• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Introduction
 Politiqueria de cuchillo y...
 Tacticas totalitarias
 El gobierno no es botín políti...
 El país conoce la verdad
 Regimen de litertad
 Torpe y necia patraña
 Actitud antipanameña
 Contra el totalitarismo
 Solidaridad Americana














Group Title: Reitera su fe democratica. : Sexta exposicion al pueblo panameno leida en Taboga el dia 14 de junio de 1957
Title: Reitera su fe democrática
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074985/00001
 Material Information
Title: Reitera su fe democrática Sexta exposición al pueblo panameño leída en Taboga el día 14 de junio de 1957
Physical Description: 15 p. : port. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Guardia Navarro, Ernesto de la, 1904-
Publisher: Impr. Nacional
Place of Publication: Panamá
Publication Date: 1957
 Subjects
Subject: Democracy   ( lcsh )
Politics and government -- Panama -- 1903-1946   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074985
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001115745
oclc - 20541437
notis - AFL2467

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
    Frontispiece
        Page 6
    Introduction
        Page 7
    Politiqueria de cuchillo y tenedor
        Page 8
    Tacticas totalitarias
        Page 8
    El gobierno no es botín político
        Page 9
        Page 10
    El país conoce la verdad
        Page 11
    Regimen de litertad
        Page 11
    Torpe y necia patraña
        Page 12
    Actitud antipanameña
        Page 13
    Contra el totalitarismo
        Page 14
    Solidaridad Americana
        Page 14
        Page 15
        Page 16
Full Text










ERNESTO DE LA GUARDIA JR.
PRESIDENT DE LA REPUBLICAN

REITERA SU FE DEMOCRATIC


SEXTA EXPOSICION AL


PUEBLO


PANAMENO


LEIDA EN TABOGA EL DIA 14

DE JUNIO DE 1957





PANAMA, R. de P.
Publicaciones de la Secretarfa de
Informaci6n de la Presidencia de
la Repiblica. Mayo 1957












































"Si no fuera tan inquebrantable mi convicci6n demo-
crdtica y tan irrevocable mi respeto a las libertades p6blicas
ha tiempo que me habria valido, no de recursos arbitrarios,
sino de los medios que la ley pone en mi mano para atajar
el torrente de injuries personales, de imputaciones calumnio-
sas, de mentiras deliberadas que salen de la prensa y la
radio de mis opositores".





















Sefior Presidente de la Asamblea Nacional,
Sefiores Diputados,

Pueblo Panamefio:

Agradezco sinceramente la firmeza de vuestra adhesi6n
a! regimen actual que pon6is ahora mismo de relieve con
acto como este de indiscutible significaci6n. Yo no podia
esperar nada distinto de vosotros porque segdn os dije cuan-
do Bramos meros candidates, es decir, cuando todavia las
urnas no habian rubricado las aspiraciones de la Coalici6n
Patri6tica Nacional, esta es para mi "una fe que se basa en
una definici6n de objetivos de progress national" y vosotros
tennis plena conciencia de lo que ello estrafia en cuanto a
obligaci6n de conduct. Entonces os manifesto que mds que
entregaros una recompensa y conferiros una distinci6n, el
Partido, al elegiros, echaba sobre vuestros hombros una gra-
ve responsabilidad y os ligaba a un poderoso compromise
con el pueblo. Para obstaculizarnos en el cumplimiento de
esa responsabilidad y ese compromise, que en la prdctica es
el desarrollo del plan de reform econ6mica, social, moral y
political en que la Coalici6n Patri6tica Nacional ha empefiado
su prestigio, se acaban de levantar recientemente en rebel-
dia los que no entienden la political como funci6n de alto
rango, como esfuerzo inteligente, enderezado tanto a deter-
minar las necesidades sociales a que el Estado debe dar la
cara, como a escoger y poner en ejercicio los medios mds
adecuados para destruir las trabas que impiden el mejora-

-7-










miento individual y colectivo. Esta es, sin embargo, la po-
litica que ata mi vocaci6n y enciende mis entusiasmos, la
ianica que anhelo ver en prdctica en nuestra tierra, la que
rige mis afanes y presta acento a mis palabras. Y vosotros,
al reuniros hoy espontdneamente en torno mio, adheris a
61la con una entereza y una lealtad que os honra.

POLITIQUERIA DE CUCHILLO Y TENEDOR
No hubiera querido ocuparme de la otra. Va contra mis
deseos y contra mis costumbres la idea de comentar algunas
pequefieces que mds que political son como los harapos de
una politiqueria armada siempre de cuchillo y tenedor para
funcionar descaradamente sobre el presupuesto national. Me
parece, pues, que debo solicitar la venia vuestra y la de to-
dos mis compatriotas para referirme a determinadas agresio-
nes verbales, refiidas al mismo tiempo con el decoro y la ra-
z6n, que me dirigen ciertos grupos reclutados a la par por
una antipatia hacia mi persona y por un ansia desmedida
de puestos oficiales. No he podido menos que dudar en ha-
cerlo. No hallaba just restar tiempo y energies a mis obli-
gaciones para hacerme eco de ataques, cuyo origen y natu-
raleza han merecido de la sensat6z de los panamefios una
indiferencia glacial y desdefiosa. He pensado, no obstante,
que la responsabilidad de un Mandatario democrdtico para
con la opinion public le apareja tareas que a pesar de ser
moralmente desagradables, resultan necesarias para impedir
que grupos e individuos desprovistos de sentido national con-
sumen actos lesivos a los intereses del pais. Como cumple
a la dignidad de mi cargo, a mis sentimientos y a mi forma-
ci6n intellectual, mis palabras rendirdn pleno tribute a las
normas de respeto en que se fundamental la convivencia so-
cial, a esas mismas normas que a diario vulneran la intran-
sigencia y la incultura de mis antagonistas.

TACTICS TOTALITARIAS

El plan concebido por estos hizo sus primeras tentativas










miento individual y colectivo. Esta es, sin embargo, la po-
litica que ata mi vocaci6n y enciende mis entusiasmos, la
ianica que anhelo ver en prdctica en nuestra tierra, la que
rige mis afanes y presta acento a mis palabras. Y vosotros,
al reuniros hoy espontdneamente en torno mio, adheris a
61la con una entereza y una lealtad que os honra.

POLITIQUERIA DE CUCHILLO Y TENEDOR
No hubiera querido ocuparme de la otra. Va contra mis
deseos y contra mis costumbres la idea de comentar algunas
pequefieces que mds que political son como los harapos de
una politiqueria armada siempre de cuchillo y tenedor para
funcionar descaradamente sobre el presupuesto national. Me
parece, pues, que debo solicitar la venia vuestra y la de to-
dos mis compatriotas para referirme a determinadas agresio-
nes verbales, refiidas al mismo tiempo con el decoro y la ra-
z6n, que me dirigen ciertos grupos reclutados a la par por
una antipatia hacia mi persona y por un ansia desmedida
de puestos oficiales. No he podido menos que dudar en ha-
cerlo. No hallaba just restar tiempo y energies a mis obli-
gaciones para hacerme eco de ataques, cuyo origen y natu-
raleza han merecido de la sensat6z de los panamefios una
indiferencia glacial y desdefiosa. He pensado, no obstante,
que la responsabilidad de un Mandatario democrdtico para
con la opinion public le apareja tareas que a pesar de ser
moralmente desagradables, resultan necesarias para impedir
que grupos e individuos desprovistos de sentido national con-
sumen actos lesivos a los intereses del pais. Como cumple
a la dignidad de mi cargo, a mis sentimientos y a mi forma-
ci6n intellectual, mis palabras rendirdn pleno tribute a las
normas de respeto en que se fundamental la convivencia so-
cial, a esas mismas normas que a diario vulneran la intran-
sigencia y la incultura de mis antagonistas.

TACTICS TOTALITARIAS

El plan concebido por estos hizo sus primeras tentativas










antes de asumir yo el mandate presidential. Durante los me-
ses anteriores al 19 de octubre, mediante una campafia sub-
terrdnea de rumors alarmantes, se sustentaba la t6sis de que
yo no tomaria posesi6n de la primer magistratura porque
un movimiento subversive habria de impedirmelo. Cuando
la maniobra fracas, los empefiados en el plan se hicieron
un nuevo program de agitaci6n. Sefialaron entonces a mi
gobierno un period que no excederia de tres meses o que a
lo sumo Ilegaria hasta el mes de mayo. El proyecto consis-
tia en excitar la pasi6n a base de los multiples y graves pro-
blemas que desde hace various lustros viene confrontando el
pals y en tratar de utilizar a elements ingenuos y despreve-
nidos como fuerzas de choque en una series de conmociones
piblicas. Se trataba sencillamente de derribar la adminis-
traci6n que presido y a ese efecto se han venido establecien-
do plazos sucesivos para la caida del gobierno. Estamos,
como observar6is, frente a una adaptaci6n de la tdctica de
la guerra de nervios que los regimenes totalitarios emplea-
ron para provocar la altima hecatombe mundial. Un obje-
tivo de tal naturaleza no se puede lograr sino por medio de
una propaganda mentirosa, de una constant difusi6n de fal-
sedades, de una explotaci6n inescrupulosa de las dificultades
del pais sin intenci6n alguna de resolverlas, del uso, en fin,
de todos los medios de intimidaci6n colectiva, principalmen-
te los de una mafiosa propagaci6n de noticias alarmantes que
tienden a impresionar a las gentes con la idea de que el pais
se encuentra en estado de caos, pr6ximo a su total disolu-
ci6n.

EL GOBIERNO NO ES BOTIN POLITICO

A regafiadientes, porque yo aprecio mds que mis de-
tractores la capacidad de pensar del pueblo panamefio, debo
recoger algunas de las imputaciones de que se me ha hecho
objeto. Habr6 de comenzar por invitaros a pensar en que a
pesar de que maliciosamente se ha callado el verdadero
origen, el origen finico de las diferencias surgidas, la verdad
es que todo obedece a no haber yo incluido a mis malque-


-9-










rientes de ahora entire mis colaboradores ministeriales. Y
habr6 de agregar enseguida a este respect que el acto de
formaci6n del Gabinete es atribuci6n cuya responsabilidad
cabe exclusivamente al Presidente de la Republica. Asi lo
determine la Constituci6n Nacional y esto no podia ser de
otra manera porque dentro de la indole de nuestro regimen
gubernamental, al Jefe del Estado no debe somet6rsele en la
selecci6n de sus mds altos colaboradores a otras razones
que las del concept sobre su idoneidad que le merezcan
las personas a quienes haya de escoger. Es indudable que
la consecuencia de partido puede considerarse dentro de la
realidad panamefia como condici6n de validez. De 16gica
elemental result que el Presidente busque sus colaborado-
res inmediatos entire aquellos que por pertenecer a su agru-
paci6n political est6n identificados con 61 en ideas y principios,
pero a6n esta condici6n queda remitida a segundo piano si
frente a los intereses de la Naci6n el Primer Magistrado con-
sidera que debe rebasar las lines de su partido para encon-
trar en otros sectors politicos y sociales elements cuya ca-
pacidad sea garantia de una labor eficiente. Lo que real-
mente importa cuando se trata de partidos formados sobre la
base de una concepci6n doctrinaria, equipados con un pro-
grama, es que esa doctrine y ese program se desarrollen
totalmente y tal es el criterio que me gui6 al former el ga-
binete. Cierto es que en 61 aparece una persona que no era
militant de la Coalici6n Patri6tica Nacional, pero esa perso-
na, que procede de sectors independientes, colabor6 abier-
tamente en mi campafia, corri6 todos los riesgos de 6sta y se
identific6 en todo moment con las ideas que ampliamente
expuse al pais en mis actividades de candidate. Conviene,
sin embargo, que reitere ademds, a este respect, que yo no
concibo ni puedo concebir el gobierno como botin que ha de
prorratearse entire los triunfadores en una campafia electoral;
que para mi los ministerios no pueden ser meras lonjas de
manjar que haya de distribuirse dadivosamente para el dis-
frute de ciertas capillas politics; que en mi concept nada
puede disminuir tanto el prestigio de la administraci6n pdbli-


- 10 -










ca y rebajar la calidad de sus labores como la repartici6n
de carteras ministeriales sin otro prop6sito que el de balan-
cear aspiraciones encontradas.

EL PAIS CONOCE LA VERDAD
Nadie debe, por otra parte, llamarse a engafio en cuahto
a las reacciones que ha presenciado el pais en los iltimos
dias. La Naci6n entera recuerda cud6 fue la conduct en la
pasada campafia electoral de los que han provocado esas
reacciones. Todos los vieron, con estupor, montar tribune y
!anzarse a una empresa de descr6dito contra el partido en
cuyas filas se hallaban alineados. Nadie podia estar seguro
de que en las duras alternatives que mi gobierno habria de
afrontar al encararse con las dificultades del pais, ellos po-
seyeran la identificaci6n de ideas y de sentimientos necesaria
para trabajar en equipo, con toda la cohesion requerida y con
las miras puestas exclusivamente en los intereses de la Na-
cion.

Yo no ignoraba cudles habrian de ser las reacciones de
los que ahora me antagonizan. Ni nadie puede haberlo ig-
norado porque son justamente las mismas de que han sido
testigos quienes han seguido de cerca en ciertos moments
sus actividades politics. No pasaron muchos dias, en efecto,
sin que iniciaran una campafia de insidia caracterizada por
el falseamiento de los hechos y las insinuaciones maliciosas
respect a los actos del gobierno. Y no transcurri6 much
tiempo sin que comenzaran a emprender toda una series de
publicaciones disociadoras, especializadas en la injuria y la
difamaci6n.

REGIMEN DE LIBERTAD
Si fuera menos firme mi repudio a las ideas totalitarias
no habria podido iniciarse siquiera los actos de incitaci6n a
la revuelta y de agitaci6n sistemdtica que de palabra y por
escrito desarrollan ahora mismo los enemigos del gobierno.
Si no fuera tan inquebrantable mi convicci6n democrdtica y


- 11 -










ca y rebajar la calidad de sus labores como la repartici6n
de carteras ministeriales sin otro prop6sito que el de balan-
cear aspiraciones encontradas.

EL PAIS CONOCE LA VERDAD
Nadie debe, por otra parte, llamarse a engafio en cuahto
a las reacciones que ha presenciado el pais en los iltimos
dias. La Naci6n entera recuerda cud6 fue la conduct en la
pasada campafia electoral de los que han provocado esas
reacciones. Todos los vieron, con estupor, montar tribune y
!anzarse a una empresa de descr6dito contra el partido en
cuyas filas se hallaban alineados. Nadie podia estar seguro
de que en las duras alternatives que mi gobierno habria de
afrontar al encararse con las dificultades del pais, ellos po-
seyeran la identificaci6n de ideas y de sentimientos necesaria
para trabajar en equipo, con toda la cohesion requerida y con
las miras puestas exclusivamente en los intereses de la Na-
cion.

Yo no ignoraba cudles habrian de ser las reacciones de
los que ahora me antagonizan. Ni nadie puede haberlo ig-
norado porque son justamente las mismas de que han sido
testigos quienes han seguido de cerca en ciertos moments
sus actividades politics. No pasaron muchos dias, en efecto,
sin que iniciaran una campafia de insidia caracterizada por
el falseamiento de los hechos y las insinuaciones maliciosas
respect a los actos del gobierno. Y no transcurri6 much
tiempo sin que comenzaran a emprender toda una series de
publicaciones disociadoras, especializadas en la injuria y la
difamaci6n.

REGIMEN DE LIBERTAD
Si fuera menos firme mi repudio a las ideas totalitarias
no habria podido iniciarse siquiera los actos de incitaci6n a
la revuelta y de agitaci6n sistemdtica que de palabra y por
escrito desarrollan ahora mismo los enemigos del gobierno.
Si no fuera tan inquebrantable mi convicci6n democrdtica y


- 11 -









tan irrevocable mi respeto a las libertades piblicas ha tiem-
po que me habria valido, no de recursos arbitrarios, sino de
los medios que la ley pone en mi mano para atajar el to-
rrente de injuries personales, de imputaciones calumniosas,
de mentiras deliberadas que salen de la prensa y !a radio
de mis opositores. Ello, no obstante, sus escripulos no han
sido lo suficientemente fuertes para impedirles acudir al infe-
liz truco del comunismo. Se necesita, en mi concept, tener
una pobrisima noci6n de lo que es el panamefio, un irritan-
te desprecio por su buen juicio, per su capacidad de pensar,
para gritar a diario come lo hacen mis detractors que el
gobierno que preside es comunista. Los hechos responded
por si solos a esta afirmaci6n delirante. Come todas las for-
mas del totalitarismo, el comunismo, por incompatible con los
derechos democr6ticos, suprime violentamente la libertad de
expresi6n, el acceso france a las fuentes informativas, la li-
bertad de reuni6n y organizaci6n, la libertad de conciencia;
todas estas garantias desaparecen ante la intransigencia de
los regimenes totalitarios. Y para responder a las acusacio-
nes de que vengo hablando a mi me bastaria con preguntar
a mis compatriotas a quin coarta mi gobierno en cualquier
forma el derecho a decir lo que quiera per la prensa, la radio
o la tribune? a qui6n le impide reunirse al aire libre y bajo
techo? a qui6n obstaculiza en sus creencias religiosas?


TORPE Y NECIA PATRANA

Pero lo del comunismo de mi gobierno seria apenas tor-
pe y necia patrafia si quienes la utilizan tuvieran por objeto
inicamente el engafiar a los panamefios, que se rien de ella
y que la tienen come vulgar ardid politiquero. Lo que hay
de grave en el asunto, lo que merece mi mds en6rgica repro-
baci6n es que la maniobra se dirige 6nica y exclusivamente
a sorprender, desconcertar y asustar a la opinion en el ex-
terior y de manera particular a la de los Estados Unidos, en
donde la gran masa ciudadana ignore los extremes de inde-


- 12 --









licadeza, mala f6 e inescrupulosidad a que en nuestras tierras
l!egan ciertos politicos cuando se trata de encaramarse en
el presupuesto.


ACTITUD ANTIPANAMERA

Hasta ahora, panamefios, nos ha distinguido y honrado
ante el concept del mundo entero la decision undnime con
que siempre nos hemos mancomunado en la defense de nues-
tros intereses hist6ricos nacionales, colocdndonos mds all6 de
cualquier division banderiza. Estaba reservada para mis ad-
versarios la triste hazafia de romper tan noble tradici6n para
convertir en objeto de propaganda sectaria, degraddndolas,
las justas reivindicaciones que varias generaciones de pana-
mefios hemos enarbolado desde 1904 como suma de los mds
caros anhelos de nuestra nacionalidad. Y se tiene que ha-
ber perdido todo vestigio de sentido y emoci6n national pa-
ra tratar de impedir mediante una absurda acusaci6n de co-
munismo, que adelanten las gestiones oficiales encaminadas
a lograr que se dicten en los Estados Unidos, las leyes indis-
pensables para el cumplimiento, por parte de esa Naci6n,
del Tratado "Rem6n-Eisenhower" y para celebrar como un
triunfo el aplazamiento de la expedici6n del cr6dito que ha-
cia falta para la construcci6n del puente sobre el Canal.
Qu6 espect6culo tan enaltecedor y gallardo de patriotism el
que ofrecieron nuestros principles dirigentes politicos cuan-
do, a escasos meses de encarnizada lucha presidential, se
congregaron todos, olvidando diferencias, junto al extinto
President Jos6 A. Rem6n para reafirmar una vez m6s las as-
piraciones nacionales en relaci6n con el Canal! Y c6mo con-
trasta esa actitud con !a de quienes, nostdlgicos del presu-
puesto, pretenden hacer ver ahora que la reiteraci6n del prin-
cipio de nuestra soberania inmanente en la Zona del Canal,
especie de dogma patri6tico sustentada por las mds insignes
figures de nuestra historic republican, obedece a inspiraci6n
comunista.

13 -




A










CONTRA EL TOTALITARISMO


No creo necesario formular a estas horas una nueva
afirmaci6n de mis convicciones democrdticas. Soy de los po-
liticos responsables de sus concepts. En una actividad pu-
blicitaria de various lustros he definido con precision mis ideas
politics. Creo en la denocracia y en su capacidad para
perfeccionarse y resolver progresivamente los problems so-
ciales y pienso con Eduardo Santos, el gran Presidente de
Colombia, que "la bandera del anticomunismo se estd convir-
tiendo en la America Latina en una de esas banderas pirates
que amparan toda clase de mercancias, aln las mds abomi-
nables". A mi modo de ver, antes que combatir al comunismo
se le hace un servicio cuando se confunde el espiritu y la men-
te de los pueblos manteniendo campafias anticomunistas que
no son mds que pantallas levantadas para ocultar maniobras
dirigidas a capturar e! presupuesto. Como gobernante
democrdtico que soy tendria que ser totalmente ing4nuo para
no darme cuenta enseguida de cualquier intent de utilizar
las dependencias oficiales para favorecer las intenciones del
imperialismo sovi6tico.

SOLIDARIDAD AMERICANA
Como panamefio y como mandatario tengo conciencia
plena del significado hist6rico, juridico y politico'de nues-
tras vivientes relaciones con los Estados Unidos en la Zona
del Canal y s6 que estd en nuestro interns el defender la obra
construida en esa porci6n de nuestro territorio contra cual-
quier plan de dominaci6n comunista. Consider que todos
los praises de Am6rica forman parte de un mundo y de un
punto de vista que tiene como fundamentos espirituales la
libertad y la dignidad del hombre. Nunca he pensado que
!a afirmaci6n de nuestro criterio frente al de nuestros vecinos
y la defense de puntos tradicionalmente sustentados por
nosotros sean actos de hostilidad capaces de permitir aqui
una intromisi6n extrafia. Y declare, para terminar, que no
vacilar6 en aplicar la ley por los medios establecidos y sobre


- 14 -










CONTRA EL TOTALITARISMO


No creo necesario formular a estas horas una nueva
afirmaci6n de mis convicciones democrdticas. Soy de los po-
liticos responsables de sus concepts. En una actividad pu-
blicitaria de various lustros he definido con precision mis ideas
politics. Creo en la denocracia y en su capacidad para
perfeccionarse y resolver progresivamente los problems so-
ciales y pienso con Eduardo Santos, el gran Presidente de
Colombia, que "la bandera del anticomunismo se estd convir-
tiendo en la America Latina en una de esas banderas pirates
que amparan toda clase de mercancias, aln las mds abomi-
nables". A mi modo de ver, antes que combatir al comunismo
se le hace un servicio cuando se confunde el espiritu y la men-
te de los pueblos manteniendo campafias anticomunistas que
no son mds que pantallas levantadas para ocultar maniobras
dirigidas a capturar e! presupuesto. Como gobernante
democrdtico que soy tendria que ser totalmente ing4nuo para
no darme cuenta enseguida de cualquier intent de utilizar
las dependencias oficiales para favorecer las intenciones del
imperialismo sovi6tico.

SOLIDARIDAD AMERICANA
Como panamefio y como mandatario tengo conciencia
plena del significado hist6rico, juridico y politico'de nues-
tras vivientes relaciones con los Estados Unidos en la Zona
del Canal y s6 que estd en nuestro interns el defender la obra
construida en esa porci6n de nuestro territorio contra cual-
quier plan de dominaci6n comunista. Consider que todos
los praises de Am6rica forman parte de un mundo y de un
punto de vista que tiene como fundamentos espirituales la
libertad y la dignidad del hombre. Nunca he pensado que
!a afirmaci6n de nuestro criterio frente al de nuestros vecinos
y la defense de puntos tradicionalmente sustentados por
nosotros sean actos de hostilidad capaces de permitir aqui
una intromisi6n extrafia. Y declare, para terminar, que no
vacilar6 en aplicar la ley por los medios establecidos y sobre


- 14 -










las bases establecidas, a cualquier empleado de la admi-
nistraci6n pblica que se halle afiliado a! comunismo o que
siga en sus labores, instrucciones o consignas de origen so-
vi4tico; pero que no importa lo dificiles que sean las cir-
cunstancias, ni las privaciones de que seamos victims, ja-
mds apelar6 irresponsablemente al comunismo como truco
para alcanzar el triunfo en mezquinas jugadas political.

Panamd, 14 de Junio de 1957.


- 15 -































Imp. Nacional Orden 1118.-26-7-57




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs