• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 La mujer en las letras conferencia...
 Accion social de la mujer conferencia...
 El feminismo en el mundo conferencia...
 Algunas opiniones recibidas sobre...
 Algunas opiniones recibidas sobre...














Title: Conferencias sobre la mujer
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074973/00001
 Material Information
Title: Conferencias sobre la mujer
Physical Description: 106 p. : port. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Forcade de Jackson, Fina
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1932
 Subjects
Subject: Women   ( lcsh )
Genre: speech   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Fina Forcade de Jackson.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074973
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002856338
oclc - 29836506
notis - ANY7435

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    La mujer en las letras conferencia pronunciada en la asociacion de la prensa de Cuba el dia 16 de abril de 1932
        Page 5
        Page 6
        Palabras pronunciadas por el Dr. Rafael Maria Angulo, presidente de la asociacion de la prensa de Cuba
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        La mujer en las letras
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
    Accion social de la mujer conferencia pronunciada en la asociacion de la prensa de Cuba el dia 27 de mayo de 1932
        Page 35
        Page 36
        Accion social de la mujer el sunshine en Cuba
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
    El feminismo en el mundo conferencia pronunciada en la alianza nacional feminista el dia 26 de junio de 1932
        Page 47
        Page 48
        Palabras pronunciadas por la doctora Maria Gomez Carbonell, presidenta de la alianza nacional feminista
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Ayer y hoy
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
        Posicion actual de los derechos politicos femeninos en el mundo
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
    Algunas opiniones recibidas sobre la mujer en las letras
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Algunas opiniones recibidas sobre el feminismo en el mundo
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
Full Text





r..
' ferenas
thferencias


3Fbre


la Muier


* 'Puor
SFina Forcade


de Jackson


La Mujer en las Letras
Accion Social de la Muj"
El Feminismo en el Mfun"


HABANA
1982


L.


K


S '^ I. .


d







Conferencias

Sobre la Mujer


P o r
Fina Forcade de Jackson


La Mujer en las Letras
Acci6n Social de la Mujer
El Feminismo en el Mundo


AM { t(3


Hab ana
111111111111113111111111 2II11111111111
1 9 3 2





































Sra. Fina


Forcade de


Jacison





a VYk ...


La Mujer en las Letras
Conferencia Pronunciada en la Asociaci6n de
la Prensa de Cuba el dia 16 de Abril de 1932


' J















'Palabras pronunciadas por el Dr.


fael Maria Ifngulo, Presidente de
la Asociaci6n de la Prensa
de Cuba

Senoras y scores:
L azar ir .,plilv,,i que constitute la
vida de los hombres se complaci6 en
sorprenderme hace various (aio.s con
-una dddiva tan grande, que no solo
rebasaba el molde estrecho de mis aspiraciones,
sino que ni siquiera tenia cabida en la amplia
llanura de mis suelios. Fui entonces exaltado a
la Presidencia de la Asociaci6n de la Prensa de
Cuba, y si bien, como funci6n del cargo, se ha
visto, desde aquella fecha, frecuentemente enal-
tecida mi palabra por la encomienda de iniciar
actos de esta indole debo declarar con plena sin-
ceridad que en ninguna ocasi6n he sentido como
ahora, a un tiempo mismo, la fuerte inclinacion
a prescindir del ritualismo establecido y el im-
perioso deseo de sujetarme a la general cos-
tumbre.


Ra-






Por una parte, en efecto, me iba mostrando
el raciocinio la inutilidad de presentar la con-
ferenciante de esta tarde al grupo, select y nu-
meroso, que ha venido a escucharla, precisamen-
te porque la conoce y sabe, a virtud de ello, lo
que prometen sus valores, y se encargaba la 16-
gica de seialarme lo vano de toda bienvenida a
quien es de la cusa y a nuestra Directiva da lus-
tre y galanura, hasta el punto de llevarme a de-
ducir que ante un auditorio integrado, casi abso-
lutamente por comnpaieros de la Sehora de
Jackson en la Alianza Nacional Feminista, en
la Sociedad Internacional Sunshine, en el Club
Femenino y en la Asociacidn de la Prensa de
Cuba, la unica f'6r ula de salutacidn explicable
seria la que la erigiese en objeto de un concur-
so para dejar determine ado, algo punto menos que
impossible de esclarecer, en cual de esas institu-
ciones disfruta de maygores simpatias Fina For-
cade y donde florecen para ella los afectos mds
intensos y mds qrandes.
Todas esas reflexiones, sin embargo, han re-
sultado victorio.amente combatidas, por el im-
pulso irresistible de aprovechar esta oportunidad
para decir un poco de lo much que merece
nuestra amiga y compahera, y decirle en esta
casa donde sobre el reconocimiento de otras
muchas gentilezas, se le debe un testimonio es-
pecial de gratitude por el brillo y la eficiencia con
que supo llevar la D)elegaci6n de la Asociaci6n
de la Prensa de Cuba, al travys de los paises de
la America del Sur, en los cuales pronunci6 cele-
bradas conferencias, entiree ellas, una en la pres-
tigiosa Universidad de Montevideo) para con-
tribuir a que Cuba sea conocida y apreciada, re-
cogiendo con varias otras distinciones no menos






estimables, el honroso nombramiento de Delega-
da Viajera de la Orden del Olivo -Pro-Paz Uni-
versal que radical en Buenos Aires, y despuas,
en la propia capital de los Estados Unidos en
que obtuvo para nuestras paredes el favor extra-
ordinario de las fotografias, con tniuy deferet-
tes dedicatorias, del Primer Magistrado y el 1 i-
cepresidente de la gran nacion vecina.
En dos sectors, a cual mds interesante, ads
bello y mds- fecundo, han venido concretdndose
hasta ahora las actividades pdblicas y sociales de
la Seiiora de Jackson- La Paz y el Feminis-
mo- es decir, las dos causes que, sin ambigiie-
dad 1f sin porfia, son las mds nobles de la humani-
dad, porque si alguien quisiera presentarnos
otras susceptible de dominar sus replandores,
como astros de mayor intensidad, tendriamos
que pensar y que decir que en aquellas se en-
cuentran encarnadas, toda vez que la Paz solo
se quebranta con la violencia y con la fuerza, que
representan las mdximas antithesis del Der'echo;
que el Feminismo se yergue contra una flagran-
te violaci6n de la Justicia, y que ante los pue-
bblos oprimidos por las armas y la mujer humi-
llada por las Leyes, habrd que gritar !mentira!
siempre que en el mundo se able de Libertad.
Para una acci6n social, pr6vida en su des-
arrollo y pr6diga en sus beneficios, ejercitada
en esos campos tan dilatados y luminosos, nadie
con mayor capacidad que la mujer, que como
Fina Forcade, saboreando con deleite los encan-
tos del hogar, se decide a trasponer sus umbrales,
para repartir entire sus semejantes un poco de
la dulzura de la Piedad y del perfume del Amor
que alld dentro se acumula... Porque nuestra
amiga, ante todo y sobre todo, primordialmente,






esencialmente, irremediablemente es mujer. La
hemos advertido al travis de su labor social, y
de fijo lo veremos confirmado en su labor litera-
ria, al escuchar su conferencia de esta tarde.-
Grandes serdn, sin duda los reflejos que su cul-
tura irradie sobre nls pd]ginas que va a leermros,
muchas habrdn de ser las elegancias de estilo
que nos bride, bellas las im6genes, y acertados
los concepts que te(ndremos que aplaudir, pero
nada existird seguramente que nos entusiasme y
nos encante como el despliegue de las rosas que
solo se cultivan en el jardin exquisite del alma
femenina y el vislumbre de los astros que
solo resplandecen en el inefable firmamento del
corazdn de una mujer, que sabe ser hija, esposa
y madre.



















Mis primeras palabras, sefioras y sefiores, son de gra-
titud a la amable acogida que me dispensdis, de sincere
agradecimiento tambihn a la Asociaci6n de la Prensa de
Cuba, a los queridos compafieros que me ofrecen su ca-
sa con tanta gentileza, para ellos, mis palabras de admira-
ci6n y aplauso, ademAs, porque en sus luchas diarias por
el triunfo de la verdad y por el perfeccionamiento de
las humans instituciones, laboran, ingratamente consi-
derados, las mas de las veces, desde las columns de nues-
tros mas importantes peri6dicos.
La prensa consideraba como uno de los mas grandes
descubrimientos que han cambiado a la humanidad y
acaso el mas trascendental en el orden de su destino, fue
protegida en sus albores por los reyes, amparada por los
pr6ceres de todas las naciones; fu6 el arbol fecundo en-
gendrado por la civilizaci6n, cuyas ramas se extendieron
rApidamente por todo el mundo llevando con su sombra.
benefica el germen del progress y el hAlito de la liber-
tad a todos los confines de la Tierra.
Cuando la prensa es aplicada a fines nobles, sigue
la moralidad doctrinaria que le corresponde, enearnan-
do los intereses de la colectividad y se hace el herald
de las sanas y rectas aspiraciones, es como el rayo de
sol que ilumina y dora las montafias desciende a los abis-
mos; entonces las ideas que refleja constituyen ese
mismo arbol frondoso del pensamiento donde aniden los
ideales y donde se guarecen los genios.
En esta oportunidad, desde esta Casa, quiero fe-
licitar al decano de nuestra prensa capitalina, el "Dia-
rio de la Marina", que pronto cumple su centenario feliz,
11







acontecimiento que debemos apreciar de la mis vital
importancia en Cuba. El Diario, siempre encamin6 sus
pass por el sendero del mejoramiento social, sin des-
fallecimientos ni tregua, desde Don Nicol6s Rivero, me-
moria venerada, que fu6 el primer Presidente de esta
Instituci6n, today esa falange de hombres que hoy dirige
su ilustre hijo, han estado consagrados a cumplir la
pauta impuesta por el bien y la moral.
Como mujer y como cubana me enorgullece y agra-
dezeo infinitamente a ese grupo de Asociaciones feme-
ninas que auspician este acto de hoy, su cooperaci6n
prestigiosa. Ellas forman esa cada vez mas admirable
y numerosa legionn de honor femenina" que para bien
de Cuba, laboran por su engradecimiento moral.
Conocedoras varias de ellas de mis studios sobra
algunas de las mas conocidas escritoras de todos los tiem-
pos, me alentaron en la formaei6n de una Conferencia
sobre tema tan interesante.
Acept6 la misi6n que me confiaban en raz6n a su
importancia y conscientemente. Es decir, sabiendo ardua
la tarea y comprendiendo que era humilde el preg6n,
y que esto planteaba una relaci6n inversa entire el va-
lor del tema y ]a modest capacidad de quien debia ele-
var la voz para desarrollarle, en un sal6n y en una
tribune ya consagrada por tantos valores positives de
intelectuales cubanos' y extranjeros. La acept6 de inme-
diato, sinceramente convencida de que nada perjudica-
rh ]a obra comfin que el conduct sea de barro, si lo
trasmitido es de oro.
Hay tal suma de inteligencias femeninas reconocidas
en el mundo, ya no solo en las letras, porque ha que-
dado demostrado que la mujer ha tocado con Exito to-
dos los temas y se mueve con naturalidad y firmeza de
conocedor en la t6cnica, de todas las artes y de todas las
ciencias.
Entre nosotros, principalmente, desde la poesia que
es el arte por autonomasia-los nombres de Luisa PErez
de Zambrana, Juana Borrero, Mercedes Matamoros, Nie-
Xenes, Ursula C. de Escanaverino, Aurelia Castillo de
Gonzalez, fueron testimonio elocuente de que ya apun-







taba en esta alba luciente de nuestro despertar literario,
el roselier de una aurora de definidos tintes.
Y en estos tiempos, muchas compatriotas han batido
las alas para desprenderse del positivismo reinante de
la 6poca e incorporar a la historic del arte, de la lite-
ratura y de la ciencia, un acopio de impresiones e in-
terpretaciones diferentes. El ensuefio hecho libro, la
forma humana hecha estatua, el fruto de meditaci6n en
conferencias y de la experiencia medica que, se concre-
ta en sabias mdximas eugenistas y sociol6gicas. En esto
de distinguen la Doctora Rita Shelton, en la Habana y
la Doctora Libia Escanaverino, en Oriente, esta filtima,
nieta de la dulce poetisa de otros dias.
Carifio y afin de justicia cordial me reclamai nom-
bres en la labor educational, Maria Luisa Dolz, Sofia
C6rdova, Maria Corominas, Piedad Maza, Carolina Pon-
cet, Guillermina Portela, Amada Roque, Adelaida Sepul-
veda, Otilia Andr6, Angela Landa, y mis inolvidables
Juanita Trait6 y Eladia Sainz. Escritoras como Blanche
de Baralt, Berta Arocena, Ofelia y Hortensia Rodriguez
Acosta, Domitila Garcia, Mariblanca Sabas AlomA, Car-
mela Nieto, Hermina Planas, Isabel Margarita Ordext,
Concepci6n Valdivia, y ]a mas joven de todas Herminia
del Portal. Poetisas: Dulce MA. Borrero y su hermana Lo-
la, Dulce Ma. Sainz de la Pefia, Frances Forcade, Maria
Villar Buceta, Lucila Castro M4. Ursula Ducassi, Dulce
M' Loinaz, Graciela Barinaga y la exquisite Emilia Ber-
nal. Entre las artists Maria Ariza, Josie y Clotilde Pu-
jol, Adriana Billini, Oria Varela, Natalia Ar6stegui, Dul-
ce M* Blanco, Mimi Bacardi, Flora Mora, Pura Rodriguez
Castell, Margarita y Laura Rayneri, Margot de Blanck,
Arminda Shutte, Fidelia Torroella y la genial Maria Cer-
vantes. Mujeres de talla intellectual dedicadas casi toda su
vida al apostolado filantr6pico de la causa social de la mu-
jer, como Ofelia Dominguez, Pilar Tella, Hortensia La-
mar, Pilar Morl6n, Amalia Mallen, Lol6 de la Torriente,
Maria Collado, la Marquesa de Tiedra, Maria Montalvo,
Martina Guevara, Isabel Martinez y dos de mi mas acen-
drado carifio: Pilar Houston y Maria G6n1z C'.oiim.n.l!
Muchos nombres mas que se quedan con pesar al
borde de mis labios en el imperative de la extension y







del tiempo. Mas,: no es possible silenciar un nombre de
cubana que vive en el recuerdo de la que hasta ayer fun,
la gran mujer de talent y madre complete en la exten-
si6n mAs significativa de la palabra Ma. Teresa Garcia
Montes, que no dej6 absorver por el amor materno los
recuerdos de su infatigable personalidad, sabiendo crear
horas de sus horas, para dedicar veinte afios de su vida
al apostolado artistic y social de su patria.
Confiada en la gran benevolencia de todos los pre-
sentes, que forman auditorio tan select y tan querido
para mi, permitaseme un saludo por filtimo, al ilustre
pensador Dr. Habib Est6fano, el admirado Maestro, que
honra con su presencia este acto.



















La Mujer en las Letras



Recuerdo haber visto muchas veces en mi infan-
cia el cuadro delicioso de uno de esos artists ingleses es-
pecializados en la interpretaci6n poetica de las esce-
nas de la nifiez y el hogar, tan caras especialmente a las
razas del Norte de Europa, y que constituyen uno de
los veneros mas preciosos y puros de su inspiraci6n li-
teraria y pict6rica. El cuadro de mi recuerdo demasia-
do alto para mis afios que afin median muy pocd, re-
presentaba a una madre campesina hilando junto a una
cuna de madera. Meciala con el pie izquierdo mientras
sus manos se afanaban en el huso. El conjunto era de un
color de oro apagado y hacia el fondo por el vano de una
ventana asomaba una vision verdisima de huerta.
Mi nifiez ya pensativa, lleg6 a sofiar verdadero el
existir quieto y ficticio de aquella madre, siempre acu-
nando inclinada sobre su rueca. Cuando creci algo mas,
me fu6 dado contemplar al infante dormido en el de-
sorden de sus rizos y adverti que aquella sonrisa que
entreabria los labios de la mujer parecia el remedo de
un cantar con el que ella acompafiaba desde su trabajo
el suefio del hijo.
Mas tarde he meditado much sobre este conjun-
to- quiza ingenuamente concebido por el pintor an6-
nimo-afirmAndome en la creencia de que el canto en su
forma primitive de aparici6n sobre la tierra, debi6 caer
15







por primera vez de labios de una mujer que velaba un
suefio, una inquietud o una espera.
Cuatro sagrados ritmos simbolizaba el cuadro eter-
no de mi recuerdo: el acompasado vaiv6n de la cuna, el
medido girar del huso, la canci6n de la madre y el la-
tido de su coraz6n- sistole y diastole- generadoras, que
prevalecian sobre el conjunto armonioso.
Desde entonces suelo pensar que asi como el don de
conquista, de imperio y de progress son eualidades natura-
les del hombre, el don del canto, medio de ingenua expre-
si6n, revelaci6n espontAnea del misterio de un alma, nece-
sidad infinita de extravasar una ternura que llega a do-
ler de tan intense, pudo ser primitivamente una imperio-
sa vocaci6n femenina.
Existe un romancero an6nimo y eterno del hogar, asd
como existe un romanero de gesta. Todos quisieramos
saber de que labios conmovidos, de qu6 coraz6n hoy vuel-
to al polvo, nacieron aquellos versos del "arror6", nue-
vos para la emoci6n de cada madre, y en cuya factura in-
genua que parece levantada por el latido human, se rea-
liza el milagro de una de las adjetivaciones mnis bellas;
cuya justeza ha sido emulada por la pluma de oro de tan-
tos ingenios hoy ya en la patria de los Grandes que es
la Inmortalidad.
Aquella voz an6nimna debi6 ser voz de madre, acen-
to verdadero nacido de un sentimiento inconfundible.
Atestigua esta creencia la vida perdurable que goza jun-
to a todas las cunas. La reina y la pastor comulgan con
la misma Hostia de amor: y la criatura nacida a un des-
tino glorioso y pesado, como lo es toda grandeza humana,
se asemeja al pobrecito cuyo camino es una ascension a
iniciarse, en que la misma voz los nombra: "mi sol" y en
que la misma entrafia los reconoce "pedazo de mi co-
raz6n".
Creo asi que tal vez el primer canto de mujer, fu6 un
ritmo de cuna, que se levant6 en la mfisica, para doblar
su eficacia.
La literature femenina en general, en que el voca-
tivo constant es el amor del hombre, parece desmentir
esta afirmaci6n desde los tiempos de Safo, cuya obra
amorosa, sin embargo, ha sido considerada como ap6-
16








crifa por alg6n critic, que reelamaba para la griega el
honor de una vida honest, desientida por la posteri-
dad a la que no llegaron sus cantos verdaderos inspira-
dos en el amor de su hija.
En los casos concretos, la vocaci6n femenina, ex-
presada en el canto, nace del amor human; se levanta
sacudida por una angustia, atormentada por una inquie-
tud, que la retiene cautiva al mundo vivo. El amor asi
cantado en voz de mujer, se asemeja a una crucifixi6n
pagana, sin esperanzas de resurrecci6n.
Difiere de la pasi6n amorosa cantada en liras varo-
niles, en que dificilmente se liberta del mundo de las
formas sensibles, para ascender purificada y victorio-
sa sobre las alas fuertes y ligeras a la vez, de la abs-
tracci6n.
Esa supreme redenci6n del amor human, en el
amor universal, esa pureza lograda en la hoguera ardien-
te del propio egoismo sacrificado, yo la he hallado muy
rara vez en la poesia femenina, confundiendo mi pensa-
miento en el recuerdo de aquel altisimo ideal de mujer
elevado por Dante hasta el cielo de Tolomeo e inmorta-
lizado por Petrarca, el primer humanista, en las phgi-
nas perfumadas y dolientes de su Cancionero.
Prisionera en la red florecida de su ensuefio, clavada
como una abeja mitol6gica en la espina de un rosal san-
griento, quemada en la llama roja de la pasi6n humana,
la vocaci6n femenina, se debate, sangra y se abrasa,
confundidos sus escasos rasgos diferenciales, dentro de
una misma zona que present un encendido color de
purpura.
No eitar6 casos, porque me creeria obligada a ilus-
trarlos, detallandolos, y esto es a la vez, algo menos y
algo mAs que una digresi6n eritica, pero me limitar6 a
expresar, que lo que en ciertos y determinados arque-
tipos pued'e constituir un desdoblamiento necesario de
un "yo" excesivo y tropical, o el sintoma de una anor-
malidad, que se anuncia por el verso, como casi todas
las enfermedades por el estado febril, no tiene raz6n de
ser cuando se reproduce por imitaci6n.
17








El descubrimiento de muchos ingenios masculinos por
la vocaci6n literaria de la mujer, tiene quizA su oeulta
aplicaci6n psicol6gica en ese abuso sensualista que uni-
forma su pensamiento y que parece desmentir el lar-
go esfuerzo varonil de idealizaci6n femenina.
La mente que cre6 y sostiene el culto de la Vir-
gen-Madre, elevando hasta la region estrellada e inae-
cesible, la imagen de una Mujer, no perdona que cuan-
do 6sta expresa su misterio, por el don rarisimo del ver-
so, lo haga descubriendo un mundo oscuro o poblado de
imggenes deformes. Y es el caso de preguntarse gpor
qu6 la poesia, gracia alada, soplo ardiente y poderoso que
suspended al inspirado y le arrebata hacia lo Desconoci-
do o hacia lo Lejano, encadena la poesia de la mujer-
con escasas excepciones a un bosque pagano, donde per-
fuma la rosa carnal, como en el paraiso perdido?
iReminiscencias? Vocaci6n de cumplido destino?
jIncapacidad de abstracci6n? No. Tal vez comodidad de
seguir por el camino antiguo, explicable pereza, para li-
bertarse de la finica escuela.
En esas poeas excepciones, tenemos a nuestra glo-
riosa e insigne Tula, G6mez de Avellaneda, la m6s gran-
de poetisa de habla espafiola, considerada uno de los
genios que m6s ha enaltecido nuestra literature. Ella
fu6 sol espl6ndido en la Poesia como lo fu6 Mme. Stael
en la Prosa.
Dos siglos antes que la Avellaneda, brill6 en el mun-
do, una mujer genial, la c6lebre poetisa mejicana Sor
'Juana Ines de la Cruz, conocida por sus contemporhneos
por el F6nix de Mexico y por la decima musa america-
na. Cultiv6 el genero dramitico, pero se destac6 ain
mas en el genero lirico por su facilidad y gallardia en
la versificaci6n.
Don Marcelino Menendez y Pelayo afirma que su
aparici6n fu6 "sobrenatural y milagrosa" y nos dice:
"los versos de amor profano de Sor Juana, son los m6s
suaves y delicados que han salido de pluma de mujer".
Sin embargo, hay en la escuela pagana, en la era
modern, alguna como la magnifica Alfonsina Storni,







que cual una calandria embriagada de color, de aromas
y de sol, vierte en cantares su embriaguez, para deleite
del alma espectadora y del oido artist. Y hay otra,
tambien argentina, que siendo muy joven es ya fa-
mosa entire las mejores: Ma. Alicia Dominguez. Su ver-
so no es tan pasional, pero evidencian, acentos robustos,
alcanzan sonoridad de 6rgano hecho a la funci6n en la
escuela de la experiencia en el sufrir.
Voy a dar a conocer un verso original y bello de
Ma. Alicia Dominguez:
E S T O...
Me ahogo
Bajo el peso
De este Ideal- espina, luz, martirio-
De este Ideal inmenso...
Que es como un Arbol todo florecido
Cuyas races sorben el misterio.
En un pantano oscuro
Que no refleja el cielo....
Me ahogo
Me muero
Envuelta en esta seda de silencio,
Pero que arde y me llaga,
Como otra nueva tfinica
De Neso...
iFiebre azul, vino rojo, filtro malo!
i Elixir de consuelo!
Yo que quise ser clara como el agua,
Limpida como el Cielo,
VendrB a ser a los ojos m6s queridos,
Por tu culpa, una sombra de misterio.
Escrito esta que lo que yo mas ame
Se haga silencio...
Ideal, Ideal, nadie lo sabe:
Me pesas como pesa un gran Secreto.
III
Al nombrar a esas dos gloriosas suramericanas, quie-
ro hacer menci6n especial, de dos uruguayas, contem-







porAneas, la tragic Delmira Agustini y la panteista
Juana de Ibarbourou.
Delmira Agustini, la inquieta poetisa, naci6 en Mon-
tevideo y era de origen italiano, civilizaci6n y arte ca-
ducos, de puro maduros y perfeccionados, se mezelan a
la ardiente y nueva sangre aborigen americana y produ-
cen este genero de poesia fuerte, inquietante, exaltadi-
simo.
Muerta a los veinte y seis afios y nacida y educada en
un ambiente tranquilo y acomodado, una extrafia heren-
cia la hizo vibrar en una intense vida interior y clamar
a los diez y siete afLos, dolores, sensaciones, desencantos
y angustias que finicamente de un modo cerebral podia ha-
ber sentido. Sn alma no conoci6 el amor y por un capri-
cho de su destino, capricho como una burlona mueca,
muri6 trigicamente en una ficci6n de amor, del amor
apasionado y vehemente que anhelaba y que no lleg6 a
sentir.
Es una extrafia flor Delmira Agustini, en el jardin
po6tico, ella misma se interroga, vagamente sorprendida:
"ISoy flor de una especie obscura?"
Flor rara es, flor de mortifero y amargo perfume,
-spl6ndida y roja con irradiaciones de fuego.
No hay ni ha habido poetisa que en plena adolescen-
cia haya producido una tan intense obra po6tica, no s6
de otro caso. Extrafia. y terrible, su obra es la de un es-
piritu que ha sofiado, que ha vivido y sentido hondamen-
te, es el espiritu cansado de las viejas civilizaciones que
habla por su voz juvenile, pero su inteligencia poderosa
se deform6 al encontrarse en los estrechos limites de
una vida fMcil, tranquila, sin preocupaciones por las
necesidades materials, sin el espolazo de la lucha por
la vida, que es la piedra de toque para muchos sentimien-
tos y el freno para la exaltaci6n de muchas inteligencias.
Imaginaci6n fogosa, se entreg6 a su vida interior
de un modo apasionado y absolute, desdefiando la reali-
dad de la vida y buscindose complicaeiones sentimenta-
les y sociales, por falta de buen sentido. He oido arias
opinions sobre la Agustini, desde la que la califica de
vessnica, hasta la de conceptuarsele sublime y perfect;
ii una cosa, ni otra; otros aseguran versionss 6s-








tas recogidas por mi en mi reciente viaje a Sur Am6-
rica), que el extravio po6tico en muchas de sus poesias,
se debi6 al halago constant de su familiar y de sus ad-
miradores, que la hieieron creerse un ser superior e in-
comprendido, que tal vez una educaci6n several habria
conseguido enfrenar el vuelo fant6stico de su imagina-
ci6n.
Sin negar que el sistema de halagos no es el m6s a
prop6sito para aquilatar el m6rito, creo que en el caso
de la Agustini, no hubiera sido bastante para variar su
temperament; era la vida, con sus golpes, con sus ru-
dos vaivenes, lo que habria templado el Animo de la poe-
tisa y le hubiera evitado esa neurosis que se manifiesta
en toda su obra; la educaci6n no varia los caracteres, ni
los temperamentos; false y disimula, pero no transfor-
ma ni mejora; es el sufrimiento, el dolor, lo que puede
realizar el prodigioso cambio. El padecimiento puede lIe-
gar a sanar un cerebro enfermo y ablandar un coraz6n
duro.
Del genio po6tico de Delmira Agustini dan muestras,
entire otras las composiciones "Desde lejos" y "Noctur-
no" donde su musa esta dolorida, pero no exaltada.
"DESDE LEJOS"
'En el silencio siento pasar hora tras hora,
como un cortejo lento, acompasado y frio...
iAh! Cuando tfi estAs lejos, mi vida toda llora,
y al rumor de tus pasos, hasta en suefios, sonrio.
Yo s6 que volverAs, que brillarA otra aurora
en mi horizonte, grave como un cefio sombrio,
revivir6 en mis bosques tu gran risa sonora,
que los cruzaba alegre, como el cristal de un rio.
Un dia al encontrarnos, tristes en el camino,
yo puse entire tus manos p1lidas mi destino...
iy nada de m6s grande, jams han de ofrecerte!
Mi alma es frente a tu alma, como el mar frente al cielo,
pasarAn entire ellas, tal la sombra de un vuelo,
Sla Tormenta y el Tiempo, y la Vida y la Muerte !"
Sorprenden sus aciertos de expresi6n, estos versos
de "Elegias dulces" dan una idea exacta de la tena-
cidad de un alma aferrada a un impossible:
21








"Pobre mi coraz6n que se desangra,
como el6psidra trigica, en silencio,
sin el milagro de inefables bhlsamos
en las vendas tremantes de tus dedos!
Pobre mi alma, tuya, acurrucada
en el p6rtico en ruinas del Recuerdo,
esperando de espaldas a la Vida...
que acaso, un dia retroceda el Tiempo!"
"Esperando de espaldas a la Vida"... 1,no se ve la
amargura inenarrable de un coraz6n condenado a la
desesperanza?
Hay en sus poesias desbordantes de lirismo, magni-
ficencia, originalidad, su fantasia la lleva a sentir iiu-
si6n de amor por una estatua, su fuego es tal, que se
siente capaz de animar el yerto mkrmol y clama al
coraz6n impossible de aquella efigie de Emperador.
En "La Estatua" pide un alma, pide vida para
ella, le angusti a l quietud de la forma, la inmovilidad
inerte de la piedra que finge tan bella figure humana,
y es en la "Plegaria" done pide a Eros piedad para las
estatuas, donde culmina la originalidad de la poetisa,
rogando al dios Amor, compasi6n para esos cuerpos,
"revestidos, del armifio solemne de la calma",
para sus ojos, que,
"nunca ven nada por mirar tan lejos"
y para sus labios,
"labios que nunca fueron,
que no apresaron nunca
un vampiro de fuego
con mas sed y mis hambre que un abismo!..."
Bella poesia por la forma y por la idea esta Ple-
garia a Eros, es de una exaltaci6n que embriaga.
Si esta mujer no hubiera muerto en lo mas dorado
de su juventud, hasta donde la habria llevado el pode-
roso impulse de su vuelo imaginative?
"Sean para ella la gloria, el amor y la felicidad" di-
jo Ruben Dario. Todo parecia para ella y, sin embar-
go... i mal profeta fu.r el bardo! Ni amor, ni felicidad,
ini.vida siquiera! Gloria... si; pero por amor, por so-
lo un poco del amor que sofiaba delirante, hubiera dado








Delmira, la gloria que aureola su nombre; gloria des-
lumbrante de artist, pero fria para su alma, sin cordia-
lidad ni emoci6n, como las estatuas para las cuales pe-
dia piedad y compasi6n a Eros!...
IV
Juana de Ibarbourou, uruguaya, descendiente de es-
pafoles, que de soltera ostenta el espaflolisimo nom-
bre de Juana Fernandez, adopta el apellido de su es-
poso para firmar su obra poetica. La sofiadora provin-
cianita, de alegre y jubiloso optimism, convierte sus
suefios en realidad, la indecisa poesia que revoloteaba
en su cerebro y que agitaba su coraz6n, cobr6 forma fir-
me y definida al pasar los afios, en el contact con la
ciudad y la chiquilla de quince afios, de inconsciente y
salvaje alegria, segfin sus propias palabras, se convir-
ti6 en la mujer consciente, bellisima, en la poetisa se-
gura y triunfadora, en la"Juana de Am6rica" en fin.
Juana de Ibarbourou, tiene al amparo de su tranquilo
hogar la consideraci6n y el respeto de todos, un esposo
digno y un hijo que es el amor de sus amores, como mu-
jer no se puede pedir mis. El signo de la infelicidad,
que parece presidir el destiny de todo gran artist no la
alcanz6; y como poetisa, tiene, lo que ninguna otra
contemporinea ha logrado, la consagraci6n ofrendada
por sus compatriotas al coronarla con el majestuoso ape-
lativo de Juana de Am6rica, apresurando una consa-
graci6n que indudablemente confirmaria el tiempo, pe-
ro que ha de pesar con enorme responsabilidad sobre
la elegida. Aiin la poetisa no ha terminado su obra, de
sus dotes cabe esperar que ]a obra future afirme la
present, la mejore, si es possible, mas tal vez "Juana del
Uruguay" hubiera sido menos solemne, en espera de que
el tiempo y la obra po6tica lograda y perfect, asegura-
ra el amplio gesto de abarcar un continent y hacerlo
gravitar sobre la frente de la poetisa elegida.
!Cudnto amor a la Naturaleza en sus versos, oloro-
sos a retama, a fresas, a tomillo y a manzanas! Una sa-
na y optimista alegria, que tiene el encanto del paga-
nismo griego, corre a lo largo de sus libros: en los que
hasta los titulos hablan de amor panteista: "Raiz Salva-
23







je", "El CAntaro Fresco", nada mAs bellamente original
que su modo de hablar de la muerte en "Vida-Garfio"'
espl6ndida poesia, cuyo titulo es un acierto:
"Amante, no me Ileves si muero, al camposanto.
A flor de tierra abre mi fosa, junto al riente
alboroto divino de alguna pajarera,
o junto a la encantada charla de alguna fuente.
A flor de tierra, amante. Casi sobre la tierra,
donde el sol caliente los huesos, y mis ojos
alargados en tallos, suban a ver de nuevo
la lampara salvaje de los oeasos rojos.
Arr6jame semillas. Yo quiero que enraicen
en ]a greda amarilla de mis huesos menguados...
jPor la parda escalera de las raices vivas
yo subir6 a mirarte en los lirios morados!
Toda ella se fund en un inmenso amor a la tie-
rra, a las plants, a los Arboles, se complace en imagi-
nar su cama, un roble, la cuna de su hijo, un cedro, ca-
lor de nido encuentra en ellas, le parece escuchar los
aleteos y los arrullos de los pAjaros que en aquellos tron-
cos, hoy tani pulimentados hicieron sus nidos.
"Mi cama fu6 un roble,
yo duermo en un arbol,
en un Arbol amigo del agua
del sol y la brisa, del cielo y del musgo,
de lagartos se ojuelos dorados
y de orugas de un verde esmeralda".
Con profunda ternura consider a la tierra, al agua,
al viento, al Arbol, a las flores, todo lo abarca. Su car-
ne, su propio cuerpo juvenile lo ofrece como tema en mu-
chas de sus composiciones, considerindolo como fruto
de la tierra, en su amor panteista.
"Mi cuerpo estA impregnado del aroma ardoroso
de los pastos maduros. Mi cabello asombroso
esparce al destrenzarlo, olor a sol y a heno,
a salvia, a yerbabuena y a flores de centeno.
SSoy libre, sana, alegre, juvenile y morena
cual si fuere la diosa del trigo y de la avena "
Su propia desnudez le atrae:
"Y la supreme delicia







de la mAs casta impudicia:
dormir desnuda en tus brazos".
Pero con mostrar much do sus versos un tranqui-
lo impudor, no hay en ellos sensualidad, ni lujuria: en
todos resplandece el mAs puro sentimiento artistic y
como en las estatuas clAsicas, el desnudo es casto.
Una de las poesias que mejor define este matiz
es "Noche de luvia", la hace sentir un profundo goce
spiritual y fisico.
Es Juana de Tbarbourou el clavel rosado tentador,
de penetrante aroma, tanto, que a veces ya no parece so-
lo de una flor, sino de algo mAs material, de clavo, de
canela, de algo que llega m.s a los sentidos que un flo-
rido perfume.
En su filtimo libro "La Rosa de los Vientos" Jua-
na de Ibarbourou se deja Ilevar por la nueva modali-
dad, nueva, relativamente, puesto que a fuerza de afios
ya va siendo vieja y a fuerza de cultivadores ha perdi-
do aquella orgullosa originalidad con que una mino-
ria se erigi6 en rebelde y select. Es un bello libro,
pero ]a corona de laurel de la poetisa esta formada por
las robustisimas ramas de "Raiz Salvaje", "Lenguas de
Diamante" y "El CAntaro Fresco". Esta filtima obra,
conjunto de breves impresiones en prosa, tiene armonias
de verso por lo lirico de los temas y por el bello e im-
placable estilo.
Juana de Ibarbourou, el mas alto timbre de or-
gullo de su pais, tierra privilegiada por la inteligen-
cia de sus hijos, es por su amor a la Naturaleza y su
manera de expresarlo, una de las voces que mas pro-
fundamente penetrari en el coraz6n de todoo los que
sientan amor a lo inferior, a lo inerte, sinti6ndolo a la
manera de San Francisco de Asis: i Hermano Arbol!...
iHermano pijaro!... Hermana agua!...
Ella, con Alfonsina Storni, de lirica fuerte y emo-
tiva, ya nombrada, y Gabriela Mistral, cumbre chilena,
forman hoy la admirable trilogia de grandes poetisas
americanas.
Vienen a mi recuerdo, tambien en ese precise estilo de
cantar a la Naturaleza, las phginas de exquisite delicade-
za, escritas por la dulce reina Isabel de Rumania, mu-








jer de temperamento artistic profundo y toda nobleza
de alma y de porte, la inolvidable "Carmen Sylva"
V
Schopenhauer, que reconocia la piedad como una
virtud femenina, negaba a la mujer vocaci6n para las
Artes: "No se distinguen ni tienen genio", argumentaba.
"Ese sexo no ha producido un solo espiritu verdadera-
mente grande".
Aparte de su agudo pesimismo y del fondo amargo de
negaci6n que constitute la idea central de su filosofia.
podria invocarse a iu favor, el hecho de que fue hijo
desdichado de una literate de infimo orden, posible-
mente con mas vanidad que tolerancia, que hubo de
considerarse desligada de sus obligaciones sagradas de
mujer, para mal cumplir una falsa vocaci6n.
Anatole France, en cambio, en su bellisimo simbolis-
mo de "El Jardin del Eden", hace que la serpiente de
la sabiduria reconoz3a en Eva una naturaleza mas tier-
na y mhs sensible para liacerse cargo de sus profundos
conocimientos.
He estudiado er: los talents masculinos mfs serious
y recios una marcada reverencia por la vocaci6n de las
mujeres, que Ilevan al Arte, la hondura de su sentimien-
to y la aristocracia de su sexo.
Fil6sofos de la talla de Benedetto Croce, rinden ho-
menaje a mujeres talentosas y dulces como aquella Fer-
nin Caballero, que muriera casi en olor de santi-
dad, por la acrisolada virtud de su existencia y la gracia
pensativa y dogmitica de su obra espaiiolisima
El nifio, amado como hijo, palpita en sus paginas
y hace decir a esta majer, una frase que pueden repe-
tir todas las padres; aunque pase el tiempo y las cos-
tumbres cambien:
"Mi maxima es que todos los nifios deben ser mi-
mados. S61o una cosa hay que conservarles: la inocencia".
El fil6sofo, acostumbrado a penetrar la esencia mis-
ma de las cosas, re:;peta esta verdad piadosa y la ad-
mira porque labios de mujer la han enunciado. Asimis-
mo, ani cuando con menos, calor admite el superficial
liberalism de Jorge Sand, que consider menos fun-
26







dado y justificado que el catolicismo polemico de ]a
Caballero, product natural y sincere de la vieja Espafia
"dogmAtica y guerrera".
Iip6lito Taine, fil6sofo de la Historia y del Arte,
hecho al studio profundo de los ambientes y de las al-
mas, rinde homenaje de admiraci6n a Mme. de Lafa-
yette, la aristocrAtica novelist de "La Princesa de
CI6ves". El ambiente exquisite, su tonalidad de oro
muerto y rosa viejo, la aristocracia contenida de las pa-
siones, el imperative del deber, en suma: la exprcsi6n
sincerisima de un alma femenina, se espeja en el libro
que hace decir justamente al critic severe y dificil:
"Aqui las emociones son tan delicadas como la mantra
de expresarlas. Bien se advierte la mano de una mujer--
y agrega para justificaci6n mayor de su estudio- y
mujer de alto rango".
Podrd objetarse que el precioso libro de Sainte-
Beube "Retratos de Mujeres" tiene su explicaci6n en
el deseo galante de agradar a las damas y congratular-
se con ellas, l61 tan dejado de la mano de Apolo! Pe-
ro no lo creo. Ningfin critic que se preeie de tal, su-
bordina a un fin tan mezquino el ejercicio sagrado de su
pluma. Es suave calor de indulgencia, ese rendido ges-
to de acatamiento que el maestro de la critical tiene
para aquellas damas literatas, muchas de las cuales, sub-
sistirAn quizA por la gracia de haber sido objeto de
studio; es la gratitud del escritor y del caballero, por
las mujeres que expresaron su misterio en una forma,
sino genial- el tiempo no lo favorecia- por los menos
decorosa y sincere.
Insensiblemente he pasado a las mujeres prosistas,
*que son las que han hecho su vocaci6n con mayor, sin-
.ceridad. Y es fAcil explicarse porqur. Creo haber
dicho ya, que el canto es el anunciarse mas espontAneo
del misterio de un alma. Exige un esfuerzo mayor de
vocaci6n para ser grande, pero tambi6n menor de es-
fuerzo para poder ser falsificado. No quiero referirme
al moment actual del verso, en que se llama poesia a la
disposici6n arbitraria de los renglones cortos, con mar-
gen a los costados. IIablo tambien de esa versificaci6n
'hueca y helada que solo exige un moment dedicado a







la bfsqueda de las consonantes y un empuje de ambi-
ci6n y de audacia.
Pero el sell ardiente de la inspiraci6n en que bu-
lle y resplandece todo el calor divino del Cielo, es al-
go mAs que una postura ficticia o que un perdonable-
deseo de ostentaci6n. Esta falsa forma vocaciona! pue-
de encontrar muchas discipulas entire las mujeres, para
las cuales llega a constituir una coqueteria, el prendi-
do de diamantes, la rosa fresca, la corona de oro "dou-
ble", que deslumbra un poquito la atenci6n del vulgo.
Pero la prosa compact, la novela o el cuento que exi-
gen un extrafiamiento del propio destino, para realzar los.
ajenos, el ensayo, impossible de realizarse sin el don de
comparaci6n, de studio y de conjetura oportuna, piden
con imperio, un esfuerzo superior a toda ambiciosa pos-
tura o a toda mentida contricci6n.
En las mujeres prosistas, es indiscutible la vocaci6n
si se continfa en el ejercicio constant, en la aplicaci6n
ardorosa que solo conocen los inspirados, aquellos en cu-
yos pulsos y en cuyas sienes hierve disuelta en la sangre,
la llama viva y azul, que harA de sus vidas, la expresi6n
de una verdad gloriosa y doliente, cual la que reza en
la medalla que el Instituto de las Espafias ha donado a
una mujer genial en su obra y dignisima en su vida.
He nombrado a Concepci6n Espina y repito a continua-
ci6n ese lema, que parece una de las mas m6s bellas
verdades que se hayan dicho sobre la sincera vocaci6n:
"Benditos sean aquellos que inspire el genio. Tienen,
orto y ocaso como las estrellas. Tienen la veneraci6n
del mundo. Pero no reposan jamss.
VI
En el studio detenido de las vocaciones femeninas
a travys de la literature universal, es frecuente el ha-
llazgo de tres casos: la exteriorizaci6n de un "yo" dulce
y triste, con tendencia francamente romhntica, como en
el caso de la francesa Desbordes-Valmore a quien una
colega coitemporanea l1amara "Nuestra Sefiora del
Llanto"; el ya tan socorrido monocordismo del instinto
rimado con cierta dosis de ensuefio, que gira alrededor
de unas cuantas ideas hechas, y en cuya division caben






muchisimos nombres; y el caso tambien frecuente de
las escritoras empefiadas en cubrir su sensibilidad o en
deformarla dentro de moldes varoniles. Esta postura
ficticia que pronto acusa su cansancio y su falsedad
dota a ciertas obras de una aspereza y de una falta d& rum-
bos definidos que no les perinite cuajar enteramente
como verdad est6tica, ni como verdad sensible.
Cu6ntanse en cambio, various ejemplares de cerebros
femeninos, naturalmente dotados de una fuerza profunda
y pensante, de un vigor generoso e inagotable, como los
mejores masculinos.
Ahi estA el caso de Dofia Emilia Pardo BazAn, con-
siderada el primer escritor espafiol de su 6poca, inteli-
gencia solicitada por las direcciones m6s opuestas: la
creaci6n y la critical, y que dejara una obra vastisima
y recia en la estructura y en la intenci6n.
Ahi cuenta el ejemplo de Mme. de Stael, cerebro po-
deroso, libre voluntad que opuso a Napole6n, encumbra-
do de primer C6nsul a Cesar del pueblo, con pretensio-
nes a Cesar de las letras, una energia desconcertante
contra la que en vano luch6 el Emperador.
El grupo independiente, cointinuador de las ideas li-
bres y puras cuya semilla arrojara la Revoluci6n, tenia
en Paris su abrigado sal6n en casa de una mujer acos-
tumbrada a la sociedad de artists y fil6sofos desde su
infancia. Pero los amigos de Mmie. Stael, no eran mira-
dos con buenos ojos por Napole6n y much menos aque-
lla suerte de Musa republican temible por el ingenio
y por el prestigio.
Sabia el Emperador hacer las cosas, y asi fu6 como
a raiz de la publicaci6n de "El Genio del Cristianismo"
de Chateaubriand, nombr6 a su autor secretario de Em-
bajada, para despues desterrar a Mme. Stael con moti-
vo de su "Corina".
Como en la vida de los artists predestinados a un
hermoso y alto destino,.los factors en apariencia m6s
negatives suelen concurrir misteriosamente a una su-
ma positive, cuyo resultado es la gloria, de aquella
lucha desigual entablada entire el Cesar, que tuvo en
un moment dado el destiny de Europa en sus manos, y
una mujer de talent, sin mAs armas que su pluma
29






"jamis..ejercitada en la sitira ni el denigramiento", re-
sult6 una persecuei6n que acus6 en forma poderosa la
fama de la escritora, eaida en desgracia ante el Arbitro
del mundo.
La Condesa de Pardo BazAn seiala muy acertada-
mente que el mejor amigo de la Stael, no hizo mis por
su gloria de lo que hizo Napole6n al perseguirla a
muerte.
Acordandose de ella, desterrada diez afios de Fran-
cia, pero firme en su conviccei6n que no quiso aceptar
los cuarteles propuestos por el Emperador, con motive
del nacimiento del Rey de Roma, acord6ndose de ella,
Bonaparte dijo un dia a Fontanes, el consejero litera-
rio de Chateaubriand: Sabe used lo que m6s me ad-
mira en el mundo? La importancia de la fuerza para
organizer. Hay dos poderes: el sable y la inteligencia.
La segunda acaba siempre por derrotar al primero".
Today Europa odiaba el absolutismo del Emperador
y 61 lo sabia, ,pero ninguna oposici6n le doli6 mas que
la de de la escritora genial para la que guard un re-
sentimiento aspero que perdur6 hasta Santa Elena. Aca-
so su gran inteligencia ech6 de ver desde un principio
un enemigo peligroso en la mujer que ha inspirado a
Mlen6ndez y Pelayo, concepts lienos de entusiasmo y
devoci6n y hasta un afirmativo elocuente, que coloca
su inteligencia en un nivel superior al de los mks gran-
des: "Todo el mundo es plagiario de Madame de Stael
sin saberlo".
Aquel cerebro nutrido, empapado en creencias pro-
pias, fuerte de por si, diO de su luz, por esa irradiaci6n
natural de los soles, y pertenece al alto y raro linaje, co-
mo la Avellaneda, de los ingenios femeninos, en torno
de los que gira mas o menos apagado y discrete todo un
sistema planetario. Pero ella es tambi6n, en cierto modo,
maestra de una especie literaria dificil, me refiero a
la critical, cuyos cimtentos apuntal6 y cuyos horizontes
renaci6 definiendo su modernidad. La critical compren-
siva naci6 de ella. La novelist espafiola antes citada, que
le dedica un extenso y fervoroso juicio, deja anotado en
uno de sus libros: "Es Madame de Stael un inmenso fi-
16n, que el siglo XIX ha ido acuiiando en monedas, sin
30








llevar estampada su efigie. Pero el metal de ella pro-
cede!
VII
Si tuvi6ramos que juzgar a Jorge Sand, fuera de la
zona especial que demarca el Romanticismo, que encar-
n6 en ella mAs que en sus colegas contemporineos, segfin
lo estudia el notable critic Bruneti6re, encontrariamos
tal vez, que su caso constitute una extrafia mezela de
esa imitaci6n varonil y de esa dulzura sentimental que
sefialkbamos al principio, como distintivo de casos di-
ferentes. Su amor po&tico y libresco por la naturaleza,
bebido tal vez en Eousseau, su anarquismo sentimental
que en alguno de sus libros la hace aparacer como apa-
sionada abogado de una causa que desea proclamar y
establecer el imperio del "yo" como Ley.; la rebeldia
"de la incomprendida" como una necesidad justiciera;
encontraron en el romanticismo su integro benepl6cito.
Esta mujer, que encarn6 y represent el tipo feme-
nino de rostro p6lido y rizos obseuros, mirar doloroso y
lejano, ha llegado a nosotros en su retrato mas vulgari-
zado, vestida de hombre con pantalones rojos.
Las apariencias condenaron su vida, aquel concep-
tismo eclictico sobre la moral y el honor que afe6 el Ro-
manticismo, hiz6se sentir con mas fuerza en la obra de
Jorge Sand, cuyas primeras novelas proclaman "el de-
recho a la pasi6n y la ruptura del lazo conyugal".
MAs de cien volimenes comprende su labor enter.
Y en todos ellos, el egoismo individualista levanta al
hombre contra la sociedad, increpando a 6sta que haya
condenado la libertad en la acci6n y encerrado dentro
de las leyes civiles y morales al individuo.
Pertenece pues, como muchas otras mujeres, a esa
suerte de escritores para los que la pasi6n individual,
el capricho -sentimental, exigiria para ser cumplido ple-
namente, el derrumbe entero de las leyes creadas en
bien de la mayoria de los series, para los cuales la vida
constitute un bien equilibrado y digno, una suma de
satisfacciones sanas y conscientes.
"La Providencia- describe Jorge Sand, en uno de sus
libros- hizo el orden admirable de la Naturaleza y los
hombres lo destruyeron".









Se trata de dos'seres que se aman, pero entire cuyo
amor la sociedad se interpone. El deseo que asiste a la
novelist es, el de exaltar el extravio, glorificar la pa-
si6n sobre el deber, condenar las exigencias sociales y lle-
gar a una espeeie de santificaci6n del libre albedrio sobre
las ideas morales establecidas, sin pensar, que ese esta-
blecimiento ha coftado largos siglos de dolor y de san-
gre a la humanida'd y que de dos males, el mejor es se-
guramente, el que 'onsagr6 el Tiempo con la experiencia.
Escrito por pluma de mujer, este concept del ser
con respect a la sociedad, se hace mas sospechoso de
verosimilitud que salido de pluma de hombre, y fa-
talmente atrae la desconfianza hacia la novelist.
Asi fu6 como hubo quien lleg6 a juzgar a la Sand
como a una Safo delirante y rugiente y al tiempo que
Faget le asigna talent la juzga lo contrario del tipo
genial.
Se ha atacado su literature y hoy casi nadie la lee,
al par que su retrato varonil, perdura como el simbolo cu-
rioso de un moment literario; aunque otra escritora ha-
ya tratado de defender esa modalidad de Jorge Sand,
alegando que en la misma literature espafiola, tan es-
plendida en lo que al recato femenino atafie, no han fal-
tado ejemplos de damas escritoras que adoptaran un
tiempo el hibito varonil: Dofia Feliciana Enriquez de
Guzmkn, poetisa, y Dofia Concepci6n Arenal, la poten-
te pensadora gallega, que influyera decisivamente en
el sistema humanitario de circeles.
VIII
Si hubiera de extenderse la enumeraci6n de los ta-
lentos femeninos y su studio desde Safo, admirada por
Plat6n, hasta nuestros dias en que el severe jurado de
Europa otorga la distinci6n del Premio Nobel a cuatro
mujeres, la primera, inspiradora a Nobel de dicho pre-
mio, la Baronesa de Suttner; la figure intellectual mis
conocida en toda Escandinavia, Selma Lagerloff, las ad-
miradas Gracia Deledda y Jane Adams, norteamericana,
habria much que decir con respect al talent de sexo
que menospreciara Schopenhauer.
3!








Es de creerse que el valor creciente que dia a dia
adquiere el nivel moral e intellectual femeninos, contri-
buirin en hora no lejana a una mayor depuraci6n de sus
,cualidades espirituales, lo que hardn mas frecuente el
.caso, hasta ahora rarisimo del "genio femenino".
Toda perfecci6n en este sentido, s6lo podrA lograr-
se en la amplitud de los propios horizontes, en la ele-
vaci6n de las ideas y en su enriquecimiento, pero siem-
pre dentro de las lines generals que obligan a la
mujer, a ser tolerante, generosa, tierna y sensible por
,exceleneia.
Consider perdido o malogrado todo esfuerzo fe-
menino levantado por un ambicioso arrest varonil o un
olvido voluntario de la condici6n natural del ser.
Espiritualmente, y mis ain, cientificamente, las le-
yes de la Naturaleza son inapelables y no se puede vio-
larlas sin incurrir en gravisimo pecado de desequili-
brio.
i QuB las Universidades cuenten en sus aulas con ni-
fias Avidas de saber, y qu6, en los anaqueles de las li-
brerias, se multipliquen infinitamente los libros fir-
mados por mujeres, pero que por sobre todo esfuerzo
femenino prevalezca el ideal invisible y bellisimo de
aquel cuadro de mi infancia!
QuB sea 61 una suerte de espejo diAfano en que
se refleje todo rostro hermoso y pensativo! Qu6 la
mlujer entregada al Arte o al ejercicio de su vocaci6n,
sincera e imperiosa, adopted a manera de un distintivo
heraldico sobre el azul estrellado de su ensuefio, el
simbolo del amor y el hogar: aquella rueca ritmica e
incansable de las antiguas infanzonas, hilando al sue-
fio del hijo, esperando la vuelta del esposo, entregado
a la lucha recia y dificil de la Vida!
He aqui el alto, el finico ideal. Lo demds es atur-
dimiento ficticio y future desaz6n o soledad.
Por much que una mujer se eleve sobre sus alas
magnificas, por solicitada que se sienta hacia el fuer-
te azul, acaso no exist gloriosa vida femenina en la
que no hallen eco las palabras misericordiosas y sabias
del fil6sofo cristiano: "La mujer es un ser nacido pa-
33








ra amar y para sufrir". Y yo agrego, iy tan prepara-
da que esta para ello!
En ella, ya tan agudamente sensible, la exaltaei6n
del sentimiento, significa, a veces, el peso de una cruz
y este martirio, por recompensado que sea, merece siem-
pre admiraci6n y piedad.
Creed que la sincera, la imperiosa vocaci6n, la que
late en la sangre del artist, la que le consume como
una fiebre, es, en las raujeres, un sello terrible que
transe su coraz6n, con la angustia del dolor entero y
universal!
Todas las redenciones espirituales tienen su origen
en ella, la vocaci6n del amor y del sacrficio que redi-
mi6 a Eva en el dolor, haeiendola madre del g6nero hu-
mano; la vocaci6n de'la piedad que hizo a Maria, ma-
dre de la Inocencia Sacrificada.
Los griegos, sabios en simbolos, elevaron templos a
Diana casta y a Minerva nacida del cerebro poderoso
de Zeus.
El arrastre de la vocaci6n del espiritu en las mu-
jeres, sinceramente inspiradas, las hace dos veces ma-
dres y amigas de la Humanidad y acreedoras a ese
respeto y a ese conmovido carifio que nos inspira toda
excitada sensibilidad.
La plirpura gloriosa que llega a revestirlas un dia
meridian, esta mAs ensangrentada de dolor y de sa-
crificio, que la que el mundo incr6dulo suspended a ve-
ces de los hombres varoniles. Sobre todo cuando el le-
ma de una orgullosa soledad, de una altiva tristeza
fecunda, suele ser este que hoy sirve de blas6n espi-
ritual, a una mujer gloriosa y triste, dignamente er-
guida en el Siglo, como escritora y como mujer:
"Velar se debe a la Vida
-de tal suerte-
que viva quede en la Muerte".




















Accidn Social de la Mujer
Conferencia Pronunciada en la Asociaci6n de
la Prensa de Cuba el dia 27 de Mayo de 1932




















Accion Social de la Maujer
EL SUNSHINE EN CUBA

No hace much dias tuve el honor de dirigir la pala-
bra en pfblico desde esta prestigiosa tribune de la Aso-
.ciaci6n de la Prensa de Cuba, sobre el trabajo delicado y
bello de mujeres ilustres de todos los tiempos y de todos
los paises y mencionaba, someramente, a] grupo
de cubanas, modelo de mujeres que honrando su
sexo, han modificado las condiciones cardinals
de la traditional Cenicienta conservando la belleza,
za, pero no como arma finica de seducci6n y victoria, sino
.acoplAndola a ese conjunto armonioso de intelecto y vir-
tud que integran la trinidad de su misterio y su realidad.
Y al mencionar entire las cubanas que mAs se han dis-
tinguido por su apostolado a la obra social y filantr6-
pica de su pais los nombres de Pilar Houston y Maria
G6mez Carbonell, las dos queridas amigas, presents en
este hermoso acto que celebramos Sunshiners y amigos,
representando una al Sunshine glorioso y la otra a la
Asociaci6n feminist, finica en su clase en lucha firmi-
sima en favor de la mujer y del nifio, no puedo por me-
nos que saludarlas juntamente a Maria G. Carbonell que
lleva la aureola de su saber y su prestigio por todos los
centros de cultural y a la nobilisima "madre amorosa" del
:Sunshine, vida ejemplar, toda actividad, coraz6n inte-
ligencia, infatigable, organismo fisico, ear6cter, qu6 con-







dici6n omiti6 Dios cr-ando la formara? Y con dos mu-
jeres guias tan valiosas, como 6stas, pienso que es de
indiscutible certeza lo que recientemente dej6 sentado,
el ilustre pensador arabe Dr. Habib Est6fano: "que el
porvenir del mundo y especialmente-dice- de esta pa-
tria cubana dependera de la mujer-su gran esperanza-
porque su cultural avanza a pasos agigantados, seguin pue-
de constatarse dia a dia, con mis persistencia que la del
hombre".
Y es innegable. La labor de intense alcance social,
que no ha de caer en el vacio, grande labor humanita-
ria que realizamos, ain en los estrechos espacios en que
nos movemos, pero almas grandes en su aparente senci-
llez, que siguen a las primeras, corazones generosos, es-
piritus entusiastas y altruistas, como son todas las her-
manas que me rodean, llevadas por un ideal, cual es
curar las llagas de los series no privilegiados que infeliz-
mente constituyen la mayoria del gran hormiguero que
es la sociedad humana.
Y no caerd en el vacio porque ain en el caso de no
ponerse de inmediato en prdctica ninguno de nuestros
postulados, se incorpcrarin esas ideas al tesoro concep-
tista comfin para constitair el patrimonio con que afios
andando, suefia el future reformador de C6digos, en su
sed de justicia y amor.
En legislaci6n y sociologia, la protecei6n a la mu-
jer obrera, protecci6n a la maternidad y protecci6n a la
infancia, temas amplinimos que de realizarse a nuestras
sugerencias y deseos, aparejarian bienes incalculables
para la future familiar y, el mis arduo, pero no insolu-
ble de la "moral finica" para la sociedad humana a base
de virtud y tolerancia.
Concepto digno del patriotism y del mas afin ne-
cesario y consciente de nacionalismo, en el respeto y amor
del que en Cuba more, amando al pais y port6ndose co-
mo en 61 vaciados su mejor afecto y beneficioso trabajo.
Luchando por la inaplicabilidad de interpretaci6n a actos
y doctrinas, que paises extranjeros quieren hacer ante
el mundo, de fuertes contra d6biles, para destierro per-
petuo de ambiciones desmesuradas crecidas al amparo
de la buena fe y de la habilidal que capta por sorpresa.
38






De la paz universal, aunque siempre ese trabajo me-
rezca el elogio de ser calificado de utopia. Nunca me-
jor motive de enorgullecimiento para nosotras; la utopia,
la quimera es la material impalpable- si se me permit
]a paradoja de esta vencidad de palabras- con que se
forjan las alas del devenir. Todo invento realizado ha
nacido del capullo sedefio de la hip6tesis, es decir, de la
utopia florecida en un cerebro privilegiado. Fu6 utopia y
quimera el primer viaje de circunnavegaci6n en el si-
glo XVI, como el a6reo de Europa a America y viceversa,
de Franco y Lindbergh-nunca mAs inmensamente fa-
moso 6ste filtimo que en estos dias de su cruel dolor;
no quiero olvidar el que, toda una mujer, valiente y gentil,
Amelita Earhart, acaba de realizar, asombrando al mundo;
quimericos ensuefios de una mente afiebrada el telegrafo,
el tel6fono, el fon6grafo, la fotografia animada, la tras-
misi6n radiol6gica y la television; 4 por qu6 no han de
tener su cumplimiento en el tiempo, las aspiraciones, ya
universalizadas de la extinci6n de las guerras, si para
ello se tiene la larva de hip6tesis durmiente en el ovillo
cAlido del coraz6n de la mujer y en el de muchos hom-
bres? Mas y mejor gobernado esta el mundo por utopias
que por cafiones, y bendita y bienvenida la hora de con-
vertir los que hay, en varas resistentes donde se tiendan
las densas capas de cemento armado para habilitar vi-
viendas en beneficio del urbanizado, miserando, carente
hasta del derecho de usufructo del aire y del sol que tan
generosamente se derraman, a diario, desde las alturas.
Por la higiene, trabajos de trascedencia suma mi-
rando por la conservaci6n de la raza con vasto horizon-
te abierto al porvenir. El problema del proxenetismo, bien
calificado de vergiienza universal oficializada, es de una
importancia tan vital para la pareja humana que no re-
quiere demostraciones, como con los axiomas de las mate-
niaticas ocurre. Cruzada de caridad de nuevo cufio que co-
razones femeninos leales e inteligentes, emprenderemos
sin ahorros de medios y d4 por resultado la conquista
del derecho a no ser explotada la came mujeril y el de-
ber de no ser explotador al hombre, derecho y deber que
bien valen una Jerusal6n. Y la primera media bene-
ficiosa en ese sentido seria llamar la atenci6n a muje-






res j6venes o no, porque de todo hay, que asisten a sus;
trabajos de oficinas pfiblicas con manifiesto descuido en
el vestir y el arreglo provocative de sus semblantes, para
asi halagar o despertar tontamente el halago estfipido'
del hombre, compaiero de trabajo o asistente pfiblico,
con menosprecio de su dignidad y la perdida de tiempo,
siempre fastidiosa, de los que tengamos que tramitar, se-
riamente, asuntos en dichas oficinas.
Combatir todo vicio; drogas, juegos, alcoholism con
el studio y cuidado debidos para no lamentar los per-
juicios graves que ya en experiencia espantosa nos pre-
sentan otros paises, es lecir, consideraci6n para el en-
fermo y fuertes castigos al traficante de tales negocios.
En educaci6n copiosos y estudiados temas relatives
a la nueva orientaci6n de la llamada "escuela active",
que merece difundirse profusamente para que la lectu-
ra y la meditaci6n abreven los conductores de la juventud
press ain en las telarafias de practices mejor intencio-
nadas que eficaces.
Terminar con el analfabetismo para sentido y sano or-
gullo general y no consoarnos con tcnet'r ) uc niimero de
ellos, en proporei6n con otros paises, de ser cierta las
filtimas estadisticas ofrecidas.
Proteeei6n a las bellas artes y estimular a la mujer
contemporAnea a dedicarse en mayor nfimero a la obra
pict6rica. Formarse "museos de pintura femenina" muy
siglo XX, que habria de arrojar much luz para la cri-
tica en la venidera centuria en que los valores del talen-
to no ban de aparecer apartados por.sexo, sino por capa-
cidad. Mfisica y literature en las vastisimas proyeccio-
nes que encierran y que seria aun mAs potential y admira-
ble para el future, que la que nos legaranilustres antepa-
sadas.
II
Todos sabemos de ]a mutabilidad de la vida. Cam-
bia rApidamente y con ella eambian tambi6n los ideales de
feminidad. Nuestro deber es ajustar nuestros suefios a la
realidad.
Las zarzas de nuestro amino desaparecerin, los obs-
ticulos que a nuestro paso se presentan, serin vencidos,
40







siempre que procedamos con inteligencia y buena vo-
luntad.
No hay goce mayor que el de la madre al contem-
plar al hijo que acaba de dar a luz; nuestras obras son
tambi6n nuestros hijos y no hay para nosotras mayor
placer que el de realizarlas con toda perfecci6n. Digo
nuestras obras con algin orgullo, porque la mujer co-
mo ser human y culto por afiadidura, tiene y debe te-
ner la aspiraci6n supreme de ser fitil, de dar el mayor
rendimiento a la humanidad, en general "amenguando
todos los dolores y aliviando todas las miserias".
Las mujeres de Cuba que sentimos con la misma.o
mayor intensidad que las de otros paises laboramos y
laboraremos en todos esos ideals femeninos ya dichos que
constituyen la verdadera esencia de ese feminismo siem-
pre combatido o de mala gana aceptado por la mayoria
de-los hombres principalmente legisladores, que no de-
sean convencerse de que la mujer aportaria un elemen-
to sano y altruista, tan necesario, en la political. Estos
ideals son pequefios ante la importancia de la labor de
aspect social tambien de la mujer, de nuestras mujeres,
que valen y se afanan y se oeultan entire los cendales de
la modestia, ofreciendo su coraz6n integro por amor al
pr6jimo, caridad bien entendida, sin el aparato de obras
monumentales, ni pompas, pero sostenido por las plega-
rias sin palabras de muchas gratitudes, cual el Sunshine
bendito al que pertenezco para mi mayor orgullo desde
hace catorce afios.
El Sunshine en Cuba, sefioras y sefiores, es obra de
mujer, como lo es en general en sus cuatrocientas ramas
esparcidas en el mundo entero, desde su fundaci6n en
Norteam6rica por aquella santa Sra. Cynthia Westover
Alden, ya en el reino del Sefior. Puede deeirse que desde
aquella fecha en 1896, se esparci6 en la Tierra una celes-
tial bendici6n.
Fu6 para nuestra ventura, que Pilar Houston, cono-
ciendo la gloriosa obra del Sunshine, enamorada del dul-
ce bien que report a los que sufren y nece-
sitan, puso a su servicio su inteligencia, su experiencia
y su entusiasmo, pues bastaba un coraz6n bien puesto
como el de ella, al que las asperezas de la vida no habian
41






quitado aiun las santas ilusiones de la juventud y que
para nuestra felicidad sigue siendo la misma, y, con unos
cuantos cerebros organizados para la acci6n, ricas vo-
luntades como la de sus dos nobles hermanas y otras
compafieras, al igual que "la gota de agua horada la
piedra" est6 el Sunshine de Cuba, de 1908 a 1932, haciendo
surgir como una aurora en todas la conciencias la frase
mas grande que hays. repetido la humanidad:
"Ama a tu pr6jimo como a ti mismo".
De todas las innumerables obras realizadas en Cu-
ba, dia a dia, por el Sunshine Society, la Convenci6n Fi-
lantr6pica Nacional celebrada bajo sus auspicios en 1928,
al cumplirse su vig6simo aniversario, ha sido la que
mas hermoso recuerdo ha dejado y lo sera aun m6s al
pasar el tiempo.
Datos de su filtima memorial annual, del afio que aca-
ba de pasar, en la situaci6n econ6mica mAs dolorosa
que puede recordarse, el Sunshine ha heeho las siguientes
obras: z
Se reparti6 en viveres $70.00 ademAs de 54 latas de
leche y 42 casos de comida diaria; 45 pomos de medicines
y en efectivo $25.00 a personas enfermas.
Repartidos 49 pares de zapatos y 233 vestidos visi-
tas a enfermos, consuelos y favors a necesitados en gran
nfimero; envio de flores y libros y frutas a muchos de
ellos; consejos morales a j6venes, algunos casos verdade-
ramente desesperados; ropitas, juguetes y golosinas a
various nifios pobrecitos; hermosas colecciones de libros
para bibliotecas infantiles; cooperaci6n monetaria a va-
rias aociaciones ben6ficas y envio de 1,480 cajetillas de
cigarros, en las Pascuas, a casi todos lo asilos de ancia-
nos que tenemos en la Habana, regalo que tanto ellos
agradecen.
Clases gratis a ocho nifios por compafieras que son
profesoras.
El premio manual de $10.00 y Diploma de Honor a la
alumna enfermera que se distinga durante el curso, en
sus studios cientificos y humanitarios.
El pasado 10 de Enero se ofreci6 la acostumbrada
merienda a 24 ancianitos, los queridos ancianitos del
Sunshine, predilectos de nuestro coraz6n, a los que inun-








damos de regalos praeticos y sabrosos, en una tarde inol-
vidable para todos, traduciendo nuestro lema de Amor,
Paz y Alegria que tan bien sentimos.
Los premios a la Benevolencia, que hemos otorgados
otros afios a los miembros del Sunshine y a personas aje-
nas a la Sociedad, merecedoras de tan alta distinci6n,
no los hemos podido cumplir este afio, pero nuestros de-
seos son de instituir nuevamente esos premios, de estinu-
lo y de comprensi6n spiritual entire el Sunshine y los
buenos, cualquiera que fuera su dogma o criterio.
Institiimos en Cuba, por primera vez, el Desayuno
Escolar, en 1910, obra nunca bastante alabada y apoya-
da; actualmente hay en la Habana, diez mil nfios Que se
desmayan en las classes por falta de alimento.
Las obras del Sunshine son y han sido tantas que
es impossible recordarlas todas, esa ligera idea que os doy
os hard pensar si nuestra labor es grande, si es necesa-
ria, si es noble.
Estas obras realizadas sin apoyo de ninguna clase,
ni subvenciones que nunca hemos tenido. S61o por nues-
tros miembros y en la forma caracteristica del Sunshi-
ne, en su mayoria, an6nimamente.
Y ahora a manera de cuento les dire que pensando
sobre el Sunshine que tan en mi coraz6n esth siempre una
noche, contemplando amplias constelaeiones que brilla-
ban muy lejos mirando hacia :a tierra desde la
comba altura, vi una divina apariciCn, semejante a aque-
llas imigenes de las hadas buenas que siendo nifios he-
mos admirado tantas veces en las estampas de relatos
maravillosos y acercAndose a mi, mas y mas, transparen-
te y luminosa, brillaba en su frerte una estrella que
segundos antes habia visto en el cielo, grande, blanca
y brillante.
Sus cabellos hebras de luz may largas, eran tan
iguales a los rayos de la luna que t)do lo inundaban de
una claridad suave y lechosa en la usual quedaba sumer-
gido el cuerpo etereo: s6lo veia yo por instantes la es-
trella brillante sobre los cabellos luiainosos... y las ma-
nos, dos maneeitas diffanas que se tendian hacia mi.
43







Trat le levantarme del lugar en que estaba para,
desvanecer esa visi6n... pero no pude... la estrella
habl6.. su voz reson6 a mis oidos, lejana y dulcisima, .
STienes una pena- me dijo- sufres porque nada
de verdadero valer crees hacer en la tierra?... IHas
olvidado las lIgrimas que a menudo secaste?
Las lagrimas solo son agua que apenas vertida, ab-
sorbe la tierra- le contest-- en este mundo lo que vale
es el oro.. .
STe equivocas- murmur la estrella- y afadi6 al-
zando sus manecitas de niebla hacia el cielo, en ese mo-
mento completamente cubierto de diminutos botones do-
rados: --Ves all& arriba a todas mis hermanas?... Ca-
da una de ellas reeibe en su seno y guard como un teso-:
ro, las lagrimas de un hombre que tfi creias absorbidas
por la tierra... y que la brisa suave ha recogido para
traernoslas envueltas en sus alas.
Por eso hay algunas estrellas brillantisimas, que ti-
tilan com6 gotas de oro suspendidas en el cielo; son las
de los infelices, que guardian muchas, muchisimas igri-
mas... y las hay p6lidas, tan pilidas que apenas se dis-
tinguen como una sonrisa de plata sobre el azul: perte-
necen a los dichosos. .. a los que muy pocas veces han
llorado... Hay ann otras lagrimas que nosotras tam-
bien recogemos... las que una mano caritativa ha seea-
do... las que no han podido correr... .
Pero estas l;timas lIgrimas no nos pertenecen...
nuestra luz las adivina y las absorbe, tan s61o para de-
volverlas a aquel que ha sabido ganarlas, al que las ha
detenido... y a ti te correspondent muchas, a tus herma-
nas en Sunshine, muchisimas mis...
La vision divina desapareci6 al concluir estas pa:
labras.
.Mir6 al cielo y vi nuevamente, muy arriba, la es-
trella blanca, grande y brillante, rodeada de su innumera-
ble cortejo de estrellitas de oro y de plata... y mire
a mis pies, empujada por una fuerza extrafia. No pude
contener un grito de sorpresa. Alli, en el c6sped del jar-
din, donde me encontraba, se amontonaban millones y
millones de piedrecitas de colores... y la voz de la es-
trella, volvi6 a resonar musical, en los aires.






Llvalas- me dijo- 11valas a tus hermanas en
Sunshine... Ino las reconeces? All tienes las transpa-
rentes, limpidas como agua de arroyuelo, que todas
vosotras secaron en los ojos, de la pobre madre; las azu-
les como el cielo, que sin vosotras,.hulieran brotado de
los ojos inocentes de los nifios; las rojas como gotas de
sangre y las amarillas como la palidez que arrancan la
indignaci6n y el deseo de venganza, nacido en los cora-
zones cuando el cuerpo desfallece de dolor y de hambre,
y que vosotras, tambien habeis secado al dar pan y amor
a tantos infelices; los verdes, simbolos de las esperan-
zas que se tronchan y deshacen... las cuales vosotras ha-
b6is hecho renacer en las almas de pobres viejecitos...
bLas reconoces ahora?
Y call la dulce voz... Recogi en mi capa las 16-
grimas trocadas en piedrecitas... S61o eran guijarros.
de colors como hay muchos en los caminos. Pero pa-
ra nuestro sentir, segin la estrella me ]o dijo para co-
municfrselo a todas,' ellas, deben ser los brillantes, los
zafiros, los rubies, los topacios y las esmeraldas mis.
grandes y preciadas que pudieramos ambicionar poseer.
Ya" veis- murmur la voz lejana- como no son
agna todas las lAgrimas. Las evitadas son mAs bellas
que las mis bellas pedrerias.
iY pensareis entonces queridas mias, cuan hermosa
corona de rutilantes piedras, de lagrimas que ha enju-
gado santamente en su vida, seran las que parecen relu-
cir sobre la cabeza de nuestra Pilar, en la que como
valiosisimo brillante solitario que se incrusta en .o alto
de las tiaras papales, se ve el simbolo del Sunshine, su sol
esplendoroso





















ElFeminismo en elMundo
Conferencia Pronunciada en la Alianza Na.
cional Feminista el dia 26 de junio de 1932




















PALABRAS PRONUNCIADAS POR LA DOOTORA
MARIA GOMEZ CARBONELL, PRESIDEN-
TA DE LA ALIANZA NATIONAL
FEMINIST

'Afiliadas Queridas de la Alianza;
Sefioras y Seiores:
No acostumbra el Ejecutivo de la Alianza- ni pre-
sentar a sus propios elements, ni elogiar en pfiblico a
sus miembros distinguidos, ya que tal esfuerzo signifi-
caria aplaudir nuestras gestiones, alentar nuestras mis-
mas ansias, y dedicarnos infantilmente a sacar de las
areas nuestro propio tesoro, en busca de un estimulo
que no necesitamos las que trabajamos por el ideal y
enarbolamos las banderas de la igualdad, la justicia y
el amor en Cuba.
Pero y a pesar de tal Unea de conduct, siempre
observada, considerada hoy propicio ofrecer al auditorio
que nos acompafia en acto tan simpAtico de propagan-
da feminist, algunos datos de la labor americana que
la conferencista de hoy, sefiora Fina Forcade de Jack-
son, ha llevado a feliz efecto a traves del continent,
adonde ella ha sembrado las semillas del cariflo, la con-
sideraci6n y el aprecio para las luchadoras cubanas.
La suerte quiso que la sefiora Jackson pudiera su-
mar a sus trabajos feministas realizados en la patria,
una obra no comfin, por lo menos en las mujeres nues-
tras: la de visitar, ocupando su tribune y aprovechan-
49







do sus honors a. favor nuestro, todas las instituciones
fundadas y calorizadas por mujeres, en America, desde
aquellas de tipo standard que cobijan a las norte-ame-
ricanas irrefrenables e invencibles, hasta aquellas otras,
juiciosas, discretas y bien encauzadas dentro de la rea-
lidad circunstante que abren sus puertas al progress, la
civilizaci6n y la libertad en las grandes nacionalida-
des del Sur. Si la sefiora Jackson no poseyera m6ritos
que la proclaman a todas luces superior, talent y entu-
siasmo, devoci6n infinite por las causes nobles y desin-
teresadas, amor a la nifiez por la que ha roto no pocas
lanzas, ejecutoria brillante y antigua en las filas del
feminismo cubano, ya que es ella socia fundadora de to-
das las instituciones que en nuestro pais han luchado
por el derecho integral de la mujer, poseeria a nues-
tros ojos meritos incontables por los trabajos que ha
dirigido en la patria y lejos de ella a favor de los
desgraciados, de la eultura, de la justicia y dignidad
de nuestro sexo, y la divulgaci6n que ha iniciado en to-
das las tierras de America de nuestra modest obra d'e
restauraci6n afirmada sobre s6lidas bases de decoro in-
dividual y colectivo.
La Secretaria de Estado de Cuba, debe conservar,
si estima en lo que vale la gesti6n cordial de la mujer
cubana, detalles muy valiosos de la que realizara en
nombre de su pars, de sus hermanas y en nombre de
la humanidad, cuyas parte mas sensible es la mujer,
la Sra. Jackson en su cabalgata de conciliaci6n e idea-
lilades por regions de Am6rica.
Ann recordamos su peregrinaci6n del afio 1929. En
tiempo escaso, pero bien aprovechado, y despues de una
memorable tournee por M1xico, visit nuestra compa-
fiera diariamente los departamentos de ]a Comisi6n In-
teramericana de Mujeres, en E. U. llevando a cabo jun-
to a las grandes impulsivas del Norte esfuerzo loables
y que iban a traducirse mas tarde en acercamiento y
just reciprocidad afectuosa entire ellas y nosotras.
La conocieron, la trataron y la estimaron acordes
con sus merecimientos y fervores, las leaders mds ilus-
tres de los partidos politicos militants en Estados Uni-
dos. Y el Presidente y el Vice-Presidente de la gran-








de naci6n septentrional, la recibieron, como a una
embajadora de la prensa cubana de cuya Asociaci6n
es miembro distinguido, y como una representative de la
mujer de su tierra, que ha sabido honrar en todos los
instantes con su inteligencia, firmeza y devoci6n.
Sur-Am6rica sabe de sus locos empefios por regar
y popularizar nuestros m6ritos, anhelos y necesidades.
En mis manos obran las revistas de los praises surefios,
y entire todas descuella, "La Campana", 6rgano official
del Club Argentino de Mujeres, que publicara su con-
ferencia sobre las actividades de la cubana, y en la que
la labor de las Comisiones todas de la Alianza apare-
ce sin limitaciones y sin cortapisas, para orgullo nuestro
y satisfacei6n de aquellas que a costa de sacrificios y
ain de privaciones, orientan la obra feminist por de-
rroteros seguros, a despecho del ambiente cargado de
tragedia, de las adversidades a que se nos tiene acos-
tumbradas, y de los fallos que nuestra acci6n patri6ti-
ca arranca a los desalmados que colocan sobre la con-
veniencias de Cuba y los principios de justicia y 16gi-
ca equiparaci6n, los insanos apetitos, los intereses que
vacilan y las aberraciones que sofocan a la bestia que
llevamos en nuestras bartolinas interiores.
El afio 1930, lo dedic6 la sefiora Jackson a propagan-
da feminist y pacifista, dos nombres y una sola cosa,
en los praises suramericanos. Cinco conferencias sobre te-
mas nobles.y aspiraciones loables pronuncio en Buenos
Aires; una en la Universidad Nacional de. Montevideo;
y diversas disertaciones sobre temas hist6ricos y litera-
rios cubanos y sobre literature feminist a secas, en las
instituciones de primer orden de los paises citados. Re-
sultado de esta labor: es miembro de Honor de todas las
instituciones feministas ya culturales o ya political, de
Norte y Sur AmBrica, y Delegada Viajera por todos los
paises que visit de la Orden del Olivo, Sociedad Pro-
Paz Universal que radica en Buenos Aires.
Trece afios hace que sin descansos que no se toma,
porque ni los necesita, ni son aprobables cuando el ideal
sufre eclipses todavia, realize labor feminist en Cuba.
Catorce que trabaja en el Sunshine de Cuba, del que es
Vice-Tesorera y miembro distinguido, y en cuyo seno or-
51








ganiz6 y presidio la Primera Convenci6u Filantr6pica de
'Cuba, en el afo 1928.
En Cuba ademAs ha dedicado sus actividades a es-
tudiar y a divulgar luego, en la tribune de diversas aso-
ciaciones, problems de cultural y humanidad.
He aqui por que nunca hemos, ni podremos ser mAs
justas, que cuando le nombramos, comprobados sus tra-
bajos pacifistas y panamericanistas, director de la Co-
misi6n de Paz y Asuntos Exteriores primero, y mks tar-
de cuando una oportunidad se present al Ejecutivo, Vi-
ce-Presidenta de la Instituci6n.
Al frente de la Comisi6n citada hard realidad muchos
nobles y generosos anhelos de acercamiento y hermandad
entire los pueblos de America.
Uno de los pocos locos que ha incubado la humani-
.dad a trav6s de los siglos; uno de los desdichados locos
que han rasgado sus vestidos, magullado sus carnes, y
renunciando a los favors de la fortune, por defender la
libertad, finico ambiente en que es possible la dignidad
del hombre, la independencia, forma la mks elemental de
la libertad, Sim6n Bolivar, sofi6 un dja en fundir los
ideales de AmBrica, amalgamar sus glorias, enciclopedi-
zar sus hazafias, sumar sus infinitas rebeldias de tierra
aborigen, sobre la faja temblorosa del istmo de Pana-
mn. Fracasaron sus cAlculos; se vinieron a tierra sus ilu-
siones cual castillos de naipes que el tornado de las
pasiones humans echara por el suelo, qfde parece ser
nuestra realidad, nuestro nivel constant de vida.
La historic recoge el pensamiento del libertador y
lo rodea de oro para orlar sus paginas; pero no sabra ja-
mas traducirlo. i Ojala toque a la mujer del continent
que hizo possible la libertad, que predict la lucha contra
el tirano, que brind6 su concurso a la revoluci6n de la
independencia, que di6 vida y di6 nectar a los heroes
de todas las 6pocas, en la entrafia palpitante y sobre el
peeho, banquet del amor, reunir a todas sus iguales sobre
la faja de tierra rota, convertida en canal, y acordar pa-
ra Am6rica un 3610 decalogo de patriotism constructi-
vo, de amor human, de consideraci6n altruista, de desar-
me universal, de prActicas justas y equitativas, de fra-
ternidad continental.









OjalA, finalmente, la mujer que sabe su valor y has-
ta donde puede influir en la vida de los pueblos, logre,
lo que no han podido los hombres hacer realidad no obs-
tante los afios que nos separan del sembrador de Repfibli-
cas...
Sefiora Jackson: trasmita en nombre de la mujer
cubana a todas las instituciones americanas feministas
aprovechando su labor del dia, un mensaje que diga:
"Por el amor, por la justicia, por la democracia legitima,.
no por la democracia al menudeo que teorizamos y no
sentimos, propicipmos para .fecha no lejana un Con-
greso de mujeres, junto al istmo que fu6, para que ce-
rrando los ojos a la verdad angustiosa, y la inano al im-
pulso nocivo, pensemos en una humanidad mds huma-
na, en una patria mas real, y en un prop6sito mas sin-
-cero, para gloria de los que murieron por Ambrica, y
para escarnio de los que la toman por pedestal".



















Sefioras y sefiores:
Esta conferencia quiero dedicarla a cuantas compa-
triotas mias han colaborado en el movimiento reivindi-
catorio de las mujeres cubanas, recuerdo de carifio y
simpatia, a las de ayer: Pilar Tella, Ofelia Dominguez,
Mania Collado, Amalia Mallen, Emma L6pez Sefia, Pi-
lar Houston, Hortensia Lamar, Elena Mederos, Maria
Montalvo, Andrea Llopart, Emma Saobourin, Margot
Bafios.
A las de hoy: Maria Corominas, Mar,ia G6mez Car-
bonell, Graciella Barinaga, Rosa Trejo, Celia Fernandez
de Velazco, la Marquesa de Tiedra, Pilar Palma, Alicia
Brull, Maria Coronado, Valeria Marcos, Balbina Reme-
dios, Consuelo Machado, Amelia de Vera, Olga Gonzalez,
Dulce M* Estrada Mora y todas las aqui presents, afilia-
das estimadisimas de la 'ALIANZA NACIONAL FEMI-
NISTA".
Decia yo hace unos dlias en la Asociaci6n de la Pren-
sa de Cuba, en amena charla con mis queridas compafie-
ras del Sunshine, que la Doctora Maria G6mez Carbo-
nell era para mi sentir, la mujer gula, la mujer cumbre,
que por suerte surge siempre en cada pais, para bien de
la humanidad. He conoeido varias distinguidas muje-
res en .Cuba, algunas que son toda mi admiraci6n y ea-
rifio, pero hasta hoy ninguna conoci que siendo tan jo-
ven, pudiera ser, como Maria G6mez Carbonell, la femi-
nista 100 x 100, la educadora complete, la mujer digni-
sima y bella, perfectamente capacitada para toda noble
empresa, la descendiente de ilustres patriots, y por






sobre todas esas brillantes cualidades, las mis importan-
te, la que mks adictos le conquista y mas aplausos le va-
le: la de ser la dulce compafiera, la amiga sincera y com-
prensiva para todas las que soldados de fila en su her-
moso ej6rcito de Justicia, Amor y Libertad, comanda Je-
fe tan insigne.
Sean para todas aquellas y para Maria G6mez Car-
bonell, todos los aplausos de este dia.





















El Feminismo en el Mundo

Ayer y Hoy
Hace trece afios, lapso que en el correr del tiempo es-
un ayer, me iniciaba yo en esta patria mia, en las luchas
feministas, entusiasmada por la lecture interesante de he--
chos civicos, de valor a toda prueba, que nos venian de
Londres desde el afio 1909. Libros y reeortes guard afin
como recuerdo de aquellas inolvidables Asambleas en
Queen's Hall por las leaders de las reivindicaciones fe-
meninas Mrs. Pethick y Mrs. Pankhurst.
Hazafias maravillosas las de aquellas inglesas, bra-
vas defensoras del feminismo modern, aquellas que en
el aristocrAtico paseo de Hyde Park habian dejado la.
marca de su fusta en las mejillas de un Lord, habian acu-
dido a la terraza del Parlamento para inTuriar a los Pa-
res, y entire ellas estaba la que meses mas tarde desga-
rrara el cuadro de Velazquez "Venus y el Amor".
Sonreiamos hombres y mujeres del resto del mun-
lo ante aquella agresividad de las inglesas, porque c6-
mo no recordaba la inconsciente, que fuera la deidad, la
verdadera precursora del feminismo, ya que Venus siem-
pre gozara de todos los dereehos y privilegios?
Y si la diosa habiase mostrado ingrata con ella o
Cupido le infiriera cruel agravio, ce6mo olvid6 la ren-
eorosa sufragista, que de ser sensata, toda mujer guia
57







al travieso, lo domina o.... se deja dominar, mis no
lo castiga ?
Tambi6n entire las manos que aplaudian estaban las
sacrilegas que cometieran inperdonable crime de lesa-
feminidad, las que destrozaron las magnificas orquideas
de los jardines de Kew.
Que Herodes ordenara la matanza de los inocentes,
no nos sorprende, es caracteristico de tiranuelos, escla-
vos de sus pasiones, el ensafiarse con los debiles, ser ruin
con los fuertes y adorar idolos del mismo barro que ellos,
pero, que una mujer, ajara tiernas corolas, no es con-
cebible, a menos de haber perdido la raz6n...
Entre aquel vocerio se entreveian cercos de rosas
silvestres, frAgiles, pero erizadas de espinas.
Florecian en suelo hostile, crecian sobre estractos de
prejuicios seculares, producian escaramujos, frutos agri-
dulces, dardos...
Era necesario remover la tierra a costa de muchos
sacrificios, regarls, con sangre generosa, para que be-
Hlas se abrieran al soplo vivificador de la igual demo-
cr6tica. La naturaleza, la gran maestra, no procede a
,saltos, y aquellas luchadoras debian imitarla, evolu-
cionar, adquirir, antes de merecer el voto, la virtud que
Cicer6n consideraba indispensable al legislador-la me-
sura- es decir el equilibrio del alma y del espiritu.
Mientras por sus desmanes fueron satirizadas, por
los sucesores de Arist6fanes y Moli6re, quiza porque
usurpaban el "muy politico derecho" que se abroga el
legislator incapaz, de contestar con insultos y golpes a
quien lo ataca con razones y arguments, mientras en-
carnaron la fiereeilla que Shakespeare denomin6 Ca-
talina; sigui6 Inglaterra la tActica de Petruchio: "ma-
no de terciopelo en guantelete de hierro".
Luego... cuando Europa fu6 scenario de horri-
ble tragedia... Qui6n oy6 hablar de sufragistas? &Ha-
bian desaparecido? No. Silenciosas dirigian el arado,
cultivaban los campos, acudian a las fAbricas, a los hos-
pitales, a las ambulancias. Vendaban, curaban, arries-'
gaban su vida por levantar un herido.
5S








La indomable Catalina, descubria con el poeta, que
"'el coraz6n y el alma deben guardar las lineas armonio-
sas del cuerpo".
El viejo Clemenceau enterneci6se. El Tigre decla-
r6 que era impossible no reconocer a las mujeres los
mismos derechos que al hombre, pero los legisladores
de la dulce Francia, suefian afin con Fenel6n, que la
inujer debe seguir pensando en la rueca solamente, mien-
tras el hombre conquista el espacio y se acerca a las estre-
flas, y como dignos sucesores de aquel Silvain Marechal,
que a principios del Siglo XIX presentaba al Primer
C6nsul un proyecto de ley, prohibiendo a las mujeres
el aprender a leer, rechazaron el que acordaba el su-
fragio al sexo que, tanto endiosara la galanteria cyra-
nesco. Wilson, el gran dem6crata, afirma entonces que
nadie puede creerse autorizado a hablar en nombre del
pueblo, mientras la mujer sea excluida de la vida pi-
blica de una naci6n; sin embargo, el proyeeto sancio-
nado el 16 de Junio de 1919, no fu6 ratificado por to-
-dos los estados de la Uni6n hasta algfin tiempo des-
pues.
Poco expansivo, Lloyd George nada dijo... mis
quit6se el guantelete medioeval, caballerescamente ten-
di6 la mano a la mujer fuerte que dejara sus peque-
fieces en el crisol del dolor, y recordando s61o sus m6-
ritos y la figure heroic de Miss Cavell acord6 a las
hijas de Albi6n, el voto politico, dias despu6s de fir-
marse el armisticio!
Una vez mAs, la hidalga Inglaterra, la cuna y la
Tierra Santa del Parlamentarismo, daba al mundo una
lecci6n de justicia.
El 14 de Diciembre de 1918, muchas de las mi-
litantes que vociferaban desde una d4cada atrAs, bajo
las b6vedas de Queen's Hall, desfilaban pensativas, en-
vueltas en niebla matutina, por las callejuelas de Lon-
ilban a las urnas!
En dos semanas no se hace una campafia electoral,
y bien sabian cufn lejos estaban del triunfo, pero an-
tes que abstenerse por cobardia y renunciar a derechos
tan penosamente adquiridos, duplicaron sus esfuerzos,






y con mayor valor que el del combatiente que lucha con
probalidades de 6xito, pues tenian la certeza de la de-
rrota, eumplieron con su deber de ciudadanas.
Y de pie, las representantes de an sexo que en la
Edad Media no tuvo alma, en el siglo XVIII careci6 de
cerebro, en el XIX se le negaron derechos civiles, y en
el XX se le otorgaron los politicos, aguard6 la entrada
al Parlamento.
Vemos despues a Lady Astor ocupar un sitial en la
Camara de los Comunes, y creo, en el vetusto recinto, no
habra quien diga... "el tiempo pasado fu6 mejor".
MIs afim, deseando que la mujer olvide su prolon-
gado ostracismo, hace gestiones Lord Haldane para que
sea Cancillera del Reino Unido y llegue al solio de Can-
tebury.
Asi en dia no lejano, veremos a una dama en el
cargo que desempefi6 Lord Bacon, y a otra en el de San
Telmo. Y quiza la vieja ciudad arzobispal, en la ciudad
de leyendas y tradiciones, surja un modern Chaucer
que nos relate cuentos cuyas protagonistas scan de voto
y mitra.
En realidad a orillas del Thmesis, la Bastilla feme-
menina cay6, cay6 tambi6n mAs facilmente que en Ingla-
terra, en otros paises; en pocos que quedan esth desmoro-
nindose y en el nuestro se buscan... las piquetas de
marras!

No falta quiien asegure que muchas naciones pro-
metieron o acordaron el sufragio a la mujer, obligada por
el elevado porcentaje que represent, en las poblacio-
nes diezmadas por la metralla.
Suecia, Noruega, Dinamarca no padecieron ese mal.
SQu6 las indujo a otorgar el voto a la mujer?
La rectitud de conciencia de sus legisladores.
6Y en Australia, donde las hijas de Eva son escasas,
que mas de un australiano pregunta a qu6 especie per-
tenece?
6Es tambi6n el temor al niimero que impone igual-
dad de derechos o el deseo de verlas con mayor frecuen-
cia; aunque sea en el atrio, o en el comit6?








IY en cl Canada? 1Y en Nueva Zelandiat? Y en la
gran Repfiblica del Norte, donde el estado de Wyoming
concedi6 a las mujeres el derecho de elegir y ser elegi-
das en el afio 1896?
Austria, que recin surge entire las democracies lle-
va 12 concejales al Municipio de Viena y 5 candidates
a ]a Asamblea Nacional.
Alemania, cuando sus heridas afin sangraban, fi-
jos los ojos en cl porvenir, admite la representaci6n pro-
porcional, igualdad de derechos civiles y politicos para
ambos sexos y 52 mujeres colaboran en la Asamblea Cons-
titucional, han hecho iltimamente triunfar a Von Hin-
derburg, demostrando verdadero patriotism.
Italia, votan desde el afio 1920, con alguna restric-
ci6n.
Mientras, Julietas y Graciellas se resignaran, como
muchas otras, a aspirar el incienso de los sonetos de
Petrarna.
En Francia, la Camiara de Diputados aprob6 los ar-
ticulos siguientes:
Primero: Las leyes y disposiciones reglamentarias
sobre elelectorado y la elegibilidad en las Asambleas se
aplican a todos los ciudadanos franceses sin distinci6n
de sexo.
Segundo: Durante un mes a contar de la promul-
gaci6n de la present ley, las listas electorales se abri-
rain en todas las inscripciones complementarias, scgfin el
articulo precedent.
No falt6 en el debate frase galana. Monsieur An-
drieux exclam6: Dejad que las mujeres vegan a nos, es-
parcir6n sobre nuestros trabajos celestial bendici6n!
SAcaso no es ella sonrisa de Dios?
Mas los veterans de la ley, temieron esa sonrisa,
sintieronse d6biles y ... rechazaron el proyecto, porque
la mujer estk destinada al hogar y no al forum.
IY si basandose sobre el mismo argument, las mu-
jeres se hubieran negado a concurrir a las urnas, a las
fibricas de municiones y donde la voz de la Patria las
llamaba, qu6 hubiera sido de Francia?
Ante esos veterans, los labios que tantas veces en
las horas de prueba, entonaron la Marsellasa para aho-







gar sus quejas, murmuraron: Oh ancianidad tu nom-
bre es sin6nimo de'ingratitud!"
Satisfactorio es comprobar que los pauses escandina-
vos y anglo-sajones, en los cuales existe la coeducaci6n
de los sexos y donde la mujer, es m6s y mejor conocida,
son los primeros que reconocieron su capacidad political
integral.
iC6mo ha respondido a la confianza que en ella de-
positaran ?
Primero: Luchando con austeridad por los cargos
a que aspiraba.
Segundo: Legislando para lo mis sagrado que exis-
te para una mujer: por el niflo y para la raza.
Conocemos los medios masculinos de propaganda:
Un retrato-en marco de oro o engarzado en proyec-
tos frondosos-art nouveau.
Si realizaran los sufragantes y el elegido un balan-
ce, al final del period correspondiente, hallarian, sin
duda, enorme deficit entre el haber y el debe, deficit
que se resuelve en quiebra fraudulent.
iCuAntos explotan en visperas de elecciones la ve-
ta sentimental del amor al pueblo y a la infancia.! Co-
nozco hombres que a:ipirando a carteras gobernamen-
tales, si6ntense atacados de manias ambulatorias que los
levan a las escuelas, a los tribunales, a los campos aso-
lados por los mosquitos, esto no es de tanta importancia,
ahora, que en la misma Habana los padecemos igualmente.
De ser obras las promesas hechas, viviriamos en
Idealicia, pero nos sucede lo que a Mois6s, como duda-
mos, siempre vemos en lontananza la Tierra Prometida.
En las contiendas electorales femeninas, las candi-
datas han tenido la ingenuidad o la honestidad de pre-
sentar a. consideraci6n y anllisis de los votantes la la-
bor ya realizada, contra cl analfabetismo y el vicio,
en pro de la infancia y del obrero- el haber ensefiado
a leer a mil ninos es positive, el "abrir6 una escuela" es
problemAtico.
Ellas explican el program que han seguido en sus
actividades y de sus observaciones deducen las leyes ne-
cesarias que se proponen aconsejar y saneionar.
62








Citar6 como ejemplo de esta eficiente campafia la
que le valiera el 6xito en un municipio ingles a la se-
fiora How Martyn, quien se abstuvo de tapizar los mu-
ros, con manifiestos, porque suponia que la persona in-
teresada en conocer los fines que perseguia los leeria
en los peri6dicos; no hizo visits a domicilio ni recorri6
las calls en autom6vil, porque opina que para ser can-
didata no se necesita malgastar el diner.
Invit6 a sus partidarios a los barrios fabriles a ins-
peccionar su obra y... con gran sorpresa de los politicos,
veterans, triunf6 por gran mayoria, merced a sus m6ri-
tos, sin denigrar ni calumniar a sus adversaries.
La mujer, aporta al sufragio un element sano, al-
truista, el crime y el alcoholism no son femeninos.
En Australia y algunos Estados de la Uni6n Ameri-
cana, donde las hijas de Eva ejercen el voto, se obser-
va cuanto pesa en sus decisions el valor moral de sus
candidates y en los paises escandinavos han sido ellas,
con sus constantes esfuerzos, quienes han disminujdo el
porcentaje de la ebriedad.
Mas afn, en Utah, Wyoming y Estado de Washington
segfin declara Jofin Kingman, consejero en la Corte Su-
prema de los E. U.: "Jamas ni en lo civil, ni en lo cri-
minal, se ha reformado veredicto alguno en el cual las
mujeres hubieran formado parte del jurado".
Con just raz6n, el Lord Canciller de Londres, ha
nombrado 7 magistrados femeninos.
Alberto Thomas, diputado frances, se complace en
constatar que toda. Cmara donde actfa el sexo debil,
se caracteriza por la audacia y perseverancia en las re-
formas sociales.
Transcribo el document redactado por miembros
del parlamento de Wyoming, E. U. A. hace 5 afios, ha-
eiendo la salvedad, para no restarle valor, que alli las
mujeres no estin en mayoria:
"En vista de que sin necesidad de leyes violentas y
opresoras, el sufragio femenino ha contribuido a des-
terrar el crime, el pauperismo y el vicio, de que ha
asegurado la paz y el orden en las elecciones, de que
ha hecho un buen gobierno, que desde que se establecie-
ra hace 20 afios, ningfn departamento necesita refugios
63







para obreros, que las carceles estin vacias y "que nin-
gun crime se ha realizado, si no ha sido por extranje-
ros, el Parlamento de Wyoming resuelve que estos re-
sultados se comuniquen a todas las Asambleas legisla-
tivas de los pauses civilizados, para incitarlos a conce-
der a la brevedad possible, los derechos politicos a la
mujer".
Si este fallo es halagador para nuestra causa, hay
un dato mas elocuente aim para los que velan por sus
propios hijos o por los ajenos: el indice de ]a mortali-
dal infantil ha deerecido, por la eficaz actuaci6n de las
madres inteligentes y preparadas en los hogares de las
que no saben serlo.
Ldstima grande que el poderoso pais no haya se-
guido el ejemplo de ese estado national y haber permitido
legislar, en mayor nfimero, a tanta mujer prominent nor-
teamericana que evitara, un tanto, la ola desesperante
de crimenes y miserias que hoy en dia se desata alli, an-
te la impotencia gubernamental.
Puertas afuera, pues, contamos ya con que mas de
100 millones de mujeres se encuentran habilitadas para
manifestar su voluntad en los comicios.
En 42 paises: 23 de Europa, 8 de Am6rica, 5 de Asia,
4 de Africa y 2 de Oceania, las mujeres gozan de sus
derechos politicos, totales o parciales. En nuestra Ame-
rica: Estados Unidos, Ecuador, la provincia de San
Juan, Reptblica Argentina y filtimamente Brasil y Puer-
to Rico acaban de reconocerlos a sus mujeres.
En 42 paises las mujeres han conquistado el lugar
que de derecho les corresponde, de iguales ante las le-
yes a sus compafieros, con los mismos derechos y pre-
rrogativas, tambien con equivalentes deberes.
La mujer cubans, esti en absolute desposeida de
ellos.
SSerA acaso inferior a la native latinoamericana me-
nos consciente, menos culta, mas incapaz?
ASerAn las mujeres cubanas menos dignas de ejercer-
los que los 100 millones de americanas, inglesas, belgas,
griegas, chinas o espaiiolas?
Hemos'visto a la concejala espafiola entregada a las
obras de asistencia social; a la burgomaestra belga or-








ganizar la defense de la ciudad frente al enemigo; a la
inglesa dictando sentencias en su Juzgado de Paz; a la
rumana redactando ordenanzas edilicias y agrarias; a la
rusa Ministro Plenipotenciario en la persona de Alejan-
dra Kolontai y en Rosita Swimmer como representante
DiplomAtico de Austria... En la Comisi6n de Mandatos
de la Liga de las Naciones, donde se ventilan asuntos
internacionales candentes, a la juriscosulta sueca, y a la
mujer inglesa en la Conferencia Econ6mica de 1927 en
Ginebra; se han visto a todas, australianas, suecas, ingle-
sas, africanas del sur, rumanas, formando parte de las
delegaciones oficiales en la Asamblea de la Sociedad de
las Naciones, alli tambien, mi distinguida amiga, la muy
ilustre uruguaya, Paulina Luisi, presidiendo la 5a Co-
misi6n de la Asamblea en su totalidad formada por mi-
nistros y diplomiticos y se ha visto a otra al frente de
la Delegaci6n de su gobierno en la Conferencia Inter-
nacional del Trabajo.
A Margaret Bonfield en sus funciones de Ministro
del Trabajo en Inglaterra; a la m6dica Nina Bang en la
Carter de Instrucci6n Pfiblica danesa... a Nelly Tay-
lor Ross, la gobernadora del Estado de Wyoming ya
nombrada, en los E. U. llevada a ese alto cargo por elec-
ci6n popular.
Se han visto a todas alemanas, holandesas, belgas,
francesas, depositando su voto en las urnas y discutiendo
serenamente en sus respectivos parlamentos.
Se las ha visto elevar la condici6n de la mujer en
el trabajo; dar a la madre la tutela de los hijos igual
que al padre; combatir la prostituci6n y concluir con la
trata de mujeres en Australia; rear tribunales especia-
les para nifios con un jurado mixto; votar subsidies fami-
liares a las madres proletarias; elevar la edad de con-
sentimiento en los delitos contra la moralidad; regla-
mentar los especticulos cinematogfi'ficos para nifos;
combatir el alcoholism; establecer cajas de seguros pa-
ra la maternidad; ocuparse de cuestiones financieras;
asegurar la independeneia eeon6mica de la mujer ea-
sada, y luchar para conservarle su nacionalidad; propo-
ner y votar ben6ficas leyes soeiales diversas y numero-
sas; legislar sobre el nifio abandonado; sobre la obliga-
65








ci6n del padre ilegitimo a las cargas de la infancia; pro-
poner leyes que obliguen al hombre a la indemnizaci6n
equitativa para los gastos extraordinarios que sobrevie-
nen a la madre con la venida al mundo del hijo que am-
bos engendraron...
No se habr6 olvidado la hazafia sobrehumana de
aquel grupo de mujeres reunidas en La Haya en 1915,
en plena guerra, para conjurar a los hombres que cesa-
ran su matanza despiadada... Clara Zetkin llegando en
avi6n desde Alemania despues de burlar la vigilancia
de las autoridades; Juana Duch6nne viniendo de Paris
bajo el peso de una condena a muerte por traici6n a la
patria; Christal Mac Millan perseguida por las auto-
ridades inglesas; a Emily Bolch expulsada de su pais
y sus bienes confiscados... Las hemos visto a todas
ellas reunidas en La Haya para gritarles desesperada-
mente a los hombres enceguecidos por la la sangre:
iPAZ!
Yo recuerdo la escena emocionante que lei y arras6
de l6grimas mis ojos, cuando aquellas dos madres enlu-
tadas, llorando a sus dilectos caidos ambos en los cam-
pos del Marne, se tendieron las manos temblorosas en
el Congress de Ginebra en 1920... Paris y Berlin llo-
rando sus hijos... Francia y Alemania confundiendo sus
sollozos de madres, estrechaban sus palmas.
Solo la mujer es capaz de sentir en el desgarramien-
to de sus entrafias, el odio salvaje y profundo hacia la
guerra... s61o ella puede alimentar en su coraz6n san-
grante y temeroso la vida tan frdgil del Arbol de la Paz,
porque solamente ella sabe cuanto dolor y cuanto sacri-
ficio, cuanta desolaci6n y cuanta amargura, cuanta mi-
seria y cuanto desastre, encierran en sus almas de ace-
ro las ametralladoras y los cafiones.
Y hasta las ligrimas de Jeanette Rankin, la pri-
mera mujer dipulado en el Parlamento Federal de Nor-
te Am6rica, son de una sugestiva ensefianza... Jeanette
Rankin votando con sollozos los fondos de guerra de
los Estados Unidos, en 1915.
Esto es el feminismo puertas afuera.
Puertas adentro, todavia se nos hacen objecciones de
orden gsntimental, social, politico y hasta fisico.
66








Hogafio como antafio, los patriarcas afirman que nues-
tro destiny es ser esposa y madre.
Sin duda alguna, esa es la misi6n de la mayoria, no
de todas. Hay doncellas sumisas, desobedientes, impe-
riosas. De acuerdo con el concept latino que prima en-
tre nosotros, las sumisas son las finicas con aptitudes pa-
ra former una familiar feliz.
He ahi un problema. gAcaso todas las mujeres tie-
nen la parte que les corresponderia al amor y a la pro-
tecci6n del hombre? Bien sabemos de la marcada anti-
pat,ia del cubano al matrimonio, sabemos que el hombre
ha nacido con un privilegio: el de saber olvidar. Cuan-
tos compromises se rompen despu6s de largos afios de
constant ternura de parte de la amada.... y que la ve-
leidad masculina justifica con una simple expresi6n "in-
compatibilidad de caracteres"... y esa pobre nifia, ya
en el limited de la primera juventud, perdida su fe en el
amor y en el hombre, queda frente a la vida, sin el com
pafiero elegido, quiza sin padres, sin hermanos, indefen-
sa de sus derechos y con una pesada carga de deberes.
Siempre defender la maternidad como finica afi-
nidad possible de demostrar y como una gran misi6n del
sexo. Defender la igualdad en el nacimiento y el respe-
to y la consideraci6n para la madre soltera y defiendo
esos derechos ante la propia conciencia femenina mu-
chas veces acusadora, contra prejuicios milenarios, re-
clamando de todas las mujeres una gran solidaridad com-
prensiva y una gran solidaridad afectiva, frente a los
problem:as de nuestro sexo.
Esto a cuanto a las sumisas infortunadas se refiere.
Aquellas otras, desobedientes o imperiosas, al no encon-
trar el principle encantado, tienen o que embarcarse a
Australia en busca de compaiiero, o permanecer aqui
consagrando su existencia a obras fitiles, siendo un fac-
tor de progress en la sociedad y rehabilitando el mal
nombre de la solterona agriada y murmuradora.
Los poetas que consideran a la mujer: flor, estre-
lla y rayo de sol, y los escritores que ven en ella a la
heroin de novela, alArmanse por la supuesta perdida de
feminidad.









Si las exigencias de la vida la sacan de su santuario
y la levan a la f~brica, observadla al salir del taller y
de las grandes tiendas EB1 trabajo ha menguado sus
atractivos? ~Al contrario, le propociona medios para em-
bellecer su hogar y su persona?
Preguntad si los 6.500,000 mujeres que han trabaja-
do durante la guerra, han dejado de ser encantadoras
ante los ojos de hombres y soldados de todas classes so-
ciales.
El oeio sefiorial es el que original tejido adiposo,
conspirador de la gracia y esbeltez. El verdadero peli-
gro en una sociedad no esta en las mujeres que traba-
jan, sino en las que no trabajan.
La pereza intellectual o fisica, despierta el vicio,
la actividad mata hasta los microbios de la vejez.
Se asustan los hombres de la mujer que de frente
aboga por una causa just, mas no de la jugadora que
vocifera y grita en las tribunas de un hip6dromo, en la
ruleta o en la mesa de pocker-aquella es ridicula sufra-
gista, 6sta es una mundana "chic" y "con savoir faire",
realmente, la 16gica masculina es bien il6gica..
De ser cierto que algunos oficios masculinizan y
dan el grito de alert, qu6 hacen contra los hombres
que sin mis oeupaci6n que la de lustrarse las ufias, se
feminizan
De los dos extremes, tcuhl es el peor?
De acuerdo con la idiosincrasia femenina de nues-
tro pais, i "que horror"-eiertas matronas exclaman- "las
mujeres en la political, de ninguna maiera"!
A 6stas les contestamos; deseamos participar en el
gobierno, anhelamos hacerlo francamente, a cara des-
cubierta.
Algunas de esas matronas actiian y han aetuado en
la political bien o mal conocidas.
Repudiamos lai politiqueria de entretelones de an-
tifaz y de boudoir, caracteristica de favorites y servi-
les, politequeria que hace de la mujer vil instrument
de bajezas.
AY si se dedican al comicio, qui6n cuidarh nues-
tros hijos? Otra pregunta que se oye much.







La madre, realmente madre, no subordinari los de-
beres que la naturaleza le impone a los de la ciudada-
na, y no siendo 6stos incompatible con aquellos, sabra
cumplir con ambos, sin detrimento de los primeros.
AdemAs, aquel periodo es mas o menos largo. Una
mujer consciente cumplirA primero con esos sagrados
deberes, y ya fuera de los cuidados tan necesariamen-
te director y constantes sobre los hijos pequefios, ella
puede dedicar algfin tiempo a lo que mas guste.
Y eso s61o, la verdadera madre, porque aquella que
lo es por el s6lo hecho de haber dado vida a otro ser,
eon eualquier pretexto, con o sin voto, dejard su hi-
jo en manos de amas, ayas, gobernantas o institutrices,
por el placer de asistir a un sarao o a una partida de
bridge.
Ha poco realiz6se en Francia una encuesta, la cual
,demostr6 que la mayoria de las feministas militants,
son madres, orgullosas de serlo y ambicionando exten-
der su acci6n ben6fica a todo el pais.
Citar6 un caso entire mil: Ma. Teresa de Austria,
era reina, tuvo 16 hijos, lo que no le impidi6 ser un
gran jefe de Estado.
Y las disidencias que susqitar6 entire esposos la
diverse opinion political. Otra pregunta.
SSi la disparidad religiosa que es de por si, la m6s
intransigente, no altera la paz de los hogares por que
atribuirle mayor importancia a la tendencia partidista?
Cuando el marido o la esposa tienen la mania de
discutir, es motivo para ello, el que no est6 un flore-
ro en su lugar.
IQuitadle a cierta gente sus ridiculeces y que le
queda, si vive de ellas?
El estado democrAtico debe favorecer ante la ley
el espiritu de igualdad entire los sexos y mas complete
y provechosa ser6 la educaci6n de los hijos.
Si el hecho de deprimir al hombre no eleva al hom-
bre, menos lo enaltece el deprimir a la mujer y much
ganaria la sociedad con las fuerzas perdidas que excluye
de su seno.
Paladin de la mujer cubana y quien ha solicitado pa-
ra ella el voto desde 1928, ha sido el Doctor Manuel








Castellanos Mena, caballero dignisimo, hoy tambien
lo apoyan algunos compafieros; pero realmente da risa
los comentarios que algunos de nuestros legisladores se
atreven a formular en contra.
Algunos dicen que no estamos preparadas para el
sufragio. Es simple suposici6n.
SLos hechos han demostrado que el hombre lo es-
t6? That is the question. Asegura el Censo de otros
afios (no el iltimamente hecho) que el nimero de vb-
tantes analfabetos era bastante crecido, 40% de vo-
tantes y esa cifra explica toda una situaci6n, la del
triunfo de la incompetencia, segin califichrala Faguet,
la que condenara a S6crates, la que ha atentado aqui
a la libertad individual con el objeto le llegar a una
falsa igualdad, la democracia degenerada que combi-
na lo mediocre y lo inferior, para restringir y dafiar
al mds id6neo y progresista.
Equitativo seria que s6lo los culpables sobrelleva-
ran las consecuencias, mis no es asi; las mujeres so-
portan el peso de errors que no cometieron y son ca-
riatides del mal cimentado edificio politico.
Para mi mejor sentir y mayor inteligencia y para no
ser c6mplices, en llevar al pais al calvario, yo pediria el su-
fragio calificado, lo mismo para hombres que para mu-
jeres. Ello seria temporalmente, los analfabetos y los
que no saben las cuatro reglas de Aritm6tica, no vota-
rian. Tal cosa seria un estimulo, con toda seguridad,
en breve tiempo, estariamos todos los ciudadanos capaci.
tados, en ese sentido, para cumplir con la ley electoral.
No me digan que esto no puede ser possible porque
este pals fuW independiente con el auxilio de todos sus
hijos, esa raz6n sentimental, no puede ser poderosa, si
es causa de perjuicio para la colectividad, y no disgus-
taria, toda vez que seria una media temporal.
Adem6s las mujeres defender;iamos los siguientes
principios que defendieron las mujeres francesas:
19-La mujer debe votar, porque esti en su derecho.
Segfn la declaraci6n de los derechos del hombre, la
ley es la expresi6n de la voluntad "general" y todos
los eiudalanos tienen el derecho dp concurrlr 'a su
;o







formaci6n, ya sea personalmente o por medio de sus
representantes.
2--Es -deber, porque nadie tiene derecho de pres-
,cindir de los asuntos pfiblicos.
39-EstA en sus intereses: porque si la ley politi-
ca desconoce a la mujer, la ley civil la inferioriza y la
ley econ6mica la aplasta.
4--Esta en el interns de la familiar: porque libe-
rar a la esposa de la incapacidad que pesa sobre ella,
es aumentar su dignidad, acrecentar el respeto a que es
acreedora ante sus hijos y consolidar el hogar.
5Q-Esta en el interns de la sociedad: porque el li-
bre y complete desarrollo de todas sus facultades indi-
viduales es indispensable al progress social y a la pros-
peridad del pais.
69-Esta en el interns de la Patria: porque su en-
grandecimiento necesita de todas las competencias abne-
gaciones y de todas las energies.
79-EstA en el interns de la raza: la mujer es pro-
tectora natural de la infancia, la adversaria del alco-
holismo, que engendra la tuberculosis, el vicio, la locu-
ra y el crime.
Al obedecer nosotras las leyes como los hombres,
es un grave error de nuestra legislaci6n actual, no po-
der intervenir en la construcci6n de ellas. Esas leyes pa-
ra ser justas deben ser hechas con la colaboraci6n de
la mujer, porque hay situaciones en la vida que no pue-
den ser sentidas por los hombres- como por nosotras.
Es impossible que ]as leyes relacionadas con la mater-
nidad, por ejemplo, scan bien hechas ni ain por los
mejores hombres, aunque est6n dotados de la mejor bue-
na voluntad. Ellos no pueden Ilegar al coraz6n angus-
tiado de una madre que el contemplar al hijo que aca-
ba de nacer, piensa en la herencia sifilitica que trae en
su sangre, en el alcoholism que tambi6n le cerca y en la
miseria que vendrA para madre e hijo, porque el padre
dominado por los vieios, ya ni piensa en trabajar.
Ya no s6lo las necesidades sociales que sentimos en
nuestra propia care, que nos lastiman el alma, que-
dan libradas a la buena voluntad o al tibio interns de los
hombres... Hasta en las cuestiones de ensefianzas al ha-








cer la distribuci6n se establecieron diferencias: una es-
cuela de arts y .i.i.-.. para hombres, mas tarde otra,
Industrial, tambi6n para hombres, y a nosotras... si-
no hubiera sido per el esplendido obsequio de una mu-
jer, rica y genero-a, hace poco, cuando la hubi6ramos
tenido?
lSobre la educaci6n politica-la adquiriremos?
Digo que si, bien que la political no siempre sea cien-
cia, sino mero asunto de sentido comin; ignora nos si los
hombres o1 han acaparado... pero lo dudamos.
Que somos capaces de conservar, mas no de discu-
tir... Estudiaremos los diarios de pasadas sesiones.
De todos modos, es una concesi6n que agradezco, hay
menos peligro de equivocarse juzgando al candidate que
expresa sus ideas, que al que las calla; por no tenerlas.
IV
En la administraci6n del Erario estamos excluidas,
mas no dispensadas de las cargas eeon6micas que lo
alimentan. Nosotras contribuimos a former la ri-
queza pfiblica, igual que nuestros oompafieros. Como
ellos damos rendimiento de trabajo y energia, trabajo
que es riqueza... QtQu es el capital, sino trabajo acumu-
lado?
Como ellos, damos esfuerzos y energies, lo mismo
en la labor modest y sin embargo necesaria del bo-
gar, como en el trabajo manual o cerebral de la ofici-
na pfibliea, del taller, de la fAbrica, del studio, de la
ensefianza... y damos en mis otro trabajo, mas duro
y mis penoso, no reconoeido y no apreciado por los eco-
nomistas que legislan. pero tan grande tan potente, que
es la fuente mioma de la riqueza national: Los hijos.
Rendimiento social que damos en brazos producto-
res, capital que forjamos en nuestras propias visceras
al precio de fatigas y de esfuerzos tales que s6lo puede
aquilatarlos ella misma: la maare.
El reciente Congreso de la Confederaci6n General
del Trabajo, en Francia, acaba de declarar que la ma-
ternidad debe ser considerada como una funci6n de es-
tado y ser retribuida en conseeueneia.
72








Aqui, en Cuba, la mujer madre merece bien de la
Repfiblica. ;C6mo? Desposey6ndola de todo derecho, col-
cAndolas en un rango inferior al beodo, al proxeneta o al
vagamundo-que esos-conservan los suyos; excluy6ndo-
las de la vida political con los procesados y los criminals.
La ley es tan injusta con nosotras, que acepta gus-
tosa la colaboraciin del extranjero naturalizado que
dos afios antes ignoraba si la Habana era capital de MB-
co o parte de los Estados Unidos, que no conoce nuestra
historic, idiosincrasia e idioma y no admite el voto de la
madre que le diera sus hijos, el de la hija de su suelo y de
su cielo, el de la deseendiente de heroes, voto de sangre cu-
bana, muy cubana y de varias generaciones.
Sefioras nmias, que en mas de una ocasi6n mirais
con indiferencia este magno problema o que irreflexiva-
mente repetis arguments falaces, yo os ruego que me-
dit6is hondamente las palabras y miximas de nuestras
compaiieras de la Alianza... y os convencer6is que la
cuesti6n de los derechos politicos femeninos, encierra
mas graves preocupaciones que el simple hecho de votar
o no votar.
Sefiores, que me escuchan, piensen lo que dice un
editorialista de "Informaci6n", en brillante articulo, del
pasado dia trece de este mes:
TRATEMOS COMO HOMBRES LOS PROBLEMS
FEMINISTS
Tal como ]o temiamos y lo expresabamos en una de
estas notas, asi ocurri6 en la CAmara de Representan-
tes la tarde del filtimo mi6rcoles. Se anunciaba para las
cinco una jornada extraordinaria en que abordaria el
proyecto del voto integral para la mujer. La Chmara co-
menz6 a sesionar sin quorum. Lo sabian, desde luego,
los diputados; lo sabia el enorme pfiblico de mujeres
que llenaban las tribunas; lo sabian los periodistas, los
ujieres, los policies y los "botones". Lo sabiamos todos.
Por eso el tiempo se pas6 en florituras y en galanias de
lenguaje. No se hizo nada prActico. Ni se pens6 hacer-
lo. Ni se harA, valga una verdad descarnada por tanta
falacia engolada y engalanada, en algfin tiempo. Cuan-
do se pregonaba por las calls nuestra edici6n de aquel
dia comenzaban los bellos discursos en el hemiciclo. Y







al abandonar la Redacci6n fuimos a ocupar una silla
en el palco de la prensa. Tuvimos, entonces, la oportu-
nidad y la amargura de comprobar que no nos ha-
biamos equivocado en nuestras apreciaciones periodjs-
ticas. Y es que en Cuba ocurre con el problema del voto
femenino algo tp,ico, a.go fnieo. En nuestra propia
America y en Europa, hay paises en que el voto femeni-
no tiene la enemiga de los hombres, y 6stos lo combaten
a visera levantada. En otros paises, las enemigas contra
tal voto se encuentra precisamente entire las mujeres, y
son ellas, son 6stas civcas y resueltas en oponerse al
ideal de sus hermanas. En Cuba es distinto: mujeres y
hombres en conjunto aparecen, en formidable mayoria,
adictos al voto, feivorosos por el voto. Pero en la rea-
lidad lo combaten con todas las armas que tienen a su
alcance, aun aquellas que por arteras debian estar veda-
das en este genero de lucha. (Creemos innecesario, ab.
surdo casi, expresar que existen las leales excepciones).
Y el combat, abierto unas veces, de emboscadas las
mas de ellas, lo van haciendo impossible. Seri, en fin de
cuentas, que la mujer no debe entrar afin en posesi6n
del voto? Desde luego que nosotros no pensamos asi.
"El coraz6n del hombre es como el traje del pobre; el
lugar remendado es el mas s6lido". Y asi--escribe Cla-
ra Campoamor-, de este aporte a la vida pfiblica, que
es la mujer, esperamos la fuerza mas resistente, por su
esperanza radiant, del renovar national".
--Pero esto se escribia en Espafia y para Espafia-
dirA alguien.
-Si, verdad. Pero en Espafia y por Espafia fu6
que Margarita Kent tuvo que renunciar su alto cargo
de director general de Prisiones.
Por eso repetimos nuestra pregunta: Lsera qu6, real-
mente, la mujer aqui y allA y en todas parties debe su-
frir afin especiales limitaoiones? Tambi6n repetimos
que no es ese nuestro criterio. De todos modos, pedimos
un poco mAs de lealtad para tratar, como hombres, los
problems feministas."
Un hombre pide mhs lealtad para tratar asunto tan
important.
SQuB se espera para proceder?
74








Tenemos los ojos fijos en todos, especialmente en
los legisladores, y en la intimidad de nuestras concien-
cias abiertas a la reflexi6n, mientras les escuchamos de-
cir y les miramos proceder... iLes estamos juzgando!
Recogemos sus lecciones y sus ejemplos para sernos
guia en la hora future, esa que inevitablemente llegard.
Ya la Constituci6n, cedidndonos en ella una miga-
ja de lo que legalmente nos pertenece, al dejar escrito en
el articulo 38 lo que todos conocemos: "El reconocimien-
to del derecho de la mujer al voto active y pasivo en
material national o municipal, o en ambas a la vez, s6-
lo podrA ser hecho por mayoria de dos tercios sobre
el total le los miembros de cada una de las CAmaras".
Comentando esto, en carta que recibi de mi dis-
tinguida amiga Miss Doris Stevens, Presidenta de la
Comisi6n Interamericana de Mujeres en Washington,
me dice: "Si hay posibilidad de reconocimiento es por-
que hay existencia, queda pues tacitamente reconocido
en Cuba, vuestros derechos: no sera muy dificil llegar
a su otorgamiento a pesar de exigirse para ello el voto de
las dos terceras parties de cada una de las Camaras".
i C6mo peca de excesivamente optimista, la admira-
da amiga! Ella cree que aqui estin en mayoria los hom-
bres de buena voluntad, que ya eso del sufragio feme-
nino no se discute; s61o falta ceder. Y sin embargo ya
hemos visto como hace unos dias se discut~ia en la CA-
mara y qu6 absurdas manifestaciones las de algunos de
ellos.
Triste es convencerse que hemos ganado muy poco
terreno todavia, aunque las veterans de estas ideas es-
temos luchando con fervor desde hace trece o quince
afios, y la mujer cubana, dotada de un gran sentido pr c-
tico, en estas filtimas d6cadas, ha seguido la evoluci6n
de su 6poca, capacitfndose para colaborar en todos los
6rdenes de las actividades econ6micas sociales y political.
Han desenvuelto su personalidad en las tecnicas
cientificas, egresando de la Universidad o de las aulas
normales, con excelentes valores para ejercer con 6xi-
to sus profesiones. Muchas que han revelado condicio-
nes superiores de intelecto e iniciativa, en puestos de
importancia, ya en la Universidad, en las aulas, en la
75







Secretaria de Instrucci6n Pfblica, en los Hospitales, en
las Asociaciones de protecci6n a la infancia y en las
Ligas beneficas.
Muchas otras, a quienes las dificultades de la vida
apremiaron para afrontar las responsabilidades de su
hogar, se incorporaron a la Administraci6n Piblica, pa-
ra ocupar en las Secretarias, en los Bancos, en las Ofi-
cinas de Correos y Tel.grafos, etc., trabajando con igual
pundonor y competencia que los demas funcionarios
hombres.
Para algunas decenas de j6venes, cuyos padres se
han enriquecido en la industrial, en el comercio o en la
political, hay millares y millares de mujeres en el paos
que deben a su instrucci6n y a su emancipaci6n rela-
tiva, la satisfacci6n de ganarse digna y noblemente su
vida. No hay barrera de prejuicios, que su tenacidad y
valor no haya franqueado, en el cuadro actual de la so-
ciedad, que se estabiliza sobre la igualdad de los sexos en
su acci6n intellectual.
Es de dominio de todos, que en el comercio, la mu-
jer ha adquirido lugar preponderante, ya en la direc-
ci6n de sus libros o en el detalle de sus ventas.
Con virtualidades artisticas, otra lite de muje-
res, nos revelan una emotividad original y talentosa, en
sus obras literarias y musicales.
Pero sobre estas actividades modernas, la ensefian-
za sigue siendo el campo fecundo de acci6n de las que
consagran con fe y entusiasmo su vida a tonificar y
ampliar las cualidades de la raza. La escuela extiende
cada vez mis su esfera de influencia sobre la mujer,
cautivada por sus ideas, sus aspiraciones y sus ideales
de educaci6n.
El profesorado de las escuelas piblicas y privadas
de toda la Repfblica alcanza a 7,612 mujeres.
Mafiana se iran duplicando, triplicando, en vigoro-
sa renovaci6n. Acaso su n-fmero y su gran concurrencia
las obligue a dispersarse mfs tarde por falta de cargos,
pero en la cultural adquirida, encontrardn otras tantas
direcciones para poner a prueba su espiritu, on el ejer-
eicio de actividades afines.







s Qu6 adaptaci6n nueva de su feminidad no serian
capaz de realizar las mujeres para incorporarse a las ae-
tividades del mundo modern?
No quedan ya instituciones en nuestro pais donde
la mnujer no preste la colaboraci6n de sus aptitudes, y
el calor de su coraz6n.
El contagio del trabajo gana todas las classes socia-
les, las j6venes de posici6n desahogada colaboran en las
obras sociales de beneficiencia, sin dejar entorpecer la
fineza de sus espiritus, por una enervante ociosidad. Eso
no quiere decir que haya un nfimero todavia crecido, co-
mo nos decia admirablemente el Dr. Habib Estefano,
y que yo reconozco, de las que temen perder el encanto de
la feminidad pidiendo derechos qunj enalteceh, y no
vacilan en buscar la igualdad en la depravaci6n. Ya en
otra ocasi6n hablar6 sobre la mujer cubana y sus vicios.
para hacer alguna luz en ellas, sobre todo en el juego.
Pero no podemos negar, la gran transformaci6n mo-
ral que ha seguido a la generalizaci6n del trabajo en
deber, adquiriendo las mujeres un sentimiento tan ele-
vado de su dignidad y una conciencia tan clara de sus
deberes y derechos qug las obliga a desdefiar toda pro-
tecci6n econ6mica, en la plenitud de sus aptitudes.
&C6mo hacerse obedecer pasivamente, ante ellas, que
el hibito generalizado de la reflecci6n y el trabajo, da
el dominio de si y el poder de persuasion que lleva la
suavidad de las costumbres a la paz de los hogares?
Solo la mentalidad fatigada o la inconsciencia de la
raza latina, puede seguir agraviindolas con la depre-
siva subordinaci6n y dependencia de sus derechos na-
turales. Las mujeres de Cuba, como las de Rodin, pue-
den erguirse en su evoluci6n econ6mica, porque le-
van el sello de su soberania en la pleniutd de sus fren-
tes, sin que todas las luchas, las aspiraciones y los tra-
bajos que agitan a los demds hombres sean extrafios a
su pensamiento.
Ante el derecho modern de los pueblos anglosa-
jones, germanos, eslavos, escandinavos, de algunos de
Sur America, que acuerdan a sus 100 millones de mu-
jeres, las atribuciones que les correspondent en el or-
den civil y politico, nuestra democracia, que se enor-







gullece de sus prActicas electorales y de su civilizaci6n,
no puede todav,ia ostentar la verdad integra y comple-
tal de suf*ragio universal.
Yo creo que no se necesita much comentario para
comprender la inconsecuencia, la variabilidad de crite-
rio de nuestros legisladores. No es just ni razonable,
ni siquiera human que despu6s que la mujer ha de-
mostrado su competencia, su capacidad est6 sometida
y hasta burlada por algunos de ellos, que se dicen per-
sonas cultas y decentes.
Creo que ha liegado el moment de ser un poco mis
consecuentes; creo que ha legado el moment de re-
conocer el m6rito; creo que ha llegado el moment de
reinvindicar a la mujer cubana, que cooper en las
luchas patrias, como cooper hoy, a la obra enorme del
engrandecimiento social, del bienestar y del progress.
El reconocimiento de nuestros derechos nos vendrA
de hombres que debemos presumir superiores, a ellos no
hay que argumentarles estAn CONVENCIDOS, pero de
ahi a estar DECIDEDOS hay un gran trayecto por re-
correr. Transformar el convencimiento en decision, esa
debe ser nuestra obra.
No teman, los legisladores que me han dicho: "quie-
nes piden el voto es un grupo de intelectuales, la masa
esti conforme, es mis, si se le da el derecho no harA
uso de 61." No iran todas a votar, ya lo sabemos, se
abstendrA la indecisa, que Dante no admitiria en su in-
fierno, la mariposa que s6lo desea lucir sus alas y la
saqueadora de bolsillos, que solo piensa en gastar. Vo-
tarin si, todas las que tengan conciencia de sus deberes
de ciudadanas y de madres, las que sepan leer y es-
cribir, las obreras de centenares de fAbricas,'las legiones
de maestras responsables de la instrucci6n primaria, las
que modelan el caracter de las generaciones, las univer-
sitarias, cuando deseen colaborar en el progress y bienes-
tar de la Patria.
~Qu6, haremos en el Congreso?
Calificadas de conservadoras, empezaremos por res-
petar las leyes.
Discutiremos poco. No eludiremos la responsabilidad
de presupuestar los recursos de la Naci6n, "no como si








fueran propios" lo que pautoriza a dilapidar, sino con la
double cautela y reflexi6n que implica el disponer de
lo que es sagrado, porque es ajeno, y por la confianza
misma que en nosotras depositara el pueblo. Consagra-
remos nuestros esfuerzos en legislar con y para el pue-
Dlo, como debe ser, nunca contra los dictados de su pr.
pio coraz6n o Soberania, legislar para las mujeres y
para quien mis ne-esita de nuestra acci6n, para lo
que nos es mas querido: el nifio.
Combatiremos todo vicio y toda injusticia. Y todo
ello seria de inmediato profudamente sintomitico, in-
mediatamente se veria el punto de vista femenino, el
sentir femenino, la colaboraci6n fenienina. No teman
por el dulce encanto del hogar: cuando mks piense la
mujer y mis hondamente sienta, menor sera amigos
mios, vuestra soledad intellectual, mayor sera la comu-
ni6n de almas, hallar6is ciencia y amor- y como Faus-
to exclamar6is: 1 Oh la santa poesia de la existencia
muia!
Compafieras, necesitamos un movimiento de conjun-
to, uni6n much uni6n, para ser fuertes que es la finica
manera de conservar siempre la elevaci6n y la calma,
para evitar que se nos hiera ni con esa sonrisa ir6nica
resto de concepts ancestrales, cuando vamos sin pre-
venciones por el pasado, a exigir respeto para edificar
con amor el future.
En la psiquis del pueblo no existe fuerte la cues-
ti6n de sexos; el hombre de gobierno ve especialmente
el problema politico; tanto el prejuicio de la superiori-
dad masculina como el temor a la inc6gnita de los diri-
gentes de partidos son vallas algo dificiles de salvar,
pero tengamos fe en la armonia de las energies huma-
nas. Esth la vida sembrada de pequefias injusticias es
cierto, se sacrifice el hombre muchas veces, pero las
causes generals los valores positives, aunque con dolor
y esfuerzo legan a imponerse siempre.
Esperemos que la gran masa femenina una sus en6r-
gias a la obra iniciada por nuestras asociaciones fe-
ministas y que al cambiarse la corriente de las sugeren-
cias o pase este estado de cosas tan lamentables en
que esti el pais, como en un pantano, surjan los hombres y








las ideas que marquen rumbo a nuestro movimiento y per-
mitan con la conquista de los derechos politicos primero,
la consecuci6n definitive de nuestros ideales.
Asi lograremos la aspiraci6n expresada por la pre-
sidenta de la Alianza Internacional Mrs. Margery Cor-
bett Ashby en el Congreso de Berlin: que las tres pa-
labras simbolo de la posici6n y desdoro de nuestro sexo:
"mujeres, canciones, vino"; sean sustituidas en la men-
te de los hombres por estas tres: "Mujeres, Bienestar,
Paz".
Haciendo votos porque la promesa del "mafiana"
,criollo no deje acumular much arena en el reloj del
tiempo, para que acordAndosenos el sufragio, Cuba son-
ria a una aurora de prosperidad y paz moral, en conjun-
*ci6n perfect con nuestros compafieros, a igualdad do
targas, iguales derechos, porque es Justicia!


















Posicion actual de los Derechos Politicos
Femeninos en el /JCundo.

"Actualmente y para mayor beneficio de sus pro-
pios pueblos las mujeres de 42 naciones poseen los
mismos derechos politicos que los hombres".
(Nota del Congreso feminist de Alianza Mundial
para el sufragio femenino realizado en Berlin, en
este afio, al Consejo Nacional de Administraci6n
elevado a la Asamblea Nacional de Cuba).
Han reconocido los derechos politicos femeninos,
en alguna forma, complete o limitada, los paises siguien-
tes:
Alenaia.: Sufi.agio integral, 'es decir derecho a
ser electoras y elegidas, para todos los cuerpos electivos.
Australia: Sufragio integral, electorado y elegi-
bild'ad para los Consejos Municipales, los Parlamentos
de cada Estado y el Parlamento Federal.
Austria: Sufragio integral, electorado y elegibili-
dad para los Consejos Municipales y el Parlamento (uni-
tario).
Brasil: Sufragio integral, derecho a ser electoras y
elegibles.
B6gica: Sufragio Municipal, electorado y elegi-
bilidad. Para los Consejeros Provinciales y Parlamen-
to, elegibilidad, pero no electorado, sino para una ca-
tegoria determinada de mujeres.
Canada: Sufragio integral, electorado y elegibi-
lidad, para todos los cuerpos electivos en las Provincias
o en el dominio federal, con excepci6n del Senado. En






la provincia de Quebec, la finica de tradici6n francesa,
nada conseguido ain.
Checoeslovaquia: Sufragio integral, electorado y
elegibilidad para todos los cuerpos electivos.
China: Sufragio en algunas regions.
Dinamarca: Sufragio integral, electorado y 'ele-
gibilidad para toca clase de cargos electivos.
Ecuador: Sufragio integral.
Espafia: Voto municipal calificado, elegibilidad.
Once mujeres han sido designadas para la Asamblea Na-
cional Constituyente. Numerosas mujeres son conceja-
las y algunas alcaldesas.
Estados Unidos: Sufragio integral, electorado y
elegibilidad para toda clase de cargos electivos.
Estonia: Sufragio integral, electorado y elegibili-
dad, para todos los cargos electivos. ('Ektonia, pais al
oeste de Rusia, sobre el mar BAltico, proviene de la se-
paraci6n del imperio ruso).
Finlandia: Sufragio integral, electorado y elegibili-
dad para todos los cargos electivos.
Gran BretaRa: Sufragio integral, electorado y ele-
gibilidad para todos los cargos electivos.
Grecia: Voto municipal, electorado y elegibilidad.
Hungria: Sufragio parlamentario para las muje-
res de mds de 30 afios, mientras que la mayoria political
de los hombres es de 21 afios.
Indias inglesas: Electorado, pero no elegibilidad
Sen las provincias de Bombay, Madras, Provincias Unidas,
Assan y Bengala. En Bombay, electorado y elegibilidad
en material municipal.
Indias indigervas: Sufragio reconocido en los Es-
tados de Cochinchina, Travencore, Jahalwar y Misorre.
Italia: Voto municipal para las mujeres de mas de
25 aios, calificado, para cierta clase de mujeres, a saber:
con determinada instrucci6n, o que pagan determinada
cifra de impuestos, o que tienen medalla de guerra o son
padres o viudas de caidos en la guerra.
Islandia: Sufragio integral, electorado y elegibili-
dad para todos los cargos electivos.
Jamaica: Sufragio, reconociendo el derecho a ele-
gir, pero no a ser elegidas.








Kenia: (Africa Oriental inglesa). Sufragio integral
para todos los cuerpos electivos.
Letonia: (Lindera de Estonia). Electorado y elee-
tividad sufragio integral para todos los cuerpos electivos.
Lituania: Sufragio integral, elegibilidad y electora-
do para todos los cuerpos electivos.
Gran Ducado de Luxemburgo: Sufragio integral,
electorado y elegibilidad para todos los cuerpos electivos.
Noruega: Sufragio integral electoral y elegibilidad
para todos los cuerpos electivos.
Nueva Zelandia: Sufragio integral y elegibilidad
para todos los cuerpos electivos.
Palestina: Las mujeres no tienen derecho de voto
parlamentario, pero tienen derecho de elegibilidad y de
voto en la Asamblea Nacional Judia.
Holanda: Sufragio integral, electorado y eligibili-
dad para todos los cuerpos electivos.
Polonia: Sufragio integral, electorado y elegibilidad
para todos los cuerpos electivos.
Puerto Rico: Sufragio integral, electorado y elegi-
oilidad.
Rodesia: Sufragio integral, electorado y elegibilidad
para todos los cargos electivos. (Rodesia es una colonia
inglesa del Africa Oriental.)
Rumania: Voto municipal, electorado y elegibilidad.
.Sufragio politico calificado desde 1929.
Rusia: Sufragio integral electorado y elegibilidad
para todos los cargos electivos.
Suecia: Sufragio integral, electorado y elegibilidad,
para todos los cargos electivos.
Sud Africa: Sufragio integral, electorado y elegibi-
lidad sin excepciones.
Terranova: Sufragio politico, electorado y elegibi-
lidad para las mujeres de mis de 30 afios, mientras que
la mayor political de los hombres es 21 afios. Sufragio
municipal: electorado, pero no elegibilidad.
Trinidad y Tobago: (Antillas). Sufragio electoral,
pero no elegibilidad para las mujeres de mis de 30 afios.
Turquia: Sufragio municipal calificado, (1929).
Argentina: Sufragio municipal solamente en-la pro-
vincia de San Juan.







De manera que:
En EUROPA 23 PAISES han reconoeido total o par-
cialmente los derechos politicos de la mujer.
EN ASIA CINCO REGIONS: Palestina, India in-
glesa, India Independiente, China y Siberia que pertene-
ce a Rusia.
En AFRICA, CUATRO: Kenia, Rodesia, South Afri-
ca, las Islas de San Vicente.
En OCEANIA, DOS: Australia y Nueva Zelandia.
En AMERICA INGLESA, TODOS: Canada, Esta-
dos Unidos, Puerto Rico, Jamaica, Trinidad y Tobago (en
las Antillas).
En EUROPA: solamente faltan Francia, Suiza y
Portugal y una parte de los Balcanes se mantienen com-
pletamente inaccesibles a las mujeres.
Eh AMERICA LATINA: Brasil, Ecuador y una pro-
vincia Argentina: San Juan. Todos los demhs paises, en-
tre ellos Cuba, al igual que el Africa Negra, estan las mu-
jeres totamente desprovistas de derechos politicos.
Entre los paises que mAs han luchado y siguen en
lucha fire por tales ideales, estan en primer termino,
el Uruguay y Cuba, siguen la Argentina y Santo Domin-
go, donde es asombroso el progress que alcanzan en
sus pais. Recientemente el Presidente de la Repfiblica Do-
minicana, Gral. Rafael Leonidas Trujillo, dijo en brillan-
te discurso pronunciado en el Ateneo de aquella capital:
"Creo qae puede irse considerando la necesidad de otor-
garle derecho de ciudadania. La fuente del sufragio ha-
bria de ganar en eficacia constructive".
Con esas halagadoras palabras del Primer Magistra-
do de Santo Domingo, la cercana Repfiblica, doy por ter-
minada mi disertaci6n, agradeciendo infinitamente la
presencia a este acto de cuantos me escuchan y la aten-
ci6n que me han prestado.
La Habana, Junio 26 de 1932.
Fina Forcade de Jackson
Director de la Comisi6n de Relaciones Exteriores y de
la Paz ,de la Alianza Nacional Feministo.

















Algunas opinions recibidas sobre
La Mujer en las Letras


















El Dr. Jos6 R. Villaverde en el peri6dico "Informaci6n"
del dia 17 de Junio de 1932:

EL GENIO DE LA MUJER

Alternando con las brillantes y patri6ticas confe-
rencias que viene pronunciando Miguel Angel Carbonell
en la "Asociaci6n de la Prensa de Cuba", una dama cul-
tisima, la seiiora Fina Forcade de Jackson, ocup6 ayer
tarde la tribune para hablar de "La Mujer en las Letras".
Nada mas interesante y sugestivo que oir a una mu-
jer hablar bien de las de su sexo. El "eterno femenino"
a su propio servicio. La "feminidad", m6s delicada ain
que el "feminismo", empleando, como lo hizo la sefiora
Forcade de Jackson, la palabra precisa y bella, el giro
hermoso, la frase po6tica, para demostrar que el genio
de la hembra es tan poderoso como el genio del var6n y
que en todos los campos, asi en las letras- objeto pri-
mordial del tema- como en las artes, la ciencia, la re-
ligi6n o la filosofia, 6stas supieron y saben destacarse
esplendorosamente.
Como perlas de un riquisimo collar fueron desgra-
nfndose nombres ilustres de los labios de la mujer que
hablaba. Primero, de Cuba. DespuBs, de todas parties. Y
en verdad que causaba asombro la suma de celebridades.
A cada nombre consagrado o glorioso que se pronuncia-
ba habia que decir: "es cierto", "es cierto".
Brillaban en el sal6n representaciones de la Alianza
Nacional Feminista, de Internacional Sunshin e,






Society, del Cl ub Femenino de Cuba.... Ex-
ponentes vivos de la fueza de la mujer que ha sabido
conquistar su legitima posici6n en la vida; fuerza que
no es la brutal del misculo, la que conquista por la vio-
lencia sino la del talent sutil, la de la gracia, la de su
incomparable espiritualidad. Aquellas representaciones.
que mezclaban con los de los hombres sus aplausos a la
oradora, eran la prueba viviente de las afirmaciones que
partisan de la tribune en just elogio a las hijas de Eva,
sin que faltara tampoco para 6sta, madre del genero hu-
mano, un recuerdo lleno de gentilisima agudeza.
No nos es dable extendernos demasiado, ni podria-
mos, aunque lo deseamos, dar siquiera una sintesis de
lo que cantaron las palabras melodiosas de la sefiora
Forcade de Jackson. Hermoso canto, con letra concep-
tuosa, acogedora de pensamientos bellisimos, que duran-
te sesenta minutes, que "fugaron como una brisa", man-
tuvieron cautivo al auditorio del dulce hechizo de la mu-
jer que supo demostrar ser ella misma una prueba mis
de cuanto alegara en pro del talent de la mitad ado-
rable del genero humano.
Al final, con sutil delicadeza, enton6 un breve himno
a lo que no debe olvidar la mujer: su incomparable mi-
si6n maternal, sus amores conyugales, su reinado de
derecho divino en el santo hogar. Compatible todo ello
con sus actividades en la vida, sin pretender emular lo
que es propio del var6n, que hariala incurrir en "pe-
cado de desequilibrio" del que seguramente no habriamos
de absolverla los hombres.



















Si romanticismo es la resultante spiritual de tres
factors de rara, pero felicisima concurrencia: sentimien-
to, generosidad y fantasia, cada uno de los cuales es
por si nota inconfundible de selecci6n humana, di-
ficilmente podriamos escoger otro calificativo mejor que
el de romintica para enjuiciar en una sola palabra la
personalidad exquisitamente femenina de la autora de
estas piginas.
El espiritu prosaico y materialista, que no puede
ser desgraciado patrimonio de nuestra epoca, sino pro-
teica y universal maldici6n de todos los tiempos, en su
lucha secular, siempre indecisa y siempre impresionan-
te y trascendental, con el espiritu rom6ntico igualmente
perdurable, suele hoy representar a 6ste como un inge-
nuo y tal vez peligroso anacronismo que se opone a la
indole de los nuevos tiempos. Sin embargo, a cada golpe
de su antagopista, y cuando ya parece aniquilado, el es-
piritu romhntico se transform y parece resurgir como el
ave mitol6gica de los antiguos, de sus propios restos.
Hubo una 6poca en la que el espiritu romantico, que es
como decir los sublimes ensuefios, las valientes y gene-
rosas utopias embellecedoras de la vida, el puro y alto
ideal en que se confunden la verdad, la belleza y el bien,
parecia destinado a desaparecer de la faz de la tierra,
perseguido y combatido por el espiritu friamente ra-
zonador, materialista y esc6ptico de los tiempos mo-
dernos hasta en su filtimo refugio, en el alma de las
mujeres y en el fondo del coraz6n de los poetas. No obs-
tante, cuando creiamos haber llegado ya el moment de
asistir a los funerales del idealismo romantico alentado
89






por la Iumanidad y vivificado con sangre de su sangre
a travys de los siglos, cuando, en medio de los horrores
de la guerra mas cruenta y desvastadora que espant6
a los hombres, parecia hundirse bajo oleadas de san-
gre hasta el iltimo vestigio de idealidad, del campo aun
humeante de la gran tragedia hist6rica hemos visto
resurgir mil formas nuevas de idealismo que florecen
ya en este mundo nuevo o renovado que naci6 de la
Gran Guerra. Y asi, el siglo de la electricidad y de la
.aviaci6n, del maquinismo y del radio, de las cruentas
luchas sociales y de la bArbara guerra cientifica, el siglo
del marxismo y del arke deshumanizado, es tambien el
siglo de los grandes anhelos reivindicatorios desde la
India hasta la America, el siglo del pacifismo y de una
filantropia nueva, de una nueva filosofia espiritualista
y de un nuevo arte mis human, de nuevos ingenuos y
nuevos sofiadores.
Y si en la observaci6n de todo este mundo que lucha
y que sufre y se transforma trabajosamente, doliente-
mente, fijamos nuestra vista en aquella de sus parties que
nos parece la mas querida por ser aquello en que con-
vivimos si contemplamos lo que ocurre en este, nuestro
atomo national igualmente poblado de inquietudes y de
angustias, de grandes penurias econ6micas y de grandes
miserias morales, esa consoladora supervivencia del es-
piritu idealista parece ser acaso el uiltimo despojo que nos
.queda tras el lento y terrible naufragio national de la es-
piritualidad y de la cultural.
A ratios, dominando apenas el estruendo de los ape-
titos subalternos en lucha o en la calma embotadora que
sigue a su empefiado combatir, se oye alguna voz aisla-
da que defiende alg'una causa generosa y nos recuerda
'que en el mundo debe haber algo mis que el rudo cho-
car de intereses materials y de pasiones ilegitimas.
En esa diezmada legion de idealistas milita Fina
Forcade de Jackson y en estas pAginas deja el bello re-
cuerdo de una de sus romAnticas empresas. La Mujer
en las Letras, la emocionada disertaci6n de la sefiora de
Jackson, es un himno entusiasta a una de las mas se-
lectas manifestaciones del espiritu femenino, es una vi-
si6n de las aptitudes y merecimientos artisticos de la
90








mujer, y de modo especial de la mujer de nuestra Ame-
rica hispana, contemplada precisamente a traves de un
delicado y emotivo temperament femenino.
El select espiritu de la autora ha reunido en bre-
ves pAginas recuerdos de viaje, la vision direct de per-
sonas y cosas lograda en tierras del Sur de nuestra Ame-
rica, desde los Andes hasta las mirgenes del Plata, la
impresi6n policroma de lectures diversas y un cimero
y generoso concept de la feminidad; y ha matizado esa
emocionada apologia de la mujer y ese delicado con-
junto de notas evocativas con el sentimiento puro, con
la misma idealidad aut6ntica que la ha animado otras
veces en sus nobles e irrecompensadas empresas de fi-
lantropia.
El lector juzgarA pues, en tiempos de grosero egois-
mo, una obra de finalidades altas y desinteresadas, de
espiritu rom'intico, de aquel romanticismo noble y ani-
moso de todas las 6pocas, mixtificado tantas veces por
sus falsos ap6stoles, pero reivindicado siempre por es-
piritus selectos; y sin duda, el lector lo mismo que nos-
otros alzard la obra que le se ofrece y la mantendrd muy
lejos y por encima de toda pol6mica, como algo que,
mAs que al campo agitado de la critical pertenece a los
serenos dominios de la simpatia.
Dr. Raimundo Lazo.

Hablar de la mujer de pensamiento y desentrafiar
su gloria, es empefio casi impossible en la estrechez de las
cuartillas de una conferencia. Como para dar un mentis
rotundo a aquellos egoistas, que obsecados e ingratos,
han querido medir con cuenta-gotas nuestros triunfos y
prestigious, los valores de la literature femenina a travys
de los siglos, son en verdad tan definidos, que si enfo-
carlos es tarea ardua, conocerlos debidamente es labor
no coronada siempre por devotos y elegidos.
La sefiora Forcade de Jackson, mi excelente amiga y
compafiera, ha logrado sin embargo, en el marco de una
sencilla disertaci6n, ofrecida recientemente en la Aso-
ciaci6n de la Prensa de Cuba, obsequiarnos con el fino
paladeo de un studio necesariamente ligero, pero su-
gestivo, de la mujer en las letras. A grandes rasgos, como
91







exigia la indole de la sintesis aludida y el tiempo precise
de un esfuerzo de 6sta clase, la sefiora Jackson nos pa-
se6 por America y Europa, haciendonos sorber el nectar
espumoso de un deleite, que mal podriamos ocultar, es-
tableeido el contact de nuestro mundo sensible- imagi-
nativo con el espiritu de las benem6ritas inspiradas de
ayer y hoy. iMadame Stael, Jorge Sand, Emilia Pardo
Bazin, Concepci6n Arenal, Concha Espina, Juana de
Am6rica, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni. i Legi6n de
bravas mujeres, cuyo pensamiento ha sido a veces al-
fombra y a veces gallardete del amor, la justicia y la
libertad, en sefialado contrast con aquellos otros brillan-
tes intelectos, que han sido verdugos de la democracia y
soberbios tiranuelos de la madre humanidad!
Con lenguaje salpicado de estrellas, con fervor que
tcmblaba en su voz, con espiritu amplio de observadora
cuidadosa, la Sra. Jackson nos mostr6 el tesoro que guar-
da la obra literaria do esas eminentes hermanas en el
universe. Su apreciaci6n del conjunto, discreta y como
cuajada de nobles precepciones y hermosas perspectives,
merece aplausos y reclama alientos..
No ser6 yo, satisfecha de su amistad y honrada con
su afecto, quien se los regatee. En ella, brilla una inte-
ligencia siempre alerta y vigilante y palpita sobre todo,
el coraz6n generoso y decidido que marc6 el ritmo de la
vida en aquella mujer impresionante y magnifica que
preside su gran cuadro de amor, velando sobre la blanca
cuna el cuerpo de sEu niiio, mientras el huso entire las ma-
nos consagradas, teje y desteje la malla que se antoja
inacabable: nueva Penelope paciente y silenciosa, abulta-
da por la leyenda, con su marafia de suefios en la falda
de matrona.
Habana, abril 29 de 1932.
DRA. MARIA GOMEZ CARBONELL.

Agradezco much sefiora, su fineza. He sentido una
dulce placidez en la lectura de su inspirado trabajo.
Como bien la apunta usted, filtima Thule la impor-
tancia maxima femenina debe hallarse en la canci6n de
la cuna, ritmo simb6lico. IA que buscar genio en la








mujer, qu6 es el genio creador de todo genio? Matrix-
he ahi fuerza, grandeza y gloria. 1A qu6 mis?
Respetuosamente,
DR. VICTORIANO D. AGOSTINI.

Oimos la conferencia de la Sefiora Fina Forcade de
Jackson con verdadera devoci6n, y su lectura despu6s,
tranquilo en el silencio de la noche, nos pareci6 una reve-
laci6n: el cerebro de la conferenciante es un 6rgano bien
estructurado; su fisiologia se muestra como el agua cris-
talina y pura de un manantial; su lenguaje adecuado,
sencillo y culto, descubre su personalidad critical, des-
apasionada y serena.
De lamentar seria que no diera mayor desarrollo a su
trabajo para bien de las letias cubanas y americanas.
Parece advertirse su alejamiento de las ideas que han
roto ya el bot6n de la Eugenesia, encargada de aplicar
los principios biol6gicos en la investigaci6n, studio y
aplicaci6n de los fen6menos de la procreaci6n.
Habana, 4 de mayo de 1932.
DR. EUSEBIO HERNANDEZ,
Jovellar NQ 30.

Despues de escuchar la conferencia de la Sra. Fi-
na Forcade de Jackson, creo que ella estara content
do si misma. Desde luego que el tema vasto y complejo
de la mujer en las artes y las letras, no pudo ser agotado
en una Conferencia que no fu6 extensa y solamente se
esboz6 en su encantadora charla, mAs bien breve; pero
tuvo un lenguaje literario y elegant siempre y en esa
disertaci6n la mujer llev6 la voz cantante siempre. Ese
leit motif que es la Maternidad, alrededor del cual se
dejan oir todos los demhs tonos de la cromAtica senti-
mental femenina, resalt6'deliciosamente en toda su Con-
ferencia.
Aquel cuadro antiguo que ella no ha olvidado afin,
que contemplara durante su nifiez adornando su hogar,
y que represent una madre velando la cuna de su ni-
fo, es un cuadro tambi6n del present y lo ser6 del por-
venir.








Quo escriban las mujeres, que hagan mfisica que
scan artists y midicos, abogados, aviadoras, todo lo
que quieran y puedan ser, mientras sepan ser padres y
velar junto al hijo, y mecer su cuna.
Ya pas6 por complete la leyenda calumniosa de la
debilidad femenina; sus proezas actuales nos pasman
de asombro, pero no olvidemos que su fuerza, su valor
.su triunfo nacen precisamente de su capacidad para el
amor. No conocenios todo de cu'nto es capaz la mujer
cuando ama. Podemos encontrar un h6roe de mis alto
valor que una madre junto al hijo enfermo?
Ay de la humanidad si la mujer abandon un dia
su sitio humilde y sin gloria junto a las cunas que debe
mecer, junto al nifio que comienza a vivir.
La sefiora Forcade no olvid6 ese aspect prmordial
de la mujer, aunque exalt6 tambi6n otros valores feme-
ninos, por eso recordaremos su conferencia siempre, co-
mo un canto a fodas ]as potencias que la Naturaleza di6
al coraz6n femenino, en los cuales suena siempre con
acentos inefables y eternos, la Canci6n de la Cuna.
Lola M" Borrero.

La mujer es lo mis perfect del genero human, se-
gun todos los comprensivos lo afirman: no fu6 forma-
da de una costilla del hombre, como lo dice la alegoria
biblica; es ella la engeridradora de costillas, ya de hom-
bres, ya de hembras. Afirmar que primero naci6 el
hombre, es absurdo: en nuestro sistema planetario, spri-
mero serian formados los planets, y despu6s desplan-
deceria el sol? En presencia de una mujer, ya sea bella,
ya fea; yasea joven, ya anciana, todo hombre de cora-
z6n se eC tremece, porque la mujer es manantial, donde
la humanidad bebe su existencia. Sin la mujer, nada ha-
bria amable, porque todo careceria de la esencia de la
vida, de ese fluido inefable, que alimenta a cuantos lo
reciben.
La Sra. Jackson. joven como es, tiene una mirada
en donde ilumina el pensamiento, y ella nos present a
la mujer, en uno de sus aspects mas esplendorosos, el
de pensadora, de escritora, de poetisa, de musa, recorre
la historic, con la proligidad de viejo benedictino, va








entresacando los nombres de las literatas mAs supeminen-
tes y nos las present tales cuales fueron adornadas por
la naturaleza y el studio, la perseverencia y las otras
prendas de su espiritu. Ella misma es linda, al describir
las linduras de las escritoras a quienes toca su memorial.
La primera idea que engendra en el auditorio esta
bella conferencia, es la condenaci6n del hombre, por ha-
berse descuidado en la educaci6n de la mujer. C6mo
es possible que, habiendo sido apta la mujer, desde el
momento en que apareci6 en el mundo, el hombre no la
haya comprendido, y la haya tratado como a ente se-
cundario, limitando sus faenas al hogar, sin considerar
en.la pujanza de su espiritu, hasta el extreme de haber-
la convencido de que no naci6 para la libertad e inde-
pendencia, sino que debe obedecerle a l1, en toda circuns-
tancia? INo pueden haber dependido de este absurdo,
los errors de la humanidad, desde el origen de su vida?
Si la mujer hubiera estado en su lugar, acaso no se ha-
bria inventado la guerra, no se habria dividido la tie-
rra en patrias, no habrian prevalecido classes privilegia
das, no se habrian arrastrado tantos pobres, que con su
trabajo enriquecen a estas illtimas, sin llegar a mere-
cer ni gratitud. La mujer es justiciera. recta, piadosa,
observadora, en6rgica, incorruptible, como lo ha proba-
do cuando ha conocido sus deberes, y los ha ejercido y
ejerce algunas veces, desde una independencia casual o
transitoria. No hace todo el bien possible, porque no lo
sabe todo, ya que se lo impide el hombre, quien anda
tras ella para ultrajarla y humillarla, no para estimu-
larla y darle aliento. iY el hombre anda campante, por-
que 61 solo dicta las leyes, y 61 solo las aplica, con una
arbitrariedad que abate o enfurece! La Civilizaci6n mo-
derna tiene que ser la renovaci6n de la Civilizaci6n an-
tigua; los hombres modernos tenemos que corregir los
errors de nuestros progenitores, especialmente los de
los hombres primitives.
iBendito sea el dia en que aparezcan mujeres como
esta ilustre pensadora!
Roberto Andrade.








Habana, Abril 16 de 1932.
Sra. Fina Forcade de Jackson,
Vedado.
Mi muy distinguida amiga:
No me excuse antes porque me proponia, desde que
recibi su atentisima invitaci6n, asistir a la Conferencia
que estari celebrandose en estos moments.
Estoy realmente apenado, pero merezco disculpa por-
que no me hall aun bion de la grippe que viene molestin-
dome hace dias.
De que la Conferoneia ha de quedar lucida no ten-
go duda: el tema es interesante y muy propio para que lo
desenvuelva usted con la maestria que le es peculiar.
Gracias mil por la alusi6n que me anuncia a mi pa-
dre y al Diario; cu6nteme entire los que asisten a la magni-
fica fiesta y con los muchos que ha de oir tan merecida-
mente reciba el aplauso caluroso de su amigo affmo,
q. b. s. s. p. p.
DR. J. I. RIVER.

















Algunas opinions recibidas sore
El Feminismo en el Mundo



















INFORMATION DEL "DIARIO DE LA MARINA" DEL
DIA 27 DE JUNIOR DE 1932:

"CIEN MILLONES DE MUJERES DE 42 PAISES DEL
MUNDO LABORAN POR EL VOTO FEMENINO", DIJO
AYER LA SERORA FINA FORCADE DE JACKSON

La Alianza Nacional Feminista aplaudi6 la disertaci6n
de la Sra. de Jackson, quien abord6 con maestria el
tema de "El Feminismo en el Mundo. Ayer y Hoy".
Sutilisima ironia.

Fina Forcade de Jackson, espiritu acucioso y sutil,
talent positive y un hecho a esa otra modalidad de la
misma inteligencia que es el saber aquilatar y justipreciar
valores y condiciones humans, pronunci6 en la mafiana
de ayer, domingo, una conferencia que, a mas de intere-
sante, tuvo la virtud de la amenidad. La Alianza Nacio-
nal Feminista oy6 su disertaci6n entusiasmada.
La labor de la Sefiora Forcade en su magistral con-
ferencia, marca una 6poca y precisa moments de rela-
tiva actividad femenina en el mundo y en esa lucha de
ideales por la que tan enjuiciadamente va la mujer a la
cabeza, ella, la conferenciante, puede decir que su her-
mosa disertaci6n dominical, a mis de un program de
propaganda somero, es un aporte de causes bien defini-
das y un amplio y hondo studio desde que la mujer di6
sefiales de vida en la lucha political alla en Inglaterra.
99








En el anAlisi3 de todas las 6pocas, concatenando
hechos y pasando por el tamiz de la critical, muy espol-
voreada de sutilisima ironja, la Sra. Forcade de Jackson,
expuso ideas de hombres de Gobierno y que pudieron
con mejor habilidad, si en ellos hubiese desaparecido por
un moment el lastre del egoismo masculine, saltar por
sobre prejuicios fofos con mejor lucidez.
Tras una exposici6n documentada, donde se anotan
pormenores de la actuaci6n de la mujer en casi todas las
esferas de la humana actividad, la culta conferenciante,
hizo resaltar el problema de la maternidad y en ese pe-
riodo estuvo verdaderamente afortunada. Cierto que im-
pugnadores fecundos en la pol6mica no dejaron de salir a
la lisa, cuando se trat6 o mejor dicho, siempre que del te-
ma se habla, de que la mujer no puede por su condici6n de
madre, abandonar ]a prole para correr tras los menesteres
de la political.
La sefiora Forcade rebate el punto de vista tan an6-
mico, sentado por aquellos moralistas que afin hoy, sue
len career en el desplome de ese santuario que es el hogar.
Ella dice con serena convicci6n que muchas mujeres de
ayer y de hoy, en distintas 6pocas de la vida de la Hu-
manidad, cuando menester ha sido, han dejado en manos
de sus nodrizas a lcs hijos para asistir a los saraos y fies-
tas mundanas, sin que por ello el hogar haya saltado de
sus cimientos.
Conferencia copiosa en el orden analitico, si se tiene
en cuenta que la talentosa conferenciante eligi6 el tema
de "El Feminismo en el Mundo" y esa tesis ya de suyo
tan compleja, podemos decir, que probablemente en Cuba
no se ha dicho aun con ese lujo de detalles y la pristine
afirmaci6n, algo andlogo que de una manera tan pre-
cisa y sincere llegue a convencer mejor.
"Ayer y Hoy", dos epocas de la evoluci6n femenina
en el mundo. La primera fase de esa lucha que comenzaba
con Lady Panckhust clamando por el sufragio en Inglate-
rra contra todas las chacotas de todos los pueblos y tam-
bien contra los atropellos de las autoridades policiacas.
Hoy, la propaganda, el deseo vehemente impelido
por una gran convieci6n de ideales irrebatibles y huma-
nos que tiene inquieto a todos los gobiernos del mundo
100




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs