• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Title Page
 Foreword
 Prelude
 El almirante don cristóbal colon,...
 Descubrimiento de la isla de Cuba...
 Descubrimiento de la isla de Santo...
 Primera poblacion de los españoles...
 Regreso de colon á España - año...
 Llegada á España - año de 1493,...
 Segundo viaje de colon - desde...
 Relacion del segundo viaje de colon...
 Reconocimiento del sud de la isla...
 El almirante don cristobal colon...
 El adelantado y la rebelion de...
 Tercer viaje de colon y descubrimiento...
 Fomento de la Española - año de...
 Gobierno del comendador bobadilla...
 Cuarto viaje del almirante - desde...
 Table of Contents
 Errata














Title: Historia de Santo Domingo
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075392/00001
 Material Information
Title: Historia de Santo Domingo
Physical Description: 3 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Monte y Tejada, Antonio del, 1783-1861
Publisher: Garcia Hermandos
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1890
 Subjects
Subject: History -- Haiti -- To 1791   ( lcsh )
Discovery and exploration -- America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Antonio del Monte y Tejada.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075392
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000143277
oclc - 23442775
notis - AAQ9454

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Frontispiece
        Frontispiece
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Foreword
        Page i
        Page ii
    Prelude
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    El almirante don cristóbal colon, y descubrimiento de las islas lucayas - año de 1492 desde el dia 3 de agosto al 27 de octubre
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Descubrimiento de la isla de Cuba - año de 1492 del dia 28 de octubre al 4 de diciembre
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Descubrimiento de la isla de Santo Domingo - año de 1492 del dia 5 de diciembre al 25 del mismo
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Primera poblacion de los españoles en Santo Domingo - año de 1492 del dia 26 de diciembre al 14 de enero de 1493
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Regreso de colon á España - año de 1493, del dia 15 de enero al 7 de marzo
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Llegada á España - año de 1493, del dia 8 al 15 de marzo
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Segundo viaje de colon - desde 1493 hasta 1494
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Relacion del segundo viaje de colon por el Doctor Chanca - año de 1949
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Reconocimiento del sud de la isla de Cuba - del 14 de marzo de 1494 al 24 de febrero de 1495
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    El almirante don cristobal colon y los indios incayos - desde 1495 hasta 1496
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    El adelantado y la rebelion de roldan - desde 1496, á 15 de junio de 1498
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Tercer viaje de colon y descubrimiento de las costa-firme - año de 1498
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    Fomento de la Española - año de 1499
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Gobierno del comendador bobadilla - desde 1499 hasta 15 de abril de 1502
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
    Cuarto viaje del almirante - desde 1502 á 1503
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
    Table of Contents
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
    Errata
        Page 324
Full Text














DE LA ISLA DE

SANTO DOMINGO.




















I'


,?
1.







HISTORIC






SANTO DOMINGO


I PO


DON ANTONIO DEL MONTE Y TEJADA.


PUBLICADA POR LA SOCIEDAD LITERARIA
AMI6O DEL PAIL."





TOMO PRIMERO.





SANTO DOMINGO.
IXMPRElTA. E G3AR0 O A IEAR'A. OS-
1890.














ADVERTENCIA.









SL emprender la Sociedad "Amigos del Pais" obra de tan
grande importancia como lo es la Historia de Santo Domingo por
D. ANTONIO DEL MONTE Y TETDA, no se le ocultaban las dificul-
tades a ella anexas y los inconvenientes que tendria que ven-
eer para darle eima; pero la escasez de obras de indole hist6ri-
ca y la necesidad que con el mayor desarrollo de los conoci-
mientos se siente de tales studios, hubo al fin de mover a la
Sociedad a tomar sobre si, con empefio patri6tico, la publica-
cion de la inica grande historic que existe de Santo Domingo.
La familiar del autor, emigrado hacia muchos afios a Cuba,
y cuya ultima voluntad era que su patria solamente tuviese el
privilegio de concluir la empezada publication de la Bistoria de
Santo Domingo, accedi6 gustosamente al prop6sito de la Socie-
dad, estipulfndose las condiciones bajo las cuales debia hacerse
aquella.
Parece necesario advertir que las diferencias que se notan
entire el primer tomo impreso en la ciudad de la Habana en
1852, y la present edicion, se deben A las correcciones he-
chas en 41 por encargo especial de la respectable familiar del au-
tor y a su vista.
Han contribuido con la Sociedad A enriquecer el escaso
caudal de la literature patria, gran nimero de personas intere-







sadas en que se diese a la estampa esta obra, y algunas corpo-
raciones pfblicas y particulares: A todos hace la Sociedad par-
ticipe de su mis profunda gratitud.
Del mismo modo, y mui singularmente, tienen en este Iu-
gar puesto preferente los Seiores D. Manuel Jiminez y Ravelo
y D. Amable Damiron, quienes con la exquisite bondad que les
distingue y patri6tico deseo, desde luego ofrecieron incondicio-
nalmente sus buenos oficios y valiosa ayuda para garantir con-
tra cualquier event y con su credito la Ardua empresa aco-
metida.
i Ojala sirviesen estos esfuerzos para que se emprendieran
en nuestro pais iguales obras de utilidad general!
n sDOCIBi D.

Santo Domingo, y marzo de 1890.





I



















PROLOGO.









tNDEREZADA f fines tan diversos, sometida al influjo de tan variados
Saccidentes la ardua empresa de escribir la Historia, es de necesidad, mas
bien racional que de costumbre para los que la acometen, hacer mencion de
aquellas determinantes circunstancias. I ann sube de punto esa necesi-
dad en material en que los critics han sentado tan distintos preceptos so-
bre principios controvertibles, proponiendo models particulars en apoyo de
sus doctrinas 6 sistemas.
El escritor que en nuestros dias pretendiese vestir la Historia con los
adornos magicos de la novel, 6 sublimarla con la dignidad magnifica de la
epopeya, veria seguramente malogrado su empeio, porque ann i falta de me-
jores razones siempre hallarian receloso al sincere investigator de la verdad,
aquellas artes falaces de la exquisite elaboracion literaria que tan pocos escrd-
pulos ostenta al mutilar an hecho important en beneficio de la rotundidad
de un period, al falsificar circunstancias de moment por an simil brillante y
sorprendente, 6 trasfigurando el caricter de los actors principles por un an-
titesis pomposo y elegant. Reconociendo, pues, como discordant al carkc-
ter practico de nuestra Spoca este concept meramente literario de la Histo-
ria, same lfcito descartar la cnestion de las formas, al hacer algunas consi-
deraciones generals.
Constituye la excelencia en todas las artes la exacta correspondencia de
los medios que se emplean con los fines que se proponen; pero no es el de la
Historia un arte paramente imaginative, sino que le distingue el character
social y practice de su naturaleza: por lo tanto, antes que inquirir los medios
de la mejor ejecncion, aparece de bulto la necesidad de proponer el mejor de
los fines. Y estos seranlo indudablemente los que se considered mas adecua-
dos al tiempo, al pais, las luces de los hombres para quienes se describe. Si









IV PE6LOGO.

esta sola consideration no bastare A demostrar la vanidad de proponer mode-
los especiales en conformidad A determinados sistemas, el ejemplo de esos
mismos models desmentiria tan fdtil pretension, pues que los rasgos carac-
teristicos de cada uno de ellos han sido amoldados A la estampa de su dpoca,
y antes que ajustarse A las convenciones de rigidos preceptistas parecen inica-
mente sometidos al influjo de circunstancias tan diversas como decisivas.
Herodoto, gran padre de la Historia, A quien nadie ha aventajado toda-
via en talent narrative, y que seguramente nadie propondria por model A
los modernos, aunque tan digno fau de su renombre, escribi6 como debia ha-
cerlo en su tiempo. Grecia, apenas iniciada entonces en los misterios de la
filosofia y de la ciencia political, habia ya adelantado en el studio de las bellas
artes: por eso Herodoto le presentaba, sin critical ni demostracion cientifica,
sin pruebas ni teoria, una historic tejida de colors tan ricos y variados como
la misma imagination de los Griegos: descripciones en que nadie le iguala,
fibulas de portentosas maravillas y extravagantes curiosidades, animadas to-
das por su graciosa sencillez, su pintoresca narrative y sus facultades inven-
tivas y dramAticas. No es possible haber ofrecido otra cosa A un pueblo cu-
yos conocimientos geogrAficos 6 histdricos no habian tenido otra fuente que
las antiguas leyendas de tiempos fabulosos, las tradiciones de los abuelos, las
inexactas relaciones orales de los viajeros, las canciones nacionales, la his-
toria popular y poitica del rapsoda peregrine, que ornaba de flores la cuna
de los pueblos, tejiendo las mitoldgicas genealogias de sus reyes y exaltando
la gloria de sus heroes y civilizadores. Pero hay otra circunstancia que de-
tenninb enteramente las fonnas y el espiritu de la historic de Herodoto; si
tomando en cuenta la carencia de medios para la trasmision del pensamiento,
le damos crddito A los que pretenden que 61 no escribi6 su historic para ser
leida, sino para ser recitada, conform A las tradiciones que nos le pintan co-
ronado en los juegos Olfmpicos despues de su lectura: y aun mas, haberla
repetido en la asamblea general de los Atenienses, aparecerA mayor, si darse
puede, la excelencia de su obra, 1Qud hubiera sido de una historic several y
mesurada, escrita para tales circunstancias con gravedad filos6fica? Pero
calculada y dirigida A producer efecto en aquel solemne concurso de los pue-
blos griegos, juntos todos y maravillAndose juntos ante aquella Historia de
portentos icon cuAnta grandeza y sublimidad supo producirlo, cuando al
concluirla con el relate de la lucha herdica que acababa de sostener por so
independencia contra los persas, escuchando el animado detalle de aquellos
enormes sacrificios y hazafias inmortales, el pueblo entusiasmado, ardiendo
en la llama que se trasmite con el6ctrica rapidez y centuplica su fuego en las
grandes asambleas pfiblicas, prorrumpi6 entire gritos de patridtico orgullo en
votos de fraterna union, reconociendo que solo al instinto de su nacionalidad
debieron la ejecucion de empresas tan memorable.
Pero la cultural intellectual del pueblo ateniense se iba efectuando con
celeridad pasmosa y este cambio exijia necesariamente un fendmeno analogo
en el arte de la historic. Ya no era el ateniense un pueblo crddulo que nada
sabe y apetece relaciones maravillosas para recreo de su imagination. Ya no








PR6LOGO. V

es tan aficionado A la historic pintoresca y descriptive. Conoce los passes
circunvecinos: estA instruido en la dialictica: es incredulo y disputador en
filosofia, pues ya ha escachado atentamente a Dem6crito y Zenon, y oido,
aunque sin entenderlos todavia, los sublimes preceptos y graves razonamien-
tos de S6crates: ha combatido en largas y desastrosas guerras: concluido
muchas alianzas y tratados: fundado colonies: ha conocido ]a anarquia y la
dictadura, recogiendo abundant cosecha de escarmientos; y despues de ha-
ber derribado algunos Idolos populares y sufrido sucesivas mudanzas de go-
bierno, se encuentra, A vueltas de algunos desengafios, iniciado en la ciencia
political y expert en el manejo de los negocios. Asi pues, para madurar los
juicios de su experiencia necesita de una historic veridica y razonada, que
tanto como en la enumeracion de los hechos, se detenga en la explicacion de
sus causes. Tucidides les present la historic que necesitaban: en ella na-
da invent, sino narra, y solo narra lo que ha visto 6 podido comprobar: es-
triba en esto la excelencia de su obra. Escritor ha habido que haya negado
el m6rito de una narracion veridica, desconociendo que pueda mostrarse ta-
lento en el arte de referir la verdad desunda, pues que siendo, en su concep-
to, la verdad una y sola, debiera ser uniformemente referida. No es dificil
derribar tan infundado sofisma; donde no pueda referirse toda la verdad, el
arte solo de la election ofrece dificultades cuyo vencimiento exije habilidad
extraordinaria. Porque una mala election de circunstancias, produce el efec-
to mismo que la falsedad, y es necesario gran tino en escojer aquellas cir-
cunstancias, aquellas parties de la verdad que produzcan el efecto de la ver-
dad enter. Todos vemos perfectamente los objetos exteriores que nos rodean,
y sin embargo, no todos sabemos retratarlos. Una sombra, una line desfi-
guran la semejanza. Asi en la narracion hist6rica hay hechos que deben
presentarse i toda luz, otros algo sombreados y rasgueados solamente los
otros, pero puesta siempre la mira en no perder nunca la idea general del
conjunto. En esto que es lo que principalmente diferencia al cronista del
historiador, nadie ha podido sobrepujar A Tucidides. El era hombre sagaz,
perito en los negocios de la paz y de la guerra, testigo ocular en los hechos
que referia, intimo conocedor de los principles actors que en su historic fi-
guraban; por eso l1 explica detalladamente las causes de aquellos hechos y
los m6viles ocultos de aquellos personajes. Pero como los griegos no habian
ann aprendido A reducir los hechos particulares a principios generals y ver-
dades abstractas, Tucidides juzga de las circunstancias, sin deduction de teo-
rias, y siempre se muestra conocedor prActico de los negocios p'blicos, pero
nunca fil6sofo.
Pocos afos despues, el desenfreno de los sofistas y de los demagogos ha-
bia conmovido la repfblica de Atenas, con tan horribles turbulencias popu-
lares y tal des6rden moral en las creencias, que los mas sensatos juzgaron in-
dispensable oponerles la piedad religiosa como fnico coto A tales demasias.
Por eso Xenofonte, hombre de recto juicio, conocedor del mundo, aventure-
ro capitan de aquel ej4rcito de griegos disolutos y mercenaries que, habiendo
fracasado en su intent de subir A Ciro al trono de los persas, ejecutaron la








VI PR6LOGO.

hibil y peligrosa retirada, que el mismo Xenofonte hizo para siempre memo-
rable con su pluma, ofrece el raro fendmeno, para algunos inexplicable con
tales antecedentes, de escribir una historic como la suya, tan limitada, tan
timida, tan ajena de toda tendencia democratic y tan lamentablemente em-
papada en miserables supersticiones. Y era que la demagogia y la impiedad
debian ya experimentar esas fatales reacciones.
Fu6 Cesar sabio y elocuentisimo entire los romanos, sobrabanle ingenio
poderoso y variados conocimientos, y hubiera podido sin duda alguna escribir
una historic excelente, superior tal vez A la de Tucidides, si hubiese preferido
dedicarse con ocio al cultivo de las letras, y cefirse la pacifica oliva en
trueque de sus laureles salpicados de sangre. Por eso no hay ninguna ana-
logia entire el lenguaje conciso y rApido de Cesar y la abundante magnificen-
cia de Tito Livio, ni entire la historic del uno y los comentarios del otro. No
fcrman estos filtimos una verdadera historic, antes parecen una series de los
boletines de campafia del ambicioso conquistador.
Salustio se ha hecho notable en sn historic de la guerra Catilinaria, por
cierta nebulosa oscuridad que toda la envuelve. Criticos superficiales atri-
buirAn acaso este caracter particular de la obra de Salustio a los defects de
su estilo, 6 a las cualidades inherentes A su ingenio; pero el conocimiento de
aquellos tiempos suministra explicacion mas acertada, A saber, que Salustio,
amigo de Catilina, no pudo por graves consideraciones derramar toda luz so-
bre aquella famosa conspiracion, desfigurada per Ciceron en la tribune y
vencida con las armas en el campo de batalla. Su historic es meramente un
folleto de partido.
El que como Livio describe en un siglo eminentemente literario, sobre
todo si se halla sometido al dominion absolute de un soberano ilustrado, pue-
de dedicarse indudablemente A la perfeccion de las formas. Por eso su na-
rracion es extraordinariamente viva y graciosa, adornada con el lujoso atavio
de su esplbndida fantasia: es una fuente fresca, inagotable y dulce, A que
tan propiamente se le aplica aquel expresivo epiteto, lactea ubertas. Testi-
go del poderio romano en su mayor apogeo, inflamado de entusiasmo y or-
gullo patrio, esclavo de hecho de un principle omnipotente, que simbolizaba
la gloria y la grandeza de la Reina de los Reyes y las gentes, engafiado
tal vez por las apariencias republicans de la libertad, que solo conocia en
abstract, su obra no puede ser verdadera ni puede ser filos6fica, sino com-
pletamente falsa, literaria enteramente y exclusivamente romana: de un cabo
al otro de sn historic el espiritu de Roma es quien la anima y embalsama.
El gran Cornelio Ticito sacrifice la sencillez hist6rica por el amor al
efecto teatral; y aunque es A veces sublime en sus incomparables descripcio-
nes, no hay nada que mas cause que la afectacion de aquel estilo, sin igual
en lo profundo. Tacito es el gran retratista del corazon y el mas dramatico
de los historiadores. Las atrocidadas de aquellos monstruos, vergiienza de
la especie humana, Claudio, Neron, Caligula, Heleogabalo, Agripina, Tibe-
rio, hiriendo con viveza su imagination, excitaron tan profundamente su fi-
los6fica curiosidad que se dedic6 A estudiarlos, esperando aquella venturosa








PR6LOGO. VII

felieidad de los tiempos, que tan expresivamente disefia, y que encontr6 en
los de Trajano, cuando decir lo que pensase y pensar cuanto quisiere le era
licito, para presentar A sus conciudadanos tantas obras maestras en aquella
galeria de retratos morales. El caricter de una epoca en que no habia leyes,
ni senado, ni foro, ni tribunos, sino voluntad, caprichos y pasiones, y en que
la repAblica habia desaparecido absorbida por el egoista individualism de
un hombre solo, necesitaba, para ser descrita, de un historiador qne adopta-
se mas bien el mitodo biogrifico que el meramente narrative, y diera menos
studio al conocimiento de los sucesos que a los tenebrosos misterios del
corazon y del espiritu.
En el siglo XIV, si bien presentaba laEuropa un aspect diferente, tan-
to en su organization social y political, cuanto en la cultura moral, al del
siglo V. A., C., asemejabanse sin embargo en cnanto al desarrollo intelec-
tual y 4 la cultural cientifica del pueblo: asi Froissart es un segundo He-
rodoto. El narra como el griego cuanto v6 y cuanto escucha, viaja y se
afana como aquel, porque es curioso de novedades y maravillas, y ofrece a
sus contemporaneos sus cr6nicas Ilenas de errors y preocupaciones, pero
vivas, animadas en alto grado, descriptivas. Cuantos acontecimientos de
la Europa conocida llegan a su noticia los confhnde en aquella variada mez-
cla de fibulas y sucesos, viajes y relaciones, an6cdotas y discursos, y cua-
dros de la vida domestica y privada. La edad media esta alli toda retrata-
da pintorescamente en aquel gracioso monument, donde aparecen esculpi-
dos de bulto todos los personajes, los hechos, las costnmbres y las ideas de
aquellos tiempos novelescos. El Principe Negro y el Emperador Wenceslao:
Don Pedro de Castilla y Carlos el Sabio de Francia: Eduardo III de Ingla-
terra, Dugueselin y el Duque de Lancaster, Gaston de Foix y tantos buenos
Condestables y Senescales y Caballeros, los campos de Crecy y Poitiers, los
de Aljubarrota y de Montiel: bravos paladines, damas gentiles, galanteria y
honor, cortesia y f6 y amores y cacerfas y trovas y torneos ;Qun description
tan interesante aquella en que retratindonos la corte, la vida y las costum-
bres del buen Conde Gaston de Foix, seflor de Bearne, nos conserve la dl-
tima copia y el mas complete cuadro, con tan vivos colors dibujado, de
aquella raza feudal, para siempre extinguida, de aquellos tiempos por siem-
pre desvanecidosl
Habia apenas transcurrido una centuria y ya la Italia habia producido
A Maquiavelo y Guicciardini, 6mulos de Livio y de Tucidides. El arribo
A Florencia de los sabios griegos fugitives de Constantinopla, que desperta-
ron con el studio de las lenguas muertas el amor de las artes y la clasica
literature, influy6 sobremanera en el caricter de esta 6poca, daudole una ex-
presion particular, reflejada A lo vivo en los dos mencionados historiadores.
Sus histories, poco veridicas, artisticamente elaboradas a la griega y 4 la
roman, levan la imitacion de aquellos dos grandes models hasta el grado
de traer interpolados discursos y arengas fingidas, A manera de los antiguos,
conformandose asf al gusto de sus contemporaneos, que era entonces esen-
cialmente imitativo y clisico, y menos apasionado por la filosofia que per








VIII PR6LOGO.

las artes y las bellas letras, liberalmente alentadas por los Medicis, con as-
tutos fines politicos. Y aqui no puede menos que herir la curiosidad el fen6-
meno siguiente: que la gloriosa repiblica, el siglo de oro de las artes y la
literature, en que se Ileva el studio de las formas A un grado de perfeccion
inimitable para los siglos venideros, ha coincidido siempre con la existencia
de un soberano ilustrado y liberal, pero en el auge de un poder absolute. Fi-
dias, S6focles, Euripides, en tiempo de Pericles: Livio, Horacio, Virgilio,
bajo Augusto: y tantos pintores, escultores y poetas, Ariosto, Miguel Angel,
Rafael, Corregio, patrocinados por Cosme y Lorenzo el Magnifico y el gran
Leon X de Medicis: Garcilaso, Fray Luis de Leon, Mariana, Cervantes, bajo
el glorioso reinado de los Reyes Catdlicos, el Emperador y los primeros Fe-
lipes; Molirre, Racine, Bossuet A la sombra del Gran rey Luis XIV, ruti-
lantes planets que, cual en torno de un sol, parece se agrupan en derredor
de la gloriosa political, como si necesitasen de su brillo para reflejar sus ful-
gores, 6 de su poderosa atraccion para girar en 6rbitas regulars con acor-
dados movimientos de armonia. Dejando A un lado este fendmeno con las
deducciones que de 61 pudieran desprenderse, bien podemos ahora inquirir
aquella diferencia caracteristica de los tiempos antiguos y modernos, que nos
explique la correspondiente diversidad, tan notable entire el espiritu de los pa-
sados y presents historiadores. Aquellos, siempre incomparables por su
buen gusto, las gracias de su imagination y su magnificencia de estilo, ha-
bian hecho progress muy mlezquinos en las ciencias morales, 6 ignoraban los
mas sencillos axiomas de la political, la legislation y la economic social. Los
Griegos, aislados entire los pueblos, miraban como bArbaros aun A sus Roma-
nos conquistadores; y tomando estos A la vez de aquellos todos los preceptos
de su literature y los principios de su filosofia, result como necesaria conse-
cuencia que, imitAndose A si mismos hasta lo infinite, se distinguieron sus
producciones por su eterna uniformidad y la estrechez de sus concepts. LQu6
filosofia podia existir done toda nocion, toda ciencia 6 arte era griega y ro-
mana? La elevation y el espacio son necesarios para la comparacion de las
parties y la complete conception del todo, es decir, para generalizar y abstraer;
mientras que ellos solo veian hechos y casos particulares, circunstancias acci-
dentales y locales: las analogias les suministraban leyes generals. Veian al
hombre en una condition particular del estado social en que vivian: las revo-
luciones sociales y las formas political las estudiaban tales cuales A su espi-
ritu se presentaban en una reducida porcion del tenrritorio, que para ellos
constitria el orbe enter, pero nunca juzgaron del homnbre como hombre, ni
del gobierno como gobierno en toda su latitud. El despotismo exclusivista
de los CUsares, su egoista sistema de centralizacion, que todo lo absorbia, que
todo lo romanizaba, leyes, costumbres, religion, aumentO aquella terrible
calamidad: la uniformidad de las producciones del entendimiento, la pardlisis
de la civilization. Para verificar un cambio complete y necesario, para in-
fundir el espiritu de vida y de progress A aquella decr6pita civilization, fu6
precise el concurso de poderosos agents. FuP el primero de ellos el cristia-
nismo, que conmovid aquel cuerpo membrudo y voluminoso, pero inerte, ha-








PR6LOGO. IX

ci6ndole salir de su letargo. El principio de igualdad evangdlica comunic6
en political nueva vida y nuevo aliento a un pueblo embrutecido por la escla-
vitud. En el dominio intellectual la Incha filos6fica y doctrinal, la oposicion
de los parcidarios del paganismo y los del cristianismo produjo tambien un
movimiento agitado en las ciencias morales, en la elocuencia y la filosofia,
que hizo brotar mas tarde algunos lozanos frutos, que al fin se sazonaron, du-
rante aquel corto period de eclecticismo, que ha hecho memorable a la es-
cuela de Alejandria. Por no ser de nuestro prop6sito no dejaremos correr
aqui la pluma, que con gusto se deslizaria sobre tema tan fecundo, conten-
tindonos con indicar el efecto producido sobre la organization social pagana
por el nuevo espiritu de filosofia cristiana. Pero no bast6 este primer esti-
mulante para curarla de la paralisis de la vejez, y para ello fuW necesario el
poderoso reactive de una tremenda catistrofe. La invasion de los bArbaros
cay6 sobre ellos como una inundacion, derribando aquel mundo viejo, que
qued6 sumido en las tinieblas. Pero esta estupenda ruina era tan necesaria
como el rayo purificador, porque el cuerpo social se iba pudriendo. La ela-
boracion misteriosa ejecutaba sorda y lentamente su obra de fusion y amal-
gama hasta que ya, tras largos siglos de paciente espectacion, la Europa
empez6 a percibir asombrada el 6rden nuevo, que iba saliendo de entire la
aparente anarquia, y el vago vislumbre de una nueva y luminosa aurora que
despuntaba entire las tinieblas de aquella larga noche. Mezclados los elemen-
tos, efectuada ya la asimilacion, inoculada en las viejas arteries aquella san-
gre pura y fresca de los hombres del Norte, la Europa apareci6 rozagante,
ostentando salud y lozania. Sociedades nuevas con diferente organization
reemplazaron aquel inmenso imperio, y en vez de su pernicioso exclusivis-
inc y estdril uniformidad, presentaron una diversidad tan fecunda, cuanto
era variado el influjo de sus diferentes inclinaciones, costumbres y organiza-
clones political, pero todas unidas por el lazo de sus leyes internacionales y
de una religion comun. La invention de Guttemberg que acab6 de estre-
char la union intellectual de los pueblos, y el descubrimiento de un nuevo
mundo que, dando nueva vida A la industrial y al comercio, ligaba A las na.
clones con el poderoso estimulo de los intereses materials, acabaron de echar
por tierra el coto que habian opuesto las preocupaciones a la reunion de los
iniembros de la gran familiar europea. Ahora si que podian el fil6sofo y el
historiador esplayar la vista sobre esta rica variedad de literaturas, costum-
bres, leyes y constituciones: distinguir con acierto lo que es local de lo que
es universal: lo transitorio de lo eterno, de la regla, la exception: apreciar
la diferencia de las causes y descartar de las circunstancias accidentales los
principios generales, eternamente verdaderos. Del analisis ya habian subido
a la sintesis, su necesario c omplemento; de aquf la precision, la profundidad
y el espiritu enteramnete filos6fico de los historiadores modernos.
Pero estas mismas cualidades Ilevan en si el grrmen de los defects que
les son inherentes. La ciencia especulativa progress con grave detrimento
de la verdad hist6rica; los hechos son despreciados en beneficio de la teoria.
No es la credulidad la que nos engafla, como 6 los antiguos, sino la mania








PR6LOGO.


de generalizar. La historic de los antignos se convertia en novel, pero la
historic modern se desvanece en utopias. El historiador antiguo, estudian-
do una larguisima series de hechos, apenas se aventuraha A ofrecer timida-
mente alguna deduccion general, exacta y necesariamente desprendida de sus
antecedentes; pero el modern historiador arroja apenas la vista sobre una
pequeflsima trabazon de sucesos, descubre en ella un 6rden tal vez subordi-
nado a otro 6rden superior, una verdad meramente relative, y ya luego for-
mula una ley general, proclama un principio absolute, a cuya ley y A cuyo
principio ajusta despues todos los hechos, desfigurandolos, para conformar-
los A sns improvisadas teorias.
De entire los que se han dedicado al studio y la explicacion de los he-
chos hist6ricos, ha habido algunos que han intentado subir el arte A la digni-
dad de una ciencia, contemplando el campo inmenso de los siglos y tratando
de descubrir ciertas eyes superiores y desconocidas por las cuales resolverse
pueda el enigma de las revoluciones y metamorfosis sociales, reduciendo aque-
llas leyes A formulas generals y decorindolas en su conjunto con el nombre
de filosofia de la historic. Bossuet, que explica Ia historic universal de la
manera mas conforme al sentido cat6lico dominant en la 6poca de Luis XIV:
Vico, que traza circulos de hierro donde A su sentir ha de quedar circunscrito
el desarrollo de la vida politics y social, subordinAndola a cierto 6rden fata-
lista, determinado por sus inmensas formulas sintiticas: Herder, que fecun-
diza el Arbol robusto de la humanidad con la vigorosa savia del progress in-
definido; y Schelling, que envuelve sus elucubraciones en las pavorosas nie-
blas de la filosoffa idealist de su patria, intentando solo convertir la historic
en ciencia metaffsica 6 impenetrable teurjia. renunciando de hecho A todo in-
flujo prActico y efectivo, no pueden ser tenidos por verdaderos historiadores.
Otros solo pretenden propagar ciertas doctinas political 6 religiosas: ver-
dades de partido y conveniencia. Voltaire, Hume, Las Casas, Gibbon, son
hibiles en la controversial y en el arte de abogar con imparcialidad aparente
por la causa que en sostener se empefian; pero no hay que buscar en ellos el
grave, sencillo y desapasionado fallo de Tucidides y otros antiguos historia-
dores.
Al hacer la ripida revista de los antiguos y modernos historiadores, des-
de un nuevo punto de vista que nos demuestre la estrecha relacion y depen-
dencia de sus rasgos caracteristicos con el estado social determinado de las
epocas en que escribieron, lu primero que saltarA de bulto es la vanidad de
afiejas mal ajustadas convenciones de sistemiticos preceptistas, y la necesaria
deduccion de que es buena historic la que mejor convenga A aquellos para
quienes sea escrita.
Ahora bien, en este siglo srrio y grave, tan mal avenido con el espiritu
metafisico, como con todo sistema exclusivista, es indudable que los histo-
riadores que admiraban y deleitaban A nuestros antepasados, han perdido
gran parte de su prestigio. La historic, A veces fabulosa y novelesca, A ve-
ces enteramente literaria, empafada A veces al contact de las malas pasiones,
no puede aspirar al aprecio de nuestros coetAneos, sino despojandose de sus








PR6LOGO. XI

antiguas pretensiones, para adaptarse al molde de nuesta 4poca. Ella no ha
sido, en efecto, para los que ahora vivinos, ni lo que debiera ser, ni lo que
algunos imaginaron que era. Decorada con el pomposo nombre de maestra
de los hombres por el priucipe de los oradores romanos: ponderada la utilidad
de sus lecciones como imprescindiblemente necesaria, no solo para el fil6sofo,
el monarca, el estadista, sino para el hombre como particular, pues que le con-
cede, como si dij6semos, un retroceso de miles de afios de vida, de tal manera
como dice Ciceron, "que el que no tiene noticias de los sucesos acaecidos
antes de su nacimiento, es nifo siempre, pues Lqu6 otra cosa es lo que lla-
mamos edad, sino la memorial de las cosas pasadas, retenidas en los de edad
mas provectal"; considerada como dep6sito de las experiencias que de unos
en otros se trasmiten los pueblos y como si dijesemos la memorial de los si-
glos, ella ha sido contemplada con veneracion como el vasto campo donde
la moral y la political aparecen en action, proporcionando ejemplo y auto-
ridad y escarmiento, porque segun el erudito Barthelemy, todos los precep-
tos de la moral, la justicia y el patriotism no pesan tanto como los mag-
nficos ejemplos de Aristides y S6crates y Leonidas. Pero convengamos,
desechando pueriles ilusiones, que la imperfeccion de los medios de adqni-
rir conocimiento exacto de la verdad, aumentada por la lejania de los tiem-
pos y Ingares, la credulidad y las preocupaciones, serian por si solas suficien-
tes A despojarla de aquellos brillantes titulos, aun cuando no bastaran a man-
charla y prostituirla la mala fM, el orgullo national, la envidia y las miras
interesadas de los escritores. Y ann concediendo, que es cuanto concederse
pueda, el concurso de la mayor veracidad possible con las mas paras intencio-
nes, nunca podria el grave juicio de la experiencia confirmar la pretendida
utilidad de la historic como maestra practice del porvenir por el ejemplo de
lo pasado. En la vida de los pueblos sometida al influjo de circunstancias
siempre variables y distintas, que forman intrincadas complicaciones de he-
chos fisicos y morales, la coincidencia rarisima de un fen6meno present
con otro pasado, que pueda aprovecharse para conocimiento congetural del
porvenir, ofreceria una leccion casi nula, y nunca apenas recnrririan a ella
las naciones en busca de saludable ensefianza 6 escarmiento entire los docu-
mentos de la historic. Privada asf de la autoridad moral que ha pretendido
ejercer con el ejemplo meramente, casi quedaria redncida a puro pasatiem-
po. Pero no debe el conocimiento retrospective de pasados acontecimientos
servir solo de past a la curiosidad; para cnyo fin es necesario fijar el carac-
ter de la historic y dirigirla al double objeto 6 que debe ser directamente en-
derezada en nuestros dias. Este double caricter que impone el siglo en que
vivimos i today historic escrita en estos tiempos, es el de investigadora sin-
cera desapasionada de la verdad por medio del studio prolijo del hecho po-
litico y del hecho social, de la legislation y las costumbres, de la cultural mo-
ral y del fen6meno econ6mico, para instraccion practice y positive del pre-
sente; y la vez el de monument escrito de la gloria de un pueblo, dedi-
cado A la noble exaltacion del sentimeinto de sn nacionalidad.
En prosecution de entrambos fines, yo me propose escribir la Historia








XII PR6LOGO.

de la Isla de Santo Domingo; y bajo este aspect, juzgu6 prudent para al-
canzarlos, adoptar como inico medio el de la narracion sencilla, sin vana
pretension literaria, ni sistemitica 6 apasionada tendencia, y sin otros es-
fuerzos que aquellos que van derechamente encaminados al esclarecimiento
imparcial de la verdad. Para mostrarla enter y con franqueza, no hablar6
solo del hecho cronol6gico, ni dirigir6 exclusivamente mi atencion a los acon-
tecimientos grandiosos, sino que tambien sabr6 dediearla 6 algunos de ios
mas pequefos y triviales. En esto tal vez consiga la censura de algunos
critics; pero same licito protester contra arraigadas preocupaciones opues-
tas a mi prop6sito. Ha sido costumbre generalmente establecida, la de omi-
tir en la historic un sin n6mero de circunstancias, despreciadas como indig-
nas de la solemne gravedad hist6rica. Considerada como composicion artis-
ticamente literaria y dirigida al entretenimiento de las mas nobles emociones
del 6nimo, la historic ha sido cubierta con vestimentas postizas de magestad
teatral. Para dirigirla a mas saludable ensenanza, no sera desacertado des-
pojarla, siquiera sea con mano profana, de aquellos atavios, arrancAndole a
veces el trAgico coturno y derrocandola del her6ico tablado, para que des-
cienda A la arena vulgar, donde pueda repartir humildemente la s6lida ins-
truccion, que le pide un siglo utilitario. La historic no dejara nunca de ser
nna tediosa novel, sino cuando se ocupe antes que todo del bienestar y pro-
greso de los hombres; y nada influye tanto en entrambas cosas como los he-
chos morales, domisticos y econ6nicos, porque estos en su callado pacifico
desarrollo son mas potentes que aquellas revoluciones, registradas en los ar-
chivos y ejecutadas por ej6rcitos y senados. Estamos acostumbrados al re-
lato de catastrofes, victorias y conquistas, cambios de gobierno, lamentables
extravios y tremendas calamidades y conmociones; y solemos atribuir al
h6roe, al conquistador, al favorite, mil fen6menos coyas causes qnedan en
efecto escondidas en las hondas entraiias del cuerpo social. Conocer aquellos
dramiticos sucesos, familiarizarse con las fechas y las genealogias, no es
todavia conocer la historic. Nadie pretenderia seguramente alcanzar exact
conocimiento de un pafs por haber echado una ojeada sobre los hechos mas
exteriores, las instituciones pAblicas, el palacio, el senado, los hombres ves-
tides de gala; para conocer el sistema social complete, el caricter national,
la accion prActica de las leyes y el gobierno, es precise seguir al hombre en
las plazas y en el hogar domdstico, en el taller y en el teatro, en el templo y
en el mercado pdblico. Asi el historiador para pintar el caricter y el espi-
ritu de una 6poca 6 de una nation, no despreciara ningun hecho, ningun
testimonio antentico por trivial que aparezca; recorrerA la corte y el campo,
no despreciara an4cdota, peculiaridad 6 dicho familiar, detalle dom4stico,
con tal que ilustre y pinte el estado y la accion de las leyes, el grado de cul-
tura y progress intellectual y las metamorfosis sociales. Imbuidos la mayor
parte de los historiadores con idea de esta falsa nobleza y mal entendida ma-
jestad de la historic, nos presentan los grande acontecimientos y revolucio-
nes de los pueblos como estupendos enigmas, sin preenrsores, ni causes apa-
rentes, olvidados de que para producirla precedieron cambios morales, para










cuya comprension se hace necesario el conocimiento dom6stico de la historic.
Ya que hemos hablado de nuestro olbjeto y de los medios de Ilevarlo a
cabo, podr6mos dejar columbrar algo sobre la material de nuestra historic.
Esta no puede ser mas singular 6 variada, ni mas interesante 6 instructive.
El genio, la ciencia y la constancia de un oscuro y osado aventurero, que con-
cibe un proyecto extraordinario y le leva a cabo con el concurso de tan mara-
villosas circunstancias, el descubrimiento de un nuevo mundo apenas soiado
de los antiguos: el establecimiento de los europeos en una isla rica, extensa y
hermosa, poblada de gentes nuevas y desconocidas y la subsecuente conquista
y poblacion de aquella, son los primeros cuadros de una magnffica epopeya
hist6rica. Siguen Inego las vicisitudes de la colonizacion y los disturbios
anexos A una lucha de razas: la destruction de una de ellas y la introduction
de otra nueva para reemplazarla: los continues ataques de unos pirates que
traen por resultado la division de la Isla en dos parties sometidas A distintas
soberanfas: y la asombrosa catistrofe de una revolution political y social.
Y no queda por este acontecimiento dramitico agotado el interns de una his-
toria tan novelesca, pues aun resta para excitarlo con renovado estimulo, el
asombroso especticulo de una sociedad africana que por primer vez toma su
rango, adoptando la misma organization social de los europeos y luego, como
remate y digno acabamiento a tan singulares antecedentes, la peripecia de
otra nueva revolncion que, congregando los restos del element europeo, los
constitute en Repfblica independiente. Para cautivar la imaginacion bas-
taria por si sola esta larga cadena de sncesos sorprendentes y dramiticos. So-
lo un siglo como el'nuestro de dramas palpitantes y extraordinarias peripecias
political podria contemplar sin emocion los sucesos de una historic como
6sta, embotada la sensibilidad por el exceso de sus diaries continues conmo-
ciones; pero pues no se gasta tan facilmente so filos6fica curiosidad y espiri-
tu de exAmen, no negara seguramente su atencion escudrinadora A unos he-
chos, que aun despojados de lo pintoresco, pueden interesar, planteando
graves cuestiones para el porvenir y el present. Bajo la historic de los he-
chos exteriores y las revoluciones, hay otra historic moral, industrial y domds-
tica que constitute la s61ida trama sobre cuyo invisible tejido aparecen los
sucesos cronoldgicos en espl6ndido relieve como gayadas y matizadas borda-
duras. El establecimiento de una raza por la conquista, en el suelo de otra
raza, del todo diferente a aquella, en cultural, en religion y en character: el,
sistema particular de su colonizacion, tan diferente del que usaron los anti-
guos y ann otras naciones modernas: los principios politicos y econ6micos,
que tanto influjo ejercieron en el resto de la Am6rica espafiola, como primer'
modelo de las otras: la introduction de una nueva raza, hecho al principio
insignificant, pero que tales complicaciones y des6rdenes y revoluciones so-
ciales y econ6micas produjo lu6go, y que con tanta gravedad persiste, ejer-
ciendo su lenta y tenaz action political y moral sobre los pueblos americanos,
preparAndoles tal vez algunos embarazos A so porvenir social, y- algunos
temibles trastornos en las relaciones mercantile del universe: la legislation
especial de'la colonia: los precnrsores de la grand revolucion:' su carter y


PR6LOGO.


XMI










conseenencias: y el espfritu y las tendencies de an nueva regeneration for-
man una segunda historic mas fitil si no tan atractiva, mas necesaria que la
otra, para la explicacion de lo pasado, el conocimiento de la situation presen-
te y los augurios del porvenir.
Razones particulares y de circunstancias, que apreciar sabri el lector,
nos impiden tratar estas materials con la extension y detenimiento que ellas
por si merecen. Asi pues en general nos limitar6mos A presentar el con-
junto integro de los hechos politicos y morales mezclados en su natural co-
herencia, dejando al lector el cuidado de separarlos, analizAndolos, y de abs-
traer A sn antojo, deduciendo los principios 6 consecuencias que mejor le
cuadren. Solo de vez en cuando sostendr4mos resueltamente una opinion,
y seri entonces para combatir errors y preocupaciones arraigadas y fortale-
cidas por la ignorancia y mala f4. Hay en todo esto una delicada mission
confiada al desempefto del historiador americano. Sometido antes que todo
i los fallos de su razon y su conciencia, sin trabas, ni preocapaciones, no por
eso se exime de la obligation, pars la cnal s6branle occasion y justicia, de
vindicar el honor de su nacionalidad. Suscribir4mos al juicio de historia-
dores imparciales que hayan sefialado los errors, la Ignorancia y tosca cul-
tura de los tiempos en que se verified la conquista, reprobando los casos par-
ticulares, dignos por cierto de ]a censura, sin ser por esto imputables 6 nues-
tra patria; pero tambien tendrmmos particular satisfaccion en la impugna-
cion que haremos, con legftimo orgullo, de los malivolos 6 involuntarios de-
tractores de nuestras glorias nacionales.
Muchos han sido los que por ignorancia 6 envidia, por odios nacionales
6 miras mas interesadas ban desfigurado los hechos tocante la colonizacion
espafiola y A su legislation colonial. En cuanto a los que por ignorancia
pecaron, es indudablemente demasiado grave su falta, fundada en la falsa
apreciacion de aquellos tiempos y en la impropia aplicacion de la moderns
filosofia, la cultura moral y conocimientos politicos y econ6micos, a la expli-
cacion de los sucesos de tiempos tan distintos a los nuestros. En cuanto a
los principios, se hace necesario, pars justificarlos debidamente, transportarse
A aquella 4poca de soberania absolute en political, de incontrastable autori-
dad moral en religion. En cuanto i las intenciones nadie puede dudar de
su rectitud 6 ilustracion, sin incurrir en la nota de poco familiarizado con la
verdad de los hechos. Las instrucciones que repetidas veces dieron los re-
yes Cat6licos al Almirante para el gobierno de la nueva colonial: las tiernas
expresiones que la Reina Isabel dirigia desde su lecho de muerte 6 su esposo
y sus hijos, encargindoles que velasen por el bienestar de los indios: los
mandates y providencias de sus sucesores CArlos V, Felipe II y Felipe III,
y la solicitud incesante con que atendian a la prosperidad de aquellas tierras,
promulgando leyes bendficas y bien intendionadas, son hechos suficientes para
demostrar, si fueran tan conocidos como son verdaderos, que ni la desolacion
del nuevo mundo, ni los errors de la legislation deben ser imputables a las
faltas de la corte de Espafia, ni mirados como resultados de su political. Des-
graciadamente el gobierno de la Metr6poli ha cubierto con nn velo impene-


PR6LOGO.


XIV








PR6LOGO. XV

table, por exceso de precaution sus operaciones en Am6rica, ocultindolas
con particular cuidado A los extranjeros y aun imposibilitando a los mismos
nacionales el exmen de los archives de Indias, sin especial autorizacion de
la corte. "Mis investigaciones me han persuadido", decia Robertson el es-
coc4s, en el pr6logo de su profunda imparcial Historia de la Am6rica, "que
si las primeras operaciones de la Espafa en el Nuevo Mundo pudieran pro-
fundizarse mas circunstanciadamente, por reprensibles que apareciesen las
acciones de los individuos, la conduct de la nacion se manifestaria bajo un
aspect mas favorable." Hechas las necesarias deducciones, pesadas escru-
pulosamente todas las circunstancias determinantes del caracter particular
de la 4poca, y la ignorancia absolute de la ciencia econ6mica; la ineficacia
del gobierno Supremo, por su lejania para reprimir la rapacidad de los aven-
tureros y los abuses de malos mandarines; lejos de apasionada censura, la
conquista y colonizacion de nuestros antepasados es acreedora 6 la mas jus-
tificable admiracion. Nada dir6mos, emperor, a los que procediendo de mala
fd quedarian sordos siempre 6 la discussion de los hechos. A los que arrojan
sobre today una nacion la fea nota de bArbara crueldad y avaricia, porque en
aquellos tiempos, A miles de leguas de toda autoridad se ejercieron actos de
rapacidad y barbarie por algunos centenares de hambrientos aventureros 6
antiguos mercenaries avezados ya los excess de la matanza y la rapifa
en las largas guerras de Flandes, de Italia y de Alemania y A derribar vio-
lentamente el coto de la ley, les responder6mos convidindolos al ajustado co-
tejo de la historic de la colonizacion espafola y la de las que afectaron en
tiempos mas ilustrados y cultos los pobladores y conquistadores del Cana-
di y de la Jamaica y otras islas y tierras de las Indias Orientales y el In-
dostan, y ann nos atrevemos 4 recomendarle como por via de complement a
este examen la comparacion elocuente de la estadistica de la poblacion india-
na desde del descubrimiento hasta nuestros dias, notando los resultados ge-
nerales que presentasen las diversas colonies europeas, y pasando en seguida
de la estadistica numdrica A la estadistica moral, para que por el cotejo del
estado social y cultural del espiritu de aquellas gentes en la inmensa exten-
sion de entrambas Am6ricas, pronunciasen imparcialmente el fallo definitivo
sobre los medios civilizadores que emplearon nuestros antepasados, y los que
puso y aun ponen en practice en nuestros dias otras poderosas naciones.
Saliendo del pasado a la utilidad present del studio de la Histria de
Santo Domingo, creemos innecesario ponderarla cuando tan inmediato influ-
jo puede ejercer sobre la situation actual de la Rep(blica Dominicana. De
prop6sito nos abstendrdmos de entrar en disertaciones sobre las bases que
puedan influir en su actual regeneracion political. Estas discusiones no solo
serian infitiles sino peligrosas en las presents circunstancias de crisis 4 in-
certidumbres por las que est4 pasando el pais, envuelto hasta ahora en una
terrible guerra de raza, (*) sin apoyo exterior, ni recursos exteriores, sin cr&-

(*) Alude aquf el author A la gnerra con Haiti en tiempos de la Independencia, y eno quiso
dar a entender sin duda; pero para evitar equivocadas interpretaciones, parece convenient dejarlo
asi explicado en la present. [N. do la S.]







XVI PR6LOGO.
dito, alentado solo por el gran espiritu de incontrastalle patriotism, todavia
vagan sobre la suerte del pais augurios tan dudosos, como lisonjeros pre-
sentimientos. Discusiones doctrinales 6 de partido serian dafiinas, produ-
ciendo perturbaciones, discordancias de pensamientos y de fines; mientras que
nada, al contrario, sera mas elocnente 6 instructive para 41, que el cuadro
exacto que en la present obra le presentamos de sus largos tristisimos infor-
tunios y tribulaciones pasadas, el recuerdo de los herdicos esfuerzos que en
otra 6poca han sabido hacer por la integridad del territorio y conservation
de su nacionalidad, y el testimonio del rico tesoro de sus inagotables recur-
sus morales y materials.






Habana Octubre 20 de 1852.









ManF











HISTORIC DE SANTO DOMINGO.





PART PRIMERA.




LIBRO I.


OAPITCULO I.
EL ALMIRANTE DON CRIST6BAL COLON, Y DESCUBRIMIENTO DB
LAS ISLAS LUCAYAS.

Afio de 1492 desde et dia 3 de Agosto al 27 de Octubre.

Influjo que ejeroid la lecture de los viajes de Marco Polo en el dnimo de
Cristdbal Colon.-Causas y motives que impulsaron d Colon en esta
empresa.-Capitulaciones con los Reges Catdlicos y su embarque en
Palos de Andalucia.-Salida de Saltes y navegacion d las islas Ca-
narias.-Contintacion del viaje hasta el dia once de Octubre en que
descubre la isla de Guanahani 6 San Salvador.-Rodeo y exdmen de
las costas de aquella isla.-Pasa. la inmediata que nombra la Con-
cepcion, y otra que denomina Fernandina. -Bojeadas y visitadas to-
das sus costas, hace rumbo al Sud, por bajos, hasta Ilegar d arias is-
las pequeioas, que las design con el nombre de islas de Arenas.

a NTRE los viajeros que precedieron & Crist6bal Colon en descu-
btriinientos tie tierras desconocidas y portentosas, ninguno lla-
m6 tanto su atencion conmo el veneciano Marco Polo. Fud este
ciertamente el primero y mas celebre de los descubidores, porque,
aprovechAndose del comercio que h;ibia tenido su padre con algn-
nos pafsen del Asia, se arroj6 A otros ignorados hasta entouces, y
despnes de repetir sus viajes A la corte del OiranG KaB i de los tArta-
ros, con ganancias considerable, obtuvo la protection de Kublay,,el
mas celebre y el mas poderoso de los sucesores de Genkis. Ba4&,a-







HISTORIA DE SANTO DOMINGO,
salvaguardia visit durante veinte y seis afios varias ciudades, y
se adelant6 por la parte del Este much mas allA de las regions en
qute los denies via.jeros habian penetrado antes. Reconoci6 A Cam-
bali 6 Pekin, que erl la capital del gran reino del Catlhayr 6 China,
omno ahora se denomiia, entonces snjeta ;i la dominacion de los
sucesores de Geukis: trafie entire varias islas que producing espe-
cerfas de diferentes clauses, y inetales ricos: adquiri6 noticias de
otras comarcas, que nunca vii, comio la isla de Cipango 6 Zipango'
que era probablemente la iel Japon.
La lecture de estos vi;ijes debi6 grabarse profundamente eu ln
imaginacion ardiente del navegante genoves, porque nlas adelante
tendridmos lugar de verle hacer dedeuccioues de lo que habia leido
en Marco Polo, crveyCdose Ilamado a encolitrar aquellos pafses tan
distantes de los que dl descbri6; pero ya fiesi esta preocupacion
producida por las relaciones del viajero veneciano, ya por intuicion
del genio (iqe despertaba, 6 acaso por designio de la Provideucia, se
debe A Colon la gloria del hallazgo de un tmevo mundo.
El sneeso fd nuny rnidoso, y tan traseendental para la Europa,
como para la Espafia. Esta recibi6 como galardon, por la generosa
protection de la Reina, el engrandecimiento de si poderfo, y aque-
1la consigui6 dar un impulse general ai la marcha de las ideas civi-
lizadoras. Result de este heclio el establecimiento de los europeos
en los diferentes puntos de Amdrica, que forman boy estados con-
siderables por la prepoIlerancia political que disfrutan. Entre es-
tos debe contarse el primero que hizo el Almirante, y fu6 el de la
isla de Santo Domingo.
Si pretendilralos Iacer una obra sumalnente dilatada, entra-
rfamos en los mlotivos y razones (ine imnlllsaron esta empresa, come
fuera detallar el espiritu dominanlte de las naciones de Europa en
aquella 6poca, y particularnmente el de l(ts comerciantes de las ciu-
Sdades mas celebres, de Venecia, Genova y Lisboa; los adelanta-
mientos A q(e habia legado el arte de construeeion naval y los des-
cubriniicntos del conercio litoral; y otras inuchas eausas political y
religiosas que prepararon el sniceso mas feliz y imas grande de la bis-
toria modern. LimitAlndonos i lo que sea mas precise, nos coloea-
r4mos en la. situaciio en que, despoes del curso de los primeros
afios de la vida de Crist6bal Colon, de sus studios, conlvelsaciones
y meditaciones sobre la posibilidad de aquella iempresa, y de hlaber
obtenido de los Reyes Cat6licos .). Fernando de Aragon y D? Isa-
bel de Castilla las capitulaeioles (1) cou\enieetes, se bace A la vela

(1) CAPITULACIONSE.-11-D. Fernando 6 D" Isabel, por la gracia
de Dios, Rey 6 Reina de ('astilla, de Leon, de Aragon, de Cecilia, de Gra-
nada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mailorcas, de Sevilla, de Cer-
defia, de C6rdoba, de C6rcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarles, de AI-
gecira, de Gibraltar 6 de las islas de Canaria; Qonde 6 Condesa de Barcelona,
6 Seflores de Vizaeiya de Molina; Duqnes de Atenas 4 de Neopatria; Con-
des de Ruysellon 6 de Cerdania; Marqueses de Oristan 6 de Gociano: Por
ueanto vos Crist6bal Colon vades por nuestro mandado i deseobrir 6 ganar
con eiertas fustas nlustras. 6 con nuestras gentes ciertas Islas. 6 Tierra-firme








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 3

del poerto de Palos en Andalucia, sin mas guia que sn brijula
magnetizada, y sin otra direction que el Oeste del gran Oceano; A
diferencia de todos los anteriores uavegantes, qne nunca perdieron
la tierra de vista y se dirigieron siempre hAcia el Este. Un tan pro-
digioso viaje desde la latitud de las Canarias, no debe referirse sino
con las mismas palabras que lo dict6 el descubridor, 6 con las de l'os
que lo leyeron eu sus escritos antdgrafos. Decia asi en su Diario
de navegacion remitido A los reyes--


"Porque, cristinisimnos, y muy altos, y muy excelentes, y muy
poderosos Principes, Rey y Reina de las Espaias y de las islas de la
mar, nnestros Sefores, este present afio de 1492, despues de vnes-
tras Altezas haber dado fin A la guerra de los noros que reinaban

en la mar Oc6ana, 6 se espera, que con la ayuda de Dios, se descobrirAn
4 ganarkn algunas de ,las dichas Islas, 6 Tierra-firne, en ia dicha mar Oc6a-
na, por vuestra mano 4 industrial; 6 asi es cosa just 6 razonable que pnes
os poneis al dicho peligro por nuestro servicio, seades dello remunerado; 6
qneri6ndoos lonrar 6 facer merced por lo susodicho, es nuestra merced e
voluntad, que vos el dicho Cristolbal Colon, despues que hayades descobierto, 4
ganado las dichas Islas, 6 Tierra-firme en la dicha mar Oceana, 6 cualesquier
dellas, que seades nuestro Almirante de las dichas Islas, 6 Tierra-firme que
asf descubri6redes, 6 ganaredes; 6 seades nuestro Almirante, 6 Visorey, 6
Gohernador en ellas, 6 vqs podades dende en adelante Ilainar 6 intitular Don
Crist6bal Colon, 6 asi vuestros hijoi 4 suoesores en el dicho oficio e cargo,
se puedan intitular 6 Ilaniar 1~on, 6 Almirtinte, 6 Visorey, 6 Gobernador de-
Has; 6 para que podades usar 6 ejercer el dicho oficio de Almirantazgo, con
el dicho oficio de Visorey, 6 Gobernador de las dichas Islas, 6 Tierra-firme
que asi descuhri6redes 6 ganaredes por vos 6 por vuestros Lugartenientes,
e oir 6 library todos los pleitos, 6 causes civiles 6 criminals tocantes al dicho
oficio de Almirantazgo, 6 Visorey, 6 Gobernador, segund falliredes por dere-
cho, 6 segun lo acostumbran usar y ejercer los Alnirantes de nuestros Rei-
nos; 6 podsaes panir 6 castigar los delincuentes; 4 usedes de los dichos oficios
de Alinirantazgo, 6 Visorey, 6 Gohernador, vos 4 los diehos vuestros Lugar-
tenientes, en todo lo a los dichos oticios, 6 cada uno dellos anejo 6 concer-
niente: 6 que hayades e Ilevedes los derechos, 6 salaries A los dichos oficios,
4 1 cada uno dellos anejos 6 pertenecientes, segun 6 como los llevan 6 acos-
tumbran Ilevar el nuestro Almirante mayor en el Ahnirantazgo de los nues-
tros Reinos de Castilla; 6 los Visoreyes 4 Gobernadores de los dichos nues-
tros Reinos. E por esta nuestra Carta 6 por su treslado, signado de Escri-
bano pfiblico randamos al Principe D. Juan, nuestro muy caro mnuy
amado Hijo, 6 A los Infantes, Duques, Perlados, Marqueses, Condes, Maes-
tres de las Ordenes, Priores, Comendadores, 6 6 los del nuestro Consejo, 6
Oidores de la nuestra Audiencia, Alcaldes 6 otras Justicias cualesquier de
la nuestra Casa, 6 Corte, 6 Chancillerfa, 6 A lds Subcomendadores, Alcaides
de los Castillos, 6 Casas fuertes, 6 llanas,/6 a todos los Concejos, Asistente,
Corregidores, Alcaldes, Alguaciles, Merinos, Veinticuatros, Caballeros. Ju-
rados, Escndefs, Oficiales 6 Homes-Buenos de todas las Ciudades, 6 Villas,
6 Lugares de los nuestros Reinos 6 Seflorfos, 4 de los que vos conquistaredes,
6 ganAredes; 6 A los Capitanes, Maestres, Contramaestres, Oficiales, Marine-
ros, 1 gentes de la mar, nuestros shbditos 6 naturales, que agora son, 6 serAn
de aqul adelante, 6 A cualqnier dellos; que seyendo por vos descubiertas 6 ga-







4 HISTORIA DE SANTO DOMINGMC.

en Europa, y laber aicabado la guerra en la Inny grande cindad tel
GI-anada, adoutde este preseiite ufio at dos ilias del ies tie Enero por
fuerza de armlas vide p lner lai bainderas Rea!es de vuestras Alteziss
ell Ilas torres de Alfianibra, que es la tl'rtaleza tie la dicha cindad,
y vide salir al Rey Moro A lias ptt rltas tie la; cinli;d y besar las Rea-
les iinis de vuestras Alteza s y del Priv ipe ili Senor, y llego en
anuel present Imes pur la iiioiiirm:iciin que yo fhabia dado A vues-
ti as Alteas de las tierras de India, y de un Principe qne es llamadir
Grand Clii, que, quiere clecir en iuileStlr rolurauce Heytv de los Reyes,
eomo innchlas veces 61 y sus anitecesores hbabian envviadio i Roma a
pedir doctt'es en Imestra santa f po in le le ensefi5ase5 t eii ella, y
que nuuicat el S&tto Padre to liabia iroveido, y se perdian tantos
pueblos creyendo en idolaitrias, 6 recibiiendo en sf sectas de perdicion;
vnestras Altezas, colmo eat4(icos cristianos y Priilcixs aniadores de

nadas las 6ichas Islas, 6 Tierra-firne en la dilcha mar Ockana, i fecho por
vos, 6 por quirn vtiestro poder habiere el juranento 6 soleniidad que en
tal caso se reqnieve, vos liyan 6 tengan, deride e adelante para en told
vuestra vida, e dcsyunes de vos a vuestro hijo 6 subcesor. e de subcesor, en
subeesor para bienlpre .ijnni. por nuestro Alhuirante de la diclta mar Ocea-
na, 6 por Visorey, 6 Gohernador en las dichas Islas i TeTrra-flirne que vos
el dicho Dan Crist6lal Colon descobri6redes 6 gaSiredles, 6 asen com vo,
6 con los diclxh vuestros Lugartenientes que en loi dirlos olicios de Almi-
rantazgo, 6 Visorey, 6 (obernulor pusi6redes, en todo lo a eloes concernien-
te, e vos reculan 6 fitgan reaidir can la quiticion, 6 derechos, e otras cosas
A los diclhs aoicios anejas 6 perrenecientes; 6 vos garden 6 fngan guardar
todas las houras, g- rcias, mercedes, & lilbertadis, preemiine lcines, prerogati-
vas, esenciones, inuis, 6 to4ai ka s etras- csas, 6 cada una dellas,
que por razon de los dichos oficios dle Ahlnrantaitg, 6 VisHey, 6 Goherna-
dor debedes haber 6 gozar, 6 vos dehen ser guardladas: todo bien 4 coiuplida-
mente en guisa que vos non inengiKie endecosa alguai; 6 que en ello, ni en
part dello, embargo ni contrario algurno vos non pongan, n i consieitan po-
ner. Ca Nos por esta unestra Carta desde agora para entonces vos facemos
merced de los diclios oficios de Ahniranlazgo, 6 Visorey, 6 Gotbernador, por
juro de heredad para siempre jaiiisL. v o danimo la posesiono 6 easi posesilo
dellos, e de cada ino dellos, 6 poder 6 anto~sit i para los suar 6 ejercer,
I llevar los derechos 6 salaries a ellos c-ada uno dellos anejos 6 pertene-
cientes, segunid como dilio es: sobre lo cual todo quae dihlo es, si necesario
vos fuere, 6 se los vos pidieredes, iandainmls al nuestro Chauriller 6 Notarios.
i A los atros Oiiciales que estan A la talla de los nuestros StIles, que vos
deu 6 libren, 6 pasen, 4 sellen nuestra Carta de Previllejo rodado, Ia inas
fuerte, 6 fire, 6 bastante que les pidi6redes, 6 hobiwredes menester. E los
muos, ni los otros non fagaikes ni fagan ende al per alguna nianera, so pena
de la nuestra merced e de diez muil maravedis para la nuestra Cimaras
cada uno~ que 1o contrario ticiere; 6 deine s mandamos al home que les esta
nuestra Carta llostrare, qae los emlplace que parescan ante Nos en la naes-
tra Corte, do quier lqe Nos s ainnos, del dia que los e npl zare a quince dias
priieros siguientes, so la dieha pena, so lo cual mandasinw 6a cualquier Es-
cribano pdblico, que para esto fuere llamado, que dI ende al gue e ela mnos-
trare testimonio, signado con so sign, porque Nos sepaiues conm) se catmple
nuestro mandado. Dada en la nuestra Ciudad de Granada a treiata dias
del mes de Abril. afa del Nacitmiento de Nuestro Salvadco Jesacristo de mil
6 cuatrocientos 6 noventa 4 dos ahos.=YO EL REY.=YO LA REINA.








rISTORIA DE SANTO DOMINGO. 5

la snnta fM cristianat y acrecentadores della, y enemigos de la secta
de Mahoma y de todas idolatrfas y heregias pensaron de enviarmne
A min Crist6bal olohl A las dichas partidas tie Indias para ver los di-
chos Principes, y hls pueblos y tierras, y la disposicion dellass y de
tolu, y l; mantra lque se pnd~iera tener pitra la con'versilon'dellas a
lnaestra santa tf: y ordea;iuo:n que yo no faiese pir tierra al Oriente,
pir dalmde so costnnlmbra de andart salvo per el camiino de Occidente,
per donde hasta Itry no sabemios haya pasadititailie. Asi qhe des-
pues de lial-er echado fiterl todls los judios de todos vuestros rei-
nos y setniirios, en el mis.iio nies de Eniero nimtiandaron vuestras Al-
teztas a mi qIe cln arimatla saticiente mte fuese A las dicbas partidas
de Iadia; y para ello) me Iiieieron grades inrcedes, y me anolde-
cieron q*ie decnde en adelante yo me llamase Doln, y' fiese Almiran-
te mayor de la mar ocianla 6 Visorey y G,bermulor perpetuo de to-

Yo Juan de Coloma, Seeretario del Rey 4 de la Reina nuestros Seiores
la fice escribir por sn mandado.=Acordada en forma= Rodericus, Doctor.=
Registrada =Sebastian de Olano.=Francisco de Madrid, Chanciller.


CAPITULACION 2--Este Docaument, que f&e testimoniado e la noble
ciudad de la ISABELA ea La isia de Santn Domingo el 16 de Didiem-
bre de 1495 por Rodrigo Perez, escribano piblico ai aqueUa ciudad,
siendo testigos Rafael Catanes, natural de Sevilla, Adas de Mar-
quina, de Guerniva, Pedro de Salcedo, de Puensaldaiia, y Francisco
de Madrid, de aquella villa, coast et el arclhiv de lus Seiores Du-
qses de Veragua, y dice asi:
Las cosas saplicad is 4 qae vaestras Altezas dan 4 otergan & D. Crist6-
bal Colon, en algnia satisfitccion de lo que ha de descobrir en las mares 0-
ceanas, 4 del riaj que q rl aa, caB el ayu:l.t de Dios, ha de hacer por ellas en
servicio de vuestras Altezas, son las que siguen:
Primaeramente: Que vaestras Altezas, co-no Sefores que son de las
diehas leaves Ocianas, fagan desde agora al diehe I). Crist6bal Colon su
Aliairaune en tolas aqnellas Islas 4 Tierras-lirnes, que por so mano 6 indus-
tria se descolrieren F ganaren en las dichas mares Oceanas, para durante
su vida 4 despues d6l muerto i sus iherederos 4 satesores de uno en otro
perpetaameste, colt todas aquellas preeuinrencias 6 prerogatives pertenecien-
tes al tal eticio, 4 segued que I). Altoso Heiriquez vuestro Alanirante ina-
yor de Caitilla e los otrus predemcsores en el dichoe ticio lo tesian en sus dis-
trites.
Place d sxs Altezas =Juan de Coloma.=
Otros : Que raestras Altezas faren al dicih D. Cristibal Colon su
Visorey 4 Goerol ador geJeral en to.las las dichas Islas 4 Tierres-firmed, que
como dicho es 1l descobriere 6 ganare eu las dichas mares; 4 que para el
Regimieant de cade ana y coalqiier dellas, faga el election de tres perso-
oas para eada ofcio: 4 que vuestras Altezas tomen y eseojian uno, el que mas
faere su servido, 4 asi sewra mejor regidas las tierras "que nuestro Sefor le
dejars fallar 4 ganar i servicio de vuestras Altezas.
Place d sus Alteza =Juan de Coloma.=
Item : Que todas e ualesquier mercadurias, si quier sean perlas, piedras








I HISTORIC DE SANTO DOMINGO.

das las Islas y Tierra-firme que yo descnbriese y ganase, y de aqui
adelante se descubriesen y ganasen en la mar oeeana, y ast sucedie-
se mi hijo mayor, y asi de grado en grado para siemipre jamirs: y
part yo de la ciudad de Granada Ai 12 dias del imes de Mayo del mes-
me aiio de 1492 en SAbado: vine a. la villa de Palos, qne es puerto de
mar, adollde a;rin yvo tires navios imuy aptos para semejante fecho; y
part del dicho puerto muy abastecido de may nuchios mantenimien-
tos y de mucha gente de la mar, t tires dias del mes de Agosto de di-
clo aio eni ni Viernes, antes de la salida del sol con media hora, y lle-
v6 el camino de las islas de Canaria ie vuestras Altezas, qne son en
la dicha mar oedac l, para tde alli tomar mi derrota, y navegar tanto
que yo Ileg;se A las Indias, y dar la emibajadat de vuestras Altezas
a aquellos Prifncipes y eumpllir l1 qfie asi me habian mandado; y pa-
ra esto penss dl ecscribir todo este viaje miuy pnltuallnente de dia
en dia todo lo que yo hiciese y viese y pasa;se come adelante se ver..
Tauibieu, Sefiores Principes, allende de escribir cada noche lo que el

preciosas, oro, plata, especierias. 4 otras cualesquier cosas 6 mercadurfas de
cualquier especie, noillbr e mianera que sean, que se compraren, trocaren,
fallaren, ganaren 6 hobieren dentro de los limits del dicho Alnirantazgo,
que dende agora vuestras Altezas face merced al dicho D. Cristdbal, y quie-
ren que haya y lleve para si la decena parte de todo ello, quitadas las costas
todas que se ficieren en ello. Por manera, que de lo que quedare limpio 6
lilre haya 6 tome la decena parts para si mism1o 6 faga della i su voluntad,
quedando las otras nniev;e parties lara vuestras Altezas.
Place d sils Altezas.=Juan de Coloma.
Otrosf : Que si i casa de las mlercadurias que 61 traerl de las dichas
[slas y Tierras, qne asi conio dicho es, se ganaren 4 descolrieren, 6 de las que
en trlieqlle id aqiellas se toomarlii acat de otros mlleradores, naciere pleito
algiuno en el lo gar dolnde el dicho colnercio l trato se terna y farA: que si
por la preeiiieneiii a de su oticio de Ahluirainte le pertenecera cognoscer de
tal pleito: plega vluestras Altezas que e1 6 su Tenieute, y no otro Juez,
cognosca del tal pleito, 6 asi lo pro\veau dende agora.

Place d sus Altezi.s. si perteinece aI dicho oficio de Almirante, segind que
lo tenia el dicho Almiiralcte D. Alonso Henriquez, y los otros sus an-
tecesores enC sits distritos, y sieildo justo.=Juan de Coloma.=
Item : Que en tolos los navios que se armaren para el dicho trato 4
negociacion, cala y cuando 6 cuantas veces se arlnaren, que pueda el dicho
D. Crist6lal Colon, si quisiere, coutriiir a pagar la ochena part de todo lo
que se gastare en el arinuazon; 6 que tambien haya 6 lleve del provecho la
ochena part de lo que resultare de la tal armada. .
Place d sius Altezas.= Juan de Colonla.=
Son otorgados 6 despachados con las respuestas de vuestras Altezas en
fin de cada un capitulo en la Villa de Sancta F6 de la Vega de Granada A
diez y site de Abril del aflo del Nacimiento de nuestro Salvador Jesucris-
to de mil 6 cuatrocientos 6 noventa 4 dos afos.=YO EL REY.I-YO LA
REINA.=Por mandado del Rey 6 de la Reina.=Juan de Coloma.=- e-
gistrada.=Caleena.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 7

dia pasare, y el dia lo qne la noche navegare, tengo prop6sito de ha-
cer carta nueva de navegar, en la enal situiari toda la mar y tierras
del mar Oc;ino en sus propios lugares debajo su viento; y ilas,
comipoer un libro, y poner todo por el senmejante por pintura, por
latitude del equinocial y longitud del Occidtente, y sobre todo onn-
pie micho qae yo olvide el suenro y tiente mcho el navegar porque
asf eumple, las euales serIA gran trahajo.

Viernes 3de Agosto -Partinos Viernes 3 dias de Agosto de
1492 aflos de la barra de Sltes ;i las oclio lioras; anduviinos con
fierte virazon liasta el pnMer del sol hAcia el Sur sesenta millas, que
son quince leguas; despnes al Slueste al Sua Sur cuarta del Sudies-
te que era camino para las Canarias.

El Sabado 4 de Agosto.-Anduvierou ai Sudueste cuarta del


Domingo 5 de Agosto.-Anduvieroni su via entire dia y noche
mnas de cuarenta leguas.

Lines 6 de Agosto.-Salt6 6 desencaj6se el gobernario A la ca-
rabela Pinta, dutdle iba Martin Alonso Pinzon, A lo quoe se creyo y
sospech6 por itdustria de on Gomes Rascon y Crist6bal Quintero,
cuya era lacarabela, porque le pesaba ir aquel viaje; y dice el Al-
mirante que antes que parties habian hallado en ciertos reveses y
grisquetas, como dicen, A los dichos. Vidose alli el Almirante en
gran turbacion por no powder ayndar A la dicha carabela sin su peli-
gro, y dice que algunn pena perdia con saber que Martin Alonso
Pinzon era persona esforzada y de buen ingenio: en fin anduvierou
entire dia y noche veinte y nueve leguas.

Martes 7 de Agosto.-Torn6se A saltar el gobernalle A la Pinta,
y adohAroulo y anduvieron en demand de la isla del Lanzarote, que
es una de las islas de Canarias, y anduvieron entire dia y noche vein-
te y cineo leguas.

Midrcoles 8 de Agosto.-Hobo entire los Pilotos de las tres ca-
rabelasopiniones diversas done estaban, y el Almirante sali nias
verdadero, y quisiera ir Gran Canaria por dejar la carabela Pinta,
porque iba nmal acondicionada del gobernario y lhacia agna, y quisie-
ra tomnar ali otra si la hallara: no pudieron tomarla aquel dia.

Jueves 9 de Agosto.-Hasta el Domingo en la noche no pndo el
Almirante tomar la Gomera, y Martin Alonso qued6se en aquella
costa de Gran Canaria por imandado del Almirainte, porque no podia
navegar. Despues toni6 el Ainlirante Canaria, (6 d Tenerife), y
Sadobaron muy bien la Pinta con mucho trabajo y diligencias del
Almirante, de Martin Alonso y de los demA s; y al cabo vinieron a
la Gomera. Vieron salir gran fuego de la sierra de la isla de Tene-







8 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
rife, que es Inny alta en gran manera. Hicieron la Pinta redonda,
porl'qe era latina; tornlo la Goinera Domingo a 2 de Setiembre
con la Pinta adohada.
Dice el Almairante que juraban muchos honbres honrados es-
pafioles, que en la Gomera estaban con l)oi Ines Peraza, madre
de Guillen Pera;za, que desples fi'u el primer Conde de la Goinera,
que eran vecinos die la isla de Hierro, qutitle carla aflo vian tierra al
Oieste de las Canarias, que es al 'Ponienlte; y otros de la CGomera
afirmaban otro tanto con jurameiito. Dice aquii el Ahliirante quie se
aenerda quie estando en Portugal el ario de 1484 vin 11110 de la isla
de la Madeira al Rey le pedir una carabela para ir a esta tierra
qole via, el cual jurnlaa que cala anio la via, y siempre de una ma-
nera; y tambien dice qite se acierlda que lo mismo decian en las
islas de los Azores, y todos estos en una derrota, y en una manera
de setnal, y en tina grandeza. Tomada pues agua y lefia y cares,
y Io demiAs quie teniai los lhobres que dej6 en 'a Goinera el Almi-
rante cuanlo fi6 it la isla de Canaria A atldbar la carabela Pinta, fi-
ahlner.te se hizo at la vela de li dicha isla de la Gomera con sus
tres carabelas Jueves A 6 dias de Setiembre.

.Juees 6 de Setiembre.-Parti6 aquel dia por la mariana del pner-
to de la Gomera, y tom6 la vuelta para ir su viaje, y supo el Almi-
rante de uua carabela que venia de la isla del Hieiro, que anda-
ban por alli tres carabelas de Portugal para lo tomar: debia de ser
de invidia quel Rey tenia por li;berse ilo A Castilla; y anduvo todo
aqulel dia y noche en calma, y A la mainana se hall entire la Gomue-
ra y Tenerife.

Viernes 7 de Setiembre.-Todo el Viernes y Sabado hasta tres
horas de noclhe, estuvo en calma.

Sabado 8 de Setiembre.-Tres horas de noche SAbado comen-
z6 i veutar Nordeste, y tomn6 su via y camino al Oueste: tuvo mu-
cla inir por proa que le estorbaba el camino, y andaria aquel dia
nueve leguas con su noche.

Domingo 9 de Setiembre.-Anduvo aquel dia diez y nneve le-
guas, y acolrd6 contar meneos de las que audaba, porque si el viaje
fuese Iieingo no se espantase ni desmayase la gente. En la noche
aiduvo cielto y veinte mills, A diez lnillas por hora, que son trein-
ta legias. Los imarilnrls golerlnaba mnal, decayendo sobre la cuar-
ta del Nordeste, y ail 4 la media partida; sobre lo cual les rifi6 el
Alinirate uuchas veces.

Lunes 10 de Setiembre.-En aquel dia con sn nocbe anduvo se-
senta legias, A diez millas por hora, que son dos leguas y media; pe-
ro no contaba sino cnarenta y ocho legnas porque no se asombrase
la gente si el viaje fuese largo.







HISTOBIA DE SANTO DOMINGO. 9
Martes 11 de Setiembre.-Aquel dia navegaron A su via, que
era el Oueste, y anduvieron veinte leguas y mas, y vieron un grand
trozo ie mastel ie nao, de ciento y veinte toneles, y no lo pudieron
toniir. La lnoche anduvieron cerlca tie veinte leguas, y cont6 no
nas de diez y seis por la causa dicha.

Mitrcules 12 de Setiembre.-Aquel dia, yendo su via, anduvie-
ron en noche y dia treinta y tres leguas, contando nenos por la di-
cha causa.

Jueves 13 de Setiembre.-Aquel dia con su noche, yendo A su
via, que era al Oueste, and(lvieronl treinta y trees leg;as, y contaba
tres 16 enatro menos. L-os corrientes le eoran citrarias. En este
dia, al comienzo de la nolie, las agujas noruesteaban, y A la maiia-
na noruesteaban alguu tanto.

Viernes 14 de Seliembre.-Navegaron aquel dia su camino al
Oueste con so nocle, y andnvieron veinte leguas, cont6 alguna
menos: aquf dijeron los de la carabela Nifna que habian visto un
garijao y nil rabo de junco, y estas aves nunca se apartan de tierra
cuando mas veinte y cinco leguas.

Sdbado 15 de Setiembre.-Navegi5 aquel dia con su noche vein-
te y site legnas su cainino al Oneste, y algunas aIls, y en esta no-
che al principio della vieron caer del cielo un maravilloso ranuo de
fuego en la mar lejos de ellos cuatro 6 ciueo leguas.

Domingo 16 de Setiemnbre.-Navegiu aquel dia y la noche A su
camino el Oueste; aundarian treinta y uneve leguas, pero no cont6
sino treinta y seis; tnvo aquel dia algunos nublados, Ilovizn.: dice
aqui el Alnirante que boy y siemlpr e alli adelante lallaron aires
temperantisimos; que era placer grande el gusto de las imaiianas,
qne no faltaba sino oir ruisefores. Dice el, y era el tiempo colno
Abril en el Andalieia. Aqnui cmelnzalron A ver inuclhas manaidas
de yerba muy verde qne poco habia, segun le parecia, que se ha-
bia desapegado de tierra, por la cual todos jnzgabau que estaba cer-
ca de alguna isla; per no ode tierra firlne, segun el Almirante que
dice: porque la tierra fire hago mas adelante.

Lunes 17 de Setiembre.-Naveg6 A su camnino el Oueste, y an-
darian en dia y nocle cincnenta leguas y mas: no asent6 sino cua-
renta y site; ayudiabaes la corriente; vieron much yerba y mny
A menudo, y era yerba~de pefias, y venia la yerba de ihcia Poniente;
juzgaban estar cerca de tierra; tomaron los Pilotos el Norte marcan-
dolo, y hallaron que las agujas nornesteaban una gran cuarta, y te-
mian los mariners, y estaban penados y no deoian de que. Cono-
ci6lo el Almirante, mand6 que tornasen a marcar el Norte en ana-
neciendo, y hallaron que estaban buenas las agnjas; la causa fu6







10 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
porque la estrella qne parece hace movimiento y no las agnjas. En
amaneciendo aquel Lunes vieron mclhas mas yerbas, y que pare-
cian yerbas de rios, en las cnales hallaron un cangrejo vivo, el cual
guard el Alnirante, y dice que aquellas fueron sefiales ciertas de
tierra, porqne no se hallan ochenta leguas de tierra: el agua de la
mar lillabha menos salad desde que salieron de las Canarias, los
aires sielnpre mas saves; iban nmy alegres todos, y los navios
quien mas podia andar andaba por ver priumero tierra; vieron mu-
chas toiinas, y los de la Nifiua mataron una. Dice aquf el Almiran-
te, qne aquellas seiiales eran del Pouiente, donde espero en aquel
alto Dios en cuyas manos estin todas las victorias que mny presto
nos dar4 tierra. En aquella ailiana dice que video una ave blauca
que se llama Rabo de Junco, que no suele dormir en la mar.

Martes 18 de Setiembre.-Naveg6 aquel dia con su noche, y an-
darian mas de cinenenta y cinco leguas, pero no asento sino cnaren-
ta y ocho; llevaba todos estos dias mar mny bonanza, como en el
rio de Sevilla. Este dia ?Martin Alonso con la Pinta, qne era gran
velera, no esper6, porque dijo al Almirante desde sn carabela que
habia visto gran multitud de aves ir hiAcia el Pouiente, y que aque-
Ila noche esperaba ver tierra, y por eso andaba tanto. Apareci6 A
la parte del Notte una gran cerrazon, quis serial de estar sobre
la tierra.

Miercoles 19 de Setiembre.-NavegO su camino, y entire dia y
noche andaria veinte y cinco legnas, porqne tnvieron calm; escribi6
veinte y dos. Este dia I las diez horas vino a ]a nao un alcatraz, y
A la tarde vieron otto, que no suelen apartarse veinte legnas de tie-
rra; vinieron unos llovizneros sin viento, !o qne es serial cierta de tie-
rra; no quiso detenerse barloventeando el Almirante para averiguar
si habia tierra; mas de que tuvo por cierto que A la banda del Norte
y del Sur habia algnuas islas, como en la verdad lo estaban y l6 iba
por medio dellas; porque su voluntad era segnir adelante hasta las
Indias, y el tiempo es bueno, porqne placiendo 4 Dios A la vuel-
ta se veria todo: estas son sus palabras ... Aqui descubrieron sus
puntos los Pilotos: el de la Nifia se hallaba de las Canarias enatro-
cientas cnarenta leguas: el de la Pinta cuatrocientas veinte: el de la
done iba el Almiirante cuatrocientas justas.

Jueves 20 de Setiembre.-Naveg6 este dia al Oueste cuarta del
Norueste, y t la media partida, porqne se mudaron muchos vientos
con la calma que habia; andarian last siete 6 ocho leguas. Vinie-
ron A la nao dos alcatrazes, y despues otro que fnd seal de estar
cerca de tierra, y vieron mncha yerba, aunque el dia pasado no ha-
bian visto della. Tomaron un pAjaro con la mano que era como un
garjao; era pajaro de io y no de mar; los pies tenia como gaviota:
vinieron al navfo en amaneciendo dos 6 tres pajaritos de tierra can-
tando, y despues antes del sol salido desaparecieron; despues vino
nn alcatraz, venia del Onesnorneste, porque estas aves duermen en








HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 11
tierra y por la maiiana van A la mar A buscar so vida, y no se alejan
veinte leguas.

Viernes 21 de Setiembre..-Aquel dia fiu todo lo mas calma, y
despues algun viento: andarian entre dia y noche dello A la via, y
dello no hasta trece leguas; en amaneciendo hallaron tanta yerba
que parecia ser la mar cuaojada della, y venia del Oueste; vieron
un alcatraz, la mIar may Ilania como un rio, y los aires los meijores
del mundo. Vieron una ballena, que es seal que estaban cerca de
tierra, porqne siempre audau cerca.

Sabado 22 de Setiembre.-N aveg6 al Ouesnorneste mas 6 me-
nos, acostAndose A una y otra parte; andarian treinta leguas; no
veian casi yerba; vieron unas pardelas y otra ave: dice aquf el Almi-
rante, miucho me fite necesario este viento contrario, porque mi gen-
te andaban muy estimulados que pensaban que no ventaban estos ma-
res rientos para volver d Espafia: por un pcdazo de dia no hubo
yerba, despues muy espesa.

Domingo 23 de Setiembre -Naveg5 al Norneste, y A las veces
a la cuarta del Norte, y A las veces A su camino, que era el Oueste,
y andaria hasta veinte y dos leguas: vieron una t6rtola y un alca-
traz, y otro pajarito de rio, y otras aves blancas: las yerbas eran
muchas, y hallaban cangrejos en ellas, y como la mar estuviese
mansa y liana murmuiraba la gente diciendo: que pues por allf no
habia mar grade que nunca ventaria para volver a Esparia; pero
despues alz6se much la mar y sin viento, que los asombraba, por
lo cual dice aquf el Almirante: asi que miuy necesario wme fiela mar
alta, que no pareci6, salvo el tiempo de los judios cutando salieron de
Egipto contra Moysen que los sacaba de captiverio.

Lines 24 de Setiembre..-Naveg6 A su camino al Oneste dia y
noche, y andariau catorce leguas y media; cont6 doce, vino al navio
un alcatraz, y vieron muchas pardelas.

Martes 25 de Setiembre.-Este dia hubomucha calma, y des-
pues vent6; y fueron su camino al Oneste hasta la nocihe. Iba.ha-
blando el Alnirante con Martin Alonso Pinzln, capital de la otra
carabela Pinta, sobre una carta que le habia enviado tires dias hacia
A la carabela, donde segun parece tenia pintadas el Alnirante cier-
tas islas por aquella mar, y decia Martin Alonso que estaban en a-
quella comarca, y respondia el Alinirante que asi le parecia A dl;
pero puesto que no hubiesen dado con ellas lo debia haber causa-
do las corrientes que siempre habian echado los navfos al Nordeste,
y que no habian andado tanto como los Pilotos decian; y estando en
esto dijo el Almirante que le enviase la carta dicha, y enviada con
alguna cuerda comenz6 el Alnirante A carter en ella con su Pilo-
to y mariners; al sol puesto subi6 el Martin Alonso en la popa de
su navfo, y con much alegria llam6 al Almirante pidi6ndole albri-







12 HISTORIC DE SANT'O DOMINGO.
ci;s que via tierra, y cnando se lo oy6 decir con afirnmaion el Al-
mirante, dice line se echl6 A dail gracias A nnestro Sefior de rodillas,
y el Martin Alonsodecia, Gloria in excelsis Deo con sn gente, lo mis-
ime hizi la genlte del Almirainte, y los de ht Nifia subieronse todos so-
bre el nastel y en lajarcia, y totdos atirinaron que era tierra, y al Al-
mirante a.si pirci6, y que liabria a ella veinte y cinco legnas: es-
tnvierlo la niche airnanlllo tolo.s ser tierrl'i: Illili0 el Alniirante
dear sn camino qll e er era l Oneste, y que flnesen todos al Sldneste,
done habia parecido la tierra: habrian aluddo aquel dia al Oneste
cuitro leguas y media, y en ll I nclie ;1l Sndnrste diez y site leglnas,
que son veilnte y Ilna, Ipesto (li e deci:at t la gellte trece legnas,
porllne siemipre fingia A la gente que Ihaia p o), caminino polque no
!es parecciese laigo; por ianilera litle escrilbi por dos cainilnos ;laqtel
viaje, el inenor ftin el fingido, y el mayor el verdaderta o: nadnvo la
inar inny linn a por lo cual se eeclitrou A nIadar multhos iiaarineros;
vierol mucuhos dorados y otros pieces.

Miercoles 26 de Setiembre.-Naveg6 A su caminio al Oneste lhasta
despnes de medio dia. I)e alli fliuron al Sudneste hasta collocel que
1o liue decian que habia sido tierra no lo era, silio cielo; aniu ierou
dia y noclhe treinta y una legilas, y ontlt6 A Ia genite veiite y cuatro.
La ular era como tin rio, los aires dulees y sllavisimos.

Jueres 27 de Setiembre.-Naveg6 5i sn via al Oueste, andnvo
entire di; y noclie veinte y uenttro leguti; contO6 At la gente veinte le-
gnas: vinierou muchos dorados, intaIron iunl, vieron un rabo de
jllnleo.

Viernes 28 de Setiembre.-Naveg6 4 so camino al Oneste, an-
dnvietron dia y inolie ln c l cal ehas eatorce legnia; contalroii trece: ha-
llaroni poca yerba, toiaroil dos peces dourados, y en los utros navios
mals.

Sabado 29 de fetiembre.-N;iveg6 A so camino el Oneste, an-
diivieron veinte y cunatro legnas; cont(o i l gente veinte y unia; per
calmlas que tuvieiron atndivieroil entire dia y titicie poto. Vieron
unl ave linte se l;llllai rabiforcmtdo, quie hace gollitar A lo alcatra-
zes lo que cotnell paira coelllrlo ella, y no se Ilantielie de ottra cosa:
es ave de la Ilar, pero no po)sa en la Ii ar nli se apart de tierra
veinte legnas, hay de estas miucihas en las islas de Cabo Verde: des-
pues vievon dos aleatrizes : los aires elan oiny dulces y sabrloso,
que diz (lie no faltabia sino oil' al raiseilor, y la mar Itiana conlo
un rio: parecielron despues en tres veces tires aleatrazes y tin forca-
do; vieron nmucha yerba.

Domingo 30 de Setiembre.-Naveg6 sn camino al Oneste, an-
duvo entire dia y noche per las calnas catorce leguas; cont6 once;
vinierou al navio cuatro rabos de junco, que es gran seal de tierra,
porque tantas aves de una niatitaleza juntas es seal que no andan







HISTO1RA DE SANTO DOMINGU. 13
desmandadas ni perdilas: vi6roise cnatro alcatrazes en dos veces,
yerba muchiit. iote: Que las estrellas que se Ilamian las gnardias,
ciialdo anochece, estaii junto al brazo tie la part del Poiiente, y
cnando anmanece estAi en la line del brazo il Nordeste, qiue pare-
ce que en toda la noche Ino andalln salvo tires lilnas, qsle son inieve
lioras, y esto c;da noclie: esto dice aqui el Almirante. Tambien
en ainocheciendo las agiijas itoruesteani uia cuarta, yen amaniecien-
do estAn con la e.trella just; por to cual parece que la estrella lih-
cc mivimiento comio las otras estrellas, y las agujas piden siemprc
Ja verdad.

Lunes 19 de Octubre.-Navegi' sn camino al Oueste, anduvieron
veinte y cinco leguai; coit6 A li gente veinte legias; tuvieron gran-
de aguacero. El Piloto del Alnirante te eni:a loy en aiiianeciendo
que lhi,aiini andado desde la isla de Hierro liasta aqui quinielitas
setenta y oclio Iguas al Oneste; la cueuta mienor qne el Aliirinite
imostraba A la gente eran quinientas ochenta y cuatro legnas; pero
la verdadera que el Aliirante juzgaba y guardaba era setecientas
siete.

Martes 2 de OFtubre.-Naveg6 sn camino al Oneste noclhe y
dia treinta y nueve leguns; coutt A la gente obra ile treinta leguas:
la mar llaia y buitna siempre: d Diors mtchas gracias scan dadas,
dijo aquci el Aliir.ante; yerha venia del Este al Oneste por el con-
trario de I que sioia; p;irecieron unuclos peces, inat6se uuo; vieron
una ave bianca que parecia gaviota.

Mireroles 3 de Octutbre.-Naveg6 su via ordinaria, anduvieron
cuarentai y siete leguas; cotti A la gente cu;renta leguas. Apare-
cieron pardel.s, yerba muchla, alguna muy vieja, y otra ilmy fiesca,
y traia como frnta, y no vieron aves alguiiis; creia el Almiirante
que le quedaban atrAs las islai que traia pintadas el su carta. Di-
ce aqui el Almiirnite que nro se quiso detener b.trloventeando la
senlia;na pasadal, y estos dias qtie liabia tantas sefilles de tierra, ann-
que tenia noticia de ciertas islas en aquella coinarca, por no se de-
tener, piles su finl era pasar A las Iudias; y si detuviera, dice 61,
que no ftera buell seso.

Jueves 4 d e Octubre.-Naveg6 su canmino al Oneste, andn-
vierou entire dia y nolie sesenta y tres leguas; contii A la gente cua-
renta y seis legu;s; vinieron al navti mas de cuarenta pardelas jun-
tas y dos alcatrazes, y al uno dii u.ia pedrada un mlozo de la cara-
bela; vino A la nao uu rabitircado, y una blauca couo gaviota.

Viernes 5 de Octubre.-Naveg6 A so camiino, aidarian once mi-
Hlas por iolra; por noche y dia aindariau ciniclenta y site leguas
porque afoj6 la nochle algo el vieiito; cont6 A su gente cuarenta y
cinco:, la war en bonanza y llana: A Dios, dice, muchas gracias scean
dadas; el aire mny dulce y temprado, yerba nenguna, aves parde-







14 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
las muchas, peces golondrinas volaron en la nao muuchos.

Sdbado 6 de Octubre.-Naveg6 su camino al Vueste 6 Oueste
qu6s lo mismo, anduvieron cuarenta legias entire dia y noche; cont6
A la gente treinta y tires leguas. Esta noche, dijo Martin Alonso,
que seria bien navegar 4 la cuarta del Oneste, Ai lt parte del Snd-
Sueste; y al Alnirante pareci6 que no decia esto Martin Alonso por
la isl: de Cipango, y el Alniirante via que si la erraban que no pu-
dieran tan presto tomar tierra, y que era mejor una vez ir A la tie-
rra fire y despues a las islas.

Domingo 7 de Octtbre.-Navego a su camino al Oneste, andu-
vieron doce millas por hora dos horas, y despues ocho villas por
hora, y antlaria hasta una hora de sol veinte y tires leguas; cont6
A la gente deciocho. En este dia al levantar del sol la carabela Ni-
fia, que iba delante por ser velera, y andaban quien nias podia per
ver primiero tierra, per gozar de la merced que los Reyes A quien
primero la viese habian prometido, levant6 una bandera en el topo
del m istel, y tir6 una lombarda por seiial que vian tierra, porque
asi lo habia ordenado el Almiirante. Tenia tamnbien ordenado que
al salir del sol y al ponerse se juntasen todos los navios con l1, por-
que estos dos tiempos son mas propios para que los lunmores den
m:s Ingar A ver imas lejos. Conmo en la tarde no viesen tierra la
que pensabai los de la carabela Nifia que habian visto, y porque
pasaban gran multitude de aves de la parte del Norte al Sudueste,
por lo cnal era de career que se iban A donnir A tierra 6 hnian quizA
del invierno, que en las tierras de done venian debia de querer ve-
nir, porque sabia el Almnirant qe e las muas de las islas que tienen
los portugueses por las aves Ins descubrieron. Por esto el Almiran-
te acordo dejar el camnino del Oueste, y potler la proa hlucia One-
sudueste cou deteurminacion de andar dos dias por aquella via. Es-
to comnenz antes una hora del sol puesto. Andarian en toda la
noche olra de cinco legnas, y veinte y tres del dia; fueron por todas
veinte y ocho leguas nocle y dia.

Lues 8 de Octubre.-Naveg6 al Onesudueste, y andarian en-
tre dia y noche once legnas y media 6 doce, y A rates parece que
antduivieron en la nocle quince villas por lora, si no esti nientiro-
sa la letra; tuvieron la mar como el rio de Sevilla: gracias A Dies,
dice el Almirante: los aires iny dulces como en Abril en Sevilla,
quns placer estar Ai ellos, tan olorosos son. Pareci6 la yerba muy
fresca; mnuichos pajiaritos del campo, y tomaron uno que iba huyen-
do al Sudneste, grajaos y Anades y nn alcatraz.

Martes 9 de Octubre.-Naveg6 al Sudneste, andnvo cipce le-
guas: innd6se el viento, y corrit al Oueste cuarta al Norueste, y
anduvo cuatro legnas: despnes con todas once legnas de dia y A la
noche veinte leguas y media: cont 4 la gente diez y site leguas.
Toda la nocbe oyeron pasar pajaros.







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 15
Midrcoles 10 de Octubre.-Naveg6 al Onesudueste, anduvieron
:i diez mills por hora y A ratos doce y algun rato A siete, y entire
dia y noche cincuenta y nueve leguas; cont6 it la gente cuarenta y
cuatro legnas no mas. Aqlu la gente ya no lo podia snuiir: que-
jAbase del largo viaje; pero el Alnirante los esforz6 lo mejor que
pudo dtndoles buena esperanza de los provechos que podrian haber.
Y ailadia que por demAs era quejarse, pues que 61 habia venidio A
las ludias, y que asi lo habia de proseguir hasta hallarlas conel a-
yuda de nuestro Sefior.

Jueves 11 de Octubre.-Naveg6 al Onesudueste, tuvieron mu-
cha mar mas que en todo el viaje habian tenido. Vieron pardelas
y uu jOnco verde junto A la nao. Vieron los de la carabela Pinta
una calia y un palo, y toniaron otro palillo labrado A lo que parecia
con hierro, y un pedazo de calia y otra yerha quie nace en tiera,
y una tablilla. Los de la carabela Nifia tanmbien vieron otras sefia-
les de tierra y un palillo cargado de descaramojos. Con estas se-
fales respiraron y alegrAronse todos. Auduvieron eu este, dia has-
ta puesto el sol veinte y site legnas.
Despues del sol pesto naveg6 A'su primer camino al Oueste:
andarian doce villas cada hora, y hasta dos horas despues de media
noche andarian nioventa villas, qne son veinte y dos leguas y media.
Y porque la carabela Pinta era nas velera 4' ib)a delainte del Almi-
rante, hall tierra y hizo las sefias quel Aluirante habia mandado.
Esta tierra vido plimnero un mariners que se decia Rodrigo de Tria-
na; puesto que el Almirante A las diez de la noche, estando en el
castillo de popa video luinbre, aunique fi6 cosa tan cerrada que no
quiso afirmar que fitese tierra; perch llamn6 A Pero Gutierrez, repos-
tero destrados del Rey, 6 dijole, qne parecia lumbre, que nirase
61, y asi lo hizo y vidola: dijl;o tambien a Rodrigo Sanchez de Se-
govia quel Rey y la Reiua enviaban en el armada por veedor, el
cual no vido nada porque no estaba en lugar d6 la pudiese ver. Des-
pues quel Almirante lo dijo se video una vez 6 dos, y era como
una candelilla de cera que se alzaba y levantaba, lo cual a pocos
pareciera ser indicio de tierra. Pero el Almirante tuvo por cierto
estar junto A la tierra. Por lo cual cuando dijeron la Salve, que
la acustumbran decir 6 cantar A su manera los marineros y se ha-
Ilan todos, rog6 y amonest6los el Almirante que hiciesen buena
guard al castillo de proa, y mnirasen bien por la tierra, y que al
que le dijese primero que via tierra le daria luego un jubon de
seda, sin las otras mercedes qne los Reyes habian prometido, que
eran diez mil niaravedis .de jnro A quien primero la viese. A las
dos lioras despues de media noche parecit la tierra, de la coal es-
tarian dos leguas. Amafiaron todas las velas, y quedaron con el
treo que es la vela grande sin bonetas, y pusi6ronse A la corda tenm-
porizando hasta el dia Viernes que Ilegaron A una isleta de los Lu-
cayos, que se Ilamaba en leiigua de iidios Guanahani. Luego vie-
ron gente desnuda, y el Alnirante sali6 A tierra en la barea arma-
da, y Martin Alonso Piuzon y Vicente Aues, su hermano, que era







18 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
capital die la Nifia. Saco el Almirante la bandera Real y los ca-
pitanes con dos banderas de la Cruz Verde, que Ilevaba el Almi-
rante en todos los lnavios por sefa con una F y una Y: encima de
cada letra su corona, iuna de un cabo de la + y otra de otro. Pues-
los en tierra vieron muchios Arboles mny verdes y agnas muclias
y firtas de diversas inaneras. El Almirante Ilain6 A los dos capi-
tanes v y los deium:' qule saltaron en tierra, y A Rodrigo Descove-
do, Escribano de today el armada, ya Rodrigo Sainchez de Segovia,
y dijo que le diesel por f6 y testimonio coino 61 por ante todos to-
riab.i, cotino de becho tom l6, posesii)l de la dicha isla por el Rey 6
por la Reina sits Sefiores, hlacieido las protestaciones que se re-
quirian, comno inai largo se contiene en los testimonios que allf
se licieron por escripto. Luego se ayuntt alli miicha gente de la
isla Esto que se silge son palabras formales del Altilirante, en
sn libro de su primelra iavegicion y descubrimiento de estas lldias.
"Yo (dice el) porque nos tuviesen inucha amistad, porque conosci
que era gente qule niejor se libraria y convertiria ii uestra Santa
Fd con alnor iqnle no por fuerza; los di A algunos dellos unos bone-
tes colorados y unas cuenitas de vidrio que se ponian al pescuezo,
y otras cosas mnuclhas de poco valor con que hobieron mlucho placer
y (qledarlill tanto nuestros que era inaravilla Los cuales despnes
venialn A las bareas de los navfos atidode sis estAbamos, nadando
y nos traian pap;tgayos y lilo de algodon en ovillos y azagayas, y
otias cosas inuelha4, y lns las trocaban por otras cosas que nos les
dAbba:inos, coino ctientecillas tie vidrio y eascabeles. En fin todos to-
niaban y dalban de aquello que tenian do buena voluntad. Mas me
parueeii' qite era gente lnuy lptbre de todo. Ellos andan todos des-
nudos contio lsu mnadre los pario, y tailuben las mujeres, antique no
vide inasq tiqe unia th'rto imoza y todoos los que yo vi eran todos
mancebos, ique ningiuno vide tie edad de inas de treinta afios;: nly
bien lheclos, de mnly fterniosos eulerpos, y mny buenas cars: los ca-
bellos grnesos cuvi conll sedas deti cola de caballos, cortos: los
cabellos tralen por etcilna de las cejas, salvo unos pocos detris que
traen largos, que jam:ns cortan: dellos se pintan de prieto, y ellos
son tie la color de los canarios, ni negros ni blancos, y dellos se
pintaln de blanco, y dellos de colorado, y dellos de lo qne flllan, y
dellos todo el cuerpo, y dellos solo los ojos, y dellos solo el nIariz.
Ellos no traen arenas ni las cognocen, porqule les amnostr6 espadas y
las tomabati por el filo, y se cortaban con ignorancia. No tieneu
algtn fierro: sus az:g:tyas son uas vas ras sin flerro, y algunas de-
las tieneii al cabo ill diente tie peace, y otras tie otras cosas. Elios
todos ai una mano son de buena estatura tie grandeza, y buenos ges-
to., bien heclhos; yo vide algunos que tenian sefales de feridas en
sus cierpos, y les hice sei;as que era aquello, y ellos me amostra-
ron como allf venian gente de otras islas que estaban acerca y lea
querial tomar, y se defendian; y yo cref. A creo, que aqtu vienen de
tierra utine A tomarlos por captives. Ellos deben ser buenos ser-
vidores y de buen ingeuio, que veo que may presto dicen todo lo
que les decia, y creo que ligeramente se harian cristianos, que me







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 17
pareif'que uinguna secta tenian. Yo, placiendo A nuestro Sefior,
levard de aquf al tiempo de mi partida seis A V. A. para que de-
prendan fablar. Ninguna bestia de ninguna inanera vide, salvo pa-
pagayos en esta isla." Todas son palabras del Almirante.

Sabado 13 de Octubre.-"Luego que amaneci6 vinieron A la pla-
ya mnuclos destos lionibres, todos mancebos, como dicho tengo, y
todos de buena estatura, gente nmy fermosa: los cabellos no crespos,
salvo corredios y grnesos, como sedas de caballo, y todos de la fren-
te y cabeza mity ancli mas que otra generation que fast aquf ha-
ya visto, y los ojos may ferinosos y no pequefios, y ellos ningino
prieto, salvo de la color de los canarios, iu se debe esperar otra cosa,
pues estA Lesteoneste con l isla ldel Hierro en Canaria so una If-
nea. Las piernas nily derechas, todos A& ina mano, y no barriga,
salvo mny bien heclia. Ellos vinieron A6 la iao con almadias, que
son hechas del pid dle n arbol, coino un barco Inengo, y todo de un
pedazo, y labrado mny A mnaravilla segun la tierra, y grades en
qne en algunas venian clarenta 6 cnarenta y cineo hlol bres, y o-
tras mas pequefias, fast haber dellas en que venia on solo ihombre.
Remaban con unia pala colno de ftrnero, y auda A mnravilla; y si. se
le trastorna luego se echan todos A nadar, y la enderezan y vacian
con calabazas qne lraen ellos. Traian ovillos de algodon filado y
papagayos, y azag tyas, y otras cositas que seria tedio de escrehir, y
todo daban pr cualuiniera cosa que se los diese. Y yo estaba ateuto
y tral'ajaha de saber si habia oro, y vide que algunos dellos train
un pedazuelo colgado en un agijero que tien-n A la nariz, y por se-
fias pIide extender que yendo al Snr 6 volviendo la isla por el Sur,
que estaba alli uu Rey que tenia grades vasos dello, y tenia muy
nmuclo. Trabaj6 quie fuesen all;i, y despues vide que no entendiau
en la ida. Determinel de aguardar fast mailana en la tarde, y des-
pues partir para el Sudueste, (que segnn imunchos dellos me ensefa-
ron decian que habia tierra al Sur y al Sudueste y al Norueste, y
questas del Norneste les venian A coimbatir mnchas veces, y as ir al
Sudneste A bscar' el ore y piedras preciosas. Esta isla es bien grande
y mnly !lana y de Arboles muy verdes, y muchas aguas, y una lagu-
na en medio may grande, sin ninguna moutafia, y today ella verde,
quns placer de mirarla; y esta gente farto mansa, y por la gana do
haber de nuestras cosas, y temiendo que no se les ha de dar sin que
den algo y no lo tienen, toman lo que pneden y se echan Inego a
nadar; mas todo lo que tienen lo dan por cualqiuiera cosa que les den;
que fasta los pedazos de las escndillas, y de las tazas de vidrio rotas
rescataban, fast que vi dar diez y seis ovillos de algodon por tres
ceotis (1) de Portugal, que es una blancade Castilla, y en ellos ha-
bria mas de una arroba de algodon filado. Esto defendiera y no
dejara tomar A nadie, salvo que yo lo mandara tomar todo para V.
A. si bobiera en cantidad. Aquf nace en esta isla, mas por el poco
tiempo no pude dar ast del todo f6, y tambien aqui nace el oro que

[1] Por ecuti 6 cepti, moneda de Ce






18 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
traen colgado A la nariz; mas por no perder tiempo quiero ir iA ver
si puedo topar Ai la isl;t de Cipango. Agora comno fiu noche todos se
fueron a tierra con sus almadias."

D.mingo 14 de Octubre-"En amaneciendo manadd aderezar el
batel te la Ino y las bareas de las carabelas, y fitd al liengo de la is-
la, en el cainino del Nornordeste, para ver la otra pate, iqe era de
la otra part del Leste que babia, y tainbien para ver las poblacio-
nes, y vide luego dos 6 tires y lai gente, que venian todos a ]a playa
llamiindoios y ldando gracias t Di s; hlo unos nos train agna, otros
otras, cosas de comer; otros, celando veian qlie yo Io curaba de ir '
tierra, se echalian i la lmar nadando y veiinin, y entendiamos que
inos pregiiutaban si s ralos venidos del eielf; y \ino 11no viejo en el
batel denltro, y otwns t'voces granils llamahan todos hombres v
mujeres : veni i ver los lhomibres juie liniermi dc(l cielo: traedles dti
coiner de beer. Vinieron niio chs y il i lihas s iiniijeres, c'ala uno
con algo, dando gracias i I)ios, echtindose al suelo, y levantaban las
nianos al cielo, y despnes -. v\oces nos llamaban qie fieasi&os A tie-
rra : mas yo temia de ver una grallde resting de piedras que ierea
today aquella isla al rededor, y enitre niedias queda Ihondo y, puerto
para cnantas naos hay en today la cristiadlad, y la entrada dello miny
angosta. Es verdad que dentro desta cinta hay algnnas hajas, niae
la miar no se iniieve inas que dentro ei in n pizo. Y para ver to-
do esto me movie esta mafiana, porque supiese dar de todo relacion
i vuestras Altezas, y tainhieni adoide plidielra lil.'er l~)ltaleza, y vi-
de nil pedazo lde tierra (q se s hace conio isla, aunqule io lo es, e n qne
habia seis casas, el enal se lpuiera atajar en dos dias por isla; annque
yo no veo ser nlecesari)o, p)(rijIle esta gente es Inlly simplice en ar-
mas, coino veran vuestras Alteza;s de siete que yo hice tomar para
le Ilev;i y deprender nnestra fabla y volvellos, salvo que vuestras
Altezas cuando malnarvn pudeniilos todos Ilevar A Castilla, 6 tene-
Ilos ell Ia Inisina isla captives, porlque con cinellenta lhonlbres los
terna todos sojuzga:dos, y les l;i a. Iacer todo lo 1que quisiere; y des-,
pnes junto con la dicha isleta estlnu huertas de al loles las inas her-
mosas qne yo vi, tan verdes y con sus limjas ci.io las de Castilla
en el mes lie Albril y de MIayo, y ni:cha agna. Yo niird todo aquel
puerto, y desples me volvi a la nao y di Ia vela, y vide tantas
islas qne yo no sabia deteriiinarme i i cmil ilia piinmero, y aque-
llos liihinres qne yo tenia tonmado me decialn pIr sefias que eran
tantas y tantas qne no ihabia illinero, y aiiomliralron por su nonibre
mas de ciento. Por enide yo inird por la nas grande, y aquella de-
termind andar, y asi liago y senr' lejos desta de San Salrador cinco
legllas y las otras dellas inas, dellas imenos: todas son niny lanas,
sin montailas y niny frtiles, y todas polladas, y se Iacen guerra la
inai A la otra, aniiqne estos son miy situplices y muy lindos cuer-
pos de homibres."

Limes 15 de Octubre.-"Habia temporejado esta noche con te-
mio de no llegar a tierra A sorgir antes de la mafiana por no saber







IIISTORIA DE SANTO DOMINGO. 19

si la costa era limpia tie bajas, y en amaneciendo cargar velas. Y
como la isla fuese in;s lejos de cinco leguas, antes sert siete, y la
area me detuvo, seria medio dia cnando llegu6 a la dicha isla, y
fallen que aquella haz, qu6s de la part de la isla de San Salvador
se corre Norte Sur, y hay en ella cinco leguas, y la otra que yo se-
gui se corria Leste Oueste, y hay en ella inas de diez leguas Y co-
mo desta isla vide otra mayor al Oueste, cargu6 las velas por andar
todo aquel dia fast la noche, porque ann no pudiera haber andado
al cabo del Oueste, A la cual puse nombre la isla de Santa Maria
de la Concepcion, y cnasi al poner del sol sorgi acerca del dicho cabo
por saber si habia alli oro, porque estos qne yo Iabia hecho tonar
en la isla de San Salvador me decian qpe alh train manillas de oro
muy grades A las piqnas y a los brazes. Yo bien crei que todo lo
que decian era burla para se fugir. Con todo, mi voluntad era de
no pasar por ningnna islat de qqe no tomase posesion, pesto que
tornado de una se puele decir do todis; y sorgi 6 estnve hasta boy
Martes que eri aimaneciendo tfi ti tierra con las barcas armadas, y
sali, y elles que erai mitchos asi ldesndos, y de la misnia condition
de la otra isla te San Salvador, nos dejaron ir p)r la isla y nos da-
ban lo que,les pedia. Y piorque el viento cargaba A la traviesa
Sueste no me quise detener y part para la: nai), y mna almadia gran-
de estaba abordo de la c;rabelt Niiia, y uno de los hombres de la
isla de Sail Salvador, que en ella era, se ech6 A la mar y se fu4 en
ella, y la noehe de antes A miedio eclhado el otro (l) y fu6 atrds.
la ahunidia, la cual tlit) q(ume jamiiis ftu6 barca que le pudliese alcan-
zar, puesto que le tenianmos grande avante. Con tolo di6 en tierra,
y dejaron la almadia, y alglino de los dte mi compafia salieronl en
tierra tras ellos, y todtls fugeron conmo gailinas, y la ahin tdif que ha-
bian de.jado la Ilevamos abirdo de lia carabela Nifia, adonde ya de
otro cabo venia otra almtadia pequefia co n hn honbre qine venia A res-
catar un ovillo de algodon, y se eeharon algunos marinreros a la mar
porque 61 no queria. entrar en la carabela, y le tomaroi, ; y yo que
estaba A la popa de la nao, que vide todo, euvi6 por l], y le di uu
bonete colorado y unas cuentas de vidrio verdes pequefias que le
puse al brazo, y dos csascabeles iqe le pnse i) las t'reja<, y le mand4
volver so almadia lue taimbien toniat en la barca, y le envie6 tierra;
y df Inego la vela para ir ; lat otra isl: grande tque yo via al Oneste,
y made larger tambien la otra anlt itlin qte traia la carabelh Nifia
por popa, y vide despnei en tierra al tieimp tie l;i llegada del otro A
quien yo habia dado las cosas stusodiclhas, y vno le liabia querido to-
mar el ovillo de algoaion, pitestat qulel ine l queria tidar, y todos los
otros se Ilegarou a 61, y tenia t gran imaravilla 6 bien le pareci6 que
dramos 1buena gente, y que el otro que so halia fugido nos ha-
bia he.cho algun dafio y que p:r esto lo llevibainos, y A esta razon
use esto oon El de le mandar alargar, y le di las dichas cosas porque
(1) Con la ininteligible cscritura d, esta pal;bra en el original, y el va-
cio 6 hueco que sigue, queda obscuro el sentido del period. Acaso quiso
decir: y la noche de (antes al medio s echd el ottro ri nart, y fut atrds la atlna-
dia &c. (XNa.)







20 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
nos tuviesen en esta estima porque otra vez cuando vuestras Alte-
zas aqui tornen ;A enviar no hagan mnala compafia; y todo lo que y,
le di ino valia cuatro niaravedis. Y asi part, que serial las diez ho-
ras, con el viento Sueste y toc.:ib de Sur paua pasar a estotra isla, la
enal tes grandisinim, y adonde todos estos lombres qne yo traigo de
la de Sila Salvador haeen sefias qne hay 1inny ilucho oro, y qne
lo traeil en los brazos en Inlaillas, y ai las pieruis, y .' las orejas, yat
nariz, y al pescuezo. Y liabia de esta isla le Santa Maria A esta
otra nneve legunas Leste Oneste, y se core today esta part d(e la isla
Norleste Sneste, y se parece iqe bien hal iaia en esta costa mas de
veinte y oc!lo le.ni:s enl esta taz, y es mlly liana sin nllontafia iingln-
ni,as o si cl) aqtelllas de Sati Salvador y te Santa Maria, y todas
phl;yas siln roquiedos, salvo qule A todas hay algunas peiias acerca de
tierra deb:ljo del igina, por dollde es nienester albiir el ojo eniando se
quiiere silgilr 111 surgir Illchlio acerca dtitielrra, ainilnque las aguas
sonl siemlpre ml y elairas y se ve el ftodo. Y desviado de tierra dos
tiros dle lomtnbirila hay en todas estas islas tanto foundol que- no se
piede llegir a tel. Sonr estas islas nitty verdes, y f6ttiles, y de ai-
res nluy dulces, y pneIle Iaber nuchlias csas que yo, no se, porqne
no ine quiero detener por calar y andar nuichas islas para fiallar
oro. Y piues estas idan iast estai sefr qlue lo tra.en i los buiazos y
las piernas, yes oro porque les iimstri algiuos pedlazos del que yo
teng o, Ino puledo erl'r co:l el ayt. i't doe niestrF Sefi'r ntie yo no le
falle adolide nace. Y estanld l i mledio golf de.stas tdls isl.s es de
sabe r de aqinella de Saintat Maria y de esti grande i la cua al pongo
loiiiibre la Fernandita, fallen il tll hilmre solo eni niat alitadia que se
p is:ba de la isla dile Sita Maria At la Feimandinia, y traki un poco
de si pan, qne seria tant o como el iputii,, y ulia calablzi de agi;, y
un pedazo tie tierra bel'nlejta eliehCal en pIolvo y dleslues ainlasada, y
unasl 11oja secas que debl serl ceosa t1in apreciatd elItre elloss, pronue
ya me trii.jlonl en Saim Salvador dellas en present, y traiai un ces-
tillo A sa gllisa en (lue tenlla lun rainalejo ide cneiiteeillas de vidrio y
dos blitcas, por las ciales eilnscvi quel venia de la isla de San Sal-
vador y Ihabia plasado a: aquella de Santa Maria, y se pasaba i la
Feriiandiia, el cual se llcg6 i la un1; yo le hice entrar, qne asi lo
deniandaba 61, y le hice poner si alit idia en la lo, y gnardlr todo
to qlie el trlaii; y Ie miand; dar de co.lelr panel y nliel, y tde beer; y
asi le paarie A- la Fernan'llilnila, I tl dlt t(odi lo suyo, porqne d(
blenls nIlevas de nos para i nut-stro Sellor aplaciendoa cuando
vuestras Altez:s envien ac:a, qule a'nellos que viiceren rescibuia hon-
ra, y nos den de todo lo que hobiere."

Martes I ide Octubre.-"Parti de las islas de Santa Maria de
la Concepcion, iqne stria. ya cerlo: de lletli, dlia, par. lIa isla Fernca-
diln, la clal ainuestraser gnrndisima al Oueste, y navegu6 todo
a lnel dia con calllria; no pnde llegar it tielipol de pdler ver el fonl-
do para surgir en linpllio, porqell e en esto mtclo dle ihaber gran
diligencia por no perder las anllas; y aji temporic6 totla esta noehe
hasta el dia que vine a una poblacion, adonde yo surgf, 4 adoutle







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 21
liabia venido aquel hombre que yo hall aver en aquella almadfa A
medio golf, el cual lhalia dado tantas buenas nuevas de nos que
today esta noche no falt ahladfias abordo de la nan, que nos train
agna lY de 1o que tenian. Yo a eadia uno 1e rnianda;ba dar algo, es
A saber alginas contecillas: diez 6 doce dellas de vidrio en un filo, y
alglnas sonljas de latoii destas queo valen en Castilla nl maravedi
cada i n, y algonas iagnjetas, de que todo tenial en grandisima
excelencia, y tambien los mandaba dar para que comiesen clando
venian en la nao miel de azi'car; y despnes A horas tie tercia envi6
el batel de la nao en tierra por agna, y ellos deo iny buena gana le
ensefiab:n A mni gente adonde estaba el agmt, y ellos isnmos traila
los barlries llenos al batel, y se folgab:an miiucho de nos haeer placer.
Esta isla es grandisima y tengo detteriniadmo d(e la rodear, porque
segun puedo elteider en ella, 6 cerca delli, hay mina de oro. Es-
ta isla esta desvinda a de l de Santa Ma;ria ocho legnas cnasi Leste
Oneste; y este cabo adonde yo vine, y today esta costa se corne Nor-
norueste y Snsueste, y vide bien veinte legnas de ella, inas ali no
acababa. Agora escriliendo esto di la vela con el viento Snr para
pqjar A rodear today la isla, y trabajar hasta que balle Samoet, que es
la isla 6 cindad adonde es el oro, que aqui lo dicen todos estos qne
aquf vienen en la nao, y nos lo decian los de la isla de San Salvador
y de Santa Maria. Esta gente es semiejante aquella de las diclas
islas, y una fabla y unas costuinbres, salvo questos ya me parecen
algun tanto mas dom6stica gente, y de tracto, y mas sotiles, porque
veo que han traid, algodon aqnui A la nao y otras cositas que saben
mejor refetar (1) el pagarnento que no hacian los otros; y ann en
esta isla vide patios de algodon fechos como mantill;,s, y la gente
mas dispuesta, y las mujeres traen por delante su cuerpo una cosi-
ta de algodon que eseasainente les cobija sn natural. Ella es isla mnny
verde y llana y fertilisima, y no pongo duda que todo el af;o siem-
bran panizo y cogen, y asi todas otras cosas; y vide nimchos arboles
muy disformes de ols nmestros, y dellos muchos que tenian los ramos
de muehas maneras y todo en un pie, y uni ramito es de una mane-
ra y otro de otra, y tan disfonre, que es la mayor maravilla del mun-
do cuanta es la diversidad de la una i:anernt la otra, verbi gracia:
un ramo tenia las tijas A manera de cafias y otro de manera de len-
tisco; y asd en un solo arbol de cinco 6 seis de estas manieras, y to-
dos tan diversos: ni estos son enjeridos, porque se pueda decir que
el enjei't~o hace, antes son por los montes, ni cura dellos esta gen-
te. No le1onozco secta ninguna, y creo que imy presto se torna-
rian cristtos, porqne ellos son de miny buen entender. Aqun son
los pieces an disformes de los nuestros quns maravilla. Hay algunos
heehos como gallosde las mas finas colors del lundlo, aznles, ama-
rillos, colorados y de todas colors, y otros pintados de mil maneras;
y las colors son tan finas que no hay hombre que no se maraville
y no tome gran descanso A verlos. Tambien hay ballenas: bestias en

[1] Acaso refrtar, v. a. ant. contradecir, repugnar, resistir, rehasar6
egatea. (Nay.)







22 IISTORIAt DE SANTO DOMIIXNO.
tierra no vide ningina de ningina manera, salvo papagayos y lagar-
tos; un liozo mle diijo qu e viii unmi grande culebra. Ovejas ni ca-
bras ni otra ninguina bestia vide; aunque yo le estado aquf mny
poco, que es medio dia, mas si las hobiese no pudiera errar de ver
algana. El cerco desta isla escribirA despues que yo la hobiere
roileado."

Midrcoles I7 de Octubre.-"A medio dia part de la poblacion
adonde yo estaba surgido, y adonde tome agua para ir rodear esta
isla Feriandina, y el vieilto era Sudueste y Sur; y como mi folun-
tal fuese de segilir esta rst;a desta isla; adode yo estaba al Sneste,
porqtue asi se cillre today NXrntiorneste y Sllrsueste, y queria Ilevar
el diclio cailino de Smir y Snteste, porqul e aquella parte todos es-
tos indios q o traiig y otros de (qnien hobe seiias en esta part
del Str it la isla t quine ellos llaman Samonif, adiwde es el oro; y Mar-
tin Aloiiso Pinzoni, ca;pjit:lt dr la claliela Pinta, en la cital yo man-
di :i ties de estos indlios, vino 1 A mi y ime dijo qule uni) dellos iuny
certiticilailamente le Imbia dado ai eiteider que p)r la parte del Nor-
norneste [inIy lnas pristo arrodearia la isla Yo vide que el viento
no me i aydaba p1er el c;inino (lile yo queria llevar, y era bueno
por el otro: di la vl a al Nornorueste, y cuando fnu acerca del cabo
de la isla, A dos legns, iA dos leg1, l n Inuy maravillioso pnerto con una
boea, an nlllie los blieas se I puede decir, pllorqule tieue un isleo en
inedio, y son ailbas ainity angoslas, y dentro inny ancho para cien (1)
navios si fuera t'olot) y limlpio), y fi)mdl al entrada: p:'reci6me razon
del ver hiei y solmlleal, y ai slurgi 'el'a dill, y ftl en l1 con todas las
barcas de los tnvio'; y viinis lite no liabia fotndo. Y porque pens6
eniidolll yo le \vi lite era bica de algli rio ihab ia rilandadl o llevar
)mrriles pari tm ir ;\ .:1, y en tieira lImall unos ocho 6 diez lhom-
b'i's 'ie Inego vinlii.' :1 io, ty ns ;atni strarion ali cerca la pfbla-
cion.i ado ndl y e vit la gnte por agi:, na parte con armas, otros
eon harriles, y asi li tomairon; y prilue erat ejuelos me detuve por
espacio de dos h'tas. En este tt,itpo)o atd'lve asi por aquellos ar-
boles, lqie era lit cia nIas flr'iiiosa de ver qtle otra qu e se haya
\isto, veyendo tinti er a ltt l er ta to gia lo cono en el lines de Ma-
yo en el Ailalutcio, y los arboles todios estAn tan disftrmies de los
nmestros coun el dia de la lloche; y asi las tritas, y asi asis yerbas
y las piedras y todtis las cosas. Verda:l es (lie alginos arboles eran
de la iaturaleza de otros (lite hay en Casrilla, por elnde habia mny
gran diterencia, y los ottroi irboles de otras imaneras eran tantos
que no hay person que 1o pleda decir ni asenmejar A otros de Cas-
tilla. La gente toda era una con 1t3 otros ya diclos, de las mnismas
condiciones, y asi desnudos y de la nisma estatura, y daban de lo
que tenian por cu;ilIqiera cosa qlie les diesel; y aqui vide que unos
mozos de los navios les trocaron azagayas por nnos pedazuelos de
escudillas rotas y de vidrio, y los otros que fueron por el agna me
dijelou corno habian estadlo en sis casas, y que eran de dentro muy

[I] En el original dice pamreian; pero es error conocido. (Nay.)








IIISTORIA DE SANTO DOMINGO. 35

barridas y limpias, y sus camas y paramentos de cosas que son co-
mo redes dle algodon: ellas las casas son todas A manera de alfane-
ques, y inuy altas y buenas chimeneeas; mas no vide entire muclias
pob!aviones que yo vide ninglna que Ipasase de doce hasta quince ca-
sas. Aquf fallaroi qlue las imujeres casadas train bragas de algodon,
las niozas no, sino stlvo algunas que eran ya ie edad de diez y ocho
anos. Y aii liahia perros inastines y branclietes, y ali fallaron uno
que habia al iariz un pedazo de orn, que seria c 11o Ia nitad de
un castellano, en el cual vieron letras: refil yo con ellos porque no
se lo resgataron yl dieron culanto) pedia, por ver qur era y cuya esta
moneda era; y ellos me respondieron qne nunea se le (s6 resgatar.
Deslues de tonmada la agia volvi :i la nao, y- di Ia vela, y salf al
Norneste tanto que yo descubif toda aquella parte de la isla hasta
la costa que se core Leste Oneste, y despues todos estos indios
tornaron a decir quite esta isla era mas pequefia que no la isla Samoet,
y que serial bien volver atruis pir ser en ella mas presto. El vien-
to alli luego mas calm6r y comenz6 A ventar Ouesnorneste, el cual
era contrario paIra done habiamos venido, y asi tomr la vuelta y
navegud todla esta noche pasada al Lestesueste, y cuando al Les-
te todo y ctliind(l al Sneste; y esto para apartarme tie la tierra por-
que hacia may gran cerrazon y el tiempo nmy cargado : 61 era
poco y no me dc:j6 llega;r tierra a surgir. Asi que esta noche
ilovi6 inny fnerte despues de media i elMi hasta ceasi el dia, y auin
estA nublado para llover; y nos al cabo de la isla de la part del
Sueste adonde espero surgir fista qie aclarezca para ver las otras
islas adonde tengo de ir; y asf todos estos dias despnes qne en estas
Indias estoy ha llovido poeo 6 inucho. Crean vuestras Altezas que
es esta tierra Ia mejor 6 mas fkrtil, y temperada, y liana, y buena
quite haya oil el mulido."'

Jueres 18 de Ovtubre.-"Despues que aclaresci6 seguf el vien-
to, y fnii en derrediw de la isla einanto pude, y surgi al tiempo que
ya no era tde navegar; mrns no tin en tierra, y en arnaneciendo di
la vela."

Viernes 19 de Octubre.-"En amaneciendo levant las anclas y
envi6 la carabela Pinita al Leste y Sueste y la carabela Nifia al Sur-
sueste, y yo con la nao fui al Sneste, y dado 6rden que llevasen
aquella vuelta tfata medio dia, y despnes qne ambas se inudasen las
derrotas y se recogieran para mi; y luego antes qne andAsemos tires
horas virnos una isla al Leste, sobre la cual descargamos, y lle-
gamos A ella todos tres navios antes ide medio dia i la pnnta del
Norte, adonde liace un isleo y una resting de piedra fnera de 41 al
Norte, y otro entire .6 y la isla grande; la cial anombrarron estos
hombres de San Salvador, que yo traigo, la isla Saometo, A la cual
puse nombre la Isabela. El viento era Norte, y quedaba el dicho
isleo en derrota tie la isla Fernandina, de done yo habia partido
Leste Oueste, y se corria despues la costa desde el isleo al Ones-
te, y habia en ella doce legnas fasta un cabo, A quien yo llam6







24 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
el Cabo hermoso, que es de la parte del Oueste; y asl es fermoso,
redondo y muy fondo, sin bajas fuera de 61, y al comienzo es de
piedra y bajo, y mas adentro es playa de arena como cuasi la di-
cha costa es, y ahi surgi esta noche Viernes hasta la mafiana.
Esta costa today, y la parte de la isla que yo vi es toda cuasi playa,
y la isla mas fermosa cosa que yo vi; que si las otras son muy her-
mosas, esta es mas: es de nnclhos Arboles y may verdes, y muy
grades; y esta tierra es mas alta que las otras islas ftlladas, y en
ella algnn altillo, no que se le pueda Ilamar montaia, mas cosa que
afermosea lo otro, y parece de muchas aguas alli al medio de la
isla; de esta parte al Nordeste hace una grande angla, y ha mu-
chos arboledos, y may espesos y muy grandes. Yo quise ir A sur-
gir en ella para salir A tierra, y ver tanta fermosura; mas era el
fondo bajo y no podia surgir salvo largo de tierra, y el viento era
muy bueno para venir A este cabo, adonde yo surgi agora, al coal
puse nonbre Cabo Fermoso, porqne asi lo es; y asi no surgf en
aquella angla, y aun porque vide este cabo de allA tan verde y tan
fermoso, ast como todas las otras cosas y tierras destas islas que yo
no s6 adonde me vaya primero, ni me s6 cansar los ojos de ver tan
fermosas verduras y tan diversas de las nuestras, y auin creo que Ila
en ellas muchas yerbas y mucchos Arboles, que valen much en Es-
pahia para tinturas y para medicines de especeria; mas yo no los
cognosco, de que llevo grande pena. Y Ilegando yo aqti A este
calo vino el olor tan bueno y suave de flores 6 iirboles de la tierra,
que era la cosa nmas dulee del imundo. De mafiana antes qle yo de
aqui vaya ire en tierra A ver quae es aqui en el cabo; no es la pobla-
cion salvo alia mas adentro adonde dicen estos hombres que yo trai-
go, que estA el Rey y que trae much oro; y yo de nmaiian (Iniero
ir tanto avante que liallo la poli;ici;on, y vea 6 haya lengna con este
Rey, que segun estos dan las sefias 61 seiiorea todas estas islas co-
Siiareana', y va vestido, y trade sore si innelho o'r; antinque no doy
nmcha tF Ai sus decides, asi p)r no ls extender ,yo Iien, coiuo enl
cognosctr quellos sonl tan plbres de oro que cnla!quielr poco qlle
este Rey traiga les parece A ellos much. Este A quien yo digo
Cabo*Fermoso creto que es islaapartada de Saometo, y anll hay ya
otra eiitrenitdins ieiqliena: y o (no clro as de ver tanto por ineliido,
porque no lo podia tacer en cincuenta aios, porque quiero ver y
descubrir lo mas que yo pudiere para volver A vnestras Altezas, A
nuestro Senor ap!eaieido, en Abril. Verdad es que fallando adoode
Ihaya oro 6 especeria e(n cantidad me deternd fast qne yo haya dello
cnanto pudiere; y por esto no fago sino audar para ver de topar en
ello."

Sdbado 20 de Octubre.-"Hoy al sol salido levant las anclas
de done yo estaba con la nao surgido en esta isla de Saometo al ca-
bo del Sudneste, adonde yo puse normbre el Cabo de la Laguna y A
la isla la Isabela, para navegar al Nordeste y al Leste de la part
del Sueste y Sur, adonle entendi de estos hombres que yo traigo
que era la poblacion y el Rei de ella; y fall todo tan bajo el fondo







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 25
que no pude entrar ni navegar A ello, y vide que signiendo el cami-
no del'Sudueste era nny gran rodeo, y por esto determine de me
volver por el camino que yo habia traido del Nornordeste de la par-
te del Oneste, y rodear esta isla para (1) el viento me fue tan
escaso que yo no nunca pude haber la tierra al long de la costa salvo
en la noche; y por quds peligro (2) surgir en estas islas, salvo en el dia
que se vea con el ojo adonde se echa el ancla, porque es todo man-
chas, una de limpio y otra de non, yo me puse 4 temporejar A la ve-
la today esta noebe del Domingo. Las carabelas surgieron porque
se hallaron en tierra temprano, y pensaron que a sus sefias, que
eran acostumbradas de hacer, iria di surgir; mas no quisey

Domingo 21 de Octubre-"A las diez horas llegnu aquf 6 este
cabo del isleo, y surgi y asimismo las carabelas; y despies de haber
comido fui en tierra, adonde aquf no habia otra poblacion que una
casa, en la cual no ftall 4 nadie que creo que con temor se habian
figido porqne en ella estabani todos sns alerezos de casa. Yo no
les dej6 tocar nada, salvo que me sali con estos capitanes y gente A
ver la isli; que si las otras ya vistas son muy ferimosas y verdes y
fertiles, esta es mnucho mas y de grades arboledos y muy verdes.
Aqnf es unas grades lagnuas, y sobre ellas y a la rueda es el arbo-
ledo en miaravilla, y aqcli y en toda la isla son todos verdes y las
yerbas como en el Abril en el Andaluefa; y el cantar de los pajari-
tos que parece quo el hombre iinca se quelrria partir de aquf, y las
manatlas de los papagayos que ascurecen el sol; y aves y pajaritos de
tantas maneras y tan diversas de las nuestras que es maravilla; y
despues !:a irboles de nil maneras, y todos de su manera fruto, y
todos hnelen que es inaravilla, que yo estoy el mas penado del mun-
do de no los cognoscer, porque soy bien cierto que todos son cosa de
valia, y de ellos traigo la deinuestra, y asimismo de las yerbas. An-
dando asf en ceroo de una destas laguna vide una sierpe (3), la cual
matamos y tiaigo el euero A vuestras Altezas. Ella como nos video
se ech6 en la laguna, y nos le seguinos dentro, porque no era muy
fonda, fast (ue con lanzas la matanos; es de siete palmos eu largo;
creo que destas semejantes hay aquf en esta laguna muchas. Aquf
cognosci del lifialoe, y mafiana he determinado de hacer traer A la
nao diez quintales, porque me dicen qne vale inucho. Tambien an-
dando en busca de tnuy buena agna fuimos A una poblacion aqut
cerca, adonde estoy surto media legna; y la gente della como nos
sintieron dieron todos A fugir, y dejaron las casas, y escondieron su
irpa y l quo e telia por el monte; yo no dejd tomar nada ni la va-
Ifa de un alfiler. Despues se Ilegaron A nos unos bombres dellos,
y uno se lleg6 del todo aquif: yo di unos cascabeles y unas cuente-
cillas de vidrio, y qued6 tmy content y mny alegre, y porque la
amistad creciese mas y los requiriese algo le hice pedir agua, y

[1] Ignal vacfo en el original. Parece falta recnocerla. (Nav.)
[2] Asi el original: parece hade decir peigroso. (Nav.)
[3] Yuana (Iguana) debi de ser esta. (Cass.)








2~ HIISTORIA. DE SANTO DOMINGO.
ellos despnes que fui en la nao vinieroni Ilnego la playa con sus
calabazas Ilenas y folgaron iiimcho de diirnisl ts, y yo les mand6 dar
otro ramalejo de colentecillas de vidrio, y dijeron que de milanla
vernian ac;A. Yo queria linchir aqui today la vasija de los navios
de agua; por ende si el tiempo me da Ingar luego me partire A
rodear esta isla flasta que yo ihaya lelngua con este Rey, y vel si pne-
do ahber dl6 el orn qne oyo (qie trie, y despues partir para otra isla
que se llaina ( 1,1".1:".. segun las sefias que me dan estos indios que
yo traigo, Ai la cual ellos lanman Colba (1), en Ia enal dicen que ha
naos y miareantes muclos y nuy grandles, y de esta isla otra que
lainan Bosio (2) que tambien dieiit ques inny grande, y a las otras
que son entiremedio ver6 asi de pasada, y segun yo fallare recando
de oro 6 especeria deteriniiiai lo que lie de facer. .TJas todavia ten-
go determinado de ir A la sierra fire y i la cindad de Guisay, y dar
las cartas de vuestras Altezas al Gran Can, y pedir respuesta y ve-
nir con ella."

Luines 22 de Octubre.-"Toda esta nocle y hoy estuve aquf
agnaid;ando si el Rey de aqii 6 otra personas traerian oro 6 otra
cosa de sustancia, y vinieron nmuchos de esta gene, seniejantes A los
otros de las otras islas, asi desuindos, y asi pintados dellos de hlan-
co, dellos de colorado, dellos de prieto, y asi de mucllas inaneras.
Traian ;z:agayas y, algnns ovillos de a!godl n a resgatar, el cnal tro-
cabani aiiil cin algumtos inariieros por )pedazos de vidrio, de tazas
qnebradas, y lpr lpedazos de esciudiiluis de harro. Algunos dellos
train al agalos pedazos de oro colgado al nariz, el cual de buena ga-
na daban potr un casc;abel destos de pi tide gavilano y por cuente-
cillas de vidrio: mas es tan poco, que no es nada: que es verdad
que enalqniera, poca cosa que se les d6 ellos tainbien tenian a gran
maravilla niestra venida, y creiaa que 6ramos venidos del cielo.
SToan amos agni para los navios en una laguna que aqui estA acerca
del Cabo del isleo, que asi la nolibre; y en Ia diclia laguna Martin
Alonso Pinzon, capital de la Pinta, mat6 otra sierpe tal como la
otra de ayer de siete palmos, y eice tomar aqui del linaloe cuanto
se fall6"

Martes 23 de Octitbre.-"Quisiera hoy partir para la isla de Cu-
ba, que creo que debe ser Cipango segun las sefias que dan esta
gentle de la gralneza della y riqueza, y no me deternd mas Aqui ni
(3) esta isla alrededor para ir A la lpoblacion, como tenia determi-
nado, para haber lengna con este Rey 6 Serior, que es por no me
detener muclho, pues veo que aqui no hay mina de oro, y al rodear
de estas islas han menester muchas maneras de viento, y no vienta
asf comio los hombres querrian. Y pues es de andar adonde haya

[1] Parece error en el original por Cuba, como se comprueba mas ade-
lante. (Nav.)
[2] Acaso Bohio como dice despues. INav.)
[3) Ignal vacio en el original. (Nar.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 27

tralo grande, digo que no es razon de se detener salvo ir A camino,
y calar much tierra fasta topar en tierra mny provechosa, aunque
mi entender es questa sea miny provechosa de especeria; mas que
yo no la cognosco que llevo la mayor pena del mundo, qne veo mil
maneras de Arboles que tienen cada uno so manera de hruta, y ver-
de agora corno en Espafla en el mes de Mayo y Junio, y mil ma-
neras de yerbas, eso Inesmo con flores, y de todo no se cognosci6
salvo este linaloe de que hoy mand1 tambien traer A la nlao muclio
para llevar A vnestras Altezas. Y no he dado ni d(oy la vela para
Cuba, porqne no hay viento, salvo calma minerta y Ilueve much; y
llovi5 ayer much sin hacer ningun frio, antes el dia hace calor, y
las noches temnperadas como en Mayo en Espafia en el Andalucia."

Midrcoles 24 de Octubre.-"Esta noclte A media noche levant
las anclas de la isla Isabela del Cabo del isleo, qu6s de la parte del
Norte adonde yo estaba posailo para ir A la isla de Ciba, adon-
de of desta gente que era mnny grie de y de grin trato, y liabia en
ella oro y especerias y naos grades y incrvaderes; y me amostr6
que al Ouesudueste iria A ella, y yo asi !o tengo, porque creo que si
es asi corno por sefias que me hicieron tolos los indios de estas is-
las y aquellos que llevo yo en los navies, porque por lengua no los
entiendo, es la isla de Cipango de que se cuentan cosas mnaravi-
Ilosas, y en las esperas que yo vi y en las pinturas de mapamundos
es ella en estacomarca, y asi navegue ftsta el dia al Onesudueste,
y amaneciendo calm6 el viento y Ilovid, y asi casi today la noche;
y estuve asi con poco viento fasta que pasaba de medio dia y en-
tonces torn A ventar mny amnoloso, y llevaba todas mis velas de la
nao, maestra, dos bonetas, y trinquete, y cebadera, y mezana, y vela
de gavia, y el batel por popa; asi andnve ial camino fast que ano-
cbeci6 y entonces me quedaba el Cabo Verde de la isla Fernandina,
el cual es de la parte de Sur a la part de Oneste, me quedaba
al Norueste, y hicia de mi A 61 site leguas. Y porque ventaba ya
recio y no sabia yo cuanto camino hobiese fast la dicha isla de
Cuba, y por no la ir A demandar de noche, porque todas estas islas
son inmy fondas A no hallar fondo todo en derredor, salvo A tiro de
dos lombardas, y esto es todo manchado un pedazo de roquedo y
otro de arena, y pot esto no se pnede seguramente surgir salvo A
vista de ojo, y por tanto acord6 de amainar las velas todas, salvo el
trinquete, y andar con 61, y de A un rato crecia mucho el viento y
hacia much camino de qe dudaba, y era mny gran cerrazon, y llo-
via: nmauid amaiuar el trinquete y no anduvimnos esta noche dos
legnas &?"

Jueves 25 de octubre.-Naveg6 despues del sol salido al Oueste
Sudueste hasta las nneve horas, andarian cinco leguas: despues mu-
d6 el camino al Oueste, andaban ocho mills por hora hasta la una
despues de miedio dia, y de alli hasta las tres, y andarian cuarenta
y cuatro millas. Entonces vieron tierra, y eran siete A ocho islas,
en unengo todas de Norte A Sur: distaban de ellas cinco leguas &?







28 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
Viernes 26 de Octubre.-Estnvo de las dichas islas de la parte
del Snr, era torlo bajo cinco 6 seis legiis, surgi- par alii. Di.jeron los
indios que llevaba que labia dellas A Cuba andadura de dia y me-
dio con sus alinadias, title son navetas de n111 maldero adonde no
Ilevatn vela. Estas son las can.oas. Parti6 de alli para Cuba, por-
qne pot las sefias qle los indios le daban de la grantdeza y del oro
y perlas della pensaba que era ella, conviene A saber Cipango.

Sabado 27 de Octubre.-Levant6 las anclas salido el sol de
aqiullats islas, que llami6 las islas de Arena por el poco fondo que
teniani die la part del Sur hasta seis legnas. Atldnv ochio Inillas
pur hora hasta la una del dia al Siurstidneste, y habrian ndado
ciuarenta mills, y Iasta la tnoche andarian veinte y oclo niillas al
iesino camino, y antes de noche vieron tierra. Estinvierou la no-
che al reparo con muclha lluvia qne llovi6. Aindivieron el Sibado
fast el poner del sol diez y siete leguas al Sursudueste.














DESCUBRIMIENTO DE LA ISLA DE CUBA.


Aio de 1492 del dia 28 de Octubre al 4 de Diciembre.


Descubrimiento de la costa del Norte de la isla de Cuba.-Reconoce el
Almirante la bahia de Nipe, el puerto de Banes, las Nuevitas, alto
de Juan Daiue, la boca de Carabelas y el rio Mdaimo.-Regresa 4
la parte del E. y reconoce las montanas del Cristal y de Moa, y el
puerto do Tdnamo, y vuelve segunda vez al puerto de Nuevitas que
denomind Puerto del Prilcipe.-Emprende por iltima vez su riaje
al E. y reconoce d Punta Guarico, puerto de Jaragua, Taco, Cuya-
guaneque, Nava, Marari y Baracoa: detienese en el Tltimo y exa-
mina el rio Boma y ed las puntas del Fraile y la de Maisi.-Des-
cripioon de los habitantes de la isla de Cuba y sucesos ocurridos du-
rante los dias de esta naeegacion.

D~mingo 28 de Octibre.-Fn6 doe alli en demand de la isla de
Cuba ali Sursiiudeste, ai la tierra della mas cercanll, y entr6 en mi
rio mny herlmlloo y 1nly sin peligro de bajas ni otlrs inconvenieii-
tes, y today la costa que anidlx o Ipot allf era inay ihoilo y iimy lim-
pil ftasta tierra: tenia lIa boca tdel rio doce brazas, y es bien anclia
pnrap barloventear; surgi6 dentro, diz qule A tiro de loibarda. Di-
ce el Almirante que minica tan hermosa cosa video, Ileio de 6irboles
todo cercado el rio, fermosos y verdes y diversos de los lnesttos,
con flores y eon su filit, cada io de su mineral. Aves muclll as
y p.jaritos que cantaban nuy dulcolimete: hal;ia gran ciantidad de
palimas (1) de otra manlera que las de Guinea y de las nuestras;
de una estatira nlldialna y los pids sin aquellla eanmisa, y las Imjas
muy grades, con las unales cobijan las casas; la tierra n1iuy Ilala:
salt el Anl irante en la barca y file a tierra, y liego a dos casas
que creyo ser de pescnadores y que con tenor se Iniuyeroi, en ulna
de las cnales hall un perro que iiica ladr6, y en ambas ceaas
hall redes de hilo de palma y cordeles, y anzuelo de cuerno, y fis-
gas die ines1, y otros aparejos de pescar, y lluchos huegos dentro,
y creyo que en ead:a una casa se jilntan nlichas personas: nimaii6
que no se tocase en cosa de todo ello, y asi se hizo. La yerll era
grande como en el Andalncia por Abril y Mayo. Hallo verililagas
nmuehas y bledos. Tornlse A la barca y anduvo por el rio arriba un
buen rato, y diz que era gran placer ver aquellas verduras y arbo-
II) Especies de palmas diferentes de las reales: cana, guano, yarey &e.


OAI==TTTO 11-







3 HIiSTORIA DE SANTO DOMINGO.
ledas, y de las aves que no podia dejallas para se volver. Dice que
es aquella isla la nias hernmosa que ojos bayan visto, llena de muy
buenos puertos y rios condos, y la mar que parecia que nnnca se
debia de alzar porque la yerba de la playa llegaba hasta onasi el
agua, la cual no suele Ilegar done la mar es brava: hasta entonces
no habia experilienlado en todas aquellas islas que la mar fuese
brava. La isla, dice, (lqus llena de montafias inny hermosas, ann-
que no son muy grades en longura salvo altas, y toda la otra
tierra es alta de la ianera de Sicilia: llena es de mucbas agnas,
segun pudo entender de los indios que consigo Ileva, qne tom6 eu
la isla de Guanahaoi, los cuales le dicen por sefias que hay diez
rios grades, y que con sus caloas no la pleden cercar en veinte
dias. Cuando iba Ai tierra coin los navios salieron dos almadias 6
e;lnols, y comno vieronl quie los ilarieros entr'abain en la barca y
rein;iban para ir Ai ver el fi;do del rio para saber done liabian
de sirgir, iniuyero lhis canvas. Decian los indios que en aquella
isla Ihibia minias de oro y perleis. y video el Alnirante Ingar apto
para ellas y alinejais, ql1s serial dellas, y entendia el Alinirante que
allf venian naos del Gran Can, y grades, y (qe de alli i tierra tir-
me lubia jorlada( de diez dias. Llaini el Almirante aquel rio y
puerto de San Salcador.

Lunes 29 de Octubre.-Alzi' las anclas de aquel puerto y na-
veg6 al Poniente para ir diz que A la cildad done le parecia que le
decian los indi~s qie estaba aqnel Rey. Una plnta de la isla le
salia A Nioreste seis leguas de alii, otra punta (I) le salia al Les-
te dicz legnas: andada otia lenua vid,' ui rio, no de tan grande en-
trada, ;ll cual pnso nonbre el rio de la Lman (2): anduvo Iasta
hora di vispera-. Vido otro rio ii my mILas grande quie los otros, y
asi se lo dijcron per sefils loi indios, y cerca de el video buenas po-
ldaciones de cas:s: llamui al rio el rio de Mares (3). Envid' dos
baicas A una poblacion por haber lengua, 3y una dellas on indio
de los que traia potrquc y los entendian algo y inostraban star
contents con los cristi.ios, de las cuales todos I s liombres y
mijeres y criatnras lhuyeri,, desainparando las casas c ni todo lo
que tenian, y mand6 el Alniiante qu]e no se tocase en cosa. Las
casas diz que eran ya mas ihelrosas que las que habian visto, y
creia que euanto mas se allegase A la tierra firine serian mejores.
Eran heclhas mtiianera de alfitneques, muy grades, y parecian
tiendas en real sin concerto de calls, sino una acA y otra aculla, y
de dentro muy barridas y limpias, y sus aderezos niny compnestos.
Todas son de ralnits de palina tinny hermosas. Hallaron ninchas
estatnas en figural de mujeres, y muchas cabezas eln ianiera tie ca-
ratona (4) mnuy bien labradas. No sd si esto tienen por hermosnra

[1] La punta de Mulas. (Nav.)
[%'] Debe ser el puerto de Banes que esti al N N O. del anterior (Nay.)
[3] Ha de ser el puerto de las Nueritas del Principe. (Nav.)
[I] Por mcri'fla,. rtrcifa iman'earilla. (Nav.)







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 31

6 adoran en ellas. Habia perros uie jamas ladraron: bahia aveci-
tas salvajes mausas por sns casas: habia maravillosos aderezos de
redes y anzuelos y artilicios de pescr; no le tocaron en cosa dello.
Crey6 que todos los de la costa debian de ser pescadores que llevan
el pescado la tierra dentro, porque aquella isla es mny grande, y
tan hermosa que no se hartaba de decir bien della. Dice que hall6
Arboles y frutas de muy maravilloso sabor; y dice que debe haber
vacas en ella y otros ganados, porque video cabezas eu hueso que le
parecieron de vaca. Aves y pajaritos y el cantar de los grills en
today la noche con que se holgaban todos: los aires sabrosos y dul-
ces de toda la noche ni frio ni caliente. Mas por el camino de las
otras islas en aquellas diz que hacia gran c;llr y allf 16 salvo tem-
plado como en Mayo; atribuye el calor tde las otras islas pot ser
nmay lianas y por el viento que train hast.t alli ser Levante y por
eso cAlido. El agna de aquellos rios era s;alada a la boca: no su-
pieron de donde bebian los indios aunque tenian en sus casas agua
dulce. En este rio podian los navies boltejar (1) para entrar y
para salir, y tienen muy buenas seiias 6 Imarcas: tienen site i oclho
brazas de fondo A la boca y dentro cinco. Toda aquella mar dice
qne le parece que debe ser siempre nlansa como el rio de Sevilla,
y el agua aparejada para criar pellas. Hal16 caracoles grades,
sin sabor, no como los de Espafia. Seilala la disposition del rio y
del puerto qne arriba dijo y nombrl6 San Salvador, que tiene sus
montanas lermosas y altas como la Pefia de los enamorados, y una
dellas tiene encima otro montecillo A mranera de una hermosa mez-
quita. Este otro rio y puerto, en que agora estaba, tiene de la par-
te del Sueste dos moutafias asi redondas y de la part del Oueste
Norneste un hermoso cabo Ilano que sale fuera.

Martes 30 de Octnbre.-Sali5 del rio de Mares al Norueste, y
video caho lleno de palmas y puisole Cubo1de Palmas, (2) despues de
haber andado quince leguas. Los indios que iban en la carabela
Pinta dijeron que detris de aqnel cabo liabia un rio (3) y del rio I
Cuba Ilbia cuatro jornadas, y dijo el c;apitau de la Pinta que en-
tendia que esta Cuba era ciudad, y que aquella tierra era tierra
fire nmuy grande, que va nmucho al Norte, y que el Rey de aque-
Ila tierra tenia guerra con el Gran Can, al coal ellos Ilaman Cami,
y d so tierra 6 ciudad Fava, y otros muchos nombres. Determine
el Almirante de llegar A aqnel rio y enviar nn present al Rey de
la tierra y enviarle la carta de los Reyes, y para ella tenia uu ma-
rinero que habia andado en Guinea en lo mismo, y ciertos indios
de Guanahani que querian ir con dl, con que despues los tornasen
A su tierra. Al parecer del Almirante distaba de la linea equi-
nocial cuarenta y dos grades hAcia la banda del Norte, si no estA
corrupt la letra de done trasladd esto, y dice que habia de tra-

[1] Canal de la entrada del puerto de las Nuevitas del Priucipe. (Naxv.
[2] L16mase hoy el Alto de Juan Daoue. (Nay.)
[3] Rio Mdxiimo. (Nav.)







32 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
bajar de ir al Gran Can, que pensaba que estaba pur alll 6 A la ciu-
dad de Cathay (1) quxs del Gran Can, que diz que es muy gran-
de, segun le fuh dicho antes que parties de Espafa. Toda aques-
ta tierra dice ser baja y herimosa y fouda la mar.

Miercoles 31 de Octubre.-Toda la noclie Martes anduvo bar-
loventeando, y video I1ii rio donde no pudo elutlrar por ser baja la en-
trada, y pensaron los indios que pidieran entrar los na\fos como
entraban sus canuas, y navegando adelante hall un caboque salia
rnuy flera, y cereado de bajos (2), y video una concha 6 b(ihfa don-
de pIdian star navies pequelos, y no 1l pudo encavalgar poriquel
viento se labia tilado del todo al Norte, y toda li costa se corria
al Nornorueste y Si6este, y otro ealbo que video adelante le salia Inas
afitera. Por esto y porlqel cielo mostraba de veutar recio se hobo
de torniar al rio de Mares.

Jueres 10 de Noriembre -En saliendo el sol envit el Almirante
las barcas a tierra ai las casas tiue alli estabani, y hallaron que era
today la gente hliida y desde At imenl lato parecid nil hlnibre, y man-
d el Alhnirainte ique it dejaseni asegllarl, y volvieronse lias bareas, y
despnes tie coiner tornli A etlviar A tierra uiio de los indios qle lleva-
ba, el coal da de leIjos l di vocis dicien It que no hlbiesein iiielo
poiqlte era litenla gelltv, y ni hacian final a natldi, ni eran del Gran
Canl, ailte diab:in de loh suyo eni inlltcliai islas (ille liabianl estado, y e-
cll6se i iidiar el inlio y file A tierra, y dos de los ie alli lo, toinaron
de brazi s y ll]]ev'iroiil> A un1a ea.a donde se intoriiaroin ilel. Y como
fieron ciertos qile in se le. le haial dle liacler final, se aseguraron y vi-
iliroll Inego los 1inav1os lias de diez y seis alinadias 6i canoas cnn
algodon hilado y otila cosillas siiya., de las coales minid4i el Almi-
ralnte (lile in) se to!lase na;ila, Iporliqne sluieseln (ie Ino buscaba el Al-
lliiraite salvo olr) At qile elfts Ilainain incay; y asi en todo el dia an-
dilvieron y vinierion de titiTr ii los navios, y fiierltn tie los ciistianos
ii tierra lly sisegaliirlinete. El A!m!ra'lite noi vitl A algllill dell.s io,
ieroldice el Alliirante llue vildo ;' un111 dellos un pedazlo de plita la-
braio coIlg l}i l)a la nariz, lqle tnvo ior se iil q(lue en lIt tierra hblia
plita. Di.jerioli )ln- sella; qiue antes tie tires dias vernialn inochos iler-
caileres tie la tierra deitro At coinllrar lie las cosas que alli Ilevan (3)
los cristianos, y dorian tilevas del Rey de aquella tierra, el cual se-
glil se pnldo entelder por las seio is qlite dabaii questab: de allf cliatro
jolrlnaas, po)ii'e ellos liabian envialo mulclhos por toda la tierra Ale
hacer sailor el Alinirante. E tta gente; dice el Allirante, es de la
nismi: calida I y costilinbre de los otros hl ialldos, sil niingllna secta
que yo conozea, que fista lhoy aquestos que traigo no he visto bacer
[1] Marco Polo hace Ia description del grand reino de Oathay: y con este
noibre se conoce atn la China en muchas parties del Oriente, segun el Dr.
Robertron. (Recherch. history. sect. it. ) (Nav.;
121 Es lo que ahora se llama Boct de Garabelas grande y Punta del Ma-
ternillo. (Nav.)
131 Ha de decir levaban. (Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 33

ninguno oracion, antes dicen la Salve y el Ave Maria, con las ma-
nos al cielo como lo amuestran, y lhacen la serial de la cruz. Toda
la lengua tambien es una, y todos amigos, y creo que sean todas
estas islas y que tengan guerra con el Gran Can, i que ellos Ilaman
Cavila, y a la provincial Bafan, y asi andan tambien desnudos como
los otros. Esto dice el Almirante. El rio, dice, que es muy hondo,
y en la boca pueden llegar los navfos con el bordo hasta tierra: no
lleg-t el agna dulce A la boca con una legua, y es muy dulce. Y es
cierto dice el Alnirante questa es la tierra firm, y que estoy, dice
41, ante Zayto y Gainsay, cien leguas (1) poco mas 6 poco menos le-
jos de lo uno y de lo otro, y bien se amuestra por la mar que viene
de otra suerte que fast aqui no ha venido, y ayer que iba al No-
rueste till6 que hacia frio.
Viernes 2 de Noviembre.- Acord6 el Almirante enviar dos
hombres espafioles: el uno se ilantuba Rodrigo tde Jerez, qne vivia
en Ayamonte, y el otro era iu Luis de Torres que habia vivido
con el Adelantado de Murcia, y habia sido judio, y sabia diz que
hebrAico y caldeo y ann algo arabign, y con estos euvi6 dos indios,
uno de los que consigo traia de Guanahlani, y el otro de aquellasca-
sas que en el rio estaban poblados. Di61es sartas de cuentas para
comprar de comer si les faltase, y seis dias de t6rmino para que
volviesen. -Di6les muestras de especeria para ver si alguna della
topasen. Di6les instruction de c6mo habian de preguntar por el
Rey de aquelia tierra, y lo que habian de hablar de part de los
Reyes de Castilla, c6mo enviaban al Almirante para que les diese
de su part sus cartas, y un present, y para saber de su estado
y cobrar amistad con l6 y favorecelle en lo que hobiese dellos me-
nester &c., y que supiesen de ciertas provincias, y puertos y rios
de que el Almirante tenia noticia, y cuanto distaban de alli &c.
Aqni tom6 el Almirante el altura con nu cuadraute esta noche, y
hall questaba 42 grados de la linea equiuocial, y dice que por
su cuenta ball6 que habia audado desde la isla del Hierro mil y
ciento y cuarenta y.dos leguas (2), y todavia afirma que aquella es
tierra fire.
Sdbado 3 de Noviembre.-EI la mafiana entr6 en la barca el Al-
mirante,y porque hace el rio en la boca un gran lago, el cual hace
un singularfsimo puerto muy hondo y limpio de piedras, muy bue-
na playa para poner navios A monte (9) y much lefia, entr6 por el
rio arriba hasta llegar al agna dulce, que seria cerca de dos leguas,
y subi6 en un montecillo por descubrir algo de la tierra, y no pudo
[1] Esta algaravia no entiendo yo. (Casas.)-Como el Almirante esta-
ba persuadido que aquella tierra era el extremo del continent de la India,
se creia tambien A distancia de 100 leguas de las cindades que cita. Marco
Polo hace la description de Quiusay 6 Guinsay en el cap. 98 de la relation
de sn viaje. (Nay.)
[2f La verdadera distancia andada era de 1105 legnas. (Nay.)
[3] Poner los barcos d monte era vararlos en la playa para limpiar 6
recorer sus fondos. (Nav.)







34 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
ver nada por las grandes arboledas, las cuales eran may frescas,
odorferas, por lo cnal dice no tener duda que no haya yerbas aro-
inAticas. Dice que todo era tan hermoso lo que via, que no podia
cansar los ojos de ver tanta lindeza, y los cantos de las aves y paja-
ritos. Viuieron en aquel dia muchas almadias 6 canoas A los navios
4 resgatar cosas de algodoi filado y redes en que dormiau, que son
hanacas.

Domingo 4 de Noriembre.-Luego en amaneciendo entr6 el AI-
mirante en la barca y sali A;i tierra a cazar de las aves que el dia
antes habia visto. Despues de vuelto vino 4 dl Martin Alonso Pin-
zon con dos pedazos de canela, y dijo que un portugues que tenia en
su navio habia visto A un indio que traia dos malukjos della muy
grandes; pero que no se la os6 resgatar por la pena qnel Almirante
tenia puesta que nadie rcsgatase. Decia mas, que aquel indio traia
unas cosas bermejas comso nueces. El Contramaestre de la Pinta
dijo que habia hallado Arboles de canela. Fu6 el Almirante luego
alla y hall que no eran. Mostr6 el Alnirante a unos indios de allf
canela y pimienta, parece que de la que Ilevaba de Castilla para
muestra, y conosci6roula diz que, y dijeron por sefias que cerca de
alli habia much de aqnello al camino del Sueste. Mostr6les oro
y perlas, y respondieron ciertos viejos que en nu lugar que Ilamaron
Bohfo (1) habia infinito, y que lo traian al cuello y A las orejas, y d
los brazos y a las piernas, y tambien perlas. Entendi6 wnas que de-
cian que habia naIs grades y niercaderias, y todo esto era al Sueste.
Entendi6 tambien que lejos de alli habia hombres de an ojo, y otros
con hocicos de perros que comian los hombres, y que en tomando
uno lo degollaban y le bebian su sangre, y le cortaban su natural.
Determine de volver a la nao el Almiraute A esperar los dos hom-
bres que habia enviado para determinar de partirse a buscar aque-
Ilas tierras, si no trujesen aquellos alguna buena nueva de lo que
deseaban. Dice mas el Almirante: esta gente es muy mansa y muy
temerosa, desnuda como dicho tengo sin arnias y sin ley. Estas
tierras son muy f~rtilcs: ellos las tienen Ilenas de mames, que son co-
mo zanahorias (2), que tienen sibor de castaias, y lienen faxones (3)
y fabas muy diversas de las nuestras, y much algodon, el cual no
siembran y nace por los montes; arboles grandes, y creo que en to-
do tiempo lo haya para coger porque vi los cogujos abiertos, y otros
que se abrian y flores todo en un arbol, y otras mil maneras de fru-
tas que no me es possible escribir, y todo debe ser cosa provechosa.
Todo esto dice el Almirante.

[ll Bolie Ilamaban los indios de aquellas islas i las easas, y por esto
creo que no entendia bien el Almirante. Ante debia de decir por la Isla Es-
pafola que llamaban Iaiti. (Casas.)
[2] Los ajes 6 batatas son estos. (Casas.)--Oviedo en su historic natu-
ral de Indias, cap. 82 distingue los ajes de las batatas. Aquellos (dice) tiran
Sun color como entire morado aznl; y estas son mas pardas y mejores. No
les da el nombre de mames. (Nay.)
[3] Acaso fecoes, porfnrjoles 6 jwdias, como mas adelante. (Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 35
Lunes 5 de Noviembre.-En amanecieudo mand6 poner la nao
& monte y los otros navios, pero no todos juntos, sino que quedasen
siempre dos en el lugar donde estahan por la seguridadl, antique di-
ce que aquella gente era muy segrla y sin temor se pudieran poner
todos los navios junto en monte. Estando asi vino el Contranmaes-
tre de la Nifia 6 pedir albricias al Almirante porque habia hallado al-
maciga, mas no train la mnestra porque se le iabia caido. Prome-
ti6selas el Almirante, y envi6 & Rodrigo Sanchez, y & Maestre Die-
go A los Arboles, y trujeron un poco della, la cual guard para lle-
var A los Reyes, y tambien del Arbol; y dice que se cognosci6 que
era almiciga, aunque se ha de coger sus tiempos, y que halia en
aquella comarca para sacar mil quintales cada afio. Hall6 diz que
alli much de aquel palo qne le pareci6 lifialoe. Dice mas, que
aquel puerto de Mares es de los mejores del mundo y mejores aires
y mas mansa gene, y porque tieue In cabo de pefia altillo se puede
hacer una fortaleza, para que si aquello saliese rico y cosa grande,
estarian alli los mercaderes seguros de cnalquiera otras naciones; y
dice: nuestro Sefior, en cnyas inanos estan todas las victorias, ade-
rezca todo lo que fuere su servicio. Diz que dijo un indio por sefias
que el almAciga era buena para cuando les dolia el est6mago.

Mfartes 6 de Noviembre.-Ayer en la noche, dice el Almirante,
vinieron los dos hombres que habia enviado A ver la tierra dentro,
y le dijeron como habian andado doce leguas (ue lhabia hasta una
poblacion de cincuenta casas, donde diz que habia mil vecinos por-
que viven muchos en una casa. Estas casas son de manera de alfa-
neqnes grandisimos. Dijeron qne los habian rescebido con gran so-
lemnidad, segun su costumbre, y todos asi honbres como mujeres
los venian A ver, y aposentAronlos eu las mejores casas; los cuales
los tocaban y les besaban las manos y los pids, maravillAndose y
creyendo que venian del citlo, y asi se lo daban A extender. DA-
banles de comer de lo que tenian. Dijeron que en Ilegando los Ile-
varon de brazos los mas honrados del pueblo 6 la casa principal, y
didronles dos sillas en que se asentar6n, y todos ellos se asentaron en
el suelo en derredor dellos. El indidoque con ellos iba les notific6 la
manera de vivir de los cristianos, y cormo eran buena gente. Des
pues salidronse los hombres y entraron las mujeres y sentAronse de
la misma manera en derredor dellos besindoles las manos y los pies,
atentAndolos si eran de care y de hueso como ellos. RogAbanles
que se estuviesen allt con ellos al menos por cinco dias. Mostra-
ron la canela y pimienta y otras especias quel Alnirante les habia
dado, y dijdronles por sefias que mucha della habia cerca de alli al
Sueste; pero que en allf no sabian si la babia. Visto como no te-
nian recaudo de ciudades se volvieron, y que si quisieran dar lugar
A los que con ellos se querian venir, que mas de quinientos hombres
y mujeres vinieran con ellos, porque pensaban que se volvian al
cielo. Vino empero con ellos un principal del pueblo y un su hijo y
un hombre suyo: habl6 con ellos el Almirante, hizoles much hoa-
ra, sefal61e muchas tierras 6 islas que habia en aquellas parties, pen-








36 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.

s6 de traerlos A los Reyes, y diz que no supo que se le antoj6, pare-
ce que de miedo y te noche escuro quisose ir A tierra; y el Almiran-
te diz que porque tenia la nao en seco en tierra, no le queriendo
enojar le dej6 ir diciendo que en anianeciendo tornaria, el cual nun-
ca torn6. Hallaron los dos cristianos por el camino much gente
que atravesaba A sus pueblos, mujeres y hombres con un tizon en
la mano, yerbas paratomtar sus sahumerios que acostuinbraban (1):
no hallaron poblacion pur el caaiino de mas de ciuc casas, y todos
les hacian el misnmo acatainiento. Vieron inuehas maneras de Arbo-
les 6 yerbas odloriferas. Vieron aves de mnchlas maneras diversas
de las de Espaiia, salvo perdices y ruisefiores que cantaban, y Aiu-
sares, y desto hay alli harto: bestias de cuatro pi6s no vieron, salvo
perros que no lahrabau. La tierra nmy tertil y muy labruala de
aquellos mianesy fexoes (2) y hlibas inuy divers:ns de is n lestras,
eso iisino panizo y intcha c;antidad de algodin tilado y o;redo, y
que en una sola cIsa habian visto mas de (liiinientas arrobas. y que
se pudiera haber alli cada aiio cuatro mil quintales. Dice el Aumi-
rante que le parecia que inot l setibralan y qne da fruto todo el
afio: es nmy fino, tiene el capillo imny grande: todo lo que aquella
gente tenia div que daba per ltoy vil precio, y que una. gran espuer-
ta de algodon ilaba por cabo de agujeta 6 otra cosa qlie le dd. Son
gente, lice el Alihnirnte, inmy sin nal iii de guerra: di snudos todos
hombres y imijeres conio sus padres los pari6. Veidad es que las
maUjeres trlen nia cosa de algodon solamente tan grande que le co-
bija sn natural yv no mas, y sotl ellas te mny Iuen acatamuiento, ni
mnly nIeglra', sal'o mnenos (ile clanarias." Tengo p1o1 diclo, serenisi-
nmos Principes, (dice el Ainirante), que saltiendo la lengua dispues-
ta snya persoias devotas religitsas, (que litego todos se tornarian
cri4ittauos; y asi espero en Nuestro Seior que vnlestras Altezas se
deteriniiaran A ello con ntitrla diligencia para tornar 6 la Igle-
sia tan granles pueblos, y los coinvertir:it, asi comno han destruido
aquellos que no quisierotn citnfestar el Padre, y el Hijo, y el. Espiritu-
Santo; y despues de sus dias, que todos somos mortales, dejarin

[ll En la Historia general de Tudias que escribi6 el Olispo Casas, cap. 46,
refiere nias circllustatncildamente este suceso. "Hallaronl (dice) estos dos cris-
tianos por el camiino inucha gene que atrave-saban A sus pueblos muijeres y
liollbres: siempre los holttiires con tun tizon en las lmanos y ciertas yerbas para
toniar sus sailllmerios, i(ite son tnas yeras a secas mletidas en una cierta ho-
ja sera talllmie n iti anera de iosiquete, Iechlo de papel de los que hacenI los
mnuchachos la Pascna del Espiritu-Sauto, y encendipo por uua parte de 61,
por la otra chupan 6 sorben 6 reciben con el resuello para adentro aqnel hu-
1mo; con el cial se adorniecen las cares y cuasi emltorrachla, y asi diz que
no sienten el cls lanesaio. Estos inosqtetes, 6 coloo los Ilan'lreilos, lauman
ellos tabacos. Espanoles cognosci yo en esta Isla Espanola que los acostum-
braron A tomar, que siendo rcprerdidos por ello diciidoseles que aquello era
vicio, respondian que no era en su mano dejarlos de toumar. No s6 qu6 sabor
6 proverblo lallaban en ellos." VWase aqui el orfgen de nuestros cigarros.
tQuiin diria entonces que su consuno y nso llegaria A ser tau comnn y ge-
neral, y que sobre este vicio nlevo y singular se habia de establecer una de
las mas pingiies rentas del Estado? (Nav.t
[21 Lo mismo que fryjole 6 judias. (Nay.)







ISTORIA DE SANTO DOMINGO. 37

sus reinos en mny tranquilo estado, y limpios de heregfa y maldad, y
se:in bien rescebidos delante el Eterno (Ciador, al cual plega de les
dar larga vida y acreceiitamiento grande de mayores reinos y seno-
rios, y voluntad y disposition para acrecentar la santa religion cris-
tiana, asi como hasta aqui tienen fecho, amen. Hoy tire la nao de
monte (1) y me despacho plaa partir el Jueves en nombre de Dios
6 ir al Sueste A buscar del oro y especerias y descobrir tierra." Es-
tas todas sonl palabras del Almirante, el cual pens6 partir el Jueves;
pero porque ie hizo viento contrario no pudo partir hasta doce dias
de Noviembre.
Limes 12 de Noriembre.-Parti6 del puerto y rio de Mares al
rendir del cuarto de alba para ir a unat isla que inncho afirmaban los
indios que traia, que se l1lamaba Babeque (2), adlonde, segun diuen
por sefias, (que la gente della coIge el oi"o con candelas de noche en la
playa, y despues con ma;ttillo diz que hacian vergas dello, y para ir
a ella era imneester poner la proa al Leste cuarta del Sneste. Des-
pes de ihaber aind;ado ocho leguas por la costa lelante hall un rio,
y dende aidadas otras cuatro hall otro rio que parecia imny canda-
Ioso y mayor que ningmno dle los otros que habia hallado. No se
quiso detener ii entrar en algiuno dellos por dos lespectos, el uno y
principal por qnel tiempo y viento era bueiio para ir en denanda de
la dicha isla de Babequie; lo otro porque si en el hobiera alguna po-
pulosa 6 famosa cindad cerca de la mar se pareciera, y para ir por el
rio arriba eran mncester navios pequefios, lo que no eran los que lle-
vaba; y asi se perdiera tainbien much tiempo, y los semejantes
rios son cosa para descobrilse por si. Today aquella costa era pobla-
da mayormnente cerca del iio, A quien puso por nombre el rio del Sol:
dijo qnel Domingo antes 11 de Noviembre Ie habia parecido que
fnera bien tomiar algunas personas de las de aquel rio para llevar A
los Reyes porque aprendieran nuestra leigua para saber lo que hay
en lit tielTa, y pIorque volviendo sean lenguns de los cristianlos y to-
men nuiestras costiumbres y las cosas de la F6, "porque yo vi C cog-
nosco (dice el Almirant.e) quiesta gente no tiene secta ninguna ni
son id6latras, salvo inny mansos, y sin saber qn sea mal, ni matar
A otros, ni render, y sin armas, y tan temerosos qne A una persona
de los nuestros fuyen ciento dellos, anunqe birlen con ellos, y credu-
los y cognoscedores 'lue bay Dios en el cielo, d finines qne nosotros
habemos venido dlel cielo; y mnny presto A cualqniera oracion que
nos les digamos que digan y hacen el serial de la cruz +. Asi que
deben vuestras Alte as determinarse A los hacer cristianos, que creo
que si comienzan, en poco tiempo acabard de los haber convertido a
nuestra Santa Fd multidumbre de pueblos, y cobrando graiides se-
fiorios y riquezas y todos sus pneblos de la Espaia, porque sin
duda es en estas tierras grandisimas suma de oro, que no sin cau-
[1] Tirar la nao de monte, es botarla 6 echarla al agua cuando estA
varada. (Nay.)
12J Isla de Babeque 6 Bohio Ilamaban A teS i s-la costa de tierra
tioae, conocida tambien de ellos por Caritabaa. av.)







:3 IHISTORIA DE SANTO DOMINGO.
sa dicen estos indios que yo traigo, que ha en estas islas lugares
adonde cavan el oro y lo traen al pescuezo, A las orejas y A los bra-
zos 6 A las piernas, y son manillas muy gruesas, y tambien ha pie-
dras y ha perlas preciosas y infinita especeria; y en este rio de Ma-
res, de adonde part esta noche, sin duda ha grandisima cantidad de
almaciga, y mayor si mayor so quisiere hacer, porque los mismos Ar-
boles planttindolos preuden de ligero y lla inuchos y muy grandes, y
tienen la hoja como lentisco y el fiuto, salvo quds mayor asf los Ar-
boles como la ho.ja, cono dice Pliuio, 6 yo he visto en la isla de Xi6,
en el Ar.'iipidlago, y manid sangra:r muchos destos Arboles para
ver si ecliaria; resiua para la traer, y como haya siempre Ilovido el
ticmpo que yo he estado en el dicho rio no lie podido haber della,
salvo muy poquita que traigo A vuestras Altezas, y tambien puede
ser que uo es el tiempo para los sangrar, que esto creo que conviene
al tiemnpo que los Arboles comienzan Ai salir del invierno y quieren
echar la floor; y act ya timnen el fruto cuasi nmaduro agora. Y tam-
bieu aqui se lhabria grande suma de algodon, y creo que se venderia
nmny bien acA sin le llevar A Espafia, salvo A las grades ciudades
del Gran Can que se descubririn sin duda, y otras mnchas de otros
sefiores que habnrin en dicha servir A vuestras Altezas, y adonde se
les darn de otras cosas de Espaiia de las tierras de Oriente, pues
estas son a nos en Poniente, y aqui ha tambien infinite lifialoe,
aunuoe no es cosa para hacer gran caudal; mas del almaciga es de
entender bien porque no la ha, salvo en la dicha isla de Xi6, y creo
que sacan dello bien cineuenta mail ducados, si mal no me acuerdo;
y ha aqui en la boca del dicho rio el nmejor puerto que fasta hoy vi,
limpio 6 ancho, 4 fondo, y buen lugar (1) y asiento para hacer una
villa 6 fuerte, 6 que ncalesquier navios se puedan Ilegar el bordo A
los nmuros, 6 tierra inay temperaday alta, y muy buenas aguas.
Asi que aver vino A bordo de la nao una almadia con seis mancebos,
y los cinco entraron en la nao; estos tnand6 detener 6 los traigo. Y
desunes envid A una casa, que es de la parte del rio del Pouiente, y
trujerou site cabezas de mujeres entire chicas 6 grande y tres ni-
fos. Esto hice porque mejor se comportan los lhombres en Espaia
habiendo nmjeres de su tierra que sin ellas, porque ya otras muchas
veces se acaeci6 traer los liombres de Guinea para que deprendiesen
la lengua en Portugal, y despues que volvian y pensaban de se
aprovechar dellos en so tierra por ]a buena compaiia que les habian
hecho y dadivas que se les habian dado, eu llegando en tierra jams
parecian. Otros no lo h;cian asi. Asi que teniendo sus mujeres
ternAn gana de negociar lo que se les encargare, y tambien estas
mujeres much ensefiarain A los uuestros su lengna, la cual es toda
una en todas estas islas de India, y todos se entienden y todas las
andan con sus alhuadfas, lo que no han en Guinea adonde es mil ma-
neras de lenguas que I., una no entiende la otra. Esta noche vino
abordo en una almadia el marido de una destas mujeres, y padre

[1] Este puerto, al cual Colon llam6 del Sol, debe ser el Puerto del Pa-
dre. (Nay.)







HISTOBIA DE SANTO DOMINGO. 39
de tres fijos, un macho y dos fembras, y dijo qne yo le dejase venir
con ellos, y A mi me aplog mnucho, y quedan agora todos consolados
con el que deben todos ser parientes, y 41 es ya hombre de cuarenta
y cinco aios." Todas estas palabras son formales del Almirante.
Dice tambien arriba que hacia algun frio, y por esto que o le fuera
bnen consejo en invierno navegar al Norte para descubrir. Nave-
g6 este Lunes hasta el sol puesto diez y ocho leguas al Leste cuarta
del Sueste basta un cabo, a que puso por nombre el Cabo de Cuba.

Martes 13 de Noviembre.-Esta noche toda estuvo a la corda,
como dicen los mariners, que es audar barloventeando y no andar
nada, por ver un abra, que es una abertura de sierras como eutre
sierra y sierra. que le catmenz6 a ver al poner del sol, adoude se
mostraban dos grandisilnas montafias, y parela que se apartaba la
tierra de Cuba con aquclla de Bohio, y esto decian los indios que
consigo llevaban por seas. Venido el dia claro di6 las velas sobre
la tierra, y pas6 una punta qne le pareci6 anoche obra de dos le-
gnas, y entr6 en un gran golf, cinco leguas al Sursudueste, y le
quedaban otras cinco para llegar al cabo adonde en medio de dos
grades montes hacia un degollado, el cual no pudo determiuar si
era entrada do mar; y porque deseaba ir A la isla que llamaban
Babeque adonde tenia uneva, segun l1 entendia, que habia much
oro, la cual isla le salia al Leste; como no vido alguna grande po-
blacion para ponerse al rigor del viento que le crecia mas que nunca
basta allf, acord6 de hacerse 6 la mar, y audar al Leste con el vien-
to que era Norte, y andaba oeho mills cada bora, y desde las diez
del dia que tom6 aquella derrota, hasta el pouer del sol anduvo
cincuenta y seis millas, que son eatorce leguas al Leste, desde el
Cabo de Cuba. Y de la otra tierra del Bohio que le quedaba A
sotaviento comnenzaudo del cabo del sobredicho golf descubri6 A
su parecer oclenta millas, que son veinte leguas, y corriase toda
aquella costa Lesueste y Onesnoroeste.

Midrcoles 14 de oNoviebre.-Toda la noche de ayer anduvo al
reparo y barloventeando (porque decia que no era razon de navegar
entire aquellas islas de noche hasta que las hobiese descubierto),
porque los indios que train le dijeron ayer Martesjue habria tres
jornadas, desde el rio de Mares, hasta la isla de Babeque, que se
debe entender joruadas de sus almadfas, que pueden andar siete
leguas, y el viento tambien le escaseaba, y habiendo de ir al Leste
no podia sino A la cuarta del Sueste, y por otros iuconvenientes
que alli refiere se hobo de -detener hasta la mariana. Al salir del
sol deterrnin6 de ir A buscar puerto porque de Norte se habia mu-
dado el viento al Nordeste, y si puerto no hallara fuerale necesario
volver atrAs A los puertos que dejaba en la isla de Cuba. Lleg6 A
tierra habiendo andado aquella noche veinte y cnatro millas al Les-
te cuarta del Sueste, anduvo al Sur (1) mills hasta tierra,

[1J Igual vario en el original. (Nav.)







40 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
adonde vi6 muchas entradas y muchas isletas, y puertos, y por-
quel viento era much y la mar nuy alterada no os6 acometer A
entrar, Antes corri6 por la costa al Norneste cuarta del Oueste, mi-
rando si habia puerto, y video que habia muchos, pero no muy claros.
Despues de haber andado asi sesenta y cuatro mills hall una en-
trada mny honda, ancha un cuarto de milla, y buen puerto (1) y
rio, done entr6 y puso la proa al Sursudueste, y despues al Sur
hasta llegar al Sueste, todo de buena anchura y muy fondo, doude
video tantas islas que no las pudo contar todas, de buena grandeza,
y may altas tierras llenas de diversos Arboles de mil maneras infi-
nitas palnas. Maravill6sc en gran manera ver tantas islas y tan
altas, y certifica A los Reyes que las montanas que desde antier ha
visto por estas costas y las destas islas, que le parece que no las
hay mas alt a en el mutndo ui tan hermosas y clamas sin niebla ni
nieve, y al pid dellas graudisimno fondo; y dice que cree que estas islas
son aquellas innumerables que en los mapaniundos en fin de Oriente
se ponen; y dijo que creia que habia grandisimas riquezas y piedras
preciosas y especeria en ellas, y que duran muy much al Sur, y
se ensanchan A today parte. Pisoles nombre la mar de nuestra
Senora, y al puerto que estA cerca de la boca de la entrada de las
dichas islas puso puerto del Priocipe, en el cual no entr6 mas de
velle desde fuera hasta otra vuelta que di6 el tiibado de la semana
venidera, come alli parecer. Dice tantas y tales cosas de la ferti-
lidad y hermnosnra y altura destas islas que hall1 en este puerto,
que dice A los Reyes que no se maravillen de encarecellas tanto, por-
que les certifica que cree que no dice la cent6sin;a parte: algunas
dellas que iarecia que Ilegan al cielo y liechas cono pluntas de dia-
mantes: otras que sobre si grian altura tienen encimna como nna
mesa, y al pi (lell;s todilo grandissimo que podri llegar A ellas una
grandisima carraea, todas llenas de arboledas y sin pefias.

Jueves 15 de Noviembre.-Acord6 de andallas estas islas con las
barcas de los na\-vis y dice maravillas dellas, y que hall anmAciga
6 infinite linalue, y alguins lellas eran labradas de las races de que
hacen su pan los indios, y lal16 haber encendido tuego en algunos
lugares: agua dulce no video, gente habia alguna y hlyeron: en to-
do lo que andlrvo halla6 hoindo de quince y diez y seis brazas, y todo
basa, que quiere decir, quel suelo de abajo es arena y no peiias, lo
que nuchio dse:in los marineros, porque las peas cortan los cables
de las auclas de las naos.

Viernes 16 de Noriembre.-Porque en todas las partes, islas y
tierras donde entiiaia dejaba siemlpre puesta una cruz: entr6 en la
barca y fu6 A la boca de aquellos puertos, y en una punta de la
tierra hall dos mnaderos nlimy grannies, uno mas largo que el otro,
y el uno sobre el otro heclos una cruz, que diz que un carpintero
no los pudiera poner mas proporcionados; y adorada aquella cruz


[11 Parece debe ser el puerto de Tanamo en Cuba. (Nay.)







HISTORA- DE SANTO DOMINGO. 41

mand6 hacer de los mismos maderos una muy grande y alta cruz.
Hall6 cafas por aquella playa que no sabia done nacian, y creia
qne las traeria algun rio y las eclaba 4 la playa, y tenia en esto
razon. Fue A una cala dentro de la entrada del puerto de la part
del Sueste (cala es una entrada angosta que entra el agna del mar
en la tierra): allf bacia un alto de piedra y peiia como cabo, y al
pie del era may fondo, que la mayor carraca del mundo pudiera
poner el bordo en tierra, y habia un lugar 6 rincon done podian
estar seis navios sin auclas como en una sala. Pareci61e que se
podia hacer alli una fortaleza A poca costa, si en algun tiempo en
aquella mar de islas resultase algun resgate famoso. Volvikndose
. la nao hall los indios que consigo traia que pescaban caracoles
muy grades que en aquellas mares hay, y hizo entrar la gente allf,
6 buscar si habia nkcaras, que son las ostias doude se crian las per-
las, y hallaron muchas, pero no pellas, y atribnySlo Aque no debia
de ser el tiempo dellas, que creia dl que era por Mayo y Junio. Ha-
laron los mariners un animal que parecia taso 6 taxo. Pescaron
tambieu con redes y hallaron un peace, entire otros muchos, que pa-
recia propio puerco, no como toninia, el coal diz que era todo concha,
muy tiesta, y no tenia cosa blanda sino la cola y los ojos, y un
agijero debajo della para expeler sus superfluidades; mand6lo salar
para llevarlo que viesen los Reyes.

Sdbado 17 de Noriembre.-Entr6 en la barca por la mafiana y
fu6 A ver las islas que no babia visto por la banda del Sudueste:
video muchas otras y muy ffrtiles y iuuy graciosas, y eutre medio
dellas mny gran fondo: algiias dellas dividian arroyos de agua
dulce, y creia que aquella agna y arroyos salian de alginas fiientes
que manaban en los altos de las sierras de las islas. De aquf yen-
do adelante hall una ribera de agua muy hermosa y dulce, y salia
muy fi'ia por lo enjuto della: babia un prado muy lindo y palmas
muclas y altisimas mas que las que habia visto: hall nueces gran-
des de la India, creo que dice, y ratones grades (1) de los de In-
dia tambien, y cangrejos grandisimos. Aves vido muchas y olor
veheinente de almizele, y crey6 que lo debia de haber allf. Este dia
de seis mancebos que tom6 en el rio de Mares, que maud6 que
fuesen en la carabela Nifa, se huyeron los dos mas viejos.

Domingo 18 de Noviembre.-Sali6 en las barcas otra vez con
much gente de los navios y fu4 A poner la gran cruz que babia
nmandado hacer de los dichos dos maderos a la boca de la entrada
del dicho puerto del Principe, en un Ingar vistoso y descubierto de
Arboles: ella nimy alta y muy hermosa vista. Dice que la mar crece
y descrce allif much mas que en otro puerto de lo que por aquella
tierra haya visto, y que no es nas maravilla por las mIuchas islas,
[Il "Hutias debian de ser" (Casas.)-Oviedo en la Relae. setmar de la
His. nat. de Indias, cap. 6, dice que laa Butias son cuasi como ratones, 6 tie-
nen con ellos algun deudo 6 proximidad; y los Cories son como conejos 6 ga-
zapos chicos, y- o hacen mal, y son mny lindos y de various colors. (Nay.)







42 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
y que la area es al reves de las nuestras, porque all( la luna al
Sudueste cuarta del Sur es baja mar en aquel puerto. No parti6
de aqui por ser Domingo.

Ldnes 19 de Noviembre.-Parti6 antes de quel sol saliese y con
calma, y despues al medio dia vent6 algo el Leste y naveg6 al Nor-
nordeste; al poner del sol le quedaba el puerto del Principe al Sur-
sudneste, y estaria d4l site leguas. Vido la isla de Babeque al Les-
te just, de la coal estaria sesenta mills. Naveg6 today esta noche
al Nordeste escaso; andaria sesenta millas y hasta las diez del dia
Martes otras doce, que son por todas diez y ocho leguas, y al Nor-
deste cuarta del Norte.

Martes 20 de Noviembre.-Quedabanle el Babeque 6 las islas del
Babeque al Lesueste de donde salia el viento que Ilevaba contrario.
Y viendo que no se mudaba y la mar se alteraba, determine de dar
la vuelta al puerto del Principe, de donde habia salido, que le que-
daba veinte y cinco leguas. No quiso ir A la isleta que llam6 Isabe-
la, que le estaba doce leguas que pudiera ir A surgir aquel dia, por
dos razones: la una porque vido dos islas al Sur, las queria ver; la
otra porque los indios que traia, que habia tomado en Guanahani,
que llam4 San Salvador, que estaba ocho leguas de aquella Isabela,
no se le fuesen, de los cuales diz que tiene necesidad, y por traellos A
Castilla &a. Tenian diz que eutendido que en hallando oro los ha-
bia el Almirante de dejar tornar a su tierra. Lleg6 en paraje del
puterto del Principe; pero no lo pudo toinar porque era de noche y
porque lo decayeron las corrientes al Norueste. Torn6 A dar la
vuelta y puso la proa al Nordeste con viento recio; amans6 y mu-
d6se el viento al tercero cuarto de la noche; puso la proa en el
Leste cuarta del Nordeste: el viento era Sursueste y mud6se al
alba de todo en Sur, y tocaba en el Sueste. Salido el sol marc6 el
puerto del Principe, y quedtbale al Sudueste y cuasi A la cuarta del
Oueste, y estaria del cuarenta y ocho millas, que son doce leguas.

Mi6rcoles 21 de Noviembre.-Al sol salido naveg6 al Leste con
viento Sur: anduvo poco por la mar contraria; hasta horas de vis-
peras hobo andado veinte y cuatro millas. Despues se mud6 el
viento al Leste y andnvo al Sur cuarta del Sueste, y al poner del
sol habia andado doce millas. Aqui se hall el Almirante en cua-
renta y dos grades de la inea equinocial A la parte del Norte como
en el puerto de Mares; pero aquf dice qne tiene suspense el cua-
drante hasta llegar A tierra que lo adobe. Por manera que le pa-
recia que no debia distar tanto, y tenia razon, porque no era possible
como no esten estas islas sino en (1) grados. Para career quel
cuadrante andaba bneno le movia ver, diz, que el Norte (2) tan
alto como en Castilla, y si esto es verdad mucho allegado y alto

[I1 Igual vacio en el original. (Nav.l
[2] Falta el verbo era 6 estaba para completar la oracion. (Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 43
andaba con la Florida; pero id6nde estan Inego agora estas islas que
entire manos traia? Ayudaba A esto que hacia diz que gran calor;
pero claro es que si estuviera en la costa de la Florida que no ho-
biera calor sino frio: y es tanbien manifesto que en cuarenta y dos
grades en ninguna parte de la terraa se cree hacer calor sino fuese
por alguua causa de per accident, lo que hasta boy no creo yo que
se sabe. Por este calor que alli el Almirante dice que padecia, ar-
guye que en estas Indias, y por alli donde audaba, debia de haber
much oro. Este dia se apart Martin Alonso Pinzon con la cara-
bela Pinta, sin obediencia y voluntad del Alinirante, por cudicia diz
que pensando que un indio que el Almirante habia mandado poner
en aquella carabela le habia de dar much oro, y asf se fua sin es-
perar sin causa de mal tiempo, sino porqne quiso. Y dice aquf el
Almirante, "otras muchas me tiene hecho y dicho."

Jueves 22 de Novienmbre.-Midrcoles en la noche naveg6 al Sur
cuarta del Sueste con el viento Leste, y era cuasi calma: al tercero
cuarto vent6 Nornordeste: todavia iba al Sur por ver aquella tierra
que por alli le quedaba, y cuando sali6 el sol se hall tan lejos como
el dia pasado por las corrientes contrarias, y quedAbale la tierra
cuarenta millas. Esta noche Martin Alonso sigui6 el camino del
Leste para ir A la isla de Babeque, donde dicen los indios que hay
much oro, el cual iba 6 vista del Almirante, y habria hasta l1 diez
y seis millas. Anduvo el Almirante toda la noche la vuelta de tie-
rra, y hizo tomar algunas de las velas y tener farol toda la noche,
por que le pareci6 que venia hicia l6, y la noche hizo muy clara, y
el ventecillo bueno para venir A 61 si quisiera.

Viernes 23 de Noviembre.-Naveg6 el Almirante todo el dia
hAcia la tierra, al Sur siempre, con poco viento, y la corriente nun-
ca le dej6 Ilegar A ella, antes estaba hoy tan lejos della al ponerse el
sol, como en la mailana. El viento era Lesnordeste y razonable
para ir al Sur, sino que era poco; y sobre este cabo encabalga otra
tierra 6 cabo que va tambien al Leste, A quien aquellos indios que
Ilevaba llamaban Bohlo, la cual decian que era muy grande y qne
habia en ella gente que tenia un ojo en la frente, y otros que se lla-
maban Canibales, a quien mostraban tener gran miedo. Y des-
que vieron que Ileva (1) este camino, diz que no podian hablar por-
que los comian, y que son gente muy armada. El Almirante dice
que bien cree que habia algo dello, mas que pues eran armados seria
gente de razon, y creia que habiau captivado algunos, y que por-
que no volvian A sus tierras dirian que los comian. Lo mismo creian
de los cristianos y del Almirante al principio que algunos los vieron.

Sdbado 24 de Noviembre.-Naveg6 aquella noche toda, y A la
hora de tercia del dia tom6 la tierra sobre la isla llana (2), en

[]] Ha d deeir llevaba. (Nay.)
[2] Cayo tie Moa. (Nay.)







44 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
aquel mismo Ingar donde habia arrib id: la semana pasada cnan-
do iba A la isla de Babeque. Al principio no os6 Ilegar 4 la tierra
ponrqe le parecia que aquella abra de sierras rompia la mar much
en ella. Y en fin lleg6 A la mar de nuestra Seiiora, done habia
las muchas islas, y entr6 en el pnerto quest' junto A la boca de la
entrada de las islas, y (lice que si 61 antes supiera este puerto, y no
se oclnpalra en ver las islas de la miar de nlestra Senora, no le fuera
necesario volver atras, annqiue dice que lo da por bien empleado
por haber visto las dichas islas. Asi que liegandio A tierra envi6 la
barca, y tent6 el punerto, y hall my buen bnbarra, honda de seis
brazas, y hasta veinte, y liupio, todo basa: entr6 en il poniendo
la proa al Sudlneste, y despues volviendo al Oneste, quedando la
isla liana de la parte del Norte, la. cial con otra su vecina hace una
lagnna de mar en que cabriau todlas las naos de Espafia y podian
estar seguras sin amarras de toolo ls vientos. Y esta entrada de
la parte del Sueste, que se entra poniendo la proa al Sursudueste,
tiene la salida al Oneste inny holnda y mnuy ancha: asi que se pue-
de pasar entremedio de las dilhas islas, y por cognoscimiento dellas,
A quien viniese de la mar de la parte del Xorte, qnus su travesia
desta costa. EstAn las dichas islas al pie de una grande monta-
iia qnus sn longura de Leste Oueste, y es harto luenga y mas alta y
Inenga que ningna, de todlas las ots que estAn en esta costa adon-
de hay infinitas, y hace fuera un; resting al Inengo de la dicha mon-
talia comno on banco que Ilega hasta la entrada. Todo esto de la
parte del Sueste y tanibien de la part de la isla llana hace o-
tra resting, annquesta es pequefia, y asi entremiedias de ambas
bay grade anclhra y fondo grande, como dicho es. Luego A la
entrailda la part del Sueste dentro en el mismo puerto, vieron un
rio grande y mny hermoso, y de mas agna que hasta entonces ha-
bian visto, y que bebia el agna dulce hasta la mar. A la entrada
tiene un banco, mas despues adentro es muy hondo de ocho y nue-
ve brazas. Esta todo lleno de palmas y de muchas arboledas como
los otros.
Domingo 25 de Noviembre.-Antes del sol salido entr6 en la
barca, y file A ver uni cabo 6 punta de tierra (1) al Sneste de la isle-
ta liana, obra de una legua y media, porque le parecia que habia de
haber algun rio bneno. Lnego la entrada del cabo de la parte del
Sueste, andando dos tiros de ballesta, vi6 venir un grande arroyo
de may linda agua que descendia de una montafia abajo, y hacia gran
ruido. FuI al rio, y vi6 en 61 knas piedras relucir con unas man-
chas en ellas de co'or de oro, (2) y acord6se que en el rio'Tejo, que
al pi6 del junto AI la mar se hall oro, y pareci6le que cierto debia
tener oro, y imaund coger ciertas de aquellas piedras para llevar A
los Reyes. Estando asi dan voices los mozos grumetes, diciendo
que vian pinales. Miri por la sierra, y vidolos tan grades y tan
maravillosos, que' no podia eucarecer su altura y derechura como

[1] Punta del Mangle 6 del Guarico. (Nay.)
[2) Estas debian ser piedras de Margarita. iCasa. )







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 45

lusos gordos y delgados, done cognosci6 que se podian hacer na-
vios 6 infinite tablazon y masteles para las mayores naos de Espa-
fia. Vid robles y madroios, y un buen rio, y aparejo para hacer
sierras de agna La tierra y los aires nias tenipl;dos que hasta
alli, por la altura y hermosura de las sierras. Vido por la playa
muchas otras piedras de color de hierro, y otras que decian algunos
que eran de minlas de plata, todas las cuales true el rio. Alif cogi6
uua entena y mastel para la mezanai de la carabela Nifia. L1,g6 4
la boca del rio, y entr6 en una cala (1) al pid de aquel cabo tie la
part del Sueste imuy honda y grande, en que cabrian cien niaos sin
alguna amarra ni anclas, y el pnerto que los ojos otro tal ninca
vieron. Las sierras altisinias, de las coales descendian muclhas
agnas lindisiinas; y todas las sierras Ilenas de pins, y por todo
aquello diversisimas y herinosisimas florestas de airboles. Otros dos
6 tres rios le quedabau atris. Encarece todo esto en gran maniera
A los Reyes, y iuestra ihaber rescebido de verlo, y mayormente los
pinos, inestimable alegria y gozo, porque se polian hacer alli cuain-
tos navios desearen, trayendo los aderezos, sinofitere madera y pez
que alli se harA harta, y afirma no encarecello la cent6sinia part de
lo que es, y que plng6 A inestro Sefior de le niostrar sienmpre una
cosa nmejor que otra, y siempre en lo que hasta alli habia descubier-
to iba de bien en nejor, asi en las tierras y arboledas, y erbas y
firutos y flores comuo en las gentes, y siempre e divers lmanera, y
asi en un Ingar como en otro. Lo misimo en los pnertos y en las
aguas. Y finalmente, dice que cuando el que lo ve le es tan gran-
de admiration, cudnto mas sera A quien lo oyere, y que nadie lo
podrl career si no lo viere.
Lunes 26 de Noviembre.-Al salir el sol levant6 las anclas del
pnerto de Santa Catalina adonde estaba dentro de la isla llana y
naveg6 de luengo de la costa con poco tiempo Suduestal casino
del Cabo del Pico, (2) que era al Sueste. Lleg6 al Cabo tarde por-
que le calin6 el viento, y llegado vido al Sneste cuarta del Leste,
otro calo questaria del setenta villas, y de alli video otro cabo ques-
taria liAcia el navio al Sueste cuarta del Sur, y pareei6le que estaria
ddl veiite mills, al cual puso nombre el Cabo de Campana (3), al
cual no pudo llegar de dia porque le tornii calmar del todo el
vieito. Andaria en todo aquel lia treinta y dos mills, que son
oclho lgnuas. Dentro de las cuales not6 y niarc6 nueve puertos
mny sefalados (4), los cumles todos los mariners hacian maravillas,
y cieco rios grades, porquie iba siemllre junto con tierra p;ra verlo
bien todo. Toda aqiiella tierra es inolntaias altisimnas imuy herino-
sas, y no secas ni de pelias, sino todas audables y valles hernosisi-
[1] Puerto de Jaragua. (Nay.)
[2] Punta del Mangle 6 del Guarico. (Nay.)
[3] Es Punta Vaez. (Nay.)
[4] Entrejos nueve puertos que dice vi6 y inarc6 en aquel trozo de cos-
ta, deben notarse la ensenada Yamanique y los puertos. de Jaragua, de Taco,
Cayaguaneque, de .vwa y Maravi. (Nva.)







46 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
mos. Y asi los valles como las montafias eran llenos de Arboles al-
tos y frescos, que era gloria mirarlos, y parecia que eran muchos
piuales. Y tambien detrAs del dicho Cabo del Pico, de la parte del
Sueste, estan dos isletas que ternA cada una en cerco dos leguas, y
dentro dellas tires maravillosos puertos y dos grades rios. En today
esta costa no video poblado ninguno desde la mar; podria ser haber-
lo, y hay sefiales dello, porque done quiera que saltaban en tierra
hallaban seriales de baber gente y huegos muchos. Estimaba que
]a tierra que boy vido de la parte de Sueste del Cabo de Campana
era la isla que Ilainaban los indios Bohlo: parecelo porquel dicho
cabo estA apartado de aquella tierra. Toda la gente que hasta boy
ha hallado diz que tiene grandisimo temor de los de Cauiba 6 Cani-
ma, y dicen que viven en esta isla de Bohio, la cual debe de ser
muy grande, segun le parece, y cree que van A tomar a aquellos A sus
tierras y casas, como sean nmuy cobardes y no saber de armas. Y
A esta causa le parecia que aquellos indios que traia no suelen po-
blarse A la costa de la mar, por ser vecinos A esta tierra, los cuales
diz que despues que le vierou tomar la vuelta desta tierra no po-
dian hablar temiendo qne los habian de comer, y no les podia qui-
tar el temor, y decian que no tenian sino un ojo y la cara de perro,
y creia el Almirante que mentian, y sentia el Almirante que debian
de ser del sefiorio del Gran Can, que los captivaban.

Martes 27 de Noviemibre.-Ayer al poner del sol lleg6 cerca de
un cabo, que llam6 Campana, y porquel cielo claro y el viento poco
no quiso ir A tierra A surgir, annque tenia de sotavento cinco 6 seis
puertos maravillosos, porque se detenia mas de lo que queria por
el apetito y deleitacion que tenia y rescebia de ver y mirar la her-
mosura y tirescura de aquellas tierras donde quiera que entraba, y
por no se tardar en proseguir lo que pretendia. Por estas razones
se tuvo aquella noche A la corda y temporejar hasta el dia. Y por-
que las aguages y corrientes lo habian echado aquella noche mas
de cinco 6 seis leguas al Sueste adelante de donde habia anochecido,
y le habia parecido la tierra de Campana: y allende aquel cabo
parecia una grande entrada que mostraba dividir una tierra de otra,
y hacia como isla en medio: acord6 volver atris con viento Sudues-
te, y viuo adonde le habia parecido el abertura, y hall que no era
sino una grande babia (I), y al cabo della de la parte del Sueste un
cabo, en el cual hay una nmontafia (2) alta y cuadrada que parecia
isla. Salt6 el viento en el Norte y torn6 A tomar la vuelta del
Sueste, por correr la costa y descubrir todo lo que alli hobiese. Y
vido luego al pid de aquel Cabo de Campana un puerto (3) maravi-
Iloso y un gran rio, y de alli a un cuarto de legua otro rio, y de alli
A media legua otro rio, y dende A otra media legua otro rio, y den-
de A una legua otro rio, y dende A otra otro rio, y dende A otro

[I Era el puerto de Baracoa. (Nay.)
[2] El monte del Yunque. (Nay.)
[3] El puerto de Marari. (NaT.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 4-7

cuarto otro rio, y deude A otra legua otro rio grande, desde el cual
hasta el Cabo de Campana habria veinte iuillas, y le quedan al
Sueste; y los mas destos rios tenian grades entradas y anchas y
limpias, con sus puertos maravillosos para naos giandisimas; sin
bancos de arena ni de peila ni restingas. Viniendo asf por la costa
A la parte del Sueste del dicho postrero rio hall una grande pobla-
cion (1), la mayor que hasta boy haya hallado, y vido venir infinita
gente A la ribera de la mar dando grandes voces, todos desnudos
con sus azagayas en la mano. Dese6 hablar con ellos y anmain6 las
velas, y surgi6 y envi6 las barcas de la nao y de la carabela por
manera ordenados que no hicieseu dafio alguno A los indios ni lo
rescibiesen, mandando que les diesen algunas cosillas de aquellos
resgates. Los indios hicieron ademnanes de no los dejar saltar en
tierra y resistillos. Y viendo que las barcas se allegaban mas a
tierra, y que no les habian miedo se apartarol de la mar. Y cre-
yendo que salieudo dos 6 tres hombres de las barcas no temieran,
salieron tires cristianos diciendo que no hobiesen miedo en su len-
gua, porque sabian algo della por la conversation de los que traen
consigo. En fin, dieron todos A huir que Ini grande ni chico qued6.
Fueron los tires cristianos a las casas, que son de paja y de la he-
chura de las otras que habian visto, y no hallaron A nadie ni cosa
en alguna dellas. Volvidrouse A los navios y alzaron velas A me-
dio dia para ir A un cabo hermoso (2) que quedaba al Leste, que
habria hasta el ocho leguas. Habieudo audado media legua por la
misma bahia vido el Almirante z la parte del Sur un siugularisimo
puerto (3), y de la parte del Sneste unas tierras hermosas A mara-
villa, ast como una vega montuosa dentro en estas mountains, y
parecian grandes humos y grandes poblaciones en ella, y las tierras
muy labradas; por lo cual determine de se bajar A este puerto, y
probar si podia haber lengua 6 practice con ellos; el cual era tal que
si A los otros puertos habia alabado, este dice que alaabba mas con
las tierras y templanza y comarca dellas y poblacion: dice maravi-
llas de la lindeza de la tierra y de los Arboles donde hay pinos y
palmas (4), y de la grande vega, que aunque no es liana de llano (5)
que va al Sursueste, pero es Ilana de montes llanos y bajos, la mas
hermosa cosa del mundo, y sale por ella muchas riberas de aguas
que descienden destas montafias. Despues de surgida la nao sal-
t6 el Almirante en la barca para sondar el puerto, quds como una
escodilla; y cuando fu6 fiontero de la boca al Sur hall6 una entrada
de uu rio que tenia de anchura que podia entrar una galera por
ella, y de tal manera que no se veia hasta que se llegase A ella, y
entrando por ella tanto como longura de la barca tenia cinco brazas

(1] Lade Baraeoa. (Nay.)
121 La punta de Maid. (Nay.)
[31 El puerto de Baracoa. ;Nav.)
[41 Siempre donde hay palmas de las muy altas es fertilisima tie-
rra. Casas.j
5]J Qniere decir qui no es rasa. (Cas .)







48 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
y de ocho de hondo. Andando por ella fui cosa maravillosa ver las
arboledas y fiesenras, y el agua clarfsima, y las aves y anienidad,
que dice que le parecia que no quisiera salir de alli. Iba diciendo A
los honibres que Ilevaba en so comilalia, que para bacer relacion A
los Reyes de las cosas (ine vian no bastaran nail lenguas A referillo
iii so niano para lo escribir, que le parecia questaba eicantado. De-
se;ala lque anello vieranl imiuchas otras personas prudentes y de
cradito, de las cuales dice ser cierto que no encarecieran estas co-
sas menos quil. Dice mas el Almirante aquil estas palabras: "cuAn-
to serA el beneticio qne de aqui se pnede haber, yo no lo escribo.
Es cierto, Seflores Priin.ipes, que done hay tales tierras que debe
haber infinitas cosas de provecho; nims yo no me detengo en ningun
pnerto, porque querria ver todas las mas tierras qne yo pudiese
para Iacer relation dellas a vuestras Altezas, y tambien no se la
lengna, y la gente destas tierras no me entienden ni yo ni otro que
y, tenga A ellos; y estos indios lque yo traigo inichas veces le en-
tiendo rna cosa por otra al contrario (1), ni tio much dellos porque
niclhas veces hanl probalo (' figir. Mas agora placiendo A nuestro
Sefior verd lo mas que yo pudiere, y poco a poco andard entendien-
do y :ognosciendo, y fare ensefiar esta lengna A personas de mi casn,
porlque veo qneis today a a lengmn una fast aqui; y despnes se sa-
brAin los beneticios, y se trahajair de hacer todos estos pueblos cris-
tianos torque de ligero se lhar., porque ellos no tienon secta nin-
guna nii son id6latras, y vuestras Altezas imaidarAin hacer en estas
parties cindad d firtaleza, y se convertirLin estas tierras. Y certifi-
co a vuestras Altezas que debajo dcl sol no ile parece que las pue-
de haber mejores en fertilidad, en temperancia de frio y calor, en
abundancia de aguas buenas y sanas, y no coino los rios de Guinea
que son todos pestilencia, porque, loado nuestro Sefor, hasta Ioy
de today mi gente no lha halbido persona que Ie baya mal la cabeza
ni estado en cama pot dolencia, salvo un viejo te dolor de piedra,
de qne 61 estaba today sn visda apasionado, y luego san6 al cabo de
dos dias. Esto que digo es en todos tires navios. Asi que placerA
A I)ios que vuestras Altezas enviarAn aca 6 vernin hoinlbres doctors,
y veran des)pes la verdad de todo. Y porque atras tengo hablado
del sitio de villa 6 fortaleza en el rio de Mares por el buen puerto
y por la comarca; es cierto que todo es verdad lo que yo dije, inas
no ha ningnna comparacion de allA aqui, ni de la mar de uuestra
Seilora; porque aqui debe haber infra la tierra grades poblaciones
y gente innumerable y cosas de grande provecho, porque aqlu y en
todo lo otro descubierto, y tengo esperauza de descubrir antes qne yo
vaya a Castilla, ligo que ternA la cristiandad negociacion en ellas,
clnato mas lai Espana 6 quien debe estar sujeto todo. Y digo que
vuestras Altezas no deben consentir lque aqul trate ni faga pid nin-
gun extranjero, salvo cat6licos cristianos, pines esto fu6 el fin y el
comienzo del prop6sito que fuese por acrecentamiento y gloria de la

[1] De esta mala 6 equivocada inteligencia resultan en esta relacion
mnchos nombres mal expresados. (Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 49

Religion cristiana, ni venir A estas parties ninguno que no sea buen
cristiano." Todas son sus palabras. Subi6 alli por el rio arriba y
hall unos brazos del rio, y rodeando el puerto hall A la boca del
rio estaban unas arboledas muy graciosas como una muy deleitable
huerta, y alli hall una almadia 6 canoa hecha de un madero tan
grande como una fusta de doce bancos, muy hermosa, varada deba-
jo de una atarazana 6 ramada hecha de madera y cubierta de gran-
des hojas de palma, por manera que ni el sol ni el agua le podian
hacer dafio; y dice que alli era el propio Ingar para hacer una villa
6 ciudad y fortaleza por el buen puerto, buenas aguas, buenas tie-
rras, buenas comarcas y much lefia.

Midrcoles 28 de Noviembre.-Estivose en aquel puerto aquel
dia porque llovia y hacia gran cerrazon, aunque podia correr toda la
costa con el viento quo era Sudueste y fuera a popa, pero porque no
pudiera ver bien la tierra, y no sabi6ndola es peligroso A los navios,
no se parti6. Salieron A tierra la gente de los navfos A .avar su
ropa, entraron algunos dellos un rate por la tierra adentro, ha-
llaron grandes poblaciones y las casas vacias, porque se habian
huido todos. TornAronse por otro rio abajo, mayor que aquel don-
de estaban en el puerto.

Jueves 29 de Noviembre-Porque Ilovia y el cielo estaba de la
manera cerrado no se parti6. Llegaron algunos de los cristianos
A otra poblacion cerca de la part de Norueste, y hallaron en las
casas A nadie ni nada; y en el camino toparon con un viejo que no
les pudo huir: tomaronle y dij6ronle que no le querian hacer mal,
y didronle algunas cosillas del resgate y dejaroulo. El Almirante
quisiera vello para vestillo y tomar lengua d6l, porque le contenta-
ba much la felicidad de aquella tierra y disposition que para po-
blar en ella habia, y juzgaba que debia de haber grades pobla-
clones. Hallaron en una casa un pan de cera (1), que trujo A los
Reyes, y dice que donde cera hay tambien debe haber otras mil
cosas buenas. Hallaron tambien los mariners en una casa una
cabeza de hombre dentro en uu cestillo, cubierto con otro cestillo,
y colgado de un poste de la casa, y de la misma manera hallaron
otra en otra poblacion. Crey6 el Almirante que debia ser de al-
gunos principals del linage, porque aquellas casas eran de manera
que se acogen en ellas much gente en una sola, y deben ser pa-
rientes descendientes de uno solo.

Viernes 30 de Noviembre.-No se pudo partir porquel viento
era Levante muy contrario A su camino. Envi6 ocho hombres bien
armados y con ellos dos iudios de los que traia para que viesen
aquellos pueblos de la tierra deutro, y por haber lengua. Llega-
ron A muchas casas y no hallaron A nadie ni nada, que todos ha-

(l] Esta cera vino alli de Yucataz, 3 pe'r .sto cro que sta tierra cs Ci( -
bha. (Casag.)







O IIISTORIA DE SANTO DOMINGO.
bian huido. Vieron cuatro mancebos questaban cavando en sus
heredades; asi como vieron los cristianos dicron :i hi'ir, no los pu-
dieron alcanzar. Andnvieron diz que inucell caimitio. Vieron nm-
chas poblaciones y tierra fertilisima, y today labrola y grandes ri-
beras de agua, y cerca de una vieron una almnadia 6 canoa de 11o-
venta y cinco palmos de longura de an solo mnalero, inny hermosa,.
y que en ella cablian y navegarian ciento y cincuenta personas.
Sdbado 19 de Diciem1bre.-No se parti6 por la misma causa del
viento contrario, y porque liovia muclo. AseLot una cruz grande
a la entrada de aquel puerto que creo llam6 el Puerto Santo, sobre
unas peiias vivas. La pmuta es aquella qnestA a la part del Sues-
te, A la entrada del puerto, y quien lhobiere de entrar en este puer-
to se dehe liegar inas sobre la part del Norneste a aquella pnnta
que sobre la otra del Sneste; pesto lque al pie de ambas, junto con
]a pefia, hay doce brazas de hondlo y may limpio: mas a la entrada
del puerto, sobre la punta del Sueste, lay una baja que sobreagna,
la cuit dista de la punta tanto que se podria pasar entremedias,
habiendo necesidad, porque.al pid de la blja y del cabo todo es fon-
do de doce v de quince brazas, y r la eutrada se ha de poner la
proa al Sudueste.
Domingo 2 de Diciembre.-Todavia fild contrario el viento y
no pudo partir; dice que todas las noches del niundo vienta terral,
y que todas las naos qne alli estuvieren no hayan iniedo de toda la
torment del mundo, porque no pnede rccalar dentro por una baja
que estA al principio del pierto &*a. En la boca de aquel rio diz
que hal16 un grunwete ciertas piedras que pareceu tener oro; trdjo-
las para mostrar A los Reyes. Dice que hay por alli i tiro de lom-
barda grande rios.
Lunes 3 de Diciembre.-Por causa de que hacia siempre tiem-
po contrario no partia de aquel puerto, y aeord6 de ir A ver un cabo
muy hermoso un cuarto de legua del puerto de la part del Sneste:
fu6 con las barcas y alguna gente armada: al pi6 del cabo habia
una boca de un buen rio (1), pnesta la proa al Sueste para entrar,
y tenia cien pasos de anchura: tenia nna braza de foudo at Ia entra-
da 6 en la boca; pero dentro habia doce brazas, 6 ciuco, y cuatro, y
dos, y cabriau en 41 cuantos navios hay en Espafia. Dejando un
brazo de aquel rio fu6 al Sueste y hall nna caleta en que video cin-
co muy grades almadias que los indios lIaman canoas, coum fastas
may hermosas y labradas que diz era placer vellas, y al pi6 del
monte vido todo labrado. Estaban debajo de Arboles muy espesos,
y yendo por un camino que salia A ellas, fneron A dlar a una atara-
zana muy bien ordenada y cnbierta que ni sol ni agna no les podia
hacer dafo, y debajo della habia otra canoa hecha de un madero
como las otras, como una fusta de diez y siete bancos: era placer
ver las labores que tenia y su hermosura. Subi6 una montafia
[I] Rio Boma. (N a.)







HISTORIC DJ SANTO DOMINGO. 51
arriba, y despues halll6a toda l1ana y sembrada de muchas cosas de
la tierra, y calabazas, que era gloria vellas; y en niedio della esta-
ba una gran poblacion: di6 de slbito sobre la gente del pueblo, y
como los vieron hombres y mujeres dan de huir. Asegur6les el
indio que llevaba consigo de los que traiA iiendo, que no ihohiesen
miedo que gente buena era. Hizolos da fA Ilmirante eascabeles y
sortijas de laton y contezuelas de vidrio verdes y amnarillas, con que
fueron muy contents. Visto que no tenian oro ni otra cosa pre-
ciosa, y que bastaha dejallos seguros y que toda la comarca era po-
blada y huidos los demnAs de miedo; y certitica el Almirante A los
Reyes que diez houbres hagan huir A diez mil: tan cobardes y me-
drosos son que ni traen armas, salvo unas varas, y en el cabo dellas
un palillo agudo tostado; acord6 volverse. Dice que las varas se
las quit6 todas con buena maia, resgatAndoselas de manera que
todas las dieron. Tornados adonde habian dejado las barcas envi6
ciertos cristianos al lugar por donde subieron, porque le habia pa-
recido que habia visto un gran colnenar; antes que viniesen los
que habia enviado ayuntAronse inuchos indios y vinieroin a.Iai bar-
cas donde ya se habia el Alnirante recogido con su gente todas uno
dellos se adelant6 en el rio junto con la popa de la barca, y hizo
una grande plAtica quel Almirante no entendia, salvo que los
otros indios de cuando en cuando alzaban las manos al cielo y da-
ban una grande voz. Pensaba el Almirante que lo aseguraban y
que les placia de su venida; pero vido al indio que consigo traia
demndarse la cara y amarillo como la cera, temblaba much, di-
ciendo por sefias quel Alnirante se fuese fuera del rio que los
querian matar, y Ileg6se A un cristiano que tenia una ballesta ar-
mada, y mostr6la A los indios, y entendid el Alminante que los decia
que los matarian todos, porque aquella ballesta tiiaba lejos y ma-
taba. Tambien tonto una espada y la sac( de la vaina, inostran-
dosela diciendo lo mismo lo cual oido por ellos dierou todos A huir,
quedaudo todavia temblando el dicho indio de cobardia y poco co-
razon, y era hombre de buena estatura y recio. No quiso el Alni-
rante salir del rio, antes hizo remar en tierra hAcia donde ellos es-
taban, que eran muy muchos, todos tcfiidos de colorado y desnudos
como su madre los parid, y algunos dellos con penaclios en la cabeza
y otras plumas, todos con sus rnanojos de azagallas. "Llegu6me A
ellos y diles algunos bocados de pan, y demanddles las azagallas, y
dlales por ellas A unos un cascabelito, a otros una sortijuela de
laton, A otros unas contezuelas; por nmanera que todos se apacigna-
ron y vinieron todos A las barcas y daban cuanto tenian, porque (1)
que quiera que les dabau. Los mariners habian muerto una tor-
tuga y la cAscara estaba en la barca en pedazos, y los grumetes di-
banles della como la uiia, y los indios les daban un manojo de aza-
gallas. Ellos son gente como los otros que le l allado (dice el Al-
mirante), y de la misma creencia, y creian que venfamos del cielo,
y de lo que tienen luego lo dan por enalquiera cosa que les den, sin

[(1 Asi el original: I)Debe decir jpar o(wuuiqinera co.s qu le(.







52 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
decir ques poco, y creo que asi harian de especerfa y de oro si lo
tuviesen. Vide una casa hermosa, no muy grande, y de dos puer-
tas, porque asi son todas, y entr6 en ella y vide una obra maravi-
llosa, como camaras hechas por una cierta manera que no lo sabria
decir, y colgado al ciefo tella caracoles y otras cosas. Yo pens4
que era temple, y los llamr, y dije por sefias si hacian en ella ora-
cion, dijeron que no, y subi6 uno dellos arriba y me daba todo cuan-
to alli habia, y dello tomi algo."

Martes 4 de Diciembre.-Hizose a la vela con poco viento, y
sali6 de aquel puerto que nombr6 Puerto Santo: A las dos leguas
vido un buen rio de que aver habl6 (1): fu4 de luengo de costa y
corriase toda la tierra, pasado el dicho abo Lesueste y Ouesno-
roeste hasta el Cabo Lindo (2), questA al cabo del Monte al Leste
cuarta del Sueste y Ihay de uuo A otro cinco leguas. Del cabo del
monte, A legua y media hay uu gran rio algo angosto, pareci6 que
tenia buena entrada y era mny hondo, y de alli a tres cuartos de
legua vido otro gmaudisimo rio, y debe venir de muy lejos: en la
boca tenia bien cien pasos y en ella ningun banco, y en la boca ocho
brazas y buena entrada porque lo envi6 A ver y sondar con la barca,
y tiene el agua dulce alli hasta dentro en la mar, y es de los canda-
losos que habia hallado, y debe haber grades poblaciones. Des-
pues del Cabo Lindo hay una grande bahia que seria buen paso por
Lesnordeste y Sueste y Sursudueste.

[]] El rio Boima (Nay.)
[2] Es la Punta del Fraile. (Nar.)
















DESCUBRIMIENTO DE LA ISLA DE SANTO DOMINGO.

ALio de 1492 del dia 5 de Diciembre al 25 del mismo.

Descubrimniento de la Isla de Santo Domingo.-Entra el Almirante en la
bahia del Mole de San Nicolds.-Visita el puerto del Esoudo.-Na.
vega el canal y costas de la Tortnga, la bahia de Mosquhs, Gros.
morne, Tres Rios, Puerto-Pd, el Acul, Limonade, y Puerto-Margot.-
Encalla la nao Santa Maria en Caracol.-Los indigenas de Santo
Domingo, sus Caciques y sus tierras descritos por el Almirante.


OIENTO veinte y un dias habia que el Almirante vagaba en el
c6ano y en el descubrimiento de las islas Lucayas y en la de
Cuba, cuaado se acerc6 a la costa de Santo Domingo. No quiero
aqui separarme del diario de navegacion del Almirante porque,
prescindiendo de la poesfa natural y candor de sus concepts, des-
cribe con exactitud la costa del Norte de la Espaiola, los puertos y
rios que la adornan y los usos y costumbres de los indigenas, reser-
vAndome tratar de estos mismos objetos mas adelante.

Miirooles 5 de Diciembre.-Toda esta noche anduvo A la corda
sobre el Cabo Lindo, adonde anocheci6, por ver la tierra que iba al
Leste, y al salir del sol vido otro cabo (1) al Leste A dos leguas y
media: pasado aquel video que la costa volvia al Sur y tomaba del
Sudueste, y vido luego un cabo muy hermoso y alto A la dicha de-
rrota, y distaba desotro siete leguas: quisiera ir alld, pero por el
deseo que tenia de ir a la isla de Babeque que le quedaba segun
decian los indios que lievaba al Nordeste, lo dej6. Tampoco pudo
ir al Babeque porque el viento que Ilevaba era Nordeste. Yendo
asi mir6 al Sueste y vido tierra (2) y era una isla mny grande, de
la cual ya teniau diz que informaeiou de los indios, A que Ilamaban
ellos Bohio, poblada de gente. Desta gente diz que los de Cuba 6
Juana, y de todas esotras islas tienen gran miedo porque diz que
comian los hombres. Otras cosas le contaban los dichos indios, por
sefias, muy maravillosas: mas el Almirante no diz que las creia,
sino que debian tener mas astucia y mejor ingenio los de aquella
isla Bohio para los captivar quellos, porque eran muy flacos de cora-
[1) Punta de los AcMles. (Nay.)
2J Esta es la Espaniola segun parece. (Casas.)-Asi es. (Nay.)


C-A.p=TTTC III-








51 IIISTOlRIA DE SANTO DOMINGO.
zon. Asi que porquel tiempo era Nordeste y tomaba del Norte, de-
termiu6 de dejar At Cuba 6 Juana, que hasta entonces habia tenido
o tier tirr tinue por su grandeza, porque bien habria andado en un
parage ciento y veinte leguas; y parti6 al Sueste, cuarta del Leste,
pesto que la tierra qu6l habia visto se hacia al Sueste, daba este
resguardo porque siempre el viento rodea del Norte para el Nordes-
te, y de alli al Leste y Sneste. Carg6 macho el viento y Ilevaba
todas sus velas, la mar liana y la corriente que le ayudaba, por ma-
nera que hasta ]a nna despues de inedio dia desde la mafiana hacia
do camino ocho iiiillai por bora, y eran seis horas aun no cumplidas
porque dicen qne aHll eran las noches cerca de quince horas: des-
ines auduvo diez miillas por hora; y asi andaria hasta el poner del
sol oehenta y e0(o iillas, que son veinte y dos leguas; todo al Sues-
te. Y porque se liacia nocih maimd6 tU a enrabela Nifia que se ade-
lantase pai'a ver con dii el i l.prto, porque era velera, y llegando a
la boca del puerto (1), que era comno la balia de Ctliiz, y porque
era ya de noehcl enviO it su barca (qe sondase el puerto, la cual lie-
v ilumubre de candela, y antes (uel Aliiiirante llegase adonde la
carabela estaba barloventeando y esperando que la barca le hiciese
sefias )par entrar el el puerto, apagl sle la Inmibre a la barca. La
carabela comio no video luiibre corrie de largo 6 hizo lumbre al Al-
iiiirate, y Ilegado A ella contaron lo que habia acaecido. Estando
enl esto los de la barca hicierion otra lnmbre: la carabela Wfu6 ella, y
el Almirante no pudo y estavo today aquella noche barloventeando.

Tueves 6 de Diciembre.-(Cnando amanecio se hal6 cuatro le-
gnas del puerto; pi6sole noilbre Pi'erto Maria (2), y video un cabo
htIllniso al SMur, enarta del Sumluciste, al cual puso nombre Cabo del
E.strell (3), y ip:mrecile lqe era la pstrera tierra de aquella isla
liicia el Sur, estaria cl Almirainte d(1 veinte y ocho villas. Pare-
ci6le otra tio-ra (4) (,o:n isla no grande al Leste, y estaria ddl cua-
renta iniillas. (Q~Icicbi:e Itlin c(!ia) muiy lhermioso y bien hecho,
ia quien puso ionibre Cabo del Elefiante (5) al Leste, cuarta del
Sueste, y dist:ibale ya cincuenta y cuatro villas. Qued:abale otro
cabo al Lesueste, A) que puso oiimnbre el Cabo de Cinquin; estaria
d6l veinte v ocho iillas. Quedilbale una gran escisura 6 abertura
6 abra A la mar, que Ie pare:iO ser rio ((), al Sueste y tomaba de la
cuarta del Leste; liabria d6 A; la abra veinte villas. Pareofale que
entire el Cabo del Elefuitte del de Cinquin habia nna grandisima
entrada (7), y algluos de los marinieros decian que era apartamien-
to de isla; aquella puso por iomnbre la Isla de la Tortuga. Aque-

[1] Puerto del Mole de San Nicolds en la isla Espafiola. (Nav.)
[2] Puerto de San Sicolds. (Nav.)
[3] Cabo de Slan Xicolds. (Nav.)
[4] La continuation de la costa septentrional de la Isla Espafola. (Nay.)
[5] Es la Pnta ataPalmista. (Nav.)
[Gi] Puerto Escudo ( Nay.)
[7] Canal de TAl/ Trmta. (Nay.)







HISTOBIA DE SANTO DOMINIGO 55

lla isla grande parecia altisimna tierra, no cerrada con montes sino
rasa como hermosas campifias, y parece toda labrada 6 grande par-
te della, y parecian las sementeras como trigo en el mes de Mayo
en la camtpifia de Cridoba. ViWronse muchos fuegos aquella noche,
y de dia muchos humos como atalayas, que parecia estar sobre avi-
so die alguna gente con quien tuviesen guerra. Toda la costa des-
ta tierra va al Leste. A boras de vfsperas entr6 en el puerto di-
cho, y pdsole nomibre Puerto de San Nicolao, porque era dia de
San NicolAs por honra suya, y A la entrada del se maravill6 de su
hermosura y boudad. Y antique tiene much alabados los puertos
de Cuba, pero sin duda dice 61 que no es ienos este, antes los so-
brepija, y ninguno Ie es semnejante. En boca y entrada tiene legua
y media de aficho y se pone la proa al Sursueste, pesto que por la
grande anchura se puede poner la proa aloude quisieren. Va de
esta manera al Sursueste dos leguas; y a la entrada d61 ppr la par-
te del Sur se hace como una augla, y de alli se sigue asi igal has-
ta el cabo, adoude esta mna playa mny hermosa y un campo de
Arboles de inil maneras, y todos cargados de frutas, qne creia el
Almirante ser de especeria y nueces noscadas, sino que no estaban
madras y no se conoscia, y un rio en medio de la playa. El hon-
do de este puerto es maravilloso que basta llegar A la tierra en
lougura de una (1) no lleg6 la sondaresa 6 plomada al fondo
con cuarenta brazas, y hay hasta esta. longura el hondo de quince
brazas y luuy limpio, y asi es todo el dicho puerto de cada cabo
hondo dentro A una pasada de tierra de quince brazas y limpio, y
desta manera es toda la costa muy bondable y limpia que no parece
una sola baja, y al pi6 della tanto como longura de un remo de bar-
ca de tierra tiene cinco brazas, y despues de la longura del dicho
puerto yendo al Sursueste, en la cual longura pueden barloventear
mil carracas, boja un brazo del puerto al Nordeste por la tierra
dentro una grande media legta, y siempre en una misma anchura
como que lo hicieran por unl eordel, el cual queda de manera ques-'
tando en aquel brazo, qlue sera de anchura de veinte y cinco pasos,
no se puede ver la boca de la entrada grande, de manera que queda
puerto cerrado (2), y el tbfodo deste brazo es asi, en el comienzo
hasta la inl de once brazas y todo basa 6 arena limpia, y hasta tie-
rra y poner los bordos en las verbas tiene ocho brazas. Es todo el
puerto nuy airoso y desabahado, de arboles raso. Toda esta isla
le pareci6 de mas pefias que ninguna otra que haya hallado: los ir-
boles mas pequefios, y muchos dellos de la natnraleza de los de Es-
pafia, como carrascos y imadrofios y otros, y lo mismo de las yer-
bas. Es tierra muy alta, y toda campifia 6 rasa, y de muy buenos
aires y no se ha visto tanto frio como alli, aunque no es de contar por
frio, mas dijolo al respect de las otras tierras. Hacia enfrente de
aquel puerto una hermosa vega, y en medio della el rio susodicho:
y en aquella comarca (dice) debe haber grades poblaciones segun

[1] Igual vacio en el original. 'Nav.)
[2] Es el carenero dentro del mismo pnerto de San Nicolds. (Nay.)







.dl 111STOIIA DE SANI'O DOMINGO.
se vian las almadfas con que navegan tantas y tan grades dellas
como una fista de quince bancos. Todos los iudios huyeron, y
ihian como vian los navius. Los que consigo de las isletas traia
teuian tauta gaua de ir d su tierra, que peusaba (dice el Almirante)
que despues que se parties de alli los tenia de levar a sus casas, y
que ya lo tenian por sospechoso porque no lleva el camino de su
casa, por lo cual dice qae ni les creia lo que le decian, ni los enten-
dia bien. ni ellos :i 61, y diz que habian el mayor miedo del mundo
de la gente de aquella isla. Asi que por querer haber lengua con
la gente de aquella isla Ie fuera necesario detenerse algunos dias en
aquel puerto, pero no lo hacia por ver much tierra, y por dudar
quel tiempo le duraria. Esperaba en nuestro Seior que los indios
que traia sabrian su lengua y dl la suya, y despues tornaria y ha-
blarA con aquella gente, y placerl A su Magestad (dice 6l) que ha-
Ilara algun buen resgate de oro antes que vuelva.

Tiernes 7 de Diciembre.-Al rendir del cuarto del alba di6-las
velas y sali de aquel Puerto de San Nicolds, y naveg6 con el viento
Sudueste al Noideste dos legnas hasta un cabo que hace el Ca-
renero, y quedaIbale al Sueste on angla y el Cabo de la Estrella al
Sudueste, y distaba del Almirante veinte y cuatro mills. De alli
naveg6 al Leste luengo de costa hasta el Cabo Cinquin, que seria cua-
renta y ocho mills; verdad es que las veinte fueron ;l Leste cuar-
ta del Nordeste, y aquella costa es tierra today mu- alta y muy
grande fondo: hasta dar en tierra es de veinte y treinta brazas,
y fuera tanto como un tiro de lombarda no se hall fondo; lo
cnal todo lo prob6 el Almirante aquel dia por la costa much a su
place con el viento Sndueste. El angla que arriba dijo Ilega diz
que 1al Puerto de San Nicolds tanto como tiro de una lombarda,
que si aquel espacio se atajase. cortase quedaria hecha isla, lo de-
inas bojaria en el cerco tires 6 cnatro millas. Toda aquella tierra
era nny alta y no de arboles grades sino como carrascos y madro-
nos, propia diz tierra de Castilla. Antes que Ilegase al dicho Cabo
Cinquin con dos legnas, hall uan agrezuela (1) como la abertura de
una montaia (2), por la cual descubri6 un valle grandisimo, y vido-
lo todo semnbrado como cebadas, y sinti6 que debia de haber en
aquel valle grades poblaciones, y A las espaldas d6l habia grades
montafias y muy altas y cuando lleg6 al Cabo de Cinquin, lo de-
moraba el Cabo de la Tortuga al Nordeste, y habria treinta y dos
millas, y sobre este Cabo Cinquin, A tiro de una lombaida, estA una
pefia en la mar que sale en alto, que se puede ver bien; y estando
el Almirante sobre el dicho Cabo le demoraba el Cabo del Elefante
al Leste, cuarta del Sueste, y habria hasta 41 setenta mills, y toda
tierra muy alta. Y A cabo de seis leguas hal16 una grande angla (3),
y vido por la tierra deutro muy grandes valleys y campifias y mon-

[I Asi en el original, quizui abr'ezuela 6 anlglezuela. (Nay.)
[2] Bahia Mosquito. (Nay.)
[31 Puerto Eseudo. (Na'v.)







IIISTORIA DE SANTO DOMING 57
tanas altisimas, todo A semejanza de Castilla. Y dende A ocho mi-
Has hall un rio muy hondo sino que era angosto, aunque bien pu-
diera entrar en 61 una carraca, y la boca todavia sin banco ni bajas.
Y dende A diez y seis millas hall un puerto (1) muy ancho y may
hondo hasta no hallar fondo en la entrada ni A las bordas A tres pa-
sos, salvo quince brazas, y va dentro un cuarto de legna. Y pues-
to que fuese aun muy temprano, como la una despues de medio
dia, y el viento era A popa y recio, pero porque el cielo mostraba
querer lover mucho y habia gran cerrazon, ques peligrosa ann
para la tierra que se sabe, cuanto mas en la que no se sabe, acord6
de entrar en el puerto, al cual llam6 Puerto de la Concepcion, y sa-
li6 a tierra en un rio no muy grande questA al cabo del puerto, que
viene por unas vegas y campifias que era maravilla ver su hermo-
sura: llev6 redes para pescar, y antes que llegase A tierra salt6 una
lisa como las de Espafia propia en la barca, que hasta entouces no
habia visto pece que pareciese A los de Castilla. Los mariners
pescaron y mataron otras, y lenguados y otros peces corio los de
Castilla. Anduvo un poco por aquella tierra qu6s toda labrada, y
oy6 cantar el ruisefior y otros pajaritos comno los de Castilla. Vie-
ron cinco hombres, mas no les quisieron aguardar sino huir. Hall6
arrayan y otros Arboles y yerbas como los de Castilla, y asi es la
tierra y las montaias.

Sdbado 8 de Diciembre.-Alli en aquel puerto les Ilovi6 much
con viento Norte muy recio: el puerto es seguro de todos los vien-
tos except Norte, puesto que no le puede hacer dafio alguno, por-
que la resaca es grande, que no da lugar A que la nao labor sobre
las amarras ni el agua del rio. Despues de media noche se torn6
el viento al Nordeste y despues al Leste, de los cuales vientos es
aquel puerto bien abrigado por la isla de la Tortuga, questA fron-
tera treinta y seis millas.

Domingo 9 de Diciembre.-Este dia llovi6 6 hizo tiempo de in-
vierno como en Castilla por Octubre. No habia visto poblacion
sino una casa muy hermosa en el Puerto de San Nicolds, y mejor
hecha que en otras parties de las que habia visto. La isla es muy
grande y dice el Almirante no serA much que boje doscientas le-
guas: ha visto qu6s toda muy labrada; creia que debian ser las po-
blaciones lejos de la mar de donde ven cuando llegaba, y asi huian
todos y llevaban consigo todo lo que tenial, y hacian ahumadas
como gente de guerra. Este puerto tiene eu la boca mil pasos,
quds un cuarto de legua: en ella ni hay banco ni baja, antes no se
halla cuasi fondo hasta en tierra A la orilla de la mar, y hacia den-
tro en luengo va tres mil pass, todo limpio y basa, que cualquiera
nao puede surgir en 61 sin miedo y entrar sin resguardo: al cabo
d6l tiene dos bocas de rios que traen poca agua: enfrente dl1 hay
unas vegas las mas hermosas del mundo y cuasi semejables A las

[1) La misma Bahia Mosquito que vi6 antes. (Nar.)







58 IISTORIA. DE SANTO DOMINGO.
tierras de Castilla, antes estas tienen ventaja, por lo cual pnso
nombre A dicha isla la Isla Espatiola.

Limes 10 de Diciembre.-Vent6 much el Nordeste, y hizole
garrar las anclas medio cable, de que se maravill6 el Almirante, y
ech6lo A que las anclas estaban much a tierra y venia sobre ella
el viento. Y visto que era contrario para ir doude preteudia, en-
vi6 seis hombres bien aderezados de armas A tierra que fuesen dos
6 tres leguas dentro de la tierra para ver si pudieran haber lengua.
Fueron y volvieron no habicndo hallado gente ni casas: hallaron
emperor unas cabafias y eaminos inuy anchos y lugares donde ha-
bian hecho lumbre muclos; vieron las mejores tierras del mundo,
y hallaron Arboles de almAciga imuchos, y trujeron della y dijeron
que habia much, salvo que no es agora el tiempo para cogella por-
que no cuaja.

lMartes 11 de Diciembre.-No partio por el viento que todavia
era Leste y Nordeste. Frontero de aquel puerto, como esta dicho,
esta la Isla de la Tortuga, y parece grande isla, y va la costa della
cuasi como la Espaiola, y pnede haber de la una A la otra, A lo mas,
diez leguas; convene a saber, de:de el Cabo de Cinquiin la cabeza
de la Tortuga, despues la costa della se corre al Snr. Dice que
queria ver aquel entremedio destas dos islas por ver la Isla Espa-
fiola, quds la mas hermosa cosa del mundo, y porque seguu le de-
cian los indios que traia por alli se habia de ir A la Isla de Babeque,
los cuales le decian que era isla muy grande y de muy grandes
montafias rios y valleys, y decian que la Isla de Bohio era mayor
que la Juatn, A que Ilaman Cuba, y que no estA cercada de agua,
y parece dar extender ser tierra fire, (qujs aqui detris desta Es-
pajiola, A que ellos Ilaman Caritaba (1), y que es cosa infinita, y
cuasi traeu razon (quellos sean trabajados de gente astuta, porque
todas estas islas viven con gran miedo de los de Caniba, y asi tor-
no A decir como otras veces dije, dice el, que Caniba no es otra co-
sa sino la gente del Gran Can, que debe ser aqui muy vecino, y
ternr navios v verniai a captivarlos, y como no vuelven screen que
se los han couiido. Cada dia entendemos mas A estos indios y ellos
A nosotros, puesto que muchas veces hayan eutendido uno por otro
(dice el Almirante). Envi6 gente A tierra, hallaron much almaci-
ga sin cuajarse, dice que las aguas lo debe hbacer, y que en Xi6 la
cogen por Marzo, y que en Enero la cogerian en aquestas tierras
por ser tan templadas. Pescaron muchos pescados como los de
Castilla, albures, salmones, pijotas, gallons, pAimpanos, lisas, corbi-
nas, camarones y vieron sardines: hallaron nucho linaloe.

Midrcoles 12 de Diciembre.-No parti6 aqueste dia por la mis-
ma causa del viento contrario dicha. Puso una gran cruz A la
entrada del puerto, de la parte del Oueste, en un alto muy visto-


[I Aludimn ;i la, cestois de Titr,, fi nhc. ( Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 5U
so, en seiial (dice 61) que vuestras Altezas tienen la tierra por suya,
y principalmeiite por serial de Jesucristo nuestro Senior, y honra
de la cristiandad; la cual puesta, tres mariners metieron por el
monte A ver los Arboles y yerba, y oyeron un gran golpe de gente,
todos desoudos como los de atrts, A los cuales Ilamaron 4 fueron
tras ellos, pero dieron los indios A huir. Y finalmente, tomaron
una mujer que no pudieron mas porque yo (61 dice) les habia man-
dado que tomasen algunos para honrallos y hacelles perder el mie-
do, y si hobiese alguna cosa de provecho, como no parece poder ser
otra cosa, segun la fermosura de la tierra, y asi trujeron la mujer
muy moza y hermnosa A la nao, y habl6 con aquellos indios, por-
que todos tenian una lengua. Hizola el Almirante vestir, y di6le
cuentas de vidrio y cascabeles y sortijas de laton, y torn61a A enviar
A tierra muy honradamente, segun su costumbre: envi6 algunas
personas de la nao con ella, y tires de los indios que llevaba consigo,
porque hablasen con aquella gente. Los marineros que iban en la
barca, cnando la Ilevaban A tierra, dijeron al Almirante que ya no
quisiera salir de la nao sino quedarse con las otras mujeres indias
que babia hecho tomar en el puerto de Mares de la isla Juana de
Cuba. Todos estos indios que venian con aquella india diz que ve-
nian en una canoa, qu6s su carabela, en que navegan de alguna par-
te, y cuando asomaron A la entrada del puerto y vieron los navios
volvieronse atras y dejaron la canoa por alli en algun lugar, y fu6-
ronse camino de su poblacion. Ella nostraba el parage de la po-
blacion. Train esta mujer un pedacito de oro en la nariz, que era
serial que habia en aquella isla oro.

Jueves 13 de Diciembre.-Volvieron los tres hombres que ha-
bia enviado el Almirante con la mujer A tires horas de la noche, y
no fueron con ella hasta la poblacion porque les pareci6 lejos 6 por-
que tuvieron miedo. Dijeron que otro dia vernian much gente a
los navios, porque ya debian de estar asegurados por las nuevas
que daria la mujer. El Almirante con deseo de saber si habia al-
guna cosa de provecho en aquella tierra, y por haber alguna len-
gua con aquella gente por ser la tierra tan hermosa y f6rtil, y to-
masen gana de servir A los Reyes, determiiin6 de tornar A enviar 6
la poblacion, confiando en las nuevas que la india habria dado de
los cristianos ser buena gente, para lo cual escogi6 uneve hombres
bien aderezados de armas y aptos para semejante negocio, con los
cuales fu6 un indio de los que traia. Estos fueron A la poblacion (1),
questaba cuatro leguas y media al Sueste, la cual hallaron en un
grandisimo valle, y vacia, porque como sintieron ir los cristianos to-
dos huyeron dejando cuanto tenian la tierra dentro. La poblacion
era de mil casas y mas de tires mil hombres. El indio que llevaban
los cristianos corri6 tras ellos dando voices, diciendo que no hobie-

[1] Pueblo conocido en el dia con el nombre de Gross-Morne, situado A
orillas del Rio de los tres Rios, que desagua media milla al Oeste del Puerto de
Pan. (Nay.)







P)0 IIISTORIA DE SANTO DOMINGO.
sen mieldo, que los cristianos no eran de Cariba, mas antes eran del
cielo, y que daban muchas cosas hermosas A todos los que hallaban.
Tanto los imprimi6 lo que decian que se aseguraron y vinieron jun-
tos dellos mas de dos mil, y todos veuian A los cristianos y los po-
nian las manos sobre la cabeza, que era serial de gran reverencia y
amistad, los cuales estaban todos temblando hasta qne much los
aseguraron. Dijeron los cristianos que despues que ya estaban sin
temor iban todos A sus casas, y cada uno les traia de lo que tenia
de comer, que es pan de names (1), que son unas races como riba-
nos grades que nacen, que siembran y nacen y plantan en todas
sus tierras, y es so vida; y hacen dellas pan y cuecen y asan y tie-
nen sabor propio de castaias, y no hay quien no crea comidndolas
que no sean castafias. DAbanles pan y pescado, y de lo que tenian.
Y porque los indios que traia en el navio tenian entendido quel
Almirante deseaba tener algun papagayo, parece que aquel indio
que iba con los cristianos dijoles algo desto, y asi les trujeron pa-
pagayos y los daban cuanto les pedian sin querer nada por ello.
RogAbaules que no se viniesen aquella noche y que les darian otras
muchas cosas que tenian en la sierra. Al tiempo que toda aque-
Ila gente estaba junta con los cristianos vieron venir una gran ba-
talla 6 multitude de gente con el marido de la mnjer que habia el
Almirante bonrado y enviado, la cual traiau caballera sobre sus
hombros, y venian & dar las gracias A los cristianos por la honra
quel Almirante le habia beclo, y dAdivas que le habia dado. Di-
jeron los cristiauos al Alnirante que era toda gente mas hermosa
y de mejor condition que ningnna otra de las qne habian hasta alli
hallado; pero dice al Ahnirante que no sabe como puedan ser de
mejor condicion que las otras, dando a entender que todas las que
habiau en las otras islas hallado eran de muy buena condition. Cuan-
to A la hermosura decian los cristianos que no habia comparacion
asi en los hombres como en las mujeres, y que son blancos mas
que los otros, y que entire los otros vieron dos mujeres mozas tan
blancas como podian ser en Esparia. Dijeron tambien de la her-
mosura de las tierras que vieron que ninguna comparacion tienen
las de Castilla las mejores en hermosura y en bondad, y el Almi-
rante asi lo via por las que ha visto y por las que tenia presents,
y decianle que las que via ningnna comparacion tenian con aquellas
de aqnel valle, ni la campifia de C6rdoba llegaba aquella con tanta
diferencia como tiene el dia de la noche. Decian que todas aque-
llas tierras estaban labradas, y que por medio de aquel valle pasa-
ba an rio (2) may ancho y grande que podia regar todas las tierras.
Estaban todos los Arboles verdes y Ilenos de fruta, y las yerbas to-
das floridas y muy altas; los caminos muy anchos y buenos; los aires

[1 ] Niames 6 iramees eran los ajes, especie de batatas, de cuyas races ha-
cian pan y tenian el sabor 6 gusto de las castafias. Asi lo dice mas adelan-
te en los dias 16 y 21 de Diciembre. Tambien llamaban cazabi al pan que
hacian de la raiz de la plant Ilamada yuca. VWase A Oviedo en el cap. 5? de
su Hist. nat. de las Inidias. (Nay.)
[2] Llamado de los Tres fios. (Nav.)







HISTOBIA DE SANTO DOMINGO. 61
eran como en Abril en Castilla; cantaba el ruiseior y otros pajari-
tos como en el dicho mes en Espafia, que dicen que era la mayor
dulzura del mundo. Las noches cantaban algunos pajaritos suave-
mente, los grills y ranas se oian muchas; los pescados como en Es-
pahia. Vieron muchos almAcigos y linaloe, y algodonales: oro no
hallaron, y no es maravilla en tan poco tiempo no se halle. Tom6
aquf el Almirante experiencia de qu6 horas era el dia y la noche, y
de sol A sol; hall que pasaron veinte ampolletas que son de A me-
dia hora, aunque dice que alli puede haber defecto, porque 6 no la
vuelven tan presto 6 deja de pasar algo. Dice tambien que hall
por el cuadrante questaba de la line equinocial treinta y cuatro
grades.

Viernes 14 de Diciembre.-Sali6 de aquel Puerto de la Concep-
cion con terral, y luego desde A poco calm, y asf lo experiment
cada dia de los que por alli estuvo. Despues vino viento Levante;
naveg6 con 61 al Nornordeste, lleg6 A la Isa de la Tortuga, video una
punta della que llam6 la Punta Pierna, questaba al Lesnordeste de
la cabeza de la isla, y habria doce millas, y de alli descubri6 otra
punta que llam6 la Punta Lanzada, en la misma derrota del Nor-
deste, que habria diez y seis mills. Y asf desde la cabeza de la
Tortuga hasta la Punta Aguda, habria cuarenta y cuatro millas,
que son once leguas al Lesnordeste. En aquel camino habia algu-
nos pedazos de playa grades. Esta isla de la Tortuga es tierra
muy alta, pero no montafiosa, y es muy hermosa y muy poblada de
gente como la de la Isla Espaiiola, y la tierra asi toda labrada, que
parecia ver la campifia de C6rdoba. Visto quel viento le era con-
trario, y no podia ir A la isla Baneque (1), acord6 tornarse al Puerto
de la Concepcion, de donde habia salido, y no pudo cobrar un rio
questA de la parte del Leste del dicho puerto dos leguas.

Sdbado 15 de Diciembre.-Sali6 del Puerto de la Concepcion otra
vez para su camino, pero en saliendo del puerto vent6 Leste recio
su contrario, y tom6 la vuelta de la Tortuga hasta ella, y de allf di6
vuelta para ver aquel rio que ayer quisiera ver y tomar y no
pudo, y desta vuelta tampoco lo pudo tomar, aunque surgi6 media
legua de sotaviento en una playa, buen surgidero y limpio. Ama-
rrados sus navios fu6 con las barcas A ver el rio, y entr6 por un
brazo de mar questA antes de media legua, y no era la boca: volvi6
y hall la boca que no tenia aun una braza y venia muy recio: en-
tr6 con las barcas por l6 para legar A las poblaciones que los que
antier habia enviado habian visto, y mand6 echar la sirga en tierra,
y tirando los mariners della subieron las barcas dos tiros de lombar-
da y no pudo andar mas por la reciura del corriente del rio. Vido
algunas casas y el valle grande donde estAn las poblaciones, y dijo
que otra cosa mas hermosa no habia visto, por medio del cual valle
viene aquel rio. Vido tambien gente A la entrada del rio, mas to-

[Il Otras veces dice Brceque. (;Na.)







62 IIISTORLA DE SANTO DOMIlNGO.
dos dieron Ai huir. Dice mas, que aquella gente debe ser muy ca-
zada, pues vive con tanto temor, porque en legando que Ilegan a
ncalquiera part, Inego hacen alumnadas de las atalayas por toda
la tierra, y esto mas eu esta Isla Espaiiola y en la Tortuga, que
tambien es grande isla, que en las otras que atris dejaba. Puso
nombre al valle, Yalle del Paraiso, y al rio Guadalquivir, porque
diz que asi viene tan grande como Guadalquivir por C6rdoba, y a
las veras 6 riberas dUl playa de piedras muy hermosas, y todo
audable.

Domingo 16 de Diciembre.-A la media noche con el vente-
zuelo de tierra di6 las velas por salir de aquel golf, y viniendo
del bordo ie la Isla Eslpaiiola yendo a la bolina, porque luego A ho-
ra de tercia vent6 Leste; a medio golfbo hall una canoa con un in-
dio solo en ella, de que se maravillaba el Almirante c6mo se podia
tener sobre el agua siendo el viento grande. Hizolo meter en la
nao a4 l y v su canoa, y balagado didle cuentas de vidrio, cascabe-
les y sortijas de laton, y llev6lo en la nao hasta tierra A una po-
blacion (1) questaba de alli diez y seis millas junto a la mar, don-
de surgid el Almirante y ball buen surgidero en la playa junto a
la poblacion, que parecia ser de nuevo hecha, porque todas las ca-
sas eran nuevas. El indio fuese luego con su canoa A tierra, y da
nuevas del Almirante y de los cristianos, por ser buena gente,
pesto que ya las tenian por lo pasado de las otras donde habian
ido los seis cristianos, y luego vinieron mas de quinientos hombres,
y desde A poco vino el Rey dellos, todos en la playa juntos A los
navios, por questaban surgidos muy cerca de tierra. Luego uno A
uno, y nmuclls i muclos, venian a la n ao sin traer consigo cosa
alguna, puesto que algutins train algunos granos de oro tinisimo
en las orejas y en la niriz, el cual Inego daban de buena gana.
Mand5 hacer ionra a todos el Almirante, y dice l1, porque son la
mejor gente del mundo y mas mausa; y sobre todo, que tengo much
esperanza (en nuestro Sefior que reestrcs Altezas los hardn todos
cristianos, y serdn todos suyos, que por suyos los tengo. Vido tam-
bien quel dicho Rey cstaba en la playa, que todos le hacian acata-
miento. Envidle un present el Almirante, el cual diz que rescibi6
con lmlncho estado, y que seria mozo de last veinte y ill atios, y
que tenia un ayo viejo y otros consejeros que le consejaban y respon-
dian, y qudl halalaba mmy pocas palabras. Uno de los indios que
traia el Almirante habl6 con dl, le dijo qne como venian los cris-
tianos del cielo, y que andaba en busca de oro, y queria itr la Isla
de Baneque: y dl respondli que bien era, y que en la dicha isla ha-
bia rincho oro, el cual amostr6 al alguacil del Almirante que le
llev6 el present. el camino que habia de Ilevar, y que en dos dias
ilia de alli A ella, y que si de sn tierra habian menester algo lo
daria de muy buena voluntad. Este Rey y todos los otros anda-
ban desnudos como sus padres los parieron, y asi las mujeres, sin

[1] Piuhrlo de Pr:. (Nav.)







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. i3

algun empacho, y son los mas hermosos hombres y imjeres que
hasta alli hobieron hallado: harto blancos. qnue si vestidos anduvie-
sen y se guardasen del sol y del aire, serian cuasi tan blancos cono
en Espaia, por quest tierra es harto fria y la nmejor que lengua
pueda decir: es mny alta, y sobre el mayor monte podrian arar bue-
yes, y hecha today A campiias y valles. En today Castilla no hay
tierra que se pucda comparar & ella en hermosura y bondad. Toda
esta isla y la de la Tortuga son todas labradas conm la campifia de
C6rdoba. Tienen senibrado en ellas ajes, que son unos ramillos
que plantau, y al pi4 dellos nacen unas races como zanahorias, que
sirven por pan, y rallan y amasan y hacen pan dellas, y despues
tornan A plantar el misino ramillo en otra parte y torna A dar cua-
tro 6 cinco de aquellas raises, que son muy sabrosas propio gusto
de castafias. Aqui las hay las mas gordas y buenas que habia
visto en ninguna part, torque tambien diz que de aquellas habia
en Guinea. Las de aquel lugar eran tan gordas comno la pierna, y
aquella gente todos diz que eran gordos y valientes y no flacos co-
mo los otros que antes habia hallado, y de muy dulce conversation,
sin secta. Y los Arboles de alli diz que eran tan viciosos que las
hojas dejaba- de ser verdes y eran prietas de verdura. Era cosa
de maravilla ver aquellos valles y los rios y buenas aguas, y las tie-
rras para pan, para ganado de today suerte, de que ellos no tienen
alguna, para huertas y para. todas las cosas del mnundo quel hom-
bre sepa pedir. Despues a la tarde vino el Rey a la nao: el Al-
mirante le hizo la honra que debia, y le hizo decir como era de los
Reyes de Castilla, los cuales eran los mayors Principes del mundo.
Mas ni los indios quel Almirante traia, que eran los intdrpretes,
creian nada, ni el Rey tampoco, sino creial que veiian del cielo,
y que los reinos de los Reyes de Castilla eran en el cielo, y no en
este inundo. Pusibronle de comler al Rey de las cosas de Castilla,
y 61 comia uu bocado y despues dabalo todo A sus consejeros y at
ayo, y A los demis que meti6 consigo. "Crean vuestras Altezas
questas tierras soi en tanta cantilad buenas y f6rtiles, y en espe-
cial estas desta slak Espaihola, que no hay persona que lo sepa de-
cir, y nadie lo puede career si no lo viese. Y crean questa isla y
todas las otras son asi snyas como Castilla, que aquf no falta sal-
vo asiento y mandarles lacer lo que quisieren, porque yo con esta
gente que traigo, que no son munchos, correria todas estas islas sin
afrenta, que ya he visto solos tires destos mariners descender en
tierra, y haber multitud destos indios y todos huir, sin que les qui-
siesen lacer mal. Ellos no tienen armas, y son todos desnudos
y de ningun ingenio en las armas y rny cobardes, que nil no
aguardarian tres, y asi son buenos para les mandar y les hacer tra-
bajar, sembrar, y hacer todo lo otro que fuere menester, y que ha-
gan villas, y se ensefienu andar vestidos y A nuestras costumbres.'

Lunes 17 de Diciembre.-Vent6 aquella noche rdciamente,
viento Lesnordeste; no se alter muclho a mar porque lo estorba y
escnda la Msla de la Tortuga questA fiontero y hace abrigo: asf







G6 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
estuvo alli aqueste dia. Envi6d pescar los malineros con redes:
holgaronse inucho con los cristianos los indios, y truj6ronles ciertas
flechas de los de Caniba 6 de los canibales, y son de las espigas de ca-
nas, y exigidroules unos palillos tostados y agudos y son muy largos.
MostrAronles dos hombres que les faltaban algunos pedazos de car-
ne de su cuerpo, y hici6ronles entender que los cauibales los habian
comido A bocados: el Almirante no lo crey6. Torn6 A enviar cier-
tos cristianos A la poblacion, y a trueque de contezuelas de vidrio
resgataron algunos pedazos de oro labrado en hoja delgada, Vie-
ron a uno que tuvo el Almirante por gobernador de aquella provin-
cia que llamaban Cacique, un pedazo tan grande como la mano de
aquella lhoja de oro y pareia que loqueria resgatar; el cual se fiu A
su casa, y los otros quedaron en la plaza, y 61 hacia hacer pedazue-
los de aquella pieza, y tray endo cada vez un pedazuelo resgatAbalo.
Despues que no hobo mas dijo por sefias qudi habia enviado por
mas y que otro dia lo traeriau. Estas cosas todas y la manera de-
Ilos y sus costumbres y mansedumbre y cousejo, muestra de ser
gente inas despierta y entendida que otros que hasta alli hobiese
hallado, dice el Almirante. En la tarde vino alli una canoa de la
Isla de la Tortuga con bien cnarenta hombres, y en llegando a la
playa toda la geute del pueblo questabajunta se asentaron todos en
sefial de paz, y algunos de la canoa, y cuasi todos descendieron en
tierrra. El Cacique se levant solo y con palabras que parecian
de amenazas los hizo volver A la canoa y les echaba agua, y toma-
ba piedras de la playa y las echaba en'el agua, y despues que ya
todos con much obediencia se pusieron y embarcaron en la canoa,
61 torn uua piedra y la puso en la mano a mi alguacil para
que les tirase, al cual yo habia euviado A tierra, y al escribauo
y A otros para ver si train algo que aprovechase, y el alguacil no
les quiso tirar. Alli mostr6 much aquel Cacique que se favorecia
con el Almirante. La canoa se fil luego, y dijeron al Almirante
despues de ida que en la Tortuga habia mas oro que en la Isla Es-
pafiola, porque es mas cerca de Baneque. Dijo el Almirante que
creia que en aquella Isla Espaoiola ni en la Tortuga hobieseu minas
de oro sino que lo train de Baneque, y que traen poco, porque no
tienen aquellos que dar por ello, y aquella tierra es tan gruesa que
no ha menester que trabajen much para sustentarse ni para ves-
tirse como anden desnudos. Y creia el Almirante questaba muy
cerca de la fuente, y que nuestro Sefior le habia de mostrar done
nasce el oro. Tenia nueva que de allf al Baneque (1) habia cuatro
jornadas, que podrian ser treinta 6 cuarenta leguas, que en un dia
de buen tiempo se podian andar.

Martes 18 de Diciembre.-Estovo en aquella playa surto este
dia porque no habia vieuto, y tambien porque habia dicho el Caci-
qqu ue habia de traer oro, no porque tuviese en much el Almi-
rante el oro (diz que) que podia traer, pues alli no habia minas, sino

!1l NuiIc; a ect' Bave(n.U'll pal cid: 1)por venuria era la Iasla dt Jamaica (Caais)







HISTORIA DE SANTO DOMINGO. 65

por saber mejor de doude lo traian. Luego en amaneciendo mand6 a-
taviar la nao y la carabela de armas y banderas por la fiesta que era
este dia de sancta Maria de la 0, 6 conmeworacion de la Anuncia-
cion: tirAronse muchos tiros de lombardas, y el Rey de aquella
Isla Espanola (dice el Almirante) habia madrugado de su casa
que debia de distar cinco leguas de alli (1) segun pudo juzgar, y
lleg6 A hora de tercia A aquella poblacion, done ya estaban alga-
nos de la nao quel Almiraute habia enviado para ver si venia oro,
los cuales dijeron que venian con el Rey mas de doscientos hom-
bres, y que lo traian en unas andas cuatro hombres, y era mozo
como arriba se dijo. Hoy estando el Almirante comiendo debajo
del castillo, lleg6 A la nao con toda sa gente. Y dice el Almirante
A los Reyes: "Sin duda pareciera bien A vuestras Altezas su estado
y acatamiento que todos le tienen, puesto que todos andan desnu-
dos. El asi como entr6 en la nao hall questaba comiendo A la me-
sa debajo del castillo de popa, y 61 A bnen andar se vino a sentar A
par de mi, y no me quiso dar lugar que yo me saliese A 61 ni me
levantase de la mesa, salvo que yo comiese. Yo pens6 qu6l ternia
A bien de comer de nuestras viandas: mand6 luego traerle cosas
qunl comiese. Y cuando entr6 debajo del castillo hizo sefas con la
mano que todos los suyos quedasen fuera, y asi lo hicieron con la
mayor priesa y acatamiento del mundo, y se asentaron todos en la
cubierta, salvo dos hombres de una eda a madura, que yo estim6
por sus consejeros y ayo, que vinieron y se asentaron A sus pi6s, y
de las viandas que yo le puse delante tomaba de cada una tanto
como se toma para hacer la salva, y despues luego lo demis euviAba-
lo A los suyos, y todos comian della, y asi hizo en el beber, que sola-
mente Ilegaba A la boca y despues asi lo daba A los otros, y todo
con un estado maravilloso, y muy pocas palabras, y aquellas qul1
decia, segun yo podia entender, eran muy aseutadas y de seso, y
aquellos dos le miraban A la boca y hablaban por 61 y con 61, y con
much acatamiento. Despues de comido un escudero traia un cin-
to, qu6s propio como los de Castilla en la hechura, salvo ques
de otra obra, qul6 tom6 y me lo di6, y dos pedazos de oro labrado
que eran muy delgados, que creo que aqui alcanzan poco d6l, pues-
to que tengo questAn muy vecinos de donde nace, y hay much.
Yo vide que le agradaba un arambel que yo tenia sobre mi cama;
yo se lo di y unas cuentas muy bnenas de Ambar que yo traia al
pescuezo, y unos zapatos colorados, y una almatraja de agua de
azahar, de que qued6 tan content que fnu maravilla, y el y su a-
yo y consejero llevan grande pesar porque no me entendiau ni
yo a ellos. Con todo le cognosci que me dijo que si me cum-
pliese algo de aqui que today la isla estaba A mi mandar. Yo envid
por unas cuentas mias adonde por un serial tengo un exeelente
de oro (2) en que estAn esculpidos vuestras Altezas, y se lo amos-
[1] Era el pueblo de lo interior-llamnado en el dia Gros-Morne, distant
cuatro leguas del Puerto de Paz, en donde estaba fondeado el Almirante.
(Nay.)
[21 Este excellent era moneda que valia dos castellanos. (Casas.)







66 HISTORIC DE SANTO DOSINGO.
trd, y le dije otra vez como ayer que vuestras Altezas mandaban y
sefioreaban todo lo mejor del mundo, y que no habia tan grande
Principes; y le mostrd las banderas reales y las otras de la cruz, de
que el tuvo en much; y que grades sefiores serian vuestras Al-
tezas, decia 61 contra sus consejeros, pues de tan lejos y del cielo
me habian enviado hasta aqui sin miedo; y otras cosas muchas se
pasaron que yo no entenidia, salvo que bien via que todo tenia &
grande maravilla." Despues qne ya fu6 tarde y l1 se quiso ir, el Al-
mirante le envi6 en la barca inuy honradamente, y hizo tirar mnu-
chas lombardas, y puesto en tierra subi6 en sus andas y se fue con
sus mas de doscietntos hombres, y A su hijo le Ilevaban atrAs en
los hombros de un indio, hombre muy hourado. A todos los ma-
rineros y gente de los navios done quiera que los topaba les man-
daba dar de coiner y hacer much houra. Dijo un marinero qne
le habia topado en el camino y visto que todas las cosas que le ha-
bia dado el Almirante, y cada una dellas llevaba delante del Rey un
hombre, a lo que parecia de los mas honrados. Iba su bijo atris
del Rey bnen rato, eon tanta compahia de gente como dl, y otro
tanto un hermano del mismo Rey, salvo qne iba el hermano- A pid
y IlevAbanlo del brazo dos hombres honrados, Este vino a la nao
despues del Rey, al cual di6 el Almnirante algnnas eosas de los di-
chos resgates, y alli supo el Almirante que al Rey Ilamaban en su
lengua Cacipqe. En este dia se resgat6 diz que poco oro; pero sn-
po el Almirante de un hombre viejo que habia muehas islas comar-
canas A cien leguas y mas, segun pudo entender, en las cuales nasce
muy much oro, y en las otras, hasta decirle que habia isla que era
todo oro, y en las otras que hay tanta cantidad que lo cogen y cier-
nen como con cedazos, y lo funden y haeen vergas y mil laborers: fi-
guran por sefias la heehlra. Este viejo sefial6 al Almirante la de-
rrota y el parage donde estaba: determnintse el Almirante de ir
all, y dijo que si no fuera el dicho viejo tan principal persona de
aquel Rey que lo detuviera y Ilevara consigo, 6 si supiera la len-
gua que se lo rogara, y creia, segun estaba bien con Al y con los
eristianos que se fuera con el de buena gana; pero porque tenia ya
aquellas gentes por de los Reyes de Castilla, y no era razon de ha-
celles agravio, acord6 de dejallo. Puso una cruz mny poderosa en
medio de la plaza de aqueHll poblacion, A lo cual ayudaron los in-
dios much, y hicieron, diz, que oracion y la adoraron, y por la
muestra que dan espera en nuestro Seiior el Almirante que todas
aquellas islas ban de ser eristianos.

Mijrcotes 19 de Diciembre.-Esta noche se hizo A la vela por
salir de aquel golfo que hace alli la Isla de la Tortuga con la Es-
payola, y siendo de dia torn6 el viento Levante, con el cual todo
este dia no pudo salir de entire aquellas dos islas, y A la noche no
pudo tomar un puerto (1) que por alli parecia. Vido por allf cua-
tro cabos de tierra y nna grande bahia y rio, y de alli video una an-

[I] El Puerto de hl Grtitja. (Nav.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 67

gla (1) muy grade, y tenia una poblacion, y a las espaldas un
valle entire muchas montanfas altisimas, Ilenas de arboles, que juzg6
ser pinos, y sobre los dos Hermanos (2) hay una montafia muy alta y
gorda que va de Nordeste al Sudueste, y del Cabo de Torres al
Lesueste estA una isla pequeila, A la cual puso-por nombre Santo
Tomds, porque es mafiana su vigilia. Todo el cerco de aquella isla
tiene cabos y puertos maravillosos, segun juzgaba 61 desde la mar.
Antes dl la isla de la parte del Oueste hay un cabo que entra mu-
cho en la mar alto y bajo, y por eso le ruso nombre Cabo Alto y
Bajo (3). Del camino de Torres al Leste cuarta del Sueste. hay
sesenta millas hasta una montafia mas alta que otra que entra en
la mar (4), y parece desde lejos isla por si por un degollado que tiene
de la parte de tierra; pAsole nombre Monte Caribata, porque a-
quella provincia se lamaba Caribata. Es muy hermoso y Ileno de
Arboles verdes y claros, sin nieve y sin niebla, y era entonces por
alli el tiempo cuanto A los aires y templanza, como por Marzo en
Castilla, y en cuanto A los Arboles y yerbas como por Mayo: las no-
ches diz que eran de catorce horas.

Jueves 20 de Diciembre.-Hoy al poner del sol entr6 en un
puerto questaba entire la isla de Santo Toinds y el Cabo de Cariba-
ta (5), y surgi6. Este puerto es hermosisimo y que cabian en 61
cuantas naos hay en cristianos: la entrada d61 parece desde la mar
impossible A los que no hobiesen en 61 entrado, por nuas restringas
de peiias que pasan desde el monte hasta cuasi la isla, y no puestas
por 6rden sino unas acA y otras acull6; unas A la mar y otras A la
tierra; por lo cual es menester estar despiertos para entrar por
unas entradas que tiene muy anclas y buenas para entrar sin te-
mor, y todo muy fondo de siete brazas, y pasadas las restringas
dentro hay doce brazas. Puede la nao estar con una cuerda cual-
quiera amarrada contra ncalesquiera vientos que haya. A la entra-
da deste puerto diz que habia un cafial (6), que queda A la par-
te del Oueste de una isleta de arena, y en ella muchos Arboles, y
hasta el pi6 della hay siete brazas; pero hay muchas bajas en aque-
Ila comarca, y conviene abrir el ojo hasta entrar en el puerto: des-
pues no hayan miedo A toda la tormenta del mundo. De aquel
puerto se parecia un valle grandisimo y todo labrado, que desciende
S61l del Sueste, todo cercado de montainas altisimas que parece
que Ilegan al cielo, y hermosisimas, llenas de Arboles verdes, y sin

[ll La ensenada del Puerto 2Margot. (Nav.)
[2] Estos dos Hermanos y el cabo de Torres no los ha nonmbrado hasta
agora. (Casas.)-El cabo de Torres es la punta de Limbd. (Nay.)
[3] Punta isla Margot. (Nay.)
[4) Montafia sobre el Guarico, y la de Monte Cristi que dista 42 mi-
llas. (Nay.)
[51 Bahia'de Acul. (Nay.)
[6] Creo que quiere decir afiaveral. (Casas.)---Lo que debe decir es
canal. (Nay.)








68 HISTORLA DE SANTO DOMINGO.
duda que hay allf montafas mas altas que la isla de Tenerife en
Canaria, ques tenida por de las nas altas que puede hallarse. Des-
ta parte de la Isla de Santo Tomds estA otra isleta (1) A una legua,
y dentro della otra, y en todas hay puertos maravillosos, mas cunm-
pie mirar por las bajas. Vido tambien poblaciones y ahumadas
que se hacian.

Viernes 21 de Diciembre.-Hoy fun con las barcas de los na-
vios A ver aquel puerto; el cual vido ser tal que atirm6 que nin-
guno se le iguala de cuautos haya janm s visto, y exc6sase diciendo
que ha loado los pasados tanto que no sabe como lo eucarecer, y
que teme que sea juzgado por mauificador excesivo mas de lo que
es la verdad; A esto satisface diciendo, qudl trae consigo mariners
antiguos, y estos dicen y dirAn lo mismo, y todos cuantos audan en
Ia mar: convene a saber, todas las alabanzas que ha dicho de los
puertos pasados ser verdad, y ser este muy mejor que todos ser asi-
mismo verdad. Dice mas desta manera: "Yo he andado veinte y tres
aiios en la mar, sin salir della tiempo que se haya de contar, y vi
todo el Levante y Poniente, que dice por ir al camino de Septen-
trion, ques Inglaterra, y he andado la Guinea, mas en todas estas
partidas no se hallarA la perfeccion de los puertos. ....
(Vacio de renglon y medio en el original.)
fallado siempre lo (2) mejor quel otro, que yo con buen
tiento miraba mi escrebir, y torno A decir que afirmo haber bien es-
cripto, v que agora este es sobre todos, y cabrian en el todas las
naos del int do; y cerrado que con una cnerda la mas vieja de la
nao la tuviese amarrada." Dcsde la entrada hasta el fondo habra
cinco legnas. Vido unas tierras muy labradas, aunque todas son
asi, y mand6 salir dos hombres fuera de las barcas que fuesen A un
alto para que viesen si habia poblacion, porque de la mar no se via
-ninguna; puesto que aquclla nocle cerca de las diez horas vinieron
Sla nao en una conoa ciertos indios a ver al Almirante y a los
cristianos por maravilla, y les di6 de los resgates con que se holga-
ron much. Los dos cristianos volvieron y dijeron donde habian
visto una poblacion grande (3), un poco desviada de la mar. Man-
d6 el Almirante remar hiacia la part done la poblacion estaba
hasta llegar cerca de tierra, y vio unos indios que venian A la orilla
de la mar, y parecia que venian con temor, por lo cual mand6 de-
tener las barcas y que les hablasen los indios que traian en la nao,
que no les baria mal algono. Entonces se allegaron mas A la mar,
y el Almirante mas A tierra, y despues que del todo perdieron el
miedo, venian tantos qne cobrian la tierra, dando mil gracias asi
hombres como mujeres y nifos: los unos corrian de aca y los otros
de alliA nos traer pan que hacen de names, A quellos Ilaman ajes,
quds muy blauco y bneno, y nos train agua en calabazas y en
[1] La Isla de Ratas. Nay.)
[2] Vacio de una palabra en el original. (Nav.)
(31 El pieb)lo de Ac l. (Nav.)






HISTOBIA DE SANTO DOMINGO. i9

cAntaros de barro de la hechura de los de Castilla, y nos train
cuanto en el mundo teuian y sabian quel Almirante queria, y todo
con un corazon tan largo y tan content que:era maravilla; "y no
se diga que porque lo que daban valia poco por eso lo daban libe-
ralneute, dice el Almirante, porque lo mismo hacian y tan liberal-
mente los que daban pedazos de oro, como los que daban la cala-
baza del agua; y facil cosa es de cognoscer (dice el Almirante)
cuando se da una cosa con muy deseoso corazon de dar." Estas
son sus palabras. "Esta gente no tiene varas ni azagayas, ni otras
ningunas armas, ni los otros de toda esta isla, y tengo ques grandi-
sima: son asi desnudos como so madre los pari6, asi mujeres como
hombres, que en las otras tierras de la Juana, y las otras de las
otras islas, traian las mujeres delante de si unas cosas de algodon
con que cobijan su natural, tanto como una bragneta de calzas de
hombre, en especial despues que pasan de edad de doce afios, mas
aqui ni moza ni vieja; y en los otros lugares todos los hombres ha-
cian esconder sus mujeres de los cristianos por zelos, mas alli n6,
y hay Inuy lindos cuerpos de mujeres, y ellas las primeras que ve-
nian a dar gracias al cielo y traer cuanto tenian, en especial cosas
de comer, pan de ajes y gonza avellanada, y de cinco 6 seis mane-
ras frutas" de las cuales mand6 curar el Almirante para traer A los
Reyes. No menos, diz, que hacian las mujeres en las otras parties
antes que se escondiesen, y el Almniante mandaba en todas parties
estar todos los suyos sobre aviso que no enojasen a alguno en cosa
ninguna, y que nada les tomasen contra su voluntad, y asi les pa-
gaban todo lo que dello rescibian. Finalmente (dice el Almirante)
que no puede career que hombre haya visto gente de tan buenos
corazones y francos para dai, y tan temerosos quellos se deshacian
todos por dar A los cristianos cuanto tenian, y en llegando los cris-
tianos luego corrian A traerlo todo. Despues envi6 el Almirante
seis cristianos a la poblacion para que la viesen que era, A los cua-
les hicieron cuanta hour podian y sabian, y les daban cuanto te-
nian, porque ninguna duda les queda sino que creian el Almirante
y toda su gente haber venido del cielo: lo mismo creian los indios
que consigo el Almirante traia de las otras islas, puesto que ya se
les habia dicho lo que debian de tener. Despues de haber ido los
seis cristianos vinieron ciertas canoas con gente A rogar al Almi-
rante, de parte de un Sefior, que fuese A su pueblo cuando alli se
parties. Canoa es una barca en que navegan, y son dellas gran-
des y dellas pequefias. Y visto quel pueblo de aquel Sefior estaba
en el camino sobre una punta de tierra, esperando con much gente
al Almirante, fu6 allA, y antes que se parties vino A la playa tan-
ta gente que era espanto, hombres y mujeres y nifios, dando voices
que no se fuese sino que se quedase con ellos. Los mensageros
del otro Seior que habia venido A convidar, estaban aguardando
con sus canoas porque no se fuese sin ir a ver al Sefior, y asi lo hi-
zo, y en llegando que lleg6 el Almirante adonde aquel Sefior le es-
taba esperando, y tenian muchas cosas de comer, mand6 asentar
toda su gente, manda que Ileven lo que tenian de comer A las bar-







4ll HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cas done estaba el Almiraute, junto 6 la orilla de la mar. Y como
video quel Almirante habia rescebido lo que le habian Ilevado, to-
dos 6 los mas de los indios dieron d correr al pueblo, que debia es-
tar cerca, para traerle mas comida y papagayos y otras cosas de lo
que tenian con tan franco corazon que era maravilla. El Almiran-
te les di6 cuentas de vidrio y sortijas de laton y cascabeles, no por-
que ellos demandasen algo, siuo porque le parecia que era razon, y
sobre todo (dice el Ahnirante) porque los tiene ya por cristianos y por
de los Reyes de Castilla mas que las gentes de Castilla, y dice que o-
tra cosa no falta, salvo saber la lengua y mandarles, porque todo lo
que se les mandare haran sin contradiction alguna. Parti6se de allf
el Almirante para los navios, y los indios daban voces, asi hombres
como mujeres y nifios, que no se fuesen y se quedasen con ellos los
cristianos. Despues que se partisan venian tras ellos 5 la nao canoas
ilenas dellos, a los cuales hizo laeer inucha honra y dalles de comer y
otras cosas que llevaron. Habia tambien venido antes otro Sefor de
la parte del Oueste, y ann i nado venian iuy much gente, y esta-
1a la nao mas de grande media legua de tierra. El Senor que dije
se habia tornado, enviole ciertas personas para que le viesen y le
preguntaseu destas islas; 6 los rescibi6 muy bien, y los llev6 consigo
it su pueblo para dalles ciertos pedazos grades de oro, y Ilegaron
a un grau rio, el cual los indios pasaron t nado: los cristianos no
pudieron y asi se tornaron. En today esta comarca hay montafias
altisimas que pareen legar al cielo, que la de la Isla de Tenerife
parece nada en comparacion dellas en altura y en hermosura, y to-
das son verdes, lienas de arboledas que es una cosa de maravilla.
Entre media dellas hay vegas muy graciosas, y al pi6 de este puer-
to al Sur bay una vega tan grande que los ojos no pueden llegar
con la \ist; al cabo, sin que tenga iimpedimento de montafia, que
parcce que debe tender quince 6 veinte leguas, por la cual viene un
rio, y es today pobllada y labrada, y est6 tan verde agora como si
fuiera en C(astilla por Iay o 6 po Junio, puesto que las noches tie-
neIn catorce horas, y sea la tierra tanto Septentrional. Asi este
puerto (1) es muy bueno para tdosos ls vientos que puedan ventar,
cerrado y lhodo, y todo poblado de gente muy buena y mansa, y
sin armas buenas ni alas, y piede cualquiera navio star sin mie-
do en 61 qne otros navios que vengan de noche A le saltear, por-
que puesto que la boca sea bien aucha de mas de dos leguas, es
muy cerrada de dos restringas de piedra que escasamente la ven
sobre agua, salvo unia entrada muy angosta en esta restringa, que
no parece sino que fil6 heclo 6 mano, y que dejaron una puerta
abierta cuanto los navios puedan entrar. En la boca hay site
brazas de hondo hasta el pid de una isleta llana que tiene una playa
y arboles al pi6 della; de la parte del Oueste tiene la entrada y se
puede Ilegar una nao sin miedo hasta poner el bordo junto A la pe-
lia. Hay de la parte del Norueste tres islas y un gran rio A una
legua del cabo deste puerto: es el mejor del mundo; pfsole nombre

I1) Bsilia df AcM1. (Naiv.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 71
el Puerto de la mar de Santo Tomds, porque era boy su dia: dijole
mar pur su graudeza.

Sdbado 22 de Dicienibre.-En amaneciendo di6 las velas para
ir A sn camino A buscar las islas que los indios le decian que tenian
mnaeho ore, y de algunas que teuian mas oro que tierra: no le hizo
tiempo y hobo de tornar A surgir, y envi6 la area a pescar con la
red. El Sefor de aquella tierra (1), que tenia un lugar cerea de
aili, le envi4 una grande cauoa llena de gente, y en ella un princi-
pal criado suyo A rogar al Almirante que filese con los navios A su
tierra y que le daria cuanto tuviese. Envi6le con aquel un into
que en lugar de bolsa traia una caritula que tenia dos orejas gran-
des de oro de martillo, y la lengua y la nariz. Y cowo sea esta
gente de muy fianco corazon que cuanto le piden dan con la mejor
voluntad del mundo, les parece que pididndoles algo les hacen gran-
de nerced: esto dice el Almirante. Toparon la barca y dieron el
into A un gramete, y viniaron con su canoa A bordo de la nao con
su embajada. Primero que los eutendiese pas6 alguna parte del
dia. ni los indios quel traia los entendian bien porque tienen alguna
diversidad de vocablos en nombres de las cosas: en fin, acab6 de
entender por seilas su convite, El cual determine de partir el Do-
mingo para alli, aunque no solia partir de puerto en Domingo, solo
por su devotion y no por supersticion alguna; pero con esperanza,
dice 61, que aquellos pueblos han de ser cristianos por la voluntad que
muestran y de los Reyes de Castilla, y porque los tiene ya por su-
yos, y porque le sirvan con amor, les quiere y trabaja hacer todo
placer. Antes que parties hoy envi6 seis hombres A una pobla-
cion muy grande (2) tres legnas de allf de la parte del Oueste, por-
quel Sefior della vino el dia pasado al Almirante y dijo que tenia
ciertos pedazos de oro. En Ilegando allA los cristianos, tom6 el Se-
iior de la mano al eseribano del Almirante, que era uno dellos, el
cual enviaba el Almirante para que no consintiese hacer A los de-
mas cosa indebida A los indios, porque como fuesen tan franeos los
indios, y los espafioles tan codiciosos y desmedidos, que no les bas-
ta que por un eabo de agnjeta y aun por un pedazo de vidrio y de
escudilla y por otras cosas de no nada les daban los indios cuanto
querian; pero aunque sin dalles algo se lo querrian todo haber y to-
mar, lo quel Almirante siempre prohibit, y aunque tambien eran
muchas cosas de poco valor, sino era el oro, las que daban A los
cristianos; pero el Almirante mirando el franco corazon de los indios
que por seis contezuelas de vidrio darian y daban un pedazo de oro,
por eso mandaba que ninguna cosa se rescibiese dellos que no se les
diese algo en pago. Asi que tom6 por la mano el Senor al escriba-
no y lo llev6 A su casa con todo el pueblo, que era muy grande,

[11 Este era Guacanagari el Sefior del Marien, donde el Almirante hizo
lafortaleza y dej6 los 39 cristianos. (Casas.)
[2] Pueblo llanmado aliora dcl recreo. (Nay.)







72 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
qne le acompafiaba, y les hizo dar de comer, y todos los indios les
train muchas cosas de algodon labradas y en ovillos hilado. Des-
pues que fnu tarde didles tres Ansares niuy gordas el Seiior y unos
pedacitos de oro, y vinieron con ellos much n(imero de gente, y le
traian todas las cosas que allh habian resgatado, y d ellos mismos
porfiaban de traellos acuestas, y de echo lo hicieron por algunos
lugares lodosos. El Alirante mand6 dar al Sefior algunas cosas,
y quedo6 el y today su gente con gran contentamiento, creyendo ver-
daderamente que habian venido del cielo, y en ver los cristianos se
tenian por bienaventnu'alos. Vinieron este dia mas de ciento y
veinte canoas t los navies todas eargadas de gente y todos traen
algo, especialmente de su pan y pescado, y agua en canutaillos de
barro, y simientes de muchas simientes que son buenas especias:
echaban un grano en una eseudilla de agna. y bdbenla, y decian los
indios que consigo traia el Alinirante que era cosa sanisiina.

Dominylo 23 de Diciembrer.-- o pudo partir con los navios a
la tierra de aquel SeTior que lo habia enviado A rogar y convidar
por falta del viento; pero envi6 con los tires mensageros que alli es-
peraban las bareas con gente y al escribano. Entretauto que aque-
llos iban, euvi6 dos de los indios que consigo traila A las poblaciones
questaban por alli cerca del garage de los navios y volvierou con
uu Sefior A la nao con unevas que en aq(uella Isla Espafiola habia
grand cantidad de oro, y que Ai ella lo venian Ai comprar de otras par-
tes, y dijeronle que alli hallaria cuanto quisiese. Vinieron otros
que confirnaban liaber en ella much oro, y mostrabaule la manera
que se tenia en cogello. Todo aquello entendia el Almirante con
pena; pero todafia tenia por cierto que eu aquellas parties habia
granildsiniu; cantidad dello, y que hallando el lugar donde se saca
habni gran liir;to tdllo, y segun iumaginaba que por no nada. Y tor-
na a decir que cree que debe hiaber inucho, porque en tires dias que
habia lqustaba en ;iauel puerto habia habido buenos pedazos de
oro, nol pnede career que alli lo traigan de otra tierra. Kuestro
Sefior que ticne en las man;os todas las cosas rea de me remediar y
dar conio fuiere su servicio: estas son palabras del Alinirante. Di-
ce que aqnella hora cree haber venido Ai la nao mas de mil perso-
nas, y que todas traian algo de 1o que poseen; y antes que lleguen
ai la nao, con nedio tiro de ballesta, se levantan en sus canoas en
pie y toman en las nianos ]o que traen diciendo: tomad, tomad.
Taimbien eree lque nias de quinientos vinieron A la nao nadando por
no tener e(las y estaba surta cerca de una legua de tierra. Juz-
gaba (que habian venido cinco Sefiores, hijos de Seiores, con toda
su eana, tu!ljeres y niiios Ai ver los cristiauos. A todos mandaba
dar el Alnilante, porque todo, diz, que era bien empleado, y dice:
Nuestro SeiLor me aderece, por su piedad, que halle este oro, digo su
mina, que hlartos tengo aquii que dicen que la saben: estas son sus
palabras. Eu la uoche Ilegaron las barcas y dijeron que habia gran
camino hasta donde venian, y que al monte de Caribatan hallaron
muchas canoas con iily inucha gente que venian a ver el Almiran-







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 73
te y A los cristianos del lugar donde ellos iban. Y tenia por cierto
que si aquella fiesta de Navidad pudiera estar en aquel puerto (1)
viniera today la gente de aquelia isla, que estimaba ya por mayor
qne Inglaterra, por verlos; los cuales se volvieron todos con los cris-
tianos A la poblacion (2), la cual diz que afirmaban ser la mayor y
la mas concertada de calls que otras de las pasadas y halladas has-
ta allf, la cual diz que es de la parte de la Punta Santa (3), al
Sueste cuasi tres legnas. Y como las canoas audan much de re-
mos fuoronse delante a hacer saber al Cacique, quellos llamaban
allf. Hasta entonces no habia podido entender el Almirante si lo
dicen por Rey 6 por Gobernador. Tanmbien dicen otro nombre por
grande que llaman Nitayno (4), no sabia si lo decian por Hidalgo 6
Gobernador 6 Juez. Finalmente, el Cacique vino A ellos y se ayun-
taron en la plaza questaba muy barrida, todo el pueblo, que ha-
bia mas de dos mil hombres. Este Rey hizo much houra A la
gente de los navfos, y los populares cada uno les traia algo de co-
mer y de beber. Despues el Rey di6 -i cada uno unos patios de
algodon que visten las mujeres, y papagayos para el Almirante y
ciertos pedazos de oro; daban tambien los populares de los mismos
patios, y otras cosas de sus casas A los mariners, por pequefia cosa
que les daban, la cual segun la rescibian parecia que la estimaban
por reliqnias. Ya A la tarde, queriendo despedir, el Rey les rogaba
que aguardasen hasta otro dia; lo mismo todo el pueblo. Visto que
determinaban su venida, vinieron con ellos much del camino, tra-
ydndoles A cuestas lo quel Cacique y los otros les habian dado
hasta las barcas, que quedaban A la entrada del rio.

Lunes 24 de Diciembre.-Autes de salido el sol levaut6 las au-
clas con el viento terral. Entre los muchos indios que ayer habian
venido A la nao, que les habian dado sefiales de haber en aquella
isla oro, y nombrado los lugares donde lo cogian, video uno parece
que mas dispuesto y aficionado, 6 que con mas alegria le hablaba,
y halag6lo rogAndole que se fuese con 6l A mostralle las minas del
oro: este trujo otro compaiiero 6 pariente consigo, los cuales entire
los otros lugares que nombraban donde se cogia el oro dijeron de
Cipango, al cual ellos llaman Civao, y alli afirman que hay gran
cautidad de oro, y quel Cacique trae las banderas de oro de mar-
tillo, salvo que esta muy lejos al Leste. El Almirante dice aqul
estas palabras a los Reyes. "Crean vuestras Altezas que en el
mnundo todo no puede haber mejor gente, ni mas mansa: deben to-
mar vuestras Altezas grande alegria porque luego los harAn cris-
tianos, y los habrAn ensefiado en buenas costumbres de sus reinos,

[1] Puerto del GCuico. (Nav.)
[2] El Guarico. (Nay.)
[3] Esta Punta Santa no ha nombrado. (Casas.)-Es la punta llamada
ahora San Honorato. (Nay.)
[4] Nitayno era principal y Senor despues del Rey, como grande del
Reino. (Casas)







74 IIISTORIA DE SANTO DOMINGO.
que mas mejor gente ni tierra puede ser, y la gente y la tierra en
tanta cautidad que yo no s6 ya como lo escriba; porque yo he ha-
blado en superlative grado la gente y la tierra de la Juana, A que
ellos llaman Cuba; mas hay tanta diferencia dellos y della A esta en
todo como del dia a la noche; ni creo que otro ninguno que esto ho-
biere visto hobiese hecho ni dijese menos de lo que yo tengo dicho,
y digo que es verdad que es maravilla las cosas de acA y los pue-
blos grades de esta Isla Espaiiola, qne asi la Ilam6, y ellos le Ila-
man Bohio, y todos de muy singularisimo tracto amoroso y habla
dulce, no como los otros que parece cuando hablan que amenazan,
y de buena estatura hombres y mujeres, y no negros. Verdad es
que todos se tifen, algunos de negro y otros de otra color, y los
mas de colorado. He sabido que lo hacen por el sol que no les ha-
ga tanto nal, y las casas y lugares tan hermosos, y con sehorio en
todos cumo juez 6 senior dellos, y todos le obedecen que es mara-
villa, y todos estos sefiores son de pocas palabras y muy lindas cos-
tumbres, y su mando es lo mas con hacer sefias con la mano, y
luego es entendido que es maravilla." Todas son palabras del Al-
mirante.
Quien hobiere de entrar en la mar de Santo Tomd (1) se debe
meter una buena legua sobre la boca de la entrada sobre una isle-
ta llana (2) que en el medio hay, que les puso nombre la Amiga,
Ilevando la proa en ella. Y despues que llegare a ella con el ot? (3)
de una piedra, pase de la parte del Oueste, y quedele ella al Les-
te, y se llegue & ella y no 4 la otra part, porque viene una restrin-
ga muy grande del Oneste, 4 aun en la mar fuera della hay unas tres -
bajas, y esta restringa sellega a la Amiga un tiro de lombarda, y
entremedias pasar4 y hallari A lo mas bajo site brazas y cascajos
abajo, y dentro hallarA puerto para todas las naos del mundo, y que
esteu sin amarras. Otra restringa y bajas vienen de la parte del
Leste A la dicha isla Amiga, y son muy grades, y salen en la mar
much, y Ilega hasta el cabo cuasi dos leguas; pero entire ellas pa-
reci6 que babia entrada A tiro de dos lombardas de la Amiga, y al
pie del Monte Caribatan de la parte del Oneste hay un muy buen
puerto y muy grade (4).

Martes 25 de Diciembre, dia de Navidad.-Navegando con po-
co viento el dia de ayer desde la mar de Santo Tome hasta la Pun-
ta Santa, sobre la cual 4 una legua estuvo asi hasta pasado el pri-
mer cuarto, que serian a las once horas de la noche, acord6 echarse
A dormir, porque habia dos dias y una noche que no habia dormi-
do. Como fuese calma, el inarinero que gobernaba la nao acord6
irse A dormir y dej6 el gobernario 4 un mozo grumete, lo que mu-

[I] Entrada enla bahia de ACl. (Nay.)
[2] Isla de Ratas. (Nay.)
[3] Asi en el original esta abreviatura que no se entiende. Acaso diria
con el tiro de una piedra &. s (Nay.)
[4] Puerto frwces. (Nav.)-0 Guariico.







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 75
cho siempre babia el Almirante prohibido en todo el viage, que ho-
biese vieuto 6 que hobiese calma; conviene A saber, que no dejasen
gobernar A los grumetes. El Alnirante estaba segnro de bancos
y de peas, porque el Domingo cuando envi6 las barcas A aquel
Rey habian pasado al Leste de la dicha Punta Santa bien tires le-
guas y media, y habian visto los mariners toda la costa y los ba-
jos que lhay desde la dicha Punta Santa al Leste Sneste bien tres
leguas, y vieron por donde se podia pasar, lo qne todo este viage
no hizo. Quiso nuestro Senor que A las doce horas de la noche,
como habian visto acostar y reposar el Almirante y viau que era
calma muerta, y la mar como en una escudilla, todos se acostaron
A dormir, y qued6 el gobernalle en la niano de aquel muchacho, y
las aguas que corrian Ilevaron la nao sobre uno de aquellos bancos.
Los cuales puesto que fuese de noche, sonaban que de una grande
legua se oyeran y vieran, y fud sobre l1 tan mansamente que casi
no se sentia. El mozo que sinti6 el gobernalle y oy6 el sonido de
la mar, di6 voices, A las cuales sali6 el Ahnirante, y fni tan presto
que aun ninguno habia sentido questuviesen encallados. Luego el
maestre de la nao, cuya era la guardia, sali6; y dfjoles el Almirante,
A l1 y A los otros que halasen el batel que traian por popa, y toma-
sen un ancla y la echasen por popa, y dl con otros muchos saltaron
en el batel, y pensaba el Almirante que hacian lo que les habia
mandado; ellos no curaron sino de huir A la carabela que estaba a
barlovento media legua. La carabela no los quiso rescibir haci6n-
dolo virtuosamente, y por esto volvieron A la nao, pero primero fu6
A ella la barca de la carabela. Cuando el Almirante video que se
huian y que era su gente, y las aguas menguaban y estaba ya la
nao la mar de travds, no viendo otro remedio, mand6 cortar el mas-
tel y alijar de la nao todo cuanto pudieron para ver si podian sa-
carla, y como todavia las agnas menguasen no se pudo remediar, y
tom6 lado bAcia la mar traviesa, puesto que la mar era poco 6 na-
da, y entonces se abrieron los conventos (1) y no la nao. El Al-
mirante fue a la carabela para poner en cobro la gente de la nao
en la carabela, y como ventase ya ventecillo de la tierra, y tambien
aun quedaba much de la noche, ni supiesen cuanto duraban los
bancos, temporej6 A la corda (2) hasta que fue de dia, y Inego fu6
a la nao por de dentro de la restringa del banco. Primero habia
enviado el batel a tierra con Diego de Arana, de C6rdoba, Alguacil
del Armada, y Pedro Gutierrez, repostero de la Casa Real, A ha-
cer saber al Rey que lo habia enviado A convidar y rogar el SAbado
que se fuese con los navios A su puerto, el cual tenia su villa ade-
lante obra de una legua y media del dicho banco, el cual como lo
supo dicen que llor6, y envi6 toda su gente de la villa con canoas

[1] Herrera en la dec. 1. lib. 1P, cap. 18, refiere puntualmente este
suceso, y dice que conventos Ilamaban i los vacios que hay entire costillas y
costillas de una nave. (Nay.)
[2] Ponerse 4 la corda es ponerse al pairo 6 atravesado para no andar
Ii decker del punto en que se estA. (Nay.)







76 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
muy grades y muchas 4 descargar todo lo de la nao; y asf se hizo
y se descarg6 todo lo de las cubiertas en muy breve espacio: tanto
fu4 el grande aviamiento y diligencia que aquel Rey di6. Y 61 con
su persona, con hermanos y parientes estaban poniendo diligencia
asi en la nao como en la guard de lo que se sacaba a tierra, para
que todo estuviese a buen recaudo. De cuando en cuando enviaba
uno de sus parientes al Almirante llorando 4 lo consolar, diciendo
que no rescibiese pena ni enojo qu61 le daria cuanto tuviese. Cer-
tifica el Almirante A los Reyes que en ninguna parte de Castilla tan
buen recaudo en todas las cosas se pudiera poner sin faltar una
agujeta. Mand6lo poner todo junto con las casas entretanto que
se vaciaban algunas casas que queria dar, donde se pusiese y guar-
dase todo. Mand6 poner hombres arnados enrededor de todo, que
velasen today la nocle. "El con todo el pueblo lloraban tanto (dice
el Almirante): son gente de amor y sin cudicia, y convenibles para
toda cosa, que certifico A vuestras Altezas que en el mundo creo
que no hay mejor gente ni mejor tierra: ellos aman 4 sus pr6jimos
como A si mismos, y tienen nna habla la mas dulce del mundo y
mansa, y siempre con risa. Ellos andan desnudos, hombres y mu-
jeres, como sus padres los parieron. Mas crean vuestras Altezas
que entire si tienen costumbres muy buenas, y el Rey muy mara-
villoso estado, de una cierta manera tan continente quds placer de
verlo todo, y la memorial que tienen, y todo quieren ver, y pregun-
tan qui es y para que." Todo esto dice asi el Almirante.














CAPITUTLO IV-


PRIMERA POBLACION DE LOS ESPANOLES EN SANTO DOMINGO.

Afo de 1492 del dia 26 de Diciembre al 14 de Enero
de 1493.

Funidacion delfuerte de Navridad, en que deja el Almirante algunos espa-
loles bajo las drdenes de Diego de Arana.-Prosigue su derrota y
descubre la bakia de Manzanillo, desembocadero de Yaque, Monte-
Cristi, Puerto de Plata, Santiago, Macoris, Sousa, y la peninsula de
Samand.

Miercoles 26 de Dicienmbre.-Hoy al sa.lir del sol vino el Rey
de aquella tierra questaba en aquel lugar d la carabela Nifia, donde
estaba el Almirante, y cuasi Ilorando le dijo que no tuviese pena que
41 le daria cuanto tenia, y que habia dado A los cristianos questaban
en tierra dos muy grades casas, y que mas les daria si fuesen me-
nester, y cuantas canoas pudiesen cargar y descargar la nao y poner
en tierra cuanta gente quisiese; y que asi lo habia hecho ayer, sin
que se tomase una migaja de pan ni otra cosa alguna; tanto (dice
el Almlirante) son files y sin cudicia de lo ageno, y asi era sobre to-
dos aquel Rey virtuoso. En tanto quel Almirante estaba hablan-
do con 6l, vino otra canoa de otro lugar que traia ciertos pedazos
de oro, los cuales queria dar por un cascabel, porque otra cosa tanto
no deseaban como cascabeles. Que ann no llega la canoa abordo
cuando llamaban y mostraban los pedazos de oro, diciendo chuq
chuq por cascabeles, que estuin en punto de se tornar locos por ellos.
Despues de haber visto esto, y partidndose estas canoas que eran
de los otros lugares, Ilamaron al Almirante y le rogaron que les man-
dase guardar un cascabel hasta otro dia, porquel traeria cuatro peda-
zos de oro tan grades como la mano. Holg6 el Almirante de oir
esto, y despues un mariners que venia de tierra dijo al Almirante
que era cosa de maravilla las piezas de oro que los cristianos ques-
taban en tierra resgataban por no nada; por una agujeta daban pe-
dazos que serian mas de dos castellanos, y que entonces no era na-
da al respect de lo que seria dende A un mes. El Rey se holg6
much con ver al Almirante alegre, y entendi6 que deseaba much
oro, y dijole por seilas qu6l sabia cerca de alli adonde habia dello
muy much en grande suma, y questuviese de buen corazon qu6l
daria cnanto oro quisiese, y dello diz que le daba razon, y en espe-







78 HISTORIC DE SANTO DOMINGO.
cial que lo iabia en Cipango, A que ellos llamaban Cirao, en tanto
grado que ellos no lo tienen en nada, y qu6l lo traeria alli, aunque
tambien en aquella Isla Espaiola, A quien Ilaman Bohio, y en
aquella provincial Caribata lo habia much mas. El Rey comi5 en
la carabela con el Almirante, y despues sali6 con 41 en tierra, done
hizo al Alniriante much honra, y le di6 colacion de dos 6 tres ma-
neras de ajes, y con canarones y caza, y otras viandas quellos te-
nian, y de su pan que llamaban cazavi, done lo llev6 a ver unas ver-
duras de Arbolesjunto A las casas, y andaban con 61 bien mil perso-
nas, todos desnudos. El Sefior ya traia camisa y guantes quel AI-
miralnte Ie habla dado, y por los guantes hizo mayor fiesta que por
cosa de las que le di6. En su comer con su honestidad y hermosa ma-
nera de limpieza se mostraba bien ser de linage. Despues de haber
comido, que tard6 buen rato star A la mesa, trujeron ciertas yerbas
con que se freg6 much las manos: crey6 el Almirante que lo ha-
cia para ablandarlas, y didronle agua-manos. Despues que acaba-
ron de comer llev6 A la playa al Almirante, y el Almirante envi6
por un arco turquesco y un manojo de flechas, y el Almirante hizo
tirar A un hombre de su compafiia, que sabia dello; y el Seiior, co-
mo no sepa qud sean armas, porque no las tienen ni las usan, le
parecid gran cosa; aunque diz quel comienzo flu sobre habla de los
de Caniba, quellos llaman Caribes, que los vienen a tomar, y traen
arcos y flechas sin hierro, que en todas aquellas tierras no habia
memorial ddl, y de acero ni de otro metal, salvo de oro y de cobre,
aunque cobre no habia visto sino poco el Almirante. El Almirante
le dijo por sefias que los Reyes de Castilla mandariau destruir
A los caribes, y que A todos se los mandarian traer las manos ata-
das. Mand6 el Almirante tirar una lombarda y una espingarda,
y viendo el efecto que su fuerza hiacia y lo que penetraban, qued6
maravillado. Y cuando sn gente oy6 los tiros cayeron todos en
tierTa. Trujeron al Almirante una grand carAtula, que tenia gran-
des pedazos de oro en las orejas y en los ojos y en otras parties, la
cual le di6 con otras joyas de oro quel mismo Rey habia puesto al
Almirante en la cabeza y al pescuezo; y A otros cristianos que con
61 estaban di6 tambien muchas. El Almirante recibi6 much pla-
cer y consolacion destas cosas que via, y se le templ6 el angustia y
pena que habia rescibido y tenia de la pdrdida de la nao, y cognos-
ci6 que nuestro Senor habia echo encallar alli la nao porqne hicie-
se alli asiento. "Y A esto (dice di) vinieron tautas cosas A la mano,
que verdaderamente no fu6 aquel desastre salvo gran ventura. Por-
que es cierto (dice l6) que si yo no encallara que yo fuera de largo
sin surgir en este lugar, porquel estA metido acA dentro en una
grande bahia (1), y en ella dos 6 tres restringas de bajas. Ni este
viage dejara aqui gente, ni aunque yo quisiera dejarla no les pudie-
ra dar tan buen aviamiento ni tantos pertrechos ni tantos mante-
nimientos ni aderezo para fortaleza. Y bien es verdad que much
gente desta que va aqui me habian rogado y hecho rogar que les

[1] Bahia de Caracol. (NaT.)







HISTORIC DE SANTO DOMINGO. 79
quisiese dar licencia para quedarse. Agora tengo ordenado de ha-
cer una torre y fortaleza, todo muy bien, y una grande cava, no por-
que crea que baya esto menester por esta gente, porque tengo por
dicho que con esta gente que yo traigo sujuzgaria toda esta isla, la
cual creo que es mayor que Portugal, y nas gente al doblo; mas
son desnudos y sin armas, y muy cobardes fuera de remedio. Mas
es razon que se haga esta torre, y se est6 como se ha de estar, es-
tando tan lejos de vuestras Altezas; y porque cognoscan el ingenio
de la gente de vuestras Altezas, y lo que pueden hacer, porque con
amor y temor le obedezcan; y asi ternAn tablas para hacer today la
fortaleza dellas, y mantenimientos de pan y vino para mas de un aiio,
y simientes para sembrar, y la barca de la nao, y un calafate, y un
carpintero, y un lombardero, y un tonelero, y muchos entire ellos
hombres que desean much, por servicio de vnestras Altezas y me
hacer placer, de saber de la nina adonde se coge el oro. Asi que
todo es venido much A pelo para que se faga este comienzo. Y
sobre todo que cuando eucall6 la nao fui tan paso que cuasi no se
sinti6 ni habia ola ni viento." Todo esto dice el Almirante. Y
ailade mas para mostrar que fui gran ventura y determinada volun-
tad de Dios que la nao alli encallase porque dejase alli gente, que
si no fuera por la traicion del maestre y de la gente, que eran todos
6 los mas de su tierra, de no querer echar cl ancla por popa para
sacar la nao, como el Almiraute los mandaba, la nao se salvara. y
asi no pudiera saberse la tierra (dice l6) como se supo aquellos dias
que alli estuvo y adelante, por los que alli entendia dejar, porqu6l
iba siempre con intention de descubrir y no parar en parte mas de
un dia si no era por falta de los vientos, porque la nao diz que era
muy pesada y no para el oficio de descubrir; y Ilevar tal nao diz
que causaron los de Palos, que no cumplieron con el Rey y la Reina
lo que le babian prometido, dar navios convenientes para aquella
jornada, y no lo hicieron. Concluye el Almirante diciendo que de
todo lo que en la nao habia no se perdid una agujeta, ni tabla ni
clavo, porque ella qued6 sana como cuando parti6, salvo que se cor-
t6 y raj6 algo para sacar la vasija y todas las mercaderias, y pusid-
ronlas todas en tierra y bien guardadas, como estA dicho; y dice
que espera en Dios que A la vuelta que l1 entendia hacer de Casti-
lla, habia de ballar un tonel de oro que habrian resgatado los que
habia de dejar, y que habrian ballad la mina del oro, y la espece-
ria, y aquello en tanta cantidad que los Reyes antes de tres afos
emprendiesen y aderezasen para ir A conquistar la Casa Santa, que
asi (dice 1l) protest d vuestras Altezas que toda la ganancia desta
mi empresa se gastase en la conquista de Jerusalen, y vuestras Alte-
zas se rieron y dijeron que les placia, y que sin esto tenian aquella
gana. Estas son palabras del Almirante.

Jueves 27 de Diciembre.-En saliendo el sol vino A la carabela
el Rey de aquella tierra, y dijo al Almirante que habia enviado por
oro, y que lo queria cobrir todo de oro antes que se fuese, antes
le rogaba que no se fuese; y comieron con el Almirante el Rey 6







S0 HISTORIA DE SANTO DOMINGO.
un lermano suyo, y otro su pariente muy privado, los cuales dos le
dijeron que querian ir A Castilla con 61. Estando en esto vinieron (1)
como la carabela Pinta estaba en un rio al cabo de aquella isla: lue-
go envi6 el Cacique all una canoa, y en ella el Almirante, un ma-
rinero, porqne amaba tanto al Almirante que era maravilla. Ya
entendia el Almirante con cuanta priest podia por despacharse para
la vnelta de Castilla.

Viernes 28 de Diciembre.-Para dar 6rden y priesa en el acabar
de hacer la fortaleza, y en la gente que en ella habia de quedar, sa-
lid el Almirante en tierra y parecidle quel Rey le habia visto cuan-
do iba en la barea, el coal se entr6 presto en su casa disiinulando,
y envi6 A un su hermnano que rescibiese al Almirante, y llev6lo A
una de las casas que teuia dadas A la gente del Almirante, la coal
era la mayor y niejor de aquella villa. En ella le tenian apareja-
do un estrado de camisas de palma (2), donde le hicieron asentar.
Despues el hermano envid un escudero suyo A decir al Rey que el
Almirante estaba alli, como quel Rey no sabia que era venido,
puesto quel Alnirante creia que lo disimulaba por hacelle much
mas honra. Como el eseudero se lo dijo di6 el Cacique diz que A
correr para el Almirante, y pfisole al pescuezo una gran plasta de
oro que traia en la unauo. Estuvo alli con 4l hasta la tarde delibe-
rando lo que debia de hacer

Sdbado 29 de Diciembre.-Eu saliendo el sol vino A la carabe-
la un sobrino del Rey may mozo, y de buen entendimiento y bue-
nos higados (como dice el Almirante); y como siempre trabajase por
saber A done se cogia el oro, preguntaba a. cada uno, porque por
sefias ya entendia algo, y asi aquel nmaucebo le dijo que A cuatro
jornadas habia una isla al Leste que se llamaba Guarionex, y otras
que se llamaban Macorix y Mayonic y Fuma y Cibao y Goroay (3),
en las cuales habia infinito oro, los cuales nonbres escribi6 el Al-
mirante, y supo esto que le habia dicho un hermano del Rey, 6 rifi6
con 61, segun el Alnirante entendid. Tambien otras veces habia
el Almirante entendido que el Rey trabajaba porque no entendiese
donde nascia y se cogia el oro, porque no lo fuese A resgatar 6 com-
prar A otra parte. Mas es tanto y en tantos lugares y en esta mes-
ma Isla Espafola (dice el Aluirante) qnes maravilla. Siendo ya
de noche le envi6 el Rey uia gran carAtula de oro, y envidle pe-
dir un bacin de agua-manos y un jarro: crey6 el Almirante que lo
pedia para amandar hacer otro, y asi se lo envi6.

Domingo 30 de Diciembre.-Sali el Almirante a comer A tie-
rra, y lleg6 A tiempo que habian venido cinco Reyes subjetos a
aqueste que se llama Guacanagari, todos con sus coronas, represen-

[1] Debe de faltar nueras.(Nav.)
[21 Yaguas.
[3] Estas no erau islas, sino provincias de la Espafiola. (Casts.)




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs