamente A cuanto quiso. Compr6 varias haciendas de campo de
grande valia y ostentaba much profusion en los gastos de su ca-
sa, en festines, convites y otras diversions. Sucedi6 un dia del
Corpus Cristi, que habieudo convidado a comer A su casa al Co-
mendador y A otros caballeros con motivo de la function que se ce-
lebraba, para demostrarles so riqueza hizo servir los saleros con oro
en polvo, conforme se recogia entonces en los placeres del Cibao.
Estas y otras demostraciones de nn lujo desordenado no pudieron
menos que Ilegar A oidos del Rey 6 por denuncia del Contador Ma-
yor Crist6bal de Cuellar con quien no estaba muy de aouerdo, 6







46 HISTORIA 1If SANTO DOMINGO.
por ]a manifestacion de los procuradores. Para averiguarlo hom-
br 6 Gil Gonzalez Davila que en calidad de Juez tomase lad
cuentas de Santa Clara y liquidase los alcances de la Real Ha-
cieuda.
Se traslad6 el comisionado A Santo Domingo y foimado ex-
pediente result un descubierto efectivo de mas de ochenta mil pe-
sos de oro, en cuya virtud se embargaron todos los bienes del
deudor para subastarlos. Aun en la desgracia quiso el Comenda-
dor favorecer A su protegido y para conseguirlo asistia personal-
meute a los actos de pregones y remate de los bienes. Regular-
mente se presentaba con una pifia en la mano, fruta de las mas
estimadas en la isla, y cuando el pregonero anunciaba un atajo
de bestias, una hacienda, casa i otra propiedad, decia el Comen-
dador que al que alzara el precio 6 adelantase la postura A tanta
cantidad le regalaria la piiia, y los asistentes, que eran ricos y que-
riau captarse la benevolencia del Gobernador, alzaban los precious;
de modo que rematados los bienes embargados produjeron noventa
y seis mil pesos de oro, con lo que hubo para cubrir el d6bito
y quedarle al deudor Santa Clara algun dinero sobrante.
Cuando se hicieron las denuncias al Rey Cat61ico, coadyuv6 &
darle crddito, un vecino de la Espafiola que gozaba de grande re-
putacion por su riqueza 6 integridad y tenia acceso al monarca,
el cnal se atrevi6 A aconsejarle que para Tesorero de la Espafio-
la se necesitaba un homnbre respectable y de tanta autoridad como
la que gozaba en Castilla el Seior de Coca, Antonio Fonseca.
La insinuacion fue acogida con agrado, y el Rey, que ya estaba ins-
truido de las results del juicio de Santa Clara y que era enton-
ces interesado en las rentas que producian las Indias por virtud
del legado que le. hizo la Reina difunta Dofia Isabel, escogi6 A un
aragonds nombrado Miguel de Pastamonte, sujeto instruido y pers-
pieaz para desempefiar .aquel empleo. En 61 deposit una eon-
fianza ilimitada, noinbrAndolo, no ya Tesorero particular de San-
to Domingo, como lo habia sido hasta entonces, sino Tesorero Ge-
neral de la Real Hacienda de todas las Indias.
La gracia dispeusada A las poblaciones A pedimento de los
procuradores se hizo efectiva. Tuvo el Rey Cat6lico para ello en
consideration que ya estaban mnuy pobladas y Ilenas de gentes, y
que una gran parte se comnponia de hidalgos y personas acaudala-
das y para ilustrarlas les concedi6 los mismos privilegios, exencio-
nes 6 inmunidades que gozaban los consejos de las ciudades y vi-
llas del Reino, sobre lo cual se despach6 Real Orden en seis de
Diciembre, dotAindolas con armas y escudos, en el 6rdcn y form
siguientes:
A la isla haata entonces nombrada Espaiola se la denomin6
Santo Domingo y se le seial6 por armas un escudo de gules con
una banda blanca atravesada con dos cabezas de dragones dorado
de la misma manera que los traia el Rey Catl6ico en su guion Real,
y por orlas castillos y ieones. Este honor era debido al primer a-
siento de los espafoles en Indias, A su progress y A las riquezas







HISTORIA DE SANTO DOMIlGO. 47
de que disfrutaba entonces.
A la Villa de Santo Domingo se la condecor6 con el titulo de
ciudad concedi6ndole la primacfa en 6rden, porque ella habia susti-
tuido A la primera Isabela y en ella habian residido siempre todas
las autoridades Sus escudos eran: dos leones dorados en la par-
te superior y una corona de oro en el centro sobre campo de gu-
les; y en la inferior una lave y una cruz.
A la villa de la Concepcion de la Vega tambien se le conce-
di6 el titulo de ciudad, con el seguudo lugar por la importancia
de su situation, por la de los sucesos hist6ricos de que fuW teatro,
y porque alli se fundian las ricas minas de Cibao y otras. Su es-
cudo se componia de un castillo de plata y encima de 61 un sobre-
escudo azul con una cruz de la Virgen Maria y dos estrellas de oro
en campo de gules.
A la Villa de Santiago, tercera en 6rden, se le dispens6 el tf-
tulo de ciudad, con el aditamento de los Caballeros, porque en a-
quel lugar se habian avecindado la mayor parte de los hidalgos
de la Isabela y de los venidos con el Comendador, que conserva-
ban el Real privilegio de traer eeiiidas sus espadas en todos los
actos pfiblicos y religiosos para distinguirse de los del estado llano,
y conforme lo usaban en Espafia los Caballeros de la Ordeu de San-
tiago. El escudo correspondia A su denoninacion: eran dos gran-
des veneras de plata en campo de gules y siete veneras pequefia
de gules en orla de plata.
A la Villa de Bonao, cuarta en 6rden, y que habia progresa-
do notablemente en su agriculture, elaborAndose alli algunas minas
de oro y cobre, se le concedi6 un escudo con ocho espigas de -oro
sobre verde en campo blanco.
A la Villa de Buenaventura por las riquezas de sus minas de
oro de Sanr Crist6bal, sexta en 6rden, se le dispense un escudo con
un sol naciente saliendo de una nube y various granos de oro que
caen en un campo verde.
A la Villa de Puerto de Plata, lugar importaute por el comer-
cio del Norte, y sdptima en 6rden, se le dispens6 un escudo con
un monte verde de plata y en lo alto una F y una Y de oro coro-
nadas, y en lo bajo unas ondas blaucas y azules.
A la poblacion de Puerto Real, octava en 6rden, se le asigu6
un escudo con una nave dorada sobre canmpo azul.
Eran estas las ciudades y villas de la parte del Norte de la
isla que florecian entonces con alguuas nuevas poblaciones que se
formaban en los parajes donde existian minerales ricos, como su-
cedi6 en el Cotuy, eu donde el laboreo de las celebres minas de
la Mejorada di6 motivo a la fundacion de aquella villa. Tambien
por razones de comercio y trafico exterior se levant6 Ia poblacion
de San Fernando de Monte Cristi, doce leguas mas al Oeste de la
antigua Isabela. Esta primitive y antigua ciudad habia desapare-
cido, y no quedaban de ella mas que los escombros y ruinas de sus
edificios, y los recuerdos de sus habitantes en cuentos vulgares
que alejaban A los timidos y supersticiosos de aquellos sitios, por-







48 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
que se contaba que cuando transitaban algunos viajeros por log
contornos aparecian filas de caballeros vestidos a la antigua espa-
fola que saludaban quitindose a la vez la cabeza con los som-
bretos y desapareciendo seguidamente.
En la parte del Sud estaba la villa de Azua A la que se le
asign6 un escudo con una estrella de jefe de plata en campo azul
con ondas de plata y era la novena poblacion. En sus cercanfas
en dias posteriores se fomentaron injenios de azdcar que tenian la
nits alta reputation por la fertilidad de aquellos terrenos, donde
no se concebia la idea de resiembra de esta plant, por'qlle A los
diez y doce afios estaban tan frescas y lozanas las cafias como
cuando se sembraron. Los trapiches todos eran de agua, por la
abundancia de arroyos y rios corrientes que descendieudo de lo
alto facilitaban los movimientos de las tnmquinas.
La ddcima poblacion era la Villa de San Juan de la Magua-
na, tan fdrtil como Azua; rica de diferentes minas en sus alrede-
dores, con inucha abundancia de frntos y en donde tambien se ela-
boraba el az6car de mejor calidad que en todo el resto de la is-
la. Se le asign6 por armas un escudo blanco 6 de plata y en el
centro un 6gnila sable, con un libro en las garras: la orla del escu-
do dorada y en ella cinco estrellas gules.
A la Villanueva de Jaquimo, puerto de mar al Sud, se le con-
cedi6 un escudo de gules con un castillo dorado sobre ondas de plata,
Era la undecima poblaclon, cdlebre porque en sus alrededores exis-
tian los dilatados bosques en doude se cortaba el palo de tinte
brasil de que se hacia entonces nn comercio valioso y considerable.
A la Villa de Vera Paz Santa Maria del Puerto 6 la Yaguana,
fundada en el lugar que residian los Caciques de Jaragua, que era
la duodteiima poblacion, fu6 agraciada con un escudo de plata par-
tido en la parte superior, uun arco iris de diferentes colors y una
paloma con un ramo de oliva en el pico y de 61 inferior una Paz
como la nsa la iglesia en sus ceremonlas. En sus contornos era
considerable el n6mero de ganados que se habian procreado y era
muy abundante el oro que se extraia de las minas y los polvos
que se recogian en los placeres de las montaiias de Bahoruco.
La dcoimatercia poblacion era la Villa de Lares de Guaba,
dotada de pedernales exquisitos, como jaspes de todos colors, p6r-
fidos, alabastro y aun de guijarros de diamantes, y cultivada con
esmero, con diversas producciones, cria de vacadas, caballos y cer-
dos. Se le otorg6 un escudo verde con una sierpe de oro en
campo verde y una orla de plata.
La Villa de Salvatierra de la Sabana, decima-cuarta poblacion,
nominada boy Los Cayos, fundada en la costa del Sud, casi de las
mismas calidades que la de Lares, obtuvo el escudo de campo de
gules con un grifo de oro.
A la parte del Este existian otras poblaciones que obtuvieron
su correspondiente blason. Salvatierra de Higiey, rodeada de cam-
pifias frondosas, en que se cultivaba la yuca con mayor abundan-
cia y donde fu6 obstinada la resistencia de los indios, fun la d6cima-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 49
quinta poblacion. Tuvo por escudo uno que recordaba los sucesos
pasados. Era un campo de plata, un leon morado en el centro, y
en la part inferior las cabezas de dos hombres.
Por filtimo, A la Villa de Santa Cruz de Icayagua, situada en
el centro de los llanos del Seybo y que participaba de las propias
condiciones de Higiiey, con la ventaja de las grades crias de ga-
nados, se la agraci6 con un escudo con una cruz de plata que for-
ma cuatro cuarteles en campo de gules, sembrados de fuegos blan-
cos en todo el campo. Era la d6cima-sexta poblacion y Altima
de las que existian entonces.
Grande y extremado fu6 el regocijo de los vecinos de las nue-
vas ciudades y villas al ostentar los blasones con que habian si-
do decoradas las poblaciones y que llevando de alli adelante los
titulos de ciudades 6 villas segun el mayor 6 menor vecindario,
veian expresados en los emblemas de sus escudos el carActer y cir-
cunstancias que las distinguian. Ondeaban al lado opuesto de las
del Pendon Real de Castilla y Aragon y estaban esculpidas en las
sillas 6 bancos de los Cabildos en las casas Municipales y en sus se-
Ilos; y el recuerdo de esta gracia fu6 celebrado auualmente en to-
dos los pueblos el dia del Santo Patrono de cada uno de ellos. En
Santiago de los Caballeros, fu6 notable esta function annual hasta
la paz de Basilea. Los nobles de aquella ciudad ostentaban sus
riquezas y equipajes la vispera y dia del Ap6stol Santiago, recor-
daban con engreimiento el privilegio que los Reyes Cat6licos ha-
bian concedido 6 los hidalgos de Isabela, sus ascendientes. El
Alferez Real hacia convite formal A todos los caballeros reconoci-
dos y & sus hijos, que concurrian A caballo, en grande ceremonia
y con escuderos de librea para servirlos mientras se efectuaban las
vfsperas y misas del dia del Santo Patrono. El Cabildo, justicia y
regimiento, de uniform de etiqueta, A eaballo, y bajo el propio 6r-
den los demas caballeros, conducian al Alferez Real con el Pen-
don hasta la parroquia en donde eran recibidos por el clero. El
Alferez Real gozaba el privilegio de preferir en aquella function al
Alcalde Mayor con la silla separada, cojin y alfombra. Concluidas
las ceremonies eclesiasticas se paseaba el Pendon por las calls
principles de la ciudad y se le colocaba al concluirse bajo el do-
sel en que estaban los retratos de los Reyes, en la part exterior
de los balcones del Cabildo. Proveia el Alferez Real abundantes
y exquisitos refrescos y terminaba la fiesta con bailes, iluminacio-
nes y otros regocijos.
El Comendador Ovando, despues de erigidos los Cabildos, pa-
s6 por Santiago hasta. Puerto Plata, ocupado en la direction
de los trabajos de un hermoso camino que hizo practicable de
una A otra villa, por medio de las lomas y serranias dificiles de
Monte Cristi. Para estos trabajos, ademAs de los indios que se
emplearon, se vali6 de los negros africanos, que continuaban in-
troduciendose cou Real liceucia, y apesar de la repugnancia con
que A los principios se opuso A este trifico, tuvo que conformarse
A las circunstancias, pues entendia en la explotacion de una mina







o50 HISTORIA DE SANTO DOMINGO .
del dominio particular del Rey Cat6lico que laboraba con cincuetr-
ta negros africanos.
En Espaila proseguian Diego de Nicuesa y el Bachiller Serrano,
representantes y apoderados de la isla Espaiiola, gestionando 6 su
favor varias solicitudes. Obtuvieron se les encargase tuviesen mu-
cho cuidado de las cosas de. la f6 y de la gobernacion spiritual, por-
que en ellos y por ellos descargaba el Rey su conciencia: que tu-
viesen cuenta de la vida y costumbres de los cldrigos y castigasen
A los que diesen rnal ejemplo: que evitaseu las diferencias entire
los religiosos, y que se observase amistosa correspeudencia entire
ellos y los cl6rigos, y que A 6stos se les diesel solares para que fabri-
caran sus casas. Se les previno que de acuerdo con los Gober-
nadores politicos, diesen licencia A los religiosos, qne quisieren ir
A descubrir tierras y convertir indios y que nadie les prohibiese
que predicasen y entrasen librerenute en los pueblos para inquirir
c6mo eran tratados los indios; que se les contentase y guardase
sus privilegios y que de sus excess no se formnaseu process, sino
que se diesel cuenta A sus prelados para que les castigasen; y por il-
timo que ningun eclesiAstico se eutrometiese en las cosas de los
legos. Se les neg6 lo que propusierorl para que el Rey de alli ade-
lante no hiciese merced de tierras y repartinientos en la isla, sino
A los que gozaban entonces el titulo de veeinos, con director ejer-
cicio de la agriculture. Efectivaintete no se condescendi6 A este
pedimento porque era diametralunente opuesto al aumento de po-
blacion espafiola, negindola el alicieute de irse A establecer en
un pais done no habian de obtener premio ni ftuto, y porque tam-
bieu coartaba uina de las facultades de la soberauia, de hacer mer-
cedes a sus vasallos.
La ratification de los Cabildos establecidos hasta entonces y
la ereccion de los que se constituyeron, tfu cansa de mas couten-
to. Se crearon los Alcaldes y Regidores con las muisnas preroga-
tivas que tenian en Espafia. Se sefialarou A los Cabtldos bienes
propios, pastos y dehesas comunes, quedando establecido el rdgi-
men municipal bajo las mejores bases, contraydidose a todos los
ramos, de salubridad, ornato y mejor abasto de las poblaciones.
Fueron nombrados 6 elegidos temporal 6 perp6tuamente ve-
cinos, segun la letra de los titulos que despachaba el Comendador,
y que despues libraron los Gobernadores sucesivos bajo el coucep-
to de obteuerse la confirmation soberana dentro de uu t6rmiuo
dado.
Las semillas de la religion cat6lica esparcidas en la Espaio-
la por el celo y diligencia de los Reyes Catblicos y del Almirante,
planteadas por doce sacerdotes escogidos en Espaiia, bajo la inter-
vencion del padre Boyl, Vicario Apost6lico, prendieron con nota-
ble lozanfa, porque estos misioneros desempefaron dignamente
las funciones de su ministerio con aquel espiritu de caridad tan
recomendado por el Evangelio. Fueron doce como lo habian sido
los primeros propagadores de la f6 en Judea; doce como fueron
los que predicaron el Evangelio en Espaila; y realmente es una








hiSTORIA DE SANTO DOMINqO. 1
coincidencia notable que fuera el ndmero de doce el que consti-
tnyese la prinera iglesia cristiana en America. Inmensos y per-
p6tuos ban sido los resultados de los primeros en todo el mundo,
constantes y proficuos los de los segundos y sinceros y ejemplares
los de los iltimos, formaron, en fin, un pueblo levitico. Desde que
edificaron la parroquia de Isabela, se emplearon en convertir A
los principles Caciques y en bautizar 6 los indios y algunos se hi-
cieron celebres como Fray Ramon Ponce por haber sido el prime-
ro que apreudiO y cultiv6 el idioma de los indios Lucayos, por cu-
yo medio convirti6 various Caciques.
A este eclesiAstico que otros nombraron Fray Ramon Pane
y a sus compafieros, sucedieron los padres franciscanos con el pro-
pio celo y ejenmplar vida. Construyerou conventos de su Orden en
Santo Domingo, en la Vega, Puerto de Plata y en Lares de Guaba:
fundarou escuelas de primeras letras en que ensefiaban los prime-
ros rudimentos a los hijos de los Caciques. Mas adelante, vinieron
6 la isla los padres predicadores de la Orden de Santo Domingo, y
ya entonces, aumeutadas las poblaciones espaiolas y mas civiliza-
dos los indios, se acrecent6 la doctrine religious, y al mismo tiem-
po la mayor propagacion de las letras civiles. Circunstancias son
estas a que debe atribuirse la religiosidad de aquel pueblo y la fir-
meza con que coustantemente y en medio de las vicisitudes extra-
ordiuarias por las que ha pasado el mundo en este iltimo siglo, se
conservan fieles a sn principio.
Los Reyes Cat6licos, despnes de haber proveido A los prime-
ros ensayos eu esta important material del estableciniento de la
religion, hicieron consumer la obra, poniendo la piedra fundamen-
tal del edificio, porque ya era oportuno y necesario. Sabian que
era inmeusa la poblacion de los indios y muy grande la de los cas-
tellanos: que la riqueza era efectiva y que aquella isla ofrecia mu-
chas ventajas, y en este concept solicitaron del Papa Julio II la
gracia de fundar en ella un Arzobispado con dos Obispos sufragi-
neos: el primaero en Jaragua, y 19s otros en Lares de Guaba y Con-
cepcion de ]a Vega, pero no tuvo efecto la concession dispensada
en los gloriosos dias de la Reina Dofia Isabel. Despues de su falle-
cimiento, volvi6 A insistir el Rey en aquella pretension y aunque
el Papa libr6 sus bulas d favor de las personas que se nombraron
para las tres sillas, como en ellas no se hacia mencion del derecho
de Patronato y sus facultades anexas, se aplaz6 la election, en-
cargandose al Embajador Don Francisco de Rojas que residia en
Roma, la aclaracion y resolution definitive del negocio.
Cerca de dos afos se dilat6 el despacho, pero al fin qued6
sancionado este privilegio ai los Reyes de Castilla "que lo mere-
cian de justicia, porque ellos hicieron el descubrimiento: cuidaron
de erigir, fandar y dotar Iglesias Catedrales y promover todo lo
convenient al culto diviuo: vigilaban la conversion y education
cristiana de los indigenas y manifestaron en todas ocasiones el ce-
lo religioso de que estaban poseidos. Nada mas convenient para
el buen 6rdeu que depositar la autoridad pontificia en quienes po-








52 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
drian desempefiarla con toda conciencia." La obtenian por virtud
del derecho de Patronato Universal de todas las iglesias y de to-
do lo eclesiAstico en las Indias como si fuesen Vicarios y legados
ad-latere y con tan Amplias facultades que ademns de las que enton-
ces se solicitaron y que hemos referido, se les concedi6 hasta la gra-
cia de que las bulas pontificias que se expidiesen en lo sucesivo
fuesen revistas por 6stos y retenidas las que pudiesen ser perjudi-
ciales al Patrouazgo concedido. (1)
No me parece menos excusado y conducente A la material de que
nos ocupamos, la bula preventive expedida por el mismo Ale-
jandro poco despues del descubrimiento que acababa de realizar
el Almirante Don Crist6bal Colon. Este suceso promovi6 celos
internacionales como era consiguiente. Don Juan el II de Portu-
gal y sus progenitores habian corrido en sus navegaciones toda la
costa exterior del Africa y se adelantaban A las Indias Occidenta-
les en las anteriores cue les habia dispensado el Papa Martino V.
Crey6 Don Juan que se !e peijudicaba en su derecho 6 por parecer-
le que deslucian la gloria de sus descubriuiientos, 6 porque real-
mente creia que las tierras descubiertas por el Almirante estaban
comprendidas en los t'rminos de su demarcacion. Sobre esta ma-
teria hubo empefiada question entre los Reyes, embajada de una
parte y otra y hasta Ileg6 a. temerse con fundanento uu rompi-
miento; pero al fin pudieron eutenderse y sometidos ambos a la au-
toridad de la iglesia, se conformnaron A la determination del Papa.
Algunos conocimientos requeria el important acierto que iba
A resolverse y el Santo Padre, despues de haber estado bien infor-
mado de las razones que se alegaban y de la situation y localidad
de la cosa, design las regions en las cuales podia descubrir cada
uno de los Reyes sin perjuicio del otro: forn6 y tir6 una linea di-
visoria de Norte a Sud del globo A trescientas leguas de las islas de
Cabo Verde, quedando dividide en dos parties. Asign6 Portugal
la del Oriente y i Castilla el Occidente, ordenaudo que para lo suce-
sivo se atuviesen en las navegaciones A esta division y que lo que
cada cual descubriese en su termino, que no fuese poseido por al-
gun Rey cristiano, le quedaba adjudicado en plena propiedad. (2)
Estas bulas y la posterior concordante despachada por Julio II,
sucesor de Alejandro desde los dias de la Reina Dofia Isabel, no
tuvieron ni produjeron sus debidos efectos en algunas de sus dis-
posiciones hasta la present 6poca. Por estas bulas y otras conce-
siones obtuvieron los Reyes el Patronazgo Real en las elecciones
de las personas y su presentation A la silla Apost6lica para digni-
dades y las demis gracias can6nicas, conform A las que se otorga-
ron al amplisimo Patronazgo del reino de Granada, con extension
del tdrmino para presentar hasta el de diez y ocho nieses considera-
da la distancia; de cuya ejecucion cuidaria el Arzobispo de Sevi-
lla, y tambien para que los mismos Reyes por si 6 por las personas A
(1) VWase al fin de este tomo la Bula del Papa Alejandro VI., refe-
rente a esto.
(2) VWase la Bula del Papa que obra en el Tomo I pifgina 6.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
quien lo cometiesen, pudieran hacer las divisions de los Obispados
y di6cesis, sefialando los limits de cada uno. En los diezmos se
dispensaban iguales franquezas, concedidndoles plena propiedad so-
bre los que se llaman de derecho divino, que son los que precisamente
estAn cousignados para la congrua sustentacion de las iglesias y de
los eclesiAsticos y reservation de las tercias para los Reyes, y to-
do el diezmo de oro, plata, metales, brasil, piedras preciosas, per-
las y alj6far; con la advertencia que los prelados y dignidades de
la Espafiola, y las que se erigiesen en lo sucesivo no gozasen mas
parte del diezmo que el que se expresase en la colacion.
En este period de acrecentamiento, y en que todos los ramos
de industrial recibian un impulso, y se aumentaban las riquezas y
producciones de la Espaiiola, se ocultaba con mafia al Soberano la
considerable disminucion que sufiian los indfgenas y los indios trai-
dos de las Yucayas. Era tanta y tan grande la diferencia que,
segun algunos autores, estaba reducida la poblacion antigua de a-
quellas millaradas de hombres A sesenta mil, segun el padron 6 es-
tadistica que se form entonces. Este estado de cosas no pudo o-
cultarse al Rey Cat6lico: era un hecho que iban desapareciendo
muchas poblaciones antignas, porque los espaioles las abandona-
ban faltos de operarios que se empleasen en los trabajos de agricul-
tura y minerfa. El rico y populoso Cacicato de Jaragua fun uno
de los que mas visiblemente acusaban su decadencia, y tan extraor-
dinario deficit no pudo repararse ni con los caribes y otros indi-
genas que se apresaban en las Antillas menores de Costa-firme,
ni con los negros africanos que se traian de Castilla directamente.
Forzoso era que el soberano advirtiese la diferencia de los tiempos
y que ya eran superabundantes las tres sillas episcopales concedi-
das A la Espafiola.
Esta desaparicion espantosa de los naturales que continue has-
ta su total exterminio del suelo natal, la ird consignando en los
debidos lugares con la imparcialidad que correspond A la verdad de
la histo*, maiifestando las causes mas probables de este desgra-
ciado suceso; pero no queriendo auticiparla, ine reserve ocuparme
de ella oportunamente.
Enterado el gobierno de la disminucion esencial que ocurria
en la poblacion del pals por aquellos afos, volvi6 A ocurrir el Rey
Cat61ico A la Santa Sede, recomendando al Sumo Pontifice que la
ereccion proyectada para la Espaiola debia reducirse A dos iglesias
catedrales y que se fundase otra en la isla de Puerto Rico, que
progresaba tambien en el aumento de su poblacion y comercio.
Design para asiento de la primera silla A la ciudad de Santo Do-
mingo, y por sus di6cesis A las villas y ciudades de Buenaventu-
ra, Azna, Salvaleon de Higiiey, San Juan de la Maguana, La
Vera Paz de Jaragua y Villanueva de Jaquimo. Para la seguln-
da serial5 A la Concepcion de la Vega, sujetando A su jurisdiction
las ciudades y villas de Santiago de los Caballeros, Puerto de Pla-
ta, Puerto Real, Lares de Guaba, Salvatierra de la Sabana, Santa
Cruz de Hicayagua y el Bonao; y para la tercera silla la ciudad de







5Z HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
San Juan de Puerto Rico, qne tendria por di6cesis today la isla de
este nombre. Se declararon sufraganeos del Arzobispado de Sevi-
I]a, A los tres Obispados primeros; y fueron presentados y apro-
bados para la Sede de Santo Domingo Don Fray Garcia de Pa-
dilla; para el de la Concepcion de la Vega el Doctor Don Pedro
Xuares Deza y para la isla de San Juan el Licenciado Don Alonso
Manzo.
El Primer Obispo senior Garcia de Padilla no lleg6 A tomar por
session de su dignidad. Los dos restantes scfiores Xuares y Man-
zo se consagraron en Espaiia y vinieron Inego despues A ocupa-
sns sillas que administraron con todas las facultades de que disfrn-
taban los Obispos de Espaiia. Celebr6 ( i -- U Pit6lico con ellos
un convenio 6 capitulacion que contenia i' 1,. n ..' articulos, qune
interpretaban prorrogando favorablemente las concesiones apost6-
licas: por uno se les hacia donacion de los diezios qne le habia
concedido el Papa y para que ellos y sus sucesores y todo el cle-
ro rogasen a Dios por sus 'almas y las de sus sncesores cuando
mnertos, y orasnll diariatnente por los Reys tlinrainte sus vidas:
por otro explicmban la forma en que debian partirse los diezmos
entire ellos, su clero, hospitals y fabricas de las iglesias y en esta
occasion mandaban construir A su costa la iglesia Catedral de San-
to Domingo. En los siguientes tambien se acord6 que las digni-
dadies, canongras, raciones, cnratos y otros beneficios se dispensa-
rian a presentacion de los Reyes y que en sn provision despues de
la primer vez se diesen A hijos legitimos, nucidos de los castella-
nos en las Indias, y que pa.ra ello precediese el examen de suficien-
cia oportuno y que los tales hiijos de los vecinos dentro de afio y
medio obtonvi tsen la : probicvion Real: que formasen sinodales y de-
terminaran la mianera en que d(ibian los cidrigos traer la corona,
ordenanldo expresa:ml te 'in let el ihibito 6 ropa fiuse tabardo 6 ca-
puz cerl aldo i6 l ha cerrada 6I ablirta, tan larga que l1gase al em-
peine del pie y qIue nilgtunoi dejase de hablar yv entmcter el latin.
Tambien se acordlo ti.jir los dias festivos; que las tos iglisias de-
bian reconocer por mctrotpolitano il Arzobispo de Sevilla, el cual
podria por si 6 por su fiscal star y residir en los dichos Obispados.
Bajo este concicrto qcne dehia ser auxiliado por el brazo de la
potestad civil, dit prinicipio el senior Xuares D)za al desempeio
de sus funcionrs episclpales en la iglesia Catedral de la Concep-
cion de la Vceg:. Aqpulla ciudal era entonces una; de las mas in-
teresantes de la isla, ,onto )l habia sido desde las primeras fun-
daciones de los espaiiols. Era punt de reunion de, los mineros
que explotaban las niinas de Cibao y la de otros criadtros en todo el
distrito de la part del Norte de aqelila isla para 'fundir y acuilar
los metals en la casa; de moneda de aquella cindad. El nuevo
Obispo mnereci6 de todlos sus feligreses la mas respetnosa acogida
por las notorias virtudes que le adornaban, y A su fallecimiento
tuvieron el consuelo de conservar sus cenizas conto recuerdo res-
petable A la memoria del uinico prelado que tuvo la Catedral de la
Concepcion de la Vega.
















C4A.PITUOTIjO IV


EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO,


A'io de 1506.

Cualidades excelentes de que estaba dotado el Almirante Don Cristobal
Colon.-Fundacion de su mayorazgo.-Testamento otorgado en Va-
lladolid y su iltimo codicilo.-lnvestigaciones sobre la existencia de
sus cenizas.-Testimonio dcl Seior Solano, Comandante general de la
armada espailola.-Diligencias del General de Marina D. Gabriel
Aristizabal para la traslacion de los huesos d la isla de Cuba.-
Solemne despedida en Santo Domingo y arribo d la Habana, capital
de Cuba,


N dias posteriores a los primeros descubrimientos y en los que
Sprecedieron al fallecimiento del Almnirante, habia otorgado 6ste su
primer testainento con fecha veinte y dos de Febrero de 1498 en
que fund el imayorazgo, y en 1506 clausul6 otro de que formaba
parte el aut6grafo que tenia en sus apuntaciones.
Estas apuntaciones posteriores de su voluntad revelan las do-
tes de que estaba adornado el Almirante. En ellas ratifica sus
derechos al cuanto de las producciones de la isla Espafola y tierras
descubiertas, su cristiana religiosidad en la cliusula que manda
fundar en la Vega Real de la Espafiola una eapilla en que se per-
petie su reconocimiento A la Santisima Trinidad y i la Purisima
Concepcion de la Virgen Maria con el tribute de sus homenajes y
legando sufragios por su alma, la de sus padres y su mujer y do-
tandolas con cuatro cAtedras de Teologfa para la education de los
j6venes espaioles 6 indios y nombrando comisario ejecutor al Su-
mo Pontifice Romano para vigilar el cumplimiento de aquella o-
bligacion.
De su fidelidad a sus protectors dd testimouio ordenando a
su hijo que cual buen caballero acompafiara al Rey con su perso-
na y bienes A la conquista de Jerusalem, y que todo lo que pudie-
ra baberse de sus bienes y mayorazgo, su misma persona, lo em-







Ob HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
please en sostener Allos ReyesjCat6licos.
Su carActer patri6tico y linajudo se descubre cuando manda
fundar y dotar una casa en la ciudad de G6nova que la habitara
uua persona de su familiar, empefindose el poseedor en defender el
bien y honra de la Repdblica de Genova.
El timbre de su generosidad y honradez aparece en los lega-
dos que manda pagar y distribuir A varias personas de tierras
lejanas, 6 que habian fallecido; y su recta justiticacion, en la distri-
bucion de sus bienes entire los hijos legitimos, el natural y su her-
mano Bartolom6, hombre admirable que habia sido su compafero
en los azares de nna vida tan agitada.
Era el Almirante Crist6bal Colon, alto de cnerpo, de rostro
largo, nariz agnilenia, ojos azules, color blanco, barba y cabellos
rubioS, de aspect y continent noble y desembarazado. De su
moralidad y virtudes ya hicimos el elogio just y debido en otro
lugar.
H6 aqui la copia de los documents ya citados:
En el nombre de la Sautisima Trinidad, el cual me puso en la
memorial, y despues lleg6 A perfeta inteligencia que podria na-
vegar 6 ir a las Indias desde Espafia, pasando el mar Ocedano al
Poniente, v ansi lo norifique al Rey Don Fernando y A la Reina Do-
fia Isabel Nuestros Sefiores, y les plugo de me dar aviamiento y a-
parejo de gente y navios, y de me hacer su Almirante en el di-
cho mar Occ6ano, allende de una raya imaginaria que mandaron
seialar sobre las islas de Cabo Verde, y aquellas de los Azores, cien
leguas que pasa de Polo A Polo, que deude en adelaute al Po-
nieute fiese so Almirante, y que en la tierra fire 6 Islas que
yo fallase y descubriese, y dende en adelante, que destas tierras fue-
se yo su Visorey y Gobernador, y sucediese en los diehos oficios
mi hijo mayor, y asi de grado en grado para siemine jamAs, 6 yo
hobiese el diezmo de todo 1o que en el dicho Alnirantazgo se fallase
6 hobiese 6 reutase, y asimismo la octava parte de las tierras,
y todas las otras cosas, 6 el salario que es razon llevar por los
oficios de Almirante, Visorey y Gobernador, y con todos los otros
derechos pertenecientes a los dichos oficios, ansi como todo mas
largamente se contiene en este mi privilegio y capitulacion que de
sus Altezas tengo.
E plugo i Nuestro Senior Todopoderoso qne en el aiio de no-
venta y dos deseubriese la tierra firme de las Indias y muchas Is-
las, entire las cuales es la Espafiola, que los Indios dellas llaman
Ayti y los Monicongos de Cipango. Despues volvi A Castilla a
SS. AA. y me torna;ron A recibir A la empresa 6 A poblar 6 des-
cubrir mas, y ansi me di Nuestro Sefior victoria, con que conquis-
t6 f ice tributaria A la gente de la Espafiola, la cual boja seiscien-
tas leguas, y descibri muichas Islas A los Canibales, y setecientas
al Poniente de la Espafiola, entire las cuales es aquella de Jamayca,
A que Nos llamamos de Santiago, 6 trescientas 6 treinta 4 tires le-
guas de tierra fire de la parte del Austro al Pouiente, allende







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 57
de ciento y siete de la part del Setentrion, que tenia descubierto
al primer viage con muchas Islas, como mas largo se vera por mis
escrituras y memories y cartas de navegar. E porque esperamos
en aquel alto Dios que se haya de haber antes de grande tiempo
buena 6 grande renta en las dichas Islas y tierra firme, de la cual
por la razon sobredicha me pertenece el dicho diezmo y ochavo y
salaries y derechos sobredichos: y porque somos mortales, y es bien
que cada uno ordene y deje declarado A sus herederos y suceso-
res lo que ha de haber 6 hobiere, 6 por esto me pareci6 bien de
composer desta ochava parte de tierras y oficios 6 renta un Mayo-
razgo, ansi como aquf abajo dir6.
Priineramente que haya de suceder A mi Don Diego, mi hijo,
y si d6l dispusiere Nuestro Seior antes que 61 hobiese hijos, que ende
suceda Don Fernando, mi hijo, y si d61 dispusiere Nuestro Sefior
sin que hobiese hijo, 6 yo hobiese otro hijo, que suceda Don Bar-
tolome, mi hermano, y dende su hijo mayor, y si ddl dispusiere
Snestro Seior sin heredero, que suceda Don Diego, mi hermano,
siendo casado 6 para poder casar, 6 que suceda A el su hijo mayor,
e ansi de grado en grado perp6tuamente para siempre jams, co-
menzando en Don Diego, mi hijo, y sucediendo sus hijos de uno
en otro perp6tuamente, 6 falleciendo el hijo suyo, suceda Don
Fernando, mi hijo, como dicho es, y ansi su hijo, y prosigan de
hijo en hijo para siempre 61 y los sobredichos Don Bartolom6, si
A 61 Ilegare 6 A Don Diego, mis hermanos. Y si A Nuestro Sefior
plugiese que despues de haber pasado algun tiempo este Mayo-
razgo en uno de los dichos sucesores, viniese A prescribir herede-
ros hombres legitimos, haya el dicho Mayorazgo y le suceda y he-
rede el pariente mas llegado A la persona que heredado lo tenia,
en cuyo powder prescribi6, siendo hombre legitimo que se Ilame, y
se haya siempre llamado de su padre 6 antecesores, llamados de
los de Colon.
El cual Mayorazgo en ninguna manera lo herede muger ningu-
na, salvo si aqui ni en otro cabo del nundo no se fallase hombre
de mi linage verdadero que se hobiese llamado y llamase ,l y sus
antecesores de Colon. Y si esto acaesciere (lo que Dios no quiera)
que en tal caso lo haya la muger mas llegada en deudo y en sangre
legitima 5 la persona que ansi habia logrado el dicho Mayorazgo;
y esto sera con las condiciones que aqui abajo dir6, las cuales
so entienda que son ansi por Don Diego, mi hijo, como por cada
uno de los sobredichos, 6 por quien sucediere, cada uno dellos, las
cuales cumplirdu, y no cumplidndolas, que en tal caso sea privado
dcl dicho Mayorazgo, y lo haya el pariente mas llegado A la tal
persona, en cuyo poder habia prescrito, por no haber cumplido lo
que aqui dir: el cual ansi tambien le cobrarAn si 61 no cumpliere
estas dichas condiciones que aqui abajo dir6, 6 tambien serA pri-
vado dello, y lo haya otra persona mas llegada A mi linage, guar-
dando las dichas condiciones que ansi duraren perp6tuo, y sera en
la forma sobrescrita en perpetuo. La cual pena no se entienda en
cosas de menudencias que se podrian inventar por pleitos,' salvo por







58 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cosa gruesa que toque A la houra de Dios y de mi y de mi linage,
colno es cumplir libremente lo que yo dejo ordenado, cumplida-
mente como digo, lo cual todo encomiendo a la justicia, y suplico
al Santo Padre que agora es, y que sucederi en la Santa Iglesia
agora, 6 cnaniid acaescierc que este mi compromise y Testamento
havy de mie 'twr para se cumplir de su Santa ordenacion 6 man-
damientos, que on virtud de obediencia y so pena de excomunion
papal lo mandate; y (qu en ninguna manera jams se disforme; y ansi
mismo lo suplico al Rey y. la Rina nuestros Sefores, y al prin-
cipe Don Juan, su primogenito nuestro Sefior, y a los que le suce-
dieren por los servicios que yo les he echo: 6 por ser just que les
plega, y no consientan ni consienta que se disforme este mi compro-
miso de Malorazgo 4 de Testamento, salvo que quede y est6 ansi,
y por la guisa; y forma que yo le orden6 para siempre jams, por-
que sea servicio d, Dios Todopoderoso y raiz y pi6 de mi linage y
niemoria die ls servicios que & sus Altezas he hecho, que siendo
yo nacido en G(nova los vine Al servir aquf en Castilla, y les descu-
bri al Poniente de tierra firme las Indias y las dichas Islas sobre-
dichas.
Ansi que suplico A sus Altezas que sin pleito, ni demand, ni
dilacion, manden sumiaiarimente que este mi privilegio y Testamen-
to valga y se cnmpla, ansi conio en 61 fuere y es contenido; y ansi-
nlismo lo suplico) A los Grandls Sefiores de los Reinos de su Alteza,
y a los del su Consejo y i. todos los otros que tienen 6 tuvieren
cargo de justicia 6 de regimiento, que les plega de no consentir
que esta mi ordeniacion 6 Testanento sea sin vigor y virtud, y se
cumpla como est: ordenado per mi, ansi por ser muy just que per-
sona de titulo 6 que ha serv-ido ; su Rey 6 Reina 4 al Reyno, que
valga todo lo que ordeonire y dejare por Testamento 6 compro-
miso 4 31ayorazgo 4 heredad, 6 no se le quebrante en cosa alguna
ni en parte ni en todo.
Primeramonte traerA DIon Dieg)o, mi hijo,, y todos los que de
mi sucedieren y descendieron, y ansi mis iheri anos Don Bartolo-
m6 y Don Diego mis :riimis, (liqe yo dcjar6 despues de mis dias, sin
entreverar mas inigiuina co a qeiiclas, y sellara con el sello dellas.=
Don Diego, mi hijio, 6 ci:emuier otro que heredare este Mayoraz-
go, despues dc l ha:lr Ihervdado y estado en posesion dello, firmede
mi firma, la cal agora acostiinhro, que es una X con una S. enci-
ma, y una M_ con Ill A 0rom1(ana Celcilla, y encitna della una S y des-
pues una Y grieg Con0 una S encima con sus rayas y virgulas, co-
mo yo agora lt go; y so parectra por mlis firms, de las cuales se
hallarin :lncll;s, y por estr pareceri.
Y no escrilhi;i sine el Almirante puesto que otros titulos el
Rey le diese 6 ga;ase: esto se elntiende en la firm y no en su di-
tado que podr:i escribir todos sus titulos como le plugiere; sola-
mente en la firnia escrilir cIl Almi rate.
HlabrA el dichio I)n Diego, 6 cualquier otro que heredare
este Mayorazgo, mnis oficios de Almirante del mar Occeano, que es
de la part del Po(nint e de una raya que mand6 asentar imagine,







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 59
rla su Alteza A cien leguas sobre las Islas de los Azores, y otro
tanto sobre las de Cabo Verde, la cual part de Polo 6 Polo, allende
de la cual mandaron 6 me hicieron su Almirante en la mar,
con todasilas preeminencias que tiene el Almirante Don Henri-
(que en el Almirantazgo de Castilla, 4 me hicieron Visorey y Go-
bernador perp6tuo para siempre jamAs, y en todas las Islas y tierra
rirme, descnbiertas y por descubrir, para mi y para mis herederos,
como mas largo parece por mis previllejos, los cuales tengo y por
mis capitulos, como arriba dije.
Item: que el dicho Don Diego, 6 cualquier otro que heredare
el dicho Mayorazgo, repartird la rent que a Nuestro Seilor plu-
giere de le dar en esta manera so la dicha pena.
Primeramente, dara todo lo que este Mayorazgo rentare a-
gora y siempre, 6 d6l 6 por 61 se hobiere 6 recaudare, la cuarta
part cada afio A Don Bartolomn Colon, Adelantado de las In-
dias, mi hermano, y esto fast que 61 haya de su renta un cuento
de maravedis para su mantenirniento y trabajo que ha tenido y
tiene de servir en este Mayorazgo, el cual dicho cuento levard, co-
mo dicho es, cada afio, si la dicha cuarta parte tanto montare, si
61 no tuviere otra cosa; mas teniendo algo, 6 todo de renta, que
dende en adelante no lleve el dicho cuento ni parte dello, salvo
que desde agora habra en la dicba cuarta parte fast la dicha cuan-
tia de un cuento, si allf llegare, y tanto que 61 haya de renta fub-
ra desta cuarta parte cualquier sumna de maravedis de rent cono-
cida de bienes qne pudiere arrendar 6 oticios perpetuos, se le des-
contara la dicha cantidad que ansi habra de rent, 6 podria haber
de los dichos sus bienes 6 oficios perpdtuos, 6 del dicho un cuento,
serA reservado cualquier dote 6 casamiento, que con la muger con
quien el casare hobiere: ansi que todo lo que 61 hobiere con la
dicha su muger no se entenderd que por ello se le haya de des-
contar nada del dicho cuento, salvo de lo que 61 ganare 6 ho-
biere, allende del dicho casamiento de sn muger, y despues que
plega A Dios que 61 6 sus herederos, 6 quien d61 descendiere, ha-
ya no cuento de rent de bienes y oficios, si los quisiere arrendar,
como dicho es, no habra 61 ni sus herederos mas de la cuarta par-
te del dicho Mayorazgo nada, y lo habrA el dicho Don Diego, 6
.quien heredare.
Item: habra de la dicha renta del dicho Mayorazgo, 6 de otra
cuarta parte della, Don Fernando, mi hijo, un cuento cada afio,
si la dicha cuarta parte tanto montare, fast que 1l haya dos
cuentos de rent por la misma guisa y manera que estA dicho de
Don Bartolom6, mi hermano, 61 y sus herederos, ansi como Don
Bartolom6 mi hermano y los herederos del cual ansf habran el
dicho un cuento, 6 la parte que faltare para ello.
Item: el dicho Don Diego y Don Bartolomd ordenarAn que
haya de la renta del diclo Mayorazgo Don Diego mi hermano,
tanto dello con que se pueda mantener honestamente, como mi
hermano que es, al cual no dejo cosa limitada porqne 61 quiere
ser de la Iglesia, y le dardn lo que fuere razon, y esto sea de







GO HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
monton mayor, antes que se d6 nada A Don Fernando, mi hijo, ni
A Don Bartolom4, mi hermano, 6 a sus herederos y tambien segun
la cantidad que rentare el dicho Mayorazgo; y si en esto hobiese
discordia, que en tal caso se remita A dos parientes nuestros, 6
A otras personas de bien, que ellos tomen la una y e1 tome la otra,
y si no se pudiesen concertar, que los dichos dos coipromisarios
escojan otra persona de bien que no sea sospechosa A ninguna de
las parties.
Item: que toda esta renta que yo mando dar a Don Bartolo-
m6 y A Don Fernando y A Don Diego mi hermano, la hayan y les
sea dada, como arriba dije, con tanto que sean leales y fieles A
Don Diego, mi hijo, 6 A quien heredare, ellos y sus herederos; y
si se fallase que fuesen contra 61 en cosa que toque y sea contra su
honra y contra acrecentamiento de mi linage 6 del diclo Mayo-
razgo, en dicho 6 en fecho, por lo cual pareciese y fuese escAn-
dalo y abatimiento de mi linage y ienoscabo del dicho Mayo-
razgo, 6 cualquiera dellos, que este no haya dende en adelante
cosa alguna: ansi que siempre sean fieles A Don Diego 6 A quien
heredare.
Item: porque en el principio que yo ordend este Mayorazgo
tenia pensado de distribuir, y que Don Diego, mi hijo, 6 cualquier
otra persona que le heredase, distribuyan dl6 la d6cima part de
la renta en diezino y conmemoracion del Eterno Dios Todopoderoso
en personas necesitadas, para esto agora digo que por ir y que va-
ya adelante mi intencion; y para que su Alta Magestad me ayude
A mi y A los que esto heredaren acA 6 en el otro mundo, que to-
davia se haya de pagar el dicho diezmo en esta manera.
Primeramente, de la cuarta parte de la renta deste Mayoraz-
go, de la cual yo ordeno y mando que se dd y haya Don Barto-
lome hasta tener un cuento de renta, que se entienda que en este
cuento va el dicho diezino de today la renta del dicho Mayoraz-
go,y que ansi como creciere la renta del dicho Don Bartolome, mi
hermano, porque se haya de descontar de la reuta de la cuarta
part del Mayorazgo algo 6 todo, que se vea y cuente today la
renta sobredicha para saber cuanto monta el diezino dello, y la
part que no cabiere, 6 sobrare, A lo que hobiere de haber el di-
cho Don Bartolom6 para el cuento, que esta part la hayan las
personas de mi linage en descuento del dicho diezmo, los que mas
necesitados fueren y mas menester lo hobieren, mirando de la dar
A persona qoe no tenga cincuenta mil maravedis de renta, y si el
que menos tuviese Ilegase hasta cuantia de cincuenta mi mmaravedis,
hai a la part el que pareciere a las dos personas, que sobre esto a-
qui eligieren, con Don Diego 6 con quien heredare: ansi que se en-
tienda, que el cuento que mando dar A Don Bartolomd son, y en ellos
entra la dicha parte sobredicha del diezmo del dicho Miayorazgo, y
que today la renta del Mayorazgo quiero e tengo ordenado que se
distribuya en los parientes mios mas llegados al dicho Mayorazgo,
y que inas necesitados fueren, y despues que el dicho Don Bartolo-
mI tuviere su renta un cuento, y que no se le deba nada de la







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 61
dicha cuarta parte, entonces y antes se verA y yea el dicbo Don
Diego, mi hijo, 6 la persona que tuviere el dicho Mayorazgo, con
las otras dos personas que aqui dir6 la cuenta en tal manera,
que todavia el diezmo de toda esta rent se d6 y hayan las per-
sonas de mi linage mas necesitadas que estuvieren aquf 6 en
cualquier otra parte del mundo, A donde las euvien A buscar con
diligencia, y sea de la dicha cuarta parte, de la cual el dicho Don
BartolomB ha de haber el cuento: los cuales yo cuento y doy en
descuento del dicho diezmo, con razon de cuenta, que si el diezmo
sobredicho mas montare, que tambien esta demasfa salga de la
cuarta parte y la hayan los mas necesitados, como ya dije, y si
no bastare, que !o haya Don BartolomB hasta que de snyo vaya
saliendo, y dejando el dicho un cuento en parte 6 en todo.
Item: que el dicho Don Diego, mi hijo, 6 la persona que
heredare tomen dos personas de mi linage, los mas llegados y per-
sonas de inima y autoridad, las cuales verin la dicha rent y la
cuenta della, todo con diligencia, y farAu pagar el dicho diezmo de
la dicha cuarta parte de que se dA el dicho cuento a Don Barto-
lom6, a los mas necesitados de mi linage que estuvieren aqni 6
en cualquier otra parte: y pesquisarAn de los haber con much
diligencia y sobre cargo de sus Animas. Y porque podria ser que
el dicho Don Diego, 6 la persona que heredase, no querrAn
por algun respeto que relevaria al bien suyo 6 honra 6 sosteni-
miento del dicho Mayorazgo, que no se supiese enteramente la
renta dello: yo le mando A 61 que todavia le d6 la dicha renta so-
bre cargo de su Anima, y a ellos les mando sobre cargo de sus con-
ciencias y de sus animas, que no lo denuncien ni publiquen, salvo
cuanto fuere la voluntad del dicho Don Diego, 6 de la persona
que heredare, solamente procure que el dicho diezmo sea pagado
en la form que arriba dije.
Item: porque no haya diferencias en el eligir destos dos
parientes mas ilegados que han de estar con Don Diego, 6 con la
persona que heredare, digo que luego yo elijo A Don Bartolom6, mi
hermano, por la una, y a Don Fernando, mi hijo, por la otra, y
ellos luego que comenzaren a entrar en esto sean obligados de
nombrar otras dos personas, y sean los mas llegados A mi linage y
de mayor confianza, y ellos eligirAn otros dos al tiempo que hobie-
ren de comenzar a entender eu este fecho. Y ansi iri de unos en
otros con much diligencia, *ansi en esto cogo en todo lo otro de
gobierno, e bien 4 honra y servicio de Dios yuel dicho Mayorazgo
para siempre jams.
Item: mando al dicho Don Diego, mi hijo, 6 A la persona
que heredare el dicho Mayorazgo, que tenga y sostenga siempre
en la ciudad de G6nova una persona de nnestro linage que tenga
alli casa 6 muger, 6 le ordene rent con que pueda vivir honesta-
mente, como persona tan llegada A nuestro linage, y haga pi6 y rafz
en la dicha Ciudad como natural della, porque podr. haber de la
dicha Ciudad ayuda 6 favor en las cosas del menester suyo, pues
que della salf y en ella naci.







639 fIiaTOlA Dfl SANtO fOMINGO.
Item: que el dicho Don Diego, 6 quien heredare el dichid
Mayorazgo, envie por via de cambios, 6 por cualquiera manera
que l6 pudiere, todo el diuero de la renta que 61 ahorrare del di-
cho Mayorazgo, y haga comprar dellos en su nombre 6 de su he-
redero, unas compras que dicen Logos, que tiene el oficio de San
Jorge, los cuales agora rental seis por ciento, y son dineros muy
seguros, y esto sea por lo que yo dire aqui.
Item: porque a persona de estado y de renta conviene por
servir a Dios, y por bien de su honra, que se aperciba de hacer
por si y se poder valer con su hacienda, alli en San Jorge estA
cualquier dinero muy seguro, y Gdnova es ciudad noble y podero-
sa por la mar; y porque al tiempo que yo me movie para ir i descu-
brir las Indias fuf con intencion de suplicar al Rey y A la Reina
Nuestros Sefiores, que de la renta qi'e de sus Altezas de las Indias
hobiese que se determinase de la gastar en la conquista de Je-
rusalen, y ansi se lo supliqud; y si lo hacen sea en buen punto, y
si no que todavia est6 el dicho Don Diego, 6 la persona que he-
redare deste prop6sito de ayuntar el mas dinero que pudiere, para
ir con el Rey nuestro Seiior, si fuere A Jerusalen A le conquistar,
6 ir solo con el mas powder que tuviere: que placera Nuestro Se-
fior que si esta intencion tiene 6 tuviere, que le dara 61 tal ade-
rezo que lo podrA hacer, y lo haga; y si no tuviere para conquis-
tar todo, le darin A lo menos para parte dello: y ansi que ayunte
y haga su caudal de su tesoro en los lugares de San Jorge en G6-
nova, y alli multiplique fast que 61 tenga tanta cantidad que le
parezca y sepa que podri hacer alguna buena obra en esto de Je-
rusalen, que yo creo que despues que el Rey y la Reina Nuestros
Sefiores, y sus Sucesores, vieren que en esto se determinan, que se
moverAn A lo hacer sus Altezas, 6 le darn el ayuda y aderezo co-
mo A criado 6 vasallo que lo hard en su nombre.
Item: Yo mando a Don Diego mi hijo y a todos los que de
mi descendieren, en especial A la persona que heredare este Mayo-
razgo, el cual cs como dije el diezmo de todo lo que en las Indias
se hallare y hobiere, 6 la octava parte de otro cabo de las tierras
y renta, lo cual todo con mis derechos de mis oficios de Almiran-
te y Visorey y Gobernador es mas de veinte y cinco por ciento, digo:
que toda la renta desto, y las personas y cuanto poder tuvieren,
obliguen y pongan en sostener y servir 6 sus Altezas 6 A sus He-
rederos bien y fielmc te, hasta perder y gastar las vidas y hacien-
das por sus Altezas, torque sus Altezas me dieron comienzo A ha-
ber y poder conquistar y alcanzar, despnes de Dios Nuestro 8efior,
este Mayorazgo; bien que yo les vine A convidar con esta emprcsa
en sus Reinos, y estuvieron much tiempo que no me dieron ade-
rezo para la poner en obra; bien que desto no es de maravillar, por-
que esta empresa era ignota A todo el mundo, y no habia quien
lo creyese, por lo cual les soy en miny mayor cargo, y porque des-
pues siempre me ban hecho muchas mercedes y acrecentado.
Item: mando al dicho Don Diego, 6 A quien poseyere el di-
cho Mayorazgo, que si en la Iglesia de Dios, por nuestros peca-







11STQEIA =E SANTO DOMIlGO. 63
dos, naciere alguna cisma, 6 que por tirania alguna persona, de
cualquier grado 6 estado que sea 6 fuere, le quisiere desposeer de
su honra 6 bienes, que so la pena sobredicha, se ponga los pi6d
del Santo Padre, salvo si fuere heretico (lo que Dios no quiera)
la persona 6 personas se determine 6 pongan por obra de le ser-
vir con toda su fuerza 6 renta 6 hacienda, y en querer library el
dicho cisma, 6 defender que no sea despojada la Iglesia de su hon-
ra y bienes.
Item: mando al diclo Don Diego, 6 1 quien poseyere el di-
cho Mayorazgo, que procure y trabaje siempre por la honra y bien
y acrecentamiento de la Ciudad de Gdeova, y ponga todas sus fuer-
zas 6 bienes en defender y aumentar el bien 6 honra de la repu-
blica della, no yendo contra el servicio de la Iglesia de Dios y alto
Estado del Rey 6 de la Reina Nuestros Sefiores, 6 de sus Sucesores.
Item: que el dicho lon Diego, 6 la persona que heredare 6
estuviere en posesion del dicho Mayorazgo, que de la cuarta part
que yo dije arriba de que se ha de distribuir el diezmo de toda la
renta, que al tiempo que Don Bartolom6 y sus herederos tuvie-
ren ahorrados los dos cuentos 6 parte dellos, y que se hobiere de
distribuir algo del diezino en nuestros parientes, que dl y las
dos personas que con 61 fueren nuestros parientes, deban distri-
buir y gastar este diezmo en casar mozas de nuestro linage que
lo hobieren menester, y hacer cuauto favor pudieren.
Item: que al tiempo que se hallare en disposition, que man-
de hacer una Iglesia, que se intitule Santa Maria de la Concepcion,
en la Isla Espafiola en el lugar mas id6neo, y tenga un hospital el
mejor ordenado que se pueda, ansi como hay otros en Castilla y en
Italia, y se ordene una Capilla en que se digan misas por mi Anima,
y de nuestros antecesores y sucesores con much devotion: que
placeri 4 Nuestro Sefior de nos dar tanta renta, que todo se podrA
cumplir lo que arriba dije.
Item: mando al dicho Don Diego, mi hijo, 6 1 quien hereda-
re el dicho Mayorazgo, trabaje de niantener y sostener en la Isla
Espaiiola cuatro buenos maestros en la Santa Teologia, con inten-
cion y studio de trabajar y ordenar que se trabaje de convertir
6 nuestra Santa f6 todos estos pueblos de las Indias, y cuando plu-
giere 6 Nuestro Sefior que la renta del dicho Mayorazgo sea cre-
cida, que ansi crezca de maestros y personas devotas, y trabaje para
tornar estas gentes cristianas, y para esto no haya dolor de gastar
todo lo que fuere menester; y en coumemoracion de lo que yo digo
y de todo lo sobrescrito, hard un vulto de piedra mnimol en la
dicha Iglesia de la Concepcion en el lugar mas pdblico, porque
traiga de continue memorial esto que yo digo al dicho Don Diego,
y 6 todas las otras personas que le vieren, en el cual vulto estard
un letrero que diri esto.
Item: mando A Don Diego, mi hijo, y a quien heredare el
dicho Mayorazgo, que cada vez y cuantas veces se hobiere de con-
fesar, que primero muestre este compromise, 6 el traslado dl1 &
su confesor, y le ruegue que le lea todo, porque tenga razon de







64 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
*
lo examiner sobre el cumplimiento d61, y sea causa de much bien y
descanso de su anima. Jueves en veinte y dos de Febrero de mil
cuatrocientos noventa y ocho.
,S
S. A. S.
XMY
El Almirante.

En la noble Villa de Valladolid, 6 diez y nueve dias del mes
de Mayo, afio del Nacimiento de Nuestro Salvador Jesucristo de mil
6 quinientos 6 seis, por ante mi Pedro de Hinojedo, Escribano de
Camara de sus Altezas y Escribano de Provincia en la su Corte
6 Chancilleria 6 su Escribano 6 Notario Pfiblico en todos los sus
Reinos y Sefiorios; 6 de los testigos de yuso escritos: el Sr. D. Cris-
t6bal Colon, Almirante, 6 Visorey 6 Qobernador General de las
Indias descubiertas 6 por descubrir que dijo que era; estando enfer-
mo de su cuerpo, dijo,.que por cuanto 61 tenia fecho su testamen-
to por ante Escribano pfiblico, qu61 agora retificaba 6 retifica el
dicho testament, 6 lo aprobaba 6 aprob6 por bueno, 4 si necesario
era lo otorgaba 6 otorg6 de nuevo. E agora afiadiendo el dicho
su testamento, 61 tenia escrito de su mano 6 letra un escrito que
ante mi el dicho Escribano mostr6 4 present, que dijo que estaba
escrito de su mano 6 letra 6 firmado de su nombre, quel otorgaba
6 otorg6 todo lo contenido en el dicho escrito, por ante mi el dicho
Escribano, segun 6 por la via 6 forma que en el dicho escrito se con-
tenia, 6 todas las mandas en 61 contenidas para que se cumplan,
6 valgan por su filtima 6 postrimera voluntad. E para cumplir el
dicho su testament qu6l tenia y tiene hecho 6 otorgado, 6 todo
lo en l1 contenido, cada una cosa 6 part dello, nombraba 6 noul-
br6 por sus testamentarios 6 complidores de so anima al Seiior Don
Diego Colon, su hijo, 6 A Don Bartolomb Colon, su hermano, 6
a Juan de Porras, Tesorero de Vizcaya,, para que ellos tres cum-
plan su testamento, 6 todo lo en 61 contenido 6 en el dicho escrito,
6 todas las mandas 6 legatos 6 obsequias en 61 contenidas. Para
lo cual dijo que daba, di6 todo su poder bastante, 6 que otorgaba
6 otorg6 ante ml el dicho Escribano todo lo contenido eli el dicho
escrito; 6 a los presented dijo que rogaba 6 rog6 que dello fuesen
testigos. Testigos que fueron presents, llamados 6 rogados A to-
do lo que dicho es de suso, el Bacliller Andr6s Miruefia 6 Gaspar
de la Misericordia, vecinos desta Villa de Valladolid, 6 BartolomB
de Fresco 6 Alvaro Perez, 6 Juan Despinosa 6 Andrea 4 Hernan-
do de Vargas, 6 Francisco Manuel 6 Fernan Martinez, criados del
dicho Sefior Almirante. Su tenor de la cual dicha escritura, que
estaba escrita de letra 6 mano del dicho Almirante, 4 firmada de
su nombre, de verbo ad verbum, es este que se sigue:
Cuando part de Espafia el afio de quinientos 6 dos yo flee
una ordenanza 6 Mayorazgo de mis bienes, 6 de lo que entonces
me pareci6 que cumplia 4 mi anima 6 al servicio de Dios eterno,
6 honra mia 6 de mis sucesores: la cual escritura dej6 en el Mo-







H1ISTOMA DE SANTO DOMINGO. 65
nesterio de las Cuevas en Sevilla a Frey Don Gaspar con otras
mis escrituras 6 mis previllejos, 6 cartas que tengo del Rey 6 de la
Reina, Nuestros Seiiores. La cual ordenanza apruebo 4 confirmo
por esta, la cual yo escribo A mayor cumplimiento 6 declaracion
de mi intention. La cual mando que se cumpla ansi como aquf
declare 6 se contiene, que lo que se cumpliere por esta, no se
faga nada por la otra, porque no sea dos veces,
Yo constituf A mi caro hijo Don Diego por mi heredero de
todos mis bienes 6 oficios que teigo de juro y heredad, de que hi-
ce en el Mayorazgo, y non habiendo 61 fijo heredero varon quo
herede mi hijo Don Fernando por la misma guisa, 4 non habiendo
61 fijo varon heredero, que herede D. Bartolomd mi hermano por
la misma guisa, 6 por la misma guisa, si no tuviere fijo heredero
varon, que herede otro mi hermano; que se entienda ansf, de uno
A otro el pariente mas llegado A mi lfnea, y esto sea para siempre.
E no herede muger, salvo si no faltase no se fallar hombre, 4 si
esto acaesciese sea la muger mas allegada A mi linea.
E mando al dicho Don Diego mi hijo, 6 a quien heredare, que
no piense ni presuma de amenguar el dicho Mayorazgo, salvo acre-
centalle 6 ponello: es de saber que la renta que 61 hubiere sirva
con su persona y estado al Rey 6 la Reina Nuestros Sefores, 6 al
acrescentamiento de la Religion Cristiana.
El Rey 4 la Reina Nuestros Sefiores, cuando yo les servf con
las Indias; digo servi, que parece que yo por la voluntad de Dios
Nuestro Sehor se las df, como cosa que era mia, pundolo decir,
porque importund A S. S. A. A. por ellas, las cuales eran ignotas
4 abscondido el camino A cuantos se fabl6 dellas, 6 para las ir A
descubrir allende de poner el aviso y mi persona, SS. AA. no gas-
taron ni quisieron gastar para ello, salvo un cuento de maravedis,
6 A mf fih6 necesario de gastar l resto: ansi plugo A SS. AA,
que yo hubiese en mi part de lAs dichas Indias, Islas 6 tierra-
firme, qne son al Poniente de una raya que mandaron marcar
sobre las islas Azores y aquellas del Cabo Verde, cien leguas, la
cual pasa de Polo A Polo; que yo hubiese en mi parte el ter-
cio y el ochavo de todo, 6 mas el diezmo de lo que esta en ellas,
como mas largo se amuestra por los dichos mis previllejos 6 cartas
de merced.
Porque fast agora no se ha habido renta de las dichas Indias,
porque yo pueda repartir della lo que della aquf abajo dird, 6 se
espera en la misericordia de Nuestro Seior que se haya de haber
bien grande; uii intencion seria y es, que Don Fernando, mi hijo,
hobiese della un cuento y medio en cada un afio, 4 Don Bartolom6,
mi hermano, ciento y cincuenta mil maravedis, 6 Don Diego, mi
hermano, cien mil maravedis, porque es .de la Iglesia, Mas es-
to no lo puedo decir determniuadamente porque fast agora non
h6 habido ni hay renta conocida, como dicho es.
Digo, por mayor declaracion de lo susodicho, que mi volun-
tad es que el dicho Don Diego, mi hijo, haga el dicho Mayorazgo
con todos mis bienes 6 oficios, o6mo 6 por la guisa que dicho es, 6







66 HISTORIA DE SANTO D1OMINGO.
que yo los tengo. E digo que toda la renta que el tovicre por razou
de la dicha herencia, que haga 61 diez parties della cada un afio, 6
que la una parte destas diez, las reparta eiftre nuestros parien
tes, los que parecieren haberlo mas menester, 6 personas nece-
sitadas, y en otras obras pias. E despues destas nueve parties
tome las dos dellas 6 las reparta eu treinta y cinco parties, 6
dellas haya Don Fernando, mi liijo, las veinte y site 6 Don
Bartolom6 haya las cinco 6 Dou Diego, mi hermano, las tres. E
porque, como arriba dije, mi deseo seria que Don Fernando, mi
hijo, hobiese un cuento y medio 6 Don Bartolom6 ciento 6 cin-
cuenta mil maravedis 4 Don Diego ciento; 6, no s6 c6mo haya de
ser, porque fasta agora la dicha renta del dicho Mayorazgo no esta-
sabida ni tiene n6mero; digo qne se siga esta 6rden que arriba di-
je fast que placer A Nuestro Sefior que las dichas dos parties de
las dichas nueve abastardn y llegar-n a tanto acrescentamiento que
en ellas habrA el dicho t'n cuento y medio para Don Flernando
6 ciento y cincuenta mil para Don Bartolomd 6 cien mil para Don
Diego. E cuando placerd A Dios que esto sea 6 que si las dichas
dos parties, se entienda de las nueve sobredichas, Ilegaren contra
de un cuento 6 setecientos 6 cincuenta mil maravedis, que toda la
demasia sea 6 la haya Don Diego, mi hijo, 6 quien heredare; 6 digo
6 ruego al dicho Don Diego, mi hijo, 6 q(uien heredare, que si
la renta deste dicho Mayorazgo ereieere much, que me har6 pla-
cer acrecentar Don Fernando 6 6 mis hermanos la part que aqui
va dicha.
Digo que esta parte que yo mando dar A Don Fernando, mi
hijo, que yo fago della Mayorazgo en 61, 4 que le suceda su hijo
mayor, y ansi de uno en otro perpetuamente, sin que la pueda ven-
der ni trocar ni dar ni enagenar por ninguna mantra, 6 sea por
la guisa y manera que esta dicho en el otro Mayorazgo que yo
he fecho en Don Diego, mi hij.
Digo 6 Don Diego, mi hijo, 6 mando qloe tanto qu61 tenga
renta del dicho Mayorazgo y herencia, que pueda sostener en una
Capilla, que se haya de tacer, tres Capellanes que digan cada dia
tres Misas, una 6 honra de la Santa Trinidad, otra 6 la Concepcion
de Nuestra Seiora, 6 la otra por anima de todos los fieles defuntos,
6 por mi anima 6 de mi padre e madre 6 muger. E que si su fa-
cultad abastare que haga la dicha Capilla honrosa, y la acreciente
las oraciones 4 preces por elhonor de la Santa Trinidad, 6 si es-
to puede ser en la Isla Espaiola que Dios me di6 milagrosamente,
holgaria que fuese alli adonde yo la invoqu6, que es en la Vega
que se dice de la Concepcion.
Digo y mando a, Don Diego, mi hijo, 6 A quieu heredare, que
pague todas las deudas que dejo aqni en un memorial, por la for-
ma que alii dice, 6 mas las otras que justamente parecerd que
yo deba. E le mando que haya encomendada a Beatriz Enriquez,.
madre de Don Fernando, mi hijo, que la prove que pueda vivir
honestamente, como persona a quien yo soy en tanto cargo. Y esto
se haga por mi descargo de la conciencia, porque esto pesa much








itSTORIA bE SANTO DOMINGO. 67
para mi anima. La razon dello non es licito de la escrebir aqui. Fe-
cha 6 veinte y cinco de Agosto de mil y quinientos y cinco aios; sigue
Christo ferens. Testigos que fueron presents 4 vieron facer 6 otor-
gar todo lo suso dicho al dicho Senor Almirante, segtin 6 como di-
cho es de suso: los dichos Bachiller de Mirneia; Oaspar de IaMise-
ricordia, vecinos de la dicha Villa de Valladolid, 6 Bartolom6 de
Fresco 6 Alvar Perez y Juan Despiriosa d Andrea 6 Fernando
de Vargas 4 Francisco Mauuel 4 Hernati Martinez, criados del di-
cho Sefior Almirante. E yo el dicho Pedro de Hinojedo, Escri-
bano 6 Notario pfblico suso dicho, en uno con los dichos testigos, 6
todo lo suso dicho present fuf. E por ende fice aqul este mi sign
A tal: En testimonio de veidad.=Pedro de Hinojedo, Escribano.
A continuacion del Codicilo de mano propia del Almirante,
habia una memorial 6 apiintacion, tambien de su mano, del tenor
siguiente:
Relacion de ciertas personas d quien yo quiero que se den de
mis bient lo contenido en este memorial, sin que se le quite cosa
alguna dello.-Hasele de dar en tal forma que no sepa quien se
las manda dar.
Primeramente, a los herederos de Ger6nimo del Puerto, padre
de Benito del Puerto, Chancellor en G6nova, veinte ducados 6 su
valor.
A Antonio Vazo, mercader Ginov6s, que solia vivir en Lisboa,
dos mil quinientos reales de Portugal, que son siete ducados
poco mas, A razon de trescientos 6 sesenta y cinco reales el ducado.
A un judio que moraba a la pUerta de la juderia en Lisboa, 6
a quieu mandare un Sacerdote, el valor de medio marco de plata.
A los herederos de Luis Centurion Escoto, mercader Ginov6s,
treinta mil reales de Portugal, de los cuales vale un ducado tres-
cientos ochentay cinco reales, qu; son setenta y cinco ducados po-
co mas 6 menos.
A esos mismos herederos y 6 los herederos de Paulo de Ne-
gro, Ginovrs, cien ducados 6 su valor. Han de ser la mitad a
los unos herederos y la otra a los otros.
A Baptista Espfndola, 6 a sus herederos, si es muerto, veinte
ducados. Este Baptista Espindola es yerno del sobredicho Luis
Centurion, eta hijo de Micer Nicdlas Espindola de Locoli de Ronco,
y por seas 61 fu6 estate en Lisboa el afio de mil cuatrocientos
ochenta y dos.
La cual dicha Memoria 4 descargo sobredicho, yo el Escribano
doy f6 que estaba escripta de la letra propia del dicho testamento
del dicho Don Crist6bal, en f6 de lo cual lo firm de mi uombre.=
Pedro de Azcoytia.=(EstA firmada.)

El cadaver del Almirante fu6 conducido al monasterio de las
Cuevas de los Cartujos en Sevilla, y el Rey Cat6lico, haciendo
justicia A la memorial y grades hechos de aquel h6roe, mand6 po-
ner sobre la Idpida del sepulcro este distico orlando el escudo do
armas del Descubridor:








HISTORIC DE SANTO DOMINGO.


Por Castilla y por Leon
Nuevo mundo hall6 Colon.

Otros autores sostienen que el cadAver fud depositado en una
iglesia inmediat &A Sevilla, al otro lado del Guadalquivir, y otros
refieren que se enterr6 en el Panteon de los Duques de Alcald.
Si nos adherimos a la opinion del senior Navarrete, mejor in-
formado que otros autores, parece que el cadaver del Almirante
fuU depositado en el convento de San Francisco de Valladolid,
que los honorees funebres se le hicieron en la parroquia de Santa Ma-
rfa de la Antigua, que por los afios de mil quinientos trece fu6 tras-
ladado el cadaver 6 la ciudad de Sevilla y depositado en el mo-
nasterio de Cartujos de las Cuevas, colocIndosele en la capilla de
Santa Ana 6 del Santo Cristo; que alli tambien fu6 enterrado su
hijo Don Diego y que en mil quinientos treinta y seis se entrega-
ron estos cadiveres para Ilevarlos Santo Domingo.
En cualquiera de los lugares citados pudieron haber sido in-
bumados los huesos del Almirante; pero lo cierto es tue en la
filtima fecha citada se trasladaron A la ciudad de Santo Domingo,
capital de la Espaiola, y se colocaron en la pared del lado de la
tribune del Evangelio de su Catedral.
Al lado de la Epistola existia otro dep6sito problemdtico. Sos-
tienen unos que eran los restos de su hijo Don Diego, de su nie-
to Don Luis, de su hermano Don Diego 6 de Don BartolomB. Creo
mas probable la conjetura sobre el ultimo, por la consideration
que le debian los habitantes de la isla, y por haber sido fundador
y poblador de Santo Domingo y demis villas erigidas al principio
de la conquista.
Reposaron las cenizas en aquel panteon hasta la paz de Ba-
silea, en que cedida la parte espafiola A la Repiglica Francesa,
se trasladaron a la ciudad de la Habana, en la isla de Cuba. (1)
El tiempo habia borrado el epitaflo que se puso sobre el se-
pulcro. Decia asi:

(1) Hasta el 10 de Setiembre de 1877 se tenia por cierta la traalacion
de los restos de D. Crist6bal Colon de la ciudad de Santo Domingo A la
de la Habana; pero el hallazgo en ese dia, efectuado en el presbiterio de
la Catedral de Santo Domingo, de una caja de plomo con inscripciones
claras y precisas, solo aplicables al ler Almirante, ha venido A demos-
trar que los restos de este ilustre varon nunca habian salido del sitio en
que los hizo colocar su nieto D. Luis Colon. Las investigaciones hist6-
ricas que con motivo de este acontecimiento se han tenido que practical, han
arrojado much luz sobre multitude de hechos relatives al ler. Almirante.
Hoi se sabe que sus restos no fueron trasladados A esta ciudad en 1536,
gino much mas tarde; que tampoco fu6 depositado en las Cuevas de Se-
villa en 1513, sino en 1509; que el Colon inhumado en la izquierda del
Presbiterio de la Catedral de Santo Domingo era D. Luis, y no D. Barto-
lome como muchos creian; que el epitafio de Castellanos no existi6 nunca so-
bre la tumba del Descubridor de Am6rica; y que Fernando el Cat6lico no hli-
zo por Colon sino abandonarlo en vida y en muerte. Para rectificar muchos
errores relatives A Colon hai que leer todo lo escrito despues del hallazgo
del 10 de Setiembre.--N. de la S.)







HISTORIA DE SANTO DOMINGQ. ot
"Hie locus abscondit prwclari membra Coloni
Cujus sacratum nomen ad astra volat,
Non satis unus erat sibi mundus notus, orbem
Ignotum priscis omnibus ipse dedit.
Divitias summas terras dispersit in omnes
Atque animals ccelo tradidit innumeras,
Invenit campos divinis legibus aptos,
Regibus nostris prosper regna dedit."
Esta inscripcion se supone compuesta en Espaia y colocada
en el primitive sepulcro, segun la refiere Juan de Castellanos en
las Elegias de los Varones Ilustres de Indias; pero fuese inspira-
cion de Espafia 6 de la Espafiola, digna es de que se conserve en
la memorial esta production conceptuosa, elegant y expresiva. Tan
oscurecida se halla todavia una parte de la vida de este hombre
extraordinario, que aun no han transcurrido trescientos sesenta a-
fos del tiempo en que se descubri6 este continente y en que falle-
ci6 su ilustre protagonista, y se ignoran los hechos mas esencia-
les de aquel acontecimiento. Apenas se encuentran algunas apun-
taciones que puedan guiar al historiador para describir los hechos
como pasaron; pero lo cierto es que el Almirante di6 grande im-
portancia A la traslacion de sus cenizas A la capital de la isla Es-
paiola, encargAudolo A sus herederos; porque en ella habia acre-
ditado la verdad y fundamento de sus portentosas ideas sobre la
existencia de otra parte del globo diferente al conocido hasta en-
tonces; porque en ella habia fundado por si mismo villas y lugares
poblados de una nueva raza que, asociada A la espafiola, le ofre-
cian un porvenir de gloria en las generaciones venideras compro-
bando la abundancia del oro y de las otras preciosidades dudosas
que hasta entonces se tuvieron por exageraciones de una fantasia
acalorada; y en ella crey6 probablemente vinculada la memorial de
la prodigiosa y extraordinaria hazaria que tan felizmente habia
concluido, y que debia hacerse evidence A todo el mundo con la
personification 6 ensefia de sus restos mortales.
Para aclarar las dudas y dificultades que algunos autores han
manifestado acerca de esta traslacion, vamos A transcribir various
documents que una autoridad ha podido reunir sobre el particu-
lar, en los cuales se hallarAn datos que prueban la existencia real
de los despojos mortales del Almirante en su sepulcro de la Ca-
tedral de Santo Domingo durante la domination espafiola en aque-
lla isla, y su posterior traslacion y actual existencia en la Habana,
capital de la isla de Cuba.
Nosotros podemos afiadir A la tradition, sobre la existencia
de las cenizas del Almirante, datos posteriores que lo acreditan.
El Sinodo Diocesanp del Arzobispado de Santo Domingo, celebrado
por el Ilustrfsimo Sefior Don Fray Domingo Fernandez Navarrete
el aiio de mil seiscientos ochenta y tres, en el Capitulo 19, Titulo
50, hablando de la iglesia Catedral, dice lo siguiente: "Las Igle-
sias Catedrales son exemplos' y Maestras de las inferiores y mu-







10 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cho mas las Metropolitanas, y Primadas, como lo es 6sta, A quien
deben seguir sus sufragineas y participar la luz, que inmedia-
tamente recibe de la supreme que es la Romana, de que nace,
que los prebendados de ella deben resplandecer en virtud y le-
tras para ser models y exemplar de los demias Eclesidsticos en
el cumuplimieuto de sus obligaciones, en cuya conformidad, y
para este fin, habi6ndose descnbierto esta Isla por el insigne y
muy celebrado Don Crist6bal Colon (cuyos huesos yacen en una
caxa de plomo en el Presbyterio al lado de la peana d altar Ma-
yor de esta uuestra Catedral con los de su hermano Don Luis
que estdn al otro, segun la tradition de los antiguos de esta Is-
la) en tiempo del feliz gobierno del Sefor Don Fernando y la
SeFiora Reyna Doiia Isabel de gloriosa memorial, en el aio del Na-
cimiento de nuestro Redemptor de mil cuatrocientos noventa y
dos."
Al estamparse esta acta hubo una equivocacion ppsitiva. El
Almirante n to tu mas hernanos que Don Bartolom6 y Don Die-
go. Don Luis fu6 su nieto y no muri6 en Santo Domingo; de mo-
do que lo mas probable es que se quiso hacer mencion de Don
Bartolom4, que muri6 efectivamente en Santo Domingo, y i quien
debieron honrar los vecinos de aquella Capital colocando su fire-
tro al lado opaesto del del Almirante como para recorder al que
lo habia secundado en la conquista y establecimiento de San-
to Domingo. Otro dato posterior y mas positive fil el suce-
dido en los dias de la independencia de los Estados Unidos de
Am6rica. Un individuo, hombre de talent y escritor acreditado,
procure tomar informed exactos de esta material, y encontrandose
enaquellos dias en la cindad del Guarico el Excelentisimo Seior
Don Jos6 Solano y Bote, Marquds del Socorro, que habia sido po-
co 'antes Capitan General y Presidente de Santo Domingo, se
dirigi6d 61, suplicAndole le facilitase medios de acertar en sus di-
ligencias sobre aquel particular. El General Solaio que manda-
ba la flota espafola estacionada en aquel puntb, deseando cumplir
el encargo que se le hacia, escribi6 al Sefor Don Isidoro de Peral-
ta, que era entouces el Presidente Gobernador y Capitan General
de la part espailola y obtuvo la contestacion y cortificados que
trasladamos integranente: (1)
"Santo Domingo 29 de Marzo de 1783.--Mi protector y ami-
go querido: recibi su amistosa carta de 13 de este mes, y no res-
pondi al moment porque queria tener tiempo para informarme de
los detalles que V. Srfa. me pide relatives 6 Crist6bal Colon, y de
este modo tener la satisfaccion de servirlo en cuanto est6 de mi
parte, y de que V. Sria. satisfaga al amigo que lo ha comprome-
tido A recoger estos detalles.
Con respect a Crist6bal Colon, aunque la polilla destruye

(I) Estos documents han debido ser traduccion de la obra de Mr.
Moreau de Saint-Mery, porque consta que no se encontraron los originales
en el archivo de la Curia.-(N. de la S.)








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 71
en este pals los papeles hasta convertirlos'en punta de Flandes,
espero sin embargo remitir A V. Srfa. las pruebas de que los
huesos de Colon estan en una caja de plomo encerrada en otra
de piedra y colocada en el presbiterio al lado del Evangelio, y que
los de su hermano Don Bartolom6 reposan al lado de la Epfs-
tola guardados de la misma manera y con las propias precaucio-
nes. Los de Crist6bal Colon fueron traidos de Sevilla, en don-
de habian sido depositados en el panteon de los Duques de
AlcalA, despues que se condujeron de Valladolid y en done per-
manicieron hasta que se trajeron.
Habra coino dos neses que entendidndose en algunas repa-
raciones en la iglesia Catedral, se abati6 una pared que volvi6
A reedificarse inmediatamente; y esta casnalidad fortnita di daau-
sa A que se encontrase la caja de que he hablado, la cual, aun-
que sin inscripcion, fue reconooida por una tradition constant 6
invariable, por-la misma que conteuia los restos de Colon. A-
demos de esto he hecho practical investigaciones por si se en-
contraba en los archivos de la Curia 6 en la Secretarfa de
Gobierno algun document que diese datos sobre este punto; y
los Can6nigos han. visto y contestado que los huesos estaban
reducidos A cenizas la mayor part, pero que habian distingui-
do perfectamente el hueso del antebrazo.
Envio a Su Sefiorfa lista de los Arzobispos que ha habi-
do en esta isla, que es mas curiosa que la de los Presidentes,
porque me aseguran que la primera es complete, en tanto que
en la segunda hay vacios considerable causados por las polillas,
que atacan A algunos papeles mas que A otros.
Con respect los edificios, templos y bellezas de las calls
como del motive que dio causa A que se trasladase la ciudad
al Oeste del rio, que forma el puerto, tambieu se lo comunico;
pero en cuanto al plano que pida su nota hay una dificultad
real, porque tal contianza me esta prohibida como Gobernador:
las luces superiores de V. Sria. le harAn conocer la razon que
tengo para esta negative."
Papeles remitidos por el Senor Gobernador Peralta al Ge-
neral Solano:
"Yo, Don Jos6 Nfiez de CAceres, Doctor en Sagrada Teo-
logia de la Pontifical y Real Universidad de Santo Tomas de
Aquino, Dean dignidad de esta Santa Iglesia Metropolitana y
Primada de las Indias; certifico: que habiendo sido reparadas y
para ello abatidas algunas paredes del Presbiterio de esta Santa
Iglesia Catedral, el freinta de Enero filtimo, se encontr6 deba-
jo de la tribune en que se canta el Evaugelio, may cerca de la
puerta por done se sube a la sala Capitular, un cofre de piedra
de forma ecbica, y de alto de una vara, que coutenia dentro una
urna de plomo maltratada que contenia muchos huesos huma-
nos. Tambien hace algunos afios, que en iguales circunstancias
A la que me he referido, se encontr6 del lado de la Epistola o-
tra caja de piedra semejante, -y segun la tradition de los veci-







7W HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
nos antiguos y un Capitulo de la Sinodo de esta Santa Igle.
sia Catedral, se ha tenido por cierto y averiguado que los del
lado del Evangelio son y contienen los huesos del Almirante Cris-
t6bal Colon, y los del lado de la Epistola los de su hermano,
sin que haya podido reconocerse si son los de su hermano Don
BartolomB 6 los de Don Diego Colon, bijo del Almirante: en f4
de lo cual doy la present. En Santo Domingo 6i treinta de
Abril de mil setecientos ochenta y tres. Firmado.-Don Jos6
Ndfiez de CAoeres."
"Don Manuel Sauchez, Can6nigo Chantre de esta Santa I-
glesia Catedral; certifico: (igual en todo A la precedente. 'En
Santo Domingo A veinte y seis de Abril de mil seteoientos o-
chenta y tres. Firmado.-Manuel Sanchez."
"Don Pedro de Galvez, Can6nigo, Maestre de Escuela,Dig-
nidad de esta Iglesia Catedral Primada de las Indias; certifico:
que habidndose derribado el Santuario para repararlo, se encon-
tr6 al lado de la tribune en que se canta el Evanjelio, un co-
fre de piedra con una urna de plomo un poco maltratada que
contenia huesos humans; y muchos se recuerdan que hay otro
cofre del lado de la Epistola, y segun lo que refieren los veci-
nos mas antiguos del pais, y un capitulo de la Sinodo de esta
Santa Iglesia Catedral, el del lado del Evangelio contiene los
buesos del Almirante Crist6bal Colon, y los del lado de la E-
pistola los de su hermano Don Bartolom6. En f6 de lo cual
doy la present el veinte y seis de Abril de mil setecientos o-
ohenta y tres. Firmado: -Don Pedro de Galvez."
(Dolorosa reflexion produce estos documents, inica prueba
del dep6sito glorioso oculto en la iglesia Primada de Santo Do-
mingo, envueltos en una suerte de tinieblas, porque solo la tra-
dicion apoya que los del lado del Evangelio son los del Almi-
rante, si no se hace valer A su favor la diferencia del tamafo de
las cajas y la profiudidad de treinta pulgadas en que estdn pues-
tas; mientras que la otra tiene un tercio merfos!
Por la cesion de la parte espafiola de la isla de Santo Do-
mingo a la Repiblica francesa, estipulada en el tratado de Basi-
lea, se present en Santo Domingo el Teniente General Don Ga-
briel de Aristizabal, que mandaba la escuadra espafiola que o-
per6 en las eostas durante la guerra, y el dia once de Diciembre
de mil setecientos noventa y cinco ofici6 al Capitan General Pre-
sidente y Gobernador Don Joaquin Garcia y Moreio, manifestin-
dole que, sabedor de que ;los restos del oelebre Almirante Don
Crist6bal Colon yacian en la Catedral de aquella ciudad, creia de
su deber como espailol y como comandante enjefe de la escua-
dra de operaciones de S. M. solicitar las traslacion de las cenizas
de aquel hlroe 4 la isla de Cuba, que 61 tambien habia descu-
bierto y donde primero habia levantado el estandarte de la
cruz. Manifestaba en su oficio el deseo de que se practicase
esta operation oficialmente y con la mayor exactitud y forma-
lidad para que no quedasen en poder de nadie, por descuido 6







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 73
negligencia, unas reliquias enlazadas en aquel suceso que forma la
6poca mas gloriosa en la historic espanola, y para que se ma-
nifestase A todas las naciones que los espaioles, apesar del trans-
curso de los siglos, nunca dejarian de honrar la memorial de aquel
digno y aventurado General de los mares, ni le abandonaban al
emigrar de la isla las varias corporacione piblicas que repre-
sentaban alli el dominion espafol, y concluia manifestando que
po no haber tenido tiempo para consultar sobre aquel asunto
al berano, por muchos inconvenientes que se le ofrecieron, re-
curria al Gobernador como vice-protector de la isla, esperando
se accediria A su solicitud de exhumar y conducir A la isla de
Cuba en el navio San Lorenzo los restos del Almirante.
Los deseos vehementes de este leal espafiol, denodado ma-
rino y de espiritu elevado, fueron acogidos cordial y ardiente-
mente por el Sefior Garcia. Condescendi6 en cuanto se propo-
nia y advirti6 al Sefior Aristizabal que el Duque de Veraguas,
sucesor lineal del Almirante, le habia hecho la propia insinua-
cion, deseando que para su realization se tomasen las medidas
necesarias A sus expenses y que se realizase igual exhumacion
de los huesos del Adelantado y pariente Don BartolomB Colon,
y que al efecto enviaba sus retratos para que se colocasen en los
sepulcros de ambos. Tambien afadia el Senor Garcfa que aunque
no tenia 6rden especial del Rey sobre el asunto, estando la
proposition tan de acuerdo con los acendrados sentimientos de
la nation espaiola, y habiendo obtenido la aprobacion de todas
las autoridades de la isla Espafola, consultadas al efecto, estaba
por su parte pronto A que se realizase el proyecto en los mismos
t6rminos que lo proponia.
Tambien ofici6 el General Aristizabal al Arzobispo de San-
to Domingo Don Fray Fernando Portillo y Torres, confiado en
que concurriria con su ayuda y patriotism A la piadosa empresa.
La respuesta de Su Seiorfa Ilustrisima al General estaba
concebida en t6rminos de alta cortesfa y de la mas profunda re-
verencia .a la memorial del Almirante. Expresaba con ferviente
celo que se prestaba gustoso al tribute. de gratitud y respeto que
merecian los restos de un hombre que tanto habia hecho por la
gloria de la Nacion.
Los mismos deseos 6 iguales manifestaciones hicieron la Real
Audiencia, el Cabildo Secular y EclesiAstico, los apoderados del
Exemo. Senor Duque de Veraguas y demas autoridades constitui-
das. Fu6 unanime el acuerdo; y el digno Sefior Aristizabal, dados
todos estos pasos preliminares y preparados los medios de que se
celebrase la ceremonia de una manera pfblica y notable, se llev6
a efecto en los t6rminos que lo acredita la certification librada
por el Escribano de Cimara de la Real Audiencia Don Jos6 Fran-
cisco Hidalgo que dice asi poco mas 6 menos: Que el dia veinte
de Diciembre de mil setecientos noventa y cinco, hallAndose reu-
nido el Muy Ilustre Cabildo en la sala de squ sesiones, sali6 de ella
el Caballero Regidor perpetuo, Decano dU Ayuntamiento, Don







74 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Gregorlo. Saviiion con asistencia del Ilustrisimo y Reverendisimo
Senor Don Fray Fernando Portillo y Torres, Arzobispo de la
Iglesia Metropolitana; del Excelentisimo Senor Don Gabriel de
Aristizabal, Teniente General de la Real Armada, Comandante
General de la Escuadra de Barlovento, y el Sefior Teniente Rey,
Brigadier Don Antonio Cansi; del Sefior Mariscal de Campo Don
Antonio Barba, Oomandante de Ingenieros; del Sefior Teniente
Coronel Sargento Mayor de la plaza Don Ignacio de la Rocha;&e
los Sefiores Don Juan Oyarzabal y Don Andrds de Lecand,
apoderados del Excelentisimo Sefior Duque de Veraguas, del Ve-
nerable Cabildo Eclesiastico y oficiales civiles y militares; y flunidos
A las cinco de la tarde en la iglesia Catedral, procedieron A la
apertura de una peqnefa b6veda que estaba sobre el presbiterio,
al lado del Evangelio, pared principal y peana del altar mayor,
y adentro se encontraron unas planchas, como de tercia de largo,
de plomo, indicate de haber habido caja de dicho metal, y pe-
dazos de huesos oomo de canillas fi otras parties de algun difunto,
y recogido eu una salvilla que se llen6 de la tierra, que por los
fragmnentos que contenia de algunos de ellos pequefos y su color
se conocia eran pertenecientes A aquel cadAver. Se reuni6 el todo
cnidadosamente y se puso en una caja de plomo dorado de
una media vara de lougitud y latitud, y la tercera parte de
altura asegnrada con una cerradnra de hierro, la cual se deposit
en manos del Senor Arzobispo. La caja fil encerrada en un ataud
cubierto de terciopelo negro y adornado con galones y flecos de
oro, qne se deposit interinarnente en una tumba mausoleo forma-
da al efecto. Al dia signiente se celebr6 en la Catedral una gran-
de conmemoracion. Se hallaban en la dicha iglesia reunidos al
legar la Real Audiencia y si Presidente, el Sefior Arzobispo; el
Excelentisiino Sefor Aristizabal; el Cabildo y justicias; las digni-
dades eclesidsticas; los religiosos de Santo Domingo, San Fran-
cisco y la Merced, los oticiales civiles y militares, y gran ni-
inero de los vecinos de la ciudad. Con la corfespondiente pompa
se verificaron los oticios funerales y la misa de requiem, y el Se-
ior Arzobispo pronunci6 una oracion finebre analoga A aquel me-
morable acto.
A las cuatro de la tarde del mismo dia, reunidas las mismas
personas que se han mencionado y con asistencia de todas las in-
signias y pendones y las diterentes cofiadias de todas las iglesias
de la cindad, fueron trasladados los restos del Almirante A
la orilla del Ozama. Tomaron los cordones del fdretro el Sefor
President Don Joaquin Garcia y Moreno; el Sefior Regente Don
Jose Maria Oriza; el Seiior Oidor Decano Don Pedro Catanes y
Don Mannel Bravo; luego le sustituyeron los demAs Sefiores Don
Mellhor de Fonserrada; Don Andres Alvarez Calderon, fiscal de
la Real Audiencia; el General Barba; los Brigadieres Don Anto-
nio Cansi y Don Joaquin Cabrera; los Regidores Savifion; Don
Miignel Santelices, Do, Francisco Arredondo y demas personas
constituidas, y en este Urden llegaron A la orilla, alternando en la







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 73
conclusion hasta colocarlo en el descanso preparado.
Entouces tom6 el Presidente Gobernador con la mayor for-
malidad de mano del Ilustrisimo Arzobispo la have que se le ha-
bia entregado la tarde anterior y la puso en las:del Excelentisi-
no Sefior Don Gabriel de Aristizabal para que la tuviera en
dep6sito mientras se sabia la voluntad del Rey nuestro Sefior.
El ataud fu6 enibarcado inmediatamente en una fal4a preparada
al efecto que 10 condujo 4 bordo del hergantin Desoubridor que
estaba cubierto como todos los demAs buques anclados en el rio,
con las sefiales de luto 6 hicieron en el acto los saludos de or-
denanza que se hacen A los Almirantes.
De esta manera fueron despedidos de Santo Domingo los
filtimos restos del Descubridor. El profundo sentimiento de los
dominicanos fu6 tierno, explicit y expresivo: tiernas lgrimas,
ahogados suspiros y vehementes expresiones de dolor se manifes-
taban en todos los semblantes de los habitautes de la isla. (1)
Sabian que aquclla extraccion del cadAver. del Almirante que po-
seian hacia cerca de tires centuries, era consecuencia del ominoso
tratado de Basilea, rasgo memorable de la fatal conduct political
del Principe de la Paz Don Manuel Godoy: preveian que privados
de la sombra tutelar de aquel sagrado talisman iban a oaer sobre
Santo Domingo y sus habitantes todo g6nero de desgracias: re-
conocian que con aquel rasgo de pluma sedespojaba a los domini-
canos de los pocos 6 muchos bienes que poseian: A los nobles or-
gullosos, de su genealogia y posesion de. ese predicament de que
se goza en el suelo pAtrio, y a todos sus habitantes en general
de aquella vida patriarcal llena de goces y desnuda de am-
bicion, de que era prueba convincente no haberse dado caso en
doscientos y mas aiios, despues de poblados los continents 4
islas de AmBrica, que una familiar de Santo Domingo emigrase de
aquel suelo 4 otro pais de Am4rica 6 Europa, cuando vefamos
continnamente establecerse en la' Espafiola oriundos de la isla
de Cuba, Caracas y diferentes puntos (de la Peninsula y otros
pueblos de Europa, iLos nobles Mantuanos, vuelvo a decir, tan
erguidos con el mero tftulo de Seior Don que preferian a los
de Castilla en razon de la franqueza con que se dispensaban, obli-
gados en los paises en que emigraban A trabajar de nuevo en
establecer su position social!
Emigraron, en efecto, los dominicanos A Cuba, CarAcas, San-
ta F6, Lima, M6jico, Puerto Rico y la Peninsula espafiola, 6
mejor dicho, se consume el sacrificio; y verdaderamente que no
ha sido conocido el sentido de esta opinion, porque si hasta en-
tonces aquelhls families habian experimentado la benevolencia en
el Gobierno espafiol, pagaban esta deuda con double Iprecio, de-
mostrando al soberano su gratitud y su amor. Si A este senti-

(1) La sitnacion estA bien expresada en la carta que dirigi6 en aquella
fecha el Ilmo. Sr. Arzobispo al Comandante General de Bayaji, Marquns
de Casa Calvo.







76 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
miento se reunieron circunstancias posteriores para la emigra-
cion casi general por las catAstrofes que sucedieron posteriormen-
te, no por eso se oculta el motivo primordial que la impulsara.
Es verdad que el Soberano enjug6 con sus decretos las lagrimas
y la perdida de bienes, reconociendo autduticamente la fidelidad
y obediencia de aquellos vasallos, pero estos consuelos fueron
tardios 6 ineficaces y no correspondieron de ningqpa manera al
acendrado afecto que profesaron los naturales dI la Espafola
A los Reyes y A la Monarquia. Una pension mezquina, esca-
moteada por corto espacio de tiempo no era suficiente. Murie-
ron unos en la miseria, laboraron la mendicidad otros y hasta
el sin ejemplar titulo unico de Castilla, el Baron de la Atalaya,
que contaba sus esclavos por millares y sus bienes muebles y
races por millones, lo vi6 Cuba cortando lefia en los egidos de
aquella ciudad, para mantenerse .....
Hagamos tregua al profundo dolor que produce en el Animo
un cuadro tan figubre, y continuemos la historic.
Conducido el cadaver en el Descubridor, se verific6 una se-
gunda traslacion, entreg6ndolo el Comandante del bergantin, Te-
niente de navfo Don Pedro Pantoja, al Capitan de navio Don
Tomas de Ugarte, del San Lorenzo, que debia conducirlo a su
destino. Efectivamente se diO A la vela la escuadra y lleg6 al
puerto de la Habana el dia quince de Enero de mil setecientos
noventa y seis. Era muy just que los habaneros, tan fieles y del
propio origen que los dominicanos, y amantes de las glorias del
inclito Descubridor, manifestasen el propio respeto A su memorial,
y lo hicieron dignamente con pompa y magnificencia.
Luego que lleg6 A la Habana el navio San Lorenzo, pasa-
ron A bordo A recibir el cadAver el Excmo. Senior Don Luis de
las Casas, Gobernador y Capitan General de la Isla; el Ilustri-
simo Seilor Don Juan Diaz de Espada y Landa, Obispo de la
Di6cesis y el Sefior Comandaute General de Marina Don Juan
de Araoz; el Jefe de escuadra Don Francisco Garcia Moreno;
los Brigadieres Don CArlos de la Riviere y Don Francisco Herre-
ra Cusat; el Capitan de navio Don Juan de Herrera; el Ministro
principal de Marina Don Domingo Pavia; el mayor General de
la escuadra Don Cosme Carranza y el Escribano Don Jos6 Mi-
guel Izquierdo. Tan luego hizo entrega el Sefior Ugarte del de-
p6sito de las cenizas del Almirante al Excmo. Sefor Araoz y tras-
ladado A una falda dispuesta al efecto y acompafiada de tres co-
lumnas de tropas, desembarce en el muelle de Caballeria. De allf,
por en medio de las tropas que estaban formadas, se condujo el
f6retro A la Plaza de Armas en una posa colocada bajo la antigua
ceiba A cuya sombra se dijo la primer misa al trasladarse la Ha-
bana del Sur donde existia A este puerto del Norte. Los hono-
res ffinebres de la plaza y de la escuadra surta en el puerto y los
que al propio tiempo hacian los castillos, ruidos de los cafiones y
clamoreo de todas las campanas de las Iglesias, hicieron muy so-
lemne y maravilloso el acto, que se termin6 conduci4ndose la ca-







hISTORIA DE SANTO DOMINGO. 77
ja del dep6sito per cuatro de los mas antiguos Regidores A la
Catedral. En ella se verificaron los responses, oficiando de ponti-
fical el Sefor Espada y pronunciando la oracion finebre el Doc-
tor Don Josg Agustin Caballero.
Obra en mi poder una carta de un sugeto, fidedigno testigo
presencial y dirigida al Marqu6s de Casa Calvo, Comandante ge-
neral de BayajA y Linea del Norte, de la parte Espafiola, que
dista poco de la noticia que hemos comunicado, pero como docu-
mento autgntico es precioso y digno de conocerse.
Concluyeron los funerales depositAndose la caja al lado del
Evangelio con una estatua de medio cuerpo en marmol blanco,
que representaba al Almirante, y un verso de doce silabas por el
estilo de los del antiguo poeta Juan de Mena que dice:
"0 restos 6 imagen del grande Colon
Mil siglos quedad en la urna guardados
I en la remembranza de nuestra Nacion". (1)

"A las siete se form6 la milicia sobre las armas en dos alas
desde la ribera hasta la Santa Iglesia: A las ocho pusieron las
banderas todos los vageles A media asta; y toda la oficialidad de
marina presididos por el Ecxmo. Sefor Don Juan de Araoz en fa-
d6as enlutadas, conduxeron A tierra el cadaver, y al son del fue-
go y mfisica sordina le entregaron a la Plaza al pi6 de la ceyba
con las formalidades militares de estilo. Alli principi6 el entierro
en ]a forma siguiente:
Venian por delaute cuatro cafiones de campafia tirados por
cuatro mulas cada uno sin adorno de plata ni oro sine con cu-
biertas negras.
Segufanse luego las tropas siguientes:
Una compafifa de Artilleros con misica.
Dos dichas. de granaderos de Mdxico.
Dos idem idem de Milicias.
Dos compafifas de granaderos de Puebla.
Mayor General A caballo Sefior Coronel D. Juan Francisco
del Castillo y Contreras.
Sargento Mayor montado, el capitan D. Ignacio de Acosta.
La procesion atraves6 la Plaza de Armas, asta la esquina
de Sto. Domingo, y de aqui dobl6 por la derecha asta la Cate-
dral acompaiiada de los P. P. de Belem, de San Juan de Dios,
de la Merced, San Agustin, San Francisco y Santo Domingo,
todos en comunidad: colegio Seminario de San CArlos y Venera-
ble Q(bildo de esta Iglesia.
Cuerpos politicos de Nobleza y Militares: aqui seguia la Capi-
(1) Dispuestas ya las cosas, el Lines 1S 6 las tres de la tarde, em-
pezaron la Catedral 6 iglesias per un ligubre toque de campanas que con-
tinuaban de media en media hora; y desde ]a madrugada del MArtes, he-
cha la serial por la Capitana, today la escuadra y navios asi naturales como
extrangeros se pusieron de funeral tirando caiionazos eada cuarto.







78 iISTORIA DE SANTO ]DOMINGO.
lla de misica entonando el Salmo L. Despues el cadaver pierdd
dido de quatro caballos blancos con funds cenicientas y hieroglf-
ficos alneibos A el Eroe: Ilebaba ocho luces y quatro borlas que
pendian del feretro; las llebaban otros tantos Gefes que se muda-
ban de trecho en trecho.
A la seal qle daba el iclesiastico maestro de ceremonies,
paraba la tropa el Mayor General y entonaba el clero un devoti-
sitno response.
Despues del cadaver marchaba una compauifa de cazadores
de Puebla con banderas plegadas, triste miusica, armas A la fune-
rala y caxas negras.
Luego el Presidente y los Excmos. Sefioress
Governador y Capitan General.
Don Bernardo Troncoso
Comandante Genetal de Marina
Sefior Intendente y Visitador General.
Por filtimo iban los Dragones montados, con su Gefe el Se-
hor Don Josef Valverde.
A los balcones, plaza de Armas, San Ignacio y calls concu-
rri6 numeroso pueblo de ambos sexos y condiciones.
A las diez leg6 el f4retro 6 la Iglesia, donde estaba prepa-
rada una vistosa y sovervia tumba con barios trofeos y motes; do-
blaban las campanas en general, y repetia la salva del mar y de
la Cabafia.
Se colocaron las tropas en sus respetibos lugares y se di(
principio la Vigilia.
A las once cant6 Ia misa el lino. Sefior O'bispo.
A las doce dixo la oracion fi'uebre panegirica el Doctor Don
Josef Agustin Caballero.
A la una termin6 esta solegnisima function, con salva, do-
bles, y retiro de las tropas.
Queda el cadAver de este lornbre grande colocado en esta
Santa Iglesia Catedral y estan destinados los-dias 21 y 22 para ba-
eerles honrras y cabo de afios.
Havana 20 de Henero de 1.796."


9 ,

















EL COMENDADOR NICOLAS DE OVANDO;

Desde 1508 d 1509.

Legado del testament de la Reina Cat6lica 6 su esposo y reconietidaeioit
del codicilo d favor de los indigenas. Antinomia de estas dispo-
siciones en su ejecucion. Acrecentamiento de la industrial en la "
Espaitola. Bojeo de la isla de duba por Sebastian Ocampo y de
sus calidades. Administracion y buen gobierno del Comendador
Ovando. Poblacion de Puerto Rico por Juan Ponce de Leon.-
Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa en Costa-flrme. Empleados
de la EspaTiola y descubrimientos del 'esorero Bernardino de Santa
Clara. Real Orden para esclavizar los indigenas caribes. Pro-
sigue Don Diego Colon en la Corte las solicitudes de su difunto
padre: casa con Doia Maria de Toledo y es nombrado Virey y
Almirante de las Indias interinamente y mientras se decidia el plei.
to. Instrucciones verbales y por escrito que le dieron para su go-
bierno, y gracias concedidas d los vecinos de la Espakiola.


MA Reina Doila Isabel la Cat6lica, sienpre generosa y grande,
habia querido en su litima disposition dar una prueba a su es-
poso el Rey Don Fernando del carifio quo le habia profesado
constantemente. Juntos y con una voluntad habian hecho la fu-
sion complete de los distintos reinos y senoiios que dividieron la
Espaiia; expalsando los moros de su uiltimo atrincheramiento. No
habia sucedido lo mismo en el progress del gran descibrimiento
de las Indias, en que cupo exclusivamente a la Reiua todo el m4-
rito de la ejecucion. El celebre Colou, desconocido entonces pero
dotado del car~cter inflexible de que di6 tantas pruebas posterior-
mente, resisti6 today alteracion en las capitulaciones que habia
propuesto para que se le confiriese el titulo de Virey y la autori-
dad de Almirante en todas las tierras que descubriese, con la dd-
cima parte de las riquezas que se sacaran, y el Rey Don Fernando,
con dictamen de varias personas influyentes, habia negado su apro-
bacion manifestaudo que tales exigencias revelaban un alto grado
de orgullo, y que era iudecoroso A sus Altezas otorgarlas A un
misero extrangero aventurero.


O-APV.Vtyl~o -V







80 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
Por efecto de esta oposicion habria fracasado la empresa, por-
que de hecho se rompieron las conferencias con el Rey; y Colon,
que se retire de la Corte, deshauciado de sus planes, 6 hubiera
pasado A otra Nacion 4 proponer su proyecto 6 consumido el gran
secret que le agitaba; pero hombres mas imparciales y de mas
talent, que comprendian la importaucia de aquel negocio, se di-
rigieron A la Reina y la persuadieron de que si Colon pedia mu-
cho, lo pedia con sujecion A los resultados; que si eran reales y
efectivos, tendrian lugar las remuneraciones que se prometian, y
que nada se aventuraba en concederlas, y que al fin era reparable
aquella negative, que no estaba de acuerdo con el espiritu eleva-
do que siempre la habia distinguido en la protection de toda em-
presa grande y her6ica.
La Reina condescendi6 A tan justas advertencias y despre-
ciando los frios calculos de timidos consejeros, entregada A los im-
pulsos de su generoso corazon, coucluy6 con estas memorables
palabras: "Tomar6 esta empresa a cargo de mi Corona de Cas-
tilla, y empefard mis joyas para ocurrir 4 los gastos, si no hay
fondos bastantes en el Tesoro."
De este modo tuvo efecto y t6rmino la negociacion pendiente
sin que la Corona de Aragon tuviera mas part que los servicios
y ayuda que prest6 en lo sucesivo, quedando reservadas exclusi-
vamente las cargas y utilidades a la Corona de Castilla. Por con-
secuencia, siendo la Reina Dofia Isabel sefiora absolute de los
descubrimientos y de sus riquezas, no quiso olvidar a aquel A
quien tanto habia amado, y aunque al principio pareci6 contrariar
el proyecto, supo despues ayndarlo y cooperar A la ejecucion de la
empresa. En el testamento que otorg6 en doce de Octubre man-
d6: "Que aunque para el mantenimiento del Rey era el legado
menos de lo que desearia y de lo que merecia por sus eminentes
virtudes 6 ilustres prendas, le sefialaba la mitad de todas las ren-
tas y products liquids que se sacasen de los passes descubiertos
en Occidente."
Hay que observer que al propio tiempo que hacia la Reina
este legado, con otras gracias, A su compafiero, en recnerdo de los
gloriosos dias en que se tachon6 la Coroua de Espaiia con los ricos
y esplendentes tesoros del nuevo mundo, no olvid6 eu moments
tan supremos a sus protegidos indigenas, que habian sido desde
los primeros moments del descubrimiento la parte mas interesan-
to de su administration, En el codicilo que otorg6 el veinte y tres
de Noviembre, vispera de su muerte, compuesto de tres cliusulas,
serA siempre memorable la segunda en que, no perdi6udolos de
vista, dispuso lo siguiente:
"Por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la San-
"ta Sede Apost6lica las Indias y la tierra fire del mar Oceano,
"descubiertas y por descubrir, nuestra principal intencion fuW, al
"tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro VI. de buena me-
"moria, que nos hizo la dicha concession, de procurar de reducir y
'atraer los pueblos de ellos y convertirlos A nuestra Santa f6 Ca-







aISTORIA DE SANTO DOMINGO. 0 81
*t6lica, y enviar A las dichas Islas y Tierra firme, perlados, reli-
"giosos, cl6rigos y otras personas doctas y timoratas de Dios, para
"instruir los vecinos y moradores dellos a la f6 Cat6lica y doc-
"trinarles 6 ensefiar buenas costumbres, 6 poner en ello ]a diligen-
"cia debida, segun mas largamente en las letras de la dicha con-
"cesion se contiene, suplico al Rey mi Sefor muy afectuosa-
"mente y encargo y mando a la dicha Princesa mi hija y al dicho
"Principe su marido, que ansi lo hagan y cumplan, y que este
"sea su principal fin, y que en ello pongan much diligencia, y
"no consientan, ni den lugar A que los Indios vecinos y morado-
"res de las dichas Indias y Tierra firme ganadas y por ganar, re-
"ciban agravio alguno en sus personas y bienes; mas manden que
"sean bien y justamente tratados, y si algun agravio han recibido
"lo remedien y proven, por manera que no se exceda cosa algu-
"na lo que por las letras apost6licas de la dicha concession nos es
"infringido y mandado."
SLa coincidencia de los dos legados presentaron una pugna
inevitable en sus efectos. Para que hubiera utilidades y products
precise era que los indios trabajasen, y como la templanza era la
virtud que pudiera arreglar la conciliacion de los extremes, y si
la hubo 6 no posteriormente ha sido material de dispute, no de-
bemos aventurar la opinion, como lo hicieron otros historiadores,
de que la mayor parte de la destruction de los indios data de esta
6poca, porque aseguran que tratando el Comendador de buscar
formas y maneras de aumentar las rentas Reales en beneficio par-
ticular del Rey viudo legatario, no hubiese ya coto ni freno que
detuviera la ambicion de los encomenderos ni excusa de todo gd-
nero para disculpar las demasias. Aunque la divergencia de estas
disposiciones hubiese contribuido al aniquilamiento de la raza india
por la eficacia desplegada en aquellos dias, precise es convenir que
esta misma actividad produjo efectos ben6ficos en el desarrollo
de la industrial general de la isla, como se advertira por los hechos,
sin que podamos determinar el grado de abuso 6 violencia ejercida
en la clase indigena, porque ningun historiador lo determine es-
pecificamente, fuera de Ids casos detallados en esta historic. Con
estos antecedentes y estimulado el interns del gobierno de la is-
]a, por tales causes, no es extraio se acrecentase la industrial en
todos sus ramos. El aumento de las haciendas de agriculture
fu6 como una sustitucion previsora de los destinos que estaban
preparados A las empresas de minerias. Pedro de Atienza y el
Bachiller Velloza, vecinos de la Vega, que habian conservado en
ella las simientes de la cafia, principiaron a establecer el laboreo
del azdicar. Mas en grande fomentaron uno de los primeros inge-
nios en Santo Domingo, Crist6bal de Tapia y su hermano Fran-
cisco, el nombrado Yaguate, A media legua del rio de Nizao.
La exigencia de otras empresas era extraordinaria. Andr6s
de Morales, persona de vastos conocimientos, fu4 enviado a reco-
n.ocer todo el interior de la isla. Sus montes, rios, valles y sie-
rras fueron objeto de sus exploraciones: de todo lo cual di6 una








82 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
prolija relacion al Comendador, que fud sin duda lo que sirvi6
de base A los primreros espafloles que detallaron geogrificamente
el interior de la isla. Se descubri6 en estos dias y explot6 una
mina rica de cobre eu las iiinedliaciones de Puetto Real; otra en
Azua y se acrecentaron los traba.jos de la de oro en Buenaventu-
ra, y en esta filtima fundian los veces al ailo de las descubiertas
anteriormente y de las posteriores basta cieuto y veinte rmil pesos
en cada acuiamniento. La production de la minia del Cibao, que
tambien se fundia dos veces ;l aiio en la Concepcion de la Vega,
Ilegaban sus valores 6 ciento clnrenta mil pesos en cada una. El
marcador Rodrigo de Alcazar i qulien los Reyes conccdieron este
oficio, comno una peqefia merced, le valia mas de cuatro mil y
quinientos pesos de preinio en su rendimiento.
Ent6nces se di6 aun mayor caior i' las emnpresas ultramarinas.
Se formed una torre pr odrdin del Comon(ldalor en la isla de Cu-
bagua, prdxima '; tierra fire, para el comercio de las perlas.
Juan Diaz de Solis v Vicrnte Yafiez I'inzon habian proseguido
el descubrimiento del Almirante en 1506, desde la isla de los Gua-
najos por la costa de Yucatan hasta Golfo Duice con objeto de
encontrar un pase 6 entrada, t la mar del Sur 6 hicieron en su
truisito los rescates que se proporcionaron sin otro 6xito. En este
afio de 1508 volvieron A insistir en su proyecto y llevando de pilo-
to a Pedro de Ledesi;a, salieron de Sanldcar, y despues de
reconocer las islas de Cabo Verde liegaron al cabo de San Agustin
en la Costa-firme, y recorrieron basta los cuarenta grades, y to-
maron posesion de lo descubierto a numbre de los Reyes de Cas-
tilla, siendo los primeros espaioles que cruzaron la line equi-
noccial.
El palo de tinte del brasil en aquellos tiempos casi se consi-
deraba con el mismo valor que la moneda, y lo prueba la Real Or-
den que los Reyes Catdlicos expidieron en favor de Alonso de
Ojeda como una gracia y en remuneracion de deudas de cierto
cargamento de esta madera. (1)
(1) El Re-y la Reyna: Por la present, damos iicencia a vos Alonso
de Hojeda para que podais cortar 6 traer para vos A estos nuestros Reynos
treinta quintales de brasil de la Isla Espanola y de otra cualquiera Isla de
]a parte del mar Oc6ano done fodredes, los cuales dichos treinta quintales
habeis de haber 6 vos son debidos en esta guisa, los veinte quintales dellos,
de que vos hovimos fecho merced, 6 los otros diez quintales por an caballo
que vos tom6 el Almirante Colon en las dichas Indias para las yeguas que
alli estin, que fui6 estimado en quinientos reales, 4 mandamuos al Comenda-
dor Francisco de Bobadilla, 6 ti otras cualquier Justicia 4 personas que
non vos pongan impediment alguno en el curtar 6 traer del dicho brasil, ni
vos pidan por ello dinero alguno, con tanto que despues que ansi hovi6redes
traido A estos nuestros Reynos lo vendais a los mercaderes que de nos tie-
nen comprado el brasil de las dichas Islas al precio que nos le damos todo
el otro brasil, si ellos le quisiesen tonar 6 si no lo quisieren coger, lo podais
tender a quien quisidredes: 4 los unos nin los otros non fagades por alguna
manera so pena de la nuestra merced. Fecha en Granada A diez dias
del mes de Marzo de mil 4 quinientos 6 un afos &a.







HISTOMIA DE SANTO DOMINGO. 83
En la Espafiola, ademas de aquellas industries crecia y se
propagaba otra de importancia. La cria de ganado de asta y cer-
da, ovejas, cabras, caballos y burros se aumentaba considerable-
m'onte. Los cueros y el sebo formaban ya ramos de especula-
cion con qu e se completaban los cargamentos de naves para Eu-
ropa, y los tociuos de puercos, y cecinas de vacas saladas eran de
las provisions mas necesarias y pedidas por los espaiioles que en-
tendiau en los descubrimientos. Las maderas, la caoba, el cedro,
y el roble eran products de los mas estimados que se embarca-
ban para Espafia: las calidades de estas maderas compactas, co-
loreadas y de dimensions admirable las hacian considerar en el
comercio como un g4nero precioso; y de todas estas producciones
se deducian las utilidades legadas al Rey Cat6lico.
Habia mas de quince afios que los espafioles se habian esta-
blecido en Santo Domingo y la isla de Cuba era reputada como
una tierra desconocida. Aun se dudaba si el Almirante, en la
information que hizo sobre la isla de Pinos, tuvo razou en creer-
la tierra firme, 6 si realmente era isla. Se babia descuidado este
reconocimiento; pero el Rey Cat6lico, al regresar 6 Castilla de
su reino de NApoles, parecidndole que era grande abandon que
despises de tantos afos de descubierta no se hubiera averiguado
la certeza de su situation, estando tan cerca de la Espafiola, en-
vi6 especial 6rden al Comendador para que se practicase su bojeo.
El Comendador escoji6 con este objeto al Capitan Sebastian
Ocampo, que habia sido criado de la Reina Isabel y era uno de
los vecinos establecidos en la Espafiola. Salid de Santo Domin-
go Ocampo el capitan, y costeada toda Ia part del Norte recono-
ci6 algunos puertos y bahias de la isla de Cuba. Sufrieron al-
gunas averfas las naves de su convoy por la broma que se cri6
en el casco de una de ellas, y con esta necesidad surgi6 en una
bahia que entonces denomin6 Pnerto de Carenas por haber pues-
to la nave A monte 6 en seco para la carena. Este puerto y
bahia es el que se titula San Crist6bal de la Habana. Reme-
diado el inconvenient prosigui6 viaje y reconoci6 la punta occi-
dental de la isla que denomin6 Cabo de San Antonio. Volvi6 al
Este por Ia costa del Sur y entr6 en el puerto de Jagua en don-
de fue acogido por los indios de aquella comarca con las demos-
traciones mas generosas. Corri6 al Este por toda aquella costa
y del cabo Cruz naveg6 desviAndose de la isla hacia el cabo de
San Miguel 6 Tiburon de la Espafiola, de donde continue hasta
Santo Domingo. Invirti6 ocho meses en esta expedicion que des-
cifr6 el problena que no se habia resuelto hasta entonces, que la
tierra de Cuba no era contineute, sino una isla maravillosamen-
to larga, de poca anchura, altas montafias en el Este y tierra lia-
na al Oeste; de todo lo que di6 cuenta el Comendador al Rey
Cat6lico.
Este c6lebre navegante era precisamente uno de los que fue-
ron enviados A Santo Domingo A virtud de la condena judicial
de los tribunales de Espaia 'en conformidad a la disposicion que







84 HISTORIC DE SANTO DOM1IGO.
regia para que se destinasen A aquella isla los delincuentes. como
lo acredita la Real Orden siguiente: (V. Nav arrete, f. 520, tomo 3?)
Prueba este documeito qtue no todos los condeiados ao confinaciou
de la Espafola eran hoimbies 1perversos y que muchos de ellos su-
frian aquella pena por delitos quie no iniitaaban la buena reputa-
cion del procesado.
Cuanta inas era la condescendencia y el disimulo del Comen-
dador Ovando en ocultar al Gobierno la decadencia y aniquilamien-
to de la raza indigena, originados por el continio trabajo en que
la tenian los espafioles, tanto mayor era la circunspeccion con
que procedia al tratar de la tranquilidad y de la buena armouia
entire los vecinos y much mayor la rectitud con que procedia en
los demars negocios que incumbian A su administration. Era tan-
ta la severidad de que se valia para tener snjetos a su obedien-
cia a machos caballeros d bijosdalgos que vivian en diferentes
pueblos, que cuando estos se apoderaban de algunas j6venes in-
dias, 6 las mantenian en clase de nmjeres propias, 6 escandaliza-
ban al pfblico en sus correspondencias con mnujeres casadas, en
caso de reincidencia, regularmente los llainaba A su presencia en
las oportunidades que saliau algunas naves para Espaiia, y con
la mayor cortesia les decia que determinasen en cual nare qterian
ir d Castilla, y sin mas rIp!ica los remitia, con cnyo ejemplo y
temor se manifestaron obcdientes y sumisos, por no perder los
repartimientos de que sacaban tanto product. Algunos otros
fueron denunciados por los padres Franciscanos de los conventos
de aquella Orden, y sobre ello expidi6 decreto mandando se apar-
tasen de aquellas nmujeres dentro de cierto tiempo, 6 casasen con
ellas, y A los que casaron con hijas de Caciques les priv6 del de-
recho que tenian sus munjeres al n6mero de indios de servicio que
les correspondia, trasladaidolos a otros territories, con ignal nulme-
ro de ellos, para que no se creyesen sefiores perpetuos en el do-
minio de sus padres y se ensoberbeciesen con aquella propiedad, que
no tenia aire de repartimiento; y esta providencia disgnst6 A mu-
chos, estimAndola como atentatoria d los derechos natnrales y le-
gitimos de que habian gozado hasta entonces. No solo honran al
Gobernador estas medidas de moralidad; tambien mostr6 su ce-
lo por el adelauto de la isla y en particular por la ciudad de San-
to Domingo. Fabric6 un hospital, dotindolo abundantemente. Hi-
zo construir alguuas casas, que leg6 a la Orden de Alcintara,
de que era Comendador.
Juan de Esquivel, que se mantenia en las provincias de Hi-
giley desempefiando la Teneucia de Gobernador, obturo licencia
del Comendador Ovando para retirarse a su casa y haciendas en
la Villa de Santiago, y Juan Ponce de Leon, que habia sido el ca-
pitan de la gente armada de Santo Domingo que concurri6 bajo
las 6rdenes de Es(quivel A someter aquellos Cacicatos, obtuvo el
nombramiento que desempeii6 por algunos meses con recomenda-
ble acierto. A poco tiempo advirti6 que los indios de su comar-
ca entretenian diaria comunicacion con los indios de la isla Bo-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 85
rinqnen 6 San Juan de Puerto Rico, que solo distaba doce le-
guas, y se instruy que sus terrenos cran ricos de oro y muy abun-
dantes de mnanteinimentos, y crey6 acertado participarlo al Co-
mendador, pididndole licencia para pasar a aquella isla 6 inquiiir
la certeza de estos bechos, tratar y couversar con aquellos indios
y adoptar las medidas condncentes A poblar en aquellos lugares.
Habian pasado muchos aiios del descubrimiento de la Espa-
fiola y no se sabia de Puerto Rico otra cosa sino que era venta-
josa su position, con vistosos montes y muchedumbre de habi-
tantes que veian en el transito los viajeros que iban y volvian
de Europa. El Comendador reconoci6 la utilidad de que se reali-
zase la expedicion y autorizo A Ponce de Leon para que la ejecuta-
se. En et'ecto, sc eibarc6 en un carabelon grade y espacioso
con algunos castellanos 6 indios practices, `a tines de 1508. De-
sembarc6 en las costas del Cacicato de Agueyban6, el mas pode-
roso de todos los de esta isla. Fud recibido con las mayores de-
mostraciones de afecto, y ya amigos por la permuta de sus nom-
bres, que era lo que significaban los indios con aquella expression
guatiaos, lo condujo por toda la isla, llevAndolo A los rios mas
abundantes de oro, que eran el Manatuabon y Cebuco, en donde
recoji6 abundantes muestras de las riquezas que remiti6 sin de-
mora al Comendador.
Despues de algunos dias regres6 Ponce de Leon, y las noti-
cias que se propagaban sobre la bondad de aquella tierra alenta-
ron a muchos para former en ella establecimientos. Don Cris-
t6bal de Sotomayor, hermano del Conde de Camiiias, obtuvo li-
ceucia para pasar 4 aquella isla y Ilevar todas las personas que qum-
siera, con facultad de tomar el Cacique que le acomodase con
todos los indios que le pertenecieran. Sotomayor se apropi6 6
Agueybani, hermano del que recibi6 A Juan Ponce y que le ha-
bia sucedido en el mando; pero lbs indios de esta isla no lo reci-
bieron con ignal agasa jo que 6 Ponce de Leon. Estaban acos-
tumbrados a defenders y batir A los indios caribes que hacian
desembarcos en Borinquen, y por lo tanto, puestos en rebellion,
mataron A Sotomayor y cuatro espafoles mas.
Juan Ponce de Leon, instruido del suceso, recoji6 como cien
hombres y con el mayor valor persigui6 A los rebeldes y les de-
clar6 la guerra ejecutando hechos de armas extraordinarios y sin-
gulares.
Las inteociones de los Reyes Cat6licos habian sido constan-
tes en que no se desatendiese la poblacion de Costa-firme que
habia descubierto el Almirante. Alonso de Ojeda, que la habia
visitado anteriormente con Yafiez Pinzon y que residia entonces
en Santo Domingo, envi6 6 la Corte a Juan de la Cosa su ami-
go para que celebrate asiento sebre ello, valinudose del favor
de Juan Rodriguez Fonseca, ya Obispo de Palencia, que continua-
ba dirigiendo los negocios de las Indias. Diego de Nicuesa y Se-
bastian Serrano que habiau ido igualmente a la Corte en calidad
de procuradores de la Espaflola, para obtener del Rey que A los







86 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
pobladores se les concediesen los indios por tres vidas, promovie-
ron otra empresa en las mismas costas, sin embargo que el prime-
ro era un vecino arraigailo de los mas ricos y nobles entire los
que habian venido con el Comendador; pero debieron alentarlo
las grandes riquezas que se referian de Veraguas, 6 el prurito de
descubrir y poblar que dominaba a los espafioles en aquellos dias.
Concluyeron unos y otros sus negociaciones y Alonso de Ojeda
obtuvo la gobernacion de toda la tierra que se extiende desde el
cabo Vela hasta la mitad del golfo de Urabi, qne se denominaba
entonces Nueva Andalucia. Nicuesa fau proveido con iguales gra-
cias y con el gobierno de la demAs tierra que corre de la mitad
del golfo al cabo de Gracias A Dios, designado con el nombre de
Castilla del Oro. A uno v otro se les facnlt6 para que se auxi-
liasen de las provisions necesarias en la isla de Jamaica, que
se proveyesen hasta de seiscientos hombres de la Espaiiola, de
naves, aarmmentos, indios prActicos, mineros que ensefasen A
otros indios, y domrsticos que les sirviesen en sus casas. Estas
expediciones se realizaron con Exito mas 6 menos afortunado co-
mo se verA mas adelante: mientras tanto Ilegaron a Santo Do-
mingo los despachos de algunos empleados. Luis de lizarazu
fud nombrado Factor Real de la Espafiola, con un Cacique de in-
dios. Crist6bal de Tapia y su hermano Francisco obtuvieron
iguales mercedes: el primero con el empleo de Alcaide de la for-
taleza de Santo Domingo, y el segundo y mas tarde con el de Alcai-
de que era, Veedor de las fundiciones de oro. A Tapia no se di6
posesion de su cargo, porque ya habia nombrado el Gobernador
vando i su sobrino Diego Lopez de Salcedo, y con este moti-
vo supo con demoras y largas entretenerlo, dejando sin efecto la
provision de la Alcaidia.
La administration despilfarrada de Bernardino de Santa Clara
y las demasfas que se hicieron en la Corte, habian determinado
al Rey Cat6lico A nombrar A& n aragones, su criado, Ilamado Mi-
guel de Pasamonte, para el cargo de Tesorero General en todas
las Indias como hemos dicho, y con la calidad de que se le diese
un repartimieuto considerable de indios; pero ya eran insuficien-
tes y pocos para los continues pedidos. Iban desapareciendo co-
mo por encanto y de dia en dia se notaba el grande vacio que
sufria la poblacion. Ocurri6 el Comendador al medio que crey6
oportuno, y pidi6 A la Corte facultad para enviar naves A las pe-
quefas Lucayas y conducir A Santo Domingo los indios que las
poblaban, los cuales suplirian las faltas, se instruirian en la reli-
gion y aprenderian las costumbres y la policia que se habia en-
sefiado en esta isla A sus indigenas. Condescendi6 el Rey Cat6-
co y se di6 principio A conducirlos, persuadiendolos que iban A en-
contrar en la Espafiola las almas de sus antepasados; lo que no
fud muy dificil de conseguir, pues todos estos indios de las Luca-
yas, como ya hemos dicho, creian en la inmortalidad del alma,
suponiendo que despedidas dstas de los cuerpos iban A residir en
un lugar ameno y delicioso, en donde gozaban de intinitos place-








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 87

res. No dudaron los indios de las promesas de los espaioles, y al
principio hombres y mujeres se prestaron voluntariamente A pa-
sar de sus pequeias islas 6 cayos A la de Santo Domingo; pero
mas tarde, experimentando que no eran ciertas las promesas y
que los Ilevaban con otros fines, se resistieron mnchos, sin que
por esto dejaran de traerse hasta cuarenta mil poco mas 6 me-
nos, qne fueron repartidos entire los espafoles de la manera y
forma que se acostunbraba con los naturales.
Tal vez se introdnjeron entonces algun nimero de los cari-
bes de las islas situadas hbarlovento de la Espafiola, porque esta
raza fuld reputada cono esclava, sujeta A servidumbre y aunque
en las cuestiones que se ofiecian sobre libertad de los indios ha-
cian los Gobernadores declaratorias mas 6 menos favorables, con-
forme A las disposiciones que emanaban de la Corte, ya obraba
en aquellos dias una resolution definitiva que fijab:i las reglas con
que podian sereselavizalos y rendidos los indios de aquella raza. (1)
(1) ".... Por les mas convencer 6 animar (A los Indios caribes) A que
fuesen cristianos por que viviesen comeo hombres razonables, hobimos man-
dado que algunos nuestros Capitanes fuesen A las dichas slas 6 Tierra-
firme.... 4 enviamos con ellos algunos religiosos que les predicasen y doe-
trinasen en las cosas de Nuestra Santa F6 Catdlica,.... 4 como quier que
en algunas de las dichas Islas fueron bien rescibidos 6 acogidos.... en
las Islas de San Bernardo e Isla fuerte, 6 en los puertos de Cartagena,
y en las Islas de Bura, done estaba una gente que se dice Canibales,
nunca los quisieron oir nin acoger, antes se defendieron con sus armas,
.... que non pudiesen entrar,.... y aun en la dicha resistencia mataron
algunos Cristianos, 4 despues acA han estado 6 estan en su dureza 6 perti-
nacia faciendo guerra a los Indios que estan A mi servicio, 6 prendi6ni-
dolos para los coiner, como de fecho los comen; como Yo he seido informa-
da, que para lo que conviene al servicio de Dies 6 mio, 6 A la paz 6 so-
siego de las gentes que riven las Islas 4 Tierra-firme que estan a mi ser-
vicio, e los dichos Canibales sean castigados.... conviene que Yo mandase
proveer sobre ello: 6 Yo mand6 A los de mi Consejo que lo viesen 6 pla-
ticasen.... acatando comeo Nos con zelo que los dichos Canibales fuesen re-
ducidos A Nuestra Santa F6 Cat6lica, han seido requeridos muchas ve-
ces que fuesen Cristianos 6 se convirtiesen, y estoviesen incorporados en la
comunion de los fieles, 6 so nuestra obediencia,.... 6 tratasen bien A los
otros sus vecinus de las otras Islas, los cuales non solamente non lo han
querido facer como dicho es, mas antes ban buscado 6 buscan de se defen-
der para no ser doctrinados.... en las cosas de Nuestra Santa F6 Cat6-
lica, 6 continuameunte ban fecho 6 facen guerra a nuestros sabditos,....
y per star como estan endurecidos en su mnal prop6sito, idolatrando 6 comien-
do los dichos Indios, fu6 acordado que debia mandar dar esta mi Carta
en la dicha razon, 6 Yo t6velo por lien; por ende... doy licencia 6 fa-
cultad A todas 6 cualesquier personas que con mi mandado fueren, ansi A
las Islas y Tierra-firme .... comeo los que fueren A descobrir otras cuales-
quier Islas 6 Tierra-firme, para que si todavia los dichos Canibales resis-
tieren,.... los puedan cautivar y cautiven para los llevar A las tierras
6 Islas done fueren,.... 6 para que los puedan vender 6 aprovecharse
dellos, sin que por ello cayan nin incurran en pena alguna, porque tray6n-
dose A estas parties 6 servi6ndose dellos los Cristianos, podrAn ser mas lige-
ramente convertidos 4 atraidos A nuestra F6 Cat6lica d&a.... -Dada en







88 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
Bajo tal disposicion se hicieron considerable press en las
islas Martinica, Guadalupe, San Viceute y en los puertos de San-
ta Marta y Cartagena en la Costa-firme.
Mientras que se fomentaban las poblaciones ultramarinas y se
nombraban empleados para la Espafola, el hijo primogdnito
del Almirante, Don Diego Colon, que en vida de su padre reque-
ria al Soberano para que le reintegrase so hacienda, honors
y privilegios, luego que aquel falleci6, y que vino de Ndpoles
el Rey Cat6lico, prosigui6 A su nonibre y propia representa-
cion aquella solicited con mas energia. La calific6 de un verda-
dero despojo y al mismo tiempo alegaba falta de cumplimiento
de las promesas que el Rey y la Reina otorgaron a su difunto pa-
dre, segun constaba en registros, cartas y otros documents.
Es verdad que el Rey quisiera acceder A ellas de plano, pero
prestabales graves inconvenientes que ofrecerian estas gracias
mas adelante, cuando pasase la herencia A otros sucesores en
passes tan lejanos. Insistia Don Diego en sus pedimentos y ob-
tuvo por dltimo que se ventilase la question en tela de justicia
ante el Consejo Real. Expresando sus agravios, exigi6 se le pu-
siera en posesion de los empleos de Almirante, Virey y Gober.
nador perpetuo de las Indias y tierras fires descubiertas y por
'descubrir, de todo el mar ocano occidental y meridional, en los
propios tdrminos que lo concedieron los Reyes A su padre, antes
que fuese a descubrir, y concluia sosteniendo que pues su padre
habia cumplido el contrato por su part, forzoso era que el Rey
Ilenase su promesa, dejAndole usar aquellos oficios y el de Almiran-
te con las preminencias que tenian los Almirantes de Castilla.
Tambien pidi6 la decima del oro, plata, perlas y otras cosas va-
liosas y la octava parte de todo lo que se ganase en los nuevos
descubrimientos, pues el referido su padre habia concurrido a los
gastos que se hicieron en los primeros con la octava part de su
propio bolsillo. Contest el fiscal A 6ste y A; cuarenta y dos ca-
pitulos mas, de otras preeminencias, negando que el Almirante
hubiese descubierto otra tierra que las costas de Paria y Veraguas
y que por consigniente no debia posesionarsele con aquella ge-
neralidad. Recibida A prueba la causa y despues de haberse oi-
do various testigos y pasadas diferentes dilaciones, resolvi6 el Con.
sejo de Indias, conform A lo pedido por Don Diego, con tal que
las providencias que librasen fuesen encabezadas en nombre de
Don Fernando y Doiia Juana y despues de su fallecimieuto en
el de los Reyes que fuesen de Castilla y Leon.
Mas adelante, halltndose el Consejo en la Corufia, se hizo
otra declaratoria conforme A la anterior. (1)

la Ciudad de Segovia a treinta dias del mes de Octubre de mil E quinientos
6 tres afos. = YO LA REISA.
(1) Mandaba y declaraba el monarca, que el dicho Almirante te.
nia derecho de Gobernador y Virey, asi de la isla Espafiola, como de
las otras islas, que el Almirante, su padre, descubri6 en los mares de







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 89
Esta determination resolvi6 la question pendiente sobre la
apelacion de los jueces ordinarios para el Almirante; y de 61,
para los jueces de apelacion nombrados por sus Altezas; y que
de los dichos jueces de apelacion fuese lifito suplicar 6 sus Alte-
zas que por si y por su Consejo Real podia determinarlas siem-
pre que las causes importasen cierta y determinada cantidad.
Habia transcurrido un espacio de tiempo largo y considerable; y
mientras tanto Don Diego, veuciendo dificultades, proseguia acti-
vando sus solicitudes, y en estas circunstancias, tuvo bastante
acierto y juicio de poner los ojos y elegir para esposa A Dofa Maria
de Toledo, j6ven dotada de excelentes cualidades, hija de Don
Fernando de Toledo, Comendador y Montero Mayor del Rey Ca-
t6lico y hermano del Duque de Alba.
Precisamente era la casa de Alba ]a que gozaba en aquellos
dias de mas grande favor con el Soberano, por los eminentes ser-
vicios que prestara A la Corona.
Con semejante influjo obtuvo pronto y feliz despacho el suce-
sor del Almirante, quien inmediatamente realize su matrimonio y
con este motivo se aceleraron las providencias, concedi.ndosele el
titulo de Almirante y Virey, sin que por esto se entendiera que
se le conferia derecho alguno de los dudosos que se ventilaban en
el Consejo, como se determine expresamente en los titulos que se
despacharon en Sevilla y el Realejo en los meses de Octubre y Di-
ciembre. (1)

aquellas islas, que por industrial del dicho su padre se descubrieron, con.
forme al asiento que se tom6 con 6l, al tiempo que se hizo la capitula-
cion para ir A descubrir, y conform A la declaracion, que fud hecha por
los del Consejo en la ciudad de Sevilla: se convenia que la d6cima part
del oro le pertenecia, y a sus sucesores por juro de heredad, para siem.
pre jamAs, para que pudiese hacer de ello lo que quisiese, y por bien tu.
viese; y que de los diezmos eclesiastieos no pertenecia cosa alguna al Al-
mirante, ni tampoco dar las penas que perteneciesen A la Cimara Real, asi
por leyes de aquellos reinos, como arbitrarias que se aplicasen a la CA-
mara; pero que las penas, que por leyes de esos Reinos pertenecian A las
justicias y jueces de ellos, estos declaraban, que enteramente pertenecian
al dicho Almirante y a sus oficiales; y que no se le debia d6cima de las
cosas que los Reyes recibian en las islas por decreto de superioridad 6 de
dominion, como gabelas, que comunmente se laman almojarifadgo, con otros
servicios; y que las apelaciones que se interpusiesen de las justicias ordina-
rias de las villas fuesen primeramente al dicho Almirante 6 A sus Tenien-
tes y de ellos A sus Altezas y A sns Audiencias, 6 a quien ellos para
ello nombrasen; y que sus Altezas pudiesen poner en las dichas islas jue-
ces estates en ellas, que pudiesen conocer de las causes de apelacion, y
que para esto no contradijesen los privilegios del Almirante &a.
(1) Don Fernando por la gracia de Dios, Rey de Aragon, 6 de las
dos Cecilias, de Jerusalem, de Valencia, de Mayorcas, de Cerdefia, de C6r-
cega; Conde de Barcelona; Duque de Atenas 6 de Neopatria; Conde de Rui.
sellon 6 de Cerdania; Marques de Oristan 6 de Gociano 6 de las Islas 6
Tierra-firme del mar Occ6ano, A vos los Consejos, Justicias, Regidores,
Caballeros, Escuderos, Oficiales 6 Homes-buenos de todas las Islas, In.








90 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

El expedido en Realejo estaba concebido en t6rminos mas ex-
plfcitos, porque decia: "Que habiendo mandado al Alnirante de

dias 6 Tierra fire del mar Oceano, 6 A cada uno de vos, salud 6 gra-
cia. Sepades que Yo, entendiendo ser complidero al servicio de Dios
Nuestro Senor, 6 A la ejecucion de la mia justicia A la paz 6 sosiego
6 buena gobernacion desas dichas Islas, Indias 6 Tierra fire; mi mer-
ced 6 voluntad es que Don Diego Colon,*Alnirante de las dichas Indias,
Islas 6 Tierra fire, tenga por Mi la gobernacion 6 oficio de jnzgado de-
llas por la part que A Mi toca el tiempo que Mi merced 6 voluntad
fuere, con los Oficios de Justicias 6 jurediccion cevil 6 criminal, 6 Al-
caldias 6 Alguacilazgos, 6 escribanfas dellas. Porque vos mando A todos
6 eada uno de los que luego, vista esta Carta, sin otra luenga ni tardan-
za alguna, 6 sin me mas requerir nin consultar, nin esperar otra mi Car-
ta, nin mandamiiento, nin segunda nin tercera yusion, recibades del dicho
Don Diego Colon, Almirante de las dichas Indias el juramento 6 solem-
nidad que en tales casos se acostumbra de facer; el cual, por 41 fecho,
le hayais y rescibais por Mi Juez 6 Gobernador desas dichas Islas 6 Tie-
rra fire, 6 le dejeis 6 consintais libremente servir 6 egercer el dicho
oficio de Gobernacion, 6 complir 6 egecutar la mia justicia en esas dichas
Islas, Indias 6 Tierra fire, y en cada una dellas, por si 6 por los Oficia-
les 6 Lugar-tenientes, que es mi merced que en los dichos oficios de Al-
caldfas y Alguacilazgos 6 otros oficios A la dicha gobernacion anexos pue-
da poner, los cuales pueda quitar 6 amover cada 6 cuando viere que A
Mi servicio 6 A egecucion de la Mi justicia cumple, 6 poner 6 subrogar
otros en su lugar, 4 oir, 4 library 6 determinar, 6 oyan 6 libren 6 determi-
nen todos los pleitos 6 causes ansi ceviles como creminales que en las
dichas Indias, Islas 6 Tierra fire estAn pendientes, comenzadas 6 movi-
das, 6 se comenzaren 6 movieren de aqui adelante cuanto por Mi el di-
cho oficio tuviere; 4 pueda llevar 6 lleve 61 6 sus Alcaldes 6 ouros Oficia-
les los derechos 6 salaries al dicho oficio anexos 6 pertenescientes, confor-
me al Arancel que para ello llev6 el Comendador mayor, mi Gobernador
que fut de las dichas Indias, 6 facer cnalesquier pesquisas en los casos de
derecho permisos, 6 todas las otras cosas al dicho oficio anexas 6 pertenes-
cientes, 4 que 61 entienda que A MIi servicio 6 egecucion de la Mi justicia
eumplan: 6 para usar 6 egercer el dicho oficio, 6 complir 6 egecutar la
Mi justicia, todos vos conformedes con 61, 6 con vuestras personas 6 gen-
tes le dedes 6 fagades dar todo el favor 6 ayuda que vos pidiere 6 menes-
ter hobiere, 4 que en ello nin en parte dello embargo nin contrario algu-
no non pongades nin consintades poner, ca Yo por la present los resci-
bo y lie por rescibidos al dicho oficio, y al uso y egecucion dl, 6 le doy
poder complido para lo usar 6 egercer 6 complir 6 egecutar la Mi justicia
en esas diclias Indias, Islas 6 Tierra-firme, 6 en cada una dellas, caso que
por vosotros 6 por cualquier de vos non scan rescibido. E por esta mi
Carta mando A Don Frey Nicolas de Ovando, Comendador mayor de Al-
cAntara, mi Golernador de las dichas Indias, que luego que con ella fuere
requerido, sin me mas requerir nin consultar le dU y entregue al dicho Al-
mirante las varas de Alcaldias y Alguacilazgos de las diclias Islas, Indias
6 Tierra-firme, 4 de cada una dellas, 6 non usen mas dellas sin Mi licen-
cia y especial mandado, so las penas en que caen 6 incurren las perso-
nas privadas que usan de oficios pdblicos para que no tienen poder nin facul-
tad, ca Yo por la present los suspend, y he por suspendidos. E otrosi,
es Mi merced 4 voluntad que si el dicho Almirante entendiere ser com-
plidero A Mi servicio 6 A la egecucion de la Mi justicia que cualesquier







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 91
las Indias, que con su poder fuese 4 residir y estar en las Indias, y
entender en la Gobernacion de ellas, segun se contenia en el poder,
se habia de entender, que el dicho cargo y poder, era sin perjuicio
del derecho de ninguna de las parties y que por lo tanto, no le daba
mas poder que el que habia dado A Francisco de Bobadilla, ni del
que entoices tenia NicolAs de Ovando, que eran temporales, y asf
se le daba el mismo salario y ordenaba que en Sevilla se le diese
pasaje de la manera que 4 Ovando se habia dado; y sobre ello se
escribia A los officials de la Casa de la Contratacion, diciendo que
era la voluntad del Rey en lo que tocaba al passage del Almirante,
se hiciese con l1 lo mismo que con el Gobernador que estaba en las
Indias, para lo cual viesen los libros, y que todo lo que hallasen,
que se hizo con asi con 6, s el pagar de su passage, licencia, demes-
tias y otras cosas, la compliesen con el dicho Almirante."
Ya desembarazado y expedite Don Diego sali6 para la ciudad
de Sevilla aconpafiado de su esposa Dofia Maria de Toledo y su
servidunbre. Precisamente pas6 el Rey Cat6lico en esta oportu-
nidad A Sevilla en aquellos dias y con este motive encarg6 verbal-
mente al nnevo Almirante y Virey que en su gobierno procurase

Caballeros 6 otras personas que agora estAn 4 estuvieren en las dichas Is-
las, Indias y Tierra-firme, salgan dellas, 6 que non entren ni est6n en ellas,
6 se vengan A presentar ante Mi, los 61 pueda mandar de Mi parte 6
los faga dellas salir; A los cuales A quien lo 61 mandare, Yo por la presen-
te mando que luego, sin sobre ello me mas requerir nin consultar nin es-
perar otra Mi Carta nin mandamiento, 6 sin interponer dello apelacion-
lo pongan en obra, segund que lo 1l digere 4 mandare, so las penas que
le posiere de Mi parte, las cuales Yo por la present pongo 6 he por pnes-
tas, 6 le doy poder 6 facultad para las poder egecutar en los que remiss 6
innobedientes fueren. Para lo cual, todo lo que dicho es 6 para cada cosa
6 part dello, 6 para usar 6 egercer el dicho oficio de la Gobernacion, 4
complir 4 egecutar la Mi justicia en dichas Indias, Islas 6 Tierra-firme, y en
cada una dellas, le doy poder complido, por esta Mi Carta con todas sus
incidencias y dependencias, anexidades 6 conexidades. Otrosi, mando al
dicho Almirante que las penas pertenescientes a Mi CAmara 6 Fisco, en
que 61 6 sus Alcaldes condenaren 4 las posieren para la dicha Mi CAmara,
las egecute 6 las cobre el dicho Almirante por inventario ante Escribano
pfiblico, 6 tengan dello cuenta 6 razon para facer dello lo que por Mi les fuere
mandado. E los unos nin los otros, non fagades nin fagan ende al por algn-
na manera, so pena de la Mi merced 6 de diez mil maravedis para la Mi
CAinara A cada uno por quien fincare de lo ansi facer 6 complir. E de-
mas mando al home que les esta Mi Carta mostrare, que los emplace que
parezcan ante Mi en la Mi Corte, do quier que Yo sea, del dia que los
emplazare fast cien dias primeros siguientes so la dicha pena, so la cual
mando A cualquier Escribano pfiblico que pars esto fuere llamado, que
d6 ended al que ge la mostrare testimonio signado con su signo, porque
yo sepa en como se cumple Mi mandado. Dada en la Cibdad de Sevilla
A veinte y nueve dias del mes de Octubre, afo del Nascimiento de Nues-
tro Salvador Jesucristo de mil 6 quinientos 4 ocho afios.=YO EL REY.
=Yo Lope Conchillos, Secretario del Rey mi Sefor, la fice escribir per
su imandado.=Licenciatus Zapata.= Registrada. = Licenciatus Gimenez,
Chanciller.







92 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
activar la constrcecion de las iglesias: que fomentase la poblacion,
la agriculture y el comercio, permitiendo que los vecinos de la isla
de Santo Domingo puliesn constrair y tender naves y carabelas
en que ftlran a- rescatar y descubrir nuevas tierras, con fianza de
no perjudicar en 1o establecido, y por fltimno le instruy6 de la for-
ma y 6rden (qie dc)bia obselrarsxe en o1 succsivo sobre repartimien-
tos de indios, que era, que ta los oliciales reales y A los alcaides de
su real nombramiento diese A cadla nno cien indios: al caballero
que tuviese mujer legitima ochenta: al escudero casado sesenta: al
labrador treinta, y que si sobrasen indios, hecho el repartimiento, se
distribuyesen a prorrata, y faltando, se quitasen de la misma mane-
ra i los que los tuviesen ilegalmente, obligAndose A los duefios de
los consignados A instruirlos en la f6 cristiana, darles vestidos
y lo que hubiesen menester, y pagar A la Hacienda Real un peso
de oro annual de tribute por cadla indio.
No se content el Rev Cat6lico con estas instrucciones verba-
les. Hizo former una instruction en que se reprodujeron los senti-
mientos y miras de la difunta Reina Dofia Isabel, y sirvieron mas
adelante de base y fundamento A muchas de las leyes del C6digo
Indiano. Decia asf:
"El Rey. Lo que vos D. Diego Colon, nuestro Almirante 4
Gobernador de las Indias, habeis de hacer en ellas, done vais i
ser Golbernador por nuestro mandado es lo signiente:
Primeramente procurareis con mucha diligencia las cosas
del servicio de Dios nuestro Sefior; y porque Yo be enviado
suplicacion A nnestro muy Santo Padre sobre los Perlados qne
se han de proveer en la dicha Isla Espaiiola, y entretanto que
esto ha efeto, Yo querria qne las Iglesias de la dicha Isla es-
tuviesen mny bien serviilas y proveidas colno es razon, tomareis
con vos i Miguel de Pasainonte, nuestro Tesorero General, A
quien Yo escribo sobre ello, 6 informiaros lhis del Comendador
mayor de Alcaintara, niest'ro Gobernador que hasta aqui ha sei-
do de las diclias Indias, de los Cldrigis 6 Sacristanes que hay
en cada una de las dichas Iglesias de la dicla Isla, y c6mo y de
qu6 nianera han servido y sirven, y qu6 se les ha dado y da A
cada uno dellos en cada aTli, y ambos trabajeis como de aquella
manera sirvan y se haga de aqui adelante, y que el dicho Mi-
guel de PasamiontcI les pague tde los diezmos lo que hobieren
de haber como hasta aqui se les hli pagado.
Item: trabajareis quc todos los que vivieren en la dicha Isla
vivan lo inas llonestamenite y mas sin ofensa de Nuestro Se-
fior que ser pueda, para lo cual debeis hacer guardar las eyes
e premiticas que Yo 6 la Reyna Dofia Isabel, mi mujer, que
gloria haya, mantlanos lacer, especialnente las que tocan A ju-
ramentos 4 juegos; 6 porque Yo soy iuformado que Don Frey
-Nicolas de Ovando, Comenilador mayor de Alcintara, Goberna-
dor que hasta aqui ha seido de la dicha Isla, ha tenido muy
buena manera, ansi en esto colno en todo lo otro que toca a
la buena gobernacion de la dicha Isla, luego que IlegAredes A ella,







SISTORIA DE SANTO DOMINGO. 93
le requerid con una carta mia que para 61 Ilevais, en que le
maudo que vos d6 un memorial muy largo y muy particular,
firmado de su nombre, de la nmanera que ha tenido en Ia buena
Gobernacion de la dicha Isla; y firniareis vos un treslado del
dicho memorial para que lo traiga 6 Mi el dicho Comeudador
mayor; y en los casos y cosas que no tuvi6redes mandamientos
mios seguios por el diclo memorial, entretanto que yo vos en-
vio otra muy larga y particular instruction que irA tras esta,
placiendo A Nuestro Sefior.
Item: porque soy informado que la mayor parte de las gen-
tes que de acA vA adolece en llegando A la diclha Isla, y si
no hobiere much recabdo en los Hospitales de la Buenaventura y
de la Concepcion, que agora diz que estAn heclos, peligrarian
muchas personas; debeis tener muy especial cuidado que los
dichos dos hospitals est6n muy proveidos de las cosas necesarias;
y porque Yo mand6 dar en limosna A cada uno de los dos di-
chos Hospitales cads doscieutos pesos de oro, debeis os informar
de la manera que se gastan y si no se gastaren coino deben,
dareis 6rden como sean bien gastados; y ansimesmo debeis infor-
maros si es necesario que se hagan alguno 6 algunos mas Hos-
pitales, y viendo que son necesarios, dad 6rden como se hagan
de la manera que hasta aquf lo ha hecho el Comendador mayor
de AlcAntara.
Otrosi: que mi principal deseo siempre ha seido y es en estas
cosas de las Indias que los Indios se conviertan A nuestra San-
ta F6 Cat61ic' para que sus Anitnas no se pierdau, para lo cual
es meuester que sean informados de las cosas de nuestra San-
ta F6 Catdlica con much amor, para que los que se han ya
convertido A nuestra Santa F6, perseveren en ella y sirvan A
Dios como buenos cristianos, y los que no se ban convertido hasta
agora se conviertan lo mas presto que ser pueda; y debeis man-
dar que en cada poblacion haya una persona EclesiAstica, cual
convenga, para que esta persona tenga cuidado de procurar co-
mo sean bien tratados segun lo tenemos mandado, y que ten-
ga ausimismo especial cuidado de los enseiar las cosas de la
Fd; y a esta persona mandareis hacer una casa cerca de la Igle-
sia, de la parte donde habeis de mandar que se junten todos
los nifos de la tal poblacion, para que alli los enseien esta di-
cha persona las cosas de nuestra Santa Fd, y A la tal persona
podreis mandar que se le dd lo que vos pareciere mas que &
los otros Cldrigos en pago de lo que ha de trabajar en lo suso-
dicho; esto se entienda no tenidndolo ya proveido el dicho Co-
mendador mayor de Alcantara, que si 61 lo hobiere proveido no
tennis que hacer sino continuarlo.
Item: direis de mi part A los Caciques 6 otros Indios prin-
cipales de la dicha Isla, que mi voluntad es que ellos y sus In-
dios sean bien tratados como nuestros buenos sibditos y natu-
rales, y que si dende eu adelante alguno les hiciere mal 6 dafio
que vos lo hagan saber, porque vos llevais mandado nuestro pa-







94 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
ra castigar muy bien semejantes casos.
Otrosi: procurareis conmo los indios scan mny hiin tratados,
y que ninguno ies haga fiUerza, nin los roben ,ini mialtraten de pa-
labra nin en otra :manera, t pmie pnedan andar seg:irTne;llte el!os
6 sus mugeres por tod:( la tierra, poniendo para lo susodiho las
penas que vibredes ser meinester, y egecutlndolas en las perso-
nas que en ellas incurrierein y desto de las mugeres tened mny
especial cuidado, poriue soy informnado que si en esto no se pu-
siese niuy buen recabdo habria much disolncion en ello, de que
seria Yo mny deservido.
Item: direis de mi parte A los dichos Caciques que nuestra
voluntad es que ellos traten ansimesmo bien A sus Indios.
Item: habeis de dar 6rden que los Indios no hagan las fies-
tas ni cirimonias que solian hacer, si por ventura las hacen, si-
no que tengan en su vivir la forina que las otras gentes en
nuestros Reynos, y esto se ha de procurar en ellos poco A poco
y con much maia, y sin los escandalizar nin maltratar.
Ansimesmo porque Nos hobimos mandado al dicho Comenda-
dor mayor que entendiese con mucha diligencia en aquellos Indios
de la dicha Isla Espafiola viviesen juntamente en poblaciones como
los nuestros naturales viven en estos Reynos, y que cada uno ten-
ga su casa aparte y mugeres 4 hifjos, y heredad conocida; sabreis lo
que estA hecho en esto, y si estiviere algo por cumnplir dello, traba-
jad que se haga lo mas pronto que pudi6redes, mandando hacer las
poblaciones donde mejor vos paresciere, para el bien de los pobla-
dores della.
Item: por cnanto A cansa de andar los Indios vagamundos y
no querer trabajar, pag.nidolos lo que justamente habian de haber,
6 se di6 una Carta por la Reyna Dofia Isabel, mi mnger, de gloriosa
memorial, con acuerdo de los del Consejo en Medina del Campo A
veinte del mes de Diciemnbre, afio de mil 6 quinientos 6 tires afios,
para que pagandolos A cada uno el journal acostumbrado quejusta-
mente hubieren de liber, puedan ser apremiados A trabajar; debeis
hacerlo guardar conftrme i la dilcha provision, y de la manera que
hasta aqni lo ha echo el Comenodador mayor de Alcintara en
estos postreros tiempos de su Gobernacion, y trabajando como es-
to se haga con el mas contentamiento de los Indios 6 de sus Ca-
ciques.
Item: porque hobimos mandado que los Indios A qnieu ansi se
diesen las dichas heredades non las vendiesen nin trocasen a poco
valor, como se solia hacer, mandareis A las personas que estuvie-
ren en las dichas poblaciones que no les consientan vender nin tro-
car las dichas heredades, y cuando no se pudiere excusar qne no
las vendan, que procuren que las vendan por just valor; ansimes-
mo ha de procurar la persona susodicha que los Indios se vista 6
anden como hombres razonables.
Item: porque entire los Cristianos 6 indios haya today paz 6
amistad 6 concordia 6 entire ellos no haya roidos nin escAndalos, de-
fendereis que ninguno sea osado de 'dar nin vender, nin tocar nin







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 95
empefiar nin prestar armas ofensivas nin defensivas A los Tndios,
poni6ndoles para ello las penas que bien visto vos fuere; 6
que si algunas halliredes en poder de los Indios tomarlas heis en
vos, 6 hacerlas heis entregar A nuestro Tesoro para que haga dellas
lo que se enviare A mianildr.
Item: porque yo nmandd a Miguel de Pasamonte, nuestro Te-
sorero General de las dichas Indias, que 61, juntamente con el dicho
Comendador mayor de Alcantara, entienda en sacar el oro de las
minas ricas para Nos, 6 cumple much A nuestro servicio que en
aquello se ponga much recabdo y diligencia, por ende Inego que
llegAredes t la dicla isla Espafiola informaos de lo que estA provei-
do para las dichas minas, y juntamente con el dicho Pasamonte ha-
ced proveer de todo lo que para ello fuere menester; de manera
que de las dichas minas se saque todo el oro que se pudiere sacar
para Nos, y avisarnos heis continuamente del recabdo que en ello
hay.
Item: porque en el coger 6 fundir del oro se pueden hacer mu-
chos fraudes 6 efigafis, habeis de hacer que vayan por cuadrillas,
como agora van de diez en diez personas, 6 en el nimero que me-
jor vos paresciere, y con cada cuadrilla pondreis una persona fable
que sea present a! coger del oro, y venga con ello A lo traer A la
Casa de la fundicion, 6 informaros heis del dicho Comendador ma-
yor que alli estA de la manera que ha tenido y tiene para que en
esto no se nos pueda hacer fraude, y tened vos la misma 6rden que
61 ha tenido.
Item: luego que IlegAredes A la dicha Isla Espafiola vos infor-
mareis de los Iudios que hay en ella, y de las personas que los tie-
nen; y Yo mand6 A Gil Gonzalez Divila que trlgese information
de los dichos Indios, si no la hobiere tornado, habeisle de dar favor
para que la tome; por manera, que Nos traigau verdadera relacion,
y en el repartimiento que hizo el dicho Comendador mayor no ha-
beis de tocar, hasta que vista la relacion que Yo vos envie
a mandar qu6 hubi6redes de hacer sobre ello.
Otrosi: procurareis con nuestras provisions que llevais, como
todos los vecinos 6 moradores de la dicha Isla, se conformen con
vos 6 vos obedezcan como nuestro Gobernador, en todas las cosas
que de nuestra part le mandAredes, y terneis much cuidado en
los mantener siempre en toda paz 6 concordia 6 justicia, hacidn-
dola 6 administrAndola a todos igualmente sin exception de perso-
nas, y poniendo para ello buenos 6 suficientes Ministros y 0-
ficiales, y castigando los que mal hicieren, y ayudando y favore-
ciendo A los que bien 6 virtuosamente viven; por manera que la
justicia sea igualmente administrada, y los que bien vivieren bien
tratados.
Otrosi: habeis de procurar como todos los que viveu la dicha
Isla trabaje cada uno en su oficio, de manera que ninguna per-
sona est6 ociosa, porque de la ociosidad se siguen siempre muchos
inconvenientes ansi en jugar 6 jurar 6 offender A Dios Nuestro Se-
iior en otras muchas maueras; sobre lo cual debeis hacer que se







96 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
garden las prematicas por Nos hechas cerca del jugar 6 jurar.
Item: tomareis residencia al dicho Comendador mayor 6 a sus
Oficiales de todo el tiempo que han tenido cargo de la Gobernacion
de la dicha Isla Espafiola, por t6rmino de treinta dias, y en lo
que toca A su persona tomalde la residencia por Procurador, por-
que ansi cumple a Nuestro servicio; y si hallaredes que algunas
personas hau recibido dellos algun agravio remediarlo heis confor-
me A nuestra provision que para ello llevais.
Item: por cuanto cumple A nuestro servicio que en las dichas
Islas no haya extraugeros de nuestros Reynos y Sefiorios, no dareis
lugar que en ella pueblen extrangeros de nuestros Reynos 6 Se-
fiorios; y. desto debeis tener muy especial cuidado, y avisarnos heis
si hallaredes que hayan poblado algunos, porque de lo contrario
nos terniamos por muy deservidos.
Item: por cuanto Nos con much cuidado deseamos la con-
version de los Indios A nuestra Santa F6 Cat6lica, cono arriba
digo, y si alla fueren personas sospechosas en la F6 podrian em-
pedir algo A la dicha conversion, no consintais ni deis lugar A
que alli pueblen ni vayan moros, ni hereges, ni judios ni re-
conciliados ni personas nuevamente convertidas A nuestra Santa
F6, salvo si fueren esclavos negros 6 otros esclavos que hayan
nascido en poder de Cristianos nuestros sdbditos 6 naturales 6
con nuestra expresa licencia.
Otrosi: porque Mi voluntad es que los Cristianos que viven
4 de aqui adelaute viviesen en las dichas Indias, no vivan derra-
mados, defendereis que ninguno sea osado vivir fuera de las po-
blaciones que hay en la dicha Isla, 6 en las que se hicieren de
aqui adelante.
Item: habeis de tener much cuidado como en nuestras ren-
tas, de la dicha Isla Espafiola, se ponga much recabdo ansi en
las rentas de las salinas 6 diezmos 4 premicias, haci6ndolas arren-
dar A su tiempo como en todas las otras rentas que Nos tene-
mos, 6 tovi4remos en la dicha Isla.
Las libranzas ordinarias que se han de hacer en la dicha
Isla, se han de hacer por nuestro Contador por virtnd de una
n6mina firmada de Mi nombre que para ello le he mandado dar.
Habeis de estar much sobre cuidado en que no hagais li-
branza ninguna, nin se page sino lo muy necesario para cosas
de mi scrvicio; y lo que Yo mandare library por COdulas 6 n6-
minas firmadas de Mi nombre.
Ansimesmo porque aca non se puede saber si sera bien cre-
cer las poblaciones que hoy estin hechas, 6 si sera necesario
hacer algunas mas, informaros heis, luego que legaredes allA de
de cuAl sera mejor, y avisarnos heis dello largamente con vues-
tro parecer.
Item: porque el Gobernador que alli estA llev6 mandamien-
to para hacer tres fortalezas, y hasta agora no se sabe que bar
ya hecho sino la de Santo Domingo, debeis ordenar como se ha-
gan las otras dos, y la una se haga en la Villa de la Concep-







1tSTOMIA DE SANtO DOMINGO. 97
elon el el mejor sitio que alli bubiere para se podel facer, y
la otra se haga a la parte done est la de Santiago, como lo
teniamos mandado al dicho Gobernador, y si cuando lleg4redes
no hubiere por ventura entregado el dicho Gobernador las di-
chas fortalezas, como lo teniamos mandado por nuestras Cartas 4
los nuestros Alcaides en ellas contenidas, haced ge las luego en-
tregar, sin que haya mas dilacion, porque ansi cumple A nutegtro
servicio,
Otrosi: por cuanto por otras nuestras provisions habemnos
mandado que ninguna persona sea osada de ir 6 descobrir ni
rescatar a otras parties de esa dicha Isla sin nuestra licencia 6
especial mandado, 6 queremos que aquella se guard 6 cumpla,
ansi haceldo pregonar, 6 si alguna persona contra aquello fuere,
hareis ejecutar, en sus personas 6 bienes las penas contenidas
en la dicha nuestra provision.
Item: sabreis como para que las cosas de la dicha Isla Espa-
fola fuesen mejor proveilas, 6 como mas compliese a nuestro
servicio, hobimos mandado hacer la casa de la Contratacion de
Sevilla y pusimos alli los Oficiales que alli estan, para que elloS
tengan el cuidado principal para recebir las cosas que de alli
vinieren, y enviar las que de aca se hobieren de enviar; por
ende Yo vos mando que todo el oro 6 otras cualesquier cosas
que se hobieren de enviar aca lo envieis enderezado a los dichos
Oficiales, y los aviseis de las cosas que convengau enviarse de
acA y de todo lo otro que vi6redes que convenga & nuestro ser-
vicio que sean avisados; y las cosas que se podiereu proveer de
allf, ademds de me las escrebir a mi, avisad siempre dellas a
los Oficiales; y en esto y en el enviar del oro tened la 6rden
que el dicho Gobernador, vuestro predecessor ha tenido, estando
siempre sobre aviso de lo cargar en los mejores navios, y en el
mas seguro tiempo que pudidredes, no cargando much en un
navio solo sino repartido en muchos.
Otrosf: porque Nos hobimos mandado 6 cometido al dicho
Comendador mayor de AlcAntara, nuestro Gobernador de la di-
cha Isla Espafiola, algunas cosas, las cuales a causa de su par-
tida, podria ser que no habria podido complir, especialmente laa
que agora vinieron especialmeute a negooiar Diego de Nicuesa
6 el Bachiller Serrano, Procuradores de la dicha Isla, Yo vos
.mando que siendo requerido para ello con Carta 6 Instruccion en
los dichos negocios, como si hablasen con vos.
Item: porque Yo he enviado A Gil Gonzalez Davila, Conti-
no de Mi Casa, para que tome las cuentas a los Oficiales de la
dicha Isla Espafiola, y entienda en cierto pr6stido, como alli sa-
breis; y porque cumple A nuestro servicio que 61 traiga buen
recabdo de lo que lleva A cargo, Yo vos encargo que en todo
lo que hobiere de hacer en la dicha Isla Espailola por nuestro
tnandado le tavorezcais en todo lo que fuere menester, y 61 vos
requiriere, que en ello me servireis.
Item, porque sobre la poblacion de la Isla de San Juan es




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs