• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 Editorial
 La retribucion del bibliotecario...
 Con motivo del dia del libro Cubano:...
 La traduccion española de la decimaquinta...
 La conferencia anual de la A.L.A....
 Noticias
 Advertising














Group Title: Cuba bibliotecologica.
Title: Cuba bibliotecológica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074948/00001
 Material Information
Title: Cuba bibliotecológica
Physical Description: 8 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca
Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
 Subjects
Subject: Libraries -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: ser.1 v. 1-2 (no.2) 1953-June 1955; 2 época, v. 1-5 (no.2), 1956-June 1960.
Issuing Body: 1953-55 issued by Asociación Nacional de Profesionales de Biblioteca; 1956-60 by Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074948
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000304653
oclc - 04111731
notis - ABT1236
issn - 0574-6442

Table of Contents
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Editorial
        Page 5
    La retribucion del bibliotecario en Cuba, por Mercedes Meneses
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Con motivo del dia del libro Cubano: La biblioteca, unica solucion a su crisis, por Fermín Peraza
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    La traduccion española de la decimaquinta edicion de Dewey, por Jorge Aguayo
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La conferencia anual de la A.L.A. en Miami Beach, por Carmen Rovira
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Noticias
        Page 20
    Advertising
        Page 21
        Page 22
Full Text




------- -
4 (

CNBU. /
















REVISTA TRIMESTRAL
Organo Official del COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS.

Segunda Epoca Volumen I Abril-Junio de 1956 Nfimero 2

Solicitada la franquicia postal e inscripci6n como correspondencia de segunda clase
en la Administraci6n de Correos de La Habana.



SUMARIO:
Pdgina
EDITORIAL .............................................. 5

LA RETRIBUCION DEL BIBLIOTECARIO EN CUBA, por Mercedes Meneses ...... 6

CON MOTIVO DEL DIA DEL LIBRO CUBANO: LA BIBLIOTECA UNICA SOLU-
CION A SU CRISIS, por Fermin Peraza ........................... 10

LA TRADUCCION ESPANOLA DE LA DECIMAQUINTA EDICION DE DEWEY,
por Jorge Aguayo .................. ......, ........ .. 13

LA COINFERENCIA ANNUAL DE LA A.L.A. EN MIAMI BEACH, por Carmen Rovira 17

NOTICIAS ...... .. .. .. .. .. .. . .. .. .. ... .. .. 20


L. -LA HABANA

* C,-














CUBA BIBLIOTECOLOGICA

Redacci6n y Administraci6n: 27 No. 663, Habana Cuba.


DIRECTOR:
Dra. Luisa Le6n Planas














PRECIOUS:


Suscripci6n annual .................. $ 1.50


Nfmero suelto .................


0.50


Los miembros del COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS
tienen el derecho de recibir gratuitamente CUBA BIBLIOTECOLOGICA.
La responsabilidad de los articulos firmados recae exclusivamente sobre los autores de los
mismos. EL COLEGIO NATIONAL DE BIBLIOTECARIOS UNIVERSITARIOS y la Direcci6n
-de la revista se hacen responsables solamente de los editoriales, informaciones y notas sin firmar.
CUBA BIBLIOTECOLOGICA solicita canje con publicaciones similares, nacionales y ex-
tranjeras.


IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA



























En el pasado mes de mayo cumpli6 nuestro Colegio el primer aniversario
de su constituci6n. Un aio es un period demasiado breve para que nos sea
possible exhibit en 01 extraordinarias realizaciones, pero creemos que no ha
sido labor pequerna ni fdcil la de constituir el Colegio Nacional, organizarlo,
integrarlo y mantenerlo en march siempre ascendente durante todos estos
meses. Esto se ha logrado gracias al trabajo incesante de un grupo de com-
pafieros que, preocupados inicamente potr plasmar en realidad lo que era
una sentida necesidad desde hace various anios, se dieron a esa tarea con todo
su interns y la han llevado adelante sin desmayos.
Podemos sentirnos satisfechos de haber logrado en este period la plena
consolidaci6n del Colegio Nacional, con el aporte que ha significado el ingreso
de numerosos miembros, que han venido a cooperar en la tarea que se Ileva a
cabo y que es de todos para beneficio de toda la clase bibliotecaria.
Como culminaci6n de este primer aino de trabajo, el Colegio ha elaborado
un proyecto de Ley sobre el ejercicio professional que esperamos llevar a feliz
termino pr6ximamente.
Actualmente estamos luchando potr lograr que se saquen a Concurso Opo-
sici6n las nuevas plazas que se creen en la Biblioteca Nacional, pr6xima a inau-
gurarse en su nuevo edificio, o que, al menos, se nombren para ocuparlas a per.
sonas con la adecuada preparaci6n tecnica.
Al iniciar el segundo ai3o de existencia, queremos dejar firmemente estable-
cido que nuestro prop6sito como Colegio no estd limitado solamente a garan-
tizar el ejercicio de la profesi6n y a combatir por todos los medios legales a
nuestro alcance esa lacra que es el intrusismo en nuestra clase, sino que aspira-
mos muy especialmente a que se creen nuevas bibliotecas en todo el pais, si-
guiendo planes trazados con un criteria objetivo con vista a la superaci6n real
de nuestro nivel cultural, y que lucharemos porque las nuevas bibliotecas que
se abran sean dotadas con un personal tecnicamente capacitado, dnica forma de
que cumplan plenamente su mission.
No se nos oculta que para lograr estas aspiraciones el Colegio tendrd que
llevar a cabo en los pr6ximos aios una tarea dificil pero no impossible. La ne-
cesidad bdsica de que existan bibliotecas bien dotadas y organizadas, es real y
se evidencia cada dia mds en nuestro pais, y nuestra capacidad de lucha no dis.
minuird ante las dificultades, porque sabemos que casi siempre es largo y dspero
el camino entire la necesidad que se manifiesta y el logro de su satisfacci6n, pero
confiamos en que podremos recorrerlo si, con un Colegio cada dia mds fuerte,
marchamos unidos en la acci6n y en el prop6sito.


CLnL


















LA RETRIBUCION DEL BIBLIOTECARIO EN CUBA


La profesi6n bibliotecaria en nuestro Pais, no reconocida debidamente como
tal, tiene boy dia un nivel universitario y un Organinsmo de Defensa, el
Colegio Nacional de Bibliotecarios Universitarios, mediante el cual, sus dere-
chos y capacidades se colocarin a la altura que esta Profesi6n reclama.
Cuando un Colegio Profesional surge, ileva implicito dos puntos vitales
que son su raz6n de existir: defense de derechos y mantenimiento de valores.
En la defense de los derechos, como en otras profesiones, es indispensable
obtener el respeto y la estabilidad a los funcionarios en el desempefio de sus
cargos y lograr que las plazas de nueva creaci6n se cubran con profesionales,
pero el Colegio debe velar celosamente porque su labor no se detenga en la
sola defense de intereses materials, de quedarse alli su labor no pasaria de
ser un sindicato mis. Tenemos la seguridad de que no sera asi, ya que el otro
punto vital de su existir, el mantenimiento de valores, pondri en funci6n una
conduct 6tica que mantenga a nudstros profesionales en el mis elevado piano,
pues esta es la inica forma de lograr que la Biblioteca llegue a ser en Cuba,
una Instituci6n Social al servicio de la comunidad.
En nuestro ambiente, al hablar de la retribuci6n del bibliotecario, tenemos
que distinguir los diversos campos que ofrecen oportunidad de trabajo en
nuestra Profesi6n.
Pudieran sefialarse a grandes rasgos los siguientes: las bibliotecas del Estado,
las bibliotecas de los Organismos Aut6nomos, las bibliotecas de las institu-
ciones privadas y las bibliotecas particulares. Las dos primeras tienen la retri-
biici6n de su personal subordinadas unas a los presupuestos generals de la Na-
ci6n, a los fondos especiales que las nutren o al criterio adoptado por la orga-
nizaci6n presupuestal dada por la Junta Directiva u organismos que rige estas
instituciones. En las bibliotecas de instituciones privadas, son muy pocas las
que se ban organizado cientificamente y tambien se distribuyen sus ingresos
por el criterio adoptado por sus Juntas de Gobierno. Tanto en estas filtimas,
como en las bibliotecas de particulares, la forma de trabajo entra totalmente
dentro del campo de la contrataci6n privada de trabajo, a los fines de la
retribuci6n de su personal.
El bibliotecario o personal no tecnificado que esti al cuidado de nuestras
bibliotecas de caricter official, esti como ya dijimos, supeditado a la organiza-
ci6n presupuestal national, pero dentro de ella se pueden distinguir dos grulos
principles: los bibliotecarios que sirven en las bibliotecas de servicio piblico
y los bibliotecarios que trabajan en, las bibliotecas escolares. En ambos casos
estan comorendidos en la clasificaci6n del presupuesto national, dentro del
Ilamado PERSONAL ADMTNTSTRATIVO. cuando debe Per incluido den-
tro de la cateporia de PERSONAL TECNICO 0 PROFESSIONAL. Por tan.
to el personal empleado en esas bibliotecas, asciende o desciende de cateaoria
o de sueldo, o se le supreme la plaza, segin la distribuci6n annual aue se hace
en los presupuestos de la Naci6n. A pesar de que el personal administrative,









CUBA BIBLIOTECOLOGICA


tiene en Cuba una buena Ley que los ampara, la Ley del Servicio Civil, no
ha sido respetada y aplicada, estando, desgraciadamente para la administraci6n
pfiblica, supeditada a los vaivenes de la political imperante.
En el caso especifico de los bibliotecarios, tal vez influya en su falta de
estabilidad, entire otras cosas, el hecho lamentable de no habersele exigido
preparaci6n professional id6nea en relaci6n con el trabajo a desempefiar. En el
caso concrete del bibliotecario escolar tecnificado, este debe tener categoria de
tecnico, como parte del personal docente. La experiencia vivida dentro de las
bibliotecas de este tipo, nos ha demostrado en la prictica, como no se ha res-
petado y aun se ha violado esta preparaci6n, sustituyendo a veces personal pro-
fesional por personal inepto. Citaremos solamente en caso mis reciente, el
de la Dra. Rosina Urquiza, Dra. en Filosofia y Letras, Graduada de los Cursos
de T6cnica Bibliotecaria de la Escuela de Verano de la Universidad de la Ha-
bana, Profesora que ha sido de las dos Escuelas para Bibliotecarios existentes
en el pais y con larga labor desarrollada en las Bibliotecas donde ha trabajado.
Al corresponderle por ascenso reglamentario por afios de servicio, el derecho
que le asiste a la direcci6n de la biblioteca del Instituto del Vedado, se le
niega ese derecho para dirselo a un menor, inepto y que viene de la calle piso-
teando todos sus derechos y valores. Por suerte las Leyes de nuestro pais tienen
previsto el caso y esperamos que a trav6s de ellas como en otros casos, se recu-
peren los derechos temporalmente pisoteados, para lograr el tecnico en el lugar
que le corresponda, a fin de poder organizer las bibliotecas que sin la prepa-
raci6n debida, no se pueden realizar.
En un Estado que no lo ha exigido, el personal responsible que trabaja
en bibliotecas, se ha tecnificado espontineamente, pese a la realidad de saber
lo frigil de su posici6n. Entre los que no se han preparado, es possible que
influya en muchos casos esa fragilidad en las posiciones que no compensa la
inversi6n econ6mica y el sacrificio que represent estudiar una profesi6n cuan-
do ya se esti trabajando p se percibe por ella un sueldo miserable que no per-
mite a la familiar que depend de esa entrada, una vida decorosa. Para esta
realidad, el precio de la matricula y el costo de los libros de cualquier curso,
es insostenible dado el sueldo que se percibe. Los gobiernos no se ban dete-
nido a meditar que "la cultural de un pueblo se mide por sus bibliotecas". No
se ha tenido para nada en cuenta, lo que represent para un Estado el papel
que juegan en el desarrollo total de un pais, la funci6n que sus bibliotecas
deben Ilenar para contribuir de modo efectivo al progress del pueblo.
Las posibilidades de trabajo de nuestros bibliotecarios y su retribuci6n,
representan una de las grandes preocupaciones que ha de tener nuestra Diri-
gencia Profesional. En la lucha que nuestro Colegio tiene que afrontar, van
fundidas dentro de un mismo objetivo por la defense de la profesi6n la nece-
sidad de lograr la aprobaci6n de leyes que establezcan estabilidad y retribuci6n
decorosa para nuestros profesionales. Tambien habri que luchar para abriL
nuevas fuentes de trabajo logrando el cumplimiento de, los preceptos consti-
tucionales que establecen el funcionamiento de las bibliotecas municipales y
que han de ser el punto de partida de la red de bibliotecas pfiblicas qu? Cuba
necesita en todo el Territorio Nacional.
El studio de presupuestos para contratos de trabajo en bibliotecas priva-
das y en bibliotecas de particulares, es otro punto interesante que el Colegio
Professional puede considerar en ayuda de la clase.
La influencia decisive de las escuelas profesionales es otro factor, tal vez
el esencial y definitive, en la calidad y formaci6n de nuestros profesionales.
La amplitud y progress de las escuelas y los cursos de especializaci6n para los
bibliotecarios en funciones, asi como el atraer a nuestra profesi6n nuicleos de










CUBA BIBLIOTECOL6GICA


personas preparadas y entusiastas, especialmente dentro del campo del magis-
terio que tanta influencia ejerce en la creaci6n de hibitos de lectura y studio
en los escolares de todos los niveles, serin valores a sumar en la calidad de
nuestra profesi6n que ha de pesar much en el future de nuestras bibliotecas.
Las mesas redondas o asambleas establecidas por el Colegio para discutir tec-
nicas profesionales y necesidades de las bibliotecas en Cuba, asi como el llevar
a ellas el resultado de nuestras experiencias de trabajo, serian tambien otros
valiosos aportes al progress bibliotecario en Cuba.
El bibliotecario professional tecnificado, que estudia cada dia su profesi6n.
es un funcionario que necesita como cualquier otro, a mas de un sueldo deco-
roso, adquirir tambien libros y revistas profesionales indispensables para su
trabajo, que son costosos y escasos ya que esos materials s6lo se encuentran
en alguna bibliotecas para uso de su personal.
Estimamos que para trabajar en una biblioteca del Estado en Cuba, en
jornadas de 4 horas diarias, (20 horas semanales) el sueldo a devengar en estn
moment debe oscilar entire $100.00 y $150.00 mensuales, o sea $1,200.00
a $1,800.00 anuales, no tratandose claro esti de Directores de Bibliotecas
que con amplias tareas a realizar deberan percibir sueldos mayores en relaci6n
con las horas de trabajo, la extension de la biblioteca, etc.
En las bibliotecas privadas y de particulares, seria otro caso en que rcomo
hubimos de sefialar, debe ser objeto de studio aparte y especial, pero en el
que debe pesar el principio establecido mundialmente en la Declaraci6n de los
Derechos Humanos: "a igual trabajo, igual salario", agregandole, cuando se
tiene la capacidad requerida, para merecerlo.



SUGERENCIAS PARA EL COLEGIO DE BIBLIOTECARIOS UNIVER-
SITARIOS.



Resumiendo los problems planteados estimamos que tenemos un largo
camino a recorrer a cuyo paso yo plantearia como puntos esenciales encami-
nados a mejorar el nivel de vida de los bibliotecarios en Cuba, paralelamente
con nuestro ideal de dotar al Pais de bibliotecas debidamente organizadas, en
funci6n del lector, los siguientes aspects:

1.-Estudiar la posibilidad de estructurar en forma unitaria, de continuidad,
los studios Bibliotecol6gicos en nuestro pais, articulando los sistemas de
ensefianza establecidos en las escuelas existentes, para lograr la PREPA
RACION UNIVERSITARIA de la mayoria de los bibliotecarios tecni-
ficados, estableciendo para los mis, un nivel de preparaci6n superior.
2.-Lograr la aprobaci6n de Leyes que exijan ideoneidad para el desempefio
de los cargos, exigiendole los titulos" profesionales y logrando .ademis que
toda plaza de nueva creaci6n se cubra por el M&todo de Concurso-Oposi
ci6n. Sobre estos requisites lograr la inamovilidad y la retribuci6n ade-
cuadas.
3.-Estudiar y confeccionar una tabla de costo probable de catalogaci6n, acor-
de con las condiciones ambientales para este tipo de trabajo en Cuba, que
sirva de base a los contratos de trabaio para la oroanizaci6n de bibliotecas '
en instituciones privadas y de colecciones particulares.










CUBA BIBLIOTECOL6GICA 9

4.-Hacer un Censo de Bibliotecas en Cuba.
5.-Realizar una campafia estimulante encaminada a lograr la organizaci6n
de bibliotecas pfiblicas, privadas y de particulares.
6.-Establecer servicios a los colegiados, que viabilicen los trabajos de organi-
zaci6n de bibliotecas, proporcionando ademAs, nuevas fuentes de ingreso
para levantar el Colegio Profesional.


Dra. Mercedes Meneses Rodriguez.


















CON MOTIVO DEL DIA DEL LIBRO CUBANO: LA BIBLIOTECA,
UNICA SOLUTION A SU CRISIS.
Por Fermin Peraza.



Ante la realidad del alto cost de producci6n del libro cubano y el precio
de venta del extranjero, cuando mas necesita el pais que el cubano lea, se
instruya y tome a plenitud los derechos y deberes democraticos; nos encontra-
mos con la gran realidad de una crisis del libro y la lectura en Cuba, ante la
dificultad del acceso al mismo por falta de verdaderas bibliotecas y un process
educational que no hace de la Biblioteca, el Archivo y el Museo, centros auxi-
liares necesarios a sus funciones.
El texto 6nico y lo que es ain peor, la copia, estin todavia vigentes en
muchas fases de la educaci6n, en nuestro pais. Pero es bueno advertir en seguida
que no se lee, porque no hay un servicio de bibliotecas bien dotadas y equipadas,
y porque el libro en general es extraordinariamente caro.
jCuil es la soluci6n? Casi todos los que tratan el problema contestan inme-
diatamente, que hacer bajar el precio de los libros. Esta soluci6n no lo es en
el fondo, porque no se pueden bajar el precio de los libros nada mis que en
aquellos en que se cobra un precio abusive, y el precio alto de los libros en
Cuba, especialmente los nacionales, es el resultado de factors econ6micos
que no pueden cambiarse si no se cambian sus causes, lo que equivale a decir
todo el engranaje de nuestros ajustes mis vitales. Como dijimos en nuestra
conferencia del 15 de septiembre de 1944 en la Instituci6n Hispanocubana
de Cultura, el libro cubano es una victim de nuestra organizaci6n econ6mica.
Cuba vive econ6micamente del mercado de los Estados Unidos. Lleva a el sus
products y de l1 recibe cuanto necesita para su vida y progress. Con relaci6n
a la imprenta, adquiere alli las miquinas, papel y tinta, con los cuales elabora
los impresos. Paga jornales similares o superiores a los de los Estados Unidos.
Y el product, el libro, por inica excepci6n entire todas las industries bisicas
de nuestra economic, no puede llevarse al mercado de nuestros vecinos, que es
nuestro mercado, por hablar ambos paises distintos idiomas. Ante este proble-
ma podriamos pensar en otros mercados, pero inmediatamente que consultamos
los distintos tipos de moneda de los paises en que pudieramos encontrarlos,
comparados con el alto costo de la moneda cubana, llegamos a la conclusion
de que tampoco es possible ofrecer al libro cubano, por este camino, una opor-
tunidad de (xito.
Como consecuencia de lo anteriormente expuesto -seguiamos diciendo en
septiembre de 1944-, los libros cubanos se hacen en ediciones muy cortas,
no tienen 1a mayoria de ellos interns mercantil y apenas pasan unos meses
despues de ru impresi6n, estin agotados, o sin estarlo, no se encuentran poi
ninguna parte. Y esto ocurre con los libros que se depositan en las librerias
en consignaci6n para liquidar al autor cuando se vendan, porque la mayoria
de los imprcsos cubanos ni siquiera se ponen en venta, y entonces, por supuesto,
es ain mis dificil adquirirlos.









CUBA BIBLIOTECOL6GICA


Tampoco hay facilidades para adquirir libros extranjeros, necesarios para
el desenvolvimiento intellectual del pais, renovando nuestras ideas al ritmo
del pensamiento universal. Sobre esto deciamos en 1944 que la falta de biblio-
tecas pfblicas hace que los cubanos salgan de sus studios sin adquirir el precio-
so hibito de la lectura, y son, porque no los ensefiaron a otra cosa, adults
indiferentes a los libros. Esto merma mercado a las librerias, y como no hay
compradores, sus existencias no son lo variada y completes que debieran ser,
limitindose a veces sus actividades a simples agencies de edici6n y venta de
libros de texto.
Posteriormente a estas observaciones nuestras se ban publicado dos trabajos
de importancia sobre el mismo tema: El libro en Cuba, publicado por la Ca-
mara Cubana del Libro, en 1949; y la conferencia: jCudles son los problems
del libro y c6mo resolverlos? por Mariano Sinchez Roca, dada a los oyentes
de la Universidad del Aire en el curso Actualtdad y destiny de Cuba, en virtud
de invitaci6n de su direcotr, Jorge Mafiach, cuya conferencia aparece en el
cuaderno 19 de su series impresa de las conferencias radiadas por C.M.Q.
Ambos trabajos toman los efectos por causes, sin Ilegar a formular una
soluci6n satisfactoria al problema del libro cubano. El primero es una defense
de los libreros, aduciendo razones para justificar que el libro en Cuba no puede
venderse a precious bajos, porque el Estado le impone una series de impuestos
y trimites a veces absurdos, que dificultan tanto la importaci6n de los libros
extranjeros, como la exportaci6n de los nacionales, y como soluci6n se pro-
pone: suspension o derogaci6n de impuestos a los libros, manteniendo que
"mientras no logremos introducir el libro cubano en el mercado continental,
intensificando asi su producci6n, el precio de los libros, tanto cubanos como
extranjeros, no podri ser considerablemente rebajado, como se ha de ver en
estas paginas". Esta soluci6n, como hemos visto antes, es totalmente ut6pica
Para realizarla, seria necesario cambiar toda la economic de America, para
adaptarla a la nuestra, hacienda que los pesos argentinos, chilenos, mexicanos,
etc., eleven su valor a la altura del d6lar.
El segundo trabajo citado, la conferencia de D. Mariano Sinchez Roca,
ilustre abogado y politico espafiol radicado entire nosotros como impresor desde
la caida de la Rep6blica, analiza las dolencias del libro cubano, sefialando como
su; enemigos: a) El alto cost de la producci6n, el Fisco y el precio; b) Lo li-
mitado del mercado; c) La dificultad, insuperable, de su exportaci6n; d) La
ausencia de una verdadera y protectora political por parte del Estado; e) El re-
ducido n6mero de autores capaces de contribuir a la creaci6n del libro trascen-
dente, mediante el noble y legitimo estimulo de la natural compensaci6n; f)
El librero; g) La imposibilidad de la propaganda; h) La falta de critical exenta
de los eflucios de la amistad; i) El sol, el radio y el cine; y j) La creencia,
generalizada hasta el infinite, entire los que leen, de que tienen derecho al
obsequio de todo libro que se publique. Con gracia e ingenio peculiar analiza
Sanchez Roca esos puntos en su trabajo, para coincidir con la Camara del
Libro en la necesidad de suspender o derogar todos los impuestos que direct
o indirectamente gravan al libro, asi como todos los trimites que lo encarecen
al dificultar su entrada o salida en el territorio national. Como formula con-
creta para salir en auxilio inmediato del libro, no ve otra soluci6n que la
ayuda official a las editoriales, descartando las posibilidades de los mercados
extranjeros a los cuales confia todo la Cimara del Libro, y sefialando que
tampoco es possible llegar a una cooperaci6n internal para aumentar la venta,
'por haber intentado sin 6xito que las editoriales cubanas se pusieran de acuerdo
para adquirir en fire una limitada cantidad de todo libro que se imprima
para ellas, lo que hubiera garantizado al menos, la colocaci6n inmediata
en el mercado de unos 200 ejemplares cada nueva obra.









CUBA BIBLIOTECOLOGICA


Ambos trabajos estin de acuerdo en la urgente necesidad de derogar o sus-
pender todos los impuestos que direct o indirectamente gravan al libro, y
nosotros hemos mantenido esa tesis en todo moment, suscribiendo, con los
demis miembros del Comit6 del Dia del Libro Cubano, la necesidad de derogar
o suspender esos impuestos, al igual que la promulgaci6n de la Ley Santovenia,
protectora tambien del libro cubano. propuesta desde hace afios por un gran
defensor de nuestras bibliotecas, el Dr. Emeterio S. Santovenia.
Como hemos visto, ninguno de los dos trabajos nos da una soluci6n satis-
factoria al problema del libro en Cuba. Nosotros creemos encontrarla en la
biblioteca pfblica. En la decima edici6n de nuestro Directorio de bibliotecas
de Cuba, anotamos 380 bibliotecas, privadas o pfblicas, que estin prestando
servicios en todo el territorio national, siendo muchas de ellas municipales, en
cumplimiento del mandate expreso de nuestros Estatutos Constitucionales en
los que se dispone la obligaci6n de sostener, por lo menos, una biblioteca pi-
blica, cada municipio del pais. Esas bibliotecas publicas deben ser el punto
de partida de la defense del libro cubano. Si el Estado adquiere ejemplares
de los buenos libros que se publiquen en Cuba o de los que publiquen cubanos
en el extranjero, y hace Ilegar a cada una de esas bibliotecas un ejemplar.
Si cada municipio de Cuba, en cumplimiento de la leydedica una cantidad
aunque sea muy modest, para acrecentar el acervo de su biblioteca municipal.
Si eso se hiciera, al cabo de un corto period nuestras bibliotecas habrin cam-
biado por complete, y se hard un milagro, habri compradores de libros, porque
habri lectores en toda la Repfblica, y los libreros serin comerciantes ni mis
ni menos iguales a los otros, gustosos de traer'mercancias. si esa mercancia
tiene compradores. Si eso se hace. quedari resuelto el problema del libro cu-
bano, por una via, la 6nica possible, por el mejoramiento de nuestro servicio
bibliotecario.
Inmediatamente que las bibliotecas adauieran mayor cantidad de
material, dsepertarin el interns de Ia colectividad. Los alumnos egresados
de la Escuela de Bibliotecarios de la Facultad de Filosofia y Letras y los Cursos
de Verano de la Universidad de la Habana, asi como los graduados de la Es-
cuela Cubana de Bibliotecarios, tendrin a su alcance mayores oportunidades
de servir a su pais y llevar adelante su vocaci6n professional, frustrada en la
mayoria de los casos de Cuba, por falta de ooortunidades para los mis aptos,
postergados o desplazados en la mayoria de los casos.
Todo lo que dejamos exouesto puede hacerse entire nosotros mismos, den-
tro del limited y las posibilidades de nuestro pais. y puede hacerse tambien en
clalquiera de nuestras nacionalidades latinoamericanas, sin necesidad de cam-
biar toda la economic de America para resolver el problema editorial de Cuba
como auiere la Camara del Libro, o cambiando toda la economic interior de la
Reanblica, hacienda baiar el precio de todo nuestros products bisicos para
obtener con ello el abaratamiento de los libros, como ban propuesto otros.
Ambos sunuestos son totalmente ut6oicos, de.imposible realizaci6n present
ni future, seg6n nuestra manera de pensar. El cost de los libros debe baiar
mediante un equilibrio interno reconoci6ndose a la industrial editor cubana
el sacrificio con aue ella se desenvuelve en nuestro medio por la necesidad de
mantener a un alto cost otros products que tienen su mercado principal en
los Estados Unidos, donde nuestros libros no nueden obtener lectores por la
diferencia de idiomas. Y para buscar ese eauilibrio es necesario aonntar una
nonrtica del libro que se oriented en la necesidad de obtener un auxilio para la
indnystria editorial y de libreria. que eleve su rango y mercado a la altura del
volume de otros products de nuestra balanza commercial.

















LA TRADUCCION ESPANOLA DE LA DECIMAQUINTA EDICION
DE DEWEY
Por Jorge Aguayo.
Profesor de Clasificaci6n y Catalogaci6n
de Libros (Escuela de Bibliotecarios,
Universidad de la Habana).



El interns de una clasificaci6n de biblioteca descansa, de un lado, en la agru-
paci6n cientifica, sentido gramatical y orden 16gico de sus terminos, y, de
otro, en la utilidad prictica del sistema como un todo.
Siendo los terminos como la material prima de la clasificaci6n, mientras
mis perfectos sean la coreccion y precision del lenguaje, el alcance del concept
y la separaci6n de las ideas que 16os terminos expresan, mis valioso seri el
sistema. Con todo ello, sin embargo, podemos asegurar que, desde Dewey
hasta Ranganathan, los principios que regulan la notaci6n de los sistemas
de clasificaci6n, han hecho mis por difundir o retardar el uso de estos iltimos,
que las bondades o defects intrinsecos del esquema.
La clasificaci6n de Dewey, como ha hecho observer mas de una autoridad,
tiene sobre los otros sistemas --afn sobre el de Ranganathan, a pesar del in-
menso aporte de este a ia formulaci6n de nuevos postulados en la notaci6n-
dos ventajas pricticas sobresalientes:
(A) la posesi6n de una notaci6n basada uinicamente en las convenciones
internacionales en material de numeraci6n decimal, y
(B) la periodicidad de sus revisiones oficiales.
Este paso que ahora han dado Lake Placid Club Education Foundation y
Forest Press, Inc., propietario intellectual y editor financiero, respectivamente
de la edici6n que aqui comentamos, represent un destacado acontecimiento
professional de incalculables consecuencias.
Aunque fuimos opuestos a la version al espafiol de la proyectada decima-
quinta edici6n de Dewey, cuando, en 1947, en la Asamblea de Bibliotecarios
de Am6rica, aun no se sabia entire nosotros cuil seria el alcance de esa edici6n,
no queremos ahora ser remisos en reconocer, a los nueve afios de aquella
reuni6n, la utilidad que sin duda ha de reporter esta edici6n a los bibliote-
carios de habla espafiola no familiarizados con el idioma ingles.
El tiempo no ha hecho mas que robustecer nuestra opinion de que nada
se hubiera ganado con una traducci6n al espafiol de una edici6n semejante a la
decimacuarta, que, por su extension y detalle, ni siquiera hubiera beneficiado
a las grandes bibliotecas de habla espafiola, provistas en su inmensa mayoria
de clasificadores capaces de servirse de la edici6n original.
La publicaci6n de esta obra servira para difundir el sistema Dewey sin los
peligros de traducciones domesticas no autorizadas, ni de caprichosas interpre-









CUBA BIBLIOTECOL6GICA


taciones, que tanto dafio han hecho a los precursores autodidactas del movi-
miento bibliotecol6gico latinoamericano.
Damos las gracias al Dr. Arthur E. Gropp por habernos honrado sugi-
riendo a la casa editor el envio de un ejemplar para comentar la obra, cosa
que hemos hecho revisando la terminologia autorizada por el traductor en
jefe y anotando algunas discrepancies en punto al orden y disposici6n de los
diferentes grupos.
El metodo usado ha sido el de ir colocando las observaciones en pirrafos
numerados, siguiendo el mismo plan del sistema.



Comentarios y observaciones

(1) El termino Determinantes de Forma, usado en las piginas tres (III)
del "Indice", cincuenta y seis (LVI) del "Pr6logo" y en varias parties del
sistema mismo, no aparece en el "Indice Alfabetico Auxiliar", ni bajo Determi-
nantes ni bajo Forma. El t6rmino Determinantes Geogrdficas no se usa en
ninguna parte de la obra, que emplea en todos los casos la frase Subdivisi6n o
Clasificaci6n por Paises.
: Las determinantes de forma incluidas -entre las subdivisions comunes de
la edici6n decimacuarta (1942) debieran ser traducidas en su totalidad. Es
'de enorme importancia contar con el detalle de las subdivisions de cada una
de .las nueve determinantes, pues, aunque su utilidad pudiera resultar dudosa,
en la prictica los terminos usados en las subdivisions (ej. Catilogos Comercia-
les, Extractos, Inventarios, F6rmulas, Terminos Populares, Prospectos, Pro
bldmas, Citas, Becas, Seminarios, Cursos de Verano, Sin6nimos, Instrumen-
tos,'etc.) son de un gran valor para clasificar la obra, por la frecuencia conque
se e'ncuentrati en las portadas de los libros. Mientras menos extensa sea la
clasificaci6n, mayor importancia y utilidad tendran las subdivisions de las
determinantes de forma.
(2) El "Indice Alfabetico Auxiliar" debiera Ilamarse Indice Relativo.
.que es como figure en la segunda edici6n revisada del indice del original
ingles, y es tambi6n como se le conoce entire profesores y bibliotecarios de habla
.espaiiola. El que el indice de los terminos sea "alfabetico" y "auxiliar"
.Eesulta por de contado, en tanto que el adjetivo relativeo" se aviene mejor a
'su. funci6n especifica, que es la de relacionar terminos hom6nimos, o que prin-
cipian con la misma palabra o que estan ideol6gicamente conexionados.
:.. (3) 002 El Libro. En desacuerdo con clasificar la historic del libro en
*-655.4. Este important tema escapa del dominio estrictamente t&cnico para
caer en el campo de la ciencia bibliografica. El conocimiento de la historic
,del libro es la base indispensable para el studio de la bibliografia como cien-
cia, y debiera figurar siempre al principio de todo sistema concebido para
clasificar libros. Para,solucionar ese punto sugerimos una expansion del 002.
,,1. (4) 010 Ciencia y Ticnica Bibliogrdficas. Hay que expandir esta no-
tCaci6n para dar paso no s6lo a la teoria y a los metodos bibliogrificos, sino
a las diferentes classes de bibliografia segfin sus objetivos: analitica, sistemitica
.e hist6rica. Los terminos bisicos de esta division debieran ser: Ciencia Biblio
grdfica y Catdlogos de Libreros.
I Los catdlogos impresos de las colecciones existentes en las bibliotecas deben
clasificarse fuera de la bibliografia, al igual que se hace con los libros, folletos,










CUBA. BIBi.OTECOLOGICA


etc., 'que tratan de los diferentes modos de organizer los catalogos, a los que
sirven de ejemplo e ilustraci6n. Los catilogos de biblioteca, actualmente claim.
sificados en 017; 018 y 019 deben ser trasladados al 025.36; 025.37 y
025.38, respectivamente, dejando el termino Intercalaci6n de Fichas (p. 8)*
para ser ubicado en el 025.39. Las notaciones 017; 018 y 019 s6lo queda-
rian para asignar los catilogos de tipo commercial y las bibliografias.
(5) 021.7 Propaganda Bibliotecaria. Propaganda es voz ajustada a.
asuntos de political, de religion y de otras cuestiones en que pugnen las ideas;
asi como al anuncio de los products comerciales. El uso de la radio, la pren-
sa, el cinemat6grafo, la television, etc., para dar a conocer los servicios pres-
tados por una biblioteca, son parte de su publicidad, que es el trmino que
debe emplearse.
(6) 025.5 Servicio de Informaci6n y Consulta. Muy correct nos parece
el uso de este termino, porque Referencia, usado por algunos bibliotecarios,
quiere decir en espafiol remisi6n, envio, y, en el caso de la profesi6n, denota la
idea de remisi6n o envio a un libro o manuscrito para resolver un punto eri
cuesti6n. La palabra Referencia s6lo denota pues una parte del servicio de
consult.
(7) 133-135 y 137-139. Hubiera sido preferible una revision de estas
parties con vistas a su incorporaci6n a la Psicologia, porque nos parecen excesi-
vamente anacr6nicas.
(8) 140 Sistemas Filos6ficos. Este termino ha sido restablecido en la
traducci6n. La edici6n d&cimoquinta original recomendaba clasificar los sis
temas filos6ficos en 180 6 en 190, segfin fuesen Filosofia Antigua y Oriental
o Filosofia Moderna, respectivamente. Nos parece muy oportuna esta vuelta
a la edici6n d&cimacuarta, pero debiera hacerse una excepci6n para ciertos sis-
temas indisolublemente unidos al nombre de sus fundadores, v. gr. kantismo
de Kant, hegelianismo de Hegel, etc., combinando en la misma notaci6n las
obras de estos personajes con el studio de sus sistemas.
(9) 332 Finanzas Privadas. El t6rmino ingles Private Finance esta bieri
traducido. Asimismo no se incurre en el error de traducir Public Finance por
Finanzas Pdblicas, sino que se emplea el termino Hacienda Pdblica, que es el'
correct.
(10) D340.1 Filosofia del Derecho. Este n6mero debia haber quedado
en blanco, y una nota aclarar que D340.01 es la notaci6n que debe asignarse
a los libros de esta material, como los otros que tienen determinantes de forma.
O quizis mejor indicar en la nota al pie del termino Derecho que la excepci6n
que alli se establece comprende tambien a la determinante 01 (Filosofia, Teo-
ria, etc.), que se desarrolla de modo especial.
(11) D345.7-D345.9 Derecho Procesal Civil. No nos satisface el Dere-
cho Procesal Civil colocado antes que el Derecho Civil. Hubiera sido preferible
colocar este en los n6meros que encabezan este apartado, reservando el D346
para el Derecho Procesal Civil. En conjunto no puede pedirse mis de una
clasificaci6n tan dificil como la del Derecho, y tan rebelde a enmarcarse dentro
de los limits de un sistema. Bien se observa la mano de profesores de Derecho
en esta parte del esquema.
(12) 350 Administraci6n Ptblica. Esta parte, como el Derecho, debie-
ra haber indicado que la Administraci6n, en el pais de la biblioteca, prescin-
diri de la determinante geogrifica, que se aplicara a los demis paises, con
excepci6n de los Departamentos del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos
de America (353.1-353.8).









CUBA BIBLIOTECOL6GICA


.* (13) 364.13-364.17 Delitos. El studio de los diferentes tipos de delito
incluidos en esta parte no especifica con claridad la diferencia que existe entire
el delito dentro de la Criminologia (364) y el studio del delito dentro del
Derecho Penal (D343.2). Para comodidad del clasificador no profesional'del
derecho, seria convenient una breve explicaci6n.
(14) El t6rmino Educaci6n Fundamental, tan difundido por la Unesco.
no se encuentra en parte alguna del sistema, ni siquiera.en el Indice Alfab6tico
Auxiliar.
(15) 380.9 Geografia Comercial. El termino que encabeza este apartado
debiera trasladarse a la notaci6n 380.91, reservando el anterior para la His-
toria del Comercio, sobre la que tanto se ha escrito. Otra soluci6n obligaria
a usar un cero mis para construir la notaci6n (380.09).
(16) 460 Castellano. La traducci6n de Spanish Language por Castellano
nos pareceria literariamente inobjetable si el sistema mismo y el "Indice Alfa-
bitico Auxiliar" no hubieran olvidado la palabra Espafiol, cosa que revela
un extraiio prejuicio contra esa palabra. No podemos, pese a que silenciemos
consideraciones de otra indole, aceptar que se sacrifique a un extremado y dis-
cutible purismo, el sentido prictico que debe inspirar obra de esta clase, sobre
todo cuando en la America espafiola (no America castellana) no se describe ni
se habla el castellano, sino el espaiiol americano.
(17) 690 Construcci6n de Edificios. iNo seria mis 16gico pasar esta
parte al final de 620?
(18) 710 Arquitectura Paisajista. El tdrmino no puede ser mis incorrect.
Debe decirse Arquitectura del Paisaje. El termino Jardineria Artistica (Land-
scape Gardening) no aparece en el "Indice Alfabitico Auxiliar".
(19) 800 Literatura. La division cronol6gica es una sola para todos los
generos literarios dentro de cada literature, con excepci6n de la espaiiola, en
que se repite innecesariamente la misma division, con s61o la omisi6n de las
que son improcedentes por razones hist6ricas. Creo que seria mejor no poner
mis que una division cronol6gica como en las demis literaturas, con las va-
riantes que se considered indispensables a cada genero, segfin sea la poesia, el
teatro, la novela, etc. Convendria tal vez sefialar en una nota que algunos gene-
ros literarios, como la novela, principian en 6poca mis cercana.
(20) Literatura hispanoamericana. Los paises latinoamericanos tienen
en la liteiatura una misma subdivision cronol6gica para todos los g6neros li-
terarios. Seria de desear una revision por el estilo de la practicada para estos
paises en la parte de Historia, pues de lo contrario el sistema sera de dudosa
utilidad en algunos casos.
(21) La palabra bibliotecario es un substantive. No luce bien usada
como adjetivo. Debe decirse servicio de biblioteca y no servicio bibliotecario:
asociaciones de bibliotecas y no asociaciones bibliotecarias.
En castellano se habla de servicio m6dico, pero no se dice servicio ingeniero,
sino seruicio de ingenieros. Tampoco se dice congress pedagogo sino congre-
so pedag6gico; ni congress abogado o congress jurista, sino congress de abo-
gados o congress juridico.
El propio sistema emplea la frase "seroicio de bibliotecas" (p. 4) a conti-
nuaci6n de usar el termino Servicio Bibliotecario (021.62). Asimismo el ter-
mino Cooperaci6n Interbibliotecaia constitute un error mis grande ain, pues
to que se ha querido decir es Cooperaci6n entire Bibliotecas (021.64).
























LA CONFERENCIA ANNUAL DE LA A.LA. EN MIAMI BEACH

Por Carmen Rovira.


De todos los confines de los Estados
Unidos, del Canada, de Cuba y las Antillas
Britinicas, de M6xico, Venezuela, Finlandia,
Inglaterra y hasta Ia lejana Birmania, acu-
dieron los bibliotecarios en gran nimero a
Miami Beach para cambiar impresiones,
estudiar los problems comunes a la pro-
fesi6n, y conocerse personalmente con motivo
de la 75a. Conferencia Anual de la Ame-
rican Library Association, celebrada del 17
al 23 del pasado mes de junior.
Debido a la proximidad a la zona del
Caribe del lugar escogido este aiio, los biblio-
tecarios de nuestro pais y paises vecinos fue-
ron especialmente invitados a concurrir, te-
niendo nosotros la suerte de poder aceptar
tan amable invitaci6n, lo que nos permitiri
recorder siempre las experiencias inolvidables
de aquellos dias.
El marco escogido para las reuniones resul-
taba de una suntuosidad poco acorde con la
penuria econ6mica en que desenvuelven sus
actividades casi todas nuestras bibliotecas.
El Hotel Fontainebleau, el Eden Roc, el Se-
ville y otros, los mis nuevos y lujosos de la
ciudad que posee mis hotels por milla cua-
drada que cualquier otra del mundo, aco-
gieron en sus salones las reuniones de trabajo
y las actividades sociales de los bibliotecarios.
Menudeaban los chistes acerca de los excess
de decoraci6n interior observados en esos lu-
gares de recreo de las classes mas acomodadas
de los Estados Unidos, y los bafios de sol y las
piscinas atraian quizas con exceso a los bi-
bliotecarios venidos de climas mis n6rdicos,
pero el ambiente general era de trabajo se-
rio e intense. La Avenida Collins, acostum-
brada al ir y venir de turistas de todas las
edades, con breves y extrafias indumentarias,
presenciaba ahora el paso apresurado de hom-
bres y mujeres con sus carpetas de papeles
bajo el brazo y un cartelito con su nomhre,
instituci6n y lugar de procedencia prendido
en el pecho, caminando desde sus hoteles
respectivos a aqullos donde se celebraban
las reuniones, o a los s6tanos del Eden Roc,
donde estaba instalada una inmensa exposi.
ci6n de libros y equipos de biblioteca.


La organizaci6n era impecable. Las sesio
nes generals, cada una de ellas organizada
por una o varias de las divisions de la A.LA.
alternaban con las reuniones simultfneas de
las distintas secciones, que se iniciaban a las
ocho de la maiiana, resultando a veces dificil
legar a decidirse por una o por otra, debido
al gran interns que todas ellas ofrecian.
Educaci6n de adults, bibliotecas escolares,
historic de las bibliotecas, bibliotecas univer-
sitarias y de consult, materials audiovisua
les, encuadernaci6n, catalogaci6n y clasifica-
ci6n, bibliotecas infantiles, de hospitals, p6-
blicas, educaci6n professional, etc., etc., eran
los temas objeto de discusi6n, especialmente
en horas de la mariana, dejando la tarde y la
noche para las sesiones generals y las acti-
vidades sociales.
Cada bibliotecario participaba en una u
otra de las reuniones, de acuerdo con sus
intereses o aficiones particulares. Preoca-
pados como estamos principalmente por las
cuestiones referentes a la catalogaci6n y cla-
sificaci6n y las bibliotecas universitarias, asis-
timos preferentemente a las sesiones que tra.
taban de estas materials.
En la primer reunion de la Division of
Cataloging and Classification, los miembroe
extranjeros alli presents del Committee on
Cooperation with Latin American Catalogers
and Classifiers fuimos presentados a nuestros
colegas norteamericanos por el president del
Comit6, Mr. Edward Heiliger, quien con fra-
ses amables destac6 la obra de cada uno de
nosotros en el campo de la catalogaci6n. Otra
sesi6n, de gran interns, nos di6 oportunidad
de conocer la aplicaci6n de los principios sus.
tentados por Seymour Lubetzky, en su famoso
Report, a la catalogaci6n de publicaciones pe-
ri6dicas. A pesar de las importantes obje-
clones que present con gran habilidad e in-

teligencia una bibliotecaria de la Universidad
de Yale, las experiencias de dos bibliotecas
tan importantes como la Armed Forces Medi-
cal Library y la New York Public Library
demostraron a los presents la trascendencia
del studio para la revision de las reglas de
catalogaci6n que esth siendo realizalo en la











CUBA BIBLIOTECOLOGICA


actualidad, asi como el hecho de que no
todos. los catalogadores norteamericanos estin
de acuerdo con los nuevos principios que ban
conmovido la opinion bibliotecaria.
M. uy interesante, pero de poca aplicaci6n
a nuestras bibliotecas por el memento, fu6
la demostraci6n de procedimientos mecinicos
para la. reproducci6n de fichas, ofrecida por
las casas comerciales fabricantes de los equi-
pos correspondientes. Los mis recientes ade-
lantos en mime6grafo, multilith y xerografia
fueron expuestos en forma practice y convin-
cente. Sin embargo, el cost elevado de esos
procedimientos no los hace aconsejables en
la mayoria de nuestras bibliotecas, donde un
juego de fichas es todo lo que se necesita,
y donde la miquina de escribir reinara toda-
via durante much tiempo.
Para los bibliotecarios cubanos, la reunion
mis important fu6, sin duda, la celebrada
por los miembros del Comit6 de Cooperaci6n
con los Catalogadores y Clasificadores Lati-
noamericanos, bajo la presidencia de Mr.
Heiliger. Esteban presents Marietta Daniels
y Norah Albanell McColl, de la Uni6n Pan-
americana; Josefina Mayol y Josefina Be-
rroa, dos cubanas que resident en M6xico, la
primera del Centro de Educaci6n Fundamen-
tal de la Unesco en Patzcuaro, la segunda
del Mexico City College; una bibliotecaria
argentina, otra nicaragiiense y, por Cuba,
el Dr. Jorge Aguayo y la que describe estas
lines. Entre los asuntos que se plantearon
y se discutieron extensamente se encuentran:
la futura,traducci6n de las nuevas reglas de
catalogaci6n de la A.L.A., que se proyectan
editar en un plazo de tres afios; la compila
ci6n, mis inmediata, de un vocabulario de ca-
talogaci6n, que tienda a unificar el uso en
los distintos paises; la posibilidad de compi-
lar una list de epigrafes en espaiiol, unifi-
cando, de ser possible, los esfuerzos aislados
que se estin realizando en diversos paises; y
la posibilidad de celebrar, en un future no
muy lejano, una reunion international para
discutir los problems de la formaci6n profe-
sional del bibliotecario, posiblemente en dos
niveles, universitario y no-universitario. El
entusiasmo y buenos deseos de los presents
permiten esperar que la labor del Comite se.
ta sumamente fructifera.
La Association of College and Reference
Libraries organize dos reunions que de modo
original e informal trataban de una gran va
riedad de asuntos concernientes a ese tipo
de bibliotecas. Dichas sesiones, llamadas Cir
cles of Information, tenian en su program
unos treinta t6picos de discusi6n, que iban
desde las relaciones entire el bibliotecario y
el profesorado hasta los problems de encua-
dernaci6n de libros, pasando por temas de
administraci6n, catalogaci6n, ensefianza del
uso de la biblioteca, planeamiento de edificios,
adquisici6n de distintos tipos de materials,
etc. Cada uno de estos temas se trataba
alrededor de una de las treinta mesas situadas
en un inmenso sal6n, y cada tema tenia una
persona designada para dirigir la discusi6n.


Cada concurrente podia sentarse en la mesa
cuyo tema le interesara, para escuchar lo
que se debia, formula alguna pregunta, o
expresar su opinion. En cualquier moment
podia uno levantarse y acercarse a otra mesa,
para oir o decir algo sobre otro tema, si el
primero habia ya perdido su interns. Algunas
mesas tenian much pfblico; otras se veian
desiertas. A pesar de haber en cada mesa
una o varias personas hablando en alta
voz, en ning6n moment se lleg6 a la confu
si6n babelica que seguramente hubibramos
visto en Cuba.
En la mesa que trataba de la profesi6n
de bibliotecario, los asistentes oyeron con in-
ter6s nuestras informaciones acerca de su
desarrollo en Cuba, y Mr. W. H. Carlson,
bibliotecario de Oreg6n, compare nuestra si-
tuaci6n actual con la que existia en los
Estados Unidos a fines del siglo pasado. Con
gran sorpresa nuestra, otro de los asistentes
opin6 que en Norteamsrica deberia darse
mis importancia a la preparaci6n t6cnica del
bibliotecarLo en vez de una mayor base cul
tural, siendo inmediatamente refutado por
sus compaiieros. La jefe del personal de la
biblioteca de la Universidad de Illinois se
lamentaba que el nfmero de graduados de las
Sescuelas de bibliotecarios no es suficiente pa-
ra cubrir las necesidades de la profesi6n, so-
bre todo teniendo en cuenta que muchas bi-
bliotecarias se casan y abandonan la carrera...
En otra mesa se trataban problems de ca-
talogaci6n, y el nombre de Lubetzky volvia
a estar en todos los labios. La raiz principal
de la discusi6n y de la diversidad de opinio-
nes parte del concept del catilogo: si debe
ser un simple instrument de acceso al libro,
o si es, el mismo tiempo, un auxiliar del bi-
bliotecario de consult. Las opinions, aqui
como en todas parties, estaban divididas.
En la mesa que trataba de la perdida y
mutilaci6n de materials nos dimos cuenta de
que algunas bibiotecas norteamericanas tienen
problems de este tipo tanto o mAs graves que
los nuestros. La finica soluci6n: mayor vigi-
lancia y control, ejercidos en form discreta.
La propia Association of College and Refe-
rence Libraries organize una visit a la Uni-
versidad de Miami, iniciada con un almuerzo
en su cafeteria, al que concurrieron varies
centenares de bibliotecarios. Si bien result
una desilusi6n saber que la Universidad today
via no ha podido construir un edificio propio
para sit biblioteca, la visit a sus modernos
pabellones y a la instalaci6n provisional de
la biblioteca nos compensaron con creces.
Varies actos sociales tuvieron lugar duran-
te la Conferencia. Los bibliotecarios extran-
jeros asistimos como invitados al tB que ofre-
ci6 la casa editor H. W. Wilson con motive
de la entrega de los premios John Cotton Da-
na a las bibliotecas que habian realizado
una mejor publicidad durante el afio pasado.
Dicho acto, que tuvo lugar en la Biblioteca
P6blica de Miami, nos permiti6 conocer y
visitar su bello y modern edificio, montado











CUBA BIBLIOTECOL6GICA


con todos los adelantos, con aire acondiciona-
do en todos sus departamentos y un ambiente
sumamente acogedor, en el que se destacan
sabiamente los asuntos referentes a la Florida.
Tambien ]a Grolier Society y los editors de
la Enciclopedia Americana brindaron un mag-
nifico cocktail y buffet-dinner a los bibliote-
carios extranjeros, en el Hotel Fontainebleau,
el miercoles 20.
La primera Sesi6n General, celebrada en el
Miami Beach Auditorium, fue, en realidad,
otro acto social. En ella se exhibit, en pre-
estreno privado, la pelicula de Bette Davis
"Storm Center", que es un alegato contra la
censura y las trabas a la libertad de pensa-
miento en las bibliotecas norteamericanas.
Por la importancia del tema tratado, hubi&-
ramos deseado que el mensaje se hubiese pre-
sentado en forma menos obvia, y que la peli-
cula tuviese mas interns para el p6blico en
general, cosa que creemos no ocurrira, a pesar
del renombre de su protagonista. La sesi6n
sirvi6 tambien para anunciar el nombre de
la ganadora de la Medalla Dewey, important
premio que ha sido concedido muy pocas
veces, y que en esta oportunidad fue justa-
mente otorgado a Norah Albanell, biblioteca-
ria uruauaya, traductora en jefe al espaiiol
de la Clasificaci6n de Dewey. Finalmente, se
sirvi6 un ponche a los dos o tres mil asis-
tentes, y Miss Lucile M. Morsch, de la Biblio.
teca del Congreso. electa Vicepresidenta y fu-
tura Presidente de la A.L.A., junto con su
esposo, el Dr. Werner Ellinger, nos colmaron
de gentilezas, presentindonos personalmente
a todas las autoridades de la Conferencia.
Muy interesantes fueron tambien las demAs
Sesiones Generales, de las cuales destacaremos
las dos filtimas, que trataron, la primera, acer-
ca de las condicione- culturales y el progress
de los paises del Caribe, v la segunda, de la
reoi6n del Sur de los Estados Unidos. El
gobernador de Tennessee y dos bibliotecarios
de dicha region fueron los oradores de la
6ltima, y en la primera pronunci6n una inte-
resante conferencia Mr. P. M. Sherlock, del
University College of the West Indies, de
Jamaica. que trat6 principalmente acerca de
las condiciones actuales en las Antillas Brit&-
nicas. Listima grande fue que, en una sesi6n
dedicada a los pauses del Caribe, se hiciera
apenas menci6n de sus regiones mas impor
tantes, que son las reptiblicas de habla his-
pana. Y volviendo a la sesihn de clausura. esta
termin6 con la toma de posesi6n del nuevo
President de la American Library Associa-
tion, Mr. Ralph R. Shaw, aue recibi6 la gran
sororesa, en forma de un "lei" de flores que
cole6 en su cuello la delegada de Hawaii.
junto con un beso en la mejilla, en medio


de los aplausos y risas de todos los presen-
tes. Y, para que no se pusiera celoso, el
President saliente, Mr. John S. Richards,.
recibi6 asimismo una similar recompensa.
Recordando los dias pasados en Miami,
vuelven a nuestra mente, en forma destacada,
las atenciones y gentilezas recibidas de varies
de las personalidades de la bibliotecologia
norteamericana que alia nos atendieron, y la
cordialidad y espiritu entusiasta encontrados
en ellos y en algunos colegas latinoamericanos.
AdemAs de Miss Morsch y su esposo, cuyas
atenciones, cordialidad, simpatia y consejos
jams olvidaremos, guardamos un grato re-
cuerdo de Mr. Edward Heiliger y su esposa,
que en correct castellano se esforzaban en
tender a sus compafieros hispanoamericanos;
de Mr. William S. Dix, del International Rela,
tions Board, que en la sesi6n inaugural del
A.L.A. Council present a cada uno de los
delegados extranjeros con frases amables;
de Mr. Arthur T. Hamlin, que hizo todo lo
possible porque la visit a la Habana fuera
un 6xito complete; de Mr. Seymour Lubetzky,
sencillo y cordial como siempre, pese a ser
la persona cuyo brillante anilisis de los pro-
blemas de la catalogaci6n ha ejercido la mis
profunda influencia en el pensamiento catalo-
grifico de la present generaci6on; de Miss
Ann Gard, de Miss Josephine Fabilli, y de
tantos otros, que hicieron de nuestra estancia
en Miami una experiencia fructifera e inol-
vidable. Y entire los colegas hispanoamerica-
nos, ademis de los compaiieros del Comite de
Cooperaci6n con los Catalogadores y Clasifi-
cadores Latinoamericanos, no queremos dejar
de mencionar a la simpatiquisima Alicia Pe-
rales, de la Universidad de Mexico, al Sr. Pe-
dro Grases, de la Universidad Central de Ve-
nezuela, entusiasta organizador del Primer
Festival del Libro de America, que se cele-
brarA en noviembre pr6ximo, y a las repre-
sentantes de la Asociaci6n Cubana de Biblio-
tecarios, presididas por la eficiente Ana Gue-
rra.
Aparte de las ensefianzas tecnicas y de las
ideas recibidas, de la observaci6n de los ill-
timos adelantos mecinicos, del siempre pro-
vechoso cambio de impresiones con los cole-
gas de otras tierras v de la oportunidad de
dar a conocer fuera de nuestro n'is el pestdo
actual de la bibliotecologia en Cuba, la Con-
ferencia de la American Library Aqiociatfnn
nos ha ofrecido un magnifico ejemplo: de lo
lejos que puede Ilegar una profesi6n unida
y bien organizada, siempre aspirando a mejo-
rarse y a elevar su nivel dentro de la socie.
dad, mediante una mejor preparaci6n profe-
sional e intellectual y prestando en todo mo-
mento sus mejores services a la cultural y a
las instituciones a las que sirve.













.I


NOTICIAS


Organizado por la Universidad Central de
Venezuela con los auspicios de la Organiza-
ci6n de Estados Americanos, se celebrarA del
15 al 30 de Noviembre el Primer Festival del
Libro de America.
Este festival encaminado a extender y con-
solidar una mis amplia difusi6n del libro
americano consistiri en:
a). Exhibici6n del libro impreso en America
en los filtimos 50 arios.
b) Exhibici6n de una selecci6n de libros
mapas, grabados, manuscritos y otras pie-
zas antiguas relacionados con esta Mues-
tra del Libro Americano.
o) Exhibici6n de las revistas de ciencia, tec-
nica y cultural que se imprimen actual-
mente en Am6rica.
d) Mesas Redondas para considerar los pro.
blemas culturales, tecnicos y econ6micos
relacionados con la edici6n y difusi6n del
Libro en America.
e) Clases, conferencias y demostraciones so-
bre el uso apropiado de las bibliotecas
pfiblicas, fijas y rodantes; sobre la forma
de componer una biblioteca de acuerdo con
los intereses de los grupos o personas a
quienes esten destinados.
Con motivo de celebrarse el dia 7 de Junio
el dia del Libro Cubano la Biblioteca Na-
cional celebr6 un lucido acto en el que us6
de la palabra el Dr. Guillermo de Z6ndegui
Director de Cultura, en representaci6n de la
Ministro de Educaci6n, Dra. Zoila Mulet Vda.
de FernAndez Concheso. Brind6 tambi6n. su
cooperaci6n al acto el senior Francis Donahu6,
Agregado Cultural de la Embajada de los
E. U.I quien di6 lecture a un studio en
relaci6n con la importacia del libro y con
las ,publicaciones sobre asuntos cubanos que
'fueron impresas en norteamerica a partir de
1762. Las palabras finales estuvieron a cargo
de la sefiora Lilia Castro de Morales, Direc-
tora de la Biblioteca Nacional.
Tambien con motive de la celebraci6n del
Dia del Libro Cubano, la Biblioteca Nacional
present una exposici6n de obras de asunto
cubano impresas en los E. U. y edit6 un libro
en el que figuran gran nuimero de los libros
que vieron la luz en norteamerica y que se
encuentran en poder de dicho establecimiento.

Ultimamente ban prcsentado sus tesis de
grado y han sido aprobadas las siguientes bi-
bliotecarias graduadas de la Universidad de


la Habana: Myriam Tous, Evidia Blanco,
Olinta Ariosa y Dolores Rovirosa. Aprovecha-
mos este medio para felicitar calurosamente
a las nuevas compafieras que pr6ximamente
ingresarfn en las filas de nuestro Colegio.
Nos es muy grato consignar que ya se en-
cuentra funcionando la Biblioteca de la Casa
de Comunidad Hebrea, de Cuba. Esta nueva
biblioteca esti especializada en temas hebrai-
cos en espaiiol. Con motivo del dia del Libro
Cubano tuvo lugar en sus salones una exposi-
ci6n de libros, folletos y peri6dicos de autores
hebreo-cubanos, la cual se vi6 muy concu-
.rrida.

En ocasi6n de la visita que hicieron a La
Habana los delegados al Congreso de la
A.L.A. les fut6 ofrecido un almuerzq en el
Hotel Nacional. La Mesa Presidencial esta-
ba integrada por las siguientes personalida.
des: John S. Richard, Presidente de la A.L.A.
Robert Vosper, Presidente de la Asociation of
College and Reference Libreries; Robert
Hamlin, .Secretario de la misma, Marietta
Daniels, Carlos Victor Penna, especialista
en bibliotecas, del Centro Regional de la
Unesco; Enma Linares, bibliotecaria argen-
tina, Alicia Peralis, profesora de la Escue]a
de Biblioteconomia en la Universidad de
Mexico, Dr. Salvador Massip en represent.
ci6n de la Escuela de Bibliotecarios de la
Universidad de la Habana, Berta Becerra,
,Directora de la Biblioteca de la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais, Dionisio de
Lara. President de la Asociaci6n Cubana
de Bibliotecarios, Sarah del Prado, Lilia
Castro de Morales, en representaci6n de la
Ministro de Educaci6n y Blanca Bahamonde
y Estela Giroud en representaci6n del Cole-
gio Nacional de Bibliotecarios Universitarios.
La Dra. Carmen Rovira, Directora de la
Biblioteca de la Universidad de Villanueva,
ofrecerA en la Escuela de Verano de dicha
Universidad, un curso titulado: "Nociones de
organizaci6n de bibliotecas escolares". En
este curso se ofrecerAn los conocimientos
esenciales para la organizaci6n y funciona
miento de pequeiias bibliotecas en los centre
de primer y segunda ensefianza, incluvendo
catalogaci6n y clasificaci6n simplificadas, or-
ganizaci6n del prestamo, selecci6n de libros,
bibliografia juvenile, etc., dando un 6nfasis
especial a la importancia de la biblioteca en
la escuela y su coordinaci6n con las labores
educativas.










LIBRERIA Y EDITORIAL MINERVA

AL SERVICIO DE LA CULTURAL


LOS LIBROS DE TEXTO MAS AUTORIZADOS,.
LAS MEJORES EDICIONES,
LAS MAS RECIENTES PUBLICACIONES EN TODAS LAS RAMAS
DEL CONOCIMIENTO.


OBISPO


Y BERNAZA


TELEFONO M-7548


LIBRERIA ECONOMIC



PAPELERIA Y EFECTOS DE
ESCRITORIO


TELEFONO A 6467


O'REI.Y 505 507











MATILDE MARTINEZ MARQUEZ




SE OFRECE A LECTORES Y BIBLIOTECARIOS

PARA DAR NOTICIAS DE AGENTS LIBREROS



CASAS EDITORIALES" DEL EXTRANJERO

Y PARA CUALQUIER INFORMED SOBRE


LIBROS













Ave. de los Aliados No. (
Repcarto Kohly. Marianc


Y REVISTAS













30 Tel fono:
to B -253 9.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs