• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Objeto de esta ley
 Instituto Colombiano de la reforma...
 Consejo social agrario
 Procuradores agrarios
 Fondo nacional agrario
 Corporaciones regionales de...
 Extincion del dominio sobre tierras...
 Baldios nacionales
 Colonizaciones
 Unidades agricolas familiares
 Adquisicion de tierras de propiedad...
 Adecuacion de tierras al cultivo....
 Bonos agrarios. Financiacion de...
 Parcelaciones
 Parcelaciones voluntarias
 Minifundos y concentraciones...
 Servicios rurales
 Organismos locales de la reforma...
 Disposiciones varias
 Ponencia para segundo debate del...
 La reforma social agrarai - significado...
 Los servicios de asistencia rural...
 El proyecto y los servicios de...
 Estructura de la propiedad agraria....
 Numero total de predios, segun...
 Reforma agraria e industrializacion....
 El procedimiento para la reforma:...
 El sistema para las dotaciones...
 La extincion del dominio privado...
 Adecuacion de tierras al cultivo:...
 Adecuacion de tierras de propiedad...
 Prelacion en la adquisicion de...
 La forma de pago
 Otras disposiciones relacionadas...
 Los bonos agrarios
 Unidades agricolas familiares -...
 Minifundio y concentraciones -...
 Los organismos de la reforma
 Disposiciones varias
 Decreto numero 1390 de 1961
 Indice analitico
 Table of Contents














Title: Reforma social agraria
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074953/00001
 Material Information
Title: Reforma social agraria
Uniform Title: Laws, etc
Physical Description: v. : ; 17-25 cm.
Language: Spanish
Creator: Colombia
Lleras Restrepo, Carlos, 1908-
Colombia -- Ministerio de Agricultura
Publisher: Impr. Nacional
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: [1961]
 Subjects
Subject: Land tenure -- Law and legislation -- Colombia   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: República de Colombia. Ministerio de Agricultura.
General Note: Cover title: Reforma social agraria en Colombia.
General Note: Issued also under title: Reforma agraria.
General Note: "Ponencia para segundo debate del proyecto de Ley 'sobre reforma social agraria' por C. Lleras Restrepo": p. 59-137.(v.2)
General Note: "Cien milliones de pesos para la reforma agraria: Decreto número 1390 de 1961": p. 139-140.(v.2)
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074953
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000133064
oclc - 01693639
notis - AAP9098
lccn - 63034145

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
    Foreword
        Page 4
    Objeto de esta ley
        Page 5
    Instituto Colombiano de la reforma agraria
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Consejo social agrario
        Page 11
    Procuradores agrarios
        Page 12
    Fondo nacional agrario
        Page 13
        Page 14
    Corporaciones regionales de desarrollo
        Page 15
    Extincion del dominio sobre tierras incultas
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Baldios nacionales
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Colonizaciones
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Unidades agricolas familiares
        Page 29
        Page 30
    Adquisicion de tierras de propiedad privada
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Adecuacion de tierras al cultivo. Distritos de riego.
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Bonos agrarios. Financiacion de las entidades delegatarias
        Page 43
        Page 44
    Parcelaciones
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Parcelaciones voluntarias
        Page 48
    Minifundos y concentraciones parcelarias
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Servicios rurales
        Page 52
        Page 53
    Organismos locales de la reforma y asociacion campesina
        Page 54
    Disposiciones varias
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Ponencia para segundo debate del proyecto de ley "sobre reforma social agraria"
        Page 59
        Page 60
    La reforma social agrarai - significado de este termino
        Page 61
    Los servicios de asistencia rural en Colombia
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    El proyecto y los servicios de asistencia rural
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Estructura de la propiedad agraria. Uso de la tierra. Razones para la reforma agraria
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Numero total de predios, segun su tamano, en los departamentos
        Page 85
        Page 86
    Reforma agraria e industrializacion. Exodo rural y concentracion urbana
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    El procedimiento para la reforma: Los impuestos y la legislacion de trabajo rural
        Page 93
        Page 94
    El sistema para las dotaciones de tierras: La dotacion en tierras baldias
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    La extincion del dominio privado sobre tierras incultas
        Page 109
    Adecuacion de tierras al cultivo: Distritos de riego
        Page 110
        Page 111
    Adecuacion de tierras de propiedad privada: Expropiaciones
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Prelacion en la adquisicion de tierras
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    La forma de pago
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
    Otras disposiciones relacionadas con la adquisicion de predios
        Page 126
    Los bonos agrarios
        Page 127
        Page 128
    Unidades agricolas familiares - parcelaciones
        Page 129
    Minifundio y concentraciones - parcelarias
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Los organismos de la reforma
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    Disposiciones varias
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Decreto numero 1390 de 1961
        Page 139
        Page 140
    Indice analitico
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Table of Contents
        Page 153
        Page 154
Full Text






A 6
A G R A R I A^^
EN COLOMB^WK^IA-^^^













REPUBLICAN DE COLOMBIA
MINISTERIO DE AGRICULTURE













REFORM SOCIAL AGRARIA


IMPRENTA NATIONAL


BOGOTA COLOMBIA















AD VERTENCIA


Este es el II Volumen que se public por el Ministerio de
Agricultural acerca de la "Reforma Social Agraria en Colombia".
Contiene la ponencia del doctor Carlos Lleras Restrepo, que pre-
sent6 al honorable Senado de la Repiblica, y el proyecto de ley
,como fue aprobado por este. En el primer texto se establece el
sentido, orientacidn y alcance que se le ha dado, por el Gobierno
y el Parlamento, a esta. iniciativa, que 'es esencial y viene recla-
mando el pais. El proyecto que pasa ahora al studio de ,la hono-
rable Cdmara de Representantes, aparece con las modificaciones
que se le introdujeron por la Comisi6n Tercera del Senado a la
iniciativa que fue propuesta al Congreso.
En el primer volume -ya agotado- se publicaron los si-
guientes documents esenciales:
1 El Decreto por medio del cual se cre6 el Comite Nacional
Agrario.
2 El Mensaje del Comite al sef~or Presidente.
39 La exposici6n de motives al proyecto.
49 El proyecto de "Reforma Social Agraria".
Proximamente se hardn nuevas publicaciones que contendrdn
materials que es indispensable conocer para la comprension ca-
bal de la "Reforma Social Agraria". Con ello buscamos informal
a la opinion piblica acerca de material tan trascendental para el
future econ6mico del pais.

OTTO MORALES BENITEZ,
Ministro de Agricultura.

























El Congress de Colombia


DECRETA:


CAPITULO I

OBJETO DE ESTA LEY

Articulo 19 Inspirada en el principio del bien comfn y en
la necesidad -de extender a sectors cada vez mAs numerosos de
la poblaci6n rural colombiana el ejercicio del derecho natural a la
propiedad, armonizindolo en su conservaci6n y uso con el inte-
r6s social, esta ley tiene por objeto:
Primero. Reformar la estructura social agraria por medio
de procedimientos enderezados a eliminar y prevenir la inequi-
tativa concentraci6n de la propiedad rdstica o su fraccionamiento
antiecon6mico; reconstruir adecuadas unidades de explotaci6n en
las zonas de minifundio y dotar de tierras a los que no las po-
sean, con preferencia para quienes hayan de conducir directa-
mente su explotaci6n e incorporar a esta su trabajo personal.
Segundo. Fomentar la adecuada explotaci6n econ6mica de
tierras incultas o deficientemente utilizadas, de acuerdo con pro-
gramas que proven su distribuci6n ordenada y racional aprove-
chamiento.
Tercero. Acrecer el volume global de la producci6n agricola
y ganadera en armonia con el desarrollo de los otros sectors eco-


-5-









n6micos; aumentar la productividad de las explotaciones por la
aplicaci6n de t6cnicas apropiadas, y procurar que las tierras se
utilicen de la manera que mejor convenga a su ubicaci6n y carac-
teristicas.
Cuarto. Crear condiciones bajo las cuales los pequefios arren-
datarios y aparceros gocen de mejores garantias, y tanto ellos
como los asalariados agricolas tengan mds facil acceso a la pro-
piedad de la tierra.
Quinto. Elevar el nivel de vida de la poblaci6n campesina,
como consecuencia de las medidas ya indicadas, y tambi6n por la
coordinaci6n y fomento de los servicios relacionados con la asis-
tencia t6cnica, el cr6dito agricola, la vivienda, la organizaci6n de
los mercados, la salud y la seguridad social, el almacenamiento y
conservaci6n de los products y el fomento de las cooperatives.
Sexto. Asegurar la conservaci6n, defense, mejoramiento y ade-
cuada utilizaci6n de los recursos naturales.
Los fines que este articulo enumera servirAn de guia para la
reglamentaci6n, interpretaci6n y ejecuci6n de la present ley.


CAPITULO II

INSTITUTE COLOMBIANO DE LA REFORM AGRARIA

Articulo 29 Cr6ase el Instituto Colombiano de la Reforma Agra-
ria, como establecimiento pfiblico, o sea como una entidad dotada
de personeria juridica, autonomia administrative y patrimonio
propio.
El Institute cumplira las funciones que le encomiende la pre-
sente ley, tendra duraci6n indefinida y su domicilio sera la ciudad
de BogotA.
Articulo 3, Son funciones del Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria:
Sa) Administrar a nombre del Estado las tierras baldias de
propiedad national, adjudicarlas o constituir reserves y adelantar
colonizaciones sobre ellas, de acuerdo con las normas vigentes y
con las disposiciones de esta ley.
Compete igualmente al Instituto, a nombre del Estado, ejer-
citar las acciones y tomar las medidas que correspondan conform
a las leyes en los casos de indebida apropiaci6n de tierras baldias
o incumplimiento de las condiciones bajo las cuales fueron adju-


-6-








dicadas, lo mismo que adelantar las diligencias y dictar las resolu-
ciones sobre extinci6n del derecho de dominio privado de que trata
el articulo 69 de la Ley 200 de 1936;
b) Administrar el Fondo Nacional Agrario;
c) Adelantar, directamente o por medio de otras entidades
piublicas o privadas, un studio niet6dico de las distintas zonas del
pais a fin de obtener todas las informaciones necesarias para orien-
tar su desarrollo econ6mico, especialmente en lo que concierne a
la tenencia y explotaci6n de las tierras, uso de las aguas, recupera-
ci6n de superficies inundables y lucha contra la' erosi6n;
d) Clarificar la situaci6n de las tierras desde el punto de vista
de su propiedad, a objeto de identificar con la mayor exactitud po-
sible las que pertenecen al Estado, facilitar el saneamiento de la
titulaci6n privada y cooperar en la formaci6n de los catastros
fiscales;
e) Promover y auxiliar o ejecutar directamente la construc-
ci6n de las vias necesarias para dar ficil acceso a las regions de
colonizaci6n, parcelaci6n o cohcentraciones parcelarias, y la de ca-
minos vecinales que comuniquen las zonas de producci6n agricola y
ganadera con la red de vias existentes;
f) Promover y auxiliar o ejecutar directamente labores de re-
cuperaci6n de tierras, reforestaci6n, avenamiento y regadios en
las regions de colonizaci6n, parcelaci6n o concentraciones parce-
larias, y en aquellas otras donde tales labores faciliten un cambio
en la estructura y productividad de la propiedad rdstica;
g) Cooperar en la conservaci6n forestal y, especialmente, en
la vigilancia de los bosques nacionales, cuyas concesiones y licen-
cias para su explotaci6n continuard otorgando el Ministerio de
Agriculture;
h) Hacer dotaciones de tierras en las colonizaciones que con
tal objeto adelante o en las tierras de propiedad privada que ad-
quiera con el mismo fin, de acuerdo con las disposiciones de la
present ley, y dar a los cultivadores, directamente o con la coope-
raci6n de otras entidades, la ayuda tecnica y financiera para su
establecimiento en tales tierras, la adecuada explotaci6n de 6stas
y el transport y venta de los productss,
i) Realizar concentraciones parcelarias en las zonas de mini-
fundio;
j) Requerir de las entidades correspondientes la prestaci6n
de los servicios relacionados con la vida rural en las zonas donde
desarrolle sus actividades; coordinar el funcionamiento de ellos y
prestar ayuda econ6mica para su creaci6n y funcionamiento cuando
fuere necesario;
-7-








k) Promover la formaci6n de las "unidades de acci6n rural"
de que trata esta ley, y la de cooperatives, entire los propietarios
y trabajadores del campo;
1) En general, desarrollar las actividades que directamente se
relacionen con los fines enuriciados en el articulo primero de la
present ley y por los medios que en 6sta se sefialan.
Articulo 49 El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
podra delegar en otros organismos de la Administraci6n Pdblica
o en otros establecimientos pdblicos, funciones de las que le estdn
encomendadas, cuando ello le pareciere convenient para asegurar
la mejor ejecuci6n de tales funciones o para impedir la interrup-
ci6n de servicios o empresas que se hallen actualmente a cargo de
organismos distintos.
Esta delegaci6n podra hacerse, igualmente, a favor de las
Corporaciones Regionales establecidas por virtud de leyes vigen-
tes, de las que en lo future sean creadas por la ley y de las que
se organicen conform a las disposiciones del present estatuto.
La delegaci6n de las funciones encomendadas al Instituto require
la aprobaci6n de la Junta Directiva, con el voto favorable del
Ministro de Agricultura.
Por virtud de la delegaci6n que de una de las funciones haga
el Institute, la entidad delegataria adquiere las facultades y po-
deres que en relaci6n con ella le atribuye la present ley al mismo
Institute, y queda sometida a los requisitos y formalidades pres-
critos para 6ste.
El Institute Colombiano de la Reforma Agraria podra, en
cualquier moment, reasumir las funciones que hubiere delegado
con los mismos requisitos que este articulo exige para la delegaci6n.
Esta potestad no rige, sin embargo, para aquellos casos en
que hubieren mediado estipulaciones contractuales entire el Insti-
tuto y la entidad delegataria, los cuales se regirdn por los terminos
del respective contrato.

Articulo 59 El Gobierno designard un comit6 especial inte-
grado por cuatro miembros, de composici6n political paritaria, para
redactar los estatutos, que una vez aprobados por el mismo Go-
bierno, regirin las actividades del Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria y las facultades y deberes de sus distintos 6rganos.
Los estatutos podran ser reformados en cualquier tiempo por
la Junta Directiva con la aprobaci6n del Gobierno.
Tanto los estatutos como sus reforms se elevarin a escritura
pdblica, tan pronto como reciban la referida aprobaci6n.


-8-










Articulo 69 No obstante lo dispuesto en el articulo anterior,
los siguientes actos o contratos del Instituto necesitan para su
validez la aprobaci6n del Gobierno Nacional, impartida por medio
de resoluci6n ejecutiva:
1. La contrataci6n de emprestitos internos o externos con
destino al Fondo Nacional Agrario, except los de corto plazo que
se tomen para tender las necesidades corrientes de Tesoreria.
2. Las resoluciones que declared extinguido el dominio sobre
tierras de prdpiedad privada, conforme a los articulos 69 y 80 de
la Ley 200 de 1936.
3. La autorizaci6n para el establecimiento de las Corpora-
ciones Regionales que se organicen de acuerdo con la present ley.
4. Los reglamentos o contratos por virtud de los cuales se
autorice la venta, arrendamiento o adjudicaci6n de baldios en
extensions superiores a las que sefiala el articulo 29.
5. La delegaci6n de la funci6n relacionada con adjudicaciones
ordinarias de baldios nacionales.
6. Las resoluciones sobre expropiaci6n de tierras de propie-
dad privada.
7. Los demfs para los cuales la ley exija expresamente ese
requisite.
Parigrafo. La aprobaci6n del Gobierno, impartida en la for-
ma que contempla este articulo, es tambien necesaria para la va-
lidez de los actos y contratos enumerados en 6l, cuando sean eje-
cutados o celebrados por las Corporaciones Regionales, organismos
administrativos y establecimientos pdblicos en qie el Instituto hu-
biere delegado sus funciones.
Articulo 79 En los estatutos del Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria se incluird lo dispuesto en los articulos anteriores
y, ademis, las reglas siguientes:
a) A ninguna part de los fondos o bienes administrados por
el Institute se le podri dar destinaci6n distinta de la del cumpli-
miento de las funciones sefialadas a dicho organismo por la pre-
sente ley;
b) Todo acto o contrato de un valor de cien mil pesos
($ 100.000.00), o mis, requerird la aprobaci6n previa de la Junta
Directiva. Si el acto o contrato implicare desembolsos o compro-
misos de un valor superior a quinientos mil pesos ($ 500.000.00),
s6lo podra ser aprobado con el voto favorable del Ministro de
Agriculture.
-9-








Articulo 89 El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
sera dirigido y administrado por una Junta Directiva, un Gerente
General y los restantes funcionarios que determine los estatutos.
La Junta Directiva sera de composici6n political paritaria y
estard integrada por los siguientes miembros:
El Ministro de Agricultura, quien la presidira.
El Ministro de Obras Pfblicas.
Sendos representantes de la Caja de Cr6dito Agrario, Indus-
trial y Minero, del Instituto Nacional de Abastecimientos, del Ins-
tituto GeogrAfico Agustin Codazzi, de las Cooperativas Agricolas,
de la Sociedad de Agricultores de Colombia, y de la Confederaci6n
Colombiana de Ganaderos, escogidos por el Presidente de la Repi-
blica de listas paritarias que le pasardn las entidades respectivas.
Un representante de las organizaciones de Acci6n Social Ca-
t6lica, designado por el Arzobispo Primado de Colombia, y otro
de los trabajadores rurales, escogido por el Presidente de la Re-
pfiblica de listas que se formarAn de la manera que determine el
Gobierno.
Un miembro del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, de-,
signado por el Presidente de la Repdblica, y cuya presencia en la
Junta no se tomara en cuenta para la aplicaci6n de la paridad
political.
Dos Senadores y dos Representantes elegidos por las CAmaras
respectivas con observancia de la regla de la paridad political.
Estos cuatro miembros del Congreso Nacional seran escogidos
en forma tal que las distintas regions del pais queden represen-
tadas por ellos.
El period de los miembros de la Junta Directiva serA de dos
aihos a partir del dia en que el Instituto comience a funcionar.
La Junta Directiva del Instituto podrA crear, con las forma-
lidades que prescriban sus estatutos, Comit6s de su seno, y dele-
gar en ellos el studio y la resoluci6n de materials comprendidas
en el radio de sus atribuciones.
Los miembros de la Junta que no formen parte de ella por
raz6n del cargo que ocupan, tendrAn suplentes personales.
El Gerente del Instituto sera de libre nombramiento y remo-
ci6n del Presidente de la Repdblica, y su filiaci6n political serA
diferente a la del Gerente de la Caja de Cr6dito Agrario, Indus-
trial y Minero.
El Gobierno reglamentarA esta disposici6n en lo tocante a la
manera como deban elaborarse las listas de candidates, y sefialarA


-10-








las cuatro zonas geogrdficas que deben estar representadas por
los miembros del Congreso, de conformidad con lo arriba prescrito.


CAPITULO III

CONSEJO SOCIAL AGRARIO

Articulo 99 Cr6ase el Consejo Social Agrario como 6rgano
consultivo del Gobierno y del Instituto Colombiano de la Reforma
Agraria, con las, siguientes funciones:
a) Examinar peri6dicamente, en sus sesiones ordinarias, las
actividades desarrolladas por el Instituto y formular las observa-
ciones que estime convenientes;
b) Dirigir al Gobierno y al Instituto recomendaciones acerca
de la orientaci6n de la Reforma Agraria, de las zonas a donde
deba extenderse la acci6n del Instituto y de los procedimientos
que deben utilizarse;
c) Absolver las consultas que le formulen el Gobierno y el
Institute;
d) En general, estudiar la political social agraria del pais y
proponer las medidas que en relaci6n con ella estime indicadas.
Articulo 10. El Consejo Social Agrario se reunirA en sesiones
ordinarias el primero de marzo y el primero de septiembre de cada
ailo, bajo la presidencia del Ministro de Agricultura. Las sesiones
ordinarias tendrAn cada vez una duraci6n de ocho dias uitiles.
El Gobierno podrd convocar el Consejo a sesiones extraordi-
narias por el tiemp'o que 61 mismo determine, para que se ocupe
especialmente de las materials que sefiale el decreto de con-
vocatoria.
Articulo 11. El Consejo Social Agrario estarA integrado por los
siguientes miembros:
SUn representante de la Facultad de Agronomia;
Un representante de la Facultad de Medicina Veterinaria;
Dos economists agrarios elegidos por las Facultades de Eco-
nomia y Agronomia;
Un representante de las Asociaciones de Ingenieros Agr6nomos;
Un representante de las Asociaciones de Veterinarios;
Los Gerentes de los Institutos Especiales de Fomento de la
Producci6n Agricola;
El Gerente de la Federaci6n Nacional de Cafeteros;


-11 -







Tres representantes de las Sociedades de Agricultores;
Un representante de personas dedicadas a, la explotaci6n
forestal;
Tres representantes de las Asociaciones de Ganaderos;
Seis representantes de los Trabajadores Rurales;
Dos representantes de las Cooperativas Agricolas.
Los Ministros del Despacho, los funcionarios t6cnicos que 6stos
designed, los miembros de la Junta Directiva del Instituto Colom-
biano de la Reforma Agraria, y los Gerentes de las Corporaciones
Regionales podran tomar part en las deliberaciones del Consejo
con voz pero sin voto.
El Gobierno reglamentarA la manera como se llevarA a cabo la
elecci6n de los miembros del Consejo en los casos en que a ello
haya lugar.

CAPITULO IV
PROCURADORES AGRARIOS

Articulo 12. Cr6anse los cargos de Procuradores Agrarios,,como
delegados del Procurador General de la Naci6n, en el nfimero y con
las asignaciones que el Gobierno determine, oido el concept de la
'Junta Directiva del Instituto Colombiano de la Reforma Agraria.
Los Procuradores Agrarios serdn nombrados por el Procurador Ge-
neral de la Naci6n,. con observancia de las reglas sobre paridad
political, para periods de dos afios, y deberan reunir las calidades
exigidas para los Fiscales de los Tribunales Superiores.
Articulo 13. Son funciones de los Procuradores Agrarios:
a) Tomar parte como agents del Ministerio Pdblico en actua-
ciones judiciales, administrativas y de policia relacionadas con pro-
blemas rurales para las cuales la intervenci6n de dicho Ministerio
est6 prevista en las eyes vigentes;
b) Solicitar del Instituto Colombiano de la Reforma Agraria,
o de las entidades en las cuales 6ste haya delegado las funciones
respectivas, que se adelanten las acciones pertinentes para la recu-
peraci6n de tierras de dominio pdblico indebidamente ocupadas, las
reversiones de baldios y las declaratorias de extinci6n del dominion
de que tratan los articulos 69 y 89 de la Ley 200 de 1936, y repre-
sentar a la Naci6n en las diligencias administrativas, judiciales o
de policia a que dichas acciones den lugar;
c) Presentar al Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
solicitudes para que se estudien y adelanten parcelaciones de tie-


-12-








rras o concentraciones parcelarias en los casos que considered ne-
cesarios, y representar a la Naci6n como agents del Ministerio
Pdblico en los juicios de expropiaci6n a que haya lugar;
d) Intervenir a nombre del Ministerio Piblico en los conflicts
que puedan presentarse entire colonos que pretendan estar ocupan-
do tierras baldias y quienes aleguen titulo de propiedad sobre 6stas,
a fin de coadyuvar en la defense de los intereses legitimos de tales
colonos y salvaguardiar los derechos de la Naci6n;
e) Velar porque las adjudicaciones, dotaciones, ventas o arren-
damientos de tierras que haga el Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria se cifian a las disposiciones de las leyes vigentes y
a las del present estatuto;
f) Dar parte a la Junta Directiva del Instituto, al Gobierno y
al Consejo Social Agrario de las irregularidades o deficiencies que
puedan presentarse en la ejecuci6n de esta ley.
Parigrafo; Las actuaciones de los Procuradores Agrarios a que
se refieren los ordinales a), b), d) y parte final del ordinal c), de
este articulo, se adelantardn de oficio, por orden del Procurador
General o a solicitud del Instituto Colombiand de la Reforma Agra-
ria, cuando dichos funcionarios o el Instituto considered convenien-
te que aqu6llos reemplacen en determinadas actuaciones a los agen-
tes ordinarios del Ministerio Pdblico.


CAPITULO V

FONDO NATIONAL AGRARIO

Articulo 14. Forman el Fondo Nacional Agrario:
19 Las sumas que con destiny a 61 se voten en el Presupuesto
Nacional.
Anualmente se apropiara una partida no menor de cien millo-
nes de pesos ($ 100.000.000.00), que el Gobierno debe incluir en el
proyecto de Presupuesto, sin lo cual 6ste no sera aceptado por la
Comisi6n de Presupuesto de la CAmara de Representantes.
29 El product de los empr6stitos externos o interns que el
Gobierno o el Instituto contraten con destiny al Fondo o al cum-
plimiento de las funciones previstas en la present ley..
Los empr6stitos que contrate directamente el Instituto de con-
formidad con las facultades de que para ello queda investido goza-
rfn de la garantia del Estado.

-13-









Autorizase al Gobierno Nacional para que realice operaciones
de cr6dito externo o interno con destino al Fondo Nacional Agrario.
Los contratos que se celebren en desarrollo de esta autorizaci6n
s6lo requieren para su validez la aprobaci6n del Presidente de la
Repfiblica, previo concept favorable del Consejo de Ministros.
39 Los Bonos Agrarios que el Gobierno emita y entregue al
Fondo para el cumplimiento de los fines de la present ley.
49 Los recargos en el impuesto predial que la ley autorice es-
tablecer para ese objeto.
59 El product de la tasa de valorizaci6n que el Instituto Co-
lombiano de la Reforma Agraria pueda recaudar de acuerdo con
las leyes respectivas.
69 Las donaciones y auxilios que le hagan personas juridicas
o naturales, nacionales o extranjeras y entidades internacionales.
79 Las sumas o valores que el Instituto reciba en pago de las
tierras que enajene y de los servicios que preste mediante remu-
neraci6n.
89 Las propiedades que el Institute adguiera a cualquier titulo.
Articulo 15. Los fondos o bieneb que ingresen al Fondo Nacio-
nal Agrario se considerarAn desde ese moment como patrimonio
propio del Institute Colombiano de la Reforma Agraria y su desti-
naci6n no podra ser cambiada porel Gobierno.
Articulo 16. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
podra ceder con el voto favorable del Ministro de Agricultura a las
Corporaciones Regionales de Desarrollo los ingresos o bienes de
que tratan los numerales 4, 5 y 8 del articulo 14. P6dra igualmente
hacer a favor de las mismas' entidades asignaciones de fondos y
de Bonos Agrarios para el cumplimiento de las funciones que les
delegue.
Parigrafo. Es entendido que el product de los recargos en el
impuesto predial s61o podra ser invertido por el Instituto en obras
y servicios del Departamento, Intendencia, Comisaria o Corporaci6n
Regional donde dichos ingresos se hayan originado.
Articulo 17. El Contralor General de la Rep6blica ejercerA la
vigilancia sobre el manejo de los fondos y bienes del Instituto, por
medio de Auditores de su dependencia.
Articulo 18. El empleado del Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria, p de organismo o entidad delegada, que se apropie
en provecho suyo o de un tercero, o en cualquier forma haga uso
indebido de los caudales u otros bienes que por raz6n de sus fun-


-14-








ciones est6 encargado de recaudar o pagar, administrar o guardar,
incurrirA en las penas que para los funcionarios pfblicos responsa-
bles de tales actos, por dolo o culpa, establecen el C6digo Penal
y las leyes que lo adicionan y reforman.



CAPITULO VI

CORPORACIONES REGIONALES DE DESARiROLLO

Articulo 19. El desarrollo econ6mico de las cuencas fluviales,
o de aquellas regions que por virtud de su ubicaci6n, su posici6n
con respect a las vias pdblicas, la extension y continuidad de sus
tierras colonizables u otros factors constituyan tanibi6n unidades
econ6micas bien determinadas, podrA encomendarse a Corporaciones
Regionales de Desarrollo cuya jurisdicci6n territorial no es necesa-
rio que coincide con los limites de los Departamentos y Municipios.
Las Corporaciones Regionales de Desarrollo tendrAn las fun-
ciones que les delegue el Instituto Colombiano de la Reforma Agra-
ria; pero podrin, ademis, cumplir aquellas otras que les encomien-
den las leyes, los establecimientos pfblicos existentes o los Gobier-
nos Nacional,'Departamentales o Municipales, con autorizaci6n del
Congress, las Asambleas o los Concejos, segdn el caso.
Articulo 20. Las Corporaciones Regionales de Desarrollo podrin
crearse a iniciativa del Gobierno Nacional, del Instituto Colombia-
no de la Reforma Agraria, de las Asambleas Departamentales y de
los Concejos Municipales.
Pero en todo caso, el establecimiento de una nueva Corpora-
ci6n necesita la aprobaci6n de la Junta Directiva del Instituto y la
del Gobierno Nacional.
Por regla general, el Instituto promovera la creaci6n de las
Corporaciones Regionales de Desarrollo para el adelantamiento de
las colonizaciones en zonas de reserve y para las labores de par-
celaci6n y de concentraci6n parcelaria a que esta ley se refiere.
Articulo 21. El Gobierno Nacional, previo studio y concept
de la Secretaria de Organizaci6n e Inspecci6n de la Administraci6n
Publica y de la Junta Directiva del Instituto Colombiano de la
Reforma Agraria, dictarA el estatuto bAsico de las Corporaciones
Regionales de Desarrollo, tomando en cuenta que en la Junta Di-
rectiva de 6stas deberan tener adecuada representaci6n las entida-
des piblicas que promuevan su establecimiento, el Instituto Colom-

-15-








biano. de la Reforma Agraria y los/vecinos de la region respective,
con observancia: de las reglas sobre paridad political.
Se respetarAn, en todo caso, la autonomia administrative y pa-
trimonial de los Departamentos y Municipios o Distritos Muni-
cipales.

CAPITULO VII

EXTINCION DEL DOMINIO SOBRE TIERRAS INCULTAS

Articulo 22. Todo propietario de fundo de extension superior
a dos mil hectAreas (2.000 hs.) deberi presentar al Instituto, junto
con el respective certificado expedido por el Registrador deInstru-
mentos Pdblicos y copia del titulo registrado que acrediten su de-
recho de dominio sobre dicho fundo, una descripci6n detallada de
dste, la cual incluira, ademas, todos los datos y explicaciones que
el Institute determine con respect a su ubicaci6n, extension y for-
ma en que se explota. La misma obligaci6n cobija a los propietarios
de superficies menores que formaban parte, en 19 de septiembre
de 1960, de predios de aquella extension, y a quienes sin tener titulo
inscrito ejerzan posesi6n material sobre tales predios.
Si del predio en cuesti6n se hubiere levantado un plano topo-
grAfico, se acompafiarA copia del mismo.
Estos requisitos deberAn llenarse dentro de los seis (6) meses
posteriores a la fecha en que el Instituto reglaihente esta dis-
posici6n.
El Institute podra exigir de las respectivas oficinas catastra-
les y del Instituto Geografico Agustin Codazzi todas las informa-
ciones que posean sobre la existencia de funds de la referida ex-
tensi6n y la descripci6n, fotografias areas y plans de los mismos.
Con base en las relaciones y documents indicados y en cuales-
quiera otras informaciones que pueda allegar o que se le comuni-
quen, el Instituto adelantarA met6dicamente el studio de los pre-
dios a que se refiere este articulo desde el punto de vista de su
explotaci6n econ6mica, al tenor de lo previsto en el articulo 39 de
la Ley 200 de 1936 y en el inciso 29 del articulo 29 del Decreto 59
de 1938.
Parigrafo. El Instituto podrA extender la obligaci6n de que
trata este articulo a los propietarios y poseedores de predios de una
extension menor, a media que se halle en capacidad de realizar
con respect a 6stos el studio correspondiente. Esto, sin perjuicio
de la facultad que le asiste para exigir del propietario o propieta-


-16-








rios de cualquier fundo Ja informaci6n de que trata el inciso 39
.del articulo 29 del Decreto 59 de 1938.
Tanto la fecha en que el Instituto Colombiano de la Reforma
Agraria reglamente esta disposici6n como aquella en que los propie-
tarios de extensions menores a las previstas en el inciso 19 de
este articulo deban cumplir con las obligaciones en 61 conqignadas,
serAn fijadas por providencia del Gerente del Instituto y amplia-
mente divulgadas.
Articulo 23. El t6rmino que tienen los propietarios para soli-
citar las pruebas a que se refiere el articulo 31 del Decreto 59 de
1938, sera de treinta (30) dias.
Los efectos de la resoluci6n que dicte el Instituto, en la due
declare que sobre un fundo o parte de 61 se ha extinguido el dere-
cho de dominio, permanecerAn en suspense finicamente durante los
treinta (30) dias siguientes a la ejecuci6n de dicha providencia,
a menos que dentro de, tal t6rmino los interesados soliciten la re-
visi6n de 6sta ante la Corte, Suprema de Justicia, conforme al ar-
ticulo 89 de la Ley 200 de 1936.
La demand de revision s6lo seri aceptada por la Corte si a
ella se acompafia copia de la relaci6n de que trata el articulo an-
terior, debidamente firmada, y con la constancia de que fue pre-
sentada en tiempo debido.
Articulo 24. En las diligencias administrativas que se sigan
ante. el Instituto y en los juicios de revision ante la Corte Suprema
de Justicia, que se mencionan en los articulos anteriores, la carga
de la prueba sobre explotaci6n econ6mica del fundo o de una parte
de 61, corresponde al propietario o propietarios del mismo, y 6stos
s6lo podrAn demostrar que han explotado econ6micamente las tie-
rras de acuerdo con la siguiente tarifa de pruebas:
1. El hecho de que el fundo o determinada extension de 61
se ha explotado con cultivos agricolas deberA demostrarse mediante
una inspecci6n ocular en la cual los peritos indicarAn claramente
el estado del.terreno, especificando si la vegetaci6n original espon-
tanea ha sido objeto de desmonte y destronque y qu6 cultivos exis-
ten en dicho terreno en ese moment, o si hay sefiales evidentes
de que 61 ha estado sometido antes a una explotaci6n agricola re-
gular. Si en el moment de la inspecci6n ocular no existen cultivos,
y el propietario alegare que han existido durante el t6rmino fijado
por la ley para la extinci6n del dominio, la prueba deberA comple-
tarse con una o mas de las siguientes:
a) Presentaci6n de declaraciones de renta y patrimonio de las

-17-
R. Agraria-2






cuales se desprenda con claridad que durante dicho t6rmino el pro-
pietario obtuvo utilidades provenientes de cultivos en el fundo o
realize y contabiliz6 en sus activos inversiones sobre 6ste en cuan-
tia proporcional a la extension que alegue haber cultivado;
b) Copias de contratos de prenda agraria o certificados de la
Caja de Cr6dito Agrario, Industrial y Minero que demuestren que
el propietario grav6 cultivos plantados en el fundo, durante el mis-
mo t6rmino, en proporci6n a la extension que alegue haber cul-
tivado;
c) Presentaci6n de libros de comercio debidamente registrados,
o de libros de ingresos y egresos llevados conforme a las disposi-
ciones fiscales, de los cuales aparezca con claridad la obtenci6n de
Srenta o la realizaci6n de inversiones, durante el mismo termino, en
cuantia proporcionada a la extension que se alegue haber cultivado.
En todo caso los peritos describirAn las caracteristicas de la
vegetaci6n espontanea que tenga el terreno en cuesti6n y darAn
su concept acerca del tiempo en que dicho terreno haya permane-
cido sin una explotaci6n regular.
2. La explotaci6n con ganados deberA probarse por medio de
una inspecci6n ocular, en la cual los peritos especifiquen si la ex-
tensi6n respective estA cubierta de pastos artificiales o si existien-
do en ella s61o pastos naturales ha sido objeto de desmonte o des-
tronque de la vegetaci6n original o de labores regulars de limpie-
za y conservaci6n: Igualmente dejarAnr constancia los peritos de las
caracteristicas de la vegetaci6n espontAnea que pudiere existir en
dicho terreno y del ndmero de cabezas de ganado que alli se en-
contrare a la fecha de la inspecci6n.
Si se alegare que dentro del t&rmino fijado para la extinci6n
del dominio se explot6 econ6micamente una determinada extension
no cubierta con pastos artificiales y que a la fecha de la inspecci6n
no estuviere cercada y ocupada con ganados en proporci6n razona-
ble de acuerdo con las caracteristicas del terreno, la prueba,debe-
ra complementarse con alguna o varias de las sefialadas en los lite-
rales a) y c) del articulo anterior o con copia de contratos de
prenda pecuaria o certificados expedidos por la Caja de Cr6dito
Agrario o el Banco y Fondos Ganaderos, de los cuales se desprenda
que se mantuvieron ganados en el fundo en cantidad prpporcionada
a las caracteristicas del terreno y a la extension que se alegue haber
explotado.
3. Se consideran como econ6micamente explotadas las tierras
cubiertas de bosques artificiales de species maderables. La prue-
ba de esta clase de explotaci6n consistirA en una inspecci6n ocular,


-18-







en la cual los peritos dejardn constancia de la extension y species
sembradas y del estado de la plantaci6n.
4. La explotaci6n forestal de terrenos cubiertos de bosques
naturales no calificados como reserve debera establecerse con la
prueba de que est6i incorporados a una explotaci6n forestal or-
ganizada y regular, 4delantada conforme a licencias expedidas con
anterioridad al vendimiento del termino que la ley fija para la
extinci6n del dominic y con prActicas regulars de repoblaci6n. Estas
ltimas deberan ser comprobadas con certificaciones delMinisterio
de Agriculture expedidas en la forma que determine el decreto
reglamentario.
Si el propietario hubiere construido a su costa canales de irri-
gaci6n o pozos para la obtenci6n de aguas subterrineas sin haber
explotado adn econ micamente toda la superficie que con dichas
obras puede benefici rse directamente, tal superficie no se conside-
rarA como inculta para los efectos de las normas legales sobre
extinci6n del domino.
La extinci6n del dominio sobre terrenos de propiedad privada
que pertenezcan a c mpaiias de petr6leos 'y que hayan sido objeto
de permiso sobre explotaci6n superficiaria no cobija la propiedad
del subsuelo.
Paragrafo. Los peritos a que se refiere este articulo serAn de-
signados asi: uno por el Instituto Colombiano de la Reforma Agra-
ria, otro por el propietario o propietarios interesados y un tercero
por el Instituto Geogr6fico Agustin Codazzi.
Articulo 25. Si l Instituto, por razones de inter6s social, esti-
mare necesario entrar en posesi6n de un fundo o de porciones de
6ste en relaci6n a losl cuales haya declarado la extinci6n del dominio
antes de que se haya fallado la demand sobre revision de su pro-
videncia, podrA adelaritar la expropiaci6n de la propiedad respective
conforme a las disp siciones de la present ley y con aplicaci6n del
articulo 60 de la Ldy 83 de 1935. Pero en este caso las species
con que se,cubra el valor de lo expropiado permanecerAn en dep6-
sito en el Banco de la Repiblica, a la orden del Juez correspon-
diente, hasta que q~ede ejecutoriada la sentencia que ponga ter-
mino al juicio de revision.
Si el fallo de la Corte confirm la resoluci6n impugnada, las
species depositadas se devolverAn al Instituto. Si por el contrario,
la revoca o reform, el Juez ordenarA entregar al propietario o pro-
pietarios dichas species mas los rendimientos obtenidos por 6stas
en la proporci6n que corresponda al valor de la superficie que la
sentencia consider no cobijada por la extinci6n del dominion.


-19-







Articulo 26. Lo cultivado por colonos que no hayan reconocido
vinculo de dependencia del propietario no se tomarA en cuenta para
los efectos de demostrar la explotaci6n econ6mica de un fundo. Al
quedar en fire la resoluci6n que declara extinguido el dominio, el
Institute podrA adjudicar a tales colonos las porciones que les co-
rrespondan conforme a las normas sobre baldios vigentes a la fecha
de su establecimiento.
Articulo 27. Para todos los efectos legales se considerarA que
no estan cobijadas por las reglas sobre extinci6n del dominio las
extensions que a la fecha de la resoluci6n se encuentren econ6mi-
camente explotadas conforme a las disposiciones de la Ley 200 de
1936 y a las de la present ley.
Articulo 28. Der6gase el numeral 29, inciso 59 del articulo 69
de la Ley 200 de 1936.


CAPITULO VIII

BALDIOS NACIONALES

Articulo 29. A partir de la vigencia de la present ley, salvas
las excepciones contempladas en ella, no podrAn hacerse adjudica-
ciones de baldios sino a favor de personas naturales y por exten-
siones no mayores de cuatrocientas cincuenta hectAreas (450 hs.).
El peticionario deberA demostrar que tiene bajo explotaci6n
las dos terceras parties al menos de la superficie cuya adjudicaci6n
solicita.
Los que hayan puesto bajo explotaci6n agricola, o ganadera,
con anterioridad a la present ley,' superficies que excedan a la
aqui sefialada, tendrAn derecho a que se les adjudique el exceso,
pero sin sobrepasar en total los limits que fija el inciso primero
del articulo 29 de la Ley 34 de 1936.
Salvo lo que con respect a sabanas de pastos naturales se
estallece en el articulo siguiente, la ocupaci6n con ganados s61o darA
derecho a la adjudicaci6n cuando la superficie respective se haya
sembrado con pastos artificiales, de cuyas existencia, extension y
especie se dejarA clara constancia en la respective inspecci6n ocular.
Asimismo, no podrAn hacerse adjudicaciones de baldios que es-
t6n ocupados por indigenas, sino con el concept favorable de la
Division de Asuntos Indigenas.
Articulo 30. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria


- 20-







queda autorizado para ampliar los limits de la extension adjudica-
ble a una persona natural con respect a las tierras siguientes:
a) Las ubicadas en regions muy alejadas de los centros de
actividad econ6mica y que sean de dificil acceso, mientras esta
iltima circunstancia subsista;
b) Las sabanas de pastos naturales donde la naturaleza de
los suelos, el regimen meteorol6gico o las inundaciones peri6dicas
no hacen econ6micamente factible la siembra de pastos artificiales.

El Institute sefialarA, previous los studios correspondientes, las
zonas a que se refiere este articulo, y en ningin caso podra, mien-
tras no haya Ilevado a cabo tal sefialamiento, hacer adjudicaciones
que sobrepasen los limits fijados en el articulo anterior.
El limited maximo para las adjudicaciones en las zonas especia-
les que determine el Instituto sera de mil hectireas (1.000 hs.), y
el solicitante deberA demostrar que ha puesto bajo explotaci6n no
menos de las dos terceras parties de la superficie cuya adjudicaci6n
solicita. No obstante, para las regions de pastos naturales de los
Llanos Orientales, conforme a delimitaci6n que hard el Institutoe
y cuando estas regions se hallen en las circunstancias previstas
en el ordinal b) de este articulo, la extension adjudicable podrA
Ilegar a tres mil hectbreas (3.000 has.).
No se adjudicardn sabanas de pastos naturales sino cuando el
solicitante demuestre a satisfacci6n del Instituto:
1. Que se hallan en el caso del literal b) de este articulo, y
2. Que se han hecho en ellas mejoras tales como cercas, casas
de habitaci6n, regulaci6n de corrientes hidraulicas, obras de dese-
caci6n, etc., y que se han ocupado con ganado regularmente con-
forme a las circunstancias propias de tales tierras. El manteni-
miento de ganados debera probarse por medio de las declaraciones
de renta y patrimonio correspondientes al period para el cual se
invoca la ocupaci6n.
Articulo 31. El limited de las extensions adjudicables que se-
fialan los articulos anteriores se reduce, en tratandose de terrenos
aledafios a carreteras transitables por vehiculos automotores, a fe-
rrocarriles, a rios navegables y a puertos maritimos de acuerdo con
las reglas siguientes:
a) A una superficie de cinctenta hectareas (50) y hasta de
ciento cincuenta (150) en terrenos s6lo aptos para ganaderia, las
que lindan con carreteras, ferrocarriles o rios navegables, o se
hallen ubicadas a menos de cinco kil6metros de dichas vias, si la


-21 -








distancia por 6stas hasta un centro urban de mas de diez mil
(10.000) habitantes es menor de cincuenta kil6metros (50 kmts.).
Fuera de este radio, la superficie adjudicable podra ser sefialada
por el Instituto conforme a la distancia y a las caracteristicas de la
region, sin sobrepasar los limits que sefiala el articulo 29.
El lindero sobre la via no serA mayor de quinientos metros
(500 mts.);
b) Las ubicadas a menos de cinco kil6metros de los puertos
maritimos a cincu.enta hectareas (50 hs.).
Es entendido que el Instituto podri colocar las zonas aleda-
fias a .las vias de que trata este articulo dentro de las reserves
Spara colonizaciones dirigidas que se reglamentan mis adelante.
El Institute estd facultado, igualmente, para sefialar zonas en
las cuales las adjudicaciones s6lo podrAn hacerse con base en ex-
plotaciones agricolas o de ganaderia intensive y para definir, con-
forme a las circunstancias de la zona correspondiente, las carac-
teristicas de estas iltimas explotaciones.
Articulo 32. Las sociedades de cualquier indole no podrAn ad-
quirir mediante la ocupaci6n derecho para solicitar la adjudicaci6n
de tierras baldias. Tal adjudicaci6n s61o podra hacerse a favor de
sociedades colectivas o limitadas cuando la explotaci6n de las tie-
rras se haya llevado a pfecto en virtud de un contrato celebrado
por aqu6llas con el Instituto, en el cual se comprometan explotar,
con cultivos agricolas o con ganaderia, no menos de las dos terceras
parties de la superficie contratada, dentro de los cinco afibs siguien-
tes al contrato, y siempre que demuestren con oportunidad haber
dado cumplimiento a esta obligaci6n.
En el respective contrato se establecera el plazo dentro del cual
deberd iniciarse la explotaci6n y la superficie que deberA estar
explotada al final de cada period annual.
Articulo 33. Cuando se trate de establecer en terrenos baldios,
no cobijados por las reserves para colonizaciones dirigidas, una ex-
plotaci6n agricola o pecuaria que tenga especial importancia para
la economic national, por cuanto sus products esten destinados a
sustituir importaciones o a ser exportados en razonable proporci6n,
o a proveer de materials primas a las industries nacionales, el Ins-
tituto podrA celebrar contratos can las personas naturales o socie-
dades de cualquier indole interesadas en tal explotaci6n, en los
cuales se sefialarAn la clase de 6sta y el plazo dentro del cual deberA
realizarse para adquirir derecho a la adjudicaci6n. En estos con-
tratos, los cuales requieren para su validez la aprobaci6n del Go-
bierno, previo coricepto del Consejo' Nacional de Planeaci6n, la


-22 -








superficie asignada podrA ser hasta de dos milinientas hectireas
(2.500 hs.). Tambi6n podrA el Instituto celebrar contratos, con las
mismas formalidades arriba previstas, para el establecimiento de
explotaciones agricolas y pecuarias en regions de muy escasa den-
sidad de poblaci6n y abundancia de tierras baldias no reservadas
para colonizaciones especiales, sin la limitaci6n en cuanto a la su-
perficie que sefiala este articulo. Dichos contratos determinnaraii
as-Te nsones que deberan ponerse bajo explotaci6n en cada pe-
riodo annual y no podrAn cobijar una superficie total mayor de la
que deba explotarse en un plazo de-cinco afios y una tercera
parte mis.
Igualmente podrd el Instituto celebrar contratos de arrenda-
ntiento hasta por la extension aqui sefialada, y por t6rmino no
mayor de cincuenta (50) afios, para las explotaciones a que se
refiere este articulo, cuando apareciere ser de conveniencia nacio-
nal que los terrenos respectivos no salgan del dominio del Estado.
ParAgrafo. En los contratos que para adjudicaci6n de tierras se
celebren conforme a este articulo podrA estipularse que el interesa-
do pague al Instituto por cada hectArea contratada, en exceso de
los limits ordinarios que sefiala esta ley, una suma que se fijara
habida cuenta de la ubicaci6n de las tierras, su calidad, costo pro-
bable de su adaptaci6n a las explotaciones y demAs factors que
influyan sobre su valor.
Articulo 34. Se podri tambien celebrar contratos sobre exten-
siones que excedan los limits sefialados por la present ley con
cooperatives de trabajadores cuya constituci6n apruebe el Gobier-
no, y, en este caso, la superficie se sefialarA en consideraci6n al
nfmero de afiliados, los cuales deberin ser personas que exploten
la tierra con su trabajo personal.
Articulo 35. A partir de la vigencia de la present ley queda
prohibida toda nueva emisi6n de bonos o titulos de baldios. Si' hu-
hubiere necesidad de dar cumplimiento a contratos -o sentencias en
que se ordene la emisi6n de bonos o titulos de esta clase, la res-
pectiva obligaci6n se cumplirA por el Estado mediante un pago en,
dinero efectivo equivalent al precio que dichos valores tuvieron
en promedio durante el afio anterior a la fecha de esta ley.. Igual
regla se aplicara para el caso en que se trate de dar cumplimiento
a sentencias o contratos que impliquen para el Estado la obliga-
ci6n de adjudicar tierras baldias.
DeclArase de utilidad piblica la adquisici6n por el Estado de
los bonos o titulos de baldios que se hallan en circulaci6n y que

-23-







no hayan prescrito de acuerdo con la ley. Los tenedores de los indi-
cados valores deberAn registrarlos en el Instituto dentro del t6rmi-
no de un afio, contado a partir de la vigencia de esta ley, y tendrAn
opci6n para que les sean pagados por aqu6l, al precio determinado
en el articulo anterior. Los boos o titulos que no sean vendidos
voluntariamente seran expropiados, ya se hayan cumplido o no con
respect a ellos las formalidades del registro, y el avaldo dentro del
juicio de expropiaci6n se fundarA exclusivamente en el valor co-
mercial promedio que los indicados papeles hubieren tenido en el
mercado dentro del afio anterior a la vigencia de esta ley.
Articulo 36. Los varones casados que hayan cumplido diez y
ocho afios de edad podrAn obtener adjudicaciones de baldios o de
unidades agricolas familiares en colonizaciones o parcelaciones, y
contraer, por consiguiente, todas las obligaciones inherentes, sin
necesidad de autorizaci6n judicial.
Articulo 37. El propietario de tierras que le hayan sido adju-
dicadas como baldios no podrA obtener nueva adjudicaci6n si con
6sta sobrepasa los- limits maximos sefialados en la present ley.
Igual regla se aplicarA al propietario de tierras cuyo titulo pro-
venga de adjudicaci6n de baldios a cualquier otra persona, realiza-
da dentro de los cinco afios anteriores.
Quien hubiere obtenido una adjudicaci6n de tierras baldias y
las hubiere enajenado no podrA obtener nuevas adjudicaciones antes
de transcurridos cinco (5) afios desde la fecha de la adjudicaci6n
anterior.
Para la aplicaci6n de las prohibiciones que contempla el pre-
sente articulo se tomaran en cuenta las superficies adjudicadas a
sociedades de que el interesado forme parte, en proporci6n a los
derechos que en ellas posea, lo mismo que las que figure en cabeza
de su c6nyuge o hijos menores que no hayan obtenido habilitaci6n
de edad.
Cuando se trate de celebrar los contratos a que se refiere el
articulo 32 de esta ley, con sociedades de personas, se tomarAn en
cuenta las adjudicaciones hechas con anterioridad a los socios de
6stas y a su c6nyuge e hijos menores, para el efecto le las prohi-
biciones que el present articulo establece.
Las sociedades que celebren contratos sobre tierras baldias con-
forme a los articulos 32 y 33 de esta ley no podrAn traspasar sin
previa autorizaci6n del Instituto los derechos y obligaciones que
nazcan de ellos, mientras no se haya hecho la adjudicaci6n defini-
tiva de las tierras contratadas. Cualquier traspaso hecho con vio-
Slaci6n de estos requisitos sera absolutamente nulo, y el Instituto


-24-








podra, ademis, declarar administrativamente resuelto el contrato,
en cuyo caso las tierras volveran a su poder en el estado en que
se hallen. El traspaso de los derechos o acciones de un socio en
las citadas sociedades, por acto entire vivos, antes de la adjudica-
ci6n definitive de las tierras contratadas, require tambien la pre-
via autorizaci6n del Instituto. La omisi6n de este requisite vicia
de nulidad absolute el traspaso.
Articulo 38. Son nulas las adjudicaciones de tierras baldias que
se hagan con violaci6n de las normas de la present ley. La decla-
ratoria de nulidad podrA demandarse ante el correspondiente Tribu-
nal de lo Contencioso Administrativo por los Procuradores,Agrarios
o cualquiera otra persona, dentro de los dos afios siguientes a la
publicaci6n de la respective providencia en el Diario Oficial.
La procedencia de esta acci6n se hara constar en todas las
resoluciones sobre adjudicaci6n de baldios.
Decretada una nulidad, el adjudicatario sera considerado como
poseedor de mala fe sobre cualquier exceso que se hubiere adjudi-
cado en relaci6n con las cabidas que sefiala esta ley.
El Institute podr6 verificar, dentro del termino de dos (2)
afios de que trata este articulo, la exactitud de los documents,
diligencias de inspecci6n ocular y, en general, de las pruebas que
hayan servido de base para la adjudicaci6n.
Articulo 39. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
queda autorizado para constituir sobre las tierras baldias cuya ad-
ministraci6n se le encomienda, reserves destinadas a la conservaci6n
de los recursos naturales o a servicios pfiblicos, conforme a las dis-
posiciones legales vigentes.
Igualmente podra" sustraer de tal regimen tierras que hubieren
sido colocadas bajo este o que el mismo Instituto hubiere reservado,
si encontrare que ello conviene a los interests de la economic na-
cional. Las resoluciones que se dicten de conformidad con los inci-
sos precedentes requieren para su validez la aprobaci6n del Go-
bierno.
El Institute procedera, dentro del menor termino possible, a
constituir las reserves de que trata el literal d) del articulo 107
del C6digo Fiscal, previa la delimitaci6n de las superficies res-
pectivas.
Las resoluciones que decreten la constituci6n de zonas de re-
serva seran publicadas en las cabeceras, Corregimientos e Inspec-
ciones de los Municipios en donde ellas se encuentren en la forma
prevista por el articulo 55 del C6digo de Regimen Politico y Mu-
nicipal.
25 -







Articulo 40. Podra tambi6n el Instituto, con la aprobaci6n del
Gobierno, constituir reserves sobre tierras baldias para destinarlas
a colonizaciones especiales, de acuerdo con la present ley. Las ex-
plotaciones que se adelanten sobre tierras reservadas con posterio-
ridad a la fecha en que adquirieren esta calidad, no darin derecho
al interesado para obtener la adjudicaci6n de la superficie corres-
pondiente sino cuando se hayan realizado de conformidad con los
reglamentos de colonizaci6n que dicte el Instituto.
Articulo 41. Las tierras adjudicadas a establecimientos pdbli-
cos para fines de colonizaci6n volverAn al dominion del Estado con
el caracter de reserves y seran administradas por el Instituto. Que-
dan tambi6n bajo la administraci6n del Instituto, con el mismo ca-
rActer, las superficies reservadas a favor de establecimentos pdblicos
y todavia no adjudicadas a 6stos.
Se respetarAn, sin embargo, las situaciones creadas en las co-
lonizaciones ya emprendidas, y el Instituto podrA delegar en las
entidades que las hubieren adelantado la facultad de continuarlas y
la de traspasar o adjudicai las tierras conforme a los reglamentos
respectivos.
Articulo 42. Contra las resoluciones que dicte el Instituto en
lo relacionado con la adjudicaci6n de baldios procederA el recurso
de reposici6n para agotar la via administrative. Pero sin necesidad
de solicitar tal reposici6n, los interesados podrAn intentar las ac-
ciones contencioso administrativas en la forma ordinaria prevista
en la Ley 167 de 1941, ante el Tribunal correspondiente.
El Ministerio P6blico es parte en todas las diligencias sobre
adjudicaci6n de baldios y en los recursos contencioso administrativos
a que se refiere el inciso anterior.


CAPITULO IX

COLONIZACIONES

Articulo 43. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
adelantara colonizaciones en las tierras baldias que reserve para
tal fin, conforme a las normas de esta ley. Dichas colonizaciones
estarAn precedidas de un studio, tan complete como sea possible,
sobre las condiciones de clima, suelos, aguas, topografia y accesi-
bilidad de la zona, a objeto de establecer que 6sta es apta para una
explotaci6n econ6mica y la orientaci6n que a dicha explotaci6n
deba dArsele.


-26-








No se establecerAn colonizaciones de la clase a que se refiere
este articulo sinb en zonas dotadas de adecuadas vias de comuni-
caci6n, 0 donde tales vias se est6n construyendo o vayan a cons-
truirse en breve plazo.
Articulo 44. En las zonas de colonizaci6n de que trata el ar-
ticulo precedent el Instituto sefialara por medio de reglamentos
el regimen especial de ocupaci6n de las tierras.
Por virtud de tales reglamentos podrAn establecerse dos tipos
de colonizaci6n. Para el primero se aplicarAn, en general, las nor-
mas ordinarias sobre adjudicaci6n de baldios con las reforms in-
troducidas en ellas por la present ley y con las regulaciones adi-
cionales que sefiale el reglamento. El segundo comprenderA "las
colonizaciones dirigidas" que se adelantarAn con sujeci6n a lo que
se dispone en los articulos siguientes.
Articulo 45. Las colonizaciones dirigidas se organizarAn en
aquellas'zonas de terrenos baldios mejor dotadas de acceso a vias
importantes de comunicaci6n y que mas aptas sean para cultivos
agricolas o ganaderia en pequefia escala por la calidad de los suelos,
las corrientes de agua utilizables y las condiciones metereol6gicas
de la region.
En cada zona o subzona de colonizaci6n dirigida se hardn las
reserves definitivas necesarias para la conservaci6n de los recursos
naturales, el control de las aguas y el establecimiento de granjas
de demostraci6n, escuelas, puestos de salud y servicios pdblicos y
de la colonia. AdemAs, cuando ello apareciere indicado, se reserva-
rAn terrenos comunales de pastoreo y superficies suficientes para
poblados, cuyos lotes, excluidos los necesarios para los fines indi-
cados arriba y para la construcci6n de una iglesia cat6lica, se ven-
deran preferentemente a los pequefios. colonos vecinos. Es enten-
dido que las reserves para terrenos comunales de pastoreo podrAn
ser levantadas por el Instituto si con el transcurso del tiempo
llegare a estimarse que ello es necesario para tender a mas urgen-
tes necesidades econ6micas.
De los terrenos sobrantes, no menos de un setenta por ciento
(70%) se destinard a la creaci6n de "unidades agricolas familiares"
que serAn asignadas gratuitamente a trabajadores pobres o de es-
casos recursos, bajo las normas que con respect a tales unidades
consagra la present ley y las que determine el reglamento de co-
lonizaci6n. Las tierras aledafias a vias de transport automotor y
ferrocarriles y puertos tendrAn precisamente esa destinaci6n.
Es entendido que'se cargara al colono el costo de las mejoras
que el Instituto realice en la parcela que le asigne, y el monto de


-27 -








lo que por tal concept salga a deber serA cubierto por l1 al Ins-
tituto en los t6rminos y condiciones que sefiale el reglamerto de
colonizaci6n.
Las cooperatives de trabajadores agricolas que hayan recibido
aprobaci6n del Gobierno podrAn obtener asignaciones dentro de las
tierras destinadas a "unidades agricolas familiares", y la superficie
quese les seniale se fijari tomando en cuenta el ndmero de perso-
nas que las integran.
Las superficies restantes, dentro de cada'zona de colonizaci6n
dirigida, podrAn venderse por el Instituto a personas naturales o
juridicas que contraigan la obligaci6n de explotarlas, en la propor-
ci6n que para cada period annual sefiale el cgntrato, hasta comple-
tar no menos del sesenta y cinco por ciento (65%) de su extension
total dentro del t6rmino de cinco afios contados desde la fecha en
que se otorg6 el respective instrument. Se dara preferencia a quie-
*nes se comprometan a realizar la clase de explotaci6n que el Ins-
tituto indique como de mayor inters .para la economic national.
La extension que puede venderse a cada persona natural o juridica
no sera mayor de la que esta ley sefiala para las adjudicaciones
ordinarias de baldios.
Excepcionalmente, cuando se trate de empresas que se califi-
quen por el Instituto como de notable interns para la economic
national y que impliquen el empleo de un ndmero considerable de
trabajadores en la preparaci6n o explotaci6n de las tierras, se po-
drAn hacer, con aprobaci6n del Gobierno, ventas hasta por mil
hectAreas (1.000 hs.) explotables. En los contratos respectivos
podra el Instituto imponer al adquirente una o varias de las si-
guientes obligaciones:
a) La de montar plants que puedan beneficiary los products"
de los pequefios colonos de la zona, enlas condiciones que el mismo
contrato sefiale;
b) La de prestar asistencia tecnica a los pequefios colonos que
deseen desarrollar explotaciones de la misma indole de aquella que
vaya a establecer el comprador;
c) La de destinar un determinado porcentaje de la tierra ex-
plotable para pequefias parcelas donde los trabajadores permanen-
tes de la Empresa puedan tener su casa de habitaci6n y cultivo de
pan coger.
Articulo 46. Tambi6n podra el Instituto celebrar, sin exceder
los limits que sefialan los articulos anteriores, contratos de arren-
damientos de tierras en zonas de "colonizaci6n dirigida", de con-


- 28-







formidad con el articulo 34 de la present ley, cuando apareciere
convenient que la superficie respective no salga del dominio del
Estado.
Articulo 47. El precio de las tierras que venda el Instituto en
zonas de colonizaci6n dirigida podrA pagarse en Bonos Agrarios, de
conformidad con lo que al respect se dispone mis adelante.
Articulo 48. Las "unidades agricolas familiares" se asignarAn
a los trabajadores con la obligaci6n de poner bajo explotaci6n a lo
menos la mitad del predio dentro de los cinco (5) afios siguientes,
y por medio de contrato escrito en el cual se harAn constar, ademfs,
las condiciones siguientes:
a) La de que el titulo definitive de adjudicaci6n s6lo se otor-
garA cuando el asignatario demuestre haber cumplido, a satisfac-
ci6n del Instituto, con la obligaci6n de explotaci6n econ6mica pre-
vista en el inciso anterior;
b) La de que no podran traspasarse, sin permiso del Instituto,
el predio asignado o las mejoras alli realizadas antes de que se haya
expedido el respective titulo de adjudicaci6n, y la de que el traspaso
s6lo podrA hacerse a favor de las personas indicadas en el inciso 3)
del articulo 45 o de cooperatives de trabajadores agricolas;
c) La de que el asignatario se obliga a sujetarse al regimen
que esta ley establece para las "unidades agricolas familiares".
A iguales reglas, en cuanto sea possible, quedarAn sujetas las
cooperatives de trabajadores agricolas que obtengan asignaciones
de tierras en zonas de colonizaci6n dirigida.
Articulo 49. De acuerdo con lo que al respect se dispone en la
present ley, el Instituto promoverA dentro de las zonas de coloni-
zaci6n la prestaci6n de servicios de asistencia t6cnica, econ6mica y
social por las agencies administrativas y establecimientos pfiblicos
correspondientes; los coordinara debidamente y, en caso necesario,
prestarA cooperaci6n financiera a esas entidades o establecera por
si mismo los servicios que estas no puedan prestar.


CAPITULO X

UNIDADES AGRICOLAS FAMILIARES

Articulo 50. Tanto en sus labores de colonizaci6n, como en las
que Ileve a cabo para parcelar propiedades y realizar concentracio-


-29-








nes parcelarias, el Instituto buscarA, preferentemente, la constitu-
ci6n de "unidades agricolas familiares".

Se entiende por "unidad agricola familiar" la que se ajuste a
las siguientes condiciones:
a) Que la extension del predio, conform a la naturaleza de
la zona, clase de suelos, aguas, ubicaci6n, relieve y possible natura-
leza de-la producci6n, sea suficiente para que, explotado en condi-
ciones de razonable eficiencia, pueda suministrar a una familiar de
tipo normal ingresos adecuados para su sostenimiento, el pago de
las deudas originadas en la compra o acondicionamiento de las tie-
rras, si fuere el case, y el progresivo mejoramiento de la vivienda,
equipo de trabajo y nivel general de vida;
b) Que dicha extension no requiera normalmente para ser ex-
plotada con razonable eficiencia mAs que del trabajo del propieta-
rio y su familiar. Es entendido, sin embargo, que esta iltima regla
no es incompatible con el empleo de mano de obra extrafia en ciertas
6pocas de la labor agricola, si la naturaleza de la explotaci6n asi lo
require, ni con la ayuda mutua que los trabajadores vecinos suelen
prestarse para determinadas tareas..

Articulo 51. Quien adquiera por adjudicaci6n o compra una
"unidad agricola familiar", contrae las siguientes obligaciones:
a) Sujetarse a las reglamentaciones que sobre uso de aguas,
caminos y servidumbres de trAnsito dicte el Instituto para la zona
correspondiente;
b) Someter a la previa aprobaci6n del Instituto cualquier pro-
yecto de enajenaci6n del predio. El Instituto podra entonces adqui-
rirlo, junto con las mejoras en 61 realizadas, al precio que se sefiale
por ,peritos, si, en su concept, la enajenaci6n proyectada contra-
dice el espiritu y las finalidades de la present ley.
En la matricula de propiedad de cada "unidad agricola fami-
liar" se dejarA constaicia de este car6cter, y los Registradores de
Instrumentos Pfblicos no inscribirAn ning6n acto de transmisi6n
del dominio a terceros si en la respective escritura no se ha trans-
crito la comunicaci6n del Instituto en que conste que 6ste ha renun-
ciado a ejercer el derecho preferencial de compra aqui consagrado;
c) 'Vender al Instituto, a solicitud de 6ste, el predio y sus me-
joras, por el valor que sefiale un avaldo pericial, si el propietario lo
hubiere arrendado o dado en uso o usufructo a terceros, except
en el caso de que se hallare fisicamente inhabilitado para explotarlo
directamente con su familiar.


-30-








Articulo 52. El Instituto tendri, ademAs, derecho:
1. A que se le adjudique la "unidad agricola familiar" al precio
que sefiale el avaldo pericial y con preferencia a cualquier otro pos-
tor en los juicios ejecutivos o de venta en pfiblica subasta que se
sigan contra el propietario.
2. A que se le adjudique la "unidad agricola familiar", por el
avaldo pericial y con preferencia a cualquier poster extrafio, en el
juicio de sucesi6n del propietario, si se hubiere solicitado por alguno
de los herederos la partici6n material del predio. Igual derecho ten-
drA en las diligericias de partici6n que en cualquier tiempo quieran
promover quienes posean la unidad pro indiviso.
3. A que los herederos del propietario le vendan, por avaldo
pericial, la "unidad agricola familiar", si ellos no se encuentran en
condiciones. de explotarla directamente o no quisieren permanecer
en la indivisi6n.
Articulo 53. En los casos en que lo juzgue convenient, el Ins-
tituto podrA exigir al adjudicatario o comprador de una "unidad
agricola familiar", al tiempo de asignarsela o, de celebrar el contrato
de promesa de venta, que tal unidad quede, al efectuarse el tras-
paso definitive, bajo el regimen del patrimonio familiar, conforme
a la Ley 70 de 1931 y articulos 24 y 25 de la Ley 100 de 1944, en
aplicaci6n del articulo 50 de la Constituci6n Nacional.
Las enajenaciones o gravAmenes, en los casos en que los auto-
rizan las disposiciones legales citadas, no podran. llevarse a cabo sin
permiso previo y escrito del Instituto. Este permiso serA igualmente
necesario para sacar el predio del regimen de patrimonio familiar.
SEl limited de'diez mil pesos ($10.000.00), que sefiala el articu-
lo 39 de la Ley 70 de 1931, no rige para las "unidades agricolas
familiares" que haya adjudicado o vendido el Instituto Colombiano
de la Reforma Agraria.


SCAPITULO XI

ADQUISICION DE TIERRAS DE PROPIEDAD PRIVADA

Articulo 54. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
queda autorizado para adquirir tierras de propiedad privada con
el objeto de dar cumplimiento a los fines sefialados en los ordina-
les 19, 20 y 49 del articulo 10 de la present ley, combatir la erosi6n
de los suelos, efectuar reforestaciones y facilitar en las zonas ru-
rales las obras de riego y avenamiento, el trAnsito y los transportes.


-31 -








Si los propietarios de las tierras que se consider necesario
adquirir no las vendieren o permutaren voluntariamente, el Insti-
tuto podrA expropiarlas, sujetfndose a lo que se dispone en los
articulos siguientes. De acuerdo con el articulo 30 de la Constitu-
ci6n, se declara que hay interns social y utilidad pfblica en la
adquisici6n de tales tierras.
Articulo 55. Salvo en los casos de que trata el,articulo 58 de
la present ley, la dotaci6n de tierras por parte del Instituto se
harA utilizando en primer termino las tierras baldias facilmente
accesibles a los campesinos de la region respective y que reinan
ademas todas las condiciones necesarias para establecer en ellas co-
lonizaciones segfin lo establecido por los articulos 43 y siguientes.
Si apareciere necesario adquirir para las dotaciones tierras de
propiedad privada, se procederA de acuerdo con el siguiente orden
de prelaci6n:
19 Tierras incultas no cobijadas por las reglas gobre extinci6n
del dominion.
29 Tierras inadecuadamente explotadas.
39 Los predios que en su extension total o pare iniportante
de la misma se exploten por medio de arrendatarios, o de aparce-
ros, cuando en este iltimo cas6 el propietario no ejerza la direc-
ci6n de la explotaci6n y no tenga a su cargo, conforme al contrato
de aparceria, parte de los gastos u operaciones de aqu6lla. Se
exceptfan los funds que sean propiedad de menores o incapaces.
49 Tierras adecuadamente explotadas, no cobijadas por el
ordinal anterior, y cuyos propietarios est6n dispuestos a enaje-
narlas voluntariamente en las condiciones previstas por esta ley.
Articulo 56. Se tendrAn como tierras incultas para los efectos
del ordinal primero del articulo anterior, las que pudiendo ser eco-
n6micamente explotables, visiblemente no se hallen bajo una explo-
taci6n agricola o ganadera organizada. No se tomarAn en cuenta
para este efecto las cubiertas de bosques naturales necesarios
para la conservaci6n de las aguas y el servicio del predio, y las de
bosques artificiales de species maderables. Para calificar una
tierra como inadecuadamente explotada el Instituto tomarA en
cuenta los siguientes factdres: ubicaci6n con respect a centros
urbanos importantes; relieve; calidad de los suelos; posibilidad de
la utilizaci6n de riegos y avenamientos; facilidad para una explo-
taci6n continue y regular; clase y grado de intensidad de la explo-
taci6n; capital y mano de obra empleados en 6sta; valor commercial


- 32-








y rendimiento de la propiedad y densidad de la poblaci6n en la
zona rural donde dicha propiedad se halle ubicada.
Articulo 57. En tratindose de adquirir tierras de propiedad
privada, el Instituto se ajustarA, ademAs, a las siguientes reglas:
Primera. DarA prioridad a aquellas zonas donde sean notorias
la concentraci6n de la propiedad territorial, o la desocupaci6n total
o parcial de una numerosa poblaci6n campesina, y aquellas otras
donde existan fen6menos activos de erosion, imperen inequitativas
relaciones de trabajo, o se registren niveles de vida campesina sen-
siblemente bajos con relaci6n a los de otras regions del pais.
Segunda. No adquirir6 sino tierras que sean adecuadas para
labores agricolas o de ganaderia en pequefia escala. Se consideran
como tales las tierras regables o las de secano donde la precipi-
taci6n pluvial sea de ordinario suficiente para obtener cultivos y
pastos que den base para sostener con regularidad la explotaci6n
econ6mica de "unidades agricolas familiares".
Sin embargo, podrA el Instituto adquirir superficies colindan-
tes que no tengan ese caracter para destinarlas a tierras comu-
nales de pastoreo, donde ello estuviere indicado.
La adquisici6n de tierras con respect a las cuales la reali-
zaci6n de obras de regadio, defense contra las inundaciones, dese-
caci6n o avenamiento puedan permitir su explotaci6n econ6mica o
modificar en forma substantial las condiciones en que han venido
siendo explotadas, se rige por lo dispuesto en los articulos 68 y
siguientes de la present ley.
Articulo 58. S6lo podrAn expropiarse tierras que se hallen
adecuadamente explotadas cuando la superficie de una zona de
minifundio deba ensancharse con propiedades aledafias o cercanas
para hacer posibles las operaciones de concentraci6n parcelaria;
para facilitar a los pequefios arrendatarios o aparceros la adqui-
sici6n o ensanche de las parcelas en que han venido trabajando o
su establecimiento sobre otras tierras de la misma region cuando
esto iltimo aparezca ser mas apropiado; cuando la adquisici6n sea
necesaria para establecer a pequefios propietarios, arrendatarios
o aparceros de la vecindad, ocupantes de tie'ras que hayan de ser
puestas fuera de explotaci6n; en el caso del ordihal 39 del articulo
55 o para facilitar la conducci6n de aguas, los avenamientos y el
trAnsito en las zonas rurales.
Cada propietario afectado tendrA, sin embargo, derecho a que
se excluya de la expropiaci6n una superficie de 100 hectareas.
Igual derecho asiste a los propietarios de tierras inadecuadamente


-33-


R. Agraria-3








explotadas que el Instituto resuelva expropiar para los fines de
que trata este articulo.
Pardgrafo. Se consideran como pequefios arrendatarios o apar-
ceros los que con tal caricter ocupen superficies de una extension
no superior a la que puedan explotar con su propio trabajo y el
de su familiar en tierras no cubiertas de plantaciones permanentes,
o en las cubiertas de, plantaciones permanentes cuando 6stas per-
tenezcan a los arrendatarios, aparceros o qolonos, y no al duefio
de la finca.
Articulo 59. Fuera de los casos a que se refiere el articulo
anterior el propietario de tierras inadecuadamente explotadas ten-
dra derecho, si contra l1 fuere a adelantarse una expropiaci6n, a
que se excluya de 6sta una cabida hasta de doscientas hectareas
(200 hs.), de las cuales no mis de cien (100) pueden ser de tierras
aptas para cultivos agricolas.
Para el efecto de computer la extension del predio no se to-
mardn en cuenta las superficies que por su pronunciado declive
no deban ser cultivadas; las 'de los bosques naturales necesarios
para la conservaci6n de las aguas y el servicios del predio, y las
ocupadas por vallados, lagos, caminos y'edificaciones. Igualmente
se descontarAn aquellas parties sujetas regularmente a inundacio-
nes peri6dicas y que, por lo tanto, no puedan ser aprovechadas
sino durante una parte del afio, y los bosques artificiales de espe-
cies maderables.
Articulo 60. La expropiaci6n de las tierras se llevarA a cabo
en forma tal que preserve, en lo possible, la unidad de la porci6n
que haya de retener para si el propietario, y que distribuya pro-
porcionalmente entire esta y lo expropiado tierras explotables de
calidad y condiciones semejantes. La repartici6n de las aguas de
que el.predio disponga se regular por el Instituto, conforme a las
disposiciones legales vigentes.
Articulo 61. Cuando ef Instituto, previo el studio de la zona
correspondiente, consider necesaria la adquisici6n de determina-
das tierras para cumplir los fines de interns social o utilidad pd-
blica de que trata el articulo 54, seguiri el siguiente procedimiento:
19 Citari al propietario o a su apoderado personalmente o
en caso de que esto no fuere posible,'por medio del procedimiento
que sefiale el decreto reglamentario, para que con su intervenci6n
o la de un representante suyo se haga un examen detenido del
predio y se practiquen, si fuere necesario, las mensuras coires-
pondientes.
-34-








Los duefios de predios estarin obligados a permitir esta ins-
pecci6n, y si se opusieren a ello o la obstaculizaren, el Instituto
podrA apremiarlos con multas sucesivas hasta de cinco mil pesos
($ 5.000.00).
o Acordadas que sean entire el Instituto y el propietario la
parte del predio que deba adquirirse y la calificaci6n de las tierras
conforme a los articulos 55 y 58, el Instituto hari practicar un
avaldo por peritos del cuerpo de avaluadores que para cumplir esta
funci6n debe organizer el Instituto Geogrifico "Agustin Codazzi",
y con base en l1 adelantari las nekociaciones para acordar el pre-
cio de compra que se pagari en la forma que determine el-articulo
62 de la present ley.
39 Si no hubiere acuerdo sobre el precio o sobre la califica-
ci6n de las tierras, o si el interesado se negare a vender volunta-
riamente, el Instituto dictarA una resoluci6n por medio de la cual
sefiale la calificaci6n que corresponde a las tierras, con 'especifi-
caci6n de las consideraciones tecnicas y econ6micas que para ha-
cerla ha torado en cuenta, y ordenard adelantar la expropiaci6n.
Esta providencia sera notificada personalmente al propietario o a
su apoderado o representante legal.
Si no se pudiere hacer la notificaci6n personal, se empleard
para Ilevarla a cabo el procedimiento que sefiale el decreto regla-
mentario de la present ley. La resoluci6n del Instituto se consul-
tarh con el respective Tribunal de lo Contencioso Administrativo,
en lo que respect a la clasificaci6n de las tierras y a su calidad
de expropiables, si asi lo solicitare el propietario interesado dentro
de los cinco dias siguienotes a la notificaci6n. El Tribunal, siguiendo
el procedimiento que sefiale el decreto reglamentario, y previo un
dictamen de tres peritos designados uno por cada una de las par-
tes, y uno mds por el Instituto Geografico "Agustin Codazzi",
aprobarA o modificarA la clasificaci6n de las tierras y determinara
la viabilidad de la expropiaci6n.
49 Ejecutoriada que se halle la providencia sobre expropia-
ci6n, se adelantard el juicio ante el respective Juez del Circuito.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso primero del articulo 67,
el Institute podra solicitar en la demand que se le ponga en in-
mediata posesi6n de las tierras cuya expropiaci6n orden6 adelan-
tar, consignando en poder del Banco de la Repdblica el valor de
ellas en Bonos Agrarios de la clase B) si se tratare de tierras
incultas, o en dinero efectivo lo que en esta forma deba pagarse
como primer contadb de la operaci6n, si se tratare de otra clase
de tierras. Para este solo efecto se tendrA como valor de las tierras


-35-









el sefialado en el avtio del Instituto Geografico "Agustin Codazzi",
el cual se acompaiara a la demand de expropiaci6n.
Es entendido que el Instituto reconocera intereses a Ia tasa
que sefiala la present ley sobre el valor no consignado, y de con-
formidadcon la sentencia de expropiaci6n, desde la fecha en que
6ntre en posesi6n de las tierras.
59 El avalfo en el juicio de expropiaci6n se llevard a efecto
por tres peritos designados asi: uno por el Instituto Colombiano
de la Reforma Agraria, otro .por el propietario interesado, y otro
por el Instituto Geografico "Agustin Codazzi". Si el dictamen pe-
ricial fuere objetado por cualquiera de las parties, y el Juez decla-
rare vilidas las objeciones, se procedera a designer otros tres
peritos, en la forma indicada, y el dictamen que ellos rindieren'no
estarA sujeto a objeci6n alguna.
En todo lo no previsto expresamente por la present ley, los
peritos se ajustarAn a las normas correspondientes del C6digo de
Procedimiento Civil.

Articulo 62. Las tierras que adquiera el Instituto por compra-
venta voluntaria o expropiaci6n las pagara asi:
19 Las incultas, en los Bonos Agrarios de la clase B) que esta
ley ordena emitir.
20 Las inadecuadamente explotadas, en dinero efectivo. Un
20% del precio, pero sin exceder la cantidad de cien mil pesos
($ 100.000.00), se cubrira en la fecha de la operaci6n. El saldo se
distribuira en ocho contados anuales sucesivos de un valor igual,
el primero de los cuales vencerA un afio despues de la misma fecha.
De igual manera se pagaran las tierras explotadas por medio
de pequefios arrendatarios, o de peque~os aparceros, cuando el
propietario no participe en la explotaci6n dirigi6ndola y tomando
a su cargo una parte de los gastos o de las operaciones de ella, y
los funds a que se refiere el ordinal 3) del articulo 55.
39. Las no contempladas por los ordinales anteriores, en dinero
efectivo. Un 20% del precio, pero sin exceder la cantidad de tres-
cientos milpesos ($ 300.000.00), se cubrira en la fecha de la ope-
raci6n. El saldo se distribuira en cinco contados anuales sucesivos
de un valor igual, el primero de los cuales vencerA un afio despu6s
de la misma fecha.
El monto del pago que debe hacer el Instituto en el moment
de celebrarse la operaci6n, de conformidad con los ordinales 2) y
.3) supra, se aumentara hasta setenta y cincomil pesos ($ 75.000.00)


-36-








y ciento cincuenta mil pesos ($ 150.000.00) respectivamente, si el
20% alli sefialado no alcanzare a estas sumas.
El Institute reconocera intereses a la tasa de 4% annual sobre
los saldos a su cargo en el caso del ordinal 2), y a la del 6 % en el
caso del ordinal 3) de este articulo. Tales intereses se pagarin por
semestres vencidos.
Las obligaciones a cargo del Instituto gozarin, tanto 'en lo
que respect al capital, como a los intereses, de la garantia del
Estado, y podran dividirse, a petici6n del acreedor, en various do-
cumentos de deber que no tendran el cardcter de los instruments
negociables, de que trata la Ley 46 de 1923, ni se expediran por
sumas inferiores a cincuenta mil pesos ($ 50.000.00), pero que
podran ser cedidos y dados en garantia conforme a las disposicio-
nes del Titulo XXV del Libro IV del C6digo Civil.
El propietario de las tierras a que se refieren los mismos or-
dinales 2) y 3), tendri derecho a que el Instituto, al celebrarse la
operaci6n, o en cualquier moment posterior, canceled el valor de
ella o el saldo del cr6dito pendiente a su favor en Bonos Agrarios
de la clase A), computados a su valor nominal. Igualderecho ten-
drA la persona a cuyo favor hubiere sido cedido el credito corres-
pondiente.
Articulo 63. Para los efectos relacionados con las superficies
no expropiables, y la forma de pago de las que se adquieran, se
consideraran como un solo predio todos los que pertenezcan a la
misma persona natural, sociedad an6nima o en comandita por
acciones, dentro de los limits de un mismo Departamento, Inten-
dencia o Comisaria, o que se extiendan sobre dos o mas de dichas
divisions territoriales, cuando 6stas sean colindantes, y las su-
perficies que proporcionalmente correspondan a los derechos po-
seidos por aqu6ilas en sociedades de personas propietarias de
funds que se hallen, en los casos aqui contemplados.
Articulo 64. Cuando se trate de un fund cuya propiedad per-
tenezca a una sociedad de personas o a una comunidad desde antes
del primero de septiembre de 1960, no se le considerara como un
solo predio, sino que se tomarA en cuenta lo que a cada socio o
comunero corresponda proporcionalmente de 'acuerdo con su parti-
cipaci6n en la sociedad o comunidad, o con la parte a que en esta
filtima tenga derecho conforme a las disposiciones legales vigentes.
Igual regla se aplicarA por las comunidades que a virtud de
una sucesi6n por causa de muerte resulten formadas entire los
herederos o legatarios del "de cujus", con posterioridad a la fecha
indicada.


-37-








Sin perjuicio de lo dispuesto por el articulo 62 y el inciso 3),
del articulo siguiente, los funds que con posterioridad al primero
de septiembre de 1960 hayan pasado o pasen a ser propiedad de
una sociedad o comunidad de personas se consideraran como la
pertenencia de un s61o duefio para la aplicaci6n de la present ley.
Articulo 65. Las sociedades an6nimas que posean funds, s61o
podran tener acciones nominativas, y aunque revistan el caracter
de sociedades de familiar estaran sujetas a la totalidad de las dis-
posiciones aplicables a esa clase de compafiias.
La Superintendencia de Sociedades An6nimas llevara un re-
gistro especial de tales sociedades, y un registro de sus accionistas.
Cualquier traspaso de acciones debera serle comunicado por las
compafiias dentro de los ocho (8) dias posteriores a su realizaci6n.
Si de la confrontaci6n hecha sobre los registros de accionistas
apareciere que las mismas personas naturales o sociedades de per-
sonas poseen el control de dos o mas compafiias an6nimas propie-
tarias de funds, la Superintendencia dari aviso de ello al Instituto
Colombiano de la Reforma Agraria e iniciara, a solicitud de 6ste
o de oficio, una investigaci6n administrative para establecer si
por ese medio se pretend disfrazar la existencia de concentracio-
nes excesivas de la propiedad territorial. Si ese fuese el caso, los
funds de propiedad de tales sociedades se consideraran como uno
solo para los efectos de su adquisici6n por el Instituto.
Se entiende que una persona tiene el control de una compafiia
an6nima para los efectos de este articulo, cuando dispose de la
propiedad o de la administraci6n legal de un 40%o de sus acciones.
Articulo 66. Se consider que una sociedad extranjera, de
cualquier indole que sea, tiene negocios de caracter permanent
en el territorio national, cuando posee en 6ste predios rurales.
En consecuencia, las sociedades por acciones constituidas en
el exterior, que se hallen en el caso contemplado por el inciso pre-
cedente, deberan cumplir con todas las formalidades que para las
sociedades an6nimas con negocios permanentes en Colombia ,pres-
criben las disposiciones legales vigentes.
Las sociedades de personas constituidas en el exterior y que
posean en el pais predios rdsticos deberan protocolizar sus esta-
tutos en Colombia y registrar el extract correspondiente en la
respective CAmara de Comercio. Tambi6n deberan mantener en el
pais un apoderado permanent, cuyo nombre registraran en la
misma CAmara de Comercio. La omisi6n de esta formalidad sera
sancionada con recargos en el impuesto predial que sefialard' el
decreto reglamentario.
-38-








Para los efectos de la prelaci6n que establece el articulo 55
de esta ley, los funds de propiedad de sociedades extranjeras de
cualquier clase se asimilan a los clasificados bajo el ordinal 3) de
dicho articulo.

Articulo 67. El Instituto, para entrar en posesi6n de las tierras
que adquiera, aguardard a que se lleve a cabo la recolecci6n de
las cosechas pendientes y concedera plazos prudenciales para el
traslado o venta de los ganados que en dichas tierras estuvieren
manteniendo.
Si sobre el fundo al cual pertenecen las tierras objeto de la
adquisici6n pesa un gravamen hipotecario, el monto de Ia deuda
mds los intereses pendientes se distribuirin entire la parte del
fundo que se adquiera y aquella que conserve para si el propieta-
rio, conforme al valor de cada parte, sustituy6ndose el Instituto
aldeudor en la proporci6n que cprresponda.
Si el acreedor no acepta voluntariamente la sustituci6n y,no
conviene en libertar de la hipoteca las tierras que adquiera el Ins-
tituto, allanindose a que la deuda que quede a cargo de este se
cubra en las mismas condiciones que el articulo 62 prev6 para el
pago de las propiedades, o si por cualquier otra causa tuviere que
adelantarse juicio de expropiaci6n, el Instituto ordenarA la expro-
piaci6n del cr6dito hipotecario en la parte correspondiente, confor-
me al inciso anterior, por medio de la misma providencia en que
ordene la expropiaci6n del predio, y las dos se adelantarin bajo
una sola cuerda, para ser resueltas simultAneamente. El pago del
cr6dito expropiado se harA en las mismas condiciones previstas
por el citado articulo 62. Se declara de interns social la adquisici6n
de los creditos aqui contemplada.
Si los intereses estipulados fueren mayores que los que el
Institute puede reconocer sobre los saldos a su cargo, provenientes
de adquisici6n de propiedades, se determinarA el valor actual del
derecho a percibir el exceso hasta el limited del interns bancario
corriente, y tal valor se agregara al monto de la deuda en la cual
se sustituye el Instituto o que es objeto de la expropiaci6n.
Es entendido que el acreedor tendrA 'derecho, en cualquier
tiempo, a obtener que el monto del cr6dito que quede a ,cargo del
Institute se le canceled en Bonos Agrarios de la clase A), compu-
tados a su valor nominal.
Paragrafo 19 Lo dispuesto en este articulo no es aplicable al
caso en que se adquieran o expropien tierras incultas, y si sobre
6stas'pesare uh gravamen hipotecario, el monto en que.el Instituto


-39-









se sustituya como deudor o el valor de la expropiaci6n del credito
se pag'aran en Bohos Agrarios de la clase B), computados a su va-
loi nominal.
Parigrafo 29 Los establecimientos bancarios quedan autoriza-
dos para mantener como parte de su carter los cr6ditos por ellos
otorgados en que se sustituya como deudor el Instituto, conforme
a este articulo.

CAPITULO XII

ADECUACION DE TIERRAS AL ,CULTIVO. DISTRITOS DE RIEGO

Articulo 68. En desarrollo de la funci6n que le asigna el lite-
ral f) del articulo 39, de la present ley, el Instituto Colombiano
de la Reforma Agraria dard preferente cuidado al studio, promo-
ci6n y realizaci6n de obras de defense contra las inundaciones, re-
gulaci6n del caudal de corrientes hidriulicas, riegos y avenamien-
tos, con el objeto de adecuar la mayor extension possible de tierras
a mAs productivas formas de explotaci6n, .y obtener al mismo
tiempo una modificaci6n en la estructura de la propiedad ruistica.
Cuando el Estado, el Instituto o entidades delegatarias de
este decidieren acometer alguna de las obras arriba mencionadas,
observarAn el siguiente procedimiento:
1. Se identificaran, en primer termino, las tierras que van a
beneficiarse con la obra en referencia, y dentro de ellas las que,
por la realizaci6n de dicha obra, se tornarAn adecuadas para la
formaci6n de "unidades agricolas familiares" y se practicara por
el cuerpo de peritos del Instituto Geografico "Agustin Codazzi" el
avalo 'de cada una de las propiedades privadas que alli existan,
avalio para el cual no se tomarin en cuenta las perspectives que
ofrezca la ejecuci6n de la obra.
2. El Instituto, o la correspondiente entidad delegataria, pro-
cederA lu6go a adquirir, por compraventa voluntaria o expropia-
ci6n, aquella parte de las tierras que pueda ser utilizada para la
formaci6n de "unidades agricolas familiares". Es entendido que si
dentro de la zona en cuesti6n existen terrenos sujetos a las normas
sobre extinci6n del d6minio que consagra la Ley 200 de 1936, se
dara, ante todo, aplicaci6n a dichas normas, y que la imposibilidad
fisica que hubiere existido para una explotaci6n econ6mica, por
hechos tales como el de haber estado dichos terrenos cubiertos.por
las aguas o la permanent aridez, no podrd invocarse contra las

40 -









;acciones que la *tada-ley-es4bleee. El duefio de un predio que
adquiera el Instituto tendrA derecho a reservarse en 61'la propie-
dad de una extension hasta de 100 hectareas.
3. Podran adoptarse las medidas y celebrarse los contratos
que est6n indicados para que el Instituto no tome posesi6n de las
tierras sino a media que 6stas vayan recibiendo efectivamente
los beneficios de las obras. Por regla general se preferird la cele-
braci6n de promesas de compraventa, y si fuere necesario recurrir
a la expropiaci6n podrA el Instituto solicitar, una vez dictada la ,
respective sentencia, que se place el cumplimiento de 6sta por el
tiempo que resultare indispensable.
4. Las tierras que se beneficien con el proyecto y que no se
adquieran conforme a los ordinales anteriores, estarin sujetas al
pago de una tasa de valorizaci6n, de acuerdo con las disposiciones
legales vigentes. El costo de la obra incluir. el de la financiaci6n
de ella, y se recargara con un 40% de la diferencia entre_Lelalor
del primer avauio sumado al costo proporcional de la obra y el
-se-ndo avalf ueordena practicar el articulo 69.
CGund~h~~~d-ac elavao previsto en el articulo
siguiente, se dictaran los reglamentos concernientes a la liquida-
ci6n y cobro de la tasa de valorizaci6n. En dichos reglamentos se
sefialara el plazo dentro del cual los propietarios beneficiados
deberAn cubrir el monto de lo que les corresponda, siendo enten-
dido que dichos propietarios tendran derecho a pagar en Bonos
Agrarios; conform a lo que mis adelante se establece. Practicada
'que sea la liquidaci6n, serA 'sta comunicada al respective Regis-
trador de Instrumentos Pfiblicos para su inscripci6n en el libro
correspondiente, y en los certificados sobre propiedad y libertad
del fundo que dicho Registrador expida se deberA dar cuenta de
la existencia del gravamen.
Articulo 69. Tan pronto como la realizaci6n de las obras per-
mita establecer debidamente los beneficios que reciban las tierras
pbr 61 cobijadas, se procedera a realizar un nuevo avaldo de 6stas
por peritos del cuerpo de avaluadores del Instituto Geogrifico
"Agustin Codazzi". Dicho avaluo sera la base para el reparto de
la tasa de valorizaci6n y para sefialar el precio de venta de las
tierras que los antiguos propietarios deseen adquirir conforme al
articulo siguiente.
Articulo 70. Los propietarios de tierras que hubieren sido ad-
quiridas por el Instituto tendrAn derecho preferencial a que se les
venda hasta una extension equivalent a la quinta parte de la


-41 -









superficie que anteriormente poseian, pero sin que cada persona
natural o juridica pueda adquirir mas de cien hectAreas. Si el pro-
pietario se hubiere reservado una parte de su fundo, la extensi6n
correspondiente se computarA dentro de lo que conforme a este
articulo tiene derecho a adquirir.
Si la superficie que un antiguo propietario tiene derecho a
adquirir seg6n el incis6 precedent result inferior a cien hect6--
reas (100 hs.), se le vendera lo necesario para completar dicha
extension, sin exceder la cabida que anteriormente poseia, a menos
que esto iltimo sea necesario para constituir una unidad agricola
familiar, de acuerdo con las caracteristicas de la zona.
Los antiguos propietarios cubriran el precio de lo que adquie-
ran pagando,- en primer t6rmino, una suma en dinero efectivo
hasta concurrencia de lo que hubieren recibido como valor de las
tierras por ellos vendidas y aplicando lu6go el monto de cualquier
credito que por el mismo concept tuvieren a su favor y a cargo
del Instituto. Si el precio de la tierra.se cubri6 jn Bonos Agrarios,
se aceptarAn en pago Bonos de la misma clase computados a su
valor, nominal.
Cualquier faltante podrA ser pagado en Bonos Agrarios de la
clase "A", computados a su valor nominal.
Articulo 71. Las tierras restantes se destinarin por el Insti-
tuto a los fines seilalados por el articulo 80 de la present ley.
El precio que puede cobrarse a los parcelarios sera el que
result de agregar al valor de adquisici6n de las tierras el costo
proporcional de las obras ejecutadas, el de cualquiera otra mejora
que se realice por el Instituto en la parcela y los generals de
mensura y amojonamiento, segdn el inciso 29 del articulo 82. Pero
si el avaldo que ordena practicar el articulo 69 excediere en mAs'
de un treinta por ciento (30%) al precio asi determinado, se podri
aumentar 6ste en la proporci6n que sefiale el reglamento de la
parcelaci6n.
Articulo 72. Podr6 el Instituto, con aprobaci6n del Gobierno,
expedida por medio de resoluci6n ejecutiva, abstenerse de realizar
las adquisiciones previstas en el ordinal 29 del articulo 68, y en
tal caso se cobrari sobre las tierras que el proyecto beneficie la
tasa de valorizaci6n de que trata el ordinal '49 del mismo articulo
con el recargo que alli mismo se establece.
El Institute tendrA derecho a exigir en este caso que lo liqui-
dado a su favor se le pague en tierras, conforme al avalfio indicado
en el articulo 69, para destinarlas a los fines previstos en el ar-
ticulo 80 de la present ley.
42 -









Articulo 73. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria,
o las entidades en que 6ste delegue sus funciones, regularin y
administrardn el uso de las aguas en los distritos de 'riego que se
formen por virtud de la realizaci6n de las obras cbntempladas en
los articulos precedentes.



CAPITULO XIII

BONOS AGRARIOS. FINANCIACION DE LAS ENTIDADES DELEGATARIAS

Articulo 74. Autorizase al Gobierno para emitir Bonos Agra-
rios, por la cuantia, en la forma y con las caracteristicas que de-
terminan este articulo y los siguientes.
Se emitiran mil millones de pesos ($ 1.000.000.000.00) en Bo-
nos de la clase A, y hasta doscientos millones ($ 200.000.000.00)
en Bonos de la clase B.
Los primeros se emitirfn en series anuales sucesivas de dos-
cientos millones de pesos ($ 200.000.000.00) cada una, y la primera
emisi6n se realizara dentro de los sesenta (60) dias siguientes a
aqdel en que el Instituto de la Reforma Agraria inicie qu'funcio-
namiento. La emisi6n de los segundos se ordenara por el Gobierno
conforme a las solicitudes que, con el voto favorable del Ministro
de Agriculture, le formule la Junta Directiva del Instituto, y se
hara en series sucesivas de cuantia no inferior a cinco millones de
pesos ($ 5.000.000.00) cada una.
Emitidos que sean los Bonos correspondientes a cada series, el
Gobierno los depositary en el Banco de la Repfibliea a la orden
del Instituto y desde ese mismo moment ingresan al patrimonio
de este.
Articulo 75. Los Bonos Agrarios tendrAn las siguientes carac-
teristicas:
CAase A. Intereses del 7% annual. Plazo de amortizaci6n de
15 afios.
Clase B. Intereses del 2% annual. Plazo de amortizaci6n de
25 afios.
Los intereses se pagaran por trimestres vencidos; los bonos
se amortizarin por el sistema del fondo acumulativo de amortiza-
ci6n gradual en 60 y 100 trimestres, respectivamente, de acuerdo
con la clase a que correspondan, y a partir de los tres meses/si-
guientes a la fecha de la emisi6n, por medio de sorteos a la par


-43 -









nominal. Tanto el capital como los intereses estarin libres de cual-
quier impuesto national, departamental o municipal distinto al de
la renta y sus adicionales.
Articulo 76. El Gobierno celebrarA con el Banco de la Repibli-
ca un contrato para que esta entidad actfe como fideicomisario en
la emisi6n, servicio y amortizaci6n de los Bonos Agrarios. Dicho
contrato s6lo require para su validez la aprobaci6n del Presidente
de la Repiblica, previo concept favorable del Consejo de Ministros.
FormarAn parte del contrato de fideicomiso, como obligaciones
del Gobierno en relaci6n con los -Bonos, las disposiciones de la pre-
sente ley que a ellos conciernen.
ParAgrafo. No se imputarA por el Gobierno al aporte minimo
que contempla el ordinal 19 del articulo 14 lo que haya de erogar
por raz6n del servicio de los Bonos Agrarios.
Articulo 77. El Instituto s6lo pondrA en circulaci6n los Bonos
Agrarios de la clase A, cuando los propietarios de las tierras que
adquiera conforme a las disposiciones de esta ley, soliciten que
con ellos se les pague el valor de dichas tierras o se les cancelen
los cr6ditos a cargo del Instituto provenientes de la adquisici6n.
Pero utilizarA las sumas que reciba del Estado por concept
de intereses y amortizaci6n de los bonos para tender los pagos en
efectivo a que la adquisici6n de tierras d6 lugar, y podrA igual-
mente emplear dichas sumas para adecuar tierras al cultivo por
medio de obras de riego, regulaci6n del caudal de las corrientes hi-
drAulicas y avenamientos, conforme a los articulos 68 y siguientes
de la present ley.
PodrA tambi6n el Instituto dar como garantia especifica de las
operaciones de cr6dito que celebre para los mismos fines indicados
en el inciso precedent los Bonos Agrarios de la clase A, y las
cantidades que por concept de los mismos deba recibir del Estado.
Articulo 78. Los Bonos Agrarios de la clase A serAn recibidos
por el Instituto a su valor nominal como precio de las tierras que
venda en zonas de colonizaci6n dirigida, y tambien podrAn pagarse
con ellos: las parties correspondientes a capital de las cuotas que
deban cubrir al Instituto quienes de 6l adquieran tierras en zonas
de parcelaci6n o concentraci6n parcelaria; los saldos que paguen los
adquirentes de tierras a que se refieren los incisos tercero y cuar-
to del articulo 70 y la tasa de valorizaci6n de que trata el ordinal
cuarto del articulo 68.
Los Bonos Agrarios de la clase B serfn tambien recibidos por
el'Instituto a su valor nominal para los pagos a que se refiere la

-44 -








parte final del inciso 39 del articulo 70 si en ellos se hubiere pagado
al propietario el precio. de las tierras y en la proporci6n corres-
pondiente. --
Los adquirentes de tierras en zonas de paicelaci6n o de concen-
traci6n parcelaria tendran igualmente derecho a pagar en bonos
agrarios de la clase B, computados a su valor nominal, hasta unn
15% de la parte correspondiente a capital en las cuotas que deban
cubrir al Instituto.
Con el objeto de facilitar a los parcelarios el pago de las can-'
tidades correspondientes al principal de sus deudas, el Instituto '
organizara un fondo rotatorio que utilizarA para la compra de bonos
en mercado abierto, y venderA tales bonos a sus deudores por el
valor promedio de adquisici6n y en las cuantias y proporciones que
necesiten para efectuar sus pagos.
Los bonos que el Instituto reciba por concept del pago de
las tierras que venda podrAn utilizarse de nuevo por 61 para la /
compra de otras tierras.
Articulo 79. Las cesiones y las asignaciones de fondos y Bonos
Agrarios que contempla el articulo 16 de la present ley podrAn
tambi6n hacerse por el Instituto a favor de las otras entidades de
derecho pfblico o de los establecimientos pfblicos en que 61 delegue
sus funciones.
Cuando se hayan delegado las funciones de adquirir y parcelar
tierras de propiedad privada o de realizar concentraciones parcela-
rias, las entidades que reciban la delegaci6n actuaran como apode-
radas del Instituto para el efecto de comprometerlo en las obliga-
ciones que se driven de la adquisici6n de tierras, dentro de los
limits que el mismo Instituto haya.sefialado.


CAPITULO XIV

PARCELACIONES

Articulo 80. Por regla general y salvo cuan'do la Junta Direc-
tiva del Instituto, con el voto favorable del Ministro de Agricul-
tura y habida consideraci6n de las circunstancias especiales de un.
predio, dictare para 6ste una reglamentaci6n especial, las propie-
dades que por compra o expropiaci6n adquiera el Instituto s61o po-
drAn dedicarse a los fines siguientes:
a) A constituir unidades agricolas familiares y unidades de
explotaci6n cooperative;


-45-









b) A realizar concentraciones parcelarias;
c) A establecer los servicios pfiblicos- necesarios para la res-
pectiva zona, lo mismo que granjas de demostraci6n o experimen-
taci6n, estaciones de maquinaria agricola, escuelas, industries
agricolas, almacenamientos, locales para las cooperatives gricolas,
unidades de acci6n rural y tierras comunales de pastoreo;
'd) A ampliar la zona urbana municipal.
El Institute antes de proceder a la venta de las propiedades
que adquiera hard las reserves que consider indispensable ipara
los efectos que contemplan los literales c) y d) de este articulo.
Podra igualmente reservar las superficies necesarias para poblados
rurales cuyos lotes serAn vendidos de preferencia a los pequefios
parcelarios Vecinos.

Articulo 81. Las unidades agricolas familiares que se constitu-
yan en zonas de parcelaci6n s61o podrAn venderse a personas pobres
o de escasos recursos, y estaran sujetas en un todo a lo dispuesto
por los articulos 50 a 54 de la presenteley.
El Institute dictara reglamentos para cada zona de parcelaci6n,
y en ellos consignarA precisamente lo dispuesto por el inciso ante-
rior, y ademas, lo siguiente:
1. La prohibici6n para el comprador de transferir por acto entire
vivos la parcel, sin permiso del Instituto, mientras no haya ter-
minado de pagarla. No se podran autorizar transferencias sino a
favor de personas que refnan las calidades necesarias para la com-
pra original conforme al inciso 1).
2. La facultad para el comprador de pagar el monto del capital
de la deuda en bonos agrarios de acuerdo con el articulo 78.
3. El derecho preferencial que tendrAn para adquirir las uni-
dades agricolas familiares los arrendatarios, aparceros o asalaria-
dos de los predios donde ellas se constituyan, y los trabajadores
agricolas de la misma zona que carezcan de tierras propias.
4. La obligaci6n de incluir en los contratos de promesa de venta
o de venta una clausula que permit al Instituto declarar adminis-
trativamente la resoluci6n del contrato cuando se registry' incum-
plimiento en los pagos por parte del adquirente. La declaratoria de
resoluci6n dari derecho al Instituto para exigir inmediatamente la
entrega de la parcela, reintegrando lo que se hubiere abonado por
el deudor al capital de la deuda, pagando las mejoras al precio que
se convenga con el interesado o se determine por peritos, y com-
\ pensando los intereses pagados con el usufructo que de la parcel
\ ha tenido el deudor.


-46-








Contra la resoluci6n que dicte el Instituto, seg6n ,este ordinal,
s6lo podra interponerse el recurso de reposici6n. Pero el deudor
tendra derecho a que ella se declare sin efecto si, dentro de los 15
dias posteriores-a la ejecutoria, paga al Instituto el monto de las
sumas vencidas.
5. La obligaci6n para el parcelario de afiliarse al sistema de
seguro de vida que el Instituto determine, eon el objeto de que la -p
deuda que pesa sobre la parcela pueda cancelarse si el adquirente
Ilegase a fallecer antes de haber cubiertola totalidad del precio.
Articulo 82. Salvo en el caso previsto por el articulo 71, el pre-
cio de venta al parcelario no podrA ser superior al de su adquisici6n \ i \
por el Instituto. Para calcular el costo de cada parcela el Instituto
distribuirA el precio global sobre la totalidad de la superficie ad-
quirida, tomando en consideraci6n las condiciones que pueden deter-
minar una diferencia por unidad de superficie entire las distintas
parcelas del predio que se fracciona.
Los gastos generals y los de mensura y amojonamiento corr -
rAn por cuenta del parcelario hasta la suma de diez pesos ($ 10.00)
por hectArea. Tambi6n serA por cuenta del parcelario el costo de
cualquier mejora que haya necesidad de introducir en las condicio-
nes de la parcela o que el mismo parcelario solicite.
Articulo 83. El tipo de interns que se cobrarA a los parcelarios
serA del cuatro por ciento (4%) annual Durante los dos primeros
afios se cobrarA tan s61o la mitad de esa tasa.
Los compradores cubriran el valor de la parcela y los intereses
correspondientes en un plazo de quince (15) afios por el sistema
de amortizaci6n acumulativa. Pero el monto del principal no co-
menzarA a cobrarse sino a partir del tercer afio.
No obstante lo anterior, el Instituto podra fijar un plazo de
amortizaci6n mas corto cuando al parcelario se le entregue una
parcela con plantaciones de caricter permanent en actual produc-
ci6n o cuando otras circunstancias habiliten al adquirente para can-
celar su deuda en t6rmino mis breve del que sefiala el present
articulo.
Articulo 84. Se podrA imponer al adquirente.la obligaci6n de
destinar una parte razonable de su parcela a aquellos cultivos que
el Instituto consider convenient desarrollar en la zona.
Articulo 85. El Instituto podra celebrar acuerdos con la Caja
de Cr6dito Agrario, Industrial y Minero para que 6sta se encargue
de la recaudaci6n de las cuotas que hayan de pagar los parcelarios.


-47 -









CAPITULO XV


PARCELACIONES VOLUNTARIAS

Articulo 86. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
podra, cuando lo juzgue convenient, parcelar tierras por cuenta
de terceros conforme a los reglamentos que, con la aprobaci6n del
Gobierno, dicte para este servicio. En dichos reglamentos se contem-
plarin medidas que garanticen la formaci6n de unidades de explo-
taci6n adecuadas a la actividad agricola o pecuaria que sea possible
adelantar en las tierras objeto de la parcelaci6n. La forma de pagq,
los plazos y la tasa de interns sobre los saldos pendientes estarin
sujetos a la aprobaci6n del Instituto.
Las reglas sefialadas por los articulos 80 a 85 de la present
ley no se aplican en el caso de parcelaciones voluntarias que aqui
se contemplan.
Se darA preferencia para la adquisici6n de las tierras objeto
de parcelaci6n voluntaria a los empresarios agricolas que hayan
venido ejerciendo su actividad con maquinaria propia en tierras
arrendadas y a los profesionales de la Agronomia y la Veterinaria.
Los establecimientos bancarios podran otorgar cr6ditos para
las compras de tierras que se lleven a cabo conforme a este articulo,
en las condiciones previstas por el articulo 30, literal a) y concor-
dantes de la Ley 26 de 1959 y hasta por un monto igual al cincuen-
ta por ciento (50%) del valor de cada operaci6n.
De esta facilidad podran igualmente hacer uso los adquirentes
de tierras que se parcelen por personas o entidades particulares
conforme a prospects previamente aprobados por el Instituto.


CAPITULO XVI

MINIFUNDIOS Y CONCENTRACIONES PARCELARIAS

Articulo 87. Saltas las excepciones que mAs adelante se indican,
los funds de una extension superficiaria igual o menor a tres (3)
hectareas se considerarAn, para todos los efectos legales, como una
especie que no admite division material.
No podrA llevarse a cabo acto alguno de division de un predio
que result en la constituci6n de propiedades, cuya superficie sea
inferior a la sefialada.
En consecuencia, son absolutamente nulos los actos o contratos
que contravengan la prohibici6n establecida en el inciso precedent.


-48-









CAPITULO XV


PARCELACIONES VOLUNTARIAS

Articulo 86. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
podra, cuando lo juzgue convenient, parcelar tierras por cuenta
de terceros conforme a los reglamentos que, con la aprobaci6n del
Gobierno, dicte para este servicio. En dichos reglamentos se contem-
plarin medidas que garanticen la formaci6n de unidades de explo-
taci6n adecuadas a la actividad agricola o pecuaria que sea possible
adelantar en las tierras objeto de la parcelaci6n. La forma de pagq,
los plazos y la tasa de interns sobre los saldos pendientes estarin
sujetos a la aprobaci6n del Instituto.
Las reglas sefialadas por los articulos 80 a 85 de la present
ley no se aplican en el caso de parcelaciones voluntarias que aqui
se contemplan.
Se darA preferencia para la adquisici6n de las tierras objeto
de parcelaci6n voluntaria a los empresarios agricolas que hayan
venido ejerciendo su actividad con maquinaria propia en tierras
arrendadas y a los profesionales de la Agronomia y la Veterinaria.
Los establecimientos bancarios podran otorgar cr6ditos para
las compras de tierras que se lleven a cabo conforme a este articulo,
en las condiciones previstas por el articulo 30, literal a) y concor-
dantes de la Ley 26 de 1959 y hasta por un monto igual al cincuen-
ta por ciento (50%) del valor de cada operaci6n.
De esta facilidad podran igualmente hacer uso los adquirentes
de tierras que se parcelen por personas o entidades particulares
conforme a prospects previamente aprobados por el Instituto.


CAPITULO XVI

MINIFUNDIOS Y CONCENTRACIONES PARCELARIAS

Articulo 87. Saltas las excepciones que mAs adelante se indican,
los funds de una extension superficiaria igual o menor a tres (3)
hectareas se considerarAn, para todos los efectos legales, como una
especie que no admite division material.
No podrA llevarse a cabo acto alguno de division de un predio
que result en la constituci6n de propiedades, cuya superficie sea
inferior a la sefialada.
En consecuencia, son absolutamente nulos los actos o contratos
que contravengan la prohibici6n establecida en el inciso precedent.


-48-









Articulo 88. Se exceptian de lo dispuesto en el articulo anterior:
a) Las donaciones que el propietario de un predio de mayor
extension haga con destiny a habitaciones campesinas y pequefias
explotaciones anexas;
b) Los actos o contratos por virtud de los cuales se constitu-
yan propiedades de superficie menor a la sefialada para un fin prin-
cipal distinto a la explotaci6n agricola;
c) Los que constituyan propiedades que por sus condiciones
especiales sea el caso de considerar, a pesar de su reducida exten-
si6n, como "unidades agricolas familiares", conforme a la definici6n
contenida en el articulo 50;
d) Las sentencias que declared la prescripci6n adquisitiva de
dominio por virtud de una posesi6n iniciada antes de la fecha de
la present ley, y las que reconozcan otro derecho igualmente naci-
do con anterioridad a ella.
La existencia de cualquiera de las circunstancias constitutivas
de excepci6n conforme a este articulo no podrd ser impugnada en
relaci6n con un contrato, si en la respective escritura piblica se
dej6 constancia de ella, siempre que:
1. En el caso del literal b) se haya dado efectivamente al terre-
no en cuesti6n el destino que el contrato sefiala.
2. En el caso del literal c) se haya protocolizado con la escri-
tura la aprobaci6n dada por el Instituto Colombiano de la Reforma
Agraria o las entidades en las cuales el Instituto delegue esa fun-
ci6n, al contrato, o al proyecto general de fraccionamiento en el
cual se haya originado.

Articulo 89. Si en las particiones hereditarias el valor de los
bienes relictos y el nimero de asignatarios no permit adjudicar
tales bienes, en las proporciones establecidas por la ley o el testa-
mento, sin que de ello result la constituci6n de funds inferiores
a tres (3) hectareas, el Juez de la causaa, previa audiencia de los
interesados o de sus tutores y curadores, si fuere el caso, a la cual
concurrird el Agente del Ministerio P6blico, dispondr6 si debe darse
aplicaci6n a lo previsto en el ordinal 19 del articulo 1394 del C6digo
Civil, con respect al predio rdstico de que se trata, o si, por el
contrario, este debe mantenerse en indivisi6n por el termino que el
mismo Juez determine.
A esta iltima decision s61o habr6 lugar cuando se trate de pro-
teger a los herederos, legatarios o conyuge sobreviviente del "de
cujus" que hayan venido habitando en el fund en cuesti6n y deri-
vando de 6ste su sustento.

-49-
R. Agraria-4








Se ordenarA que la providencia sobre indivisi6n se inscriba en
el Registro de Instrumentos Pdblicos, y los comuneros no podrAn
ceder sus derechos pro indiviso, sin previa autorizaci6n del Juez de
la causa.
El Juez podra, previa audiencia de los interesados a la cual
concurrird el Agente del Ministerio P6blico, poner fin a la indivisi6n
cuando asi lo solicite alguno de los comuneros y hayan cesado las
circunstancias que llevaron a decretarla.
Articulo 90. Con el objeto de reconstituir explotaciones agrico-
las de superficie adecuada y elevar por este medio el nivel de vida
en las zonas de minifundio, el Instituto de la Reforma Agraria lle-
vari a cabo operaciones de concentraci6n parcelaria conforme a lo
que se dispone en los articulos siguientes.
En lo possible, las concentraciones parcelarias deberin crear
"unidades agricolas familiares" con las caracteristicas definidas en
la present ley.

Articulo 91. Cuando el Instituto encuentre que es convenient
una concentraci6n parcelaria, hard levantar plans de la zona de
minifundio y de las tierras anexas que vayan a adquirirse para la
relizaci6n del proyecto o de las disponibles en otro lugar para el es-
tablecimiento de parcelarios, y formulary un program con indica-
ci6n provisional de todas las condiciones en que se Ilevara a cabo
la operaci6n.
Con base en tales pianos y programs, un comit6 especialmente
organizado para la gesti6n del proyecto, en el cual tendrAn repre-
sentaci6n adecuada los propios parcelarios, adelantara las diligen-
cias necesarias para obtener el asentimiento de 6stos.
En dicho comity tendran derecho a participar el Cura o Curas
SPrrocos de la zona que cubra el proyecto.
Si se lograre la aprobaci6n de propietarios que represented al
menos un cincuenta por ciento (50%) del Area respective se decre-
tara la concentraci6n, con los reajustes a que haya lugar, y el Ins-
tituto podrA proceder a comprar o expropiar por los procedimientos
de esta ley los predios de los parcelarios renuentes. Tambien serA
aplicable el procedimiento de expropiaci6n, en los casos de litigios,
titulos defectuosos u otras situaciones que puedan constituir
obstaculo para la transmisi6n de las parcelas. No se aplicaran en
estos casos las reglas sobre el minimum no expropiable consignadas
en el inciso final del articulo 58 y en el articulo 59.
Paragrafo. El Instituto, previamente a la expropiaci6n de la
parcela de un propietario renuente, ofrecerA a 6ste la posibilidad de


-50-








adquirir, dentro del plan de la concentraci6n parcelaria, un fund
que tenga, en lo possible, las caracteristicas de la "unidad agricola
familiar" y que se halle ubicado en una region de condiciones apro-
piadas para el establecimiento de dicho propietario, preferentemente
en la misma region o Departamento: La prueba de que se ha seguido
este procedimiento debera acompafiarse a la demand de expro-
piaci6n.
Articulo 92. Lo dispuesto en los articulos 81 a 85 de esta ley
es aplicable, en cuanto sea pertinente, a las concentraciones par-
celarias.
Articulo 93. El Instituto, si no pudiere obtener el cambio de los
sistemas de explotaci6n en superficies sujetas a un process active
de erosion, o estimare necesario reforestar tales superficies, podrA
aplicar los procedimientos previstos en la present ley para adqui-
rirlas y establecer a quienes las han venido ocupando en otras tie-
rras. Las reglas del articulo anterior se aplicardn en lo pertinente
a esta clase de operaciones.
Articulo 94. El Instituto estudiard, en asocio de las secciones
de negocios indigenas de los Departamentos, la situaci6n en que
desde el punto de vista de las tierras laborables se encuentren las
parcialidades indigenas, cooperara en las redistribuciones de que
trata el literal g) del articulo 39 de la Ley 81 de 1958, y, si hallare
que esta media no puede solucionar la situaci6n de parcialidades
de extension insuficiente, efectuara las gestiones necesarias para
dotar a 6stas de superficies adicionales o facilitar el establecimien-
to de la poblaci6n excedente. Tambi6n el Instituto prestara coopera-
ci6n a las secciones de negocios indigenas para el cumplimiento de
las funciones y realizaci6n de las actividades de que tratan los lite-
rales h), i), j), 1), 11), m), p) y q) del mismo articulo 30 de la ley
citada y verificard aportes al Fondo de Fomento Agropecuario de
las parcialidades de indigenas, en cuantia que puede exceder la
sefialada por el pardgrafo 19 del articulo 59 de la misma ley. Para
los efectos de este articulo el Instituto podra hacer uso de las atri-
buciones de que por esta ley estA investido.
Las funciones de que tratan los articulos 95 y 96 de la present
ley se cumplirfn tambien en las parcialidades indigenas por el Ins-
tituto, y este fomentard en ellas la organizaci6n cooperative de los
indigenas conform a las orientaciones que establezca el decreto
reglamentario.
El Institute podra constituir, a solicitud de la Divisi6n de Asun-
tos Indigenas del Ministerio de Gobierno, resguardos de tierras en
beneficio de los grupos o tribus indigenas que no los posean. -


-51 -








CAPITULO XVII


SERVICIOS RURALES

Articulo 95. En desarrollo de la funci6n que le seliala el lite-
ral j) del articulo 30 de esta ley, el Instituto Colombiano de la
Reforma Agraria debe promover y coordinar en las zonas cobijadas
por labores de colonizaci6n, parcelaci6n y concentraci6n parcelaria
y en las regions de colonizaci6n espontdnea, los servicios de asis-
tencia t6cnica, econ6mica y social, prestando para ello, cuando sea
necesario, su cooperaci6n financiera y la de su personal y orga-
nizaci6n.
Excepcionalmente organizard de manera direct esos servicios
mientras las entidades a quienes corresponda no puedanlhacerlo en
satisfactorias condiciones.
La coordinaci6n de los servicios de asistencia se harA, en lo
possible, por medio del sistema de las "unidades de acci6n rural" que
se contempla mAs adelante.
Articulo 96. El Instituto podrA, ademis, establecer por su pro-
pia cuenta en las zonas a que se refiere el articulo anterior, con el
objeto de conseguir la eficiente explotaci6n de las tierras y el me-
joramiento del bienestar campesino, los siguientes servicios:
a) Los destinados a facilitar el empleo de maquinaria agricola
y animals de labor;
b) Los de beneficio, empaque y transport de products agrico-
las y pecuarios;
c) El de silos y almacenamiento;
d) El de comisariatos;
e) Los que faciliten el mejoramiento de las viviendas rurales.
Podra, igualmente, promover o establecer pequefias industries
quite faciliten ocupaci6n complementaria a las families campesinas
y granjas de demostraci6n y capacitaci6n, con escuelas complemen-
tarias anexas,
Articulo 97. El Gobierno procedera a estudiar, en asocio del
Institute y de los restantes establecimientos pfiblicos que presten
servicios relacionados con la actividad agricola y ganadera, la posi-
bilidad de coordinar el funcionamiento local de tales, servicios por
medio de la formaci6n de unidades de acci6n rural que los concentren
localmente, unifiquen sus relaciones con los usuarios de la zona y
prepare la organizaci6n cooperative de 6stos.
El Gobierno reglamentard el funcionamiento de las "unidades
de acci6n rural" que llegaren a establecerse como consecuencia de


-52-








los studios previstos en el inciso precedent y sus relaciones con
el cuerpo de usuarios.
Articulo 98. En ejercicio de la facultad que a la Junta Directiva
del Banco de la Repiblica le confiere el literal a) del articulo 29 del
Decreto 756 de 1951, no podra la Junta sefialar a la Caja de Cr6dito
Agrario, Industrial y Minero un cupo de redescuento ordinario infe-
rior al doscientos por ciento (200%) del capital y reserve legal de
la Caja, ni modificar desfavorablemente las caracteristicas de las
operaciones redescontables en dicho cupo, conforme a las regulacio-
nes vigentes en 19 de marzo de 1961.
El Institute de la Reforma Agraria queda autorizado para
poner bajo la administraci6n de la Caja de Cr6dito Agrario, Indus-
trial y Minero fondos destinados a otorgar pr6stamos a los campe-
sinos cobijados por operaciones de colonizaci6n, parcelaci6n y
concentraci6n parcelaria, y para suscribir acciones de la Caja a
efecto de que esta destihe ese aumento de capital y los recursos de
redescuento a que 61 d6 lugar para los cr6ditos a que se refiere este
inciso. Esto sin perjuicio de los servicios ordinarios de cr6dito que
preste la Caja en las regions de colonizaci6n, parcelaci6n y con-
centraci6n parcelaria.
La Caja de Cr6dito Agrario queda facultada para elevar su
capital a efecto de que pueda realizarse la suscripci6n de acciones
prevista en el inciso anterior y para introducir en sus estatutos,
con aprobaci6n del Gobierno, las reforms a que d6 lugar la aplica-
ci6n del mismo inciso.
Articulo 99. El Instituto Nacional de Abastecimientos podrd
otorgar pr6stamos a las cooperatives de mercadeo y transport de
products agricolas y pecuarios o a cooperatives de productores que
organicen dichos servicios con el objeto de que 6stas puedan adqui-
rir de sus miembros aquellos products y establecer plants de
beneficio e instalaciones de almacenamiento para los mismos.
Corresponde a la Junta Directiva del Instituto Nacional de
Abastecimientos reglamentar, con aprobaci6n del Gobierno, los
pr6stamos a que se refiere el inciso anterior y las relaciones entire
l1 y las cooperatives para regular los sistemas de mercadeo y precious
de sustentaci6n.
El Banco de la Repdblica abrird al Instituto Nacional de Abas-
tecimientos un cupo especial para el redescuento de los pr6stamos a
que se refiere el inciso primero de este articulo.
Articulo 100. Para dar cumplimiento a la funci6n que le sefala
el literal k) del articulo 30 de esta ley, el Instituto Colombiano de


-53-








la Reform Agraria promoverA, en acuerdo con la Divisi6n de
Cooperativas del Ministerio del Trabajo, la formaci6n de cooperati-
vas agricolas que adquieran en propiedad tierras y las exploten; o
que asocien a los propietarios independientes para la obtenci6n de
facilidades de cr6dito, el uso de maquinaria agricola y de animals
de labor, el establecimiento de sistemas de almacenamiento, selec-
ci6n, conservaci6n, empaque, mercadeo y transport de los produc-
tos, la adquisici6n de semillas, forrajes, abonos, herramientas y
ganados y la creaci6n de plants de beneficio e industries rurales.
El Institute prestarA a las cooperatives asistencia t6cnica;
gestionard que se les concedan las facilidades de cr6dito previstas
por las leyes y reglamentaciones vigentes y podrd ademAs asistirlas
por medio de pr6stamos especiales en dinero o en especie; vendi6n-
doles a plazo animals, herramientas, maquinaria y equipo de trans-
porte o encargindose de ejecutar para ellas obras de mejoramiento
de las tierras que exploten, plants de beneficio e instalaciones
industriales.


CAPITULO XVIII

ORGANISMS LOCALES DE LA REFORM Y ASOCIACION CAMPESINA

Articulo 101. En cada una de las capitals de los Departamen-
tos, Intendencias y Comisarias se organizari, tan pronto como 6ntre
en vigencia la-presente ley, un Consejo Seccional que suministrar
al Institute, a solicitud de 6ste o de oficio, informes y recomenda-
ciones relacionados con la mejor manera de adelantar la Reforma
Agraria en la respective secci6n; la organizaci6n regional que deba
adoptarse; los problems sociales agrarios existentes y las solucio-
nes aconsejables para 6stos. Igualmente corresponderd al Consejo
Seccional difundir entire la poblaci6n campesina los principios y_
finalidades de la Reforma.
Los Consejos Seccionales tendrAn composici6n political parita-
ria, estarAn presididos por el respective Gobernador, Intendente o
Comisario y se integrarAn con los miembros siguientes:
Los Secretarios de Agricultura-y de Obras Piblicas de la sec-
ci6n y sendos representantes de la Oficina Seccional de la Caja de
Credito Agrario,'del Fondo Ganadero, de la Oficina Seccional del
Catastro, de las asociaciones locales de agricultores, de las asocia-
ciones locales de ganaderos, de las cooperatives agricolas y de la
Oficina del Promotor Departamental de Acci6n Comunal.


-54-








Sendos representantes del organismo local de Planeaci6n, de
la respective corporaci6n aut6noma regional, del Comit6 Cafetero
y de las Facultades locales de Agronomia y de Medicina Veterinaria
donde funcionen estas entidades. En los Departamentos, dos repre-
sentantes-de la Asamblea Departamental elegidos por 6stas.
Un representante de los pequefios propietarios rurales y cuatro
representantes de los trabajadores campesinos designados por las
Federaciones locales de Trabajadores.
El Gobierno reglamentard, en lo que haya lugar, la forma de
hacer las designaciones de los miembros del Consejo Seccional y el
funcionamiento de 6ste.
Articulo 102. En cada Municipio un Comit6 integrado por el
Cura PArroco, el Agente de la Caja de Cr6dito Agrario, dos repre
sentantes del Concejo Municipal y uno de las Juntas locales de
Acci6n Comunal actuard como agent del Consejo Seccional Con-
sultivo para el efecto de informar a 6ste acerca de los problems
social agrarios del Municipio y de las medidas que aparezcan m6s
indicadas para solucionarlos.
El mismo Comit6 promovera la organizaci6n de asociaciones
campesinas y de cooperatives, conforme a lo que sobre el particular
determine el decreto reglamentario.


CAPITULO XIX .

DISPOSICIONES VARIAS

Articulo 103. La acci6n de dominio sobre los predios adquiridos
para los fines de esta ley s61o tendra lugar contra las personas de
quienes los hubiere adquirido el Instituto para la restituci6n de lo
que recibieron por ellos, de cbnoformidad con el articulo 955 del
,C6digo Civil.
Articulo 104. El orden de prelaci6n sefialado por el ordinal 39
del articulo 55 y la forma de pago que a las superficies alli designa-
das corresponde, no se alteraran por el hechoa de que los pequefios
arrendatarios o aparceros que las ocupaban hubieren perdido ese
caricter con posterioridad al 19 de septiembre de 1960 a causa de
que el propietario no prorrog6 los respectivos contratos o de cual-
quier otra manera les puso t6rmino contra la voluntad de aquellos.
Los contratos vigentes con pequefios arrendatarios o aparceros
se entenderdn automdticamente prorrogados a su vencimiento por


-55-








el t6rmino necesario para completar cinco (5) afios contados desde
la vigencia de la present ley. Por lo tanto, no podrA el propietario
antes de este t6rmino exigir la entrega de las respectivas parcels
mientras aquellas personas no se hallen en mora de cumplir con
las obligaciones a su cargo.
Paragrafo. No obstante lo dispuesto en el inciso 20 de este
articulo, la pr6rroga en 61 contemplada no cobija los contratos que
se hubierein pactado-dentro de condiciones de anormalidad en regio-
nes donde el orden pfiblico hubiere sufrido graves alteraciones, o
cuando el respective arrendatario o aparcero haya incurrido en
alguna o algunas de las causales de mala conduct que define el
C6digo del Trabajo.
Compete al Ministerio del Trabajo hacer en cada caso la decla-
raci6n correspondiente.
Articulo 105. El Comando General de las Fuerzas Militares
tomarA las medidas del caso para que, en cuanto las circunstancias
lo permitan, se imparta a quienes prestan el servicio military obliga-
torio instrucci6n en el manejo de maquinaria agricola y en otras
labores relacionadas con la producci6n agropecuaria.
El mismo Comando acordar6 con el Instituto:
a) La manera como el personal de las Fuerzas Armadas haya
de prestar su ayuda a la ejecuci6n de la Reforma Agraria;
b) La adjudicaci6n de "unidades agricolas familiares" a los
miembros de dichas Fuerzas que al terminar sus servicios desearen
volver a las faenas del campo y carecieren de tierras propias en
extension suficiente;
c) La organizaci6n de colonizaciones preferentemente destina-
das al personal de las Fuerzas Armadas en uso de buen retire.
Articulo 106. El Gobierno, el Instituto Colombiano de la Re-
forma Agraria y la Caja de Cr6dito Agrario, Industrial y Minero
quedan autorizados para celebrar los acuerdos que considered con-
venieites con el objeto de que las colonizaciones y parcelaciones
que la Caja ha realizado o estA actualmente adelantando, puedan
administrarse y llevarse a t6rmino satisfactorio sin perjuicio de los
intereses de la Caja.
Mientras comienza a funcionar el Instituto, la Caja de Cr6dito
Agrario, Industrial y Minero seguird atendiendo las labores de
colonizaci6n y parcelaci6n.
Articulo 107. El Gobierno y el Instituto quedan autorizados
para organizer la preparaci6n del personal t6cnico superior y del


- 56-









personal de campo que deban prestar sus servicios en el desarrollo
de la Reforma. Para tal efecto podrin celebrar arreglos y contratos
con las universidades y otros establecimientos de ensefianza, lo
mismo que con el Servicio Nacional de Aprendizaje y con entidades
extranjeras e internacionales y destinar a tal fin los recursos corres-
pondientes.
Articulo 108. El Instituto Colombiano de la Reforma Agraria
podr6 hacer lasimportaciones que requiera para lop fines de esta
ley, siempre que los products objeto de la importaci6n no se pro-
duzcan en el pais, y en tal caso, dichas importaciones estarAn
exentas de derechos de aduana y de cualquier otro gravamen a la
importaci6n.
Los actos y contratos del Instituto que determine el decreto
reglamentario se publicarin en el Diario Oficial, sin cobro 'de
derecho alguno.
Articulo 109. Con el objeto de que el Instituto Colombiano de
la Reforma Agraria comience a funcionar inmediatamente, el Go-
bierno le asignara los recursos que sean indispensables dentro de
la present vigencia fiscal, abriendo al efecto los cr6ditos y efec-
tuando los traslados presupuestales que sean del caso.
Articulo 110. Las acciones de policia, posesorias o penales a
que haya lugar por raz6n de perturbaciones individuals o colectivas
en la pacifica posesi6n de los predios privados se tramitarin con
preferencia a cualquier otro asunto por las autoridades respectivas
con intervenci6n de los Procuradores Agrarios, y 6stos mantendrdn
informado al Instituto del curso de la actuaci6n, en cuanto sea
pertinente.
Articulo 111. Esta ley regira desde su sanci6n.


- 57 -























PONENCIA PARA SEGUNDO DEBATE DEL PROYECTO
DE LEY "SOBRE REFORM SOCIAL AGRARIA"


Sefiores miembros del honorable Senado de la Repiblica:
El Decreto 2061 de 1960 (agosto 31) cre6 el Comit6 Nacional
Agrario con el encargo de "asesorar al Gobierno en el studio de
las medidas legislativas y ejecutivas relacionadas con la reform
de la estructura social agraria, el desarrollo de la productividad
agricola, la organizaci6n de la poblaci6n rural y la elevaci6n de su
nivel de vida". Esa misma providencia dispuso que el Comit6 se
ocupara, en primer t6rmino, de revisar y coordinar los diferentes
proyectos de ley tocantes a estas materials que los parlamentarios
o el Organo Ejecutivo habian ya presentado o estaban preparando.
En cumplimiento de sus funciones, el Comit6 Nacional redact6
el proyecto "sobre Reforma Social Agraria" que el Organo Ejecu-
tivo acogi6 y present al Congreso, con la firma de todos los Mi-
nistros, el dia 2 de noviembre del afio pasado.
Vuestra Comisi6n Tercera Constitucional entr6 desde entonces
a estudiarlo con todo el cuidado que la importancia de la material
exigia. 47 sesiones han sido consagradas de manera casi exclusive
al examen pormenorizado del texto y de los problems generals
con que las normas en 61 contenidas se relacionan, y una Subco-
misi6n en la cual participaron constantemente various miembros de
la comisi6n principal trabaj6 tambien de manera intense para buscar
formulas de acuerdo sobre puntos controvertidos, armonizar con
ellas el articulado y revisar la redacci6n. Fueron tenidas en cuenta


-59-








no s6lo las observaciones formuladas por los miembros del Senado,
sino tambi6n las que otras entidades y personas nos hicieron llegar
directamente o dieron al piblico conocimiento, y todas sin excepci6n
se examinaron con Animo desprevenido. La Comisi6n encontr6 a
menudo que era convenient acogerlas en todo o en parte y no
vacil6 en hacerlo, puesto que no la ha guiado otro deseo que el de
traer a la consideraci6n del Senado un estatuto just, cefiido a la
realidad national y que por sus propios m6ritos intrinsecos pueda
aspirar al apoyo de la mayoria ciudadana.
Como el mismo proyecto original, el texto modificado que hoy
se present ante vosotros no puede tomarse integralmente como la
expresi6n del criterio o las ideas de uno solo de los dos grandes
partidos politicos colombianos. Es un esfuerzo conjunto que los dos
hacen para introducir un cambio favorable a las cases mas pobres de
la poblaci6n rural colombiana y organizer un sistema social just enr
las industries del campo, buscando a la vez el aumento de la pro-
ducci6n agropecuaria y su mis equitativo reparto. Un esfuerzo de
esa clase, sobre todo dentro de la actual organizaci6n political del
pais, implica obligadamente compromises entire opinions distintas
y no podria realizarse de otra manera. Pero el anhelo comin de
servir al sector mis necesitado de nuestros compatriotas ha hecho
possible que personas de todos los partidos se acuerden sobre meca-
nismos, medios de acci6n y objetivos, en formulas de razonable
equilibrio y evidence moderaci6n. No por estas caracteristicas ha-
bran tales formulas de resultar inoperantes, porque el campo de
aplicaci6n que ellas tienen es muy vasto y son apreciables los
recursos con que el proyecto dota a los organismos que habrAn de
ponerlas en vigor. De todas maneras, para la mayoria de los miem-
bros de la Comisi6n Tercera Constitucional ha sido grato comprobar,
una vez mis, que es possible, dentro del sistema politico del Frente
National, forjar con un esfuerzo de ambos partidos soluciones que
los dos puedan acoger para estimular una sana evoluci6n de las
estructuras sociales del pais. No sobra advertir que, si bien no todos
los miembros de la Comisi6n Tercera Constitucional han dado su
aceptaci6n al proyecto, las critics que se formularon al texto origi-
nal por quienes disienten de la mayoria no fueron en manera alguna
desechadas, y al igual que las de otras fuentes, segdh ya se express,
han sido objeto de impartial y concienzudo eixamen.
Antes de explicar con el necesario detalle las modificaciones
introducidas al proyecto, conviene hacer una exposici6n general
acerca de su naturaleza, de los fines que persigue y de las circuns-
tancias que lo justifican.


-60-







LA REFOkMA SOCIAL AGRARIA SIGNIFICADO DE ESTE TERMINO

Como lo ha anotado Doreen Warriner en un libro reciente
("Land Reform and Development in the Middle East"), la reform
agraria represent un punto de intersecci6n entire el desarrollo
econ6mico y el cambio social. Es 16gico que las modificaciones en la
estructura de la tenercia de la tierra no puedan, de consiguiente,
considerarse prescindiendo de todos los otros factors que influyen
en el desarrollo de la agriculture. En efecto, despues de los ensayos
desordenados que siguieron a la primera guerra mundial y que pu-
sieron un enfasis casi exclusive en el reparto de las antiguas pro-
piedades, una nueva concepci6n se ha abierto paso, sobre todo bajo
el influjo de las tendencies predominantes en los Estados Unidos;
de acuerdo con la cual no s6lo es necesario dotar de tierras a los
agricultores, sino implantar una gran variedad de otras medidas
para asistirlos: mejores sistemas de cr6dito, educaci6n, consejo t6c-
nico, facilidades para el acceso al mercado, etc., es decir, lo que
suele conocerse bajo la denominaci6n generica de servicios de asis-
tencia t6cnica, social y financiera a los productores rurales. El
mismo autor citado arriba anota que la diferencia esencial entire
este nuevo concept y los mAs viejos y simples que antes predomi-
naron es la de que la reform se suele considerar ahora simultdnea-
mente como una political agricola y como una political social. Se
quiere dar ayuda a los agricultores, acompafiando el cambio social
con medidas para incrementar la productividad en la agriculture.
Pero, siempre segin el citado escritor, es indispensable cuidarse
para que esta ampliaci6n del concept no obscurezca el significado
esencial de una reform agraria. "La redistribuci6n de la tierra
significa un cambio politico y social, mientras que las otras medi-
das llevan s61o a un mejoramiento en la posici6n econ6mica de los
empresarios rurales y en la producci6n agricola, sin un cambio en
la posici6n social de aquellos. No debe permitirse que el infasis
pase de lo fundamental a lo complementario, ni que la llamada
concepci6n integral conduzca, como ha acontecido algunas veces, a
que se quiera ofrecer a los campesinos todo, except la tierra".
FAcil es, empero, Ilegar a ideas claras sobre el contenido de
una political global. Esta debe tener distintas fases; pero si la
estructura de la tenencia de la tierra es defectuosa, hay que partir
de la adopci6n de medios para modificarla. En un interesante studio
sobre "La propiedad de la tierra como instrument de la organiza-
ci6n social en nuestro tiempo", Lucio Mendieta y Niiiez, despues
de enumerar los ben6ficos efectos que tiene la distribuci6n del agro
entire las masas rurales, resume asi la cuesti6n:

-61 -









La reform agraria part necesariamente de la distribuci6n de la pro-
piedad territorial. La misma palabra reformm" esta indicando un cambio en
los modos o patrons existentes de la distribuci6n de la tierra. Si no hay
un cambio fundamental de esos modos o patrons no puede hablarse propia-
mente de reform agraria.
Pero la reform agraria no terminal, no se agota con el simple cambio
de manos de la tenencia de la tierra, sino que comprende, igualmente, una
segunda fase que consiste en la administraci6n de recursos a los nuevos pro-
pietarios para la explotaci6n adecuada de las extensions territoriales que
recibieron como resultado de la primer fase de la reform. Es tambi6n parte
esencial de 6sta la asistencia tecnica a los nuevos terratenientes para el mejo-
ramiento de cultivos, lo mismo que la organizaci6n para la compra de los
elements necesarios a toda explotaci6n agricola y para la venta de los pro-
ductos agro-pecuarios
Finalmente, la reform agraria implica la asistencia social en favor de
los beneficiados con ella, a fin de elevar sus niveles de vida, no s61o como un
imperative de justicia, sino para arraigarlos a la tierra que han recibido.


LOS SERVICIOS DE ASISTENCIA RTJRAL EN COLOMBIA

Para entender bien el proyecto que hoy se encuentra a la consi-
deraci6n del Senado conviene trazar, aunque sea a la ligera, el cuadro
de lo que ha venido siendo la political de asistencia rural en Colom-
bia, ya que son muchas las personas que han exteriorizado su
extrafieza porque dicho proyecto no contiene reglamentaciones
detalladas sobre educaci6n de las masas campesinas, credito, orga-
nizaci6n de los mercados, vivienda, extension agricola, etc. Podria
creerse, al escuchar a esas personas, que la Repdblica jams se ha
Spreocupado de tales aspectos,y_ que al iniciar la reform social'
agraria, con el amplio criterio que se indic6 atrAs, tenemos que
levantar desde sus cimientos, al lado de los mecanismos que opera-
rAn sobre la estructura de la tenencia de la tierra, otros destinados
a prestar la asistencia t6cnica, social y financiera. La verdad es
que no estamos partiendo de la nada. Durante los filtimos 30 afios
el pais ha venido forjando trabajosamente los instruments de una
political agricola. Que ellos son todavia imperfectos, no cabe dudarlo;
pero no es 16gico raciocinar como si no existieran.
La Caja de Credito Agrario se organize con un criterio muy
definido: prestar asistencia financiera a los medianos y pequefios
agricultores y ganaderos. Sus operaciones no estan cerradas para
los grandes, quienes te6ricamente tambien tienen acceso a ellas.
Pero los limits fijados para la cuantia de los creditos se traducen
de hecho en que un abrumador porcentaje de ellos va a manos de
cultivadores pequefios o medianos, y s6lo una parte reducida a las
de los grandes propietarios o empresarios agricolas que se financial


- 62-








preferentemente en la banca privada. Las reforms introducidas a
la estructura de la Caja en 1940 y otras posteriores le permiten
otorgar hoy prestamos a corto, median y largo plazo, y la red
de sus agencies y sucursales va cobijando progresivamente todo
el pals.
El control de esta clase de cr6dito se halla en manos del Estado
y del Banco de la Repdblica. El capital se ha formado predominan-
temente con fondos del Tesoro Nacional ; pero la instituci6n, admi-
nistradora tambin. de la Caja Colombiana de Ahorros, utiliza los
recursos que en 6sta se concentran. De otra parte, ciertas disposi-
ciones obligan a los bancos privados a invertir en bonos de la Caja
una parte de su encaje legal. Ocasionalmente tambien los mismos
bancos adquieren bonos por encima del limited legal obligatorio.
Es notorio que los esfuerzos realizados por esos diferentes
m6todos no han sido bastantes para dar a la Caja medios finan-
cieros que puedan considerarse adecuados a los requerimientos de
la actividad agropecuaria en el pais, sobre todo debido a los efectos
que sobre los recursos disponibles ha tenido el alza general en el
nivel de los precious. La operancia de la Caja depend, pues, en buena
parte, del apoyo que le preste el Banco de la Repdblica con prestamos
y redescuentos. La amplitud de ese apoyo no debe temerse.cierta-
mente cuando facility multiplicar los pr6stamos a corto plazo; pero
no puede llevarse mis alli de cierto limited, sin causar efectos infla-
cionarios, para pr6stamos a median y largo plazo. Estos necesitan
alimentarse en otras fuentes (aumentos de capital, recursos del
mercado financiero, pr6stamos externos, etc.), todas las cuales se
han utilizado en cierta escala y deben seguirse utilizando.
Pero, cualesquiera que sean las limitaciones que hoy tiene la
Caja, lo cierto es que la Naci6n ha constituido en 29 aios de conti-
nuado empefio un organismo para el pequefio cr6dito agricola y
pecuario que es notable por muchos aspects. Es necesario fortale-
cerlo y perfeccionarlo, sin que la aceptaci6n de esta necesidad nos
lleve a considerar los otros aspects de la political agricola y singu-
larmente la reform social agraria como si no tuvi6ramos. meca-
nismos de cr6dito en normal funcionamiento.
El Banco Ganadero y los fondos ganaderos departamentales
estan prestando un servicio important para el credito a la ganade-
ria, y seguramente ensanchar6n y perfeccionarAn sus actividades.
Las operaciones Ilamadas de "ganados en compafiia" que los fondos
ganaderos realizan son un medio muy eficaz para capitalizar la
cria y levante de ganados o para aprovechar pastos de engorde.
Si esas operaciones se hacen con marcada preferencia para el peque-


-63 -









rio o median propietario, como lo acostumbran ya hoy algunos de
esos fondos, el efecto social que se obtenga puede correr parejas
con el econ6mico. Eso es cierto, particularmente, para las zonas de
nueva colonizaci6n; pero por el mismo medio se podria fomentar
tambi6n la pequefia explotaci6n mixta, agricola y ganadera, que
constitute en tantos casos el ideal ambicionable, ya que da mayor
estabilidad econ6mica al campesino, puede mejorar su dieta alimen-
ticia y facility el uso de los abonos orgAnicos.
Recientes medidas de caricter legal y otras adoptadas por el
Banco de la Repdblica est6n orientando hacia el crEdito agricola
parte de los recursos de los bancos comerciales, preferentemente
para prestamos a median plazo.
Los problems de la distribuci6n y del mercado son naturalmen-
te de la mayor importancia en toda political agricola y se magnifican
en la media en que la producci6n este predominantemente a cargo
de pequefios empresarios, por la debilidad econ6mica de estos y su
habitual desconexi6n con los sistemas comerciales y de transport.
La cuesti6n reviste mfiltiples aspects, variables segfn la natura-
leza de los products, las transformaciones primaries que 6stos
deban sufrir antes de darse al mercado, las posibilidades de conser-
vaci6n, etc. Por much tiempo la propiedad de las trilladoras de
caf6 o de las piladoras de arroz, por ejemplo, cre6 monopolies vir-
tuales de compra que todavia subsisten parcialmente, y la falta de
sistemas adecuados de almacenamiento ha generado y genera ain
para algunos articulos tremendas fluctuaciones de precious. En
general, puede afirmarse que los actuales sistemas de distribuci6n
se traducen en precious altos para el consumidor y mermas conside-
rables del ingreso campesino.
Pero tambi6n el pais ha venido haciendo notables es(uerzos en
lo que a esta material se refiere. Ante todo, el de la Federaci6n Na-
cional de Cafeteros que tuvo como causa direct la defense de los
precious del grano en el mercado exterior. A los primeros ensayos
de 1937 sigui6, a partir del primer pacto de cuotas cafeteras, la
organizaci6n de un sistema de compras enderezado simultineamente
a mantener estables los precious internos y a regularizar la salida
del cafe a los mercados consumidores. La construcci6n de numerosas
bodegas, la trilla por cuenta de la Federaci6n que compra y alma-
cena el cafe en pergamino, han introducido cambios sustanciales en
los mecanismos tradicionales del mercado. Es claro que no todos
los defects de estructura que 6ste presentaba han sido abolidos;
se actfa s61o al traves de agencies directs de compra y no existen
practicamente asociaciofies de los productores. Empero, quien com-


-64-







pare la situaci6n hoy existente con la que imperaba hace apenas
25 afios, cuando los intermediaries exportadores dominaban a su
arbitrio el mercado dom6stico, no podra menos de reconocer que
se han logrado avances de marcada significaci6n. Dispdsiciones
legales expedidas en 1958 y acuerdos celebrados en desarrollo de
las mismas entire el Gobierno y la Federaci6n prev6n una campafia
de fomento de las cooperatives y otras'medidas que pueden intro-
ducir nuevos cambios ben6ficos en el funcionamiento del mercado.
El Institute Nacional de Abastecimientos (INA) constitute,
otro organismo para la regulaci6n de los precious y mercados agrico-
las. Opera hoy con 35 agencies distribuidas en el pais, de las cuales
15 cuentan con instalaciones de silos, y fija precious de sustentaci6n
para ciertos products: trigo, arroz, maiz, frijol, ajonjoli, soya;
operando tambi6n aveces sobre la papa, que present tan dificiles
problems de almacenamiento. Su capacidad park almacenar
asciende hoy a 75.000 toneladas; pero esta en ejecuci6n un plan
que la elevara para el afio entrante a 225.000 toneladas. Sus activos,
incluydndo las inversiones fijas, son aproximadamente de 130 mi-
H ones de pesos que se van aumentando con ciertos beneficios pro-
venientes de la importaci6n de los articulos agricolas en que el
pais registra un deficit.
SPueden citarse igualmente otros mecanismos de regulaci6n del
mercado, tales como el sistema de absorci6n de la producci6n na-
cional por las industries manufacturers al trav6s de cuotas obli-
gatorias que deben adquirirse a los precious que sefiala el Gobierno.
El trigo, el algod6n y los products oleaginosos se han beneficiado
con estos m6todos. La political de precious estables y ayuda t6cnica
practicada por algunas empresas industriales privadas tambien ha
tenido efectos importantes en ciertas ramas.
Un analisis especial requeriria lo tocante a la organizaci6n de
los almacenes generals de dep6sito que el Banco de la Repfblica
financial con el redescuento de bonos de prenda, los cuales son hoy
tambi6n objeto de inversi6n por parte de los barcos privados. Es
muy dudoso que los pequefios agricultores obtengan beneficio
director del sistema de almacenes; pero 6ste sin duda contribute a
regular el mercado y facility la compra oportuna de los products
por parte de los consumidores industriales y los intermediaries.
El studio de lo que hoy existe mufestra que el vacio principal
se halla en la casi total ausencia de una organizaci6n de los pro-
ductores apenas suplida en ciertos casos por ciertos institutes
especializados, como el algodonero, o por asociaciones gremiales
que no tienen un carActer cooperative. Se actda casi exclusiva-


-65-


R. Agraria-5








mente al travis de organismos centrales y de agencies que no
pueden mantener con los productores aislados un contact tan
director y constant como seria necesario. La asociaci6n de los pro-
ductores result imperative, como se ha comprobado en otros
paises. Comentando este punto anota con raz6n M. Aug6-LaribB,
despu6s de enumerar los cambios que el ambiente econ6mico y la
introducci6n de t6cnicas nuevas han producido en el campesino de
los paises avanzados: "Todo esto lo lleva muy lej'os de sus tradi-
ciones. En otros tiempos, no obstante la aldea y el grupo familiar
y la ayuda mutua, era un aislado, un individuo, un independiente,.
un pobre y un d6bil. Se ha convertido en un asociado, en un sindi-
caliza'do, un solidarista. Evidentemente, presenter ahora todo eso
como una evoluci6n terminada es dar por adquirido lo que no esti
mAs que comenzado. Pero el 'trend', la tendencia esta tan clara-
mente sefialada, las realizaciones son tan conocidas en tantos y
tan distintos paises, la necesidad de continuar ese camino es tan
cierta que hay que destacar la asociaci6n en la agriculture como
la novedad mis sorprendente, la caracteristica mis marcada de la
agriculture modern. ('La Revoluci6n Agricola', en la Biblioteca
de Sintesis Hist6rica)'".
Aparece, pues, que Colombia cuenta ya con organismos y sis-
temas insuficientes, sin duda, y que sera indispensable perfeccio-
nar, sobre todo por medio del fomento de las asociaciones campe-
sinas y de las relaciones de 6stas con las instituciones centrales
que deben guiarlas t6cnicamente y prestarles asistencia financiera.
Pero tampoco en este campo estamos partiendo de cero, y conviene
continuar construyendo sobre lo que ya existe.
No es el caso de enumerar aqui lo que se hace actualmente en
materials tales como la experimentaci6n y la extension agricolas.
La Naci6n, los Departamentos, la Caja de Crddito Agrario y otros
institutes especializados tienen servicios de esta clase; adnque
deben anotarse defects originados en la falta de coordinaci6n, j
desde luego la insuficiencia de aqu6llos con respect a la magnitude
de lo que para obtener un cambio profundo y rapido en la tecnica
de las' explotaciones agricolas seria necesario hacer. Esta realidad
no puede sorprendernos. La asimilaci6n de la tecnica en las esferas
rurales no se consigue facilmente, y menos afn en url pais de tan
bajo nivel cultural y donde es escaso el personal superior que puede
propagarla. Preparar ese personal en mayor escala, coordinar me-
jor su acci6n y ensancharla, son necesidades evidentes. Pero no
pueden menospreciarse ni los avances logrados en Ia selecci6n de
semillas y variedades nuevas, ni la difusi6n ya bastante grande

66 -









para algunos cultivos de las prActicas de sanidad vegetal, la insta-
laci6n de puestos de monta, las prActicas de inseminaci6n artifi-
cial, la selecci6n de razas ganaderas, el crecimiento en el uso de
abonos y enmiendas, etc. Los esfuerzos que ahora se realizan para
aumentar la producci6n national de abonos nitrogenados, el uso,
de lap escorias fosf6ricas de Paz del Rio, la utilizaci6n creciente
de cgl para mejorar las tierras acidas deben tenerse igualmente
en cuenta. En un tiempo relativamente corto ha cambiado en el
pais la tecnica de cultivos como el de la papa y el algod6n, lo cual
es ciertamente un signo alentador.
Hay notorio, atraso en la modernizaci6n de herramientas de
trabajo, en el uso cooperative de mAquinas agricolas, y en los sis-
temas de conservaci6n y almacenamiento, lo mismo que en otros
aspects: utilizaci6n de estercoleros, rotaci6n de cultivos, empleo
de animals de labor. Pero campafias como la de introducci6n de
nuevos pastos avanzan rApidamente. De otro lado, conviene recor-
dar que, con frecuencia, aunque no siempre, la implantaci6n de
t6cnicas nuevas require un aumento en la densidad del capital
que se emplea para la explotaci6n agricola. Durante los 6ltimos
afios la cuantia del capital empleado en la agriculture y la gana-
deria ha ido en aumento, aunque, al igual que ocurre en otros
sectors de la economic national, el crecimiento se ha registrado
preponderantemente en la gran empresa o a lo sumo en la empresa
median. No se ha hecho un esfuerzo ordenado para ir capitali-
zando gradualmente a la pequefia agriculture y a la pequefia ga-
naderia.
Existen organismos; falta coordinaci6n y son insuficientes el
personal t6cnico y los recursos financiers. Todo esto tenia que
tomarse en cuenta, y efectivamente se tom6 en cuenta al redactar
el proyecto de ley que estA a la espera de vuestra decision.
No podria terminar esta parte de la ponencia reglamentaria
sin hacer algunos, comentarios sobre el magno problema educativeo
de nuestras classes rurales. El pais no confront tan s61o un pro-
blema de ensefianza agricola sino de instrucci6n y educaci6n gene-
rales. Es quizA el mAs grave de todos 1os probldmas de la Naci6n,
agudizado naturalmente en los campos por las distancias, la mise-
ria y las caracteristicas propias del medio. Resulta indispensable
operar para ir dandole soluci6n, multiplicar las escuelas primaries
y los establecimientos de ensefianza secundaria accesibles facil-
mente a la poblaci6n campesina, introducir en unos y otros la
ensefianza prActica de la agriculture, establecer escuelas comple-
mentarias, e incrementar en el nivel superior la formaci6n de


-67 -








agr6nomos y veterinarios, lo mismo que la de ciertos profesionales
auxiliares. Pero la cuesti6n que se plantea ahora es la de si esa
labor educativa debe forzosamente anteceder a la reform en la
estructura de la tenencia de la tierra, o puede y debe adelantarse
simulthneamente con 6sta.
Por filtimo habria que mencionar otros aspects de la asis-
tencia social, los servicios de higiene, la dotaci6n de aguas pota-
bles, todo lo que pueda contribuir al embellecimiento y comodidad
de la vida campesina, principiando por la vivienda misma. En todos
estos casos se trata de labores a largo plazo, comenzadas ya. El
sefialamiento de su insuficiencia actual s6lo sirve para confirmar-
nos que la magnitude de los problems sociales del pais es tremenda
y que en las zonas rurales tiene caracteristicas especialmente
graves. Pero es claro que las ahondan y magnifican la miseria de
las gehtes sin tierras, la forzada trashumancia, la obligada des-
ocupaci6n.
En el seno de la Comisi6n Tercera Constitucional se ha men-
cionado una material de cuyo studio detenido se ocupa actual-
mente el Comit6 Nacional Agrario: la vida de los pequefios Muni-
cipios que constituyen los centros naturales de organizaci6n de la
vida rural.
Las estadisticas fiscales nos muestran que, en conjunto, los
presupuestos de los Municipios colombianos han aumentado tanto
o mas que el de la Naci6n. Pero puede observarse que ese creci-
miento s6lo cobija alas capitals y a otros pocos distritos. El
pequelo Municipio, el Municipio rural, es decir, aquel donde la
poblaci6n dispersa en los campos es notoriamente mayor que la
aglomerada en el centro urban, ha permanecido por lo general
estacionario o se encuentra en franco retroceso.
El xodo rural, aqui como en otros paises, afecta gravemente
a los centros urbanos de los pequefios Municipios. Pero en Colom-
bia la violencia intensific6 todavia m6s ese fen6meno en los iltimos
afios. Muchos,-distritos municipales han perdido sus classes diri-
gentes y la administraci6n local sufre, naturalmente, las conse-
cuencias de ese hecho lamentable. Media ademis lo defectuoso del
sistema de ingresos pfblicos y la influencia nefasta del caciquismo
que dificulta el cobro just de las contribuciones. Los servicios
pfblicos, como podia esperarse, son desde todo punto de vista in-
suficientes y a veces no existen.
Se hacen esfuerzos, es verdad, para remediar esos males; casi
siempre al trav6s de auxilios de la Naci6n y de los Departamentos.
En algunos lugares se nota, inclusive, un resurgimiento del espi-


-68-









ritu piblico, y hay gentes abnegadas que se convierten en ap6s-
toles de una causa: la del colegio local, la de los servicios hospita-
larios. Pero en otras parties hay la inmovilidad y hasta la desinte-
graci6n. Es notorio, sobre todo, que, con -raras excepciones, los
grandes propietarios de tierras, ausentistas por lo regular, nada
hacen por contribuir a mejorar el Municipio y sus servicios, fa-
Ilando asi en sus obligaciones sociales,, precisamente con respect
a la region de donde derivan ingresos y provechos.
Todo esto es lamentable, porque el papel del centro urban en
los pequefios Municipios rurales es de la mayor importancia. Desde
alli tiene que ejercitarse la direcci6n local de la vida campesina,
y el poblado es tambien el centro hercantil, social y civico. Una
acci6n verdaderamente eficaz para mejorar la vida campesina tiene
que apoyarse en el. Con certera intuici6n lo sefial6 asi el Profesor
L6pez de Mesa hace ya veintisiete afios, y hoy debemos lamentar
que la campafia llamada de la cultural aldeana, que 61 proyect6 e
inici6, se-hubiera abandonado.
El Comit6 Nacional Agrario contempl6 este problema, lo mis-
mo que la Comisi6n Tercera Constitucional, principalmente al
considerar lo relacionado con los gravAmenes fiscales a la propie-
dad territorial, punto este iltimo que el Comit6 estudia actual-
mente. Cuando se propuso crear para la reform agraria recursos
financieros especificos por medio de un impuesto general sobre
las tierras se puso de present el hecho de que 6stas constituyen
la material gravable propia de los fiscos locales, y que si sobre ella
se establecen impuestos afectos a otros fines, la soluci6n del pro-
blema de los pequenios Municipios se alejara indefinidamente. Lo
indicado parece fortalecer los tesoros municipales organizando
debidamente el catastro y reformando las tarifas del impuesto
predial, lo cual, a la larga, tendria tambien efectos beneficos sobre
la estructura de la propiedad rdstica. Todo lo cual puede conciliarse
con la tendencia a concentrar parcialmente los rendimientos fiscales
que asi se obtengan en manos de entidades regionales, delegata-
rias o no del Instituto de la Reforma Agraria, que puedan organizer
con mayor eficacia y costo mas reducido servicios el6ctricos, re-
gular las corrientes de agua, promover ciertas formats de asisten-
cia social, etc.
El problema esta todavia en su fase de studio; pero se le
menciona aqui tan s6lo para dejar constancia de que el Comit6
Nacional Agrario y la Comisi6n consideran muy important tanto
una reorganizaci6n fundamental en el regimen de los tributes a la
tierra como un fortalecimiento de los pequefios Municipios rura-


-69-









les., Las dos materials se relacionan estrechamente, y al examinar-
las habri tambi6n que indagar si no cabe una modificaci6n al im-
puesto sobre el patrimonio que facility alzas mas grandes en las
tarifas del impuesto local sobre los funds. Como lo anunci6 opor-
tunamente el Comit6 Agrario, sera 6sta material de'un proyecto
separado.

EL PROYECTO Y LOS SERVICIOS DE ASISTENCIA RURAL

Se ha hecho el recuento, tal vez innecesario y desde luego:
incomplete, de lo que la Naci6n posee como mecanismos y medios
en el campo de la asistencia t6cnica, social y financiera a los sec-
tores rurales para explicar de nuevo la forma como el proyecto
de ley se ocup6 de esa material. El Comite Nacional Agrario tenia
ante si dos caminos distintos. El primero consistia en acometer
la redacci6n de un c6digo complete de political agricola que repro-
dujera, refundiera, corrigiera y complementara todo lo que en
nuestra legislaci6n existe sobre educaci6n rural, extension agrico-
la, higiene y sanidad humaha en los campos, vivienda, cooperatives'
y otras formas de asociaci6n, sanidad vegetal y pecuaria, studio
de suelos, investigaciones, cr6dito, etc. Es possible que'un proyecto
de esa clase hubiera satisfecho a los espiritus rigidamente siste-
maticos, y seguramente habria hecho menor el nimero de los
celosos ciudadanos que se sintieron obligados a prevenir al pais
sobre los inconvenientes de una iniciativa que persigue hacer mis
propietarios pero que no enumera complete y-detalladamente todos
los servicios que a la luz de los mas altos requerimientos de la vida
modern se les podrian prestar. Pero no crey6 el Comit6, como no
lo ha creido vuestra Comisi6n, que ese trabajo tuviera positive
utilidad. El empefio de realizarlo habria, por otra parte, demorado
quien sabe hasta qu6 remota fecha la iniciaci6n de la reform. A
este respect conviene advertir que no siempre la exigencia de
esa clase de repeticiones innecesarias obedece a falta de informa-
ci6n o a una aguda mania codificadora; el espiritu de procastina-
ci6n juega a menudo en ello un papel, lo mismo que los intereses
existentes, ya que a 6stos conviene que se prolonguen por meses
y afios los studios preliminares. Es la misma posici6n de quienes
afirman que antes de redactarse la reform se deberia haber ago-
tado el studio de las zonas, climas y suelos, hasta tener clasifi-
cado, de acuerdo con sus caracteristicas y mis econ6mica destina-
ci6n, el iltimo trozo del territorio national. 0 la de quienes sostie-
nen que no puede: hacerse una reform agraria sin haber antes


-70-








eliminado por complete el analfabetismo en los pobladores del
campo.
El otro camino, que fue el seguido en el proyecto, parte de
lo existente. Se aplica principalment,e a considerar el tema concrete
de la tenencia de la tierra, sobre la base de que todos los meca-
nismos e instituciones ,que hoy funcionan para los actuales pro-
pietarios siguen a la disposici6n de los nuevos adquirentes de
tierras. Como, naturalmente, rio se ignora que hay falls de coor,
dinaci6n, se prev6n medidas para remediarlas, y como tampoco se
desconoce que los recursos de esas instituciones son, por lo regu-
lar, insuficientes, se consagran normas para que el Instituto de la
Reforma Agraria los complement. El tema de las relaciones entire
el Institute y los otros organisms administrativos y estableci-
mientos pdblicos que prestan servicios de asistencia rural sera
examinado mis adelante. Ahora conviene indicar las disposiciones
del proyecto que tocan con la material a que nos venimos refiriendo.
En material educativa el problema tiene dos aspects diferen-
tes. De un lado esta la necesidad de preparar personal competent
para la ejecuci6n de la reform. Esta va a implicar muchos estu-
dios y trabajos, unos de alta tecnica y otros que apenas requieren
un modesto nivel de conocimientos. SerA necesario preparer mas
agr6nomos, veterinarios y economists agricolas; pero tambi6n
simples agrimensores, avaluadores y otros experts para opera-
ciones mas simples, es decir, personal de campo. Seguramente en
algunos casos sera indispensable contratar con t6cnicos o firmas
extranjeras ciertos studios, por ejemplo en el ramo de la inge-
nieria hidriulica. El proyecto original, en su articulo 99, trae pro-
visiones sobre estos puntos, las cuales han pasado a figurar en el
articulo 106 del texto que present la Comisi6n. El Gobierno Na-
cional y el Instituto quedan autorizados para organizer la prepa-
raci6n del personal t6cnico superior y del personal de campo que
debe prestar sus servicios en el desarrollo de la reform, y para
tal efecto podrAn celebrar arreglos y contratos con las universi-
dades y otros establecimientos de ensefianza, lo mismo que con el
Servicio Nacional de Aprendizaje y con entidades extranjeras e
internacionales. Es obvio, ademas, que teniendo el Instituto y las
corporaciones aut6nomas regionales autonomia administiativa,
pueden contratar ciertos studios o trabajos con firmas tecnicas
nacionales o extranjeras.
Tanto la FAO como la OEA han ofrecido ya su cooperaci6n
t6cnica y financier para la preparaci6n del personal.
De otro lado, es indiscutible que, fuera de la asistencia y con-


-71 -








sejos t6cnicos que a los campesinos preste el personal del Instituto
y de los otros organisms administrativos, debe intensificarse la
educaci6n general de las masas rurales e incluir en ella una ins-
trucci6n practice sobre agriculture y ganaderia. Estos son proble-
mas que dependent del Ministerio de la Educaci6n Nacional. Pero
el senior Presidente de la Repdblica ha querido que en relaci6n
con ellos preste cooperaci6n el Comit6 Nacional, Agrario, y ya
-funciona una comisi6n de experts nombrada por 6ste para pre-
parar un informed sobre lo que precisa hacer, no s6lo respect de
la preparaci6n del personal que ha de ejecutar la reform y pres-
tar servicios de asistencia rural, sino para fomentar la -ensefianza
agricola en sus distintas escalas: escuela primaria, escuelas com-
plementarias, liceos y universidades.

En lo que toca a los servicios de asistencia, llamo la atenci6n'
sobre las siguientes disposiciones del proyecto:
El ordinal 5 del articulo 19 sefiala entire los fines de la ley
elevar el nivel de vida de la poblaci6n campesina por la coordina-
ci6n y fomento de los servicios relacionados con la asistencia tic-
nica, el cr6dito agricola, la vivienda, la organizaci6n de los mer-
cados, la salud y la seguridad social, el almacenamiento y conser-
vaci6n de los products y el fomento de las cooperatives.
El ordinal h) del articulo 3 prev6 que el Instituto d6 a los
cultivadores, directamente o con la cooperaci6n de otras entidades,
la ayuda tecnica y financiera necesaria para su establecimiento
en las tierras que se colonicen o parcelen, lo mismo que para la
adecuada explotaci6n de 6stas y el transporte y venta de los pro-
ductos.
El ordinal j) del mismo articulo enumera entire las funciones
del Instituto la de "requerir de las entidades correspondientes la
prestaci6n de los servicios relacionados con la vida rural en las
zonas donde desarrolle sus actividades; coordinar el funcionamiento
de ellos y prestar ayuda econ6mica para su creaci6n y funciona-
miento, cuando fuere necesario.
El ordinal k) del mismo articulo encomienda al Instituto la
funci6n de promover la formaci6n de las "unidades de acci6n
rural" sobre las cuales se hard mis adelante una explicaci6n de-
tallada.
Conforme al articulo 49, el Instituto promovera la prestaci6n
de servicios de asistencia t6cnica, econ6mica y social por las agen-
cias administrativas y establecimientos pfblicos correspondientes,
dentro de las zonas de cplonizaci6n; los coordinard debidamente


-72-








y, en caso necesario, prestark cooperaci6n financier a esas enti-
dades o establecerA por si mismo los servicios que 6stas no puedan
prestar.
La ayuda a las comunidades indigenas esta contemplada en
el articulo 94 del texto que present la Comisi6n.

Bajo el titulo general de "Servicios Rurales", los articulos 95,
96, 97, 98 y 99 del proyecto revisado amplian las disposiciones ya
indicadas. Conviene destacar sobre todo lo siguiente:
La labor de promoci6n y coordinaci6n de los servicios de asis-
tencia t6cnica, social y financiera; la cooperaci6n con su personal,
organizaci6n y recursos que a ellos darA el Instituto y la facultad
de organizarlos directamente mientras las entidades a quienes
corresponda no puedan hacerlo en satisfactorias condiciones, dicen
referencia no s61o a las zonas cobijadas por labores de colonizaci6n
dirigida, parcelaci6n y concentraci6n parcelarias, sino tambien a
las zonas de colonizaci6n espontAnea. Fue esta ultima una reform
introducida por la Comisi6n y que se justifica plenamente, ya que
en vastas regions del pais que eran tierras'baldias, o que podian
considerarse como tales, miles de pequeios colonos han penetrado
sin ayuda, o casi sin ayuda alguna, y han formado o estAn for-
mando explotaciones, y ya tambi6n porque ese movimiento espon-
tineo no habrA de detenerse en lo future. Si se justifica prever la
prestaci6n de asistencia a quienes vayan a zonas de colonizaci6n
dirigida o de parcelaci6n, mayores razones existen para ayudar a
esos otros colombianos. Adem6s, se ha comprobado repetidas veces
que es la falta de una ayuda oportuna lo que obliga a los colonos
espontdneos a abandonar sus explotaciones incipientes, vendiendo
sus mejoras, y por ese camino se han formado grandes latifundios
en las tierras nuevas. A tal fen6meno debe pon6rsele coto, no s6lo
con las otras medidas que contempla el proyecto, sino acudiendo
oportunamente a introducir cierta racionalizaci6n en las coloniza-
ciones espontaneas y a organizer en estas debidamente servicios
de asistencia a los medianos y pequefios colonos.
El articulo 96 autoriza al Instituto para establecer directa-
mente ciertos servicios relacionados con el empleo de maquinaria
agricola o de animals de labor; el beneficio, empaque y transport
de los products agricolas y pecuarios; el ensilaje y almacenamien-
to; las ventas por comisariatos y el mejoramiento de las viviendas
rurales, lo mismo que para promover el establecimiento de peque-
fias industries y de granjas de demostraci6n y capacitaci6n con
escuelas complementarias anexas.

73 -









El articulo 97 ordena al Gobierno estudiar, en asocio del Ins.
tituto y de los restantes establecimientos pilblicos que prestan
servicios relacionados con la actividad agricola o ganadera, la
posibilidad de coordinar el funcionamiento local de tales servicios
por medio de "unidades de acci6n rural" qie los concentren local-
mente, unifiquen sus relaciones con los usuarios de la zona y
prepare la organizaci6n cooperative de 6stos.
Esta idea de las "unidades de acci6n rural" puede ser extraor-
dinariamente fecunda. El dia en que los campesinos de un Muni-
cipio deban entenderse tan s6lo'con una oficina que les d6 las
inidicaciones tecnicas pertinentes, abra los cr6ditos necesarios, su-
ministre por cuenta de 6stos la semilla, cargue el costo de los
servicios de maquinaria,,si fuere el caso, abone el valor de los
products que aqu6llos entreguen, etc., se habri dado un paso muy
important en el sentido de simplificar, facilitar y hacer mAs
econ6mica la asistencia rural. No es impossible pensar tampoco en
que al lado de esos servicios tecnicos y financieros se concentren
otros: la escuela complementaria agricola, el puesto de salud, la
promoci6n de los clubes juveniles, los comisariatos. Se tendrian
asi centros a cuyo alrededor se organizaria la vida campesina y
de los cuales podrd irradiar una persistent y cada vez mis amplia
acci6n civilizadora que hallaria. en los m4todos de acci6n comunal
su natural complement. La inscripci6n de los usuarios en esos
centros puede constituir tambi6n la primera etapa de la organiza-
ci6n cooperative para cuyo desarrollo es necesario explorer medios
mis efectivos. que los s6guidos hasta ahora, los cuales han sido
copiados sin much discernimiento de paises donde el nivel cultural
y el desarrollo deL espiritu de asociaci6n difieren tanto de lo que
aqui existe.
No s.e trata de una utopia; algunos ensayos afortunados de
organizaciones semejantes a la descrita se han levado ya a cabo
por parEiculares o por ,Curas Parrocos. Evidentemente, existen
problems de organizaci6n que deben ser resueltos; hay que coor-
dinar la acci6n de various organismos distintos, y se deberA, sin
duda, comenzar por el establecimiento de centros pilots que vayan
suministrando la necesaria experiencia. Pero hay ahi un vasto
campo para la acci6n de los gobiernos, una hermosa y fecunda
tarea para transformar la vida rural, haciendo que no sea mis ese
algo inorganico y primitive, donde el campesino aislado apenas si
tiene contactos ocasionales con 'el Estado y la comunidad.
El articulo 93 original del proyecto no ofrecia, en la forma
como fue concebido, bases prActicas para contribuir a remediar la


-74-








ausencia de suficientes capitals en las pequefias explotaciones
agricolas y ganaderas. Vuestra Comisi6n lo ha reemplazado por
el que es hoy el articulo 98. De acuerdo con 6ste, el cupo de redes-
cuento de la Caja de Cr6dito Agrario en el Banco de la Repiblica
tendrd un inmediato y substantial aumento. Por otra parte, se
prev6 un sistema para que el Instituto Coldmbiano de la Reforma
Agraria refuerce los recursos de la Caja y 6sta preste a su vez
ayuda crediticia a los campesinos cobijados por las operaciones
de colonizaci6n, parcelaci6n y concentraci6n parcelaria. Es esta
una de las pocas reforms que, 'despues de detenido studio, se
crey6 convenient y possible introducir a la legislaci6n vigente
sobre credito agricola.
A virtud de una disposici6n legal vigente, lo establecido res-
pecto de cupo de redescuento para la Caja de Cr6dito Agrario
beneficiary tambi6n al Banco Ganadero.
El articulo 99 del proyecto revisado es enteramente nuevo.
DespuBs de examiner la situaci6n y operaciones del Instituto Na-
cional de Abastecimlentos, se hall convenient facultarlo para
otorgar.pr6stamos a las cooperatives, a objeto de que 6stas puedan
adquirir de sus miembros los articulos agricolas o pecuarios que
ellos produzcan y transportarlos y venderlos, y para que puedan
establecer plants de beneficio e instalaciones de almacenamiento.
Atras se indic6 c6mo la ausencia de asociaciones campesinas
dificulta organizer el mercado de los products del campo y limita
forzosamente la acci6n del Instituto Nacional de Abastecimientos.
Sin duda 6ste podria hoy, de ,acuerdo con las normas vigentes,
nombrar a una cooperative como agent suyo para que comprara
los products a los precious de sustentaci6n que 61 mismo fija; pero
no esta autorizado para otorgar prestamos. Con la nueva disposi-
ci6n que se propone podran las cooperatives recibir de sus miem-
bros los products pagando los precious de sustentaci6n, sin riesgo
alguno, y si el precio del mercado sube a niveles mis altos, realizar
un beneficio adicional distribuible entire los miembros. Ademds se
podri operar en renglones con respect a los cuales no intervene
hoy el Instituto. Si de la Reforma Social Agraria result, como
cabe esperarlo, un gran fomento de la peqhefia explotaci6n gana-
dera, la organizaci6n de cooperatives para la leche y products
lecheros sera un complement indispensable. En otros paises es
en este rengl6n donde el movimiento cooperative se ha presentado
mas pronta e intensamente.
Sobre las cooperatives cabe ademns sefialar que el proyecto
ha dado much importancia a fomentarlas, y vuestra Comisi6n ha


-75-
-1-








reforzado las disposiciones originales con un nuevo articulo que
es el 100 del texto revisado. De acuerdo con este articulo y con el
literal k) del articulo 3, el Instituto promoverA la formaci6n de
cooperatives agricolas para cumplir las funciones que en la dispo-
sici6n primeramente citada se sefialan; les prestarA asistencia
tecnica; gestionarA que se les conceda4 las facilidades de cr6dito
previstas por las leyes; podrA asistirlas por medio de pr6stamos
especiales en dinero o en especie y encargarse de ejecutar para
ellas ciertas obras. Especial atenci6n habra de prestarse, como ya
qued6 indicado arriba, a las funciones de mercadeo y transport,
para lo cual la cooperaci6n del Instituto Nacional de Abasteci-
mientos esta especialmente prevista.
No sobra anotar de una vez que las cooperatives podran ob-
tener tierras en los sectors de colonizaci6n o parcelaci6n.
La relaci6n que antecede muestra la preocupaci6n del proyecto
porque se den a los campesinos en las zonas de colonizaci6n diri-
gida o espontanea, en las de parcelaci6n y en Jas de concentraci6n
parcelaria, los necesarios servicios de asistencia t6cnica, social y
financiera. Muestra ademds que se han sentado bases positivas,
como la referente a las unidades de acci6n rural, para que esos
servicios se coordinen y se presten mejor en todo el pais.
La afirmaci6n de que se estA proyectando un simple reparto
de tierras sin prever media alguna para facilitar a los campesinos
la explotaci6n adecuada de ellas, carece, pues, en absolute, de
fundamento.
Pero al mismo tiempo esta claro que el Instituto Colombiano
de la Reforma Agraria no va a sustituir a los organismos ya exis-
'tentes ni a reproducir las funciones hoy encomendadas a 6stos.

Los extremes de toda esta cuesti6n pueden ser expresados asi:
1. Aparte de algunas provisions sobre redescuentos de la
Caja de Cr6dito Agrario y el Banco Ganadero y sobre relaciones
entire el Instituto Nacional de Abastecimientos y las cooperatives
en material de mercadeo y transport de products agropecuarios,
el proyecto 'no reform con caracter general las disposiciones hoy
existentes que tocan con la asistencia tecnica, social y financiera
a los campesinos. Para el conjunto del pais continuaran funcio-
nando, sin interferencia del Instituto, las organizaciones actuales.
2. Se ha considerado, sin embargo, que debe emprenderse
una labor de perfeccionamiento de esos servicios, buscando, ante.
todo, unificar su funcionamiento local al trav6s de las lamadas
"unidades de acci6n rural". El proyecto contempla esa evoluci6n


-76-








y ordena al Gobierno adelantar, en acuerdo con el Instituto y otros
establecimientos pfiblicos, una definida campaiia para la organi-
zaci6n cooperative de los campesinos. El Instituto de la Reforma
Agraria prestarA su ayuda a la organizaci6n cooperative. En este
catnpo concrete su actividad no estarA limitada a las zonas de co-
lonizaci6n, parcelaci6n o concentraci6n parcelaria.
3. En las zonas a donde el Instituto extienda sus actividades
buscard que, por las entidades a quienes corresponda, se presten
los servicios de asistencia t6cnica, social y financiera; coordinarA
el funcionamiento de esos servicios en unidades de acci6n rural y
podra prestar, en caso necesario, ayuda con su personal, su orga-
nizaci6n y sus propios recursos. Si los establecimientos existentes
no pueden prestar en.determinada zona sus servicios, los prestara
directamente el Instituto. Para algunos de 6stos prev6 el articulo
96 del proyecto una acci6n propia de esa entidad.
Ha estimado vuestra Comisi6n, al igual que el Comit6 Nacio-
nal Agrario, que las soluciones adoptadas son convenientes y se
cifien a la realidad del pais. En tiempo anterior se puso de pre-
sente la tendencia a refundir en un institute encargado de la
reform agraria los organismos ya existentes en material de cre-
dito, regulaci6n del mercad6, extension agricola, etc. No cree la
Comisi6n que ese sea un buen camino y no halla razonable acu-
mular en una sola instituci6n el manejo de tantas y tan complejas
materials. Por otra parte, la incorporaci6n de entidades ya orga-
nizadas a un establecimiento nuevo se traduciria seguramente por
lo menos en una transitoria desorganizaci6n que no hay para qu6
provocar.
Las explicaciones. que aqui se han consignado muestran tam-
bi6n'que no son justas las afirmaciones, tan a menudo repetidas,
de que el Instituto de la Reforma Agraria va a ser un gigantesco
monstruo que dominara toda la vida econ6mica del pais con pp-
deres omnimodos y extensisimos. Puede verse, por el contrario, que
se le mantiene dentro de lines priecisas, para funciones muy con-
cretas y definidas. -
Se ha sugerido que esas funciones del Instituto podrian ser
encomendadas a la Caja de Cr6dito Agrario, siendo por lo tanto
innecesaria la creaci6n de una entidad nueva. La Comisi6n no
compare ese punto de vista. Mis adelante se expondran las razo-
nes que, en nuestro concept, justifican la creaci6n del Instituto.
Por el moment basta observer que no result 16gica la posici6n
de quienes tachan al Instituto por considerarlo demasiado grande
y potente, y al mismo tiempo proponen que la Caja Agraria asuma


-77-








todas las funciones que para 61 se han previsto. Seria la Caja la
que vendria a quedar asi convertida en un organismo de propor-
ciones desmesuradas, con muy probable dafio para el eficiente
funcionamiento de los servicios de cr6dito en el pais.
No deseo cerrar este Capitulo de la ponencia sin advertir que
el Comit6 Nacional Agrario y vuestra Comisi6n Tercera Constitu-
cional han tenido buen cuidado de no imponer al Instituto ni a los
otros establecimientos existentes obligaciones imperativas de pres-
tar a todos y a cada uno de los nuevos colonizadores y parcelarios
servicios completos y perfectos,'grandemente superiores a aque-
llos de que pueden disponer los pequefios propietarios actuales.
Esa mania del perfeceionalismo no tiene justificaci6n, conduce a
situaciones inequitativas y, al aumentar tremendamente los cos-
tos, recortaria la extension y efectos de la reform, reduci6ndola
al beneficio de un pequefio grupo de privilegiados. Para emplear
una frase que ya se ha hecho comin, diremos que la reform debe
adelantarse "a la colombiana", es decir, tomando en cuenta lo
limitado de los recursos 'nacionales. Los esfuerzos deben concen-
trarse preferentemente en el aumento de la productividad y del
ingreso, procurando, claro esta, encauzar tal aumento hacia la ele-
vaci6n de los niveles de vida, y evitando cuidadosamente reempla-
zar con didivas o ayudas excesivamente generosas lo que el cam-
pesino debe alcanzar con su personal esfuerzo. La generosidad
excesiva para algunos significaria ausencia de ayuda para otros,
y 6se no es, ciertamente, el espiritu de la reform social agraria.


ESTRUCTURA DE LA PROPIEDAD AGRARIA. USO DE LA, TIERRA.
RAZONES PARA LA REFORM AGRARIA

No se dispone en Colombia de cifras dignas de complete fe
sobre la distribuci6n de la propiedad rdstica y tampoco de un censo
de las explotaciones agricolas. En diferentes 6pocas se han reali-
zado investigaciones parciales para un product (caf6, algod6n o
tabaco, por ejemplo), o para un Departamento, como la que se
adelant6 recientemente en el Valle del Cauca, y cuya tabulaci6n,
infortunadamente, no esti ain terminada. Igualmente se han he-
cho calculos sobre muestras sacadas del censo de 1951, cuyas im-
perfecciones son universalmente reconocidas. Se acude con fre-
cuencia a las estadisticas catastrales; pero 6stas dan el ndmero de
predios sin indicar el de propietarios, y quienes las han confron-
tado con la realidad hallaron casi siempre que, en lo que respect
a las grandes propiedades, la cabida que figure en las fichas del


-78-








catastro, cuando no se han hecho todavia levantamientos tbpo-
grificos o aerofotogram6tricos por la autoridad pfiblica, es inferior
a la que los predios efectivamente tienen. Hay una tendencia a la
disminuci6n del latifundio, que responded principalmente al deseo
de evadir la carga tributaria, pero que'tambi6n tiene su origen en
otras causes. Hay ademAs funds que ni siquiera se han incluido
en los registros catastrales. No es aventurado afirmar, pues, que
la concentraci6n de la propiedad rural es mayor de lo que muestran
las imperfectas estadisticas disponibles. En lo que toca a la re-
partici6n de las superficies, segfn la explotaci6n a que se encuen-
tran destinadas, los datos que suelen darse al piblico deben ser
apreciados todavia con mayores precauciones.
El Ministerio de Agricultura prepare para la II Reuni6n T6c-
nica Latinoamericana sobre Problemas de la Tierra algunos docu-
mentos y cuadros estadisticos que, segfn se advierte en el respec-
tivo folleto, fueron tomados a su vez de diferentes publicaciones-
y tienen variados origenes. Al parecer no se hizo sobre ellos nin-
gun studio critic serio, y no les podemos dar sino un valor muy
relative. Con todo, a falta de otros mas recientes y mejores, a
ellos habremos de referirnos con frecuencia en este Capitulo.
No obstante lo anterior, los grandes rasgos' caracteristicos
del problema de la tenencia de la tierra en Colombia son fMcilmente
identificables: la estructura de la propiedad es defectuosa en grado,
notorio, y la destinaci6n que se da a las tierras tambi6n lo es. Uno
y otro aspect se examinarAn en seguida con la brevedad que las
circunstancias imponen.

En las "Bases de un Programa de Fomento para Colombia",
escritas por la primera Misi6n Currie, la situaci6n existente en-
tonces se, apreciaba asi:
En promedio, las fincas tienen dos hectdreas de tierra cultivada. Puesto
que en el promedio se incluyen muy grandes haciendas destinadas al cultivo
de la cafia de azicar, el arroz y el algod6n, el tamaiio de la mayoria de las
fincas es considerablemente inferior. Gran parte de los cafetales son pequefios;
el 87 por ciento tiene menos de 5.000 Arboles y el promedio es cercano a 3.000,
cultivados en mas o menos tres hectareas, con tierra adicional para cultivos
de subsistencia. Sin embargo, un poco mas de la mitad de los Arboles de
cafe se encuentra en el.13 por ciento de los ,cafetales restantes. Las haciendas
ganaderas tienen reducidas extensions cultivadas, si es que las tienen, y por
regla general son empresas en grande escala. Las montafias y valles inter-
medios cubren solamente dos quintas parties de la extension geografica' del
pais y proporcionan albergue y subsistencia al 95 por ciento o mis de la
poblaci6n... En la region mis densamente poblada del pais, la tierra se
utiliza en fforma singular. Por lo general, las extensions plans, situadas


-79-










en f6rtiles valles se dedican a la ganaderia mientras que para la agricul-
tur se emplean las faldas de las montafias... Las tierras pobres de las mon-
tafias estin superpobladas en relaci6n con los recursos del suelo; y gran
parte de las tierras plans (con excepci6n de aquellas dedicadas al cultivo
de arroz, cafia de azdcar y algod6n) se emplea para la ganaderia, utilizaci6n
en la cual una determinada extension proporciona subsistencia,.a relativamente
pocas families. El temor al paludismo y otras enfermedades como tambi6n
la dificultad para obtener tierras cultivables en los valles o mesetas pueden
contribuir a la densidad de poblaci6nen las montailas. De todas maneras, el
ganado engorda en las planicies mientras que la gente lucha en las montafias
para lograr una subsistencia apenas suficiente. A pesar de que los rendimien-
tos obtenidos de la ganaderia son frecuentemente muy elevados, tal utiliza-
ci6n de la tierra no es la mejbr. Pero parece que las compensaciones pesan
mas que las consideraciones econ6micas en la mente de los duefios de las
grandes haciendas ganaderas. Ademas, estas tierras pagan impuestos muy
bajos y constituyen inversiones seguras. Aun cuando el duefio quizAs vive en
una ciudad distant de la hacienda, sin vigilar de cerca su explotaci6n, una
finca ganadera casi siempre produce bastante para que su propietario viva
muy bien. Las grandes haciendas constituyen la regla general en prometedoras
regions agricolas tales como la del Sini. La Misi6n supo de casos en que
la tierra se vendia a $1.200.00 por hectArea, cuando para fines tributaries
se.avaluaba entire $200.00 a $300.00 y la renta de cada hectArea era de
mis o menos $ 180.00.
Parece que algunas grandes haciendas, especialmente las productoras de
cafia de azicar y arroz, son bastante eficientes y han obtenido una elevada
productividad con la utilizaci6n de equipo mecanizado enproporci6n consi-
derable. Sin embargo, hay que reconocer que esta clase de haciendas impide
a las families desposeidas o a qu6llas propietarias de, extensions demasiado
reducidas el acceso a la tierra para obtener un vivir satisfactorio. Econ6mica-
mente, muchas grandes haciendas son eficientes, pero no proporcionan niveles
de vida elevados a las families que viven o trabajan en ellas. Seria raro, por
ejemplo, que los rendimientos de una hacienda grande ocupada por el bro-
pietario y 24 trabajadores (25 families en total), proporcione a mis de dos
o tres de las families ingresos suficientes para que constituyan unidades adqui-
sitivas importantes o para que puedan mantener niveles de vida satisfactorios.
Por otra parte, en muchas otras regions (por ejemplo Narifio, Santander y
Boyaca), el problema de los minifundios, o sea la excesiva subdivision de la
propiedad en parcelas antiecon6micas, impide el eficiente aprovechamiento de
la tierra.
Gran n~mero de families tratan de subsistir con lo que produce una
reducida parcela de terreno, con frecuencia' situada en pendientes del 50 por
ciento y aun del 100 por ciento (45 grades). Como resultado la tierra se
explota demasiado, se expone -a la 'erosi6n y otros problems, y no puede
proporcionar un nivel de vida decent. Esta forma de utilizar la tierra es una
de las causes mAs importantes de la baja productividad agricola y de la
extendida pobreza de las zonas rurales.

Mis adelante, al formular sus recomendaciones, decia la Misi6n:

Probablemente el factor de mAs important influencia en la baja pro-
ductividad de la agriculture en Colombia, es la antiecon6mica y parad6jica


-80-









utilizaci6n de ia tierra... De modo que hay dos soluciones para el problema.
procurar una mejor y mis econ6mica utilizaci6n de la tierra, especialmente
de los campos situados en los ricos valles y sabanas; y proporcionar mayores
oportunidades a aquellos que cultivan la tierra para que adquieran terrenos.
En Suiza, donde las tierras arables plans son tambi6n muy escasas, esta
estrietamente limitada la posibilidad de propietarios ausentes. Aquellos que
poseen tierra laborable deben vivir en ella. Colombia podria estudiar este
precedent con provecho, puesto que la limitaci6n de la propiedad a exten-
siones de tierra suficientes para suministrar una subsistencia adecuada por
medio de cultivos intensivos, conducira casi automAticamente a una mejor uti-
lizaci6n de la tierra, ademas de producer beneficios sociales obvious. Parece
que se dispone de extensions considerable de buenas tierras que pueden y
deben usarse mejor, a saber:
1. Las tierras de propiedad privada que se cultivan deficientemente.
2. Tierras incultas de propiedad pfiblica.
3. Pequefias y antiecon6micas fincas que podrian reunirse en unidades
mis eficientes, cuando algunos de los trabajadores actuales se dediquen a
nuevas ocupaciones agricolas o a empleos industriales, y
4. Nuevas tierras que podrian hacerse fitiles para la agriculture por medio
de irrigaciones o drenajes, como algunos sectors en el valle del Sind y el
norte del Tolima. Para lograr que estas extensions de tierra sean cultivadas
efectivamente, sera necesario suministrar asistencia tecnica y financiera y
mejorar la salud, la educaci6n y los servicios de transport.
Colombia mal puede soportar la subutilizaci6n de sus limitadas tierras
arables. Esta es, por lo tanto, cuesti6n de interns de toda la comunidad y no
del propietario particular solamente.

Sobre los datos del censo de 1938, la Misi6n calculaba que en
ese afio las personas econ6micamente activas en la agriculture eran
1.767.000, y decia: "Se calcula que, de este nimero aproximada-
mente la tercera parte era de agricultores, propietarios y adminis-
tradores de various tipos; cerca de la sexta parte era de arrendata-
rios y aparceros, y el resto, o sea casi el 50%, eran trabajadores
asalariados".

En su studio sobre "El Desarrollo Econ6mico de Colombia",
la Comisi6n Econ6mica para la Am6rica Latina (CEPAL) examine
asi el problema:
Es muy escasa la informaci6n numerica de que se dispone con respect
a la estructura de las explotaciones agropecuarias, en tanto que la falta ab-
soluta de informaci6n impedira hacer un analisis de la estructura de la pro-
piedad agraria.
SSegin fuentes oficiales y a base de los resultados preliminares del Censo
Nacional de 1951, existirian en Colombia 1.590.933 fincas rurales, de las cua-
les 1.370.382 estariah ubicadas en los 16 Departamentos y el resto en los demis
territories nacionales. Esta cifra comprende explotaciones agricolas propia-
mente dichas y pequefias poblaciones que por su escaso ndmero de habitantes
no se consideran como centros urbanos.


-81 -


R. Agraria-6









El calculo realizado sobre la muestra del censo mencionado indicaria la
existencia en los 16 Departamentos del pais de 820.842 explotaciones agrope-
cuarias debidamente clasificadas por tamafio. Esta cifra -no official y sujeta
a correcciones- puede considerarse, sin embargo, como una muestra suficiente
para conocer el orden de magnitude de la situaci6n de la estructura por tamafio
de las explotaciones agropecuarias.
El anilisis de esos cAlculos confirm la existencia del minifundio y
tambi6n la del latifundio. Ambos constituyen problems graves al contarse
entire los mAs fuertes obstaculos que enfrenta el pais en su desarrollo agricola.
Por su gran nimero y pequefia superficie, el minifundio mantiene ociosa una
proporci6n important de la fuerza de trabajo, dificulta la tecnificaci6n de los
cultivos y agota y esteriliza los suelos en una explotaci6n exhaustive deter-
minada por la excesiva presi6n demogrifica que sobre ellos se ejerce. El lati-
fundio cubre grandes Areas dedicadas a la ganaderia extensive, el nivel de
ocupaci6n es infimo, la tecnica atrasada y la productividad extraordinaria-
mente baja, tanto si se mide por unidad de superficie como a travys de la
mano de obra ocupada; su situaci6n juridica de predios en propiedad los
hace inaccesibles a los campesinos sin tierra, como no sea en pequefias ex-
tensiones dadas en aparceria, que a su vez estin afectadas por los problems
de la microexplotaci6n.
Existe tambien un cierto nimero de explotaciones de buena dimension,
entire las cuales es possible encontrar integradas la agriculture con la gana-
deria, y un nivel tecnico que 'puede considerarse acceptable en comparaci6n
con el de otros tipos de explotaci6n.
Las 112.000 fincas menores de una hectirea represehtan el 13.7 por
ciento del total de explotaciones incluidas en la muestra, y disponen apenas
del 0.25 por ciento de la superficie total, equivalent a,56.000 hectAreas, en
tanto que por el otro extreme 32 predios de mis de 10.000 hectareas cada
uno poseerian en conjunto una superficie de 480.000 hectAreas. Aun recono-
ciendo que las condiciones del medio -cercania de los centros poblados, sa-
nidad, vias de comunicaci6n y transport, etc-- favorezcan apreciablemente
mis a las zonas en que estgn ubicados los minifundios, siempre subsiste el
hecho de que existe exagerada subdivision de tierras por un extreme, en
tanto que por el otro hay concentraci6n de grandes extensions en pocas
manos, en zonas que ya estan por lo menos semi-incorporadas a la economic.
S En el cuadro sobre distribuci6n por tamatio de las explotaciones se apre-
cia que las explotaciones de menos de 5 hectAreas, cuyo nimero equivale a
casi el 56 por ciento del total de explotaciones incluidas en la muestra, poseen
apenas algo mis del 4 por ciento del total de suelos de las explotaciones,'en
tanto que las explotaciones de mas de 500 hectAreas, que en nimero repre-
sentan el 0.54 por ciento del total, disponen del 31 por ciento de los suelos.
Entre las explotaciones de menos de 5 hectdreas cuentan las de propiedad de
los tenedores y otras en que la tenencia es precaria y temporal, como las
que se trabajan en aparceria. Las explotaciones de mis de 500 hectAreas
constituyen predios de propiedad de los empresarios, y algunas de ellas tienen
superficies mayores que las indicadas, correspondiendo la diferencia a peque-
fias y medianas explotaciones que se realizan por aparceria o por arriendo,
independierites de la explotaci6n principal.
Aunque no existen studios para determinar en cada region y piso
climitico la superficie 6ptima para los distintos tipos de explotaciones, podria
afirmarse a priori y de un modo muy general que no son econ6micamente


-82-










convenientes ni las inferiores a 2 hectareas ni las superiores a 500. S6lo por
excepci6n se justificarian explotaciones que quedaran fuera de estos margenes.
En el caso de explotaciones menores de 2 hectireas, cuyo n6mero al-
canza a 268.000 segin la muestra, se esti muy lejos de absorber la capacidad
de trabajo del campesino y su familiar, 'salvo cuando se trata de un cultivo
muy iitensivo, lo que no suele ocurrir en el pais. El insumo medio annual
de trabajo human por hectArea cultivada es de 73 jornadas, con un minimo
de 25 en el plAtano y un mAximo de 360 en las hortalizas. El caf6 insume
72.6 jornadas, el maiz 58, la papa 95, la yuca 93 y la cafia de azicar para
panela y miel 119.8. Si se acepta que la capacidad de trabajo de una familiar
campesina, compuesta de un promedio de cinco miembros, pudiera ser de 400
jornadas al afio, se aprecia que cualquier tipo de explotaci6n, como no sean
las hortalizas y 6stas combinadas con frutales, es incapaz de proporcionar
empleo pleno al campesino y su familiar. AdemAs, el valor de la producci6n
que se logra obtener es absolutamente insuficiente para llevarlo a otro nivel
de vida que supere al de subsistencia. El valor medio de la producci6n agrico-
la por hectArea en el pais es de $ 817.00; el de la producci6n de dos hectAreas
por miembro de familiar campesina dedicada a su cultivo seria entonces de
$324.00; y esto en el caso medio mis favorable, pues si el campesino esta
reducido a una hectArea, el valor bruto de la producci6n por miembro baja
a $162.00.
El anAlisis del cuadro indica que el 28 por ciento de las explotaciones
quedaria encuadrado dentro del tipo de finca familiar, o sea las que tienen
superficies de 5 a 20 hectareas. Todas estas fincas en conjunto absorben el
10.7 por ciento de las tierras explotadas. Las fincas familiares son principal-
mente agricolas, pero tambien explotan, aunque en pequefia escala, la ganaderia.
Las fincas de 20 a 100 hectAreas podrian considerarse como de tipo
median si poseen explotaci6n mixta agricola-ganadera, pues si s6lo son ga-
maderas no pasarian de ser fincas familiares. En conjunto, representan el
12.4 por ciento del total de explotaciones de la muestra y comprenden el 20.9
por ciento del total de las tierras.
Entre las que pudieran denominarse grandes explotaciones estin aque-
llas cuyas superficies van de 100 a 500 hectareas, con un ndmero que repre-
senta el 3 por ciento del total de las fincas. Su superficie total cubre el 33.2
por ciento de la tierra en explotaci6n. Cuando estas fincas estan activamente
explotadas, ya sea con agriculture o con ganaderia, o racionalmente traba-
jadas con explotaci6n mixta agricola-ganadera, aportan importantes cuotas a la
producci6n agropecuaria. Cuando no lo estAn, teniendo capacidad para produ-
cir, adquieren el caricter de latifundios en el sentido econ6mico y social del
concepto'
Con muy pocas excepciones, merecen tambi6n el calificativo de latifun-
dios las explotaciones de una superficie superior a 500 hectAreas, cuyo nime-
ro equivale al 0.54 por ciento del total de las explotaciones. La superficie
que cubren represent el 31 por ciento del total de las tierras incorporadas o
semi-incorporadas de los Departamentos. Estas explotaciones, en conjunto
con las que tienen superficies de 100 a 500 hectareas, poseen 14.6 millones
de hectareas, la mayor parte de las cuales se encuentra dedicada a la ganade-
ria extensive. Ahora bien, el valor de la producci6n bruta annual por hectArea
dedicada a la ganaderia alcanza s6lo a 49 pesos en promedio para todo el
pais. La capacidad media de sustentaci6n de las praderas de las tierras dedi-
cadas a la ganaderia es de 1.1 cabezas por hectarea, comparando unidades


-83-










homog6neas, tanto para las existencias ganaderas con todas sus species como
para los distintos tipos de praderas naturales y artificiales, permanentes y
estacionales.
La densidad ganadera llega s61o a 0.52 cabezas por hectarea si el total
de unidades homog6neas de ganado se compare con la superficie total dedicada
a la ganaderia. Estas densidades son muy bajas si se tiene present que alre-
dedor de un 37 por ciento del total de las superficies ganaderas son praderas
artificiales, y confir.na el grado tan acentuado de explotaci6n extensive que
tiene la ganaderia en Colombia.
Por otra parte, el insumo de mano de obra por hectirea dedicada a la
ganaderia es apenas de 7 jornadas al afio, de manera que una finca de 400
hectAreas que no hiciera cultivos absorberia 2.700 jornales anuales, lo' que
significa empleo permanent para s61o 10 a 12 obreros, ademas de la labor
de direcci6n del prqpietario o de su administrator. En otros t4rminos, un
obrero debe tender al cuidado del ganado'y de las praderas correspondien-
tes a 35-40 hectAreas. Este bajisimo nivel de ocupaci6n no esti compensado
por el uso de maquinas, y es un indice del caracter extensive de la ganaderia
colombiana. El bajo nivel de densidad ganadera y, en consecuencia, de pro-
ducci6n, determine un bajo coeficiente de producci6n y un nivel infimo de
productividad de la mano de obra, que s61o es de $7.00 por jornada de
trabajo, en tanto que en el sector agricola, cultivos, sube a $ 11.20 por jor-
nada; esto a pesar de que el iltimo sector utiliza en general tierras quebradas
y gastadas y tiene un insumo de mano de obra extraordinariamente alto, en
tanto que la ganaderia, por el contrario, emplea muy poca mano de obra y
entire las tierras que utiliza se encuentran las mejores del pais.

Comentando luego las cifras relacionadas con el valor del pro-
ducto bruto de la actividad agropecuaria, dice el mismo informed de
la CEPAL:

Otro aspect interesante es el que se refiere a la participaci6n de los
diversos sectors en la formaci6n del product bruto. Las cifras que se con-
signan en el cuadro 152 muestran que es el sector agricola, que s61o dispone
del 9.7 por ciento (2.9 millones de hectAreas) de la superficie utilizada, el que
prpporciona'el 64.5 por ciento del product bruto. La importancia relative del
sector cafetero esta dada por la participaci6n que tiene en su formaci6n, pues
aporta poco mas de una cuarta parte del total agropecuario.
En cambio, la ganaderia, que dispone del 90.3 por ciento del Area (29.8
millones de hectAreas) aporta tan s61o el 35.5 por ciento del valor agregado.
Si la relaci6n entire agriculture y ganaderia se expresara en funci6n de super-
ficie, ello significaria que una hectarea dedicada al cultivo da lugar a un
product bruto equivalent al de 17 hectareas dedicadas a la explotaci6n pe-
cuaria. Esas diferencias tan marcadas entire los sectors agricola y ganadero
son el reflejo de los sistemas extensivos y del bajo nivel tecnico que prevalecen
en las actividades pecuarias de Colombia.


La CEPAL hizo tambi6n un calculo sobre la distribuci6n del
ingreso neto de la poblaci6n rural entire obreros y pequefios empre-
sarios de una parte, y grandes empresarios, de otra. Para el primer


-84-









sector, el ingreso neto por habitante era en 1953 de $ 377.00 y para
el sector de grades empresarios de $ 2.146. La clasificaci6n de la
poblaci6n active en el sector agropecuario muestra, por otra parte,
que el n6mero de obreros y pequefios empresarios era de 2.065.000
y el de grandes empresarios de 150.000.
Se podrian citar muchos otros studios sobre la situaci6n co-
lombiana que destacan siempre los mismos rasgos caracteristicos:
una distribuci6n de la propiedad rural inequitativa y econ6mica-
mente perjudicial, y una errada destinaci6n de las tierras en muchas
regions del pais. Esa errada destinaci6n se traduce en bajos rendi-
mientos econ6micos y en un alto grado de desocupaci6n de la po-
blaci6n campesina.
Las estadisticas preparadas en 1959 por el Ministerio de Agri-
cultura, que se mencionaron atras est6n, desgraciadamente, pre-
sentadas en una forma tan defectuosa que no permit relacionar
debidamente el nfmero de propiedades dentro de cada escala con
el total de las hectareas que a dicha escala correspondent, ya que al
paso que en los cuadros que contienen la. clasificaci6n del ndmero
de predios en los Departamentos se incluyeron 1.752.066, sin indi-
car la superficie total ni la correspondiente a cada escala de cabidas,
otro cuadro que si da este filtimo dato s61o comprende 820.842
predios. Es necesario, por lo tanto, franscribir los dos y apreciarlos
con muchas reserves:

NUMERO TOTAL DE PREDIOS, SEGUN SU TAMAO,
EN LOS DEPARTAMENTOS
Superficies Numero %
De menos de 1 hectarea ... 324.347 18.51
De 1 a 5 hectareas ...... 513.826 29.33

Hasta 5 hectireas ........ 838.173. 47.84 838.173 47.84

MAs de 5 a 10 hectareas 417.176 23.81
MAs de 10 a 20*hectireas 299.950 17.12

MAs de 5 a 20 hectAreas 717.126 40.93 717.126 40.93

Hasta 20 hectareas ...... 1.555.299 88.37
MAs de 20 hasta 50 ...... 116.401 6.64
MAs de 50 a 100 ...... 50.007 2.85

Mbs de 20 a 100 ... ... 166.408 9.49 166.408 9.49


-85-










Superficies
Hasta 100 hectareas ....
Mas de 100 a 500 .....


Mas de 500 a 1.000 ...
Mas de 1.000 a 2.500 ...
Mas de 2.500 a 5.000 ..
Mas de 5.000 ..........

Mas de 500 ......... ...


Ntimero


25.010


1.43


1.721.707 97.86
25.010 1.43


3.380 0.20
1.450 0.10
444 0.06
75 0.03


5.349


TOTAL .......... 1.752.066


0.39

100.00


5.349 0.39

1.752.066 100.00


Si agrupamos los datos anteriores en cuatro grupos, asi: pequefia pro-
piedad hasta de 20 hectAreas, median de 20 a 100, grande de 100 a 500 y muy
grande de 500 en adelante, tenemos:


Pequefia ................. ..... .......
Mediana ...... ... ... ... .........
Grande ... ... .. .. ... .. ... ....
Muy grande ... ... ... ... ... .... ... ... ...

El segundo cuadro es el siguiente:


Tamaiio explotaciones
Menos de 5 hectareas .
Mis de 5 a 20 ...
Mas de 20 a 100 ...
MAs de 100 a 500 ...
MAs de 500 ......


Nfimero
459.380
430.550
101.384
25.072
4.456


TOTALES .... ... 820.842


1.555.299
166.408
25.010
5.349


Superficie
% miles hectareas
55.97 950.9
28.09 2.434.4
12.35 4.746.1
3.05 7.521.6
0.54 7.035.5

100.00 22.688.6


Segin este cuadro, la pequefia propiedad hasta de 20 hectAreas
abarcaria el 84.06 de los propietarios y dispondria s6lo del 15.01 de
la superficie total. La median, de 20 a 100 hectareas, el 12.35%
de los propietarios con el 20.92 de la superficie. La grande, de mas
de i00 a 500, el 3.05 de los propietarios con el 33.15 de la super-
ficie. La muy grande, de mas de 500 hectareas, el 0.54 de los pro-
pietarios con el 31.02 de la superficie. Entre la grande y la muy
grande, o sea todo lo superior a 100 hectAreas, un 3.59% de propie-
tarios dispondria del 64.17% de la superficie total. Mientras 689.930
propietarios dispondrian s6lo de 3.385.300 hectareas, con promedio
aritmitico de menos de 5 hectAreas, 29.528 abarcarian 14.557.100


-86-


88.37
9.49
1.43
0.39


%
4.18
10.73
20.92
33.15
31.02

100.00









hectareas, con un promedio aritm6tico de cerca de 500, es decir,
100 veces mayor que el de la escala pequefia.
Pero, en realidad, la concentraci6n de la propiedad territorial
es much mayor, porque various predios pertenecen a una sola
persona.
Cualesquiera que sean las imperfecciones de estas estadisticas,
la mala distribuci6n de la propiedad de las tierras, con sus dos
graves extremes de minifundio y latifundio, salta a la vista. For
lo demAs, es un fen6meno que cualquier observador del pais puede
apreciar directamente.
Si, pues, hay una defectuosa estructura de la propiedad r6stica,
y, adem6s, parcialmente por efecto de ese mismo fen6meno, una
mala destinaci6n de la tierra, desde el punto de vista de Ia explota-
ci6n en muchas regions, se justifica plenamente que el Estado
intervenga para corregir una y otra anomalia, tanto por razones de
equidad social como por otras muy claras de utilidad. econ6mica.
Sin embargo, esta intervenci6n suele atacarse con arguments
de variado orden y, por otra parte, se combaten los sistemas que
el proyecto contempla. Conviene, pues, detenerse sobre estos dos
aspects de la cuesti6n.


REFORM AGRARIA E INDUSTRIALIZACION. EXODO RURAL
Y CONCENTRATION URBANA

Es un hecho evidence que en la mayor parte de los paises
altamente industrializados el porcentaje de la poblaci6n active ocu-
pado en las labores agropecuarias ha ido disminuyendo. Es igual-
mente cierto que esa disminuci6n no esta a menudo acompafiada
de una baja en el volume de la producci6n campesina sino que,
por el contrario, puede coincidir con un aumento en ese volume
como consecuencia de la aplicaci6n de una tecnica mejor y del
empleo de mayor capital, principalmente por la mecanizaci6n. Esos
fen6menos se traducen, naturalmente, en el 4xodo rural y la con-
centraci6n urbana, fen6menos que son tan destacados en la vida
contempordnea. Pero deben hacerse varias observaciones en rela-
ci6n con esos puntos:
El pais donde se registra el menor porcentaje de poblaci6n ocu-
pada en actividades agropecuarias es Inglaterra. Empero, no puede
olvidarse el inmenso volume de alimentos y materials primas de
origen, agricola o pecuario que esa Naci6n importa. En general, si
no se toma en cuenta el volume de las importaciones hay el riesgo
de caer en una impresi6n err6nea. La disminuci6n del porcentaje


-87 -








de la mano de obra ocupada en la agriculture y la ganaderia no
significa nunca que con esa menor mano de obra se haya obtenido
autosuficiencia en lo que a tales renglones concierne. Hay un gran
volume de poblaci6n en otros paises que llena con su esfuerzo
el deficit de producci6n de alimentos y materials primas en los paises
industrializados. Hasta los Estados Unidos, donde hay tanta super-
producci6n de algunos articulos, important imensas cantidades de
products agricolas: cafe, t6, caucho, azdcar, etc.
En segundo,lugar, la disminuci6n en ndmeros relatives no va
siempre acompafiadade una disminuci6n en el nfimero absolute de
las personas ocupadas en la agriculture y la ganaderia. Inclusive
la disminuci6n relative puede coincidir con un crecimiento en nu-
meros absolutos.
Con todo, es evidence, y asi lo comprueban las estadisticas de
muchas naciones, que la tecnificaci6n de las explotaciones y el uso
de maquinaria libertan naturalmente mano de obra. Si la tecnifi-
caci6n es considerable puede inclusive registrarse un aumento en
el volume global de la producci6n acompafiado de una baja en el
ndmero de trabajadores.
De otra parte, es un hecho tambien comprobado que, por regla
general, las naciones industrializadas tienen un mayor ingreso por
cabeza que aquellas donde predominan las industrial primaries y,
de consiguiente, un mIs alto nivel de vida. Decimos que por regla
general, porque no pueden olvidarse casos como el de Nueva Zelan-
dia, ni el de naciones como Dinamarca, cuyo comercio de exportaci6n
se compone esencialmente de products del campo.
Pero Z puede tomarse pie en esos fen6menos para afirmar que
no result urgente o necesario hacer accessible la propiedad de la
tierra a los campesinos que hoy carecen de ella, buscando por ese
camino la elevaci6n de su nivel de vida? Puede decirse que en
un pais como Colombia el solo process de industrializaci6n absorberA
la ya existente superpoblaci6n de los campos, la que result del
crecimiento vegetative y la que sea desplazada de sus labores por
el process de la mecanizaci6n, con evidence beneficio porque el
cambio significard para los trabajadores mejores jornales y las
comodidades y servicios de la vida urbana?
Para responder a esa pregunta conviene ante todo recorder
que las posibilidades de industrializaci6n dependent esencialmente
de la magnitude del mercado. Hasta el moment Colombia ha podido
desarrollar industries que por ser de general consume ofreqen un
mercado dombstico relativamente amplio; pero la exportaci6n de
products manufacturados es muy pequefia todavia y es d-udoso


-88 -








que llegue a adquirir una magnitude considerable. A esos hechos
habria que agregar otras consideraciones de no menor importancia.
En efecto, ciertos renglones industriales que entire nosotros son
apenas incipientes, como el de la industrial quimica, requieren por
lo general una alta densidad de capital por trabajador, y los per-
feccionamientos t6cnicos conocidos bajo el nombre de automatismo
reduce en otros sectors la demand de mano de obra. En muchos
renglones la demand national no justifica todavia y no justificari
en breve plazo el montaje de plants industriales que s6lo pueden
operarse econ6micamente con una producci6n en grande escala.
Asi, pues, fuera del factor limitante constituido por la escasez
de capitals, obran factors como el de las oportunidades de inver-
si6n y el ahorro de mano de obra por el perfeccionamiento t6cnico
que no hacen muy verosimil la facil absorci6n por la industrial
manufacturer de los trabajadores sobrantes del sector rural. A
esa conclusion han llegado muy autorizados comentadores de la
economic colombiana.
La concentraci6n urbana no es siempre consecuencia de la
industrializaci6n o del crecimiento del sector terciario, o sea el de
los servicios. Muchas veces lo precede creando graves problems
de asimilaci6n. La falta de trabajo en los campos y otras causes
pueden determinar un 6xodo rural sin que haya en las ciudades
suficiente demand de brazos ni adecuadas facilidades de vivienda
y servicios pfblicos suficientemente capaces. En Colombia este
fen6meno ha sido notorio al trav6s de los iltimos afios, porque la
violencia intensific6 tremendamente el 6xodo rural. De ahi el des-
empleo urban o la proliferaci6n de ocupaciones mal definidas, de
poca o nula productividad y de dudoso valor social. De ahi tambien
los tremendous problems de vivienda, el aumento de la criminalidad,
en fin, todas las manifestaciones de un process de dificultades
para similar una masa que casi siempre tiene un bajisimo nivel de
preparaci6n.
En nuestro concept lo que. verosimilmente presenciard el pais
en los pr6ximos afios no va a ser una demand urbana de brazos
para industries y servicios tiles superior a la oferta, sino, por el
contrario, un exceso de esta iltima sobremanera dificil de absorber.
En tales condiciones lo que tienda a vincular a la tierra la poblaci6n
campesina puede considerarse como social y econ6micamente ftil,
aun en el caso de que en algunos sectors rurales tuviera que pro-
longarse una economic de simple subsistericia.
Nala de esto significa, por supuesto, que el pais no deba inten-
sificar, por todos los medios a su alcance, los renglones de la manu-


-89-








factura y los servicios. En esto, como en todo, no pueden asumirse
posiciones unilaterales, y la estrecha dependencia que existe entire
industrial y agriculture, a mfs de otros factors, indica que es
convenient operar sobre uno y otro terreno.
SMirando las cosas por un aspect distinto, es claro que el me-
joramiento del ingreso rural, al abrir nueva demand a los pro-
ductos industriales, facility el desarrollo de la manufacture, de la
misma manera que el crecimiento urban al aumentar la demand
de los articulos agricolas reclama y fomenta un aumento en la
producci6n de estos.
El pais no se encuentra ni puede encontrarse ante la posibilidad
de escoger, sin traba alguna, entire un fomento de la industriali-
zaci6n y una reform agraria destinada a elevar el nivel de vida
campesina y aumentar la producci6n agropecuaria. Tiene que mo-
verse necesariamente sobre los dos sectors para que los progress
en cada uno de 'stos operen favorablemente sobre el otro.
En estas condiciones cabe preguntarse: Qu tipo de organi-
zaci6n social y econ6mica hay que buscar en el campo? Cudl sera
social y econ6micamente el mis convenient?
A prop6sito de la discusi6n pfiblica del proyecto que hoy Ilega
ante el Senado, ha habido oportunidad de escuchar a personas que
para la discusi6n del problema toman en cuenta casi exclusivamente
el aspect de productividad. Y, partiendo de tal base, ponderan la
ventaja econ6mica de la gran explotaci6n agricola donde el uso de
maquinaria, la aplicaci6n de una alta densidad de capital y la supe-
rior direcci6n t6cnica garantizar mayores rendimientos por unidad
de superficie. De otro lado, en lo que concierne a la ganaderia se
invocan las ventajas de la gran hacienda, afirmando que s6o1 la
explotaci6n en gran escala permit un desarrollo suficiente para la
exportaci6n y 'la supuesta economicidad de la gran ganaderia
extensive.
Detengimonos a examiner esos'argumentos.
Es cierto que la introducci6n del uso de la maquinaria agricola
favorece una ampliaci6n en la superficie de las explotaciones. Pero
esto no quiere decir, en forma alguna, que sea necesario o conve-
niente manteier funds de una exagerada extension. Por lo regular,
una finca de 100 a 150 hectareas constitute una unidad apropiada
para el empleo del tractor. De otro lado, muchas de las tierras del
pais no son adecuadas al uso de maquinaria, debido a la topografia
o a la naturaleza de los suelos. En- ellas hay. que aprovechar la
fuerza animal y el trabajo human en proporci6n muy considerable.
Pero, sobre todo, hay medios eficaces para coordinar las formas


-90-







de la pequefia propiedad con el uso de maquinaria. Ya en el pais
hay entidades o particulares que prestan el servicio a los propieta-
rios que carecen de recursos para adquirir las maquinas o cuyas
tierras tienen una extension que haria antiecon6mica la inversi6n
en aquellas. El perfeccionamiento de esos servicios por los particu-
lares o las entidades pfiblicas, y, sobre todo, la formaci6n de coope-
rativas hacen perfectamente possible que las pequefias y medianas
propiedades se beneficien con los adelantos de la tecnica mecdnica.
Debe tenerse tambi6n en cuenta que no son muchas las perso-
nas o firmas que en el pais disponen de capitals suficientes para
emprender explotaciones agricolas en grandes extensioies y las que,
teniendo suficientes recursos, se decide a darles esa destinaci6n.
Ni puede olvidarse que no todos los' cultivos son susceptibles
del mismo grado de mecanizaci6n. Otros, como el tabaco, implican,
un trabajo director y minucioso que s61lo se alcanza en pequefias
parcelas.
En resume, las ventajas que las extensiones relativamente
grandes presentan para el empleo de la maquinaria no deben exage-
rarse, y ellas son perfectamente compatibles con la existencia del
tipo de propiedad agricola familiar.
Naturalmente, la extension 6ptima de una propiedad depend
esencialmente de la naturaleza de las tierras, del tipo de explota-
ci6n que sobre 6stas sea mejor adelantar. Cuando el proyecto habla
de la "Unidad Agricola Familiar" no est6 hablando necesariamente
de muy pequefias extensions. El regimen de Iluvias;, las classes de
suelos, la conveniencia de rotar los cultivos, etc., deben determinar
la extension de la unidad de explotaci6n agricola o ganadera. Pero
en los Estados Unidos, por ejemplo, en tierras aptas. para la agri-
cultura predominan extensions de ciento sesenta acres, y ese es
el pais donde la mecanizaci6n agricola ha recibido mds vigoroso
impulso. El proyecto que esta a la consideraci6n del Senado deja
suficiente elasticidad al definir la unidad agricola familiar, para
que puedan tomarse en cuenta todas las consideraciones tecnicas a
fin de crear unidades que permitan una explotaci6n eficiente.
Identificar la existencia de propiedades de muy grande exten-
si6n con lo que serian las condiciones de maxima productividad
result tan err6neo como pensar que esa maxima productividad
puede alcanzarse con una estructura de muy pequefios predios. Un
sistema caracterizado por el predominio de un tipo de unidad fami-
liar razonablemente concebido y de propiedades de median exten-
si6n es, en lo que a la agriculture se refiere y salvo casos de excep-
ci6n, el ideal ambicionable desde el punto de vista de la tecnica
agricola.
-91-








Pero no s6lo el aspect de Ia productividad debe tenerse en
cuenta. Esta tambi6n el aspect social. No creemos nosotros que
pueda considerarse satisfactorio desde este punto de vista un r6-
gimen caracterizado por el predominio de formas de asalariado
rural. Mas que un pais de peones, Colombia debe ser un pais de
propietarios. La posibilidad de poseer un hogar propio y stable;
la seguridad y la libertad que tiene quien es duefio de la tierra
que trabaja, son factors que no pueden olvidarse. En un pais de
grandes empresas agricolas explotadas por medio de asalariados la
oposici6n de intereses entire el trabajador y el propietario tiende
a volverse cada vez mas aguda. Ya en Colombia tenemos algunos
ejemplos, y, por otra parte, con respect a muchos cultivos se pre-
senta el caso de que la gran explotaci6n emplea un minimo de
brazos en algunas etapas del ciclo agricola, mientras demand un
n6mero much mas considerable en otras. Esto crea periods de
desocupaci6n transitoria, migraciones inconvenientes, inestabilidad
y bajo nivel de vida para los trabajadores.
El analisis detallado de toda esta cuesti6n nos haria intermi-
nables. Baste anotar que vuestra Comisi6n Tercera Constitucional,
lo mismo que el Comit6 Nacional Agrario, se han inclinado decidi-
damente por el fomento de la propiedad de tipo familiar, combinada
con la propiedad mediana, por razones que son a la vez econ6micas
y sociales. Por lo demAs, la gran propiedad no esta prescrita y se
reconoce el hecho evidence de qqe muchas tierras no son adecuadas
por su naturaleza para una explotaci6n de tipo intensive. MAs
adelante habri oportunidad de volver sobre el particular. Igual-
mente ha estimado la Comisi6n que debe fomentarse el tipo de
explotaci6n mixta, agricola-ganadera, y que esta finalidad debe
tenerse en cuenta tanto al constituir las unidades agricolas fami-
liares como al expropiar tierras de propiedad privada.
En Europa se reconoce hoy el hecho de que la producci6n de
leche y care, cuando se adelanta en condiciones verdaderamente
t6cnicas, se traduce en una disminuci6n de la superficie de las explo-
taciones. Clato esta que este. concept no es enteramente aplicable
en Colombia. Pero no por eso deja de ser cierto que la muy extensa
explotaci6n ganadera, salvo casos excepcionales, se maneja con in-
eficiencia y que en ella son ingentes las p6rdidas que se registran
por falta de adecuadas practices de sanidad pecuaria, selecci6n, uso
de los alimentos mas convenientes, etc. El proyecto deja abierto
el campo a la gran explotaci6n ganadera en tierras que est6n indi-
cadas para ello por su naturaleza o ubicaci6n; pero tiende a fomen-
tar explotaciones mas reducidas que arrojen un mejor rendimiento


-92-








econ6mico, y, sobre todo, como ya se advirti6, la explotaci6n mixta
agricola-ganadera.
Un aumento de la productividad por la reform de la estruc-
tura de la propiedad territorial es, pues, no s6lo possible, sino que
debe ser la natural consecuencia de esa reform. Si se tiene ademis
en cuenta que se incorporarAn a la explotaci6n tierras que hoy se
hallan incultas, o se dard una destinaci6n mis apropiada a tierras
que hoy se explotan inadecuadamente, el resultado forzoso sera
un aumento de la producci6n aun en el caso de que las nuevas explo-
taciones no se hagan con la m6s perfect tecnica. Los studios de
la CEPAL que fueron citados en otra parte de esta ponencia no
dejan duda alguna sobre el particular.
Dicen algunos que ese resultado no puede obtenerse si no se
da al pequefio campesino una asistencia complete en cr6dito, tec-
nica, educaci6n, mercado de los products, etc. Pero aparte le que
esa existencia esta prevista y se prestarb hasta el maximo de los
recursos disponibles, cabria preguntar: ~Gozan hoy los pequefios
colonos, los pequefios propietarios, los arrendatarios y aparceros de
una asistencia complete? El trabajador que recibe una tierra en
arriendo sin ningfn auxilio, no esta en mas insatisfactorias condi-
ciones que las que se registraran bajo el nuevo sistema? jNo es
natural que produzca mis el duefio que el tenedor precario de una
parcela ajena? Y el trabajador que no dispone de tierra alguna, a
s6lo dispone de una extension minfiscula, y que no puede trabajar
la mayor parte del afio, no producird mas cuando se le dote de
tierras, aunque no disponga de una asistencia tan buena como seria
deseable ?
Si se acepta, como lo ha aceptado la Comisi6n, que la estruc-
tura de la propiedad agraria adolece en Colombia de graves defects
y que el nivel de vida del campesino es extremadamente bajo,
corresponde preguntarse cuAles son las medidas mis indicadas para
Smodificar esa estructura y elevar el nivel de vida. A uno y otro
punto vamos a referirnos inmediatamente.


EL PROCEDIMIENTO PARA LA REFORM

Los impuestos y la legislaci6n de trabajo rural.

Para modificar la estructura de la propiedad agraria pueden
concebirse dos sistemas distintos: el que podriamos llamar director,
que consiste en que el Estado dote de tierras a quienes no las


-93-







poseen o poseen extensions demasiado pequefias o tienen que tra-
b'ajar, en calidad de arrendatarios y aparceros en tierras ajenas, y
el indirecto, que tiene su mas clara expresi6n en los impuestos
sobre la propiedad rdstica. Pero cuando el segundo se usa exclusiva-
mente, no hay garantia alguna de que el trabajador sin tierras
pueda tener acceso a la propiedad, a menos que se cree un sistema
de cr6dito a largo plazo que demand recursos semejantes a los
del sistema director y no tiene las mismas ventajas de 6ste. Las
ventas a que se vea forzado un propietario gravado con altos im-
puestos no se hacen, en efecto, a favor de las gentes pobres que no
tienen cdn qu6 pagar el precio, ni'los fraccionamientos responded
siempre a las mejores condiciones t6cnicas. En el pais existen mu-
chos ejemplos de parcelaci6n de fincas realizada espontdneamente
por particulares. En casi todos los casos ellas han fomentado la
formaci6n de minifundios, porque el campesino pobre s6lo tiene
recursos para pagar una pequefia superficie. Afios y afios de ahorro,
de subconsumo, de miseria, se traducen asi en la adquisici6n de una
propiedad de la cual no se pueden extraer recursos para llevar una
vida medianamente decent.
No se trata de buscar s6lo que las propiedades muy grandes
se fraccionen o se exploten mas intensamente,: sino de que los
campesinos sin tierra sean dotados de 6sta en condiciones razona-
bles y en cantidad suficiente para permitirles elevar su nivel de
vida. Ese punto de vista social no puede nunca olvidarse.
El Comit6 Nacional Agrario y la Comisi6n Tercera Constitu-
cional del Senado estiman que en Colombia debe apelarse simultd-
neamente al uso de ambos sistemas: el director para la dotaci6n de
tierras, y el indirecto de una'reforma fiscal que se hace necesaria
por muchas otras razones. Al segundo punto nos referimos antes,
y el Comit6 Nacional Agrario adelanta actualmente los studios
para una modificaci6n de los sistemas catastrales y del impuesto *
predial.
Por otro lado, esta lo referente al regimen legal de los traba-
jadores del campo, incluyendo lo que concierne a la reglamentaci6n
del arrendamiento y la aparceria. El Gobierno se ha venido ocu-
pando de elaborar un c6digo laboral agrario que ya esti terminado
y en 61 se contempla igualmente el regimen de los contratos a que
acabamos de hacer referencia. Son materials que deben estudiarse
con cuidado y que naturalmente forman parte de una reform social
agraria. El actual Congreso tendra oportunidad para acometer su
examen; pero estas reglamentaciones del trabajo rural no reem-
plazan las medidas directs sobre reform de la estructura de la


-94-







propiedad territorial ni son incompatible con ellas. Forzosamente
subsistir6n por much tiempo formas de asalariado en el campo y
sistemas de arrendamiento y aparceria. Pero no se quiere que esos
regimenes sean la regla general, sino, por el contrario, se busca el
predominio de un sistema de trabajadores aut6nomos, unidos por
los vinculos de la cooperaci6n.
En resume, vuestra Comisi6n piensa, al igual que el Comit6
Nacional Agrario, que la reform social en el campo debe tener
tres aspects distintos: la implantaci6n de un m6todo director para
modificar la estructura de la propiedad r6stica, haciendo ficilmente
accessible la propiedad de la tierra a los trabajadores que carecen
de ella o s61o tienen parcelas insuficientes; una reform fiscal que
estimule la mejor utilizaci6n de los predios y el fraccionamiento de
aquellos que no puedan explotarse eficientemente, y una legislaci6n
del trabajo rural que garantice el derecho de los asalariados a justas
condiciones, lo mismoque el de los arrendatarios y aparceros. Sobre
los tres aspects se est6 trabajando; pero al primero se le ha dado
con raz6n prioridad. La reglamentaci6n legal respective es la que
se encuentra hoy a la consideraci6n del Senado.
Todavia habria que mencionar otras materials que tienen im-
portancia dentro de una political agraria integral. Entre ellas esta
lo relacionado con el saneamiento de la titulaci6n de los funds.
La incertidumbre sobre el derecho de propiedad, la imprecisi6n en
los limits, las situaciones juridicas confusas, tienen, desde el punto
de vista de la posibilidad de tener acceso al cr6dito, inconvenientes
que todo el mundo puede facilmente apreciar. El Comit6 Nacional
Agrario'ha anunciado que va a ocuparse tambi6n de esta compleja
material que seguramente hard indispensables cambios de much
entidad en nuestra legislaci6n civil y procesal. Por lo pronto, cabe
advertir que al poner en vigencia real las disposiciones de la
Ley 200 de 1936, como esta previsto en el present proyecto, sera
possible sanear la situaci6n juridica de muchos colonos que han
venido ocupando tierras incultas amparadas con viejos titulos.
Expuestos como han quedado los aspects mas generals de la
Reforma Social Agraria, debemos entrar, ahora si, en la explicaci6n
detallada del proyecto y de las reforms a 61 introducidas por la
Comisi6n.
EL SISTEMA PARA LAS DOTACIONES DE TIERRAS
La dotaci6n en tierras baldias.
Ningin plan de Reforma Social Agraria en Colombia puede
prescindir de tomar en cuenta la existencia de grandes extensions


-95 -








de terrenos baldios, pertenecientes al dominio del Estado, pero cuya
propiedad, conforme a la legislaci6n vigente, puede ser adquirida
por los particulares que ocupen esos terrenos y los exploten. Afio
tras afio, sobre todo en la media en que las vias de comunicaci6n
han ido atravesando zonas nuevas, se registra la apropiaci6n pri-
vada de extensions, considerable. Pero los observadores de la
realidad national han llamado la atenci6n sobre dos fen6menos de
much importancia. El primero consiste en que, a pesar de que un
numero considerable de campesinos pobres emprende colonizaciones
espontineas en las tierras baldias, las formas de la gran propiedad
acaban por predominar. El segundo dice referencia a la manera
frecuentemente perjudicial como se Ileva a cabo la ocupaci6n de
las nuevas tierras, con un desmonte indiscriminado, y en general
con prActicas que implican perdidas ingentes de recursos naturales
y destrucci6n de los suelos.
Parece indispensable la adopci6n de reforms legales sobre el
regimen de baldios, las cuales deben decir referencia a estos tres
puntos:
a) Dar a las tierras baldias del Estado una mejor adminis-
traci6n;
b) Adoptar medidas para evitar que se formen grandes con-
centraciones de propiedad privada en las tierras nuevas;
c) Dar apoyo eficaz a los pequefios colonos para su estable-
cimiento en dichas tierras.
Con respect al primer punto cabe recorder que hoy ni siquiera
estfn debidamene identificadas las tierras que pertenecen al' domi-
nio del Estado. En principio, la administraci6n de ellas corresponde
al Ministerio de Agricultura. Un reciente decreto deleg6 en las Go-
bernaciones las diligencias de adjudicaci6n; pero la actuaci6n del
Ministerio y de las Gobernaciones, que ya desde antes conocian de
las adjudicaciones a pequefios colonos, se ha reducido tradicional-
mente a recibir las peticiones de adjudicaci6n y a tramitarlas,
fallando las oposiciones de quienes aleguen tener derecho sobre las
tierras respectivas y lo demuestren. Ademds, la ley y la jurispru-
dencia son claras en el sentido de que la ocupaci6n con explotacio-
nes agricolas o con ganados da derecho a la adjudicaci6n, y el
Estado no se puede negar a hacerla, salvo cuando se trate de te-
rrenos exceptuados expresamente por disposiciones legales o con
respect a los cuales se hayan constituido reserves forestales o de
otra indole. Regularmente, la ocupaci6n es previa a toda acci6n de
las autoridades. Dentro de un sistema de esa clase, result apenas


-96-








natural que la ocupaci6n de las tierras se lleve a cabo lo mis fre-
cuentemente sin ninguna orientaci6n racional. Desde luego, los
defects existentes no se pueden corregir de un moment a otro.
Pero es indudable que debe proveerse a una mejor administraci6n
de las tierras baldias, y mas si se va a ejercer un verdadero control
para evitar el indebido acaparamiento de las mismas. Si se desea
hacer una political de construcci6n de vias, conjuntamente con una
political de colonizaci6n de tierras nuevas, la necesidad de una me-
jor administraci6n aparece todavia mas de bulto.
MAs adelante se examinardn las disposiciones del proyecto
relacionadas con el tema que se acaba de enunciar.
Veamos ahora lo relative al punto b).

En un reciente studio expusimos sobre ese particular lo
siguiente:
Existed sin lugar a duda una enorme extension de tierras baldias que
bajo el regimen legal vigente pueden ser ocupadas por los particulares y
sobre las cuales 6stos pueden obtener titulo de adjudicaci6n, ya cultivindolas
o explotindolas con ganados, ya a cambio de titulos o bonos de baldios. En
tales condiciones uno podria preguntarse: I Por que existe un tan gran nfimero
Sde campesinos sin tierra propia? Por que muchos otros apenas poseen pe-
quefias parcelas insuficientes para proporcionarles un ingreso adecuado? Las
respuestas a estos interrogantes son muchas. La primera se relaciona con las
condiciones mismas de las tierras baldias. Hay inmensas extensions que, a
lo menos bajo las circunstancias actuales, no son aptas para una explotaci6n
econ6mica, ya por la mala calidad de los suelos o por el regimen meteorol6gico,
ya por las condiciones sanitarias, ya, en fin, porque no son fAcilmente accesibles.
Otra raz6n es la debilidad econ6mica de los campesinos, que carecen de recur-
sos para trasladarso a las zonas disponibles y sostenerse en ellas mientras la
explotaci6n empieza a siministrarles recursos suficientes. Pero bien podrian
citarse otros muchos factors: el apego natural al sitio donde se ha nacido y
vivido; la resistencia a un cambio de genero de vida, de clima y de ambiente;
la carencia de informaci6n o de iniciativa, etc. Empero, como lo demuestra la
experiencia national de muchos afios, hay siempre un crecido volumen de pobla-
ci6n que emigra a colonizar tierras baldias. Muchas y ricas zonas del pais se
han formado asi.
No nos ocuparemos por el moment de las caracteristicas que tiene esa
colonizaci6n espontdnea. Nos contentarem6s simplemente con anotar que si
el pais desea desarrollar una economic de mercados y facilitar la formaci6n
de un tipo de agricultor que pueda obtener recursos suficientes para mantener
un razonable nivel de vida, la condici6n de accesibilidad de las tierras result
fundamental.
La Naci6n ha construido en los filtimos ocho lustros un kilometraje rela-
tivamente grande de carreteras y ferrocarriles, y otros estdn en process de
construcci6n. Ello ha implicado enormes inversiones fiscales, sacrificios im-
puestos a la totalidad del pueblo colombiano. Por ese medio se han vuelto
accesibles zonas muy extensas de tierras baldias; pero este hecho no ha pro-


-97-


R. Agraria-7








ducido una buena estructura de la propiedad territorial. El analisis de ese
fen6meno, aparentemente inexplicable, requeriria un analisis para el cual los
materials estadisticos son, infortunadamente, muy incompletos. Sin embargo,
no result aventurado afirmar que dos causes principles han favorecido una
relative concentraci6n de la propiedad en las tierras nuevas: defects de nues-
tra legislaci6n y debilidad econ6mica de los pequefios colonizadores. Es extra-
ordinariamente frecuente el caso de campesinos pobres que despu6s de hacer
desmontes y comenzar explotaciones agricolas venden sus mejoras, a gentes
de mayores recursos, bajo el imperio de la necesidad. De otro lado, no puede
olvidarse tampoco que antiguas colonizaciones donde el tamafio de las fincas
era razonable han venido evolucionando hacia una estructura minifundista,
en ausencia de leyes y procedimientos que impidan el fraccionamiento excesivo.
De todas maneras debe hacerse resaltar un hecho capital: la apertura
de tierras nuevas por medio de la construcci6n de vias de comunicaci6n ha
significado o significar~ en lo future una inversion piblica muy important.
A ella habria que agregar en rigor los gastos que lu6go se deben seguir reali-
zando para sostenimiento de las-vias y para la prestaci6n de otros servicios
pdblicos.
SNo result natural, entonces, buscar que ese esfuerzo fiscal se traduzca
en beneficio para el mayor n6mero de colombianos? No es razonable que en
las tierras nuevas se vaya implantando una buena estructura de la propiedad?

Por iltimo, con respect al apoyo que debe darse a los pequefiios
colonos, cabe recorder lo ya dicho en material de prestaci6n de
servicios y la disposici6n que la Comisi6n aprob6 para que el Insti-
tuto pueda prestar asistencia a los trabajadores situados en coloni-
zaciones espontdneas.
Las disposiciones del proyecto, tal como lo present la Comi-
si6n, que se relacionan con baldios, son las siguientes:
Articulo 3, literal a), inciso primero. Determiua que es funci6n
del Instituto de Reforma Agraria "administrar a nombre del Esta-
do las tierras baldias de propiedad national, adjudicarlas o constituir
reserves y adelantar colonizaciones sobre ellas, de acuerdo con las
normas vigentes y con las disposiciones de esta ley".
El literal d) del mismo articulo establece tambi6n como una
de esas funciones la de "clarificar la situaci6n de las tierras desde
el punto de vista de su propiedad, a objeto de identificar con la
mayor exactitud possible las que pertenecen al Estado".
Los ordinales siguientes del mismo articulo dicen tambi6n refe-
rencia a labores del Instituto, que en parte se adelantarin para
hacer accesibles tierras baldias, para prestar servicios de asistencia
a los colonos y para establecer colonizaciones.
El proyecto autoriza al Instituto para delegar sus funciones,
entire 6stas la administraci6n de tierras baldias. El articulo 6 exige
la aprobaci6n del Gobierno, impartida por medio de resoluci6n


-98-








ejecutiva, para "la delegaci6n de la funci6n relacionada con la
adjudicaci6n ordinaria de baldios nacionales".
El mismo articulo exige la aprobaci6n del Gobierno para "los
reglamentos o contratos por virtud de los cuales se autorice la
venta, arrendamiento o adjudicaci6n de baldios en extensions
superiores a las que sefiala el articulo 29.
En el Capitulo IV, que trata de los Procuradores Agrarios, se
atribuyen a 6stos funciones relacionadas con baldios en los ordina-
les a), b), d) y e) del articulo 12.
El articulo 20, en el Capitulo que trata de las Corporaciones
Regionales de Desarrollo, establece que "por regla general, el Insti-
tuto promoverA la creaci6n de las Corporaciones Regionales de
Desarrollo para el adelantamiento de las colonizaciones en zonias de
reserve".
El Capitulo VIII, articulos 29 a 42, inclusive, se refiere inte-
gramente al regimen de baldios.
El Capitulo IX reglamenta las colonizaciones en tierras baldias
(articulos 43 a 49, inclusive), y en los articulo 50 a 53 inclusive se
reglamentan las unidades agricolas familiares, en relaci6n con las
colonizaciones en baldios.
Los articulos 95 y siguientes, al contemplar los servicios rura-
les, prev6n su prestaci6n en zonas de colonizaci6n dirigida y de
colonizaci6n espontanea.
El articulo 105 prev6 la organizaci6n de colonizaciones desti-
nadas preferentemente al personal de las Fuerzas Militares en uso
de buen retire.
Los Capitulos que necesitan una explicaci6n detallada son natu-
ralmente el VIII (Baldios Nacionales) y el IX (Colonizaciones).

Los articulos del primero de esos Capitulos pueden clasificarse
asi:
Articulos 29 a 34 inclusive: reglamentan la extension de las
superficies adjudicables.
Articulo 35: pone fin al sistema de adjudicaci6n por medio de-
bonos o titulos de baldios y dispone la compra o expropiaci6n de los
papeles de esa clase que se hallen en circulaci6n.
Articulo 36: permit las adjudicaciones a los varones casados
que hayan cumplido diez y ocho afios.
Articulos 37 y 38: adoptan medidas para impedir que se vio-
len las normas sobre limitaci6n de las extensions adjudicables.
Articulos 39 a 41 inclusive: reglamentan las reserves de tie-
rras baldias.

-99-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs