• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 Editorial
 Colegio nacional de bibliotecarios...
 El catalogo clasificado de la biblioteca...
 Carlos Manuel Trelles y Govin....
 La profesion de bibliotecario,...
 Libros
 Noticias nacionales
 Noticias extranjeras
 Publicaciones recibidas














Group Title: Cuba bibliotecologica.
Title: Cuba bibliotecológica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074948/00008
 Material Information
Title: Cuba bibliotecológica
Physical Description: 8 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca
Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
 Subjects
Subject: Libraries -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: ser.1 v. 1-2 (no.2) 1953-June 1955; 2 época, v. 1-5 (no.2), 1956-June 1960.
Issuing Body: 1953-55 issued by Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca; 1956-60 by Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074948
Volume ID: VID00008
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000304653
oclc - 04111731
notis - ABT1236
issn - 0574-6442

Table of Contents
    Table of Contents
        Page 59
        Page 60
    Editorial
        Page 61
    Colegio nacional de bibliotecarios universitarios: Ley de colegiacion obligatoria (publicada en la Gaceta Oficial del 24 de Diciembre de 1959, p. 29041-42)
        Page 62
        Page 63
    El catalogo clasificado de la biblioteca Marti del capitolo nacional, por María Josefa Beltrán
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Carlos Manuel Trelles y Govin. Breves datos biograficos. La biblioteca geografica Cubana. La biblioteca historica Cubana y la biblioteca cientifica Cubana, por la Dra. María de los Angeles Acosta Espinosa
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    La profesion de bibliotecario, por Jorge Aguayo
        Page 83
        Page 84
    Libros
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Noticias nacionales
        Page 88
        Page 89
    Noticias extranjeras
        Page 90
    Publicaciones recibidas
        Page 91
        Page 92
Full Text




-- -- ----- ---


Organo Oficial del


REVISTA TRIMESTRAL
COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS


UNIVERSITARIOS


2" Epoca. Volumen IV Octubre-Diciembre de 1959 Nfmero 4

Inscripta como correspondencia de segunda clase en la Administraci6n de Correos de La Habana


SUMARIO


I
EDITORIAL ......... .... .. ....... .. .. ....... ...
CELEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS: LEY DE COLEGIA-
CION OBLIGATORIA, (Publicada en la Gaceta Oficial del 24 de diciembre de 1959
p. 29041-42) .. ........ .... .... .... ..... .........
EL CATALOG CLASIFICADO DE LA BIBLIOTECA MARTI DEL CAPITOLIO NA-
CIONAL, por Maria Josefa Beltrdn. .... ............ ...............
CARLOS MANUEL TRELLES Y GOVIN. BREVES DATOS BIOGRAFICOS. LA BIBLIO-
TECA GEOGRAFICA CUBANA. LA BIBLIOTECA HISTORIC CUBANA Y LA BI-
BLIOTECA CIENTIFICA CUBANA, por la Dra. Maria de los Angeles Acosta Espinosa
LA PROFESION DE BIBLIOTECARIO, por Jorge Aguayo .................
LIBROS ... .. ......................................
NOT1CIAS NACIONALES ................ .. ... .........
NOTICIAS EXTRANJERAS .............. ... ... .........
PUBLICACIONES RECIBIDAS .... .. .... .... ...... .........


LA HABANA


'dgina

61


62

64


73
83
85
88
90
91


CUBA


6~2)9, <

















CUBA BIBLIOTECOLOGICA

Organo official del Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios

Redacci6n y Administraci6n: Calle 27 No. 663 Vedado, Habana, Cuba
Apartado 3268










DIRECTOR:

Dra. EVIDIA BLANCO









El Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios fu6 constituido de acuerdo con la Ley
No. 4 de 13 de noviembre de 1944, que dispone la colegiaci6n de los profesionales universitarios.
El Colegio se constituy6 oficialmente con fecha 31 de mayo de 1955, y sus Estatutos se publi-
caron en la Gaceta Oficial de la Rep6blica de Cuba del dia 15 de julio del mismo aiio. El Colegio
Nacional de Bibliotecarios Universitarios agrupa en su seno a todos los bibliotecarios graduados
en la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de la Habana y en los Cursos de Tecnica Bi-
bliotecaria (1946-1952) de la Escuela de Verano en la propia Universidad. Esta regido por un
Comit6 Ejecutivo, formado en la actualidad por las personas siguientes: Maria Iglesias, Presi-
denta; Blanca Bahamdnde, Vicepresidenta; Maria de los Angeles Acosta, Secretaria; Olinta Ariosa,
Vicesecretaria; Maria Victoria Morales, Tesorera; Dolores Rovirosa, Vicetesorera; Evidia Blanco,
Miriam Tous, Andrds Alonso (Vocales).
CUBA BIBLIOTECOLOGICA se public trimestralmente. Precio de suscripci6n: $1.50 al afio.
Niimero suelto: $0.50. Los miembros del Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios tienen
derecho a recibir gratuitamente la revista.
La responsabilidad de los articulos firmados recast exclusivamente sobre sus autores. El Colegio
Nacional de Bibliotecarios Universitarios y la Direcci6n de la revista se hacen responsables sola-
mente de los editoriales, informaciones y notas sin firmar.
CUBA BIBLIOTECOLOGICA solicita canje con publicaciones similares, nacionales y ex-
tranjeras.
Los articulos que aparecen en CUBA BIBLIOTECOLOGICA se encuentran indizados en Li-
brary Literature y en Contents in Advance.
Los materials de este nfimero se entregaron a la revista antes del mes de febrero do 1960.


IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE' LA HABANA




















"La media de la responsabilidad estd en lo extenso de la educaci6n".-
Josf: MARTf.

El Gobierno Revolucionario ha echo patente una vez mds su complete iden-
tificaci6n con el Ideario del Maestro, al aprobarse por el Consejo de Ministros
en funcidn de 6rgano legislative, y a propuesta del Seiior Ministro de Edu-
caci6n Dr. Armando Hart Ddualos la Ley 684 que constituia un anhelo muy
sentido de los profesionales bibliotecarios, demostrando aue en efecto tanto mads
responsible son los funcionarios y rectores de un Gobierno cuanto mayor es su
sentido de lo realmente educaciona! y just.

Esta Ley, cuyo text integro reproducimos en otro lugar de este nimero de
CUBA BIBLIOTECOLOGICA, obliga a situar a los profesionales universi-
tarios especializados en esta material, al frente de las distintas Bibliotecas, y
bace realmente justicia al derogar la lesiva Ley-Decreto No. 534 de factura
dictatorial, la cual discriminaba a los bibliotecarios profesionales universitarios
y que este Colegio habia venido combatiendo desde su promulgacidn a los
nueve meses de instaurada la derrotada tirania.

Por otra parte no hay duda de ninguna clase, que la regulaci6n legal que
establece la nueva Ley ha de ser como un acicate y un gi-an estimulo para que
un n6mero considerable de j6oenes se decidan al studio de esta carrera univer-
sitaria, no por muy nueva menos important y necesaria a nuestro pais.

Ademds, el establecimiento de la Colegiaci6n obligatoria para los compa-
neros, ha de redundar sin discussion alguna en una mayor compenetraci6n entire
los bibliotecarios, surgiendo de esta forma los nuevos profesionales, de cuya
uni6n nacerdn sin duda, nuevas ideas y nuevos metodos que hardn cada vez mds
fuerte nuestra clase, sustentada mds que nada, en la vocaci6n y el sentido del
deber para el mejoramiento de los servicios bibliotecarios del pais.

Por dltimo, no queremos dejar de expresar nuestro profundo reconocimiento
al Gobierno Revolucionario, de quien esperamos en un future pr6ximo la con-
fecci6n del Reglamento de esta Ley No, 684, que comprenderd todos y cada
uno de los puntos que la misma contempla; asi como tampoco podemos olvidar
a aquellos compai3eros, que desde bacia mds de siete aiios venian luchando ince-
santemente, en medio de las condiciones mds hostiles para lograr lo que hoy
con satisfaccidn hemos alcanzado para beneficio de las Bibliotecas y de los bi-
bliotecarios cubanos.


~~















COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS:

LEY DE COLEGIACION OBLIGATORIA
(Publicada en la Gaceta Oficial del 24 de diciembre de 1959, p. 29041-42).


OSVALDO DORTICOS TORRADO, Presidente de la Repdblica de Cuba.
Hago saber: Que el Consejo de Ministros ha acordado v yo he sancionado,
lo siguiente:
POR CUANTO: El ejercicio de las funciones propias de los cargos de
Bibliotecario, Auxiliar de Biblioteca y Maestro Bibliotecario requieren la pre-
paraci6n ticnica y cultural adecuada y asi lo han reconocido universidades ex-
Irarjeras, Asambleas y Congresos Bibliotecarios, los mis deslacados tratadistas y
la UNESCO conjuntamente con otrds Organismos Internacionales, motivo por
el cual universidades de reconocido prestigio imparten la ensefianza de tal pro-
fesi6n elevindola al rango de profesi6n universitaria.
POR CUANTO: Consecuente al movimiento de cultural universal la Uni-
versidad de la Habana desde el afio 1946 comenz6 a impartir esta ensefianza
en su Escuela de Verano y desde 1950 en cursos regulars mediante la Escucla
de Bibliotecarios anexa a la Facultad de Filosofia y Letras con las materials re-
comendadas por la Primera Asamblea Bibliotecaria de America que se celebr6
en Washington en el afio 1947 teniendo los titulos expedidos por la misma,
validez legal y deben ser reconocidos nor el Estado para el ejercicio de tal pro-
fesi6n de acuerdo con el Articulo LXXV de la Ley Docente de 8 de enero de
1937 y el Articulo 13 de la Ley de 22 de noviembre de 1949.
POR CUANTO: Para poder ejercer las profesioncs universitarias es requi-
sito indispensable encontrarse colegiado en el Colegio respective ,de acuerdo con
cl Articulo 70 de la Ley Fundamental de la Reptiblica y lI Ley No. 4 de 13 de
noviembre de 1944, encontrindose constituido el Colegio Nacional de Biblio-
tecarios Universitarios que por su denominaci6n s6lo colegia a los que posean
titulo de la Universidad de la Habana o de otra Universidad official.
POR CUANTO: El Gobirno derrocado en 31 de diciembre de 1958, des-
conociendo el precepto constitutional y la Ley de Colegiaci6n Obligatoria de
las Profesiones Universitarias promulg6 la Ley-Decreto nimero 534 de 14 de
noviembre de 1952, por la que se autorizaba la Escuela de Bibliotecarios, dis-
pcni6ndose en su articulo noveno que las personas que tuvieren titulos o los
adquirieran expedidos por las Escuelas que dicha Ley-Decreto autorizaba serian
preferidos para todo cargo en que se desempefien funciones propias de la Profe-
si6n de Bibliotecario, en las Bibliotecas del Estado, las Provincias, los Munici-
pios y las Corporaciones Aut6nomas agregando que serian las inicas personas
que podrian ser admitidas en los concursos-oposiciones u otros ejercicios analogos
que se convocaren para cubrir esas plazas, todo lo cual contradice los preceptos
constitucionales y legales antes apuntados.
POR CUANTO: No obstante lo an6malo de la Ley a que se refiere el
anterior Por Cuanto, las personas que obtuvieron titulos en esas Escuelas lo hi-
cieron al amparo de una legislaci6n vigente y por ello merecen la tutela de la
normal legal revolucionaria.







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


POR TANTO: En uso de las facultades que le estin conferidas, el Consejo
de Ministros resuelve dictar la siguiente,

LEY No. 684
Articulo 1.-Las funciones propias, de Bibliotecario, Auxiliar de .Biblioteca
y Maestro Bibliotecario solamente podrfn ser desempefiadas por las personas
que ostenten tales titulos expedidos por una Universidad Oficial y no serin
admitidos en el Colegio Profesional correspondiente mAs que quienes se en-
cuentren en la posesi6n de dichos titulos.
Articulo 2.-Sera requisite previo al desempefio de cualquier cargo que
requiera el titulo de Bibliotecario, Auxiliar de Biblioteca o Maestro Bibliote-
cario encontrarse inscripto como colegiado active en el Colegio correspondiente.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera: Los funcionarios y empleados del Estade, las Provincias, los
Municipios, los Organismos Aut6nomos e Instituciones Privadas que a la pro-
mulgaci6n de esta Ley se encuentren desempefiando cualquier cargo para el que
se requiera cualquiera de los titulos reconocidos como fnicos vilidos para el
cjercicio de esa Profesi6n por esta Ley, quedan habilitados para continuar des-
empefiandolos aun cuando carecieren de ellos, pero no podrin a su amparo
obtener ascensos u ocupar en el future otras plazas similares.
Segunda: Los titulos expedidos por la Escuela de Verano de la Universidad
Nacional de "Tecnico Bibliotecario" en su Escuela de Verano, quedan equi-
parados a los titulos que se expiden a esos efectos por la Escuela de Bibliotecarios
anexa a la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de la Habana.
Tercera: Los Titulos de "Bachiller en Ciencia Bibliotecaria" expedidos por
la Escuela Cubana de Bibliotecarios de la Sociedad Econ6mica de Amigos del
Pais, al amparo de la Ley-Decreto No. 534 de 14 de noviemnbre de 1952, antes
de la vigencia de esta Ley quedan equiparados al Titulo de "Auxiliar de Bi-
blioteca" expedido por la Universidad de la Habana, o por otras Universidades
Oficiales y sus titulares serin admitidos en el Colegio Nacional de Bibliotecarios
Universitarios con su sola presentaci6n y cumplimiento de los demis requisitos
que exigen sus estatutos.

DISPOSICIONES FINALES

Primera: Se deroga expresamente la Ley-Decreto No. 534 de 14 de no-
viembre de 1952, y todas las demrs disposiciones legales que se opongan el cum-
plimiento de la present Ley
Segunda: Esta Ley comenzara a regir a partir de su publicaci6n en la GA-
CETA OFICIAL de la Repiiblica.
POR TANTO: Mando que se cumpla y ejecute la present Ley en todas
sus parties.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 23 de diciembre de
1959. "Afio de la Liberaci6n".

Osvaldo Dorticds Torrado, Fidel Castro Ruz,
President. Primer Ministro.
Armando Hart Ddvalos,
Ministro de Educaci6n.














EL CATALOG CLASIFICADO DE LA BIBLIOTECA MARTI
DEL CAPITOLIO NATIONAL

Por Maria Josefa Beltrdn (1)


En' 1943 se nos design Directora de la Biblioteca Marti del Capitolio Na-
cicnal, y desde entonces nuestra mayor preocupaci6n fue dotarla de un catilogo
cuya organizaci6n permitiera ofrecer informaci6n sobre las obras existentes en
la Biblioteca de un determinado autor, asi como de una material especifica. El
que existia resultaba initil porque figuraban en 61 obras perdidas que no habian
sido dadas de baja en los ficheros, y ademis las fichas no estaban hechas de
acuerdo con la t&cnica modern.
Como la Biblioteca Marti era una biblioteca especializada en Ciencias So-
ciales, para uso exclusive de los Congresistas y funcionarios del Congreso de
la Rep6blica, y como confeccionar un, catilogo exige tiempo y dedicaci6n y por
lo tanto ha de realizarse con vista al future, despubs de analizar detenidamente
las ventajas y desventajas de log diferentes tipos de Catilogos, especialmente del
Catilogo Diccionario, decidimos confeccionar un Catilogo Clasificado, por con-
siderarlo el mis apropiado para una biblioteca especializada y destinada a deter-
minado puiblico.

Ventajas e inconvenientes de un Catdlogo Clasificado.

Los factors que mis contribuyeron a esa decision fueron los siguientes:
1" La ventaja de tener reunidas en un solo lugar del Catilogo siguiendo un
orden 16gico, las fichas de materials, facilitandole al lector la investigaci6n
sobre asuntos que a veces exigen consultar tratados generals y monografias
del tema que le interest y de las materials relacionadas con el mismo. Esa in-
vestigaci6n en un Catalogo Diccionario llevaria un tiempo precioso y no seria
de la misma efectividad, porque las fichas de epigrafes representatives de las
materials no se encuentran agrupadas, sino dispersas en todo el Catilogo a causa
de su ordenamiento alfab6tico.
2' La facilidad de compilar bibliografias sobre cualquier material que interest, re-
produciendo solamente las tarjetas de esa material.
3' Lo prictico que result el empleo de un indice de encabezamientos de material
que permit mantener al dia la terminologia de este indice con s6lo intercalar
o descartar una tarjeta. En el Catalogo Diccionario habria que cambiarle el
epigrafe en desuso a una series de fichas.
4' La ventaja de tener separados los indices de autores y materials, que tienen
funciones distintas: el primero, informar cuintas obras de un determinado
autor hay en la Biblioteca, y el otro, la cantidad de libros de una: material en
particular, que tiene en existencia.

(0) Ex Directora de la "Biblioteca Marti". Capitolio Nacional, La Habana.








CURA BIBLIOWECOL()GICA


5" El empleo de sin6nimos y epigrafes invertidos en el Indice de Encabeza-
mientos de Materia, que envian directamente a la notaci6n del tema, sin
emplear referencias de vWase.
6' En opinion del Bibliotecario norteamericano Harry Dewey,(O el Catilogo
Clasificado puede ser potencialmente mis ftil en una biblioteca pequefia que
en una grande, pues el lector que desea estudiar un tema del cual se ha escrito
poco, probablemente encontrari escasa informaci6n en cualquier catilogo. No
obstante, en el Catilogo Clasificado hallari informaci6n adicional en un
t6pico mis amplio o en los temas relacionados con el que le interest consultar,
ya que por la ordenaci6n 16gica del catilogo unos estarian al lado de los
otros.

Las objeciones que se nos podrian hacer son:
1" Que la ordenaci6n del Catilogo Clasificado por el esquema de clasificaci6n
puede confundir al lector Ilegando a veces a constituir una barrera psicol6gica
que le impide el uso efectivo del mismo; y en cambio, la ordenaci6n alfabitica
del Catilogo Diccionario facility su consult.
2" Se ha dicho. tambi6n que el lector que acude a la biblioteca generalmente
Ileva en mente la obra que va a solicitar y no le interest por tanto consultar
la material relacionada con la misma
3" Y por' iltimo, muchos estiman, que para que ese Catilogo rinda una verda-
dera utilidad es necesaria la ayuda del Bibliotecario.

Todos estos puntos fueron considerados por nosotros antes de llegar a una
determinaci6n acerca del tipo de catilogo que convenia realizar. Pero como di-
jimos anteriormente, la Biblioteca Marti era una biblioteca especializada para un
publico determinado, que la mayoria de las veces no acudia a buscar un libro en
particular, sino a estudiar un asunto en sentido amplio, de ahi la ventaja y
necesidad de tener un catilogo que nos presentara agrupadas las obras por material
y separadamente por autores y titulos. Ademis, la ayuda al lector para orientarlo
acertadamente. la consideramos parte esencial del trabajo del Bibliotecario.


Su uso por algunas bibliotecas.

La importancia del Catilogo Clasificado es obvia. Su empleo data de la mis
remota antigiiedad, Dorothy Nbrris,(2) en su obra "History of Cataloging",
dice que la Biblioteca de Babilonia, fundada por Sarg6n I, en el Siglo XVII A.C.,
tenia un catilogo clasificado por material.
La mayoria de las bibliotecas de Europa, sobre todo las de Alemania, pre-
fieren el Catilogo Clasificado. En los Estados Unidos de Am6rica, el auge
de la biblioteca p6blica, que en ese pais tiene tanta importancia, como la escuela,
trajo la difusi6n del Catilogo Diccionario, mis accessible para el piblico que
concurre a esos establecimientos.
Sin embargo, algunas bibliotecas importantes de esa naci6n prefieren el Ca-
tilogo Clasificado. Entre ellas: "John Crerar Library", en Chicago, y la
"Engineering Societies Library", en Nueva York, cuyos catilogos se basan en la
Clasificaci6n Decimal de Dewey y utilizan para su expansion el Sistema Uni-
versal de Bruselas: la "Boston University Library" y la' "Music Division of the
Library of Congress", que emplean el sistema de Clasificaci6n del L .C.; y, por
iltimo, "The American Museum of Natural History Library" y "The Techno-
logy Division of the Carnegie Library"; en Pittsburg, Pa.








CUBA BIBLIOTECOLOGTCA


t La.Biblioteca Nacional del Canadi ha anunciado el establecimiento de un
Catalogo Clasificado basado en el sistema de clasificaci6n del Library of Congress.
Esta decision ha sido tomada debido a que la poblaci6n del Canadi es bilingiie y
el empleo de notaci6n en lugar de epigrafes, caracteristica del Catalogo Clasifi-
cado; disminuye las dificultades que pudieran originarse al consultarlo por des-
conocimiento del idioma

Su diferencia con el Topogrdfico.
Antes de pasar a la descripci6n del Catilogo Clasificado de la "Biblioteca
Marti" del Capitolio Nacional, aun cuando no somos partidarias de las defini-
ciones, consideramos necesario anotar la que el Dr. Jorge Aguayo3) hace de
este Catalogo en su libro "Manual Prictico de Clasificaci6n y Catalogaci6n de
Bibliotecas": "Catalogo Clasificado, llamado tambien sistematico y a veces 16-
gico, es el que ordena las fichas de asunto siguiendo el plan del sistema de- clasi-
ficaci6n adoptado por la Biblioteca".
Entre el indice de materials del Catilogo Clasificado (que se consider por si
solo el Catilogo Clasificado) y el Catalogo Topografico, existe en ocasiones una
marcada semejanza, especialmente cuando en la biblioteca que se utiliza el Cata-
logo Clasificado se ordenan los libros por el nfmero de clasificaci6n. En ese
caso, las fichas en ambos catilogos tendrian el mismo orden.
No obstante esa similitud, dichos catalogos difieren totalmente en su conte-
nido y en' su funci6n. El Topogrifico es esencialmente un instrument de con-
trol administrative. para uso official de funcionarios y empleados, done cada
libro se represent por una sola ficha, con los datos estrictamente necesarios para
su identificaci6n. El Clasificado esta destinado al piblico, para cada libro se
confeccionan tantas fichas como asuntos de interns se necesite destacar del mismo,
las cuales contienen una informaci6n bibliogrifica amplia, pues estin hechas
con distinto prop6sito.
Hemos querido sefialar esta diferencia para destruir el error de aquellos que
consideran innecesario un Catalogo Clasificado en las bibliotecas donde existe
uno Topografico.

El Catalogo.

El factor) mis important era decidir el sistema de clasificaci6n que ibamos a
adoptar en la Biblioteca Marti. Queriamos basarnos en la Clasificaci6n Decimal
de Dewey por la facilidad de la notaci6n decimal que permit intercalar nuevos
terminos sin alterar el orden del sistema, pero el Derecho-materia basica de ]a
Biblioteca-en la edici6n del Dewey en ingles, no corresponde a nuestro Derecho
que es de origen romano y la edici6n espafiola se public en 1955, cuando
nuestro catalogo era va una realidad, por tanto no pudimos utilizarla. Resol-
vimos esa dificultad utilizando la adaptaci6n del Manual de Bruselas que Manuel
Selva(4) public en su "Tratado de Bibliotecnia". Sus tablas eran las que
entonces traian mejor desarrollado el Derecho, y su indice relative, aunque dista
de ser complete, era el fnico 6til para nuestro prop6sito. Con la ayuda de la
edici6n 14 del Dewey,5) la edici6n espaiiola de Sears,(6) de diccionarios gene-
rales y de sin6nimos, asi como de los especializados en Derecho y Legislaci6n,
formamos el indice de encabezamientos de material que actualmente forma parte
del Catalogo Clasificado de la Biblioteca Marti.
Para confeccionar dicho Catalogo, clasificamos y catalogamos nuevamente la
mayoria de las obras de la Biblioteca. Teniendo present que la clasificaci6n
asigna al libro un lugar en la estanteria para ser localizado, y que la cataloga-
ci6n hace possible que ese libro que fisicamente s6lo puede ocupar un lugar, este







CUBA BIBLIOTECOLOGICA


registrado bajo todos los asuntos que interest destacar del mismo, catalogamos
acuciosamente aquellos libros para extraer de ellos cuanto material de utilidad
contenian.
Con 'ese prop6sito se hicieron para cada obra, ademis de las fichas de autor,
todas las de material que su contenido requeria. Ejemplo:



347
Enn
Enneccerus, Ludwig, 1843-1928.
Tratado de derecho civil, por Ludwig Enneccerus,
Theodor Kipp y Martin Wolff. Tr. del alemin pot
Bias Perez Gonzilez y Jos6 Alguer. Barcelona, Edi-
torial Bosch [1946-1955].
5 t. (en 10 v.) 25 cm.
Bibliografia al pie de las piginas
Contiene. Etc., etc.



Para esta obra ademis de la ficha principal en la que se describe ampliamente
el contenido con una extension de cuatro tarjetas, se confeccionaron siete fichas
secundarias: dos de coautores (Kipp, Theodor y Wolff, Martin); y cinco de
material:
Derecho civil (Parte general) . ... 347
Derechos reales. . . 347.2
Obligaciones y contratos . .. 347.4
Derecho de familiar (Parte general) 347.6
Sucesi6n . 347.65

En la confecci6n de las fichas utilizamos las reglas de Catalogaci6n Des-
criptiva del Library of Congress y para las entradas el C6digo de la American
Library Association "Cataloging rules for author and title entries".

Siguiendo el sistema de ficha inica, las fichas secundarias son duplicados de
la ficha principal.

Clasificamos los libros siguiendo la norma de colocarlos en el lugar que
fueran mis tiles en la Biblioteca; de acuerdo con su caricter especializado. Tra-
tamos siempre de que la clasificaci6n fuera lo mas exacta possible. Las biografias
las clasificamos en la rama del conocimiento en que mis se distinguieron los bio-
grafiados. Ej las de politicos en el 320; las de economists en el 330; las de
internacionalistas en el 341, etc. Esa misma political seguimos con los tratados
de legislaci6n-que clasificamos por su material exceptuando, por supuesto, las
compilaciones legales de caricter general.
Las revistas y publicaciones peri6dicas las clasificamos segfn la material que
trataban y ademas de incluirlas en el Catilogo Clasificado le hicimos un fichero
especial.
Los folletos de Ciencias Sociales se trataron como si fueran libros.








CUBA BIBLIOTECOLOGICA


Como clasificamos los libros por material y por paises, la signature biblio-
grifica resultaba extensa, decidimos entonces componer la notaci6n en la forma
siguiente: el nfmero de clasificaci6n, debajo entire parentesis el n6mero del pais
y por iltimo las tres primeras letras del apellido del author. Ej. Un libro que trate
del Derecho Civil en Cuba por Eduardo Betancourt llevaria la signature si-
guiente: 347
(729.1)
Bet
El Catilogo Clasificado de la "Biblioteca Marti" consta de una secci6n
principal, el Indice de Materias y de tres secciones mas que lo complementan:
Indice de Autores, Indice de Encabezamientos de Materia e Indice Numirico
del Esquema de Clasificaci6n.
Indice de Autores. Este indice es una parte esencial del Catalogo Cla-
sificado, por ser el finico que proporciona informaci6n relative al nfmero de
obras que sobre un determinado author posee la Biblioleca.
Las fichas se ordenaron alfabeticamente por los apellidos de autores y co-
autores y las de titulo en funci6n de author, por la primera palabra del titulo,
descontando el articulo. Ya hemos dicho que se utiliz6 el C6digo del A.L.A.
para las entradas y las Reglas de catalogaci6n descriptive del L.C. para la
redacci6n de las fichas
Por ser un Indice de un Catilogo Clasificado los epigrafes en el trazado
se sustituyen por la notaci6n' o simbolo que represent la material y por razones
de estetica esta notaci6n se describe en el reverse de la ficha.
El nombre de los autores aparece en el idioma verniculo, con fecha de
nacimiento y muerte. La informaci6n bibliogrifica es amplia.
Para la identidad de los autores se ha confeccionado un Catilogo de Auto-
ridad, que no forma parte del Catilogo Clasificado, pero es un instrument
de informaci6n necesario en toda biblioteca.
Indice de Encabezamientos de Materia. Es una lista de epigrafes en orden
alfabetico que refiere al nimero de clasificaci6n bajo el cual estin ordenadas las
obras que tratan cada asunto. El lector la utiliza para conocer la notaci6n o
simbolo que corresponde al tema que le interest consultar.
Representa en el Catilogo Clasificado lo que el Indice Relativo en la Cla-
sificaci6n Decimal de Dewey. Jesse H. Shera () en su obra "The Classified
Catalog" dice muv acertadamente: "The Subject Index is the key to the Clas-
sified Catalog, without it cannot operate effectively (El Indice de Materia es
la Have del Catilogo Clasificado, sin el cual no puede funcionar eficientemente.)
Las fichas se ordena alfabeticamente por el epigrafe que represent el asunto,
y bajo ese epigrafe por orden alfabetico de paises.

Ejemplo:
Matrimonio . . . 347.62
Matrimonio Argentina . 347.62
(82)
Matrimonio Brasil. . . 347.62
(81)
Matrimonio -Cuba ...... . 347.62
(729..1)








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


Nacionalidad . ..


Nacionalidad Cuba .. ...


. 342.7


S. 342.7
(729 1)


Nacionalidad Francia . 342 7
(44)

Esta subdivision geogrifica nos permit apreciar qu6 temas estin tratados
con un sentido general y cuiles otros se circunscriben a una naci6n en particular.
El empleo de sin6nimos en el Indice de Encabezamientos de Materia tiene
por objeto remitir directamente al lector al nfimero de clasificaci6n, evitando
las referencias de "v6ase", propias del Catalogo Diccionario. Ejemplos:


Ciencia Politica . . 320



Political .. . 320



Ciudadania . 342.7


Nacionalidad .


. 342.7


Como la finalidad de este indice es facilitar la bfisqueda al lector, los
epigrafes se registran tambien en forma invertida, constituyendo en este aspect
un indice de referencias cruzadas. Ejemplo:


Matrimonio Cuba . 347.62
(729.1)


Cuba Matrimonio ..... 347.62
(729.1)


Algunas veces un mismo tema esti tratado
caso se sefialan bajo un mismo epigrafe. De
el que le interest consultar. Ejemplo:


en distintos aspects, en cuyo
este modo el lector identifica


Prueba
343.14 (Procedimiento criminal)
347.94 (Procedimiento civil)








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


La terminoiogia del indice depend de la political que sigue la Biblioteca, y
del pfblico que a ella asiste. Nosotros empleamos terminos tecnicos y populares
para facilitar la localizaci6n de los asuntos.
Indice Numerico del Esquema de Clasificaci6n. Este indice es una rela-
ci6n de los n6meros de clasificaci6n que empleamos en el Catilogo Clasificado.
Como tiene por objeto dar a conocer cuintos encabezamientos de material se
emplearon bajo una misma notaci6n o simbolo, es de gran utilidad al cata-
logador en su trabajo. A primera vista parece que el esquema de clasificaci6n
podria llenar esa funci6n, pero hay que tener present que en el esquema se
da la denominaci6n formal de la material, y en este indice se anota esa deno-
minaci6n con todos los sin6nimos que se usaron. Ejemplos:


342.7 ................ Ciudadania
Nacionalidad


347 ................ D erecho civil
Derecho comun
Derecho privado


Indice de Materias o Catalogo Clasificado. Ya hemos dicho que este in-
dice constitute en sentido estricto el Catilogo Clasificado. La notaci6n decimal
del sistema de Bruselas, permit intercalar nuevos terminos, sin alterar el orden
del esquema, factor muy important en la vida modern donde cada dia surgeon
nuevos intereses.
Por haberse empleado el sistema de ficha 6nica, las fichas son iguales a
la principal, con la sola diferencia que las de material complementaria llevan
ademis del nimero de clasificaci6n otra notaci6n, necesaria para utilizarla como
element ordenador en el Catilogo.
Difiriendo de Margaret Mann (8) que aconseja escribir con tinta roja esa
signature debajo del nfmero clasificador, nosotros la anotamos en el margen
superior derecho de la tarjeta, para evitar la reunion de tantas cifras que afean
la ficha.



Enn
347 347.65
Enneccerus, Ludwig, 1843-1928.
Tratado de derecho civil, por Ludwig Enneccerus,
Theodor Kipp y Martin Wolff. Tr. del alemin por
Bias Perez Gonz'lez y Jose Alguer. Barcelona, Edi-
torial Bosch [1946-1955].
5 t. (en 10 v.) 25 cm.
Bibliografia al pie de las piginas.
Contiene. Etc., etc.








CUBA 3IBLIOTECOL6,icA


La ordenaci6n de las fichas en el Catilogo es por el nimero de clasificaci6n,
y las materials se separan entire si por fichas guias de otro color, las cuales llevan
escrito en la pestafia dicho n6mero de clasificaci6n.


Derecho constitutional . . 342
Derecho constitutional Francia . 342
(44)
Derecho constitutional Cuba . 342
(729.1)
Derecho penal . . 343


Para facilitar la consulta del Catilogo toda sus secciones estin en el mismo
mueble. En un pequefio cuadro colocado encima del fichero explicamos al lector
con ejemplos graficos su organizaci6n, y ofrecemos instrucciones para su uso y
manejo.





Conclusiones.


Compartiendo el criteria del distinguido bibliotecario norteamericano Herman
H. Henkle, 9) director de The John Crerar Library, creemos que las posibilidades
del Catilogo Clasificado para organizer los materials de una biblioteca especia-
lizada estin afin sin desarrollar plenamente. Un donativo de la Fundaci6n
Rockfeller permiti6 a la biblioteca John Crerar realizar una investigaci6n sobre
las potencialidades de dicho catilogo en relaci6n con la colecci6n, los servicios y
la clientele de esa Instituci6n. La mayoria de sus bibliotecarios, incluyendo re-
ferencistas y catalogadores, opinaron que era necesario un manual para guiar la
preparaci6n y mantenimiento de ese tipo de catilogo. Esta tarea fue encomendada
al Dr. Jess H, Shera, "Dean" de la "School of Library Science" de la "Western
Reserve University" y a Margaret E. Egan., "Research Associate, Center for Do-
cumentation and Communication Research", de la propia Escuela, quienes publi-
caron en 1956 la obra "The Classified Catalog", (7) donde se explica la funci6n,
caracteristicas y el modo de actuar para mantener la eficiencia del Catilogo Cla-
sificado. Muchas de las ideas de los autores del libro fueron Ilevadas por nosotros
a la practice antes' de su publicaci6n.
El Catilogo nuestro, como toda obra en process, tiene sus defects, factibles
dc ser corregidos. No obstante la carencia de instruments profesionales adecuados
a nuestro prop6sito en el moment de iniciarlo, entire ellos una lista de epi-
grafes de; Derecho en espafiol, estimamos que logramos nuestro objetivo.
El Catilogo es un ensayo, entendemos que el finico en nuestro pais, y a
nosotros nos dio fructiferos resultados, especialmente, cuando el extinguido Mi-
nisterio de Leyes Revolucionarias tuvo su sede en el edificio del Capitolio
Nacional.
Queda pues en este trabajo constancia de algo de lo que hicimos para orga-
nizar la Biblioteca Marti, del Capitolio Nacional.










72 CUBA BIBLIOTECOL6GICA

REFERENCIAS:


1) Dewey, Harry. Some special aspects of the classified catalog. p. 114-119. En Tauber,
M. F., ed., Subject analysis of library materials. New York, Columbia University, 1953.
2) Taylor, Kanardy L. Subject catalogs vs. classified catalogs. p. 102. En Tauber,
M. F., ed., Subject analysis of library materials. New York, Columbia University,
1953.
3) Aguayo, Jorge. Manual prdctico de clasificaci6n y catalogaci6n de bibliotecas.
p. 170. La Habana, Montero, 1951.
4) Selva Manuel. Tratado de bibliotecnia. t. 2o. Buenos Aires, Julio Sudrez, 1944.
5) Dewey, Melvil. Decimal classification and relative index. Ed. 14. Lakid Placid Club,
N. Y., Forest Press, 1942.
6) Sears, Minnie E. Lista de encabezamientos de materials para bibliotecas menores.
Buenos Aires, Acme Agency, 1949.
7) Shera. Jess H. and Egan, Margaret. The Classified catalog, basic principles and
practices. p. 72. Chicago, A.L.A., 1956.
8) Mann. Margaret. Introduction to cataloging and the classification of books. p. 184.
2a. ed. Chicago, A.L.A., 1943.
9) Henkle, Herman H. En Shera and Egan. The Classified catalog. p. x. Chicago,
A.L.A., 1956.














CARLOS MANUEL TRELLES Y GOVIN. BREVES DATOS
BIOGRAFICOS. LA BIBLIOTECA GEOGRAFICA CUBANA.
LA BIBLIOTECA HISTORIC CUBANA Y LA BIBLIOTECA
CIENTIFICA CUBANA

Por la Dra. Maria de los Angeles Acosta Espinosa


SU VIDA

En la ciudad yumurina de Matanzas naci6 el 15 de febrero de 1866 Carlos
Manuel Trelles y Govin, quien seria afios despues, ejemplo de virtud patri6tica e
intelectualidad. El lugar de su nacimiento se situa en la calle de Manzaneda,
No. 19, y fueron sus padres dos matanceros, don Manuel Trelles y Plaza y doiia
Rita Govin y Dominguez. Sus ascendientes fueron por linea paterna, don Ma-
nuel Trelles y dofia Rosa de la Plaza y por linea materna ( don Jos6 Govin y
dofia Luciana Dominguez.
Su partida de bautismo, tomada del expediente que se halla en el Archivo
del Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana, No. 1, dice literalmente:
"Pbro.-Santiago Serra, Cura Parroco, Vico. [vicario]-for. [foraneol--
into. [interin]--de Cuba. Iga. [iglesia]-de Temo.-de Sn. Cirlos de Ma-
tanzas.-Certifico: que en el Libro 31.-de Bautismo de Blancos, i fois 157.-
no.-808-se halla la sigte.-"
"Martes veinte y nueve de Mayo de milochocientos sesenta y seis: yo Pbro.-
Ldo.-D.-Ram6n Maseda Ecsamor lexaminador]-Sinodal del Obispado,
Cuba, Pco. por S.M.-de esta Iglesia de Thrmino de San Cirlos de Matanzas,
bautic6 solemnemente a un nifio que naci6 el quince de Febrero iltimo, hijo le-
gitimo de D.-Manuel Trelles, y de Da.-Rita Govin, naturales y vecinos de
Cuba.-Abuelos paternos.-D.-Manuel y Da.--Rosa de la Plaza; Maternos
D.-Jose y Da.-Luciana Dominguez.-En el que ejerci las sacras ceremonies
y preces y nombre Carlos: fueron padrinos D.-Manuel Govin y Da.-Rosalia
Tejidor de Brinckerhoff a quienes adverti lo neco. [necesario]-y lo firm6.-L.
Ram6n Maseda".
"Es conforme a su original-Matanzas y Setiembre tres, de milochocientos
setenta y cinco.-[firmado] Sant. Serra".
Segin puedo observer en estos datos bautismales, le pusieron al biografiado
el nombre de Carlos, solamente, pero en el transcurso de su vida, siempre se le
conoci6 como Carlos Manuel, ya que en su expediente universitario que tuve la
oportunidad de consultar 61 firmaba Carlos Manuel.
Contaba la familiar Trelles Govin con siete hijos que en orden de nacimiento
eran Manuel Benigno, Jos6 Jacinto, Jorge Antonio, Rosa, Lila, Carlos Manuel
y Ra1l, este iltimo vivo aun.
Comenz6 sus studios en la ciudad de Matanzas, donde se cri6 y pas6 gran
parte de su vida, en el Colegio "Los Normales" que dirigiera don Aurelio Llanos.
El 15 de septiembre de 1875 solicit Trelles su examen de admisi6n en el Ins-








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


tituto de Segunda Ensefianza de la Habana, concedi6ndosela y examinindose el 21
del mismo mes, aprobando su ingreso a los 9 aiios de edad.
Los cuatro afios de Bachillerato de 1875 a 1880, los curs6 desde Matanzas,
en el Colegio "Los Normales" los tres primeros y en el Colegio "San Carlos" de
Matanzas el filtimo. Venia solamente a La Habana a examiner en el Instituto
las asignaturas matriculadas.
Las calificaciones obtpnidas fueron de sobresalientes, exceptuando algunos
aprovechados. El program de studios de entonces estaba compuesto de Caste-
Ilano, Latin, Doctrinas cristianas, Historia sagrada, Principios de Aritmitica v
Geometria, Geografia e Historia de Espafia, Lengua Griega, Frances, Ret6rica
Poitica, Psicologia, L6gica, Filosofia Moral, Fisica, Quimica e Historia Natural.
Entre los dias Iro. y 3 de julio de 1880 realize Trelles los tres ejercicios para
obtener el grado de "Bachiller en Artes", que hoy equivale a Bachiller en Ciencias
y Letras, a la edad de 14 afios.
En ese afio de 1880 ingres6 en la Universidad de la Habana para estudiar
Medicine, aprobando los tres primeros afios de la carrera, pues en 1883 dej6 sus
studios por dificultades con su padre.
Al regresar a Matanzas se dedic6 al Comercio con el esposo de su madrina,
el Sr. Jeorge Brinckerhoff, al mismo tiempo que participaba en actividades revo-
lucionarias, alentando a la juventud matancera con ideas separatists. En 1886
funda Trelles en Matanzas el Circulo de la Juventud Liberal de Matanzas junto
a Federico Maza, Juan de la Cruz, Joaquin Alsina, Guillermo y Mario Lamar,
Mateo Fiol, Emilio Quir6s, etc. y segfin la opinion de Gregorio Delgado Fer-
n6ndez, refiriendose a este Circulo diio que era "uno de los primeros organismos
constituidos en Cuba para desplegar abiertamente las tendencies separatists, y en
el seno de cuya directive llev6 a cabo Trelles reiterados trabajos al objeto de re-
vivir el espiritu revolucionario que habiase como cclipsado en el 78 con motivo
del llamado Pacto del Zanj6n".
Fue presidido este Circulo de la Juventud Liberal de Matanzas por Nicolis
Heredia y por su tribune desfilaron brillantes oradores que se destacaban en
las actividades revolucionarias como Fermin Valdis Dominguez, Josi Varela Ze-
queira, Antonio Zambrana y Manuel Sanguily. El entusiasmo con que esa ju-
ventud escuchaba a todos los oradores que pasaron por su tribune, era algo
olocuente.
Fue Manuel Sanguily el filtimo en ocupar dicha tribune levantada con todo
el amor patri6tico de Trelles. el dia 27 de noviembre de 1887, en ocasi6n de
-elebrarse un afio mis del fusilan:iento de los estudiantes de Medicina. Ese celebre
discurso que fue interrumpido a! ordenarse la suspension del acto, condenaba la
ejecuci6n de los estudiantes, calificando a la ciudad que permiti6 tranquilamente
aquellos sucesos con esta frase "Cobarde fue la ciudad, abyecta y ruin ante aquel
mont6n de foragidos". Era entonces gobernador military de Matanzas Gorostiza
v el acto de suspension lo llev6 a cabo el Secretario del Gobierno Provincial,
Sr. Montalvo Mantilla que representaba al Gobernador Militar
El grupo de j6venes que rodeaba la tribune, entire ellos Trelles, se Ilevaron a
Sanguily a una habitaci6n en un Hotel de Matanzas, para que alli les dijera al
grupo de j6venes el resto de la elocuente pieza oratoria.
El Circulo de la Juventud Liberal de Matanzas fue clausurado inmediata-
mente despu6s de la suspension de la Velada. Con tal motive Trelles y sus amigos
se vieron obligados a buscar otro lugar de reunion para poder continuar con
sus actividades revolucionarias, y lo hicieron en el Templo Episcopal sito en la
calle de Manzano, No. 42, cedido por el Rev. Padre Pedro Duarte.








CUBA BIBLIOTECOLiGICA


Ya por esta 6poca empezaba Trelles a escribir en peri6dicos y otras publi-
caciones matanceras. Sus mejores articulos salieron en la Aurora del Yumuri
y el Diario de Matanzas, en los afios de 1887 y 1888. Desde esta fecha de
1887 estuvo 61 escribiendo continuadamente hasta 1939, alrededor de 52 afios
de labor intellectual ininterrumpida, primero sobre los temas mas diversos con
preferencia a todo lo relacionado con Cuba tanto en su aspect econ6mico, como
hist6rico, politico, social, etc.
Su prestigio como periodista no tard6 en hacerse notable, primero escri-
biendo como ya dije en peri6dicos y revistas matanceros y despu6s en publi-
caciones habaneras.
La bibliografia de LeRoy menciona como el primer trabajo publicado por
Trelles en La Habana, el titulado Un poeta cubano en Chicago, publicado en
la Revista cubana, abril 1894, t. XIX, p. 289-305. (Se refiere a Manuel Se-
rafin Pichardo) ; sin hacer referencia a otro titulo anterior a este: El ferrocarri!
del sir. publicado en la Revista cubana, 1893, t. XVII, p. 270 (con motive
del articulo El ferrocarril de Tehuantepec, por Andr6s Clemente Vizquez, pu
blicado anteriormente en la misma revista. Tambi6n colabor6 en el peri6dico
Patria, la revista Cuba y America, El Estudiante de Matanzas, Artes y Letras,
y otros mis. Los titulos publicados por 61 pasan de 200.
Al fundar Jose Marti el Partido Revolucionario Cubano en el afio 1892, la
juventud matancera lo acogi6 con gran entusiasmo, gracias al impulso de Trelles
y sus compafieros de lucha. Esto motive la creaci6n de la Delegaci6n del Par-
tido en aquella ciudad, que fue presidido por Emilio Dominguez. A esta De-
legaci6n Trelles le dio todo su calor, colaborando para preparar a todos los
elements revolucionarios de la provincia para reunirse al levantamiento revo-
lucionario de 1895.
Fracasado el movimiento de Ibarra, los miembros de la Delegaci6n del Par-
tido Revolucionario Cubano en Matanzas fueron muy perseguidos, a pesar de
ello seguian trabajando para ayudar a la causa emancipadora con peligro de sus
vidas. Enterado de ello, don Tomas Estrada Palma comision6 a Jose Manuel
Govin para reorganizar dicha Delegaci6n, asesorado de Carlos M. Trelles y de
Domingo Lecuona, en julio de 1895. Con ellos colaboraron tambien Julio
Ortiz Coffigny, Nicolas Heredia, Joseito Ramos, sumindose tambi6n el General
Garcia Vigoa. Estos comisionados de Estrada Palma habilitaron 200 hombres
y se lanzaron a la guerra el 24 de octubre de 1895. en el potrero de La Luz,
cerca de Bermeja; la misi6n de ellos era recibir con las armas en la mano a los
valerosos patriots orientales que conducian a Occidente la march de la Invasi6n.
Cuando lleg6 el Ejircito invasor a Matanzas se orden6 la prisi6n del grupo
revolucionario y fue arrestado Domingo Lecuona. Trelles al enterarse de esta
orden, pudo evadirla huyendo al barrio de Versalles en una humilde casa de
un pescador llamado Angel Romay. Alli estuvo pocos dias mientras le gestio-
naban su huida al exilio. En un barco de azficar parti6 hacia New Orleans,
pasando despues a Tampa para reunirse con los emigrados cubanos radica-
dos alli.
Antes de partir se despos6 con su novia, la Srta. Josefina Boissier, tambi6n
matancera. Meses despu6s ella partia hacia Tampa a reunirse con Il.
Los trabajos que realize Trelles en Tampa eran modestisimos, tales como
vendedor de helados y agent de peri6dico, pues 61 no aceptaba dinero alguno
de los fondos de auxilio a la revoluci6n.
Durante su estancia en la ciudad floridiana fund el Club Revolucionario
General Pedro E. Betancourt, del cual fue president; tambi6n se encontraban








CUM' BIBLIOTECOL6GICA


como miembros del mismo Pedro Alejandro Boissier, Bonifacio Byrne, Rail
Trelles, etc. La finalidad de este Club era recaudar fondos para la revoluci6n.
Todas las actividades de Trelles en esos afios y aun mis en el exilio estuvieron
encaminadas a la independencia de Cuba.
Colabor6 en el Peri6dico Patria, el 6rgano del Partido Revolucionario Cu-
bano, fundado por Jose Marti, en La Bandera cubana que se tiraba en MWrida,
Yucatan, dirigidos por mexicanos y cubanos y tambien enviaba al peri6dico
La Discusidn de Coronado en La Habana sus "cartas" bajo el seud6nimo de
Veritas.
Terminada la Guerra de Independencia, regresa Trelles a Matanzas en el
1898 y comienza a trabajar de nuevo en el comercio, en el negocio de az6car.
Sus actividades como periodista y escritor no cesan en ningin moment, las
revistas y peri6dicos matanceros estaban ansiosos de que colaborase en ellos.
Empieza de nuevo a escribir en La Aurora del Yumuri y tambien lo hace en La
Voz de Matanzas y en Cuba y Amdrica; en esta iltima escribiria durante
muchos afios.
Su pluma no se limit solamente a revistas y peri6dicos matanceros, lo hacia
en publicaciones habaneras como La Discusi6n, Revista de ciencias, Revista de
medicine y cirugia de La Habana y El Estudiante de Matanzas, que cite ante
riormente.
No s6 exactamente cuando surgi6 la llama vocacional de bibliotecario en
Trelles. Desde muy joven Carlos Manuel gustaba de las letras, iniciindose como
escritor. Posiblemente naciera la vocaci6n en el exilio, pues ya en 1899 co-
mienza a publicar articulos sobre asuntos bibliotecol6gicos como las Biblio-
tecas en los Estados Unidos que encierran mds de 100,000 volhmenes, La' Bi-
blioteca Ptblica de Matanzas, etc. Desde este moment inicia su labor como
bibli6grafo ininterrumpidamente hasta 1939.
Tan pronto regresa Carlos Manuel Trelles a Cuba lo nombran bibliotecario
de la Biblioteca P6blica de Matanzas, situada en el Instituto de Segunda En-
sefianza, en el afio de 1899. Desempefi6 el cargo de bibliotecario durante 10
meses, pues se vio obligado a alejarse de ella por un conflict surgido entire 61 y
el director del Instituto, Eduardo Diaz, que se oponia a que Trelles colocara en
la sala de lectura de la biblioteca un cuadro del General del Ejircito Libertador
Pedro Betancourt. Se instruy6 un expediente sobre el caso, planteindose entonces
si la biblioteca era o no propiedad del Instituto de Segunda Ensefianza de Ma-
tanzas. El criteria de Trelles fue el que prevaleci6 y pas6 la biblioteca a la Se-
cretaria de Educaci6n; 61 no obtuvo su reposici6n. Durante esos diez meses que
estuvo de bibliotecario logr6 aumentar de 2,000 volfimenes que tenia la Biblio-
teca a 12,400.
En el afio de 1900 Gonzalo de Quesada y Ar6stegui propuso el nombramiento
de Carlos Manuel Trelles para que fuese en representaci6n de la Provincia de
Matanzas a la Exposici6n de Paris, aprovechando esta oportunidad para visitar
los centros bibliogrificos franceses mis importantes.
Fue electo Concejal del Ayuntamiento de Matanzas en el afio de 1900, por
votaci6n popular; a los 6 u 8 meses de estar desempefiando el cargo renunci6,
pues no quiso prestarse a des6rdenes administrativos en el Consistorio.
Trelles pas6 por el dolor de perder a su esposa tempranamente, en el afio de
1909, dejole tres hijos varones. Carlos Manuel, Alejandro y Luis.
En el afio de 1923 recibi6 Trelles una carta de don Cosme de la Torriente
ofreciendole la plaza de bibliotecario en la Biblioteca Marti de la Cimara de Re-








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


presentantes. El acept6 con el mayor placer la direcci6n de esa Biblioteca, que
desempefi6 hasta la avanzada edad de 78 aiios en que se jubil6, retirandose a
la ciudad de Matanzas que le vio nacer para pasar alli sus ultimos dias. El 31 de
mayo de 1951 muri6 a la edad de 85 afios el que fuera, nuestro mis grande bibli6-
grafo cubano. Puede decirse que ha sido un caso finico en America el haber com-
pilado una bibliografia national complete de la extension de la cubana, de 1606
a 1916. Tiene double mirito su labor, primero por haberla hecho solo cuando ese
tipo de trabajo require la colaboraci6n de un grupo y segundo porque fue
sufragado por si mismo limitindose la ayuda official a la publicaci6n de algunos
tomos de la obra en ediciones de 200 a 300 ejemplares.
Como premio a sus meritos indiscutibles, Carlos M .Trelles y Govin fue
honrado con las siguientes distinciones: Socio correspondiente de la Sociedad
Cubana de Estudios Juridicos de Nueva York, desde 1896; Socio de Honor de
la Asociaci6n de la Prensa Medica de Cuba y de la Sociedad Econ6mica de
Amigos del Pais de la Habana; Miembro de la Sociedad Cubana de Derecho
International y de la Hispanic Society of America, establecida en New York, la
cual le concedi6 ademrs la Medalla Militar, en reconocimientos a sus trabajos
bibliogrificos de Hispano-America; Miembro correspondiente de la Academia
Nacional de Artes y Letras de la Habana; Miembro correspondiente de la Aca-
demia de Ciencias Medicas, Fisicas v Naturales de la Habana; Miembro de Honor
de la Academia de la Historia de Cuba; Acad6mico cubano de. la Lengua; Socio
de Honor de la Sociedad Geogrifica de Cuba; Miembro correspondiente de la
Academia Americana de la Historia de Buenos Aires; Miembro correspondiente
de la Sociedad Chilena de Historia y Geografia; Miembro correspondiente de la
Academia Nacional de Historia y Geografia de Mexico y de la Sociedad Cienti-
fica "Antonio Alzate", del mismo pais: Miembro correspondiente de la. Sociedad
Mexicana de Geografia y Estadistica; Miembro corresoondiente de la Asociaci6n
Bibliogrifica Cultural de Cuba, la cual le otorg6 !a medalla "Enrique Jose
Varona": fue Vicepresidente Honorario de la Asociaci6n Interamericana de Bi-
bli6grafos y Bibliotecarioq de Washington: tambien fue honrado por el Gobierno
Cubano con el grado de Teniente del Ejircito Libertador, y condecorado con la
Cruz de la Orden Nacional "Carlos Manuel de CUspedes".

Biblioteca Geogrdfica Cubana.
Pie de imprenta: Matanzas, Impr. de Juan F. Oliver, 1920.
La Biblioteca Geogrdfica Cubana la public Trelles despu6s de haber sacado
a la luz los doce tomos de la Bibliografia cubana de los siglos XVII y XVIII, XIX
y xx
Esta obra esti dedicada, como su nombre lo indica, a la geografia. En ella
Trelles menciona 3,250 libros, folletos y articulos. De estos correspondent a la
Cartografia cubana 500 y al Capitulo de Viajes otros 500, subidivididos en:
de viajeros cubanos 210, de espafioles 50 y de otros paises240. Trelles comenz6
esta bibliografia con una lista de 1500 titulos que duplic6 con nuevas investi-
gaciones hechas a este respect. La mitad de los titulos aqui mencionados 1600
no se encuentran en los I I tomos de la Bibliografia cubana.
La obra la dedic6 al Dr. Rhfael Montoro "insigne orador y renombrado pu-
blicista".
De esta obra se tiraron 200 ejemplares.
El material encontrado en ella esti dividido en dos secciones; la primera de
caricter general, de la p. 1 a la 59 y la segunda de caricter especial, dedicada a
Cuba, p. 60-308.








CUBA BIBLIOTECOLOGICA


Todo el material expuesto en esta Biblioteca Geogrdfica. Trelles lo agrup6 por
materials siguiendo, en sus lines generals la clasificaci6n de Otto Baschin en su
Bibliotheca Geogrdphica, Berlin 1905.
Las divisions generals que hace esta clasificaci6n alemana sobre la geografia
son las siguientes: Bibliografia, Metodologia, y Ensenanza, Historia de la Geo-
grafia Histdrica, Geografia Matemdtica y Astronomia, Cartografia, Geografia
Fisica, Paleografia, Geografia Humana, Geografia Militar, Geografia Biologica,
Viajes, Guias y Directorios.
Estas divisions con las subdivisions que acompafian a algunas de ellas, las
emple6 Trelles en las dos secciones de esta obra para ordenar. dicho material.
Los datos que contienen las fichas son: autor, titulo, pie de imprenta, for-
mato, notas aclaratorias o informativas y citas.
En la p. 309 comienza el Indice de autores que remite a las piginas, termi-
nando en la p. 326.-El Indice de... obras anonimas que remite a las paginas;
p. 326-334.-Indice de materials; p. 335-338.--Indice de grabados; p. 339,
remitiendo tambien estos dos filtimos a las piginas.
Esta obra tiene, aparte de su valor bibliogrifico, un valor hist6rico-geogrfiaco.
pues Trelles ha reunido en un solo trabajo todo lo que se ha escrito en libros,
folletos, etc., sobre esta material, publicado en Cuba o fuera de Cuba, por cubanos
o por extranjeros, reference a la geografia general de Cuba.
Sobre la fecha de publicaci6n de los primeros impresos mencionados por
Trelles en este volume, se remontan al siglo XVI, tanto en la secci6n dedicada a
Cuba como en la general.
En cuanto a su valor cientifico, la Biblioteca Geogrdfica Cubana esta ex
puesta como todo trabajo de esta indole a tener un valor cientifico de caricter
temporal.
Entre los grabados se encuentran retratos de personajes ilustres y 5 mapas,
1 del Mar de las Antillas de 1517 y 4 de Cuba de 1564, 1604, etc., muy in-
teresantes.

Biblioteca histdrica cubana.
Pie de imprenta: Matanzas, Impr. de Juan F. Oliver, 1922-26.
La Biblioteca hist6rica cubana es una obra de caricter bibliografico reali-
zada en 3 tomos, de 1922 a 1926. En ella Trelles describe 17,000 titulos de
libros, folletos y articulos hist6ricos, clasificados por material. Este material
abarca todo lo relacionado con el desarrollo cultural y politico de Cuba ex-
tendidndose desde los tiempos mas remotos hasta el afio de 1916, incluyendo
algunos capitulos mis recientes como aquel dedicado a la historic political, que
lega hasta el gobierno del Dr. Alfredo Zayas y Alfonso.


TOMO I
Dedicado "Al Consejo Provincial de Matanzas, bajo cuyos auspicios se pu-
blica este volumen. Fue publicado este primer tomo en Matanzas, Impr. de
Juan F. Oliver el afio de 1922 con una tirada de 250 ejemplares e ilustrado
con 1'67 retratos.
Hay un pr6logo de 30 de agosto de 1922 firmado por Enrique Jose Varona,
donde hace resaltar el valor de esta bibliografia y la personalidad del autor.








CUBA BIBLIOTECOLOGICA


Seguido de este pr6!ogo, aparece el del Sr. Trelles fechado en Matanzas,
octubre 19 de 1922, donde inserta la carta dirigida al Sr. President del Consejo
Provincial de Matanzas, hechas por el Gobernador Provincial P.S. J.R. Abreu
Lapeira, por la cual le entregan quinientos pesos para la publicaci6n de este primer
volume. A continuaci6n en el mismo pr6logo de Trelles detalla la forma en
que distribuy6 en los tres tomos el material de esta Biblioteca hist6rica cubana.
Este primer tomo describe 4,650 libros, folletos v articulos; escritos por
1960 autores.
Esti dividido en dos parties, la primera de la p. [ 1] a la 142 aparecen todos
los trabajos referentes a la Prehistoria, Historia Cronoloafa, Arqueologia, Folk-
lore, Herdldica. Numismdtica y Bibliografia en general. La segunda parte de
la p. 143 a la 484, apareciendo lo referente a Cuba v en especial su Historia y
Political. En esta segunda parte, Trelles ha agrupado las fichas en un orden cro-
nol6gico e hist6rico, desde la Prehistoria de Cuba hasta 1897.
De la p. 485 a la 494 Notas biogrdficas, dando las fechas de nacimiento y
muerte y otros datos.
Indice de autores que remite a las paginas; p. 495-515.-Indice de... obras
an6nimas que remite a las piginas; p. 515-534.

TOMO II

Dedicado "Al Dr. Juan Gronlier, Gobernador de Matanzas, que tanto interns
se ha tomado porque esta modest obra viera la luz publica. El. Autor.
Publicado en Matanzas. en la Impr. de Andres Estrada en el afio de 1924,
con una tirada de 250 ejemplares e ilustrado con 146 grabados.
En este tomo se described 4,200 titulos de libros, folletos y articulos. El
arreglo de las fichas de este tomo como del primero es por materials siguiendo
un orden cronol6gico hist6rico de 1898 hasta el Gobierno del Presidente Zayas,
de 1921-25. teniendo la filtima ficha el afio de 1923, pues este'tomo lo public
Trelles en 1924.
Las divisions hechas donde se encuentra agrupado el material de este tomo
se titulan: Guerra Hispano-Americana, Gobierno Militar Americano, La Repu-
blica, Gobierno del Presidente Tomds Estrada Palma, Segunda Inter.enci6n
Americana, Gobierno de Mr. Charles Magoon. Gobierno del Presidente Josi'
M. G6mez. Gobierno del Presidente Mario G. Menocal, Gobierno del Presidente
Alfredo Zayas, Senado, Cdmara de Representantes, Historia Revolucionaria de
Cuba, La Independencia, Historia Diplomdtica de Cuba, Autonomia, Anexi6n,
Historia de las Provincias, Ciudades y Pueblos, Historia de la Filosofia en Cuba,
Historia Eclesidstica, Sociologia, Estadistica, Inmigracidn, Historia de la Escla-
vitud, Historia Constitucional de Cuba, Economia Politica y Historia Econ6-
mica de Cuba.
Adiciones p. 474-487.
Notas biogrdficas.-Con fecha de nacimiento y muerte; p. 488-492.
Indice de autores que remite a las piginas p. 493-511.-Indice de... obras
an6nimas, que remite a las piginas; p. 511-529.

TOMO III
Publicado en La Habana por Dorrbecker, en el afio de 1926, con una tirada
de 250 ejemplares.








CUBA BIBLIOTECOLuGICA


Trelles describe en este tomo 8,150 titulos de libros, folletos y articulos, que
sumados a los 8,850 de los tomos anteriores hacen un total de 17,000 titulos.
El material dado por Trelles en estos tres tomos de la Biblioteca histdrica
cubana aparece distribuido en la siguiente forma: 1' Algunos t6picos hist6ricos
de caracter general; 2' dedicado a Cuba y dentro de esta iltima division,
dos subdivisions, una la Historia de Cuba en orden cronol6gico hasta el Gobierno
del Presidente Zayas, 1920, y la iltima que comienza en el tomo II y continue
en el tomo III se refiere a algunos temas de caricter hist6rico referente a Cuba.
Las fichas que present este tomo estin agrupadas por materials siguiendo un orden
cronol6gico dentro de cada agrupaci6n.
Los asuntos tratados aqui aparecen en el siguiente orden: Bancos, Capitales
de Cuba, Riqueza de Cuba, Riqu'eza de las Naciones, Comercio, Moneda, Ha-
cienda, Comunicaciones, Historia del Derecho, Historia de la Administraci6n en
Cuba, Historia Militar en Cuba, Historia Naval de Cuba, Masoneria en Cuba,
Historia de la Instrucci6n Pdblica, Litografia, Grabados, Juegos y Deportes, Fi-
lologia, Historia de las Ciencias en Cuba, Historia de la Medicina, Ingenieria,
Obras Pdblicas, Bellas Artes, Literatura, Historia de la Imprenta en Cuba. His-
toria de la Geografia en Cuba, Museos, Brujeria rj! aniguismo. etc., todos estos
titulos se encuentran desarrollados de la p. 1-564. De la p. 329-467, Biografias;
lista de obras de caricter biografico donde aparece author, titulos y pie de imprenta.
Notas biogrdficas, con fecha de nacimiento y muerte; p. 566-569.-Indice
de autores, que remite a las paginas; p. 571-601.-Indice de... obras an6nimas.
que remite a las pFginas; p. 601-624.
La Biblioteca hist6rica cubana, tiene un valor incalculable, 1", porque ha
sacado de la oscuridad muchos libros, folletos, documents, etc., hist6ricos que
eran desconocidos hasta el moment, de gran importancia y 2", que le indica al
investigator, historiador, etc., cuales son las fuentes de informaci6n para sus
investigaciones.

Biblioteca cientifica cubana.
La Biblioteca cientifica cubana comprende dos volfimenes dedicados a obras
de caracter cientifico Se publicaron en Matanzas, Impr. de Juan F. Oliver,
1918-19, yen ellos Trelles nos describe 9,500 libros, folletos, y articulos escritos
por 3,200 autores, la obra en total esta ilustrada con 240 grabados.

TOMO I
Publicado en Matanzas en la Impr. de Juan F. Oliver en el afio de 1918,
con una tirada de 200 ejemplares. La obra comienza con un pr6logo de Carlos
de la Torre y Huerta, de La Habana, febrero 10 de 1918 en la que nos habla
de las dotes intelectuales y morales del author, asi como del valor cientifico de
esta obra.
En este tomo Trelles describi6 unos 4,300 libros y folletos ,escritos por 1580
autores sobre Matemiticas, Ciencias Militares, Ciencias Fisicas, Ciencias Natu-
iales, Biologia, Antropologia y Agricultura. Se encuentran 850 titulos nuevos
que no habian sido citados por el autor anteriormente en su bibliografia national.
Trelles comenta en su pr6logo a este tomo que: "No si que hasta el present se
haya llevado a cabo un trabajo de compilaci6n tan vasto como este. El inico
de alguna magnitude publicado antes es el merecidamente alabado studio del
Dr. Manuel Presas intitulado "La Historia Natural en Cuba" (1865) en el
que mencion6 y examine 180 libros y folletos publicados hasta entonces sobrc
la fauna, la flora, la mineralogia, geologia y paleontologia cubanas. Sobre esas
mismas materials se enumeran en este libro 1200 monografias".








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


Los titulos descritos en este tomo estin ordenados por materials en la siguiente
forma: Generalidades, Matemdticas, Astronomia, Ciencias Militates, Marina y
Navegaci6n, Mecdnica, Fisica, Quimica, Meteorologia y Magnetismo terrestre,
Historia natural, Mineralogia. Geologia, Paleontologia, Biologia, Zoologia, An-
tropologia y Etnografia, Lingiiistica, Botdnica, Agricu!tura y Apindices.
Cada una de estas divisions por materials comprende varias subdivisions,
facilitando esta clasificaci6n la buisqueda ripida al lector del asunto especifico
que desee.
Los datos que presentan las fichas son: autor, titulo, pie de imprenta, algunas,
con notas informativas, citas, etc. ). 1-425.-Adiciones.-p. 426-433. Notas
biogrdficas con fecha de nacimiento y muerte; p. 434-440 (e) y la p. 465.
Indice de autores que remite a las piginas: p. 441-457.-Indice de... obras
an6nimas que remite a las piginas: p. 457 465.-Indice de materials, que remite
a las piginas: p. 466-468.-Indice de grabados: p. 469-371.

TOMO II

Publicado en Matanzas en-la Impr. de Juan F. Oliver en el afio de 1919, con
una tirada de 250 ejemplares. Estin comprendidos en este tomo las Ciencias
M6dica e Ingenieria. La dedicatoria esta dirigida "Al Honorable General Mario
G. Menocal, Presidente de la Repfiblica de Cuba a cuya generosidad y amor a
nuestra cultural se debe la impresi6n de este tomo".
Trelles describi6 en este tomo 5,200 libros, folletos y articulos de revistas.
escritos por 1700 autores, de 6stos, mis de mil son m6dicos. La subdivision de
los titulos por material corresponde a las cifras siguientes: Ciencias m6dicas, 4,420;
Ingenieria 310: q las Ciencias matemdticas, Militares Fisicas y Naturales (Ap6n-
dice, al tomo I) 470.
En la Introducci6n a este volume Trelles nos dice que la parte relative a
las Ciencias m6dicas es una reimpresi6n considerablemente ampliada de la me-
moria que 61 present el Primer Congreso Medico Nacional, celebrado en La Ha-
bana en 1905, con el titulo de Bibliografia medico-farmacnutica cubana, 1707-
1905.
En aquella monografia Trelles menciona 2,000 titulos de libros, folletos y
articulos escritos por 800 autores. En ese volume 61 describe 4,420 escritos
por 1,100 autores.
El material de este volume esti organizado como sigue: Generalidades,
Anatomia normal, patologia y de regions, etc. Embriologia e Histologia Nor-
mal y patologia, Fisiologia, Terapeutica y Materia Medica, Higiene, Higiene
pablica, Medicina legal, Patologia general, Bacteriologia y Microbiologia, Para-
sitologia, Microscopia y Quimica clinic, Patologia m6dica, Dermatologia, Pato-
logia quirdrgica y cirugia, Ginecologia, Obstetricia, Pediatria, Misceldnea del Me-
dicina, Adicci6n, Farmacia, Veterinaria, Ap6ndice de las ciencias medicas, In-
qenieria, Caminos, Ferrocarriles, Tranvias, Puentes, Canales, Ingenieria hidrdu-
lica, Acueductos, Ingenieria sanitaria, Ingenieria mecdnica Ingenieria el6ctrica,
Ingenieria de Minas. Ingenieria agron6mica y azucarera, Ingenieria military y
naval.
Apendice al primer tomo; p. 402-458 (d).-Indice de autores que remite
a las piginas; p. 459-476.-Indice de... obras an6nimas que remite a las piginas;
p. 477-495.-Indice de grabados; p. 502-503.








82 CUBA BIBLIOTECOLOGICA

La Biblioteca cientifica cubana aparte de su valor de caricter bibliogrifico,
tiene un gran valor hist6rico cientifico, pues a trav6s de ella podemos darnos
cuenta del process y de la labor de muchos ilustres cubanos en las ciencias.
Las fichas presentadas por Trelles en esta bibliografia como en las dos ante-
riores, la geografica e hist6rica contienen los siguientes datos: autor, titulo, pie
de imprenta, algunas citas, comentarios y notas informativas.















LA PROFESSION DE BIBLIOTECARIO

Por Jorge Aguayo


La carrera de bibliotecario corre peligro entire nosotros de estancarse como
profesi6n de nivel universitario si no fijamos la diferencia fundamental que
existe entire nuestra profesi6n y todas las demis que existen en el mundo.
Tratar6 de explicar el punto con un ejemplo inspirado en un trabajo de
Archibald MacLeish, publicado en el n6mero de junior de Atlantic Monthly,
en 1941, titulado: Of the librarian profession.
Todo el mundo sabe que el ingeniero construye; que el abogado dirige los
asuntos legales de sus clients. representindolos en los juicios en que son parte;
que el medico diagnostic, receta o practice intervenci6n quirfrgica, para salvar,
mediante este iltimo recurso, la vida puesta en peligro por la ineficacia de los
medicamentos: que el farmaceutico elabora los products recetados por los me-
dicos; que el dentist se especializa en conservar la dentadura; que el oculista trata
los males de los ojos; que el maestro instruye, etc., etc. Podrial alguien expresar
can una sola palabra o frase cuil es la esencia de la profesi6n de bibliotecario?
Si alguien, apremiado por las circunstancias, se decidiese a afirmar que el
biblitecario es el que tiene por misi6n, como algunos tratadistas apuntan, servir de
intermediario entire el lector y el libro, o entire el author y el lector, la afirmaci6n
no pasaria de ser una frase sin consecuencias y no alcanzaria a explicar nada.
Pudi6ramos decir que el bibliotecario es el coleccionista official de los libros
de una comunidad, con lo cual dejariamos fuera importantes aspects de sus acti-
vidades profesionales, tales como la organizaci6n de esa misma colecci6n en el
process ininterrumpido de su clasificaci6n y catalogaci6n. Dejariamos fuera
tambien las actividades del consultor, de tanta importancia en esta profesi6n
como en cualquier otra, sin las que no se podria nunca concebir el trabajo pro-
fesional. Dejariamos fuera, en fin, las multiples actividades del administrator,
igualmente importantes en todas las bibliotecas.
;Cuil es el contenido, pues, de la profesi6n de bibliotecario? Para nosotros
es la preocupaci6n del libro mismo, considerado en su esencia o contenido inte-
Icetual. Obs:rvese que el libro es la inquietud constant del bibliotecario, y que
todas sus actividades Ilevan un mismo sentido oue va mis alli de la mera circuns-
tancia, lo mismo cuando se inclina a comprar una obra, con preferencia a otra,
que cuando la clasifica o catalog, o la encuaderna, o la preserve de sus enemigos
tradicionales, o cuando presta su ayuda a un lector o dispone lo que mejor con-
viene a la buena administraci6n de la biblioteca.
El libro y s61o el libro puede haber explicado la existencia de la profesi6n de
bibliotecario, lo mismo cuando se tenia de esta la idea de una ocupaci6n exclu-
siva de gente erudita, que cuando, despues de Dewey y sus secuaces, se lleg6 a la
convicci6n de sostener que es una profesi6n como cua!quiet otra en que las ma-
terias especificamente profesionales prevalecen sobre cualquier studio de con-
tenido acad6mico (no professional .
La profesi6n de bibliotecario, por lo mismo que tiene por preocupaci6n cons-
tante el libro, sin que ninguna actividad le vuelva las espaldas a este comin deno-








CUBA BIBLIOTECOL6OICA


minador del oficio, exige en el professional una ilustraci6n universal, como con-
dici6n sin la cual el ejercicio de la carrera no es mis que una simple manipulaci6n
de diaries quehaceres que s6lo tienen que ver, aparentemente, con el contenido del
libro; pero que en puridad apenas si traspasan la substancia material de que se
reviste cada obra.
El bibliotecario modern no es ni puede ser ya un almacenista de libros, por
muy bien dispuesta y organizada que este la biblioteca, y por excelente que sea
el servicio que pueda prestar al lector. El bibliotecario es un depositario del libro
como cuerpo y como espiritu, es decir, como expresi6n de la eterna dualidad del
hombre. Su deber professional es salvar el alma, aunque sea necesario sacrificar
el cuerpo tantas veces como este aparezca en envoltura de contrabando; tantas
veces como se pretend mixtificar la pureza de su contenido.
Por ello, pongamos por caso, la selecci6n de libros en una biblioteca se vuelve.
pues, uno de los mis importantes deberes profesionales, no s6lo en aquellas biblio-
tecas a que acude una poblaci6n susceptible de ser engafiada, sino incluso en la
biblioteca professional y erudita.
Hay un serio peligro en llamar a la profesi6n a bachilleres y demis graduados
de la segunda ensefianza, sin que les exijamos una formaci6n academica superior
en las disciplines humanisticas y sociales; pues podriamos llegar a convertir a los
bibliotecarios en conservadores de objetos de museo.
El libro no es una cosa como todas las demrs, sencillamente porque debido a
la dualidad de su forma y del su contenido, de su intelecto v su material, es quiza
la inica cosa en el mundo que no puede ser objeto de selecci6n, de clasificaci6n o
de juicio por sus simples caracteristicas formales. Se require de algo mis. Se
precisa tomar en consideraci6n el contenido intellectual, la material o asunto que
forma la esencia misma del libro. No existe en toda la realidad humana otro caso
semejante de dualidad con excepci6n quiza del hombre mismo, como ser en que
se afnan el espiritu y la material.
El libro, sobre todo el libro impreso, refleja a las mil maravillas el espiritu
de que estamos formados. S6lo asi es que se comprende la importancia de hacer
descansar la educaci6n professional del bibliotecario sobre una amplia base cultural,
sin cuya premisa hablar de una ticnica professional y de una ensefianza te6rico-
practica de la bibliotecologia seri tanto como movernos en el campo de la mis
despreciable supercheria.
Hemos afirmado, y ahora nos confirmamos plenamente en nuestra convicci6n,
que el libro (en su esencia, en su acepci6n de obra intellectual del hombre) es y
debe ser la preocupaci6n constant del bibliotecario y la raz6n de ser de su pro-
fesi6n. En concecuencia s61o quien haya tenido la preparaci6n academica nece-
saria para asomarse a las ventanas de todos log conocimientos seri capaz de con-
tribuir a former la cofccci6n que se precisa en cada biblioteca, dada las circuns
tancias de lugar y tiempo; estari en aptitud de impartir organizaci6n a los re-
cursos de la biblioteca, y podri beneficiary a los lectures con una respuesta atinada
para cada pregunta.
Coleccionar los libros, organizarlos y servir a todo el que demand consejo
son las tres mis elevadas funciones del bibliotecario modern, cada una de cuyas
funciones exige la posesi6n de una cultural superior en el professional, por cuanto
no son actividades que conciernen al libro como cosa material, sino al libro como
contextura intellectual.














LIBROS


Galvin, Hoyt R. El edificio de la pequenia biblioteca pdblica, por Hoyt R. Galvin
y Martin Van Buren. [Paris] Unesco [1959] 138 p. (Manuales de la
Unesco para las bibliotecas piblicas, 10).

El 1iltimo de la series "Manuales de la Unesco para las bibliotecas piblicas",
editado recientemente en espafiol, consigue cabalmente su prop6sito de ofrecer
buena informaci6n, prictica y al dia, sobre la edificaci6n e instalaci6n de peque-
nas bibliotecas piblicas. Hoyt R. Galvin, director de la Biblioteca Piblica de
Charlotte y del condado de Mecklenburg (Charlotte, North Carolina) y Martin
Van Buren, arquitecto que se ha especializado en construcci6n de bibliotecas, han
vertido en este libro su rica experiencia en beneficio de bibliotecarios, arquitectos,
autoridades gubernamentales, y de cuantos tienen necesidad de asesorarse en la
tarea de levantar y equipar una nueva biblioteca, o de remodelar una antigua.
Tal como se manifiesta en el Preimbulo, la obra tiene realmente utilidad uni-
versal, porque las ideas y sugerencias que en ella se ofrecen pueden aplicarse en
cualquier parte del mundo. Seri muy fitil especialmente en los paises cuyo escaso
desarrollo bibliotecario require emprender la construcci6n de edificios para bi-
bliotecas modernas.
Dentro del plan que se han trazado, Hoyt y Van Buren van estudiando los
distintos aspects del complicado problema que la organizaci6n del trabajo
bibliotecario plantea al arquitecto: la disposici6n de las dependencias, teniendo
en cuenta sus relaciones, funcionales y el desarrollo de los variados servicios que
caracterizan a la biblioteca public de hoy; el planeamiento del edificio en sus
tres etapas: confecci6n del program, preparaci6n de los anteproyectos y elabora-
ci6n de los pianos definitivos. En relaci6n a estas cuestiones estudian las funcio-
nes del arquitecto, destacando el papel del bibliotecario como su mis eficaz cola-
borador y consejero; la influencia que tiene la decoraci6n de la biblioteca como
element de atracci6n del lector, el destacado lugar que se le da actualmente en
la planificaci6n de bibliotecas y la importancia de la correct selecci6n y dispo-
sici6n de muebles y equipos para que la biblioteca result funcionalmente eficaz.
En otro capitulo tratan los autores de una cuesti6n de importancia: la cam-
pafia publicitaria que necesita desarrollar toda biblioteca como base para obtener
el favor y el apoyo populares, y vuelven mis adelante a ocuparse de la confecci6n
del program, en el que deben fomularse con claridad los problems funda-
mentales de la construcci6n: espacio para libros, para lectores y para personal;
espacio para las reuniones y actividades que patrocina la biblioteca en su funci6n
de centro cultural de la comunidad, y espacio para las instalaciones mecinicas,
mobiliario, etc. Otro tema de studio es la cuesti6n del emplazamiento conve-
niente: la elecci6n del solar, su orientaci6n, dimensions y costs, asi como las
caracteristicas del suelo, que habran de tenerse muy en cuenta al hacer los calculos
para la edificaci6n.
Las dimensions requeridas por una biblioteca pequefia, asi como el cost
de la misma se tratan tambien, sefialindose c6mo pueden resolverse, con un pla
neamiento cuidadoso, algunos de los problems de espacio propios de las pequefias
bibliotecas, que suelen contar con recursos econ6micos limitados.







CUBA BIBLIOTECOL6GIC \


En uno de los capitulos finales se trata un tema de much interns en la actua-
lidad: los materials de construcci6n con que puede contar el arquitecto, desde
los ya consagrados por el uso, losi llamados materials "clisicos", hasta los que
surgeon hoy, product de los iltimos adelantos tecnol6gicos abriendo enormes po-
sibilidades a la edificaci6n de bibliotecas. Cierra el volume un capitulo sobre la
adaptaci6n y modernizaci6n de edificios que proporciona orientaci6n valiosa y
consejos y sugerencias pricticas.
Como dos miritos mis de este excelente manual deben destacarse las liminas,
que reproducen atractivos interiores y exteriores de varias bibliotecas y la abun-
dante bibliografia que incluye obras sobre construcci6n y modernizaci6n de edi-
ficios para bibliotecas y sobre bibliobuses.
Raquel Robes Masses.


Urquiza Garcia, Rosina. Ensayo de una bibliografia para bibliotecas de centros
secundarios. La Habana. Ucar, Garcia, S. A., 1959. 338 p.
La seriedad y competencia profesionales y la capacidad de trabajo de la
Dra. Urquiza, su conocimiento del campo que cubre la bibliografia, que acredita
su condici6n de director de la Biblioteca del Instituto de Segunda Ensefianza del
Vedado,' donde viene laborando desde hace afios, se manifiestan en esta obra que
seri muy ftil a las bibliotecas de centros de ensefianza media, para los que re-
sulta vigente la selecci6n que contienen, a pesar de los cambios que ha introducido
en la organizaci6n de sus studios la reciente reform de la ensefianza.
La bibliografia, concebida como trabajo de base para las Segundas Jornadas
Bibliotecol6gicas Cubanas que se celebraron en La Habana en 1954 tiene, al ser
publicada como obra independiente, mayor utilidad y valor que en el moment
en que fuera presentada a la reuni6n de bibliotecarios que auspiciaron la Asocia-
ci6n Nacional, de Profesionales de Bibliotecas y la Unesco. Se debe esto, no pre-
cisamente a un aumento de su contenido bibliogrifico, ya que seg6n su autora
la obra "aparece, sustancialmente, igual que cuando, se present a las Jornadas",
sino a la mayor difusi6n que podri tener en su nueva condici6n de obra
editada en format de libro, a la circunstancia de aparecer en un moment de
rectificaciones y entusiasmos en que podemos esperar que se ofreceri la debida
atenci6n a las bibliotecas docentes y, por ende, a las tolecciones que ellas deben
poseer, y al hecho de haberle sido afiadido un cuidadoso indice de autores, ma-
terias y titulos que comprende mis de un centenar de piginas.
Debido al prop6sito de la obra, y en beneficio de los usuarios a quienes va
dirigida, el material que contiene ha sido agrupado dentro de las diez citedras
del plan de studios de nuestros institutes y, dentro de ellas, en las asignaturas
en que cada una se divide. A estos diez grupos ha afiadido la autora tres cate-
gorias: Obras de referencia, que incluye diccionarios, enciclopedias, diccionarios
biogrificos, anuarios y manuales estadisticos y atlas; Obras educativas, para uso
del profesorado; y Obras recreativas, destinadas a satisfacer los variados intereses
de los adolescents.
Para facilitar el uso, las obras comprendidas dentro de cada asignatura han
sido subdivididas en Libros de texto, los que se adaptan al program official.
y Libros complementarios, los que ayudarin al alumno a comprender mejor los
temas que el professor explica en clase. En auxilio de este, la autora afiade otras
subdivisions mis, de acuerdo con la indole de cada material: Lectura y Anto-
logias, dentro de los studios literarios; Obras generals y Obras sobre temas
especiales, etc., mayormente fitiles a los profesores ,aunque puedan ser aprove-
chadas tambien por los estudiantes en trabajos e investigaciones asignadas, temas
de premio, etc.








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


Con respect a la colecci6n de Referencia la autora manifiesta que ha seguido
al confeccionarla un criterio de utilidad prictica. Precisamente por esa raz6n la
consideramos una buena guia para former la colecci6n bbsica de las bibliotecas
de nuestros centros secundarios, pero nos permitimos sefialar la conveniencia de
que, por tratarse de obras de tal indole, la Dra. Urquiza hubiera afiadido a la
selecci6n original algunas obras de publicaci6n posterior a 1954, que harian
todavia mas ftil su valioso trabajo. A modo de ilustraci6n citamos dos publi-
cadas en los tres filtimos afios: la excelente "Enciclopedia Juvenil del Sigloi XX",
con seis magnificos vol6menes, bella y adecuadamente ilustrados, y, la "Enciclo-
pedia Barsa", ambas en espafiol, que constituyen, por esto y por la calidad de su
informaci6n grifica y escrita, un magnifico y atractivo material de consult
para estudiantes de bachillerato.
La secci6n obras educativas, para los profesores, reine autores y libros exce-
lentes sobre las ciencias pedag6gicas y sus principles auxiliares: filosofia de la
educaci6n, didacticas general y especiales, psicologia del adolescent, sociologia,
etc. Seri muy 6til para fomentar un buen grupo de obras fundamentals que cada
biblioteca podri ir desarrollando segin sus posibilidades.
Algo queremos decir acerca de la secci6n de Obras recreativas, la que se ha
dejado para el final, no por su situaci6n dentro del plan del trabajo, sino porque
estimamos en much su valor formative. De tener la posibilidad econ6mica de
hacerlo, toda biblioteca de ensefianza media debe desarrollar una colecci6n de
obras de valor, aparte de las requeridas por los planes de studio, que respon-
diendo a los intereses juveniles, tan variados como explotables, sirva para fo-
mentar el gusto por la lectura de calidad, para ampliar los horizontes de los ado-
lescentes y estimular su curiosidad e interns por la cultural de su 6poca. La
Dra. Urquiza hace en esta parte de su trabajo un buen acopio, de obras que res-
ponde a esos objetivos y que incluyen desde lad propiamente recreativas, algunas
de asunto romintico o de acci6n y de lectura ficil, cuya finalidad es atraer lec-
tores reacios, hasta las de divulgaci6n cientifica y t6cnica; matemitica y fisica re-
creativas; arte; folklore; historic y biografia; geografia econ6mica, etc., capaces
de satisfacer todos los gustos e inclinaciones. S61o le hacemos una critical: que
debi6 haberla clasificado por materials, para disponer el material de modo de fa-
cilitar a los profesores encontrar lectures que pueden ser de much provecho a
su labor docentes. Tal es el caso de novelas de caricter hist6rico como "En busca
del Gran Kan", de Blasco Ibifiez y "Sinu6, el egipcio", de Waltari; de studios
biogrificos como "Cazadores de microbios" de De Kruif y de excelentes y nu-
merosas obras de divulgaci6n cientifica o econ6mica como "La tierra inquieta;
una geologia para todos"; de Greyselinck y "Las riquezas de la tierra", de Juri
Semionov, para citar solamente algunas de las mencionadas por la autora, que
se pierden en una ordenaci6n alfabetica de autores.
Nos resta sefialar, como dos meritos mis de la obra: la preocupaci6n por des-
racar los valores nacionales, prop6sito que pone a la disposici6n de los j6venes
lectores una buena relaci6n de autores y obras representatives que son un medio
excelente para conocer y amar mejor el suelo patrio y, la pulcritud y cuidado de
su presentaci6n fisica. Con la publicaci6n de su ensayo la Dra. Urquiza ha dado
en nuestro pais el primer paso para llenar una necesidad sentida por todos los
bibliotecarios de habla espafiola: disponer de buenas bibliografias selectivas para
tipos especiales de lectores y de bibliotecas. Nos hacen falta obras que como
el Standard catalog for high school libraries, el Childrens' catalog y el Standard
catalog for public libraries. nos ayuden a former mejores colecciones para
nuestras bibliotecas. Es esta obra un serio esfuerzo bibliogrifico que, dada
la laboriosidad y el entusiasmo de la autora, esperamos ver superado en ediciones
futuras.

Raquel Robes Masses.















NOTICIAS NACIONALES



El dia 14 de diciembre de 1959, la Biblioteca Nacional "Jose Marti" inau-
gur6 al pfiblico. con la presencia del senior Presidente de la Republica y otras
personalidades del Ministerio de Educaci6n, los siguientes departamentos: Bi-
blioteca Juvenil, Biblioteca Circulante de Adultos, Departamento de Arte y De-
partamento de Muisica.
El Departamento de Arte ha iniciado, por primera vez en Cuba, el prestamo
de reproduciones de obras maestras de la pintura.
El Departamento de Miusica tiene en proyecto investigar y recoger el Folklore
cubano.

*


Nos complacemos en felicitar a la compafiera, Dra. Rosina Urquiza, por en-
contrarse desempefiando el cargo de director de la Biblioteca del Instituto del
Vedado que por ascenso y meritos le correspondia.
Como recordarin en epoca de la dictadura y burlando los derechos de la com-
pafiera Urquiza, fue nombrado para dicha posici6n un joven no professional,
hijo del director del referido Instituto. Esta injusticia oblig6 a la Dra. Ur-
quiza a establecer Recurso Contencioso Administrativo en la Audiencia de La
Habana en febrero de 1956. El 20 de junior de 1957 y por sentencia 86 se le
reconoci6 el derecho de ocupar dicha posici6n, pero el fallo de la Audiencia. en
la prictica, qued6 sin efecto.
El Gobierno Revolucionario, present ante todo acto de justicia, por Resolu-
ci6n Ministerial No. 11422 de 30 de marzo 1959, basandose en la Setencia 886
dej6 sin efecto el nombramiento.





El dia 19 de noviembre tom6 posesi6n del cargo de Director de la Biblioteca
General de la Universidad de la Habana el Dr. Jorge Aguayo, que ya estaba
ocupando interinamente dicho puesto, despues de haber sido Subdirector durante
largos afios. En nuestro n6mero anterior hicimos un breve recuento de la im-
portante labor realizada por el Dr. Aguayo en el campo de la bibliotecologia
national e interamericana. El Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios
vio complacido como la Universidad de la Habana reconocia los meritos de uno
de sus miembros mis distinguidos, y acord6 dirigir una carta en este sentido
al Rector Magnifico Dr. Clemente Inclin. Ademis, los miembros del Comiti
Ejecutivo del Colegio visitaron al Dr. Aguayo para felicitarle por tan merecido
ascenso.
*








CUBA BIBLIOTECOLOGICA 89

El Archivo Nacional y su Director, Dr. Jorge Quintana, han puesto la Bi-
blioteca de esai instituci6n a la disposici6n de los investigadores y del pfblico en
general. La Biblioteca esti abierta todos los dias de 8:30 a.m. a 10 p.m.




El curso 1958-59 de la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de la
Habana termin6 en el mes de noviembre, habiendo completado sus studios 18
aspirantes al titulo de Bibliotecario y 17 al de Auxiliar de Biblioteca, los que
pronto vendran a aumentar el n6mero de miembros de nuestro Colegio. El
curso 1959-60 iniciari sus classes el mes de febrero, y para el mismo se predice
una matricula muy elevada, debido al rapido desarrollo bibliotecario del pais
y a los beneficiosos efectos de la Ley No. 684.














NOTICIAS EXTRANJERAS



Bajo la direcci6n del American Book Publishers Council, y por encargo de
la Uni6n Panamericana, se esti realizando un studio acerca del estado actual
del comercio de libros en las Americas. Se tendrin en cuenta los obsticulos que
boy existen para las importanciones, derechos de aduana, reglamentos postales,
control de divisas, y otros factors legales, administrativos, filos6ficos, politicos
y educacionales que dificultan actualmente el libre cambio de publicaciones entire
los distintos paises de nuestro continent. El studio seri presentado a la Novena
Conferencia Interamericana, que debia haberse celebrado en Quito en febrero de
1960, para una possible discusi6n de un convenio interamericano sobre circulaci6n
de publicaciones culturales.




El Consejo Interamericano Cultural seo reuni6 en San Juan, Puerto Rico, del
22 de noviembre al 2 de diciembre de este afio. Se trataron various asuntos de
interns para las bibliotecas y se aprob6 el program de trabajo presentado por la
Biblioteca de la Uni6n Panamericana, que comprende la ayuda al desarrollo bi-
bliotecario latinoamericano, la preparaci6n de bibliografias, manuales ticnicos,
etc., asi como el mejoramiento de la ensefianza de la bibliotecologia.




La Fundaci6n Ford ha hecho un donativo de $6,200,000 para la construcci6n
de un nuevo edificio para la Biblioteca de las Naciones Unidas, en New York. El
edificio actual sera derribado y en su lugar se levantari una nueva biblioteca de
seis pisos (3 de ellos debajo del nivel del suelo y 3 encima de la superficie), con
una capacidad para 400,000 volumenes y con locales suficientes para la amplia-
ci6n de sus actividades bibliogrificas.















PUBLICACIONES RECIBIDAS


CUBA BIBLIOTECOLOGICA agradece en envio de las siguientes publi-
caciones:

Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios. Boletin, vol. 3, no. 2, abr.-jun. 1959;
vol. 3, no. 3, jul.-sept. 1959.
Brockway, Thomas P. Documentos bdsicos de la political exterior estadouni-
dense. Buenos Aires, Editorial Agora, 1958. 191 p. (Colecci6n Hombres y
problems, 18).
Colberg, Marshall R. [y otros]. Economia de empresa y negocios. Buenos Aires,
Editorial Selecci6n Contable, 1959. 614. p.
Combate. vol. 1, no. 6, mayo-jun. 1959.
Cuba Postal. afio 1, no. 1, sept. 1959.
Cubaz6car. aiio 4, no. 10, oct. 1959.
Eaton, Jeannette, Jefe por destino: Jorge Washington, hombre y patriota. Bue-
nos Aires, Editorial Agora, 1958. 108 p. (Colecci6n Temas actuales, 33).
Galvin, Hoyt R. y Van Buren, Martin. El edificio de la pequenfa biblioteca pd-
blica. Paris, Unesco 1959. 138 p. (Manuales de la Unesco para las biblio-
tecas p6blicas, 10).
Hacker, Louis H. El capitalism; su promesa y sus realizaciones. Buenos Aires,
Editorial Agora, 1958. 223 p. (Colecci6n Hombres y problems, 15).
Homenaje al Dr. Fermin Peraza Sarausa en el X aniversario del Anuario Biblio-
grifico Cubano. Habana, 1948.
Institute Interamericano de Ciencias Agricolas, Turrialba. 10 afios de pro
greso en comunicaciones agricolas, 1949-1959.
Letras y encajes, afio 30, nos. 391-393, jul., ago. y sept. 1959. Medellin.
Mateu y Llopis, Felipe. Las ordenaciones biblioardficas de base alfabetica. Bar-
celona, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1958. 69 p.
Max, Alphonse. Sombra sobre los Balcanes. Buenos Aires, Editorial Agora,
1958. 95 p. (Colecci6n Temas actuales, 32).
MIxico. Biblioteca Nacional. Boletin. 2' 6poca, t. 10, no. 3, jul.-sept. 1959.
El Noticiero; publicaci6n mensual de divulgaci6n literaria y variedades. afio 21,
nos. 261, 262, 263, sept., oct. y nov. 1959.
Nouvelles. Association des Biblioth6caires Suisses. Association Suisse de Docu-
mentation. annie 35, no. 3/4, mai-aug. 1959; no. 5, sept.-oct. 1959.
Peraza Sarausa, Fermin. Bibliografia martiana, 1946, 1947, 1948. Habana,
Publicaciones de la Biblioteca Municipal. Serie C: Guias bibliogrificas, 14,
15, 16.








92 CUBA BIBLIOTECOL6GICA

- Memoria de los trabajos realizados por la Biblioteca Municipal de la Ha-
bana, 1949-50, 1951, 1956-57, 1958.
Santa Fe (Arg.) Universidad Nacional del Litoral. Boletin informative. 2'
series, no. 7, jul.-ago. 1959.
Turrialba. vol. 9, no. 1, ener.-mar. 1959.
- Suplemento Bibliogrifico. vol. 9, no. 1, ener.-mar. 1959; vol. 9, no. 2,
abr.-jun. 1959.
Unesco. Exchange des publications. Circulaire no. 15. Paris, oct. 1959.
Universidad; publicaci6n de la Universidad Nacional del Litoral. no. 40, abr.-
jun. 1959. Santa Fe (Arg.).
Williams, Edwin E. A serviceable reservoir; report of a survey of The' United
States Book Exchange. Washington, The United States Book Exchange,
1959. 81 p.
Woodbury, D. O. Alcances de la automaci6n. Buenos Aires, Ediciones La
Isla, 1959. 32 p. (Colecci6n Perspectivas del mundo).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs