• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Informes y exposiciones pedagogicos...
 Ensayos criticos y literarios
 Table of Contents
 Advertising






Group Title: Colecciâon de libros cubanos ... vol. XII-XIII
Title: Escritos de Domingo del Monte
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075391/00002
 Material Information
Title: Escritos de Domingo del Monte
Series Title: Colección de libros cubanos
Physical Description: 2 v. : front. (port.) ; 20cm.
Language: Spanish
Creator: Del Monte, Domingo, 1804-1853
Fernández de Castro, José Antonio, 1897-
Publisher: Cultural, s. a.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1929
 Subjects
Subject: Education -- Cuba   ( lcsh )
Literature   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: introducción y notas de José A. Fernández de Castro
General Note: "De esta obra se han impreso cincuenta ejemplares numerados, en papel español de hilo." This copy not numbered.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075391
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000119053
oclc - 23349692
notis - AAN4928

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Informes y exposiciones pedagogicos 1831-1836 (continuación)
        Page 5
        Page 6
        Costo de la enseñanza
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
        Mejoras de que es susceptible la enseñanza
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        Educación primaria en la isla de Cuba
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        Movimiento intelectual en Puerto Príncipe
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
    Ensayos criticos y literarios
        Page 83
        Page 84
        La poesía en el siglo XIX
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
        Algunos poetas
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Caracteres de la literatura española
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
        Sobre la novela histórica
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
        Bosquejo intelectual de los estados unidos en 1840
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
        Historia de la conquista del Perú
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
        Sobre la Merlin
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
        Un libro sobre Cuba
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
    Table of Contents
        Page 337
        Page 338
    Advertising
        Page 339
        Page 340
Full Text






COLECCION DE LIBROS CUBANOS
DIRECTOR: FERNANDO ORTIZ
VOL.. a Cl.






ESCRITOS


DOMINGO DEL MONTE


INTRODUCTION Y NOTAS


JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


TOMO II


CULTURAL, S. A'
LA MODERN POESIA LIBRERIA CERVANTES
PI Y MARGALL, I1 AV1 DE ITALIA, 21
HABANA
1929


















ESCRITOS
































DE ESTA OBRA SE HAN IMPRESO
CINCUENTA EJEMPLARES NUMERA-
DOS; EN PAPEL ESPANOL DE HILO.























ESCRITOS

DE

DOMINGO DEL MONTE







INTRODUCTION Y NOTAS
DE

JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO



TOMO II


CULTURAL, S. A'
LA MODERN POESIA LIBRERIA CERVANTES
PI Y MARGALL. lU AVE. DE ITALIA, U
HABANA
1929


_ _I __ _

















INFORMES Y EXPOSICIONES
PEDAGOGICOS

1831-1836


(CONTINUACION)















Informe sobre el estado actual de la enseflan-
za primaria en la Isla de Cuba en 1836, su
costo y mejoras de que es susceptible.
(Continuacl6n)

PART SEGUNDA

COST DE LA ENSERANZA

L A ensefianza primaria, que cuesta dinero en
la Isla de Cuba, se paga: 1' por los padres
directamente a los maestros de las escuelas de em-
presas particulares, en quotas convencionales entire
si, segin sea la extension de la ensefianza que han
de recibir de los alumnos; 29 por subscripciones vo-
luntarias entire los vecinos mis acomodados de los
pueblos de campo y de los duefios de fincas, fun-
dadas en aquellos partidos, en el distrito de la
Habana. 3' Con el ridito de capitals impuestos
a censo perpetuo por algunos testadores o fidei-
comisarios ilustrados y beneficos, para este obje-
to. 49 Por las Sociedades Econ6micas y sus Dipu-
taciones denominadas patri6ticas, con sus fondos
particulares. 59 Por el Real Erario tomando esta
palabra en la acepei6n lata, que en este informed
le damos, esto es, como la masa de eaudales que
forman las contribueiones piblicas generals de
la Isla, y que se recaudan por las oficinas y de-
pendencias de la Real Hacienda, aunque con va-










ESCEITO8


rias denominaciones y objetos determinados; y
6" Por various Ayuntamientos con parte del pro-
ducido de sus propios arbitrios y sacados de con-
tribuciones municipales y por los gremios de ma-
reantes con asignaciones pagadas por los mismos
gremios.
En los pirrafos siguientes se vera con cunto
eontribuye cada cual al fomento de la instrucci6n.

I.-COSTEADAS POR si

Segfn el estado general niimero 40, cuatro mil
ochocientos doee son los alumnos blaneos cuyos
padres costean en la Isla de Cuba su educaci6n;
de 6stos habrA, segin clculo prudent, 450 que,
con nombre de pupilos, viven en las escuelas en
que se educan; y otros tantos que almuerzan y
comen en ellas con el nombre de medio pupilos;
por lo regular pertenecen a families ricas y aco-
modadas, y la pension mensual que pagan los pri-
meros por t6rmino medio es de 25 pesos fuertes,
y los segundos, lo menos, 10 pesos. Es decir, que
los pupilos cuestan 11,250 pesos al mes, y los otros,
4,500, que ascienden a 15,750; a estos se agregan
los 3,912 alumnos externos restantes, que viven en
sus casas, y s6lo van a la escuela a las horas de
lecci6n, los cuales por t4rmino medio pagan seis
pesos al mes, siendo el minimum en esta ciudad y
provincias un peso, y el maximum 12, y hasta 15 y
17 pesos, segfin los ramos que aprenden; su costo
mensual aseiende, pues, a 23,472 pesos, que, unidos










DOMINGO DEL MONTE


a los de los pupilos y medio pupilos, forman al
mes la cantidad de 39,282 pesos y al afio la razo-
nable suma de 470,664.

II.-POR SUBSCRIPCIONES VOLUNTARIAS

Estas, hasta ahora, s61o se efectfan en el distrito
de la Habana, y fuera de 61 en Sagua la Grande
linicamente. Como que por regla general no son
obligatorias sino por corto tiempo, ni estin escri-
turadas ni constituidas a manera de censos con
que pudiera contarse con un capital afineado y de
renta segura, no ofrecen estabilidad ni garantia.
De lo cual nace que duren las escuelas que se
sostienen con este recurso lo que dura la circuns-
tancia favorable por que se reuni6 la subscripci6n,
que por lo regular es el influjo de algin inspector
rural, celoso del lustre de su partido, que se em-
pefia en fundar en 61 una escuela, donde quizAs no
la hay. Tal vez no existiran ya algunas de las
escuelas que se han establecido con las subscripcio-
nes de que vamos a dar cuenta; pero tambien, y
lo decimos en honra de esta Secci6n, que esta con-
tinuamente excitando el patriotism de los haeen-
dados, se habran abierto otras en otros partidos
por otros promovedores entusiastas de la cultural
intellectual de nuestros campesinos.
Hay escuelas por subscripci6n en:
Guatao, costeadas al mes con.... $ 28
Quemados .................... 12
Cano ............. ........... 17











10 ESCRITOS

Bahia Honda ................. $ 26
S. Diego de N ifiez ............. 30
Madruga ..................... 34
Mordazo ..................... 34
Luyand ...................... 40
W ajay ....................... 50
Cabahas ..................... 53
Puerta de la Giiira ............ 141
Artemisa .................... 141
Alquizar .................... 141
Guayajabos .................. 14
Pinar del Rio, en dos escuelas... SO
Sagua la Grande (1) ......... 7
Suma .............. $748
Los cuales al afo resultan ser. ....... .$ 8,484
Que con los $470,664 de las escuelas cos-
teadas por si forman la suma de.... $479,148

III.--POR IMPOSICIONES DE CENSO

1I-En la ciudad de la Habana el senior
D. Silvestre Alfonso y Soler, natural
y veeino de ella, dispuso antes de fa-

(1) El exeelentisimo senior brigadier don Jos6 Ricardo
O'Farril ha ayudado a sostener por espacio de 25 aios una
escuela en el pueblo de Tapaste, con 200 pesos anuales y
una casa. Hoy no existe esta eseuela porque la pobreza
y atraso de los veeinos no les permit ni aun poder con-
tribuir siquiera con 200 pesos mnAs para pagar un maestro.
La casa se esta arruinando.-(Nota de DEL MONTE).










DOMINGO DEL MONTE 11

lecer en 1828, ademis de otra obra-
pia patri6tica, que se impusiese a cen-
so cierta cantidad de su peculio para
que con su renta se fundase una es-
cuela gratuita en el campo. Sus tes-
tamentarios ya la han establecido en
la Sabanilla del Encomendador, juris-
dicci6n de Matanzas, gozando el maes-
tro una renta annual de............. $ 300
29-En la ciudad de Bejucal, la Sra. Da.
Juana del Castillo, de la familiar de
los Marqueses de San Felipe y Santia-
go, por elAusula testamentaria estable-
ci6 un censo para dotaci6n de una es-
cuela primaria en la referida ciudad,
que al afo produce................. 458
39-El actual Sr. Conde de Jaruco, ilus-
trado al par que celoso protector de
la ensefianza primaria en nuestros
campos, ha impuesto sobre los solares
del pueblo de la.Nueva Paz, que son
de su pertenencia, un censo que redi-
tila al afio para la eseuela de aquel
pueblo ........................... 487
49-En la villa de San Juan de los Re-
medios se hizo por various vecinos una
imposici6n para el sostenimiento de
una eseuela de primeras letras gratui-
ta, cuya imposiei6n produce anual-
m ente ........................... 250
59-En la villa de Saneti-Spiritus, el


'r- (~:-_-~,"r7"C':' ~










ESCRITOS


presbitero D. Nicolas Vald6s de Fi-
gueroa, a mediados del tiltimo siglo,
dispuso en su testamento que la renta
annual de sus haciendas de crianza lla-
madas Callajanada y Yaguias, que as-
ciende a 779 pesos, se aplicase al esta-
blecimiento de una escuela gratuita y
de una clase de latinidad en el hospi-
cio de frailes de Sto. Domingo, dejan-
do a cargo de 6stos los mencionados
establecimientos. Pero como dicho
hospicio no lleg6 a formalizarse, el
Obispo de esta Di6cesis, D. Juan Jos6
Diaz de Espada, en su auto de visit
de 21 de abril de 1804 los erigi6 y do-
t6 de un modo notable para que fue-
sen servidos indistintamente por per-
sonas id6neas. Hoy los dirige un ecle-
siAstico que percibe 730 pesos de estas
rentas: 380 por la escuela y 350 para
la clase de latin; el resto lo cobra para
si el collector eclesiAstico ........... $ 779
69-En la misma villa, en el ailo de 1804,
a invitaei6n de la Diputaci6n Patri6-
tica, se reunieron various padres de fa-
milia y juntaron 2,000 pesos, que fue-
ron consignados a censo perpetuo, pa-
ra costear con los 100 pesos de su ren-
ta annual los libros, papel, plumas, etc.,
de los nifios pobres que asisten a la










DOMINGO DEL MONTE


escuela y classes fundadas por el pres-
bitero Figueroa ................... $ 100
79-En la villa de Santa Clara se impu-
sieron en agosto de 1799 dos mil sete-
cientos pesos por el presbitero Br. D.
Antonio Hurtado de Mendoza, sacado,
parte de su patrimonio y parte de li-
mosnas, para pagar con sus rentas una
escuela gratuita, para. a cual, ademis,
edific6 41 mismo a su costa una casa
capaz, la cual la ocupaba en la fecha
en que se nos comunic6 esta noticia,
que fu6 a mediados de 1835, un des-
tacamento de dragones; la escuela
existe hoy en el edificio de frailes de
San Francisco. Su renta es de...... 135
89-En la misma villa, habiendo dis-
puesto D. Pedro de Armas que sus
albaceas impusiesen la cantidad de
10,000 pesos de sus bienes para las
obras-pias que mejor les pareeiesen, el
presbitero D. Jos6 P4rez Corcho,.cura
de la misma, en quien habia recaido la
facultad de escoger el objeto de la
fundaci6n, eligi6 por consejo e influ-
jo del Br. D. Juan Antonio Pascual,
ya citado con el elogio que merece en
este informed, la fundaci6n de una es-
cuela gratuita. Aprobada por el ae-
tual Exemo. y Rvmo. Sr. Arzobispo,
Gobernador de este Obispado, la im-










ESCRITOS


posici6n, s61o falta cobrar de los he-
rederos de Armas el capital imponible
que darA al afio el r6dito correspon-
diente, rebajando los derechos de
amortizaci6n ................ ..... $ 400
9--En la ciudad de Puerto-Principe se
destinan 868 pesos anuales para dos
escuelas gratuitas, de los euales 300
son parte de los r6ditos de una cape-
llania laical, consignados al efecto por
el Arzobispo de Cuba, D. Joaquin
Oz4s. y los 568 pesos restantes de va-
rias imposiciones hechas a favor de las
escuelas puiblicas .................. 868
10.-En la villa de Bayamo, el CapitAn
D. Francisco de Parada fund una
obra-pia on el convento de Sto. Do-
mingo, la cual se conmut6 con autori-
zaci6n competent de ensefiar las pri-
meras letras a nifios pobres; pero no
se especifica en la noticia a cuinto
asciende el censo...... ............
11.-En la misma villa se sostiene una
escuela de nifias con las rentas de
ciertos impuestos particulares, por
conmutaci6n que hizo del objeto para
que fueron fundados, en el afio de
1821 el Ilmo. Obispo Ozes, que dan
al afo ........................... 210

$483,135




r*. iswJ'-!upr 4 :


DOMINGO DEL MONTE 15


IV.-PoR LAS SOCIEDADES ECON6MICAS

19-En esta isla hay dos Sociedades
Econ6micas, establecidas conforme a
la plant de todas las demis del Rei-
no, una en la Habana y otra en San-
tiago de Cuba. La primer tiene di-
putaciones o dependencias en Puerto
Principe, Sancti-Spiritus. Villa Clara.
Trinidad, Matanzas, San Antonio y
Guanabacoa. Sus fondos se han com-
puesto hasta aqui del dereeho de en-
trada y de las contribuciones anuales
de sus socios; ademAs, algunos de los
Intendentes de la Habana, movidos de
un patriotism generoso, o en eumpli-
miento de Reales Ordenes express
han sefialado a estas corporaciones
pensions anuales que se sacan de al-
gin ramo de los derechos de intro-
ducci6n o extracci6n de las Aduanas.
El Sr. D, Alejandro Ramirez asign6
a la de la Habana, con aprobaci6n de
S. M., el pingiie fondo conocido por
sobrante del vestuario, que ascendia
a mis de veinte mil pesos al afio, con
los cuales pudo acometer en la 6po-
ca feliz en que aquel malogrado esta-
dista presidia a la vez la Real Ha-










16 ESCRITOS

cienda y la Sociedad Econ6mica de la
Habana, el establecimiento costosisimo
del Jardin Botinico, la escuela gratui-
ta de dibujo y pintura, la elase de
anatomia, etc. Pero muerto aquel
senior, y destituida la Sociedad de su
apoyo, se vi6 posteriormente privada
de su asignaci6n, por causas y moti-
vos que no es del caso referir, y se
encontr6 en los mayores apuros y
compromises. Por lo tanto, no ha po-
dido costear por si eseuelas gratuitas
y ensayar en ellas los mejores m&to-
dos de ensefianza, sino, a lo nis, pa-
gar en otras de empresa privada la
instrucci6n reducida de algunos alum-
nos pobres. En el afio filtimo de
1835 se le han asignado por la Inten-
dencia para este objeto 6,000 pesos
al afio, que son los mismos de que se
hace menci6n en el pirrafo siguiente.
La Sociedad, de sus fondos particu-
lares, s6lo puede pagar hoy 20 pesos
al mes para sostener una escuela de
20 niios en el barrio de Casa-Blanca $ 240
29-La Diputaci6n de Matanzas costea
con sus fondos dos escuelas pequefas
en el campo, una en el Valle del Yu-
muri y otra en Camarioca, con 25
alumnos cada una, y le cuestan al aio 600




,Yw.r-~.. -~ ?'~ -~


DOMINGO DEL MONTE 17

30-La Diputaci6n de Trinidad contri-
buye en parte para el sostenimiento
de una escuela gratuita junto con el
cabildo, con ...................... $ 100
49-Las reci6n establecidas diputaeiones
de Guanabacoa y San Antonio han
fundado escuelas, mas no sabemos
todavia con cuanto contribuyen a es-
te objeto .........................
$484,075

V.-PoR EL REAL ERARIO

El Real Erario contribute a la instrucci6n pri-
maria en esta isla del modo y con las eantidades
siguientes:
19-En el pueblo de Regla sostiene dos
escuelas lancasterianas de uno y otro
sexo, una con 120 varones y otra con
60 nifias, costeadas por la Real Junta
de Fomento con el fondo del derecho
de miles. Se gasta en ellas al aio,
segfn el informed de D. Jos6 de la
Luz, arriba citado................. $ 4,380
29-Entregados por la Intendencia a la
Real Sociedad Econ6mica para la edu-
caci6n de 500 nifios de ambos sexos,
repartidos en 21 escuelas de los barrios
extremes de esta ciudad............ 6,000
2-2


~- ;:~7uarr~-prr











15 ESCRITOS


39-Para la fundaci6n y costo annual de
cuatro escuelas de nifios varones en
Matanzas y Ceiba Mocha, en las cua-
les se ensefia a 360 niios, de los dere-
chos de mieles ..................... 6,30S
4--La Real Casa de Beneficencia de
esta ciudad se le pasa el product de
la contribuci6n de un real de plata
sobre cada barril de harina que se
introduce en los puertos de la Haba-
na y Matanzas, ademAs del derecho
de planchas de atraque al muellz que
pagan los buques, cuyas contribucio-
nes ascienden a mhs de 17,000 pesos
al afio, no entrando en esta suma lo
que las Reales Loterias contribuyen
para el fondo de dotes de doncellas del
mismo institute. Pero como en 61,
fuera de la ensefianza gratuita de
las primeras letras a niflos pobres,
se atiende a la manutenci6n y soste-
nimiento de doncellas menesterosas, de
dementes (de ambos sexos) y de men-
digos, en la totalidad de cuyas aten-
ciones se reparte aquella suma, y
otras no menos considerable, pode-
mos calcular prudentemente que de
estos 7,000 pesos de la aduana se apli-
carn un peso mensual al costo de la
ensefianza de cada uno de los 261 ni-
fios de ambos sexos que contiene la











DOMINGO DEL MONTE


casa, segfin informed de su contador el
Sr. D. Juan Agustin de Ferrety (1),
puesto que un peso es lo que paga la
Sociedad Econ6mica por los 500 nifios
en las escuelas de extramuros; de
modo que podemos decir que son
3,132 los pesos que se invierten en
este ramo en la Beneficencia, supo-
niendo que salgan de los 17,000 con
que contribuyen las Rentas pfiblicas
al sostenimiento de este piadoso ins-
tituto ............................ $ 3,132
$503,895

VI.-PoR LOS ATUNTAMIENTOS

I--El de la ciudad de Jaruco eontribuye
con 193 pesos al mes de sus propios para

(1) En la Real Casa de Beneficencia de esta ciudad
existen dos departamentos de educaci6n primaria para los
pupilos de ambos sexos. En ellos existen en el dia 112 va-
rones y 149 hembras de la easa, y siempre cencurre un
ndmero eorto del veeindario, en clase de externos. El sis-
tema de Bell y Laneaster es el que se sigue en ambas
escuelas. La Casa de Beneficencia mantiene en un todo
a los expresados pupilos, de sus fondos generals, no siendo,
por consiguiente, possible establecer en particular el monto
de los gastos de las eseuelas. Sin embargo, puede caleular-
se en 120 pesos al afio eada individuo, ademas de 206 al
mes, que son 2,472 al aflo, que paga entire sueldos y raciones
a los primeros y segundo maestros y prefectos de varones
y una segunda maestra de las hembras, no entrando en
este ealculo el sueldo de la madre principal, que es de
40 pesos cada mes, porque 6ste no le estt asignado en su
calidad de primer maestra, sino en la de madre de todo
el estableeimiento.-(Oficio del senior de FERRETY, afriba
citado.-Nota de DEL MONTE).











20 ESCRITOS


el alquiler de la casa en que se hall la
escuela pfiblica (1) y con 12 mAs de va-
rios arbitrios para ayuda del sueldo del
m aestro ............................. $ 252
2--E1 de la villa de Giiines costea la edu-
caci6n de 34 nifios con 50 pesos mensuales
que saca de una contribuci6n municipal
sobre earnes (2) ..................... 600
39-E1 de la ciudad de Santiago, jurisdie-
ei6n de la Habana, paga 100 reales de
plata para ayudar al alquiler de la casa
de una escuela privada, en donde se en-
sefia gratis a algunos nifios ........... 150
4O-E1 de la ciudad de Trinidad propor-
ciona al aio para ayudar a sostener una
escuela gratuita .. ................... 103
5.-El de Villa-Clara contribute con 30 pe-
sos al mies para costear la enscianza de
otros tantos nifios en una escuela privada 360
6'-El de la villa de Sancti-Spiritus, desde
el afio de 1804 contribute con 100 pesos
anuales, de una eaja de Propios, para
aumentar el sueldo del maestro de la es-
cuela fundada por el presbitero Figueroa. 100
79-El de Santiago de Cuba sostiene por si
solo, con sus fondos, tres escuelas pihbli-
(1) Para esta escuela contribute tambi6n con 12 pesos
mensuales el generoso conde de aquel titulo.-(Nota de DEL
MONTE).
(2) El edificio y la fundaci6n de esta escuela se debe
a la patri6tica generosidad del excelentisimo senor don
Francisco de Arango, que hizo la enorme erogaci6n de
30.000 pesos con este objeto.-(Nota de DEL MONTE).










DOMINGO DEL MONTE


cas gratuitas, en que se ensefian a 251
nifios, con 500 pesos anuales cada una.. $1,500
89-El Ayuntamiento de la ciudad de Santa
Maria del Rosario ayud6 a costear por
algun tiempo con 17 pesos mensuales la
escuela piiblica de aquella ciudad, pero
segiin inform una comisi6n de su junta
rural de instrucci6n, hace mAs de tres
afios que ha cesado esta contribuci6n, que
no se refne la junta y que se ha cerrado
la escuela.
9"-El Gremio de Mareantes de Trinidad da
41 pesos al mes para la ensefanza de 21
nifos, hijos de matriculados en la Real
M arina ............................. 492
10--El mismo Gremio de Baracoa contri-
buye al afio para la ensefianza de 20 nifios
pobres con .......................... 70

VII.-RESUMEN

Costo de la enseiianza primaria en la Isla de Cuba.

I. Por los particulares para sus hijos $470,664
II. ,, suseripciones voluntarias.... 8,484
III. ,, imposiciones a censo perpetuo 3,987
IV. ,, las Sociedades Econ6micas... 940
V. ,, el Real Erario.............. 19,820
VI. ,, los Ayuntamientos........... 3,237
VII. ,, los Gremios de Mareantes.... 562
Suma ............................. $507,694











22 ESCRITOS


De este resume result que: de los 8,442 niios
blancos de ambos sexos que asisten a las eseuelas
en la Isla de Cuba, 4,812 se costean por si la ense-
fianza con 470,664 pesos anuales. o cerca de 98
pesos por cada uno, por t6rmino medio al afio:
2,595 por las seis fuentes expresadas arriba, las
cuales los pagan con 37,000 pesos al afio, o sea poco
mis de 14 pesos por cada uno anualmente; y
1,035 son ensefiados gratis con la mis noble y des-
prendida generosidad por los mismos preceptores,
a pesar de las escaseces de muchos de ellos, siendo
de advertir que en algunos establecimientos de los
principles de la Habana mantienen en un todo y
hasta prohijan a los alumnos pobres. i Honra eter-
ua a la profesifn de maestro de escuela, pues en
nuestra isla estos modestos, pero benemeritos veci-
nos particulares, haeen por la propagaci6n de la
ensefianza primaria, a pesar de la mlediania de sus
facturas, tanto como las corporaciones mis ilus-
tres y los propietarios mis grandes y opulentos!













PARTE TERCERA


1

MEJORAS DE QUE ES SUSCEPTIBLE LA ENSENANZA

Exposici&n de nuestro plan: conveniencia y
justicia de el.

SO es nuestro animo escribir un tratado de
educaci6n; ya esta tarea ha sido plausible-
mente desempefiada por los ingenios mis brillantes
y profundos de Europas y aun en nuestra isla no
han faltado personas instruidas y celosas de nues-
tros adelantamientos que hayan, a invitaci6n de la
Real Sociedad Econ6mica de la Habana, concreta-
do con tino sus observaeiones en este particular a
nuestro propio suelo. Nos limitaremos, por tanto, a
apuntar ligeramente los medios que, segfin nuestra
humilde opinion, pudieran adoptarse para mejorar
la ensefianza primaria en Cuba, y para que, si no
en el todo, en la parte possible, se comunique vida
moral a las escuelas que hasta ahora se han cir-
cunscrito solamente a cultivar la memorial, y
cuando mis, al entendimiento de los alumnos. Ya
que el gobierno supremo de S. M., en su circular de
21 de octubre de 1834, vuelve la vista a este ramo
important de la administraci6n social, y pide a
cada provincia de la monarquia noticias minucio-
sas del estado de la educaci6n en ellas, e indica-
ciones de las medidas que pudieran adoptarse para









ESCRITOS


su progress; es nuestro prop6sito cumplir con esta
iltima parte del superior mandate con la misma
decidida lealtad y modest franqueza con que res-
pecto a la primer lo hemos hecho en los anterio-
res capitulos de esta memorial. Asi lo exige de
nosotros el decoro del ilustre cuerpo que nos ha
honrado con su confianza, y la dignidad y el res-
peto del alto gobierno, a quien se dirige este in-
forme. .
Las faltas y vicios de la ensefanza en nuestras
escuelas, por lo que aparece de lo dicho hasta aqui,
provienen, entire otras causes principles, de su ma-
la constituci6n, de su escasez, pues debiera haber
dos tantos mas de las que hay; de los defects que
adolecen sus m6todos-efecto de la poca o ninguna
preparaei6n cientifica y moral con que los maes-
tros, por lo comfin, empiezan su carrera-; trayen-
do por consiguiente cada uno a la escuela intactas
sus pasiones, sus manias, sin que la lima del culti-
vo, en una escuela normal, les haya quitado las as-
perezas y genialidades de sus diversos caracteres, ni
hayan aprendido por principios el arte de ensefiar;
de donde result despuss la especie de escolkstica
behetria, en la cual confusamente sigue cada uno
la send que se abre a su empirismo, desperdi-
eiando de esta manera unas fuerzas preciosas, que
bien combinadas y dirigidas a un fin, producirian
efectos maravillosos en la mejora complete de
nuestro pueblo.
Todos estos inconvenientes se evitarin con una
sola, pero grande y radical media: con que el









DOMINGO DEL MONTE 25

gobierno general de la isla se apoderase, como de
derecho le pertenece, de la educaci6n primaria, y
enlazandola con un buen sistema de circeles peni-
tenciarias, formase un vasto plan general de co-
rrecci6n y de mejora piblica, cuyo primer eslab6n
fuese la escuela de primeras letras y el iiltimo el
pandptico. Este plan, como una inmensa red cu-
yos fuertes hilos se formasen de inteligencia y
virtud, rodearian al hijo de esta Antilla o al foras-
tero que viene a avecindarse en ella, desde que
empieza la raz6n a alborear en el alma del primero,
o desde que el segundo pone los pies en estas pla-
yas; les impediria que fyesen press de pasiones
ruines o bravias, y si acaso se rindiesen a las em-
bestidas del vicio, la sociedad ejerceria en ellos
su jurisdicci6n, no castigandolos y corrompi6ndolos
despiadadamente y sin provecho de nadie por la
mano de aquel fantasma iracundo a quien llama-
ron vindicta piblica los safiudos juriseonsultos
de la Edad Media, sino purificendolos y corrigi-n-
dolos para el procomfin en una prisi6n digna del
siglo x=x.
jSera hacedero y facil este plan, o sera dorado
ensuefio de una imaginaci6n tropical? Tan prac-
ticable lo juzgamos, que no depend su ejecuci6n
sino de la voluntad del mismo gobierno de la isla.
Con esta persuasion examinaremos primero su jus-
ticia y convenieneia; despuis, los medios de que
debe valerse el gobierno para realizarlo, y por
filtimo, de los arbitrios de que puede echar mano
para costearlo.










ESCRITOS


I.-VENTAJAS PARA EL GOBIERNO

Todos convienen en que la enseiianza primaria
es en el dia un bien tan apetecible y una condici6n
tan precisa en los pueblos cultos modernos como
el mismo alimento material con que se nutren. Es
tambien el instrument m6s poderoso de atraso o
de adelanto moral e intellectual que se conoce, segfn
sea mala o buena la direcei6n que se le di. Nadie
mis interesado, por lo tanto, que el gobierno de los
pueblos en evitar las p6simas consecuencias que
acarrearia la ensefianza primaria si se apoderase
de ella, como ha sucedido ya, la perfidia y la mala
fe, o si, por falta de recursos, cayese, como sucede
hoy entire nosotros, en un mortal desmayo y dejase
en la ignorancia y con los aborrecibles resabios que
la acompafian, cuando se aduna con la miseria, a
los hombres a quienes deberia sacudir las poten-
cias mentales siquiera, ya que no les mejorase la
voluntad. Y, he aqui una ventaja incalculable para
el gobierno: el prevenir las revoluciones. Porque
no hay gente mis levantisea y ocasionada a revuel-
tas y alborotos que un pueblo ignorante, y por
supuesto pobre y probablemente corrompido; en
Constantinopla es donde mis soberanos degiiellan.
De aqui nace el grande interns con que los gobier-
nos previsores y avisados, sean cuales fueren sus
formas constitutivas, se apresuran a dar norma y
dirigir por si al ramo de las escuelas primaries,
costeindolas con los fondos con que cuentan para
las demis urgencias del Estado-pues asi consiguen










DOMINGO DEL MONTE


imprimir un orden de ideas favorables a ellos en
toda una generaci6n, y por lo mismo compran y
aseguran a poco precio la estabilidad y pujanza
de su imperio-; que no hay apoyo mis firme de
gobierno que el que estriba en los entendimientos
y en los corazones de los sfibditos. Por eso, politi-
cos y sagaces no dudan asegurar que la ensefianza
primaria es condici6n tan provechosa al Estado
como la formaci6n de los ejercitos mismos que lo
defienden.
Con un plan de ensefianza piblica primaria,
formado y costeado exclusivamente o en su mayor
parte por el gobierno, puede 6ste inculcar desde
temprano en el Animo del pueblo ideas y senti-
mientos nacionales, en armonia con las institueio-
nes reinantes, evitandose con esto aquel conflict
duro y doloroso en que se han visto y se ven en
este siglo provincias y naciones enteras en abierta
contradicci6n por sus opinions con las leyes y los
sistemas politicos que las gobiernan: espantable y
repugnante divorcio, origen fecundo de las cala-
midades y desventuras de nuestra 6poca. iA cuin
poca costa se hubieran evitado estas desgracias si
con tiempo se hubiera establecido con la centesima
parte de los tesoros que despues se desperdician
en las revoluciones, un plan de escuelas y colegios,
o llamense universidades, servidas por maestros
honrados y diseretos, que fuesen propaganda con
amor y persuasive eficacia sus mismas ideas mora-
les y political en todos sus alumnos. La famosa
Compafiia de Jesds, a quien de todc podri tacharse










ESCRITOS


menos de lerda en el bien entendido modo de ade-
lantar sus intereses, es un modelo digno de imita-
ci6n, en la part en que proveia con fino discerni-
miento a la ensefianza de sus adeptos. Todos bebian
en sus escuelas el espiritu de la Sociedad, y como
consiguiesen atraer a sus insignes Colegios a los
hijos de los magnates del siglo, en tal manera los
inoculaban en sus doctrinas, que siempre despues
se acordaban de las ideas de sus maestros, y ocul-
taban, aun bajo las condecoraciones y galas del
mundo, corazones y almas de jesuitas.
Dicese, para combatir este plan, que seria pre-
ciso para realizarlo aumentar el peso de las con-
tribuciones, y que, en caso de guerra, o de cual-
quiera otra urgencia del Estado, se echaria mano
de los fondos que se destinan para la ensefianza, y
por supuesto, que quedaria burlado el objeto que
se propuso el gobierno al gravar al pueblo con
nuevos impuestos. Luego probaremos que no es
necesario aumentar las contribueiones para la rea-
lizaci6n de este plan, y contestaremos ahora a la
objeci6n diciendo que el temor de que se dB otra
direcci6n a los caudales de las escuelas es infun-
dado, pues se supone que el gobierno, cuando toma
a su cargo el costear y dirigir la ensefianza, es
porque estarA intimamente persuadido de la nece-
sidad que tiene de hacerlo por las utilidades que
le resultaran y, por lo tanto, 41 mAs que nadie sal-
dria perjudicado si diese otro destiny al fondo de
escuelas; porque si tiene otro modo de pensar no
adoptara nuestras ideas. Ademas, que en easos de










DOMINGO DEL MONTE 29

guerras u otros grandes apuros nacionales, van
corriendo este mismo peligro, y es muy just que
lo corran, los caudales del erario en general y los
de todos los eiudadanos particulares: hasta de las
joyas y preseas de las santas imigenes y de los
vasos sagrados de las iglesias se echa mano en-
tonces; &se suprimirin por eso el culto y las ce-
remonias de nuestra religion en tiempos tranqui-
los, por los peligros a que se exponen los templos
en las 6pocas extraordinarias y transitorias de
guerras e invasiones?
Dicese tambi6n que por esta circunstancia, es
decir, por la falta de fondos y su inseguridad, los
maestros no estarian tan bien pagados como se
require, y si acaso se les aumentase el sueldo, como
es regular, se despertaria la codicia y otras pasio-
nes viles en el cnimo de mil pretendientes y se
daria al empefio y al favor lo que de justicia le
perteneciese al m6rito. En cuanto a lo bajo de los
sueldos, queda destruida la objeci6n con lo que
hemos dicho arriba acerca de los fondos, pues los
habri exuberantes, como se verA despu6s. El temor
de que si son muy altos los sueldos suceda lo que
se indica, se desvanece, considerando que en ha-
biendo tino de parte del gobierno para escoger
una buena y sabia direcci6n del ramo, los respe-
tables individuos que la compongan sabrin elegir
a los mis dignos, lo cual no es tan raro ni tan di-
ficil que no se haya visto en otros paises; en el
nuestro mismo, todos admiramos el acierto con
que en este particular se maneja uno de nuestros










ESCRITOS


empleados superiores, y la perspicacia con que dis-
tingue a los individuos que necesita para ocupar
las plazas mAs importantes de sus oficinas.
Otro tanto podriamos responder a la objeci6n
que se hace respect a la desproporci6n con que
se repartirian las cscuelas, o por malicia o por ig-
norancia, sin tener cuenta con ]a necesidad de los
pueblos. Poniendo a la cabeza de esta parte admi-
nistrativa personas ilustradas y respetables, no
haya miedo que se cometan semejantes errors o
injusticias, porque primero se formarAn estadisti-
cas exactas sobre el particular, cuya dificultad va
de vecindad con los preciosos antecedentes que ha
reunido la Secci6n de Educaci6n de la Real So-
ciedad Econ6mica Habanera. Sobre bases tan cier-
tas y fijas se formarian los presupuestos de las
escuelas, con la especificaci6n de los lugares donde
habian de establecerse, y, publicAndolo totalmente
en los peri6dicos, para que llegase a conocimiento
de toda la provincial; si acaso se cometiese alguna
equivocaci6n en los mismos peri6dicos, se reclama-
ria y al punto se corregiria.
No es precise para la realizaci6n de este plan,
como se supone por los que lo eombaten, el cons-
tituir y costear una nueva series de empleados para
que gobiernen el ramo de ]a instrucci6n. Por las
oficinas de la Real Hacienda se recaudarian y re-
partirian los caudales de este ramo, como los de
otro cualquiera de los que entran en el sistema de
sus operaciones, con el corto gasto de un sobre-
sueldo o gratificacion a los oficiales. que sc sacaria










DOMINGO DEL MONTE


del mismo fondo para no gravar ni a los oficinistas
ni al Real Erario con esta media, conservindose
las dependencias de la Real Hacienda en el mismo
pie de exacto y escrupuloso desempefio en que las
tiene su jefe actual el Excmo. Sr. Conde de Villa-
nueva, se evitarian dilataciones y estelionatos.
Respect a ]a parte directive, tampoco hay para
qun fundar nuevas categories de empleados con
nuevos uniforms, fueros, sueldos, etc., ni montar
nuevas oficinas con la luenga cAfila de oficiales,
escribientes, meritorios, etc.; ahi estin las Reales
Sociedades Econ6micas con sus Seeciones de Edu-
caci6n, cuyos individuos a porfia luchan para em-
plear gratuitamente y solo por una noble ambici6n
de honor, sus luces, su constancia, su tiempo, en
beneficio de la ilustraci6n de nuestro pais. Estas
corporaciones no necesitan, para hacer prodigious
de patriotism, mAs que los estimulos de las auto-
ridades: v6ase lo que hizo la de la Habana en la
6poca brillante en que se fund, con el apoyo del
capitin general don Luis de las Casas, y lo que
hizo tambi6n en la no menos venturosa en que la
dirigi6 el intendente don Alejandro Ramirez.
Pero si no se creyese convenient poner bajo su
direcci6n las escuelas pfiblicas gratuitas, por se-
guir un plan mas met6dico y severe, no faltarin
en las tres provincias o departamentos de nuestra
isla varones de virtud y de doctrine que sean ca-
paces de corresponder dignamente a la honra que
les hiciese el gobierno, confiandoles la direcci6n
de este ramo; por supucsto que debe Ilevar por










32 ESCRITOS

regla general en sus medidas el no pagar sueldos a
los individuos que compongan estas Juntas o Con-
sejos de Educaci6n, porque deben componerse
esencialmente de personas que tengan todo el cau-
dal o todo el patriotism suficientes para no nece-
sitar que se les retribuyan los servicios que en esta
parte hicieren a su pais.

II.-VENTAJAS PARA EL PtBLICO

Muy lejos esti de nosotros, al pretender que el
gobierno se encargue de costear y dirigir a un fin
cierto y decidido la ensefianza primaria, la idea
absurda de que haga de ella un monopolio mez-
quino, prohibiendo a los particulares que se dedi-
quen a este ramo de instrucci6n, si se consideran
capaces de ensefiarlo. Nos privariamos de las ven-
tajas de la concurrencia, y sin el poderoso acicate
de la emulaci6n se amortiguaria el espiritu de las
escuelas piblicas y no surtiria la mitad de los
buenos efectos que se debia esperar de ellas. El
gobierno, estableciendo escuelas primaries gratui-
tas, servidas por maestros de antemano preparados
en escuelas normales bien constituidas, proporcio-
na generosamente a la muchedumbre popular que
se compone de la modest mediania y de la clase
infima proletaria de la poblaci6n, el past espiri-
tual de la ensefianza, no crudo o mal sazonado
para que le haga mis dafio que provecho, sino pre-
parado hAbilmente por hombres buenos y sabios,
cuyo destino es former los corazones y alumbrar










DOMINGO DEL MONTE


las mentes de sus alumnos. Mas no les impone con
tirania la obligaci6n de que asistan precisamente
a sus escuelas, aunque si convendria exigirles que
asistiesen a alguna, o pfblica o privada. Si hubiere
quien prefiera esta dltima, por cualquier motive
o consideraci6n, sales licito aprender como gus-
ten; que no seran muchos por cierto los que tal
hagan, y los pocos que deserten de las escuelas
gratuitas, no perturbarfn el orden de los grande
y trascendentales resultados que debemos esperar
del establecimiento de ellas.
Libre nuestro plan de odiosidad del monopolio,
no hay que hacer muchos esfuerzos para imagi-
narse la utilidad que produciri al pfiblico en ge-
neral. Ya hemos visto en las veridicas y desen-
fadades confesiones de aquel preceptor de Villa-
clara, que dejamos copiadas en la parte primera
de este informed, los inconvenientes peculiares de
nuestra Isla, que se oponen al sostenimiento y
medros de las escuelas privadas, por la pobreza e
ignorancia de la generalidad de su poblaci6n. En
exceptuando escasamente las ciudades de la Ha-
bana, Matanzas, Trinidad, Puerto Principe y Cuba
en sus barrios mas centrales y ricos, en todos los
demas puntos habitados, sea de la costa o de lo
interior, del Occidente o del Oriente, del Norte
o del Sur, hasta de zapatos es precise proveer a
los nifios, segin la expresi6n del referido maestro
de Villaclara, cuanto mas de ensefianza gratuita,
de libros, plumas y papel, para que asistan
de buen grado a las escuelas. Por donde se no-
3-2










ESCRITOS


tara la equivocaci6n de algunos sujetos, de cono-
cido saber por una parte, que, aplicando a nues-
tra gente pobre e ignorantisima las observaciones
hechas en otras tierras, de muy diverse modo cons-
tituidas, presume que puede y debe exigirse a
los campesinos una corta retribuci6n por la ense-
fianza de sus hijos, para que la tengan en mas,
costdndoles el conseguirla algfn sacrificio, aun-
que pequefio: lo cual presupone que nuestros gua-
jiros conocen ya el mCrito de la ensefanza, supo-
sici6n que por desgracia no se apoya en la reali-
dad de lo que pasa. Ahora bien, con las escuelas
gratuitas del gobierno no se quedara un solo nifio
pobre del campo o de poblado sin recibir su por-
ei6n competent de ensefianza, sin que sus padres
se graven para ello con el desenvolso de un ma-
ravedi. La moralidad vendr& en pos o acompa-
fiada de la instrucci6n, con este sistema de escue-
las; y cada una de ellas vendra a ser un foco,
aunque pequefio, vivo y permanent de virtud y
de ilustraci6n, que ird esparciendo paso a paso,
junto con otros recursos, de que luego hablare-
mos, y por las classes mas menesterosas y por todos
los Angulos y rincones de nuestra isla, las ideas
mis sanas y conservadoras de la civilizaci6n mo-
derna.
Olvidabasenos hablar de la ventaja que saca-
r6n los maestros, y por lo tanto el pfiblico, de este
orden que proponemos: esta ventaja es la total
independencia en que se encontrarAn los precep-
tores de las escuelas gratuitas, del capricho o de










DOMINGO DEL MONTE


la ignorancia de los padres de sus alumnos. Hoy
un maestro de escuela privada se ve condenado
a ensefiar a la merced de gente vulgar y mengua-
da, o presumida y altanera, porque su subsistencia
depend necesariamente de la cuota que le han de
pagar aqul6los. Si es hombre pundonoroso, ene-
migo de hacer treguas con la estulticia o el or-
gullo ajeno, se morird de miseria... de juro ten-
dra que contemporizar con los errors y desvarios
de hombres inferiores a 61, porque, como dice con
donosa naturalidad Cervantes, esto de la hambre
tal vez hace arrojar los ingenios a cosas que no
estdn en el mapa, pagados por el gobierno serhn
responsables directamente de su conduct a los
inspectors inteligentes'que les ponga la Junta de
Educaci6n, y de esta y de la opinion pfiblica de-
penderdn tan s61o su suerte y su buena o mala
nombradia future.

2
I.-MEDIOS PARA REALIZARLO: JUNTA DIRECTIVE

Ya dejamos anunciado el sistema que podria
adoptarse para el gobierno e inspecci6n de las
escuelas, que era el de confiar este encargo a las
Reales Sociedades, que en esta Isla substituirian
ventajosamente a las Juntas de provincias y de
partido que se mandan establecer por el regla-
mento que acompafia a la citada circular de 21
de octubre de 1834; o a una corporaci6n directive,
nombrada al efecto, y compuesta de dos, tres o










0D ESCRITOS

mds miembros que elija el gobierno, de entire las
personas mas ilustradas y virtuosas del pais, y
mfs practices e inteligentes en este genero de ta-
reas intelectuales y prdcticas. Esta junta, de la
elecei6n de cuyos miembros depend en gran part
el logro de la empresa, podria former por encargo
del mismo gobierno el plan general constitutivo
de la ensefanza pfiblica, tanto primaria como se-
cundaria, llevando siempre en mira el objeto de
cultivar y eduear el coraz6n, al paso que el en-
tendimiento de los alumnos. La misma junta di-
vidiria el territorio de su departamento en dis-
tritos escolasticos, subdivididos despues en parro-
quiales para que en cada una de esas divisions
se nombre con conocimiento local del terreno o
una dependencia a la inanera de las juntas rura-
les de instruccidn, pero mejorada su plant, o
inspectors de celo y honradez conocidos, movi-
bles o bienalmente, como los que en la actualidad
nombra la Seeci6n de Educaci6n de la Sociedad
Econ6mica de la Habana. La misma junta deberia
former el proyecto del presupuesto de las escue-
las que se necesitan en today la extension poblada
de los tres departamentos, y calcularia el sueldo
que deberia sefialarse a cada maestro, atendiendo
a las circunstancias particulares del pueblo, dis-
trito o provincial en que se estableciere.
En cada capital de departamento se formarf
despues una junta directive semejante, compuesta
de sujetos de probidad y luces, igualmente ele-
gidos con el tino necesario, para que no burlen en










DOMINGO DEL MONTE 37

lo adelante las esperanzas que hagan concebir.
Estas juntas tendrAn a su cargo la plantificaci6n
del proyecto, y vigilar sobre la observancia y cum-
plimiento del plan general, y, por supuesto, ten-
drAn la facultad de nombrar los maestros, escogien-
dolos precisamente de la escuela normal de su pro-
vincia, pues se estableeeran en cada una de las
ciudades de la Habana, Puerto Principe y San-
tiago de Cuba, una para proveer de maestros a
las escuelas de su juri-dicci6n respective. Las
juntas directives rectificarin las divisions te-
rritoriales y los presupuestos formados por la de
la Habana, conforme a las noticias mis exactas
del lugar, que por precision deben poseer.

II.-ESCUELAS NORMALES

La fundaci6n de las tres escuelas normales que
hemos indicado en el pirrafo anterior, es el primer
paso que debe darse por las juntas para la refor-
ma de la instrucci6n, y en su mis acertado r4gi-
men consiste el buen 4xito de todo el plan que
vamow proponiendo. Para corroborar mis esta
idea no podemos menos de copiar aqui las acerta-
das observaciones del senior Luz en su Informe
sobre el Instituto Cubano, ya citado al hablar de
este punto, dice asi:
"Si hasta en las naciones mis cultas y morigera-
das se ha juzgado indispensable para el mejora-
miento de la educaei6n primaria, erigir no solamen-
te classes, sino colegios especiales para adoctrinar a










ESCRITOS


los maestros en la teoria y practice de la ensefianza,
que sera en nuestro naciente pais, donde se hace
tan necesario reformar desde la infancia las cos-
tumbres del pueblo, peculiarmente contaminadas
por la atm6sfera de esclavitud en que nacemos,
vivimos y morimos." Cuales son tanto mis peren-
torias para que los maestros sean unos dechados
dignos de imitaci6n, y capaces de poner en plant
los m6todos mis aprobados. Porque, desengafi6mo-
nos: ni hay otro medio eficaz de predicar costum-
bres que el ejemplo, ni los mejores planes de en-
sefianza pasan de meros pliegos de papel sin hon-
rados y h6biles preceptores. Esperar lo uno sin
lo otro seria pretender un efecto sin causa; seria
aguardar la cosecha, sin haber librado ni echado
la semilla. En fin, valiera mis no establecer es-
cuelas absolutamente, que poner la nifez a cargo
de entes inmorales e inexpertos. Acaso se dirA
que semejantes hombres poco dafio podran hacer,
porque caerin por su propio peso. Pero la ex-
periencia nos enseiia que transcurre sobrado tiem-
po antes que sean denunciados a la opinion pfibli-
ca, habiendo causado en el interin males tal vez
irreparables, y si esto acontece frecuentemcnte,
en medio de una capital populosa, a donde hay
cien Argos que los tengan clavados los ojos, quin
podid medir la gravedad de los perjuicios que se
irroguen a la malhadada juventud de los campos,
donde sus preceptores no sienten el freno saluda-
ble de una ilustrada vigilancia. Para impedir,
pues, que un osado especulador-cuando con la










DOMINGO DEL MONTE


aparente facilidad de dirigir una escuela primaria,
sin mas vocaci6n que el hambre del oro, sin mis
aprendizaje que el hombre vulgar o charlatan, y
sin otras costumbres que las de un simulador
momentineo-, usurpe el mas sagrado de los minis-
terios, fuerza es que se obligue a todos los aspi-
rantes a presentar un certificado de haber con-
cluido sus cursos en la clase normal del Instituto.
Que no sea de hoy mas la ensefianza primaria el
recurso de la ignorancia y de la nulidad. iDia
de ventura para la educaci6n y por lo mismo para
la moral, aquel en que hasta los rudimentos de
la lectura sean ensefiados por hombres, si no in-
ventores, al menos capaces de penetrarse del es-
piritu de una teoria "Hombres puramente me-
cfnicos y rutineros (habla de la voz de la expe-
riencia) para nada, para nada, estfn en peor pre-
dicamento, aun para mover las mAquinas mate-
riales, que una fuerza fisica bien aplicada es capaz
de continuar el impulse; aqu6llos sin duda lo de-
tendrAn o extraviaran."
Por lo tanto, es precise que, a toda costa se
procure que los directors principles de estas es-
cuelas sean hombres que esten intimamente per-
suadidos de la nobleza e importancia de la misi6n
que van a desempefiar, que comprendan los fines
utilisimos y santos para que se les ha llamado, y
que sepan cumplir con su deber con la firmeza
y constancia del entusiasmo, sin el cual ningfin
objeto grande y elevado puede conseguirse. No
queremos privarnos del gusto de transcribir aqui










ESCRITOS


otro interesante trozo de la misma memorial, de
donde hemos copiado el anterior, porque explicara
nuestra idea con la abundancia y claridad de con-
ceptos que caracterizan el estilo de su autor: helo
aqui:
"No es por cierto el objeto de nuestra clase (la
escuela normal) ensayar a los maestros finicamente
en una series de evoluciones y reglas meednicas:
trAtase de instruirlos en los principios y practice
de su profesi6n para ponerlos a cabo de desempe-
fiar sus deberes con no menos celo que inteligencia,
y tratase muy especialmente de inculcarles por el
precepto y el ejemplo la dignidad y conciencia
con que habran de ejercer este sagrado ministe-
rio." Ni es dable encontrar medio mi8 eficaz
que semejante discipline para realzar la profesi6n,
asi en el concept de los mismos iniciados, como
a los ojos del mundo en general; beneficio incom-
parable, que refluirA necesariamente en obsequio
de la misma ensefianza. Para alcanzar estos fines
primordiales se hace indispensable dar a los alum-
nos de maestros nociones exactas de la filosofia de
la ensefianza, del modo de dirigir la mente de los
niilos, del de transmitir los conocimientos, del arre-
glo material de todo lo relative a la escuela, de
los utensilios (que de tales disposiciones materials
suele perder a vecees un gran resultado moral), de
los medios y hasta de los ardides a que es necesa-
rio reeurrir para fijar la atenci6n y aprovechar
el tiempo; en una palabra, es forzoso amaestrarlos
en cuanto pertenece a la teoria y prictica de la










DOMINGO DEL MONTE 41

educaci6n moral a la direcci6n del cntendimiento
y a ]a ensefianza del metodo; o como se dice tec-
nicamente en Alemania, adoctrinarlos en la Pe-
dagogia, la Didictica y el Metodo. En esta clase,
pues, se explicaran no solamente los metodos cono-
cidos y mis aprobados, sino que se formarg una
critical circunstanciada de cuantos planes e ideas
nuevas salgan a la luz en d1 material. De este
modo, al paso que se proporeiona suma variedad
a los cursos, se promueve eficazmente la activi-
dad del pensamiento; asi en los discipulos como
en los maestros". "Finalmente (continfia), siendo
ia ciencia de la educaci6n un ramo tan experimen-
tal como la Fisica o la Medicina, quedaria harto
defectuoso nuestro plan de escuela normal, si no
destinase una parte del curso a la prietica de
las doctrinas explicadas. Ocurre asimismo a cada
paso probar un nuevo plan, o por lo menos una
nueva modificaci6n, y entonees tambien es for-
zoso apelar la luz de la experiencia, sin cuya san-
ci6n todo se aventura en el regimen de la ense-
fianza. Con este fin se cursara formalmente la
prietica del ramo, ni mis ni menos cual se veri-
fica respect de la jurisprudeneia o de eualquiera
otra facultad, para lo cual servira de teatro el
mismo Instituto, en la parte que le toque, las es-
cuelas primaries fundadas por la Soeiedad Patri6-
tica, y aun los establecimientos de empresa par-
ticular que quieran prestarse a ensayar los planes
que se someten a su observaci6n, Asi lograremos
copiar datos en la ciencia diddctica, que tanto los










ESCRITOS


ha menester, de la misma manera que se han amon-
tonado en la fisica, multiplicando cl nfimero de
colaboradores simultfneos; asi se encargaran ex-
perimentos y observaciones a los various maestros,
al modo que a diversos sabios de una misma aca-
demia, para que contribuya cada cual con los
hechos de su respective ramo a la soluci6n de los
problems deseados.

III.-PROIIIBICI6N DEL SERVICIO DE ESCLAVOS EN
LAS ESCUELAS

Ya por various pasajes de este informed se habrA
conocido la viva persuaci6n en que estamos de que
las escuelas primaries no significant nada en moral,
cuando la ensefianza derechamente no se dirige
a la discipline de los afectos e inclinaci6n del ini-
mo, no menos que al cultivo de las potencias men-
tales. Asi no dudamos afirmar ahora, que todos
los admirable efectos que tendriamos raz6n de
esperar de las escuelas pfiblicas gratuitas, esta-
blecidas conform a los requisitos que hasta aqui
hemos ido indicando, se perderian, si se permitie-
se en las escuelas normales, y en las comunes, el
servicio dombstico de esclavos. Porque a los gran-
des inconvenientes que traen consigo el trato y
comunicaci6n de los nifios con los criados en gene-
ral, ya denunciados al mundo en las famosos obras
de Locke y de Rousseau, hay que agregar, cuando
los sirvientes son esclavos, otros mil, que darian










DOMINGO DEL MONTE


al traste, no digo en el inerme candor y la des-
prevenida inocencia de los nifios de las escuelas,
sino aun con la entereza de coraz6n de una co-
fradia de escrupulosos y rigidos puritanos.
El hombre que nace y se eria esclavo, sea del co-
lor y raza que fuere, tiene por precisa condici6n de
su estado que ser ruin, estfpido, inmoral; y es
tan de su esencia el tener estos defects, como es
del sol el alumbrar, y de los cuerpos s6lidos bus-
car su centro de gravedad cuando son lanzados
en el espacio. Para honra de la humana natura-
leza, por cierto, hay razas, como la eti6pica, en
que se encuentran algunas generosas excepciones
de esta regla, pero no llegan a variarla, porque
seria trastornar el orden admirable que la Pro-
videncia ha puesto en el gobierno del mundo.
Se observa tambien en just contraposici6n de
aquella irrevocable ley, que si el eselavo en el
ejereieio de su esclavitud envileee su alma en los
terminos lastimosos expresados, no menos padece
el alma del amo en el ejercieio de su potestad do-
minica absolute; por lo comfn se hace holgazin,
vanaglorioso hasta rayar en sandio, sensual y con-
cupiscente por extreme, amen de lo arrojado que
es a la ira, de lo o.fuscado y vaporoso que trae
siempre su entendimiento. Cu6ntanse tambi6n de
esta regla algunas excepeiones, y las constituyen,
para prez de nuestra madre Espafia, muchos de
sus hijos, nacidos en sus dominios de las Indias,
segfn el uninime sentir de los fil6sofos europeos










44 ESCRITOS

que lo han observado (1). Pero tampoco estas ex-
cepcioncs destruyen la regla. No hay remedio
donde hay eselavitud domestica; no hay moralidad,
ni en el siervo ni en el senior. Asi es porque es:
nada tiene que ver esta verdad, eterna e impasible
como las demis verdades del orden fisico y moral,
con los intereses momentineos y miserables de
los hombres. Aprovech6monos de su conocimien-
to, y no la maldigamos con la misma estupidez y
ninglin fruto, con que suelen los perros ladrar
desesperados contra la luna (2).
Por lo tanto, pues, no consintamos en manera
ninguna en las escuelas del gobierno la peste de
la esclavitud, de este tifus peor que el del Asia,
que infecta y corroe con su letal influjo cuanto
toca. Sirvanse en lo mis possible los pupilos de
las escuelas rormales por si, para que sean labo-
riosos, saludables, y por consecuencia, fuertes de
cuerpo y espiritu: los menesteres indispensable
de la casa, desemp6fienlos criados libres de eual-
quier color, pero si son nifios, adviBrtase a los
nifos que estos hombres no son eselavos, sino
que trabajan por un sueldo convenido, como tra-
bajarin despubs ellos mismos cuando alcancen
(1) VWase, entire otros, a Depons, Humboldt, Hall
Comp.-(Nota de DEL MONTE).
(2) Por no alarmar los terrores pfnicos de algunos, no
entramos a dar las pruebas competentes de nuestros aser-
tos en esta euesti6n: los de buena fe quisieran instruirse a
fondo en ella, lean el profundo Tratado de legislaci6n de
M. Carlos Comte, sabio de la Real Academia de Ciencias
Morales y Politicas del Institute de Francia, y la excelente
obra que acaba de publicar M. Alexis de Tocqueville, ti-
tulada la Democracia en AmBrica.-(Nota de DEL MONTE).










DOMINGO DEL MONTE 45

por sus mereeimientos el honor de ser maestros
de escuela.
No se permit tampoeo que 6stos se sirvan de
esclavos, pues estando destinados a servir de mo-
delos a otros, de tipos de virtud y sabiduria, mal
les viene para la practice de tan noble destiny el
exponerse a cada hora del dia a los embates de
la c6lera. No se diga que todas estas precaucio-
nes parciales son inftiles, cuando al salir a la
calle el maestro y al entrar en la casa de cual-
quier vecino, se encontrard con el especticulo de
la esclavitud; grande es, sin duda, el poderio del
mal ejemplo, pero en personas educadas con las
maximas de la religion y de moral con que deben
ser educados los maestros de las escuelas normales,
no haya medio que prenda el contagio; por el
contrario, estamos persuadidos que se afincaran
mas en sus opinions, y mIs firme y profunda
se harA la convicci6n de los principios en que se
los ha criado, al ver por sus propios hijos las
escenas que pasan entire los amos y los esclavos,
y al observer con studio c6mo influyen mutua-
mente entire ambos en su comin desdicha y empeo-
ramiento... corrupt in dominos servi in patrons
liberti.

IV.-PUBLICACI6N DE PERI6DICOS Y LIBROS

Las juntas departamentales o provinciales de
educaci6n, imitando el ejemplo de los gobiernos de
Prusia y de Francia, procurarAn promover con el










ESCRITOS


mayor empefio, en su respective capital, la publi-
caci6n de periodicos semanales o mensuales, bien
escritos, y cuyo precio sea el infimo possible, para
que est6 su subscripci6n al alcance de las classes
mis inferiores de la sociedad. Uno de ellos podria
destinarse exclusivamente para tratar asuntos to-
cantes al arte de la ensefianza: en 61 se exami-
narian cientificamente los m6todos conocidos; se
anunciarian las mejoras y adelantamientos que se
hiciesen en este ramo; se publicarian remitidos
de algunos preceptores estudiosos y de otras perso-
nas inteligentes en la material, o que se interesa-
sen en su progress; se escribirian juicios critics
compendiosos de las obras nuevas de edueaci6n
que se dan a luz en la Isla o fuera de ella, tanto
nacionales como extranjeras; se extractarian de
otros peri6dicos de la misma clase los articulos
mis interesantes... en fin, se darian todas las
noticias que tuviesen relaci6n y contact con la
ensefianza. Uno de los efectos mis provechosos
de semejante peri6dico seria generalizar en todos
los que se dedican a ensefiar, y principalmente en
los padres de familiar, las nociones o ideas mas
exactas acerca de los m6todos de ensefianza, con
lo cual los unos plantearfn en sus escuelas las
reforms, apenas se inventen, y los otros aprende-
rAn a conocer y apreciar la instrucci6n, y sobre
todo a distinguir a los charlatanes de los hom-
bres de verdadero merito. "Mucho, muchisimo-
dice el sefor Luz a este prop6sito en su Informe
citado-hay que decir y hacer en un ramo sobre










DOMINGO DEL MONTE


el cual pocos hay competentes para juzgar y donde
todos se creen aptos para decidir: cuando se rec-
tifique la opinion, se hara justicia de todo, y se
darA a cada uno lo que es suyo: se sefialarA a los
padres, a los maestros y al gobierno el lugar que
corresponde a cada cual en la obra de la educa-
ci6n."
Las mismas juntas haran publicar cuadernitos
de mas tomo; pero a manera de peri6dicos por
entregas o mensuales, escritos con lisura, amena
variedad y estudiada ligereza, que contengan no-
ciones exactas y entretenidas de ciencias naturales,
de artes y oficios, de moral, de historic, de eco-
nomia domBstica, de religion y literature. Tanto
los libritos como los peri6dicos circularan francos
de porte de una a otra parte de la Isla, para que
se comuniquen mutuamente con rapidez entire los
tres departamentos y por todos los puntos por
donde pasa la postal, las luces y adelantamientos
particulares de cada uno.
Con estas publicaciones, que son una especie
de continuaci6n de la ensefanza primaria, se apa-
centarfn los entendimientos de los alumnos, ya
avezados en las escuelas piblicas gratuitas a los
placeres y necesidades del studio. En vez de fo-
lletos o novelacos inmundos e insignificantes, o
de peri6dicos que no respiren mAs que el calor y
la furia del espiritu de los partidos politicos,
cuya lectura ofusca muchas veces el juicio, y en-
ferma el coraz6n, encontrarf el pueblo cubano en
los libros y cuadernos de las juntas directives de










48


educacidn reproducidas, bajo formas mas positivas
y halagiiefias, las teorias cientificas, morales y li-
terarias que aprendi6 con tanto gusto en la es-
cuela. No se diga que esta empresa seria muy
costosa, porque toda tendria que pagarla el fondo
de instrucci6n primaria. Un hecho bastarA para
desvanecer tales temores: cuando esto escribimos
cuenta con mas de mil subscriptores de a 4 reales
de plata por cuaderno, ]a Biblioteca sdeecta de
amena literature, que en la Habana public el
infatigable don Mariano Torrente. Por que no
habian de contar con igual afluencia de subscrip-
tores los peri6dicos y libros indicados

V.-ESTABLECIMIENTO DEL INSTITUTE CUBANO

Si no fuese dado al gobierno de la Isla abarear
en sus planes la reform de los studios o facul-
tades mayores, convendria que se estableciese un
colegio, en que se ensefiasen con detenimiento y
profundidad las ciencias matemiticas, la fisica,
la quimica y los idiomas vivos. Esto se consegui-
ria cumplidamente, realizandose el proyecto que,
para lustre de su nombre, concibi6 el Excmo. senior
Conde de Villanueva, de fundar en el edificio de
la extinguida Real Factoria de Tabacos, y con los
fondos de la Real Junta de Fomento, el Instituto
Cubano, en vez de la Escuela Ndutica de Regla.
Coadyuvaria poderosamente semejante fundaci6n
a los progress de la ensefianza en las escuelas
primaries, como ya lo indicamos. Aqui nos ve-


EsCRITOS









DOMINGO DEL MONTE


mos precisados con gusto a volver a citar el Infor-
me del sefior Luz. "Lejos, dice, de coartar la edu-
caci6n secundaria los progress de la primaria, es
por el contrario el m6vil principal que mis la au-
xilia, la fertiliza y la fomenta. Donde no hay
hombres que se dediquen a las ciencias, tampoco
hay muchos que sientan las ventajas de la educa-
cion primaria, ni por consiguiente quien se ocupe
en former planes de enseflanza. Obs6rvese si no la
historic de lo que ha pasado en todas parties: mien-
tras no se difunden y aprecian las nociones cien-
tificas, en un pais, no hay quien promueva la
causa de la educaci6n primaria. Echemos no mis
de una mirada sobre nuestros vecinos norteame-
ricanos. Ellos nos suministrarfn el mejor de
cuantos ejemplos son imaginables, puesto que en
ningdn pais del mundo civilizado han sido mAs
extensivos los beneficios de la educaci6n primaria;
y sin embargo, en ninguno han sido mIs a la par
las medras de este ramo capital y la aplicaci6n
de conocimientos tiless" "Y quienes (dice en
otra parte) sin salir de nuestra propia tierra,
quidnes dieron el primer impulse a las escuelas
de la Habana. & Fu4 por ventura la reunion de
algunos honrados, pero ignorantes labradores, o
la flor y nata de la ilustraci6n habanera? sNo
fud la Sociedad Patri6tica? Y quin fund la
Sociedad Patri6tica Un hombre que estaba ani-
mado por las vastas miras que s6lo las ciencias
saben inspirar. Quidnes son hoy, y han sido
siempre, los miembros mas activos de esa misma
4-2









50 ESCRITOS

corporaci6n? Los que cultivan las ciencias y las
letras, los que bebieron sus doctrinas en las fuen-
tes purisimas de la naturaleza. En la actualidad,
mas que nunca, si recordamos las ventajas del
sistema explicativo en la educaci6n primaria, nos
convenceremos de que s61o vali6ndonos de las
ciencias naturales es dable sacar todo el partido
possible de tan admirable m6todo, y digamoslo de
una vez, s61o el genio de las ciencias naturales, y
el m6todo adoptado por ellas, pudieron haber su-
gerido semejante sistema." "Lo expuesto (con-
cluye) es suficiente para patentizar que los insti-
tutos cientificos, prescindiendo de las incalcula-
bles ventajas materials que reportan a la indus-
tria de las naciones, son los templos donde se
mantiene perenne la humbre sagrada de Minerva,
para engender las luces que han de difundirse por
horizontes mas tenebrosos."

VI.-ESCUELAS DE ARTES Y OFICIOS

A todos los medios indicados puede afiadirse la
introducci6n de la ensefianza de artes y oficios
en algunas escuelas de las ciudades y villas prin-
cipales, y la de la agriculture, y el aprendizaje
dcl oficio de mayordomo y maestro de azficar de
los ingenios de fabricar este fruto en todas las
del campo. Con esto se conseguiria abrir las
puertas de las mayordomias a los nifios pobres de
los partidos rurales, y proveer a los futures maes-
tros de azdcar de conocimientos cientificos prepa-









DOMINGO DEL MONTE 51,

ratorios, con los cuales puedan despuis agrandar
el circulo de sus ideas en el desempefio de su oficio,
e ir adelantando en el arte de fabricar aquel fruto.
T,odo lo que diriamos para la plant de estas
escuelas mixtas seria ocioso e inconvenient, pues
nos faltan los conocimientos locales indispensa-
bles para discurrir con acierto en esta material.
A las juntas directives, de distrito y de parroquia,
tocaria de derecho el ealcular el modo con que
pudieran establecerse aquellas para que produz-
can los beneficios que son de suponerse.

VII.-OTROS MEDIOS

Hay en algunas ciudades de los Estados Unidos
del Norte de America ciertos institutes, conocidos
bajo el nombre de Casas o Asilos de correcci6n
para adolescents, que forman una especie de es-
lab6n entire la escuela de primeras letras y la car-
eel pfiblica. Establecidos y gobernados por el
espiritu de la mis acertada caridad, se recibe en
ellos a todos los muchachos que no pasen de 20
afios de edad, y que se hayan hecho merecedores
de algfin castigo por la policia, para evitar que
vayan a las circeles comunes a aprender, en la
compafia de otros culpables, nuevos vicios, y qui-
zAs nuevos delitos, cuya existencia ni aun la sos-
pechaban. Alli, bajo un sabio regimen, en que se
combine a la vez el castigo de sus faltas con la
instrucci6n moral y literaria, y el aprendizaje de
algifn oficio, se les hace adquirir hibitos de labo-










ESCRITOS


riosidad y de economic, y se les inspiran por medio
de plAticas religiosas sentimientos honrados y de
vergiienza, con lo cual se consigue arrebatar del
borde del precipicio a una infinidad de mozos
descarrilados, y se previene de una manera mas
cierta y segura que cuantas puede imaginar la
mAs sagaz policia, la perpetraci6n de un sinnfi-
mero de infracciones de la Ley, que luego seria
preciso castigar con penas no menos funestas para
la sociedad que para los mismos criminals. Pues
bien, si el gobierno de la Isla quiere cortar de
raiz la muchedumbre de calamidades que arras-
tran consigo la ignorancia y la miseria de los in-
dividuos de la clase proletaria, que se escapan del
influjo moral de las escuelas primaries, erija en
cada capital de departamento, y si fuere dable
en cada cabeza de partido, uno de estos beneficos
institutes de correcci6n, con lo que pondrA el mis
acabado complement y la mAs exquisite corona
al edificio de la educaci6n pfiblica que trata de
levantar. Los pormenores interesantes de estos
establecimientos pueden conseguirse con facilidad,
en cuanto se desee la fundaci6n de otros semejan-
tes en esta Isla; asi no nos detendremos en enu-
merarlos.
Y para que ninguna clase de ]a sociedad se que-
de sin participar del beneficio de la instrucci6n
primaria y de la educaci6n moral y religiosa que
debe proporcionar a cada uno de los individuos de
que se compone, puede disponer tambien el go-
bierno que en los cuarteles y fortalezas se esta-










DOMINGO DEL MONTE


blezcan escuelas de primeras letras, para que en
ellas aprendan los soldados a leer, escribir y con-
tar, las nociones mas indispensables de moral re-
ligiosa y de la historic de Espafia. Los capellanes
de los cuerpos de line y los de los castillos y
aquellos oficiales de mas suave condici6n y enten-
dimiento mas despejado y culto podrian hacerse
cargo, a falta de maestros pagados, de esta noble
tarea, y aun podria ofrecerse a los oficiales por
honorifico galard6n de su trabajo el que se les
anotara en sus hojas de servicio, como eminente,
6ste que hacian a sus soldados, para que en lo fu-
turo les sirviese para sus proposiciones. Tenemos
entendido que el gobierno de S. M. expidi6 real
orden, para que asi se hiciese, y aun nos consta
que en algunos cuerpos del ejrcito de la Isla
se ensefia a leer a la tropa, mas esta sabia media
no se ha extendido todavia, como era de desearse,
a todos los regimientos y batallones.
Respecto a las escuelas de las ckrceles y presi-
dios, necesariamente habri que establecerlas en
cuanto se piense en la reform radical de nues-
tras carceles actuales, y se adopten en ellas las
mejoras con que el espiritu filos6fico y eminen-
temente social de nuestro siglo las ha convertido
de sentinas asquerosas de miseria, crapula y delitos,
que han sido hasta aqui, en asilos de penitencia
rational, en que se castiga al delincuente, corri-
gibndolo.
Suficientes nos parecen los medios indicados en
este capitulo para conseguir con ellos la mejora










54 ESCRITOS

de la ensefianza primaria y de la educaci6n pci-
blica de la Isla de Cuba. g Y qui6n duda que tam-
bi6n podrAn influir grandemente, si se adoptan
todos, en la correcci6n de nuestras estragadas
costumbres, y en el adelantamiento progresivo de
la cultural moral e intellectual de nuestro pueblo,
y por consecuencia, en su bien entendida pros-
peridad y ventura?

3
I.-ARBITBIOS PARA COSTEARLO
Medidas preliminares

Para calcular con exaetitud las cantidades que
se necesitan anualmente para tender a las escue-
las que deben establecerse en la Isla, seria precise
de antemano former el presupuesto aproximado de
6stas, y de lo que costaria cada una de ellas, segin
su forma y constituei6n: este trabajo debe ser el
resultado de las investigaciones de las Sociedades
Econ6micas o de las juntas que se nombren para
dirigir este ramo. Prescindiendo, pues, de la fi-
jeza de las sumas, bAstanos por ahora saber que
lo menos deben establecerse noveeientas escuelas
primaries, ademis de las doseientas veintid6s que
hay, para que se repartan siquiera en cien alum-
nos por escuela los noventa mil y pico nifios de
ambos sexos que, segfin nuestro estado general 4,
se quedan hoy sin instrucci6n de ninguna clase.
Agr4guense a las tres escuelas normales las de ofi-
cios, y lo que eueste la publicaci6n de los peri6di-










DOMINGO DEL MONTE


cos, y se vera que se necesita una suma annual de
gran consideraci6n. Mas no hay que arredrarse
al aspect de las cifras, cuando se cuenta con la
posibilidad de conseguir el objeto que nos propo-
nemos, o por lo menos de conseguirlo en gran
parte. Si al principio no hubiese recursos para
costear las novecientas escuelas, costense enhora-
buena las que finicamente se puedan; pero tenga-
mos puesta siempre la mira en la meta con deci-
dida constancia, y no desmayemos, antes alimen-
temos y fortifiquemos en nuestro animo la gene-
rosa ambici6n al t6rmino propuesto.
Nuestro gobierno pudiera imitar en este punto
la juiciosa y sabia conduct de algunas de las
legislatures de los Estados de la Uni6n Septen-
trional de America, las euales forman en sus res-
pectivas tesorerias un fondo, denominado de es-
cewlas, que va gradualmente engrosindose y con
cuyas rentas se atiende en todo o en parte a las
necesidades de este ramo. Asi es que, en eada
una de las Intendencias de la Isla se podria for-
mar un fondo semejante, en que se irian acumu-
lando las sumas que produjesen los arbitrios de
que hablaremos despues, sacados de los recursos
locales de cada departamento. Con este fondo,
que por grades debe ir creciendo, se satisfarbn
los presupuestos escolfsticos de cada distrlto, in-
virtigndose come es de justicia en favor de la mis-
ma poblaci6n de donde se haya sacado. Mas como
es factible que en los departamento.; central y
oriental, principalmente en el primero, no se pue-










ESCRITOS


da reunir lo necesario para costear sus escuelas
mis precisas, del fondo de la provincia de la Ha-
bana, que naturalmente ha de ser mks cuantioso
que el de aquellos dos, se socorrerf interinamen-
te, y a manera de situado, o si se quiere de pris-
tamo reintegrable, a los dos departamentos refe-
ridos.


II.-RENTAS EXISTENTES


Desde luego deben entrar a considerarse como
pertenecientes al fondo de instrucci6n los capi-
tales impuestos a censo perpetuo, que reditilan los
3,987 pesos de imposiciones para escuelas, de que
se hizo menci6n en la parte segunda de este in-
forme.
Igualmente se consideraran como rentas de este
fondo los 3,237 pesos con que contribuyen algunos
ayuntamientos para las escuelas de sus pueblos,
los 562 de los dos gremios de mareantes de Trini-
dad y Baracoa, y los 19,260 pesos del Real Erario.
Se supone que las escuelas existentes que se
pagan con estos fondos permanecerfn en los luga-
res en que hoy se encuentran, para no contrariar
en nada la voluntad de los que las pagan o es-
tablecieron y s6lo se trasladarin a otro sitio aqu4-
llas cuya inutilidad en el punto en que se hallan
se compruebe y confiese por los mismos patrons,
interesados en sostenerlas.










DOMINGO DEL MONTE


III.-FUNDACIONES DE LIMOSNAS, MISAS Y FIESTAS;
CAPELLANIAS NO COLADAS Y SUPRESI6N ACCIDENTAL
DE CONVENTOS

Hay en nuestra isla amortizado un tesoro en
imposieiones para obras pias, de limosnas, misas,
fiestas de santos y objetos del culto. Segfn nos
informa el senior Vigil, ya citado en este informed,
s6lo en la villa de San Juan de los Remedios hay
mis de 30,000 pesos, cuyas rentas se destinan a
limosnas al menudeo a los pobres mendigos que
acuden a la Iglesia en ciertas festividades del aio.
El seflor Pascual tambi4n nos inform que en la
Villa de Santa Clara se encuentran gruesos cau-
dales acensuados con este fin. El gobernador de
Bayamo igualmente avisa que alli hay funda-
ciones cuantiosas para objetos semejantes que po-
drian producer un provecho incalculable, si se
dedicasen al establecimiento de buenas escuelas
primaries.
eQue inconvenient habria en solicitar del su-
premo gobierno la autorizaci6n para percibir y
recaudar los reditos de estos caudales y destinar-
los al costo de la ensefianza? A nadie se per-
judicar con semejante media, ni se ataca en lo
mis minimo con ella el dereeho de propiedad,
antes por el contrario, se eumpliria mis racional-
mente con la intenei6n de los testadores, haeiendo
con su dinero limosnas de mis noble y fitil cali-
dad, que las que ellos mismos, en el atraso de sus
tiempos, pudieron concebir ni imaginary.










05 ESCRITOS

Otro tanto decimos respect a la mayor parte
de las fundaciones para fiestas de santos. Lejos
de nosotros la idea de desconocer la necesidad de
las grandes festividades del culto cat6lico, en un
pueblo civilizado y cristiano; no nos atrevemos a
proponer que se dediquen a otro objeto las pin-
giies rentas con que se constant aqu6llas; protes-
tamos que no es nuestro Animo que cesen las que
nuestra madre la santa Iglesia celebra, sino mis
bien llevamos por mira principal en nuestro pro-
p6sito, el volver a dar vida y calor a los senti-
mientos religiosos, no ya desmayados y amorte-
eidos, sino totalmente aniquilados en el pueblo
cubano.
Doloroso es confesarlo, pero si en alguna pro-
vincia de la monarquia espaiola hay que acudir
con evang4lica presteza a atajar los estragos de
la impiedad y de la disoluci6n de costumbres, es
en esta Isla de Cuba, en donde son muy contados,
principalmente en los campos, los que screen en la
existencia de Dios y en la inmortalidad del alma.
Muchas son las causes que han reducido a este
pueblo a semejante estado de embrutecimiento
moral, pero es la principal y la mas trascendente
la falta de cultivo en que desde tiempo inmemo-
rial ban permanecido las potencias de su alma;
siempre le ha faltado la eseuela de primeras letras,
y casi siempre la iglesia parroquial. Nuestros
curas no acostumbran predicar el evangelio a sus
feligreses, ni de palabra ni de obra; no es extrafio
que hombres selvAticos, rodeados de eselavos, sin










DOMINGO DEL MONTE 59

buenos consejos que seguir, ni buenos ejemplos
que imitar, se eneuentren baldios para el vicio, y
se entreguen malignos, irreligiosos e ignorantes a
todo genero de excess.
Muehos hombres y muchas mujeres en los cam-
pos de la isla de Cuba, despues que se bautizan
no vuelven a entrar en una iglesia hasta que se
easan; y miles que ni aun para este rito acuden
al temple, porque viven toda su vida en asqueroso
contubernio, negando con insolente desvario la ne-
cesidad religiosa de consagrar su uni6n. De que
sirve en este estado de cosas la celebraci6n de
las misas y fiestas que piadosos testadores dejaron
ordenadas, si no hay fieles que se aprovechen de
ellas, si la mayor parte de las ovejas han abando-
nado hace tiempo el redil y desconocen el amoroso
silbo del mistico pastor. (No seria mis provechoso
a las almas de los mismos testadores, mis aptos
a los ojos de Dios, mfs convenient a los intereses
de nuestra Iglesia, el emplear ese dinero en sem-
brar en la generaei6n creciente las semillas de la
religion y de la piedad, criAndola en el santo
temor de Dios, en escuelas quo mAs que de pri-
meras letras deben ser de moralidad evang6ica y
de virtudes cristianas? 1Y eual serA el fruto, por
el contrario, que produzean esos caudales si se
sigue a la letra, cumpliindola, la escritura de sus
fundaciones? Se diran las misas, se celebraran las
fiestas, humeari el incienso en el altar y agitara
el viento el ruido de las campanas repicando a
vuelo; pero el santuario permanecera desierto, y










ESCRITOS


cada dia lo estarA m"s, porque asistirin a 41 tan
solo los que oficialnente tengan por obligacidn
que visitarlo, o alguna alma piadosa y retraida,
reliquia rara de la religiosidad de otros siglos.
Por desgracia no es exagerada esta pintura; ciudad
hay en la provincia de la Habana de las mks ricas
de la Isla, en donde con mis de doce mil almas
de poblaci6n blanca, y una sola iglesia en el cen-
tro de su principal vecindario, apenas acude gen-
te a misa en los dias festivos.
Estas mismas consideraciones, con mas orden y
sabiduria presentadas por el gobierno de la Isla
a los reverendos obispos, diocesanos de ella, se-
rian parte, y muy poderosa, para que se muevan
sus ilustrados animos a ceder tambi6n para el
fondo de las escuelas las rentas de las capellanias
vacantes o no coladas, que destinan hoy, conform
a los santos cdnones, a obras de caridad. Porque
no puede ocultarse a S. S. Illmas. que no hay vaso
predilecto para las bondades del Sefior que las
almas de sus criaturas, y que el remedio mks efi-
eaz de santificarlas es el educarlas y criarlas en
el conocimiento de Dios y de sus deberes como
hombres y como cristianos. Y este fin en donde
mejor se consigue es en escuelas de primeras letras
bien constituidas y fomentadas.
Conseguida la anuencia de los superiores ecle-
siasticos y la autorizaci6n competent del Sobe-
rano, al gobierno toca inquirir con escrupulosa
mensura la naturaleza de las fundaciones y esco-
ger las que deban dedicarse en sus rentas al es-










DOMINGO DEL MONTE


tablecimiento de escuelas gratuitas, teniendo siem-
pre.presente que no menos important que la edu-
caci6n, es el culto pfiblico de la Divinidad, como
lo ordena nuestra religion, es decir, que ni remo-
tante se sospeche que se trata de favorecer aque-
lla con perjuicio o escarnio o mengua de este.
Fundados en esta santa creencia, juzgamos tam-
biWn convenient que si por las vicisitudes de los
tiempos Ilegase el caso que se suprimiese en la
isla algfin monasterio, podria el gobierno, sin per-
juicio del destino que se diese a las rentas de la
casa suprimida, dedicar una buena part de ellas
al fondo de instrucci6n primaria, pues no creemos
que haya un objeto mas preferente a que tender
que este, con esos nuevos recursos. Se entiende
que exceptuamos el de acabar con la guerra civil
que destroza hoy el seno de la metr6poli. Y seria
esta media no menos acertada que congruente;
pues ya que se destruyen los monumentos de la
fe robusta y fervorosa de nuestros abuelos, just
serA tender con sus mismos funds a la creaci6n
y alimento de otra fe mis spiritual, mis pura
y acendrada que la de ellos...

IV.-COLECTA VOLUNTARIA

Estamos seguros que con la renta que produz-
can los recursos mencionados en el pfrrafo ante-
rior habra sobradamente para dotar con desahogo
a los preceptores de todas las escuelas de la Isla,
y aun para costear los peri6dicos y obras que










ESCRITOS


hemos indicado mAs arriba. Mas como esta me-
dida no es de pronta y facil realizaci6n por los
obstaculos que se opondrAn al principio a ella,
proponemos, ademas, otro que podri producer muy
lisonjeros resultados. Esta media es hacer una
colecta solemne en toda la isla por las autorida-
des locales de las capitals de provincia y de las
poblaciones principles de su distrito, publicando
en los peri6dicos el grande objeto que se propone
el gobierno, y sefialando por recaudatorios y te-
soreros a sujetos honrados y ricos. Podria invitar-
se al mismo tiempo privada y pfiblicamente a las
compafias dramaticas de las ciudades donde las
hubiese, o de los aficionados a estos especticulos,
a que diesen algunas funciones en beneficio del
fondo de escuelas. Recurso es Aste que en nuestra
tierra ha producido siempre pingiies entradas, por-
que los habitantes de ella han dado, cada vez que
se ha ofrecido, muestras inequivocas de su gene-
rosidad y bizarria.
Nada de extrafio tendria, pues, que en la oca-
si6n present, asi hAbilmente estimualada la no-
bleza y longanimidad de nuestros opulentos ha-
cendados y ricos comerciantes, que bien alcanza lo
sagrado del objeto en cuyo favor se reclama su li-
beralidad, acudiesen con gruesas donaciones a au-
mentar el fondo susodicho. Ni faltarian personas
ilustradas, de median y aun de escasa fortune,
que contribuyesen con su 6bolo a tan filantr6pica
y rational empresa, como lo es la de convertir en
hombres morigerados, en vecinos cultos, religiosos









DOMINGO DEL MONTE


y felices, a la generaci6n que se levanta, hija de
una muchedumbre que hoy gime bajo el triple yngo
de la miseria, la ignorancia y la inmoralidad.

V.-REAL ERAIO

Pero, si contra todas nuestras esperanzas, ni
aun estos medios bastasen para lo necesario, aeu-
damos en este apurado y iltimo trance, con la de-
bida autorizaci6n de quien correspond, a satis-
facer nuestras necesidades en este punto con los
fondos pfblicos del Real erario. Inelyase, pues,
como se acaba de disponer filtimamente, entire los
capitulos del presupuesto de gastos de la provin-
cia, y como uno de sus mis urgentes renglones, el
costo de la instrucci6n primaria; mas no mezquina
y obscuramente dotada, a guisa de limosna, cual
cosa de menos valor a que se socorre por medio
de caridad o de lastima, sino considerandola en
toda su real y verdadera importancia, como es just
que la considered estadistas ilustrados y probos,
como necesidad privilegiada y tan atendible cual
las primeras en que se invierten las enormes su-
mas de la renta piblica cubana.
Porque ha de calcularse que una salida de ciento
o doscientos mil pesos anuales empleados en costear
la instrucci6n primaria y la educaci6n moral de
la isla de Cuba apenas se pereibira en la cuantio-
sa entrada de nueve millones que se recaudan de
contribuciones indireetas en las aduanas de la mis-
ma; y euanto bien no refluiria en todas las classes










I4 ESCRITOS


de su poblaci6n, y principalmente en la mas nume-
rosa y necesitada. El primero y principal, exa-
minando s6lo esta cuesti6n en su aspect econ6-
mico politico, seri aumentar considerablemente las
mismas rentas del Real erario. A vuelta de algu-
nos aios, cuando haya crecido la generaci6n que
se instruya y eduque en las escuelas pagadas por
el Estado, hara crecer con su ftil trabajo la suma
de los products; por supuesto, proporcionalmente
se aerecentarin los consumos, se formara una masa
de riqueza fundada en el trabajo libre, fuente de
toda prosperidad pfiblica, s6lida y bien cimentada,
y por filtimo, se aumentarin las transacciones mer-
cantiles, se perfeccionarAn los m6todos de nuestra
agriculture y la fabricaci6n y cultivo de nuestros
frutos, se introducirAn nuevas industries tanto por-
que con el aumento de las riquezas se aumentarin
las necesidades, como porque tambi6n la juventud
se hallara mAs dispuesta, con las nociones cienti-
ficas y las ideas que ha adquirido en las escuelas
y en la lectura de libros y peri6dicos instructivos,
a acometer empresas, que sus padres ni aun remo-
tamente imaginaron. Todo esto refluirA a las adua-
nas, y 1 quin puede calcular lo que producirAn en-
tonces? Compirese lo que se gaste en las escuelas,
con la suma inmensa de trabajo, de valores, de pro-
ductos, y por supuesto de riquezas y de virtudes
que producird aquel desembolso, y estamos ciertos
que nunca en el mundo ningfin capital ha ren-
dido mAs seguros y preciados intereses.










DOMINGO DEL MONTE


CONCLUSIONS

Tiempo es ya de poner punto a este prolongado
informed. En 41 hemos procurado presenter con
claridad y orden el estado en que se encuentra hoy
la ensefianza primaria en la isla de Cuba, los re-
cursos con que cuenta para sostenerse y las me-
joras que, segfin los adelantamientos de nuestra
6poca, pudieran introducirse en la constituci6n,
gobierno y costo de sus escuelas. En las dospri-
meras parties nos hemos cefiido estrictamente, como
era de nuestro deber, a la explicaci6n de los pre-
ciosos datos estadisticos que logr6 reunir la clase
de Educaei6n de la Real Sociedad Econ6mica de
la Habana. En la fltima parte hemos cedido al
deseo de manifestar francamente al gobierno las
ideas que sobre este particular ha adoptado hace
tiempo la misma laboriosa secci6n, que nos ha
hecho la honra de comisionarnos para que las re-
dactisemos.
Al gobierno superior de la isla y al supremo de
la naci6n se somete ahora reverentemente este tra-
bajo, en cumplimiento de la real orden que lo mo-
tiv6. Se contaria por muy feliz esta clase, euyas
constantes tareas no han tenido otro objeto que
la propagaci6n de los buenos principios en este
capitulo important de economic social, si eonsi-
guiese de las respetables autoridades que han de
examiner esta Memoria, la aprobaci6n de sus ideas,
si no en gracia de la novedad y brillantez de que
carecen, al menos por la rectitud y pureza de las
5-s










66 ESCRITOS

intenciones que la animan. Convencido intima-
mente que el gobierno, y s6lo el gobierno es el om-
nipotente motor de la civilizaci6n, del orden y de
la felicidad bien entendida de los pueblos, con
fundamento espero, patri6tica corporaci6n, ver rea-
lizados sus votos y proyectos por el sabio y racional
gobierno que hoy afortunadamente preside a los
destines de nuestra patria.-Habana 12 de diciem-
bre de 1836.















IV



Educaci6n primaria en la isla de Cuba

NOTICIAS ESTADfSTICAS DE LA ENSENANZA (1)

SCUELAS. Segin los datos oficiales que el
afio de 1832 reuni6 la Secci6n de Educaci6n
de la Real Sociedad Econ6mica de la Habana, ayu-
dada por el gobierno superior de la isla, se conta-

(1) Considerando los redactores y colaboradores de esta
obra que no habrA muchos asuntos de mis vital importancia
que la Educacidn primarid entire el ndmero de los de uti-
lidad pfblica, cuyos conocimientos se han propuesto propa-
gar en lo que alcancen sus fuerzas, empezaran desde hey a
ocuparse de preferencia en 61.
Para desempeflar con conciencia y conocimiento de causa
esta part de nuestra redacci6n, dedicaremos a ella una
series de articulos en que procuraremos: 19 Examinar el
estado actual de la ensefianza primaria en Cuba, conside-
rLndola bajo todos sue aspects, dando una noticia esta-
distica del nfimero de escuelas con sus alumnos que hay
en toda la isla; de las autoridades y corporaciones a cuyo
cargo esta su direcei6n y vigilancia, y de los ramos que
se ensefian en ellas, los mdtodos que se han adoptado y los
resultados que han producido. 29 Formar eclculos aproxi-
mativos del cost de esta ensefianza, contando los nilos
que son costeados per sus padres, por sus maestros, per
subscripciones voluntarias, por imposiciones de censos, por
las sociedades econ6micas y sus diputaciones, per el Real
Erario y por los Ayuntamientos; y por fltimo, se indicarin,
con la mesura y respeto que merecen los preeeptores ac-
tuales de nuestras escuelas, las mejoras que segin nuestro
leal saber y entender creamos que pudieran introducirse,
no s61o en los institutes de educaei6n, sino en el espiritu
general del sistema de ensefianza primaria en esta Antilla.
(Nota de DEL MONTE).








V











ESCRITOS


ban en la provincia de la Habana 73 escuelas de
nifios blancos varones, 51 de nifias blancas, 6 de
varones de color y 1 de hembras de igual clase.
Por todas: 131.
En aquella epoca habia en la misma provincia,
segfin el cuadro estadistico formado en 1827, el
nimero de 20,863 nifios de la primera clase, aptos
por su edad para recibir la primera ensefianza,
15,411 de la segunda, 4,744 de la tercera y 4,504
de la cuarta.
Result, que en el departamento occidental de
la isla hay una escuela para cada 274 niiios varo-
nes blancos; una para cada 312 niiias blancas; una
para cada 790 varones de color, y una para las
4,500 niiias libres de color.
En cl departamento central, o sea de Puerto
Principe, hay 490 nifos blancos varones para cada
escuela de su clase; 1.051 nifias blancas para una
escuela de la suya, y ni un solo establecimiento
para los 3,877 nifies libres varones de color, ni
para las 3,309 hembras de igual condici6n.
En cl departamento oriental se cuenta una es-
cuela para cada 242 niflos varones blancos; una
para cada 316 qifias blancas; una para cada 589
hembras de color, educ.indose s6lo 153 varones de
color en varias escuelas mixtas de ambos sexos y
colors.
Alumnos. Para facilitar el conocimiento del
nfimero de alumnos que manda a sus escuelas cada
departamento, de los tres en que dividi6 militar-
mente la isla el excelentisimo senior don Francis-










DOMINGO DEL MONTE


co Dionisio Vives, en su cuadro estadistico, hemos
constituido el siguiente estado, que por su sencillez
y breve tamafio presentark a una ripida ojeada el
resultado num6rico que se desee saber.
Advi6rtase que en este estado no se comprenden
todos los nifos que reciben edueasin en la isla.
pues aparte de que hay escuelas en algunos pue-
blos cuya noticia no ha llegado a nosotros. nos
consta que tanto en la ciudad de la Habana. como
en los partidos rurales mis ricos de su jurisdieei6n
los hijos de muchas personas acomodadas se ins-
truyen con maestros particulares en sus propias
casas. Por lo cual debemos suponer que el nfme-
ro de 6stos, y el que existed en las escuelas de que no
hemos tenido noticia, ascienden a la suma de 4,000,
que reunidos a los 9,082 de la del cuadro, dan un
total de 13,082 alumnos para toda la isla.



DE LA INSPECCI6O DE LAS ESCUELAS EN ESTA ISLA


Las escuelas de primeras letras (y sirva de go-
bierno que siempre compronderemos en nuestros
articulos bajo este nombre genurico a los que so
denominan colegios, establecimientos, institutes,
academias, etc., etc.) se hallan generalmente en la
isla de Cuba bajo la inspeecidn y vigilancia gu-
bernativa, o de las sociedades econdmicas, o de jun-
tas administradoras que tienen este encargo espe-
cial, o de los ayuntamientos, o de los superiors de










ESCRITOS


los conventos en los institutes monasticoS donde
los hay. Hablaremos en primer lugar de las socie-
dades econ6mieas y de los inspectors nombrados
por ella.
Inspectores. La Sociedad Econ6mica de la Ha-
bana y sus diputaciones tienen, entire las varias
classes en que se subdividen, una llamada de edu-
caci6n, la cual ejerce este encargo, nombrando ins-
pectores de su seno, para cada una de las escuelas,
sean gratuitas o de empresa particular. Estos ins-
pectores, conform a la letra de los estatutos de
la misma sociedad, aprobados por real orden de
12 de septiembre de 1831, no tienen jurisdicci6n
alguna, ni otra autoridad sobre los maestros, que
la que un diligente padre de familiar tendria sobre
el preceptor de sus hijos (tit. 21); asi es que su
obligaci6n consiste en velar sobre la moralidad,
aplicaci6n y aseo de la juventud que concurre a las
escuelas, pudiendo advertir a los maestros los de-
fectos que notaren, y reconvenirles sobre las omi-
siones o faltas, visitando dichos establecimientos
una vez al mes, y extraordinariamente siempre que
lo tengan por convenient (arts. 110 y 117 del tit.
21). En las escuelas, sin embargo, que costea la
sociedad con los fondos que filtimamente se han
destinado del Real erarid, como veremos mis ade-
lante, para este preferente objeto ejerce la Secci6n
de Educaci6n de la Habana un influjo mis indi-
recto; pues, como es muy natural, puede privar de
la direcci6n de aquellas escuelas a los maestros que
no cumplan con su deber; lo cual no la es dado










DOMINGO DEL MONTE


en las demis, a no ser que los preceptores cometan
tales y tan graves faltas, que se inhabiliten por
ellas para pdder continuar en el ejercicio de su
noble y several profesi6n, sin perjuicio de las bue-
nas costumbres de sus discipulos. En este caso, la
secci6n da euenta al gobierno de esta circunstancia,
por conduct del president de la clase, y pide que
se destituya del empleo de preceptor al culpable.
En el campo ha establecido la secci6n el sistema
de inspectors; pero 4stos reciben su autoridad para
vigilar las escuelas, y promover su fundaci6n donde
no las hay, del excelentisimo capitan general, a
propuesta, sin embargo, de la Secci6n.

El nfimero de inspectors de la Haba-
na, distribuidos por barrios, ascien-
de a ............................ 25
En los barrios extramuros hasta el
Cerro ........................... 25
En los pueblos del campo de esta ju-
risdicci6n .................... -
Total. ................ 50

Maestros. Su examen, nkmero de ellos. Por el
articulo 116 de los referidos Estatutos de la socie-
dad, todo el que aspira a ser maestro de primeras
letras en cualquier elase de escuela, debe ser exa-
minado por la Secci6n de Edueaei6n. Este exa-
men se hace ante el president y secretario de di-
cha clase, por tres preceptores nombrados por
aquil, que interrogan al aspirante sobre metodos de










ESCRITOS


ensefianza y ramos de instrucci6n primaria. Antes
de empezar el examen, lee un discurso escrito por
61, en que desenvuelve un program, adecuado a
la material, que le ha dado de antemano el Secre-
tario. Con el informed favorable de la secei6n,
si sale aprobado, y despu6s de alcanzar de la au-
toridad eclesiAstica licencia para ensefiar la doe-
trina, que se le concede despues de ser examinado
tambien en este punto, y contribuir a la Curia
con ocho pesos fuertes, se le expide gratis por el
excelentisimo senior capitan general el titulo de
maestro, del cual se toma raz6n, tambi6n gratis,
en la secretaria de la secei6n. La prdetica que se
observa en cuanto a la habilitaci6n de preceptoras,
es oir el informed del inspector de educaci6n del ba-
rrio donde vive la que solicita el titulo, y des-
pu6s de presentar un certificado de su buena con-
ducta por el comisario de su cartel o el pedanco
y el cura de su feligresia, informed favorablemente
al excelentisimo senior capitin general, para que
se sirva expedirlo.
Del afio de 1830 a 1837 se ban expedido los titu-
los siguientes:
A hombres blancos 2 12 10 5 9 16 34 30 118
A mujeres idem... 5 7 8 2 9 13 8 7 60
A hombres de color 1 1 2 0 1 1 0 0 6
A mujeres idem... 2 6 0 0 1 1 2 1 13

10 26 20 7 20 31 44 38 197
Mas no se crea por esto, que se han establecido









DOMISGO DEL MONTE 73

en este tiempo igual nimero de escuelas a los titu-
los que se han expedido; pues la mayor parte de
los que pretenden y consiguen estas licencias del
gobierno, lo hacen con el objeto de colocarse como
ayudantes de los directors principals en escuelas
ya establecidas. En varies parajes del campo,
empero, donde hay suma escasez de maestros, se
tolera que algunos individuos, sin titulo de tales,
ensefien a leer, escribir y contar, siempre bajo la
protectora vigilancia de algfin celoso inspector;
porque si se les exigiera examen y titulo de maes-
tro en toda forma, privarian al pueblo del benefi-
cio de ]a ensefianza por no poder costear los gastos
del viaje y permanencia en la ciudad hasta conse-
guir su despacho.
El nfimero de personas empleadas en la isla de
Cuba en la ensefianza primaria en las escuelas, pue-
de calcularse, a falta de datos mas fijos, en 417.
repartidas de esta manera: suponiendo por lo que
hemos observado en la capital, que en cada escue-
la de cien nifios se emplean por termino medio
cinco individuos, entire directors, profesores y ayu-
dantes, tendremos que en el departamento occi-
dental, o sea la provincia de ]a Habana, en que hay
4,062 nifios varones en 73 escuelas y 1,798 hembras
en 50, correspondent a los primeros 202, y a las se-
gundas 85 personas. En las 6 escuelas de varones
de color y la fnica de hembras de esta clase no
hay mis persona que ensefie que el preceptor prin-
cipal; de manera que site son las personas em-
pleadas en ensefiar a los 341 nifos de color de am-










ESCRITOS


bos sexos que asisten a escuelas en este departa-
mento. Por todos suman 294.
En la provincia de Puerto Principe por causes
muy obvias que seria infitil referir, no debemos
suponer que se empleen, como en la Habana, cinco
personas para cada cien nifios. Supongamos, pues,
extendidndonos desproporcionalmente, que sean 4:
tendremos que en las 29 escuelas de varones, en que
se educan 976 nifios, los vigilan y ensefian 38 per-
sonas. Mas respect a las once escuelas de hem-
bras (a que asisten 281 nifias), no les debemos con-
ceder el mismo cuatro por ciento de maestras so-
bre el nfmero de alumnas, porque es cosa sabida
que, entire nosotros, la educaci6n del bell sexo, en
calidad y cantidad, siempre es una mitad menos
de la que se da a los varones, y con mayoria de
raz6n en el departamento que nos ocupa; por lo
tanto, a lo mAs que llegarA el numero de personas
empleadas en ensefiar alli a las referidas 281 nifias,
serfn 22, duplicandolas por el nfimero de escuelas
donde existen.
Por fortune poseemos datos oficiales muy exac-
tos de la provincia de Cuba. Por ellos se ve, que
hay 227 directors principles de otras tantas es-
cuelas de nifios varones blancos, con 10 ayudantes;
18 maestras de nifias blaneas y 8 de nifias de color,
que suma por todo, 63.










DOMINGO DEL MONTE


PERSONAS EMPLEADAS EN LA ENSENANZA PRIMARIA

En la provincia de la Habana.... 294
En la de Puerto Principe........ 60
En la de Cuba .................. 63
Total................ 417

Coneluiremos este articulo, que serd el primero
de la series que hemos anunciado, haciendo pre-
sente que el espiritu que dirige a la Secei6n de
Educaei6n de la Real Sociedad Patri6tica, la cual
cuenta entire sus timbres la honra de haber sido
creada por el sabio y honrado intendente de la
Habana, don Alejandro Ramirez, de feliz recorda-
ci6n para los habaneros, pueden resumirse en las
siguientes disposiciones:
1' No intervenir con ningtin g6nero de autori-
dad coereitiva en los sistemas de instrucei6n, que
en las eseuelas de empresa privada adopted eada
preceptor.
2* Admitirlos todos, y dar la mayor publicidad
possible a sus resultados, en los exAmenes anuales
que preside, para que por sus efectos los juzgue
la opinion piblica.
3* Celar para que se trate con suavidad a los
nifios en cada clase de escuelas, prohibiendo rigu-
rosamente los azotes.
4' Publicar con encarecidos elogios en los pe-
ri6dicos los nombres de aquellas personas que ha-
gan alguin servicio a la causa de la educaci6n.










76 ESCRITOS


5* Influir para que la educaci6n tome un ca-
racter prcetico de aplicaci6n inmediata a los usos
de la vida.
6a Respetar y hacer respetar a los maestros de
las primeras letras en lo que valen, por su digno
ministerio.
En nuestro pr6ximo articulo seguiremos pre-
si-ntando el cuadro hist6rico de lo que tenemos,
oeupandonos principalmente do los ramos que se
enselan en nuestras escuelas. de los mn6todos que
en ellas se siguen y de los frutos que produce,
apreciAndolos eon la mayor impareialidad y bue-
na fe.


















Movimiento intellectual en Puerto Principe

L hombre mis indiferente a los adelantamien-
tos de la ilustraci6n en nuestra Isla, no pue-
de menos de regocijarse al contemplar los progress
palpables que va haciendo en la ciudad de Puerto
Principe, de poco tiempo- a esta parte. Separada del
resto de las poblaciones principals de la misma
Isla por distancias inmensas, y por lo intransi-
table y molesto de los caminos; sin comercio, por-
que carecia absolutamente de industrial, estando
reducida 6sta a la crianza de ganados; las fnicas
luces de civilizaci6n que recibia, asi rezagada del
mundo, eran las eseasas que les llevaban los liti-
gantes y bachilleres de la Habana, que tenian que
trasladarse por fuerza a ella, los unos a ejercitar
sus pleitos, y los otros a recibirse de abogados.
Todo, pues, se resentia de semejante aislamiento;
educaci6n, costumbres, modales, y hasta el habla
misma, pues se conservaban todavia en el trato
comfin locuciones y modismos castellanos, ya an-
ticuados para el resto de la naci6n que estaba en
contact con las demAs de Europa. Hasta ayer,
como quien dice, no se encontraban en los hatos
mds productivos y pertenecientes a las families










75 ESCRITOS

mis ricas, no ya loza, ni manteles, ni cubiertos
para comer, lo cual se consideraba como cosas de
mero lujo y ostentaci6n, pero ni aun avios de co-
cina, ni una simple olla de barro en que aderezar
la comida; en otros muchos hatos no se ha intro-
ducido todavia ningfin apero de labranza, y s61o
se conoce el machete, el azad6n y el cuchillo. En
la misma ciudad, nos cuentan que se ven afeadas
sus calls con bandas de came colgadas en muchas
casas, que sirven de ensefianza o muestra para
indicar que en ellas hay mataz6n; y aun el dia de
hoy sc substitute a las mascaras y domingos de
Carnaval una sAbana, colcha o mantel sucio en los
dias de san Juan y san Pedro, y anda la gente
ensabanada por calls y plazas a manera de locos
sueltos, o de enfermos huidos de un hospital.
La culpa de semejante atraso no la tenian por
cierto los habitantes do aquel distrito, que siempre
se han distinguido, al menos los que hemos visto
y tratado por acA en las auras y el foro, por la
perspicacia de sus entendimientos. Las circunstan-
cias que hemos indicado y la incultura de los tiem-
pos pasados eran causes suficientes para mantener
aquella hermosa tierra en la rusticidad que sufria.
Convencidos los camagiieyanos de que la distancia
de las costas era el peor enemigo de su civilizaci6n,
se han empefiado en veneer este obstaculo, forman-
do una empresa an6nima, que por cierto fu la
primer que con semejante objeto se estableci6 en
la Isla, para construir un camino de hierro que










DOMINGO DEL MONTE


pusiese a Puerto Principe a las orillas del mar en
la costa del norte, teniendo por puerto la magnifi-
ca bahia de Nuevitas. Este ferrocarril le abriri
las puertas al comercio exterior; con 41 se fecun-
darn su industrial agricola; se aumentara su rique-
za material, y con ella se lograrA ir adelantando
poco a poco las artes todas de la civilizaci6n eu-
ropea. Ya se ha trazado definitivamente la line
que ha de recorrer el ferrocarril, a] menos en las
seis primeras leguas, arrancando desde el mar: la
habilidad reconocida del ingeniero que se ha encar-
gado de construirlo, Mr. Benjamin Wright, hijo
del famoso ingeniero americano del mismo nombre,
y el celo y la actividad que han desplegado el
respectable president de la empresa, regidor don
Ignacio de Agramonte y los aceionistas en general
son suficientes garantias de la pronta y aeertada
realizaei6n del proyecto. Entretanto se promueven
otras obras de utilidad y ornato piiblico, que hon-
ran much a los ilustrados patricios que las hau
concebido, y tratan de levarlas a cabo. La prime-
ra de 6stas es la formaci6n de una plaza y paseo,
que sirva de decent y agradable esparcimiento a
los vecinos de Puerto Principe; se hall situada
esta en un punto acomodado para que goce de ella
toda la poblaci6n; su forma es cuadrada, dividida
por calls enladrilladas y espaciosas, con Arboles,
c6sped de la Bermuda en el centro, toda cercada
de verjas hermosas de hierro y asientos de piedra.
La obra se esti construyendo por subscripci6n en-











SO ESCRITOS


tre los mismos vecinos, se entiende de entire los mas
cultos, y que mis comprenden la necesidad que
todo pueblo que no sea de aut6matas tiene de se-
mejantes lugares de instrucci6n y recreo.
El establecimiento de un colegio de Humanida-
des. bajo el nombre del Siglo, no es la menor prue-
ba de los progress que se notan en aquel punto.
Dirigird en ellas importantes eAtedras de Derecho
civil y de Economia political el distinguido abo-
gado don Manuel de Monteverde, no menos apre-
ciado por la honradez genial que lo caracteriza
que por sus various y buenos conocimientos en li-
teratura, jurisprudencia y ciencias naturales. Es
de esperarse de tan acertada clecei6n para cate-
drAtico de aquellas dos important facultades, quc
al cabo se conseguira fundar en Puerto Principe
un foco cientifico de ilustraci6n en estas materials,
que poco o nada deje que desear a los j6venes es-
tudiosos que quieran dedicarse de veras a la ciencia,
propiamente dicha, del Derccho, y que no se con-
tenten con las superficiales e infecundas nociones
en que muehos ignorantes ereen que se encierra
todo el studio del jurisconsulto. Los amigos del
sefior Monteverde lo juzgan de bastante entereza
para que, prescindiendo de las mezquinas exigen-
cias, del mezquino interns de algunos estudiantes
adocenados, que no aspiran a otra cosa al comenzar
un curso mAs que a contestar la certificaci6n para
los grados universitarios, d& a sus leeciones today










DOMINGO DEL MONTE


la extension necesaria para que puedan sus alum-
nos familiarizarse siquiera con el lenguaje y los
principios corrientes hoy en el mundo de las cien-
cias que van a aprender. Porque es cosa triste, la
verdad, que en el afio de gracia de 1838 le llenen
a uno la cabeza de las rancias doctrinas del siglo
decimos6ptimo.
Tambi6n la prensa peri6dica ha recibido en
Puerto Principe, de poco tiempo a esta parte, una
mejora notable. Los articulos que se publican en
la Gaceta con el nombre de Lugareiio pueden pre-
sentarse como models en su clase; tan ligero y
cortesano es su estilo, y tan oportunas y naturales
son las gracias de su lenguaje. Este excelente pa-
tricio que, segfn noticias, pertenece por su caudal
y su cuna a lo primero de Puerto Principe, se ha
propuesto reformar las costumbres de su adorado
Camagiiey, y al paso que da duro sobre todas las
ridiculeces, errors vulgares y preocupaciones que
present y debe presentar una sociedad como aqu6-
lla, se le trasluce cierta ternura y carifio por el
mismo pueblo a quien critical, que bien se le conoce
que lo hace como un padre, que aun amonestando
es amoroso.
Seria ingratitud no reconocer el influjo que en
todos esos adelantamientos ha tenido el Tribunal
Superior de Apelaciones que alli reside, el gober-
nador del distrito, la Diputaci6n patri6tica y el
Ayuntamiento de la ciudad; pues todos por su
parte, seguin nos han informado algunos naturals
6--2










82 ESCRITOS


de Puerto Principe bien instruidos en la historic
contemporhnea de su tierra, han contribuido a
despertar a esa populosa parte de nuestra isla del
adormecimiento intellectual en que ha estado sumi-
da por tantos afios. Que march y prospere es el
voto mis sincere de nuestro coraz6n.

(El Plantel, pigs. 88-89. Tomo 19 Bibl. National).
















ENSAYOS

CRITICS Y LITERARIOS


















La poesia en el siglo XIX

L A condiei6n del poeta sobre la tierra es la de
cantar, expresi6n metaf6rica que quiere de-
cir tanto como comunicar a los demas ideas y afec-
tos que, aun cuando sean los mismos que pudieran
nacer en el entendimiento de cnalquier otro, s6lo
a 61 es concedido revestirlos de una novcdad indefi-
nible; s61o 61 puede infundirles con el poder erea-
dor de su ingenio aquel encanto y vida, aquella
aureola de luz y de gracia que rodea toda produe-
ei6n digna de llamarse po6tica; y que constitute la
mis decisive y triunfante prueba de que la mente
humana es un rayo, una emanaci6n inmediata de
la mente soberana de Dios.
El poeta nace: el talent po6tico es un don gra-
tuito del cielo, que se puede pulir, perfeecionar,
mas no former; muchas veces permanece adorme-
cido por falta de ocasi6n que lo despierte: i cunntos
poetas habrAn muerto ignorando que lo eran! Mas
cuando se manifiesta este don, como es espontineo.
hace cantar al poeta, bien sea en verso o en prosa,
en asunto serio o ridicule, con palabras vivifican-
tes y armoniosas, tales que nos cautivan muchas
veees a nuestro pesar y de una manera tan ficil
como quien hace cosa que le es ingenita por natu-











ESCRITOS


raleza, como murmura el rio en las quebradas, co-
mo nace el pez en el agua, como trina el ruisefior
en las selvas. Los portentos y horrores del mundo
fisico, las pasiones de buena o mala ley que agitan
al hombre, los acontecimientos pr6speros o adver-
sos de la humana especie, entran en la fecundante
y ardiente fragua de la imaginaci6n del poeta,
como otros tantos elements de inspiraci6n, que
luego los devuelve al mundo, transformados en pe-
regrinas creaciones, en figures palpables, en rea-
lidades cuasi, tan animadas como los objetos mis-
mos que vemos y tocamos diariamente, y aun mis
gratas y apacibles para nosotros, porque sentimos
cierto noble orgullo en pertenecer a la misma raza
del ente semidivino que ha sido capaz de producer
semejantes maravillas. Ahi estAn sino los persona-
jes fantAsticos de Homero, de Ariosto, de Milton,
de Cervantes y Calder6n, de los cuales nos acorda-
mos con tan prolija especialidad como si hubieran
vivido en efecto, como si los hubi6ramos conocido
y tratado con la mis intima y familiar confianza.
Llega a tal grado el poder fascinador de este don
celeste, que todavia en la Mancha much gente
cree que existi6 el h6roe de Cervantes, y en Lon-
dres, cuando Richardson publicaba los primeros
tomos de su admirable Clarisa, le llovian cartas de
algunas almas tiernas y sensibles, empefiandose con
61 para que deparara una suerte feliz a la virtuosa
Clara; merced a la musa caballeresca e hist6rica
de Walter Scott, hoy ofrece Escocia al forastero










DOMINGO DEL MONTE 87

que la visit el mismo poderoso prestigio de recuer-
dos que la po6tiea Italia, porque no hay en ella
monte, lago, torrente, ciudad o ruina de monasterio
o castillo feudal que no est6 toeado de la magia que
les eomunie6 el poeta en sus cantos y novelas.
Ahora bien: el hombre, duefio de facultad tan
maravillosa, I no serk responsible del empleo que
haga de ella y hoy principalmente? Sabedor el
poeta del estupendo influjo que en la muchedum-
bre ejercen los principios morales que profese en
sus ficciones, jno tendril derecho la sociedad en
que viva de tomarle euenta del uso que haga como
hombre, de su ingenio, asi como lo tiene la critical
literaria para pesar el m6rito que como artist
tenga en sus obras?
Si lo tiene; porque el poeta no es un ser aparte
de su especie; porque, a pesar de que oeupa el
grado mIs alto en la escala de las criaturas hu-
manas, por el privilegio imprescriptible que le da
su elaro entendimiento, y aunque sirva 61 de es-
lab6n para enlazarlas con la Divinidad; todo
eso, no es todavia Angel, no es morador del cielo;
pertenece aun a la humanidad, a ella van a buscar
eco sus himnos, ella es el inico juez competent
de sus aciertos o extravios; de ella sola, en fin,
espera la gloria que el sublime y el mis apetecido
galard6n del poeta.
Luego si la sociedad tiene derechos que exigir
de sus ingenios, y el poeta deberes que eumplir
como tal, cual seri la misi6n del poeta, y del










ESCRITOS


poeta castellano, coneretandonos a la epoca actual
y a los tiempos trabajosos que ha alcanzado la
gran familiar espafiola?
Antes de resolver esta important cuesti6n, exa-
minemos por eneima, y ripidamente, el earfeter
de nuestra 6poca.
El impulse violent que di6 a los espiritus en
Francia la filosofia esc6ptica del siglo xvm y
que con otras causes produjo el tremendo saeu-
dimiento revolueionario del afio 89 conmovi6 tam-
bidn a las naciones del mediodia de Europa. La
universalidad de la lengua francesa, la frecuente
comunicaci6n de este pueblo con los pueblos ra-
yanos, y mis que todo la ripida circulaci6n de sus
libros, folletos y peri6dicos, fueron eficacisima par-
te para inocular hasta en la cat6lica y levitica Es-
paia los principios de aquellos en6rgicos y resueltos
innovadores. Cosa admirable. Por las universidades
Reales y Pontificias y por las secretaries del Des-
pacho se hicieron las primeras importaciones en
Espafia del materialismo filos6fico de Voltaire y su
escuela; los catedriticos y los escolares de Sala-
manca devoraban a porfia los libros franceses que
a hurtadillas podia proporcionarles un astuto con-
trabando, y los ministros mas graves del piadoso
Carlos III, los Condes de Aranda. de Floridablan-
ca, de Campomanes seguian correspondeneia tirada
con los incridulos enciclopedistas de Paris. Cierto
es que sus ideas no se trasfundian de estas alturas
sociales a las capas secundarias de la poblaci6n; la
muchedumbre se conservaba impenetrable a ellas, y










DOMINGO DEL MONTE


ya era muy entrado el siglo xix cuando todavia
guardaba intaetas y con toda su candorosa fres-
cura las creencias morales y religiosas del si-
glo xrv: la inteligencia national dormia suefio tan
profundo que necesit6 para despertar todo el
horroroso estr6pito de una invasion extranjera...
Despert6 por filtimo, y animada de una insa-
ciable curiosidad, desde entonces ansia por impo-
nerse de lo que ha pasado en el mundo desde que
se durmi6: todo lo quiere saber, de todo se in-
forma, todo lo ensaya. Abraz6, todavia sofiolienta,
las doctrinas incompletas y crudas del filosofismo
extranjero, deslumbrada por su aparente brillan-
tez, y adopt sin previo examen, sin m6todo cien-
tifico, con la misma buena fe y el candor de un
nifio, que les son caracteristicos, todas sus rigu-
rosas deducciones, exponi6ndose asi a sufrir tam-
bifn sus desorganizadas y funestas consecuen-
cias... consecuencias que todavia se sienten en
Francia, y lamentan con dolor sus ilustres escri-
tores!
Es, pues, el rasgo notable del car6cter de nues-
tros dias tales cuales ban traido las cosas refe-
ridas en Francia y las demAs naciones del sur de
Europa, una agitaci6n, una inquietud moral,
vaga y cavilosa, de la que es apagado rcflejo el
Renato de Chateaubriand, y una viva personifi-
caci6n el Manfredo de Byron, poeta que (y bueno
es advertirlo de paso) no pertenece al tipo de
moralidad inglesa. Mas cuenta con no equivocar
esta agitaci6n vaga de los pueblos meridionales de










90 ESCRITOS

Europa y America, que todavia no han eneontrado
su punto de apoyo social, con la contienda general
political que reina en casi todo el mundo, que
aquella no se extiende, por envidiable excepei6n, a
las naciones septentrionales de uno y otro conti-
nente. En ellas puede haber, y hay, guerras de
partidos, y aun revoluciones, pero 6stas son, por
decirlo asi, siempre eternas, puramente civiles, por
alcanzar tal o cual ventaja material y positive; lo
cual no es otra agitaci6n de Francia, que tambien
pintan los j6venes poetas y novelistas de su nueva
escuela literaria, agitaci6n que nace del aniquila-
miento del principio religioso, que ha dejado sin
base segura la moralidad del pueblo, y que, sem-
brando un pirronismo est6ril y desesperado en las
almas, las ha condenado a tormentos intelectuales
y morales sin fin (1). De aqui result que fran-
ceses, espafioles e italianos atraviesan todos por un
perdurable devaneo, y ni aun saben lo que han
de desear; que, en medio de la desvergonzada be-
hetria de ideas y sentimientos en que se agitan los
Animos, y por entire el adulterio, la crapula y todo
linaje de torpe sensualidad, aparece y se levanta
el suicidio como filtimo e irremediable sintoma
del cancer que devora y corroe la sociedad.
Y se matan los hombres aburridos; carecen de
la fuerza vivificante y viril de la fe; se les apaga
en tibio y palido horizonte la luz de la esperanza;
y la convicci6n intima de su propia miseria ex-
(1) Pirronismo decimos de prop6sito y no eseepticismo;
porque los franeeses del dia no ereen ni en la ineredulidad.
(Nota de DEL MONTE).










DOMINGO DEL MONTE


tingue en sus pechos vacios la caridad, aquella
de amor infinite por nuestra especie que inspire
a un poeta romano este verso inmortal:

Homo sum: human nihil a me aliene...

Fieles representantes de esta angustiosa crisis
son en Francia los famosos Dumas, Jorge Sand,
Balzac, Alfredo De Vigny y otros muchos que en
sus obras nos ofrecen un contrast verdaderamen-
te lamentable, pues se ven los mIs hermosos y bri-
Ilantes destellos del ingenio human sirviendo de
int6rpretes a la mis desenfrenada y repugnante
coneupiscencia. En nuestra Espafia los dos poe-
tas que mIs se ban distinguido entire sus j6venes
compaiieros por las felices y acabadas produccio-
nes de su talent, Larra y Garcia Guti6rrez, tie-
nen tambi6n el sell de maldici6n que distingue a
esta literature de rhprobos, copia y model a la
vez de la corrupei6n de las costumbres: el pri-
mero coron6 ademAs con su funesto pensar y con-
secuente suicidio la saciedad de la vida que ya de-
mostraba en sus filtimos articulos, y fuW una nueva
ilustre victim sacrificada a la ciega divinidad que
preside a este ocaso moral e intellectual.
Y no se diga, como lo repiten a coro sin refle-
xi6n, someros e irreflexivos critics, que la culpa
de todo la tiene la formula literaria, que con el
nombre de romanticismo han adoptado los j6ve-
nes literates franceses y espafioles: nada tiene que
ver el modo artistic de hacer una novela o un
drama, con la esencia de las ideas morales que en










ESCRITOS


ellos se determine: nadie es mas inmoral y obscene
que el clAsico Voltaire en sus Cuentos filosdficos,
ni mfs puro y moral que Manzoni, jefe de la es-
cuela romantic italiana; dejamos indicado atris
los verdaderos origenes del mal que nos aqueja.
; QuB tiene que hacer, pues, en medio de esta so-
ciedad, en esta 6poca, cuyo carActer acabamos de
bosquejar, un verdadero pocta castellano, de voz
armoniosa, de coraz6n ardiente y mente pensa-
dora? Seguir acaso, menguado y servil imitador
de models incompletos. de bellezas pareiales, que
por mis primorosamente trabajados que scan no
ofrecen, coio el clebre torso antiguo, resto sin
concluir del habil cincel griego, sino un cuerpo
informed y mutilado? RenunciarA a la inapre-
ciable nacionalidad de sn ingenio, dote que le da
mayor y mas original realce, declarAndose adepto
entusiasta y humilde discipulo de Victor Hugo,
de Goethe o de Lord Byron? No, 61 mismo serA
su escuela: 61 se formara su estetica peculiar, sin
cuidarse de cldsicos ni ronmdnticos, rancia nomen-
clatura que ya pas6 y que de nada sirve; harA
que la lengua castellana resplandecientc como el
oro puro, y sonora como la plata (1) y en toda su
puleritud, pero tambi6n en toda su libertad, sirva
de magnifico engaste a sus concepeiones... Estas
no serAn hijas del acaso, ni abortos informs de
una mente ociosa y sin cultural, sino frutos nece-
sarios y consiguientes de un orden fijo de ideas,

(1) Raynal.-(Nota de DEL MONTE).









DOMINGO DEL MONTE 93

al cual no habra conducido el studio previo y
profundo de la humanidad y de sus destinos: des-
tinos, que una filosofia elevada y trascendente,
guiada por la luz de la historic, nos ensefia quo
no pueden ser gobernados a ciegas por la fuerza
del sino, como plugo empiricamente inculcarlo, en
un interesantisimo drama a un noble cordob6s,
que por su turco fatalismo mis bien da muestras
de jeque musulmAn, que de caballero eristiano (1).
No imitara tampoco, como lo hace Zorrilla, el
mAs eminent de nuestros j6venes poetas liricos,
la mistica abnegaci6n de Lamartine, o el aburri-
miento antisocial e hipocondriaco de Byron; en
lo cual malgasta este mozo la armonia y dulzura
de su versificaci6n y las hechiceras imAgenes de
su fecunda fantasia. No maldecirA de su suerte,
ni repetira de various modos y distintos metros,
que el poeta es una especie de angel caido, y que
su misidn sobre la tierra es lamentar perdurable-
mente la ausencia que sufre del cielo patrio, y las
cuitas y malandanzas que en su peregrinaci6n por
este valle de ligrimas le hacen sufrir los perversos
hijos de AdAn.
Antes que potta se considerarA hombre, y en
calidad de tal emplearA todas las fuerzas de su
ingenio en cooperar con los demAs artists y fil6.
sofos del siglo, que sean dignos de llamarse hom-
bres, es decir, que se sientan con brios de tal, y en-
cierren en sus pechos corazones enters y varoni-
(1) La justicia exige que digamos que en el Moro Ex-
pdsito, el mismo ilustrado poeta profesa principios morales
del mis acendrado eristianismo.-(Nota de DEL MONTE).









94 ESCRITOS

les, a la mejora de la condici6n de sus semejantes,
generalizando entire ellos ideas exactas y sanas
de moralidad y de religion; para conseguirlo, se
revestir6 de un espiritu militalite y denodado, y
en vez de renegar cobardemente de la humanidad,
y abandonarla con villania, al verla degradada, o
de encerrarse en un prosaico egoismo, que solo le
inspire anaere6nticas sensuales, elegias empala-
gosas o poemas delirantes y estrafalarios, en que
61 mismo sea su musa y su h6roe, con voz sonora
y persuasive elocuencia ensefiarf ]a virtud al igno-
rante, confundirk al malvado, dark en6rgica y po-
derosa confortaci6n al desvalido y empefari, en
fin, recia y perenne lucha en favor de esa misma
humanidad tan calumniada y tan digna de la su-
blime lAstima del poeta.
He aqui su verdadera misi6n en el siglo xIx;
siglo de ideas graves, y predestinado a resolver
en su cuerpo grandes y terrible problems, pues
debe tomar un caricter profundo y trascenden-
tal, y la poesia, mas que todo, de lo contrario,
habri que rebajarla a la triste opinion que de
ella tuvo el sensualista Bentham, y mirarla como
un juguete pueril, perjudicial a veces, cuando no
sea indiferente e ineitil.
(El Album, Habana, 1838. tomo II.-PAgs. 5 al 19).










DOMINGO DEL MONTE


EL POETA

"861o el alma de un vate en quien el eielo
infunde el rayo de su luz gloriosa,
sabe apreciar el amoroso anhelo,
la agitaei6n oculta de una hermosa."
RAM6N PALMA.

"Si, mi querido B", s61o a un vate, a un poeta,
le es concedido el envidiable privilegio de saber
apreciar y comprender el alma amorosa, sensible,
llena de pudor y de inocentisimos misterios de una
mujer honest y delicada; para cualquier otro
hombre comfin vulgar, ordinario aunque sea un
conde, semejante mujer sera siempre un enigma
incomprensible, un problema muy dificil de re-
solver, un laberinto moral que mientras mLs lo
estudie, menos lo conocerA; y mal podrA apre-
ciarla, sin conocerla, ni amarla profundamente,
ni dedicarle aquel culto sublime, exclusive, eterno
que demand la belleza, unida a la virtud y a la
discreci6n, y con el cual s61o puede adorarla, ren-
dido y apasionado un poeta.
iUn poeta... !
Pero, por Dios, que no tome usted por el poeta
a que me contraigo alguno de aquellos personajes
ridiculous, medio simples, medio relamidos, que
persiguen sin compasi6n con sus insulsas coplas y
sus mal o bien zurcidos consonantes al primero
que encuentran; que rellenan con sus versos los
peri6dicos, arrastran su desgreiada y tosca musa,










ESCRITOS


por bodas y bateos, por entierros y comilonas,
haci6ndola entonar roncamente elegias y epitala-
mios. laudes y misereres..
Mi Poeta, no lo es porque haga versos; tal vez
ni aun los har6; pcro Dios le prodigy con larga
mano los tesoros de la inteligencia y de la sensibi-
lidad. Su entendimiento clarisimo, percibe y
abarca a una ojeada las verdades mas ocultas y
trascendentales de las ciencias a que se dedique;
y en su coraz6n ardiente y generoso se encuentra
siempre una simpatia para cada virtud, para cada
afecto, para cada acci6n, que lleven el sello del
desinter6s, del honor, de ]a compasi6n, del pa-
triotismo. Nunca en su animo entraron los calcu-
los frios del egoista; asi es que nunca ha adu-
lado a los que mandan, pueden; ni ha sacrificado
su opinion al dinero, ni se ha entregado a ningin
ginero de pasi6n torpe y deshonrosa. Cree en
Dios, y en la virtud; tolera a los ignorantes y a
la larga familiar de los tontos, los engreidos y los
fatuos; compadece a los que por falta de talent
o por vicio de coraz6n han abjurado de la religion
del alma; del entusiasmo por lo bello y lo bueno.
Ama a las mujeres en general, porque son bellas
y desvalidas: adora, sin embargo, en secret a
una sola: su pasi6n es plat6nica, es decir, modest,
timida, delicada, como lo es el objeto angelical
que ]a ha inspirado .. pasi6n cual nunea la ex-
perimentaran los vanos pisaverdes, ni los grose-
i'iis libertinos ...











DOMINGO DEL MONTE 97


Este solo, a quien yo llamo Poeta, porque para
mi es poesia todo lo hermoso en la naturaleza
fisica y moral del mundo, es capaz de honrar con
su predilecci6n, y de hacer completamente feliz a
una mujer hermosa, sensible, discreta y honrada...
(Aguinaldo Habanero, Habana. 1837. Pags. 17-19.)


CARTA A UN POETA

10 de marzo, 1840.

S Conque no sabe usted, poeta desventurado, para
lo que naci6? ~Para qu6 pudo nacer un hombre
de pasiones vehementes, pero transitorias, de bri-
llante imaginaei6n, de fantasia tan luciente y
clara que pone p6lide a la raz6n y aniquila a
fuerza de luz la rectitud del juicio? Usted naci6
para lo que nacen los poetas, aves de paso que
viven el dia present, sin cuidarse por instinto
del dia de mafiana; que en estando por las alturas
del cielo o entire las frescas siembras del bosque
entretenidos en sus alegres conciertos, rodeados
de sus amores, no se acuerdan, ni saben quizAs,
que despues tendrAn que pasar por arenales sin
agua ni flores, y sufrir las tormentas de los mares
que habran de cruzar: cuando llega este trance,
como que no tienen, porque no lo han de tener
todo, la fuerza poderosa del Aguila que desafia y
domina las tempestades, ni la previsi6n de la ci-


=1`~5;~ '4iT
r
-










98 ESCRITOS


gilefa que las divisa y las huye, sufren despreve-
nidos mas que otras aves, el impetu de los vientos,
los remolinos del desierto, y pasan hambre y sed,
y se amortiguan y hasta se mueren, si el mismo
temporal no los saca en su arrebato del mal paso,
y los lanza a valles florecidos mas despejados y
tranquilos... La vocaci6n para cualquiera otra
cosa la tendrA usted cuando deje de tener las cuali-
dades buenas y malas del poeta, cuya esencia es
la veleidad en todo, el no ver lo que toca, sino lo
que suefia, y si por acaso realize este mismo suefio,
no estimarlo en lo que se aperciba cuando era una
ilusi6n, sino en much menos de lo que efectiva-
mente vale.
Ahora hay que observer que hay varias natu-
ralezas de poetas: los hay de tan feliz indole, que
la desgracia no los abate, aunque los entristezca
algo al primer golpe; antes al contrario, a mane-
ra de safia no logra romperlos el infortunio y hasta
adquieren mayor robustez de espiritu, si puede
aplicarse el calificativo de robusto a un flexible
giiin. Otros hipocondriacos y desaforados...
Spores de ellos!
(Bevista Cubana. t. XI, p. 167).

















Algunos poetas


GOETHE Y SU "WERTHER"
-"No es amor, es furor jamAs eansado,
rabia quo despedaza mis entrafias
este eterno dolor de mi cuidado."
HERERA.
STA novela es una de las pocas producciones
de la literature alemana que ha logrado Ile-
gar hasta nosotros, y aun gozar de una popularidad
que rara vez se alcanza sin much merito. La no-
vela de Goethe la merece. El carceter de un joven
de talent, sensible sin afectaci6n, franco, instruido
y generoso, pero al mismo tiempo arrebatado por la
extremosa exaltaci6n de sus pasiones, que lo Ilevan
casi a su pesar, y como arrastrado por la poderosa
fuerza del destiny, a cometer los mayors excess;
el de una doncella, tan hermosa, tan compasiva,
tan honrada como Carlota, luchando por ahogar en
su alma la pasi6n que le ha inspirado uno, a quien
ni puede ni debe corresponder, son interesantisi-
mos, y por poea habilidad que tenga un author al
describirlos, estara seguro de agitar suavemente el
espiritu, y aun de arrancar ligrimas preciosas de
los ojos de sus lectoras. Y cuando tales caracteres
los trace un ingenio tan sobresaliente como Goethe,
y Goethe en todo el vigor de su juventud y de su




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs