• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 Editorial
 El centro de documentacion pedagogica...
 Realizaciones y propositos del...
 Una clasificacion de la historia...
 Libros, por Jorge Aguayo
 Noticias y comentarios
 Literatura profesional
 Publicaciones recibidas














Group Title: Cuba bibliotecologica.
Title: Cuba bibliotecológica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074948/00007
 Material Information
Title: Cuba bibliotecológica
Physical Description: 8 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca
Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
 Subjects
Subject: Libraries -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: ser.1 v. 1-2 (no.2) 1953-June 1955; 2 época, v. 1-5 (no.2), 1956-June 1960.
Issuing Body: 1953-55 issued by Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca; 1956-60 by Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074948
Volume ID: VID00007
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000304653
oclc - 04111731
notis - ABT1236
issn - 0574-6442

Table of Contents
    Table of Contents
        Page 33
        Page 34
    Editorial
        Page 35
        Page 36
    El centro de documentacion pedagogica adscrito al centro regional de la unesco en la Habana, esfuerzo de colaboracion internacional al servicio de la educacion en la America Latina, por Raquel Robés Masses
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Realizaciones y propositos del departamento de catalogacion de la biblioteca nacional "Jose Marti", por Dolores Rovirosa
        Page 44
        Page 45
    Una clasificacion de la historia de Cuba para los que usan el sistema Dewey, por Jorge Aguayo
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Libros, por Jorge Aguayo
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Noticias y comentarios
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Literatura profesional
        Page 57
        Page 58
    Publicaciones recibidas
        Page 59
        Page 60
Full Text



S-' iU------------




CNBU.



















RE VISTA TRIMESTRAL
Organo Official del COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS

2' Epoca. VolumenjV Julio Septiembre de 1959 Nuimero 3

Inscripta como correspo.ndencia de segunda clase en la Administraci6n de Correos de La Habana



SUMARIO

Pdgina

EDITORIAL ........ .. .. .......... .... .. 35
EL CENTRO DE DOCUMENTATION PEDAGOGICA ADSCRITO AL CENTRO
REGIONAL DE LA UNESCO EN LA HABANA, ESFUERZO DE COLA-
BORACION INTERNATIONAL AL SERVICIO DE LA EDUCATION EN' LA
AMERICA LATINA, por Raquel Robes Masses ................... .. 37
REALIZACIONES Y PROPOSITOS DEL DEPARTAMENTO DE CATALOGA-
CION DE LA BIBLIOTECA NATIONAL "JOSE MARTI", por Dolores
Rovirosa .. .............................. ......... 44
UNA CLASIFICACION DE LA HISTORIC DE CUBA PARA LOS QUE USAN
EL SISTEMA DEWEY, por Jorge Aguayo ...... ....... ......... 46
LIBROS, por Jorge Aguayo .. .. .... .... ........ ..... .... .. 50
NOTICIAS Y COMENTARIOS ................... ............53
LITERATURA PROFESIONAL ........... ....... .......... 57
PUBLICACIONES RECIBIDAS .................. ........ .. .. .. 59



LA HABANA CUBA


0 0
2o^ 5

C e-
it ~^















CUBA BIBLIOTECOLOGICA
Organo official del Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios

Redacci6n y Administraci6n: Calle 27 No. 663 Vedado, Habana, Cuba
Apartado 3268










DIRECTOR:

Dra. CARMEN ROVIRA










El Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios fue constituido de acuerdo con la Ley
No. 4 de 13 de noviembre de 1944, que dispone la colegiaci6n de los profesionales universitarios.
El Colegio se constituy6 oficialmente con fecha 31 de mayo de 1955, y sus Estatutos se publi-
caron en la Gaceta Oficial de la Republica de Cuba del dia 15 de julio del mismo afio. El Colegio
National de Bibliotecarios Unirersitarios agrupa en su seno a todos los bibliotecarios graduados
en la Escuela de Bibliotecarios de la Universidad de la Habana y en los Cursos de T6cnica Bi-
bliotecaria (1946-1952) de la Escuela de Verano en la propia Universidad. Esta regido por un
Comit6 Ejecutivo, formado en la actualidad por las personas siguientes: Blanca Rosa SAnchez,
President; Ana Rosa Nfiiez, Vicepre.::denta; Maria Iglesias, Secretaria; Maria de los Angeles
Acosta, Vicesecretaria; Evidia Blanco. Tesorera; Maria Victoria Morales, Vicetesorera; Carmen
Rovira, Estela Giroud, Miriam Tons (Vocales).
CUBA BIBLIOTECOLOGICA se public trimestralmente. Precio de suscripci6n: $1.50 al afio.
Nilmero suelto: $0.50. Los miembros del Colegio Nacional de Biblio-ecarios Universitarios tienen
derecho a recibir gratuitamente la revista.
La responsabilidad de los articulos firmados recao exclusivamente sobre sus autores. El Colegio
Nacional de Bibliotecarios Universitarios y la Direcci6n de ]a revista se hacen responsables sola-
mente de los editoriales, informaciones y notas sin firmar.
CUBA BIBLIOTECOLOGICA solicita conje con publicaciones similares, nacionales y ex-
tranjeras.
Los articulos que aparecen en CUBA BIBLIOTECOLOGICA se encuentran indizados en Li.
brary Literature y en Contents in Advance.
Los materials de este nimero se entregaron a la revista antes del mes de octtbre de 1959.


IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA















Desde la caida de la dictadura se estd discutiendo much sobre la reform
universitaria. En la Colina, que fue uno de los baluartes de la lucha contra el ti.
rano, se ha hablado y se Iba escrito, pero la reform no acaba de realizarse. No
criticamos la lentitud, pucs no hay nada peor que un cambio total, festinado y poco
medilado, pero creemos que en nueve meses ya pudiera haberse formulado un plan
que abarcase los puntos principles, escuchando el parecer de profesores, alumnos
y graduados, dejando los detalles, si se quiere, para rmds adelante.
Nosotros, los bibliotccarios, estamos interesados en el plan de reform de Ia
Universidad de la Habana en dos aspects distintos, pero complementarios. Como
profesionales universitarios, los miembros del Colegio Nacional de Bibliotecarios
Universitarios defendemos el prestigio de nuestra Alma Mdter y queremos que sus
bibliotecas esten a la altura de las mejores del pais y del extranjero. Como gra-
duados de una Escuela de Bibliotecarios (de la que estamos orgullosos, a pesar de
qie sea pequeina, pobre, n~utca y tenga defects inevitable) queremos que ella sc
super constantemente y alcance la importancia que merece por la funcion social
que sus graduados puedcn desempeiar en la Cuba de hoy.
La Universidad de la Habana debe enfrentarse con la necesidad de una re-
estructuraci6n total de su sistema de bibliotecas. Este es el moment de hacerlo;
si se pierde esta oportunidad, quizds pasardn muchos afios antes de que se present
otra. El panorama que se ofrece ante nuestros ojos de una Biblioteca General bien
alojada, pero mal provista de recursos econ6micos y hitmanos, y de una series de
bibliotecas de facultades, de departamentos y atin de citedras, totalmente indepen-
dientes unas de otras, en locales insuficientes e inadecuados, con personal cuya
dedicaci6n y buena voluntad no logra suplir la falta de preparation professional, y
con criditos miniisculos o inexistentes para la compra de libros, es sencillamente
dasalentador. Y lo peor es que muchas personas que se dan cuenta de las defi-
ciencias del servicio bibliotccario de la Universidad pretenden resolverlas, con la
maiyo buena fe, con medidas que a la larga no harian sino agravar la situacidn,
tales como la creaci6n de niuevas bibliotecas circulantes, sin credits, sin personal,
sin cooperacion con las demds bibliotecas.
En una situacidn asi no se puede andar con pailos calientes, sino que hay que
lle1ar a una reform total. En la mayoria de las universidades bien organizadas
del mundo, el servicio bibliotecario estd concebido como una unidad funcional.
Hay una biblioteca central, y tambign bibliotecas de facultades, departamentos,
seminaries o citedras, pero lodas ellas ligadas administrativamente y subordinadas
a la central en ciertos aspects, aunque en otros tengan autonomia absolute. Ciei-
los servicios estdn centralizados, ya que la experiencia ha demostrado que se pue
den llevar a cabo con mayor eficiencia y economic en forma comtin para todas las
bibliotecas. Estos servicios suelen ser la adquisici6n, catalogaci6n, clasificacidn y
preparacin del libro para la circulacin. Otras funciones, por el contrario, se rea-
lizan niejor en cada biblioteca, segin sus necesidades especificas y para ello
cuentan muchas bibliotecas con personal especializado en la material o material
propias de la biblioteca. La labores de seleccion de libros, referencia, documen-
taci6n y otras en que entra el contact director con el lector son las mds propias de
las bibliotecas de facultad, sin que ello signifique, como es natural, que la biblio-
teca central no deba a su vez llevarlas a cabo en cuanto a su propia coleccion
El otro punto neurdlgico en la reform de las bibliotecas universitarias se
refiere a su personal. En este sentido se presienten importantes rectificaciones
en nuestro mdximo centro docente, aunque hay todavia muchas personas, tanto







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


profesores como alumnos, que no parecen captar en su totalidad el problema. No
basta que un funcionario sea puntual, cumplidor y amante de su trabajo, como
lo son muchos, sino que la biblioteca modern, especialmente en un centro de
enseianza superior, demand de su personal por lo menos dos cosa : una for-
macidn professional especifica, es decir, haber realizado studios de biblioteco-
logia, y una cultural general muy amplia, para que pueda hablar de igual a igual
con el profesorado y orientar a los alumnos en sus studios e investigaciones en
la biblioteca. Ademds, es convenient la posesi6n de ciertas dotes administrativas
y ciertas cualidades de cardcter, por lo menos en los cargos ejecutivos, sin que
esto signifique que estas personas no deban ser, al mismo tiempo, profesionales bi-
bliotecarios competentes.
En la mayoria de las universidades de otros paises, la presencia de biblio-
tecarios con las cualidades que acabamos de enumerar (presencia que no se debe
a imposiciones legislativas, ni a demands de la clase, sino pura y simplemente
at deseo de las autoridades universitarias de seleccionar en todo moment el per-
sonal tmds capacitado y que mayor prestigio pueda prestar a la instituci6n) ha
constituido un factor determinante del auge alcanzado por sus bibliotecas, y su
capacidad intellectual ha permitido que se les reconozca un "status" academic
equivalent al del profesorado. Esto es lo just y lo correct, pues el verdadero
bibliotecario desempe~a una importantisima funcion docente, para la que se ha
preparado mediante studios comparable en extension e intensidad a los de cual-
quier otro professional universitario.
En estos dos puntos fundamentals: reestructuraci6n total del sistema bi-
bliotecario y elecci6n de un personal verdaderamente capacitado, descansa total-
mente el problema de la reform universitaria en cuanto a sus bibliotecas. Otro
punto, de singular imporlancia para nosotros, los bibliotecarios graduados en
la Universidad, consiste en la solucidn que se vaya a dar en el plan de reform
a las escuelas creadas en los iltimos veinte aios para a enselanza de las nuevas
profesiones que la sociedad modern ha hecho indispensable: trabajador social,
economist, periodista, bibliotecario. La vieja estructura rigida, de las facultades
tradicionales como las inicas privilegiadas, y las demds escuelas toleradas como
parientes pobres, con una seriee d desventajas y humillaciones, debe desaparecer
para siempre. Todos los titulos expedidos por la Universidad deben tener la
misma vigencia y la misma categoria, y si se objeta que los requisitos de ingreso
o el nivel de los studios de alguna nueva escuela no son suficientemente elevados
para ponerse al lado de las profesiones tradicionales, hay que aumentar dichos
requisitos y elevar el nivel, o, en el caso contrario, renunciar a ofrecer tales
studios en la Universidad. Afortunadamente este no es el caso de nuestra EKs-
cuela de Bibliotecarios, que tiene (y debe seguir teniendo) los mismos requisitos
de ingreso que la mayoria de las escuelas universitarias, es decir, la posesi6n del
titulo de Bachiller, y cuyo plan de studios, aunque suficiente para las nece-
sidades actuales, debe ser ampliado y mejorado en sus materials profesionales lo
antes possible, aprovechando la oportunidad de la reform universitaria.
No es este el lugar apropiado para seaalar las posibles reforwas que puedan
engrandecer nuestra Escuela de Bibliotecarios. Su claustro de profesores estd
consciente de ellas, y puede emprenderlas con la seguridad de que el Colegia
apoyard plenamente todo cuanto signifique un mejoramiento del nivel y el pres-
tigio de la profesi6n en Cuba. En cuanto a la reform de las bibliotecas univer-
sitarias, en el volume que acaba de publicar la Universidad de la Habana bajo
el titulo "Critica y reform universitarias" aparece un trabajo del Dr. Jorge
Aguayo que resume brillantemente los puntos principles en los que ella se debe
basar. Por su parte, el Colegio ha expresado ya mds de una vez su opinion sobre
el asunto ante las autoridades universitarias, y seguird luchando desinteresada-
mente hasta que las bibliotecas de la Universidad de la Habana puedan mostrarse
ante propios y extraios como un ejemplo digno de ser imitado.














EL CENTRO DE DOCUMENTATION PEDAGOGICA ADSCRITO
AL CENTRO REGIONAL DE LA UNESCO EN LA HABANA, ES-
FUERZO DE COLABORACION INTERNATIONAL AL SERVICIO
DE LA EDUCATION EN LA AMERICA LATINA

Por Raquel Robes Masses

Historic y evolucin de los centros de documentaci6n pedagdgica.
El desarrollo de los centros de documentaci6n pedag6gica se inicia en Eu-
ropa, en la segunda mitad del siglo xix, con la organizaci6n, en 1851, de nn
"museo escolar" en la ciudad editorial de Stuttgart (Wiirtemberg, Alemania) que
dio origen a otros anflogos en varias ciudades del continent.
Estos museos escolares se limitaron a reunir colecciones de materials peda-
g6gicos; y con ellos, las asociaciones profesionales y las exposiciones mundiales que
se celebraron con gran 4xito desde mediados del siglo, contribuyeron tambi6n a
crear nuevos museos y "exposiciones escolares permanentes" en ciudades de impor-
tancia como Viena, Roma, Zurich Budapest, Munich, Berlin, etc.
No es hasta 1867, con el establecimiento en Washington del Office of Educa-
tion y la creaci6n del MusEe P'dagogiquc de Paris, en 1879, que esta finalidad
initial de reunir materials so amplia con la organizaci6n sistematica de la infor-
maci6n y su difusi6n, dentro de un piano national, lo que constitute ya una fase
de advance en el desarrollo de los servicios de estos organismos.
En los primeros afios del siglo xx se abre en Berlin, al crearse el Instituto
Central de Educaci6n (1915), la tercera etapa de la evoluci6n de los centros d&
documentaci6n pedag6gica, pues este Instituto extendi6 sus actividades, no s61o
a todo el territorio alemAn, sino tambien a las comunidades alemanas del ex
tranjero.
Diez afios mis tarde, la Oficina Internacional de Ginebra, comienza a fo-
mentar, en forma continue y sistemAtica, el intercambio de informaci6n sobre edu-
caci6n entire los distintos paises, tendencia que se acentfia de 1931 a 1938, a partir
de la reuni6n de experts convocada por la Comisi6n Internacional de Coope-
raci6n Intelectual (Sociedad de las Naciones), para estudiar la colaboraci6n inter-
nacional entire los centros pedag6gicos nacionales. Esta reuni6n marca un jal6n
importantisimo en el descnvolvimiento de estos centros, porque los paises partici-
pantes acordaron en ella establecer el intercambio de informaciones, confeccionar
una bibliografia universal sobre educaci6n y, a trav6s del Instituto Internacional
de Cooperaci6n Intelectual de Paris, promover la organizaci6n de nuevos centros
nacionales de documentaci6n pedag6gica, los que, gracias a la labor de dicho Ins-
tituto, llcgaron a un total de 40 en 1938.
La Segunda Guerra Mundial interrumpi6 el advance progresivo de la informa-
ci6n pedag6gica, pues la mayoria de estos centros suspendieron sus actividades
durante o despu6s de ella. No obstante, en 1949, se reanuda la actividad, esta vez
mis pujante, al crearse el Centro de Intercambios de Educaci6n de la Unesco
(Education Clearing House) que trabajando en colaboraci6n con la Oficina Inter-
nacional de Educaci6n, abre una nueva fase, marcadamente international, de
estos servicios.







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


Los centros de documentacidn pedag6gica en la actualidad. Su necesidad e im-
portancia.
Los centros de documentaci6n pedag6gica, surgidos para ilenar la gran va-
riedad de necesidades que con respccto a la educaci6n de sus pueblos confrontan
los paises modernos, tienen hoy una importancia vital. Tanto para aqu6llos que,
han alcanzado un alto nivel cultural, econ6mico y social, come para los llamados
pausess subdesarrollados", el problema de obtener informaci6n y orientaci6n rela-
cionadas con la educaci6n de las masas, esta despertando un interns cada vez
mayor.
Esta situaci6n se present como un fen6meno normal en el mundo en que nos
desenvolvemos, porque es una consecuencia 16gica de la facilidad de las comunica-
ciones, de la interdependencia, cada vez mis evidence, de las naciones y del desa-
rrollo de los vehiculos informativos. Por eso, los estados que se proponen mejorar
y extender ripidamente sus m6todos y sistemas de ensefianza y que para ello ne-
cesitan elaborar planes a largo plazo y programs de acci6n inmediata, requieren
conocer y estudiar las experiencias Ilevadas a cabo en otros paises; obtener datos
organizados y estadisticas que sirvan de base a las reforms que proyectan aco-
meter. No quiere esto decir que un pais, para resolver dificultades docentes que
le son propias, no tenga mis que adoptar, sin modificaci6n alguna, procedimientos
y m6todos que han sido creados en otras naciones para resolver problems "sui
generis", aun cuando estos m6todos y procedimientos hallan conseguido el mayor
de los 6xitos. Mas cuando se trata de mejorar la calidad de las ensefianza de un
pais mediante reforms didActicas, o por la reorganizaci6n de sus sistemas esco-
lares, o del mejoramiento de la formaci6n de su personal docente, o de su perfee-
cionamiento, se hace muy necesario el acopio de informaciones sobre estos asuntos,
las que ademfs deben difundirse ampliamente para que puedan ser estudiadas,
discutidas, adaptadas, ensayada y evaluadas por el mayor nfimero de educadores y
especialistas de cada pais.
En esta urgencia do informaciones y orientaci6n didiictica reside la utilidad y
el valor de los centros de documentaci6n pedag6gica, verdaderos organisms
de referencia y consult quo de acuerdo con la deeinici6n ofrecida por la Unesco(
son instituciones con domicilio y personal fijos que so ocupan principalmente (y
no de modo accidental) de la documentaci6n e informaci6n relacionadas con la
educaci6n, recogiendo y organizando con ese fin, materials de los tipos mas
diversos: libros impresos, folletos, revistas, manuscritos, fotografias, peliculas,
peliculas fijas, diapositivas, etc., todos comprendidos dentro del t6rmino docu-
mentacidn.

El Centro de Documentaci6n Pedag6gica creado en el Centro Regional de la
Unesco para el Hemisferio Occidental.
Resulta pues obvia la conveniencia, para cualquier pais, de desarrollar un
centro de documentaci6n pedag6gica que asuma la tarca de reunir y organizer
la informaci6n dispersa en tantas fuentes para difundirla y proporcionar orien-
taci6n y consejo t6cnicos a las autoridades educativas que lo soliciten, al personal
docente y a los organismos, grupos e individuos relacionados con la educaci6n o
interesados en ella. Respondiendo a esta necesidad, dentro del ambito regional
y como part del program desarrollado por el Proyecto Principal de Educaci61
para la America Latina, el Centro de la Unesco en colaboraci6n con el gobierno de
Cuba, ha creado un centro de documentaci6n pedag6gica, adscrito a su sede de
la Habana. Por convenio firmado entire el Ministro de Educaci6n de la Repfi-

(1) Unesco. Centro de Intercambios de Educaci6n. Los centros de documentacion pedagdgica:
studio previo international. Paris, Unesco [1957]. (Estudios y documents de educaci6n, 22). p. 5.








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


blica de Cuba y el Director del Centro Regional de la Unesco en el IIemisferio
Occidental, se sentaron las bases del Centro de Documentaci6n, prueba evidence de
cooperaci6n international en funci6n de obtener el mejoramiento colectivo por
medio de la extension y perfeccionamiento de la educaci6n.
En virtud del convenio mencionado, cada parte contratante contribute a la
creaci6n y sostenimiento del nuevo organismo. El Ministerio de Educaci6n ha
provisto los creditos necesarios para la adquisici6n de mobiliario y ha incluido
en los filtimos presupuestos nacionales los cargos de dos bibliotecarios que desem-
pefian las funciones tecnicas del Centro.
Por su parte, el Centro Regional de la Unesco aporta el local, la colecci6n
de libros, folletos, publicaciones peri6dicas y otros materials y el asesoramiento
de los especialistas que en 6l desarrollan sus actividades, especialmente los ex-
pertos en educaci6n que trabajan dentro del Proyecto Principal de Extensi6n y
Mejoramiento de la Educaci6n Primaria para la America Latina.

Planeamiento present. Alcance y proyecci6n future.
El Centro de Documentaci6n Pedag6gica tiene como prop6sito hacer llegar
sus servicios a toda la America Latina, ofreciendolos tambien al Ministerio de
Educaci6n y a los organismos pedag6gicos del pais donde estf establecido.
Tendra en cuenta las necesidades de informaci6n de las altas autoridades
de la ensefianza en los ministerios, secretaries o departamentos de educaci6u
latinoamericanos, asi como los del personal docente. ServirA a las Misiones de
Asistencia Tecnica y a las Comisiones Nacionales de ]a Unesco que se desen-
vuelven dentro del area mencionada; a las Escuelas Normales asociadas al Pro-
yecto Principal de Educaci6n, y a cuantas escuelas normales soliciten su cooper.
raci6n. Y ofrecerd su ayuda tambi6n a los grupos e individuos que laboran
dentro del campo de la pedagogia o se interesan en los problems educativos y
culturales.
Sera part de su funei6n difundir, ademas de toda informaci6n de carActcr
podag6gico, las soluciones que los distintos passes han dado a sus problems
educativos fundamentals: formaci6n y perfeccionamiento de los maestros
profesores; planeamiento y financiamiento de la educaci6n pfiblica; obligato-
riedad de la ensefianza; reestructuraci6n de planes y programs de studios, etc.,
para que esta experiencia pueda ser utilizada por otros paises que confrontan
situations semejantes.
En casi todos los paises de la America Latina existed la necesidad perentoria
de mejorar y extender la educaci6n primaria, cuesti6n que deben atenderse, si
se quiere terminal con la condici6n precaria de sus classes pobres, desde los cinco
puntos bAsicos que constituyen el plan de acci6n inmediata del Proyecto Prin
cipal de Educaci6n de la Unesco para esta region:
I. Planeamiento sistemAtico de la educaci6n.
2. Fomento de la extension y mejoramiento de los servicios de ensefianza
primaria.
3. Revisi6n de los planes y programs de ensefianza y de los textos escolares.
4. Mejoramiento de la preparaci6n de los maestros.
5. Formaci6n de lideres y especialistas en el campo de la pedagogia, capaccs
de promover un eficiente cambio en la situaci6n educativa y cultural de
cada pais.







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


El Centro de Documentaci6n Pedag6gica trabajari en apoyo y ayuda de
la acci6n direct que, respect a los puntos antes mencionados, desarrollan los
organismos y autoridades educativas nacionales (Ministerios de Educaci6n, De-
partamentos de Educaci6n de los Municipios, etc.) asi como de las actividades
desenvueltas por ]a Unesco a trav6s de sus proyectos relacionados con la edu
caci6n, y especialmente de su Proyecto Principal de Extensi6n y Mejoramiento
de la Educaci6n Primaria en la America Latina.
Para el desarrollo de sus fines y funciones, el Centro de Documentaci6r
deberd:
a) Integrar' una colecci6n de obras de referencia, libros, folletos, revistas,
documents y otros materials, sobre educaci6n y materials afines, que sirva
a los prop6sitos del Centro de Documentaci6n y para uso de las activi-
dades educativas que desarrolla ]a Unesco a trav6s de su Centro Regional,
especialmente las que correspondent 1n Proyecto Principal para la Exten-
si6n de la Educaci6n Primaria en la Am6rica Latina.
b) Recopilar datos, informaci6n y experiencias que puedan ayudar a los Mi-
nisterios de Educaci6n de la Am6rica Latina en la elaboraci6n de su po-
litica educativa y que les permitan conocer las medidas implantadas en
otros paises, sus resultados y la extension en que han sido aplicadas.
c) Formar una colecci6n de materials de educaci6n de Latinoam6rica, (para
uso, tanto del Centro de Documentaci6n como del Centro Regional y el
Proyecto Principal) ya que las necesidades educativas que los paises de
nuestro Hemisferio confrontan resultan muy semejantes en virtud de sus
relaciones hist6ricas, geogrdficas, econ6micas, sociales y lingiiisticas y las
soluciones satisfactorias para un pais latinoamericano podrfn ser aprove-
chadas por otro, con ahorro de esfuerzos, tiempo y dinero.
d) Rcunir y organizer la informaci6n relative a la educaci6n cubana (su evo-
luci6n hist6rica; planeamiento, costo y estructuraci6n del sistema educa-
tivo; legislaci6n vigente; formaci6n, perfeccionamiento, estatutos y regla
mentaci6n del personal docente; reform de planes de studio; educaci6n
rural, vocacional, tecnica, moral, etc.) que sirva a los prop6sitos de la in-
formaci6n, tanto national como extranjera.
e) Compilar un catflogo colectivo de la bibliografia pedag6gica national y
extranjera que se encuentra disponible en las principles bibliotecas de
Cuba, con objeto de que sirva a las labores del Centro y a los trabajos de
investigaci6n de maestros, profesores y especialistas de la educaci6n.

Servicios que viene prestando y que proyecta desarrollar en el future.
El Centro de Documentaci6n Pedag6gica, a pesar de ser un organismo de
muy reciente creaci6n, viene desarrollando ya los servicios siguientes:
1. Preparaci6n de bibliografias (que incluyen libros, folletos y articulos de
revistas) e indices analiticos en respuesta a peticiones de instituciones. Los
temas que han sido tratado ya son: educaci6n fundamental, alfabetizaci6n,
cooperatives escolares y educaci6n de la comunidad. Se encuentran en pre-
paraci6n otras.
2. Envio de informaci6n sobre: planeamiento educativo, cursos y programs,
caracteristicas de los sistemas educativos de Latinoam6rica, bibliotecas es-
colares para escuelas de maestro finico etc., a los Ministerios de Educaci6n,
Misiones de Asistencia Tecnica de la Unesco en la America Latina, y a
otras entidades.







CUBA BIBI3OTECOL6OICA


3. Pr6stamo de libros, revistas, diapositivas, peliculas, discos y grabaciones.
4. Distribuci6n de libros, folletos, revistas, catAlogos, publicaciones y cartels
de la Unesco y otras agencies especializadas de las Naciones Unidas, a di-
versas instituciones culturales, escuelas primaries, secundarias y universi-
dades; investigadores, profesores, periodistas, estudiantes, etc.
Ademds de mantener e incrementar los servicios mencionados, el Centro se
propone:
1. Mantener relaciones, y establecer servicios de intercambio informative y de
cooperaci6n y ayuda mutuas con los centros de documentaci6n, especial-
mente los latinoamericanos.
2. Ofrecor un servicio de fotocopias con objeto de suministrar reproduccionez
microfotogrAficas y fotostiticas de las informaciones y documents sobre
educaci6n que le sean solicitados.
3. Establecer un servicio de traducci6n de las informaciones que provienen de
trabajos escritos en lenguas extranjeras, para cubrir las demands de los
solicitantes.
4. Publicar anualmente informaci6n bibliogrifica de los trabajos pedag6gicos
editados en Am6rica Latina.
5. Ofrecer de uu modo amplio orientaci6n e informaci6n al Ministerio de Edu-
caci6n y a las instituciones y organizaciones pedag6gicas de Cuba.
6. Establecer canje de las publicaciones del Centro de Documentaci6n y del
Centro Regional con las publicaciones y trabajos pedag6gicos de otros orga-
nismos, espccialmente latinoamericanos.

Instalacidn y personal.
El Centro de Documentaci6n Pedag6gica esta instalado en un local compueste
de un sal6n de lectura que aloja estanterias distribuidas a lo largo de sus pa-
redes, una oficina para el personal y un almacn para duplicados y reserves de
publicaciones de la Unesco. Su mobilirio y equipo responded a las necesidader'
del moment y ofrecen comodidad y facilidades de consult, lecture y trabajo
a sus lectores y a su personal. Mesas y sillas sencillas, c6modas y bien cons-
truidas; diez cuerpos de estanterias de dos secciones cada uno; ficheros con ca-
pacidad para alojar mas de 20,000 fichas; cscritorios y sillas para los bibliote-
carios; mAquinas de escribir, etc.
El Centro de Documentaci6n esti ubicado en la calle 59 No. 306, entire C
y D, Vedado, Habana, Cuba (Telf. 3-4959), direcci6n del Centro Regional de
]a Unesco para el Hemisferio Occidental.
Aparte del equipo do especialistas del Centro Regional, que fungen do ase-
sores y determinan la political del Centro, este cuenta, como personal permanent,
con dos bibliotecarios profesionales nombrados por el Ministerio de Educaci6n de
Cuba. Este personal permanent se ha estimado suficiente para comenzar el
trabajo, pues de acuerdo con las recomendaciones de la ya citada monografia de
la Unesco sobre los centros de documentaci6n "es preferible comenzar modesta-
mente, y dejar que los centros vayan desarrollAndose organicamente" a media
que las necesidades aparezcan y las funciones se amplien.

Constitucidn del fondo.
El Centro de Documentaci6n Pedag6gica dispone de un fondo bastante im-
portante formado por las publicaciones de la Unesco en los tres campos de su







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


actividad: la educaci6n, la ciencia y la cultural. Cuenta tambien con un buen
nicleo de obras pedag6gicas de autorcs individuals y de organismos especiali-
zados y con una colecci6n de revistas educativas editadas por la Unesco, o por
instituciones y asociaciones de distintos paises. En raz6n de los prop6sitos ante-
riormente sefialados, quo se relacionan con el interns del Centro por la educaci6n
y la cultural de los paises de nuestro hemisferio, sc esti formando tambien una
colecci6n de trabajos sobre educaci6n, tanto oficiales como individuals, y de
obras, folletos y publicaciones peri6dicas representatives de la cultural de Latino-
america. Actualmente se ha realizado una labor de selecci6n y pedido de material
bibliogrifico necesario a los prop6sitos del Centro de Documentaci6n y a los ser-
vicios que aspira a brindar, tarea que continuard para mantener al dia la colec-
ci6n pedag6gica.
En estos moments la colecci6n posee mis de 2,500 obras, cuidadosamente
seleccionadas, cantidad que espera superar en breve, con ]a recepci6n de los pe-
didos, que ya comienzan a llegar. Ademis del material adquirido por compra,
el Centro recibe, sin costo, las publicacionees de la Unesco y las de los organismos
especializados de las Naciones Unidas que interesan a sus prop6sitos. Asimismo
recibe las de otras organizaciones internacionales como la Organizaci6n de los
Estados Americanos, la Oficina de Educaci6n Iberoamericana, la Organizaci6n de
Estados Centroamericanos, etc., de dependencias de los gobiernos latinoameri-
canos; de organizaciones culturales, y ha establecido canje enviando las publi-
caciones del Centro Regional con el fin de obtener revistas y trabajos de utilidad
informative.

Organizaci6n de los awteriales.
La labor de selecci6n antes mencionada se ha hecho utilizando el consejo y
orientaci6n de los experts del Centro Regional, consultando autorizadas biblio-
grafias de educaci6n como la de la Oficina Internacional de Educaci6n de Gi-
nebra, listas bibliogrificas de las revistas especializadas y catdlogos de las casas
editoriales de merecido credito.
Todo el material que se recibe es objeto del process usual establecido por la
tecnica bibliotecaria: es registrado, inventariado (se lleva un registro topogrffico
de libros y folletos, uno de control de publicaciones peri6dicas y otro para ma-
teriales audiovisuales). Los libros y folletos se clasifican usando el Sistema De-
cimal de Dewey aunque para Educaci6n se ha adoptado la clasificaci6n Decimal
Universal, siguiendo la pauta del Bureau de Internacional de Educaci6n de Gi-
nebra. Las obras se catalogan do acuerdo con las reglas de la American Library
Association y de la Biblioteca del Congreso de Washignton, formindose un cat6-
logo diccionario.
En cumplimiento de uno sus proyectos se han iniciado las labores para con-
feccionar un catdlogo colectivo de obras de educaci6n, al que contribuirin la Bi-
blioteca Nacional, que ya ha enviado sus fichas; la Biblioteca General de la Uni
versidad de la Habana, y las de las universidades de Villanueva, Las Villas y
Oriente, cuyos directors ya han contestado ofreciendo su generosa cooperaci6n.
Tambiin se ha pedido la colaboraci6n de los directors de otras bibliotcas im-
portantes que tienen fondos de obras pedag6gicas: la biblioteca Alfredo M.
Aguayo, del Ministerio de Educaci6n, la de la Sociedad Econ6mica de Amigos
del Pais, y la de la Escuela Normal de La Habana. Posteriormente se pedirA ]a
colaboraci6n de otras bibliotecas.
Este cat6logo serd de verdadera utilidad para el uso de los investiga-
dores en el campo educativo y como base para la confecci6n de bibliografias quo
proyecta emprender el Centro.









CUBA BmBLIOTFCOL6GICA


Otra de las tareas quc el Centro de Documentaci6n deber6 acometer es la
organizaci6n y catalogaci6n de los materials audivisuales de la Unesco: Iaminas,
peliculas, peliculas fijas, diapositivas, discos, grabaciones, etc., sobre temas como
educaci6n fundamental, derechos humans, comprensi6n international, etc., orga-
nizaci6n que hari mAs fitiles estos excelentes auxiliares de la ensefianza.




BIBLIOGRAFIA:


1. ~l.ONoszoN, E. I. La infortiaci6n pedagogica en la U.R.S.S. Paris, Unesco [1958] (Rcvista
Analitica de Educaci6n, v. X, no. 1).
2. Oficina de Educaci6n Iberoamericana, Madrid. Esqnema de los aspects, obhetivos areas v
actividades de un centro de documentacidn. (En su Curso para la formaci6n de especialistas de
informaci6n y documentaci/n pedag6gicas; 1958-59. Informe final. Mhdrid, 1959. Apendices
1 y 2.)
3. Unesco. Centro de Intercambios de Educaci6n. Carta de marzo de 1959. (WS/029.52.)
4. -Carta de mayo de 1959. (WS/0.59.42.)
5. -Carta de julio de 1959. (WS/0.79.46.)
Estas cartas son enviadai a los Centros de Documentaci6n por L. R. Fernig, Jefe del Centro
de Intercambios de Educaci6n de la Unesco. Contienen noticias, informaci6n sobre la creaci6n.
organizaci6n y actividades de los centros de documentaci6n; bibliografia pedag6gica, etc.
6. -Los Centros de documentacidn pedagdgica: studio previo international. Paris, Unesco [19571
(Estudios y documents de educaci6n, 22.)
7. Unesco. Centro Regional en el Hemisferio Occidental, Habana. Informacidn breve relative a
los propdsitos y caracteristicas del Centro de Documentacidn Pedag6gica. (En Unesco. Centro
de Intercambios de Educacion. Carta de julio de 1959. Anexo II: p. [11-3. WS/0.79.46.)















REALIZACIONES Y PROPOSITOS DEL DEPARTAMENTO
DE CATALOGACION DE LA BIBLIOTECA NATIONAL
"JOSE MARTI"

por Dolores Rovirosa*


Como una prueba mis de la complete transformaeidn que se esta reali-
zando en nuestro Pais con el advenimiento del Gobierno Revolucionario, a partir
de los primeros meses de este afio se comenz6 a reestructurar totalmente la Bi-
blioteca Nacional "Jos6 Marti", quedando comprendida en esta reorganizaci6n la
creaci6n del Departamento de Catalogaci6n.
Desde el principio, fue nuestra mayor preocupaci6n, organizer dicho De-
partamento de acuerdo con las mas modernas proyeeciones, con los siguientcs
fines:
Primero: Poder realizar, con la mayor rapidez y eficiencia posibles, la
labor de recatalogar y reclasificar las obras (libros, folletos, peri6dicos, revistas,
manuscritos, etc.) pertenccientes al fondo antigno de la Biblioteca, es decir, al
fondo anterior al Iro. do enero de 1959; y catalogar y clasificar las obras que
han seguido llegando a la Biblioteca despu6s de la fecha apuntada, con lo cual
estar~n al alcance del pfiblico, tanto por autor, como por titulo y material todas
las obras mencionadas.
Segundo: Poder brindar otros servicios a travis de los nuevos catilogos,
que se estin confeccionando.
Tercero: Poder contribuir a la organizaci6n de otras bibliotecas y a la
difusi6n de nuestra cultural por medio de un sistema mechnico de reproducci6n
de fichas, que pronto utilizaremos.
Asi pues, teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, nuestro primer paso
fue establecer la division de las labores a realizar en el Departamento, repar
tiendo las mismas entire las distintas personas que lo integran y que en estos
moments son: la Dra. Miriam Tous, graduada de la Escuela de Bibliotecarios
Anexa a la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de la Habana y la
Srta. Leonor Brito, asi como las Sras. Juana HernAndez, Caridad Lara, Berta
Serrano y Olga Viadero, graduadas de la Escuela Cubana de Bibliotecarios.
Una vez distribuidas las labores en el Departamento, y despu6s de introducir
en la Biblioteca un nuevo sistema de clasificaci6n, la Clasificaci6n Decimal de
Melvil Dewey, comenzar a catalogar de acuerdo con las mis modernas reglas,
apuntar los lineamientos para la catalogci6n de discos y grabados, crear una cla-
sificaci6n especial para la Historia de Cuba, etc., nos dedicamos a la tarea de
iniciar la confecci6n de los siguientes catilogos:

(*) Jefe TUcnico de Catalogaci6n de la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti". Bibliotecaria graduada
de la Escuela de Bibliotecarios Anexa a la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de
La Habana.







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


1) Catalogo diecionario.
2) Catilogo official.
3) Catalogo topograifico.
4) Catalogo do anotaciones propias de los catalogadores.
5) Catilogo de epigrafes.
6) Catalogo de autoridad para los nombres de los autores.
El catilogo diccionario, situado a la entrada de la sala de lectura, esti al
servicio del pfiblico que concurre a la Biblioteca. En este catilogo hemos inter-
calado hasta la fecha mrs de 10,000 fichas, entire fichas provisionales, corres-
pondientes a obras de nueva adquisici6n y fichas definitivas, correspondientes
a obras y analiticas de articulos de revistas y peri6dicos, etc. catalogadas y cla-
sificadas por el Departamento.
Los catilogos official, topografico, de anotaciones propias de los cataloga-
dores, de epigrafes y de autoridad son para uso interno del Departamento de
Catalogaci6n.
Sin embargo, queremos sefialar aqui, quo los dos filtimos catilogos mencio-
nados: el de epigrafes y el de identidad de autores, ademAs de los servicios que
prestan en nuestra Biblioteca, en breve, podrAn ser tiles a otras biblioteca,
del Pais.
Todos sabemos que existe un nfimero muy reducido de listas de epigrafes en
espafiol y tampoco desconocemos que las existentes no se ajustan a nuestras ne-
cesidades nacionales. Es por ello que, en cuanto sea possible, la Biblioteca Na-
cional se propone publicar su catalogo de epigrafes, con el fin de que los epi-
grafes o encabezamientos de material utilizados por ella, puedan scr empleado
en otras bibliotecas de la Naci6n.
Tambien es prop6sito de esta Biblioteca publicar, cuanto antes su cattlogo
do autoridad. Este catalogo estai integrado por fichas cada una de las cuales
consta de los siguientes datos: forma vernAoula del nombre del autor, fechas de
nacimiento y muerte, ocupaci6n y nacionalidad del mismo. Sabemos que este
conjunto de datos es requerido en ciertos trabajos, por lo que creemos que la
publicaci6n de este catalogo puede ser fitil a bibliotecarios, profesores, y todas
aquellas personas que necesiten una informaci6n de este tipo, agrupada en forma
clara y concisa.
Y por (ultimo, deseamos anotar aqui, que ya hemos realizado, en un aparato
Multilith para duplicaci6n de fichas, las primeras pruebas para reproducir me-
cAnicamente las fichas catalogadas, lo cual nos permit anunciar, que muy el
breve, la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti" podr6 suministrar las fichas de las
obras catalogadas y clasificadas en ella, a otras bibliotecas nacionales y extran-
jeras, por un m6dico precio, con lo cual contribuirA a propiciar la organizaci6n
de las mismas y a difundir nuestra cultural national. Esto iultimo sera possible,
mediante el envio de fichas de las obras cubanas catalogadas y clasificadas, a
bibliotecas del extranjero.














UNA CLASIFICACION DE LA HISTORIC DE CUBA PARA
LOS QUE USAN EL SISTEMA DEWEY

por Jorge Aguayo


No pretendemos enmendar ]a clasificaci6n de Dewey. S61o ejereemos el de-
recho a recomendar a los bibliotecarios cubanos que aplican el sistema de Dewey
que lo adapten a Cuba. Las tablas de Dewey han evolucionado siempre tomando
en consideraci6n el conocimiento human desde el angulo de un pals americano
de habla inglesa. Asi, por ejemplo, ha habido que esperar a la edici6n decimo
cuarta (1942) para ver aparecer por primera vez un intent de dotar a la lite-
ratura hispanoamericana de una notaci6n especial. Sin embargo, la soluci6n fue
tan poco satisfactoria que la edici6n decimoquinta reconsider la cuesti6n a la
luz de una soluci6n pragmAtica, desentendidndose de expansions impracticables
basadas en notaciones estrietamente num6ricas.
La edici6n d6cimosexta acept6 la soluci6n apuntada por la edici6n d6cimo-
quinta, consistent en usar letras representatives de los paises hispanoamericanos
precediendo a la notaci6n de la literature espafiola. A pesar de todo, cada pais
americano de habla espafiola puede seguir o no esta recomendaci6n, reservAndose
el derecho a clasificar su literature propia de un modo sui generis.
Igual ha ocurrido con la historic. Salvo excepciones no ha sido hasta la
edici6n d6cimoqninta que ]a historic de cada pais americano de habla espafiola
ha sido expandida para situar en las tablas las subdivisions por periods y por
regions. Tales expansiones han sido revisadas e incluidas de nuevo en la d6cima-
sexta edici6n.
La intenci6n de este esquema o bosquejo de la historic de Cuba es permitir
]a ubicaci6n del material que sirve como ciencia auxiliar o que contribute de
alguna manera a la historic patria. El prop6sito no es enmendar a Dewey, re-
petimos, sino aconsejar a los bibliotecarios cubanos en la organizaci6n del fondo
hist6rico, formando un todo orgAnico que esperamos sea de utilidad a las bi-
bliotecas.
Las notaciones usadas son las que perteneceh a las subdivisions locales de
la historic de los Estados Unidos de America (974, 975, 976, 97r7, 978 y 979),
part del sistema que no s61o rompe con la norma establecida para la historic
local de un pais, sino que ocupa una desmesurada extension quc s61o tiene in-
ter6s en la organizaci6n de las bibliotecas norteamericanas. Por ello hemos pen-
sado que, para el uso de nuestras bibliotecas, seria suficiente mantener para lo:
Estados Unidos ]a regla general aplicada a otros paises (973.01-973.09, para
la subdivision cronol6gica de la historic de los EE. UU. y 973.1-973.9 para la
historic local), reservando las notaciones 974-979, para desarrollar un sistema
de las cosas que pertencen al acervo propio de Cuba, interpretativo de su
historic.







CUBA BIBLIOTECOLOGICA


B osqu e jo : 974 Geografia
975 Biografias
976 Genealogia y Heraldica
977' Costumbres y Folklore
978 Arqucologia
979 Historia

Geog rafia
974.01 Guias de viaje
974.02 Relatos de viaje
974.03 Diccionarios
974.04 Aventuras
974.05 Revistas
974.06 Organizaciones, academias y sociedades
974.07 Estudio y ensefianza de la geografia
974.08 Poligrafia
974.084 Albumes do ilustraciones
974.09 Evoluci6n del conocimiento de la geografia. (Subdividase por paises.)
974.0943 Exploraciones de alemanes en Cuba
974.0973 Exploraciones de estadounidenscs en Cuba
974.1 Geografia general, incl. textos
974.11
974.2 Geografia de Oriente
974.3 Geografia de Camagiiey
974.4 Geografia de Las Villas
974.5 Geografia de Matanzas
974.6 Geografia de La Habana
974.71 Geografia de Pinar del Rio
974.8 Geograf a econ6mica
974.9 Atlas. (Los atlas no so coloean aqui, sino aparte)
!)74.91 Civilizaci6n
974.911 Oriental
974.912 Central
974.913 Occidental
974.92 Vida intellectual
974.93

B i o g ra f a s
(Las obras colectivas, del 976.02-.08 y 975.1-.8, se harin preceded en su
notaci6n de la letra minfiscula c; ej. c975.02; c975.37)
975 Obras conteniendo mfs de veinticineo personas, no escogidas por
alguna raz6n especial o tendencia.
975.01 Obras de mils do ires y no mais de veinticinco biografias.
975.02 Obras individuals o colectivas sobre bibliotecarios.
075.03 Obras individiales o colectivas sobre bibli6grafos, libreros yv ditores.
975.04
975.05 Obras individuals o colectivas sobre periodistas.
975.06 Obras individuals o colectivas sobre academicos.
075.07 Obras individuals o colectivas sobre personajes curiosos o cxc6ntricos.
975.1 Fil6sofos
975.2 Religiosos







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


975.3 Ciencias sociales
975.31 Capitanes Generales, Regidores, etc.
975.32 Patriotas, presidents, alcaldes, gobernadores, consejeros provincia-
les, concejales,
975.33 Economistas
975.34 Abogados, jueces, etc.
975.35 Funcionarios pfiblicos, incl. militares, marines, etc.
975.36 Fil6ntropos, reformadores sociales, etc.
975.37 Educadores
975.38 Comerciantes, ferrocarrileros, porteadores, etc.
975.39 Exploradores y ge6grafos
975.4 Fil6logos
975.5 Cientificos
975.6 Medicos, ingenieros, tecn6logos, etc.
975.7 Artistas y actors
975.8 Literatos, historiadores, bi6grafos, etc.

Genealogia y Herdldica
976 Genealogia y HerAldica
976.1 Genealogia
976.2 HerAl'dica
976.3

Costumbres y Folklore
977 Costumbres
977.09 Historia
977.1 Indumentaria
977.11 Del hombre
977.12 De la mujer
977.13 De los niiios
977.14 Accesoria
977.2 Ciclo de la vida
977.21 Nacimiento
977.22
977.23 Vida en familiar
977.24 Requiebro y galanteo
977.25 Matrimonio
977.26 Sexo
977.27
977.3 Costumbres funerarias
977.34 Enterramiento
977.32 Incineraci6n
977.33 Preservaci6n del cadaver
977.34 Exposici6n del cadaver
977.35
977.39 Luto
977.4 Costumbres pfiblicas
977.41 Comidas y bebidas
977.42 Festivales, carnavales, dias de fiestas religiosas y nacionales
977.43 Juegos y bailes
977.44 Ceremonia oficiales, inauguraciones, etc.
977.45 Desfiles, procesiones, paradas
977.46 Ferias
977.48 El duelo (pistola, sable, machete, espada, etc.)
977.49







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


977.5
977.51
977.52
977.53
977.54


977.6
977.61
977.62
977.63
077.65
977.66
977.67
977.68
977.69


977.8
977.81
977.82
977.83
977.84
977.86
977.88
977.89


Epigrafia
Diplomitica

Historic de Cuba


979
979.001-.008
979
979.01-.09
979.01
979.02
979.03

979.04
979.65
979.06
979.061
979.062
979.063
979.1-.9
979.2


Historia general
Determinantes de forma
Historia general
Divisiones cronol6gicas
Periodo precolombino hasta 1492.
Descubrimiento, exploraci6n, conquista, 1492-1514.
Primer period colonial, 1514-1763, incluyendo sitio de la Ia-
bana y ocupaci6n britAnica, 1762-1763.
Segundo period colonial, 1763-1810.
Tercer period colonial, 1810-1899.
Siglo veinte, 1899-
Ocupaci6n military norteamericana, 1899-1902.
Primera Republica, 1902-1933.
Segunda Repfiblica, 1933-1958.
Historia local.
Iabana, incluyendo Isla de Pinos.


Etiqueta
De grupos sociales
Ocasiones especiales compromisess matrimoniales, baby showers, etc.)
Hospitalidad a extranjeros y nacionales
Estilo en la rcdacci6n de cartas sociales

1 u j e r e s
Mujeres
Lucha por la emancipaci6n de la mujer
Condici6n legal

Carreras y oficios para la mujer
La mujer en el hogar
Las mujeres en la cducaci6n

Las mujeres en la historic de Cuba y en la political

Folklore
Folklore

Leyendas
Tradiciones, creencias, costumbres, supersticiones
Creencias en lo sobrenatural
Jerigonzas
Pregones, serenatas, puntos guajiros, etc.
Proverbios

Arqu ol oo i a prehistorica


978
978.1
978.2
978.8
978.9














LIBROS


P'cnna, Carlos Victor.. La bibliotecologia latznoamericana; algunas considcra-
ciones sobre su pasado, [y] esbozo de un plan para acelerar su desarrollo.
Pr6logo de Fermin Peraza Sarausa. La Habana, Anuario Bibliogrdfico
Cubano; Bogotti, Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios, 1959. 46 p.(*)

Sin tiempo para volver a comentar en conjunto el trabajo del Sr. Carlos
Victor Penna-(ya tuvimos el privilegio de hacerlo sobre una copia del original
que amablemente nos fue entregada con ese fin)-no queremos que salga do
nuevo CUBA BIBLIOTECOLOGICA sin decir algunas palabras acerca del fo-
lleto, muy cargado de responsabilidades, quc acaba de dar a la luz el distinguido
funcionario de la UNESCO y fundador de la bibliotccologia en ]a Argentina.
Por fuerza debe ser critical esta nota. IlubiBramos limitado nuestro empefio
a una simple prcsentaci6n del trabajo que hoy nos ocupa si no mediaran consi-
deraciones de orden professional enraizadas on nuestras mis acondradas conviccio-
nes. Porque el Sr. Penna nos muestra una profesi6n de bibliotecario con una
dualidad academica (universitaria-no universitaria) quo pugna, si no con ciertos
hechos, con nucstros principios profesionales. Ni por su origen universitario ni
por razones de analogia y comparaci6n con otras profesiones ni por sus proyec
clones futuras aceptaremos hoy por hoy una carrera de bibliotecario que no sea
exclusivamente de tipo superior (sea o no universitario); nunca en condominio
con una carrera de tipo sccundario.
En efecto ninguna carrera superior ticne hoy-ni debe tener-una contra-
partida no-superior, pues no hay razones suficientemente convincentes que pue-
dan justificar tal dualidad. No podemos imaginarnos quo un maestro sea gra-
duado en la universidad para dar classes en las aulas habaneras y un maestro
normalista lo sea para aulas de Provincia, como tampoco un abogado universitario
se gradfie para ejercer en la capital y un abogado infrauniversitario, para los
pueblos pequefios; menos aun un medico universitario, para las ciudades impor-
tantes, y un medico no-universitario, para los lugares mis pobres del campo.
S6lo en la apariencia persist todavia esa dualidad en algunas profesiones.
De hecho, sin embargo, tal duplicidad aparente se debe a la confusion reinanto
sobre los objetivos de cada profesi6n; v. gr. cuando so pretenden situar las pro-
fesiones de Maestro Normal y la del Doctor en Pedagogia como si fuesen dos
niveles de la misma profesi6n colocados en dos pianos acad6micos, siendo asi qu,
cl Maestro Normal existe para la docencia primaria dentro del aula, mientras que
cl Doctor en Pedagogia tiene por misi6n la direcci6n del magisterio. (De paso
diremos que la tendencia actual es elevar el maestro pfublico exigifndole una for-
maci6n universitaria, dejando a un lado las anticuadas escuclas normales.)
Vcamos los p,;jji '. que nos han movido al comentario en el folleto del
Sr. Penna. Despu6s do hablar sobre la falta de una legislaci6n adecuada al sistema
de las bibliotecas en los paises latinoamericanos, dice asi el Sr. Penna: "Existen
cscuelas quo exigen igualeg s requisitos de ingreso que los establecidos para las

SEste juicio solo conci(lrnI a un aspecto del trabaj:. CUBA BIBLIOTFCOLOGICA se en-
cararai en el pr6ximo nimnerno de enjuiciarlo como un todo. (Nota del Auto!.)







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


diversas carreras universitarias, que cuentan con programs de studio de,tres
afios y que expiden a sus alumnos el titulo de 'bibliotecario'. Por otra parte, este
titulo tambi6n cs otorgado por escuelas que en muchos casos limitan las exigencia,
de ingreso a un certificado de haber cumplido con el cielo de la ensefianza pri-
maria y que circunscriben su program de studio a un afio de trabajo".
"Ficil es advertir los series inconvenientes que se derivan de esta situaci6n,
el confusionismo que crea entire los integrantes de una profesi6n tan nueva como
es la que nos ocupa y los conflicts do orden professional que genera. Si, como
parece, es necesario que en la mayoria de los paises existan dos titulos profe-
sionales distintos-y asi lo reconoci6 la Asamblea de Bibliotecarios de las Am&-
ricas-uno de nivel universitario y otro de nivel inferior [lo subrayado es nues-
tro], a fin de satisfacer las necesidades de los diversos tipos de biblioteca, no
mcnos imprescindible es que se determine el nivel acad6mico de las mismas y so
establezca el alcance de sus titulos. Claro esta que no basta en estos casos que
una escuela depend de una universidad o de una asociaci6n privada para esta-
blecer tal jerarquia. La desemejanza de estas instituciones mas que por la auto-
ridad de la organizaci6n a la que pertenece, se ha de establecer por las exi:
gencias de ingreso, por el alcance do su plan de studios, por el desarrollo de
suI programs do trabajo, por la calidad de sus profesores, por la rigurosidad
de las tareas de investigaci6n que se llevan a cabo, etc., etc". (p. 4.)
La Asamblea de Bibliotecarios de las Am6ricas (Washington, 1947) no
recomend6 un titulo de "nivel universitario" y otro de "nivel inferior". La
ABA si recomend6, por sugerencia de su Comit6 de Educaci6n Profesional (al
que tuve el honor de asistir, lo mismo que el Sr. Penna), "el otorgamiento de
los siguientes titulos oficiales" (la edici6n en ingl6s dice simplemente "degrees"
en vez de "titulos oficiales") :
"a) Bibliotecario auxiliary, despu&s de los studios y de prricticas biblio-
tccarias, cuya intensidad no podrai ser inferior a lo indicado en el punto 5 de
estas sugerencias, y previa la presentaci6n de una tesis". [El punto 51 se refiere
a los requisitos do ingreso para establecer un nivel minimo de enseflanza pro-
fesional.]
"b) Bibliotecario, a los postgraduados que hayan seguido un nfimero
adecuado de asignaturas complementarias de nivel universitario y de especia-
lizaci6n professional [lo subrayado es nuestro]..." (Acuerdo nfmero 6; cita to-
mada del "Daily Calendar" niumero 9.) Asimismo en el Proceedings of the
Assembly of Librarians of the Americas, May 12 to June 6, 1947, pag. 248, se
lee literalmente lo siguiente: "[Resolution 5] a) Library Asistant..." "b) Li-
brarian- to be granted to postgraduates who have successfully completed addi-
tional special and general courses of university level [lo subrayado es nuestro]"
Como se ve por la edici6n inglesa de las Actas de la ABA (las 6nicas pu-
blicadas en forma de libro) y por los parties oficiales diaries ofrecidos durante
la cclebraci6n de la Asamblea, 6sta recomend6 dos grades academicos profesio-
nales, y aunque fue sugerido por cl Dr. Gropp estudiar dos tipos de formaci6n
bibliotecol6gica: I Profesional, II Subprofesional, lo cierto es que s6lo el primer
tipo fue objeto de studio y recomendaci6n, no adoptindose sobre el segundo
otro acuerdo que el de no concederles titulos o diplomas. Consecuentemente,
bien vale el esfucrzo de aclarar dos cosas: (1Q) la ABA si estableci6 definiti-
vamente que un aspirant o candidate a cualquiera de los dos titulos profe-
sionales habrd de haber "terminado los mismos studios que se exigen para el
ingreso a la universidad [lo subrayado es nuestrol de cada pais o posean [i.e. o
poseer] el titulo de maestros normalistas", no un simple "certificado de haber
cumplido con el ciclo de la ensefianza primaria", para usar las mismas palabras
del Sr. Penna. Como se ve, ya tenemos al candidate dentro de la universidad, con







CUBA BIBLIOTEcoL6GICA


un titulo de nivel secundario. El texto de la recomendaci6n sobre el titulo exi-
gido al aspirante dice asi: "R. 5. Requisitos de ingreso. La Asamblea de Biblio-
teearios de America recomienda exigir los siguientes requisitos para el ingreso,
a fin de establecer un nivel minimo de enseiianza professional en las escuelas de
bibliotecarios: a) Que se consider como edad minima los dieciocho afios y como
maxima los cuarenta; que los candidates hayan terminado los mismos studios
que se exigen para el ingreso a la universidad de cada pais o posean el titulo
de maestros normalistas". Como so ve los requisitos de la edad y del titulo so
establecenpara cualquier titulo a que se aspire, por lo mismo que no so establece
diferencia entire uno y otro en punto a exigencia.
(2') la palabra postgraduate, usada lo mismo en la forma inglesa que en la casi
id6ntica espafiola (postgraduado) nos estf diciendo bien a las claras que al aspi-
rante al grado de Bibliotecario se le exige un titulo professional previo, ademis
del titulo de Bachiller o de Maestro Normal. Si hay algin equivoco se debe al
caracter peculiar, sui generis, de la educaci6n superior en los Estados Unidos,
que establece como pregraduado (undergraduate) el period del college (inter-
mediario entire los studios de high school, exigidos para entrar en la universidad,
y los studios profesionales de osta), asi como postgraduado el period posterior
al college, conducente al titulo professional
En ningfin instant se recomend6 otra cosa que establecer dos grades ("de-
grees", como dice el texto en ingles, p. 248), nunca dos "desniveles" acad6micos:
uno universitario y otro inferior a 6ste, por lo mismo que la exigencia minima
(Bachiller o Maestro Normal) es la que se exige siempre para entrar en la uni-
versidad en nuestros paises.
Aparte de esta discusi6n de principios, bien vale la pena de sefialar que
el Sr. Penna confunde los dos grades de una carrera superior-superior por su,
requisitos de ingreso, no porque depend de una universidad-con dos niveles de
studio diferentes: universitario e infrauniversitario.
Claro que lo que import es el caracter superior de los studios; pero ello
no puede defender de otra cosa quo de las exigencias de ingreso, como reconoce
el Sr. Penna, especialmente de los titulos poseidos por el aspirant. Por eso es
que una carrera professional secundaria (por ejemplo Maestro Normal) career
do nivel superior (universitario o no), porque los requisites exigidos a los
aspirantes a ese titulo son inferiores a los que so exigen para entrar en la uni-
versidad.
Aparte de todo, despuBs de los acuerdos de Sio Paulo, de fecha much
mAs reciente, y despues de la fundaci6n, por ]a Rockefeller, de la Escuela de
Bibliotecarios en la Universidad de Antioquia, en Medellin, nos parece que la
cita hipotetica de la Primera Asamblea de Bibliotecarios de las Ambricas no
pasa de ser un error de interpretaci6n.
Jorge Aguayo.















NOTICIAS Y COMENTARIOS


Prcsencia de Maria Josefa Beltrdw en la Biblioteca "Marti" de la Cdmara de
Representantes.
Cuando mas fitil es a los servicios que presta como Directora de esa Bi-
blioteca, se acoge a la jubilaci6n del Seguro del Congreso Maria Josefa Beltrin.
En 1936, al iniciar el Congreso sus actividades despues del receso que 16gi-
camente tenia que producirse a la caida del dictador Machado, comenz6 Maria
Pepa, como carifiosamente le llamaban sus compafieras, a trabajar como subdi-
rectora de la Biblioteca Marti, entonces dirigida por el ilustre bibli6grafo don
Carlos Manuel Trelles y Govin.
Ya era graduada de la Escuela de Filosofia y Letras de la Universidad de
la Habana, donde habia trabajado como Instructora en la Catedra de Lengua y
Literature Latinas, bajo la direcci6n de aquel gran professor que fue el Dr. Adol-
fo Arag6n, y como Profesora de la Catedra de Gramitica y Literatura Caste-
Ilana del Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana.
En 1943, al jubilarse voluntariamente don Carlos Trelles para retirarse a
su villa natal de Matanzas, ocupa la direcci6n por ascenso y consciente de su
nueva responsabilidad, se traslada a los Estados Unidos de America donde cursa
studios de Biblioteconomia en la Universidad de Columbia, en Nueva York
Siempre ansiosa de ampliar sus conocimientos, tan pronto se iniciaron en
1946 los studios de la cspccialidad en la Universidad de la Habana, cursa los
studios y obtiene cl grado con la tesis "La Referencia Legal en Am6rica",
tema en el que aporta su experiencia personal como Bibliotecaria de la Camara.
Su expedient universitario le vali6 que su profesora de Referencia, la
Dra. Maria Teresa Freyre de Andrade la llamara, primero como Auxiliar y mis
tarde para sustituirla en la Citedra, durante un viaje que realize a Paris l!a-
mada por la UNESCO.
Al asumir la Direcci6n de la Biblioteca Marti, Maria Josefa Beltran pone
todo su empefio y logra hacer de ella una de las mis importantes bibliotecas
juridicas del pais, cuya colecci6n, especializada en legislaci6n y jurisprudencia
cubanas, cuenta con obras de derecho cubano y extranjero, que hoy dia estin
totalmente agotadas.
No se limita su labor solo a la selecci6n y enriquecimiento de la colecci6n,
sino que forma un Catdlogo Clasificado que, por considerarlo ejemplo en su
clase, le hemos rogado-ahora que la rutina del trabajo cuotidiano no require
toda su atenci6n-nos lo d6 a conocer en un articulo especial para "CUBA BI-
BLIOTECOLOGICA".
Estamos seguros que sera de gran interns para los bibliotecarios que desa-
rrollan sus actividades en biblioteca especializadas.
*








CUBA BIBLIOTECOL6GICA


La Direcci6n de la Biblioteca General y el Dr. Aguayo.
Al acogerse a la jubilaci6n el Dr. Rogelio Fuente, Directorio de la Bi-
blioteca General de la Universidad de la Habana, despu6s de 58 afios como
empleado de la Universidad y 40 de ocupar el cargo de Director, ha sido nom
brado para sustituirlo interinamente el Dr. Jorge Aguayo, Subdirector de la
Biblioteca y professor de la Escuela de Bibliotecarios de la U1niversidad.
La personalidad del Dr. Aguayo, sobradamente conocida dentro y fuera
de Cuba, no necesita ser destacada. El ha sido uno de los creadores de la pro-
fesi6n de bibliotecario en Cuba, por la que ha librado continues batallas en la Uni
versidad y fuera de ella. Nombrado Subdirector de la Biblioteca General de
la Universidad de la Habana en 1938, despu6s de una breve actuaci6n en otras
bibliotecas docents, a ella ha dedicado sus mejores esfuerzos y a 61 sc deben
todos los progress ticnicos y su nivel actual, a pesar de no haber podido contar
nunca con un buen "staff" professional. El catilogo diccionario de la Biblio-
teca, y la presencia en sus colecciones de muchas valiosas obras de consult, a
61 se deben casi exclusivamente.
Su labor como professor de Catalogaci6n y Clasificaci6n se inici6 en 1940,
en la Escuela de Servicio de Biblioteca de la Asociaci6n Bibliotecaria Cubana,
y sigui6 en la misma Escuela, on 1942-43, junto a otros fundadores de la en-
sefianza de la bibliotecologia en Cuba. En 1946, organize los Cursos de
T6cnica Bibliotecaria on la Escuela de Verano de la Universidad de la Ha-
bana, de los que 61 fue Director y Profesor de Catalogaei6n y Clasificaci6n,
hasta su desaparici6n, en 1952. Sus esfuerzos culminaron con la creaci6n de
la Escuela de Bibliotecarios anexa a la Facultad de Filosofia y Letras, en
la que sigue siendo en la actualidad Profesor de Clasificaci6n y Catalogaci6n
de Libros.
Se puede decir que los bibliotecarios cubanos de hoy han sido, direct o
indirectamente, sus alumnos. Y fuera de Cuba, en el lejano Peril, hay un nu-
meroso grupo de magnificos bibliotecarios y profesores do bibliotecologia que
recibieron de 61 los conocimientos fundamentals, junto con su entusiasmo por
la profesi6n, en los ocho inolvidables meses en que fuc invitado por el gobierno
peruano y la Fundaci6n Rockefeller para dictar el primer curso de Catalogaci6n
y Clasificaci6n en la nueva Escuela Nacional de Bibliotecarios del Perfi, en
1944, y organizer cl Departamento de Catalogaci6n de la Biblioteca Nacional
de aquel pais, destruida totalmente poco antes por voraz incendio.
Otras actividades del Dr. Aguayo en el extranjero han sido la de becado
por la Fundaci6n Rockefeller en 1941, para realizar studios especiales de bi-
bliotecologia en la Universidad de Columbia, Nueva York; Consultor de Biblio-
tecologia en la Biblioteca del Congreso de Washington, en 1945, como parte do
un program de relaciones culturales del Departamento de Estado de los Es-
tados U.idos; e invitado por la Biblioteca del Congreso para asistir a la Primera
Asamblea de Bibliotecarios de Am6rica, celebrada en Washington en 1947.
Escritor infatigable y field colaborador de CUBA BIBLIOTECOLOGICA, en
la que ha publicado un gran nfimero de articulos, principalmente sobre la-
materias de su citedra y sobre bibliotecas universitarias, su firm ha aparecido
tambi6n en otros peri6dicos y revistas cubanos y extranjeros. La obra por la
que se le conoce principalmente en todos los passes de habla hispana es su
"Manual prictico de clasificaci6n y catalogaci6n de bibliotecas", que ha alcan-
zado ya dos ediciones (1943 y 1951), uno de los primeros textos publicados en
Hispanoam6rica para la enseiianza de la bibliotecologia.
Muy pocas deben ser las actividades de los bibliotecarios cubanos a las que
cl l)r. Aguayo no haya prestado su mas decidido apoyo. La Asociaci6n Biblio







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


tecaria Cubana, la Asociaci6n Cubana de Bibliotecarios, la Asociaci6n Nacional
de Profesionales de Biblioteca y ahora el Colegio Nacional de Bibliotecarios
Universitarios han recibido sucesiramente su entusiasta colaboraci6n lo que significase el progress do las bibliotecas de Cuba y el mejoramiento pro-
fesional de los bibliotecarios.
La actuaci6n del Dr. Aguayo al frente de la Biblioteca General de la
Universidad de la Habana sefialarA el inicio de una nueva etapa, sin duda la
mis brillante y fructifera de esa instituci6n. A las muchas felicitaciones reei-
bidas por el Dr. Aguayo, CUBA BIBLIOTECOLOGICA une la suya, que hace
extensive a la Universidad de la Habana, que no podria encontrar mejor
Director para su Biblioteca, hacicndo votos porque su ratificaci6n en el cargo
no se haga esperar.
*

Segfin informaciones del boletin "Inter-American Library Relations" (no.
15, Jan.-March 1959) de la Uni6n Panamericana, la Escuela Interamericana dc
Bibliotecologia de Medellin proyecta reiniciar sus actividades en febrero do
1960. El mismo boletin public convocatorias para cubrir los cargos de Di-
rector, Jefe de Estudios y Profesores de dicha Escuela mediante contratos por
dos aiios, prorrogablcs. Hasta el moment no se conoce de ninguna designaci6n.



El Institute Caro y Cuervo de Bogota ha iniciado la reorganizaci6n de su
Biblioteca, bajo el nuevo program de asistencia tMcnica direct de la O.E.A.
Un bibliotecario latinoamericano y uno norteamericano han sido nombrados para
esta labor, por un period de tres mess.



La rcuni6n Preliminar de la Conferencia Internacional de Catalogaci6n,
auspiciada por la Fcderaci6n Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios,
tuvo lugar en Londres del 20 al 25 de julio, con la asistencia de representantes
de varies paises, entire ellos dos latinoamericanos: Argentina y Brasil. La
reunion reafirm6 que es convenience celebrar una Conferencia Internacional de
Catalogaci6n el afio 1961, y esboz6 el program a tratar en dicha Conferencia,
para llcgar a un acuerdo respect a los principios fundamentals de ]a cata-
logaci6n.



La Biblioteca del Centro Brasilciro de Pesquisas Fisicas, de Rio de Janeiro,
que se consideraba la mnis valiosa de la Amirica Latina en material de fisica
at6mica y matemo ticas superiors, fue totalmente destruida por un incendio. La
Unesco y el Organismo Nacional de Energia At6mica han iniciado una campafia
para ayudar a su reconstrucci6n mediante donativos de libros, equipos, etc.

*

Durante los dias 10, 11 y 12 de octubre, tendra lugar en Catamarca, C6r
doba, Argentina, el II Congreso Nacional de Bibliotecas Populares, organizado
por la Federaci6n Argentina de Bibliotecas Populares. El temario contiene ma-
tcrias de gran interns; entire ellas Ia organizaci6n del ler. Congress Americanc







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


de Bibliotecas Populares, que tendra lugar en la ciudad de C6rdoba en mayo
de 1960, con motive del 150 aniversario de mayo. Se espera que bibliotecarios
de toda America concurran a ese Congreso.

*

Se ha presentado a la consideraci6n de la Organizaci6n de Estados Ame-
ricanos un proyecto con el objeto de promover una mejor preparaci6n profe-
sional de los profesores de bibliotecologia de la America Latina. El proyeeto
tendra una duraci6n de tres afios, durante los cuales se dictarin cursos en una
universidad norteamericana a distintos grupos de profesores de escuelas de bi-
bliotecologia latinoamericanas, seleccionados por la Uni6n Panamericana. El
primer curso, planeado para directors y profesores de escuelas de bibliote-
cologia de nivel professional universitario, tendra lugar de julio a septiembre de
1960, si se aprueba el proyecto, que sera considerado por el Consejo Interame-
ricano Econ6mico y Social el pr6ximo mes de noviembre.

*

La "Semana de la Bibliotoca" se celebr6 en Colombia del 16 al 23 de abril
siendo esta iltima fecha el Dia del Bibliotecario en aquel pais. En el Boletin
de la Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios leemos la resefia de los actos ce-
lebrados, entire los que se destaca la entrega del premio "Bibliotecario del Afio",
reci6n institu6do, al senior Rub6n P6rez Ortiz, compilador del Anuario Bibliogri-
fico Colombiano, 1951-1956.



La Associagao Paulista de Bibliotecarios organize el Segundo Congroso
Brasileiro de Biblioteconomia, que se celebr6 el mes de mayo, con un interesante
temario.



En Varsovia se acaba de rounir durante el mes de septiembre la 25" Asanm-
blea de la Federaci6n Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (FIAB).
*

Poco antes de entrar en prensa este nfinero, hemos recibido una atenta
comunicaci6n del Sr. Luis Flor6n, hasta ahora bibliotecario del Centro Inter-
americano de Vivienda y Planeamiento de Bogoti, informando haber sido desig-
nado Director do la Escuela Interamericana de Bibliotecologia, de Medellin, la
que, como hemos dicho mis arriba, reinieiara sus actividades en febrero de 1960.














LITERATURE PROFESSIONAL


Hemos recibido de Francia la publicaci6n "La Bibliotheque Nationale pen-
dant les annies 1952 a 1955", informed presentado por M. Julien Cain, adminis-
trador general de la Bibliotheque Nationale. En este extenso informed se detallan
todas las actividades de esa instituci6n y do sus distintos departamentos, por lo
que el lector puede darse cuenta de la importancia de dicha biblioteca, una de
las primeras del mundo.



El Departamento Administrativo Nacional de Estadistica de Colombia ha
compilado un "Directorio de Bibliotecas en Colombia". Los datos ofrecidos se
refieren al afio 1957, con un breve suplemento acerca del incremento bibliote-
col6gico en Colombia durante 1958. Las bibliotecas estin ordenadas por de-
partamentos divisionss political de Colombia) apareciendo el nombre de la
biblioteca, su tipo (pfiblica, especializada, universitaria, etc.), el nfimero de vo-
iuienes y el nfimero de lectures. En el afio 1957 se contaban un total de 222
bibliotecas en todo el pais, de las cuales habia 55 en la capital. El nimero total
do volimenes entire todas las bibliotecas era de 1,171.813, con un total de
1.471.298 lcctores. En 1958 el nimero de bibliotecas habia aumentado a 321,
siendo el aumento mins considerable en el departamnto de Antioquia debido a
las sucursales de la Biblioteca Piloto de Medellin. No hay cifras de volfmenes
ni de lectores durante 1958, pero suponemos que cuando se conozcan demos-
trarln nuevamente la importancia que van adquiriendo las bibliotecas en Co-
lombia.



El Departamento de Bibliografia del Instituto Caro y Cuervo de BogotA ha
publicado el "Anuario Bibliogrifico Colombiano, 1951-1956". La obra contiene
unos 2400 titulos, ordenados segfin las grande classes de la clasificaci6n de Dewey,
y ha sido editada por Ruben Perez Ortiz. Es de esperar que esta obra se siga
publicando regularmente todos los anios.



La Biblioteca Conmemorativa de Col6n, de la Uni6n Panamericana, nos
envia unas "Normas elementales a seguir en la preparacin de bibliografias o
listas de libros u otras publicaciones", en las que se dan unas reglas breves,
claras y precisas en ocho piginas mimeografiadas. Las reglas se basan en el
"Style Manual" de la Tni6n Panamericana, el "Style Sheet" de la Moderr
Language Association of America y las Normas Internacionales de la Organi-
zaci6n Internacional de Normalizaci6n. Seria muy ftil dar la mis amplia
difusi6n a estas normas entire todos los libreros y editors, para lograr cierta
uniformidad en la redacci6n de sus catilogos y lists, lo que beneficiaria much
a los bibliotecarios que deben usar dichos instruments de selecci6n de libros
*







CUBA BIBLIOTECOL6GICA


La Asociaci6n de Bibliotecarios de Caldas, en Manizales, Colombia, aprob6
el siguiente "Estatuto para las bibliotecas on Colombia", que reproducimos in-
tegramente del Boletin de la Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios (v. 3,
no. 2, abr.-jun. 1959, p. 53-54) y que podria aplicarse on su totalidad a las
bibliotecas de Cuba:

ESTATUTOS PARA LAS BIBLIOTECAS EN COLOMBIA
(Puntos de vista en toda acci6n official o privada que promuevan en material
bibliotecaria, ministros, gobernadores, alcaldes, rectores o instituciones.)
I.-Ninguna Biblioteca, de ninguin genero, puede funcionar ticnicamente sin
presupuesto; la mitad del cual solamente est6 destinado a sueldos, y una cuarts
part es para la adquisici6n de libros y materials bibliogrificos y audiovisuales.
II.-Toda Biblioteca tiene su organizaci6n y gobierno propios; y es una insti-
tuci6n de caricter rigurosamente tecnico que solo puede star a cargo de un profe-
sional de la bibliotecologia, con titulo o experieneia reconocidos por una Escuela !
Asociaci6n de Bibliotecarios a cuyo cuidado cstai el reconocimiento y formaci6n do
nuevos bibliotecarios, el fomento de la profesi6n, su defense y enaltecimiento. En
consecuencia, queda descartada today influencia political o acci6n de personas quo
por su posici6n official o privada pretend desvirtuar este principio.
III.-La colecci6n de una Biblioteca se integra para cumplir determinados
fines, y solo el bibliotecario puede intervenir on sus elecci6n y adquisici6n, para
1o cual se valdrA de normas muy claras quo rigen en la prActica esta funci6n.
Estas normas le indican en que casos necesita asesoria de experts. Cada Biblio-
teca tiene una colecci6n diferente que el bibliotecario conoee y domina en su
contenido y en el servicio que debe dar.
IV.-E1 local para una Biblioteca no puede ser nunca una oficina ni un
sal6n; cada Biblioteca segin su tipo require un ambionte para lo cual, hasta
done sea possible, deben hacerse adaptaciones amplias o construirse edificios
adecuados, sin lujo ni altos costs, poro con una gran capacidnd funcional para
los servicios de lectura, circulaci6n, consult, process t6cnicos y administraci6n.
V.-Una Biblioteca no es una colecci6n de libros adquiridos por donaci6n (
compra, con un criterio do azar o por iniciativa de intelectuales o personas con
determinados gustos y caprichos de cultural, sino un servicio al pfiblico. Tod:
biblioteca vale en cuanto es un servicio y hasta donde ese servicio se preste.
IV..-Colombia necesita como preocupaci6n esencial y tarea de gobierno, la
realizaci6n do un program de trabajo que promueva la organizaci6n conform
a las anteriores consideraciones, de la Biblioteea Pfiblica en todos los municipios
del pais para los trabajadores, los campesinos, las seiloras de hogar y los nifios,
las Bibliotecas de todas las Universidades, las Bibliotecas de las Normales y co-
legios de Bachillerato, y las Bibliotecas Escolares.
VII.-La Biblioteca es la forma mis perfect para democratizar la cultural
y complementary la alfabetizaci6n del pais, que es la primcra obligaci6n del Es-
tado. La Biblioteea le ensefia al pueblo a leer para rcsolver todos sus problems
y le habitfia a buscar sistemnticamentc informaci6n en todos los campos del sabe,
Los libros son para todos".
Nuestros colegas colombianos han pucsto el dedo en la llaga. Seria conve-
niente sacar un buon nimero de copies de estos "Estatutos" y cnviarselos a todos
aquellos que estfin organizando alogremente multitud de nuevas bibliotecas en
nuestro pais con cuatro libros viejos quo les han regalado, sin presupuesto, sin
local adecuado v sin bibliotecarios profesionales, y screen, con la mayor buena fe,
que do este modo estuin contribuyendo a elevar el nivel cultural do nuestro pueblo.














PUBLICACIONES RECIBIDAS


CUBA BIBLIOTECOLOGICA agradece el envio de las siguicntes publicaciones:


Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios. Boletin, vol. 2, no. 4, oct.-dic., 1958;
vol. 3, no. 1, ener.-mar., 1959; vol. 3, no. 2, abr.-jun., 1959.
Asociaci6n de Bibliotecarios Caldenses. Boletin, vol. 1, no. 1, jul., 1958; vol, 1,
no. 2, die., 1958; Manizales.
Bogota. Centro Interamcricano de Vivionda y Planeamiento. CatAlogo de publi-
caciones no. 2. Bogota, 1959.
Boletin de la Unesco para las bibliotecas. vol. 13, no. 8-9, ago.-sept., 1959.
Buenos Aires. Universidad. Institute Bibliotecol6gico. N6nima de publicacione,
peri6dicas de bibliotecologia y documentaci6n existentes en la Biblioteca.
Buenos Aires, 1958, ii, 20 h.
Cain, Julien. La Bibliotheque Nationale pendant les ann6es 1952 A 1955; rapport
pr6scnt6 a M. le Ministre de l'Education Nationale. Paris, 1958. vi, 333 p.
Cali. Universidad del Valle. Facultad de Arquitectura. Biblioteca. Lista de adqui-
siciones. No. 3, mayo de 1959.
Caii. Universidad del Valle. Facultad de Ciencias Econ6micas. Biblioteca. Lista de
nuevas adquisiciones. No. 1, feb., 1959; no. 2, mar., 1959.
Colombia. Departamento Administrativo Nacional de Estadistica. Directorio do
bibliotecas en Colombia. Bogotai, 1959. xxi. 27 h. (Boletin, no. 2.)
Collison, R. L. Les services bibliographiques dans lc monde; 5e. rapport annual
Paris, Unesco, 1958. 194 p.
Flor6n, Luis, comp. Bibliografia bibliotecol6gica y bibliografica colombiana, 1956-
1958. BogotA, 1959. 34 p. (Manuales de bibliografia y documentaci6n colom-
bianas, 1.)
Institute Interamericano de Ciencias Agricolas, Turrialba. Informe annual, 1957-
1958.
Madras Library Association. Thirty-first annual report. Madras, 1959. 48 p.
Manizales. Universidad de Caldas. Biblioteca. Bolotin informative. v. 1, no. 2, 3,
4 y 6.
M6xico. Biblioteca Nacional. Boletin. 2a. 6poca, t. 9, no. 1, ene.-mar. 1958; no. 2,
abr.-jun., 1958; no. 3, jul.-sopt., 1958; no. 4, oct.-dic., 1958; t. 10, no. 2, abr.-
jun., 1959. M6xico, D. F., Universidad Nacional Aut6noma.
Miram6n, Alberto. Los libros que ley6 Bolivar. Bogota, 1958. 17' p. (Publicaciones
de la Asociaci6n Colombiana de Bibliotecarios, v. 2.)







CUBA BIBLIOTECoL6GIC-


Nouvelles. Association des Bibliothicaires Suisses, Association Suisse de Docu-
mentation, annie 34, no. 5, sept.-oct., 1958; no. 6, nov.-d6c., 1958; annie 35,
no. 1, janv.-f6vr., 1959; no. 2, mar-avril, 1959.
Nouvelles bibliographiques. vol. 9, no. 4, juillet, 1959. Unesco.
Oriente-Occidente. v. 2, no. 3, mayo, 1959. Paris, Uhesco.
Penna, Carlos Victor. La bibliotecologia latinoamericana; algunas considcraciones
sobre su pasado, esbozo de un plan para acclerar su desarrollo. Habana, Anna-
rio Bibliogrifico Cubano, 1959. xx, 46 p.
San Jos6. Universidad de Costa Rica. Anales, 1958. San Jos6, C. R., 1959. 752 p.
San Jose. Universidad de Costa Rica. Revista, no. 18, jun., 1959.
Santa Fe. Universidad Nacional del Litoral. Boletin informative. 2a. series, no. 6,
mayo-jun., 1959.
Suplemento bibliogrAfico de Turrialba. v. 8, no. 4, oct.-dic., 1958.
Turrialba. v. 8, no. 3, jui.-sept., 1958; v. 8, no. 4, oct.-die., 1958.
Unesco. Statistiques sur les bibliotheques. Paris, 1959. 134 p. (Rapports et 6tudes
statistiques.)
Universidad, publicaci6n de la Universidad Nacional del Litoral. No. 39, ene.-
mar., 1959. Santa Fe (Arg.)




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs