• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Dedication
 Frontispiece
 Decreto numero 1646
 Decreto numero 2056: La asamblea...
 Half Title
 El hombre cumbre vino a la vida...
 Expedición del Conquistador Capitán...
 Nace Justo Rufino Barrios en San...
 Luchas largas, tenaces y cruen...
 Bolentines que hizo publicar el...
 Se dispuso saliesen del territorio...
 Carta del ilustre Doctor Ospina...
 La opinión del Doctor Marco Aurelio...
 Miguel García Granados
 Los libertadores
 Acta de Patzicía
 Proclama del Mariscal Vicente Cerna,...
 El combate en el paraje llamado...
 Versión del veterano Ciriaco Alonso,...
 El general Gregorio Contreras en...
 Joaquín Díaz durán en "El itinerario...
 Libro de ordenes abierto el 6 de...
 Remisión de dínero para los...
 Actas de pronunciamientos en favor...
 Documentación curiosa
 La batalla decisiva - el lancero...
 Los que lucharon y vencieron
 El 30 de junio de 1871, un soplo...
 Labor administrativa del presidente...
 Escudo de armas de la República...
 Documentación importante
 Asamblea nacional constituyent...
 Estadistica de los miembros del...
 El destierro de los Capuchinos
 "Montaneses" y "remicheros" - intentonas...
 Boletines noticiosos - intentonas...
 Proclema de justo Rufino Barrios...
 El presidente provisorio de la...
 Administración del presidente...
 Sucesos de Omoa
 En una actitud audaz, Justo Rufino...
 La prensa en Guatemala, del año...
 El matrimonio del general Justo...
 Los cuarteles de la capital de...
 Apuntes sobre la organización de...
 Terminantes disposiciones
 Contrata del ferrocarril al puerto...
 Sucesos políticos del año...
 Párrafos de un mensaje
 La voz de la historia
 El telégrafo - El teléfono - Cable...
 Emisiones de signos postales desde...
 Prisiones de hombres
 Prisión de mujeres en la capit...
 Inmigración
 Leyes importantes
 Complot en la capital de la...
 Deficiente estado de la instrucción...
 Ensenanza obligatoria, laica y...
 En la ciudad de las ruinas
 Academia de maestros
 Centro de enseñanza famoso
 Rasgos biográficos de un mentor...
 Las facultades
 Escuela normal central
 Instituto nacional central...
 Escuela de artes y oficios...
 Instituto nacional central...
 Escuela de agricultura
 Escuela de substitutos - banda...
 Centros de enseñanza, privados
 Un maestro abnegado
 Apóstol de la enseñanza popula...
 Desarrollo de la agricultura
 Vías de communicación
 Los bancos
 Escuelas nocturnas - sociedad de...
 Agrupación de intelectuales
 La estadística en Guatemala
 Nomenclatura de las calles de la...
 Leyes beneficiosas
 Muerte del general de división...
 Hipódromo nacional
 La sociedad zootécnica
 El reformador envía su mensaje...
 Leyes de grande importancia
 Fragmentos salientes de los debates...
 Decreto sobre delitos y faltas...
 Congreso nacional legislativo -...
 Fundación del "diario de Centro...
 Proyecto de ley sobre el matrimonio...
 La necrópolis
 Policía de Guatemala
 Asilo de elefancíacos
 Las conferencias pedagógicas de...
 Viaje del general Barrios a Norte...
 El regreso del Caudillo
 Intensa labor de legislación encaminada...
 Impulso al progreso material de...
 Congreso legislativo del año...
 El reformador de Guatemala general...
 Exposición artístico-industria...
 Carta del presidente de la República...
 Sesiones extraordinarias de la...
 Alumbrado público
 Regresa del exterior doña Francisca...
 A doña Francisca A. de Barrios
 Saludo del clero a la señora del...
 Notas de duelo
 Entrada triunfal de la primera...
 A Guatemala, con motivo de la inauguración...
 El ferrocarril en la capital
 Llamamiento al patriotismo de los...
 Junta directiva del ferrocarril...
 Opiniones favorables del general...
 Los presidentes de El Salvardor...
 Notas intimas
 Sesión de la asamblea legislat...
 Proclama
 Indescriptible entusiasmo en la...
 Documento historico
 Otras manifestaciones en honor...
 Decreto sobre libertad de...
 Polémica entre periodistas suspendida...
 Nueva proclama - declaración terminante...
 Al partir el soldad de la...
 Patria
 La bandera de la unión
 Rumbo a la frontera Guatemalte...
 Una franca opinión
 En marcha!
 El primer combate
 "Muerto cno inmensa gloria: de...
 Cumpliendo con el artículo 69 de...
 Nueva proclama
 Llegada a la capital del cadáver...
 En el sepulcro
 Tarde nebulosa y triste
 Renuncias - nuevo gabinete
 La condolencia del gobernador de...
 Batalla de chalchuapa
 Otra versión sobre la muerte del...
 Campaña de la unión centroamer...
 Odio, rencor e imputaciones...
 El ejército salvadoreno en la campana...
 La campaña del año de 1885
 Absurdas afirmaciones
 Provocaciones, ataques y defen...
 Manifestaciones populares
 Las sesiones del congreso...
 Inconcebible deslealtad
 La caída de Zaldívar
 General Francisco Menéndez
 Huyendo de la justicia
 Fracasadas intrigas de Zaldíva...
 Licenciado Francisco Alburés
 José María Samayoa
 Doctor Lorenzo Montúfar
 Licenciado Arturo Ubico
 Doctor Frenando Cruz
 Licenciado Antonio Machado
 Licenciado José Salazar y...
 Licenciado José Mariano Micheo
 Doctor José Farfán
 Licenciado Cayetano Díaz Mérid...
 Delfino Sánchez
 Domingo Estrada
 Licenciado Celso Rojas
 Licenciado Adolfo Valentín...
 Urbano Sánchez
 Licenciado Antonio González...
 Licenciado Antonio Batres...
 El Mariscal Vicente Cerna
 El inseparable amigo del reformador...
 Francisco Anguiano
 Doctor Angel María Arroyo
 Un gran patriota y un gran...
 Presbítero Juan Bautista Raúl y...
 Licenciado e ingeniero Cayetano...
 El "santo y seña"
 General Gregorio Solares
 General Agustín Cuevas
 Periódicos publicados en Guatemala...
 Desinteresado y generoso defensor...
 Distribución de terrenos a la clase...
 Desorientados en asuntos histó...
 Genialidades del reformador: Promesa...
 Tres valientes
 El padre Silva y don Justo...
 Mala partida jugada por el lancero...
 Un compadre de Justo Rufino...
 Las simplezas de López Uraga
 Palabras proféticas
 Nombarmiento de Luciano Santos
 Ocurrencias de un pilluelo
 Primero a un agente de policía
 Falsos relatos
 Una rara inscripción
 Un servicio a tiempo
 Companero del General Barrios en...
 Rasgos de la personalidad del general...
 Table of Contents
 Anotaciones
 Obras del mismo autor














Title: Barrios ante la posteridad
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075382/00001
 Material Information
Title: Barrios ante la posteridad
Alternate Title: Bronces patrios
Physical Description: 736 p. : illus., ports. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Díaz, Víctor Miguel
Publisher: Tip. Nacional
Place of Publication: Guatemala C.A
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: History -- Guatemala -- 1821-   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Por Víctor Miguel Díaz.
General Note: At head of title: Bronces patrios.
General Note: "Folletín de 'Diario de Centro América'."
General Note: Microfilming in process.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075382
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000225933
oclc - 23251229
notis - AAZ3194

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Decreto numero 1646
        Page 9
        Page 10
    Decreto numero 2056: La asamblea legislativa de la Republica de Guatemala
        Page 11
        Page 12
    Half Title
        Page 13
        Page 14
    El hombre cumbre vino a la vida para una lucha sin término
        Page 15
    Expedición del Conquistador Capitán Juan de León Cardona
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Nace Justo Rufino Barrios en San Lorenzo
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Luchas largas, tenaces y cruentas
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Bolentines que hizo publicar el Gobierno del Presidente Mariscal Vicente Cerna, al estallar la revolución acaudillada por el Mariscal Serapio Cruz
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Se dispuso saliesen del territorio de Guatemala, varios ciudadans liberales, opositores al Gobierno presidido por el Mariscal Vicente Cerna
        Page 41 (MULTIPLE)
        Page 42
    Carta del ilustre Doctor Ospina al Mariscal Vicente Cerna
        Page 43
    La opinión del Doctor Marco Aurelio Soto sobre la administración de Cerna
        Page 44
        Page 45
    Miguel García Granados
        Page 46
        Page 47
    Los libertadores
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Acta de Patzicía
        Page 60
        Page 61
    Proclama del Mariscal Vicente Cerna, anunciando se pondría al frente de fuerzas expedicionarias contra la revolución
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    El combate en el paraje llamado "Coxón"
        Page 70
    Versión del veterano Ciriaco Alonso, por medio del subteniente J. Lizardo Díaz
        Page 71
    El general Gregorio Contreras en sus "recuerdos de un revolucionario," describe los combates de Coxón y San Lucas
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Joaquín Díaz durán en "El itinerario de un teniente - recuredos del año 1871," narra las acciones de guerra de Coxón y San Lucas
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Libro de ordenes abierto el 6 de mayo de 1871 plena campaña
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Remisión de dínero para los revolucionarios
        Page 95 (MULTIPLE)
    Actas de pronunciamientos en favor de la revolución de 1871
        Page 96
    Documentación curiosa
        Page 97
        Page 98
    La batalla decisiva - el lancero Agustín Cuevas - la derrota
        Page 99
    Los que lucharon y vencieron
        Page 100
        Page 101
    El 30 de junio de 1871, un soplo de frescura cayó como celeste rocío sobre el corazón del pueblo
        Page 102
        Page 103
    Labor administrativa del presidente provisorio general Miguel García Granados
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Escudo de armas de la República - Congreso nacional constituyente
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Documentación importante
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Asamblea nacional constituyente
        Page 133 (MULTIPLE)
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    Estadistica de los miembros del clero de Guatemala
        Page 138
        Page 139
    El destierro de los Capuchinos
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    "Montaneses" y "remicheros" - intentonas revolucionarias
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Boletines noticiosos - intentonas revolucionarias
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Proclema de justo Rufino Barrios a grandes enfermedades, remedios radicales y extremos
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    El presidente provisorio de la República llama al pueblo a elecciones
        Page 163
    Administración del presidente Barrios
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Sucesos de Omoa
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    En una actitud audaz, Justo Rufino Barrios sacudió los ánimos, enderezándolos hacia la visión de un sol que iluminó cerebros y emancipó conciencias
        Page 194
    La prensa en Guatemala, del año de 1871 a 1873
        Page 195
        Page 196
        Page 197
    El matrimonio del general Justo Rufino Barrios con la señorita Francisca Aparicio
        Page 198
        Page 199
    Los cuarteles de la capital de Guatemala
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Apuntes sobre la organización de nuestro ejército
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Terminantes disposiciones
        Page 207
        Page 208
    Contrata del ferrocarril al puerto de San José
        Page 209
        Page 210
        Page 211
    Sucesos políticos del año de 1876
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    Párrafos de un mensaje
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    La voz de la historia
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    El telégrafo - El teléfono - Cable submarino - El correo
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Emisiones de signos postales desde 1871 a 1896
        Page 246
    Prisiones de hombres
        Page 247
    Prisión de mujeres en la capital
        Page 248
        Page 249
    Inmigración
        Page 250
        Page 251
    Leyes importantes
        Page 252 (MULTIPLE)
        Page 253
        Page 254
    Complot en la capital de la República
        Page 255
    Deficiente estado de la instrucción pública en Guatemala antes del año de 1871
        Page 256
    Ensenanza obligatoria, laica y gratuita
        Page 257
        Page 258
    En la ciudad de las ruinas
        Page 259
        Page 260
    Academia de maestros
        Page 261
    Centro de enseñanza famoso
        Page 262
        Page 263
    Rasgos biográficos de un mentor de la juventud
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Las facultades
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Escuela normal central
        Page 271
    Instituto nacional central de varones
        Page 272 (MULTIPLE)
        Page 273
    Escuela de artes y oficios de varones
        Page 274
    Instituto nacional central de señoritas
        Page 275
        Page 276
    Escuela de agricultura
        Page 277 (MULTIPLE)
    Escuela de substitutos - banda marcial
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Centros de enseñanza, privados
        Page 281
    Un maestro abnegado
        Page 282
    Apóstol de la enseñanza popular
        Page 283
    Desarrollo de la agricultura
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
    Vías de communicación
        Page 289
        Page 290
    Los bancos
        Page 291
    Escuelas nocturnas - sociedad de artesanos
        Page 292
    Agrupación de intelectuales
        Page 293
        Page 294
    La estadística en Guatemala
        Page 295
        Page 296
        Page 297
    Nomenclatura de las calles de la capital
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    Leyes beneficiosas
        Page 308
    Muerte del general de división Miguel García Granados
        Page 309
        Page 310
        Page 311
    Hipódromo nacional
        Page 312
    La sociedad zootécnica
        Page 313
        Page 314
    El reformador envía su mensaje al congreso nacional constituyente del año de 1879
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
    Leyes de grande importancia
        Page 323
        Page 324
        Page 325
    Fragmentos salientes de los debates en el seno de la asamblea nacional constituyente del año de 1879
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    Decreto sobre delitos y faltas de imprenta
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
    Congreso nacional legislativo - comienza a regir la constitucion - el generla Barrios renuncia a la presidencia de la República
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Fundación del "diario de Centro América"
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
    Proyecto de ley sobre el matrimonio civil
        Page 373
        Page 374
        Page 375
    La necrópolis
        Page 376 (MULTIPLE)
        Page 377
    Policía de Guatemala
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
    Asilo de elefancíacos
        Page 387 (MULTIPLE)
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
    Las conferencias pedagógicas de maestros del año 1881
        Page 398 (MULTIPLE)
        Page 399
        Page 400
        Page 401
    Viaje del general Barrios a Norte América y Europa
        Page 402
        Page 403
        Page 404
    El regreso del Caudillo
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
    Intensa labor de legislación encaminada a nivelar las clases sociales
        Page 410
    Impulso al progreso material de la República
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
    Congreso legislativo del año 1882
        Page 422
        Page 423
    El reformador de Guatemala general Justo Rafino Barrios, presenta al congreso nacional su renuncia de la presidencia de la República
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
    Exposición artístico-industrial
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
    Carta del presidente de la República general Justo Rufino Barrios, publicada el 24 de febrero de 1883
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
    Sesiones extraordinarias de la asamblea legislativa del año de 1883
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    Alumbrado público
        Page 449
        Page 450
    Regresa del exterior doña Francisca Aparicio de Barrios
        Page 451 (MULTIPLE)
        Page 452
        Page 453
    A doña Francisca A. de Barrios
        Page 454
        Page 455
        Page 456
    Saludo del clero a la señora del general Barrios
        Page 457 (MULTIPLE)
    Notas de duelo
        Page 458
    Entrada triunfal de la primera locomotora del ferrocarril del sur a Guatemala
        Page 459
        Page 460
    A Guatemala, con motivo de la inauguración del ferrocarril del sur
        Page 461
        Page 462
    El ferrocarril en la capital
        Page 463
        Page 464
    Llamamiento al patriotismo de los Guatemaltecos
        Page 465
        Page 466
        Page 467
    Junta directiva del ferrocarril al norte
        Page 468
        Page 469
        Page 470
    Opiniones favorables del general Barrios sobre el proyecto del canal de Nicaragua
        Page 471
        Page 472
        Page 473
    Los presidentes de El Salvardor y Honduras visitan Guatemala
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
    Notas intimas
        Page 479
        Page 480
    Sesión de la asamblea legislativa
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
    Proclama
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
    Indescriptible entusiasmo en la capital
        Page 503
        Page 504
    Documento historico
        Page 505
        Page 506
    Otras manifestaciones en honor al Jefe Supremo de la nación - Explosiones de júbilo
        Page 507
        Page 508
    Decreto sobre libertad de imprenta
        Page 509 (MULTIPLE)
    Polémica entre periodistas suspendida - el general Barrios visita la tipografía "el progreso"
        Page 510
        Page 511
        Page 512
    Nueva proclama - declaración terminante del general Barrios
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
    Al partir el soldad de la unión
        Page 521
    Patria
        Page 522
    La bandera de la unión
        Page 523
    Rumbo a la frontera Guatemalteco-Salvadoreña
        Page 524
        Page 525
    Una franca opinión
        Page 526
    En marcha!
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
    El primer combate
        Page 531
    "Muerto cno inmensa gloria: de cara al sol!"
        Page 532 (MULTIPLE)
    Cumpliendo con el artículo 69 de la constitución
        Page 533
    Nueva proclama
        Page 534 (MULTIPLE)
    Llegada a la capital del cadáver del general Barrios
        Page 535
        Page 536
    En el sepulcro
        Page 537
    Tarde nebulosa y triste
        Page 538
    Renuncias - nuevo gabinete
        Page 539 (MULTIPLE)
    La condolencia del gobernador de la mitra
        Page 540 (MULTIPLE)
        Page 541
    Batalla de chalchuapa
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
    Otra versión sobre la muerte del general Justo Rufino Barrios, escrita en 1886, corregida y ampliada por su autor, el general Andrés Téllez, en 1895
        Page 551
    Campaña de la unión centroamericana
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
    Odio, rencor e imputaciones calumniosas
        Page 561
        Page 562
    El ejército salvadoreno en la campana del año de 1885
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
    La campaña del año de 1885
        Page 571
        Page 572
    Absurdas afirmaciones
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
    Provocaciones, ataques y defensas
        Page 578
        Page 579
    Manifestaciones populares
        Page 580
        Page 581
    Las sesiones del congreso legislativo
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
    Inconcebible deslealtad
        Page 586
        Page 587
        Page 588
    La caída de Zaldívar
        Page 589
    General Francisco Menéndez
        Page 590
        Page 591
    Huyendo de la justicia
        Page 592
        Page 593
    Fracasadas intrigas de Zaldívar
        Page 594
    Licenciado Francisco Alburés
        Page 595
        Page 596
    José María Samayoa
        Page 597
    Doctor Lorenzo Montúfar
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
    Licenciado Arturo Ubico
        Page 618
        Page 619
    Doctor Frenando Cruz
        Page 620
        Page 621
    Licenciado Antonio Machado
        Page 622
    Licenciado José Salazar y Cárdenas
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
    Licenciado José Mariano Micheo
        Page 627
    Doctor José Farfán
        Page 628
    Licenciado Cayetano Díaz Mérida
        Page 629
    Delfino Sánchez
        Page 630
    Domingo Estrada
        Page 631
    Licenciado Celso Rojas
        Page 632
    Licenciado Adolfo Valentín García
        Page 633
    Urbano Sánchez
        Page 634 (MULTIPLE)
    Licenciado Antonio González Saravia
        Page 635
    Licenciado Antonio Batres Jáuregui
        Page 636
        Page 637
    El Mariscal Vicente Cerna
        Page 638
        Page 639
        Page 640
    El inseparable amigo del reformador de Guatemala, Justo Rufino Barrios, el veterano Andrés Téllez
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
    Francisco Anguiano
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
    Doctor Angel María Arroyo
        Page 655
        Page 656
        Page 657
    Un gran patriota y un gran corazón
        Page 658
    Presbítero Juan Bautista Raúl y Bertrán
        Page 659
        Page 660
    Licenciado e ingeniero Cayetano Batres Díaz del Castillo
        Page 661 (MULTIPLE)
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
    El "santo y seña"
        Page 670
    General Gregorio Solares
        Page 671
        Page 672
        Page 673
    General Agustín Cuevas
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
    Periódicos publicados en Guatemala de 1873 a 1885
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
    Desinteresado y generoso defensor del general Barrios
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
    Distribución de terrenos a la clase proletaria
        Page 697
    Desorientados en asuntos históricos
        Page 698
        Page 699
    Genialidades del reformador: Promesa solemne
        Page 700
    Tres valientes
        Page 701
    El padre Silva y don Justo Rufino
        Page 702
    Mala partida jugada por el lancero Agustín Cuevas
        Page 703
        Page 704
    Un compadre de Justo Rufino Barrios
        Page 705
        Page 706
    Las simplezas de López Uraga
        Page 707
    Palabras proféticas
        Page 708 (MULTIPLE)
        Page 709
    Nombarmiento de Luciano Santos
        Page 710 (MULTIPLE)
        Page 711
    Ocurrencias de un pilluelo
        Page 712
    Primero a un agente de policía
        Page 713
    Falsos relatos
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
    Una rara inscripción
        Page 719
        Page 720
        Page 721
    Un servicio a tiempo
        Page 722 (MULTIPLE)
    Companero del General Barrios en días de infortunio
        Page 723
    Rasgos de la personalidad del general Barrios
        Page 724
        Page 725
        Page 726
    Table of Contents
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
    Anotaciones
        Page 733
        Page 734
    Obras del mismo autor
        Page 735
        Page 736
Full Text

BRONCES PATRIOTS


BARRIOS ANTE


LA POSTERIDAD


POR


VICTOR MIGUEL CAZ
5^-/4/6 6


FOLLETIN DE "DIARIO
DE CENTRO AMERICA"


GUATEMALA, C. A.
JUNIOR DE 1935












































































F4144-6c-7-35

IMPRESO EN LA TIPOGRAFIA NATIONAL. GUATEMALA, CENTRO AMERICA




















Dedico este trabajo a la memorial
de los que lucharon y vencieron
en las brillantes jornadas de la
revoluci6n libertadora de 1871






























' t


GENERAL JUST RUFINO BARRIOS,
Reformador de Guatemala.
Nacid el 19 de julio de 1835. Muri6 en la batalla de
Chalchuapa,,p2 de abril de 1885.


FEB el19sl


"~3~)..i


76 ':~
a;'"~ "


~~ F~
.. .~p~u~!

















































GENERAL DE DIVISION JORGE UBICO,
President Constitucional de la Repiblica.


~J~5~
di


IBnp! P-
I
.0,

*
~s~;r..

















DECRETO NUMERO 1646


JORGE UBICO,
President de la Repdblica,


CONSIDERANDO:

Que el inciso 11 del articulo 77 de la Constitucidn, y los articu-
los 275 y 277 del Decreto legislative Nrimero 2004, le facultan para
conceder las distinciones militares que alli se detallan,


DECRETA:

Articulo 1--Se establece en el Ejercito una distincidn que se
denomina "Medalla del Reformador", destinada a recompensar, sin
distincion de clase o grado, especiales virtudes en el servicio de las
armas, cuando la conduct, espiritu military, abnegacidn, lealtad y
celo en el desempenio de las obligaciones inherentes a aquil, hagan
destacarse a sus miembros en el cumplimiento de sus deberes.
Articulo 2--La "Medalla del Reformador" serd de tres classes:
Primera, Segunda y Tercera Clase (de oro, plata y acero, respecti-
vamente), pensionadas o no, y en su orden, con las cantidades de 50,
25 y 15 quetzales.
Articulo 39-Las medallas tendrdn forma estrellada, de un
didmetro de 45 mm., con los detalles siguientes:.
Primera Clase.-Figurard tres estrellas, sobrepuestas: la infe-
rior, de diez picos, color plata; la siguiente, dorada, de cinco picos,
rematados en pequeflas esferas; y, la tercera, dorada y de cinco picos
tambidn, rematados en esferas pequenias. Sobre esta, y dentro de
una faja formada por dos circunferencias concentricas, ird de frente
9







la efigie del Reformador de Guatemala, General Justo Rufino Ba-
rrios, sobre fondo azul. En la faja formada por las dos circunferen-
cias dichas, ird la leyenda: "Justo Rufino Barrios, Reformador".
Segunda Clase.-De figure igual que la anterior, siendo id4n-
ticas a aqu4llas, la primera y segunda estrella; la tercera serd de color
plata, y en su fondo llevard la faja, leyenda y efigie descritas para
la de Primera Clase.
Tercera Clase.-De igual forma que las anteriores; la primera
estrella serd pavonada de azul obscure; de pav6n claro, la segunda;
y, la tercera, de plata mate, con la faja, leyenda y efigie indicadas
para las anteriores. Por el extreme superior de la tercera estrella,
ird suspendida la medalla de una armadura, de donde arrancard el
distintivo que serd de tela de seda, de 25 mm. de largo por 30 mm.
de ancho, y que serd de azul y blanco, en fajas verticales, para la
medalla de Primera Clase, azul para la de Segunda y gris para la de
Tercera, rematando en un broche metdlico de igual color al de la
estrella central de la medalla.
Articulo 4'-A la Asamblea Legislativa corresponde autorizar
tales distinciones, en los casos que se otorguen con pension vitalicia;
pero compete al Ejecutivo conferirlas mediante previa calificaci6n
de los meritos personales del candidate, en todos los demds casos.
Articulo 5"-La Secretaria de Guerra queda encargada del
cumplimiento de este Decreto y de emitir el Reglamento especial que
corresponde, en el que se especificardn los motives para conferir tales
distinciones, recogerlas o cancelar las pensions, si las tuvieren.
Articulo 69-El present Decreto entrard en vigor desde la
fecha de su promulgaci6n en el Diario Oficial, y de 1l se dard cuenta
a la Asamblea Legislativa en sus prdximas sesiones ordinarias.
Dado en la Casa del Gobierno: en Guatemala, a los veintiocho
dias del mes de febrero de mil novecientos treinta y cinco.

JORGE UBICO.
El Secretario de Estado en el
Despacho de Guerra.
JOSE REYES.

















DECRETO NUMERO 2056


LA ASAMBLEA LEGISLA TIVA
DE LA REPUBLICAN DE GUATEMALA


DECRETA:

Articulo zinico.--Se aprueba el Decreto Nzmero 1646, emitido
por el senior Presidente de la Repziblica, por el 6rgano de la Secretaria
de Guerra, por el cual se establece en el Ejdrcito una distincidn que
se denominard "Medalla del Reformador", para recompensar, sin
distinci6n de clase o grado, especiales virtudes en el servicio de las
armas, que hagan destacar a sus miembros en el cumplimiento de
sus deberes.

Pase al Ejecutivo para su publicaci6n y cumplimiento.

Dado en el Palacio del Poder Legislativo: en Guatemala, el
veintiuno de marzo de mil novecientos treinta y cinco.

L. F. MENDIZABAL,
President.

F. HERNANDEZ DE LEON, RICARDO PERALTA H.,
Secrctario. Seer trio.

Casa del Gobierno: Guatemala, veintid6s de marzo de mil
novecientos treinta y cinco.
Publiquese y czmplase.
JORGE UBICO.
El Secretario de Estado en el
Despacho de Guerra,
JOSE REYES.










BARRIOS ANTE
LA POSTERIDAD



















El hombre cumbre vino a la vida para una
lucha sin t&rmino

Deseiramos que intense rifaga de concepci6n spiritual nos permi-
tiese exponer, de manera brillante, la vida fecunda del ciudadano que durante
catorce aiios figure al frente de los destinos de la Patria; por desgracia tene-
mos el convencimiento que una labor de esta indole es superior a nuestras
fuerzas.
Para nosotros el General Justo Rufino Barrios es la imagen de la Re-
piublica: admiramos su silueta imponente y desde nifos aprendimos a venerar
su nombre y proclamaremos muy alto, que el recuerdo suyo perdura, y ha
de ser como faro inextinguible iluminando esta tierra para l6 tan querida.
De los mandatarios guatemaltecos del pasado, el General Justo Rufino
Barrios es de los que prestan perfil politico mis acentuado y sobresaliente.
Su vida fu6 un combat sin tregua ni descanso: hijo de la raza de los predes-
tinados, la lucha lo subyugaba y como el h6roe de la leyenda, de cada paso
incierto obtenia nuevas fuerzas para sostener la bandera que cubriera con el
tiempo su tumba gloriosa: en sus concepciones, en las empresas, en los traba-
jos, hay algo excepcional que seduce y deslumbra.

*
*

Desenvolviendo su acci6n, la personalidad de aquel gran ciudadano no
es de las que pueden ser juzgadas por un contemporineo, en piginas escritas
con rapidez. Esa vida excepcional require studio bien meditado, tranquilo,
serio y reflexive y sobre todo, serenidad, studio amplio en el que no se perci-
ba el eco de lejano murmullo, ni el debilitado por los aflos de aquella era
agitada de reforms, cuando el caudillo, lReno de alientos y de fe, impetuoso
unas veces, calmado otras; pero dominado siempre por el vigor de su caricter
batallador imponia el progress del pais, sin qut pudieran abatirlo las contra-
riedades, los rudos ataques, la intriga, la traici6n, las amenazas, ni las re-
voluciones.







Pocos gobernantes de paises de la America Latina ban sido mis ruda
y violentamente combatidos como el General Justo Rufino Barrios, precisa-
mente por haber realizado en el pais reforms radicales; desat6se contra H1
furiosa tempestad, porque cort6 con mano segura la maleza, preparando las
tierras para arrojar sobre ellas la semilla fructificadora: era natural que la
voz de los intereses lesionados se alzara contra l Ilena de encono.
A pesar de las protests airadas de los que abominan de su memorial
y a pesar de las acusaciones de quienes no perdonan su actitud audaz y demo-
ledora, es innegable que el valiente caudillo fue el que mis contribuyera a
fortalecer la grandeza de Guatemala.
Debe hacerse el balance de esa existencia singular, estudiando la situa-
ci6n por la que pasara el pais antes de 1871 y someter a un criteria filos6fico
y justiciero la ipoca en que el General Barrios actu6 como gobernante, y el
historiador entonces podri juzgar con imparcialidad los actos de su admi-
nistraci6n.
Uno de los mis implacables enemigos del Reformador, por espiritu de
partido, nos dijo un dia estas palabras: "No vacilamos en manifestar que su
Gobierno fue una dictadura beneficiosa, cubierta de inmensa gloria", expre-
si6n que puede manifestar el juicio de la posteridad.


Expedici6n del Conquistador Capitin Juan

de Le6n Cardona

Poblacion antiquisima llamada San Pedro, despaus de la Conquista.-San
Marcos.-Espaiioles ascendientes de Justo Rufino Barrios

El Capitin Juan de Le6n Cardona recibi6 6rdenes del Conquistador
Pedro de Alvarado, de encaminarse a territories cercanos a los volcanes de
Tacani, Tajumulco, Lacand6n y San Antonio, donde, segin informed que
obtuviera, habia ricas poblaciones de indios. La expedici6n del Capitin Car-
dona, no era numerosa, pero iba bien armada, tomando parte en ella unos
cuantos castellanos decididos y valientes. Encaminindose por dilatadas vere-
das de Coatepeque (lagar de la calebra, dialect nahuatl) y despues de mu-
chos dias de camino, Ilegaron a una milla de distancia de un gran pueblo al
que los indios lamaban Quezalli (palabra que en dialecto nahuatl significa
limpido, resplandeciente, esmeralda) con poblaci6n numerosa.
Los extranjeros creyeron en las extraordinarias riquezas guardadas en
ese lugar, y dispusieron establecerse a poca distancia de Quezalli. Al principio
los conquistadores se abstuvieron de causar molestias a los indios, pero des-
graciademente, vinieron mis tarde repetidos desmanes de los encomenderos,
sucediindose contra aquellos crueles vejaciones.
Al nombre de Quezalli los indios agregaban el de Sacatepiquez: era
una poblaci6n antiquisima: la evangelizaron various frailes dominices, figuran-
do entire ellos fray Pedro de Angulo, recibiendo el lugar el nombre de San
16








Pedro, en real c&dula firmada por la Corona en Barcelona, el primero de mayo
de 1543. "A esas tierras se les llamaba en Espaiia Provincias de Teensitldn y
Lacand6n, y sas comarcas y de los pueblos de Sacatepequez.
En 1862 San Pedro recibi6 el titulo de Villa, y, durante algin tiempo
fui Corregimiento, hasta 1871. San Marcos, al recibir el titulo de Villa y
luego el de Ciudad, floreci6 en pocos afos, gracias al esfuerzo de las autori-
dades y del vecindario.


*
*


Al lUegar los conquistadores al mando del Capitin Juan de Le6n Car-
dona al sitio a que hicimos referencia, fundaron un caserio que se fue ensan-
chando a media que transcurrian los afios. Los indios dieron en l1amarle
Candacuchex (lugar de frio) y los castellanos San Marcos.
En 1676 lleg6 al pueblo el Oidor don Juan Bautista Urquiola y Loriaga,
y por si y ante si reparti6 terrenos a su antojo a families descendientes de
espafioles.
El 25 de septiembre de 1676 se promulg6 un bando con objeto de que
asistiesen los vecinos a quienes se obsequiaria terrenos. A esa repartici6n
concurrieron, sirviendo de testigos, por San Marcos, los espafioles Jose de
Arriaga, Pedro Garcia de Barrios, Francisco de Zacarias, Tomis de L6pez,
Sebastian de L6pez, hermano del anterior y Ram6n de Fuentes.
El afio 1780 todos los duefios de hatos dispersos de Salcaji, reunie-
ronse en este lugar, formando otra poblaci6n, viviendo en ella algunos penin-
sulares y mestizos en nimero de mis de seiscientos, entire ellos various descen-
dientes del Capitin Juan de Le6n Cardona.
El mismo aiio 1780 otros propietarios de hatos y de haciendas for-
maron la poblaci6n llamada San Carlos Sija, quedando con el tiempo anexo
al curato de Ostuncalco.
Refiri6ndonos al Capitin Juan de Le6n Cardona, encontramos el dato
de haber sido uno de los mis esforzados conquistadores en la expedici6n del
Capitin Pedro de Alvarado; tom6 parte active y valerosa en varies combates
contra indios bravios. En la toma de la fortaleza de Mixco Viejo (Chimal-
tenango), sali6 herido en el brazo izquierdo, quedando imposibilitado de mo-
verlo durante el resto de su vida.
San Marcos tuvo su primer Ayuntamiento en 1754; en este mismo afio
las autoridades espafolas dieron comisi6n a don Joaquin del Castillo, a efecto
de que hiciese el padr6n de San Marcos, debiendo especificar los nombres
de las personas que tuviesen mis de seis afios. Se cumpli6 la disposici6n,
dando este resultado: 62 espafioles, 49 mestizos y 16 mulatos. A la cabeza
de la lista figuraron el Capitin Sebastiin Gilvez y Sargento Martin Cardona.
Entre los 62 espaioles figuraron los ascendientes del General Justo
Rufino Barrios, asi:







Don Leonardo de Barrios, don Eugenio de Barrios, don Ram6n de Ba-
rrios, don Andris de Barrios, don Manuel de Barrios, don Ambrosio de Ba-
rrios, don Pedro Nolasco de Barrios, don Faustino de Barrios, don Marcos
de Barrios.
Ascendientes del General Justo Rufino Barrios tambi6n fueron los
Cardona, lo mismo que los sefiores don Francisco de Le6n, don Antonio de
Le6n, don Vicente de Le6n, don Domingo de Le6n, don Santos de Le6n y don
Esteban de Le6n.
Otro ascendiente del General Justo Rufino Barrios tambi6n fu& don
Jose de Barrios, Alcalde Primero del Barrio de San Marcos, el afio de nuestra
independencia. Era este personaje de prodigiosa actividad para el trabajo,
de viva inteligencia y talent, pero poco ilustrado. Jur6 la Independencia
el 28 de septiembre de 1821, declarindose contrario a la anexi6n de Centro
America al Imperio de Iturbide. El ailo 1823 don Jose de Barrios figure
entire los individuos mis ricos de San Marcos. En el cargo de Alcalde que
ejercia, manifest6se severe, inflexible y voluntarioso, motivando esta actitud
algunas quejas contra el.




San Marcos perteneci6 al Partido de Quezaltenango.
El cronista Juarros, en su obra Historia de Guatemala, tomo I, piginas
63, 64 y 65, al ocuparse de la Provincia de Quezaltenango, a la que perteneci6
tambien San Pedro Sacatep6quez, expone los siguientes datos, escritos a
principios del siglo pasado:
"La segunda Provincia se encuentra en la expresada situaci6n, y cami-
nando por el mismo rumbo, es la de Quezaltenango (segin el dialecto
nahuatl significa este nombre lugar de verde muralla). Hillase entire el gr. 15
y el 16 de lat. bor. y entire el gr. 284. 20 ms. y el 285. 30 mm., de long., tiene
35 legs. de largo SE. NO., y 20 de ancho NE. SO. de modo que forma la figure
de un esferoide. Linda por el O., con la Provincia de Soconusco; por el N. y
E., con la de Totonicapdrn; por el S., con la de Sachitepequez, y por el SE.
con la de Solold. Habitanla de 24 a 25 mil indios y de 8 a 9 mil entire mulatos
y espafioles: de que estin formados 2 barrios de ladinos y 26 pueblos que
componen 4 curatos; y son Quezaltenango, Sacatepequez, Ostuncalco y Texa-
fla: de estos el 19 es doctrine de la Religi6n de S. Francisco, el 2' de la Ntra.
Sra. de la Merced, el 3' y 49, son servidos por clerigos seculares: y mas tiene
el pueblo de Olintepeque, visit de S. Christoval Totonicapan, y Tacand, que
lo es del curator de Cuilco, uno y otro de la jurisdicci6n de Totonicapdn. Es
esta comarca de temperament frio y produce los frutos de dicho clima, coma
ovejas, trigo, mais, batatas, durasnos, membrillos, manzanas, zerezas, etc. Su
comercio principal consiste en siembras de trigo, y manufactures de lana y
algod6n y crianza ce ovejas. Las lenguas que se hablan en este Partido son
la castellana, quiche y mam. Gobirnase por un corregidor y hai en 61, un Ba-
tall6n de Milicias, que consta de 767 plazas.







"El rio mis nombrado que tiene esta regi6a es el Sigiiili, que toma
yarios nombres en su dilatada carrera: el primero se lo di el pueblo de San
.Miguel SigiiilU, por donde pasa; en Olintepeque le llaman Xequigel, que quiere
decir rio de sangre, porque hay tradici6n que se tii6 en este humor al tiem-
po de la conquista, en la batalla que tuvo Alvarado con los indios quich6s
(esta es una leyenda que vienen refiriendo todos los historiadores: o se
describe historia o tradiciones: asuntos son estos distintos: no hubo batalla en
la que pudieran morir tantos series humans como para teiir de sangre un
rio; exageraciones y mentiras son estas en las que no deben incurrir escritores
y cronistas series; ademis, Xequigel no significa rio de sangre, sino bajo her-
mosisima sangre.-V. M. D.); sigue su curso por Quezaltenango, despues se le
junta con otro rio que viene del pueblo de Zija, atraviesa el de Suiil (Zunil)
y en este paraje tiene, a la orilla, various pozos de aguas termales, y iltimamente
va a desaguar al mar del Sur por la Provincia de Suchiteplquez, donde se
denomina rio de Samald.
"La capital es el pueblo del mismo nombre, con la advocaci6n del Es-
piritu Santo, y esta se le di6, por haber conseguido don Pedro de Alvarado una
sefalada victoria con que sujet6 la naci6n quiche, que dominaba la comarca,
vispera de la fiesta de Pentecostis del afio de 1524. Es la primer poblaci6n
que hizo dicho Alvarado en estas regions; al principio estuvo plantado en
Sahcaja (Salcaji), despues se traslad6 al sitio donde boy se ve: este es un
llano circunvalado de cerros, 40 Igs. al Este sud este de Guatemala. Es sin
duda el pueblo mis famoso, rico, y comerciante de todo el reino y que hace
conocidas ventajas a muchas de sus villas y ciudades. Su vecindario se com-
pone de 6,000 ladinos, los 464 espaioles, y los 5,536 mulatos; y 5,000, indios.
Los ladinos tienen grandes crias de ovejas y carneros, y hacen cuantiosas
siembras de mais y trigo. Hai en Quezaltenango obradores de todos oficios,
30 fibricas de paietes finos de diversos colors, estamenas, sallales y corde-
Hates, en que trabajan 190 oficiales, y muchos telares de ropa de algod6n.
Reside en il, el Corregidor de la Provincia, y hay estafeta de correos. Factoria
de tabacos, con Factor, Contador y 4 subalternos; Administracion de p61vora,
salitre y naipes, Receptoria de Alcabalas, Subdelegaci6n de tierras y Diputa-
ci6n Consular.
"Tiene un convento del Orden de San Francisco, con guardiAn, cura y
seis conventuales que administran los sacramentos, asi en este pueblo, que es
la cabecera del curato, como en los cinco anexos. La iglesia parroquial es capaz,
rica y bien surtida; tiene una capilla de Nuestra Seiora del Rosario, mui
curiosa y de buen gusto, y fuera de la matriz, hai 6 iglesias filiales. Su plaza
es la mas bien proveida, y de mayor comercio despues de la de Guatemala: se
regular su venta annual en 18,000 fanegas de trigo, 14,000 pesos de cacao, 50,000
de panels, 12,000 de azicar, 30,000 de texidos de lana, 5,000 de telas de algo-
d6n, y a proporci6n los viveres.
"El barrio de San Marcos Sacatepiquez, a media legua de San Pedro,
que es la cabezera: es aldea de espaiioles y mulatos, cuyo vecindario asciende
a 2,500 personas, que se ocupan en crianza de ganados y siembras de trigo y
mais, cosechando al aio de 1 a 3,000 fanegas y 6,000 del segundo, y tambi6n
hacen texidos de hilo y lana.







"Tajumulco, visit el curato de Texutla: tiene mil vecinos, y mantiene
un regular comercio, pero lo que lo hace famoso, es el volcan del mismo nom-
bre, a cuyo pie esta situado, celebre no solo por sus repetidas erupciones sino
tambiin por haber proveido a los soldados de Alvarado, de excelente azufre,
el que no cesa de arrojar hasta el present (1808).
"Los demis pueblos de este corregimiento no tienen cosa digna de ser
notada, los mis numerosos, despu6s de la capital, son Santa Catalina Sufii
(Zunil), que tiene 3,000 habitantes; San Juan Ostuncalco 1,300; San Martin
1,200; San Pedro Sacatepiquez, 1,100; Santa Cruz Comitin, 1,300."

*



De San Marcos nos dice otro autor, refiriindose a los progress alcan-
zados en el departamento, desde 1873 a 1879, lo siguiente:
"El departamento de San Marcos es uno de los mis poblados de la
Republica: cuenta 70,000 habitantes en una ;rea de 750 millas cuadradas.
"La diversidad de climas de que goza, desde el mis frio hasta el mis
cilido, contribute a la riqueza de products naturales y de cultivo que se
pueden explotar.
"Antes de 1871 que cambi6 el modo de ser del pais, nada producia ese
departamento para la explotaci6n, ni aun para el comercio interior; las se-
menteras de maiz y otras para los usos dom6sticos producia nada mis que la
substancia de los pobladores de San Marcos, pero gracias al actual gobernan-
te de Guatemala que, conocedor de la feracidad y buenas condiciones de
aquellos terrenos, imparti6 su protecci6n a los vecinos de la rica localidad:
en el present cuintanse muchas empresas para el cultivo del caf6 de la
mejor calidad; se explota el hule, la zarzaparrilla, el aziucar, el cacao, el trigo
y otros cereales.
"El volcin de Tacani, de figure de cono regular y el de Tajumulco, de
caprichosa forma se exhiben en aquellas zonas, atravesadas por la cordillera
de montes que abundan en la America Central. De las faldas de este iltimo
volcan nace el rio Cabus, que recorre extraordinario trayecto, por espaciosos
bosques, fertiles campifias y desiertos arenales; hay puentes colgantes sobre
ese rio y existe otro hermoso en el Cotzutchima. Los rios de "El Naranjo",
Tilapa y Pacayi forman la barra de Oc6s. La hidrografia de San Marcos
cuenta con otros various afluentes y riachuelos que riegan los feraces campos
y vivifican aquella zona pr6spera, yendo a derramar sus aguas al Soconusco.
El aspect topogrifico es soberbio; alturas inmensas de blancas y nevadas
cimas; precipicios y barrancos debidos a cataclismos que no registra la his-
toria; mesetas f&rtiles con sementeras y r6sticos caserios; bosques seculares
con arboles corpulentos y llenos de juncos, parisitas y espadafias; la blanca
flor del cafeto, perfumando extensas l1anuras; la cafla de azicar y las se-
menteras de trigo ofreciendo a la vista horizontes de esmeralda, y, en lejana
perspective, en el enhiesto monte, el aprisco de ganado y las chosas de los sen-
cillos pastores.








"La ciudad de San Marcos se hall situada al pie de los Andes, por el
Norte, y a corta distancia del volcin de Tajumulco, en terreno algo quebrado,
con pintorescas vistas y un clima sano, frio e invariable. Hay various edificios
y casas amplias, c6modas y de s6lida construcci6n. Tiene escuelas bien servi-
das. Pueblos hay que son notables por las muchas empresas agricolas. El
comercio y la animaci6n reinan en aquellos lugares: la vida es agradable,
c6moda y barata, y el industrioso, active y econ6mico puede, sin grandes es-
fuerzos, hacer fortune."
Los municipios del departamento de San Marcos son los siguientes:
San Marcos, a 50 leguas de la capital de la Repiblica.
San Pedro Sacatepbquez; la mayoria de los habitantes son indigenas
industriosos. Clima frio.
Tejutla, a diez leguas de la cabecera: es el pueblo de active comercio
los domingos. El clima es frio y t6nico.
Palo Gordo. Los terrenos son plans y fertiles. El clima es cilido.
San Antonio Sacatepequez, zona firtil, agricola.
San Crist6bal (le Uamaron con el nombre de "Cucho"), de terrenos fe-
races y clima sano. Florece alli la agriculture.
Coatepeque; dista de la cabecera 15 leguas: esta poblaci6n es de un
gran porvenir; su desarrollo es constant y su vecindario numeroso y tra-
bajador.
San Rafael. Sus products son abundantes y de inmejorable calidad,
lo que contribute a su actividad commercial. Hay abundancia de hule, cacao,
algod6n, tabaco, anil, caia de azicar y cafe.
El Rodeo, municipio agricola, con products abundantes y variados.
Malacatin, a diez leguas de distancia de la cabecera. Abundan los ce-
reales, siendo la vida c6moda.
San Pablo, con numerosos habitantes. Las tierras son feraces y las
maderas de los bosques son estimables. Los rios dan buen pescado. El lima
es sano e invariable.
Tacana, a 16 leguas de distancia de la cabecera. Reclinase la poblaci6n
sobre las faldas del volcin de su nombre. Los bosques estin poblados de
variedad de irboles frondosos.
Tajumulco. Se halla cerca del volcin de su nombre. Sus habitantes
dedicanse al cultivo de cereales.
Ojetenin. Es el terreno quebrado y algo est6ril.
Sibinal, rodeado de serranias, con muchos riachuelos. Tiene una fuente
termal saludable. Producen las tierras papas y cereales.
Rio blanco, con extensas siembras de trigo. Los habitantes dedicanse
a diversas industries.
San Lorenzo, dista cinco leguas de San Marcos. La producci6n agri-
cola es abundante. Alli, en una casa grande, rodeada de irboles y de varias
viviendas de pintoresco aspect, naci6 Justo Rufino Barrios, el 19 de julio
de 1835.
Comitancillo de products agricolas limitados.
Tumbador, de terrenos f6rtiles, con diez mil habitantes trabajadores
y activos. Es esa una zona de gran porvenir.
21







La Reforma, de abundantes products para el consume de poblaciones
distintas.
Ayutla, esti adquiriendo fama por su desarrollo y la actividad en el
trabajo de sus habitantes.
San Miguel, de terrenos de gran fertilidad.
Sipacapa, de escaso comercio.
Nuevo Progreso, lugar donde florece la agriculture.
La Concepci6n, de mis de 7,000 habitantes dedicados a labores agri-
colas y a sencillas industries.
El Quetzal y Pajapita, de grande actividad en el ramo de la agriculture
y de active comercio.



Nace Justo Rufino Barrios en San Lorenzo

Sn infancia.-Viene a Guatemala at internado del colegio del ilustre pedagogo
Jos4 Antonio Salazar.-Sigue los estadios universitarios.-Vida trai-
quila.-Regresa a San Marcos, con fituto de Notario.-Se ve obligado
a abandonar el terrafio.-Concibe y pone en prdctica an plan revolau
cionario.-El cabecilla aguarda mejores dias para combatir por la tiber-
tad de su Patria.

En el hogar donde naci6 Justo Rufino Barrios resplandecieron las vir"
tudes de sus padres Jos~ Ignacio Barrios y de su esposa Maria Josefa Auy6n,
de grandes actividades para el trabajo' y pbseedores de considerable bienes
de fortune, product de labor asidua en el ramo agricola.
Justo Rufino Barrios vino al mundo el 19 de julio de 1835, en el pueblo
de San Lorenzo, coirespondiente al departainento de San Marcos. La partida
de bautismo la inscribieron el 21 de julio.
En el libro de Bautismos, nmmero 12, de San Marcos, comenzado el 24
de juniw de 1835 y finalizado el 3 de diciembre de 1838, a fojas tres, en el
frente aparecen las siguientes lines:
"San Marcos, julio 21 de 1835 de mil ochocientos treinta y cinco, yo el
cura pdrroco, bautici solemnemente a Jasto Rafino Barrios, que naci6 a diez
y nueve, hijo legitimo de Ignacio Barrios y de Josefa Auayn., Padrinos: Jose
Luis Villagrdn y Bonifacia de Barrios. Conste. Francisco Esteban L6pes.-
Rubricado. Al margen: Justo Rafino Barrios. Certificada en septiembre 1861.
Naci6 en el pueblo de San Lorenzo."


*

La infancia se manifest plicida para Barrios, por-la comodidad de que
gozaban sus padres. Tendria seis afios de edad cuando aprendi6 la UCartilla
de San Juan", con un viejecillo protegido de don Ignacio: en San Marcos y
22








en Quezaltenango asisti6 a escuelas publicas y privadas, centros en los que
enseiibase a la juventud las cuatro reglas de la Aritmitica, Geografia e
Historia Sagrada, escritura y escasamente reglas de Gramwtica. Todo alumno
en ese tiempo debia llevar a la escuela, el dia sibado, un "Catecismo de Ri-
palda" y un "Cat6n Cristiano", para estudiar en ellos durante la mariana; y
por la tarde daban los niios las lecciones de doctrine: entonces eran los mo-
mentos aflictivos para los alumnos faltos de memorial: si no repetian las ora-
ciones con la exactitud del texto, el maestro recurria a los golpes de palmeta
sobre las manos.
Cada mes procediase en las escuelas a la prictica iamada exdmenes de
conciencia: los nifos permanecian aislados unos de otros, recordando su mal
comportamiento y por iltimo los Ulevaban a confesi6n ante algun sacerdote
de aldea, casi siempre regain o intransigente.


Plaza de San Lorenzo (San Marcos). En el fondo se destaca el busto del Reforrador de Guatemala.

A esas pricticas, con raras excepciones, ayudaban los padres de fami-
lia: las faltas cometidas por los chicuelos eran castigadas con tirones de ca-
bellos y azotes; a veces recurriase a otros medios infamantes: era usual y
corriente poner a los niios de rodillas sobre leios y trozos. Este cruel sistema
de castigos, ejecutados por maestros desconsiderados, hacian odiosas las cla-
ses o el aprendizaje de materias determinadas.
El joven Barrios fui victim de profesores atrabiliarios: el referia,
cuando era gobernante, c6mo trataban a los alumnos de las escuelas puiblicas
y privadas, en San Marcos y Quezaltenango.







Barrios tendria poco mis o menos diez y seis afios cuando su padre, don
Ignacio, dispuso traerlo a esta capital, colocindolo de interno en el Colegio de
Varones dirigido por el Licenciado Jose Antonio Salazar, maestro ilustrado,
a quien muchos padres de familiar encomendaron la ensefianza de sus hijos,
al conocer las capacidades demostradas por el ameritado pedagogo.
Don Ignacio Barrios tenia fundadas esperanzas en su hijo, a quien
reconocia despejada inteligencia y facilidad de comprensi6n manifestadas
desde nifio. Aqui iba a hallar un teatro mis propicio y elements mis para
nutrir su cerebro: como si esta naturaleza que debia multiplicarse tanto en
el andar del tiempo, presentia los arduos problems que le reservaba el por-
venir; al comenzar de aquella alborada sentia la necesidad de expansiones:
su animo mostr6se lleno de febril actividad y energia.
No obstante hallarse la ensefianza algo limitada, el joven estudiante
dedic6se con interns al studio de las materials que mis le atraian, con objeto
de seguir la carrera de Abogado. Notable escritor refiri&ndose a los studios
del mismo joven, dice:
"En tanto que transcurrian los periods de Latin, de la Filosofia de
Balmes y demis ramos de studio, pudo acumular una series de observaciones
que indudablemente lo condujeron a former juicio exacto, en orden de la
situaci6n de la Patria. Observ6 que los hijos del pueblo estaban destinados a
una existencia mis que modest: que nadie al no aparecer refrendado por
un timbre, podia aspirar a puesto alguno en la administraci6n pfblica; que
para el pobre estaban inactivos los principles elements que, puestos al
servicio de la autoridad, deberian concurrir a la mejora y a la igualdad de las
classes desheredadas. El joven Barrios con una alma tan grande como capaz
de todos los sacrificios, al pensar much en la suerte de sus compatriotas, de-
bi6 l1enarse de amargura ante la injusticia que tocaba con sus manos y debi6
pensar, por iltimo, en que, este pueblo, tan conforme al parecer, podia des-
pertar, recobrar el perdido aliento si resonase al fin para 61, una voz amiga,
llamindole a la libertad; si un brazo vigoroso apareciese al fin empufiando el
arma, entusiasmindole e indicindole el camino de la victoria." (Francisco
Lainfiesta.)




Siendo estudiante gustaba vestir con cierta elegancia, era cuidadoso
de su persona, amigo de expansiones, aunque propenso a disgustarse cuando
tropezaba con alguna contrariedad. Varios de sus bi6grafos dicen haber sido
humilde en el vestir: no es cierta esa aseveraci6n: en su juventud -decia el
General Andris Tllez- gustaba de los buenos trajes, sin cefiirse a ninguna
moda: Ilevaba sombrero flexible, mal llamado "vicufia", los domingos uniase
a dos o tres amigos, condiscipulos suyos, y recorrian los alrededores de la
capital. Visitaba frecuentemente la casa de dofia Isabel Keller, dama aco-
modada en aquellos dias, propietaria de acreditadgt y antigua tienda de comes-
tibles, en la calle frente al Palacio Arzobispal. Por recomendaciones de los
padres del joven Barrios, dofia Isabel se encargaba de proporcionarle ropa
blanca, calzado, etcetera y tambiin dinero, gastindolo en compaiiia de sus








amigos. Desde entonces comenz6 a manifestarse desprendido al par que
generoso: a causa de este modo de ser dofa Isabel le restringia el dinero,
dindole lo indispensable para gastos urgentes.
Referia don Mariano Gilvez, amigo de colegio y compaiero de dormi-
torio, haber sido Justo Rufino adicto a la lectura de novelas; tuvo marcada
predilecci6n por las Matemiticas, la Geografia y la Historia Universal: su
letra era mala y descuidada la ortografia. Costumbre en el, en su vida de
estudiante, era modificar las frases corrientes, sin descender a vulgaridades:
asi, por ejemplo, en vez de exclamar: iQui hermoso es el jardin!, decia:
iQun galin es eso! Al poco tiempo de frecuentar el Colegio corrigi6 ciertos
defects de lenguaje y si no tuvo locuacidad, manifest6se cuidadoso en la
conversaci6n y correct en la frase.
Se abstraia en la lectura de pasajes hist6ricos, principalmente si se
referian a Napole6n Bonaparte.
En cierta ocasi6n, un domingo al medio dia, hora de comida en aquella
6poca, Barrios, sentado frente a un escritorio, leia un libro. De pronto se
oy6 el toque de la campana del colegio: lamaban a la mesa a los alumnos.
Barrios continuaba entretenido en la lectura, y notindolo Gilvez dijo
en alta voz: "
-i Rufino: esti listo el almuerzo!
Y como Barrios continuara leyendo, Gilvez en son de burla agreg6:
-iTe das aires de Presidente!
Barrios, siguiendo la broma de su condiscipulo y amigo, sonrie, arroja
el libro desdefiosamente sobre la mesa y dirigi&ndose al comedor, exclama:
-LMe doy aires de Presidente, dices? jPor qu6 no he de serlo?
La broma result una realidad, andando el tiempo.
Al continuar el joven Barrios los studios universitarios, vivi6 en la
Casa de Estudiantes, propiedad de la nina Pilar Salazar. Su vida fuf tran-
quila, como la de sus demis compafieros de aulas, a quienes siempre distingui6
con su afecto.
La falta de dinero -decia la nifia Pilar, lo retrae de expansiones con
los amigos; sabiendo sus padres lo gastador que es, le envian hoy menos dine-
ro que antes.
Terminados sus studios, a principios del afio de 1862, con el titulo de
Notario, regres6 a las haciendas de sus padres: las labores agricolas eran de
su predilecci6n: pocas veces trabaj6 en asuntos de su profesi6n de escribano;
para l6 tenia mis importancia la agriculture y otra clase de negocios a los
que lo obligaba su padre, hombre 6ste honradisimo, en6rgico y trabajadcr.
No pensaba Justo Rufino Barrios en aquel entonces en la carrera de
las armas: su vida manifestibase tranquila, gozando de modestas comodida-
des. Un incident vino a influir poderosamente en el cambio de su vida:
prend6se de una estimable y virtuosa joven, hija del Corregidor de San Mar-
cos, Coronel Miguel Zelaya, quien advertido de las pretensiones de Barrios,
se opuso a los galanteos, e hizo mis; di6 terminantes 6rdenes de perseguir al
atrevido que habia puesto los ojos en la chica, hasta obligarlo a abandonar
aquellas tierras. Por indicaci6n de sus padres, Barrios encamin6se a zonas
fronterizas de Mbxico: de su hogar recibia pequefas cantidades de dinero,
y de esta manera subsistia, hacienda economics.







Un dia concibe la idea temeraria de hacerse revolucionario, y al punto,
con la cooperaci6n de algunos amigos y conocidos, aparece en la escena poli-
tica, el 3 de agosto de 1867, encabezando valientemente el grupo que asalt6
el cuartel de San Marcos. Cedi6 la guarnici6n al empuje audaz de los ata-
cantes. Al divulgarse en la capital la noticia aludida, la conmoci6n en el
inimo piblico fui profunda, y esper6 con interns los acontecimientos que
habian tenido origen en la hacienda "El Malacate".
Recia y brava lucha habia sostenido el joven revolucionario, pero sin
ningiin resultado prictico. En cambio se inici6 en las acciones bblicas, de-
mostrando desde entonces, gran valor y serenidad ante el peligro, y estable-
ciendo confianza entire los que lo seguian y obedecian.
Mas alli de las fronteras patrias aguard6 propicia ocasi6n para iniciar
nuevamente una acometida.



Luchas largas, tenaces y cruentas

Mirada retrospectiva.-La guerra se enciende.-Inicia la revoluci6n el Maris-
cal Serapio Cruz.-La nueva acci6n de guerra de Justo Rufino Barrios.
Su retirada a Soconusco.-Vicente M6ndez Cruz en la costa del Pacifico.
-El fracaso de la revoluci6n en Huehuetenango.-En pleno combat
sale herido Justo Rufino Barrios.-Serapio Cruz se sitria en la "Vega
del Tercero", en actitud de amenazar esta ciadad.-La fatal sorpresa
en Palencia.-Heroica defense del General Cabrera.-El martirio del
guerrillero.-Inercia e ineptitud del Gobierno presidido por el Mariscal
Vicente Cerna.

Al ocuparnos de la personalidad de Justo Rufino Barrios, no hemos
de caer en la aberraci6n de denigrar a los hombres que antes de 1871 figura-
ron al frente de la administraci6n public. Cada gobierno, desde los primeros
dias de la Federaci6n, hizo lo que pudo en favor del Estado y habrian hecho
mis si la tranquilidad no hubiese sido desgraciadamente interrumpida por
guerras intestines. Vino la lucha fratricida entire las pequefias nacionalidades
durante prolongados afios, a intervals, fruto amargo de la inconformidad y
de la inexperiencia. Entr6 a gobernar el pr6cer Mariano Gilvez: algunas de
las leyes emitidas no fueron bien aceptadas, y hombres de los dos partidos
hist6ricos del pais unikronse para derrocarlo del elevado puesto de Jefe del
Estado: esa fatal contienda dej6 honda huella en el inimo piblico, y much
mis en las filas del partido liberal.
Cabe aqui recorder las frases de Lorenzo MontAfar: "La oposici6n
liberal cometi6 una falta enorme, uniindose a Carrera para derribar a Gilvez;
los hombres que respetan y admiran la memorial de los jefes de aquel partido,
no pueden disculpar ese grave error.".
Surgi6 al poco tiempo el Gobierno de Rafael Carrera: en la madrugada
del 13 de abril de 1839 se tom6 la plaza de esta capital. El guerrillero, arbitro
de la suerte del Estado en aquellos moments de confusion, dirigi6se a la








casa del hombre de los siefe colors: Rivera Paz, y lo repuso en el poder del
que habia sido despojado por Morazin; Rivera Paz acept6 y declar6se Jefe
de Guatemala: detris maniobraba Carrera. El destino llev6 a iste al sepulcro
el 14 de abril del afio de 1865.
Se inicia en seguida el period del Presidente Mariscal Vicente Cerna,
period que retard6 el desarrollo normal de esta sierra tan ricamente dotada
por la Naturaleza y durante el cual las alteraciones del orden sucediironse,
en la desesperada bisqueda de un ideal definitive de grandeza para la Patria.
Fu& entonces cuando apare-
ci6 en Sanarate la revoluci6n
del guerrillero Mariscal Sera-
pio Cruz, el 2 de febrero de
1867. Los boletines publicados
en aquella ocasi6n contienen
amplias informaciones acerca
de los movimientos de las fuer-
zas rebeldes, las que, dirigiA-
ronse a Quezaltenango y luego
a las montaias de cla Verapaz,
disolviironse en- seguida por
haberles faltado la suficiente
colaboraci6n para hacer frente
a .las tropas .del Gobierno, que.
contaba con buenos elements
para la lucha. El Mariscal Cruz
se march a El Salvador, pas6.
a Honduras, luego a Nicaragua
y por iltimo a Comitin.
Un boletin sali6 de-las pren-
sas de la Imprenta de "La Paz",
fechado el 16 de agosto de
1867:- en i1 daba cuenta el Co-
rregidor Comandante General
de San Marcos, y el Brigadier
Pacheco, Comandante General .
de Quezaltenango, de que en
la hacienda "El Malacate", per- MARISCAL VICENTE CERNA,
teneciente a Justo Rufino Ba Presidente de Guatemala hasta el 29 de junio de 1871.
rrios, se habian reunido con
iste, Francisco y Ram6n Cruz, Josi C6rdova, Lizaro Bonilla, Filix Mufioz,
Mariano Diaz, Manuel Auy6n, Abraham Cubas, Daniel Mota, Candelario
Guzmin, Eusebio Arriaga, Juan y Mariano Mindez, Fermin Berciin y otros
muchos. Informaban los corregidores de que el 2 de agosto habian salido de
Malacatin, dichos sujetos, en actitud rebelde contra el Gobierno, yendo a la
vanguardia Justo Rufino Barrios; que en el citado dia ilegaron a inmediacio-
nes de San Marcos y el mismo Barrios les habia preparado la entrada, mien.
tras los demis se estacionaron en la vega del rio Cabfis. No se hizo esperar







el ataque a la guardia de San Marcos, empefiindose rudo tiroteo. De part
de la citada guardia salieron heridos Eduvigis Merida, Midiro Santiago y
Te6filo L6pez.
Agrega el boletin haber continuado Barrios y los suyos rumbo a San
Pedro Sacatepiquez, luego por el camino de Quezaltenango, hasta la cumbre
"Veinte palos". Perseguidos por fuerzas del Gobierno, cay6 en poder de
istas Francisco Cruz, quien fue pasado por las armas en la plaza de San
Pedro. El grupo de rebeldes se disolvi6, segin informes recibidos mis tarde
por los corregidores.
Esta fue, con sorpresa de las autoridades, atrevida acci6n de guerra
seria, librada sin fruto alguno por Barrios, quien se retire a Soconusco, en es-
pera de una ocasi6n para continuar la lucha. Al transcurrir cerca de un afo,
buen nimero de revolucionarios encaminironse nuevamente a la frontera
guatemalteca. Barrios atac6 en Malacatin al Coronel Camilo Batle, el 22 de
abril (1868). Este logr6 triunfar: sali6 de San Marcos de donde era Corregi-
dor, levando numerosa column de tropa bien armada.
Un boletin, publicado en esta capital el 29 de abril de 1868, da las si-
guientes noticias:
"Una intentona fraguada iltimamente por various emigrados del pais,
asilados en el territorio de Soconusco, pretendieron sorprender en el pueblo
de Malacatin al Coronel Batle. El cabecilla Justo Rufino Barrios, uno de los
que acompafiaron a Cruz en la asonada del 3 de agosto 6ltimo, logr6 escapar;
sitvundose en su hacienda de "El Malacate", ha estado amenazando las pobla-
ciones de nuestra frontera. La circunstancia de estar dicha hacienda parte
en el territorio de esta Repiblica y parte en el de Soconusco, ha impedido
la persecuci6n del citado Barrios y de sus acompaiantes.
"El Coronel Batle comia en una vivienda de Malacatin cuando se di6
cuenta de que 6sta comenzaba a incendiarse, e inmediatamente sali6 con su
guardia atacando a la partida de Barrios que pretendia apoderarse del cuartel
defendido por el Capitin Guadalupe Ard6n y de la casa de la Comandancia,
donde resisti6 el Capitin Calixto Mendizibal. Cerca de una hora se prolong6
el tiroteo, suspendido a causa de fuerte iluvia. Los rebeldes se encaminaron
hacia el "Rio Negro", dejando tres muertos, ocho escopetas, fusiles de chispa,
lanzas y cinco caballos. Murieron Manuel Meza, de Totonicapin; Manuel
Anzueto, de Tejutla, Guillermo Chivez y Cleto L6pez. Noticias posteriores
informaron que los rebeldes se marcharon a "El Malacate".
"El Coronel Batle sali6 herido en la mano izquierda, muriendo various
de sus soldados."



El 16 de marzo de 1869 el Mariscal Serapio Cruz regresaba de Comitin,
atravesando la frontera, y sorprendiendo la paz de Nent6n, Barrios trataba
de unirsele, pero no fue afortunado, sufriendo un rev&s en el lugar Ilamado
"Agua de Zarza", a causa de haberle faltado elements de guerra: en pos de
el, persiguiindolo, iba el Coronel Batle. Barrios intern6se de nuevo en Chia-
pas. Hizo lo mismo Cruz, al ser derrotado por Batle en las cumbres de Chival,
despuis de haber estado various dias en Nebaj y en otros pueblos.








El 5 de julio, Cruz apareci6 amenazante en Chaculi, y encaminindose
por Chamelco, Chajul, Uspantin, Canilli y Cubulco, ocup6 posiciones altas de
la Sierra Madre, evadiendo encuentros con las fuerzas del Gobierno que
marchaban al mando del Coronel Agustin Cuevas. Sigui6 hacia los pueblos
del Norte, en busca de armas, hasta llegar a las alturas de Cuchumatanes,
para establecer su cuartel general en Chiantla.
Por la costa del Pacifico Vicente Mendez Cruz secundaba la revoluci6n
de su tio.
Poco afortunado Herculano Afre no logr6 tomarse el cuartel de Sololi,
viendose obligado a emigrar a Chiapas, para unirse a las filas de los rebeldes
residents en aquel territorio mexicano.
A prop6sito de este acontecimiento, desarrollado el 13 de febrero de
1869, se cuenta que en aquellos dias servia el Corregimiento de Sololi el
Coronel Miguel Zelaya y servia el Juzgado Primero de Primera Instancia un
ciudadano honrado, jurisconsulto de nota, pero pusilinime cuando se trataba
de tiroteos. Este ultimo funcionario present6se a caballo y en extreme alar-
mado en casa del Corregidor, con objeto de comunicar la noticia de que se
acercaba el revolucionario Herculano Afre, decidido a atacar la plaza, y que
61 -el Juez-- estaba dispuesto a marcharse de la poblaci6n evitando recibir
un tiro.
La seiora esposa del Corregidor, dofa Jesfs Mendizibal, suplic6 al
atribulado funcionario se calmara, toda vez que la guardia del cartel sabria
cumplir su deber, siendo dificil a los rebeldes lograr su intent. El Juez, presa
de pinico, no atendia razones y precipitadamente mont6 a caballo y quiso
ponerse a escape sin poderlo conseguir. Dofa Jesfs se di6 cuenta de que
algo extrafio pasaba al jinete y exclam6:
-Pero senior Juez, quiere ousted que el caballo camine, estando como
esti, amarrado el cabestro a un pilar?
El buen hombre, mis muerto que vivo, como suele decirse, desat6 el
cabestro, huyendo en seguida despavorido: iba confiado en su pistol por si
era atacado; al ver un grupo de hombres encaminindose por la via, quiso
estar listo, caso de ser agredido, pero la tal pistol no aparecia: la llevaba es-
condida en la maleta. De pronto oy6 disparos de armas, producidos por los
revolucionarios al mando de Herculano Afre y habiendo aumentado por esa
causa el miedo del funcionario judicial, oblig6 al caballo a emprender ripida
carrera, no deteni6ndose sino cuando ya estuvo en lugar seguro.
Cruz era ventajosamente conocido en muchas poblaciones del pais;
habia torado parte desde su juventud en brillantes acciones de guerra, cola-
borando en este sentido en el afianzamiento de los Gobiernos que le encomen-
daban cargo en el Ejircito. Lo estimaban sus soldados a quienes en campafia
daba buen trato, infundi6ndoles al mismo tiempo confianza y valor en mo-
mentos supremos.
Mostribase sereno en el combat, ocupando siempre los puestos de
phligro con tal de llevar al triunfo a los subordinados.
A sus adeptos, en 1878, les Ilevaba al convencimiento de luchar contra
un Gobierno que no procuraba mejorar las pisimas condiciones del pueblo,
conformindose con una situaci6n de quietud y aislamiento, vegetando en un
ambiente de inacci6n y desesperanza.
29







El movimiento revolucionario contra el Gobierno, llevado a cabo por
el Mariscal Cruz, despert6 en el inimo de muchos ciudadanos el deseo de
unirsele, entire ellos el Comandante de Infanteria Feliciano Guillermo, de te-
merario valor, el Teniente Mariano Ortiz Villatoro, los Sargentos Mateo Gui-
l1ermo, Jose Maria Ramirez, vecino de Amatitlin; Santiago Ord6iez, origina-
rio de la Verapaz y con 6stos muchos soldados.
Al legar el Mariscal Cruz a tierras de Occidente, se le uni6 el palen-
ciano General Apolinario Cabrera y como tercer jefe Justo Rufino Barrios.
Fuerzas del Gobierno, organizadas en distintos puntos de la Verapaz,
salieron en persecusi6n de los revolucionarios. Cruz se fue a las montafias
del Norte, camino del Petin, engrosando las filas de los rebeldes algunos
indigenas bravios de San Crist6bal.
En Cobin sostuvo Cruz seria escaramuza, batiendose con el Corregidor
Coronel Pablo Sierra. El jefe revolucionario no tenia punto de reposo: se
avist6 en San Crist6bal con las fuerzas gobiernistas mandadas por el General
Batres y por los segundos Generales Cayetano Rasc6n y Jose Alfaro. Un ca-
fi6n ligero estaba al cuidado del artillero Juan Jose Flores.
Al Ilegar los revolucionarios al lugar lamado Panisti, al Norte de San
Crist6bal, se detuvieron dos o tres dias, abrumados por el cansancio.
Batres acamp6 en el cerro Kajkoy: sus tropas se hallaban en situaci6n
delicada por la fatiga y la mala y escasa alimentaci6n. Los dos jefes, Cruz
y Batres, tuvieron una conferencia en el sitio Ilamado Pani. El Capitin Flores
mientras tanto, a la cabeza de algunas fuerzas, permanecia a la expectativa en
la cumbre de San Joaquin. Terminada la conferencia, cada cual se fue por
donde habia ilegado.
Se agregaron a la revoluci6n, en Panist&, Jos6 Maria Roque, Felix Pi-
rez, Francisco G6mez, Brigido Ord6fiez, originario de la Verapaz.
En una de tantas acciones de guerra sucumbi6 Agustin Barahona, a
orillas del rio Chixoy.
Por aquellos dias se hallaba al frente de la Mayoria de Plaza de Hue-
huetenango, el jalapaneco Vicente Bonilla Cruz, hijo natural del Mariscal Se-
rapio Cruz, valiente joven que abandon el empleo con el fin de incorporarse
a las filas revolucionarias.
En la acci6n de Huehuetenango, bastante refiida, muri6 en pleno com-
bate otro hijo del Mariscal, lRamado Cayetano Cruz, siendo enterrados sus
restos en el pueblo de Chiantla; se encarg6 de este triste deber, Felipe Cruz,
mis tarde figure important en el Ej6rcito de Guatemala.
En la misma poblaci6n de Huehuetenango se uni6 a la revoluci6n Sixto
P&rez, comenzando, desde entonces, su active actuaci6n en la carrera de las
armas.
Al servicio del Gobierno con las fuerzas de la Verapaz, se hallaba el
salamateco Gregorio de la Cruz, a quien le toc6 entrar en combat en distin-
tos lugares, con los revolucionarios, mereciendo honrosos ascensos. De la
Cruz, al principio, se mostr6 temeroso de entrar en acci6n con el Mariscal
revolucionario, creyendo que este disponia de numerosa tropa y de abundantes
municiones: tal creencia tuvo su origen en el hecho que los revolucionarios
30







quemaban cohetilos con ocasi6n de los hechos de armas, para hacer career al
enemigo la buena preparaci6n de aquillos y la abundancia de elements bi-
licos con que eontaban.
*
*

Un boletin de noticias fechado en esta capital el 13 de diciembre de
1869, di6 a conocer los detalles de la acci6n del dia 6 de diciembre en Huehue-
tenango, enviado por el Corregidor Aquilino G6mez Calonge. Desde luego,
nos abstenemos de reproducir los dicterios y calumnias vertidos en esa pu-
blicaci6n, dando cabida inicamente a las noticias acerca de la acci6n de
guerra ocurrida en la citada villa.
"A las seis de la maiana del dia 6, Serapio Cruz, con una fuerza de
cerca de mil hombres, entle mal y bien armados, y un n6mero mayor de in-
dios, atac6 esta plaza simultineamente, por todos sus puntos, produci6ndose
un incendio en el centro de la poblaci6n, hasta reducir a los defensores del
Gobierno, a un circulo de fuego y humo en el recinto de la citada plaza, donde
se logr6 cortar, rechazando al enemigo por innumerables claraboyas que se
practicaban constantemente, por una y otra parte, y que defendieron los sol-
dados huehuetecos.
"El fuego vivo se prolong durante veinticinco horas, mis o menos: las
trincheras se defendieron con decision por los jefes y la tropa. La lucha ma-
nifest6se refidisima, hasta ser rechazados el dia 7 por la mafana, que los
rebeldes emprendieron retirada, sin que fuese possible perseguirlos por ha-
berse agotado los elements de guerra de que se disponia. Las fuerzas de Cruz
se acamparon en Patio de Bolas, cerca de Huehuetenango, Ilevindose a sus
heridos, y dejando los cadiveres; se hallaron dos caballos muertos, uno de
Ram6n Cruz, y el otro de Barrios. Dejaron un rifle y nna caja de parque.
De parte de los rebeldes -dice el parte- murieron Ram6n Cruz y Evaristo
Cano, ambos militares de alta graduaci6n. Salieron mal heridos el Coronel
Polance y uno de los cabecillas principles: Justo Rufino Barrios, quien se
asegura nuri6 en Chiantla.
"Sensibles fueron las p6rdidas de parte de los defensores de la plaza:
hirieron los -ebeldes al Capitin Fernando Herrera, al Teniente Antonio Ko-
peski y el Subteniente Francisco Gonzalez Mora. Aparte, enviaron al Gobier-
no lista de los soldados heridos.
"Al Cirujano del Corregimiento, Mariano Arag6n, se lo Ilevaron los re-
volucionarios, pero se les huy6 a los pocos dias."
Dos campesinos, mozos de "El Malacate", ocultaron a Justo Rufino
Barrios en una choza en el fondo de un barranco, a regular distancia de
Nebaj: alli su fiel criado Juan Mindez lo sirvi6 con diligente interns, durante
various dias, curindolo de la herida causada por arma de fuego en la pierna
derecha. Las informaciones publicadas a este respect por various bi6grafos
del famoso caudillo, carecen de veracidad, principalmente las de Magin Lla-
ven y Jesus E. Carranza.
El desastre de Huehuetenango oblig6 a Barrios --cuando ya habia re-
cobrado la salud- a retirarse a Soconusco. Las autoridades mexicanas lo
mandaron reconcentrar a la capital del Estado de Chiapas. Viene un detalle







que juzgarin pueril los lectores, pero hemos de consignarlo porque el General
Barrios lo refiri6 mis de una vez a sus amigos, y es iste: que Barrios vivi6
durante alglin tiempo, de lo que le producia el negocio o venta de puros en
gran cantidad.
Despues del fracaso sufrido en Huehuetenango, el Mariscal Cruz y los
suyos dirigieronse a la "Vega del Tercero", a una legua de distancia de Palen-
cia, en actitud de amenazar la capital. El dia 23 de enero de 1870 se hallaban
en dicha poblaci6n.
El President Mariscal Vicente Cerna recibi6 aviso de la llegada de los
revolucionarios a Palencia, e inmediatamente di6 6rdenes al General Antonino
Solares saliese a la cabeza de cuatrocientos soldados santarrosefios a contener
los avances de Cruz. El pinico no tard6 en manifestarse en gran part del
vecindario de la capital. Los hermanos Chinchilla, imprimieron, en una peque-
fia imprenta instalada en modest vivienda de la 10' Calle Poniente (Calle
del Nifiado, en aquel entonces), una hoja suelta, furibunda, contra el Gobier-
no, haciendo cargos graves a los Ministros sefiores Echeverria y Cerezo, pu-
blicaci6n clandestine que fu6 repartida de noche.
El General Antonino Solares lleg6 a Palencia, con sus fuerzas, a las
siete de la mafiana del dia 23. Las tropas de Cruz se hallaban dispersas, bus-
cando alimentos en las rancherias, sin imaginarse el peligro que las ame-
nazaba.
El cura de Palencia era intimo amigo del Mariscal Cruz, quien estuvo
en el convento a visitarlo: alli tom6 algunos alimentos.
La sorpresa fue ripida e inevitable; quiso dar la voz de alarma Felicia-
no Guillermo, vigia de Cruz, pero era tarde: el General Cabrera, a la cabeza
de cincuenta hombres, parapetados detris de un cerco de piedra, hizo gran-
des esfuerzos por contener al enemigo; desgraciadamente para los revolucio-
narios todo fu6 en vano: la catistrofe no se hizo esperar. El Mariscal Crus
cay6 en el fondo de un barranco, y aunque se defendi6 briosamente, pistol
en mano, sucumbi6 a los pocos instantes.
Mucho se ha escrito acerca de la muerte del Mariscal Serapio Cruz,
por la circunstancia de haber sido ferozmente decapitado el cadaver en el
mismo sitio donde quiso el destino que sucumbiera el luchador. Creemos que
jams tendri justificaci6n un acto tan reprobable con la agravante de haberse
realizado una tendenciosa exhibici6n callejera de una part de los sangrientos
restos mutilados.
De distintas informaciones a ese respect tomamos las siguientes, que,
pueden ser rectificadas por quien tenga mejores datos.
"El military Antonino Solares era y fue siempre Comandante General
del departamento de Santa Rosa. El, en uni6n del Mariscal Serapio Cruz, ha-
bian sido compafieros de armas del guerrillero Rafael Carrera, hasta su
muerte y despues continuaron en sus puestos bajo las 6rdenes del Mariscal
Vicente Cerna.
"Cruz crey6 just y oportuno realizar un levantamiento en armas,
paseando su facci6n por dilatadas tierras de Occidente, burlando la poco hibil
y nada ganosa persecuci6n de las autoridades departamentales, aumentando
su ejircito, y desprestigiando al Gobierno, a quien le faltaba cada dia mis la
opinion piblica, que deseaba ver separados de sus puestos a ciertos altos








empleados y puesta en acci6n una political de reforms administrativas que
dieran por resultado el estimulo econ6mico. Se deseaba vida, movimiento
y mejoras posibles. Habia en el pais un silencio abrumador de retroceso.


~,-wwT -


MARISCAL SERAPIO CRUZ

"Asi la facci6n se fui introduciendo a los departamentos del centro,
siempre perseguida y nunca alcanzada. El Gobierno hizo venir a la capital
al military Antonino Solares a la cabeza del Batall6n Santa Rosa, y lo puso al








frente de la persecusi6n de los rebeldes, que a la saz6n movianse por las
zonas occidentales del pais, acercindose a la capital por el lado Norte, con el
prop6sito de recibir auxilios de sus favorecedores, que los habia de much
prestigio, entire ellos figuraban, en primera linea, Miguel Garcia Granados,
Jos6 Maria Samayoa, Larrave y otros.
"El Gobierno tenia noticias acerca de que Cruz y su facci6n debia llegar
a Palencia, a seis leguas de la capital y Solares sali6 oportunamente, con su
fuerza para cerrarle el paso. En efecto, lleg6 slibitamente atacando a los
revolucionarios, que no sospechaban el peligro en que hallUbanse; habian
formado armas en pabellones y con toda confianza andaban dispersos por las
rancherias buscando alimentos. La sorpresa fue tal que Cruz no pudo hacer
resistencia alguna, dirigiindose a pie hacia un barranco acompafiado de dos
o tres de su Estado Mayor, entire ellos Luis Beteta. Al jefe revolucionario no
le fue possible seguir el camino que conduce al barranco, en cuyo fondo hay
un riachuelo: en la precipitaci6n natural continue por una senda tortuosa
y empinada y al bajar di6 un mal paso, dislocindose un pie: la fuerza del
dolor lo detuvo un instant, apoyindose en un arbol y mientras tanto sus
pocos compatieros continuaban bajando con seguridad. En esto lleg6 a dicha
senda uno de los soldados perseguidores, vi6 al Mariscal, le hizo un disparo
que 61 instantineamente contest con su revolver, desplomindose al barranco
al sentirse herido; su perseguidor dispar6 nuevamente, dejindolo muerto.
Todo pas6 a poca distancia del lugar en el que hallibase Luis Beteta y de
otros que habian logrado ocultarse en un repliegue del barranco, entire espe-
sos matorrales.
"Se oian tiros de fusil alli arriba; eran los disparos de los soldados de
Solares sobre los de Cruz.
"En el fondo del barranco se desarroll6 entonces el horrendo drama
conocido de nuestros lectores: la mutilaci6n del cuerpo del Mariscal Cruz.
"Desde temprano de la mariana comenz6 a divulgarse en la ciudad algo
de lo que pasaba en Palencia, tanto mis cuanto que el viento que se desatara
traia el eco de las descargas. Cerna sali6 precipitadamente hacia alli, acom-
pailado de su secretario particular Licenciado Santiago Milla. A la retaguardia
del Presidente march un batall6n de infanteria. A poco ya no se oyeron dis-
paros: entonces el Mariscal Cerna hizo alto y envi6 al galope un ayudante en
busca de Antonino Solares; al encontrarlo lo excit6 a remitir parte de lo ocu-
rrido y que informara bien al Presidente, quien, en el camino, esperaba noti-
cias: con todos los detalles Solares refiri6 el drama del barranco, narraci6n
que nos resistimos a relatar por lo cruel y repugnante. Cerna regres6 a la
capital. La impresi6n aqui fue conmovedora: generalmente se reprob6 la
decapitaci6n del Mariscal Serapio Cruz, como un acto birbaro, criticindose
por todos, lo que hicieron despues: cuando fu6 traida la cabeza de la victim
a esta ciudad, la muchedumbre guard silencio; s61o se oia sordo rumor de
reprobaci6n.
"El cuerpo del infortunado Mariscal Serapio Cruz, extraido del barran-
co, lo despojaron de cuanto l1evaba encima, sepultindolo en Palencia.
"Al sujeto que lo victim le obsequiaron cincuenta pesos.








"A los cuatro dias de los sucesos a que se ha hecho referencia, entrada
la noche, arrib6 Luis Beteta, a pie, a la casa de su familiar, la que se hallaba
apenadisima por su suerte. Llegaba en tal estado de debilidad y extenuaci6n
por haber permanecido muchas horas sin tomar alimentos, escondiindose
para no ser capturado."



No ha podido cubrir el polvo del olvido estos acontecimientos que tanto
conmovieron el inimo pfblico.
Ahora bien: por qub no dieron orden a efecto de que no se trajera la
cabeza separada del cuerpo?
jPor qu6 trajeron el trofeo human a esta capital, pasindolo frente
a la casa de habitaci6n del Mariscal, insultando asi el dolor profundo de su
familiar?
jPor que no se evit6 que se tomasen las fotografias de la cabeza?
jPor que premiaron con dinero al mal sujeto que hizo en el barranco
de Palencia la mutilaci6n del cadaver?
jPor qut no enviaron una caja mortuoria para que el cadaver fuera
conducido como correspondia a un military que habia prestado servicios al
pais y al partido que iltimamente combatiera?
Hasta ese grado lleg6 la inercia, la ineptitud y el descuido de los que
mandaban en aquel entonces, contrayendo una responsabilidad indiscutible,
que ha condenado la Historia, just e imparcial.


Boletines que hizo publicar el Gobierno del Presidente

Mariscal Vicente Cerna, al estallar la revolucion acau-

dillada por el Mariscal Serapio Cruz

Nos parece oportuno completar las noticias acerca de la revoluci6n ini-
ciada por el Mariscal Serapio Cruz, publicando las informaciones siguientes:
La Gaceta de Guatemala, correspondiente al 3 de abril de 1869 anuncia
la aparici6n, en territorio guatemalteco, de un grupo de revolucionarios, enca-
bezado por el Mariscal Serapio Cruz. Daba cuenta el peri6dico, de haber
recorrido este jefe las poblaciones de Nent6n, Quiche, Sololi, Totonicapin,
Uspantin, CholU y las montaiias de Cotzal.

*


La misma Gaceta di6 cuenta de haber llegado a San Marcos, encabe-
zando un grupo de revolucionarios, el rebelde Justo Rufino Barrios. Se hace
consignar, ademis, haber arribado este jefe, dias despuis, a Tacani, donde
se mandaron tocar las campanas a efecto de reunir a los indios del pueblo.
Al legar el Coronel Batle, Barrios se hallaba lejos de la poblaci6n.







*


Se tuvo noticias el 9 de abril acerca de haber arribado el Mariscal
Cruz a las montafias de Cotzal, camino de Amelco. Un boletin, fechado el 16,
decia haberse dispersado los revolucionarios acaudillados por Cruz. En el
impreso se colmaba de dicterios a Justo Rufino Barrios; las calumnias conte-
nidas en esta y otras publicaciones contra el caudillo, se tomaron como veri-
dicas y ain se repiten por sus implacables enemigos en los tiempos actuales.

*
*

La Gaceta, del 27 de abril, refiere haber sido autorizado el Gobierno,
por la Camara de Representantes, para solicitar del extranjero un pristamo
de 500,000 libras esterlinas. Se comision6 para el arreglo de este negocio a
Enrique Palacios, Secretario del Consejo de Estado, y se daba cuenta de las
gestiones de la negociaci6n.



El 8 de mayo se decreta la suspension de garantias. Un acuerdo guber-
nativo mandaba que el Mariscal Cruz debia quedar sujeto a las penas legales
por haber promovido en febrero de 1867 un movimiento revolucionario y otro
en el de 1869.



Circula en Guatemala, el 7 de mayo, el primer nimero del Boletin de
Noticias. Se da cuenta de los movimientos revolucionarios de Cruz en dis-
tintas poblaciones del departamento de Huehuetenango.



Boletin nimero 2, de 10 de mayo.-Anuncia la persecuci6n de los re-
volucionarios encomendada al Corregidor de San Marcos.

*

Boletin nfimero 3, de 13 de mayo.-Fuerzas de San Marcos, Totonicapin
y Huehuetenango, al mando del Coronel Batle, Comandante en jefe, se enca-
minan a los principles lugares en los que se creia se hallaba Cruz. Circulan,
en esta fecha, en varias poblaciones, proclamas del jefe revolucionario.



El 24 de mayo circula una proclama del Presidente Cerna. El dia si-
guiente, 25, dispone dicho funcionario, continfien en el Gobierno los Minis-
tros Pedro de Aycinena, Manuel Echeverria y Manuel Estrada Cerezo. Hoja
suelta, salida de una imprenta clandestine, ponia de oro y azul a Echeverria y
a Cerezo, a quienes se culpaba de oponerse a toda reform en beneficio del
pais.










* *


Boletin nimero 5, de 25 de mayo.-Se da la noticia de haber sido herido
de Chibul, despues de las doce del dia 20, desfavorable a Cruz. El mismo Bo-
letin decia de derrotas, de gavillas, de bandoleros y de sediciosos, frases
repetidas en casi todas las publicaciones de aquellos dias. Justo Rufino Ba-
rrios era el desconocido, el advenedizo y Batle el heroe invencible de las
cumbres de Chibul.
*
*

Boletin nimero 6, de 25 de mayo.-Se da la noticia de haber sido herido
con arma de fuego, en el pecho, el Mariscal Cruz, en las alturas de Chibul.
Acci6n de guerra del 20. Entre los atacantes, de parte de las fuerzas del
Gobierno, figuraban el Teniente Coronel Agustin Cuevas, Batle -el h6roe de
los heroes-; el Coronel Domingo Morales y el Teniente Coronel Mariano
Anguiano. El jefe a quien se debi6 el triunfo de este combat fu6 el Teniente
Coronel Agustin Cuevas, uno de los militares de mis fama que tuvo Guatema-
la en el siglo pasado.
*
*

Boletin nimero 6, de 28 de mayo.-Se confirman las noticias anteriores
y se hace constar la persecuci6n de Cruz.

*
*

Boletin nimero 7, de 5 de junio.-Consigna la actitud de los indigenas
comprometiindose en la revoluci6n. El autor de los boletines agrega, de su
cosecha, que Cruz les habia ofrecido a los indios las tierras comunales y aguar-
diente barato.
*
*

Boletin nimero 8, de 21 de julio.-Despues de various dias de eclipse,
reaparece el Boletin, dando la noticia de que Cruz, con gente armada, habia
aparecido en Chajul, intentando dirigirse a la Verapaz, con objeto de realizar
un levantamiento de indios. Agrega el impreso las actividades del Teniente
Coronel Rasc6n y las de las fuerzas de Totonicapin, Sololi y Huehuetenango,
de parte del Gobierno.
*
*

Un editorial de la Gaceta de Guatemala, correspondiente al 30 de sep-
tiembre de 1869, da cuenta de un ataque imprevisto de los revolucionarios a
cincuenta hombres que comandaba el Sargento Mayor Manuel Matamoros,
en cl pueblo de Sacapulas. El fuego se habia prolongado dos horas y media,
hasta verse obligado Matamoros a abandonar la casa donde se atrincher6,
por haberla incendiado los revolucionarios.

37







Agrega la Gaceta haberse cometido un atentado en el Puerto de San
Jose, por un grupo de revolucionarios al mando de Vicente Mendez Cruz. En
la Casa Nacional recibi6 heridas el Comandante Manuel Gir6n, siendo grave-
mente lesionado su hijo Antonio. El mismo peri6dico dice de la p6rdida de
cuatro mil pesos y de una escaramuza de parte de los revolucionarios a la
cabecera departmental de Escuintla. Una fuerza de Amatitlin sali6 directa-
mente de aquella cabecera cuando los revolucionarios iban ya a much
distancia.
*
*

Los Boletines nfimeros 10 y 11 no exponian nada de notable; iban repi-
tiendo lo dicho en los anteriores, sin faltar, desde luego, los denuestos contra
obs rebeldes.
*


Boletin nimero 12, de 24 de noviembre.-Entra al pueblo de Joyabaj un
grupo de revolucionarios: en la refriega muere el Juez Patricio Pefa. En esos
dias se desat6 fuerte y prolongado temporal en Huehuetenango y en otros
departamentos de Occidente de la Repiblica.
El Mariscal Cruz llega a Rabinal y luego regresa a la Sierra, despubs
a Chiantla, a Patio de Bolas y a otros lugares.
Barrios, el desconocido y advenedizo, segin el redactor de los Boletines,
Ilega con numerosos revolucionarios a "Rio Negro". Mindez Cruz estuvo en
Joyabaj y luego encamin6se a San Martin. Alli solicit mil pesos a Francisco
Rosal. Consigui6 algunos caballos y se llev6 hasta el del cura.

*



Boletin nimero 13, de 7 de diciembre.-El Mariscal Cruz arriba a
Coban y consigue algunas armas, retirindose a Chixoy, en moments en que
las fuerzas del Gobierno entran a San Crist6bal, dejando expedite el paso
de los revolucionarios, malograndose un encuentro. La conduct del Coman-
dante en jefe de las fuerzas del Gobierno di6 lugar a formarle causa, para
lo cual se le mand6 llamar a esta capital.





Boletin nfimero 14, de 12 de diciembre.-Da cuenta del ataque de los
revolucionarios a la plaza de Huehuetenango. Al saberse en Guatemala los
detalles de esta acci6n de guerra, el vecindario se sorprendi6 por la lucha
sostenida entire los atacantes y defensores de la plaza. El Boletin llama a
Calonge heroe y jefe apreciable. Afirma la misma publicaci6n haber salido
herido gravemente, Justo Rufino Barrios, quien se hallaba moribundo en
Chiantla. De parte de las tropas del invicto heroe Calonge, salieron heridos








el Capitin Herrera, el Teniente Kopeski, extranjero que mis tarde, en 1877
cometi6 inconcebible deslealtad; mal herido, tambiin, fun el Subteniente Gon-
zilez. Muchos-soldados de Calonge quedaron fuera de combat.

*


Boletines nimeros 15 y 16.-Sin importancia, repitiendo las noticias
sobre la acci6n de Huehuetenango.

*
*

Boletin nfmero 17.-Se da cuenta de la persecuci6n de Cruz. Se habla
de incendios y se acusa de salvajismo a los revolucionarios.





Boletin n'mero 18, de 15 de enero de 1870.-El Mariscal Cruz sorpren-
de a las fuerzas gobiernistas en el lugar Ilamado La Canoa: se emprende un
tiroteo y mueren el Capitin Ciriaco C6rdova y el Subteniente Marroquin.

*



Boletin nimero 19, de fecha 23 de enero de 1870.-El impreso comienza
con esta leyenda: "Honor y gloria al General Antonino Solares y a las fuerzas
de su mando". Luego se da cuenta de la muerte del Mariscal Serapio Cruz.

*



Boletin numero 20, de 26 de enero de 1870.-Confirmaci6n de la muerte
del Mariscal Cruz y noticia de la acci6n de guerra de Palencia. Solares atac6
la plaza al frente de cuatrocientos hombres: la lucha se manifesto refiida.
Se anuncia ademis, en el impreso, haber sido elevado Antomnno Solares, al
grado de Mariscal de Campo del Ejercito de la Repiblica. Se consign6 tam-
biWn la solicitud de los comerciantes de la capital, contraida a obsequiar a
Solares un uniform de gala.
La Gaceta, al referirse a la muerte trigica del Mariscal Cruz, consigna
frases crueles que no debieron ser escritas jams.





El acuerdo concediendo al Brigadier Antonino Solares el ascenso efecti-
vo de Mariscal de Campo del Ejercito de la Repiblica, fue expedido el 25 de
enero de 1870, y lo firma Cerezo.











Boletin de noticias niimero 21, de 31 de enero de 1870.-Dice de la per-
secuci6n de las fuerzas desbandadas de Cruz, despues de los sucesos de Palen-
cia. El jefe gobiernista Coronel Jos6 Domingo Morales, Corregidor de la Vera-
paz, fue comisionado para la persecuci6n: en las inmediaciones de Chacorral,
capturaron a Felipe Quiroa, Capitin. En Chimistin cayeron prisioneros los ofi-
ciales Norberto Flores y Tereso Mendez, el soldado Sabino Mendez y dos
indigenas de Joyabaj, quienes fueron remitidos a Totonicapin.
En las inmediaciones del mismo Chimistan fue capturado Vicente Flo-
res, ayudante del Mariscal Cruz. En la montafia lamada Cruz de hierro, cay6
en poder de los perseguidores Lucio de Le6n, vecino de Cubulco, y a quien el
autor de las noticias del Boletin, califica de asesino.
Se da cuenta, por uiltimo, de haber sido fusilados Felipe Quiroa, Vicen-
te Flores, Lucio de Le6n. Jose Estrada, Manuel de J. Medinilla y Onofre
Barrientos.




Boletin de noticias numero 22. fechado en febrero de 1870.-Se pre-
sentaron a las autoridades los rebeldes de los pueblos de Canilli y Joyabaj.
Mas tarde, unos cuantos de Chinique, entire estos Hip6lito Quiroa. El Coronel
Cuevas hall en la Sierra Madre un cafi6n, dos cajas de p6lvora, un caj6n de
parque, 24 fusiles, una caja de guerra y otros elements de poca importancia.
El citado boletin numero 22, fue el iltimo que hizo publicar el Gobierno de
Cerna.




En combinaci6n con las fuerzas del Mariscal Serapio Cruz, habia apare-
cido el revolucionario Vicente M6ndez Cruz, por Oc6s: iste dirigi6se a Cobin.
Intent6 poner sitio a la ciudad, a donde Ueg6 el parlamentario Coronel Isidro
Polanco, exigiendo la rendici6n de la plaza, negandose a tal pretensi6n el jefe
de Salami, Coronel Joaquin L6pez, quien contest al revolucionario Polanco
que "antes moriria defendiendo el cuartel de su mando, al deshonor de entre-
garlo cobardemente".
Mendez Cruz, despues de una escaramuza con las fuerzas del Coronel
L6pez, hizo fuego en retirada, marchindose a Salami. Evadi6 encuentros
con tropas de Cerna, demostrando poca actividad a causa de la muerte de
Serapio Cruz, pero resurgi6 atrevidamente, mis tarde, al estallar la revoluci6n
de 1871.








Se dispuso saliesen del territorio de Guatemala, various
ciudadanos- liberals, opositores al Gobierno presidido
por el Mariscal Vicente Cerna

La Gaceta de Guatemala public esta informaci6n:
"Ministerio de la Guerra (14 de febrero de 1870).-Siendo convenient
al complete restablecimiento del orden, alejar, por algin tiempo, de la Repi-
blica, a las personas que han torado parte en fomentar la sedici6n, S. E. el
President, con presencia del decreto de 8 de mayo de 1869, tuvo a bien dis-
poner que don Jose Maria Samayoa (h) y don Manuel Larrave, vayan a resi-
dir en el punto que les convenga, fuera Je la Repiblica, afianzando previa-
mente, don Jose Maria Samayoa, con la cantidad de veinte mil pesos y don
Manuel Larrave, con la de diez mil, que no procurarin alterar, direct ni indi-
rectamente, el orden y la tranquilidad de esta Repiblica y que no volverin s'n
permiso del Gobierno.
"En consecuencia, otorgada la fianza, los seflores Samayoa y Larrave,
salieron el dia 16 del Castillo de San Jose, en el que se hallaban detenidos coa
direcci6n al puerto, donde se embarcarin en el vapor "Panama".


Miguel Garcia Granados sale de la Repuiblica
de Guatemala

"Ha dispuesto tambiin S. E., con el mismo motivo, que don Miguel
Garcia Granados, vaya a residir a cualquier punto fuera de la Repiblica, con
excepci6n de los Estados de Centro America, afianzando previamente con ]a
cantidad de diez mil pesos que no volveri sin permiso del Gobierno y que no
procurari en manera alguna tomar parte en nada que pueda alterar el orden
y la tranquilidad de la Repiblica".
*
*

A las nueve de la manana del 18 de febrero de 1870, lleg6 al Ministerio
de la Guerra, en esta capital, una persona de la familiar Garcia Granados,
presentando el escrito siguiente:
"Sabiendo que el Supremo Gobierno esti dispuesto a permitir que el
sefor don Miguel Garcia Granados salga de la Repiblica, por el Puerto de
San Jose de Guatemala, en vez de salir por el de Izabal, como lo dispone el
acuerdo del dia 13 del corriente, mediante una fianza por valor de diez mil
pesos, presentada por persona abonada, por la cual se garantiza al Supremo
Gobierno que don Miguel Garcia Granados no volveri a la Repiblica, sin el
consentimiento del Gobierno, ni iri a residir a ninguna de las Repiblicas de
la America Central, el que subscribe ofrece, de acuerdo con su referido tio,
dicha fianza, constindole, como le consta, que el sefor Garcia Granados no
infringirn estas condiciones sin dicho consentimiento.-Luis Bafres.
"Estoy conforme con las condiciones arriba estipuladas.-Miguel Gar-
cia Granados."








"El Ministro de Hacienda y Guerra, don Manuel Cerezo, provey6 lo
siguiente:
"Pase a la Comandancia General para que extendiindose la escritura
de fianza con la clausula de que el fiador no solamente debe responder de
que don Miguel Garcia Granados, saldri de la Repiblica y no residiri en nin-
gun punto de Centro America, sino tambiin que no se mezclara en manera
alguna en nada que pueda alterar el orden y la tranquilidad de esta Rep6blica,
pueda salir hoy mismo, para embarcarse en el vapor "Panami", que debe le-
gar al Puerto de San Jose, cuya providencia se dicta por disposici6n del Excmo.
senior Presidente.-Hay una ribrica.-En la misma fecha, enterado el senior
Batres, manifest estar conforme con los tirminos en que se halla concebida
la anterior providencia y firma.-Luis Batres.
Otorgada la fianza, don Miguel Garcia Granados sali6 el 18 desde el
lugar donde estaba oculto, para embarcarse en el Puerto'de San Jos6.


*



Al Brigadier don Mariano Villalobos, que solicit desde la prisi6n, salir
fuera de la Republica, se le permiti6, mediante la fianza de mil pesos, residir
en El Salvador, obligandose a no volver sin permiso del Gobierno.


*



La Gaceta, de 26 de febrero da informes acerca de que mientras cru-
zabase la correspondencia con el Encargado de Negocios y C6nsul General
de cierto pais europeo, se habia mandado situar una guardia frente a la casa
de dicho Encargado de Negocios, colocandose centinelas en las esquinas de
la manzana, a fin de capturar a Garcia Granados, en caso de que intentara
evadirse. Se sabe que cierta noche, se detuvo un carruaje ligero frente a la
casa donde habia solicitado asilo el revolucionario, saliendo del vehiculo dos
personas, que entraron a dicha casa en calidad de visitantes. El jefe de la
escolta presenci6 de cerca la llegada de tales sujetos; a los pocos moments
las dos personas salieron de la Legaci6n, subiendo al carruaje, el cual parti6
rapidamente. Uno de los visitantes habiase quedado en el interior de la Le-
gaci6n, saliendo en su lugar Garcia Granados: asi fui burlada la vigilancia
del jefe de la escolta y la de los cent'nelas.


*



Garcia Granados tom6 camino del ostracismo, y dirigi6se a M6xico.
Estuvo algun tiempo en Tenoxtitlin, pasando luego a Chiapas. Alglin tiempo
despues circul6 en Guatemala un impreso en el que Garcia Granados niega








haber traido oficiales extranjeros, ni enganchado gente para hacer la guerra
al Gobierno de este pais. Manifiesta no haberse comprometido a no hostili-
zar a esta Republica y aunque se hubiera comprometido -agregaba- una
promesa arrancada bajo la presi6n de la fuerza y de un trato injusto y cruel
no constituia un compromise de honor para quien la hiciese, y agregaba no
haberse unido a malhechores, y no saber por que se le conceptuaba cabecilla
de la pasada revoluci6n (la de Serapio Cruz).


*
*


La Gaceta, correspondiente a octubre de 1870, present enlutada una
de sus columns de la primera pigina y da esta informaci6n:
"Cuando estaba en prensa el nfmero anterior de la Gaceta, se recibi6
la noticia de haber fallecido el senior Mariscal don Antonino Solares, Coman-
dante General del departamento de Santa Rosa.
"El Mariscal Solares sucumbi6 a consecuencia de un desgraciado acci-
dente casual: el Doctor Aguilar, Cirujano del Ej6rcito, ocurri6 a asistirle;
pero los auxilios de la ciencia fueron initiles, a causa de la edad bastante
avanzada de aquel jefe. Las exequias tuvieron lugar en Santa Rosa, en cuyo
cementerio fu& inhumado el cadaver.
"El Presidente de la Repiblica, senior Mariscal Vicente Cerna, hizo
viaje a Santa Rosa, con objeto de asistir a dichas exequias."



Carta del ilustre Doctor Ospina al Mariscal

Vicente Cerna

El estado en que se hallaba Guatemala, durante la administraci6n del
President Mariscal Vicente Cerna, era verdaderamente lamentable. Asi lo
expuso el ilustrado Doctor Mariano Ospina, en carta dirigida al citado gober-
nante, el 19 de diciembre de 1868.

"La situaci6n del pais -decia el eminente colombiano- que poco hace,
parecia serena, se ha ido obscureciendo hasta mostrarse hoy alarmante y
aun peligrosa".
Luego agrega:
"Todas las quejas son dirigidas a determinado funcionario, contra quien
van las censuras y antipatias, porque suponen y creen que el es quien sostiene
y hace prevalecer el sistema de abstenci6n. Lo que quiere la gente pacifica








y honrada son reforms. La instrucci6n primaria, dice, es nula. La incon-
formidad por el actual sistema de administraci6n piblica aumenta, por la re-
sistencia a suprimir lo perjudicial que la opinion reclama, y esa misma in-
conformidad ha hecho mella hasta en los eclesiasticos". El Doctor Ospina se
extiende en atinadas conside-
raciones sobre la inercia mani-
festada en los distintos ramos
.' de la administraci6n p6blica.
p, .Tiene el document aludido
una nota an6nima al pie, que
Sdice: "Esta carta fue dirigida
"d dadal Mariscal Cerna, Presidente
a op de la Repiiblica, por el Doctor
.Mariano Ospina, ex Presidente
de Nueva Granada, emigrado
en Guatemala.
S"La vispera de regresar a su
S pais, el senior Ospina me entre-
g6 el borrador original de dicha
carta, para que la conservase
como un recuerdo de la particu-
lar amistad con que me habia
distinguido y para que la tu-
viese reservada, hasta que el
transcurso del tiempo borre los
inconvenientes que al principio
tendria la publicaci6n de ese
document, que bosqueja una
situaci6n important, en la his-
toria del pais.
"El Doctor Ospina visit dos
o tres veces al Mariscal Cerna,
DOCTOR MARIANO OSPINA procurando encontrarlo desem-
barazado de atenciones y de
Eminente politico colombiano, emigrado en Guatemala.
testigos que impidieron tratar
con libertad y amplitud los puntos importantes consignados en la carta, y
como perdiese inuitilmente el tiempo, porque no se presentaba la oportuni-
dad de entrar en material, desisti6 de su intento.



La opinion del Doctor Marco Aurelio Soto sobre la

administraci6n de Cerna

"El Capitin General Rafael Carrera muri6 cuando comenzaba a pre-
sentarse audaz el partido de la oposici6n. Extinguido este poder personal, el
pais reclamaba nuevo orden de cosas: deseaba libertad y progress; pero
nada se le di6, ninglin cambio se le hizo. La injusticia debia concluir.








"Durante la administraci6n del senior Cerna falt6 la paz: diversas fac-
ciones presentibanse a protestar rudamente contra la existencia de un Go-
bierno que no -estaba a la altura de las necesidades de la ipoca. Terminada
la segunda insurrecci6n, con la muerte del Mariscal Serapio Cruz, se pensaba
en la tranquilidad: iVano empefio! Jamis se violan impunemente los dere-
chos de la sociedad, ni se defraudan las aspiraciones nacionales. La facci6n
como la Hidra de la fibula, multiplicaba las cabezas.
"Cada vez aparece mis amenazante, no tanto por su poder, que era
exiguo, cuanto porque contaba con la opinion que es la reina del mundo.
"Mientras los revoluciona-
rios inquietaban al Gobierno
en las montafias, en toda la Re-
piblica se conspiraba. Aun los
triunfos que aquil obtenia en
la Cimara, eran verdaderas de-
rrotas en el concept general.
Hubo en ese Congreso un hom-
bre que personific6 la oposi-
ci6n: fui el Diputado Miguel
Garcia Granados, representan-
te por la Sociedad Econ6mica
que en various ailos lo habian
Ilevado a la Representaci6n
National. Su palabra franca
hacia proselitos a su causa.
"Mas no hablemos del hom-
bre, que pertenece a la Histo-
ria. No anticipemos el juicio
de la posteridad."



No se debe olvidar que el
Mariscal Vicente Cerna, al ha-
cerse cargo de la Presidencia
de la Repfiblica expidi6 un ma-
nifiesto en el que, entire otras
cosas, ofrecia claramente se-
guir la political iniciada y man- LICENCIADO MANUEL ECHEVERRIA Y ARRIVILLAGA
tenida por el finado Capitin Mnistro de Gobernacidn y Justicia.
en el Gobierno del Presidente Cerna.
General Rafael Carrera.
Cerna era un funcionario antiguo: durante muchos afios prest6 se ri-
cios en la carrera de las armas; entire los militares de su tiempo figure en
primera linea y era de todos conocido su valor y pericia en la guerra: tom6
parte en muchos combates, con ixito feliz. Fuk reelecto, pero el estaciona-
miento en todo orden administrative era complete: la vida del pais se para-
liz6: el gobernante dedicaba parte de su tiempo a pricticas religiosas en los
templos. No se daba cuenta de que, tanto en la capital como en los depar-







tamentos de la Repiblca, habia marcada aversi6n contra su regimen de go-
bierno: aun entire los funcionarios piblicos notibase cierto indiferentismo por
la cosa puiblica.
A la resistencia contra las reforms que en el orden politico exigia la
opinion pfiblica, agregabase la escasa y por ende desconsoladora actividad co-
mercial en todo el pais; apenas en la capital notibase algin movimiento en el
mercado de viveres -en plena Plaza de Armas y en la Calle del Comercio
(hoy 6' Av. Sur).
Batres J;uregui dice de la capital, lo siguiente:
"Antes de la revoluci6n de 1871, que di6 la vida al pais, se descubria
ciertamente en la capital de Guatemala un monacal y funerario tinte: al
acompasado y mon6tono son de la campana de algfin monasterio, veiase
atravesar silencioso y melanc6lico a alguno de tantos frailes que con mistica
capucha, se acercaba al convent a la hora de refectorio; o al clirigo de
ancha capa, ancha conciencia y hibito talar, de sombrero acanalado que iba
a ver a las infelices monjas, encerradas en lugubres muros, cual prisioneras
desgraciadas, enmedio de la civilizaci6n y del progress del mundo."



Miguel Garcia Granados

Naci6 en el Puerto de Santa Maria, Espafia, el 29 de septiembre del afio
de 1809. Vino, siendo aun niiio, a Guatemala. Recibi6 lecciones en el Colegio
de San Jose Calazans, centro de ensefianza fundado por el Arzobispo Cayetano
Francos y Monroy. De edad de ventitr6s afios emprendi6 viaje a la America
del Sur, en compaiia de un hermano suyo; en seguida estuvo en Nueva York,
donde le toc6 en suerte estudiar en el colegio dirigido en aquel entonces por
el escritor y pedagogo Velisquez de la Cadena. Visit6 de paso Filadelfia; se
march en seguida a Europa, completando su educaci6n en Londres; antes
habia sido discipulo de Antonio AlcalU Galiano.
El afio de 1821 presenci6 los acontecimientos politicos que dieron por
resultado nuestra independencia. Bastante joven comenz6 a figurar en la
milicia, batiindose contra fuerzas salvadorefias; lo hicieron prisionero los
enemigos de Guatemala, sufriendo persecuciones con su intimo amigo Jose
Batres Montifar.
En Guatemala fu6 el blanco de pasiones innobles el afio de 1829. Figu-
r6 como Diputado en el Congreso despuis de 1865, cuando presidia el Gobier-
no el Mariscal Vicente Cerna.
Habian pasado los tiempos de lucha en el recinto augusto de la Asam-
blea, donde se dej6 oir su palabra, la de Jos6 Maria Samayoa, la de Arcadio
Estrada, Manuel Larrave y otros; lamentibase el fracaso de la revoluci6n en
Palencia, la muerte del guerrillero Serapio Cruz y el drama sangriento a inme.
diaciones del Teatro Carrera; siendo el principal autor de este iltimo trigico
suceso, un General de los anteriores gobiernos ultramontanos.








La oposici6n que hiciera Garcia Granados al Gobierno de Cerna en la
Asamblea, en uni6n de various liberals, le acarrearon malas prevenciones y su
nombre fue mencionado como uno de los instigadores del movimiento revolu-
cionario que fracas6 en Palencia. Por supuesto que no se hizo esperar su
extrafiamiento del territorio de la Reptiblica.
El General Miguel Garcia Granados dej6 escritos numerosos articulos
sobre temas diversos en peri6dicos y revistas; un Album de Pensamientos
Politicos, trabajo de m6rito que hace pocos afios publicamos en las columns
del "Diario de Centro Ameri-
ca", escritos que estaban inGdi-
tos y que un amigo tuvo la ga-
lanteria de obsequiarnos; va-
rias proclamas de la 6poca en
la cual figure como caudillo re-
volucionario y gobernante de
Guatemala; un folleto sobre
cuesti6n monetaria; dos tomos
que contienen sus Memorias,
salpicadas de agudo ingenio y
l1enas de interesantes datos his-
t6ricos. En una edici6f publi-
cada algunos afios despuis de
su fallecimiento, suprimieron
en la narraci6n algunas no-
ticias.
Garcia Granados se uni6 en
matrimonio con la sefiorita
Cristina Saborio, originaria de
Costa Rica, dama inteligente,
gran conversadora, bien rela-
cionada en esta capital con es-
timables families. De ese ma-
trimonio nacieron Mercedes
Garcia Granados, quien falle-
ci6 siendo joven; Maria, de
rostro bello, notable pianist:
fui admirada por artists, es-
critores y poetas: su ilbum GENERAL MIGUEL GARCIA GRANADOS
contenia trabajos literarios de (Fotograffa del aio de 1870).
gran m&rito, con las firmas de
Marti, pr6cer de la Independencia de Cuba, del poeta mexicano Enrique Peza-
do y Seguro, de Domingo Estrada, un madrigal de Fernando Cruz y de otros
bardos centroamericanos; Adela, cas6 con su primo Joaquin Garcia; Luz de
ojos expresivos; Amelia, de caricter expansive; Cristina, de rostro simpitico,
y de un gran coraz6n, cas6 con Ricardo S. Klke: los dos murieron j6venes;
Leonor, l1amada por sus admiradores y amigos la morena Chichd; luego se-
guian los hombres: Miguel, Carlos, Julio y Jos6.







La casa de la familiar Garcia Granados (donde no ha much tiempo
fu6 construido el edificio del Hotel Palace), era el punto de cita de la socie-
dad elegant despues del afio de 1873. Una vez por semana reunianse en
tertulias, dandose magnificos conciertos en los que tomaban parte seforas y
sefioritas.
El General Miguel Garcia Granados muri6 el 8 de septiembre de 1878.
Su entierro constituy6 manifestaci6n esplindida de las classes sociales: a la
conducci6n de los restos mortales al Cementerio de San Juan de Dios, asistie-
ron los miembros del Gobierno, del Ej6rcito, Municipalidad y muchisimas
personas particulares; sali6 el cortejo de la casa mortuoria rumbo a la 12
Calle Poniente, cruz6 hacia la 5' Avenida, pasando frente al temple de San
Agustin, cruz6 en la esquina de la casa del General Jos6 Maria Orantes,
siguiendo por la 10' Calle Poniente (Calle del Nifiado o de la Esperanza),
cruz6 en la Primera Avenida Sur o Calle del Hospital, para entrar al Cemente-
rio, por una via sembrada de amatles, final de la 11 Calle Poniente.
Al colocar el feretro en sencillo monument, pronunci6 sentida oraci6n
finebre el Doctor Lorenzo Montfifar. En el present los restos del patricio
reposan en el Cementerio General.


Los libertadores

Entrevista de Carcia Granados con Barrios.-Compra de armamento moder-
no.-Dccumento hist6rico.-El estruendo de la Infanteria anuncia ha-
berse in~i~ia'o la revolrci6n.-La primera victoria.-"Los duendes" y
"Los coyotes".-Boletines noticiosos gobiernistas.

Desterrado de Guatemala el ciudadano Miguel Garcia Granados, diri-
gi6se a la patria de Moctezuma; estuvo algunas semanas en Tenoctitlin y
pas6 a Chiapas en septiembre de 1870. Su constant pensamiento era la revo-
luci6n, para !o cual comenz6 a compactar filas entire los guatemaltecos emi-
grados. Sabia de las actividades de Justo Rufino Barrios en el levantamiento
de rebeldes cncabezadcs per el Mariscal Serapio Cruz; tuvo de 61 favorables
informes rcspecto a sus dotes de organizador; del aliciente de que gozaba
entire los revolLcionarios; de su intrepidez; de la fe y de la tenacidad demos-
tradas al adversary !a administraci6n que 61 juzgaba infamante para el pais
donde nacicra, y se puso en comunicaci6n direct con 61, para lo cual se diri-
gi6 a San Crist6bal las Casas, donde Barrios se hallaba a la saz6n, dirigiendo
labores agricolas en terrenos pertenecientes a don Miguel Topete.
Los des prcscritos se conocieron, y al punto comprometi6ronse a l1evar
adelante la empresa de libertar a Guatemala, empresa que, atendida la esca-
sez de recursos con que contaban, pudiera calificarse de temeraria, si no hu-
biese tenido a su favor la justicia de la causa que defendian y el asentimiento
general.
Ccorenzironse ardorosamente los preparativos para realizar la revolu-
ci6n, vencicndo cuanto obsticulo encontraban, principalmente el que consis-
tia en qu- cl Gcbernador del Estado de Chiapas no se mostraba accessible a
permitir crganizaciones revolucionarias en el territorio de su mando.








Garcia Granados, hombre ilustrado, culto, de agradable trato, logr6
convencer al funcionario chiapaneco hasta lograr el permiso para sus reunio-
nes, a condici6n'de que fuesen ripidas, prudentes y lo mis en secret que
fuera possible.
Estaba ganada la primera partida.
Se adquiri6 armamento modern, comprado por Garcia Granados en
Norte America: se encarg6 de este negocio Francisco Andreu, quien parti6
al exterior cumpliendo su cometido a entera satisfacci6n, trayendo gran can-
tidad de remingtons y otros elements bilicos, trasladados a la capital del
Estado de Tabasco.
El jefe revolucionario habia conseguido dinero en Guatemala con
varias personas desafectas al Gobierno del Presidente Cerna y entire algunos
miembros de su familiar. Multiples obsticulos tuvieron que vencer para que el
armamento fuese traido hasta la frontera de Guatemala: hubo necesidad de
regular algunas armas a ciertos individuos en territorio azteca, con el pro-
p6sito de que las dejaran pasar: la novedad de los remingtons, de sistema
desconocido entire ciertas personas despertaba curiosidad.
Mientras tanto, Garcia Granados radicibase provisionalmente en
Comitin.
Puede decirse que el cuartel general de los revolucionarios era la resi-
dencia de dicho jefe.
Por aquellos dias fuu tan extraordinario el trabajo a que se dedicara
Justo Rufino Barrios, que se resinti6 notablemente de salud; no obstante esto,
reuniironse los revolucionarios en la hacienda "Los Puentes", jurisdicci6n de
Comitin y propiedad del guatemalteco Cupertino Barillas, donde tomironse
las primeras disposiciones a efecto de iniciar la campafia.
Los revolucionarios recibieron alli el 25 de marzo de 1871, sus respec-
tivos nombramientos manuscritos, asi:
Coronel graduado Justo Rufino Barrios.
Comandante Primero Francisco Ponce.
Capitanes graduados: Ricardo Mendez, Cindido Idigoras, Miguel En-
riquez y Toribio Mazariegos.
Teniente Basilio Arroyave, Teniente graduado Andris Tellez.
Subteniente Gregorio Contreras.
TUllez y Contreras figuraron como ayudantes del Coronel Justo Rufino
Barrios.
Subtenientes: Julio Iturri6s, Rafael Ord6fiez, Abraham Rivera y Julio
Ruiz.
Clases y tropa: Juan Mendez, Lizaro Mel6ndez, Jose Sinchez, Manuel
Hernindez, Vicente Sandoval, Raimundo Escobar, Balbino Menendez, Daniel
Morales, Blas Rodriguez, Manuel Ruiz, Anselmo Pinto y Onesiforo Blanco.
El mismo Garcia Granados entreg6 los despachos, despuis de lo cual
regres6 a Comitin, acompafiado del Teniente Coronel graduado Herculano
Afre y Capitin graduado Francisco Andreu.







*
*

A mediados de abril de 1871 sabiase en esta capital haberse iniciado en
la frontera norte un movimiento revolucionario contra el Gobierno de Cerna.
La noticia comenz6 a circular entire ciertos elements, trascendiendo luego al
pueblo.
En San Salvador habia circulado una proclama firmada por Garcia
Granados: se recibieron en Guatemala algunos ejemplares enviados a Juan
Jose Martinez por el patriota santaneco Sim6n Vides. Inmediatamente la
reimprimieron en una imprenta clandestine -propiedad de los hermanos
Chinchilla- quienes la hicieron circular de noche, por medio de agents pro-
porcionados por Anita Arce, admiradora entusiasta de los caudillos de la re-
voluci6n.
He aqui ese document hist6rico:
"Miguel Garcia Granados, a los guatemaltecos: Compatriotas, perse-
guido injusta e ilegalmente por el tirano que gobierna la Repiblica, me pre-
sento hoy entire vosotros con el objeto de reivindicar mis derechos, y de com-
batir una administraci6n que prime a los pueblos y viola diariamente las
garantias mis sagradas del hombre.
Veinte afios hace que combat en la Cimara esa administraci6n arbi-
traria y desp6tica, y si mis esfuerzos no han logrado derrocarla, al menos han
contribuido eficazmente a dar a conocer los abuses, demasias y crueldades
del sistema dictatorial que nos rige, alentando asi a los guatemaltecos a agru-
parse en derredor de la bandera de la libertad, seguirla y si necesario fuere
derramar su sangre defendi6ndola; de aqui el odio de los tiranos hacia mi
persona.
Bien sabeis, compatriotas, yo vivia tranquilo en la capital de la Repu.
blica. En mi calidad de representante del pueblo, hacia una oposici6n enir-
gica, pero legal a los actos de arbitrariedad e injusticia del Gobierno. Por
much tiempo este no se atrevi6 o no crey6 prudent intentar nada contra mi
persona, pero el dia en que triunf6 del General Cruz, creyendo asegurada su
dictadura, ese dia aciago, se quit la mascara y a pesar de mi caricter de
representante, me mand6 prender (en uni6n de otros seiores representantes)
para sumirme en una de las bartolinas del fuerte de San Jos6, tal vez con el
perverse intent de que perdiese alli la vida. La casualidad, o quiz'la Provi-
dencia, me salv6 en ese dia.
Compatriotas: bien conociis mis antecedentes y opinions. Persuadido
de que la dictadura no puede nunca hacer la felicidad de los pueblos y en
especial una dictadura torpe e ignorante, y que por el contrario tiene que
causarles males infinitos, vengo decidido a luchar hasta derrocarla y plantar
en su lugar la libertad y un gobierno de leyes que es el finico que puede esta-
blecer el verdadero orden. Os dire, pues, que es lo que queremos yo y los
patriots que me acompaiian.
Queremos que en vez de un gobierno dictatorial y tirinico como el pre-
sente, se establezca otro que no tenga mis norma que la justicia, que en vez
de atropellar las garantias las acate y respete, y en una palabra, que en vez







de gobernar segin su capricho o su interns privado, sea simplemente un fiel
ejecutor de las leyes, sumiso y jams superior a ellas. Queremos que des-
aparezca la llamada acta constitutiva, que no es sino un document informed
y absurdo, fraguado con la mira de establecer una dictadura, de la cual sacan
partido algunas pocas personas que le sirven de agents y satellites: queremos
que haya una verdadera representaci6n national, libremente elegida y com-
puesta de hombres independientes que tengan celo por el decoro national,
y el cumplimiento de la ley; una asamblea en fin, que no sea como la presen-
te, un conjunto con pocas excepciones empleados subalternos del gobierno
y de series debiles y egoistas que no miran por el bien del pais y si s6lo por
sus intereses pecuniarios o privados. Queremos una prensa libre porque esta-
mos persuadidos de que sin esta instituci6n no hay gobierno bueno possible.
Queremos que el ejircito se mejore y reform y no esti basado como al pre-
sente en las arbitrariedades y en la injusticia. Que la hacienda piblica se
arregle y el sistema de impuestos se modifique. Existen contribuciones one-
rosas que pesan de preferencia sobre los pobres y desgraciados. Estas deben
desaparecer y substituirse con otras mis econ6micas y mejor repartidas. Que-
remos que la educaci6n piblica se generalice y se ponga en relaci6n con las
necesidades de la naci6n y a la altura de las.instituciones democriticas. Por
iltimo queremos que desaparezca toda especie de monopolio, y muy especial-
mente el del aguardiente, como inicuos y ruinosos que son a la agriculture y
al comercio.
Esto es en compendio, compatriotas, lo que nos proponemos y que con
toda lealtad proclamamos Ilevar a buen fin. Cualquiera otra intenci6n o mira
que se nos atribuya es falsa y calumniosa. Repito que mis ideas son bien
conocidas y que soy enemigo de utopias y de ensayos peligrosos.
Guatemaltecos: todos los que amais vuestra patria, los que detestiis
la tirania y deseais vivir tranquilos gozando de libertad regidos por un sistema
legal; venid a mi y ayudadme a derrocar una Administraci6n tirinica y odiosa
que labra nuestra desgracia y es un oprobio para el pais; venid a mi y seriis
felices. No temiis que los que obren bajo mi direcci6n cometan des6rdenes
y demasias de ninguna clase; los habitantes pacificos nada tienen que temer,
porque la mis estricta discipline reinari en mis filas. Tambiin sabrB respe-
tar a los enemigos leales a quienes tal vez un exceso de delicadeza obliga a
permanecer al servicio de un gobierno que en el fondo del coraz6n detestan.
Pero i ay! de los hijos desnaturalizados que sin respetar la santidad de
la causa que defiendo, la combatan con medios infames o de mala ley.
Compatriotas: si escollo en la empresa y pierdo en ella la vida, la liber-
tad habra perdido uno de sus mas ardienies defensores, y contara en su his-
toria un mirtir mis, esto es todo; pero si la l1evo a buen fin, si triunfo, a
vosotros la felicidad de vivir bajo un gobierno de leyes que respete vuestra
dignidad y garantias; y a mi el honor de haber capitaneado a los valientes que
han dado cima a tan noble empresa.
Miguel Garcia Granados.
San Salvador, 8 de mayo de 1871.








*

En esta capital veniase formando un partido adverse al Gobierno, en-
cargindose de hacer active propaganda revolucionaria Cristina Saborio de
Garcia Granados, Anita Arce, Leona Flores de Molina, Soledad Moreno y
Marcela Cruz.
El combustible estaba listo: faltaba acercarle el fuego.
La revoluci6n que habia fracasado en Palencia, surgi6 mis vigorosa en
Occidente. Tacana fui la aurora de la libertad.


*

El Coronel Justo Rufino Barrios intirnase atrevidamente, con los suyos,
en distintos lugares del territorio de Guatemala: lega a Cuilco, departamento
de Huehuetenango, deteniindose alli pocas horas, luego sigue rumbo al pue-
blo de Tacana y se le unen Jos6 Najera, Nicolas Rodriguez y Salvador Fi-
brega.
El lanes santo, 3 de abril, los revolucionarios divisaron a las fuerzas del
Gobierno, que era un fuerte contingent de tropa bien armada. Barrios arenga
ardorosamente a los suyos y se imprende el combat. Las fuerzas gobiernis-
tas, al mando del Coronel Antonio Bfirbano, atacan con denuedo, distinguiin-
dose en la lucha el Capitin Mariano Guillin que cae mortalmente herido,
siguiendose la derrota complete de los defensores del Gobierno.
El Coronel Bfirbano repleg6se en San Pedro Sacatepiquez, deplorando
la perdida de unos cuantos soldados.
Justo Rufino Barrios envi6 un mensajero a Comitin, dando parte a
Garcia Granados de la primera acci6n de guerra, llevada a cabo con el mejor
exito, pidiendole al mismo tiempo elements de guerra: luego se encamin6 al
sitio llamado "Trampa del Coyote". Los refuerzos no se hicieron esperar, lo
mismo que un valioso contingent de tropa enviado por los patriots Mariano
Aguilar y Santos Maldonado: Barrios organize, con cuarenta de esos indi-
viduos, la famosa y aguerrida "Compafiia de los Duendes", que de sfibito se
presentaba en los pueblos y caserios, para aparecer luego en bosques, desapa-
reciendo, en seguida, para presentarse en otros puntos y poder vigilar asi los
movimientos de las fuerzas del Gobierno.
El Coronel Barrios y los suyos estacionironse en el pueblo de Tapitza-
la, e hizo circular una proclama en la cual decia obrar bajo las 6rdenes de
Miguel Garcia Granados.
La Gacefa, al dar cuenta de dichos acontecimientos, dice: "El senior
Garcia Granados ha lanzado tambiin una proclama conteniendo una especie
de program de gobierno, con las ideas bien conocidas del autor. Segin ese
document, y por mis que parezca incredible, el senior Garcia Graandos no
oculta su intenci6n de constituirse en jefe de facciosos".
Agrega la misma Gaceta:
"Algunos de los de la partida de Barrios, estin armados de fusiles (re-
mingtons), armas que, como es sabido, son de un solo tiro y no de various y
se cargan por la recimara."








Veamos lo que dice el Boletin nimero 1, de primero de mayo de 1871:
Concretamente afirma haber aparecido, el cinco de marzo, por Chu-
culi, rumbo a la montafia de Hilom a la Sierra de Nebaj, contando con el
apoyo de indigenas de Chajul, el faccioso Vicente Mindez Cruz: asaltaron
en dicho pueblo various edificios piiblicos.
El impreso aseguraba habirsele unido Eduvigis Gir6n, encaminin-
dose juntos a San Crist6bal. Al l1egar a Cobin hicieron algunas captures,
entire ellas la del Corregidor Rafael G. Lobos, y a su hermano el Ingeniero
Salvador, del mismo apellido.
"La tropa de Justo Rufino Barrios, en nimero de sesenta hombres, se
introdujo tambiin al territorio de la Rep6blica, a mediados de marzo, por la
frontera de Comitin y tom6 hacia la de Soconusco. El 4 de abril se encontr6 en
las cumbres de Tacana con una fuerza a las 6rdenes del official Antonio Bur-
bano, y habiindose empeiado un tiroteo, Birbano se repleg6 a San Marcos,
perdiendo algunos de los suyos. Estin incorporados a la partida de Barrios,
don Julio Garcia Granados, sobrino de don Miguel, don Francisco Ponce y
Lazaro Melendez. Esta partida, que proclama como General en Jefe a don
Miguel Garcia Granados, se aproxim6 a San Pedro Sacatepequez, el 19 de
abril y en seguida retrocedi6 hacia la frontera de Tapitzali.
"Ultimamente don Juan Viteri ha cometido la imprudencia de unirse
a los facciosos, acompaiado de algunos sirvientes de su hacienda y de unos
cuantos de mala reputaci6n en la Antigua Guatemala.
"El Teniente Coronel Calonge, Corregidor de Huehuetenango, debe
haberse puesto al frente de una fuerza expedicionaria para perseguir a los
facciosos, que amenazan la seguridad y la tranquilidad de aquellas po-
blaciones."
Hasta aqui las noticias del primer Boletin del Gobierno. Desde luego
nosotros evitamos repetir las frases hirientes que contienen esos impresos al
referirse a los revolucionarios.

*



En el lugar l1amado Trampa del Coyote se form una Compafiia de
soldados valientes y audaces recibiendo el nombre de "Los Coyotes", grupo
que competia en actividad con la de "Los Duendes". Tuvo por jefe la compa-
iia aludida al Teniente Gregorio Contreras, joven que en aquel entonces ten-
dria veintiocho aios de edad y habia alcanzado fama de atrevido.
En el paraje Ilamado Tapitzala, Miguel Garcia Granados se puso al
frente de la column, avanzando hacia San Marcos, a donde lUegaron el 10 de
mayo de 1871.
Las fuerzas del Gobierno de Cerna al mando del Coronel Birbano, en
niimero de mis de seiscientos hombres, se hallaba acampada en San Pedro
Sacatepequez, y permanecian en la inacci6n.








El Coronel Justo Rufino Barrios, no obstante hallarse al frente de la
revoluci6n el seflor Garcia Granados, con su temperament fogoso, avido de
acelerar la lucha, y confiando en el espiritu bilico de sus fuerzas, dispuso,
el 11 de mayo, abandonar la poblaci6n de San Marcos, encaminindose rumbo
a la costa del Cucho. A los tres dias hizo su arribo a Retalhuleu, donde libr6se
refiida batalla, hasta establecerse combat cuerpo a cuerpo.

El Coronel Joaquin Diaz Durin narra esa batalla como sigue:

"La plaza se encontraba militarmente ocupada por el Teniente Coronel
Cirdenas (Gabriel), al mando de doscientos hombres de infanteria, dispuestos
a resistir a los revolucionarios. Al aproximarse istos, el Ayuntamiento, en
previsi6n de los peligros a que expondriase al vecindario si libribase un com-
bate en el recinto de la plaza, urgi6 al Comandante Cirdenas a retirarse con
promesa de no atacarlos mientras aquellos permanecieran alli, y asi ofrecido,
Garcia Granados y Justo Rufino Barrios recibieron a la vez protests de la
Municipalidad, y de no ser molestados. Bajo esa fe, ambos jefes con su fuer-
za ocuparon el lugar pocas horas despues de haberlo evacuado Cirdenas con
los suyos, pero como al dirigirse este a Mazatenango encontrase en el camino
al Teniente Coronel Ruano, que al mando de ciento cincuenta hombres del
Gobierno venia a reforzarlo y este iiltimo jefe intimase al otro variar de reso-
luci6n, ambos contramarcharon con sus secciones, reunidas, y cuando los re-
volucionarios, descansando en la palabra empefiada, se habian diseminado
en busca de viveres, aquellas fuerzas cayeron por sorpresa sobre ellos, din-
doles apenas tiempo para correr y cubrir la plaza, al dar la voz de alarma los
vigias y avanzadas colocados en las esquinas de la plaza citada. Acometidos
simultineamente por various puntos, tuvo efecto sangriento combat, del que
al cabo de dos horas hubieron de retirarse Cirdenas y Ruano, dejando a los
"facciosos" en posesi6n de la villa. Pocos moments despues de terminar la
lucha se declar6 en los suburbios un incendio de propiedades que priv6 de
sus casas a mis de trescientas families de indigenas, sin que se pudiera ave-
riguar si aquello habia sido promovido por las fuerzas contendientes, delibe-
radamente, o efecto de un accident fortuito.
Presos despues de la jornada various de los miembros del Ayuntamiento,
por la infracci6n de su promesa, y la aparente felonia con que se condujeron
con los revolucionarios, estuvieron a punto de ser fusilados; pero empefiados
los vecinos en salvarlos, lograron convencer a los jefes de la revoluci6n de su
inocencia, y sincerarlos de los graves cargos que se les hacia, y fueron puesto.
en libertad. Este combat ocurri6 el 15 de mayo y cost a los revolucionarios
algunas bajas, saliendo heridos los ciudadanos Basilio Arroyave, Miguel En-
riquez, Francisco Batchet, Justo Iturri6s, Joaquin Reina, Vicente Sandoval
y otros."




El Boletin nfimero 2, de 11 de mayo de 1871, anuncia la entrada de
Juan Viteri a Tecpin y Comalapa, encaminindose en seguida por la via de
La Garrucha. Viteri habia sido victim en Guatemala de vejaciones.









*

El Boletin n6mero 3, de 13 de mayo, dice:
"Desde anteayer, despubs de publicado el Boletin nimero 2, comenza-
ron a recibirse parties de que los facciosos se movieron de la frontera de
Tapitzali, pasando por Tejutla y Cuilco, legaron a Serchil, a tres leguas de
San Pedro Sacatepequez. El dia 10 a las dos de la madrugada Garcia Grana-
dos se situ6 en la plaza de San Marcos. El Teniente Coronel Calonge, Coman-
dante en jefe de operaciones se dirigi6 a San Pedro Sacatepequez". Este
Boletin contiene calumnias contra el Coronel Barrios y denuestos contra
Viteri.
*



Boletin nimero 4, de 13 de mayo. Dice el impreso haberse marchado
de San Marcos, rumbo a otros lugares, el grueso de las fuerzas de la re-
voluci6n.
Las compaiiias de "Coyotes" y "Duendes" se movian de un punto a
otro a efecto de mantener desorientadas a las fuerzas del Gobierno.



*

Boletin nimero 5, de 19 de mayo.-Se da cuenta de haber l1egado los
revolucionarios a la finca de los Ospina, a ocho leguas de Retalhuleu. Fuer-
zas del Gobierno toman actitud active contra el enemigo al Ilegar a Retalhu-
leu: al sucumbir un jefe military salvadorefo las fuerzas de su mando se des-
alentaron, principalmente las de la vanguardia: dice el Boletin sufrian de fa-
tiga por una larga march las tropas del Gobierno, comenzando una retirada
despues de dos horas de fuego, dejando algunos heridos y muertos.
La acci6n de guerra de Retalhuleu, de la que se ha hablado, llev6 el
desaliento a los encargados de debelarla: en el puente sobre el rio Samali,
cerca de San Sebastiin, se reunieron las fuerzas dirigidas por el Capitin
Ruano, encaminandose rumbo a Quezaltenango, asimismo las del Teniente
Coronel Agustin Cuevas.
El Boletin decia: "Si el hecho de armas del 14 de mayo no fue favora-
ble a las fuerzas del Gobierno, debemos, sin embargo, hacer plena justicia
al valor y decision de los jefes, oficiales y soldados que tomaron parte en el
combate.
La lectura de este Boletin en el vecindario de la capital fu6 de efecto
desastroso: muchisimas personas auguraron la derrota complete de las fuer-
zas del Gobierno. La gente del pueblo hacia diversidad de comentarios acerca
del armamento que traian los revolucionarios: se lleg6 a afirmar ser un "pro-
digio" cada remington, al disparar muchos tiros en un instant, siendo los
"Coyotes" y los "Duendes" los mejores soldados para manejar hibilmente di-
chas armas.








Mientras tanto los revolucionarios llegaban a San Andris, a dos leguas
de Mazatenango y por iltimo a esta poblaci6n.



*

Boletin numero 6, de 21 de mayo. Calonge y los suyos ocuparonse en
enterrar los cadaveres en Retalhuleu, al evacuar las plazas los revolucionarios
marchandose, en dos secciones, a puntos diferentes. Calonge, al terminar los
enterramientos de los soldados muertos en la refriega, se march a Que-
zaltenango.

*

Boletin nimero 7, de 22 de mayo.-Refiere el papel volante haber per-
noclado Calonge en Patzicia, procedente de Quezaltenango: dice iba direc-
tamente a Chimaltenango en busca de las fuerzas al mando de Barrios.


*

Boletin niimero 8, de 24 de mayo.-Se da la consoladora noticia de ha-
ber arribado a la capital, tropas de Santa Rosa, Canales, Pinula, Sanarate y
de otros lugares.
*
*

El Gobierno de Cerna tenia muchisima confianza en la valentia y deci-
si6n de estas fuerzas que gozaban de fama desde el afio de 1837. Al frente
de ellas se hallaban habiles guerrilleros, descendientes de montafieses que
habian peleado valerosamente al lado de Rafael Carrera y de otros jefei de
prestigio.
Las fuerzas de Barrios movianse presurosas por distintas direcciones
y en pos de ellas marchaban las de Calonge, sin poder darles alcance: sus tro-
pas estaban temerosas a causa de la certeza y precision con que disparaban las
armas de los revolucionarios.
Despues de muchas jornadas llegaron los revolucionarios a Joyabaj,
descansando durante tres dias, siguiendo rumbo a Santa Cruz del Quiche,
donde pernoctaron el 28 de mayo. A la madrugada del 28 encaminaronse al
lugar llamado Laguna Seca. Y habian permanecido una hora los revolucio-
narios en lo alto de dos suaves colinas, cuando apareci6 Calonge, al frente de
una division. Inmediatamente inici6 el fuego sobre los revolucionarios, de
manera impetuosa y decidida. Joaquin Diaz Durin nos da, a ese prop6sito,
estos detalles:
"En la madrugada del 29 de mayo nos dirigimos a Laguna Seca; se
nos situ6 en dos pequefias colinas paralelas y esperamos. Transcurrida una
hora se present, por el punto opuesto, una division de mis de setecientos
hombres, al mando del Teniente Coronel Aquilino Calonge. Al descubrirnos
como a 300 metros, el enemigo rompi6 sus fuegos de fusileria desde una altu-








ra frente a la que ocup;bamos. Justo Rufino Barrios, el Mayor Fernando
Carrillo y el Capitin Rodriguez a la cabeza de dos compafias desplegadas en
guerrilla, carg6 decididamente sobre el enemigo y entablado el combat, Gar-
cia Granados, que cuidaba la reserve, orden6 moments despuis, apoyar el
ataque: se generalize el fuego de nuestra parte, y avanzando constantemente,
al cabo de una hora y tres cuartos el enemigo comenz6 a retroceder, y mo-
mentos mis tarde huy6, dispersandose a uno y otro lado del camino por donde
habia venido, y lo perseguimos hasta el puente de La Garrucha, tres leguas
abajo, donde comenz6 la acci6n. La derrota era complete: el enemigo dej6
muchos muertos y heridos, prisioneros, sesenta fusiles, su caja de guerra,
bagajes, mulas y municiones, en cantidad considerable.
Entre nuestros heridos se cont6 a Jose Nijera.
Nos encaminamos a Comalapa y luego a la Antigua Guatemala".

*



Boletin numero 9, de 27 de mayo.-Dice haberse hallado Calonge en
Joyabaj, luego de haber atendido a los enfermos y heridos de su division des-
pues de la acci6n de Retalhuleu. Agrega el impreso que various vecinos de la
villa de Retalhuleu, dirigieron una exposici6n al Presidente Cerna, participin-
dole y pidiindole auxilios para las families que habian perdido sus ranchos
a causa de incendio en Retalhuleu, en los moments de la acci6n de guerra
del 15 de mayo. Como era de esperarse, los indios ningin auxilio recibieron
del Gobierno.
Se agrega haber aparecido el revolucionario Mendez Cruz por tierras
del Quiche.
*
*

Boletin nimero 10, de 24 de mayo.-Contiene esta informaci6n: "Ayer
por la maiana comenzaron a recibirse parties de que habia ocurrido un suceso
desgraciado a la secci6n que mandaba el Teniente Coronel Calonge. En la
tarde leg6 este jefe, con los Tenientes Coroneles Cuevas y Salazar y muchos
de sus oficiales, e inform a S. E. el Presidente Cerna del acontecimiento.
"El 29 (de mayo) al medio dia, la acci6n del Teniente Coronel Calonge
logr6 alcanzar a los facciosos cerca del lugar ilamado Chichi, y habiendo
tomado las posiciones convenientes, de acuerdo con los otros jefes, se co-
menz6 el ataque. Las tropas se manifestaban bien animadas y sostuvieron
los primeros fuegos del enemigo, que apenas hicieron dafo a nuestros sol-
dados.
"Repentinamente un pinico inexplicable se apoder6 de dos o tres com-
paiias que ocupaban el centro, las cuales comenzaron a desbandarse. El Te-
niente Coronel Calonge, los otros jefes y la oficialidad toda hicieron los mayo-
res esfuerzos para contener aquel desorden, y que no se comunicara al resto
de la secci6n. Desgraciadamente todo fui initial y la dispersion se hizo bien
pronto general. Los jefes y oficiales se retiraron sin que se les hiciese una








persecuci6n seria, y en el camino pudieron reunir a algunos disperses. Los
demas han tomado seguramente hacia los diferentes puntos de su residencia.
Unos cuantos muertos fueron los que tuvo la secci6n, la cual hace inexplica-
ble lo ocurrido.
"El Gobierno ha torado desde luego sus disposiciones para reparar
ese suceso desgraciado, contando, como cuenta, con suficiente n6mero de
tropas en esta capital, y en los departamentos para perseguir la facci6n. Se
consider probable que esta continue hacia Los Altos, a donde se encaminaba
cuando la avist6 la secci6n del Teniente Coronel Calonge."
Entre los jefes militares de las tropas gobiernistas desbandadas, ade-
mis de Calonge, se hallaban el famoso Agustin Cuevas -lancero audaz de la
epoca del Presidente Carrera-, Tomis Salazar y los Mendizibal.
En esta capital hicieron correr la noticia de la derrota de Calonge -an-
tes de que se publicase el Boletin- Anita Arce y compafieras, narrando el
desastre, con detalles espeluznantes, a efecto de impresionar al pueblo, que
ya tenia simpatias acentuadas por los hombres de la revoluci6n. Los herma-
nos Chinchilla publicaron en su imprenta clandestine unos versos atroces con-
tra los Ministros del Presidente Cerna, impreso que corria de mano en mano
y que fue atribuido a Ignacio Panama.
Dos o tres derrotados de las fuerzas de Calonge llegaron a esta capital
refiriendo "lo terrible del balerio de las armas de los soldados de Chafandin
y de don Jose Rufino Barrios".

*



Boletin numero 11, de 3 de junio de 1871.-Contiene la noticia acerca
de la llegada, a la Antigua Guatemala, de los revolucionarios; se decia de
"muchos indios cargando armas recogidas en Chichi y abandonadas por sol-
dados del Gobierno."
Al llegar los revolucionarios a la Antigua Guatemala no hallaron a las
autoridades political, military y judicial: todas habian desaparecido. Se pre-
sentaron a Garcia Granados y Barrios los miembros del Ayuntamiento a qnie-
nes se excite se pronunciarian a favor de la revoluci6n, pero los ediles antigiie-
iios le objetaron a Garcia Granados los peligros a que se exponia al vecin-
dario si tal cosa hacian, puesto que al retirarse las tropas revolucionarias de
la ciudad, esta quedaba expuesta a las represalias del Gobierno. Se aceptaron
las razones de los ediles y Garcia Granados no insisti6.
El Coronel Barrios estuvo breves instantes en casa de las Ramirez, di-
rigiendose en seguida al atrio de la Catedral, frente a la Plaza Mayor; desde
este lugar mand6 a various individuos a caballo, rumbo a las cuatro garitas,
a efecto de que observaran si acercabanse fuerzas del Gobierno que pudieran
atacarlos.
Al atrio llegaron a saludar al caudillo, dofia Pepa Rosales, dofia Mar-
garita Gramajo, don Ram6n Arandi, don Vicente Avendafio, don Tomis Diaz,
don Patrocinio Torres, el Doctor Felipe Arana, don Pio Guerra, don Antonio
Diaz Duran, don Manuel Alvarado, don Miguel Moreno y otros.








Dofia Margarita Gramajo suplic6 al Coronel Barrios aceptara el obse-
quio de una hermosa bufanda.
Se presentaron a Garcia Granados en el Palacio del Ayuntamiento,
various miembros de la Banda de Misica, y los vecinos don Manuel y don
Tomis Matheu, don Miguel Vargas, don Manuel Toledo, don Julian Azurdia,
don Le6n Amelius y otros.
A las filas revolucionarias se incorporaron mis de cincuenta antigiie-
fios y un aventurero espaiiol llamado Francisco del Riego.
Fui inexacta la noticia, capciosa y malivola, consignada en uno de los
Boletines, dando cuenta de que una parte de los revolucionarios se habia alo-
jado en la iglesia de San Jose (antigua Catedral), colocando las monturas
sobre los altares. Tan falsa aseveraci6n fui publicada con el fin tendencioso
de indisponer al pueblo en contra de la revoluci6n.
En la ciudad colectaron dinero, y se proveyeron de viveres y caballos.
los jefes revolucionarios, sin iegar a procedimientos atentatorios.
El Boletin contenia noticias calumniosas a las que no daban cridito en
la capital.
Prolongado toque de corneta se oy6 en el atrio de la Catedral: era la
llamada a las escoltas revolucionarias que el Coronel Barrios mand6 colocar
en various puntos de la ciudad, para evitar una sorpresa por parte de fuerzas
gobiernistas.
*
*

Valioso se manifesto el contingent que el pueblo antigiiefio prest6 a
los caudillos Garcia Granados y Barrios. Partidarios de istos fueron: Joa-
quin Diaz Durin; se present en San Martin Jilotepeque a los revoluciona-
rios, levindoles dinero, caballos y unos cuantos mozos de su finca "El Za-
pote". El General Barrios le llamaba El Chancletudo. Diaz Durin pertenecia
a honorable familiar antigiiefa; era un hombre culto, instruido, y decidido.
Juan Berdio, que dicho sea de paso era un filarm6nico inteligente, to-
m6 participaci6n en todas las acciones de guerra del mes de junio de 1871.
Carlos C6bar, amigo del Coronel Barrios; despidi6se de su familiar,
dejindole algin dinero, y encamin6se a engrosar la falange de patriots. C6-
bar era un industrial, modesto y honrado, sin ambiciones: alcanz6 edad avan-
zada dedicado al trabajo y a la familiar.
Buen contingent de dinero aportaron a la causa de la revoluci6n, To-
mis Mollinedo, Jose N;jera y el bullicioso Nacho Quii6nez. Se presentaron
Ilevando armas de fuego: Tomis Valenzuela, Agustin Diaz Durin, Cayetano
Mejia, Felipe Toledo, Carlos Morales, Mariano Flores, Fernando Carrillo,
Trinidad Espafia, Gregorio Ruiz, Emilio Samayoa y Manuel Arriaga.
Dofia Maria Josefa Menindez de Laguardia, -llamada cariiiosamente
por los antigiiefios dora Pepa-, doiia Soledad Moreno y la nifna Rosalia Ra-
mirez, fueron tres valerosas e inteligentes colaboradoras antigiiefias, de la
revoluci6n: ayudaron much al Coronel Barrios. Dias antes de la acci6n de
guerra de San Lucas, el caudillo conferenci6 con dichas damas en la casa








llamada "Jaula" (hoy Teatro Diaz), respect a asuntos relacionados con la
revoluci6n y se design a dofia Soledad Moreno para que hiciese viaje a
Mexico, Ilevando correspondencia delicada a determinados personajes libe-
rales y la cual ocult6 dentro de un aparejo. Dofia Pepa entreg6 al caudillo
mil pesos plata, para ayudar a los libertadores.
No hemos de echar en el olvido los siguientes datos: el 20 de marzo del
aiio en curso muri6 en esta capital, a la avanzada edad de 91 afios, dofia Te-
resa Orantes, hija legitima del Capitan Cirilo Orantes: esta valerosa mujer
se alist6 como soldado, vistiendo pantalones y chaqueta y present6se a los
revolucionarios en la aldea de Patzicia, junto con su padre don Cirilo y sus
hermanos Lorenzo y Pedro, quienes tomaron parte active en las acciones de
guerra que se sucedieron.
El Capitin Cirilo Orantes, vecino de la Antigua Guatemala, fu6 exal-
tado y entusiasta colaborador de la revoluci6n, siendo de los primeros que en
dicha ciudad se presentaron a los caudillos Garcia Granados y Barrios.
Al entrar la falange libertadora a esta capital, dofia Teresa march co-
mo soldado llevando su arma al hombro, lo que fue bastante comentado en
aquel entonces.
Se recuerda tambien que dofia Luz de Orantes, de la misma familiar,
cuando los revolucionarios 11egaron a la Antigua Guatemala, a su paso por
una de las calls les arroj6 flores, manifestaci6n que recibieron agradecidos
los caudillos liberals.
Caso raro y patri6tico fue a no dudarlo el que dejamos narrado, respec-
to a la actitud de dofia Teresa, la iinica mujer que en la revoluci6n de 1871,
empufi6 el arma para combatir al decripito Gobierno del Mariscal Cerna.



Acta de Patzicia

En la Villa de Patzicia, a tres de junior de mil ochocientos setenta y
uno, los Jefes y Oficiales del Ejercito libertador, reunidos en consejo, de mota
proprio y

CONSIDERANDO:

l--Que el gobierno oligarquico y tiranico del Presidente Cerna se ha
hecho intolerable a la naci6n por sus repetidos actos arbitrarios y de crueldad
y por la violaci6n diaria de las leyes fundamentals de la Repilblica y en espe-
cial de la de garantias individuals.
2"-Que el Presidente Cerna es tambien usurpador, por cuanto se ha
arrogado facultades que la ley de ninguna manera le concede, atacando la
Representaci6n Nacional y persiguiendo a sus miembros.
60







3--Que ha arruinado la hacienda publica comprometiendo en lo future
la independencia del pais, contrayendo un empr6stito extranjero bajo bases
ruinosas y sin facultades para ello.
49-Que en tales casos los ciudadanos tienen no solamente el derecho
sino tambi6n el deber de resistir la tirania. Considerando ademis que desde
el mes de abril hemos empufiado las armas con el loable objeto de libertar a
la Naci6n de la tirania que la prime; todo bien considerado, hemos convenido
en lo siguiente:
Articulo I9-Desconocemos el gobierno del tirano y usurpador D. Vi-
cente Cerna.

Articulo 2-Nombramos Presidente provisorio de la Repfblica al Ge-
neral seflor D. Miguel Garcia Granados, ampliamente facultado para organi-
zar el pais bajo las bases que el mismo General ha proclamado en su mani-
fiesto de ocho de mayo pr6ximo pasado.

Articulo 3'-Queda igualmente facultado para cuando las circunstan-
cias lo permitan, reunir una Asamblea Constituyente que decrete la Carta
Fundamental que debe regir definitivamente a la Naci6n.

Articulo 4-Todos los Jefes y Oficiales nos comprometemos bajo jura-
mento a no dejar las armas de la mano hasta no haber Ilevado a debido efecto
todos los puntos contenidos en esta acta.
General de Brigada J. Rufino Barrios.-Coronel efectivo Francisco del
Riego.-Coronel efectivo Luis Beteta.-T. Coronel efectivo Juan Viteri.-T.
Coronel efectivo Julio G. Granados.-T. Coronel graduado Carlos Campose-
co.-T. Coronel graduado F. Ponce.-Sargento Mayor graduado Fernando
Carrillo.-Capitin Toribio Mazariegos.-Capitin F. Andreu.-Capitin Santos
Maldonado.-Capitin Francisco Palacios.-Capitin Nicolis Rodriguez.-Capi-
tin Gregorio Contreras.-Capitin Mariano Aguilar.-Capitin Ricardo Men-
dez.-Capitin Juan Eugar.-Diego Mota.-Teniente Faustino G. Cabieces.-
Jos6 Nijera.-Manuel Ortigoso.-Fil6geno Fernindez PBrez.-Agustin Chin-
chilla.-Jos6 Victor Palacios.-Juliin de Le6n.-Jose Antonio Chinchilla.-
Carlos Bret6n.-Joaquin D. Durin.-Mariano Carrera.-Juan Ortega.-J. To-
mas Valenzuela.-Tomis Mollinedo.-Vicente Sandoval.-Manuel Toledo.-
Jose Men6ndez.-Timoteo Molina.-R. Almorza.-Pedro J. Montiel.-Leonar-
do Orellana.-Cayetano Mejia.-Rafael Anleu.-Manuel Contreras.-Ignacio
Garcia Salas.-Gabino Samayoa.-Julio Ruiz.-Mariano A. Morales.-Jos6
M. Espafia.-Abelardo Mendoza.-J. Gilvez.-Carlos Morales.-Margarito
Castellanos.-Antonio Hernindez.-Manuel Ruano.-Trinidad C6bar.-Javier
Estrada.-J. Francisco Berdugo.-Carlos C6bar.-Lorenzo Orantes.-Cirilo
Orantes.-Mariano Ord6fiez.-Jos6 M. Godoy.-F6lix Soto.-A ruego de Bal-
bino Cabrera, Tomis Mollinedo.

Los mismos ciudadanos, Jefes y Oficiales, arriba firmados, hemos con-
venido en mandar copia de esta acta a todas las Municipalidades de los pue-
blos y cabeceras de departamentos.-F. Andreu, Secretario.
61







Proclama del Mariscal Vicente Cerna, anunciando se
pondria al frente de fuerzas expedicionarias contra la
revoluci6n

Inexactitudes en las noticias consignadas en los boletines gobiernistas.-
Narraci6n de an veteran del 71.-Combates adversos al Presidente Cerna.

"El Presidente a los habitantes de la Repiblica.

Compatriotas:
La facci6n que ha alterado el orden y la tranquilidad en algunos de
los departamentos de la Repiblica, poniendo en grave peligro los mis sagra-
dos intereses de sus habitantes, ha torado algin. incremento en estos ulti-
mos dias.
Sucesos de que tennis conocimiento han proporcionado a los perturba-
dores de la paz el poder ocupar unas cuantas poblaciones pacificas, donde
han dejado los mas funestos recuerdos de su paso.
La actitud tranquila y pasiva de esas poblaciones y la que guardian
todas las demis de la Repuiblica, es una prueba evidence de que los facciosos
no han encontrado en ningin punto las simpatias que quizi esperaban, y de
que el sentimiento de adhesi6n al orden y a la autoridad establecida esti pro-
fundamente arraigado en el inimo de la gran mayoria del pais, laboriosa y
tranquila.
Conociendo el caricter y las tendencies de various de los que figuran
en primera linea en ese movimiento subversive, la sociedad se alarma justa-
mente y comprende todo lo que hay de imprudente y de culpable en el hecho
de suscitar y armar ese element destructor, que aun cuando quisiera, no
podrian dominarlo los mismos que lo han despertado y que quizi estin en
peligro de ser sus primeras victims. jCuil es la ventaja que el pais report
de esa alteraci6n del sosiego de las families, de esa paralizaci6n de los nego-
cios, de esa necesidad en que se pone al gobierno, obligado a defender la so-
ciedad, de apartar a los ciudadanos de sus tareas pacificas y de emplear en el
sostenimiento de las fuerzas fondos considerable, que estaban destinados
a objetos de piblica utilidad?
Correspondiendo a la confianza que en mi se ha depositado, continuari
defendiendo la autoridad que se me encomend6, sin que yo la ambicionara,
y que no podria abandonar en una 6poca de perturbaci6n y de peligro social,
sin exponer gravemente el pais y sin faltar al mas sagrado de mis deberes.
Defender tambiin el orden y las instituciones a cuya sombra la Repiblica
alcanz6 un largo period de paz, cridito en el exterior, garantias en favor de
todos los hombres honrados, bienestar y positives adelantos en la educaci6n,
la agriculture, el comercio y las artes tiles.
CONCIUDADANOS: confiemos en que la iniquidad no puede preva-
lecer jams, y esperemos que en esta vez, como en tantas otras, Dios favore-
ceri la buena causa.-Palacio del Gobierno: Guatemala, junio 3 de 1871.-
Vicente Cerna.








*
*d *


Se ha dicho en algunas publicaciones impresas que a la salida del
President Cerna, de la capital, con objeto de ponerse al frente de su ejercito,
algunos j6venes dispusieron encaminarlo hasta el Guarda de Buena Vista, don-
de fun despedido con murmullos y sonrisas burlonas, provocando tal proce-
der, el enojo del Presidente, mientras el grupo de j6venes entonaba el himno
bilico de "La Marsellesa". Esta es una falsa afirmaci6n del Dr. Ram6n A. Sa-
lazar, negada por muchas personas que presenciaron la salida del Presidente,
quien iba rodeado de su Plana Mayor y de various bravos militares de alta
graduaci6n que no hubieran permitido burlas de ninguna especie.


*
*

Boletin de noticias nimero 12, de junio 7 de 1871.-Da esta publicaci6n
una noticia calumniosa: dice de la llegada de los revolucionarios a la Antigua
Guatemala, donde chocaron Garcia Granados y Barrios, dirigiindose frases
ofensivas. Tal acusaci6n es falsa e ingrata: hallindose dichos jefes en el
Palacio Municipal, present6se el Alcalde Primero a manifestarles no haber
podido reunir mil pesos plata entire los vecinos acomodados, sino inicamente
ochocientos, unos pocos caballos y viveres escasos. Manifest6 el Alcalde que
61 reuniria mis dinero el dia siguiente; Garcia Granados insinuaba la idea de
salir de la ciudad al atardecer, por hallarse la tropa fatigada; pero Barrios
objet6 que "en la tardanza estaba el peligro".
La ciudad -dijo- no es a prop6sito para hallarse tranquilos, por estar
rodeada de colinas desde las cuales podemos ser atacados por las fuerzas del
Gobierno.
-Unas horas mis -replic6 Garcia Granados- y el cansancio de los
muchachos habri pasado.
-Nuestros muchachos -agreg6 Barrios- estin cansados, pero no he-
mos de permanecer aqui para ser cogidos como ratas. Mafia vieja es esa de
"encuevarse" para luego salir corriendo.
El jefe de la revoluci6n, a quien Barrios respetaba, convino en evacuar
la ciudad, encaminindose la column revolucionaria rumbo a Patzin. Estan-
do los caudillos en la Antigua Guatemala, recibieron comunicaciones de la
capital, remitidas por los partidarios de la revoluci6n: era portador de las car-
tas Daniel Marroquin, valiente joven partidario de Garcia Granados.
El mismo Boletin nfmero 12, dice: "Habiendo dispuesto el Excelen-
tisimo senior Presidente tomar el mando de las fuerzas expedicionarias contra
los facciosos, sali6 hoyi-de junior) temprano, de esta capital, dejando encar-
gado el Gobierno a los seioieo M.i stros, conforme a lo dispuesto en el ar-
ticulo 99 del Acta Constitutiva.
"El Corregidor Comandante General de Escuintla comunica que un gru-
po de hombres a caballo, intent asaltar el cuartel de la cabecera. Despues
de un cuarto de hora de fuego, los asaltantes fueron rechazados.
63







"El Comandante interino de Huehuetenango comunic6 haber amenaza-
do Mendez Cruz la plaza, dirigiindose a Chiantla. De dicho individuo se
separaron Felipe Cruz y Vicente Bonilla, y con estos, quince sujetos armados.
Tambiin Viteri separ6se, en uni6n de otros revolucionarios, del grupo de
Mendez Cruz, persuadidos de que este no trabajaba a favor del jefe de la
revoluci6n Garcia Granados, sino por su propia cuenta."

*
*

Boletin niimero 13, de 9 de junio.-Se comunica al pfiblico haber He-
gado el Presidente Cerna a Chimaltenango; estuvo el dia 8 en Patzicia, conti-
nuando su march hacia Solola. El Gobernante iba acompaiiadc de valientes
y habiles militares.
Se da informaci6n de haber recibido el Corregidor de Quezaltenango
aviso falso de aproximarse Garcia Granados y Barrios a dicha ciudad, viin-
dose obligado aquel funcionario a salir con su fuerza situindose en el pieblo
de San Mateo: el que amenazaba a Quezaltenango no era otro sino Mendez
Cruz: este, al fin, entr6 a la ciudad a la cabeza de mis de cien hombres, per-
maneciendo en ella tres horas.
Dice haber aparecido una facci6n en la hacienda "Montfifar", capita-
neada por Angel Arana.
Agitaban aqui al pueblo, en favor de la revoluci6n, Anita Arce, en pri-
mera linea, Cristina Saborio de Garcia Granados, y Marcela Cruz: con istas
colaboraban otras damas animosas.
Mientras tanto, era de notarse la indolencia que se habia apoderado de
los miembros del Gobierno, esperanzados como estaban en el triunfo del
President Cerna, quien contaba con numeroso y aguerrido ejercito.
Los que atacaron la plaza de Escuintla, llevando por jefes a Viteri, Rie-
go e Irungaray, fueron: Candelario Buezo, Ruperto Mindez, Martin Flores,
Camilo Coronado y Jorge Weissler. Viteri sali6 fuertemente golpeado al caer
de su cabalgadura en lo mas recio de la pelea. A la una de la mafiana, poco
mis o menos, los asaltantes se encaminaron rumbo a la hacienda "El Zapote",
y luego marcharonse a incorporarse a las fuerzas de Garcia Granados. En
Santa Lucia C., les llegaron algunos recursos, entire ellos doce hombres arma-
dos y municionados que desde la frontera salvadorefia enviara el General
Solares, don Gregorio, emigrado en la Repiublica de El Salvador.


*

Del arribo del Coronel Barrios a Quezaltenango el anciano Ciriaco F.
Alonso, da los siguientes datos por medio del Subteniente del Ej&rcito J. Li-
zardo Diaz:
"La guarnici6n de la ciudad (Quezaltenango) se componia de ciento
cuarenta hombres, teniendo como jefes al Corregidor don Narciso Pacheco
y don Juan Pinillos, quienes al tener noticia de la entrada del General Men-
dez Cruz, decidieron abandonar la ciudad sin hacer resistencia a los invasores,
yendose rumbo a San Juan Ostuncalco. Regresaron a los tres dias en compa-
64








ia de los corregidores de Retalhuleu, Totonicapin y Huehuetenango, tra-
yendo consigo un ejercito de novecientos hombres y dos caiiones. (MendeZ
Cruz habia evacuado la ciudad).
"Se tuvo noticias de que el Coronel Justo Rufino Barrios, dirigiase a
Quezaltenango: desde Totonicapin avis6 al Alcalde Primero Municipal, don
Jose Maria Meofo, que pronto estaria en esa y le rogaba preparase aloja-
miento para su ejercito que se componia de seis mil hombres y a la vez pas-
taje para mil bestias de silla y carga (ardid de don Rufino). Su tropa no Ile-
gaba ni a la mitad de esta cantidad.
"Los Corregidores que ya
habian regresado a la ciudad,
en virtud de este aviso y por
indicaciones del Alcalde Muni-
cipal, seflor Meoflo, dispusie-
ron evacuar la plaza, no haci-
endo la mis minima resistencia
al enemigo, para no causar con
esto daiios al pueblo, dirigien-
dose al "Llano del Pinal".
Acompafiaba a los jefes go-
biernistas, el Sargento Mayor
don Salvador Suasnivar, quien
desde esa fecha no volvi6 a
servir militarmente.
"El official Cornelio Flores
vino enviado por estos jefes a
tomar datos de la ilegada de
Barrios, regresando a confir-
mar su entrada, por lo que dis-
pusieron marcharse rumbo a la
costa.
"Entrada triunfal de Ba-
rrios.-En una hermosa mafia-
na hizo su entrada a Quezalte-
nango, don Rufino. Venia a la
cabeza de sus valientes solda-
dos; vestia sencillamente: un
"jongo" color aplomado, tirado LICENCIADO MANUEL CEREZO
hacia adelante, pantal6n de Ministro de Hacienda y Guerra, en el Gobierno del Presidente
jerga y camisa de lana roja. Marisc 1 Vicente Cerna.
"Hizo alto frente a la casa ilamada "La Esperanza", cerca del Rastro.
El invicto caudillo sinti6 sin duda, en esos instantes supremos, correr por
sus venas el entusiasmo que depara un acontecimiento de tal naturaleza y
desenvainando su brillante espada, areng6 a su tropa, exclamando: iViva la
libertad Los que tuvimos la dicha de estar en ese moment solemne, pudimos
ver al terminar esa arena, una hermosa vislumbre cruzaba el firmamento.







"El total de la fuerza que efectivamente componia el Ejercito revolu-
cionario era de doscientos hombres; todos venian armados de r6mingtons,
la mayoria a caballo, guardando cierta distancia unos de otros, lo que hacia
aparecer mis numeroso el ejercito: la artileria la formaba un caf6n.
"Para el dia 13, fiesta de San Antonio, aun permanecian en 6sta las tro-
pas libertadoras. El dia que fui incorporado a la falange de valientes soldados,
luchadores al lado de don Rufino, por causa tan noble y just, me senti otro
de lo que habia sido hasta ese moment. Ya reforzado nuestro Ej6rcito sali-
mos rumbo al hist6rico "Cox6n".
"Entre los quezaltecos que formibamos parte de l1, recuerdo a los si-
guientes compafieros: el Cabo Sim6n Tobar, de unos cuarenta afios mis o
menos; Nemesio Vega, misico, que en moments de descanso, tocaba alegres
dianas en su pist6n, en el campo de batalla; Justo Ord6iez, misico tambien;
Damian Sienz, Jer6nimo Figueroa, otro compaiero de apellido Rivera, apo-
dado "Saraguate" y Jos6 Esteban Amaya.
"Nuestra divisa era una franja blanca."



"Boletin nfmero 14, del 12 de junio.-Ayer se recibi6 comunicaci6n
de S. E., el Presidente, fechada en Patzin, el dia 9, en la que anuncia que
continuari su march para Sololi. Se ha sabido, en efecto, que el senior
President sali6 de Patzin en la mafiana del 10; y ayer, probablemente, se
uniria con la secci6n que iba al mando del Teniente Coronel Cuevas.
"El General Pacheco comunica al Presidente, desde Mazatenango, el
dia 7, que habiindose aproximado el 6 a Quezaltenango las fuerzas de los
revolucionarios, desocup6 aquella plaza y se dirigi6 a Mazatenango. S. E. di6
orden al General Pacheco para que pasase a incorporarse con sus fuerzas."




"Boletin nimero 15, de junio 13.-Se han recibido hoy comunicaciones
del Excmo. sefor Presidente, fechadas el dia 11 en Sololi, a donde lleg6 en la
tarde anterior, reuniendosele la secci6n del Teniente Coronel Cuevas.
"La del Brigadier Pacheco, con su artilleria debia incorporarse el 11
o el 12 a las fuerzas del Presidente. Estas se manifestaban bien animadas,
y el estado sanitario era satisfactorio. S. E. se proponia salir el 12 hacia
Quezaltenango, donde permanecian los revolucionarios a las ltimas fechas".
"Boletin numero 16, de 14 de junio.-Ayer, impreso ya el Boletin ni-
mero 15, se recibi6 otra comunicaci6n de S. E. el Presidente, fechada el mismo
dia 11 en Sololi. Participa hab6rsele incorporado la secci6n del General
Pacheco, con sus dos piezas de artilleria. Se proponia el senior Presidente
continuar su march, luego que hubiesen descansado las tropas reciin in-
corporadas.
"Tenemos a la vista una acta de los jefes y oficiales de los revoluciona-
rios que firmaron en Patzicia el dia 3 del corriente, despuis de no haber logra-
do el pronunciamiento en la Antigua Guatemala.







"Ademis de cuatro considerandos que contienen las tan repetidas acu-
saciones de tirania contra el Gobierno y en que se le hace cargo por haber
contratado el prestamo extranjero, hay un articulo de dicha acta en que se
pretend desconocer la autoridad constitutional del Presidente de la Repi-
blica, y en seguida otros dos que dicen asi:
"Articulo segundo: Nombramos Presidente Provisional de la Repiblica
"al General senior don Miguel Garcia Granados, ampliamente facultado para
organizerr el pais bajo las bases que el mismo General ha proclamado en su
"manifiesto de 8 de mayo pr6ximo pasado.
"Articulo tercero: Queda igualmente facultado para cuando las cir-
"cunstancias lo permitan, reunir una Asamblea Constituyente que decrete la
"Carta Fundamental que debe regir definitivamente la naci6n".
"El articulo cuarto contiene el juramento de no dejar las armas de la
mano, hasta no haber llevado a efecto sus prop6sitos.
"En las poblaciones por donde fueron pasando sucesivamente, los re-
volucionarios, hicieron reunir a las Municipalidades y las obligaron a secun-
dar el acta de pronunciamiento. En Quezaltenango firmaron nueve indivi-
duos de la Municipalidad y el Secretario, con una brevisima raz6n, en que
expresan que, ocupada la ciudad por las tropas y habiendo recibido oficio del
Secretario del Ejircito, don Francisco Andreu, la Municipalidad acuerda
secundar el Acta de Patzicia, y que se communique asi al referido Secretario.
Ni una palabra mis."

*

Al salir los revolucionarios de la Antigua Guatemala, en nimero de
cuatrocientos hombres, llegaron a Patzicia al caer la tarde. El acta hist6rica
fu6 firmada por los jefes y oficiales a la madrugada del 3 de junio. Aqui una
nota curiosa e ignorada y referida con todos sus detalles por Joaquin Diaz
Durin, Andr6s T6llez, Abraham Rivera, Jos6 Nijera y otros: Francisco An-
dreu, escribi6 dos actas: la primera fue discutida durante algunos instantes:
en ella se hablaba de fanatismo religioso, de los ultramontanos del pais,
etcetera, etcetera. Jose Victor Palacios impugn6 la redacci6n del document;
Carlos Camposeco manifest la inconveniencia de consignar en el acta ideas
que pudieran herir el sentimiento religioso del pueblo, lo que podia restarle
simpatias a los revolucionarios, cuando en la capital se habia despertado tanto
entusiasmo por esa misma revoluci6n. La segunda acta fu6 firmada sin
objeciones.
Desde el 3 de junio de 1871 la falange de patriots recibi6 el nombre
de "Libertadora".
El 4 de junio sali6 de Patzicia la falange revolucionaria, rumbo a Que-
zaltenango; al legar a Totonicapin el pueblo se reuni6 en el edificio del
Ayuntamiento, acordandose adherirse a la revoluci6n. El Coronel Barrios
despuis de entusiasta arenga, mand6 hacer una salva de fusileria en seiial de
regocijo.








"Boletin nimero 17, de 17 de junio.-El Presidente Cerna hace prepa-
rativos en Sololi, el 15, para atacar a los rebeldes: se proponia salir hacia
Totonicapin. El Teniente Coronel Cuevas al frente de sus tropas, levando
artilleria, avanz6 por el camino carretero. Los facciosos permanecian en
Quezaltenango. Da cuenta el impreso de haber Ilegado a la capital, el 16,
una secci6n del Batall6n de Chiquimula, al mando del Sargento Mayor Rafael
Dard6n, para engrosar las fuerzas de infanteria del Presidente".

*
*

Cristina S. de Garcia Granados recibe de parte de Manuel Garcia El-
gueta, preso en el fuerte de San Jose, grave informed acerca de prepararse un
atentado contra Garcia Granados y Barrios, siendo un bandolero ladr6n y
asesino apellidado por sus camaradas "Pichichuela", el designado para co-
meter el crime. Dicha dama se puso de acuerdo inmediatamente con
Anita Arce, a efecto de mandar un emisario a los jefes de la revoluci6n, din-
doles cuenta derpeligro que les amenazaba, al mismo tiempo les comunicaba
que por Jutiapa encaminibase a Guatemala, una fuerza revolucionaria al
mando del Coronel Gregorio Solares.
Anita Arce consigui6 un sujeto valiente y active, bien remunerado, para
realizar el viaje, saliendo de noche, vestido de soldado y encaminindose por
el Guarda de Buena Vista, manifest levar comisi6n urgente del Gobierno.
El veteran Ciriaco F. Alonso refiere por medio del Subteniente J.
Lizardo Diaz, lo siguiente:
"Habiendo legado la falange libertadora al paraje "Cox6n" y estando
acampados en dicho lugar, fueron avanzados dos individuos, un quezalteco
apodado "Sucachac" y el famoso "Pichichuela", que todos sabemos que fue
libertado de la circel para venir a cumplir la misi6n de asesinar a don Rufino.
La capture la efectuaron los indigenas de San Crist6bal Totonicapin, que
estaban al servicio de la Revoluci6n. Interrogados los reos, nada quisieron
confesar, solamente "Pichichuela", antes de ser ejecutado, dijo al Capellin
del Ejercito que los inicos delitos que en su vida habia cometido eran: robar
y asesinar. La escolta que cumpli6 las sentencias de muerte, fue comandada
por el Subteniente Mariano Sandoval, originario de Totonicapin, y se ejecu-
taron al pie de unos sauces.
"Durante el tiempo que nos tardamos en este lugar, el Comandante
Barrios se ocup6 de organizer su ataque y luego la defense de sus aguerridos
soldados. Se mostr6 jovial con todos, haciindonos la indicaci6n de que quien
fuera tratado mal por los oficiales subalternos, le dieran parte, personalmente,
a efecto de imponer el castigo que mereciera el que faltara a la discipline
impuesta desde el principio de su jornada.
"Luego pasamos a Tierra Blanca, donde a los cuatro dias mis o menos,
de estar acampados, una noche, de las filas enemigas pas6 a las nuestras un
soldado que simpatizaba con la causa, para informarle a don Rufino que el







dia siguiente seriamos atacados. Efectivamente, como a las cuatro de 'la
mafiana de ese dia nos salud6 el primer caionazo enemigo, disparado desde
las alturas del temple del Calvario".



"Boletin nfmero 18, de 22 de junio.-El 15 por la tarde arriba el Pre-
sidente Cerna a Totonicapin. Los revolucionarios se sitian en las alturas de
"Cox6n", a dos leguas de Totonicapin. El Presidente espera las tropas de
Chiquimula al mando del Sargento Mayor Rafael Dard6n. .-
"Se informa que por comunicaciones recibidas de Jutiapa la facci6n
organizada en Ahuachapin, por el jefe military Gregorio Solares y otros emi-
grados guatemaltecos, se dirigia por la costa Sur de Guatemala".


"Boletin numero 19, de 26 de junio de 1871.-Se ha recibido comunica-
ci6n de S. E., el Presidente, de fecha de ayer, en Patzicia, en la que partidcpa
el resuftado del ataque a los facciosos.
"Despues de haber dado un dia de descanso a la secci6n de Chiqtiimu-
la, el Presidente tom6 el dia 23 sus disposiciones, dividiendo su fuerza en co-
lumnas, que debian embestir la altura de "Cox6n" donde estaba situado el
enemigo, Se rompi6 el fuego a las seis de la maiana, siendo bastante vivo
por una y otra parte. Los facciosos comenzaban a retirarse, pero des-
graciadamente en el moment que debi6 cargar la column del centio, no
lo verific6, sin que se haya explicado aun la causa de esta circunstancia. Ella
di6 lugar a que el enemigo se rehiciese y cargara de nuevo violentamente
sobre las tropas que lo atacaban por los flancos, que no pudiendo resistir, tu-
vieron que retirarse. Frustrada la combinaci6n no fue possible organizer de
nuevo el ataque. Ocupando los facciosos una posici6n ventajosa, s6lo una
carga simultinea podia asegurar el triunfo que se habia obtenido, si se hubiera
atacado por el centro con el mismo vigor que por los otros puntos.
"Despues de cinco horas de fuego, viendo que nada se adelantaba, el
President dispuso retirarse, lo que verific6, trayendo todos sus elements de
guerra y sesenta y tantos heridos.
"Asolados los pueblos, pues los habitantes habian huido, no habia
medios de subsistencia destinada a una fuerza numerosa; lo que hacia que
el inimo de las tropas comenzara a decaer. Con esto el Presidente resolvi6
continuar la march, lo que verific6 en el mejor orden y regularidad. Uno
solo de los soldados lleg6 ayer a esta capital.
"Para comprometer a los pueblos los facciosos los han inducido a tomar
parte en la destrucci6n de fibricas de aguardiente y en otros des6rdenes, ha-
ciendoles career despubs, que ellos son responsables de esos excess y que
tendrin que repararlos si no ayudan al triunfo de la revoluci6n.
"Esto explica la actitud de aquellas poblaciones y por qu6 han abando-
nados sus hogares."
La circulaci6n del anterior Boletin en la capital, fu6 de un efecto desas-
troso entire cierta clase de personas: el Ministro de la Guerra mostribase hon-
damente apenado y presa del mayor desaliento, y el :de Gobernaci6n.no-salia








de su indiferencia y apacibilidad. Los demis miembros del Gobierno creian
en un future triunfo de parte de los defensores: tenian confianza en la pericia
y valor del Mariscal Cerna, lo mismo que en la de los jefes militares con los
que hacia la campafa.
Por otra parte los partidarios de la Revoluci6n, el pueblo y la juventud
no ocultaban su entusiasmo.



El combat en el paraje lamado "Cox6n"

Los cafiones del Presidente Cerna inician la batalla.-La retirada

Justo Rufino Barrios habia recibido informes, el 14 de junio, de que el
President Mariscal Cerna, a la cabeza de mis de cuatro mil hombres, quo
l1evaban muchas piezas de artilleria, se habia posesionado de las cumbres
de Totonicapin: este advance, tan bien meditado, fui dispuesto por el famoso
Teniente Coronel Agustin Cuevas: los demis jefes animaban a las tropas,
notindose en esos moments unidad de acci6n y estricto orden.
Los revolucionarios en nimero de mil hombres, ocuparon como ya
dijimos, las posiciones de "Cox6n", por la via de Quezaltenango, a seis mills
de Totonicapin: pasaban las horas y los dias y al ver Barrios el ningin mo-
vimiento de las tropas del Presidente Cerna, resolvi6 atacarlas decididamente:
envi6 avanzadas por various puntos y con asombrosa actividad y celo hizo la
siguiente organizaci6n: cuatro compafiias al mando de los Capitanes Salvador
Vasconcelos, Balbino de Le6n, Manuel Lisandro Barillas y Socorro de Le6n,
y como jefes del Batall6n a Francisco Riego y Carlos Camposeco. El segundo
Batall6n tuvo por jefe al Coronel Julio Garcia Granados. El tren se mand6
instalar en el "Cox6n".
El 22 de junio el estruendo de los disparos de cai6n en las inmediacio-
nes de la iglesia de Totonicapin, de parte del Ejircito del Presidente Cerna,
anunci6 que la lucha iba a comenzar. El 23, a las cuatro de la mafana se
generaliz6 el fuego, a una distancia de mis de cien metros. Los libertadores,
menos disciplinados, despuis de dos horas de combat, comenzaron a retroce-
der, debido al ataque bien combinado del lancero Agustin Cuevas: el peligro
era inminente para los de la revoluci6n y comprendiindolo asi Justo Rufino
Barrios, secundado por dos compaiias armadas de rimnigtons, detuvo el
advance, hacienda nutrida lluvia de plomo, obligando a los defensores del Go-
bierno a tocar retirada.
Por el lado izquierdo las tropas del Presidente Cerna luchaban bizarra-
mente hasta poner en grave conflict a los libertadores antigiiefios al mando
del Mayor Fernando Carrillo. Barrios oy6 el fuego que no cesaba y reforz6
sus tropas y haciendo nuevo y vigoroso ataque, puso en derrota al enemigo.
El President Cerna no se desalent6 ni un solo instant; hacienda nue-
vo esfuerzo con su aguerrida plana mayor, atac6 con tropas de refresco por el
lado de la carretera de Quezaltenango, y del reducto del Calvario, sostenien-
do el fuego hasta ser flanqueadas sus fuerzas por los revolucionarios.
70







El eco de unos cuantos tiros dispersos fui la seal de que la batalla
habia terminado, a la una de la tarde.
La revoluci6n triunfaba.
La calumnia mordaz y cruel invent que el Presidente Mariscal Cerna
habia dirigido la acci6n de guerra en estado de embriaguez, lo que no fu&
cierto, segfin versions de los jefes militares que pelearon a so lado.
La retirada de las trppas del Gobierno se verific6 en orden: no hubo
la desorganizaci6n que se les ha atribuido en muchas informaciones de pe-
ri6dicos y opuisculos; lo que jams podri negarse, es que los contratiempos de
la guerra iniciada semanas antes, hubieron de afectar la moral de los soldados.
De parte de los jefes de alta graduaci6n no hubo ni flojedad, menos ineptitud.
Cerna, Cuevas y otros valientes estuvieron a la altura de su puesto en la
direcci6n general de las operaciones.


Version del veteran Ciriaco Alonso, por medio del

Subteniente J. Lizardo Diaz

"La Incha en Cox6n".-El primero en lanzarse al combat fue don Ru-
fino: al mando de dos compaiias quezaltecas entr6 sereno a la lucha; pero
no contibamos con que el enemigo lo tenia bien localizado, y no vacilaron
en destacar un contingent de mil doscientos hombres, lo mejor de ese Ej-r-
cito que lo combati6 por todos lados, casi cerrindolo. En un moment en
que s61o se oia el estruendo de la fusileria y se veia derramar la sangre, vimos
que cerca de una piedra de molino, que habia en el camino real, por "Chicruz",
un compafiero Hamaba desesperadamente a la Compafiia de revolucionarios
granaderos que estaba compuesta de ciento diez hombres, en su mayoria que-
zaltecos: de jefes teniamos al Capitin Francisco Palacios, originario de Re-
talhuleu; Teniente Daniel Morales, Subtenientes Fulgencio Morales y Juan
Bautista, originarios de San Marcos. Dragoneaba yo de Brigada y fui herido
en el est6mago con un refil6n al entrar al fuego.
"El primero de los compaferos en morir fu4 el antigiiefo Jorge Ariza,
quien venia acompanado de dos jovencitos que tambiin peleaban a nuestro
lado. Recuerdo bien que la noche anterior, antes de su fallecimiento me dijo:
-"Ya no veo las horas que de principio el fuego: deseo legar a mi
tierra.
"Pero el valiente soldado no se imaginaba lo que el destiny le tenia
deparado. En moment supremo cuando vimos que las divisas blancas esca-
laban un cerrito en sefial de retirada, no vacilamos en lanzarnos sobre la
fuerza enemiga, superior en nimero; sin perder la serenidad haciendo des-
precio de la vida, actitud que desconcertaba al enemigo, asi, en medio de
formidable lucha, peleando diez contra uno, logramos la defense de Justo
Rufino Barrios, quien peleaba en compaiia del valiente joven Coronel Julio
Garcia Granados, en el camino real, reorganizando su fuerza, por un moment
en tremendo peligro. La deferencia con que don Rufino trat6 a los granaderos







y el carifio que les dispensara, fu& siempre demostraci6n de lo que signific6
aquella memorable acci6n, que en gloria cupo a muchos quezaltecos des-
empenar.
"El Coronel Garcia Granados enardecido por este motive, a la cabeza
de cuarenta valientes soldados, haciendo esfuerzos sobrehumanos y desple-
gando valor, quiso tomar el Calvario, pero inicamente dej6 en aquel lugar
algunos cadiveres."
Muchisimos episodios se podrian referir aoerca de la actitud valerosa
de ciudadanos que tomaron participaci6n en las diferentes acciones de guerra
desarrolladas en junio de 1871, de parte del Ejircito Libertador. Hemos de
referir uno, casi olvidado: en lo mis recio de la batalla de "Cox6n" un indio
lamado Felipe Say al ver un cafi6n del enemigo atendido por un artillery,
se lanz6 temerariamente sobre el arma mortifera, y luego de haber dado
muerte al que la manejaba, ayudado de various de sus compafieros se la lev6
al sitio donde se hallaba el tren de los hbertadores, guardado por treinta
soldados.



El General Gregorio Contreras en sus "Recuerdos

de un Revolucionario", describe los combates de

Cox6n y San Lucas

Para mejor orientaci6n de los lectores, damos las dos interesantes infor-
maciones sobre las iiltimas batallas libradas en junio de 1871, entire las fuer-
zas del Presidente Mariscal Vicente Cerna y las del Ejercito Libertador. Estin
escritas sin pasi6n partidarista, y cefiidas a la verdad.
Dice el General Contreras:
"Al cabo de ocho dias de estar en Quezaltenango (las fuerzas revolucio-
narias) se tuvo noticias de que fuerzas considerable, al mando del Presiden-
te Cerna, estaban en Totonicapin, e intentaban dar un golpe decisive: en-
tonces Garcia Granados y Justo Rufino Barrios dispusieron salir a su en-
cuentro, como en efecto se verific6, posesionindose de la cumbre de Cox6n.
Cuatro dias tenian de hallarse en aquel lugar, determinindose al cabo de
ese tiempo avanzar hacia Tierra Blanca, que estaba a tiro de caii6n de los
campamentos enemigos: desde el 22 de junio comenzaron a disparar los ca-
fiones de Cerna, y el 23 a las cuatro de la mariana rompi6 sus fuegos la arti-
Ileria enemiga y una parte de la infanteria. El Ejercito Libertador contaba
ochocientas plazas, mientras que el del Mariscal Vicente Cerna, componiase
casi de seis mil hombres, cubriendo desde las alturas del Calvario hasta el In-
gar Ilamado Agua Caliente. A las cinco el combat se hizo general: el enemigo
cargaba con admirable denuedo, siendo el actor principal de las fuerzas del
Mariscal Vicente Cerna, el denodado Agustin Cuevas, que entonces tenia el
grado de Teniente Coronel.
"Los trescientos hombres que se reunieron a la revoluci6n en Quezal-
tenango y con los que se reforzaron cuatro compafiias al mando de Balbino
de Le6n y Salvador Vasconcelos, Manuel Lisandro Barillas y Socorro de Le6n,
72







levando como primeros jefes a Francisco del Riego y Carlos Camposeco,
sostuvieron a pesar de estar equipados con armamento antiguo y tener pocos
cartuchos, el primer empuje enemigo: apoyados por un refuerzo que les lie-
gara, pudieron sostener en la retirada digna de elogio que verificaban: el
enemigo intentaba cortar el camino real; pero los libertadores amparados
siempre por Ia Providencia, por el heroismo y la just causa que defendieran,
lograron hacer nulo aquel movimiento, consiguiendo con esto la complete
derrota del enemigo, que sali6 en complete fuga, muy precipitada.
"Despuis de la acci6n el
Mariscal Vicente Cerna em-
prendi6 retirada minutes des- r
puls de las tres de la tarde del
mismo dia por el camino ca-
rretero. El General en jefe del
Ejtrcito Libertador vi6 desde
el campo ese movimiento y lo
hubiera perseguido desde lue-
go; con todo su Ej6rcito, si el
gran cansancio de su tropa y
alguna falta de cartuchos se lo
hubieran permitido. Hizo, sin
embargo, salir en la madrugada
del dia siguiente al Coronel Ju-
lio Garcia Granados, con una
pequefia coitmna en su perse-
cuci6n, quien habiindole, en
efecto, dado alcance cerca de
Tecpin, le hizo ochenta o no-
venta prisioneros, quitindole
algunos pertrechos de guerra.
"No obstante, el Mariscal
Cerna efectu6 su retirada hasta
Chimaltenango, sin que se le
desbandase la tropa, milagro
debido al terror que le inspira-
ban los indigenas que por so-
bre las cumbres seguian a los
derrotados, hostilizindolos por GENERAL GREGORIO CONTRERAS.
todos los medios que estaban agnerrido military del aSo de 1871.
a su alcance.
"El Presidente Provisorio pernoct6 en Totonicapan: el 25 en Argueta;
el 26 en San Andris y el 27 en Patzicia. Se recorder& que en esta misma villa,
a su regreso de la Antigna Guatemala, la division libertadora compuesta de
quinientos hombres habia proclamado al Jefe provisorio de la Repuiblica,
y jurado no dejar las armas de la mano hasta no ver derrocada la adminis-
traci6n Cerna.







"Veinticinco dias habian transcurrido desde este hecho atrevido como
memorable y aquel puiado de hombres decididos habian deshecho las cuan-
tiosas tropas que los Corregidores de Los Altos reunieron en Quezaltenango
y derrotado al mismo Mariscal Cerna, con su numeroso Ejercito en Tierra
Blanca, tal era la rapidez con que marchaban los sucesos.
"En Chimaltenango parece que el Mariscal Cerna pens6 fortificarse
y aguardar al vencedor. Pidi6 a la capital municiones y un refuerzo con el
cual completaba un ejercito de mis de seis mil hombres.
"Las fuerzas de infanteria del Presidente provisorio, aunque reforza-
das considerablemente en los departamentos de los Altos, eran aun inferiores
en nfimero a las de su contrario, por contar nada mis que con mil doscientos
hombres; pero esta inferioridad numerica era mas que contrapesada de una
parte por la seguridad y el orgullo que dan el hibito del triunfo, y de la otra,
por la ventaja material que le proporcionaban los pocos rifles r6mington y
winchester que tenian.
Al saber el Presidente provisorio que el Mariscal Cerna habia hecho
alto en Chimaltenango, y que procuraba fortificarse en aquella plaza, no crey6
oportuno atacarlo alli; esto habria sido comprometer sin necesidad el cxito de
la campafia. El plan que form fui dirigirse por San Andr6s Itzapa a la
Antigua Guatemala y ocupar la cumbre de Santa Lucia, amenazando asi la
capital. De esta manera, obligaba al Mariscal Cerna a marchar en busca suya,
lo que proporcionaria el medio de combatir en una posici6n escogida de
antemano a su gusto y si el Mariscal Cerna no queria correr este azar, tendria
que encaminarse a defender la capital, encerrindose en ella. En este casoi
creia el General en Jefe que su triunfo era tambiin seguro, porque en poco
tiempo se pronunciaria todo el pais contra una administraci6n desprestigiada
y odiosa.
"Al Ilegar el Presidente provisorio a la villa de Chixoy, supo que el
Mariscal Cerna habia marchado a la Antigua Guatemala, pernoctando alli y
que aun permanecia en esa ciudad. En el acto cambi6 de combinaci6n y en vez
de tomar para San Andris, sigui6 por la carretera a Chimaltenango, donde al-
morz6 y sigui6 para Santiago (pueblo a seis leguas de la capital) donde per-
maneci6.
"En Sumpango tuvo noticias que el General Solares habia ocupado
Amatitlin y sin pirdida de tiempo le mand6 orden, dici&ndole que era pro-
bable que el Mariscal Cerna se retirase de la Antigua Guatemala sobre la
capital y que lo hostilizara en su march.
"La idea del General en Jefe del Ejircito Libertador era salirle al en-
cuentro por el camino de Mixco, en previsi6n de lo cual, el 29 temprano se
dirigi6 al pueblo de San Lucas, a fin de saber con certeza la hora en que el
Mariscal Cerna debia pasar por el lugar llamado Rancho de San Lucas, en
direcci6n a Bircenas.
"El Presidente provisorio ocup6 dicho pueblo a las ocho y treinta mi-
nutos de la maiiana y despuis de dar algunas explicaciones a su Mayor Ge-
neral Justo Rufino Barrios, sobre aquellas localidades que 6ste no conocia,
dirigidose con una partida de caballeria a la cumbre de Mixco, a fin de
observer si en el valle de Guatemala, habia algin movimiento de tropas. Ha-








Ulndose en ese punto y despues de algunas comunicaciones que llegaron de
la capital y examinando al que las entreg6, oy6 los primeros cafonazos por
el rumbo de San Lucas.
"Desde luego no crey6 en un ataque tan serio, porque aunque sabia
que el Mariscal Cerna habia sido reforzado con cuatrocientos hombres, no
Io juzg6 tan desacertado que empefase batalla con un ejircito desmoralizado
despues del descalabro sufrido en Totonicapin. Su admiraci6n fue, pues,
grande, cuando al Ilegar a San Lucas pudo cerciorarse de que no era una
simple demostraci6n para proteger su paso lo que hacia, sino que preparaba
una acci6n en forma. El Mariscal Cerna, en efecto, ademis de ocupar con
respetables fuerzas las cumbres de los caminos que conducen a la labor de
Di6guez, del Rancho de San Lucas, al pueblo de este nombre, hacia marchar
numerosa column para el cerro a cuya falda pasa el camino real que viene
de la Antigua Guatemala.
"El Mayor General Justo Rufino Barrios, con su excelente golpe de
vista, comprendi6 que en la cumbre de aquel cerro, blen distant por cierto
del punto que ocupaba, podia alcanzar un triunfo, una victoria, y sin aguardar
la llegada del General en Jefe, di6 las 6rdenes para que se librase el combat.
el cual fue coronado con el ixito feliz del triunfo.
"El Mariscal Vicente Cerna y sus restos derrotados, habian procurado
retirarse por el camino carretero de Bircenas hacia la capital; pero esta re-
tirada se la cort6 el General Solares, que con velocidad se dirigia sobre el
punto del combat, a donde Ilegaba algunos moments despues de decidirse.
Asi fue que tanto el Mariscal Vicente Cerna, como sus oficiales buscaron la
fuga por los cerros adyacentes.
"Una circunstancia dolorosa acaeci6 entonces: part de las tropas con
que habia forzado el paso de la barranca, el Coronel Julio Garcia Granados,
siguiendo por el camino que conduce a la labor de Dieguez, se encontr6 con
dos compaiias de la Divisi6n Solares, y no teniendo noticia de su llegada, ni
signs convenidos para reconocerse, ambas fuerzas se tomaron por enemigas
y se batieron por algunos minutes, resultando de este encuentro y tiroteo
various heridos en esta division y entire ellos, de muerte, el Jefe Juan Sol6r-
zano, perdida tanto mis sensible cuanto debi6se a lamentable equivocaci6n.
"Las tropas del Mariscal Vicente Cerna, viendo cortada la retirada,
comenzaron a desbandarse por centenares, de manera que en el curso del
dia, los prisioneros y los presentados, la mayor part de 6stos, con armas,
pasaban de mil.
"La victoria no podia ser mis complete, ni mis decisive, porque de
todo el Ejercito del Mariscal Cerna, no entraron en ese dia 30, a la capital,
sino pocos.
"El Presidente provisorio pernoct6 en Bircenas, y el dia siguiente, a las
nueve de la maiana, hacia su entrada triunfal a Guatemala, cuyo vecindario
lo recibi6 con alegria y entusiasmo de que no hay memorial en nuestra histo-
ria, tal era el grado de exasperaci6n a que la odiosa administraci6n pasada ha-
bia reducido al pais."







Joaquin Diaz Duran en "El Itinerario de un Teniente.--

Recuerdos del Ano 1871", narra las acciones de guerra

de Cox6n y San Lucas

"Despuis de la jornada de Retalhuleu, el 15 de mayo los revoluciona-
rios victoriosos marcharon por el camino de la costa y Ilegando hasta Santa
Lucia Cotzumalguapa, se dirigieron por Parramos a las altiplanicies de Chi-
maltenango. Pernoctaron en San Martin Jilotepeque y continuaron rumbo
al Norte. Tres leguas adelante de dicho pueblo, el que esto narra logr6 in-
corporarse a los revolucionarios y fue alta como Subteniente del Estado Ma-
yor General.
"Habiendo vivaqueado en el campo la noche de ese dia, el 24 por
la mafiana partimos para Joyabaj, y despuis de tres dias de permanencia en
esa aldea, seguimos para Santa Cruz Quiche, en donde pernoctamos el 28.



"Cumpliendo instrucciones caminamos aumentando nuestro personal
con Valerio Irungaray y otras personas que nos habian acompaiiado en el ata-
que a la plaza de Escuintla. Expedicionamos once dias recibiendo en las ha-
ciendas, lo mismo que en las poblaciones del trinsito, todo ginero de auxilios
y aumentando nuestra secci6n por individuos que acudian voluntaries a ins-
cribirse bajo nuestra bandera.
"En Santa Lucia Cotzumalguapa, ademis de various vecinos de recur-
sos se nos habia agregado el Capitin M. Arriaga, con doce hombres armados
y municionados que desde la Repiblica de El Salvador fueron enviados por'el
General Gregorio Solares, entonces emigrado en esa Repiblica, para auxiliar
la revoluci6n.
"De esa suerte, a nuestro arribo a Mazatenango el 14, eramos mis de
setenta hombres armados por mitad; alli encontramos el departamento al
mando politico y military del ciudadano Jose Maria Barillas, pronunciado,
como los distritos inmediatos, por nuestra causa.
"Continuamos con parte de esa pequefia fuerza para Retalhuleu, con
objeto de recoger unas cuarenta armas y algunos pertrechos con que el Jefe
Politico y Comandante nos auxiliaba y en seguida continuamos rumbo a Que-
zatenango, a donde Ilegamos el 17. A la madrugada del 18, en virtud de orden
de la Mayoria General, nos dirigimos al Cox6n, donde desde la vispera estaba
situado el Ej6rcito de que formibamos parte, el cual a favor del buen 6xito
que la revoluci6n iba alcanzando, habia aumentado a mis del triple de los
que eramos al ocupar la Antigua Guatemala.
"La posici6n que ocupaba el Ejercito era bien elegida, bajo el punto
de vista estratigico y el de facilidades para comunicarnos con Quezaltenango,
de donde distibamos s6lo once millas.
"Las fuerzas enemigas habian sido concentradas en Totonicapin, a
seis millas de distancia del sitio en el que nos hallibamos, en nimero de
mis de cuatro mil infants provistos de artilleria y al mando inmediato del
Mariscal Cerna en persona y de sus jefes mejor conceptuados.








"El 21 avanzamos cuatro millas sobre aquella plaza para descubrirnos
al enemigo, quedando nnestras guards a tiro de cai6n de una bacteria de la
iglesia del Calvario donde se habia hecho fuerte.
"El Mayor General Justo Rufno Barrios, dotado de una fuerza de
voluntad extraordinaria, active, perspicaz y resuelto, habia adquirido en
nuestro Ejercito ascendiente irresistible, y poniendo en juego sus dotes espe-
ciales de mando, habia introducido entire los jefes y oficiales la necesaria
subordinaci6n para contener la anarquia que amenazaba constantemente la
seguridad de ese ej&rcito, ya relativamente numeroso.
El servicio de explorado-
res y avanzadas diurno y noc-
turno se hacia con mis exacti-
tud y subordinaci6n que al
principio de nuestra organi-
zaci6n. Habia dos batallones,.
uno al mando inmediato del
Coronel Julio Garcia Granados :
y otro "al lado del Coronel
Riego, una escolta de veinti-
cinco hombres a las 6rdenes
del Presidente provisional y
una compaiia de reserve al
cuidado de los pertrechos y
equipajes que estacionaban en
el Cox6n, teniendo el Mayor I
General Barrios a sus inme-
diatas 6rdenes un niimero com-
petente de oficiales para dife-
rentes servicios.
"El 23 a la madrugada fue-
ron aprehendidos various espias
del Mariscal Cerna, que sigi-
losamente se aproximaban a
nuestras avanzadas, quienes al
ser amenazados de fusilarlos
por Riego, Coronel a cuyas
6rdenes obedecia yo como Ca-
pitin nombrado de la compaiiia
organizada en las costas, decla-
raron que a la unOAQUIN DIAZ DURAN,
raron que a la una p. m. habian valiente revolucionario del aHo de 1871. Muri6 el24 de
comenzado a moverse las tro- marzo de 1911. a la edad de 67 amos.
pas enemigas para atacarnos
en nuestras posiciones. Se comunic6 el parte a la mayoria; ista imparti6
6rdenes para ponernos a la defensive y a las cinco a. m., en moments en que
la cabeza de mi compafiia marchaba a ocupar un punto important determi-
nado por mi jefe inmediato, numerosa vanguardia enemiga se nos present
de freate y rompi6 sus fuegos a cien metros. Contestado a ellos, pronto vino
a reforzarnos Riego, con el resto de su batall6n, generalizindose el combat.
77







"Mas cuando nuestras compafiias estaban compuestas en su mayoria
de reclutas mal armados y escasamente pertrechados, al cabo de una hora de
fuego comenzaron a flaquear y a retroceder, al empuje de fuerzas numirica-
mente superiores y mejor dotadas; y entonces el enemigo avanz6, hasta cua-
renta metros, y bajo la confianza de nuestros fuegos, casi extinguidos, intent
un movimiento de flanco como para arrollarnos por nuestra derecha, lo cual
indudablemente habria conseguido si en ese critic moment no hubiese Hle-
gade el Mayor General Justo Rufino Barrios, a la cabeza de dos compafias
con remingtons, y hubiese contenido los progress del Coronel Agustin Cuevas,
que era quien nos atacaba.
"Detenidos los enemigos por la granizada de plomo que de pronto e
inesperadamente cay6 sobre ellos, se contuvieron, comenzaron a flaquear y
se retiraron, al principio en buen orden y en precipitada fuga despu6s, dejan-
do heridos y muertos, una pieza de artilleria y cajas de pertrechos en nuestro
poder. Al Mayor Justo Rufino Barrios le mataron su caballo y lo mismo a
Riego.
"Cuando ibamos en persecuci6n de la fuerza enemiga, ya desmorali-
zada, percibimos a retaguardia un fuego vivo que nos descubri6 otra tentative
sobre el centro de nuestra linea de batalla. El Mayor General Barrios hizo
tocar contramarcha, y con 1l a la cabeza, nos dirigimos ripidamente al lugar
del combat; pronto nos encontramos al flanco izquierdo de una fuerza ene-
miga, como de cuatrocientos hombres que intentaba forzar la compaiia de
voluntarios antigiiefios al mando del Mayor Fernando Carrillo. Este habia
retrocedido bajo el fuego de fuerzas numerosas, pero reforzado oportuna-
mente por el Mayor General Barrios que nos mandaba en persona, el enemigo
al cabo de otra refriega se retir6 salvando la barranca del rio del Molino, de
donde habia venido y era la que separaba nuestro campo del pueblo de Toto-
nicapin, dejando algunos muertos y heridos.
"Casi al mismo tiempo el Presidente Cerna, acompafiado de su Estado
Mayor, avanz6 hasta el puente del rio Molino, a nuestra izquierda, sobre la
carretera de Quezaltenango, y apoyado por numerosa infanteria y protegido
por el reducto del Calvario, embisti6 sobre nuestras fuerzas que cub'rian la
carretera, pero al cabo de una hora de fuego nutrido por ambas parties, viin-
dose flanqueado por una de nuestras compafiias que descendi6 al margen
del mismo rio, abandon sus posiciones con perdidas y se reconcentr6 en
Totonicapin, dejindonos absolutos duefios del campo que hacia tres dias
ocupibamos iamado "Tierra Blanca".



"Entretanto, el Mariscal Vicente Cerna, por la via mis larga de Que-
zaltenango, se habia dirigido con su Ejircito a la Antigua Guatemala, a donde
lleg6 la tarde del 27. Alli se le reuni6 la guarnici6n de Escuintla al mando
del Corregidor de aquel departamento, Julio Cisar Garrido, quien hecho pri-
sionero el dia siguiente, fue fusilado por algunos soldados insubordinados de
los nuestros, moments despues del triunfo decisive de San Lucas. De aquella
ciudad el Mariscal sali6 con cuatro mil hombres en la mafiana del 29, diri-
giindose a la capital por la carretera.







"Nuestro ej6rcito, partiendo el 28 de Patzicia, pernoct6 en Santiago
Sacatep6quez, despubs de corta detenci6n en Chimaltenango, y en la manana
del 29 continue para Guatemala, por el camino de Mixco; pero Uegados a
San Lucas a las 7 de la mariana y mientras las tropas descansaban, se tuvo
noticia de que Cerna, marchando casi paralelamente por la carretera, se
dirigia tambi6n a Guatemala. Prontamente el Mayor General Justo Rufino
Barrios destac6 tres compafias al mando del Mayor Fernando Carrillo, para
que, colocindose en posesi6n convenient, observaran de cerca los movimien-
tos del enemigo, mientras que 61 mismo, con el grueso del ejercito, empren-
di6 march acelerada hacia el cerro de San Bartolo, subiendo por la falda
al lado opuesto de la que domina la carretera y todo el valle de Santo Tomis,
pero no transcurri6 media hora sin que Fernando Carrillo se viese comprome-
tido en un encuentro con la vanguardia enemiga, que distrajo la atenci6n
de 6l. Entre tanto ocupamos el cerro y descubrimos el grueso de las fuerzas
enemigas.
"Se orden6 el ataque, y al toque de diana caimos ripidamente sobre
aquel numeroso ej6rcito que al cabo de una hora se disperse en todas direc-
ciones, dejindonos dueios del campo y de la carretera, y en la encrucijada
de los dos caminos, demostraban la dibil resistencia opuesta por nuestros
adversaries. Habia sido aquello, mas que un combat, una march triunfal
para nosotros, sobre un ej6rcito enorme, que a nuestra presencia declaribase
desconcertado y vencido.
"El Mayor General Justo Rufino Barrios orden6 al que esto describe,
descender en seguida, con parte de su compafiia por la carretera en persecu-
ci6n de los fugitives, pero a la altura de La Embaulada fui detenido por el
fuego de una avanzada como de cuarenta hombres que cerraba el paso;
contestando el fuego por nuestra parte e inmediatamente reforzado por el
propio Mayor General Justo Rufino Barrios que acudi6 con una compaiiia,
pronto se disperse aquella fuerza desconocida, dejando cuatro muertos y va-
rios heridos, y entire 6stos un jefe de alta graduaci6n que era el que la man-
daba. Era la fuerza de Solares y Viteri con la que equivocadamente se inici6
un tiroteo, error fatal del cual fu& victim el Coronel Sol6rzano, military de
experiencia y de alto concept en el Ejercito.
"A las seis de la tarde llegaron a este punto el General Jefe Granados
y el Mayor General Justa Rufino Barrios, a la cabeza de su ejercito, que
en aquella jornada decidia para siempre los futures destinos de Guatemala.
Conddjose a los heridos, entire 6stos al Mayor Fernado Carrillo, a la Antigua
Guatemala, juntamente con el joven Ignacio Quii6nez, quien habia tomado
parte con nosotros en el combat, recibiendo una herida-mortal.
"El Ej6rcito del Mariscal Cerna, abandonado por sus jefes, se dispers6
y aqu6l, acompafado de various de sus parciales huy6 por via de tierra rumbo
al Salvador.
"A la madrugada del dia siguiente, una comisi6n del Cuerpo Diploma-
tico acreditado en Guatemala, present6se en nuestro campamento a conferen-
ciar con Garcia Granados y Barrios, de quienes recibieron promesa de no
usar severidad alguna a nuestra entrada a la capital, en tanto que 6sta no se
mostrara hostile, y bajo esa fe partieron."
Hasta aqui el relate de Joaquin Diaz Durin.








MAYORIA GENERAL DEL EJERCITO LIBERTADOR


Libro de Ordenes abierto el 6 de mayo de 1871

Plena Campafia

(Documentaci6n in&dita)


Orden General extraordinaria del dia 6 de mayo

De orden del Cno. General en Jefe, el "Batall6n Libertador" se orga.
nizara con cuatro Compafiias, la que se conoce con el nombre de Primera
formara la de Cazadores, al mando del Capitin ciudadano Basilio Arroyave.
La Compaftia de Los Duendes tomara el nombre de Primera y la denominada
Cazadores, el de Segunda.
La Segunda Compafiia se refundira en Granaderos, Cazadores y Pri-
mera.
Se reconocera por ahora como Comandante del Batall6n al Teniente
Coronel ciudadano Herculano Afre.
Comunicada.
TELLEZ.
*

Orden general del 7 al 8 de mayo.
Sera reconocido como Subteniente de Estado Mayor el Teniente Co-
ronel ciudadano Julio Garcia Granados.
Capitan de vigilancia para hoy al de esta clase, Co. Basilio Arroyave
y para mafiana el que se nombre.
De orden del ciudadano General en Jefe,
Justo Rufino Barrios.
*

Orden general del 8 al 9 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Co. Nicolas Rodriguez,
y para mafiana el que se nombre.
El orden de march para mariana seri el siguiente: a la vanguardia
marchara la "Compafia de Cazadores", luego la de "Granaderos", despugs la
Primera Compaiiia,-en seguida el tren, en pos del tren, la Segunda Compaiia
y cubriri la retaguardia la Caballeria.
El primer toque de march, que sera general, deberi darse a las tres
de la mafiana; el segundo "de asamblea", a las cuatro y se comenzari a car-
gar entonces; y el tercero de march, cuando se made.
De orden del Cno. General en Jefe,
Justo Rufino Barrios.
(Esta firma esti escrita con lipiz).
Comunicada,
TELLEZ.






















r-


JUST RUFINO BARRIOS,
en plena juventud.







Orden general del 9 al 10 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Co. Francisco Bachet y
para mariana el que se nombre.
Habra en el servicio una estricta vigilancia por estar frente al enemigo.
De orden del Cno. Gral. en Jefe,
Jasto Rufino Barrios.
Comunicada,
TELLEZ.


Orden general del 10 al 11 de mayo.
Jefe de dia para hoy el Sargento Mayor Co. Francisco Ponce, para
mariana el que se nombre.
Se reconocera como Gubernador de Campo al Sargento Mayor Co. Fran-
cisco Ponce y de su ayudante al Subteniente Juan Ortega.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada).
Comunicada,
TELLEZ.

Orden general (escrita con lapiz) del 12 al 13 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase, Cno. Miguel Enriquez,
y para mariana el que se nombre. Se reconocera de ayudante al Subteniente
Justo Iturri6s, en lugar del Co. Juan Ortega.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada).
Comunicada,
TELLEZ.


Orden general (escrita con lapiz, y probablemente, de manera preci-
pitada, segfin se desprende de la forma de letra mal trazada y casi ilegible).
Capitan de vigilancia Cno. Basilio Arroyave y para mafiana el que se
nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
Comunicada.
TELLEZ.
*

Orden general extraordinaria del 15 de mayo de 1871.

"PROCLAMA

"Compatriotas: En la jornada de ayer os habeis lenado de gloria.
"Habeis combatido con valor y perseverancia, y a pesar de la superio-
ridad numerica del enemigo y lo desventajoso de la posici6n en que tuvo
lugar el combat, habeis probado una vez mis que los sostenedores del des-
potismo no pueden nunca vencer a los defensores de la libertad, aun cuando
aquillos sean cinco veces mas que istos.







"Compatriotas!
"Por mi conduct, y a nombre de la Patria agradecida, recibid el para-
biWn. Estoy tomando todos los datos necesarios para premier en lo que en
mi depend, los servicios de los que mis se hayan distinguido, tarea harto di-
ficil en donde todos son valientes.
Entre tanto, reconoced como General de Brigada graduado al Coronel
don Justo Rufino Barrios, de cuya intrepidez y esfuerzos la Divisi6n entera
ha sido testigo.
SMiguel Garcia Granados.

Orden general del 15 al 16 de mayo.
Capitin de vigilancia para hoy el de esta clase Cno. Nicolis Rodriguez,
y para mariana, al que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada.
TELLEZ.
*
Orden general del 16 al 17 de mayo.
Capitin de vigilancia para hoy, el Teniente Cno. Gregorio Contreras, y
para mafana el que se nombre.
Sera reconocido como Subteniente de la "Compaiia de Granaderos"
al Cno. Venancio Barrios (hijo de Justo Rufino Barrios) y como Subteniente
de la de "Cazadores", al Cno. Juan Ortega.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
TELLEZ.
*
Orden general del 17 al 18 de mayo.
Capitin de vigilancia para hoy, Teniente Cno. Mariano Aguilar, y para
mafana el que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada.
TELLEZ.
*
Orden general del 19 al 20 de mayo.
Capitin de vigilancia para hoy el de esta clase Cno. Francisco Palacios,
y para mariana el que se nombre.
Se reconoceri como Subteniente de la "Compafila de Cazadores" al
Cno. Francisco Rodas.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
TELLEZ.








Orden general del 20 al 21 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Santos Maldonado,
y para maiiana el que se nombre.
Se reconocera como ayudante de la Mayoria General al Cno. Faustino
Cavieses y como Ayudante del Cuerpo al Subteniente Cno. Tomis Valenzuela.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada).
C omunicada,
TELLEZ.
*
*
Orden general del 21 al 22 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Nicolas Rodriguez,
y para mariana el que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No estA firmada).
Comunicada,
TELLEZ.

*
Orden general del 22 al 23 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy el Teniente Cno. Gregorio Contreras,
y para mafiana el que se nombre.
Se indica a los Ayudantes del Cno. General en Jefe, a los de la Mayo-
ria General y a los del Cuerpo, que esten siempre con sus jefes, porque se ha
notado que no cumplen con este deber.
Al toque de sueldo de la Mayoria General ocurririn todos los Capitanes
y demas que tengan que obtenerlo de la Tesoreria del Ejircito, con sus pre-
supuestos para que sean cubiertos.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada).
Comunicada,
TELLEZ.
*
*
Orden general, extraordinaria, del 22 de mayo.
Se reconocerin como Teniente Coronel efectivo al Cno. Julio Garcia
Granados; como Teniente Coronel graduado al Cno. Francisco Ponce; como
Sargento Mayor graduado, al Cno. Francisco Bachet; como Capitanes efec-
tivos, a don Miguel Enriquez, a don Basilio Arroyave, a don Ricardo Mindez,
a don Toribio Mazariegos y a don Nicolas Rodriguez; como Capitanes gra-
duados, a don Mariano Aguilar, a don Gregorio Contreras y a don Diego
Mota; como Teniente efectivo, a don Faustino Cavieses; como Tenientes
graduados a don Jose NAjera. a don Filogonio Perez y a don Justo Iturri6s, y
como Subtenientes efectivos, a don Juan Ortega, a don Venancio Barrios, a
don Francisco Rueda y a don Vicente Sandoval.
Miguel Garcia Granados.








Orden general del 23 al 24 de mayo.
Capitin de.vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Mariano Aguilar,
y para maiiana, al que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.

*
Orden general del 24 al 25 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Francisco Palacios,
y para maiana, el que se nombre.
Se reconoceri como Sargento Mayor graduado, al Cno. Fernando Ca-
rrillo y como Ayudante del Mayor General al Cno. Jose Nijera.
Queda de baja el Teniente graduado Cno. Andris Tllez.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.
*

Orden general, extraordinaria. del 24 de mayo (escrita con lipiz).
Se reconocen como Subtenientes al Cno. Joaquin Diaz Durnn y Tomis
Mollinedo.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.
*

Orden general del 25 al 26 de mayo (escrita con lipiz).
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Santos Maldonado,
y para mariana el que se nombre.
Se reconoceri como Gobernador de Campo al Cno. Capitin Ricardo
Mindez.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.
*

Orden general del 26 al 27 de mayo.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Nicolis Rodriguez,
y para maiiana el que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.








Orden general del 27 al 28 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de su clase Cno. Gregorio Contreras,
y para mafiana el que se nombre.
Se reconocera como Teniente efectivo al Cno. Agustin Chinchilla, y a
Carlos Bret6n y el Cno. Bernardo Morales quedari agregado a la escolta del
General en Jefe.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada).
Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 28 al 29 de mayo.
Capitan de vigilancia para hoy, el de su clase Cno. Nicolis Rodriguez,
y para mariana el que se nombre.
Se reconoceri a los Ayudantes del General en Jefe y a los de la Ma-
yoria General que en cuanto les sea possible conseguir, usen un list6n en el
brazo izquierdo, color azul, los del General en Jefe, y rojo los de la Mayoria
General.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del primero de junio de 1871.
Capitin de vigilancia para hoy, el de su clase Cno. Santos Maldonado,
y para mafiana el que se nombre.
Se reconoceri como Capitin efectivo a don Francisco Andreu (Secre-
tario de la revoluci6n) y como Teniente efectivo al Cno. Juliin de Le6n.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 4 al 5 de junio de 1871.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Francisco Andreu
y para mafiana el que se nombre.
Se reconoceran como Sargento Mayor graduado al Cno. Nicolis Ro-
driguez.
Capitin efectivo a Francisco Palacios.
A los Cnos. F. G. Cavieces, Jose Nijera, Gregorio Contreras, Mariano
Aguilar, Santos Maldonado, capitanes efectivos.
Tenientes efectivos Cnos. Pepe Palacios, Venancio Barrios, Filomeno
Fernindez.
Tenientes graduados a los Cnos. Tomis Valenzuela, Mariano Carrera,
Erlindo Ortigosa.







Subtenientes efectivos y ayudantes del Coronel efectivo Cno. Julio Gar-
cia Granados: Cayetano Mejia, Pedro Montiel, Leonardo Orellana.
Subtenientes efectivos: Cnos. Rafael Almorza, Bernardo Salazar, Ma-
nuel Palomeque.
Subteniente graduado Cno. Daniel Morales.
Sargentos Primeros Cnos.: Timoteo Molina, Jos6 Menindez, Jose Ma-
ria Espafia, F6lix Soto y Balbino Hernindez.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada). Comunicada,
CAVIECES.
*
*

Orden general del 5 al 6 de junio de 1871.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Gregorio Contre-
ras, y para mafiana el que se nombre.
Se reconoceri como Teniente efectivo y ayudante del Cno. Mayor Ge-
neral al Cno. Manuel Nijera y de Coronel y Jefe de Estado Mayor del Cno.
General en Jefe y Presidente provisorio, al Cno. Francisco del Riego y como
Teniente efectivo al Cno. Cirilo Orantes, como Capitin graduado al Cno. A.
Cabrera y Teniente Coronel graduado al Cno. Carlos Camposeco, como Sub-
tenientes graduados al Cno. Vicente Beteta y al Cno. Manuel Toledo.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.


Orden general'del 5 al 6 de junio.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Faustino Cavieces,
y para maiiana el que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada). Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 6 al 7 de junior.
Capitin de vigilancia para hoy, el Cno. Teniente Coronel graduado
Carlos Camposeco, y para mariana el que se nombre.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada).
Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 7 al 8 de junio.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Santos Maldonado,
y para mafiana, el que se nombre.







Se reconocera como Coronel efectivo al Cno. Luis Beteta y como Capi-
tan Cirujano del Ejercito, al Cno. Manuel Contreras, agregado al Estado Ma-
yor del Cno. President provisorio.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esti firmada). Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 8 al 9 de junio.
Capitan de vigilancia para hoy, el de esta clase Cno. Francisco Palacios,
y para mariana el que se nombre.
Se reconocera como Subtenientes agregados a la Guardia a los Cnos.
Anastasio Estrada, Jose Le6n Garcia Salazar, Carlos Molina, y como Tenien-
te y Segundo Cirujano del Ejercito, al Cno. Jose Maria Espafia; como Te-
nientes a Jose Antonio Paniagua y a Jose Inks Mendez y como Subteniente
al Cno. Felix Soto.
De orden del Cno. General en Jefe.
(No esta firmada). Comunicada,
CAVIECES.


Orden general del 9 al 10 de junior.
Capitan de vigilancia para hoy, al Cno. Capitin graduado Jose Victor
Palacios, y para maiiana el que se nombre.
Se reconoceri como Subteniente agregado a la Tesoreria o Pagaduria
al Cno. Anastasio E. Monz6n; de Subtenientes a los Cnos. Agustin Cajas,
Domingo Mufiiz, Felix Soto, Luis G. Afre, Jos6 Maria Espaiia; como Teniente
efectivo a Jose Mindez, y de Capitin a Joaquin Reyes.
Se reconoceri como Jefe de Estado Mayor al Coronel Cno. Luis Beteta,
de Capitan al Cno. Albino de Le6n; como Teniente a Raimundo Herrera,
Mariano Iturri6s; como Subteniente, a Jose Angel Salazar, Balbino Arriola;
Capitin Manuel Valenzuela; Subtenientes Evaristo Cajas, Santiago Sabarre-
ta, Carlos Valenzuela, Angel Balcircel Abanderado; Manuel Aguirre. Cemo
Ayudante Capitin Salvador Vasconcelos, del Comandante Le6n Melindez;
Subteniente Justiniano Pela&z Gonzalez.

*
*

Orden general del 10 al 11 de junio.
Capitin de vigilancia para hoy, el de esta clase, Cno. Socorro de Le6n,
y para mafiana el que se nombre.
Se reconocera como Teniente efectivo al Cno. Isidoro Barillas y al
Cno. Filix Rivera como Subteniente y ayudante de la Mayoria General. Se
reconoceri como Capitan efectivo de la Brigada de Artilleria al Cno. Cavieses.
De orden del Cno. President provisorio.
Adici6n a la anterior:
Queda de baja Tomis Valenzuela, quedando en su lugar el Cno. Te-
niente efectivo Isidro Barillas.








Orden general del 11 al 12 de junio de 1871.

Ejercito en campafia.
Capitin de vigilancia para hoy el de igual clase Francisco Andreu (Se-
cretario de la revoluci6n).
Se reconoceri como Subteniente efectivo al ayudante de la Mayoria
General Arcadio Cojulin. Tambiin se reconoceran como Subtenientes del
Estado Mayor a los ciudadanos Daniel Marroquin y Bernardo Alvarado.
Habiendose sabido con sorpresa que en muchas guardias y puestos del
campo, se detiene e impide el paso a los ayudantes del senior Presidente, se
previene a todos los comandantes de dichos puestos que en ningiin caso y
bajo pretexto alguno se impida la libre circulaci6n de los expresados ayu-
dantes.
Del cumplimiento de dicha orden serin responsables los jefes y co-
mandantes de puestos.
De orden del General Presidente provisorio.
Comunicada,
Jose Ndjera.
*
*

Orden general del 12 al 13 de junio.

Capitin de vigilancia para hoy: Gregorio Contreras.
Se reconoceri como Capitin efectivo a Socorro de Le6n y como Tenien-
te efectivo a Vicente Sandoval.
De orden del General en Jefe.
Jose Ndjera.
*



Orden general del 13 al 14 de junio.

Capitin de vigilancia para hoy: Mariano Aguilar.
De orden del ciudadano Presidente provisorio.
Jose Ndjera.
*



Orden general del 14 al 15 de junio.

Capitin de vigilancia para hoy: Manuel Valenzuela.
Se reconoceri, como Capitin graduado a Cayetano Amizquita; como
Tenientes graduados a Fermin Becerrin y Santiago Lavarreda y como Subte-
nientes graduados a Antonio Arriola y a Rosalio Paz, todos de la Compafia
de Totonicapin.
De orden del ciudadano Presidente provisorio.
Jose Ndjera.








Orden general del 15 al 16 de junior.

Capitan de vigilancia para hoy: Faustino Cavieces.
Se reconocera como Sargento Mayor del Primer Batall6n Libertador,
a Jose Maria Gonzalez, quien tomard posesi6n de su puesto inmediatamente.
Los cuerpos deberan estar listos para practicar sus ejercicios a las tres
y media en punto de esta tarde.
De orden del Presidente provisorio,
Jasto Rafino Barrios.
Comunicada,
Jose Ndjera.



Orden general del 16 al 17 del corriente.

Capitan de vigilancia el Sargento Mayor Cno. Fernando Carrillo.
De orden del Cno. President provisorio.
Comunicada,
Jos6 Ndjera.
*

Orden general del 17 al 18 del corriente.

Capitan de vigilancia para hoy Socorro de Le6n. Se reconoceri como
Capitan efectivo al Cno. Antonio Cajas.
De orden del Cno. President provisorio.
Comunicada,
Josg Ndjera.
*

Orden general del 18 al 19 del corriente.

Capitan de vigilancia para esta noche, Cno. Francisco Palacios.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
Ndjera.

*

Orden general del 19 al 20 del corriente.

Capitin de vigilancia para hoy, Cno. Faustino Cavieces.
Se reconocera como ayudante del Mayor General al Cno. Andres
Tellez.
De orden del Cno. President provisorio.
Jasto Rafino Barrios.
Comunicada,
Ndjera.








Orden general del 21 al 22 del corriente.
Jefe de dia para hoy, el Sargento Mayor Cno. Carlos Camposeco.
Se previene por orden general que los Cnos. Capitanes que faltando a
sus deberes no se encontrasen a la cabeza de sus respectivas companias serial
en el acto separados de las filas, sin perjuicio de lo que hubiere lugar. Tam-
bien se castigari severamente a los cornetas y tambores que no repitiesen
los toques de la Mayoria General.
De orden del Presidente provisorio,
Justo Rufino Barrios.
Comunicada,
Ndjera.

*

Orden general del 22 al 23 del corriente.
Jefe de dia para hoy, el Cno. Sargento Mayor Nicolis Rodriguez. Se
reconoceri como Subtenientes a los Cnos. Luis Carballo y Valentin Moran,
quienes quedarin agregados al Estado Mayor del Cno. President provisorio.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rufino Barrios.
Comunicada,
Ndjera.
*
*

Adici6n: de orden superior se da de baja al Subteniente Cno. Joaquin
Diaz Durin.
BARRIOS.
Comunicada,
Ndjera.



Orden general del 23 al 24 del corriente.
Jefe de dia para hoy, Cno. Francisco Ponce.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
SNjera.


Orden general del 24 al 25 del corriente.
Capitin de vigilancia para esta noche, Albino Cabrera.
Se da de baja a Jose Le6n Garcia, teniente ayudante de la Plana Mayor.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
Rivera.








Orden general del 25 al 26 del corriente.
Capitin de vigilancia para esta noche Cno. Salvador Vasconcelos.
Proclama
Compafieros:
Por la cuarta vez desde que hemos emprendido la grande obra de
regenerar al pais, habeis probado, el dia de ayer, vuestra superioridad sobre
las fuerzas de Vicente Cerna, las cuales aunque en nimero much mayor,
cedieron ante el brillo de vuestras bayonetas.
i Gracias, compafieros, por vuestro valor y vuestra constancia!
La Patria agradecida sabri premier tanto heroismo.
Yo por mi parte, estoy tomando los datos necesarios a efecto de dar
aquellos ascensos que la justicia reclama y al llegar a la Antigua Guatemala,
se publicaran en la orden general del Ejercito.
Entre tanto, reconoced como General de Brigada efectivo al digno Ma-
yor General Justo Rufino Barrios.
iViva la libertad! iViva el Ej&rcito Libertador!
El General Presidente Miguel Garcia Granados.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
Rivera.
*
*

Orden general del 26 al 27 del corriente.
Capitan de vigilancia para esta noche Cno. Diego Mota.
De orden del Presidente provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
Rivera.
*
*

Orden general del 27 al 28 de junio de 1871.
Capitan de vigilancia para hoy Cno. Cayetano Mejia.
De orden del Presidente provisorio.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
Tillez.
*


Orden general del 28 al 29 de junio de 1871.
Capitin de vigilancia para hoy Cno. Santos Maldonado.
De orden del Presidente provisorio.
Jasto Rufino Barrios.
Comunicada,
Tillez.







Orden general del 29 al 30 de junior de 1871.
Capitin de vigilancia, Socorro de Le6n.
Subteniente abanderado del "Ejercito Libertador", para la entrada de
iste a la capital, Manuel Aguilar Quiroz.
De orden del Presidente provisorio.sto u o Barrios.
Justo Rufino Barrios.
Comunicada,
Rivera.
Adici6n.-El Santoo y sefa" de esta fecha: Redenci6n.



Orden general del 30 de junio al primero de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy el Coronel Luis Beteta.
Se previene a todos los capitanes de Compafiia, bajo su mds estrecha
obligaci6n, que fienen responsabilidad de cnanto desorden cometan los indi-
viduos de ellas.
De orden del Cno. President provisorio. Juso R o Barrios.
Justo Rufino Barrios.
Comunicada,
STllez.

Orden general del 1' al 2 de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy, el Capitin Cno. Francisco Palacios.
De orden de! Cno. President provisorio. Juso R o Barrios.
Justo Rafino Barrios.
Comunicada,
STllez.
*
Orden general del 2 al 3 de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy, el Cno. F. del Riego.
Se previene a los capitanes de compafias, entreguen mafiana a las seis
a. m., un estado de la fuerza, armamento y municiones, todo bien especifica-
do. El que faltare a esta prevenci6n seri destituido de su compaiiia. Igual-
mente se previene que despues de la lista de seis no permitan los capitanes
que los soldados transiten por las calls.
De orden del Cno. President provisorio.
Justo Rufino Barrios.
Comunicada,
Tlez.

Orden general del 3 al 4 de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy, el Cno. Comandante Jose Maria Gonzalez.
Habiendo observado la Mayoria ciertos abuses cometidos por los sol-
dados que salen a la calle, se previene a los capitanes no les permitan llevar
bayonetas. El que infrinja esta disposici6n seri castigado severamente.
De orden del Cno. President provisorio.
Jasto Rafino Barrios.
Comunicada,
TUlez.







Orden general del 4 al 5 de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy el Cno. Coronel Luis Beteta, y para maiana, el
Sargento Mayor Jose Nijera.
Mafiana seri baja el Teniente Coronel Fernando Almendares, debiendo
presentarse hoy por la tarde a este despacho.
El servicio de plaza lo arreglar. el jefe de ella, Sargento Mayor Jose
Maria Gonzilez, constando la guardia del Palacio, de veinte hombres, lo
mismo que la del Principal; la de Carcel de cuarenta y su correspondiente
official, tambor y corneta. La escolta de policia constari de diez y ocho plazas
y official que respond del orden que deba guardarse y la Mayoria de Plaza
arreglara el servicio diario de los cuerpos a quienes les toque proveer aquella
guardia y tanto estas como la de prevenci6n asistirin a la "Parada".
Los comandantes de las compafiias cuidarin bajo su mis estricta res-
ponsabilidad que los oficiales o clase de tropa no den mal trato a otros indivi-
duos que pertenezcan al mismo Ejercito.
Todo individuo de la policia diurna que pida auxilio a las guardias de
plaza y prevenci6n sera proporcionado con prontitud.

Justo Rafino Barrios.

*
*

Orden general del 5 al 6 de julio de 1871.
Jefe de dia para hoy, Cno. Sargento Mayor Jose Nijera, y para ma-
fiana el Cno. Sargento Mayor Jose Maria Gonzilez.
Desde mariana serd baja el Teniente Coronel Cayetano Rascon.

Justo Rufino Barrios.





El "Libro de Ordenes", contiene varias copias de 6rdenes generals del
Ejercito del Mariscal Vicente Cerna, caidos en poder del "Ejercito Libertador".
Tienen poca importancia, contrayindose a nombramientos en el ramo de mi-
licias en campafia, recomendaciones a las avanzadas (partida de soldados que
se adelanta a un ejercito, para observer de cerca al enemigo), nombramientos
de jefe de dia y disposiciones diversas firmadas por el Sargento Mayor Rua-
no, por el Teniente Coronel Agustin Cuevas, por el Comandante Dighero, Co-
ronel Morales y otros militares del servicio en distintos batallones, entire ellos
a Aquilino Calonge.
Se da importancia en una de las 6rdenes, a la remoci6n de su empleo
al Subteniente Juan Portillo, quien abandon, de noche, y sin motivo, la
avanzada, frente al enemigo.
Otra orden general dispone severe castigo para various oficiales que se
embriagaron estando en servicio.







Remisi6n de Dinero para los Revolucionarios

Comandancia Militar del departamento de San Marcos.
Ciudadano Mayor General del Ejircito Libertador de la Repdblica.
A las doce de la noche del dia de ayer (14 de junio de 1871) me fua
entregada su nota de la misma fecha por el Capitin Ciud. Joaquin Reyes, a
la que me acompaiaba una para la Municipalidad de San Pedro S., referente
al pedido que le habia hecho a aqu6lla para los precisos gastos de la guerra.
En el acto mismo redact6 dicha nota a aquella Municipalidad para su exacto
y debido cumplimiento, y por resultado di6 haberse reunido hasta las seis de
la tarde de hoy, la cantidad total de dos mil quinientos sesenta y siete pesos,
de los cuales he torado para gastos indispensables y precisos de esta Coman-
dancia, los sesenta y siete pesos de pico de los cuales he suplido al mismo
Capitin Reyes, nueve con seis y medio, para habilitar al Capitin y oficiales
de la comisi6n, cuyo document le acompafo.
La Municipalidad de San Pedro S., me ha suplicado alcance de Ud., si
fuese possible, la rebaja de un mil pesos, de manera que el dicho pedido se
concrete a cuatro mil y yo en presencia de los sacrificios que aqu6lla ha hecho
el dia de hoy, se lo suplico de la misma manera, seguro de que el deficit para
dichos cuatro mil pesos, serin puestos a la disposici6n de esa Mayoria dentro
de cinco dias a contar de mafana en adelante.
Si no fuese de su aprobaci6n este plazo, espero me lo indique para
exigir con mis brevedad, el entero de lo que falta para el pedido indicado.
Libertad y Reforma.
San Marcos, junio 15 de 1871.
J. Victor Morales.


Felicitacion del pueblo de Tejutla
Tejutla, junio de 1871.
Sefior Mayor General ciudadano Justo Rufino Barrios.
Ayer tuvimos la fausta noticia en esta villa, de que el Excmo. Sr. Pre-
sidente provisorio de la Repiblica, cindadano Miguel Garcia Granados y Ud.
con las fuerzas de su mando han obtenido el glorioso triunfo sobre las tropas
que mandaban various corregidores de los departamentos de los Altos en el
campo de "El Pinal", ocupando en seguida la plaza de esa poblaci6n.
Tal victoria, no dude el Sr. General que ha sido para todos los habitan-
tes de esta villa una satisfacci6n, por presentarse con esto la extinci6n de un
gobierno que nos venia oprimiendo.
Este Ayuntamiento suplica al Mayor General se sirva elevar al conoci-
miento del Presidente provisorio su sincera adhesi6n con que el vecindario se
une a la defense de la causa.
Ofrecemos al ciudadano General, nuestras protests de consideraci6n
y aprecio. Dios y Libertad.
Easebio Aguilar, Pedro Sdnchez, Mariano Perez, Jesfs Maria L6pez,
Isidoro Maldonado.








Actas de pronunciamientos en favor de la
Revoluci6n de 1871

El "Libro de Ordenes" contiene muchisimas actas a favor de la revolu-
ci6n liberal, algunas de ellas ineditas y otras publicadas en Quezaltenango y
en esta capital, estas iltimas aparecieron impresas cuando ya habia triunfado
el Ejercito Libertador.
Entre aqu6llas figuran las siguientes: la del pueblo de San Lorenzo,
(donde naci6 el General Barrios), suscrita el 3 de junio por la mayoria de los
vecinos.
La de Malacatan, firmada por los miembros del Ayuntamiento, el 14 de
junio, y escrita por el Secretario de la corporaci6n Isidoro Maldonado.
Comunicaci6n firmada por Buenaventura G6mez, enviando de San
Pedro Sacatepequez, la cantidad de dos mil cuarenta y site pesos destinados
a los jefes revolucionarios. La carta de envio tiene fecha 15 de junior.
Acta de la Municipalidad de Santa Isabel Tajumulco, fechada el 14
de junior.
Carta de envio de quinientos veinte pesos de la Municipalidad de San
Pedro S., firmada el 15 de junio de 1871, por Atiliano Reina.
Acta de la Municipalidad de Santa Lucia Malacatin, 10 de junior.
Varias de pueblos del departamento de Sololi.
Esta bien escrita el acta de pronunciamiento de la Municipalidad de
San Francisco Zapotitlin. La redact6 a la edad de veinte afios don Felipe
Silva Leal, que mrs tarde lleg6 a ser lingiiista notable, ameno escritor y
versificador inspirado.
La pagina 71 del "Libro de Ordenes" tiene el Acta que dice:
"Ciudad de Guatemala, el 30 de junio de 1871.
"Considerando que la revoluci6n se halla triunfante y a las puertas de
la ciudad, que las promesas del manifiesto de ocho de mayo satisfacen las
aspiraciones de los guatemaltecos: la ciudad de Guatemala se adhiere a la
revoluci6n acaudillada por don Miguel Garcia Granados".
"Esta Acta, puesta en manos del vencedor, por una comisi6n presidida
por el joven Licenciado Marco Aurelio Soto, fu6 redactada por el segundo
de los ayudantes del General Manuel Gonzilez Cerezo, Comandante de la
Guardia Civil, improvisada en la noche del 30. Obedeci6 la redacci6n al deseo
de que nadie encontrase en ella dificultad para firmarla en el breve plazo de
que pudo disponerse en aquella madrugada, y se tuvo cuidado de no offender
a las personas caidas, como alguien pretendia hacerlo en un proyecto de re-
dacci6n lleno de desahogos".

*

El Libro citado tiene las cuentas llevadas a diario de los gastos hechos
por la revoluci6n y de las entradas de dinero y viveres enviados a la misma
de distintos pueblos occidentales de la Repiiblica: por estos documents Ilega-
mos a orientarnos de que la revoluci6n cont6 con una pequefia banda de mfi-
sica de instruments de viento, varias piezas de artilleria y cuerpo de ca-
balleria.








Documentaci6n curiosa


El mismo "Libro de Ordenes" contiene en sus iltimas piginas, copia
del process instruido contra el ciudadano Francisco Andreu y otras personas,
por complicidad en la revoluci6n del Mariscal Serapio Cruz. Afio de 1869.
El nombre de Andreu esta olvidado, no obstante sus merecimientos.
Pertenecia a una familiar de antiguo arraigo en la sociedad de Guatemala.
Su padre, don Antonio Andreu, figure durante algunos afos de Corregidor
de Amatitlin y en otros departamentos. Hermano de don Antonio fue dan
Andris, notable orador en la epoca del Jefe del Estado de Guatemala Doctor
Mariano Galvez y Diputado al Congreso Legislativo en tempos del Presiden-
te Mariano Paredes.
Francisco Andreu una vez termin6 amplios studios en diversas mate-
rias dedic6se al comercio, ramo por el cual manifest inclinaci6n, revelando
condiciones de probidad e inteligencia y espiritu vivaz que singulariz6 su
existencia.
De ideas avanzadas, no estaba conforme con el estacionamiento a que
Ilegara el pais antes de 1871: su amistad con Miguel Garcia Granados y las
ideas de este, aviv6 em su inimo las tendencies innovadoras que comenzaban
a germinar en la mente de muchos j6venes, contrarias al regimen politico
del Presidente Mariscal Vicente Cerna.
Al iniciarse el movimiento revolucionario del Mariscal Serapio Cruz,
que tuvo epilogo atroz en Palencia, Andreu se manifest entusiasta por ese
caudillo.
No obstante su juventud, su figure fue neta, honorable, de relieve pro-
pio: llen6 ciegamente en un period de la vida deberes para con Miguel
Garcia Granados, en beneficio de la causa political por este iniciada. Dentro
de la modestia de su caricter supo antes y despuis de 1871 ocupar con digni-
dad los- puestos que se le encargaran. No fue la suya una personalidad de
primera fila en la political del pais, pero si duefio de una intelidencia des-
pejada, de firm equilibrio moral y spiritual, haciindose merecedor al respeto
de todos los que lo trataron.
A mediados del aiio de 1869, fue delatado en uni6n de otros patriots
como revolucionario, por un tal Antonio Gatica, individuo de baja condici6n
moral y despreciable por su mala conduct.
El Juzado Militar, con fecha 22 de abril de aquel afio mand6 reducir
a Andreu a prison formal por presunciones de complicidad en movimientos
sediciosos. Se le acusaba de enviar dinero y armas al guerrillero Serapio
Cruz, al mismo tiempo de trabajos de propaganda a favor de este caudillo.
Se mand6 instruir el correspondiente process: lamaron a declarar a various
sujetos, llegindose a conocimiento del Juzgado Militar que Andreu habia
ofrecido una espada vieja a determinado sujeto, espada que apareci6 en
calidad de dep6sito, en poder del honorable ciudadano Vicente Corredor. Las
referencias hechas respect a la espada vieja, levant6 ridicule alharaca
entire las autoridades encargadas del proceso.
Andreu nombr6 por su defensor al Licenciado Manuel Martinez, ju-
risconsulto notable de la 6poca.







No s61o Andreu guard prisi6n; tambien se libr6 orden de capture con.
tra otros ciudadanos, entire ellos Jose Maria Estrada, Jose Maria Chinchilla
y otros. Estuvo detenido el antiguo military de la Federaci6n Francisco Gon-
zilez Ubeda, pero se le puso en libertad sujeto a results, previa consult a la
Comandancia General de Armas, a donde pas6 la causa.
Nos parece oportuno dar a conocer este document:
"Comandante General:
"Con motive de haber tenido aviso el Excelentisimo senior Presidente
de que la noche del diez y nueve de abril iltimo salian de esta ciudad a unirse
a g9s facciosos de don Serapio Cruz, el official don Jose Maria Estrada, Antonio
Chinchilla y Manuel Berdfio, se sirvi6 ordenar la capture de &stos, no habien-
do tenido efecto mas que la del iltimo, por las razones que constant en el part
de fs. 5 '.
"Instruida con tal motive, la correspondiente averiguaci6r, ha venido
a comprobarse aquel hecho y a convencerse el inimo judicial que don Fran-
cisco Andreu, tom6 el mayor participio en el, pues consta por las declaracio-
nes de Berdiio y Antonio Gatica, que no s61o les inst6 para que se agregaran
a la facci6n, sino que les proporcion6 dinero y armas con qun pudieran mar-
charse. Tal especie adminiculada de otras varias circunstancias que suminis-
tra la causa, en concept del que suscribe dan el mirito suficiente para fundar
un fallo condenatorio.
"Atendiendo a la gravedad del hecho y a que Andreu no ha desvanecido
las sospechas que obran en su contra, sin olvidarse el Fiscal de que si bien
en otros tiempos un delito de esta naturaleza seria castigado con suma severi-
dad, nosotros no podemos seguir estas huellas, puesto que hoy dia esti bas-
tante disminuida la pena que le corresponde, pero que por otra parte, es ne-
cesario escarmentar a los perturbadores de la paz y seguridad piblica.
"Por tanto, el infrascrito Juez, pide que V. E., en su sentencia, se
sirva condenar a don Francisco Andreu a tres ainos de prisi6n, en calidad de
presidio que deberi cumplir en el castillo de San Jose.
"Guatemala, julio 3 de 1869.
Esteban Esftada.

En la fecha fue entregada esta causa al defensor por el tirmino de tres
dias.-Conste.
NORIEGA."
Andreu fue enviado al Fuerte de San Jose, donde estuvo incommunicado
y con centinela de vista, los primeros seis dias, continuando despuis en las
b6vedas del mismo, y luego en aposentos del citado fuerte, donde contrajo
grave enfermedad, a causa del mal trato de que fue victim. de parte del Co-
mandante General del departamento. Al hacerse pixblico este mismo procedi-
miento, hubo unanime reprobaci6n en gran parte de la sociedad.
Corren los dias sucediindose algunos acontecimientos politicos favora-
bles al gobierno y el Presidente Vicente Cerna, teniendo noticias del buen com-
portamiento de Andreu, lo mand6 poner en libertad. Repuesto de salud el
prisionero emigr6 de Guatemala con objeto de unirse a Miguel Garcia Gra-
nados en el exterior.







El joven proscrito fua comisionado por este prestigiado ciudadano para
comprar en Norte America las armas con las que se combati6 al Gobierno
presidido por el Mariscal Vicente Cerna, cuya iltima jornada se libr6 en San
Lucas, el 29 de junio de 1871.
Francisco Andreu alcanz6 el grado de Coronel del Ejircito. Despues de
1873 dedic6se al comercio. Ciudadano culto y elegant, frecuent6 los salones
donde reuniase gran parte de la sociedad en tertulias y conciertos, fue miem-
bro de los mejores centros sociales y form parte de la famosa agrupaci6n
que llev6 el nombre de "Mancha Brava", sociedad de j6venes parranderos.
Se uni6 en matrimonio con la sefiorita Jesus Gonzilez, hija del Coronel
Francisco Gonzilez Ubeda. Despues de 1886 sirvi6 algunos cargo piblicos:
estando en Livingston contrajo la enfermedad que lo lev6 al sepulcro en esta
capital.
Son estas las primeras lines, de alguna amplitud, consagradas a la
memorial del desinteresado primer secretario de la revoluci6n libertadora.



La Batalla decisiva.-El Lancero Agustin Cuevas.-

La Derrota

El 29 de junio al despuntar el alba, las fuerzas revolucionarias lUegaban
a San Lucas, pueblo situado en el camino que de esta capital conduce a la
Antigua Guatemala. Garcia Granados y Justo Rufino Barrios discutieron el
plan de ataque, dirigiindose el primero a las cumbres de Mixco con objeto
de informarse si en las inmediaciones de la capital habia movimiento de
tropas; al regresar por la pendiente de El Manzanillo alcanz6 a oir una series
sucesiva de disparos de cai6n: El Mariscal Vicente Cerna avanzaba por la
carretera de la Antigua Guatemala iniciindose el fuego.
Barrios, que distinguiase por las dotes de organizador y expert en los
combates, se prepare al ataque, mandando al Coronel Fernando Carrillo y
tres compafias a hacerle encuentro sobre el camino de Bircenas: en pos iba
la "Compaiia de Cazadores" y el "Batall6n Libertador", protegiendo la reta-
guardia de Carrillo.
Justo Rufino Barrios a la cabeza del Batall6n Quezalteco se encamin6
rumbo a San Bartolom6, hacia San Lucas, con objeto de ocupar la cumbre de
alta colina cercana.
Al frente de las fuerzas del Gobierno iba el bravo lancero Agustin Cue-
vas. El combat continuaba por distintas direcciones entire los dos ejircitos
bien disciplinados y dirigidos: hubo un moment en el fragor de la lucha en
el que el Presidente Mariscal Cerna estuvo seriamente comprometido al ha-
Uarse entire dos fuegos, viindose obligado a encaminarse hacia la via de
Santo Tomis, pasando sobre brefias. Entre tanto el combat seguia por otros
puntos, principalmente sobre Cuevas y los suyos. Solares tom6 parte en la
acci6n y empei~base en hacer fuego nutrido contra el lancero que se batia
heroicamente, resistiendo con tenacidad a las tropas revolucionarias sin ceder









un apice. Cuevas, despuis de larga brega, de esfuerzos inauditos para des-
hacer al enemigo, hubo al fin de abandonar el campo, siendo completamente
derrotado minutes despues de las once del dia.
La retirada del Presidente Mariscal Cerna, inici6 la del Coronel Cuevas.
Garcia Granados atento al desarrollo de la acci6n sobre alta colina, no
perdia un detalle en toda la linea de fuego, listo a conjurar los peligros que
pudieran sobrevenirse. Con su anteojo de larga vista observaba los movi-
mientos dirigidos por Justo Rufino Barrios y los de las tropas, sin dudar del
exito de la jornada, toda vez que el Mayor General ocup6 en moment opor-
tuno lugar estrategico.
*
*

El triunfo de San Lucas puso termino a la contienda: la acci6n del 29
de junior decidi6 la suerte de la campafia: su efecto moral fui extraordinario
y 11en6 de entusiasmo y orgullo a los revolucioaarios.
El Mariscal Cerna y sus militares, lo mismo las tropas, se manifestaron
energicos y decididos, sobreponiindose a los primeros desastres hasta el fin.
Aquel jefe no manifest desalientos. Lleno de serenidad mand6 a su corneta
de 6rdenes dar el fatal toque de retirada: comprendi6 el mandatario que esto
era lo que procedia en esos supremos instantes y estableci6 el complete des-
co:-cierto entire los que aun tenian esperanzas en el triun.fo: la batalla estaba
perdida para las fuerzas del gobernante desde el principio.
Los soldados que en la lucha iban perdiendo terreno comprendieron
que el desastre habia llegado para ellos, y huyeron en mont6& unos, y dis-
persos otros, envolviendo en la fuga a los jefes militares que hacian prodigious
por aminorar el desorden, la confusion y el pinico.
La adversidad se habia prenunciado una vez nias, en contra del Pre-
sidente Cerna y su Ejercito; en pocas horas vi6 que iste habia sido disperse:
las piezas de artilleria abandonadas, lo misino los muertos y heridos. En
esos terrible instantes Julio Cesar Garrido, jefe del Batall6n Escuintleco,
en moment desesperado intent un iiltimo esfuerzo haciendo un ataque
vigoroso contra las compaiiias al mando de Julio Garcia Granados, esfuerzo
sin exito, lo mismo que el de su legi6n de bravos. Garrido cay6 prisionero y
las tropas revolucionarias en moments de exaltaci6n, de frenesi, lo hicieron
pasar por las armas.
El Mariscal Cerna se encamin6 a marchas forzadas con direcci6n a
Chiquimula, y de alli a la frontera hondurefia, pasando a Costa Rica y por
uiltimo a Jamaica.


Los que Lucharon y Vencieron

Al terminar el combat de San Lucas, las tropas vencedoras entregi-
ronse al descanso en la plazuela, frente a la iglesia del citado pueblecito. Se
buscaron alimentos, los cuales escaseaban, a causa de haber abandonado sus
vivrendas los habitantes, quienes habian salido en precipitada fuga rumbo a
distintos lugares. temercsos de que la lucha de los ej&rcitos Ilegase hasta el
yoblado.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs