• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Rubén Darío y su primera novel...
 Primera parte
 Segunda parte
 Tercera parte
 Cuarta parte
 Table of Contents
 Advertising














Group Title: His Obras desconocidas
Title: Emelina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075390/00001
 Material Information
Title: Emelina novela
Series Title: His Obras desconocidas
Physical Description: 200 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Darío, Rubén, 1867-1916
Publisher: Agencia Mundial de Librería
Place of Publication: Paris
Publication Date: [1927]
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: en colaboración con Eduardo Poirier. Estudio preliminar de Francisco Contreras.
General Note: On cover: Obras ignoradas de Rubén Darío.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075390
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001098502
oclc - 23349634
notis - AFJ4343

Table of Contents
    Front Cover
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Rubén Darío y su primera novela
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
    Primera parte
        Page 1
        El incendio
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
        Dos amigas
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
        Conocimiento
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
        Travesuras de cupido
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
        En el parque del hotel
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
    Segunda parte
        Page 32
        La niña de largo
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
        ¿Tendremos boda?
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        Lo que habia de suceder
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
        Misterio...
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        El tapete verde
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Drama
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
        Quien era Jacobo Springfield
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        "Parini et de la cueva," Rue Michelet, No...Paris
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
        Tito Mattei
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
        La discípula del maestro
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
        Una imprudencia ilustre
            Page 80
            Page 81
            Page 82
    Tercera parte
        Page 83
        El conde du vernier
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
        Los esposos du vernier en Paris
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
        Dos artículos de diario
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
        Retrocedamos
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
        El guante rojo
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
        Joshua Humbug
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
        Crisis
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
        Muerte de Lord Darington
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
        Una asamblea del crimen
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        Explicacion
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
        ¡Canalla!...
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
        Una muerte repentina
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
        De como la paloma puede vencer al milano
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
    Cuarta parte
        Page 171
        Un capítulo de amor
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Dos cartas-via magallanes
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
        En que se adelanta la narracion
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
        En que la narración concluye
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
    Table of Contents
        Page 199
        Page 200
    Advertising
        Page 201
Full Text






EMELINA





OBRAS DESCONOCIDAS DE
RUBEN DARIO




EMELINA

Novela en colaboraci6n con EDUARDO POIRIER
Studio preliminary de FRANCISCO CONTRERAS


PARIS
AGENCIA MUNDIAL DE LIBRERIA
14, [RUE DES.SAINTS-PERES, 14














STUDIO PRELIMINARY













RUBEN DARI'O


Y SU PRIMERA NOVELA




j Quien duda hoy que Rub6n Dario es la
primera figure de la poesia contemporAnea
de lengua espaiiola? Lirico altisimo y reno-
vador eficaz, cre6 una obra de belleza ins6-
lita, a la vez que llev6 a cabo un movi-
miento renovador y fecundo en las letras de
America y de Espafia. Urge pues el dar a la
publicidad la producci6n total del gran poeta,
y el hacer en fin el studio bien documentado
y complete que esa obra merece. Dario que
public en los diaries cuanto escribi6, dej6 en
la prensa de America numerosas pdginas no
recogidas en volume; dej6 ademis algunos
libros de juventud que, agotados desde hace
muchos afios, son ahora desconocidos, como
A. de Gilbert y esta Emelina que hoy vuelve






X STUDIO PRELIMINARY '

a aparecer. Empero, solamente en Costa Rica
y en Cuba (1) han exhumado las obras del
maestro perdidas en el follaje de los peri6dicos.
En Chile y en la Argentina, que es donde Dario
dej6 mds p6ginas dispersas, no se ha hecho
hasta hoy casi nada al respect. Tan s61o en
el segundo de estos paises ha aparecido un
manojo de articulos torados de los diaries de
Buenos Aires (2). Armando Donoso que nos
habia prometido la publicaci6n de los trabajos
perdidos en la prensa chilena, no lo ha hecho
alin (3). Muchos autores americanos y espa-
fioles han escrito sobre Ruben Dario, parti-
cularmente a la ocasi6n de su muerte, y algu-
nos, como A. Gonzalez Blanco, L. Lugones,
M. Henriquez Urefia, le han consagrado libros o
folletos. Pero no conociendo todos los libros
del poeta ni las dos primeras ediciones de
Azul... (la de Chile y la de Guatemala) nin-
guno ha podido estudiar su obra convenien-
(1) Teodoro Picado, en dos libritos : Rubin Dario en
Costa Rica (( Ediciones Sarmiento ), San Josd de Costa
Rica, 19201 y Regino Boti en dos grandes vol6menes:
Hipsipilas, El Arbol del Rey David (Imprenta ( El Siglo
XX ), Habana, 1920-1921).
(2) Ruben Dario : Pdginas OlQidadas (Edici6n ((Ami-
rica ), Buenos-Aires, 1921).
(3) Hizo Donoso la recolecci6n de esos trabajos, pero su
manuscrito, enviado a un editor de Paris, se perdi6. NNo
valdria la pena de volver:a]comenzar?






STUDIO PRELIMINARY XI

temente, ni menos trazar la verdadera linea
de su desenvolvimiento.
Admirador ferviente del gran poeta, yo
segui desde mi adolescencia su actividad
literaria. Lo conoci en Paris en 1906 y, du-
rante largos afios, vivi en estrecha comunidad
de amistad y de ideas con 61. He leido todos
sus libros en todas sus ediciones. Conservo
algunos en las primeras ediciones hoy rari-
simas : Azul... Los Raros, Prosas Profanas.
Tenia tambien Abrojos, pero lo regale a Dario
por instancias suyas. Primeras Notas y la
edici6n de Azul... hecha.en Guatemala, que no
habia podido encontrar, los lei gracias al
mismo Dario que me los prest6 al volver de su
viaje a Nicaragua donde habia conseguido
obtenerlos. Al hombre, lo conoci profunda-
mente, en su vida inquieta y extrafia. Me pene-
tre de su pensamiento, de su character; pre-
senci6 sus angustias, sus tribulaciones, y supe
el origen de algunas de sus obras hasta hoy
inexplicadas, como esa loa al ( Aguila ) anglo-
americana, escrita despu6s de su imprecaci6n
(( A Roosvelt ,. Cuando muri6 Dario, mi pri-
mera idea fu6, pues, de escribir un libro sobre
el poeta y su obra, y en seguida me di a la
labor. Pero luego, el deseo de completar mi
documentaci6n, el temor de no hallar quien







STUDIO PRELIMIIAR


publicase el libro en esa 6poca de crisis edi-
torial, y tambien la escasez de mi tiempo
absorbido por obras ms ,personales (1), me
hicieron interrumpir ese trabajo. En fin, ahora
reanudo la labor, y pronto aparecerd (2) ese
studio que es para mi un homenaje debido al
maestro admirado y al amigo incomparable.


RUBEN DARIO EN CHILE

La labor de juventud de los escritores tiene
siempre su interns. Si en los novelistas no
alcanza gran importancia, ya que para hacer
novela es indispensable la experiencia de la
vida vivida, en los poetas es de verdadera
significaci6n, pues el don lirico, que es una
adivinaci6n, se manifiesta comunmente tem-
prano. En el caso de Dario, la obra juvenile
present cualidades de frescura y novedad
extraordinarias, como tambien otras que no
han sido ain bien notadas, pero que le dan

(1) Una series de novelas de la vida americana, la pri-
mera de las cuales, El Pueblo Maravilloso, ha sido publi-
cado ya por la Agencia Mundial de Libreria. Nota del
Editor.
(2) En la colecci6n a Los Grandes Escritores ), de la
Ageneia Mundial de Libreria. Nota del Editor.


XII







STUDIO PRELIMINARY XIII

character y transcendencia singulares. Es que
en este poeta, tan precoz y tan admirable-
mente dotado, la mocedad tenia ya de la
madurez.
Ruben Dario escrib16 la mayor parte de sus
obras juveniles en Chile. C6mo lleg6 este
poeta de Nicaragua a la lejana repiblica del
sur? En 1886, a la edad de veintidos afios,
Dario que habia viajado ya por la America
Central y que acababa de publicar su primer
libro, se propuso el dejar su pais, en busca de
atm6sfera mis propicia, y, con los recursos
que le habia dado un premio literario, pens6
partir a Estados Unidos. Pero un personaje
de su tierra, Juan Cafias. que habia sido diplo-
mAtico en Chile y tenia gran admiraci6n por
los chilenos, lo persuadi6 a irse a aquel pais,
y Dario parti6 a Chile con dos cartas de reco-
mendaci6n de Cafias para dos personas de
prestigio : Eduardo Mac-Clure, hombre poli-
tico y director d& un gran diario, La ,poca,
y Eduardo Poirier, que tenia un buen empleo
en la administraci6n. Gracias a tales recomen-
daciones, nuestro poeta fue, en realidad, bien
recibido : Poirier lo atendi6 en Valparaiso, y
luego, en Santiago, Mac-Clure le di6 un puesto
en La Epoca, donde se relacion6 con los escri-
tores j6venes, particularmente con Pedro







ESTUDIO PRELIMINARY


Balmaceda, hijo del president de la Repui-
blica, que debia ser su protector y su field
amigo. A pesar de que sus honorarios no debian
ser crecidos y del fantasma del c6lera que a la
saz6n asolaba el pais, Dario vivi6 alli dias de
esplendor, gracias a sus ( amistades aristo-
cr6ticas ), como 61 mismo dice. Recuerda, en
su autobiografia, que iba a menudo a la
Moneda, a ver a Pedro Balmaceda, y que una
ocasi6n comi6 a la mesa del president de la
Repiblica. Empero, al afio siguiente, Dario
se translad6 a Valparaiso, con un empleo en
la Aduana que le obtuvo su amigo Balmaceda.
Acogido aqui por Poirier en su propia casa,
entr6 a colaborar en el diario El Heraldo. Pero
perdi6 pronto esta colocaci6n. Por escribir
demasiado bien, dice 61 en sus memories. Mas
Poirier me ha comunicado que 61 solia escri-
birle los articulos que debia dar peri6dica-
mente, a fin de que conservara su empleo.
A poco dej6 tambi6n su puesto en la Aduana y
empez6 una vida de bohemia, precaria y ator-
mentada, pero en medio de la cual encontr6
adn un proLector en cierto medico homeopd-
tico, el Dr. Galleguillos Lorca, de quien 61
cuenta, en su autobiografia, sabrosas cosas.
jFu6 propicia a Dario su estancia en Chile?
En su pais y, en general, en Centro America,






STUDIO PRELIMINARY


61 no habria vivido mis que una vida patriar-
cal, primitive, y no habria conocido sino ciu-
dades que eran aldeas grandes. Entre los
hombres que trataba, no habia encontrado
mas que uno que influiria en su verdadera
iniciaci6n literaria : el salvadorefio Francisco
Gavidia que le habia hecho conocer Victor
Hugo y revelado su intent de adaptar al
alejandrino castellano la cesura movible del
francs. En Chile, Dario se encontr6 en un
pais much mas adelantado y que en ese
instant atravesaba una 6poca de gran pros-
peridad. Santiago era ya una verdadera capi-
tal, en que habia various teatros, uno de los
cuales la 6pera italiana, grandes diaries; biblio-
tecas pOfblicas, museos, paseos hermosos y
toda una vida culta y elegant, que unia a las
excelencias tradicionales, los refinamientos
europeos. En los teatros solian trabajar actors
de fama mundial, el Presidente desplegaba en
las fiestas nacionales un boato extraordinario,
La Epoca era un diario modern, que contaba
con colaboradores extranjeros eminentes y
concedia cierta atenci6n a la literature.
Puede decirse, pues, que Dario encontr6
en Chile la revelaci6n de la vida culta y bril-
lante, que tan ancho lugar debia tener en su
obra. Pero Chile veia tambi6n en ese instant







XVI STUDIO PRELIMINARY

un verdadero albor literario. A causa de la
ensefianza demasiado didActica de Andr6s
Bello y, tambi6n, del ambiente de libertad que
permitia a los escritores el colaborar en la
obra de la afirmaci6n de las instituciones, la
literature de imaginaci6n no se habia desar-
rollado en este pais como en los otros pueblos
americanos. Mas en aquel instant toda una
juventud se agitaba en anhelo de cultural cos-
mopolita y de arte verdadero. Manuel Rodri-
guez Mendoza, Alfredo Irarrdzabal, Narciso
Tondreau escribian prosas o versos no despro-
vistos de valor artistic, en tanto que Luis
Orrego Luco se ensayaba en el g6nero nove-
lesco en que debia triunfar y que Pedro Bal-
maceda, adolescent ain, publicaba cr6nicas
de Paris, firmadas con el pseud6nimo A. de
Gilbert, que se habrian creido verdaderas
correspondencias francesas. Habia ademis
un poeta y tenico de la versificaci6n, ya
renombrado, y que debia dar notables estu-
dios de metrica : Eduardo de la Barra. En la
sociedad de estos escritores, Dario conoci6
a los autores modernos franceses. Ley6 a
Daudet, Zola, los Goncourt, Paul de Saint-
Victor, Flaubert, Catulle Mendes en libros que
le procuraran Balmaceda, que recibia las no-
vedades de Paris, y Manuel Rodriguez Men-






STUDIO PRELIMINARY


doza, o que 61 encontrara en la Biblioteca
Nacional, a cuyo director recuerda en sus
memories. Asi, Ruben Dario tuvo taribien en
Chile la revelaci6n de las modernas letras
francesas que debian influir en su labor hasta
el punto de incitarle a consumer toda una
revoluci6n en la literature castellana. El mis-
mo Dario ha dicho que hall en Chile ( nuevo
aire para ) sus ( ansiosos vuelos ) (1). Y tal es
la verdad. Tuvo ademis amigos sinceros y
protectores generosos, como Eduardo Poi-
rier, que lo auxili6 siempre moral ymaterial-
mente, Pedro Balmaceda, que le busc6 en
el Ministerio de Instrucci6n fondos para
imprimir su libro Abrojos y le obtuvo el empleo
en Valparaiso, y Eduardo de la Barra que, si
lo trat6 con ciertas reserves (i era ya Corres-
pondiente de la Real Academia Espafiola !)
lo seiial6 en el prefacio que escribi6 para
Azul..., como a un grann poeta), y le asegur6,
gracias a una carta de su suegro, el ilustre Jose
Victorino Lastarria, para el General Mitre, la
colaboraci6n en La Nacibn de Buenos Aires
que debia constituir para Dario su principal
recurso durante toda su vida. Sin duda, el

(1) Articulo sobre Azul..., publicado en ((La Naci6n) de
Buenos Aires, en 1913.


XVII






STUDIO PRELIMINARY


joven poeta tuvo tambien en Chile contra-
riedades y enojos. El mismo nos ha contado
que, a su llegada a Santiago, un personaje que
lo esperaba en la estaci6n, al verlo con su
( chaquecito de Nicaragua)) y su misera male-
ta, no le ofreci6 su coche sino que lo hizo
acompaniar por su secretario a un pequeiio
hotel. Designa al despectivo personaje con las
iniciales A. C. Mas Poirier me ha dicho que fue
el propio director de La Epoca, Eduardo Mac-
Clure, que luego lo emplearia en su diario. Es
possible que Dario haya sufrido, ademis, veji-
menes o afrentas de parte de sus compaiieros
de bohemia dorada, en sus dias de Santiago.
Los chilenos ain los mas finos, como por lo
demds todos los hispanoamericanos, suelen
olvidar en ciertos moments toda educaci6n.
Parece tambien que Dari6 tuvo una dispute
con Pedro Balmaceda (1). Pero no debi6 ser
cosa de mayor gravedad. Pues Dario, que no
olvid6 nunca el desd6n de Mac-Clure, no con-
serv6 rencor hacia Balmaceda. Al contrario,
a la ocasi6n de su muerte, le consagr6 un
librito lleno de afecci6n, y luego habl6 de 1l,
en diversas ocasiones, con elogios. Yo recuerdo
(1) Armando Donoso habla largamente de 6sto en su
minucioso trabajo ,, La Juventud de Rub6n Dario o,
Nosotros, Buenos-Aires, abril, 1919.


XVIII






STUDIO PRELIMINARY XIX

que, cuando evocaba sus dias de Chile, las
dos personas de quienes me hablaba con
mayor estimaci6n eran Poirier y Balmaceda.
Jamas me dijo nada de aquella dispute.
En Chile escribi6 Dario todos sus libros de
juventud, con excepci6n de A. de Gilbert. Un
afio despu6s de su llegada, public Abrojos
(Imprenta Cervantes, Santiago, 1887), colec-
ci6n de poemas breves por el estilo de las
Humoradas de Campoamor, pero en que hay
ya notas muy personales, y esta novela,
Emelina, en colaboraci6n con Eduardo Poi-
rier. En el afio siguiente escribi6 una series de
Rimas, en las cuales se aparta sin embargo del
tipo becqueriano y muestra un refinamiento
de forma y de inspiraci6n muy nuevos en el
instant. Fueron publicadas con el titulo de
Las Rosas Andinas, acompaiiadas de una series
de parodias bastantes logradas de Eduardo de
la Barra, (Imprenta y Libreria Americana, Val-
paraiso, 1888.) Poco despues apareci6 Azul...
(Imprenta y Litografia Excelsior, Valparaiso
1888), colecci6n de cuentos y poemas sin
antecedentes en las letras castellanas, que tan
grande influencia debia ejercer. (De vuelta a
Centro America, Dario public en Guatemala
una nueva edici6n de este libro, aumentada
de prosas y, sobre todo, de versos que debian







XX STUDIO PRELIMINARY

darle adn mayor significaci6n.) Hay que
contar ademas una gran pieza lirica : Canto
spico a las Glorias de Chile, que obtuvo el
primer premio en el Certamen Varela de 1887,
y fu6 publicada en el volume donde apare-
sieron las obras premiadas de ese concurso.
Posteriormente, Samuel Ossa Borne, que fu6
uno de los mejores amigos que Dario tuvo en
Chile, public este poema en un folleto. (Im-
prenta (El Globo ), Santiago, 1918).
Sin duda, estos libros no son de igual valor,
pero en todos hay algo ya del gran poeta que
debia culminar en Prosas Profanas y en Cantos
de Vida y Esperanza, de modo que es indispen-
sable tomarlos en cuenta para poder apreciar
debidamente su obra total (1). Es menester
pues volver a publicar esos libros, algunos de
los cuales estdn agotados, tal como aparecie-
ron en la primera edici6n, a fin de poder trazar
la verdadera linea evolutiva de Rub6n Dario,
sin caer en el error de atribuirle antes de
tiempo trabajos que l1 incluy6 en las ediciones
posteriores, como les ha occurido a casi todos
sus critics.

(1) Ademas, Dario public en la prensa de Chile muchf-
simos articulos, algunos de gran interns, y tambien ciertos
poemas, que no han sido recogidos en volume.







STUDIO PRELIMINARY XXI


EMELINA

Escribi6 Rub6n Dario esta novela en cola-
boraci6n con Eduardo Poirier, para presen-
tarla al Certamen Varela de 1887. Poirier fu6
quien concibi6 la idea del libro, a fin de con-
quistar recursos para su amigo. En el prefacio,
que 61 firma, transcribe una carta de Dario,
reveladora.
((Es nuestra novela obra que tiene todos los
tropiezos de un primer libro. i Ah, escrita
para un certamen, en diez dias, como la suerte
ayudaba, sin preparaci6n alguna, hay que
confesar que ella pudo ser peor >
( Tal como es, sin pretensiones, sencilla, fran-
ca, va al pfiblico (( buscar fortune ).
( Hemos procurado el esmero de la forma y la
bondad del fondo, sin seguir para lo primero
lo que llama Janin ( folies du style en dhlire ),
ni para lo segundo el ( Ramillete de divinas
flores )).
Poirier es un letrado y un publicista que ha
escrito obras de gran interns documentario,
como Chile en 1910. A la saz6n traducia nove-
las de aventuras, de autores ingleses y fran-
ceses, para los folletones de los diaries. Debi6
tomar gran parte en la invenci6n del asunto







ESTUDIO PRELIMINARY


de Emelina, pues hay en 61 un nicleo central
de intrigas espeluznantes por el estilo de las
de aquellas novelas. Pero Dario debi6 cola-
borar tambi6n en 6sto, como lo prueban el
apellido del protagonista, Gavidia, apellido
desconocido en Chile y que era el del mejor
amigo centroamericano del poeta : Francisco
Gavidia; la figure de Guzman Blanco que
Poirier no habia de conocer con los detalles
conque aparece, la intromisi6n, en fin, de un
secretario de la Legaci6n de Nicaragua en
B6lgica. Las frases en ingles y en frances de
ciertos capitulos han de ser de Poirier, ya que
seglin confession propia, Dario no era en ese
tiempo versado en lenguas extranjeras. Em-
pero, el libro ha de haber sido escrito por
Ruben Dario, casi en su totalidad. Algunos
capitulos no ofrecen duda : estin redactados
en ese estilo nervioso y agudo, de frases cortas
e imagenes raras, que es el del gran poeta;
asi el que comprende la descripci6n de Paris,
el de la fiesta en el palacio de Guzman
Blanco y el final, del paso de bodas.
( En una gigantesca redoma, fabricada en
los divinos talleres a fuego de soles, puso el
buen Dios, desmenuzados, el Paraiso del bri-
b6n Mahoma, y el Infierno del visionario
Dante. Vaci6 en seguida la Caja de Pandora,


XXII







STUDIO PRELIMINARY


e hizo entrar una gran muchedumbre de
flecheros amorcillos, sigui6ndoles enfilados los
gentilicos coros de placeres. Ni fueron solos ;
tras ellos pesares y amarguras. Luego el
Eterno Padre sacudi6 su redoma, revolvi6,
mezcl6, confundi6, y derramando su conte-
nido sobre la haz de la tierra, exclam6:
a Higase Paris. Y Paris fu6 ) (p. 72).
N No es 6sto del Dario que todos cono-
cemos ? Otros capitulos, menos personales,
han de ser tambien obra de nuestro poeta,
pues hay en ellos expresiones y giros no
usados por los escritores chilenos de entonces,
como ((tarde a tarde ) (por a veces) propio
(por mismo),pulchinela, muerdago, bodas, etc.,
y ofrecen aqui y alli imngenes muy caracte-
risticas de Dario. Solamento los tres primeros
capitulos, escritos en estilo amplio, de frases
largas e imagenes comunes, no han de ser
suyos. Por lo demas, la obra esta escrita
en correct castellano, cosa rara en los
libros chilenos de la 6poca, y con orto-
grafia espaiiola, cosa mas rara aun, pues
entonces en Chile casi todo el mundo usaba la
ortografia reformada segin las doctrinas de
Andr6s Bello.
Hecha en diez dias, esta novela no podia
resultar obra acabada. Las descripciones de


XXIII









Londres y de Paris son librescas e ingenuas,
los personajes obran segfn la convenencia de
la intriga y se expresan empleando esa plura-
lidad ficticia que no se usa ya, la escritura
en fin estd lena de llamados al lector que
hacen sonreir.
Ello se comprende. Dario na ha sido un
novelist sino un cuentista, y, a la saz6n,
no habia publicado afin ningufn cuento que
conozcamos. Ademas, mil detalles ir6nicos nos
hacen career que Dario escribi6 este libro como
una ( humorada ). (Los j6venes de hoy jpo-
drian reprochArselo?)
Sin embargo, Emelina tiene su importancia.
En los capitulos que se desarrollan en Chile
hay escenas de la vida local bien observadas y
mejor descritas, como la fiesta campestre en
Limache y el incendio en Valparaiso. Y ain
en la parte que ocurre en el extranjero se
hallan paginas que tienen para nosotros el
mayor interns : aquellas en que se habla de la
vida fastuosa de Guzman Blanco, este c Mece-
nas de los extrafios y mecomes de su pobre
tierra ). Ved al ( Ilustre Americano ), (( caba-
llero de soberbio porte ; por sus aires un empe-
rador de Oriente; por su pecho lleno de decora-
cionesysu vistosoy rarouniforme, un museo an-
dante de numismAtica .Entrad en sus salones;


STUDIO PRELIMINARY


XXIV







STUDIO PRELIMINARY


((En estos salones, donde pintores y tapi-
ceros han realizado prodigies, donde espejos
y tremoes son joyas por lo valiosos ; donde en
artisticas consolas son encanto de los ojos
floreros de Venecia y tibores de Cant6n;
aqui, en el barrio mis aristocrAtico de Paris,
se hallan reunidas altas damas del gran mundo,
estirados diplomaticos, opulentos banqueros,
autores ilustres, artists de fama, todo lo que
hay de brillante y aparatoso de nombre y
fortune en la gran capital. )
(( La colonia americana aparece orgullosa por
sus bellezas. Alli una colombiana spiritual
y airosa, aqui una peruana resalada con ojos
como luceros, gordo brazo, talle de ninfa y
piececito de Cenicienta; acullA una chilena
garbosa como una reina; sus pupilas dos
negras noches ; su andar de antilope africano,
brazo hecho a torno para recreo de las musas ;
labios encendidos y una abundosa cabellera
que le cae por el gollete en trenzas de aza-
bache, como lustrosa seda retorcida. )-
(( El ilustre muestra todas sus garambai-
nas. )
< El pavo real de Venezuela anda por ahi
esponjado como una mocetona con perifollos...
(p. 76-77).
Por lo demas hay algunos fragments que


XXV







STUDIO PRELIMINARY


anuncian al autor raro y fastuoso de Azul,
como este cuadrito de Paris:
((Las largas filas de coaches no cesan de
pasar en rapida sucesi6n. Aqui un elegant
land que luce corona ducal, lleva lindos pal-
mitos ; alli una victoria conduce a un banquero,
o a un diplomdtico ; y esto se sucede a cada
instant ; hombres, mujeres, nifios, nifias, de
todos tamafios; morenas, rubias, cabellos
jaros, cabellos oscuros, cabellos canos. Cada
mujer es un bello estuche de pedreria, sin que
sea prosaico el simil, Los militares portan
vistosos uniforms ; los amigos del sport van
caballeros en bien aperados brutos, con el
latiguillo en la enguantada diestra, mientras
el animal caracolea en caprichosas corvetas,
o trota que se las pela, haciendo sonar el
hierro de sus cascos. ) (p. 74).
Luego, por todas parties encontramos imi-
genes o modos de decir en que el future poeta
incomparable se revela ya. Asi, vemos un
(( canap6 convertido en palacio por las dulces
hadas de la infancia ) (p. 36), notas que ( se
escapaban del instrument como los pijaros
de una jaula ) (p. 78), enamorados que duer-
men ( viendo entire suefios paraisos iluminados
por astros de color de rosa ) (p. 47), arafias
cuya luz se quiebra ( en mil iris sobre los


XXVI







ESTUDIO PRELIMINARY


piropos ) de los brazaletes (p. 38), ( cabellos
crespos y rubios como acairelados rayos de
aurora )) (p. 196). Y he aqui que el autor nos
dice que ((las nifias, para ser guapas, deben
levar por ojos dos libras esterlinas ) (p. 84),
y llama a una hermosa boca de mujer ( dimi-
nuto p6rtico de rubi ) (p. 174). No son esos
ojos de oro los mismo del Satands de Abro-
jos (1)? Y esa extrafia imagen gemdtica 1no
es digna del sofiador oriental que hizo el
( Elogio de la Seguidilla? ) i Diminuto p6rtico
de rubi Nada mAs que por tal maravilla es
ya digno este libro de ser leido y conservado.
Pero hay tambien en la escritura algunas de
esa bizarrerias (para emplear una palabra del
poeta) que caracterizan el estilo de Rub6n
Dario. Un capitulo terminal bruscamente y el
siguiente comienza con suspensivos y minfs-
cula. En una pagina leemos : ( Un tunante do
mas de la marca, tunantisimo, con te gotica
y majiscula ; y en otra : ( Su sobrina, la divina
Emelina, con perd6n de los consonantes. a
Ademas, hay una digresi6n que es un dialogo
curioso entire el autor y el lector, y ese ( dfio
de corazones ) en que se expresa lo que simul-

(1) Y fueron dos esterlinas los ojos de Satands...
Abrojos.


XXVII







STUDIO PRELIMINAR


t6neamente piensan dos enamorados, que es
un hallazgo de invenci6n y una pagina belli-
sima :
( Marcelino, fijo en la faz de su compafiera,
quien a la saz6n juega con un ramo de violetas :
i Oh, mi vida, mi amor, mi bella Eme-
lina Te adoro. Mirame : en tus ojos hfimedos
y azules encuentro mi felicidad ; tus miradas
me suspended; cuando en mi estas fija, yo
no s6 lo que siento : la sangre me circula con
mas fuerza y el coraz6n me late con m6s
precipitaci6n... Sonrieme, quiero ver la
aurora. A cada hebra de tu rubia cabellera
soy deudor de un beso : j cuando podre pagar
tdnto como debo? i Oh! i mi bello alcazar de
flores, dejame saludar a la estrella que habitat
dentro de ti (p. 173).
.En fin, en las p6ginas finales hay una des-
cripci6n de costumbres chilenas, de un color
y una fineza raras en el instant :
( La harpista preludia la zamacueca revol-
tosa; las guitarras acompafian al son de sus
bordones ; suenan las palmas que se chocan,
los gritos que animan, las interjecciones del
jubiloso entusiasmo, y al sonido de los instru-
mentos, que acompasa un pausado tamboreo,
ya se han lanzado al baile los ladinos; ya
baten la tierra con los,pies en ritmico balance


XXVIII







STUDIO PRELIMINARY


l1 busca a la hembra graciosa y ella elude al
galdn con ligereza ; siguela si huye y biscala el
rostro si vuelve la espalda. )
( Y todo eso con el paiiuelo blanco en la
mano derecha, que en los giros y movimientos
de la danza parece un ala de paloma, o ban-
dera de Cupido que esta anunciando amorosas
promesas y deliquios ) (ps. 197-198).
SNo es esta la primera vez que nuestra vida
americana aparece descrita delicadamente,
artisticamente, sin ese vaho de vulgaridad
con que la empaiaban nuestros viejos costum-
bristas?
i Y la filtima frase del libro ...Hasta que
el sol poniente bafi6 con sus postreras llamara
das las blancas crestas de los Andes, y comen-
zaron a abrir sus ojos de oro en la inmensidad
del firmamento las maravillosas constela-
clones. )
ZNo es la nebulosa de la cual brotardn
las estrellas que pondrAn puntos finales a
Las lIgrimas del Centauro? ) (1).
Emelina tiene, pues, significaci6n. Es la
primera obra en prosa de Ruben Dario y la


(1) Precioso cuento, comparable a los mejores de Azul...,
publicado en la prensa argentina, y recogido por R. Boti,
de la cubana, con el titulo de < Palimpsesto .


XXIX







STUDIO PRELIMINARY


unica novela que public, ya que Oro de Ma-
Ilorca qued6 inedita a su muerte. La generalidad
del pfiblico, que busca en los libros esparci-
miento y diversion, la leerd con placer; su
intriga misteriosa no carece de interns y,
siendo rdpida, se sigue con mayor agrado que
la interminable trama de las novelas de aven-
turas. Los escritores que se interesan por la
obra de Ruben Dario, la acojerin con rego-
cijo ; la critical encontrard en ella una de las
etapas de la evoluci6n del gran poeta, en la
cual se ven ya antecedentes de los cuentos de
Azul... que tan grande influencia han tenido
en la renovaci6n de la prosa castellana. Buena
obra es, pues, el publicar nuevamente esta
novela desconocida del gran poeta.

FRANCISCO CONTRERAS.


Paris. 1927.


XXX















EMELINA















PRIMERA PART


I

EL INCENDIO

I ABIA sonado la una de la maiiana en el
reloj de la Intendencia, y parecia ya, por
lo tranquilo de aquella noche, que nada ven-
dria a perturbar el reposado suefio en que los
laboriosos habitantes de la metr6poli comer-
cial del Pacifico descansaban de las rudas ta-
reas del dia.
Oyese de pronto el traditional pitio de un
policial, al que sucede el tafiido de las cam-
panas que en todos los cuarteles de la ciu-
dad llaman al abnegado bembero al cumpli-
miento de su deber.
Cual si hubiera sido esta una sefial magica,
al tranquilo silencio de aquella noche de in-
vierno, sucedese un estraordinario movimien-















PRIMERA PART


I

EL INCENDIO

I ABIA sonado la una de la maiiana en el
reloj de la Intendencia, y parecia ya, por
lo tranquilo de aquella noche, que nada ven-
dria a perturbar el reposado suefio en que los
laboriosos habitantes de la metr6poli comer-
cial del Pacifico descansaban de las rudas ta-
reas del dia.
Oyese de pronto el traditional pitio de un
policial, al que sucede el tafiido de las cam-
panas que en todos los cuarteles de la ciu-
dad llaman al abnegado bembero al cumpli-
miento de su deber.
Cual si hubiera sido esta una sefial magica,
al tranquilo silencio de aquella noche de in-
vierno, sucedese un estraordinario movimien-







2 EMELINA

to. Voluntarios que a toda prisa abandonan,
unos el abrigado lecho, otros el aristocrdtico
sal6n de animada tertulia, y vuelan a sus
casas en busca de alguna insignia de su mi-
si6n para correr en seguida a sus cuarteles ;
bombas que han partido ya con presura al
lugar amagado; auxiliares que olvidando el
cansancio producido por la fatigosa labor del
dia, acuden agiles a secundar a sus oficiales ;
muchachos y hombres del pueblo que ocurren
a prestar el contingent de sus brazos para
arrastrar las pesadas mdquinas que evitan la
destrucci6n, a diferencia de otras que la rea-
lizan ; aqui un carruaje que es uncido a la pa-
lanca de la bomba y ayuda a arrastrarla ; mds
all6 un grupo de alegres j6venes que al salir
de su club se unen al nfmero de los entu-
siastas salvadores de la propiedad y tambien
les prestan el concurso de sus brazos ; por to-
das parties la agitaci6n, el ruido, el movi-
miento, cual si la ciudad hubiera despertado
sobresaltada a influjo de algun golpe el6c-
trico. Luego, a media que van aproximAn-
dose al lugar amenazado, vdnse tambien dis-
tinguiendo alli bombers de todas nacionali-
dades, uniforms de diversos colors y varie-
dades; y pasan en rdpido desfile, y se con-
funden y se agrupan, y se estrechan, las ca-







PRIMERA PARTE 3

sacas rojas con las azules, los cascos de bron-
ce con los de reluciente cuero ; y se codean,
y se empujan, y se mezclan con la admira-
ble confraternidad del deber, ingleses y chi-
lenos, italianos, alemanes y franceses.
A la verdad, desde hacia tiempo no habia
visto Valparaiso un incendio de tan conside-
rables proporciones. Una de las mAs hermo-
sas manzanas de la calle de la Victoria era
presa de las llamas.
Las bombas empezaron a funcionar admi-
rablemente, distribuy6ndose con tino e inte-
ligencia la magna tarea bajo la direcci6n de
su hAbil jefe. Pero, a pesar de que desde los
primeros instantes se trat6 de contener el
fuego, bien poco se consigui6 al principio.
La confusion era terrible.
Alas voces de mando de los jefes, mez-
clabanse los gritos de angustia de las victi-
mas, los potentes latidos de las bombas de
vapor, el ruido que hacian los muebles que
de los balcones se arrojaban y el chisporro-
tear de los maderos que al devorador incen-
dio ofrecian abundante pabulo.
El fuego habia tomado desde el principio
grande incremento, y ya, de en medio de la
espesa column de humo que en un extreme
del edificio se destacaba, salpicada de innu-







EMELINA


merables chispas, veiase aparecer aterradora
llama que por instantes tomaba mayor en-
sanche. Estallaban los vidrios de las venta-
nas, dando paso a rojas lenguas que lamian
el muro ennegrecido, al mismo tiempo que
caian con estr6pito las vigas. Enganchadas
las escaleras, subian por ellas los voluntarios.
Estimulado por la brisa que habia empezado
a soplar, el incendio amenazaba abarcar muy
vasta extension, lo que en realidad habria
sucedido si no se adoptan con la debida opor-
tunidad medidas para cortar el fuego y cir-
cunscribirlo al extreme de la manzana por
donde habia empezado.
De pronto se oyeron los gritos de i socorro !
i socorro lanzados desde uno de los balcones
de un segundo piso, que ya se veian cercados
por las llamas. Rapidos como el rayo, seis intr6-
pidos voluntarios fijaron una escalera en el
balc6n amagado y uno tras otro ascendieron
por ella dos de 6stos. Llegados a lo alto de
la escalera, la persona que habia prorrumpido
en aquellos desgarradores gritos y que era
una mujer, esclam6 dirigiendose al que primero
habia llegado:
i Por Dios, salvadla j Un tabique nos ha
reparado de sfbito y no s6 que hacer para
librarla i Dejadme aqui hasta que la haydis en-







PRIMER PART


contrado ; o mAs bien, ayudadme a salvarla !
El voluntario a quien iban dirigidas estas
palabras, pregunt6 :
j D6nde se halla? Sefialadme la direc-
ci6n.
Del otro lado, en el fondo... i Corred, por
Dios i No os cuideis de mi !... Pero, n6... i Se-
guidme i Yo os mostrare el camino !...
Portoda respuesta, el voluntario, que indu-
dablemente era un official superior, hizo al que
le habia seguido, y que ya se hallaba en el
balc6n, una serial. Tom6 6ste en sus brazos a
la cuitada, a pesar de sus protests y descendi6
con ella, en tanto que su compafiero y jefe
se precipitaba hAcia el interior a realizar, si
era possible, su arriesgada empresa.
Apesar del crepitante ruido de las vigas
que crujian a su alrededor, pudo, al fin, es-
cuchar a la distancia algo como un debil
gemido.
Avanz6 en la direcci6n de donde ese gemido
partia, mas i oh, desgracia en ese moment
cay6 parte de la muralla, dejdndolo incomuni-
cado con el exterior y casi ahogado por el calor
y el humo. Sigui6 avanzando, no obstante,
hicia adentro, hasta llegar a la puerta de una
habitaci6n en cuyo interior se oian los alari
dos de terror de una mujer.







6 EMELINA

Di6 un vigoroso empell6n a la puerta ; cedi6
6sta y present6se a su vista un cuadro conmo-
vedor.
En un aposento, a uno de cuyos estremos
alcanzaban ya las llamas y que estaba lleno
de humo, discurria loca de espanto y desespera -
ci6n una hermosa j6ven a medio vestir y con
el cabello en confuso des6rden.
i Salvadme esclam6. i Me muero !
El voluntario ech6 a su alrededor una mi-
rada y un profundo pavor pareci6 apoderar-
se de todo su ser.
j Por d6nde encontraria una salida, ahora
que de todos lados le rodeab a el voraz element?
Al cabo de un instant de terrible vacila-
ci6n, decidi6 volver por donde habia venido,
pues, a media que avanzaba al interior del
edificio, comprendia que se aproximaba al fo-
co del incendio.
Envolvi6 rdpidamente con el cobertor del
lecho a la j6ven, a fin de disimular lo lige-
ro de su traje y tom6la en sus brazos en el
moment mismo en que esta, abrumada de
terror y sofocaci6n, se desmayaba.
Volvi6 con su preciosa carga hacia su
punto de partida ; mas cuando no habia lle-
gado ain a medio camino, una viga le ca-
y6 sobre el hombro izquierdo, produci6ndole







PRIMERA PARTE 7

una herida que a punto estuvo de postrarle
en tierra.
Un I ay sofocado fu6 todo lo que el do-
lor arranc6 al valiente bombero, y cobrando
nueva energia, continue su interrumpida mar-
cha en medio de un calor abrasador y sin-
tiendose casi ahogado por el humo.
Se hallaba ya en el aposento por donde
habia entrado, el cual estaba casi obstruido
por los escombros de la muralla que h4cia
su interior habia caido.
El esforzado voluntario se sinti6 desfalle-
cer; i rodedbale por todas parties el humo !
las llamas, que ya divisaba pr6ximas, esta-
ban a punto de cerrarle el paso ; le tocaban
casi, cuando un chorro bien dirigido desde
el lienzo de muralla que aun quedaba en
pie, por un moment desvi6 la direcci6n de
las llamas, aunque aumentando el espesor del
humo. Esto vino a infundirle nuevas esperan-
zas y a reanimarle un tanto, permitiendole dar
voces, si bien con acento apagado ya por la as-
fixia.
Alcanzaron a oirle dos de sus compafieros,
uno de los cuales grit6 desde lo alto de la
muralla :
i Animo, teniente Gavidia i Coged la
cuerda I







EMELINA


Reanimado por esta voz de aliento, pudo
el heroico voluntario apoderarse del cable que
la habian echado, cogidndole primero con la
mano derecha; en seguida, cuidando de que
la j6ven, que afn continuaba desmayada en
sus brazos, se sostuviera sobre el izquierdo,
con el cual la enlazaba, pudo, recurriendo a
un resto de presencia de animo, utilizar tani-
bien su siniestra y llegar, no sin esfuerzo,
a la parte superior de la muralla, donde lo
recibieron sus compafieros.
Casi desfallecido, conserve empero la ente-
reza suficiente para descender por sus propios
pi6s la escalera sin abandonar aquella presa
que acababa de arrancar a la muerte.
Un estrepito3o I hurra! lanzado por sus
compaiieros al divisarle en lo alto de la es-
calera, vino a infundirle nuevo aliento y pu-
do llegar hasta el fin y depositar a la j6ven
en brazos de la afligida compailera que habia
implorado por la salvaci6n de su amiga, pa-
sando por el mas acerbo de los dolores en
el trascurso de cinco minutes de tremenda
incertidumbre.
Cumplido que hubo el teniente Gavidia
su misi6n, ni aun alcanz6 a darse cuenta de
las calurosas espresiones de gratitud que le
dirigia la compafiera de la j6ven a quien ha-







PRIMERA PART 9

bia salvado, ni de las atronadoras manifesta-
clones de sus compafieros, pues hubo de re-
currir al auxilio de dos de 6stos, en cuyos bra-
zos cay6 desfallecido por el dolor y por la san-
gre que manaba de su herida y estenuado por
los esfuerzos sobrehumanos que le habia im-
puesto su generosa tarea.
Pocas horas despues el incendio habia si-
do sofocado, merced a los esfuerzos combi-
nados de los bombers, distingui6ndose en
aquella ocasi6n la tercera Compafiia, de que
formaban parte los dos personajes que acaba-
mos de presentar al lector.

















DOS AMIGAS

QUERIDA Sara, dhab6is averiguado d6nde
vive, qui6n es y c6mo estd?
Bien podeis career, mi adorada amiga, que
no habria yo de perder un instant en procu-
rarme todos esos detalles tratdndose del hom-
bre que me ha devuelto a mi dulce Emelina.
i Cudn buena sois !
Es nuestro noble salvador, j6ven y apues-
to ; llAmase Marcelino Gavidia y su nombre
figure con brillo en el foro chileno, a pesar
de contar apenas veintiseis afios. De ilustre
abolengo fue su familiar; mas naci6 61 en cu-
na empobrecida y hubo de conocer desde muy
nifio las estrecheces de la miseria. Hu6rfano
de padre a los ocho afios, a los trece sostenia
ya, ocupando un modesto empleo, a su desva-
lida madre y pequefios hermanos, sin dejar
por eso los studios que desde hace dos afios







PRIMERA PARTE


le han permitido ingresar con brillante 6xito
y estrenarse con inusitada fortune en la carre-
ra que ha adoptado. Nada mas s6 a su respect,
y aun ignorando lo que he descubierto y aca-
bo de referiros, su mejor titulo a mi estima-
ci6n, su finico titulo casi podria decir, consiste
en haber salvado de una muerte segura a la
que consider mi hermana.
i Cudnto carifio, cudnta abnegaci6n os
debo !
No es a mi, por cierto, a quien mas de-
beis. En mi vida he hecho otra cosa que ama-
ros y a la verdad que en eso no hay ningfin
m6rito cuando una se encuentra al lado de un
angel como vos, que no puede inspirar otra
cosa que amor.
j Ah! i Que dichosa habria sido yo, amiga
del alma, si todos pensaran o hubieran pen-
sado asi !... i Cudntas aniarguras de menos en
mi pasado : cudntas quizas en mi porvenir !
j Cudntos recuerdos funestos que no tendrian
ahora en mi alma cabida ni raz6n de ser !
i Por favor, Emelina, olvidad el pasado y
nada acibare de nuevo vuestra vida Despues
de las terrible pruebas a que os hab6is vis-
to sometida, debe hoy vuestra alma espaciar-
se en otros horizontes llenos de risuefia espe-
ranza. Olvidad, pues, memories pasadas que







12 EMELINA

solo vienen a perturbar vuestra tranquilidad.
Pensemos en el porvenir, que es luz, alegria
y bienestar.
No s6 yo, a la verdad, que seria de mi
si me faltaran los dulces consuelos que a
cada instant me procurais, Sara. Mi vida,
que de otro modo no seria sino un martirio,
a vuestro lado se hace mAs soportable. Posee-
dora de mis mas intimos secrets, nadie po-
dria, mejor que vos, suavizar como lo haceis
mis dolores; por lo mismo que conoceis la
intensidad de mi mal, afAn mas prolijo poneis
en graduar la eficacia del balsamo dulcifica-
dor. Pero, aun no me decis si nuestro heroico
salvador se encuentra ya libre de todo peli-
gro. No me perdonaria en mi vida el haber
sido, yo que parece llevo escrito en mi frente
un sino fatal, la causa de que la abnegaci6n
de ese j6ven pudiera acarrearle una desgracia.
En serio peligro se encuentra, por cierto,
mas los doctors que le asisten abrigan fun-
dadas esperanzas de salvarle.
j Tan grave ha sido su herida?
Si; y ha venido a complicarse con una
intense fiebre de que se sinti6 atacado desde
el dia que sigui6 a la fatal noche del in-
cendio.
Dios mio I C CuAl es mi crime para que







PRIMER PART 1I

asi me castigueis? No bastan aun los pade-
cimientos sufridos sin culpa, y es possible que
mi mala estrella haya de perseguir tambien
a todos los que se me acercan?
Esto decia una linda j6ven de porte noble
y airoso, en la cual se adunaban la mas serena
dulzura y la gracia mas incomparable. Un
traje de rigoroso luto aprisionaba sus esbeltas
formas y hacia resaltar la blancura de su ros-
tro hermosisimo. La expresi6n de melancolia
que en 61 veiase de ordinario dibujada, aiia-
dia un misterioso atractivo a los encantos de
su rara belleza. Al hablar, diriase que a sus
labios asomaba algo de la tristeza dominant
al parecer en su alma, y que a su acento puro
y sonoro daba inflexiones tan tiernas como
suaves, propias para hacer a quien la escu-
chaba, imaginarse estar oyendo las melodies de
una voz celeste.
Contribuian a dar mayor realce a su her-
mosura y a individualizarla, por decirlo asi,
sus ojos de purisimo azul, llenos de una ex-
presi6n de indefinible ternura empapada en
misteriosa melancolia. Sus cabellos, rubios co-
mo el oro, sus cejas de color castaiio oscuro,
sus labios frescos y rojos como dos botones de
rosa y el puro 6valo griego de su rostro irre-
prochable, tan bello en medio de su transpa-








14 EMELINA

rente palidez, completaban el cuadro de la
mis fascinadora gracia unida ala dulzura mas
atrayente.
En la encantadora Sara descubrianse asi mis-
mo atractivos que la hacian una digna compa-
fiera de la interesante Emelina. Era bella con
una belleza llena de gracia juvenile, realzada
por la solicitud casi maternal con que asumia
el papel consolador y dulcificante que desem-
pefiaba al lado de su amiga. Parecia una ma-
dre premature, Ilena de los atractivos propios
de su edad. Alta y esbelta, tenia las cejas,
el cabello y los ojos negros, recta y fina la
nariz, expresiva la boca, aunque no muy pe-
quefia, y rebosando dulzura sus modales y
su aire, dulzura que no era sino una suave
emanaci6n de la que su alma desbordaba.
Estas dos hermosas j6venes, que a la ligera
hemos intentado bosquejar, desempefian un
papel prominent en nuestra historic, por lo
cual pedimos para ellas al lector toda la sim-
patia a que son tan acreedoras. Si sus encan-
tos fisicos llenan de admiraci6n desde el ins-
tante en que se las ve, su retrato moral no es
menos bello : de la primera podria decirse
que es el trasunto de la virtuid mas pura
y mis acrisolada en las funestas adver-
sidades de un pasado en que el dolor y la








PRIMERA PARTE 15

desgracia parecen haber sido los colors do
minantes del cuadro ; de la segunda, que es la
imagen mds perfect de la abnegaci6n y del
consuelo.
















CONOCIMIENTO

APESAR de lo grave de la herida y de las
complicaciones de la enfermedad de Mar-
celino, triunfaron al cabo de pocos dias su ro-
bustez y su juventud, y en breve pudo en-
trar en el period de la convalescencia.
Emelina habia enviado diariamente a obte-
ner informes sobre el estado del enfermo, e
impu6stose con satisfacci6n de los paulatinos
progress que iba haciendo.
Cuando, por fin, hubo mejorado completa-
mente, crey6 de su deber la j6ven hacer,
acompafiada de su tio, que en la noche del
incendio de su casa se encontraba en Santia-
go y habia vuelto a la mariana siguiente, una
visit a la madre de Marcelino, con el objeto
de felicitarla por el pronto restablecimiento
de su hijo y manifestar a 6ste la gratitud de
que su generosa y abnegada conduct habia-
se hecho merecedora,







PRIMERA PART 1i

Terminada la visit y despues de haber
cambiado el tio de Emelina, Mr. Edmundo
Darington, acaudalado comerciante ingles de
Valparaiso, cordiales expresiones y galantes
ofrecimientos con la amable duefia de casa
y su distinguido hijo, despidi6se acompaiiado
de su sobrina, quien habia producido en Mar-
celino y en la sefiora de Gavidia la mAs fa-
vorable impresi6n.
Muy dichoso me consider, madre mia, di-
jo el j6ven cuando se hubieron retirado los visi-
tantes, aun teniendo en cuenta lo que he
sufrido, por haber salvado la vida a tan an-
gelical criatura.
En efecto ; posee cualidades que desde el
primer moment cautivan a quien la trata.
Y su tio es un excelente y muy cumplido ca-
ballero. Se me ha dicho que hace apenas un
mes se hallan en Chile las dos j6venes. Han
venido a reunirse aqui a Mr. Darington, tanto
porque conocian de fama nuestro pais, cuanto
porque Emelina, a quien su tio idolatra, en-
cuentre en el seno de nuestra sociedad y en
medio de las distracciones que sea possible
procurarla, un lenitivo a la gran p6rdida que
acaba de sufrir, pues dicen ha quedado re-
cientemente hu6rfana por la muerte de su
padre.







EMELINA


Por cierto que la sociedad de Emelina
me encanta, y su tio par6ceme un aprecia-
bilisimo caballero. Aprovechar6 cuantas opor-
tunidades se me presented para cultivar su
amistad.
Y en efecto, apenas vuelto Marcelino del
campo, donde hubo de pasar unos dias a fin
de restablecerse por complete, su primera vi-
sita fue para Mr. Darington, quien desde el
primer moment ofreci6 al digno j6ven la mas
franca hospitalidad.
Las visits de Marcelino se hicieron muy
frecuentes. Lleg6 a ser indispensable al j6-
ven, cuyas aficiones y gustos eran senci-
llos y met6dicos, la sociedad de aquella en-
cantadora familiar. Deslizabanse para 61 las ho-
ra en ata calma, ya jugando con Mr. Daring-
ton alguna partida de ajedrez o de whist, ya
deleitindose en la conversaci6n amena y dulce,
aunque delicadamente melanc6lica, de Emeli-
na, ya por fin, escuchando alguna o algunas
de las piezas que Sara ejecutaba en el piano
con maestria de verdadera artist.
Poco a poco fu6 estableci6ndose asi entire
aquella familiar y la de Marcelino una grata
intimidad que hacia de ambas casas una sola.
Mas, a pesar de que Emelina sentia gran es-
timaci6n por Marcelino y le tenia reservado






PRIMERA PARTE 19

en su coraz6n el lugar de preferencia que
por gratitud creia deber asignarle, notaba 6s-
te con pesar que la encantadora j6ven no mi-
raba en 61 sino al noble salvador de su vida.
No era esto precisamente lo que podia col-
mar las aspiraciones de nuestro h6roe, quien
sentiase cada dia mas atraido hdcia aquella
j6ven cuyo callado dolor apacible, hasta en-
tonces desconocido en sus causes por Marceli-
no, haciala mas interesante. La nube de me-
lancolia que de ordinario velaba su blanca
frente afiadia un no s6 que de misterioso a
la dulce Emelina.















TRAVESURAS DE CUPIDO

LLEG6 el verano de 18...
Vifia del Mar, el con tanta justicia
apellidado el Versalles chileno, lucia en todo su
esplendor las femeniles bellezas que vagaban
rebosando en alegria por sus pintorescos jar-
dines y elegantes chalets.
Era aquello un torneo de hermosura.
En las horas de tren, la estaci6n conver-
tiase en precioso ramillete de frescas, aromo-
sas y rozagantes flores, casi todas en bot6n,
y cuyo perfume embriagador traia trastorna-
dos a los incautos mozos que, no sabemos si
por su mal o al contrario, llegaban a esos
sitios, atraidos por la fascinaci6n que sobre
ellos ejercieran los hechizos de aquellas en
cuyas redes sutiles dejabanse prender algu-
nos con toda el alma.
Introducida Emelina a la mejor sociedad
portefia, natural era que, una vez llegada la
estaci6n de verano, fuese tambien a partici-







PRIMERA PART '1

par de las distracciones que a porfia brindd-
bale su carifioso tio.
Instal6se 6ste en consecuencia, acompaiiado
de su sobrina y de Sara en el Gran Hotel
de Vifia del Mar, ocupando uno de sus mas
lujosos departamentos.
La rara y peculiar belleza de Emelina lla-
m6 grandemente la atenci6n en Vifia del
Mar, a pesar de que alli se encontraba reu-
nido, cuanto de hermoso, elegant y aristo-
crAtico encierran la opulenta Santiago y la cos-
mopolita Valparaiso.
Llamdronla desde el principio la linda in-
glesita, y apenas Ilegada rodearonla numerosos
adoradores que en ella admiraban su hermo-
sura, su discreci6n y hasta su melancolia mis-
ma, que tan extraordinario atractivo afiadia
a sus encantos.
El primer baile que se di6 en el suntuo-
so salon del hotel tuvo la virtud de reunir
en un brillante haz a casi todas las beldades
que Vifia del Mar encerraba por entonces en
su seno.
Emelina domin6 en 61 como reina, no so-
lo porque conquistara su trono cual otras, a
favor de una belleza avasalladora, sino por-
que a esto reunia la suavidad y dulzura de
su trato y modales.








22 EMELINA

Aquella noche estaba bellisima. Su traje de
rico surah de seda negro, adornado con una
guirnalda de rosas blancas, hacia resaltar mis
que de costumbre la serena palidez de su ros-
tro. No llevaba al cuello otra cosa que un artis-
tico medall6n de oro, pendiente de una cinta de
terciopelo negro, y sujetaba sus rubios y
abundosos cabellos un broche de brillantes.
Marcelino halldbase tambi6n alli.
Alto, delgado, de cuerpo airost y elegan-
te, eran negros sus ojos, su barba recorta-
da que terminaba en punta y su sedoso,
flexible y abundante bigote. Descrubriase en
sus maneras la distinci6n franca y exquisite,
sin ser afectada, que caracteriza al portefio
de buena sociedad. Querido de sus compane-
ros, que en 61 veian al amigo leal y conse-
cuente, no lo era menos de las damas; y
mas de una de 6stas habia ya sentido, al ver
a tan apuesto j6ven, palpitar su pecho a
impulse quizAs de dulces y tentadores an-
tojos...
Le acompafiaba como su mas intimo ami-
go en todos sus paseos el ingeniero military
don Jose Maria Vergara, j6ven de treinta
afios, tambien alto, fornido, sin ser corpulen-
to, simpAtico y franco decidor, de grandes y
vivos ojos, recortado bigote negro, y en cu-







PRIMER PARTE "4

ya fisonomia toda se retrataba al que en to-
das parties del mundo se llama un excelente
muchacho.
No olvidemos decir, de paso, que este mis-
mo j6ven fu6 quien asisti6 a Marcelino como
ayudante en la ascension de la escalera la
memorable noche del incendio, y el mismo que
por instrucciones de su amigo baj6 primero
conduciendo en brazos a la afligida Sara.
Aquella fu6 una noche deliciosa para am-
bos j6venes. Como era natural, Emelina y
Sara merecieron de preferencia sus atencio-
nes. No obstante, Emelina, condescendiente
y dulce con todos, por nadie manifestaba pre-
dilecci6n y esa noche, galan alguno pudo
declarar, al retirarse lleno de las mas gratas
emociones, que aquella reina no habia mere-
cido bien de sus vasallos por la exquisite y
discreta imparcialidad con que habia distri-
buido sus mercedes.
Sara supo secundarla dignamente y las ho-
ras transcurrieron dichosas y fugaces cual lo
son siempre las del placer. Llegada la de
retirarse, despu6s de haber hecho los honors
a una magnifica cena y danzado en segui-
da casi hasta el alba, i cudntos de aquellos ca-
balleros, cudatas beldades encantadoras de
aquellas que moments antes poblaban la bri-







EMELINA


llante sala, no se sentirian ya press en las he-
chiceras redes del habilidoso Cupido I Qu6
de sonrisas cambiadas, qu6 de elocuentes mira-
das dirigidas, que de frases llenas de signi-
ficativa ternura pronunciadas, qu6 de latidos,
por fin, qu6 de sonrisas, de esperanzas y de
suspiros !
En cuanto a Marcelino, retirabase un tan-
to contrariado. Algunos meses hacia ya que,
sino con frases inequivocas, por lo menos a
virtud de insinuantes alusiones habia tratado
de pintar a Emelina cudl era el estado de
su coraz6n. Esta, cada vez, habia tratado de
desviar el giro de sus palabras, recurriendo
con un arte lleno de sencilla naturalidad y
sin esfuerzo, a cualquier arbitrio que hiciera
olvidar a su amigo el tema elegido. Lo que
sobre todo contrariaba a Marcelino, llevando
mil angustiosas dudas a su dnimo, era la ex-
presi6n de tristeza que en esas ocasiones sor-
prendiera en el rostro de Emelina, no pare-
ciendo sino que con sus palabras renovaba en
ella alguna antigua herida o la causaba un
pesar acerbo.
Era indudable que sufria aquella j6ven;
agitabase en su coraz6n alguna tempestad
oculta que no estaba en la mano de Marce.
lino dominar. jAmaria a otro? Mas, porque







PRIMERA PARTE


ese amor, en caso de existir efectivamente,
habria de afligirla? dCudl era la causa de la
reserve incomprensible de la j6ven, de su
habitual tristeza, de su aire melanc6lico y de
que no pareciese hallarse dispuesta a aceptar
de 61 otras manifestaciones que las del puro
afecto de un hermano?
Comunic6 Marcelino estas dudas y zozobras
a su compafiero Jos6 Maria cuando ambos ya
se retiraban a descansar y 6ste, si bien con-
vino en que su amigo tenia raz6n, le obser-
v6 con justicia que se apresuraba demasiado,
aiadiendo con el tono picaresco que era en
61 habitual:
j Eh! i querido, no se toma por asalto asi
no m6s una fortaleza en la cual ondea el
pabellon de S. M. B. I Animo, pues, y no os
desaliente el mal 6xito de las primeras es-
caramuzas. Con un poco de estrategia y otro
poco de paciencia, el triunfo sera vuestro.
Marcelino call. La verdad del caso es que
desde hacia ya tiempo los encantos de Eme-
lina tenianle profundamente enamorado.
En consecuencia, se propuso aprovechar la
pr6xima oportunidad que se le presentara de
pedir a Emelina quisiera resolver und vez
por todas el arduo problema que tan preocu-
pado le traia.


















EN EL PARQUE DEL HOTEL

RESENTOSE, en efecto, esa oportunidad a
los pocos dias. Una tarde en que Marce-
lino habia ido a Vifia del Mar a comer con la
familiar Darington por invitaci6n de don Ed-
mundo, propuso 6ste dar un paseo por el
parque del hotel, una vez terminada la comida.
Tom6 don Edmundo el brazo de Sara, de-
jando que Marcelino cogiera el de su sobrina.
Apenas hubieron dado algunos pasos por
el jardin, abord6 resueltamente Marcelino la
cuesti6n.
- Tiempo hi, dijo a la j6ven, deseaba abri-
ros mi coraz6n y manifestaros qu6 sentimien-
tos habiis venido vos a despertar sibitamen-
te en mi, desde el dia, o mis bien desde la
noche, de eterno recuerdo, en que a virtud de
tan dolorosas circunstancias me encontr6 con
vos en el camino de la vida. De antemano







PRIMERA PART 27

voy a haceros una advertencia. Conozco que
el paso que doy y al cual me siento irresis-
tiblemente arrastrado podeis vos con justicia
interpretarlo mal, atribuyendolo quizas a m6vi-
les egoistas ; me espongo, bien lo s6, a que
creais trato de sacar partido de una situaci6n
por vos no buscada y en la cual solo me cupo en
suerte cumplir un imperioso deber. Pero, de
antemano os lo declare : yo nada exijo ; os pro-
testo que vuestro fallo serd acatado con re-
ligiosa sumisi6n ; de vuestros labios aguardo
la sentencia que me ha de hacer el mis feliz
o el mis desgraciado de los mortales ; pero ni
aun en el peor de los casos podrd esa deter-
minaci6n arrancarme la menor queja. Contais,
pues, con mi mas complete resignaci6n. Aho-
ra, decide, por lo que en mas estima ten-
gais en el mundo, podr6 algun dia esperar
me cedais en vuestro pecho el lugar que desde
el primer instant en que os vi he ambicio-
nado como la m6s pura de las satisfacciones
y la mas inefable de las dichas?
No sabeis, respondi6 Emelina con visi-
ble mortificaci6n, y despues de una embara-
zosa pausa, cuAnto me hacen sufrir vuestras
palabras. j Por que no hab6is querido confor-
maros con ser mi mejor amigo, mi hermano del
coraz6n?







ze. EMELINA

i Ah esa distinci6n, por muy halagadora
que para mi sea, me martiriza en estremo,
j No comprendeis entonces que mi coraz6n exi-
ge algo mas, much mas? (No comprendeis
que os amo, que soy vuestro esclavo y que
cada una de vuestras evasivas es un dardo
cruel que me asestais?... -Por ventura ama-
riais a otro?...
Talvez no seria tan desdichada si ello
fuera asi.
Pues entonces, j que poderosa raz6n, qu6
misterio asi me priva del tesoro que ambi-
ciono? E No veis que esta amarga incertidum-
bre, que esta punzadora duda me mata? jQu6
os he hecho yo para no merecer ni siquiera
vuestra confianza? Y hace poco me llamAbais
hermano...
En efecto, desde el dia en que, gracias
a vuestra noble acci6n, a vuestro heroismo,
salv6 de una muerte horrible, mi pecho ha
sentido hacia vos el mas intimo cariio, el
carifio que se brinda a un verdadero hermano.
Pedidme cuanto querais ; os debo la vida ; mas
no me obligueis, por Dios, a seguiros en este
terreno; i para ello seriame necesario traer a la
memorial sucesos que no puedo evocar sin
considerarme la mas infortunada de las mu-
jeres !







PRIMER PART 2

dEs esta entonces vuestra -ltima palabra?
Por que me lo decis?
-Porque, si ello es asi, equivale a signifi-
carme que nada debo esperar ; que es forzoso
me aleje de vuestro lado, donde un dia crei
obtener la satisfacci6n de la mds noble de mis
ambiciones...
Amigo mio ; I por favor !...
-Si; i ello equivale a la muerte de esperan-
zas halaguiefias, al abandon de ilusiones que-
ridas; ello equivale a ordenarme renuncie al
porvenir que en un rapto de insansatez ha-
bia imaginado, y olvide hasta el recuerdo de
que un dia crei entrever la felicidad en una
mirada, en una sonrisa vuestra, ya que en esas
sonrisas y en esas miradas no ha podido ha-
ber nunca sino lIstima, compasi6n, cualquiera
cosa, en fin, menos lo que por ceguera o pre-
sunci6n he creido fuera el carifio de una mu-
jer hasta la cual parece no llegare nunca, ese
carifio que un dia pens6 me abriria las puer-
tas del cielo !
Por que me torturais asi, Dios mio?
esclam6 Emelina con acento de intense dolor.
Marcelino, agreg6, dirigiendose al j6ven: vues-
tras exigencias son crueles. i Cierto es que
teneis adquiridos sobre mi nobles derechos;
mas no sabeis que la mujer a quien' asi pro-







dU EMELINA

bais, tiene una tristisima historic ; no sospe-
chais que hay en esa historic episodios terri-
bles ; ignorais que para satisfaceros he de ver-
me obligada a sobrellevar el dolor de los do-
lores : renovar antiguas heridas, avivar el re-
cuerdo de sucesos que quisiera desterrar para
siempre de mi memorial ; no os imaginais que
cuando por mi mal os encontreis impuesto
del secret que hasta hoy os he ocultado, a
lo sumo podreis considerarme como la mas
desgraciada de las mujeres, y quin sabe si
hasta mi dolor y mi inmerecida verguenza, en
vez de moveros a compasi6n, os infundan otro
g6nero de sentimientos !
i N6; mil veces n6 i Ante Dios y ante el
mundo juraria que sois la mas pura, la mas
noble y la mas santa de las mujeres !
Pues, bien : ante Aquel que todas nues-
tras acciones escruta, que todo lo vB y lo co-
noce, me hab6is de jurar que jams se os es-
capard una silaba de lo que voy a revelaros.
Lo juro.
Sea entonces como lo quereis. Os refe-
rire la historic de mis primeros afios ; os ha-
r6 participe de mis mas intimos secrets,
espectador de escenas que ni aun remotamen-
te hab6is podido entrever. No es mia la cul-
pa si despues os arrepentis de vuestra teme-







PRIMERA PARTE 31

raria exigencia; si despu6s olvidais vuestras
precipitadas protests, condenando a la mujer
a quien ahora le teneis erigido un altar en
vuestro leal coraz6n, pudiendo haberos con-
tentado con un sentimiento puro y apacible,
con ser mi amigo, mi hermano. Sea, pues;
preparaos a escuchar la historic de mi vida
pasada.
Y la angustiada j6ven refiri6 a su amigo,
con tono dolorido y abreviando en lo posi-
ble los detalles, la historic que con mayor
amplitud damos a continuaci6n.












SEGUNDA PART


I

LA NIIA DE LARGO

E la noble casa de los Darington fu6 su
familiar paterna. Su padre escogi6 tam-
bien mujer de ilustre abolengo : tal era la
madre de Emelina, descendiente en linea recta
de los Crownshires.
Naci6 en Edimburgo, residencia temporal
de sus padres. De nifia fue llevada a L6ndres
en donde recibi6 su educaci6n.
Su buena madre muri6 cuando la j6ven te-
nia apenas catorce afios. Era 6sta finica hija
y fuW la adoraci6n de su padre, quien veia
en ella el retrato de su esposa y la amaba
entrafiablemente.
Todos los dias, antes de ponerse el sol, sa-
lia el buen anciano con Emelina en carretela
a dar una vuelta por Hyde Park.
En el camino se entretenia en contarla las
aventuras de su mocedad, los hechos c6le-












SEGUNDA PART


I

LA NIIA DE LARGO

E la noble casa de los Darington fu6 su
familiar paterna. Su padre escogi6 tam-
bien mujer de ilustre abolengo : tal era la
madre de Emelina, descendiente en linea recta
de los Crownshires.
Naci6 en Edimburgo, residencia temporal
de sus padres. De nifia fue llevada a L6ndres
en donde recibi6 su educaci6n.
Su buena madre muri6 cuando la j6ven te-
nia apenas catorce afios. Era 6sta finica hija
y fuW la adoraci6n de su padre, quien veia
en ella el retrato de su esposa y la amaba
entrafiablemente.
Todos los dias, antes de ponerse el sol, sa-
lia el buen anciano con Emelina en carretela
a dar una vuelta por Hyde Park.
En el camino se entretenia en contarla las
aventuras de su mocedad, los hechos c6le-






SEGUNDA PART 33

bres de su ilustre raza, y muchas otras cosas
que ella oia embelesada, sin fijarse en lo que
pasaba a su alrededor, pendiente de las pa-
labras de su carifioso padre.
Estaba afin muy nifia; tenia apenas cum-
plidos quince afios.
Hablaba francs y espafiol, si bien con el
acento de una pura londonense. Sus juegos
eran infantiles.
Hubiera podido decir el nfmero de rosas que
habia en los jarrones de sus jardines y qu6
pdjaros eran los mds picadores de las cerezas
y manzanas ; pero nunca habia fijado sus ojos
en los muchos caballeros amigos de la casa,
que la saludaban al paso, o llegaban a acom-
paiar a la familiar en el t6 cuotidiano.
No comunicaba con ningun hombre, escep-
tuando al viejo Tom, que le llevaba maripo-
sas clavadas en alfileres, para su colecci6n,
y el pequefio groom que les acompaiiaba a
ella y a su padre en el paseo.
Hay que decir tambi6n que entire las vi-
sitas de la casa, era vista Emelina como una
chiquilla, y si alguna vez alguien deciale
una frase almibarada, ella huia en busca de
sus muiiecas, loqueando con alegre risa.
CuMl no seria su asombro, cuando un dia
la vieja institutriz que la aleccionaba en el







34 EMELINA

piano, le dijo con tono grave y sentencioso:
Miss, es precise que guardeis mas serie-
dad en adelante.
Desde hoy vestireis de largo, y ocupareis
un asiento en el sal6n, cual corresponde a una
sefiorita de vuestra clase. Es decir, tendreis
que oir galanterias, y que contestar a ellas
como nifia bien criada. Vuestro padre me ha
manifestado algo que os interest grandemen-
te. Segun supongo,lehanpedido vuestra mano;
y 61, que pronto desaparecera de la tierra, desea
dejaros feliz y en soberbia posici6n. Conque,
preparaos. Dejad esas mufiecas y vamos al
tocador, donde os aguarda el bonito traje que
ha traido vuestra modista, y que os hard
pasar de pequefia a la categoria de mujer.
Al principio ri6. Luego, sinti6 ganas de
Ilorar ; despues le di6 vergiienza ; pero al fin,
obedeci6 a su aya, y la sigui6 a su gabi-
nete, en donde, en efecto, cambi6 sus vesti-
dos cortos de la infancia por los que habian
de presentarla a los ojos de los contertulios
como la verdadera sefiorita Darington.
Era la hora del te.
Su padre estaba en cordial conversaci6n
con sus amigos, cuando ella apareci6 en el
sal6n. Un movimiento de admiraci6n se pro-
dujo en todos los circunstantes.







SEGUNDA PART


Su padre sonreia gustoso. Y en verdad, ella
misma, al verse retratada en los enormes espe-
jos, que con artisticos trem6es, decoraban las
paredes, experiment un sentimiento extraino,
mezcla de vanidad y de sencillo orgullo ; pues
se mir6 de modo que antes no se miraba.
El rubor encendi6 su rostro ; y salud6 lige-
ramente, contestando apenas a las palabras
aduladoras de los presents.
Era indudable que la nifia habia desapare-
cido y la mujer habia despertado.
Sefiores, dijo su padre llevdndola de la
mano: tengo el gusto de presentaros a mi
heredera, a Miss Emelina Darington y Crown-
shire, baronesa de Bloomingcester.
Un murmullo recorri6 toda la sala.
DespuBs de varias presentaciones, su pa-
dre la condujo donde un caballero alto que
se mantenia de pi6.
Hija mia, dijo, el senior conde Ernesto
du Vernier. En este moment un criado anun-
ci6 que el tU estaba servido.
El caballero la ofreci6 su brazo, y todos
se encaminaron al pr6ximo departamento.
jQuien hubiera dicho a la cuitada Emelina
que aquella noche de su primera entrada a
los salones del gran mundo comenzaba para
ella una sucesi6n amarga de infortunios?...

















STENDREMOS BODA?

DURANTE los moments que estuvieron en
el sal6n del te, not6 la joven que el
caballero que le habia sido presentado no deja-
ba un instant de mirarla.
Como estaba cerca de ella, entabl6 una sos-
tenida conversaci6n en su idioma,-en la cual
Emelina contestaba con monosilabos.
Se la hablaba un lenguaje misterioso. Has-
ta entonces no comprendia el significado de
muchas palabras, que si las habia empleado,
era unicamente poniendolas en boca de sus
mufiecas, cuando tras un canap6, convertido
en palacio por las dulces hadas de la infan-
cia, inventaba a su manera semi-amorosos
coloquios, trayendo a la memorial las palabras
de carifio que su padre solia decir a su ma-
dre en vida de 6sta y que la niiia no habia
olvidado.







SEGUNDA PART E7

Mientras el conde du Vernier se deshacia
en galantes lisonjas que casi no obtenian res-
puesta, lord Darington entretenia a los de-
mas circunstantes refiriendo sus aventuras
de cazador, cuando apuesto garz6n era en la
corte de Alberto gala y flor de los nobles
caballeros.
Era el conde du Vernier alto, airoso, de
porte distinguido, ojos negros, cabello casta-
io, barba oscura, dividida en dos alas lustro-
sas ; elegant en el vestir, si no con la cor-
recci6n inglesa, con la puleritud parisiense.
Su trato, afable y amanerado, agradaba a los
que le conocian.
De pronto los circunstantes se volvieron
llenos de curiosidad y asombro hacia el grupo
que formaban Emelina y el conde.
Acababa de estallar la carcajada mas argen-
tina y sonora que hasta entonces hubiera reso-
nado en aquellos severos salones, centro de
la nobleza de Londres.
Todos se miraban con extrafieza.
El buen lord, suspendiendo lo mejor de
su narraci6n, torn la vista perplejo.
Mientras tanto, el conde du Vernier, me-
dio corrido, contemplaba a los demds con el
rostro mas simple que se puede imaginar.
jQue habia acontecido?







EMELINA


El conde, durante la conversaci6n de lord
Darington, habia acercado mis su sill6n al de
la joven, y en uno de tantos intervalos de
alegria general la dijo quedo:
Yo os amo...
Ella, algo turbada, no hall que contestar ;
baj6 los ojos, y se puso a mirar c6mo la cla-
ra luz de las arafias se quebraba en mil
iris sobre los piropos de sus brazaletes.
La verdad es que Emelina no comprendia
aquel yo os amo en boca del galante lisonje-
ro. Al repetirle 6l esas palabras, no habia po-
dido contener la risa la inocente nifia y hd
aqui el motivo de aquella estrepitosa carca-
jada.
Al dia siguiente, tras una reprensi6n de
su institutriz, su padre la llam6 a su gabi-
nete. La hizo sentar cerca de 61 y la dijo estas
palabras :
Tu conduct de anoche me tiene muy dis-
gustado. Si no te agradaban las frases del
conde du Vernier, debiste haber callado ; no
prorrumpir en risa como lo hiciste. Es ver-
dad que eres ain muy nifia. Sin embargo, pon
atenci6n a lo que te voy a decir. Yo ya es-
toy muy viejo. Pronto he de dejarte sola en
el mundo. Mi salud decae dia por dia. Asi,
pues, quiero que cuando la muerte me arre-







SEGUNDA PART


bate a sus dominios, te encuentres casada.
Nuestros intereses lo requieren, hija, y tu pro-
pia felicidad. Comprendo que acabas apenas
de abrir los ojos al mundo en que quiero
introducirte tan rapidamente; pero es preci-
so que yo muera con mi alma tranquila.
Muchos caballeros de esta corte han solicitado
tu mano. Yo no quiero obligarte a que te
unas con quien no ames, pues esa es la peor
de las desgracias y yo quiero para ti todas
las felicidades. Abreme tu coraz6n.' Ovida
tus devaneos de nifia. Dime la verdad : Zno
es cierto que el conde Ernesto du Vernier
es un real mozo, digno de una princess o
de la hija de un lord?
Aquella pregunta la desconcert6; mas, vien-
do que debia decir la verdad a su padre, le
manifest que, en efecto, el conde era un
elegant caballero, noble por sus titulos, y
amable por su fino trato ; pero que ella no
podia resolver aquella cuesti6n, puesto que
no sentia apego a hombre alguno.
; Es decir, le dijo su padre levAntandose
ya exaltado, que morir6 dejindote soltera i N6
en mis dias Piensa, pi6nsalo, hija mia. j Nun-
ca ha de ser rosa este bot6n? Querris de-
cirme que tienes dentro del pecho un pedazo
de hielo? Pues te equivocas. Ni por lo Daring-







40 EMELINA

ton, ni por lo Crownshire. Ambos 6ramos ar-
dorosos, y a tu edad, ya recibia tu madre en
los balcones de su palacio que daban al par-
que real, los ramilletes de rosas que yo mis-
mo le cortaba... Por San Pablo, hija mia,
que no quisiera imaginarme tengo una estdtua
en ti, que eres la mas codiciada y la mas lin-
da de cuantas nobles herederas tienen entra-
da a la real cimara de Windsor. i H6 ahi un
impossible El conde me ha pedido tu mano.
Es un partido magnifico. Esto me alegra.
Quiero tu dicha, y 6sta se me present
en figure de ese arist6crata francs, miembro
nada menos que de la casa du Vernier, una
de las mas encumbradas de la nobleza gala.
Y a no mediar estas circunstancias y la de
mi avanzada edad, bien sabes que no habria
yo acogido su pretension haciendo a un lado
las preocupaciones de familiar que no permiten
a un Darington o a una Crownshire entroncar
con individuos de la nobleza extranjera ni
con plebeyos.
Habia echado en olvido decirte que el con-
de se halla profundamente enamorado de ti;
hecho un loco. Eso si, que tu ligereza de
anoche le ha puesto mohino y un tanto de-
salentado. Pero yo le he dicho : la locuela
de Emelina es una chiquilla que no sabe lo







SEGUNDA PART


que se dice. Tened paciencia. Estudiad la
manera de llegaros a ella. Es precise que
le inspireis amor.
Y, en verdad, hija, el conde te sacard de
esa ignorancia en que hasta hoy has per-
manecido.
Y asi continue el buen viejo hablando
por largos moments.
Esta escena se repiti6 muchas veces.
Las frecuentes visits del conde acabaron
por hacer que la joven viera en 6l a un amigo
de la casa de los mas agradables; pero no
sentia ain nada que le saliese del coraz6n.
Estaba en tinieblas.
Du Vernier era cada dia mas galante y
cumplido.
Al verlos juntos, ella en el piano, y 6l vol-
viendo las hojas de los cuadernos de misica, el
viejo lord experimentaba un content que ma-
nifestaba con bromas que dirigia a entrambos.
Domareis la fierecilla, decia al j6ven con-
de, tocAndole cariiiosamente en el hombro.
En los circulos aristocraticos de Londres
se hablaba ya del pr6ximo enlace del conde
y Emelina; y aun no habia salido de los la-
bios de 6sta una frase que diera alguna es-
peranza a Ernesto du Vernier. Sin embargo,
61 era el novio official.







42 EMELINA

Se decia que muy pronto se celebrarian
las bodas ; que las joyas y trajes que se
alistaban en Paris eran una maravilla; y
otras tantas cosas que apenas si llegaban a
oidos de la joven.
Su padre llamaba al conde hijo; y si les
miraba juntos, les decia hijos mios.
Esto y todo lo demas que dejamos referi-
do, fueron creando una especie de carifio
familiar de ella a du Vernier, a modo de
afectuoso aprecio ; mas de ninguna manera lo
que pudiera calificarse de amor.

















LO QUE HABIA DE SUCEDER

P ARA no cansar al lector con digresiones,
diremos que una mafana se not6 en casa
de lord Darington gran agitaci6n.
La servidumbre iba y venia de un lugar
a otro. Muebles riquisimos y nuevos se in-
troducian en los salones.
Las escaleras se adornaban profusamente ;
el anciano daba 6rdenes que al instant eran
ejecutadas.
La intitutriz se lleg6 por fin a la alcoba de
Emelina cuando 6sta ain no se habia preparado
para salir, yle dispar6 a quema ropa la siguiente
salutaci6n:
Felicito a mi noble alumna, Miss Eme-
lina Darington, en el dia dichoso de sus
bodas.
S6lo entonces comprendi6 la joven to que
ocurria. A hora de ir a la mesa su padre se







EMELINA


lo dijo todo, muy claramente. Aquella misma
noche se firmarian los contratos. En su
guardarropa acababan de colocar los mejores
trajes que hasta entonces hubieran llegado
a Inglaterra, muy dignos por lo ricos de ser
llevados por la graciosa majestad de Victoria.
Sin saber todavia lo que iba a hacer, dijo
a su padre que, puesto que era su volun-
tad aquella, estaba dispuesta a todo.
Lleg6 la noche. Multitud de carruajes se
detenian a las puertas del palacio, que pa-
recia en realidad una mansion encantada.
Las galerias, bien iluminadas, presentaban
un aspect precioso, lo mismo que los salo-
nes, adornados con todo el lujo correspon-
diente a la elevada categoria de los novios.
Lord Darington hacia los honors del sal6n.
A cada paso el ujier anunciaba con su
tono especial un nombre ilustre, y encope-
tadas families ihan Ilenando el recinto.
A eso de la diez de la noche se firmarian
los contratos.
Su padre condujo al sal6n a Emelina.
Esta no habia visto en todo el dia a Er-
nesto. Por fin lleg6. Parecia estar muy emo-
cionado; la salud6 muy afectuoso. Se sentia
lleno de orgullo al recibir las distintas fe-
licitaciones de que era objeto.







SEGUNDA PART 45

Antes de que Ilegue el moment de fir-
mar los contratos, narraremos por via de
curiosidad algunas circunstancias especiales
de aquella noche.
Iba a darse principio a la ceremonia nup-
cial, cuando el ujier anunci6 los siguientes
nombres :
Su alteza real el principle de Gales.
Entr6 el gallardo future rey de la Gran
Bretafia, y fuM saludado por toda la concu-
rrencia. Lord Darington se adelant6 y le
di6 las gracias por el honor que hacia a
su palacio llegando en dia de tanto regocijo.
El amable principle respondi6le con frases
afectuosas, e hizo votos ( por la felicidad de
la heredera de uno de los mds firmes ba-
luartes de la naci6n inglesa .
Luego se anunciaron :
El muy ilustre y laureado poeta Alfre-
do Tennyson.
Ese anciano inmortal apareci6 en el salon.
El principle de Gales cedi6 el principal
asiento al viejo vate, quedando a su derecha.
El ujier volvi6 a anunciar:
Su excelencia el embajador de S. M. el
Emperador de las Rusias, principle de Gorts-
chakoff.
Luego :







EMELINA


El Ilustre Americano, excelentisimo se-
fior general don Antonio Guzmin Blanco.
Y asi sucesivamente.
Se ve, pues, que toda la alta sociedad,
principles, diplomiticos e ilustres titulos se
hallaban presents en aquella noche me-
morable.
Gortschakoff y el Ilustre Americano llama-
ron la atenci6n general.
Algunos viejos lores, con sus lentes en-
caramados sobre las narices, examinaban con
curiosidad a Guzmin Blanco.
Era este un caballero de soberbio porte;
por sus aires un emperador de Oriente ; por
su pecho Ileno de condecoraciones y su vis-
toso y raro uniform, un museo andante de
numismitica.
Un ministry americano present a lord
Darington al ilustre Guzmin Blanco, quien
tras de decirle y echarle a las barbas sus
ejecutorias y lustrosos timbres, ofreci6 para
el novio la medalla del Libertador de pri-
mera clase, y para la novia un regio pre-
sente.
i Oh que fiesta aquella i Que confusion de
colors, de joyas de preciosa orfebreria Las
gargantas de cisne de las inglesas lucian
magnificos collares ; alj6far, oro y diamantes







SEGUNDA PARTE 47

estaban resplandeciendo en vividos relAmpa-
gos en sus brazos, manos y cabelleras.
Los estirados sefores de la sociedad aris-
tocratica de Londres, pasaban haciendo ge-
nuflexiones a damas y altos personajes. El
veteran frac reinaba por todas parties, y en
mds de un ojal lucia la cinta roja de la Legi6n
de Honor.
Reasumamos en gracia del lector.
Verific6se la ceremonia con todo esplendor.
Se honraron las famosas bodegas de Da-
rington Castle ; se visit el buffet ; y media
noche seria por filo, cuando los soberbios
troncos hacian rodar los carruajes de los
convidados, chispeando las herraduras al cho-
car en las piedras de las calls.
Al comenzar la madrugada, la claridad del
palacio empez6 a disminuir.
A poco vato estaba todo en silencio. Era
seguro que los cansados duefios, todos feli-
ces, dormian viendo entire suefios paraisos
luminados por astros de color de rosa.
















MISTERIO...

C UANDO los concurrentes se retiraron, el
anciano lord bendijo a los desposados,
y encamindndolos a su departamento les di6
las buenas noches.
Emelina temblaba. Solo entonces compren-
di6 lo que habia hecho. Al pisar el dintel
de la alcoba nupcial sinti6 que casi se des-
mayaba. El conde dej6la en quietud, y despu6s
de acariciarla y de repetirle dulces frases de
amor, se retire al gabinete que le estaba
preparado en el palacio.
Alli escribi6 varias cartas. Tras una media
hora, anhelante y enamorado mas que nunca,
se encamin6 a la alcoba nupcial.
Una lampara turbiamente iluminaba aquel
sagrado recinto de la dicha. El sinti6 el
aliento entrecortado de su esposa; en punti-
llas se acerc6 al lecho, y la contempl6 exta-
siado.






SEGUNDA PART 4

Solo ent6nces admire en toda su plenitud
la belleza de la rica heredera de lord Da-
rington.
Era rubia como una espiga, blanca como
la leche, y sus azules ojos parecian dos zafiros
medio encerrados en broches de oro. Sus
labios frescos y rojos como dos p6talos de
clavel, provocaban al beso, y su casi desnu-
do seno que subia y bajaba a impulses de
la respiraci6n, parecia el nido de pulido mar-
mol de las dos plateadas t6rtolas de Citeres.
El conde, ansioso y leno de sibito ardor,
iba quizas a dar a su esposa el primer beso,
cuando son6 un fuerte silbido, especial y
extrafio.
Azorado y leno de asombro, puso oido
atento y escuch6.
El silbido hubo de repetirse-con mis fuerza
que anteriormente.
Ent6nces, se pint6 en su rostro algo como
una amarga desesperaci6n... y murmur estas
frases :
i Por Cristo !... Estamos a 15 de Junio...
i Oh rabia I... i Y en qu6 moment !... Pero es
preciso... Cumplamos con lo ofrecido.
Se separ6 del lecho con tiento, se dirigi6
otra vez a su gabinete, tom6 un revolver,
lo puso en su bolsillo, calladamente envol-







EMELINA


vi6se en una capa, baj6 las escaleras, logr6
abrir las puertas, y se hall en la calle.
Iba a amanecer.
No lejos de la puerta que acababa depdejar
se hallaba un hombre, igualmente encubierto
hasta los ojos. Parecia un agent de policia ;
mas su sombrero de copa demostraba que no
lo era.
Cuando sali6 el conde, encamin6se direc-
tamente al embozado. Antes de llegarse a 61
se detuvo, y dijo una palabra extrafia que
le fud contestada con otra.
Ent6nces comenz6 este raro didlogo en
frances :
Ya empezaba a career que, preocupado
en vuestro casamiento, habiais olvidado el
compromise contraido...
Os esquivocais. No me he olvidado ni un
solo instant de vosotros.
!Y bien?
Y bien...
Digo que ha llegado et dia sefialado:
mafiana.
jA qu6 hora?
A las doce en punto.
jD6nde?
En la casa de la City.
j Concurriran todos?








SEGUNDA PART


Todos, escepto yo, que parto a Paris a
arreglar asuntos de importancia.
Esta bien.
jSab6is vuestra obligaci6n?
Hablad.
Oid.
Y se dijeron unas cuantas palabras en
secret.
En ese caso, concluy6 el conde, estar6
listo a la hora indicada. Pero decide, jno
creeis que mi matrimonio, que casi es vues-
tra obra, sea para los afiliados un gran paso?
Lo creo; pero teneis un gran enemigo ,
en nuestro mismo seno. No tan terrible, pues-
to que estd bajo mi influencia.
Qui4n?
Volvieron a hAblar en secret.
En verdad, dijo el conde, lo sospechaba.
El bar6n se porta de un modo...
En todo caso, volviendo a nuestro asun-
to, no olvideis el compromise de mariana. A
las doce en punto, en la casa de la City. Bue-
nos dias.
El conde qued6 pensativo, mientras el em-
bozado se perdia entire las veredas de la ori-
la sur del TUmesis, que deslizaba silenciosa-
mente sus turbios caudales bajo un cielo
brumoso y opaco.







52 EMELINA

Ernesto du Vernier se encamin6 a la puerta
de donde habia salido, la abri6 cuidadoso,
subi6 las escaleras y bien pronto se encontr6
en su gabinete.
Alli se desabrig6 ; y echdndose sobre un
canap6 qued6se dormido, no sin que antes se
escaparan de sus labios, como arrastrdndose,
estas palabras :
Cuatrocientos mil francos... a la casa
Farini y de la Cueva, de Paris... mafiana...
doce del dia... Muy bien... Parini me ofrece...
que pronto seremos socios...
















EL TAPETE VERDE

NADIE supo en el palacio Darington la
salida del reci6n casado conde.
A la maiiana siguiente el buen lord fu6
a saludar con su genial afabilidad a < sus hi-
jos ,, como 61 les llamaba.
Os tengo preparada, les dijo, despu6s de
hablarles como un padre sobre su nueva vi-
da, os tengo preparada una envidiable resi-
dencia en uno de mis castillos, situado a
pocas millas de L6ndres. La luna de miel
la pasareis alli, mientras este viejo se en-
tiende en hacer su testamento. Ya sabreis,
conde, que mi hija es una de las mas opu-
lentas herederas de...
Sefior... interrumpi6 du Vernier.
N6; n6; no os equivoqueis, mis palabras
son harto sencillas. Cierto es que eso ya lo
sabiais; empero, ahora que debo consideraros
como un hijo, es just que oigais...







EMELINA


Os ruego, senior, que no hablemos de eso.
En todo caso, hoy supongo que partireis
al castillo. Estard de fiesta; y os recibiran
alli como a una real pareja en San Jacobo.
Perdonad, arguy6 el conde ; pero me es
impossible partir hoy. Asuntos de alta impor-
tancia me retienen en Londres. Si os place
dentro de dos dias... dijo a su joven es-
posa, que no habia hablado una sola palabra
hasta ent6nces.
Estoy a vuestra disposici6n, contest ella.
Hasta este moment en el alma de Eme-
lina no habia prendido su hoguera el rapaz
flechador de Cupido.
Amaba ella a su marido como a un pa-
riente cercano.
Su padre era toda su adoraci6n. Este la
habia dicho : ( Quiero verte casada. ))
Y ella le habia complacido, como cuando
la decia: ( Ponte el traje lila que te he com-
prado )); ((t6came al piano un nocturno de
Chopin )) ; o ( ven a leerme junto a la chi-
menea el Vicario de Wakefield, de Oliverio
Goldsmith ).
Asi se hara, replica el anciano, puesto
que vos lo quereis.
Y mand6 a su mayordomo desenganchar
los carruajes.







SEGUNDA PARTE bb

Emelina se retire a su oratorio.
A las once y media del dia el conde Er-
nesto bajaba de un coche de alquiler frente
a una casa de aspect misterioso, en una en-
crucijada de la City.
En el port6n de la casa se hallaba un ro-
busto mozo, por sus trazas marino. Gorra
calada, cuello abierto, brazos desnudos, gor-
dos como muslos, zapatos asaz toscos, cuchillo
al into y una.negra pipa en la boca.
Al querer penetrar el conde, se le inter-
puso.
Alto, dijole. No se puede entrar.
i Insolente esclam6 aquel, sacando de
una de sus faltriqueras una medalla y poni6n-
dola a los ojos del brusco centinela.
Este la examine, se descubri6, cedi6 el pa-
so y qued6 refunfufiando :
Yo no sabia... como ya son tantos...
Habia una larga escalera en el interior de
la casa, que daba a pisos superiores.
Ernesto subi6 por ella; pero en vez de
llegar hasta el segundo piso, se detuvo a me-
dia ascension, se agach6 y empuj6 mafiosa-
mente uno de los escalones ; 6ste cedi6 y mos-
tr6 otra escalera que daba a una galeria sub-
terrinea. El conde baj6 por ella; la entrada
secret se volvi6 a cerrar y l1 sigui6 adelante







56 EMELINA

hasta llegar a un sal6n iluminado, tapizado
de rojo.
Alli estaban muchas otras personas.
Se hablaba, pero en voz baja.
En las paredes que, aunque lujosas no
ostentaban ningun adorno, habia panoplias
cubiertas de armas de diversas classes.
En el centro de la sala, alumbrada por
brillantes estrellas de gas, se veia, rodeada de
sillones, una larga mesa con tapeta verde.




\"


VI

DRAMA

C UANDO entr6 el conde, todos se adelan-
taron a recibirle, menos uno.
Era 6ste un caballero de unos treinta afios
de edad que, abrumado al parecer por ter-
rible desesperaci6n, se mantenia con la frente
apoyada entire las manos, casi sin darse cuenta
de lo que pasaba a su alrededor.
Seremos claros.
El lugar misterioso a dondE habia llegado
el conde du Vernier, era un opulento garito.
Pero no un tapete com6n. Nada de eso.
Alli habia un secret, desconocido para la
mayor parte de los que concurrian ; secret
que fue la terrible causa de la desgracia de la
misteriosa amada de Marcelino Gavidia, como
se vera a su tiempo.
Saludado que hubo a sus conocidos, el
conde se sent cercano a la mesa. Sac6 una
carter y dirigi6ndose a un personaje rechon-







EMELINA


cho, colorado como una guinda y enfundado
en un paletot :
Bar6n de la Cueva, dijo; he venido a
cumplir mi palabra. Tomad.
El interpelado recibi6 la carter y sac6 de
ella un papel que decia :
(( Ernesto, conde du Vernier, cede a la casa
S(bancaria de (( Parini y de la Cueva de Pa-
( ris, sus posesiones de Vernier, a la orilla
< izquierda del R6dano, con lo cual queda
( cancelado el document de doscientos mil
< francos que dicha casa tiene en su contra.
(( Asi mismo cede a dicha casa el palacio Ver-
(( nier situado cerca de la plaza de la Con-
((cordia, con lo cual queda solvente de toda
( deuda. El conde du Vernier. En L6ndres, a
(< 15 de junio de 18...
No os exigia semejante sacrificio, dijo el
gordifl6n sepultando en uno de sus hondos
bolsillos la carter. Sin embargo, necesitAbais
probar que sois hombre de palabra. i Bravo,
conde du Vernier !... Sefiores, h6 aqui al mi-
llonario heredero de lord Randolph Darington.
Todos se fijaron entonces en Ernesto, que
con una mirada reprendia al impertinente.
El hombre que estaba con la cabeza in-
clinada, al oir el nombre de Darington se ir-
gui6 y poco a poco lleg6se al conde.







SEGUNDA PART 5b

Caballero, le dijo, sois vos el esposo de
la sefiorita Darington?
Para serviros.
Sab6is si ain la acompaiia una sefiora
mayor en clase de institutriz?
Que se llama Juana Springfield?
Si ; jla habeis visto?
Casi siempre esta en el palacio Daring-
ton.
Mil gracias.
Y volvi6 a su triste abatimiento, hasta que
al oir la voz del senior de la Cueva que chi-
llaba : ( i Va a comenzarse la partida ) se en-
camin6 hdcia el siniestro tapete verde, escla-
mando entire dientes : v i Pobre madre mia !
i Pobre Sara i Quien sabe si ya no me vereis
jamss !
Como por ensalmo apareci6 en el centro de
la mesa una ruleta.
Se di6 una seal, y todos los circunstantes
se agruparon al rededor, con ojos Avidos y
diversidad de aspects.
- Quien sonreia con el bolsillo repleto, pen-
sando en rellenarlo mis ; quien se mesaba los
cabellos antes de probar su suerte ; aqui uno
contaba los gruesos fajos de billetes de banco
que debia colocar, mientras otro cruzado de
brazos espbraba impasible lo que iba a suceder.







b0 EMELINA

Todos aquellos viciosos pertenencian a la mas
alta sociedad. Todos, menos uno : el que ha-
bia dirigido aquellas preguntas al conde.
Cualquiera de los otros tenia escudo, de
antaiio ejecutoriado con bien guardados per-
gaminos, y que ostentaban en campos distin-
tos, aguilas rampantes, grifos, calderos y to-
da esa multitud de oropeles de que hacen ga-
la en el mundo de la nobleza los mayorazgos
linajudos.
No describiremos una escena de juego.
Vamos a pasar en rdpida revista los suce-
sos de aquel dia.
Pero nos detendremos en un terrible suceso
que pas6 a la vista de aquellos discipulos de
Birj n.
Lo referiremos tal como sucedi6.
Es un hecho real que todos pueden ver
descrito mis circunstanciadamente en los
( Anales de la policia de Londres .
El oro brillaba en montes sobre la mesa.
La endemoniada mfisica de la bola de marfil
no cesaba de oirse, y apenas era interrumpi-
da por las exclamaciones de los dichosos y de
los desgraciados.
Ligubre alternative:
La interjecci6n vivaz de la alegria y el amar-
go juramento de la desesperaci6n.







SEGUNDA PART 01

-Si necesitais dinero,... dijo de la Cueva
a du Vernier haci6ndole una serial de inte-
ligencia. Este tom6 de manos del banquero
un fajo de billetes, y comenz6 a jugar.
La suerte le favorecia tanto, que algunos
moments despu6s no se oia ni respirar ; tan
atentos estaban todos ante aquel arrasador
de los tapetes.
Al lado de du Vernier se amontonaban
papeles y monedas; libranzas, pagards, por
iltimo joyas, por iltimo promesas...
El dios espantoso de los jugadores estaba
de su parte aquel dia.
Ya nadie quedaba que se le atreviese. Ya
iban a depistarse en las enormes cajas del
banquero los tesoros ganados, cuando el joven
que antes se habia dirigido a du Vernier,
coloc6 sobre la mesa un cartucho de libras
esterlinas.
Todos se volvieron a mirarle. Estaba pAli-
do, tembloroso.
Di6 vuelta la ruleta, y el conde gan6.
El j6ven se tdrn6 livido.
Sac6 otro cartucho y lo puso. Perdi6 tam-
bien.
Acab6 con todo lo que tenia.
Puso por finusu reloj e hizo un movimien-
to que pas6 inadvertido para los concurrentes.








t6 EMELINA

Cuando la bola, que en su ripido correr
parecia que lanzaba una carcajada infernal, se
par6 en el numero del conde, son6 un pis-
toletazo.
El desgraciado joven cay6 baiiado en su
sangre. Tenia la cabeza destrozada. Un frag-
mento de masa cerebral fu6 a manchar el
mont6n de oro del afortunado ganancioso.
Qui6n era este infeliz? pregunt6 du
Vernier impresionado, al banquero.
Jacobo Springfield, cajero del Banco
S(Uni6n ) de Southampton.














VII


QUIEN ERA JACOBO SPRINGFIELD

N antiguo secretario del noble lord Da-
rington, llamado Roberto Springfield,
salvo un dia en un bosque la vida a su prin-
cipal.
El caso fue este. Un jabali corpulento era
perseguido por el j6ven Randolph, quien
habiendo errado el tiro y caido de su caba-
lleria, se hallaba pr6ximo a ser despedazado
por la fiera.
Roberto que estaba cercano, salt6 y rdpi-
do se interpuso entire ambos. El jabali atac6le ;
pero 61 se di6 tal maiia en manejar su cu-
chillo de monte, que a poco del sucedido es-
taba la alimaia echando rios de sangre por
el herido pescuezo.
Eso si, que el valeroso Roberto sali6 mal-
tratado de un brazo ; de lo que 61 se gloria-
ba, pues decia : he librado de la muerte al mas
noble de los caballeros de la Gran Bretafia.







64 EMELINA

Ello le vali6 ser elevado a la categoria de
administrator de todas las propiedades de
lord Darington. Y cuando 61, francote y lla-
no, dijo a su joven principal: < voy a casar-
me ), 6ste le felicit6 por tan donosa idea, y
asegur6 una respectable dote a la prometida,
quien a los diez y ocho afios, era un rico
bocado y tenia por nombre Juana.
Juana fu6 esposa de Roberto Springfield,
y por consiguiente fu6 con su marido a ser
habitadora de un hermoso departamento bajo
el seguro techo de la antigua morada de los
Darington.
Juana era muy bien educada.
Asi es, que cuando el rico lord fue padre,
a ella se confi6 el cargo de ingtitutriz de la
dnica heredera de su favorecedor.
Roberto tuvo dos hijos que fueron prote-
gidos por lord Darington : Jacobo y Sara.
El primero recibi6 una instrucci6n brillante
en uno de los mejores colegios de Cambridge.
La segunda, por el tiempo en que va esta
narraci6n, se encontraba en Paris perfeccio-
nindose en el studio del piano ; y era, segun
decian, famosa y habil como una artist com-
pieta.
Todos los gastos corrian de cuenta del
noble lord, como ya se sabe. Este habia







SEGUNDA PARTE 65

logrado colocar a Jacobo como cajero de uno
de los principles bancos del Reino Unido,
el banco ( Uni6n ) de Southampton.
Jacobo Springfield se distinguia por su
amor al trabajo y su honradez sin tacha.
La confianza de su jefes estaba en 61 me-
jor guardada que los millones de saquetes
que contenian los s6tanos del banco (( Uni6n ).
Habia formado el j6ven con sus ahorros
un pequefio capital, cuando conoci6 a un
opulento italiano Ilamado el vizconde Renato
Parini.
El vizconde Parini fu6 el demonio tenta-
dor de aquella alma inocente, y le arroj6
a este precipicio : el juego.
Demostr6le, artero y habilidoso, lo facil que
le seria tornarse acaudalado banquero, yendo
con tino por la senda de la fortune.
Al principio Jacobo rechaz6 las insinua-
ciunes de Parini. Despues jug6 y fue favo-
recido. Volvi6 a jugar, y de la misma manera.
Y el desgraciado se sinti6 presa de la
maldita fiebre infernal que arrastra a los ga-
ritos.
Pero luego comenz6 a perder. La rueda
en su volteo, si al principio le habia encum-
brado, ya le tenia debajo.
En el v6rtigo, no cur6 si el deber le gritaba
5







66 EMELINA

desde el fondo de su conciencia: i pirate
que resbalas !
Presto concluy6 su capital.
Tenia entrada a todas las secrets reunio-
nes de los mds famosos jugadores. En ellas
se relacion6 con muchos esclarecidos titulos
y gentes de valia, ingleses y estranjeros.
Una noche no tuvo que llevar al tapete, y
pidi6 adelantos a su principal.
Otro dia, i dia amargo un fajo de billetes
sali6 de la caja del Banco pasando a la car-
tera de Jacobo.
Era el iltimo recurso.
Huy6 a Londres. Junto con la carter Ile-
v6 una pistol y se dirigi6 a la casa miste-
riosa de la City, que ya conoce el lector.
Alli ocurri6 el espantoso drama que queda
referido.
jQu6 seria de la pobre madre cuando su-
piera tan aterradora desgracia?...
Quede, pues, en la conciencia de quief
va leyendo estas pdginas, que el conde Ernes-
to du Vernier ha sido el asesino de Jacobo
Springfield, al arrebatarle, por medio de la
magia repugnante y horrible del azar, hasta
el reloj, que sobre la mesa estaba sefialando
la iltima hora del infeliz jugador... i Asesi-
nato an6nimo!














VIII


" PARINI ET DE LA CUEVA, RUE
MICHELET, NO..... PARIS '

Q UItN no conoce a estos celebres ban-
Squeros en el mundo de los negocios ?
Son los reyes de las alzas y de las bajas. La
Bolsa es su campo de torneo.
Esa firma es casi tan valiosa como la del
mismo bar6n de Rothschild.
Parini et de la Cueva son los aut6cratas
del oro. Tienen gran banco en Paris, y una
sucursal en Londres.
Estas dos palabras, debe y haber, son para
ellos simbolo de 6pimas y perennes ganan-
cias.
Pero, dejemos por un moment a un lado a
esta acreditada casa, que hemos querido tan
solo dar a conocer al lector, y volvamos al
palacio Darington.
Al dia siguiente de la escena de la City,
lord Randolp, con sus lentes bien encajados,








68 EMELINA

leia tranquilamente el Times. A poco de ha-
ber desdoblado el diario, hubo de dar un salto
en el sill6n, y de sentir un profundo pesar.
Acababa de leer el siguiente suelto de ga-
cetilla :
( La policia ha encontrado anoche, en una
de las calls de la City, el cadaver de un ca-
ballero que por los papeles hallados en sus
bolsillos se sabe que se Ilamaba Jacobo Spring-
field. Se supone ha sido victim de algun ata-
que en la noche pasada. Tiene un balazo en
la cabeza, que indudablemente fu6 la causa de
su muerte. En su carter se ha hallado una
carta con esta direcci6n : Para mi madre Juana
Springfield; la tal carta estt en la Oficina
Central (Central Ofice) de Policia, donde pue-
de ser reclamada .
i Pobre Juana esclam6 lord Randolph.
Esto le causard la muerte. Mas jc6mo ha po-
dido acontecer semejante cosa?
Una carta de Southampton que recibi6 mo-
mentos despues le sac6 de dudas.
En ella le esplicaba el director del Banco
( Uni6n ), la deshonrosa desaparici6n de Jaco-
bo, y agregaba : (( En consideraci6n a su honra-
dez pasada, y para no ocasionaros un disgusto
a vos, senior, el banco no revelard el secret
de la huida de su ex-cajero. )




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs