• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Introduction
 List of Illustrations
 Table of Contents
 Primera parte: Factores genera...
 Bosquejo de las recomendaciones...
 Segunda parte: Condiciones...
 Tercera parte: Economia azucar...
 Cuarta parte: Cuestiones financieras...
 Quinta parte: Programa de...
 Index














Title: Problemas de la nueva Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075370/00001
 Material Information
Title: Problemas de la nueva Cuba
Physical Description: xii, 574 p. : illus., fold. maps ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Foreign Policy Association -- Commission on Cuban Affairs
Buell, Raymond Leslie, 1896-1946
Portell-Vilá, Herminio, 1901-
Tercero, José, 1903-
Foreign Policy Association
Publisher: Foreign Policy Association, Inc.
Place of Publication: New York
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Finance -- Cuba   ( lcsh )
Economic conditions -- Cuba -- 1918-1959   ( lcsh )
Social conditions -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: informe de la Comision de asuntos cubanos, Raymond Leslie Buell, Frank Whitson Fetter, Frank Dunstone Graham ... and others
General Note: R. L. Buell, chairman.
General Note: This report is also published in English under title: Problems of new Cuba. It has been translated into Spanish by Herminio Portell Vilá and José Tercero.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075370
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000385747
oclc - 22123696
notis - ACC7125

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    List of Illustrations
        Page xiii
    Table of Contents
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Primera parte: Factores generales
        Page 1
        Page 2
    Bosquejo de las recomendaciones principales
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        La revolucion
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Los elementos de poblacion
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
        Vida economica
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        Organizacion de la familia y standards de vida
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
    Segunda parte: Condiciones de vida
        Page 73
        Page 74
        Sanidad publica
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
        Educacion
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
        El bienestar social
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
        El descontento soical y el movimiento obrero
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
        El gobierno y la cuestion obrera
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
    Tercera parte: Economia azucarera
        Page 239
        Page 240
        La industria azucarera - aspectos externos
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
        La industria azucarera bajo control
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
        Aspectos sociales de la industria azucarera
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
        Consideraciones respecto a politica azucarera
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
    Cuarta parte: Cuestiones financieras y de servicios publicos
        Page 343
        Page 344
        El sistema monetario y el credito
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
        La hacienda publica de Cuba
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
        La deuda publica
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
        Servicios publicos
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
    Quinta parte: Programa de reconstruccion
        Page 487
        Page 488
        Un programa de auxilio inmediato
            Page 489
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
            Page 495
            Page 496
            Page 497
            Page 498
            Page 499
            Page 500
        Un programa forestal y de terrenos
            Page 501
            Page 502
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 506a
            Page 507
            Page 508
            Page 509
            Page 510
            Page 511
            Page 512
            Page 513
            Page 514
            Page 515
            Page 516
            Page 517
            Page 518
            Page 519
            Page 520
        Colonizacion rural y diversificacion
            Page 521
            Page 522
            Page 522a
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
            Page 527
            Page 528
            Page 529
            Page 530
            Page 531
            Page 532
            Page 533
            Page 534
            Page 535
            Page 536
            Page 537
            Page 538
            Page 539
            Page 540
            Page 541
            Page 542
        Resumen y conclusiones
            Page 543
            Page 544
            Page 545
            Page 546
            Page 547
            Page 548
            Page 549
            Page 550
            Page 551
            Page 552
    Index
        Page 553
        Page 554
        Page 555-557
        Indice de recomendaciones
            Page 558
            Page 559
            Page 560
            Page 561
        Indice de la reservas hechas por miembros de la comision
            Page 562
        Indice general de las materias
            Page 563
            Page 564
            Page 565
            Page 566
            Page 567
            Page 568
            Page 569
            Page 570
            Page 571
            Page 572
            Page 573
            Page 574
            Page 575
Full Text








PROBLEMS


DE LA


NUEVA CUBA


Informe de la

COMISION DE ASUNTOS CUBANOS


RAYMOND LESLIE BUELL FRANK WHITSON FETTER
FRANK DUNSTONE GRAHAM ERNEST GRUENING
HELEN HALL LELAND HAMILTON JENKS
WILSON GEORGE SMILLIE CHARLES A. THOMSON
LESTER MACLEAN WILSON MILBURN LINCOLN WILSON
CARLE CLARK ZIMMERMAN











Foreign Policy Association
INCORPORATED

New York

I935


d,
~r:
-



...
-- .-i


.'-i.^ i MIIIIII 11iiirjr i~rm KfUHJJ> iHiB^Ba|a


-II
I







S (7;7
Z
r7e7



LATIn
Ams-















PROPIEDAD DE LA FOREIGN POLICY ASSOCIATION

COPYRIGHT, 1935,
BY THE FOREIGN POLICY ASSOCIATION, INC.
NEW YORK

Es permitida la reproducci6n siempre que se haga
referencia a este Informe


PRINTED IN THE UNITED STATES OF AMERICA
BY J. J. LITTLE AND IVES COMPANY. NEW YORK














PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA












































ir
j









-*;*
... ; _. .4" a .





















La Foreign Policy Association, deseosa de corresponder a las aten-
ciones de todo genero que recibieron en Cuba los comisionados que pre-
pararon este informed, y con el prop6sito de ponerlo al alcance de todas
las fortunes, ha fijado a la edici6n en espafiol de esta obra un precio
que solamente basta para cubrir los gastos de impresi6n y de dis-
tribuci6n de la misma.













INTRODUCTION


La Comisi6n de Asuntos Cubanos se organize en respuesta a una
invitaci6n al efecto hecha con fecha 28 de marzo de 1934 por el coronel
Carlos Mendieta, president de la repiblica de Cuba, al president de
la Foreign Policy Association (Asociaci6n de Politica Extranjera),
que es un organismo sin caricter ni conexiones oficiales y dedicado
a la investigaci6n y la ilustraci6n de la opinion pfiblica en asuntos
internacionales. Al aceptar la invitaci6n, bien entendido que la Co-
misi6n seria enteramente no official y que trabajaria con absolute
independencia cientifica, la Foreign Policy Association escogi6 los
siguientes especialistas para que integrasen la Comisi6n de Asuntos
Cubanos:
Raymond Leslie Buell, president de la Foreign Policy Association (presi-
dente de la Comisi6n).
Frank Whitson Fetter, professor de Economia, Haverford College.
Frank Dunstone Graham, professor de Economia, Princeton University.
Ernest Gruening, exdirector de The Nation, de Nueva York, miembro del
consejo directive de la Foreign Policy Association.
Helen Hall, director del Henry Street Settlement, centro de previsi6n social
en la ciudad de Nueva York.
Leland Hamilton Jenks, professor de Instituciones Sociales, Wellesley College.
Wilson George Smillie, m6dico, professor de Administraci6n Sanitaria P6blica,
Harvard University.
Charles A. Thomson, especialista en asuntos latinoamericanos de la Foreign
Policy Association (secretario de la Comisi6n).
Lester MacLean Wilson, professor de Educaci6n, Teachers College, Columbia
University.
Milburn Lincoln Wilson, director de la Divisi6n de "Subsistence Home-
steads," secretaria del Interior, Washington, D. C.
Carle Clark Zimmerman, professor de Sociologia, Harvard University.

Los primeros miembros de la Comisi6n legaron a Cuba en el mes
de mayo fltimo y los dembs les siguieron unas pocas semanas mAs
tarde. Despubs de recorrer todas las provincias, y tambi6n la Isla de
Pinos, la Comisi6n regres6 a los Estados Unidos el 23 de julio, y se
disgreg6 provisionalmente para que los miembros de la misma prepara-
sen los proyectos de los diferentes capitulos del informed. Una vez
hechos esos proyectos, la Comisi6n se reuni6 de nuevo, el io de sep-
tiembre, en Richmond, Massachusetts, para una semana de trabajo
intensive en el informed.







vi INTRODUCTION
La Comisi6n visit a Cuba en una 6poca en que toda investigaci6n
cuidadosa se hacia sumamente dificil. La revoluci6n reciente habia
destruido muchos documents y puesto en confusion las oficinas piibli-
cas. La prolongada crisis political que sefial6 el period de nuestra
estancia en Cuba hizo aim mayor la tarea de obtener acceso a las
fuentes oficiales de informaci6n. En vista de la conturbada etapa por
la cual Cuba esta atravesando, la Comisi6n estim6 que las rApidas
terminaci6n y publicaci6n de este document revestian mayor im-
portancia que la preparaci6n de un informed mas detallado en el que
se emplease mis tiempo. Aunque varias investigaciones, hechas an-
teriormente, han penetrado en fases especiales de la situaci6n cubana
y han resultado fitiles a esta Comisi6n, hasta ahora no ha habido
fuente alguna de informaci6n, que fuese disponible, sobre various de
los temas que la Comisi6n ha estudiado. Confiamos, de consiguiente,
que el informed que ahora publicamos no s61o servirA para estimular el
studio a fin de dar soluci6n a los problems inmediatos, sino que
tambi6n abriri nuevos campos para la investigaci6n social y cientifica
en los que mis tarde otros podrAn trabajar con mayor profundidad,
tanto cubanos como norteamericanos.
Al principio se pens6 en tener representantes cubanos en la
Comisi6n; pero como resultado de acontecimientos politicos ines-
perados y con el consejo de numerosos cubanos de representaci6n, el
caracter de la participaci6n cubana en las labores de la Comisi6n se
cambi6 de asociados activos a la misma a una cooperaci6n privada y
no official. Los directors de las diferentes agrupaciones political, tanto
los que apoyaban como los que combatian al gobierno, aprobaron
calurosamente el que se Ilevase a cabo este studio. En relaci6n con
esta circunstancia la Comisi6n desea expresar su gratitud, no s61o a los
funcionarios oficiales, sino a un gran nAmero de cubanos de todas pro-
fesiones que generosamente le prestaron su tiempo, su consejo y su
ayuda; y quiere tambi6n dar las gracias a muchas empresas comer-
ciales e industriales que se tomaron gran trabajo para facilitar datos
a la Comisi6n. Solamente por el auxilio de estos grupos que citamos es
que fu6 possible el superar los obstAculos representados por las con-
diciones existentes y se pudo completar este informed.
Durante el curso de sus trabajos la Comisi6n ha procurado tener
presents dos objetivos. El primero fue el de acopiar y articular, de
todas las fuentes posibles, los hechos importantes de la vida national
cubana; el segundo fu6 el de delinear ciertas soluciones posibles para
los principles problems econ6micos y sociales del pais. No se ha
tratado en este informed de hablar sobre decisions finales o de aven-
turar sugestiones novedosas. Casi todas las proposiciones que pre-
sentamos en las piginas siguientes han sido hechas previamente por






INTRODUCTION vii
los propios cubanos. La ventaja primordial de este informed es que ha
sido preparado por individuos que han estudiado largamente las cues-
tiones econ6micas y sociales, que estAn profundamente interesados en
el porvenir de Cuba y que han podido acercarse al studio de sus
problems con un grado relative de independencia cientifica.
Aunque las conclusions de este informed han sido el resultado de
discusi6n y convenio en comfn, sujetas a las reserves hechas en el
texto, la responsabilidad original para el acopio y el anilisis de los
datos corresponde a los miembros de la Comisi6n, individualmente,
como sigue: Mr. Fetter, hacienda y deuda pfiblicas; Mr. Graham,
cuestiones monetarias, cr6dito y diversificaci6n; Mr. Gruening, ser-
vicios pfiblicos; Miss Hall, bienestar social; Mr. Jenks, azicares;
Dr. Smillie, sanidad; Mr. Thomson, cuestiones obreras; Mr. Lester
M. Wilson, educaci6n; Mr. Milburn L. Wilson, cuestiones relatives a
terrenos, bosques y agriculture; Mr. Zimmerman, organizaci6n de la
familiar, standards de vida y vida rural.
La Comisi6n estA especialmente agradecida al Prof. Joseph P.
Chamberlain y a Mr. Paul U. Kellogg, del consejo directive de la
Foreign Policy Association; al Dr. Fernando Ortiz y al Dr. Herminio
Portell Vila, de Cuba, por haber leido los manuscritos y ofrecido
muchas tiles critics de los mismos; al Dr. Clodoaldo Arias Delgado,
de la secretaria de Agricultura de Cuba y al Dr. Ventura Dellund6,
por muchos dias de incansables esfuerzos en Cuba; a Mr. William T.
Stone, vicepresidente de la Foreign Policy Association, por haberse
ocupado de muchos detalles; a Mr. Robert S. Huse, Jr., secretario
auxiliar de la Comisi6n, a Miss Delia Goetz y a Miss Laura Chase, por
haber mantenido una oficina de secretaria altamente eficiente; y a
Mrs. Vera Micheles Dean y a Miss Helen Terry, del cuadro de fun-
cionarios de la Foreign Policy Association, por trabajos de redacci6n en
este informed. Finalmente, la Comisi6n expresa su agradecimiento a la
Rockefeller Foundation por haber hecho frente a todos los gastos de
esta investigaci6n que, por lo tanto, no ha tenido ayuda econ6mica
official. Parece innecesario agregar que solamente los miembros de la
Comisi6n tienen la responsabilidad del contenido de este informed.
Los datos, las conclusions y las recomendaciones contenidas en
este informed, si tiles para enterar a la opinion pfblica norteameri-
cana sobre la verdadera situaci6n cubana y prestarle un conocimiento
imparcial de los problems de Cuba y de lo que el pueblo cubano
necesita y tiene derecho a tener, aim tienen que serlo mas para los
propios cubanos en los anhelos renovadores de su patria. Por ello
es que este informed se public simultaneamente en ingl6s y en es-
pafiol. En el primer idioma para la informaci6n del lector norteameri-
cano que ha de simpatizar con los esfuerzos de la vecina Repfblica;







viii INTRODUCTION
en el segundo para conocimiento y tema de reflexi6n y de estimulo
del lector cubano y de la gran familiar de pueblos de habla hispana,
como la expresi6n sincera del juicio de un grupo de norteamericanos
imparciales sobre los problems de la nueva Cuba.
La traducci6n del informed al idioma espafiol, labor prolija, dificil
e important, estuvo a cargo del Dr. Herminio Portell Vila, cubano,
y del Dr. Jos6 Tercero, mejicano, quienes tradujeron, cada uno por su
parte, y respectivamente, los capitulos I, II, III,* IV, VII,t X, XI, XII,
XIII, XV, XVI, XVIII, XIX; y los V, VI, VIII, IX, XIV, XVII, XX,
XXI. El senior Earle K. James, chileno, hizo una valiosa labor en el
cotejo y articulaci6n de esas traducciones. A todos tres esta Comisi6n
agradece su cooperaci6n, como tambi6n a la sefora Concha Romero
James por muchas fitiles sugestiones.

La seci6n "Convenios Comerciales" (pp. 64-71) de este capitulo es traducci6n del
Dr. Tercero.
t El uso de la expresi6n "trabajadora social" en este capitulo es a sugesti6n de la
sefiora Romero James. VWase p. 176, nota i.












INDICE DE LOS GRAFICOS Y MAPAS


Mapa de Cuba .. .Frontispicio
Mapa de la Densidad de Poblaci6n .. "
GRAFICOS PAGINA
I. Proporci6n del Aumento de la Poblaci6n de Cuba, 1775-1933 28
II. Natalidad y Mortalidad, 1900-1933 .. o8
III. Tuberculosis Pulmonar, Mortalidad, 1926-1934 ... i.12
IV. Fiebre Tifoidea, Mortalidad, 1898-1933 . 13
V. Fiebre Amarilla, Mortalidad, 1856-1908 .115
VI. Proyecto de Organizaci6n de los Servicios de Sanidaa 121
VII. Departamento de Inspecci6n M6dica .. .125
VIII. Producci6n Promedio de los Centrales Cubanos, 1904-1933 243
IX. Importaciones de Maquinaria para los Ingenios Azucareros de
Cuba, 1904-1930 .... ......... .245
X. Producci6n Azucarera de Cuba .. 246
XI. Proporciones Anuales de las Exportaciones Cubanas de Azfcar,
1922-1933 .. .......... 258
XII. Precios de los Az6cares Crudos en el Mercado de Nueva York 262
XIII. Comparaci6n del "Factor de Carga"-Compafiia Cubana de
Electricidad ... .... 454
XIV. Idem, The Montana Power Company ... .455
XV. Idem, Texas Power and Light Company .455

Mapa de los Suelos Nim. En el Capitulo XIX
Mapa de los Suelos Nim. 2)E














INDICE DE LOS CAPITULOS


PAGINA
INTRODUCCION .. v


Primera Parte
FACTORS GENERALS
CAPITULO
I. LA REVOLUCION ... 3
i. El Antiguo Sistema Econ6mico.-2. El Sistema Poli-
tico.-3. El Machadato.-4. La Revoluci6n Frustrada.-
5. Pesimismo.-6. &Puede ser una Soluci6n el Laissez-
Faire?-7. Factores Favorables.

II. LOS ELEMENTS DE LA POBLACION .. ... 27
i. Distribuci6n de la Poblaci6n.-2. Elementos Raciales.
-3. Prejuicios Raciales.-4. Los Chinos.-5. La Cuesti6n
Espafiola.-6. Las Sociedades Mutualistas Espafiolas.

III. VIDA ECONOMICA ..... 45
i. Origenes Econ6micos.-2. Inversiones Extranjeras.-3.
Las Principales Exportaciones.-4. Factores Econ6micos y
Sociales Internos.-5. La Posesi6n de la Tierra.-6. La De-
presi6n.-7. Diversificaci6n.-8. Los Intereses de Otros
Paises.-9. Convenios Comerciales.


Segunda Parte
CONDICIONES DE VIDA

IV. ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE
VIDA .............. 75
I. La Familia Cubana.-2. El Standard de Vida.-3. Los
Niveles de Jornales y el Desempleo.-4. Analisis de un
Presupuesto Familiar.

V. SANIDAD PUBLICA ... .io6
i. Estadisticas Demogrnficas.-2. Enfermedades Principa-
les.-3. Organizaci6n de la Sanidad Piblica.-4. Servicios
ix







INDICE DE LOS CAPITULOS


CAPITULO PAGINA
M6dicos.-5. Discusi6n General y Resumen.-6. Recomen-
daciones.

VI. EDUCACION. 142
i. Organizaci6n Administrativa.-2. Ensefianza Primaria.
-3. Escuelas Rurales.-4. Educaci6n Secundaria.-5. Las
Escuelas Normales.-6. Edificios Escolares.-7. La Univer-
sidad de La Habana.-8. Bibliotecas.

VII. EL BIENESTAR SOCIAL .. 174
i. Organizaci6n de la Beneficencia Pfiblica.-2. Hospitales
y Servicios de Sanidad.-3. Los Delincuentes.-4. Necesi-
dades de la Vida Colectiva.-5. Centros Sociales (o "Casas
del Pueblo").

VIII. EL DESCONTENTO SOCIAL Y EL MOVIMIENTO
OBRERO 200
i. La Huelga General de Agosto.-2. El Movimiento Huel-
guistico en los Centrales Azucareros.-3. La Confedera-
ci6n Nacional Obrera de Cuba.-4. La Fuerza del Comu-
nismo.

IX. EL GOBIERNO Y LA QUESTION OBRERA .. 220
i. Tentativas para Reprimir la Agitaci6n Social.-2. Legis-
laci6n Social y Obrera.-3. La Repatriaci6n de Haitianos.



Tercera Parte
ECONOMiA AZUCARERA

X. LA INDUSTRIAL AZUCARERA-ASPECTOS EXTERNOS 241
I. El Desenvolvimiento de la Industria Azucarera.-2. La
Organizaci6n Externa de la Industria Azucarera.-3. Ta-
mafio y Propiedad de los Ingenios.-4. Refacci6n.-5. El
Mercado del Azfcar.

XI. LA INDUSTRIAL AZUCARERA BAJO CONTROL 264
i. El Inicio del Control.-2. Chadbourne y la Situaci6n
Subsiguiente.-3. La Administraci6n Cubana del Sistema de
Cuotas.-4. El Azicar y el "New Deal."







INDICE DE LOS CAPITULOS


CAPITULO PAGINA
XII. ASPECTS SOCIALES DE LA INDUSTRIAL AZUCARERA 290
i. La Tecnica de la Producci6n.-2. Los Latifundios.-3.
El Colonato y el "Sistema de Administraci6n."-4. Los Con-
tratos del Colono.-5. La Cuesti6n Obrera y las Relaciones
con los Trabajadores.-6. Los Trabajadores de los Campos.
-7. La Industria y la Organizaci6n Obrera.-8. Sumario.

XIII. CONSIDERACIONES RESPECT A LA POLITICAL AZU-
CARERA ............. 322
I. La Obtenci6n del "Beneficio Completo del Preferencial."
2. La Lucha para Sobrevivir.-3. Los Factores del
Suelo y el Transporte.-4. Necesidades Financieras de los
Centrales.-5. Un Nuevo Convenio Azucarero Interna-
cional.-6. Distribuci6n de los Beneficios del Sistema de
Cuotas en Cuba.-7. La Cuesti6n del Azucar Refinado.



Cuarta Parte
CUESTIONES FINANCIERAS Y DE SERVICIOS PIBLICOS

XIV. EL SISTEMA MONETARIO Y EL CREDIT .. 345
i. Historia del Sistema Monetario.-2. Legislaci6n Mone-
taria Promulgada en 1933-1934.-3. El Problema de la In-
flaci6n.-4. Elements de un Buen Sistema Monetario y su
Aplicaci6n a Cuba.-5. El Patr6n de Cambio D61ar.-6.
Nuevos Bancos.-7. Credito Agricola.-8. Otras Institu-
ciones Financieras.-9. El Problema General.

XV. LA HACIENDA PUBLIC DE CUBA .... .386
i. Caracteristicas Principales del Sistema Nacional de Im-
puestos.-2. Principales Fuentes de Ingresos.-3. La Lo-
teria.-4. Caracteristicas Principales del Sistema de Im-
puestos Municipales.-5. Los Gastos y su Control.-6. Un
Program de Reforma Financiera.

XVI. LA DEUDA PUBLIC 415
i. Historia de la Deuda de la RepOiblica de Cuba.-2.
Estado Actual de la Deuda Piblica Cubana.-3. La Deuda
de Obras P6blicas.-4. El Peso de la Deuda Pfblica-5.
La Soluci6n del. Problema de la Deuda P6blica.


ii







xii INDICE DE LOS CAPITULOS

CAPITULO PAGINA
XVII. SERVICIOS PUBLICOS ... .436
i. Luz y Fuerza.-2. La Situaci6n de los Tel6fonos.-3. Los
Ferrocarriles.-4. Comisi6n de Servicios Pfblicos.



Quinta Parte
PROGRAM DE RECONSTRUCTION

XVII. UN PROGRAM DE AUXILIO INMEDIATO 489
i. Producci6n de Alimentos por los Centrales Azucareros.
-2. Educaci6n Agricola.-3. Los Huertos de Frutas Tro-
picales Comestibles.-4. Mejoramiento de la Vida Comunal.

XIX. UN PROGRAM FORESTAL Y DE TERRENOS 501
i. Los Terrenos Cubanos.-2. Utilizaci6n de la Tierra.-3.
Un Program Forestal.-4. Diversificaci6n del Ganado y
Vaquerias.-5. Agriculture e Industria Diversificadas.

XX. COLONIZACION RURAL Y DIVERSIFICACION 521
i. Political Agraria.-2. Plan de Colonizaci6n.-3. Nuevas
Industrias.-4. Organizaci6n de las Ventas.-5. Political
Arancelaria y Tratados Comerciales.

XXI. RESUME Y CONCLUSIONS .. .543
i. Sumario de las Recomendaciones.-2. El Problema Po-
litico.-3. Relaciones entire Cuba y los Estados Unidos.

BOSQUEJO DE LAS RECOMENDACIONES PRINCIPLES .. .555

INDICE DE RECOMENDACIONES .. 558

INDICE DE LAS RESERVES HECHAS POR MIEMBROS DE LA COMISI6N 562

INDICE GENERAL .' ... .... 563


























PRIMERA PARTE

FACTORS GENERALS














I. BOSQUEJO DE LAS RECOMENDACIONES PRINCIPLES

I. PROGRAM DE RECONSTRUCTION.
A. Medidas de auxilio inmediato
i. Legislaci6n que dispusiese que cada central dedicase tierras para
cultivos alimenticios y nombrase un director de subsistencias
(pp. 490-3,* 500, 541, 545)
2. Establecimiento de un sistema national de instrucci6n agricola
gubernamental y de base experimental, por medio de los
maestros de cultivos (pp. 493-4, 500, 541, 545)
3. Desenvolvimiento gradual de un plan de centros sociales, por
medio de los maestros de cultivos, enfermeras domiciliarias, tra-
bajadoras sociales, y maestros de escuelas rurales, para el me-
joramiento de la vida comunal (pp. 496-500oo, 96-9, 151-4, 541,
545)
B. Program de colonizaci6n rural, studio de terrenos y diversifica-
ci6n
I. Un reconocimiento detallado y exacto del suelo, que con el tiem-
po cubriese toda la Isla, como base para ajustar el uso de la
tierra para la diversificaci6n de la agriculture (pp. 507-1r, 541,
545)
2. Ajuste de las tierras usadas de modo que lenen las necesidades
nacionales de efectivo y de exportaci6n, tales como azficar, ta-
baco, came de res, al objeto de tender la producci6n mis eco-
n6mica y al mismo tiempo mantener una calidad y una corriente
productora que permitan razonables exportaciones (pp. 50o-1o,
516-519, 507)
3. Fomento de bosques en tierras de propiedad pfiblica o privada
ahora dedicadas a otros usos, pero que se adaptan mejor para
bosques que para cultivos o pastes (pp. 511-6, 507, 541)
4. Reorganizaci6n y reajuste de la agriculture para desarrollar, en
cuanto sea possible, el cultivo de los products que pueden darse
economicamente en Cuba, inclusive los huertos de frutos tropi-
cales comestibles (pp. 494-6) y hacer hincapi6 en la necesidad
de que la familiar se baste a si misma y de que se proporcione al
pueblo una dieta adecuada y nutritiva (pp. 519-520o, 506, 507)
5. Program de colonizaci6n rural, en el cual el gobierno cubano
acudiera a los siguientes medios para la adquisici6n de las tie-
rras: i) cesi6n voluntaria por parte de los propietarios particu-
lares; 2) acci6n reivindicatoria judicial para recuperar tierras
bajo dominio illegal; 3) venta obligatoria, cuyo pago se harA
parte en efectivo y parte con bonos de la deuda interior; 4)
Los nimeros en tipo bastardilla indican las piginas donde el tema se discute en
detalle.






556 RECOMENDACIONES PRINCIPLES
creaci6n de un impuesto sobre las tierras baldias (pp. 521-6,
54I, 544)
El program de colonizaci6n tendria las siguientes finalidades:
a) Establecimiento de granjas colectivas unidas al batey, cuyo
titulo de propiedad quedaria en manos del central, pero
cuyos products serian de propiedad de la colectividad (pp.
490-3, 53r, 541)
b) Fomento del establecimiento de colonies independientes por
medio de un sistema de venta obligatoria con la interven-
ci6n del gobierno (pp. 526-7, 531, 541, 545)
c) Establecimiento de huertos familiares (granjas de subsisten-
cia) para trabajadores que tengan oficios definidos, sean
agricolas o industriales, organizados en colectividades cuyo
centro social constitute el cimiento de la estructura colectiva,
y que compren sus tierras del gobierno segin un plan de
plazos moderados (pp. 528, 531, 542)
d) Establecimiento de colonies de pobladores individuals para
la producci6n de alimentos y de nuevas cosechas que pro-
duzcan ingresos en efectivo (pp. 529-31, 542)
e) Creaci6n de granjas colectivas para obreros industriales, par-
cial o totalmente desocupados (pp. 529-30, 531, 542)
6. Establecimiento de organizaciones para las ventas y la refacci6n
cooperatives en favor de los pequefios sitieros y terratenientes
(pp. 535-8, 542, 545)

II. AZUCAR.
A. Para elevar el precio mundial del az6car, negociaci6n de un convenio
azucarero international mediante el cual las principles naciones im-
portadoras de azficar convengan adoptar un sistema de cuotas
andlogo al de los Estados Unidos y mediante el cual se extenderia
la vida de la Ley Jones-Costigan y del Plan Chadbourne (pp.
333-7, 545)

III. FINANZAS.
A. Adopci6n de un sistema monetario de cambio-d6lar, que daria a
Cuba una moneda national, segura y equitativa, y que probable-
mente produciria al gobierno de Cuba una utilidad initial de cerca
de $15.ooo.ooo y un ingreso annual de un mill6n de pesos (pp. 363-
73, 545)
B. Establecimiento de un impuesto a las tierras baldias con objeto de
fomentar el aprovechamiento de millones de hectareas de tierras in-
cultas, en manos de particulares (pp. 525, 545), asi como el estable-
cimiento de un impuesto progresivo a la exportaci6n de azicar con
el objeto de aumentar los ingresos y poner un freno a la expansion
indebida de la producci6n azucarera que podria ocurrir a raiz de
una elevaci6n sensible de su precio (pp. 337-8, 413, 545)
C. Establecimiento de un banco agricola para alentar la diversificaci6n
y fomentar el desenvolvimiento de cooperatives locales (pp. 379-81,
545)






RECOMENDACIONES PRINCIPLES 557
IV. SERVICIOS PUBLICOS.
A. Establecimiento de una comisi6n de servicios pfblicos que tenga
jurisdicci6n sobre la luz y fuerza electricas, los tel6fonos, los ferro-
carriles y las carreteras (pp. 483-6, 545)
B. Modificaci6n de la Ley Tarafa y establecimiento de una tarifa inica
por tonelaje, para transport de azficar (p. 482)
C. Control gubernamental del transport automotor, con imposici6n de
una sobrecarga (p. 482)













APITULO I

LA REVOLUTION

Cuando el pueblo cubano, en agosto de 1933, se sublev6 para
expulsar a Machado del pais, lo hizo exteriorizando un intense deseo
de libertarse, no solamente de una dictadura personal, sino de todos r
los abuses provenientes de un sistema social y politico que Machado I
habia llegado a simbolizar. La palabra "revoluci6n," a la caida de I
Machado, resumi6 en si misma el anhelo general por drasticas reforms v
en la vida political, social y econ6mica, de la naci6n cubana.
Durante el afio transcurrido se han desperdiciado muchas de las
energies surgidas al calor de la revoluci6n, y los propios elements
revolucionarios que un tiempo estuvieron unidos en el prop6sito comfin
de derribar el "machadato," estAn ahora divididos y son hostiles los
unos a los otros. Pocos, muy pocos de los bellos proyectos renovadores
que proclamaban los manifiestos de la oposici6n, han sido lRevados a
efecto, y el pais parece haber entrado en un nuevo period de decepci6n
y quiza si de pesimismo. Nuestro prop6sito, en este capitulo, es el de
explicar por qu6 surgi6 la revoluci6n de 1933, cuAles fueron sus
demands y por qu6 estas no se han visto realizadas.
En 1895 el pueblo de Cuba se lanz6 a la guerra para alcanzar su
independencia del regimen colonial espafiol. En 1933 ese mismo pueblo
inici6 una nueva revoluci6n, esta vez para conquistar su independencia i
y seguridad econ6micas y libertarse del desgobierno politico. Una de I
las sorprendentes paradojas de la historic de Cuba es la de que, como 1
secuela de su lucha por alcanzar la independencia political en 1895, el'
pais perdi6 el control de sus recursos econ6micos. Si comparada con
las republicas hispanoamericanas independizadas de Espafia, es precise
convenir que Cuba disfrut6 de prosperidad durante la primera mitad
del siglo XIX. No obstante la existencia de la esclavitud africana, la
propiedad de la tierra estaba ampliamente distribuida, y la mayor parte i
de los campos pertenecian a los cubanos.1
Las revoluciones de 1868 y de 1895 produjeron espantosas miserias
y gran destrucci6n de propiedades en toda la Isla, al propio tiempo
1Diccionario geogrdfico, estadistico, histdrico, de la isla de Cuba, por Jacobo de la
Pezuela, Madrid, 1863, v. I, p. 59. Azicar y pobladdn en las Antilas, por Ramiro Guerra,
La Habana, 1927, p. 47 y siguientes. Censo de la repiblica de Cuba, La Habana, 1919,
P. 124.







4 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
que la political de reconcentraci6n puesta en vigor por las autoridades
espafiolas, asi como la confusion general traida por la prolongada
lucha, obligaron a los guajiros a refugiarse en las ciudades. Como
consecuencia de ello, muchos perdieron no s6lo la posesi6n de sus
tierras, si que tambi6n los titulos de propiedad de las mismas. Antes
de 1894 habia en Cuba 90.960 sitios y estancias, y cinco afios mis
tarde, en 1899, ese nuimero habia quedado reducido a 60.711.
Al terminar la guerra con Espafia, Cuba tuvo que afrontar los
problems representados por un ej6rcito de veterans que necesitaban
tierras y por una poblaci6n rural que estaba completamente desor-
Sganizada. La primera intervenci6n norteamericana en Cuba tuvo
caracteristicas dignas de loa, especialmente en cuanto a instrucci6n
pfiblica y sanidad; pero el gobierno interventor no se ocup6 del
Sproblema de la reconstrucci6n rural, como tampoco lo hizo la Asamblea
i Constituyente cubana de 1900-190o. Los Estados Unidos evacuaron la
Isla en 1902, despubs de oblgar a Cuba a aceptar la Enmienda Platt,2
que concedia al gobierno norteamericano un derecho permanent de
intervenci6n en los asuntos de Cuba. El mismo afio los Estados Unidos
y Cuba firmaron un convenio de reciprocidad mercantil que concedia
ventajas aduanales a los products de un pais en el mercado del otro,
y viceversa. Ambos convenios sirvieron para estimular la entrada de
capital extranjero en la nueva repfiblica.

I. EL ANTIGUO SISTEMA ECON6MICO
Hasta que termin6 la Guerra Mundial, Cuba disfrut6 de un alto
grado de prosperidad como consecuencia de un sistema econ6mico que
se basaba, muy principalmente, en la producci6n de azicar en gran
escala. Esta prosperidad alcanz6 su punto culminante en la famosa
"Danza de los millones," en 1920. Las ganancias del azuicar no
solamente las disfrutaron los accionistas y los hacendados extranjeros,
sino tambi6n los centrales cubanos; y los colonos y los cortadores de
calfa. El desastre ocurri6 al afio siguiente, y los colonos y los ha-
cendados que habian contraido deudas para aumentar la producci6n
de sus fincas, no pudieron pagarlas y en muchos casos perdieron sus
propiedades. Los bancos cubanos, carentes de reserves adecuadas,
hiqieron crisis y como consecuencia el capital extranjero aument6 su
control sobre los recursos de la Isla. Hoy, la industrial azucarera, los
bancos, los ferrocarriles, y las demis compafiias de servicios pfiblicos,
estin dominados por empresas extranjeras, las cuales, respaldadas por
un cr6dito que parecia ilimitado, aumentaron ain mas la producci6n
2La Enmienda Platt formaba parte de la Ley de Cr6ditos del ejrcito de los Estados
----Unidos, de x9go, pero fu6 incorporada formalmente en el tratado permanent de mayo
22 de 19o3.







LA REVOLUTION 5
de azicar, tal y como venia ocurriendo, al propio tiempo, en los demis
paises azucareros del mundo. El mercado mundial muy pronto estuvo
congestionado; y a despecho de la adopci6n del Ilamado Plan Chad-1
bourne para la restricci6n de la zafra, el precio del azicar descendi6, I
en el verano de 1932, al precio minimo de todos los tiempos: 0.57
centavos la libra. Las perspectives eran tan desastrosas que los hacen- I
dados no quisieron o no pudieron obtener los prestamos necesarios
para mantener sus campos en condiciones, y 6stos comenzaron a
secarse. El afio de 1932-1933 result tan trigico en la historic de Cuba I
como el de 1897-1898.
Muchos de los aspects de la vida econ6mica cubana correspondent
a un sistema general de industrializaci6n que ha despertado universal
protest. Hay tres razones capitals que parecen justificar la trans-
formaci6n del antiguo sistema econ6mico, que reclama Cuba. En
primer lugar, ese sistema ha demostrado ser inestable en alto grado'
y result dificil, si no impossible, edificar una sociedad normal en un
pais que depend casi exclusivamente de un product cuya cantidad 1
y precio estAn sujetos a grandes fluctuaciones. Alli por 1883 el propio
Jos6 Marti decia: "Comete suicidio un pueblo el dia en que fia su
subsistencia a un solo fruto. ." Los altos precious alcanzados por el I
aziicar en las 6pocas de mayor florecimiento pueden causar tantos'
perjuicios sociales como la pobreza resultante de los tiempos de'
maxima depresi6n, ya que la inestabilidad parece ser la madre de la
imprevisi6n. Durante la "Danza de los millones" los cubanos de todas I
las classes sociales gastaron lo que ganaban con gran prodigalidad y
practicamente nada fui a engrosar las cuentas de ahorros o a conseguir
mejoras permanentes en los tipos de vida.
SEn segundo lugar, pocos agricultores u hombres de negocios
cubanos se ban hecho de una posici6n independiente bajo el sistema'
econ6mico que rige en Cuba y que en gran parte ha sido controlado por I
empresas extranjeras. Debido al progress mecAnico, la industrial
azucarera cubana, inevitablemente, ha tenido que ser operada en gran
escala; y para alimentar la capacidad productora de los enormes
centrales, las compaiiias azucareras han adquirido control abso!uto
sobre miles de kil6metros cuadrados de tierras propias para cafia.
Como ejemplos podemos citar que una sola compafiia, antes conocida
como Cuban Cane Products Company, control 23.150 caballerias de'
tierra; la Cuban-American Sugar Company tiene unas 15.633, y la
United Fruit Company posee en Oriente 8.431. Como contrast
debemos decir que el niimero de colonos cubanos que son duefios de
sus fincas, es pequefio; y que el nimero de sitios o estancias de labor
ha disminuido durante las l6timas tres d6cadas.3
SV6ase p. 54.






6 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
S En tercer lugar, el sistema econ6mico vigente no ha podido pro-
t porcionar un medio de vida decent al pueblo cubano y tampoco result
Shoy lucrative para las classes capitalistas. En un tiempo la industrial
azucarera pag6 salaries comparativamente elevados al trabajador y
,dej6 utilidades relativamente importantes al colono. Durante los
Sltimos cinco afios, sin embargo, la condici6n de ambas categories de
Scubanos ha sido digna de lIstima. Muchos colonos han trabajado
solamente para ir viviendo y han acumulado deudas que, en muchos
,casos, son mis cuantiosas que el valor de sus fincas. Durante los afios
Sde 1932 y 1933 el cortador de cafia cubano con gran frecuencia trabaj6
I por menos de veinte y treinta centavos diaries; y a menudo ni siquiera
Sle pagaron lo que le debian o recibi6 solamente vales que servian de
anticipos para comprar en la bodega del central. Parte como con-
secuencia de los decretos del gobierno de Grau San Martin 4; y tambi6n
como resultado de una series de huelgas que hubo, los jornales subieron
hasta el punto de que en la zafra de 1934 los cortadores de cafia
estuvieron ganando hasta 80 centavos al dia. Esta cantidad, sin
Embargo, malamente les proporcionaba lo suficiente para comprar
alimentos y alguna ropa, y no les dejaba sobrante alguno para vivir
durante el "tiempo muerto."
Cuando las condiciones son mrs favorables, los centrales azucareros
muelen s6lo cuatro meses. El resto del afio-ocho meses por lo menos-
es lo que se llama el "tiempo muerto," 6poca durante la cual, te6rica-
mente, los cafiaverales son preparados para la pr6xima zafra y se
llevan a cabo las reparaciones que necesita el central. Cuando 6ste
muele a toda capacidad, la mayor parte de los obreros empleados
durante la zafra continfian trabajando todo el "tiempo muerto." En
los iltimos afios, no obstante, como consecuencia de la restricci6n de
la zafra y de la depresi6n econ6mica mundial, la molienda ha quedado
reducida, en algunos casos, a menos de dos meses, y el period de
inactividad y de desempleo se ha alargado en la misma proporci6n.
Hay un hecho todavia mis grave, representado por la circunstancia
de que, desde 1926, unos cuarenta centrales ban dejado de moler,
mientras que s6lo unos pocos de los otros han podido hacer nuevas
siembras o han limpiado los campos, temerosos de incurrir en gastos
cuando el future aparece muy incierto. El resultado final es que ha
Ssurgido un estado de cr6nico desempleo, que dura de nueve a diez
i meses al afio, entire los miles de cubanos que viven de la industrial
1 azucarera.
En las ciudades y pueblos, donde vive la gran maypria de la
poblaci6n cubana, no es possible que los desocupados cultiven lo que
I necesitan para su sustento. El gobierno cubano no ha organizado
4 ase el capitulo XII.







LA REVOLUTION 7
sistema alguno de ayuda para los cesantes y, en consecuencia, last
ciudades presentan muchos cuadros desgarradores de gentes que pasan
hambre.
En los distritos rurales, durante los filtimos treinta afios, pocos
nifios han tenido oportunidades para ir a la escuela y asi result que
casi la mitad, por lo menos, de la poblaci6n, es analfabeta. Pobresl
esfuerzos han sido los llevados a cabo para divulgar m6todos modernos'
de higiene, de agriculture, de verdadera sanidad y de mejoramiento,
de la vivieuda campesina, asi como tambi6n ha sido poco el cuidados
dedicado al progress de la vida comunal. Los gobiernos han carecido,
de programs para la reconstrucci6n de la vida rural o el desenvolvi-,
miento de una clase de pequefios propietarios rurales. Muy por ell
contrario, la industrial azucarera ha empleado una gran proporci6n de'
la poblaci6n como jornaleros o colonos, en una situaci6n inestable que' .
no cambiari aunque mejore el mercado azucarero. La Habana, por j
otra parte, ha podido lucrar con ese sistema y asi result que la
magnificencia de la capital contrast notablemente con la pobreza del
resto del pais. Esta filtima comparaci6n la ofrecemos solamente comoi
una prueba mis de la defectuosa articulaci6n de la economic del pais.

2. EL SISTEMA POLITICO

El pueblo cubano, ademas, se ha rebelado contra un sistema politico!
que se ha caracterizado por la irresponsabilidad, la esterilidad y la
corrupci6n. Estos defects pueden ser atribuidos a una multitud de I
causes sociales, la primera de las cuales esta representada por el
sistema colonial que rigi6 en Cuba. En 1837 las Cortes espafiolas
reSolvieron que las posesiones de ultramar-Cuba entire ellas-no
podian ser gobernadas de acuerdo con la constituci6n de la monarquia,
sino que serian objeto de leyes especiales. Al mismo tiempo las Cortes
se negaron a admitir a los diputados electos por Cuba, y esta colonia
no tuvo cuerpo legislative insular hasta el decreto de noviembre de
1897, que concedi6 la autonomia. En ese dilatado period la Isla estuvo
sujeta al arbitrario dominion de un capitan general nombrado por
Espafia y, por consiguiente, a diferencia de las colonies de otras
potencias, los cubanos nunca tuvieron la practice del gobierno propio
y si se educaron en el arte de la revoluci6n y de la improvisaci6n.
Otra causa de los defects politicos de Cuba radica en el hecho de
que pocos cubanos se ban dedicado a empresas y negocios de caricter
privado. El pequefio comercio ha estado siempre dominado por la'
colonia espafiola; y la industrial azucarera, los bancos, los ferrocarriles'
y las demAs compafiias de servicios pfiblicos y otras empresas han
estado bajo el control de'norteamericanos y otros extranjeros. El campo i







8 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
cubano no ha ofrecido alicientes para los graduados de la Universidad
y de las diversas escuelas tecnicas. Muchos cubanos instruidos, en su
mayoria educados para ser m6dicos o abogados, han buscado su medio
de vida como empleados piblicos. El tesoro national ha sido la mayor
Sfuente de los empleos de la clase media cubana y los presupuestos, a
Sfalta de un program econ6mico y social, han estado a la disposici6n
i de los politicos irresponsables que asi han manejado a capricho los
j cargos pfiblicos, sin la mis minima consideraci6n para las funciones
I de los mismos. Uno de los resultados del sistema ha sido que la
incompetencia y la corrupci6n se hayan extendido.
Por filtimo, la Enmienda Platt tambien ha servido, aunque indirec-
tamente, para determinar las peores caracteristicas de la vida political
cubana, ya que, con ella, se negaba a Cuba republican el derecho a
la revoluci6n que la colonia habia empleado para poner fin a los abusos
del gobierno espafiol; y los politicos cubanos, de ese modo, abrigaban
pocos temores de una sublevaci6n popular que, a falta de elecciones
honradas, habria sido el finico valladar contra la irresponsabilidad y
la corrupci6n. La abrogaci6n de la Enmienda Platt, hecha mediante
el convenio de mayo de 1934 entire Cuba y los Estados Unidos, sin
duda ha removido uno de los grandes obstAculos que habia para la
existencia de un gobierno mejor en Cuba. Por tales razones, muy
principalmente, la vida political cubana ha estado dominada por una
irresponsabilidad casi absolute.
Segin la Constituci6n de 1901 la administraci6n piblica estaba a
cargo de un gobierno national, resident en La Habana, encabezado
por un president con su correspondiente consejo de secretaries o
ministros. El president y los congresistas eran elegidos cada cuatro
afios; pero es un hecho que en toda la historic de Cuba republican ha
habido muy pocas elecciones honradas e imparciales. Esto se ha debido
a cuatro factors, por lo menos: la herencia del coloniaje espafiol; la
facilidad con que el cuerpo electoral, en que figuran gran nfmero de
Svotantes analfabetos y sin recursos, puede ser corrompido; la coacci6n
practicada por el ej6rcito y los supervisors militares sobre el electo-
rado, y la propia naturaleza del sistema electoral cubano. El C6digo
SCrowder, de 1919, trat6 de garantizar elecciones honradas; pero sus
preceptos fueron burlados y las elecciones celebradas durante el
gobierno de Machado resultaron de las mis parciales y fraudulentas
ien toda la historic de Cuba.
SUna vez electos, muchos senadores y representantes s61o mostraban
interns en pasar leyes de pensions o de creditos para obras piblicas,
con las cuales pudiesen medrar ellos o sus amigos; y tambien en
otorgar privilegiadas concesiones para nacionales y extranjeros. La
irresponsabilidad de los congresistas cubanos aument6 con lo dispuesto







LA REVOLUTION 9
en el articulo 53 de la Constituci6n de 1901, que disponia que ning6n
legislator podia ser procesado por delito alguno, sin el consentimiento
del Congreso. Hasta fines del gobierno de Menocal hubo 372 suplica-
torios contra miembros del Congreso acusados de diversos delitos, y
s6lo uno fu6 autorizado. AdemAs, era costumbre del Congreso conceder
una amnistia despu6s de cada elecci6n y con ella perdonar todas las
transgresiones electorales. El ser miembro del Congreso virtualmente
equivalia a inmunidad para el castigo de todo delito.
Ha habido tambi6n gran descontento por motivo del sistema de
gobierno provincial y municipal. De acuerdo con la Constituci6n de
9goi, Cuba estaba dividida en seis provincias, cada una con su
gobernador y su consejo provincial electos por el voto popular.5 Los
gastos de la administraci6n provincial eran costeados con recargos en
las contribuciones municipales. Cuba, al propio tiempo, estaba dividida
en municipios cuyo nfimero es de unos 125, hoy en dia, y todos los
cuales comprendian parte urbanizada y parte rural. En las Ordenanzas
Municipales de Alonso de Ciceres, promulgadas en 1574, los municipios
tenian una autonomia bastante amplia que no fu6 explicitamente
derogada por espacio de casi tres siglos, aunque a virtud de la political
de centralizaci6n aplicada por Espafia durante el siglo XIX y que
culmin6 en la nueva Ley de Municipios proclamada por el general
Concha en 1859, los municipios gradualmente perdieron su autonomia.
Algo de independencia local fu6 restituido por la ley de 1877 que
concedia funciones legislativas y administrativas a los ayuntamientos
y a los alcaldes elegidos por los mismos, siempre dependientes, sin
embargo, de la aprobaci6n del capitAn general.6
,En la Constituci6n de 1901 Cuba trat6 de adoptar el regimen de
descentralizaci6n municipal existente en los Estados Unidos; y la
carta fundamental separ6 las funciones legislativas y ejecutivas
municipales y estableci6 que el alcalde y los concejales debian ser
electos por el pueblo. La legislaci6n complementaria que se necesitaba
para el cumplimiento de tales disposiciones, no fu6 promulgada hasta
despues de la revoluci6n de 1906.
La Ley OrgAnica de los Municipios de 19 de mayo de 1908 fu6 el
resultado de la labor hecha por la Comisi6n Consultiva establecida por
el segundo gobierno interventor norteamericano y que era integrada
por juristas cubanos y de los Estados Unidos. El prop6sito de esta ley
fue la creaci6n de la autonomia municipal y la consagraci6n del
*Vease el articulo "Administrad6n pdblica" en la Encidopedia cubana juridico-
administrativa, por el Dr. E. Rodriguez Herrera, La Habana, 1933, vol. I, p. 525 y
siguientes.
Slntroduccidn a la historic de las instituciones locales de Cuba, por Francisco Carrera
Jistiz, La Habana, 1905, vol. II, p. 113 y siguientes.







Io PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
principio de que los gobiernos locales son responsables ante el pueblo.7
El gobierno national y el de la respective provincia se reservaron el
derecho de suspender a los alcaldes, asi como los acuerdos de los
ayuntamientos, y tambi6n bajo ciertas circunstancias el gobierno
national conserve la responsabilidad de las atenciones sanitarias y
educacionales. En la d6cada siguiente, ademas, el gobierno central
impuso muchas obligaciones financieras a los municipios, que dis-
cutiremos en otro capitulo.8 No pocas veces el gobierno central sus-
pendi6 los acuerdos municipales para beneficiary influyentes intereses
econ6micos y politicos,9 e hizo uso de los supervisors militares y la
guardia rural para interferir en el mantenimiento de la paz y el orden
locales. Al ocurrir la revoluci6n de 1933, muchos cubanos consideraban
a los municipios, mAs que nada, como agencies electorales y fiscales
del gobierno national, y a los gobiernos provinciales como posiciones
political del gobierno que dominaba en La Habana.
S La omisi6n de establecer una rigida responsabilidad political
Scondujo naturalmente en Cuba a la corrupci6n y al despilfarro de los
Sdineros piblicos; y como ejemplo de ello puede citarse el hecho de que,
Sen tiempos de Machado el ej6rcito, te6ricamente, tenia 12.000 soldados,
cuando en realidad s61o habia 9.000 y los 3.000 restantes constituian
Iingresos suplementarios para los que controlaban al ej6rcito en favor
Sde Machado. El presupuesto cubano, ademis de comprender a los
Sverdaderos empleados, servia para mantener un nfimero de sinecuras
to botellas, cuyo product lo percibian los favorites politicos. La
I loteria, por su parte, era otra fuente de corrupci6n. Los contratos para
obras pfiblicas y para suministros en numerosas ocasiones eran dados
a tal o cual partidario politico, con sobreprecios escandalosos. No
Shabia un sistema independiente para la intervenci6n de las cuentas
i piblicas, y por ello las malversaciones no podian ser descubiertas. Ha
r habido muchos casos de autoridades provinciales y municipales
i acusadas de desfalcar los fondos pfiblicos, frecuentemente con el inico
i objeto de costear su campafia political.
Algunos escritores cubanos han censurado el hecho de que, durante
los iltimos 30 afios, las obras piiblicas, la instrucci6n y la sanidad, no
han alcanzado el debido progress sino que mis bien ban retrogradado

7 Para el studio de esta ley, cons6ltese Los municipios cubanos a travis de la juris-
prudencia, por los doctors Venegas Muiia y Venegas y Pazos (Biblioteca juridica de
autores cubanos y extranjeros), La Habana, 1932.
8Vease capitulo XV.
Consultense El derecho pdblico y la autonomia municipal: el fraude de un regimen,
La Habana, 1913, p. 1oi; y Discurso de dausura del primer congress national de la
unidn de municipios cubanos, La Habana, 1926, ambos por el professor Francisco Carrera
Jiastiz. Tambi6n, La decadencia de Cdrdenas, por Herminio Portell Vili, La Habana,
1929.






LA REVOLUTION iI
a pesar de que los gastos piblicos han aumentado sin tasa ni medida.10
Durante los 8 afios del gobierno de Menocal, terminados en 1921, se ,,
recaudaron unos $600.o.oo000, no obstante lo cual el general Menocal,, /i
al retirarse del poder, dej6 una deuda flotante de $46.000.000 sin haber
afiadido nada substantial al desenvolvimiento social del pais.
La vida political cubana, antes de la revoluci6n de 1933, se ha?
caracterizado tambi6n por el excesivo nfmero de amnistias e indultos.
Desde 1902 hasta completar los veinticinco primeros meses del
gobierno de Machado, la lista de indultos alcanz6 un total de 7.759;
y conviene advertir que estos indultos no eran otorgados solamente
a delincuentes politicos, sino tambi6n a criminals vulgares. El 54%
de los indultos concedidos por Machado, por ejemplo, comprendian
delitos de asesinatos y homicidios. Ademas, desde 1902 hasta 1933 el
Congress cubano aprob6 45 leyes de amnistias generals, pocas de las
cuales eran por delitos politicos." Como es natural, este excesivo uso
de amnistias e indultos aument6 la corrupci6n, desmoraliz6 la judi-
catura cubana y di6 un incentive, indirectamente al menos, a la.
criminalidad. Es de justicia declarar que un buen nimero de ciudadanos
dignos y de lideres de la opinion pfiblica siempre combatieron esas
disolventes tendencies; pero no es menos cierto que hasta el adveni-
miento de la revoluci6n, esos elements civicos constituyeron una
minoria casi impotente.
Tales fueron, a grandes rasgos, los defects del antiguo sistema
politico, defects que, si en manera alguna fueron exclusivos de Cuba,
alcanzaron su punto culminante bajo el gobierno del general Gerardo
Machado.
3. EL MACHADATO
El general Machado asumi6 el poder el 20 de mayo de 1925, con
una plataforma electoral que prometia reforms political y econ6micas.
Al iniciar su primer period de gobierno el nuevo president prometi6
que no contrataria mis emprestitos extranjeros y que no iria a la'
reelecci6n. El primer paso de su program econ6mico fue la promul-
gaci6n de la Ley de Obras P6blicas de 1925, que autorizaba la
construcci6n de necesarias carreteras y de edificios en todo el pais y
de acuerdo con la cual se construyeron la carretera central y el fastuoso
palacio del Congreso. No tard6 much el president Machado en 1
olvidar su promesa de no contratar empr6stitos extranjeros; y para
completar el financiamiento de sus proyectos de obras p6blicas entr6 I
10 El progress y el retroceso de la republican de Cuba, por Carlos M. Trelles, en Revista
Bimestre Cubana, vol. XVIII, nuam. 4, p. 318. La decadencia cubana, por Fernando Ortiz,
La Habana, 1924.
11 Legislacin sobre amnistias e indultos de la repfblica de Cuba, por F. Lllaca Argudin,
La Habana, 1i33. Alrededor de .la mitad de dichas amnistias fueron aprobadas durante
el regimen de Machado.






12 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Ien arreglos con el Chase Bank Syndicate, arreglos cuya direct
i consecuencia fu6 que la deuda pfblica de Cuba se aumentase en mis
I de ochenta millones de pesos.
Machado, por otra parte, trat6 de estimular la diversificaci6n
agricola e industrial con los aranceles en extreme proteccionistas que
puso en vigor en 1927 y con otras medidas complementarias. Tambi6n
se esforz6 en estabilizar la industrial azucarera a trav6s de la adopci6n
de la restricci6n de la zafra que mas tarde fuW parte integral del Plan
Chadbourne. El fraude y la corrupci6n, sin embargo, pronto alcanzaron
el auge que en los anteriores gobiernos, y una de las razones capitals
para ello fuW la ambici6n que Machado puso de relieve para dominar
los partidos politicos existentes y obtener su reelecci6n a pesar de sus
promesas de no aspirar a un nuevo period presidential. A principios
de 1926 Machado indujo a los partidos Liberal, Conservador y Popular
a unirse en lo que se llam6 political del cooperativismo, y en la prima-
vera de 1927 el Congreso cubano, controlado por 6l, aprob6 un
proyecto de reforms constitucionales que prorrogaba su gobierno por
dos afios. La Asamblea Constituyente que se reuni6 en mayo de 1928
adopt el principio de aumentar el period presidential a seis afios,
sin derecho a reelegirse en el cargo; pero la propia Asamblea aprob6
una resoluci6n en que pedia a Machado que aceptase un nuevo period
presidential y exponia la tesis de que, con la reform constitutional,
podia hacerlo legalmente. Las reforms adoptadas por la Asamblea
Constituyente diferian del proyecto preparado por el Congreso, que
finicamente habia propuesto una pr6rroga de dos afios al gobierno de
Machado. El articulo 115 de la Constituci6n de 1901, sin embargo,
disponia que la Asamblea Constituyente s6lo podia aceptar o rechazar
lo propuesto por el Congreso; y como que las reforms aprobadas por
la Constituyente faltaban a ese precepto, various jurisconsultos cubanos
declararon que se habia violado el articulo 115 de la Constituci6n.
En noviembre de 1928 Machado fuW reelegido, esta vez por seis afios,
sin que hubiera habido otro candidate presidential en las elecciones,
y los elements opuestos a su gobierno proclamaron que, en vista de
la naturaleza inconstitucional de las reforms de 1928, que habia
denunciado la oposici6n, este segundo period presidential era
ilegitimo.
Machado dominaba la maquinaria de los tres partidos politicos
existentes por medio de la loteria y otros alicientes; pero tales recursos
le resultaron vanos en sus esfuerzos para controlar a los estudiantes
'universitarios, a muchas organizaciones obreras y a una parte del
grupo de lideres politicos que, encabezados por el coronel Carlos
t Mendieta, constituyeron la Asociaci6n Uni6n Nacionalista. Durante
el primer period presidential de Machado fueron asesinados various






LA REVOLUTION 13
obreros influyentes y algunos periodistas; y aunque la Constituci6n
garantizaba el derecho de reuni6n, los soldados y policies disolvian
violentamente los mitines organizados por la Uni6n Nacionalista y el
gobierno negaba a esta agrupaci6n political el derecho de participar
en las elecciones. Como resultado de las protests que en el otoiio de
1927 hicieron los estudiantes universitarios contra las proyectadas
reforms constitucionales, Machado orden6 que los lideres del movi-
miento fueran expulsados de la Universidad, y uno de ellos, Julio'
Antonio Mella, de ideas comunistas, fuW asesinado meses despues en
Ciudad de Mejico, a virtud de 6rdenes de Machado.
Cuando en mayo de 1929 se inaugur6 el segundo period presi-
dencial, la oposici6n al gobierno aument6 rApidamente. En septiembre
de 1930, durante otra manifestaci6n de protest levada a cabo por
los estudiantes, uno de estos, Rafael Trejo, fue muerto por un policia.
Los estudiantes cubanos, organizados en un directorio national,
comenzaron a armarse y a emplear medios de lucha clandestinos. En
diciembre de 1930 Machado clausur6 la Universidad, los institutes de
segunda ensefianza y las escuelas normales en todo el pais, y estos
centros docentes permanecieron clausurados hasta despu6s de la caida
del dictador. En agosto de 1931 hubo una intentona revolucionaria
organizada por antiguos politicos contrarios a Machado; pero el bien
entrenado ejercito de 6ste pudo ficilmente aplastar a los sublevados,
cuyos jefes fueron capturados.
Poco despubs del fracaso de este movimiento, un buen nimero de
j6venes profesionales y de estudiantes fundaron una asociaci6n queI
denominaron ABC. Esta organizaci6n, de caricter secret, public un
manifiesto que constituia una de las mis profundas e instructivas
critilas de la vida political y econ6mica de Cuba, hechas hasta entonces.
Como soluci6n a esa crisis, el manifiesto proponia una series de medidas i
encaminadas a obtener la nacionalizaci6n de las riquezas de Cuba.
Machado, mientras tanto, habia intensificado sus m6todos de asesinatos
hasta que, en julio de 1932, impulsados por la desesperaci6n, los
elements del ABC siguieron el ejemplo ya puesto en prActica por los
estudiantes y llevaron a cabo su primera represalia. Desde ese moment
hasta la caida de Machado, 6ste y los oposicionistas compitieron en
asesinatos y en actos de terrorism.
En mayo de 1933 el president Roosevelt envi6 a La Habana,
como embajador, a Mr. Benjamin Sumner Welles, y 6ste indujo a
Machado y a una gran parte de la oposici6n organizada a participar
en unas negociaciones bajo los buenos oficios del embajador norte-
americano, quien actuaba de mediador. Habia la esperanza de que de
esta manera se encontraria una soluci6n pacifica y constitutional para
la crisis cubana; pero cuando trascurrieron various meses sin ue se 1
"LPy *






14 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Shubiese Ilegado a acuerdo alguno entire Machado y la oposici6n, la
I inquietud political se hizo mis evidence y lleg6 a su punto culminante
con una huelga general que comenz6 el 5 de agosto. Dos dias mis
tarde, con trAgico balance de victims, los soldados disolvieron a tiros
una jubilosa manifestaci6n del pueblo habanero que celebraba en el
Paseo del Prado la entonces falsa noticia de que Machado habia
Srenunciado a su cargo. El ii de agosto la oficialidad del ejrcito le
pidi6 a Machado que presentase su renuncia "a fin de salvar a Cuba
Sde la intervenci6n extranjera." Abandonado por la mis poderosa fuerza
que le habia mantenido en el poder durante various afios, el dia 12
SMachado huy6 a Nassau, en aeroplano.
SDe esta manera Machado, despues de haber reducido a Cuba a un
pais presa del terror, tuvo el final de otros muchos dictadores. Algunas
de sus ideas en favor del desarrollo econ6mico de Cuba pudieran haber
sido beneficiosas si las hubiese puesto en plant por medios democrA-
ticos, honrados y constitucionales, que no sigui6 y a los que substituy6,
durante su gobierno, por los m6todos del mas brutal despotismo y
auspiciando las peores formas de la corrupci6n y del crime.
Aunque Machado ha huido de Cuba, su patria sufrira los terrible
' i efectos de su gobierno por muchos afios. Para pagar al ej6rcito y a los
I acreedores extranjeros, el dictador no vacil6 en mutilar los servicios
i sociales del pais. La clausura de los colegios de segunda ensefianza
priv6 a la juventud cubana de las facilidades de los mismos durante los
afios en que mAs los necesitaban para su formaci6n intellectual. No
I fu6 el menor de los dafios causados por su dictadura el haber propiciado
Sla corrupci6n de algunos cubanos de talent que por ello ban quedado
Sdescalificados para servir a la nueva Cuba. Puede decirse, sin embargo,
Sque el gobierno de Machado produjo beneficios indirectos a Cuba, ya
I que di6 ocasi6n para el desenvolvimiento de una conciencia national
Sy provoc6, como reacci6n contra los vicios del regimen, un penetrante
I examen de los defects de la vida cubana. Nuevos elements, repre-
a sentados por los estudiantes, por j6venes profesionales y por mujeres
animadas de heroicas resoluciones, se arrojaron por primera vez
I en la historic de Cuba dentro de la lucha political, y esas fuerzas
Snuevas y poderosas, asi lanzadas, si legan a adquirir la necesaria auto-
I discipline y la informaci6n exacta de los problems de Cuba, pueden
todavia llevar a su patria a vivir una nueva vida, superior a la del
Stercio de siglo trascurrido.

4. LA REVOLUCI6N FRUSTRADA
Machado pidi6 una licencia al Congreso antes de huir del pais. Al
propio tiempo, acept6 las renuncias de todos los secretaries del
despacho, excepci6n hecha de la del general Alberto Herrera, secretario






LA REVOLUTION 15
de la Guerra y Marina.12 De conformidad con lo dispuesto en el
articulo 72 de la Constituci6n de 1928, el general Herrera asumi6 la
presidencia provisional y nombr6 secretario de Estado al Dr. Carlos
Manuel de Cespedes. Entonces Herrera renunci6 a su interinatura y el
dia 13 de agosto el Dr. Cespedes ocup6 la primera magistratura seg6n
lo dispuesto en la Constituci6n de 1928,13 y nombr6 un consejo de se-
cretarios integrado en su mayoria por representantes de las facciones
oposicionistas que habian aceptado la mediaci6n de Mr. Welles. Ese
mismo dia el president Roosevelt anunci6 que ". el cambio de
gobiernos que ha tenido lugar en Cuba esti de acuerdo con la Constitu-
ci6n reconocida y con las leyes de aquel pais. ." De esta manera el t
gobierno que en parte era product de la mediaci6n del embajador I
norteamericano, venia a basar su existencia no s61o sobre la Consti-I
tuci6n de 1901 sino tambi6n sobre las reforms hechas en 1928 y que
habian llegado a ser odiosas a los cubanos directors de la revoluci6n. i
En un esfuerzo para disipar estos temores el gobierno de Cespedes
promulg6 un decreto el 24 de agosto por el que se anulaban las reforms
constitucionales de 1928 y se restituia en toda su integridad la Consti-
tuci6n de 1901. Ese decreto asimismo cesanteaba los congresistas, '
los magistrados del Tribunal Supremo nombrados despues del 201
de mayo de 1929, y todos los funcionarios electos, y declaraba que'
habria elecciones en febrero y con ello hizo temer que pretendiese,
perpetuarse en el poder. Pocos dias mis tarde otro decreto disponia
que los actos del gobierno de Machado, durante su segundo
period presidential, permanecerian vigentes a menos que fuesen
explicitamente derogados por disposici6n del Ejecutivo.14
La restauraci6n de la Constituci6n de 1901, unida al efecto pro-
ducido por la composici6n del gobierno de Cespedes y las circunstancias
que le habian dado nacimiento, no satisficieron el sentimiento revo-
lucionario que se habia extendido por la Isla y que, despubs de animar
a las classes intelectuales y political de La Habana, habia llegado a
permear a las grades masas trabajadoras de los campos, donde
empezaron a surgir las huelgas radicales. El espiritu de la revoluci6n
parecia reclamar cambios mas drAsticos y emocionantes y que barriesen
con las brutalidades del regimen de Machado y la miseria y la
corrupci6n producidas por el viejo sistema politico; y ese mismo
espiritu revolucionario, que era de exaltado nacionalismo, tambi6n
protestaba contra la mediaci6n de los Estados Unidos, de la cual el
12 Decreto n6m. ii55. Edici6n extraordinaria de la Gaceta Oficial, nMm. 20, 12 de
agosto de 1933. El general Herrera habia sido jefe de estado mayor del ej6rdto durante
todo el gobiero de Machado.
s Consfiltese su declarad6n de que habia torado posesi6n del cargo segin lo pre-
ceptuado en el articulo 72. Edidcn extraordinaria de la Gaceta Oficial, nim. 21, 14 de
agosto de 1933.
"4 Decretos nims. 1298 y 1386.







16 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA

gobierno de C6spedes era product. El nuevo gobierno, sin embargo,
se habia limitado principalmente a la tarea de restaurar la "nor-
malidad" political y constitutional.
El 4 de septiembre de 1933, por la noche, hubo una sublevaci6n en
el ej&rcito cubano, originada principalmente por el hecho de que los
oficiales eran todavia de los que habian servido durante el gobierno de
Machado. Los sargentos y alistados del ej6rcito, encabezados por el
sargento Fulgencio Batista, expulsaron a unos quinientos oficiales, y
el lider del movimiento asumi6 la jefatura de las fuerzas armadas con
el grado de coronel,15 mientras que 527 sargentos, cabos y soldados
y simples ciudadanos recibian grades, y Io6 de los oficiales de carrera
Sconservaban sus mandos. El resto de la oficialidad se concentr6 en el
edificio del Hotel Nacional y se rindieron despu6s del bombardeo del
2 de octubre.
La sublevaci6n de los sargentos no solamente produjo un profundo
cambio en el ej6rcito, sino que condujo a la caida del gobierno de
C6spedes, al que substituy6 un nuevo regimen, presidido por el Dr.
Grau San Martin, professor de la Escuela de Medicina de la Uni-
versidad,16 apoyado por muchos elements de los que se habian opuesto
a la mediaci6n de Mr. Welles, especialmente los estudiantes. Estos
elements vinieron a ser conocidos con el nombre de "aut6nticos." Uno
de los primeros actos del gobierno de Grau fu6 la promulgaci6n de los
estatutos del gobierno provisional, que definian los principios generals
que habrian de guiarle." El primero de 6stos disponia que el gobierno
mantendria sobre todas las cosas la absolutea independencia y la
soberania national" de Cuba y respetaria los tratados existentes.'8
El nuevo gobierno asimismo ofreci6 celebrar elecciones para una
Convenci6n Constituyente, el pr6ximo mes de abril, y para satisfacer
las demands de la opinion p(blica que reclamaba la complete
reorganizaci6n de la administraci6n public, suspendi6 la Ley del
Servicio Civil y muchos articulos de la Ley Orginica del Poder Judicial,
de manera que el Ejecutivo pudiese cesantear a los empleados macha-
distas.19 Al propio tiempo se crearon los tribunales de sanciones,
national y provinciales, encargados de juzgar a los autores de crimenes
1s Decreto nuim. 1538, Gaceta Ofcial, Edici6n Extraordinaria, nuim. 27, septiembre 8,
1933.
16 Durante 5 dias un directorio de 5 miembros, que incluia al Dr. Grau San Martin,
constituy6 el gobierno provisional. Gaceta Ofidal, Ed. Extra., nfm. 26, septiembre 5
de 1933.
17Aunque estos estatutos no derogaban explicitamente la Constituci6n de 19oi, mas
tarde el Tribunal Supremo declare que dichos estatutos y otras disposiciones del gobierno,
la habian modificado. Vease la sentencia nu1m. 2, de marzo 10 de 1934, en la Gaceta Oficial
de 6 de marzo del propio afio. La abrogaci6n de la Constituci6n de 1928 hizo surgir la
duda de si la toma de posesi6n de Cispedes era legal, ya que se habia llegado al poder de
acuerdo con lo dispuesto en el articulo 72 de la misma.
18 Gaceta Oficial, Ed. Extra., nfm. 30, septiembre 14 de 1933.
19 Decreto nuim. 1605, Gaceta Oficial, septiembre 16 de 1933.






LA REVOLUTION 17
comunes y politicos cometidos en tiempos de Machado,20 y estos
tribunales han continuado funcionando.
Durante los cuatro meses que el gobierno de Grau estuvo en el7
poder promulg6 un gran nimero de decretos, relatives a las siguientes
materials: jornada de 8 horas; obligaci6n de que el 50%, por lo menos,
de los trabajadores, debian ser cubanos natives; journal minimo para
el cortador de cafia; creaci6n de la secretaria del Trabajo; arbitraje
obligatorio de los problems del trabajo; suspension de los pagos por
los emprestitos del Chase National Bank; incautaci6n provisional de
las propiedades de la Chaparra Sugar Company y de la Compafiia
Cubana de Electricidad; establecimiento de la Asociaci6n de Colonos;
reconocimiento de la Federaci6n M6dica de Cuba; cesantia de Mr.
Chadbourne como president de la Compafiia Exportadora del Azficar;
concesi6n de cuota de producci6n ilimitada a los centrales que molian
menos de 60.000 sacos; inicio de un program de reform agraria
que incluia las actuaciones judiciales para que el gobierno adquiriese
las propiedades de la Cuban Cane Products Company, que estaba en
quiebra; reducci6n de las tarifas de electricidad; extension a los
empleados de las compafiias de electricidad de los beneficios de la Ley
de Jubilaciones y Pensiones de los Ferrocarriles; autonomia universi-,
taria; autorizaci6n para acufiar hasta $20.000.000 en plata, etc.
El gobierno de Grau ocup6 el poder en moments en que habia una
gran inquietud obrera reveladora de que Cuba vivia no s61o las agonias
de una revoluci6n political, sino de una revoluci6n social tambi6n. En
various lugares los trabajadores huelguistas se apoderaron de las
propiedades azucareras y por un moment Cuba estuvo amenazada de
un serio movimiento comunista. Muchos cubanos culparon al gobierno
de Grau por esta ola comunista; pero es de justicia decir que, debido
a la existencia de una muy generalizada miseria social, una crisis de
esta clase tenia que ocurrir a la caida de Machado. Los comunistas,
lejos de apoyar a Grau, atacaron violentamente muchas de sus medidas,
especialmente la Ley del 50%, que iba contra el principio de la soli-
daridad universal de la clase trabajadora. Las medidas que acabamos
de enumerar y otras disposiciones nacionalistas del gobierno de Grau,
no hay duda de que fueron un factor que produjo verdadero mejora-
miento en la condici6n del trabajador cubano y contribuy6 a la derrota
del comunismo.
Los intereses mercantiles, los viejos politicos, los espafioles resi- }
20 Vease el articulo 4 de los estatutos en la Ed. Extra. nim. 30 de la Gaceta Ofiial, y
tambi6n el Decreto n6m. 1956, Gaceta Oficial, septiembre 30, 1933. Estos tribunales
podian decretar el embargo de efectos pertenecientes a los acusados hasta cubrir el
imported de la multa que pudiera series impuesta. Ademis, si el acusado resultaba insol-
vente, los tribunales tenian facultades para anular toda transacci6n Ilevada a cabo
durante los ultimos seis meses y que pudiera haber sido realizada con el prop6sito de
similar dicha insolvenca.






18 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
1 dentes en Cuba, los elements del ABC y muchos norteamericanos se
mostraron intensamente hostiles al gobierno de Grau. El propio
embajador norteamericano, Mr. Welles, era decididamente contrario
al nuevo regimen, que los Estados Unidos rehusaron reconocer. Esta
actitud de la cancilleria de WAshington priv6 al gobierno de Grau de
una condici6n que resultaba indispensable para su continuada ex-
iistencia; y las dificultades se aumentaron ain mAs por el hecho de
Sque este experiment de gobierno tenia lugar durante el "tiempo
muerto." Los critics proclamaban que aquel regimen s6lo representaba
una pequefia minoria fanatica dominada por los estudiantes y man-
tenida en el poder por un ej6rcito indisciplinado; y lo acusaban de
demag6gico, incompetent y enemigo de los Estados Unidos. Por lo
General, las mismas acusaciones, con mas o menos fundamento de
verdad, pueden hacerse contra cualquier gobierno revolucionario que
de repente asuma el poder sobre una ola de exaltada emoci6n y sin
preparaci6n o experiencia. Sin embargo, hoy en dia algunos de los que
Sms duramente combatieron al gobierno de Grau, admiten que l6 ha
sido el inico president que ha tratado de mejorar la fortune de la
empobrecida mayoria del pais.
En enero de 1934 el ej6rcito y otros elements se volvieron contra
Grau, y 6ste se vi6 obligado a renunciar. Le substituy6 un nuevo
gobierno, a cuyo frente estaba el coronel Carlos Mendieta como
president provisional. El gabinete estaba integrado por representantes
de los principles sectors politicos, o sea, el ABC, la Uni6n Nacio-
nalista, los partidarios del general Menocal y los del Dr. Miguel
SMariano G6mez. En agudo contrast con la negative de reconocer el
Sgobierno anterior, los Estados Unidos reconocieron al del president
Mendieta cinco dias despues de su toma de posesi6n.
Mendieta asumi6 el poder en un period bien critic de la historic
de Cuba y tuvo que afrontar la tarea de restablecer la paz moral entire
facciones hostiles unas a otras, de reorganizar la estructura political del
gobierno y de aliviar la desesperada condici6n econ6mica del pais.
Aunque el nuevo gobierno derog6 pocos de los decretos de Grau,
promulg6 una Constituci6n provisional el 3 de febrero de 1934. Esta
carta fundamental se refiere solamente a cuestiones political; pero en
ella se declara que no es possible restablecer la Constituci6n de 1901,
contra la que ha habido tanta hostilidad. Con el prop6sito aparente de
marcar un alto a las represalias contra los sostenedores de Machado,
la nueva Constituci6n prohibe la confiscaci6n de las propiedades y
suspended la ejecuci6n de la pena de muerte hasta que haya una decision
final sobre ello, hecha por la Convenci6n Constituyente, cuando 6sta
sea electa y se constituya. El poder legislative radica en el gabinete
del president, denominado Consejo de Secretarios; pero los decretos-







LA REVOLUTION 19

eyes, por otra parte, pueden ser redactados por un cuerpo consultivo,
lamado Consejo de Estado, cuyos 15 miembros son nombrados por el
president de la Repuiblica, en la persona del cual se concentran los
poderes ejecutivos. La Constituci6n provisional encarga explicitamente
al gobierno la tarea de preparar las elecciones para una nueva Con-
venci6n Constituyente antes de diciembre 31 de 1934,20a y la nueva
Constituci6n deberi estar terminada en junio de 1935, despu6s de lo
cual habra elecciones para constituir un gobierno definitive.
Al tomar posesi6n el president Mendieta en enero filtimo, tuvo
que hacer frente a una series de huelgas, no solamente en La Habana
sino en las plantaciones azucareras, las que amenazaron con impedir la
zafra de 1934. Convencido de que la molienda era esencial para la
existencia econ6mica de Cuba, el nuevo gobierno puso en prActica
varias dristicas medidas, entire ellas el decreto-ley nfimero 3 que
prohibia el derecho de huelga hasta despu6s de una espera obligatoria
y autorizaba la disoluci6n de las organizaciones obreras que violasen
esa disposici6n. En cumplimiento de este decreto, el ej6rcito cubano
arrest a various lideres obreros y protegi6 las propiedades de modo que
los centrales azucareros pudiesen comenzar a moler.
En abril el gobierno autoriz6 la acufiaci6n de $io.ooo.ooo plata y
declar6 una moratoria en la amortizaci6n de la deuda extranjera hasta
que los ingresos anuales alcanzasen a la cifra de $60.ooo.ooo.21
Tambi6n fueron aumentados los sueldos de los empleados pilblicos,
cuyo minimo qued6 fijado en $30 mensuales; y se pagaron ciertos
atrasos debidos a los empleados desde tiempos de Machado.22 En mayo
de 1934 Cuba firm un convenio con el gobierno norteamericano por
el cual se abrogaba la Enmienda Platt; y en agosto se hizo un nuevo
tratado'de reciprocidad con los Estados Unidos.
A pesar de estas medidas, el pais no recobr6 su tranquilidad. La
Universidad y los centros de ensefianza secundaria estaban hondamente
perturbados a consecuencia de las peticiones de los estudiantes, quienes
exigian la renuncia de los profesores que habian apoyado a Machado.
En junio de 1934 los estudiantes universitarios se constituyeron en
tribunal y pidieron la separaci6n de cuarenta y cinco profesores
mientras que las labores docentes permanecian casi paralizadas. El
gobierno, a consecuencia de la autonomia universitaria, no trat6 de
intervenir en el problema.
Otro grave problema fu6 el relacionado con el gran nimero de

20a Segun acuerdo del Consejo de Estado, estas eleccones han sido postergadas al 3 de
marzo de 1935. Vase Diario de la Marina, ii de noviembre de 1934.
21 Decreto-ley nim. 93, Gaceta Oficial, Edici6n Extraordinaria, n6m. 38, abril 23,
1934.
22 Decretos-leyes nims. 163, Gaceta Ofcial, abril 25, 1934 y nfm. 296, idem, junior
16, 1934.







20 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
bombas y actos de terrorism puestos en prActica y que han incluido
atentados contra la vida del president Mendieta, del embajador
norteamericano y de various miembros del gabinete. Algunos de estos
actos han sido inspirados por motives politicos; pero otros han sido
i obra de cuadrillas de desalmados.
S Desde la caida de Machado el ej6rcito cubano ha aumentado sus
I efectivos en unos 4.000 soldados, y la policia de La Habana, que cuenta
casi 3.000 hombres, ha sido reorganizada, todo ello para sostener los
distintos gobiernos provisionales y mantener el orden durante un
period de gran agitaci6n. Sin embargo, ni la policia ni el ejercito
parecen haber podido o querido impedir la comisi6n de esos actos de
terrorism. Durante el primer semestre de 1934 parece que no ha
habido una sola sentencia condenatoria de los tribunales por la
colocaci6n de bombas; y en muchos casos estas sentencias no se
pronunciaron porque los jueces fueron amenazados por los terrorists.
Para remediar esta situaci6n que amenazaba con desmoralizar toda
la vida habanera y quizA si tambi6n la de las provincias, el 15 de junio
el gobierno promulg6 un decreto-ley de defense social y orden pdb-
lico.23 El decreto imponia la pena de muerte a aquellos que hiriesen a
alguien en actos de terrorism; prohibia la manufacture y venta de
explosives y disponia el castigo de los que provocasen o excusasen
tales ataques. Tambien se establecian penas para los que produjesen
des6rdenes politicos en piiblico, celebrasen mitines politicos sin
permiso, injuriasen o insultasen los poderes publicos o las autoridades,
o levasen a cabo actos de sabotaje. El propio decreto establecia unos
tribunales de urgencia que impondrian estas penalidades y los auto-
rizaba para proceder sin tomar en consideraci6n los preceptos legales
de evidencia o de enjuiciamiento.24 No habia apelaci6n possible contra
tales sentencias. Numerosos cubanos criticaron este decreto sobre la
base de que podia castigar actos inocuos de propaganda political, y de
que este peligro, conjuntamente con la supresi6n de garantias consti-
tucionales que el gobierno habia decretado, podian hacer impossible,
en opinion suya, que los partidos politicos llevasen a cabo libremente
su campafia para las pr6ximas elecciones, y aument6 la posibilidad de
que la policia y el ej6rcito llevasen a cabo detenciones arbitrarias.

23 Decreto-ley n6m. 292, de fecha 15 de junior de 1934. Gaceta Oficial, Ed. Extra.,
n6m. 56, junior 16 de 1934.
24 De acuerdo con el preimbulo de este decreto, el fall en estos casos podia basarse
en "culpabilidad derivada de presunciones," y tambi6n se tomaria en consideraci6n "la
condici6n personal del acusado, sus antecedentes en relaci6n con el tipo de crime
cometido y otras circunstancias de hecho" mis que las bases de pruebas concluyentes.
Ademas, estos tribunales podian imponer castigos a personas que no fuesen culpables de
actos de terrorism, siempre y cuando que los tribunales estimasen que habian estado
realizando actividades peligrosas contra el orden pdblico.







LA REVOLUTION 21
Dos dias despu6s de que se firm este decreto, un grupo de
individuos en un autom6vil atac6 una manifestaci6n de millares de
miembros del ABC, en La Habana, de los cuales unos doce fueron
muertos y mis de 50 quedaron heridos. Estos acontecimientos pre-
cipitaron una crisis political que habia estado latente por various meses;
y el ABC hizo renunciar a los tres miembros que tenia en el Consejo
de Secretaries al propio tiempo que culpaba al gobierno de que no
podia mantener el orden piblico ni Ilevar a cabo un program de
reconstrucci6n.25 Un mes antes el gobierno habia seguido los consejos
del ABC hasta el extreme de promulgar ciertos decretos sobre cues-
tiones monetarias 26 cuyo principal efecto fu6 crear la alarma en los I
hombres de negocios y otros elements que hasta entonces habiant
apoyado al ABC. En consecuencia, las otras facciones representadas I
en el gobierno se opusieron a las demds medidas de reconstrucci6n
auspiciadas por el ABC y adujeron que un gobierno provisional debia
limitarse a la preparaci6n de las elecciones y dejar el problema de la
reconstrucci6n a la Convenci6n Constituyente. Esta division internal
del gobierno de Mendieta se termin6 con la retirada del ABC del
gabinete el que, despu6s de una prolongada crisis political, finalmente
fu6 dominado por el partido nacionalista. Mientras tanto el president 1
Mendieta reiteraba una y otra vez su determinaci6n de renunciar al I
cargo que desempefiaba si no habia elecciones en diciembre; y su I
gobierno Ilevaba a adelante los preparativos para celebrar tales
elecciones.
5. PESIMISMO
Al retirarse el ABC del gobierno, este tuvo la oposici6n de dos
principles fuerzas revolucionarias: una el propio ABC; la otra el
Partido' Revolucionario Cubano, titulo oficialmente adoptado por el
partido de Grau San Martin. Otra vez el gobierno de Cuba estaba en I
manos de los antiguos grupos politicos. Las dos mis importantes I
facciones revolucionarias no s6lo eran antag6nicas entire si, sino que
dentro de cada una de ellas comenzaron a ocurrir escisiones. Estas
divisions dentro del movimiento reconstructive produjeron general
desilusi6n y con frecuencia se decia que la revoluci6n estaba perdida I
y que Cuba volvia al viejo sistema; que los cubanos carecian de I
capacidad political y que no podian asumir responsabilidades cons- I
tructivas. Se profetizaba el establecimiento de una dictadura military I
asi como que el future consistiria en un continue terrorism hasta que
25 Vase el Memorandum al president Mendieta sobre la situacidn del gobierno
provisional y la necesidad de adoptar un plan de reconstruccidn national, marzo 5 de
1934. Este document constituia una decarad6n anticpada de la inmediata necesidad
de que se adoptase tal program ya que, segin el ABC, toda demora haria que la
revoluci6n perdiese su fuerza.
26 V6ase Capitulo XIV.







22 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Cuba cayese en un estado de cr6nica anarquia. En este ambiente fuW
que la Comisi6n de Asuntos Cubanos di6 principio a sus trabajos.
Nuestros studios nos han llevado a la conclusion de que si Cuba
afronta muchas y muy series dificultades, estas pueden ser solucionadas
si las fuerzas que un dia estuvieron unidas para derrocar la dictadura
de Machado, pueden ser revividas en favor de un program de
reconstrucci6n que es esencial aunque s61o sea para destruir la amenaza
del terrorism.
La soluci6n de este filtimo problema depend de un poco de
autolimitaci6n por parte de los elements politicos activos y tambi6n
Sde una valiente administraci6n de justicia por los tribunales y la
I prohibici6n de actos de arbitrariedad por parte del ej6rcito y la policia;
pero depend, asimismo, en parte, del program general del gobierno
que est6 en el poder. Enrique Jos6 Varona, que estaba llamado a ser
el primer intellectual de Cuba, decia en 1888 que el bandolerismo que
asolaba a Cuba podia ser suprimido solo en el caso de que desa-
pareciesen los males de la vida colectiva cubana.27 Algo de ese
razonamiento pudiera ser aplicado en nuestros dias a los actos de
terrorism que se cometen en Cuba. El afio pasado surgieron en el
pueblo cubano profundas emociones que reclamaban la creaci6n de
una nueva Cuba; y estas emociones, por lo menos durante el tiempo
transcurrido, se han visto frustradas. Hay un gobierno provisional que
ha decidido posponer las principles medidas de reconstrucci6n hasta
despu6s de las elecciones para la Convenci6n Constituyente. Mientras
tanto, sin embargo, las emociones que durante el afio pasado re-
clamaban la creaci6n de una nueva Cuba, no tienen una salida legitima
y, por consiguiente, se han desviado hacia conductos ilegitimos y
desnaturalizados, tales como los actos de terrorism, por una parte, y
un complejo colectivo de inferioridad, por otra.28 La restauraci6n del
orden y de la paz moral en Cuba dependent parcialmente de la adopci6n
de un program de reconstrucci6n que llene las legitimas aspiraciones
Sde la revoluci6n. Conviene agregar que muchos representantes de las
i classes conservadoras, nacionales y extranjeras, reconocen este hecho
y estdn, en consecuencia, dispuestas a respaldar drasticas medidas
contra la corrupci6n pfiblica y a favorecer la adopci6n de otras dis-
posiciones de reform.

6. ;PUEDE SER UNA SOLUTION EL LAISSEZ-FAIRE?
Algunos grupos de hombres de negocios creen que todo lo que
necesita Cuba para la soluci6n de su problema esta en revivir el
27 Vease su ensayo El bandolerismo en Cuba, 1888.
128 La situaci6n actual de derrotismo se debe tambi6n a la generalizada creencia de
I que el present gobierno estA controlado por la diplomacia norteamericana.






LA REVOLUTION 23

mercado de la exportaci6n azucarera y porfian que si el gobierno deja
de intervenir en los negocios habrA prosperidad econ6mica. Estos
elements se oponen a la creaci6n de nuevos impuestos los que, en
opinion suya, solamente conducirian a mayor despilfarro y corrupci6n
a expenses de legitimas empresas privadas.
Ain con la admisi6n de que la arbitraria interferencia del gobierno
en los negocios es indeseable, asi como la de los antiguos defects del
sistema de gobierno cubano, la Comisi6n duda que la adopci6n de una
political de laissez-faire pueda resolver los apremiantes problems
econ6micos o sociales de Cuba o a la larga resultar ventajosa para el
capital, national o extranjero, invertido en Cuba. Si es cierto que en
comparaci6n con los iltimos afios el mercado azucarero esta algo
reanimado, no es possible olvidar que este mercado no es libre, sino
controlado, y que las cuotas azucareras de exportaci6n estan defini-
tivamente fijadas de acuerdo con la Ley Jones-Costigan y el Plan
Chadbourne. Los beneficios que pudiesen derivarse de este mercado
controlado quedarian destruidos si se permitiese la ilimitada compe-
tencia de los centrales azucareros cubanos. La restricci6n de la zafra
y el sefialamiento de cuotas a los centrales tienen su origen en la
restricci6n del mercado de exportaci6n y ambos tipos de limitaci6n son
la antitesis de los principios del laissez-faire.
A pesar de las ventajas producidas por la Ley Jones-Costigan, esl
esencial que se establezca un plan de diversificaci6n agricola,29 cultivos
de frutos menores para el hogar, reconstrucci6n rural y desarrollo de
nuevos mercados. La iniciativa gubernamental es necesaria si ese plan
va a resolver las necesidades econ6micas, sociales y educacionales del1
pueblo cubano.
Al reducir los derechos al azicar cubano, los Estados Unidos
renunciah a ingresos que quizA equivalent a $20.0oo.ooo al afio; y
aunque se espera que este convenio producira considerable beneficios
a los exportadores norteamericanos a Cuba, es innegable que los
Estados Unidos, en un period de acentuado nacionalismo econ6mico,
han demostrado un criterio ilustrado poco corriente respect a Cuba.
De acuerdo con la Ley Jones-Costigan, Puerto Rico va a recibir
analogos beneficios de los Estados Unidos en forma de parte de los
products del impuesto de elaboraci6n que paga el consumidor de
azfcar norteamericano. Con estos products y otros ingresos, Puerto
Rico proyecta Ilevar a cabo un avanzado program de utilizaci6n de
tierras y reconstrucci6n rural. Los Estados Unidos y la opinion p6blica
norteamericana ban de observer muy atentamente lo que haga Cuba
con los beneficios que de la misma manera obtendra como consecuencia
de la nueva political azucarera de los Estados Unidos. .Mejorara Cuba
29 Vase Capitulos XIX y XX.







24 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
i su sistema de administraci6n y llevari a cabo un program que ayude
I al pueblo de la Isla en sus necesidades, o permitiri que este dinero sea
1 absorbido por empresas privadas de negocios sin hacer esfuerzo alguno
i para abolir los defects del antiguo sistema politico y econ6mico? La
i adopci6n, por parte de Cuba, de un program de reconstrucci6n social,
sera muy ftil para prevenir todo esfuerzo que se haga a fin de aumentar
las cuotas de Puerto Rico y Hawaii en contra de Cuba, asi como el
restablecimiento de las altas tarifas norteamericanas sobre el az6car,
Sen el porvenir. Es esta una consideraci6n que deberia conducir, tanto
a los conservadores como a los liberals cubanos, a convenir en la
necesidad de un program de reconstrucci6n internal. Los hombres de
negocios extranjeros, particularmente los que figuran en la industrial
azucarera, debieran tambien comprender que el future de sus empresas
puede defender del grado de lealtad con que ellos cooperen con el
Sgobierno cubano para producer el mejoramiento de las condiciones
sociales.
7. FACTORS FAVORABLE
A pesar del pesimismo reinante en Cuba, hay tres razones prin-
cipales por las cuales la Comisi6n estima que puede llevarse a cabo con
exito un program de reconstrucci6n. En primer lugar, como hemos
puesto de relieve en este capitulo, existe una demand universal y
profunda, en todas parties de la Isla, por semejante cambio social; y
el rechazar esta demand es equivalent a lanzar a la repfblica de
Cuba en cr6nico caos. Por otra parte, la propia existencia de esta
demand es la mayor garantia para promover la reform.
En segundo termino, Cuba ofrece muchas ventajas que facilitan un
program de reconstrucci6n. El clima de la Isla es uno de los mejores
de los tr6picos; el regimen de las lluvias es bastante normal y el calor
no result opresivo. Los efectos de los peri6dicos huracanes pueden ser
grandemente mitigados por un sistema de seguro contra ciclones y por
m6todos agricolas especialmente adaptados. Desde el punto de vista
de sus recursos potenciales, el suelo cubano es extraordinariamente
f rtil y propio para la diversificaci6n de cultivos.
La tercera de las razones por las cuales las perspectives de un
program reconstructive deben ser brillantes, podemos encontrarla en
la nueva political de los Estados Unidos hacia Cuba. Hace 15 afios los
Estados Unidos opusieron muchas objeciones a la political implantada
por la revoluci6n mejicana; pero hoy en dia el gobierno norteamericano
desea que haya un "New Deal" no solamente para los Estados Unidos,
sino tambi6n para Cuba, la que de esta manera tiene una oportunidad
inica que tardari en repetirse.
S En el actual estado de desaliento de los cubanos, es comprensible






LA REVOLUTION 25
la autocritica que muchos de ellos hacen de su caracter national y de i
su capacidad political. Esta capacidad de autocritica es una gran ventaja (
si no result puramente acad6mica. En nuestra opinion, lo que a Cuba i
le falta es experiencia en cooperaci6n political y econ6mica. Hemos i
tenido oportunidad de conocer secretaries del despacho, abogados, a
medicos, ingenieros, hombres de negocios, eruditos y escritores que I
alcanzan los mis altos niveles de capacidad de cualquier pais; pero I
como la historic de la democracia lo indica, hasta un relative grado '
de 6xito en el gobierno propio s61o se consigue despues de un largo I
period de experiencia en el que un pueblo, dotado de una proporci6n'
de independencia econ6mica y de comparativamente elevado indice
cultural, puede permitirse el sacar ensefianzas de sus propios errores.i
El pueblo de Cuba, hasta ahora, ha carecido de esta oportunidad para
desenvolverse; pero con la aparici6n de un nuevo sentimiento de
patriotism y la reorganizaci6n de su sistema social, esta situaci6n
debe modificarse.
En cuestiones no political los cubanos han demostrado ya una gran
capacidad de cooperaci6n. Cuba es el teatro de uno de los mis afortu- i
nados experiments de medicine cooperative, en el mundo, a trav6s del
servicio prestado por un nuimero de sociedades cooperatives con mis
de roo.ooo asociados.s0 Cierto es que las mAs antiguas y las mas
importantes de estas sociedades son espafiolas; pero este mismo dato
refuerza la conclusion de que las gentes consideradas individualistas
pueden triunfar por medio de la cooperaci6n, ya que el espafiol tiene
la reputaci6n de ser quizA el s6r mis individualista del mundo. En
adici6n, varias sociedades cooperatives de servicios m6dicos, puramente
cubanas, estin surgiendo y alcanzando sefialado 6xito.
Pudi6ramos citar algunos otros ejemplos de cooperaci6n en escala I
mis pequefia. El primero es el de la comunidad de regantes del valle i
de Giiines, que produce muchos vegetables en tierras de regadio. Por
espacio de un siglo los sitieros de esta comarca tuvieron enconadas
luchas por la distribuci6n de las aguas del rio Mayabeque, hasta que
en 1886, en una tentative para dar fin a estas disputes, se fund una
comunidad de regantes que estA todavia en existencia y que distribuye
equitativa y pacificamente las aguas entire sus asociados.31 Una!
organizaci6n ani mis antigua y de gran prestigio es la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais, de La Habana. Desde su estableci- r
miento en el afio de 1793, esta organizaci6n ha administrado legados i
y mantenido una biblioteca pAblica y various colegios, ademis de otras i
so"Vase pp. 131-134 para el studio de la controversial de los m6dicos con las socie-
dades regionales o quintas.
81 El regadio en el valle de Giines, por Juan Antonio Cosculluela, La Habana, 1914.






26 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
I varias importantes actividades culturales.32 Una compafiia de seguros
I mutuos contra incendios, administrada por cubanos, ha estado funcio-
I nando por espacio de 80 afios y ha podido capear con 6xito los tragicos
afios de 1897 y I933.33 Tambi6n debemos mencionar la Corporaci6n
Exportadora del Azuicar, ya que aunque este organismo es controlado
en parte por norteamericanos, su administraci6n esta en manos
cubanas. La Corporaci6n Exportadora del Aziicar puede ser impopular,
pero esta bien administrada y con honradez. Otros ejemplos de la
Scapacidad de los cubanos para cooperar en asuntos no politicos estAn
:representados por la Sociedad "Pro Arte Musical," la Instituci6n
I Hispanocubana de Cultura y varias organizaciones feministas y de
i otro carActer. QuizA el mis grave de los problems sea el obtener los
servicios de los cubanos mis capacitados, quienes hasta ahora no ban
Squerido descender a la arena political, a fin de que eleven a cabo una
i ms direct forma de labor en pro de la comunidad y del pais.
Cuando se termine el actual dificil period de transici6n hay
derecho a esperar que Cuba pueda llegar a ser uno de los lugares
privilegiados del hemisferio occidental, ya que su pueblo ha aprendido
a sufrir, a combatir la opresi6n, a resistir la miseria y tiene, ademas,
una capacidad inica de autocritica. Si los cubanos ahora pueden aunar
sus indudables habilidades en un esfuerzo cooperative de progress
human, Cuba mereceri por mis de un concept su hist6rico so-
brenombre de Perla de las Antillas.
Para realizar las aspiraciones de su pueblo la Cuba del future no
debera florecer en una sola ciudad, sino en un agro lleno de verdes
sitios y haciendas y de resplandecientes comunidades; en la tierra de
una clase campesina en que se hayan fundido la dignidad, el encanto
y la inteligencia que son inherentes caracteristicas del pueblo de esta
Isla. Cuba es una tierra de bellezas: bellezas naturales como las de
la palma real, la playa de Varadero, el valle de Vifiales, las montafias
de Trinidad y la imponente Sierra Maestra; y bellezas que son obras
del hombre, tales como el Castillo de la Fuerza, el Castillo del Morro,
el edificio del Ayuntamiento y la Plazuela de la Catedral de La
Habana, lugares hist6ricos 6stos que una vibrant naci6n debiera
guardar celosamente. Bien podemos comprender por qu6 los cubanos
aman a su patria, pero tambien creemos que ha llegado el moment de
que cada cubano tenga una oportunidad de servirla.
32 Historia de la Sociedad Econdmica de Amigos del Pais, por Rafael Montoro y
Adrian del Valle, La Habana, 1930.
33 Memoria presentada por el consejo de direccidn de la compahia "El Iris" a la junta
general, La Habana, 1926. V6ase tambien la Memoria del afio 1933.













CAPITULO II

LOS ELEMENTS DE POBLACION

La poblaci6n de Cuba alcanza a unos cuatro millones de habitantes 1
y ha aumentado casi 152% desde que termin6 la Guerra de la Inde-
pendencia, o sea en una proporci6n dos veces mayor que la que ha
habido en los Estados Unidos en el mismo period. Este rapido cre-
cimiento ha sido debido a la desaparici6n del cr6nico estado de insu-
rrecci6n imperante durante los filtimos 30 afios de la era colonial; a la
eradicaci6n de la fiebre amarilla durante la primera intervenci6n norte-
americana y el control de otras enfermedades contagiosas, y al prodi-
gioso desarrollo econ6mico que hubo en Cuba de 1900 a 1924.
Aun durante la epoca colonial la poblaci6n de Cuba acus6 notables
aumentos y como resultado de la sefialada prosperidad econ6mica de
la primera mitad del siglo XIX, salt6 de 272.300 habitantes en 1792 a
1.396.530 en 1861. En 1887 alcanz6 la alta cifra de 1.631.687; pero a
consecuencia de la guerra de independencia y de la reconcentraci6n,
la poblaci6n disminuy6 en un 3% de 1887 a 1899. El siguiente cuadro
y el Grifico I exponen la situaci6n en detalle:
Aio. Poblaci6n. Aumento. Porcentaje por dicada.
1774 171.620 ......
1792 272.300 ioo.68o 31
1817 572-363 3o00.63 34
1827 704.487 132.I24 24
1841 1.007.624 303.I37 29
i86i 1.396.530 388.906 18
1877 1.509.291 112.761 5
1887 1.631.687 122.396 8
1899 1.572.797 68.800* 3*
1907 2.048.980 476.183 39
1919 2.889.004 840.024 33
1931 3.962.344 1.073.340 31
Disminuci6n.
Desde 1907 el porcentaje de aumento se ha reducido en algo.

I. DISTRIBUCI6N DE LA POBLACI6N
Durante los ultimos 25 afios la poblaci6n de las provincias orien-
tales de Cuba ha aumentado en mayor proporci6n que la de las pro-
vincias occidentales. En 1907 Oriente era la tercera provincia por
27







28 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA

el nuimero de sus habitantes y tenia una poblaci6n de 453.000 almas.
En 1919, sin embargo, Oriente era la primera y ha conservado su
primacia desde entonces. La vecina provincia de Camagiiey experi-
ment6 un aumento amn mas notable, que alcanz6 al 93.6% de 1907 a
1919. En el period de 1919 a 1931 tambi6n Camagiiey aument6 mis
ripidamente que todas las demas provincias, al Ilegar a un porcentaje
GRAFICO I
PROPORCION DpL AMMiTO
DZ LA POBLACION
DE DUBA
1775 -------- 1933
4--------



2--- -






S- Ao


.3--___- -------.------------------------------



Y.--/-



1775 1800 1825 1850 1875 1900 1925
I 1 *-A I I

de 78.2. Ese desarrollo de Oriente y de Camagiiey, las que representan
mAs de la mitad del territorio de la Repfblica, pero que, en un princi-
pio, habian estado escasamente pobladas, ha sido debido a la expansion
de la industrial azucarera y a la construcci6n de ferrocarriles y carre-
teras. No solamente los cubanos de Occidente han emigrado a las
provincias orientales, sino que estas iltimas ban atraido inmigrantes,
legales e ilegales, de las vecinas islas de Jamaica, Haiti y Puerto Rico,
que tienen exceso de poblaci6n.







LOS ELEMENTS DE POBLACION 29
Aunque la poblaci6n se ha trasladado de la parte occidental a la
oriental de la Isla, ha habido, sin embargo, una filtraci6n continue de
los distritos rurales hacia La Habana. La densidad de poblaci6n queda
demostrada en el frontispicio. En este mapa se notary que, prActica-
mente, Cuba puede ser dividida en dos grandes distritos:
i. La Habana y alrededores, con una poblaci6n de cerca de la sexta
parte de la Isla, o sea 600.000 habitantes. La Habana es el centro de
la vida econ6mica, political y cultural de la naci6n; y todo joven de
ambiciones, que desee prosperar en una carrera cientifica, artistic,
political o de negocios, mira hacia la capital.
2. El interior, que comprende la gran masa del pueblo que vive de
la tierra y desarrolla los recursos naturales de la Isla. Fuera de la
Habana, no hay otra ciudad en Cuba cuya poblaci6n pase de 1oo.ooo
habitantes, lo que significa una amplia distribuci6n de la poblaci6n en
pequefias ciudades y pueblos, asi como de sitios y colonies esparcidos
por doquier.
A pesar del rapido aumento de la poblaci6n de Cuba, la densidad de
la misma no es todavia elevada si consideramos la proporci6n de tierras
cultivables. Esta situaci6n se comprende mejor con el siguiente cuadro:

DENSIDAD DE POBLACI6N, POR PROVINCIAS, EN 1919 Y 1931.
%de
Superficie Densidad Aumento su-
Poblacidn en en en por perficie
Provincias zI99 i931 millas rg19 r937 milla total
Pinar del Rio.. 261.198 343.480 5.206 50.1 65.9 15.8 11.8
La Habana.... 697.583 985.500 3.170 220.0 310.8 90.8 7.2
Matanzas .... 312.704 337.-19 3.242 96.4 103.9 7.5 7.4
Sta. Clara..... 657.697 815.412 8.266 79.5 98.6 19.1 18.7
Camagiiey .... 228.913 408.076 0o.077 22.7 40.4 17.7 22.7
Oriented ...... 730.909 1.o72.757 14.228 51.4 75.4 24.0 32.2

Total ...... 2.889.004 3.962.344 44.189 65.4 89.7 24.3 ioo.o

Esta densidad de 89.7 por milla cuadrada es much menor que la
de Haiti (224), Jamaica (213.9) y Puerto Rico (449-4), pero mayor
que la de la RepAblica Dominicana, cuya proporci6n es solamente de
51 habitantes por milla cuadrada. Algunos observadores estiman que
Cuba esta escasamente poblada y que es necesario colonizarla para
desarrollar los recursos del pais; pero, sin embargo, las tentativas de
colonizaci6n hechas no han tenido 6xito y, por el contrario, la coloniza-
ci6n con chinos, haitianos y jamaiquinos ha servido solamente para
agudizar los problems de Cuba. QuizA fuese possible organizer una
emigraci6n subvencionada de puertorriquefios a Cuba, que serviria
para aliviar el exceso de poblaci6n de Puerto Rico; pero existe muy







30 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
poca simpatia, no obstante, entire cubanos y puertorriquefios, sin duda
por el hecho de que Puerto Rico no se sublev6 contra Espana en 1895
y es hoy territorio norteamericano. Sin entrar a discutir si es possible
disponer de inmigrantes deseables, parece evidence que Cuba no debe
estimular la inmigraci6n mientras una gran proporci6n de sus habi-
tantes se encuentran sin trabajo y en la miseria. La inmigraci6n de
trabajadores baratos puede convenir a unas cuantas empresas; pero
por ahora al menos, sera perjudicial a la totalidad de la poblaci6n del
pais.
El 27% de la poblaci6n de Cuba-I.o79.1o6 habitantes de los
4.000.000 que cuenta la Isla-son de color; y aunque en su gran
mayoria natives de Cuba, de acuerdo con los datos del censo de 1931
esa cifra comprendia 79.838 haitianos y 40.471 jamaiquinos. Otro
grupo racial consiste de 24.480 chinos. Finalmente, el propio censo
declare la presencia de 614.000 espaiioles, n6mero que los cubanos
observadores consideran en extreme exagerado; y 13.277 norteameri-
canos. A partir de la Guerra Mundial han entrado en Cuba un con-
siderable nimero de inmigrantes procedentes de la Europa Central.
Asi, en 1923, vinieron 1581 polacos, 1139 rusos y 2053 italianos.
Muchos de estos europeos vinieron a Cuba con la esperanza de penetrar
clandestinamente en los Estados Unidos; pero en su gran mayoria se
han radicado en Cuba y en algunos casos han contribuido a su desen-
volvimiento industrial. Una gran proporci6n de estos inmigrantes euro-
peos eran de raza judia y La Habana tiene hoy en dia una comunidad
hebrea con su sinagoga, peri6dicos y revistas hebreos, tiendas de
"kosher" y escuelas. Hasta ahora no ha surgido ningfin sentimiento
marcado de hostilidad racial entire la colonia judia y los cubanos.
Los elements extranjeros de la poblaci6n cubana han aumentado
mas rapidamente desde la Guerra Mundial, que la poblaci6n total, y
asi se echa de ver en el siguiente cuadro comparative del crecimiento
de la poblaci6n cubana y de los elements extranjeros:
ELEMENTS PRINCIPLES
Porcentaje
Poblacidn Igri 1931 Diferencia de aumento
Poblaci6n de Cuba .... 2.389.004 3.962.344 1.073.340 37.2
Cubanos de color ..... 733.905 925.297 191.392 26.1
Haitianos ........... 21.015 79-838 58.823 279.9
Jamaiquinos ......... 18.122 40.471 22.349 123.3
Espafioles ........... 404.074 613.970 209.896 51.9
Chinos .............. 10.300 24.480 14.180 137.7

La revelaci6n sorprendente de este cuadro es la de que, aunque
los cubanos de color aumentaron con menor rapidez que la totalidad
de la poblaci6n, los elements extranjeros, especialmente haitianos,






LOS ELEMENTS DE POBLACION 31

jamaiquinos y chinos, aumentaron con much mayor rapidez. Estos
datos revelan la existencia de un problema racial en Cuba y antes de
discutir la condici6n del pueblo cubano propiamente dicho, que sera
tema de otros capitulos, hemos de considerar la cuesti6n racial.

2. ELEMENTS RACIALES
Cuba, al ser descubierta por Col6n, estaba habitada por pueblos
indios los principles de los cuales eran los ciboneyes y los tainos
aruacos, que ofrecieron poca resistencia a los conquistadores espaiioles.
Una vez reducida a la esclavitud, la poblaci6n indigena de Cuba estaba
exterminada a mediados del siglo XVI. A diferencia de otros paises
latinoamericanos Cuba no tiene una poblaci6n mestiza product del
cruce de las sangres espafiola e india, ni tampoco una gran proporci6n
de habitantes de pura raza india, como tienen Guatemala y M6jico.
Mientras que esta circunstancia ha privado a Cuba de las artes indi-
genas que caracterizan la vida de otras naciones latinoamericanas,
puede que haya salvado a la Isla de los agudos problems sociales
experimentados por los paises que han tratado de mezclar las cultures
indigena y espafiola.1
El pasado, sin embargo, ha dejado a Cuba un important problema
negro. Como consecuencia de la desaparici6n de la poblaci6n india, en
1517 el gobierno espafiol autoriz6 una pequefia importaci6n de esclavos
africanos para Cuba. Debido al monopolio de la trata, representado
por distintos asientos de negros, solamente unos 60.ooo esclavos fueron
llevados a Cuba antes de 1763 ;2 pero a causa de la ocupaci6n britanica
en La Habana, las restricciones a la trata negrera fueron gradualmente
suprimidas de conformidad con la demand de trabajadores producida
por la mejoria de las condiciones econ6micas. Se calcula que hasta que
fue abolida la trata, Cuba recibi6 mis de un mill6n de esclavos afri-
canos; y fuW esta poblaci6n negra; casi exclusivamente, la que pro-
porcion6 la mano de obra para el desenvolvimiento de la industrial
azucarera.
A partir de 1814 Inglaterra indujo a Espafia a firmar una series de
tratados por los cuales quedaba abolida la trata de esclavos a cambio
de una indemnizaci6n por parte de Inglaterra que, en un convenio
firmado en 1817, se fij6 en 400.000 libras esterlinas. En vez de cumplir
1 Desde 1848 hasta 1861 millares de indios yucatecos fueron Ilevados a Cuba para
trabajar en las fincas, a virtud de contratos d2 trabajo que, practicamente equivalian a
esclavitud, segfin puede verse en la obra de Carlos R. Men6ndez, titulada Historia del
infame y vergonzoso comercio de indios vendidos a los esclavistas de Cuba .., Merida,
1923. El experiment no tuvo 6xito y los indios yucatecos murieron o fueron asimilados.
Pezuela, en su Diccionario .., vol. 4, p. 242, dice que el censo de 1860 report la
existencia de 786 indios yucatecos en Cuba, pero esa cifra parece muy baja.
SCilculo de Humboldt, citado por Fernando Ortiz en Los negros esclavos, La Habana,
1916, p. 81.






32 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
estos convenios, las autoridades espafiolas en Cuba especularon con
el contrabando de esclavos y aunque en 1845, despubs de una insu-
rrecci6n de esclavos, el gobierno espafiol hizo una ley que suprimia la
trata, 6sta impidi6 s6lo en parte el ilicito comercio.
Fueron los revolucionarios cubanos de la Guerra de los Diez Afios
los que tomaron la iniciativa de abolir la esclavitud, y en 1869 la
Asamblea Constituyente de Guaimaro acord6 su supresi6n y que los
propietarios de esclavos fuesen indemnizados. Al restablecer la paz,
Espafia, de la misma manera, aboli6 la esclavitud por Ley de 3 de
febrero de 1880. La ley declaraba que por espacio de 10 afios los
esclavos continuarian en un estado de servidumbre o patronato. Los
patrons tenian el derecho de utilizar el trabajo del negro durante este
period y a su vez estaban obligados a alimentarlos, vestirlos, re-
munerarlos y educar a sus hijos. En 1886 qued6 abolido el patronato y
los negros esclavos fueron legalmente libres.
Como consecuencia de la importaci6n de negros esclavos y, en
cierto grado, de la multiplicaci6n de los mismos,3 la poblaci6n de color
de Cuba, en 1817 y en 1841, excedia en nimero a la blanca. Con el
ejemplo de la insurrecci6n de los esclavos haitianos a la vista, muchos
cubanos blancos, asi como norteamericanos, se opusieron al estable-
cimiento de una repiblica cubana ante el temor de que fuese dominada
por los negros.
Las estadisticas, no obstante, revelan que la proporci6n de la
poblaci6n de color cubana, comparada con la blanca, ha estado de-
clinando constantemente hasta el punto de que hoy constitute sola-
mente el 27% del total, aunque la asimilaci6n entire el negro y el blanco
ha sido tan rApida, que este dato no puede ser considerado como entera-
mente exacto. El nfimero de mulatos ha ido en aumento mientras que
el de los negros puros ha disminuido de una manera continue y muchos
Smulatos pasan por blancos y, por consiguiente, result dificil el hacer
1 la distinci6n precisa. Algunos observadores cubanos creen que s61o la
Smitad de la poblaci6n total es de pura raza blanca.
La presencia de un gran niumero de negros, cuyo origen se remonta
al Africa, inevitablemente ha dejado honda huella en la vida cubana.
Estos negros ban seguido dedicados al trabajo manual al que se acos-
tumbraron durante la esclavitud. En las poblaciones se les encuentra
en el servicio domestico; muchos de ellos son estibadores en los
puertos; y tambi6n son los negros los que cortan gran parte de la cafia
de azilcar, durante la zafra. El element de color de la poblaci6n
cubana ha llevado a 6sta una psicologia y un modo de vivir comunes
a los negros en otras parties del mundo. Una considerable parte de los
s La mortalidad entire los esclavos era excesiva, sin embargo. Pezuela, Dicconario ..
vol. IV, p. 241.






LOS ELEMENTS DE POBLACION 33

negros no ha sido completamente asimilada a la cultural cubana y
todavia retiene no pocas costumbres de origen africano y que han
perdido su significado en el nuevo ambiente. A consecuencia de ello
ha surgido un conflict psicol6gico agravado por la miseria en que
viven muchos negros. En los dias de la esclavitud no pocos negros
practicaban en Cuba el fetichismo y la brujeria y hoy todavia pueden
encontrarse en la Isla numerosas sociedades secrets fiAfiigas y otros
cultos animisticos.4 Colocados en el iltimo peldafio de la escala social
y con poca oportunidad de adelanto social o econ6mico, los negros
proporcionan numerosos reclutas a las classes maleantes cubanas. De
acuerdo con las estadisticas de 1932, ese grupo racial, que represent I
el 27% de la poblaci6n del pais, fu6 responsible de casi el 50% de I
los delitos graves.5 Los negros han sido objeto de especial interns por I
parte de los comunistas,8 y algunos de ellos encabezaron varias de las'
huelgas radicales que se extendieron por Cuba en 1933-1934. Aunque I
en las classes pobres cubanas las unions libres o concubinatos, son'
comunes, la proporci6n de los negros que viven fuera del matrimonio'
es much mayor que la de los blancos y de acuerdo con las estadisticas '
de 1932 ese afio hubo solamente 1720 matrimonios de cubanos de color I
contra 10.356, de blancos. Por otra parte hubo casi tantos nacimientos)
ilegitimos entire los negros como entire los blancos, aunque aqu6llos
constituyen menos de la tercera parte de la poblaci6n.7 De acuerdo con
estas caracteristicas, algunos cubanos blancos se muestran inclinados
a considerar al negro como inferior moral y mentalmente; pero no es
dificil, sin embargo, el explicar estas manifestaciones en el terreno
econ6mico, social y cultural. La soluci6n de los defects que aparecen
como mis extendidos entire los negros que entire los blancos, no debe
buscarse ,con una political de represi6n, sino de mejoramiento del
ambiente social y econ6mico.
Estos aspects negatives del negro cubano ban sido en parte com-
pensados por los contribuciones que le debe la cultural cubana. La
misica y el baile afrocubanos se han hecho internacionalmente famosos.
Posiblemente los primeros misicos de Cuba han sido negros-Claudio
Brindis de Salas, Jos6 White y Jos6 Manuel Jimnnez; mientras que

4 Para el studio de estas prfcticas de los afrocubanos, consiltese a Los negros brujos,
por Fernando Ortiz, Madrid, 1917, y Ecud, Changd y Yemayd (Ensayos sobre la sub-
religi6n de los afrocubanos), por Juan Luis Martin, La Habana, 1930. Alejo Carpentier
ha escrito una novela titulada Ecus Yamba-O, sobre la llamada mitologia afrocubana,
impresa en Madrid (1933).
5 En dicho afio 7685 blancos faltaron a la ley, en comparaci6n con 4284 negros y
2687 mulatos, o sea un total de 6971. Los datos correspondientes a 1933 son: 7293
blancos, 3883 negros y 2776 mulatos, lo que hace un total de 6659 negros y mulatos
delincuentes.
6 Vase, p. 213; para la cuesti6n haitiana vWase p. 235 y siguientes.
7 Estadisticas de 1932, publicadas por la Comisi6n national de estadisticas y reforms
econ6micas, p. 262.







34 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
uno de los principles poetas de Cuba fu6 el mulato PlAcido.8 La pobla-
ci6n de color de Cuba puede ayudar al desenvolvimiento de un arte que
serA tan caracteristico como el arte indigena de M6jico.
Resulta impossible el predecir cuiles serin las futuras relaciones de
negros y blancos en Cuba; pero se puede hacer el siguiente pron6stico
con algfn grado de verosimilitud:
i. Los elements mis inteligentes y en6rgicos de la poblaci6n con-
tinuarAn concentrAndose en las ciudades mAs populosas, especialmente
en La Habana.
2. Las operaciones independientes de cultivos y ganaderia, en
grande y en pequefia escala, estaran concentradas principalmente en
manos de los blancos; y los negros tendran la tendencia a concentrarse
en aquellas comarcas donde los cultivos se hagan en gran escala.
3. En tanto que las condiciones sanitarias generals del interior
del pais no se modifiquen, el negro podra competir con el blanco, ya
que es mas resistente al paludismo y al parasitismo intestinal, y pros-
pera en las regions agricolas tropicales. El negro, sin embargo, perderA
terreno en las ciudades.
4. Si las condiciones sanitarias del interior del pais pueden siquiera
aproximarse a las de La Habana, parece probable que los blancos de la
Isla aumentaran naturalmente su nfimero (exceso de nacimientos sobre
defunciones) en una proporci6n mayor que los negros.
5. El mulato continuarA aumentando su n6mero a expenses del
negro propiamente dicho.

3. PREJUICIOS RACIALES
Durante las revoluciones de 1868 y 1895 los blancos y los negros
cubanos lucharon hombro con hombro contra Espafia. En la fltima
revoluci6n citada various de los principles generals cubanos fueron
mulatos, particularmente Antonio Maceo, y hasta es possible que la
mayoria de las tropas regulars de la revoluci6n fuesen de color. La
'fraternidad inter-racial que existia entonces queda ilustrada mejor por
Sel dicho de Ignacio Agramonte acerca de su asistente, el mulato Ram6n
SAgiiero: "Este es mi hermano." En numerosas ocasiones Jos6 Marti
declar6 que los temores que habia contra la raza negra en Cuba eran
Sinjustificados. "El negro, como tal," decia 61, "no es inferior ni superior
a hombre alguno. .. ." A causa de esta hist6rica asociaci6n y de la
general actitud de los latinos sobre las relaciones inter-raciales, el
prejuicio de razas en Cuba no ha sido tan agudo como en los paises
anglosajones, aunque parece cierto, sin embargo, que ha aumentado
durante los fltimos afios. Esto se atribuye en parte a la inconsciente
8 Vease "Poetas negros y mestizos de la 6poca esclavista," por Ram6n Guirao, en
Bohemia, La Habana, agosto 26 de 1934.






LOS ELEMENTS DE POBLACION 35
influencia del punto de vista norteamericano sobre la cuesti6n y en I
parte tambi6n a la miseria reinante. Cuando un sistema econ6mico no I
puede proveer adecuadamente a las necesidades de todas las classes de i
la poblaci6n, el grupo dominant, inevitablemente, emplea el argument )
racial como medio de mantener su posici6n econ6mica a expenses de I
los grupos de color.
Los negros cubanos, sin embargo, son libremente admitidos en las
escuelas y en la Universidad. De un total de 426.708 escolares que hay
en Cuba, el 24.6% (105.586) son de color, una proporci6n que es
ligeramente inferior a la que los negros tienen en la poblaci6n total del
pais. Un gran n6mero de estudiantes de color asisten a las escuelas i
normales, hasta el punto de que en la de La Habana constituyen el I
80% de la matricula total, no obstante lo cual, de acuerdo con los I
datos oficiales, hay s6lo 1181 maestros de color en un total de 7417 i
que emplea la Repfiblica, o sea una proporci6n del i9% que, posible-
mente, es inferior a la cifra verdadera. Al propio tiempo muchos I
maestros negros encuentran dificultad para ser colocados, en parte por
carecer de influencia political. Aunque no hay distinciones legales entire
negros y blancos, el uso ha hecho que en muchos parques y plazas los
negros ocupen una secci6n aparte de la de los blancos. Los estudiantes
blancos y negros van a las mismas aulas en la Universidad y en los
colegios; pero cada grupo tiene sus propios actos sociales. Los ele- I
mentos de color no son admitidos en los clubs de los blancos o en las I
quintas regionales y a veces se les ha prohibido el bafiarse en playas I
p6blicas, no obstante la ilegalidad de tal prohibici6n.
Hay pocos m6dicos, abogados e intelectuales negros de relieve en
Cuba, al igual que muy pocos hombres de negocios negros que hayan
tenido 6xito. Una reciente exposici6n del Comitg por los derechos del
negro, declara:
"Hay industries donde no puede trabajar: en el comercio, en las
grandes empresas extranjeras, sobre todo, los negros no son empleados.
En ciertas industries, trabajan donde la retribuci6n es menor, por
ejemplo: en las artes graficas pueden ser cajistas, pero casi no hay lino-
tipistas; en el tabaco son tabaqueros, despalilladoras, pero no hay
rezagadores, fileteadores, que son quienes ganan los mejores salaries".9
No hay evidencia convincente que demuestre si esa situaci6n se debe a
falta de oportunidad o a carencia de aptitudes.
En Cuba hubo numerosas insurreciones de esclavos antes de la
abolici6n de la esclavitud. En 1907 se organize un Partido Indepen-
diente de Color al que se supuso organizador de la revoluci6n de 1912,
8 Informe de la comisidn investigadora de los sucesos de Trinidad y otros trabajos del
comiti por los derechos del negro, La Habana, 1934, p. 21.






36 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
I en la que 3000 negros perdieron sus vidas.'0 A iniciativa de un senador
cubano, que era negro, se aprob6 una ley que por el nombre de su
autor se llam6 la Ley Mor6a y por la cual se prohibia la constituci6n
de partidos politicos fundados en diferencias raciales. Esta ley, apa-
rentemente, todavia esti en vigor. Los negros, no obstante, desempefian
un papel, aunque s61o sea subordinado, en la political cubana. En las
provincias occidentales siempre han votado con el Partido Liberal,
,mientras que en Oriente han apoyado a los Conservadores. Muchas de
Slas peores fechorias de Machado fueron atribuidas a esbirros de raza
i negra; pero es probable que fuesen excedidas por las cometidas por los
Sblancos. En ocasiones los negros ban sido elegidos miembros de la
Cimara de Representantes y del Senado; y un prominent periodista
negro fue miembro del Consejo de Estado; pero muy pocos negros
han ocupado altos puestos en la administraci6n puiblica o en la carrera
judicial. En conjunto, aunque la poblaci6n negra de Cuba ha sido
asimilada en mayor grado que la de los Estados Unidos, los negros
cubanos han alcanzado menos progress social y cultural. A pesar de
que los elements negros tienen numerosos clubs sociales, hay una
sola sociedad negra de socorros mutuos en Cuba, la Uni6n Fraternal,
que cuenta unos 1ooo asociados los que a cambio de una cuota de 25
centavos semanales reciben asistencia m6dica y gastos de entierros.
i Muchos negros pertenecen a la rama cubana de la logia oddfilica.
Hasta hace poco, por lo menos, la mayoria de los principles negros
cubanos aspiraban a la complete asimilaci6n; pero en los iltimos
tiempos ha surgido un nuevo element que se enorgullece de ser negro
y la organizaci6n cellular Asteria defiende una cultural negra, en con-
traste con la cultural cubana, y reclama que se d6 a los negros el cin-
cuenta por ciento de los puestos pfblicos, tales como los de maestros,
etc. El movimiento negro ha llegado a ser tan influyente que los princi-
pales diaries de La Habana tienen secciones consagradas a noticias de
la poblaci6n negra. No obstante, no hay todavia una organizaci6n
national de elements de color, tal cual existe en los Estados Unidos,
cuyo objeto sea el de laborar por el adelanto social y econ6mico de la
raza e impedir las diferencias basadas en el color de la piel.
A la caida de Machado hubo temores de una sublevaci6n de negros
en ciertos sectors de la poblaci6n cubana. Como que la reciente de-
presi6n econ6mica quizA perjudic6 mis a los negros que los blancos,
aqu6llos trataron naturalmente de mejorar su posici6n en moments
en que la Isla era sacudida por una ola de sentimiento revolucionario.
Habia negros entire los lideres obreros que se incautaron de los ingenios
10Los historiadores no estAn de acuerdo sobre si esta revolud6n fu6 realmente
originada por el deseo de los negros para mejorar de posici6n o si fue instigada por
politicos blancos con prop6sitos partidaristas. Vease A History of the Cuban Republic,
por Charles E. Chapman, Nueva York, 1927, p. 312.






LOS ELEMENTS DE POBLACION 37
azucareros e hicieron exorbitantes demands a los administradores.
En adici6n, despubs de la sublevaci6n de los sargentos, el porcentaje de f
oficiales y alistados negros del ejercito cubano se aument6 notable-I
mente; y aunque no hay disponibles estadisticas detalladas, algunos
calculan que un 35% de los efectivos totales del ejercito actual, est I
formado por negros. La legislaci6n social del gobierno de Grau San
Martin, combinada con las disposiciones para la repatriaci6n de los I
negros haitianos, indudablemente beneficiaron a la poblaci6n cubana 1
de color. El regimen de Grau San Martin tambi6n nombr6 numerosos i
negros para puestos pfiblicos, entire ellos el primer negro que entraba
en la judicatura.
Durante el period post-machadista algunos negros cubanos tra-
taron de acabar con las diferencias sociales existentes y en enero de
1934, en Trinidad, various de ellos entraron en la secci6n del parque
central que el uso reservaba para los blancos y declararon que no
habia precepto de la Constituci6n cubana que justificase tal separa-
ci6n. A consecuencia de este incident hubo un motin y un negro result
muerto.11
Estos esfuerzos de los negros cubanos, a la caida de Machado, quell
con frecuencia adoptaron una forma extrema, Ilegaron a alarmar a l
muchos cubanos de ideas conservadoras. Antafio los politicos de los (
principles partidos habian podido controlar los votos de los negros
por medio del soborno y otros recursos analogos; pero como resultado
de la inquietud que se ha apoderado de la vida cubana, es probable que
los negros cubanos lleguen a ser susceptibles a nuevas forn:as de propa-
ganda political y que con el desarrollo de un inteligente interns en sus
propios asuntos se decidan a apoyar aquellos m-. imientos que ofrezcanj
mejorar su condici6n social y econ6mica.
Mientras que el prejuicio racial contra el negro existe en ciertos
circulos blancos, es de justicia aclarar que este prejuicio no es exclusive
de la raza blanca. El negro cubano demuestra andloga antipatia al
haitiano y al jamaiquino, cuyo tipo de vida y nivel cultural se con-
sideran inferiores a los alcanzados por los cubanos de color. Muchos I
de los lideres cubanos negros estan de acuerdo con la repatriaci6n de t
los haitianos iniciada por el gobierno de Grau San Martin.12 Tambi6n i
hay prejuicios raciales entire negros y mulatos y como ejemplo pudiera- I
mos citar que en Santiago de Cuba cada grupo tiene su club social del
que estan excluidos los miembros del otro, y reciprocamente.
Entre los comunistas se estA discutiendo, como soluci6n al problema I
racial, la creaci6n de un estado negro, aut6nomo, en la provincia de I

11 Informe de la comisidn investigadora de los sucesos de Trinidad y otros trabajos
del comitd por los derechos del negro, dtado.
2Vease pp. 236-238.






38 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
I Oriente,s1 aunque claramente se echa de ver que esta idea es fantistica.
Cuba resolverA su problema racial con el mantenimiento de escuelas
que esten abiertas para los nifios negros, sin distinci6n; con el aumento
Sde facilidades educacionales para los nifios que no van a los colegios, y
con la implantaci6n de un sistema social y econ6mico en el que los
negros, en igualdad con los blancos, tengan su oportunidad de ganarse
la vida y construir una civilizaci6n.

4. Los CHINOS
A principios del siglo XIX los chinos comenzaron a filtrarse en
Cuba, a la que venian desde las Filipinas, por via de Espafia, circuns-
tancia por la cual se les llam6 chinos manilas. Al terminarse oficial-
mente la trata negrera y a partir de 1847, el gobierno espafiol introdujo
en Cuba trabajadores chinos contratados por 8 afios. Este tipo de
importaci6n continue de manera intermitente hasta la conclusion de un
tratado entire China y Espafia, en octubre de 1864, que definia las
condiciones de trabajo de los obreros chinos y disponia que 6stos
podian comprar su libertad. En el period comprendido entire 1853 y
1873 se despacharon a Cuba mAs de 132.000 chinos, de los que el 13%
murieron en el viaje o poco despues de su llegada. Los trabajadores
chinos protestaban de que eran atropellados por sus patronss,4 y los
cubanos declaraban que los chinos cometian muchos delitos y no tenian
el vigor de los negros.15
La importaci6n de chinos se termin6 en 1873 y cinco afios mas
tarde el gobierno espafiol hizo un decreto por el que se exigia a-todos
los chinos cuyos contratos estaban vencidos, que se contratasen de
nuevo o que abandonasen la Isla, y se alegaba como motive de ello que
muchos eran criminals. En 1877 la poblaci6n china en Cuba se calcu-
laba en unos 44.000 y en 1899 alcanzaba a solo 14.863, de los que
i inicamente 49 eran mujeres.16
El gobierno de la primera intervenci6n norteamericana, por orden
nimero 155, de mayo 15 de 1902, prohibit la inmigraci6n china a
Cuba, except los comerciantes y los estudiantes, y esta orden estuvo
en vigor hasta el afio de 1919, en que entraron IIoo,17 seguidos por
; 9203 en 1920 y 1858 en 1921. Parece que estas admisiones formaban
parte de la political del general Menocal sobre importaci6n de trabaja-
! I dores baratos de otros paises, tales como Haiti. En 1926 el gobierno
13 V6ase el articulo "La cuesti6n negra en Cuba, cuesti6n national," en Masas, La
Habana, junio de 1934.
14 Report of the Commission sent by China to ascertain the condition of Chinese
coolies in Cuba, presented to the Tsungli Yamen, octubre 20 de 1874, citado por H. B.
Morse en The International Relations of the Chinese Empire, vol. II, pp. 179-180.
15 Pezuela, Diccionario .., citado, vol. IV, p. 242.
x6 Report on the Census of Cuba, 1899, pp. 69 y 220.
17 Censo de la repuiblica de Cuba, 1919, p. 175-






LOS ELEMENTS DE POBLACION 39
cubano reforz6 la prohibici6n contra los inmigrantes chinos al pro-
mulgar el decreto nuimero 570, de acuerdo con el cual Cuba admitia
solamente los representantes diplomiticos y consulares de China,
aparte de otras pocas excepciones.
La poblaci6n china en Cuba aument6 de 10.300 en 1919 a 24.480 en
1931. La colonia china de La Habana tiene numerosas sociedades, various
peri6dicos, un teatro y su cementerio. Hay clubs chinos en muchas
de las grandes poblaciones cubanas. Los chinos se han dedicado al
comercio al detalle, en el que han adquirido reputaci6n de honrados y
se han revelado como temibles competidores de los comerciantes es-
pafioles. Durante los iltimos meses un nimero de establecimientos!
chinos han sido victims de atentados terrorists o han recibido ame-
nazas de ser dinamitados, probablemente por competidores disgustados.
Muchos otros chinos est6n empleados en trenes de lavado, restaurants
y huertas; y aunque s6lo ha habido unos 500 matrimonios entire na-
turales de ambos paises (blancos y negros incluidos entire los cubanos),
los chinos han impreso la huella de su cardcter y su cultural en la de
la Isla.
5. LA CUESTI6N ESPAROLA
A pesar de la presencia de una gran minoria negra y de una
pequefia minoria china, Cuba es predominantemente espaiiola en raza
y en cultural. Hay distritos, como Holguin, que son muy semejantes a
Espafia, en los que la estructura de las poblaciones, el tipo de arqui-
tectura, los paseos vespertinos por las plazas, la vida de las sociedades1
y hasta los pequefios burros con sus botijas de leche pendientes una a
cada lado, son casi un duplicado de la vida espafiola.
Despues de la conquista de Cuba, los reyes espafioles restringieron
cuidadosamente el derecho de emigraci6n a las Indias Occidentales, y
a despecho de la ilicita entrada de portugueses, de genoveses y otros,
los andaluces, que en grAn nfimero pertenecian a las classes militares y I
burocriticas, constituyeron la inmigracion dominant en Cuba.18 Desde 1
principios del siglo pasado, sin embargo, las caracteristicas raciales de i
esta emigraci6n espafiola, cambiaron, y comenzaron a venir espafioles
de Asturias, Catalufia, las Vascongadas, Galicia y Canarias, mas acos-
tumbrados a empefios agricolas y comerciales.
Durante los dos primeros siglos de la colonizaci6n la poblaci6n
blanca de Cuba era tan escasa, que Ejpafia impuso pena de la vida a
los castellanos que tratasen de dejar a Cuba para ir a Costa-Firme.
Cuando los ingleses se apoderaron de la colonia espafiola de Jamaica,
en 1655, unos 8000 espafioles huyeron a Cuba; mientras que la insu-
18 Los negros esclavos, por Fernando Ortiz, ctado, p. 4. Vease tambi6n la tesis inhdita
del doctor F. S. Hulse, titulada The Comparative Anthropometry of Cubans and Anda-
lusians, Harvard College Library, 1933.







40 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
i rrecci6n esclava de Haiti, asi como la compra de la Luisiana por los
,i Estados Unidos, hicieron que un nimero afin mayor, de franceses,
( emigrasen a Cuba.19 La colonia espafiola se aument6 cuando la Florida
fuW cedida a los Estados Unidos en 1819 y cuando las otras colonies
espafiolas alcanzaron su independencia. Como la iltima plaza fuerte
de Espafia en America, Cuba fuW el centro military, agricola y commercial,
de muchos espaholes.
Al empezar el siglo XIX se desarroll6 una distinci6n entire el
espafiol peninsular, nacido en Espafia, y el cubano, que era el espafiol
nacido en Cuba. El primero venia a la Isla con el prop6sito de hacer
fortune o a desempefiar un puesto piblico; el cubano, por otra parte,
consideraba a la Isla como su hogar definitive. La political colonial de
Espafia acentu6 esta distinci6n al rehusar a los criollos, como eran
llamados los cubanos, los privilegios de que disfrutaban los espafioles.
Segin el censo de 186o habia en la Isla 513.000 cubanos, con casi igual
ndmero de hombres que de mujeres, mientras que los espafioles eran
solamente 83.000, de los que 66.ooo eran hombres. Al final de la guerra
con Espafia los cubanos eran 1.466.633, mientras que los espafioles
eran solamente io6.I64.20 Hoy en dia hay en Cuba, oficialmente,
614.000 espafioles, o sea el 15.6% de la poblaci6n total cifra que
observadores bien informados consideran ser muy exagerada. Hay
unos 75.000 mis hombres que mujeres en la colonia espafiola, y muchos
de los espafioles se han casado con cubanas. Aunque Espafia se vi6
obligada a abandonar su control politico sobre Cuba por el Tratado
de Paris, 6ste protegi6 los derechos privados de los espafioles residents
en la Isla. La colonia espafiola desde entonces ha sido reforzada por
una continue corriente inmigratoria. Desde 1903 hasta 1933 entraron
en Cuba 723.381 espafioles; pero various centenares de miles de ellos
regresaron a su pais. En 1920 hubo un record de 94.294 inmigrantes,
cifra que disminuy6 notablemente durante los dos afios siguientes,
hasta que volvi6 a subir y alcanz6 a 46.439. A consecuencia de la de-
presi6n, sin embargo, la corriente migratoria se ha dirigido hacia
Espafia y en 1931 y 1932 fueron mAs los espafioles que volvieron a
su pais que los que emigraron a Cuba. En 1931 solamente entraron en
Cuba 210o espafioles. A pesar de ello, la colonia espafiola es todavia
muy important y sus miembros se diferencian de los cubanos propia-
mente dichos. En 1919 solamente el 14% de los espafioles se habian
naturalizado como ciudadanos cubanos y es probable que ese por-
centaje no se haya cambiado.
S19 La ciudad de Cirdenas, por ejemplo, fu6 fundada por franceses. VWase Historia de
Cdrdenas, por Herminio Portell Vili, La Habana, 1928, p. 33. Tambi6n la ciudad de Cien-
fuegos fu6 fundada por franceses emigrados.
20 Cuba, por Gonzalo de Quesada (International Bureau of the American Republics),
Wishington, D. C., 90o5, p. 12.






LOS ELEMENTS DE POBLACION 41
Durante muchos afios numerosos espafioles, especialmente de
Canarias, venian a Cuba a trabajar durante la zafra y, terminada esta,
regresaban a Espafia. Pertenecian a ese tipo de trabajadores n6madas
que forman la inmigraci6n golondrina, y vivian juntos en unidades de
un cooperativismo primitive, residents en barracones desprdvistos de
todas las comodidades sanitarias. La importaci6n de negros de Haiti
y de Jamaica, asi como el incremento de la depresi6n, terminaron con
esta clase de inmigraci6n espafiola.
Por lo general el inmigrante espaiol que venia a Cuba lo hacia con
el prop6sito de ganarse la vida, de manera permanent, en cualquier
trabajo que se le presentase. Aunque algunos de ellos se iban a trabajar
a los campos y Ilegaban a ser colonos, la mayoria aspiraban a ser
comerciantes, en pueblos o ciudades. Por lo menos hasta hace poco
Cuba importaba grandes cantidades de alimentos y telas y el comercio,
por lo tanto, era una remunerativa ocupaci6n. Con su bajo standard de
vida y sus hMbitos de trabajador infatigable, muy pronto el espafiol
monopolizaba el comercio al detalle, y ayudado por su familiar, usaba
el almac6n como vivienda y se alimentaba frugalmente con lo que
no podia vender.
En un principio las casas de comercio espafiolas eran de poca im-
portancia y los empleados vivian juntos con la familiar del duefio. Los
ingresos del empleado no estaban formados por un sueldo cobrado
regularmente en efectivo y, except una pequefia cantidad en metAlico,
consistia en una suma que se invertia en el negocio, como participaci6n
en el mismo. Estos empleados no tenian libertad alguna, ni para ir de
paseo sino en determinadas ocasiones, hasta que un dia eran admitidos
en la raz6n social, como socios; pero durante los primeros afios de
trabajo se les consideraba solamente como aprendices. Recientemente
ban surgido en Cuba grandes firmas comerciales espafiolas en las que
la linea entire el capitalist y el empleado estA claramente definida.
En muchos casos los trabajadores espafioles han constituido organiza-
clones obreras, y una de las mayores sociedades cooperativas-la
Asociaci6n de Dependientes del Comercio de La Habana-estA inte-
grada por empleados mercantiles entire los que hay una gran proporci6n
de socios cubanos.

6. LAS SOCIEDADES MUTUALISTAS ESPAO LAS
La caracteristica mas interesante de la colonia espafiola es, induda-
blemente, la representada por las sociedades cooperatives y otras
formas de asociaci6n que en ciertos moments han Ilegado a reunir el
90% de la colonia espafiola en sus listas de asociados, si a los socios







42 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
titulares afiadimos sus familiares.21 Muchas de las sociedades que
agruparon inmigrantes de las distintas regions de Espafia, tales como
Asturias y Galicia, fueron fundadas despues de 1880 y su prop6sito
original fu6 tender a las necesidades de los inmigrantes espafioles a
fin de que no se convirtiesen en carga puiblica, en contra de lo dispuesto
en las leyes, asi como aliviar la miseria causada por las peri6dicas epi-
demias. De entonces a acd se han desarrollado hasta el punto de que
las mis importantes ofrecen todas las facilidades de un club social,
instrucci6n gratis y asistencia m6dica libre de gastos. Las cuotas
sociales no pasan de $2.oo al mes, y aunque las tres cuartas parties del
product de las mismas se dedican a atenciones m6dicas, los fondos
han sido tambien empleados, en los casos del Centro Asturiano y del
Centro Gallego, para construir magnificos edificios en el centro de La
Habana y para edificar y mantener varias escuelas y algunas de las
mejores clinics y hospitals de Cuba. Es especialmente notable la
quinta "Covadonga", mantenida por el Centro Asturiano. El 6xito de
estas sociedades, en su mayor parte concentradas en La Habana, al
proporcionar asistencia m6dica a sus asociados, ha dado lugar a una
grave controversial entire las sociedades mutualistas y los profesionales
medicos de La Habana, cuyo alcance se discute en otro capitulo.22
SSean los que fueren los meritos de esta controversial, las sociedades
mutualistas espafiolas, que contienen numerosos socios cubanos, pueden
,contarse entire los mas notables experiments de cooperaci6n de cual-
quier pais.
Desde el punto de vista racial y cultural, el espafiol modern ha
sido una verdadera adquisici6n para Cuba y la continue corriente
inmigratoria ha permitido mantener alli la pureza del idioma y el
desenvolvimiento de la cultural cubana. La mayoria de los obispos,
sacerdotes y monjas de la Iglesia Cat6lica son espafioles. El espafiol,
ademas, ha ayudado al desarrollo econ6mico de la Isla, al propio
i tiempo que las sociedades mutualistas han beneficiado a muchos aso-
I ciados cubanos. La colonia espafiola, no obstante, ha despertado seria
oposici6n por parte de muchos cubanos, unas veces por razones eco-
n6micas y otras por motives culturales.
S21 Las mis importantes de estas sociedades son el Centro Asturiano, fundado en 1886
y cuya list de asociados ha disminuido de 60.ooo a 34.000; el Centro Gallego, que en
parte a causa de una controversial administrative de orden interior, ha visto reducidos a
I5.000 los 64.000 socios que lleg6 a tener, y la Asodad6n de Dependientes del Comerdo,
cuyo nfimero de asociados ha quedado reducido a 18.000, en vez de los 52.000 que tuvo.
En un tiempo estas sociedades cooperatives llegaron a tener 200.000 asodados; las bajas
han sido debidas en gran parte a la depresi6n (aunque tambien ha influido el conflict
con los m6dicos de los sanatorios). Adem~s de estas sociedades mutualistas que ofrecen
asistencia m6dica y facilidades sociales, hay un nfimero incontable de otras organizaciones
de caricter social y ben6fico.
S22 V6ase capitulo V.






LOS ELEMENTS DE POBLACION 43
La gran mayoria de los espafioles, muchos de ellos procedentes de
las classes mas pobres de su pais, han sido inspirados principalmente
por el deseo de acumular recursos. Han vivido como grupos aparte,-
una tendencia posiblemente acentuada por las sociedades mutualistas
que han satisfecho sus necesidades sociales. La mayor parte de estos I
espafioles han sido monarquicos de coraz6n y han alimentado ideas
conservadoras aun en cuestiones ajenas a la political. El Casino Es- 1
pafiol, club social de los espafioles adinerados, fu6 el baluarte de la
reacci6n en los tiempos coloniales y hoy es un centro de elements .
conservadores. En 1928 una pequefia minoria trat6 de apartarse de
esta tradici6n al establecer en Cuba el Circulo Republicano Espafiol,
que apoyaba la caida de la monarquia espafiola aiios antes de que 6sta
ocurriese. Este Circulo, sin embargo, no tiene gran influencia porque
la mayoria de los miembros de la colonia espafiola parece que se
aferran a las maneras y los usos de sus ascendientes. Conviene agregar I
que un grupo de espafioles son los que han traido a Cuba las ideas I
anarco-sindicalistas que inspiran a algunas organizaciones obreras de I
la Isla.
Aunque los espafioles son extranjeros y, en su mayoria, tienen una
tendencia a concentrarse en si mismos, ejercen una gran influencia en
la vida political cubana. Su monopolio commercial les permit, en cierto
grado, controlar los anuncios de los peri6dicos. Excitados por la im- 1
plantaci6n de la ley del 50% y por el apoyo dado a los m6dicos en su
controversial con las sociedades mutualistas, los espafioles de Cuba
combatieron al gobierno de Grau San Martin y muchos de ellos, por
algin tiempo, contribuyeron al mantenimiento del ABC.
Ha habido tambi6n alguna fricci6n por el hecho de que los es-
pafioles ocupan tan dominant posici6n en la vida econ6mica del pais.
A pesar de la exportaci6n de capitals a Espafia en giros e intereses, i
Cuba importa de aquella casi dos veces mas de lo que export; y
aunque los libros quedan balanceados por un comercio triangular, los t
cubanos estiman que Espafia debia comprar mayores cantidades de
products cubanos. Varias disposiciones recientes, tales como la ley
del 50% y la que prohibe la exportaci6n de dinero, han sido dirigidas
en parte contra los espafioles.
Mientras que la colonia espafiola continfia manteniendo su identidad
y ejerce una influencia econ6mica predominante, hay various factors
que pueden conducir a la asimilaci6n de espafioles y cubanos. Desde
el punto de vista de la raza y el lenguaje, los dos tienen un tronco
comfin; pero, ademis, la gran mayoria de los inmigrantes espafioles
se radican permanentemente en Cuba, muchos se casan con cubanas y
tienen hijos que automaticamente son cubanos a menos que se inscriban






44 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
como espafioles 23 a la edad de 21 afios. Aunque algunos espaiioles
adinerados se retiran a Espafia, la mayoria mueren en Cuba y al
desaparecer los espafioles y sus hijos ser ciudadanos cubanos, la colonia
espafiola esti llamada a desaparecer a menos que sus filas est6n cons-
tantemente nutridas por nuevas inmigraciones. Por ahora son mas
los espafioles que se van de Cuba que los que vienen a ella; pero no es
improbable que cuando renazca la prosperidad el espafiol continfle sus
emigraciones a Cuba. Hoy en dia las leyes de inmigraci6n prActica-
mente no imponen restricciones respect al nimero de espafioles que
pueden entrar en Cuba; pero el gobierno cubano haria bien en estudiar
la adopci6n de varias pruebas calificadoras para los inmigrantes, a
fin de asegurar que dicha inmigraci6n fuese integrada por aquellas
classes de espafioles que mejor pudiesen contribuir al adelanto de la
Isla. r Kj-
Las sociedades espafiolas mutualistas podian hacer mas para pro-
mover una mejor comprensi6n entire los espafioles y los cubanos propia-
mente dichos. Actualmente, y no obstante las escuelas para nifios, las
sociedades mutualistas hacen poca labor en el campo de la educaci6n
de hombres y mujeres y pudieran tratar de estimular el interns y elevar
el nivel cultural de los socios adults de las mismas, por medio de dis-
cusiones instructivas, conferencias y otras formas de educaci6n para
mayores que, en general, promoverian mas estrechas relaciones cul-
turales entire ambos grupos.
23 Articulo IV, pArrafo I de la Ley Constitucional de 6 de febrero de 1934. Seg(n la
Constitud6n de 10oo, sin embargo, los nacidos en Cuba de padres extranjeros no podian
obtener la ciudadania cubana sino despues de una declarad6n al efecto, una vez cumplidos
los 21 aflos de edad.











CAPITULO III


VIDA ECONOMIC

Cuba, la mayor de las Antillas, tiene una extension territorial
superior a la de muchos paises europeos, como Portugal u Holanda, i
y casi iguala en tamafio a los estados de Pensilvania o Virginia en los
Estados Unidos. Situada a unas pocas millas de los Estados Unidos,
la Isla domina la entrada del Golfo de M6jico y su topografia se carac-
teriza por abundantes bahias y c6modos puertos, asi como por tres
sistemas de montafias, el mas important de los cuales es el de la
Sierra Maestra, en la provincia de Oriente. La region central, en par-
ticular la provincia de Camagiiey, consiste principalmente en una gran
Ilanura que se presta para la crianza de ganados. Con una o dos
excepciones, como el Cauto, Cuba carece de rios navegables y casi
estA desprovista de los elements necesarios para un gran desenvolvi-
miento industrial. Sus reserves bituminosas y petroliferas son, a lo que
sabemos, de poca importancia; y su fuerza hidraulica es limitada.
Unos pocos dep6sitos minerales, principalmente de hierro, cobre, cromo
y manganeso, ban sido explotados comercialmente. Hoy en dia las
minas de cobre de Matahambre; las de asfalto de Mariel y Chambas;
los dep6sitos petroliferos de Bacuranao; la gasoline de Motembo;
las minas de hierro de Daiquiri y Firmeza; el cromo de Mayari y el
manganeso de San Luis, estan siendo explotados, pero no hay unani-
midad de'pareceres acerca de si las explotaciones minerales pueden ser
aumentadas con utilidad.
La riqueza de Cuba viene de sus products agricolas, principal-
mente el azicar y el tabaco. En un principio toda la Isla estaba cu-
bierta por tupidas selvas tropicales que en su mayor parte han sido
destruidas por el advance de la agriculture, aunque, sin embargo, todavia
hay various millares de hectAreas de bosques en las regions extremes,
oriental y occidental, de la Isla. El suelo de Cuba es tan rico y su
clima tan favorable, que se necesita muy poco esfuerzo human para
producer una cosecha, y hasta varias pueden obtenerse en un solo afio.
Mis de 3350 plants indigenas de Cuba han sido catalogadas.

I. ORiGENES ECON6MICOS
Aunque Cuba fu4 conquistada por Diego VelAzquez en r151, su
verdadero desenvolvimiento econ6mico comenz6 con la dominaci6n
45






46 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Singles en La Habana, en 1762, 6poca en la cual el gobierno britinico
Saboli6 los monopolies mercantiles espafioles y estableci6 el comercio
libre. Pocos afios despues de la restauraci6n espafiola en La Habana,
Espafia promulg6 las ordenanzas de 1777, ampliadas en 1818, por las
que se suprimian las prohibiciones de comercio entire Cuba y las
naciones extranjeras, aunque se conservaba el trato preferential para
los buques y los articulos espafioles. Estas medidas, conjuntamente con
Sla destrucci6n de la vecina colonia francesa de Haiti, a causa de la
sublevaci6n de los esclavos en 1791, trajeron a Cuba un period de
gran prosperidad en el que, mientras se continuaba la crianza del
ganado en gran escala, la economic de la Isla se basaba en el azfcar,
el tabaco y el caf6. Debido a la decadencia de los cafetales franceses
de Haiti, la producci6n de caf6 de Cuba ripidamente pas6 de 7411
arrobas en 1790 a unos 2.000.000 de arrobas, en 1831, aunque despues
de 1840 la industrial empez6 a decaer, a consecuencia del auge del
az6car y del 6xito del caf6 brasilefio. A partir de esa fecha el azficar y
el tabaco han ocupado una situaci6n preponderante en la economic
cubana, lo mismo durante la era colonial que en la 6poca republican.
Desde el inicio de la Guerra de los Diez Afios, en 1868, hasta el
final de la guerra entire Espafia y los Estados Unidos, en 1898, Cuba
experiment dificultades econ6micas, lo que en gran parte fu6 debido al
estado de cr6nica insurrecci6n producido por la intransigencia de
Espafia, a la political commercial de Espafia y de los Estados Unidos,
y al desenvolvimiento de la industrial remolachera en otros paises. En
el period que se extiende de 1889 a 1897, las exportaciones de Cuba
a los Estados Unidos disminuyeron de $56.336.064 a $16.233.456;
y al final de la guerra con Espafia la situaci6n econ6mica de la Isla era
ca6tica. Lo que ain era mAs important, los mercados extranjeros de
Cuba habian sido desorganizados y su economic internal habia desa-
parecido en gran parte. De los tres millones de cabezas de ganado que
habia en 1895, s6lo quedaba un 10 por ciento al final de la guerra con
Espafia y, ademas, unas dos terceras parties de las propiedades estaban
hipotecadas.
La intervenci6n norteamericana (1899-1902) acometi6 la obra de
crear un gobierno stable y de encontrar mercados para las princi-
pales exportaciones cubanas. Esto filtimo se consigui6 con el tratado
de reciprocidad de ii de diciembre de 1902, entire Cuba y los Estados
Unidos, adoptado cuando ya Cuba tenia un gobierno republican. Este
tratado disponia que todos los articulos cubanos que no estuviesen ya
en la lista de libres de derechos, entrarian en los Estados Unidos con
una bonificaci6n del 20 por ciento sobre los tipos ordinarios de las
tarifas. Los articulos norteamericanos no exentos de derechos al ser
importados en Cuba, como compensaci6n, se dividian en cuatro clases







VIDA ECONOMIC 47

cuyas tarifas eran, respectivamente, del 20, el 25, el 30 y el 40 por
ciento menos que las regulars. En lo sucesivo ninguno de los dos
gobiernos podria imponer derechos a los articulos que estuviesen
exentos.
Este convenio, junto con la Enmienda Platt, que virtualmente cons-
tituia una garantia de la estabilidad del gobierno cubano, reanimaron
los mercados cubanos e iniciaron un nuevo period de prosperidad en
el que las exportaciones e importaciones cubanas, sin incluir el dinero,
aumentaron con algunas fluctuaciones, segin el siguiente cuadro:1

EXPORTACIONES E IMPORTACIONES DE CUBA (1902-1914)
(en millones de pesos)
Afio Exportaciones Importaciones Total
1902 64.3 60.5 124.8
1903 77.2 63.5 140.7
1904 89.0 77.0 166.o
1905 110.2 95-0 205.2
1906 103.9 98.0 201.9
1907 104.2 104.5 208.7
1908 94.6 85.2 179.8
1909 124.7 91.4 216.1
1910 15o.8 103.7 254.5 -
1911 122.9 113.1 236.0 -
1912 173.o 123.2 296.2
1913 164.6 140.1 304.7
1914 174.0 118.; 292.2 -

Aunque ya en 191o el azficar cubano habia perdido el beneficio del I
tratado de reciprocidad 2 por el aumento de las zafras, las exporta- I
clones tarfbien fueron en aumento, conjuntamente con el movimiento
commercial de Cuba, debido a la mayor demand de azficar que produjo
la Guerra Mundial.

2. INVERSIONES EXTRANJERAS
El desarrollo econ6mico de Cuba no se ha sefialado solamente por
un gran comercio con otros paises, sino tambi6n por extensas inver-
siones de capital extranjero que se estima que llegaron a ser de mil
quinientos millones de pesos o $400 per capital, aproximadamente. Los
Estados Unidos tendrian que contratar un empr6stito extranjero de
unos cincuenta mil millones de pesos para igualar la cifra per capita
alcanzada por Cuba.

1 Comercio exterior, publicaci6n annual de la secretaria de Hacienda de Cuba
(Secd6n de Estadistica).
'Viase p. 270.







48 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Mis de mil millones de pesos de las inversiones extranjeras en
Cuba son norteamericanos, segnm el calculo que sigue:
INVERSIONES NORTEAMERICANAS
Industria azucarera .................... $6oo.ooo.ooo
Compafiias de servicios pfiblicos excepto
ferrocarriles) ..................... 15.ooo.ooo
Ferrocarriles ......................... 120o.ooo.ooo
Minas .............................. So.ooo.ooo
Industria tabacalera .................... 20.000.000
Hoteles y diversiones .................. 5.ooo.ooo
Empresas mercantiles .................. 30.000.000
Empresas agricolas ................ .... 25.000.000
Fibricas ............................ 15.000.000
Fincas urbanas ....................... 50.000.ooo
Deuda piblica ....................... Ioo.ooo.ooo

Total ..................... $1.14.ooo0000oo

Estas inversiones son s6lo superadas por las que los Estados Unidos
i tienen en Canada y en Alemania y se estima que, except $200.000.000,
todo el capital norteamericano restante entr6 en Cuba durante el
period de la Guerra Mundial y la post-guerra. El resto de las inver-
siones extranjeras en su mayor parte pertenecen a ingleses y espafioles.
La numerosa colonia espafiola 4 control el comercio al detalle y posee
muchas fincas urbanas. Se calcula que, hasta hace poco, los espafioles
i de Cuba remitian a su pais de diez a veinte millones de pesos al afio
y que los intereses del capital espafiol llevaron a Espafia otros tres
Smillones mas. Las propiedades britAnicas representan unos doscientos
millones de pesos, parte de los cuales estan invertidos en los Ferro-
carriles Unidos; pero no se sabe hasta que punto estas inversiones
representan una inflaci6n de valores.
Carecemos de los datos necesarios para calcular la balanza de
pagos de Cuba; pero parece que durante la Guerra Mundial
el capital extranjero invertido en la Isla produjo utilidades en
extreme considerable. A partir de 1923, sin embargo, esta situaci6n
ha cambiado y es dudoso que muchos de los inversionistas extranjeros
hayan recibido intereses. Puede decirse que, hoy en dia, la gran
mayoria de los que tienen dinero invertido en la agriculture y la indus-
tria de Cuba, liquidarian gustosos sus pertenencias por la mitad y
3 Our Cuban Colony, por Leland H. Jenks, Nueva York, 1928, pp. 299-300. Hay una
incomplete traducci6n espafiola de este libro, publicada en Madrid. En 1930 Dickens
calculaba las inversiones norteamericanas en Cuba en $1.066.o05.ooo, mientras que
Winkler las hacia ascender a $1.500.000.000. "A New Estimate of American Investments
Abroad." Trade Information Bulletin, nuim. 767, Wishington, U. S. Dept. of Commerce,
p. 165. Investments of U. S. Capital in Latin America, por Max Winkler, Boston, 1929,
p. 184.
4 Vase p. 41.







VIDA ECONOMIC 49

hasta la cuarta parte de lo que originariamente pagaron. Mientras que
al inversionista le ha ido bastante mal, el product fisico de la inver-
si6n ha permanecido en Cuba. El mal mayor de estas inversiones ex-
tranjeras no ha sido, como algunos de los mis radicales cubanos
declaran, que el pais haya sido despojado de sus riquezas por explo-
tadores extranjeros, sino que las excesivas inversiones extranjeras,
especialmente en la industrial azucarera, han estimulado un crecimiento
econ6mico perjudicial al cubano y al extranjero.

3. LAS PRINCIPLES EXPORTACIONES
De conformidad con los principios tradicionales del comercio inter-
nacional, Cuba debiera exportar aquellos products en los cuales tiene
una ventaja relative e importer los que otros paises pueden producer a
menor precio. Durante un period de mas de 25 afios la repfblica de
Cuba, al menos en gran parte, trat6 de aplicar estos principios.
Favorecida por su suelo y por su clima, Cuba puede producer aziucar
mis barato que casi todos los demAs paises del mundo. Durante la
mayor parte del siglo XIX Cuba tuvo la primacia como productor de
az6car de cafia. En 1894 la producci6n, por primera vez, sobrepas6
el mill6n de toneladas; y aunque la guerra de 1895 disminuy6 bastante
la producci6n, el establecimiento de la Repfiblica, acompafiado por el
tratado de reciprocidad de 1902 y el tratado permanent de 1903, pro-
dujo una mayor expansion. La zafra de 1904, una vez mis, pas6 de un
mill6n de toneladas, y en 1914 esta cifra se habia elevado a 2.597.732
toneladas. Aunque el estimulo original del tratado de reciprocidad se
habia terminado, la reducci6n de los aranceles norteamericanos en
1913, seguida por la enorme demand de azficar de cafia producida
por la Guerra Mundial, indujo a Cuba a mayores esfuerzos de produc-
ci6n que culminaron en una zafra de 4.009.734 toneladas en 1919.
Despues del colapso de 1921, la producci6n azucarera de Cuba,
estimulada por recursos que parecian ilimitados, de los Estados Unidos,
empez6 a extenderse much mas alli de la cifra alcanzada durante la
Guerra Mundial. Mientras tanto, los aumentos de 1921 y 1922 en las
tarifas norteamericanas, reflejos de la tendencia universal para esti-
mular la producci6n domestica del azficar, comenzaron a ofrecer obsti-
culos para la expansion de las exportaciones cubanas. El hecho de que,
no obstante estos obstAculos, Cuba pudiese continuar aumentando su
producci6n, indicaba que la Isla poseia extraordinarias ventajas
naturales. Sin embargo, aunque el precio del azficar alcanz6 en Nueva
York a 5.240 centavos la libra, sin contar los derechos, en 1923, pronto
comenz6 a bajar, de una manera constant. En 1924 era de 4.186 cen-
5 A menos que otra cosa se especifique, las toneladas son largas.







50 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
tavos y en 1925 y 1926 tuvo un promedio de unos 2.5 centavos, del
que descendi6 al de .925 centavos en 1932 hasta subir a 1.208 centavos
en 1933.

El tabaco
La segunda fuente de la riqueza cubana ha sido el tabaco que,
posiblemente, es superior en calidad a cualquiera otro del mundo. Por
espacio de various siglos grandes cantidades de tabaco han sido ex-
portadas de Cuba, en rama y en cigarros. Hasta 1817 la producci6n
y venta del tabaco constituyeron un monopolio de la Corona espafiola;
pero al ser abolido ese monopolio y suprimidas muchas onerosas
I gabelas, la producci6n de tabaco en rama aument6 ripidamente. Desde
el establecimiento de la Repliblica hasta el afio de 1931 Cuba ha pro-
ducido de 415.000 a 610.ooo tercios 6 anuales de tabaco en rama, con
un valor de unos cincuenta millones de pesos. El promedio de tabaco
en rama producido durante los cuatro afios 1924-1928 fu6 de 65.028.000
libras, 38.334.000 de las cuales, o el 58.9 por ciento, se export, mien-
tras que el resto se emple6 en la fabricaci6n de cigarros en Cuba. La
producci6n de tabaco se ha concentrado casi exclusivamente en la
provincia de Pinar del Rio, cuyo suelo se adapta especialmente para
dicho cultivo. Las vegas de tabaco, en su mayor parte, estan en manos
cubanas.
En 1899 el valor de las exportaciones de tabaco excedi6 al del
azlfcar, pero desde entonces el az6car ha ido poco a poco adquiriendo
una posici6n predominante. En 1908 el az6car y sus products con-
stituian el 54.1 por ciento del valor total de las exportaciones, y en 1919
habian alcanzado al 88.6 por ciento. El porcentaje del tabaco, por otra
parte, descendi6 del 32.7 por ciento al 8.3 por ciento durante el mismo
periodo7 Aunque el azicar y el tabaco ban continuado siendo pre-
dominantes, la Republica ha exportado pequefias cantidades de otros
products, algunos de los cuales han aumentado de precio durante el
period de la post-guerra. La situaci6n aparece en detalle en el cuadro
que se acompafia.8
De acuerdo con esta tabla, durante el period de 1932 a 1933, el
azfcar y el tabaco constituyeron solamente el 84.19 por ciento de las

6 El tercio tiene de unas 120 a 150 libras.
7 Censo de la rep2blica de Cuba, La Habana, 1919, p. 231.
8 Comercio exterior y navegacidn, 1919-1931, repfiblica de Cuba, por E. Durruthy, La
Habana, 1934. Los datos respect a los afios 1932 y 1933 son tomados de la Special
Circular No. 300, Cuban Foreign Trade, U. S. Department of Commerce, Wishington,
junior 22 de 1934.
Por otra parte, en 1929, la exportacin per cipita de products cubanos, exceptuado
el az6car, fue menor que durante el period de 1899g-901. Vease The Cuban Situation
and Our Treaty Relations, por Philip G. Wright, Wishington, 1931, p. 118.









EXPORTACIONES CUBANAS (1919-1933)
(valor en miles de pesos)


i919-1923
Grupos Valor %
Azfcar .................. $420.698 87.95
M ieles ................... 3.059 0.64
Alcoholes y aguardientes .... 1.7o6 0.36
.Tabaco .................. 40.123 8.39
Frutas, granos y vegetales... 4.028 0.84
Dulces y conservas ........ 165 0.03
Minerales y metales ........ 4.291 0.89
Conchas y esponjas ........ 431 0.09
Cera y miel de abejas ....... 740 o.16
Maderas y fibras .......... 955 0.20
Cueros y pieles ............ 1.677 0.35
Otros articulos ............ 455 1.oo

Exportaci6n total .......... $478.328 1oo


1924-1928 1929-193I 1932 1933
Valor % Valor % Valor % Valor %7
$275.595 81.38 $129.541 69.56 $54.286 67.29 $58.404 69.20
9.836 2.91 9.679 5.20 3.457 4.29 2.851 3.37
1.441 0.43 1.392 0.75 709 0.87 1.250 1.48
38.753 11.44 31-479 16.91 12.926 16.03 13.396 15.87 .
4.898 1.44 4.814 2.58 5.046 6.28 3.011 3.57 O
152 0.05 499 0.27 179 0.22 182 o.21 z
2.488 0.74 3.518 1.89 692 0.85 1.733 2.05 0
932 0.27 923 0.50 429 0.53 450 0.53
697 0.21 803 0.43 331 0.41 326 0.38 C
1.089 0.33 1.049 0.56 561 0.69 829 0.98 >
1.931 0.57 1.478 0.79 497 o.61 642 o.8o
787 0.23 1.064 0.56 1.559 1.93 1.317 1.56

$338.599 Ioo $186.239 100 $80.672 100 $84.391 100







52 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
exportaciones totales, en comparaci6n con el 96.34 durante el period
normal de 1919 a 1923, y el 92.82 durante el period de 1924 a 1928.
Por otra parte, hasta 1933 las exportaciones de miles, frutas y vege-
tales, esponjas, miel y maderas, aumentaron.
El aumento del comercio general entire 1914 y 1925 fu6 como
aparece en el siguiente cuadro:

COMERCIO GENERAL (1914-1925)


(en millones de pesos)
Exportaciones Importaciones
(dinero exclusive)
1914.......... $174.0 $118.2
1915 .......... 236.2 140.9
1916......... 321.8 216.0
1917......... 356.4 256.1
1918.......... 407-3 294.6
1919 ......... .573.0 356.6
1920.......... 794.0 557.0
1921.......... 278.1 357.4
1922.......... 325.5 180.3
1923.......... 421.1 268.9
1924.......... 434.9 289.8
1925.......... 354.0 297-3


Total

$292.2
377.1
537-8
612.5
701.9
929.6
1.351.0
635.5
505.8
690.o
724-7
651.3


El turismo
Si exceptuamos el azfcar y el tabaco, los ingresos por el concept
de turismo han constituido la mayor fuente de riqueza para Cuba.
La Habana, a causa de su situaci6n, es uno de los regulars puertos de
travesia para muchos buques que van a PanamA y a otros paises latino-
americanos, y los pasajeros en trAnsito bajan a tierra y frecuentemente
gastan grandes sumas de dinero. Afin mAs important han sido las
excursions especiales, preparadas en Nueva York, y que cada afio
han llevado a La Habana millares y millares de turistas, a pasar una
temporada de various dias. Ademis, antes de la depresi6n, muchos
norteamericanos se iban a Cuba durante el invierno para huiir de los
rigores del frio y de la prohibici6n. Segun la Comisi6n Nacional del
Turismo, en 1930, que fu6 el afio del mayor auge, 86.270 turistas
visitaron a La Habana, por la que tambi6n pasaron 76.982 pasajeros de
transito, para hacer un gran total de 163.252 forasteros. Se calcula que
estos visitantes gastaron en Cuba $12.591.000.

4. FACTORS ECON6MICOS Y SOCIALES INTERNOS
Este notable desenvolvimiento del comercio exterior y de las
inversiones en Cuba, despubs de 1900, produjo vastos cambios en la







VIDA ECONOMIC 53

vida internal de Cuba. Las compafiias azucareras construyeron mis de
14.400 kms. de ferrocarriles privados para conectar los centrales con
los campos de cafia; y para comunicar las fibricas de azicar y otras
empresas, con los puertos, unos 7824 kms. de ferrocarriles pfblicos
fueron construidos. Cuba es el s6ptimo pais de la America, en cuanto
al kilometraje absolute de sus ferrocarriles, en que le exceden solamente
los Estados Unidos, Canada, Argentina, Brazil, Chile y Mejico. En
1899 las provincias de Camagiiey y Oriente podian comunicarse con i
La Habana solamente por mar; pero hoy tienen conexi6n ferroviaria i
y, ademis, carretera y lines areas. En 1899 Cuba tenia 256 kil6-
metros de carretera, inicamente, mientras que hoy tiene m!ft de 23001
kil6metros, 1128 de los cuales correspondent a la carretera central.
Cuba necesita todavia miles de kil6metros de buenas carreteras
laterales. Durante los filtimos 30 afios las facilidades del tel6fono y el
tel6grafo han llegado a todo pueblo de alguna importancia.
En adici6n, durante el iltimo tercio de siglo han surgido numerosas
industries. La producci6n de ron y de miles de cafia, asi como la de
cigarros, han existido en Cuba por much tiempo. La refinaci6n de
azucar ha aumentado much durante los filtimos afios.9 Cuba tiene
ahora fabricas de cerveza, de hielo, de cemento, de vestidos, de aguas
minerales, de chocolates, de calzado, de muebles, de perfumes, de
botellas, de maderas, de clavos, de cueros, de tasajo, de jaleas y pastas
de frutas, de frutas en conserve, de articulos de piel, de ladrillos, de
mantecas vegetables, de leche condensada, de jab6n, de papel, de pin-
tura, de mosaicos, de cristal y de otros numerosos products. Muchas
de estas industries fueron estimuladas por los aranceles de 1927 yi
algunas de ellas, sin duda, desaparecerin a consecuencia del nuevoi
tratado de reciprocidad. Ha habido, sin embargo, un process natural,
de desarrollo industrial en Cuba, que es probable que continue.10 -
El censo de 1899 enumer6 93.034 personas empleadas en las dife-
rentes industries; esa cifra ha aumentado hasta 211.380 en 1933. La I
industrial de transport tiene unos 58.000 trabajadores, mientras que I
hay 123.000 en el comercio en general y poco mis de 2000 en las I
minas. Al servicio del gobierno, si incluimos soldados y marines, hay
unos 50.ooo funcionarios y empleados, mientras que los profesionales I
son unos 32.000. Algunos nuevos empleos ban surgido a consecuencia i
de la diversificaci6n,11 pero a pesar de los esfuerzos en ese sentido,
682.000 trabajadores, la gran parte de la poblaci6n empleada, se,
ocupan en la agriculture, la mayoria en la producci6n de azfcar.
De acuerdo con el censo hecho por el gobierno en 1929, el 67.81 por
9 Vase p. 248, nota 12.
10 Vase "Cuban Readjustment to Current Economic Forces," Trade Information
Bulletin, nuim. 725, U. S. Dept. of Commerce, Washington, 1930.
11 Vase p. 58.







54 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
ciento de la producci6n agricola national consistia en cafia de azicar;
el 10.5 por ciento en granos; el 10.3 por ciento en came, y el 4.2 por
ciento en tabaco.12 En 1933 todavia el azicar constituia el 70 por ciento
de la exportaci6n total.
Estos datos indican que, a despecho de los obstAculos opuestos a
la exportaci6n de azicar, por una parte; y a los grandes esfuerzos de
diversificaci6n hechos por Cuba, por otra, el azicar continia siendo la
base de la economic cubana. Si Cuba hubiese podido disponer de zafras
de 5.000.000 de toneladas, como las hechas en 1925 y en 1929, la
industrial azucarera habria sido extremadamente remunerativa aunque,
como ya dejamos dicho en el primer capitulo, la situaci6n general del
pais no habria sido necesariamente muy saludable. Las fluctuaciones
del mercado azucarero mundial, asi como la dependencia de Cuba al
capricho de las tarifas arancelarias norteamericanas, creaban una
condici6n de inestabilidad e inseguridad.
La industrial azucarera, ademis, estaba dominada por capital y
promotores (entrepreneurs) extranjeros y organizada sobre la base de
grandes latifundios, por lo que tuvo que afrontar problems sociales
que inevitablemente surgeon cuando un sistema de producci6n en gran
escala y sin control invade los tr6picos y emplea trabajadores semi-
instruidos y con un bajo nivel de vida.

5. LA POSESI6N DE LA TIERRA
Una de las mas sorprendentes caracteristicas del desenvolvimiento
econ6mico cubano, que discutimos detalladamente en otra parte, ha
sido la creciente concentraci6n de tierras cultivables en las manos de
las grandes compafiias y la correspondiente disminuci6n en el ntimero
de los sitios de labor. Hoy en dia Cuba tiene unos 38.105 sitios (un
tercio de los cuales tienen menos de 2 caballerias de tierra), en com-
paraci6n con los 60.711 que habia en 1899.13
Una de las razones de este desenvolvimiento ha sido la desaparici6n
de una curiosa forma de posesi6n, llamada hacienda comunera. Aunque
la Corona espafiola reclam6 como suyas todas las tierras de Cuba, en
un principio los municipios cubanos otorgaron concesiones o mercedes
a distintos individuos, por un indefinido period de tiempo. Estas con-
cesiones, por lo comiin, autorizaban a los beneficiaries para tener sus
ganados en terrenos que, a falta de un conocimiento detallado de los
terrenos, no estaban exactamente precisados. El beneficiario solamente
estaba autorizado para utilizar las tierras que se extendian en un radio
de varias leguas alrededor de un punto dado y la merced era vilida
12 Estadistica agropecuaria, publicada por la secretaria de Agricultura, Comerco y
Trabajo, 1928-1929, La Habana, p. 20.
18 Estadistica agropecuaria citada, p. 7. Report on the Census of Cuba, z899, p. 543.







VIDA ECONOMIC 55

siempre y cuando el concesionario utilizase la tierra y construyese un
albergue en su centro para beneficio de los viajeros.
Aunque originalmente estas concesiones fueron de carActer indi-
vidual, gradualmente se convirtieron en colectivas y fueron Ilamadas
comuneras. El cambio surgi6 como consecuencia de las dificultades
para heredar en un pais primitive. En algunos casos los herederos
estaban en Espafia y generalmente los procedimientos judiciales y
aval os eran inadecuados. En consecuencia, los herederos solamente
tenian el titulo en comfin, de la propiedad, y 6sta estaba vagamente
dividida en unidades de posesi6n, llamadas "pesos de posesi6n."14
Este sistema de posesi6n de la tierra muy pronto di6 lugar a numerosas
controversial y en I819 el gobierno espafiol dict6 una disposici6n ten-
diente a facilitar la division voluntaria de las fincas. El procedimiento,
sin embargo, result muy lento, y todavia al final de la guerra entire los
Estados Unidos y Espafia habia tierras en Cuba conservadas de acuerdo
con el sistema de las haciendas comuneras.
El gobierno de la primera intervenci6n norteamericana en Cuba,
posiblemente en la creencia de que este sistema de posesi6n de la tierra
constituia un obstaculo para el desarrollo econ6mico del pais y la
obtenci6n de titulos de la propiedad, nombr6 una comisi6n de juristas
cubanos para estudiar ese problema. De acuerdo con las recomenda-
clones de esa comisi6n, el general Wood promulg6 la orden nfim. 62,
que disponia la division de las haciendas comuneras a virtud de un
procedimiento especial much mas rApido que el que habia estado en
vigor hasta entonces. La comisi6n rechaz6 la proeosici6n de que el
gobierno asumiese la responsabilidad de la division de las tierras y
dej6 a la iniciativa individual el presentar cada caso ante los tribunales
creados por ia mencionada orden.15
Los cubanos criticaron la aplicaci6n de esta orden y 6sta fuW modi-
ficada en various respects por los tribunales despues del cese de la
intervenci6n norteamericana,18 ya que se alegaba que los resultados
de dicho decreto eran injustos, especialmente contra los pequefios
propietarios que carecian de instrucci6n. No nos consideramos capaci-
tados para opinar sobre cuesti6n tan eminentemente t6cnica; pero nos .
parece que el establecimiento de ese sistema de propiedad individual i
ech6 los cimientos para el desarrollo de la modern corporaci6n y de <
los actuales latifundios, que no habrian sido posibles de haber con-
tinuado en efecto el antiguo sistema de posesi6n de las tierras. El !

14 Historia de Cuba, por Ramiro Guerra, La Habana, 1925, vol. II, p. x82 y siguientes.
Las haciendas comuneras, por Benito Celorio, La Habana, 1914, cap. II.
15 Orden nim. 62, en Civil Orders and Circulars, dictadas desde enero 1.0 de 1902 basta
mayo 20 de 1902, p. 163 y siguientes.
16 Celorio, ob. cit., p. 53. Angel C. Betancourt, Jurisprudencia cubana..., La
Habana, 1912, vol. I, p. 359.






56 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
rdesenvolvimiento de la propiedad privada puede haber sido muy de
desear; pero si el gobierno de la intervenci6n norteamericana hubiese
Squerido conservar el control de los recursos del pais en manos cubanas,
debi6, al propio tiempo, haber establecido un sistema de propietarios
irurales e implantado una legislaci6n restrictive de la cantidad de tierras
que los extranjeros podian adquirir. Al terminarse la intervenci6n
norteamericana la rep6blica de Cuba tambi6n dej6 de tomar medidas
a ese respecto,7 y los latifundios continuaron desarrollandose.

6. LA DEPRESI6N
La depresi6n lleg6 a Cuba cinco afios antes de invadir a los Estados
Unidos. De 1924 a 1933 la vida econ6mica y social del pais degener6
marcadamente. La depresi6n, en Cuba, fue debida principalmente a
las dificultades surgidas en la producci6n de azicar, a las inversiones
aventuradas, al establecimiento de tarifas excesivas tendientes a esti-
mular la producci6n domestica de azfcar en casi todos los paises del
mundo, a la acumulaci6n de vastos remanentes, al establecimiento de
sistemas artificiales para controlar la producci6n y, generalmente, a
que los gobiernos dejaron de adoptar las pertinentes political mer-
cantiles. La implantaci6n de los aranceles Hawley-Smoot, en el afio
de 1931, al aumentar los derechos al azfcar cubano a 2 centavos la
libra e imponer tarifas muy elevadas a las frutas y los vegetables
cubanos, fu6 factor importantismo para agudizar la crisis cubana.
El alcance de la depresi6n en Cuba puede comprenderse mejor si
tenemos en cuenta que la exportaci6n de azfcar y miles, que en 1924
alcanz6 a $382.193.000, disminuy6 durante los nueve afios subsiguien-
tes hasta que en 1933 qued6 reducida a $57.743.ooo, o sea un 85 por
ciento menos que en 1924. La situaci6n, en detalle, es como sigue:
EXPORTACI6N DE PRODUCTS SACARINOS (1924-1933)
(valor en millones de pesos)
Azzcar Aziicar Mieles y Valor en los
Aio crudo refinado siropes Total Estados Unidos %
1924 $374.496 $ 503 $ 7.194 $382.193 $326.198 85.35
1925 280.350 467 16.695 297.512 225.951 75.95
1926 237.202 4.976 7.905 250.083 206.871 82.72
1927 255.842 9-499 8.650 273.991 224.250 81.85
1928 199.021 15.620 8.701 223.342 169.245 75.78
1929 188.636 16.213 11-737 216.586 173.478 8o.io
1930 92.471 12.732 12.221 117.424 86.zo6 73.33
1931 64.918 13.655 5.060 83.633 67.501 80.71
1932 39.682 14.290 3.771 57.743 42.707 73.96
1933 43-287 14.584 3.384 61.255 42.559 69.47
17 En 1900 el Congreso norteamericano aprob6 una resoluci6n conjunta la cual
disponia que toda compafiia que se dedicase a la agriculture en Puerto Rico, por dis-
posici6n estatuaria de la misma debia limitarse a la propiedad y control de fincas, cuya







VIDA ECONOMIC 57

A consecuencia de las barreras arancelarias y de la 'minuci6n
del poder adquisitivo en el extranjero, la segunda industia cubana-
el tabaco-, pas6 por una crisis semejante de 1929 a 1933. En este
iltimo afio el valor de las exportaciones de tabaco en rama cubano fu6
solamente de $13.861.ooo comparado con $43.o67.ooo en 1929, lo que
represent una baja de 68 por ciento. Al propio tiempo Cuba perdi6
una gran parte de su mercado extranjero de tabaco torcido, en parte
debido a que varias fabricas de tabacos fueron trasladadas a los Estados
Unidos 18 y tambi6n a la creciente preferencia de que gozan los
cigarrillos sobre los cigarros. La exportaci6n de frutas y vegetables
cubanos, que en 1930 alcanz6 la important cantidad de $5.295.611,
disminuy6 a $2.420.744 en 1933. La disminuci6n del comercio general
fu6 como sigue:
COMERCIO GENERAL (1926-1933)
(en millones de pesos)
Exportaciones Importaciones Total
1926..........$260.8 $301.7 $562.5
1927.......... 257.4 324.4 581.8
1928.......... 212.8 278.I 490.9
1929.......... 216.2 272.4 488.6
1930.......... 160.5 167.4 327.9
1931.......... 8o.I 118.9 199.0
1932 .......... 51.0 80.7 131.7
1933 .......... 42.4 84.4 126.8

En el campo de las finanzas domesticas, a pesar de los sucesivos
aumentos de impuestos establecidos por el gobierno de Machado, los
ingresos dikminuyeron constantemente. En 1924-1925 los ingresos
normales alcanzaron a $93.559.300 y en 1932-1933 quedaron reducidos
a $43.652.890, que sumados con los $9.470.430 recaudados por el
Fondo Especial de Obras Pfiblicas, hicieron un gran total de ingresos
ascendiente a $53.123.320. El efectivo en circulaci6n descendi6 de
$188.ooo.ooo en enero de 1925 a $64.506.364 en 1932, y conviene
advertir que estas sumas incluyen el efectivo en el tesoro de la Naci6n
y en los bancos. Debido a la depresi6n mundial, a los trastornos po-
liticos de Cuba y, posiblemente, a la abrogaci6n de la Ley Seca en los
Estados Unidos, el turismo se redujo notablemente. Menos de ocho mil
turistas vinieron a La Habana en la temporada de 1934 (diciembre

extension no pasase de 5oo acres (aproximadamente 15 caballerias). Esta ley no sej
cumpli6.
"sEl Ilamado trust tabacalero, en 1932, traslad6 a Trenton, N. J., las fAbricas que
tenia en La Habana, aparentemente a causa de dificultades con los obreros y debido
tambi6n a la negative de los torcedores cubanos de utilizar las miquinas para la
fabricaci6n de dgarros.







58 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA

1933-abril 1934), mientras que en 1930 su nfmero habia sido de 86.ooo
visitantes.
En el campo los colonos no podian devolver los anticipos recibidos
y en las ciudades no se pagaban los alquileres. Los juicios de desahucios,
en las poblaciones, aumentaron de 75.198 en 1931 a 86.998 en 1932.9
Los terrible efectos psicol6gicos que todo este desastre politico y
econ6mico produjo en el pueblo cubano quedan indicados por el hecho
de que en 1932 hubo en Cuba 1004 suicidios,20 un promedio de 253.38
por mill6n de habitantes, comparado con 67.82 en Espafia, 122.69 en
Uruguay y 89.79 en Chile.

7. DIVERSIFICACI6N
A cambio de sus grandes exportaciones de azicar y tabaco Cuba
importaba vastas cantidades de alimentos, tales como pollos, huevos,
leche condensada y came y derivados, en su mayor parte de los Estados
Unidos; y tambi6n compraba much tasajo a Uruguay y arroz en Asia.
Articulos de algod6n, maquinarias y combustibles eran tambi6n de los
mis importantes en el comercio cubano de importaci6n.
El cuadro que se acompafia muestra la naturaleza de las importa-
ciones cubanas despues de la Guerra Mundial.21
Con la disminuci6n de sus exportaciones de azicar y tabaco, Cuba
perdi6 su anterior poder adquisitivo y sus importaciones han descendido
casi en la misma proporci6n que las exportaciones de azfcar. El capi-
talista y el trabajador cubanos, por consiguiente, trataron de fomentar
otras industries durante estos iltimos afios, y esta tendencia fu6 esti-
mulada por el program de instrucci6n agricola puesto en practice por
la secretaria de Agricultura y por el establecimiento de los aranceles
proteccionistas cubanos de 1927.22 Con la baja en los precious del azficar
durante los afios subsiguientes, estos aranceles fueron aumentados una
y otra vez hasta que en muchos casos se hicieron prActicamente pro-
hibitivos. Los mayores aumentos fueron los impuestos a los products
alimenticios importados, cuyos derechos, a veces, se elevaron a various
cientos por ciento del valor del articulo en cuesti6n, en un mercado
libre. Con esas tarifas se estimul6 el rapido desarrollo de la producci6n
domestica y, ademas de las industries ya enumeradas, Cuba se aven-
tur6 a emprender otras varias, agricolas, lecheras y de cria de aves.
Uno de los casos mas curiosos de este proteccionismo es el del cafe,
la producci6n del cual ha sido estimulada por derechos arancelarios
19 Estadisticas de 1932, p. 270.
20En 1931 hubo 1217 suicidios en Cuba, y 1132 en 1930.
21 Comercio exterior y navegacidn, 19rg-z931, por E. Durruthy, obra citada, p. 20. Los
datos respect a los afios 1932 y 1933 son tomados de la Special Circular No. 3oo, ya
citada, del U. S. Department of Commerce.
22 Vase p. 12.








SIMPORTACIONES (1919-1933)
(promedio annual en miles de pesos)
1919-1923 1924-1928 1929-1931 1932 1933
Valor % Valor % Valor % Valor % Valor %
Products alimenticios ..... $114.986 33.48 $ 92.261 35.00 $51.771 33.92 $14.523 28.47 $12.245 28.93 <
Hilados y tejidos .......... 49.840 14.52 37.41 14.19 27.153 17.75 10.820 21.21 9.440 22.32
Piedra, mosaicos y ceramica. 24.577 7.15 22.629 8.58 14.486 9.47 5.543 Io.86 3.534 8.34 .
Products quimicos, tintes,
. perfumes, etc. .......... 20.800 6.o5 18.275 6.93 12.598 8.i8 5.250 10.29 5.069 11.98
Maquinaria .............. 49.568 14.43 32.038 12.15 13.722 8.97 2.891 5.66 2.205 5.21
Metales ................. 25.021 7.29 18.148 6.88 9.689 6.34 2.903 5.69 2.793 6.43
Aceite de olivas y bebidas... 9.213 2.68 7.440 2.82 4.824 3.15 2.805 5.50 2.178 5.15
Papel y cartons .......... 7.279 2.12 62.241 2.37 4.766 3.12 2.093 4.IO 1.673 3.95
Maderas y muebles ........ 12.850 3.74 8.546 3.24 4.124 2.70 1.255 2.46 993 2.34
Animals y sus productos.... 15.901 4.63 9.684 3.67 3.519 2.30 867 1.70 690 1.63
Misceldnea ............... 12.528 3.65 10.229 3.89 5.852 3.83 1.822 3.57 1.398 3.30
Libres de derechos
(franquicias) ........... 878 0.26 735 0.28 422 0.27 252 0.49 144 0.42

$343.441 Ioo $263.637 1oo $152.926 Ioo $51.024 Ioo $42.362 o00







6o PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
que en 1930 alcanzaron a $32'oo por cada cien kilos. Principalmente a
causa de este impuesto, la importaci6n del cafe en Cuba disminuy6
Sde 12.972.oo000 kilos en 1925 a 58.600 en 1933. El mercado cubano hoy
en dia se abastece en gran parte con la producci6n del pais y los siete u
Socho millones de pesos al afio que antes se invertian en caf6 ya no se
I envian al extranjero. En 1932 Cuba lleg6 a exportar 6.088.932 kilos de
cafe, cantidad que baj6 a 3.242.293 kilos en 1933. Un 85 por ciento del
cafe se produce al pie de las lomas en la provincia de Oriente y la
mayor parte del resto viene de las montafias de Trinidad y de Pinar
del Rio. El nimero de cafetales aument6 de 2854 en 1925 a 4458 en
1933, al propio tiempo que las tierras sembradas casi se duplicaron.
La producci6n aument6 de 19.600.000 a 23.680.000 kilos, mientras que
el nimero de trabajadores empleados en la recolecci6n pas6 de 13.986
a 25.845. El precio del cafe de Trinidad disminuy6 de $20'oo por
quintal en 1931 a $6'oo en 1933.23
S El maiz es el segundo articul6 cuya producci6n ha aumentado
Sgrandemente; y se usa no s6lo como alimento para el ganado y las
i aves, sino tambi6n en la producci6n de harinas. En 1925 Cuba import
: cantidades de maiz y de harina de maiz; pero en 1932, sin embargo,
I principalmente a causa del aumento de la producci6n domestica, las
>importaciones de maiz casi habian desaparecido. El aumento en la
producci6n dom6stica fu6 tal que los precious bajaron notablemente,
y los productores se vieron obligados a disminuir sus cultivos y a
exportar mis de 4.000.000 de kilos. En 1933 las importaciones de maiz
en Cuba saltaron a 3.802.000 kilos, con un valor de $138.ooo. El maiz
cubano es susceptible al ataque de cierto gusano y result dificil el
conservarlo en buenas condiciones. Por ello, si la producci6n de maiz
va a ser estabilizada, algunos experts creen que el grano debe ser
esterilizado despu6s de seco y almacenado en tanques de hierro que lo
protejan contra los insects.
I Despu6s de la guerra de independencia, y a causa del casi total
exterminio del ganado, durante muchos afios Cuba tuvo que importar
grandes cantidades de care. Hoy en dia, sin embargo, la crianza de
_ganados ha alcanzado mayores proporciones que las que tenia en 1895.
En 1932 los potreros de la Isla tenian 4.448.000 cabezas de ganado,
mis de dos millones y medio de las cuales estaban en las provincias de
Camagiiey y Oriente. Se calcula, ademis, que habia de 700.000 a
800.ooo cerdos y entire 150.000 y 200.000 ovejas y cabras.
Estos animals los utilizan los ganaderos, no s6lo para el consume
en sus fincas, sino tambi6n para enviarlos a los mataderos pfiblicos.
En Camagiiey, especialmente, hay grandes estancias de ganado vacuno.
23 El cacao tambi6n se produce en la provinda de Oriente. La cosecha de g192
alcanz6 a 3.446.688 kilos y la de 1932-1933 a 1.915.350 kilos.








VIDA ECONOMIC 61

El nimero de animals sacrificados en los mataderos la Repuiblica,
de 1928 a 1932, y la cantidad de came fresca producida por los mismos,
puede verse en el siguiente cuadro:
GANADO SACRIFICADO
Novillos Cerdos Ovejas
Aiio Nzmero Kilos Nimero Kilos Nzmero Kilos
1928.... 340.347 56.056.226 148.294 6.671.111 28.633 435-557
1929 .... 445-454 74.544.481 176.986 9.237.998 30.480 476.296
1930.... 442.466 77.360.805 172.283 9.147-599 27.415 373-970
1931.... 408.834 70.388.008 146.534 7.825.342 26.741 397.288
1932.... 374.714 58.872.846 113.670 6.325.874 17.479 238.027
Promedio
1928-1932 402.363 67.444.473 151-553 7.841.585 26.150 384.228
En la industrial lechera ha ocurrido un movimiento andlogo. Se7
estima que la producci6n de leche, hoy en dia, oscila entire 700.000 y
800.000 litros diaries, la mitad de los cuales solamente procede de
vaquerias organizadas. En conjunto hay mas de 4000 fincas con
191.000 vacas dedicadas a la producci6n de leche. Tambi6n hay varias
fibricas de leche condensada. Despues de 1925 comenzaron a aparecer
exportaciones de mantequilla y de queso; y estimulados por la tarifa
de 1927 y los concursos organizados por la secretaria de Agricultura,
los cubanos empezaron a desarrollar la industrial de aves y huevos,
cuya producci6n exacta desconocemos.
Este desenvolvimiento de una agriculture internal, de que podiamos
citar muchos otros ejemplos, fu6 acompafiado por una sorprendente
reducci6n en las importaciones de articulos alimenticios, como puede
verse en el siguiente cuadro:
IMPORTACIONES DE CARNES Y DERIVADOS
(toneladas mttricas)
Came fresca Came salad Manteca Tasajo Embutidos
1925 1.083 20.841 39.4I1 20.220 2.410
1933 30 3-530 9.897* o 28
IMPORTACIONES DE PRODUCTS AVICOLAS Y DE LECHERIA
Leche Polios vacios
condensada Queso Mantequilla Huevos desplumados
1925 21.765 tons. 2.530tons. 1.112 tons. 11.936.845 docs. 136.442 kls.
1933 2.31I tons. ii6 tons. 5 tons. 33 docs. 3.027 kls.
OTROS PRODUCTS
Cafe Maiz Patatas
1925 12.972.730 kilos 81.665.895 kilos 131.380.523 kilos
1933 58.064 kilos 3.801.867 kilos 18.318.669 kilost
1932.
t Estos datos de 1933 induyen 7.512.000 kilos de patatas ostensiblemente importadas
para semilla, ya que asi pagan derechos mas bajos.







62 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
Algunos observadores han aceptado que estos notables' descensos
en las importaciones significaban que se habia creado una producci6n
domestica capaz de sustituir a las antiguas importaciones; y aunque,
indudablemente, la producci6n domestica, hasta cierto punto, ha su-
plantado a la importada, conviene afiadir que la causa principal de la
baja en las importaciones cubanas, ya sea de articulos alimenticios o
de otra clase, ha sido la disminuci6n del poder adquisitivo del cubano a
consecuencia de la reducci6n de las exportaciones azucareras. Las
estadisticas aduaneras que acabamos de citar revelan que el 28.7 por
ciento de los efectos importados en los afios 1932-1933, todavia son
articulos alimenticios, o solamente el 7 por ciento menos que el por-
centaje de alimentos importados en el period 1924-1928. Aunque los
articulos alimenticios disminuyeron notablemente, la proporci6n de ese
descenso fu6 poco mayor que la de las importaciones, en total. En lo
que respect a products manufacturados las compras hechas por Cuba
en los Estados Unidos disminuyeron, en el caso de tejidos de algod6n,
de $918.00o en 1928, a $15.ooo en 1932; sedas, de $1.219.ooo a
$136.ooo, durante el mismo period; los autom6viles de paseo, de
5598 vehiculos en 1929, valorados en $3.898.000, a 440 autos, con un
valor de $219.000, en 1933; tuberia de hierro fundido, de 4.654.000
libras en 1928 a ii.ooo libras en 1932; bombillas el6ctricas, de 1.412.-
ooo en 1929 a 177.000 en 1932. Este tiltimo caso, sin embargo, fu6
afectado por la competencia japonesa; pero estas cifras parecen indicar
que la raz6n fundamental para la baja de las importaciones fue el
aumento de precious causado por las excesivas tarifas.
Unos pocos ejemplos concretos respaldaran esta conclusion. La
importaci6n de cafe, de 1925 a 1933, disminuy6 casi 13.000.000 de
kilos al afio mientras que la producci6n domestica aument6 en solo
4.000.000 de kilos, parte de los cuales fueron exportados. Estos datos
indican que el consume de caf6 fu6 much menor en 1933 que en 1925.
De la misma manera, a causa de la imposici6n de elevadas tarifas, la
importaci6n de arroz baj6 de 234.519.000 kilos en 1928 a 142.634.000
kilos en 1932, una disminuci6n de 91.885.000. La producci6n, segin
datos no oficiales, aument6 de 4.550.000 kilos a 28.800.000 kilos, lo
que represent un aumento de 24.250.000 kilos. El aumento en la
producci6n domestica, por tanto, fuW de s61o el 28 por ciento de la
disminuci6n de las exportaciones.
Estos ejemplos demuestran que, en various casos, el resultado del
excesivo proteccionismo, agregado a la p6rdida general del poder ad-
quisitivo, ha sido la disminuci6n de la cantidad de alimentos consumida
por el pueblo cubano y el encarecimiento de la vida. La manteca pro-
porciona uno de los ejemplos mis salientes. A pesar de los sucesivos






VIDA ECONOMIC 63

aumentos en los derechos a la manteca, los productores cubanos no
pudieron satisfacer las necesidades del pueblo 24-25 y, en consecuencia,
las importaciones de aceite de oliva y de otros aceites vegetables
aumentaron de 1925 a 1933, al propio tiempo que el precio de la
manteca de cerdo era much mis alto en Cuba que en los Estados
Unidos. En los primeros meses de 1934 la manteca de cerdo se de-
tallaba en Cuba entire 21 y 22 centavos la libra cuando en Chicago se
cotizaba a menos de 3 centavos la libra. Esta diferencia, en parte, es
de presumir que se debiese a una pl6tora temporal en el mercado norte-
americano. Sin embargo, parecia obvio que el pueblo cubano podia
obtener en los Estados Unidos un articulo alimenticio fundamental a
un precio much mas bajo que aqu1l con que Cuba podia producirlo.
El program de nacionalismo econ6mico inaugurado en 1927 puede
haber tenido algunas caracteristicas de merito, especialmente al esti-
mular la producci6n local de articulos alimenticios; pero estimul6
ciertas industries locales a un costo excesivo, y no impidi6 el incremento
del desempleo y de la miseria en el pais ni pudo libertar a Cuba de su
fundamental dependencia del azicar y el tabaco.

8. Los INTERESES DE OTROS PAUSES
Aun durante la era colonial Cuba dependia mis y mAs de los
Estados Unidos, como mercado. Esta dependencia aument6 rapida-
mente al establecerse la Repliblica y concluirse el tratado de reciproci-
dad de 1902 y el tratado permanent de 1903. En 19o8 se lleg6 a un
punto culminante cuando los Estados Unidos compraron el 87 por
ciento de las exportaciones totales de Cuba. Esta, en cambio, adquiria
grandes cantidades de products industriales y agricolas de los Estados
Unidos. En 1924 Cuba ocupaba el cuarto lugar entire los paises que
compraban a los Estados Unidos; pero, a causa de la disminuci6n en
sus exportaciones de azlcar Cuba, necesariamente, tuvo que reducir
sus compras y en 1933 ocupaba el decimosexto puesto entire los paises
que compraban articulos norteamericanos. De esta manera, pues, las
exportaciones de los Estados Unidos a Cuba, aparte de los products
alimenticios, disminuyeron de $133.o89.ooo en 1924 a $18.294.200 en
1933, cifra que represent una octava parte de la alcanzada en 1924.
Esta situaci6n aparece detallada en el siguiente cuadro:

24-25 La importaci6n de manteca baj6 de 39411 toneladas a 9897 toneladas entire 1928
y 1932. En el 61timo aflo citado los cerdos sacrificados en el pais sumaron s6lo 7842
toneladas, inclusives la came y la manteca. Afin en el caso de que Cuba hubiese podido
producer manteca en cantidades suficientes para satisfacer la demand local, se habria
producido un sobrante de came de puerco en exceso de las necesidades de la demand.







64 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
COMERCIO DE CUBA CON LOS ESTADOS UNIDOS
Importaciones de Estados Unidos Exportaciones a Estados Unidos
A~o Cantidad % del total Cantidad % del total
1924 .... $191.571.ooo 66.1 $320.263.oo000 83.3
1925.... 187.224.000 62.9 264.200.000 74.6
1926.... 16.o51.00oo 61.4 242.882.000 80.5
1927.... 159.056.oo000 61.7 256.143.000 78.8
1928.... 122.349.000 60.8 202.533.000 72.8
1929.... 127.051.000 58.7 208.774.ooo 76.6
1930.... 91.872.000 56.5 i6.i 6.ooo 69.0
1931.... 45.940.oo000 57.4 89.074.000 74.9
1932.... 27.653.000 57-3 57.482.000 71.3
1933.... 22.674.000 53.5 57.112.00ooo 67.6

En resume, las exportaciones de los Estados Unidos a Cuba, asi
como las de Cuba a los Estados Unidos, declinaron no s6lo absolute
sino relativamente a las de los demAs paises. Por otra parte, la propor-
ci6n de las exportaciones cubanas adquiridas por Inglaterra aument6
del 7.3 por ciento en 1926 a 19.4 por ciento en 1932, al propio tiempo
que la proporci6n de las importaciones britanicas en Cuba pas6 del
4.8 por ciento al 5.8 por ciento. La proporci6n de las exportaciones
espafiolas subi6 del 0.5 por ciento en 1925 a 3.2 por ciento en 1932,
mientras que su proporci6n de importaciones aument6 del 4.4 por
ciento a 6.2 por ciento.

9. CONVENIOS COMERCIALES
En un esfuerzo para aumentar su comercio exterior con otros
paises,26 aparte de los Estados Unidos, Cuba hizo un tratado commercial
con Espafia, que se firm el 15 de julio de 1927. Por este tratado Cuba
convino en admitir libres de derechos las aguas minerales espafiolas y
los ladrillos corrientes. Ademas, Cuba se comprometia a no aumentar
las tarifas que regian el 15 de septiembre de 1925 sobre los vinos,
licores, aceites, pescado en conserve, vegetables, almendras verdes,
pasas, castafias, nueces, aceitunas, higos secos y otros various products
espafioles. En cambio, el gobierno espafiol convenia en rebajar los
impuestos al tabaco importado por la Compafiia Arrendataria. Ademis,
este monopolio se comprometia a comprarle a Cuba tabaco por valor
de no menos de 9.000.000 de pesetas al afio. Cuando la producci6n
espafiola no bastase a satisfacer el consume domestico, el gobierno
26 El tratamiento de naci6n mis favorecida le fu6 concedido tambien a Jap6n por
decreto nim. 458, de ii de abril de 1930, que dejaba a salvo los beneficios especiales de
que disfrutan los Estados Unidos. El decreto n6m. 1909, de 29 de noviembre de 1929,
concedi6 a Canada los beneficios de la tarifa general a cambio de recibir de Canada los
beneficios de la tarifa intermedia. Viaso Tratados, convenios y convenciones ..., desde
19z6, La Habana, p. 825 y siguientes.







VIDA ECONOMIC 65

espafiol autorizaria la importaci6n de azfcar crudo de Cuba, que
pagaria derechos iguales al impuesto de producci6n que gravaba al
azficar national.27 Aparte de estas concesiones especiales, este tratado
concedia a cada una de las parties el trato de naci6n mas favorecida,
except que Cuba no podia invocar el beneficio de esta clAusula res-
pecto a la concesi6n hecha por Espafia a Portugal o al Marruecos
espafiol; ni Espafia, a su vez, podia reclamar los beneficios concedidos
por Cuba a los Estados Unidos. Aunque despues de la conclusion de
este tratado la proporci6n del comercio exterior de Cuba con Espafia
mejor6 ligeramente, era evidence que el future de Cuba estaba es-
trechamente ligado al mercado de los Estados Unidos.28
Los Estados Unidos, preocupados por la inestabilidad political de
Cuba y deseosos de aumentar sus propias exportaciones, tomaron dos
fundamentals iniciativas, en 1934, acerca del comercio con Cuba. La
primera fu6 la Ley Jones-Costigan, de 9 de mayo de 1934,29 que au-
torizaba un sistema definitive de cuotas azucareras para los principles
abastecedores del mercado norteamericano. A virtud de esta ley la
cantidad de azfcar que Cuba podia exportar a los Estados Unidos fue
fijada en 1.902.000 toneladas cortas, al afio. El president de los
Estados Unidos, en uso de sus facultades sobre tarifas, al propio tiempo
redujo en medio centavo la libra, los derechos al azficar. Aparente-
mente, a causa de la influencia de los intereses remolacheros norte-
americanos, la Ley Jones-Costigan di6 a Cuba una cuota inferior a la
mitad del promedio que la Isla exportaba durante el period de 1924 I
a 1929.
De manera similar, debido a la influencia political de los refina-
dores norteamericanos, la Ley redujo en un 16 por ciento la cantidad
de azficar refinado que Cuba export a los Estados Unidos durante
1932. Sin embargo, la Ley Jones-Costigan sirvi6 para detener la
decadencia de la industrial azucarera cubana de crudos y para au-
mentar el precio del azfcar cubano.
Segundo, los Estados Unidos y Cuba firmaron un nuevo convenio
27 Tratados, convenios y convenciones ., ya citado, p. 295.
28 Cuba, sin embargo, compra mas de dos veces a Espafia de lo que vende a este
pais, a pesar de los giros de los espafioles en Cuba, segin se ve en el cuadro siguiente:
Aio Exportaciones a Espaiia Importaciones de Espania
1928 ............ $4.340.282 $9.382.433
1929 ............ 3.273.138 8.929.258
1930 ............ 2.484-715 7.583.587
1931 ............ 1.781.024 4.181.442
1932 ............ 1487.780 2.979.092
$13.366.939 $33.055.812
29 Tcnicamente esta ley constitute una enmienda a la Ley de Rehabilitaci6n Agri-
cola; pero en lo adelante nos referiremos, a ella en este informed como la Ley Jones-
Costigan.







66 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA

commercial el 24 de agosto de 1934, suplementando el tratado de reci-
procidad de 1902. En este convenio los Estados Unidos en efecto hacen
nuevas reducciones en los derechos del azicar cubano hasta dejarlo a
.90 centavos la libra,30 y en el ron cubano, tabaco, frutas y vegetables
frescos. Sin embargo, en vista del program de control del tabaco que
hay en los Estados Unidos, las importaciones de tabaco fueron limitadas
al 18 por ciento de la cantidad total que se us6 en los Estados Unidos
el afio anterior para la elaboraci6n de cigarros. Mientras que el pro-
grama de control norteamericano fu6 protegido por esta ingeniosa
media, las exportaciones cubanas de tabaco deben aumentar el afio
pr6ximo en dos millones de pesos. Aunque los Estados Unidos se com-
prometieron a rebajar los derechos sobre las frutas y vegetables de Cuba,
esas rebajas s6lo tendrin lugar durante la temporada en' que los vege-
tales y las frutas todavia no han madurado en los climas septentrio-
nales.31 El grado de estas concesiones queda indicado por el hecho de
que el convenio con Cuba ha sido objeto de critics several en Puerto
Rico, con el argument de que las reducciones hechas en los derechos
pagados por los products cubanos, disminuiran las ventas de tabaco,
vegetables y frutas, de Puerto Rico, que entran en los Estados Unidos
libres de derechos.
A cambio de las ventajas obtenidas en esta forma para su azfcar,
ron, tabaco, y legumbres, Cuba hace varias concesiones a los Estados
Unidos. En primer lugar, reduce los derechos de importaci6n a los
products estadunidenses, en terminos generals aumentando el prefe-
rencial de que disfrutan los mismos, sobre los derechos arancelarios
ordinarios de Cuba, en conformidad con el Tratado de 1902. En segundo
lugar, Cuba conviene en no aumentar los derechos existentes sobre un
gran nimero de products de los Estados Unidos, durante la vigencia
del convenio.32 En tercer lugar, Cuba conviene en esclarecer su nomen-
clatura arancelaria existente, lo cual significari un beneficio para los
30 Vease p. 287. Los derechos al ron fueron disminuidos desde $4 hasta $2'so el
gal6n; los derechos del tabaco de capa, desde $i'oo la libra, a $1'5o la libra; en cigarros,
desde $2'8o la libra y 20 por ciento ad valorem, a $2'25 y 12V2 por ciento ad valorem.
51 La reducci6n de derechos en cuanto a las toronjas se limita a la temporada desde
I.* de agosto hasta 30 de septiembre; para las habas limas y las calabazas, de i.
de diciembre a 31 de mayo; para las patatas, tomatoes frescos y pepinos, de 1. de
didembre hasta finalizar febrero; y respect a las berenjenas y el quimbomb6, de I.
de didembre hasta 31 de marzo. Aunque los aguacates quedan en la lista libre, Cuba
convino, en un intercambio de notas, en prohibit todos los embarques de aguacates para
los Estados Unidos, cada afio, except durante los meses de junior a septiembre, lo que da
una protecci6n del ioo por ciento, en lo que respect a Cuba, a los productores de
aguacates de Florida y California, durante el resto del afio. Ademis, la reducci6n en los
derechos al az6car, hecha por este convenio, queda en efecto mientras dure el sistema
norteamericano de las cuotas. Vease p. 289.
82 El convenio regiri por tres alios, pudiendo despues ser terminado por cualquiera
de los dos gobiernos, previa notificaci6n. En caso de que expire el convenio, entraran
automaticamente en vigor las disposiciones del convenio de 1902.







VIDA ECONOMIC 67

negocios norteamericanos y para el comercio extranjero en general."3
En cuarto lugar, Cuba conviene en reducir los impuestos internos
cobrados a muchos products de los Estados Unidos, y en no aumentar
los impuestos internos sobre numerosos articulos importados de la
Repfiblica norteamericana.34 Esta concesi6n es de importancia, particu-
larmente por lo que respect a la manteca de puerco, en virtud de que
Cuba conviene en abolir para el 3 de septiembre de 1936 el impuesto
al conrumo de $i por 1oo libras que ahora cobra a este product.
Asimismo, Cuba conviene en abolir, dentro de un plazo de dos afios,
un impuesto semejante sobre la harina de trigo. Finalmente, Cuba
conviene en no imponer restricciones cuantitativas a cualesquiera
articulos que sean objeto de una reducci6n arancelaria en el tratado.35
Al igual que los Estados Unidos, Cuba se obliga a no imponer ninguna i
restricci6n nueva a los pagos o transferencias de los medios de pago I
que impongan una carga indebida al comercio.36
Las concesiones mas valiosas que hace Cuba a los Estados Unidos,
son probablemente las que se relacionan con la manteca de cerdo y
los products derivados. En esta forma, Cuba conviene en reducir
gradualmente los derechos sobre la manteca, de $9'18 a $I'45 por
cada 100 libras. Asimismo, se compromete a reducir los derechos sobre
los aceites de semilla de algod6n, de maiz y de habas soya, de $4'36
P.B.T.,37 a 88 centavos, por lo que toca al product crudo; y de $6'45 a
$1'36 en el caso de los aceites refinados. Ademrs, aumenta el preferen-
cial de los Estados Unidos en aceite crudo a 35 for ciento y en aceite
refinado a 30 por ciento. Otras reducciones menos cuantiosas han sido
hechas en los products de cerdo (aparte de la manteca), tales como

33 Estos cimbios en la nomenclatura fueron hechos por decreto unilateral, anterior
a la firma del convenio.
34 Los Estados Unidos contraen una obligad6n semejante por lo que toca a los
products cubanos.
35 Los Estados Unidos aceptan la misma estipulaci6n, pero la restricci6n, en realidad,
es unilateral, ya que los Estados Unidos tienen autorizaci6n expresa para fijar una
cuota al azflcar y al tabaco cubanos. Ambos paises podrin imponer prohibiciones o
restricciones por razones de orden puiblico o de moral, etc., o cuando est6n destinadas
"a hacer extensive a los products importados un regimen anilogo al que afecte a
products domesticos iguales o que compitan, tales como las restricciones impuestas
sobre products importados cuya producci6n pueda ser restringida en el pais impor-
tador." Otra estipulaci6n aparentemente unilateral consiste en que la reducci6n al
derecho arancelario sobre el azscar hecha por este convenio, expirarr automrticamente
en caso de que termine el sistema de cuotas establecido por la Ley Jones-Costigan, en
tanto que las reducciones que hace Cuba son permanentes durante la vigencia del
Tratado. Igualmente, las ventajas concedidas al tabaco cubano expirarAn si terminal el
program de control de tabaco en los Estados Unidos.
36Al parecer, esta estipulaci6n tiene como objeto impedir la re-expedici6n del
Decreto-ley monetario de 2 de junior de 1934, no obstante que el articulo no se
aplica las medidas que restrinjan la exportaci6n del oro y la plata. Vease capitulo
XIV. En el caso de que el gobierno de cualquiera de los dos paises consider que el otro
gobierno no ha cumplido con las condiciones de esta estipulaci6n, podri terminar el
convenio previa notificad6n de 30 dias.
3 Peso bruto y tara.






68 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
tocino y jam6n curtido. Al propio tiempo, Cuba otorga concesiones
principalmente aumentando el preferencial americano a la harina de
trigo, al arroz, a las frutas frescas, secas o evaporadas, a los alimentos
para animals y aves de corral, a las sardinas conservadas, al salm6n
y a otros pescados y mariscos, a los chicharos, a los esparragos, a las
Scares conservadas, al maiz, y a las galletas y bizcochillos. El gobierno
cubano otorga concesiones a un nimero limitados de tejidos asi como
un aumento de 30 por ciento en el preferencial para los tejidos de
iay6n, las hilazas de seda y otras hilazas. Iguales beneficios se con-
ceden a los autom6viles de pasajeros, aparatos de radio, equipo para
peliculas cinematogrdficas sonoras, maquinas industriales, barras de
hierro y acero y piezas estructurales, alambre de cobre, tubos de hierro
fundido, bombillos el6ctricos, cigarrillos y otros numerosos products.
Como resultado de estas concesiones 38 la industrial local de cerdos
Sy la manufacture de aceites vegetables crudos y refinados, en su mayor
Spare en manos de la Corporaci6n Hershey, serAn probablemente elimi-
nadas. Esto no quiere decir, sin embargo, que la cria de cerdos por
los agricultores locales se verA necesariamente afectada por el tratado.
Si el gobierno de Cuba desea desarrollar la cria de cerdos para fines
de subsistencia en vez de para prop6sitos comerciales, seria con-
veniente que eliminara las restricciones actuales impuestas al uso del
suero contra el c6lera porcino. Por otra parte, el nuevo tratado pro-
bablemente impedira la expansion de la manufacture de niquel y
aluminio en Cuba. Para proteger una pequefia fAbrica que producia
utensilios de cocina y que empleaba menos de veinte obreros, el
gobierno cubano habia impuesto un derecho virtualmente prohibitive
que equivalia a mas del 50 por ciento ad valorem. El convenio
commercial estipula una reducci6n en la tarifa de estos products de
Estados Unidos de $50 a $37'5o por ioo kilos. Asimismo, durante
las negociaciones del tratado el gobierno cubano redujo unilateral-
mente los derechos sobre pinturas mezcladas, esmaltes, lacas y bar-
nices al nivel en que se encontraban en 1927, ademis de que el
convenio garantiza que no se aumentaran estos derechos. Esta reduc-
ci6n limitara probablemente el desarrollo poco econ6mico de ciertas
ramas de la industrial local en las que estaba personalmente interesado
el president Machado. Al aumentar el preferencial de Estados Unidos
con respect al arroz, el convenio podrA tener el efecto de impedir
la expansion commercial del cultivo del arroz en Cuba, pero dificilmente
causarA dafios a la industrial existente que no pudo crecer durante los
tiltimos afios a pesar de que contaba con fuerte protecci6n arancelaria.
I Por otra parte, el nuevo convenio no afecta adversamente la producci6n
38 El convenio todavia retiene un derecho de $3'20 por ioo kilos sobre manteca de
los Estados Unidos, cuyo equivalent ad valorem es de cerca de 23 por ciento.






VIDA ECONOMIC 69

cubana de las siguientes substancias alimenticias, no obstante que i
muchas de ellas estaban siendo importadas en una 6poca de los Estados I
Unidos: sal, 6leo, aceite, huevos, aves de corral, maiz, carnes y de-
rivados de la leche, frijoles negros y frijoles carita,39 papas,40 ciertos i
derivados de la industrial de aceites vegetables, embutidos, y galletas I
ordinarias. Igualmente, el nuevo convenio no afecta adversamente a
la producci6n cubana de telas de algod6n en piezas del tipo que pro-
duce Cuba, tales como sibanas, cambray y mezclilla. No se concedi6 I
preferencial alguno a articulos de algod6n basto de punto de media I
ni al hilo de algod6n para coser, de los Estados Unidos. Ademrs, el f
nuevo convenio no afecta las industries domesticas de cemento gris y
ladrillo, la producci6n de tuberia pequefia de drenaje, ni las industries :
cubanas de fabricaci6n de muebles y de curtido de pieles. Si bien es i
cierto que se aumenta el preferencial de los Estados Unidos en lo que j
respect a los derechos sobre jabones, en un io por ciento, este i
aumento no parece ser suficiente para afectar la industrial local de I
jabones que ha estado protegida por derechos muy altos. Con objeto I
de disminuir el costo de la manufacture local de calzado, se aument6
en io por ciento el preferencial de los Estados Unidos sobre cueros
que se usan para la fabricaci6n de calzado, pero no se hizo cambio
alguno en los tipos del preferencial del calzado fabricado en los Estados 1
Unidos, dejando intacta en esta forma a la industrial cubana de calzado ,.
de cuero.
El nuevo convenio commercial no va a tener efectos algunos con
relaci6n a la protecci6n excesiva que reciben varias industries do-
m6sticas, que no parecen haber justificado su existencia desde el
punto de vjsta del pais en general. Por ejemplo, como resultado de la
enorme protecci6n existente, una sola industrial local satisface prActi-
camente toda la demand de tuberia de drenaje, no obstante que
podrian comprarse estos tubos much mas barato en el extranjero si
los derechos fueran mas bajos. En igual forma el nuevo convenio casi
no afecta en lo mas minimo a la producci6n de aguas y polvos de
tocador, que s6lo existe en virtud de la protecci6n excesiva de que
goza y que cobra al consumidor un precio muy superior al que justi-
ficaria su calidad. Tampoco afecta el derecho de 60 por ciento ad
valorem sobre prendas de vestir de seda que en un tiempo se im-
portaban en grandes cantidades. Al present el mercado esta controlado
por unas cuantas fabricas, de las cuales ninguna es propiedad de
8 Por lo que toca a los frijoles colorados, que Cuba esti produciendo actualmente
en cantidades crecentes, se hace una ligera concesi6n a los Estados Unidos.
40 Sin embargo, durante el period en que Cuba importa papas, es decir, del I de
julio al 31 de octubre, se reduce en 50o por dento el derecho sobre este product de
Estados Unidos.






70 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
cubanos, y porporcionan un product de inferior calidad al consumidor
cubano a un precio que s6lo deberia cobrarse por articulos de alta
calidad. El inico cambio que el convenio hace en este sentido consiste
en aumentar en o1 por ciento el preferencial de los Estados Unidos
con lo cual se reduce el derecho sobre los products de esta indole
procedentes de Estados Unidos, al 50 por ciento ad valorem.
SNo obstante que el convenio commercial protege la mayoria de los
proyectos recientes de diversificaci6n en Cuba, si aumenta las ventajas
de los Estados Unidos en comparaci6n con los competidores extran-
Sjeros en el comercio de Cuba. El convenio dafiara sin duda alguna la
exportaci6n a Cuba de aceite de oliva de Espafia, en virtud de que
se ha importado este aceite como substitute de la manteca, cuyo precio
ha reducido el convenio. Ademas, las concesiones otorgadas por
Cuba a los Estados Unidos harin extremadamente dificil para el
Jap6n el competir en hilazas, alambre de cobre, bombillos el6ctricos y
S"cellophane." Sin embargo, como el Jap6n compra muy poco en Cuba,
! no estA en condiciones de aplicar medidas de represalia. En algunos
casos, el m6todo que se ha empleado para aumentar las ventajas norte-
americanas, es decir, aumentar el preferencial de los Estados Unidos y
aumentar al mismo tiempo los derechos arancelarios generals, resultarA
en el alza de los precious para el consumidor cubano.41 Sin embargo,
Cuba retiene complete libertad para reducir ciertos derechos o para
abolir otros, siempre que se respete el preferencial otorgado a los
Estados Unidos al tratarse de la reducci6n de derechos. A este respect,
el convenio commercial se diferencia de los pactos de Ottawa concluidos
entire las naciones miembros del Imperio Britinico, en los cuales se
establecieron en libras esterlinas mArgenes absolutos para ciertos pro-
ductos determinados, mis alli de los cuales ningun derecho podria
ser reducido. AdemAs, los aumentos en el preferencial de los Estados
Unidos se limitan en gran parte a products que en su mayoria
i se important de este pais. Al negociar el convenio, Cuba tuvo la pre-
Scauci6n de proteger las principles importaciones de la Gran Bretafia
! y de Espafia (con excepci6n del aceite de oliva), a fin de no poner en
Speligro el mercado britAnico para el azficar crudo y el mercado espafiol
I para tabacos de grado inferior.
El convenio commercial, especialmente, no afecta un gran nfimero de
products que compra Cuba en su inmensa proporci6n de paises
diversos de los Estados Unidos. A continuaci6n se inserta una lista de
estos principles products.
41 No se aumentaron los derechos en el convenio commercial, pero en el Decreto-ley
n6m. 440, de 24 de agosto de 1934, el gobierno cubano aument6 unilateralmente los
derechos arancelarios sobre mis de 300 articulos. Gaceta Oficial, Edicidn Extraordinaria,
nim. 76.







VIDA ECONOMIC

PRINCIPLES IMPORTACIONES CUBANAS DE PASSES DIVERSOS DE LOS
ESTADOS UNIDOS, 1932


Total del
comercio
en 1932
(en miles Principales
de ddlares) vendedores


LAminas de hierro-estafiadas. $ 242.8
Materiales de curtiduria ..... 134.7
Medicinas de patente ....... 847.9
Products biol6gicos ........ 104.4
Hilos para tejer a mano...... 509.8
Sacos de yute .............. 2006.9
Tejidos de cAfiamo y lino .... 205.8
Tejidos de otras fibras vegetables 217.5
Tejidos de otras fibras vegetables 122.o
Tejidos de lana: en piezas .... 419.7

Tejidos de seda: en piezas.... 847.6
Papel (manila) ............ 170.6
Paja para manufacturer
sombreros ............... 126.2
Quesos ........... .... .. 117.4
Leche condensada .......... 730.7
Bacalao ................... 524.8
Garbanzos ................ 402.8
Cebollas y ajos............. 189.9
Cebollas y ajos............. 161.8
Aceite de oliva ............. 1341.3


P


Reino Unido .........
Espafia, China, Italia..
Francia ..............
Francia, Alemania .....
Reino Unido .........
India Britinica ......
Irlanda, Reino Unido...
B61gica, Jap6n .......
Jap6n, Reino Unido ...
Reino Unido, Francia,
Espaiia ...........
Jap6n ...............
Alemania, Suiza .......
Reino Unido, Jap6n,
Suiza .............
Holanda ............
Holanda, Noruega .....
Noruega, Canad .....
Mexico ..............
Egipto, Chile, Espafia..
Espafia .............
Espafia ..............


orcentaje
de los
Estados
Unidos
47.9
17.1
35.6
63.5
9.1
26.9
.3
26.2
31.7

5.2
72.5
50.3

.1
20.1
II.9
1.7
.3
14.6
38.2
.01


Hay, ademas, un gran nfunero de otros articulos cuya importaci6n
en 1932 fuI de menos de $ioo.ooo, para cada uno.
El convenio no aumenta el preferencial de los Estados Unidos con
respect a ninguno de los articulos que acaban de enumerarse, y Cuba
queda en libertad de negociar con cualquier otro pais extranjero con
respect a ellos. Bien es cierto que si Cuba concluye un convenio
commercial con un tercer pais para reducir los derechos sobre cualquier
articulo, los Estados Unidos recibiran automaticamente un preferencial
sobre los derechos ordinarios que se reduzcan. Por ejemplo, si Cuba
decidiera reducir en favor del Reino Unido los derechos sobre hilo
de algod6n para tejer a mano, el preferencial de los Estados Unidos
se basaria sobre el nuevo derecho concedido al Reino Unido, y no
sobre el antiguo derecho. Sin embargo, dado que los paises extranjeros
ya predominan en el comercio de los articulos enumerados en la tabla
que antecede, es poco probable que la aplicaci6n del principio del
preferencial tenga un efecto adverse serio si Cuba quisiera hacer
concesiones reales a los paises extranjeros por lo que respect a esos
products. De hecho, si Cuba redujera los derechos arancelarios


Arttculo







I2 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
generals con respect a estos products, la diferencia real en d61ares
entire el derecho general y el preferencial disminuiria inmediatamente
y como resultado de ello posiblemente menguaria la participaci6n de
los Estados Unidos en el comercio de cualquiera de esos articulos.
Si actualmente los Estados Unidos no pueden obtener una proporci6n
mayor del comercio de los susodichos articulos, es muy poco plausible
suponer que su participaci6n fuera a aumentar si Cuba redujera sus
derechos arancelarios generals.
Por lo antedicho, es just concluir que el convenio commercial entire
Cuba y los Estados Unidos represent un esfuerzo serio para revivir
las principles exportaciones de Cuba y estimular el comercio de los
Estados Unidos sin afectar seriamente el reciente movimiento de
diversificaci6n en Cuba y sin cerrar la puerta a la negociaci6n de con-
venios comerciales entire Cuba y otros paises.
La Ley Jones-Costigan, junto con el nuevo convenio commercial
ofrecen a Cuba un mercado para el future que no seri tan grande
como el que tuvo la Isla en los Estados Unidos antes de 1925, pero
que, al menos por un period de tres afios, sera razonablemente seguro.
Durante este period Cuba recibe la oportunidad de reorganizar su
economic internal con objeto de emprender actividades agricolas que
disminuyan su dependencia casi absolute en el azficar y en el tabaco
y que resuelvan los numerosos problems sociales que Cuba confront
i en la actualidad.













CAPITULO IV


ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA

La familiar es la instituci6n fundamental sobre que descansa la
sociedad cubana.1 Ninguna de las otras formas de organizaci6n social I
tiene fuerza comparable a la de la familiar. Las comunidades locales
estin unidas sin gran cohesion. En la gran mayoria de los casos los
municipios y las provincias de Cuba no tienen profundas raices his-
t6ricas o culturales; y aunque nominalmente la poblaci6n es cat6lica, I
la Iglesia parece tener poca influencia. Hay unas cuantas organiza- i
ciones protestantes en active y hasta puede que esten progresando;
pero todavia son d6biles.
Si hacemos abstracci6n de la familiar, la principal forma de asocia-
ci6n no political es el club social, desde los elegantes Country Club y
Yacht Club, de La Habana y los florecientes clubs rotarios de las
principles ciudades hasta los casinos y liceos de los pueblos y las
sociedades de los cubanos de color. Hasta el villorrio de La Sierra,
cerca de Cienfuegos, con s610 200 habitantes, tiene una sociedad de
que estaria orgullosa una poblaci6n norteamericana de 2500 vecinos.

i. LA FAMILIAR CUBANA
La familiar cubana es interesante en si misma por su forma de
organizaci6n, el nflmero de sus components, su fuerza y el papel que
desempefia en la estructura social. Es una uni6n mon6gama en la cual
la posici6n de la mujer es excepcionalmente elevada. En los distritos i
urbanos tiende a seguir las normas de organizaci6n de la familiar
modern tipica de las ciudades; pero en el campo, con frecuencia,
adopta las caracteristicas patriarcales campesinas que todavia se
SEs dificil el determinar si la familiar, como instituci6n, esti perdiendo terreno en:
Cuba, como ocurre en otros paises. En 1919, por ejemplo, el nfimero de families
acus6 un aumento de s61o 19.5 por ciento sobre la propord6n existente en I907,
aunque la poblaci6n, en ese period, aument6 un 41 por ciento. Censo de la repdblica
de Cuba, 1919, p. 381. Durante el mismo period la familiar probablemente aument6 en
cuanto al nimero de sus individuos. Desde 191o, sin embargo, parece que la natalidad
del pais ha disminuido. Vease el Cap. V. Los divorcios se ban multiplicado durante los
ultimos afios y alcanzan ahora la cifra de 400 por afio. La proporci6n de 1932 fu6
de 1oo por mill6n de habitantes, que es muy inferior a la de los Estados Unidos, cuya
proporcid6n es de 1280. En Cuba, como en muchos otros paises, hay numerosos con-
cubinatos. El porcentaje de los concubinatos, comparado con el de matrimonios, baj6 de
23 por dento en 1899 a 19 por dento en 1907 y a 13 por ciento en 1919, despues de .
cuya fecha ha aumentado a un 16 por ciento en 1931. Estos concubinatos, por loI
demis, dicen poco sobre la verdadera fuerza de la familiar.
75






76 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
encuentran en muchas parties de Europa y en algunos distritos aislados
de los Estados Unidos. Como consecuencia de 6ste y de otros factors,
la familiar cubana que vive con un mismo presupuesto de ingresos y
gastos tiende a ser mayor que la que encontramos en los Estados
Unidos y en Canadi. En Cuba se concede menos atenci6n a la restric-
ci6n de la natalidad que en los paises industrializados de Europa o de
America. En parte debido a las causes que anteceden, la familiar pre-
senta una mayor solidaridad, una mayor potencia, y desempefia un
papel much mis important en el conjunto de la organizaci6n social
que el que tiene en los paises comercializados con los que comparamos
a la sociedad cubana.
Como que en una parte de esa sociedad se concede gran importancia
a la vida dom6stica y a la agriculture mientras que en la otra los que
perciben salaries son o trabajadores en las colonies o vecinos de las
ciudades, result inevitable que la familiar tenga un papel variado.
En las regions puramente rurales y menos comercializadas la familiar
tiene mas solidaridad y una mayor parte en la organizaci6n social que
en las colonies o en las ciudades. En general, sin embargo, la racionali-
zaci6n econ6mica de la vida cubana esta tan poco desarrollada si la
comparamos con la de los paises industrializados, que la familiar tiene
una participaci6n sumamente important en las funciones sociales.
La familiar cubana es mis numerosa que la que encontramos en
paises industrializados; y el element rural de la misma tambien es
mayor que el urban. La riqueza, sin embargo, compensa en parte
esta desproporci6n; y como que el tipo general de la organizaci6n de
la familiar es muy fuerte, nos encontramos con que los matrimonios
urbanos acomodados tienen numerosa prole o mantienen muchos de
sus otros parientes. Como ejemplo podemos citar el caso de un colono
acomodado de Santiago. Su familiar se compone de los siguientes
elements: el jefe de la misma (45 afios de edad); su esposa (41);
una hija (23), que es maestra de escuela; un hijo (21), que ayuda
al padre en sus negocios, y otros hijos cuyas respectivas edades son
como sigue: 20, 18, 16, 14, 12, o1, 8, 6, 4, y 2 afios. La madre del jefe
de esta familia-anciana de 70 afios-vive al abrigo de aqu6l quien
tambien contribute al sostenimiento de dos hermanos suyos, uno de
47 afios y otro de 34. Finalmente, un cufiado de este colono vive con
su familiar en una casa propiedad de aquel y no paga el alquiler de la
misma desde que comenz6 la crisis econ6mica. La familiar tenia un
ingreso total en 1933 de $91oo o unos $600 por persona. Esta cantidad
puede ser comparada con la de menos de $90 por persona que fu6 el
promedio que hubo en Cuba durante ese afio.
Por lo comtn, sin embargo, las families de este tipo estan directa-






ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA 77
mente relacionadas con la agriculture y viven en distritos rurales.
Por ejemplo, un campesino que vive cerca de Holguin en una finca
con 2 caballerias y media de tierra, tenia la siguiente familiar compuesta
de 23 personas: el jefe de la misma (55 aiios de edad); su esposa (48);
12 hijos desde 7 hasta 26 afios de edad; 2 nueras y 7 nietos. Esta
familiar vivia en tres casas, pero tenia un presupuesto comin de gastos
e ingresos. La casa paterna era la del jefe de la familiar, quien la
habitaba con su esposa y diez hijos. Cada una de las otras dos casas
en la misma finca era habitada por un hijo con su esposa y ambas
albergaban a los 7 nietos. Los dos hijos mayores se habian separado
de la casa paterna y estaban trabajando en Holguin. La familiar tenia
ingresos efectivos de $605 los que, sumados a $950 en articulos de
consume, producidos en la finca, hacian un gran total de $1555, o sea
que tenian un ingreso real por persona ascendente a $68 e inferior,
por tanto, al promedio national. Ningdn observador habria dejado
de admitir, no obstante, que su standard de vida y su manera de
vivirla eran considerablemente superiores a los del promedio de la '.
mayoria de los cubanos.
Tambien pudieramos citar, para ilustrar mAs nuestra tesis, el
ejemplo de una familiar de 12 personas, en el central Preston. El jefe
de esta familiar era un trabajador que vivia en el batey y que cortaba
cafia durante la zafra y hacia siembras en las "guardarrayas" durante
el tiempo muerto. Era hombre de 45 afios de edad; su esposa contaba
34 y los io hijos tenian desde dos meses hasta 18 afios. Sus ingresos
totales eran de $387, $127 de los cuales eran en efectivo, y asi tenia
un promedio de $32 por persona, cada afio. Sus cultivos en los 24
cordeles de "guardarrayas" eran inadecuados y, por consiguiente, el
regimen alimenticio era muy limitado.
Estos casos, sin embargo, son extremes y no de promedio; porque
aqui hemos estado usando lo que los soci6logos llaman el m6todo
tipol6gico,2 con preferencia al de los promedios.
El decir que la familiar rural cubana represent un promedio de
500 personas por cada 100 hogares, y que su ingreso real durante 1933
fuM menos del promedio national de $90 para su sustento, por persona,
no nos da una idea exacta de la verdadera situaci6n. Por ello ofrecemos
aqui un cuadro demostrativo de la distribuci6n de algunas families
tipicas segin su tamafio e ingresos. Comprende una selecci6n de 113
families, escogidas con el prop6sito de representar las diferentes capas
de la sociedad cubana, desde el cortador de cafia hasta el colono mis
o menos acomodado. Esta selecci6n consiste principalmente de families
rurales; pero en vista de que abarca un grupo representative de San-
tiago y de las ciudades pequefias mAs importantes de la Isla, debieran
2 Que comprende la selecci6n y el studio de casos tipicos.







78 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
habersele afiadido tambi6n unas 25 families de La Habana, para que
de este modo resultara mis integralmente representative de toda Cuba.

FAMILIES TIPICAS POR GRUPOS SEGON SUS INGRESOS
Nzmero de personas por vivienda o Total de
Grupos de ingresos reales familiar families
1 2 3 4 5 6 7 8 9 io


Hasta $600 por familiar
De $6oi a $Iooo ....
De $1ooi a $9090 ....
Todos los grupos ....


3 3 8 8
3388
I042
I o 4 2
1 0 1 2
5 3 13 12


o mds
o 4
3 6
9 i6
12 26


Tres grupos de ingresos aparecen en la tabla que antecede y en
cada uno el nimero de families estudiadas ha sido dividido de acuerdo
con el de sus components. De las 41 families que tenian ingresos hasta
$601, 16 tenian mas de 5 miembros. Quince de las 25 families con
ingresos entire $6oi y $1ooo, asi como 39 de las 47 cuyos ingresos eran
de mas de $iooo, tenian mrs de 6 miembros. Las families cubanas que
tienen nifios los tienen en mayor nfmero que las families de paises
industrializados. El siguiente cuadro da el promedio de individuos de
cada familiar y la media de ingresos por familiar y por persona.3

PROMEDIO DE INDIVIDUOS Y CONDICIONES ECONOMICS DE LAS FAMILIES,
POR GRUPOS, SEGUN SUS INGRESOS
Ingreso real
Promedio de por persona
Media de personas por (1933-1934)
Grupos segin sus ingresos vivienda basado
ingresos reales reales 1933-34 o familiar en la media


Hasta $600 classess pobres) ... $362
$601 a $Iooo (clase media) ... 824
$iooi a $9090 (acomodados) .. I520

Todos ..................... $826


4-34 $ 84
6.88 120
9.23 165

6.93 $ 90


Al interpreter este cuadro debe entenderse claramente que se ha
empleado la media y no el promedio como base de distribuci6n, como
tambi6n que no se ha hecho uso de coeficiente de correcci6n a base de
la preponderancia de los distintos grupos en la poblaci6n total. En
cuanto a este iltimo aspect del problema, la situaci6n general de las
classes pobres de Cuba se encuentra expresada mas adecuadamente por
el primer grupo, que es el de families con ingresos hasta $601. En
cuanto a las families del grupo acomodado, sus ingresos por persona

3 La media, en una series de nimeros, es aque~l que los divide en dos pordones con
igual n6mero de cifras cada una de aquillas.







ORGANIZAC1ON DE IA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA 79
en este cuadro resultan menosestimados, debido a que las families mis
pr6speras son tambi6n las mis numerosas; y como hemos dividido la
media de ingresos de este grupo de families acomodadas por el tamafio
promedio de la familiar, el ingreso por persona resultante aparece
indebidamente bajo.
Es important declarar que un tercio de las families pobres tienen
6 o mis miembros y, ademis, conviene agregar que existe una estrecha
relaci6n entire la riqueza y el nimero de miembros de la familiar. El
censo respalda a la conclusion de que tanto entire los pobres como entire
los ricos, el nimero de miembros de la familiar cubana es comparativa-
mente elevado.
La relaci6n entire la riqueza y el nimero de individuos de la familiar
es reciproca en dos respects. En primer lugar, cuantos mis individuos
que trabajan, cu'enta la familiar, mayores son los ingresos de la misma.
Un hombre y su esposa constituyen un productor y dos consumidores, I
o sea que estin en una proporci6n de uno a dos. Desde que se casan >
hasta que el nifio campesino tiene 12 afios, esta proporci6n decrece aiin
mis porque los nifios son consumidores y no productores. Despubs de
doce o trece afios de matrimonio, el n6mero de los productores en una
familiar aumenta mis rApidamente que el de los consumidores, princi-
palmente porque la reproducci6n disminuye y los nifios pequefios con-
sumen muy poco. El aumento en el nimero de productores culmina
en mayores ingresos hasta que la familiar tiende a llegar al cenit de su
potencialidad econ6mica.
La segunda circunstancia que relaciona la riqueza con el tamafio
de la familiar es que los acomodados no solamente pueden cuidar de
sus hijos hasta que son mayores, sino que tambi6n tienen mis acierto
en prepararles para la vida. Mientras la familiar permanece unida la
propiedad bAsica no tiene que ser dividida y el jefe de la familiar,
generalmente, escoge al miembro de la misma que ha de sucederle para
mantener unidos los bienes de todos. Los que no encuentran buenas
oportunidades fuera del hogar permanecen apegados a 6ste. Inevitable-
mente la riqueza y las largas families tienen alguna relaci6n entire si.
Hemos discutido estos detalles concretos para demostrar que la
familiar cubana desempefia un papel algo distinto del que generalmente
se le atribuye a la familiar en las sociedades urbanas. En Cuba se (
encuentra mas espiritu de familiar y menos individualism. La sociedad I
cubana es de tipo "familistico," es decir, que tiene a la familiar como
su base mas esencial y su element mis important, y 6ste es el vinculo
que la mantiene unida y es una de las razones por las cuales la de- -
presi6n ha causado menos sufrimientos en Cuba que los que habria
producido de haber sido mas d6bil el lazo que la une.







80 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
2. EL STANDARD DE VIDA
En Cuba las classes elevadas tienen, en muchos respects, los habitos
de sus iguales en otros paises. En un tiempo nmuchos de sus integrantes
fueron muy ricos y construyeron imponentes residencias en el Vedado
y Miramar. Los filtimos dias de cada semana los pasaban en quintas
campestres y en fincas. Hoy en dia estos elements han perdido much
de su dinero mientras la condici6n de las classes profesionales-medicos,
abogados, escritores y maestros--es, en muchos casos, casi tan critical
como la de la poblaci6n rural. Numerosos m6dicos, abogados y maestros
ganan actualmente s6lo $50 al mes, mientras que los sueldos de los
empleados pfblicos, aun en puestos importantes, son igualmente bajos
y con frecuencia se pagan con retraso de various meses.
Desde el punto de vista cultural la pequefia clase media esti
educada en la tradici6n clasica; pero las masas populares, sin embargo,
han recibido muy limitada educaci6n y tenido poca oportunidad para
: adquirirla. En 1899, el 63.9 por ciento de la poblaci6n no sabia leer.4
SAunque la situaci6n ha mejorado durante la Repfiblica todavia hoy
i la mitad de la poblaci6n, por lo menos, es analfabeta.
A pesar del alto porcentaje de analfabetismo la masa de la pobla-
ci6n cubana posee inteligencia natural y no pocos de sus components
han demostrado su resoluci6n de elevarse en la escala social. Cuando
lo consiguen, no solamente satisfacen sus necesidades econ6micas sino
que tambi6n dan libre expresi6n a instintos artisticos reprimidos por
la pobre condici6n en que viven. Ademas, el pueblo cubano carece de
ciertos vicios que afligen a otros paises. Excepci6n hecha de las classes
elevadas, el alcoholism es insignificant. La prostituci6n esti limitada
a las ciudades; pero es dudoso si en Cuba estA mAs generalizada que
en otros paises. El juego es el vicio mas extendido, representado en
las classes elevadas por los juegos de azar y los billetes de loteria y en
las classes pobres por las apuestas en las peleas de gallos. Esta iltima
diversion absorbe la atenci6n de muchos domingos pueblerinos, tal
Scomo ocurre con el baseball en los Estados Unidos. La posici6n de la
mujer en la familiar es relativamente alta. Muy pocas mujeres trabajan
en los campos y aun las mAs pobres muestran gran prurito en el vestir.
La poblaci6n usa mas el calzado que los otros paises tropicales.

Ingresos de la temporada de trabajo
Aunque en Cuba el azfcar ha desarrollado una economic indus-
trializada que en ciertos aspects represent las mas avanzadas formas
de la ciencia y de la mecanica, y aunque el pais ha tenido una moneda
stable y de alto precio, el standard de vida es bajo y oscilante. En
4 Report of the Census of Cuba, 1899, p. 148.

-;







ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA 81

otros capitulos se pone de relieve el caricter temporal del trabajo en
la industrial azucarera y se expone como, a consecuencia de la de-
presi6n, el period del "tiempo muerto" se ha prolongado. La industrial
tabacalera estA sujeta a las mismas variaciones y aun en las mejores
vegas de esta industrial hay por lo menos tres meses al afio en que s61o
trabajan una tercera parte de los empleados y otros siete meses en
que dos terceras parties o menos estan ocupados. Esta situaci6n se
comprende mejor con los siguientes datos de una compafiia tabacalera
que tiene menos concentraci6n temporal de obreros que la mayoria de
las empresas rurales cubanas.


NOMINA MENSUAL DE UNA PROSPERA COMPANIA TABACALERA
N6mina de los traba- N6mina del
jadores de las vegas personal a sueldo Ndmii
(1933) ....... $ 16.563 $ 6.217 $ 2
.............. 29.314 4.770 3
............ 28.340 4.680 3
ibre ......... 30.063 4.860 3
S ............ 31.505 4.920 3
ibre ......... 29.065 4.920 3
bre ......... 31.517 4.935 3
(1934) ......* 46.572 5.095 5
............ 45-525 5.190 5
.......... 26.190 5.190 3
... .... 12.988 5.190 I
............. 12.141 4.325 I

.............. $339-783 $60.292 $40


na total
2.780
4.084
3.020
4.923
6.425
3-985
6.452
1.667
0.715
1.380
8.178
6.466

0.075


PORCENTAJES MENSUALES DE GASTOS EN LAS VEGAS
(a base de ioo% para el mes de mayores gastos, en este caso, enero de 1934)
Mes Porcentaje


Junio (1933) ...............
Julio ......................
Agosto ....................
Septiembre .................
Octubre ... ................
Noviembre .................
Diciembre ..................
Enero (1934) ...............
Febrero ....................
M arzo .....................
Abril ......................
M ayo .....................


35.6
62.8
60.5
64.9
67.7
62.5
67.7
100.0
97.8
56.2
27.8
26.1


Promedio .............. 60.8

Las normas de la vida cubana estAn reguladas de acuerdo con estas
temporadas de trabajo. La zafra marca el inicio de las actividades en



A ^^"


Mes
Junio (
Julio,
Agosto
Septien
Octubr
Noviem
Diciem
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo

Total







82 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
toda la Isla. Las families comienzan a comprar care y arroz para
reunir las extraordinarias energies que mAs tarde se consumiran en
los cafiaverales y bateyes; tambien compran ropas y calzado y los
viajantes de comercio que representan los almacenes llenos de viveres
y de telas importadas recorren las poblaciones del interior y colman
los hotels de segunda clase de las mismas mientras agencian sus
ventas. De nuevo se ven en el campo las luces de las lamparas de
"luz brillante" porque las families tienen suficiente dinero para com-
prar combustible y se permiten tener alumbrado artificial. El otofio
es casi siempre seco y el horizonte esta constantemente iluminado por
los incendios en los cafiaverales. Los toros y los bueyes que tiran de
las carretas en que la cafia llega al central, se han fortalecido durante
various meses de descanso en los campos. En las temporadas normales
todas las cosas adquieren con gran rapidez una apariencia de pros-
peridad; pero despues de dos a cinco meses de trabajo constant este
ambiente comienza a modificarse: los bueyes se agotan y enflaquecen
en su constant trabajar, especialmente si ha habido lluvias al final de
la zafra; las families que dependent de la cafia empiezan a reducir sus
gastos a media que se aproxima el temido "tiempo muerto," y todos
los trabajadores se muestran dispuestos a aceptar empleos peor pagados
a trueque de tener donde ganar algfn dinero. Los almacenistas reduce
sus existencias y los viajantes de comercio regresan a La Habana.
Gradualmente se desvanece la efimera prosperidad de la zafra y las
lamparas de "luz brillante" de los bohios van desapareciendo una
tras otra. La came, el arroz con manteca y los frijoles, que habian sido
basicos en el regimen alimenticio de la zafra, vienen menos veces a la
mesa cada semana. El cortador de cafia busca alimentos que sub-
stituyan a aqu6llos y consume platanos, boniatos, malanga y yuca;
y en vez de tomar caf6, bebe guarapo que obtiene con un rudo aparato
a la puerta de su casa. Gradualmente el pueblo reduce su dieta ali-
menticia. Los pobres que cultivan poco o nada por su cuenta, piden
o cogen lo que pueden para comer o emigran en todas direcciones en
busca de trabajo si es que 6ste puede encontrarse. Viene la temporada
de las lluvias y con ella hace su aparici6n el paludismo sin que haya
dinero para pagar al m6dico o para comprar medicines.
Este cuadro exagera la situaci6n si consideramos los afios pr6speros
en que el azdcar alcanzaba altos precious, cuando los jornales eran tales
que los guajiros tenian dinero ahorrado al final de la zafra y cuando
los centrales empleaban una mayor proporci6n para cultivar, replantar
o desmontar terreno. Pero esos tiempos se acabaron, al menos por
ahora; los jornales se redujeron hasta veinte centavos en 1933 y en
realidad no hubo trabajo en los campos de muchas colonies durante
el "tiempo muerto." Por espacio de various afios algunos hacendados






ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA 83
hicieron que sus obreros cultivasen plants alimenticias; pero con el
aumento en el precio del azficar, en 1934, muchos de estos experi-
mentos fueron abandonados rapidamente. La poblaci6n rural ha crecido
en las actividades de una economic azucarera y, a despecho de la
fertilidad y la abundancia de las tierras, las classes pobres de Cuba
no saben hacer otros cultivos. El standard de vida de Cuba se distingue
por un corto period de abundancia, durante la zafra, seguido de una
larga temporada en que es necesario apretarse el cintur6n. Aunque I
faltan los organismos de previsi6n social encargados de dispensary
socorros pAblicos, la poblaci6n rural no ha sufrido una marcada desinte-
graci6n, debido, mAs que a nada, a la solidaridad de la familiar cubana. i
Como ya hemos sugerido, el guajiro cubano se preocupa por obtener
ingresos en articulos de consume solamente bajo la presi6n de las
circunstancias. El standard de vida depend principalmente del estado
de la industrial azucarera. Cuando el precio del azdcar esta bajo, se
atrasa el pago de los alquileres en La Habana, Santiago, Camagiiey y
demAs ciudades, mientras que el trajabador rural vive de boniatos y
guarapo. Cuando los jornales estan altos, las gentes gastan su dinero i
inmediatamente, ya que no hay costumbre de acumular ahorros. La I
necesidad capital de Cuba es el desarrollo de un sistema de ingresos
en especie que haga al trabajador mas o menos inmune a las fluctua-
clones del ciclo commercial y ampare su standard de vida contra las
sacudidas del mercado azucarero.

Ingresos y precious
El poco alcance de los ingresos, ya sea en efectivo o en especie,
se demuestra cpn los siguientes ejemplos proporcionados por la com-
pafiia tabacalera a que nos hemos referido ya. Esta compafiia estaba
respaldada por un capital y tenia un mercado y una political financiera
que le permitian pagar mas y tender mejor a sus trabajadores que
casi toda otra empresa de la Isla. Por consiguiente, la situaci6n de esta
compafiia represent un promedio considerablemente mejor que el de
las classes pobres de la poblaci6n rural cubana. En el period com-
prendido entire junior 19 de 1933 y junior 19 de 1934 esta compafiia
pag6 $400.075 en jornales y sueldos que representaron el inico ingreso
en efectivo de 975 families con un promedio de $382 por familiar. Este
es un promedio general que comprende trabajadores pagados a un peso
por dia, escogedores a $I'25, maquinista de las bombas de regadio a
$I'50, carpinteros a $2'oo diaries y empleados a sueldo cuyos salaries
oscilaban desde $45 mensuales para los mensajeros y carreteros hasta
cronometristas a $Ioo, tenedores de libros a $165 y administradores
desde $200 a $300 al mes; esta clasificaci6n comprendia a las mujeres







84 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA
que se ocupaban de escoger el tabaco durante ciertos periods del afio.
En conjunto habia un promedio de 3 6 4 trabajadores por familiar,
porque hasta las muchachas escogian tabaco durante uno o dos meses
de la temporada. Para determinar los ingresos totales de una familiar
promedio durante el period que se extiende de junio de 1933 a junio
de 1934, podemos hacer el calculo siguiente:
Detalle de los ingresos reales Cantidad
Jornales y sueldos de la familiar promedio con un total de 3500 a
4000 trabajadores en 975 familias........................ $382
Vivienda gratis para la familiar calculada segfn el alquiler que
pagaria por su casa en el mis pr6spero central azucarero norte-
americano en Oriente .................................... 60
Hortalizas producidas en tierras de la compaiia segun el promedio
de los precious al detalle en el central azucarero norteamericano.. 45
Vacas, cerdos y pollos, mantenidos por las families (promedio,
inclusive los huevos) ..................................... o
Agua potable bombeada a las casas por la compafiia propietaria por
medio del sistema de regadio de la finca ..................... o1
El combustible obtenido en terrenos de la compaiiia (promedio).. 5
Servicios m6dicos y costs de entierro proporcionados a las families
siempre que fuese necesario. Servicios medicos gratis en su
totalidad .......................................... 5
Juguetes para regalo de Navidad de los nifios de la finca, con un
costo total de $2000 .......... ........... ................ 2
Ropa hecha en casa ........................................ 7
Seguro contra el desempleo, pagado por la compaiia (promedio
por familiar) ........................................ o.

Total de ingresos reales .......................... $546
Dentro de este promedio habia considerable variaci6n. El total de
los ingresos reales iba desde un minimum de unos $200 por familiar
hasta $3000 en uno o dos casos. El punto modal 5 era de unos $350
a $400.
Este constituia un caso excepcional porque hasta una compafiia
vecina-antigua propiedad familiar bien administrada-pagaba sola-
mente $361 al afio, en efectivo, al promedio de las families empleadas,
y les daba menos comodidades y otras ventajas. En esta segunda finca
los ingresos en efectivo, por familiar, oscilaban, si excluimos a unos
cuantos partidarios, desde $25 a $1200 por afio. La primera finca
tenia solamente tabaco de "administraci6n," mientras que la segunda
tenia 17 families, de partidarios, que lo cultivaban a participaci6n.
En esta finca el promedio de las families tenian ingresos reales netos
de unos $450 por afio con un punto modal inferior al de la compafiia
tabacalera mas pr6spera. En cada caso los ingresos fueron mayores
en 1934 que en 1933. En 1933 se pagaron 28 centavos por escoger
SEs dedr, la dfra que represent los ingresos de la categoria mas numerosa.







ORGANIZATION DE LA FAMILIAR Y STANDARDS DE VIDA 85

25 libras de tabaco y en 1934 hubo que pagar 48 centavos. En otra
vega habian pagado 36 centavos por arroba en 1933, y en 1934
pagaban 50 centavos. En la gran finca cuyo cuadro de ingresos reales
reprodujimos en una pAgina anterior, el journal minimo se aument6
desde 80 centavos hasta un peso, a consecuencia de una breve huelga
"de simpatia," en diciembre de 1933.
En los centrales azucareros las condiciones de ingresos reales y
standard de vida, en 1934, fueron inferiores que en la industrial ta-
bacalera. Un important central de Pinar del Rio, propiedad de una
familiar cubana, di6 los siguientes resultados:
Detalle de ingresos reales Cantidad
Promedio de dinero recibido por familiar ..................... $200
Vivienda gratis calculada segin la base del cuadro anterior ...... 36
Combustible gratis recogido en la finca ....................... 20
Plantas alimenticias cultivadas por la familiar ................... 6o
Vacas, cerdos y polls mantenidos por las families (promedio, in-
clusive los huevos) ...................................... 20
Tabaco cultivado para consume dom6stico por varias de las families,
promedio ........................................... 3
Ropa hecha en casa .......................................... 6

Total de los ingresos reales por familiar .............. $345
Este central pertenecia a una antigua familiar y en 61 se conservaban
muchas de las costumbres ya desaparecidas en Cuba. Algunas de las
mujeres todavia trabajaban en los cafiaverales. Los propietarios se
tomaban un gran interns en la condici6n de los trabajadores y repetida- i
mente habian insistido en que cada hombre hiciese al menos algin i
cultivo por su cuenta. Tambi6n en esta finca las condiciones eran muy I
superiores en 1934 a lo que habian sido en 1933.
En algunos otros centrales la situaci6n era much peor. Varias
compafiias propietarias estaban en quiebra y no tenian dinero para
tender sus cafias. La zafra, ademrs, habia sido muy breve. Durante
el invierno de 1933 algunos hacendados que tenian dinero tuvieron
que ayudar a sus trabajadores para que 6stos comprasen ropas.
Practicamente todos ellos habian hecho arar sus cafiaverales y tierras
sobrantes y hasta habian hecho que los trabajadores sembrasen frutos
menores. Las semillas fueron dadas sin cost alguno. En 1934 las
condiciones mejoraron debido a la mayor duraci6n de la zafra y el
alza en el precio del azicar. Pocos centrales, sin embargo, hubieran
podido pagar a sus trabajadores, en 1934, un promedio superior a $250
en efectivo, por familiar. Estas, ademis, tenian ingresos suplementarios,
en especie, siempre que quisiesen trabajar para su obtenci6n. Probable-
mente es exacto el cilculo de que, en 1934, el promedio de las families
rurales cubanas tuvieron ingresos en especie, dinero, vivienda gratis y







86 PROBLEMS DE LA NUEVA CUBA

otras comodidades que, en conjunto, no rebasaron la cifra de $400
por afio, much mAs que en 1933, en que el promedio posiblemente no
pas6 de $250 anuales. Estas cifras hay que interpretarlas previa la
correspondiente comparaci6n con los precious relatives que regian en
los Estados Unidos durante el mismo period. Los precious en Cuba
tienen la tendencia a ser los mismos o algo mas cars que en los
Estados Unidos. En el period a que nos referimos hubo los siguientes
precious promedios en ambos paises por articulos susceptibles de


comparaci6n:

Articulo
Arroz blanco
corriente.
Harina de trigo.
Frijoles.
Came de cerdo.
Came de res, de
todas dases.
Manteca y
substitutes.
Patatas.
Caf6.
Pan.

Azicar.


Unidad

Libra
cc


Libra




I/2 libras

Libra


Alquiler Bohio de 3 habitacione
en parcela de 278 metro
cuadrados, piso de ma
dera, carente de luz, d
agua y de chimenea, as
como de vidrieras
celosias





Carb6n vegetal.




Vestidos de
algod6n y
ropas de
todas classes.
Calzado.


Comparacidn con los
Precio precious promedios en
promedio los Estados Unidos

5 centavos Casi la misma.
5 Ms alta.
5-7.5 Casi la misma.
MAs alta.

10-15 Ms baja.

18-23 MAs alta.
3-5 "
28-33
Io Casi la misma o mas
alta.
2-3 Mis baja.
s
s
I-
e
i

$60 al afio Esta casa costaria
poco mAs o menos lo
mismo en los distri-
tos rurales de las pe-
quefias poblaciones
de los EE.UU.
Unos $20 al afio Casi lo mismo que el
por familiar. gas que consume en
cocinar el promedio
de las families norte-
americanas.



La misma.
La misma si consid-
eramos que la cali-
dad es inferior.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs