• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Preface
 Puntos de vista
 Nociones generales preliminare...
 Período precolombino
 Período colonial
 Período independiente
 Bibliography
 Table of Contents














Group Title: Compendio de historia de Centroamerica para los institutos y escuelas normales ...
Title: Compendio de historia de Centroamerica para los institutos y escuelas normales
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075379/00001
 Material Information
Title: Compendio de historia de Centroamerica para los institutos y escuelas normales
Physical Description: 329 p. : illus. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Salvatierra, Sofonías
Publisher: Tip. Progreso
Place of Publication: Managua Nicaragua
Publication Date: 1946
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: History -- Central America   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 320.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075379
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000143934
oclc - 22852551
notis - AAR0128

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Preface
        Page 3
        Page 4
    Puntos de vista
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Nociones generales preliminares
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Período precolombino
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Período colonial
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
    Período independiente
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
    Bibliography
        Page 320
    Table of Contents
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
Full Text







COMPENDIO DE HISTORIC DE

CENTROAMERICA

Para los Institutos y Escuelas Normales
POR

SOFONIAS SALVATIERRA
Miembro de numero de la Academia de Geografia e Historia
de Nicaragua, Socio eorrespondiente de las Seciedades de
Geogralia e Historia de Guatemala y Honduras, ex-catedrg-
tico de Historia Universal, de America y Centroambrica del
Colegio de Varones de Managua, del Institute Nacional Ra-
mirez Goyena, de Managu, de la Escuela Normal de Sefiori-
tas, de Managua, del Colegio Bautista, de Managua, de la
Escuela Normal de Varones, de Santa Aoa, El Salvador, del
Colegio Garcia Flamenco, de San Salvador.





SEGBG DA EDICION







1946


TIPOGRAFI& PROGRZSO. MANAGUC.














ILArlN
eaeuCA


Es propiedad del autor.












A Prop6sito de la Segunda Edici6n

Acogido este Compendio ben6volamente en los Institutos
y las Escuelas Normales, la primera edici6n se ha agotado.
Cumpliendo nuestro ofrecimiento, lo hemos corregido con ojo
avizor, perfeccionando los datos hist6ricos en 41 contenidos.
y dAndole mayor exactitud a los concepts y juicios.
No hemos modificado el comentario, dicho en los tdr-
minos mfs suaves, del trato que los conquistadores dieron
a los indios. Seria inmoral, a la luz de nuestra civilizaci6n
cristiana, dejar a la victim sin amparo en la conciencia de
la Historia, no condenando los excess de una repugnante
inhumanidad, con el fin de elevar las expresiones superiores
del hombre y de contribuir a que aquellos vicios no se repitan
en ninguna parte y por ningun pretexto. Toda historic ge-
neral nuestra en que falte esa condenaci6n, es incomplete y
dafia la recta conciencia de la juventud, a la cual hay que
prevenirla, por razones de elevada cultural, contra los excess
que pudieran cometerse cuando los hombres entran en con-
flicto.
En esta vez nuestra obra aparece ilustrada con retratos
de personajes salientes, de los muchos que han intervenido
en la formaci6n de la historic centroamericana.
Las voices alentadoras de muchos de los profesores de
esta material en los Centros de Enseflanza Secundaria, nos
animan para lanzarnos a la empresa de esta segunda edici6n.

EL AUTOR.
Managua, 1946.

















PUNTOS DE VISTA

Se nos pidi6 el aflo anterior que sirvi6ramos la cAtedra
de Historia de CentroamBrica, y como no habia texto de la
material que llenara las exigencias pedag6gicas, emprendimos
el trabajo de redactar las lecciones a nuestros alumnos. Esas
lecciones, arregladas y eorregidas en el corto tiempo de las
vacaciones de este aflo, son las que ofrecemos en este Com-
pendio a la juventud estudiosa. En el ejercicio de la citedra,
las observaremos con el fin de perfeccionarlas.
Comprendemos que escribir la historic de nuestro pals
centroamericano, es tarea algo dificil, por mis que tan sen-
cillo parezca narrar fiel y verdaderamente los sucesos pasa-
dos; pero interviniendo en su formaci6n, como en realidad
ha sucedido, prop6sitos distintos al mero conocimiento de la
verdad hist6rica, el que gusta de cefiirse al inexcusable deber
de presentar la experiencia social, que no otra cosa es la
historic, en su mayor pureza, le es precise ir con much cni-
dado y gran serenidad de juieio, si quiere exponer lo mAs
exacta possible la noci6n de las causes y los efectos en el de-
venir de los acontecimientos humans, maxime en un libro
que se destina a fijar los jalones principles de esos aeonteci-
mientes en la conciencia de la juventud.
En ese caso, muy cuidadosa ha de ser la consult que se
haga de los libros que sirven de fuente a nuestra historic, y
muy firme la' oluntad del narrador sincere para no dejarse
someter a los deseos de los que, por interesadas tendencies,
no tienen inconvenient en que se retuerza la recta inteli-
gencia por las generaciones nuevas de lo que hicieron las
generaciones de ayer.
En nuestro caso particular, la feliz consult de seis me-
ses que hicimos en el Archivo General de Indias, de Sevilla,





6 SOFONIAS SALVATIERRA

en donde lelmos con la mayor buena voluntad y el mis sano
entusiasmo una variada documentaci6n colonial, nos puso en
condiciones de aclarar mas en nuestra conciencia, lo que
constituyeron los modos del vasto fen6meno de la dominaci6n
espafola en el antiguo Reino de Guatemala; y esa claridad nos
ha dado luz para interpreter la trama social dolorosa de lo
que sigui6 en el period independiente.
Esta interpretaci6n ha obedecido a ciertas bases, que
creemos indispensable para escribir la historic:
la moral universal, o mAs concretamente la moral cristia-
na, que norma la conduct individual y la que debe observar-
se en las relaciones humans;
el concept cientifico en el process general de la huma-
nidad, la constituci6n de esta en nacionalidades, su desarrollo
en cultura y su actividad libre como sujeto racional;
el conocimiento sin mixtificaci6n de las cosas que ban
sido y de lo que debi6 o debe ser en aquel process, o en los
conflicts que 61 original, a ia luz de la primera y de la segun-
da de estas bases.
Uno de los primeros frutos del studio de la historic es
necesario que se manifieste en la formaci6n civic de los
ciudadanos; es forzoso entonces que esa material se ensefie
explicAndola y aplicandola a ese fin principal.
Hemos considerado la historic de la Amdrica Central
como es; no fraccionada, sino total. Dividir a Centroam6rica
en la historic, como la ha dividido el separatismo en la poli-
tica, es un absurdo. La America Central vista como un todo
es ana realidad en su historic, y no se puede ensefiar esta
material en cinco parties diferentes, porque seria una incohe-
rencia. Asi, s6lo se dejarian fragments en la conciencia de
la juventud. Lo mismo puede decirse de su geografia. Como
la altura social a que aspira el pueblo centroamericano no la
puede alcanzar en la separaci6n, es un grave mal y por con-
siguiente un antipatriotismo insistir en mantener en las
nuevas generaciones el artificio impossible del fraccionamiento
de la Patria querida del 21, convertida en los cinco pedazos
de patria que form6 la anarquia del 38. Al contrario, es un
bien inestimable que hacemos al future del pueblo centro-
americano el robustecer en su espiritu la conciencia de la
unidad, maxime qn estos tiempos en que el concept pan-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 7

americanista adquiere trascendencias incalculables en la vida
americana.
La verdad hist6rica tiene que ser un product de la rea-
lidad, no de la inventive. Darle en este caso a la imaginaci6n
un trabajo mayor del convenient, es por lo menos un desa-
tino, porque en el desenvolvimiento de una cultural cualquie-
ra, el thecho* todopoderoso que una generaci6n atrasada
imagine o mal interpret6, la generaci6n que sigue, en virtud
del process evolutivo, lo reconsider y pone las cosas en su
lugar. Porque la humanidad alimenta su conciencia con ver-
dades reales, no con verdades imaginadas, y todo lo que no es
verdad efectiva lo elimina forzosamente como una necesidad
de su propio ser. Nada consigue el tendencioso con hacer
alteraciones, mAs bien perjudica, porque retarda con el error,
y en la historic este error se convierte en tragedia. En gran
parte, las guerras tienen su origen en las mixtificaciones
hist6ricas.
El Profesor de esta material en Centroambrica debe dic-
tarla con miras amplias, con el fin inmediato de destruir las
estrecheces del pasado, y con el prop6sito ulterior de estimu-
lar la armonia entire los diferentes sectors sociales. Debe
apartarse de la unilateridad mortal, y considerar los various
aspects que forman el todo, lo mismo que la conduct, no de
una parte, sino de toda la naci6n en march, de modo que el
concept de los grupos diversos o antag6nicos sea sustituido
poe el de la nacionalidad total, ya que en la sociedad humana,
asi como en la naturaleza fisica, nada es aislado, todo es recipro-
co y estA acondicionado por la conduct de todos. Es craso error
career que es patriotism eso de crear personajes hist6ricos o
darles lineamientos que no tuvieron, o producer el silencio alre-
dedor de los nombres aut6nticos, que important significaci6n
caracteristica dentro del marco national; asi como es cosa de-
testable hacer el oficio de historiador bajo el dominio de sus
propios odios politicos o regionales, o con fines preconcebidos.
La historic se refiere a los hechos, y de ellos se extra la
experiencia social. Los que quieren, por otro lado, contar en
los suyos s6lo heroes y hombres superiores, que contribuyan
a que se formen con la virtud y el trabajo, y no que los ha-
gan con la ficci6n y el retorcimiento de los sucesos en mar-
cha, pues de esta manera nada conseguirgn sino entorDecer
el necesario advance de la naci6n hacia el estado social.






8 SOFONIAS SALVATIERRA

En fin, siendo este un libro diddctico, hemos debido usar
un lenguaje sencillo, sin adornos te6ricos que alteren 01 al-
cance neto del concept o del juicio, libre de oscuridades que
obliguen al estudiante a muchos repasos para entender.

SOFONIAS SALVATIERRA.

Managua, junio de 1943.





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 9


CAPITULO I

Nociones Generales Preliminares

Descripci6n Politica y Geografica de CentroamBrica. La
America Central, en su aspect geogrifico, es la region com-
prendida entire el istmo de Tehuantepec y el golfo de Darien,
y en su constituci6n political la componen las provincias que
integraban el antiguo Reino de Guatemala, convertidas hoy
en estados soberanos, except Chiapas, o sean Guatemala, El
Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Han adoptado
la form de Gobierno republican, democrftico y representa-
tivo. Su extension territorial es como de quinientos mil
kil6metros cuadrados y su poblaci6n de unos seis a siete
millones de habitantes. Sus pueblos pertenecen a la familiar
racial hispanoamericana con un porcentaje algo pequenfo de
sangre negra, procedente de los esclavos que trajeron los
europeos.
El territorio de Centroambrica esti cruzado, con ligeras
interrupciones, por el sistema orogrifico aue se extiende
desde Alaska hasta la Tierra del Fuego. La parte de esta
cordillera que cruza el Istmo, muy inclinada hacia la regi6n
del Pacifico, recibe various nombres en sus diferentes seccio-
nes: Sierra Madre, Merend6n, Apaneca, Lepaterique, Ma-
rrabios, Dota, etc. Numerosos volcanes elevan al cielo sus
picos, muchos de ellos en actividad y con una altura hasta de
mis de 4,000 metros: el Acatenango, el Tacana, el Izalco, el
Momotombo, el Concepci6n, el Iraz6, etc. Las vertientes de
sue montafias, como las de todo el Continente americano, por
el lado del Atlantico, son mas caudalosas que por el Pacifico,
y por el mismo lado, la estaci6n Iluviosa es mis prolongada,
pues alcanza hasta nueve meses, desde mayo de un aino a
febrero del siguiente. El relieve geografico determine la
variedad de los climas que hay en Centroambrica, como en
toda la America entire las zonas templadas. Su posici6n ist-
mica y central le ha dado a Centroambrica una importancia
international particular y ha sido en much la causa de su
agitada historic, ademis de que el rio San Juan y el Gran





10 SOFONIAS SALVATIERRA

Lago de Nicaragua ofrecen facilidad para construir un canal
interoceAnico, circunstancia que aviva el interns extraflo so-
bre su territorio. En su estructura geogrAfica, asi como en
su vida social y en su historic, Centroambrica constitute una
sola expresi6n national, tanto que desde dentro como desde
fuera, no se puede verla sino en conjunto, y se siente un
choque en la raz6n cuando se la contempla separada en cinco
soberanias.
Periodos Histdricos.-La historic de la America Central
debe ser considerada dentro de la general del Continente
Americano, y se divide en tres periods perfectamente dis-
tintos: el precolombino, o sea el anterior al Descubrimiento;
el colonial, que comprende la conquista y colonizaci6n espa-
nola; y el republican o independiente, que es el contempo-
rAneo. El primer period puede subdividirse entire aquella
parte remota, de la cual no queda huella ninguna y s6lo se
puede entrever por induccionos 16gicas. y la otra cercana,
estudiada sobre las bases de las tradiciones y las ruinas mo-
numentales. El segundo, puede tambien subdividirse en dos
parties: de la fecha del Descubrimiento hasta la promulgaci6n
de las Nuevas Leyes en 1542, y desde aqui hasta la Indepen-
dencia. El tercero, asimismo, en cuatro dpocas: desde la
proclamaci6n de la Independencia el 15 de septiembre de
1821, hasta la muerte del General MorazAn en 1842; desde
esta fecha hasta la venida y expulsion de los filibusteros y
muerte de Walker en 1860; desde este suceso hasta la cam-
pafla unionista del General Justo Rufino Barrios en 1885; y
desde aqui hasta nuestros dias. Su studio, mas que el de la
Historia Universal, el centroamericano debe verificarlo con
espiritu atento y reflexivo, desde luego que se refiere a su
propia vida, como agregado social hist6rico que existed uni-
forme en el tiempo y como unidad geografica en el espacio.
determinado por la ley 4e las transformaciones inevitable y
necesarias.
Fuentes Hist6rlcas.-Las fuentes de la historic en general
son los documents escritos, las inscripciones o epigrafias, la
arqueologia o studio de los monumentos o construcciones
antiguas, la lingiistica o filologia comparada, la antropologia
y la etnologia y las referencias tradicionales, aunque de muy
poco valor estas dltimas, por la incapacidad irredimibl@, inte-
lectual y psicol6gica, del hombre para trasmitir con exactitud






COMPENDIO DI HISTORIA DE CETTROAM9RICA


en forma verbal la verdad de los hechos ocurridos. Estas
mismas fuentes deben servir de base en la formaci6n de la
historic de la America Central. Los accidents geogrAficos,
asimismo, representan signos para indicar los movimientos
de los pueblos y sirven de clave en la interpretaci6n de los
fen6menos hist6ric6s.
Entre los documents escritos estan en gran media los
que se guardian en el Archivo General de Indias, de Sevilla,
los del Archivo de Simancas, los del Archivo Colonial de Gua-
temala, los de los Archivos particulares de los cinco Estados
centroamericanos, y los documents que en gran cantidad se
hallan dispersos en poder de individuos diligentes e intere-
sados en conservar datos para la formaci6n de la historic del
Istmo. Tambien existen documents escritos en la Biblioteca
National de Madrid, en la Biblioteca del Congreso de Was-
hington y el Museo Britanico de Londres.
En la fuente epigrAfica y arqueol6gica ofrecen gran
caudal informative, referente al period preco!ombino, las
ruinas monumentales de Palenque, YucatAn, Quirigua y
Copan, asi como las de menor categoria que aparecen en el
resto del territorio centroamericano, lo mismo que los restos
de la cerAmica indigena esparcidos en todas las regions del
Istmo. Para este mismo perlodo son fuentes escritas, el
Popol Vuj, la Isagoge Hist6rica, el manuscrito Cakchiquel, el
Memorial de TeepIn Atitlan y los Titulos territoriales. Sin
embargo, la forma aleg6rica en que estA escrito el primero
de aquellos libros, que es el principal, hace todavia dificil
distinguir en sus paginas lo fantAstico o traditional de lo
positivamente hist6rico. (1).

(1) Los originales del Popol Vuj se encontraron a fines del siglo XVII
en el pueblo de Chichicastenango, y fueron escritos, segun se cree, por un
noble indigena de los quichs. Los tradujo primero Fr. Francisco Jiminez,
cura de ese pueblo; una nueva traducci6n la verific6 despu6s el abate Bra-
sseur de Bourbourg; y ultimamente otra, mas modern, el Lcdo. J. Antonio
Villacorta, de la Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala. Es el
document escrito mas interesante que en America dejaron los indios ven-
cidos por los blancos, y su importancia puede medirse al saber que ha sido
traducido a varias lenguas. El author de este Cempendio le ha dado el nom-
bre de testamento de.la raza roja. Obsarvese que fuk escrito bajo las inspira-
cionesy en el mismo medio de la vieja cultural maya o maya-quichi, y que
puede ser un signo el que este libro finico sea product del medio centro-
americano. Algunos investigaCores precolombinos piensan que la civilizaci6n






12 SOFONIAS SALVATIERRA

Para el period de la conquista y de la colonia, estan las
obras de los cronistan Oviedo y Vald6s, Herrera, G6mara,
Bernal Diaz del Castillo y las Casas, lo mismo que las de
Fr. Francisco Jim6nez, Fr. Antonio Remesal, Fr. Francisco
VAsquez, Domingo Juarros y Garcia PelAez. De los cuatro
primeros, Dlaz del Castillo esti reconocido como el mis ve-
ridico y juicioso; los otros tres, aunque contemporaneos y
actuantes en muchos de los sucesos que narran, gran parte
de su informaci6n la obtuvieron por referencias de los demis
conquistadores e incurren en equivocaciones. Para este pe-
riodo, no obstante, la mejor y mis rica fuente estA en el
Archivo General de Indias, de Sevilla. Tambien pueden
estimarse como fuentes de consult en estos periods, la
Historia de la Am6rica Central de don Jose Milla y Vidaurre,
muy recomendable por la serenidad y tino con que verific6
sus studios hist6ricos, y la Recordaci6n Florida de Fuentes
y Guzman, quien mas que historiador es un apanegirista
semi-oficial de los conquistadores de Guatemalav, segin el
juicio del citado Don Jos6 Milla; Juarros se inspira en Fuen-
tes y Guzman, y sin desestimar su obra, hay que decir que
reproduce los errors de este, pero contiene informaci6n
dante y ordenada. De la misma manera ofrecen datos abun-
dantes los Documentos para la Historia de Costa Rica poroDon
Le6n Fernandez, la Historia Antigua de El Salvador por
Santiago I. Barberena, la Historia de Nicaragua por el Dr.
TomAs Ay6n, la Historia de la Literatura Centroamericana,
por Don Leonardo Montalban, y la Contribuci6n a la Historia
de Centroam6rica, por Sofonias Salvatierra.
El period republican cuenta con la mis copiosa fuente
en los Archivos de los Gobiernos de los cinco Estados y en
las numerosas obras escritas. Citaremos algunas de estas
obras: Bosquejo Hist6rico de las Revoluciones en Centro-
america, por Alejandro Marure, Resefla Hist6rica, por el Dr.
Lorenzo Montifar, Historia Moderna de El Salvador, por
Santiago I. Barberena, Memorias del General Manuel Jose
Arce, Memorias de Jalapa, de Manuel Mont6far, Memorias
de Garcia Granados, Memorias de Jer6nimo Perez, Historia


prehist6rica de America se inici6 en la cuenca del Mar Caribe, y se juzga que
la cultural maya es la mis interesante de este Continente.






COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAMARICA


de Cuarenta Aflos por Francisco Ortega Arancibia, Historia
de Nicaragua por Jose Dolores Gimez, y las Revistas de las
Sociedades de Geografia e Historia que se publican en Gua-
temala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Pero es conve-
niente advertir que algunas de estas obras, a pesar de estar
escritas en un tiempo tan pr6ximo a las actuales generaciones,
y tal vez por esto mismo, adolecen frecuentemente del juicio
apasionado y tendencioso, con el prop6sito ostensible de for-
mar simpatias o antipatias ad-hoc, o de crear personajes
interviniendo en sucesos en los cuales son ajenos hist6rica-
mente; por lo tanto deben ser consultadas con discreci6n,
animados del deber de que la propia historic sea entendida
en su realidad legitima, sin las parcialidades deformadoras,
de modo que la conduct de todos y las reacciones de los unos
y los otros, ofrezcan los mas puros elements a los concepts
sociol6gicos centroamericanos.
Teorias sobre el Origen del Hombre Americano.-No resuelto
a6n, conforme los metodos de la ciencia experimental posi.
tiva, el dificil problema, insoluble quiza, del origen del hom-
bre sobre la tierra, ha venido a complicar mAs la cuesti6n el
aparecimiento de pueblos desconocidos y antiguos de este lado
del Atlintico, cuando Crist6bal Col6n descubri6 la America.
Muchas y muy diversas teorias se han propuesto, fundadas
unas en razones geogrAficas, otras en arguments etnol6gieos
y lingiiisticos, no pocas en elucubraciones cientificas de orden
naturalista, (2) y algunos en la creencia traditional que tiene
por fundamento el G6nesis mosaic. De la misma manera,
el aparecimiento del crAneo del hombre de Neanderthal, muy
semejante al pitecantropos, como pretendido intermediario,
este, entire el mono y el hombre. ha originado las mayores
controversial sobre este asunto.
Se ha pensado en el estrecho de Behring como possible
paso de gentes asiaticas hacia el Continente Occidental, por-
(2) Armando de Quatrefages (1810-1892) sostuvo la teoria monogenis-
ta. Luis Agassiz (1807-1873) propuso la teoria poligenista. Juan Bautista
Lamarck (1744-1829) pens6 en la derivacion y transformaci6n de lot series
vivos. Carlos Roberto Darwin (1809-1882) contemplando el fen6meno de
la evoluci6n universal, crey6 explicar el origen de los series vivos formulando
la ley de la transformaci6n mediante la lucha por la vida y la selecci6n
natural. Ernesto Haeckel (1834-1919) propuso que el pithecanthropus, y
Guillermo Mortillet que el anthropopithecus, del periodo terciario, fueron los
antepasados naturales del hombre.






14 SOFONIAS SALVATIERRA

que creen hallar similitud de raza entire el hombre aut6ctono
americano y el chino, japonds y siberiano; pero ademis de
que esta raz6n no es del todo evidence, hacen falta los deta-
lies esenciales y consecuentes de lengua, cultural y civiliza-
ci6n siquiera parecidas; pues las semejanzas que algunos
dicen observer, es con arguments forzados. Tambi6n se
han entrevisto emigraciones oceAnicas en todas direcciones
hacia las costas de America, y son muchos los que admiten la
remota existencia de la Atlintida, continent que se supone
alzaba sus crestas en gran parte de lo que es hoy el Oceano
Atlantico y hundido en tiempos lejanos por un cataclismo
geol6gico, y cuyos restos sobre la superficie del mar parecen
ser las islas Azores y algunas de las Lucayas o antillanas.
Da fuerza a esta creencia el hecho de haberse hallado
escrito el recuerdo de aquel suceso en los libros de la sabidu-
ria egipeia, conocidos de Sol6n, el legislator griego, repro-
ducida su referencia por el fil6sofo Plat6n, como fehaciente
realidad, y difundido por el romano Seneca en su poema
Medea, en una de cuyas estrofas (3) hasta predice, tan se-
guro estaba de ello, el aparecimiento de las tierras de Occi-
dente, que revel6 quince siglos despues el inmortal marine
Crist6bal Col6n.
En cuanto a la comparaci6n de las razas asiaticas u ocea-
nicas con la del indio americano, no parece que tengan com-
pleta fuerza los arguments, porque los parecidos, que no
son absolutes, estAn contradichos, con el prop6sito de estable-
cer el paralelo suficiente, por las diferencias de la fisonomia
varia, de la psicologia, de las manifestaciones mentales y las
revelaciones de la cultural de esos grupos, el asiatico, el
oceAnico y el americano. Lo mismo ocurre con las lenguas
que hablaban; son tan diferentes, que hasta result no muy
airoso el empefio de querer encontrarles races comunes con
las lenguas asiiticas, ademAs de que les falta la estructura
monosilabica del idioma chino.
Por otro lado se han dividido las opinions en el aspeeto

(3) (Vendrin en siglos tardios --- Anos en que el ancho mar -
Di rienda a sus ataduras -- Ccn que ahora preso esta --- Tierras jamei
conocidas De sus aguas brotarin Y el diestro Typhis entonces -
Nuevo orbe descubrira. Aunque la escondida Thule -- Hoy es iltimo
lug at En aquel tiempo future Un plus ultra se hallara.





COMPENDIa DE HISTORIC DE CENTROAM9RICA


particularmente gendtico del hombre indigena de America.
Unos piensan que no hay raz6n para no proponer que el indio
fuera un product natural del medio americano, porque me ve
profundamente racional, que asi como habia habitantes en
Europa y los otros Continentes era 16gico que tambidn los
hubiera en Amdrica (4) y hasta se ha legado a inducir que
es aqui en donde surgi6 a la vida el genero human; lo
cual, por otra parte, contradice el anterior postulado de la
presencia del hombre en todas parties.
Otros piensan que el indigena americano es de mis re-
ciente aparici6n que el europeo o asiatico, por encontrarse
aqui en abundante proporci6n craneos dolicocefales, (5) por
lo menos del principio del cuartenario.
Otros, igualmente, sostienen que cada medio continental
produjo su raza con caracteres peculiares, y con una modali-
dad propia, segfin el tiempo y las condiciones climatericas
para la evoluci6n del hombre como product del suelo, la cual
se ha verificado a lo largo de vastos ciclos c6smicos y a tra-
ves de grandes cambios en la corteza terrestre. Por ejemplo,
hay razones de orden geografico y geol6gico para asentar
que la parte continental del istmo centroamericano es de mis
reciente formaci6n que el insular de las Antillas y las Luca-
yas. Por supuesto, que el hecho innegable de haberse olvida-
do en todos los Continentes las relaciones que pudieron tener
sus habitantes con los hombres de la America prehist6rica
y viceversa, pone en evidencia la dilatada antigfiedad en que
se hubieren verificado aquellos acontecimientos, y que no
parece que se pueda conocer en ellos ninguna cronologia,
como no sea de aquellos que ocurrieron pr6ximos al Descu-
brimiento.
Hay quienes piensan todavia que el hombre americano es
descendiente del creado por Dios en el tiempo y en la forma

(4) Goethe, el gran poeta alemin, (1749.1832) dice: iCuando la
tierra hubo Ilegado a cierto grado de madurez. cuando las aguas se fueron
encauzando y los terrenos secos se cubrieron de verdura, apareci6 el hor
bre en todos los lugares en que la tierra lo permitia.
El c6lebre Alejandro Humbolt es, asimismo, poligenista.
(5) En las excavaciones profundas verificadas en el norte y an el sur
de Ambrica, se han hallado crineos braquicdfalos y dolicocefalos, mis de
los primeros en el Noxte que en e! Sur. Junto con esos crineos y otros
huesos humans se ban encontrado restos de animals de otras edades, ya
desaparecidos, y utensilios de hueso de silex y objetos de uso.





16 SOFONiAS SALVATIERRA

que se dice en la traducci6n del Genesis. Los que han difun-
dido esta tesis, creyendo que han interpretado bien el hondo
y luminoso libro del Legislador hebreo, lo han convertido en
articulo de fe y hasta han sefialado en el Asia Menor el lugar
del Paraiso, han hablado de seis o siete dias en que fue crea-
do el mundo, y le dan una antigtiedad de seis o siete mil aflos,
(6) dentro del concept de que la tierra es plan y no redon-
da, como se afirma hoy.
El volume sorprendente que han alcanzado las ciencias
fisicas, mecanicas y naturales, ha permitido establecer pe-
riodos o edades, comprendidos en millares de siglos, en que
se ha verificado la formaci6n de nuestro globo y la evoluci6n
de los tres reinos conocidos en la corteza terrestre. y por
iltimo el aparecimiento del hombre, que es la especie mis
elevada en la escala de los series creados. En verdad, despuds
del descubrimiento de America y el viaje de circunnavega-
ci6n de Magallanes y en presencia de los adelantos prodigio-
sos de la astronomia, ha venido a quedar demostrado, no
quizA que estin erradas las proposiciones del Genesis, pero st
con toda certeza que su traducci6n actual no nos asegura la
exactitud de lo pensado por Mois6s.
AdemAs, las anteriores creencias tradicionales se han
utilizado como apoyo por los monogenistas, que sostienen la
procedencia de la humanidad de una sola pareja, contra los
poligenistas que proponen la pluralidad de origen. Lo impor-
tante de la tesis monogenista es la unidad del g6nero huma-
no; y a la verdad, el poligenismo no puede considerArsele
contrario a la propuesta unidad, porque aunque nuestra espe-
cie se descompone en razas distintas, con expresiones varias
y cada una con un Continente particular por scenario, (7)
tal circunstancia no destruye la unidad, por los evidentes
vinculos que les son muy comunes de actividad psicol6gica
fisiol6gica y racional, y las aptitudes para la reproducci6n

(6) Boussuet, en su e6lebre Discurso Bobre la Historia Universal,
puntualiza la cronolegia del mundo, como cosa cierta, desde la Creaci6n;
pero recientemente en una historic universal escrita por un religioso se
dice que los siete dias de la Creaci6n deben entenderse por site ciclos
c6smicom. Lo que indica que la conciencia del hombre ee aelara mas a
media que avanza el tiempo.
(7) En el Asia, la raza amarilla, an Africa la negla, en Europa la
blanca, y en America la roja, quo son las grande razas madres en que





COMPENDIO DE HISTORIC DE CETTROAMERICA 17

entire ellas mismas. Es evidence tambien que el hombre es
vario en virtud de las razas en que se manifiesta y en raz6n
de sus grades de desarrollo en el tiempo y de su aparecimien-
to en el espacio, con fisonomias demasiado particulares en
cada raza, y que por tanto repugna al juicio recto y claro
admitir que tales diferencias pudieran haberse realizado si la
especie humana total descendiera de un s6lo tronco genera-
dor y hubiera aparecido en un s6lo lugar de la tierra. Asi
como las variedades del reino vegetal y animal y de todo lo
que constitute el mundo fisico no rompe la unidad admirable
del universe, de la misma manera, en fuerza de esa unidad,
las diferentes razas humans, cualquiera que sea su desarro-
llo, no rompen la unidad de la especie. Mfs ain, dentro de
una 16gica perfect puede proponerse, que siendo todo vario
en el universe, era necesario que el hombre to fuese tambien.
Si hubo emigraciones hacia el Continente americano, lo coal
no es impossible, tambien es probable que esas gentes que
vinieron encontraron pueblos indigenas poseedores del suelo.
De todo lo dicho result, que las investigaciones hechas
hasta hoy no dan suficiente luz para el conocimiento exact
del origen del hombre americano, y que s61o podemos entrever,
por los datos confuses que dejaron las tradiciones indigenas,
los movimientos de los diferentes pueblos que habitaban estas
tierras, sus formas political, su religion, su progress y su
cultural en general. En Centroamerica ha facilitado acercar-
se a ese ccr.ccimiento el hecho feliz de haber sido escritas
aquellas tradiciones, despuds de la conquista, por hombres
principles de las families reinantes quiches.


se manifiesta el genero human. Las variedades deben considetarse
somo families do cada raza o products del mestizaje.





18 SOFONIAS SALVATIERRA


CAPITULO II

Periodo Precolombino

Procedencia de los Indios Aut6ctonos Centroamericanos.-
Muchas son las hip6tesis propuestas sobre la procedencia de
los pueblos que encontraron en America los europeos cuando
la descubrieron y la conquistaron. Unos creen que las emi-
graciones se originaron en el Sur, desde la meseta del Brasil,
ia cual se piensa que es el suelo mns antiguo de America, y
se dirigieron sucesivamente hacia el Norte.
Otros suponen, tal vez con mayor acierto, que habia en
general pueblos aut6ctonos en America, y que 6stos fueron
invadidos por otros que vinieron del Este y del Oeste. Los
del Este, por el lado norte, fueron los que andando el tiempo
se ilamaron toltecas, y entraron por California, situandose en
las inmediaciones del rio Gila, y se extendieron despues hacia
el Str por Mexico y Centroambrica; los del Oeste fueron los
conocidos con el nombre de changes o ulmecas y entraron por
el rio Pfnuco.
Cualquiera que sea la procedencia, aut6ctonos puros o
mezclados con inmigrantes, se cree positivamente que el in-
digena americano pertenece a una raza definida y distinta,
de tal modo, que los pueblos o tribus de todas las regions
del Continente presentan una perfect unidad racial. Sabios
naturalistas hallan entire los indios de las diferentes tribus
una semejanza constant en las facciones, el color, el pelo, !a
complexion orginica y las expresiones del semblante.
La tradici6n del Popel-Vuj.-El Popol-Vuj se refiere a estas
emigraciones; pero mezcla la narraci6n con alegorias y mitos
que hacen dificil entender lo hist6rico positive. Dice dicho
libro, que de Oriente salieron las tribus del Quiche (cudl es
este Oriente, es un Oriente astron6mico o un Oriente ale-
g6rico?), las de Tamub e Ilocab, con las Trece de Tecpin
(pokomanes y pokonchies), las de Rabinal, los cakchiqueles,
los de Tziquinahi, la de los yaquis, o sean los primeros tol-
tecas de la Tula cerca del rio Gila, y otras mis. Vinieron a
un lugar llamado Tulanzd o Tulanzuiva, conocido tambien







COMPENDIO DE HISTORIA DE CEWTROAM1RICA


con el nombre de las Siete Cuevas o los Siete Barrancos,
nombre que dieron a una ciudad, la cual Milla cree que era la
Tula de Chiapas, y que Barberena entiende que se refiere a
la Tula del rio Gila. En esta ciudad se diversificaron la'
lenguas. (8).
De esos lugares se extendieron hacia el Sur y se estable-
cieron en las regions del AnAhuac, de Chiapas, de Guate-
mala, de Yucatan, del resto de Centroamerica, y ain Ilegaron
mas'al sur, hasta Colombia, el Ecuador y el Peru. Su pene-
traci6n fu6 tan honda y dilatada, asi lo reconocen los investi-
gadores ecuatorianos, que entire los chibehas, los muiscas y
los aimaraes se han encontrado restos de una influencia ma-
ya-quichd. Todo esto debe haberse verificado durante mu-
chos siglos, segid lo indican las mismas tradiciones indigenas.
Tambijn se dice de un personaje Ilamado Votan, (9) el
cual se supone que procedia del Este. Se afirma que desem-
barc6 en Tabasco, y que despuds de esparcir elements de
cultural entire las tribus salvajes que alli encontr6, se regres5
sin saberse su destino. Este personaje legendario se refiere
que fund la ciudad de Nachdn (Palenque), capital de un
imperio conocido con el nombre de Xibalba o Xibalbay.
La invasion de los toltecas y otras tribus a Centraamerica.-
Los toltecas, que algunos llaman tambien nahoas, (10) fueron

(8) Efectivamente, Barberena, hombre de ciencia centroamericano,
que estudi6 modernamente eata cuesti6n precolombina, teniendo a la
vista today una vast bibliografia, opina que esa Tula estaba en el Chico-
moztoc, region al norte de Mexico, donde la fusion de los aut6ctonos con
los inmigrantes alcanz6 a fundar la gran ciudad de Huhuetlepallan. El
hecho de haberse diversificado alli las lenguas, indica la dispersion de
las tribus, y su establecimiento en lugares distantes di6 origen a la for-
maci6n de nuevas lenguas con nuevos gentilicios, circunstancia que hoy
confunde la recta inteligencia del origen racial de aquellas tribus. No
hay que olvidar, ademas, que hubo muchas Tulas en America, y que los
antiguos europeos Ilamaban a Islandia la ,iltima Tula.
(9) La tradition de VotAn apareci6 en el sig'o XVII y la hizo circu-
lar el obispo de Chiapas, Dn. Francisco Ndfiez de la Vega. Algunos creen
que Votan es mas bien una palabra aleg6rica que el nombre de un perso-
naje hist6rico.
(10) Algunos historiadores creen que los nahoas eran los mismos
toltecas. Lo que parece verdadero es que nahoa era el nombre generico
de un grupo de tribus, y los toltecas, que quiere decir sabio, o mas am-
pliemente civilizador, era una de esas tribus.






20 SOFONIAS SALVATIERRA

los que principalmente organizaron pueblos y trajeron la
cultural a CentroamBrica. Algunos piensan que fundaron la
ciudad de Tula, cerca de Ococingo, en Chiapas, y vinieron
dirigidos por un caudillo Ilamado Quezalcohautl, el mismo
que en Guatemala se denominaba Gucumatz. Cuando aquella
ciudad hubo crecido, sustituy6 a Nachfn en la supremacia.
El historiador Milla dice, que con este motive los xibalbas
emigraron en todas direcciones, un grupo de ellos hacia el
norte de Mexico, en donde fundaron otra Tula, en recuerdo
de la ciudad abandonada (11), y que cuatro siglos despues, la
peste y el hambre los oblig6 a emigrar, segdn lo afirma el
historiador Clavigero. El iltimo rey tolteca, Topilxin Acxilt,
con algunos de los suyos vino a Honduras, en donde fund el
reino de Hueytlato o Payaqui, con residencia en Copiu.
Otra tradici6n refiere que varias otras tiibus procedentes
del Norte, acaudilladas por las families de Tamub e Ilocab,
destruyeron a Nachfn y Tula y dominaron el pais. Eran los
Alamados mames, que quiere decir tartamudos, porque pro-
nunciaban dificilmente pl alfabeto cakchiquel.
Los restos del imperio tolteca y otras tribus se estable-
cieron en Guatemala, y aqui se lUamaron quich6s (muchos
arboles) y sometieron a los pobladores que encontraron. An-
tes habian venido otros inmigrantes, los chorotegas, que se
esparcieron principalmente por Honduras y Nicaragua.
Los cuatro Caudillos Toltecas.--Capitaneaban a estas tribus
cuatro caudillos llamados Balam Quitz6, Balam Agab, Mahu-
cutah e Iq-Balam. Dice el Popol-Vuj que vinieron pasando
el mar, el cual se abri6 y lo atravesaron sobre piedras. Se
establecieron en el Monte Hacavitz, en Verapaz, al norte de
Rabinal. Su primera ocupaci6n fud robar a las poblaciones
de los mames, que se habian establecido antes que ellos, y
hacerles la guerra con el objeto de tomarles prisioneros para
sacrificarlos a su dios Tohil. Por fin, los cuatro capitanes
lograron someter a todas esas tribus, y despues desaparecie-
ron en forma misteriosa, dejando el gobierno a tres hijos de
los tres primeros caudillos: Qocaib, Qoacutde y Qoahau.
Iq-Balam no tuvo descendencia.


(11) Es oportuno observer que no se comprende c6mo los xibalb.a
pudieron rememorar la ciudad de Tula que los expulsaba.






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 21

Los tres descendlentes son iniciados en el Gobierno.-Obede-
ciendo a sus padres, los tres nuevos caudillos se dirigieron a
Oriente (siempre el Oriente) (pasando el mar con facilidadv,
a la residencia del senior Naxit, quien les confiri6 poderes,
los inici6 en las maneras del gobierno y los confirm en la
soberania (12).
Cuando regresaron los tres aludidos caudillos encontra-
ron muy aumentada la poblaci6n. Sorprende que estando
CopAn tan cerca, el regreso de estos tres personajes haya
sido tan tardado, de modo que sus pueblos hubiesen obtenido
un gran desarrollo demografico, para lo cual se necesitaba
much tiempo. De lo que se deduce, que si no es pura leyen-
da lo que dice el Popol-Vuj, su narraci6n esta cubierta con el
velo de lo aleg6rico, y que para descubrir la verdad que se
trata de oc ltar hay que rasgar el velo. Poco tiempo despu6s
de su regreso, dispusieron la traslaci6n de su pueblo, del
monte Hacavitz al de Chi-quix-ch6, y fundaron la ciudad de
Ixmachi (cabellera negra), en la cual usaron ya la cal y el
ladrillo. Andando el tiempo fijaron la capital del reino en
Utatlan o Gumarcah.

Lugares donde se establecieron las tribus toltecas.-Estas
tribus formaron cuatro Dvcleos principles de poblaci6n mas
o menos organizados. Los quiches, que eran los mas distin-
guidos, casi al centro de lo que hoy es Guatemala, Ilegando
hasta el mar por el lado de Soconusco, y hasta Tehuantepec
por el Noroeste; los pokomanes en la Verapaz y al sur del Mo-
tagua; los mames en las tierras de Occidente, hasta Chiapas,
los cuales fundaron una gran ciudad al pie del volcin Santa
Maria,. que despues de tener various nombres, los quich6s al
conquistarla le pusieron Xelahf, hoy Quezaltenango; los
tzutohiles hacia el Sur y los cakchiqueles en las inmediacio-
nes del lago de AtitlAn: Tambi6n existian las tribes de los


(12) Hay que anotar que este Oriente tan usado en el Popol-Vuj,
para designer un lugar o destino, torado como rumbo astron6mico, re-
sulta ineomprensible en este caso del viaje de los tres caudillos quiches,
con el agregado de ipasando el mar, pues para Ir de Guatemala a Copan
no se necesita pasar el mar. ZQue Oriente es ese? Esto indica que
queda meho por aclarar en cuanto a los primeros tiempos de la historic
de los maya-quichds establecidos en Guatemala y la interpretaci6n de
los libros y tradiciones que dejaron.






22 SOFONIAS SALVATIERRA

atziquinayi y los rabinales en la Verapaz, y otras que paga-
ban tribute a los quiches.
En El Salvador se hallaban establecidos los pipiles (mu-
chachos) en el Occidente y en el Centro, y los leneas y los
chontales en el Oriente.
En Honduras los chortis y los chorotegas.
En Nicaragua los choroteganos. los nagrandanos, los
niquiranos, los chontales y los caribises.
En Costa Rica los nicoyas, los votos, los guetares y los
talamancas.
Lenguas que hablaban los indios de Centroamerica.-En Gua-
temala, la mexicana corrupt, la chontal, la cakchiquel, la
chirichota, la pokomin y en general la quiche. En El Salva-
dor, la xinca o populuca, la pipil, la lenca y la chontal. En
Honduras, la mangue, la ulba, la chontal y algo de pipil, la
materna y la mexicana. En Nicaragua, la pipil corrupt, la
rpangue, la maribio y la chontal, la materna y la mexicana.
En Costa Rica, la materna y la mangue.
Para explicarse la abundancia de lenguas entire los indios,
hay que tomar en cuenta que los idiomas de los pueblos in-
cultos son en extreme variables. El aislamiento de las tribus
permitia la formaci6n de los dialectos, de tal manera, que en
America los habia por centenares. No obstante, el sabio
Barberena piensa que todas las lenguas indigenas tienen un
oremotisimo origen comfin, y que a pesar de la inmensa
cantidad de idiomas y dialectos, algfn dia se han de "deter-
minar los caracteres comunes de las hablas americanasr.
Mucha raz6n hay para pensar asi. Del Norte al Sur de Ame-
rica se nota la familiaridad de las lenguas. En Nicaragua
hay un pueblo que se llama Limay, en la Patagonia hay un
rio que tiene el mismo nombre. En Venezuela existe un
pueblo llamado Tola, en Nicaragua tambien. Hay un Mana-
gua en Nicaragua y otro en Cuba. La particular final agua,
como Nicaragua, Comayagua, Conchagua, etc., es abundante
en Centroam6rica, y se halla en la America del Sur con
Aconcagua, Tunguragua, etc.
La familiar tolteca de las tribus nahoas, que en general
impuso su cultural en el istmo centroamericano, hablaba el
nahuatl, y 6ste puede decirse que fu la lengua madre, aun
de la quiche, que ha sido tan ponderada por los lingiiistas.
El nahuatl se confunde con el mexicano, y sufri6 a lo largo





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 23

de los siglos modificaciones ascendentes, paralelas a la evo-
luci6n de aquel noble pueblo. Es un idioma dulce y armo-
nioso, y se distingue por su admirable laconismo, de tal ma-
nera que con sus vocablos se expresan frases y pensamientos
completes.
Para comprender la influencia de unas lenguas sobre las
otras, en la multiplicidad de los idiomas y dialectos indigenas,
basta saber, por ejemplo, que el xinca es el mismo populuca,
o el cakchiquel, o el chontal, todos derivados del quiche, in-
fluido este por el nahuati, y que el chorti era asimismo dia-
lecto del quiche y variante del pokomdn. El tzendal, del
mismo modo, se le tiene como lengua madre.
El nahuatl es una lengua ideogr.fica, calificada entire
las polisinteticas, y este tipo es considerado como iunico y
propio del indigena americano"; aunque los toltecas se eleva-
ron a intentar darle una forma fonetica. Sus vocablos hacen
mds que nominar, described las cosas. Asi por ejemplo:
mames, que quiere decir tartamudo, se Ilamaban asi porque
no podian expresarse bien; pipiles (nifos), porque hablaban
como ninos el nahuatl y el quiche; chorti, que quiere decir
pueril, era porque asi apellidaban a la tribu que Ilevaba ese
nombre; Ometepe (dos cerros) es porque la isla de este nom-
bre tiene dos volcanes; Nacaome (dos carnes) es porque la
poblaci6n fu6 el product de la mezcla de los lencas con los
chorotegas; chichimeca, quiere decir chupador de sangre, o
perro que arrastra la soga, como para llamarles vagos; Cuz-
catlin quiere decir tierra de la dicha; en fin, el mismo na-
huat! significa cosa que suena biens. Como se ve, la palabra
que nombra una persona era formada por las cualidades de
6sta, y la que nombra las cosas por la forma y naturaleza de
las mismas cosas. Ademrs, son tan varies en su significado
los vocablos de las lenguas indigenas, que al buscarles sus rai-
ces dan margen a que se entienda que expresan diferentes
cosas. Caracteristica de estos idiomas es lo grandiose y musi-
cal de sus voces, lo cual indica la ponderaci6n spiritual y
psicol6gica de los pueblos americanos y su hermosa tendencia
hacia las cosas altas.

La Creaci6n del Mundo y del Hombre.-Los indios creian en
un supremo hacedor, que llamaban con nombres hermosos,
en que revelaban la grandiosidad del ser que conceblan. Con
estoe titulos les rendian culto: Creador y Formador Supremo,





24 SOFONIAS SALVATIERRA

que engendra y que da el ser, Gran Blanco Picador, Serpiente
cubierta de Plumas, Coraz6n del Mar, Sefior del Planisferio
que Verdea etc. Tambien reconocian un Abuelo y una Abuela
(Xpiyacoc y Xmucan6) Conservador y Protectora. Descri-
biendo el estado de las cosas antes de la creaci6n del mundo
y del hombre, de acuerdo con las creencias y tradiciones qui-
ches, dice el Popol-Vuj: Todo estaba suspense, pacifico y
vacio en la inmensidad de los cielos... No habia aun un s6lo
hombre, ni un animal, ni pgjaros, ni peces, ni cangrejos, ni
madera, ni piedras, ni hoyos, ni barrancos, ni yerbas, ni bos-
ques; s61o el cielo existia. No se manifestaba afn la faz de
la tierra; s6lo estaba el mar tranquilo y el espacio de los
cielos... No habia mas que inmovilidad y silencio en las
tinieblas y en la noche. S6lo estan sobre el agua, como una
luz que va creciendo, el Creador, el Formador, la Serpiente
cubierta de plumas, los que engendran, los que dan el ser.
EstAn envueltos en verde y azul y por eso se llama Gucu-
matza.
Reunidos los creadores, ordenaron que aparecieran los
montes y los animals, ddndoles la facultad de reproducirse
y mandAndoles que glorificaran al Creador. Pero como estos
series creados s6lo podian producer gritos inarm6nicos, orde-
naron que fueran triturados por el diente. Despubs formaron
al hombre con barro; pero no les sirvi6, porque ni pensaba
ni podia moverse bien, ni mantenerse en pie. Entonces los
creadores, asociados del Abuelo y de la.Abuela, despues de
verificar una cermonia aleg6rica, fabricaron al hombre de
tzit6 (corcho) y a la mujer de sibak (espadafia), los cuales
tuvieron hijos y se mutiplicaron, aunque sin coraz6n e inteli-
gencia y olvidaron alabar a su creador. Esta clase de huma-
nidad fud luego destruida por un diluvio y por otras calami-
dades, pereciendo toda, a excepci6n de unos individuos dege-
nerados, que eran los monos, como recuerdo eterno de aquella
humanidad inferior.
Al fin, por revelaci6n que a los dioses hicieron cuatro
personajes birbaros de la existencia del maiz amarillo y
blanco, la Abuela prepare unas bebidas con las que formaron
as mfisculos y el esqueleto del hombre, siendo los primeros
Balam-Quitz6, Balam-Agab, Mahucutah e Iq-Balam; precisa-
mente los que segin el Popol-Vuj acaudillaron a las tribus
quiches al venir al lugar en que se establecieron. *Hombres





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMtRICA


eran, dice este libro: hablaron y raciocinaron; vieron y oye-
ron; anduvieron y palparon. Hombres perfectos y hermosos
y con rostro human. El pensamiento existi6 en ellos. Vieron
y su mirada se elev6 inmediatamente; conocieron el mundo
entero; y cuando lo contemplaban, su vista se volvia ins-
tantaneamente de la b6veda del cielo a la superficie de la
tierra".
Estos hombres si dieron gracias a la Divinidad por ha-
berlos creado. Pero temiendo los dioses que estos hombres
perfectos se ensoberbecieran, con su aliento divino enturbia-
ron sus pupilas a fin de que no pudieran ver sino lo que te-
nian cerca. Formaron las mujeres, estando dormidos los
hombres, quienes al verlas, se alegraron much por lo agra-
dable de su companiia.
El dios de Tos nahoas era dual: el Senor, el sol, y la Sefo-
ra, la tierra. Su cosmogonia hablaba de la creaci6n de cuatro
mundos, como sabemos hoy de los cuatro grandes periods de
la formaci6n de los mundos en la teoria de Laplace.
Creian en un dios blanco o bondadoso: Quezalcohuatl, y
en un dios negro o sanguinario: Huitzilopochtli. Creian tam-
bien en dioses menores: del viento, de la guerra, de las se-
menteras, del hogar.

El Culto Religioso.-Los indios concebian la Causa Primera,
puesto que decian: sHe aqui como existe el cielo, como tam-
biWn existed el coraz6n del cielo; tal es el nombre de Dios, asi
se llama*. Personificaban en dioses las fuerzas de la natura-
leza, a las cuales les atribuian un dios colectivo, que Ilamaban
Hurakdn. Cabrakdn era el dios de los terremotos, y Chirakin
la diosa de la tierra. Si exceptuamos la creencia del nagual,
no eran zooldtricos, es decir, no personificaban en los anima-
les a los dioses.
Verificaban fiestas y ceremonies rituales en honor de sus
dioses. Era general la adoraci6n al Sol, al cual le reconoclan
poderes divinos. Esta creencia era general y fundamental
en las religions de todas las tribus y naciones de America,
desde los aztecas en Mexico hasta los incas en el Perl.
Algunos de estos cultos los realizaban al principio y al fin
de la estaci6n lluviosa, y otras en las 6pocas en que era ne-
cesario el auxilio de los doses. Para esto tenian adivinos
que les indicaban el dia apropiado. Con el fin de que el pe-






26 SOFONIAS SALVATIERRA

dimento fuera mAs puro, se preparaban con abstinencias y
ayunos y dormian en habitaciones destinadas a este objeto,
pr6ximas a las templos. Se manchaban el cuerpo y se sacaban
sangre dos veces al dia, a manera de penitencia. El gran
sacerdote se purificaba de la misma manera y ademAs reducia
sus alimentos a s6lo vegetables. Adornaban los templos con
flores; escondian sus idolos en barrancos o cuevas, ccn el fin
de ponerlos a salvo de sus enemigos, colocAndolos en andas
de oro y plata y llevados en los hombros de los nobles. La
procesion era alegrada con sus instruments usuales: ataba-
les, tunes y chirimias. Una parte de estos cultos incluia los
sacrificios humans, por lo general prisioneros de guerra.
Los destinados a esta ofrenda sangrienta podian andar libre-
mente en los dias anteriores al sacrificio, entrar a cualquier
casa y comer en ella lo que quisieran, incluso @n la del mismo
rey, y recibian de todos las mayores atenciones. Llevada la
victim al sacrificadero, se le extendia boca arriba en la pie-
dra destinada a estos actos. Los sacerdotes la tomaban de
los cabellos y la asian de las manos y los pies, y el gran sa-
cerdote le extraia el coraz6n con un cuchillo de obsidiana, en
presencia del idolo, al cual se lo ofrecian, rociAndolo con la
sangre y arrojando unas gotas al sol. Desoues ponian en un
altar pfblico la cabeza del sacrificado, con el objeto de ins-
pirar miedo a sus enemigos y de que sus dioses no olvidaran
sus suplicas. El resto del cuerpo lo cocian y lo comlan los
sacerdotes, dejando las manos y los pies para el gran sacer-
dote. Por supuesto que las victims eran muchas. Mientras
el acto cruento se verificaba, los sacerdotes recitaban esta
oraci6n: Sefior, acu6rdate de nosotros, que somos tuyos;
dadnos salud. dadnos hijos y prosperidad para que tu pueblo
se acreciente; dadnos aguas y Iluvias para mantenernos y
que vivamos; oye nuestras sdplicas; recibe nuestras plega-
rias; ayddanos contra nuestros enemigos y danos tranquili-
dad y descansov. En estas festividades tenian lugar grandes
banquetes, y la chicha se consumia en excesiva abundancia.
De esta manera la embriaguez era universal, sin exceptuar
al rey. Se acostumbraba que algunos funcionarios no toma-
ran parte en los jolgorios, con el fin de que pudieran despa-
char los asuntos pdblicos.
En la ciudad de Gumarcah, la misma Utatlan, el sacrifi-
calero consistia en una piramide cuadrangular construida de
piedra y lodo, con revestimiento de cal y arena y con escalas






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 27

en los cuatro lados y cubierta con techo de paja. En la parte
superior estaba la piedra de los saerificios, que afectaba la
forma de las mesas de operaciones de los cirujanos modernos,
con muchas perforaciones para que corriera la sangre, la cual
era recogida en calabazas. El idolo estaba colocado en un
sitial de oro suntunsamente adornado. El tempo del dios
Tohil era servido por trece sacerdotes que se cambiaban en
ese mismo ntimero, y se preparaban con penitencias y ayunos.
Habia tambidn otro temple notable en ChabahA. En 61
estaba una piedra fabulosa muy adorada por los indios, en la
cual creian que se les revelaban las decisions de la divini-
dad (13).
Asimismo habia otro santuario celebre que gozaba de
gran veneraci6n en el pueblo de Mita o Mictlan, consagrado
a Quezalcohautl. Entre los indios se referia la tradici6n de
que habian salido de la laguna de Gtiija un anciano y una
joven muy bella vestidos con tinicas talares azules; el viejo
fu6 a sentarse en una piedra en la cumbre de un cerro y dijo
que alli debia erigirse un temple, el cual se consagr6 a Que-
zalcohautl. Los pipiles construian habitaciones alrededor
del edificio sagrado. Las fiestas rituales que se celebraban
en este santuario fueron varias y suntuosas y tenian un ca-
ricter de especial veneraci6n. En los sacrificios humans no
s6lo ofrendaban la vida de los prisioneros, como los quiches,
sino tambien nifios hasta de doce ailos de edad de la propia
tribu.
En Chiquimula, de la misma manera, adoraban los indios
un indolo de dos caras y con muchos ojos, con lo cual, daban
a entender que el idolo veia el pasado y el porvenir y conocia
todas las cosas.
Para el servicio del culto tenian un sacerdocio organiza-
do, desde el gran sacerdote hasta los sacerdotes menores y
los mayordomos y auxiliares. Vestian ornamentos de dife-
rentes colors segfin su jerarquia. Practicaban otra clase de
sacrificios rituales. El gran sacerdote, en acto solemne, sa-
crificaba niflos en el interior del temple, estando el pueblo
reunido en el exterior, dos veces al aio, una vez al principio
del invierno y otra al principio del verano. Despues de

(13) Esta piedra la troz6 el senior Marroquin, primer Obispo de
Guatemala, arreglandola para que sirviera de ara en la iglesia de la
ciudad capital.






28 SOFONiAS SALVATIERRA

practicar ceremonies litdrgicas, que incluian reverencias al
Sol, en cuyo honor quemaban hule y copal, los sacerdotes
verificaban viajes a los cuatro puntos cardinals haciendo
predicas, y despues sacrificaban a un nifio de seis a doce
afos, sacindole el coraz6n.
En Nicaragua creian tambien en dos dioses creadores,
masculine y femenino. Llamaban Tamagastad al dios, y
Zipaltoval a la diosa; tambien adoraban a otros dioses meno-
res. Aseguraban que Dios habia creado el mundo, pero lo
sabian por tradici6n y fe (14). Creian que un diluvio des-
truy6 la primera generaci6n humana, y que sus dioses tuvie-
ron que former al hombre de nuevo. Crelan que el alma era
inmortal y que los buenos eran premiados yendo a habitar
con los dioses, y los malos bajaban a un lugar tenebroso.
Siguiendo el modo naturalista de las religiones indigenas,
que es el cardcter que tienen todas las religiones de los pue-
blos primitives, creian que todos los fen6menos de la natura-
leza estaban presididos por dioses: la lluvia, el relimpago, el
trueno, a cada uno de los cuales sacrificaban prisioneros para
obtener sus favors. A las mujeres les era prohibido entrar
en los templos, y muchachos j6venes cuidaban de ellos y de
los idolos.
Entre los indios de Honduras existia la tradici6n de que
various siglos antes de la conquista habia aparecido una mujer
blanca de gran sabiduria en la adivinaci6n, llamada Comiza-
hual (tigre que vuela). Esa mujer les ensefi la adoraci6n al
grann padre) y a la agran madreo, a quienes suplicaban todo
g6nero de favors; y decian que despu6s de haber repartido
el reino entire sus tres hijos, vol6 al cielo en forma de paloma.
Los indigenas de Honduras practicaban los sacrificios huma-
nos; pero no hacian festines con los cadiveres.
Adornaban sus templos y sus dioses con flores naturales,
y les ofrendaban frutas, y las danzas o bailes eran un detalle
principal en los ejercicios piadosos.
Formaba parte de las creencias religiosas de aquellas
gentes, la prdctica de sacrificar una gallina cuando les nacia
un niflo, lo cual consideraban como una de sus mayores feli-

(14) Observese que el hombre no ha adelantado nada en ese punto.
La misma tradici6n y un poco de fe por un lado, e hip6tesis cientificas
por otro, es hasta donde alcanza todavia en orden a tener conciencia
plena de la formaci6n del universe.






COMPENDIO DE HISTORIC DE CETTROAM ERICA 29

cidades. Al nacer lo lavaban en las aguas de un rio, y que-
maban materials odoriferas en honor de sus dioses. La cortada
del ombligo se hacia con la ceremonia de un rito religioso.
Despubs del acto desgranaban una mazorca de maiz, cuyos
granos sembraban o guardaban, si no era esa la 6poca de
las siembras, para alimentar al niflo con las mazorcas que
produjeran. El aniversario del nacimiento se celebraba con
grandes fiestas y sacrificios. Era tambien costumbre entire
los indios deprimir la cabeza del recidn nacido y provocar en
en l1 el estrabismo.

Formas de Gobierno.-Todo indica que los quiches organi-
zaron el gobierno en forma mds complete y regular, y que
alcanzaron un mayor poderio que las otras naciones indige-
nas centroamericanos. El poder lo ejercian tres grande
families aristocraticas: la de Cavek, la de Nihaib y la de
Ahau-Qaich6, y se transmitia por herencia, pero no de padres
a hijos.
El monarca tenia el titulo de Ahau-Ahpop; su hermano
mayor, que se titulaba Ahpop-Camha, era el sucesor inme-
diato. El primer hijo del rey, que en vida de su padre se
titulaba en sus funciones Nim-Chocoh Cavek o Gran Elegido
de la Casa de Cavek, a la muerte de su progenitor ascendia a
las funciones de Ahpop-Camhi, y el primer hijo del hermano
del rey, que tenia las funciones de Ahau-Ah-Tohil, o sea las
de Gran Sacerdote, asumia las de Nim-chocoh-Cavek. El rey
gobernaba, el hermano y el hijo mayor del rey eran el pri-
mero y segundo jefes del Ejrcito, y el hijo del hermano
mayor del rey era el Gran Sacerdote. Con este sistema los
quiches se proponian evitar que el gobierno nunca recayera
en un niflo y si en hombres de experiencia, de tal modo que
si el heredero de uno de estos cargos era inepto, se le susti-
tuia. Tambidn se ve que comprendian lo convenient que es
la descentralizaci6n del poder. Las leyes prevelan, asimismo,
el caso de, que el rey fuera tirano o perverse. Los nobles
podian deponerlo. El heredero al trono era el Comandante
General del Ej6rcito, el que le seguia en dignidad era el
General en Jefe, y el tercero era el pontifice de la religion.
AdemAs, un consejo de personajes principles asesoraba al
soberano.
Esta organizaci6n del gobierno no era igual en todas las






30 SOFONIAS SALVATIERRA

tribus o naciones del territorio centroamericano. En algunas
el rey sefalaba a su sucesor, y en otras, como en Nicaragua,
el sistema era elective y afectaba la forma republican. La
coronaci6n y reconocimiento de un rey eran celebrados con
grandes fiestas. En algfn tiempo anterior el gobierno fu6
teocrdtico, centralizado por la cast sacerdotal; pero poco a
poco la casta de los guerreros separ6 las dos funciones. (15).
En lo judicial, el gobierno lo ejercian sujetos de la aris-
tocracia, con caracter de inamovibles, y se les exigia absolute
fidelidad en el desempeflo de sus funciones. El prevaricato
se castigaba con la suspension y el inhabilitamiento per-
petuos.
La ceremonia matrimonial.-El matrimonio entire los indios
no pasaba de ser un contrato civil, pues los representantes
del culto religioso no intervenian en so celebraci6n. S61o en
la line masculina existian los impedimentos. Un hombre
podia casarse con su hermana de madre, nunca con su her-
mana de padre. Tampoco podia hacerlo con ningan pariente
de la linea masculina, por muy distant que fuese la paren-
tela. Podian casarse con sus cufiadas y madrastras. La
ceremonia se verificaba con aparato y solemnidad. Para
concertar los matrimonios, el padre del pretendiente enviaba
comisionados a los de la pretendida, con mas o menos ricos
regalos, a verificar la solicitud de matrimonio. Si los comi-
sionados eran recibidos, este s61o hecho indicaba que estaba
aceptado, de lo contrario, se retiraban sin dejar los regalos.
Algunos dias mas tarde se repetia la visit con otros obse-
quios, y despues de una tercera instancia quedaba terminado
el concerto matrimonial, considerAndose desde entonces vin-
culadas las dos families. El dia de la boda, varias sefioras
ancianas eran enviadas por el padre del pretendiente, a
acompafiar a la novia, .a la cual, despues de grades fiestas
en su propia casa, se la ponia en unas andas y era levada en
hombros de amigos a la casa del novio en medio de un cor-
tejo de convidados. Muchas veces la distancia que habia que
recorrer era hasta de veinte leguas. El padre del novio en-
viaba una comisi6n a encontrarla al camino. Llegados todos
a la casa, mataban codornices y quemaban sustancias oloro-

(15) Este fen6meno es comfn en la evoluci6n social de todas las
naciones.





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 31

sas en scci6n de gracias a los dioses, por el arribo venturoso
de la novia. Se la colocaba en un talamo y la concurrencia
bailaba y cantaba con gran alegria. En seguida, el cacique o
jefe del lugar practicaba la ceremonia usual de unir las ma-
nos de los novios, atarlos de sus vestidos y recomendarles
que fueran buenos en el matrimonio. Era de protocolo social
que los concurrentes dieran por contribuci6n entire ellos la
dote a la novia. En Nicaragua, ademis de las ceremonies
anteriores, al retirarse los convidados dejaban ardiendo un
trozo de ocote, que los novios veian consumirse hasta el fin, y
entonces se consideraba realizado en total el matrimonio. La
mujer casada se consideraba como comprada o como depen-
diente peroetua de su marido o de la familiar de dste, a la
cual quedaba unida, aunque enviudara, y nunca mds volvia a
la casa de sus padres. La poligamia era permitida. aunque
s61o una de las mujeres se consideraba legitima. Estaba re-
conocida la primogenitura, y si al morir un hombre no tenia
hijos con la mujer llamada legitima, lo sepultaban con todos
sus bienes.
En algunos cacicatos, entire los pipiles, por ejemplo, los
padres eran los que disponian y concertaban el matrimonio
de sus hijos, como derecho privativo de la paternidad, y lo
hacian cuando los contrayentes apenas habian salido de la
pubertad.
El matrimonio era para toda la vida; pero estaba permi-
tido el divorcio.
En la familiar indigena, el hijo, cualquiera que fuere su
edad, guardaba un profundo respeto a sus padres.
Los funerales.-Cuando morian, de la misma manera, todo
se hacia conforme a ritos religiosos. Si el difunto era sujeto
de alta clase, le ponian en la hoca una piedra preciosa, y en
seguida le frotaban el rostro con ella. La piedra era guarda-
da por uno de los principles del lugar. Le ponian al cadaver
los vestidos mejores que usaba el muerto; lo adornaban con
las joyas que eran suyas y con las que Ilevaban los concu-
rrentes a sus funerales, y lo sepultaban en cuclillas, junto
con los esclavos y esclavas que le habian sido mis fieles, a
los cuales se daba muerte inmediatamente que moria el amo,
con el fin de que se adelantaran a prepararle posada y de que
siempre le sirvieran. Los sepultaban, ademas, con los uten-
silios de sus respectivos oficios. Las sepulturas las sefialaban





32 SOFONIAS SALVATIERRA

con timulos de tierra bastante altos, Ilamados cues, y al pie
construian altares en que quemaban materials olorosas y
ejecutaban sacrificios. Cuando eran niflos los muertos, los
sapultaban con las cosas que les habian servido de juguetes.
El pesar no lo manifestaban vistiendose de negro, sino de
amarillo. En algfn tiempo tuvieron la costumbre de incinerar
los caddveres, segdn la clase de las personas y la enfermedad
de que morian.
La medicina.-Practicaban un especie de confesi6n auricu-
lar; pero parece que eso que los cronistas indianos llamaron
asi, no era sino una manera de las extrafias creencias de
aquellos pueblos, ligados con el modo con que sus medicos.
adivinos o agoreros ejercian el oficio de curar a los enfermos.
Los indios tenian en much veneraci6n a sus medicos, hasta
dedicarles altares, como a sus dioses. Curaban con procedi-
mientos hidroteripicos, con fumigaciones, sangrias, que ve-
rificaban con la espinas del puercoespin, con masajes, con
preparados de yerbas medicinales y con ceremonies mdgicas.
Practicaban la cirugia y aplicaban anestesicos. Tenian asilos
de enfermos, donde practicaban experiencias los que se dedi-
caban a la medicine.
Cuando el paciente confesaba el motivo de su dolencia,
esa confesi6n era considerada como la mejor medicine. Como
crelan que los dioses no querian ningun mal para los hom-
bres, pensaban que las enfermedades eran products de
maleficios o eneantamientos. Asi tambien se pensaba entire
los aymaraes y quechuas. Para su curaci6n se le prescribia
ofrendas a los dioses y muchas veces sacrificios de esclavos.
Los quiches practicaban una auto-confesi6n, o la hacian con
los animals del bosque. En Nicaragua oia la confesi6n el
anciano celibe mas respectable; pero era designado por elec-
ci6n de la comunidad. Las penas dadas a los penitentes con-
sistian en la obligaci6n que se les daba de Ilevar lefia al
temple y limpiarlo.
Los cultivos.-Cultivaban el matz (16), el frijol, el cacao,
el algod6n, el camote, el afiil, la vanilla. Los dos primeros
formaban la base de la alimentaci6n. Las piedras en que
molian el maiz para hacer los tlascal (tortillas), se llamaba
metal, y el utensilio de barro en que los cocian al fuego,

(16) Algunos naturalistas dieen que Nicaragua fu6 la cuna del maiz.






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 33

comal. Tambi6n cultivaban tabaco, cebollas, (17) yuca,
chayotes, calabazas, patatas, henequ6n. Se alimentaban de
la caza y de la pesca y de diferentes frutas naturales. Un
animal muy apreciado para la alimentaci6n era el chumpipe
o guajolote, lo mismo que el tepezcuintl, o guardatinaja, los
patos y los pavos. Bebian pulque y chicha de maiz; tambi6n
eran hibiles apicultores. Para la tala de los bosques usaban
hachas de piedra, y hacian las siembras con pedazos de ma-
dera con que roturaban la tierra. Con el fin de asegurarse
buenas cosechas, verificaban ceremonies supersticiosas antes
de la siembra y al Ilevar los granos a la troje.

La Industria.-No conocian el hierro. El bronce apenas si
se sabe que lo conocieron y de 61 s61o hay huellas. El peder-
nal era el usado como instrument para las labores agricolas.
Tejian el algod6n y utilizaban los tintes de la cochinilla, el
affil, el caracolillo y el que extraian de varias plants y de
tierras colorantes. Con el oro y la plata fabricaban joyas, y
con las plumas de pajaros raros, que les arrancaban sin ma-
tarlos, confeccionaban bellos articulos de adorno. En la
cerfmica fueron muy habiles. Fabricaban vasos, jarros, ins-
trumentos musicales y figures de hombres y animals, din-
doles colors muy firmes. Estos objetos han servido en mu-
cho para distinguir la cultural de los diferentes pueblos au-
t6ctonos de America y reconocer las influencias que ejercieron
los unos sobre los otros por invasiones o por grades de civi-
lizaci6n. Eran hibiles en el hilado y la fabricaci6n de telas.
Entre los textiles contaban, ademis del algod6n, con el pelo
del conejo y de la nutria y las plumas de las aves y el mate-
rial extraido de varias classes de palmeras. Los grabados
pict6ricos de las telas'los hacian con moldes de barro. De
materials textiles fabricaban esteras, que Ilamaban petates o
petatl, canastos, hamacas, cordeles y otros, dandoles colors
various de muy subido matiz. Tambien labraban jicaras,
especie de calabaza que se produce naturalmente en Centro-
america. En cuanto al uso del maiz, es en Nicaragua en
donde se emplea como material prima de una gran variedad
de formas alimenticias, entire otras el pinol.

(17) Respecto del plitano, no hay seguridad de que sea originario
de America; mAs bien se tiene pot cierto que vino de las Indias Orienta-
les a las Canarias y de aqul a America.






34 SOFONfAS SALVATIERRA

La Indumentarla.-La indumentaria comfin indigena era
sencilla. Los varones usaban una manta rectangular, que
atada al cello caia por delante y por detris, hasta las pier-
nas, y se la cenian en la cintura con una faja. Las mujeres
usaban el huipilli, especie de camisa sin mangas que les caia
hasta las piernas. Ambos sexos usaban un calzado de cuero
parecido a la sandalia, al cual lamaban cactilli, y que es el
mismo caite del labriego modern.
El Comercio.-Practicaban el comercio intercambiando
products o vendi6ndolos por cacao, el cual les servia de mo-
neda, y tenian tres unidades para las equivalencias: contles
de 400 granos cada uno, xiquipiles de 8,000 granos o 20 con-
ties, y cargas de 24,000 granos o 3 xiquipiles. Celebraban
ferias en lugares determinados, y a lo que hoy l!amamos
mercado les decian tiangues. En Nicaragua, s6lo las muje-
res y los nifios podian concurrir a esos centros de comercio.
Los medios de transport eran los mismos indios, y los
que ejercian este oficio se Ilamaban tlamemes, los cuales
conducian sus cargas con mecapales. En los rios y los lagos
usaban canoas movidas por remos, y les ponlan toldos de
petates.
Frecuentemente hacian sus viajes comerciales en cara-
vanas, y era obligatorio observarlo todo y a su regreso dar
cuenta al cacique.
El comercio de esclavos no era tan duro como el usado
por los europeos. Era mas bicn una forma de servidumbre,
por la cual el aesclavoa estaba obligado a trabajar en cierta
epoca del afio a favor de su sefior.
La escritura y la pintura.-La escritura indigena era la
geroglifica, con la cual apuntaban detalles de su vida, escri-
tos por sujetos encargados de ello. Se servian para esto de
las pieles de venados y de la corteza de un Arbol que llama-
ban amatl, y le Ilamaban asi por el uso que hacian de 1:
amatl quiere decir perpetuar lo viejor, esto es, hacer la
historic. Desgraciadamente, algunos religiosos, por excesivo
celo, arrojaron al fuego muchos de estos que Ilamaremos
libros. Lo hizo en Yucatan el obispo Landa (18), y en Nica-

(18) El misme Fr. Diego de Landa, tercer obispo de Yucatan, 1o
dice: tUsaba tambidn esta gente de ciertos earacteres, con los cuales
escribian en sus libros sus cosas antiguas y sus eiencias, y con ellas y





COMPENDIO DR HISTORIC DE CENTROAM RICA 35

ragua el padre Bobadilla. Tambien hacian pinturas en telas
de maguey y de algod6n, y gustaban de los colors subidos,
utilizaban como materials colorantes algunas tierras a prop6-
sito y el jugo de plants tint6reas. Los libros, digdmosles
asi, los formaban doblando las tiras largas dibujadas. En el
trono de los reyes del Quiche habia pinturas artisticas de una
antigiiedad de mis de ochocientos afios. Trazaban cartas
geogrdficas en que senalaban con esmero las direcciones y
las distancias, y mareaban los rios, los pueblos y otras cir-
cunstancias del camino. Tambien sefialaban en estos mapas
sus huertas con todos sus linderos.
El arte arquitect6nico.-La arquitectura estaba bastante
adelantada entire los indigenas. Construian con piedra y lodo,
y con cal y arena los templos y mansiones suntuosas y los
fuertes para la defense military. Las edificaciones no carecian
de grandeza por las proporciones monumentales y por la
belleza de los adornos. Admira que pueblos que no tenian
desarrollado el conocimiento de la mecanica y de la geome-
tria, movieran tan grande bloques de piedra bien labrados y
los subieran a tanta altura en las construcciones. No legaron
a la formaci6n del arco y de la b6veda. Las casas eran gene-
ralmente bajas y largas, de gran extension. En la estatuaria
estaban bastante adelantados, tanto que en alguna media
podian competir con los artists de Europa. Las figures eran
casi siempre aleg6ricas. De los palacios, templos y fuertes
hay ruinas en todos los lugares de Centroambrica, particu-
larmente en aquellos en que los pueblos eran misicultos. Se
ven restos arqueol6gicos en Palenque, Copdn, Quirigui, Ti-
kal, Santa Cruz Quiche y otros.
Las poblaciones las construian por lo regular en sitios
elevados y de dificil acceso, con el fin de defenders mejor
de sus enemigos, que desgraciadamente eran sus vecinos.
Sepultaban, por alguna regla de fe, un cadaver en toda casa
recidn construida. Eso mismo hacian los indios del Ecuador.
El arte military de los indios.-Puede decirse que el estado
de guerra era perpetuo entire las tribus indigenas, sin otro

figures, y algunas seliales en las figures, entendlan sus cosas y las daban
a entender y ensefiaban. HallAmosle grande nimero de libros destas sus
letras, y porque no tenian cosa en que no hubiese superstiei6n y falseda-
des del demonio, se les quemaron todos, lo eual a maravilla sentian y les
daba pena,.





36 SOFONIAS SALVATIERRA


motive, las mis veces, que la envidia, el rencor o el deseo
siempre vivo de acrecentar sus dominios por la fuerza. Iban
a la guerra sin previa declaratoria, usando de la sorpresa con
toda frecuencia. Sus armas ofensivas eran lanzas de madera
y flechas de la misma material, con puntas de bronce o sim-
plemente giiscoyol, que disparaban con un arco; asimismo,
usaban hachas de pedernal, navajas, espadas de madera y
ondas para arrojar piedras. Defendian el cuerpo con escudos
forrados de piel y de algod6n y cotas de algod6n acolchonado.
No tenian lo que pudi6ramos decir estrategia ni tactica; todos
sus modos b6licos consistian en lanzarse violentamente y en
tropel a la pelea, con gritos estent6reos como para amedren-
tar al enemigo y animarse a si mismo, y tocaban instrumen-
tos sonoros para hacer ruido, como trompetas, caracoles y
tunes. Para el triunfo cada cual apelaba al auxilio de los
dioses. Los jefes usaban vestidos especiales hechos de pieles
de leones y tigres, y eran Ilevados en andas suntuosamente
adornadas. Tanto en la pelea como en la victoria, los indios
eran muy crueles en el tratamiento de los prisioneros y de
los pueblos vencidos. La muerte o la esclavitud eran las
penas usuales.
Se castigaba muy severamente a los traidores, a los
ladrones, a los asesinos, a los mentirosos, a los calumniadores
y a los sacerdotes que se embriagaban.
La pena de muerte se ejecutaba arrojando al delincuente
en un barranco profundo.
La carrera de las armas era de las mas hermosas, y las
hazafias militares las de mis prestigio. El servicio military
era obligatorio.
El Calendario.-Los indigenas de Centroamdrica, como los
de las otras regions de Amdrica, tenian medidas para com-
putar el tiempo. Los del Quiche siguieron el modo tolteca.
Lunaciones llamaban a los periods de veinte y seis dias, que
dividlan en dos parties, de trece dias cada una; la primer era
contada desde la luna nueva hasta la luna llena, y la segunda,
desde 6sta hasta otra vez la luna nueva. Pero bien pronto
reconocieron que los veintisdis dias no inclulan una lunaci6n
complete. DespuBs adoptaron el sistema solar para la me-
dici6n del tiempo. El mes constaba de veinte dias y de diez
y ocho meses el afio. Los otros cinco dias para completar el
afio sideral, que ellos conocian, no tenian nombre. Cada cua-





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA


tro afios agregaban un dia, con )o cual lo completaban (19).
Los comentaristas no estin de acuerdo en cuanto al dia en
que principiaban a contar los afos. Uno dice que el afio
quiche comenzaba el 24 de diciembre; otro que el primer
dia del ano cakchiquel era el 31 de enero; otro que el 21
de febrero; otro todavia que el 19 de noviembre. En Ni-
caragua los indios computaban el tiempo, de la misma ma-
nera, en aios de diez y ocho meses, y meses de veinte
dias, y los nombres de los dias eran iguales a los que les
daban los aztecas: lo que indica las conexiones que tuvie-
ron los diferentes pueblos americanos. Los indios de Hon-
duras daban al afio el nombre de yoalar, que quiere decir,
cosa que va pasando, y lo dividfan de la misma manera que
en las demis regions. Los indios creian en dias buenos,
malos e indiferentes.
El Nagualismo.-Como todo pueblo primitive o que toda-
via conserve algo de este estado, los indios eran excesiva-
mente supersticiosos y estas creencias tenian un valor de-
terminante de su conduct en todos los actos de su vida.
La superstici6n mis arraigada fue la del nagualismo. Habia
dos classes de nagual. Consistia la una en un brujo,
un hechicero, un hombre dedicado a prActicas de magia
diab6lica, con pr~deres ademis, segfn sus creencias, de
convertirse en animal. Consistia la otra en que el nagual
era una especie de Angel de la guard, pero no como el de
la fe cristiana, un ser inmaterial de elevada perfecci6n,
sino un animal feroz: tire, lagarto, serpiente, coyote.
Para elegirlo se iba el indio al monte, y se escondia junto
a un rio o en un cerro apartado, sacrificaba un perro, y
llorando invocaba a las cosas de la naturaleza y pedia a
los demonios que le concedieran lo que habia sido de sus
padres. DespuBs se dormia y creia ver en suefo y tomaba
a uno de aquellos animals que suponia poseido del demonio
y le pedia abundancia de cosas necesarias. Entonces crela
oir que el animal suplicado le hablaba asi: tIras a cazar, y
el primer animal que vieres ser6 yo, y me tendrAs como
companero y nagual todo el tiempos. Desde ese dia el indio

(19) Ea curioso que los indios de YucatAn tuvieran tun afio perfec-
too, eomo el nuestro, de 365 dias y 6 horas, como dice el obispo de Lan-
da. Modernamente, americanistas de nota creen que el alo cakchiquel
era do 400 diae.





38 SOFONfAS SALVATIERRA


era uno con su nagual. Pensaban que el que no lo tenia
no podia ser feliz.
El future del indio americano.--Prevalece la opinion de que
el indio americano estaba en el period neolitico cuando los
europeos arribaron a sus playas; pero su grado de adelanto
era evidentemente mayor que el que tenian los blancos
cuando estaban en aquel period. Quiere 6sto decir que
estaba en la infancia como raza.
Las expresiones psicol6gicas del aut6ctono de America
eran de las mas distinguidas cuando se puso en contact
con los invasores. Gentil, hospitalario, servicial, obsequiaba
y auxiliaba al extranjero con espontinea buena voluntad.
Heroico, irreductible, alcanz6 los grades mis elevados del
valor, cuando resisti6 la dominaci6n que le imponia el re-
ci&n Ilegado. Sometido a servidumbre por los blancos, se
produjo en ~l una modalidad moral caracteristica: el disi-
mulo, como para guardar su condici6n de hombre libre, o
que no se notara su tendencia natural a reconquistarla, y
adquiri6 tambien un hdbito, que se le hizo muy suyo: el de
aislarse, el de huir del blanco, el de no asociarse con e1,
el de no creerle ninguna manifestaci6n de bondad; sin em-
bargo, revela una sinceridad ingenua, como de raza joven y
de poca experiencia. En general, el indio muestra una expre-
si6n de melancolia y de tristeza, que vino a profundizar el
conquistador europeo con el trato que le di6. Este mismo
trato afirm6, hasta convertirlo en peculiar en los indigenas,
su desconfianza, su aspect sombrio y su indolencia. El
indio es inteligente, facultad que muestra frecuentemente,
y muchas veces en grado superior. Es notable el hecho de
que los grandes progress alcanzados en la parte indo-espa-
fiola de America se deben muy particularmente al mesti-
zo.
DespuBs de cuatrocientos aftos, se deja ver en el am-
biente social de los pueblos especificamente americanos, una
fuerte tendencia hacia la patria libre, a la independencia
individual y national. Es constant la reacci6n del aut6c-
tono americano, en busca de su personalidad libre, abatida
por la conquista. Perfectamente se nota que estos pueblos
le tienen un gran horror a la servidumbre, y que aman,
tal vez con formas no bien ordenadas todavia, la autode-
terminaci6n y el albedrio. El element indigena ha demos-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 39

trado en mas de una ocasi6n que no solamente no retrocede,
sino que avanza. Puro o mezelado, las nuevas generaciones
ofrecen unidades selectas, con desarrollo y aptitudes como
los pudiera tener cualquier pueblo adelantado.
El prejuicio racial del blanco agrav6 aCn mas la servi-
dumbre del indio, principalmente entire los sajones que se
establecieron en el Norte; y aunque en las posesiones es-
pafolas se verificaban unions entire ambos elements ra-
ciales, en la practice social este hecho era condenado, y
caia en desprecio de los blancos el que se casaba con una
india, lo mismo que su descendencia.
No obstante, la realidad de los valores raciales sigue su
curso. Todo hace career que si el indio estaba en los pri-
meros grades de su evoluci6n, la conquista interfiri6 su
desarrollo; pero no destruy6 la potencia de la raza en cre-
cimiento. Y a media que el tiempo pasa, esa potencia se
hace cada vez mfs active y ofrece para America grande
dias futures, en el mismo moment que, en virtud de la
misma ley, el decrecimiento de los blancos deje el cetro de
la cultural humana a la nueva raza en plenitud de desarrollo.






40 SOFONIAS SALVATIERRA



CAPfTULO III

Period Colonial

PRIMERA PARTE
Desde el Descubrimiento hasta la promulgaci6n de las Nuevas Leyes


EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA
Estado de Espafia en este tiempa.-Gobernaba a la naci6n
espafiola Don Enrique IV, apellidado el Impotente, quinto
rpy de la dinastia de los Trastamara. Su conduct no era
muy recomendable por sus dilapidaciones y sus vicios; los
servicios pbhlicos estaban abandonados y la mala adminis-
traci6n tenia empobrecido al reino, y a tal grado exhaust
el Tesoro de la Corona, que, sin crddito, nadie queria ven-
derle de fiado al despensero del rey. Como su esposa, la
reina dofia Blanca de Navarra, no le diera sucesi6n, la re-
pudi6 y se cas6 con Dora Juana de Portugal, de quien naci6
una nifia que Ilamaron Juana. No obstante, una parte de
la nobleza desconoci6 a la reei6n nacida, y la motej6 con el
apodo de la Beltraneja, porque no la creian hija del rey,
sino de don Beltran de la Cueva.
Por otro lado, Don Enrique tenia una hermana llamada
Isabel, a la cual la naci6n queria por reina. Muri6 Don
Enrique en 1474, e inmediatamente fu6 proclamada Dofia
Isabel por la mayor parte de la nobleza. Los partidarios
de la Beltraneja pidieron auxilio a Don Juan II, rey de
Portugal, quien habia celebrado esponsales con la princess
motejada; pero fueron vencidos. A su vez Dora Isabel,
siguiendo la political de las unions reales con el objeto de
conseguir al fin la constituci6n de un s6lo reino en Espafia,
se habla casado con Don Fernando, principle heredero de la
corona de Arag6n.
Mfiltiples fueron las cuestiones de todo orden que de-
bieron resolver estos dos reyes. En el orden administrative
organizaron la hacienda en bancarrota y el gobierno en
anarquia que habian heredado de Don Enrique. En el so-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 41

cial necesitaron someter a la nobleza turbulenta y limpiar
a la naci6n de tanto malhechor que la infestaba. Con el
objeto de promover la cultural, muy descuidada por el an-
terior reinado, hicieron venir de Italia hombres instruldos,
various de los cuales fueron los preceptores de sus propios
hijos, los principles. Y por iltimo, tuvieron que resolver
el gran problema national de la expulsion defiritiva de los
moros, que estaban reducidos desde hacla muchos afos al
reino de Granada. En este empefto se hallaban cuando se
present ante los soberanos, en C6rdoba, el marino Crist6-
bal Col6n, en enero de 1486.
Nacionalidad del Descubridor do Amirica.-Aunque en estos
iltimos tiempos, muchas ciudades espafiolas se han disputado
el honor de haber sido la cuna del inmortal marino, es cosa
evidentemente averiguada que naci6 en Genova por los afos
de 1434 a 1436, segin la referencia del Bachiller Presbitero
Andrds BernAldez, historiador de los Reyes Cat6licos, cono-
cido comunmente con el nombre de Cura de los Palacios,
porque fue cura de este pueblo, que estA cerca de Sevilla,
con quien Col6n cultiv6 intimas relaciones y quien dice qua
aparentaba tener 70 anfos. Por otro lado, investigadores
italianos afirman que naci6 en 1451. Desde su niflez se
consagr6 a la navegaci6n y recorri6 los mares conocidos
entonces, desde el Mediterraneo hasta Islandia.
Col6n pide apoyo a los Reyes.-Por sus muchas lectures y
observaciones lleg6 a convencerse de que navegando por el
Occidente se podia llegar a las Indias Orientales, que bus-
caban los portugueses navegando por las costas de Africa,
y proponia que en esa ruta habia islas alli en los confines
del oc6ano Atlantico. Expuso su pensamiento al rey de
Portugal y le pidi6 auxilio para verificar el viaje (20). No
habiendo conseguido nada, se fu6 a Espanfa en 1484, y el
Cardenal Mendoza lo present ante los reyes por carta de
envio que le escribi6 al Prelado el Duque de Medinaceli.
Col6n se habia casado con Dofa Felipa Muftiz de Pellestre-
1lo, de la cual enviud6 poco despuds. Fruto de ese matri-

(20) Se ha repetido como hecho hist6rieo, que Col6n pidi6 auxilio a
otras naciones, como G6nova y Francia; pero lo cierto es que no hay do-
cumento que lo pruebe, y en este caso aquello debe ser tenido como tra-
dici6n.





42 SOFONfAS SALVATIERRA

monio fud su hijo Diego, en cuya compaiia lleg6 a Espafa.
Se ha dicho que el ilustre marino al entrar a la Peninsula
se detuvo en el Convento de la Rabida; pero es lo cierto
que no hay ningun document que lo pruebe, mas bien los
hay que dejan entender otra cosa. Parece que los historia-
dores han confundido la estada de Col6n en la Rabida,
cuandointent6 irse de Espafia en 1491. En C6rdoba cultiv6
intimas relaciones con la distinguida dama Dofia Beatriz
Henriquez de Arana, con la cual tuvo su hijo Fernando,
quien hered6 los talents de su padre.
Como acto previo a todo trato, Don Fernando y Dofa
Isabel remitieron en consult el proyecto del genoves a una
Junta que se reuni6 en C6rdoba. Muchos do los examina-
dores rechazaron la idea por ser contraria a la creencia
dominant de que la tierra era plan y no redonda, como
proponia el marino (21). Desde luego, no se resolvi6 nada,
aunque la reina, que no el rey, sigui6 tratando con benevo-
lencia a Col6n y ofreci6ndole que en mejor ocasi6n resol-
verla el asunto. Pasaba el tiempo. En el convento de los
dominicos de Salamanca, que no en la Universidad, como
se ha repetido equivocadamente, se verificaron nuevas reu-
niones' entire el juicio favorable y adverse de los concurren-
tes. Por iltimo, el genoves, cansado de esperar, resolvi6
en 1491 marcharse a otro pals en busca del apoyo requeri-
do. Pero al pasar por la Rabida, el Guardian del convento,
Fray Juan Pdrez (22), le oy6 con atenci6n y le suplic6 que
esperara mientras 61 se comunicaba con la reina, que estaba

(21) Son del Padre Alejandro de Giraldini, preceptor que era de las
princess, y personaje coneurrente a estas juntas, las siguientes pala-
bras: aSe discutla este proyecto en un consejo compuesto de los hombres
mis eminentes en dignidad. Las opinions estaban divididas, porque
algunos prelados trataban la opini6n, de una herejia manifiesta, citando
a Lyra sobre el globo terrestre, y la de S. Agustin, que no hay antipo-
das, ye me encontraba por casualidad detrAs del Cardenal Mendoza,
hombre igualmente recomendable por sus cualidades y sabiduria; hicele
present que Nicolis Lyra no era un te61ogo muy hAbil, y S. Agustin
un doctor de la Iglesia, ilustre por su doctrine y santidad. pero que
ninguno do ellos era un ge6grafos.
(22) Por macho tempo se mantuvo el error de que el frayle que
recibi6 a Col6n en la RAbida se Ilamaba Juan Pdrez de Marchens, y ya
esti documentalmente demostrado que su nombre es Juan P6rez, aunque
tuvo relaciones con otro frayle Ilamado Antonio de Marchena. Por ma-
nera que los religiosos son dos y no uno.






COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAMERICA 43

en Santa Fe, y de la cual habia sido confesor. Con este
motivo, el marine regres6 ante la soberana de Castilla, y
aun presenci6 la toma de la ciudad sarracena el 2 de enero
de 1492. No obstante, siguieron las dilatorias. Como al
marino le desesperara aque- -,---. -.
ila lentitud y parsimonia de
los Reyes para darle el au- ,o'i
xilio ofrecido, la reina, en -
un moment de violencia le ,
dijo que si no podia esperar
que se fuese en hora buena; ,
y como para tal reina tal
marino, Col6n tom6 inme-
diatamente su mula, y se "
march6 por el camino de i
C6rdoba. Pero Isabel, reca-
pacitando, envi6 a un horn-
bre detrAs del future Al-
miante para devolverlo. La
tradici6n dice que lo alcan-
z6 en Pinos Puente. Por un --
error de los cronistas india-
nos se ha repetido la false-
dad de que la reina empefi6
sus alhajas para los gastos
del primer viaje. Una sim- Doia Isabel la Cat6lica
pie frase de excuse de Isabel di6 origen a la leyenda de las
alhajas. Luis de SantAngel, Tesorero de Arag6n, provey6
el dinero, que fud poco mas de un quento (un mill6n) de
maravedis (23). Entonces se celebraron las eapitulaciones
en los tdrminos exigidos por Col6n, el 17 de abril de aquel
aflo de 1492 (24).
Fray Juan Pdrez cooper eficazmente con Col6n para
el alistamiento en Palos, y los Pinz6n, por 6rdenes conmi-
natorias de la reina, hicieron la propaganda entire la mari-
neria, que se negaba a engancharse para viaje tan dudoso.

(23) Cuatrocientom cinenenta maravedis equivalian a un peso oro.
De consigulente, el prdstamo fud de un poco maf de dos mil pesos oro.
(24) El aator de este Compendlo conserve en fotocopia uo tanto del
Rnieo original de las eapitnlaciones, que se guards en el Archivo General
de Indias, de Sevilla.





44 SOFONfAS SALVATIERRA

La reina orden6 que nadie debia negarse al liamamiento de
Col6n, bajo pena de castigo, y mand6 que a los criminals
enjuiciados que quisieran engancharse en la expedici6n, se
les suspendieran los process. Tambidn se halag6 a la ma-

sofnaban encontrar (25).

El primer viaje colombino.-
Con tres carabelas bien apa-
rejadas, la Santa Maria, la
Pinta y la Nifia, a la sali-
S da del sol (26) del viernes 3
de agosto de 1492, se hizo a
la vela la expedici6n. Pocos
dias despuds llegaron a las
SCanarias, en donde perma-
necieron algfin tiempo repa-
rando sus barcos y comple-
i j tando el aprovisionamiento.
'. El 6 de septiembre zarparon
tomando la direcci6n del Po-
niente; y entire la duda sim-
ple o el temor manifiesto de
la marineria, pero no la re-
beli6n, como se ha dicho, el
Don Fernando el Cat6lico 12 de octubre del mismo ano
arribaron a la isla que los indigenas Ilamaban Guanani, y que
Col6n bautiz6 con el nombre de San Salvador. A la hora de
acostarse del 11, Col6n vi6 a lo lejos una luz que se movia, y
recomend6 vigilancia. A las dos de la manana del 12, Juan
Rodriguez Bermejo o Rodrigo de Triana, que parecen ser la
misma persona, di6 el grito de iTierra!, y la Pinta dispar6
un cafionazo. Estaba descubierto el Continente Americano.
DespuBs de recorrer el archipielago de las Lucayas, arrib6 a
la isla de Cuba y en seguida a la de Haiti, que Col6n design
con el nombre de Espaflola. Alli construy6 un fuerte y dej6

(25) Les decian: cAnda act, idos con nosotros eata jornada, que
andiis miserando; haeed esta jornada, que seg6n fama habemos de fa-
hAlr las easas con tejas de aro, a todos verndis ricos e de buenaventura.
(26) eAntes de la salida del sol con media hora antees, dice el Dia-
rio de Ccl6n.





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 45

39 de sus mariners. En seguida emprendi6 el viaje de re-
greso, entrando en Palos el viernes 15 de marzo de 1493, y a
Sevilla lleg6 el 31 del mismo mes, Domingo de Ramos. Sigui6
para Barcelona, en donde estaba la Corte. Lleg6 a la ciudad
condal a mediados de abril.
En el trAnsito se le tributa-
ron estruendosas ovaciones.
Los reyes a su vez lo colma-
ron de honors.

La Bula del Papa.-Con el
Sfin de legalizar, conform
los usos de la 6poca, sus
derechos sobre las tierras
descubiertas, los reyes soli-
citaron del Papa Alejandro
VI la Bula correspondiente.
Su Santidad la expidi6 el 4
de mayo inmediato, autori-
zando a los soberanos de
Castilla para ejercer domi-
nio sobre America con el fin
de civilizar y cristianizar a
los naturales. Esta Bula asi
concebida ampar6 decisiva-
Crist6bal Coldn mente la libertad del indio
y fud un obsticulo insuperable contra los conquistadores y
algunos letrados y aun te6logos que pretendian esclavizarlo,
alegando que siendo pagano el aut6ctono de Am1rica, le era
licito al cristiano reducirlo a la esclavitud. Destruir este
concept errado y fatal fu6 la obra cumbre de Fr. Bartolom6
de Las Casas. Esta Bula modific6, elevando los fines, el ca-
rficter puramente commercial y politico que tenian las capitu-
laciones de Santa Fe.
El cuarto vlaje. Col6n descubre la Costa Atlintica de la Am6-
rica Central.-Col6n verific6 cuatro viajes. En el segundo des-
cubri6 Jamaica y Puerto Rico; en el tercero lleg6 a las costas
de Venezuela, por el golfo de Paria, y reconoci6 que aquellas
tierras eran un verdadero Continente.
En el cuarto sali6 de C6diz el 9 de mayo de 1502. Traia
cuatro naves, y con I1 venian el Adelantado Don Bartolom6,






46 SOFONfAS SALVATIERRA

hermano del Almirante, y su hijo Don Fernando, de trece
anos de edad. El odio y los celos que Col6n habia despertado
entire los beneficiados con su portentoso hallazgo, determina-
ron a la reina a prevenirle que en ning6n caso podia desem-
barcar en Santo Domingo. No se lo permitieron tampoco los
de la isla, no obstante la tempestad que 61 anunci6, aviso
que, de la misma manera, no quisieron tender los de la isla,
menos el Comendador Francisco de Bobadilla, que aflos antes
habia encadenado a Col6n como a un criminal, y que ahora se
aprestaba para hacerse a la vela rumbo a Espana. La tem-
pestad se desat6 furiosa, y ali no mis, a poco de haber sali-
do, se hundi6 totalmente la flota, pereciendo el Comendador
y los que le acompafiaban.
Reparados sus barcos, sigui6 Col6n la ruts de su viaje, y
el 30 de julio lleg6 a la Guanaja, que 61 llam6 isla de Pinos.
Alli pudo distinguir gente de tribus mis civilizadas. Prosi-
guiendo el viaje, lleg6 el Almirante a tierra firme el 14 de
agosto, en el lugar que hoy estA Trujillo, y alli se dijo la
primer misa en suelo centroamericano. Asi lo consigns el
historiador Don Jose Milla y Vidaurre; pero Diego Mdndez,
compaflero de Col6n y testigo presencial, afirma en una de-
claraci6n jurada, que fue el Adelantado Don BartolomB Col6n
quien desembarc6, y no para la celebraci6n de una misa, sino
para tomar posesi6n de la tierra, acto 6ste que, segfin el ex-
presado historiador Milla, se verific6 en el rio Tinto. No obs-
tante lo contrario de los vientos, siguieron adelante. Explo-
raron aquellas costas, que nominaron Guaymura, por llamar-
se asi un pueblo de indios que alli habia. Tambien la llamaron
Hibueras, por haber visto flotando muchas calabazas, de
las que en Santo Domingo Ilamaban con ese nombre. Quisie-
ron anclar en various lugares de aquella costa; pero no podian
tocar fondo, hasta que al fin lo consiguieron, por lo cual ex-
clamaron: uBendito Dios que hemos salido de estas hondu-
rasw. Esto lo afirma el cronista Herrera; aunque el historiador
R6mulo E. Dur6n, sin indicar la fuente, dice que esa excla-
maci6n la hicieron los hombres de Yafiez Pinz6n, en 1508,
cuando navegaban por esas costas sin poder anclar y al fin lo
consiguieron.
No bien hablan levantado anclas, cuando se desat6 una
furiosa tempestad. Se abrieron los navios, se rasgaron las
velas, se perdieron anclas y jarcias; otras tormentas se ha-
bian visto, mas no durar tanto ni con tal espanto*, dijo el





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMARICA 47

Almirante a los reyes. Y lo que mis dolia al gran marino era
la presencia, aunque animosa, de su pequeflo hijo, asi como
el recuerdo del que tenia en Espafia, y 61 anciano y postra-
do, sin poder dirigir las maniobras personalmente. Lograron
llegar a la ensenada de un cabo, que Col6n por esto lo llam6
de Gracias a Dios.
Siguieron navegando paralelos al litoral, que los indige-
nas Ilamaban Cariay o Cariary, el mismo que durante la Co-
lonia se llam6 Costa de los Mosquitos y hoy se nombra Costa
Atlantica. Llegaron a la desembocadura de un rio, y necesi-
tando lefia y agua dulce, enviaron unos hombres en various
botes, pero naufrag6 uno con toda su gente. Col6n puso a este
rio el nombre de Desastre. Los barcos de la flotilla no iban
en muy buen estado. Llegaron a una isla pequefia, que los
indigenas llamaban Quiribiri y que los expedicionarios nom-
braron la Huerta, por los muchos Arboles frutales que alli
habia. Desembarcaron y pudieron observer que los indios
conservaban los cadaveres embalsamados, envueltos en man-
tas de algod6n. Hallaron muy poco oro, de baja calidad.
Avanzando, Ilegaron a la bahia que hoy se llama Bocas
del Toro y a cuya tierra los naturales nombraban Veragua.
Aqul dur6 algfn tiempo, siendo hostilizado por los indios;
tambien perdi6 uno de sus maltrechos navios. Sigui6 adelante
hasta el punto del istmo llamado Retrete, de donde dirigi6
sus proas hacia el Norte, rumbo a la isla de Cuba; de aqui
regres6 hasta la isla de Jamaica, donde perdi6 el resto de sus
barcos, quedando desamparado entire indios naturalmente
enemigos. Su fiel servidor Diego M6ndez, mostrando un arro-
jo extraordinario, tom6 un pequefo bote indigena y so lanz6
al mar en busca de la Espafola, con el fin de conseguir un
barco para sacar a lbs nAufragos de Jamaica; pero el gober-
nadcr Obando. haciendo uso de una actitud indigna y por
siempre censurable, retuvo a M4ndez por mas de ocho meses
con falsas promesas de permitirle obtener el barco salvador.
Hizo mis: en son de burla envi6 a uno de los mis encarniza-
dos enemigos del Descubridor en un navio hasta Jamaica,
para s6lo decirle que no le enviaba embarcaci6n porque no
tenia, contentandose con dejarle al Almirante una pierna
de cerdo y una botija de vino, y se regres6. Al cabo le fuM
permitido a Diego Mendez tomar la embarcaci6n que ya tenia
conseguida, en la cual pudo Col6n regresar a San Lucar de
Barrameda, el 7 de noviembre de 1504.






48 SOFONIAS SALVATIERRA

Muerte de Col6n.-Anciano y enfermo este grande hombre
sufri6 otra contrariedad: la muerte de la reina Isabel, ocurri-
da el 26 del mismo mes de su regreso. La soberana le habia
tratado con discreta benevolencia, no asi don Fernando, cuyo
mal querer le produjo no pocos sinsabores y le acarre6 tantos
enemigos. Don Fernando se neg6 con molestas evasivas a
cumplir con el contrato contenido en las capitulaciones de
Santa Fe, confirmadas en solemnes Cedulas reales. Solamen-
te le reconoci6 los titulos de Don y de Almirante. Abandona-
do, s6lo con la caritativa compania de frayles amigos, muri6
en Valladolid el 20 de mayo de 1506. Sus restos reposan en
Santo Domingo, segfn los dominicanos, o en Sevilla, segin lo
afirman los espafioles. Su empresa del Descubrimiento de
America ha sido calificada como ala mis fecunda de la His-
toria.
LA CONQUISTA DE CENTROAMERICA
Se inician las expediciones conquistadores.-Mientras se con-
quistaban las islas del Mar Caribe y se exploraban las regio-
nes de Tierra Firme, ninguna expedici6n volvi6 a organizarse
por various afos hacia las tierras de la America Central. Era
necesario que se descubriera el Oceano Pacifico, lo cual reali-
z6 Vasco Nfiiez de Balboa el 25 de septiembre de 1513, y que
Pedrarias Davila, gobernador del Darien, fundara Panama en
1519, para que se intentara el reconocimiento de las costas
del istmo por ese mar. Antes que esto ocurriera, Bartolome
Hurtado y Hernan Ponce, en 1516 las recorrieron de orden de
Pedrarias hasta el Golfo de Nicoya. La actitud defensive de
los indios oblig6 a los expedicionarios a regresarse. Pero el
objeto inmediato no era, segun lo dice el historiador Milla, la
exploraci6n o el descubrir, sino cazar a los indios para ven-
derlos como esclavos, de la misma manera que se hacia en las
Antillas.
Caza de indios en las Guanajas.-Veamos lo que se hacia en
esa parte del AtlAntico en aquel mismo aflo de 1516. Diego
de Velazquez gobernador de Cuba, habia autorizado la
caza y venta de los indios isleflos del golfo de Honduras. Es-
tos nuevos ladrones de hombres salieron de Santiago de Cuba
en various buques, y saltando a tierra en las islas de la Bahia,
se apoderaron en una y otra de los que pudieron y los ence-
rraron en las bodegas de los buques. Llegados a la Habana,
]o, nepociantes de care humana desembarcaron, menos ocho






COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAM9RICA


que dejaron cuidando la mercancia. El silencio que se notaba
sobre cubierta anim6 a los indios prisioneros, los cuales, rom-
piendo las escotillas, saltaron resueltos sobre sus guardianes,
los mataron, alzaron las velas y tomaron rumbo a sus hoga-
res. Inmediatamente Velazquez hizo armar otros dos navios
en que persiguieron a los libertados indios. Llegados a las
islas estos nuevos cazadores, capturaron (hasta quinientas
personas entire hombres, mujeres y nifos'. Regresados a
Cuba, los espafioles procedieron ahora como antes: bajaron a
tierra a divertirse, dejando de guard a unos pocos de sus
eompaneros. Los indios entonces saltaron sobre cubierta y
rifieron valerosamente por su libertad; vencidos lo espa-
fioles, algunos que quedaron con vida se echaron al agua y
se refugiaron en el otro buque. Entonces se trab6 un com-
bate entire las dos embarcaciones, siendo alas dos horas
de lucha vencidos los pobres indios, que fueron alli no mds
vendidos en piblica subasta. Estos negros hechos los refieren
los mismos cronistas espafioles de aquella 6poca.
Expediciones exploradoras organizadas por Pedrarias.-En
1520 Pedrarias envi6 dos expediciones al Occidente, una por
mar, bajo el mando del Licenciado Gaspar de Espinosa, y
otra por tierra, comandada por Francisco Pizarro. Uno de
los caciques que mas resistencia opuso a los conquistadores
fu4 el famoso Urraca, que reinaba en Burica. Dos veces trab6
combat con los hombres de Espinosa, al grado de que estos
necesitaron ser reforzados por destacamentos que comandaban
Hernando de Soto y Francisco Campan6n. Pedrarias en
persona se vi6 precisado a comparecer al campo de la lucha;
ni adn los destrozos de la artilleria en las huestes indigenas,
desanimaban al valeroso Urraca; pero alfin tuvo que retirarse
a sus montafas, en donde muri6 de tristeza. Pedrarias reparti6
una buena cantidad de indios entire los colones de Nati, en
cuyo pueblo dej6 como a teniente suyo a Diego de Albitez.
Los expedicionarios habian Ilegado hasta el golf de Nicoya,
que entonces nombraron de San Vicente.
La expedicl6n de Gil GonzAlaz a Nicaragua.-Gil Gonzalez,
apoyado por las influencias del obispo Fonseca, president
del Consejo que manejaba los negocios de Indias, consigui6
en 1519 una capitulaci6n para venir a buscar el estrecho que
se suponla debia comunicar el AtlAntico con el Pacifico. Con
este prop6sito, se le concedia a Gil Gonzalez el derecho de






50 SOFONIAS SALVATIERRA


navegar mil leguas al Occidente de Panama (27). Pilot de
la expedici6n era Andres Nilo, y Tesorero Andrds de Cere-
ceda. Pedrarias le entregaria, de orden del rey, los buques
que dej6 construidos Vasco Nifiez de Balboa cuando el terri-
ble gobernador lo apart6 de su camino en el patibulo de Acla.
Gil GonzAlez traia desarmados dos buques desde Espana. Co-
mo se negara Pedrarias a entregar los dejados por Balboa,
le fua precise construir otros en la isla de las Perlas, de
donde sali6 la expedici6n el 21 de enero de 1522. A poco
andar le fue precise desembarcar, porque una de sus na-
ves no iba bien. Mientras el piloto Nino la reparaba, e1
se intern en el territorio de lo que hoy se llama Costa
Rica, debiendo Nino continuar la navegaci6n y esperar-
lo mas adelante. Despuds de recorrer aquellas tierras,
Gil GonzAlez volvi6 a la costa y encontr6 los barcos en el
golfo de San Vicente. Dispuso continuar sus exploraciones
y orden6 a Nino que siguiera navegando hacia Occidente, y
que al regresar lo esperara en el mismo golfo de San Vicente.
El, entire tanto, internandose en la tierra adentro, lleg6 a los
dominios del cacique Nicoya, y mas adelante a los del cacique
Nicaragua (28). Este se someti6 despues de una entrevista
cordial. Sigui6 adelante el explorador, y despues de caminar
algunas leguas, le cort6 el paso con las armas en la mano el
cacique Diriang6n el 17 de abril de 1523, seguramente en un
sitio entire Ochomogo y Nandaime. Aunque victorioso en el
combat, Gil GonzAlez opt6 por regresarse (29). Lleg6 a
Panama el 5 de junio de 1523, habiendo descubierto el lago
de Nicaragua, que el bautiz6 con el nombre de Mar Dulee, y
con la sospecha de que debia tener un desaguadero hacia el
Mar del Norte. Tambien Andres Nifio habia navegado hasta
Tehuantepec, dejando descubierto el golfo de Chorotega, al

(27) Esta expedici6n de Gil Gonzalez era complementaria de la otra
de Magallanes, que al mismo tiempo sali6 con rumbo sur sobre el Atlin-
tieo a buscar el estreeho.
(28) Si el primer espafiol que se puso en contact eon este cacique
encontr6 que e lamaba Nicaragua y de su nombre tom6 el suyo la Pro-
vincia, iqud raz6n hay para insistir en el error de llamarlo Nicarao?
(29) Leyendo la carta de Gil Gonzalez al rey, en que le inform de
esta expedici6n, se viene en conocimiento que el explorador se regres6
inmediatamente despu6s de este combate, y que no descubri6 el lago
Xolotlan y much menos el Golfo de Chorotega. Ilamado de Fonseca,
como lo dicen equivocadamente various historiadores.






COMPENDIO DE EISTMRIA DE CENTROAMtRICA


cual bautiz6 Gil Gonzilez con el nombre de Fonseca, en honor
del obispo que le protegia.
Como el objeto central de las capitulaciones era buscar
el estrecho, GonzAlez quiso reorganizarse en Panama y volver
por la misma ruta a proseguir en la empresa; pero Pedrarias
le manifest que se lo permitiria solamente que fuera bajo sus
6rdenes. Tambien Pedrarias, hombre autoritario por demas,
exigi6 que le entregara la parte de oro recogido que le co-
rrespondia al rey. A todo se neg6 Gil GonzAlez, y se march
a Nombre de Dios, en donde compr6 una embarcaci6n para
dirigirse a Santo Domingo en busca del amparo de la Au-
diencia.
Hernindez de C6rdoba verifica la conquista de Nicaragua.-
Pedrarias entonces, que tenia lista una gente para expedi-
cionar por el lado de Levante, la puso a las 6rdenes de Fran-
cisco Hernandez de C6rdoba, con el fin de que verificara la
conquista definitive de los pueblos descubiertos por Gil Gon-
zflez. Con 41 venian Hernando de Soto, Sebastian de Belal-
cizar, Gabriel de Rojas y Francisco Campafi6n. Hernindez
de C6rdoba fund en el pueblo de Orotina la villa de Bruse-
las. Abridndose paso por la fuerza de las armas, lleg6 a
orillas del Gran Lago de Nicaragua. Sigui6 adelante en
advance victorioso sobre los indios de Imabita y fund una
ciudad a orillas del Lago Xolotlfn, al pie del volcn Momo-
tombo, el dia de la Santisima Trinidad, el 18 de junio de 1524,
a la que di6 el nombre de Le6n y destiny para la capital de la
Provincia. DespuBs fund la ciudad de Granada a orillas -del
Gran Lago y al pie del volcan Mombacho. Continue su mar-
cha hacia el Norte, hasta las montafias de Olancho, en donde
lo veremos encontrarse con Gil Gonzalez.
Gil Gonzilez en Honduras.-Llegado Gil Gonzalez a Santo
Domingo, la Audiencia lo autoriz6 para seguir explorando, en
atenci6n a lo prescrito en las capitulaciones. Envi6 a Espafia
a Cereceda con la parte de oro que le correspondia al rey y
con una carta saya para el soberano, fechada en Santo Do-
mingo el 6 de marzo de 1524, en la que daba los detalles de
us expedici6n a Nicaragua. A los pocos dias sali6 para las
costas de Honduras, el 15 de marzo (30), dirigidndose hacia
(30) Es equivocado afirmar que Gil GonzAlez no sali6 para Honda-
ras hasta el regreso de Cececeda. Lo hist6rice docamental ea que Zarp4
imedlatamenta sin esperar la vuelta de Espafia del Tesorero.






52 SOFONIAS SALVATIERRA

el Norte; que si se hubiera dirigido hacia el Sur, con today
seguridad habria descubierto el desaguadero del que llam6
Mar Dulce, o sea el rio San Juan, comprobando asi que la
sospecha era realidad.
Lleg6 al lugar en que hoy estA Puerto Cort6s, el cual se
lamaba antes Puerto Caballos, por el hecho de haber arrojad*
al mar Gil GonzAlez various caballos que se le murieron, tra-
tando de que los indios no supieran que esos animals no eran
inmortales, como lo suponian. Sigui6 navegando y en la part
occidental del cabo Tres-puntas o Manabique, fund una villa
que llam6 de San Gil de Buena-vista (31). De aqui regres6
hasta Punta Caxinas, en donde desembarc6, internandose
para hacer la exploraci6n del territorio. Al Ilegar a Olancho,
en un punto llamado Toreba encontr6 a la gente de Hernan-
dez de C6rdoba, quien hizo que uno de sus hombres, Gabriel
de Rojas, se adelantara a entrevistarse con el nuevo Capitan
que venia conquistando en aquellas montafias. Gil GonzAlez
manifest a Rojas, que daria con gusto a Hernandez de C6r-
doba parte en las utilidades de aquella conquista, personal-
mente, pero no como enviado de Pedrarias, alegando que
solamente 61 tenia derecho en esas tierras. Como se ve, la
exploration de Am6rica era hecha por los hombres que se
atrevian a ello, no como un acto regular de las armas espa-
folas, sino como una efectiva empresa commercial, en que el
rey comparecia como socio, y se repartia con los empresarios
de todo lo que aquellos arrebataban a los indios; y es por esto,
se nota con much frecuencia, que cuando dos conquistadores
o empresarios creian tener derecho sobre una regi6n cual-
quiera, como de una propiedad, incluso la persona de los in-
dios, la dispute la resolvian en un combat sangriento. Ga-
briel de Rojas, viendo que Gil GonzAlez tenia mas gente que
61, se regres6. La contestaci6n de GonzAlez le pareci6 inso-
lente a HernAnnez de C6rdoba, y di6 gente bastante a Hernan-
do de Soto con 6rdenes de deshacer por la fuerza las preten-
siones de GonzAlez. Este cay6 sobre Soto, gritando: iSan Gil,
mueran los traidores! Se trab6 el combat, pero cuando Soto
llevaba la ventaja, Gil GonzAlez, que esperaba el resto de su
gente, en actitud de engafio dijo en voz alta: Senor Capitan,
paz, paz por el Emperador.. Ante este Ilamamiento se sus-
pendi6 el combat. Cuando estaban concertando la paz, Ileg6

(31) En ese lugar durante eate viaje muri6 el piloto Andr4s Niio.






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 53

la gente de Gil Gonzalez, y la emprendi6 contra los de Soto,
derrotindolos y tomnndoles cientro treinta mil pesos de ore
bajo. Puso en libertad a Soto y se regres6 a Puerto Caballos,
en cuyas costas habla desembarcado una nueva expedici6n
conquistador.
Expedici6n de Crlst6bal de Olid a Honduras.-Estos nuevos
espafioles llegados a las costas de Honduras, eran los que
acompanaban a Crist6bal de Olid. Hernfn Cortes habia ven-
cido a los aztecas y torado la ciudad de Mdxico en 1521. Con
el prop6sito de conquistar mis pueblos y de recoger oro y mis
oro, ast come de encontrar el estrecho, que se esperaba estu-
viera en alguna parte, organize dos expediciones: una quo
encomend6 a Crist6bal Olid, por mar, y otra a Pedro de Al-
varado, por tierra. Con cinco navios y un bergantin bien
provisto de municiones de guerra y de boca, zarparon de
Veracruz los expedicionarios rumbo a Honduras, los cuales
deblan tocar primero en la Habana con el fin de recoger la
la gente que el mismo Cort6s habia enviado a reclutar por
medio de dos comisionados, provistos de siete mil pesos de
oro para asegurar el enganche con toda rapidez. Pero el
diablo de la ambici6n que animaba a aquellos hombres de
temerario valor y desmedida codicia, iba ya dirigiendo por
otros rumbos muy propios las decisions de Olid. A esto
contribuyeron las sugerencias de varies de los hombres que
le acompanaban, uno ellos un Briones, capitin de navio,
descontento de Cortes, porque segin sus cuentas nos les ha-
bla dado lo just del botin recogido en Mexico. Ya en la
Habana, dando Olid las espaldas al jefe que lo enviaba y que
habia hecho todos los gastos de la expedici6n, se entendi6
con Velazquez, y convinieron en que el jefe expedicionarie
tomaria posesi6n de la tierra en nombre del rey, y VelAzquez
le auxiliaria con provisions de todo gdnero y que ademis,
haciendo uso de su influencia con el obispo Fonseca, quien
tambi4n obtenia dividends de los botines que se recogian en
las Indias, le conseguiria la gobernaci6n de las tierras que
eonquistara.
Desembarc6 Olid el 3 de mayo de 1524, quince leguas al
occidente de Puerto Caballos. Como lo tenia dispuesto, tom6
posesi6n de la tierra en nombre del rey y de Cortes. Fund6
la villa de Triunfo de la Cruz, un poco al noreste del actual
puerto de Tela, y organize el Ayuntamiento que era de rigor,






54 SOFONfAS SALVATIERRA


Envi6 a su gente a diferentes lugares a explorer el territorio,
son apariencias de que todo lo hacia en nombre de Cortes.
Francisco de las Cases en Honduras.-El conquistador de
Mdxico ya tenia informes de la deslealtad de su lugarteniente,
y dispuesto a castigarlo envi6 inmediatamente con una escua-
dra a su primo Francisco de las Casas, que acababa de Ilegar
de Espafia. Al aproximarse este a Triunfo de la Cruz, con
el fin de despistar a Olid, iz6 bandera blanca; pero el amigo
desleal, conocidndose como se conocian, no cay6 en el engano,
y arm6 dos de los buques que le quedaban con el fin de resis-
tirle. Cuando las Casas not6 que Olid estaba sobre aviso,
dispuso hacer uso de la fuerza. En las primeras horas de
tiroteo entire los de tierras y los de a bordo, la peor parte la
llevaba Olid, quien esperaba el auxilio de su gente, que habia
Ilamado, y tratando de engafar a su vez a las Casas, abri6
con dl platicas de arreglo; pero mientras conferenciaban, las
Casms orden6 a los suyos que buscaran un lugar ffcil de la
costa donde saltar a tierra. Lo imprevisto vino de pronto a
favor de Olid. Cuando la noche era mds oscura, una fuerte
borrasca encall6 los barcos de su enemigo, y asi pudo captu-
rar a las Casas y a los soldados sobrevivientes, pues se aho-
garon cuarenta. Los llev6 a Triunfo de la Cruz; alli puso en
libertad a los soldados prisioneros, mediante promesa jurada
de que le ayudarian contra Cortes, en caso de que este viniera
contra Bl. A las Casas lo conserv6 preso, aunque guardindole
toda clase de consideraciones.
Mientras tanto Gil Gonzalez, despuds de su pleito en las
montafas de Olancho con la gente de Henindez de C6rdoba,
se dirigia hacia la costa. El tambidn tenia que estar resol-
viendo dificultades que le ofrecia su propia gente. El tempe-
ramento aventurero los llevaba con frecuencia a la anarquia y
a la indisciplina. Por este motivo se habia visto en la nece-
sidad de ahorcar a un seglar y a un cldrigo. Al llegar al
pueblo de indios de Choloma fu 61l a su vez capturado por
Juan Ruano, enviado con este objeto por Olid. El insurrecto
eapitfn creia hallarse en la plenitud de su triunfos. Asi se
lo particip6 a Velazquez. Dispuso abandonar Triunfo de la
Cruz y trasladarse a Naco, poblaci6n indigena que estaba un
poco retirada de la costa. En esos mismos dias, el Briones
que le habia aconsejado a Olid la insurrecci6n contra Cort6s,
al saber que este enviaba fuerzas a someter a su amigo des-






COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAMERICA


leal, se insurreccion6 tambien con la gente que aquel le habia
confiado. Como se ve, todo era en esta gente celadas y perfi-
dias. El mismo Briones, siguiendo su temperament de anar-
quizador, muri6 al fin en la horca en Guatemala.

Muerte de 011d.-Sabido por las Casas y Gonzilez, que una
parte de la gente de Olid no le era fiel, y aprovechando la
circunstancia del buen modo y deferencia con que los trataba
Olid, como que los tenia alojados en su propia casa y comia
con ellos, tramaron una conspiraci6n para suprimirlo. Des-
pues de la cena, una noche, cuando los sirvientes se habian
retirado, en moments de animada conversaci6n, las Casas so
lanz6 sobre Olid, y tomindolo de la barba le di6 una herida
mortal en la garganta con un cuchillo que llevaba oculto, en
tanto que Gil Gonzalez por su parte le inferia heridas graves.
y otros de los soldados, ya prevenidos, hacian lo mismo. Casi
moribund, Olid pudo huir y esconderse en la aspesura del
monte, pidiendo auxilio a los suyos, los cuales se amiedaron
al oir que las Casas y Gonzalez en altas voces declaraban a
Olid traidor al rey. Es de notarse que el nombre del rey lo
utilizaban los conquistadores, como arma segura, en el pro y
en el contra de sus disgustos y reyertas, asi como el mismo
nombre del rey era lo qje los guiaba en sus empresas. Inme-
diatamente las Casas dict6 un preg6n en que declaraba reo
de pena capital a todo el que, sabiendo el paradero de Olid,
no lo avisase. Entre aquella gente habia de todo, pues no
faltaron adesalmados" que denunciaran el escondrijo de Olid,
a quien mandaron decapitar pdblicamente en la plaza de Na-
co. Aunque por otro lado, el historiador Herrera dice que,
sintiendo Olid la necesidad de confesarse, llam6 a un cldrigo,
y este fue quien lo denunci6, bajo la promesa que le dierom
los asesinos de que le respetarian la vida. Todos estos hom-
bres estaban ligados por una funesta cadena moral. Olid
muri6 asesinado por venganza de haber traicionado a Cort6s,
como 6ste, de la misma manera, habia traicionado a Veliz-
quez, Esto tenia que ser la consecuencia del modo como se
hizo la conquista: una empresa commercial ejecutada por aven-
tureros codiciosos de botin. Los soldados regulars de Espa-
fia, como los Gonzalo de C6rdoba, y los Antonio Leiva, y los
Marqu6s de Pescara estaban combatiendo con franceses en
Navarra, en Nipoles y en Milan. Estos, guerreros de verdad,
tomaban ciudades y no las incendiaban, tomaban a los con-






56 SOFONP AS SALVATIERRA

trarios y no los quemaban vivos ni los reducian a esclavitud,
eapturaban reyes en el propio campo de batalla, y no los ma-
taban ni los sometian a tortura para que dieran oro y mAs
oro.
La fundaci6n de Trujillo.-Las Casas y Gil GonzAlez dispu-
sieron regresarse a Mexico. De los espafioles que los acom-
pafiaban aceptaron quedarse ciento diez para former la colo-
nia. Actuando las Casas como jefe, nombr6 teniente do
gobernador al capitfn Juan L6pez de Aguirre, con orden de
que fundara una ciudad con el nombre de Trujillo, en re-
cuerdo de su ciudad natal en Espafia. Tambidn design a los
que debian integrar el Ayuntamiento, que era de rigor esta-
blecer cuando se echaban las bases de una villa o ciudad.
Desocuparon Naco y se dirigieron a Puerto Caballos. Aqui
orden6 Aguirre que una parte de su gente siguiera por la
costa en direcci6n del Este, al cabo de Honduras, bajo el co-
mando de Juan de Medina, nombrado alcalde, y e1 con el res-
to de espafioles, mis el equipaje de todos, la mayor parte do
los elements de guerra y el herraje, se iria por agua al mis-
mo lugar en una carabela que alli encontraron. Pero Aguirre,
lejos de tomar el rumbo para el sitio convenido, se alej6 de
Honduras, abandonando a so propia suerte a los de tierra.
Llegados dstos al punto y despuds de esperar en vano al jefe
desleal, fundaron la villa de Trujillo el 18 de mayo de 1525, y
erigieron cfrcel, picota y horca como signos objetivos de la
autoridad.
Las fechorlas del bachiller Pedro Moreno.-No hablan pasado
ni ocho dias de la fundaci6n de Trujillo, cuando desembarc6
el Bachiller Pedro Moreno, que Ilegaba comisionado de la
Audiencia de Santo Domingo, con el fin de poner en orden a
Crist6bal de Olid y Francisco de las Casas; pero al saber los
sucesos ocurridos en Naco, yendo mas alla de los terminos de
su encargo, quiso erigirse en jefe de la colonia y sacar prove-
chos econ6micos de la desnudez y miseria de los que estaban
formandola. Les ofreci6 proveerles de viveres a condici6n
de que desconocieran el Ayuntamiento organizado por las
Casas y que aceptaran en cambio un jefe nombrado por 61, que
le pagaran mAs de mil pesos en oro por las provisions que les
diera, y que le cazaran los indios que fuese possible y se los
entregaran para venderlos a su provecho en las Antillas
despobladas. Apromiados por el hambre, los do Trujillo tu-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 57

vieron que pasar por todo lo exigido por Moreno. Nombr6 a
Juan Ruano teniente de gobernador e hizo que le juraran
obediencia, y con cuarenta o cincuenta indios plagiados so
regres6 a Santo Domingo, satisfecho de su negocio.
Fin de Gil Gonziiez.-Al legar a M6xico Gil GonzAlez, au-
sente HernAn Cortes, fu6 reducido a prisi6n y enviado a Es-
panla, en partida de registro, habiendo conseguido a iltima
hora presentarse a la Corte bajo su palabra de honor. Alli
logr6 con sus influencias quedar libre y aun recibir el nom-
bramiento de gobernador de Nicaragua, que en verdad me-
recia, pero muri6 poco antes de regresar a las Indias.
La expedicin de don Pedro de Alvarado.-Era Alvarado ori.
ginario de Badajoz, en Extremadura, e hijo del Comendadol
Don Diego de Alvarado y de Doia Sara de Contreras. Tenia
a la saz6n 38 afos de edad; habia tornado part muy active y
principal en la conquista de M6xico, y vino por primera vez
en una expedici6n a Cuba, acompaflado de sus hermanos
Jorge, Gonzalo, G6mez y Juan. Milit6 con Juan de Grijalva
en las costas de Yucatan en 1518. Gustaba de acornarse con
los valores aparentes que le dieran prestancia, no import
que fuera en forma de farsa. Su padre portaba la cruzrojade
la orden de Santiago en un sayo de su uso que le habia rega-
lado. En el deseo Don Pedro de hacerse mAs distinguido que
los suyos, exhibia la tal cruz como si 61 mismo fuera Comen-
dador, y aun se firmaba y se titulaba asi mientras pudo man-
tener el engaflo. No era uniform en su character, y sus ex-
presiones morales se manifestaban frecuentemente contradic-
torias. Quemaba vivos a reyes y despedazaba con sus perros
de presa a los indios despu6s que habiaimpedido la muerte en
la horca de uno de los suyos; robaba como un rapaz, por codi-
cioso, y distribula como un derrochador lo que robaba; perdo-
naba deudas y no pagaba las suyas. Su barba y sus cabellos
eran rubios, y por esto le decian los indios Tonatiuh, que
quiere decir el sol.
Componian la expedici6n que acaudill6, trescientos solda-
dos de infanteria y ciento veinte de caballeria. El equipo de
artilleria constaba de cuatro cafones que disparaban balas de
piedra. Traia, ademas, cuarenta caballos de reserve, dos-
cientos tlascaltecas y cien mexicanos auxiliares, y un cuerpo
numeroso de indios cargadores, de los indios Ilamados tiame-
mes, sobre cuyos hombros iba la impedimenta. Los cldrigos






58 SOFONIAS SALVATIERRA


Juan Godinez y Juan Diaz acompafaban a los expediciona-
rios. Recomend6 Cort6s a Alvarado que tratara bien a los
indios y los atrajese por modos suaves. Pero el conquistador
de Guatemala no cumpli6 estas instrucciones, de la misma
manera que Cort6s no cumpli6 las que a 61 le di6 el Ernpera-
dor en el mismo sentido. Sali6 de Mexico el 6 de diciembre
de 1523, fecha que anota Milla; pero Bernal Diaz del Castillo
dice que su salida fue "en trece dias del mes Noviembre de
mill e quinientos y veinte y tires afos". Pas6 por Tehuante-
pec pacificando a ciertos pueblos que se habian rebelado. De
aqui se dirigi6 a Soconusco, en 'donde venci6 la primera re-
sistencia que le opusieron los sefores de esta region, aliados
de los quiches.
Hay que recorder que los indios vivieron en perpetua
guerra entire si, y quiches y cakehiqueles lo estaban como el
primer dia cuando los espafoles conquistaron Mexico. Domi-
nados por el rencor y pensando ingenuamente los cakchique-
les que podian encontrar en Cortes lo que se llama un verda-
dero aliado, enviaron una comisi6n hasta Mexico a solicitarle
su apoyo contra los quiches. Por supuesto que Cortes, con-
tentisimo, acept6 la solicitud, porque eso facilitaba su domi-
nio sobre todos, que era a lo que iba Alvarado. El 13 de fe-
brero salieron de Soconusco los castellanos, abriendose paso
por entire lo abrupto de la selva. El 15 atravesaron el rio
Suchiate, que quiere decir rfo de las flores.
La primera gran batalla se libr6 cerca del rio Tonalf. Los
quich6s se retiraron a reorganizarse bajo las 6rdenes supre-
mas de Tecum-Uman. El historiador Fuentes y Guzmin
acepta como verdadero que los quiches reunieron un ejercito
de 232.000 hombres, cifra indudablemente exagerada, por
much que fuera la poblaci6n de aquella parte de la America
Central, porque, ademis, el mismo cronista consigna, que
tenian listos 1,400.000 hombres de armas Ilevar. En el rio
Tilapa se libr6 otra nueva gran batalla, y los indios se reti-
raron otra vez, en tanto que los invasores se abrieron paso
hasta Xetulul o Zapotitlin, que quiere decir dlugar de los
zapotes*. Esto era, mas que varias batallas, una sola gran
defense en retirada, en que el indio indomable no aceptaba
nunca la definitive derrota.
Siguieron adelante los conquistadores. Subieron la cuesta
de Santa Maria entire la resistencia de los nativos, y ya en la
planicie gan6 Alvarado dos nuevos combates, tan sangrientos,





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMARICA


que las aguas del rio Olintepec se tifieron de rojo. Los caba-
llos prestaron en esta ocasi6n inapreciables servicios a los
conquistadores por la facilidad con que se movlan, y por el
miedo que les tenian los indios.
Prosiguiendo la march, los invasores entraron el 27 en
Xelahuh. A los tres dias de estar alli, se present un nuevo
ej&rcito quiche, el dltimo formal que debian opener los nati-
vos al intent dominador de los blancos. Desocup6 Alvarado
la ciudad y esper6 al enemigo en una llanura inmediata. Am-
bos combatientes dividieron sus ejrcitos en dos alas y el
centro, comandados, el native por Tecum-Umfn, y el invasor
por Alvarado. La caballeria la comandaban Pedro de Porto-
carrero y Hernando de ChAvez. El resultado, como siempre,
favoreci6 a los espafioles. La calidad de las armas y la tfc-
tica de los conquistadores, mis el auxilio de la caballeria, tan
eficaz y aterradora, significaba una desventaja total para los
quich6s, los cuales, a la verdad, s6lo contaban con su denuedo
extraordinario en la defense de su tierra. Este iltimo es-
fuerzo de los quiches ha sido sefialado por la leyenda. Se
dice que en un moment de la batalla, Alvarado y Tecum-
Umin vinieron a las manos en singular combat el jueves 3 de
marzo, y que un quetzal, el nagual del principle indigena,
auxiliaba a dste atacando a su contrario, hasta que al fin el
pfjaro y el guerrero quiche cayeron muertos por la espada
o lanza del conquistador. Alli no mis, todos los prisioneros
de guerra fueron herrados y repartidos como esclavos y la
quinta parte vendida en subasta, que era la que correspondia
al rey. Fueron comprados por los mismos conquistadores,
con el oro que les hablan quitado a los mismos indios. Su
product lo recibi6 el Tesorero, Baltazar de Mendoza.

Alvarado quema vivos a los reyes del Quich6.-Cuando se supo
entire lo0 naturales la derrota del ejercito quiche, un inmenso
terror se extendi6 por todas parties. En UtatlAn se consider
la situaci6n desesperada, y planearon un dltimo recurso:
atraer a una emboscada en la ciudad a los invasores. Llegado
que fu6 Don Pedro de Alvarado, un desleal, que nunca falta
en pueblos en que los odios sociales han reinado, le denunci6
el plan. El conquistador entonces, en vez de instalarse en el
centro de la poblaci6n, como lo hacia siempre, se retire a
campo abierto en un Ilano. Al dia siguiente, los reyes de
UtatlAn, Oxib-Queh y Beleheb-Tzy, fueron a visitar a los inva-





60 SOFONfAS SALVATIERRA

sores a su campamento, y allf no mfs, acto seguido, los hizo
prisioneros y los mand6 quemar vivos, en los primeros dias
de abril de 1524, a lo que parece en Semana Santa. Tambien
hizo que se le pusiera fuego a Utatlan (32). El mismo Alva-
rado lo confiesa, como la cosa mAs corriente, en su segunda
carta dirigida a Cortes, el 11 del mismo abril: aY viendo que
con correrles la tierra y quemarsela yo los podria traer al
servicio de Su Majestad, determine quemar a los Sefiores....
Y adelante de la misma carta agrega: Y como conoci de
ellos tan mala voluntad al servicio de Su Majestad, y para
bien y sociego de esta tierra, los quem6 y mand4 quemar la
ciudad....
Al saberse en las comarcas la muerte horrorsoa dada a
los reyes del Quiche, se sobrecogieron de temor, incluso entire
los cakchiqueles, que imprudentemente habian lamado al
conquistador, suponiendo tontamente que el extranjero podia
ser su aliado. Sin embargo, siguieron cooperando con Alva-
rado contra las masas quich6s, rebeladas con indignaci6n y
espanto. Pero veneidas 6stas nuevamente, se sometieron; y
el conquistador, para darse trerua, hizo reyes a un hijo de
uno de los que habia quemado y a otro de Tecum-Uman,
mientras los suprimia del todo.
Alvarado en Iximch6.-Poco despues, el 13 del mismo abril,
se dirigi6 Alvarado a Iximche. capital de los cakchiqueles, en
donde, para atemorizar a sus aliados, fingi6 saber que cons-
piraban contra 61. Pero el indigena, lejos de reaccionar, cie-
go en sus odios locales, todavia le pidi6 al conquistador apoyo
en su guerra contra los tzutohiles, cuyo rey Tepepul habia
rechazado someterse. Con ciento cincuenta soldados de los
suyos y sesenta caballos, una porci6n de los mexicanos y los
tlascaltecas que le auxiliaban y el ej6rcito cakchiquel coman-
dado por sus reyes BelehL-Quat y Cahi-Ymox, march contra
los tzutohiles, cerca del lago Atitlfn. Poco tiempo le bast6
al conquistador para acabar con el poderio de la rebelde ciu-
dad, que llevaba el mismo nombre del lago.
De regreso en Iximche, Alvarado debia cometer otro acto
por demis repugnante. Es el desperezamiento brutal de todo
conquistador. Un principe cakchiquel estaba recien casado

(32) De su hermosa ciudad deeian 16s quiehds: *Utatlin luce en la
tierra como el sol a medio die,.





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMRICA 61

con la princess Xuchil, joven y bella. Apenas la conoci6
Alvarado, envi6 a decirle que compareciera a su presencia, y
alli mismo abus6 de ella. El principle consorte corri6 a casa
del violador, y le ofreci6 ricos presented en cambio de su
esposa. Alvarado acept6 el oro obaequiado, pero no di6 la
libertad a la princess cautiva.

Alvarado avanza sobre CuzcatlAn.-Pocos dias despu4s se
puso en march el conquistador hacia ItzcuintlAn, ciudad en
la cual degollaron a casi todos sus moradores y le pegaron
fuego. Todo indica que el invasor se atenia para veneer,
mis al terror que a la superioridad de su tActica military y sus
armas. Sigui6 adelante; pas6 el rio Michatoya y se encontr6
en su camino con Guazacapan, Chiquimulilla y otras pobla-
ciones. Aqui los indios atacaron a Alvarado por la retaguar-
dia. Llegaron a Nancitlan, en donde no habia una sola alma.
Los moradores de los pueblos, al saber la aproximaci6n de los
conquistadores, hufan aterrorizados a los montes. Avanzaron
hacia Paxaco, pueblo que estaba a inmediaciones del rio Paxa,
el cual atravesaron despues de veneer la resistencia de los
indios. Llegaron a Acajutla, en donde los indios los recibie-
ron con las armas en la mano. AIli fu6 herido Alvarado en
una pierna. A travys de la resistencia que le ofrecian los
indios del transito, lleg6 Alvarado a Cuzcatlan. El senior de
esta regi6n, de nombre Atlacatl o Atonal, lo atendi6 gentil-
mente; pero los abusos de la soldadesca provocaron la oposi-
ci6n tenaz de Atlacatl al conquistador. Muchos combates se
libraron sin que los invasores tuvieran ur 6xito definitive, lo
cual oblig6 a Alvarado a contramarchar, como un afio antes
en Nicaragua lo habla hecho Gil Gonzalez al encontrarse
con la resistencia heroica del cacique Diriangdn. Entr6
de regreso en Iximchd el 21 de julio de 1524; habla salido de
aqul el 6 de junio anterior.

Primera fundaclin de Guatemala y San Salvador.-Con el fin
do sentar las bases del arraigo colonial, Alvarado fund6 una
ciudad en la propia capital de los cakchiqueles, la primera en
aquella regi6n de Centroambrica, que llam6 Santiago de los
Caballeros de Guatemala, el 25 de julio de 1524. A Iximche
la apodaron los tlascaltecas que acompaflaban a Alvarado,
Quauhtemalin, que segdn unos quiere decir palo podrido,
segin otros palo de lethe, y un tercero traduce el vocablo





62 SOFONfAS SALVATIERRA

llamfndolo dguila cautiva, por la figure parecida al iguila
que usaban los cakchiqueles en sus penachos.
Por lo que hace a Cuzcatlan, el siguiente afio de 1525, se
emprendi6 la conquista, y el 6 de agosto fundaban la ciudad
de San Salvador en el valle de la Bermuda, siendo su Alcalde
Diego de Holguin. Esto de la fecha de la fundaci6n de San
Salvador, no se sabe si le dieron ese nombre por haberse
fundado ese dia, Ilamado del Salvador en el calendario cat6-
lico, o por el combat que el 6 de agosto de 1526 ganaron los
conquistadores a los indios cuzcatlecos.

Expedicl6n de Hernin Cort6s a Honduras.-Sea por castigar
personalmente a Olid o a la vez por descubrir y conquistar
nuevas tierras, Hernin Cortes dispuso una expedici6n por
tierra a Honduras. Mucho se discuti6 la conveniencia de este
viaje. Algunos amigos de Cortes le hicieron observaciones
sobre los muchos enemigos que tenia en Mexico, los cuales
se aprovecharian de su ausencia para revolucionar la colonia
en su contra; pero Cortes no desisti6, a pesar de todo esto y
de las quinientas leguas de fragoso camino que tenia que
recorrer. Hombre de fdrrea voluntad y de atrevido Animo,
las dificultades, por fuertes que se presentaran, eran para 61
un incentive, mas que un obstAculo.
Sali6 por el camino de Goazalcoalcos el 12 de octubre de
1524. Le acompailaban doscientos cincuenta soldados de
infanteria y caballeria y tres mil indios auxiliares. Se hizo
rodear de una corte de grandes personajes de la conquista,
con fama adquirida en la guerra contra los mexicanos. Su
tren de servicio era numeroso, y llevaba vajillas de oro y
plata, con la cual se le servia en medio de la selva. Un
cuerpo de mfsicos y volatineros y c6micos le amenizaban las
rudas horas de la expedici6n. A la verdad, todo esto mezcla-
ba lo 6pieo con lo ridicule. No debian faltar en su sdquito
el desgraciado y glorioso Coauth6moc y su primo el seflor de
Tacuba, a quienes llevaba con el fin de dejar descabezado al
pueblo mexicano, en caso de que quisiera rebelarse. Tambi6n
Ilevaba a la elebre dofia Marina, su mujer, a la cual no tuvo
inconvenient durante el viaje de dArsela a Juan Jaramillo
para que se casara con ella.
Pas6 por Tabasco, atraves6 el rio Chilapa en canoas que
en gran parte tuvieron que construir los expedicionarios, y
lleg6 a Tepetittn y a Iztapin. En este iltimo lugar, los mo-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 63

radores se habian ocultado; pero Cortes, usando de buen trato
y de bendvolas promesas, obtuvo que regresaran a sus hoga-
res, lo cual le fud de much provecho, porque los indios le
proveyeron de todo. El jefe conquistador se orientaba en la
march con un mapa que le dieron los naturales de Goaza-
coalcos; alli estaba detallada la ruta que lo debia guiar. Lo
dilatado del viaje y la soledad de aquellas regions agotaban
las provisions de boca sin poder reponerlas; por consiguien-
te, el hambre venia a ser el mayor tormento de los expedi-
cionarios. A veces tenian que abrir los caminos, y no era
remote que despues de vagar por los mnntes durante varies
dias, se encontraran en el mismo punto de partida. Exaspe-
rados por tanta calamidad, no pocas maldiciones fueron diri-
gidas contra Cortes por aquellas penalidades, que juzgaban
indtiles, y que asi eran en verdad. El hambre desesperante,
que afligia particularmente a los indios mexicanos, oblig6 a
dstos a matar a cinco de los suyos y com6rselos. Sabido por
Cortes, hizo quemar vivo al que crey6 mis culpable. Es
oportuno anotar que el conquistador llevaba una piara de
cerdos que le aseguraban a 61 una buena alimentaci6n.
Orientandose con una brijula, Ilegaron al pueblo de Te-
mastepec, que encontraron desierto; pero los indios habian
dejado una buena cantidad de provisions. Muchos espaioles
y natives murieron de hambre y de enfermedades en aquel
penoso viaje. Cortes iba como a tres jornadas atras, con el
fin de cubrir su situaci6n mejor que la de sus compaferos en
aquel inmenso teatro de calamidades.
Llegaron al pueblo de Ciguatepec; alli supieron que a
poca distancia estaba un gran rio que Ilevaba sus aguas al
Mar del Norte y en cuya desembocadura existia una poblaci6n
de nombre Xicalango. A este lugar debian llegar de M4xico
dos buques con provisions que habfa pedido desde Goazacoal-
cos. Cortes envi6 a Francisco de Medina con orden de que
Sim6n de Cuenca, que comandaba los barcos, los gobernase
en comdn con Medina. Cuenca se neg6 a cumplir la orden.
Despubs de una acalorada dispute entire 6ste y Medina, vi-
nieron a las manos, y en aquel trance los indios de Xicalango
atacaron a los espanoles matandolos a todos y dAndole fuego
a los barcos. Cortes no supo de este desastre sino hasta dos
anos despues. En Ciguatepec pararon por muchos dias,
siendo de todo punto onerosa su presencia para los infelicms






64 SOFONIA8 SALVATIERRA

naturales; les acabaron toda su provision y el pueblo entero
sufri6 los excess que era de costumbre en los espafoles co-
meter en forma tal como si los indios no pertenecieran a la
especie humana. Un dia de tantos, los desesperados vecinos
huyeo on a los montes, con lo cual los invasores quedaron sin
el auxilio necesario que recibian de los naturales. Envi6
Cortes algunas partidas en busca de los fugitives; pero 6stos,
armados y listos entire la espesa selva, sorprendieron a various
espafioles y los mataron. El hambre volvi6 a presentarse en
el campamento de los expedicionarios.
Siguieron adelante bajo la esperanza de que Bernal Diaz
del Castillo, el renombrado cronista, que habia ido a buscar
bastimentos en aquellos montes, los tendria siquiera en algu-
na cantidad. Iban atravesando innumerables rios; a los dos
dias Ilegaron a las rivers de uno muy ancho y caudaloso.
Tuvieron que construir un puente flotante, y a esa obra se
dedicaron todos con fire decision. Estaban en el caso de
no vacilar para veneer tan enorme obsticulo, mis aquellos
hombres, que en la conquista general de America nunca va-
cilaron. Cuatro dias despu6s estaba terminado, y asi pudie-
ron Ilegar a la resi6n de Acald, en donde existia un numeroso
conjunto de pequenos pueblos. Conseguida alli abundant
provision, el diligente Bernal Diaz fud a encontrar a los ex-
pedicionarios hambrientos, con ciento treinta cargas de mals
y otros cereales y frutas; pero los de Cortes, sabedores, no
esperaron que Ilegaran las provisions y se repartieran, sino
que ellos corrieron a su encuentro y se las comieron inmedia-
tamente. Al mayordomo y al despensero de Cortes no les
permitieron comer nada, diciendoles: 'Buenos puercos habeis
comido vosotros y Cortes y nos hab6is visto morir de hambre
y no nos dabades nada de ellos>. El jefe conquistador se
contrari6 al saber esto; pero vino en reflexi6n cuando Bernal
Diaz, defendiendo a los soldados que habian cometido la falta,
le dijo que el hambre no tiene ley. Penoso es observer que el
discreto cronista razonara de esta manera tratAndose de los
suyos; pero que no lo hiciera del mismo modo cuando Cort6s
mand6 quemar vivo a uno de los mexicanos comprometidos en
la muerte y comida de los cinco indios cuando dias atrAs lo
habian hecho por falta desesperada de que comer. Entonces
si, el hambre tenia ley, porque se trataba de los naturales.
Los de Acala recibieron con toda atenci6n a los expedi-
cionarios, esa atenci6n que era generalmente peculiar del





COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAMERICA 65

native americano. Los caciques fueron a su encuentro con
abundante provision de boca. Alli les dijeron que estaban a
ocho jornadas de la costa, a donde habian arribado los hom-
bres con barba en grandes barcos.
Siguieron adelante y Ilegaron a un pueblo Ilamado Acala
chico, el cual estaba deshabitado, pues sus moradores no
querian soportar las cargas y fatigas a que los obligaban los
invasores. El hambre segula siendo la compafera inseparable
de aquellosaventureros, y los indios que por fuerza los acom-
pafiaban habian llegado al iiltimo limited de la desesperaci6n.
Uno de ellos lanz6 la idea de sublevarse. Coauhthemoc la
oy6 en silencio; pero llegada a oldos de Cortes, el jefe con-
quistador dispuso cobrarla con lassvidas del heroico Emperador
y su primo, el senior de Tacuba, y los mand6 ahorcar colgan-
dolos de un arbol (33). Todos condenaron por indebida esta
sentencia. aFue esta muerte que le dieron, dice Bernal Diaz,
muy injustamente dada y parecla mal a todos. El mismo
Coauht4moc, antes de morir, en sentido discurso protest de
la muerte injusta que se le daba y dijo a Cortds que Dios se
la habria de cobrar. A este prop6sito, el cronista de la Isa-
goge Hist6rica, dos siglos despuds de este suceso, lo enjuicia
con estas solemnes palabras: Del madero en que por una
fatal hora estuvo pendiente Guatemuz, pendera por todos los
futures siglos la opinion de Cortes*.
Sigui6 la march. Llegados a un pueblo, se presentaron
a Cort6s various seflores principles a suplicarle que no les
quemara sus habitaciones. Avanzando los expedicionarios
Ilegaron a la laguna del Petdn. En la isla que estA en el
centro se distingulan a lo lejos las casas blanqueadas y los
adoratorios brillando al claro sol de esos dias (abril de 1525).
Con sus perros feroces y amaestrados dieron caza a un indio
con el objeto de obtener informes de aquel lugar. A la pre-
sencia de los expedicionarios, los moradores de las riberas se
refugiaron en la isla. El indio capturado se ofreci6 a ir a la
isla a poner de amistad al cacique, llamado Canek, el cual
acept6 visitar a Cort6s, mediante la garantia de un espaflol
que el conquistador envi6 en rehenes al cacique. DespuBs de
various actos en honor del Canek, en que se dijo una misa y


(33) Asi, en forma vulgar e inicua, muri6 uno de los tipos mas ad-
mirables del indigena americano.






SO6 0ONfAS SALYATIERRA


el religioso predict (34), Cortes fu& a la capital del cacicato,
con pocos acompaftantes, no obstante la advertencia que le
hicieron los suyos de 1o peligroso que era ir asi. Todo el dia
lo pas6 el jefe espafiol en la isla, obsequiado y bien atendido
por todos. Esta fu6 generalmente la actitud de los indios de
America cuando se les trat6 bien: ser generosos y serviciales.
El Canek inform a Cort6s que la costa del mar estaba a
pocas jornadas, y que tenia informs de la presencia alli de
muchos extranjeros. Al retirarse los conquistadores dejaron
un caballo enfermo. Los indios quisieron alimentarlo co-
mo si fuera human. Se muri6, y luego lo deificaron Ilevando
a sus altares, tallada en piedra, la figura de un caballo.
Prosigui6 la march de los expedicionarios, y nuevas di-
ficultades vinieron y hambres terrible que no pocas victims
causaron. Informados por los indios de que se hallaban a
pocas jornadas del mar, orden6 que se adelantaran Gonzalo
de Sandoval y seis soldados. Llegados 6stos a la costa del
lago de Izabal, sorprendieron a unos indios en un bote, y los
obligaron a llevarlos a la costa del mar, navegando por el rio
Dulce; al Ilegar al lugar en que hoy esti Livingston, econtra-
ron a unos espaftoles que andaban en busca de frutas silves-
tres para alimentarse. Al divisarse ambos, cada uno temi6
del otro. Los espaioles, en vez de alegrarse al encontrar
compatriotas suyos en la soledad de la selva americana, sen-
tian miedo. Era que expedicionaban por intereses personales,
y cuando 6stos se consideraban en peligro o se les impedia
agrandarlos, surgia el odio y de aqui el pleito a muerte. Por
fin se reconocieron, y alli no mas supo Sandoval lo ocurrido
en Naco y el fin de Crist6bal de Olid. Esos espafioles residian
en Nito, poblaci6n que estaba a dos leguas de la margen de-
recha del rio Dulce, a orillas del mar. Pocos dias despu6s
lleg6 Cortes a este lugar y en seguida el resto de los expedi-
cionarios, todos deshechos por la fatiga, el hambre y las en-
fermedades. Dispuso el jefe mandar a Naco una parte de
su gente al mando de Gonzalo de Sandoval. A poco arrib6 a
Nito procedente de Cuba un barco cargado de cerdos, tasajo
y casabe, todo lo cual compr6 al credito Cortes por cuatro mil
pesos de oro. Gil GonzAlez habia dejado en la costa uno de
(34) El sermon que dijo el cura ante el Canek, fou traducido por
Dofia Marina a la lengue del cacique. Lo que indica la uniformldad del
idioma de lae tribus indigenas, no importa las distaneias ni lo aislado de
los pueblos.






COIPENDID DE HISTOR1A DE CENTROAMERICA 67

sus bareos. Cort6s lo puso a flote y se fud a recorrer la lagu-
na de IzabaL Naveg6 sobre el Polochic, y a poco desembarc6.
En vez de entrar de paz en un pueblo de indios que encontr6,
los atac6 por sorpresa matando a various. Un historiador
modern censura este acto de Cortes, innecesario y opuesto a
las instrucciones del Emperador. Veintis6is dias despuds
regres6 a Nito, en donde dispuso trasladarse con toda su
gente at lugar de la costa que se lamaba Puerto Caballos,
aunque Cortes la bautiz6 con el nombre de Natividad, por
haber Ilegado el 8 de septiembre de 1525. Organiz6 el res-
pectivo Ayuntamiento con sus alcaldes y regidores y nombr6
jefe military y teniente suyo al capitAn Diego de Godoy, bien
provisto de elements de guerra. En seguida el conquistador
pas6 a Trujillo. Al legar aqui, confirm en sus cargos con-
sejiles a los que los tenian y nombr6 gobernador de la colonia
a Hernando de Saavedra, primo suyo, que apenas era soldado.
Sus primeras disposiciones fueron de organizaci6n de la
colonia. Mand6 talar los montes de los alrededores; hizo que
se construyeran various edificios; atrajo de paz a los indios, y
se dirigi6 a las autoridades de Santo Domingo pidiendoles
auxilio, para asegurar el cual les pint6 con los mis subidos
colors la riqueza del lugar, y para probArselo les envi6 una
part de la bajia de oro que levaba desde Mexico, aseguran-
doles que era recogida en aquella tierra de las Hibueras. Los
cerdos que llev6 se reprodujeron pronto en gran cantidad.
Tambien envi6 a Santo Domingo a los numerosos enfer-
mos que tenla; pero una tempestad inesperada hundi6 el bar-
co y se ahogaron casi todos.
Cortes entr6 en amistad con los habitantes de las Guana-
jas, los cuales se quejaron de que habian Ilegado algunos con-
quistadores a cazatlos, como anfos antes to habian hecho los
de Cuba. El jefe espafiol dispuso ir a defender aquellas islas,
que consideraba de su jurisdicci6n. El cazador de indios era
tl Bachiller Pedro Moreno, hombre ya famoso por sus malos
procedimientos, que ban side resefados atras. Sabido esto
por Cortes, mand6 seguir una investigaci6n; con ella se quej6
a la Audiencia de Santo Domingo y se supieron todos los
desmanes del Bachiller.
Ejecuci6n de Hernindez de Cordoba.-El capitAn Sandoval
que gobernaba en Naco de orden de Cortes, lo hacia en forma
humanitarian y conciliadora con los naturales, conduct que






68 SOFONfAS SALVATIERRA

habria sido de desearse en todos los conquistadores. Un dia
supo por denuncias de los indios, que unos espaiioles llegados
a un pueblo cercano los estaban torturando. FuV Sandoval
allA y encontr6 que era Pedro de Garro con cuarenta hombres
enviados por Francisco Hernfndez de C6rdoba desde Le6n de
Nicaragua, con el fin de encontrar un puerto por donde diri-
girse a Santo Domingo a solicitar de la Audiencia autoriza-
ci6n para que Hernandez de C6rdoba se hiciera Gobernador
de Nicaragua. Llegados a Trujillo los comisionados, Cortes
los acogi6 con entusiasmo, y con el fin de estrechar las rela-
ciones con Hernandez de C6rdoba, le envi6 varias cargas de
herrajes para caballos y herramientas para el laboreo de las
minas. Tambien le envi6 en obsequio personal unos trajes
magnificos y una parte de la rica bajia con que venia deslum-
brando a todos desde Mexico. Por supuesto que la presencia
de Cortes le daba al asunto un giro diferente, y esto fu6 una
sorpresa para HernAndez de C6rdoba, quien buscaba su gober-
naci6n en la misma forma que la buscaron todos, esto es, con
aprobaci6n del rey o de sus representantes en America; pero
la misma inesperada intervenci6n del conquistador de Mexico,
por ocultos motives, iba a herir de muerte al conquistador de
Nicaragua. Estaba en Le6n el capitan Andres Garavito, quien
odiaba a Cortes, y al darse cuenta de aquellos regalos y de
las pretensiones de Hernandez de C6rdoba, con el objeto de
evitar toda liga con Cort6s se dirigi6 rApidamente a Panama a
informar a Pedrarias. Sin vacilar un moment, el gobernador
de Castilla del Oro, hombre por demAs celoso, violent y
cruel, al frente de los soldados que pudo reunir, se embarc6
para Nicaragua, capture a C6rdoba y lo mand6 decapitar en
la plaza de Le6n, en el mes de junior de 1526.

El regreso de Cort6s a M6xico.-Mientras ocurrian en Nica-
ragua los anteriores sucesos, Cort6s recibi6 informes de un
movimiento subversive ocurrido en Mexico para quitarle la
gobernaci6n de aquel pals. Los conspiradores depusieron a
las autoridades y tenientes que dej6 en TenochtitlAn, persi-
guieron a sus amigos, e hicieron correr como cierta la false-
dad de que Cortes y todos sus companeros habian perecido
en el camino. Hasta les oficiaron exequias ostentosas y obli-
garon a las esposas de algunos de los expedicionarios a ca-
sarse con otros. Embargaron los bienes del jele conquistador
y distribuyeron entire los revolucionarios los pueblos de indios






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMIRICA 69

que tenfan. Este es el mismo caso ocurrido en casi todos los
lugares de la conquista y por casi todos los conquistadores.
La pesadumbre de Cortes fu6 muy grande, e inmediatamente
dispuso su regreso. Envi6 un comisionado oculto a Mdxico
con cartas para sus amigos con instrucciones de promover
una contrarrevoluci6n, que por fortune tuvo buen 6xito, y a
la vez orden6 a Luis Marin que con Gonzalo de Sandoval, que
estaba en Naco, se fuera por tierra a Guatemala con el rest
de las fuerzas y de alli a Mexico, y 61 se iria a Veracruz por
agua. Con los de tierra venia Bernal Diaz del Castillo. Es-
cribi6 tambien a Don Pedro de Alvarado invitindolo a ir a
Trujillo a conferenciar con Il. Lo hizo asi Don Pedro; pero
al Ilegar a Choluteca supo por
Luis Marin que ya Cortda se
habla embarcado para Mexico.
En Choluteca estaban tambien

Campafi6n, quienes represen- .
taban a Pedrarias, y conferen- -. .
ciaron con Alvarado sobre los
limits de las tierras conquista-
das por ambos. Don Pedro se
regres6 a Guatemala.

Alvarado continia la conquista
de Guatemala.-Despu6s de la
fundaci6n de la ciudad de San-
tiago de los Caballeros de Gua-
temala el 25 de julio de 1524,
los indios, no dAndose por ven- Don Pedro de Alvarado
cidos, promovieron alzamientos en todas parties. Como los
conquistadores no se consideraban seguros en la nueva ciudad
fundada en IximchK, se trasladaron con todos los vecinos a
otro sitio Ilamado Xepau. A fines de ese ano, Cortes le envi6
doscientos espanoles de refuerzo, y despu6s, cuando el con-
quistador de M4xico iba para Honduras y se promovieron al-
zamientos en aquella capital contra su gobierno, muchos otros
espafioles huyeron hacia Guatemala y se incorporaron a las
huestes de Alvarado. De los primeros en ser exterminados
fueron los mismos cakchiqueles que habian invocado el auxi-
lio de los extranjeros contra los quiches.
Episodios interesantes de esta campafla verificada en






70 SOrONIAS SALVATIERRA

1525, fu la toma de Mixco por los espafioles. Este pueblo de
la familiar de los pokomanes, estaba en el valle de Xilotepeque
cerca del Motagua. Situado en una eminencia de muy dificil
acceso, los conquistadores tuvieron que batallar fuertemente
y con valor para dominar los obstaculos y veneer a los valien-
tes e indomables mixquefios. Tomada la ciudad, don Pedro
de Alvarado, que dirigi6 la acci6n, orden6 que se le pegara
fuego y tom6 prisioneros a todos los que quedaron vivos y no
pudieron huir, y los traslad6 al lugar en que estA el Mixco de
hoy.
DespuBs la emprendieron contra los mames, que habita-
ban la region desde el lago AtitlAn hacia la frontera de Chia-
pas, y cuyo rey era Caibil-Balam. Las operaciones fueron
confiadas al mando de Gonzalo de Alvarado, hermano de Don
Pedro. Esto sucedia en 1525. En Totonicapin establecieron
el cuartel general. El primer combat se libr6 en el viejo
pueblo de Mazatenango. Auxiliado el conquistador por los
indios, que servian hasta de espias, pudo salvarse de las cela-
das que le tenian puestas los naturales y caer sobre 6stos en
una terrible carga, dejando el suelo sembrado de cadaveres.
Vencidos los mazatecos, vino sobre los espafloles un ejer-
cito numeroso de Malacatin. El combat fue refiido, tanto
que hubo un moment en que los invasores pensaron en la
retirada; pero un acto audaz de Gonzalo de Alvarado les di6
inmediatamente la victoria. Los espafioles habian observado
en todas parties que los indios huian cuando en la pelea moria
el jefe. Bajo este concept, Alvarado parti6 en veloz carrera
por entire las lines enemigas hacia donde estaba el general
indigena, y sin darle tiempo de nada lo atraves6 con su lanza.
Muerto Can-Ilocab, que este era el nombre del jefe indio,
todo su ejercito se puso en desordenada fuga. De aqui se
dirigieron los conquistadores a Huehuetenango, que era la
misma ciudad de Zaculeu, capital de los mames. La encontra-
ron abandonada por sus moradores, quienes se habian retirado
a una fortaleza que la defendia. Caibil-Balam no quiso oir
ningin mensaje de los que le envi6 Alvarado, porque ya
sabian que el inico prop6sito del conquistador era destruirles
su patria, quemarles sus ciudades y reducirlos a la esclavitud
o darles la muerte. Pusieron los espaloles sitio al castillo, y
despuds de veneer en batalla campal a dos cuerpos de ej4rcito
que los atacaron, quisieron tomarlo por asalto; pero no les
fue possible. Tanto los atacantes como los defensores del






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMgRiCA 71

castillo habian Ilegado al extreme del agotamiento de sus
fuerzas. Los indios se comian ya hasta los cadfveres de sus
compafieros cafdos, y a los espafioles, ademas del hambre, los
habian invadido las enfermedades. Era el mes de Octubre.
Se concert una entrevista entire Caibil-Balam y el jefe espa-
nol, en la cual se convino la rendici6n de la ciudad, en donde
Gonzalo de Alvarado dej6 un destacamento y se regres6 a
Guatemala a dar cuenta de su campafia triunfal.
En esos mismos meses don Pedro de Alvarado habia en-
trado en la region del noroeste y sometido a various pueLlos
que tambi6n hacian la guerra por ese lado.
Los Indios se sublevan por los males tratamlentos.-Cada
victoria de los conquistadores era motive de inmenso dolor
para los infelices naturales. Se distribulan pueblos enteros y
los herraban, sin exceptuar a las mujeres ni a los nifios. Se les
obligaba a trabajar en las faenas mis duras y les exigian que
les entregaran centenares de nifios de ambos sexos para re-
coger en rios y barrancos una cantidad fija de oro todos los
dias, con la amenaza de reducirlos a la esclavitud, si no la
entregaban complete. Muchos eran Ilevados fuera de Gua-
temala a ser vendidos en otras parties donde ya escaseaban.
Desesperados resolvieron lanzarse a la guerra nuevamente.
Los reyes cakchiqueles BelechB-Quat y Cahi-Imox encabeza-
ron la sublevaci6n, que se extendi6 por todas parties. Es
hasta entonces cuando legaron a la buena voluntad de sumar
esfuerzos comunes cakchiqueles y quiches, pokomomanes y
pokonchies, xincas y pipiles. Era el afio de 1526. Por eso
es que Don Pedro de Alvarado, al regresar de Choluteca,
como hemos visto, tuvo que abrirse paso a la fuerza a travds
del levantamiento general. Pele6 con los cuzcatlecos rebela-
dos y avanz6 hacia Guatemala, situAndose en el valle de Pan-
choy, dispuesto a someter por la fuerza a los reyes cakchi-
queles que se hablan fortificado en su antigua capital Ixim-
ch&. Trabado el combat, fueron destrozados los escuadrones
indigenas. Refugiodos en las montafas, los reyes cakchique-
les rehusaron todo Ilamamiento pacifico que les dirigi6 el jefe
conquistador.
Don Pedro de Alvarado resuelve regresar a M6xico.-Dejando
en este estado la conquista de Guatemala, y hallindose bajo
los cargos que se le hacian por sus crueldades y latrocinios,
se vi6 en la necesidad de ir a Mexico a defenders, y crey6






72 SOFONIAS SALVATIERRA

convenient que lo acompaflaran los miembros del Ayun-
tamiento cuyo Cuerpo, tuvo qua reorganizarlo, nombrando
alcalde y teniente suyos a Pedro de Portocarrero y a Her-
nan Carrillo. No confirm en el cargo de Tenientd de Gober-
nador que habia dado a su hermano Gonzalo, disgustado por
sus desmanes mientras Don Pedro iba para Honduras a en-
trevistarse con Cortes. Se puso en march; pas6 por Olinte-
pec, y de aqui sigui6 para la capital azteca, 'con ostentoso y
lucido sdquito de caballeros y soldados'. Tambien le acom-
pafaban Luis Marin y los soldados que Cort6s habia despa-
chado desde Trujillo.
Prosigue la campafa contra los Indlos.-El alcalde Portoca-
rrero asumi6 la direcci6n military, y sali6 en busca de los reyes
cakchiqueles, que estaban bien atrincherados en unas alturas
frente al pueblo de Comalapan. hacia el lado de Chiapas.
Utilizando el jefe espaiol el azufre del volcin Quezaltenango,
fabric p6lvora en cantidad abundante y march en seguida
contra los indios, venci6ndolos y ejecutando en ellos una te-
rrible carniceria. Regres6 Portocarrero a Guatemala, y de
aqul traslad6 su campamento a los Ilanos de Chimaltenango.
Nueva fundacl6n de la ciudad de Guatemala.-La ciudad de
Guatemala fundada por don Pedro de Alvarado el 25 de julio
de 1524 no pudo consolidarse en Iximch6, por motivo de la
guerra constant con los indios. Se traslad6 a Xepau, a
Olintepec y a Almolonga. Don Jorge de Alvarado, que en
marzo de 1527 habia llegado de Mexico con el nombramiento
de Teniente de Gobernador, consult con el Ayuntamiento
sobre el lugar mAs a prop6sito para fundar definitivamente
la cludad. Se pens6 en los llanos de Chimaltenango, en el
sitio que Ilamaban el Tianguesillo, y en el propio valle de Al-
molonga, donde en ese moment estaban. Por fin sefialaron
el lugar llamado Bulbuxya, del propio valle, y el 22 de no-
viembre de 1527 Don Jorge verific6 la ceremonia solemne; en
seal de posesi6n hinc6 en la tierra un madero, e hizo que se
trazaran las calls siguiendo los cuatro puntos cardinals, y
destiny solares para iglesias, hospitals, ayuntamiento, circel
y plaza. Tambidn distribuy6 lotes entire los vecinos.
El visitador Ordufia.-Como sus hermanos Pedro y Gonzalo,
Jorge de Alvarado procedi6 con los indios de igual manera:
todo se lo apropjaba y obligaba a su servicio personal a milla-
res de los infelices naturales. Sus compaferos castellanos se





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 73

quejaban de que a ellos no les dejaba nada. Puestas las de-
nuncias a Ta Audieneia de Metico, este Tribunal envi6 de
Visitador o juez de residencia a Francisco Ordufla, con el
nombramiento de Alcalde Mayor y Gobernador y Capitan Ge-
neral de Guatemala. Como de costumbre en todos los eon-
quistadores, la conduct de Ordufia fue parcial, y respect de
los Alvarado sistemAticamente agresiva. Esto ocurria entire
1528 y 1529.

La sumisi6n do Uzpantlin, Mictlin y Copin.-Las regions de
ia Sierra Madre que bafa el Usumasinta se habian alzado
contra los invasores blancosa A principios de 1529, el Alcalde
de Guatemala, Gaspar Arias, tuvo que ir en son de guerra a
ipacificarloso, termino con que se designaba la definitive con-
quista de los indios. Las imprudencias del segundo de Arias
origin una desastrosa derrota de las fuerzas espanolas. Or-
ganizado un nuevo ejrcito por el Visitador Ordufia, marcha-
ron sobre los uzpantlecas, y alcanz6 la victoria el segundo de
Orduna, Francisco Castellanos
Por el mismo aflo de 1529, se habia levantade la provincia
de Chiquimula, en la region pipil. Las fuerzas espafolas co-
mandadas por Hernando de Chaiez y Pedro de Amalin, ata-
caron la poderosa y renombrada ciudad de MictlIn, la cual
fu6 tomada despuds de tres reflidos combates. En seguida
se dirigieron contra la ciudad de Esquipulas, cuyo cacique
opt6 por aceptar la sumisi6n, convencido de la inutilidad del
combat.
La celeb4rrima ciudad de CopAn se habia rebelado tam-
bien, y contra ella dirigieron sus fuerzas ChAvez y Amalin.
Por la calidad de sus fortificaciones, CopAn se juzgaba inven-
cible. El Galel, titulo del rey de la ciudad, disponia de mis
de treinta mil combatientes. Todo parecia invulnerable; s6lo
habia una entrada, en la part menos profunda del fozo que
rodeaba la vasta fortaleza. Un traidor indigena indic6 este
lugar a los conquistadores, y ast pudieron penetrar a la ciu-
dad, en cuyo centro se libraron sangrientos combates. Por
fin, vencido el Galel, acept6 la sumisi6n.
Hay que advertir que la ciudad de Copan vencida por
ChAvez y Almalin no era la de las ruinas conocidas actual-
mente, segdn lo dice el historiador R6mulo E. Dur6n, las
cuales ruinas ya eran tales en esa spoca.






74 SOFONfAS SALVATIERRA

Otras expediclones contra los Indios.-Otras expediciones se
verificaron antes del regreso de Don Pedro de Alvarado. To-
maron el pefl6n de Jalpatagua, en donde los indios se habian
parapetado. Luego, bajo el mando de Juan Perez Dard6n,
Ilegaron al rio de Coajiniquilapa, en donde vencieron a los
indios reduciendolos a esclavitud, por lo cual el rio tom6 el
nombre de Esclavos, y fundaron con los prisioneros un pueblo
al que le dieron el mismo nombre.
SUCESOS EN HONDURAS Y NICARAGUA
Pedrarlas pretend extender su jurisdiccl6n.-El egoismo de
aquella gentle era sin limits. Pedrarias, antes de ser Gober-
nador de Nicaragua alegaba que los tdrminos de su goberna-
ci6n, Castilla del Oro, se extendian hasta Puerto Caballos, y
envi6 en incursion a Benito Hurtado y Gabriel de Rojas. En-
traron en conflict con Hernando de Saavedra, gobernador de
Honduras, nombrado por Cortes, y por filtimo convinieron en
regresarse a Nicaragua.
Los indios a su vez, herrados como esclavos, plagiados
para llevarlos a las Antillas a venderlos en los mercados de
alli, aprovechando estas discordias entire los conquistadores,
se alzaban en armas donde podian.
Por otro lado, la Audiencia de Santo Domingo, obedecien-
do instrucciones del rey, nombr6 para gobernador de Hondu-
ras a Diego L6pez de Salcedo. Este nuevo funcionario, en
vez de poner en orden las cosas, las agrav6 con su conduct
arbitraria y codiciosa. Al Ilegar a Trujillo a fines de 1526,
encarcel6 a su antecesor Saavedra y a los amigos de dste, les
embargo sus bienes y los vej6 de todos modos. En cuanto a
las instrucciones que comunmente se daban a todos los con-
quistadores y a !os que venian a ejercer funcienes, de que
trataran bien a los indios y los atrajeran por medios pacificos,
procedi6, como todos, de inversa manera, atento s6lo a pro-
curarse riquezas a todo trance. Quit6 los pueblos de indios a
los que los tenlan y se los adjudic6 a si mismo o se los di6 a
los que lo acompafaban. A la vez, informado de las riquezas
de Nicaragua, la declar6 parte de su gobernaci6n.
Salcedo se traslada a Le6n -Pedrarias permaneci6 en Le6n
despubs de la muerte de Hernfndez de C6rdoba, atento a las
cosas que se sucedian hacia el lado de Honduras. Envi6 co-
misionados a Trujillo a reclamar la obediencia; pero Salcedo,
que pretendia lo mismo de Nicaragua, los encarcel6 e inme-





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 75

diatamente salid para Le6n, dejando como teniente suyo a
Francisco de Cisneros. Horripila y entristece toda la crueldad
que Salcedo gast6 eon los indios en el transito. Apoyado en
ciento veinte hombres bien montados, ahorc6, herr6 y caz6
cemo animals a los infelices indigenas para venderlos en las
Antillas. Un reguero de sangre y de dolor marc su camino
4e Trujillo a Le6n, a donde lleg6 en abril de 1527. Pedrarias
no estaba alli; se habia ido a Panama al saber la Ilegada de
su sustituto, Pedro de los Rios. Este, que trala alguna mer-
caderia para vender, y deseando ampliar sus dominios hasta
Nicaragua, se dirigi6 a Le6n con el fin de hacerse reconocer.
Entre dos falsos pretendientes: el uno, Salcedo, bien armado,
y de los Rios, sin fuerzas, el Ayuntamiento rechaz6 las pre-
tensiones del gobernador de Panama. Salcedo entonces oblig6
a su rival a que saliera inmediatamente de Nicaragua. lo cual
hizo; pero como iba enfermo, se detuvo un poco en la villa de
Bruselas. Sabedor de eso, Salcedo envi6 a Andrds Garavito
al frente de una fuerza a sacar de alli a Rios y a castigar a
los que lo habian alojado. Garavito no encontr6 al fugitive
gobernador, pero arras6 totalmente la villa. Tambidn supo
que por el lado de Trujillo las cosas iban muy mal. Los veci-
nos de la ciudad habian depuesto y eacarcelado a su teniente
Cisneros. Salcedo envi6 al capitfn Diego Mdndez, con el ob-
jeto de que pusiera todo en orden. Lo recibieron bien los
insurrectos; pero pocos dias despurs lo encarcelaron y dieron el
mando a Vasco de Herrera, hombre de la peor condici6n. Hay
que decir que el motive esencial de estos levantamientos y
sustituciones no era otro que el de conseguir cada uno la ac-
ci6n preferente sobre los indios con el fin de quitarles el oro y
cazarlos para venderlos en las Antillas. Herrera realize una
gran caceria y llen6 tres barcos con la came viviente de los
naturales.

Pedrarlas Davila es nombrado Gobernador de Nicaragua.-Las
correrias de Martin de Estete.-Pedrarias, descalificado en la
Corte por la ejecuci6n de Vasco Nufiez de Balboa, habia sido
sustituido por Lope de Sosa en la gobernaci6n de Castilla del
Oro; pero al desembarcar Sosa en Acla, falleci6. Los influ-
yentes amigos del justador no lograron, sin embargo,impedir
que el rey nombrara en su lugar a Pedro de los Rios; pero,
por otro lado, la muerte de Gil GonzAlez en abril de 1526,
electo gobernador de Nicaragua, ofreci6 a los intrigantes






76 sOFONfAs SALVATIERRA

amigos de Pedrarias la oportunidad.de obtener para su prote-
gido el empleo que aquel ,dejaba,.y,el primero de junior de
1527 fu6 designado para que gobernara la provincia naciente
de la tierra de los lagos. Se present en Le6n el 24 de marzo
de 1528. Reconocidos sus titules, mand6 encarcelar a Salcedo
por haber ejercido la autoridad fuera de ley. La prisi6n de
Salcedo se prolong por siete largos meses, hasta que por 6l-
timo admiti6 Pedrarias dejarlo en libertad, mediante un con-
venio en que fijaban los limited de sus respectivas influencias
desde el golfo de Fonseca hasta Puerto Caballos. Por supues-
to que estos eran simples limits de conquistadores, porque
jurisdicciones s61o el rey podia establecerlas.
Obedeciendo 6rdenes del rey, Pedrarias organize una ex-
pedici6n bajo el mando de Martin de Estete y Gabriel de Ro-
jas, con el fin de ver si el gran lago de Nicaragua tenia desa-
guadero al Mar del Norte. Estete, de lo que menos se ocup6
fu& de ir en busca de lo que despubs se llam6 rio San Juan, lo
cual no pas6 de ser un simple pretextopara salir en correrias
contra los indios. Pas6 por Granada, y alli false la cerradu-
ra que guardaba el hierro real, que era la sefia con que legiti-
maban la esclavizaci6n de los indigenas. Numerosos indios de
los llamados tlamemes, Ilevaban sobre sus hombros la impe-
dimenta, y para que no huyeran, los lig6 por el cuello con una
cadena. Cuando uno de estos desgraciados caia fatigado, no
le quitaban la argolla, sino que le cortaban la cabeza.

Martin de Estate avanza hasta el Lempa.-Pedrarias preten-
dia tambi4n que los limited de su gobernaci6n Ilegaban hasta
el Lempa. Con el fin de tomar posesi6n de la tierra. en 1529
envi6 a Martin de Estete al mando de una fuerza de ciento
diez hombres de infanteria y noventa de caballeria. El capi-
tan Diego de Rojas, que pacificaba pueblos de indios por ese
lado, quiso detener a la fuerza invasora; pero fu capturado
por Estete. El subalterno de Pedrarias avanz6 hasta San
Salvador. El Ayuntamiento de Guatemala envi6 un emisario
a requerirlo para que saliera de aquellas tierras que pertene-
clan a Don Pedro de Alvarado, y que libertara a Rojas y a
sus compafleros. Estete rechaz6 con insolencia el requeri-
miento. Como el Ayuntamiento de San Salvador se neg6 a
reconocerlo, Estete se retir6 hacia PerulapAn, en donde fund
una poblaci6n que llam6 Ciudad de los Caballeros, y nombr6
el acostumbrado Ayuntamiento. Mientras tanto, avanzaban





I I A
COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 77

las fuerzas de Guatemala, al mando del capitin Francisco
L6pez. Estete, no considerindose fuerte, opt6 par retirarse
a San Miguel, Ilevindose dos indios para venderlos como es-
clavos. Como el Sindico del Ayuntamiento que habia orga-
nizado se opusiera a la salida de los indios, Estete lo mand6
ahorcar. Estos atentados disgustaron a la tropa que mandaba
Estete, y la deserci6n empez6, a tal grado, que a la hora de
enfrentarse a la fuerza de Guatemala, abandon el campo,
reconcentrAndose a Le6n s6lo unos pocos.
Muerte de Salcedo y nuevos Gobernadores de Honduras.-Al
Ilegar a Trujillo, Salcedo se dedic6 a verificar nuevas corre-
rias contra los indios; pero a poco muri6, en enero de 1530.
Design como heredero de su gobierno al contador Andres de
Cereceda. Como todo aquello era un juego de intereses per-
sonales, la asonada y el tumulto normaban las actividades
publicas de los vecinos. El Ayuntamiento, en parte, sostenia
que los poderps de Cereceda no eran legitimos o suficientes y
que mas bien le correspondia la Gobernaci6n a Vasco de He-
rrera. For fin, la gresca entire los dos bandos.que se formaron
termin6 en que Cereceda y Herrera ejercerian solidariamente
el gobierno, debiendo distribuirse los indios que pertenecian
a Salcedo y no dar cuenta al rey de lo acordado. Prestaron
juramento en solemne acto religioso los dos gobernadores;
pero al salir de la iglesia cada uno empez6 a conspirar contra
el otro. Ambos bandos ocultamente escribieron al rey, elo-
giindose a si mismo y desacreditando al otro. Aprovechando
estas discordias entire los conquistadores, los indios intentaron
nuevas sublevaciones, y aunque Herrera los persigui6, no
pudo vencerlos. En este estado las cosas, surgi6 otro caudi-
1lo, Diego Mendez, alegando que sus anteriores poderes, los
que le confiri6 Salcedo en Le6n, no estaban revccados, y que
en ese easo 61 era el legitimo gobernador. Ante la actitud
decidida de Herrera, Mendez se refugi6 en la iglesia; pero
aprovechando la circunstancia de la partida de un pelot6n de
espafioles a pacificar indios sublevados, sali6 con los suyos, y
al grito de iviva el rey! asesinaron a Herrera. El otro gober-
nador se vi6 obligado a admitir como adjunto a Mendez. A
poco apareci6 Juan Ruano, el mismo que milit6 con Crist6bal
de Olid, y concertado con Cereceda, capturaron a Mendez y
lo ejecutaron, lo mismo que a otros de los que lo habian
acompa~iado.
Dias mas tarde lleg6 a Trujillo con el titulo de goberna-





78 SOFONIAS SALVATIERRA


dor de la Provineia, un sujeto llamado Diego de Albitez; pero
no tard6 en morir, dejando a Cereceda con el mando, mien-
tras el rey designaba al sucesor.
Como los indios no querian trabajar y mas bien hulan a
los montes, la miseria fud general, y a esto vino a agregarse
una terrible peste que los oblig6 a desocupar Trujillo y tras-
ladar la capital de la provincia a Naco.
A muchas sdplicas y promesas, lograron que algunos
pueblos de indios sembraran cereales. Fund6 Cereceda la
villa de la Esperanza. En esos dias, por el lado de Occidente
apareci6 un grupo de espanoles comandados por Don Crist6-
bal de la Cueva, que traia comisi6n del teniente Jorge de
Alvarado de sefialar una ruta convenient para comunicarse
con el Mar del Norte por Puerto Caballos. Querian los de
Guatemala abandonar la via de Veracruz o de Goazacoalco.
Como siempre, yendo de la Cueva mas alli de su encargo, y
aprovechando el disgusto de los colonos contra Cereceda,
pretendi6 que 6ste renunciase la gobernaci6n a su favor; pero
Cereceda se opuso decididamente a ese deseo.
La "bra de Pedrarias.-Parece demas decir que el afan de
Pedrarias fu6 el de enriquecerse a costas de los indios; se
apropi6 de pueblos enteros y los caz6, como de costumbre, pa-
ra convertirlos en dinero en los mercados de Panama. Su sis-
tema de gobierno era deAp6tico, sin mfs consideraci6n que su
dominio personal. Muri6 en Le6n el 6 de marzo de 1531.
El Gobernodor Castafieda.-Reclam6 la gobernaci6n de Ni-
oaragua y la obtuvo, con beneplacito de muchos, el Alcalde
Mayor y Contador Licenciado Francisco Castafteda. Inme-
diatamente el nuevo funcionario, procediendo como todos, se
adjudic6 ocho repartimientos. Convocaba el Ayuntamicnto a
su casa particular y no le dejaba libertad para deliberar ni
para votar. Cuando pedia dinero o servicios y no se los da-
ban, aumentaba sus persecuciones. Calculadamente no prac-
tic6 inventario de los bienes de la real hacienda. El Ayunta-
miento y vecinos que, alegres por la muerte de Pedrarias,
hablan escrito al rey elogiando a Castafeda, tuvieron que
hacerlo de modo contrario cuando vieron que su sistema no
era mejor que el del fallecido. Cuando Castafeda supo que
venia para Le6n un juez de residencia. en 1534, se alz6 con
todo, hasta con los bienes de difuntos, y se march al Perf.
Dej6 la gobernaci6n al obispo electo, Diego Alvarez de Osorio.






COMPINDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 79

PRIMER VIAJE DE DON PEDRO DE
ALVARADO A ESPANA
Viaje de don Pedro de Alvarado a Espafia y su regreso.-Se ha
dicho atras que Don Pedro de Alvarado se fue a Mexico, te-
meroso de las acusaciones que se le hacian, y allA, al amparo
de la buena situaci6n en que estaba su hermano Jorge, pues
habia contraido nupcias con una hija del Tesorero Alonso do
Estrada, no le fu6 difieil conseguir que se le nombrara eomo
su teniente en Guatemala. Y pensando con buen juicio que
la acusaci6n podia ser elevada a la Corte, a principios de 1527
se embarc6 en Veracruz con destiny a la Peninsula. Muchos
eran los acusadores de Alvarado que se habian presentado
ante el Consejo de Indias. Sin las pruebas necesarias y cons-
ciente de su culpabilidad, el acusado no fud a defenders, sino
que apel6 a los medios que entonces erari muy seguros. No se
sabe si con el abundante oro americano, o de otro modo, es el
caso que Don Pedro se granje6 la amistad de Francisco do
los Cobos, secretario del Consejo y personaje intimo de Car-
los V; lo cierto es que el process no fu6 seguido y, al rev6s
del castigo esperado, se le otorg6 el titulo de Don, se le con-
firi6 la cruz de la orden de Santiago, y en diciembre de 1527
se le nombr6 adelantado, gobernador y capitAn general de
Guatemala, con los mAs plenos poderes. Tambidn se le di6 el
encargo expreso de ir a buscar las islas de la Especieria en
Asia. MAs todavia: se le otorg6 la mano de la noble dama
Dofia Francisca de la Cueva, protegida del poderoso Secreta-
rio. A mediados de 1528 se embarc6 para America. Con 61
venian el Licenciado Don Francisco Marroquin, sacerdote,
primer obispo que fu6 de Guatemala, y los oficiales reales
Francisco de Castellanos (35), tesorero, Francisco de Zorri-
lla, contador, Gonzalo Ronquillo, veedor, y algunos regidores.
Pero despues de haber desembarcado en Veracruz, Alva-
rado tuvo la desgracia de perder a su esposa, suceso que in-
fluy6, no hay duda, en las persecuciones de que fu6 objeto al
llegar a M6xico, por los enemigos de Cortes, quien en esos
dias andaba en Espafia. Se le instruy6 un largo process, e
imposibilitado de irse inmediatamente a Guatemala, envi6
poderes a su hermano Jorge para que ejerciera en su nombre
las funciones que traia otorgadas. Dilatado fu6 el tiempo,
(35) Francisco de Castellanos introdujo en esta vez el trigo en
Gmatemala.





80 SOFONIAS SALVATIERRA


casi dos afios, que la justicia retuvo en Mexieo a Alvarado.
Los oficiales reales anticiparon su viaje a Guatemala, y en
esos dias vino a la misma ciudad el dominico Fray Domingo
Betanzos, que tan buena cooperaci6n prest6 en la defense de
los irdios. Por fltimo, Don Pedro sali6 rumbo a so destino, y
el 11 de abril de 1530 se present ante el Ayuntamiento para
ser reconocido en la supreme autoridad que decian sus titulos.
Disposiciones de Don Pedro de Alvarado al hacerse cargo de la
gobernaci6n.-Rectific6 los modos con que se habian verificado
los repartimientos de las tierras entire los colonos, con prefe-
rencias indebidas. Nombr6 al padre Marroquin cura parroco
de la ciudad de Guatemala, en lugar del padre Juan Godinez,
que ejercia el cargo desde los primeros dias de la conquista.
Tambidn envi6 a Diego de Alvarado a verificar fundaciones
de pueblos en Tezulutln o en Honduras, y a Luis deMos2oso
al oriented del Lempa, en donde en la region de Chaparrasti-
que fund la villa de San Miguel.
Los reyes cakchiqueles piden la paz.-Belech6-Quat y Cahi-
Imox, reyes cakchiqueles que hasta entonces se hablan man-
tenido en armas, cansados de huir en las montafias, e impo-
tentes para veneer, se ofrecieron de paz a Don Pedro de Al-
varado, quien los acept6 complacido. En mayo de 1530 salie-
ron de su escondrijo con un' cortejo de nobles y gran cantidad
de su pueblo, y ast entraron en la ciudad de Guatemala. Al-
varado los recibi6 con manifestaciones cordiales.
EL GOBERNADOR CONTRERAS Y FRAY
BARTOLOME DE LAS CASAS
Rodrigo de Contreras, Gobernador de Nicaragua.-Era Rodrigo
de Contreras un sujeto principal de la ciudad de Segovia, Es-
pafia, en donde habia contraido matrimonio en 1523 con Dofia
Maria de Pefalosa, hija de Pedrarias, la misma que fud ofre-
cida por esposa a Vasco Ndfiez de Balboa. Teniendo Pedrarias.
su suegro, tantosintereses acumulados en Nicaragua, anticip6
gestiones para que Contreras le sucediera en el mando, lo coal
obtuvo mediante sus amigos influyentes en la Corte. En c&-
dula real del 4 de Mayo de 1534 le fueron otorgados los titu-
los. En los primeros meses de 1535, aeompafade de su esposa
y dos hijos varones teniaa tambien dos hijas) sali6 de San
LCear de Barrameda. El mal tiempo hizo penosa y dilatada
la navegaci6n. En Panama enferm6 y no pudo Ilegar a Le6n






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 81

sino a fines de noviembre del mismo ano. En esos moments,
el estado de Animo de los colonos era de desesperaci6n; tan
amargas decepciones habian experimentado con todos los go-
bernadores anteriores, que pedian al rey que el sustituto de
Pedrarias no viniese de Espafia, sino que se escogiese entire
los que aqui vivian, o que se pusiese la Provincia bajo el
mando de una de las Audiencias de Indias. aPersona que de
Espafia venga, declan afligidos los vecinos de Granada, aun-
que sea un santo destruird la tierra'. AdemAs, siendo Con-
treras yerno de Pedrarias, los odios reinantes contra 6ste
deblan dispararse contra su sucesor. La ciudad de Le6n es-
taba poblada por ciento cincuetlta vecinos, de los cuales cien
eran encomenderos. Las casas eran de paja y espaciosas; la
cathedral tenia la forma de una ermita; habia conventos de
San Francisco, de Santo Domingo y de la Merced. Los prin-
cipales products de la Provincia, despuds de las minas, eran
el cacao, el algod6n, la miel y la cera. Todo el resto del afio
lo gast6 Contreras en acomodarse y en arreglar sus intereses.
Procedi6 en seguida al juicio de residencia de Castafieda. Tan-
tos y tan graves eran los cargos acumulados contra el Licencia-
do, que hubo de exhortArsele al Perd, en donde gozaba de la
protecci6n de Pizarro. No obstante, 'perseguido por la justicia,
huy6 a Tierra Firme, a donde lleg6 en un barco cargado de
oro y plata. Pero fue reducido a prisi6n y enviado a Espana.
Alli, al amparo de sus tesoros, lejos de ser castigado, ahi no
mis, el 31 de mayo de 1537, se le nombr6 nada menos que
Oidor de la Audiencia de Santo Domingo.
Contreras visit la provincia con el fin de redistribuir las
encomiendas entire los colonos, y hallando que dstos abusaban
cruelmente de sus indios, dict6 algunas ordenanzas para re-
mediar el mal. Constat6 que los encomenderos obligaban a
hombres y mujeres a trabajar todo el tiempo, sin cuidar su
cultural y cristianizaci6n, y que en vez de usar las carretas
como vehiculo de transport, empleaban a los indios como
bestias de carga. Con el fin de aumentar sus haberes, herra-
ban a los indios para eonvertirlos en esclavos y venderlos en
PanamA, y el que se negaba a declararse esclavo, lo azotaban
hasta que se confesaba ser de esa condici6n. Todo esto trat6
de corregirlo Contreras; pero en cuanto a sus intereses, hall
medios de apropiarse la mayor cantidad de los pueblos de
Nicaragua.
Una de las cosas en que mAs empefio puso Contreras fue





82 SOFONfAS SALVATIERRA

en la exploraci6n del Desaguadero. Con este objeto organize
una expedici6n a las 6rdenes de Diego Machuca de Suazo;
pero con la experiencia anterior de que estas empresas eran
un simple pretexto para cazar a los indios y convertirlos er
esclavos, surgi6 la oposici6n tenaz y decidida de Fray Barto-
lome de las Casas. Antes de seguir adelante, digamos quin
era este nuevo personaje.

Rasgos biogrificos de Fray Bartoloma de las Casas.-Naci6 en
Sevilla en 1474. Estudi6 en la Universidad de Salamanca, en
donde obtuvo el titulo de Li-
cenciado. Joven de diez y nue-
ve afios, estaba en Sevilla el 31
de marzo de 1493, Domingo de.
Ramos, diade la entrada triun-
Sfal de Crist6bal Col6n de re-
greso de su primer viaje. En
1502 vino a las Indias en com-
pania del gobernador Obando.
En 1510 obtuvo las 6rdenes
sacerdotales, y aqui en Ame-
rica dijo su primera misa. En
1511 pas6 a Cuba con el gober-
nador Diego de Velazquez, de
quien era consejero. Su pri-
mera profunda impresi6n de la
inmensa crueldad de los con-
Fray Bartolomd de Las Casas quistadores, se la di6 Panfilo de
Narvaez en la region de Caonao. Expedicionaban por Pse la-
do, cuando llegaron a una rancheria; los indios se agruvaron
para admirar los caballos y obsequiar a los viajeros, sin ima-
ginarse siquiera el terrible plan que contra ellos se fraguaba.
A una sefial, los hombres de Narvaez desenvainaron sus es-
padas y se echaron sobre los indios dando de estocadas a
hombres, mujeres, nifios, ancianos; ni aun huir pudieron los
infortunados naturales, porque sus asesinos les habian toma-
do los caminos para evitarlo. Fray Bartolome, que presen-
ciaba la sangrienta escena, no volvia de su sorpresa, y corria
de un lado a otro defendiendo a los indios y tratando de
aplacar el furor de sus compatriotas. Aument6 su impresi6n
el hecho de haber 61 Ilamado de paz y con promesas a various
caciques de la provincia de la Habana, que habian huido al






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 83

acercarse los expedicionarios, Ilamamiento a que atendieron
para desgracia suya, porque el perfido Narvaez, cuando los
confiados indios se presentaron, los mand6 quemar vivos.
Las Casas habia sido favorecido por Velazquez con al-
gunos repartimientos, los cuales explotaba en sociedad con
otro cl6rigo Ilamado Pedro de Renteria, tan generoso como
61. Pero, espiritu elevado el suyo, debia ser iluminado por
el rayo celeste, el mismo que hiri6 a Saulo en el camino de
Damasco. Saulo se convirti6 en San Pablo, y el clerigo Bar-
tolom6 de Las Casas pas6 a ser para siempre el inmortal
Protector de los indios. Era la 6poca de Pentecost6s de 1514;
debia 61 ir al pueblo de Sagua a decir misa y predicar. Una
noche, meditando sus sermones y estudiando en las Sagra-
das Escrituras, se detuvo ante los versiculos 21 y 23 al 27
del iibro XXXIV del Eclesiastds, e inundado de una clara
luz en su conciencia, comprendi6 que todas aquellas matan-
zas y aquellos repartimientos y aquella esclavitud eran con-
trarios a los mandates de la sagrada Ley. A la mafiana
siguiente fue a buscar a Velazquez, le revel6 su inquietud
y le manifesto su decision de libertar a los esclavos y aban-
donar sus encomiendas. Velazquez trat6 de disuadirlo, argu-
mentandole que lo que se hacia con los indios no era pecado,
porque los naturales eran paganos. Renteria andaba en
Jamaica en tratos de la sociedad commercial que tenian, y
cuando regres6 a Cuba aprob6 la resoluci6n de Las Casas.
Desde entonces empez6 con toda energia la predica del
cl6rigo convertido. Unos no le creian al principio, pensaban
que se trataba de esos modos doubles de ser cristianos en
las palabras y olvidar la doctrine en la realidad. Otros le
supusieron loco. La misma locura de Jesis ante los publi-
canos y los fariseos, y la de Col6n ante los asabios de C6r-
doba. Entonces comenz6 el odio de los conquistadores con-
tra 1l.
Fue Las Casas a Santo Domingo y alli se entrevist6 con
Fr. Pedro de C6rdoba. prelado de los dominicos, quien le es-
cuch6 con satisfacci6n y en perfect acuerdo. Fray Pedro le
aconsej6 que fuera a Espafia a exponerle sus quejas al rey
Fernando, aunque sin much fe, porque el monarca habia
entrado ya en negocios de negros y en direct explotaci6n
de minas.
Como era su costumbre, Don Fernando le oy6, y nada
mis. Tambidn tenla que verselas con el valimiento podero-






84 SOFONIAS SALVATIERRA

so de los ministros del Consejo Lope de Cochinillos y Juan
Rodriguez de Fonseca, obispo de Burgos, quienes tenian,
particularmente el segundo, grandes repartimientos, y ha-
cian pingiles negocios con los conquistadores. Cochinillos le
escuch6 con calma, no asi Fonseca, de tal manera que, en-
colerizado por las referencias de Las Casas, le dljo a gritos:
*iMirad qu6 donoso necio; que se me da a mi y que se le da
al rey? A lo que contest las Casas con energia: &,Que ni
a vuestra seforia ni al rey que mueran aquellas Animas no
se da nada? iOh, gran Dios eterno! Ly a quin se le ha de
dar algo? Y sali6 del despacho, despedido bruscamente por
Fonseca.
En esos dias, febrero de 1516, muri6 el rey Fernando,
y le sucedi6 como regente el Cardenal Francisco Jiminez
de Cisneros. Tambi6n el Cardenal Adriano de Utrech, go-
bernaba como adjunto, enviado por el joven rey Carlos,
heredero de la Corona de Castilla, quien estaba en Flandes.
Pens6 ir hasta alli; pero la buena acogida que le dieron
los dos regents no hizo necesario el viaje. Al Cardenal
Adriano, como no sabia el espafol, se dirigi6 en latin, y a
Cisneros en castellano. Cuando el adjunto conoci6 las re-
ferencias de Las Casas, se dirigi6 al regente, y le pregunt6
si era possible que tales crueldades se perpetraran en In-
diass. Cisneros, hombre de alta conciencia, contest que
si. Inmediatamente dispusieron enviar tres frayles jer6ni-
mos a seguir informaciones, y nombraron a Las Casas Pro-
tector Universal de los indios, con todas las facultades y
pederes.
Vinieron los tres frayles comisionados a fines de 1516;
pero, ya sea por miedo o por calculo, no supieron Ilenar su
cometido. EntoncesLas Casas, que tambidn habia venido,
resolvi6 volver a Espafia, en marzo de 1517, a hacerse oir
del propio rey Don Carlos. Propuso, bajo la benevolencia del
Gran Canciller Juan Selvagio, que se regularizara la colo-
nizaci6n con el envio sistemAtico de families labradoras para
poblar las Antillas. Al Gran Canciller, que era intimo pri-
vado del rey, le pareci6 bueno el proyecto; pero vino a
desvanecerlo la cesi6n de Yucatan en feudo, que el sobera-
no acababa de otorgar al Almirante de Flandes, y ademAs,
la gobernaci6n de Cuba. Nada consigui6 en concrete, y
s6lo obtuvo que se anulara la tal cesi6n, porque estaban de
por medio los derechos del Almirante Don Diego Col6n.






COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAMERICA 85

Aunque el rey di6 la orden de que Las Casas pudiera hacer
la propaganda y que la hizo en toda Espatia, y aun se ve-
rificaron los primeros enganehes, un Berrio, escudero del
rey. que debia cooperar bajo las 6rdenes del Protector,
puesto en inteligencias secrets con el obispo Rodriguez de
Fonseca, autorizado por dste modific6 sus instrucciones,
despuds de firmadas por el rey, en la parte que decia uha-
gdis lo que Las Casas os dijere, por hagAis lo que os pa-
reciere*, y se anticip6 a enviar por su cuenta, a espaldas
de las Casas, no labradores, sino taberneros, rufianes y va-
gabundos, que fueron a fracasar a Santo Domingo. En
interns del obispo Fonseca estaba que no prosperara el plan
de Las Casas.
Ocurri6 que los encomenderos de Cuba dijeron a Las Ca-
sas que si les permitian importer una docena de negros de
Espafia para sustituirlos por los indios, abandonarian las
encomiendas. Las Casas acept6 hacer la gesti6n en la Cor-
te; pero muy en seguida reflexion6 que los negros tenian
tanto derecho a la libertad como los indios. El mismo lo
confiesa en uno de sus libros. Los detractors de Las Casas
divulgan que el Protector introdujo la esclavitud negra en
America, lo cual es falso de toda falsedad. Esclavos negros
hubo en America desde muchos aiios antes que viniera Las
Casas al Continente.
Las Casas no luchaba solamente con la resistencia del
obispo Fonseca y de los que hacian negocios con los enco-
menderos y conquistadores, sino que tuvo que hab6rselas
nada menos que con un prelado, Don Juan de Quevedo,
obispo de Darien. Enterado el rey de lo que pasaba en las
Antillas, y sabiendo .de una dispute personal que sobre es-
tas cosas tuvieron Quevedo y Las Casas, quiso oirlos a los
dos, asf como tambidn a un religioso de San Francisco y
al Almirante Don Diego Col6n, que alli estaban. Esto su-
cedi6 en Barcelona. Citados en consejo presidido por el
soberano, se orden6 a los cuatro que dijeran libremente lo
que tuvieran a bien. El obispo Quevedo sostuvo que era
legitimo esclavizar a los indios, porque eran paganos y es-
tabando minados por natural; Las Casas, al contrario, refiri6
los horrores que 61 habia presenciado en Cuba, y usando
de una admirable franqueza, dijo que eso no era en gloria
de Dios ni en servicio del rey; el franciscano, en corto dis-
curso confirm en un todo las palabras de Las Casas; lo






86 SOFONIAS SALVATIERRA

mismo dijo Don Diego Col6n. El obispo Quevedo estaba
vencido y Las Casas habia ganado la primera gran jornada
en el camino de la humanidad y de la aplicaci6n de un
cristianismo coherente y sincere.
Se permiti6 a Las Casas ensayar en Tierra Firme el
procedimiento de la conquista pacifica; pero fracas por los
grandes obstdculos que a ella se oponian. Se vino a la
Espahola a fines de 1520. Todos le resistian en las Indias,
menos la congregaci6n religiosa de los dominicos, que ha-
bian abrazado la defense de los indios. El Protector en-
tonces ingres6 a la orden en 1522. Impotente, se enccrr6
en el convento. De 61 sali6 cuando Pizarro avanz6 sobre
el Peru. Fu6 a la Corte en 1530 a suplicar 6rdenes expre-
sas en favor de los naturales. Vino con ellas. Pas6 a Me-
xico; de alli a Guatemala, en donde el Prior lo mand6 al
Peri. Lleg6 allA y notific6 a Pizarro las reales 6rdenes en
favor de los indios, y de regreso en 1532 se detuvo en Ni-
caragua con afan catequista. Aqui recibi6 carta del Licen-
ciado Cerrato, Presidente de la Audiencia de Santo Domin-
go, en que le urgia su preseneia en la isla. Se fu6 inme-
diatamente por Trujillo. Se trataba de traer de paz al
cacique Enrique, lo cual s6lo Las Casas podia conseguir, y
lo consiguj6 con sus reflexiones y promesas sinceras.
Volvi6 a Nicaragua en 1534 con el prop6sito de ir al
Perd. Se embarc6 en el Realejo; pero un fuerte temporal
lo oblig6 a regresarse. En Le6n estaba organizando con-
ventos y catequizando indios, cuando a fines de 1535 lleg6
el sucesor de Pedrarias, Rodrigo de Contreras, y es asi
que lo hemos visto oponiendose a la expedici6n que el nue-
vo gobernador preparaba para la exploraci6n del Desagua-
dero.
El conflict entire Las Casas y Contreras.-Es bien sabido por
los que entienden las cosas con juicio recto, que las expe-
diciones descubridoras eran un pretexto para buscar oro y
matar a los indios, mAs que de catequizaci6n, o que, en el
conflict, lo primero vencia a lo segundo. Fray BartolomB
de Las Casas tenia la experiencia de los Martin de Estete y
mil mis y no queria pecar sobre aviso no resistiendo a que
fuera libre la expedici6n proyectada por Machuca de Suazo.
Predic6 contra ella, y solamente la aceptaba si a 01 se le
nombraba jefe de la tropa. Una vez que en la capital de
la Provincia decia un ardoroso serm6n sobre este asunto,






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTRCAMERICA 87

Dofla Maria de Peflalosa, mirando por sus intereses, incre-
p6 a Las Casas en plena iglesia, sin importarle la actitud
de desacato y escfndalo que asumia. Es que esta dama
colonial di6 siempre muestras de Ilevar en su Animo los
impulses violentos y apasionados de su padre Pedrarias.
Por supuesto, que la expedici6n no tuvo buen 4xito,
porque muchos de los soldados, atemorizados con las predi-
cas de Las Casas, quien les decia eque los que iban en el
dicho descubrimiento iban en deservicio de Dios Nuestro
Sefor y en gran cargo de sus concienciasH, se negaron a
salir. Rodrigo de Contreras hizo levantar un informative
contra Las Casas, ante el reverendo Diego Alvarez de Oso-
rio, que fu6 el primer obispo de Nicaragua, quien procuraba
la reconciliaci6n de ambos; pero quiso la desgracia que
muriera el prelado en junior de 1536, y el Provisor, que lo
era el Bachiller Pedro Garcia Pacheco, se neg6 a seguirlo.
Ademas, en esos dias Las Casas recibi6 una carta del obis-
po Marroquin, en que se le lamaba con prop6sitos de paz
entire los conquistadores y los indios. Adelante se referira
esto.
EXPEDICION DE ALVARADO AL PERO.
Preparativos.-A la vez que Alvarado obligaba por cente-
nares a los indios a buscarle oro y a construir viviendas para
los espafioles, los utilizaba por otro lado por millares en los
preparativos de su viaje a las islas de la Especieria, que le
habia ordenado el rey. Eligi6 la rada de Iztapa para preparar
la flotilla expedicionaria. Hizo traer a hombros de indios de
uno a otro mar, anclas, jarcias, cafiones; fatiga extraordina-
ria de la cual murieron no pocos. Empeiado estaba Don Pe-
dro en esos afanosos' preparativos, cuando Cort6s, que se
inclinaba a lo mismo, no Io vi6 de buena manera y le escribi6
proponidndole que hicieran la expedici6n en sociedad, a lo
cual su antiguo subalterno no quiso acceder.
Alvarado cambia de prop6sito.-De pronto, la ambici6n de
Alvarado fu6 desviada hacia otros rumbos. Le Ilegaron noti-
cias de las riquezas del Perd, en cuya conquista andaban los
empefios de Pizarro. Asi se lo avis6 al rey, el cual le reiter6
la orden del viaje a las islas de la Especieria; lo mismo le dijo
la Audiencia de Mexico. Alvarado, sin embargo, no hizo
caso, y sigui6 con desesperado esfuerzo, tanto como su ambi-
ci6n de mayores riquezas le empujaba. El piloto Juan Fer-






88 SOFONIAS SALVATIERRA

nAndez, que habia militado en el Perd con Pizarro, le inform
que la provincia de Quito no habia sido conquistada y ponde-
raba las extraordinarias riquezas de alli. El mismo Fernan-
dez se ofreci6 a ser el piloto director de la flotilla de ocho
buques, comprados unos y construidos otros en la rada de
Iztapa. La tropa se componia de quinientos hombres de co-
raza, cien ballesteros, cien rodeleros y cincuenta escopeteros.
Gente de la principal de Guatemala se alist6 en la expedici6n.
Se dice que ninguna otra armada mejor se vi6 antes en el
Mar del Sur. Dej6 en Guatemala como teniente a su hermano
Jorge. Probablemente se hizo a la vela en los primeros dias
de enero de 1534, porque el 20 de ese mismo mes estaba en
el Realejo.
Marcha penosa de Alvarado.-Siguio navegando haeia el Sur.
A poco encontr6 dos navios que con doscientos hombres lle-
vaba Gabriel de Rojas en auxilio de Pizarro. Alvarado no
tuvo inconvenient en hacer buena presa de ellos, y los in-
corpor6 a su expedici6n. Hombres aquellos, en quienes no
existfa la conciencia del derecho, ninguna consideraci6n mo-
ral los detenia, salvo una fuerza mayor. Llegados a las costas
del Ecuador, desembarc6 en Puerto-viejo. Una parte de la
flota la despach6 a Panama y a Nicaragua a enganchar mAi
gente, y la otra, al mando de Juan Fernandez, la envi6 hacia
el Sur a explorer y tomar posesi6n de todo puerto que encon-
trase. l1, a la cabeza de su ej6rcito, se intern6 en el territo-
rio en direcci6n a Quito, atraido por las riquezas fabulosas
que esperaba. Como buen augurio, encontraron el pueblo de
Jipijapa y alli tal cantidad de oro, que lo bautizaron con el
nombre de pueblo de oro. La march era penosa, y muy grave
se volvi6 cuando ascendian la cordillera de los Andes. El
hambre, el frio, las enfermedades y la muerte marcaban con
sepulturas y cruces el camino de los expedicionarios. En esos
dias el Cotopaxi estaba en actividad y sus cenizas Ilevaban
la turbaci6n y la duda a Alvarado y sus compaiieros. El su-
frimiento de los infelices indios, que a la fuerza se les habia
arrancado de su tierra, s6lo es para imaginarlo.
Actitud de Gabriel de Rojas.-Se ha dicho que la culpa trae
el castigo. Alvarado recibi6 el suyo por la violencia con Ga-
briel de Rojas. Este, despubs que Don Pedro le tom6 los
navios hall los medios de dirigirse al Perd. Inform6 a Diego
de Almagro, que estaba en Vilcas, y march al Cuzco a darle





COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMARICA 89

cuenta de todo a Pizarro. El Mariscal, que asi le Ilamaban
tambi6n a Almagro, se puso a march forzada en direcci6n
de San Miguel de Piura, en donde estaba Sebastian de
Belalcazar; pero no lo encontr6 porque habia salido hacia
Quito a ocuparlo. Mientras tanto, Alvarado avanzaba en-
tre la nieve, el hambre y la muerte. Sus compafieros mo-
rian dia a dia, y entire los sobrevivientes angustiados se
desvanecia la ilusi6n de las grandes riquezas que se prome-
tian alcanzar. Lleg6 al pueblo de Pasi, y alli constat6 que
habian desaparecido ochenta y einco espafioles, muerto casi
casi todos los indios y la mayor part de los caballos.
Alvarado se encuentra con Almagro. Su regreso a Guatemala.-A
poco de proseguir la march, encontr6 una de las gran-
des carreteras construldas por los Incas, y not6 huellas de
herraduras, lo que le indic6 que sus compatriotas andaban
por esos lados. En efecto, Almagro, que con Belalcazar ha-
bia ya tomado Quito, se vino al encuentro de Alvarado al
frente de doscientos hombres. Envi6 unos soldados de avan-
zada para inspeccionar los movimientos del Adelantado de
Guatemala; pero fueron eapturados por una fuerza que co-
mandaba su hermano Diego.
Don Pedro los trat6 bien, les manifesto que no Ilegaba
a pelear, sino a descubrir tierras, los dej6 libres y envi6 con
ellos una carta a Almagro, en que le decia que al llegar alli
no hacia otra cosa que cumplir 6rdenes del Emperador, que
no le movian prop6sitos de disgustos con otros conquistado-
res, y por uiltimo que se encaminaba a Riobamba en donde
se arreglarian amigablemente.
Conociendose, como se conocian todos, Almagro no
crey6 sincere a Don Pedro, y se adelant6 a fundar la ciudad
de Riobamba, con el fin de tener razones superiores contra
su eontendor. Despubs, usando del engafio, envi6 a tres de
l.s suyos con el mensaje verbal de felicitar a Alvarado por
su llegada, a expresarle sus sentimientos por lo much que
habia sufrido en la travesia, que esperaba que sus expresio-
nes de paz fueran vereaderas, tal como cumplia a un caba-
llero, y le avisaba por anticipate que Pizarro era el goberna-
dor de aquellas tierras. Alvarado no quiso contestar hasta
que estuviera cerca de Riobamba. A su vez los emisarios de
Almagro, confundidos con los soldados de Alvarado, los invi-
taban a unirse a Pizarro, halagandolos con los grandes teso-







90 SOroNfAS SALVATIERRA

ros del Cuzco, lo eual decian, era mis cierto que seguir la
aventura del gobernador de Guatemala.
Cuando se acercaba a Riobamba, Alvarado, ya desem-
bozindose, envi6 a decir a Almagro que le despejase el ca-
mino de su conquista. El Mariscal le contest que aquellos
territories estaban ya conquistados por Pizarro. Alvarado
no descuid6 de hacer entire la gente de Alamagro lo que 6ste
estaba hacienda con la de aquel, sonsacarsela. Ambos con-
siguieron que algunos se pasaran de uno a otro lado. Uno
de los que primero se pas6 a Almagro fu6 el propio secreta-
rio de Don Pedro. Este resolvi6 marchar inmediatamente
contra su rival, y como prinoipio de pelea le exigi6 que le en-
tregara a su secretario desertor, a lo cual se neg6 el Maris-
cal, y le envi6 a su vez al alcalde de la ciudad y a un escri-
bano para intimarle en nombre de Dios y del rey no pro-
moviera disturbios y que se regresara a su gobernaci6n de
Guatemala. Don Pedro se neg6, manifestando que lo finico
que queria era que se le permitiera comprar lo que necesita-
ba. El alcalde le contest, que si se retiraba una legua, en-
trarian en inteligencias amigables. Alvarado no las tenia to-
das con su gente, y ademrs comprendia que su entrometi-
miento alli como conquistador no era legitimo. Tambien vela
que Almagro estaba dispuesto a batirse con Bl. Acept6 por
iltimo la propuesta del Mariscal de alojarse con su gene en
Riobamba y que los jefes lo arreglaran todo en entrevista
personal.
Reunidos en conferencia, en compania de sus principa-
les oficiales, Alvarado propuso que se formara una sociedac
entire 6l, Almagro y Pizarro, y que el hijo del Mariscal se ca-
sarla con una hija del gobernador de Guatemala. A Don Pe-
dro acompafaban en esta expedici6n, su mujer Dofia Luisa
Jicotenga, princess de Tlascala, y su hija Dofia Leonor. Tam-
bien iban con el su hermano G6mez y su sobrino Diego, quie-
nes murieron en el Perd.
Almagro contest que no era possible que hubiera paz
en una compafiia de tres. Por fin convinieron en que Don
Pedro se regresaria a Guatemala, dejando a Almasro todo su
equipo y su gente, por una compensaci6n de cien mil pesos
oro que le daria el Mariscal. Pizarro, que habia avanzado
del Cuzco en busca de Alvarado, se eneontr6 eon 6ste en Pa-
chacamac, y aprob6 el arreglo concertado con Almagro. Des-
puds de alegres fiestas con que lo agasaj6 el conquistador del





COMPENDIO DE HISTORIA DE CENTROAEIRCA 91

Peru, Alvarado se regres6 a su gobernaci6n acompafiado de
algunos espafioles que se habian enriquecido con los despojos
dle los Incas y querian gozarlos en paz en Guatemala.
ALVARADO RESUELVE IR A ESPAIA.
SUCESOS EN HONDURAS
La Audiencia de Mexico manda procesar a Alvarado.-En
abril de 1535 entr6 Don Pedro en Guatemala y lo recibieron
con muestras de alegria. Pero la Audiencia de Mexico al sa-
ber su regreso, envi6 a uno de sus Oidores, el Licenciado
Alonso de Maldonado, a tomarle residencia y proceder contra
,*l. Maldonado lleg6 a Guatemala en mayo de 1536. Pero la
reserva que se quiso guardar no fu6 lo suficiente para que
.ion Pedro no lo supiera y tratara de ponerse en salvo.
Estado deplorable de los colonos de Naco.-Vino a favore-
cer a Alvarado la presencia en Guatemala del Tesorero de
Honduras, Diego Garcia de Celis, quien representando a los
colonos de esta Provincia, Ilegaba a suplicarle que los soco_
rriera contra la male administration de Cereceda. Este go-
bernador, *cuya crueldad excedia a toda prudencia humanaD,
segfn lo dice el cronista Herrera, habia colmado la paeien-
cia y el odio que contra l1 sentian los vecinos de Naco. Dis-
pusieron deponerlo, y alzandose con sus cosas se marcharon.
A poco de caminar, supieron'que cerca, por el camino de Gua-
temala, venian unos espafioles. Era Don Pedro de Alvarado,
a favor de quien Cereceda mansamente renunci6 el mando.
Acept6 Don Pedro, e inmediatamente reorganize el gobier.
no. Con una parte de su gente envi6 al capitin Juan de
ChAvez a buscar un lugar convenient en donde fundar una
ciudad entire Guatemala y Puerto Caballos. Despu4s de mu-
cho vagar por aquellas serranias, llegaroi, igracias a Dioso
a un sitio llano, y alli fund la ciudad con el nombre de Gra-
cias a Dios, la misma que siempre so ha llamado Gracias. Es-
to ocurri6 en 1536 (36). El feliz hallazgo, despues, de ricas
mnins d# oro cerca de esta ciudad, favorecieron su penoso
desarrollo. Tambien dispuso Alvarado fundar otra en el va-
lie de Sula con el nombre de San Pedro, lo cual hizo el 27 de
junio del mismo ano de 1536. Hecho esto se embarc6 en Puer-
to Caballos para la Peninsula.
(36) Antes de estableeerse definitivamente en Comayagua, la sede
del Gobierno estuvo en Trujillo, Naco, Gracias, San Pedro Sula, hasta
que en 1573 el Gobernador Die go de Herrera la fij6 en Comayagua.






92 SO ONIAS SALVATIERRA
I I < .11. r .' i ; .
Montejo, Gobernador de Hondurqs.-Por ese mismo tiempo,
habia sido nombrado gobernador dq Hpnduras el Adelantado
Don Francisco de Montejo, quien residia en M6xico. Anti-
cip6 a Alonso de Ciceres para que recibiera el cargo en su
nombre; pero el Ayuntamiento de Gracias, organizado por
Alvarado, no quiso reconocerlo. Entonces Caceres, ayudado
por unos descontentos, redujo a prisi6n a los municipes, or-
ganiz6 otro Ayuntamiento, y 6ste le di6 posesi6n. Llegado
Montejo poco despues, procedi6 como era de uso corriente,
quitando las tierras a los que las tenian y adjudicAndoselas a
si mismo.
Fundacian de Comayagua y mnirte de Linipira.-Por orden
de Montejo, el aflo de 1537, Alonso de Ciceres fund la vi-
lla de Santa Maria de Comayagua, y pronto venci6 a algunas
tribus insurrectas, except las que vivian en la regi6n de
Cerquin, en donde gobernaba el heroic cacique Lempira. En
las guerras con los de su raza nadie habia podido vencerlo.
Sin embargo, cuando se present el extranjero, hizo la paz
con sus vecinos y se lanz6 resuelto a la defense de su tierra.
Reuni6 un gran ej&rcito y se fortific6 en un pefiol. Alonso
de Ciceres march contra 61 y no pudiendo vencerlo en bata-
lla campal, le puso sitio al periol. Las hostilidades se prolon-
garon por seis largos meses. El indio indomable hacia sali-
das constantes en animosas guerrillas contra los sitiadores,
hasta que el conquistador, no pudiendo reducirlo de frente se
acogi6 al asesinato traidor. Muchas veces habian los caste-
lanos enviado mensajeros de paz, que el indio heroico recha-
zaba. Un dia, para terminar de una vez, tramaron un corn-
plot de asesinato contra Lempira. Dos soldados en un solo
caballo, uno adelante y otro en la grupa, fueron hasta el ca-
cique, quien confiado los dej6 avanzar hasta las rocas que le
servian de pedestal a su glorioso patriotism. El montado
de atrAs Ilevaba un arcabuz oculto, y cuando- estuvo cerca,
dispar6 sobre seguro y por sorpresa contra el heroe, el cual,
herido de muerte, cay6 rodando por las pefias de su pefiol,
para ser la admiraci6n eterna de la posteridad. Muerto Lem-
pira, sus huestes se desbandaron, y asi el conquistudor pudo
ficilmente veneerlos y quedar duefio de toda la region.
SUCESOS EN NICARAGUA
Exp!oraci6n del Pisaguadero.-Obedeiendo a 6rdenes del
rey, el gobernador de Nicaragua, Contreras, no desatendi6 la






COMPENDIO DE EISORIA DE CENTROAMPRICA


exploraci6n del Desaguadero. Por fortune eran vecinos de
la Provincia los capitanes Alonso Calero y Diego Machuca de
Suazo, quienes resolvieron contribuir con todos sus haberes
para alistar la expedici6n. Se construyeron dos bergantines.
cuatro canoas y una barcaza, esta iltima con capacidad para
un corral de cincuenta cerdos, y una cuadra de treinta y seis
caballos. Todo esto se alist6 en las islitas que estan frente a
Granada. Se embarcaron 120 espafoles, algunos frayles y
mas de 300 indios para remeros y cargadores. El 6 de abril
de 1539 se puso en march la flotilla expedicionaria. Siguie-
ron por el lado oriental del Gran Lago, sobre las costas de
Chontales, una parte de los expedicioMarios por tierra y los
otros en las embarcaciones. Asi Ilegarom a la embocadura
del Desaguadero. Poco despues de haber empezado a des-
cender el rio, el jefe Calero orden6 a su segundo Machuca que
saltara a tierra con 60 espafioles y la mitad de los indios y los
caballos que Ilevaban, en la inteligencia de que Calero lo es-
peraria quince dias en aquel lugar. Como Machuca no regre-
sara, Calero sigui6 adelante y a los pocos dias tuvo la satis-
facci6n de ver desde lejos, brillando al sol, la vasta de masa
de aguas del oceano Atlantico. Adelant6 el bergantin ,San
Juan) para reconoeerlo, y es por esto que el hist6rico Desa-
guadero se llama rio San Juan. No pudieron juntarse Ma-
chuca y Calero. Aquel tambidn lleg6 por tierra a las costas
del mar, y se regres6 a dar cuenta a Contreras, bajo la im-
presi6n de que Calero habia desaparecido.
No fu6 asi. Este capitan al no encontrar a Machuca,
despues de haberlo buscado con afan, resolvi6 dirigirse a
Nombre de Dios. Llegado alli, el diablo de la ambici6n su-
giri6 al Dr. Robles,. Oidor mas antiguo de la Audiencia de
Panama, que encarcelara a Calero y que celebrara capitula-
ciones con su yerno Hernan SAnchez de Badajoz, con el obje-
to de venir a conquistar los territories recorridos por aquel.
Marcha de Contreras contra Badajoz.-Al saber el goberna-
dor de Nicaragua la actitud del Oidor Robles, Ileno de indig-
naci6n artill6 unos barcos y march a rechazar el entrometi-
miento en lo que bajo su mando se habia descubierto. Her-
nin Sanchez habia desembarcado en el rio Tarire y Ilegado a
la region de Talamanca. Alli construy6 el fuerte Marbel, al
cual le puso sitio Contreras. Como el intruso Badajoz gasta-
ba malos tratamientos con los espafioles que le acompafaban,





94 SOFONiAS SALVATIERRA

estos se pasaron al sitiador, y Contreras pudo tomar el fuer-
te sin disparar un tiro. El vencedor hizo encarcelar al intru-
so y enviarlo a Espaia para ser juzgado. Sin embargo, el
gobernador de Nicaragua tuvo que regresar a Granada, al sa-
ber que el rey habia desaprobado lo hecho por el Dr. Robles
y a la vez celebrado capitulaciones con Diego Gutidrrez para
conquistar la region conquistada por los hombres de Contre-
ras. Este nuevo conquistador no hizo nada, y asi qued6 por
entonces la dominaci6n espafiola, en la que despuds fue Pro-
vincia de Costa Rica, hasta que la someti6 efectivamente
Juan Vasquez de Coronado, seg6n se dira adelante.
Contreras es enviado preso a Espaia.-En 1542 muri6 en
Le6n el Obispo de Nicaragua, Fr. Francisco de Mendavia, y
qued6 encargado de la Curia el Dean Don Pedro de Menda-
via, fuerte opositor de Contreras, quien arrogandose facul-
tades que no tenia declare vacant el Deanazgo. Tuvo nece-
sidad Contreras de ir a Panama, dejando como teniente suyo
a su yerno Pedro de los Ries. El Dean Mendavia envi6 ex-
horto a la Audiencia de Panama, a fin de que en nombre de
la Inquisici6n lo prendiesen por haber allanado la jurisdicci6n
eclesifstica, lo cual verific6 el Tribunal, encerrandolo en las
carceles del Santo Oficio y ordenfndole despues que se fuera
a Espafia a contestar cargo. Esto ocurria a fines de 1542.
Abusos de Pedro de los Rios y motines en Granada y Leon.-
Infinitas fueron las correrias que en el tiempo de su tenen-
cia cometi6 de los Rios, dice un historiador, de tal manera
que la Audiencia de Panama, previa sentencia lo destituy6.
Entreg6 el Teniente las insignias del mando; pero a la vez
se present con gente armada ante el Ayuntamierito, y se
hizo proclamar Gobernador. Su primer acto fue hostilizar al
Dean y a los amigos de este. El clerigo no se dej6, y reu-
niendo gente leal capture a Pedro de los Rios, y lo encarcel6
en nombre de la Inquisici6n en el convento de la Merced. Es-
to sucedia en Granada en la noche del 12 de mayo de 1543.
A esta actitud del Padre Mendavia, respondi6 en forma mas
violent ain Dofia Maria de Pefialosa, que a la saz6n residia
en esa ciudad. En la mafana siguiente, la digna hija de Pe-
drarias, convoc6 a los vecinos, bajo pena de muerte, si no
concurrian al convento a libertar a de los Rios. Se trab6 un
combat, en el cual murieron dos frayles. Por fin el Padre
Mendavia convino en libertar al preso, bajo la condici6n de






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 95

que no se perseguiria a ninguno. Acept6 Pedro de los Rios
jurar el arreglo en el ara de la iglesia, pero inmediatamente
que se vi6 libre encardel6 a todos los amigos del Dean, man-
d6 ahorcar a cuatro de ellos, haciendolos cuartos, y al mismo
Dean lo mand6 preso a Espaia. Todas estas venganzas san-
grientas, repercatieron en Le6n, en donde los amigos del Pa-
dre Mendavia incendiaron las casas de Contreras. Estos a!-
borotos terminaron cuando el juez Diego de Pineda, enviado
por la Audiencia de Panama, process al interino Gobernador
y lo conden6 a destierro y a una fuerte multa.
FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS PRUEBA QUE LA
CONQUISTA PUDO HACERSE EN FORMA PACIFICA
La tesis de las Casas.-El libro mas interesante que escri-
bi6 el Protector de los indios, es sin duda el titulado De fni-
co vocationis modo, que comenta el cronista Fray Antonio de
Remesal. ApoyAndose Las Casas en el Antiguo y en el Nue-
vo Testamento y en los Padres de la Iglesia, asi como en las
doctrinas de los fil6sofos, sostenia que todas las naciones,
cualquiera que fuera el grado de cultural, estaban predestina-
das a recibir la fe cristiana, mas los indios que demostraban
tener una indole superior, y entire la estupefacci6n y el odio
de aquella gente egoista, sentaba la tesis verdaderamente
cristiana, de que a ningin pueblo se le puede imponer ningu-
na fe por la fuerza, sino por predica y persuaci6n; este es,
Pecia, segfn las palabras de Remesal, el fnico y solo modo
que la divina providencia instituy6 en todo el mundo, y en
todo tiempo, para que se ensefiase a los hombres la verdade-
ra religion. Calificaba tambi6n de temeraria, injusta, per-
versa y tirdnica, la forma cruel y terrible con que los con-
quistadores imponian a los indios una nueva dominaci6n po-
litica y una nueva fe religiosa.
Las Casas convierte en tierra de paz la tierra de guerra.-El
Licenciado Maldonado, que como visitador qued6 gobernando
en Guatemala en lugar de Alvarado, cuando este hacia su se-
gundo viaje a Espafia, era un hombre, ademis de ilustrado y
comprensivo, de altos y generosos sentimientos humanita-
rios. La extensa region que estA entire los rios Motagua y
Usumacinta, mAs ]a tierra de los lacandones, lamada en ge-
neral Tezulutlin, estaba habitada por tribus Ilenas de coraje
y se mostraban intratables a la fuerza. Varias entradas de
los conquistadores a esa region habian constituido otros tan-






96 SOFONIAS SALVATIERRA

tos fracasos. El cacique de Zamaneb, ciudad principal y le-
gendaria de la region, era el jefe del gobierno indigent, y
cada vez se ensafiaba mds contra los eselavizadores de su ra-
za. En presencia de este problema insoluble, el obispo Ma-
rroquin, prelado noble y apost6lico, llam6 al hombre de la paz
sin sangre, al ap6stol de la paz por la persuasion, a Fray Bar-
tolom6 de Las Casas, que estaba en Le6n, como dejamos di-
cho, disputando con los hombres de guerra y sangre que co-
mandaba Contreras.
Las Casas exigi6 que durante cinco afos no entrase en
esa region ningdn conquistador; que los indios que se some-
tiesen no fuesen entregados en encomienda, sino que se les
considerasen vasallos libres del rey. Aceptadas esas bases
por el gobernador Maldonado, el 2 de mayo de 1537 expidi6
el corresponniente decreto. Las Casas entonces, auxiliado
de tres religiosos, dignos discipulos de Cristo, Rodrigo de La-
drada, Pedro Angulo y Luis CAncer, lo primero que hicieron
fu& aprender el idioma quiche y componer canciones religio-
sas, las cuales ensenarbn a various indios de la ciudad, que
iban a la que Ilamaban tierra de guerra con prop6sitos co-
merciales, y ademAs les regalaban algunas de las baratijas
de Castilla, para qie Ilamaran mis la atenci6n de los indios
rebeldes. Llegados alli, los indigenas comerciantes expo-
nian su mercancla y cantaban las canciones de los religiosos.
Con este motivo se agrupaba much gente y hasta el mismo
rey iba con el objeto de obtener informes. Los comerciantes
le pusieron al tanto de los Padres que les habian ensefiado
aquellos cantos, de la vida que Ilevaban, de su amor sincere
por los indios y de la protecci6n que les prestaban. El caci-
que de Zamaneb quiso conocerlos, y a invitarlos fue nada me-
nos que el hermano del rey, con ricos presents para los fray-
les. Fray Luis se dirigi6 a la capital rebelde, obtuvo buen
recibimiento, celebr6 misa, explic6 los misterios del cristia-
nismo, y logr6 que el cacique, antes intratable, se bautizase
con el nombre de Don Juan y destruyese sus idolos. Pronto
se extendi6 por todas aquellas tierras el aliento de la paz. El
Principe Felipe orden6 el 15 de enero de 1548 que a esa re-
gi6n se le nombrara en adelante la Verapaz, porque ese si
era el modo de alcanzar la verdadera paz. La Repfiblica, na-
turalmente, ha conservado en ese nombre la consagraci6n de
aquel glorioso ensayo de verificar la conquista por medios
persuasivos.






COMPBNDIO DE HISTORIC DE CENTROAMERICA 97

El Papa vine e' auxillo de Las Casas.-En Mexico, como
en Centroamdrica y en todas las Indias, cualquiera raz6n,
por absurd que fuese, se tenia como buen3 para jJstificar
la conduct que los conquistadores observaban con los indios.
En aquello, que parecia una incomprensible locura, se lleg6
hasta negar que el indigena americano perteneciese a la es-
pecie humana: y se decia esto cuando ya andaban por ahi los
descendientes de los mismos conquistadores habidos con las
indias. Hubo de ocurrirse al Papa. El obispo de Tlascala
envi6 un memorial a Roma con una comisi6n de frayles, ex-
poniendo tan raro caso. Inmediatamente Su Santidad Paulo
III, en un Breve expedido el 10 de junior de 1537. declara que
los indios son verdaderos hombres y estin en capacidad de re-
cibir la fe cristiana, y calific6 de ginvenci6n del enemigo del
genero humanos la ocurrencia de aquella especie (37). Las
Casas hizo pasar el Breve del latin al espafol, multiplic6 las
copias y las mand6 por todas parties.
(37) Asi se express Pablo III en so Breve:
los escogi6 para este oficio: Id, enserad a todas las gentes. A todos dijo,
Ain ninguna excepci6n, porque todos son capaces de la doctrine de la fe.
Lo cual como fuese visto y envidiado por el enemigo del g&nero huma-
no, opuesto a todas las buenas obras, para que no Ileguen las gentes a
su fin, invent un medio hasta ahork jams oido, con el cual impidiese
la predicaci6n de la palabra de Dios a las gentes porque no se salvasem,
indueiendo a algunos de aus allegados que con deseo de darle gusto no
dudan de publicar que los Indios occidentales y meridionales y otras
gentes que en estos tiempos a nuestra noticia han venido, se ha de usar
de ellos como si fuesen animals mudos para nuestro servieio, bajo pre-
texto de que no son aptos para recibir la Fe Catdlica.
sPero Nos, que aunque indignos tenemos en la tierra el poder de
nuestro Sefior y con todas nuestras fuerzas buseamos para traer a su re-
baio por estar fuera del, las ovejas que nos estAn encomendadas, consi-
derando que los indios, eomo verdaderos hombres, no s6lo son capaces
de la Fe Cristiana, sino que la apetecen con deseo, segun estamos ia-
formados. Queriendo evitar con suficientes remedies tales inconvenien-
tes, determinamos y declaramcs. no obstante lo dieho o lo que baya en
contrario, que los dichos indios y todas las demAs gentes que en lo ade-
lante vinieren a noticia de los cristianos, aunque mas esten fuera de la
Fe de Jesueriste, que en ninguna manera han de ser privados de libertad
y del dominio de sus bieaes, y que libre y licitamente pueden y deben
usar de su libertad y gozar de ella y del dominion de sus bienes, y en
ning6n modo se deben hacer esclavos, y si lo contrario sucediera no
tenga valor ni fuerza. Determinamos y declaramos todo por autoridad
apost6lica, que los dichos indios y otras gentes semejantes, han de ser
llamados a la Fe de Jesueristo con la predicaci6n de la palabra de Dios,
y con el ejemplo de la buena y santa vida.






98 SOFONfAS SALVATIERRA


Las Casas se dirige a Espaiia.-Con motive de la celebra-
ci6n en M6xico de un capitulo de la Orden dominicana, que
tuvo veriiicativo en agosto de 1539, los compafieros de Las
Casas tuvieron que ir alla y 61 se dirigi6 a Espafia, con el fin .
de gestionar porque se regularizara con un sistema de leyes
el gobierno de las Indias.
EL ULTIMO VIAJE DE DON PEDRO DE ALVARADO
A ESPANTA. SU REGRESO Y MUERTE.
Se ha dicho, que Alvarado se fue a Espaia en 1536, hu-
yendo del juicio de residencia. Sabia de sobra que en la Cor-
te se arreglaba todo por otros caminos que los legales. En
efecto, emparentado con su protector, el secretario de los Co-
bos, en vez de un castigo por su viaje indebido al Perl, reci-
bi6 la confirmaci6n de su gobierno en Guatemala por siete
aflos mis, y con el encargo expreso de ir a la exploraci6n de
las islas de la Especieria en el Asia. Ademds, mediante dis-
pensa papal, solicitada por el Emperador, se cas6 con Dona
Beatriz de la Cueva, hermana de su primera esposa Dofia
Francisca.
En abril de 1539 estaba de regreso en Puerto-Caballos,
acompafiado de mas de trescientos arcabuceros. A su espo-
sa, que venia con 61, la acompafiaban veinte doncellas casa-
deras, las cuales esperaban hallar marido en Guatemala. Hi-
zo abrir un camino hasta la villa de San Pedro Sula, traba-
jando doscientos hombres, y se verific6 en s6lo diez dias.
Llegado a la villa, el adelantado Montejo, quien estaba en
Gracias, lo recibi6 con despego. Hubo sus diferencias entire
los dos; pero el Licenciado Crist6bal de Pedraza, primer obis-
po de Honduras, logr6 conciliarlos mediante concesiones re-
ciprocas: Montejo devolveria a Don Pedro la gobernaci6n de
Honduras, y 6ste en cambio le cederia la de Chiapas, una en-
comienda que Alvarado tenia en Suchimilco, M6xico, y mas
de dos mil pesos. El rey aprob6 este convenio.
Alvarado Ilega a Guatemela y prepare la expedici6n.-El 15 de
septiembre del mismo aflo de 1539 entr6 Don Pedro en Gua-
temala. El 16 present sus titulos al Ayuntamiento, y fu6
reconocido. El gobernador Maldonado, al saber el regreso
de Alvarado, se march para M6xico, entire las ligrimas y la
aflieci6n del vecindario: lAgrimas de gratitud por su buen go-
bierno, aflicci6n por la venida del terrible Don Pedro. Reme-
sal dice que su regreso lo vieron 4como los polluelos al mila-






COMPENDIO DE HISTORIC DE CENTROAMtRICA


no; que se inquiet6 y alter toda la tierra, y los miserables
naturales pedian a los montes que cayeran sobre ellos y los
cubrieran, y a la tierra que los recogiese en sus entrafias, pa-
ra escaparse de la fuerza del adelantado que los amenazaba,
Inmediatamente puso en obra en la barra de Acajutla, la
construcci6n de la flota, que se compuso de trece buques. En
hombros de los infelices indios trajo desde Veracruz, a cen-
tenares de leguas, las anclas y los hierros necesarios, a la
vez que otra gran cantidad de naturales le recogian oro para
los gastos que estaba haciendo. Nombr6 para teniente de
Gobernador en su ausencia, a Don Francisco de la Cueva,
primo de Dof~a Beatriz.
Ejecuci6n de los reyes quiche y cakchiquel.-Antes de ha-
cerse a la vela, various miembros del Ayuntamiento manifes-
taron a Don Pedro que dejara dispuesto lo que debia hacer-
se con los reyes quiche y cakchiquel, que estaban press des-
de hacia afios, sugiriendole que se los llevase o que hiciese
justicia de ellos. El author del Manuscrito Cakchiquel dice
sencillamente que Alvarado hizo ahorcar a los dos reyes, mis
un principle de la familiar real. A muy mala hora debe ha-
ber pensado el rey cakchiquel, que es funesto error pedir
auxilio a hombres extranjeros contra las gentes de su mismo
pais, en busca de ilusorias hegemonias. Despuds de la par-
tida de Alvarado, el teniente de Gobernador mand6 a ahor-
car a otros principles y nobles de las naciones vencidas, con el
fin de descabezar a las masas indigenas.
Alvarade vuelve a cambiar de prop6sito.-A principios de ju-
nio de 1540 lev6 anclas en Acajutla la flotilla expedicionaria
hacia el puerto de la Purificaci6n, en la provincia de Jalisco.
En esos dias el virrey de Mexico Don Antonio de Mendoza,
acariciaba el fantistico proyecto de ir a las Siete Ciudades de
Cibola, en donde, se decla, que hasta los utensilios de cocina
eran de oro, y propuso al gobernador de Guatemala la con-
quista en sociedad de tan rico lugar. Acept6 Alvarado, y
el contrato se firm6 por los dos personajes en Tiripitio el 29
de noviembre de 1540. El deseo siempre vivo de grandes
riquezas Ilevaba a aquellos hombres a career hasta en cosas
absurdas v a convertirse en victims de las mayores falseda-
des. Don Pedro iba pronto a encontrar la muerte en aque-
Ila aventura.
Muerte de Alvarade.-Retard6 un poco Don Pedro su re-






100 SOFO NAS SALVATIARRA

greso a la costa de Jalisco, a doode lleg6 en junio de 1541,
ya no para ir a las islas de Especieria, sino para enfrascarse
en una nueva empresa que esperaba le diera mayores utili-
dades. &l mismo virrey, quien seg(in las capitulaciones de
Alvarado debia tener una tercera parte de las ganancias de
su expedici6n a las islas de las especies, crey6 con toda for-
malidad que la conquista de las ciudades de Cibola seria me-
jor negocio que la otra. Ocurri6 que en esos dias se habian al-
zado los indios de Nueva Galicia, y estaban fuertemente
fortificados en el pefiol de Nochistlin. Impotente Crist6bal
de Ofiate, que era el gobernador de la provincia, para veneer
a aquellos bravos indios, pidi6 auxilio a Don Pedro, quien,
pensando que s6lo era cosa de espantar a ncuatro gatillos
alborotadores encaramados en los cerros., dispuso cooperar
con Ofiate en el sometimiento de los indios sublevados. No
queria el gobernador empefiar la bataila antes de que vinie-
ran mayores fuerzas que le mandaria el virrey; pero el or-
gullo de Don Pedro no le permiti6 esa espera, confiando en
que 6l s6lo con sus fuerzas podia dar la victoria. Las defen-
sas de los indios eran inexpugnables. Don Pedro quiso to-
marlas por asalto; pero al intentarlo, por poco queda sepul-
tado bajo una inmensa cantidad de piedra que les arrojaron.
Inmediatamente los defensores del pefiol descendieron en dos
alas formidable, que obligaron a Don Pedro a ponerse en
retirada. Por un terreno dificil los indios persiguieron a los
espafioles en un espacio de tres leguas, hasta que legados a
un terreno llano, pudiendo maniobrar la caballeria, los in-
dios se detuvieron. Avanzando en la retirada subian una
cuesta; un tal Montoya, escribano de la expedici6n, poseido
de terror espoleaba su caballo sin cesar, hasta que no pu-
diendo mis el animal, dobl6 las patas y rod6 hacia abajo, es-
tropeando mortalmente a Don Pedro que caminaba a pie de-
trfs del escribano. Fu6 trasladado a Guadalajara. Sintien-
do que le Ilegaba la dltima hora, otorg6 su testamento, de-
jando como su universal heredera a su esposa Dofia Beatriz,
y en lo demis orden6 que el obispo Marroquin y Juan de Al-
varado, tio de Don Pedro, ordenaran su testaminto y paga-
ran sus deudas. Muri6 el 4 de julio de 1541. Otros dicen
que muri6 el 29 de junio. Alg6n tiempo despuds, Juan de Al-
varado traslad6 los restos de su tio a Tiripitio. En 1568, Do.
fa Leonor de Alvarado, hija de Don Pedro y esposa de Don
Francisco de la Cueva, solicit permiso para trasladar a la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs