• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Fosforescencias
 Title Page
 Beira-mar
 En la rambla
 Cisne negro
 Marina solar
 En el Rio Paraguay
 Saficos andinos
 Costa peruana
 Reconditas voces
 Ante el canal de Panama
 A Puerto Rico
 La balada de la sombra
 Exprime el zumo del dolor
 Brujas la muerta
 Versalles otoñal
 El ritmo de la vida
 Un relampago de sombra
 La balada de los ojos
 Quisiera vivirme de nuevo
 Sin ritmo
 Table of Contents
 Back Cover














Title: Fosforescencias
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075378/00001
 Material Information
Title: Fosforescencias
Physical Description: 87 p., 3l : ; 16 cm.
Language: Spanish
Creator: Henríquez Ureña, Max, 1885-
Publisher: Ediciones Archipiélago
Place of Publication: Santiago de Cuba
Publication Date: 1930
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Poems.
General Note: Autographed presentation copy.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075378
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000631941
oclc - 22935271
notis - ADG1533

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Fosforescencias
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Title Page
        Page 4
        Page 5
    Beira-mar
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    En la rambla
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Cisne negro
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Marina solar
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    En el Rio Paraguay
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Saficos andinos
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Costa peruana
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Reconditas voces
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Ante el canal de Panama
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    A Puerto Rico
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    La balada de la sombra
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Exprime el zumo del dolor
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Brujas la muerta
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Versalles otoñal
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    El ritmo de la vida
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Un relampago de sombra
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    La balada de los ojos
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Quisiera vivirme de nuevo
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Sin ritmo
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Table of Contents
        Page 89
        Page 91
        Page 92
    Back Cover
        Page 93
        Page 94
Full Text


MAX HENRIQUEZ URERA


FOSFORESCENCIAS





Silal CONSTANT
X
Dm 861.4
H 5i9+


EDICIONES ARCHIPIELAGO
SANTIAGO DE CUBA
1930








UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES





THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFItMED
BY lTE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.
















FOSFORESCENCIAS


















FOSFORESCENCIAS






















FOSFORESCENCIAS

Sobre el dorso viajero
de las ondas del tr6pico
flota un claror fugaz...
En un Uamear de incendio,
en un tremor fosf6rico
palpita y canta el mar.

Recamada de estrellas
la epidermis sinf6nica
de la extension azul
su tuinica despliega,
fecundada de auroras,
como alfombra de luz.

L 7








Majestuosa la nave,
cual sobre una via lctea
de universos en flor,
se mece en el encaje
de luces y de llamas,
dividiendolo en dos.

iRaudas fosforescencias
que con impulse ritmico
surca el buque al pasar!
iAcuAticas luci4rnagas
que surgis del abismo!
iFuegos fatuos del mar!

jSois almas de sirenas
condenadas acaso
a nunca ver el sol?
jSois suspiros de estrellas
que el mar ha aprisionado
en su seno cantor?

ISois la vida que huye?
iSois la vida que pasa?
iOh simbolo falaz!
Flores cuyo perfume
brilla un punto, hecho llamas...
zY vuelve.. .? Nunca mas!

En el Atlintico, Diciembre 10, 1920.






MAX fHENRiQUEZ UREA


FOSFORESCENCIAS




EBl
SIBICONSTAT



EDICIONES ARCHIPIELAGO
SANTIAGO DE CUBA
1930















AM I IA


















BEIRA-MA R






















BEIRA-MAR

Calma en el mar. Se apaga el dia.
iCrepuscular melancolia!
Lleno esti el aire de armonia.
Brilla la luna en el cantil.
Sobre las ondas crepitantes
juegan sus rayos coruscantes. .
iCantad, oh brisas sollozantes
de las riberas del Brasil!

iQue vuestro centico divino
-acorde, arpegio, escala, trino-
se filtre, alado y cristalino,
en los bambdes y el palmar,

11








y que al contagio de la fronda
tiemble un arrullo en cada onda
y al himno ecl6gico respond
la voz sinf6nica del mar!
Canta job ciudad! que te reclinas
formando un haz de serpentinas
al pie de un grupo de colinas
que al cielo elevan su perfil.
Sobre las cumbres alterosas
vibran orquestas misteriosas. .
iCantad, oh brisas melodiosas
de las riberas del Brasil!
iQue vuestro centico sorprenda
la voz de ensuefio y de leyenda
de la urbe antigua! iQue se encienda
en un romintico clamor!
iUnase al ritmo de la vida
la nota agreste y escondida
en la ribera florecida,
en la pradera y el alcor!
Hay en la playa rumorosa
una acre esencia salitrosa. .
Huele a jazmin y huele a rosa...
Y en amalgama tan sutil
llegan las auras impregnadas...
iVenid, esencias delicadas!
iCantad, oh brisas perfumadas
de las riberas del Brasil!
Rio de Janeiro, Diciembre 16, 1920.

















EN LA RAMBLA






















EN LA RAMBLA

Tu busto apoyas del autom6vil
sobre el herraje, puestos en cruz
los brazos. Clavas la vista inm6vil
en el poniente loco de luz.
Los nifios juegan sobre la arena;
joviales gritos dan los baffistas;
y, en las espumas, su luz serena
* el sol muriente rompe en aristas.
Taf... taf... Bocinas. Bajo el sonoro
cruzar de ruedas treme la via;
y el rio inmenso, de azul y oro,
vuelca en el aire su sinfonia.

15








Fru-fru de sedas. Olor de rosas.
Rumor de risas y arrullos lleno.
Voces aladas y clamorosas:
"iAdi6s!... Che, mira!.. Quien sabe!... iBueno!"

Y td, entire tanto, los grandes ojos
fijas, con dulce melancolia,
en los lejanos fulgores rojos
que al sol circundan en su agonia.

La pirotecnia solar sus llamas
conjuga, y finge sobre las nubes
frondas de incendio, purpdreas ramas,
monstruos, dragones, aves, querubes...

iEn el engafio de ese miraje
es a Lohengrin a quien esperas,
y al presentirlo tras un celaje
se agranda el cerco de tus ojeras?

El sol vacila, tiembla, se esconde.
La rambla esplende con luz nocturna.
iY a tu reclamo nadie responded,
vision romintica y taciturna!

Montevideo, Enero 5, 1921.

















CISNE NEGRO






















CISNE NEGRO
(EN LOS JARDINES DE PALERMO)

Un negro cisne surca lentamente
las aguas melanc61icas del lago.
Flor de tiniebla, simbolo doliente,
en su plumaje lhgubre y aciago
conjuga los fulgores del poniente
con los reflejos de cristal del lago.
El paisaje es arcadico. La fronda
se puebla de gorjeos y arreboles;
su curva femenil traza la onda
florecida de extrafios tornasoles,
y su medalla rdtila y redonda
estampa el sol en campo de arreboles.

19








iCisne de cabalistica negrura,
enigma del dolor y de la muerte,
sobre el lago tu trigica figure
en fatidico signo se convierte!
iFantasma de suicidio y de locura
que va hacia las riberas de la muerte!

Buenos Aires, Febrero 6, 1921.

















MARINA SOLAR





















MARINA SOLAR

Azota el sol, con iatigos llameantes,
el dorso de las olas irritadas,
que al sentirse en su fuego fecundadas
se inundan de colors lujuriantes.

Brotan del mar vapores rutilantes
como lenguas de luz atomizadas
que en la atm6sfera tiemblan, fulminadas,
y forman flecos vividos y humeantes.

Agitase la espalda dolorida
del mar, cuya epidermis encendida
se contrae y se crispa. Ronco grito

23








en las arenas filgidas revienta
y cual rugiente amago de tormenta
elevase, hecho espuma, al infinite.

Mar del Plata, Enero 23, 1921.

















EN EL RIO PARAGUAY
























EN EL RIO PARAGUAY

ILlora, llora, uruta6
en las ramas del yatayl
lYa no exists el ParaguayI
done nact como tO I
GUIDO SPANO

Cual tremulante oriflama
tapa una nube apopl6tica
la luz muriente y pat6tica
que el sol tras ella derrama.

Semeja la nube un prisma
y es incendio su aureola
que de sangre se arrebola
en la solar aneurisma.

27








Tiemblan los bosques vecinos.
Se va tifiendo de sombra
el rio, movible alfombra,
manchada de remolinos.

Cual extrafio daltonismo
en los remansos se pierde
un double paisaje verde,
un double y celeste abismo.

iEscenario triste y serio!
iCalma de las horas muertas!
iVisiones vagas e inciertas
sobre un plaf6n de misterio!

En un arbol se oye el canto
de un ave extrafia que llora...
iLa tristeza de la hora
parece cuajarse en Ulanto!

iRiberas del Paraguay!
iAislado y ainico omb I
"iLlora, lora, urutafi,
en las ramas del yatay!"

Asunci6n, Febrero 11, 1921.

















SAFICOS ANDINOS






















SAFICOS ANDINOS

Rudos picachos donde anidan c6ndores,
btancos heleros que, en la cumbre rispida,
del sol muriente conjughis las filtimas
rojas caricias.
Moles erguidas de perfil basiltico,
tornasoladas por matices multiples,
que os empinais, y can la cresta filgida
rasgiis las nubes.
Montes, abismos, precipicios trigicos,
rocas erguidas de anguloso v6rtice,
cAndidas aguas qu saltais con impetu
por las vertientes.

31








Picos que unis vuestro esplendor mirifico
con el recuerdo de la hazafia ins6lita.
iLos semidioses por aqui treparon
hacia la gloria!

En las andinas y alterosas edspides
la rima arcaica, de estructura hom6rica,
s61o es condigna de esculpirse en dactilos
sobre la piedra.

iAlli, hermada a los perpetuos t6mpanos,
la estrofa antigua, melodiosa y barbara!
iAlli su vuelo detendran los c6ridores
para cantarla!

iY acaso el viento, convertido en himnicas
rachas furiosas de salvaje misica,
le preste al canto majestad sinf6nica,
grandiosa y unica!

Los Andes, Marzo 7, 1921.

















COSTA PERUANA






















COSTA PERUANA
A Victor Andres Beladnde

Bajo el crepdsculo de oro
solloza y tiembla el mar sonoro,
y en la celeste lejania
desgarra el cielo su decoro
en franjas multiples de oro
y en irisada pedreria,
mietras solloza el mar sonoro.

La costa es gris, finebre y triste.
Un lampo fdlgido la viste,
pero nilun Arbol, ni una grama
en su corteza friday existe.








Fugaz prestigio anima el triste
paisaje: efimera, la llama
de un lampo filgido lo viste.

Del sol se borran ya las huellas.
Suben despacio las estrellas.
La noche, a poco, impera arriba.
De la cascada de centellas
crepuscular, no quedan huellas,
y en la doliente perspective
suben despacie las estrellas.

Se desdibujan tus alcores,
costa sin arboles ni flores,
sin primavera ni fragancia. .
Bajo los timidos fulgores
de las estrellas, tus alcores
fantasmas son en la distancia
costa sin arboles ni flores!

Mollendo, Marzo 23, 1921.



IF

















RECONDITAS VOCES






















RECONDITAS VOCES

En la alta noche siento, a veces,
vaga opresi6n dentro del pecho.
Abro los ojos, y en mi lecho
vislumbro, envuelta en lobregueces
una fantastica teoria
de extrafios series impalpables.
jEscucho ritmos inefables
y oigo una etkrea melodia!
--Despierta!-clama una voz triste.-
Lagrima soy que inquieta sube..
De tu pupila al borde estuve,
mas derramarme no quisiste.

39








Dice otra voz dulce y alada:
-A flor me hallaba de tu labio,
y me ocultaste con tu agravio.
jSoy una queja no escuchada!

Y estalla otra:-No has sentido
que sin rumor cruc6 a tu vera.
Fu6 en tu remota primavera. .
iSoy un amor que no has vivido!

Muy quedo, hay otra que murmura:
-Puse ante ti-nuevo Eldorado-
un paraiso inexplorado. .
En vano fu... Soy la Aventura!

-Soy el dolor que no sufriste,
declara otra. Soy la vida
que te reclama, conmovida,
las horas iay! que no viviste.

Mas que el vivir, vale un moment;
mas que una d4cada, un segundo,
si es luminoso y es fecundo
en el amor o el sufrimiento.

Balboa, Abril 10, 1921.


.'*
























ANTE EL CANAL DE PANAMA










4.






















ANTE EL CANAL DE PANAMA
I

Con impulse sereno
corta el buque las ondas del canal;
y despubs, prisionero
de una cercel de hierro
-sintesis de la hazafia colosal-
del manantial que fluye del subsuelo
se eleva sobre el dorso, cual penacho triunfal.

Se abre en dos la montaia
brindfndole su seno tutelar;
las ceibas y las palmas
sus brazos de esmeralda


, e -w








agitan voluptuosas cuando lo ven pasar;
y el aire de la tierra lo inunda de fragancias,
mezclado con las brisas de un mar y de otro mar.

iLa esperanza del mundo fuiste un dia,
oh canal, que eres simbolo de fuerza y voluntad!
iCicl6pea maravilla
que exalta y magnifica
el vigor de una raza y el genio de una edad!
Los pueblos del Caribe con estupor te miran
lante ti, profanada, yace su libertad!














a-



*






















II

Los Estados Unidos clavan la inquieta vista
en el mundo prolifico de Crist6bal Col6n.
iTfi les abres el paso de la fMcil conquista!
jQui6n un limited cierto marcari a su ambici6n?
Forjan con los jirones de todo un continent
el collar estrat6gico de su inmenso poder,
y afianzan con el oro su imperio armipotente...
* A sus plants loh Am6rica! 1postrada te han de ver?
iNo! Alaridos de muerte lanzarin tus jaguars,
hard temblar tus costas la voz del hurackn,
y sobre los altivos arrecifes, tus mares
S las naves invasoras con furia estrellarfn.

45






*


Resurgiran tus muertos del fondo del abismo,
acudirin tus indios al son del caracol,
tus montes y tus values hundiri el cataclismo,
tus volcanes ignivomos ocultaran el sol.

iNo temas! Toda humana grandeza se derrumba
como el Arbol frondoso bajo la tempestad.
iTodo poder injusto cava su propia tumba
con el hierro que esgrime contra la libertad!

Canal Zone, Abril 11, 1921.





















46

















A PUERTO RICO























A PUERTO RICO


iIsla verde! Te elevas fragante
en la espalda sonora del mar
y contemplas la onda espejeante
cabrillear
y temblar
al pasar.

Tus praderas y valles, que escalda
con su ltigo el fuego solar,
son propicio tapiz de esmeralda
para amar
y anhelar
y sofiar.

49








Tus colinas se yerguen serenas,
peina el viento, amoroso, el palmar,
y en tus rubias y ardientes arenas
se oye el mar
suspirar
y cantar.

Al compas de ese arrullo divino
libre quieres tu acento elevar
ly adn te obliga tu acerbo destino
a implorar,
sollozar
y esperar!

Caguas, Abril 25, 1922.







4*
















LA BALADA DE LA SOMBRA





t-.


LA BALADA DE LA SOMBRA


Bajo la noche 16brega camina
enigmatico, el buque, sobre el mar.
Hdmedas rachas con furor sacuden
el crugiente velamen, al pasar;
tremen las jarcias; el olaje entona,
en su vaiv6n, is6crono cantar;
y en un rinc6n de la desierta popa,
aterido de angustia y soledad,
envuelto en vieja capa agujereada,
bebo, a sorbos, mi copa de cofiac.
Bajo la noche 16brega camina
enigmitico, el buque, sobre el mar.







Sobre mi frente livida, una mano
cadav6rica viene a reposar.
Un cuerpo de mujer junto a mi siento,
mas el rostro no puedo columbrar:
s6lo sus ojos como dos pufiales
adivino en la densa oscuridad,
y rechinan mis dientes cuando miro
su fosf6rico y tremulo brillar.
Bajo la noche 16brega camina
enigmatico, el buque, sobre el mar.
Ha muchos afios que en la sombra viene
esa mano atrevida a reposar
sobre mi frente sudorosa y fria,
con ternura macabra y singular.
Ha muchos afios que en la sombra veo,
relmpagos de oro, fulgurar
esos ojos fatidicos, terrible,
que me infunden pavura y ansiedad.
Bajo la noche 16brega camina
enigmAtico, el buque, sobre el mar.
"iEn d6nde estas?" exclamo. "iVen, acdrcate!
Su talle en vano intent aprisionar,
pues cual un ser inmaterial escApase
a mi impaciencia indtil, siempre igual.
iSiempre igual! Y sard6nica, su risa
rasga la impenetrable oscuridad,
mientras jadeante arr6pome en mi capa
y en el rinc6n me vuelvo a acurrucar.








Bajo la noche 16brega camina
enigmitico, el buque, sobre el mar.

Ha muchos afios que el bajel avanza
surcando la sombria inmensidad.
Ha tiempo que interrogo: "LA d6nde vamos?"
a la esfinge terrible, con afin,
y escucho, como dnica respuesta
su carcajada ligubre estallar,
mientras con d6bil, temblorosa mano,
bebo, a sorbos, mi copa de cofiac.. .!

Mar Caribe, Septiembre 2, 1916.


















EXPRIME EL ZUMO DEL DOLOR...





















EXPRIME EL ZUMO DEL DOLOR...
A Enrique Gonzalez Martinez

Exprime el zumo del dolor; apura
con ansia, sorbo a sorbo, lentamente,
cual si fuera nectarico nepente
el Anfora repleta de amargura.
Golpea sin piedad sobre tus ojos
hasta extraer la lggrima escondida
que en lo mis hondo de tu ser anida
cual flor malsana que brot6 entire abrojos.
Cuando el exceso de sufrir te impida
ser sensible a tu propio sufrimiento,
al fin podris oir tu pensamiento,
S podrAs sentir el ritmo de tu vida.








Caeras en anestesico letargo,
sin sentido de tiempos ni de mundos;
tus horas, sin minutes ni segundos,
se fundiran en un ensueflo largo.
Creerds oir un cantico divino,
vago y confuso cual rozar de ala,
como un arpegio que se vuelve escala,
como una escala que se vuelve trino.

Y aspiraras fragancias milagrosas,
y al azote del viento entire las flores
verbs, en un tumulto de colors,
un vuelo de sid6reas mariposas.
Ese mundo de luz, y esa romanza,
y esa armonia embriagadora y tierna,
te diran que en tu pecho est la eterna
y agil virginidad de la esperanza.

Abreva, pues, de tu dolor las heces.
iNo esta por siempre tu ideal sepulto!
iSi desentrafias tu tesoro oculto
has de resucitar multiples veces!
S61o asi, tras la recia sacudida
y tras el doloroso paroxismo,
volveras a vivir tu propia vida
y a encontrarte otra vez contigo mismo.

Santiago de Chile, Marzo 11, 1921.

















BRUJAS LA MUERTA






















BRUJAS LA MUERTA
A E. Roig de Leuchienring

La dulzura de la tarde
se refleja en el canal:
brilla el sol, que apenas arde,
como acuatico fanal,
al verde inm6vil se enlazan
el murice y el violeta,
y las techumbres se abrazan
en el agua mansa y quieta.

iOh ciudad retrospective,
prisionera en el canal
donde tiembla, rediviva,
tu silueta medioeval!




4L


Tu quietud de sepultura
santifica el carill6n
cuando desgrana en la altura
su misteriosa oraci6n.

Un cisne el cuello levanta
mientras nada en el canal,
oyendo al beffroi que canta
con sus lenguas de metal.
La multiforme colmena
de campanas enmudece,
y en la inmensidad serene
la voz del silencio crece...

La ciudad yace dormida
en las aguas del canal
como sepultada en vida
en atafid de cristal.
No vibra un eco ni un ruido
junto a la orilla desierta:
jen su mortaja de olvido
descansa Brujas la muerta!

Brujas, Octubre 4, 1921.




A,

















VERSALLES OTONAL























VERSALLES OTORAL

Levantan en las secas enramadas
los Arboles sus brazos angulosos;
y suenan, crual crujidos misteriosos,
sobre las hojas secas, mis pisadas.
No hay en el bosque pasional efluvio
ni entretejen los quietos surtidores
acuiticas guirnaldas de colors
en policromo y tr6mulo diluvio.
Tiembla la superficie transparent
del estanque. Un gorri6n, tendida el ala,
en el aire parece que resbala,
junto al chorro dormido de la fuente.

67




,e I


Y, mudas, las estatuas pensativas
parecen revivir edades muertas.
Las avenidas, mustias y desiertas,
se pierden en remotas perspectives.

iBosque propicio a la efusi6n y al beso
en la estaci6n del jay! y del retofio!
iCuAn majestuosa tu quietud de otofio ,
que deja el coraz6n de angustia opreso!

ZD6nde esthn las parejas builiciosas
y la barca con rumbo hacia Cyteres?
iY el madrigal que premian las mujeres
con suspiros fragantes como rosas?

ZD6nde el abate? ZY la marquesa rubia
que al paje oculto entire la fronda abraza?
jAy! iTan s6lo a los Arboles enlaza
sus dedos esqueleticos la lluvia!

Versalles, Noviembre 13, 1921.







A&


















EL RITMO DE LA VIDA






















EL RITMO DE LA VIDA

jAlma mia, alma mia!
LQu6 rumor Ileno de alegria
hace estallar en explosion jocunda
las flores de tu huerto? Una fecunda
resurrecci6n despierta los g6rmenes dormidos,
y se pueblan los campos de ruidos,
y en las ramas
revientan los racimos sazonados,
i y un vertigo de llamas
ilumina los prados!

Ayer, bajo la advocaci6n de la melancolia,
0 te fuiste a meditar cabe las frondas.
71







En la arcada sombria,
tupida de verdor, habia un diluvio de trinos.
Y abajo, en la vertiente, las ondas
diluian sus acentos cristalinos.
Pero tW, llena de extrafias ansiedades,
te doblegabas con tristeza
ante la lujuria vernal d6 la naturaleza,
jy en ti anidaban tempestades!
Mas hoy ioh alma! sintiendo
una reflorescencia, te yergues y cantas.
Cantas la gloria del dia,
y ebria de sol y de alegria
tu voz vibra con triunfal estruendo
como si fuera el grito de mil gargantas.
Hay en ti un sacudimiento,
un vital estremecimiento,
un impulse maravilloso,
un ritmo alado y armonioso.
Al doblar un recodo del camino
Zqu6 oiste? jFub una voz? ZFu6 un trino?
Fu6 un ritmo misterioso
que te revel6 el secret de tu destino...
jAleluya, aleluya!
jBrota hecha luz tu fuerza desconocida!
iAlma! iLa vida es tuya!
iHas encontrado el ritmo de la vida!

Santiago de Cuba, Octubre 11, 1914.
















UN RELAMPAGO DE SOMBRA























UN RELAMPAGO DE SOMBRA

En la radiosa perspective
que envuelve un dombo de zafir,
hay una luz perenne y viva
que te sefiala el porvenir.
Tuya es la senda luminosa
por donde vuela tu corcel,
tuya es la vid, tuya es la rosa,
tuyo es el ramo de laurel.
ZAnhelas mis? ITuya es la estrella
cuyo romfntico fulgor
guard virtud pr6vida y bella
para la vida y el amor!

75









iSigue sin miedo! En tu camino
esplende fdlgido ideal:
oye la voz de tu destino,
vB mfs allO del bien y el mal.

Mas.. iTe detienes? &QuB? iVacilas?
El rostro intentas esconder,
pues se humedecen tus pupils
y ves tus lgrimas correr...

iA qu6 lorar? iCuinto me asombra
tu ahogado grito de aflicci6n!
-jAy! iUn relampago de sombra
sobrecogi6 mi coraz6n!

Santiago de Cuba, Octubre 20, 1914.


















LA BALADA DE LOS OJOS





















LA BALADA DE LOS OJOS

Guardo en el alma atribulada
por el suplicio de vivir,
la suave luz.de una mirada
que embelesaba mi existir.
ZEn d6nde esti vuestra luz pura?
iEn d6nde esta vuestro fulgor?
iOjos que fuisteis mi ventura!
iOjos que fuisteis mi dolor!

iOh! iLas pupitas sofiadoras
de tierno y linguido mirar,
donde en aquellas dulces horas
mi imagen pude contemplar!
79







jHuerfano estoy de vuestra lumbre,
de vuestro casto resplandor!
IQuien calmari mi pesadumbre,
ojos que fuisteis mi dolor?

iHuid, visions de otros dias,
que ya el encanto roto est,!
De mis ingenuas alegrias
la d6bil luz se apaga ya.
iCuan breve fu6 vuestra caricia,
cuyo recuerdo embriagador
evoca el alma con delicia,
ojos que fuisteis mi dolor!

ENVIO

No pretendAis, es vano intent,
hacer que olvide aquel amor.
jAdn os imploro en un lamento,
ojos que fuisteis mi dolor!

La Habana, 1912.

















QUISIERA VIVIRME DE NUEVO...























QUISIERA VIVIRME DE NUEVO...

Quisiera vivirme de nuevo.. Quisiera
volver a cruzar
aquella soleada pradera
donde aprendi a amar...
jLa aurora, la aurora! jFrescura
del agua que bebi!
iJuventud, alegria, locura.. .!
Despus... qu6 ha sido de mi?
La vida se vuelve mecAnica y seria. .
Y esta melancolia y este no se que...
Y este afanar de funimbulo en la feria..
iY el hada buena que se fuM!
Santiago de Cuba, Septiembre 1920.

83


















SIN RITMO





















SIN RITMO

Pinzame rara inquietud: desea
volcarse en versos mi coraz6n,
con nuevos moldes para la idea
y con andrquica palpitaci6n.
iRitmo prolifico, reform y crea!
iNo es la mon6tona, rancia obsesi6n
del verso is6crono que martillea
cual los latidos del coraz6n!
iUn ritmo birbaro! iRebelde sea
Sla extrafia misica de mi expresi6n!
iLibre y sinf6nica brote la idea!
jEn nuevas anforas volcar desea
su inquietud multiple mi coraz6n!
6 Santiago de Cuba, Octubre 1920.

87

















INDICE























INDICE


Fosforescencias ....... ................ ..... 5

Beira-mar.................................. 9

En la rambla ........... ...................... 13

Cisne negro ............. ...................... 17

Marina solar ................................ 21

En el rio Paraguay ................ .......... 25

Saficos andinos. ............. .............. 29









Costa peruana .............. ............ 33

Rec6nditas voces ........................... 37

Ante el canal de Panam ...................... 41

A Puerto Rico ................................ 47

La balada de la sombra ........................ 51

Exprime el zumo del dolor ...................... 57

Brujas la muerta ............................ 61

Versalles otofial ............................... 65

El ritmo de la vida ........................ 69

Un relimpago de sombra ...................... 73

La balada de los ojos. ......................... 77

Quisiera vivirme de nuevo ......... .......... 81

Sin ritmo............ .. ..... ........ 85

















SE ACABO DE IMPRIMIR ESTE LIBRO EN LA
TIPOGRAFIA DE ARROYO HERMANOS,
SANTIAGO DE CUBA,
EL DIA 28 DE MAYO DE 1930















DEL MISMO AUTOR: *


Anforas, poesias. Valladolid, 1914.
Tres poetas de la mfisica, Habana, 1915.
Rod6 y Rub6n Dario, Habana, 1919.
PAginas escogidas de Jos6 Marti, Paris, 1921.
El intercambio de influencias literarias entire Espafia y
Am6rica (1875-1925), Habana, 1926.
Program de Gramitica Castellana, Santiago de Cuba,
1926.
Tablas cronol6gicas de la literature cubana, Santiago de
Cuba, 1929.
Los yanquis en Santo Domingo, Madrid, 1929.

DE INMEDIATA PUBLICATION:

Antologia cubana de las escuelas.






c; *
*a t.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs