• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Introduction
 La isla de Cuba en 1836
 Cartas políticas (primera época:...
 Proyecto de memorial a S. M. la...
 Cartas políticas (segunda época:...
 Datos y consideraciones sobre el...
 Memorial dirigido al gobierno de'España...
 Memoria sobre la isla de Cuba presentada...
 Notas al informe de la comisión...
 Cartas políticas (tercera época:...
 Cartas políticas (cuarta época:...
 Informes y exposiciones pedago...
 Table of Contents
 Advertising














Group Title: Colecciâon de libros cubanos ... vol. XII-XIII
Title: Escritos de Domingo del Monte
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075391/00001
 Material Information
Title: Escritos de Domingo del Monte
Series Title: Colección de libros cubanos
Physical Description: 2 v. : front. (port.) ; 20cm.
Language: Spanish
Creator: Del Monte, Domingo, 1804-1853
Fernández de Castro, José Antonio, 1897-
Publisher: Cultural, s. a.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1929
 Subjects
Subject: Education -- Cuba   ( lcsh )
Literature   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: introducción y notas de José A. Fernández de Castro
General Note: "De esta obra se han impreso cincuenta ejemplares numerados, en papel español de hilo." This copy not numbered.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075391
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000119053
oclc - 23349692
notis - AAN4928

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Frontispiece
        Page iii
    Title Page
        Page iv
        Page v
    Introduction
        Page vi
        Palabras preliminares
            Page vii
            Page viii
            Page ix
            Page x
        Esquema biográfico
            Page xi
            Page xii
            Page xiii
            Page xiv
            Page xv
            Page xvi
            Page xvii
            Page xviii
            Page xix
            Page xx
            Page xxi
            Page xxii
            Page xxiii
            Page xxiv
        La obra
            Page xxv
            Page xxvi
            Page xxvii
            Page xxviii
            Page xxix
            Page xxx
            Page xxxi
            Page xxxii
        Testimonios
            Page xxxiii
            Page xxxiv
            Page xxxv
            Page xxxvi
            Page xxxvii
            Page 1
            Page 2
    La isla de Cuba en 1836
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Cartas políticas (primera época: 1836-1838)
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Proyecto de memorial a S. M. la Reina, en nombre del ayuntamiento de la Habana, pidiendo leyes especiales para la isla de Cuba
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Cartas políticas (segunda época: 1838-1839)
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Datos y consideraciones sobre el estado de la Iglesia, de la esclavitud y de la población blanca y de color en Cuba en 1838-39
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Memorial dirigido al gobierno de'España sobre el estado de Cuba en 1844
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Memoria sobre la isla de Cuba presentada a Martínez de la Rosa, embajador de España
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Notas al informe de la comisión de población blanca de la junta de fomento de la Isla de Cuba
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Cartas políticas (tercera época: 1844-46)
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Cartas políticas (cuarta época: 1846-49)
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Informes y exposiciones pedagogicos
        Page 241
        Page 242
        Exposición de las tareas de la comisión permanante de literatura, durante el año 1831
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
        Exposición de los trabajos en que se ha ocupado, el año de 1831, la sección de educación de la real sociedad patriótica
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
        Informe sobre el estado actual de la enseñanza primaria en la isla de Cuba en 1836, su costo y mejoras de que es suceptible
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
    Table of Contents
        Page 325
        Page 326
    Advertising
        Page 327
        Page 328
        Page 329
Full Text








COLECCION DE LIBROS CUBANOS
DIRECTOR: FERNANDO ORTIZ
VOL.ES R I






ESCRITOS


DOMINGO DEL MONTE


INTRODUCTION Y NOTAS


JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


TOMO I


CULTURAL, 8. A-
LA MODERN POESIA I LIBRERIA CERVANTES
PI Y MARALL., lI AVE. DE ITALIA. U
HABANA
1929













UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES
























ESCRITOS








.
































DE ESTA OBRA SE HAN IMPRESO
CINCUENTA EJEMPLARES NUMERA-
DOS, EN PAPEL ESPANOL DE HILO.











































DOMINGO DEL MONTE














COLECCION DE I LIBROS CUBANOS
DIRECTOR: FERNANDO ORTIZ
VOL. XII.






ESCRITOS

DE

DOMINGO DEL MONTE
2-2-15/,/


INTRODUCTION Y NOTA8
DE

JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


TOMO I


CULTURAL. S. A.
LA MODERN POESIA LIBRERIA CERVANTES
PI Y MARGALL, 135 AVE. DE ITLIA, 62
HABANA
1929

I



















INTRODUCTION


















Palabras preliminares


ETENTA y cineo afios ban transcurrido des-
de que falleeiera en Madrid Domingo del
Monte y Aponte, uno de los cubanos mis influ-
yentes en su 6poea y uno de los mas generosos y
amplios espiritus que a esta patria dedicaran sus
afanes en diversas y fitiles esferas de acci6n.
El responsible de esta edici6n de Escritos de
Domingo del Monte, con que enriquece hoy su
acervo la Colecci6n de Libros Cubanos que public
la sociedad editor "Cultural, S. A.", bajo la acer-
tada direceci6n de Fernando Ortiz, viene estudiando
al escritor que se present al pfiblico y a la labor
que realizara, desde hace cerea de diez afios.
Sin duda, pocas figures mas sugestivas que la
de Del Monte-patriota, politico, poeta, poligrafo,
historiador, eritico, pedagogo y hombre de grande
sensibilidad y amplia y clarisima visi6n-merecen
ese esfuerzo. Una vez conocida su obra sera respe-
tado en el eampo de nuestra historic retrospective,
esta vez con justicia por las actuales generaciones
de j6venes americanos, como un verdadero pre-
cursor.









INTRODUCCI6N


En el transcurso de ese decenio de actividad in-
vestigadora y de studio reflexivo, muchos idolos
intelectuales del autor de esta introducci6n han
caido de su endeble pedestal y otros han plrgido
con fuerzas audazmente renovadoras, pero ni uno
ni otro fen6meno spiritual han logrado haeer des-
cender a Del Monte del propileo mental en que
desde la 6poca referida se colocara por la fuerza
indiscutible de su personalidad humana y el alto
valor de su producei6n intelectual.
A este esfuerzo que realize en pro de una mayor
difusi6n de sus escritos, seguirf en el future otro
de mayor impulso, porque a media que se ha ido
descubriendo el panorama ha ido haci6ndose mis
viva y cobrando mayores m6ritos, la figure central,
para salir al cabo de tantos afios y de tantas trans-
formaciones a ocupar su pertinente lugar en el
vasto y complejo espectdculo del pensamiento ame-
ricano del siglo xix, al lado de otros maestros, cu-
yas obras comparadas con la labor de Del Monte
resultan idknticas en prop6sito ideol6gico y qui-
zas si inferiores en realizaci6n.
Conviene antes de examiner la obra de Del Mon-
te y fijar cuil pudo ser su influencia en el medio
politico, literario y econ6mico en que actu6, deter-
minando en consecuencia el valor relative y abso-
luto de sus trabajos, que relatamos dentro de los
limits que imponen a trabajos de esta clase las
prescripciones editoriales, los rasgos biogrificos
mis caracteristicos del autor estudiado.
En consecuencia, lo que va a leerse a continua-









JOSA A. FERNANDEZ DE CASTRO


ci6n es reflejo exacto de la verdad. Los datos de
fechas y de sucesos estin tomados de los autores
que precedentemente se han ocupado de Del Mon-
te en diversas 4pocas y en distintos lugares. Las
autoridades que nos ban servido para la redacci6n
de este Esquema biogrdfico se nombran Pedro Jos4
y Ensebio Guiteras, Jos6 Antonio Echeverria, Ciri-
lo Villaverde, Nicolas Azcrate. Despubs concede-
mos cridito a Calcagno, a Figarola, a Escoto, a
Trelles, a Vidal Morales, a L6pez Prieto.
Para fijar su piano intellectual tenemos en cuenta
a Baralt, a Menindez Pelayo, a Sanguily, a Chac6n,
a Henriquez Urefia, a Sainz Rodriguez.
Alli donde haya una afirmaci6n contraria a lo
que hasta ahora se ha tenido por cierto, ha sido la
investigaci6n propia del autor de esta introducci6n
quien ha conducido a la conclusion que se sienta.
Una palabra en cuanto a la ortografia con que
se transcriben los originates de Del Monte. Este
escribi6 y publicaba desde el afio de 1821, y los ilti-
mos escritos que de 41 se imprimieron, de los que en
estos volfimenes se recogen, lo fueron por los aiios
1885-94. Las reglas ortogrificas ban variado mu-
cho en ese largo interregno. Eso lo sabe cualquier
estudiante en la material, pero como esta edici6n
se destina al gran pdblico, el compilador ha trata-
do de dar a los escritos de ese autor una ortografia
homogenea y contemporinea. Pero no obstante su
empeio, no ha sido possible obtenerla en la totalidad
de los easos. Hay publicaeiones de Del Monte del
ailo 1821, del 37, del 48, del 55, afos en que las


IX









X INTRODUCCI6N

reglas referidas habian sufrido distintas transfor-
maciones. En el easo en que tomamos copia del
manuserito delmontino-de diversas fechas, 1838,
1843-sueede algo semejante.
Lo mismo ocurre en cuanto a los nombres propios
de autores extranjeros o espafioles citados por Del
Monte. A veces hemos eneontrado con que eita au-
toridades en diversas materials, i. e., sobre historic
de America, pedagogia, historic o critical literarias,
que nos son totalmente desconocidas. Ello se debe
a la profunda y variada erudiei6n del mencionado
escritor, porque en la duda nos hemos dirigido a
personas peritas en la material y ellas tambi6n
deseonocian al autor citado por aquel.
Por esos motives debe atribuirse a mero error de
copista cualquier errata que en ambos aspects de
los meneionados se advierta en la redaeci6n de es-
tos Escritos de Del Monte, por primera vez debida-
mente compilados.
No queremos continuar este trabajo sin dar des-
de aqui las mAs cumplidas gracias a nuestros ami-
gos Carlos AzeArate y Rosell y Le6n Primelles y
Xenes. Al primero, por haber puesto a nuestra dis-
posici6n gran cantidad de manuseritos del autor de
estos volfimenes, absolutamente in6ditos, proceden-
tes del archive de su abuelo, el distinguido literate
y hombre pfiblico cubano don Nicolas Azexrate y
Escovedo, que fu6 intimo amigo de Del Monte y
uno de sus albaceas literarios y quien todo el resto
de su vida, desde la muerte de aquel, fuera un fer-
viente admirador y cultivador de su memorial. Y al









JOSA A. FERNANDEZ DE CASTRO


segundo de los nombrados, porque sin sus auxilios
generosos en la lectura de los materials que se
insertan, y sin el examen que conjuntamente con
nosotros practicara, no hubiera sido possible lograr
una selecci6n tan acertada de los mismos.


II
Esquema biogrdfico


a) 1804-1830

De antigua y noble familiar dominicana, naci6
Domingo del Monte y Aponte en Maracaibo, en
1804. Traido a Cuba muy nifo, habia cursado las
primeras letras en Santiago de Cuba y residiendo
posteriormente en la Habana, ingres6 en el Semi-
nario de San Carlos. En esta 6poca (1820) toda
la isla se encontraba profundamente agitada, prin-
cipalmente la Habana, donde en las logias mas6ni-
cas, en la plaza piblica y en las reuniones privadas
sa comentaban las hazafias de las tropas de Bolivar
y Sucre, narradas por las mismos oficiales realistas
que aqui se encontraban de paso. Hombres como el
argentino Miralla y el colombiano Fernandez Ma-
drid dirigian la opinion habanera publicando El
Argos (1820-21), donde seguian con tino la poli-
tica americanista eneaminando-la ideologia de la
juventud-hacia una possible realizaci6n de la in-










XII INTRODUCTION

dependencia de Cuba. Condiscipulos de Del
Monte redactaron posteriormente El Americana
Libre y El Revisor Politico y LIiterario y concu-
rrian a la Academia Americana. Heredia, "pri-
mer poeta del americanismo" (Sanguily) hacia
sus primeras armas y era presentado al pfiblico
habanero por su intimo Domingo del Monte
(Chac6n).
Recibido de Bachiller en Derecho el aiio 21, sin
much conocimiento de las miserias humans y un
espiritu alto y generoso, fueron muy dificiles a
Del Monte los comienzos en su carrera de la vida,
y, desorientado por lo que le parecia un fracaso
total, sus primeros desalientos y desesperanzas, sus
escritos de esos afios, de ello se resisted.
Discipulo en el Seminario de San Carlos del
celebre fil6sofo cubano don Flix Varela y Mora-
les, natural fu6 que la elecci6n de 6ste, en uni6n de
Leonardo Santos Suarez y de Miguel Gener, para
representar a Cuba en las Cortes de Cadiz apasio-
nara grandemente a Del Monte, al igual que a sus
condiscipulos.
Ejemplo decisive de la afirmaei6n anterior lo
encontramos en el Manifiesto que, dirigido a las
Cortes mencionadas, subscribieron todos los disci-
pulos de aquel sabio. Ese document, reproduci-
do varias veces, da una clara idea de las opinions
del grupo en que nuestro autor tomara parte prin-
cipal.
El peri6dico en que apareciera el document
referido era el mismo que redactaban los amigos










JOSt A. PERNANDEZ DE CASTRO XIII

de Del Monte y en 61 aparece su primer trabajo
publicado.
Las ideas de Del Monte en esta 6poca estin em-
papadas de un "americanismo" incipiente, inspi-
rado en Bolivar, "cuyo nombre, segin la grifica
frase de Betancourt Cisneros, embriagaba como el
alcohol". No hay mas que recorder sus cartas a
Heredia de estos alos y lo que 61 mismo cuenta,
posteriormente, en otras cartas intimas.
Por los dias de la conspiraci6n de los Soles de
Bolivar (1823) Domingo del Monte efectu6 un
viaje a Guanes, localidad cercana a la costa sur de
la isla, por donde se esperaba una invasion de co-
lombianos.
Fracasado el movimiento, perseguidos sus ami-
gos, que aparecian mas comprometidos que 1l,
regresa Del Monte a la Habana, ingresando en el
bufete del celebre abogado Nicolas Maria de Esco-
vedo, que habia sido su maestro en San Carlos, y
a cuyo lado transcurren, trabajando como su auxi-
liar, los afios 1826-27.
Nicolas Maria Escovedo, profundo conocedor del
coraz6n human, supo apreeiar en su joven com-
pafiero las cualidades que poseia y le facility me-
dios que, unidos a los propios que 6ste poseia, le
permitieron una mis desahogada posici6n y reali-
zar al cabo un largo y fecundo viaje por los Esta-
dos Unidos y Europa, preparindose asi para al-
eanzar mis tarde el papel que entire nosotros lleg6
a desempefiar.
Sali6 de la isla de Cuba en compaiiia de un in-












timo suyo, Domingo Andre, an'es del mes de junio
del afio 27. Se dirigieron a Nueva York, en cuya
cindad establecieron contact con don Tomis Ge-
ner, que alli se encontraba desterrado en uni6n del
Padre Varela y quien les diera cartas de pre-
sentaci6n para sus numerosas y variadas relacio-
nes europeas.
En agosto del mismo afio se encuentra Del Mon-
te en Madrid, en cuya ciudad conoei6 e intim6 por
conduct de algfin cubano alli resident con dos
j6venes espafioles con quienes quedaria ya ligado
para siempre: Salustiano de Ol6zaga y Angel Iz-
nardi.
Vivi6, relativamente, la vida intellectual espa-
fiola de esos tiempos, y dej6 en los circulos litera-
rios que frecuent6 hondos afectos y vivos lazos de
reciproea estimaci6n.
Por Paris y El Havre, por el Paris donde gusta-
ba ya la revoluci6n del afio 30, vuelve Del Monte
a America, permaneciendo primero unos meses en
los E. U., que aprovecha para dar a la imprenta la
primer edici6n de los versos de Juan Nicasio Ga-
lego y colaborar en el peri6dico de Jos6 Antonio
Saco, El Mensajero Semanal. Coneibe tambien
various proyectos literarios, cuya realizaci6n ha de
cumplir en mayor o menor escala en el transcurso
de los afios pr6ximos.
Regresa a Cuba y ya desde entonces no ha de
abandonar ni un instant el papel que voluntaria-
mente assume.
Ingresa como redactor principal de un peri6dico
semanal-hoy una verdadera joya bibliogrifica que


INTRODUCCI6N


XIV










JOS* A. FERNkMEZ 1, CASTRO


s6lo se encuentra en contadas biblioteeas particula-
res y pfiblicas-La Moda o Recreo Semanal del
Bello Sexo, que editaba en la Habana un senior
Villarino. Los nimueros de esta publicaci6n que
prepare Del Monte son una verdadera delicia para
el curioso de nuestros dias.
En ella di6 a conocer en nuestro medio intelec-
tual, Ileno en el moment "solamente de ecos de
Arriaza y de Mel6ndez" (Chac6n), a Byron, a
Goethe, a Gallego y a Jovellanos. Public tambien
sus versos, de los que Chac6n y Calvo ha dicho:
"que muestran correcei6n cuidadosa y frecuente
comercio con los clfsicos, pero su poesia es obra de
laboriosidad e inteligencia tienica". "Sus aficio-
nes tenaces por el Romancero debieron sugerirle
la idea de los romances cubanos."
Hay en ellos, salvos sus defects, el sano y deli-
berado prop6sito de rear un genero local de poesia
que respond al general de la literature de la Ipoca
en el mundo.
MAs que en su product intrinseco, hay que con-
siderar la labor de Del Monte como la de una per-
sonalidad que reune en si las cualidades que hacen
tan atrayente y simpAtica la figure del personaje
de L'Animateur de Henri Bataille. En efeeto, ya
ha formado a Heredia, ahora crea a Echeverria, a
Milan6s, a Palma. Nombrado Secretario de la Co-
misi6n de literature de la Sociedad Econ6mica
(1830), propone concursos porticos, con el fin de
atenuar y combatir el mal gusto reinante en ese
campo de la literature, y es premiada en el primero










XVI INTRODUCCI6N

de los que aqui se efectuaran la Oda de Eeheverria,
no porque sea 6ste discipulo y amigo de Del Monte,
sino porque es la mejor, como el pfiblico cubano y
renombrados literatos espaioles habian de encon-
trarla.


b) 1831- 1843

Adquiere para los cubanos la Revista Bimestre
y bajo su inspiraci6n, Quintana, Ticknor y Everett
formula su veredicto, proclamAndola la mejor pu-
blicaci6n de su clase que hasta esa feeha se impri-
mi6 en paises de lengua espafiola. Alli public, en-
tre otros (1832-33), sus ensayos sobre Poesias del
doctor Fernandez Madrid; Sobre la novela histM;-
rica y otro acerca de los Doce primeros aiios de la
Condesa de Merlin, que un amigo nuestro, muy
querido y muy sabio, encuentra escrito en el mismo
espiritu que preside al genero de critics en que es
hoy maestro supremo, Azorin.
Los buenos cubanos que componen la Secei6n
de Literature, cuyo secretario es Del Monte, lo-
gran por medio de sus influeneias en Madrid un
decreto que autoriza el establecimiento de una Aca-
demia Cubana de Literatura, independiente de todo
lazo gubernamental. Los traficantes de eselavos y
sus paniaguados, alarmados ante la existencia pfi-
blica y autorizada de un organismo donde a todas
horas y libremente se pueden reunir los cubanos,
se oponen por todos los medios a nu establecimiento










JOSE A. FERNADEZ DE CASTRO


y decretan su extinei6n. Aunque Saco y Del Monte
escribieron sus papeles en contra de esa nueva in-
justicia, ella se llev6 a efecto y Saco fu4 desterrado
de la isla por haber cometido ese nuevo de-
lito (1834).
Habia aceptado Del Monte una plaza de Auditor
en Matanzas (Calcagno) donde, como en toda la
isla, tenia buenos amigos. Con ellos refnese, y
auxiliado por el colombiano Felix Tanco y los Al-
fonso, el movimiento intellectual que durante su
corta estancia alli se desarrolla es semejante al
en que en todo moment realizara en pro del ma-
yor advance intellectual y material de la isla.
Casado hacia dos afios (1834) con la habanera
Rosa de Aldama, de quien estaba enamorado desde
1830 y cuya mano gan6 en el baile de la Soeiedad
Filarm6nica que tan sugestivamente nos describe
Villaverde, se traslada de nuevo a la Habana
(1836), previa renuncia de su cargo, donde se
convierte en el centro de toda la vida cultural.
Inspira la publicaci6n del Aguinaldo (1837), al
que contribute, en uni6n de su mujer, con ar-
ticulos y versos que much nos dicen de su espi-
ritu. Colabora en el Album (1838) con un notabi-
lisimo articulo sobre El destino de la poesia en el
siglo XIX, original e impresionante. En El Plantel
(1838) public muy importantes ensayos sobre
educaci6n y uno titulado Moral Religiosa, de poca
transcendencia, que por estar en desacuerdo con
las ensefianzas filos6ficas que Luz profesaba pfbli-
camente, l1ega a ocasionar por el caricter exaltado
2.-I


XVII









INTRODUCCI6N


de este, una desagradable pol4mica, relatada minu-
ciosamente por Alfredo Zayas y aclarada posterior-
mente por la publicaci6n de las eartas de ambos
contendientes. Nadie mis respetuoso con la figure
de Luz que el que estas lines describe, pero nos pa-
rece que juzgando desapasionadamente ese inciden-
te, no es el de Del Monte el peor papel. Debido a la
intervenci6n generosa de Betancourt Cisneros y al
Animo consecuente de Del Monte, no tuvo la misma
ulteriores resultados. Funda gimnasios, proyecta
desde entonces la erecci6n de un hip6dromo y bajo
su direcci6n e inspiraci6n se levantan los pianos
de la casa de Aldama, finica en la Habana de en-
tonces donde se respetaron las reglas clasicas y ar-
moniosas de la Arquitectura. De todo sabe y de
todo ensefia. Diserta en sus tertulias en el seno
de sus intimos y nunca es pedante. Los libros que
compra son los mejores y mis nuevos y ellos son
de sus amigos. Ejerce desde su casa su suave ma-
gisterio. Flexible, amable, ilustradisimo, es el
"componedor de todas las discordias" (Sanguily).
Es amigo de .Tiknor y le cuenta del mis desgracia-
do de sus amigos, el negro eselavo Manzano. Los
escritos de Del Monte de este period tienen un
corte completamente modern. En Cuba, hasta
Pifieyro y exceptuando a Echeverria, no hay quien
escriba como l1. En AmBrica, Alberdi y Baralt
resisten su examen comparado. En Espafia, s6lo
la prosa nerviosa, fgil y elegant de Figaro puede
igualarse a la prosa elegant, agil y nerviosa de
Del Monte.


XVIII










JOst A. FERNANDEZ DE CASTRO


El adolescent de 1822, amigo de Miralla y de
FernAndez Madrid, discipulo de Varela y de Gener,
condiscipulo e intimo de Heredia, de Saco y de Luz,
compafiero en los Estados Unidos de Betancourt
Cisneros y de Vidaurre, al haeerse hombre y hom-
bre amante de las cosas del espiritu, no podia me-
nos que vivir mal avenido con el estado que existia
en la colonia desde los tiempos de "la siempre fiel"
(1825). En sus Romances Cubanos (1829-33) y en
el titulado De la patria, hay dos estrofas que no
se imprimieron entonces, que constant manuscritas
en el ejemplar de su propiedad (Chac6n), que di-
cen: "Que nunca eseuchar yo pude-sin que hir-
viese en ira el alma-el barbaro atroz chasquido-
del lItigo en care esclava.-Y mas prefiero orgu-
l1oso-pobre vivir sin mks mancha--que no en opu-
lencia infame-a infame precio comprada". El
que escribi6 esos versos, que demuestran un alma
de hombre "sentimental, sensible y sensitiva"-e-
nia que ver con horror la prolongaci6n indefinida
de la eselavitud, por la constant continuaci6n de
]a Trata, en burla espantosa de la humanidad y de
los tratados internaeionales, much mas cuanto que
era practicada y fomentada por los funcionarios
del gobierno, quienes eran los llamados a evitarlas.
Sus cartas a Gener (1829-34), publicadas por el
sefor Escoto, nos dejan ver todo el desaliento pro-
fundo del colono, obligado por un amo desp6tico a
presenciar, atado de pies y manos, todos los horro-
res que a qencia y paciencia de los mismos aqui se
ejecutaban. El movimiento liberal que se produjo


XIX










XX INTRODUCCION

en Espafia a la muerte de Fernando VII da espe-
ranzas a Del Monte de una mejor situaci6n para
Cuba, esperanzas que se desvanecen prontamente
y cuya p6rdida exacerba en la isla el descontento
aumentado por los horrores que Tac6n comenzaba
a ejecutar (1834). Nadie siente como 61 el oprobio
de vivir bajo ese despota y su actuaci6n en ese
cbscuro y doloroso period de nuestra historic no
puede ser mis gentil ni valerosa. Gestiona siempre
la elecci6n de los mejores hijos de Cuba, para que
desde el Estamenio o las Cortes Espaiiolas denun-
cien los abuses que Tae6n compete en Cuba. Com-
plicado en el movimiento politico del afo 37, no va-
cila en enfrentarse con la temible Comisi6n Militar,
todopoderosa y mal&vola, y en Ilevar personal-
mente su defense. De esta 6poca son sus escritos
La Isla de Cuba tal cual estd (1836), sus Cartas a!
Correo Nacional de Madrid y el Proyecto de Me-
morial a la Reina a nombre del Ayuntamiento de
la Habana, solicitando leyes especiales para la Isla
(1838). Estos escritos y sus cartas intimas a J. L.
Alfonso y a Andr6s Arango, publicadas respectiva-
mente por los sefiores D. F. Caneda y V. Morales,
constituyen la mAs vibrant acusaci6n de los abu-
sos cometidos por Tac6n durante el period de su
mando.
Las relaciones de Del Monte han ido en aumento
a media que los afos van transeurriendo. Sus rc-
laciones multiplicindose y la inquina del Gobierno
y sus paniaguados haciendose, naturalmente, cada
vez mfs cruda. Tiene ideas liberals muy marcadas










JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


y si trata de l1evar a la prActica cualquiera de
ellas, se encuentra con el infranqueable obsticulo
del Gobierno. Se tienen ligeros rumors de que
trata de emancipar a sus esclavos (Echeverria) y
le llega el moment de ser expatriado y arrancado
para siempre de esta tierra de sus amores, sin que
medie orden puiblica ni privada (1843). Recorre
la tierra del Norte, entrega a su amigo Everett su
ensayo sobre el Estado de la Isla en 1843 y como
no encuentra alli ambiente favorable, march a la
vieja Europa a establecer su casa.


c) 1844-1852

Habia salido de Cuba acusado de entrar en pla-
nes revolucionarios absurdos-acusaci6n por la que
mis tarde los funcionarios del Gobierno lo compli-
caran en los planes de la conspiraci6n de los ne-
gros.-Se da contra 61 orden de prisi6n si pone un
pie en Espafia. Los traficantes de negros y sus
paniaguados cubanos, con Ram6n de Armas a la
cabeza, lo obligan a defender su actuaci6n y asi lo
hace desde las columns de Le Globe el 23 de agos-
to del 44, en una clarisima carta donde define su
actitud y su pensamiento politico del moment:
LSupresi6n de la trata y aumento de la poblaci6n
blanca. Mientras, la hecatombe continue en Cuba y
la isla sigue inundindose de negros eselavos.
Es por iniciativa de Del Monte que Saco se en-
carga de desbaratar definitivamente el Informe










INTRODUCCI6N


Fiscal del logaritmico VAzquez Queipo, prototipo
del funcionario colonial espafiol (1846-47). Pen-
sando siempre en la reform que creia obtener a
las buenas del Gobierno espafiol, propone Del Mon-
te a Martinez de la Rosa en 1845 el nombramiento
de Saco y de Montalvo, filtimos Representantes de
Cuba en Espafa, para los reci6n creados eargos de
Senadores por la isla, que naturalmente son con-
cedidos a plut6cratas incondicionales del Gobierno.
Revocadas contra 41 las 6rdenes de prisi6n que
existian, se establece en Madrid (1846) y se con-
vierte en el agent mejor y mas capaz que puede
tener la colonia oprimida y desconocida en la Me-
tr6poli ignorant e interesada. Trabaja incesante-
mente por mover la opinion en pro de las suspira-
das reforms y a esa tarea mezela la continuaci6n
de sus studios predilectos.
Le sorprende, como a Saco, la propaganda
anexionista que habian iniciado los cubanos (1848).
Se traslada inmediatamente a Paris y en contact
con aqu6l inician una campafia verdaderamente
asombrosa. Podemos resumirla diciendo que si Saco
fu4 el paladin de la anti-anexi6n, Del Monte era
su mis apasionado consejero, el que de su peculio
disponia la publicaci6n de los folletos de aqu6l, el
que los repartia y el que en Madrid no vacilaba
en arriesgarse a sufrir persecuciones por el desem-
pefio de esas tareas (1849-50), porque entire los
oficiales del gobierno se sabia que Del Monte era
cubano por encima de todas las cosas.
El patriotism, tal como lo experiment, es su


XXII










JOSP A. FERNANDEZ DE CASTRO


virtud predominante. "De todo se siente capaz
de hacer, sin maldito el empacho", lo siente en su
espiritu, como "sentian la earidad los primeros
santos cristianos, viviente, eficaz, el que haee des-
aparecer el yo" para consagrarse por enter a una
causa... y sintiendo de ese modo no le arredra que
sus mismos compatriotas, momentineamente equi-
vocados, lo juzguen retr6grado, lo insulten y lo
tachen de cobarde, y como a Saco, de vendido al
gobierno espaiol...


Un dia, la muerte amiga

d) 1853

Estampa al gusto de la 6poca

Estamos en Madrid en 1853 y en una tarde oto-
fial, gris, tranquila y fria. Todos los habitantes
de la villa ban salido al Prado, al Retiro, a la calle
AlcalA. Entre la muchedumbre de paseantes va
un hombre de median estatura, fino, distinguido,
de rostro triguefio, de facciones energicas, de ele-
gante y discrete vestir, con un junquillo entire las
manos. Saluda aqui y alli... a j6venes escritores
y a viejos maestros de la erudici6n, a ministros y
a diputados de la oposici6n. QuizAs ha sofiado algu-
na vez en verse en un escafio. Conoce a much gen-
te, y todos lo estiman y lo quieren, lo que no obsta
para que el primer asomo de motion los mismos


XXIII













amigos ordenen que lo prendan y destierren.
Esti tachado de insurgente, de socialist, de
anarquista... Su mirada melanc61ica parece
ausente, y sin embargo, sonrie, saluda... En-
tra en una libreria y buscando aqui y alli encuen-
tra un pequefio libro que reza en la portada: Lira
Argentina, 1828. Compra tambi6n El Conde Lu-
canor, en la edici6n de Stutgartt. El librero se
extrafia un moment de que este sefor, que siempre
esti buscando "cosas de AmBrica" y "libros vie-
jos", no haya querido adquirir la flamante edici6n
de los Discursos de algin famoso orador. De
nuevo la ealle Alcali, saludos y sonrisas, ligeros
aqu6llos, descoloridas 6stas. El frio que va cayendo
le penetra los huesos y ese hombre elegant, de mi-
rada melanc6lica, piensa dolorosamente en su isla
amada. Llega a su casa. Al terminar de subir la
escalera, vive en "un piso alto para poder ver el
cielo", se siente ligeramente mal. Llama a su
groom ingl6s porque quiere retirarse antes de lo
acostumbrado.
El cansancio, el ligero cansancio, se hace general
y mis molesto. Se queda en la cama y desde ella,
porque quiere y tiene que hacerlo, describe a sus
amigos desterrados como 41, y a sus hijos, "alas
de su coraz6n". A ratos, cuando los amigos que
lo han ido a visitar lo dejan solo, mira largamente
un retrato de mujer que pende cerca de su lecho.
Una mujer muy gentil y que tiene una mirada
muy dulce, una mujer que ha sido la amada de
aquel hombre. Murmura algo muy quedamente y


INTRODUCCI6N


XXIV










JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


sierra un moment los ojos. Los abre de nuevo y
recorre sus libros, sus papeles. Cerca, sobre su
mesa, hay unos gruesos libros en cuyo lomo puede
leer desde la cama Centon Epistolario; mis abajo
hay una fecha que ya no puede ver. Hay tambi6n
dos carpetas l1enas de papeles. Vuelve a pensar en
sus amigos y en su isla...
Una tarde, gris como la fltima que ha paseado
por Madrid, dice sus filtimas palabras al finico
amigo que esti junto a su lecho. Cierra entonces
los ojos y no los vuelve abrir. En Madrid, en un
medio que no le es amigo, muere en esa tarde de
noviembre el que por muchos afios represent para
Cuba el espiritu de lo noble, de lo bello, de lo libre.
Muere del total fracaso de sus suefios e ideales, de
sus desesperanzas...
En 61 se cumple, una vez mis, la ley fatal que
condena, durante largos afios, a los mejores hijos
de Cuba a morir bajo otros cielos ni tan azules ni
tan dihfanos. Antes Heredia, Varela; despues,
Saco, Echeverria...


III

La obra

Ahora y despues de mis de tres cuartos de siglo
de la muerte del insigne escritor y alto politico
que se llam6 Domingo del Monte y Aponte, va
a aparecer ante el pfblico americano, en cuerpo de










INTRODUCCION


volume y debidamente compilada y anotada, al-
guna parte de su producci6n escrita, aquella mas
directamente relacionada con las materials a que
consagr6 su vida y en el ejercieio de las cuales
consumiera su espiritu.
Es oportuno referir aqui las razones por qu6
no ha ocurrido antes de boy. La muerte hasta cier-
to punto premature de ese escritor americano, las
incertidumbres de todo g6nero en que se desenvol-
vieron luego sus parientes y amigos mas pr6ximos
y mis autorizados para realizar ese empefio, el des-
tino incierto de sus papeles, la dificultad casi in-
superable durante much tiempo de poder reunir
todos sus trabajos publicados, eran causes mAs que
suficientes para justificar la demora en la reali-
zaci6n de ese trabajo. Se sabe (Figarola) que el
menor de sus hijos, Miguel del Monte y Aldama,
dedic6 a esa empresa continuados y laboriosos es-
fuerzos, que s61o su temprana muerte (1864) im-
pidi6 que realizara.
Posteriormente, se repite en nuestros bibli6gra-
fos. Otros espiritus, Nicolas Azcerate, que fu6 ami-
go del escritor, y el histori6grafo Vidal Morales,
quien posey6 durante muchos aiios el archivo de
Del Monte, hubieron de pensar necesariamente en
llevar a cabo la publicaci6n en volume de algunos
de sus trabajos. La labor en que el filtimo de los
mencionados se empefiara durante largos aios, la
redacei6n de una obra monumental de la vida y
tiempos de Del Monte, le impidi6 efectuar la publi-
caci6n de los trabajos de aqu6l, labor no tan bri-


XXVI










JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


llante ni personal como la que pens6 levar a cabo
el aludido, pero si mis fitil y eficaz.
No obstante, a los esfuerzos de Vidal Morales se
debe que no pequefia parte de los escritos de Del
Monte fuese conocida de los cubanos que vivieron
los afios del 85-94, pues en ese interregno public
en la benemerita Revista Cubana-como antes ha-
bia hecho en menor escala en la Revista de Cuba-
un buen nfimero de piginas escritas por aqu4l.
La indole de la publicaci6n en que aparecieron im-
pidi6 a Morales presentarlos en forma mas adecua-
da, resultando con ello que hoy se hace muy dificil
el acceso a aquellas producciones.
Despubs de establecida la Repfblica, otros pu-
blicistas, entire ellos D. Figarola Caneda y Augusto
Escoto, como ya se ha indicado, realizaron labor
analoga a la de Morales, pero siempre de modo
fragmentario y limitado.
Natural es tambi6n, dada la indole de esta co-
]eeci6n editorial y su prop6sito, que no aparezcan
en los volimenes que ahora se publican todas las
obras de Del Monte. Gran part de las mismas
permanecen aun in6ditas y easi inaccesibles. Otra,
y posiblemente la mis interesante-la constituida
por su interesantisimo Epistolario-no cabe en esta
selecci6n sino de modo precise y fragmentado. En
cuanto a su obra lirica, sus romances, sus poesias
originales, traducciones de diversos autores, de mB-
rito suficiente y de alta calidad, deberd, para po-
der ser apreciada por los leetores de hoy, ser ob-
jeto de publicaci6n especial, y en la que se expon-


XXVII










INTRODUCCION


gan las cireunstancias y prop6sitos que precedieron
a su aparici6n asi como la influencia que en sus
dias ejerci6 en los poetas de su circulo.
Tampoco se recogen aqui otros de sus trabajos
de indole varia (fragmeutos de viajes, narraciones,
articulos periodisticos, trabajos bibliogrAficos y fi-
lol6gicos y hasta ensayos ideol6gicos de mayor vue-
lo), por varias de las razones aducidas y por otras
especiales.
Otros escritos de Del Monte se dejan exprofeso
para ocasi6n posterior, la publicaci6n de su Epis-
tolario, en el que aparecerAn multitud de eartas que
nunca ban visto la luz y que se harA preceder de
un largo ensayo sobre su vida y obra.
Asimismo y con referencia a sus obras ineditas,
especialmente su famoso Teatro de la Isla Fernan-
dina y otras de no menor trascendencia, queremos
anunciar que conocemos su paradero y que si las
circunstancias nos favorecen haremos lo possible por
darlas a conocer al pfiblico americano.
Se incluyen, pues, en estos volfimenes de obras
escogidas de Domingo del Monte s61o una parte de
su intense labor intellectual, pero se ha procurado
que lo recogido reflege el pensamiento integro de su
creador en various aspects de su muiltiple espiritu,
aquellos en que se distingui6 de modo mds brillan-
te y en los que con mas af n laborara, siempre con
el prop6sito de obtener para esta tierra, que 61 am6
tanto, la mayor suma de beneficios.
Como pudiera parecer de los concepts emitidos
anteriormente que en estos volfimenes s61o aparece-


XxvIII










JOSE A. FERNANDEZ DE CASTRO


ra aquella parte de su labor mis conocida, aun re-
firiendo su conocimiento a un estrecho circulo de
estudiantes y eruditos de nuestras cosas, nos toca
decir que ello no es cierto. Aparecen aqui trabajos
importantisimos de Del Monte que son absoluta-
mente iniditos y otros que nunca han sido publi-
cados en Cuba ni quizis en idioma espafiol. Nos
referimos a los trabajos siguientes: Ca:acteres de
la literature espailola (por desgracia incomplete),
torado directamente del manuscrito que preparaba
Del Monte para publicar posiblemente en alguna
revista norteamericana; la Carta al Director de
"Le Globe", de Paris, que apareci6 en agosto de
1844 y que nunca ha sido conocida del pfiblico cu-
bano, tambiin copiada del borrador original. Se
encuentra en idintico caso un Memorial formado
por Del Monte en Paris en 1844 y entregado a Mar-
tinez de la Rosa.
El plan seguido para la edici6n que hoy presen-
tamos divide los trabajos de Del Monte en tres
grupos:
I. Trabajos politicos.
II. Exposiciones e informes pedag6gicos.
III. Ensayos critics y literarios.
En el primer grupo se recogen todos los escritos
de Del Monte durante los afios 1835-49 que se re-
lacionan con el studio y examen de la situaci6n
political o econ6mica de Cuba en ese interregno, in-
cluyendo varias cartas dirigidas por el mismo au-
tor a distintas personalidades europeas o america-
uas que se relacionan direetamente con los traseen-
dentales problems que estudia.


XXIX










INTRODUCCI6N


Todos los trabajos politicos de Del Monte eje-
cutados con gran conocimiento de causa y eleva-
ci6n de mira y redactados con la energia y el valor
necesarios, ensefian que era su autor de espiritu
gemelo al de Jose Antonio Saco, el mAs grande es-
critor politico de esta tierra hasta la aparici6n de
los tres preclaros nombres de Enrique Jos6 Varo-
na, Manuel Sanguily y Jos6 Marti. En los afios
que median entire la aparici6n de estos tres espiri-
tus en nuestro panorama intellectual y Del Monte
sc hace necesario, para encontrar algo semejante
a los escritos politicos de este, llegar hasta los
informes presentados por los comisionados cubanos
en las Juntas de Reformas de los afios 66 y 67.
En el segundo grupo aparecen reunidos various
de los informes que Del Monte redactara en su
carActer de secretario de las comisiones de Edu-
caci6n y Literatura de la Sociedad Econ6mica de
Amigos del Pais sobre el estado de la ensefianza en
Cuba y similia re por los ailos 1830-38, en los que
nuestro autor se ocup6 de esos asuntos. En ellos
hace gala de un conocimiento muy vasto de la ma-
teria y de unas dotes de acuciosidad y de exactitud
muy necesarios en esa indole de trabajos, que apa-
recen por vez primer en forma accessible y cuya
sola lectura bastar. para colocar el nombre de Del
Monte entire los de Valera, Luz y Saco, precursores
de la pedagogia cubana, nombres a los que con ra-
z6n atribuye Ramiro Guerra, en notabilisimo ensa-
yo, "las bases sobre las que se ha de erigir y re-
matar el s6lido edificio de nuestra educaci6n na-
cional".


XXX









JOSe A. FERNANDEZ DE CASTRO


En el tercer grupo se incluyen numerosos traba-
jos critics que sobre literature e historic redact6
Del Monte en el transeurso de su vida. Aparecen
en esa secei6n various articulos que han sido identi-
ficados como de Del Monte por primer vez por el
autor de esa selecci6n y que probablemente se ha-
brian perdido para siempre en el an6nimo al no
mediar las cireunstancias que hicieron possible su
identificaci6n.
Se excluyen no obstante las Lettres d'un biblio-
phile russe a un bibliophile frangais, que aparecie-
ron en Paris por el afio 50 en el Journal de l'Ama-
teur des Livres suscritas s6lo con la letra S, porque
aunque el author de este trabajo posee datos ciertos
que le permiten atribuir estas interesantisimas car-
tas literarias sobre algunas figures de primer li-
nea de las letras espafiolas del siglo xix e intere-
santes asuntos hist6rico-criticos a Del Monte, ca-
rece por otra parte de la colecci6n total de las
mismas y aun no ha podido comprobar otros ex-
tremos que le permitiran en su dia demostrar que
fueron redactadas por aquel extraordinario ingenio
americano.
Tampoco se recoge en esta edici6n el ensayo cri-
tico sobre Las primeras poesias liricas castellanas,
aparecido en una de las entregas de la Revista Bi-
mestre Cubana y que ha sido atribuido a Del Mon-
te por algunos critics extranjeros y locales, por
haber descubierto el senior J. E. Entrialgo que dicho
trabajo es s6lo una traducci6n modificada de otro
que apareciera en la celebre revista inglesa de












Edimburgo y que fu6 ejecutada (v. Centon Epis-
tolario) por el notable escritor espafol D. Bias
Oses, uno de los mAs competentes literatos que aqui
residian en el primer tercio del siglo xix, amigo de
Del Monte y compafiero suyo en aficiones lite-
rarias.
Asimismo no se incluyen en esta secei6n, por no
haber podido identificarlos de modo absolute, otros
articulos atribuidos a Del Monte por autoridades
como Marcelino Menendez y Pelayo, en Espafia, y
Jose Maria Chac6n y Calvo, entire nosotros, i. e.
"los consagrados al examen de distintas piezas del
teatro espafiol" aparecidos en La Moda y el que
estudia en la Revista Bimestre Cubana la obra de
G6mez Hermosilla, ya que investigaciones posterio-
res y la apariei6n de various tomos del Centon Epis-
tolario demuestran que son sus autores D. Francis-
co Guerra y Betancourt, escritor islefio que residi6
en esta isla, y el ya mencionado Bias Os6s.
A pesar de estar el seleccionador de estas obras
de Del Monte convencido de que el prefacio a Ri-
mas Americanas, primera antologia de character
continental aparecida en America, en la Habana
en 1833, es de Del Monte, tanto por el estilo en
que esta redactado como por el conocimiento que
supone, asi como tambien por algunas de las car-
tas que a su aparici6n le dirigieron algunos ami-
gos suyos literatos residents en Madrid, no puede
incluirse como trabajo de nuestro autor por apa-
recer bajo la firma de un amigo suyo, Ignaeio He-
rrera Divila, y no haberse comprobado explicita-
mente que fuera aquel quien la redactara.


INTRODUCCI6N


XXXII









JOSA A. IER~kMIDCZ DE CASTRO X=M


Poco mis diremos acerca de los trabajos litera-
rios y critics de Del Monte. La sola enumeraci6n
de ellos evidencia el ancho campo intellectual sobre
el que el citado escritor poseia dominio absolute.
Enrique Jose Varona, alto maestro, al terminal de
leer el ensayo que publicamos con el titulo de Con-
sideraciones sobre la literature espaiola, nos decia:
"Ni Jos6 de Armas, ni Pifieyro, ni Merchan han
realizado en sus vastisimas labores ningin trabajo
que demuestre mayor conocimiento de la literature
espafiola desde sus origenes, que este ensayo de
Del Monte". Y, en efecto, seria precise pensar en
el propio Varona, en Sanguily y en Jos6 Marti para
encontrar en Cuba a los padres de Domingo del
Monte en el campo de la critical literaria.
Desde sus primeros trabajos: Algunos Poetas:
Heredia, Byron, Foscolo, Goethe, hasta los notabili-
simos juicios sobre las obras de Prescott, Abbot,
Merlin, etc., desde su personalisimo ensayo sobre
La Poesia en el siglo XIX y el Bosquejo inte-
lectual de los E. U. en 1840, la erudici6n y la bri-
l1antez del estilo de Del Monte son harto evidentes
para insistir sobre ellas.

IV
Testimonios

De la enorme influencia que ejerci6 Del Monte
en nuestros medios literario y politico son tantos
los testimonies, que tendremos que conformarnos
con hacer aqui una ligerisima resefia. Desde loa
3.-1




4 :~F-s -,*F9s51


XXXIV INTRODUCCI6N

primeros afios su actuaci6n hace visible su huella
de modo evidence en Heredia, nuestro mayor poe-
ta, "ese areingel de la poesia hispanoamericana",
como lo llama Alfonso Reyes. Chac6n y Calvo ha
demostrado los limits que esa influencia alcanz6
en el Animo de Heredia y en su obra lirica. Basta
recorder que gran nfimero de poesias del filtimo
estin dedicadas a Del Monte y la critical de Del
Monte, v6anse sus cartas, era la finica que le in-
teresaba al poeta. Nos hemos referido ya a la ex-
traordinaria labor que realize Del Monte cn sus
tertulias de Matanzas y de La Habana y a traves
de su correspondencia literaria. Los j6venes lite-
ratos cubanos le dedican los mejores frutos de su
ingenio y es tan visible su influjo en algunos de
ellos, que euando viene a Cuba Jacinto Salas y
Quiroga, "el desordenado amigo de Larra"-un
Luis Araquistain de aquellos tiempos-en Del
Monte se fija y en Del Monte encuentra el centro
de today actividad intellectual contemporinea.
Las ideas que animaron a Del Monte en sus pri-
meros afios y que asoman en sus primeros escritos,
su afAn por relacionarse en los circulos literarios
y politicos en que sucesivamente vivi6, con todos
los hispanoamericanos a quien tenia ocasi6n de
conocer y tratar, la obra que emprendi6 en los
filtimos aios de su vida, su Biblioteca Americana,
aun in6dita, su ensayo sobre la Historia de la
Conquista del Perui por Prescott (1848): eno se
relacionan estrechamente en su espiritu con los
mismos ideales que en 1833 le inspiran la publica-










JOS# A. FEaNxL-DEZ DE cASThO


ci6n de Rimas Americanas, donde aparecen con las
suyas las de Taneo, nacido en Colombia, y las de
Vald6s, nacido en Cuba ? No son esos ideales los
que hacen a Del Monte, en sn Epistola a Elicio,
proclamar a su amigo, como mayor elogio, Poeta
de America ? Su carta a Heredia del 26, impregna-
da de verdadera ansiedad por los destinos de M&-
jico, todos esos rasgos de su espiritu a trav6s de
distintas 6poeas, 1no nos permiten presumirlo un
precursor de nuestro americanismo, aun dentro de
los limits que voluntariamente se impuso por la
discipline de su espiritu?
Su eorrespondeneia extraordinaria demuestra lo
extenso del circulo de sus amigos. Jorge Ticknor.
uno de los mejores historiadores de la literature
castellana aun en nuestros dias; Quintana, que
mereci6 el sobrenombre del Tirteo espahol; el in-
signe critic don Alberto Lista, maestro de los ro-
minticos espafioles; los hermanos Everett, de Bos-
ton; el colombiano Quintero; Gallardo, Martinez
de la Rosa y O16zaga, politicos y literatos espafio-
les de gran nombradia, y Lord Clarendon, c6lebre
estadista ingl4s, para no meneionar mas que las
mis destacadas figures en el panorama universal
de su tiempo, son s61o unos cuantos de sus nume-
rosos corresponsales.
(Y de Cuba? Maestros como Varela, Eseovedo y
La Luz; publicistas como Saco y Betaneourt Cisne-
ros; nobles espiritus como los catalanes Gener y
Badia; finos intelectos como Jos6 A. Echeverria y
NicolAs Azefrate. 1 E~ quin fian y a quin aeuden


XXXV










INTRODUCIC6N


en todo moment sino al pecho de su amigo Del
Monte, que para todos tiene listo el consejo de her-
mano y la palabra riente que enaltece y consuela,
y el gesto comprensivo y generoso del que da todo
lo que tiene?
Por sus condiciones espirituales, a mas de por lo
variado y profundo de sus conocimientos, ha de
recordarlo con pasi6n toda su vida el ilustre his-
toriador y fil6logo Rafael -M1 Baralt. Por las mis-
mas razones i dos acad6micos de la Espafiola!!,
don Manuel Cafiate y don Francisco Cutanda, han
de decir al hablar de Del Monte, afios despubs de
su muerte, la palabra tierna y la palabra just.
Por todo eso sus amigos los literatos y politicos
espaioles gestionan para que su entierro no se ce-
lebre el dia sefialado sino el pr6ximo, para poder
seguir el carruaje que conducia sus restos por Ma-
drid, ciudad que tanto quiso, pero luego de llevar
a enterrar el dia antes al pomposo y vacio don Juan
de MendizAbal.
Y cuando la noticia de su muerte es conocida en
los circulos cubanos, hasta los anexionistas de La
Verdad hacen un alto en su campafia y saludan al
desaparecido con gesto noble y pr6cer, y desde ese
moment todas las plumas son para elogiarlo y ya
no apareceri en Cuba un libro en el que no se le
mencione. Saco dedica a su memorial el primer
tomo de sus Papeles; en todas las antologias que
publiquen los j6venes se recogerA su obra lirica con
reverentes manos filiales. Sus juicios y sus opi-
niones seran aquilatados. Luacee Zenea, Mendive,


XXXVI




V -~EE A~- ~ "~"""~~wZwr~q


Jos] A. FERNANDEZ DE CASTRO XXXV11

reconocerfn la deuda que con 61 tienen contraida.
SuArez Romero, Federico Milands, Caleagno, L6-
pez Prieto, estudiarin su influencia en los sectors
literarios de nuestro medio. (Y, mis tarde, hablan
con encomio de su obra Bachiller y Morales, los
Guiteras, L6pez Prieto, y asi en larga teoria hasta
llegar a Mitjans y a Manuel de la Cruz, a Chac6n
y Calvo y Max Henriquez Urefia, pasando por Ma-
nuel Sanguily, L cuil no habri sido la utilidad pre-
eiosa de la labor de este venezolano que a Cuba
dedic6 todos los afanes de su inteligencia, que lleg6
a merecer de Jose Marti la frase finica que lo con-
sagra: "El mis real y ftil de los cubanos de su
tiempo"?
JoSE A. FERNTiDEZ DE CASTRO.


El Vedado, 1 do mayo de 1929





















ESCRITOS


POLITICOS


~--~IC~?rqp~w~a~l~c~ r~`~r '- ` ~5`~q~P
















La Isla de Cuba en 1836 (1

I

Decipimur specie recti.

TENEMOS a la vista el discurso que pronunci6
el honrado procurador en Cortes por la HRa-
bana don Juan Montalvo y Castillo, en la sesi6n
del Estamento popular [en Espafia] (2) del 15 de
enero, que no es ms que el eco fiel, aunque debil
y apagado, de la opinion pidblica de su patria.
Tambisn tenemos a la vista un folleto impreso en
Madrid, titulado Cuatro Palabras, en contestaci6n
a este discurso, y otros articulos firmados por
PALMARIO, estos Oltimos republicans en el Noti-
cioso-Lucero de la Habana, del 9 de marzo corrien-
te, y el primero pr6digamente desparramado en la

(1) En el mes de abril de 1882 publicamos en la Be-
vista de Cuba del inolvidable doctor don Jos6 Cortina una
Lista cronoldgica de libros indditos e impress, formada en
1851 en Paris por el eximio humanist don DOMINGO DEL
MONTE. En ella se decia que este opfisculo habia sido im-
preso en Nueva York o Madrid, por Whitaker y que era
una respuesta a los folletos Cuatro palabraa, en contesta-
ci6n al breve discurso del Excmo. senior Montalvo y Desper-
tador Patri6ticos, dados a Iuz en Madrid, por don Francisco
respuesta a los folletos Cuatro palabras, en contestaci6n
al breve discurso del Exemo. senior Montalvo y Despertador
Patridtico, dados a luz en Madrid por don Francisco
Guerra Bethencourt y que habia sido escrito por el autor
de dicha Lista.-(Nota de V. M. M. al reprodueir este no-
tabilisimo ensayo de Del Monte en la Bevista Cubana,
t. VIII, p. 325-343).
(2) Recuerde el lector la frase de Larra Estamentos
del siglo XV arreglados para el XIX...










4 ESCRITOS

misma ciudad, donde no se ha permitido por los
censors que se reproduzca en los peri6dicos la
arenga de su procurador: iniquidad incredible si
no se viera (1).
En ambos escritos se vierten proposiciones de
peligrosa transcendencia para esta isla y su me-
tr6poli, y al favor de una elocuci6n castiza y de un
estilo elegant, lastimosamente desperdiciados en
el indigno empleo de patrocinar injusticias, se pre-
sentan sofismas artificiosos, se confunden entire si
species inconexas, y se estableeen premises de
eterna verdad, para deducir luego de ellas conse-
euencias perversas, en que no se sabe si eampea
mAs lo dafiado de la intenci6n, que lo menguado
del discurso. Y como con tales artes, que son siem-
pre las que usa en sus traicioneras embestidas el
espiritu de partido, se podria alucinar a los incau-
tos, y aun malear quizis la buena voluntad de
los discretos estadistas de Espaiia respect a la
isla de Cuba, nos apresuramos a rebatirlos, como
habaneros leales, y a ley ivive Dios! de espafoles
de vergiienza, codiciosos de volver por sus natura-
les fueros, heredados con la honra de sus mayores.
AdviBrtase, desde luego, que no es nuestro ani-
mo salir a la palestra como campeones del sefior
Montalvo; 41 por si se sabrA defender de las per-

(1) Cuando esto se escribia aun no habia apareeido en
los peri6dieos de la Habana la discusi6n referida; despu6s
se publie6 (el dia 21) con mejor acuerdo, aunque llena
de notas y comentarios. Pero nunea se lleg6 a imprimir
la sesi6n en que el procurador Mojarrieta interpel6 al Mi-
nisterio por las facultades extraordinarias con que revisti6
al general Tac6n.-(Nota de DEL MONTE).









DOMINGO DEL MONTE


sonalidades que, con impertinente desafuero, le
descargan aeerea de su capacidad y sus condecora-
ciones. Bastenos, en este punto, notar lo desaeor-
dado que anduvieron los disertos ret6ricos, autores
de las Cuatro Palabras y de PALMARIO, al denun-
eiar como incapaz y vano al procurador Montalvo,
precisamente por haber hablado en defense y pro
de su tierra:-acci6n meritoria por la que, a pesar
de haber nacido y criadose 61 en Cuba, a la leehe
de la servidumbre, como todos los cubanos, di6 la
mis insigne prueba del despejo de su entendi-
miento y de la natural entereza de su coraz6n. Ca-
len otra vez aquellos escritores la sobrehaz de las
cosas, si proceden con hidalguia, y quilateen en lo
adelante los discursos parlamentarios, no a ma-
nera de repulidos y fastidiosos d6mines, sino aten-
diendo a la verdad y a lo fitil que encierren, y a
la intenci6n con que se pronuncien:-que no es el
Estamento aula de peinados acad4mieos, sino con-
sistorio de legisladores.
Vamos, pues, a nuestro prop6sito.

II

Sofisma es, artificioso y maligno ademis, decir
que Montalvo dijo que "la Habana era libre en la
4poca de Calomarde, y esclava ahora bajo el go-
bierno blando y maternal de la augusta Cristina".
Es sofisma, porque se pretend con mala fe dar
aire de sandia paradoja al dicho exaeto del proeu-
rador; y es maligno, porque se abroquela al eon-
trineante con el nombre excelso y respetado de la










6 ESCRITOS

Reina Gobernadora. Montalvo dijo, y aunque no
1o dijeri sa Ps il verdad de lo que esta pasando,
que "li Habana comparativamente fu6 libre en
tiempo del despotismo (en Espafia), y esclava en
tiempo d2 la lib;rtlad (ei Espafia)". No dijo
nuestro procurador, en el odioso sentido que se le
quiere achacar, que era eselava la Habana ahora,
bajo el gobierno blando y maternal de la augusta
Cristina, como si l creyera que aqui existia ese
gobierno, porque hubiera dicho una falsedad, y
habria co.netido entonees una contradicecin. Por-
que la Habana, ni ahora, ni nunca antes, esti ni
ha estado bajo e! gobiroio que en Espafia y en el
mundo se conoce por gobierno de Cristina: que la
esencia d.l gobierno de Cristina, y por el que ha
merecido esta seflora las justas bendiciones del
pueblo espafiol, so compone del Estatuto Real o
Constituci6n representative en Cortes nacionales,
de un iItema rational de municipios y diputaeio-
nes de provincia, de division e independencia de
los poderes del Estado, de libre discusi6n en punto
a los intereses pfiblieos por la tribune parlamenta-
ria y por la impreiii;. y en fin, de otros elements
no menos preciosos y apetecibles:-nada de esto
hemos visto en Cuba. Por eso, pues, no vale tanto
decir aqui Calomarde como esclavitud, ni Cristina
como libe-tad; culpa por cierto de desalumbrados
., pyrfidos cansejeros. Asi es que, en la isla de
Cuba, por la arbitrariedad iidependienlt eon que
ha sido en todos tiempos gobernada por sus eapi-
tanes generals, nada significant de verdad los










DOMINGO DEL MONTE


nombres de los soberanos que ban regido la naci6n,
cuando se trata de calificar el mas o menos rigor
de la administraci6n provincial. Cuando queremos
hablar de buenas gobernaciones, no de Isabel la
Cat6lica o Carlos III. sino d ddon Luis de las Ca-
sas y don Nicol6s Mahy nos acordamos: 6stos fue-
ron, en realidad, sujetos de excelentes parties, tan
ilustres y cortesanos caballeros, como repfiblicos
aventajados y militares valerosos. Y, cuando por
el contrario, se trata de recorder des6rdenes, dema-
sias y adefesios administrativos, nos echamos a dis-
currir, no por las dinastias austriaca y borb6nica,
sino por la larga lista de capataces que nos han
tiranizado, desde los f6rreos adelantados y capita-
nes a guerra de los tiempos de la conquista, hasta
los mezquinos gobernadores de 6sta y de la pasada
centauria. No sera, por lo misino, grande encareci-
miento asegurar, que tanto suponen en Cuba en
realidad de verdad las reforms de S. M. C. dofia
Cristina de Borb6n, reina de Espafia, pues que
no hemos gozado aqui de ellas, como las del bill
famoso de S. M. Britanica Guillermo de Brunswick,
rey de Inglaterra. Los mismos efectos causan.
Luego hubiera sido una sandez del Procurador
por la Habana haber dicho lo que con malignidad
le hizo decir el de las Cuatro Palabras. Luego se
express con rigurosa exactitud 16gica cuando dijo
lo que verdaderamente dijo, como queda demostra-
do, y a mayor abundamiento demostraremos des-
pu6s.












S III


Contusi6n de species inconexas nay en suponer
el de las Cuatro Palabras que el senior Montalvo,
ni ninguno de sus representados, a no ser que tu-
viese una raz6n muy flaca y destituida de toda
buena doctrine, entendiese por 6poca de libertad
en la Habana aquella a que 61 alude; aquella en
que por la corrupci6n vergonzosa en que lleg6 a
caer la' corte, podia cualquier rico comprar con su
dinero en la almoneda pfiblica que se abri6 en las
covachuelas de Madrid, no s6lo galones, haves de
gentil hombre y grandes cruces de las 6rdenes del
Estado, a que circunscribe malignamente el de
las Cuatro Palabras, sino los empleos de m"s alta
guisa en la hacienda, en el ej4rcito, en ]a iglesia y
la magistratura. Los habaneros sensatos lamen-
taban la desenfrenada sed de distinciones facticias
de sus paisanos, hija legitima de la prostituci6n
del gobierno asqueroso que los regia. Hija, si, de
la prostituci6n del gobierno, pues s61o respetaba
en su insolente despotismo al que veia revestido
de un colgajo, de un relumbr6n, aunque fuese
comprado: de forma, que puede decirse que los ri-
cos en la Habana, peninsulares y criollos, compra-
ban con su dinero garantias positivas, no vanas dis-
tinciones. Aun hoy mismo, sin poder explicar la
causa de tan complicado fen6meno, pues que ya no
manda Calomarde, ban sufrido el mayor descon-
cierto, al ver que se acaba de agraciar con la gran
cruz de Carlos III, destinada por su fundador










bOMINGO dEL MONTE 9

para premio de los varones mks granados en letras
o armas, a un sujeto que no cuenta con otro nombre
ni con otro merito que con el de su reciente ines-
perada opulencia: la have de gentil hombre y la
gloriosa insignia de Calatrava, prez hist6rica del
valor marcial mas acendrado, se ha concedido ahora
tambi6n a otro mozo, que ni aun military es, bas-
tandole por toda ejecutoria de sus personales pren-
das, las letras de cambio que ha girado a favor de
ladino agent en Madrid (1).
Igual confusion de especics inconexas se nota en
querer de juro el de las Cuatro Palabras hacer
ereer sofisticamente que Montalvo y su provincial
eonsideran como 6poca de libertad, en contrapo-
sici6n a la present, aquella en que los gobernadores
de la Habana, y los demas de las otras ciudades
de ]a isla, ponian a barato, y traficaban villana-
mente con los vicios de una poblaci6n, demorali-
zada de prop6sito por el despotismo;-en que se
permitian casas de juego prohibido por una onza
de oro diaria, que paga eada mesa de monte;-y
en que por plazas y calls se veian con el nombre
de ferias puestos de tafurerias piblicas a la clari-
dad del sol, en los dias de trabajo;-en que se con-
sentian tamafios des6rdenes y se patrocinaban por
las autoridades de la Isla; saqueada de esta y otras
mil maneras con descaro por sus gobernantes, des-
de el entonado capitAn general hasta el mas ruin
de los capitanes de partido. Ni tampoco aquella

(1) jQu6 pensaria Del Monte de muchos titulos de
la Corona (?) que por aqui aparecieron despuhs?











10 ESCRITOS

en que la Habana era una cueva de salteadores y
de bandidos, a los cuales tenian que repeler por si
con sus armas los vecinos, porque la autoridad que
ienia obligaci6n de protegerlos, los abandonaba in-
lamemente a sus propios recursos. Ni much me-
nos aquella en quo hombres perdidos do trampas y
de vicious. a titulo de magnates, podian, como Cati-
lina en Roma (usando de las eruditas palabras del
de las Cuatro) erigirse en protectores y caudillos
dc faciierosos y de sicarios: ni, por filtimo, aquella
en que existia en la Habana por carcel una maz-
morra infecta.
Los habitantes de la Habana, y de Cuba en ge-
neral. naturales y forasteros, no podian menos de
detestar semejantes des6rdenes, que convertian a
la mayor de las islas de estos mares en un inculto
y aborrecible aduar de indios bravos. Aun hubo
habaneros de coraz6n y de patriotism que, expo-
iidndose a inicuas persecuciones, denunciaron a la
opinion pdblica de Espafa tan inaudita anarquia,
apenas empez6 a laborear alli el primer destello de
un regimen liberal. Quizas entonces pasarian a los
.jos de ciertos obeecados por exageraciones de par-
tido las fieles pinturas que de nuestro estado se
cnviaban confidencialmente a Madrid, y luego apa-
recian en los Correos literarios de 1833, y en los
primeros nfimeros del Universal, del Eco y de la
Abeja (1). Sin quizas, se miraron aqui por los go-

(1) El autor de estos articulos pareee haber sido ei
prupio Del Monte. VTanse las eartas que por esos dias
reeibiera de Ol6zaga, Iznaldi y Tomfs Quintero. Centon
Epistolario, t. II. possim.










DOMINGO DEL MONTH 11

bernantes y la cafila servil de empleados y adula-
dores como sintomas ciertos del mAs peligroso in-
surgentismo, que no de otra manera se califican
en estas parties por los interesados en la continua-
ci6n de los abuses, las reclamaciones justisimas del
oprimido. RepAsense, si no, los articulos editoria-
les de los Luceros y Diarios de la Habana de aque-
lla 6poca, copiados en la Gaceta de Madrid, y en
ellos se notara un espiritu, envuelto en un lenguaje
chabacanamente laudatorio y arrastrado. Enton-
ces, como ahora, aquellos prostituidos y encade-
nados peri6dicos no eran mas que ecos director del
gobierno absolute de la provincia, e instruments
con que se pretendia defender tantas iniquidades.
Hoy, por disposici6n de otro gobernante absolute
se manda y exige a esos mismos peri6dicos quo
callen o mientan acerca de lo present, pero qua
se expliquen con claridad acerca de lo pasado, po-
ni6ndolos en apurada contradicci6n con ellos mis-
mos: mafiana, si se apodera del mando supremo de
Cuba un bozal de Angola sucedera otro tanto; y
sucedera esto siempre y en todas 6pocas y paises
en que no hay libertad de imprenta y en que do-
mine absoluta la arbitrariedad, y no la ley.
Pero en medio de aquel caos, en que luchaban
revueltas la estupidez, la rapacidad y la ignorancia
de los capitanes generals, permanecia adormeeido
desde 1825 el demonio de la policia-politica;-o,
cuando mas, se rebullia perezosamente, y rasgufia-
ba a tientas y sin malicia con la torpe garra, al
que por casualidad tropezaba con 41 en sus despe-
4-1









ESCRITOS


rezos. La vislumbre de seguridad personal respec-
to del gobernante que producia en los animos de
los sibditos esta rara circunstancia, era de un gran
consuelo entire tan duras tribulaciones. Porque la
confianza y la tranquilidad de espiritu son pren-
das de tan incalculable valia que, aun cuando la
seguridad que entonces proporcionaba estas venta-
jas no era de legitimo y limpio origen, siempre, sin
embargo, producia sus provechosos efectos. Tales
fueron, entire otros, la franca hospitalidad que en-
contraron los emigrados liberals de Espafia en todo
el Ambito de la isla, en la misma hora en que eran
alI6 con bArbara fiereza perseguidos;-la lenidad
con que, no s61o en lo interior de las families, sino
en los parajes mis pfiblicos se dejaba hablar, sin
meticulosas mordazas, de materials political y gu-
bernativas, cuando la metr6poli estaba hirviendo
en espias y sayones;-la tolerancia que se manifes-
taba con la publicaci6n y circulaci6n de ideas y de
principios, decididamente liberals, tanto en peri6-
dicos impresos en la isla, como eran la Aurora de
Matanzas en la primera y segunda Apoca y la Re-
vista Bimestre Cubana, como en otros impresos en
paises extranjeros, tales como el Mensajero Semanal
y el Mercurio de Nueva York, en la misma 6poca
en que en Madrid no era licito escribir sino logo-
grifos o disertaciones muy series sobre las estocadas
a volapi6 del toreador Montes, o las escalas cromi-
ticas de la Corri-paltoni. Y lo que valia mAs que
todo esto se iba olvidando, a merced de esta tole-
rancia: la exasperaci6n que causaron en los natura-










DOMINGO DEL MONTE 13

les de Cuba las persecuciones political a que des-
mafiadamente se dieron principio el afio de 1822,
y que no produjeron entonces otro fruto que pro-
porcionar ascensos a los forjadores de tan odiosos
process, y sembrar el grano funesto de la discor-
dia entire criollos y peninsulares.
Ahora bien: esta vislumbre incierta de seguri-
dad personal, que se goz6 entonces, sin duda por
favor especial de la Providencia, para que no se
disolviese del todo esta sociedad, ya por otra parte
tan trabajada por los monstruosos casos referidos,
es la que el procurador Montalvo echa de menos. Y
la echa de menos, no s6lo el Procurador, sino todo
hombre que viva en la isla de Cuba, y piense racio-
nalmente por si, y no de reata y con ofuscaci6n de
partido. Por esa seguridad, asi tan perecedera y
transitoria, pero que al cabo era seguridad, dijo
con muchos visos de raz6n el senior Montalvo, que
su provincia habia sido libre en tiempo de escla-
vitud.

IV

Examinemos ahora con la misma templada im-
pareialidad el reverse de la medalla, esto es, el
caricter de la 6poca present. Llevemos por de-
lante la consideraci6n (que nadie sera osado a con-
tradecir) de que en la isla de Cuba no se han va-
riado en un apice, despuis de la muerte de Fer-
nando VII, como se han variado en la Peninsula,
las instituciones sociales, las mismas rigen hoy,










ESCRITOS


que regian en tiempos del sefor Ricafort y del se-
iior Vives. Es decir, que por acd, hoy, todavia
tenemos el mismo sistema absurdo que en Espafia
se llama despotismo neto o absolute, que es por alld
tan justamente aborreecido, pues no se consentiria
que lo ejerciese ni a la misma magnAnima Cristina;
-porque estriba s61o tan barbaro sistema en el ve-
leidoso albedrio del imperante, sin sujeci6n a leyes
ni principios racionales de buen gobierno. Clave
sera vista que nos explicarA los fen6menos y aberra-
ciones sociales que vayamos notando en la isla.
Seremos, al relatarlos, simples cronistas de lo que
acontece, no apasionados pinlores de fantisticas
malandanzas.
No todas las que aquejan, y han aquejado, de
much tiempo atris, a la isla de Cuba, las compren-
di6 en el veridico alarde que de ellas hizo el author
de las Cuatro Palabras. Fuera de las que 41 re-
gistr6, pertenecientes muchas al mero ramo de po-
licia urbana en los distintos menesteres de su in-
cumbencia, quedan otras infinitas de mis impor-
tancia, que derivan de causes mas elevadas, y cuya
curaci6n atafe privativamente, no al capithn gene-
ral de la isl.. sino a los secretaries del Despacho.
Algunas de las de mera policia, nadie ha negado
que ban sido en parte remediadas por el general
Tac6n. MIas el general Tac6n no ha sido poderoso,
ni estaba en la naturaleza de las cosas que lo fuera,
a corregir la corrupci6n del foro, nacida del in-
trincado laberinto de nuestras aiiejas leyes y prag-
miticas: ni el desarreglo de la administraci6n civil










DOMINGO DEL MONTE 15

a que da ansa la acumulaci6n de tanto poder y
tantas facultades en un solo hombre, ni los abusos
del poder arbitrario, grave mal que pone a toda
una poblaci6n a la merced de un soldado, y que
el general Tac6n ha aumentado con sus iracun-
dos arrebatos y sus hAbitos desp6ticos; ni la in-
troducci6n elandestina y escandalosa de negros de
Africa, que 61 ha protegido para oprobio de su
nombre y perdici6n de la isla (1); ni puede ser-
ni ha sido, en fin, el general Tac6n la panacea de
nuestros males, como lo pretend hacer career, aun-
que 61 no lo crea, el despercudido author de las
Cuatro Palabras, y lo pretend hacer career, for-
mindole coro la insana turba de publicistas empi-
ricos que viven de embaucamientos y de engafios,
que nada odian tanto como la luz de la ciencia y la
legalidad, a las que laman por zumba teorias, y
que siempre ajustan sus ideas al compis de las
ideas del que manda.
Pero no divaguemos: vamos a los heehos.

V

Cita el autor de las Cuatro Palabras, como expre-
si6n magnifica del capitfn general don Miguel

(1) Es de puiblico y notorio, y apelamos a la veracidad
del mismo general Tac6n, que no desembarea en la isla un
buque negrero su cargamento de hombres-bestias sin que
cobre S. E. per cada cabeza de eselavo media onza de oro.
En este afio pasado de 1835 ealculan los que trafican en
esta infernal grangeria, que han entrado por los puertos
de esta provincia 19,000 negros, es deeir que S. E. ha per-
eibido 9,500 onzas, o sean 3.830,000 reales.-(Nota de DEL
MONTE).


~Cl~rm~lllll(a~B~B~G~:mT~~;




'w r.-""* rVi.' sr


16 ESCRITOS

Tac6n, lo que dijo cuando se posesion6 de su em-
pleo, a saber: "Para mi no conozco mas distinci6n
entire los hombres, cuando se trata de justicia, que
la de buenos y malos". Y afiade el comentador,
que nunca se ha olvidado en la prictica, por el
que la dijo, esta notable senteneia, por lo cual le
deberian levantar estatuas, etc. Pues en esta sen-
tencia, que en boca de un juez de capa y espada
cede en mayor honra de su voluntad que de su en-
tendimiento, se palpa uno de los inconvenientes
mas tremendous de la arbitrariedad con que se hall
revestido.
De la voluntad de un juez lego dependent en Cuba
las decisions de la justicia, y por sana, por recta
que sea esta voluntad, ya se dejan percibir los
atentados, las injusticias, a que sera arrastrada,
sin la antorcha de la ciencia del Derecho, sin la
ayuda de los trimites judiciales, sin el poderoso
freno de la responsabilidad, que contiene y pone a
raya las demasias del juez letrado. No se diga que
S. E. consult a sus asesores titulares y a su audi-
tor, porque esto sucede en las causes civiles o cri-
minales, insignificantes y obscuras y que no le Ila-
man la atenci6n; para enearcelar, para desterrar,
para deportar a los que 61, por instigaciones de
sus amigos, ealifica de malos, ni se les forma pro-
ceso, ni se oye a los pacientes, ni se consult a los
asesores; cuando mas, se escucha al auditor de
guerra, avieso letrado, que nunca opina sino lo
que ya tiene de antemano decidido el consultant.
Dicese que esto lo puede hacer hoy S. E.,.porque










DOMINGO DEL MONTE 17

para tanto lo faculta una ley de Indias: lo mismo
valiera hoy en Espafia, para disculpar una atroci-
dad gubernativa, decir que se cometi6 en virtud
de una ley del g6tico Fuero Viejo de Castilla.
A Con qu6 medios, pues, positives, de aquellos que
ha consagrado la ley matemitica de las probabili-
dades, aplicada a la Jurisprudencia, cuenta enton-
ces el general Tac6n, para poder distinguir por si,
como 61 quiere, clando se irate de justicia, al bue-
no del malo? Enemigo S. E., por hAbito y educa-
ci6n, como todo jefe military, de las formulas san-
tas de substaiaciai6n forense, preseindiendo de
ellas, no le queda mis recurso para averiguar la
verdad, que apelar, com lo hace, a informes se-
cretos, abriendo la puerta por precision a cama-
rillas, a espionajes; a dar oldos a simpatias y an-
tipatias privadas, que siempre responded al son
de particulares intereses. Los que conocen la
naturaleza del hombre, y han estudiado los efec-
tos de la arbitrariedad por prineipios, y los ban
palpado en Espafia, sabrAn deducir con exactitud
las consecuencias de este manejo en Cuba (1).
De este manejo se original la inseguridad, la alar-
ma general en que viven hoy todos los habitantes

(1) No necesitamos amontonar aqui heehos y ejempla-
res que comprueben nuestro aserto. Basta que nadie, ni
el Ministerio, niegue que el capitan general don Miguel
Tacn esti revestido de facultades omnimodas: admitido
una vez este solo hecho, por fuerza so ban de admitir las
consecuencias de l1, pues en political y legislaci6n es un
teorema la arbitrariedad, del cual no se deducen nunca
otros corolarios que los males que en globo vamos presen-
tanao.-(Nota de DEL MONTE).




- -. -~


18 ESCRITOS

mas honrados de la Habana, hasta los de mAs ajus-
tada y ejemplar conduct. Exceptfianse de pade-
cer esta congoja aquellos pocos que, unidos por in-
tereses o por estrecha amistad o parentesco con S.
E., o alguno de su camarilla, cuentan con tan po-
derosa fianza para vivir tranquilos. Los demis
vecinos no temen ahora, por cierto, el pufial del
facineroso; pero si una orden de prisi6n facilmente
conseguida del gobierno o de cualquier corchete,
por un enemigo astuto; no el andar a obscuras por
16bregas y escabrosas callejuelas, sino el ir por un
suave pavimiento, caminando en la alta noehe, para
un destierro, gracias a la ira de un magnate, dis-
puestisimo a ser impresionado contra un descono-
cido por el primero que lo previene; no temen
que un hijo, inexperto mancebo, pierda su patri-
monio en una zahurda de jugadores, sino que lo
arranquen del seno paterno, y lo deporten para
siempre a tierras lejanas, por haber dado una sim-
ple noticia entire infames espias, o soltado algin
dicho indiscreto, hijo tal vez de su generosa moce-
dad, no avezada todavia a guardarle fueros a la
injusticia.
La arbitrariedad, por otra part, no sirve para
nada, y much menos sirve la del general Tac6n,
ni aun para esearmentar malvados. Como en la
aplicaci6n de sus castigos no es guiado por ningu-
na luz de ley ni de raz6n, sino por mero antojo o
antipatia contra el indiciado, he aqui que, cuando
sucede que condena a un verdadero delincuente,
sin provia formaci6n de causa, no recibe esta pena,










DOMINGO DEL MONTE 19

asi arbitrariamente aplicada, la sanci6n general del
piblieo, ni menos servira de escarmiento a otros
malvados. Y esto nace de que cada vecino de la
.poblaci6n, aunque sea un santo, reflexiona que el
dia menos pensado haran con l1 lo que hicieron
con el otro, y como a aqu6l, lo privarin de defense
en juicio, y su suerte serA semejante a la del malo,
y su reputaci6n quedarA tan mancillada como la
del perverso;-porque el despotismo, con su funesto
nivel, a todos los empareja. bY quin nos asegura
que, andando el tiempo, y viviendo una 6poca de
legalidad y orden, en que se levanten tantos des-
tierros por haber sido torpemente decretados, no se
aparezean, revueltos entire los sentenciados inocen-
-tes, hombres mal6volos, con aire de triunfantes
mArtires y de victims de la tirania, que si hubie-
ran sido juzgados y sentenciados legalmente, no
nos ofrecerian el escandalo de verlos otra vez en-
tre nosotros?
Volvamos la vista, empero, a las Cuatro Pala-
bras, y veamos lo que dice el autor de ellas en muy
pomposas frases y en periods muy rotundos, con
respect a la nueva carcel que se esti edificando
:en la Habana. Despubs de volver a confundir a sa-
biendas el reinado de Isabel II y de su augusta
Madre con el gobierno absolute del general Tac6n.
se explica de bulto y sin conocimiento de causa,
en estos ampulosos terminos: "iUn monument
grandiose, digno de un pueblo culto y cristiano, le-
vanta la humanidad a la justicia; y Tac6n (prosi-
gue), ese tirano de allende los mares, a quien con


VwT"""- wFP- 7 -,Zl~ *~~~T~r










ESCRITOS


-enpujes violentos y ridiculous de locuacidad y sin
s mbra de verdad, se quiere pintar en Cuba, como
can elocuencia y con verdad pintaba Cicer6n a
Verres en Sicilia, es el Howard que acomete em-
presa tan filantr6pica".-Si en esos declamadores
violentos y locuaces, a que se contrae el escritor,
fu6 ridicule la idea de comparar al bueno de nues-
tro Jefe con el ladron del proc6nsul romano, no
necnos peregrina nos ha parecido esta otra idea de
parangonarlo con el suave, con el caritativo, con
el fils-ofo Howard. Lo que mns nos admiral es
ver, Iquien lo creyera! a to;bo el estoico autor de
las C'Io'ro Palabras hacer semejantes paralelos no
ae: ad, cel miedo, ni cegado poi el amor, sine ex
lij ii~~ ser'ciii, vali-indonos de la energica expre-
,i6u de TAeito.
V\ase !o que ha hecho este Howard military. En
una de las cuadras o b6vedas del fortisimo eastillo
de la Cabaia, que esta frontero a esta ciudad, a ia
oi'a margen de la bahia, ha mandado encerrar en
montin a mios de 800 press. De ellos los hay sen-
tenciados ya; de ellos con causes pendientes, otros
meros indiciados, y muchos solamente detenidos:
grande criminals, sospeehosos e inocentes, con
riius y esposas, todos considerados como presi-
diarios, y todos en confusa mezcla, come queria te-
n;.ios IIowiard. Pero lo mas atroz es que se igno-
ra por que estan alli mis de la cuarta parte de
eiio-, sin que haya eseribanos, ni jueces, ni fiscales,
ni nadie que sepa el motivo de tales prisiones. Es-
tas no son groseras calumnias, ni vocingleras char-




,(lfB^.-^ri e i v -, -N -~-i i


DOMINGO DEL MONTE 21

las: en las visits de cercel, que al cerrarse el pun-
to de esta semana santa se celebraron, choc6 tanto
al brigadier Velasco, president de aquel acto por
comisi6n de S. E., el oir tan repetidamente a los
escribanos, al presentarse muchos press, que se
ignoraba su causa, que mand6 se fuesen apuntando,
y, como hemos dicho, result que estaban en este
caso mis de la cuarta parte del total de los pre-
sos que pasaron visit. La causa de Cete inurudito
desorden es el abuso autorizado por S. E. ( tanto
le suponen a 61 los hombres!), de que cada comi-
sario de barrio, cada capitbn de partido, cada me-
quetrefe de palacio, se encuentra revestido por 1l
de mero y mixto imperio; los cuales, por minima
naderia, y las mis veces por despuntar algtin ruin
pique u otra villana pasi6n, zampan en la Ca-
baila a troche moche al que se les antoja, sin dar
despu6s part a la autoridad judicial, ni formarles
el correspondiente process. i Esta es la seguridad
que gozamos! Alli se estan despu6s estos infelices
meses y afios, partiendo pedernales y sacando can-
tos de los arrecifes de la costa para el empedrado,
al resistero del sol de los tr6picos, i durisimo casti-
go! aguantando latigazos del c6mitre, y sufriendo
todos los malos tratos y las infamias de una ga-
lera, que no otra cosa es esta caverna en que los
tiene encerrados desapiadadamente el IHoward de
los Reales Ej6rcitos.
No menos digno de un Howard fu6 el rasgo si-
guiente, que de paso serviri tambi6n para com-
probar el contrast que forma el gobierno racional










22 ESCR1TOS


y legal de la du(ce Cristina con el de hierro del
general Tae6n. Fu6 el easo que lleg6 a manos de
los press de la Cabaila un ejemplar del Diario
official de la Habcan, en que se habia insertado el
Reglamento Provisional de Tribunales, en que la
reina gobernadora previene, entire otras cosas, que
ningfin enearcelado permanezea en la creel, sin
tomarle su deelaraeoon instruetiva a las 24 horas;
que se ies trate eon caridad y blandura; que a
ninguno que no esie sentenciado se le aplique pena
de ninguna clase, en fin, leyeron todo lo contrario
de lo que con eilos ie lacia. Los incautos creye-
ron que aque] papel era una realidad en esta tie-
rra; y como habia muchos entire ellos labradores
del eampo y desvalidos y obscuros menestrales, que
a los seis meses y al afio de prisi6n todavia igno-
raban por que causa se les habia privado de su
libertad, y otros que preferian el presidio de Ceu-
ta, o la muerte misma, a la mazmorra en que es-
taban, cuando los capataees fueron por la ma-
fana a saearlos para conducirlos a sus diarias fae-
nas, se negaron a salir, apoyados en la Real orden,
e hieieron present lo que S. M. en favor de ellos
prevenia. Apenas supo esta oeurrencia el en6rgico
general Tac6n se encendi6 en la mis anti-filantr6-
pica ira, y dispuso que al punto un jefe military,
bajo su responsabilidad, hiciese salir de sus antros
a aquellas bestias, a cualquiera costa. Entr6 una
companiia de soldados, y a cuchilladas y a sablazos
los sacaron a trabajar: a azotes mataron algunos
iStinctus amabitur idem?










DOMINGO DEL MONTE


Esta es la esclavitud cubana, contemporinea de
la libertad peninsular, a que aludi6 el procurador
Montalvo en su discurso, y esto es la verdad de lo
que pasa. En vano se empefiaran en obscurecerla
con sus argumentaciones sutilcs y sus alambica-
dos floreos, todos los sofistas y todos los ret6ricos
del mundo.


VI


Nos dirigimos a la parte sana e imparcial de
nuestra naei6n; a los hombres juiciosos y sensa-
tos, a los patriots ilustrados, y no a la turba multa
de los que en tiranizar a Cuba encuentran su con-
veniencia, o creen con torcida political encontrar
la convenieneia de madre patria. Cuba tiene mil
elements naturales que espontaneamente, y sin
necesidad de la acci6n de institueiones gubernati-
vas, antes a pesar de la acci6n de esos gobiernos
desorganizadores, que tan bien ha pintado el author
de las Cuatro Palabras, y a que ha estado hasta
ahora sujeta" la isla, la hacen producer con abun-
dancia riquezas envidiables. Su posici6n geogra-
fica, su fertilisimo terreno, sus abrigados e innu-
merables puertos, su blando clima, todo esto ha
contribuido a que, apenas se abri6 ella misma las
puertas del comercio libre contra el torrente de
los mercaderes gaditanos, contra la voluntad de la
metr6poli, y hasta contra la opinion de los hom-










ESCRITOS


brcs mIs ilustrados de Espafia (1), cuando empe-
26 natura!lente a crecer, a medrar y robustecerse.
Pero crecia entire tantas trabas y cadenas admi-
nistrathiva, come creci6, a pesar de su calabozo
: a he e .c;rwidad en que lo sumergieron desde
que naci6, el clebre Gaspar HIuser. jQui6n pue-
, e:, :aLcilar ", que esta isia seria si, mis adelanta-
das en la ictr6poli las ideas econ6micas y poli-
ti:as. hu]-era planteado aqui un sistema liberal
c(ono el que hoy gobierna el CanadA? Esto seria
perdir dmemisiado: ni los tiempos en que se conquis-
t6 esta isla por nuestros padres, ni los posteriores
: desc-ubrimiento del Nuevo Mundo, fueron los
,1Qa favorable para la libertad de la patria. Es-
.i-vizada Espacia por el poder politico y religioso
iAs pe'sdo que ha visto el mundo, mal podria so-
crrrcr a una posesi6n lejana con dones que no al-
c(nz-aa para si.
PFro de todo lo dicho se deduce que la isla de
CuLa judo y puede ser rica, sin ser libre, sin ser
feliz. Y esto se comprueba tambidn con el ejem-
;le. de otros pueblos, entire ellos la repiblica de
enrccia. Vencia, en el siglo xv, fue el estado mas
opuienio de Europa, y aun del mundo, pues re-

l a) oa32en ia 1Historia Econ6mica de esta isla, por
*c;:" '.A(-:A, la historic del comercio libre, desde las p.-
r": 10 Eic :a;si:", mhasta la 143. Vease tambi6n la
ji'le Hi..i? .t de la Rievolucidn de Espaia, per el
,.ir ('o::D: D:: TORENO, t. IV, p. 399. En esta obra se
'r,', gni ncr:i] .nim:adversi6n con que era mirado en
r'0z 'l afi'lo do 1811 el senior don Pablo Valiente, per haber
; 1:lcci! ,. sindor intendente de la Habana, el comercio
liir (in ex:tranjeros, a causa de las escaseces del erario.-
rCNi : D1 EL MONTE).










DOMINGO DEL MONTE


presentaba en aquella 6poca, por su poderio y la
extension de sus relaciones diplomaticas y de su
floreciente comercio, el mismo papel que hoy hace
Inglaterra. Pero el pueblo veneciano no podia ser
feliz, porque no era libre, y no era libre, porque
estaba sujeto a un gobierno oligarquico desp6tico,
que transformaba en espias reciprocos a los ciuda-
danos, los sujetaba a tribunales secrets, y sem-
braba la inmoralidad mAs desvergonzada en todas
ras classes del vecindario.
6Qub han ganado, pues, los espafioles habitan-
tes en Cuba con que se haya aumentado la pobla-
ci6n de la isla, no por haberse reproducido natu-
ralmente, ni por la inmigraci6n de otros espaioles
o extranjeros de Europa, sino por la introducci6n
clandestine de millares de negros de Africa ? Hoy
se calcula que hay en el territorio de Cuba un mi-
ll6n de almas; pero de 6stas, 600,000 son hombres
esclavos, enemigos justamente aedrrimos de los
400,000 restantes.--AQuA hacen tampoco los espa-
foles habitantes en Cuba, con que el movimiento
mercantil o el imported annual de sus introducciones
y exportaciones pase de 33 millones de pesos fuer-
tes, si de estos tienen que desembolsar en contribu-
clones indirectas mAs de la milad de este total? (11

(1) Contribuciones indireetas de la isla de Cuba:
A la Real Loteria........ $ 1.000,0001
Rent decimal ............ .416,000 Vase la Historia
Renta obvencional ....... 250,000 e SocAA.
Propios y arbitrios ...... 100,000
Correos ................. 300,000 I
Aduanas maritimas y te- f VWaFe la Balanza
rrestres ............... 9.000,000) M. rcautil, 18 4.




7- -1-,-,.T."rfl 7%


26 ESCRITOS


,QuB hacen ellos con que, a costa de su sangre, se
dediquen, como tiene obligaci6n de hacerlo todo
gobierno que absorb la substancia popular, acue-
ductos que cuestan un mill6n de pesos, pudidndo-
sc haber hecho con la mitad menos; que se levan-
ten cAreles fornidas, no a lo Howard, sino como
se le ha antojado a un hombre lego en tales mate-
rias, y con el precio de la libertad de los negros
pmancipados; que se compongan calls y se hagan
paseo, convirtiendo en presidiarios a los press
detenidos: que se construyan nuevos mercados a
fuerza de monopolies y contratas torpes y no del
siglo: y hasta que se convierta la capital de la
isla-como convirti6 Meheret-Ali al Cairo en uu
jardin amenisimo;-si todo esto se hace para un
pueblo que. aunque es espafiol, descendiente de
espafioles. y espafiol en costumbres, religion y na-
turaleza, no goza, como sus hermanos de la Pe-
ninsula. de garantias individuals; no se le ha
considerado capaz de ser representado en Madrid
por sus legitimos procuradores, sino que por fuer-
za ha de serlo, de hecho, por su capitan general;
-que aunque nunea ha habido en su seno el m6s
remote amago de rebeli6n ni de infidelidad, pues

De papel sellado ......... 240,000 S SAGoA.
('a!nulando eada pliego ac-
tuado a 10 pesos, segdn
los tasadores de costas.. -.800,000 Calculado per un
En regalos. cohechos y tram- n comerciante ca-
pas foreuses ........... 1.000,000 J talAn.
$17.106,000
(Niita -e DEL MONTE).









DOMINGO DEL MONTE 27

sus mas encarnizados enemigos lo citan como mo-
delo de cordura, como mansion perdurable de la
paz y de la concordia, se le esquivan, con innoble
cicateria, las institueiones mismas que en la Penin-
sula se consideran como el talismAn que ha de
curar todos sus aehaques morales y politicos; se
'e priva, por no alborotarlo, de ayuntamientos elee-
tivos, de diputaciones provinciales, de separaci6n
de poderes; y por uiltimo, se amenaza a sus procu-
radores, se les hace callar, y que ahoguen sus re-
clamaciones tales (dicen con inconeebible cegue-
dad), causaron la perdida de las Americas: perdida
inicamente ocasionada por este sistema que se quie-
re seguir hoy en Cuba, y por cerrar los oidos a re-
elamaciones no menos justas que las nuestras.
He aqui la verdadera situaci6n de la' isla de
Cuba, tal cual se present al desapasionado obser-
vador que, sin espiritu de partido, ni con preven-
ciones ni odios personales, la examine a la luz de
los mas sanos principios de las ciencias political.
Todo lo que en contrario digan los peri6dicos de la
Habana tendra su verdadero valor, cuando se con-
sidere que aqui no hay libertad, ni tolerancia, ni
disimulo de imprenta, ni libertad political, y por
lo tanto no se deben considerar sino como ecos e
instruments del gobierno, que nadie puede ni es
osado a impugnar pues para conseguir algfn res-
piro al pensamiento en tanta opresi6n es precise
ir mendigando desde acA, como le sueede a este pa-
pel, el amparo de la prensa madrilefia. Lo mismo
decimos de las huecas representaciones en favor
5-1


.A..Mad


:6









28 ESCRITOS

del despotismo, suscritas por una multitud de fir-
mas, pues las tales firmas se arrancan con pufial al
pecho de los vecinos que estan encerrados en sus
casas, y que por no comprometerse y desagradar al
Jefe omnimodo no se atreven a negarlas. Un par-
tido es el que habla por las referidas representacio-
nes, y el que prodiga a las autoridades, sean cuales
fueren, como sucedia en Espafia en tiempos omi-
nosos, los mds villanos ecomios. Ha habido hombre
en estos dias pr6ximos a la salida del correo, que,
a consecuencia del alboroto que se ha levantado
aqui con el general Tac6n en virtud de aquella re-
presentaci6n ap6crifa contra 61, publicada en la
Abeja por sus imparciales, lleo6 a llamarlo su idolo
adorado; y en otra plegaria de las que han salido
en el Diario del 31 de marzo se lleg6 a aventurar
la proposici6n de que mis dafo han hecho a la
causa del trono los que han calumniado a S. E.,
que los mismos facciosos, soldados del Pretendien-
te; a tanto llega el exagerado entusiasino de estos
aduladores! Al partir para la peninsula el gene-
ral Vives, cuya 6poca de gobierno coincide con la
que ahora se pinta con tan fcos colors, se form
nada menos que un libro en folio por a uerdo de
todas las dignas corporaciones de esta ciudad, en
que poco falt6 para que lo canonizasen. Ni al
general Ricafort le falt6 su apoteosis, pues cuando
se sonrugia que iba a ser removido de esta gober-
naci6n, pidi6 el cabildo de la Habana a S. M. que
lo dejase aqui de gobernador perpetuo... Tales










DOMINGO ~EL MONTE 29


son las bajezas que inspira el despotismo: tal es
la servidumbre political.

VII

En conclusion: concedamos desde luego que,
merced a una policia urbana regular, no se roba
en la capital ni de dia ni de noche; que no se per-
miten casas de juegos prohibidos; que se ha com-
puesto la earcel, en lo cual hay much que decir:
que las calls se han macadamizado, aunque sea de
mogoll6n, y sirviendo s6lo para la gente de ca-
rruaje, pues cuando llueve son tan malas como
las antiguas; que se ha hecho un paseo magnifico
a dos millas de la ciudad, echando a perder el que
estaba a sus puertas; que el alambrado se ha me-
jorado un poco... jSon estas mejoras, estricta-
mente de policia urbana y de ornato, los fnicos,
los esenciales elements de fidelidad para un pue-
blo civilizado que siente otras necesidades? L0
se nos querrk hacer career que por haber vivido
por espacio de tiempo inmemorial entire tahures,
rufianes, lobregueces, cieno y tirania, hemos per-
dido por prescripci6n el derecho de aspirar a
todos los bienes sociales a que nos llama el es-
piritu del siglo? Quien no se hubiera indigna-
do o reido, si acabado de morir el Rey, los capi-
tanes generals de todas las provincias de Espafia
hubieran tratado de ahogar el ansia por reforms,
que pedian a grito herido todas las capitals, di-
ciendole: qu6 mAs quereis? a que esperAis?









30 EscITos


Sos faltan calls empedradas, paseos amenisimos,
edificios suntuosos, policia de primer orden? Lno
os basta esto para vuestra complete felicidad?"
No, de ninguna manera. Ventajas son esas sin
duda inapreciables, pero no las finicas que consti-
tuyen la dicha del hombre. Madrid, Barcelona,
Chdiz y Sevilla y todas esas mismas ciudades, que
gozaban en grado mAs alto que la Habana de
aquellas materials bendiciones, clamaron justa-
mente por reforms en la constituci6n del estado,
por reforms en su administraci6n civil y econ6-
mica, por reforms en el sistema judicial, por re-
formas, en fin, en todas y cada una de las parties
que constituyen la grande y complicada miquina
social. La Habana tambien, la isla de Cuba pide
angustiada a su metr6poli esas mismas reforms,
y con mayores motives. Porque a tan inmensa
distancia del trono y de las cortes, fuentes de toda
justicia, se relaja el respeto y la responsabilidad
de los empleados superiores, y crecen en insolen-
cia y arbitrariedad segin los grades de latitud que
los separan de Espafia. Y si Espafia sufri6 tanto
del despotismo, considered cuanto no habra sufri-
do y estara sufriendo esta malhadada colonia-
malhadada, como lo son las beldades peregrinas,
como lo es Italia, por lo mismo que es hermosa-
que la galantea la fortune. y que el mundo entero
envidia su posesi6n.
Habana, marzo de 1836,
















II


Cartas Politicas
(Primera 6poca: 1836-1838)


A SALUSTIANO DE OL6ZAGA
Diputado a Cortes
Madrid.

5 de marzo de 1836.
Fu6 tal el apuro con que te eseribi el correo
pasado, que no pude enviarte, como te anun-
ei6 el Dr. Valle, el C6digo Penal de la Luisiana,
formado por el celebre jurisconsulto americano
Eduardo Livingstone. T6u, sin duda, tendris no-
ticia ya de obra tan acabada, la cual, a juicio de
los sabedores de la material, es una de las mis
perfectas en su line. Considerando nosotros
aci que su lectura podria contribuir grandemeate
al mejor y mis cumplido acierto de los codifica-
dores de Espafia, entire los cuales tengo entendido
que andas tfi, no hemos titubeado en proporcionar-
tela, para que de ella y de los luminosos informed
que preceden a eada seeei6n, saques con hfbil eri-
terio toda la ventaja que puedas en pro de tu


~pqrf~~~ir~-~E3-~9~i ----
,r










ESCRITOS


patria, y en bien de la misma ciencia, cuyos prin-
cipios se afirman mas en cada feliz aplicaci6n que
de ellos se hace.
Te recomiendo sobre todo la parte de substancia-
ei6n, en que, como sabes muy bien, consist la
mayor o melor garantia de la seguridad personal
en toda case de gobiernos; o mas bien dicho, en
lo que se diferencian real y positivamente los go-
biernos rationales de los absolutos, pudiendo ser-
vir de bar6metro a los politicos estas leyes en el
modo de proceder, para distinguir sin engafio la
verdadera esencia de cualquier sistema social. Por-
que a las veces suele el aparato ostentoso de las
formulas externas engafiar a someros observado-
res: deslfimbrase con el bullicio popular de un
dia de elecciones, con las brillantes arengas de una
tribune representative, con las acaloradas juntas
de una municipalidad plebeya, y calificase de li-
bre y feliz el pueblo que tales ventajas obtiene, y
lo confunden con Inglaterra y los Estados Unidos,
donde se ve tambifn todo aquello. Empero, las
obscuras victims de un process civil o criminal,
forjado mafiosamente por una autoridad atrevida,
y en virtud y por culpa de malas leyes de substan-
ci*ci6n; desmienten con voz en6rgica y penetrante
tan halagiiefia ilusi6n, y denuncian que semejante
pueblo no es feliz, porque no goza realmente de
libertad, ni de seguridad, ni de nada, pues estos
bienes s6lo existen en las bocas de sus ret6ricos
tribunos. Ejemplos: Palafox en Madrid, y Saco




llylllI hy*?sF17*.SE~U qWS~lKK*^ *-K<


DOMINGO DEL MONTE 8S


en la Habana (1). En semejante pais hasta el mis
menguado corchete es un formidable enemigo.
Por eso, para mi, la seguridad personal es la
mayor de las bendiciones sociales, y en la cual veo
que se encierran como en breve cifra todas las
demAs, porque estar yo seguro es estar libre de los
atropellamientos brutales del poder, y de las ace-
chanzas del ladr6n y del asesino; y alli donde
me afiancen la absolute seguridad de mi persona
y de mis bienes, no temer6 yo por cierto el desva-
necido orgullo de la aristocracia mis perra, antes
en mi seguro asilo me serviri de inocente reerea-
ci6n el contemplar sus desvarios y el reirme de
ellos.
No s6 si este prurito mio en favor de la seguri-
dad personal consiste en vivir yo en tierra donde
no se conoce, por defender todos los habitantes de
ella de la voluntad arbitraria y absolute de un
hombre, como antes os sucedia a vosotros en Ma-
drid, y ahora a los turcos en Turquia; pero aun
esta circunstancia me habilita para estimar en
todo su alto valor joya de tan raro m6rito y que
tan escasa anda por acd.
Y ya que cai en la falta de personalizar mis
reflexiones sobre legislaci6n, me aprovechar6 de
esta oportunidad para volver a recordarte el cua-


(1) Alude Del Monte al destierro del escritor eubano
Jos4 Antonio Saeo, ejecutado por orden verbal del eapitin
general de la Isla de Cuba Miguel Tae6n y primer aeto
de la series de arbitrariedades y crimenes politicos realizados
por este gobernante en el period de su administraci6n.


-y- -, ._ _.--^ -K. s-^ T m s w w


r---C










34 SCBITOS


dro que present mi oprimida patria (1), aunque
ahora te pongo mis lamentaciones en papel aparte,
para que, o las imprimas en algfin peri6dico de
esa, o hagas de ellas el uso que mejor te cuadre,
con tal que con tu favorable influjo logren ser
eseuchadas y atendidas por quien pueda remediar-
las, y con tal tambi6n que por ellos no avenga
algfin mal caso al cronista. TA habrfs notado
por el context de mi carta anterior y por el de
esta y mi papel adjunto, que todavia, a pesar de
los afios que han transcurrido desde que no nos
tratamos, te pongo con los mismos sentimientos
honrados y patri6ticos que te animaban el afio
1828, y con las mismas ideas acerca de la libertad
y de la ilustraci6n de los pueblos en general. Por
lo tanto, no extraiiarAs que desde luego te tenga
yo por amigo ardiente de las reforms sociales en
toda la naci6n, sin exceptuar con mezquino egois-
mo y torpe political a esta region y parte integran-
te de la Monarquia; political torcida que es y ha
sido siempre achaque, como te lo decia yo de pa-
labra, de las autoridades absolutas de America,
y de los hombres, por otra parte, de m6rito de la
Peninsula, pero que inconsecuentes en la deduc-
ci6n de sus principios morales, politicos y econ6-

(1) N6tese que Del Monte, quien por razones sufi-
eientes-estudiadas ya en la introdueei6n de estos Escri-
tos-extrema la nota en sus trabajos impresos de espafo-
lismo, en privado no puede resistirse y a un amigo tan
intimo como 016zaga, le haee recalear la difereneia. En
el primer pArrafo de esta misma earta le habla de tu patria
(la de 016zaga); ahora quiere contarle los horrores que
aqul estdn experimentando y le dice: mi oprimida patria.


eLSA










DOMINGO DEL MONTE


micos, no han sabido o no han querido conocer
paladinamente la naturaleza de las sociedades.
Por lo cual y por querer regir con mano incierta
y con just balanza a los pueblos americanos, no
han logrado otra cosa que exasperarlos con la in-
justicia, y madurar birbaramente a golpes el fru-
to todavia de la emancipaci6n y de la indepen-
dencia.

A DoN ANDRtS DE ARANGO
Diputado a Cortes
Madrid.

Habana, 20 de abril de 1836.
Mi querido paisano: por la de Vd. de 26 de fe-
brero, veo que eso va de mala vuelta. Ya a esta
hora se sabr& si han salido gorros, o monteras,
como Vd. los llama, los nuevos diputados. A bien
que esta dichosa insula no necesita, como la Bara-
taria, de mis diputado ni de mas calabaza que su
omnipotente, omniscio Gobernador. Si por mi
fuera, pondria debajo del mismo regimen arbitra-
riamente conservador de que gozamos, los biena-
venturados habitantes de Cuba, a todas las provin-
cias de Espafia, principalmente a Madrid. Con
eso no extrafiarian los sesudos hidalgos de Castilla,
ni los comedidos plebeyos de Andalucia, ni los san-
tos abades de Galicia, ni ninguno de la numerosa
clientele enmascarada y sin mascara del Preten-
diente, el gobierno paternal y moderador de don
Carlos, por que tanto suspiran; con eso los violetas


iIC~BLI~Se~"~,~9P~7T`-1JI~1IEFCC~F~~ ~~_~`










ESCBITOS


repdblicos de la Corte, henchidos de una indigesta
political de poliantea, pero vacios de sana y subs-
taneiosa doctrine, aprenderian a detestar la ley
del embudo por el cual perdieron la otra vez nada
menos que un mundo; apreuderian esos mengua-
dos Joves de testa tenaz y alma de cdntaro, a
mandarnos otra cosa que zoquetes o culebrones, y
sobre todo aprenderian a rebencazos a tener co-
lonias y a manejarlas racionalmente... Dios los
alumbre!
Respecto de lo que Vd. me dice de la asesoria
de Matanzas, s61o contestar6 que de ninguna ma-
nera me conviene, tanto porque el sujeto que hoy
la sirve interinamente es amigo mio y seria una
ruindad el barajirsela, cuando s6 que l1 la preten-
de, como porque ya mudado a esta capital y reno-
vadas mis antiguas relaciones, costumbres, hkbi-
tos y amistades, me seria muy duro volver a
enterrarme en vida en aquel retraido apartamento
del mundo y sus vanidades, a que soy, por mal de
mis culpas, muy aficionado. Ademis que, ha-
blando en plata, mi querido paisano, cualquier
juez, magistrado, oidor, fiscal, en fin cualquier
hombre de ley, empleado para hacer cumplir la
ley, que ha observado la ley, que trata de practi-
carla y que la consider como una divinidad, hace
muy triste y comprometido papel, ejerciendo su
oficio en una sociedad que esti deelarada en esta-
do de sitio, y en donde no hay ley que observer,
porque la finica ley es la voluntad absolute' y
arbitraria de un hombre. Asi, pues, yo, agrade-









DOMINGO DEL MONTE 0l

ci6ndole a Vd. con toda mi alma sus buenos deseos
y oficios por colocarme, le suplico que mientras
este sistema sin ley, o que prescinde de ella, dure
en esta Isla, suspend sus amistosos pagos y em-
pefos en mi favor; que no naci para ser instru-
mento pasivo de la opresi6n de mi patria, ni para
vender mi entereza a ningfin genero de servidum-
bre.-Suyo afmo.

A DON SALUSTIANO DE OL6ZAGA

Habana, 26 de abril de 1836.
Aunque habia formado el prop6sito de no vol-
verte a escribir hasta no saber positivamente el
modo con que habias recibido mis anteriores eartas
sobre las cosas pilblicas de esta Isla, mubveme a
no esperar el desengafio quizas de mis ilusiones y
de las esperanzas que en ti y en tu ardiente e ilus-
trado patriotism e ideas francamente liberals
he puesto, por serme impossible sujetar el impetu
que me domina. Este impetu me lo causa el ver
e6mo este bendito soldado que nos rige, lego en
materials political y civiles, y de entendimiento
escaso y arrevesado, va por sus pasos meti6ndose,
y meti6ndonos, en un despefiadero, que si ustedes
alli no lo remedian, nos llevara a todos el diablo.
Habris de saber, mi querido Salustio, que es un
error de marea la idea que tienen los mis encope-
tados repfblicos de Espafia, entire ellos el eastizo
Conde de Toreno, el Sr. Ferrer, el Sr. Guerra


,7Lsr`-"~l:-P:; I-.:r-r~r- i-









38 ESCRITOS


Bethencourt, etc., de que los espaiioles de Cuba
no deben gozar de los beneficios de la civilizaei6n
de que tratan de gozar, y que en parte gozan ya los
espaiioles de la Peninsula. Achacan con maligna
y torpe deducci6n a las Cortes Constituyentes de
Cadiz la perdida de las Americas, porque conce-
dieron derechos politicos a las provincias ultra-
marinas, sin acordarse de la retrecheria con que
anduvieron las susodichas Cortes en la concesi6n
a pijotadas de los tales derechos, lo eual fu6 origen
del disgusto, al principio, y de la insurrecei6n al
cabo de las Indias espafiolas. De nada ha ser-
vido a esos viejos estadistas este escarmiento en
cabeza propia, y semejantes a ciertos enfermos
brutalmente ese6pticos, que, despues de rebajar a
la mitad el nfimero de las sanguijuelas que les re-
ceta el medico, si se agrava el final, no achaean la
gravedad a la rebaja. sino a la aplieaci6n del reme-
di(; asi aquellos, persualidos que lo que se eonce-
di6 entonees a las Colonias fu6 demasiado, quie-
ren recetar a esta Isla menos proporci6n de liber-
tad... ninguna libertad... hasta que exasperada
con la injusticia. como se exasperaron M6jico y
Colombia, rompa, aunque sea suicidandose, la co-
yunda con que la quiere sujetar la 3Metr6poli.
Lo que import; dicen alli zegries y abencerrajes,
es que venga dinero de Cuba para los apuros de
Fernando y los apuros de Isabel, con tal que venga
dinero, aunque se alcance a la usanza del salvaje
que corta el arbol para coger la fruta. Ya tiu ves
que semejante political no hace much honor a


-T~o~gJq~
c


.- .^^ai~~Be~




"'~PL ~ rr~ "-~ in~~ -~-~ -,i -.-.Pqv


DOMINGO DEL MONTE 30

Espafia ni a sus estadistas. De muy distinta ma-
nera se conduce con sus colonies Inglaterra. A
cada una de ellas la rige con su c6digo particular,
formado por legislatures populares en el seno de
la misma colonia; en todas goza el ingles de liber-
tad political y religiosa, de imprenta libre, de de-
rechos y exenciones de hombre racional: en la
India, en el Canada, en Jamaica y hasta en la
Antigua, que es un islote insignificant, y Sierra
Leona, que es una colonia de negros libres, tienen
asambleas populares, jurados etc. Si exceptfas
las provincias que hoy forman los Estados Unidos,
ninguna otra colonia inglesa se ha insurreccionado
contra su metr6poli, observAndose el sistema mis
liberal de gobernaci6n, pues si es cierto que no
mandan diputados al Parlamento national, es por-
que no los necesitan, pues en sus cuerpos colonia-
les legislativos, presididos por el capitin general
en nombre y representaci6n del rey, tienen de
sobra para discutir todos los intereses locales. gA
qu6 se sublevarian en pos de una independencia
infructuosa ?
Pero la isla de Cuba esta en igual caso? El
eapitAn general acaba de cometer la mayor de
las atrocidades political. Sabiendo que el Ayun-
tamiento y sus adjuntos iban a reelegir a Montal-
vo, ha alarmado a la poblaci6n, sembrando en ella
mil calumnias contra los concejales, diciendo que
habian tirado una linea divisoria entire peninsu-
lares y criollos, porque no eligieron para adjunto
a naturales de Espafia, como si todos no fueramos




p .- *-uqq37~RIW~B~


40 zSCrITos


cepafioles, y como si los electores tuviesen obliga-
ci6n de consultar el gusto de nadie para elegir.
Viendo que no podia amedrentar al Ayuntamiento,
ni ganar lealmente la elecci6n, se ha valido de las
mis torpes y tirinicas medidas para conseguir su
objeto: ha oido reclamaciones y tachas, que s61o
la Junta electoral debia decidir; ha disuelto 6sta
misma Junta despu6s de estar reunida; ha pro-
puesto nominalmente las personas mis pudientes
de su parcialidad que deben ser elegidas para ad-
junto de los regidores; ha excluido con la mis-
ma brutal arbitrariedad a otros, con frivolos pre-
textos, mezeldndose 61, dependiente del poder eje-
cutivo, en los actos y resoluciones de una corpora-
ci6n popular: ha pisoteado, en fin, en todos sus
articulos mas esenciales la ley de elecciones, y ul-
trajado insolentemente a todos los vecinos de esta
ciudad. Ahora formara su mamotreto, lo elevard
al Ministerio, y el Ministerio a todo dirA am6n, y
le darn las gracias porque "nos ha salvado de una
crisis espantosa y ha restablecido con su vigo-
rosa energia el orden y la tranquilidad de la Isla",
E1 orden y la tranquilidad que 61 s61o ha intentado
interrumpir, aconsejado de ruines, que lo han con-
vertido en instrument de odios privados. Y todo
enderezado ga qu6? A que no salga reelecto Mon-
talvo, enemigo personal del intendente y del ca-
pitdn general, y elegir en su lugar 6a qui6n? a
Martinez de la Rosa. MAs valiera decirnos claro,
como lo hace Guerra Bethencourt en un folleto ti-
tulado Despertador Patridtico, que Espafia a mil










DOMINGO DEL MONTE


setecientas leguas de nosotros no puede ni sabe
gobernarnos sino desp6ticamente. A todo res-
ponden que aqui no puede haber libertad political
por la diversidad de las razas que tenemos; pero
razas distintas hay en los Estados del Sur de la
Uni6n Americana, y hay libertad political; razas
hay en todas las colonies inglesas de AmBrica. y
Asia, y hay libertad political y de imprenta, y ju-
rados, y no hay revoluci6n, ni calabazas, ni dicta-
dores, ni magistrados anfibios, murci4lagos, como
los llama Victor Hugo, del orden judicial entire
milites y togados.
Salustiano de mi alma, si te interest la honra
de tu patria, su provecho y su ventaja, que con-
siste en el regimen racional de esta preciosa Isla,
capaz de producer desahogadamente para su metr6-
poli dos tantos mIs de lo que hoy a puros estru-
jones le sacan gobernantes esttpidos y menguados;
si en tu noble coraz6n palpita todavia poderosa
aquella fibra de sensibilidad que nos hace simpa-
tizar con los que sufren perseguidos por la tirania;
si das fe a mis palabras, que son hijas, no de mi-
ras personales ni interesadas, sino del mis puro
patriotism, mete el hombro, por Dios, en nuestro
favor, y con tu elocuente persuaci6n haz entender
a esos hombres del Ministerio que si siguen tra-
tando a esta Isla a latigazos, tarde o temprano
Iloraran su plrdida; que al cabo somos espafioles,
sufridos si, pero no viles ni arrastrados.-Tuyo,
afmo.-Domingo.


-~ ---------- ---~p~~Ns










42 ESCBITOS


A SALUSTIANO DE OL6ZAGA

26 de mayo de 1836.
Con tu deseada del 20 de marzo (1) he salido
de zozobras, pues hasta no ver letra tuya para mi,
no podia yo estar enteramente tranquilo ignorando
c6mo habrias recibido la renovaci6n de nuestra
correspondencia criticamente en la circunstancia
de tu actual popularidad y elevaci6n social (2).
Yo temia much, permiteme que te lo diga, que des-
conocieses mis intenciones, y que, como hacia tanto
tiempo que no me tratabas, y como habia habido
fltimamente entire nosotros aquella desagradable
ocurrencia, nacida de no conocerme tfi a fondo,
recibieses con frialdad o desprecio mis encarecidas
plegarias. Pero veo que me has comprendido,
que tu alma siempre entiende a la mia, y que
mientras esta vibre a las ideas de patria, ilustra-
ci6n y libertad, encontrarh un eco, a pesar de la
distancia, y del tiempo- que hace que no nos ve-
mos, en esa alma tuya ardiente y generosa, como
la mia. Acepto, pues, lReno del mAs vive alboro-
zo, tu promesa de que no cesara por tu part nues-
tra correspondencia, y la acepto aunque no la
cumplas con la estricta exactitud de un amante,
de un amigo de veinticuatro afios, o de un
agent de negocios. Bastame que hagas real y

(1) No aparece en el Centon Epistolario de Del Monte,
que edita la Aeademia de la Historia de Cuba.
(2) Este antiguo amigo de Del Monte era por esta
6poca diputado a Cortes y gobernador civil de Madrid.


-, -'y .'-: : i: 7


"-Tern~aql6~s




e w- *-l -; 4 -:.'~ I


DOMINGO DEL MONTE 4


efectivamente algo por mi patria, ya que ella de
per si no se puede valer; instrucciones ya te so-
bran con el cartapacio que te remiti con mi carta
del correo de marzo, en que te envi6 el C6digo
Penal de la Luisiana, del famoso E. Livingston.
A Angelito (1) le habia hecho tambi6n esta misma
sfplica, y 61 con su buen coraz6n y sus filantr6-
picas doctrinas me ha ofrecido servirnos en cuanto
alcancen sus fuerzas.
Ya habras sabido los escandalosos desafueros
de nuestro capitAn general en las elecciones de
procuradores de la Habana. Al Eco mand6 la
relaci6n de todo lo que pas6: privada esta pro-
vincia de representantes, por el despotismo del
dictador que ustedes nos han hecho la caridad de
ponernos, con solicited verdaderamente paternal,
crece tu obligaci6n de defendernos en el gabinete
y en las Cortes, en tu calidad de espafiol honrado,
de luces y talent. Tu mayor empefio lo debes
poner en sacar triunfante en la discusi6n que se
suscite en el Estamento sobre la elecci6n de procu-
radores por Cuba, que ha recaido en el mejor de
los cubanos, en D. Jose Antonio Saco. Este
brillante joven, dado a las ciencias morales y ffli-
cas, de no comfin ingenio y dotado del patriotism
mis seguro, fu6 echado de aqui por Tac6n en vir-
tud de las calumnias que le levantaron sus ene-

(1) ANGEL IZNARDI, escritor y politico espaflol, lati-
mo amigo de Del Monte y de 016zaga.
6-1


--4se0










ESCRITOS


migos, que no son otros que los negros traficantes
de Africa, por un articulo valientisimo que pu-
blic6 contra la trata en la Revista Bimestre Cuba-
na. Ahora anda sembrando mil calumnias contra
Saco ese ruin partido de negros mereaderes, entire
la gente sencilla e ignorant para despopulari-
zarlo. Dicen que es un loco, porque no pueden
dcir que es un picaro; que es un insurgente de a
folio, porque nunca ha adulado y tiene dignidad
de hombre; que es enemigo de la trata africana
y de la esclavitud de los negros, como si ninguno
que tuviese medianos alcances y un coraz6n regu-
larmente conformado, pudiese no detestar con toda
la fuerza de su alma tan atroces y lamentables pla-
gas; que Saco va a pedir en el Estamento la
emancipaci6n de los negros, con lo cual va a poner
eu conflagraci6n a la isla de Cuba... iPicaros!
Ellos son los que la incendian, metiendo con esti-
pida e infernal codicia mis y mis negros bozales,
cargando asi la mina que nos ha de volar a todos.
Saco y ti y todo hombre de entendimiento no
dudaria un punto en hacer semejante moci6n;
pero no con el celo desalumbrado y la arrebatada
filantropia con que lo suponen estos bkrbaros
negociantes, sino con todo el pulso y robusta pru-
dencia de un estadista, que sabra, al contrario,
contender en la legislature todo el fuego de que va
a ser parte el impetu tumultoso de los tribunes
actuales, que no desperdiciardn la ocasi6n belli-
sima que se les present de manifestar al resto de
Europa civilizada, que saben cumplir con las ne-










DOMINGO DEL MONTE L5


cesidades del siglo, poniendo dl orden del dia la
cuesti6n de esclavitud.
Me han dicho que el general Tac6n, mal acon-
sejado sin duda, estf formando a toda prisa una
especie de sumario, que sirva para tachar a Saco
en el Estamento, si acaso alcanza esa legislature.
No permits por ningfin motivo que semejantes
sumarios, confeceionados gubernativamente, a
ocultas, sin citaci6n ni defense del sumariado, se
considered como recaudos legitimos de tacha par-
lamentaria. Seria, el admitirlos, poner a dispo-
sici6n del poder ejecutivo el resultado de las elec-
ciones; seria sujetar al capricho de las autoridades
dependientes del Ministerio, como son los capi-
tanes generals, el nombramiento de los diputa-
dos; seria, en fin, aceptar un antecedente politico
en las Cortes, que acabaria con la esencia de las
mismas Cortes.
La provincia d: Puerto Principe ha elegido per
su representante a un candidate del capitin ge-
neral y del intendente; por supuesto, no extraifes
que sea el paladin del absolutismo colonial en ese
Estamento. Se llama don Francisco de Armas (1),
abogado con honorees de oidor, y esto te basta.
No le falta instrucci6n y talent, pero todas estas
dotes inficionadas por la ambici6n. Sus Mlecenas
Ic conocen, y han hecho con 61 un pacto de facia
ut des: ellos le ofrecen haeerlo auditor de guerra

(1) ARBAS Y CAnMONA, Fco, 1844, escritor y politico
hispano-cubano.










48 EBsclITo

de la Habana, a trueque de arengas y folletos en
pro de ellos, y en defense de sus demasias. De-
masiado le han ofrecido a ese mozo, pues contando
E. E. con el Ministerio y los rep6blicos de mis
copete, de esos a quienes ensefiaste mi carta, y que
la miraron con desconfianza, harto seguros deben
estar de que mientras Espafia sea guiada y regida
por ciegos, ellos han de medrar, y sostenerse.
iDios os saque y nos saque de. lerdos y malignos!
No quiero robarte tu precioso tiempo; que mis
gusto me dara verte en el Estamento a la cabeza
de los que andan, que si me pusieras en una pro-
lija carta los sentimientos mis derretidos. OjalA
pudiera mas eficazmente ayudarte en tu santa
obra, tu amigo,
D.

A noo JAIME BADiA
Diputado a Cortes
Madrid.

Habana, 25 de abril de 1833.
Cumpliendo con un deber que juzgo sagrado, no
s61o para todo habanero, sino para todo habitante
de la isla de Cuba, me apresuro a manifestarle a
usted, en mi nombre y en el de la juventud de esta
ciudad, nuestro sineero reconocimiento por la ge-
nerosidad, tino y noble entereza con que ha sabido
ousted defender en esas Cortes nuestros dereehos.
La ciega tirania del regimen con que nos atormen-









DOMINGO, DL MONTE 47

taban ya iba produciendo sus funestos efectos
separando desmafiadamente a las distintas elaes
de la poblaci6n, y fomentando parcialidades odio-
sas, que a la postre hubieran eausado nuestra ruins.
Mas, amigo mio, ha sido tal la ira feroz del partido
que usted aeaba de veneer, que, con motivo de Is
despedida de su jefe y eapitin, ha vonmitdo can-el
mas insolente descaro las injuries mis atrevidas en
los peri6dieos de la Habana, en son de represen-
taei6n a S. M. Repare usted la que se distiange
por su mayor desacato, estampada en el Diwaio d
22 de este, y firmada por mil y tantas personas, y
vera que no tiene empacho en publicar eon el co-
rrespondiente phase del censor region Olafieta, que
"estan al eabo de que cierto nimero de homhres
desleales trabaja sin intermisi6n en la misma eorte,
para sumir en un abismo de desdiehas a esta Isia,
ensayando en ella instituciones peligrosos". En
otra que no han publicado, pero que elevan en ste
mismo correo a S. M., solicitando permiso para le-
ventar una estatua a Tac6n, tienen la avilan-
tez de asegurar que los disidentes (asi le laman
a usted y al senior Benavides) en el seno mismo
del Congreso trabajan por la independencia de
esta isla, pronuneiando en aquel reeinto diseursos
imprudentes e incendiaries, que luego publiean
eon malignas intenciones en cuadernos sueltos, et-
eetera.
Pero tenga usted la satisfacei6n de saber que Ion
tates rcingleres, exceptuando el ofaseado don JS-
qain V6mez y otros pocos, son, per la mayor par-


~-~iC' ~ ;~ ~n~~"~-"P~c~gm









ESCBITOS


te, gente insignificant por su caudal y capacidad,
y para prueba de ello no tiene usted mAs que re-
pasar la enorme lista de tanto nombre obscure, de
tanto extranjero, capitanes y tripulaciones de bu-
ques, y pacotilleros americanos, alemanes y holan-
deses, de tanto hortera desvalido y mancebo de pul-
peria y porteros, y mozos todavia bozales y sin
solar la jaba de la montafa, de las platerias y
bodegas y fondas de esta ciudad, en fin, la masa
puramente proletaria, innominada, que es la ca-
chaza de toda poblaci6n, y que asi viste un unifor-
me de voluntario realista, como arrastra al gene-
ral Quesada, que atiza hoy las hogueras de la in-
quisici6n, e incendia desalmado al otro dia los
conventos y a sus habitadores. Mil seiscientas no-
venta y cinco son exactamente las firmas de dicho
libelo: pues bien, de ellas 1,437 son de peninsula-
res, 240 de extranjeros y s6lo 18 de naturales de
esta isla. iCuintas reflexiones no despierta seme-
jante resultado! iQu6! iEn la Habana no hay
mAs que esos espafioles, casi todos desconocidos y sin
blanca? LY c6mo se compete la solemn impolitica
de colocar s6lo 18 cubanos en una n6mina en que
se ostenta espiritu de uni6n, pero en que s6lo ha-
bla el espiritu mas ciego de partido? 6Y d6nde
estin los hacendados opulentos de la isla, los pro-
pietarios respetables, que en la inmensidad de sus
caudales ofrecen al gobierno y a la metr6poli la
mas fire fianza de lealtad a la reina y de adhe-
si6n sincera, decidida a la Madre Patria? Es que
ni aun ninguna de de las tres casas prineipales de




~_lal~~rF~~~~-- ;- .9--- run~~sip


DOMINGO DEL MONTE 49

comercio de esta plaza, que por si abarea una ter-
cera parte de la riqueza mercantil de la Habana,
figuran en esta malhadada list; ni Knight, ni
Drake, ni Fesser y Picard los verA usted alli.
Para neutralizar, pues, los malos efectos que de
primer embite puedan hacer las tales representa-
ciones, nos hemos reunido algunos amigos del orden
y de la legalidad, y hemos hecho a la reina otra
representaci6n, que la van firmando los sujetos
mas caracterizados del pais, por sus riquezas, sus
empleos, su honradez y su capacidad, y que ten-
dremos el gusto de remitir a usted el pr6ximo co-
rreo. En ella nos hemos circunscrito a dar res-
petuosamente gracias a S. M. por la sabiduria y
oportunidad con que se nombr6 al senior Ezpeleta
de capitAn general de esta isla, y nuestras esperan-
zas de que las 6rdenes que emanen del gobierno
para el regimen de aquella labrarAn la felicidad
de estos sfibditos. Con esta representaei6n en la
mano probara usted triunfalmente en la tribune
que ha dicho verdad; que sus palabras consolado-
ras y en6rgicas encontraron un digno eco en el
pueblo habanero; y que s6lo los que no tienen in-
tereses materials ni de ninguna especie en el pals
son los partidarios del general Tae6n y de su sis-
tema brutal y empirico; que los ricos, los pacificos
y los entendidos de Cuba, todos espafoles, porque
no conocen mas patria que la monarquia castella-
na a que tienen la honra todos de perteneeer, quie-
ren ser tratados como series racionales, no como
bestias, como espafoles libres, hermanos legitimos










3s ESCRITOS


de los que estAn representados en un Congreso en
Madrid, y que aspiran a ir adquiriendo con seso, si,
y mesura, pero irremisiblemente, todos los benefi-
eios y bendiciones de la civilizaci6n, que propor-
eiona la libertad, y que los que no piensan asi en la
isla de Cuba son espafioles degenerados y menos
que hombres.
Tenga usted la bondad de extender al sefior Be-
navides nuestras congratulaciones, tanto mis sin-
eeras y fervorosas, cuanto que si no es por el calor
y sabiduria con que ustedes abrazaron nuestra de-
fensa, Dios sabe hasta donde hubiera llegado el
desafuero del Xeque (sic) que nos arreaba y la in-
solencia de la turba menuda y descreida que le
seguia.


A DON JAIME BADfA
Matanzas.

Habana, 22 de junior de 1838.
Mi querido amigo: Recibi, lei con gusto, y en-
tregu4 inmediatamente a N... la preciosa carta
3' de Vd. (1). No s6lo no la juzgo perjudicial a
los intereses de esta Isla, sino que, por el contrario,
me parece que si no fuera una margarita eehada
a puercos, seria ella sola capaz de convencer a
nuestros amos y sefiores de la torpeza de su siste-

(1) Carta a don Alejandro Olivan, sobre leyes espe-
eiales.-(Nota de V. MORALES al publicar esta carta por
primer vez on la Bevista Cubana, t. III, pig. 253.)


ni"'- -T-




'"~"~~i"~'writs-~
wy Irr i* --


DOMINGO DEL MONTE 51


ma politico, y de moverlos a variar de rumbo, si-
quiera para no suicidarse en sus colonies, como
les aconteci6 con el continent que perdieron.
Pero dudo much, amigo mio, que sus razones de
Vd. sean entendidas, ni encuentren oidos impar-
ciales y juicios sanos que las oigan y las apre-
cien en lo que valen: nuestros estadistas estfn de
mala fe, o de mala gana respeeto a nosotros. A
pesar de esta convicci6n en que vivo, no erea Vd.
que desespero de que aleancemos justicia, aunque
sea por chiripa; asi, no me desespero, ni desespero
de nuestro sistema, ni desapruebo los esfuerzos ge-
nerosos que Vd. y otros hombres ilustrados hacen,
y yo hago tambi6n por atraer a nuestro favor las
miradas de la fortune. Al contrario, mientras
mfs se empefie esta mala hembra en torcernos el
gesto, mayor y mis fuerte tenacidad debemos po-
ner en vencerla, en lo cual daremos pruebas de ser
legitimos descendientes de aquellos impertbrritos
castellanos que, como los heroes de Homero, tu-
vieron que luchar para dejarnos estas Indias, con
todas las divinidades americanas, empefiadas en
defender la entrada de este hemisferio a los es-
pafioles, oponiendoles sus mares, rios, sierras,
monstruos y pestes.
Volviendo a la carta de Vd., no convengo en el
principio que al parecer quiere Vd. elevar a la
categoria de hecho histdrico ineuestionable, de
que "los hombres mis insignes de la libertad po-
litica, naeieron entire eselavos dom6sticos". No
hay que deslumbrarse por oropeles, ni estudiar la









ESCRITOS


historic con preveneiones aristocrAticas. Creo
que es Comte quien observa que Washington,
general y feje, debia o podia nacer en tierra de
eselavos, pero que era casi impossible que Fran-
klin, fil6sofo, es decir, averiguador de causes, y
velero e impresor, no naciese en tierra de libres.
Dicese que los habaneros se han distinguido hon-
rosamente en la guerra de Navarra, como oficia-
les, es decir, jefes-amos. El afio de 1820 los sol-
dados habaneros de la milicia urbana no sirvieron
para nada, porque no tenian el sentimiento de la
discipline, porque no sabian scrvir, sino mandar.
Si tuvi6semos las biografias especiales y minucio-
sas de los heroes de Grecia y Roma escritas por un
Esopo o un Fedro, seguro esta que saliesen de tal
examen mis limpias sus vidas de toda mancha
moral, que lo que sali6 la de Cat6n escrita por el
buen Plutarco, aun alabAndolo.
La moral y la political son una misma cosa:
ambas se fundan en los principios eternos de la
misma naturaleza del hombre, del hombre, digo,
y no del blanco, o del negro, del espafiol o del
alemin, del turco o del cristiano, del noble o del
plebeyo; no hay ni political del embudo, como la
que quieren plantear esos puritanos hip6critas del
Maryland o de la Virginia. Atienda Vd. siempre
para calificar los hechos hist6ricos a aquel princi-
pio de santa democracia: "el mayor bien del ma-
yor nfmero". Al juzgar a los hombres politicos
antiguos y modernos, y sus acciones, no nos pa-
rezeamos a los cronistas de las 6rdenes religiosas










DOMINGO DEL MONTE 53

de la Edad Media, que circunscribian al circulo
de sus conventos la acci6n de la Providencia. No
olvidemos los intereses generals y trascendentes
de la humanidad, y desechemos, para quilatear
el m6rito s6lido, intrinseco y complete de un per-
sonaje hist6rico, los habitos mezquinos de amos de
ingenio y de vasallos humildes de esta o esa otra
majestad europea.













III



Proyecto de Memorial a S. M. la Reina,
en nombre del Ayuntamiento de la Ha-
bana, pidiendo leyes especiales para la
Isla de Cuba (i).

Que: gloriindose con el titulo de espaiioles y
descendientes legitimos de aquellos que con su
valor lograron vincular en las Indias Occidentales,
y principalmente en esta isla, la religion, las leyes
y las costumbres de Espaia, se consideran mas in-
teresados que nadie en la conservaci6n de tales be-
neficios. A fin de conseguirlo, acuden a V. M. y
a su gobierno, en uso de sus derechos naturales,
para que, en vista de las razones que respetuosa
pero francamente expondrin, se sirva mandar cum-
plir por quien correspond y sin perdida de tiem-
po, el articulo 29 adicional de la Constituci6n del
afio de 1837.
Sabido es que la perdida de los fueros castella-
nos y de las franquicias aragonesas, junto con el

(1) El original, escrito de puio y letra del afamado
literate don Domingo del Monte, lo conservaba entire sus
papeles el sefor don Nicolas Azecrate, eneargado de la
publieaei6n de sus obras.-(Nota de V. M. y M. en la
Bevista Cubana, t. V, p. 44-69, donde apareci6 este tra-
bajo. El recopilador de estos Escritos ha comparado este
proyecto tal como apareei6 al pfblieo, con un borrador,
tambi6n original de Del Monte, que conserve su sobrino
don Antonio del Monte).


iii~b~s~










56 ESCRITOs

establecimiento de la inquisici6n en aquellos reinos,
coincidieron con el descubrimiento, con la conquis-
ta y la complete colonizaci6n de estas Indias. Re-
presado por la rigidez several del cardenal Cisne-
ros, por la parcialidad en favor de los flamencos
de Carlos V y por la implacable prudencia de
Felipe II, no pudo el generoso ardimiento espafiol
revolverse en los ahogados limits de la peninsula:
ni le era licito ya emplearse en ocupaciones ni
sentimientos patri6ticos, roto Padilla en Villar y
Lanuza en Zaragoza (1). El nuevo mundo que
acababa de regular a Isabel de Castilla el insigne
Genoves, present en aquella saz6n a los nobles es-
pafioles un vasto campo, donde al par que podian
dar vuelo a su ardiente imaginaci6n, por las mara-
villas y misterios que se contaban de las tierras
reci6n descubiertas, y con lo que satisfacian aquel
otro deseo, que les es innato, de llevar a eabo a
riesgos e imposibles empresas, y de grangear con
ellas a su patria eterna nombradia; lograban li-
bertarse, al favor de la distancia del reciente yugo,
tanto mis soportable para el pueblo, cuanto mis
extensas habian sido sus antiguas exenciones.
Tal fu6 el espiritu que anim6 a nuestros abuelos,
al conquistar y poblar estas Indias. Vinieron a.
ellas huyendo del inaguantable despotismo que
abrumaba a la antigua patria: vinieron a buscar
a este suelo privilegiado de America, en vez de la
muerta libertad espafiola, fama military y otra nue-

(1) Sin embargo, en Villa Clara hubo movimientos de
comuneros. V4ase a SAGRA.-(Nota de DEL MoNTE).




"FIRrru w w r4"3


DOMINGO DEL MONTE 57


va y dulce patria: a 61 trasladaron la imagen de
Espafia, o mas bien dicho, a Espafia misma. El
gobierno traslad6 tambien ac el espiritu comple-
to de sus instituciones; sn sistema econ6mico y po-
litico, sus Audiencias y cancillerias Reales, su ca-
tolicismo, supersticioso e impregnado aun, a pesar
de las regalias del Patronato Regio, en las mis
rancias ideas ultramontanas, con sus ricos obispa-
dos, cabildos eclesiAsticos, monjas, frailes, cofra-
dias, por corona de todo y como el regalo de mis
precio, la santa inquisici6n. En recompensa de
tan funestos dones recibimos tambien el regimen
municipal castellano (1).
Ya se deja considerar que no seria, con tales an-
tecedentes, la suerte que cupo a estas regions mis
envidiable, ni distinta de la que en otras parties de
la Monarquia produjo su sistema politico y religio-
so: arbitrariedades se cometieron aqui como en Es-
paiia, y aqui como alli fuo perdiendo el caricter
national, con el efecto disolvente del despotismo,
aquella independencia y brio personal que hacian
del libre castellano del siglo xv, y a pesar de la
rudeza de los tiempos, uno de los mis bizarros ti-
pos morales de la raza humana. VWanse las lasti-
mosas revelaciones que en este punto hicieron por
los afios de 1748 al rey don Fernando VI los sa-
bios espafioles Ulloa y Juan, pintando la situaci6n
social del Peri: compirese con los imparciales in-
formes econ6micos de Gampomanes y Jovellanos,

(1) VWanse los acuerdos de los primeros que hubo en
la isla. LA SAGcA.-(Nota de DEL MONTE).










OS ESCBITOS

sobre los atrasos y desmedros de la prosperidad
peninsular en el siglo pasado, y se conveneerA el
mAs ciego que aquellos y estos estadistas fil6so-
fos no hicieron mas que describir en sus patri6ti-
cas lucubraciones las consecuencias delet6reas de la
tirania en el pueblo espafiol. Y es esto tan eierto,
que las relaciones de los hechos quedan tan veri-
dicas y exactas, poniendo Burgos, Valladolid o
Toledo, donde habla don Jorge Juan de Lima o
Santa Fe, como substituyendo el virreinato de Md-
xico o la capitania general de Caracas, donde Jo-
vellanos se refiere a la Andalucia o la Mancha. Ya
se ve; todo era Espaila.
A esta filtima confraternidad de instituciones,
reforzada por la igualdad de origen, costumbres,
lengua y religion se debi6 el estrecho y amoroso
enlace que mantuvo en perpetua uni6n a las In-
dias espafiolas con los pueblos y la Corona de Es-
pafia. N6tese en este lugar, que no fueron consi-
deradas nunca aqu6llas, ni de hecho ni de derecho,
como colonies, en la aeepci6n modern de esta pa-
labra (1) ; no fueron tratadas a pesar de la arbi-
trariedad que era la ley general del reino, como
factories meramente mercantiles, explotadas en
provecho exclusive de la metr6poli, como lo son las
.olonias extranjeras, donde s6lo se va a buscar for-
tuna, y caudal ganado al improvise, para despubs
volver a gozarlo a Europa. Los espafioles que han
venido a Am6rica, despu6s del siglo xv, en que

(1) VWanse las Leyes de Indias, las D&cadas de Herre-
ra y el informed de Valiente.-(Nota de DEL MONTE).









DOMINGO DEL MOtTE 59

se acabaron los descubrimientos y conquistas, si no
vinieron como los del siglo anterior en busca' de
hazafas y minas, porque ya no pertenecian a aque-
lla animosa y turbulenta aristocracia caballeresca,
rival de sus reyes y domefada por el astuto Fer-
nando el Cat6lico, sino al honrado y laborioso pue-
blo llano, todos venian a trabajar; todos se queda-
ban arraigados por aci; se casaban y criaban nu-
merosas y acomodadas descendencias. Lo cual se
ve hoy todavia en la Habana y el resto de la isla,
donde es muy raro el espaiiol europeo que, despugs
de adquirir un median caudal, tenga valor, aan
acordandose de la distant y siempre querida pa-
tria, de abandonar la tierra en que se hizo rico, en
que naci6 su esposa, de padres espaioles como 41,
donde nacieron sus hijos y a donde es considerado
como un caballero el que lleg6 quizas desvalido y
sin recursos. El gobierno de Espafia, casi por ins-
tinto y sin cAlculo politico, sigui6 en todas 4pocas
este orden: con vara igual media a todos sus reinos,
aquende y allende el mar: lo mismo se condujo en
este punto el poderoso emperador Carlos V, que
su iltimo y desmedrado retofio Carlos II; lo mis-
mo la dinastia austriaca, que la borb6nica, y si el
adusto Felipe II hacia engender hogueras inqui-
sitoriales en las plazas de M6jico, de Lima y Santa
Fe de Bogota, como en la de Madrid, conforme a
las opinions reinantes en Espafia en aquel tiempo;
el bondadoso Carlos III, con arreglo a las mis
saves de su siglo, extendia el establecimiento de
7-1









ESCRITOS


las patri6ticas sociedades a las ciudades principa-
les de Am6rica.
Tan sabia y prudent policia, que ya contaba,
ademas de la autoridad de la justicia, con el presti-
gio respectable de la experiencia, principi6 para des-
gracia de Espafia y de sus Indias, a variarse ape-
nas empez6 iqui6n lo creyera! a dar seiiales de
vida la libertad espafiola.
Aparte de lo que ya de antemano habian gran-
jeado en favor de la causa revolucionaria en Ame-
rica los amotinados peninsulares que en M4jieo
destituyeron del mando al virey Iturrigaray, y la
insubordinaci6n military que capitane6 en Buenos
Aires el coronel Elio contra su jefe el virrey Li-
niers, no hay duda que la regencia del reino y las
Cortes generals y extraordinarias de CWdiz, al paso
que reconocieron estos dominios como parte inte-
grante de la monarquia, echaron sino las primeras
al menos las mAs fecundas semillas do la discordia
y de la desuni6n, que no pudiendo prescindir de la
inexperiencia en el manejo de la cosa public indis-
pensable en un congress, procedieron con titubean-
tes reserves y medrosas cortapisas a establecer
excepeiones respect de Amirica de las providen-
cias cardinals que sancionaban la reconstrucci6n
social de la naci6n; inventaron violentos e incons-
titucionales pretextos para no comunicar en toda su
plenitud las reforms a los reinos y provincias es-
pafiolas de este lado del mar, que por su tranquili-
dad y paz estaban en mejor disposici6n de gozarlas
que la invadida y revuelta peninsula, por lo cual,










DOMINGO DEL MONTE 61

no pudiendo sujetar por mis tiempo el impetuoso
e irresistible anhelo de mejorar de condici6n, in-
g6nito en los pueblos que no ban perdido del todo
su virilidad, se arrojaron por iltimo las Americas
al precipicio tremendo de la revoluci6n. Las Am6-
ricas, que perpetuamente debieron ser espafiolas,
conform al orden eterno de las cosas, si aquellas
Cortes memorables de Cadiz no hubieran en este
particular saerificado a ideas comunes y a tristes
rencillas personales, hijas de los inevitable partidos
parlamentarios, la dicha, la gloria y la integridad
del imperio espafol. Los regazos que quedan de
aquella malhadada escuela liberal en Espafia, to-
davia defienden obeecados que la Am6rica se per-
di6 por haber consentido que sus diputados se sen-
tasen en el Congreso metropolitan: no recapacitan,
tan poco han aprendido en 30 afios, que ya que
cometieron el grave error de colocar en la metr6po-
li el centro administrative de las colonies, debie-
ron ajustarse en la ley de elecciones que fragua-
ron para 6stas, al e6mputo de poblaei6n que sirvi6
de base para la de la peninsula, y no andar eseati-
mando diputados con meticulosa y ruin political a
la Am6rica, con el fin de que quedasen miserable-
mente sin representaci6n popular en el Congreso
millones de espafioles, y por lo tanto, como ofen-
didos, con pretextos especiosos para insurreecio-
narse.
Perdone, V. M., a los exponentes la cansada pero
veridica relaci6n que acaban de hacer: era muy del
caso recorder estos heehos, porque del conocimien-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs