• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Preface
 La aventura de Fray Gonzalo
 La visión de don Alonso Manso
 Los verdaderos sucesos de la Garita...
 Palabra de militar
 El caso de don Andrés Salvatie...
 Verde de Viena
 Adiós, Don Panchito
 El otro
 La muerte de Miseleonora
 La voz
 El pueblo
 Flautin y Violoncelo
 Tierra estéril
 Vocabulario
 Breve nota biográfica
 Errata
 Table of Contents














Group Title: Biblioteca Autores antillanos
Title: Viento y espumna
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075381/00001
 Material Information
Title: Viento y espumna cuentos y poemas
Series Title: Biblioteca Autores antillanos
Physical Description: 2 p. l., 7-252 p., 1 l. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Palés Matos, Vicente, 1903-1963
Publisher: Editorial Puerto Rico
Place of Publication: Mayagüez P. R
Publication Date: 1945
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Printed in Argentine."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075381
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000865110
oclc - 22852580
notis - AEG1886

Table of Contents
    Half Title
        Page 5
    Title Page
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    La aventura de Fray Gonzalo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Me apedrearon
            Page 24
        Balada
            Page 25
            Page 26
    La visión de don Alonso Manso
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Tentación
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
    Los verdaderos sucesos de la Garita del Diablo
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Hoy me he echado a reír
            Page 66
            Page 67
        Aburrimiento mío
            Page 68
    Palabra de militar
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Después de todo
            Page 84
            Page 85
        Hugo
            Page 86
    El caso de don Andrés Salvatierra
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        La negra que me crió
            Page 112
            Page 113
        La criada
            Page 114
    Verde de Viena
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Nueva Canción
            Page 127
            Page 128
    Adiós, Don Panchito
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Sabor
            Page 146
            Page 147
        ¿No oyes?
            Page 148
    El otro
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Erudita
            Page 158
            Page 159
        Gloria de Maravilla
            Page 160
            Page 161
            Page 162
    La muerte de Miseleonora
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        El sueño
            Page 172
        Manos blancas
            Page 173
            Page 174
    La voz
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Mujer al piano
            Page 184
    El pueblo
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Flautin y Violoncelo
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Estampa
            Page 200
        Quédate así
            Page 201
            Page 202
    Tierra estéril
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Nueva canción II
            Page 235
            Page 236
            Page 237
        Deseo
            Page 238
    Vocabulario
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Breve nota biográfica
        Page 249
    Errata
        Page 250
    Table of Contents
        Page 251
        Page 252
        Table of Contents 3
Full Text








VIENTO Y ESPUMA








wmM


BIBLIOTECA AUTORES ANTILLANOS

OBRAS COMPLETAS DE
VICENTE PALES MATOS

VOL. I

VIENTO Y ESPUMA














PREFACIO


Desperdigados en revistas, peri6dicos y antologias
mis cuentos y poemas, pretend articular esa labor
dispersa en compilaciones que contengan -hasta don-
de ello sea posible- un sentido de spiritual unidad,
para que en mi prosa y mi verso, seleccionados de esa
guisa, tenga el lector una impresi6n cabal de la arqui-
tectura literaria de mi obra.
He intitulado el present volume Viento y Espu-
ma, porque el soplo que talla el bloque de sus relatos
tiene, como el viento, direcci6n y origen para mi des-
conocidos; y los versos cuajan la flor de su inutilidad
elegiaca en la onda mdvil de mis poemas, como la es-
puma en la ola, deshojdndose en una susurrante melo-
dia apenas traductible.
Un panorama tipico es comin a casi todos estos
cuentos: el del litoral boriquense. iNada hay tan bello
para mi en Puerto Rico, como nuestras costas, estili-
zadas por cocoteros de cimbrantes plumachos, oscuras
de mangle verdegris, rotas de acantilados, sitibundof
en dridas parameras, y alcatifadas con una arenilla mu-


[7]






sical y durea sobre la que se ovillan las aguas del Ca-
ribe y del Atldntico! En el norte la fiereza del piilago,
y en el sur el encanto sugerente de las islillas comarca-
nas, me han producido siempre una lirica sensaci6n.
En ese fondo decorative echi mis personajes para que
hicieran vida propia. Yo supe mezclarme entire ellos
para poder vivir mis narraciones.
Vicente Palis-Matos.


[8]













LA AVENTURA
DE FRAY GONZALO

















D E la Hispaniola lleg6 Fray Gonzalo de Betanzos
a casa del Adelantado Ponce de Le6n en Caparra, a
principios del afio 1519, delegado por los Padres Je-
r6nimos para que -"ficiera una narrapci6n de lo
acomptecido con los indios; del trato d'ellos por los
crisptianos e del modo de mover a los moradores d'esa
isla a la Sancta F6 Cat6lica."
Su aventura en la parte sur del Boriquen, memorial
que los Oficiales Reales de Sanct Xoan remitieron a
Fray Pedro de Mora, General de la Orden, jams fu6
dada a la publicidad. La extrafia informaci6n de los
indios que acompafaron a Fray Gonzalo -incridibile
dictu- no esti corroborada en muchos puntos, y
daba margen para que los detractors de la congre-
Saci6n la mirasen con suspicacia y duda, sospechando
I fracaso del Hermano bajo aquel lance con el Ene-
nigo. Roidos los pergaminos y la letra borrosa y casi
legible, hube de hacer esfuerzos inauditos para recom-
3onerla. Conociendo, como pretend conocer, el co-
*az6n human, he afiadido lo que necesariamente tenia
ue afiadir.
I*


[11]







Fray Gonzalo, segun reza el cronic6n, era de eleva-
da estatura, de vivos ojos azules, demacrado de cuerpo
y algo picado de viruelas. Ponce de Le6n reuni6, cerca
del arroyo cenagoso que se tendia junto a Caparra,
a la Justicia Mayor Sancho Velizquez, al contador
Sedefio, al escribano piblico Juan de Soria y a various
oficiales del Concejo, y lugo de breve consult, entre-
g6 a Fray Gonzalo seis indios naborias, dos yeguas, y
una campanilla de plata para que en la soledad del
bosque congregara los infieles a la misa.
Una maiiana parti6 el fraile hacia la montafia. Los
indios que le acompaiiaban iban a su lado a pie. Ca-
balgaba desde el alba hasta que la sonochada se enre-
daba entire los arboles, seguido de la otra yegua, cargada
con los birtulos dispuestos por el santo jeronimita.
Cuando se hundia el sol encendian los islefios una fo-
gata y dormian hasta que el primer venablo de la
aurora heria el cielo diafanizado. Apenas comenzaba
a decorarse el orto y a matizarse de rosicler, Fray
Gonzalo elevaba la cruz que le pendia del cuello, so-
naba la campanilla y decia misa en el bosque. El cielo
era su altar y el "camuy" le servia de sagrado osten-
sorio. Los aruacas, que habian aprendido a persignarse,
arrodillibanse junto al fraile, y se daban fuertes gol-
pes en el pecho en demostraci6n de un ardiente celo
religioso. iEra una vida sencilla y pia, que lenaba el
coraz6n de Fray Gonzalo de arrobo y de paz! Comian
de las frutas silvestres, bebian en los arroyuelos, y al
amparo de las ceibas oraba el fraile, vuelta la mirada


[12]






hacia el indigo del "turey". Debia haber muy pocos
indigenas porque, ain a los tres dias de constant
caminar, ninguno habia acudido a la lamada argentina
y persistent de la campanilla que agitaba el jer6nimo.




iVida de tranquilidad y bienandanza aquella! Cuan-
do el bosque se incendiaba de luz, Fray Gonzalo sentia
arder en su pecho el compasivo amor que de nifio pro-
fesaba a la naturaleza en sus sees inquietos y diminu-
tos, agazapados en los escondrijos de tierra, y en los
habitantes de pluma que cantan al Creador desde la
copa de los arboles centenarios. La paz de la selva evo-
caba en su espiritu el recuerdo del sereno reposo de los
campos de La Mancha, de donde procediera. Sobre el
desmesurado campo manchego descendia la noche cla-
ra y ni el mis leve ruido sacudia las dormidas lanuras;
en el bosque virgen filtraba la tibia sombra tropical,
desde el cielo estrellado, y era id6ntica la nostalgia que
lentamente se ovillaba en su coraz6n. iDias de amor
para las cosas que desde la nifiez aprendiera a querer
tanto! Derribado a la sombra de los tabonucos, mien-
tras parloteaban en lo alto las cotorras y guacamayos,
seguia con ojos compasivos la tropa gris de las hormi-
gas, para sentir perfect y definida la obra del Oculto
Hacedor, rebalsindosele el coraz6n de una avasalla-
dora ternura para cuanto ser poblaba el planet. Lla-
maba "hermanos" a los gusanos de luz, a los escaraba-


[ 13 ]







jos y a los pijaros cantores. Los aruacas se miraban
estupefactos los unos a los otros, y cuando el piadoso
var6n no los observaba, aplastaban los bicharracos
escurridizos que les salian al paso, mientras reian es-
trepitosamente.
--Creaci6n perfect -decia el padre comisario en
alta voz.
Diariamente daba gracias al Sefior por haber en-
viado, para alegrar la soledad del Hombre, a todas
aquellas caprichosas formas animadas, y si se topaba
con alguna crisilida en la hojarasca, la recogia con
cuidado sumo y la depositaba, bajo la luz solar, en el
linamen protector.



Al quinto dia, desde la cima de la montafia, divi-
saron la superficie brufiida del mar de la costa sur.
Los naborias se adelantaron y el fraile qued6 el iiltimo.
De sfibito, el monje se ape6 de la yegua para recoger
una mariposa que con un ala partida daba saltos entire
los yerbajos. Tom6 en sus manos el lepid6ptero, y ele-
vando una oraci6n al Eterno, lo dej6 escapar, despuis
de bendecirlo. Sonreia el jer6nimo, cuando not6 a su
lado la sombra de un personaje patizambo y rostriber-
mejo que le miraba con pupilas zalameras.
-Perdonad, padre mio -comenz6 diciendo el fo-
rastero- si interrumpo vuestras meditaciones, pero
no me pude reprimir al contemplar vuestra obra va-
na... iY aqui me tendis!...


[14]






Movia, mientras hablaba, "algo", detris del levitin
negro y ajustado que levaba, que pareci6le al fraile
un conocido apindice prensil. Cundia un ligero olor
a alcrebite por la montafia, y de la nariz ganchuda del
intruso escapibase un humillo denunciador. Fray Gon-
zalo comprendi6 que se las daba con el Angel ap6stata.
Acometieronle intimos deseos de hacer la serial de la
cruz, pero la diversion de hablar con el rebelde, lu-
chando con 1l para demostrar la firmeza de sus con-
vicciones, detuvo la mano que ya iba presta a signar in
nominee Patri. Despues de todo, ic6mo no iba a ganar
el, Fray Gonzalo de Betanzos, en aquel encuentro con
el Enemigo? Record las frases de Fray Bernardino
de Manzanedo, su compaiiero en Monta Marta, quien
decia que: -"de la lucha arranca la fortaleza del
hombre"-, y mirando profundamente con sus ojos
inquisitivos al Enemigo, contest61e:
-Te conozco, Impostor. eQue quieres de mi?
Aquella salida pareci6 apabullar a su contricante,
porque adopt un gelatinoso aire de docilidad y man-
sedumbre; se son6 la nariz con un pafiol6n rojo que
sac6 de los faldones del levitin, y arguy6:
-No ignoraba, pater, que los jer6nimos tienen buen
gaznate, pero no tan buen olfato. Aunque ha escrito
un cofrade vuestro, perillin y cazurro, que...
-Tentador, -interrumpi6 severamente el fraile-
no te permit que injuries a los Hermanos.
Ante esta reprimenda, el Enemigo qued6se cabiz-
caido y acab6 por acoquinarse. Meti6 el rabo entire las
piernas, y con aire socarr6n y voz de falsete, interrog6:


[15]






--Tomiis el fresco, Reverendo?
Trasluciase, bajo aquellas palabras, una marcada
intenci6n de parte del Reprobo de entablar polemica
con Fray Gonzalo. Su ing6nito impulso de argumentar,
sentando falsas premises para plantear ilegitimas con-
secuencias con visos de legitimidad, y su desmedido
afin de ironizar, le habian hecho fallar las dos prime-
ras tentativas. En eso, la mariposa aliquebrada cay6
a los pies del fraile. Inclinarse Satin, tomarla entire sus
manos garrudas, estrujarla hasta hacerla afiicos y arro-
jarlos lejos de Fray Gonzalo, todo fue uno.
Esta vez el estupefacto fu6 el misionero. Su concep-
ci6n del querubin rebelde no llegaba hasta ese extre-
mo de inaudita crueldad. Aquel acto del Aborrecido
le indign6, y con una voz de trueno que le temblaba
de c6lera, vocifer6:
-iAh, demonio! .. Sabia que hacias el mal como
otros hacen el bien, pero ignoraba que fueras capaz
de semejante vileza.
-Vamos, pater, -contest6 el Enemigo- asi ayudo
a concluir con estas ridiculas e initiles caricaturas de
vida, que s6lo sirven para jorobar al hombre.
El tonillo zumb6n del Maligno, y las palabras con
que remat6 su frase, exacerbaron la ira del jeronimita.
-iRidiculas? jInitiles? -grit6-. (Ridicula la
mariposa tocada por el iris? Entonces, jcrees iniitiles
todas estas cosas benditas: la rana, el grillo, el ruisefior,
la abeja?
-Claro esti, initiles porque nada resuelven y para
nada sirven, sino es para fastidiar al homo sapiens, co-


[16]







mo os he dicho. iPor eso he sostenido en mi lucha que
la creaci6n es imperfecta, insensata y absurda! iAh,
pater, si se me hubieran dado cartas en el asunto!
Cr6ame usted, pater, plena errorun sunt omnia.
El fraile abri6 la boca, pero no supo qu6 contestar.
Su pasi6n por las vidas minimas de la naturaleza era
tal, que aquello acab6 por rebosar el ciliz de su indig-
naci6n.
-Vade retro, Sathana; -dijo empufiando la cruz
- contigo no admito discusiones de especie alguna, y
menos sobre la creaci6n. iVade retro! Nunquam mihi
persuidebis hunc mundum non ab 6ptibo et sapien-
tissimo Deo creatum esse.
El Enemigo, sin dejar su aire compungido y sin
arredrarse ante la cruz, sac6 del levitin una cosa de-
licadamente miniscula, y ensefiindosela al fraile, co-
ment6:
-Gracias por esa muestra de testarudez, pater, y
permitidme advertiros que el truco de la cruz esti
pasado de moda. iNunca me perdonar6 el haberme re-
bajado a discutir con un clerigo! Pero, mirad -y ex-
tendia la mano-. He aqui quien argiiira con vos y os
hark cambiar de opinion. Comprender6is entonces, que
la obra del Omnipotente ...
-iVade retro, Sathana! -repiti6 el monje, y di6
con la cruz en la frente al Enemigo, al mismo tiempo
que agarraba lo que el rebelde exhibia en la mano. El
Ap6stata desapareci6 como por ensalmo. Un indio za-
guero, que acompaiiaba al fraile, gritaba desde lejos:
-iMatunheri! iMatunheri! ike pasar ti?


[17]







Sin contestar al naboria, el jeronimita examine lo
que habia sustraido al embaucador. Era un insectillo
largo y gris, tal como una avispa en miniature, del
grande apenas de un grano de trigo, con dos albidas
alitas transparentes.
-Mokito -dijo el indio al aproximarse.
Fray Gonzalo elev6 la vista al cielo, bendijo al in-
sectillo y le solt6 de entire los dedos, como habia hecho
con la mariposa. Subi6 a la yegua y comenz6 a bajar
la montafia. Dia y noche estuvieron sobre aquella cues-
ta llena de canchales. Resbalaban de continue las ca-
balgaduras despeadas, volcando a cada instant los
fardos donde iban los menesteres del fraile.




Un atardecer, bajo un cielo de plomo, junto a unos
guayabos florecidos, se detuvieron. No lejos, decian
los aruacas, se encontraba el "caney" de dos poderosos
caciques. A la montafia maravillosa habia sucedido un
extenso valle, desprovisto casi todo de arboles, con
grandes uveros achaparrados que se extendian hasta
la mar, con apacibles lagunatos donde vivian tranqui-
lamente los zaramagos y donde revoloteaban los cana-
rios de mangle y las garzas. La vegetaci6n raquitica
y tefiida de un color amarillento, daba una lhgubre
sensaci6n de podredumbre y muerte.
Fray Gonzalo, repuesto ya de su entrevista con el
Enemigo, di6 6rdenes inmediatas a los aruacas de le-


[ 18







vantar alli, cerca de un pantano, un improvisado bo-
hio. Encendieron una fogata, merendaron con tortas
de cazabe y frutas, comenzindose inmediatamente a
levantar la cabafiuela del fraile, entrecruzando ramas
verdes de mangle. En poco tiempo estuvo construido
el bohio. Cerca, ramoneaban las yeguas. El elegido del
Senior envi6 cuatro de los indios en busca de los caci-
ques, y qued6se con los dos restantes para la pesca y
preparaci6n de la mandioca.
De noche soplaba del pantano un viento mefitico
que se metia en el bohio. Los naborias embadurniban-
se con un sebo especial, y sin cubrir sus carnes desnu-
das, roncaban pacificamente durante todo el dormir.
A pesar del humo de la hoguera, levantibanse nubes
continues de cinifes, alrededor del pantano, que ron-
chaban la piel apergaminada del fraile. En vano se
arropaba con su manta de pies a cabeza, evitando asi
el zumbido y las picadas de aquellos dardos con alas.
Al amanecer se retiraban, dejando al fraile en paz. Era
entonces cuando podia conciliar el suefio, y caia pe-
sadamente, libre de los importunos, sobre el frio de
la tierra. A instancias de los antillanos un anochecer
se embadurn6 con la grasa rancia que ellos usaban,
pero la fetidez de aquel ungiiento desvel6le tambien,
y al filo del alba se zabull6 en una poza marina, res-
tregindose con la -arena rubia el pellejo, para librarse
del hedor que le nauseaba. Admiraba a los indios que
resistiendo aquel unto, dormian a pierna suelta, sin
ser molestados por los habitantes noctimbulos del
pantano.


[ 19]







Una noche sali6 desesperado del bohio, salt6 sobre
los boriquenses, y a la luz de la luna creciente que
semejaba una garzota en el mar, se di6 a meditar en los
designios de Dios, repitiendo con Virgilio: -"Felix
qui potuit rerum cognoscere causas.. ."-. Compren-
dia que algo habia en esa obra supreme que le des-
concertaba. Cuando tal pensamiento le asalt6, record
su entrevista con el Enemigo, rez6 en voz baja, alej6
de su mente toda idea pecadora, y clam6 desesperado
la ayuda del Seiior, para aquel trance amargo. iDebia
mantener inquebrantable su fe, muy a costa de los
sufrimientos de la arcilla mortal! Y lleno de ese lau-
dable prop6sito, estuvo dos noches consecutivas sopor-
tando el aguijoneo incesante y doloroso de los jiculos
del Protervo, resignado dulcemente a sufrir en pro-
vecho del alma. Al tercer dia se crey6 con fiebre; le
ardia la piel y un incesante martilleo le rompia las
sienes.
Aguardaba la vuelta de los indios que habia enviado
en busca de los "guamiquinas", porque parte de su
misi6n, en beneficio de la Iglesia, debia consistir en
difundir por aquellos parajes inexplorados las pre-
dicas en las que Fray Bernardino de Manzanedo lo
habia adiestrado, y tenia que llevar a cabo, de todos
modos, la investigaci6n que le habia sido encomenda-
da. A la cuarta noche flaque6 su voluntad ante aquel
exasperado martirio, y se di6 de nuevo a pensar en el
enigma secret de la vida.
iHabia realmente formas initiles de la naturaleza?
Pero, de haberlas, la obra del Hacedor era imperfec-


[20]






ta. Mas, ipor que la vida para aquellas pias aliferas,
que s6lo servian para hacerle caer en el pecado de la
duda, a el, antemural de la Fe, ilustre pilar de los San-
tos Padres Jer6nimos? En la sombra gimote6 descon-
solado y reiter6 su sdplica al Arquitecto del Universo.
DD6nde estaba la fortaleza que tanto habian admi-
rado los Hermanos? (No habia sabido resistir a la ten-
taci6n de la caribe Aniceta, alli en la Hispaniola, du-
rante su visit nocturna al poblezuelo indigena? (No
habia salido limpio de pecado cuando Sor Purificaci6n
se desmayara en sus rodillas, arremangindose la falda
oscura sobre los muslos de leche? (Ese recuerdo le lle-
naba de turbia confusion, no obstante el tiempo trans-
currido desde aquel remote suceso.) Si habia vencido
en esos ingeniosos cepos del precito, epor que no po-
dia aguantar ahora, ante la nueva afiagaza del Ene-
migo? Pero, ies que valia la pena salvar el alma?
iValia la pena vencer siempre? iLa salvaci6n de su
espiritu o la tranquilidad corporal?
Sumergia su alma en estas indeterminaciones, bra-
ceando en la corriente de su cavilar, niufrago casi.
Fuerte era el Adversario, indudablemente, pero adn
mis fuertes eran los Padres Jer6nimos, y Fray Gonza-
lo tenia que demostrarlo asi al Enemigo. Acaso...
ino era una forma de vanidad eso de "querer vencer"?
Tal deseo, no era la raiz del orgullo?
Intent6 elevar una oraci6n al Seiior, alabando la
armonia de todo lo creado, pero el escozor de las ron-
chas enfri6 un tanto su entusiasmo, y call. iOh, si


[21






regresaran pronto los indios con sus rigulos, podrian
moverse hacia lejanas tierras salubres!
Al octavo dia Fray Gonzalo daba pruebas evidentes
de haber perdido su ardor mistico. Sonreia estiipida-
mente a los naborias; rompia en carcajadas que le
doblaban en dos, y se santiguaba caricompungido al
pasar junto a los lagunatos. Hacia cabriolas entire los
arbustos de hicacos, o se estaba las horas muertas tre-
pado en las ramas de los guayabos, hablando en alta
voz y discutiendo con un ente invisible. Los indios
le miraban, at6nitos, arrastrarse por el suelo en busca
de aquellas espinas aladas, y cuando encontraba una
despues de much manoteo, gritaba:
-iUn mosquito, eh! iAhora veredes quien es Fray
Gonzalo!
Y con una delectaci6n asaz diab6lica, arrancibale
de un tir6n las alas, despu6s los zancos encorvados y
por 6ltimo la trompetilla fina, y acercindose a los hor-
migueros, arrojaba el mutilado animalito entire la le-
gi6n de hormigas que pululaba en la boca del nido,
riendo como un loco hasta caer en un atontamiento
tal, que ni veia ni oia cuando los aruacas se le apro-
ximaban con el cazabe.
Un amanecer los islefios despertaron sobresaltados.
Fray Gonzalo, en el fondo del bohio, hacia visajes mis-
teriosos. Arranc6se el hibito de palio burdo y descal-
z6se de las sandalias de esparto, colgando hibito y san-
dalias de una rama dentro del bohio; y muy despacio,
como quien no quiere despertar el aire de su alrededor,


[22]






sali6, cerr6 la puerta ristica, retorn6 con un lefio de
la hoguera y comenz6 a prender fuego a la choza.
In piribus como viniera al mundo, mientras la ca-
sucha ardia ripidamente, inclin6se, tosiendo y maci-
lento, ante aquel supuesto ser con quien a solas con-
versaba, y haciendo una estramb6tica genuflexi6n,
exclam6 con tono sarcistico:
-Habeis vencido, maldito. Fray Gonzalo de Betan-
zos es un perfect idiota. Pero ahi, jahi dentro!, estin
todos quemindose ... Todos!
Y echando a correr como perseguido por alguien,
se intern en el zuburuco, en donde nunca lo encon-
traron.


[23]















ME APEDREARON


ME apedrearon un dia. Yo, el fil6sofo, tuve
mi corona de espinas, mi cruz y mi lanz6n;
y del brasero ardiente de mis dolores, hube
la brasa, ardida toda de fe, en mi coraz6n.


Bajo mis siete cielos teologales, la nube
de mi esperanza eterna subi6 con mi oraci6n,
y floreci, al influjo de la virtud que obtuve,
como la zarza biblica, en ignea floraci6n.


Comedor de langostas, fue mi vida de asceta,
extasis de infinitos, que mi pasi6n secret
al borde de la tierra escrut6 mis alli ...


Pero, lay!, nunca ha sentido mi alma despavorida
cruzar, de siderales soflamas encendida,
contra su eterna noche, la sombra de Jehovi.


[24]















BALADA


A los veintiidn afios .. La maravilla
de mi vida, en la sencilla
apoteosis de mi ser.
Como nadie jamis he vivido.
El rosal esti florecido.
Florecido... .y que?


Del ensuefio los frutos opimos
devore, y arranque los racimos
del arbusto del mal y del bien.
Ahito de tanto lo que he amado,
he sembrado y he cosechado;
imis veintifin afios!... y que?


Me sedujo el pecado y el vicio;
el ajeno dolor y el cilicio.
En Maria a Amatuntia adore.
Di mi gesto, mi frase y mi grito.
Fui maldito y bendito.
iMis veintifin afios!... ey que?


[25 ]







De toda mi lucha pasada,
ique levo en el alma? Nada.
Tal vez un nombre de mujer
a6n cruza, rifaga de oro,
y se desfleca en risa o lloro.
Mas cuando cruza, que?


Vendri un dia la muerte o la gloria.
iEl desenlace de la victoria
en la juventud que gaste!
Cuando tenga el cabello cano
la gloria seri un trasto vano. .
iY la muerte, que?


Morire. No hay remedio. Es lo cierto.
Me encontrareis un dia muerto.
iAdi6s mirto y laurel! Morir6.
En las mesas espiritistas,
a mis amigos los artists
desde ultratumba les dire:


-El enigma se ha descorrido.
Pegad a la mesa el oido.
iAl fin comprendo!... Bueno, iy qu6?-.


[26]













LA VISION
DE DON ALONSO MANSO














UNA tarde de noviembre del afio 1529, mientras
soplaba sobre la incipiente "Cibdad de Puertorrico"
un amargo viento marero, contemplaba el pielago em-
bravecido nuestro Santo Padre Don Alonso Manso,
licenciado en teologia y primer Inquisidor General de
Indias por concesi6n del Cardenal Adriano de Utrech,
Obispo de Tortosa, oteando desde la punta mis alta de
la isleta, y seguido, como por una sombra, de su adicto
servidor Juan L6pez de Bienvenido, el notario pilblico
apost6lico.
Rompia el oleaje ronco y desordenado contra los
acantilados de aquella costa abierta a los embates del
viento, y el rumor de la marejada rodaba hasta el po-
blado exiguo como un trueno. El viejo Inquisidor se
aburria. Su vida en las Indias no habia sido la que e1
entreviera en el palacio arzobispal de Sevilla, cuando
platicara con los hijosdalgo que regresaban ahitos de un
iureo botin y rbdeados de infieles. Don Alonso habia
sofiado, para cumplir los mandates del Vicario de
Cristo, con arrancar de las tierras virgenes un tesoro
mis deslumbrador y preciado que el poseido por aque-
llos caballeros de rapifia: el tesoro de la conversion


[29]







total de la indiada que habitaba la empobrecida isla
de Sanct Juan Bautista.
A su arribo encontr6 muy pocos indios, y los que a
duras penas soportaban el tutelaje de los cristianos, se
mostraban holgazanes, altivos y temerosos en el trato
con los conquistadores. Fue penosa e ineficaz su obra.
Cada vez que podian escabullibanse los aruacas hacia
sus "incaieques" para cantar a grito pelado en bullan-
gueros "areitos" y "zambicuacuas". Habia intentado
ir un dia a exhortarlos, mientras se efectuaba el la-
vado del "cauni" en el rio, y en tanto los pobladores
jugaban a los dados, o se internaban descaradamente
en el "arcabuco" seguidos de las indigenas antojadizas
y semi-desnudas, pero la impresi6n de miseria y sucie-
dad que le produjera el especticulo de aquellos ariscos
catec6menos, llagados por las bubas, hambrientos y
embijados, aminor6 su celo religioso, y crey6 mis pru-
dente el dedicarse a aliviar los dolores fisicos de los
infieles. Tenia una mano hibil para estas cosas; tan
hibil que no se sabia si era mis ducho en las sangrias
que en la predica, y gustaba tanto de bilsamos y po-
ciones, como de sermones y disputes.
Repasaba ahora su vida, plicida y sin contratiempos,
si se exceptuaban las querellas relacionadas a raiz de
su Ilegada al Boriquen con el repartimiento de solares,
tierras e indios, hecho por Pasamonte, el enviado del
Secretario Conchillos; la encarcelaci6n de Sedefio y
Zayas; la muerte del licenciado Velizquez el dia de la
Ascensi6n y mientras se sustanciaba un process que
contra el hereje seguia la Santa Hermandad; y aquel


[ 30 ]







otro de los de Villasante. Evocaba los detalles mis
significativos de su obispado: la aparici6n inesperada
de algun buque pirata; el ataque nocturno de los ca-
ribes; la edificaci6n de la Catedral; el traslado de Ca-
parra a la isleta; la consagraci6n reciente del obispo
electo de Santo Domingo y la Concepci6n, Don Sebas-
tian Ramirez de Fuenleal, asi como la visit de las
carabelas castellanas en busca del oro de los Reyes. Un
recuerdo mis le asalt6, y mostr6 en las lines del rostro
profundo disgusto: la turbadora experiencia que le
habia sido revelada al quererse entregar a la prictica
de las "ahumadas". Recordaba que una noche habia
aspirado, con tal intensidad, el humo que brotaba de
unas misteriosas hojas pardas puestas sobre brasas, que
perdi6 por complete el conocimiento del mundo que
le rodeaba, para encontrarse, horas mis tarde, soco-
rrido por Juan L6pez, con unos agotadores mareos
que le impedian fijar la vista y un dolor lacerante en
el pecho que le dur6 various dias. (Lo demis? Cosa co-
nocida y sin importancia.
Pasaba los dias en la Catedral y de noche, en la obis-
palia, se despistojaba sobre sus libros santos, pues la
conoscencia intima de Escrituras y Derecho pontificio
era su exquisite manjar spiritual. Jltimamente habia
recibido del Concilio Hispalense various pliegos sobre
las materials examiriadas, discutidas y aprobadas, todos
ellos resplandecientes de luminosa claridad ecclesia-
rum utilitati. Sobre la decretal de Inocencio III, "Cum
Infirmitas", se habia ordenado aquello de que "los me-
dicos exhortaran a los enfermos a confesar, y si ellos


[31]







no lo hicieran, no se les volviera a curar ni a visitar".
Comprendia que era necesario de esa mano ferrea de
la Iglesia para acrecentar la Fe, ya que la salvaci6n del
espiritu debia estar por sobre la muerte de la arcilla
pecadora. iAh, c6mo se entregaba a la parafrisis de
puntos teol6gicos -todo ello con profundo recato y
devoci6n- con el notario Juan L6pez, quien gustaba
tambien de enfrascarse en dilucidar temas confusos!
Citaba con facilidad a Santo Tomis y a Escoto, y sabia
al dedillo la vida de San Francisco y San Jer6nimo,
varones dignos de emular y seguir. La confesi6n era
para Don Alonso imperative necesidad en todo buen
cristiano, y arma poderosa que en su oportunidad sa-
bia esgrimir la Madre Iglesia. iNadie debia ascender
hasta la gloria serifica de los Bienaventurados San-
tos, sin haber dejado en los oidos del confesor la
carga oscura y pesada de los pecados cometidos, y a
nadie se le debia tender ni curar, ain en trance de
muerte, si no aligeraba su espiritu de toda esa borra
turbia que ensombrece el alma!




Cuando mis engolfado se encontraba en sus ca-
vilaciones, y en tanto parecia dormir el viento y su-
bia sigilosamente al cantil la marea estremecida, oy6
que alguien le llamaba en voz queda...
-Reverendo .. Reverendo...
Con aquella dignidad tan natural en su persona,


[32]






se volvi6. A su lado se encontraba Fernando Ruiz
Minaga, envuelto en una raida capa gris. eQu le
queria el intruso? Sentia contra 1e un vago rencor
por los desmanes cometidos por este encomendero con
la indiada, y por su vida licenciosa, pues se aseguraba
que estaba en connivencia con los corsarios. A muchas
personas habia agraviado y, cristiano irreverente, mi-
raba de hito en hito al prelado cuando 6ste levantaba
la Sagrada Forma en las misas, sonriendo solapadamen-
te mientras el Inquisidor regurgitaba sus latines. Se-
manas enteras desaparecia del poblado y tornaba siem-
pre con una recua de naborias cargados de sospechosos
bultos. Don Alonso se irgui6 todo y de mal talante
le interrog6:
--Que me quereis, Ruiz Minaga?
-(Podeis venir conmigo, Monsefior?
--D6nde quereis que vaya con vos?
-Venid, Reverendo. Mientras charlamos se muere
un hombre. Es necesario que le veiis. Esti herido y
sangra profusamente.
Don Alonso hizo la serial de la cruz y sigui6 tras
Ruiz Minaga. Cerca del poblado sesgaron hacia la iz-
quierda y se internaron por un bosquecillo espeso.
-Pero, ino vamos a la cibdad?
-Perdonad, Reverendo, pero el herido no podia
ser traido a la cibdad. A vos tan s6lo lo quiero decir:
es un extranjero. Hubiera muerto en el camino. Esti
con sus compafieros. Desembarcaron ayer, y en una
reyerta con los caribes, le sajaron la boca y tiene el
pecho destrozado a macanazos.


[33 ]






-Ya, ya... Maese Corsario.
Rezumaba este apelativo tal claro desprecio, que
Ruiz baj6 la cabeza como si sobre ella descendiera
fuego del purgatorio, y terciando la capa que Ileva-
ba, continue, apresurando la march. Horas y horas
estuvieron caminando. En el suefio del viento se oia
de vez en vez la voz del mar. El sol se habia hundido
y la noche se consubstanciaba con la montafa. Brilla-
ban en los brefiales puntos fosforescentes que desapa-
recian bruscamente, y asustados pijaros fugaces ba-
tian sus alas de seda. Don Alonso Manso, noble y me-
ditabundo, empufiaba la cruz de oro, regalo de Diego
Col6n, y decidido a socorrer a la pobre victim, Deo
volente, sentiase poseido de extraordinaria felicidad.
Cruzaron un riachuelo, luego otro; se despej6 la ma-
rafia vegetal y se toparon nuevamente con el mar.
En la ribera varias figures se movian de un lado al
otro, l1evando hachones encendidos. Al acercarse, es-
cucharon palabras entrecortadas de una jerga incom-
prensible. dExtranjeros? Si, aquello no era el hermoso
idioma de Castilla.
Alguien se destac6 del grupo con una luz. Vestia
una casaca color vino, un enorme chambergo y una
espada que le pendia de un cinto de cuero. Llevaba
pistolones y largos mostachos.
-Ach .. Ach... Herr Ruj Menga -chapurre6.
El encomendero le contest en la misma jerga, y el
desconocido, haciendo una ridicule genuflexi6n, y
arrastrando las plumas del sombrero por la arena, se
acerc6 al Obispo y dijo algo desconcertante, porque


[34]







estallaron en una formidable carcajada los demis com-
pafieros. Otro de ellos comenz6 a cantar. Y repenti-
namente se cogieron de la mano y bailaron formando
un circulo, cuyo centro era un hombre que yacia
en la arena. Haciendo piruetas se sentaron en corro, en
los talones, a la turca, hundiendo los hachones en tierra.
Monsefior atraves6 el circulo y se inclin6 sobre el
herido. Dobl6 la rodilla y lo examine atentamente.
Vestia a la misma usanza que todos; la boca la tenia
horriblemente desfigurada, y el pecho, que se encon-
traba descubierto, estaba totalmente acardenalado y
sangraba copiosamente. Al resplandor del hach6n que
Ruiz Minaga habia arrancado, entreabri6 los ojos, y
al ver al Obispo, interrog6 con voz d6bil al encomen-
dero. fste explic6. Indudablemente alababa las cuali-
dades que como sangrador poseia el prelado, porque
el herido respir6 satisfecho, y dijo en perfect cas-
tellano:
-iA buen bocado, buen grito, Eminencia! Exami-
nad y sangrad .. si hay que sangrar. Mientras tanto,
dadme algo para aliviar este punzante dolor que me
enajena.
Hablaba trabajosamente, y a cada palabra le escu-
rria un hilillo de sangre por la comisura de los labios,
que goteando sobre el cuello, tefiia lentamente la arena.
-No os extrafie que able vuestra lengua -pro-
sigui6- pues soy del Reino de Le6n como vos y como
Juan Ponce. Diferencias con mis padres hicieronme
huir del castillejo que teniamos, y hace aiios vivo en
el extranjero. He renegade de mi religion y de la vera


[3s ]







patria, pero conserve ain nuestro bello idioma. Toda
mi vida -continu6 diciendo con mayor dificultad-
ha sido impia y sacrilega...
-Confiesa, -conmin6le de pronto el Inquisidor,
con una austera voz autoritaria que hizo estremecer
al enfermo-. Confiesa, o no te salvare.
--Confesar yo? iEstiis loco? iA otro perro con
ese hueso! -respondi6 el leones. Habl6 a sus compa-
fieros en aquella jerigonza incomprensible, y todos
soltaron a reir de nuevo.
-Vamos, redi6s, cura y calla; sangra, destroza, ali-
via, pero no me vengas ahora con esas bellaquerias.
EPiensas que creo en la confesi6n? Quieres saber mis
pecados? iBah, no revientes, pater! Comprendo muy
bien que con confesi6n o sin ella, me aguardan los
tormentos de Belcebi. Mis, icura pronto que me
muero!..
-Confiesa -reiter6 el Obispo-. Confiesa, o no
hay curaci6n possible.
-iCrame! rame! rame -clamaba insistentemente
el herido-. (No ves que me estoy muriendo?
Pero el Inquisidor nada hacia, las manos contra el
pecho, aferradas a la divina insignia del cristiano. iAh,
bien que recordaba su teologia! Ml sabia practicar ad
pedem litterae, los acuerdos del Concilio Hispalense.
iCurar? Si, pero el sacramento de la confesi6n primero.
Su raz6n, no obstante, vacilaba. Le quemaba la cruz
y temblaba como agitado por el viento marino. Tuvo
deseos ardientes de volver a examiner al herido, pero,
cerrando los ojos, mostr6se impasible y severe. Triun-


[36]






faba el hombre de fila. Excitaba su voluntad, casi
rendida, el acicate sagrado de la decretal. Estaba ante
un sacrilego que habia renegade de patria y religion.
Si salvaba la material, el espiritu quedaria en eterno
suplicio, mis si salvaba el espiritu, el coraz6n del pia-
doso Pastor de los Cielos se sentiria satisfecho con la
conversion. Hundia su alma en esta controversial. Su-
plic6 en silencio la inspiraci6n divina, diciendo con
el Salmista: In te, Domine, speravi. Mientras tanto,
la duda seguia royendo la conciencia de Don Alonso
Manso. Abri6 repentinamente los ojos, y con gran
asombro se encontr6 en la punta de la isleta. Ruiz
Minaga, el herido y sus compinches, habian desapa-
recido.
Monsefor se persign6; di6 un gran suspiro y ech6se
a llorar desesperadamente. iHabia comprendido! En-
tre sollozos, relate a Juan L6pez de Bienvenido, la
vision.
-iNo me he movido de aqui? -interrogaba in-
cridulo.
-No, Reverendo -contestaba el notario.
Arreciaba el viento. La mar se llenaba de brumas,
y en el poblado se encendian uno a uno los titilantes
primeros candiles. Don Alonso pas6 toda la noche de
rodillas, ante el humilde Rabbi Jeschona crucificado.
Poco despu6s cay6. enfermo y se temi6 largamente por
su vida.

*


[37]








De unas supuestas cartas de L6pez de Bienvenido
he extraido este episodio de la vida de Don Alonso
Manso. Hay, no obstante, quien afirma que tales car-
tas son ap6crifas, ya que la letra de ellas no corresponde
a la del ilustrado notario y si a la de Ruiz Minaga,
quien era un enconado enemigo de Monsefior. Doy a
la publicidad este relato, como lo hiciera con la Aven-
tura de Fray Gonzalo... y con la misma sospecha y
temor.


[38 ]
















TENTACI6N


JUNTO a la inopia de mis ensuefios
tus caravanas hacen descanso;
tal en la antigua pigina ap6crifa:
-Balkis la Reina y el Ermitafio-.


La claridad de los hachones
cubre de petalos el piramo,
mientras rumia su suefio impossible
la fila gris de tus onagros.


Sobre la giba de los camellos
Ilega el tumulto de tus regalos:
sedas, marfiles y argenteria,
p&rpura, perlas y crisopacios.


Y tus eunucos van encendiendo,
rama a rama de rosal migico,
frente a mi cueva de anacoreta,
los lampadarios de siete brazos.


[39]







En verdes inforas trasiegas
los vinos de olvido y descanso,
y en las bandejas movilizas
la fruta, el cordero y el pijaro.


iHas tentado mi fortaleza,
y mi silencio has traspasado!
La tiorba en tus manos morenas
desmiela en voz baja su canto.


Fijos en mi los ojos negros
rompes la cinta de tus lazos,
y saltas, como una gacela,
sobre la ola de los mantos.


En el erial, la luna frigil,
abre su loto de oro pilido,
iy danzas, 16brica y desnuda,
el vientre liso, el seno alto!


-El viento ronda en la distancia
como un chacal desesperado,
sufriendo un ulular de rifagas
al oler tus carnes de nardo.


En el desierto azul, la noche
es a la vez jardin y tilamo.
Bajo la sombra de tus cabellos
son como llamas tus pies alados.


[40 ]







iSefior, Sefior, la care enteca
sufri6 la mordida del litigo;
mi sangre di6 sed a la espina,
mi plant apetito al guijarro!


En ayuno y cilicio he vivido
esperando tu dulce reclamo,
alejado del mundo protervo
en raz6n de ser simple y ser casto.


Venga tu gracia a mi, en la hora
en que lucho, y me rindo y Te lHamo...
;Sefior, mis rodillas se doblan!
iSilvame, Sefior, del pecado!


En el oriented un coro dice:
-Santo... Santo... Santo... Santo...-
Y un resplandor celeste bafia
mi pan de yerba y mis harapos.


Ante las rojas brasas del dia
tu cuerpo es como cirio apagado,
y tus hechizos y tus tesoros
y tus camellos, vinse esfumando.


Canta la aurora. Canta el viento.
Yo de rodillas tambi6n canto,


[41]







y hago la serial de la cruz
en la arena, con mi cayado.

*


Junto a la inopia de mis ensuefios,
tus caravanas no hacen descanso. ..
Reina de Saba que en mi vida
ifuiste tentaci6n y milagro!


[42]














LOS VERDADEROS SUCESOS
DE LA GARITA DEL DIABLO

















CUANTO se habla de la extrafia leyenda de la Ga-
rita del Diablo del Castillo de San Crist6bal! iC6mo
se ha escrito sobre los sucesos de este singular asunto
por histori6grafos que, ignorando la verdad intima,
han dado a la publicidad explicaciones mis o menos
absurdas, deformando los relates de la 6poca en el
afin de solucionar la parad6jica muerte del Capitin
Balbuena, sin haberse ocupado en leer los viejos ma-
nuscritos enterrados entire los diez mil legajos de nues-
tro Archivo Hist6rico! Cierto es que en el intringulis
estaba envuelto el nombre de una bella mujer, ilustre
y debil, entroncada con linajuda familiar insular, y se
trat6 por todos los medios de enmaraiiar lo ocurrido
para no mancharla. Ha pasado el tiempo y conviene
que se rectifique de una vez y para siempre la leyenda,
para encarar la realidad hist6rica de los hechos. Yo
tuve en mis manos las hojas donde se vaciaron las de-
claraciones del Alf6rez Castro y de la mulata Concep-
ci6n, testigos octilares de aquel insblito acontecimien-
to. Mi extinto amigo Don Cayetano Coll y Toste,
quien gustaba compilar documents de enantes, me
exhibi6, con much discreci6n, los infolios oficiales,
suplicindome que jams los diera a la publicidad. Con


[45]







el incendio del Archive Hist6rico se perdieron aque-
llas piginas de letra cursiva; se perdi6 asimismo el
acta eclesiistica, levantada por orden de Fray Ma-
nuel Jiminez Perez, Obispo que pastoreaba la devota
grey cat61ica. A pesar de mi palabra empeiiada --Dios
me lo perdone!- no he podido sustraerme al deseo de
relatar los episodios, alterando, eso si, el nombre de
los personajes, con el piadoso fin de no causar heridas.
Hay sus lagunas, claro esti, y he querido tender es-
triberones.



A las cinco de la tarde un brumoso dia de diciembre
del afio de 1780, se toc6 a former en los cuarteles del
Castillo de San Crist6bal. La soldadesca se interrog6
intrigada:
--Que pasaba? iCuil era la causa?
Desde hacia dos meses los oficiales espafioles se ve-
nian reuniendo en conciliibulos privados. Nada se co-
nocia de las continues discusiones en las oficinas de la
Comandancia. Durante los iltimos dias, Monsefior Fray
Manuel Jimenez P6rez legaba de sobretarde al Casti-
llo acompafiado del can6nigo Salustiano Fonseca, y se
encerraba con Don Jer6nimo de San Luicar, coman-
dante por various aiios de la fortaleza de San Crist6bal.
Al anochecer, cuando calmaba el ventarr6n, se ausen-
taban el Obispo, el can6nigo, Don Jer6nimo y sus ayu-
dantes, rumbo al mar, y en la alta noche retornaban
discutiendo en voz animada. Mientras realizaban estas


[46]







excursions por la playa, la soldadesca permanecia en
los cuarteles, lista para cualquier emergencia, sin po-
der salir a la ciudad. Orden estricta del Comandante.
-Capitin Balbuena y Alferez Castro -llam6 esa
tarde desde la puerta de las oficinas uno de los orde-
nanzas.
-Presentes.
-Se require vuestra inmediata presencia.
En el campo de maniobras rugi6 un cafi6n. Las
trompas militares impusieron silencio. Los soldados se
retiraron. Balbuena y Castro penetraron en el reduci-
do cuadrilongo de piedra escuadrada que servia de
oficina a Don Jer6nimo de San Luicar. Alli estaban reu-
nidos el Obispo, el can6nigo Fonseca, el Comandante
y distintos oficiales.
-Capitin -empez6 diciendo Don Jer6nimo- le
hemos enviado a buscar porque se que usted, como
cumplido y abonado servidor de Su Majestad, es hom-
bre sin temor a nada. La amistad que le une al Alferez
Castro me es tambi6n conocida. La hoja de servicios
de ambos habia elocuentemente de acciones que les
hacen id6neos para la ejecuci6n del negocio que os
voy a encomendar.
Balbuena se puso rojo. Pas6se la mano por la amplia
frente, y envarindose momentineamente contest:
-Gracias, mi Comandante. Creo que s6lo hemos
cumplido con nuestro deber.
-Bien,-continu6 San Licar-se trata de algo muy
serio. (Conocen ustedes la l1amada Garita del Diablo?


[47






-Credo in Deum -mascull6 el can6nigo, con son-
risa gazmofia.
--Quien no la conoce, mi Comandante? -repli-
c6 Balbuena. Es la garita que mira al nordeste. Se tam-
bi6n de d6nde le viene el mote. 1ltimamente han des-
aparecido de ella dos centinelas. En octubre, Alvarez;
en noviembre Montifiez. Se asegura que esti embru-
jada. iMe rio yo de esas cosas!
-iSe rie usted? -interrog6 Monsefior-. (Se rie
usted de las llamadas "brujerias"? Capitin, poco co-
noce usted del vodi dahomeyano. (Ha oido alguna
vez hablar del "baquin6" de los mandingas? Si, se
trata de Satin, vapuleado por los Padres de la Iglesia
y doblegado por Roma con la ayuda celeste. Se trata
de lo que el miserable pretend en las Antillas. Se trata
de este diab6lico injerto afro-antillano. (Sabe usted
qui6n es Og6n Badagris? (Ha visto alguna vez esa
ceremonia de los esclavos, la infernal misa del cabrito?
iNunca le han gritado la torva maldici6n: Osi-Osi-
Os6?
-Monsefior, perdone mi ligereza. Soy muy poco
credulo. Me parece que en todo esto hay much de
imaginaci6n y un tantico de miedo.
-Por esa manera de pensar es que ustedes nos con-
vienen -intervino el Comandante-. No cree usted
en maldiciones, ni sabe nada de fetiches africanos. iSe
rie de ceremonies ocultas! Bien, porque es usted, como
lo es el Alferez, a quien hace afios conozco, hombre
incredulo para quien esas cosas de que nos habla Mon-
sefior tienen su 16gica y natural explicaci6n, los hemos


[48]







elegido para la delicada misi6n de esta noche. Cuando
se d6 el toque de inimas, saldri usted con el Alferez y
se situarin bajo la Garita del Diablo, vigilando hasta
el amanecer. Vea que sus armas estin listas. No sabe-
mos lo que puede ocurrir en la noche. Rojas .. -
llam6.
Apareci6 en la puerta un soldado rubio, de ojos
azules. Salud6 militarmente y con voz vibrant res-
pondi6:
-Presente, mi Comandante.
-Rojas, -orden6 San Lficar- hoy hari usted to-
da la noche, 2oye usted?, jtoda la noche!, guardia en
la Garita del Diablo. Al amanecer sera relevado. En-
cenderi un farol de tal manera que su luz se vea por
el ventano que cae al mar. Ante cualquier cosa que
despierte sus sospechas, apagari el farol y disparari
un tiro de fusil al aire. iMucho cuidado con falsas
alarmas! Tendri la bayoneta calada y no se separari
ni un instant del arma. No deje que el suefio le rinda.
Abajo, en la playa, estarin el capitin Balbuena y el
Alf6rez Castro, listos para socorrerle. Haga lo que
tenga que hacer y tome su puesto al toque de inimas.
Sefiores, vayan ustedes con Dios. Buenas tardes.
Y volvidndose al Obispo dijo algo en voz baja, y
ambos se explayaron en su habitual controversial.


*


[49 ]








Monsefior el Ilustrisimo Fray Manuel Jimenez P&-
rez era hombre tozudo y muy animoso. Habia llegado
a la Isla impelido tanto por su celo cristiano, como por
los relatos que alli, en la Madre Patria, le habian na-
rrado sobre las costumbres de los esclavos antillanos.
Bigardos chapetones que retornaban a la Peninsula,
despu6s de haber traficado con los nativos y haberse
enriquecido, relataban, en conexi6n con los negros
esclavizados, aventuras y episodios tan escalofriantes,
que habian movido la curiosidad siempre alerta de
Fray Manuel. ilndudablemente un demonio tenia po-
seidos a los negros de las Antillas! Se contaba que de
noche se citaban secretamente en las haciendas del
interior las negradas dispersas, sin que hubiera medio
de impedirlo, y alli, al amparo de ceibas y guabas, ce-
lebraban los sangrientos cultos africanos. Se afirmaba
tambi6n que los gallos de casta que constantemente
desaparecian de las talanqueras, iban a tener a manos
de los brujos-negros, para las ceremonies de ritos her-
m6ticos.
Monsefior lleg6 a la Isla y tom6 inmediatamente la
actitud del hombre providencial. Unos esclavos del
Cabildo le dieron confidencias, en su lenguaje bozal,
sobre la reuni6n de "cimarrones" en el bosque, pero
no se atrevi6 a cruzar la "cuchilla-madre" y solamente
se di6 a observer, en los barracones para negros ubi-
cados en la llamada Calle de los Cuarteles, la vida de
los esclavos alli hacinados y aherrojados.
Una noche, despu6s de haber salido del Hospital


[50o







Military, obra fundada y edificada por Fray Manuel,
decidi6 disfrazarse de mulato, embadurnindose cara
y brazos con un tizne maloliente que le trajeron, y en
compaiiia del can6nigo Salustiano Fonseca, asi tam-
bien pintado, se introdujo en el galp6n donde aquel
dia habia muerto un muleque. Cantaban y danzaban
los africanos cuando Monsefior se aproxim6 al "ba-
quine". iAquella gente tenia tratos director con el
biratro infernal!
En medio de la habitaci6n cargada de un nausea-
bundo hedor, y en una mesa pequefia, se encontraba
tendido el cadaver. A sus pies habia una cazuela, llena
de un liquid oscuro en cuya superficie flotaban rai-
ces y flores. El nifio tenia los brazos en cruz y cada
una de las manecitas crispadas sostenia un vel6n en-
cendido. A su derredor, en ripidas contorsiones, mien-
tras un tamtam tronaba sordamente, iban y venian
los esclavos, mujeres y hombres, haciendo extrafias
muecas y dando saltos en el aire, acercindose de vez
en vez al infante para alejarse naneando gravemente,
mesarse los cabellos ensortijados y continuar cantando
y saltando. De aquella barainda se destac6 un negro
estevado, pintarrajeada la cara con yeso, y mientras
los demis se alejaban del muerto, este se le acerc6 al
oido y le grit6 tres veces:
-Obatali. Shang6... If ...
Despues, el brujo -porque indudablemente era uno
de ellos- se postr6 de hinojos y comenz6 a berrear en
un canto apasionado y sombrio, mientras el tamtam
aceleraba su redoble. Los esclavos prorrumpieron en


[ 1 ]







aullidos apagados, dirigiendo los ojos en blanco al te-
cho, y el del tamtam ces6 de tocar, se aproxim6 al ne-
grito, y con ademin exorcizante clam6:
-iOgi!... iOg6! ...
Se hizo un silencio pesado y todos quedaron inm6-
viles, como en espera de algin milagro... que no se
produjo. A un golpe seco del tamtam, los esclavos, en
fila, se fueron aproximando al nifio, y en una jerga
incomprensible para Monsefior, decian palabras gutu-
rales, miraban los ojos vidriados del muerto y tornaban
cerca de las paredes sucias, cayendo de rodillas bisbi-
seando frases ininteligibles, para prorrumpir suibita-
mente en el frenesi del bailoteo inicial.
Monsefior no pudo mis. Salv6 la finica puerta y se
fu6 hacia el Templo, seguido de Fonseca. All pas6
la noche, orando por la salvaci6n de aquellos infieles.
Dedic6se, desde entonces, a buscar medios eficaces
para apagar la fulgurante llama de la macabra religion,
e hizo que se pregonaran distintos bandos prohibiendo
la reuni6n de esclavos a solas, so pena de encarcela-
miento y azotes. La desaparici6n de Montifiez y de
Alvarez, los dos iiltimos centinelas que habian sido
apostados en la Garita del Diablo, en noches de ple-
nilunio, tenia para el Obispo una siniestra explicaci6n;
ilos negros los habian apresado para sacrificarlos en
sus homicides solemnidades satinicas! La unica manera,
pues, de acabar con aquel tenebroso culto, era la de
capturar, vivos o muertos, a los emisarios de los bru-
jos mandingas, poniendo asi sobre aviso a los criollos,
y demostrando, a los esc6pticos que se mofaban de sus


[52 ]






temores, c6mo la pupila pan6ptica de Roma, todo lo
descubria, tarde o temprano.
Largas horas las pasaba discutiendo con el Coman-
dante del Castillo de San Crist6bal, Don Jer6nimo de
San Ldcar, quien tenia y sostenia una teoria que, aun-
que parecida a la del mitrado, diferia de ella en un
punto: para Don Jer6nimo, la desaparici6n de los cen-
tinelas obedeci6 a un plan concertado por la negrada
de la Isla, para ir met6dicamente acabando con la sol-
dadesca, y en un dia de terror levantarse contra los
blancos y fundar un imperio fiifiigo. Comandante y
Obispo se enfrascaban en hondas disquisiciones sobre
el caracter y el alma del africano. A una sola pregun-
ta no encontraba que contestar el Comandante.
-Por qud Alvarez y Montifiez habian desapare-
cido, ambos, en noches de plenilunio?
Ante la perplejidad del Comandante argiiia el pre-
lado:
-Asas son las noches propicias para los ritos espan-
tosos de los infieles. Lea usted, San Lficar, sobre el in-
flujo que ha tenido siempre la luna Ilena en estas cosas,
y se dard cuenta de este hecho.
iCuin lejos estaban de la horrible verdad! iC6mo se
inculpaba injustamente a la mesnada africana que d6-
cil, enferma, agotada, trabajaba pacificamente en las
hacienda de azicar y cafe, rumiando su desolada vida,
reuni6ndose de noche para aquellas ceremonies que
nada tenian de infernales y si much de un primiti-
vismo elemental y pintoresco!


[I53 ]






A ruegos de Monsefior se habia escogido al Capitin
Balbuena, hombre audaz, pundonoroso y estrenuo,
para que sorprendiera, bajo el capuz del plenilunio,
ya a los presuntos asesinos de la conspiraci6n africana,
ya a los emisarios de los brujos, que irian a la Garita
del Diablo en busca de victims.

*


Balbuena era un castellano que hacia afios se encon-
traba casado, cuando lindaba en los cincuenta, con
Dofia Clara de Sotomayor, quien apenas contaba trein-
ta otoiios. Lleg6 a la Isla, hastiado de la vida en las gran-
des urbes, para encerrar a su mujer en la Calle de la
Marina, prohibiendole terminantemente que pisara fue-
ra de la casa except para ir a la Iglesia. Dofia Clara
era delgada, con rasgados ojos color avellana, de un
pelo azabachado que le daba aires de hebrea, romin-
tica en extreme y lectora asidua de novelones de ena-
morados y aventuras. Tenia a su lado, para los menes-
teres domesticos, a una mulata llamada Concepci6n,
quien con sus paliques mis o menos picantes, habia en-
cendido en la sangre de Dofia Clara la llama ardorosa
de los tr6picos. Le gustaba a la de Sotomayor la vida
de la isleta, y se regocijaba en la compaiiia de aquellos
buenos mozos que, soldados u oficiales como su marido,
venian con iste para charlar y cantar al son de la gui-
tarra, bebiendo el Rioja o el moscato, y mirindola
mientras le hacian guiiios picarescos, y a veces, ade-


[ 54






manes y sefiales de dudoso sentido. iAmaba a su ma-
rido? jQuien sabe! Mas la edad y una afecci6n reumi-
tica de Balbuena habianlos separado quoad thorum,
obligindola a una abstinencia que s6lo aguardaba el
silbo de la serpiente paradisiaca. Jltimamente, la pre-
sencia de Rojas, aquel apuesto gaditano, hermoso como
una amapola, habia despertado en ella su adormecida
voluptuosidad otofial. Y rompiendo trabas, incitada
por la mulata Concepci6n, se decidi6 a dejar sus dis-
ciplinas de castidad y el encierro a que la tenia sometida
Balbuena. Concepci6n conocia al dedillo el Castillo
de San Crist6bal, pues su debilidad por los militares le
habia revelado caminos y vericuetos para allegarse,
Ilena de abalorios, a los mis apartados bastiones y ba-
luartes, como sabrosa consolaci6n para el aburrimien-
to de aquellos agresivos hijos de Espafia. Le fu6 asi,
ficil a Dofia Clara, ir, en las noches que Balbuena per-
manecia con el comandante del Castillo, guiada por
la mulata, y encontrar en Rojas toda la melada ter-
nura de los folletines que ella leyera. iC6mo se gozaba
en ello la de Sotomayor, sintiendose protagonista de
alguna novela de intrigas, sin importarle un ardite a
su espiritu salaz, la santa fe matrimonial! Lo que Bal-
buena, rigido y entumecido, no le podia dar, lo en-
contraba en los brazos ardientes de Rojas, apasionado
y joven.
Al oscurecer, despues de la hora de cenar, Balbuena
habia anunciado a su mujer que pasaria la noche con
San Liicar. Y Dofia Clara, feliz y confiada, prepare el


[55]






perfumado velo negro que le ocultaria el rostro, para
ir esa misma noche, en compaiiia de la mulata, a ver
al andaluz.



A las doce comenz6 a llover. Era una lluvia fina y
algente que calaba hasta los huesos. Contra las rocas
hiumedas, erizadas de aristas petreas, el Capitin Bal-
buena y el Alf6rez Castro se envolvian en sus amplias
capas militares, la vista fija en la Garita del Diablo,
cuya torrecilla se recortaba en el fondo de la noche.
Un ligero viento sacudia el oleaje encrespado que lan-
zaba sus encajes fugitives sobre la playa.
Balbuena se emboz6 completamente en la capa, e
interrog6 al Alferez:
-iVes algo?
-Nada, mi Capitin. Se ve, si, la luz del farol de
Rojas, que ilumina el ventano de la Garita.
-Estas majaderias son pura patrafia. Lo de la des-
aparici6n de Alvarez y Montifiez tiene su quid. Mon-
tafiez tenia una manceba. Debe haberse internado por
algin campo de la isla, con ella a cuestas. iEl Diablo!
iLos brujos! iBah, me rio yo de tales infundios! Con
una noche como 6sta ni diablos ni brujos se presentan.
Largu6monos, Alf6rez, que esta reuma me trae deses-
perado.
-No, mi Capitin, -contest6 Castro- esperemos
todavia un poco. Hay que darle gusto al Comandante.


[56]





No es tan tarde como parece ser. S6lo son las tres. Den-
tro de poco saldri la luna. A mi tambien me hastia
esta velaci6n inuitil. Pienso como usted. Jamis he creido
en apariciones, aunque mi madre me cont6, que cuando
era nifio, todas las noches aparecia una estantigua que
recorria el pueblo. Iba a caballo. Era un hombre alto
y cadav6rico, vestido con ropa talar carmesi y con unos
ojos que chispeaban como carbones de fornalla.
-iVoto al chipiro, Alf6rez, no sea usted pelma!
Algin marido celoso o alg6n chusco.
La lluvia apagaba los ruidos. Solamente el murmujear
de la onda, que brotaba de las piedras musicales, rom-
pia el silencio nocturno. El cielo se habia ennegrecido
intensamente y lejanos relimpagos serpenteaban por el
este. La mar irritada se colmaba de espumas. El Castillo
de San Crist6bal dormia en su mutismo, inm6vil y
torvo, frente al pielago inquieto, sofiando quizis con
la aparici6n de holandeses y corsarios.
En la espelunca que les resguardaba de la lluvia,
Balbuena y Castro se habian sumergido en intimos
pensamientos, fastidiados en aquella noche cerrada
y adormilados con la canci6n del mar que sollozaba
en la playa hostile. Hacia el oriented se fij6 una d6bil
claridad. Comenzaba a verse la luna.
De repente, el Alferez apret6 fuertemente el brazo
del Capitin.
-Fijese, mi Capitin, fijese ...
Balbuena levant6 los ojos hacia el Castillo. La luz
del farol de Rojas se habia extinguido. La bruma, es-


[57]






pesa y algodonada, circuia la Garita del Diablo. iPa-
saba algo? (Por que Rojas no disparaba su fusil? iQue
se movia, sombra entire las sombras, pegada a la piedra
de la Garita?



Desde el anochecido, desde el moment en que re-
levara a su compaiiero, Rojas se habia sentido desaso-
segado. Conocia sobradamente la fibula que rodeaba
la Garita del Diablo, y aunque creia de buena fe que
Alvarez y Montfiiez habian desaparecido, no por
obra y artes del Averno y si por causes muy distintas,
sin embargo, la posibilidad del embrujamiento, las ad-
vertencias del Comandante y el relampagueo fitnebre
e intermitente, habianle roto los nervios.
No pudiendo dar contraorden a la mulata Concep-
ci6n, para que 6sta secreteara a Dofia Clara, ab ore
ad aurem, lo inadecuado de verla esa noche, el hecho
de que el Capitin Balbuena estuviera cerca le llenaba
de recelo. iC6mo iba a ser possible que en ocasi6n se-
mejante se aventuraran a ir, bajo la lluvia, la mulata
y Dofia Clara, pasando por entire fosos, bastiones y
aspilleras, hasta la punta remota de la Garita? iQui-
siera Dios que no se atrevieran!
Habia encendido el farol desde temprano, sabiendo
que ya el Capitin y el Alf6rez se encontrarian en la
playa observando la Garita; se asom6 hacia afuera re-
petidas veces; llen6 los pulmones con la salobre fra-


[ 8]






gancia del brisote marino, y se movi6, intranquilo, de
un lado al otro, en la reducida atalaya, con el fusil
siempre a la mano.



Eran como dos duendes de la oscuridad. La mulata
Concepci6n dirigia la march, segura y igil. Sobre la
canteria lijada por el tiempo resbalaban los chapines
de Dofia Clara. Por tres veces cruzaron las empinadas
escalerillas hasta l1egar a los bastiones que miraban al
nordeste. Se veia ya la Garita del Diablo. Afanosas y
mojadas, habian buscado a Rojas en todos los sitios co-
nocidos y no habian podido dar con 0l. Solamente que-
daba la Garita. Una luz pilida iluminaba el reducto.
Llegaban. Dofia Clara se adelant6 hasta el rectingulo
de la estrecha puerta de bloques. Vuelto hacia el norte
Rojas aspiraba el aire yodado.
-Rojas ...
El soldado se volvi6 ripidamente, fusil en mano.
-iClara!... iT6!... Vete inmediatamente. El Ca-
pitin esti abajo. Lo han puesto a velar yo no s6 que
cosa. Vete, vete .
Dofia Clara, fulgente de jibilo, tendi6 los brazos al
andaluz e interrog6 confundida:
-EBalbuena? Pero, Eno esti en las oficinas con el
Comandante?
-No, esti con el Alf6rez Castro, ahi en la playa,
bajo la Garita. Vete, Clara, vete, no me comprometas.
Seri otra vez; quizi mafana; si, oye...


[59]






No supo mis qu6 decir. Algo habia aparecido sigi-
losamente por el ventano. La mulata grit6. Fu6 un gri-
to agudo y ululante. Una cuerda larga y fina, una es-
pecie de liana culebreante salida del vientre de la noche,
se agit6 en el espacio, di6 contra el farol apagindolo y
se envolvi6 en el cuello del centinela. Despuds, otro de
aquellos ap6ndices se desprendi6 tambi6n de la noche,
tembl6 ligeramente en el vacio y se anill6, viscoso y
cilere, al pecho de Rojas. Otro le agarrot6 las piernas.
-iSangre de Dios!. Qu6 es esto? -balbuce6 el
andaluz, debatiendose torpemente, mientras el fusil ro-
daba al piso de piedra. Trat6 en vano de desprender
aquellos lazos succionadores que le estaban ahogando.
Se revolvi6 como un loco; no podia respirar... Y
lentamente, muy lentamente, sinti6 que lo iban elevan-
do del suelo. Los pies le colgaban en el aire. Algo le
arrastraba fatalmente hacia el ventano.
Dofia Clara y la mulata, enraizadas al suelo enchar-
cado, con un horrible pasmo que les dilataba los ojos,
en vano trataban de localizar en la atalaya a Rojas. Un
terror hispido, una cosa que jams habian sentido, las
retenia castafieteindoles los dientes y lati6ndoles el co-
raz6n con un ritmo precipitado. A la livida luz de un
relimpago vieron al gaditano por los aires. Cesaba la
luvia, y un retumbo de truenos comenz6 a reverberar,
en profundos ecos, por las b6vedas del Castillo.
-iEl Diablo... el Diablo se lo esti Ilevando! -
chill6 la mulata.
Los relimpagos se sucedian uno tras otro. Primero


[60]






desaparecieron la cabeza y los brazos del soldado; mis
tarde, los pies se fueron hundiendo por el ventano.
Sacudiindose del horror que las habia inmovilizado,
las mujeres huyeron de la Garita y comenzaron a bajar
por la escalerilla que comunicaba a la playa. Volvieron
a resonar los tacones de Dofia Clara, que oia, a traves
del velo negro que la cubria, las palabras entrecortadas
de la mulata, quien, sefialando las paredes oscuras,
anunciaba:
--Mirelos, Dofia Clara. iEstin bajando por el
aire! iMire c6mo el Diablo 11eva a Don Rojas!...
iVirgen de la Altagracia, ampiranos en esta hora!
Dofia Clara volvi6 la vista y la invadi6 un frio gla-
cial. Contra la haz de los murallones, un ser indefini-
do, un remedo de arafia gigantesca, iba lentamente
descendiendo hacia la marea que espumaba en la an-
fractuosidad de los acantilados, moviendose convul-
sivamente, agarrado al andaluz y apretindolo en un
abrazd asfixiador.
Las mujeres legaban a la ribera del mar. La noche
se iba iluminando blandamente. La luna derramaba
sobre el oleaje el polen de argento de su flor recien
abierta.



Balbuena desenvain6 su acerada espada.
-Capitan, Capitin, mire hacia la muralla de la
Garita. iOye la griteria? iAlguien viene por las esca-
lerillas! -musit6 Castro.


[61]







-iRojas! iRojas! -grit6 el Capitin.
Iban ambos a subir cuando se toparon de improvise
con Dofia Clara y la mulata que bajaban, aglayadas y
aturdidas.
-iDos mujeres! -exclam6 el Alferez; y acercin-
dose a ellas de un manotazo arranc6 el velo que ocul-
taba a Dofia Clara.
-iClara! iPero eres tu? iY ti, Concepci6n! -ru-
gi6 el Capitin.
-Capitin, mi senior, jalli viene el Diablo con Don
Rojas! iSe lo leva para el mar.. .! iMirelos, mirelos,
ya han ilegado a la orilla! -sollozaba Concepci6n, los
ojos desorbitados, indicando la arena de la playa.
En efecto, estrechado por aquella trabaz6n pode-
rosa y elistica que le sujetaba, tocaba el soldado la
arena. Su cuerpo, envuelto en los ocho tenticulos de
una deforme criatura, parecia una masa exinime.
-iUn pulpo!... iCapitin, un pulpo monstruo-
so!... Salvemos a Rojas -dijo Castro, y corri6 hasta
el molusco, que detuvo su march cerca de los acan-
tilados.
Balbuena se le uni6 al instant. Su espada --aquel
fino metal de Toledo!- vibr6 en el aire en un arco de
luz, y se hundi6 tajante en la cabeza picuda y asque-
rosa del octopo. La espada se levant6 de nuevo, y de
nuevo se volvi6 a hundir en la cabeza informed. El ce-
fal6podo solt6 su presa, reculando hacia el mar. Una
ola, que se entint6 sibitamente, lo hurt6 en su cresta
durante breves moments, para ser confundido por la
resaca en el torbellino espumante que bullia en la ma-


[ 62 ]







rea alta. Volvi6 a aparecer el cuerpo erritico; vino
otra ola; lo columpi6 inexorable la furia atlintica, y
la superficie temblorosa lanz6 al animal, como un gui-
fiapo, contra las aristas de los acantilados. Despues, lo
arrastr6 el mar por iiltima vez, y ya no se le vi6 mis.
Entre Dofia Clara y el Capitin se interpuso el Al-
ferez.
-iTengase, mi Capitin! -demand6 con voz fir-
me-. iNada de desaguisados!
-Quite usted, quite usted, Alfirez. Dijeme acabar
con esta perdida que asi mancilla mi honor.
Dofia Clara se abraz6 a la mulata. Volvia en si Ro-
jas, quien, incorporindose de un salto, embisti6 con-
tra Balbuena. Castro, pistol6n en mano, lo contuvo.
-Ti tambien, Rojas. jQuedate quieto o disparo!
Tiene que haber una soluci6n para esto. iNo mereces
estar en el ejercito, granuja! -le apostrof6.
Balbuena, desencajada la faz, la espada en la dies-
tra, no perdia de vista al soldado. De repente, sin que
nadie pudiera evitarlo, introdujo la empufiadura de la
espada entire los pedruscos, y cayendo de bruces, se
hundi6 la hoja en el coraz6n. La sangre afluy6 por sus
labios en oleadas repetidas. Gir6 sobre si mismo y
abriendo los ojos desmesuradamente, qued6 tendido en
la playa.
Castro se volvi6 en silencio a Dofia Clara.
-Hay un balandro -comenz6 d6bilmente- que
sale mar adentro, todos los dias a las cuatro de la ma-
drugada, desde Punta de Cangrejos. El hombre que lo
gobierna es de mi confianza. Rojas la acompafiari a


[63 ]







usted, sefiora. Pregunte por Pascual, el pescador de
langostas. Digale que el Alferez Castro les envia. N1
sabe lo que tiene que hacer y donde levarlos. Ti, Con-
cepci6n, te quedas. Ahora, Ilargo de aqui los dos! -
termin6 iracundo.
Y arrodillindost junto al Capitan, rompi6 a zollipar
como un nmo.




De aquellos sucesos levantironse dos actas: una mi-
litar y la otra eclesiistica, pintindose al asunto color
infernal para desorientar la curiosidad piblica. Se di6
pabulo a una version relacionada con el Diablo, ase-
gurindose que el Capitin Balbuena habia perdido la
vida en encarnizada lucha, despues de haber arrancado
una promesa al angel rebelde de que nunca mis iria
a la Garita en busca de almas para su reino. Y se pro-
pal6 a la chiticallando, que a la muerte del Capitin,
Dofia Clara, lena de infinite congoja, habia embar-
cado subrepticiamente para Madrid. De Rojas nada
se dijo.
Una maiiana concurri6 todo el pueblo de San Juan
a una misa solemne al aire libre, tras el Castillo de San
Crist6bal y bajo la endemoniada atalaya. Se rez6 y
esperj6 con profusion agua bendita sobre los pefiascos,
mientras el Ilustrisimo Fray Manuel Jimenez PNrez
ahuyentaba para siempre la sombra de Satin, cantan-
do con voz de baritone y en profundos latinajos.


[ 64 1






Desde entonces se suaviz6 un poco el trato que se daba
a los esclavos.
Tiempo despues, la mulata Concepci6n tuvo que
ser encerrada a viva fuerza, victim de singular de-
mencia. iCreia ser perseguida por unos ojillos fijos y
malignos, y gritaba a voz en cuello que unos brazos
helados y pegajosos le apretujaban la garganta!
Castro muri6, viejo y olvidado, viviendo a duras pe-
nas en su senectud de una exigua pension que le asig-
nara la Corona de Espafia.

*


Y esta es la verdad patetica de los sucesos acaecidos
hace cerca de dos siglos, en relaci6n a la llamada Garita
del Diablo. Tres veces fu6 destruido su equilibrio armo-
nioso con reparaciones chabacanas. iAuin guard su
piedra desgastada un aspect siniestro, levantando sus
ruinas cabe el oleaje embravecido del norte!


[65]














HOY ME HE ECHADO A REfR


HoY me he echado a reir al salir de mi casa.
Alguien comenta: -Vedle, ihoy esti alegre!- Tomo
la ruta campesina, y anticipo en voz alta:
-iEn un trago de sol voy a beberme el dia!

Hace fresco. Me bafia la claridad del alba,
y canto y grito y corro, diciendo: -Hermano viento,
metete por mis poros hasta el fondo del alma
y hazme vibrar como un anemocordio.

No s6 qu6 magia tiene para mi esta alborada,
que aspiro a pulm6n lleno la brisa, y siento un vago
renacer de los dias alados de mi infancia...
iy me enerva un anhelo de convertirme en luz,
o en abeja que zumba o en ruisefior que canta,
para gozar de un claro sentido de la vida,
libre de toda inuitil desvelaci6n arcana,
y acercarme a las piedras y decirles: -Sofiad;
sofiad que el fuego c6smico os quema las entrafias;
sofiad que para el gozo primitive del mundo,
en vuestros hombros duros os han nacido alas.


[ 66]







Las cosas tienen rostros familiares y amigos
y con secrets voces en el viento me hablan.

iOh, si toda la vida se convirtiera en uno
de estos amaneceres! iUn minute! iUna rifaga!
i Que fuera intense y breve, para luego dormir!
1Y asi, pleno de ensuefios, exaltarme en la llama
del sol, con muchos pijaros y humos madrugadores,
y nubes y animales!... Y de pronto, cercana,
con el vestido blanco aparecieras t6,
suelta al aire la pilida cabellera dorada,
y frente a mi rompieras a reir, y mimosa,
en medio de la boca con pasi6n me besaras...
(Sin que se estremeciera nuestra arcilla nerviosa)
y correr y llenarnos de energies paganas
para decirnos: -B6same sobre los ojos... iT6mame!
Y morirnos de amor, de alegria y de alba.

Pero ti no apareces. Yo estoy loco. Quisiera
sacudir de mi lado toda esta carga vana
de andrajos y miserias que nos pudren la vida,
y correr cara al sol, cara al sol, icara a cara!,
y quedarme tendido sobre las yerbas h6medas,
bajo la milagrosa canci6n de las cigarras.


S67]















ABURRIMIENTO MIO


ABURRIMIENTO mio, amable languidez,
donde arriba el velamen de mis goces fallidos;
agua de estanque, inm6vil, en verde pesadez,
que copia el indolente cielo de mis olvidos.


Aburrimiento... vino de plicida embriaguez;
modorra de los dias torpes y desteiiidos;
estribillo de viejos cantos adoloridos,
en cuya trama ingenua sonrie mi nifiez.


Bajo tu denso influjo, mi dolor inmortal
se desgarra en un largo sollozo teatral.
Aburrimiento. estampa de vida lastimera;


decadente paisaje con un lago senil,
en cuyo fondo advierte el viajero sutil
la barca de mi ensuefio, varada en su ribera.


[68]














PALABRA
DE MILITARY











Pdgina ignorada de la vida de
Roberto Cofresi, el pirate.

DE los borrosos recuerdos de mi nifiez, surgeon, cla-
ros y transparentes, aquellos dias de libertad complete
que pasara en las playas de Guilarte, al cuidado de una
vieja amiga de mi abuela, que respondia al sorpren-
dente nombre de Eufrosina Carambelata; junto a mi
hermano mayor Esteban, en un vetusto caser6n per-
dido en los arenales del sur, durante los meses que pre-
cedieron al prendimiento y fusilamiento de Roberto
Cofresi, el pirata.
Como circulaba el rumor de que habia reaparecido
en los centros urbanos la macabra y fatidica epidemia
de "la peste", nuestra abuela nos envi6 apresurada-
mente a la casona de su vieja comadre, ubicada en una
inaccesible aldehuela de pescadores. El lugar era triste
y estaba circundado de manglares. La Carambelata po-
seia un caricter agrio y displicente, y vivia rodeada
de media docena de negros esclavos que la mimaban y
servian con un respeto rayano en terror. Tenia unos
redondos ojillos de lechuza, y se pasaba las horas muer-
tas encerrada en su habitaci6n, que abria solamente
para recibir la visit furtiva de los contrabandistas,
quienes, en la alta noche, aparecian con pesados alijos
que ella despachaba, acto inmediato, hacia el interior


[71]







de la Isla, con los negros mis fieles. No si de qu6 tram-
pal de su pasado la habia salvado una vez la genero-
sidad de mi abuela, porque se deshacia en halagos para
nosotros, los nietos de su amiga de la infancia.
Tenia yo nueve afios y mi hermano Esteban unos
quince mis o menos. tramos, como todos los chicos de
esa edad, crddulos y supersticiosos, embelesindonos las
leyendas de mar con las que nos alelaban los esclavos,
en las noches de luvia, junto al fog6n chisporroteante
de la cocina.
Los dias los pasibamos metidos en las barcas varadas
a orillas del Caribe, o chapoteando por entire los uveros
de la playa que ofrecian su golosina moracha a nues-
tros juveniles apetitos. Habia una cosa que me colmaba
de intimo deleite: el gricil vuelo de las aves marinas
que planeaban sobre el oleaje sosegado, a caza de areas
y sardinas. Para mi espiritu contemplative, nada ha-
bia tan arrobador como la aparici6n matinal de aque-
llos alados habitantes. En el atisbo rojizo del amanecer
avanzaba, en forma simetrica, la tropa de los patos
hacia los aguazales cercanos, y mientras la mariana se
iba enderezando y el brisote se hacia picante y ispero,
cruzaba la bandada de gallinazos y chiririas por sobre
los manglares circundantes. Mis tarde las gaviotas ini-
ciaban sus circulos musicales, y por uiltimo, el pesado
alcatraz, gris y torpe, levantaba el vuelo desde los "mo-
gotes" lejanos, para saciar su insaciable glotoneria. El
pelicano planeaba a ras de las aguas, sereno y silencioso,
cayendo repentinamente, como una pedrada, contra
la onda m6vil; penetraba la superficie en un bullir de


[72]






aguas y plumas, para merger de sibito, a flor del
oleaje, con un pececillo cautivo entire las tenazas des-
comunales de su pico. Engullia con delete la presa, y
otra y cien veces se elevaba de nuevo, mientras el car-
dumen marino huia con rapidez del atracante.
Discurria asi nuestra vida, en olvido total de las mi-
serias humans, cuando un doloroso acontecimiento
vino a ienarnos bruscamente de sobresalto. iDe todas
aquellas horas de pavor guard intacto el recuerdo, tan
complete y definido, que aun al evocar el moment
trigico en el que la joven valenciana, Adelaida de la
Torre, recibi6 el balazo en el pecho, me parece tenerla
frente a mi, los ojos desorbitados, haraposa y pili-
da!... Pero, mejor es que entremos de lReno en este
relate, cuyos hechos constituyen una pigina descono-
cida de nuestra Historia.

*


El dia fue turbio y sofocante. Por la tarde, rompi6
a hover. Al iniciarse el anochecido, se lanz6 la borrasca
sobre el mar. Adormilados en la cocina, al influjo de las
interminables narraciones de la negrada domestica, mi
hermano y yo escuchibamos al viento gemidor, tiran-
do en vano de las puertas con su menuda mano, invi-
sible y musical. El sordo tumulto del oleaje estremecia
el caser6n con su batir de alas oscuras.
De repente, Dofia Eufrosina grit6 desde su dormi-
torio:


[73 ]






-iQuien toca ahi?
Una voz afuera contest:
-Abra seguido, vieja.
Esteban se lanz6 a la sala y tartamude6 valiente-
mente:
-iQuidn es? (Quiin toca?
-Yo, Roberto Cofresi -contestaron-. Abran in-
mediatamente la puerta.
La Carambelata encendi6 luz en su habitaci6n, y
arropindose con un capote, apareci6 en la sala.
-No abras, muchacho -le grit6 a mi hermano.
Se oy6 un apagado rumor de voces.
-(Que es lo que aguardan? No podemos esperar.
Tumba la puerta, Felipe.
Alguien, desde fuera, empuj6 la puerta violenta-
mente. La cerradura salt6 en pedazos. A la luz de la
limpara que la vieja sostenia, penetraron dos hombres
trayendo a una joven desfallecida. Tenia los ojos ce-
rrados, suelta la cabellera negra, y el traje roto en ji-
rones. Tras aquellos dos hombres, irrumpi6 un grupo
de doce individuos armados de pufiales y fusiles. Era
una horda de extraiia catadura, de cabellos intonsos,
descalza y mugrienta. El hombre que sostenia a la mu-
jer por los hombros era un tipo de median estatura,
de ojos azules, y llevaba altas botas de agua, pantalo-
nes grises y camisa de abierto cuello. A su lado se mo-
via un enorme perro de encrespada pelambre.
-iD6nde esti la cama? -interrog6 el hombre de
los ojos azules.
La vieja nada contest. Se aproxim6 a la doncella, y


[ 74






ayudando a sostenerla, condijola a su habitaci6n. El
hombre de los ojos azules, volvi6ndose al resto del gru-
po, orden6:
-Tranquen la puerta. Ti, Sandoval, y ti, Eulogio,
se quedan afuera. Si se aproximan los "cachacos", dis-
paren y esc6ndanse.
El perro comenz6 a aullar.
-Cillate, Le6n -le grit6 el hombre de los ojos
azules.
La gavilla se desparram6 por la casa, fraternizando
con los negros, y algunos de aquellos hombres se pu-
sieron a observer por los intersticios de las tablas, hacia
la noche atormentada. Uno de ellos atranc6 la puerta
de entrada.
La vieja se qued6 sola en su dormitorio con la don-
cella. Al minute reapareci6.
-Esteban, ve y ordena agua tibia en la cocina -le
dijo a mi hermano.
-Nada de luces -interpuso el hombre de las botas.
Y de un soplo apag6 la limpara-. Cura a esa mujer
como puedas, y cierra el pico.
-Roberto, -suplic6 la vieja- (c6mo voy a cu-
rarla en esta oscuridad?
Trat6 de encender la limpara y uno de los hombres
se la arrebat6. Se hizo de nuevo la sombra.
-Ti has oido lo que dice el Jefe -dijeron.
-Bueno, enciende la limpara, Benito. Estamos bien
lejos. Dificilmente los "cachacos" darin con este lugar.
-Pero, Jefe...
-Enci6ndela.


[75]







Alguien encendi6 la limpara. Yo me habia arrinco-
nado tras una de las puertas. El perro, jadeante e in-
quieto, se habia echado en medio de la sala.
Pasaba el tiempo. Nadie hablaba. A pesar de la llu-
via huracanada y del trueno de la marea, un silencio
de muerte parecia haber invadido el caser6n. El hom-
bre de los ojos azules se habia sentado sobre la mesa
ristica, y apoyando la cabeza entire las manos, sofiaba
o meditaba. Dofia Eufrosina y Esteban iban y venian,
de la cocina al dormitorio, con vendajes y agua tibia.
La doncella lloraba ahora. Sollozaba muy bajo, mien-
tras explicaba no se que cosas a la Carambelata. tsta
reapareci6 de s6bito. Le brillaron los ojillos como dos
ascuas.
-En buena te has metido, Cofresi -dijo al hombre
de los ojos azules-. iRaptar nada menos que a la hija
del Teniente General! EQu6 te has creido t6, Roberto?
(Ad6nde vas a parar? Todo estaba bien mientras te
vengabas de fanfarrones de la calafia de aquel Eligio
Vizquez que te abofete6 en Ponce. Pero.. idedicarte
a raptar mujeres infelices! Esas son canalladas. Con-
migo no cuentes esta vez. jQu6 te cuelguen, bandido!
dNo ves que es casi una nifia? Ahi la tienes, 1lorando
como una desesperada por todo el mal que le has he-
cho. Desde hace dos semanas andas huyendo con ella,
despues que la agarraste en Vieques, en su goleta de
recreo. iLa hija de Don Miguel de la Torre! iSe nece-
sitan pantalones! iQu6 te has creido t6, pirata? LUr-
gate pronto de esta casa. No quiero mis tratos contigo.


[76 ]






Roberto Cofresi levant6 la cabeza lentamente. La
furia de la vieja le habia arrancado de su meditaci6n.
-Tumba el serm6n, Carambelata. Bastante has ga-
nado con las cosas que te he mandado.
--Y que? iNo has ganado tu tambien? Muchos son
los reales que te he pagado por esas porquerias. Pero
no se trata de eso. Esto es ya diferente. iForzar una
jovencita! iNo eres nada mis que un brib6n! iY yo
que te tenia por un gran personaje; yo que te he pro-
tegido y te he ayudado! iTu venganza contra los "ca-
chacos"! iBah! Ahora si que has metido la pata. Yo no
quiero enliarme en esto. Suelta esa muchacha y lirgate
de aqui.
-Bueno, bueno, esti bien. Cura a Adelaida. D6jala
descansar un rato. Los "cachacos" no deben andar
cerca. Comprendo lo que he hecho -malhumorado
interrumpi6 el pirata.
Volvi6 a inclinar la cabeza, y en voz muy tenue,
musit6:
-Al principio todo fu6 parte de mi venganza. Pero
ahora, ahora es parte de mi vida.
La vieja se le qued6 mirando fijamente. El fuego ren-
coroso de sus ojillos se apag6 como una candelilla. Acer-
cindose al pirata, le meti6 la mano huesuda por entire
el pelo rubio y ensortijado, y susurr6:
-Estis perdido, Roberto. iAhora si que estis per-
dido! (Qu6 piensas hacer? Tu no puedes vivir con ella.
Mejor, dejala y vete.
Comenzaba a filtrarse la claridad indecisa del ama-
necer. Esteban permanecia en la alcoba con la don-


[77]







cella. El viento habia amainado. No l1ovia, pero se
escuchaban los maretazos que daban en los pefiascos
de la playa.
Son6 un disparo... despues otro, e inmediatamente
se oy6 la voz de Sandoval.
-Los "cachacos", Roberto. Ya vienen.
Cofresi di6 un salto.
-Todos listos, muchachos, que habri jarana -gri-
t6 a sus hombres. Con la culata de un fusil rompi6
varias tablas de los setos, y reparti6 en pequefios gru-
pos a sus compafieros, dentro del caser6n. Estos me-
tieron los fusiles por los agujeros recien abiertos, y se
quedaron en silenciosa espera.
Afuera hubo una griteria ensordecedora. De aquella
algarabia se levant6 una voz cercana y autoritaria:
-iEh, los de la casa! Abran en nombre de la Ley.
Cofresi se aproxim6 a la puerta de entrada, seguido
del perro que grufiia ensefiando los agudos incisivos.
-Roberto Cofresi, -clam6 una segunda voz-
date preso con tus compafieros. Rindete, pirata.
Al escuchar la voz del que asi ordenaba, la doncella
habia aparecido en el umbral de la puerta de la habi-
taci6n donde horas antes reposara. iNunca podre
olvidar sus ojos negros, dilatados e insomnes, sus labios
sin color y sus pequefias manos de santa que se movian
nerviosamente contra el corpifio desgarrado!
--Padre! iPadre! -grit6 la joven.
-iHija!. iHija mia! iSueltala, bandido!
Yo cai de rodillas. No se que resort se me rompi6


[78]






dentro, porque me quede como un titere sin cuerda,
mientras un amargo nudo me apretuj6 la garganta.
Roberto Cofresi abri6 de un golpe la puerta de en-
trada. Tenia en las manos un pufial, y el cuerpo enco-
gido y vibrant, como quien espera lanzarse por sor-
presa.
iFrente a la casa se alineaba la tropa espafiola!
Uno de aquellos militares, arrugado y encanecido,
con un espadin colgindole del tahali de cuero, y ves-
tido y adornado con bellos entorchados de oro, se ade-
lant6, hasta quedar cara a cara con el bucanero.
--yeme, ladr6n de mujeres -comenz6 diciendo
con palabras roncas y emocionadas-. Hace dos sema-
nas apresaste la goleta "Victoria". En ella estaba mi
hija con varias amigas. Saqueaste y hundiste la goleta.
Todas las mujeres fueron desembarcadas, menos mi
hija. A ella la has retenido, para vengarte de mi, que
nada te he hecho. Desde entonces me he puesto al
frente de la tropa, para darte caza. Miserable, tengo
ciento cincuenta hombres conmigo. Entr6game mi
hija, y rindete.
--Y si no me rindiera?
-Si no te rindes, te obligaremos a salir de esa ma-
driguera, para colgarte de un arbol.
--C6mo?
-iVoto a los mil demonios! -tron6 el Teniente
General-. iCon quien crees que estis hablando?
iAmetrallaremos la casa!
-Eso es lo peligroso, mi General -ripost6 con sorna
Cofresi-. Verdad es que dentro estin mis camaradas


[79]






y que la lucha es desigual. Pero, jametrallar la casa!
No se olvide que tambien esti dentro Adelaida.
Mientras tanto, la doncella se habia ido aproximan-
do a los dos hombres. Le invadia una creciente turba-
ci6n, que se reflejaba en el gesto extraviado de su ros-
tro. Ya cerca de la puerta, se escuch6 su bella voz,
rota en sollozos.
-Padre, padre, ique piensas hacer con estos hom-
bres?
-iHija, Adelaida mia, hija querida! -El Teniente
General pareci6 no poder seguir hablando. Las ligrimas
le corrian por las mejillas enflaquecidas.
-No tengas temor, hija mia. Los vamos a colgar
a todos.
Entonces, la doncella interrog6, en una sfiplica que
parecia un suave soplo de brisa marina:
-Padre, y si yo te pidiera que los dejaras ir, que
los perdones, que no los ataques?
El military se estremeci6. Roberto Cofresi volvi6 la
cabeza hacia la mujer que por el intercedia. Sus claras
pupilas azules interrogaban a su vez, incr6dulas, al de-
macrado rostro de la doncella.
-Eso no puede ser, hija mia --dijo bruscamente el
militar-. Lo que ha hecho este forajido merece la
horca. No me pidas un impossible.
--Imposible para ti, padre? (Para ti, que eres el
Teniente General de la Isla? Recuerda que cuando me
trajiste de Valencia, me prometiste complacerme en
todo. Ti puedes perdonarlos.
Don Miguel de la Torre clav6, como un harp6n, su


[80]






mirada en Cofresi. Incomprensi6n, duda, vacilaci6n...
todo un mundo de asombro se cuajaba en aquella mi-
rada penetrante.
La doncella continuaba suplicando:
-Puedes hacerlo, padre, puedes hacerlo. Tu palabra
es ley. Perd6nalos hoy a todos. Conc6deles veinticuatro
horas para que se vayan.
Y agitada por una sofocada desesperaci6n, afiadi6:
-iYo no quiero ver morir a nadie! iYo no quiero
que nadie muera por mi! Prometemelo, padre, pro-
metemelo.
Derrotado por el dolor de su hija, el Teniente Ge-
neral cedi6.
-Bueno, no llores mis, hija. Te lo prometo. iNom-
bre de Dios! complazca?
Y dirigi6ndose a Cofresi:
-Bandido, te concede veinticuatro horas para lar-
garte de todo esto. Ahi cerca se encuentra fondeada
tu balandra "Ana". Puedes embarcar con tu gentualla.
Tras ese plazo te volvere a dar caza, y ivive Dios!, que
cuando de nuevo te agarre, vas a dar con tus huesos
en El Morro -dijo.
--Palabra? -pregunt6, desconfiado, Cofresi.
-Palabra de-militar. Llama a tus salteadores, y lir-
gate.
En esos moments, un jovenzuelo que lucia galones
de capitin, se acerc6, pistol6n en mano.
-Vamos, Vuesencia -dijo aproximindose a Don


[ 81 ]






Miguel de la Torre-. iC6mo va usted a empeiiar su
palabra por este bandolero?
-Rep6rtese, Capitin Marcano. Ya he dado mi pa-
labra de military, y eso basta -contest6 con altivez de
la Torre.
-Pero yo no -arguy6 el capitin, evidentemente
irritado, y acto inmediato hizo fuego contra el pirata.
Adelaida de la Torre, al ver el ademin del capitin,
advirti6 con voz angustiada:
-iTe matan, Roberto! -y lanzindose fuera, trat6
de cubrir con su cuerpo a Cofresi, al mismo tiempo
que el perro saltaba sobre el agresor. Hombre y bestia
rodaron por el suelo.
La valenciana recibi6 el tiro en el pecho. Don Miguel
de la Torre, sin importarle para nada la presencia de
los corsarios, que se habian agrupado alrededor de su
cabecilla, corri6 hasta su hija.
-iAdelaida, nena mia, Adelaida! -clamaba el Te-
niente General. Tenia en sus brazos a la joven y la
apretaba contra su coraz6n.
La valenciana entreabri6 los ojos. iAquellos ojos Ile-
nos de sombra, que parecian ahora dos violetas mar-
chitas!
-iMe lo has prometido, padre, me lo has prometi-
do! -apenas pudo balbucear. Busc6 con la vista la
figure esbelta del pirata, y suspirando profundamente,
expir6.
Se arm6 entonces una horrible batahola. Los solda-
dos invadieron el caser6n en un abrir y cerrar de ojos,
y apresaron toda la banda de malhechores. El Capitin


[82






Marcano se revolcaba en el arenal. El perro habia
huido.
Con la dulce muerta entire los brazos, y mientras
besaba su frente ebirnea, Don Miguel de la Torre, Te-
niente General de la Isla, di6 6rdenes a la tropa.
-Suelten esos hombres. Tienen veinticuatro horas
de libertad. He dado mi palabra, y ella es sagrada. Suil-
tenlos, he dicho.
Despues, como la ola que el huracin levanta, se ir-
gui6, sollozando, con su frigil carga amorosa, y se alej6
lentamente del caser6n.


[ 83 1















DESPU6S DE TODO


DESPUiS de todo, yo no he hecho nada malo,
y es just que me quede asi, la vida entera:
contemplando la esteril vegetaci6n de hastio
que va cubriendo a trechos mi voluntad perpleja.

Por eso, en mi desidia y aburrimiento, pienso
que una an6cdota debo plagiar en mi existencia:
tal como haber robado alguna joyeria,
o haber estrangulado alguna mujer bella;
cualquier atraco sibito, cualquier incendio, y hasta
haberme ahorcado un dia, imbncil o poeta.

Pero siempre falt6 valor a mis acciones,
y vivi vacuamente mis actitudes yermas,
rumiando mis deseos agudos y perversos
sin dinamismos nunca para encender la mecha.

iQu6 pasmarote y lleno de engafios he vivido!
iQue bien desempefie mi paso de comedia,
yo, buey rumb6n y torpe, incapaz de bajar
la testuz, y embestir con un golpe de fiera!


[84]







iCon que dolor he ido segando hora tras hora
mi siembra de deseos; la trigica floresta
que en mi se levantaba, crepitante y altiva,
con retemblor de trueno y hilito de tormenta!

iAh, pero un dia, un solo dia, todos
los que a diario leiis mi aburrida novel,
sentireis un pavor que os calari los huesos,
y se alzari espantosa, entonces, mi cabeza!

Facineroso, engendro de Satin, incendiario,
mat6n, pirata... itoda esa borra negra
que ha ido cayendo al alma de cada pensamiento
oscuro, llenari de sombras mi miseria!

Y sere, lo que siempre hube sofiado ser
alli en mis agrios ratos de tedio y de dispepsia:
h&roe eh los folletines baratos del escindalo,
para angustiar de ensuefio las muchachas anemicas.

iAh, si, he de romper, he de romper un dia,
en esta vida, sobo de lluvia y de tristezas,
sibitamente como un gran incendio, para
resplandecer en medio de mi gloria plebeya!


[ 85 ]




-..- ... .... u- -. v r Iw-,s s -s


HUGO

lesous Christos, Teou Yids,
Soter: el Pcz.

Fu pescador de mitos. Con hilos de quimera,
frente al mar de la vida teji6 su red extrafia,
y en su nave romintica se lanz6 mar afuera,
limpio de toda sombra, horro de toda mafia.

Alucinado en ixtasis, bog6 la vida entera;
la onda le di6 el est6ril amargor de su safia,
mas alcanz6 el remanso profundo, donde bafia
la paloma celeste, su ala de primavera.


Entonces, contra el agua temblorosa y desnuda,
ebrio de azur, la malla lanz6 con diestra ruda,
y se qued6 aguardando la pesca, noche y dia...

Y ahora que la muerte de eternidad lo anega,
en su lirica barca para siempre navega,
icon las manos crispadas sobre la red vacia!


[86]














EL CASO
DE DON ANDRAS SALVATIERRA














LA mula tom6 un trote largo y penoso. Soplaba el
viento seco del mediodia, sacudiendo la salumbre en
las marismas. De trecho en trecho, manglares o hica-
cos, y alguna yerbilla amarillenta. Ni un irbol, ni un
cocotero. La isleta era en aquella hora calcinante, de
una blancura ispera que hacia lagrimear los ojos.
Hacia el sur surgi6 el amplio caser6n, albergue im-
provisado y oficinas del negocio, rodeado de los mon-
tones de sal. Entre las cristalizadoras, un estrecho ca-
mino nos lleva a la noria, y despu6s, a la sombra del
balc6n imbricado. Llegibamos.
El pe6n que me ha traido desde Santa Isabel y que
ahora carga mis birtulos, silba de manera peculiar.
Arriba, desde lo alto de una ventana, la negra que es
la criada, grita:
-iYa boy, Don Sele; agualde un poco!
Mientras tanto, desmonto de la mula, y mido la ex-
tensi6n de la isleta con la vista. ifste es, pues, el pira-
mo donde he'venido a refocilar mi tedio, como superin-
tendente de la firma "Ruiz, Arbona y Cia."! Y cuando
la negra se aproxima para ayudar a descargar la mula,
se vuelve el pe6n repentinamente y exclama:
-Sefiol, Don Andre Salbatierra.


[89]







Una mano larga y acordelada se tiende de sfibito
hacia mi. Mascullo un mucho gusto", y aprieto con
desgano aquella rama dura de huesos. El hombre viste
una bata blanca, manchada toda de ocre, bermell6n y
negro. Es alto y arencado. Gasta unas enormes gafas
verdes. La cara, completamente rapada y tirante como
un papel de lija, es pilida y angulosa. En la otra mano
sostiene una probeta graduada, ilena de un licor le-
choso. Se queda a la expeotativa un instant, y en se-
guida nomis, sin afiadir palabra, se retire, casi de un
salto, como un animal perseguido.
He aqui que conozco a Don Andr6s de Salvatierra,
a quien se le ha concedido permiso para hacer sus expe-
rimentos en la Isla del Faro; y he aqui tambien, que
desde el primer moment, se me hace antipitico, pro-
fundamente antipitico.
Agarro mi maleta, abro la habitaci6n que me sefiala
beatificamente la dom6stica, y cierro con un portazo
que resuena en toda la casa. Un aire de autoridad me
ha invadido de modo tal, que al recorder la mirada de
basilisco de Salvatierra, he anunciado en voz alta, para
ratificar un pensamiento que me domina:
-iQuien manda aqui soy yo! Eh, mando yo!...
Por la tarde, mientras los montones de sal florecen
en rojas bandas, y alrededor de la mesa va la negra de
un lado para el otro, albero en mano, solicita e indul-
gente, Don Andres me ha mirado aferruzado y me ha
soltado esta andanada:
--Se rie usted de mi, so hominicaco? Yo no estoy
loco. Guirdese para usted ese gesto de conmiseraci6n


[90]


;--1--:r:-~:-~- :.r~---- ---,~-*;--i~-
i:







y esa mirada estipida. No tengo la culpa de que me
apasione, lo mismo que Pitigoras, ante los nimeros...
Y sin dejarme contestar, se levanta, entra en el la-
boratorio que ha improvisado en uno de los cuartos,
sale con el mismo lechoso tubo de ensayos con el que
le viera a mi Ilegada, e inclinindose sobre mi, bisbisea
tembloroso como si fuera a despojarse de algin secret:
-No hay que reirse porque "esto" cante.




Nadie puede imaginar cosa mis desolada y irida que
la Isleta del Faro, convertida totalmente en una salina
explotable, donde me han enviado como administra-
dor de los trabajos. Tiene forma aovada. En uno de
sus extremes esti el faro el6ctrico, con el que hacemos
sefiales cuando la sal ha cuajado, y en el otro ingulo
el cuartel de la peonada, y el caser6n que habitamos
Salvatierra, la negra y yo. Entre ambos extremes, las
eras: dieciocho "cuadros" de gran tamaiio, donde se
embalsan las aguas, separados los unos de los otros por
una argamasa de piedras, caracolillos y arena resistente
y compact.
De dia cae la luz solar evaporando las aguas estan-
cadas y tifiendo la salumbre de un rosa violiceo que se
pronuncia sobre los cristales transl6cidos de los cuaja-
rones primeros; de noche, el fulgor intermitente del
faro incendia, con todos los tonos del iris, los montones
de sal, espaciados a lo largo de los canalones. La luna


[91]






pasea su claridad de muerte en el piramo, y una calma
pesada gravita sobre la isleta, traspasada solamente por
el chirrido is6crono de la noria que voltea la mula. En
el silencio diafano y nocturno, el desfleque de la ola
en la playa irrita la garganta con una sed viva y
opresora.
Las semanas iniciales desdefia el espiritu la contem-
placi6n de ese insistente especticulo blanco, pero al
tiempo, la luz del faro, la vida inane de las salinas,
la ac6mila moviendo pacificamente la noria: todo el
panorama fijo y callado, inquietan el alma, y le escue-
cen deseos de sacudir a puntapies los conos de sal, de
chapotear en el agua inm6vil de las cristalizadoras, o
de desgaiiitarse en un aullido de perro aburrido que
rompiera la calma de la isleta. A mi, al menos, me su-
cedi6 asi.
De las isletas cercanas traen la lefia, el agua y los
comestibles. Cuando la sal cuaja en su totalidad, arriba
la peonada, los hombres de antemano escogidos, con
profundos "ancones" y botes, y en dos o tres dias car-
gan la sal, dejindonos nuevamente en nuestra soledad
a Salvatierra, a la negra y a mi. Torna el letargo de los
dias inactivos y las noches de ensuefio.



Indiscutiblemente Salvatierra esti loco. Anoche ve-
rific6 el acto mis extraiio que he visto. Extrafio y
extraordinario por su falta de toda clase de legitima
explicaci6n possible.


[92]






Del laboratorio sac6 un violoncelo rojizo, cont6 diez
pasos desde la puerta, se sent en una silla de tijeras,
agit6 las cuerdas del violoncelo y comenz6 a tocar una
lenta melodia, algo asi como una misica religiosa con
un motive que repetia de continue. Suelta el violon-
celo, corre de puntillas hasta el laboratorio, verifica
alli dentro no se qu6 operaci6n, cuenta ahora veinte
pasos, y vuelve a comenzar la misma cantinela. A las
cuatro de la madrugada, mientras una luna obesa y
pilida desliza su fosforescencia sobre las marismas, oigo
a Don Andres de Salvatierra, que en la punta mis re-
mota de la isleta, junto a los montones de sal, repite
en el violoncelo su lirico ofertorio que vuela en alas del
viento calichoso. iNada tan grotesco como esa figure
enjuta, abrazada al instrument musical bajo la luz de
la luna, entire los conos salinos que se iluminan de rojo,
azul o amarillo cuando la claridad del faro se quiebra
en los prismas!
Por la maiiana me despierta un ruido ensordecedor.
Salto de la cama y veo a Salvatierra, frente a su labo-
ratorio, tocando en un cornetin military una muisica
estridente y jubilosa, que aturde. Agarro el corrietin
y, ab irato, le grito:
-iHombre!... iPero amigo...!
Salvatierra me mira con ojos hostiles; entra en el
laboratorio, sale con el frasco lechoso, lo examine aten-
tamente, y me afrenta con esta palabrota:
-Estfipido ...
Levanto los hombros, alegre de haber producido al-
gin dafio a este renacuajo altanero, y me voy a sentar


[93 ]






en el tablacho de la represa. En la casa Salvatierra re-
vienta sus pulmones, tocando en el cornetin de cobre.
Esti loco, no me cabe duda.




Yo soy un espiritu jovial. Criado entire barricas de
tocino, sacos de maiz y cajas de bacalao, adquiri un
sentido positivista y prictico de la vida y arranqu6 mi
filosofia pragmatista de mi trato con los hombres de
comercio. La mercantil "Ruiz, Arbona y Cia." sabe
del formidable provecho que se deriva de nosotros,
mancebos previsores y diligentes para quienes los ni-
meros adquieren elasticidad, sonrisa y movimiento.
Cuando pequefio, tuve lo que mi padre di6 por Ila-
mar "mania literaria", pero el ilustre var6n, enten-
dimiento alerta y sagaz, me hizo perder el "olfato
po6tico" entire los comestibles hacinados en los grandes
almacenes de Ponce. Perd6neseme pues, todo exceso en
esta narraci6n farragosa, que lo absurdo e incompren-
sible que se agita en su fondo nace indiscutiblemente
del influjo pernicioso que tuvieran sobre mi imagina-
ci6n las descabelladas teorias de Don Andres Salva-
tierra. Perd6neseme, asimismo, la entonaci6n ligera y
humoristica que quiero imprimir en los primeros ca-
pitulos, ya que ello s6lo es tentative de equilibrio men-
tal, provocado por la reacci6n normal de mi espiritu,
frente al recuerdo de lo que fue desconcertante y abs-
truso, y en lo que estuve a punto de perder la raz6n.

[94]




i'fl-~s ,ya -q .9% r- ;--- ., r -


jDeseo despojarme de la febril angustia que agarro-
tara mi alma al penetrar de Ileno en las teorias de Sal-
vatierra, y hacer de aquella madeja, complicada e in-
concebible, algo capaz de ser entendido por el lector!
Hay sus penumbras, claro esti, pero los meses que
estuve empapujado con tanta formula sutil y prodi-
giosa, ofuscaron un tanto mi 16gica.
Contindo, ampliando mis notas tomadas en la Isla
del Faro, con los recuerdos que ahora trato de enhebrar.





17 DE FEBRERO. Al mediodia, cuando retorno des-
pu6s de la inspecci6n rutinaria, encuentro a Don An-
dr6s Salvatierra con una mandolina, sentado en la silla
de tijeras, cerca de su laboratorio que permanece
abierto. Paso, y echo una ojeada a su interior. Sobre el
marmol de una mesa, esti un solitario pomo de cristal,
rebosante de un liquid sanguinolento. Al pasar le toco
ligeramente en un hombro, y le digo:
-Pareceme que sabe usted de cuanto instrument
musical existe. Antes, el violoncelo; ayer, la corneta;
ahora, la mandolina...
Sin dejar su seriedad habitual y el destello de animal
rebelde que hay en sus ojos, responded:
-Habla usted en voz muy alta, papanatas. Aqui,
junto al laboratorio, hay que bajar la voz, o mejor, no
hablar. Despu6s vendrin el bombardino y el acorde6n.
El dltimo seri el piano, que ya he pedido.


[95]






Me asalta repentinamente un agudo deseo de dar un
grito estent6reo, para romper el encanto que Salva-
tierra dispone en su experiment. Parece que 61 lo pre-
siente porque deja de tocar la mandolina, cierra la silla
de tijeras, se mete en el laboratorio, y de un golpe seco
me tira la puerta en las narices.




20 DE FEBRERO. He pasado tres dias insoportables.
Salvatierra permanece encerrado en el laboratorio, for-
mando un alboroto endemoniado con un bombardino
y un acorde6n. Se le oye tomar el bombardino por unos
minutes, tocar unos ligeros compases, empufiar el acor-
de6n y lorar en un canto apasionado y gangoso. La
negra que nos acompafia se dirige a mi, partida en dos
la cara por una blanca sonrisa, y me dice:
-Nifio Andrej ta tocando baquini a suj flajquitoj.
Esto se va haciendo insufrible. De noche me echo
afuera, buscando en el silencio nocturno la nepenta
sedativa para mis nervios, mientras la media luna
amurca en el cielo aborregado. Contra un mont6n de
sal me recuesto, escuchando la canci6n mon6tona del
clarinete, del contrabajo, del cornetin... iqu6 se
yo! .. El mar estira sobre la arena su amasijo azul.
En la linea luefie del horizonte, brillan las luces fluc-
tuantes de las otras isletas.

*r


[96]








25 DE FEBRERO. Esta tarde no he podido mas.
Mientras Salvatierra, en el balc6n, toma sus medidas
geometricas, le arrebato el instrument que tiene (una
viola) y le grito:
-Entendimonos, caballero. iO se guard sus sere-
natas y sus frascos o se larga de aqui! Ya me tiene har-
to, dentiende usted?, harto con tanta mala muisica. Si
al menos ensayara usted alguna cosa de Strauss, de
Debussy, de Glinka... Pero, isanto cielo!, iad6nde
vamos a parar? iCargue con su mfisica a otra parte!...
Don Andres se ha quedado estupefacto. Este arran-
que verbal lo ha acollonado. Me mira temeroso con
una mirada bovina. Abre la boca y se queda sin decir
ni jota. Comprendo, en la angustia de su gesto, que
hace esfuerzos desesperados para coordinar alg6n jir6n
de palabras, capaz de ser "digerido" por mi escaso in-
telecto de superintendent. Hace lucubraciones mala-
bares, en el revoltijo de sus sesos, queriendo eslabonar
alguna frase comprensiva, (comprensiva para mi) que
aplaque este humor bilioso que me ha invadido. Pero
esa luz que quiere provocar en su espiritu, no prende.
Me toma de las manos, y en tono plaiiidero implora:
-No, amigo mio, no y no. Entiendalo bien: no
puedo abandonar por ahora el sodio y el calcio. Impo-
sible que yo-salga de la isleta. (Debussy ha dicho usted?
Pudo haber sido al principio, con el cloruro de amonio.
Pero ya no sirve. El potasio y el yodo requieren otra
clase de miisica. Comprendame usted, amigo mio.
Haga un esfuerzo, un leve esfuerzo sobre sus neuro-


[ 97 ]






nes. iDejeme unos dias mis, unos cuantos dias despues
que lBegue el piano.. .!
Yo le he escuchado esperanzado. Por la ensambla-
dura de sus palabras no gotea el mis fugaz rocio de
luz. jEmpeio vano! Le vuelvo la espalda, y:
-jBueno, viyase al cuerno, amigo, y que siga la
mi6sica! -le digo.

*

28 DE FEBRERO. Al anochecer se ha sentado Sal-
vatierra a mi lado. Ain no ha venido el piano que
pidiera. Tiene un espantoso rictus delator en los labios,
que apacigua la antipatia natural que por el siento.
Mientras come lo observe en silencio. La bata sucia
present manchas azules y verdes. Las manos huesudas
las tiene Ilenas de un color almagrado.
Cuando terminamos de comer he ido a mi dormi-
torio, y junto a la ventana abierta, me he puesto a re-
pasar "El Trabajo y el Ahorro", de Smiles. Salvatierra
viene hasta la habitaci6n, se me acerca y me dice:
-Amigo mio, no lea esos libros insulsos, escritos
para los incautos, y escicheme. Yo soy professor de qui-
mica y fisica. Recibido en la Sorbonne. Trabajaba en
Guayama cuando se verific6 el fiat-lux. Mi madre sofi6
con hacerme un concertista. (Que sabe usted sobre la
naturaleza de los cuerpos? Conozco, como hace dias
me dijera, cuanto instrument musical existe. Hoy me
siento desalentado. iEs ese maldito antimonio, o quizas,
quizis las voces del saxof6n! ZHa oido usted a ese hijo


[98]







del clarinete, incorporado recientemente a las orques-
tas? Los hay de tonos distintos. El mio tiene la voz
dulce y sonora de un tenor. Diriase a veces que lora.
Esas voces puras me lHenan de tristeza. iYo soy un
hombre sentimental, amigo Serro! iVe usted? (y se-
fialaba por la ventana hacia la sal amontonada) cloro
y sodio. Pitigoras no tenia raz6n. Vislumbr6 apenas
la verdad. Nunca dirin el secret los niimeros. En
cambio, los itomos. iAh si hubiera tafiido la lira junto
a la sal! ..
-Salvatierra, -le interrumpo- es menester que
haga las sefiales con el faro. Dentro de various dias ven-
drin a llevarse la sal, y llegari su piano. Mientras tanto,
guirdese su Pitigoras y su cloro.
Salgo, fastidiado por este badajear incomprensible.
Doy con el faro las sefiales convenidas. Las eras estin
lienas y duras y hay que aprovechar el tiempo. Tal vez
se large Salvatierra con los hombres que hemos con-
tratado.
Esperemos ...


8 DE MARZO. A punta de alba arribaron a la isleta
los primeros "ancones". Mulatos fornidos, mariners
de amplios torsos y fuertes biceps, tiraron de los largos
cabos de henequin, sujetando las embarcaciones de los
arbustos de hicacos. Tendieron various tablones hasta
la ribera; sacaron del vientre de los "ancones" las ca-
rretillas de mano, y comenzaron inmediatamente a
romper la sal.


[99]







Como el tiempo habia sido sumamente seco durante
la uiltima temporada, la sal presentaba una superficie
marm6rea y resistente y fu6 menester sacarla a fuerza
de pico. Mientras una brigada de trabajadores extraia
la sal, otra la desmenuzaba con las palas de agavillar,
pesindola y llenando sacos y "ancones".
A la una, cuando sobre la isleta caia la luz del sol,
adamantina y pura, lleg6 un bote de velas conduciendo
a un hombrecillo, regordete y calvo, quien vino a mi
con una untuosa sonrisa.
-jAh, Don Andres, Don Andres!... iUsted que
siempre nos saca de apuros!
-Seiior -le interrumpi- yo me Ilamo Jer6nimo
Serro y soy el superintendent. Usted se refiere a Sal-
vatierra. Venga conmigo, si tiene empefio en verle.
-iOh! Pero, ino es usted Don Andr&s? -Y al de-
cir esto parecia morir, desanimada y lacia la sonrisa.
-Venga usted, buen hombre.
Dentro de la casa, Salvatierra ensayaba en un saca-
buche. Jadeaba enloquecido sobre aquel instrument
huidizo, Ilenando los huesudos carrillos y reventando
en notas explosives.
-Don Andres, -le dije- este senior quiere verle.
Con grandes muestras de desagrado separ6 el instru-
mento de la boca, y ante la figure desmedrada y son-
reida, barbot6 en tono truculento:
-iY que diablos desea usted?
El hombrecillo habia recobrado su gesto plicido.
Sec6 el sudor que brillaba en perlas minisculas sobre


[ 100 ]






la calva rosada, y asom6 las palabras por la hendidura
de la boca.
-Sefior, -replic- soy un enviado de la Central
Espadas. Don Paco Anselmi, a quien usted conoce, me
dijo que viniera a verle. jNecesitamos de usted, senior
Salvatierra!
-Bueno, iy que quieren ahora?
-iAy, Don Andr6s, la demand de azicar es tre-
menda! Los tachos van a reventar. Es menester traba-
jar mis a prisa. jUsted que tanto sabe! Queremos que
nos indique la manera inmediata de hacer que los ta-
chos cristalicen en menos tiempo. Eso, eso es: menos
tiempo y mis azicar.
Salvatierra, que al principio apenas prestaba aten-
ci6n a la charla del reci6n Ilegado, escuch6, alerta los
ojos, la iltima parte de la s6plica, con verdadero inte-
res. Pero le enojaba mi presencia y note que me miraba
con rencor al trav6s de sus gafas verdes. Me quede.
jQueria fastidiarlo! Se levant6. Trajo un papel de ml-
sica y afirm6 con voz solemne:
-La soluci6n es ficil, amigo mio. iAgua y car-
b6n!... En definitive eso es el azuicar. En el moment
en que el sirop caiga en los tachos, que toquen various
violines esto. -y tendi6 el papel de muisica al hom-
brecillo, que le mir6 perplejo.
--Que?... Perd6n, mil perdones; (la muisica?;
(qu6 misica? iQue empiece la m'sica! iVaya un chis-
te! Bromista, bromista que es usted, Don Andres...
De nuevo me mir6 Salvatierra. Yo debia sonreir,
porque al punto mont6 en c61era y exclam6:


[ 101 ]






-iDe que sonrie usted, mamarracho? 6igame, su-
jeto de poco pelo, digale a Anselmi que yo, Andr6s de
Salvatierra, le doy la soluci6n al problema. Cuando
caiga el sirop en los tachos, que tenga alli prevenidos
a various violinistas y que estos rompan a tocar la mu-
sica que le envio. El melado coceri al segundo. iVaya
y digaselo, y no se este aqui, con la boca abierta! Y
usted, engorro de los mil demonios, ilargo del labo-
ratorio!
iLa locura de Salvatierra! El enviado de la Central
Espadas no dijo una palabra. Sali6 enfurruhiado, mi-
rindome con pupilas suplicantes, confundido, sin en-
tender. Cruz6 las eras salantes, trep6 al bote que le
habia traido, arroj6 el papel de miisica al agua y se
alej6, secindose la cabeza y movi6ndola continuamente
en serial de incomprensi6n.




A las cinco lleg6 el piano. Las primeras cristalizado-
ras estaban completamente limpias, y los "ancones" de
mayor capacidad, cargados de sal hasta los topes, des-
pegaron rumbo a los puertos de embarque.
Entrada la noche sali6 Salvatierra. La proximidad
de los trabajadores le impedia verificar sus desconcer-
tantes experiments. Evitaba verse conmigo; huia de
mi, de mi mirada burlona, de mis ojos que reian mien-
tras 61 se iniciaba en sus explicaciones.
En lo mis apartado del balc6n abri6 la noche su jo-


[ 102]




-ij.* ~ ~ -


yero. En el cobertizo destinado a la mula, cantaban
los destajistas sus salomas de mar.
-Don Andrds, exc6seme usted -dije aproximin-
dome a Salvatierra-. Comprendo que soy un zopenco
que no entiende ni pizca de lo que usted dice o hace.
NNo cree que debe ser-mis razonable conmigo, ya que
apenas he estudiado un poco de quimica elemental?
Reconcili6monos, compaiiero. iVamos, que no hay
para tanto, Salvatierra!
Absorto en la contemplaci6n de la sombra ilumina-
da, entire dientes contest:
-Bueno, quizis tenga usted raz6n. Si6ntese ahi.
Nadie va a poner en duda su idiotez. iQue se le va a
hacer! No son las margaritas... ZQue no entiende
usted? Mejor, much mejor.
Despu&s, saltando de aquella palabreria desdefiosa
e ir6nica, continue, ahora en un tono menos agrio:
-Linda noche, everdad?
No le contest. Estabt enfadado con Salvatierra.
Cuando crei encontrar un espiritu tolerante, me daba
de bruces con el mismo tipo sarcistico y zaharefio.
De pronto, aguzando un sentido especial que se no-
taba en el avido fulgor de sus ojos, pues se habia qui-
tado las gafas y jugueteaba con ellas, me interrog6:
--Oye usted?
-iQue?
-iNo oye usted como una melodia remota?
-(Se refiere usted al mar o al acorde6n de los tra-
bajadores? -le pregunt6 intrigado.
Rigido y expectante, calindose las gafas con un mo-


[ 103 ]






vimiento nervioso, se habia levantado de su asiento,
tenaz la vista contra la b6veda lentejuelada de estrellas.
-No, viene de arriba. iLas estrellas! Pocas veces me
ha sucedido. (Las oye usted? Es el susurro de hace bi-
llones de afios.
Tornaba el hombre a su demencia. Sin embargo, jos
juro que no senti deseos de bromear!
-Pero, ioye usted bien? (No seri alucinaci6n de los
sentidos, Salvatierra?
Se volvi6 a mi. Estaba evidentemente impresionado.
-No, no es alucinaci6n. iEs el abejeo de las molecu-
las en rotaci6n! Despues de todo, ique son las estrellas?
iMoleculas gigantes de la marafia macroc6smica!
Luego, apasionindose, continue:
-Le llevare al laboratorio. Oiri usted la sinfonia de
las sales. iEl maridaje de los icidos y las bases! Es la
misma mtisica del mar, con su voz profunda. La parti-
tura del comienzo, la serenata del fiat-lux. Alfa y ome-
ga. Oiga, ioiga usted como va en crescendo!
Ensimismado, call rtpentinamente, clavando de
nuevo las pupilas en el eter acribillado de diamantes. Su-
bia la luna entire las nubes, y la isleta se cubria de una
difusa claridad alcamorada. El reflujo de la marea so-
Ilozaba en el farall6n del sur, entire las rompientes.
De repente, mi frialdad y mi desprecio, fueronse li-
cuando. Comprendia que aquel hombre debia poseer
algin secret arcano, que se filtraba (no para mi)
como un gotear luminoso, entire sus explicaciones trun-
cas. Alguna luz se movia ahora. Lentamente, mi espi-
ritu fu6 cambiando. iAtravesaban los meteoros el fondo


[ 104]




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs