• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 Editorial
 Factores basicos en el planeamiento...
 El trabajo de referencia en la...
 Los libros editados por Marti,...
 La biblioteca en las escuelas de...
 Noticias y comentarios
 Publicaciones recibidas














Group Title: Cuba bibliotecologica.
Title: Cuba bibliotecológica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074948/00009
 Material Information
Title: Cuba bibliotecológica
Physical Description: 8 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca
Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
 Subjects
Subject: Libraries -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: ser.1 v. 1-2 (no.2) 1953-June 1955; 2 época, v. 1-5 (no.2), 1956-June 1960.
Issuing Body: 1953-55 issued by Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca; 1956-60 by Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074948
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000304653
oclc - 04111731
notis - ABT1236
issn - 0574-6442

Table of Contents
    Table of Contents
        Page 91
        Page 92
    Editorial
        Page 93
    Factores basicos en el planeamiento de cursos de capacitacion bibliotecaria, por Marietta Daniels
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    El trabajo de referencia en la biblioteca juvenil: Su importancia, por Audry Mancebo Meléndez
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Los libros editados por Marti, por Andrés Alonso Sánchez
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    La biblioteca en las escuelas de formación del magisterio y su influencia en el desarrollo de las bibliotecas escolares, por Raquel Robés Masses
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Noticias y comentarios
        Page 114
        Page 115
    Publicaciones recibidas
        Page 116
Full Text











If--. '
)c
) C~ro rr r


RE VISTA T RIMESTRAL
Organo Official del COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS

2. Epoca. Volumen V Enero Junio 1960 Nfimero 1-2

Inscripta como correspondencia de segunda clase en la Administraci6n de Correos de La Habana



SUMARIO


Pagina
EDITORIAL ........ .. .................. .. .. 93

FACTORS BASICOS EN EL PLANEAMIENTO DE CURSOS DE CAPACITACION
BIBLIOTECARIA, por Marietta Daniels .... ...................... 94

EL TRABAJO DE REFERENCIA EN LA BIBLIOTECA JUVENILE; SU IMPORTAN-
CIA, por Audry Mancebo ............... ............... 103

LOS LIBROS EDITADOS POR MARTI, por Andris Alonso ................ 106

LA BIBLIOTECA EN LAS ESCUELAS DE FORMACION DEL MAGISTERIO Y SU
INFLUENCIA EN EL DESARROLLO DE LAS BIBLIOTECAS ESCOLARES, Por
Raquel Robes .............. .. ............. .... .. .. 109

NOTICIAS Y COMENTARIOS .............................. 114

PUBLICACIONES RECIBIDAS .......... ........ .. .... ..... 116



LA HABANA CUBA

)2 A : 5
0 24
/A













CUBA BIBLIOTECOLOGICA
Organo official del Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios

Redacci6n y Administraci6n: Calle 27 No. 663 Vedado, Habana, Cuba
Apartado 3268










DIRECTOR:
Dra. EVIDIA BLANCO









El Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios fu6 constituido de acuerdo con la Ley
No. 4 de 13 de noviembre de 1944, que dispone la colegiaci6n de los profesionales universitarios.
El Colegio se constituy6 oficialmente con fecha 31 de mayo de 1955, y sus Estatutos se publi-
caron en la Gaceta Oficial de la Repfblica de Cuba del dia 15 de julio del mismo afio. El Colegio
National de Bibliotecarios Universitarios agrupa en su seno a todos los bibliotecarios graduados
en la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de la Habana y en los Cursos de T&cnica Bi-
bliotecaria (1946-1952) de la Escuela de Verano en la propia Universidad. Esti regido por un
Comit6 Ejecutivo, formado en la actualidad por las personas siguientes: Maria Iglesias, Presi-
denta; Blanca Bahamonde, Vicepresidenta; Maria de los Angeles Acosta, Secretaria; Olinta Ariosa,
Vicesecretaria; Maria Victoria Morales, Tesorera; Dolores Rovirosa, Vicetesorera; Evidia Blanco,
%'Iiriam Tous, Andr6s Alonso (Vocales).
CUBA BIBLIOTECOLOGICA se public trimestralmente. Prerio de suscripci6n: $1.50 al afio.
N6mero suelto: $0.50. Los miembros del Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios tienen
derecho a recibir gratuitamente la revista.
La responsabilidad de los articulos firmados recan exclusivamente sobre sus autores. El Colegio
National de Bibliotecarios Universitarios y la Direcci6n de la revista se hacen responsables sola-
mente de los editoriales, informaciones y notas sin firmar.
CUBA BIBLIOTECOLOGICA solicita cenje con publicaciones similares, nacionales y ex-
tranjeras.
Los articulos que aparecen en CUBA BIBLIOTECOLOGICA se encuentran indizados en Li-
brary Literature y en Contents in Advance.
Los materials de este nfmero se entregaron a la revista antes del mes de septiembre de 1960.


IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA




















El Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios se halla en la nece-
sidad de dar una soluci6n responsible al dificil problema de encausar a los
nuevos bibliotecarios egresados de los dos cursos de Bibliotecologia ofrecidos
por la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de la Habana, durante los
anos 1959 y 1960,
No se trata de orientar dentro del Colegio a Id masa de ne6fitos que ahora
por ministerio de la Ley 684 de 23 de diciembre de 1959, deberd ingresar en
las filas de la entidad colegiada. Se trata de ayudar a superar las deficiencies
inevitables de cursos de muy limitada duraci6n V excesivo nrmero de alum-
nos, en que la ense6anza te6rica, muy dificil de impartir en estos casos, no ha
sido contratabalanceada por un aprendizaje prdctico orientado por el mismo
profesot, y mds dificil de impartir adn que la enserianza te6rica.
Tenemos que elevar a la orden del dia un proyecto de cursos de perfeccio-
namiento, o, mejor adn, de cursos complementarios para la enserianza de las
materials que el tiempo y las circunstancias de lugar, impidieron impartirlas.
El bibliotecario es, en lo esencial, un professional intermediario entire el li-
bro y el lector, atraido por un tema de su particular interns. Todo intent de
desafiar esta encomienda, volviendoles las espaldas a tan seiialada misi6n, es
conspirat contra el principio secular de nuestra profesi6n y relegar a un segun-
do tirmino el compromise contraido por el bibliotecario con el autor, el libro
y el lector.
El Colegio es much mds que un organismo encargado simplemente de
defender los derechos del bibliotecario [agredido por patrons descomedidosl].
Debe ser, ademds, un 6rgano de superaci6n cultural y professional de la clase.
S61o asi podrd impedirse que el nivel professional baje a limits incompatible
con la actividad creadora del bibliotecario, y que este se hunda a profundida-
des desde las cuales nig6n ser human, dentro de la actual generacidn, podrd
sacarlo a flote.
No puede el Colegio resolver prdcticamente estos problems, pero si puede
ser el factor directriz y el espiritu alentador de una soluci6n feliz para todos.
Si asi fuese -y el Colegio no retrocederd en su empenio- la profesi6n podrd
seguir llevando con dignidad su objetivo, principalmente en este mlomento
culminante de su vida, salvando para el future de. las bibliotecas en nuestro
pais, que es lo que importa, lo mejor de cada promoci6n.














FACTORS BASICOS EN EL PLANEAMIENTO DE CURSOS
DE CAPACITACION BIBLIOTECARIA'


Acumular grandes colecciones de libros y otros materials impresos y cons-
truir edificios donde pueden ser depositados, es una tarea relativamente ficil,
pero organizer esas colecciones para ponerlas a disposici6n de los lectores es
un process que demand mas exactitud y mis tiempo.
Esta tarea require personal con una amplia base de conocimientos gene-
rales, porque no hay limits en cuanto a los conocimientos que se encuentran
en los libros, y con un amplio entrenamiento en las ticnicas de organizaci6n,
tanto te6ricas como practices, de los distintos tipos de servicios bibliotecarios.
Las bibliotecas s61o pueden cumplir con las responsabilidades que tienen
para con la sociedad, cuando cuentan con dirigentes responsables y con una
buena preparaci6n academica y professional y cuando la comunidad que se va
a beneficiary con sus servicios esti lista para recibirlos. El prestigio de la bi-
blioteca ante la comunidad esti en relaci6n con la calidad, actuaci6n y eficien-
cia de su personal.
En general, hay en toda Am6rica Latina una gran necesidad de bibliote-
carios competentes, con una buena preparaci6n professional. Incuestionable-
mente la preparaci6n y el entrenamiento profesionales constituyen los princi-
pales problems que dificultan el desarrollo bibliotecario y en esta como en
otras profesiones son la clave del progress.
En los l6timos 60 afios se ha acumulado una gran experiencia en muchos
paises del mundo acerca del entrenamiento professional a travis de una gran can-
tidad de bibliotecarios que han seguido cursos que varian, desde los de capa-
citaci6n del personal empleado en bibliotecas hasta los que terminaron con la
obtenci6n del doctorado en bibliotecologia.
Se ha llegado a la conclusion general de que puede obtenerse una mejor
preparaci6n del personal que debe dirigir y administrar las bibliotecas con un
curso de tiempo complete de un afio que funcione dentro de la Universidad
y por supuesto sobre la base de un studio previo universitario de 4 afios. Sin
embargo, la realidad econ6mica de la vida en Latinoamerica y la necesidad de
contar con un gran n6mero de bibliotecarios hace que deban buscarse otros me-
dios para proporcionarles una preparaci6n adicional que permit la mejor or-
ganizaci6n de las colecciones, la creaci6n de otras y la provision de servicios
que hagan possible el uso de las mismas.
Un gran porcentaje de los empleados de las bibliotecas latinoamericanas
cuentan con una preparaci6n academica inferior a la requerida para entrar a
las universidades y los salaries que ellos reciben son tan bajos que no atraen
a personas de preparaci6n avanzada, ni tampoco despiertan interns en los em-


(*) Trabajo presentado en las Jornadas Bibliotecol6gicas Hondureilas, celebradas en Tegu-
cigalpa en abril de 1959,'por Marietta Daniels, Subdirectora de la Biblioteca Conmemo-
rativa de Col6n de la Union Panamericana.







CUBA BIBLIOTECOI,6GICA


pleados actuales que no la tienen, y que no hacen el menor esfuerzo por me-
jorarla. Por esta raz6n es necesario considerar la posibilidad de cursos de orien-
taci6n y capacitaci6n que proven los conocimientos ticnicos bisicos y que
otorguen s61o un certificado de asistencia. Hay que hacer la salvedad, de que
estos cursos no reemplazan a los cursos profesionales completes, indispensa-
bles para llegar a ocupar posiciones de importancia en la future organizacion
y desarrollo de las bibliotecas de cada pais.

Consideraciones generales.-Al planear un curso elemental corto para en-
trenamiento de personal de bibliotecas, quizi las dos primeras consideraciones
podrian ser: 1) el tipo de biblioteca donde los estudiantes van a desempeiiarse
y 2) el nivel de preparaci6n del estudiantado. Si los estudiantes van a traba-
jar en bibliotecas universitarias, debe prestarse mis atenci6n a las relaciones
entire la biblioteca y el rest de la universidad, asi como al uso de la misma
tanto por el alumnado como por los profesores. Si van a trabajar en biblio-
tecas piblicas, debe insistirse principalmente en las actividades de la comuni-
dad, los intereses de lectura de adults y de nifios, y la organizaci6n de servi-
cios bibliotecarios para los nifios. Si van a actuar en bibliotecas escolares, se
intensificara el conocimiento de los process educativos y de las relaciones en-
tre la biblioteca y la escuela. Si, en cambio, el curso ha sido planeado para to-
do tipo de biblioteca sin ninguna especializaci6n, debe ofrecer un program
de tipo general.
La preparaci6n personal y acad6mica de los estudiantes, asi como la expe-
riencia que hayan tenido en tareas bibliotecarias, son muy importantes en el
planeamiento de un curso elemental.
Los principios y pricticas de la organizaci6n y administraci6n bibliote-
caria son permanentes, pero la rapidez o velocidad y la profundidad de su
comprensi6n y aplicaci6n dependeran del grado de capacidad y de conocimien-
to que posean los estudiantes. (Se ha considerado que todos los otros facto-
res, como personal docente y facilidades. son ideales).

Contenido del Curso.-Con el objeto de proporcionar una buena base para
el desarrollo de la tarea bibliotecaria, la Asamblea de Bibliotecarios de Am6rica
que se realize en Washington en 1947 recomend6 un minimo de 360 horas de
clase distribuidas de la siguiente manera:
Introducci6n a la bibliotecolocogia, 30 horas.
Bibliologia (Historia del libro, imprenta, etc.), 60 horas.
Catalogaci6n y clasificaci6n, 90 horas.
Organizaci6n y administraci6n de bibliotecas, 90 horas.
Bibliografia y referencia, 90 horas.
Pero la urgente necesidad de ordenar las colecciones llev6 a la creaci6n de
cursos cortos de instrucci6n, mis breves que el minimo establecido por la Asam-
blea, en los cuales se intensifica la ensefanza de las tecnicas de catalogaci6n y
clasificaci6n y en los que, frecuentemente, se ha prestado mis atenci6n al as-
pecto rutinario del trabajo que a la inteligente combinaci6n de teoria y pric-
tica. Esto ha traido como resultado una desproporci6n entire el personal bi-
bliotecario dedicado a la catalogaci6n y clasificaci6n y el que se ocupa de las
otras tareas, habiendose prestado poca atenci6n a los servicios al lector.
Un reciente informed sobre las escuelas y cursos bibliotecarios de America
Latina demuestra que en 20 cursos cortos dictados recientemente para personal
de bibliotecas, las principles materials fueron:








CUBA BIBLIOTECOI.6GIC%


Catalogaci6n y clasificaci6n en 17 cursos
Organizaci6n y administraci6n de bibliotecas en 13 cursos
Bibliografia y referencia en 10 cursos.
Hay evidentemente una marcada diferencia con las otras materials ofrecidas
en los 20 cursos:
Bibliografia o Historia del libro en 4 cursos
Bibliotecas escolares en 3 cursos
Introducci6n a los servicios bibliotecarios en 3 cursos
Servicios bibliotecarios en various tipos de bibliotecas (ofrecido en
forma de seminario) 1 curso
Selecci6n de libros 1 curso.
S61o en dos de estos cursos mencionados especificamente fueron exigidos
trabajos pricticos, a pesar de que la profesi6n bibliotecaria es quizi una de
las que mis requieren el complement de una prictica realizada bajo supervi-
si6n.
Un examen de los programs bisicos de educaci6n professional bibliote-
caria muestra la tendencia actual de eliminar los studios sobre Historia del
libro y reemplazarlos por la Selecci6n y adquisici6n de materials. (Uno de
los problems con que tropieza el bibliotecario al encararse con una gran co-
lecci6n de materials no organizada, es que muchos de ellos no son necesarios
para los fines que persigue la biblioteca. Una cuidadosa selecci6n de los ma-
teriales considerados mis tiles y su permanent incorporaci6n a la colecci6n
elevaria la tarea del bibliotecario y facilitaria el uso de la biblioteca).
Los cursos elempntales programados especialmente con el objeto de pro-
porcionar a los bibliotecarios algunas instrucciones y m6todos aceptables para
obtener un mejoramiento en la organizaci6n de sus bibliotecas y extender los
servicios bibliotecarios, podrian incluir no s61o catalogaci6n y clasificaci6n de
los materials, sino tambien bibliografia y referencia y problems generals
de organizaci6n y administraci6n.
La catalogaci6n y clasificaci6n como una forma de registrar y analizar las
colecciones es evidentemente de fundamental importancia en la organizaci6n
de la biblioteca. Sin embargo, para poder cumplir con las areas relativamente
rutinarias asi como los problems intelectuales inherentes a ellas, el bibliote-
cario debe estar familiarizado con los principios de las entradas del catilogo
y los metodos de la catalogaci6n descriptive y por material. En cuanto a la
clasificaci6n de materials para su ripida localizaci6n, esti intimamente rela-
cionada con la catalogaci6n por material. (En ambos process, asi como en
otros aspects de la organizaci6n y administraci6n bibliotecaria, es de suma
importancia el conocimiento del ingles para poder utilizar los manuales tic-
nicos y mantenerse al dia, pues si bien en los ultimos afios se han hecho algu-
nas publicaciones en espafiol, las principles herramientas que el bibliotecario
debe utilizar estan escritas en inglis).
Como la catalogaci6n y clasificaci6n de una obra debe ser hecha teniendo
en cuenta el rest de la colecci6n, el estudiante debe recibir nociones sobre la
organizaci6n y process total de una secci6n de catalogaci6n y sobre los pro-
blemas de la recatalogaci6n y reclasificaci6n.
El studio de la referencia y la bibliografia incluiria el uso de los materia-
les impress, los diversos tipos de materials y especialmente los que facilitan
la ripida localizaci6n de la informaci6n. Abarcaria tambien la forma de bus-








CUP. BIBLIOTEC0LOGICA


car la informaci6n cn las cnciclopedias, bibliografias, manuales, indices, etc.
y las obras mis importantes en los diversos campos del conocimiento. Ade-
mis, el alumno debe familiarizarse con las bibliografias nacionales y comer-
ciales y con las normas basicas para la compilaci6n de bibliografias. Podria
tambien ser aconsejable la inclusion en esta material, de la teoria, principios y
practicas de la selecci6n de materials, si el period de tiempo de que se dispu-
siera no permitiera dar un curso separado sobre este particular.
El studio de la organizaci6n y administraci6n bibliotecaria no es menos
important que la catalogaci6n y clasificaci6n, pues el concept modern de
la biblioteca require el acercamiento de los lectores a los libros. La organiza-
ci6n ticnica de la biblioteca permit poner los materials en orden y analizar
los de tal manera que el lector pueda encontrar rapidamente lo que quie-
re o necesita. La forma en que la biblioteca esta organizada y administrada
pcrmitiri formarse una idea de la media y calidad de la extension de sus
servicios. Esta parte del curso elemental comprenderia las relaciones bisicas
entire la biblioteca y la entidad auspiciadora y su interdependencia desde el
punto de vista financiero, de personal, servicios y facilidades. La organizaci6n
internal de la biblioteca, los servicios t&cnicos, la catalogaci6n y tratamiento de
los materials, circulaci6n y referencia asi como las funciones del personal serian
tambiin tratadas.
Esta material asi como las dos mencionadas anteriormente pueden ser con-
sideradas en su double aspect te6rico y practice ofreciendo la oportunidad de
levar a cabo una experiencia practice en bibliotecas bajo supervision.
Las tres materials mencionadas a continuaci6n representan el minimo ad-
misible para que el trabajo bibliotecario esencial sea cubierto aunque s6lo sea
de una manera superficial: 1) Catalogaci6n y clasificaci6n; 2) Referencia y
bibliografia; y 3) Introducci6n a la Organizaci6n y administraci6n de biblio-
tecas.
Un mayor 6nfasis de una sola de estas materials en un curso general de ca-
ricter elemental iria en detrimento de los objetivos del curso.

Materiales de ensen3anza.-Para los prop6sitos del present trabajo la ex-
presi6n materialss de ensefianza" se refiere no s61o a los libros de texto que
cada estudiante puede tener, sino tambien a todos los otros materials mimeo-
grafiados preparados especificamente para el curso, asi como una colecci6n de
obras y materials de bibliotecologia en una cantidad adecuada al n6mero de
los alumnos que concurran al curso. En el apendice se da una lista de obras
bisicas en espafiol para la organizaci6n de bibliotecas. El ideal seria que cada
estudiante dispusiera de un ejemplar de cada uno de los materials considera-
dos como fundamentals, pero como esto no es siempre possible, es indispensa-
ble que la biblioteca que trabaje en conexi6n con el curso, cuente por lo menos
con un ejemplar de cada obra por cada cinco o tres estudiantes.
En la ensefianza de la bibliotecologia se utiliza much los "syllabi" que
consistent en una list de los temas principles incluidos en cada una de las
materials del curso, con una breve descripci6n de los t6picos, una lista de lectu-
ras complementarias, y ejemplos y preguntas relacionadas con cada caso. La
Escuela Internacional de Bibliotecologia de la Universidad de Antioquia, en
Medellin, Colombia, ha preparado las siguientes ediciones preliminares de
"syllabi" o "manuales para los cursos": Introduccidn a la organization y ser-
vicios de bibliotecas: La biblioteca y la sociedad y Administracion de biblio-
tecas. Aunque estos manuales estin en edici6n preliminary pueden servir como
materials bAsicos para la ensefianza y pueden ser adaptados a un curso ele-







CUBA DIDLIOTECOL6GICA


mental de bibliotecologia. Cada estudiante debe tener por lo menos el prime-
ro de los manuales mencionados que es el mis complete. La Escuela ha pre-
parado tambien un cuarto manual sobre Terminologia professional que result
muy (itil para el conocimiento de los terminos en ingles. De todas maneras,
cada estudiante debe estar provisto de una lista detallada de los t6picos que
comprende cada material.
Gaylord Bros., Library Bureau y Denco pueden suministrar gratuitamente
catilogos de equipos y materials indispensables en la organizaci6n de biblio-
tecas y muestras y models de muchos de ellos pueden ser adquiridos o fabri-
cados con prop6sitos de ensefianza. Tambien se necesita cat6logos sobre mate-
rial'e audiovisuales. Las revistas bibliotecol6gicas como ALA Bulletin, Li-
brary Journal, Wilson Library Bulletin (las cuales podrian estar a disposici6n
de los estudiantes asi como algunas revistas como Fenix publicadas en Lati-
noamerica) incluyen no s6lo articulos sobre equipos y edificios, sino tambien
avisos, ilustraciones e informaciones sobre el particular que aparecen con una
cierta periodicidad.
La lista de obras basicas en espafiol sobre bibliotecologia que se inserta
en el apindice represent el minimo de los materials escritos en castellanos
que debe poseer una instituci6n que ofrezca cursos permanentes.
En la ensefianza de la catalogaci6n y clasificaci6n y de la referencia y la
bibliografia se necesitan tambi6n otros libros. El professor debe seleccionar
libros y materials representatives de los diferentes problems que se plantean
en la catalogaci6n y clasificaci6n. Ademas debe poner a disposici6n de los
estudiantes una colecci6n lo mis amplia possible de los diferentes casos catalo-
graficos que pueden ser utilizados en los trabajos practices. Cada estudiante
debe practicar en forma individual con grupos de libros distintos de los de
sus compafieros para que se acostumbre a trabajar independientemente y a in-
terpretar las reglas apropiadas para cada caso.
En lo que se refiere a la ensefianza de la referencia y bibliografia, el pro-
fesor y los alumnos deben tener libre acceso a las enciclopedias, diccionarios,
manuales, directories, anuarios, etc. para que puedan recibir las explicaciones
relatives a cada uno de ellos y puedan Ilevar a cabo las tareas practices que se
les asignen, familiarizindose asi con los materials de referencia. Obras repre-
sentativas de los diferentes problems bibliogrificos deben ser seleccionados
especialmente para los trabajos que deben hacerse en clase.
La selecci6n de las obras que van a ser utilizadas como ejemplificaci6n para
el trabajo en clase y para practice, Ileva bastante tiempo y siempre que sea po-
sible es preferible que sea hecha con anterioridad.

Facilidades para la enseianza.-Desde que el curso no se basa en una for-
ma exclusive de conferencia, sino que los estudiantes necesitarAn utilizar a me-
nudo various libros simultineamente, es por lo tanto muy important la ubi-
caci6n del material y el equipo de la sala de clase. Debe tratar de que la ma-
yoria de los libros y materials de referencia esten cerca de ella para evitar los
inconvenientes del transport a grandes distancias o a otro edificio.
Si bien en las aulas de las universidades tradicionales los estudiantes dis-
pongan de sillas con brazos, para un curso corto del tipo del que se ha descripto
convendria que fueran provistos de escritorios o mesas de studio que les per-
mitan disponer de mas espacio para trabajar. En una estanteria colocada a
un costado de la clase deben estar los materials que van a ser utilizdos como
ejemplo para los trabajos practices. Si no fueran possible proveer a los estu-







CDA2 fI3JLIOTECOL6GICA


diantes de escritorios individuals, podrian utilizarse mesas grandes con capa-
cidad para 2 6 3 personas con espacio suficiente para trabajar con comodidad.
Un pizarr6n ubicado convenientemente es tambien necesario, asi como un ca-
rrito para transportar los libros.
SAdemis los alumnos deben disponer de otro lugar donde haya espacio su-
ficiente para que se sienten alrededor de mesas y puedan estudiar y discutir
juntos los problems que se van planteando.
Debe contarse tambien con miquinas para los profesores y de ser possible
para los estudiantes y un mime6grafo para la reproducci6n de los materials.

Personal docente y administrativo.-Aunque el curso haya sido planeado
con detenimiento, los materials necesarios hayan sido provistos y se cuente
con toda clase de facilidades, el 6xito del curso dependeri, fundamentalmente,
de la calidad de los profesores. Mucho se ha escrito sobre el personal ideal
para las escuelas permanentes de bibliotecologia, pero para el objetivo que
tiene este trabajo, es suficiente decir que un curso breve ofrece mis dificultades
que uno complete y que debe tratarse de obtener la colaboraci6n de los mejo-
res profesores de reconocida capacidad y experiencia.
Debe tambien disponerse de dactil6grafos que ayuden a los profesores en
las tareas diarias de copia y en los examenes, asi como de personal que se encar-
gue de la reproducci6n de los materials que se vayan necesitando.

Planeamiento previo del curso.-Actualmente existen en Latioam&rica 125
escuelas o cursos de caricter permanent y se ban dictado 80 cursos cortos tem-
porarios. Durante 1958 mis de 173 personas han ofrecido cursos biblioteco-
16gicos. Es razonable pensar que la mayoria de ellos ha preparado programs
de los cursos que han dictado, textos y otros materials de ensefianza. En estos
moment esti en prensa una nueva edicici6n de la Gufa de Escuelas y cursos
de. bibliotecologia en America Latina publicada por la Uni6n Panamericana
y preparada con el objeto de ayudar a los profesores administradores de los
cursos informindolos acerca de los cursos ofrecidos y las escuelas existentes y
los materials que pueden ser utilizados en nuevos cursos.
Tambien se esti preparando en la Un6n Panamericana una extensa biblio-
grafia sobre la preparaci6n professional y los libros fundamentals que facilita-
ri los futures planeamientos de las escuelas y cursos bibliotecarios.
Sin embargo es bueno tener en cuenta que hay otros factors casi tan im-
portantes para el exito del curso como un program bien planeado y un cuerpo
de profesores bien preparado. Las palabras que se dan a continuaci6n, ex-
tractadas de comentarios hechos acerca de un curso corto dado en el pasado por
bibliotecarios de nombre international y sobre la base de un curso bien pla-
neado, son ilustrativas de los problems inherentes a este tipo de esfuerzos:
"Cuatro fueron las principles desventajas que impidieron a los estu-
diantes obtener un miximo aprovechamiento del curso:
"La primera fue la heterogeneidad del grupo. Algunos estudiantes
tenian experiencia bibliotecaria y un buen entrenamiento en metodos
bibliotecarios. Ellos fueron los que hicieron el mejor trabajo. Otros
tenian preparaci6n academica pero les faltaba experiencia. Ellos fue-
ron los que registraron el mayor progress. Otros, tenian various afios
de experiencia bibliotecaria pero les faltaba preparaci6n academica. De
estos, algunos respondieron en forma pasable y otros en cambio resul-







CUBA BIrLIOTECOL6GICA


taron alumnos muy regulars. El resto del estudiantado no tenia ni
experiencia ni preparaci6n acadimica y practicamente se consider co-
mo perdido.
"La segunda desventaja fue las dificultades de studio que tuvieron
que afrontar. La mayoria de la literature estaba en la Biblioteca Na-
cional pero en muchos casos fue muy dificil sino impossible, locali-
zarla. Ademis no habia lugar para estudiar y la Universidad no per-
mitia la concentraci6n de la literature professional.
"El tercer factor fue la falta de literature professional y de una colec-
ci6n de textos de bibliotecologia. Sin embargo, es esencial que una
adecuada provision de material de studio puede dar a los estudiantes
la oportunidad de familiarizarse con el campo bibliotecol6gico.
"La cuarta desventaja fue la falta del conocimiento del ingles por par-
te de los estudiantes, sobre todo teniendo en cuenta que la mayor par-
te de la literature bibliotecol6gica esti escrita en ingles".

Conclusiones.-Este trabajo no ha tenido la intenci6n de discutir el curso
en relaci6n con sus patrocinadores, con la profesi6n bibliotecaria del pais y
con las instituciones educativas y oficiales del mismo. Tampoco se han hecho
en 1l sugerencias sobre los metodos de ensefianza, ni de las actividades no pro-
gramadas pero vinculadas a ellos, ni de otros factors que son de importancia
en el planeamiento de un curso de bibliotceologia. La falta de tiempo y espe-
cio no ha hecho possible tampoco una enumeraci6n de los esfuerzos desarrolla-
dos por organizaciones internacionales como la UNESCO y la OEA,, por fun-
daciones filantr6picas como la Rockefeller o asociaciones profesionales en pro
del mejoramiento del entrenamiento bibliotecario.
Pero es important hacer present a los estudiantes que asisten ya sea a
cursos cortos elementales o a cursos completes o de studios avanzados, que
ninguno de ellos pueda considerarse en la educaci6n professional pues la pre-
paraci6n de un professional bibliotecatio es un proyecto para today una vida.
La persona que no esti interesada en nuevos campos del conocimiento, ni
en hacer nuevos aportes al cumulo de conocimientos que ya posee, o que no
desea realizar un esfuerzo constant por adquirir nuevos conocimientos y nue-
vas ticnicas profesionales, no refine evidentemente condiciones para ser biblio-
tecario.


Washington, marzo 1959.














APENDICE


LISTA DE OBRAS BASICAS EN ESPANOL PARA LA ORGANIZATION
DE BIBLITECAS


AGUAYO, J.-Manual prictico de clasificaci6n y catalogaci6n de bibliote-
cas. 2a. ed. La Habana, J. Montero, 1951. (Incluye Reglas para la or-
denaci6n del catilogo diccionario).
BUONOCORE, D.-Elementos de bibliotecologia. 3a. ed. rev. Santa Fe,
Castellvi, 1952.
DEWEY, M.-Sistema de clasificaci6n decimal, tablas e indice alfab&tico
auxiliar. Traducci6n del ingl6s de la 15a. ed. rev. por Norah Albanell
MacColl, preparada en cooperaci6n con la Uni6n Panamericana. Lake
Placid Club, N. Y., Forest Press, 1955.
DOUGLAS, M. P.-Manual del professor bibliotecario. Mexico, Revert6.
1960.
EATON, T. F.-Introducci6n a la catalogaci6n y clasificaci6n. Traducci6n
[de la la. ed. en ingles] y models por Isaura Elena Salazar. Panami,
J. Gallardo, 1954.
EE. UU. LIBRARY OF CONGRESS.-Reglas para la catalogaci6n descrip-
tiva traducidas por Fermin Peraza Sarausa. Washington, 1953.
ESPANA. INTITUTO NATIONAL DE RACIONALIZACION DEL
TRABAJO.-Clasificaci6n decimal universal. Edici6n abreviada espafiola.
Madrid, 1953.
FINO, J. F.-L. A. HORCADE.-Tratado de bibliologia, historic y t6cnica
de producci6n de los documents. Santa Fe, Castellvi, 1954.
GALVIN, J. R.-M. VAN BUREN.-El edificio de la pequefia biblioteca pi-
blica. Paris, UNESCO, 1959.
LASSO DE LA VEGA Y JIMENEZ PLACER, J. La biblioteca como edificio
funcional; su construcci6n y equipo. Madrid, Tall. Grif. Gonzalez, 1948.
.-La Clasificaci6n decimal. 2a. ed. corr. y aum. seguida de las marcas
para alfabetizar los nombres de autor, de las instrucciones para la cataloga-
ci6n de impresos y de las reglas para la colocaci6n de los libros en los estan-
tes por materials. Madrid, Mayfe, 1950.
.-C6mo se hace una tesis doctoral; manual de ticnicas de la documenta-
ci6n cientifica. 2a. ed. Madrid, Mayfe, 1958.
.-Tratado de biblioteconomia; organizaci6n t6cnica y cientifica de las
bibliotecas. 2a. ed. Madrid, Mayfe, 1956.
LERENA MARTINEZ, E. A.-Materiales especiales en bibliotecas de caricter
general. Montevideo, Biblioteca Artigas-Washington, 1947.







CUBA. BIBLIOTECOL6GICA


MALAGA, L. F.-Reglas y tablas de notaci6n internal. En: Fenix, Lima, no.
5 p. 130-160, ler. sem. 1947.
MANUAL de biliotecologia para bibliotecas populares, por Juan Albani, J.
Federico Fin6, Carlos Victor Penna, Emilio Ruiz y Josefa Sabor. Buenos
Aires, Kapeluss, 1951.
MAYOL, J.-N6meros de autor para apellidos espafioles en la clase literature.
En: Boletin de la Asociaci6n Cubana de Bibliotecarios, La Habana, 8 (2):
53-56, jun. 1956.
MERRILL, W. S.-C6digo para clasificacidores; normas para la ordenaci6n de
libros segfn los principles sistemas de clasificaci6n. Buenos Aires, Kapu-
lusz, 1958.
PENNA, C. V.-Catalogaci6n y clasificaci6n de libros. Buenos Aires, Acme
Agency, 1945. (Agotado; 2a. edici6n en preparaci6n).
SABOR, J.-Manual de fuentes de informaci6n; obras de referencia, enciclope-
dias, diccionarios, bibliografias, biografias, etc. Buenos Aires, Kapelusz,
1957.
SEARS, M. E.-Lista de encabezamientos de material para bibliotecas meno-
res... Traducci6n y adaptaci6n de la 5a. ed. por Maria Luisa Gilvez
de Niklison e Isabel Betbeder Avellaneda bajo la direcci6n de Carlos Vic-
tor Penna. Buenos Aires, Acme Agency, 1949.
VATICANO. BIBLIOTECA APOSTOLICA VATICANA.-Normas pa-
ra catalogaci6n de impresos. Edici6n espafiola. Ciudad del Vaticano, 1940.
En prensa:
PE&ALOSA, F.-La Selecci6n y adquisici6n de libros (Uni6n Panamerica-
na, Washington, D. C.)














EL TRABAJO DE REFERENCIA EN LA BIBLIOTECA JUVENILE:
SU IMPORTANCIA
Audry Mancebo Melendez

Hubo un tiempo, ya muy lejano, en que el hombre retenia en la cabeza
todos los datos que le eran necesario para poder figurar en la sociedad en cali-
dad de hombre culto. Pero los avances hechos por la ciencia y los progress
de la historic, son de tal naturaleza en nuestros dias, que no hay memorial ca-
paz de retener la informaci6n que se necesitaria para leer una obra de ciencia
o puramente recreativa, sin dejar frases o palabras sin conocer y datos sin
comprobar.
Para tender a esas necesidades del hombre modern, se han elaborado
libros llamados de consult, informaci6n o referencia, tales como: anuarios,
diccionarios, enciclopedias, directories, atlas, etc., que no son libros para leer
de tapa, sino que simplemente sirven de consult para descifrar el sentido de
una frase, comprender el significado de una palabra, hallar el nuimero de habi-
tantes de una ciudad determinada, etc.
La secci6n dedicada al servicio de referencia y consult no falta en ninguna
biblioteca medianamente organizada, y en la biblioteca juvenile suele ser una
de las mis tiles y frecuentadas. Al frente de esta secci6n debe hallarse una
persona competent en el manejo de la colecci6n y conocedora de los intereses
de los nifios y sus necesidades escolares, con el objeto d que ningfin lector salga
de la biblioteca sin haber realizado su consult, sin haber obtenido el dato que
buscaba o resuelto el problema que debia resolver.
El servicio de referencia y consult es uno de los de mayor importancia
dentro de las actividades de la biblioteca juvenile y tiene en ella un caricter
educativo, ya que una gran parte de las informaciones solicitadas por sus lec-
tores, esti en relaci6n con las materials que incluyen los planes de studios.
El concept modern de la educaci6n require nuevos metodos de ensefianza.
Los metodos que limitan el aprendizaje a la explicaci6n del maestro y a la
consult exclusive de los libros de texto, estin siendo reemplazados rapida-
mente por otros nuevos que implican procedimientos dinimicos en el aula y
participaci6n active del nifio en la adquisici6n del conocimiento. Para poner
en prictica esos nuevos planes, se necesita: un amplio campo de lectures y ma-
teriales de consult que abran ante el nifio las puertas del mundo que lo rodea,
el cual le es ajeno por su lejania en el tiempo o por otro motive; que adquiere
imprescindiblemente, destreza en la busqueda de informaci6n a travis de di-
versos canales y que se familiarice con las fuentes que puedan proporcionarle
esa informaci6n.
De acuerdo con lo dicho anteriormente, el trabajo de referencia en una bi-
blioteca juvenile, debe dividirse en dos parties:
a) El servicio de referencia y consult propiamente dicho, y
b) La instrucci6n en el uso y manejo de la biblioteca y los libros.
El servicio de referencia y consult propiamente dicho:
La bibliotecaria juvenile (digo bibliotecaria y no bibliotecario, porque este
trabajo es desempefiado generalmente por una mujer) en su funci6n de con-







CUBA 3IBLIOTECOL.6GIC


suitor, debe tender a las preguntas formuladas por el nifio teniendo en mente
dos objetivos principles: primero, ponerlo en el camino de satisfacer su nece-
sidad inmediata, lo que significa ayudarlo a encontrar por si mismo la infor-
maci6n que desea y guiarlo en el uso de ella una vez encontrada y, segundo,
aprovechar ese punto de contact que tiene con el nifio para tratar de investigar
sus intereses de lectura. Esto ultimo no lo consigue, naturalmente, ni en la
primera ni en la segunda vez que el nifio acude a ella en busca de ayuda, pero
si a travis de un contact director y continuado.
Las primeras visits que hace el nifio a la biblioteca en busca de informa-
ci6n, tienen que ser dirigidas por la bibliotecaria, pero despues, en visits suce-
sivas, el nifio, ya entrenado, puede ir haciendo solo su trabajo. La biblioteca-
ria debe ensefiarle d6nde y c6mo encontrar la informaci6n deseada, pero nunca
buscirsela ella misma.
La relaci6n que existe entire la bibliotecaria y el nifio durante el trabajo
de referencia y consult es de gran importancia, porque de una buena guia y
ayuda depend la consecusi6n de un trabajo perfect. Un nifio mal dirigido,
suele copiar, sin provecho alguno, largos pirrafos de las enciclopedias y otros
libros, terminando cuando cree haber escrito lo suficiente para satisfacer al
maestro. Un niiio bien dirigido, por el contrario, adquiere datos precisos para
completar su trabajo, y aprende, no s6lo a preparar una lecci6n, sino a inves-
tigar por si mismo, lo cual le resultari muy 6til en sus actividades futuras.
Los nifios pequefios que asisten a los primeros grades, son capaces de usar
los recursos de la biblioteca s61o en un sentido muy restringido, por tanto, el
trabajo que se realice con ellos no debe ser excesivo y debe adaptarse a sus pe-
quefias personalidades. La bibliotecaria debe indicarles, previamente, el libro
donde han de buscar sus preguntas, sin que quede para ellos mis que la tarea
de encontrarlas.
A media que los nifios avanzan de grado, aumenta su capacidad para usar
todo tipo de recursos de la biblioteca. La bibliotecaria los ayudari a familia-
rizarse con las fuentes que estan a su alcance y les ensefiari a adaptarlas a sus
necesidades.
Los nifios de grades superiores poscen ya extensos intereses de lectura y
estin preparados para usar ampliamente las fuentes de consult y realizar in-
vestigaciones en todos los campos de sus intereses intelectuales. Ya la bibliote-
caria debe dejarlos trabajar solos y ayudarlos s61o cuando ellos lo soliciten.

La instruccidn en el uso y manejo de la biblioteca y los libros:
De las actividades de la biblioteca juvenile, ninguna es mis important que
la de ensefiar a nifios y j6venes a usarla correctamente. Para que ellos puedan
obtener todo el provecho de la biblioteca y del material de que vista dispone,
es necesario que sepan manejarlo y que conozcan c6mo encontrar en los libros
la informaci6n que necesitan hallar. El niiio no sabe instintivamente buscar
una informaci6n especifica, no, sabe c6mo utilizar el catalogo de la biblioteca,
etc. Es necesario instruirlo en todo esto y sin esa instrucci6n, aun la mejor
y mas modern biblioteca juvenile result ineficaz.
Hoy en dia, todavia nos encontramos, con much frecuencia, lectores que
desconocen, por complete, c6mo manejar los libros. Se da el caso de que
ni siquiera saben buscar en un simple diccionario y menos a6n en una enciclo-
pedia. Ignoran la existencia de las tablas de contenido, el uso de los indices de
materials, tan corrientes e indispensables en los libros de informaci6n. Y no
digamos nada de otras classes de indices, tales como los cronol6gicos, los de
autores y personajes citados, etc.







CUBA BIBLIOTECOI.OGICA


Para la mayoria de nuestros j6venes estudiantes, las notas y citas biblio-
grificas al pie de las paginas, son cosas que no deben tenerse en cuenta, y las
bibliografias, completamente inutiles. Y todos 6sto se debe nada mis, que al
desconocimiento que tienen de los que son los libros y a la falta de contact
con los mismos.
Hay diferentes opinions sobre el modo mis efectivo de impartir esta ins-
trucci6n en el uso y manejo de la biblioteca y los libros. Algunos piensan que
es mejor darla en el mismo moment en que se presentan los problems espe-
cificos, es decir que debe ser una instrucci6n occasional e informal; mientras
otros opinan que debe darse mediante un program planeado de practices es-
pecificas. Pero lo cierto es que, en un sentido amplio, la instrucci6n en el uso
y manejo de la biblioteca y los libros, incluye desde la conversaci6n informal
que la bibliotecaria sostiene con cada lector en particular para ayudarlo a resol-
ver un problema determinado, hasta la ensefianza formal en classes y cursos
dados como actividad de la biblioteca o incluidos dentro de los programs esco-
lares.
La instrucci6n occasional la imparte la bibliotecaria diariamente al ayudar
al nifio a encontrar sus libros, al indicarle c6mo usar una tabla de contenido,
c6mo buscar en los estantes, en el catilogo, etc.
A la instrucci6n occasional se la ha sefialado el inconvenient de impedir
que muchos nifios Ileguen a usar, independientemente, los libros y otros ma-
teriales de la biblioteca, porque pueden habituarse a confiar en el auxilio, siem-
pre a mano, de la bibliotecaria. No obstante la necesidad de la instrucci6n
occasional es evidence, y en ciertos casos puede ser hasta mis provechosa que la
formal. El inconvenient que se le atribuye puede ser salvado por una biblio-
tecaria inteligente que limited su intervenci6n a la estrictamente necesaria y vaya
dejando, gradualmente, al niiio en libertad, segin aumente su destreza en el
uso de la biblioteca.
Para la instrucci6n formal, que es la que se imparte siguiendo un plan
trazado y organizado previamente, puede usarse el metodo de conferencias o
conversaciones en combinaci6n con ejercicios de classes, pero es muy convenien-
te contar con un texto y con libros de trabajo, pues asi hay mis tiempo para
los ejercicios pricticos que el nifio, de acuerdo con su capacidad, puede com-
pletar independientemente, solicitando la ayuda de la bibliotecaria cada vez
que le sea necesaria.
Los niiios que se han acostumbrado al uso y manejo de la biblioteca y los
libros, se convertirin en adults con plena conciencia de que lost problems de
informaci6n, por muy arduos que sean, pueden Ilegar a resolverse con la ayu-
da de los libros y otros materials de documentaci6n que se encuentran orga-
nizados en las bibliotecas.
Si desde la infancia adquieren estos conocimientos, llegarin a la escuela
secundaria provistos de un buen equipo para realizar las tareas que en ese nivel
de la ensefianza les son asignadas por los profesores y que requieren mayor
dominio de las fuentes de documentaci6n y una participaci6n mis active y
personal por parte del alumno. Y s6lo asi llegarin a la universidad capacitados
para el verdadero trabajo de investigaci6n, caracteristico de la ensefianza de
nivel superior.
De la misma manera que un obrero que no sabe manejar sus herramientas
nunca llegari a conocer bien su oficio, un joven que no adquiere un dominion
de los libros, no podri jams Ilegar a poseer la cultural necesaria para realizar
su trabajo y para comprender el mundo y la civilizaci6n a que pertenece.














LOS LIBROS EDITADOS POR MARTI ('


Por Andres Alonso Sdnchez

Entire la gran producci6n escrita de Marti recopilada, primero, por su dis-
cipulo predilecto. Gonzalo de Quesada y Ar6stegui y proseguida, posteriormente
por su hijo, nuestro professor, Gonzalo de Quesada y Miranda, hasta alcanzar
la respectable cantidad de sctenta y cuatro volumenes, se nos ha ocurrido entre-
sacar aquellas producciones que fueron editadas por el Maestro, en vida, y que
van marcando jalones de su patriotism y de su calidad de escritor.
Tenemos, en primer lugar, su folleto "El Presidio Politico en Cuba",
publicado en Madrid en 1871, que es una apasionada denuncia de los crimenes
y horrores que se comedian en la Colonia contra los condenados a presidio po-
litico. A traves de aquellas piginas vemos despuntar el periodista que result
ser despues, ya que sus descripciones de los martirios y castigos a que eran
sometidos los condenados, no s61o crispan los nervios y enrojecen el rotro,
sino que quedaron como dolorosos recuerdos de la intransigencia de los gober-
nantes tanto de la Metr6poli como de los que padecia la Colonia.
Diganlo si no los siguientes pirrafos entresacados al azar de este folleto:
"La pluma describe con sangre al escribir lo que yo vi; pero la ver-
dad sangrienta es tambien verdad.
Vi una llaga que con escasos vacios cubria casi todas las espaldas
del anciano, que destilaban sangre en unas parties, y materials p6tri-
das y verdinegras en otras. Y en los lugares menos llagados, pude
contar las sefiales recientisimas de treinta y tres ventosas".
Es un alegato hecho con sangre y dolor, con picdra y polvo de las cante-
ras, con la propia vida de los condenados, bald6n y afrenta de la humanidad
y de aquellos hombres que eran capaces de mantener en la Colonia aquel esta-
dos de cosas, sostenido por un odio feroz y rencoroso, incapaces de tener un
gesto de amor hacia un semejante, que lo merecia, por el solo hecho de serlo.
En segundo lugar, al ser proclamada la primera Repiblica Espafiola en
1873, Marti que siempre tiene present el dolor de la patria oprimida, public
su segundo folleto "La Repiblica Espaiiola ante la Revoluci6n Cubana" con
pie de imprenta de Madrid, 1873, en el que se mantiene la misma t6nica en
favor de la independencia de Cuba expresada en el anterior y que es el mis
formidable alegato en defense de los derechos de Cuba al pleno disfrute de
sus libertades, que se merecia por el alto grado de civilizaci6n a que habian
Ilegado sus hijos y que era como una flecha clavada en el coraz6n de los espa-
fioles de aquella ppoca, por lo engafioso de sus ideas y sentimientos republica-
nos, tanto como por su incapacidad como gobernantes y por la falta de vision
political de que dieron muestras en aquel moment.
Marti, en este folleto, plantea la tesis, que no pudo ser destruida con fala-
cias de ning6n genero, de que no era possible que la Repfblica Espafiola man-

(") Trabajo leido en el Acto de Clausura de la 17ma. Sesi6n del Curso del Seminario
Martiano, celebrado en el Aula Magna de la Universidad de la Habana el dia iro.
de febrero de 1960







CUBA BIBLIOTECOLOGICA


tuviese dos principios politicos, segin se tratase de Espafia o de Cuba; que las
doctrinas que eran encomiables para Espafia debian serlo, igualmente, para
Cuba, y que los ideales que eran base y sostin de la Republica Espafiola no
podian ser negados a Cuba, y que por aspirar tambien a esos ideales los defen-
dia a todo trance.
Veamos como se expresa en relaci6n con esta cuesti6n:
"Hombre de buena voluntad, saludo a la Republica que triunfa, la
saludo hoy como la maldecir6 mafiana cuando una Repiblica aho-
gue a otra Republica, cuando un pueblo libre al fin comprima las
libertades de otro pueblo, cuando una naci6n que se explica que lo
es, subyugue y someta a otra naci6n que le ha de probar que quiere
serlo. Si la libertad de la tirania es tremenda, la tirania de la liber-
tad repugna, estremece, espanta.
La libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la
frente manchada de sangre".
Cronol6gicamente sigue en orden su ensayo "Guatemala", editado en Me-
xico en 1878. "Es -seg6n apreciaci6n certera de Andris Iduarte- un studio
hist6rico y literario de Guatemala, con descripciones frrvidas de una tierra que
lo maravillaba, y en el que se encontraran de manera muy saliente -tuvo
tiempo para podar y pulir- las caracteristicas de su estilo".
Como ejemplo de la belleza de sus descripciones mencionamos el pirrafo
que sigue:
"Tendiase no lejos el encantado valle de Paulchoy, el de ricas
aguas, vecinas canteras, pastos sobrados, flores menudisimas, por
rio colgado, por dormidos volcanes coronados; y a 61 se fueron los
habitantes fugitives. Ni cielo mis azul cubri6 ni mis sabroso aire
respir6 ciudad alguna de la Tierra. Pero de pronto, prefiado el
suelo con el llanto del fuego de los indios, revent6 en espantosos
terremotos que sacaron de quicio torres y palacios, hendieron la.
b6vedas y echaron fuera los cimientos de la soberbia cathedral. Go-
lillas y maestros de obras acrecieron el just alboroto, y, movidos
de la evidence ganancia, apresuraron la traslaci6n de la ciudad An-
tigua al llano esplendido en que hoy se extiende, desdefiosa y tran-
quila, la blanca y pr6spera sefiora del afiejo dominio del Utatlin".
Igualmente, encontramos en este ensayo sobre Guatemala el mensaje para
la patria irredenta, present en todos los escritos de Marti: "Una larga domi-
naci6n ha quebrado un poco el caracter. Pero 61 resucitari. La dignidad es
como la esponja: se la prime, pero conserve siempre su fuerza de tension.
La dignidad nunca muere".
Demis esti decir que Marti, al igual que como prosista, fue un poeta de
primera magnitude. Fue un maestro del verso y un creador de formas nuevas.
Desde niiio se manifest su vena poetica dedic6ndoles versos a su madre, a sus
hermanas, a dofia Micaela, la esposa de Mendive. Ya en su madurez escribi6
composiciones de extraordinario valor artistic y profundidad, en cuanto a
la hondura de su pensamiento se refiere.
El primer libro de versos editado por Marti es el "Ismaelillo" publicado
en New Work en 1882. Esti dedicado a su lnico hijo, Jos6 Francisco, y por
la lectura de su dedicatoria, podemos darnos cuenta del estado en que se hallaba
su espiritu en aquellos moments, debido al drama intimo de la incomprensi6n
de su esposa. Asi dice en el ir6logo:







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


"Hijo: Espantado de todo, me refugio en ti. Tengo fe en el mejo-
ramiento human, en la vida future, en la utilidad de Ia virtud,
y en ti".
En estos versos se halla contenido un mensaje que Marti envia a su hijo
para que proceda honradamente en la vida, para que siga los mismos principios
que 6l sustentaba. Esto lo podemos confirmar en el siguiente fragment de
los versos titulados "Mi Reyecillo" que dice asi:
"Mds si amar piensas
El amarillo
Rey de los hombres
iMuere conmigo!
;Vivir impuro?
;No vivas hijo!"
En 1891, y tambien en New York, public Marti sus "Versos sencillos",
pequefio volume que dedica a sus grandes amigos: el mexicano, Manuel Mer-
cado y el uruguayo, Enrique Estrizulas.
Estos versos son los mis conocidos de Marti y aunque los denomin6 sen-
cillos, de sencillos tienen muy poco. Son eminentemente autobiogrificos y
expresan, en forma simb6lica, sus pensamientos patri6ticos, filos6ficos y reli-
giosos. Por su forma, recuerdan el Romancero Espafiol, y no hay duda de
que muchos de ellos tiener, el estilo de la copla.
En ellos estin contenidos pasajes de la vida de Marti, como en el que relata
los sucesos de Villanueva, del que citamos el siguiente fragmento:
"No hay bala que no taladre
El port6n; y la mujer
Que llama, me ha dado el ser:
Me viene a buscar mi madre".
Conteniendo un mensaje para su hijo, citamos otro fragmento:
"Vamos, pues, hijo viril,
Vamos los dos: si yo muero,
Me besas: si tii iprefiero
Verte muerto a verte vil!"
No podemos dejar de citar aqui los muy conocidos por "La rosa blanca"
que aunque profanados hoy en el extranjero por personas mercenaries, son la
expresi6n lirica mis bella que pueda concebirse del amor human, asi como
tambien, entire otros, "Para Arag6n en Espaia. .", "La nifia de Guatemala"
y "La bailarina espaiiola", cuyas estrofas recuerdan episodios salientes de su
vida.
Y sobre todo, como expresi6n conmovedora y cimera de su sacrificio por
Cuba, de la inmaculada pureza de sus prop6sitos, en fin, de su desinteres, cita-
mos, para terminar, las siguientes estrofas:

"No me pongan en lo oscuro
A morir como un traidor:
Yo soy bueno, y como bueno
Morird de cara al Sol!"

"Yo quiero cuando me muera,
Sin patria, pero sin amo,
Tener en mi losa un ramo
De flores, -y una bandera!"














La biblioteca en las escuelas de formaci6n del magisterio y su influencia
en el desarrollo de las bibliotecas escolares.

Por Raquel Robes Masses.


Las bibliotecas en las escuelas de maestros primaries tienen una importan-
cia enorme y un prop6sito doblemente educativo. El joven que en estos cen-
tros se prepare professional e intelectualmente y va formando su caricter para
la elevada misi6n que deberi desempefiar mis tarde, necesita encontrar en sus
bibliotecas un instrument adecuado para el propio aprendizaje, un comple-
mento indispensable e insustituible de la ensefianza que se le imparte en las
aulas y un estimulo poderoso y efectivo para proseguir, por cuenta propia,
su desenvolvimiento cultural. Por otra parte no podra prescindir tampoco de
la biblioteca como fuente de documentaci6n te6rica y practice, ya en su caric-
ter de future maestro, para emplearla en funci6n de la profesi6n que va a
ejercer.
Esencialmente, la biblioteca de las escuelas para maestros es un auxiliar al
servicio del profesorado y un instrument de ensefianza organizado en bene-
ficio de todos los alumnos; pero ademis ha de ser, y en este aspect no es me-
nor su importancia, un estimulo para el desarrollo intellectual independiente
de cada uno de los estudiantes.
Para que estas bibliotecas cumplan su misi6n con eficacia deberin aten-
der a cinco aspects fundamentals.
1 Formaci6n de colecciones de alta calidad para uso, tanto de los profe-
sores como de los alumnos, incluyendo dentro de ellas libros y cuantos mate-
riales puedan servir como fuentes de documentaci6n e informaci6n: (folletos,
revistas y diaries, mapas, liminas, diapositivas, peliculas, misica grabada,
etc).
29 Organizaci6n t&cnica del material impreso en que esti preservado el
conocimiento, y de los materials audiovisuales indispensables para la infor-
macion.
3 Locales convenientes y suficientes para los servicios que ofrecera la bi-
blioteca y para el n6mero de sus usuarios.
49 Personal id6neo que, en relaci6n con los recursos de la biblioteca, sea
como el profesorado con respect al plan de studios.
50 Desarrollar en el estudiante el hibito da leer, tanto para el studio co-
mo para el entretenimiento, lo que le facilitari el proseguir su educaci6n a
travis de toda su vida.
Toda biblioteca tiene su raz6n de ser en la ayuda y beneficios que pueden
ofrecer al grupo social que constitute su p6blico. Asi las bibliotecas docentes
orientan sus servicios tomando en consideraci6n las necesidades de sus lecto-
res: profesores y alumnos, a los que se suele afiadir en muchos casos a los gra-
duados. Las bibliotecas de las escuelas de maestros teniendo en cuenta las ne-
cesidades especificas de sus lectores deben desarrollar los servicios siguientes:







CUDA DIDLIOTECOL6GICA


19 Facilitarin libros y materials a los profesores, para su labor docente y
para trabajos de investigaci6n dentro de sus especialidades, y a los alumnos
para studio y lectura, desarrollo de tareas asignadas y trabajos especiales de
ampliaci6n e investigaci6n.
29 Adiestrarin a los esudiantes en el uso y manejo de los libros y de las
bibliotecas.
39 Entrenarin a los futures maestros en las t&cnicas que les permitan orga-
nizar pequefias bibliotecas escolares y ensefiarles a sus alumnos a usarlas con
provecho.
Asi pues, como factor de gran influencia en su preparaci6n professional, el
future maestro necesitari disponer de una buena biblioteca que no s6lo le
ofrezca abundante y select material informative y servicios adecuados, sino
tambien cierta preparaci6n t&cnica que le facility en su caricter de estudiante
el uso de los libros y la literature y le permit graduarse en condiciones de
establccer y organizer bibliotecas escolares eficientes en los centros donde vaya
a ejercer sus funciones docentes.
RefiriCndose a la trascendental funci6n que se le encomienda a las biblio-
tecas de los centros de formaci6n de maestros, Ernesto Nelson, ex-inspector
general de la ensefianza secundaria en Argentina dice en su obra Las bibliote-
cas en los Estados Unidos (1) que aunque escrita hace treinta afios conserve
todavia su vigencia: "Los progress de la ensefianza que encaminan sus esfuer-
zos en el sentido de obtener un desarrollo cada vez mayor de la personalidad
del nifio, han hecho sentir su influencia principalmente sobre la escuela nor-
mal, en la que recae la responsabilidad de preparar al maestro para su ensan-
chado ministerio. Para ensefiar a usar los libros con independencia, como ins-
trumentos de investigaci6n y no como dogmiticos tiranos, debe el maestro
ejercitarse el mismo en ese uso de la pagina impresa. La biblioteca de la escue-
la normal, que es un verdadero laboratorio donde el alumno maestro aprende
a investigar y a descubrir, ha torado asi una importancia que no se le conce-
dia cuando el libro era un mero trasmisor de verdades hechas".
En ninguna instituci6n educativa la biblioteca debe ser considerada como
un anexo, sino porci6n fundamental e integrante de la misma. Desde la ense-
fianza primaria elemental hasta la educaci6n superior, la biblioteca resultari
siempre un factor esencial y poderoso para conseguir el complete desarrollo de
los planes y programs de studio y, por consiguiente, de los objetivos de la
educaci6n. Su importancia es siempre igual, en todos los niveles, aun cuando
su valor sea mis evidence en las etapas media y superior. En realidad no puede
haber verdadera cultural sin esos poderosos auxiliares. En la escuela elemental
la biblioteca es un instrument de educaci6n que el maestro tiene que ensefiar
a usar y cuya empleo debe irse dosificando sabiamente hasta lograr que el alum-
no,!llevado estrechamente de la mano en. los primeros grades, pueda en los in-
termedios y superiores ir haciendo.por si mismo sencillos trabajos de investiga-
ci6n personal. Ya en la escuela secundaria el adolescent estara en condiciones,
gracias a esa preparaci6n initial, y en posesi6n de una mayor madurez intelec-
tual, de emprender una forma de~investigaci6n superior, con mis libertad cada
vez y sin que la direcci6n del professor se haga sentir continuamente. En esta
etapa la biblioteca docente deberi estar en condiciones de permitir que el joven
Ileve a cabo por si mismo el aprendizaje, cada vez de manera mis independiente
y personal, hasta que por filtimo, al Ilegar al nivel universitario, el professor no

(1) Nelson, Ernesto. Las bibliotecas en los Estados Unidos. [Nueva York] Dotaci6n Car-
negie para la Paz Internacional, 1929. (Biblioteca Interamericana, 6). p. 329.







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


sea otra cosa que un oricntador o guia de studios del alumno, verdadero invcsti-
gador en el laboratorio y campo de experimentaci6n que es la biblioteca. Co-
mo eslab6n y element de enlace el professor, el alumno y los libros esti el
bibliotecario, encargado de hacer possible este ideal de la educaci6n modern.
Teniendo en cuenta lo anterior se comprende que el character del bibliote-
cario y su posici6n con respect al alumnado cambien con la labor que esto ne-
cesite desarrollar en cada tipo de biblioteca docente, y que participe de funcio-
nes muy semejantes a las de los profesores del establecimiento donde desempe-
na su, misi6n. En las escuelas primaries sera como un maestro, porque la in-
dole de ellas exige que lo sea. El bibliotecario deberi continuar la labor del
maestro y para ello conocer como el maestro, los objetivo de la educaci6n, y
enjuiciar la psicologia del nifio y del joven para comprender sus gustos y orien-
tar adecuadamente sus inclinaciones a travys de la lectura. Este hecho, mis
la imposibiildad (por razones econ6micas) de que en cada escuela elemental
exista una biblioteca perfectamente equipada y atendida por personal son las
causes que en otros paises dieron origen al maestro-bibliotecario, nacido para
resolver un problema que confrontamos en Cuba con urgencia todavia mayor,
punto que tampoco contamos con suficientes bibliotecas piblicas infantiles.
El desarrollo del maestro bibliotecario en nuestro medio y la necesaria aten-
ci6n de las autoridades oficiales a las bibliotecas escolares serin una adecuada
soluci6n para dar a nuestros niiios el complement indispensable ensefianza
que el ofrece el Estado y el alimento spiritual que merecen.
"La funci6n del maestro se enriquece si es capaz de lograr que sus disci-
pulos aprendan el arte de servirse de los libros" -dice Nelson-(M) "Los nifios
deben saber servirse de las bibliotecas y para' que lo hagan con fruto, much
ha de esperarse del maestro". Mas si ese maestro no esti preparado previamen-
te para cumplir la misi6n que de 61 se espera y carece de suficiente experiencia
personal en el trato con los libros, es initil que se le pida nada semejante. El
estudiante para maestro necesitari familiarizarse con los libros en general y
muy especialmente saber manejar correct y ficilmente las obras de consult:
enciclopedias, diccionarios lexicogrificos, atlas, anuarios, manuales, indices,
diccionarios biograficos, etc., tanto para uso propio como para ensefiar a
usarlos" en el ejercicio de la profesi6n que han escogido. No hay que olvidar que
en el mundo modern la familiaridad con las fuentes del conocimiento es tan
important como la posesi6n del conocimiento mismo.
Como parte de su formaci6n professional, el alumno-maestro debe prepa-
rarse convenientemente para poder guiar al niiio dentro de la literature infantil
y didactica, que no re6nen siempre los requisistos necesarios, ensefiindole a dis-
tinguir lo bueno de lo malo y lo mediocre. Debe capacitarse para recomendarle
obras que respondan a su edad, sus necesidades e intereses y a su desarrollo
mental y pedag6gico y le sera muy convenient conocer los metodos que se han
usado con 6xito para interesar a los nifios en la lectura y former en ellos el
hibito de leer y el buen gusto literario. Necesita asimismo conocer los funda-
mentos de la ticnica bibliotecaria, a fin de organizer los libros y los diversos
materials que colecciona la biblioteca escolar modern y reglamentar los servi-
cios que deba ofrecer, para obtener de ella el mayor beneficio con el menor gas-
to de tiempo, esfuerzo y recursos de toda indole.
Desde que las escuelas de formaci6n de maestros norteamericanas com-
prendieron la gran importancia de la biblioteca escolar y del bibliotecario como
auxiliares de la ensefianza, comenz6 a desarrollarse en ellas un interns crecien-

(1) Nelson. Opus cit.







CUBA T3IBLIOITECOL6GIC A


te por los cursos de entrenamiento bibliotccario como cl mcdio mcjor y mis
eficaz de obtener provecho de ella. Durante muchos aiios sc produjeron ten-
tativas esporidicas para organizarlos. En 1903 doce escuelas los habiian insti-
tuido y a partir de esa fecha se han generalizado cada vez mas estas ensefian-
zas. Pero es convenience destacar el caracter y finalidad de estos cursos para
maestros, diferentes de los esencialmente profesionales.
A la ensefianza de la biblioteconomia en las escuelas para maestros se le
ha dado en los Estados Unidos un caracter mis cultural que professional, pues
si bien participa de este ultimo, ya que tienen por objeto habilitar a los maes-
tros para administrar la pequefia biblioteca escolar, en ellos se le da impor-
tancia preponderante a las cuestiones bibliograficas, al conocimiento de la lite-
ratura infantil y muy especialmente al uso de los libros, conocimientos indis-
pensables y de enorme utilidad para los maestros, aun cuando no tengan que
organizer ni que tender las bibliotccas de sus escuelas.
Generalmente la biblioteca escolar, aun en aquellos paises donde ha alcan-
zado un alto desarrollo, tiene a su frente alguna de las maestras de la escuela
a la que sirve. S61o cuando se trata de escuelas importantes por su nuimero de
alumnos se encuentran bajo la direcci6n de un bibliotecario professional. A
este respect Mary Peacock Douglas dice en el prefacio de su obra Teacher-
librarian's handbook('): "Las escuelas de los Estados Unidos estan cada vez
mis conscientes de la importancia de la biblioteca como factor central en el
program docente. En la mayoria de los casos esta convicci6n excede en much
a la posibilidad de proveer las instalaciones y equipos necesarios y personal
adecuadamente preparado. En las escuelas pequefias, especialmente, es frecuente-
mente impossible emplear permanentemente un bibliotecario especializado y
que todavia quede dinero para adquirir libros. Por esta raz6n el crecimiento
del cargo de maestro-bibliotecaria (la combinaci6n de los deberes de maestra
de aula con los de bibliotecaria) ha sido considerable. Es obvio que para tal
cargo tiene que aceptarse un minimo de preparaci6n bibliotecaria y tambi6n
que un conocimiento general de los problems de toda pequefia biblioteca esco-
lar es esencial para la maestra bibliotecaria, a la vez que algin conocimiento
de los libros mismos y cierta comprensi6n de los nifios y nifias a quienes deba
ella mostrarle el camino de los libros".
La literature infantil es asunto que interest a los bibliotecarios y que de-
biera interesar tambi6n a los maestros, que suelen no darle suficiente valor.
Al igual que la literature didictica, la literature para nifios, considerada como
arte, es un factor imponderable en la educaci6n del nifio y del joven, por la
parte que le corresponde como ejercitadora de las potencias superiores. Tho-
mas de Quincey estableci6 una diferencia fundamental entire dos generos de li-
teratura dirigidos especialmente a los niiios: la literaturea que ensefia" y la
literaturea que mueve". Es decir, la literature informative, cientifica y la que
se sirve del arte, de la belleza para expresar los altos ideales y las creaciones del
cspiritu; la que habla a la inteligencia y a la raz6n y la que se dirige a los sen-
timientos para despertarlos y depurarlos.
De estas dos expresiones complementarias de la verdad, una, la literature
informative, ha encontrado plena acogida en la escuela, mas la otra todavia
no ocupa en ella el puesto que debiera corresponderle. Nadie duda del valor
de los libros cientificos en la educaci6n, y sin embargo, los otros, considera-
dos "para pasar el tiempo" no son suficientemente apreciados, a pesar de que

(1) Douglas, May Peacock. The teacher-librarian's handbook. 1st. ed. Chicago, A.L.A.,
1941. (La 2a. ed. de esta obra, (1949) ha sido traducida al espafiol por Maria Teresa
Chivez y publicada en M6xico este aiio por la Editorial Revert6).







CUBA IBI.IOTECOLoGICA 113

son en ocasiones los formadores del caricter, los guias de una vida o los inspi-
radores del genio.
Las bibliotecas de las escuelas para maestros podrin ejercer una influencia
en el desarrollo de las bibliotecas escolares ofreciendo a los alumnos maestros
el entrenamiento bibliotecol6gico necesario --conocimientos de administra-
ci6n bibliotecaria, clasificaci6n y catalogaci6n y organizaci6n de servicios y ac-
tividades propias de la biblioteca elemental- para fomentar y dirigir sus fu-
turas bibliotecas. La propia escuela esti tambien en excelentes condiciones para
desarrollar, en colaboraci6n, con su biblioteca y con la biblioteca de las escue-
las pricticas elementales cuando 6stas existen, cursos de literature infantil, de
uso y manejo de las obras de referencia y de los instruments de la biblioteca
y para experimentar los metodos mis efectivos para interesar a los nifios en' la
lectura. La biblioteca podri hacerlo en condiciones 6ptimas, pues cuenta con
materials, personal que podran hacerse cargo de las explicaciones, y lugar ade-
cuado para realizar las practices necesarias.














NOTICIAS Y COMENTARIOS


Con una numerosa concurrencia de la Clase Bibliotecaria y personalida-
des oficiales, se celebr6 como habia tiempo no se hacia en Cuba, el "Dia del
Libro Cubano y del Bibliotecario". Dicho acto que tuvo lugar el 7 de junior
fue organizado por la Delegaci6n del Gobierno en el Capitolio Nacional en
cooperaci6n con la Biblioteca Nacional "Jose Marti" el Colegio Nacional de
Bibliotecarios Universitarios, la Biblioteca "Jos6 Antonio Echeverria" de la
Casa de las Americas y de las Bibliotecas Marti, Maceo, Miximo G6mez, Cir-
culante y Viajera del Capitolio Nacional.
Hicieron uso de la palabra, la Sra. Maria Villar Buceta, con "un Saludo a
la clase bibliotecaria", la Dra. Maria Teresa Freyre de Andrade quien disert6
sobre Los Pioneros de la causa bibliotecaria", los sefiores, Jose Soler Puig,
author de "Bertill6n 166" por Los Autores Cubanos y Luis de la Cuesta Leanes
sobre "La Imprenta Nacional", haciendo el resume del acto el Dr. Armando
Hart Divalos, Ministro de Educaci6n.



La Dra. Carmen Rovira, Vicepresidenta del Colegio Nacional de Biblio-
tecarios Universitarios durante su period formative, y, hasta septiembre de
1959, Directora de CUBA BIBLIOTECOLOGIA, ha asumido desde el 10
de junio de este afio, el cargo de Bibliotecaria Especialista de la Biblioteca
Conmemorativa Col6n de la Uni6n Panamericana.
Hace ya algunos afios, a contar desde la publicaci6n de su tesis de grado
en 1952, que la Dra. Rovira ha sabido asociar su nombre a los mis represen-
tativo del movimiento bibliotecol6gico de los pueblos de habla espafiola.
La adquisici6n que ha hecho la Biblioteca de la Uni6n Panamericana cons-
tituye una baja, esperamos que transitoria, para la bibliotecologia cubana, baja
que se traduciri, sin g6.iero de dudas, en incalculables beneficios para el desarro-
1lo de los planes inmediatos que habri de poner en prictica el mencionado or-
ganismo.
La Dra. Rovira, por su dominio seguro de las disciplines bibliotecol6gicas
y por su empefioso cuidado en seguir paso a paso la literature de su profesi6n,
de la que ha dado buenas pruebas en su labor de presentaci6n y critical de may
diversas obras, va a su nuevo destino con la seguridad de los que dominant, su
profesi6n y se sienten vocados a realizar algo en, provecho colectivo.
CUBA BIBLIOTECOLOGICA desea muchos 6xitos personales y profe-
cionales a la compafiera Dra. Rovira, pero abriga la esperanza de que el fu-
turo nos la devuelva a Cuba, que conoci6 de sus primeros triunfos y en donde
se hiza bibliotecaria, para ayudar otra vez en la ingente tarea de seguir cons-
truyendo un future bibliotecol6gico mejor.


Nuestra compafiera, la Dra. Maria de los Angeles Acosta, acaba de ser
nombrada para el cargo de Bibliotecaria Auxiliar en la Biblioteca del Banco







CUBA 13BIBIOTECOL6GICA


Nacional de Cuba mediantc Concurso-Oposici6n como lo contempla la Ley
creadora de dicho Banco.
La Dra. Acosta que desde 1957 forma parte de la directive del Colegio
Nacional de Bibliotecarios Universitarios, fungiendo en la actualidad como
Secretaria fue la persona designada para organiazr la Biblioteca del disuelto
Banco de Desarrollo Econ6mico y Social de Cuba.
Su labor alli le vali6 el reconocimiento a su capacidad en selecci6n y refe-
rencia en material juridica.
CUBA BIBLIOTECOLOGIA felicita a la estimada compaiiera y al per-
sonal de la Biblioteca del Banco Nacional de Cuba por tan acertada, adquisi-
cion.


El program "Ante la Prensa" del dia 17 de junio, estuvo revestido de un
caricter especial con la comparecencia de la Dra. Maria Teresa Freyre de An-
drade, Directora de la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti".
El objeto de dicha comparecencia, era dar a conocer al pueblo de Cuba, las
realizaciones de la Biblioteca Nacional como vehiculo de cultural.
En una ficil y brillante exposici6n, dej6 demostrado la Dra. Freyre de
Andrade la organizaci6n, funcionamiento y servicio que esti brindando la Bi-
blioteca Nacional "Jose Marti" al p6blico que a ella concurre diariamente, y
como se va logrando la aspiraci6n del Gobierno Revolucionario de llevar la
cultural al pueblo de Cuba.


En nuestro numero anterior, apareci6 un trabajo de la Dra. Maria Josefa
Beltrin sobre "El Catilogo Clasificado de la Biblioteca Marti del Capitolio
Nacional".
Queremos hacer la aclaraci6n, que las fichas ilustradas no fueron revisadas
al venir las pruebas de la Imprenta por lo que salieron publicada con un error
de espacio.


La Facultad de Filosofia, Letras y Educaci6n de la Universidad de Pana-
ma acaba de publicar la obra Encabezamientos de material para bibliotecas de
medicine, por Alcira Mejia Andri6n, trabajo de graduaci6n para optar al ti-
tulo de Licenciada en Bibliotecologia. La obra que consta de cerca de 400
hojas mimeografiadas, es traducci6n de la lista de epigrafes que va a publicarse
conjuntamente por la National Library of Medicine y la Welch Medical Li-
brary, de Johns Hopkins University, de Baltimore, Estados Unidos.
Dado su caracter especializado, la obra sera de suma utilidad a las biblio-
tecas medicas de nuestro pais.













PUBLICACIONES RECIBIDAS


CUBA BIBLIOTECOLOGICA agradece el envio 'de las siguicntcs publi-
caciones:
Asociaci6n Costarricense de Bibliotecarios. Anuario bibliogrifico costarricen-
ce. 1957. San Josi, C.R. Imprenta Nacional. 1959.
Biblioteca Nacional. Boletin. 3'" poca. No. 1-6. Caracas.ene-dic. 1959.
Boletin bibliogrifico. Universidad Nacional del Nordeste. Argentina. vol.
I. no. 7-8-9. Serie 1 (3). 1959.
Boletin de la Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios. vol 3. no. 4. oct-dic.
1959.
Boletin de la Asociaci6n Costarricense de Bibliotecarios. Tomo I. no. 10-11.
San, Jose, C.R. Diciembre. 1959.
Boletin de la Biblioteca Nacional. Universidad Nacional Aut6noma de Mixi-
co, D. F. 2.1 poca. Tomo 10. no. 4. oct-dic. 1959.
Boletin informative. Universidad Nacional del Litoral. 2" series. 8. Santa Fe,
Argentina. sep-nov. 1959.
Boletin de la Unesco para las bibliotecas. vol. 14. no. 3. may-jun. 1960.
Compannia de seguros de vida "Previdencia do Sul". Biblioteca. Boletin in-
formativo. vol. I. no. 1-3. Porto Alegre.
Confederaci6n de Trabajadores de Cuba Revolucionaria. Boletin Internacio-
nal con noticias de Cuba. no. 9-10. abr-may. 1960.
Cubazucar. Revista de la Asociaci6n Nacional de Hacendados. La Habana.
Afio IV. no. 11-12. 1959. Aiio V. no. 1-2. 1960.
Fragua. Publicaci6n de la Uni6n de Trabajadores Cristianos. La Habana.
Afio I. no. 10. Marzo. 1960.
Institute Interamericano de Ciencias Agricolas de la O.E.A. Cinco afios de
laborers. 1954-1959.
Letras y Encajes. Revista femenina al servicio de la cultural. Medellin. Afio
30. no. 394. oct., nov. y dic. 1959.
Litton, Gast6n. La biblioteca modern y sus contribuciones. Panami. Ser-
vicio informative de los Estados Unidos de America. 1959. 42 p.
Memoria de los trabajos realizados pot la Biblioteca Municipal de la Habana.
1941-1950, 1956-1957. Director Fermin Peraza Sarausa. 1951, 1958.
El Noticiario. Publicaci6n mensual de divulgaci6n literaria y variedades. Aiio
XXI. no. 265-267. San Jose, C.R. ene-mar. 1960.
Peraza Sarausa, Fermin. Bibliografia Martiana. 1946-1948. Publicaciones
de la Biblioteca Municipal de la Habana. (Serie C: Guias Bibliogrificas
14, 15 y 16).
Revista de la Universidad de Costa Rica. no.19-20. dic. 1950-mar. 1960.
Turrialba. Revista interamericana de ciencias agricolas. vol. 9. no. 2. abr-
jun. 1959.
Unesco. Bibliographical news. vol. 9. no. 2. March. 1960.
Nouvelles bibliographiques. vol. 9. no. 2-3. mars-mai. 1960.
Statistiques sur les journaux et autres periodiques. Paris. 1960.
Universidad. Publicaci6n de la Universidad Nacional del Litoral. Santa Fe.
41-42. jul-dic. 1959.
University de Liege. Guide Pratique de L'Etudiant. Editions de L'Universit6
de Liege. Septiembre. 1955. 110 p.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs