• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 ¿A que cantar...?
 Desencanto
 Cancion del Alma
 Quimera
 Los horas
 Sortilegio
 Madrugada
 Dormir
 Sin amor
 Olvido
 Un poco mas
 Senti en mi corazon
 Cancion gris
 Masana
 La vida es asi
 Estuve en el templo
 Margarita
 Sueño
 Todavia
 Posesion
 Oprenda
 Cuando te vi pasar
 Pincelada
 Problema
 El poema
 Beso de luz
 Pagina rosa
 Tormenta
 El canto de la masana
 Mariposa que saliste de tu...
 Recuerdo
 El hombre y la tierra
 Para ti hermano
 Elemintal y puro
 El hijo
 Algun dia
 Madre
 Meditacion
 Ven, oh, sueño
 Crisalida
 Corazon
 Aleluya
 Presencia
 Oh, cuan bella apareciste
 Para olvidar tu cariño
 Otros poemas
 Table of Contents














Group Title: Ritmo recondito : poemas
Title: Ritmo recóndito
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075380/00001
 Material Information
Title: Ritmo recóndito poemas
Physical Description: 90 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Agramonte, Elpidio
Publisher: Editorial "Alfa"
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1939
 Subjects
Subject: Cuban poetry   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Fe de erratas" inserted.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075380
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001088492
oclc - 22852559
notis - AFH3869

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Title Page
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    ¿A que cantar...?
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Desencanto
        Page 11
        Page 12
    Cancion del Alma
        Page 13
        Page 14
    Quimera
        Page 15
        Page 16
    Los horas
        Page 17
    Sortilegio
        Page 18
    Madrugada
        Page 19
    Dormir
        Page 20
        Page 21
    Sin amor
        Page 22
    Olvido
        Page 23
    Un poco mas
        Page 24
    Senti en mi corazon
        Page 25
    Cancion gris
        Page 26
    Masana
        Page 27
    La vida es asi
        Page 28
    Estuve en el templo
        Page 29
    Margarita
        Page 30
    Sueño
        Page 31
    Todavia
        Page 32
    Posesion
        Page 33
    Oprenda
        Page 34
        Page 35
    Cuando te vi pasar
        Page 36
    Pincelada
        Page 37
    Problema
        Page 38
    El poema
        Page 39
    Beso de luz
        Page 40
    Pagina rosa
        Page 41
    Tormenta
        Page 42
        Page 43
    El canto de la masana
        Page 44
        Page 45
    Mariposa que saliste de tu sueno
        Page 46
    Recuerdo
        Page 47
    El hombre y la tierra
        Page 48
        Page 49
    Para ti hermano
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Elemintal y puro
        Page 53
    El hijo
        Page 54
        Page 55
    Algun dia
        Page 56
    Madre
        Page 57
    Meditacion
        Page 58
        Page 59
    Ven, oh, sueño
        Page 60
    Crisalida
        Page 61
        Page 62
    Corazon
        Page 63
    Aleluya
        Page 64
    Presencia
        Page 65
    Oh, cuan bella apareciste
        Page 66
        Page 67
    Para olvidar tu cariño
        Page 68
    Otros poemas
        Page 69
        Page 70
        Eternidad
            Page 71
        Asi, alma mia
            Page 72
        Adoracion
            Page 73
        Onomastico
            Page 74
        La Espera
            Page 75
            Page 76
        La Puerta Abierta
            Page 77
            Page 78
        Nuestra gran via
            Page 79
            Page 80
            Page 81
        Tres factores
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
    Table of Contents
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
Full Text

SELPIDIO AGRAMONTE


R I


T M


RECONDITO


POEMAS


1939


EDITORIAL ALFAA"
O'REILLY 357
LA HABANA


0


A 277 r















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES







IS vOlE I S BEE4
ICROA -; OF
LORIOA LA-'






0 1ONO
SIC

Lf




~i~AA
1JQfr/v









ELPIDIO


AQRAMOlTE


Ciitmo Q ec6ndito


POEMAS








1939
Editorial "Allfa"
O'BEILL] 357
La Habana




















tATIN AMERICA

































El autor os promote su eterno
agradecimiento si logra grabar
en vuestra amable atenci6n un
solo acorde de su ritmo rec6n-
dito. Mucho sera si logra hace-
ros sentir un breve instant de
dulce olvido.


















LA QUE CANTAR...?


A Juana de Ibarbourou.


I


A que cantar si todo se ha cantado y se ha dicho?
Alma mia, desiste de tu loco capricho.
Otros, antes que tui sollozaron sus penas
y Iloraron sus cuitas en las noches serenas;
al aguardar la dicha sufrieron su reproche,
se embriagaron de lumbre, se Ilenaron de noche.
Vieron maravillados la iuz de las mafianas
y las sombras confusas de las tardes arcanas;
mujeres semi-hombres y hombres semi-mujeres,
negaciones de vida, morbos en los placeres,
languidecer la vida con espasmos mortales,
y un conjunto de bienes y un crepitar de males...
Vieron que el lodo f6tido con la linfa se fragua
y que el l1gamo siempre, es amigo del agua...










El cielo estd estrellado; la noche est6 tranquila
y la luna parece una inmensa pupila.
En la calma nocturna hay un leve rumor:
un poema de besos que entreteje el amor;
y yo que vivo dvido de amorosos excess,
siento sed de caricias y locura de besos,
sueiio con una amada que con su abrazo fuerte
came mi sed de besos y de vida y de muerte...

A que cantar, si todo lo han cantado otras liras?
Las resignadas penas y las rebeldes iras;
todas las maravillas que el Universo encierra
en el azul del cielo y en lo gris de la tierra;
en la egl6gica paz de los vernales campos,
en el abismo negro, en los cdndidos lampos
de la nieve en la cumbre, de la tarde el hastio,
y el eterno poema cristalino del rio;
del torrente impetuoso, las ondas cantarinas,
y las blancas bandadas de las aves marinas
que vuelan, y que mojan la ilusi6n de sus plumas
en el sudario frdgil de frdgiles espumas...
Si otros, inutilmente, derramaron su llanto,
-locos por las nostalgias y convulsos de espanto-,
a qu6 echar, -agobiados por intima tormenta-,
16grimas en los surcos de la tierra sedienta?
A qu6 lanzar, confiados, nuestros tristes lamentos
a la vertiginosa carrera de los vientos?
Estd la tierra hollada y los mares sondeados,
y estdn los m6s sagrados sepulcros, profanados...
Si el labio, fervoroso, mentidamente nombra
a Dios, es porque tiene miedo ante tanta sombra...













Qu6 canci6n no han cantado los dulces trovadores
a la maravillosa reina de sus amores?
Qu6 sentencia terrible, desoladora y fria,
no han dicho ya los labios de la filosofia?
Qu6 prop6sito noble o qu6 ambici6n impura
no tiene como punto final, la sepultura?


Si una mujer nos odia y finge que nos ama,
y sobre nuestra boca la cicuta derrama,
a qu6 llorar el frio de su falaz desvio,
cuando, para librarnos del dolor y del frio,
nuevamente encontramos id6ntico placer
junto al cuerpo divino de distinta mujer...?
La mujer es voluble lo mismo que la vida....
y en este juego pierde quien gana la partida...


Mientras con mis recuerdos, infinitos, dialogo,
con inquietud profunda, al alma le interrogo:


Si todo se ha cantado, alma desconsolada,
al sofiador, al triste, ya no le queda nada
que cantar? Ni siquiera le resta la ilusi6n
de buscar un remanso de olvido en la canci6n?


Y el alma, que en su seno algin sofisma esconde,
con una voz apenas perceptible, responded:










Aunque todo se ha dicho, y todo se ha cantado,
el sofiador, el triste, el loco enamorado,
puede hallar un motivo de canci6n y placer
mientras exista el goce del divino pecado,
y vibre un complicado
coraz6n de mujer...!



















DESENCANTO


N1 sonreir, ni sollozar yo quiero,
ni el sufrimiento que enferm6 a Verlaine,
ni esta hosca duda que me brinda el bien,
ni la sombra que asedia mi sendero.

El alma busco de las cosas; que se abra
ante mis ojos el enigma rudo;
no se si es agua o sangre lo que sudo
pensando si es tan s6lo una palabra...

Ni reir ni llorar; y no hacer nada
contrario a los destinos de mi vida,
porque al igual que cansa la subida
es de inutil y triste la bajada.

Rumiando problems del ser y el no ser
media las distancias entire el si y el no,
mas una sibila a mi alma cont6
todos los secrets que hay en la mujer.











Ausculte el voluble coraz6n del viento,
en la noche en calma y al nacer del dia;
me embriague de amores y filosofia
y nada hall fuera de mi pensamiento.


Y es que ya ni el hoy ni el mafiana espanta
el fatal y negro devanar del mundo,
ni que tus angustias o tu amor profundo
rian o sollocen, en tanto que 61 canta.

















CANCION DEL ALMA


A Gabriela Mistral


O H, es precise que yo cante al amor de toda mi vida,
al amor de ocultos celajes y presagios intensos;
es precise que cante a la chispa de esta luz en creciente
y a la canci6n olvidada en el panal de los suefios.

A ti, le6n que lamiste tu fuerza en los giros orfeicos
y besaste a la bestia el hocico aun sangriento de lumbre,
y a la falsa serpiente del requiebro en el silbo ondulante
y al &guila prometeica que posara en mi mano.

A ti, vida arrastrada por la caravana de los vientos;
a ti, viento impalpable en el polvo del suefo;
a ti, pecadora en la sal de los salmos
y a ti, alma irredenta en la pirita del alma.

A vosotros, oh rayos, truenos y rel6mpagos;
al hontanar de la cumbre que brilla m6s alta;
a la gota de sombra en la sangre luminica
y a la gesta materna en el riel sin distancias.










A todos vosotros, hermanos; bosques talados a golpes
del dia y la noche; a la tierra pr6diga en amor y gusanos;
al Verbo fulgurante en el pan de Jesucristo
y al milagro que nos libre de la maldad humana...

Al Verbo que diga: este trigo es el trigo de todos;
el sendero de luz y de sombra es la senda de todos;
el cielo y la tierra son el colmo y la gracia de todos;
el goce de la vida debe ser igual para todos.

Quien dird: este trigo nuestro es el trigo de todos;
este cielo nimbado de luz es el ara y el temple de todos;
esta tierra pr6diga es la madre y el refugio de todos;
el derecho a vivir debe ser igual para todos?

Qui6n dird: ta fuiste el primer ladr6n de los hombres,
-al que plant la tienda en el predio indiviso
y arrojara a su hermano diciendo: jesto es mio!
e impusiera un estigma sangriento al dolor del vencido-?

Qui6n dir6 que fu6 just esta ley de los hombres
que excluye a una parte del habido bien de la tierra
y concede a la otra el disfrute de goces ilimites
mientras el que todo lo produce yace en pavorosa miseria?

Oh, amor sentido en el aciago dolor y alegria de mi vida!
Oh, gr6vidos celajes de la noche en sombra y silencio!
Es precise que os cante en la aurora del alma,
y a ti, canci6n olvidada en el panal de los suefios.





















QUIMERA


NO es raro que este raro capricho
camine cual tragico bicho
por mi cerebro: es mi quimera,
el monstruo leonino
de mi destino:
iEs mi hechicera!


Cual perfume sutil
entrase en el cubil
de mi alma;
el fl6bil coraz6n
lleno de calma,
no sabe lo que en el labra
su test de le6n
ni su vientre de cabra.
y menos, su cola de drag6n.










Su enorme boca roja
de amor se inflama
y ardiente llama
sobre mi coraz6n, tenaz, arroja.

Y aunque la imploro,
constant, en mi ruego
diciendole: te adoro,
alma mia, no calma su fuego.

iAy! Esta hechicera
leonina quimera,
mi alma la adora;
le doy mi coraz6n..
lleno de pasi6n
y Ella lo devora.


















LAS HORAS


LAS horas que pasan trayendo los dias,
llenando las noches de suefio letal,
se duermen muy quedas, se duermen sombrias
con hondos presagios de algo inmortal.

Caminan muy lentas, cual blancas monjitas
que fuesen vestidas de fino arrebol,
ritmando la vida de pausas benditas
y blancas auroras tefidas de sol.

Las horas que pasan, cual extrafios series,
-larvas o armonias-, han ido formando
las noches, las tardes, los amaneceres...
Benditas monjitas que pasan rezando!

Las blancas monjitas en nada difieren,
son todas gemelas y siempre extasiadas
transitan rezando sus preces, y mueren
por largas ausencias... y tornan calladas.


















SORTILEOIO


G RAVITA en la calma
un tedio mortal;
solloza en mi alma
el gris infinite del cielo otofial.

Vago suefio de cosas lejanas
me besa en la frente, olvido el dolor,
y el alma se ahita de cosas profanas,
absorta al motive que enuncia el amor.

Por el firmamento asoma la luna
y es p6lido alfanje que al sol decapita,
y es un sortilegio mi alma, y es una
rosa tu recuerdo que no se marchita.

















MADRUGADA


M ADRUGADA.
Un son leve
el caer de la nieve
en la calle aquietada.

Una sombra muy amada,
perfume de rosa leve,
cruza el cielo de nieve
en la noche aquietada.

En mi alma un breve
roce de terciopelo
fatal herida infiere...

y es en mi corazon
perverso ritornello
del viento el triste son.



















DORMIR


DORMIR, dormir ahora
que tenemos sueno, y sofar
cuanto el alma, callada, atesora
del bien y del maL y jams despertar.

Dormir, dormir lentamente,
sin odios, ni amor. No ver
ni un punto de sombra silent,
no sentir nada y nada ser.

Cerrar nuestros ojos,
de liorar cansados,
sin quejas, ni ansias, ni enojos,
y entrar en la noche, callados.

Ir por el mundo,
donde ya no somos ni un punto siquiera,
sin fe, ni esperanza, sin amor profundo
en que sofiar nada que algo nos sugiera.











Olvidar la delicada
e inefable luz negra y lila
que en una faz inmensamente amada
con reflejos tr6gicos cintila,
y entrar, para siempre, en la nada.



















SIN AMOR


S ENOR, no comprendo tus leyes divinas,
ni la falsa virtud que muestran los hombres,
el rosal de la vida esta lleno de espinas
y son tantos los males que carecen de nombres.

Con el llanto nacemos, bajo el llanto morimos;
el Infierno domina, predomina el terror,
y del alba a la noche solamente sentimos:
Miserere, Sefior...! Miserere, Sefior...!

Y el hombre ya no sabe hacia d6nde camina,
ni el af6n que lo guia, lo tortura y domina
sin saber si sera dicha o sert dolor

el amor que sofiaba su pasi6n indigente,
y esceptico y hastiado de vivir inconsciente
sus pupilas sedientas cerrard sin amor...




















OLVIDO


A Porfirio Barba Jacob


UIERO un poco de olvido para esta pasi6n,
Quiero un poco de olvido para mi coraz6n
pero a qui6n se lo pido si no creo en el cielo?
que ya no tiene calma, ni ilusi6n, ni consuelo.

Si no creo en el cielo, que es morada de Dios
a qui6n pide mi alma este poco de olvido?
Mi coraz6n y mi alma, desgarrados los dos.
en vano lo reclaman en su ruego sentido.

Un poco de olvido para el cruel amor
que hiere mi vida y mina mi ser
bajo una' constant garra de dolor.

Coraz6n: en d6nde hallards la calma
si esta pena es todo mi ser y no ser,
y como una lepra me devora el alma?


















UN POCO MAS


A German Pardo Garcia


UN poco m6s, mi alma, oye mi voz, mi ruego,
se perverse conmigo; no te apiades de mi.
Mi coraz6n y mi alma, arr6jalos al fuego,
y mirate en la llama que brille para ti.

No desoigas mi ruego; ten coraz6n de roca:
si te llamo, no escuches, ni me des tu mirada;
dejame abandonado y con el alma loca,
hasta que mi voz cese y no percibas nada.

Se dura, y siempre prime mi coraz6n amante.
Ain te veo y te siento, mas d6jame morir...
Mi siplica, en el ritmo del coraz6n sangrante
se extingue, y lo que encierra no lo podre decir...



















SENTI EN MI CORAZON


SENTI en mi coraz6n
como un roce glacial;
cual la hoja de un pufial
senti en mi coraz6n.

Un suave y dulce son
era la noche estival;
cantaba el coraz6n
un suave y dulce son.

El amor huy6 fugaz,
y el destiny, su ira tenaz
en mi pecho descarg6...

Loco, lacerado vi
donde ella me bes6,
y no supe m6s de mi.




















CANCION GRIS


O H, esta gris melancolia!
Este fatigoso ansiar
que anida en el alma mia
y me hace sollozar!

del coraz6n que se enfria,
Este aciago declinar
de penas vierte un mar
que no cesa en su agonia.

Este ir y venir triste
del alma al coraz6n,
el cielo y el mar que viste

fino polvo sofioliento,
y esta l6nguida canci6n
que asedia mi pensamiento!

















MANANA


A Alfonso Camin


M ARANA sera un dia igual que ayer...;
la misma pena azotard el coraz6n
cansado de sufrir, cansado de esperar,
y aunque cante o ruja el mar
no ser6 otra tu desesperaci6n:
hoy y mafiana...., igual que ayer.

A quien culpar si estd en ti mismo
reir, llorar... igual que ayer?
No eres, acaso, tu propio abismo
sin Alfa ni Omega, como el amor?
Nunca el mafiana tendrds sin dolor...:
hoy o mafiana..., igual que ayer...

Aunque ames o desesperes,
la misma herencia, el mal de Addn,
hollard tus Idgrimas y tus placeres;
y ya sea 6sta, o aquella, la mujer
que te ame o te engaiie, el mismo afan
de hoy y mafiana..., igual que ayer...




















LA VIDA ES ASI


N O hay que Ilorar, amigo,
la vida es asi...
Palabras fueron las siete virtudes
que encierro yo aqui.

No hay que llorar, amigo;
los siete vicios de que hablo yo aqui
fermentos fueron de hondas virtudes
de ella y de mi.

Hay que reir, reir hacia dentro,
como rio yo aqui...,
y que Ilore otro a la ausente
que carg6 con el alma de mi.

Sus besos, su risa, su cuerpo,
todo esto que muestro yo aqui,
no es para llorar, amigo
la vida es asi...



















ESTUVE EN EL TEMPLO


E STUVE en el temple y te busqu6 en vano.
Mis ojos no vieron la virgen querida,
la virgen que busco, la virgen que amo
con toda mi alma, con toda mi vida.

Un Cristo muy pdlido, me vi6 entristecido;
me senti invadido por un gran dolor;
sangraba mi triste coraz6n, herido
por el invisible dardo del amor.

Abandon el temple, y solo y muy triste
vague por las calls, sin rumbo, al azar;
el alma lloraba porque ti no fuiste,
porque estaba triste de tanto esperar.



















MARGARITA


MARGARITA, rosa linda, la exquisite
rosa reina, por fragante y por gentil;
en tu boca linda rosa, aromatiza
su dulzura, fresco abril, en el jardin.

Margarita, la preciosa linda floor
de ojos negros, de enigmrticos destellos,
jquidn pudiera siempre amado verse en ellos
en un 6xtasis quim6rico de amor!

En tu imagen, dngel mio, estrella casta,
me extasio dulcemente de pasi6n,
y te adoro, bella rosa, mi esperanza
sacrosanta, Margarita de mi canor.



















SUERO


S ORE que sentia inmensa dulzura;
borrdbanse, lentas, las sombras en calma;
tu cuerpo, desnudo, -oh, lis de ventura!-
a mi se abrazaba con toda su alma.

Sofi que mi vida pendia de un hilo,
de un hilo de luz de tu dulce mirada;
que en l1 me extinguia cual suefio tranquil.
y era en tus ojos cual lumbre hechizada.

SofiB que dormia velado por ti,
y eran cual poemas tus besos de huri:
eras ti, mi cielo, mi vida, mi ser...

el sol de mi alma, el fuego infinite,
el rosal, la fuente.... y el temple bendito
de mis ilusiones y de mi querer...





















TODAVIA


A Guillermo Villarronda



LLEGO hasta mi radiante como el orto
de un cielo donde hubiesen caido las estrellas.
Ningin signo visible me decia
del amor que escondia en sus entrafias.

iTe amo! -la dije-, pero el viento de la noche
hurt6 el ansia ideal de mis palabras.
Despues no fui mds que una cosa, un perro
que lamia el orin de su inconstancia...

Doblaron las campanas y alguien dijo:
jha muerto!, pero yo que me sentia
tan lejos del final de mi destino,
grite con toda el alma: itodavia!

















POSESION


D ESNUDA estaba para que yo la viera;
en breve instant
se multiplicaron mis pupils
y se me hicieron came los pensamientos.

Vista y oidos, toda mi alma
se me escapaba junto al perfume
de sus secretes... ;
y era mi vida como la muerte.

S61o el instinto, en lucha con
el amor, sali6 triunfante...
Y era ya el alba cuando los besos
desfallecian, con el espiritu, ebrios de luz...

El mundo me parecia
bilo de suefio..., y cada latido del coraz6n
era otra vida que germinaba
dando alaridos por el amor.















OFRENDA


A Romualdo Crusco


OFRENDA
a la mujer, al vino y al amor
tu alma como una floor,
y sal de la contienda
vencedor.

Porque llegard el dia
que cante en la enramada
la t6rtola encantada,
y sea initial ese dia.

En tu conciencia
el bien y el mal olvida,
y s6 tu misma ciencia
y ama tu propia vida.

Sin temor al viento
ni temer a la escarcha,
sigue la march y contramarcha
de tu invariable pensamiento.










Siempre adelante;
el coraz6n, por el amor,
sangrando a cada instant,
pero, callando su dolor.



















CUANDO TE VI PASAR


CUANDO te vi pasar aquella tarde,
arrebujada dentro del gris autom6vil,
senti tornarse el coraz6n cobarde,
y sin saber que hacer qued6me inm6vil.

Mis ojos se perdieron alld en la lontananza,
envuelta por el polvo de la veloz carrera,
y qued6 en mi, serpeando la tr6mula esperanza
de darte alcance, alma mia, en la carretera.

Mas no te vi, y un triste recuerdo me dejaste
impregnado de polvo y perfume de rosas...,
y pense en tus besos, y en c6mo pasaste,
y en cu6nto te amaba, y en otras mil cosas...





















PINCELADA


A Juan Enrique Runken


E S insalubre
al coraz6n todo
cuanto el alma encubre
con matices de lodo.

Lo asaz mediocre
que sofiamos
es azul y ocre
en la que amamos.

Pues aunque la mime
el alma y la quiera
en nada redime
su mancha ligera.





















PROBLEMA


E N abismo hondo
todo bien mirado:
nada es redondo
ni cuadrado.

Si el mundo
es igual arriba que abajo,
nada es profundo.
alto, ni bajo.

Son meras conjeturas,
cuesti6n de alturas,
sintesis, demencia,

hip6tesis de las artes
que en todas parties
forman la Gaya Ciencia.



















EL POEMA


E STIRAD vuestros pasos si querdis dar con mi suefo
y lanzaos conmigo de lo alto a la sima.
Que no haya vertigos ni vagos titubeos
porque podria mutilarse el canto o apagarse la vida.

Si el viento de la noche tras de vosotros silba,
teneos firmes. Que vuestra sangre al unisono cante
con el espiritu y nos diga
lo que jams decir pudo en su canci6n el enigma.

Dudad de todo, mas si el ccliz del amor
fatalmente levais a los labios, haced que salte
en mil pedazos la vieja tabla de los ritos,
y dejad que ilueva...

Sobre todo, amad la vida, aunque a veces
id6g6n6scence! os grite la torpe envidia.
El poema de nuestra voz luminosa dird por si solo
lo que estaba en nuestro coraz6n escrito.




















BESO DE LUZ


U N beso me diste
con tu mirada,
y aquel beso fu6 lumbre
de tus entraiias

Senti como si un sol
me calentara,
y en un suefio de auroras
tuve el alma.

Tu beso se hizo
sol en mi alma,
y senti el espasmo
del amor infinite
en mis entrafias.

Apag6se el sol, y fue como sueiio
el beso de tu mirada...,
y la noche fue invierno
en mi vida de lagrimas.



















PAGINA ROSA


UNA muchacha gentil me adora;
yo para ella soy como un dios:
cuando me habla. parece alondra;
cuando me besa, parece floor.

Se ha desnudado la blanca nifia;
el amplio lecho la espera ya,
y est6 fragante y estd muy linda,
como una rosa primaveral.

Estd tan bella que me provoca
una infinita fiebre de amor,
y siempre quiero tener mi boca
junto a sus labios de linda floor.

Ella suspira tierna y gozosa,
bajo los besos de mi pasi6n,
y nuestra vida pasa dichosa
entire el arpegio de su canci6n.



















TORMENT


S ON los suspiros
del viento
aliento
de Dios.
Loado sea Dios
y los suspiros del viento!

Dios mio!
Tus pupilas
tranquilas
me dan frio...,
y obseden mi alma
con su calma
de sepulturas,
Dios de las alturas!

Dios Justo y Fuerte:
en tus ojos
cesan mis antojos
con ansias de muerte.











C6mo arrasa
el tejado
de mi casa,
Dios loado!
















EL CANTO DE LA MANANA


A Dulce Maria Borrero


S ALVE, oh, tu, el cazador que hiende la manana
con el alma luminosa de sus rayos
y ahuyenta el angel de la noche
que se injerta en el pubis de la aurora!
Salve, oh, ti, el milagroso! El que hace
cantar al pajaro en su nido y viste de oro
la montaiia y es padre y madre de todo ritmo,
de toda luz y todo anhelo!
Salve, salve, el relevant! El que enciende
a la tierra su pupila y acrecienta el nervio
que ranura el agudo abismo donde duerme
el vago enigma de la idea!
Aqui, para bendecirte, he pasado una noche
de mil afios, tragandome, insomne, la saliva,
y mirando a la muerte como un sdtiro
que copula, incesante, con la vida.
Aqui, para cantarte, puli6se el alma de mi suefio
escrutando el rudo arcano al alma lirica del mar,
y el son grave a la campana, y el adagio al ala leve
de la leve mariposa que ha cesado de volar;










para reir como ti ries con tu risa lujuriante
cuando es alba y es ocaso, agua, rayo, amor y trueno,
boca de niiio que sonrie en la cuna ultrasilente
del mafiana siempre eterno.
Aqui, ante la inmensa dilataci6n de este azul
que eternamente viste con la 6ptica mentira
de un color inverosimil; aqui, en el crescendo
de este canto que comulga incesante con mis ansias;
aqui, junto al rel6mpago que canta con los 6litros
de las alas que se elevan en los circulos undnimes
de la luz y de la sombra, y en multiples parrbolas
de tropos que germinan nutri6ndose de sangre;
aqui, donde los siglos, ya cansados, sin ejercitos,
sin serpientes ni leones, sin murallas ni campanas,
vibra hoy mi lira loca, loca, loca en monosilabos,
que se embriaga con su canto y sonrie a la maiiana.


















45


















MARIPOSA QUE SALISTE DE TU SUERO...


MARIPOSA que saliste de tu suefio
para entrar de nuevo en nuevo ensuefio.
dime, cudndo hubiste antes de ahora
este rayo de luz, rayo sutil,
que lo mismo en pascuas que en abril
palpita en su flama triunfadora?

Dime a qui6n se debe todo este ser
que sufre en el hombre y la mujer,
si es acaso, el acaso o al destino
o simplemente a Dios o a tal misterio
que peca igual por falso o verdadero
que por vana ilusi6n de nuestro trino?

Yo ingenuamente lo confieso: por much
que en mi alma la sonata escucho,
e interrogo al negro m6s all6,
no acierto a comprender c6mo
este arcano se me hace mds de plomo
sin poderlo descifrar jams.

46





















RECUERDO


H A much mds de un dia
que el alma, Iena de melancolia.
me dice: canta, canta;
y yo
no quiero cantar, no;
que Iloraria
recordando a mi muerta, madre santa;
mi muerta, que no ha muerto todavia.


















EL HOMBRE Y LA TIERRA


H OY me ha dicho la voz de la tierra silent:
yo se lo much que tu alma me quiere,
s6 que tli me miras de adentro hacia fuera
y desde fuera penetras, audaz, en mi suefio.
Y es por eso que me siento muy tuya;
es por eso que te amo y te quiero,
oh amante que te embriagas con los frutos prohibidos
a la torpe e inutil mirada del vulgo necio!
Yo s6 que ti caminaste en la noche sin luces
a trav6s de mis l grimas en concerto de fuego,
y me seguiste sediento hasta el signo rec6ndito
donde eras a veces mi amante y mi hermano.
Y s6 lo constant que fuiste en el amor de tu duelo,
y del culto oculto que precediera a la llama
y del m6s rec6ndito que vaga en mi suefio
como l6mpara suspense en la sal de tu alma.
Para ti hijo mio, que me amaste sin limits;
para ti que me hubiste toda abierta en tus brazos;
para ti el del salmo en la noche cicl6pea
es la aurora de mi ritmo en la cuerda del arco.










Yo se lo humildemente que labraste tu huerto
y del fruto cogido bajo el sol esplendente
y la hembra en la miel de tu hora de ensuefio
y la del beso de acibar en la psique del verso.
Y no soy yo tan s6lo quien lo dice y predice:
es la fuerza del agua que canta en el viento,
es la calma del hueco que alimenta gusanos,
es la piedra del alma sobre el ojo despierto.
Ojo del pez que ha muerto en el vino del agua,
canci6n delirante y traves del ritilo estiercol,
arquero de la noche siniestra entrando en combat,
canto de victoria sobre la bella ilusi6n de la muerte.
Canci6n sugerente lanzando tremulantes blasfemias,
grito del radio abierto on la noche insomne,
hambre de la bestia galopando al acorde de un himno,
padres llorosas, torres caidas, iy todo en vano!

















PARA TI, HER EANO


A Arturo Doreste


P ARA ti, hermano, el de mi alma,
el que compare el cancer de mi suefio
y retoza como el agua del torrente
cuando az6tanla las rdfagas del viento.
Para ti, hermano, el que ha tiempo
acompdiame a ir tirando de esta cinta
que flagela como un ldtigo
el pro y el contra de la vida.
Para ti, el que baila, el que retoza
como el suefio de una abeja
sobre el p6len de sus alas,
y que vas hacia el campo, hacia el pueblo,
en alta mar, enarbolando la bandera
de una patria que es el yunque,
que es la fCbrica de otros m6s
que vendrdn con su came y con su espiritu
y el acero de sus m6sculos a former
la Gran Ciudad donde s6lo uno ser6 el duefio,
Uno Solo el ideal...










Para ti, el insaciable, el sin distancias,
el de cien ojos y cien cabezas y cien patas,
es el ritmo de mi canto, pleno de calle,
de campo y de alta mar...
Para ti, hermano que te enroscas a mi verso
con la ins6lita ondulaci6n de tu intestine,
y el abismo sin limited de la idea,
y el viento, hecho luz y flor y canto
sobre el riel fugaz del horizonte,
y el alba, roja en boca de caricia
en sol y miel y fulgurante estiercol,
y sangre y nervio y todo lo que t eres
y en lo dem6s que seremos tu y yo;
en todo eso, ven y inete a mi verso
en llama, y en todo aquello que se aprisiona
y se nos escapa cual la pretdrita noche
que se agiganta amedrantada por el salmon
cicl6peo y flagelante del nuevo dia.

En todo tiempo fue la ansiada espera
apuntalada por el compds del espacio
y la distancia, y el nudo inh6spito del silencio
horadaba el mar sin fin de los sonidos,
y fue niebla y sol y fulgurante estrella
que ru ilaba en la canci6n de otras edades,
y fuh dardo y acerada voz de prostibulo
y de serpiente, y aullido de chacales
que siniestramente ululaba por campos
y ciudades, y fue clamor y gorgeo uniform
de las selvas y trepidar de los cuerpos










y temblor de las alas, y todo eso que
en esteliferas ondas, iba vomi ando
el alma poliforme de la noche
embriagada de pupilas y de astros.

En todo tiempo la sofiada espera
apuntal6se al comp6s de la distancia.
Y es alli donde yo te quiero, hermano,
alli -de un sal'o- para que me sigas
a traves de los interos y los p6steros
de nuestro gran mafiana.

















ELEMENTAL Y PURO


E LEMENTAL y uro sera hoy nuestro canto,
nuestro canto una mezcla del hoy y el ayer.
La serpiente simb6lica se ha mordido la cola
y el pez volador le ha dicho a otro pez:
nada hay de nuevo entire el hoy y el ayer...



















EL HITO


O H, este af6n de todos los dias;
esta lucha de sudor y de Idgrimas
que marca con el vaiv6n de los aios
el indice de nuestra vida!

Este af6n que nos Ileva de un lado hacia otro
con la siempre joven y vieja esperanza
de encontrar por la ruta del mundo
un oasis de luz y esplendor!

Este afdn de hombres y cosas
que horada la tierra con su ir y venir;
este ir y venir como aut6matas
para andar siempre por el mismo camino!

Este coger al bosque sus frutos
para incubar el deseo a la hembra,
y el amor de este rudo destine
que no cesa, un instant, en su lucha.










Este afdn del minute y la hora,
y este ir de aqui para all6,
que hace aun m6s imperfecta la carga,
de esta absurda mania de amar.

Esta flor que succiona el rocio,
esta flor que aprisiona a la estrella
para dar a luz todo un hijo,

y el captor de la luz a la estrella,
y el beber a la floor el rocio
por amar con af6n nuestro hijo.

Todo este sol y todo este abismo,
y este af6n de vivir y ser hombre,
por haber tan s6lo la genesis
del c6mo y el cu6nto de un hijo.





















ALGUN DIA


A Julio Selpb



A LGUN dia cesard el clamor de los hombres,
el dolor de los hombres cesarE algun dia,
entonces todos seremos redondos, iguales.
porque el coraz6n del mundo seri una rueda.


Rueda que irt rodando de peldaio en peldaio
hasta caer en la nada inmensa y profunda.
Algun dia cesar6 el dolor de los hombres,
cuando todos seamos el coraz6n de una rueda.



















MADRE


M ADRE, iNo Ilores a tu hijo!
Ddjalo que ate su alma al ovillo del tiempo;
el sol es un monstruo sediento de ldgrimas;
el alma es un perro alado y sin duefio.
Madre, no llores jams a tu hijo.

Cuando tu emprendas la ruta del vuelo
fija tu norte al cristal sin orillas
y ve en pos del galdn del olvido,
ese que brilla en la estrella mds alta
de cuyo suefio jamds se despierta.




















MEDITACION


A Agustin Acosta



H, el martirio sin t6rmino, el absurdo incesante
de amar lo que al contact de un 6sculo se olvida;
siempre el c6mo y el cumnto que al surgir al instant,
nos muestran, como Cristo, la sangre de su herida.

Son las pequefias causes lo que lo forman todo:
una brizna de seda o espejismo de lumbre;
la fragil mariposa que despierta en el lodo
y luego es n6car y oro que se posa en la cumbre.

Escrutar la mujer en la entrafia del mundo,
si es 6ngel, o es, acaso, el mismo satancs;
y este amor tenebrante, y este dolor profundo,
el dolor de vivir que no cesa jam6s...










Si es luz o si es tiniebla lo que guard la muerte,
y si es polvo el espiritu que suefia y vibra y piensa.
Todo es incertidumbre, s6lo el dolor es fuerte
y amarga nuestra angustia cada vez m6s intense.






















VEN, OH, SUESO...


V EN, oh, suefio, sal y luz de la existencial
Ven y hazte sombra como yo te quiero
en lo m6s hondo y viril de mis pupils
que estdn a causa de tu ausencia, ebrias.


Suefio que se adentre como un beso
de madre y que me diga: iHasta nunca!
Mas, a pesar de lo much que te quiero
dejas que mi alma sin tu beso se consuma.


















CRISALIDA


YO quisiera ovillarme en tus ojos
y en cadenas de amor estrecharte;
yo quisiera sentirme en tu alma
como aceite que debe quemarse.

Yo quisiera sentirme en tus ojos,
hecho nauta, en los didfanos mares,
y en periplo de amor y de vida
ser feliz en el lirico viaje.

Yo quisiera sentirte en mis brazos
hasta hacerse de alma mi care,
y fundirme en la piel de tu cuerpo
como aceite que debe quemarse.

Y quisiera romper la crisdlida
que aprisiona a mis ojos, tu image,
y que brote la espiga del nervio
en sensual languidez de trigales.










Y ser6 como aroma de vicio
sobre el lis donde sangra tu came;
te dar6 el resplandor de mi lampara
porque s6 que tu habr6s de adormane.


















CORAZON


CORAZON el mio que en tu pecho hubiste
y que supo amarte como nadie acaso hubiera.
Coraz6n el mio que te am6 por triste
que te am6 por frdgil, por linda y ligera.

Coraz6n por quien tu del amor supiste
y mds de una vez amar te hiciera...
Coraz6n el mio que te am6 por triste
por fr6gil, por linda y ligera...





















ALELUYA


ALELUYA del canto en la penumbra del suefio,
aleluya del suefio en el alma del canto,
aleluya la mia al saberte adorada
y sentirte en el beso que le diste a mi alma.

Aleluya que rie como el agua fugitive
y hace que por ella viva eternamente sofiando,
aleluya al sentir que se esfuma la vida
y saberte mia en esa aleluya.

Aleluya de enfermar y tenerte a mi lado,
y la del amor que aunque quiera no muere,
aleluya de estar cerca en la enorme distancia...
y no poder resistir el afan de olvidarte!



















PRESENCIA



TODOS los dias tu dulce imagen a visitarme viene
y yo con el amor de siempre aqui te espero,
mas, cuando tu cuerpo junto al mio y besarte anhelo
huyes como si no fueras ti la que a visitarme viene.

Entonces hago aun mas profunda la oraci6n del alma
y con mayor fervor deseo tu sin igual presencia,
hasta que de orar rendido y en tu amor soiando
siento que de tu alma fluye el dulce beso
por el cual estoy muriendo.



















OH, CUAN BELLA APARECISTE...


SH, cudn bella apareciste en la noche de mis suefos
cuando en el seno de la vida te veia navegando
hasta perderte de vista en la lejana orilla!
Pero, a d6nde me Ilevas hoy, oh queridita del alma?

Oh, cudnto tus besos adoraba, lirio blanco, iris vago,
cuando cdlidos sentialos florecer dentro del alma,
y cudn bella era entonces la tiniebla del pmramo
cuando juntos cruz6bamos la playa azul de la vida!

El amor cantaba entonces sus claras melodies
y el labio sediento la sed en los labios apagaba,
mientras el sol calcinante flagelaba del alba a la tarde
la arena muerta que habia sobre la playa olvidada.
Pero, a d6nde me llevas hoy, oh queridita del alma?










Con la esperanza iba nuestro bajel navegando
hasta cruzar en line recta la ondulaci6n de los mares.
y asi nos bafidbamos en aqua de ilusiones
hasta sorber la iltima gota del nectar de la vida.


Oh, lo que no quiso decirnos la sombra en la montafia!
Oh, lo que nos dijo el destiny sin decirnos palabra!
Oh, cudnto crece el coraz6n cuando en el alma todo suefa,
y a cudnto baja si en bajo todo acaba!
Pero, a d6nde me levas hoy, oh queridita del alma?

Necio el vendaval que quiso arrebatarnos el canto
porque afiicos no hicimos nuestro dolor human!
Cuando el argonauta olvid6 la rosa de los vientos,
cuando de puro azul se nos hizo negra el aqua...


Cuando no teniamos ya donde aprisionar la esperanza
y habiase roto hasta el ultimo cabo.. ;
cuando solo qued6 el ojo en la noche insomne
y bebiamos la dltima gota que nos brindaba la vida...



















PARA OLVIDAR TU CARIRO


D URANTE toda la noche hubo un vago temblor en los
arboles
y el aire soplaba con marcados reflejos de frio
y la luna nimbaba de invierno las flores del cielo
porque el labio cantaba para olvidar tu carifio.

Voces lejanas se oyeron y rumors de gritos
y ecos de vagas pisadas sobre campos de abismos
y sombras enlutadas que aguardaban los claros del dia
porque el amor galopaba por una send de olvido.

El viento soplaba cada vez mas fuerte y m6s frio
y m6s angustioso haciase el afan de aquel grito,
hasta que mi voz se hizo en la noche enorme alarido
porque fuiste cual relampago que ensombreci6 mi camino.

Aun siento que resuena con m6s fuerza la voz en mi alma,
voz que me dice: soy cual rio que va hacia un mar impossible,
soy como la luz de un rel6mpago de amor impossible,
y canto s61o para olvidar tu carifio.
























OTROS POEMAS















ETERNIDAD


Hd, esta armonia, de las campanas! Estos sonidos tan
dulces que vibran en los oidos y acarician el alma!
Cudntos recuerdos despiertan en mi coraz6n!
Esta hora en que brillan los primeros resplandores de le-
janas estrellas y fenecen los postreros rayos del sol; hora de
por si vaga y melanc6lica que parece soportar fatalmente la
tragedia del vivir...
Hora del dngelus, silenciosa y adormecida, donde arr6-
base el alma ante la infinita serenidad de las cosas.
Hora en que la oraci6n de la tierra se funde con la in-
mensidad azul.
Toque de oraci6n, toque ritmico, en que abismase de in-
finito el alma sofiando en su canci6n divina!
Santas voces de las campanas, sois como un Jorddn pa-
ra el coraz6n que canta, para el coraz6n que ama...
Mi alma, en 6xtasis, bajo la duTzura de vuestros soni-
dos, hdse fugado del cuerpo como si fuese perfume, y s6lo
mis ojos quedan fijos con la mirada perdida en no s6 que pie-
lago de cosas, en cuyos contornos hdnse diluido mis pensa-
mientos .
Sidntome tan dentro de mi mismo escuchando vuestros so-
nidos que ya no sueflo, ni pienso, ni siento...
Oh, santas voces de las campanas, que vibran en mi co-
raz6n con su beso de eternidad...





















ASI, ALMA MIA...


QH, cuan linda eres, cuan linda! Me pasaria today la
vida mirdndote los ojos, besdndote la boca, acari-
ciandote los senos, poseyendote toda, intensamente.
Oh, la dulzura de estar contigo, encanto de mi vida, rico
tesoro donde mi alma se diluye en divinas ansias!
Oh, la dicha de tenerte en mis brazos, bes6ndote ardo-
rosamente, dej6ndote en la boca el coraz6n y el alma, de-
j6ndote la vida.
Oh, la supreme voluptuosidad de este raudal de cari-
cias que anonada mi voluntad y penetra en lo mds rec6ndito
de mi ser!
Oh, la divina, la sagrada sensaci6n de amarte, de poseer-
te con todos mis sentidos, y ser asi tuyo, y ser asi mia...!
Y, escuchar, serenamente, el c6ntico de tus palabras, la
risa de tus labios, la musica de tus besos, asi con toda el al-
ma; asi con todo el cuerpo, e ignorar, en dulce epitalamio, lo
que fuimos ayer, lo que somos hoy, lo que seremos mafiana...
Asi, alma mia.




















ADORACION


YO te dije una noche:
Estar ante ti como un anacoreta ante Dios; no
ver m6s que tus ojos negros, no escuchar m6s mufsi-
ca que la de tu voz...
Y me vi en tus ojos como en una inmensidad... Y te mi-
raba extatico como ante el nirvana de mi vida.
Recuerdas?
' Crei que nos amdbamos: la vida, el amor y la muerte no
eran sino meros fantasmas.
Yo no veia m6s que tu imagen.
Todo mi cuerpo y mi alma estaban en mis ojos para ado-
rarte, y ya no era mds que una hebra de vida, no veia m6s
que tus ojos que eran dos puntos negros en mi alma.
Y te vi mds all6 de mis suefios, m6s alld de mis ansias,
m6s all6 de mi existencia atribulada.
Y han transcurrido, fugaces, los dias y las noches cual
r6dagas de pensamientos...
Y estoy casi sin alma, echado ante ti como si fuese un
perro: triste, flaco, pdlido, callado, contemplando la d6bil
hebra de vida que se me va extinguiendo...




















ONOMASTICO


M AANA sera el dia de tu santo; te levantards un po-
co tarde, cuando hayan muerto los primeros resplan-
dores del alba y el rodar de los autos, 6mnibus y
tranvias formen una algarada de mil demonios, arrastrando
polvo, papeles y el grito acuchillante de los vendedores.
Tus ojos estardn semivelados por una luz de suefio que
hard much m6s bello el poema de tu cara, el lirio perfumado
de tu cuerpo.
Mafiana estare en tus ojos, estare en tu alma diluido con
el alma que hace palpitar tu coraz6n de virgen.
Me sentir6s en tu sangre, me sentircs en tus labios como
el signo del amor, y sere todo tuyo y seras toda mia, aunque
no quieras amarme.
Cuando llegue la tarde y toquen las campanas el 6nge-
lus divino, ilorarcs por mi ausencia, sentiris en silencio que
mis labios amantes estdn orando por ti...




















LA ESPERA


P ARA recibirte, amada, he mandado abrir todas las puer-
tas y ventanas de mi casa.
El resplandor de luz que fluye de las mil pupilas
del sol, pasa sonriente a trav6s de todas las cosas, y va a
posarse sobre las recientes flores que abrieron con el tierno
beso de la mafiana.
Luce el cielo la tierna ilusi6n del azul, y en el silent jar-
din cantan los litros el dulce epitalamio del amor.
Desde tiempos ha, permanezco sentado sobre esta vieja
piedra de la esperanza, aguardando el instant en que me
sea anunciada tu Ilegada.
No s6 qu6 de maravillosos cantares escucho a tono con
el ritmo de tu alegre sonrisa, pero lo cierto es que se aden-
tran en mi alma al igual que el perfume de las flores que
abrieron con el tierno beso de la mafiana.
Algo me dice que no sera del todo indtil la espera, y que
tarde o temprano habrds de dejar en mi boca la miel de tus
bsos y el suave resplandor de tus negras miradas. Mas, si
acaso no Uegases a venir, te seguir6 esperando con todo el











arfm de los dias que ya fueron idos, y la honda esperanza
que, de uno en otro dia, se alimenta al calor de la llama que
has encendido en mi coraz6n, con el negro sortilegio de tus
miradas.
Yo espero que habrds de venir para bien o mal de mi al-
ma, y por eso he mandado abrir todas las puertas y ventanas
de mi casa.
A tu llegada me encontrar6s insomne, sobre esta misma
piedra de la esperanza donde uno y otro dia ha aguardado
la bella ilusi6n de tu imagen.
Mientras pasa el uno y el otro dia, tendre el pensamien-
to y la mirada fijos en la flor de tu imagen, a la que habr6 de
adorar, hora tras hora, para bien o mal de mi alma.
Y uno y otro dia pondre en ti el pensamiento, en ti la mi-
rada, hasta que Ilegue a sentir en todo mi ser, la bella ilusi6n
de que vienes a darme la miel de tus besos, junto con la into-
cada flor de tu imagen.



















LA PUERTA ABIERTA


RARO, muy raro es el dia en que mis manos piadosas
dejan incumplido el sagrado deber de salvar de la
muerte a este o al otro animalito. Aqui fue la fra-
gil mariposa que volaba de floor en flor, ebria de luz y de
azul; alld la vaga libalula que iba en busca de no se sabe
que raro capricho de amor; mas allk la ingravida abejita que
lleg6 recargada de polen y ex6ticos aromas, aun inconfor-
me con la rica d6diva que le dieran las flores, y tambi6n, la
cantarina cigarra que durante todas las horas del dia ha es-
tado entonando su monorritmica cantiga.
Aqui, en los diversos cristales que dan luz a mi cuarto
es donde se produce la interferencia del vuelo. Unas tras
otras han ido llegando ante la didfana claridad que mira ha-
cia el norte y alli se han detenido ante el vano interpuesto en-
tre el muro y el cielo; este cielo que ahora es de rosa, de azul
y de perla y por el cual estdn revoloteando, a pesar de las in-
s6lita realidad del cristal que fuera tornado por 6ter y donde
el vano luchan por salir adelante. Mas, ahora surge la in-
c6gnita del amor de mis manos y ya est6n libres de caer atra-










padas en las redes de ocultas arafas, que desde un dngulo
opuesto han estado asechando la grata Ilegada de las in-
cautas viajeras.
Tal cual procedo con estos bellos e indefensos animalitos,
asi suelo hacerlo con los series humans que se llegan a mi
en busca del pan del espiritu, o de aquel que fuera amasado
con el humilde trigo del bien conseguido.
Al16 en el extreme opuesto descorre el oriented sus bellas
cortinas del alba, y en misica de variados colors brotan los
rayos de un sol tempranero poniendo en fuga las sombras tr6-
mulas. Mas, si quer6is gozar de este precioso e inaudito es-
pectaculo, haceos de un poco de amor y de una dosis mayor
de bondad y tendr6is abierta la puerta que ahora es de rosa,
de azul y de perla y por donde entran y salen los rayos de un
sol inmortal que pone en fuga las sombras del alma.



















NUESTRA GRAN VIA


I


D EBEMOS ser optimists. Hasta aqui hemos vivi-
do aferrados al 6xido de ayer, mas cortemosle la
espiga a la nieve de los afios, y cantemos, sin mie-
dos, al fruto de esta juventud de avance que golpea con
misculos de acero al recio yunque del tiempo.
Cantemos a esta juventud que forja, a golpes de ideas.
la nueva ruta al viejo y aciago vivir de todos los dias.
Y que vengan, que vengan a nosotros, los que anhelen
sembrar sus simientes en este vasto surco de luz.
Que vengan los sin esperanza, los hu6rfanos, pobres o
ricos, los que engullen en noches de insomnios, suefios-micro-
bios de sucias monedas, y los que no pudieron jams romper
la costura a la hembra sedienta que les brindaba en copas de
anhelos el rojo cristal de su amor.
Que vengan a nosotros los que deseen cortar el invierno
de sus viejos resabios, con nuestras tijeras de luz.










Que vengan todos, los ddbiles y los fuertes, a poner so-
bre esta Gran Via la piedra de toque que resista y aguan-
te a los trenes que bajen del Norte, o a los que suban del Sur.
Y adelante, adelante con musculos, con fuerza, con inteli-
gencia y coraz6n bravio; resistiendo la Iluvia, el calor y el
frio; resistiendo la escarcha, la nieve, el hambre y la sed;
adelante, con los rayos quemantes del sol, a las cimas, a los
values, a los mares, a las selvas que tocan en claves sonoros
la canci6n secular de los dias que est6n por venir...
Adelante. Sobre el mar, en lontananza, lanzad vuestro
navio, y que vaya dejando en cada puerto las primicias de
vuestras manos triunfantes, y que lleven la savia, el perfume
y la miel de vuestras multiples abejas, para que sirvan de es-
timulo a la incipiente floraci6n de otros tantos jardines.
Adelante. S6lo el esfuerzo de todos en uno abrir6 el sur-
co que har6 de estos pueblos de America un solo coraz6n.
Cortemos la nieve a los afios que cayeron cual mdrmoles
frigidos, sobre pueblos hermanos que tienen derecho a vivir
libres como el sol.


II

Cantemos, cantemos a nuestros bosques poblados de tri-
nos, a nuestras cosmopolitan ciudades, sembradas por calle-
jas y rascacielos; al fragmento radiodinamico del hombre,
que lleva en sus ondas ultrael6ctricas el dddalo de la mu-
sica, el canto, la palabra, el sonido, la risa, el ritmo cerebral
hecho luz y fuerza motriz; el signo, mensaje de amor, de paz
o de guerra, que al cruzar por peter choca en la antena recep-










tora de nuestra epidermis, y va, por via de los sentidos a la
sangre, al alma, a las rendijas celulares del pensamiento.
Cantemos a la Paz y al Trabajo que dignifica al hombre
y engrandece la vida de los pueblos; cantemos a nuestras lin-
das mujeres, que levan en el azul, verde, negro o claro de-
sus ojos, el Poema Inmortal del Amor y la Vida.
Cantemos a esta hembra pagana, la Tierra, y fecund6-
mosla con la reja-nervio de la idea. Antafio fuera el mundo
de dioses y reyes, ahora toca al hombre hacer suya la tierra.
Cantemos a nuestra madre, la tierra; cantemos a la ma-
dre de nuestros hijos, cantemos a la tierra. De ella saldr6n
nuestros mejores frutos.



















TRES FACTORS


H OY que tengo el alma monosildbica, no s6 por qu6
me vienen ganas de hablaros de ciertas cosas que
me figure estar oyendo al subconsciente, y que se re-
fieren a tres importantes factors de la vida: la evoluci6n, la
inteligencia y el hdbito. Por ellos fu6 possible amaestrar el
aguila, el le6n y la serpiente del viejo Zaratustra; por ellos, la
relative fragilidad del cristal, que logramos hacer ductil, co-
mo el amor, el dolor y la alegria; y el agudo, el pegajoso llan-
to del reci6n nacido al recibir por vez primera el contact del
aire o la luz; o aquellos versos de Dario que dicen: "La vida
es dura, amarga y pesa. -." o la vaga sonrisa de aqu6l que
dijo al tonto envanecido por el humo de la victoria: "Yo tam-
bi6n he sido rey...;" o al que dijo solamente: "Come, bebe y
ama que manana morir6s;" o a la por Virgilio cantaba cuan-
do dice: "Oh, dulces prendas con mejor fortune!; o al triptico
shakespearano: "Palabras, palabras, palabras;" o el &bol
que repudia la torpe mano que lo tala, el arbol que siente c6-
mo fluye su savia, su sangre, y ve caer la flor ya transforma-
da en fruto, y luego es convertido en lefia, humo, llama, bra-










so y ceniza; asi la instabilidad del hombre comparada con el
variado color de la nube, que de gris t6rnase blanca, rosa, ro-
ja, violeta, ocre, oro verde, verde esmeralda, 6mbar, nieve,
agua, fuego, rayo, trueno, primaveral rocio o rudo invierno:
toda la gama policroma que embellece la tierra o ensucia el
cielo.
Asi la hembra que da su vida al ser fecundada en ese
drama del 6vulo y el espermatozoide, que pasa luego a ser
nicleo de vigorosas visceras, vertebras, musculos, material y
alma. Esto del alma es algo extremadamente serio; esto de
dar la vida a otro ser y dotarlo, adem6s de alma, eso que
piensa y sufre y ama y que acaso no muere... He aqui algo
que acerca, que iguala casi a Dios y tambi6n a la bestia, a Bs-
ta, que por ignorancia u orgullo del hombre se le niega el al-
ma y se la llama instinto... QuiBn lo sabe?
Asi la plant, el caracol, el ave, la misma piedra, hija
del polvo; la luz y todo lo que reproduce y vive fugaz o eter-
namente en la Creaci6n. Asi el anciano retorna a la nifiez,
su punto de partida, y vemos envejecer al joven prematura-
mente; a la mujer, casi nifia, gustar la cl6sica fruta, Ilevada,
acaso, por la propia serpiente, la herencia, la fatal herencia
que de uno u otro modo habr& de manifestarse en cualesquie-
ra de nosotros. Asi cantaron los que no tenian voz; oyeron
los sin oidos; vieron los sin ojos; escribieron los sin manos;
caminaron los sin piernas. A 6ste, habl6 la zarzas; al otro,
el rayo; al de m6s all6, la cima; esotro, el mar; aqudl, la som-
bra; qui6n, la nube; cu6l, el sol. Homero cant6 la guerra; Je-
sfs present su mejilla y dice: "Amaos los unos a los otros".
S6crates sienta la Moral; Esquilo, la Justicia; Herodoto y T&-
cito, la Historia; Anacreonte y Safo, el Amor de los sentidos;










Valmiki, la eterna lucha entire el bien y el mal. Di6genes
buscaba al hombre, y Praxiteles, Rafael y Miguel Angel ple-
man en el lienzo y en la piedra girones de luz y de aHismo
arrancados a las prodiogiosas manos del Gran Hacedor. Epi-
curo muere creyendo haber encontrado la piedra filosofal que
conduce a la dicha...

Lucrecio veia ya a la imperceptible espiroqueta, que des-
truye la celula y ataca por igual a uno que a otro sexo; Job
hace grata la luminosa pestilencia de su estercolero; Cice-
r6n declara que encuentra algo duro el garbanzo; Rabel6is y
Cervantes indigestan gran part del mundo con el cosquilleo
de su risa estupenda; Kayyam dice a la humilde botija que el
barro de que ella estd formada contiene parte de nuestra pro-
pia material; en tanto Hafiz, ebrio, derrama su copa en el agi-
tado festin de la vida. Ronsard extrae a la rosa el nctar
de su hechizado perfume y lo pone en sus versos cual si fue-
ra un embrujado filtro de amor; Dante sonrie, ya libertado de
su fosco semblante, al entrever la dicha asomada a los ojas
de su divina Beatriz; Petrarca y el Tasso insisted en cantar a
sus bellas amadas porque ambos coinciden en que el verda-
dero amor debe jugarse s6lo a una carta; Byron consider un
honor vivir para amar y un placer morir por luchar; Wilde
nos pide un instant de absolute silencio, en honor de aque-
Ila que ya no volver6 a ser m6s; B6cquer, at6nico, ap6yase
al muro fatal donde acaba de oir a su amigo: te engiar! Vol-
taire asegura que los monos y los curas mientras m6s altos
se suben, m6s se les ve el culo... y France, que las grande
catedrales tienen sus extremes agudos como flechas, porque
est6n apuntando a las nalgas de los querubines; Schopen-
hatuer, que la mujer es un animal de largos cabellos. hor-




' -


bros estrechos, caderas anchas e ideas cortas...; y, Poe, alu-
cinado por los dantescos reflejos de su diab6lica l6mpara de
alcohol, nos lega el raro tribute de un Cuervo, en extreme ma-
ravilloso, que no cesa jams de repetir en su terrible ritorne-
Ilo su fatidico Never More! Nunca m6s!
Asi, maravillados, escuchamos la lira encantada del di-
vino Verlaine, y m6s all nos sorprende ver al dulce Musset.
quien se leva las manos al vientre, por career que tiene all
clavado el fiero aguij6n del amor; y nuestra nunca bien lo-
rada Agustini que nos habla con acerbo temor del sublime
enigma del mas alld que espanta... y, mas apartado aun,
nos parece escuchar el leve siseo de un grupo de bardos en-
tre los cuales rutilan los nombres gloriosos de Ossian, de
Schiller, de Mistral y Mallarm6 y el modernisimo Herrera
Reissig que musicaliza con toda la luz de nimen vibr6til, el
bello poema de su Julieta; y a Nervo, que ofrenda la casta
oraci6n de su alma por aquellos que fueron pastores u ove-
jas en este reino de nuestro Sefior...


Mientras Shakespeare dice: "Si el sol cria gusanos en el
cadaver de un perro, y siendo un Dios acaricia la podredum-
bre", y lanza su famoso "To be or not to be, that is the ques-
tion!" Voltaire, aventa lejos del cerebro del hombre la idea
malsana de la superstici6n; Darwin sienta su discutida teoria,
de la descendencia de la humana especie, en tanto los embru-
jados versos de Fausto hacen zozobrar el alma virgen de la in-
cauta Margarita. Hugo cambia su fuerza de H6rcules por la
sonrisa de un nifio. Beethoven, Mozart, Chopin y Liszt, Ilenan
con sus inmortales sinfonias el alma poliforme de las cosas;
Barbusse, parapetase tras el oculto agujero, desde donde cap-










ta los mil motives de su Infierno, para mostrarnos c6mo se
desgarra en penosa actitud aquella flor par la cual se llega
a ser madre. Heine, airado apostrofa a la hembra que lle-
va adherida a su sezo como si fuera una obsesi6n, y Whitman,
hercileo, forja la estrofa del mdsculo sobre la frente del dia
que estd por venir...
Marti, poeta, h6roe y m&rtir, dice: "La Patria es ara y no
pedestal..." Dario, el inmenso, nos lega su cesta repleta de
pan, de amor y de vino, dici6ndonos como Cristo, este es mi
cuerpo, tomadlo...
Y aqui Lugones, captador de pampas y montafias, de nu-
bes, de mares y de soles -sin que hubiese necesidad de en-
turbiar su agua para hacerla profunda- que presta su cr&-
neo al fren6tico copular de los perros y escala los cielos para
robarse una estrella... Y aqui los dem6s, poetas, sabios y
genios, y tambi6n los h6roes...
Qui6n no recuerda a Washington, a Bolivar, a Sucre, a
San Martin, a Maceo, a Garibaldi y Agramonte? Al que di-
jo: "Libertad o Muerte", o al que alentara la empefiada lu-
cha con aqudl formidable "Vergiienza!" Y los otros, los que
ya fueron, los que pasaron par este amargo tr6nsito de la vi-
da, que conduce invariablemente a sendas inmortales, y cu-
yos nombres guard en sus multiples voces la canci6n de los
tiempos?









86






















IND1CE























ZA qu6 cantar?. ......... .... .. 7
Desencanto. ... ..... ..... .. .. 11
Canci6n del Alma. ....... ........ 13
Quimera. . .. .. 15
Las Horas. ...... ... ...... 17
Sortilegio. .. . .. .. ... 18
Madrugada. ................. .... 19
Dormir. ........................... 20
Sin amor................... 22
Olvido. .... ................ 23
Un poco mas. ...................... 24
Senti en mi corazon. .. ........ ..... 25
Canci6n gris ...... ..... 26
M afiana.. ..... ....... .... .. 27
La vida es asi .. ... ... .. .. 28
Estuveen el templo................. .. 29
Margarita. ................... ...... 30
Suefo.... ............ .... .... 31
Todavia. .. ....... .... .. 32
Posesi6n. . . .. .. .. 33
Ofrenda.. .. . . 34
Cuando te vi pasar.................. 36
Pincelada .. . ..... 37
Problema ............. .... .. 38






Date



El Poema.. .. ..... ........ .. 39
Beso de luz.. ... ... ...... .... .40
Pdgina Rosa .. ............ .... ..41
Tormenta.. .............. ........ 42
El Canto de la Mafiana.. .............. 44
Mariposa que saliste de tu suefio......... ..46
Recuerdo. ........... .............. .47
El Hombre y la Tierra. ................ ..48
Para ti, hermano. .................. 50
Elemental y puro. ................... 53
El Hijo ...... ....... ........ 54
Algim dia .... .. .. ...... 56
Madre.. ........ ............ 57
Meditaci6n. ....... .......... .. 58
Ven, oh, suefio. .. ....... ...... ... 60
Crishlida. .......... ............. 61
Coraz6n.. .............. ...... 63
Aleluya. ....................... 64
Presencia...... ...... ........ .... 65
Oh, cuan bella apareciste. ............... 66
Para olvidar tu carifio. ................. .68

OTROS POEMAS
Eternidad ....................... .. ..71
Asi, alma mia. ................... .... 72
Adoraci6n. ................... ...... .73
Onomastico......... .............. ..74
La Espera. ........................ 75
La Puerta Abierta.. .. ..... ......... 77
Nuestra Gran Via. ................... .. 79
Tres Factores. ........ .... .. .. 82






90

i


















FE DE ERRATAS

ER "OLVIDO" ................................................. P6g. 23
Debe beM e s primer etrofa:
Qujiro un poca do oaldo param e pU6.
peao a qui6n m Jo pido at no cro ea f dcelo?
Qulro un poco do ohaldo paa ma mcora6e
que ya no tdne calma, ni ihai6o, 'a conmuelo.
EN "CANCION GBIS" .......................................... Pg. 26
Debe loa la segunda etrofa:
EME adago decliar
dl coraozn quo e ienfra,
do penas verrt an mar
que no cem en su agonia.
EN "EL HOIM Y LA TIEBBA" ................................ P6g. 48
DebW laroom a* o 30:
Cancin delirante at trars del rdtilo eMaJcol.
EN "PAA TL HEIKMANO" ...................................... P6g. 52
Debe ero l penmllmo verso do la btima estrofa:
al travs do Jos dnteros y los p6steros
EN "ELEMENTAL Y PURO" ..................................... Pag. 53
Deben lers lao dos primnero verss:
Elemetal y puro sar hoy nuestro canto,
nueLtro canto srd una mesca del oy y el ayer.
EN "LA PUERTA ABIEBTA" .................................... P6g. 77
Deben loar lka 8 y 8 line del segundo p6rafo:
...a pear do ]a Ins6tita realidad del crital que fuera tomrado par er y
dadoo a vano...






I

















La impresidn de esta obra fu~i terminada el dia 28 do Ago*
to de 1939,.en los talleres do la Editorial ''A If a'' mile do
O'Reilly nirmero 357, La Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs