• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Frontispiece
 Prefacio por el Dr. Emeterio S....
 Prólogo por el Lcdo. Francisco...
 Introduction
 Capítulo I: La vida de nuestros...
 Capítulo II: Adelanto de nuestros...
 Capítulo III: Acuerdo de la Junta...
 Capítulo IV: Pequeño archivo en...
 Capítulo V: Documentos remitidos...
 Capítulo VI: La documentación sobre...
 Capítulo VII: Tareas del archivo...
 Capítulo VIII: La escribanía de...
 Capítulo IX: Causa por qué no pudo...
 Capítulo X: El primer sello oficial...
 Capítulo XI: Datos facilitados...
 Capítulo XII: Precauciones contra...
 Capítulo XIII: Nombramiento del...
 Capítulo XIV: Nombramiento del...
 Capítulo XV: Destrucción de papeles...
 Capítulo XVI: Nombramiento del...
 Capítulo XVII: Disposición para...
 Capítulo XVIII: Consulta sobre...
 Capítulo XIX: Nueva venta...
 Capítulo XX: Proyecto presentado...
 Capítulo XXI: Decreto sobre legalización...
 Capítulo XXII: Instalación de la...
 Capítulo XXIII: El "Himno del desterrado"...
 Capítulo XXIV: El decreto número...
 Capítulo XXV: Circular dirigida...
 Capítulo XXVI: Noticias de los...
 Capítulo XXVII: Labor realizada...
 Capítulo XXVIII: Planos
 Capítulo XXIX: Licencias de...
 Capítulo XXX: Ingreso de nuevas...
 Capítulo XXXI: Prosigue el "Boletín...
 Capítulo XXXII: Sobre el archivo...
 Capítulo XXXIII: Noticias acerca...
 Capítulo XXXIV: Legislación posterior...
 Capítulo XXXV: Congreso internacional...
 Capítulo XXXVI: Centenario del...
 Capítulo XXXVII: Homenaje...
 Capítulo XXXVIII: El consejo director...
 Table of Contents
 List of Illustrations
 Back Cover














Group Title: Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba - 24
Title: Historia de los archivos de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075386/00001
 Material Information
Title: Historia de los archivos de Cuba
Series Title: Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba
Physical Description: xx, 429 p. : illus. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Llaverías y Martínez, Joaquin, 1875-1956
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1949
Edition: 2. ed. -- Pref. por Emeterio S. Santovenia.
 Subjects
Subject: Archives -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo de la 1. ed. por F. de P. Coronado.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075386
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000053255
oclc - 23366213
notis - AAF8166

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Dedication
        Page vii
    Frontispiece
        Page viii
    Prefacio por el Dr. Emeterio S. Santovenia
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Prólogo por el Lcdo. Francisco de P. Coronado
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Introduction
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
    Capítulo I: La vida de nuestros archivos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Capítulo II: Adelanto de nuestros archivos en el siglo XIX
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Capítulo III: Acuerdo de la Junta de Gobierno del consulado de la Habana
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Capítulo IV: Pequeño archivo en Santiago de Cuba
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Capítulo V: Documentos remitidos por el tribunal de cuentas
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Capítulo VI: La documentación sobre realengos
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Capítulo VII: Tareas del archivo general de real hacienda en 1844
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Capítulo VIII: La escribanía de real hacienda
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Capítulo IX: Causa por qué no pudo continuar el archivo general de real hacienda en el edificio de la factoría
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Capítulo X: El primer sello oficial del archivo general de la isla de Cuba
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Capítulo XI: Datos facilitados al Sr. Ramón de la Sagra
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Capítulo XII: Precauciones contra el comején
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Capítulo XIII: Nombramiento del Sr. Ortega y López de Ayala
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Capítulo XIV: Nombramiento del Sr. Martínez Cadrana
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Capítulo XV: Destrucción de papeles del archivo e ingreso de otros en 1889
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    Capítulo XVI: Nombramiento del Sr. Fernández Linero
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Capítulo XVII: Disposición para examinar documentos
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Capítulo XVIII: Consulta sobre copias de documentos judiciales
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Capítulo XIX: Nueva venta de papeles
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Capítulo XX: Proyecto presentado al gobierno
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
    Capítulo XXI: Decreto sobre legalización de copias
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Capítulo XXII: Instalación de la armería nacional en el cuartel de artillería
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Capítulo XXIII: El "Himno del desterrado" de heredia y el diario "La discusión"
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Capítulo XXIV: El decreto número 502
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Capítulo XXV: Circular dirigida por el autor de esta obra a los gobernadores provinciales y alcaldes de capitales de provincias
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
    Capítulo XXVI: Noticias de los archivos de Santa Clara, Santi Spíritus, Vueltas, Camagüey, Oriente y Bayamo
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Capítulo XXVII: Labor realizada en al archivo nacional de 1912 en adelante
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Capítulo XXVIII: Planos
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
    Capítulo XXIX: Licencias de fábricas
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Capítulo XXX: Ingreso de nuevas documentaciones
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
    Capítulo XXXI: Prosigue el "Boletín del archivo nacional"
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
    Capítulo XXXII: Sobre el archivo del general en jefe del ejército libertador de Cuba
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
    Capítulo XXXIII: Noticias acerca del archivo histórico municipal
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    Capítulo XXXIV: Legislación posterior a 1912 referente al Archivo Nacional
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    Capítulo XXXV: Congreso internacional de archiveros
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Capítulo XXXVI: Centenario del archivo nacional
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Capítulo XXXVII: Homenaje a Martí
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
    Capítulo XXXVIII: El consejo director permanente de los archivos de la República de Cuba
        Page 418
        Page 419
        Page 420
    Table of Contents
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
    List of Illustrations
        Page 428
        Page 429
    Back Cover
        Page 430
Full Text





PUBLIC NP N'DEL "AA1is 6` Ac AL DE CUBA

XXIV


1 istoria

be too


Ercbivos be Cuba


POR
JOAQUIN LLAVERIAS
DIRECTOR GENERAL DEL ARCHIVO NATIONAL


PROLOGO
DE LA PRIMERA EDICION
POR
F. DE P. CORONADO
Secretario que fu6 de la
Academia de la Historia de Cuba


PREFACIO
DE LA SEGUNDA EDICION
POR
EMETERIO S. SANTOVENIA
President del Consejo Director Perma-
nente de los Archivos de la
Repdblica de Cuba


SEGUNDA EDICION









LA HABANA

1949


~'' -.

,.. r

.-= ., ,
-v -. ...1 *.^ J ;;/ --, 'it


*-*

WY


























CONSEJO DIRECTOR PERMANENT DE LOS ARCHIVES
DE LA REPOBLICA DE CUBA.
(Ley niimero 6 de 7 de mayo de 1942).

EDIFICIO DEL ARCHIVO NATIONAL
LA HABANA

President:
DR. EMETERIO S. SANTOVENIA,
Por la Academia de la Historia de Cuba.
Secretario:
DR. JULIAN MARTINEZ CASTELLS,
Por la Sociedad Colombista Panamericana.
Vocales:
SR. FELIX LIZASO,
Por la Direcci6n de Cultura del Ministerio de Educaci6n.
CAPITAN JOAQUiN LLAVERIAS,
Director del Archivo Nacional.




















HISTORIC

DE LOS


ARCHIVES


DE CUBA




!..---






















Es propiedad del
Archivo Nacional de Cuba.
Segunda edici6n, 1949.




















Impreso en los Talleres del Archivo Nacional de Cuba, La Habana.






,- .. 1








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA

XXIV


wietoria

be los


Brcbtvos be Cuba

POR
JOAQUIN LLAVERIAS
DIRECTOR GENERAL DEL ARCHIVO NATIONAL


PROLOGO
DE LA PRIMERA EDICION
POR
F. DE P. CORONADO
Secretario que fud de la
Academia de la Historia de Cuba


PREFACIO
DE LA SEGUNDA EDICION
POR
EMETERIO S. SANTOVENIA
President del ConsejoDirector Perma-
nente de los Archives de la
Repdblica de Cuba


SEGUNDA EDICION


-dg -.' -.~s~ii~~.























A Cuba,

modesto y sincere homenaje de

El Autor.

La Habana, 2 de Diciembre de 1911.


















.U* \ *- ; e'-* -'...'. ^









































Autor del Prefacio de la segunda edici6n.


"~d~~












PREFACIO


0a aN el aio de 1912 apareci6 en La Habana la Historia
I- de los Archivos de Cuba, por Joaquin Llaverias, con
pr6logo de Francisco de Paula Coronado. Entonces y des-
pu6s Coronado dijo palabras definitivas sobre el mentado
empeio intellectual de Llaverias: sobre ser lo znico hasta
aquellas fechas publicado acerca de los archives de nuestro
pais, fue logrado con tanto acierto que nada lo mejoraria.
Sdlo cabria, andando el tiempo, poner al dia esta Historia
de los Archivos de Cuba, comprensiva de los distintos pe-
riodos de la existencia de estos establecimientos, asi en la
Colonia como en la Repiiblica.
Mucho son los aios que han decursado entire el de la
aparici6n de la Historia de los Archivos de Cuba y el de gra-
cia de 1949. En este dilatado lapso ha habido adversas y
felices novedades para los manuscritos en nuestro pais. En
la lista de las felices se destacan los progress alcanzados
por el Archivo Nacional, mejorado en la organizaci6n de
sus fondos y dotado de edificio propio, que extrano dicta-
men ha considerado digno de ser tornado por modelo en la
America latina. En lo uno y en lo otro, en la bienaventu-
rada evoluci6n internal del establecimiento y en su adecua-
do y decoroso alojamiento, fu6 determinante la interven-
cion de Joaquin Llaverias, cuya conduct como archivero
ha estado a la altura de su comportamiento como libertador.
E.n un punto del largo camino el Capitdn fug exaltado a la
direcci6n del Archivo Nacional. Antes de este hecho y en
toda su duraci6n los afanes y procedures del autor de la His-
toria de los Archivos de Cuba han deparado a su personali-
dad prestigious y respetos nada comunes.
Ha estado clara la necesidad de poner al dia la Histo-
ria de los Archivos de Cuba, ya que ha sido much lo ocu-
rrido en mds de un tercio de siglo. iQuign ha podido y de-
bido llevar a cabo tal complement? El propio Joaquin Lla-
verias, autor de aquella obra y conductor de la parte prin-
cipal de lo que a ella ha tenido que aFadirse. Nadie posee
hoy en Cuba autoridad y aptitud andlogas a las suyas para
tan especial esfuerzo.
Asi lo entendimos, con prescindencia de la opinion del
capitdn Llaverias, los componentes del Consejo Director


2






PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Permanente de los Archivos de la Repiblica de Cuba. Con-
sideramos la urgencia de acometer la segunda edici6n, au-
mentada, de la Historia de los Archivos de Cuba, puesto que
son definitivas la instalacion y organizacidn del Archivo
Nacional y sus servicios van mds alld de las aguas jurisdic-
cionales de la Isla. Demandamos de su autor una nueva
merced a la cultural, consistent aquella en adicionar su
magnifica obra y autorizar su reimpresi6n. No sin repa-
ros suyos, por raz6n de delicadeza, el accedi6 al deseo, rei-
teradamente expresado, de sus colegas en el Consejo Direc-
tor Permanente. Y con su habitual capacidad de trabajo
ha dado cumplimiento al acuerdo por efecto del cual Ame-
rica va a contar con una complete Historia de los Archivos
de Cuba.
Es natural y just que se conserve en la nueva edicidn
de la Historia de los Archivos de Cuba el prologo que para
la primera escribi6 el erudito y doctisimo Francisco de Pau-
la Coronado. Fug un acierto de Llaverias elegir a Corona-
do para que trazara las pdginas preliminares de un libro
cuya naturaleza encajaba perfectamente en el mundo men-
tal del ilustre critic e histori6grafo. Otra vez se leerd con
deleite y aprovechamiento lo que Coronado opinaba de Lla-
verias y de su important obra cuando 6sta fue dada por
primera vez a la imprenta.
El Consejo Director Permanente de los Archivos de la
Repzblica de Cuba se complace en poner en circulacidn una
historic de los acontecimientos oficiales y culturales por cu-
ya continuidad el propio Consejo trabaja. Lo bueno que en
tiempos mds o menos lejanos se hizo, a veces en medio de di-
ficultades extremes, es un antecedente que siempre hay que
recorder con gratitud y con la esperanza de que sirva de es-
timulo. Por lo demds, no es subalterna la circunstancia de
que el mismo nombre, el nombre de Joaquin Llaverias, co-
munique prestigio a la obra ahora reeditada y a la direccidn
del Archivo Nacional, dos titulos que en grande enaltecen
y beneficial a Cuba.
Emeterio S. Santovenia
President del Consejo Director Permanente
de los Archivos de la Repuiblica de Cuba.
Cigarral de Turibacoa,
La Habana, afio de 1949.













PROLOGO


I|I LABANZAS ganadas en justicia, no debidas a la benevo-
l lencia ni al favor -como suelen ser las que se dispen-
san y aun prodigan en estos tiempos que corren- merece el
proceder ejemplar del modesto cuanto laborioso autor del
present libro, proceder que ojala tuviera entire nosotros
frecuentes imitadores. Digno de encomio es, con efecto, que
el senior Llaverias durante muchos meses, no unos pocos,
luego de cumplir con celo y eficacia -cosas ambas que ya
van siendb algo raras aqui- los mfiltiples deberes cotidia-
nos del destino que sirve en el Archivo Nacional, en vez de
consagrar sus ratos de ocio a algfn esparcimiento o al des-
canso (lo que habria hecho otro cualquiera, sin que nadie
se lo hubiese tenido a mal), dedicara estos ratos a una em-
presa de no escasas exigencias: la bisqueda escrupulosa y
paciente de cuantos pormenores pudiese acopiar, para com-
poner con ellos, como la ha compuesto en este libro -y con
bastante fortune, por cierto- la historic, interesantisima
por mds de un motivo, y hasta entonces no escrita, de los
archives de Cuba.
A dos fuentes de informaci6n, siempre pr6vidas, siem-
pre abundantes, las principles de todas las conocidas, acu-
den en los paises cultos los enamorados de la historic, en
busca de noticias ciertas para sus studios o trabajos: son
estas dos fuentes, casi no hay necesidad de decirlo, las bi-
bliotecas pfblicas y los archives generals. En las prime-
ras encuentra el investigator el parecer ajeno, el fruto de
las pesquisas de los otros, las orientaciones sefialadas por
los grandes histori6grafos, los puntos de vista fijados por
cada cual, la narraci6n segfn la interpreta cada uno a tra-
v6s de su temperament; en los segundos halla el dato es-
cueto, el papel revelador, el expediente que encierra la ver-
dad desnuda, desgranadas las cuentas del collar de la na-
rraci6n; en una palabra: el document, que es el espinazo
de la historic. Conocer al dedillo el origen, la formaci6n
y el desarrollo de estas bibliotecas y de estos archives, las
vicisitudes de la vida de unas y de otros, es cosa que result
interesante en todo moment para el hombre que lee; pero
saber, en cuanto cabe en lo possible, lo que las bibliotecas y
los archives contienen, asi como tambi6n lo que en ellos fal-








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ta, las riquezas que atesoran y las pobrezas que padecen,
es en tcda ocasi6n ftil, mas que 6til, provechoso, y, en algu-
nas, a6n mas que provechoso, indispensable, vital acaso,
para el hombre que produce. Aqui, en nuestra codiciada
tierra de promisi6n, donde hay much por hacer todavia
-aunque es just confesar que, no obstante la indolencia
criolla, algo se ha hecho despues del cese de la soberania de
Espafia- aqui, donde, a Dios gracias, se inicia ahora una
saludable corriente de legitima curiosidad por enterarse del
pasado, not6base a ojos vistas la carencia de una obra que
nos contase minuciosamente la existencia accidentada de
nuestros trashumantes archives. A llenar ese hueco, y, so-
bre todo, a prestar el servicio, estimable en grado sumo, de
decir a la gente estudiosa -que si no toda la que fuera de
apetecer, alguna tenemos- que papeles son los que nuestros
archives poseen, y cuales -i da pena escribirlo!- los que
de ellos se han llevado, viene el present libro.
Sin presunciones de ningun genero, sin echarselas de
literate ni darselas de escritor, antes al contrario, con una
modestia encantadora, con una sencillez deliciosa, preocu-
pado s61o de la claridad en la exposici6n y de no olvidar en
el tintero ningin pormenor que merezca ser conocido, ha
trazado el senior Llaverias, una tras otra, las amenas pa-
ginas de su Historia de los Archivos de Cuba. La lectura
-que se hace de un tir6n- de esta obra recomendable por
mas de un concept, recuerda una de esas escenas intimas
que se desenvuelven en el seno de los hogares, durante una
velada de invierno o una tarde de lluvia, cuando,.para matar
el tiempo, alguien narra en lenguaje llano, como se habla
en familiar, alguna conseja o leyenda, y para dar mayor in-
teres a sus palabras, a menudo se interrumpe a si propio y
lee un papel o various pArrafos de un libro. Dicho queda con
esto que la naturalidad en la forma ha sido uno de los prop6-
sitos que el senior Llaverias ha perseguido, y dicho queda
tambien que este prop6sito lo ha conseguido plenamente,
como vera dentro de pocos instantes el piadoso lector.
Sujeto al plan que se marc de antemano, y el cual es
fuerza reconocer que si fu6 inteligentemente concebido, ha
sido luego con habilidad desarrollado en el curso de la obra
por su discrete autor, en la present Historia de los Archi-
vos de Cuba el senior Llaverias agota la material. Partien-
do de la destrucci6n en 1538, de los documents que existian
en La Habana, por el corsario francs que en aquella fecha
saque6 esta ciudad, y a vueltas de recorder las ordenanzas


-4 ...








PROLOGO


dictadas por Felipe II en 1569, y las de Felipe III en 1602
(1), en las cuales se mandaba tratar bien los libros y demAs
papeles que ya entonces se guardaban aqui, acomete el se-
iior Llaverias, y de su empefio sale airoso, la narraci6n de
la historic de los archives. parciales que se formaron en las
diversas dependencias del gobierno colonial, como antece-
dente indispensable para conocer desde sus comienzos la
vida azarosa, que inmediatamente pasa a referir in extenso,
del que primero se llam6 Archivo de Real Hacienda de la
Isla de Cuba, se transform a fines de 1857 en Archivo Ge-
neral de la Isla de Cuba, se convirti6 mas tarde en Archivos
Generales, cuando la primera intervenci6n de los Estados
Unidos, y se nombra hoy Archivo Nacional, a secas. Y co-
mo no podia ser por menos, pues el texto no responderia
al titulo si la obra se circunscribiese a estos archives inica-
mente, el autor -a quien tal cosa era impossible que se ocul-
tase- encamin6 tambi6n sus investigaciones hacia los de-
m6s dep6sitos de papeles que hay en la Repfblica, y como
fruto en saz6n de esta labor diligente, nos cuenta asimismo
la manera como fueron organizados los archives locales que
tenemos, nos relata la existencia casi siempre penosa que
arrastraron, y en algunos casos, por ejemplo, en el del ar-
chivo del Ayuntamiento de La Habana, hasta copia el inven-
tario de los documents que en tales dep6sitos se conservan.
Un favor, que no tiene precio, porque es inico, presta
el autor del present libro a la historic de Cuba, al darnos
a conocer la relaci6n complete y preciosa de los 2,300 le-
gajos que, en los meses transcurridos del 25 de junio de
1888 al 5 de abril de 1889, fueron extraidos del Archivo
General de esta Isla y, en once remesas, enviados al de In-
dias por el archivero bibliotecario don Nemesio Cornejo de
Villarroel. iCudntos papeles de gran valor para la histo-
ria political de este pais, como colonia espafiola que fu6, sa-
lieron de nuestro territorio en esas fatidicas remesas, pa-
ra sumirse --quien sabe si a perpetuidad- en las sombras
cada vez mis densas de lo inedito! Y menos mal que de esos
2,300 legajos, asi como de los 81 que en el afio 1890 fueron
mandados al Museo Biblioteca del extinguido Ministerio de

(1) No era possible que dejara de preocupar a estos dos monarcas la suerte que
dstaban corriendo en sus colonies de America los documents de valor hist6rico. Fe-
lipe II, el creador del Archivo de Simancas, y Felipe III, a quien se debe la formaci6n
y arreglo del Archivo del Tribunal de la Rota, tenian, por fuerza, dados sus gustos,
que dictar 6rdenes pertinentes para que, con tiempo, se pusiesen a buen recaudo y sal-
vasen para lo por venir, los papeles de las Indias Occidentales.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Ultramar, en Madrid (2), se conservan cabales inventa-
rios, salvados por casualidad -casi milagrosamente, pudie-
ra decirse-- publicados ahora por vez primera; menos
mal, porque pudo haber acaecido lo que ocurri6 al terminar
la soberania espafiola en Cuba: el gobierno que se fue, lle-
v6se, como botin de despedida, 500 cajas repletas de papeles
que no se sabe cu6les son, sacados todos ellos de nuestro Ar-
chivo General, papeles que, en deplorable estado de abando-
no, tal vez pudriendose, se hallan ahora, segfn noticias, en
el Archivo Hist6rico de Guerra, establecido en Segovia.
En suma, este libro del senior Llaverias es un buen li-
bro, no s6lo por el asunto, de suyo interesante, y la manera
hibil, discreta con que esta tratado; no s61o por la riqueza
de noticias que guard, y la novedad e importancia de va-
rias de estas noticias, sino tambien por la distribuci6n ati-
nada que ha hecho de las materials en los diversos capitulos
del volume. Es este un buen libro que sorprende agrada-
blemente, que sera leido con gusto y provecho por los afi-
cionados a los studios hist6ricos, y que sera consultado mds
de una vez, de seguro, por aquellos que dedican parte de su
actividad intellectual, si no toda, a hurgar en el pasado de
nuestra existencia como pueblo.
F. DE P. CORONADO.

















(2) Estos papeles se encuentran ahora en el Archivo de Indias, en Sevilla, a
donde fueron enviados, juntos con todos los otros documents de caricter hist6rico o
politico que existian en el Ministerio de Ultramar, cuando dicho Ministerio fu& supri-
mido.





'.- .[. v -l -,.- ; ^S.. *'ik f












INTRODUCTION


I C UANDO emprendimos la tarea que en esta obra ofrece-
mos al pfblicd, no se nos ocult6 cuinto aquilla tenia
de superior a nuestras fuerzas, porque si siempre es trabajo
lento y penoso para quienes cuentan con la preparaci6n, la
practice y otros recursos, dedicarse a hacer un libro del g6-
nero del nuestro, habia de ser much mas dificil para los que,
como nosotros, no pueden contar con mas elements que una
grande y constant voluntad de servir a nuestra patria.
Con esto queremos decir que la declaracion que aqui consig-
namos de nuestras limitadas fuerzas, no es ostentaci6n de
falsa modestia, sino la sincera declaraci6n de una verdad.
Sin embargo, consagrados hace trece afios al desempe-
fio de un empleo subalterno en el Archivo Nacional, a poco
tiempo de estar alli comenzamos a darnos cuenta de lo itil
y necesario que se hacia componer la historic de este orga-
nismo, toda vez que el pfblico, en lo general, inicamente lo
conoce de nombre, y por lo mismo que los interesados no con-
taban con guia ni algfn otro recurso que les permitiese ins-
truirse de todos aquellos antecedentes que les son indispen-
sables para poder utilizar el Archivo en sus negocios parti-
culares o privados. Este beneficio alcanza igualmente a los
centros oficiales, los que con tanta frecuencia se ven en el
caso imprescindible de consultar documents antiguos para
la resoluci6n de m6s de un asunto. Pensamos, junto con to-
do esto, que a nuestra Historia podiamos ofrecer un servicio
no pequefio, si contribuiamos a la misma, publicando reuni-
dos en un libro todas aquellas noticias de caricter hist6rico
relacionadas de algfin modo con una instituci6n tan impor-
tante como es esta de que venimos hablando.
Desde entonces nuestra creencia fu6 adquiriendo ma-
yor certeza, y desde entonces tambien en nuestras horas li-
bres fuimos estudiando numerosas documentaciones y for-
mando el conjunto de copies de papeles, noticias y demds
pormenores que nos permitieran luego, en forma fdcil y
sencilla, hacer el libro que ahora presentamos.
Hemos considerado imprescindible para nuestro obje-
to, no s6lo observer el orden cronol6gico, sino ademas ilus-
trar nuestra obra con grabados, reproduciendo diferentes
asuntos que representan todos un papel de mayor o menor







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


interns en la historic que hacemos. Sabido es que hoy son
las menos aquellas obras de este genero que se publican sin
que al texto acompafien laminas y otros grabados que au-
menten el interns del libro y hagan mas complete la descrip-
ci6n. Por esto hemos incluido, de igual modo que el retra-
to y el facsimile de la firma de cada jefe que ha tenido el
Archivo mencionado, o por lo menos y a falta de retratos,
los facsimiles de las firmas de various de aqu6llos, la repro-
ducci6n de los diferentes sellos oficiales, de los pianos, de
las fachadas de los distintos edificios que ha ocupado el Ar-
chivo, etc. De igual modo habremos de advertir que al re-
producir los documents que figuran en esta obra, no nos
hemos considerado con autoridad alguna para hacer en ellos
alteraci6n de ningun genero, y que, por lo mismo, hemos
cumplido con el deber de limitarnos a reproducirlos con to-
da fidelidad, aun respetando en muchos casos distintos erro-
res del copista, los que, no por no haber sido notados, nos
podian haber facultado para enmendarlos.
Respecto al prop6sito impuesto, diremos que ha sido el
de dar a conocer la historic de los archives cubanos desde
el siglo XVI hasta nuestros dias, teniendo siempre muy en
cuenta que son estas instituciones, y en todos los paises, ver-
daderos monumentos donde se atesoran los informes, las no-
ticias y hasta los simples indicios, que son muchas veces las
inicas fuentes en que se halla la explicaci6n y la comproba-
ci6n de un hecho real, de mas o menos importancia, pero que
siempre es un hecho sancionado que interest a una naci6n,
a un gobierno, a una corporaci6n, a una familiar, o, por uil-
timo, a un simple ciudadano; porque, Iquien podrd decir
que no ha de necesitar nunca de acudir a un archive en soli-
citud de un antecedente?
En el transcurso de nuestro libro hemos manifestado
el agradecimiento que sentimos por todas aquellas personas
que de alguna manera han cooperado a esta obra. Pero de-
bemos hacer especial menci6n del competent Director de la
Biblioteca Nacional, Sr. Domingo Figarola-Caneda, a quien
hemos debido para enriquecer nuestro libro, no s6lo el cono-
cimiento de crecido nfimero de obras, de la citada Bibliote-
ca, sino, ademis, muchas noticias con que nos ha favorecido
su reconocida erudici6n bibliogrifica. Igualmente agrade-
cidos citaremos al Lcdo. F. de P. Coronado, escritor de vas-
ta instrucci6n y talent y muy meritorio Secretario de la
Academia de la Historia de Cuba, a quien, junto con los
consejos mis alentadores, tendremos que agradecer siem-
pre y much el pr6logo con que honra esta obra,








IOTRODUCCI6N


Concluiremos manifestando que todo nuestro trabajo
lo ccnsideraremos remunerado con creces, si logramos que
sea fitil a nuestro pais, tanto como fu6 nuestro prop6sito al
emprender aqul6 y como lo es ahora que lo terminamos.



Hasta aqui lo escrito por nosotros hace treinta y siete
afios, sin pensar nunca que la prensa de entonces recibie-
ra con juicios tan favorables y benevolos el esfuerzo reali-
zado, ni tampoco que ahora el Consejo Director Permanen-
te de los Archivos de la Repfiblica de Cuba a propuesta de
su sapiente rector acordase en sesi6n celebrada el 14 de di-
ciembre de 1948, lo que sigue:
6) El Presidente Dr. Emeterio S. Santovenia propone y asi se aprueba,
se publique una nueva edici6n de la documentada y valiosa Historia de los Ar-
chivos de Cuba, obra del capitin Sr. Joaquin Llaverias, Director General del
Archivo Nacional, cuya nueva edici6n, corregida y aumentada, ha de resultar
de extraordinario interns a los archiveros, investigadores e historiadores de
este Hemisferio.
Ya el doctor Santovenia en el brillante Prefacio que
avalora esta segunda edici6n de la Historia de los Archivos
de Cuba expresa que "con prescindencia de la opinion del
capitan Llaverias" y "no sin reparos suyos" habia accedi-
do al deseo, reiteradamente expresado, de sus colegas en el
citado organismo, a la reimpresi6n de esta obra, ya ago-
tada, adiciondndole cuanto se considerase pertinente al ob-
jeto de completarla.
Satisfecho y reconocido nos sentimos del honor que re-
presenta el acuerdo de referencia, que sera cumplimentado
debidamente.
En efecto, a lo publicado hasta 1912, se han de agregar
en forma sint6tica los trabajos realizados con posterioridad
a dicha fecha hasta la inauguraci6n del nuevo edificio del
Archivo Nacional, cima grandiosa de nuestro supremo an-
helo, por conseguir la instalaci6n definitive en local adecua-
do y con todos los modernos adelantos aconsejados para es-
tablecimientos de esta clase, de las valiosas fuentes de la
historic de Cuba.
Ahora el mis hondo agradecimiento para nuestro fra-
ternal y bien querido compafiero el doctor Santovenia, Pre-
sidente tambien de la Academia de la Historia, quien nos
ha honrado con el exordio de referencia, debiendo igualmen-


- -Hi ':








XX PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA

te gratitud al Profesor Manuel I. Mesa Rodriguez que nos
ha hecho el favor de revisar lo escrito en la primer edici6n,
trabajo que ha realizado con sumo interns y cuidado.
La Habana, 1949.
JOAQUIN LLAVERIAS
Director General del Archivo Nacional
















CAPITULO I


La vida de nuestros archivos.-Accidentes ocurridos en Cuba a los mismos.-Sus des-
pojos.-flpoca en que el Gobierno de Espafa comenz6 a darles importancia.
-Ordenanzas del Rey Don Felipe II.-Archivos parciales.-Noticias de Pe-
zuela respect a los archives cubanos.-La Real CUdula de 7 de octubre de 1764.
-Instrucci6n para el mejor regimen y gobierno de la Secretaria de la Intenden-
cia de Ej6rcito: su Archivo.-Atenci6n prestada por el Intendente Sr. Jose Pa-
blo Valiente a esas instituciones.-Archivo del Consulado de Agricultura, In-
dustria y Comercio.-Derechos que fijaba el Arancel de dicho Consulado por
buscas de documentos.-Resultado que di6 esa media.

Muy linguida ha sido la vida de nuestros archivop, siempre llena de vici-
situdes por el poco aprecio que les han debido a los que gobernaron este pais
durante la epoca colonial.
Tambien han sufrido en epocas posteriores perjuicios no menos lamen-
tables, si se calcula cuinto papel de interns para nuestra historic y para los par-
ticulares ha podido desaparecer de esta manera.
Muchos accidents desastrosos los han perjudicado, pudiendo citar como
el primero, segun nuestras noticias, el saqueo de La Habana por un corsario
frances el aiio de 1538, que destruy6 con un incendio los archives que existian
desde la fundaci6n de la ciudad.
Ya a nmediados del siglo XVI, en que se advierte que Espafia se iba dan-
do cuenta del valor que tendrian los documents antiguos de esta Isla, apare-
cen las Ordenanzas del Rey Don Felipe II, afio de 1569, por las que se manda'
ba tratar bien los libros y demis papeles, y que se hiciera de los de la Contadu-
ria un inventario jurado y firmado de sus nombres, con relaci6n clara de todos
los libros y de los que se fueren aumentando, los cuales habia que numerar y
ponerles su contenido. Las cuentas fenecidas tenian que inventariarlas por
abecedario de los nombres de los que las dieren, con menci6n del dia, mes y afo.
En las Ordenanzas del Rey Don Felipe III, afio de 1602, se recomendaba
el cuidado de los libros de relaciones y los demis de la Real Hacienda, que de-
bian estar bien guardados y custodiados, no permitiendo su examen a homr
bres de negocios ni a persona alguna, so pena de proceder contra los culpables
de faltar a lo dispuesto. En dichas ordenanzas se mandaba que los libros vie-
jos fueran renovados y se pusiesen en buena forma.
He aqui el origen de nuestros archives, los primeros pasos hacia la for-
maci6n de los fondos que mis tarde habian de constituir las grandes masas de
documents con que hoy contamos.
A continuaci6n hare referencia de los diferentes archives parciales que
se formaron en distintas dependencias del Gobierno, hasta llegar al nombrado
Archivo General de Real Hacienda de la Isla de Cuba, que mis tarde fue Ar-
chivo General de la Isla de Cuba, despues Archivos Nacionales y por filtimo
Archivo Nacional.
Mas parece oportuno leer antes lo que respect al estado de los papeles
y documents cubanos, despues de la toma de La Habana por los ingleses, re-
fiere el historiador Jacobo de la Pezuela en las siguientes lines:









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Hasta el fin del gobierno de Ricla, la averiguacion de los hechos hist6ricos de
Cuba fu6 dificil y penosa; porque en la isla no habia mas archives que los libros de
actas de los ayuntamientos y los cuadernos de la antigua escribania de gobierno de su
capital; y aun esa escasa documentation, corroida de gusanos, estaba interrumpida en
muchas 6pocas, habiendo en gran parte desaparecido despues del sitio y toma de la
Habana en 1762. Papeles hubo que cerca de un siglo despues hall y rescat6 el autor
en Londres.
Pero despues de Ricla vino a gobernar A Cuba en 1766 el Bailio y general D.
Antonio Bucarely, que desde sus primeros pasos y con su solo ayudante el capitan Pe-
ramis, empez6 a organizer la primera secretaria de la capitania general, en donde des-
de entonces hasta 1822, se despacharon indistintamente todos los asuntos de goberna-
cion civil lo mismo que los militares. La escribania de gobierno ya no corri6 mas que
con los judiciales y contenciosos. Lo singular de los principios de aquella secretariat fue
que su fundador, sin mas conocimientos que los propios de su carrera, apenas podia
escribir y lo que escribia, apenas se podia interpreter mas que por su secretario y ayu-
dante.
La secretaria acab6 de organizarse por el met6dico marques de la Torre, que
trajo de Caracas como secretario suyo i un oficinista de gran expedition y despejo, D.
Miguel Jose de Azanza, tan conocido despues en esferas superiores, y sobre todo en
una gran crisis political por sus servicios, sus virtudes y sus desgracias. Azanza dej6
completamente ordenada la secretariat en 1776; y nada perdi6 con pasar despues i ma-
nos del teniente coronel D. Antonio Remon Zarco del Valle, casado con una hija del
ingeniero director de la isla D. Luis Huet, y padre del sabio general de su mismo nom-
bre arrebatado hace algunos afios a las ciencias.
Constituida desde la 6poca de Bucarely la secretaria del gobierno general de
Cuba con toda la documentation que le era propia, ya no tuvo el autor necesidad de
recurrir a los archives de la Peninsula para la averiguacion de sucesos posteriores. Du-
rante afios enteros, y con la autorizacion de los capitanes generals D. Ger6nimo Val-
des, D. Leopoldo O'Donnell y D. Federico Roncali, tom6 alli copia de todos los do-
cumentos tiles para su objeto que se hallan en su coleccion. )

En el afio de 1764 se dict6 la Real Cedula circu. de 7 de octubre, por
la cual se resolvia que con ningun pretext se sacaran los libros y papeles que
estuvieren archivados en las oficinas, ni que los entregaran por ningun moti-
vo las personas a cuyo cargo estuviesen, y solamente podrian los Virreyes, Pre-
sidentes y Gobernadores enviar un Ministro de la Audiencia del Distrito con
el Escribano de Gobierno para que, por testimonios, sacase la raz6n que nece-
sitaran para satisfacer los informes que pidieran, o para despachar o evacuar
alg6n expediente que se considerase indispensable el tener present. En los
casos ordinarios, era suficiente una certificaci6n que comprendiera los parti-
culares de que se quisiera tener noticia. Tambien se prohibit por otra Real
Cedula, mas antigua, (2) la extracci6n de papeles y libros de los archives de
las oficinas de Cuba, aunque los pidieran los jueces. Unicamente estaba per-
mitido facilitar las noticias por certificaci6n o receta.
Con motive de la creaci6n de la Secretaria de la Intendencia de Ej&rcito
y Real Hacienda de la Isla de Cuba y Superintendencia del Ramo de Tabaco
que le era anexa, y en consecuencia con las facultades conferidas por el Rey en
Real Orden de 21 de noviembre de 1791, se form por el Intendente Sr. Jose
Pablo Valiente una Instrucci6n para el mejor regimen y gobierno de dicha Se-
cretaria, en que consta lo referente a su Archivo, a saber:
7'. Al archivist toca el cuidado y colocacn. de los libros de expedientes de

(1) Pezuela, Historia de la Isla de Cuba, Madrid, 1878, t. III, p. 50-51.
(2) Fecha 7 de noviembre de 1693.










HISTORIC DE LOS ARCHIVOS DE CUBA


Juntas de RI. Hazda.; de Imbentarios de Res. Orns. y Cedulas; Instrucciones, Regla-
mentos &*; extraer puntualmente todos los papeles evacuados, y dar con prontitud
los expedientes y papeles que le pida el Secretario y oficiales para el despacho de los
negocios en que se necesite tener a la vista.
8. No podri con motivo. ni pretexto alg". dar copias, ni noticias de los pa-
peles que estan en el archivo i otros que al Secretario, y oficiales vajo la pena de ser
corregido conforme lo exija el caso.
9'. Seri tambien de su obligacion tener los Estantes del archivo limpios de Co-
megin y Polillas, cuyo insecto destruye en breve tiempo los papeles como lo comprue-
va la experiencla; poner en limpio con anuencia del Secretario los papeles que haya
en mal estado, y ayudar a los Oficiales quando este menos ocupado en sus principles
obligaciones.
15'. El Sabado de cada semana se entregarin al Archive9. los expedts. nume-
rados y sin numerar ya concluidos, y oportunamente los Indices de correspondas. con
la Corte, y las cartas respondidas con sus minutes exceptuandose las que corran agrega-
das i expedtes. en copia certificada que no deven separarse de ellos con ningun moti-
vo pues sus originales han de tener su lugar en el legajo de corresa*. a que pertenez'
ca, y que de ningun modo se extraigan de ellos, archivandose con separason. de Ra-
mos y con un breve extract en su reverse del dia en que se expidi6, ministerio de que
dimana, y qe. sefiale a prim' vista su contenido, y tambien nota si esti, 6 no context'
da.
El Intendente Sr. Miguel Altarriba ya habia con anterioridad encargado
de la formacion del Archivo a don Francisco Antonio Albear, natural de Laredo, (pro-
vincia de Santander), ayudante de 6rdenes que habia sido del malaventurado general
don Juan de Prado, que perdi6 la ciudad en 1762. Albear habia sido despues capitin
a guerra de Trinidad, y en 1764, habia pasado servir en la Real Hacienda. Fue el
abuelo paterno de nuestro ilustre Albear, autor del Canal de Vento, que hoy Ileva su
nombre. (3)
Fue esto un gran adelanto, y seg6n los documents de aquella 6poca, el
Intendente citado, Sr. Valiente, atendi6 con verdadero interns lo que tocaba
a los archives, haciendo cumplir fielmente las reglas copiadas.
Cuando por Real Cedula de 4 de abril de 1795, se erigi6 el Conulado
de Agriculture, Industria y Comercio de La Habana, se orden6 la formaci6n
de un Archivo para la conservaci6n de los documents de tan important Cen-
tro, siendo de la obligaci6n del Secretario ordenarlo desde el principio y hacer
cedulas de los libros y papeles, conforme los fuera colocando, y que expresa-
ran brevemente su contenido, por el metodo que mejor le pareciera, pero con
el fin de hacer a su tiempo los indices con la debida claridad.
En el Arancel dispuesto para ese Consulado, fu6 aprobado por Real
Orden de 9 de mayo de 1797, se fijaba que por las buscas de pleitos y papeles
en el Archivo, del afio en que se solicitaren, no se llevaria cosa alguna, pero
siendo atrasados y dandose mes y afio, cobrarian tres reales, y no llevando mes
y afio, y buscando hasta diez, habria que pagar cuatro reales por los afios que
se buscaren, y excediendo de diez, dos reales por cada uno de los que pasasen
de este nfimero, debiendo estar presents las parties para que le constasen los
afios buscados.
Hemos podido justificar con infinidad de antecedentes, que esto no se
cumplia, pues se hacian buscas por simples recomendaciones, sin que por ellas
se cobrase cantidad alguna. Ahora si, la media di6 un excelente resultado en
lo que respect al orden del Archivo, porque seg6n consta en various informes,
se impidi6 la entrada de curiosos y las peticiones de personas a las que para na-
da les interesaban las bisquedas de los expedientes que pedian.
(3) El Mundo, La Habana, 31 octubre 1911.


~.~i*~Ci3Bju~Pf~.s~l~;L~.uk ..u+...;l.
















CAPITULO II



Adelanto de nuestros archives en el siglo XIX.-Legislaci6n que no se cumplia.-Me-
didas adoptadas en 1810 por el Ayuntamiento de La Habana para conservar sus
papeles.-Archivo del Tribunal de Cuentas.- Acuerdo de la Audiencia de
Puerto Principe referente a los archives judiciales.-Archivo de la Contaduria
Mayor de Cuentas.-Papeles de la Aduana de Nueva Orleans que a este 6lti-
mo Archivo se trajeron.-Inventario de los mismos.-Recomendaci6n para que
pasasen al Tribunal de Cuentas junto con los de la Louisiana.-Lugar en que se
hallaban depositados esos y otros documentos.-Carencia de indices.-Papeles
de Santo Domingo.
Pasemos ahora al siglo XIX, donde encontramos adoptadas medidas de
verdadera importancia relatives a reunir en uno solo los distintos archives que,
sin orden ni concerto, se hallaban disgregados en todas las oficinas de la Isla.
Se legisl6 sobre la material y se trat6 de hacer algo bueno, pero como
sucede casi siempre, las leyes y reglamentos no se cumplian en algunos casos,
dando por resultado que nada practice y beneficioso se conseguia.
El Ayuntamiento de La Habana, con objeto de concurrir a los gastos in-
dispensables para la copia de los libros o protocolos antiguos del Archivo de
Cabildo, acord6, en sesi6n de 20 de noviembre de 1810, el establecimiento de
un arbitrio de medio real por cada escritura de venta que se otorgase, lo que
se hizo saber a todos los escribanos pfiblicos, para que cada uno entregara al
Mayordomo de Propios lo producido, bajo recibo. Despubs, en Cabildo de 22
de mayo de 1812, se aument6 la pension a dos reales y se impuso la de un real
por cada uno de los demis instruments que se expidiesen. Fuk el escribano
Sr. Agustin Rodriguez, el encargado de Ilevar a efecto tan important traba-
jo, por el precio de ocho reales cada foja, hasta dejar los libros encuadernados
y con sus correspondientes indices, seg6n la regulaci6n hecha por los escriba-
nos Nicolas de Frias y Jose Maria Rodriguez en el afio de 1794. En 1828,
a pesar de haberse adoptado muchos y repetidos acuerdos por el Ayuntamien-
to de dicha ciudad, haciendo merito de la grande utilidad del proyecto, el tra-
bajo estaba tan atrasado, que no se habian puesto al corriente mis que nueve
librps tramitados, que entire todos componian cuatro mil quinientos sesenta y
una fojas de las originales, siendo muy minima la cantidad ingresada en propios
por raz6n del arbitrio impuesto. En vista de ello el Ayuntamiento acord6 que
el escribano Agustin Rodriguez, en el termino de seis meses, concluyera de un
todo la obra, y nombr6 una comisi6n que presenciara la correcci6n de los libros
trasuntados, y otra para que cuidase de que se hiciera en el mejor papel y con
buena tinta y letra. En 15 de junio de 1831 se encontraban en borrador los
nueve primeros protocolos y faltaba el todo del que se seguia y parte de otras
dos mis que lo merecian, hallindose sin autorizar la compulsa por fallecimien-
to del escribano que debia verificarla. En cabildo ordinario celebrado en 30
de enero de 1840, por recomendaci6n de la Junta Superior Directiva de Real
Hacienda, se acord6 la continuaci6n de la obra hasta terminarla por complete,
en lo que habia un interns pfiblico, porque aquellos protocolos contenian la do-
cumentaci6n mis important con respect a las propiedades, para lo cual se
nombr6 un escribiente que debia trabajar todo el tiempo necesario para conse-
guir el objeto de dar cumplimiento a lo prevenido.









HISTORIA DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Igualmente, en la primera decada de dicho siglo, hallamos que en el Tri-
bunal de Cuentas, creado con el fin de que a el las rindieran todas las corpora-
ciones, autoridades y personas que manejaran caudales o efectos de la Real Ha-
cienda, contaba con su Archivo, y en las Ordenanzas de este Tribunal figure
el cargo de Archivero con una dotaci6n de quinientos pesos anuales y con los
deberes que se expresan a continuaci6n:
1'. Asistir puntualmente, y cuidar de que asistan al Archivo los Empleados
de su inmediata dependencia, en los dias y horas sefaladas por Reglamento, y en las
extraordinarias que sefiale el Presidente, cuando 1o exija el bien del servicio.
2P. Cuidar de que los papeles y documents del Archivo esten bien conserva-
dos y colocados con orden, i cuyo fin se harin las divisions y subdivisions de ellos
que determine el Tribunal en vista del plan que i este fin deberi presentar el Archi-
vero.
3P. Formar los indices y registros generals y particulares, en que por afios,
per ramos y por materials consten las 6rdenes, cuentas, expedientes y documents quc
existan en el Archivo, y que se reciban en lo sucesivo, expresando con toda puntua-
lidad la sala, estate y legajo en que se hallan.
4'. Los Ministros Contadores mayores pasaran al fin de cada afio al Archivo
las cuentas que durante el se hubiesen finiquitado, acompafiindolas con un inventario
duplicado, que formari la Secci6n que las hubiese examinado, para que cotejindolo
el Archivero, y estando conforme con la entrega, se forme el cargo correspondiente,
y devuelva al que la hizo uno de los ejemplares, poniendo su recibo al pie de el.
50. Ni el Archivero ni los Empleados en el Archivo podrin entregar docu-
mento alguno de el, ni tampoco copia sin que preceda pedido formal firmado por los
Ministros Contadores mayores cuando los necesiten para objetos de servicio: tambiin
los entregarin cuando en los mismos t6rminos los pidieren el Ministro togado, los Fis-
cales y el Secretario.
69. Cuando se demore la devolucion de los documents extraidos del Archivo
con las formalidades que quedan expresadas, el Archivero los reclamari de quien hu-
biese hecho el pedido; y en el caso de no surtir efecto estas gestiones, dari parte al
President para que tome la providencia que correspond, i fin de evitar cualquiera
extravio 6 falta.
79. Extender y autorizar las certificaciones que el Tribunal mandare dar, con
inserci6n 6 referencia i documents que existan en el Archivo, las cuales para su ma-
yor solemnidad y validacion han de levar el visto bueno de su Presidente.

La Audiencia de Puerto Principe acord6 en 15 de febrero de 1812:
Que sin los requisites de legitimidad de parte y decreto judicial, no sea permi-
tido a ningun escribano ni amanuence franquear sus archives, process, ni espedientes
(4) bajo 200 ps. de multa por la primer vez, aplicable la mitad al juez y denunciante,
bastando para ello la probanza irregular como dificil e important al bien paiblico, en
que interesan muchas veces el secret natural v fama de los ciudadanos; por segunda
duplicada multa y suspension por dos afos; y privacion a la tercera: y que se escite
el celo de las justicias en el particular, sin perjuicio de lo que convenga proveerse con-
tra los correptores de los ministros publicos en la fidelidad del dep6sito de sus pape,
les, 6 inviolable sigilo, con que deben conservarlos y recatarlos.
Un acordado de Mfjico de 9 de febrero de 1786 proscribia igual des6rden den-
tro los oficios, que son archives de la justicia para la custodia y seguridad de los ins-
trumentos que entran en ellos con la ley inviolable de no poderse manejar ni comuni-


(4) En carta acordada al R. obispo de La Habana de 22 de diciembre de
1800, se prohibe sacar papel de la curia, y menos original sin precedent licencia del
juez.










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


car sino por las personas autorizadas a ese fin; y previene a los escribanos, oficiales
mayores y demas empleados de los oficios piblicos que tengan en el mayor secret,
formalidad y modo convenience todos los documents hasta la hoja de menos valor,
no permitiendo leerlos ni tomarlos a ninguno de fuera. (5)
Tambi6n la Contaduria Mayor de Cuentas, formada con arreglo al De-
creto de las Cortes generals y extraordinarias de 7 de agosto de 1813, tenia
su Archivo particular, fijando las Instrucciones aprobadas por el Rey, en cuan-
to a las obligaciones del Archivo para el mejor cuidado de los papeles, dispo-
niendose que:

91. Seri de obligacion del Archivero tener las laves de la Contaduria Mayor,
y conservar los libros en custodia.
92. Formari y tendri inventario de todos ellos, y de las cuentas de que se
componen por classes, bajo el mismo m6todo que se ha observado hasta ahora.
93. Cuando los Contadores entreguen al Archivero las cuentas que deben co-
locarse en el, lo harin por inventario en el libro destinado a este fin, rubricando el
asiento uno de los Contadores de la mesa en que se haya fenecido la cuenta, y el Ar-
chivero, sin cuyo requisite no se verificari la entrega.
94. En todas las certificaciones de finiquito que se expidan notari el Archi-
vero haberse puesto en libros la cuenta de que procede, y lo rubricari.
95. Siempre que los Contadores pidan al Archivero alguna cuenta 6 libro lo
harin por esquela con media firma, que quedari en su poder para resguardo: estas es-
quelas se encabezarin a nombre de la mesa para que se pidan los libros 6 cuenta.
96. El Archivero dari cuenta al Presidente y Contadores mayores en los me-
ses de Enero, Mayo y Setiembre de todo lo que se hubiere actuado en el Archivo.
97. Seri de su responsabilidad cualquiera falta que se note en la colocacion
de los libros y papeles que estan a su cargo, y que entorpezca la entrega pronta de lo
que pidan las mesas.
98. No podri dar certification alguna sin que preceda determination del Pre-
sidente y Contadores mayores.
99. En ausencia, enfermedad 6 vacant del Archivero desempefiari sus fun'
ciones el Oficial de libros mas antiguo.

A dicho Archivo se trajeron en calidad de dep6sito los papeles de la
Aduana de Nueva Orleans relatives a los asuntos citados en la siguiente rela-
cion:
7 Cajones de la Contaduria y Tesoreria de los afios 1785 a 1803.
1 idem de vistas de los afios 1785 a 1803.
5 idem de la Escribania de Registros de los afios 1770 a 1803.
3 idem de administration de los afios 1781 a 1804.

El inventario de estos documents aparece firmado y rubricado por el
Sr. Jose Antonio de Hoa, que desempefiaba la Administraci6n de la Aduana
mencionada, pero fueron recibidos para traerlos a La Habana por el Sr. Gas-
par Portas, duefio de la fragata Nuestra Sefiora de las Nieves, quien a su vez
consta los entreg6 en el Archivo de la Contaduria, que los admiti6 por dispo-
sici6n del Intendente General, de fecha 13 de noviembre de 1804. Ese inven-
tario radica en la actualidad en el Archivo Nacional.
En escrito de 8 de enero de 1813, se recomendaba que pasasen dichos pa'
peles al departamento de rezagos del Tribunal de Cuentas, a lo que se nega-
ron en el citado Tribunal, fundindose en que los diez y seis cajones venidos de
Nueva Orleans fueron depositados en la Contaduria, como tambi6n cuarenta

(5) Zamora, Legislaci6n Ultramarina, Madrid, 1844, t. I, p. 382.









HtSTOftIA DE LOS ARCHIVOS DE CUfBA


y cuatro cajas de la provincia de la Louisiana. Di6 lugar a esa actitud una pe-
regrina sospecha de Hoa, indicada en el oficio con que remiti6 aqu6llos al In-
tendente interino Sr. Juan Ventura Morales.
Por falta de lugar en el Archivo de la Contaduria, se hallaban los refe-
ridos cajones depositados en various puntos del cuadro o circuit de las oficinas
de Hacienda, las cuarenta y cuatro cajas de la Louisiana de que dejamos hecha
menci6n, y cincuenta y nueve mis de la Isla de Santo Domingo que:
Ilegaron a la Habana con el oidor de Caracas D. Francisco Figueras; cuyos archives
pertenecian a la audiencia de dicha isla, decana de las Indias y condenada por la paz
de Basilea a emigrar y trasladar su asiento a Cuba como parte preferente de su antigua
jurisdiccion ultramarina. (6)
No estA demis advertir que todos esos documents carecian de indices
para buscar con prontitud lo que se deseara.
Respecto a los cincuenta y nueve cajones de la Isla Espafiola de Santo
Domingo, una parte se devolvi6 a ella, con lo que se prest6 un gran servicio a
aquella poblaci6n, ya que canceladas todas las cuentas de sus empleados hasta
la cesi6n a Francia por Real Orden de 16 de febrero de 1810, para nada ser-
vian esos papeles a Espafia y si habrian de tener much utilidad en la mencio-
nada Isla.
































(6) Pezuela, Historia de la Isla de Cuba, Madrid, 1878, t. III, p. 259.


~;~p~u*. rw ...... ,.-- .,- ..,. Li ~:~-- *~~)r-bl~~(- IrZ~C*I8~-;h-j~L~gB!

















CAPITULO III



Acuerdo de la Junta de Gobierno del Consulado de La Habana.-Abandono de su Ar-
chivo.-Real Orden de 19 de septiembre de 1817 sobre ese particular.-Nom-
bramiento del Sr. Lucas Pont6n.-Fecha en que se concluy6 la organizaci6n de
dicho Archivo.-Papeles de la provincia de San Agustin de la Florida.-C6mo
fueron traidos y lo que contenian.-Noticias de Pezuela sobre estos papeles.-
Documentos iniditos relatives a la historic de los mismos.-Informe del Magis-
trado senior Jos6 Hip6lito Odoardo.

El Sr. Antonio del Valle Hernindez, Secretario del Real Consulado de
La Habana, en instancia de fecha 26 de septiembre de 1815, decia a los Sres.
Prior y C6nsules, entire otras cosas:
que se ha formado en este medio tiempo un archive considerable de papeles, fruto de
veinte afios de tareas, en el qual por falta de competent auxilio, no ha podido, Di puede
ahora, menos que nunca, poner el orden necesario, ni former los indices que le estin
prevenidos por la RI ced' de ereccion.
Es pues indispensable que se le asigne de los fondos del Consulado una suma
annual con que pueda dotar competentemente un official joven, de buena disposicion, y
de conocimientos no vulgares, tanto en los idiomas, como en las humanidades y pri-
meros elements de las ciencias, de genio docil y aplicado, que pueda ordenar con e1
el archive Consular, 6 instruirse del hilo y filiacion de los negocios conforme se vayan
ventilando aqui y en la Corte--Como hi de encontrar el Secretario un sugeto de es-
tas circunstancias, si no lo puede dotar suficientemente de su peculio?
Este negocio merece toda la atencion de VSS. porqe. el Secretario disfruta ya
de poca salud y se halla cansado y castigado en ella y porque es tiempo de que se for-
men jovenes capaces de servir con utilidad en los ramos econ6micos que forman el
principal institute del Consulado. Desde la instauracion en 1795 no se han creado en
las oficinas del Consulado nuevos empleos, ni se ha hecho en los sueldos alteracion
alguna aunque han aumentado en una proporcion asombrosa los costs de la vida. Se
abstiene no ostante el Secretario de toda reflexion acerca de su propio sueldo y solo
recomienda y pide, se fixe para un official archivero la dotacion que se crea proporcio,
nada i las qualidades que require su buen desempefio, y entiende que se dexe a su
arbitrio la election del sugeto como hasta ahora, supuesto que el Secretario es respon-
sable i las operaciones de su oficina.

Parece que el Secretario que tenia a su cargo la organizaci6n de dicho
Archivo, no cumpli6 con lo dispuesto en la Real Cedula de erecci6n que asi
lo disponia, al extreme que los expedientes que la Junta de Gobierno necesita-
ba para consultas, etc., nunca aparecian; por cuya causa encontr6 una seria
oposici6n en el seno de la expresada Junta, dando lugar a largos debates su pe-
tici6n, los que duraron hasta la sesi6n del 23 de octubre del afo 1816, en que
se acord6 la creaci6n de una plaza de Archivero en la Secretaria de ese Cuer-
po y la ordenaci6n y arreglo del Archivo con toda brevedad.
Poco despues el Gobierno de Espafia confirm lo-ya expuesto, promul-
gando la Real Orden siguiente:
Enterado el Rey de la carta de VSS. de 4 de Junio-iltimo n6mero 39, en que di









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


cuenta del espediente promovido en ese Tribunal, acerca del nombramiento de un Ar-
chivero; y conformandose S M. con lo espuesto en su razon pr. la Contaduria general,
se ha servido aprobar lo acordado por esa Junta de Gobno. entendiendose interinamente,
mientras se arreglan los papeles, y subsista el actual Secret'; quedando reservado a S.M.
la continuacion en caso necesario, y haciendose la propuesta pr. el Secretario a la Junta,
i quien correspond el nombramiento. Lo qe. de Rl. 6rden comunico a VSS. para su
cumplimiento. Dios gue. a VSS. ms. as. Madrid 19. de Setiembre de 1817.-Garay.-
Sres. Prior y Consules del Consulado de la Habana.
Despues de esa epoca existi6 ya el Archivo del Consulado, pues aunque
la plaza de Archivero que se cre6 no fu6 con caracter definitive, en sesi6n de
16 de septiembre de 1819 se aprob6 una moci6n relative a solicitar de S. M.
darle ese caricter a la plaza en cuesti6n, por ser de urgente necesidad, y que
se considerara acreedor a obtenerla al Sr. Lucas Pont6n, en quien se recono-
cian aptitudes para servir el puesto.
Hasta 1846 no concluy6 la organizaci6n del Archivo del Real Consula-
do de Agricultura, Industria y Comercio y Junta de Fomento, pues segiin in-
forme del Secretario, se arreglaron cinco mil expedientes promovidos en esa
Corporaci6n desde el afo de 1795, los cuales se encuadernaron con carpeta,
numeraron y anotaron en el indice general alfab6tico y cronol6gico, y fueron
divididos despu6s en veinte y tres negociados, que cada uno tenia su indice es-
pecial en combinaci6n con el general.
En sesi6n de la referida Junta, de 26 de octubre del citado afio de 1846,
se di6 cuenta del dictamen sobre la exposici6n acerca del arreglo del Archivo, y
se acord6 que cesara la gratificaci6n que por Real Orden de 28 de mayo de
1840 percibia el Archivero.
Despues de entregada la provincia de San Agustin de la Florida al Go-
bierno de los Estados Unidos, se comision6 al senior Gonzalo Garcia de Prado,
como Ministro Tesorero Oficial Real, para conducir a La Habana el Archivo
que existia en aquellas oficinas pfiblicas, empaquetado en diez y ocho cajones,
los cuales se depositaron en la Contaduria de Cuentas.
Los cajones de referencia fueron traidos en julio del afio 1821, en la
goleta americana Adelina, de la que era capitan S. Israel. Seguin su inventa-
rio, contenian libranzas en borradores, lists de revistas, filiaciones, hospita-
lidades, relaciones de consume, instancias de various asuntos, contratas, reales
6rdenes, declaraciones de propiedades, juntas de hacienda, libros reales de car-
go de la Tesoreria, tomas de raz6n, cuentas generals, etc.
Refiriendose a dicho Archivo, dice Pezuela:
No deja duda un testimonio tan antiguo y veraz como el de Mahy de que la
idea de la anexion de Cuba bullia ya entonces en algunas cabezas norte-americanas.
Orden6 aquel general a los coroneles D. Jose Callava y D. Jose Coppinger, que
preparasen y ejecutaran la entrega de las plazas que tenian i su cargo en la Florida asi
que se les presentaran los jefes autorizados por el gobierno de los Estados Unidos para
recibirlas. Pero aunque ningun obsticulo se oponia ya i una cesion para ellos venta-
josa, aun le reservaban a Espafia, tan impotente entonces en aquel rincon del mundo,
nuevos agravios y violencias. El coronel Callava, despues de entregar con todas las
formalidades necesarias en 17 de julio al general Andris Jackson la Florida occidental,
reducida al recinto de Panzacola y de sus fuertes, se neg6 a entregarle el archive de
aquel gobierno, que era una propiedad exclusive del de Espaia, por lo que nada se
habia considerado precise advertir en el tratado de cesion sobre tal punto. Muy hecho
Jackson i atropellairlo todo cuando su position y fuerzas se lo permitian, brutalmente
arrest entire bayonetas a Callava enviindole a la circel y precisamente' cuando presi'
dia un convite de jefes y oficiales de las dos naciones; innoble action que reprobaron
hasta los mismos subalternos del autor del hecho.







Lf '. k k ^ *. .- . ;, ^. -~. "- ... *-- .. .










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Semejante, aunque menos birba-a en el fondo y en la forma, fui la conduct que,
a instigacion del mismo Jackson, observ6 con el coronel Coppinger en San Agustin el
gobernador americano Wartington que, encargado de aquella plaza por fines de setiem-
bie, se apoder6 por fuerza tambien de los archives. Publicaron A la sazon los diaries
de la Habana la energica protest de Coppinger, y fue hecho piblico que ret6 War-
tington a duelo y no acept6 el' americano. Pero tan fundada y vigorosa fui la reda,
macion entonces dirigida por Mahy al gabinete de Washington, muy sostenida par el
representante espafiol cerca del mismo, que contra lo que se podia esperar de sus ha,
bituales evasivas y de la imposibilidad de sostener con la fuerza tan justa pretension,
se apresur6 a disponer que fuesen aquellos archives remitidos intactos a la Habana.
Alli subsisten, y han servido para resolver cuestiones de importancia, como tambien
podrin servir un dia para revelar con verdad 6 irrefutables pruebas la historic aun
ignorada del dominion espafiol en la region tres siglos antes descubierta por Ponce de
Leon, y teatro luego de muchos hechos her6icos de los espafioles. (7)

Entre los documents del Archivo Nacional hemos hallado los que co-
piamos a continuaci6n, porque constituyen un rico tesoro de datos hist6ricos
sobre los Archivos de las Floridas.

Escmo. Sor.
Con fecha de 24 del actual me ha informado el Sor. oidor Dn. Jose Hip6lito
Odoardo lo siguiente
"Escmo. Sor-Con decretos de 12 del corriente se ha servido V. E. pasar i con-
sulta del que suscribe las reclamaciones que le hace el Sor C6nsul de los Estados Unidos
por conduct del Escmo. Sor. Gob. Capn. general de la isla de various documents per,
tenecientes al archive de las Floridas, y solicita se le entreguen para uso de su Gobier-
no en virtud del tratado de cesion de 22 de Febrero de 1819 y de las Reales 6rdenes
de 29 de Abril de 1822 y 15 de Febrero de 1832, la prim'. en que dispuso S. M. remi-
tiese V. E. al Ministro de hacd' de ultramar una lista 6 razon circunstanciada de las
donaciones de tierras que conste haberse hecho en las Floridas por esta Superintend'.,
pues de esa diligencia dependia el reconocimiento de ellas pr. parte de los Estados Uni-
dos; y la segunda que ordena se entreguen i la persona autorizada al efecto por el re-
ferido gobierno algunos documents de importancia, correspondientes & dhos. archi-
vos, que todavia existian en varias dependencias de este Gobierno superior, y debian
entregarse con arreglo al art'. 2. del referido tratado.-En el primero de dichos ofi-
cios solicita el Sor. C6nsul la entrega de los tres espedientes originales que se instru,
yeron en el Gobierno y Comand'. de la Florida occidental por cesiones que hicieron
de inmensos territories los indios de dichas provincias en los afios 1792 y 1800 & la
casa escocesa de Panton, Leslei y compafiia y I la de F6rbes su sucesora, las cuales ce-
siones aprob6 condicionalmente dicho Gobierno en los afios de 1806 y 1811 y en vir-
tud de ellas espidi6 titulos de propiedad, los mismos cuya copia certificada pide tamr
bien el Sor. C6nsul por el interest inmediato que en esas tierras mercedadas tiene su
Gobierno.-En el segundo oficio pide 1'. copias certificadas de las Reales 6rdenes de
31 de Julio y 27 de Diciembre de 1818. 2'. de las cartas de esta Superintend*. a los
Sres. Gobernadores Subdelegados de RI. hacienda en las Floridas, sobre conceciones y
enagenaciones de tierras en los afios de 17, 18, 19 y 20, y especialmente las del Sor.
Superintendte. Dn. Alejandro Ramirez de 17 de Noviembre de 1817, 30 de Noviem-
bre de 18: 25 de Enero y 3 de Abril de 19: 39. de las cartas de dichos Sres. Goberna-
dores Subdelegados, i esta Superintend* relatives al mismo asunto en dicho tiempo; y
49. una 6 mas copias impresas autenticas del reglamento sobre repartimiento y conce,
sion de tierras realengas publicado por la Intendencia de la Luisiana en 17 de Julio de
1799.-En el tercer oficio solicita asimismo copia certificada del espedte. instruido en


(7) Pezuela, ob. cit., t. IV, p. 117-119.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


esta Superintendencia a consecuencia de la referida Real 6rden de 29 de Abril de 1822
en que se da razon circunstanciada que se la pedia de los repartimientos de tierras
realengas en ambas Floridas, de que hay constancia en esta superioridad: renueva su
solicitud del reglamento de realengos de la Luisiana de 17 de Julio de 1799: de la Real
6rden de 31 de Julio de 1818: de la correspond* de esta Superintendencia con sus dos
Subdelegaciones sobre distribution de tierras y pide ademas copia certificada de la Real
cedula de 10 de Agosto de 1815 y Real 6rden de 17 de Diciembre de 1817 sobre con'
cesiones de tierras en la isla de Puerto Rico y fomento de la poblacion blanca de esta
isla.-En el oficio 4. pide copia certificada de la Real cedula de 6 de Febrero de 1818,
y Real 6rden referente de 17 de Diciembre de 1817, por las cuales el Rey don6 al
Escmo. Sor. Duque de Alagon cierta cantidad de tierras en la Florida, cuya gracia i
bien no tuvo efecto por haberla revocado S. M., consider sin embargo conducente
i su Gobierno dicho documt'. en cuanto ilustra los principios, que gobernaban al de
S. M. en la concession de tierras realengas.-Finalmente en el oficio quinto de 13 del
corriente pide el Sor. C6nsul se le entreguen i la possible brevedad y con las formali-
dades que se estimen necesarias todos los papeles que se han apartado del archivo de
esta Real Factoria por los comisionados a efecto, y son relatives a tierras mercedadas
en las provincias de la Luisiana y ambas Floridas, y aunque no acompafia su lista por
la' urgencia del breve despacho que desea, asegura sin embargo pertenecer esos pa-
peles a reglamentos, espedientes, 6rdenes y consultas de las autoridades de dichas pro-
vincias sobre concesiones de realengos.-Comisionado por V. E., para reunir con la
brevedad possible y la ilustracion convenience los documents, que reclama el Sor. C6n-
sul de tos Estados Unidos en virtud del tratado, Reales 6rdenes y demis antecedentes
que ha tenido a la vista el que suscribe y obran en la Secretaria de V. E., halla iusta y
arreglada la entrega de los documents originales, pertenecientes a los archives de am-
bas Floridas, que solicit por encargo de su Gobierno. Pero como en su solicitud no
se contrae a la totalidad de los papeles archivados, sino especialmte. a los que tienen
relacion con la venta composicion y mercedes de tierras realengas hechas en ambas
provincias durante la dominacion espafiola, ha sido indispensable referir los documen-
tos que indica el Sor. C6nsul, para hacer el q. suscribe en cumplimiento de su encargo
las observaciones que se le ofrecen, asi sobre los inconvenientes que pueden ocurrir de
hacer esas entregas parciales sobre un solo ramo de admon., con los de incluir entire esos
documents algunos, que 6 no pertenecen al archive de ambas Floridas, 6 fueron es-
pedientes que instruy6 esta Superintend'. con posterioridad a la cesion de esas provin-
cias de 6rden de S.M.-En efecto la entrega de los archives y razon circunstanciada de
las tierras mercedadas por autoridades espafiolas, que conforme a los arts. 2 y 8 del tra-
tado de cesion, y i las Reales 6rdenes ya citadas de 29 de Abril de 1822 y 15 de Fe-
brero de 1832. El art9. 29. de dicho tratado dispuso entire otras cosa& que se entrega-
sen a los comisarios i oficiales debidamente autorizados de los Estados Unidos los ar-
chivos y documents directamente relatives a la propiedad y soberania de las mismas
dos provincias cedidas; y el articulo 8. reconoce en los terminos que espresa y ratifi-
ca todas las concesiones de terrenos hechas por S. M. 6 por sus legitimas autoridades
intes de 24 de Enero de 1818, reconociendo i las personas que estin en posesion de
ellas del mismo modo que lo serian, si S. M. hubiera continuado en el dominio de los
territories cedidos i los Estados Unidos. Fuera de esos articulos las Reales ornes. de
los afios de 22 y 32 mandan la primer que se forme y remita al Ministerio para uso
del Gobierno americano una razon de las donaciones de tierras hechas en las Floridas
por esta Superintendencia: y la del aiio de 32 dispone y encarga el cumplimt9. del ar-
ticulo 29. del referido tratado.-No hay pues, ni puede haber embarazo de part de
V. E. en la entrega total de los archives, los cuales, segun su naturaleza, contienen &
deben contener todos los documents relatives al egercicio de la soberania que obtu-
vo el Rey en dicho territorio, y comprenden asi los derechos permanentes de S. M.
al gobierno ord9. de sus pueblos, como los dros. transeuntes 6 accidentales, que suelen
derivarse del estado de guerra, 6 de las estipulaciones hechas con otras naciones i con-







K: i _. ..









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


secuencia de las diferencias 6 coaliciones, que suelen tener entire si sobre sus territories
por el estado de libertad e independencia en que viven.--Ordenando S. M. dicha en'
trega, no solo quiso cumplir lo estipulado en el tratado i favor del Gob'. americano
sino estender su amparo y protection a sus vasallos cedidos, dejindoles consignados
en los archives p6blicos sus obligaciones y derechos adquiridos bajo el dominion espa-
fiol en las cuatro causes de gobierno, justicia, hacienda y econ6mico de guerra, en que
esti distribuida toda nuestra administration, sin perjuicio de las gracias y mercedes es-
traordinarias que solian espedir nuestros soberanos de su libre y espontinea voluntad
6 por remuneracion de servicios al Estado, 6 indemnizacion de perjuicios y quebrantos
esperimentados en las guerras 6 otras calamidades p6blicas, 6 por otras causes onerosas
6 gratuitas, de que quizis habri algunos egemplares en esas provincias cedidas, como
los hay en toda la monarquia sin sugecion a leyes, reglamentos ni instrucciones. La
reunion de esos actos legislativos, y espedientes formados en consecuencia de casos 6
solicitudes ocurrentes constituyen la coleccion de los derechos y obligaciones de los
vasallos, q. pasaron a la dominacion americana, y son los mismos que deben constar en
los archives, y entregarse al Sor. Comisionado, sin ecepcion ni limitacion alguna. Pero
la solicitud del Sor. C6nsul no se contrae i la entrega del archive de Floridas "sino a
la de ciertos documents, que tienen relacion con la venta, composicion y concession de
tierras distribuidas por las autoridades espafiolas en ambas provincias y i los reglamen-
tos e instrucciones que gobernaban en este negociado para que con su auxilio puedan
los funcionarios del Gobierno americano administrar justicia imparcial a los individuos
que reclaman terrenos en virtud de mercedes emanadas del Gobierno espafiol durante
su dominio, y proteger sus propios intereses contra los reclamos espurios y forjados, de-
cidiendo correctamente por esos medios sobre la validacion e invalidacion de las merce-
des espresadas", segun decia el agent especial de los Estados Unidos Dn. R. Call en sus
comunicaciones A este Gobierno superior de 16 y 23 de Enero de 1830, pididndole en'
tre otros documents, las copias autorizadas de las mercedes hechas i las casas de corn.
de Panton, Leslei y comp4. y A la de de Dn. Juan F6rbes de Panzacola.-Mirada ba-
jo ese aspect dicha solicitud y las que ha renovado el Sor. C6nsul en estos dias, am-
pliando la peticion a otros distintos documents, las consider el que suscribe contra-
rias a la intencion q. manifiesta de su Gobierno, y i las leyes de todos los paises, q. no
permiten juzgar por documents diminutos. En primer lugar faltan en dicho archi-
vo todos los espedientes relatives A la venta y composition de tierras que hizo la In-
tend'. de la Luisiana hasta el aio de 1805 mientras residi6 en Nueva Orleans, y tam-
bien los q. instruy6 posteriormente sobre iguales mercedes, cuando se traslad6 I la
Florida occidental; y esa falta la atribuyen los Sres. Ministros que fueron de aquellas
cajas prales. i haberse arrojado al mar various cajones, que contenian todos los pape-
les perteneciente< al juzgado de tierras en dichas provincias, cuando de 6rden del Ge-
neral arm'. Dn. Andres Jackson se trasladaron dichos archives de Panzacola a esta isla
en la goleta parlamentaria titulada Peggi, y fue esta saqueada por un corsario pirata
en 8 de Setiembre de 1818. Sin ese estravio ya habia ocurrido intes en 24 de Octu-
bre de 1811 el incendio de la R1. tesoreria de Panzacola, en que perecieron sus archi-
vos, y se quem6 con ellos el libro de las t6mas de razon de todas las tierras mercedadas
desde el afio de 1799 hasta la fecha, segun aseguran dichos Ministros en sus informes
al f6lio 13 y 14 que dieron i V. E. en el espediente n'. 226 cuad'. corrte. de Rs. 6rde-
nes, formado para cumplir la de 29 de Abril de'1822 sobre remitir a S. M. una razon
circunstanciada de las donaciones de tierras hechas en las Floridas.-Observa en segun-
do lugar, que si bien esas noticias se han suplido parcialmte. en dicho espediente por los
documents que se han encontrado en estas oficinas generals y podrin hallarse quizis
todas las demas, que necesite el Gob'. americano para su objeto, esos documents no
pertenecen ni pueden pertenecer al archivo de las Floridas, finico que se ha mandado
entregar, sino a la Gobernacion superior de esta isla, la cual los conserve y debe conser-
var perpetuamente, porque pertenecen a la historic de la domination espafiola; contie-
nen derechos y obligaciones de vasallos, que no estin comprendidos en la cesion del te-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


rritorio: y aun que 1o estuvieran, estin sugetos a reclamaciones 6 solicitudes que hagan
6 pueden hacer sus sucesores sobre el estado que gozaron en el tiempo de nuestra do-
minacion, y cuyas pruebas deducirin de nuestros archives en el caso de no encontrar-
las en los cedidos 6 traspasados.-Observa en tercer lugar, que de abrir la puerta esta
superioridad a la entrega de copias certificadas y compulsas de 6rdenes 6 espedientes,
que existan en estas oficinas generals sobre negocios de Floridas, serian necesario crear
una oficina encargada esclusivamte. de este trabajo, y gravar S. M. con ese cost y el
de las compulsas, que llevan los curiales en los negocios contenciosos y administrativos,
q. han corridor por sus oficios; y es claro que ni el Rey se suget6 por su tratado a ese gra-
vamen, ni fui su voluntad vulnerar los justos derechos y emolumentos de los que comr
praron esos oficios p6blicos en los trabajos que autorizan.-Hace esta observacion el
que suscribe, par que perdida la mayor parte de los archives, segun se ha dicho, en el
incendio de las cajjas Reales de Panzacola, y en su traslacion i esta capital, presume
que para complacer al Gobierno am'., en la peticion de muchos documents, seria ne-
cesario apelar las cuentas originales rendidas desde principios de este siglo al Tral.
mayor de ellas por sus respectivos responsables, supuesto que alli podrin encontrarse
como comprobantes muchos espedientes gubernativas y judiciales iguales a los perdi-
dos 6 estraviados. Por igual motive seria precise suplir la correspondencia que llev6
esta Superintend'. con imbas Subdelegaciones, dando copias certificadas de las 6rde-
nes y cartas que existan en esta Secretaria; y ya se advierte que sobre ser este trabajo
improbo y minucioso, se dificulta much mas en unas oficinas, donde por la escaces de
manos auxiliares, nunca se han ordenado los archives por negociados 6 materials como
son las que ahora se solicitan, sino por el 6rden de los tiempos y territories, y por lo
mismo no es ficil entresacar en el c6mulo de espedientes y 6rdenes soberanas y supe-
riores, pertenecientes a todos los ramos de una vasta administration las que tengan re-
lacion solamente con las mercedes de tierras realengas. Puede norabuena egecutarse
ese trabajo, pero haciendolo con la festinacion que se pretend, se correria el riesgo
de omitir en su indice 6 inventario muchas 6rdenes 6 espedientes que acaso podrian
convenir al Gob9. reclamante, 6 a los interesados, cuyos derechos pretend conservar,
y se aventuraba el exit de ellos a una resolution desacertada.-Descendiendo de estas
observaciones generals i las peticiones particulares del Sor. C6nsul con presencia de
los antecedtes. y de lo que han informado los Sres. Secretario de la Supenntend'. y
encargados del archive de Floridas al f. 16 y 20 vto. encuentra el que suscribe que de
results de haber oficiado i V. E. en 18 y 27 de Enero de 1830 el Escmo. Sor. Gobor.
y Capn. gl. Franco. Dionisio Vives, insertando la peticion, que le hizo ent6nces el
agent especial del Gob*. americano Dn. R. H. Call, para que se le entregasen las mer-
cedes originates hechas i las casas de Panton Leslie y comp*. Dn. Juan F6rbes y Dn.
Fernando de la Maza Arredondo i hijo con los demas documents relatives a esas con-
cesiones de tierras, se contest por V. E. a dho. gefe superior en 3 de Marzo siguiente
de conformidad con la consult en el espedte. n'. 417 cuad9. 14 de varies ministros, que
no habiendo intervenido esta Superintend*. en la merced hecha a la casa de F6rbes en
10 de Enero de 1818, y constando haberlo egecutado este Gobierno supor. correspon-
dia a su autoridad mandar franquear los espedientes originales de dichas mercedes 6
sus testimonies del modo que tubiera por convenient. En 6rden a las tierras cedidas
en Floridas por los afios de 1806 y 1811 a la casa de F6rbes y comp*. se dijo que per,
teneciendo esos espedientes al archive de dhas provincias, no habia embarazo en entre-
gar los originales por recibo muy circunstanciado q. estenderia la escribania p'. perpe,
tua constancia, quedando en ella testim'. que se advertia preparado: y finalmte. que
acerca de la merced del terreno concedido en 21 de Diciembre de 1817 por esta Super-
intendencia con el nombre de Lachua, a Dn. Fernando de la Maza Arredondo, tampoco
habia inconvenient en dar a dho agent testim'. de las diligencias obradas en el particu-
lar, pero sin el titulo original que pedia, por que este se habia entregado al interesado,
y solo habia quedado agregada su minute al espediente.-Con esta contestacion dada
a la Capitania gral y decreto posterior de V. E. de 5 de Marzo del mismo afio accedien-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


do a la entrega que solicitaba el Sor. Call del espediente original obrado en la merced
concedida A Dn. Fernando de la Maza Arredondo, qued6 concluido este negocio, segun
informa la secretaria al folio 20 vto.; y asi cuando el Sor. C6nsul reproduce esta peti-
cion en su primer oficio, es por no estar instruido de estos antecedtes. de que no le de'
jaria constancia alguna el encargado anterior, y asi conviene se le conteste.-En cuanto
a las copias certificadas de los documtos. que solicita por su segundo oficio al f. 6, de-
berian entregarse originales, siempre q. se encontrasen en el archive de ambas provin-
cias. Pero en el informed que se ha pedido a los Sres encargados consta al fQ. 16 vto.
que no se encuentran en dicho archive, y siendo verosimil que hayan corrido la suerte
comun a todos los papeles del juzgado de tierras, el Gobierno de S. M. no debe respon-
der del estravio de esos documents, que han perecido por accidents inculpables.-Se
anuncia sin embargo que esos documents se piden no solo por el interns del Gob'. ame-
ricano, sino tambien de los subditos que fueron de S. M. a quienes se trata de hacerles
justicia, y conservarlos en la posesion que obtuvieron legitimate. de las tierras. En ese
caso, aunque no hay un derecho de parte del Gob'. reclamante, no encuentra difi-
cultad el que suscribe, en que V. E. tomando parte en esa concession benefica, que ya
hizo el Rey cuando mand6 entregar el catilogo, 6 razon circunstanciada de las mer-
cedes de tierras por su Rl. orn. de 29 de Abril de 1822 disponga tambien V. E. que se
entregue por ahora y en consecuencia de dicha Real orn las copias certificadas de los
documents que se han encontrado en la Secretaria de !a superintend*. y de que hace
mirito en la nota al folio 22. Y se dice por ahora, por que de entenderse indefinida-
mente esa concession resultarian los inconvenientes que se han indicado en la observa,
cion tercera, y deben evitarse cerrando la puerta i pretenciones ulteriores de igual na-
turaleza sin una autorizacion especial de S. M. a quien podri dar cuenta V. E. con este
espediente en su oportunidad para la resolution que se digne tomar en este asunto.-
La copia certificada del citado espediente que instruy6 esta Superintend'. a consecuen-
cia de la Real 6rden de 29 de Abril de 1822, que pide el Sor. C6nsul por su tercer ofi-
cio, no seria de darse en virtud del tratado de cesion. Ese espedte. lo instruy6 V. E.
como se ha dicho, con posterioridad A la entrega de dichas provincias, para dar la no,
ticia que pidi6 el Rey de todas las tierras mercedadas por autoridades espafiolas desde
principios de este siglo, y suplir la falta de documtos. pertenecientes al juzgado de tie-
rras de la Florida occidental, donde deberian hallarse, y no se encuentran. Se han su-
plido sin embargo con los respectivos informes dados por los Sres Ministros de aquellas
cajas prales, el escribano de Gob'. y R1. hacienda de la Florida oriental, el agrimensor
gral. de la occidental capitan Dn. Vicente Pintado en sus relaciones al folio 17. 115.
158. 200. 220 y 226, y por la mesa de memories y RI. tral. de cuentas en los informes
al folio 280 y 296 de dicho espediente, con que dio cuenta V. E. 5 S. M. en carta de 26
de Marzo de 1825 num'. 274, y su copia autorizada debe parar en poder del Gob.9
americano, con cuyo obgeto se pidi6 su remision a la Corte.-Pero si no hay 6rden
soberana para dar esas compulsas, y erogar el gasto de la copia certificada que se pide
de un negocio no perteneciente al archive de las Floridas, tampoco encuentra reparo
el que suscribe en que V. E. se preste por ahora 5 ese servicio por las razones que se
han recomendado, y tambien al de la copia autorizada de las Reales cedulas de 10 de
Agosto de 1815 y 21 de Octubre de 1817 sobre aumentar la poblacion blanca de esta
isla, y la de Puerto Rico, sin perjuicio de lo que S. M. resuelva en adelante en peticioa
nes de igual naturaleza. La Real orn. que se cita de 17 de Diciembre de 1817 sobre
fomento de la poblacion blanca, debe ser sin duda la R1. cedula de 21 de Octubre de
dho afio, que inserta la anterior dirigida a la isla de Puerto Rico. Esa se halla impte,
sa en esta capital en tres idiomas, y el no encontrarse en la Secretaria y archive, es por
haberse citado la fecha con equivocacion. La copia certificada, que tambien pide el
Sor. C6nsul por su oficio cuarto, de la RI. cedula de 6 de Febrero de 1818, en la cual
S. M. tuvo 5 bien donar al Escmo. Sor. Duque de Alagon cierta cantidad de tierras en
Floridas, existe original en dicho archivo, segun aseguran los Sres. encargados al folio
17 vto. Es muy notable la circunstancia de que exista alli dha Real cldula y no en la









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Secretaria de esta Superintendencia, a quien se dirigi6, y donde debi6 ser obedecida,
suplicada 6 cumplimentada, previa la formacion del oportuno espediente. Eso acre,
dita que hubo error en la colocacion de dho document, del cual no es de darse la
copia pretendida, toda la vez que no tuvo efecto dicha gracia, por haberse revocado,
posteriormente, segun asegura el mismo Sor. C6nsul.- Finalmente seria de entregar-
se por V. E. sin reparo todo el archive de Floridas, y con mayoria de razon los espe-
dientes y documents que apart el comisionado del gobierno americano, y ha pedi-
do el Sor. C6nsul por su oficio 5'., seg6n el indice al folio 18, que acompafian los Sres.
encargados, si constase que esos documents pertenecen a negocios fenecidos, que
estaban archivados en las oficinas prales y subdelegacion de Real hacienda de la Flori-
da occidental.-Pero el que consult ignora, si todos esos papeles del lamado archive
de Floridas pertenecen al ramo de Real hacienda, 6 hay entire ellos algunos otros del
Gobierno, Capitania gral y juzgados privilegiados, a quienes en su caso tocaria hacer
la calificacion de los papeles que deberian entregarse. Tampoco sabe, si correspon,
diendo i la Real hacienda, son de negocios fenecidos que debieron quedar archivados
en la provincia; 6 si pertenecen & cuentas de empleados responsables, que debieron
darlas al tribunal de ellas, en cuyo caso ni a los primeros se les podria privar de los
comprobantes de sus cuentas, que no estarin quizis finiquitadas; ni al referido tribunal
despojarlo de esos documents originales, 6 certificados, que le corresponde custodiar
en su archivo.-En el espediente ya citado n9. 226 cuadQ. de Rs. ornes. del afio de 22
hay un informed al folio 13 dado por el Sor. Ministro que fue de las cajas de Panzaco-
la Dn. Manuel Carmona, en que se refiere a un inventario del archive de Floridas for-
mado en esta ciudad el afio de 1819. En ese inventario estarin clasificados los negocia-
dos 6 ramos de Real hacienda, y separados con la debida distinction los asuntos pendien-
tes de los que estaban fenecidos. Tambien es regular que se haya oido al tral mayor de
cuentas sobre el destiny que debi6 darse a los papeles de ese archive, si en su eximen
aparecieron comprobantes de las cuentas dadas 6 debidas presentar por los Ministros
responsables. Sobre esto no hay constancia en los espedientes que se han pasado & la
consult, ni noticia alguna de lo que se haya obrado en dicho archive con posteriori-
dad a su llegada.-Por lo mismo para no aventurar la suerte de estos documents que
acaso pertenecerin a cuentas presentadas 6 debidas ordenar por los empleados respon-
sables, material grave por si sola y por las fianzas con que ellos han caucionado su ma-
nejo, estima el que suscribe que se pase este espediente al Tribunal mayor de cuentas
con el inventario de dicho archive que se form el afio 19, y los espedientes que haya
sobre las cuentas pendtes. 6 debidas presentar por los empleados de aquel territorio, pa-
ra que informed lo que se le ofrezca y parezca sobre la naturaleza y destiny que deba dar-
se a los documents que ahora reclama con urgencia el Sor. C6nsul, sin perjuicio de am-
pliar su informed sobre los demas que quedan en el archive referido, y aseguran los
Sres encargados al P. 17 vto. pertenecer a las provincias de Luisiana y ambas Flori-
das.-Por todo lo cual, y supuestas las consideraciones de justicia y conveniencia que
ha hecho valer el Sor. C6nsul & nombre de su Gob', y las que V. E. ha tenido para
complaccrle, en cuanto lo permiten el estado de esos archives reclamados, y los dere-
chos de S. M. a los documents originales que contienen, y pueden pertenecer a las
oficinas generals de esta Superintendencia subdelegada, opina el que suscribe 1': que
se le entreguen por ahora las copias certificads. de los documents que existan en la
Secretaria de V. E., y ha pedido por sus tres primeros oficios. En cuyo caso si V. E.
asi lo dispusiere, podri ordenar que por el Sor. Secretario se ministren las copias certi-
ficadas de los espedtes. gubernativos 6 documents, que existan en su archive con el
visto-bueno de V. E; y por la escribania se den testimonio de los judiciales 6 substancia-
dos por el juzgado de la Superintend*. a costa del Gobierno reclamante, por no poder-
se privar & estos oficios de los justos derechos que devengan en la legalizacion y comr
probacion de los instruments que les corresponda autorizar.-29. Que se devuelvan
al archive de Floridas los tres legajos de espedientes y documents pertenecientes a
mercedes de tierras hechas en dicho territorio por las autoridades espafolas, y devol-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


vi6 a la Secretaria de esta Superintend' el capitan agrimensor de RI. hacienda Dn.
Vicente Sebastian Pintado, segun inform el Sor. Secretario al folio 21 y result del
inventario que acompaiia al folio 24.-3'. Que con presencia de esos indices y el inven-
tario general de dicho archivo formado el afio 19 informed el Real tribunal de cuen-
tas y califique, si dichos documents y espedientes del indice al folio 18 pertenecen a
las cuentas presentadas 6 debidas presentar por los Ministros responsables; 6 si mas
bien son negocios fenecido que quedaron archivados en la provincia, para que V. E.
pueda 6 no disponer la entrega asi de los que ha pedido el Sor. C6nsul como de los
demas que restan, segun se solicit en cumplimt'. del tratado.-49.: Y que interin estas
diligencias se evacuan, y para satisfacer la urgencia con que pide dichos documents
el Sor. C6nsul, se contest al Escmo. Sor. Gobor. y Capn. general con insercion de
este dictimen, si V. E. lo adoptase, para los efectos que puedan convenir dicho agen-
te en su Gobierno.- El silencio del Gobierno americano en la reclamacion de los archi-
vos de Floridas durante el tiempo transcurrido: y la petition que han hecho sus agen,
tes desde el afio de 30 en adelante, de unos cuantos espedientes y documents que les
faltan pertenecientes al juzgado de venta y composition de tierras, pero sin relacion a
la totalidad de los papeles traidos a esta plaza, hace sospechar al que consult, que las
oficinas de Floridas pudieron quedar con todos los papeles y espedientes fenecidos en
el territorio, y que solamente trajeron sus empleados los que tenian relacion con su
manejo, 6 eran de interest de los cuerpos y personas emigradas. Importa por lo mis-
mo esclarecer este punto obscure en los informes que se han dado; y como no hay
otros datos que los presentados, y los que ofrezca el inventario del archivo y espedien-
tes que se instruirian en su tiempo, para que los Ministros responsables ordenaran sus
cuentas, si no las tenian presentadas, solo el tribunal de ellas podri calificar con acier-
to, si se esta, 6 no en el caso de la entrega parcial 6 total de dicho archivo existente
en Factoria mediante las observaciones que se han hecho. V. E. con mayores cono-
cimientos lo resolveri asi, 6 como crea mas conforme".
Y lo traslado i V. E. p*. los fines que espresa el articulo 49. de los que en igual
numero se proponen en dicho inserto informed, con que me he conformado, acompa-
fiindole por ahora los documents que espresa la nota adjunta, con reserve de remitir-
le los demas inmediatamente se hayan reunido y puesto corrientes, que seri con la bre-
vedad possible, segun recoriendo por decreto de esta fecha.
Dios guard a V. E. muchos afios. Habana 28 de Febrero de 1835.
Escmo. Sor.
El conde de Villanueva.
Escmo. Sor. Capitan general.



Exmo. Sor.
El Sor. Oidor Dn. Jose Hip6lito Odoardo comisionado p*. el eximen de los
papeles relatives a las dos Floridas que han de entregarse al Sor. C6nsul de los Es-
tados Unidos de America que los reclama, me ha informado con fha. de 10 del ac-
tual lo siguiente.
"Exmo. Sor.-El Tral. de cuentas de conformidad con lo manifestado por los
Sres. encargados del archive de Floridas inform, que en dho. establecimiento no
existen documents relatives i las cuentas, que imported conservar, habiindose dado
por fenecidas las de aquellas provincias, de results del incendio de las cajas prales.
de Panzacola que ocurri6 el afio de once, y de haber perecido los posteriores & esa
fha. en el saqueo de un pirata que sufri6 el buque conductor de dicho archivo en su
travesia a esta plaza en Sete. de 1819.-En tal estado y no apareciendo que los do-
cumentos originales que reclama el Sor. C6nsul pertenezcan estas oficinas gens.,
no encuentra embprazo el que suscribe en que se le entreguen poe inventario dejan-
do recibo al calce, que deberi agregarse a este espedte. para los efectos ulteriores
que convengan, procurando los Sres. encargados de dho. archive que en el indice,


A .










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


6 inventario del folio 18 rectificado por el otro al folio 42 no se pongan con separa-
cion los documents de Floridas, y los de la provincia de Luisiana, como se ha hecho
equivocadamente por los inconvenientes que mas adelante podria producer esa clasifi,
cacion nacida de un error en la topografia de esas provincias las cuales se reunieron a
la Luisiana en la gloriosa guerra del afio de 1780 no estindolo en el afio de 1763 en
que la Francia cedi6.i la Espafia la sola provincia de la Luisiana, y estaban dominadas
aquellas por la Inglaterra.-Se ha cometido esa inexactitud en el lenguaje por una inad-
vertencia que ha padecido el Sor. C6nsul pr. su oficio 59 y consiste en pedir a V. E.
documents pertenecientes a realengos de la provincia de la Luisiana, como si fueran
material del tratado de la cesion de las Floridas, y no se hubiera egecutado en su tiem-
po la entrega de los archives de aquella provincia al gobierno frances que debi6 i la
vez hacerla al americano de los pertenecientes al territorio cedido.-Es de hacerse esta
observacion, por que si bien el gobierno general de aquellas tres provincias residia en
la capital de Nueva Orleans hasta el afio de 1802 y de alli partisan todas las providen-
cias que deberian cumplirse en todo el territorio de las Floridas, quedaron sin embargo
intactos los limits de cada una de las provincias, y esa distinction se hizo con mayor
cuidado, luego que por la cesion de la Luisiana al gobierno frances fue precise sefialar
sus propios limits, y publicarlos, como se hizo por bando en Nueva-Orleans el 18
de Mayo de 1803 para noticia de los interesados residents en los territories confi-
nantes.-En dho. bando declararon los Sres. Comisarios de la entrega, que en el te-
rritorio cedido i la Francia no entraba el marcado desde el rio Iverbille 6 Manchac
hasta la linea americana, cuyo territorio perteneciendo a la Florida Occidental, lo con-
servaba la Espafa; y en ese concept asi la Intend'. de la Luisiana trasladada i las
Floridas, como las demas autoridades y el Supremo Gobierno del Rey continuaron
egerciendo a su nombre la Soberania sobre dho. territorio hasta la cesion por el 61-
timo tratado. En su consecuencia los papeles que deben entregarse y ha separado el
Sor. C6nsul no son de la provincia de la Luisiana, sino que pertenecen a las Floridas
Oriental y Occidental si bien corren dhos. documents a nombre de la primera, por
que las autoridades superiores espafiolas residieron por algun tiempo con posteriori-
dad al tratado de cesion de la Luisiana en la capital de Nueva Orleans, de donde par-
tian sus providencias p* su observancia y cumplimiento en todo el territorio de las Flo-
ridas no cedidas en aquella fha.-Previa esa observacion y suponiendo qe. el Exmo.
Sor Capn. gral. y Presidente haya dado el pase oportuno a la autorizacion 6 patente
original con que dho Sor. C6nsul ha reclamado a nombre de su gobierno los documen-
tos originales del indice al folio 18 estima el que suscribe que V. E. puede mandarlos
entregar en los terminos que ha propuesto el que suscribe, y contestar su conformidad
A dho. Gefe superior si V. E. adopt este dictimen".
Y lo traslado i V. E. para los fines que estime arreglados, por consecuencia de
su oficio de 28 de Febrero 61timo relative al particular, acompaiiando copia del indice
6 inventario de fojas 18 citado.
Dios gue. A V. E. ms. as. Havana 23 de Abril de 1835.
Exmo. Sor.
Exmo. Sor. Capitan general. El conde de Villanueva.


Exmo. Sor.
El Sor oidor Dn. Jose Hip6lito Odoardo comisionado especial para el ecsamen
de los papeles pertenecientes i las dos Floridas que han de entregarse al Sor. C6nsul
de los Estados Unidos de America en virtud de sus reclamaciones al efecto, me ha di-
rigido con fecha de ayer el oficio sigte.
"Exmo. Sor.-Los encargados del archive de Floridas en cumplimiento del de-
creto de V. E. de 21 del corriente, le dirigen los documents que ha pedido el Sor
C6nsul americano: y son los mismos que apart del archivo el Comisionado de su Go-
bierno, con un indice por duplicado t fin de que firmando el Sor. C6nsul al calce su re-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cibo, pueda agregarse un egemplar al espediente de la material, y depositarse otro en
el archive para la debida constancia de la entrega y en resguardo de su responsabili-
dad".
Y lo traslado a V. E. con los documents e indices duplicados en que se relacio'
nan, por contestacion a su oficio de 20 del actual, a fin de que tenga a bien disponer
que se verifique la entrega al mencionado Sor. C6nsul, y que firme al propio tiempo el
referido indice duplicado, que espero se sirva V. E. devolverme oportunamente con el
insinuado obgeto.
Dios gue. A V. E. ms. as. Havana 28 de Julio de 1835.
Exmo. Sor.
El conde de Villanueva
Exmo. Sor. Capitan general.


ARCHIVES DE FLORIDA
Exmo. Sor.
Incluyo i V. E. el espediente instruido consecuencia de varias comunicacio'
nes del Sor. C6nsul de los Estados Unidos de America en reclamacion de documents
pertenecientes a los archives de las Floridas, sobre lo cual estime oir el dictimen del
Sor. Consejero hon'. Dn. Jose Maxia Zamora, con cuya consult, que hallari V. E.
original, estoy de conformidad absolute, juzgando por tanto conducente que se con-
suite i S. M. sobre el punto de la solicitada entrega.
Sin perjuicio no obstante de ello, y para franquear al citado Sor. C6nsul aquellos
papeles que no presented dificultades por su entidad y especie no tendrm inconvente.
de adoptar el medio insinuado por el mismo Sor. Zamora, del nombramiento de un
empleado y un escribiente espeditos, que se ocupen en la formacion de un nuevo in-
ventario en los terminos y para el prop6sito i que son contraidas las consultas que es-
presa del Sor. magistrado Dn. Jose Hip6lito Odoardo imbas de 13 de FebrQ. fltimo,
cuyo trabajo podri ser examinado por el repetido Sor. Zamora, segun propone, i fin
de facilitar la termination de este asunto con la clasificacion que haya y deba hacerse
con presencia del contenido del tratado y Real 6rden del afio de 1832.
Espero que V. E. en vista de todo se sirva manifestar lo que a bien tenga, al
devolverme el memorado espediente.
Dios gue. a V. E. ms. as. Havana 28 de Enero de 1837.
Exmo. Sor.
Exmo. Sor. Capn. gral. El conde de Villanueva.



N. 8163.
Exmo. Sor-Despues de la cesion hecha por S.M. al Gobierno de los Estados
Unidos de America del territorio de las Floridas en virtud del tratado de 22. de Fe,
brero de 1819., tuvo lugar la formacion de un espediente (8) a consecuencia de la Rl.
orn. de 29 de Abril de 1822, del cual remiti copia integra esa superioridad con car-
ta de 26. de Marzo de 1825. n'. 274., comprendiendose en 61 la lista 6 razon circuns'
tanciada qe. se me previno de las donaciones de tierras qe. alli se verificaron desde prin-
cipios de este siglo, para cuya operation, en falta de los datos origins. qe. no existian en
la parte de los archives que se trageron a esta plaza, se recurri6 al medio supletorio de
los informes de los Ministros qe. fueron de aquellas cajas prales, del escribano de go-


(8) Dicho expediente que era el marcado con el n6mero 226, existia entire
los legajos de papeles de las Floridas que se remitieron a Espafia en 1888, por cuya ra-
z6n no copiamos los inventarios de los documents entregados a los c6nsules de los
Estados Unidos de que se deja hecha menci6n.










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


bierno y hacienda de la Florida oriental, del agrimensor gral. de la occidental D. Vi-
cente Sebastian Pintado, y de la mesa de memories del Tral. de cuentas, habiendose
asi podido cumplir el insinuado soberano precepto.
Desde .ent6nces y hasta el afio de 1830. no se present aqui D. R. H. Call con
el character de ,gente especial de dicho Gobierno, el cual se dirigi6 a la Capitania gl.
con la pretension de qe. se le entregasen originates las mercedes hechas i las casas de
Panton Leshi y Comp i. D. Juan F6rbes y i D. Fernando de la Masa Arredondo 6
hijo con lo demas concerniente a esas cesiones; pero no habi6ndose intervenido por
parte de esta Superintend* en la merced hecha a la casa de F6rbes en 1818., la cual
consta egecutada por el Gobierno, se remiti6 aquella A la eshibicion de los espedien-
tes actuados en orn. a las tierras cedidas al mismo F6rbes y Comp*. en 1806 y 1811.,
asi como del qe. se form acerca de la merced qe. se concedi6 a D. Fernando de la
Masa Arredondo en 1817. del terreno titulado Lancheca; cuyos datos pertenecian al
archive de dhas. provincias y podian franquearse.
Descendi6 posteriormente otra soberana disposicion de 15. de Febrero de 1832,
la cual se comunic6 por el respective Ministerio al Capn. gral, para qe. se eshibiesen
a la persona autorizada por el Gobierno angloamericano algunos documents de im-
portancia, correspondientes a aquellos archives en conformidad con el articulo 2'.
del antedicho tratado: y con esa calidad y obgeto vinieron en aquel afio Mr. R. J. Cha-
veland y Mr. J. Robinson. Anuente y dispuesta A cooperar por su parte esta Supe-
rintend'. se prest6 desde luego i las solicitudes y gestiones qe. esos Comisionados pro-
dugeron por el conduct de la misma Capitania gral., constituyendo tambien al intent
empleados del ramo qe. entendiensen en la separacion y ordenacion por indices de los
documents qe. se iban designando como interesantes; y aunqe. la 6poca de ambas
comisiones tuvo periods de suma actividad, tambien los hubo de tan reparable lenti-
tud y apatia de parte de aquellos encargados, qe. mas parecian cuidadosos del propio
provecho con la duracion de su residencia aqui, que de la pronta realizacion de su co-
metido. Sin embargo, al fallecimiento del agent Robinson ya quedaron apartados al-
gunos papeles sefialados por 6e.
Succedi6le el actual C6nsul Mr. N. P. Tris, el cual, segun consta del espedte.
que en copia certificada paso a manos de V.E. entabl6 nuevas reclamaciones por me-
dio de la memorada capitania gral; y i fin de dar mas espedito vado a este negocio,
comision6 al Oidor Dn. Jos6 Hip6lito Odoardo, qe. ent6nces residia aqui: y en efec-
to, procediendo este ministry a la ilustracion de los particulares comprendidos en las
pretensiones del C6nsul, ha manifestado qe. ellas se han escedido de la letra del trata-
do, porqe. 6 bien pide parciales entregas del archive solo en lo concerniente al ramo
de hacienda, sobre lo cual apunta legales inconvenientes, 6 bien se refiere a espedien-
tes creados aqui despuis de la cesion, y qe. por consecuencia, ni son propios del archi-
vo de las Floridas, ni eran de reclamarse por el Gobierno anglo-americano.
Tal es entire otros el qe. Ilevo citado en el exordio de esta carta, y del cual se ha-
bia facilitado una copia de antemano al espresado C6nsul; y tales son tambien otros
papeles de qe. aunqe. parcialmte. se hallen constancias en las oficinas de esta capital,
entire los qe. pertenecen a sus peculiares archives, dejaron de existir desde much tiem-
po en el memorado de las Floridas, ya pr. virtud del incendio de la Tesoreria de Panza-
cola, acaecido en 1811., y ya por haber sido saqueada la goleta Peggi en qe. se condu-
cian 6 esta plaza en 1818: siendo ademas de advertir qe. muchos de esos correspondent
al Gobierno de esta isla, donde deben conservarse perpetuamte. como pertenecientes 6
la historic de la dominacion espafiola, puesto qe. contienen dros. y obligaciones de
subditos de S.M.C., qe. no estin comprendidos en la cesi6n del territorio, y en todo
caso serin siempre de necesaria custodia en esta memorada capital: y qe. por otra par,
te, si de todos hubiesen de franquearse copias y compulsas legalizadas, fuera indispen-
sable para lo primero crear una oficina esclusivamente consagrada 5 esas areas, e im-
poner al erario el gravimen del cost de las segundas, lo cual no fue sin duda la men-
te del Rey en su tratado, ni es de hacerse sin especial autorizacion de S.M. para ello.










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Respecto de los documents qe. no aparecen por las dos insinuadas razones de
estravio, claro es qe. ni pueden suplirse en ningun termino, ni por ello queda en res-
ponsabilidad nuestro gobierno.
Despues de entregados algunos de los pedidos por el memorado C6nsul, segun
consta de un inventario autorizado qe. corre agregado al referido adjunto espediente,
pretendi6 se hiciese lo mismo de todo el archive: pretension inecsequible en concept
del Oidor Odoardo por las razones qe. ya van insinuadas en esta carta y mas detenida,
mente constant del espedte. acompafiado; pues qe. si bien el articulo del tratado y la
Rl. orn. de 15. de Febrero de 1832. alude a los qe. pueden tener relacion con la sobe-
rania y propiedad de las Floridas, no son, ni pertenecen a esa especie los qe. salvados
de los dos acontecimientos ya refendos, se trageron y deben servir de comprobantes a
las cuentas de aquellos empleados.
Fuera de qe. el silencio guardado por el Gobierno de los Estados Unidos desde
la cesion de ambas Floridas, arguye la presuncion de qe. al egecutarse aquella, queda-
rian alli todos los papeles qe. pudiesen ser concernientes; lo cual corrobora en cierto
modo la peticion de la nota circunstanciada de las merceJes concedidas de qe. trata la
otra Rl. 6rden ya citada de 29. de Abril de 1822.
De todas maneras es indispensable suspender la entrega en total, mientras S.
M. se digna resolver si ha de entenderse tan absolute, como respect solo de lo perte-
neciente al ramo de hacienda, oretende el C6nsul, con singular conato, estendiendose
aun A various documents del archive propio de esta Intend'., 6 de los qe. design el
tratado circunscritamente; pero como entretanto y sin perjuicio de esa determination
soberana, pueden irse franqueando a dicho agent algunos de los qe. pertenecientes a
las Floridas existen en el edificio de la extinguida Factoria, y solicite por medio de es,
te Capn. gl., como hasta ahora lo ha verificado, de acuerdo con dicho gefe y previo in-
forme del Contador mayor D. Jose M' Zamora, en quien he transferido el encargo
por haber pasado D. Jose Hip6lito Odoardo i su plaza de Oidor de la Aud* de Puerto
del Principe, he dispuesto se proceda a un nuevo inventario, despues de cuya operation
se harin por el mismo Zamora las correspondtes. rectificaciones: y para ese trabajo, en
qe. ya se entiende, he nombrado al jubilado D. Joaqn. San Martin, segregado de la Se-
cretaria pr. virtud de la Rl. 6rden de 6. de Diciembre iltimo p. qe. con la calidad de
plumario auxilie A uno de los Contadores de 2*. clase del Tral. de cuentas, elegido al
efecto por el mismo Contador mayor Zamora.
Tan delicado asunto sometido al superior criterio de V.E., exige la determina-
cion de S.M. la Reyna Gobernadora, qe. ruego A V. E. se sirva solicitar, remiti6ndome
A los fundamentos qe. con mas extension hallari V.E. esplanados en la adjunta copia.
Dios gue. a V. E. ms. as. Havana 1'. de Abril de 1837.-Exmo. Sr.-El Con-
de de Villanueva.-Exmo. Sr. Secret'. de Estado y del despacho de hacienda.

En 31 de julio de 1835 se devolvi6 al Intendente el duplicado del indice
de los documents que fueron entregados al Sr. C6nsul de los Estados Unidos,
mediante recibo firmado por el mismo, y a lo que se refieren las tres primeras
copias.
Tambien con motive de solicitar el Obispo Cat6lico de la ciudad de Nat-
chcz, que se le facilitasen los documents que pudiera haber en el Archivo Ge-
neral en relaci6n con las propiedades cedidas por el gobierno espafiol a la igle-
sia del citado pueblo, la naturaleza de estas y si se dieron titulos de dominion
de dichas donaciones, el Magistrado Sr. Odoardo inform al gobernador gene-
ral lo que en seguida copiamos:
Exmo. Sor-En el espediente num". 59. cuaderno 17,, de various Ministros pro-
movido en los afios de 35,, y 36,, por el Sor. Consul americano, para qe. se le entrega-
se el llamado archivo de Floridas, manifest y VE. el que suscribe en 13 de Febrero de
1836,, que i su tiempo quedaron en Panzacola y San Agustin de las Floridas todos los
espedientes y documents, que debieron dejarse alli pertenecientes a los territories ce-










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


didos en virtud del tratado de 22,, de Febrero de 1819,, haviendo quedado satisfechos
los comisarios americanos de haverse cumplido por nuestros Gobernadores Subdele-
gados todo lo relative al articulo 2'. del tratado que corresponde a la entrega de los
archives, seg6n las ordenes e instrucciones que recivieron al intent.
Los espedientes y documents de Floridas qe. aqui existen entire las demas de-
pendencias de esta Gobernacion no correspondent a dicho territorio sino a los emplea-
dos de nuestra administration, qe. los enviaron i esta capital 6 como comprovantes de
la cuenta y razon de su ministerio; 6 como necesarios para la aprovacion de su conduc-
ta y servicios hechos al Estado; 6 bien son actos de esta administration superior en
virtud de espedientes instruidos aqui 6 alli, que se conservan, para satisfacer cuales-
quiera reclamaciones de sus derechos, que en adelante pudieran hacerla los subditos
de aquellas provincias, en el caso de qe. el Gobierno americano no reconociese y res-
petase conforme al articulo 8'. del tratado, las propiedades legitimamente adquiridas du-
rante nuestra dominacion. Esos espedientes han devido reservarse en la antigua me,
tropoli, porqe. mal podrian satisfacerse las dudas ocurrentes sobre infracciones del tra-
tado, ni menos podria S. M. dispensar su protection i sus antiguos subditos, si estas
oficinas generals se hubieran desprendido de lo comprovantes qe. conservan sobre
este punto y otros no menos importantes acerca de la Cesion de la Luisiana y limits
que se dejaron entonces a la Florida occidental.
Supuestos estos antecedentes no hallaria reparo alguno el que suscribe, en que
VE. mandase franquear al Rev. Obispo catolico de Natches cualesquiera noticias 6 co-
pias de documents que pidiera relatives a concesiones hechas por nuestro Gobierno
i aquellos habitantes durante nuestra dominacion, determinando las que sean, y el mo-
tivo conqe. se pidan, porqe. todo eso puede estar incluido en la protection que ambos
gobiernos ofrecieron i los habitantes de aquel territorio sobre conservarseles su esta-
do y condition con los derechos adquiridos a la fecha de la Cesion, y de hacerles cum-
plida justicia en el caso de infraccion de los tratados.
Tampoco habria inconvenient, en que se franqueasen al Rev. Obispo las no-
ticias 6 copias de documents historicos que pudiera pedir sobre uno 6 otro period
de su historic, si como literate intentase escribirla de esos nuevos Estados fundados en
Territories que ocuparon nuestros primeros conquistadores y pobladores; porqe. nues-
tro gobierno concede y ha concedido esas noticias a todos los literatos estrangeros, que
las han pedido para la ilustracion de las obras que han escrito. De ello tenemos una
prueba reciente en la historic clasica de los Reyes Catolicos Fernando e Isabel, que pu,
blic6 en los Estados Unidos el afio de 1838,, el Sor Guillermo Prescott, y escribi6 te-
niendo i la vista no solo lo publicado dentro y fuera de Espafia de aquel glorioso rei-
nado, sino tambien muchas obras manuscritas y documents ineditos, que se conser-
van en nuestros archives peninsulares, y le franque6 la R1. Academia de la Historia y
el archive de Sevilla, segun el mismo confiesa remitiendose en sus notas al contenido
de esas obras.
Pero esas concesiones y permisos son muy diferentes de los que en terminos
vagos solicita el Rev. Obispo de Natches, reducidos a que como gefe de aquella Dio-
cesis se le franquie el examen del archivo Ilamado de Floridas para instruirse de su
historic y de todos los particulares de la Luisiana y ambas Floridas, qe. tienen relacion
con su ministerio.
Acerca de esa peticion observa el qe. suscribe que el referido archive de Flo-
ridas esta muy lejos de satisfacer los deseos del Rev. Obispo. En efecto ninguna de
las colonies americanas fundada por las actuales naciones europeas conserve en su se,
no los documents relatives a su primera fundacion y posteriores establecimientos que
ha tenido. Esas noticias se conservan en los archives de sus metropolis, y a ellos co-
mo verdaderas fuentes acuden los escritores, que desean escribir su historic. Asi lo
hizo el Inca Garcilaso de la Vega en el siglo 16,, cuando escribi6 la historic de las Flo-
ridas, teniendo i la vista las relaciones coetaneas y contratas que hizo la Corona de
Castilla con Hernando de Soto y demas conquistadores para el descubrimiento y paci-


L, i' ,










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ficacion de esos paises: y mas tarde a principios del siglo 18,, Dn. Gabriel de Cirde-
nas y Cano continue por decades la misma historic de las Floridas con la de la Luisia-
na y Estados adyacentes hasta el afio de 1723,, en qe. las public en Madrid con un
resume de las obras nacionales y estrangeras impresas y manuscritas que tuvo i la
vista y deben consultarse; como se consultarian las obras posteriores a esa fecha, qe.
andan impresas en varias lenguas, con motivo de los establecimientos ingleses y fran-
ceses que se intentaron y Ilevaron a cabo en esos territories, violando los derechos
qe. adquiri6 sobre ellos la nation espafiola, y no pudo sustentar distraida en otros em-
pefios de mas importancia.
No pudiendo ser la mente del Rev. Obispo de Natches escribir la historic de
esos paises con tan diminutos materials, como los qe. hai en este archive general de
la isla, entiende el que suscribe que podran franquearsele los documents qe. sefiale
con alguno de los obgetos determinados en los parrafos 2'. 3'. y 4'.; a cuyo fin si V.
E. lo resolviere de conformidad podra manifestarselo al Rev. Obispj, y prevenir al
Sor archivero general que indicados por dicho prelado los documents qe. consider
convenientes a su intent los remita a examen de V. E. para proporcionarle las copias
que pidiere y sean de franquearse en el caso de qe. no se ofresca reparo. Esto es cuan-
to ha parecido al qe. suscribe manifestar a V. E. en cumplimiento del anterior decreto.
V. E. sin embargo resolveri lo qe. crea mas acertado-Havana 15 de Febrero de 1845.
Exmo. Sor.
Jose Hip6lito Odoardo.

De acuerdo con lo informado por el Sr. Odoardo y despues de indicar el
citado Obispo los documents que pretendia examiner, les fueron facilitados los
legajos nimeros ochenta y tres y ciento ocho de los correspondientes a la Loui-
siana.
















CAPITULO IV



Pequefio Archivo en Santiago de Cuba.-No puede trasladarse por su mal estado.-
Se acuerda quemarlo.-Reuni6n de los Archivos del Estado.-Nombramiento
del Sr. Juan Agudo para arreglar istos.-Papeles de menos en el inventario de
Nueva Orleans, y d6nde fueron Ilevados.-Aumento del Archivo de la Inten-
dencia.-Instrucci6n para las Aduanas Maritimas.-El Conde de Villanueva
decide organizer un Archivo General.-Comisi6n conferida al Contador Sr.
Ram6n Gonzdlez.-Estado en que hall el Archive de la Real Factoria.-Lugar
para el Archivo en proyecto.-Sus estanterias.-Nombramiento de un Archi-
vero.-Estantes de cedro.-Reglamento para el Archivo General de Real Ha-
cienda.-La Junta Superior Directiva de Hacienda aprueba el proyecto.-Car-
tas dirigidas al Gobierno de Madrid recomendando dicho proyecto.-Real Or-
den aceptindolo.-Necesidad de su creaci6n.-Expedientes que habian de reu-
nirse en este Archivo.-Designaci6n del Sr. Jose del Rosario Nattes para Ar-
chivero.-Departamentos a los que se comunic6 el acuerdo y el Reglamento
creando la nueva instituci6n.-Aumento de dos salas para la misma e interns
demostrado por el Conde de Villanueva.-Documentos de las Floridas.--Cajo-
nes de papeles de Costa Firme.-Extensi6n del nuevo Archivo y primer or-
den recibida por el Archivero.

En la ciudad de Santiago de Cuba, en el afio de 1829, existia en el
Ministerio Principal de Ej6rcito y Real Hacienda, un pequefio Archivo cuyo
contenido, por hallarse destrozado por el comejen y la polilla, no servia mis
que de contagio a otros papeles que s6lo tenian una antigiiedad de diez afios.
Por tal motive hubo de solicitarse del Intendente de la mencionada provincia
que ordenara un reconocimiento de todos esos papeles por si fuera possible la
traslaci6n siquiera de una parte de ellos a alguno de los Arhivos de La Haba-
na.
Comisionado el Escribano Sr. Pedro Tomis de Mena para el examen, con
asistencia del Intendente Honorario Sr. Pio de Millin, informaron que despues
de haber visto y tocado la imposibilidad de lograr el objeto para que se habian
reunido, a causa de que todo era masas de polilla que no permitian distinguir
ni un solo vocablo por donde pudiera colegirse la naturaleza de los expedien-
tes, resultaba impossible el traslado de ellos a ninguna parte.
En consecuencia de lo expuesto, y oido el Fiscal, quien opinaba que di-
chos papeles por ilegibles, y por no poder averiguarse la naturaleza de los asun-
tos a que se referian, para nada servian, se acord6 la quema de los mismos.
Lo asi dispuesto por el Intendente de la provincia de Cuba, se c ipli6 el
afio de 1831. Los papeles que databan de los afios de 1774 a 1814, se .ompo-
nian de certificaciones sobre otorgamientos de fianzas y patentes a capitanes de
buques para poder navegar, memoriales, correspondencia con empleados y par-
ticulares, extractos de revistas, etc.
Al finalizar el afio de 1830 era de todo punto impossible continuar admi-
tiendo mis papeles en los distintos Archivos de que se ha hecho menci6n ante-
riormente, por lo que se penso en reunirlos todos en uno solo. Medida que fuk
aprobada en principio por el Gobernador General.









PUbLICACIONFS DFL ARCHIVO NATIONAL DF CUBA


En los primeros meses del afio de 1831 se acord6 la creaci6n del Archivo
6inico, disponiendose que se formara con los sobrantes de los Archivos del Tri-
bunal y Real Audiencia de Cuentas, Contaduria y Tesoreria generals, con
inclusion de los de la Isla de Santo Domingo, provincia de la Louisiana y am-
has Floridas.



















o
2-,




























Se le di6 el encargo de su revision, arreglo y colocaci6n al Sr. Juan Agu-
do, y qued6 instalado en una pieza del edificio de la extinguida Real Factoria.
Cuando el Sr. Agudo comenz6 su trabajo, pudo advertir que del inven-
tario de Nueva Orleans, caj6n nnimero catorce de la segunda remesa, faltaban,
ya porque se extrajeran de modo official, ya extraoficialmente, los siguientes li-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


bros y documents: un libro de tomas de raz6n de concesiones y ventas de tie-
rras; otro de asientos de certificaciones despachadas a various sujetos que di6
principio en 9 de septiembre de 1797; tres cuadernos de dichas certificaciones
expedidas desde 4 de septiembre de 1800 hasta fin de diciembre de 1805; ocho
legajos con ciento veinte y cuatro copias de certificaciones de creditos que
quedaban por recogerse y debian entregarse al Sr. Antonio Morales, compren-
diendo tambien otros documents que se expresaban en los cuatro inventarios
que contenia el legajo contramarcado con las iniciales A. M.; el primer lega-
jo del Escribano de Real Hacienda con nueve piezas de autos que no habian
recibido reales resoluciones; el segundo legajo con tres piezas de igual asunto
que los anteriores, y tanto de 6stas como de las nueve ya citadas se acompafia-
ba el inventario que form el Escribano Sr. Carlos Jimenez; dos legajos sefia-
lados con los nimeros 127 y con este membrete: "Documentos p' remitir a
Panzacola".
Constaba al margen del inventario de los papeles descritos, que habian
sido llevados a la Secretaria de la Superintendencia General, los cuales recla-
mados a dicho Superior Centro, se entregaron al Sr. Agudo con el fin de que
estuviesen todos reunidos.
Como hemos de ver mis adelante, el Archivo de la Factoria fue el pri-
mitivo de Real Hacienda de la Isla de Cuba, y se debi6 a las iniciativas del
Conde de Villanueva. (9)
Tambien por esta epoca adquiri6 considerable amplitud, con su trasla-
do a otro edificio, el Archivo de la Secretaria de la Intendencia, al extreme
de mantener con desahogo todos los legajos de que se componia y quedarle
un sobrante para recibir los que pudieran aumentarse en muchos afios.
En los articulos 75 a 80 de la Instrucci6n para el Gobierno de las Adua-
nas Maritimas de la Isla de Cuba, aprobada por Real Orden de 19 de mayo de
1832, se fijan las reglas de su Archivo, que entire otras cosas dice: "que consta-
ra de los papeles y documents existentes y de los que se vayan produciendo
sucesivamente".
La much importancia y extension que iba adquiriendo de dia en dia la
Real Hacienda y el crecido numero de expedientes que se formaban para deci-
dir cuestiones de precise interest por la notable influencia en la prosperidad de
este pais, obligaron al Superintendente Conde de Villanueva, decidirse por or-
ganizar un Archivo General para custodia y guard de tan tiles documents,
toda vez que el establecido en la Factoria provisionalmente, solo podia decir-
se que era un almacen de papeles por su antigiiedad y poco uso.
Se comision6 por dicho Superintendente al Contador Mayor decano Sr.
Ram6n GonzAlez, para que propusiera lo que considerase mis oportuno al lo-
gro del objeto que se pensaba.
El primer paso dado fue visitar el edificio de la Factoria, (10) a cuyo lu-
gar se hizo acompafiar el Contador Gonzilez por el Intendente Honorario de

(9) Naci6 este patricio en La Habana, el 30 de octubre de 1782, y lleg6 a
Coronel del Regimiento de Voluntarios de dicha ciudad. Prest6 a Cuba grandes ser-
vicios y obtuvo del Gobierno muchos y merecidos honors. De su padre heredo el
titulo de Conde de Villanueva y falleci6 en Madrid, en 1853.
(10) Estabe situada la casa de la Factoria en el barrio de Jesis Maria, era muy
vieja, pequefia e inc6moda, y careciendo de distribuci6n para oficinas y de almacenes
para guardar los tabacos. el Gobierno pens6 darle la extension necesaria, fabricando
una nueva casa, cuya obra se principi6 en 1775. Diversos escritores cubanos, y en di-
ferentes 6pocas, se han ocupado de este edificio. Entre aquillos, el Lcdo. Manuel
Costales, en una detallada descripci6n que public en el Paseo Pintoresco por la Isla
de Cuba (Habana, 1841, p. 33) dice lo que sigue: "Dirigiendonos a la derecha por
la misma parte baja, encontramos en la que da frente al mar el Archivo general de Real









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


provincia Sr. Ignacio Gonzalez Cadrana, convenciendose ambos sefiores que el
mal era much mayor de lo que se presumia, pues todos los documents esta-
ban en un entresuelo l6brego y sucio, y multitud de legajos esparcidos por el
suelo, algunos ya del todo initiles, debido a las goteras que sobre ellos caian,
otros que estaban comidos por la polilla se mantenian en intimo roce con los
que aun permanecian intactos. Los libros amontonados sobre estantes ris-
ticamente construidos, y muchas carpetas apenas legibles. El resto de esos ex,
pedientes se hallaban en unas piezas bajas a las que se entraba por una gale-
ria, obstruida la puerta a cada instant con los fardos y cajones del Dep6sito
Mercantil. Tanto era el desbarajuste que habia alli, que los papeles aparecian
mezclados con las cajas de vinos. A todo esto debe agregarse que para la bus-
ca de antecedente, habia que acudir a horas hibiles del referido Dep6sito Mer-
cantil, por encontrarse los papeles en el interior del edificio ocupado por el mis-
mo.
Se hallaron tres piezas con amplitud suficiente y con la ventaja de tener
una entrada exterior independiente por complete. En una de esas piezas per,
manecia el exiguo Archivo de Factoria encerrado en una estanteria con crista-
les, !a cual sirvi6 en parte para el proyectado Archivo, como tambi6n las otras
dos piezas que no estaban ocupadas por el Dep6sito mencionado.
Respecto a los estantes, propuso el Contador Gonzilez fueran de nueva
construcci6n y a prop6sito para el objeto a que se destinaban, hechos con sus
correspondientes puertas para resguardo de los papeles, expuestos de continue
a la acci6n destructora de nuestro clima.
Como era natural, se cont6 con el nombramiento de un Archivero y un
Escribiente para la organizaci6n de los documents, hacer indices, coordinar y
empaquetar los legajos, y sobre todo, vigilar incesantemente por su conserva-
ci6n y aseo.
Se procedi6 sin perdida de tiempo a la construcci6n de armarios de ce-
dro, de acuerdo con el informed del Contador Gonzalez, destinindose a ese tra-
bajo a los carpinteros de la Hacienda, para que su cost fuese menor.
Acto continue di6 comienzo el Contador Gonzilez a lo que era primor-
dial, la reglamentaci6n del establecimiento, redactada en esta forma:

PROYECTO DE REGLAMENTO PARA EL ARCHIVO GENERAL DE
REAL HACIENDA DE LA ISLA DE CUBA.


Articulo 1'.
Este archive se compondri de los fechos 6 espedtes. concluidos de todas las de-
pendas, prales del ramo en las Provas. de la Havana, Cuba, Pto. Ppe. y de la Junta de
fomento.
Articulo 2'.
Desde luego se remitirAn a el p'. su custodia, organization y conservation todos
los espedtes. de aquella clase hasta el afio de 1830 exclusive en la prov'. de la Havana,
y hasta el de 1820 exclusive en las de Cuba y Pto. Ppe.
Articulo 3'.
En el local destinado al intent habri designados con separacion los espacios

Hacienda de la Isla de Cuba, establecido aqui el afio que acaba de terminal". Ademis,
el Dr. Ram6n Meza y Suirez Inclin, en Cuba y Amirica (edici6n semanal, Habana,
1904, p. 298) nos dice que el origen de la Antigua Factoria se debi6 a la creaci6n por
el gobierno espaiol de una fiscalia destinada al estanco del tabaco que se producia en
Cuba. Por ultimo, en la pigina 24 aparece el grabado que ilustra la descripcion
de Costales ya mencionada.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


en q. hallan de colocarse los legajos de cada depend'. distinguiendose los estantes pr.
los r6tulos bastantes legibles q. tendrin en su parte esterior.
Articulo 4.-
Se procederi en el 6rden de colocacion del modo siguiente. Formarin un ne-
gociado con las subdiviciones necesarias los espedtes. q. hayan producido resoluciones
grales., y el otro constari de los fechos relatives a individuos, cuidando de sacar la no-
ta conducente cuando de alguno de ellos haya emanado una resolution gral. colocando-
se dha. nota en el dia, mes y afio del negociado respective, espresandose en ella el n'.
del espedte. y del legajo en que este se halla. Como los fechos procedtes. del Tral. de
cuentas, son en su mayor parte cuentas fenecidas se guardari en su enlegajamto. el
mismo orn. observado en aquel.
Articulo 5'.
Las Rs. ornes. originales se colocarin en legajos separados con la convenient
claridad.

Articulo 6'.
De todas las subdiviciones de negociados se abririn registros, estractando en
ellos con la extension suficiente y pr. el orn. riguroso de fhas., la material de q. trate
cada espedte., y sacando despues al indice q. tendrin al principio los libros el nombre
y apellido de la persona en su letra respective, 6 el asunto q. produce la resolution.
Articulo 7.
Los legajos se encarpetarin con esmero procurando q. no sean muy volumi-
nosos p*. facilitar su manejo sin molestia, y se atarin con cinta de ancho bastante i
fin de impedir q. los papeles se corten como sucede sugetandolos con cordel.
Articulo 8'.
Para efectuar el envio de papeles este archivo, se oficiar i la Superintend'.
pr. la Intcndenc" respective, a quien acudir, el gefe inmediato de la depend.* q. ne-
cesite remitir espedtes, espresando el n' de legajos y afios q. comprenden, y aquella
superioridad dispondri su recibo en el archivo gral., sin cuyo indispensable requisite,
de ningun modo se admitirin.
Articulo 9'.
Al encargarse de ellos el official archivero dari recibo desde cuyo moment no
podri ya entregarlos si no cuando parcialmte. se le pidieren previas las formalidades es-
tablecidas.
Articulo 10'.
Cuando alguna depend* necesitare antecedtes., hard el pedido bajo su firma el
official del negociado a quien tocare, esplicando claramte. lo q. quiere y con q. objeto.
A esta nota pondri el gefe inmediato su Visto Bueno, y se enviari al archivo gral.
Articulo 11.
El official archivero buscari los documtos. reclamados y si existieran los envia-
rA bajo sobre al gefe de la depend' respective con una nota fechada y firmada en q.
contest sucintamte., marcando el objeto p*. q. se efectue la mencionada remision. En
el caso de no haber antecedtes. lo espresari en la misma nota q. se pidieron, pues si se
hallasen quedari esta como cargo en el legajo q. corresponda, y no se devolveri has,
ta q. se reciban de nuevo los papeles a q. alude.
Articulo 12.
Se prohive al archivero bajo su mas estrecha responsabilidad franquear do-
cumtos. ni permitir se saquen copias a menos q. precedan las formalidades insinuadas.
Articulo 13.
Si la Superintend* le previniere pr. escrito la entrega de un espedte., aquella
comunicacion official serviri de resguardo colocandola en el respective legajo y cuidari-
do de reclamar el espedte. pasado algun tiempo prudentemte. calculado.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Articulo 14.
Ademas de las notas indicadas habri un cuadno. en que se apunten los pedi-
dos pr. el orn. de sus fhas, la depend' de q. proceden, objeto y dia en q. se facilitaron,
6 se contest no haber constancia, cuidando much de invalidar la anotacion cuando
se devuelvan.
Articulo 15.
Los estantes se sacudirin diariamte. con proligidad y cada mes todos los legajos,
observando con atencion si en alguno se introduce la polilla, p'. iepararle y dar parte
i fin de q. la Superioridad determine lo q. deba hacerse.
Articulo 16.
El archivero y demas empleados del archive gral. son responsables en la parte
q. a cada uno concierne de la custodia y conservacion de los documtos. puestos ai su
cuidado.
Articu o 17.
Las leaves de las puertas del establecimto. las tendri en su poder el official archi-
vero, facilitandolas 6inicamente p'. la limpieza, a los porteros y las Ilaves de los estantes
en q. se encierran los legajos, no las franqueari sino en las horas de asistencia, y estan-
do present, recogiendolas al salir, en el concept de q. si alguna vez prescindiese del
cumplimto. de esta prevention quedari director responsible a las results.
Articulo 18.
En lo sucesivo se efectuarin las remesas de papeles de las RI. Hacda. de la Isla
pr. epocas de diez afios, conservando aqlrllas en su poder los fechos del decenio mas
reciente.
Articulo 19.
El recibo de papeles se verificari no solo pr. inventario de legajos, sino con
espresion del estado en q. se encuentren estos, no admitiendose los q. estubiesen pica-
dos de polilla y dando parte inmediatamte. i la Superintend*. p'. q. resuelva lo con-
veniente.
Articulo 20.
Los inventarios serin duplicados conservando el official archivero uno en su po-
der firmado pr. el encargado de la entrega y dando a este una vez concluida, otro sus-
crito pr. el referido archivero.
Articulo 21.
Luego q. el archive este arreglado se estenderi un inventario de los legajos, es-
pecificando el n' de ellos, afios y depends. de q. proceden, enumerando los libros for,
mados, y se remitiri ese documto. a la Superintend'. renovindolo cada vez q. se veri,
fiquen nuevas remesas.
Articulo 22.
No se usari nunca en el archive luz artificial, ni se fumari dentro de las salas,
cuidando de cerrar bien las ventanas al salir a fin de precaver un incendio.
Articulo 23.
Los empleados de este archive serin nombrados pr. la Superintend'., los oficia-
les optarin pr. escala I la plaza de archivero, siendo considerados p'. uso de unifor-
me, prerrogativas, montepio y demas como cualquier otro de la propia clase en el ra-
mo de esta Hacda.
Articulo 24.
Para los gastos de efectos de escritorio estenderi nota especificada, fechada y
firmada pr. el archivero suministrandose aquellos efectos como las demas dependen-
cias.
Articulo 25.
El papel sellado, tallado como inutil serviri p*. toda clase de borradores, em-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


pleandose solo en los oficios 6 documtos. en limpio el de membrete q. espresari archi-
vo gral. de la RI. Hcda. de la isia de Cuba.
Articulo 26.
Se circularin las provides. conducentes a fin de q. las depends. prepare y efec-
tuen sin perdida de tiempo las remesas bajo el metodo q. queda fijado.

La Junta Superior Directiva de Real Hacienda, en sesi6n celebrada el 5
de septiembre de 1839, aprob6 el laudable proyecto de creaci6n de un Archivo
General, cuyo acuerdo qued6 redactado asi:

Dn. Antonio M'. de la Torre y Cardenas, secretario del Gobno. politico, y pr. R1. co-
mision de la referida superinted'. y de la Junta supr. directive de la mencionada
'hacienda.
Certifico: que en la celebrada el dia cinco del actual, se acord6 entire otras cosas
lo qe. sigue.
Presentose el espedte. n9. 443. cuadno. 36 de cajas formado i consecuencia de
participation qe. el Sor. contador mayor decano Dn. Ramon Gonzalez hizo al Exmo.
Sor. Superintendte. gral. delegado interino de hacienda de aproximarse la conclusion
de la preparation de las salas elegidas en el edificio de la estinguida factoria, para fun-
dar un archivo general en que se reunan todos los espedientes y documents de la RI.
hacienda de esta isla con inclusion de las cuentas fenecidas por el RI. Tribunal de ellas,
custodiandose tan interesante dep6sito con el mayor esmero a fin de impedir su des-
truccion, y procediendo inmediatamente a la coordinacion, enlegajamiento y apertura
de registros e indices, cuyo establecimiento proyectado por Su Sria, y del qe. hasta aho-
ra se ha carecido, mereci6 la aprobacion tanto del Exmo. Sor. Superintendte. propieta,
rio Conde de Villanueva, como del actual Exmo. Sor. Superintendent interino Dn.
Joaquin de Ezpeleta, acompafiandose el reglamento qe. ha de servir para aquella depen-
dencia, y proponiendose el n6mero de empleados que deben desempefiarla con las do'
taciones precisas. Convencida la Junta de las ventajas qe. resultarin con la creacion
de una oficina que facilitando sin demora antecedtes. contribuya eficazmente a ilus,
trar las materials oficiales asegurando el acierto, y no fiindolo a inspiraciones 6 recuer-
dos en qe. tanto se aventura, no siendo minos atendible la consideration de que la
tranquilidad y garantia de todas las personas qe. manejan fondos p6blicos, depend asi
como la de los intereses del erario, de que se garden cuidadosamente los comproban-
tes de multitud de cuentas, hasta ahora abandonadas, pr. no haberse pensado intes en
el nombramiento de empleados responsables a cuyo cargo esten: pas6 despues a ocu-
parse en la lectura del citado reglamento redactado por el mismo Sor. Contador ma-
yor decano, asi como del plan de empleados qe. el referido gefe conceptua indispen-
sables para el desempefio del servicio en la nueva oficina; y encontrando en aquel do-
cumento las bases precisas para el buen 6rden y march del establecimto. asi como arre-
glado el n6mero de individuos qe. se proponen, tomando en consideration la imposi-
bilidad de sacarlos de !as dependencias del ramo, porque no son suficientes para sus pe"
culiares y diaries trabajos los qe. ahora tienen y solo con reiterados 6 incesantes es-
fuerzos evitan entorpecimientos y retrasos, y hechas las demas reflexiones que pudo
inspirar a los Sres. Vocales el buen celo y deseo del mejor servicio de S.M., se acord6:
que se leve a cumplido efecto el proyecto del archive general aprobado pr. SS. EE,
bajo las bases contenidas en el reglamento formado, que aprueba esta Junta con solo
la adicion siguiente que se pondri en el articulo 18. "y aquellos otros documents que
sean precisos para el uso de las oficinas a juicio de los respectivos gefes de ellas": que
tambieri se aprueba la creacion de un official archivero con la dotacion de novecientos
pesos anuales: un official primero con setecientos cincuenta, un segundo con seiscien-
tos, y dos porteros, uno con cuatrocientos y otro con trescientos cincuenta, consideran-
dose que la corta erogacion annual de tres mil pesos en este obgeto es insignificant
comparada con las ventajas que ha de esperimentar el servicio en general. Y que i fin









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


de proceder con la mayor economic se procure conferir las plazas mencionadas si fue-
re possible, A los empleados cesantes que aqui existen, a los cuales ademas en atencion
no solo A la necesidad y conveniencia de qe. residan A la inmediacion del estableci-
miento, sino a lo costoso de las habitaciones en este pais, se les concede para las qe.
se desalojasen en el edificio de la citada factoria, por el tanto qe. otros paguen, pre-
ferente dro. A ellas; y finalmente que se d6 cuenta de todo A S.M. pr. el Exmo. Sor.
Superintendte. para qe. recaiga la soberana aprobacion, afiadiendo que no se ha sus,
pendido hasta entonces la realizacion, por la urgencia de evitar prosiga el deterioro del
gran nfmero de legajos que actualmente estin almacenados y espuestos A la accion ra-
pida y destructora de este clima".
Havana catorce de Sete. de mil ochocientos treinta y nueve.
Jose Miguel Rodriguez.

Resuelto favorablemente el asunto del nuevo Archivo por la Junta Su,
perior Directiva de Real Hacienda, el Gobernador General pas6 a Espafia el
expediente formado al efecto, con los siguientes escritos:

N" 348.-Escmo. Sor.-Conocida es en Europa la dificultad que ofrece el cli,
ma de las Antilas para la conservation de documents antiguos, asi por los efectos de,
sastrosos del calor y la humedad, cuanto por la multitud de insects de varias species
que igualmte. conspiran A su destruction. Esta dificultad sube de punto cuando se
trata de espedientes voluminosos, esparcidos en diversas oficinas. algunas de las cuales
situadas en locales estrechos, carecen aun de piezas y de empleados especiales destina-
dos a su custodia, de donde result el estravio inevitable de muchos y la imposibilidad
que A cada paso se toca de encontrar antecedentes de epocas poco distantes, perdien-
dose en buscarlos inutilmente un tiempo precioso, y aventurando el acierto de las re,
soluciones. Entre ellos llama muy particularmente la atencion la multitud de piezas
originales que dirigen todos los afios al Tral. de ctas. los encargados de recaudar y dis,
tribuir los caudales publicos para comprobar la pureza de su manejo, documents de
cuya conservation pende el sosiego y la fortune de innumerables families. Semejantes
consideraciones movieron al conde de Villanueva, gefe propietO de esta Superintd*.
delegada, A encargar al Contador mayor decano de dicho Tral. de ctas. D. Ramon Gon,
zalez la organization de un archivo gral. en que se reuniesen y custodiasen con la de-
bida separacion y clasificacion todos los espedientes fenecidos del ramo de hacienda y
Junta de fomento, asi por lo respective a esta provincial como A las de Cuba y Pto.
Principe, A quien se agreg6 despues para que le auxiliase en el arreglo de las salas etc.
en el edificio de Factona, construction de estantes y demas pormenores de ejecucion,
al Intendte. honor'. de prov4. D. IgnQ. Gonzz. Cadrana, encargandoles la mas estric-
ta economic en los imprescindibles gastos. La obra se hallaba muy adelantada cuando
me encargu6 interinamente del mando; y habiendome instruido el enunciado Conta-
dor decano de su estado, le faculty para continuarla, convencido de su utilidad. A
punto ya de concluirse, me dirigi6 con fha de 17 del pasado el oficio que encabeza la
adjunta copia certificada, acompafando el reglamento y proooniendo la plant del
archivo gral. con las observaciones oportunas, todo lo cual pas6 a informed de la Con,
tad*. gral. de Egto. que manifest su conformidad, como veri V. E. por la misma co,
pia, con una ligera modificacion en el artQ. 18 del reglamto. que se tuvo present al
imprimirlo. Por 6ltimo se trat6 del asunto en la Junta superior directive de hacienda;
y despues de una madura deliberacion se acord6 Ilevar a efecto el proyecto del archivo
gral. bajo las bases indicadas en el reglamento, con la modificacion que acabo de in-
sinuar, y la creacion de un official archivero con la dotacion de 900$ anuales, un official
I1. con 750, un segundo con 600, y dos porteros, uno con 400 y otro con 350, procu,
rando para aliviar la carga del erario que estas plazas recaigan en cesantes tiles, A los
cuales se concede derecho de preferencia para ocupar las habitaciones del edificio por
el alquiler que otros paguen; y finalmente que se di como lo ejecuto cuenta de todo










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


i S. M. para su soberana aprobacion, llevandose desde luego i efecto su realizacion
por la urgencia de evitar prosiga adelante el deterioro del gran nimero de legajos que
estan almacenados y espuestos a la accion ripida y destructora del clima.
El adjunto impreso comprende el reglamento del archivo general, el acuerdo
de la Junta en cuya virtud se ha planteado, y mi decreto para su cumplimiento inte'
rino, de todo lo cual espero que V. E. se sirva instruir a S. M. inclinando su Real ini-
mo a que se digne concederle su soberana aprobacion.
Dios I Havana 19. de Sebre. de 1839.-Escmo. Sor-Joaquin de Ezpeleta-
Escmo. Sor. Secret'. de estado y del despacho de hacienda.


NQ 349.-Escmo. Sor.-En mi precedent consult he dado cuenta i V.E. pa,
ra que se sirva impetrar la sancion soberana, de los antecedentes que precedieron a la
organization del archivo gral. de todas las dependencias de hacienda de esta isla, y de
los motives que me han impulsado a determinar se Ileve desde luego a efecto esta dis-
posicion de grande utilidad piblica, y cuyo retraso ocasionaria males imposibles de re-
mediar. Consecuente a esta resolution es la de dotar al mismo establecimiento con los
empleados necesarios para el desempefio de sus penosas tareas, especialmte. en los pri-
meros meses, y para lograrlo encargu6 al Contador mayor decano del Tral. de ctas.
D. Ramon Gonzalez, que desde el principio ha entendido en esta comision, desempe-
fiandola con tanta actividad como inteligencia, me propusiera las personas que en su
concept fuesen mas a prop6sito, sin olvidar las indicaciones contenidas en el acuerdo
de la Junta Superior directive que obra en el impreso adjunto a mi citada precedent
consult. Asi lo hizo con fecha de 16 del corrte. en el oficio que en copia certificada
acompafo, esponiendo las razones de economic y conveniencia en que se fund, y pa,
reciendome acertada, puesto que de acceder a su propuesta el gasto de 3000$ anuales
anticipado p'. el archive, se reduce a la corta suma de 1694, ademas de la ventaja de
cumplir dos Rles. words. que recomiendan la colocacion de otros tantos benemeritos
cesantes, y de premier antiguos servicios, he nombrado interinamtc. hasta la resolution
de S.M. conformandome enteramente con ella, para la plaza de official archivero con
el sueldo de 900$ anuales a D. Juan Bta. de Tamariz, official 5. de la hacienda penin-
sular, recomendado por Real orn. de 29 de Mzo. de 1835; para la de official 1'. con
el de 750, A D. Plicido de Marinas Hevia, agregado a esta oficina por la de 28 de
Dicre. de 1837; para la de oficl. 2', con el de 600, a D. Braulio de Cafias, sugeto de
buenos antecedentes y diestro en el conocimiento de la letra antigua; para Portero 1'.
con la dotacion de 400$ he nombrado a D. Juan Agudo, auxiliar del archive del Tral.
de ctas. con 30 aisos de servicio y la propia dotacion; y para portero 29. con la de 350,
A D. Ignacio Posada, guard cesante que ya disfruta por esta causa 270$ anuales. Sir-
vase V. E. elevar estos nombramientos al conocimto. de S. M. por si tiene i bien fa-
vorecerlos con su Real aprobacion.
Dios I Havana 19 de Sebre de 1839-Escmo. Sor.-Joaquin de Ezpeleta-E'sc-
mo. Sor. Secret'. de estado y del despacho de Hacienda.
En Espafia dieron su asentimiento a todo lo realizado por las autorida-
des de Cuba y devolvieron el expediente con la Real Orden n6mero 531, fe-
cha 28 de enero de 1840, que se refiere a la erecci6n del Archivo General de la
Isla de Cuba, hoy Archivo Nacional de la Republica, que textualmente dice:
Ministerio de Hacienda-5'. Seccion-Escmo. 'Sor.-He dado cuenta a S. M.
la Reina Gobernadora de una carta de esa Superintendencia fha 19 de Setiembre filti-
mo, n' 348 manifestando, qe. atendidos los muchos inconvenientes qe. se ofrecen en
esos paises pa. la conservation de documents antiguos, y otros papeles interesantes,
se dispuso la organization de un archive general, p'. reunir y custodiar en 61 todos
los espedientes fenecidos del ramo de hacienda y Junta de fomento, pr. lo respective
i esa provincia, la de Cuba y Pto. Principe, con cuyo motive se instruy6 espediente
de qe. se acompafia copia; y en vista de 61 acord6 la Junta superior directive de Ha-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cienda; e! establecimiento del espresado archivo, y la creacion p4. su servicio de un
official archivero con novecientos pesos anuales, un official primero con setecientos
cincuenta, un segundo con seiscientos, y dos porteros, uno con cuatrocientos pesos y
el otro con trescientos cincuenta; debiendo recaer estas plazas en cesantes tiles. Asi-
mismo he puesto en conocimiento de S.M. otra carta de la referida Superintendencia
y fha, n'. 349, en la qe. consiguiente al acuerdo citado en su anterior, participa los nomr
bramientos, qe. de conformidad con la propuesta del contador decano del Tribunal
de Cuentas, ha hecho p". la provision de las plazas de qe. se compone el nuevo archi,
vo, encareciendo su confirmation. Enterada de todo S.M. se ha servido aprobar la
creacion de dicha oficina en los terminos acordados pr. la Junta superior directive; ha,
biendo nombrado al mismo tiempo pl. la plaza de archivero a D. Jose del Rosario Nat-
tes, escribiente primero cesante de las oficinas de hacienda de esa Ciudad; p4. official
primero i D. Juan Bta. Tamariz, qe. fu6 propuesto p'. archivero pr. el contador deca-
no: p*. official segundo al qe. lo fue igualmte. p*. primero D. Plicido Marinas Hevia;
y para porteros los qe. lo estin ya por la Superintendencia D. Juan Agudo y D. Ig-
nacio Posada; pero debiendo tenerse present qe. esta disposicion tiene el concept de
provisional, hasta qe. incluyendose como adicional al presupuesto qe. debe presentar-
se i las Cortes el costo qe. eroga el espresado archivo, obtenga la sancion de los cuer,
pos colegisladores. De Real 6rden lo comunico a V.E. p5. su inteligencia y efectos co-
rrespondientes.-Dios guard a V.E. muchos aios.-Madrid 28 de Enero de 1840.-
Jose de San Millin.-Sr. Intendente de la Habana.
Hacia afios que se notaba la necesidad del mencionado Archivo, pues
por su falta se fiaban las buscas de datos a la casualidad, cuando no a la me-
moria. Se carecia de lo principal, que eran indices redactados con inteligen-
cia y claridad.
En el Archivo General habian de reunirse los fechos de todas las depen-
dencias principles del ramo, Junta de Fomento, Intendencias de la Habana,
Santiago de C--ba, Puerto Principe y Subdelegaci6n de Matanzas en la forma
prevenida en el Reglamento copiado.
Recay6 el nombramiento de Archivero en el Sr. Jose del Rosario Nattes,



L '" ./ )p











emr .o muy competent en la material, que en los largos afios que desempeii6
ese cargo demostr6 una constancia sn igual, tratando por todos los medios de
dar realce al establecimiento, custodiando tan interesante dep6sito con el ma-
yor esmero e impidiendo su destrucci6n. Procedi6 a la apertura de indices y
registros para poder facilitar sin demora los antecedentes que se le pidieran,
no fiando nada a la memorial, en atenci6n a que result en muchas ocasiones
que la tranquilidad y bienestar de una familiar se encuentra en unas cuantas
lines manuscritas y olvidadas en cualquier rinc6n de un archive.








HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Del acuerdo de la Junta Superior Directiva de Real Hacienda y del Re-
glamento aprobado, se di6 traslado a las Intendencias de Puerto Principe y
Santiago de Cuba y a la Subdelegaci6n de Matanzas, como asimismo al Presi-
dente de la Junta de Fomento.
Pronto se comprendi6 la necesidad de aumentar dos salas en el local
donde se habia establecido el Archivo, y el Conde de Villanueva, quien todo
lo que se relacionaba con este asunto lo atendia con preferencia y verdadero
interns, di6 las 6rdenes oportunas para que del edificio de la Factoria se toma-
sen los departamentos convenientes hasta completar la instalaci6n en la mejor
forma possible.
En el antiguo Archivo provisional existian algunos legajos relatives a las
Floridas, (11) que con superior autorizaci6n separ6 un comisionado de los Es-
tados Unidos, (asunto del que anteriormente nos hemos ocupado), sin que se
cuidara despues de recogerlos, ocupando un espacio que hacia falta y -expuestos
a cualquier extravio o inutilizaci6n, por cuyo motivo el Contador GonzAlez lo
inform asi al Superintendente General, por si creia oportuno solicitar la ex-
tracci6n de los legajos aludidos, y haciendole saber que de lo contrario no se
respondia de cualquier accident.
Tambiin habia en lo interior del Dep6sito Mercantil various cajones ce-
rrados que, seg6n se aseguraba, contenian los papeles salvados del extinguido
ejercito de Costa Firme, y que los tenia a su cuidado la Contaduria General.
Por orden superior ingresaron esos cajones en el Archivo General de Real
Hacienda, mediante las formalidades prevenidas en el Reglamento.
Como al establecerse el Archivo referido no se calcul6 su extension,
aunque si se reconoci6 su entidad e importancia, pues hacinados en obscure al-
mac6n los papeles, se ignoraba cuintos eran los legajos, habilitironse los salo-
nes mencionados anteriormente, y en seguida se observe que ain quedaban
en el primitive Archivo mis de las dos terceras parties de los documents que
contenia, siendo precise el aumento de otros dos salones como se verific6. A
pesar de tener mas espacio en el nuevo departamento, quedaba muy poco dis-
ponible y faltaba todavia la traslaci6n a el de los Archivos de las Floridas, de
Santo Domingo, de las cajas de Caracas y de la parte antigua de algunas de
las dependencias generals de Real Hacienda, que databan desde 6poca muy
pr6xima al descubrimiento de esta Isla. Toda esa enorme cantidad de papeles,
cuya conservaci6n tanto interesaba al Gobierno y a los particulares, carecia de
todo arreglo y no poseia siquiera un solo registry o inventario. En consecuen-
cia, fue precise el aumento de empleados para que inicamente se entendieran
en la clasificaci6n y ordenamiento de papeles y anotaciones de los indices, que-
dando los antiguos escribientes para facilitar noticias y otros informes.
La primera orden official que recibi6 el Archivero, se referia a que es-
tando prohibida por las leyes la extracci6n de los comprobantes presentados al
Tribunal de Cuentas, y que se archivaban despu&s de glosados y fenecidos, no
consinticra nunca llevar a nadie los documents originales, y que en el caso que
se necesitaran algunos de aquillos por cualquiera de las dependencias del Esta-
do, se facilitara copia literal, y si fuese precise la inspecci6n material, se veri-
ficara vista dentro del local del Archivo y a presencia del jefe del mismo. Igual
recomendaci6n se le hizo de los documents y demis papeles de las Floridas.
Tambien le record el Contador decano Sr. Gonzilez, el fiel cumplimiento
del articulo 17 del Reglamento, respect a que todas las leaves del Archivo es-
tuviesen en su poder, sin entregarlas a ninguna persona, y que la limpieza de
la oficina se hiciera en horas hibiles y a su presencia.

(11) En 1944, se public en la series "Publicaciones del Archivo Nacional de
Cuba", III, el Catilogo de los fondos de Las Floridas, I vol., 325 pp.
















CAPITULO V



Documentos remitidos por el Tribunal de Cuentas.-Archivo de Puerto Cabello.-Es-
tado en que se hall6.-Destrucci6n de dicho Archivo y disposici6n del Conde
de Villanueva sobre envio de papeles.-Mis documents de Costa Firme.-
Archivo de la Audiencia de Puerto Principe.-La Junta de Fomento acuerda
enviar los expedientes sobrantes al utilisimo Archivo que se acababa de crear.
-Prontuario o instrucci6n para la mejor inteligencia del Registro y el mis fl-
cil manejo del Archivo General de Real Hacienda, formado par el Archivero
Sr. Jose del Rosario Nattes.

El Tribunal de Cuentas remiti6 al Archivero General de Real Hacienda
en 27 de junior de 1840, las correspondientes a los aiios de 1812 a 1827, que
fueron recibidas bajo inventario.
Ingresaron tambi6n en agosto del afio citado, las diez y seis cajas per-
tenecientes al Archivo de Puerto Cabello, que condujo desde Santiago-de Cu-
ba a La Habana, el afio de 1835, el senior Juan Antonio Cort6s, en la fragata
francesa Elisabelit, las cuales se encontraban guardadas en el interior del De,
p6sito Mercantil. El contenido de esas cajas eran comprobantes de distintas
classes, remisi6n de viveres al Ejercito, cuentas, etc., desde 1817 hasta 1826.
Cuando el Archivero General de Real Hacienda abri6 las cajas referi-
das, not6 que la humedad habia deteriorado la mayor parte de los papeles y
que el resto estaba inservible, por lo que propuso al Intendente la quema de lo
que no podia utilizarse.
Con la destrucci6n por el fuego de esos papeles y de otros initiles, que-
d6 el Archivo expedite para recibir los que remitieran las demas oficinas, por
lo cual dispuso el Intendente Conde de Villanueva, en octubre del afio 1840,
que las dependencias de Real Hacienda efectuaran el envio al citado centro en
la forma prevenida en el Reglamento, de todos los "fechos" concluidos ante-
riores al iiltimo decenio, recomendando que fuera la primera la Contaduria
General, por existir en ella expedientes muy antiguos, y porque el mal estado
del local que ocupaba esta, contribuia al deterioro de los documents.
El Contador Mayor Decano en oficio de noviembre del afio citado de
1840, manifest al Intendente que en poder del senior Jose Maria Correa, que
lo era honorario de provincia, existia parte del Archivo del extinguido ej&rci-
to de Costa Firme, o de las oficinas de aquella hacienda military, que debian
ser trasladados al Archivo General de Real Hacienda para su conservaci6n y
cuidado. A consecuencia de la supresi6n decretada de las oficinas de liqui-
daci6n de atrasos del ejercito mencionado, se trajeron al Archivo de referen-
cia sus libros, papeles y expedientes, compuestos de ciento veinte y dos paque-
tes que comprendian liquidaciones, cuentas, ajustamientos, relaciones de re-
vistas, etc.; cuya entrega verific6 el propio Correa.
En el bergantin Marte fueron traidos a La Habana (12) los documents
y papeles que componian el Real Archivo de la Audiencia de Puerto Principe,

(12) No hemos hallado constancia de ]a entrada de esos documents en el Ar-
chivo General de Real Hacienda, legados el afio de 1839.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


con motive del establecimiento de la nueva Audiencia de la Capital de la Isla.
Dicho Archivo lo vino custodiando el oidor Sr. Jose Bernal, desde Nuevitas,
por disposici6n del Gobernador General.
La Real Junta de Fomento, en sesi6n de 22 de julio de 1840, presidida
por el Superintendente General de Real Hacienda Conde de Villanueva, acor-
d6 de conformidad con el dictamen del Sindico, remitir al utilisimo Archivo
que se acababa de crear, los expedientes sobrantes que no se reputaran necesa,
rios para la instrucci6n y despacho de los asuntos que la ocupaban con mas
frecuencia.
El Archivero Sr. Jos. del Rosario Nattes form en mayo de 1840, un
Prontuario o Instruccion para la mejor inteligencia del Registro y el mis fdcil
manejo del Archivo General de Real Hacienda de la Isla de Cuba, el cual co-
piamos a continuaci6n integramente para que se conozca la importancia del
mismo, debiendo hacer constar que aparecen arrancadas las hojas de los folios
52 al 59 y del 62 al 69, ambas inclusives, donde se hallaban inventariados los
papeles procedentes de las Floridas y Costa Firme, seg6n result del folio 1,
de cuya falta sc di6 conocimiento a la Superioridad, la que mand6 instruir el
oportuno expediente en averiguaci6n del autor o autores de la sustracci6n, a
consecuencia de denuncia formulada por el Sr. Nemesio Cornejo en agosto
de 1888, como Jefe de la Comisi6n nombrada para remitir al Archivb Gene-
ral de Indias los papeles referentes a las Floridas y otros lugares de America,
que se encontraban en el entonces Archivo General de la Isla de Cuba.
He aqui el Prontuario o Instrucci6n a que se contrae el parrafo anterior:
HABANA
Siendo muchas y muy diversas las cuentas que produce la Provincia de la Ha,
bana por haber un prodigioso nimero de Dependencias y corporaciones sujetas a esta
obligacion; precise ha sido para ordenarlas con la debida distinction y claridad y del
mismo modo aquellos fechos 6 espedientes, y cuantos papeles se han trasladado de
los Archivos particulares i este General de RI. Hacienda y Fomento, hacer cual co-
rresponde la subdivision en
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX
Y para cada Dependencia en particular, para cada cuenta y para cada ramo 6
negociado, los siguientes especiales Registros
Cajas
Aduana de mar
Aduana de tierra
Administes. Subalternas
Cuentas varias
Espedientes various
Papeles various
Reales 6rdenes
Bajo los concepts que se esplicarin: a saber, el Registro Cajas, es formado y
comprende solamte. aquellas cuentas, q. los oficiales Rs. en la primer ipoca de la
creacion en esta isla y despues los Ministros Generales por mejor organization del sis-
tema de cobranza y distribucn. produjeron a! Tral con los respectivos libros y com-
probantes de cargo y data, y aquellos otros materiales q. las eran anecsos. De mane-
ra, q. en el Libro 6 Registro correspondte. al Siglo XVII y lo mismo en los del XVIII
y XIX, deberi procurarse tan solo lo que constituya la cuenta; pero de ningun mo-
do otro fecho, espediente, 6 papel aislado, aun que tenga relacion con los ramos de
Real Hacienda, y aun que correspond i aquellas 6pocas por que para estos se hallan
abiertos los Registros Espedientes various y Papeles varies.










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


El Registro de Aduana de mar q. esti abierto en tres Libros rotulados con el
mismo epigrafe y signados Siglo XVII, Siglo XVIII y Siglo XIX comprende solo las
cuentas que desde la creation de esta oficina bajo la denominacn. Administon. Gene-
ral de rentas Rs. han rendido los Gefes de ella. Pero, pues, en cierta epoca se subdi-
vidi6 en Rentas maritimas y Rentas territoriales, y p'. estas se hall un registro espe-
cial que las detalla con todos los elements constituidos; no deberi procurarse en el
respective i Aduana de mar, sino tan solo lo q. sea relative Rentas maritimas.
El registro de Aduana terrestre que esta abierto en un solo Libro rotulado con
este mismo epigrafe y signado Siglo XIX, comprende no solo las cuentas rendidas
desde el afio 1829 q. se cre6, sino aun aquellas, q. en anterior 6poca produjeron los
responsables bajo la denominacion de Adminon. genl. de rentas territoriales, pr. vir-
tud de la segregacion de las Rentas maritimas; y por lo tanto, lo que tenga relacion
con esta dependencia conviniendo con las fechas, debera escrutarse en su respective
registro, previo ecsamen del indice que se hall por encabezamiento.
El Registro de Administ. subalternas que esti abierto en tres Libros rotulados
con el mismo epigrafe y signados Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX comprende
aquellas cuentas rendidas pr. los Administradores y Receptores de la jurisdiccion de
esta Provincia de la Habana; y en su virtud, todo lo que tenga relacion con dichas
cuentas y apesar de que alguna 6 algunas se hayan producido con la general de la
Aduana, deberi procurarse en este registro, previo el ecsamen del indice que en cada
libro se hall por encabczamiento.
El Registro de Cuentas varias, que esti abierto en tres Libros rotulados con
el mismo epigrafe y signados Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX comprende gene-
ralmte. todas aquellas producidas pr. individuos particulares 6 por otras Corporacio-
nes en esta Provincia, como son las del Guarda almacen, las de Loterias, las de Pro-
pios, las de Fomento, las de Diezmos, las de Marina, las de Vestuario 6&. &*. cuya
diversidad se detalla en el indice que esta por encabezamiento en el Registro. De
consiguiente ocurriendose a este con previa citacion del ramo y epoca, se hallara la
que se solicite en la respective sala, estate y legajo q. en el se design.
El Registro de Espedientes various que esti abierto en tres Libros rotulados con
el mismo epigrafe y signados Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX, comprende todos
aquellos asi judiciales, como econ6micos y gubernativos q. especialmte. no comprue-
ban cargos ni datas. De manera que designandose la fha. en que curs6 y procurando-
se previamte en el indice que esti pr. cabeza en el registro, se hallari en la sala, es-
tante y legajo que en el se cita.
El Registro de Papeles varies, que esti ahierto en tres Libros rotulados con
el mismo epigrafe y signados Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX comprende todos
aquellos que no comprueban Cargos ni Datas como la correspond' gral, minutes de
informes y de oficios, borradores de cuentas, libros y cuadernos manuales, donde se
anotan entradas y salidas de caudales y de buques, titulos de Gefes y Ministros y em-
pleados militares y civiles, filiaciones, hojas de servicios, tomas de razon, diaries y
peri6dicos, formularios &*. De consiguiente y con previa citacion solo de la fha.
se encontrari en la sala, estate y legajo en q. esti colocado.
El Registro de Reales 6rflenes que esti abierto en tres Libros rotulados con
el mismo epigrafe y signados siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX comprende todas
las espedidas q. han podido conservarse en las oficinas de R1. Hacienda, y tambien
aquellas otras q. por la reunion de los diferentes archives particulares felizmente se
han encontrado. Asi que citando el indice gral de cada registry la fha. de su espe-
dicion y la sala, estate y legajo en que esti cada cual colocada, facilmente se encon-
trarI la que se procure 6 desee tener a la vista.
Prevencion.

Ningun fecho 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos, sin
anotar en 6l, el n. a que corresponde y lo mismo el estate y sala; pr. q. impossible










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


fuera acertar a colocarlo de nuevo, y muy probable trastornar el 6rden y regularidad
establecida.


SANTIAGO DE CUBA
Bajo el epigrafe Santiago de Cuba esti abierto el Registro p'. las cuentas y
los fechos 6 espedientes que las constituyen y obran en este archive general; subdi-
vidido dicho registro, segun el membrete, en Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX.
El primer tercio de cada libro, 6 sea desde la foja 1 hasta la 100, comprende
el Registro de Cuentas de cajas: el segundo tercio, 6 sea desde la foja 101 hasta la
200 el de Cuentas de Aduanas; y el tercero 6 sea desde la foja 201 hasta la 300, el
de las Cuentas particulares.
Y apesar de que en esta Provincia, hay establecidas Administraciones subalter-
nas que bien por su importancia, bien pr. no alterar un sistema que la esperiencia ha
acreditado ser el mejor, produce sus cuentas directamte. al Rl. Tribunal mayor, por
lo cual pareciera arreglado registrarlas con absolute separacion; no he seguido sin
embargo este 6rden, y si las he comprendido en las cuentas particulares procurando
la claridad y la mejor distinction. Asi que acudiendose al indice general con la debi-
da indication, se encontrara luego lo que se solicite.
Prevenclon.
Ningun fecho, 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos sin
anotar en el, el n6mero a q. corresponde y lo mismo el estate y sala; por q. impo'
sible fuera acertar a colocarlo de nuevo y muy probable trastornar el 6rden y regu-
laridad establecida.


PUERTO PRINCIPLE
Bajo el epigrafe Puerto Principe esti abierto el registry pa. las Cuentas y los
fechos, 6 espedientes que las constituyen y obran en este Archivo general; subdividi-
do dho. registry, segun el membrete en Siglo XVII, Siglo XVIII, Siglo XIX.
El primer tercio de cada libro, 6 sea desde la foja 1 hasta la 100 comprende
el Registro de Cuentas de cajas; el segundo tercio 6 sea desde ia foja 101 hasta la
200 el de Cuentas de Aduana, y el tercero 6 sea desde la foja 201 hasta la 300, el
de las Cuentas particulars.
Y apesar de que en esta Provincia hay establecidas Administs. Subalternas
q. bien por su importancia, bien por no alterar un sistema que la esperiencia ha acre-
ditado ser el mejor, produce sus cuentas directamente al Rl. Tral. mayor por lo
cual pareciera arreglado, registrarlas con absolute separacion, no he seguido sin em-
bargo este 6rden, y si las he comprendido en el de cuentas particulares procurando
la claridad y la mejor distinction. Asi q. acudiendose al indice general, con la debi-
da indication, se encontrara luego, luego lo que se solicite.
Prevencion.
Ningun fecho, 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos, sin
anotar en e1, el num9. a que corresponde y lo mismo el estate y sala; por que im,
possible fuera acertar a colocarlo de nuevo y muy probable trastornar el 6rden y re-
gularidad estab!ecida.


SANTO DOMINGO
Bajo un solo Libro rotulado Santo Domingo esti abierto el Registro gral de
cuanto constitute su archive particular, cuya subdivision y arreglo es el sigte
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Y pues que cada una parte del Registro, 6 lo relative a cada siglo, esti Lam,
bien subdividido en Espedientes various, Cuentas varias, y Papeles various y en la fo-
ja que esta por cabeza, 6 sea la nQ. 2 de cada tercio de libro, se encuentra el indice
que marca el lugar donde estin respectivamente registrados los fechos; proc6rese ver-
la antes, y se podra con facilidad acudir A la sala, estate y legajo en que esti colo-
cado el q. se desee encontrar.
Bajo el epigrafe Espedientes various estAn registrados todos aquellos asi judi-
ciales como econ6micos v gubernativos que no sirven de comprobantes de cargos ni
datas, de alguna cuenta ya general ya particular: de consiguiente cuando se quiera
buscar alguno, no siendo legitimo comprobante de partida, se encontrari en esta Sec-
cion, insinuando solo !a fha. en q. curs6. Y si el espediente fuese comprobante de
Cargo 6 Data, como en la Seccion de Cuentas varias esta registrado: indefectiblemte.
se hallara, insinuandose del mismo modo la fha. en q. curs:.
En Papeles various estin registrados aun aquellos que teniendo relacion con los
ramos de RI. Hacienda, y haciendo regla, no compruevan cargos ni datas, como son
Acuerdos, Correspond". &; asi que designandose la fha. del document podra hallar-
se con facilidad en el respective indice, y luego en la sala, estate, y legajo en q. es-
ti colocado.
Prevencion.
Ningun fecho 6 espediente, ni ningun papel se estraera de los legajos, sin ano-
tar en 6l, el n6m'. A q. corresponde y lo mismo el estate y sala; pr. que impossible
fuera acertar a colocarlo de nuevo, y muy probable trastornar el 6rden y regularidad
establecida.



FACTORIA DE TABACOS
Bajo un solo Libro rotulado Factoria de Tabacos esta formado el registro ge-.
neral de todo cuanto constitute su archivo particular; cuya subdivision y arreglo es
el siguiente.
Siglo XVIII
Siglo XIX
Y pues que cada una parte del Registro, 6 lo relative a cada siglo esti tam,
bien subdividido en Espedientes various, Cuentas varias, y Papeles various, y en la foja
que esti por cabeza, 6 sea la n 2 de cada mitad del Libro se encuentra el indice que
marca el lugar donde estan respectivamte. registrados los fechos; proc6rese verlo antes
y se podra con facilidad acudir a la sala, estate y legajo en que esta colocado.
Bajo el epigrafe Espedientes various, estin registrados todos aquellos asi judi-
ciales como econmnicos y gubernativos, que no sirven de comprobantes de cargos ni
datas de alguna Cuenta, ya general ya particular; de consiguiente, cuando se quiera
buscar alguno, no siendo legitimo comprobante de partida se encontrara en esta Sece
cion, insinuando solo la fha. en q. curs6. Y si e! espediente fuese comprobante de
Cargo 6 Data, como en la Seccion de Cuentas varias esti registrado; indefectiblemte.
se hallara insinuado del mismo modo la fha. en q. curs6.
En Papeles various, esrn registrados aun aquellos que teniendo relacion con
los ramos de RI. Hacienda 6 de la Renta y haciendo regla, no comprueban cargos ni
datas, como son Rs. 6rdenes, Cedulas, Acuerdos, Correspond*. &". asi que, desig-
nandose la fha. del documt'. podri hallarse con facilidad en el respective indice y
luego en la. sala, estate y legajo en q. esta colocado.
Prevencion.
Ningun fecho 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos, sin
anotar en 1l el n9. a q. corresponde y lo mismo el estate y sala; por que impossible
fuera acertar a colocarlo de nuevo y muy probable trastornar el 6rden y regularidad
establecida.










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


PUERTO RICO
Bajo un solo Libro rotulado Puerto Rico esti formado el Registro genl. de
todo cuanto ecsiste correspondte. esta Isla; cuya subdivision y arreglo es el si-
guiente.
Siglo XVIII
Siglo XIX
Y pues que cada una parte del registro 6 lo relative a cada siglo esti tambien
subdividido en Espedientes various, Cuentas varias, y Papeles various y en la hoja que
esti pr. cabeza, 6 sea la nQ. 2 de cada mitad del libro se encuentra el indice que mar-
ca el lugar donde estin respectivamte. registrados los fechos; proc6rese verlo antes,
y se podri con facilidad acudir I la sala, estate y legajo en que esti colocado el q.
se desee encontrar.
Bajo el epigrafe Espedientes various, estin registrados todos aquellos asi judi-
ciales como econ6micos y gubernativos q. no sirven de comprobantes de Cargos y Da-
tas de alguna cuenta ya general ya particular, de consigte. cuando se quiera buscar
alguno, no siendo legitimo comprobante de partida, se encontrari en esta Seccion in-
sinuando solo la fha. en que cursor. Y si el espediente fuese comprobante de Cargo
6 Data como en la Seccion de Cuentas varias esta registrado; indefectiblemente se ha-
llari insinuando del mismo modo la fha. en q. curs6.
En Papeles various estin registrados aun aquellos que teniendo relacion con los
ramos de RI. Hacienda y haciendo regla no comprueban cargos ni datas, como son
Rs. 6rdenes, cedulas, Ac',erdos correspond*. &*.; asi q. designandose la fha. del docu-
mtl. podri hallarse con facilidad en el respective indice, y luego en la sala, estate
y legajo en q. esta colocado.
Prevencion.
Ningun fecho 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos, sin
anotar en 61, el n". a que corresponde y lo mismo el estate y sala, por que imposi-
ble fuera acertar a colocarlo de nuevo y muy probable trastornar el 6rden y regulari-
dad establecida.



REAL COMPARIA DF FILIPINAS
Bajo un solo Libro rotulado RI. Compafia esti formado el Registro general
de cuanto constitute su archive particular, subdividido en
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX
Y pues que en cada una parte 6 lo relative a cada siglo, esti tambien subdivi-
dido en Espedientes various, Cuentas varias y Papeles various, y en la fecha que esti
por cabeza, 6 sea la n'. 2 de cada tercio del libro se encuentra un indice general que
cita el lugar donde estin respectivamte. registrados los fechos; proc6rese verlo an,
tes, y se podri con facilidad acudir a la sala, estate y legajo en que estin colocados.
Prevencion.
Ningun fecho 6 espediente, ni ningun papel se estraeri de los legajos, sin ano,
tar en el, el n'. a q. corresponde y lo mismo el estate y sala, por q. impossible fue-
ra acertar a colocarlo de nuevo y muy probable trastornar el 6rden y regularidad es-
tablecida.
















CAPITULO VI



La documentaci6n sobre realengos.-Causa por qu6 fu6 reclamada.-Abandono de
los papeles de las Floridas, Santo Domingo y de la Real Compaflia de Filipi-
nas.-Su traslado al Archivo General de Real Hacienda.--C6mo se hallaban
dichas documentaciones en 1841, seg6n Pezuela.-Medidas adoptadas por el
Archivero Sr. Nattes para evitar la destrucci6n de los documents a su cargo.
-Quema de papeles en el aiio de 1842.-Relaci6n de los colocados en estan-
tes en lugar de los destruidos.-Documentos del Ministerio de Int-rvenci6n.
-Otros papeles de las Floridas hallados en los entresuelos de la Casa de Go-
bierno.-Ingreso de los de la Secretaria de la Intendencia de Ejercito y Su-
perintendencia General de Hacienda.-Comienzo del inventario y ordenaci6n
de los Archivos de las Floridas e islas de Santo Domingo y Puerto Rico.-Re-
laci6n de los documents de que se componia el Archivo General de Real Ha-
cienda al tercer afio de su creaci6n, con noticias del sistema seguido para or-
ganizarlo.-Informe del Contador Sr. .am6n Gonzilez.-El Superintendente
Sr. Antonio de Larria lo remite a Espafia, y por contestaci6n recibe la Real
Orden de 21 de abril de 1842.-El Gobierno de Madrid premia los servicios
prestados por el Archivero Sr. Jos4 del Rosario Nattes.

A principios del afio de 1841 tuvieron ingreso en el Archivo General
de Real Hacienda, los papeles sobre realengos enviados por la Contaduria de
Ejercito a la Administraci6n General Terrestre en 21 de enero de 1829, y cu-
ya relaci6n es 6sta:
Un legajo con 164 instruments de distintas naturalezas y tres libros corres-
pondientes i riditos de realengos, de los afios 1747 1789.
Un legajo con 91 documents sobre imposiciones a favor de S. M., desde 1745
i 1800.
Un legajo con 8 copias de despachos de propiedad, desde 1768 i 1789.
Un legajo con 5 documents, desde 1750 a 1783 (Letra A)
Un legajo con 4 documents, desde 1750 a 1785 (Letra B)
Un legajo con 16 documents, desde 1748 a 1783 (Letra F)
Un legajo con 28 documents, desde 1745 a 1783 (Letra J)
Un legajo con escrituras de ventas de tierras, cuyos tributes que estaban a
favor de S. M. estin redimidos unos y cedidos otros.
Un legajo con 6 documents del afio 1749 (Letra L)
Un legajo con 5 documents 6 certificaciones expedidas por los oficiales rea-
les y Contador Principal, desde 1762 a 1769.
Un legajo con 18 documents 6 noticias dirigidas al Intendente, &.
Un legajo con oficios del Intendente, Contaduria principal y otros individuos, &.
Un legajo con 14 distribuciones de cantidades procedentes de ventas de tie'
rras, desde 1765 a 1776.
Un legajo con 53 tasaciones de costas de los autos obrados sobre realengos en
el afio 1747.
Un legajo con 14 liquidaciones de cr.ditos realengos, desde 1747 a 1775.
Dichos documents los reclam6 el Jefe del Archivo, por entender que
en ese lugar era donde debian custodiarse, y ser convenient la centralizaci6n
de cuantos no se hallaren en el establecimiento.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Tambi6n informaba el citado Jefe en junio del mismo afio de 1841, so-
bre la necesidad de traer al Archivo los papeles de las Floridas que existian
aglomerados y en el suelo en uno de los almacenes del edificio que ocupaba la
referida dependencia, a fin d6: precaver la total destrucci6n de aquellos con
perjuicio de interests comunes. En igual abandon se hallaban los de Santo
Domingo y de la Real Compaiila de Filipinas.
Para tender a lo solicitado anteriormente por el Archivero Sr. Nattes,
fu6 precise pagar peones con fondos especiales, para hacer el traslado en la
mejor forma, pues los mencionados papeles y libros de las Floridas, que es-
taban a cargo de la Contaduria General de Ej&rcito, eran cuatrocientos vein-
te y siete paquetes de libranzas, cuentas, contratos, reales 6rdenes, tarifas, re-
glamentos, hospitals, presidios, listas, etc., como ademas seis legajos de San-
ta Marta, sin especificar el contenido.
Refiriendose a esos papeles de las Floridas, dice Pezuela:
Estos documents y otros various acumulados a nuestra coleccion, se hallaban
en 1841 abandonados entire muchos papeles de todas classes y procedencias en una de
las salas del piso superior de la factoria de tabacos de la Habana que luego se destin6
i Hospital military de la plaza. (13)

Tan poco valor tenia para los empleados del Dep6sito Mercantil el Ar-
chivo General de Real Hacienda, y sin duda desconociendo el peligro de la
media, que colocaron multitud de pacas de algod6n en la misma galeria que
ocupaba dicho establecimiento, llevando la imprudencia al extreme de haber
rodeado los huecos de todas las ventanas con tan peligrosa mercancia. La
combustion espontAnea del algod6n no hay nadie que la ignore, y la irrefle-
xi6n con que se coloc6 aquel, de seguro que de no haberse quitado en el pla-
zo de ocho horas, como se hizo, hubiera hallado un estimulo terrible en la ma-
dera y papeles del Archivo al mis ligero descuido. La impresi6n desastrosa
que esto caus6 en el animo del Archivero Sr. Nattes, lo indujeron en el afio
de 1841 a solicitar de sus superiores una habitaci6n en el edificio de la Fac-
toria, para que residieran los porteros y pudieran cuidar bien de cerca los te-
soros que se guardaban en aquel recinto, con muchos mis motivo, cuanto que
el edificio se encontraba en lugar muy retirado.
Desde el afio ya dicho estaba dispuesta la nota de los papeles que por
inutiles e ilegibles y por estar totalmente destruidos por la polilla debian que-
marse, y los cuales se componian de listas de asientos de tropa, de tripulan-
tes de buques, documents de altas y bajas de los mismos, relaciones de ope-
rarios de obras de fortificaci6n, guias de trifico, cuentas terminadas, compro-
bantes de consume, estancias en hospitals, p6lizas de cargamentos de buques
de guerra y particulares, condenas de penados, cargos y datas de los poseedo-
res de luces, relaciones de los compradores de negros bozales, asientos de in-
terpretes, certificaciones de bautismos, matrimonios, enfermos y fallecidos de
los floridanos, cuentas de Panzacola, de las Floridas, Lousiana, etc. Esta se-
gunda remesa de papeles correspondientes al siglo XVIII, fu6 quemada en el
campo que existe del otro lado de la bahia, cerca de la fortaleza de la Caba-
fia, a mediados de 1842.
Muchos estantes quedaron vacios por el expresado motivo, colocindose
en su lugar lo que sigue:
442 libros a la ristica del Diccionario Geogrifico de Espafia y Portugal, por
Mifiano.

(13) Historia de la Isla de Cuba, Madrid, 1878, t. III, p. 32.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


126 libros en iguales condiciones que los anteriores, del Diccionario de Ha-
cienda por Jose de Canga y Argielles.
668 mapas pertenecientes a la obra del citado Mifiano.
Estos libros y mapas tuvieron entrada en cl Archivo General de Real
Hacienda en calidad de dep6sito.
En el propio aio de 1842 ingresaron en el mismo establecimiento, cien-
to cuarenta y cinco paquetes de libros y documents procedentes del Ministe-
rio de Intervenci6n de la plaza de La Habana, con testimonies de condenas,
comprobantes de cuentas, papeletas de consume, correspondencia, listas de
presidiarios y prisioneros, raciones. emigrados de Santo Domingo y tomas de
raz6n de los afios de 1791 a 1833.
El Gobernador General dispuso mis tarde que se trasladaran al Archi-
vo General de Real Hacienda unos papeles .pertenecientes a las Floridas, que
estaban depositados en complete desorganizaci6n, sin membretes ni caratulas
sus legajos, en una 16brega y reducida pieza de los entresuelos de la Casa de
Gobierno; los cuales al recibirlos el Archivero hizo present que habia notado
la falta de ellos al abrir las cajas de los que ya radicaban en el establecimiento,
ignorindose qui6n los Ilevara a la citada Casa de Gobierno.
Los papeles de la Secretaria de la Intendencia de Ejercito y Superinten-
dencia General de Hacienda, que fueron trasladados tambien en el afio de
1842 a dicho Archivo, componianse de cuatrocientos cuatro legajos de corres-
pondencia con el Capitin General, Comandancia General de Marina, Minis-
terios y varias autoridades, extractos de revistas, estados y hojas de servicios;
ademis cuatro mil ciento ochenta y seis ejemplares sobrantes de las cedulas,
Ieglamentos, instrucciones, aranceles, balanzas y 6rdenes impresas para dis-
tribuir.
En el mes de junior participaba el Archivero al Intendente el comienzo
del inventario y ordenaci6n de los papeles de las Floridas e islas de Santo Do-
mingo y Puerto Rico, de los que habia tenido que excluir muchos legajos de
cuentas por encontrarse destrozados por la polilla.
Para que los que lean este libro se den exacta cuenta de la meritisima
labor del Sr. Gonzilez y del Archivero Sr. Nattes, y por si algo falta a todo
lo expuesto, daremos a conoccr el estado del Archivo General de Real Hacien-
da de la Isla de Cuba al tercer afio de su creaci6n, con noticias de los papeles
que existian y de los recibidos hasta 31 de diciembre de 1841, como tambien
el sistema y organizaci6n bajo los cuales estaba regida la dependencia:
DOCUMENTS DE QUE SE COMPONIA
1. De los fechos 6 expedientes y papeles que pudieron salvarse de la isla de
Santo Domingo.
2.9 De los fechos 6 expedientes y papeles que pudieron salvarse de algunas
de las provincias de la Costa-Firme.
3.' De los fechos 6 expedientes y papeles que pudieron salvarse de las Flo-
ridas orientales y occidentales.
4.' De los fechos 6 expedientes y papeles que pudieron salvarse del Reino
de Nueva Espafia.
5.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes A la Real Compaiiia
de Filipinas.
6.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes A la extinguida Real
Factoria de tabacos.
7.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes A la Secretaria de la
Intendencia de Ejercito y Superintendencia general delegada.
8.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes a la Contaduria ge-
neral de Ej&rcito.










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


9.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes a las Administra-
ciones generals de mar y de tierra.
10.1 De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes a la Real Junta de
Fomento.
11.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes al Ministerio de IL-
tervencion.
12.' De los fechos 6 expedientes y papeles pertenecientes al Real Tribunal
Mayor de Cuentas, en que se comprenden los producidos por la isla de Puerto Rico,
hasta que en ella se erigi6 una Intendencia: las de la Florida oriental y occidental: las
de las provincias de Puerto Principe y Santiago de Cuba: las de la Habana, y las de
las Corporaciones, Rentas y ramos particulares, como son: Junta de Fomento, Conta-
duria y Tesoreria de Marina, Junta de Medicina, Colegio Seminario, San Felipe Ne-
ry, Hospitales. Sociedad Econ6mica, Diezmoc, Propios, Vestuario de Milicias, Real
Loteria, Vendutas, Casa de Maternidad, Casa de Recogidas, Guarda-almacen gene-
ral, Papel Sellado, Acueducto, Anualidades eclesiisticas, Penas de Cimara, Alumbra-
do, Bomberos, Pont6n, Maestranza de Artilleria &c. &c. Ec.

FECHOS ORDENADOS Y REGISTRADOS

Provincia de la Habana.


Dependencias

Alacranes............
Arroyo-Arenas .........
Bahia Honda .... .. ..
Bataban6 .. . .. ..
Beiucal ............
Cardenas .. .. ... ..
Ceiba-Mocha .. ......
Guamutas .. .. .. ..
Guanabacoa. ..........
Guanajay ............
Gilines .... .......
G iira ... .. .. ..
Jaruco. .. ..... .. .
Jesis del Monte .. .. .. ..
Madruga ............
Managua ...........
Mariel..............
Matanzas .. .....
Pinar del Rio .. .. ....
Pipian .. .... .. ..
Puentes Grandes .. ....
Puente-Nuevo .........
Regla .. .. .. .. .. .. .
Reina Amalia... .
San Antonio .. .. .. ....
San Crist6bal .. .. .. ..
San Jose de las Lajas ....
Santa Maria del Rosario. .
Santiago .. .. .. .. .


Afios de
ereccion

. 1817
.. 1764
.. .. 1817
.. .. 1791
.. .. 1802
.. 1836
1803
.. .. 1829
. 1765
. 1803
.. . 1769
.. 1803
.. . 1783
.. 1802
.. .. 1832
.. 1779
. 1815
.. .. 1756
.. 1787
.. .. 1803
. .. 1825
.. . 1802
1800
.. .. 1828
.. .. 1799
.. 1832
. .. . 1816
.. .. 1764
.. .. 1775


Cuentas

22
54
22
48
36
3
35
10
72
35
62
30
43
16
6
38
24
74
48
29
14
34
35
10
40
7
23
74
60

1004


Legajos

22
72
22
48
36
3
35
10
72
35
62
30
43
16
6
38
24
164
56
29
14
38
35
10
40
7
23
74
60

1124










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Provincia de Cuba.
Afios de
Dependencias ereccion
Administration principal ........... 1739
Baracoa ........ ...... .. 1762
Bayamo ....... ....... .. 1735
Cajas principles .... .......... 1825
Gibara. .. .... ........ .. 1827
Holguin .................. 1759
Manzanillo ................... 1827


Provincia de Puerto-Principe.


Dependencias


Cajas principles ....... .... .....
Cienfuegos ..... ....... .....
Esperanza.. .. . ..
Nuevitas ..... .. .....
Sagua la Grande.. .............
Sancti Spiritus ... ....... .....
San Juan de los Remedios .. ...... ...
Santa Cruz ............. .....
Trinidad .................. ..
Villa-Clara .................


Afios de
ereccion
17%8
1821
1826
1838
1837
1738
1743
1838
1735
1743


Contaduria de Ejercito.
Expedientes various. ...................
Papeles various .. ..........


COMPENDIO DE LOS TRABAJOS


Por la provincia de la Habana .......
Por idem de la de Santiago de Cuba ...
Por idem de la de Puerto Principe. ..
Por lo respective a la Contaduria de Ejer-
cito.. .. ... ..... .

Total de legajos ordenados y registrados


Cuentas expdts. Papeles Legs.
1004 ........ 1124
350 ........ 677
440 ........ 615


.... 968 544


1512 1512

.... 3928


FECHOS RECIBIDOS
1.9 Todos los correspondientes al archive particular de la Aduana Maritima
en que se comprendian mas de 3000 libros sueltos de diversas naturalezas, que ya es-
taban registrados y obrando en sus respectivos lugares, sin que se demuestre el n6me-
ro de legajos.
2.' Los pertenecientes a la Hacienda military de la Costa-Firme, y que exis-
tian en la Oficina de liquidacion de sus atrasos, extinguida por el Superintendente ge-
neral Delegado.


Cuentas
89
77
72
13
12
75
12

350




Cuentas
78
18
9
1
1
73
78
1
106
75

440


Legajos
281
89
97
56
28
91
35

677




Legajos
183
26
9
2
1
82
86
2
140
84

615


Total
112-1
677
615


*. -. .i^'f^Si.s










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


3.9 Los respectivos a la antigua y extinguida Escribania de Registros de la
plaza de la Habana, que existian en la mayor del Juzgado; cuyo ordenamiento y re-
gistro se hizo oportunamente.
4.' Los pertenecientes a la Real Compafiia de la Habana, que se encontra-
ban en un almacen del edificio de la Factoria de tabacos sin particular responsabilidad.
5. Los de los archives particilares de las Floridas Oriental y Occidental,
que estaban en diversos lugares de la propia manera que los anteriores; cuya ordena-
cion y registro estaba principiada.
6. Los del particular de la Isla de Santo Domingo, que estaban diseminados,
tambien sin particular responsabilidad; estando igualmeite principiada la ordenacion
y registro.
7.9 Los pertenecientes a la Oficina del Ministerio de Intervencion, suprimi-
da por el Superintendente general Delegado.
8.9 Los libros y papeles correspondientes a las Casas de Comercio de Santa
Maria y Cuesta y de Hernindez y Vargas; ya ordenados y registrados.
9.' Los expedientes y papeles various mas antiguos, archivados en la Secreta-
ria de la Intendencia y Superintendencia general Delegada.
10.' Los expedientes, asi judiciales como econ6micos y gubernativos, relatives
a Realengos, de que especialmente se ha formado y abierto un Registro general, muy
prolijo y de muy ficil manejo.
11.' Y finalmente todas las cuentas glosadas y fenecidas por el Real Tribunal
Mayor hasta 1839 inclusive que aun subsistian en su archive particular; principiado
su ordenamiento y registro. Por cuyo recibo no se desatendi6 el despacho siempre
preferente de los expedientes pasados informed del Archivo General de Real Hacien-
da que ascienden i 246 entire judiciales, econ6micos 6 gubernativos.

Dicho estado lo remiti6 el Contador GonzAlez al Superintendente Gene-
ral Delegado de Real Hacienda, afiadiendo este informed:
Real Tribunal de cuentas de la isla de Cuba.-Escmo. Sor.-Increible pare-
ceria, si una prueba reciente no lo demostrase, que en este pais en donde es tan rapida
la destruction de los papeles, cuya conservation no se logra sino A costa de gran es-
fuerzo, se hubieran dejado abandonados todos los fechos y documents importantisi-
mos de esta RI. hacienda.
Apenas me posesioni de mi actual empleo fiji mi consideration en particular
tan interesante y me cercior6 por mi mismo de !a entidad del mal y de la urgencia de
su remedio. En unos obscuros entresuelos del edificio de factoria estaban esparcidos
por los suelos y aunados en espuertas los espedientes, cuentas y libros Rs. desde ipoca
muy remota, y como que en el local habia much humedad, una parte de esos docu-
mentos se encontraban ilegibles y casi destruidos. A este dafo de tan ripidos efec-
tos se agregaba otro no menos considerable y trascendental. No ecsistiendo registros
ni inventario alguno era facilisimo sustraer papeles y no faltan motives de recelar que
en mas de una occasion, a impulses del interns individual, se acudi6 al soborno para
que algun empleado faltando i l honradez, sirviera de instrument de manejos tan
criminals, que por la carencia de inventarios se perpetraban con impunidad comple-
ta, haciendose las confabulaciones reservadas y de consiguiente improbables.
Propuse pues inmediatamente la creacion de un archive general que como cen-
tro de unidad y sirviera para custodiar en 61 todos los fechos ecsistentes y los que en
adelante se fuesen actuando, y aprobado el pensamiento por la junta superior directi-
va, me ocup4 de su plantificacion, eligiendo la parte baja del edificio de factoria, en
la izquierda de la fachada principal, cuyo local es muy adecuado por su seguridad,
complete aislamiento 6 independencia del resto de la casa. A los catorce meses, en
qe. no disminui mi empefio un solo moment, tuve la satisfaccion de ver construidos
los armarios y las salas preparadas para recibir los legajos, que sin tardanza se trasla-
daron, comensindose su ecsimen con las formalidades que prescribe en un reglamen,










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


to peculiar redactado por mi. El escito ha correspondido a mis esperanzas como lo
demuestra el adjunto estado. En 61 observari V. E. qe. el n6mero de legajos ordena-
dos, registrados e inventariados en poco mas de un aio, es el de tres mil novecientos
veinte y ocho, y esa sola indication basta para probar la asiduidad 6 inteligencia con
que han trabajado el gefe y empleados que bajo mis 6rdenes y direction estin desti-
nados a dicha dependencia. Ya no puede haber estravio en todos los legajos inven-
tariados, ni menos desaparecer estos por la action del tiempo, pues se cuidan diaria-
mente con proligidad y esmero. Antes de much estari esa dependencia al corrien-
te y asegurados los interests del Erario y los de los particulares, de una manera inal-
terable, A que se agrega que el despacho de los asuntos corrientes no se har5 en ade,
lante solo por inspiraciones en muchos casos, sino consultando siempre antecedentes,
medio indispensable de asegurar el acierto y no incurrir en contradicciones.
Quedame inicamente el sentimiento de haber propuesto, en la ereccion de di-
cha dependencia, dotaciones muy mezquinas para los empleados en ella, particularmen-
te para el archivero, pero al estender dicha propuesta, contraria a mi conviction en
el particular insinuado, cuid6 de no alarmar las suceptibilidades de los preocupados e
ignorantes, que no califican de bueno sino lo que ellos hacen, 6 censuran lo que no
entienden. El Archivero general es empleo de much importancia, de grave respon-
sabilidad y sobre todo de muy cahficada honrade6, unica garantia que le hace mere-
cedor de la inmensa confianza que en 6l se deposit, y por consecuencia debe estar
bien dotado a fin de que no combatan su moralidad, las escigencias de la miseria, y
no mezquinamente asistido, como sucede ahora. Esta indication habria sido estem-
porinea al nacer la dependencia, en el dia es oportuna, porque esta visible su impor,
tancia, y V. E. con su juicioso criterio la dari el valor que merezca, sirviendose al
propio tiempo contestarme el recibo de este oficio y document adjunto, manifestan-
dome si merece su aprobacion lo obrado, y dando cuenta al Superior Gobierno que tan
generosamte. asinti6 i la creacion del Archivo general, otorgando pl. ello los recur-
sos necesarios, i cuya honrosa deferencia he procurado corresponder debidamente en
cuanto ha estado de mi parte.
Dios gue. a V. E. ms. as. Tribunal mayor de cuentas 24 de Diciembre de 1841.
Escmo Sor:
Ramon Gonzales.

El Superintendent Sr. Antonio de Larrua elev6 al Secretario de Esta-
do y del Despacho de Hacienda, en Madrid, el anterior escrito (14) informin-
dolo favorablemente, y el cual fue contestado con la Real Orden que copia-
mos a continuacion;

Ministerio de Hacienda Ultramar-Escmo Sor--El Regente del Reino se ha
enterado de la carta de V. E. n9. 241 con que remite un estado de los trabajos he-
chos en el archive general de hacienda de esa isla, proponiendo con este motive que
seria oportuno aumentar la dotacion que al present tiene el archivero; y en su vista
ha tenido A bien resolver S. A. que manifieste a V. E. haber visto con sumo agrado
las disposiciones acordadas por el contador mayor decano del Tral de cuentas de esa
isla para establecer el buen 6rden, mitodo y clasificacion de materials en la organiza-
cion de tan 6til establecimiento, a fin de conseguir que se llene puntualmente el ob-
jeto de su institute: al propio tiempo ha dispuesto S. A. que si no obstante la penu-
ria del tesoro juzga just y convenient V. E. algun aumento de sueldo en el archi-
vero, manifieste en cuanto podri consistir, oyendo priviamente a la Junta superior di-
rectiva de hacienda. De 6rden de S. A. lo comunico I V. E. para su inteligencia


(14) Carta n6m. 241 de fecha 31 de diciembre de 1841,










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA 47


y efectos correspondientes. Dios gue a V. E. muchos afios. Madrid 21 de Abril de
1842--Pedro SurrI y Rull-Sor. Intendente de la Habana.

Deseoso el Intendente General de Hacienda de premier de alguna ma-
nera los buenos servicios que venia prestando el Archivero Nattes en el arre-
glo del nuevo Archivo, propuso a Espafia el aumento de su sueldo, despues
de visto el acuerdo unanime de la Junta Superior Directiva de Real Hacienda
en ese sentido, y lo que fue aceptado por dicho Gobierno, segun la Real Or-
den que dice:
Ministerio de Hacienda Ultramar.-Escmo. Sr.-Enterado el Regente del Rei-
no de cuanto manifiesta V. E. en su carta n6mero 586 acerca del aumento del suel-
do que se ha estimado necesario al Archivero Gral. de Hacda. en esa Isla Dn. Jose
del Rosario Nattes y persuadido asi mismo de no ser convenient la relevacion de los
descuentos establecidos en los sueldos de los empleados, segun asi fue ya resuelto pr.
punto gral. y comunicado 6 V. E. en dos del actual; se ha servido resolver S. A. de
conformidad con el parecer de la Junta superior directive de Hacda., qe. el sueldo del
mencionado Archivero sea y se entienda pa. lo sucesivo de mil seiscientos ps. anua-
les.-De 6rden de S. A lo comunico i V. E. pa. su inteligencia y efectos correspon-
dientes-Dios gue. a V. E. ms. as. Madrid 23 de Noviembre de 1842-Calatrava-
Sr. Intendente de la Habana.
















CAPITULO VII




Tareas del Archivo General de Real Hacienda en 1844.-Satisfacci6n del Gobierno.
--Suspensi6n del Archivero Sr. Nattes.-Quema de papeles propuesta.-Pro-
testa de Nattes.-Desconocimiento del Archivero interino.-El Archivo del
Ministerio de Intervenci6n, considerado initil.-Informe del Archivero interi-
no.-Examen por Nattes de los papeles separados por su sustituto.-Opini6n
del Fiscal de Hacienda.-Relaci6n de los documents arrojados al mar.-Ges-
ti6n de Torrente e inventario que form6.-Inconvenientes de que los archives
se hallen manejados por personas sin competencia.-Tareas del Archive en
1845.-Las cuentas del Tribunal Superior Territorial.-Proyecto de reform
del Reglamento y diferencia entire aquilla y bste.-Informe del Tribunal de
Cuentas.-Modificaci6n de articulos.-Acuerdo de la Junta Superior Directiva
de Real Hacienda.-Disgusto de Nattes.-Dificultades surgidas y negative de
libros solicitados.

En los primeros dias del afio de 1844, informaba el Contador Sr. Gon-
zAlez al Superintendente General Subdelegado de Hacienda, que las tareas
efectuadas en el Archivo durante el de 1843, compendiindose tambien los de
los demas, desde que se estableci6 aquel, Ilegaban a ocho mil quinientos se-
senta y ocho legajos perfectamente organizados, encarpetados y conservados,
siendo de ese total dos mil ciento cuarenta y tres coordinados en el precitado
anio. AdemAs, se copiaron nuevamente y legalizaron, previous reconocimientos
prolijos, muchos documents pr6ximos a desaparecer por el deterioro a que
habian estado sometidos con el transcurso del tiempo. Los registros o indices
bastante especificados, se adelantaron much, para despues de concluidos sa-
car la copia que tenia que obrar cn la Superintendencia, a fin de que cesara
para siempre el riesgo de sustracciones o extravios, y que la responsabilidad
de los empleados a cuyo cargo se hallare la custodia de esos preciosos dep6si-
tos pudiera ser efectiva.
Incalculables fueron las ventajas que al servicio, como al public, repor-
taron todas esas mejoras, pues contribuyeron eficacisimamente al acierto de las
resoluciones y a evitar perjuicios de suma trascendencia.
El Sr. Gonzilez tuvo la satisfacci6n de que por la Superioridad se le ma-
nifestara:
que habia recibido y visto con aprecio, el Estado general demostrativo de las tareas
efectuadas en el Archivo general, durante el afio ppd'. de 1843, que V. S. se sirvi6
remitirme con oficio de 10 del actual; el cual dirigire al Supremo Gobierno en los tir-
minos que se ha hecho en los afios anteriores, esperando que V. S. haga present al
Archivero, Oficiales y demis empleados de aquella dependencia, la satisfaccion Que me
cabe, en ver lo adelantado que se hallan sus trabajos.

Con motivo de la suspension en el afio de 1844 del Archivero General
de Real Hacienda Sr. Jose del Rosario Nattes, de su empleo, mientras que por
el Juzgado de la Intendencia se resolvia lo que en el incident a los autos que
se siguieron contra Pedro Antonio Zamora, podia corresponder a aqu6l, ocu,








HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


p6 accidentalmente dicho cargo el Intendente Honorario de Ej6rcito senior Ma-
riano Torrente.









En cuanto tom6 posesi6n, dispuso la quema de setenta sacos llenos de
papeles in6tiles, separados por su antecesor, como asimismo doscientos siete
legajos que el conceptuaba que debian tener igual destino.
Enterado de tal proposici6n el Archivero propietario senior Nattes, ma-
nifest6 al Conde de Villanueva que, segun noticias que tenia, el Sr. Torrente
habia incluido para quemar ciertos papeles y libros pertenecientes al archivo
particular de la extinguida Real Factoria de Tabacos y a otras oficinas de Ha-
cienda, que se hallaban colocados en unas grandes cajas depositadas aislada-
mente, y sin preceder escrutinio ni clasificaci6n alguna, de cuya media pro-
testaba para evitar responsabilidades por los perjuicios de suma importancia
que podrian inferirse al Estado y a los particulares, de Ilevarse a efecto la des-
trucci6n indicada.
Raz6n tenia el Sr. Nattes, pues seg6n hemos justificado con infinidad de
datos, el Sr. Torrente lleg6 al Archivo sin conocer los tesoros que alli se guar-
daban y con un criteria cerrado sobre la nulidad de los papeles, sin experien-
cia en la material, toda vez que no hay hombre de tan singular talent que pue-
da graduar el valor de un document, tomando s6lo por base su antigiiedad y
mal estado.
Casualmente, en esos dias unas fojas sueltas de cierta compulsa, suma-
mente apolilladas, sirvieron en moment precise para former la historic de
una hipoteca que cargaba a favor de la Hacienda una casa del Convento de la
Merced que obstruia su enagenacion cuando en p6blica subasta se vendi6.
Uno de los archives que juzgaba como in6til el Sr. Torrente, fue el del
Ministerio de Intervenci6n, entregado para former inventario.
Pasado a informed de Torrente lo actuado respect al particular, despubs
de hacer ciertas acusaciones al Sr. Nattes, contest que tanto los papeles apar-
tados por este l6timo como los separados por l1, debian ser quemados no solo
por quitar (de la oficina objetos in6tiles, sino para evitar un incendio casual o
intencionado, puesto que los papeles en cuesti6n estaban en una caballeriza,
sin cerraduras las puertas y mezclados con las basuras del edificio.
Se orden6 al Archivero propietario Sr. Nattes el examen de los papeles
que estimaba como in6tiles Torrente, y fue de opinion que no debian desechar-
se los ochenta y seis legajos que contenian las altas y bajas de los presidiarios
en las fortalezas, circeles y hospitals, y el de la noticia de la falta de asisten-
cia de los empleados del extinguido Ministerio de Intervenci6n.
Despues de oido el parecer del Fiscal de Hacienda, favorable a que se
sacaran del Archivo los papeles que habiendo surtido sus efectos de actualidad,
no debian conservarse perpetuamente, o mejor dicho, los que con raz6n o pro-
piedad se Ilaman documents, se dispuso que fueran arrojados al mar los pape-
les destinados al fuego; pero sin former bultos ni atados, sino sueltos, que era
como uinicamente estaba permitido arrojar objetos en la bahia.
Hasta el afio de 1853 no se cumpli6 dicha orden en la forma manifesta-


"-S.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


da por el Fiscal. Los papeles que promovieron este incident trataban de los
particulares que se expresan a continuaci6n:

Varios legajos de manifiestos de buques costeros de los afios 1823 a 1826.
Idem id. de notas que la Contaduria pasaba al Tesorero para el percibo de de-
rechos de registros de entrada, de los afios 1824 A 1832.
Idem id. con tornaguias del interior de afios pasados.
Idem id. con papeletas del resguardo participando la entrada de buques de
ainos pasados.
Idem id. con 6rdenes de permisos para el desembarco de negros bozales en el
siglo XVIII.
Idem id. con p6lizas para la expedicion de guias del trifico interior de la isla,
de los siglos XVIII y XIX.
Idem id. con facturas extrangeras de diferentes afios.
Idem id. con relaciones duplicadas de los valores de las administraciones sub-
alternas de la isla de los siglos XVIII y XIX.
Idem id. con duplicados de manifiestos de buques de entrada de distintos afios,
correspondientes i la Comandancia del Resguardo.
Idem id. con papeletas de visits de buques hechas por el Resguardo de dife-
rentes anos.
Idem id. con impresos de pagares chancelados de various afios.
Idem id. con las p6lizas duplicadas para el embarque de frutos correspondien,
tes a los siglos XVIII y XIX.
Idem id. con los borradores de minutes del derecho de atraque al muelle de di-
ferentes aios.
Un legajo con papeles relatives a rescates de los afios 1797 a 1801.
Un idem con various papeles correspondientes i las cuentas de la administra,
cion general de los afios de 1774 i 1776.
Varios legajos con registros de entrada y extractos, correspondientes a los afios
de 1779, 1781, 1782, 1783, 1784. 1785, 1802 y 1803.
Idem id. con las papeletas de averias de diversos anos.
Idem id. con alijos y dep6sitos de los siglos XVIII y XIX.
Idem id. con los recibos que otorgaban los guard almacenes por los barriles
de harina que entraban en ellos, pertenecientes a distintos afios.
Idem id. con los permisos que se concedian por la Aduana para cargar los bu-
ques de travesia de diferentes afos.
Idem id. con las 6rdenes de entrega de harina de various afios.
Idem id. con minutes de iiquidaciones de derechos de entrada de los siglos
XVIII y XIX.
Idem id. con minutes 6 borradores de liquidaciones sobre las multas exigidas
por la Aduana.
Idem id. con los borradores de operaciones para la formacion de la balanza de
comercio.
Idem id. con los borradores de los balances semanales y mensuales de la ad-
ministracion de diferentes afios.
Idem id. con los manifiestos de salidas de various anos.
Idem id. con papeletas de visit de fondeo de buques costeros de distintos afios.
Idem id. con borradores de liquidaciones del derecho de registros.
Idem id. con tornaguias de Europa del siglo XVIII y algunos afios del siglo
XIX.

Conocido el mencionado incident que motive el que se declarasen in6-
tiles los anteriores papeles, no esta de mAs hablar de la gesti6n de Torrente en









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


el period de tiempo comprendido desde 21 de junior hasta 16 de diciembre de
1844, en que desempefi6 con el caricter de interino el cargo de Archivero.
No se ocup6 de ordenar ni registrar cuenta alguna y solo procedi6 a incorpo-
rar a las de las cajas matrices ciento cuarenta y nueve legajos de comproban-
tes de ellas, pues de los cuatrocientos cuarenta y siete ordenados en dicho afio,
correspondian nada mns que ochenta y nueve a la epoca de su jefatura.
Como no entendia lo que era un Archivo, crey6 defectuosa la ordena-
ci6n y registro de lo pertinente a la provincial de la Louisiana, y s6lo por la
circunstancia de verlo formado bajo el numero epigrafe en que lo estaban las
de otras de la America Septentrional. Extrajo de los armarios todos los lega-
jos que se comprendian en el Registro Universal, dindoles colocaci6n muy
opuesta al sistema entonces establecido y aprobado, desordenando, por consi-
guiente, en esa parte, el esmerado trabajo que verific6 su antecesor, sin tener
en cuenta que su misi6n de interino se reducia a dejar todo como lo encon-
tr6, hasta que fuera repuesto el Sr. Nattes.
Hizo el Sr. Torrente un inventario general de todo lo que hall en la
oficina, sacando de los armarios lo correspondiente a Puerto Cabello y dan-
dole a los "fechos" extrafia e irregular colocaci6n. Mand6 a empaquetar en
carpetas todo cuanto existia en el Archivo, sin otro encargo ni cuidado sino
que los de una naturaleza o procedencia quedasen reunidos en armarios, de lo
que result que multitud de "fechos" relatives a una provincia o a una cuen-
ta se confundieran con los de otra, y que el registro especial e importantisimo
del ramo de realengos se invirtiese o desorganizase, como asimismo el de ex-
pedientes various, que con sumo cuidado y proligidad habiase empezado desde
el afio de 1840.
He ahi demostrado el inconvenient de estar dirigidos centros de caric-
ter tecnico, como son los archives, por personas sin practice en manejar pape-
les de tantas y tan diversas naturalezas como radican en establecimientos de es-
ta clase. Para comprobar lo antes expuesto, transcribimos a continuaci6n las
autorizadas opinions de dos publicistas, que aparecen en la Revista de Archi-
vos, Bibliotecas y Museos (Madrid, 1910, p. 231):
La guard de los Archivos, Bibliotecas y Museos no debe considerarse como
plantel de sinecuras en provecho de literatos, sino como empleos encargados de poner
a disposici6n de los sabios verdaderos laboratories para sus investigaciones. (15)
Como obreros de los Archivos y Bibliotecas, los Archiveros y Bibliotecarios
deben conocer su oficio, lo que excluye a los incompetentes; deben vivir del ejercicio
de su profesi6n, lo que excluye los empleos no retribuidos; deben vivir del ejercicio
de su trabajo, lo cual exige la aplicaci6n combinada del ascenso por antigiiedad y por
mrritos, del ascenso en el mismo establecimiento en que sirven 6 en localidad distin-
ta; en fin, asi como los obreros de cualquier industrial no tolerarian jams estar a las
6rdenes de un maestro incapaz de sustituirlos en la fibrica y en el manejo de las he-
rramientas del oficio, asi tampoco deben los Archiveros y Bibliotecarios estar jams
subordinados sino i jefes que, por lo menos, sean sus iguales. (16)

Muy laboriosas fueron las tareas de los empleados del Archivo General
de Real Hacienda durante el afio de 1845, pues ordenaron y registraron dos
mil noventa y seis legajos y extractaron mil veinte y seis expedientes, asi eco-

(15) Informe de Mr. G. Mass& a la Cimara francesa en la discusi6n del Pre-
supuesto de Bellas Artes para 1904. (Sesi6n del 4 de julio de 1903).
(16) Informe de Mr. Simyan sobre el Presupuesto de Instrucci6n Publica, pa-
ra el ejercicio de 1904. (Sesi6n del 4 de julio de 1903).









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


n6micos como administrativos y judiciales, enviados los unos por la Contadu-
ria General de Ejercito y los otros por la Escribania Mayor de Real Hacienda,
los cuales en treinta y un legajos, dan, unidos a los dos mil noventa y seis, un
resultado de dos mil ciento veinte y siete de estos. Se despacharon, ademis,
en dicho afio, cuatrocientos sesenta y cuatro informes, se copiaron con suma
proligidad los indices con que se encabezaban los legajos de los expedientes ex-
tractados, guardando el orden cronol6gico, precision y claridad en el registry
especial de ellos; terminindose los abiertos particularmente para las cuentas
de la Contaduria General de Ejercito, desde la remota epoca de los oficiales
reales de las Administraciones Generales de Rentas Maritimas y Terrestres,
desde e! afio 1764 la primera y de 1802 a 1812 y desde 1829 hasta 1844 la se-
gunda. Las de las Administraciones principles de Cuba y Puerto Principe,
las de las cajas de La Habana, las de las Administraciones subalternas de toda
la Isla y las de las corporaciones y establecimientos sujetos a producirlas, que-
dando prepararados en 1845 los libros en que debian trasladarse todos con la
propia separaci6n, except el de las iltimas, o sea el de Cuentas Varias, por-
que se termin6 del todo, poniCndose en limpio y al corriente.
En ese mismo afio tuvieron entrada en dicho Archivo las cuentas del
Tribunal Superior Territorial, pertenecientes a un quinquenio, que se compo-
nian de las de la Real Marina, de Propios de toda la Isla, de la Casa de Bene-
ficencia, de Instrucci6n Primaria, de la Sociedad Patri6tica de La Habana, de
Bienes de Regulares, de fAbricas de parroquias, etc. Se recibieron, ademis,
las cuentas del Tribunal Mayor, correspondientes a los afios de 1731 a 1839
y relatives a almacen general, bombers, Banco de Fernando VII, Colegio Se-
minario ,de San Carlos, Convento de Belen de La Habana, y de Santiago de
Cuba, Divisi6n Pacificadora de Cuba, Indios del Caney, Junta de Fomento y
Propios de la Isla.
Como desde 1846 habia sido aceptada la idea de establecer un Archivo
General, y justificados tambien los repetidos esfuerzos hechos para lograr su
instalaci6n, el Jefe del Archivo General de Real Hacienda, que conocia la
conveniencia de dicha instalaci6n por demostrArselo asi diferentes ensayos
practices, hubo de pensar en todo lo ventajoso que resultaria ademis la refor-
ma del Reglamento correspondiente, por hallarse alterado 6ste casi en todas las
disposiciones que contenia. En tal virtud propuso la reform, que debia que-
dar hecha del siguiente modo:

REGLAMENTO PARA EL ARCHIVO GENERAL. DE REAL HACIENDA
DE LA ISLA DE CUBA


Articulo 1P.
El Archivo general se consider como independiente de otra autoridad que no
sea la Superintendencia general Delegada de Real Hacienda de esta Isla.
Articulo 2.
El Archivo se compondri de todos los fechos 6 espedientes concluidos de las
Dependencias principles del Ramo, en las Provincias de la Habana, Cuba y Puerto
Principe, y de la Junta de Fomento, subsistiendo empero en las de esta Provincia, los
correspondientes al 1ltimo quinquenio, y en las de Cuba y Puerto Principe, un dece-
nio.
Articulo 3'.
Tambien se compondri de los pertenecientes al suprimido Ministerio de Inter-
vencion, y i la de la Oficina de liquidacion de atrasos de Costafirme, de los de la









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Administration general de Correos, Real Factoria de Tabacos, Real Compafiia de la
Habana, Escribania mayor de Real Hacienda, Escribania del Juzgado de Diezmos, y
de los de la Provincia de la Luisiana, y las Floridas Oriental y Occidental, 6 Isla de
Santo Domingo.

Articulo 4'.
En el mes de Enero de cada afio, se harin por las Oficinas principles de esta
jurisdiccion, las remesas 6 traslaciones al Archivo general, dindose aviso anticipada-
mente a este, del dia en que deba verificarse para que no acontezca que en el propio
lo verifique otra. Dentro de los cuatro meses 6 sea en el primer tercio, lo verifica-
rin las de las Provincias de Cuba y Puerto Principe, observindose asi en aquellas co-
mo en estas, lo que mas adelante se prevendri.

Articulo 5'.
Para efectuar el envio de papeles al Archivo general, se oficiari a la Superin-
tendencia general por el gefe de la Dependencia que deba remitirlos, y aquella Supe-
rioridad dispondri su recibo en 6l, sin cuyo trimite, indispensable, no se admitirin
por el Archivero. En cuanto A las Provincias de Cuba y Puerto Principe, las Ofici-
nas de su jurisdiccion acudirin a la Intendencia respective, y esta a la Superintenden-
cia general, precediendo un inventario muy circunstanciado de cuanto se remita, sin
cuyas formalidades, tampoco serin admitidos por el Archivero general.
Articulo 69.
Las remesas 6 traslaciones que acordasen por las Oficinas de esta Plaza, se efec-
tuarin por medio de empleados, que pertenezcan i ellas, i los cuales se les impondri
la obligacion de cuidar de que en su trinsito, ni se estravien, ni se maltraten por los
conductors.
Articulo 7'.
Las que fueren de hacerse por las Provincias de Cuba y Puerto Principe, se
harin por vias que se considered las mas seguras, empaquetindose y colocindose los
papeles en embases de nadera, 6 enfardelados, de modo, que no puedan esperimentar
deterioro alguno.
Articulo 89.
Luego que los papeles entren en el Archivo general, dispondri el gefe de esta
Dependencia, que se coloquen sobre las mesas de recibo, con regularidad y en el me-
jor 6rden, y acto continue y sin levantar mano, con precisa asistencia del empleado
comisionado para la entrega, se formari y estenderi por duplicado, el inventario de
ellos, espresindose el estado en que se encontraren, y todo lo mas circunstanciado y
prolijo que sea possible hacerse, suscribiindose, asi por dicho empleado como por el
Archivero general; de cuyo instrument, y como para mutuo resguardo, quedari un
ejemplar en el Archivo, y el otro le seri entregado I la oficina que haya verificado
la traslacion.
Articulo 9'.
Desde el moment en que los papeles hayan ingresado en el Archivo general,
serin a cargo de 61 esclusivamente, sin que la oficina a que pertenecieron 6 que los
remiti6, tenga derecho en ningun caso i estraerlos, ni a pretender su devolucion.
Esceptdanse sin embargo, de la prohibicion absolute, aquellos espedientes judicia-
les seguidos entire parties, que bajo ningun sentido puedan interesar al Fisco; pero aun
para su estraccion, deberi preceder siempre decreto del Juzgado de la Superintenden-
cia, otorgindose por el escribano del mismo. el competence recibo, que debera quedar
en el Archivo, para constancia y resguardo.
Articulo 10.
En atencion a que el Archivo general se halla establecido en cuatro salas dis-










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


tintas, empero prolongadas y con franca comunicacion, y que la primer contiene 42
estantes 6 armarios, la segunda 64, la tercera 42, y la cuarta 27, se constituiri en otros
tantos Departamentos cuantas son aquellas, designAndose con los membretes de Sala
1., Sala 2'., &&; y se marcarin con numeracion correlativa de 1 hasta su t6rmino,
los estantes que las mismas encierran, a fin de que en el Registro Universal de los fe-
chos, se le d &6 cada uno de estos 6 al legajo que lo comprenda, el del estate y Sala
en que se hallare colocado.

Articulo 11'.
El Registro Universal i que se refiere el anterior articulo, y que lo constituiri
la reunion de los parciales, formados p'. cada Dependencia de estas tres Provincias,
y de los generals de las de otras seri la clave para su regimen y gobierno interior.

Articulo 129.
Para las cuentas de la Contaduria general de Ej6rcito bajo cuya nomenclatura
se comprenderin las del tiempo de los oficiales Reales y para las de la Aduana mari-
tima y Aduana terrestre, por la circunstancia de ser muy voluminosas y multiplicado
su nimero, por datar de muy antiguo su origen, se llevara para cada una de dhas.
Dependencias, un libro compuesto de 300 fojas (papel marquilla), en que se regis-
trarin por el 6rden cronol6gico y con espresion de los libros y documents de que
se constituyan, los que la produjeron como responsible, y las fechas en que fueron
glosadas y fenecidas por el Tribunal mayor de ellas, sacindose al marjen el n6mero
que se le haya dado a cada libro y i cada legajo, y el de la sala y estate en que se
hallaren 6stos colocados. Cada uno de dichos libros tendri su respective membrete
que los distinga.

Articulo 13'.
Para las cuentas de las Administraciones subalternas de la jurisdiccion de la Ha'
bana comprendida la principal de Matanzas, y para las de cada una de las Provincias
de Cuba y Puerto Principe, se llevari igualmente un libro de 300 fojas (de la misma
marca que los anteriores), en el que de la propia manera serin registradas. Cada li-
bro tendri el correspondiente membrete que lo design, y por de contado, el respecti-
vo indice al principio, en que se marque la Dependencia, y la foja donde estuviere
abierto su asiento 6 razon.

Articulo 149.
Para las cuentas de la Real Renta de Loteria, Administracion general de Co-
rreos, Diezmos, Contaduria y Tesoreria de Marina, Mayordomia de Propios, Guarda-
almacenes de todas procedencias 6 ramos, Anualidades EclesiAsticas, Casas de Benefi-
cencia, Maternidad y Recogidas, Colegios, Conventos, Circeles, Hospitales, Escuelas,
Maestranzas, Juntas de Fomento, Farmacia, Medicina y Cirujia, Tasadores de costas,
y cuantas de ramos agenos se han producido hasta ahora y produzcan en lo adelante,
por corporaciones, Establecimientos, 6 individuos particulares, se llevar6 tambien un
libro de iguales fojas y marca que los anteriores, con el membrete de Cuentas Varias,
en donde bajo la propia forma serin registradas con la debida separacion, colocindo'
se al principio el indice de ellas, con espresion del ramro, Corporacion 6 Establecimien-
to que lo haya producido, y la foja en que se hallaren registradas cada una de ellas.

Articulo 15'.
Para las cuentas de la Isla de Santo Domingo, y de las de Puerto Rico, y tam-
bien las de la Real Factoria de tabacos, por ser en corto n6mero las ecsistentes, y com-
puestas de pocos documents, se llevara un libro tambien de 300 fojas y tamafio igual
a los anteriores, (con membrete que lo distinga), en el cual se registrarin de la propia
manera prevenida por las otras de esta Isla; designindose por un indice que se pondri
a su principio, la foja en que se hallare cada registro particular.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Articulo 16'.
Para las cuentas de la Provincia de la Luisiana y las de las Floridas Oriental y
Occidental, y tambien de algunas de las de Costafirme, por ser asi mismo en corto nd-
mero las que se encuentran archivadas, se llevara otro libro igual en todo a los anterio-
res, (con membrete que lo distinga), en el que se registrarAn bajo el mismo 6rden es-
tablecido para todas las demas, asi generals como particulares; poniindosele al prin-
cipio el indice respective, con citacion precisa de la foja en que las de cada una Pro,
vincia tenga formado su asiento.
Articulo 17'.
Para los espediences asi judiciales como econ6micos y gubernativos, que no
pertenezcan, ni sean inherentes a cuentas, se llevar. un registro especial, en un libro
como los antedichos, cuyo membrete seri Espedientes Varios, y en 61 se anotarin to-
dos los ecsistentes, con estracto precise de la material de que trate cada uno, fecha en
que se inici6, nombre y apellido de la persona 6 personas interesadas en l6, n6mero
con que estuviese marcado, y el de la sala, estate y legajo en que se le hubiese dado
colocacion. En este registro se comprenderAn, no solo los espedientes de estas tres
Provincias, sino tambien cuantos pertenezcan a las de las otras, guardindose el 6rden
cronol6gico en la ordenacion y enlegajamiento.
Articulo 18'.
Para las minutes de liquidaciones, informes y oficios, para la correspondencia ge-
neral, Estados, poderes, Reglamentos, Aranceles, Balanzas, obras impresas, Contratas,
condenas, Libro copiadores de Reales 6rdenes, de titulos militares y civiles, y de en-
tradas y salidas de embarcaciones, de asientos de empleados, y hojas de servicio de
6stos & &, como que no forman parte ni pueden considerarse como espedientes, se es-
tablecerA un registro especial, en un libro como los anteriores, con el membrete de
Papeles Varios, en el cual se llevari la raz6n de todos ellos por el 6rden de fechas, y
con cuantas circunstancias se considered indispensables para facilitar el hallazgo, con
designacion en el asiento, de la sala, estate y legajo en que estuviese colocado.

Articulo 19'.
Asi para el registro de Espedientes Varios como el de Papeles Varios, se Ileva-
ra un prontuario, en el que bien por el n6mero del espediente, bien por el nombre y
apellido de la persona 6 Corporacion interesada, bien por la fecha en que se inici6, 6
bien por la material que diera margen a su formacion, pueda con brevedad saberse su
ecsistencia, y el lugar dado en el Archivo.

Articulo 20".
Supuesto que el Archivo general estA dividido en cuatro Departamentos, y nu-
merados sus estantes parcialmente, indispensable seri dar una numeracion particular
y correlativa a los libros y legajos que se fueren destinando i ellos; es decir, que pues
la de cada sala empieza desde el 1 el primer libro 6 legajo que se destine a la 4'., el 1
sera el que deba Ilevar su caritula; y el primero que se registre y destine a la sala 2*.
6 34., sera igualmente el n6mero 1 el que deba fijArsele, y asi sucesivamente. Y co-
mo el registro y no los membretes de los legajos, es el que ha de gobernar en un Ar-
chivo general, en que como este se reunen tantos y tan diferentes documents, y de
tantas y tan diversas procedencias, bastari que en los legajos solo se ponga el n6me-
ro que le haya correspondido, no debiendose tener equivocaciones, ni que puedan con-
fundirse acaso unos con otros, por la razon de que en el Registro habrin de espresarse
todas las circunstancias particulars de cada uno de aquellos, y el de la sala y estate
a que fuere destinado.
Articulo 219.
Los libros asi de la contabilidad, como de otras naturalezas, que bien por su
volume, bien por su dimension, no pudiesen correr reunidos a los comprobantes de










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


las primeras, 6 a los papeles relatives los otros, se colocarin aislados, y en los estan-
tes construidos para ellos proporcionalmente.
Articulo 22'.
Los legajos se encarpetaran prolija y esmeradamente, teniendose el mayor cui-
dado que los de una cuenta no se unan con el de otra, ni que scan muy voluminosos,
para que faciliten su manejo sin molestia. A cada legajo se le pondri un pliego en-
cima, en el que se exprese, la cuenta a que pertenezca y los documents que contenga,
con designation de si son de cargo 6 de data, 6 indiferentes.
Articulo 23'.
Si al procederse A la ordenacion y registro de los fechos 6 espedientes, se ad-
virtiere que alguno de ellos se hallare sumamente deteriorado, bien por haberse apa-
gado la letra por el transcurso del tiempo, u a causa de la humedad, bien por haber,
los roido la polilla y se considerase important asi al Estado como .A persona determi-
nada, 6 que por su naturaleza no debiera escluirse 6 desecharse, se compulsara integra'
mente si fuere possible; y de no, de lo que estuviese legible, para que quede un dato
fehaciente de todo, espresindose esta circunstancia al pie de la copia, que se conser-
vara en su lugar autorizada por el Archivero general, guardandose empero el original
en armario separado, por 1o que pueda acontecer. En el caso de que por su naturale-
za 6 estado se estimase absolutamente inutil. se escluira del Registro, colocandose en
lugar aislado, pero llevAndose razon de ello, para que en su oportunidad se determine
por la Superintendencia general su quema, 6 que se le de el destiny que juzgare pru-
dente.
Articulo 24.
Los estantes, como los legajos, se sacudirAn diariamente con el objeto de que
se conserven aseados; pero por cuanto seria del todo impossible remover todos estos en
un solo dia, por ser infinitos los contenidos en cada uno de los 175 que son aquellos,
se destinarA desde luego estate por dia, para que se estraigan, se aseen, y vuelvan A
ser colocados en el propio 6rden que hubiesen estado guardados.
Articulo 25'.
No se empleari jams en el Archivo general la luz artificial, ni se fumara den-
tro de las salas, A fin de precaver un incendio.
Articulo 26.
Para los gastos de efectos de escritorio, se consignara por la Superintendencia
general, sobre la Tesoreria de Ejercito, la cantidad, que mediante presupuesto, se juz-
gue que pueda necesitarse anualmente.

Articulo 27.
El Archivo general, por consecuencia de lo prevenido en el articulo 19., no
funcionari, sino en virtud de decretos y mandates, que solo emanen de la misma Su-
perintendencia general delegada.

Articulo 289.
Se prohibe al Archivero general bajo la mas estrecha responsabilidad franquear
documents, ni permitir se saquen copias, A menos que proceda mandate de la Supe-
rintendencia general.
Articulo 29.
Al Real Tribunal de cuentas, por cuanto las leyes le conceden la prerrogativa
de poder ecsigir sin previo auxilio, cuantas noticias necesitare para ejercer su minis'
terio, asi de las Oficinas Reales como de cualquiera Corporacion y oficio p6blico, se
le franquearan por el Archivero general las que pidiera, sin necesidad del espresso man-
dato de la Superintendencia general. Pero pues por las Ordenanzas del mismo Tri-
bunal, debe mediar pliego de receta, en que se indique la cuenta en cuya glosa se en-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


tienda, y la duda que se ofrezca, procedera este, como requisite indispensable. En el
caso de escigir el document original, podra remitirsele, con la calidad de pronta de-
volucion, otorgandose en favor del Archivero general el correspondiente recibo, en
resguardo de su responsabilidad.
Articulo 30'.
Los empleados subalternos del Archivo general, si por el principio de que sien-
do este una Dependencia del Estado, debian estar equiparados A los de su propia cla-
se para el uso de uniform, prerrogativas, Monte-pio y demas, y asi se les consider por
el Reglamento de su ereccion, por el principio tambien de que todo subalterno de una
Oficina esti sugeto a guardarle al Gefe de ella la subordinacion y el respeto y obedien-
cia, requeridos en los actos del servicio, y que A aquel 6 al gefe es inherente la atribu-
cion de proponer A la Superintendencia general para los ascensos, en las vacantes que
ocurran, los que deban optar a ellas, y cuanto concierna al mejor desempefio y gobier-
no interior; desde luego los empleados subalternos del Archivo general estaran en
aquella obligacion, y en el Archivero general, la misma facultad que cada cual de !os
gefes particulares de cada Dependencia del ramo de Hacienda de esta Isla tiene de-
clarado por las Ordenanzas y Reales disposiciones vigentes.
Articulo 31'.
La asistencia A la Oficina, sera de ocho a dos de la tarde, siendo de la obliga-
cion del Archivero, dar parte mensual A la Superintencia general de las faltas en que
hayan incurrido los empleados de ella. Al efecto se llevara un libro en la misma De-
pendencia, en el que se anotaran las que ocurran, con espresion de las causes que las
hayan motivado.
Articulo 32'.
El Archivero general formari en fin de cada afo un Estado de los trabajos que
se hayan hecho en todo 61, pasindolo A la Superintendencia general, A fin de que por
Asta, se dirija al Supremo Gobierno.
Articulo 33'.
Las Haves de las puertas de la Oficina las conservara siempre en su poder el
Archivero general, sin franquearlos en ningun caso, mas que al official mayor de ella,
como su sustituto en los de ausencia 6 enfermedad; en el concept de que si alguna
vez prescindiese del cumplimiento de esta prevention, quedara director responsible A
las results.
Articulo 34'.
El present Reglamento, se imprimira y circular a todas las Dependencias de
esta jurisdiccion, y i las de las Provincias de Santiago de Cuba y Puerto Principe, por
medio de las respectivas Intendencias A fin de que tenga su cumplimiento en la part
que A cada una corresponde.

La diferencia entire el Reglamento vigente y el proyecto que se someti6
a la consideraci6n del Intendente de Real Hacienda, consistia en que aquel,
en su articulo primer, decia que el Archivo se compondria de los "fechos" o
expedientes concluidos de todas las dependencias principles del ramo, en las
provincias de La Habana, Santiago de Cuba y Puerto Principe y de la Junta de
Fomento, y como por posteriores determinaciones se ampli6 su composici6n
dindole entrada a los papeles pertenecientes a la extinguida Real Factoria de
Tabacos, Real Compaiiia de La Habana, !Floridas Oriental y Occidental, pro-
vincias de la Louisiana y otras de las de Costa Firme, Isla de Santo Domingo,
Escribania Mayor de Real Hacienda, Escribania de Diezmos, Administraci6n
General de Correos, y los de las suprimidas Oficinas del Ministerio de Inter-
venci6n, y de la liquidaci6n de atrasos, era indispensable expresarlo en el Re-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


glamento, toda vez que dichos papeles componian parte muy principal del Ar-
chivo.
Como el articulo tercero del Reglamento antiguo prevenia que con se-
paraci6n de espacios se colocaran los legajos de cada dependencia, distinguien-
dose los estantes por r6tulos facilmente legibles, y como en la prictica demos-
tr6se que de hacerse asi, era indispensable construir tantos armarios cuantas
dependencias fueran necesarias, ya de esta Isla como de otras provincias, y
considerando que s6lo para las cuentas fenecidas de la Contaduria de Ejercito
hubiera sido precise por lo menos veinte estantes, y ademis, que los libros por
su tamailo no podian estar reunidos con los documcntos que los acompafiaban,
se demostr6 que no era possible guardar con toda separaci6n los "fechos" de
cada dependencia, como disponia el referido articulo.
Ordenaba el articulo cuarto del anterior Reglamento, que se procediera
para el orden de colocaci6n formando un negociado con las subdivisions ne-
cesarias, de los expedientes que hubieran producido resoluciones generals, y
otro de los "fechos" relatives a individuos, cuidando de sacar la nota condu-
cente, cuando de alguno de ellos emanase resoluci6n general, colocando dicha
nota en el dia, mes y afio del negociado respective, y expresandose en ella el
niimero del expediente y del legajo en que esta se encontrare. Tambien dis-
ponia que los expedientes que procedian del Tribunal de Cuentas, que eran
en su mayor parte cuentas fenecidas, guardaran en su enlegajamiento el mis-
mo orden observado en aquel. Para el cumplimiento exacto de este articulo,
cuanto al primer extreme, o cuanto a las subdivisions de expedientes, precise
hubiera sido separar primero todas las cuentas que radicaran en la oficina, des-
pues todos los archives particulares trasladados a la misma, para entresacar-
los, y de seguida, con vista de la lectura de ellos, designer luego los que hubie-
ran de former el primer negociado y los que debieran constituir el segundo.
Preceptuaba el articulo diez, que cuando alguna dependencia necesita-
re antecedentes, haria el pedido bajo su forma el official del negociado a quien
tocare, explicando claramente lo que quisiera y con que objeto, a cuya nota
pondria el jefe inmediato su visto bueno y se enviaria al Archivo, para que,
como tambien disponia el articulo once, se buscaran los documents reclama-
dos y se remitieran a dicho jefe. Pero como se tropez6 en la observancia de
esta disposici6n con grandes inconvenientes, fue derogada por posteriores re-
soluciones, pareciendo prudent que por una nueva y muy precisa quedara
prohibida la extracci6n que por aquella se permitia.
Prohibia el articulo diez y nueve, la admisi6n de papeles picados por la
polilla, y esta prohibici6n parecia que no debia subsistir vigente, porque ese
deterioro no los constituia en inservibles, cuyas consideraciones se tuvieron
siempre presents para no rechazar los traidos de todas parties. Ademis, ha-
bria resultado de tal media la necesidad de crear otro archive, para que en
ellos se custodiaran estos papeles en mal estado.
Por ninguno de los otros articulos que contenia el antiguo Reglamento,
se fijaba el orden y forma del registro, ni lo conducente a su regimen y de-
sempeiio. En el nuevo se deslindaban las atribuciones inherentes a la depen-
dencia, ratificandose las disposiciones que en el anterior se dictaron y las re-
glas con que debia establecerse y gobernarse el Archivo General de Real Ha-
cienda; expresando los documents de que se componia, el orden en que de-
bian trasladarse y las formalidades con que tenia que verificarse esto y, final-
mente, se demarcaba el sistema de ordenaci6n que se debia seguir por medio
de un Registro Universal, dividido en generals y parciales, y subdividido en
Cuentas Varias, Expedientes Varios v Pepeles Varios, sistema ya establecido,
que convenia llevarlo adelante y que constase prescrito para que no fuera alte-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


rado jams, a fin de que no tuviera repetici6n lo acontecido durante la perju-
dicial interinatura del senior Mariano Torrente.
Pasado el Reglamento a informed del Tribunal de Cuentas, este lo devol-
vi6 manifestando que no tenia duda de que el Archivo debia considerarse co-
mo independiente de otra autoridad que no fuese la del Superintendente Ge-
neral Delegado de Real Hacienda, pero que esa independencia no podia ser
tan absolute como se expresaba en el articulo primero, puesto que sobre ma-
teria de cuentas para obtener cualquier dato que acerca de ellas se necesitare,
dicho Tribunal habia de prestar su asentimiento o disponer su daci6n, toda
vez que las leyes estaban bien claras en ese particular. Y aun cuando el ar-
ticulo veinte y nueve, contrayindose al citado Tribunal, lo facultaba a que
sin previo auxilio pudiera exigir cuantas noticias y documents necesitare,
consideraha como requisite indispensable que mediara pliego de receta, en el
que se indicara la cuenta en cuya glosa se entienda, no estaba conforme el Tri-
bunal en la redacci6n del mencionado articulo, que daba a entender que para
pedir una cosa, que exclusivamente le pertenecia, le era necesario alegar cau-
sas y expresar motives.
Despues de una conferencia entire el Jefe del Archivo y el del Tribunal
de Cuentas, y reconocidas por el primero las razones expuestas, fu6 modifica-
do el texto de los articulos veinte y ocho y veinte y nueve, los cuales queda-
ron redactados en los t&rminos siguientes:
Articulo 28'.
Se prohibe al Archivero general bajo las mas estrecha responsabilidad, fran-
quear las cuentas, ni los documents inherentes i ellas, ni tampoco consentir que se
inspeccionen ni registren, ni saquen copias 6 noticias por insignificantes q. parezcan,
sin previo asentimiento del Real Tribunal Mayor y Audiencia de las mismas. En los
casos en que las parties solicitasen atestados 6 noticias con el objeto de justificar dere-
chos 6 acciones sobre alguno de los particulares relatives, podrin acudir a la Supe-
rintendencia general, por medio de memorial, y 6sta en consecuencias proveeri decre-
to para que con informed del Archivero general de Real Hacienda, pase al Tribunal
Mayor de Cuentas a fin de que exponga lo que se le ofrezca y parezca.
Articulo 29.
Con respect a los fechos indiferentes, se le prohibe igualmente al Archivero
general que los franquee ni permit que se saquen copias, a minos que proceda man-
dato a la Superintendencia general delegada, oyendose antes el parecer del indicado
Jefe.

En todo lo demas hallibase conforme el Tribunal, por lo que propuso
que se aprobara.
La Junta Superior Directiva de Real Hacienda, en sesi6n de 30 de ju-
nio de 1847, leidos el informed del Tribunal Mayor de Cuentas y la consult
del Asesor General, y juzgando que no era de absolute necesidad alterar lo
existente, puesto que de la observancia del antiguo Reglamento no se seguian
inconvenientes, acord6 que no se hiciera en el mismo modificaci6n alguna.
Al Archivero Nattes le contrari6 bastante el anterior acuerdo, pues de
haberse aprobado el nuevo Reglamento, entendia 61 que la oficina a su cargo
hubiera mejorado y el servicio piblico recibido considerable ventajas.
Cada dia surgian nuevas dificultades, a causa de ciertas interpretacio-
nes que se pretendia dar al antiguo Reglamento, porque en algunos casos se
hallaban articulos del mismo en contraposici6n con recientes disposiciones
dictadas para el Archivo.
Con motivo de una solicitud de libros dirigida al Archivero por la Ad-









60 PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ministraci6n de Rentas Maritimas, si bien ajustada a lo que prescribian los ar-
ticulos 10 y 11 del Reglamento que se trataba de reformar, no sucedia lo mis-
mo respect a las determinaciones posteriores que modificaron esos mismos
articulos, por lo que el Sr. Nattes se neg6 a cumplimentarla, fundado en el es-
piritu de esas propias determinaciones, y con particularidad en un acuerdo de
la Junta Superior Directiva de Real Hacienda de 18 de septiembre de 1844,
el cual prevenia que para la extracci6n de papeles del Archivo General, se exi-
giera la orden de los tribunales o autoridades que entendieran en los negocios
de Hacienda.
















CAPITULO VIII




La Escribania de Real Hacienda.-Informe del Archivero.-Tareas del Archivo Ge-
neral de Real Hacienda en 1846.-Comisi6n conferida al Oidor Sr. Carbonell
y al Fiscal Sr. Olafieta.-Noticias del Archivo del Ayuntamiento de Santiago
de Cuba.-Tareas del Archivo General de Real Hacienda en 1847 y 1848.-
Enfermedad del Sr. Nattes y nombramiento del Sr. Bias Maria de San Milln.
-Tareas hasta 1851 del 6ltimo Archivo citado.-Solicitud de la Sociedad Eco-
n6mica de La Habana para extraer de este Archivo materials para escribir la
Historia de la Isla de Cuba, e informed desfavorable del Gobierno General.-
Autorizaci6n concedida al Sr. Torrente.-Ingreso de los papeles de la Escriba-
nia de Cimara.-Petici6n para que no se suprimiera la Guardia Avanzadilla en
el Archivo.-Nombramiento del Sr. Vicente Barrutia.

Por decreto del Superintendente General de fecha 25 de junio de 1846,
se trasladaron al Archivo General de Real Hacienda los papeles correspondien-
tes a la Escribania de esta, compuestos de mas de dos mil legajos y prudencial-
mente calculados en unos ochenta mil process, sin caritulas los legajos y en
complete desorden. Por tal motive no se efectu6 la entrega mediante inven-
tario, sino a reserve de extenderlo despubs de examiner minuciosamente dichos
documents. Varios meses despues se encontraban casi en el mismo estado
que cuando entraron en el Archivo; pues aunque clasificados y listos para or-
denarlos y registrarlos, permanecian en montones sobre las mesas y el suelo,
por no estar decidido el sistema que debia seguirse en la organizaci6n del esta-
blecimiento, y a causa de que no fue adoptado el Reglamento sometido a la
consideraci6n de la Superioridad.
El Archivero inform que, de cumplir exactamente lo mandado en el an-
tiguo Reglamento, debia rechazar, cuando no todo, por lo menos las dos ter-
ceras parties de los papeles de la citada Escribania, porque se hallaban apoli-
lados. Y como no se habia dado recibo de ellos, y en cambio se solicitaban
piezas sueltas, lo cual constituia una anormalidad y daba ocasi6n a cualquier'
extravio, solicit del Superintendente General la sanci6n del articulo noveno
del otro Reglamento. No se accedi6 a ello por entender dicha autoridad que
mientras no fuese aprobado este en total, continuara en vigor el antiguo, y
que al caso en cuesti6n se aplicasen los articulos ocho y diez y nueve del que
estaba vigente.
El estado del Archivo General de Real Hacienda en 1846, y los trabajos
hechos hasta ese afio, a pesar de que la mayor parte del tiempo se emple6 en
el arreglo e inventario de la Escribania mencionada, fue el siguiente: once mil
quinientos diez y siete legajos ordenados y registrados; trescientos setenta y
cinco mis, que hacian un total de cuatro mil doscientos ochenta y ocho expe-
dientes inventariados de dicha Escribania; trescientos sesenta y seis informes
despachados; se adicionaron a las cuentas ya registradas innumerables docu-
mentos pertenecientes a ellas, que se conservaban en el Real Tribunal de las
6


~diy~LWai~~-i.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


mismas y no fueron trasmitidos sino con posterioridad; se formaron indices
de los libros copiadores de titulos de empleos tanto militares como civiles, de
los cuales carecian aquellos; se principi6 el extract de los expedientes relati-
vos al ramo de realengos, a fin de abreviar el despacho de tan important ne-
gociado; y finalmente, quedaron listos los libros establecidos en particular pa-
ra las cuentas de la Contaduria de Ejercito, Aduana Maritima, Aduana Te-
rrestre, Administraciones subalternas de la provincia de La Habana, Cajas
principles y demis dependencias de Santiago de Cuba, Cajas y oficinas de la
de Puerto Principe, y aquel que comprendia el de las Corporaciones, estable-
cimientos y ramos ajenos, distinguido con el epigrafe de Cuentas Varias.
Asimismo en el afio de 1846, comision6 el Gobernador General a los
Sres. Oidor Ignacio Ram6n de Carbonell y Fiscal Jose Antonio de Olafieta,
para la reorganizaci6n del Archivo de la Real Audiencia Pretorial, y dispo-
niendo ademis que les fuesen facilitados todos los documents que necesitaren
para el buen desempeiio de esta comisi6n, la cual fue llevada a cabo a satis-
facci6n del Gobierno.
Al Ayuntamiento de Santiago de Cuba particip6 en el mes de septiem-
bre del afio de 1847 el Escribano PGblico de Guerra y Cabildo de esa Ciudad
Sr. Juan Alvarado, que el Archivo de la Corporaci6n se hallaba completamen-
te desorganizado, pues en sus libros aparecian extracciones de folios, y se en,
contraban expedientes con fojas rotas, ademas de comprobarse otras irregulari-
dades que denunciaban el punible abandon que alli habia existido siempre.
Para evitar que sobrevinieran otros males, fue designada una Comisi6n comr
puesta de los Regidores sefiores Joaquin Alvarez Cabanas y Pedro Cortada, a
la que se confi6 el inventario de los papeles contenidos en dicho Archivo. En
septiembre del siguiente afio, o sea en 1848, informaban los indicados sefiores
al Gobernador General de la Isla, a cuyo conocimiento lleg6 el asunto, dicien-
do que
el imponderable desarreglo en que se hall el archivo de este cabildo hasta el estremo
de haber invertido un dia en solo dos legajos por la escrupulosidad con que procede-
mos a su inventario por un lado, y por otro la circunstancia de ser nosotros labrado-
res por cuyo motive y el de estar precisamente en el mes en que vencen casi todas las
cosechas, hacen impossible el concluir dho. inventario en el termino prorrogado ulti,
mamente por el Escmo. Sor. Gobr. y Capn. Gral. a nuestra peticion, y si bien nosotros
indicamos el de un mes, procedimos equivocadamente sin un conocimiento a fondo del
trabajo que impedia no solo el inventario sino el arreglo que de 61 vamos formando.
Impulsados por el deseo de la brevedad, creimos suficiente un mes; pero ciertos ahora
de que se necesitan dos mas por las dichas razones, y la de no haber mas que un escri-
bano para todo; suplicamos a V. se sirva elevar esta manifestacion a S. E. informando
sobre el particular por si dho. Escmo. Sr. tiene a bien conceder los dos meses que se
indican.

Se accedi6 a la pr6rroga de dos meses mis pedida por conduct del Te-
niente Gobernador de Santiago, a cuyo termino se particip6 estar concluido el
trabajo; cosa que much dudamos se pudiera haber hecho en debida forma, si
tenemos en cuenta el desconocimiento de los comisionados, quienes no eran mas
que dos sencillos agricultores, y ademas, porque esa clase de inventario exige
much mas tiempo del que se dice invertido.
Durante el aiio de 1847 se registraron en el Archivo General de Real
Hacienda mil trescientos cuarenta y cuatro legajos, que hacian un total de mil
ciento treinta y una cuentas de los afios de 1840 a 1843, correspondientes a
todas las oficinas asi generals como principles y subalternas de Hacienda,
y de todos los ramos y corporaciones que el Real Tribunal Mayor remiti6 a









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


principios de dicho afio, como glosadas y fenecidas. Ademis de esa impor-
tante labor, se despacharon quinientos cuarenta y cuatro informed pedidos por
la Superintendencia, Real Tribunal de Cuentas y Juzgados, en expedientes gu-
bernativos, econ6micos y judiciales; el registro de los concluidos correspon-
dientes al siglo XIX en nfimero de cinco mil doscientos fueron puestos en lim-
pio y pasados a los libros; el de los relatives a tierras realengas compuestos de
ochocientos ochenta y tres expedientes, qued6 terminado con su respective
prontuario, muy prolijo y circunstanciado; mil cuatrocientos cincuenta piezas
de testamentarias e intestados igualmente se concluyeron, observindose en el in-
ventario el orden alfab&tico de apellidos para facilitar las buscas; y finalmente
se continue la clasificaci6n de los documents de la Escribania de Real Hacien-
da para hacer su inventario y registry por el propio sistema.
Y en el afio de 1848 la relaci6n de los trabajos llevados a cabo en el es-
tablecimiento mencionado, fue la que sigue:
4665 expedientes econ6micos y judiciales se arreglaron y extractaron
del siglo XVIII que hacian. .................. .... 502 legajos.
5086 expedientes de la misma clase que los anteriores del siglo XIX
que hacian ...... .. .. ...... ............ 325
37 cuentas ordenadas y registradas de la Real Factoria que hacian.. 190
Libros y papeles various de la propia Factoria que hacian.......... 162
1153 expedientes ordenados y registrados sobre realengos que hacian 69

Total de legajos ........... .1248

Tambien se colocaron cincuenta y nueve legajos en sus respectivas
cuentas, los cuales se hallaban en desorden, despachindose ciento treinta y
cinco informes, cincuenta y cinco oficios, cinco tomas de raz6n y certificacio-
nes, no quedando asunto ninguno pendience de despacho en este afio. Y aun
se pudo hacer mis entonces, como fue dar comienzo a la instalaci6n, clasifica-
ci6n e inscripci6n en los registros y demLs libros correspondientes, a la nume-
rosa y variada series de documents mis o menos tiles que constituian el Ar-
chivo de la Escribania del ramo de Diezmos.
En 1849 y 1850, y por causa de suyo lamentable, fue poco lo que ade-
lantaron la organizaci6n y demas trabajos del Archivo General de Real Ha-
cienda. Aquejado el Sr. Nattes de grave enfermedad que por haberle pos-
trado impidi6le naturalmente tender a la direcci6n del establecimiento, y en
vista de lo que se prolongaba este estado de cosas, en 1851 el Intendente de Ha-
cienda juzg6 necesario proponer al Gobierno la designaci6n de otra persona
para sustituir en sus funciones al Sr. Nattes. En consecuencia, fue nombra-
do por Real Orden de 12 de septiembre de ese afio, el Sr. Blas Maria de San
Million.







La suma de trabajo que hubo de llevarse a buen tirmino en dicha depen-
dencia hasta el mes de diciembre de 1851, es &sta que damos a continuaci6n
con todos sus detalles:









PUBLICACIONFS DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Recuento, rectificacion de nimeros y colocacion en sus respectivos estan-
tes de todos los legajos y libros de la Sala 4'. que hacian .... .. 3424 legajos.
7798 expedientes del siglo XVIII pasados A su indice alfabetico .. .. 727
72 cuentas de la Real Hacienda ordenadas y registradas que hacian .. 188
1905 expedientes extractados del siglo XIX que hacian .... ...... 127
756 expedientes ordenados y legajados que hacian ............ 54

Total de legajos .... .. 4520

Y se despacharon ciento veinte y seis informes, treinta y siete oficios,
quince certificaciones, siete tomas de raz6n, como tambien cuatro mil treinta
asientos de los respectivos libros que fueron pasados al indice alfabetico de los
mismos.
En enero del aiio de 1852 el Secretario de la Seci6n de Historia, Cien-
cias y Bellas Artes de la Real Sociedad Econ6mica de La Habana, solicit del
Gobernador General Jos6 Gutierrez de la Concha, la autorizaci6n correspon-
diente para extraer del Archivo General de Real Hacienda, en lo referente a
los ramos military, civil, eclesiistico, municipal y de fomento, datos y noticias
para la reorganizaci6n de los trabajos en que habia de ocuparse dicha Secci6n
a fin de reunir materials con que escribir la Historia de la Isla de Cuba.
La mencionada solicitud la inform desfavorablemente una de las sec-
ciones en que se dividia el Gobierno General, en los siguientes terminos, que
no necesitan comentario alguno, pues evidencian una vez mis como el Go-
bierno de Cuba opuso siempre obsticulos a aquellos de nuestros patricios que
pretendieron contribuir a hacer nuestra Historia:
En el supuesto de que la Historia de esta Isla en su mayor parte se compone
de los actos del gobierno sobre su modo de ser regida y sus relaciones con la metr6-
poli, los archives en general solo pueden contener los antecedentes de dichos actos que
la Seccion no consider prudent poner en conocimiento director 6 indirecto del p6-
blico como sucederia con la autorizacion que se solicita. Por otra parte la mejorable
organization actual de los archives, no ofrece las seguridades necesarias para confiar
en que solo se facilitarin al comisionado por la expresada Seccion los datos no reser-
vados.

Sin embargo, en ese mismo anio se le concedia al Sr. Mariano Torrente
autorizaci6n para consultar cuantos datos del Archivo necesitara, para su
obra Bosquejo Econdmico de la Isla de Cuba.
Habiendose dispuesto en abril del afio de 1853 la ampliaci6n de los Al-
macenes del Dep6sito Mercantil, hubo necesidad de que ingresaran en el Ar-
chivo General de Real Hacienda los papeles que existian en la Escribania de
Camara que fu6 del Tribunal de Cuentas, compuestos de multitud de legajos
muy mal organizados y cundidos de polilla.
Los armarios en que estaban colocados dichos legajos, no se admitieron
por no tener d6nde instalarlos, y fueron remitidos a los Almacenes de Casa
Blanca donde se guardaban los muebles inservibles pertenecientes al Estado.
En ese mismo afio de 1853 el Archivero solicit que no se suprimiera
la Guardia Avanzadilla, asi Ilamada, que custodiaba el Hospital Militar y la
parte que tenia la dependencia a su cargo, y muy especialmente en las horas
de la noche por lo dificil de la situaci6n en aquella 6poca, llegando a proponer
que se aumentase con carabineros en el puesto de Tallapiedra que estaba lin-
dando con la playa para resguardar todo contrabando, con lo cual quedaria vi-
gilado al propio tiempo el Archivo,










HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


En 20 de enero de 1855 fu6 nombrado escribiente de corto sueldo en el
Archivo el Sr. Vicente Barrutia, quien desempefi6 la Secretaria del estableci-
miento hasta el afio de 1900, en que falleci6. Adquiri6 merecida reputaci6n
por su conocimiento y prictica en el desempefio de su cometido.


:~,


-L, ... r ..~..: ~~,.-~i; -i,~~. : \a...~. .bl;~i
















CAPITULO IX


Causa por que no pudo continuar el Archive General de Real Hacienda en el edificio
de la Factoria.-Su traslaci6n al Convento de San Francisco.-Obras de adap-
taci6n efectuadas.-Estudios sobre la mejor manera de conducir los papeles.-
Auxilio prestado al Archivero.-Los gastos del traslado.-Fecha en que se ter-
min6 la mudanza.-Quiines contribuyeron a su nmejor 6xito.-Reuni6n de una
comisi6n para examiner los papeles inutiles.-Quema de 6stos y lugar en que
se efectu6.-Los documents de la Secretaria Militar, de la Intendencia del De-
partamento Oriental y los del Tribunal de Cuentas.-"Archivo de la Habana".
-Objeto del peri6dico asi titulado.-Reuni6n del Archive General de Real Ha-
cienda al de las Secretarias de la Superintendencia e Intendencia.-Plantilla de
ambos Archivos.-Real Orden de 6 de octubre de 1855.-Forma en que se
propuso la organizaci6n del Archive General y del especial de la Intendencia.
-Real Orden aceptando lo propuesto.-Designaci6n de Archivero.-Falleci-
miento del Sr. San Millin y nombramiento del Sr. Rafael Barhen y Acosta.
Ya resultaba impossible, en el afio de 1856, la continuaci6n del Archivo
General en la parte del edificio que ocupaba en la Factoria, no pudiendo por
la estrechez del mismo admitir nuevas entradas de legajos, ni se podia traba-
jar en la organizaci6n de los papeles que alli se guardaban, por no haber un
solo lugar disponible.
Por tal motivo orden6 el Gobernador General su traslado, procedi6ndo-
se sin perdida de tiempo a buscar un local que reuniese condiciones de am-
plitud suficiente. Lo 6nico adecuado que se encontr6 fu la parte alta del
extinguido Convento de San Francisco, situado en la calle de los Oficios, don-
de hoy se halla el Ministerio de Comunicaciones, y donde se hicieron las obras
mis urgentes, a fin de adaptarlo en lo possible al objeto indicado.
Una vez terminadas estas obras, se ech6 de ver que todo el claustro in-
terior habia sido cerrado por una pared nueva, y que 6sta lo dejaba sin clari-
dad alguna, ese element tan indispensable en un archive. Ademis, no po-
seia dicho claustro mis comunicaci6n que por la parte del Norte y del Este,
o sea por medio de dos o tres ventanas muy estrehas y muy altas, y las que
por este motivo impedian tambien la claridad, y cuya falta dejaba inutilizado
un sal6n que por otra parte no era possible alumbrarlo con luz artificial, con-
forme lo prohibia el Reglamento.
Lo deficiente de los trabajos llevados a cabo en el nuevo edificio, no fu&
obsticulo para que se efectuara la mudanza del Archivo General; pues a las
razones expuestas por el Jefe del mismo, contest el Gobierno que despubs
del traslado se arreglaria todo de manera que quedase en las mejores condi-
ciones para el servicio.
Terminada la obra asi deficiente en San Francisco, hubo necesidad de
estudiar la mejor manera de conducir los papeles de un local a otro y de mo-
do que no se ocasionara trastorno ninguno en el orden que conservaban estos,
ni tampoco experimentara demora el despacho piblico; habi6ndose buscado,
ademis, la mayor economic en los gastos que necesariamente habrian de pro-
ducirse. Para conseguir estos fines, se pens6 primeramente hacer el traslado








HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA 67

por la bahia, toda vez que ambos edificios, o sea el de la Factoria y el de San
Francisco, estaban situados a la orilla de aquella, y utilizindose para este ser-
vicio las lanchas pertenecientes al Gobierno, o mejor los vapores de la trave-
sia entire La Habana y Regla, poniendo en cajas especiales el contenido de ca-
da estate en el mismo orden y numeraci6n en que se hallaba aquil; de ma-
nera que aun en el precise moment de la mudanza, no fuera dificil dar algu-
na noticia urgente de cualquier asunto. Ademis, una vez llegados los pape-
les al nuevo local, serian colocados en los armarios que se hallaban dispuestos
en igual forma que se encontraban en el edificio de la Factoria.
Este proyecto no fu6 aceptado por la Superioridad, fundada en lo ele-
vado del cost y en lo penoso del embarque y desembarque de las cajas de do-
cumentos; y en su defect adopt6se como mas econ6mico el sistema de hacer
la mudanza en carros, y habiendose escogido para verificarla la agencia El
Castillo, propiedad del Sr. Bernardo Sandoval, y bajo las condiciones siguien-
tes: los legajos serian conducidos en carros, utilizando el n6mehr de mozos su-
ficiente para cargarlos y descargarlos por el orden en que habian estado colo-
cados y como habrian de volverlo a ser. La mudanza se haria en dias no se-
guidos, a fin de no aglomerar papeles sin haber tenido tiempo para instalarlos.
Ademis, se sustituy6 el sistema de cajas por el de series o paquetes de legajos
atados con cuerdas y, por ltimo, se abonaria al citado Sandoval la suma de
veinte y dos onzas de a diez y siete pesos.
Para auxiliar al Archivero en la traslaci6n, se dispuso que cada oficina
de Hacienda contribuyese con un empleado y un portero o mozo de oficio, a fin
de que fueran vigilados los documents, y tambi6n se orden6 que una cuadri-
lla de presidiarios se dedicara a conducir los muebles y otros objetos en los va-
pores de Tallapiedra.
Como no existia en presupuesto cantidad alguna para estos gastos, el
Superintendent General someti6 a la deliberaci6n de la Junta Superior Di-
rectiva de Real Hacienda la autorizaci6n para efectuar los mismos, y a reser-
va de ponerlo en conocimiento del Gobierno de Espaiia para que fuera sancio-
nado. La Junta di6 su aprobaci6n el dia 2 de julio de 1856, fundindose en la
urgencia del traslado y sin perjuicio de que en su oportunidad se presentaran
las cuentas documentadas.
El 31 de julio del citado afio se termin6 la instalaci6n, no quedando en
la Factoria otra cosa que various legajos y libros desencuadernados, que se esti-
m6 que debian destruirse por no poder ser utilizados a causa de su complete
deterioro.
Como resultado inmediato de la mudanza, debemos decir que el mobi-
liario experiment bastante dafio, pero en cambio los legajos y libros no su-
frieron notable desbarajuste, a pesar de ascender a quince mil los bultos y te-
ner que ser subidos hasta un tercer piso.
Mucha fu la economic de tiempo, trabajo y dinero que se consigui6 con
este sistema de mudanza, y a cuyo resultado cooper no poco el concurso de
los carabineros, mariners y otros empleados de Hacienda. Con particulari-
dad debe mencionarse al senior Cayetano Fernindez Moran, quien con los in-
dividuos de su Cuerpo acometi6 toda clase de trabajos. De igual modo cita-
remos al Oficial del Archivo de la Superintendencia Sr. Manuel Segundo, por
la actividad y la pericia de que hubo de hacer uso para el mejor resultado de
la traslaci6n del Archivo. Solo fueron retribuidos seis obreros que estuvie-
ron destinados a la preparaci6n de las remesas, y como resultado final se ha-
116 que pudo hacerse una economic de mis de quinientos pesos en los gastos
generals de la expresada mudanza. Por todo esto fu6 felicitado en febrero
de 1857 el Archivero General de Real Hacienda senior San Millin, a la vez que








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


se le orden6 entregar las leaves del antiguo local del Archive al Inspector in-
terino del Hospital Militar.
Una vez colocados los legajos, ech6se de ver que el nuevo local no era
tan amplio como se supuso a la simple vista, y por consecuencia fu6 muy re-
ducido el espacio que hubo de quedar dispuesto para la colocaci6n de nuevos
legajos.
En cumplimiento de lo dispuesto por un decreto del Intendente de Ejer'
cito, se reunieron el 1. de octubre de 1856 y en el local que ocupaba el Ar-
chivo General de Real Hacienda, los funcionarios comisionados por las respec-
tivas oficinas para examiner los papeles que debian destruirse, segin lo orde-
nado por el Gobernador General, y los cuales habian sido llevados con este
prop6sito del edificio de la Factoria. Fueron dedarados inservibles quinien-
tos sesenta legajos procedentes de la Administraci6n General de Rentas Mari-
timas, y despues de ser vistos escrupulosamente por el Guarda Almackn de g&6
neros de la misma Aduana, Sr. Jose de Arrastia. De igual modo se considera-
ron inservibles cien grandes legajos de rezagos y facturas de la Administra-
ci6n General de Correos, separados como in6tiles por el Oficial de dicha Ad-
ministraci6n Sr. Jos6 del Vino. El Contador senior Rafael Arango, comisio-
nado por el Tribunal de Cuentas, manifest estar conforme en que se destru-
yeran muchos papeles pertenecientes al citado Centro, y por unanimidad se
desecharon unos cuatrocientos legajos de documents completamente inservi-
bles. Respecto a los libros de antiguas casas de comercio, hubo de opinarse
que debia oirse el parecer del escribano del ramo, a fin de continuar conser-
vindolos o no.
En vista del resultado del examen, orden6se la destrucci6n por medio del
fuego de los papeles destinados a este fin, destrucci6n que debia verificarse en
el Campo de la Punta, despues de dar conocimiento al Comandante del Cas-
tillo asi nombrado y de disponer la asistencia de los salvaguardias necesarios
para el mantenimiento del orden. A las diez de la mafiana del dia 17 de no-
viembre de 1856 y a presencia de la comisi6n ya citada, se quemaron los pa-
peles referidos, levantindose la correspondiente acta, que firmaron las perso-
nas autorizadas.
El Gobernador General dispuso que ingresaran en el Archivo General
de Real Hacienda todos los expedientes que por su antigiiedad no se conside-
rasen necesarios en la Secretaria Militar, los cuales serian entregados bajo in-
ventario y con prohibici6n de extraerse sin orden del Archivero y mediante
recibo del portador, comprobante que seria devuelto al entrar nuevamente en
el Archivo el legajo o expediente extraido. Tambi6n en 1856 ingresaron en
dicho establecimiento las cajas conteniendo la documentaci6n de la suprimida
Intendencia del Departamento Oriental, asi como los papeles del Tribunal de
Cuentas correspondientes al quinquenio de 1844 a 1848.
En julio de este afio de 1856, fue autorizado el Sr. Manuel Zapatero pa-
ra imprimir un peri6dico titulado Archivo de la Habana, en cuadernos de tres
pliegos, en 4. espafiol y cuyo peri6dico habria de repartirse al piblico los dias
19. y 16 de cada mes. Comprenderia en su primera parte una secci6n bajo el
titulo de Album Poitico Habanero, con asuntos de su indole; otra con el nom'
bre de Corona Ftnebre, para composiciones necrol6gicas en verso y prosa, y,
por iltimo, una tercera parte para articulos de ciencias, literature, artes y
aquellos documents antiguos de caricter e interest hist6rico que pudieran ob-
tenerse en los archives. En el prospect se invitaba a los secretaries, directors,
archiveros y duefios de establecimientos p6blicos o particulares, para que fa-
vorecieran la empresa con notas relatives a la historic, objets y efectos que
guardara cada establecimiento. Asi tambien se invitaba a los hombres de cien-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


cias, de La Habana, que desearan contribuir con antecedentes respect a la
historic antigua de la ciudad. Seg6n nuestras investigaciones, el Archivo de
la Habana tuvo efimera existencia, pues solo vieron la luz tres o cuatro n6-
meros. (17)
La Real Orden de 6 de octubre de 1855, referente al proyecto de arreglo
general de las plantillas para las oficinas de Hacienda, decia que:
Entre las oficinas generals figure ademis del Archivo comun a las Secretarias
de la Superintend'. y de la Intendencia, el general de Real Hacienda; y la ecsistencia
de ambos con separacion uno de otro cuando abrazan papeles de una misma natura-
leza, sin mas diferencia entire ellos que la del tiempo a que correspondent, es una irre-
gularidad administrative, que solo puede explicarse por alguna circunstancia puramen-
te material como la falta de local con las condiciones necesarias para contenerlos reu-
nidos. Precaviendo S. M. este que pudiera ser un obsticulo a la inmediata reunion
de los dos archives; pero deseosa i la vez de que desaparezca un estado de cosas an6-
malo y perjudicial al servicio, se ha dignado acordar desde luego la incorporation del
Archivo General al de la Superintendencia 6 Intendencia, debiendo V. E. proporcio-
nar al efecto local a prop6sito para 1'. de Abril del afio pr6ximo y proponer oportu-
namente la plant del personal del inico Archivo que entire los dos ha de formarse.
Mientras tanto regirin provisionalmte. las plants de ambos que hallari V. E. en su
correspondiente lugar.

El Gobernador General, que lo era en aquella epoca el senior Jos6 Guti&e
rrez de la Concha, al mandar que se cumpliera lo prescripto en dicha Real Or-
den, dispuso que se-consultara sobre la necesidad de que el Archivo General
continuase separado del de la Superintendencia, agregando que se daban las
6rdenes para su traslaci6n a mejor local.
Las plantillas para ambos Archivos la fijaba asi la citada disposici6n:

ARCHIVO COMUN A LAS DOS SECRETARIES
Destinos Sueldos

Archivero ................................... 1000
Official ...... .. ........ ...... ..... 920
Escribte. I" .................................. 500
---- 2. ................. ...... .. ...... 460
Conserje .................................... 600
Portero .................................... 400
2 Mozos de oficios a 300 ps. .................. .. 600

Importe total. ....... 4480

ARCHIVO GRAL. DE Rl. HACIENDA

Destinos Sueldos

Archivero ............... .............. 1800
Ofl. 1. ................. ................. .. 860


(17) Aunque este peri6dico no tenia relaci6n direct con los archives que exis-
tian en su epoca, hemos creido oportuno ocuparnos de 0l, tanto por la analogia de su
titulo, cuanto por haber dedicado una secci6n al ramo administrative de que nos ocu-
pamos.


*~a(*3**l*l~ .C~*~* *









PUBLICACIONES DEL ARCHWVO NATIONAL DE CUBA


Destinos Sueldos

S 2 ... .. .. .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. 690
Escribte. 1 .. .. .. .. .... ............. .. .. .. 410
2. .... ...... .... ... 340
2 de corto sueldo a 200 ps ........................ 400
Portero ............................... 400
2 Sirvientes ...................... ....... .. 360

Importe total. ....... 5260
Cuando por Real Orden de 7 de febrero Ide 1856, se remiti6 la plantilla
del personal del Archivo General de Real Hacienda, se previno que dichos
nombramientos debian entenderse sin perjuicio de que se cumpliera lo manda-
do por la antigua Real Orden de 6 de octubre del aio anterior, relative a la
reuni6n del referido Archivo ,con los de las Secretarias de la Superintendencia
e Intendencia.
Por cartas nuimeros 589 y 779, se consult el particular al Gobierno de
Espafia antes de emprender las obras, dado que no se trataba inicamente del
Archivo General de Hacienda, sino del General de la Isla, en que habian de
custodiarse los papeles antiguos de todas las dependencias de la misma perte-
necientes a los ramos de Hacienda, Gobern.ci6n, Guerra y Marina. Como res-
puesta a dicha consult, se recibi6 la Real Orden siguiente:
Ministerio de Fomento-Ultramar-Numero 205-Escmo Sor-La Reina '(q.
D. g.) se ha enterado de las cartas de V. E. n6meros 589 y 779 de 12 de Noviembre
del afio anterior 4y 4 de Abril del present; y atendiendo a las dificultades materials
que para la reunion de los dos Archivos de Hacienda existentes present la falta de
local y que solo pueden vencerse con obras de consideration; atendiendo tambien a
que la supresion de la Secretaria de la Superintendencia y su incorporacion a la del Go-
bierno Civil decretada posteriormente al mandate de reunion de dichos dos archives,
Ileva consigo !a necesidad de trasladar del mismo Gobierno Civil los documents co-
rrespondientes i su nueva Seccion de Hacienda; y en vista por iiltimo i flo expuesto
por V. E. acerca de la naturaleza de cada uno de ambos archives, se tha servido S. M.
mandar que se suspendan los efectos de la 6rden de refundicion de 6 'de Octubre del
afio iltimo, y que V. E. proponga desde luego la organization de los archives que juz-
gue mas adoptables a la nueva organization de las oficinas Superiores de Hacienda, jy
a la vez mas conciliables con los recursos que sin grandes gastos ofrezcan los ledificios
p6blicos.--De Real 6rden lo digo A V. E. para su inteligencia y fines consiguientes.-
Dios gue. a V. E. ms. as. Madrid 2 de Setiembre de 1856-Sor. 'Gobernador ;Superin-
tendente de la Isla de Cuba.

En tal virtud, se propuso al Gobierno de Madrid la organizaci6n del Ar-
chivo General y del especial de la Intendencia, en la forma que copiamos a
continuaci6n:
1'. Que el Archivo gral. de Rl. Hacienda lo sea de todas'las oficinas de admon.
public, Hacienda, Gobernacion, Guerra y Marina: no solo de la capital sino tambien
de todas las dependencias de la isla en esos ramos.
29. Que las oficinas grales. y subalternas remitan peri6dicamente a ese Archi-
vo gral todos los papeles que vayan siendo innecesarios en ellas para el despacho de
los negocios de actualidad y que no estin enlazados con las operaciones del dia 16 que
por lo general no haya necesidad de consultar.
39. Que continue en cada oficina el archivo especial de su ramo en el cual
se irin arreglando los papeles del modo mas convenient pasindolos peri6dicamente
con un indice al Archivo gral. como se previene en el articulo anterior.










HISTORIA DE LOS ARCHIVES DE CUBA


4'. Que los papeles existentes en el Archivo comun a la Superintendencia e
Intendencia que sean anteriores al actual Reinado de S. M. (q. D. g.' se pasen al
Archivo gral. de la manera que expresa el articulo tercero.
59. Que los papeles de la Superintendencia desde el afio de 1855 en que em-
pez6 el nuevo sistema de contabilidad, se pasen en igual forma al archive de la Secre-
taria de este Gobierno Superior conforme a la RI. 6rden citada, asi como la colec-
cion gral. de Reales 6rdenes y de consultas.
6'. Que los demas papeles de la Superintendencia queden con los q. perte-
nezcan a la Intendencia en el archive que hasta aqui era comun a ambas oficinas.
7'. Que este Archivo quede reducido a serlo solamente de la Secretaria de la
Intendencia.
89. Que la plant del Archivo gral. sea en esta forma:
Un Archivero con 2.500 ps. anuales.
Un Official 1P. con 1000 ps.
Uno id. 2'. con 900.
Uno id. 3'. con 800.
Tres escribientes con 500 ps. cada uno.
Dos id. con 200.
Un portero con 300.
Un sirviente con id.
9'. Que ademas se asigne al Archivero gral. la cantidad suficiente para aten-
der a los gastos necesarios que presuponga anualmente el Archivero y que figure en
el presupuesto gral.
109. Que el personal del Archivo de la Secretaria de la Intendencia se limited
a un Archivero con el sueldo annual de 1000 ps. y un escribiente con 500.
11'. Que en el presupuesto del pr6ximo afo econ6mico se comprendan los
sueldos de las plants de ambos archives a reserve de lo que S. M. tenga a bien re-
solver.

El Gobierno no tard6 en aprobar la mencionada organizaci6n, segon
puede verse en la Real Orden que sigue:
Primera Secretaria de Estado-Ultramar-N9 1199-La Reina (q. D. g.) to-
mando en consideration lo espuesto por V. S. acerca de la mas convenient organize'
cion de los Archivos de Hacda de esa Isla en carta no 1371 de 16 de Mzo 6ltO., se
ha servido resolver lo sig'niente:
Primero. Se suprime el Archivo gral de Hacda.
Segundo. En su lugar se crea otro que se denominari Archivo gral de la isla
de Cuba con los espedientes y documents innecesarios para el despacho de lo co-
rriente 6 que ya no fuese precise consultar, correspondientes a los ramos de Gober-
nacion, Hacienda, Guerra y Marina.
Tercero. El Archivo comun a la Superintendencia y la Intendencia pasari i
serlo esclusivo de esta ltima, trasladindose al del Gbno Superior Civil donde hoy
se hallan refundidos los trabajos de la primer. los papeles necesarios para desempeiiar
sus actuales atribuciones en material de Hacda.
Cuarto. Cada oficina conservari su archivo particular para los espedientes y
documents que conviniesen al despacho de lo corriente, pasando peri6dicamente al
gral los que vayan siendo innecesarios con las formalidades que V. E. determine.
Quinto. La plant del Archivo gral seri la biguiente:
Un Archivero .......... .... .. 2.000. ps.
Un official primero ...... .. .. .. .. .. 1.000.
Un segundo ...... .. . 900.
Un tercero .......... . 700.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Un escribiente de la. clase .......... 500.
Dos de 2a. i 400 ................. 800.
Dos de corto sueldo a 200 ........... 400.
Un portero .................. .. 300.
Un sirviente .. .... .. ......... 300.

Total .. .. $6.900.


Sesto. La plant del Archivo de la Intendencia seri la siguiente:
Un Archivero .... ..... .. .. 1.000. ps.
Un escribiente de la. c'-c .......... 500.
Un conserve.. .... ........ .... 600.
Un portero .................. .. 400.

Total .. .. $2.500.


Comparacion.
Cuesta hoy el personal del Archivo gral 5.260. ps.
Id. el del comun i las dos Secretarias .... 4.480.

$9.740.
Costari el 1 .. .. 6.900
Id. el 20 .. .. .. 2.500 .. .. .. .. "9.400.

Economic .. $ 340.


Setimo. Ambos archives tendrin la consignacion para material que se asigne
en los presupuestos.
Octavo. El personal actual de ambos archives se distribuirA en la forma que lo
ha dispuesto V. E. hasta tanto que hecha la correspondiente propuesta para las nue,
vas plants se proceda por S. M. a los oportunos nombramientos.
De Real 6rden lo digo a V. E. para su inteligencia y efectos consiguientes.
Dios gue. a V. E. muchos afios. Madrid 31 de Octubre de 1857.-Francisco Mar-
tinez de la Rosa.

Por informes que tenemos a la vista, se comprueba que ya desde noviem-
bre de 1857 se trataba de la ampliaci6n del local ocupado por el Archivo Ge-
neral, tomando para el efecto la parte del extinguido Convento de San Fran-
cisco que daba al Norte y un espacio de treinta y cinco varas aproximadamen-
te de la parte de Este a Oeste, como tambien todo el lado del Claustro frente a
la parte del Coro. Asi podia darse cabida con especialidad a los antiguos do-
cumentos de la Administraci6n General de Correos. Una vez acordado esto,
se procedi6 a los arreglos necesarios, los que terminaron en abril de 1858 e
importaron la suma de 1,871 pesos y 6 reales.
Desde marzo de dicho afio se di6 cumplimiento a lo prevenido en la
Real" Orden que acaba de leerse, quedando, por consiguiente, el Archivo Ge-
neral de la Isla de Cuba independiente de la Intendencia y con sus atribucio-
nes propias. La reorganizaci6n del personal fu6 confirmada de acuerdo con
la Real Orden de 31 de enero de dicho afio, nombrindose para la plaza de









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Archivero al Sr. Bias Maria de San Millin (18), que lo era del General de
Real Hacienda; official 19. al Sr. Rafael Barhen y Acosta; Oficial 29. al Sr.
Jose Maria del Rio, y Oficial 39. al Sr. Jos6 Maria Romero.
El nuevo Jefe del Archivo, Sr. San Millin, solicit con anterioridad ele-
var la suma de quinientos pesos anuales que estaba asignada en los presupues-
tos generals para los gastos de la dependencia, y asi como hubo tambi6n de
solicitar el nombramiento de dos sirvientes, y dando por raz6n el aumento de
papeles de varias oficinas que habian entrado uiltimamente en el Archivo. La
Junta Superior Directiva de Real Hacienda, en sesi6n de 20 de enero de 1858,
habia tambien acordado aumentar la referida suma a ochocientos pesos y nom-
brar los dos sirvientes pedidos, y cuyos gastos fueron aprobados por el Go-
bierno de Espafia en Real Orden de 23 de mayo del mismo afio.
Poco tiempo le fue permitido al Sr. San Millin dedicarse a sus tareas,
pues falleci6 a las cinco de la tarde del 13 de abril del afio ya varias veces re-
petido. Por Real Orden de 5 de julio, se nombr6 para sustituirle en la Jefa-
tura del Archivo al Sr. Rafael Barhen y Acosta; asi como por otra Real Or-







den de la misma fecha resultaron ascendidos el Sr. Jose Maria del Rio y el
Sr. Jose Maria Romero a Oficiales 1". y 29., respectivamente.
Bueno es que nuestros lectores fijen su atenci6n en todo lo que Ilevamos
relatado referente a las vicisitudes que ya en el movimiento de su personal,
ya en su instalaci6n, ya por iltimo en el cimulo de disposiciones y reales 6r-
denes influian poderosamente en la march del establecimiento. Asi podri
darse cuenta c6mo cualquiera instituci6n de este modo creada y de esta mane-
ra conducida, no es possible que llegue a consolidarse sobre bases propias, ni a
prestar todos los servicios que debiera.
















(18) El Sr. Blas Maria de San Millin habia nacido en Milaga, fue military,
ejerci6 el magisterio y cultiv6 con distinci6n las letras. Public en el Faro Industrial
de la Habana una Historia de la Literatura, o sea una colecci6n de las lecciones que
explic6 en la citedra que se le corifi6 en el memorable Liceo Artistico y Literario de
La Habana, y en el que tambien fu6 catedritico de la asignatura de Moral.


~Spbci,, .

















CAPITULO X



El primer sello official del Archivo General de la Isla de Cuba.-Articulo sobre los
archives cubanos, que trata especialmente del Judicial.-Los documents de la
Comandancia General del Departamento Oriental.-Banderas remitidas con es'
tos papeles y lugar done fueron Ilevadas.

Lo primero que not6 el Sr. Barhen y Acosta al comenzar el desempefio
de sus funciones, fue la carencia de un sello official que legalizara toda la do-
cumentaci6n del Archivo. Por este motivo ide6 y obtuvo la aprobaci6n supe-
rior del que publicamos aqui, y el cual vino a ser, por lo tanto, el primer se-
1!o que hubo de poseer el mencionado establecimiento:




SD(0C 1EA ..A$




Por todo el interest hist6rico que ofrece, y asimismo por las noticias con
que viene a aumentar aquellas recogidas para esta obra, hemos juzgado conve-
niente reproducir la mayor parte del articulo que va a continuaci6n, y en el
cual, sobre todo, el autor se ocupa detenidamente del Archivo Judicial:

ARCHIVO.-El edificio 6 habitacion 6 parage en que se custodian y conser-
van documents piblicos 6 privados.
Existen en la Habana, cntre otros archives p6blicos, el general, el military, el
politico, el de hacienda, el de justicia, el de marina y el municipal, ademas de otros
menos importantes. Sin renunciar al pensamiento que tenemos de dar una idea de la
fundacion e historic de cada uno de esos importantes departamentos de la administra-
cion p6blica, de su organization, de su estado de capacidad y conservation, del n6me,
ro de libros y legajos que contienen y de las medidas de precaution que deben adop-
tarse para evitar los inmensos perjuicios que el descuido, apatia 6 mala fe pudieran cau-
sar con el extravio 6 alteracion de los monumentos hist6ricos y de gobierno, titulos de
pertenencias y demas documents interesantisimos que en tales edificios se custodian,
reducimos por ahora nuestra tarea al archivo judicial, por ser el 6nico de que en el afio
1855 se ha tratado seriamente, aun cuando no se haya llegado i organizer de una ma-
nera complete y definitive.
Comisionado en junior de 1855 el author de esta obra, para examiner las secreta-
rias y archives de la Real Audiencia de la Habana e informar sobre su estado, fij6 es-
pecialmente su atencion en esta 6ltima oficina, porque conservindose 6nicamente en
las primeras los expedientes en curso y los del iltimo quinquenio y debiendo en su
concept remitirse anualmente al archive todos los expedientes terminados en el ante-
rior, no le pareci6 necesario ocuparse de la manera con que los secretaries guardian sus
respectivos papeles cuando por su corto n6mero no puede su arreglo mas 6 menos es-
merado producer males de trascendencia aunque el metodo de los cuadernos de regis-









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


tro que levan no sea el mejor possible; asegurando ademas que no habia observado en
esta parte notables defects que mereciesen lamar la atencion del Real Acuerdo.
Tres fueron los archives que el comisionado encontr6 existentes a las inmediatas
6rdenes de la Audiencia. 1" El general, i cargo del Secretario de Acuerdo, con 800
legajos. 29 El del suprimido Juzgado de bienes de difunos, con 530 legajos; y 39 el del
distrito de la extinguida Audiencia de Puerto Principe, que conserve el escribano de
Cimara D. J. Gussifier, y tendri sobre 650. Los tres se hallaban en distintas piezas
ocupindolas casi completamente sin que en ninguna de ellas quepan todos los papeles
y much menos si se cuentan los 400 legajos que las dos escribanias de la Audiencia
Pretorial tenian ya en disposicion de archivarse, con los cuales se componia el n6me-
ro de 2,380 legajos poco mas 6 menos, que con los 244 recibidos despues de la supri-
mida Comision military, formaban un total de 2,624.
La conveniencia 6 casi puede decirse necesidad de que haya un solo archivo es
tan obvia, que basta enunciarla; y en tal supuesto, la primera dificultad que se ofrece
es el hallar en el edificio que ocupa la Audiencia un local ventilado, seco y tan espa-
cioso que sea capaz de contener 6,000 legajos cuando menos, i fin de que una vez
instalado en el el archive no sea necesario removerlo en algunos afios y sea possible ex-
tender su capacidad.
Semejante dificultad material trae naturalmente a la memorial el expediente que
pende en la Secretaria del Real Acuerdo sobre traslacion del tribunal a un edificio
propio y no alquilado, las ventajas de cuyas medidas se demostraron por el ministerio
fiscal en el afio de 1847, con toda la lucidez y fuerza de raciocinio que distinguen a los
escritos del digno Sr. Regente actual de la corporation y que en dicha epoca desempe,
fiaba una de las fiscalias.
Que en el edificio en que funciona la Real Audiencia Pretorial no cabe deco-
rosamente ni aun c6modamente, es para todos los que de alguna manera intervienen
en la administration de justicia en 2*. instancia una verdad que por su evidencia no
necesita demostracion. Para los que no lo ven basta que considered: 19 Que esa casa
se alquilb cuando el Tribunal se componia de una sola sala y hoy se compone de tres.
2' Que debiendo habitat en el mismo edificio el Regente, no lo hace por falta de ca-
pacidad. 39 Que el despacho que tiene en dos piezas calurosas del entresuelo con te-
chos sumamente bajos, mala escalera y cercano al zaguan donde estan la guardia, los
alguaciles y otras genes, por medio de las cuales tiene precision de pasar cuando sale
6 entra, no es el que corresponde A quien preside el primer Tribunal de la Isla. 49.
Que los relatores se hallan tan apifiados, que sus mesas se tocan unas a otras. 59. Que
los tenientes fiscales no tienen donde sentarse ni vestirse la toga cuando con tanta fre-
cuencia vienen a informar en estrados y necesitan aguardar el moment de verificarlo.
69. Que no puede colocarse el archivo; y 79. Que tampoco se encuentra un local a pro-
p6sitd para que los abogados que hayan de informar en Reales estrados, esperan a que
la Sala los Ilame en algunos casos, entregindose A la meditacion que ciertos negocios
exigen hasta en aquellos moments, que inmediatamente preceden A la vista, y en que
conviene A veces modificar el plan de defense y las notas que hayan de servir para el
informed. Estas razones de conveniencia unidas a las que naturalmente se deducen de
la consideration que nuestras leyes otorgan A los abogados, ha hecho que en todas las
audiencias de la Peninsula haya un Salon de Abogados en que estos con el decoro pro-
pio de la clase i que pertenecen, aguarden el moment de informar.-Pero en el edi-
ficio que ocupa esta Real Audiencia, aunque se encuentra un local con aquella deno-
minacion, y se destiny al expresado objeto, hoy esti ocupado por la Chancilleria; y los
abogados se ven en la necesidad de esperar su turno en las galerias ocupadas por los
procuradores y por el public.
Agreguese i todo lo expuesto, que la nacion ha pagado ya mas de cien mil peA
sos por alquileres y gastos de arreglo y ornato de la casa de audiencia, cuya cantidad
no seria completamente perdida si se hubiera invertido en fabricar un palacio de jus-
ticia de nueva plant, con todas las condiciones que su objeto exige y que dificilmente










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


se consiguen con los edificios acomodados, en cuyo acomodamiento siempre se encuen-
tran obsticulos y se consume inftilmente gruesas cantidades de dinero.-Que despues
de gastados cien mil pesos se hall el tribunal a merced de un particular que puede des,
pedirle de su casa cuando le acomode.-Que dentro de diez afios se habran gastado
otros 80.000 ps. en alquileres y los demas que causan las obras de ornato 6 arreglo que
son tambien de cuenta del Estado; que sin embargo, la Real Audiencia continuara
siempre sometida i la triste situation de poder ser desalojada el dia que un individuo
de la rica familiar quien pertenece el edificio desee vivir en ca-a propia y espaciosa;
y sin esfuerzo se deducirA la consecuencia siguiente:
Es necesario y apremiante edificar en la Habana un palacio de justicia: su fi-
brica servird de ornato piblico y de honrosa memorial i todos los que en ella tomen
alguna part.
Mas un palacio no es obra que se improvisa, y el arreglo del archive objeto
primordial de que tratibamos no daba treguas, siendo por lo mismo indispensable idear
algun medio de concduir con la anarquia que reinaba en este ramo de la administra-
cion judicial. No deben existir cuatro archives, sino uno solo; y este no puede estar
definitivamente colocado en el sitio provisionalmente escojido en 1855, que es una
pieza situada en la parte norte del patio, pequefia, h6meda, sin sol y con poca ventila-
cion, que carece por tanto de todas las condiciones que de tiempo inmemorial se exi-
gen a los archives.
Justiniano los defini6 ya con la mayor precision y exactitud en el capitulo 5'.
de la novela 15: "Quatenus incorrupta maneant (dice refiriendose a los documents
archivados) et velociter inveniantur a requirentibus" y en tantos siglos transcurridos
desde que vivia el romano legislator hasta nuestros dias, no ha habido motive para va-
riar el conciso y exacto concept que de esta institution formara aquel sabio emperador.
Conservacion y arreglo: he aqui las dos bases, de un archive: la primer falta
en e! de esta Audiencia, en el cual hay legajos que nadie se ha atrevido a abrir por te-
mor de que se queden los pedazos entire las manos 6 vuelen desmenuzados a merced de
la brisa; y tingase present que su antigiiedad apenas pasa de medio siglo. Aprenda-
mos, pues, en el descuido de nuestros mayores a ser mas cautos: busquemos para cus-
todiar los inapreciables documents confiados a nuestro cuidado en los cuales se fun-
dan los sagrados derechos de la propiedad y de la familiar; busquemos, repito, un lugar
saneado y consignense en un reglamento el 6rden de limpieza, ventilacion y demas
preservatives que eviten A nuestros nietos el dolor de ver convcrtidos en masa 6 polvo
los documents en que hayan de fundar sus acciones 6 de los que se hayan de tomar
los datos convenientes para escribir la historic de este pais.
Si no es de los mas halagiefio el estado de conservation, primer fin cardinal de
un archive, y menos halageiiea aun su future perspective no mejorando de localidad,
lo cual es impossible conseguir, como se ha dicho, sin mudar de edificio no lo era me-
nos su arreglo en 1855.-Dos escribientes encomendados a si mismos, siguiendo sus
propias inspiraciones en la formacion, colocacion y numeracion de los legajos asi como
en la formacion de los indices, trabajando en esto cuando en otra cosa no los ocupan,
sin cabeza ni direction, mal podian ofrecer brillantes resultados. Asi es que problamen-
te habri que rehacer cuanto han hecho, si los indices han de tener la claridad que Jus-
tiniano recomendaba ~ sus archiveros, para que con prontitud se encuentre cualquier
document, no solo por los mismos encargados de su custodia sino por un extrafio que
lo busque. Los dichos escribientes en la Ipoca citada enlegajaban y formaban el indi-
ce, el uno de lo criminal y el otro de lo civil, hallindose paralizado lo gubernativo.
Los indicados indices se hallaban el de lo civil en 1848 y el criminal en 1846.
No habia en los estantes division de partidos judiciales conteniendo algunos legajos ex-
pedientes de diferentes pueblos, de suerte que si un dia se necesita hacer alguna divi,
sion 6 se extravia el indice, se verin en gran apuro los encargados del archivo.
Tampoco hay indices alfabeticos, ni debe extrafiarse su falta, porque primero
es sacar del caos los expedientes no arreglados que former duplicados indices: antes
es el arreglo bueno 6 malo que su perfeccion 6 refinamiento.









HISTORIC DE LOS ARCHIVES DE CUBA


Sin descender a pormenorizar las reglas que para la formation de buenos indi-
ces y el complete ordenamiento de un archive se tiene por mas acertadas, no cabe du-
da que lo existente es mejorable; que las quejas dadas al Sr. Regente que produjeron
la visit no pueden menos de reproducirse con frecuencia; que es indispensable y ur-
gente la creacion de un archive, que, segun las leyes de Indias, debe existir en todas
las audiencias, y en esta no existe por ser de modern creacion, estando sus papeles
esparcidos en cuatro diferentes departamentos, i cargo de personas distintas, sin uni-
dad y sin las demas circunstancias indispensables, para que su reunion merezca el nom-
bre de archive, y no sirva de several y just critical a los naturales y extrangeros que por
necesidad 6 por gusto lo visiten.
Lo primero que debe hacerse es sepatar ese ramo de la escribania del Real
Acuerdo, a la cual se agreg6 al crearse esta Audiencia sin los graves inconvenientes que
ahora se tocan y que cada dia deben ir en creciente proporcion, si en ello no se pone
el oportuno remedio. Un escribano de Cimara que ademas de las obligaciones comu-
nes i los de su clase, tiene las especiales de la Secretaria del Real Acuerdo y de la Re-
gencia, no puede velar cuidadosamente ni menos dirigir con acierto la ordenada colo-
cacion y conservation de los papeles archivados: lo que hace, cuando la urgencia 6
extension de los trabajos de sus dos secretaries lo demand, es ocupar en ellos a los
oficiales del- archivo.
Este exige una cabeza y que los brazos con que hoy cuenta, suficientes por
ahora, no sean distraidos a otras ocupaciones extrafias. B6squese una persona enten-
dida y de suficiente responsabilidad, encomiendesele la formacion del archive bajo las
6rdenes del Real Acuerdo y i las inmediatas del Regente, d6tesele competentemente
y 61 propondri los models de los mejores indices y su paulatina pero exacta redaccion,
con todos los demas pormenores que el studio de ese ramo especial le sugiera.
De lo expuesto se infiere que el Real Acuerdo al ordenar la visit del archive
de la Audiencia atcndi6 i una necesidad apremiante y produjo 6 prepare los resulta-
dos siguientes:
Primero.-Promover de nuevo el expediente que se instruye para dotar i la
Real Audiencia de un edificio propio, ya de nueva plant, lo cual seria preferible, ya
acomodando el piso alto de la circel f otra finca del Estado, ya comprando la que pa-
rezca i prop6sito, elevindose en su dia la correspondiente exposicion & S. M., para que
se digne autorizar ese gasto de utilidad evidence.
Segundo.-Colocar entretanto provisionalmente el archive en una sola pieza,
previas las obras que se presupuestaron, aprobaron y ejecutaron.
Tercero.-Pasar i ese archive general todos los expedientes de los del juzgado
de difuntos y de la suprimida audiencia de Puerto-Principe, que se hallaban en piezas
separadas; asi como los modernos que las tres escribanias conservaban, estableciendo
para lo sucesivo que durante el primer cuatrimestre de cada afio se entreguen al archi-
vero todos los expedientes concluidos en el anterior.
Cuarto.-Proponer la creation de una plaza de archivero con suficiente dota-
cion, de nombramiento y libre remocion del Real Acuerdo, que es la autoridad mas
competent para apreciar su buen 6 mal desempefio, poniendo & sus 6rdenes los dos
oficiales que hoy existen; mandar que estos no se distraigan en otras ocupaciones; y
echar las bases del arreglo definitive, fijo y permanent del archive judicial.
Adoptadas por la Real Audiencia las medidas que consider mas urgentes al
efecto; como todavia no se ha creado la plaza de archivero, y se piensa crear otra
de secretario del Real Acuerdo, que tenga & su cargo el despacho de todos los negocios
que hoy corren por mano de diferentes escribanos y relatores, parece que sin inconve-
niente alguno podria encomendarse a este funcionario el arreglo y direction del ar-
chivo. (19)


(19) Anales de la Isla de Cuba, por Filix Erenchun, Habana, 1855, t. 1, p.
507-510.








78 PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA

En un buque de guerra llegaron a La Habana y fueron depositados en
el Archivo, los documents que existian en la Comandancia General del De-
partamento Oriental, anteriores a 1840, y cuyo traslado se hizo por cuenta de
la Hacienda, en el mes de julio de 1858. Estaban contenidos en dos cajas, y
una vez comprobado su mal estado, fueron quemados por disposici6n del Go-
bernador General, en 9 de junio de 1859, en el Campo de la Punta, a presen-
cia del Archivero General Sr. Barhen y Acosta, del Oficial de la Secci6n de
Archivo Sr. Manuel Vicario, y del Auxiliar de la Secretaria del Gobierno Su-
perior Civil Sr. Juan Bautista Viztariz, y asistiendo para dar fe del acto el
Escribano de Gobierno Sr. Francisco de Castro y Puebla. Junto con los docu-
mentos expresados se recibieron tres banderas, dos que habian pertenecido a
los extinguidos batallones de pardos y morenos, y la tercera a un cuerpo de los
que componian el ejercito de Costa Firme. Por mandate del Gobernador Ge-
neral se entregaron dichas banderas al Capitin Sr. Adolfo Salinas, para que
las remitiera al Museo de Artilleria de Madrid, donde serian depositadas se-
grin lo dispuesto por Real Orden de 7 de febrero de 1858.

















CAPITULO XI



Datos facilitados al Sr. Ram6n de la Sagra.-Informes referentes al Archivo del Ayun-
tamiento de La Habana.-Proyecto de edificio para archivos.-Resultado de la
Comisi6n conferida al Archivero Sr. Barhen y Acosta para former los pianos.
-Condiciones propuestas y defects de las mismas.-Atribuciones del Archi-
vero del Consejo de Administraci6n.

Por Real Orden de fecha 5 de julio de 1859, se dispuso que fueran faci-
litados al Sr. Ram6n de la Sagra los datos oficiales que hubiera en el Archivo
General necesarios para la redacci6n de un suplemento complementario de su
obra titulada Historia Fisica, Politica y Natural de la Isla de Cuba, sobre co-
mercio, navegaci6n, rentas y gastos de esta Antilla (20). Por esta autoriza-
ci6n se ve como el escritor espafol Sr. Sagra obtuvo del Gobierno la misma pro-
tecci6n que favoreci6 afios antes al Sr. Mariano Torrente, pero que esta vez
no pudo disfrutar con identico fin que los Sres. Torrente y Sagra la Real So-
ciedad Econ6mica de La Habana, corporaci6n en la que, si bien figuraban es-
paiioles de merito, la mayoria de los miembros eran nacidos en Cuba.
Y como demostraci6n evidence del noble y levantado espiritu que a
nuestros compatricios mis distinguidos y respetables inspiraba entonces la con-
servaci6n de los materiies de todo genero que pudieran representar provecho
alguno y en 6poca cualquiera para nuestra Historia, tenemos los luminosos in-
formes que, precisamente en los afios 1858 y 1859, redactaron los comisiona-
dos nombrados al efecto Dres. Jose Silverio Jorrin, Antonio Bachiller y Mora-
les, Gabriel de Cirdenas y Cirdenas, Francisco J. Saravia y el Marques de
Aguas Claras.
Veanse a continuaci6n esos documents:

ARCHIVO DEL EXMO. AYUNTAMIENTO
Cuando la atencion p6blica se fija con nueva intensidad sobre nuestros asun-
tos municipales, merced a la moderada intervention concedida a los vecinos mayores
contribuyentes por el reciente Real Decreto de organization de los Ayuntamientos,
no puede minos de ofrecer interest la publication de los siguientes informs sobre su
Archivo:
Exmo. Ayuntamiento.
A fines de 1857 tuvieron los infrascritos capitulares la honra de proponer a
V. E. que se formase un inventario de cuantos papeles existian en la Secretaria de la
Corporacion, ya porque en su n6mero figuran las primitivas mercedes 6 titulos de do-
minio de una vasta portion de la propiedad territorial de la Isla con otros documents
importantes, y por la conveniencia y necesidad de que el Secretario recien electo del
Municipio, se encargase del Archivo mediante formal entrega, para conservarlo en
buen 6rden.
V. E. acogi6 por unanimidad esta idea, nombr6 promovedores para que la pu-

(20) Consideramos de oportunidad advertir que dicho suplemento lo consti-
tuyen el tomo titulado Relacion del filtimo viaje del autor, Paris, 1861, 8'., 250 p., y
Cuba en 1860, Paris, 1863, 4'., 282 p.










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


siesen en plant, y ansiosos estos de corresponder a la confianza con que fueron hon,
rados, vienen a manifestar que han concluido la tarea que se les encomend6.
Para evitar confusiones, maxime tratindose del archivo de un Ayuntamiento
que cuenta mis de tres siglos de vida, la Comision se propuso desde un principio se-
guir el plan mis met6dico possible en la formation del inventario, y con este prop6sito
lo subdividi6 en tres grandes Secciones con el rubro de legajos, expedientes y libros.
Comprende la primer seccion una multitud de memoriales y solicitudes sueltas,
presentadas desde 1693 i 1846. Los papeles de estos diversos legajos se han coloca-
do en el inventario general por 6rden cronol6gico, y van precedidos de una noticia
lac6nica sobre las personas y negocios de que tratan.
La segunda seccion abarca en tres series distintas los expedientes de la Cor-
poracion iniciados en la iltima centuria, los que se han organizado en la present, y
various que la Secretaria political ha remitido en consult "ad affectum vivendi". S61o
faltan en esta clasificacion los expedientes pasados a informed de algunos sefiores Regi-
dores 6 de otros individuos, y tanto su n6mero como su clase constant del cuaderno 6
libro de conocimientos que Ileva la Secretaria.
La tercera seccion es la mis extensa, y por ese motive han considerado oportu-
no los informants subdividirla en cinco grupos.
En el primero figuran los libros impress, como la Recopilacion de Indias, el
Registro Ultramarino de Zamora y otros que constituyen la pequefia biblioteca del Mu-
nicipio, a la que seria muy ventajoso agregar algunas obras modernas de administra-
cion, estadistica e higiene p6blica.
En el segundo grupo estin los libros manuscritos 6 sean los cedularios, que con-
tienen una copiosa series de disposiciones Soberanas expedidas desde 1693 a 1702, y
desde 1717 5 1723, todas de interest no escaso, bajo el double punto de vista econ6mico
e historical.
Forman el tercer grupo los libros de toma de razon en el 6rden siguiente: uno
para la de diplomas de artesanos, el cual se inici6 en Enero de 1844 i solicitud de la
Seccion de Industria de la Real Sociedad Econ6mica;-otro contemporineo del C6di,
go Mercantil para las matriculas de los comerciantes;-y cinco mis destinados a los ti-
tulos de Castilla, grandezas de Espafia, abogados, profesores de instruction primaria,
escribanos, procuradores, agrimensores, profesores de veterinaria, informaciones de
nobleza e hidalguia, y antiguamente para los diplomas de los cirujanos y midicos.
El cuarto grupo sc compone de los libros de actas de la Junta Municipal, cu-
ya creacion data del 1'. de Enero de 1841.
El quinto y 6ltimo grupo esti formado por los protocolos en que se hallan las
actas de las sesiones celebradas por el Ayuntamiento de esta ciudad desde su origen
hasta 31 de Diciembre de 1857, no advirtiendose otros vacios que los que atribuye
nuestra historic local a las depredaciones de los pirates franceses en el siglo XVI, y
al gran incendio que hizo desaparecer los acuerdos tenidos desde 1578 a 1583.
Compelida la Comision por la premura del tiempo, se ha limitado i numerar
las hojas sueltas de los protocolos antiguos para evitar futuras sustracciones y des-
gloses; absteniendose de ordenar esos mismos folios, porque semejante empresa apar-
te de ser larga de ejecutar, presupone !a lectura de manuscritos que s6lo son inteli-
gibles para quien tenga cabal conocimiento de la paleografia cubana.
Lo hasta aqui expuesto patentiza que si el inventario formado por la Comi-
sion deja much que desear, satisface por lo minos el objeto primordial para que se
proyect6. En efecto, el Secretario del Municipio, i difcrencia de sus predecesores,
puede hacerse ya cargo de los documents del Archivo de una manera fehaciente; y
V. E. en lo adelante tendri la satisfaccion de que aquellos papeles estrn libres de ex-
travios y de cualesquiera otros riesgos, supuesto que van a quedar bajo la custodia de
un empleado responsible. Este es el primer resultado que ha tenido en mira la Co-
mision, y por lo tanto ruega a V. E. que se proceda sin perdida de tiempo i las dili-
gencias de entrega del Archivo, bajo el concept de que envolviendo este trimite una




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs