• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Introduction
 Preface
 El monopolio colonial español en...
 Primeros actos de rapiña contra...
 Los bucaneros de la isla Tortu...
 Los filibusteros de Jamaica
 Los grandes capitanes filibust...
 Toma y saqueo de portobelo, maracaibo...
 Dramatica devastacion de Panam...
 "El caballero de Jamaica"
 Morgan, gobernador de Jamaica
 Muerte de Morgan - Ocaso de la...
 Apendice documental
 Fuentes y bibliografia tematic...
 Table of Contents














Group Title: El caballero de Jamaica : historia de Morgan y los filibusteros
Title: El caballero de Jamaica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075385/00001
 Material Information
Title: El caballero de Jamaica historia de Morgan y los filibusteros
Physical Description: 272 p. : map ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Siri, Eros Nicola
Publisher: Editorial Sophos
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1944
 Subjects
Subject: Buccaneers   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical footnotes.
Statement of Responsibility: Eros Nicola Siri ; prólogo de Héctor R. Ratto.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075385
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000319064
oclc - 23297509
notis - ABU5914

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Introduction
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Preface
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    El monopolio colonial español en el siglo XVI
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Primeros actos de rapiña contra las indias
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Los bucaneros de la isla Tortuga
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Los filibusteros de Jamaica
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Los grandes capitanes filibusteros
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Toma y saqueo de portobelo, maracaibo y gibraltar
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Dramatica devastacion de Panama
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    "El caballero de Jamaica"
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Morgan, gobernador de Jamaica
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Muerte de Morgan - Ocaso de la pirateria
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Apendice documental
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Fuentes y bibliografia tematica
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Table of Contents
        Page 271
        Page 272
        Page 273
Full Text

















EL CABALLERO DE JAMAICA







EROS NICOLA SIRI
(De 1a Socledad do Historia Argentina)





EL CABALLERO

DE JAMAICA
(Historia de Morgan y los filibusteros)


Pr6logo del Capitin de Fragata .
HECTOR R. RATTO




BUENOS I) AIRES
IMP










LATIA
MP! IMPRESO EN ARGENTINA


Hecho el depdsito que marca la Ley 11.723


Copyright by

uNllil



Rivadavia 755
Buenos Aires


LAMT
AMEfllB


















Al gentile amige y caballero

SIR EUGENIO MILLINGTON DRAKE

E. N. S.




















PROLOGO


La consideracidn de temas maritimos result entire nos-
otros asunto de excepcidn. No debe extralarse tal silencio,
cuando estamos escribiendo la propia historic naval.
Todo conspira contra el. gnero maritime: el escaso do-
minio del ambiente ndutico, la fdlta de interns por la ma-
teria y, desde luego, el autor genial que logre asignarle la
jerarquia necesaria. No basta conocer la emocion y secrets
del mar y ain de los hombres que en &l viven y mueren;
es menester poseer, en alto grado, el dominio de una "lengua"
por asi decirlo, que no se aprende en libros, no la hablan
en pueblos y ciudades sino que aparece tras el ejercicio
continuado de una profesi6n para la cual ha sido esquivo el
argentino, no obstante las excepciones en contrario. Y sin
ese bagaje integrado en base de detalles sugeridores, la cap-
tacion de las cosas bellas del oficio desaparece sin dejar
estela.
Ni siquiera poseemos los nacidos en los pueblos "hispano-
parlantes", la tradici6n de grandes prosistas mariners, como
ocurre en otras literaturas. Los escritores de nuestro idio-
ma, de tan subidos quilates bajo otros aspects, han sido
parcos en tales manifestaciones. Sus hombres de mar, dspe-
ros y bravios como sus costas y sus playas, no dejaron es-











Pi LOGO


critos sobre sus hazaiias por el mundo que descubrieron.
Cuando esos hombres dejaron de surcar mares desconoci-
dos, sus literatos quedaban en casa preparando ese magni-
fico "siglo de oro" que no tiene igual en el mundo, es cier-
to, pero que olvid6 a quienes engrandecieron el dominion
de la tierra de don Quijote. Cervantes mismo, cetro y pi-
ndculo de la literature mundial, no dej6 entire sus pdginas
inmortales un solo relate de la batalla de Lepanto no obs-
tante haber luchado en ella y que, disperse por las pdginas
de sus obras, campean los vocablos maritimos de la lengua
mds rica en terminologia ndutica de los que hay vestigios en
las lenguas latinas y aun en las sajonas.
Aunque de la raza de descubridores, hemos carecido de
grandes escritores xinclinados al relate de mar o a la biografia
lustral de sus marines, done pululan capitanes eminentes,
a falta, sin embargo, de la figure capital de un Almirante.
Lengua, repetimos, de un pueblo navegante, ha reservado sus
vocablos para uso de sus puertos y caletas, renunciando a
imponerlos en el libro cldsico en el que se recreen y solasen
sus futures marines.
gDdnde hallar, ademds, escrito en castellano, el libro de
aventuras maritimas que despierta vocaciones y enciende el
alma de juventud? iDdnde la descripcion, emotiva y acerta-
da, de tanta maniobra marinera como sus hombres conocie-
ron? iD6nde, finalmente, el relato regocijado, pleno de sabor
y picardia mariners, de sus guardiamarinas al estilo de "Pe-
dro el Simple" o sus similares de lengua francesa o italiana?
gResponde ese silencio a signos de decadencia de la afi-
ci6n al mar de nuestros progenitores? i0 es que debe
hablarse en "jerga de toros" cuando se va a la "plaza" y no
como un marino cuando se trata del mar?
Eso en lo relative a la literature. En lo tocante a la
temitica las cosas no mejoran. Salgari en Italia, Pierre Mael











PROLOGO 11

en Inglaterra, Farrere en Francia -para no citar mis de
uno en cada pais- tienen lectures en el mundo entero. Los es-
paioles no, y desde luego, los americanos muchisimo menos.
Sin ese bagaje minimo dado apenas por obras traducidas
malamente, algunos estariamos en ayunas y dudando to-
davia "si los buques navegan de noche", "fondean para dor-
mir" o suspendedn el combat para comer", como tantos
creen.
Por eso, respetando todas las ideas, estimo que couple
mission necesaria y santa aquel que como Eros Nicola Siri
ha buceado en las revueltas aguas de muchas histories de
pirates para darnos un libro que hace excepcidn entire lo pu-
blicado en la Argentina.
Con "El Caballero de Jamaica", la literature maritima
do aventuras da el paso promisor que deseamos. Bien que
no es iste un libro genuinamente maritime por su estilo, lo
es, en cambio, por gravitacion del personaje central del mis-
mo y por los hechos que realize. De la misma manera, en
merito a las consideraciones con que robustece sus aprecia-
ciones, es una obra que debe interesar a los historiadores
navales de los paises americanos tan distantes, a veces, de
los problems que la pirateria planted a las primitivas pobla-
ciones espailolas. Tales actos, que el autor califica duramen-
te, fueron el fruto maduro de la codicia de los praises mar-
timos alentados por la debilidad naval del pais conquistador.
Yo he dicho, alguna vez, que estd en esa decadencia
maritima, el germen de la debilidad de los veinte paises ame-
ricanos acostumbrados a ver en el mar, ris que la ruta
obligada del engrandecimiento de los pueblos, el lugar por
donde habia de esperarse el azote. He visto tambien en esa
debilidad initial de la madre Espaiia la razdn por las cuales











PR6LOGO


ias ciudades capitals de las grandes divisions territoriales
-virreinatos, capitanias, gobernaciones o audiencias- estu-
vieron "en tierra adentro" en actitud defensive.
Si se exceptza a Buenos Aires (que es puerto fluvial) y
a Montevideo (que naci6 ya entrado el siglo XVIII), las
restantes cabeceras -Santiago de Chile, Asunci6n, Lima,
Guayaquil, Bogotd, Caracas o Mixico- estaban alejadas del
mar a buen recaudo del pirata hereje.
Eros Nicola Siri, en una obra singularisima, nos muestra
en animadas pdginas las agresiones de pirates, filibusteros y
bucaneros con sus siniestros personajes y el bajo instinto
que movia sus actos. Todo eso es lo que flota en la super-
ficie del libro; por debajo de Rl percibese otra corriente nds
sutil pero de grande trascendencia: la misi6n political del pais
navalista por excelencid conjugando la frase de Walter Ra-
leigh: "quien domina el mar, domina el comercio; quien do-
mina el comercio, domina el mundo..."
Ahi estaba la verdadera raz6n de las zalemas de la reina
Isabel para con Drake y las de Carlos II para Morgan. jHa-
bia sdlo malignidad en esa conduct? Torpe serd quien pien-
se en ello; habia por sobre todo un anhelo: dominar el mun-
do, empezando por lo primero: el dominio del mar que no
podian lograr los lechuguinos o petimetres de su corte, sino
esos hombres duros y recios, de corazon encallecido, que
Eros Nicola Siri nos muestra una y otra vez a la vuelta de
cada pdgina de su hermoso libro.
Por lo que el libro es en si y por lo que su lectura su-
giere; por lo que muestra su llaga viva, sin ira ni amargu-
ra; porque lo deseamos piedra de toque de nuevas publica-
ciones, anhelamos su triunfo como cosa que nos llega muy
de cerca.
HiCTOR R. RATTO
Capitin de Fragata (R.)
















PREFACIO


Este libro es el que con mds vehemencia hemos deseado
escribir. El apasionante tema de los filibusteros ocupd siem-
pre largas horas de lectura en nuestra vida de estudiosos, las
que luego se convirtieron en pacientes investigaciones, cuan-
do ya en la madurez de nuestro criterio, hicimos de la litera-
tura hist6rica la fuente permanent de nuestras inquietudes
espirituales.
De niios gustdbamos solazarnos con la lectura de las
novels del escritor italiano Emilio Salgari, en las cuales
pintaba al travis de una fuente hist6rica que hoy compren-
demos pobrisima y falsa, pero con un vigor descriptive que
en aquellos tiempos nos resultaba un maravilloso acicate para
nuestras mentes de niios, que sin saber por qua, no reta-
cedbamos nuestra simpatia hacia estos ladrones de mar...
Toda la gama aventurera de los "Hermanos de la Costa",
capitaneados por "el Olonds", "Miguel el Vasco", Mansfield,
Morgan, o simplemente por personajes de ficcidn, pareciannos
narraciones legendarias, y heroes, esa trailla de bandidos que
asolaban, cual gigantescas bandadas de aves de rapifia, el
Mar de las Antillas, el Caribe o el Golfo de Mgjico.
Las islas de la Tortuga y de Jamaica nos resultaban
lugares conocidos y perfectamente ubicados en la geografla
de nuestra imaginacidn. El nombre de ciudades espafolas
depredadas como Portobelo, Panamd, Maracaibo, etc., nos







14 PREFACIO

eran igualmente familiares por los relates cuya memorial
guarddbamos, y esa memorial no nos fui infiel, cuando ya
con conciencia de didactas o investigadores hist6ricos, resol-
vimos escribir una historic veraz y documentada sobre los
filibusteros. Hace casi seis afos que en realidad tratamos
de acometer el tema que hoy compendia este volume. Nues-
tro primitive deseo se trasunt6 en una nota periodistica
aparecida en las pdginas de la entonces prestigiosa y hoy
fenecida revista "Caras y Caretas", en la cual colabordba-
mos. Dicha nota era una reseda de la vida accidentada de
Henry Morgan, el mins celebre entire los cilebres capitanes
bucaneros. Desde entonces el autor comenz6 a investigar so-
bre el tema, acotando cuanto dato pudiera ser de interns
para el trabajo proyectado. Desgraciadamente, los archives
argentinos son muy pobres en material de documentaci6n
relacionada con los filibusteros. Solamente hay una valiosa
fuente al respect, debida a la laboriosidad y bisqueda incan-
sable de nuestro apreciado amigo y colega Enrique de Gan-
dia: "Historia de los Piratas en el Rio de la Plata", Edicidn
Buenos Aires, 1936, y que es un notable trabajo hecho con
documentaci6n inedita extraida del Archivo de Indias. En
el Capitulo VI de su obra, Enrique de Gandia cita un docu-
mento interesante para la historic del filibusterismo. Se
trata de una declaraci6n prestada ante las autoridades de
Santa Fe por el capitdn ingles Juan Drake, sobrino que era
del celebre Francis Drake, capitdn isabelino que asestd mor-
tales golpes al comercio colonial espaiol en el siglo XVI.
Juan Drake habia naufragado en el rio de la Plata en el
banco llamado desde entonces "del inglis", y huyendo de
los indios se refugi6 en Buenos Aires, cuya autoridad lo
remiti6 preso a la Asunci6n del Paraguay camino a Lima,
donde habria de ser juzgado cono hereje por el tribunal







PREFACTO


limeio de la Santa Inquisicidn. Llegado a Santa Fe presta
la declaraci6n que cita de Gandia (*).
SNo encontrdndose fuentes locales fuera del libro citado,
la bisqueda, en consecuencia, hubo de encaminarse hacia la
documentaci6n del Archivo de Indias y hacia la obra de
algunos autores franceses, entire ellas las del jesuita Durter-
tre, no siempre veras, que se habian ocupado de la historic
de Santo Domingo e islas antillanas. Sabiamos que la fuen-
te principal se hallaba en los Archivos de Estado y de la
Marina de Gran Bretaiia, pero por causes de la guerra
dificil nos fu mantenernos en contact con corresponsales
de Londres o de Paris. Con todo, ayudados por Exqueme-
lin, relator mdximo de las hazafias de los bucaneros, ya que
fue testigo presencial de los pillajes de los "Hermanos de
la Costa", emprendimos la tarea, hasta que un hecho casual
vino en nuestra ayuda:
El doctor Vicente Ddvila, excelente amigo y enjundioso
historiador venezolano, miembro de la Academia de la His-
toria de Caracas, nos remiti6 dos libros interesantisimos so-
bre el tema investigado. Dichos libros son "El Comercio
y la Navegaci6n entire Espaila y las Indias en la epoca de
los Habsburgos" y "Los bucaneros en las Indias Occiden-
tales en el Siglo XVII", de los cuales es autor el notable
professor de Historia Moderna de las Universidades de Yale
y Harvard, senior Clarence Henry Haring. Estos dos inte-
resantes libros son casi desconocidos en nuestro pais y tal
vez pocos ejemplares hayan salido de Venezuela. La tra-
ducci6n de ambos al castellano fug hecha por el senior Leo-
poldo Landaeta para su publicaci6n en el Boletin de la
Cdmara de Comercio de Caracas, con palabras preliminares
del doctor Vicente Lecuna. Posteriormente, en 1939, la Aca-

() El document citado por de Gandia va en el Ap6ndice de
esta obra.







16 PREFACIO

demia Venezolana de la Historia los public en voltmenes
que incluye en su plan editorial, ejemplares que obran en
poder del autor de este trabajo, que complete con la valiosa
documentaci6n que cita el professor Haring, el plan trazado
para el cometido de este libro. Consideramos las citas de
ambos libros, ricas e insustituibles para el studio de tan
complejo tema como es la historic de los filibusteros.
Seis aios, pues, de intensas bisquedas, compulsas y lar-
gas lectures, son la esencia de este libro que hoy ofrecemos
al lector ansioso de relates de aventuras de pirates y fili-
busteros.
iOjald su benepldcito compense tan larga y fatigosa
tarea!

ERos NIcoiA SIx
Buenos Aires, 1944.


m


















CAPfTLJLO PRIMXRO


EL MONOPOLIO COLONIAL ESPAROL
EN EL SIGLO XVI


A L finalizar el siglo XV Espafia estaba al borde de la ban-
carrota. Las arcas reales, exprimidas hasta el grado
sumo por las necesidades de la larga guerra contra los mo-
ros, necesitaban con urgencia la reposici6n del tesoro nacio-
nal, y los Reyes Cat6licos, Fernando e Isabel, comprendie-
ron que ya no podian contar con los prestamos que desde
tiempo atris venian haciendo a la Corona los prestamistas
y mercaderes venecianos, genoveses y judios conversos. Se
obtuvo si, la unidad national: una Espafia unida y libre su
territorio del dominio del moro, que habia caido ruidosa-
mente con su iltimo caudillo, Boabdil, sobre las almenadas
murallas de Granada; pero el estado del pais era calamitoso.
Un pais en pie de guerra, como era entonces Espaiia, no
tenia sus industries desarrolladas y menos incrementadas, y
el mantenimiento de sus ejercitos y escuadras poderosas que
la habian convertido en la primera potencia military del en-
tonces mundo conocido, la habian llevado a una postraci6n
fisica notable, postraci6n que se agudiza con el advenimiento
de la Santa Inquisici6n, que comenz6 a provocar la inmigra-
ci6n de los judios de Espaiia, clase ista. que era la uinica









Enos NICOLA SII


laboriosa y cuyos artesanos elaboraban lo poco que se pro-
ducia, lo que era insuficiente para mantener el subido pre-
supuesto de guerra espaiol. Hasta entonces, repetimos, los
Reyes Cat6licos habianse mantenido merced a la talega del
prestamista, pero cuando ya no hubo seguridad para la vida
y bienes del usurero, 6ste cerr6 la alforja de sus doblones
a las peticiones reales...
En este estado de postraci6n sorprende a Espafia la aven-
tura colombina. Dios pareciera que en tan precise moment,
con su sabiduria infinita condujo a Crist6bal Col6n a peti-
cionar ante los Reyes de Castilla y Arag6n. Bien merecia
tal apoyo el visionario genovds! Corrido de todas las Cortes
europeas como si se tratase de un escapado de manicomio,
lleg6 a la postre a Espafia, decepcionado y sin inimo ya
para continuar en la prosecuci6n de su tan caro ideal. Qu6
lo llev6 aquella tormentosa noche de febrero de 1492 a gol-
pear la maciza puerta del convento de la Ribida? i La mano
de Dios! Y el Sefior oy6 y habl6 por oidos y boca de
Fray Juan Perez y aprob6 la idea de su caro hijo Crist6bal,
y el coraz6n de Isabel la Cat6lica estaba ya tocado por la
gracia del cielo cuando, en la intimidad del confesionario,
Fray Antonio de Marchena pidi6 a la reina que escuchara
a Col6n en sus proyectos.
Y Espafia compr6 un mundo por un pufiado de monedas,
sin pensar jamis lo grandiose de la empresa que comenzaba
en el misero puerto de Palos con la partida de aquellas tres
frAgiles naos hacia mares desconocidos. Si debemos dar fe
a los preceptos biblicos, Espafia, la cristiana Espafia del Siglo
XV, fu6 la predestinada por Dios para llevar a cabo la aven-
tura mAs extraordinaria de la humanidad. Y descubierto
el Nuevo Mundo, Espafia, por derecho divino, se crey6 la
finica con derecho legal inalienable sobre las tierras descu-
biertas en la parte occidental del globo terriqueo. Y ese
derecho legal lo respalda Espafia en el derecho divino, y en









EL CABALLERO DE JAMAICA 19

apoyo de tal teoria, el Papa Alejandro VI --espaiiol de
origen, cardenal Rodrigo Borgia hasta su advenimiento al
sill6n de San Pedro- retuerce en favor de Fernando e Isa-
bel los cinones y alcances de lo temporal y lo eterno, y por
primer vez dicta una legislaci6n "sui g6neris", mitad divi-
na, mitad terrenal, y el Vaticano da legal posesi6n a la
Corona de Espafia de las tierras recientemente descubiertas
allende los mares inconmensurables. Dicho titulo posesorio
emana de la famosa bula de Alejandro VI signada en Roma
el 3 de mayo de 1493, y por la misma resoluci6n papal el
Sumo Pontifice manifiesta que "concedemos por don de
especial gracia a vosotros y a vuestros herederos y sucesores
mencionados que en las islas y tierras descubiertas por
vosotros y que se descubrieren del mismo modo, podiis y
debris poseer y gozar libre y licitamente de todas y cada
una de las gracias, privilegios, exenciones, libertades, facul-
tades, inmunidades e indultos..." (1).
Otro de los fundamentos de la bula papal era de rancia
practicidad, ya que "donamos, concedemos y asignamos...
y os investimos de ellas -las nuevas tierras- y os hace-
mos, constituimos y deputamos sefiores de ellas con plena
y libre y omnimoda potestad, autoridad y jurisdicci6n...".
ZQu6 impulsaba al Papa a erigirse en magnanimo donan-
te de un nuevo mundo a los reyes de Castilla?: Su acen-
drado cristianismo, su cruenta lucha con el infiel y la deno-
minaci6n que por entonces gozaba Espafia como "hija mayor
y dilecta de la Santa Madre Iglesia".
SQu6 prometia Espafia, a su vez, en pago de tanta mag-
nificencia y obsequio?: Llevar la fe de Cristo a esas tierras
de salvajes y someterlos a la patria potestad de Roma y hacer
fructificar el Evangelio sobre esas comarcas alejadas de

(1) Ver texto complete de la Bula de Alejandro VI en el Apen-
dice que se inserta al final de esta obra. N. del A.








EROS NICOLA SIu


Dios. Pero siglos mas tarde habremos de ver que bien poco
le import a Espafia la situaci6n spiritual del indio ame-
ricano, y mas que la salvaci6n de su alma le interesaban el
oro y la plata de las minas de su suelo privilegiado.
Esta concesi6n del Papa despert6 los 16gicos celos de
Portugal, peligrosa rival de Espafia en empresas descubri-
doras, y que pese a haber efectuado notables expediciones a
las costas de Africa, Guinea y Mina de Oro, no habia obte-
nido tan regio present pontifical como ahora lo obtenia
Espafia, y tras las carabelas espafiolas, las naos del Rey de
Portugal se lanzaron sobre la ruta del Atlintico en procura
ellas tambien, de achicar los mares y extender los dominios
de su rey sobre nuevas tierras. Espafia se sinti6 despojada
de parte de sus derechos y Portugal a su vez acredit6 los
suyos, sopesando los mismos meritos y finalidades que ar-
giiia Espafia. Para zanjar tal'diferencia Alejandro VI recu-
rre a la sentencia salom6nica -de partir en dos, el bien en
dispute, "fabricando y constituyendo una linea, del polo
irtico que es el Septentri6n al polo antArtico que es el Me-
diodia... la cual linea diste de las islas que vulgarmente se
llaman Azores, cien leguas hacia Occidente y Medio-
dia..." (2).
Espafia y Portugal se avinieron a la demarcaci6n papal
que partia el mundo como quien troza una naranja, y una y
otra naci6n, con pequefias modificaciones, aceptaron la linea
demarcatoria de sus conquistas y dominios en las Indias
Occidentales y ratificaron y firmaron tal convenio en el
celebre Tratado de Tordesillas signado el 7 de junio de
1494 y confirmado en Settibal el 5 de septiembre del mismo
afio, y por el cual se modifica la demarcaci6n en 270 leguas
a causa de la diferencia de longitud de las Azores y Cabo

(2) Bula de Alejandro VI del 4 de mayo de 1493.









EL CABALLERO DE JAMAICA


Verde ya que tanto Espafia como Portugal veian en forma
vaga la primera demarcaci6n del Papa (3).
C. H. Haring, notable professor de historic de la Uni-
versidad de Harvard, respect a lo convenido por el Trata-
do de Tordesillas, dice: "Escritores espafioles dieron mas
tarde much importancia a esta donaci6n pontificia, bien
que, cual lo nota George Scelle, es possible que esa bula no
fuese un document de adjudicaci6n para investor a Espafia
con la propiedad de America, sino un acto de jurisdicci6n
eclesiastica que le acordaba, en virtud de derechos adquiri-
dos y probado catolicismo, un monopolio, como quien dice,
para la propagaci6n de la f6. Por aquel entonces ni los
principles cat6licos acostumbraban ya a pedir y solicitar la
sanci6n del Papa cuando hacian una nueva conquista, y
ciertamente en la esfera del derecho puiblico no se conside-
raba que el Papa tuviese jurisdicci6n temporal sobre el mun-
do entero. Intervenia en asuntos temporales cuando de mo-
do director ejercian influencia en los asuntos espirituales, de
lo cual era ejemplo la propagaci6n de la f6" (4).
La bula de Alejandro VI favoreciendo a Espafia y Por-
tugal, motive a que el rey Francisco IQ de Francia mani-
festara en oportunidad que deseaba "ver la clausula del
testamento de Adin que autorizaba a sus hermanos de Cas-
tilla y Portugal para dividirse entire si el Nuevo Mundo...".
En esta forma, pues, Espafia qued6 duefia absolute de
la mayor parte de las Indias Occidentales sobre las que se
dispuso a ejercer un dominio total respaldada por la es-
pada y por la cruz, mis por la primera que por la segunda,
y a partir de entonces comienza a organizer y estructurar su
inmenso imperio colonial para lo cual no se hallaba empero
preparada, porque Espafia no era entonces ni rica, ni popu-

(3) Ver Ap6ndice documental.
(4) C. H. HARING: Los bucaneros en las Indias Occidentales, etc.


* *









EROS NICOLA SIn


losa, ni laboriosa. Por siglos se habia visto obligada a man-
tenerse en continue guerra contra los moros, y durante este
largo period se despreocup6 absolutamente del cultivo de
las artes de la paz, adquiriendo en consecuencia desd6n por
el trabajo manual que contribuy6 a moldear su administra-
ci6n colonial e influy6 luego poderosamente en su historic.
El primer paso para la explotaci6n de las colonies de
las Indias Occidentales lo constitute el monopolio absolute
de Sevilla sobre el comercio ultramarino con las mismas, y
para el logro de lo cual se crea la llamada Casa de Contra-
taci6n. El erudito Jos6 de Veitia Linaje dice en su libro
"Norte de la Casa de Contrataci6n de las Indias Occiden-
tales" publicado en Sevilla en 1692:
"Habiendo permitido la Divina Providencia que el afio
de 1492 comenzase Crist6bal Col6n el descubrimiento de las
Indias Occidentales en nombre y a expenses de los Reyes
Cat6licos de Le6n y de Castilla, Don Fernando y Dofia Isa-
bel, los negocios concernientes a las provincias e islas asi
descubiertas, fueron regidos por varias comisiones confiadas
por los Reyes Cat6licos a individuos particulares, especial-
mente durante muchos afios a D. Juan Rodriguez de Fonse-
ca, dein de la Santa Iglesia de Sevilla y mAs tarde Obispo de
Burgos, hasta que la reina Juana, por cedula expedida en
Alcala de Henares el 14 de febrero de 1503, estableci6 la
Casa de Contrataci6n en Sevilla".
Erra su aseveraci6n aqui, Veitia Linaje. La Casa de
Contrataci6n fue creada en vida de Isabel, ya que la citada
reina falleci6 reci6n en 1504, y al asumir el trono su hija
Juana la Loca, la Casa de Contrataci6n ya habia celebrado
muchas capitulaciones con comerciantes y capitanes intere-
sados en los negocios de las Indias. La Casa de Contrata-
ci6n fue en realidad la base definitive del comercio regu-
lar entire Espafia y America, el que anteriormente estaba li-








EL CABALLERO DE JAMAICA


brado a particulares, quienes se entendian con el dean Ro-
driguez Fonseca.
Desde que Col6n ofreci6 a los Reyes Cat6licos su em-
presa descubridora, la Corona previ6 ser la finica benefi-
ciaria en el usufructo de las ganancias que la dicha empresa
pudiera devengar, y como el primer viaje de Crist6bal Co-
16n fui hecho a netas expenses de la reina de Castilla, todos
los beneficios probables fueron reservados a favor de la
Corona, except una ddcima parte que corresponderia al Al-
mirante en virtud de las capitulaciones celebradas. A Col6n
hubo de permitirsele que aportara una d6cima parte al apa-
rejamiento de la flota, para que a su vez pudiera retirar una
d&cima parte del beneficio a producirse. Idinticas condicio-
nes rigieron para los viajes restantes de Col6n. En las ins-
trucciones dadas al Almirante en mayo de 1493, los Reyes
prohibian expresamente que personas de cualquier grado y
calidad condujesen mercaderias a la Espafiola con fines co-
merciales en aquella o en cualquiera otra flota. Todas las
personas y mercaderias que iban en la expedici6n debian ser
registradas ante un agent de la Real Hacienda, y cuando
las mercancias llegasen a las Indias, debian de volver a ser
sometidas a un registro de compulsa de acuerdo con el regis-
tro original de Sevilla, y si en este nuevo registro se halla-
ba exceso de acuerdo a la primera declaraci6n y registro, la
mercancia se decomisaba en beneficio de los Reyes. Tam-
bien se dispuso que inmediatamente se fundase una "Casa
de Aduana" para recibir las mercancias reales y que toda
transacci6n commercial se efectuara ante el tesorero, el
interventor y un personero del Almirante o diputados, y
que todo ello fuese asentado en un libro destinado a tal
efecto (5).

(5) FERANDEZ DE NAVARBETE: Viajes (Madrid, 1825-37).








EROS NICOLA SIRI


Asi, desde el primer reglamento dictado para gobierno
de Col6n, se encuentran los rasgos mis caracteristicos del
sistema commercial espafiol, tendiente siempre a la absolute
monopolizaci6n de sus colonies por parte de la metropolis.
Sin embargo, este monopolio que comienza con Col6n no
fue de much duraci6n, pues, a los dos afios el comercio
transatlintico qued6 libre y abierto a todos los s6bditos de
Isabel, que clamaban por emprender nuevas empresas des-
cubridoras que emularan la hazafia de Col6n o emprender
viajes de exploraci6n y explotaci6n de las fabulosas rique-
zas que ya se sospechaba existian en las Indias. En conse-
cuencia, una Real C6dula, expedida en Medina del Campo
el 10 de abril de 1495, acordaba amplias franquicias a todos
los s6bditos de Castilla para trasladarse a America a explo-
tar o ejercer el comercio bajo capitulaciones especiales en las
cuales la Corona percibia siempre su beneficio neto; por
consiguiente, ocho afios antes de crearse la Casa de Con-
trataci6n, en Sevilla, el comercio y la navegaci6n entire Espa-
fia y America eran mis libres que lo que estaban destinados
a serlo en los siglos venideros, pues pronto aumentaron los
reglamentos y las prohibiciones afn para los espafioles que
no fueran suibditos de los reinos de Castilla y de Le6n.
Hasta el advenimiento de la Casa de Contrataci6n, el
arcediano Juan Antonio de Fonseca, vAstago de noble fami-
lia y habilisimo administrator de las rentas reales, mantuvo
virtualmente en sus manos la complete direcci6n de los
negocios coloniales, y, en realidad, 1l fue el inspirador de
la Casa Indica y el creador de sus nuevos estatutos. Fun-
cionando ya esta, Fonseca, si bien perdi6 la superintenden-
cia de los asuntos mercantiles de la Corona, continue siendo
prActicamente el Ministro de Colonias hasta la creaci6n del
Consejo de Indias, organismo que, instaurado por Carlos V,
dividi6 la responsabilidad entire various individuos funcio-
narios.









EL CABALLERO DE JAMAICA


La Casa de Contrataci6n fui el primer organismo admi-
nistrativo creado en Espaiia para cuidar de los intereses de
America recientemente descubierta, y como lo indica su
nombre, era un cuerpo administrative de caricter esencial-
mente commercial, pero si la juzgamos al trav6s de las pri-
meras ordenanzas para la misma, destinibasele a ser, sobre
todo, una simple casa de comercio; un centro mercantil para
fomentar el trato de la Corona con las Indias: Debia de
recoger en sus almacenes, mercancias y abastos navales de
todas classes requeridos para el trafico y recibir a su vez
en ellos, todo lo que se trajera a cambio para Espaiia. Sus
funcionarios debian de mantenerse en constant correspon-
dencia e inteligencia con los factors reales de las colonies,
para estudiar con esmerada atenci6n las necesidades de los
nuevos establecimientos. Tambi6n entraba en sus atribu-
ciones las ventas especulativas, es decir: Observar la situa-
ci6n del mercado, comprar y vender s6lo cuando en ello
hubiese ventaja para la Corona, transacciones todas 6stas,
que se llevaban sistemiticamente anotadas en registros espe-
ciales.
Sobre la political mercantilista de Fernando V y sus
ansias de monopolio absolute sobre su comercio de ultra-
mar, el citado historiador Haring anota en un trabajo medu-
lar, que: Fernando V no era menos astuto que su con-
temporineo Enrique VII de Inglaterra, y ambos sobera-
nos recurrian a manejos mercantiles para llenar un erario
sujeto a la succi6n de una diplomacia ambiciosa en extreme.
Es probable que Fernando tuviera en mientes una acci6n
monopolista y eventual parecida a la que sus primos por-
tugueses estaban aplicando al comercio con las Indias Orien-
tales. Manuel, rey de Portugal, despu6s que Vasco de
Gama hubo regresado de su famoso viaje en 1498-99, limi-
t6 las nuevas comunicaciones con las indias hindGes y mala-
bares a naves fletadas y equipadas bajo su direcci6n. Tam-









EROS NICOLA SiR


biWn existia una Casa de India donde eran equipados los
buques, y vendidos o almacenados a voluntad del rey, los
cargamentos procedentes de las costas orientales" (6).
Un detalle harto sugestivo y que permit apreciar hasta
que grado la voracidad mercantilista afiebraba a los Reyes
Cat6licos en su afan de evitar que sus intereses, aunque en
grado minimo, fuesen vulnerados, lo constitute la adver-
tencia que los reyes le hacen a Ovando, cuando 6ste, en 1501,
se alistaba para partir hacia la Espafiola. En esa adverten-
cia real se le comunica a Ovando "que much de la gente
que debian ir con 61 se habian aderezado con trajes y otros
articulos mas alli de lo que era menester, presumiblemente
con el prop6sito de venta o trueco". No debia Ovando el
permitir tales transacciones, aunque se le recomendaba man-
tener esa orden en secret hasta que la flota llegara a la
Espafiola (T).
Por las ordenanzas de Alcali de Henares, expedidas
para el funcionamiento de la Casa de Contrataci6n con fecha
20 de enero de 1503, se instruia a los empleados superiores
de la misma "que tuviesen much cuidado en la elecci6n de
los capitanes que debian de partir para Indias", y "que se
enviase un escribano en cada barco, ante quien debia de
hacerse el registro de cada articulo de cargamento puesto a
bordo". Una vez por afio, dichos funcionarios de la Casa
debian enviar al rey sus libros de credito y d6bito cabales,
para someterlos al examen real.
La virtuosa Isabel muri6 en noviembre de 1504, y antes
que ello ocurra, los Reyes Cat6licos dictan una segunda series
de Instrucciones para la Casa de Contrataci6n, las cuales, sino

(6) El Comercio y la Navegacidn entire Espaiia y las Indias en
epoca de los Habsburgos (Reedic. Academia Historia de Venezuela,
Paris 1939).
(7) C. H. HARING, obra citada.









EL CABALLERO DE JAMAICA


fueron impresas en folios, en cambio se fijaron como car-
telones en las paredes de la misma Casa, "para conocimien-
to general de las gentes interesadas en los negocios de las
Indias". Esta nueva series de ordenanzas, al parecer han
sido una recopilaci6n general, prolijamente enmendadas, de
cuantas disposiciones con anterioridad se habian dictado.
El rey hace alusi6n a ellas y a su mayor divulgaci6n en una
carta datada en el verano de 1509, dos afios m;s tarde de
haber reasumido el trono como regente de la reina Juana,
que enloqueci6 a raiz de la muerte de su esposo, el rey
Felipe el Hermoso, fallecido a poco de regresar de los Paises
Bajos, donde habia ido a reclamar su herencia espafiola.
Fernando abandonando su reino italiano de Nipoles se rein-
tegra al trono espafiol, y la primera media que adopta es
encauzar nuevamente los negocios ultramarinos de la Coro-
na, que en esos iltimos afios habian sufrido no pocos
contratiempos, y la misma Casa de Contrataci6n se habia
visto envuelta en una series de pleitos ante los tribunales de
justicia por cuestiones de competencia en casos incluidos en
sus atribuciones y en rozamientos con la municipalidad por
asuntos de gabelas y privilegios correspondientes a sus
oficiales.
Las nuevas ordenanzas, treinta y seis en total, fueron
expedidas en Arag6n el 15 de junio de 1510 y ampliamente
aclarados diecisiete de sus articulos en mayo de 1511. Lo
finico notable en las nuevas disposiciones promulgadas era
la insistencia con que se habla sobre la inspecci6n y registro
de barcos y mercaderias de comerciantes particulares que
est6n en relaci6n con las Indias. Poco le importaba a Espa-
fia la elevaci6n moral del indigena de America, poco le
importaba la situaci6n spiritual del aborigen como lo exi-
giera el Papa Alejandro VI y como lo prometieran los
Reyes, al otorgar y recibir la famosa Bula de 1493; lo niico
que interesaba a Espafia, duefia omnimoda de las Indias









EROS NICOLA SIRI


Occidentales, era su oro y su plata, su indigo, cochinilla
y palo de campeche; era su voracidad por engullir ella
sola las enormes riquezas naturales de America, lo cual
ya venia despertando la codicia de otras naciones europeas,
en especial modo a Francia, Inglaterra y Holanda. Por eso,
toda su legislaci6n sobre Indias, todos sus afanes y preven-
ciones, tendian iinicamente a evitar que fueran burlados sus
intereses materials adquiridos por derecho posesorio sobre
America, y que ninguna otra naci6n o persona alguna que
no fueran los privilegiados castellanos, pudieran usufructuar
de esas riquezas ocultas en las entrafias del Nuevo Mundo.
La Casa de Contrataci6n, a partir de las nuevas regla-
mentaciones de 1510 y ampliadas las mismas con nuevas
disposiciones en los afios 1534, 1536 y 1543, se convirti6
en un Departamento de Gobierno, un Ministerio de Comer-
cio, una Escuela de Navegaci6n y una Aduana para el ser-
vicio commercial con las colonies. Toda esta exuberante
reglamentaci6n o leyes de la Casa Indiana comprendia las
reglas generals de administraci6n, reglamentos concernien-
tes a los deberes y calificaciones de comerciantes, pasajeros,
maestres, mariners, banqueros operates, etc., relacionados
con la navegaci6n americana. En noviembre de 1552 por
real privilegio se faculta, otorgandosele la licencia respec-
tiva, a Andres de Carvajal, para que recopile y publique todas
esas leyes y las venda por su cuenta durante cuatro afios,
debiendo, en cambio, donar cincuenta ejemplares al Con-
sejo de Indias y a sus tribunales subalternos. Esta obra es
la mas complete y comprensiva que se posee respect al
comercio espafiol del siglo XVI, y fu6 impresa en Madrid
en 1585, convirtiendose afios mas tarde en la base funda-
mental del Libro Noveno de las Leyes de Indias. Por estas
ordenanzas sabemos que la Casa de Contrataci6n tenia una
capilla privada y un capellan, fundada y dotada por los Reyes
para la celebraci6n de -misas por el descanso del alma de los









EL CABALLERO DE JAMAICA


que morian en el mar, en viaje a las Indias. Asimismo,
nos enteramos que tenia un carcelero y una circel, donde iban
a parar los individuos que contravenian cualesquiera de las
ordenanzas vigentes para el mejor funcionamiento de la
Casa o la violaci6n de alguno de sus preceptos.
En mayo de 1514 se cre6 el cargo de Correo Mayor para
la estafeta colonial, siendo el primer funcionario desempe-
fiante de este cargo el doctor Lorenzo Galindez de Carva-
jal, jurista de nota y miembro del Consejo de Castilla. Al
principio, el Correo Mayor cuidaba de la remisi6n, no s6lo
de la correspondencia entire Espafia e Indias, sino de los
correos intercoloniales y de los que existian entire Sevilla y
la Corte; sin embargo, esta superintendencia sobre las simi-
lares malas coloniales, bien oficiales o privadas, fu6 de corta
duraci6n, y a lo sumo tal vez se extendia a poco mas que
la percepci6n de su sueldo. Los herederos de Carvajal ejer-
cieron las funciones de Correo Mayor hasta 1627, 6poca en
que don Fernando de Medina lo vendi6 al conde-duque de
Osuna, favorite primer ministry del rey, quien le permiti6
al nuevo beneficiario que recabase un emolumento de todos
los correos para las Indias. En 1633 el duque de Osuna
vuelve a vender el cargo a perpetuidad al conde Ofiate por
10.000 ducados de plata. Ofiate era ya Correo Mayor del
Reino de Espafia. Por cuenta del citado conde de Ofiate,
el servicio de Indias, en Sevilla, lo atendia un diputado que
residia en la propia Casa de Contrataci6n. Con el correr
de los afios, descendientes del primitive Carvajal volvieron
a gozar del provilegio real de los correos y atendieron los
servicios con Sudamerica hasta 1768 (8).
La Casa de Contrataci6n, en la primera mitad del
siglo XVI, instituy6, asimismo, una oficina hidrogrifica

(8) CAYETANO ALCAZAR: Historia del Correo en Amdrica (Ma-
drid, 19go).









EROS NICOLA SIRI


y una escuela de navegaci6n, la mas important que haya
existido en Europa hasta el pasado siglo. Al frente de ella
estaba un Piloto Mayor, quien gozaba de un sueldo annual
de 50.000 maravedies, mas 25.000 como agregado para
"ayuda de costa". El primer director de esta escuela niu-
tica fue Americo Vespucio, como consta en dos cedulas de
fecha 22 de marzo de 1508. Vespucio comenz6 a hacer una
series de studios sobre las tierras descubiertas por Col6n
y a elaborar planchetas cartograficas sobre los derroteros
maritimos a las Indias, de ahi que su nombre se familiari-
zara tanto con el Nuevo Mundo, que este acab6 por ser
denominado America, quitandole asi Vespucio la gloria al
gran Col6n de llevar su nombre las tierras de su descu-
brimiento. Reintegrado Fernando a la Corte de Espafia
por expresa Regencia de Juana la Loca, di6 impulso a las
ansias conquistadors que por entonces sentia Espafia. A
tal efecto, llam6 a la Corte, en Burgos, a Juan Diaz de
Solis, Vicente YAfiez Pinz6n, Juan de la Cosa, Am6rico
Vespucio, su sobrino Juan Vespucio, Andr6s de San Mar-
tin, Juan Serrano, Andr6s Garcia Nifio, Francisco Cotto,
Francisco de Torres, Francisco Gallego, Sebastian Cabot,
Hernando de Magallanes y otros. Todos ellos con el titulo
de Pilotos Mayores emprendieron diversos viajes hacia las
Indias Occidentales, buscando, en realidad, un paso inter-
oc6anico que permitiera llegar a las Molucas. El mas afor-
tunado de ellos fu6 Magallanes, quien, en 1520, descubri6
el celebre Estrecho que lleva su nombre en la parte austral
del continent sudamericano.
Mientras Espafia creaba asi la Casa de Contrataci6n para
evitar que ni la mas leve brizna de oro americano escapara
de su bolso, y ordenaba nuevas expediciones descubridoras
y de conquista, qu6 ocurria en America espafiola por enton-
ces? Bosquejaremoi brevemente la situaci6n de las colonies









EL CABALLERO DE JAMAICA


para tratar de hallar un asidero, cuanto menos fuere, a la
voracidad mercantilista y al deseo insaciable de monopolio
absolute en que se hallaba empefiada Espafia con respect
a las Indias Occidentales.
Los descubrimientos de Crist6bal Col6n en tierras que
l6 creia pertenecientes a una porci6n del continent asiftico,
correspondent a la isla Guanahani del grupo de las Bahamas,
la Espafiola, Tortuga y Cuba en el primer viaje del Almi-
rante. En su segundo viaje, navegando mis hacia el sud,
descubri6 Puerto Rico, algunas islas de las Pequefias Anti-
las y Jamaica. En el viaje tercero descubre Trinidad, y
costea las costas de Sudamerica desde el rio Orinco a la
isla Margarita, y en el cuarto y iltimo, no efectu6 descu-
brimiento alguno ni sospech6 que la tierra firme de un
Nuevo Mundo se hallara tan cerca de 6l. Descubierto asi
todo el circulo de las Antillas antes de concluir el siglo XV,
los espafioles avanzaron hacia la tierra firme. Mientras
Ojeda, Vespucio, Pinz6n y Solis exploraban la costa orien-
tal desde La Plata a Yucatan, Ponce de Le6n descubria la
Florida, en 1512, y Vasco Ndfiez de Balboa desde las altu-
ras del Darien descubria el Mar del Sud, al que luego
Magallanes unia con el hallazgo del buscado Estrecho. Esta-
blecidos en costa firme los espafioles, en los treinta afios
siguientes, Cortes conquistaba el reino de Moctezuma, y
Pizarro el imperio de los Incas, en el Periu, y asi, en el
lapso de dos generaciones, todas las Indias Occidentales,
Norteamerica hasta las Carolinas y California, toda Sud-
america, except el Brasil -dado a los portugueses por el
error de Cabral-, y en Oriente, las Islas Filipinas y Nueva
Guinea, todos esos inmensos dominios terrAqueos cayeron
bajo el dominio de la Corona de Espafia. El problema colo-
nizador comenz6 entonces para Espafia, y esta naci6n era
por entonces, la menos apta que otra cualquiera de Europa









EROS NICOLA SII


para emprender la colonizaci6n del Nuevo Mundo. Tal lo
afirma Leroy-Beaulieu en su obra "De la colonisation chez
les peuples modernes".
ApuntAbamos antes, el estado de postraci6n en que se
hallaba Espaiia como pais productor e industrial, debido a
las largas guerras sostenidas contra los moros y la deca-
dencia absolute de sus artes, sus manufactures y sus arte-
sanias. Espaiia, en resume, no estaba capacitada para la
colonizaci6n de America, y la falta de nervio y acci6n motriz
en la metr6poli, 16gicamente debia de reflejarse en sus colo-
nias de ultramar, cuyas riquezas naturales, por falta de
capacidad y de organizaci6n, se las someti6 al odioso mono-
polio que durante tantos siglos retard6 el desenvolvimiento
normal de las mismas.
Por ajustado y de meridiana luz, del juicio del venezo-
lano Baralt, respect al comercio espafiol en las Indias en
los siglos que nos ocupa,'haremos la transcripci6n de algu-
nos de sus mas concienzudos concepts (9).
"Initil seria busca': en la historic de los pueblos anti-
guos y modernos una situaci6r, mis singular y favorable
que la de Espafia, cuando descubiertas y conquistadas las
regions occidentales, se hall tranquila y absolute poseedora
de la mayor parte de aquellas ricas a la par que hermosas
tierras. Con raz6n la envidiaron y temieron entonces todas
las naciones, suponiendo que, afirmado y extendido con
los tesoros de America, el poder que ya gozaba, iba a hacer
de su imperio el mas s6lido y pujante que hasta entonces
hubiese visto Europa. Y tanto mas, que para ello no nece-
sitaba much tiempo, gasto, ni trabajo. Una political franca
y liberal que lejos de oprimir protegiese, que lejos de obs-
curecer ilustrase, que en lugar de prohibit permitiese, que

(9) R. M. BARALT: Resumen de la historic de Venezuela (Reedic.
Venezolana, Paris 1939).








EL CABALLERO DE JAMAICA


librase la conservaci6n de lo adquirido en la prosperidad,
no en el dolo, ni en la division ni en la fuerza. Un plan
de administraci6n que fomentase la aplicaci6n a todas las
industries propias del suelo y del clima, para enriquecer con
ellas a la Madre Patria, adjunto a un sistema de comercio
que diese a las colonies los articulos territoriales e indus-
triales que la superioridad de su civilizaci6n le proporcio-
naba... Si no bastaban, como no debian bastar sus fibri-
cas, sus talleres y su agriculture para proveer a todos los
objetos de necesidad o de regalo para sus vastas posesiones,
debia tomarlos del extranjero, y siguiendo el sabio ejem-
plo que Colbert adopt para las colonies francesas, liber-
tarlos de todo derecho de entrada y salida, a fin de conser-
var el trifico exclusivamente a sus vasallos, evitar la com-
petencia direct de los fabricadores primitivos e impedir con
esta el contrabando".
Y asi, "entretanto Espafia, poseedora de inmensas y
riquisimas colonies, yacia pobre y decadente y con escasa
industrial y sin dinero. Autores espafioles pretenden que,
en 1619, no quedaban en ella los tesoros importados de
America -plata y oro, exclusivamente-, arriba de dos-
cientos millones de pesos fuertes, mitad en moneda, mitad
en joyas y vajilla, y que en 1724 aquella suma se habia
reducido a la mitad..."
Para rematar los concepts de Baralt, respect al mono-
polio peninsular y el abandon industrial de sus colonies de
America, viene ajustalda aquella sentencia del abate De Pradt:
"i La America sufria un monopolio que le vendia la escasez
mas cara de lo que, en otro regimen, hubiera pagado la
abundancia !".
A toda esta desidia y egoismo por parte de Espafia, debe
agregarse que las colonies debian soportar a una nobleza
indolente venida a menos y que llegaban a America favo-









34 EROS NICOLA SII

recidos por los Reyes para rehacer sus fortunes cualesquiera
fuesen los medios a que debian recurrir. Lejos de dar ejem-
plo de laboriosidad y orden, esos cortesanos y favorites de
reyes, escandalizaban a los coloniales con su vida de hol-
ganza y depravaci6n y Ilegaban hasta la connivencia con el
contrabando y los merodeadores para llenar sus talegas en
detrimento y perjuicio de la real hacienda.
Por su aspect social y administrative, la colonizaci6n
de las Indias Occidentales present un curioso contrast.
Por una parte, vemos a la Corona espafiola con grandes
ideales de orden y justicia, de unidad political y religiosa,
extendiendo a sus dominios de ultramar, su fe, su idioma,
sus leyes y su administraci6n, y tratando, en parte, de res-
tringir y- atemperar las pasiones logreras de los conquistado-
res. Si los Reyes no hubiesen desvirtuado las primitivas
ideas con dilaciones, rutina y apetito insaciable de riqueza
y tratando de aplicar con demasiada justeza a un continent
vacio la administraci6n mala de un antiguo pais como era
Espafia, habria sido dable el presenciar el funcionamiento
de un sistema de gobierno colonial, tan complete y benigno,
como s61o es possible ver en nuestra epoca modern de pro-
greso social y spiritual. En el segundo aspect de la cues-
ti6n, vemos que Espafia en la practice, dejaba de lado cuan-
to habia proyectado en forma saludable para el mejor gobier-
no de sus colonies. Una cosa era la teoria y otra la rancia
efectividad.
Haring, empero, afirma que "el cuerpo de leyes que los
espafioles desenvolvieron de modo gradual para regir sus
provincias ultramarinas fu6, a pesar de los defects s6lo
visible a la prolongada experiencia del dia, uno de los mis
sabios, mas humans y mejor coordinados de los publicados
hasta la fecha por cualquiera otra naci6n para cualquier
colonia".









EL CABALLERO DE JAMAICA 35

Sin embargo, los resultados efectivos de la political social
de los Reyes espafioles, estuvieron muy a la zaga de los
ideales que ellos habian trazado. El espiritu monirquico
de la Corona era tan poderoso que ahogaba toda tendencia
saludable y expansive de las nuevas comarcas americanas.
Como ya dijimos, agobiadas las colonies con una nobleza
holgazana y privilegiada y en su celo los Reyes, por la pro-
pagaci6n de la fe, instituyeron una Iglesia en America, pode-
rosamente dotada y con jurisdicci6n temporal y spiritual
omnimoda sobre los naturales; monopolizaron much tierra
en manos muertas e improductivas, y se llen6 el Nuevo Mun-
do con miles de frailes perezosos y a menudo licenciosos.
Excluidos los criollos de los puestos oficiales, reservados
exclusivamente a los espafioles, fu6 trasplantado en esta
forma a America el abrumador absolutismo politico y ecle-
siastico de la Madre Patria. No se permiti6 que se des-
arrollaran entire los criollos la confianza en si mismos, la
independencia de ideas y de acci6n, pero si se fomentaron
las desuniones entire ellos, el recelo y la malevolencia.
Se restringieron, asimismo, los centros de educaci6n, y asi,
tanto espafioles como americanos, cayeron gradualmente en
la pereza y en el letargo, insensibles a todo, salvo minfiscu-
las rivalidades lugarefias.
SA qu6 condujo esta mala political colonial espafiola en
America?: A la destrucci6n lenta de los cimientos con que
en un principio se crey6 poder fundar el imperio espafiol en
las Indias Occidentales. Qu6 beneficio trajo para la Coro-
na el absolute monopolio del comercio entire Espafia y sus
colonies?: La paralizaci6n de los mercados europeos para
los mismos products y el sordo rencor de otras potencias
que no podian comerciar legalmente y aprovechar de las
riquezas americanas que s61o usufructuaba en forma apeti-









ERos NICOLA SIRI


tosa y desorganizada la potente a la par que decadente y
debil Espafia.
En consecuencia, surgeon las 16gicas protests y rivali-
dades en Europa, y algunas naciones se aprestan para bur-
lar el monopolio y poder comerciar, aunque sea en forma
ilicita, con los Indias Occidentales. Otras mis audaces,
como Francia, Holanda e Inglaterra, aprovechan las coyun-
turas de las guerras sucesivas que sostienen contra Espafia,
y se disponen al saqueo pirAtico sistemftico de las flotas de
galeones espafioles que conducian los tesoros de America
hacia la Peninsula. La depredaci6n constant de que fui
objeto Espafia entire los siglos XVI y XVII a la propia
conduct espafiola se debe, y de ella hicieron fuerte asidero
sus enconadas y envidiosas rivals, para tratar de justificar
el corso desmedido y las expediciones pirates que, cual aves
de rapifia, se lanzaron voraces sobre los tesoros de America,
de los cuales s61o habia hasta entonces una finica beneficia-
ria: iEspafia!

















CAPITULO SEGUNDO


PRIMEROS ACTOS DE RAPIRA CONTRA
LAS INDIAS


M IENTRAS la Corona espafiola tendia a concentrar y mo-
nopolizar su comercio colonial, la prosperidad de la mis-
ma Espafia iba en franca decadencia a causa de las err6neas
teorias econ6micas y mercantiles. Debido a la falta de tra-
bajadores, al aumento de las gabelas y al prejuicio contra
las artes mecinicas, la industrial se arruinaba y en cuanto
a la agriculture otro tanto podia decirse por la cantidad de
manos muertas que los sefiores feudales mantenian sobre las
extensas heredades. En consecuencia, los espafioles no podian
exportar products de manufacture propia a sus colonies,
y para remediar esta deficiencia, los mercaderes que tra-
ficaban con las Indias se vieron precisados a recurrir a la
manufacture extranjera, a cuyos industriales prestaban su
nombre a fin de eludir una ley que vedaba el comercio
entire las colonies y los comerciantes de otras naciones. A
cambio de los products elaborados en los grandes centros
manufacturers franceses, holandeses e ingleses y del true-
que con ciudades mercantiles como Hamburgo y G6nova, los
espafioles se veian obligados a dar sus products coloniales:
lana, sedas, vinos y frutas secas, cochinilla, indigo, palo de









EROS NICOLA SIRI


campeche, pieles y, finalmente, lingotes de oro y plata. Asi
el que pudiera ser opulento comercio espafiol, se convirti6
en una mera m.quina pasiva e improductiva. Ya en 1545
se habia hecho impossible proveer en menos de seis afios las
mercancias pedidas por los comerciantes de la America espa-
fiola. "A fines del siglo XVII, los extranjeros suministra-
ban las cinco sextas parties de las manufactures consumidas
en la propia Espafia, y representaban nueve d6cimas parties
de aquel comercio americano que los espafioles hlbian pen-
sado monopolizar con tanto celo" (1) un siglp atris.
El rasgo mis saliente de la political colonizadora espa-
fiola era su negligencia. S61o asi se concibe que a los natu-
rales se les obligara a trabajar en las minas --donde morian
por millares, a tal extremo que a poco hubo que suplantarlos
con esclavos africanos-, en vez de dedicarlos a la agriculture
en comarcas apropiadas como habia en America, entire ellas
las inmensas regions vecinas a Buenos Aires, Guayana y
Caracas. La inmigraci6n que podia haber encauzado estas
industries naturales, fue restringida, so protexto de evitar
la introducci6n de la herejia y de los judios en tierras del
Nuevo Mundo. La poblaci6n espafiola estaba concentrada
en las ciudades, y el territorio, dividido en grandes por-
ciones, fu6 entregado como feudo a los favorites de la
Corona.
Las regions de Buenos Aires, Peri y M6jico fueron
sometidas a las reglas mas arbitrarias e injustas, ahogando
con este prop6sito deliberado cualquier conato de instaura-
ci6n de industrial que les permitiese a las mismas independi-
zarse, en cierto modo, de la metr6poli. Se prohibit ejercer
la profesi6n de tintorero, batanero, tejedor, zapatero y som-
brerero, y los naturales se veian compelidos a comprar a

(1) WEISS: L'Espagne depuis Philippe II, jusqu'aux Bourbons".









EL CABALLERO DE JAMAICA 39

los espafioles hasta la mis misera prenda que Ilevaban enci-
ma. No se podia cultivar la vid ni la oliva, except en
Chile y Peri, pero ain estas mismas provincias no podian
enviar vinos y aceites a Panama, Guatemala o cualquiera
otra ciudad que fuera proveida por Espafia. Para hacer mis
estricto el monopolio, se redujeron a unos pocos los puertos
habilitados para el comercio de hispanoamrica y muy dis-
tanciados entire si.
Para el Rio de la Plata: Buenos Aires; para M6ji-
co: Veracruz; para Nueva Granada: Cartagena, y para el
grupo de islas de las Antillas y demis regions costeras, el
abastecimiento se efectuaba por intermedio de "barcos de
registro", mientras que Chile y Peri, prohibido todo comer-
cio director por el Pacifico, se veian obligados a recurrir para
surtirse a la lejana Feria de Portobelo, donde la mortandad
era tan grande y donde los precious aumentaban diez veces
el valor original de las mercancias. En Espafia mismo, el
comercio colonial estaba confinado en el puerto de Sevilla,
y la Corona estimaba much mis important impedir que
se le defraudase en sus derechos de importaci6n y exporta-
ci6n, que permitir Ilevar la iniciativa mercantil a otros puer-
tos espafioles que, a no dudarlo, resultaban mis aptos que
el de Sevilla, para el mejor desarrollo del comercio ultra-
marino.
Esta abominable conduct colonial de Espafia, nos per-
mite comprender el porqu6 del fastidio que le tenian las
demis naciones europeas, las que estaban inhibidas de inter-
venir en el usufructo de las riquezas de America. Esa mis-
ma conduct permiti6 que todas las Indias Occidentales estu-
vieran inermes y en condiciones de ser fAcil presa de cual-
quiera gavilla de vindalos, cada vez que 6stos quisieron
someter sus ciudades al saqueo y a la destrucci6n.









ERos NIcoLA SniI


Lo que mas indignaba a las potencias maritimas septen-
trionales, era la venganza que ejercian los espafioles contra
los comerciantes de paises europeos, y por eso fu6 que comen-
zaron a estimular el trifico mercantil clandestine para Am-
rica. El gobierno espafiol, duefio absolute del monopolio con
sus colonies, utilizaba a este de instrument cuando queria
herir a alguna naci6n con quien tuviera resentimiento. Para
ello bastaba secuestrar los buques y mercaderias de comer-
ciantes de esas naciones caidas en el desgano del monarca
hispano. Asi ocurri6 a menudo en el transcurso del si
glo XVI. En 1601, el conde de Lerma, obedeciendo 6rde-
nes de la Corona, arrest a los comerciantes franceses que
se hallaban en Espafia, para asi vengarse de Enrique IV.
En 1624, Olivares embargo 160 buques holandeses, y en 1644,
Felipe IV ordena el secuestro de buques y mercaderias per-
tenecientes a los genoveses. En 1684 se volvieron a embar-
gar mercaderias francesas y se multaron a comerciantes de
Mejico, en 500.000 escudos, por tener almacenados produc-
tos del mismo origen. La multa fue reintegrada por la Real
Hacienda cuando el almirante D'Estrees amenaz6 con bom-
bardear a Cadiz (2).
Y asi fue, pues, que el primer medio adoptado por las
naciones maritimas para aprovechar y adquirir una part
de beneficio en los tesoros del Nuevo Mundo, consisti6 en
un ataque abierto y pirAtico contra los bajeles espafioles
que regresaban de America cargados de riquezas. El 6xito
primero obtenido por los corsarios franceses, pues fueron
ellos y no los ingleses quienes iniciaron este juego de depre-
daci6n, impuso gradualmente a los espafioles, como media
de protecci6n, la organizaci6n y establecimiento de grandes
flotas mercantes poderosamente convoyadas que partisan

(2) PIERRE MARGRY: Relations et mdmoires pour sevir d l'histoire
de la France dans le pays d'outremer (Paris, 1867).








EL CABALLERO DE JAMAICA


peri6dicamente de Espafia a Indias y viceversa. Hasta la
primera mitad del siglo XVI se permitia zarpar solos a los
navios que hacian el trAfico ultramarino de colonies. S61o
les era exigible el llenar los requisitos que imponia la Casa
de Contrataci6n para emprender el comercio colonial con
America. Ya en los alrededores de 1526 se les ordena a
las naves mercantes que no se den solas a la vela. Por una
real cedula de julio de 1561, se establece ya como perma-
nente y obligatorio el sistema de convoyes protegidos por
naves de guerra de alto bordo y notablemente artilladas.
Quien no cumpliera esta disposici6n corria el riesgo del
comiso del buque y de su carga.
Cada afio se organizaban dos flotas en convoy: Una
para Tierra Firme que iba a Cartagena y Portobelo y la
otra para el puerto de San Juan de Ulloa, Veracruz y Nueva
Granada. Esta iltima se denominaba "la flota", y estaba
al mando de un almirante y zarpaba hacia M6jico al prin-
cipio de cada verano, con el objeto de eludir la ipoca de
las grandes borrascas que azotaban al Golfo de Mejico. A
la primera se le denominaba "de los galeones", y estaba a
las 6rdenes de un general, saliendo casi regularmente de
Espafia entire enero y marzo de cada afio. Ambas flotas
partisan casi juntas y se separaban en Guadalupe, Deseada
u otra isla de Sotavento. El incremento de la explotaci6n
de las minas del Potosi, aparej6 la necesidad de crear una
tercera flota especial despues de 1557, flota que navegaba
entire Cartagena y Nombre de Dios.
La flota "de los galeones" se componia por lo general
de cinco a ocho navios de guerra con un total de cuarenta
a cincuenta cafiones por unidad, los que iban protegiendo,
ayudados por navios menores y ripidos, llamados "pata-
ches", el grueso de los buques mercantes, cuyo numero
variaba de afio en afio, pero que nunca bajaban de veinte









42 ERos NICOLA SIn

a treinta. En 6poca de Felipe II solian Ilegar a cuarenta
el nmimero de naves que tocaban en Cartagena y Porto-
belo, pero en los reinados subsiguientes, pese a ir en aumen-
to la poblaci6n indica, el trifico se reducia lastimosamente,
y, a veces, bastaban quince o veinte naves para llenar las
necesidades mercantiles del comercio de Centro y Sudam&
rica. A su partida, el general que comandaba el convoy,
recibia del Consejo de Indias -instituci6n 6sta que ya
suplantaba a la Casa de Contrataci6n- tres paquetes sella-
dos. El primero, abierto en las Canarias, contenia el nom-
bre de la isla de Indias en que la flota debia recalar antes
que en cualquier otro lugar. El segundo paquete era abier-
to luego de llegar a Cartagena, y en el mismo se daban al
general las 6rdenes necesarias para el regreso a Espafia de
la flota de galeones o, en su defecto, lo concerniente para
invernar en America. Al tercer paquete le eran rotos sus
acres una vez que la flota estaba en viaje de regreso, y
por el mismo se le indicaba la ruta a seguir: Via Azores
y las islas en que podia surgir (3).
El raid de los galeones era desde el Puerto de Sanl6car
de Barrameda hasta Tenerife, en la costa africana. Desde
alli iban en derechura a la Gran Canaria, desde donde se
despachaba un patache hacia Cartagena y Portobelo, porta-
dor del Correo Real y con el anuncio de la proximidad de
los galeones. Asi que los galeones penetraban ya en zona
segura contra los vientos, se destacaban durante la noche
buques mercantes que iban entregando las mercancias en
los puntos de la costa, destinados para el desembarco. Asi-
mismo, estos buques tenian la misi6n de ir adquiriendo y
recogiendo plata, cochinilla, indigo, pieles y cacao que ya
estaba listo para su embarque en La Guaira, Santa Marta o

(3) Memoria de Duhalde y Rochefort al Rey de Francia en 168o
(Citada por MARGRY en su obra ya indicada).


~-- r'-:7~P~i-:i ;"?"~'









EL CABALLEO DE JAMAICA 43

Maracaibo. Mientras tanto, el primer patache desprendido
hacia Portobelo, se daba a la vela a Cumani para embarcar
alli el tesoro del Rey, hecho lo cual retornaba a Cartagena
para unirse al resto de la flota que alli aguardaba.
Con la llegada de los galeones daba comienzo la famo-
sa Feria de Portobelo, ya que divulgada la noticia de la lle-
gada de los navios por medio de mensajeros que cruzaban
el Darien hasta el Pacifico, de alli la noticia llegaba al virrey
de Lima, quien noticiaba a Chile para que remitiesen las
rentas reales, a fin de ser embarcadas en Panami. En
menos de quince dias todo estaba listo, y con la llegada de
caravanas de mulas y carretas de todos los confines del con-
tinente sudamericano, en las cuales los mercaderes trans-
portaban sus products para la venta o canje, se comenzaba
la Feria.
La ciudad de Portobelo, cuya poblaci6n era muy escasa
y compuesta principalmente de negros y mulatos, era uno
de los mis ricos asientos espafioles en las Indias.
Notablemente protegida por fuertes erizados de cafiones,
poseia edificios importantes, entire ellos varias iglesias y
conventos, rivalizaba con Panami en potencialidad military
y riqueza. Al comenzar el mercado annual, la ciudad se veia
de pronto obligada a albergar a una muchedumbre hetero-
genea, portadora de toda clase de mercancias. Las calls y
plazas se llenaban de animals y carretas, haciendo casi impo-
sible el trinsito por las mismas. Aqui y aculli se improvi-
saban tiendas donde se vendia de todo: objetos de plata
labrada del Alto Perd, pieles del sur de Chile, frutas secas y
aves antillanas, caballos, mulas, vacas, llamas y ovejas; gene-
ros burdos y mantas tejidas por los indios; vasijas con miel
y dulces, confituras, etc., etc., todo lo cual era cambiado
por objetos Ilegados de Europa: elements de labyanza,
arneses, armas de todas classes, p6lvora para los cazadores,








EROS NICOLA SIRI


botas castellanas, ricos vestidos para damas, telas, brocatos,
alhajas y un sinnumero de articulos mis que convertian
durante un largo mes a la ciudad en un lugar pintoresco
y de caracteristicas singulares, jams igualado en otra ciu-
dad de Am6rica. Con la terminaci6n de la Feria partisan ods
galeones, y la ciudad de Portobelo recobraba su aspect
habitual, y mientras los comerciantes retornaban a sus leja-
nas comarcas para volver a revender diez veces mis caro lo
que habian adquirido en Portobelo, los ricos mercaderes y
comerciantes de la ciudad se dedicaban a contar uno a uno
los muchos doblones de oro ganados durante la Feria, lo
que singularizaba a la ciudad como a una de las mis ricas
de las Indias Occidentales, ya que habia poseedores en ella,
de verdaderas fortunes particulares.
En cuanto a la otra armada denominada "flota", que iba
al mando de un almirante, constaba de dos galeones de
guerra de 800 a 900 toneladas de registro y que servian
de escolta a una veintena de buques mercantes cargados de
mercancias para las Indias. Hacia el mismo recorrido que
los galeones, y llegaba en la 6poca de la recolecci6n del
segundo diezmo para la Corona. Asimismo, para esa fecha
las mercancias y recaudos de las colonies de China y Fili-
pinas, habian llegado a la costa americana del Pacifico, y
desde ese lugar transportadas a lomo de ac6milas hasta las
ciudades del Golfo de Mejico, donde eran embarcadas en los
buques que aguardaban. El tesoro del rey sumaba, por lo
general, el monto de unos diez a doce millones de escudos,
y con l1 a bordo, la flota regresaba a Espafia, tocando Cuba
y La Habana y tomando un camino distinto en cada viaje
de retorno, para evitar la acechanza de pirates y filibusteros
que esperaban siempre a la codiciada presa.
Este era el comercio y el trifico maritime de ultramar
que Espafia mantenia con las Indias Occidentales en los









EL CABALLERO DE JAMAICA


siglos XVI y XVII, y que los bucaneros consideraron como
su legitima presa, convirti6ndose en la pesadilla de los mari-
nos espafioles en las centuries apuntadas, y que cual una
jauria de perros hambrientos, daban caza a los navios espa-
fioles en la inmensa extension de mar comprendida por la
costa de Tierra Firme, el mar de las Antillas y el Golfo
de Mijico; y nada podian contra los veloces barcos filibus-
teros, los navios espaiioles de los citados siglos, que eran
notoriamente pesados y poco mariners, con quilla corta y
popa y castillos prominentes. Entablada una caza, dificil
le era a un navio espafiol poder eludir la persecuci6n de
una larga, chata y velera corbeta bucanera.
Thomas Gage que viajaba en 1637 en la flota de galeo-
nes desde Portobelo a Cartagena, describe c6mo cuatro
navios bucaneros que acechaban a la flota, se apoderaron
de dos navios espafioles que se habian quedado rezagados
del grueso de la misma, amparados por la obscuridad de la
noche. La misma flota -agrega Gage- perdi6 otro navio
al salir de La Habana, pues siibitamente dos buques desco-
nocidos le hicieron una terrible andanada con sus cafiones
y los pirates se lanzaron en seguida a su abordaje ante el
estupor de los espafioles, y se apoderaron de la nave que
llevaba un cargamento de azdcar y otros products valuados
en 80.000 coronas. Inftil fu6 la persecuci6n que hicieron los
espafioles a los ladrones de mar, sus naves veleras pronta-
mente se perdieron de vista en el horizonte, llevindose su
presa... (4)
Como apunta acertadamente Haring, "es cierto que la
inveterada hostilidad con que el britinico aprendia a ver al
espafiol en la segunda mitad del siglo XVI y en el trans-
curso del XVII, encontraba su maxima expresi6n en las
hazafias de los "perros de mar" isabelinos y de los buca-

(4) Citado por HARINC.








ERos NICOLA SmI


neros de las 6pocas iltimas. Las divergencias religiosas y
las rivalidades political que surgieron de la barafinda de
la Reforma y la anarquia moral provocada por la disolu-
ci6n de las antiguas instituciones religiosas, dieron origen
a un estallido de actividad pirAtica, s6lo equiparable a la
pirateria professional de los Estados berberiscos.
"A decir verdad, ya en los dias remotos del siglo XIII,
los ladrones de mar, bretones y flamencos, habian infestado
el Canal de la Mancha y los mares circundantes de la Gran
Bretafia. A este genero de vida recurrieron en el siglo XVI
numerosos j6venes ingleses, cat6licos y protestantes, que
huyendo de las persecuciones de Eduardo VI y de Maria,
buscaron refugio en puertos franceses o en los escondrijos
de la costa irlandesa, convirti6ndose en cabecillas de feroces
bandas de merodeadores que vivian principalmente del pilla-
je. Entre ellos y durante estas persecuciones figuraron
muchos hombres pertenecientes a las mejores families de
Inglaterra; y aunque con la accesi6n de Isabel la mayor
parte de los cabecillas volvi6 al servicio del Estado, las tri-
pulaciones piriticas continuaron su antigua industrial. El
contagio se propag6 especialmente a los condados occidenta-
les y gran numero de pescadores descontentos por la impro-
ductidad de su antiguo menester ingresaron en el nuevo ofi-
cio. A principios del reinado de Isabel, estos pirates anglo-
irlandeses se aventuraron sur adelante, pillando galeones
cargados de riquezas a la altura de la costa hispAnica y
arrebatando navios de los propios puertos del monarca
espafiol. Por de contado, semejantes fechorias provocaban
represalias, y los pirates aprehendidos eran enviados a gale-
ras, sepultados en mazmorras de la Inquisici6n, o, cuando
menos, quemados en la plaza de Valladolid, crueldades que
s6lo conducian a atizar el odio entire ambas naciones, odio
que tard6 siglo v medio en extinguirse."








EL CABALLERO DE JAMAICA


Esta situaci6n se agudiz6 bajo el reinado de Felipe II.
Piratas ingleses comenzaron a extender sus correrias hacia
el oeste y a tratar de saquear las propias fuentes de riqueza
espafiola en las Indias Occidentales, mientras las guerras
embargaban la atenci6n de los espafioles de Europa, des-
de la insurrecci6n de los Paises Bajos hasta el Tratado de
Westfalia; aquellos ladrones de mar aprovechaban de esa
circunstancia para dar rienda suelta a sus correrias, de las
cuales, por lo general, salian inmunes. Francia e Inglaterra
celaban no sin temor el predominio espafiol en Europa y
tenian los ojos puestos de continue en los rios inagotables
de la riqueza americana que hacia a la Espafia poderosa
y temible en el Viejo Mundo. La ladina Isabel, mientras
excusaba o desaprobaba pfiblicamente las violencias de Drake
y Hawkins, para contentar al rey Felipe de Espafia, bajo
cuerda se entendia con los ladrones de mar, y era accionista
de cuanta empresa pirAtica se proyectaba contra Espafia,
que demostr6, pese a sus flotas convoyadas, que no podia
haberselas en America con los marines audaces e intripidos
que le disputaban la supremacia de los mares.
Los pirates ingleses y franceses tenian un asidero para
justificar sus depredaciones contra Espafia. Se decian ven-
gadores de los indigenas americanos birbaramente bojuzga-
dos por los conquistadores. Los primitivos duefios de esas
tierras -decian- han sido exterminados, despojados y re-
ducidos a la esclavitud y condenados a muerte en el trabajo
de las minas de Potosi y Nueva Espafia. Desde la 6poca del
obispo Las Casas, los espaiioles eran tenidos por inmiseri-
cordes y crueles opresores de aquellos orgullosos imperios
de M6jico y Peri. Por otra parte, Inglaterra no perdonaba a
Espafia el haber pretendido introducir en ella a aquella maldita
instituci6n de Anti-Cristos que era la Inquisici6n, que quema-
ba a sus propios hermanos. y poseida entonces la protestante








ERos NICOLA SII


Gran Bretafia del arrebato e intolerancia de su nueva fe,
no vacilaba en despojar a los espafioles, cuando era pro-
bable que el servicio de Dios fuera recompensado con el
pillaje...
La primera noticia de las andanzas de William Hawkins
en aguas americanas la tenemos por 1530. El padre del
mAs tarde c6lebre John Hawkins, a bordo del velero de
alto bordo "Polo of Plymouth" lleg6 por esa 6poca hasta la
costa de Guayana, donde rescat6 oro en polvo y marfil de
los naturales, y luego de cruzar el oc6ano fuese hasta las
costas del Brasil, donde supo captar la amistad de los caci-
ques, al extreme que un alto jefe aborigen lo acompafi6
en su viaje de regreso a Inglaterra y fu6 presentado al rey
Enrique VIII en Whitehall. Su hijo John se dedic6 al tri-
fico negrero, ya que, sometidos los naturales de America al
terrible trabajo de las minas, en breve se fueron despoblan-
do las colonies espafiolas, siendo necesario recurrir al car-
gamento de 6bano para suplantar a los indios de las minas
y haciendas. El primer asiento official para la introducci6n
de esclavos en las Indias Occidentales lo obtuvo Laurent
de Gouvemont, favorite de Carlos V, para lo cual se le
autorizaba a introducir 4.000 esclavos entire negros y cris-
tianos, previo el pago del derecho respective a la Corona.
Pero esta cantidad y las subsiguientes que Ilegaban por el
asiento official, era escasa para la demand colonial, y desde
entonces se vislumbra como pingiie la introducci6n clandes-
tina de esclavos en America, los cuales eran adquiridos de
buen grado y mejor pagados por los ricos plantadores indi-
cos. John Hawkins, en sociedad con TomAs Hampton, apa-
rej6 tres bajeles con los que zarp6 para Sierra Leona entire
los afios 1562-63, y alli hizo un cargamento de 300 escla-
vos negros, y con tan valiosa mercancia humana atraves6
el Atlintico hasta Santo Domingo, en la Espafiola. Valien-









EL CABALLERO DE JAMAICA


dose de un subterfugio, Hawkins consigui6 vender la ter-
cera parte de su cargamento human, y con su producido
adquiri6 products americanos, los cuales los envi6 a Eu-
ropa en bajeles espafioles, encargAndose de ello su socio
Hampton, pero Ilegado que hubo 6ste a Espafia, el carga-
mento fu6 secuestrado y el socio de Hawkins casi sufre
las consecuencias del Tribunal de la Inquisici6n. De resul-
tas de la aventura de Hawkins, el rey expidi6 una orden a
sus virreyes de las Indias Occidentales, prohibiendo termi-
nantemente que barco ingl6s alguno pudiera llegar alli a
comerciar o en trifico cualquiera.
Sin embargo, Hawkins no se llam6 a sosiego y en 1567
le vemos partir en una nueva expedici6n contra Espafia, esta
vez llevando como lugarteniente al tremendo Francisco Dra-
ke, el mis grande capitin filibuster isabelino que afios
mis tarde adquiriria notable celebridad. Hawkins y Drake
partieron de Plymouth con una flotilla de seis naves, una
de las cuales habia sido alistada por la propia reina Isabel.
En la costa de Guinea recogieron 450 esclavos, marchando
en derechura con ese cargamento a las Antillas. Vendida la
carga en forma subrepticia en Margarita y Cabo Vela, ata-
caron posteriormente a Rio Hacha con 200 hombres y con
la infima p&rdida de s6lo dos hombres en la aventura.
Cerca de Cartagena, una tormenta los dispers6 y los arroj6
al Golfo de M6jico, refugiindose en el puerto de Veracruz.
En esta situaci6n, y mientras se hallaban reparando las na-
ves de los destrozos sufridos durante la tormenta, los capi-
tanes filibusteros fueron sorprendidos por la repentina apa-
rici6n de la escuadra de Nueva Espafia, compuesta de trece
grandes navios. Hawkins quiso escapar de la ratonera por
medio de singular diplomacia, y asi gan6 unos cuantos dias
que necesitaba para aparejar sus naves, mas esta tregua


AS -- J~c_ d fiar r'r =t









EROS NICOLA SIPR


no dur6 much, y el 24 de septiembre de 1568 los espanfoles
atacaron decididamente a los filibusteros (5).
Iniciada una feroz batalla, los ingleses se defendieron
magnificamente, aunque en condiciones de neta inferioridad,
y tras desmantelar algunas naves espafiolas, consiguieron
ganar el mar abierto con s6lo la perdida de dos naves con
un cargamento avaluado, segfin Hawkins, en 100.000 pe-
sos. Tras un viaje tremendo en medio de tormentas y tifo-
nes, Drake lleg6 a Inglaterra en la nave "Judith" el 20 de
enero de 1569, y cinco dias mas tarde lo efectuaba Haw-
kins, ya que la iltima tormenta habia separado a ambos
capitanes corsarios.
Dos afios mAs tarde, Drake navegaba ya solo con el
finico y cinico prop6sito de robar a los espafioles. Con dos
veloces buques y ochenta hombres, merode6 un largo afio
por el mar de las Antillas, pillando cuanto buque pudo y
asaltando audazmente ciudades y puertos espaiioles. Regre-
sado a su patria, en 1577 inicia el viaje famoso en derredor
del mundo, azotando el comercio y trafico espafiol en todos
los mares del orbe. Tras asolar el Golfo de M6jico y el
Mar de las Antillas, inici6 un crucero por las costas de
Sud America, amagando un desembarco en Buenos Aires,
pero desconociendo el peligroso cauce del rio de la Plata,
no se atrevi6 a penetrar en 61, prosiguiendo su piritico
raid a trav6s del Estrecho de Magallanes, por la costa chi-
lena, hasta llegar a las del Peru, cuyo puerto fortificado de
El Callao atac6, aunque en forma infructuosa. Las andanzas
por las costas peruanas del c6lebre capitAn ingl6s, las relata
el Arcediano Martin del Barco Centenera en el Canto XXV
de su poema "Argentina" (6).

(5) La palabra filibuster fu6 una deformaci6n francesa de la
inglesa freebooteer.
(6) Dra. NATALIA SOGNI COLOMBO: Argentina, Poema de Barco









L CABALLERO DE JAMAICA 51

De regreso a Inglaterra fue recibido con pompa inu-
sitada y la propia reina Isabel le fue a visitar a bordo de
su nave "Golden Hind", acordAndole a poco el grado de
Caballero y almirante de la flota britinica. Con este alto
cargo le vemos partir en 1585 dirigiendo entonces una for-
midable expedici6n filibuster contra las Indias Occidenta-
les. La escuadra de Drake se componia de dieciocho naves
a cuyo bordo iban 2.000 hombres de tropas al mando del
general Cardeill. Los lugartenientes de Drake eran Martin
Froisher y Francisco Knollys. Llegada la escuadra a Ame-
rica, Drake se lanz6 al asalto y saqueo de Santo Domingo,
y luego de ocupar Cartagena durante seis semanas le impu-
so un rescate de 110.000 ducados, so amenaza de incendiarla
por sus cuatro costados. De regreso una vez mas a Ingla-
terra, alista una nueva expedici6n, esta vez en colaboraci6n
con Hawkins, la que zarpa de Plymouth en agosto de 1595.
Escrito estaba que esta desgraciada expedici6n seria la ilti-
ma para los esforzados isabelinos. Al enfrentar la escuadra
las Islas Virgenes, uno de sus bajeles, el "Francis", cay6 en
manos de los espafioles, y su capitin y toda la tripulaci6n,
ahorcada. A poco Hawkins cay6 enfermo y muri6, y mor-
tales fiebres atacaron a la tripulaci6n filibuster. Drake
intent un desesperado ataque contra San Juan de Puerto
Rico, pero rechazado por los espafioles con grandes p&rdi-
das, el viejo isabelino hubo de retirarse. Puesta la proa
hacia Tierra Firme, Drake capture y saque6 a Rancherias,
Rio Hacha, Santa Marta y Nombre de Dios. Al fren-
te de 800 hombres intent acometer la1 loca empresa
de cruzar el istmo para atacar las ciudades del Pacifico,
pero atacados los ingleses por una epidemia de fiebre mor-
tal, sufrieron en escasos dias mis de cien bajas, lo que

Centenera, Ensayo critico-biogrifico (Buenos Aires, 1943. Edit. La
Facultad).


-*-" .'i -.- ''';,'..? '**-*: *









EROS NICOLA SIR1


oblig6 a Drake a desistir de la empresa. Il mismo fui
atacado por la malaria, y el 15 de enero de 1596 tuvo horri-
bles v6mitos y convulsiones, falleciendo el 28 del mismo
mes, siendo sepultado por su gente en una caja de plomo
en la costa de Darien (7).
La azaroza vida de Francisco Drake bien puede paran-
gonarse, en lo que a valor y decision atafie, con la del
celebre corsario argentino Hip6lito Bouchard, quien enar-
bolando la bandera de esta Naci6n, emprendi6 contra Es-
pafia un crucero de corso por todos los mares del mundo en
los afios 1817-19, asolando al comercio ultramarino espafiol
en la ruta de Filipinas y devastando como un huracin las
costas de California. A este terrible corsario argentino los
espafioles bautizaron con el mote de "El Halcdn de los Ma-
res" (8).
Son indudables los meritorios servicios que prestaron
estos capitanes filibusteros a la sinuosa political que la reina
Isabel seguia con respect a la orgullosa Espafia. Bien
sabia Felipe II las consecuencias morales que para su rei-
nado significaban las andanzas de los Hawkins, los Dra-
kes, los Knollys, Barkers, Oxenham, Grenvilles, Raleighs,
Cliffords y demas depredadores de mar, que demostraron
ya en 1588 que su Invencible Armada no era tan invencible
y que cualquier puerto y ciudad espafiola de America eran
vulnerable a la audacia y caiiones de los isabelinos. El mis
rudo golpe al ya asmatico y viejo Le6n de Castilla acababa
de asestarle, implacable, esa turba de halcones amaestrados
que manejaba con diab6lica satisfacci6n aquella maldita
Tudor. Al principio la audacia de los filibusteros lleg6 a

(7) CORBErr, J. S.: Drake y la marina de los Tudor (Vol. II;
Londres, 1898).
(s) VWase nuestro trabajo Bouchard, el Halcdn de los Mares
(Edit. Atlhntida; Buenos Aires, 1940) .








EL CABALLERO DE JAMAICA 58

asaltar navios espaiioles en el puerto de Cadiz. Eso no in-
quietaba a Felipe. Tenia una a6n poderosa flota peninsular
con suficientes palos y cuerdas para ahorcar a esos ladrones
de mar; pero los ataques a las colonies de las Indias Occi-
dentales era algo muy distinto.
Si burlada antes por Drake su Cat6lica Majestad en
Cidiz, ahora los "herejes" la emprendian contra sus ciuda-
des de America, llenando asi sus bolsas con los doblones
de oro espafioles, y quebrantando visiblemente el poderio de
Felipe, inhibia a 6ste de intentar una invasion a Gran Bre-
tafia. Y habia algo de romintico en las andanzas de estos
primeros depredadores, y no se les puede comparar ni con
el terrible Peter Nau (a) "El Olones", ni con el sangui-
nario y despiadado Morgan. Estos iniciadores del filibus-
terismo, formaron una generaci6n de hombres de carActer
mis austero y tal vez con una gran dosis de fanatismo, sien-
do que con frecuencia revestian sus hechos mas violentos
con la sanci6n de sus creencias religiosas. Pillando a las
flotas y ciudades de la Espafia cat6lica romana, esos pro-
testantes no hacian con ello sino entrar en posesi6n de bie-
nes que la propia Espafia arrancaba a los infelices ameri-
canos por medio de torturas y trabajos, y en descargo de
sus conciencias aplicaban el viejo proverbio de que "no es
ladr6n quien roba a un ladr6n"... Si bien merecian el cali-
ficativo de filibusteros y pirates, para sus compatriotas sus
hazafias eran consideradas justas y honrosas, cuando se tra-
tase de actos de rapifia contra los espafioles.
El 1ltimo gran capitin corsario isabelino fue Lord Geor-
ge Clifford, conde de Cumberland, denominado en la his-
toria de su pais como "cortesano, jugador y bucanero", y que
habia acompafiado a Raleigh en las malhadadas expedicio-
nes contra las Guayanas en 1595 y 1617, las que fueron mis
que empresas de corso, expediciones de exploraci6n y colo-
nizaci6n. Lord Clifford, con el apoyo real, organize durante








EROS NICOLA SIRI


los afios 1586 a 1598 casi una expedici6n annual, y en esta
forma su quebrantada fortune la consigui6 rehacer merced
al oro que hallaba en los navios y ciudades espafioles de las
Indias. Su iltima gran expedici6n filibuster fue la que
organize a su costo en el afio 1598, en que aparej6 una
flota de veinte barcos con la que zarp6 de Plymouth en
marzo de ese afio, y en junio del mismo ponia sitio a la
ciudad de San Juan con el prop6sito de expulsar a los
espafioles de alli y convertir la ciudad en una fortaleza
inglesa. Pero las tremendas fiebres del tr6pico comenza-
ron a diezmar sus tripulaciones y Clifford se vi6 obligado
a abandonar la empresa, intentando un asalto a la flota del
tesoro del Rey, cuya espera acech6 infructuosamente various
meses en las inmediaciones de Puerto Rico. Regresado con su
diezmada flota a Inglaterra, se retir6 a sus posesiones a dis-
frutar del rico botin pillado a los espafioles en America.
Abandonadas las empresas filibusteras por los capita-
nes de Isabel, los franceses y los holandeses continuaron con
tan productive industrial. En verdad, habian sido los fran-
ceses los iniciadores de esta guerra de corso contra Espafia,
y en la mitad del siglo XVI los corsarios franceses salian en
enjambre para las Indias espafiolas desde los puertos de
Dieppe, Brest y los de la costa vasca, distinguiendose entire
esta turba de ladrones de mar, capitanes como Jean Terrier,
Jacques Sore y Francois le Clerc, este fltimo Ilamado "Pata
de palo" por los espafioles y c6lebre por sus m6todos terri-
bles para obligar a los espafioles a "cantar" d6nde ocultaban
sus tesoros y riquezas. Antes del afio 1500, el brillo de
los aureos lingotes del Perui y los fulgores de las esmeraldas
de Nueva Granada, ejercian poderosa influencia sobre estos
individuos que morodeaban ya, en los alrededores del Cabo
San Vicente y entire las Azores y las Islas Canarias, pero el
sistema de convoyes y las flotas poderosas de Espafia en
aguas europeas, que le infligieron sangrientos escarmientos








EL CABALLERO DE JAMAICA


a estos pirates, los alejaron para obrar con mis impunidad
en las aguas de America, y en las cr6nicas filibusteras ve-
mos figurar con caracteres propios a muchos c6lebres fran-
ceses y holandeses, unidos todos en la tremenda asociaci6n
ilicita de "Los hermanos de la Costa".
Col6n, en su "Diario de Viaje" narra que al regreso de
su tercer viaje a la Espafiola, cerca del Cabo San Vicente,
tuvo que variar de ruta para evitar las acechanzas de una
flotilla pirata francesa. Es interesante resefiar las hazafias
piriticas de algunos de estos esforzados filibusteros france-
ses de la primera 6poca. Haring cita una carta fechada el 8
de abril de 1537, y en la que el capitan espafiol de las In-
dias, Gonzalo de GuzmAn, se dirige a la Emperatriz dindole
cuenta de la aparici6n de un corsario frances que atac6 y
se apoder6 en la costa de Darien de un navio espafiol car-
gado de caballos, cuya carga arroj6 al mar y se apoder6
de la presa, consiguiendo huir, tras sostener un desigual corn-
bate contra cinco navios de guerra espafioles. No siempre
la suerte favorecia a estos ladrones. En otra ocasi6n -oc-
tubre de 1544- una pandilla de ochenta forajidos intent sa-
quear la villa de Santiago de Cuba, pero fueron rechazados
con grandes perdidas por la firme decision de la pobla-
ci6n, que se arm6 en defense de sus vidas y haciendas. No
siempre la victoria estaba de parte de los espafioles, ya que
sus ciudades estaban desprovistas de fortalezas, artilleria
adecuada y tropas regulars que les permitieran hacer fren-
te a los esporidicos e imprevistos ataques pir6ticos. En
1554, otra banda de trescientos filibusteros cay6 sobre la
ciudad de Santiago de Cuba, a la que saquearon y mantu-
vieron dos meses en su poder, partiendo finalmente con un
botin valuado por los mismos espafioles en 80.000 piezas de
a ocho. Al afio siguiente, el famoso. capitin Jacques Sore
desembarc6 de una carabela, a media legua de La Habana,
una pandilla de doscientos bandidos, con los que se puso







EROS NICOLA SImi


en march hacia la ciudad, consiguiendo en seguida rendir
el castillo que la defendia. El gobernador de la plaza ape-
nas tuvo tiempo de retirarse al interior del pais, donde tra-
t6 de organizer una fuerza de vecinos y mulatos, y con ellos
regres6 por la noche para sorprender a los franceses, de
los cuales murieron quince o veinte, siendo el propio Sore
herido en la refriega, lo que motiv6 su ira al extreme de
hacer ahorcar a todos los prisioneros espanioles, ordenando
asimismo incendiar la Catedral y el Hospicio, saque6 y
destruv6 las casas particulares y arras6 a sangre y fuego
la ciudad, cuva artilleria embarc6 en sus naves. Tras que-
mar unas cuantas haciendas, reembarc6se en agosto de ese
afio con un extraordinario botin, cuyo monto no se ha Ilega-
do a conocer, pero que se presume debi6 ser cuantioso. El
4 de octubre de ese n:r.mo aio, uina semunda banda de fili-
busteros volvi6 a visitar la ciudad, apoderindose de lo que
habia escavado a la rapifia de Sore v volviendo a quemar las
casas que los espafioles estaban reconstruyendo.
Con el advenimiento del siflo XVTT se inicia una nueva
etana en la historic de las Indias Occidentales. Si en la an-
terior centuria. inpleses, franceses y holandeses iban a la
Am6rica tropical 1inicamente como filibusteros en mares
y tierras que pertenecian a otra naci6n, Espafia se habia
dedicado a la posesi6n del continent firme, y hacia las
tierras de los soiuzgados imperios azteca y quichua la co-
rriente inmigratoria espafiola era constant, ya que alli, ficil
les era enriquecerse con el oro y la plata que habia escapa-
do a la voracidad de Cortes, Pizarro, Almazro y otros capi-
tanes que habian entrado a saco, sangre y fuego en los fas-
tuosos y milenarios imperios americanos. En consecuencia,
la Tierra Firme era la codiciada por los espafioles, y en
cuanto al grupo de las islas formadas por el Archipielago
de las Antillas, las de Cuba, Barbadas, etc., practicamente









EL CABALLERO DE JAMAICA 57

estaban abandonadas por la corriente colonizadora espafio-
la, y hacia las mismas pusieron sus ojos, ingleses, franceses,
holandeses, flamencos y alemanes, deseosos de establecerse
ellos tambi6n en America y colonizar esas ricas tierras vir-
genes. En consonancia, fue hacia las islas menores que for-
man los grupos de sotavento y barlovento, donde estas na-
ciones acudieran con Animo de colonizar. Medianas de
extension, fertiles y de un clima benigno, fueron siempre
"faciles de poblar, despoblar y repoblar" y se convirtieron
asi en prendas de un juego diplomAtico que dur6 un siglo
y medio.
Espafia en el siglo XVII no estaba ya en condiciones de
oponerse al monopolio absolute en America y menos a las
miras de sus potencias vecinas. La Mnarquia espafiola es-
taba ya en franca decadencia tanto en poderio como en
prestigio, y su imperio, aunque todavia formidable, no eclip-
saba ya a las otras naciones como en los reinados de Car-
los V y de Felipe II. Francia, con los Borbones en el
trono, iba propugnando una 6poca de expansion dentro y
fuera del pais, y en cuanto a los holandeses, por la tregua
de 1609 obtuvieron virtualmente la libertad por la que tanto
tiempo habian luchado. Muerta Isabel en Inglaterra, su su-
cesor troc6 su political ante Espafia, Ilena antes de equilibrios
y falsias, por una de paz y conciliaci6n. La pleyade de fili-
busteros de Isabel se vi6 suplantada por una legi6n de co-
merciantes y agricultores, que trataron por todos los medios
de convertirse en colonizadores de America. En el siglo XVI
se habian hecho algunas infructuosas tentativas colonizado-
ras, y por su lado, los holandeses que traficaban con las
Indias Occidentales habian adquirido algin terreno en las
Guayanas hacia 1580. Por su parte, los franceses hugonotes,
apoyados por el almirante de Coligny, intentaron tres veces
posesionarse de tierra americana: la primera en el Brasil,









EROS NICOLA SIRI


en 1555; la segunda en Port Royal, Carolina del Sud, en
1562, y la tercera intentona, en 1564, en la Florida. Los
ingleses establecieron formalmente su primer asiento en
1607 cuando fundaron Jamestow, en Virginia. Las ante-
riores tentativas de Sir Gualterio Raleigh habian fracasado
rotundamente. Entre los afios 1609 a 1619, ingleses,
franceses y holandeses, echaron las bases de una series de
fundaciones en America, en la Guayana, entire las desembo-
caduras del Orinoco y del Amazonas. En 1621 se constitu-
ye la Compafiia Holandesa de las Indias, ejemnlo que a poco
sigue Inglaterra, constituyendo una similar. Entre las An-
tillas, la isla de Saint Kitts vi6 radicarse los primeros colo-
nos ingleses en 1623, y dos afios mis tarde la isla se dividi6
en una factoria andlo-francesa, siendo el primer nfcleo co-
lonizador en aquellos paraies. Las Barbadas fueron colo-
nizadas entire los afios 1624-25, v en 1628 los colonos ingle-
ses de San Crist6bal (isla de Saint Kitts) se extendieron
hacia Nevis y Barbuda, y afios mis tarde a Montserrate y
Antigua. en tanto que los holandeses hacian pie en Santa
Cruz. Los colonos franceses nue comDartian Saint Kitts
con los ingleses, hicieron presi6n ante el cardenal Riche-
lieu para que se crease una Comoafila Francesa de Indias,
bajo cuyos auspicios se colonizaron Guadalupe. Martinica
'y otras mis nertenecientes al gruto de harlovento. Los ho-
landeses establecian entire los afos 1632 al 34. una series de
estaciones comerciales en San Eustaquio, Tobago y Cura-
zao, cercano este filtimo, del territorio de dominio espafiol.
Establecidos asi, a guisa de intrusos, ingleses, franceses
y holandeses, en tierras sobre la que Esoafia hacia valer ain
el derecho acordado por la bula de Alejandro VI, veremos en
capitulos siguientes las consecuencias de esta intromisi6n en
el mar de las Antillas y el Golfo de Mejico por parte de
las naciones rivals de Espafia, y la forma en que la Corona









EL CABALLERO DE JAMAICA 59

de Castilla se dispuso a tratar a los intrusos, y los mito-
dos que 6stos pusieron en prictica para no abandonar las
posiciones de las cuales se habian aduefiado.



















CAPfTULO TERCERO


LOS BUCANEROS DE LA ISLA TORTUGA (*)


LA paz celebrada entire Espafia y Francia, cuyo tratado
sign6se en Vervins en 1598, era una paz sui generis, ya
que por una cliusula secret de dicho tratado, se convenia
entire ambas naciones que dicha paz no existia al Sur del
tr6pico de Cancer y al Este del meridiano de las Azores. En
la zona comprendida fuera de estas dos lines, las naves
espafiolas y francesas podian atacarse mutuamente como si
existiera un formal estado de guerra y hacer press en los
respectivos bajeles mercantes. Enterados de ello los corsa-
rios franceses, en breve se dieron a la vela de los puertos
de Dieppe, Brest, Havre y Saint Mal6 numerosos barcos
aparejados en corso con rumbo a los mares occidentales. A
ello debi6 agregarse que ya al comienzo del siglo XVII, flo-
tas holandesas comenzaron a asolar las costas chilenas y pe-
ruanas, a la par que en las costas del Brasil y en el mar de

(*) Muchos autores confunden la Isla de Tortuga, situada al
nordeste de Santo Domingo a la altura del meridian o2, con el
Archipielago de Los Galdpagos o Isla de las Tortugas, situada en el
Ocano Pacifico frente a las costas del Ecuador. Se debe esta confu-
si6n, a que una y otra isla fueron refugio de filibusteros que azotaban
ambos oc6anos en los siglos XVI al XVIII,








EROS NICOLA SIRI


las Antillas, aparecia un nuevo "Pata de Palo", esta vez de
origen holand6s y que se Ilamaba Piet Heyn y era vice-
almirante de la flota de depredaci6n de la Compafia Holan-
desa de las Indias, compuesta de veintis6is navios y 3.300
hombres de tripulaci6n, con la cual acometi6 Heyn la cap-
tura de Bahia, Pernambuco y San Juan de Puerto Rico. En
1628 ejecuta Piet Heyn la aventura filibuster mAs c6lebre
hasta la fecha. Con parte de su escuadra, en la que se des-
tacaban veloces naves, aguard6 por much tiempo el paso
de una flota espafiola portadora del tesoro del rey de Espafia
en viaje de las Indias a la Peninsula, y en 8 de septiembre
de ese afio, en la costa septentrional de Cuba, cerca de Cabo
San Antonio, di6 por fin con la codiciada presa. Los espa-
fioles, vi6ndose acorralados por los holandeses, combatieron
con denuedo, y cuando la partida la vieron perdida, trataron
de ganar el rio Matanzas, para encallar en su orilla los
galeones ricamente cargados y desembarcar parte de los te-
soros para evitar que cayeran en manos de los filibusteros.
Piet Heyn no les di6 tregua, y atacindolos en mar y tierra
les capture casi integros los tesoros reales. Comprendi6 el
botin cajones de doblones de oro, lingotes de oro y plata,
afiil, azficar, cacao, maderas de tinte, species, etc., todo lo
cual ingres6 ese afio en las areas de la Compafiia Holandesa
y fu6 avaluado en 15.000 millones de guilders. A raiz de este
afortunado golpe de mano, que dos generaciones de fili-
busteros ingleses y franceses no pudieron antes realizar, per-
miti6se la Compafiia liquidar a sus accionistas un dividend
de un 50 % de beneficios en sus acciones. El general espa-
fiol Juan de Benavides, que mandaba la flota del tesoro que
cay6 en manos de Piet Heyn, fue preso y remitido a Espa-
fia, donde un Consejo de Guerra lo conden6 por impericia
military y fue decapitado.
Por 1639 vuelven los corsarios ingleses a sus andadas
anteriores. El capitAn Williams Jackson, con una flotilla de









EL CABALLERO DE JAMAICA


tres barcos tripulados por 1.000 hombres, hace un ripido
viaje de corso por el mar de las Antillas y capture y saquea
sucesivamente las ciudades de Maracaibo, Trujillo y San-
tiago de Cuba, recogiendo en todas abundante presa que se
avalu6 en Londres en 5.000.000 de libras esterlinas. Otro de
los acicates para los corsarios de una y otra nacionalidad,
eran las ricas minas de sal de Araya, y para poner coto al
despojo de las salinas, el gobernador espaiol de Cumani su-
giri6 al rey, en diciembre de 1640, la conveniencia de enve-
nenar las sabanas salitrosas para, con este procedimiento,
alejar a los merodeadores, practice esta que la historic no ha
confirmado si se ejecut6. Como represalia a tanta rapifia,
el rey de Espafia orden6 a sus almirantes, generals y gober-
nadores de las Indias, que trataran despiadadamente a los
pirates, cualesquiera ellos fueran. Las tripulaciones captu-
radas eran condenadas a galera perpetua, y en cuanto a la
oficialidad y capitanes filibusteros, eran ahorcados sin juicio
alguno o echados al agua (1).
Indice de la barbarie que se empleaba contra los filibus-
teros, es una comunicaci6n del ministry veneciano en Lon-
dres, que en una nota fechada en 1604 comunica a su go-
bierno que los espafioles habian "capturado en las Indias Oc-
cidentales dos bajeles ingleses, y cortando las manos, pies
y orejas de los tripulantes, los untaron con miel y los ama-
rraron a distintos Arboles en la floresta, para que de ellos
hiciesen presa los insects y hormigas carnivores" (2).
Tambi6n emprendian los espafioles escaramuzas contra
las posesiones de los intrusos ingleses y holandeses de las

(1) Afios mis tarde el capitin Morgan emul6 esta prActica espa-
fiola de venganza, e ide6 el sistema del paseo por la tabla, buscando
Ssiempre las aguas infestadas de tiburones.
(2) Calendario de Papeles venecianos (16o3-o7), citado por HA-
RING.









64 EROS NICoLA SIR

Guayanas, y en septiembre de 1629 una poderosa escuadra
espafiola, a las 6rdenes del almirante Federico de Toledo,
dej6 casi en ruinas la colonia de Saint Kitts, destruyendo los
establecimientos franco ingleses y capturando nueve navios
ingleses, cuyas tripulaciones fueron a parar a las mazmo-
rras de Sevilla o condenadas a galeras. Otro tanto ocurria
con frecuencia con las islas Providencia y Henrietta, situa-
das ambas cerca de la costa de Mosquitos, y peri6dicamente
eran visitadas por los espafioles y arrasaban con todas las
factories extranjeras en cada una de sus visits. Asimismo,
la isla de Tortuga colonizada por los ingleses, era victim de
constantes ataques por parte de sus vecinos los espafioles, y
en julio de 1635 una escuadra espafiola procedente de Tierra
Firme intent un desembarco en la misma, aunque en forma
infructuosa, pues los escarpados y acantilados de sus costas
impidieron el desembarco, y tras soportar durante cinco dias
el fuego de las baterias inglesas, los espafioles se retiraron.
Sin embargo, en el verano de 1641, el general de la flota de
galeones, Francisco Diez de Pimienta, atac6 sorpresivamen-
te a la Tortuga, y tras arrasar sus fortificaciones capture a
toda la poblaci6n inglesa, que en numero de 770 fueron
transportados a Espaiia, amen de un botin de 500.000 piezas
de a ocho y cuarenta caiiones. i Bien presentia Espafia que la
mas tarde siniestramente c6lebre isla de la Tortuga, cara
habria de costarle a su tranquilidad y tesoro colonial!
La isla de la Tortuga, la mas extraordinaria madriguera
de ladrones de mar que se ha conocido en la historic del
filibusterismo, es una isla pequefia y extremadamente rocosa
que tendrA aproximadamente unas ocho leguas de largo por
dos de ancho, separada de la gran isla vecina por un estrecho
canal. Desde la Espafiola esta isla rocosa presentaba el as-
pecto de un gigantesco galipago; de ahi que los espafioles
la bautizaran con el nombre de Tortuga. Sus costas son
montafiosas y prActicamente inaccesibles. y solamente por la


'i *- .









EL CABALLERO DE JAMAICA 65

parte Sur ofrecia en la ipoca a que se refiere esta obra, un
puerto seguro para los filibusteros que por sus adyacencias
merodeaban, en el caso de ser sorprendidos por los espafio-
les. Parece ya que antes de 1630 la Tortuga estaba ocupada
por los ingleses y franceses, pues la primera noticia que hay
de empresas espaiiolas contra la isla citada, se remonta a
los afios 1630-31, pues para entonces, una expedici6n envia-
da desde la Espaiiola, desmantel6 las instalaciones de la isla
y esta qued6 guarnecida por un official y veintiocho solda-
dos, para evitar que los bucaneros volvieran a establecerse
en ella.
Hemos mencionado a los bucaneros, y veremos el porqui
de esta asignaci6n y quienes fueron los individuos que asi
se denominaban. Entre el lapso comprendido en la segunda
mitad del siglo XVI y todo el XVII, llamaba poderosamente
la atenci6n a quienes visitaran las grandes islas de la Coro-
na hispinica de la Espafiola, Jamaica, Puerto Rico y aun la
parte del continent que hoy ocupa Venezuela, la gran can-
tidad de ganado cerril y cerdos salvajes que pululaban por
las inmensas sabanas o praderas de esas islas y territories
indicos. Esa enorme cantidad de ganado alzado, pertenecia
a los ejemplares que en la primera hora habian traido de
Espafia los conquistadores, y que al ganar los montes se
habian multiplicado extraordinariamente, formando asi una
riqueza natural. Paises americanos, entire ellos la Repiblica
Argentina, deben su actual riqueza ganadera a los prime-
ros ejemplares que, traidos a America por los espafioles, se
hicieron mis tarde cimarrones, y reproducidos en escala tal,
dos siglos mas tarde se podian sumar por millones las cabe-
zas de ganados.
Asi, pues, este ganado montaraz, abandonado por los
espafioles que no tenian brazos con que activar la agricul-
tura ni la ganaderia, se ganaron en las praderas y en breve
tiempo las sabanas se Ilenaron de rebafios y tropillas que








EROS NICOLA SIRn


iban en aumento afio tras afio, al no mediar factors que
evitaran su extraordinaria reproducci6n.
En la costa septentrional de la Espafiola, precisamente
sobre el canal que separaba a 6sta de la isla de la Tortuga,
se establecio una comunidad de individuos franceses, ingleses
y holandeses que se dedicaron a la caza de ganado selva-
tico, del cual s61o aprovechaban sus cueros, que salaban y
que mas tarde vendian a los mercaderes que regresaban a
Europa. La care rara vez solia aprovecharse, y s6lo cuan-
do merodeaba algin buque filibuster. se aprovisionaba de
came charqucada en la Tortuga.
Aunque el t6rmino de bucanero se ha aplicado tambien
a los "Hermanos de la Costa", filibusteros, corsarios y pira-
tas, el nombre se original en la palabra francesa bucanier con
que se designaba a los cazadores de piezas selvAticas en las
praderas del Oeste y Noroeste de la Espafiola. Bucanier
proviene de la palabra indigena bucdn, que asi Ilamaban los
aborigenes de esa parte de America al procedimiento de
charquear la came, colocandola en una especie de parrillas
de ramas verdes y sometiendola, cortada en tiras, al efecto
de un calor lento que la disecaba sin quitarle su propiedad
alimenticia. Del termino bucdn sali6 el frances bucanier, y
del mismo la designaci6n castellana de bucanero.
La posesi6n por parte de los espafioles al parecer no du-
r6 much, y en breve los bucaneros ingleses y franceses
expulsados de la Tortuga volvieron a ocuparla para reinte-
grarse a su habitual ocupaci6n de dar caza al ganado mon-
taraz. Existia ya en Inglaterra una Compafiia de Coloni-
zaci6n que se denominaba con el extraiio titulo de "El
Gobernador y Compaiia de Aventureros para las labranzas
de las Islas de Providencia. Henrieta e islas adyacentes, en-
tre los 10 v 20 grados de latitude ,itsrte v 290 v 310 grades









EL CABALLERO DE JAMAICA


de longitud" (3). A esta Compafiia se dirigen por el afio
1631 "los agents de una colonia como de 150 personas es-
tablecidas en la Tortuga", para solicitar que esa colonia sea
tomada bajo la protecci6n de la Compafiia, quien debera for-
tificarla, recibiendo en pago la vig6sima parte de los pro-
ductos que anualmente se recogiesen en ella.
La Compafiia de Providencia acept6 la oferta y despa-
ch6 un barco con artilleria, municiones y viveres para refor-
zar el reducido establecimiento de los bucaneros. AdemAs,
envi6 un regular numero de aprendices o engages. Eran 6s-
tos, por lo general, j6venes de infima escala social que se
ofrecian a un amo como sirvientes mediante un contrato que
duraba varies afios. Por el mismo, el amo podia transfe-
rirlos o venderlos a otro. La vida que llevaban estos misera-
bles series en las colonies de America, era igual o peor que
la de los esclavos africanos. Cuando su nfimero escaseaba,
habia individuos que con engafios atraian a muchachitos pro-
vincianos hasta los puertos y naves a zarpar, y hacian de
ellos verdaderos secuestros, no mediando consentimiento pa-
ternal ni contrato alguno. Una vez embarcados, eran vendi-
dos en las colonies americanas como esclavos. Mediante
una paga crecida, a veces sus amos consentian en otorgarles
la libertad, pasando en seguida a engrosar las filas de los
bucaneros.
Con el refuerzo ingles a la Tortuga, la Compafia pro-
tectora nombr6 gobernador de la misma a un tal capitin
Hilton, sirviendo de teniente gobernador para suplir al pri-
mero, el capitin Crist6bal Womerley. Desde entonces, la
isla de Tortuga fue denominada oficialmente Isla Asocia-
ci6n, aunque perdur6 siempre su nombre primitive, sobre
todo para los espafioles que en ningfin moment dejaron de

(3) Coleccidn de Papeles de Estado (Serie colonial: 1574-1660),
Londres.









EROS NICOLA SIRI


considerarse los legitimos propietarios de la isla. La fer-
tilidad de la Tortuga, en breve atrajo a su reducido terri-
torio a labradores de Saint Kitts, quienes, disgustados con
los franceses y seducidos por la prosperidad de la nueva
posesi6n inglesa, preferian radicarse en ella. Pero hacia
1634, las cosas al parecer no marchaban muy bien en la Tor-
tuga, debido, sin duda, al despotismo del capitan Hilton, por
lo que los colonos ingleses se quejaron a la Compafiia de tal
estado de cosas. Cuando la Compafiia Providencia se dispo-
nia a intervenir, un irlandes de nombre Juan Murphi, dis-
gustado con Hilton, huy6 de la isla y se fu6 a Cartagena a
ponerse a las 6rdenes del gobernador espafiol para servirle
de guia en una expedici6n punitive contra la isla, expedici6n
que llev6 a cabo por orden del president de la Audiencia
de Panama, quien orden6 a Ruy Fernandez de Fuenmayor
para que, al frente de 250 infants, se apoderara de la isla
y arrojara de la misma a los extranjeros. Los expedicio-
narios llegaron con una flotilla, la que por impericia de su
piloto encall6 en los arrecifes de la rocosa costa, mas ello
no arredr6 a Fuenmayor, quien desembarcando con s61o
treinta hombres, logr6 capturar el fuerte defendido por una
bacteria, y aunque infinitamente inferior en ntimero, los es-
pafioles se apoderaron audazmente de la casa del goberna-
dor, quien al frente de los defensores britinicos, cay6 acribi-
llado a pufialadas por el traidor Murphi. Desorientados los
bucaneros por la muerte del capitan Hilton, huyeron a una
flotilla de mercantes que tenian en el puerto con sus bienes
transportables y se dieron a la vela rumbo a las islas veci-
nas. Tras una escasa resistencia, Ruy Fernandez de Fuen-
mayor se apoder6 totalmente de la isla, y sus plantaciones
y tabacales fueron incendiados y totalmente destruidos, asi
como el fuerte, cuyos cafiones fueron clavados. Los espafio-
les regresaron a Santo Domingo con cuatro banderas, seten-




A.-


EL CABALLERO DE JAMAICA 69

ta prisioneros, seis piezas de artilleria, 180 mosquetes y un
no despreciable botin en products de la isla.
Esta vez, al parecer, los espafioles no dejaron guarnici6n
en la Tortuga, pues en el siguiente abril de 1635, la Compa-
fia nombra a un nuevo gobernador para la Tortuga, desig-
naci6n que recae en el capitAn Nicolas Riskinner, quien
anoticia a la Compaiiia, en febrero de 1636, que ya estaba
en posesi6n del mando y que la isla estaba ahora solamente
ocupada por unos ochenta ingleses y unos 150 mulatos. Has-
ta el afio 1638 nada se sabe de lo que ocurre en la isla. Por
Charlevoix, en su libro "Historia de Santo Domingo", se
sabe que en ese afio el general de la flota espafiola de galeo-
nes cay6 sobre la isla y pas6 a cuchillo a cuanto habitante de
la misma pill6, salvindose finicamente los que huyeron a los
montes o consiguieron refugiarse en los escarpados de la
Espafiola. Poco tiempo despues de este nuevo castigo espa-
fiol, un aventurero inglIs reuni6 en la isla de Nervis, cerca
de la de Saint Kitts, a un grupo como de 300 compatriotas
y con ellos ocup6 la isla de Tortuga, expulsando a los pocos
franceses que en ella habia, hacia la costa septentrional de
la misma, terminando por arrojarlos definitivamente a la
Espafiola. Muchos de estos colonos franceses se presenta-
ron en queja al gobernador de Saint Kitts, que era por en-
tonces el senior de Poincy, quien aprovech6 la circunstancia
para extender definitivamente el protectorado frances sobre
la isla Tortuga, desposeyendo asi a los ingleses y a su Com-
pafiia colonizadora. Como tenia poderes de Francia para
ello, de Poincy envi6 como gobernador para la nueva po-
sesi6n francesa a un caballero hugonote que residia en Saint
Kitts, de apellido Levasseur, primitive colonizador de la isla
que se habia hecho de una gran fortune mercando con los
products de ella. Levasseur recibi6 su nombramiento de
manos de de Poincy en mayo de 1640, reuni6 un centenar









EROS NICOLA SIRI


de secuaces, casi todos calvinistas como 6l, y a bordo de
una barcaza zarp6 hacia la Espafiola, en la costa vecina a la
Tortuga, estableciendose a guisa de observaci6n en Port Mar-
got, a s6lo cinco leguas de la isla que pensaba dominar. Ha-
cia fines de agosto, mediante un ardid, Lavasseur consigue
apoderarse de la persona del gobernador Riskinner y del
pequefio fuerte que protegia el puerto. Los colonos, en
apovo del gobernador, se retiraron a la Espafiola, de donde
regresaron con refuerzos, sitiando intitilmente al listo Levas-
seur durante diez dias, al termino de los cuales embarcaron
sus bienes y se largaron definitivamente para la isla Pro-
videncia. dejando a la Tortuga en manos de los calvinistas
que capitaneaba Levasseur.
Empieza bajo el brazo fuerte de este frances, otra etapa
en la vida del c6lebre pefi6n filibuster. Sabiendo con qu6
clase de enemigos habia de hab6rselas, y ante la casi abso-
luta seguridad de que los espafioles intentarian un nuevo ata-
que contra la isla, la primera media de Levasseur fu6 po-
ner a la colonia en estado de defense. Aprovechando una
colina que guardaba la entrada del pequefio puerto de la
Tortuga, resolvi6 convertir en fortaleza aquel promontorio.
La cumbre de aquella colina era una plataforma Ilana, sobre
la cual se erguia una escarpada roca de unos 40 pies de
altura, y el nuevo gobernador de la isla trat6 de sacar el
maximo de ventajas de aquella posici6n rocosa. Dividi6 la
plataforma en sectors, de forma que pudiera acomodar en
la misma a various cientos de sus secuaces, dada la eventua-
lidad de un ataque, construyendo alli lugares para refugio
de los defensores y para acopio de municiones. En la parte
superior, o sea sobre la escarpada roca, previa la labranza
en la roca viva de una escalera de piedra que terminaba
en una profunda grieta, para zanjar la cual era necesaria
i'na escala de hierro que se retiraba desde arriba, Levas-









EL CABALLERO DE JAMAICA


seur hizo construir en ese escarpado peiiasco su casa habi-
taci6n y un almacen, montando para su defense dos bate-
rias con sus cafiones y dotaciones respectivas, quedando
aquella parte rocosa de la isla convertida en una fortaleza
inexpugnable y la casa del gobernador en inaccesible. Le-
vasseur bautiz6 a su casa con el acertado mote de "su nido
de aguila".
El gobernador espafiol de Santo Domingo, teniendo no-
ticias de los aprestos del nuevo duefio de la Tortuga, envi6
una expedici6n con orden de desalojar a los intrusos nue-
vamente, y una fuerza de 500 hombres que intentaron desem-
barcar por sorpresa en la isla, fueron tan vigorosamente
rechazados por las baterias del "nido de aguila" de Levas-
seur, que un descarga de las mismas hundi6 a uno de los
buques espaiioles, obligando a los demis a retirarse para
no sufrir el mismo fin. Replegados los espafioles, dos le-
guas mis abajo hicieron un desembarco como de 300 hom-
bres, pero al intentar avanzar sobre el interior de la isla.
cayeron en una emboscada preparada por los franceses, v
perecieron en ella 200 espafioles, reembarcindose el resto y
huyendo hacia Santo Domingo. La noticia de esta victoria
se extendi6 ripidamente por el mar de las Antillas, y el
nombre de Levasseur se hizo prontamente famoso, sirviendo
ello de acicate para que una mayor cantidad de bucaneros,
labradores y corsarios vinieran a radicarse o a comerciar
con la Tortuga, con lo que muy pronto la isla alcanz6 una
notable importancia con relaci6n a sus vecinas, a muchas de
las cuales super, sobre todo a las posesiones francesas de
sotavento. Bajo el gobierno de Levasseur, la Tortuga se
convierte en un foco de pirateria inaudita. Desde alli par-
tian las expediciones de saqueo contra la Espafiola y otras
poblaciones costeras hispAnicas, las cuales, luego de ser sa-
queadas, eran abandonadas por sus captores, que retornaban








Enos NIcoLA SiRI


a su refugio de la Tortuga para vender o comerciar el pro-
ducto de las rapifias. Los labradores cultivaban en ella el
tabaco y el aztcar, y para abastecerse de lo cual, buques fran-
ceses, ingleses y holandeses llegaban con much frecuencia
a la isla, cambiando estos products por p6lvora, mosquetes,
aguardiente, ropa, etc., siendo notable el intercambio que se
efect6a en la isla bajo el gobierno de Levasseur. Los buca-
neros realizaban su tarea habitual, y de vez en cuando y cada
vez que la situaci6n era propicia, los cazadores de ganado
selvatico se enrolaban en las filas de los ladrones de mar
y trocaban momentAneamente la caza de reses por la mis
suculenta de los doblones espafioles. De ahi el porqu6 a los
filibusteros y pirates se les ha denominado frecuentemente
bucaneros, ya que entire el cazador y el pirata no existia una
linea divisoria infranqueable. Los bucaneros estuvieron
siempre dispuestos a concurrir a toda empresa depredadora
organizada por "Los Hermanos de la Costa", y su concurso
era apetecible en los primeros moments por la formidable
manera de manejar el mosquete, ya que sus tiros eran casi
siempre infalibles. Los espafioles tenian terror a los buca-
neros cuando 6stos, desde las bordas de sus barcos o cuando
ponian sitio a una ciudad, la oficiaban de infanteria en orden
desplegado de combat. A sus tiros fulminantes, los arti-
lleros poco a poco quedaban diezmados y las baterias silen-
ciadas. Con el correr de los afios dos factors influenciaron
para que los bucaneros se convirtieran decididamente en fili-
busteros y pirates: La escasez de ganado cimarr6n y la mi-
serable vida que llevaban, por un lado; y por el otro, el
saqueo sistemitico de las ciudades y barcos espafioles, con-
vertido ya en negocio brillante, y las enormes ganancias
que sacaban de esos saqueos los participants en los mis-
mos. La elecci6n no fue dudosa y los bucaneros pasaron a
engrosar la fila, siempre en aumento, de los ladrones de mar.









EL CABALLERO DE JAMAICA


Dura, en verdad, era la vida que hacian aquellos caza-
dores de las islas de las Antillas, y las ganancias que seme-
jante vida les proporcionaba, eran en realidad bastantes ma-
gras. Vestian pobremente, casi a la descripci6n que Daniel
de Foe hace de su c6lebre Robinson Crusoe, puede asemejarse
el vestuario de los bucaneros: pantalones de tela burda,
cuando no de cuero, el que estaba tan manchado de sangre
de animals muertos, a la par que su camisa, que una y otra
prenda parecian alquitranadas... La camisa cefiida a la cin-
tura con una faja de cuero crudo, sostenia por un lado un
largo y filoso cuchillo de monte y desolle, y por el otro, una
bolsa de cuero impermeable, portadora de la p6lvora y los
proyectiles de plomo para el mosquete. Una gorra de visera
puntiaguda y unos zapatos de cuero crudo, a guisa de ojotas
indias, que eran sujetos por correas a las pantorrillas des-
nudas, completaban la extravagant indumentaria del buca-
nero, cuyo tesoro mis preciado era un mosquete corto de
gran calibre, arma temible en sus manos avezadas. Esta pin-
tura con una faja de cuero crudo que sostenia por un lado un
aunque en forma muy parcial, de los bucaneros antillanos.
La tarea del bucanero era extremadamente penosa. Dormia
junto con sus engages que la oficiaban de ayudantes, en
cualquier claro del bosque, protegidos simplemente por una
tosca cabafia que improvisaban con ramas y hojas de pal-
meras u otras plants selvaticas. Al amanecer se levantaban
y daban comienzo a la caceria, y recien cuando habian co-
brado suficientes press como para justificar un descanso,
tomaban un bocado de la iltima res sacrificada. Los cueros
salados y la came bucaneada no le producian pingiies ga-
nancias, y entire algunas botellas de gin o la compra de unas
libras de p6lvora y tabaco, les consumia a menudo el pro-
ducto de un largo mes de caceria. Estos audaces cazadores,
afioraban entonces el pillaje de los barcos cargados de oro,









ERos NICOLA SIRI


plata y species, que representaban siempre ganancia extra-
ordinaria a sus captores. Al citado historiador jesuita le
han seguido en orden en cuanto a veracidad de la vida de
los bucaneros, los frailes Dutertre v Charlevoix, que han
escrito una notable historic de Santo Domingo, pero el mis
acertado y tal vez pintoresco bi6grafo de los "Hcrmnanos de
la Costa" ha sido, a no dudarlo, el m6dico holandes Henrick
Smeeks. conocido tambi6n por Alexander Olivier Exqueme-
lin, apellido que trocaron los ingleses en Esquemeling y los
franceses en Oexmelin.
Exquemelin vivi6 muchisimos afios entire los bucaneros
de la Tortuga y entire los filibusteros de Jamaica y ha es-
crito una obra enjundiosa sobre la accidentada vida de estos
ladrones de mar. en cuvas aventuras v depredaciones parti-
cip6 muchas veces, incorporado a los pirates en su calidad
de cirujano. La obra de Exquemeiin titulada "Historia de
los bucancros y filibusteros en Amirica", cuya primera edi-
ci6n fue hecha en Amsterdam en 1678 y posteriormente tra-
ducida a todos los idiomas, es la obra de consult obligada
para quien desee estudiar a estos siniestros personajes, que
mis parecen pertenecer a la fantasia que a la realidad. El
italiano Emilio Salgari sac6 de la obra de Exquemelin toda
la gama novelesca para su series de novelas cortas de aven-
turas sobre las andanzas del capitin Henry Morgan, lite-
ratura. esta. que hizo famoso en el mundo entero al escritor
italiano (4).
Exquemelin parece que se inici6 en la vida aventurera
en calidad de simple marinero, sirviendo en las naves de la
Compafiia Holandesa de las Indias Occidentales. En 1666
lleg6 a la Tortuga en calidad de engagE, sirviendo durante
tres afios a un -,mo cruel v despota, del que fue redimido

(4) EMnuo S.LGABt El Corsario Negro, La Venganza, La Reina
de los Caribes, Honorata de Wand Guld, Yolanda y Morgan.









EL CABALLERO DE JAMAICA


por el gobernador M. d'Oger6n, incorporandose entonces a
las bandas filibusteras, oficiando, como ya dijimos, de ci-
rujano de las expediciones pirAticas. En 1675 regresa a
Europa y public su famoso relato, describiendo las proezas
en que le cupo parte active, o relatando de visit las hazaiias
de otros c6lebres bucaneros que en el transcurso del si-
glo XVII lenaron un papel tan important en la historic
de las Indias Occidentales. Aunque el relato de Exqueme-
lin obliga a la continue confrontaci6n de las fechas, las que
confunde lastimosamente, es indudablemente el mis fiel y
veridico relator de las andanzas filibusteras en el siglo
precitado.
Exquemelin describe con fuerte v grafica pintura, as-
pectos de los bucaneros de la Tortuga cuando 6stos se dis-
ponen a emprender un crucero de depredaci6n: "Antes de
darse a la mar los pirates, se les hace saber a todos los que
toman parte en el viaje. el dia precise en que han de em-
barcarse y tambien se les intima la obligaci6n de que cada
uno en particular Ileve tantas libras de p6lvora y balas, como
se juzgue menester para la intentada expedici6n. A bordo
se juntan en consejo para elegir, en primer lugar, d6nde de-
berin ir en busca de provisions. care en especial, porque
apenas comen otra cosa, siendo de observer que con prefe-
rencia comen came de cerdo. En segundo termino se ali-
mentan de tortugas que acostumbran a salar un poco...
Hecho el abasto de care suficiente para el viaje, regresan
al barco, donde la raci6n de cada uno. distribuida dos veces
al dia, es tan abundante como pueda consumirse, sin peso
ni media. En esto merece consignarse la circunstancia de
que el despensero del bajel no da al capitAn mayor raci6n
que al uiltimo de los mariners. Avituallado el buque, se
reunen en nuevo consejo para determinar cuAl ha de ser el
lugar a atacarse en procura de la fortune buscada. Tambi6n









EROS NICOLA SIRI


concertan en esa ocasi6n, ciertas clAusulas, consignadas por
escrito a manera de fianza, que cada uno esta obligado a
cumplir, y que firman todos, inclusive el capitAn. Alli especi-
fican y asientan con much claridad que suma de dinero
debe recibir cada uno, previa la deducci6n de los gastos que
demand la expedici6n, pues en caso contrario, entire esta
gente prevalece la misma ley de los otros pirates: Si no
hay presa no hay paga!... Finalmente, estipulan por escri-
to la recompensa o premio que ha de otorgarse a cada uno
en el caso de ser herido o mutilado en el viaje. Asi, conceden
600 piezas de a ocho o seis esclavos por la p&rdida del brazo
derecho; 500 piezas de a ocho o cinco esclavos por la p&rdida
del brazo izquierdo; 500 piezas de a ocho o cinco esclavos
por la perdida de la pierna derecha; 400 piezas de a ocho o
cuatro esclavos la p&rdida de la pierna izquierda; 100 piezas
de a ocho o un esclavo por un ojo, sumas todas estas que
se extraen del fondo com6n de la pirateria. El resto se divi-
de con much exactitud e igualdad entire ellos, bien que tomen
en consideraci6n las calidades y cargos, de manera que al
capitAn o comandante se le asignan cinco o seis porciones
mis que las que correspondent al marinero raso; al contra-
maestre dos, y a los demas oficiales en proporci6n a su
empleo. Tras esto reciben porciones iguales desde el mAs
encumbrado al mas humilde marinero".
A este respect falta agregar, que para gastos del ciru-
jano y su botiquin se extrae del fondo comfin un precio que
oscila entire 200 y 250 piezas de a ocho, lo mismo para el
carpintero que ha carenado y aparejado el bajel, que se esti-
pulaba, salvo convenio especial, entire 100 y 150 piezas de
a ocho (5). Observan entire si muy buenas reglas y a todos

(5) Las piezas de a ocho, eran monedas espafiolas corrientes en
los siglos XV al XVIII, y en Inglaterra se cotizaban por un valor que
oscilaba entire cuatro y medio a cinco chelines. En la actualidad su
valor serfa entire 5 y 6,25 pesetas oro. N. del A.









EL CABALLERO DE JAMAICA


les esti severamente prohibido apropiarse algo para si mis-
mo en las press capturadas, y lo que cada uno toma, lo
deposit en el fondo de todos. Mas aun: se tomaban jura-
mentos solemnes unos a otros de no esconder la mis mini-
ma cosa que hallasen en las press, y si alguno violaba esta
disposici6n, sin mis trAmite se le expulsaba de la compa-
fiia. Entre si siempre fueron los bucaneros muy dadivosos
y caritativos y si alguno necesitaba algo del pr6jimo, 6ste
se lo facilitaba con largueza.
Del regreso de sus correrias, los bucaneros disipaban en
las tabernas de las ciudades que ellos visitaban los caudales
que tantas fatigas y peligros les habia costado el reunir, y
segiin Exquemelin, habia filibusteros que gastaban en una
sola noche de juerga, 2.000 6 3.000 piezas de a ocho, sin que
al dia siguiente tuvieran una mala camisa con que tapar sus
cuerpos desalifiados. Hasta el advenimiento de los grandes
capitanes de la filibusteria como Grammont, Mansfied y
Morgan, los bucaneros acostumbraban a elegir capitin en-
tre ellos mismos, el cual era obedecido ciegamente por el
resto de la pandilla y substituido a voluntad, y apenas poseia
mayor prerrogativa que el marinero raso. Despues de 1655,
los bucaneros navegaban generalmente con patentes de corso
que extendian los gobernadores de Tortuga, Jamaica u otro
puerto o asiento de estas naciones en constant guerra con
Espafia, y por ello al gobernador se le fijaba un diezmo del
product total de la correria, aunque en la mayoria de los
casos los bucaneros de regreso al puerto de origen, s6lo
compensaban al funcionario con alguna didiva, pues por lo
general mentian respect al monto de lo pillado, y antes de
llegar a puerto recalaban en alguna costa desierta y alli
desembarcaban y enterraban parte de los tesoros robados.
Surgen de esta prActica de burlar el diezmo gubernamental,
las leyendas que aun hoy dia corren sobre fabulosps tesoros








EROS NICOLA SIRI


enterrados por los capitanes bucaneros y pirates en islas del
Mar de las Antillas. Los gobernadores se sabian burlados
pero poco o nada podian hacer contra aquella canalla ingo-
bernable. Pese a que los espafioles denominaban "demonios"
o "perros herejes" a los filibusteros, la herejia de 6stos no
era tanta. Cuando en el asalto de alg6n gale6n o ciudad
espafiola pillaban alguin ornamento religioso, como calices,
patenas, candelabros o custodias, esos objetos no entraban
en el fondo repartible. Llegados a la Tortuga o a Jamai-
ca, eran donados para los templos que habia en las mismas.
Morgan, cuando entr6 a saqueo en Panama, hizo desmontar
de los templos las campanas, que llev6 a Jamaica para dotar
con las mismas a un nuevo temple que se estaba constru-
yendo. Hay diversas narraciones de la piedad sui generis
de los bucaneros, y el jesuita Labat en su "Nouveau Voyage
aux isles de l'Amerique", publicado en Paris en 1722, cuen-
ta que en el afio 1694 asisti6 a una misa mandada decir en
la Martinica por unos bucaneros franceses en cumplimiento
de un voto hecho mientras daban caza a dos bajeles enemi-
gos en la ruta de Barbada. Los navios pirates anclados
cerca de la iglesia, dispararon salvas generals al comienzo
de la misa, en el moment de alzar la hostia el sacerdote,
en el acto de la bendici6n y, por iltimo, al entonar el Te
Deum al final de la ceremonial, terminando los bucaneros
con un estent6reo "iVive le Roi!".
Otra narraci6n debida al mismo autor es la que aconte-
ci6 con un capitan pirata francs llamado Daniel. Falto su
navio de provisions, ancl6 en una de las isletas vecinas a la
Dominica, y desembarcando sin estorbo ocup6 la casa parro-
quial y la iglesia, amen de la de algunos vecinos notables.
Al cura y a estos los traslad6 a bordo de la nave, como
rehenes, mientras su gente compraba los abastos necesarios.
En un impetu piadoso que tuvo Daniel. rog6 al sacerdote








EL CABALLERO DE JAMAICA


que celebrara en la cubierta de su nave la santa misa, y para
ello envi6 a buscar los elements que el buen padre necesi-
taba para oficiarla. Como en la Martinica, el comienzo de
la misma fu6 saludado por una descarga de la artilleria de
la nave, y todo marchaba a las mil maravillas, sigue diciendo
Labat, cuando a uno de los pirates se le ocurri6 no com-
portarse como debia frente a las piadosas circunstancias.
Daniel lo amonest6 por ello, pero el marinero se insubordin6,
contestando al capitan con un denuesto, quien extrajo de su
cinto ripidamente su pistola cargada y de un solo disparo le
vol6 los sesos al irreverente... El sacerdote, espantado, sus-
pendi6 la misa, pero Daniel, solemn y sonriente, le tran-
quiliz6: "No es nada, padrecito mio; es un brib6n que ha
faltado a su deber, y lo mismo hare con otro que se atreva a
escarnecer el Santo Oficio... Continue, su sefioria, conti-
n6e...". Concluida la misa, el cadaver fu6 arrojado al mar
y el sacerdote recompensado de sus fatigas con algunas mer-
cancias sacadas del fondo comin de los pirates y con el
present de un esclavo que le obsequi6 el capitAn Daniel.
Hasta 1640, el filibusterismo tuvo caricter mAs o menos
accidental y occasional en las Antillas, pero en la segunda
mitad del siglo, los bucaneros abandonaron definitivamente
sus antiguas ocupaciones de cazadores para darse de lleno a
la prActica de la pirateria. Otro factor que indujo a muchos
cazadores a dedicarse al filibusterismo, fue que los espa-
fioles pusieran en practice una peregrina cuan absurda idea:
Con el fin de alejar de sus costas a aquellos temibles caza-
dores, resolvieron exterminar todo el ganado salvaje, para
asi coartar las posibilidades de vida de estos hombres, pero
la media fue tan absurda como contraproducente, puesto
que los bucaneros, a falta de caza cerril, se dedicaron de
lleno a la caza del espafiol. Igualmente, otro factor compe-
li6 a que los ingleses que antes estaban dedicados a la labran-









Ems NICOLA SIRI


za en la Tortuga se dedicaran al oficio de bucaneros, y fui
el hecho de que, expulsados por los franceses de Levasseur
de su isla y corridos por los espafioles de las vecinas, tuvieran
que dedicarse a la pirateria para poder sobrevivir. Con la
colonizaci6n de Jamaica por los ingleses, el filibusterismo
aument6 a6n en una proporci6n de un 80 %.
Mientras tanto, Levasseur, tras el fallido ataque espa-
fiol a la Tortuga en 1643, como hemos visto, se convirti6 en
senior omnipotente de la isla. Perdi6 el sentido del derecho
ajeno, cambi6 de caracter, se hizo suspicaz e intolerante, y
juntamente con su pandilla hugonote se convirti6 en senior
de horca y cuchilla en la Tortuga. Prohibi6 a los cat6licos
romanos celebrar sus oficios religiosos, quemindoles la ca-
pilla y expulsando al ministry de Dios de la isla. Impuso
fuertes contribuciones al comercio, y en breve se vi6 duefio
de una fortune colosal. Su crueldad Ilegaba a tanto que en
su famoso "nido de aguilas" habia hecho construir una jaula
de hierro que pendia de la roca, y prisionero que fuera
enviado a tal lugar, moria a poco de hambre y sed. Asimis-
mo, se vanagloriaba con diab6lica ironia de "su infiernillo",
tal llamaba a un huimedo calabozo que habia hecho cavar en
la roca junto a los cimientos de su aguilera. Segin Charle-
voix, Levasseur tuvo la pretensi6n de proclamarse principle
filibuster, independiente del gobernador de Saint Kitts y de
la Francia misma. Esto alarm a de Poincy, quien, con el
pretexto de felicitar a su delegado en la Tortuga por el
triunfo sobre los espafioles, le envi6 a un sobrino suyo de
apellido de Lonvillers, para que invitara a Levasseur a pa-
sar a Saint Kitts para conferenciar con su tio, pero en rea-
lidad con el oculto fin de ponerlo preso y remitirlo a Fran-
cia bajo las acusaciones de los colonos expulsados por cat6-
licos de la isla. Mas el ladino Levasseur recel6 de lo que








EL CABALLERO DE JAMAICA


contra l6 se tramaba y con suma habilidad eludi6 "la amable
invitaci6n"...
Doce afios se mantuvo en el poder omnimodo de la isla
de Tortuga el siniestro Levasseur, hasta que dos de sus com-
pinches, Martin y Thibault, que habian refiido con 61 por
causa de faldas, le prepararon una celada, y una mafiana
en que el despota bajaba de su "nido de Aguilla', lo mataron
alevosamente a tiros de pistola, apoderandose del mando de
la isla sin encontrar oposici6n por parte de la poblaci6n.
Por ese tiempo llega a Saint Kitts el caballero de Fon-
tenay, soldado y aventurero que tras pelear contra los tur-
cos, se dirigi6 a las Indias atraido por el oro de los espafioles
de America. Ignorante de Poincy del asesinato de Levas-
seur, ofreci6 a de Fontenay la gobernaci6n de Tortuga, faci-
litindole soldados y barcos para que iniciara una formal
expedici6n contra el poder de su insubordinado teniente go-
bernador. Fontenay parti6 para cumplir la misi6n, pero
antes inici6 un crucero de corso por las costas de Cartage-
na con el fin de engafiar sobre el verdadero alcance de la
expedici6n, y cuando sorpresivamente Ileg6 a la Tortuga, de
Fontenay se enter de la muerte de Levasseur, y sus asesi-
nos, no contando con el apoyo de los pobladores para hacer
frente al enviado de de Poincy, pactaron con este, y tras
obtener el perd6n de su crime y la posesi6n de sus bienes,
entregaron el mando a de Fontenay. Bajo el gobierno de
6ste, se restaur6 el culto cat6lico en la isla, y muchos de
los colonos expulsados pudieron volver a ella a reiniciar su
vida normal, en la misma forma en que la isla tambien
cambi6 de fisonomia, atravesando por entonces una 6poca de
prosperidad y bonanza, no asi de tranquilidad, puesto que
el president de la Audiencia de Santo Domingo, Juan Fran-
cisco de Montemayor, por orden expresa del rey de Espafia,
estaba preparando una expedici6n para desalojar definiti-








EROS NIcoLA Sn


vamente a los franceses de la Tortuga, expedici6n que por
noviembre de 1653 envi6 contra la isla al mando de Gabriel
Roxas de Valle Figueroa, compuesta de cinco navios y 500
infants. Iniciada la campafia, una fuerte borrasca hizo en-
callar dos barcos y zozobrar otro, de manera que s6lo la
nave capitana y la almiranta llegaron a la Tortuga. Descu-
biertas las naves por los defensores de la isla, abrieron
contra las mismas un nutrido fuego de artilleria con las ba-
terias del castillo y parapetos, pero ello no arredr6 a los
espafioles, que continuaron avanzando, consiguiendo echar
anclas en el puerto y fuera del alcance de los cafiones de la
defense. Tras nueve dias de sangrientos combates y ase-
dio, el fuerte capitul6, y con 61, el Caballero de Fontenay,
para quien hubo los honors de la guerra. Tres dias mis
tarde los franceses abandonaban la isla en varias embarca-
ciones, que se dirigieron hacia Saint Kitts y Port Margot.
Los espafioles, tras talar los sembrados, quemaron la pobla-
ci6n y embarcaron la artilleria del fuerte, el que fu6 volado
con dinamita, y antes de alejarse de la Tortuga por temor a
un golpe de mano de los filibusteros en apoyo de de Fonte-
nay, dejaron de guarnici6n en la isla un destacamento de
150 soldados mandados por un capitan. Algiin tiempo des-
pues, de Fontenay, apoyado por un corsario holand6s y cien-
to veinte bucaneros, intent recuperar la isla de manos de
los espafioles, pero fueron rechazados por 6stos, y de Fon-
tenay, decepcionado por su aventura en las Indias Occiden-
tales, retorn6 a Europa donde a poco falleci6.
Otra vez la isla en poder de los espafioles, vemos cerrar
un nuevo capitulo de su vida tumultuosa, pero nuevos acon-
tecimientos han de convertir muy pronto a la isla de la Tor-
tuga, en el eje de la historic del mar de las Antillas.

















CAPfTULO CUARTO


LOS FILIBUSTEROS DE JAMAICA


H ACIA mediados del siglo XVII, Inglaterra compren-
di6 que con la guerra de rapifia que hacia contra Es-
pafia, no obtenia ventaja legitima alguna en las Indias Occi-
dentales y que la pirateria estaba colocada al margen de
las leyes para el concept de la civilizaci6n. Era necesario,
pues, participar en los beneficios de las riquezas de Am&ri-
ca, no como depredadora sino como participate de derecho.
Para ello era necesario adquirir primacia en tierras del Nue-
vo Mundo, y entonces se pens6 seriamente en ocupar algu-
nas de las, islas del Mar de las Antillas o, si era possible,
parte de Tierra Firme, para fundar una colonia, como ya lo
habia hecho Francia en la Martinica, Guadalupe, etc.
Para tal fin, en diciembre de 1654 parte de Inglaterra
una poderosa escuadra compuesta de una treintena de na-
ves, mercantes y de guerra, tripuladas por 2.500 hombres,
expedici6n 6sta que iba al mando supremo del almirante
Penn en lo que a la armada respectaba, y del general Vena-
bles, como comandante de las fuerzas de desembarco. Asi
se daba, por fin, cima al proyecto de Oliverio Cromwell, el
Protector de la Repiblica inglesa de 1653, que hizo morir
en el cadalso al rey Carlos I. Cromwell, hombre de una per-









EROS NICOLA SII


sonalidad desconcertante, era a la par un espiritu iluminado
y calculador. Se encuentra en este personaje, extrafia mezcla
de grandeza y baja hipocresia, de sinceridad, generosidad,
crueldad, extravagancia y extraordinaria inteligencia. Todos
los contrastes se hallaban en su personalidad inquieta, tur-
bada por las pasiones political de su epoca, por el fanatismo
religioso, por las violencias de la guerra civil y por la devo-
radora ambici6n. Fu6 glorioso para Inglaterra, y en el exte-
rior para el Protectorado que prohij6 como su mejor idea.
Este hombre singular, de political sibilina, puso los ojos en
las riquezas espafiolas de America y resolvi6, en consecuen-
cia, anexar en forma permanent a Inglaterra una parte inte-
grante de la America Espafiola, como veremos en seguida.
En enero de 1655 la expedici6n llegaba al grupo de islas
Barbadas, donde se incorporaron otros 4.000 hombres mis,
amen de unos 1.200 bucaneros de Saint Kitts, y que habian
sido expulsados de la Tortuga por Levasseur. Resuelto por
el almirante Penn y el general Venables llevar un primer
ataque contra la Espafiola, efectuan dicha maniobra el 13
de abril en la costa Oeste de Santo Domingo, bajo el efecto
de un ardiente sol tropical que se hizo sentir cruelmente
sobre los ingleses. Sujetos los expedicionarios a la tortura
de la sed y las fiebres malsanas de las sabanas pal6dicas que
en una extension de treinta millas hubieron de recorrer, al
intentar el ataque de Santo Domingo un pufiado de espafio-
les infligi6 a los ingleses dos vergonzosas derrotas conse-
cutivas, los dias 17 y 25 de abril. Quejandose amargamente
el almirante Penn de la cobardia de sus hombres y de la
falta de cooperaci6n por parte del general Venables, desis-
ti6 al cabo de su empresa y se di6 a la vela rumbo para
Jamaica. La escuadra inglesa ech6 anclas el 11 de mayo en
la rada del puerto que hoy ocupa la ciudad de Kingston, y
alli la artilleria de las naves abati6 las defenses de tres bas-









EL CABALLERO DE JAMAICA


tiones, desembarcando las tropas acto continue, con lo que
se oblig6 a los espafioles a replegarse en forma precipitada,
ocupando al dia siguiente la ciudad de Santiago, distant
seis millas del lugar de desembarco.
Celebr6se un armisticio entire britanicos y espafioles, y el
general Venables impuso a los vencidos las mismas capitu-
laciones que los espafioles impusieran a su vez a los colonos
ingleses de la isla Providencia en 1641: Emigraci6n total en
el tirmino de diez dias, so pena de muerte y confiscaci6n
de sus bienes. Los espafioles aceptaron la tregua, en su afin
de ganar tiempo para refugiarse en la parte boscosa de Ja-
maica con sus families y bienes y organizer desde alli la
resistencia. Asi ocurri6, en efecto, coadyuvando con este
plan de los espafioles, las enfermedades que comenzaron a
diezmar al mal equipado ej6rcito ingles, que se hallaba pri-
vado de todo bastimento, por lo que los jefes de la expe-
dici6n se vieron obligados a pedir refuerzos a la Nueva In-
glaterra. Esta situaci6n cre6 un ambiente de malestar entire
el almirante Penn y el general Venables, y contrariado el
primero por el fracaso de la Espafiola. lev6 anclas con la
fragata "Marston Moor" y single rumbo a Inglaterra, don-
de acus6 a Venables de su incapacidad military. El 20 de
septiembre de ese mismo afio, los dos jefes comparecen ante
un Consejo de Estado, el que los conden6 por orden de
Cromwell, a un largo encierro en la Torre de Londres, para
purgar el fracaso de la expedici6n a las Indias Espafiolas.
Asi terminaron las ambiciones de Cromwell respect al
proyectado golpe de mano contra la posesi6n territorial es-
pafiola en America. Hasta el dia de hoy se ignoran los m6-
viles verdaderos que movieron al paladin de la Repfblica
inglesa a intentar la desgraciada empresa de Jamaica y la
Espafiola. Dificilmente result para la diplomacia inglesa
explicar ante Espafia su descomedido ataque a sus posesio-









EROS NICOLA Smi


nes, ya que Espafia habia sido por entonces, una de las pri-
meras naciones en reconocer a la naciente repfiblica britini-
ca. A la sibilina y retorcida respuesta inglesa sobre el des-
min, Espafia contest de una manera efectiva: asaltar y
ahorcar a cuanto marine ingles cayera en manos de los fun-
cionarios hispinicos de America y las aguas del Caribe se
convirtieron en campo de caza para las naves de Cromwell,
asi fueran istas con destino a posesiones britinicas. Espafia
sabia que habia s61o un remedio para poner coto al filibuste-
rismo: i La horca y el castigo de galeote!
Con todo, Jamaica qued6 ocupada por Gran Bretafia,
quien puso a la isla bajo la gobernaci6n del coronel Doyley,
y recien en 1657 los espafioles, a las 6rdenes de don Crist6-
bal Sasi Arnoldo, intentaron recuperarla, pasando una expe-
dici6n espafiola desde Santiago de Cuba hasta la orilla sep-
tentrional de Jamaica, lugar iste, donde fueron atacados por
escasas fuerzas del coronel Doyley y desalojados tras infli-
girles numerosas bajas. Al afio siguiente hacen los espafioles
una nueva intentona de reconquista. Esta vez desembarca-
ron y construyeron en la desembocadura del Rio Nuevo un
fuerte, el que fu6 guarnecido por una dotaci6n de 1.000 hom-
bres. El gobernador Doyley volvi6 a atacar a los espafioles,
y pese a tener un n6mero inferior de tropas malas, tras una
brillante acci6n de guerra asalt6 y capture el fuerte, matan-
do a mas de trescientos espaiioles y tomAndole prisioneros
otros cien con todo su parque, artilleria y banderas. Luego
de este fracaso, los espafioles se retiraron a sus posiciones
de Cuba.
Cromwell pens6 seriamente hacer de Jamaica una fuerte
y pr6spera colonia inglesa, y trat6 que la p6sima tropa de
ocupaci6n se dedicara a explotar la tierra, sembrando tri-
go y maiz. A tal efecto, eximi6 de gabelas al comercio jamai-
quino y foment6 la poblaci6n de labriegos, trasladando a la




'V- -


EL CABALLERO DE JAMAICA 87

isla a 1.000 mozos y otras tantas doncellas irlandesas, para
que se celebraran matrimonios y se fueran creando nticleos
familiares con apego a la nueva tierra. Asimismo, el gobier-
no de Escocia recibi6 intrucciones para aprehender a todos
los vagos y holgazanes y remitirlos a colonizar Jamaica. Este
fue tal vez el error mis grande cometido por el gobierno
ingles, ya que todo este element disoluto llegado que fu6
a Jamaica, se convirti6 pronto en material rapaz, dispuesto a
engrosar las filas empiree en aumento de los filibusteros
del Mar de las A as. Asimismo, se enviaron agents a
la Nueva Inglaterra para atraer colonos hacia Jamaica, y en
esta forma se comenz6 a former una heterog6nea poblaci6n
jamaiquina compuesta de bermudenses, judios, cuiqueros de
Barbadas y criminals del presidio de New Gate, contribu-
yendo, ademis, a henchir dicha pob:aci6n various centenares
de negros africanos. En 1658, Jamaica contaba con un con-
glomerado de 4.500 blancos y unos 1.500 negros.
La political de Cromwell respect a Jamaica esti clara-
mente expuesta en las instrucciones dadas con fecha del 10
de octubre de 1665 al general Fortescue y al vicealmirante
Goodson. Por las mismas, se le dieron a ambos jefes pode-
res y autorizaci6n para desembarcar tropas en territorio
cuya propiedad atribuyera Espafia, tomar castillos y plazas
fortificadas de los mismos, perseguir y matar, am6n de des-
truir, a todo aquel que se le opusiera. Era, en realidad, la
political filibuster de Isabel que volvia a campear tremenda
en el cerebro desconcertante de sir Oliverio. Asi fu6 como
Goodson, sucesor que era del almirante Penn, con una flota
de ocho navios poderosamente armados, se dedic6 durante
much tiempo a acechar a la flota del tesoro que debia de
zarpar de Cartagena o Portobelo. Cuando ya estaba por
dar cima a su rapaz empresa, una fuerte tempestad desban-
d6 su flota, la que maltrecha y con algunas bajas tuvo que









EROS NICOLA SIRI


volver a refugiarse en Jamaica, mientras la codiciada presa
se le escapaba de las manos...
Pero Goodson no cejaba en su empefio de emular la
hazafia de "Pata de Palo", apoderandose de un colosal teso-
ro espafiol, y bien pronto, estos tuvieron noci6n del crecien-
te poderio ingl6s de Jamaica. Goodson con una escuadra de
mis de ocho velas desembarc6 en Santa Marta 400 hombres
protegidos por various cafiones de a bordo, y tras tomar y
demoler dos fuertes que la protegian, penetr6 en la ciudad,
cuyos habitantes al ver merodear las bandas filibusteras ya
se habian puesto a salvo con sus tesoros en la espesura de
los bosques vecinos. Goodson los persigui6 un largo trecho,
consiguiendo capturar a algunos a quienes se despoj6 de sus
bienes, luego regres6 a la ciudad, la que saque6 e incendi6
y tras embarcar una treintena de cafiones, la escuadra regre-
s6 a Jamaica con un escaso botin, que entonces se avalu6
en menos de 800 libras esterlinas (1).
Dos o tres intentonas mas de esta misma indole repiti6
Goodson para apoderarse de la flota del tesoro, pero todas
terminaron en el fracaso y no hallaba compensaci6n la
empresa de asaltar e incendiar una ciudad, para a la pos-
tre capturar un botin de various quintales de cacao o unas
pipas de vino agrio. Juzgando estos fracasos, Sedgwick,
uno de los comisionados civiles enviados por Inglaterra a
Jamaica, le describe a lord Thurloe, que "esta suerte de mero-
deo para ejercer la pirateria contra el comercio de las Anti-
Hlas y saquear y quemar ciudades, aunque practicada por
largo tiempo en estas parties, no es, sin embargo, honorifica
para una real marina...".
La isla de Jamaica bajo la gobernaci6n de Doyley adqui-
ri6 un notable desarrollo y su colonizaci6n fu6 visiblemente

(1) Coleccidn de papeles de Estado, Serie Colonial (1675-76).









EL CABALLERO DE JAMAICA


productive, ya que se incrementaron los plantios de trigo,
maiz y tabaco y la caza de animals cerriles produjo muchos
miles de quintales de cueros salados. El coronel Eduardo Doy-
ley como jefe de un regimiento de la expedici6n de Penn y
Venables habia llegado a Jamaica. Cuando ambos jefes debie-
ron comparecer, en Inglaterra, ante el Consejo de Estado
que los confin6 en la siniestra prisi6n de la Torre de Lon-
dres, Doyley vino a quedar a cargo de la isla como gober-
nador interino, en tanto que el vicealmirante Goodson que-
daba al frente de la armada expedicionaria. Posteriormente,
con la llegada del mayor general Fortescue, que se hizo
cargo del gobierno de Jamaica, Doyley qued6 con el cargo
de teniente gobernador, pero a la muerte del titular, ocu-
rrida en noviembre de 1655, Doyley, por voluntad de los
comisionados del Protector, lo confirman en el cargo de
gobernador y comandante en jefe de las fuerzas de Jamaica,
ascendiendo en esa ocasi6n al rango de coronel. En mayo
de 1656 lo sucede en la gobernaci6n sir Roberto Sedgwick,
valiente guerrero y piadoso var6n, que trat6 de evitar la
rapifia contra Espafia; sin embargo, a los pocos meses falle-
ce Sedgwick, y Doyley se dirige a Cromwell pidiendo sea
confirmado en el cargo de gobernador, pero el Protector,
desoyendo este pedido, envi6 para dicho cargo, desde Ingla-
terra, a William Brayne, quien, a poco de hacerse cargo del
mando de la isla, sucumbi6 victim de las fiebres pal6dicas.
De esta forma accidentada, el cargo de gobernador de Jamai-
ca vino a recaer en forma definitive sobre el coronel Doyley,
que era, fuera de toda duda, un hombre en6rgico, de acci6n
y que gozaba de ganada reputaci6n y estima entire los habi-
tantes de la isla.
Doyley, a la caida de Cromwell, fue confirmado en su
puesto por Carlos II, y, sin embargo, en 1661 fu6 substi-
tuido por Lord Windsor. Se distingui6 Doyley sobremanera









EROS NIcoLA SIR


por su poderosa policia que ejerci6 sobre el comercio espa-
fiol, fomentando vigorosamente la acci6n de los filibusteros
contra el mercantilismo de Espafia en las Indias y llevando
la guerra de depredaci6n hacia el mismo terreno del adver-
sario. En 1658; sabedor Doyley por unos prisioneros espa-
fioles, que los galeones del tesoro aguardaban el embarque
en Portobelo, alist6 rapidamente una expedici6n de cinco
barcos y 200 filibusteros, apostindose con esta fuerza entire
Portobelo y Cartagena a la espera de su presa. El 20 de
octubre fueron divisados los navios espafioles en un total
de veintinueve: quince galeones y catorce grandes mercan-
tes, pero, por desgracia, los barcos ingleses se hallaban dis-
persos en procura de viveres y aguada, y s6lo el "Hector"
y la "Marston Moor", que comandaba el fiero capitin Cris-
t6bal Myngs se lanzaron al ataque temerario de la flota
espafiola, pero sin conseguir hacer presa alguna, ya que
los espafioles se defendieron bien y pusieron en fuga a los
ingleses. Despechado por el fracaso. Doyley atac6 y redu-
jo a cenizas la ciudad de Tului en Tierra Firme, donde cap-
tur6 cinco navios espafioles. Acto seguido, volvi6 a visitar
la castigada ciudad de Santa Marta donde infructuosamente
busc6 botin, terminando por retirarse, no sin antes volver
a incendiar y destruir la poblaci6n por tercera vez.
Antes de regresar a Jamaica, el capitan Myngs con su
nave y otra que le acompafi6, se lanz6 sobre la ruta de Sud-
america con 200 filibusteros. Estos ladrones de mar ataca-
ron y tomaron Cumana, destruyendola totalmente luego de
pillarla. Siguiendo la costa del continent atacaron las ciu-
dades de Puerto Cabello y Coro, consiguiendo en esta filti-
ma un valioso botin, ya que por un soldado prisionero supie-
ron que los espafioles habian enterrado en las lindes de un
bosque 24 grandes cofres llenos de monedas de plata, per-
tenecientes al tesoro del rey, conteniendo cada uno de ellos









EL CABALLERO DE JAMAICA 91

no menos de 400 libras de plata. Embarcado este tesoro y
otros efectos de la rapifia, Myngs retorn6 a Port Royal, en
Jamaica, donde el botin fue avaluado en 400.000 libras ester-
linas. Este golpe contra los tesoros espafioles de America,
era el mis important que se habia asestado luego del pilla-
je de los galeones del tesoro por parte del afortunado Piet
Heyn (a) "Pata de Palo". La abundancia de estas riquezas
entradas en Jamaica, contribuyeron en grado sumo a levan-
tar el animo de los colonos y situ6 a la isla en una de sus
6pocas mas pr6speras. Sin embargo, esta afortunada expe-
dici6n tuvo una desagradable secuela de acusaciones mutuas
entire el capit6n Myngs, Doyley y Goodson. El primero fue
remitido preso a Inglaterra acusado por Doyley de haber
robado en beneficio propio 12.000 piezas de plata en des-
medro de la gabela fiscal, y en Londres a su vez Myngs,
acus6 a Doyley y a Goodson manifestando que ambos "se
quedaban siempre con la mejor parte de las presss, pero
la situaci6n reinante en Inglaterra con motivo de la restau-
raci6n del monarca, ech6 tierra encima al asunto, y iste
qued6 archivado y Myngs en libertad con una respectable
fortune personal.
El 8 de mayo de 1660 caia estrepitosamente la turbulen-
ta republica de Cromwell, y Carlos II era proclamado rey
de Inglaterra, hacienda su entrada apote6sica en Londres el
29 del mismo mes. QuC consecuencias iba a tener la res-
tauraci6n monirquica en Gran Bretafia para su political exte-
rior con Espafia? La guerra que existia entire Inglaterra y
Espafia era una guerra contra la Rep6blica y contra el Pro-
tector; pero caida la una y el otro, qu6 actitud asumiria el
nuevo monarca ingl6s que durante su destierro habia mere-
cido la simpatia y consideraci6n de la hidalga Espafia?
Esta era la pregunta que formulaba el embajador espa-
fiol en Londres, Luis de Haro, al Lord Canciller, y 6ste por









92 ERos NICOLA SmI

orden de Carlos II le envia una nota fechada el 2 de junior
de 1660, por la que propone a Espafia un armisticio en
Europa y America y un cese total de las hostilidades, pro-
puesta inglesa que ratifica su embajador en Espafia, Sir
Henry Bennet, agregando que "eran deseos de Carlos II
arribar con Espafia a una paz permanent y al restableci-
miento de las relaciones comerciales entire uno y otro pais".
Recibida por parte de Espafia una respuesta favorable para
tal proyecto, respuesta que lleg6 a Londres en julio, en el
mes de septiembre se proclama una cesaci6n de hostilidades
entire ambas potencias, proclama en la cual se menciona la
renovaci6n del tratado de 1630. cuyo alcance ya hemos ana-
lizado anteriormente. En Madrid se abrieron las negocia-
ciones, pero 6stas se vieron interrumpidas o dificultadas,
por la celebraci6n del enlace de Carlos II con Catalina de
Braganza, princess de la casa reinante en Portugal, con la
cual se hallaba Espafia en guerra a la saz6n. Sin embargo,
el armisticio entr6 en vigor y el nuevo gobernador de Jamai-
ca, Lord Windsor, lleg6 a la isla en agosto de 1662, con 6rde-
nes de su monarca y munido de instrucciones "para tratar
de alcanzar y mantener buena correspondencia y trifico libre
con las posesiones pertenecientes al rey de Espafia, aun recu-
rriendo a la fuerza si ello era necesario" (2).
Pero Inglaterra exigia demasiado en sus demands. A
la pretensi6n espafiola de restringir el comercio por parte de
Inglaterra y las colonies espafiolas, contestaba Gran Breta-
fia exigiendo libertad absolute de comercio para sus sfb-
ditos y buques, y la situaci6n en debate de la 6poca de Isabel
y Felipe II volvia al tapete de la discusi6n con renovado
vigor y solapada diplomacia. Los espafioles firmes en su
negative se avinieron, empero, a reconocer la colonia brit.-


(2) Coleccidn de papeles de Estado (Ibid.).









EL CABALLERO DE JAMAICA


nica de Virginia, siempre que Carlos II aceptara ciertas res-
tricciones en el acuerdo sobre el comercio con las Indias
Espafiolas, restricciones que significaban medidas prohibiti-
vas para los ingleses a quienes les quedaba vedado el comer-
ciar con ciertos puertos y se les prohibia la navegaci6n por
determinadas bahias americanas. Era evidence que el gobier-
no espaiiol comenzaba a ceder en sus miras monopolistas,
y en el Consejo de Indias se habl6 de "permitir a los ingle-
ses tomar parte en el flete de navios con destiny a las Indias
Occidentales" (3).
En realidad, lo que Carlos II buscaba, era aprovechar
el decaimiento del comercio colonial espafiol, minado por la
acci6n de los bucaneros y contrabandistas, en beneficio exclu-
siho de la Corona inglesa, y mientras daba 6rdenes a su
r ibajador en Madrid, en apariencia concordantes con lo
,actado con Espafia, por otra parte daba 6rdenes contra-
dictorias a sus lugartenientes en las Indias Occidentales para
que permitieran y fomentaran en toda forma el comercio
ilicito contra Espafia. Asi, por ejemplo, los genoveses Gri-
11o y Lomelin, tenian especial permiso de Espafia para man-
tener un asiento para la provision de negros esclavos a sus
colonies, y los ingleses se pusieron de acuerdo con los mis-
mos para tratar de ser ellos quienes gozaran de tan lucrative
privilegio. Negada por Espafia tal cesi6n de privilegios para
el trAfico negrero, Inglaterra por medio de sus capitanes
filibusteros, se dedic6 a explotar clandestinamente este nego-
cio y asi inund6 las islas y las costas del continent ame-
ricano de incesantes cargamentos de care humana, que,
dicho sea de paso, tenian en los mismos colonos espafioles
sus mejores compradores.
Dable era el presumir que la paz asignada en 1660 entire

(3) Informe confidencial del Conde de Humanes al agent briti-
nico Taylor.









94 EROS NICOLA SIRI

Espafia e Inglaterra tendria alcance efectivo a uno y otro
lado de la "Linea", pero por interpretaci6n especial que
le di6 al tratado de paz el nuevo gobernador de Jamaica,
Lord Windsor, indudablemente con la anuencia de su rey,
la paz vino a quedar circunscripta a Europa, y las colonies
espafiolas de America siguieron siendo scenario de cruentas
luchas de pillaje y robo por parte de los capitanes ingleses.
Windsor hacia valer las 6rdenes reales que le facultaban
"para pedir ayuda al gobernador de Barbada, en caso que
los espafioles intentaran algo contra la seguridad de Jamai-
ca", de ahi que por otra parte resultaran infructuosas las
negociaciones con los gobernadores espafioles de Indias, para
hacer fructificar aquella orden de Carlos II, de "alcanzar
y mantener buena correspondencia con las posesiones perte-
necientes al rey de Espaiia". Ello era 16gico, ya que Gran
Bretafia ponia de manifiesto su double juego ante Espafia.
Negado en forma definitive por Espafia la libertad abso-
luta del trifico commercial con America que nretendia Ingla-
terra, Lord Windsor recibe instrucciones de Carlos II, con
fecha 20 de agosto del afio 1662, para que procure, con la
fuerza, establecer el trifico denegado, y el 12 de septiembre
de ese mismo afio, el gobernador de Jamaica ordena que se
listen hombres en Port Royal para una empresa maritima,
encabezada por el "Centurion" y otros navios. La empresa
consistia en una expedici6n para capturar y destruir a San-
tiago de Cuba, el pusrto espafiol mAs cercano a la Jamaica,
y sobre el cual ya Goodson, en 1655, habia proyectado una
empresa anAloga; sin embargo, el plan de Goodson fue aban-
donado definitivamente porque la isla de Jamaica no podia
suministrar suficientes hombres y elements para la audaz
empresa, como era el atacar un formidable baluarte, tal cual
significaba Santiago de Cuba en aquella epoca. Windsor
confi6 la nueva intentona al celebrado capit4n Myngs, a









EL CABALLERO DE JAMAICA 95

quien tenemos nuevamente en Jamaica capitaneando una
banda de filibusteros y que fue repuesto en el mando de
naves al ser suplantado Doyley por Lord Windsor, quien esti-
maba much el valor personal de Myngs.
. El 15 de septiembre, Myngs, capitaneando la fragata
"Centuridn" y seguido por una flota de once navios tripu-
lados por 1300 hombres, lev6 anclas de Port Royal, y tras
soportar algunos vientos contrarios, el 15 de octubre divi-
saba el castillo de Santiago, mas impidiendole una violent
rifaga penetrar en el puerto, resolvi6 desembarcar su gente
a barlovento sobre una costa rocosa y escarpada, y cuya
ascensi6n era dificil por no existir mas que un estrecho
pasadizo que obligaba a los filibusteros a marchar uno tras
de otro en fila india. La noche los sorprendi6 en esta difi-
cil maniobra de desembarco, y con la llegada del alba divi-
saron una hacienda distant seis millas del lugar donde habian
hecho pie. Tras un breve descanso en la hacienda, Myngs
lanz6 sus hombres sobre la ciudad, que, si bien prevenida de
la aparici6n y desembarco de los bucaneros, no los esperaban
tan pronto. Doscientos espafioles a las 6rdenes del gober-
nador de la plaza, don Pedro de Morales, intentaron cortar
el advance de los hombres de Myngs. A esta fuerza pen-
insular se sumaron otros 500 que mandaba el ex gober-
nador de Jamaica, Crist6bal Sasi de Arnoldo, y tras un bre-
ve combat los filibusteros pusieron en desordenada fuga a
los espafioles, que abandonaron la ciudad en manos de los
jamaiquinos. Al dia siguiente, Myngs ordenaba que la arti-
ileria de sus barcos silenciara y demoliera los fuertes que
protegian la entrada del puerto, lo que se hizo sin dificultad,
porque los espafioles abandonaron cobardemente la forta-
leza. Mientras tanto, partidas de bucaneros se internaban
en los bosques para dar caza a los pobladores de Santiago
y pillarles los tesoros que levaban consigo. pero no fue muy









EROS NIcoLA SII


pr6diga la buisqueda de tesoros, ya que los espafioles los
habian hecho conducir tierra adentro a prudent distancia
de la rapacidad de los ingleses. Tras arrasar las fortifica-
ciones y las casas principles de la ciudad, Myngs reem-
barc6 su gente, llevAndose consigo treinta y cuatro cafiones
y mil barriles de p6lvora. El 22 de octubre la expedici6n
estaba de regreso en Jamaica con s61o la perdida de 26
hombres.
El 28 de ese mismo mes de octubre, Lord Windsor lla-
mado por el rey parte para Inglaterra, y en su reemplazo
queda el teniente gobernador Sir Carlos Lyttleton, quien
recomend6 moderaci6n a los capitanes, aunque sin vedarles
la continuidad de la guerra piratica contra Espafia. Asi el
11 de diciembre de 1662, el Consejo de Jamaica aprobaba
una expedici6n punitive sobre las costas de Honduras, Cuba
y el Golfo de Campeche, expedici6n que una vez mis enca-
bezaba el temible bucanero Myngs, quien, al frente de una
armada de doce navios, se hizo a la vela el 10 de enero
de 1663, conduciendo a la depredaci6n una banda de 1600
individuos, en la mayoria bucaneros de Jamaica y de las
islas vecinas. Al penetrar en aguas de Campeche, una terri-
ble tempestad dispers6 la flota, hacienda zozobrar una de
las naves y extraviAndose otras tres. Pese a este inconve-
niente, los filibusteros llegaron a la costa de Campeche en
las primeras horas del dia 9 de febrero y desembarcaron
sigilosamente sin ser notados por los espafioles, que reci&n
tuvieron conciencia del peligro al aparecer las primeras ban-
das filibusteras en los arrabales de la ciudad. Tal fu6 el
pAnico y la confusion que se apoder6 de los espaiioles a la
vista de los ingleses, que al promediar la mafiana la pobla-
ci6n y todos sus fuertes caian en poder de Myngs. S61o se
resisti6 el castillo de Santa Cruz, en cuya capture el propio
capitan filibuster recibi6 tres heridas. Causa extrafieza









EL CABALLERO DE JAMAICA 97

que la ciudad no fuera vigorosamente defendida por los espa-
fioles. Sus casas todas construidas en piedra y con amplias
azoteas con parapetos, pudo haberse convertido en una for-
taleza inexpugnable de haber mediado un poco de orden y
decision por parte de los defensores. Durante una semana
la ciudad fu6 entregada al saqueo y al incendio, y como era
costumbre todos los castillos y defenses volados hasta los
cimientos. El botin capturado en Campeche por Myngs, mis
los dafios causados a la ciudad, fueron en su oportunidad
avaluado por los espafioles en un mill6n de piezas de a ocho.
El 23 de febrero los filibusteros se alejaban de Campeche,
y recien el 11 de abril anclaban en Port Royal las naves inte-
grantes de la expedici6n de Myngs.
Gran excitaci6n se produjo en Madrid cuando se cono-
ci6 el ataque de Santiago de Cuba, y la indignaci6n creci6
de punto al conocerse los detalles del asalto, saqueo e incen-
dio de Campeche. El rey de Espafia orden6 a su ministry
en Londres que preguntara a Carlos II si admitia tan van-
dalicos actos tras unas formales cuan mentidas promesas de
paz. Al mismo tiempo se ordenaba al duque de Albur-
querque, a quien se le facilitaron los fondos correspondien-
tes, que organizara una poderosa armada para ir defi-
nitivamente a expulsar a cuanto extranjero se encontrara
en aguas de las Indias Occidentales. Desgraciadamente, esta
alharaca espaiiola nunca se concrete, como asi tampoco el
intent de revivir la difunta armada de Barlovento, escua-
drilla que antes tuviera a su cargo la tarea policial de Tierra
Firme y la persecuci6n de contrabandistas y negreros. El
ataque de Campeche tuvo un efecto desastroso sobre las arcas
reales de Espafia, ya que la flota del tesoro de Mejico que
debia salir ese julio de La Habana rumbo a la Peninsula,
se refugi6 en Veracruz y se neg6 a salir hasta tanto no fue-
ran a protegerla los galeones de Portobelo. Con ello se ori-










Enos NICOLA Snu


gin6 un retraso de meses en la remisi6n de los tesoros, con
gran desesperaci6n del rey y su tesorero que se vieron en
figurillas, faltos como estaban de dineros... Nunca como
entonces la impotencia espafiola se vi6 obligada a disimular
su inferioridad, y la pretendida armada del duque de Albur-
querque, fu6 simplemente unas luces de bengala con las que
no se consigui6 aclarar el sombrio firmamento en el cual
revoloteaban rapaces los halcones de la filibuster Ingla-
terra.
Carlos II exhum6 la political de Isabel, y con terminos
capciosos manifestaba "su profundo pesar a las justas recla-
maciones" que en nombre del rey espafiol le presentaba su
embajador, al tiempo que enviaba al gobernador de Jamaica,
Sir Lyttleton, una carta, cuya copia y borrador se conserve en
la Coleccidn de Papeles de Estado, consultados para esta
obra (4). Se enviaron, asimismo, una series de notas acla-
ratorias del alcance de las expediciones punitivas y de los
objetivos de las mismas, en las cuales se ponian en claro que
el monarca ingles en sus instrucciones no se dirigia al hecho
de poner coto a la guerra de corsarios, y, en consecuencia,
el gobernador de Jamaica no cancel las patentes otorgadas

(4) He aqui el texto de la carta de Carlos II dirigida a Sir Lyttle-
ton: "Sabiendo con cuanto celo y agravio ven los espafioles a nuestra
isla de Jamaica, y cuan dispuestos estAn a hacer una tentative contra
ella, y conociendo cuan desamparada quedari para su propia defense
si se da estimulo a tales empresas como las que iltimamente han
sido puestas en ejecuci6n y se prosiguen a6n, apartando a los habi-
tantes de la industrial, que es lo inico que puede darle importancia a
la isla, el Rey manifiesta su desagrado por todas las empresas seme-
jantes y manda que no se prosigan en lo future, sino que unidamente
se apliquen ellos al mejoramiento de la colonia y conservaci6n de las
fuerzas en forma apropiada".
Sin embargo, el borrador de la misma carta es sugestivo y dice
entire otras consideraciones: "Su Majestad ha tenido conocimiento del
exito de la empresa sobre Cuba, en la cual no puede menos que
complacerse por la energia y resoluci6n con que fu6 ejecutada..." (1).








EL CABALLERO DE JAMAICA


a los capitanes depredadores. A pesar de ello, la Asamblea
de Jamaica aprob6 en enero de 1664 una ordenanza por la
cual se prohibia las levas pfiblicas para la formaci6n de
expediciones contra los espafioles. Estas debian ser exclu-
sivamente reclutadas entire las tropas regulars, excluyendo
absolutamente de ellas a los bucaneros.
Asi las cosas, Inglaterra debia de hacer verdaderas prue-
bas de funambulismo sobre la cuerda de la diplomacia inter-
nacional para justificar ante Espafia actos que por un lado
reprobaba y por el otro fomentaba.
Jamaica se convirti6 desde entonces en el refugio codi-
ciado de los bucaneros y filibusteros del Mar de las Antillas
y del Golfo de Mejico, y los que antes tenian su madriguera
en la Espaiiola o en la Tortuga, ahora acudian a Port Royal,
alentados por la complacencia del monarca ingl6s que les
permitia vender y negociar press y botin tomados a los
espafioles en un mercado Ileno de inmunidades y en el cual
sobre cada transacci6n commercial que se ef tuaba, las arcas
londinenses recibian su suculento ridito...
En 1663, el capitan filibuster Banard zarp6 para el
Orinoco donde se apoder6 y saque6 la ciudad de Santo
Tomis, regresando con cuantioso botin que negoci6 en Port
Royal. Otro corsario, el capitan Cooper en octubre de ese
afio llev6 a Jamaica como press, dos fragatas espafiolas,
]a una cargada con 1.000 quintales de mercurio, destinado
para las minas de M6jico, y la otra con ricas telas,
que mis tarde mercaderes que las adquirieron en Jamaica
las Ilevaron a Inglaterra para revenderlas alli. Por esa fecha
Ilega a Londres Sir Liyttleton, quien deleg6 la gobernaci6n
transitoria de Jamaica en el president del Consejo jamai-
quino, coronel Tomis Lynch. Lyttleton tuvo que dar expli-
caciones sobre el pillaje del capitin Cooper a instancias del








EROS NICOLA SIR


ministry de Espafia ante la Corte de Carlos II, y el gober-
nador no encontr6 otra argucia ni otra salida mis airosa,
que manifestar "que Cooper obraba por mandate de su ante-
cesor, Lord Windsor, quien le habia otorgado patente de
corsario, y que como 6i no tenia 6rdenes express de can-
celar dichas patentes" no podia incriminirsele ni podia dar
explicaci6n de otro tenor.
En audiencia especial, Lyttleton, que simpatizaba viva-
mente con los filibusteros, de cuyas ganancias participaba,
manifest a Carlos II que la mantenci6n de los corsarios
en Jamaica era beneficiosa para la Corona, ya que ellos con-
tribuian por si solos a mantener buques y hombres arma-
dos en pie de guerra que servirian para proteger la isla de
cualquier intentona espafiola, eximiendo asi al rey de tener
que distraer fuerzas navales de la real armada y tropas
regulars del ejercito ingles para proteger Jamaica y otras
posesiones inglesas del Mar de las Antillas. Por otra parte,
para reducir a los filibusteros -fuente del comercio jamai-
quino de notable prosperidad y riqueza por entonces- se nece-
sitaba una poderosa fuerza armada, que el rey en esos momen-
tos no podia disponer. Estos cantos de sirena de Sir Lyttle-
ton halagaron sobremanera el oido de Carlos II, y como todo
cuanto se refiriera a pillar a Espafia sabia a m6sica celes-
tial en sus oidos, ficil fuj convencerle, por parte de Sir
Lyttleton, de la necesidad de seguir permitiendo que
Jamaica fuera el paraiso de los filibusteros del Mar Caribe,
Golfo de M6jico y Mar de las Antillas...

















CAPITULO QUINTO


LOS GRANDES CAPITANES FILIBUSTERS


HEMOS visto en el capitulo precedent, c6mo la isla de
Jamaica vino a eclipsar a la c6~ebre de Tortuga en eso
de ser la cabeza directriz de las expediciones piriticas con-
tra las Indias espafiolas, y esta supremacia adquirida por
Jamaica habria de continuar durante toda la historic del
filibusterismo, hasta que por la cesaci6n de los estados de
guerra entire Espafia y las otras potencias europeas, estos
bandidos de mar fueron legalmente suprimidos, dindose
entonces a la descarada pirateria ain contra los intereses
ingleses, por lo que fueron perseguidos hasta su total exter-
minaci6n por la naci6n que otrora fomentara el desarrollo
de los bucaneros.
Luego de haber sido expulsado el caballero de Fon-
tenay, de Tortuga, por los espafioles en 1654, estos dejaron
una guarnici6n escasa en la ,isla para evitar que bucaneros
franceses o ingleses se volvieran a establecer en ella. Estas
tropas hicieron abandon de la Tortuga, no bien lleg6 a
conocimiento de los espafioles de la expedici6n de Penn y
Venables, que, como hemos visto, se apoderaron de Jamai-
ca. La guarnici6n, antes de hacer abandon de la isla, demo-
li6 los restos del otrora refugio de dguilas de Levasseur,









102 ERos NICOLA SIn

y tras enterrar o arrojar al mar la artilleria, los espafioles
se dirigieron a Santo Domingo para reforzar su guarnici6n
y propender a su defense, caso que la posici6n fuera ata-
cada por los ingleses, como con 16gica se temia. Al afio
siguiente, el ingl6s Elias Ward (1), parte de Jamaica con
su familiar y un grupo de colonos y se hace de nuevo cargo
de la Tortuga, a la que pone en estado de defense al recons-
truir el fuerte y emplazar en 61 nueva artilleria. El gober-
nador de Jamaica, confirm a poco a Ward con el cargo de
gobernador de la Tortuga, la que por entonces ya tenia una
poblaci6n de doscientas almas, en la que, como era dable
presumir, no faltaban bucaneros ni aventureros de toda laya.
Entre ellos, figuraba un ex official del ejercito britinico
caido en desgracia, quien se cas6 con una hija de Ward,
nombrandole 6ste su teniente de gobernador. Este ex coro-
nel se llamaba James Arundell, y de inmediato se di6 a la
tarea, con la ayuda de su suegro y el apoyo del gobernador
de Jamaica, de organizer una expedici6n para saquear la
ciudad de Santiago en la Espafiola. En esta empresa contri-
buyeron con sus naves y sus hombres, various capitanes fran-
ceses filibusteros, lograndose asi equipar seis naves con 400
hombres, los que, capitaneados por Arundell, se pusieron en
campafia sobre Santiago, a seis millas de la cual desembar-
caron el Domingo de Ramos de 1659 (2). Durante la noche,
v mientras los espafioles se hallaban entregados a la reme-
moraci6n de la vida pasional de Cristo, los bucaneros mar-
charon rapidamente al trav6s de un bosque que rodeaba la
ciudad y al amanecer se lanzaron al asalto de la misma por
la parte de sus arrabales y por donde menos era de esperar
una sorpresa de esa indole por parte de los habitantes.

(1) WATTS, segin Haring (obra citada).
(2) Este relate lo tomamos del jesuita JEAN BAPTISTE DUTERTRE en
e! tomo III de su Histoire gdndrale des Antilles (Paris, 1667-71).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs