• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Copyright
 Main














Title: Codigo de instruccion criminal de la Republica de El Salvador
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074436/00001
 Material Information
Title: Codigo de instruccion criminal de la Republica de El Salvador
Physical Description: 1 p. l., iii, 210 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: El Salvador
Colindres, Rafael B
Publisher: Imprenta Arevalo,
Imprenta Arevalo
Place of Publication: San Salvador
Publication Date: 1917
Copyright Date: 1917
 Subjects
Subject: Criminal procedure -- El Salvador   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Edición que comprende todas las reformas decretadas desde el año 1904 hasta 1917. Arreglada por el doctor Don Rafael B. Colindres.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074436
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 6715921
alephbibnum - 000255172
oclc - 28694490
notis - ABC5871

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Copyright
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
Full Text



CO)DIGO




j INSTRUCCION RIMINRl


DE LA
REPUBLICA DE EL; SALVADOR

EDIClIN QUE COMPRENDE TODAS LAS
/REFORMtAS DECRETADAS DESDE, EL ANO
igo4. HASTA I9I7





ARR'EGLADA POR EL DOCTOR DON
RAFAEL B. COLIND)RES
'MAGISTRADO D)EL SUPREMO TRSIBUNAL.
I. DE JUSTICIA


SAN SALVADFOR
9MPREN'I'A AREVALDB
i 1917





















Esta edici6n es propiedad del Doctor Don
Rafael B. Colindres.
Es prohibida su reproducci6n.
















ALAI~~~S LLAMA~II~DASL~

PAGINAS

8I -Art. 2I.- Contiene la reform del
Decreto Legislativo de 12 de Julio
de 19I6.
io-Art. 25. -Donde dice 395, 396 y 397,
Idase 394, 395 B 396.
2 9-El Titulo V del estA relacionado con los articulos del
75 al 78 de La Ley Orgnica del Po-
der Judicial.
4 Ar t. 78- Contiene la reform del Qe
creto Legislativo de 12 de julio de
1916; pero por error en la. compagi-
naci6n de esta edici6n, se omiti6 la
reform contenida en- el Decreto Le-
gislativo de II de iunio de i915 que
dice.
Al articulo 78 se le agregan los si- i-
guienltes inicisos: <:Los militares de
alta y los individuos de tro~pa, sufri-
rAn el arrest o prisi6n preventive
en sus respectivos cuarteles, bajo la ['
responsabilidad del Jefe del estable-
cimiento, y sin que les sea permitido
salic del cuar-tel, sino es con el per-
miso del Juez de la causa, Si al de


,






DMDDWDDWWD DWntn~IruinCWOWDWluoMOW
WOairniDWOMOMDOMO DWnOiOWOWO MO








OE INSTRUcCCON CRIMINAL



LIBRO PRIMERO
De la AdininistraclOn de Justicia en la. Instancia


TITULO I
DISPOSIGIONES P ELIMINARES
Articulo I.-Juicio criminal es el que tie-
ne por objeto la averiguaci6n y castig>o de
los delitos y falta.s.
;. A~rt. 2. El juicio criminal se divide en
ordinario y sumario.
i:Juicio ordinario es el que se instruye con
todai la plenitud de trmites que la ley es-
tablece para la averiguaci6n y castigo de
los delitos.
Juicio sumario es el que se instruye con ~ i
.trmites breves -y sencillos, y tiene por ob-
jeto la averiguaci6n y castigo de las faltas
y de las infracciones de los reglamentos de
policla.














LIBRO TERCERO

De las Circeles y visitas de allas, y del auto de
exhillicidn de la persona


TITULO) I

DE LAS CRCELES
Art. 5I9.--Las personas aprehendidas
por la autoridad no podrn ser lievadas a
otros lugares de prisi6n, detenci6n o arres-
to que a los que estin legal y pi'blicamente
destinados al efecto.
Art. 520.-Es obligaci6n de los Jueces
de Ia Instancia o de paz cuidar de que a los
detenidos, press o rematardos pobres ce
les administren los precisos ailimentos. Es-
tos deben sufragarse, donde no hubiere
rentas destinadas al efecto, por los fondos
municipales.
Art. 52I.-'En todo lo demis relative a
las crceles se estar a 10 dispuesto en las
leyes administrativas.
.Art. 522.--Por regla general el reo esta-
r en la circel del lugar en dondese instru-
ye su causa; pero si por la gravedad del de
lito, inseguridad de la circel u otro motivo
de orden piiblico creyere el iuez necesario







IiFE DE ERRATAS
ARTIOULO PAGINA LIN EA DICE DE~BE LEEIRSE
6 5 6 atopsia autopsiai i.
,, pueden * uedan
15 .7 5impusiera 'imposiere I
16 ~. 7 20 -donde en que 't
1 7 7 24 en y an
.li 18 I 8 2 garantizodo garantido
25 lo 2o 395 396 y 397 .394 395 y 396 ,.I'
i-:35 I3 Ig concurrieron concurrieren
53 .I8 I promoyidndose promovidndoseles .f
62 20 lo requiere req'uiera
86 27 ~ 26 o n.las y a las L.
89 28 zIg los ldos
lo9 35 II o on en :
124 4o0 12 necesite necesita











ARTICUjLO PA GINA ZLINEA D)ICE DEllE LEERSE

149 47 3 o lY
191 59 15 o iY ,
218 67 6 halla haya ,
221 68 3 Jurados los Jurados iI
22I 68 6 r edujese redu ere .;r
22/ 72 I lOS ni lOS
227 72 8 cociencia concienci a,
242 75 24 .la legitima la de legitima .
247 76 23 a N. de N.
270 83 11 de ta
274 84 9 de bienes de suis bienes
2'74 .84 II1 condenado condenado,
280 s5 11 433 432
292 89 20 nacionales. tran\vias. nacionales y' tranvias,
296 91 i3 e o
296 91 2,' de lOS de i
302 93 25 (existieran exIistIeren








S309 95 23 o V
320 97 29 de de la s
337 Io[ i8 aprehenci6n .aprehens 6n
34.1 IO2 6 su venta la venta r
347 10 8 de al
~c 35 x 104 35 presentaci6n representaci6n
lo8 22 EN LAS CAUSAL EN CAUlSAS
366 0 199 27 356 66 i
370 I10 23 declare declarar o ,
II2 28 FALTAS Y DELITOS FALTAS O DELITOS v
387 115 35 bajo la bajo de 1
41-7 123 25 de los de dos
426 125 16 la fianza fianza
427 125 28 323 Pr. 3I9 Pr. (n. e.)
429 126 13 ella el~la,
429 126 14 Instancia Instancia,
433 13I 22 estin'dolo o estndolo
465 137 22 causas que causal de que
475 1 39 rI x126G 1125











ARTICULO PATINA LINEA DICE DEBE LEERSE

5I2 148 I2 mandando y mandando
548 159 18 o o por
549 159 29 que son son
554 16I 12 el al ~
554 162 8 a o
167 13 Art. 567 Art. 569~ .
570 167 15 autorizadas autorizados ..1
589 I73 24 sobre el sobre .
179 4 de fuerza de la fuerza,
179 27 la prisi6n la de prisi6n
181 1 4 lel lal


**






c4-'

TITULO II

JUECES A Q)UIENES CORRESPONDE EL
CONOCIMIENTO Y DECISION DE LAS CAUSAS
CKRIMINALES

Ar t, 3. -A los jueces de paz en su res-
pectiva jurisdicci6n corresponde el conoci
mlento y castigo de las falta~s de que trata
el libro go del C6digo Penal.
Tambidni conocern los; Jueces de Paz de
las infracciones de los reglamentos de poli
cla, a prevenci6n con los alcaldes. [13
Art. 4. Corresponde asimismo a los Jue-
ces de ~Paz practicar las prime.ras diligen-
cias de instrucci6ni en todos los delitos co-
munes que se cometan en sus respectivas
jurisdicciones, e instruir todas las ms que
los Jueces de 14 Instauicia les cometan.
Art. 5j.-Son primeras diligrenicias, las in-
dagaciones ms urgentes e indispensables
que no pueden diferirse para la comproba-
ci6n del cuerpo del delito, por el medio que
su naturaleza exija, y para el descubrimien-
to de los crimninales; como el reconocimien-
to del cadaver en- caso de homicidio, de la
persona ofendida en el de heridas, golpes o
cualquiera otra violencia, de la. casa 0 he-
redad quemada, de las fractures o rompi-
mientos en el robo, etc., la declaraci6n del
ofenldido si fuere possible, el examen de los
testigos que aparezcan desde luego como
presenciales, la detenci6n o arrest de las

I11} Cupindo so manda proceder gubernativamente la
Jurisdicol6n es privativa de los alcaldes,-V6ase articulo 342,
Ley de Policia.








personas sospechosas y la declaraci6n in-
dagatoria de stas.
rArt. 6.-Son tambidn primeras diligen-
cias la curaci6n del herido, el enterramien-
to del cadaver despuds que se le' haya reco-
nocido y practicado la atopsia, cuando hu-
biere peritos que la pueden hacer, las me-
didas conducentes para cortar el incendio y
para recoger y poner en guard las cosas
robadas, etc.
Art. 7I-Los Jueces de Ia Instancia pue-
den tambidn instruir las primeras diligen-
cias en toda causa por delito.
Art. 8.-Los Jueces de Ia Instancia co-
nocern de todas las causes crimrinales por
delitos comunes, except las que pertenez-
,can a los tribunales militares y de hacienda.
Art. 9).-Corresponde a las autoridades
ordinarias el juzgamiento de los delitos y
faltas comunes, cualesquiera que sean el
estado y condici6n de las personas rerpon-
sables.
Art. Io.-El Juez de Hacienda conocer4
privativamente de los delitos de contraban-
do; de los de fraude, extravio 0 malversa-
ci6n de caudales del Estado, o de los esta-
blecimientos sostenidos por el Tesoro Na-
cional; de los de falsificaci6n de moneda,
bonos pdblicos, billetes de la deuda nacio-
nal, papel sellado, sellos del tel6grafo y del
correo, efectos timbrados cuya expendici6n
estd reservada al Estado, 0 de cualquier
otro delito que afecte los intereses del Era-
:r rio Nacional.
Art. II.-Las autoridades militares res-
pectivas conocerin de las causas crimina-





-6-1

les que el C6digo Militar sujeta a su juris-
dicci6n.
Art. I2. Los eclesidsticos, adn ordena'-
dos int sacris, y los ministros de cualquier
otra religion, sern juzgados por los jueces
del fuero comiin por los delitos y faltas co-
munes que cometan.
Art. 13.-El juez del lugar donde se co-
meti6 el delito es el que debe juzgar al de-
lincuente; pero si un delito se comienza en
un territorio y se consuma en otro, conoce-
rn los jueces a prevenci6n, teniendo lugar
en tal caso, la acumulaci6n de 10 ac=tuado
por el otro juez, conforme a las prescripcio-
nes leg~ales.
Se conoce a prevenci6n. cuando de various
jueces competentes uno de ellos se anticipa
o comienza primero en el conocimiento del
negocio.
Art. I4.-Si alguno hubiere cometido di-
ferentes delitos en diversos lugares, serk
juzgado sobre todos ellos por el juez del lu-
gar del delito en que fuere aprehendido o
donde se remita primero, caso de ser apre'-
hendido por otro juez. Lo actuado por los
diversos jueces contra el reo ausente, se
acumnulard a la causa instruida por el juez
que debe conocor, conlforme la primera par-
te de este articulo.
Art. 15.-Al reo de various delitos que es-
t sujeto a diferentes jurisdicciones, 10 juz-
gar6 por la respective infracci6n la autori-
dad que primera lo aprehenda, remitindo-
10 enseguida con certificaci6n de la senten-
cia ejecutoriada a cualquiera de las otras
para que por este mismo orden se le siga








juzgando. ExcdptGase el caso de que algth
I= no 0 algainos de los expresados delitos ten
gan una pena mayor que el otro u otros;
i8 pues ent6nces se le juzgard primero por el
hecho mis g-rave; y si se le impusiera la
pena de muerte en 61tima ins;tancia, y no
se obtuviere la. gracia do, conmutaci6n o in-
': dulto,' se omitirn las remisiones subsi
: guientes.
En el caslo de que los delitos a que se re-
fiere el inciso anterior hayan resultado de
un solo hecho o acto, o cuando el ulno de
ellos hubiere sido inedio necesario para co-
meter el otro, la autoridad comiin lo juzga-
r por todos.
Art. 16.-El Juez del lugar donde se a-
prehende al ladr6n con las cosas hurtadas
o -robadas, es tambidn competenrte para
juzgarlo; pero si fuese reclamado por el del
lugar donde se cometi6 el delito, le serA
remitido con las diligencias instruidas.
Art. Iy.-Los autores, c6mplices o encu-
bridores de un delito, sern juzgados por
los; mimos jueces en el mismo process en
que se persiga a aqul, aunque pertenezcan
a distinto fuero, sili perjuicio de 10 dispues-
to en el inciso 29 del articulo 15.
Art. r8.-Todo salvadoretio ser perse-
j:guido y~ penado seglln las leyes del Salva-
dor, auque fuera de su territorio comets
n~alguno de los delitos siguientes:
19 Atentadl, contra la seguridad inte-
rior o extterior de la Repblica:
2 9 FRISificaci6n de la moneda salvado-
rena:
. 39 ,Falsificacion de sellos de la Repblica:






8-

4 Falsificaci6n de documents de la
deuda national u otro papel garantizado i
por el Estado.
Art, Ig.-La disposici6n del articulo an-
terior comnprende a los extranjeros autores,
c6mplices o encubridores de los precitados
delitos que fueren aprehendidos en Ja Re-
pdblica o entregados por el Gobierno de
quien dependent, o ei c.uyo territorio resi-
den, con zrreglo a los tratados.
Art. 20.-Tambin serin perseguidos y
penados segrin las leyes de El Salvador, los
salvadoreos que fuera de la RepUblica co-
metan cualquier delito contra salvadorehos,
Art. 2I.-En los casos de los articulos
18, 19 y 20 y en cualguier otro en que un
salvadoretio delinca en el exterior y deba
ser juzgaido con arreglo a las leyes de El
Salvador, y por sus tribunales, conocerin
resp>ectivamente el Juez de Hacienida y la
Autoridad Militar o comn del domicilio
del reo, siempre que este no haya sido juz-
gado en tribunales de otros pauses. Si el
reo no hubiere tenido domicilio en El Sal-
vador, sedS juzgado por el Juez que desig-
nare la Corte Suprema de Justicia. (I)
Art. 22.-En los casos de rebeli6n y se-
dicl6n, podr el Supremo Tribunal de Jus-
ticia designer a voluntad el Juez de 19 Ins
tancia que debe juzgar a los delincuentes.
Art. 23.-Los delitos oficiales y comunes
cometidos por los miembros del Poder Le-
gislativo, el Presidente de la Repdiblica 0
el que haga sus veces, los Magistrados, los
Mlinistros de Estado o los Subsecretarios
en el ejercicio del Ministerio, los Ministros







IO

por las Jueces de 19 Instancia; pero no se
podr decretar en ningi'n caso la suspen-
SlOn.
En los delitos y faltas comunes cometi-
dos por el Juez de Haciendai, instruird las
primeras diligencias el Juez de Ia Instancia
resapectivo, procedidndose en 10 dems co-
mo se dispone en los incisos anteriores.
Art. 25.-Los delitos oficiales que come-
tan los Contadores del Tribunal Mayor de
Cuentas, el Juez; General de Hacienda, los
Jueces de Ia Instanicia y de Paz, sern juz
gados de conformidad con 10 dispuesto en
los articulos 14; v I42 de la Conistituci6n.
En las faltas oficiales cometidas por los
funcionlarins del orden judicial, conocerin
la Corte Plena, las CAmaras, el Juez de
Hacienida y los Jueces de Ii Instancia sin
niecesidad de previa declaratoria y con a-
rreglo a los articulos 3953, 396 Y 39)7 de este
C6digo (I)
Airt. 26.-Eni los delitos y faltas comunes
que cometan los Jueces de Paz, conoce-
r el Juez de IR Inistancia respective, pu-
diendo decretar la suspension en los mismos,
ceasos eni que puede hacerlo la Corte seg(m
el art. 23.
TITULO III.

1\fETTIOS D)E PREVENIR O DARi PR'INCTPIO
AL, CONO)CTIMIENTO DE LAS CAUSAS CRD:IINALES

Art. 27.-LOS juiclOS CrimFnaleS Se Siguell:
19 De oficio.
29 POr RCUSaCin:
39 Por denuncia:






II -

CAPITULO I

Del procedimien~to a'e oficio
Art. 28.-Procedimiento de oficio es la
I a;veriguaci6n y castigo de los delitos y fal-
tas, que hace el respective funcionario por
noticias 3udiciales o extrajudiciales por
queja del ofendido o pe~r denuncia' de cual-
quiera persona, sin mostrarse parte el que-
/ ;~-.-"icArte. .Lsfninto optne
f procederin de oficio a la averiguaci6n y cas-Ar.a.Ls fnInro optne
tigo de los delitos y faltas de. que~ tcatan el
C6digo Penal y la Ley de Policia; except
en aquellos casos en que se require acusa-
ci6r o denuncia del agraviado a de su re-
presentante legal.

CAPITULO II

De la acusacidn

Arlt. 30.-Acusaci6n es la a:cc~i6n con que
uzno pide al juez que castigue al delincuen-
cte, comprometitrndose expresamente a pro-
bar el delito o falta.
Art. 3I.-La ley concede a today~ persona
la acci6n para acusar toda fallta o delito que
da lugar a procedimiento de oficio, a excep-
ci6in de aquellas a quienes la misma ley
prohibe este derecho.
t Art. 32--Se prohibe en general la acusa-
c~iSn de falta o delito que dd lugar a proce-
k. dimi~ento de oficio:






12 -

19-A~ las mujeres:
29 -A los pupilos.
39 -A 10s menores de 2I aflos:
49-A los extranjeros:
59-A los privados y a los suspensos de
los derechos de ciudadania:
60-A los que hayan promovido dos o
mis acusaciones y Ias tengan pendientes:
'79-A Jos qule hayan sido cohechados pa-
ra acusar o no acusar:
80. Alos que hayan sido condenados
por acusaci6n o d.enuncia calumniosa:
go.-A los pobres de solemnidad.
Sin embargo, las personas enumeradas
en este articulo podrn en todo caso dar
aviso del hecho a la autoridad.
Podrin tambidn acusarlo por si o per
medio de sus representantes legalese, si se
hubiere cometido contra su persona 0 bie-
nes, o contra la persona 0 bienes, de sus
representados, o de su c6nyugue, asceni-
dientes, descendientes o colaterales dentro
del cuarto grado de conisanguinidad o se-
gundo de afinidad.
Art. 33.-La ley prohibe en particular la
acusaci6n de falta 0 delito que da lugar a
procedimiento de oficio:
10. A los descendientes en lInea recta
contra los ascendientes en la misma linea
y a istos contra aquillos:
20. -A los patienites consanguineos den-
tro del cuarto grado civil, 0 afines dentro
del segundo:
30.-A los c6nyugues entire sf:
40.- A los discipulos contra sus mnaestros
y a istos conitra aquellos: ''








50.-A los pupilos contra sus guardado-
f`~res y vice-versa.
Las personas enumeradas en el present
articulo podrn dar aviso o quejarse a la
autoridad por los delitos o faltasc dichas co-
metidos contra ellas mnismas.
Art. 34.--Las faltas o delitos en queo no
puede procederse de ofijcio s610 podrn ser
acusados o denunciados, en su cao, por la
parte agraviada o por sus representatives
legales; pero si la faita 0 delito privados
versaren entire alguna de las personas enu-
meradas en el articulo anterior, s610 podrn
avisarlo o quejarse a la autoridad, quien
proceder de oficio a su averiguaci6n y cas-
'tigo, except el delito de adulterio en que
es permitida la acusaci6n. Pn. 368, 390,
4oo y 421I
Art. 35.-Si concurrieron dos o mis acu-
sadores por un mismo delito o falta, todos
estarn obligados a cumplic con los requi-
sitos que la ley exige y sujetos a las res-
ponsabilidades que ella impone. En este
caso, las audiencias y traslados sern co-
munes a los acusadores, y los autos nio se
sacarn del Juzgado.
Art. 36.-La acusacin podr hacersie
~~personalmente o por medio de procursdor
especialmente autorizado.
A~rt. 37.--La acusaci6n por delito se ha-
r por escrito, debiendo expresar en ella:
10. El niombre. apellido, profesi6ni y
domicilio del acus~ador:
20. Las mismas desiginaciones respecto
del acusado y del ofendido:
30. El delito de que se acusa:






14 -

40. La designaci6n del lug;ar, hora, dia,
mes y ailo, o al menos la poca en que s
cometi6 el delito:
so. La relaci6n de todas las circunstan-
cias esenciales del hecho:
60. La obligaci6n de probarlo.
Art. 38.-El juez no admitir acusaci6n
sin los requisitos enumerados en el articu-
10 anterior.
Art. 39.-No puede procederse mientras
su ausencia, contra los ciudadanos que es-
tuvieren ausentes en servicio del Estado.
Art. 40o.-Los acusadores de falta o de-
lito que da lugar a procedimiento de oficio
no pueden desistir de su acci6n: pero si la
abarndonaren 0 fallecieren durante su curso,
el juez continuar de oficio los procedimien-
tos.
Si la falta 0 delito hubiere sido cometido
contra el acusador, poded desistir de la a-
cusaci6n; ms si lai falta 0 delito diere lu-
gar a procedimniento de oficio, el 3uez con-
tiniuar los procedimientos. El ofendido
puede mostrarse parte en cualquier estado
del juicio y en cualguiera inistancia, sin ha-
cerlo retroceder.
Art. 41.- La acusaci6n se declarar de-
sierta a pedimrenito del reo cuando en cual-
quiier estado del juicio el acusador deje tras-
currir mis; de seis dias sin hacer lo que de
su parte depend para la continuaci6n del
asunto, previo el requerimiento que pres-
cribe el C6digo de Procedimientos Civiles;
sin que per eso se suspendan los procedi-
mientos, si la falt-a 0 delito diere lugar a
proceder de oficio.






15 -

Art. 42.-De todo delito o falta nace ac-
ci6n penal para el castigo del culpable, y
puede nacer tambin acci6n civil para la
restituci6n de la cosa, la reparaici6n del
datio y la indemnizaci6n de perjuicios cau-
sados por el hecho punible.
Art. 43.-La acci6n penal por delito o
falta que dd lugar al procedimiento de ofi-
cio no se extingue por la renuncia de la
persona ofendida.
Pero se extinguen por esta causa las que
nacen de delito o falta que nio puede ser
perseguida sino a instancia de parte, y las
civiles, cualquiera que sea el delito o fal-
ta1 de que procedan.
Art. 44.-La renuncia de la acci6n civil
o de la penal renunciable no perjudicard
ms que al renunciante; pudiendo conti-
nuar el ejercicio de la penal en el estado
en que se hallare la causa, O ejercitarla
nuevamente lojs demis; a quienes tambin
correspondiere.
Art. 45. -Ejercitada s610 la acci6n penal,
se entender utilizada tambin la civil, a
no ser que el dafiado o perjudicado la re-
nunciare expresamente. No puede utilizar-
se la acci6n civil sola que nace de un deli-
to, a no ser que date sea de los que no dan
lugar a proceder de oficio, O que del conte-
nido del escrito de demand no se descu-
bra desde luego el carcter criminal del
hecho que la motiva; pero en ste 61timo
caso, en cualquier estado de la causa en
que aparezca la comisi6n del delito que ha
motivado la acci6n civil_, se suspenders Ssta
mientras se pronuncia la 1tima sentencia






16

en el process criminal que debe instruirse
en pieza separada.
Art. 46. -La. extinci6n de la acci6n pe-
nal no lievar consigo la de la civil, a no
ser que la extinci6n procediese de haberse
declarado por seritencia ejecutoriada que
no existi6 el hecho de que la civil hubiese
padido nacer.
En los demis casos, la persona a quien
la acci6n civil correspondiere podr ejerci-
tarla en tiempo y forma contra quieni estu-
viere obligado a la restituci6n de la cosa,
reparaci6n del dailo o indemnizaci6n del
perjuicio sufrido.
Art. 47.-La extinci6n de la acci6n civil
tampoco Ilevar consigo la de la penal que
naciere del mismo delito o falta.
Art. 48.-Si la causa se hubiere instruido
por acusaci6n y falleciere el reo, podr
continiuarse desde el estado en qlue se ha-
Ilare contra sus herederos, para hacer efec-
tiva la responsabilidad civil. En este ca-
so, si la muerte del reo acaeciere antes de
haberse pronlunciado el veredicto, el juez
fallar sin someter la causca al jurado.


CAPITULO III

D>r la DEnan/IciaC

Art 49. Denunicia es la manifestaci6n
que uno hace al juez de la falta 0 delito co-
metido, nombrando 0 no al delincuente,
pero sin obligarse a la prueba.
Ai^rt. So.- Cua- cuier a persona podrd de-
nlunciar unla f 11ta 0 delito de los que dan









lugar a procedimiento de oficio, excepto lds
comprendidas en los articulos 32 y 33, que
s6!o pedrdn hacer lo que en 61 se prescribe.
En cuanto a la denuncia de faitas o deli-
tos que no dan lugar a proceaimiento de
oficio, se observard 10 dispuesto en~ los ar-
ticulos 33 yr 34..
Art. 5I.-La denuncia podrd hacerse de
palabra 0 por escrito.
Si se hiciere de palabra, el juez recibird
declaraci6n jurada al denunciante sobre el
hecho, sus circunstancias y personas que
lo presenciaron, y en seguida proveer el
auto cabeza de process,
Si se hiciere por escrito, se proveer on
seguida el auto cabeza de proceso, conti-
nuindose en uno y otro caso la causa como
de oficio; salvo que el denunciante quiera
y pueda mostrarse parte, que ent6nces se
seguird como por acusaci6n.
Art. 52.-Siempre que el denunciante
quiera mostrarse parte, lo expresard en el
escrito o en la declaraci6n; con tal obIeto,
el juez le interrogar en sta si quiere mos
trarse parte o no.


CAPIPULO IV


f Disp~osicionzes comuznes a l'os tr-es capi~ulos
pl-rPEcentes

SArt. 53.-Los acusadores o denunciado-
res de delitos o faltas, de cualquiera clase,
no estarn sujetos a pena algunia por no
,probar su denuncia o acusaci6n, a menos






18 -

que, promovindose juicio sobre ello, se les
pruebe que hicieron la denuncia 0 acusa-
ci6n calumniosamente. Pn. 258, 259-

TITULO IV

DE LOS DEFENSORES DE LOS REOS

Art. 54.-Los procesado.s que sean ma-
yores o habilitados de edad se defendern
por si mismos, si pudieren o quisieren, o
por la persona que ellos nombren o el juez
de oficio.
Los reos menores no habilitados de edad,
no podrn defenders por si, sino per me-
dio de defensores nombrados por ellos mis-
mos o por el 3Uez en subsidio
Art. 55. -Sie:mpre que el juez nombre de
oficio el defensor elegir la persona de ms
aiptitud, cuidando de repartir este cargo en-
tre los ciudadanos del lugar.
Art. 56.--Nadie puede excusarse del car-
go de defensor sino es por causa razonable a
juicio prudencial del juez, bajo la pena de
cinco a veinticinlco pesos de multa, exigi-
bles ejecutivamente.
Art. 57--El procurador de pobr;es corre-
r con la defensa de los reos en 24. V 3.
instancia y en sus ocursos a la Corte Su-
prema, a no ser que ellos o sus defensores
quiieran hacer la defense por si.
Art. 58.--La defensoria debe desempe'
fiarse gratuitamente y previa aceptaci6n y
juramento de su fiel desempefio; pero si el
reo taviere bienes con qu pagar, satisfar
la defense con arreglo a arancel. Los de-









fensores son responsables por no defender
de la manera debida a sus clieutes y por
retardar por malicia o negligencia el curso
de sus causas.
Art. 59.--Cuando el reo quiera y pueda
defenderse por si, sacar los autos por me-
dio de una persona que quede responsible;
Sde otra suerte se le dard vista de ellos en
lit oficina, pudiendo tomar los apuntamien-
tos o notas que le convengan. Lo mismo
se practicard si el defenscr fuese persona
'desconocida y sin arraigo en la Repdblica.

TITULO V

DEL FISCAL DEL JUIRADO (I)

Art. 60.-En todas las cabeceras de de-
partamento o de distrito, donde estuviere
establecido el jurado, habr un fiscal nom-
brado por el Po~der Judicial, el cual ser
posesionado por el Juez de Ia Instancia pre-
via la protesta de ley.
Art 6I.-En los lugares donde no hu-
biere fiscal nombrado, desempefiard ese
cargo el si gico municipal del mismo lugar;
el cual ser tambin 11amado a ejercerlo en
todos casos eni que no pueda desempefiarlo el
fiscal propietario por cualguier motivo legal.
Cuando el sindico se hallare tambin im-
pedido, se nombrar por el juez de derecho
un fiscal especifigo, quien no podr excu-
sarse sino por causa legitima, a juicio pru-
dencial del mismo juez. bajo la pena de cin-
co a veinticinco pesos de multa exigibles
sin formaci6n de causa.






2I

A este efecto podrd visitar los estableci
mieritos penales para inspeccionar si dichas
sentencias se cumplen en la fortna preveni-
da por las leyes.

TITULO VI

DE LA CUSTODIA DE LOS REOS Y iMODO DE
ASEGURAR SU PERSONA

CAPITULO I

Del arre,sto provlisional a delaincidn

Art.d6.-Para proceder a la detenci6n
de una persona se necesita una p~resunci6n
grave de que ha cometido algn delito 0
falta; pero bastard cualquiera presuncidn
para deterer a los indiciados de alguno de
los delitos siguientes: homicidio, hurto, ro-
bo, incendio a falsedad en cualquiera de
las diferentes clases enumeradasen el C6-
digo Penal. [*]
Art. 67.-Cualquiera autoridad puede or-
denar la detenlci6n de una persona que se
sepa 0 haya denuncia de que ha cometido
algin delito de los que dan lugar a proce-
der de oficio,.o que se ha fugado.de la cr-
cel o de algn establecimiento penal, con

[*]1 En el delito de usurpaci6n, para la de-
tencidn del reo y embargo del inmueble usur-
pado, debern tenerse presents el arto. 9 del
I)ecreto de 4 de abril de 1887 y el arto. Anico
del Deereto del 24 marzo de 1888, que exigen
prueba especial. Vase apcsndice.









eargo de dar principio a la instruccidn del
process dentro de vteinticuatro horas. 'o de
presentar 0 remitir al detenido ante su juez
competent dentro del mismo trmino, ii-
forminidole sobre los motivos de la deten-
ci6n.
Art. 68i.-Si el culpable fuere cogido in-
fra~ganiti puede ser detenido por cualquiera
persona, la quie deberAi presentarlo a la au-
toridad ms inlmediata enl el acto mismo si
fuere posibile, y no sidndolo, dentro de las
veiniticua~tro h~oras siguientes a la aprehen-
ci6n. La autoridad a quien hubiere sido
presenitado el deteniido proceder como dis-
pone el articulo anterior.
Art. 69. -Sie entender delincuente infra-
ganti el que fuere hallado en el acto mismo
de estar perpelrando el delito 0 falta, o de
acabar de cometerlo, o bien cuanido 10 per-
sigue el clamor pxiblico como autor o c6m-
plice del delito o falta, o se le sorprende
con las armas, instruments, electos o pa-
peles aue hiicieren? presumir set tal. Pero
no se tendril por infraganti, si hubieren
parsado veiniticuatro horas desde la perpe-
traci6ni del delito 0 falta
Art. q0.-El q)ue en el trmino fijado en
los articulos 67; y 68 y sin motivo justo, no
pusiere al deteniido o arrestado ante su juds
competent: o auitoridad o funicionario judi-
cial mis iinmediato, sed castigado con a
rreglo al C6digo `Penal.
El Juez de In Ins;tancia 0 de Paz que,
dentro de las veinticuatro horas siguientes
a la detenici6ni 0 arrest de una persona que
est hajo de su competencia, no dd, princi-








Spio a la formaci6n de su process, incuirrird
Sen las penas designadas en el C6digo Pe-
nal.
La detenci6n para inquirir no pasard de
cuarenta y ocho horas, y el Juez de instrue-
ci6n est obligado dentro de dicho trmino,
a decretar la libertad o el arresto provisio-
nal del indiciado, e incurrir en las penas
respectivas si no diere cumplimiento a esta
disposici6n
Art. 7x.-El que aptehendiere al reo en
los casos de los articulos auteriores, se a-
poderard tambidn de las armas y1 de todo
aquello que creyera haberle servido para
cometer el delito, o fuere conducente a su
esclarecimiento.
Art. 72.--El juez! u otra autoridad a quien
se hubiere dado noticia de hallarse alguno
detenido por algn particular y en lugar'
privado, fuera de los casos prevenidos en
los articulos anteriores, tiene la obligraci6n
de pasar inmediatamente al paraje e.n que
estuviere detenido y hacerlo poner en liber-
tad, validndose para ello de la fuerza si fue-
re necesario, so pena de ser castigado con
arreglo al C6digo Penal.
c Se exceptan las correcciones dombsticas
que no deben considerarse, mientras sean
modecadas, como atentatorias contra la li-
bertact. C. 244, 245 Y 466.
Art. 73.--Todos los detenidos debern
estarrlo en lugares separados de los presos
y rematados, luego que pueda verificarse,
consultindose nicamente su seguridad.
Art, 74.-Nadi;e podr ser detenido potr
falta sino es en el acto d~e dilinqluir o cu-ani






~- 24.

do sea desconocido; pero a'n en kstos ca
sos, si diere fianza o hipoteca, o consignare
la cantidad que sezTale el juez, se le pondrd
o dejar en libertad.

CAPITULO II

Dei la p/risidn

Art. 75.--Prisi6n es lai detencidn perma-
nente decretada por autoridad competenite
y con motivo legal, contra alguna persons
para las resultas del delito porque se le
procesa.
Art. 76.--No podr. decretarse la prisi6n
sino contra un reo de delito.
Art. 77.- -El auto de prisi6n deberAi com-
prender:
10. La de.claraci6n de que ha lugar a
poner o permnanecer el reo en prisi6n formal:
20 La design-aci6n del delito con el
nombre gendrico que le d el C6digo Penal.
Art. 78. Los presos con causal pen-
dientes no se confundirn con los remata-
dos cuando se pueda esto verificar, ni su-
frirn pena alg.~una mientras no estg ejecu-
toriada la sentencia. Sin embargo, los
reos que fueren mantenidos a expensas de
los fonidos pt'iblicos pueden ser obligados a
trahajar denitro de la mismai crcel en obras
de utilidad pt'iblica.
Tambin podrn ser ocupados en los misr
mos trabajos los reos que 10 solicitaren,
aunque no seani mantenidos por los fondos
pt'xblicos, hacirndoles en uno y otro calso
el abono correspondiente. (I:






25 -

Art. 7i9.-Si el reo fuere notoriamente
malvado o convencido de fuga 0 sorprend'i-
do en ella, podrd ser asegurado en el cepo
o con grillos a cadenas por orden escritai
del juez; pero no podr usarse de ninguna
otra clase de*prisi6n o apremic como espo-
sas, mordaza, etc.
Si el reo fuere procesado por delito que
merezca pena capital, o por delito grave
qlue estuviere revestido de circunstancias
agravantes muy calificadas y, a juicio pru-
dencial del juez, se temiere su fuga, podr
tambidn asegurarse conforme a la primera
parte de este articulo.

CAPITUTLO III

Disposiiones cornlunes a lo~s a'o~s cafflulois
anztertores

Art. 80.-Los agentes de la autoridad no
podrn ejecutar la detenci6n 0 prisi6n de
persona alguna sino por orden escrita de
alguna autoridad, salvo el caso de delito 0
falta infraganti.
Art. 81. Si se temiere que el reo, al
tiempo de ser detenido o preso resista, o si
j: en efecto resistiere violentamente, se pedi-
r el auxilio de la fuerza armada, y por la
urgencia del lance, de los ciudadanos o ha-
bitantes m6s inmediatos; y asi stos como
aquella deberdn prestarlo sin dilaci6n ni ,
~excusa algunn, bajo 1las penas impuestas
por la ley.
:. S610 en el caso de resistencia se usard de
las armas, de orden de la a~utoridad que
Saprehenda.





1 ~- 26 ---.

Art. 82. En las circeles de detenci6n
habr las divisions necesarias para muje-
res, menores de edad, personas mayores de
sesenta afios y demis que se crean conve-
nientes, a fini de evitar la comunicaci6u
perjudicial de unos reos con otros.
Art. 83.-En ningn estado de la causa
podr estar el reo incomunicado, sino es
por orden escrita del juez de la causa; ms
sta no podr comprender a su defensor ni
pasar del tiempo absolutamente necesario.
En ningn caso podr durar la incomu-
nicaci6n ms de ocho dias.
TITULO VII
DE LA FIANZA EN MATERIAL CRIMINAL
Art 84.-La fianza de la haz es el pro-
metimiento solemness que una persona capaz
de obligarse, hace de la seguridad del reo,
sujetndose a presentarlo en juicio, siempre
que se 10 made la autoridad competente.
Art. 85.-S610 el juez de la causa podd
poner eni libertad al reo que juzgare, y
cuando 10 hiciere algu otro sin su manda-
miento, formar el sumario que justifique
el echo para dar cuenta con 1 a la auto-
ridad superior del que cometi6 este atenta-
do; pero si estuviere bajo su jurisdicci60,
proceder con 1 conforme a las leyes.
Lo dispuesto en el inciso anterior debe
entenderse salvo los casos de detenci6n en
lugar privado, y los dems expresados en
el titulo y de <:Exhi-
bici6n de la persona>, en que los jueces
estn obligados a dar libertad a los que es--
tn detenidos o presos arbitrariamente.





i'~- 27 -


SArt. 86.-Siempre que el delito porque
se procede, merezca por su naturaleza, y no i.
por raz6n de las circunstancias, pena pecu-
niaria 0 de prisi6n menor, se otorgard al
procesado la libertad bajo la fianza de la
haz; pero en ningu caso cuando el delito
sea de losiones corporales.
No obstanlte 10 dispuesto en el inciso an-
terior so ppuidr at reo en libertad bajo fian-
za de la hiz, si una vez depurado el infor-
mativo aparecen p~lenamente comprobadas
las circunstancias que eximen de responsa-
bilidad, conforme el articulo 80. del C6di-
go Penal, con tal que no hubiere prueba
en contrario y dIe que la prueba favorable
no haya sido recibida a solicitud del reo a
su defensor o a otra indicaci6n de los mis-
mos que no sea la que el reo hagl en su
primera declaraci6n.
Tambidn se conceder la libertad, Bajo
la fianza de la haz, al detenido o preso, en
cualquier estado de la causa, siempre que
conste que el tiempo de su detenci6n o pri-
si6a es equivalent a la pena a que de-
biera ser condenado, atendiendo a la natu-
raleza del delito o alas circunstan-cias ate-
~nuantes, disminuyentes y agravantes que
aparecieren de autos.
Art. by.-La fianza en las causas por de-
lito, s61o podrd ser decretada por el Juez
de Ia Instancia respective, azin a solic;itud
verbal del procesado o de cualquiera otra
persona.
Si al hacerse esa solicitud se encontrase
el process fuera del Juzgado de Ia Instan-
cia. en prctica de diligencias, se pedir en






28 -

el acto para resolver 10 convenient.
Art. 88. Toda persona de acreditada
conduct y bienes races de algn valor y
saneados, puede ser fiador de la haz; excep-
to los militares en actual servicio, los fun-
cionarios pblicos con goce de sueldo, y los
incapaces de obligarse.
En el decreto que admita la fianza fijard
el juez una cantidad aproximada al valor
de la responsabilidad civil, penas pecunia-
rias y costas en que pueda ser condenade
el reo, segn la naturaleza clel delito o falta.
Art. 89.-Tambiin podr el Juez de Iz
Instancia permitir que salga de la crcel el
reo de cualquier delito con fianza de la haz,
siempre que se hallare enfermo de gravedad
y no pudiere curarse c6mnodamenite en la
crcel. Para este efecto preceder la de-
claraci6n jurada de los facultativos. y en
su falta, de dos pr.cticos, que debern dar-
la, previo decreto del juez, y el reconoci-
mientc hecho precisamente a su presencia,
sin que tenga obligaci6n de descansar en el
dicho de los que no sean profesores titulados.
Art.'90.-Si el delito porque se juzga~
fuere de naturaleza gr~ave o ya eStuviese el.
reo cumpliendo su condena, no se le admi-
tird su excarcelaci6ni; pero en la crcel se
le asistir a su costa 0 de los fondos publi-
cos si fuere pobre. En todo caso se admi-
tir la excarcelaci6n bajo fianza, cuando la
enfermedad, siendo por su naturaleza gra-
ve, fuiese conocidamente contagiosa y no
hubiere absolutamente en la circel o en el
hospital del lugar, un departamento espe-
cial para aislar al enfermo, u otra casa des-







29 -

tinada al efecto por la Muriicipalidad y sos-
tenida por ella; con obligaci6n en dichos
casos, de parte de la autoridad respective,
- de poner la custodia necesaria para la se-
guridad del reo. [*]-

[]El C6digo de Sanidad, en su articulo
137 dispone lo siguiente: lema asitico, de fiebre amarilla, de peste bu-
b6nica, de tifo, fiebre tifoldea, viruela y de al-
gunazs afecciones diftricas, debern ser aisla-
dos durante el tiempo que para cada una de
estas enfermedades sefiale el reglamento res-
pectivo y, siempre que fuere posib-le, se procu-
rard que 10 sean tamnblin los de escarlatina.
Es prohibido recibir en los hospitals civiles
y milititres a los atacados de enfermedlades vi-
rulentas y contagiosas, los cuales debern ser
remit~idos a un lazareto; y los easos de ess na-
turaleza qlue ocurran entire los ya a~islados en
dichos estatbleeimientos, serjn tambin remi-
tidos a los lazaretos. Cuando no haya lazare-
to en la localidad y el paciente carezca ae fa-
milia, ser recibido en aquellos establecimnien-
tos y aislado 10 ms possible en 10s mismos.
Los reos que padecieren de enfermedad gra-
ve, conocidamente infeedcosa o conta.giosa, y
que no puedan ser excarcelados conforme a la
ley, sern remitidos al lazareto respective; pe-
ro si ste no existiere, debern ser aislados eni
los hospitals, tomando todas las precauciones
higinicas del caso.
Lats autoridades de policia y en su defecto
las militares, suministrarn la custodia nece-
saria para impedir la evasion de dichos reos;
y cuando los jueces o tribunales que los remni-
*tan no recaben de aqullos la custodia de qlue
se ha hecho mrito, podrn requerirla los ad-
ministradores o encargados de los la.zaretos y
hospitals respectivos.>







30 -

Art. g1.--En todo caso en que a un reo
se excarcele por raz6n de enfermedad, se le
har volver a la circel en cuanto se resta-
blezca, y el juez deberd estar a la mira, ba-
jo su responsabilidad.
Art. g2.-El fiador de la haz se obligard
a presentar al reo ante el juez competent,
cuando quede ejecutoriada la sentencia con-
denatoria, y tambidni en el caso en que du-
ranlte el curso de la causa se revoque el au-
to quie admiti6 la fianza, o a pagar, si no 10
hiciere en el plazo que el juez le seaalare,
la cantidad que ste haya fijado.
El fiadsr inicurre eni la responsabilidad
de que habla el inciso anlterior si no pre.;en-
tare al reo dentro del plazo que el juez le
sefiale; y se ha~r efectiva ejecutivamente
luego que qluede ejecutoriada la sentencia
con tal que sea condeniatoria.
Art. 93.-Fueraa de los casos expresados
en el articulo precedenite, el juez no recla-
mara al reo del fiador, sinio quie 10 liamar
directamenitt- para la prcticai de culalquier
dilig`encia a que deba asistir.
Art. 94-, --EnT lugar de la fianza de la haz
puede admitirse la consign-aci6n ante el
juez de la causa dfe la cantidad mnandada a-
fianzar, o hipoteca de bienes races sanea-
dos que valg 'n par lo menlos el double de la
exrpresada canitidlad.
Eni ambos casos el reo se obligar a pre-
senitarse ante el juez comp~etente, en las -
pocas a que se refiere el articulo 92, y en
caso de no presenitarse dentro del trmino
qure el juez le sefiale, se aplicarj la canti-
dad consig~nada, O el p~roducto de los bie-








29 Por: la entrega del reo que hace el fia-
dor en los casos en que se le reclama por
l .3uez:
39 Cuando el fiador 10 solicita, presen-
tando a la vez en cualquier estado del jui-
cio al procesado:
49 Cuando el reo lo pide presentando
otro fiador abonado, o hipoteca 0 consigna-
ci6n, o volviendo a la prisi6n:
5" Por la sentencia ejecuLtoriada que
absuelve definitivamente al reo, o que con-
firma un auto de sobreseimiento.
Art. 98.-La hipoteca, o la consignaci6n
queda cancelada:
10. Por muerte del procesado:
20. Por la presentaci6n d.el reo ante el
juez competent en las pocas designadas
en el articulo 92:
so. Por solicitarlo el reo presentando a
la vez otra hipoteca, o un fiador, o volvien-
do a la prisi6ni:
40. Por sentencia ejecutoriada, absolu-
toria o qlue confiirme un auto de so-bresei-
mlIento.


TITULO V~IIIT

DtEL ALLTANAM~IENTO DE LAS CASAS

Art. 99.-Con plena prueba de que un
reo de delito de los que no admiten excazr-
celaci6n garantida, y contra el c=ual se haya
dictado auto de detenci6n por lo menos,
est oculto en alg-una casa o lugar, podr
ser buscado en ella, previo permiso de su
duelio o del que: la habite.









Art. Too.-Si el duefio o habitante de I la.
casa se negare a dar la licencia, o se ocul-
tare para que no se le pida, se pondrn
guardian en las puertas y en los lugates
por donde se tema la evasion del reo. El
juez ent6nces ordenarA por escrito se pre-
venga al duefio o habitante de la casa la
franquee a la justicia, y que, no verificn-
dolo, se proceda al allanamiento.
Art. IoI.-Con el mandamiento escrito y
a presencia de dos testigos se presentar el
minist'ro de justicia en la casa y hard saber
al inorador de ella estar decret xdo el alla-
namiento.
Lo mismo se practicarB cuando los jue-
ces hagan por si estos registros. r
Art. IO2.-Si el duefio de la casa, O el
que la manda, se ocultare, se hard la noti-
ficaci6n a cualquiiera de su familiar que est
en la casa, y si ninguno hubiere 0 si la
puerta exterior de la casa estuviere cerrada,
se leerA en la puerta.
Art. Io3.-Si practicadas las diligencias
prevenidas en 10s articulos anteriores no se
obtuviere el permiso, proceder el ministry
de justicia a allianarla~ validndiose de la
fuerza si fuere necesario; y los duefios o
habitantes de ella sern tenidos como enicu-
bridores con arreglo al C6digo Penal
Art. Io4.-Allanada la casa la registrar
el mninistro de justicia, asociado del duefio
'. del que la habitat o hace sus veces, a
quien invitar para el efecto. Si invitado
se negare a acompailar al ministry de jus-
ticia para buscar al reo, deber hacerlo a-
qudi acompailado de los dos testigojs.









S34 -

Art. 105.- El ministry de justicia que
allanare la casa, conforme a lo>s articulos
precedentes, extended, allanada que sea,
las diligencias, haciendo menci6n de los
testig-os que 10 acompailaron y dando cuen-
ta con ellas al juez que conioce de la causa.
Art. Io6. Estos actos se ejecutarn ni-
camente de dia; pero en cualquier tiempo,
desde que se sabe que el reo esta retraido
en alguna casa, se le pondrn guardias
mientras se practican las diligencias nece-
sarias para el allanamiento y se verificard
iste en el tiempo prevenido.
Art. Io7.-Se puede tambin alianar una
casa a toda hora por alguna autoridad pfx-
blica o sus agentes acompafiada de dos tes-
tigos:
10. En persecuci6n actual de un delin-
cuente:
20. Por desorden escindaloso que exija
pronto remedio:
30. Por reclamaci6n hecha del interior
de la. ca(;a; ms verificado el registro se
comprobard incontin-eniti con las disposicio-
nes de les dos testigos, que se hizo por al-
~guno de los motivos indicados.
Art. Io8.-En la persecuci6n y pesquisa
de contrabandos basta la denuncia de una
persona fidedigna u otra semiplena prueba
para pedir at dud~io o habitante de la casa
que la franquee: y negindose, en el acto se
proceder a allanarla, sin mis trmites que
hacer constar despus de allanada, con dlos
testig.os la negative, y el duefio o habitante
de la casa queda sujeto a las penas que las
eyes le imponen.










Los guardian o empleados del Gobierno
que abusaren maliciosamente de cualguier
manera, de las facultades que en ste ar-
ticulo se les confieren para la persecuci6n de
los contrabandos, sern castigados con a-
rreglo a las disposiciones del C6digo Pe-
::nal, que tratan de los delitos de abuso de
autoridad.
Art. Ioo.-Los ministros de justicia y los
que los acompafien cuando entraren en las
cas'as o en' los casos especi`ficados en este
titulo, sern responsables a sus duefios o
a los que en ellas habiten de los daos y
perjuicios que les causcaren, salvo el que-
brantamiento de puertas y chapas en caso
de allanamiento forzado.
Art. Iro. -Si un reo se acogiese a un lu-
gar destinado al culto pdblico de cualquier
religion, el juez dirigird oficio al mimistro
o persona a cuyo cargo estuviere dicho lu-
gar, anuncindole el registro, y no proce-
der a practicarlo sino despus de dos ho-
ras de haber enviado dicho oficio. D)esde
que e.l reo se refugiare en, el- templo, se
pondrAn guardian para evitar su fuga.
A~rt. III.-Lo mismo se hard si el reo se
acog:iere a alglin lugar p'blico, entendidn-
dose por tal:
ro. El que estuviere destinado a cual-
quier servicio official, military o civil del Es-
tado o del Municipio, aunque habiten alli
los encargados de dicho servicio 0 de la
.conservaci6>n 0 custodial de dicho lugar:
20, El que estuviere destinado a cual-
Squier establecimiento de reunion 0- recreo:







36 -

3o. El destinado a tabernas y casas de -
comida o de posada. ?
Art. I x2.-Para allanar y registrar los
edificios destinados a la habitaci6n u ofi-
cina de los representantes de naciones ex-
tranjeras acreditadas cerca del Gobiern~o
del Salvador, les pedird su venia el juez
instructor por medio de atentc oficio, en el
que les rogar que contesten en el trmino
de doce horas.
Art II3.--Si transcurriere el trmino sin
haberlo hecho, o si el representante extran-
jero denegare la venia, el juez instructor lo
comunicar inmediatamente al Ministerio
de Justicia, empleando para ello, el tel-
grafo, si lo hubiere. Enitre tanto, que el-
Ministro no le comunique su resoluci6n, se
abstendr de allanar y registrar el edificio,
pero se adoptar las medidas de vigilancia
a que se refiere el articulo Ilo.
Art. II4.-Tampoco se podrn allanar y
registrar los buques extranjeros de guerra
sin la auitorizaci6n del Comandante, a si
iste la denegare, sin la del Representante
D>iplomitico 0 Consular de la Naci6n res-
pectiva. Si no se pudiere obtener dicha
autorizaci6n, se proceder como se disponie
en el articulo anterior.
Art. 115.. Se podrd entrar en las habi-
taciones de los c6nsules extranjeros y en
su oficina, pasindoles pre~viamente recadd
de atenci6n, yI observando las formalidades
prescritas en este C6digo para las; casas de :
particulares.
Art. II6 -Si el reo estuviere oculto en
su casa de habitaci6n, sea propia o alqui-









lada, el juez ordenard desde luego y por es-
c~rito el allanamiento, en el que se observa-
.rn las demis reglas prescritas en este ti-
tulo.


STITULO IX

DEL SECUESTRO O EMBLARGO DE BIENES

Art. II7.-En cualguier estado de la
causa en que aparezca plenamente compro-
bado el cuerpo del delito y semiplenamente,
al menos, la delincuencia del projcesado,
deber ordenarse el embargo preventive de
sus bienes, para asegurar las responsabili-
dades civiles y pecuniarias resultantes del
delito.
El embargo se verificard por mandamien
to formal, cometido a la autor~idad inferior,
a un vecino del lugar de la residencia del
reo o del de donde se encuentren sus bie-
nes; librdndose reqluisitoria en el caso de
que tenga que cumplirse fuera de la juris-
dicci6n del juez de la causa. En el mismo
mandamiento se determinar la cantidad a
que debe circunscribirse el embargo, segfin
-la apteciaci6n que el Juez haga de aquellas
responsabilidades.
El. mandamiento se niotificar al reo para
que de:signe los bienes que han de embar-
garse; pero si iste estuviere ausente 0 no
designate bienes suficientes, se; notificard
al ofendido, o en su defecto a alguno de
sus parientes ms cercanos, para que hagan
aquella designaci6n a la cual se sujetar el
juez ejecutor.








Art. II8---Comprobindose por un tercel
ro, con instrumento pfiblico 0 autintico, el
dominio sobre los bienes embargados, se
decretar inmediatamrente por el juez de la
causa, yr previa audiencia del Fiscal, el
desembargo de dichos bienes.
Si se tratase de inmuebles, los instru-
mnentos han de estar inscritos en el Regis-
tro de la Propiedad.
En todos los demis: casos podrd 'inten-
tarse, en pieza separada, la acci6n civil de
dominio sobre los h>ienes emnbargados, te
midndose como parte demandada al Fiscal
quien litigar en papel simple y estar li
bre de toda responsabilidad por Ias resul-
tas del juicio.
Art. IIg. -Los bienes embargados al reo
serin precisamente los mis realiz~ables y
menos expuestos a perderse, y se deposits-
rn en persona de reconocida responsabi-
lidaid, previa dilig:encia que los especifique,
firmada por el juez, por el depositario si
supiere y por el secretario. Si fueren em-
bargados bienes races, quedard la familiar
como secuestre judicial de ellos hasta el le-
vantamniento del embargo.
Si el reo 0 un tercero por 1 consignr la
cantidad detallada, o si se presenlta fianza
0 hipoteca suficiente, se omitir el embar-
go, o se alzar si ya so bubiere efectuado.
Verificado el embargo de bienes races,
mandard el juez que se anote preventiva-
men-te en el Registro de la Propiedad.
Art. I20.--Serd levantado el embargo,
cancelada la fianza 0 la hipoteca, a devuel-







ta la cantidad designada, en los casos si-
guientes :
19 Por el sobreseimiento que cause eje-
cutoria.
20 Por la absoluci6n del procesado en
Altima instancia:
Qo Por el pago de las penas pecuniarias
y la responsabilidad civil a que hubiere si-
do condenado el reo.
Art. I2I.-Cuando los bienes embarga-
dos estn expuestos a corrupci6n, puede el
juez, previa informaci6n sumaria que justI-
figue esta circunstancia, proceder a sCi ven-
ta en pdblica subasta, y depositando su
producido. En todo lo que nio estaviece
previsto, en los articulos anteriores, se ob-
servard en lo que fuerea aplicables, las dis-
posiciones referentes al embargo en el jui
exo ejecutivo.

TITULO X

DEL CUfERPO DEL DELITO

Art. 122.-Cuerpo del delito no es otra
cosa que el delito mismo, y averiguar el
cuerpo del delito es lo propio que reconocer
su existencia o averiguar que 10 ha habido,
ora por los medios generales;, ora por los
medios particulares con que puede y debe
justificarse cada uno.
Art. 123.-El cuerpo del delito o falta es
la base y fundamento del juicio criminal, v
sin que estd suficientemente comprobado no
puede elevarse a plenario la causa. except
en el caso del articulo 1823.







40 -

Art, I24.-En los delitos o faltas que de-
jan sefiales, yr para cuya comprobaci6n so
necesitare pericia en alguna ciencia o arte,
se justificar el cuerpo del delito por el re-
conocimiento de dos peritos, nombrados
por el juez. ejecutado simultineamen!e a
presencia de ste y del secretario.
Los peritos deben ser facultativos; en
falta de dos, uno y uan prctico; nlo habien-
do nin-glin facultativo, dos prcticos; y en
su defecto dos personas cuyos conocimieni-
tos se acerquen a la pericia que se necesite
e inspiren confianza.
Cuando para la comprobaci6n del cuerpo
del delito o de la delincuencia sea preciso,
a juicio prudencial del juez, el anlisis qui-
mico, y los peritos no pudiesen verificarlo
por falta de medios o de coniocimientos, se
remitirn las sustancias u objetos al Direc-
tor del laboratorio de la Universidad na-
cionial, acompaliados del oficio res;pectivo,
para que en uni6n del Decano de la Facul-
tad de Farmacia, o del que hag:a sus veces,
emita uin informed razonado sobre el resul-
tado del analisis.
Art. 12n.--Si hubiere discordia en el ca-
so del articulo anterior, se nombrard un
tercero que la dirima, de manera que nun-
ca podr calificarse el cuerpo del delito o
falta sin el dictamen concorde de dos peri-
tos.
En los delitos de homicidio, aborto y le-
siones, si el reconocimiento no hubiere sido
practicado por facultativos, deber el juez,
si las parted 10 pidieren, o de oficio si lo
creyere conveniente, ordenar un nulevo re-







41 -

conocimiento por profesores en Cirujia, y [
ste servird de base para la calificac;6n gu-
ridica del delito, a fin de elevar o no la
causa a plenario.
En los demis delitos no se admritir mis
que un dictamen pericial, el cual servirCi de
base para el procedimi(ento y el ~fallo.
Art. I26.-Losa peritos no podrn pe~r
ningin pretexto excusarse de practicar las
diligencias indicadas en este titulo, bajo la
multa de veinticinco a cincuenta pesos exi-
gibles ejecutivamente.
Art. rz27.-En las causes por homicidio,
los peritos debeli declarar si las lesiones
han producido por si s61as y directamente
la muerte, o en caso que el ofendido haya
fallecido por otra causa, si sta ha side
producida por las lesiones o por efecto ne-
c:esario e inmediato de ellas.
Art I283.- En los delitos de estupro y
violaci6n, el reconocimiento se practicar
por matronas de honradez y probidad, y si
el caso 10 exigiere, por facultativos.
Art. Tw'. En los delitos en que sea ne-
cesario acumular a la causa la partida de
nacimienito o de defunci6n de alg:uno, si
estuviere en los libros parroquiales, se
oficiar al padre cura para que franquee los
libros, y el juez y el secretario registrarn
la partida y la certificarn en el mismo lu-
gar en donde est el archivo parroquial, sin
que los libros puedan Ilevarse a otra parte.
El padre cura franquear los libros sin
excusa ni pretexto alguno, so pena de ser
juzgado conforme al C6digo Penal si .se ne-
gaare al segundo requerimiento.








1 43 -

cuerpo del delito de hurto y contra la per-
sona del comprador y vendedor sospecho-
sos, salvo lai prueba contraria por otro me-
dio legal. [*~]
Art. Ias.-La especie hurtada o robada
que no sea dinero, deber valorarse preci-
samente por peritos nombrados por el juez
y por el sacusador si lo hubiere.
De la misma manera se valuarn los ob.
jetos estafados, incendiados, dailados, etc.,
en todos los casos en que sea necesatio co-
nocer su valor para la calificaci6n del delito
e imposici6n de la. pena.
Art. 134.-Si uno confiesa haberse hurta-
do o robado la especie que se encuentra en
su poder, se tendrd por comprobado el
cuerpo del delito en este caso, si no pudie-
re justificarse de la manera indicada en el
inciso Io. del articulo 132.
En cuanto a la especie, se proceder en
este caso con arreglo al capitulo 26, titulo
VII, libro 20. del C6digo de Procedimien-
tos Civiles.
Art. I33.-Si para comprobar el cuerpo
del delito hubiere necesidad de exhumar
algn cadaver, se proceder a este acto, y
el juez, haciendo poner en el process cons-
tancia de ello, ordenar la exhumaci6n,
dando aviso al funcionario encargado del
cementerio.
Art. I36.-La exhumnaci6n se practicard
previa declaraci6n jurada de los sepulture-
ros o testigos que asistieron al entierre,

[*] > Vanse articulos 3 y 14 de los decretos
14 de junio de 1886 y 25 d~e septiemb~re de 1885.








`-44 `

sobre cual as el sepulcro del cadaver y si
el que se halla es el mismo qlue se busca,
Pas idas seis hor-as de sepultado el cadaver,
se omitir la exhumnaci6n siempre que de
otra maniera se puieda comprobar el cuerpo
del delito, y aun antes de las seis horas si
no hav absolute niecesidad.
A2rt. 13'7.-Se recogerin tabinin las ar-
mias o instrulmentos con que se ejecut6 el
delito si pudieren ser habidos, poniindose
su disefio en'lI proceso y g;uardando aque-
llos depositados en poder de la persona que
el juez designie. Si no se hallaren, se exc-
presar asi.
Si el delito se hubiere ejecutado con sus-
tancias a b>ehidas veiienosas, se harrn re-
coniocimienitos facultativos de los residuos
que se enconitrasen.
Art. I38. Cuanido alguna persona mnu-
riere repenitinamnente o se presumna que la
mulierte proviene de algn hecho criminal,
ordenaird el juez que el cadaver sea inme-
dliatamente reconiocido conforme a la ley, y,
eni caso necesario, s~e verifigue la autopsiaz
p~or dos facuiltativos, a presenicia del propio
inez v, de su secretario.
Art. In30._Si de las diligencias ordena-
das eni el articulo precedenite resultare exis-
tenicia de delito, a conitinuaci6nl de la de-
claraci6ni jurada. que debeni dar en este caso
los facultativos, p>ondrd el juiez el auto ca-
beza de process.
Art. 140.-En ning6n caso y per ningrn
pretexto podrjn los facultativos excusar
las diligencias prevenidas en los dos arti~-
culos precedentes, quedando los inaeces res-,







4 5 -

ponsables de su cumplimniento, so penia de
ser juzgados en caso contratio como preva-
ricadores, y los facut'tativos como reos de
desobediencia grave si, aplicada la pena
que impone el articulO I26 por .su desobe-
diencia, aun resistieren practicar las indi-
cadas diligencias. PDi. 2sq, 152.
Art. I41.-- El Juez de Paz o de 18 Ints-
tancia ir, a pedimenito de parte 0 de oficio,
por aviso que tenga, al lugar en que se
ejecut6 el delito y a la casa del indiciado,
para hacer la pesquisa y embargo de los
instrumentos, armas, efectos, papeles, y
en general de todas las cosas que se juz-
guen tiles para el descubrimiento de la
verdad y comiprobaci6n del delito.
Deberd ir tambidn a cualquier otro Ilugar
si presumiere haberse ocultado alli los ob-
jetos de que se habla en el inciso anterior.
Art. 142.-En cuanito a lo dispuesto en
el articulo anterior, rige lo que queda pre-
venido sobre el allanamiento de casas; pe-
ro para proceder a allanarlas, basta el auto
que manda la pesquisa y embargo, el cual
se dictar por presunci6n vehemente.
Art. 143.-Si los objetos que se hubie-
ren de registrar se allairen fuera del te-
rritorio del juez, requerird al del lug:ar eri
donide se creyere que se hallan, para q~ue
'proceda a las operacionesc sob-redichas, ini-
sertando en la requisitoria el auto.
Art. 144.-Las diligencias comprendidas;
en los tres articulos precedentes, se harij
a presencia del reo o de su eRcargado y del
secretario. Sji el reo estuvie!re ausente, a
si ya detenido o preso se temiere que se fu-







46 -

giue si se le lieva y no quiere nombrar en-
cargado, asistirn adems dos testigos.
Art. 145.--Los objetos aprehendidos en
virtud de estas diligencias, se depositarn
enl poder de personal segura y de conocida
respo nsabhil1i dad .
Art. I46.-La correspondencia epistolar
y telegrfica, es inviolable. La corresponi-
dencia interceptada no hace f i ni podr fi-
g~urar en ninguna especie de actuaci6n.
(Constituci6n articulo 30). Los papeles
privados son tambidn inviolables.
Art. 147.-El1 juez no podr, en ningfin
caco, mandar sacar del correo ni tomar de
ninglin particular cartas dirigidas a otra
persona.


TITLULO XI

1)RL, JUICTO) CKIlMINAL ORD)INARIO Y MO>DO
I)R PROCEDER EN ~L

CAPITULO I

De la~s )ltfrimerals dI/ en~olcias dIe 1instrufccidn

Art. 148.--Las disposicionies de los tes-
tigos y demis diliglencias que en una causa
criminal se practican, hasta el auto de ele-
vaci6n a plenlario inclusive, constituyen la
instrucci6n 0 juicio informative, Ilamado
tambin sumario.
Art. 149.-El Juez de 14 Instancia 0 el
de paz, luego -que tenga noticia de haberse
cometido un delito de los que dan lugar a
procedimniento de oficio, procederft a ins-







S47 -

truir las diligencias correspondientes para
la averiguaci6n del delito, sus autores,
e6mplices o encubridores.
En consecuencia, si el delito por su na-
turaleza ha podido dejar sefiales en el lu-
gar en que se cometi, se trasladar a S1 el
juez, asociado del secretario, si fuere den-
tro de su jurisdicci6n, y hard constar en
los autos la descripci6n del mismo sin omi-
tir ning4n detalle que pueda tener valor,
tanto para la acusaci6n como para la de-
fensa; y procurar al ofendido todos los
auxilios que pueda y deba suminis;trairle
para su socorro y seguridad, no debiendo
omitir esta diligencia, bajo la pena de diez
pesos de multa que har efectiva la' Cma-
ra de 21 Instancia sini formaci6n de causa.
Cuando las circunstancias que se obser-
varen en el lugar donde se ejecut6 el delito
pudieren ser mejor apreciadas por peritos,
inmediatamente despuds de la descripci6n
ordenada en el inciso anterior, los nombra-
r el juez, bacidndose constar en el process
sus declaraciones. Si fuere el Juez de Ia
Instancia el que instruye, podrd cometer
la prctica. de esctas diligencias al Juez de
Paz respective.
Pero en los delitos comunes cometidos
en la residencia del Juez de Ia Instaincia,
'que hayan producido grave escndalo so-
cial, por las circunstancias del hecho a de
las personas que en 1 han teniido pt.rtici-
paci6n, sea como ofendidos Q como agreso-
res, aquel funcionario practifar petrsonal-
mente todas las diligencias de instrucci6n,
so pena de declarrsele incurso en la mnulta








de cincuenita p>esos que har efectiva la CA-
mara de 2a. InStanCla, cin formaci6n de
causa y al tener conocimiento del proceso.
Art. 50o.--El juez dispondr que se com-
pruebe el cuerpo del delito en la forma le
gal, haciendo que los peritos reconozcan el
cadaver o las cosas o personas en que se
cometi6 el delito y declared bajo juramento
10 convenient.
Las declaraciones de los peritos se senta-
rn en unia sola acta, si estuviesen de
acuerdo.
Art. 151.-El juez deber detenier o arres-
tar provisionalmenite, conforme a la ley, a
los que se presuman culpables, dando al
alcaide copia certificada y autorizada del
auto de deteeci6n, para que la regis;tre en
su libro.
Alrt. 152,-En1 los delitos de homicidio se
acumular a los autos certificaci6n de la
partida de defunici6mr` ya falta de este do-
cuimenito, se comprobard la muerte por
cualquier otro mledio legal.
Art. Ii3. -Ei; ofenididio o injuriado dard
ante todo su declaraci6ni sini juramento,
salvo el caso de imposib>ilidad. eni que se
deferir aquella hasta qlue desaparezca el
imnped imi~en~to.
Art. IS4.-Al ofendido eni su declaraci6n
despus de initerro(rsr~ele por su niombre,
edad, estado, profesi6ni y domicilio, se le
hadr8n todas las pregunitas qlue se estimnen
coniducentes a la averiguazi6c~ del delito,
sus anitecedenyts y circunstancias, no de-
hiendo eni ningun casco omiitirse las si(,uiien
tes;:







~- 49

Ia Quidn 10 ofendi6:
2a En qud lugar:
3a Q~u dia y a qu hora:
4" Qud personas pueden declarar sobre
el hecho.
Att. 155.-En seg'uida, o antes de lo que
queda dicho, si el caso la~ exigiere, se pro-
ceded al examen de los testigos que sean
sabedores del hecho.
Art. 156.-Los testig-os sern examina-
dos con todos los requisitos que exije la ley
para las declaraciones en causes civiles, de-
biendo verificarse el examen de cada testi-
go separadamente, siin dar lugar a que se
pongani de acuerdo en sus deposiciones; pe-
ro podrn consignarse en una misma acta
varias declaraciones o diligecncias.
Art. 157.-A los testig;os se harn cuan-
tas preguntas se creyeren oportunas sobre
las circunistancias del hecho, lugar, dia y
hora, insctrumentos, agresores y personas
que se hallaron presents, sin hacedles nin-
guna pregunta capciosa mi sugestiva, y smn
emplear coacci6n, engatio, promesa nI ar-
tificio alguno para obligairlos o inducirlos a
declarar en determinado sentido. Tamnbin
se les preguntar si sJben 10 qlue deponenl
por haber visto el hecho o si lo hani oldo
a otros y quienes son stos.
- Si el que se suponie culpab>le no est de-
teniido, y ademis es persona desconocida,
se les preguntar tambin sob>re la filiaci6ni
y sobre todo 10 que el juez crea conducente
para comiprobar la identidad personal.
Art. 15b.-Si el testig-o declarare con
oscuridad, el juez le hara todas las preguni-









tas necesarias al exclarecimiento de 10 que
quiere decir.
Art. 159.- El Juez de Paz 0 de Ia Ins-
tancia podr arrestar al testigo vario o que
discordare consigo mismo, y al que usa-
re respuestas e~vasivas, o al que vacilare de
un modo equivoco en su deposici6n, como
a sospechoso, except si estas circunstan-
cias provrinieren de la notoria rusticidad o
timidez del testigo.
Art. 160.-Todo el que fuere liamado co-
rno testigo por el Juez de Paz o de Ii Ins-
tancia en causa criminal, deber compare-
cer, sea cual fuere su fuero o estado. El
liamado que, pudiendo, no compareciere,
ser personalmente apremiado. Excepti'an-
se las personas que conforme al C6digo
de Procedimientos civiles tno son obligadas
a comparecer, a quienes deberd ir el juez a.
recibir su declaraci6n o les pedird certifica-
ci6n en su caso. Pr. 302, 303, Ailtima edici6n.
Art. I161,-Tanto las citas que hagan los
testigos como el ofendido y el reo en sus
respectivas declaraciones, debern evacuar-
se si el juez las consider conducentes al
esclarecimiento de la verdad.
Art. 162 ---Para el examen de los testi-
g;os que estn fuera de la jurisdicci6n del
juez, se procederd de conformidad con el
art. 27 del C6digo de Procedimientos civiles.
Art. 163.-No se evacuarn mis citas; que
las que se juzg-aren indispensable o conve-
nientes para la averiguaci6n de la verdad.
Lo mismo se observar en cuanto a ca-
reos, reconocimientos y dems diligenciats
de instrucci6n.







51 --

Art. I64. -Cuando el citado por el testi-
go declarare una cosa diverse en 10 sustan-
cial o contraria a lo que declare el citante
0 hubiese contradici6n entire testigos, se
les confrontar, sentndose en la diligen-
cia las razones y replicas de los confronta-
dos y su diLtimo resultado.
Art. 165.- La confrontaci6nl o careo se
hard de uno a uno, comenzindose por leer-
se la declaraci6n del citante en la parte
convemiente.
Art. 166.--En cualquiier estado de la
instrucci6n puede confrontarse al reo con
los testigos, si aquel o su defensor lo soli-
citare, O el juez 10 creyere convenient.
Art. 167i.-Jams se confrontarn entire
si las personas que no pueden ser testigos
unas contra otras. Pr. 294, Altima edici6n.
Art. 168.-Dentro de veinticuatro horas
de estar el detenido a disposici6n del juez
de la causa, le recibird declaraci6n inda-
gatoria para la averiguaci6ni del herho- y
delincuentes, quedando siempre abierta pa-
ra continuarla si conviniere.
Art. 169.-No se recibird juramento al
procesado en su declaraci6n indagatoria.
Se le harn cuantas preguntas se crean
conducentes para la averiguaci6n direct 0
indirecta del delito, omitiendo no obstante
Slash sugestivas y capciosas, haciendo cons-
tar su nombre y apellido, edad, estado, pro-
fesi6n, vecindario y lugar de su nacimien-
to.
Tampoco se le intimidar con amenazas
ni apremio, antes bien el juez debe mani-
festarse human, afable y benignio con l,






S52 -

procurando s610 exclarecer los hechos y a-
veriguar la verdad.
Art. I'yo.-Para recibir declaraci6n inda-
gatoria a un menor, no es necesario pro-
veerle de curador.
Art. 17I.-Siempre que el reo dijere ser
menor de diez y ocho afios, se acumular a la
causa su partida de nacimiento de la ma?-
nera prevenida en el articulo 129 para sa-
berse si tiene la edad fijada por la ley para
la pena, sus; rebajas 0 irresp~onsabilidad.
bi no pudiere obtenerse la 'partida de na-
cimiento se comprobard la edad por otro
medio legal. C. 326, 331. (I)
Art. 1'72.-Concluida la declaraci6n in-
dagatoria, se leer al reo y preguntar si
es la misma que ha dado, y respondiendo
que si, la firmard si sabe y no sabiendo o
no pudienido se pondr constancia de esto
en la declaraci6n.
Art. I73.-Si el reo o el ofendido no su-
pieren el idioma espahol, sern examina-
dos por medio de dos intrpretes nombra-
dos por el juez y con las formalidades; pres-
critas en el articulo 326, Pr. i'ltima edici6ni.
Si fuere sordo-mudo y suipiere. leer se le
harn por escrito las preguntas. Si supie-
re escribir contestarAi por escrito. Y si no
supiere ni 10 uno~ ni lo otro se nombracin
intrpretes por cuyo conduct se le hadn
las preguntas y se recibirn las contesta-
ciones.
Art. 174.-En el juicio iniformativo el
reo tiene derecho por si, o por su defensor
o procurador, de presentar cuantas prue-
bas conduzcan a su defense, sin perjudicar







5$4 -

delito y la inseguridad de la crcel 10 exi-
giere; pero en tal caso debern remitir las
diligenicias de instrucci6n en el tdrmino de
ley, bajo la mnisma pena.
Art. 177.--Las; diligencias de instrucci6n
serrn remitidas cerradas y selladas al Juez
de la Instancia con niota que esp~ecifigue el
niomb>re del reo, el delito porque se le pro-
cesa y el ntimero de fojas escritas que con-
tengan.
El Juez de rra. Inistancia dar eni el acto
recibo coni designiaci6ni del dia y hora de la
eit regra.
Art. 178.--En los lug:ates que nio fueren
cabecera de distrito judicial, el juez de
paz remintird at reo o reos al Juez de Ia.
Instancia hieni cuc;todiados y bajo la res-
ponisabilidad de los coniductores.
EnI las cabeceras de distrito judicial, bas-
tard que el juez de paz di! una orden por
escrito al aIlcaide de las crceles mnandndo-
le tener al reo a disposici6n del Jluez de ra.
Inistanrcia a quIen corresponda.
A\rt. I179 --E~n seguiida que el Jruez de Ia.
Instanicia reciba la inistrucci6n, examiinar.
si contienie algthn vacio 0 falta sustancial.
Si niotalre al:unia falra sustanicial o v~acio en
la inistruicci6ni, a conitiniuaci6ni de ella, v
dentro de veiniticuatro horas de su recibo a
mis tardar, decretar su devoluci6n al juez
de p>az para que corrija o liene el vacio no-
tado, indicndeselo.
Si adivirtiere quie no hay mdrito legal p>a
ra el arrest o detenici6ni de la persona, la
ponidrA en el aicto en libertad sin necesidad
de fianiza y sini perIuicio de proceder at 10







55 -

dems prevenido y de ordenar la detencida
cuando e~l process diere mdrito para ellai.
SArt. x80 -El juez de paz obedeced sin
replica ni excusa 10 decretado, y dentro de
tercero dia a ms tardar de haber recibido
el proceso, 10 devolved ya subsanado al
Juez de la. Instancia; mis si los testigos
que de nuevo tienen que declarar estuvie-
ren ausentes del lugar, tendrd adems el
juez de paz un dia por cada seis leguas de
distancia de la residencia del testigo.
Art. 181.--El Juez de za. Instancia de-
cretard el sobreseimiento en los casos si-
guientes:
10. Cuando el hecho que hubiere dado
motivo al sumario no tuviere pena sefialada
en las leyes:
20. Cuando no se baya podido compro-
bar plenamente el cuerpo del delito:
So.--Cuando no haya por lo menos prue-
ba semiplena de la delincuencia del reo:
4o. Cuando result exento de respon-
sabilidad el procesado, sea por estar com-
probada cualquiera de las circunstancias
que eximen de responsabilidad, o sea por
que aparezca que est exctinguida la acci6n
penal.--Pn. Art. 8 y 83.
Art. I82.--Cuando en el juicio criminal
por usurpaci6n el reo present en su defen-
Ssa instrument plblico o aut6ntico, debida-
mente inscrito, de igual o mayor fuerza,
que el que obre en su contra, para compro-
bar su propiedad o posesi6n en el inmueble
disputado y no se tratare del he~cho a que
se refiere el inciso 20. del art, 475. Pn., el
Juez miandar suspender el procedimiento







56 --

para mientras las parted ventilan sus dere-
chos en el juicio civil correspondiente. Si de
este juicio resultare que algruna de las par-
tes ha cometido el delito de usurpaci6n, el
juez de 10 civil remnitird certificaci6n de su
sentencia al de 10 criminal para que conti-
nde el procedimiento.
Art. 183.--No obstante 10 dispuesto en
el articulo 181, si en el process aparecieren
pruebas contra el reo, que dieren mrito
para elevar la causa a plenario, y hubiere
ademis una o varias declaraciones u otras
pruebas en favor del procesado, o se hubie-
re tachado por parte de ste algn testigo,
se abstendr el Juez de sobreseer en el pro-
cedimiento, y corresponde ent6nces; al ju-
rado calificar y decidir sobre si estin com-
probados el cuerpo o exis;tencia .del delito
y la culpabilidad del indiciado segin los
casos. (I)
Art. I184--El sobreseimiento en los ca-
sos de los nmerOS 29 y 39 del articulo I81,
se entender sin perjuicio de continuar la
causa despus. si se encontraren nuevos
datos dentro del trmino sefialado por la ley
para la prescripci6n. (I)
Art. 185.-Si apareciere que lainfrac-
ci6n es una falta, se decretar que pa-
se la causa al Juez de Paz resp>ectivo pa-
ra que la terminie en juicio Suml-atio y s;e
pondr en libertad al detenido. Dicho de-
creto es apelable en ambos efectos; se le
notificard al Fiscal y al acusador si lo hu-
biese y si se apelase de l, la libertad del
detenido se acordard haIo flanza de la
haz.










E:n las causal seguidas por lesiones, para
quie tenga lugar 10 dispuesto en el inciso
anterior, es indispensable. pena de nulidad,
que el reconocimiento de las lesiones haya
sido echo conforme al- inciso 29 del art.
124.
Si el Juez fuese lego, no pJodr en ningia
caso hacer lo que dispone el inciso 19 de
este articulo sin previa consulta de letrado,
acordada con noticia del Fiscal del Jurado
y del acusador, si lo hubiese, y del reo si
estuviere present; pena de nulidald y de
veinticinco a cincuenta pesos de multa que
le impondr la Cmara res;pectiva sin for-
maci6n de causa. (I)
Art. 186.-Si el Juez de 14 Instancia
instruyere las diligencias de que habla el
capitulo anterior, proceded, terminadas que
sean, comno se previene en los cinco articii-
los precedentes; y si fuere lego no podr en
ninglin caso decretar el sobreseimiento ni
elevar a plenario la causa, sin previa con-
sulta de letrado acordada can citaci6n del
fiscal y del acusador si lo hubiere, y del
reo si estuviere presente, so pena de declai-
rarse incurso por la Crimara respectiva en
la multa de veinticinco a cincuenta p~esos.
Art. IS87.-En caso de sobreseimiento se
_notificar al fiscal y al acusador, si lo hu-
biere, el auto que: 10 decrete, y se ponidra
en libertad al detenido. Si el delito por su
naturaleza mered:ere alg;una de las penasc
de muerte, presidio, prisi6n mayor o multa
que exceda de doscientos pesos, y no se a-
pelate de dicho auto, se remitirn en ,onl-
sulta los autos orig;inales a la CAmara de










2a. Instanicia: ponirndose en libertad bajo
fianza de la haz al detenido. Si el delito
mnereciere una pena Iinferior a las indicadas,
y se apelare del auto de sobreseimiento, la
libertad del reo se acordar tambin baio
fianza de la haz.
Sji sienldo various los reos solo procede el
sobreseimiiento respect de alg~uno, se re-
servard la consult para cuando se termine
la causa respecto a los d~ems reos. (I)

CAPITULO III



Art 188.-Juicio plenario es el que tiene
por objeto discutir conitraditoriamenite la
inocencia o culpabilidad del procesado y
pronunciar la sentencia correspondiente.
Art. 189.-Si recibido por primera o se-
glundavez el process, no conltuviere ninglin
vacio o falta s;ustancial y nio procediere el
scbreseimiento, se proveer un auto man-
dando elevar la causa a plenario y previ-
niendo al reo que en el acto de la notifica-
ci6n o dentro de tres dias, nombre persona
que lo defienda, caso de que no quiera o no
paueda defenlderse pnr si. S;i el reo nio lo
v~erificare, se le nom>ra~r de oflcio.
El1 defenisor nombrado acepta y protesta
cumplir fielmnente el cargo, quedando por
el mnism~o hecho, con las facultades necesa-
rias p~ara desempefiarlo.
Art. 190. -Aceptado el cargo de defeni-
sor, el juez dard traslado por tres dias
at acusador o al fiscal, v al reo o su defeni-
sor, paira. que prepa~reni sus psruebas.








59

Art. Tgr.-Evacuados los traslados pre-
venidos en el articulo precedent, se reci-
bir la causa a prueba por ve~inte dias.
Este es el trmino ordinario si la prueba
debe hacerse dentro del territorio de: la Re-
pblica; pero si los testigos o documientos
existieren fuera de 1 se conceder el tic-
mino extraordinario bajo las mismas reglas
y condiciones requeridas en el juicio civil.
Pr. 2q6 y 247.
Pero encontranhose detenido el reo, no
se conceded el trmino extraordiniario de
prueba para los testigos del acusador, cuani-
do ella deba producirse fuera de Cenitro A-
mrica; a no ser que el reo 0 su defensor
consientan expresamente en que se conceda.
Si el reo fuere aptehendido durante di-
cho trminio, se Ilevard adelante el curso
de la causa, debindose tener aquel por
concluido.
Art. Ig2).-Desde el auto de prueha para
adelante tieneni intervenci6n necesaria en
el juicio el reo o su defensor y el acusador
o el fiscal, debindose practicar todo en
audiencia pblica.
Art. Ig3.-Notificado el auto de prueba
y presenltados los initerrogatorios, mnanda el
euez a examiner los testigos con arreglo a
aquellos, sefialando el dia y hora, y da la
Sorden de comnparendo de dichos testigos,
enitregindola al acusaidor o al defensor, o
al reo si se defendiese por si segn conven-
gia, y dejando en la causa diligencia firma-
da porel interesado, si suipiere.
A4rt. Ig4.-Presentados los testigos at
examen, se hard iste con las formnalidades







60o -

die los articulos T_76 y siguientes y con a-
rreg;lo al interrogaztorio que al efecto se
halle producido.
Art. Ig,.--Los testigos serin examine
dos en audienicia p6blica con citaci6n del
reo ? su defensor, del acusador y del fiscal,
quienes pueden hacerles p>reg'untas y recon-
veniciones, y el juez debe hacerles adems
las que sean conducenites al esclarecimienl-
to de los hechos sin ligarse a los interroga-
torios. As(imismo se les har las pregiun-
tas quie indica la pairte final del inciso 19
del articulo 157;.
Art. Ig6,.-Al examenl de cada testigo no
podrn estar presented los otros, excepto el
caso eni que el juez teng~a por oportuno con-
frontarlos para la aclaraci6n d l6 e
cho.
Art. 197.--Si el reo o su defensor, o el
acusador e el fiscal pidieren la ratificaci6n
a confrontaci6n de los testigos de la instruc-
ci6ni, el juez la. decretad, practicindos;e
denitro del termino de prueba, con sefiala-
mniento de dia y hora y en audiencia pt'ibli-
ca, p~revia citaci6n de las partes.
Lo mismno se practicar si el reo quisie-
re careairse coni los testig~os.
Airt. IyS.--Emnpezarj el acto del careo a
de la ratificaci6n o confrontraci6n con el ju-
ramento y exameni de los testigos que hai-
bieren depuesto en la insctrurcci6ni, los cua-
les sern citados al efecto.
A los testigos careados, conifrontados a
ratificados no se les permitir que tablenP
con los quie no estin.







6r -

Art. 199.-E1 reo o su defensor podrn
dirigir al aeusador o al fiscal y a los testi-
gos las pregunitas y reconvenciones concer-
nientes que juzguen necesarias a la defense
durante todas las diligencias de careos, ra-
tificaciones y examen de testigos que se
practiquen en el plenario, y lo mismo podr
hacer el acusador o el fiscal al reo y testi-
gos, sentindose en las diligencias las razo-
nes y replicas de unos y otros y su i'lltimo
resultado.
Art. 2oo.-El juez no permitird que el
acusador ni el fiscal ni los testigos contra-
rios al reo, le hagan preguntas sugestivas,
mi cargos capciosos, mi reconvenclones su-
tiles ni superiores a sui capacidad.
Art. 20I.-Las declaraciones de los tes-
tigos y diligencias de careos, ratificaciones
y confrontaciones en el plenario sern fir-
madas por el juez, los testigos, las parted
que supieren y el secretario. Si alguna de
las parties o testigos no supiere o no pudie-
re firmas, se expresad asi en la diligencia.
Art. 202.- En 10 criminal no hay m'xmero
,fijo de testigos y lasc parties podrn p~resen-
tar cuantos creyeren convenIentes para jus-
tificar sus accionec y defensals.
Art. 203.-En cuanto a la evacuaci6n de
citas, careos y confrontaciones de testigos
Spresentados en el plenario, se obseilvard 10
prevenido para el juicio de instrucci6n en
los articulos I63 hasta 167 inclusive.
Art. 204.- Toda notificaci6n deber : ha-
cerse al defensor y tambidn al rec, siempre
que ste se encuentre detenido en el lugar
del juicio, sien-do la fIltima notificaci6n a.









cualquiera de ellos, la que debe tomarse en
cuenta para el computo de los trminos le-
gales.
A~rt. 205.- Cuacdo los testigos de la ins-
trucci6n no pudieren ratificarse por hallar-
sce fuera de la Reptiblica o ignorarse su pa-
radero, o por haber fallecido 0 por te'ner,
en fin, cualquier otro impedimento morall 0
fisico superviviente, no dejar5n por eso de
hacer fe sus deposiciones sin necesidad de
informaci6n de abono.
Art. 206~.-En el juicio plenario no se ad-
mitirin exhortos ni despachos librados a
otros jueces dentro del mismo distrito judi-
cial, sino que los testiges debern asistir
personialmente a ratificarse, confrontarse 0
a declarar, debiendo ser corporalmente a-
premiados a ello; except el caso de impo-
sibilidad fisica legalmente acreditada, en el
que se library exhorto o despacho a la auto-
ridad correspondiente c~on inserci6n de la
declaraici6n o declaracioniec que convenga
v previa citaci6n de las parties.
Art 207. Sci fuere necesario el ministe-
rio de intrpretes para la inteligencia de los
testIgos, el juez proceder como se previe-
ne en el articulo 173-
Art. 208S.--En cuanto a la manera de in-
terrogar a los testigos, tachas que pueden
oponriieles y la forma de probarlas;, se es-
tar a lo prescrito para el orden judicial ci-
vil en cuanto no estuviere mnodificado en
ste.
Art. 209.--Antes que espire' el trmino
p'robatorio, puede el juez por consentimien-
to ubnIme de todas las parted y a su sola-






63 i

citud, darlo por terminado y proceder a los
alegatos .
Art. 2Io.-Concluido el trmino probato-
rio, o dado por terminado, conforme al ar-
ticulo anterior, y acumuladas las pruebas a
la causa, el Juez, en la siguiente audiencia,
formard una minute de los pasajes de la
causa que deben leerse en la parte sustan-
cial al jurado, citando los folios, y dard
traslado del proceso a las parted, por tres
dias, a cada una, para que aleguen de bien
probado y hagan las observaciones que les
parezcan acerca de dicha minute.
Art. 2II.-El fiscal en su alegaito se limi-
tar a calificar el delito, a indicar los he-
chos que resultan probados apreciando las
pruebas, a determiner la participaci6n que
ha tenido el procesado en esos hechos y a
especificar las circunstancias agravantes
cuando lB.s hubiere.
La defensa recaer sobre lo que hubiere
sido objeto de la acusaci6n y sobre todos
los hechos y circunstancias que puedan
contribuir a demostrar la irrresponsabilidad
del acusado o la atenuaci6n de su culpabi-
lidad.
Art. 2I2. -Asi el fiscal como el reo o su
defensor, terminarn sus alegatos formu-
lando en conclusiones concretas y precisas
sus respectIvas pretensIones.
SArt. 213.-Evacuados los traslados pre-
venidos por el articulo 2I0, el juez manda-
r someter la causa al jurado, sefialando el
dia y la hora para la insaculaci6n y sorteo:
resolved en el mismo auto lo convenient
sobre observac.iones a la minute; y formu-







65 -

biar la naturaleza del delito, el juez nom-
brar de oficio otro facultativo que decide,
adhirindose precisamente al dictamen que
le pareciere ms conforme con Ja verdad de
los hechos y las indicaciones de. la ciencia.
Art. 2I5. Si las .lesionies fueren tales
que por consecuencia natural de e.llas pue-
da resultar la muerte del ofetndido, no po-
dr someter la causa al jurado sino pasados
sesenta dia; de perpetradas, aplicando en
este caso at reo la pena que merezca, con
arreglo al capitulo 60 titulo 89o, libro 2o del
C6digo Penal aunque despus fallezca el
ofendido.
Art. 2I6.-Al recibir el juez la lista ge-
neral de jurados de .que habla el articulo
297 proceder a insacular en cdulas igua-
les todos los nombres comprenididos en ella.
Eri seguida se irn sacando las cdulas de
quince en quince, y se formarin listas es-
peciales compuestas de quince jurados cada
una.
Si las ii1timas cdulas quie se sacaren de
la urna no Ilegaren a quince, se agregarn
a la U1tima quincena que haya salido, y se
reservarn todas ellas para ir reponiendo,
por medio de un sorteo especial, a los jura-
dos que obtengan su exoneraci6n.
El juez tomar nota en un libro especial
que se Ilevard al efecto, de cada jurado que
Svaya exonerndose y del que la suerte de-
signe para reponerlo; de mraner-a que cuan-
do en la lista que se extraiga para la vista
de una causa haya uno o mis jurados exo-
nerados, se pueda saber desde lueg:o quie-
nes son los qlue deben ser citados en su lu-






66

gar para los efectos del articulo 22I De
todas las listas parciales formnadas de con-
formidad con este articulo, se sacar una
copia firmada por el juez y el secretario pa-
ra enviarla a la Corte Suprema de Justicia;
tambidn se dar aviso a ese Tribunal del
resultado de cada sorteo que se practique,
para reponer a los jurados que se exhone-
ren. Toda omisi6n de 10 ordenado en este
inciso ser castigada sin formaci6n de
causa can una multa de cinco a veinte pe-
sos.
Art. 2I/.-Las listas asi formadas, con
excepci6n de la 1tima, quie se reservar
con el objeto indicado en el articulo ante-
rior, sern insaculadas en papeletas de i-
gual tamafio, expresindose en el acta res-
pectiva el total de papeletas insaculadas
sin nuimerarlas; y el juez sacar por suerte
una de ellas para la vista de cada causa,
entendidndose que las que hallan salido
unia vez no se volvern a insacular.
Pero cuando ya no quedeni sino tres lis-
tas eni la uirna, debern insacularse de nue-
vo los nomb>res de todos los jurados, exclu-
yendo finicamente los que hallan sido exo-
nierados, yi se formarrin nuevas listas par-
ciales de la manera establecida en el ar-
ticulo precedent.
Tambin se procederd conforme a lo dis-
puesto en el inciso anterior, cuando no fue-
re suficiente el niimero de jurados de la lis-
ta de reposici6n. (I)
Art. 2I8.-El sorteo prevenido en el in-
ciso 10 del arto. anterior, se practicar en
aud'iencia pblica al quedar ejecutoriado el







67 -

auto a que se refiere el art. 2I3, pero te-
nidndose cuidado de: que no se lea la lista;
el juez la sellar y le pondr al dorso una
raz6n en que se exprese la fecha y el ndS-
mero del sorteo y la causa en que ste se
halla practicado.
Art. 2I9. Inmnediatamenlte despus se \
sefialard lugar, dia y hora para la vistai de
la causa, y se proceder a citar a los quin-
ce jurados comprendidos en la lista, por
medio de 6rdenes escritas, libradas con la
anticipaci6n debida, en las cuales no se
hard menci6n especial del juicio que se va
a someter al conocimriento del jurado.
D>ichas 6rdenes se extendern en dos e-
jemplares. uno que se entreg~ard de la ma-
niera prevenida en el art. 2Io Pr. y otro en
que firmar la persona que reciba la orden
o se pondr la raz6n correspondiente.
Art. 220.-Ani'es de la audiencia sefialada
para la reuni6n del Tribunal, los nombres
de los jurados comprendidos en la lista, se
rdn conocidos solamente del juez y del em-
pleado que haya de practicar las citaciones,
quienes guardar(n absolute reserva acerca
de ella, so pena die ser juzgados conforme
al C6digo Penal por el delito de revelaci6n
de secreto.
Art. 22I.-. Llegada la hora sermalada pa-
Tr la vista de la causa, se agregard a los
autos la lista de que habla el1 art. 228, y si
estuviereni presents mis de cilico de los
jurados comnprendidos en ella, el juez insa-
cular en cdulas iguales sus nombres~ con
excep3ci6n de lot de aquellos que hayan sidro
recusados o estin impedidos, y sacar cin-







68 -

co per la suerte para que compongan el
Tribunal.
Si solo fueren cinco Jurados concurren-
tes y no hubiere recusaciones; ni se declara-
re alguno imnpedido; o siendo mis de cinco
los que concurrieren se redujese a este n
mero el de los hibiles, el Jurado se inte-
grar coni estos sin necesidad del sor-
teo.
Si no llegaren a cinco los Jurados pre-
sentes hbiles, yva sea por falta de asisten-
cia, ya por hiaber sido recusados o excusa-
dos los restantes, se sacar nueva papeleta
y se serialar otro dia para la vista de la
causa. (I)
Art. 222.-Cada una de las parties pue-
de, antes de verificarse la insaculaci6n de
que habla el articulo precedent, recusar
hasta dos jurados sin expresi6ni de causa,
los cuales no serin incluidos en el sorteo.
Tampoco sern insaculados los nombres de
los que tengan algfin impedimento.
Los juirados b-ib~les que no haytan sido
designiados por la suerte para componer el
Tribunial, tendrn el caricter de suplentes,
y por el orden en que salg~an de la urna re-
pondrrn a los; propietarios que fasten en los
casos de ampliaci6'n o aclaraci6ni del vere-
dicto.
Cuando fueren vlarios los acusadores, se
reputarn como una sola persona paira el
acto de la recusaci6n sin causa, de mantra
que se pondrn de acuerdo para recusair los
jurados que perlite inciso anterior. Lo
mismo se obscervar cuando sean various los
reos.








69 -

Art. 223.-Todo jurado que no se halle
present en el lugar designado el dia y hora
sefialados, ser penado con una multa de
diez pesos por la primera vez, de veinte pot:
la segunda, de cincuenta por la tercera; y
por cualquiera otra vez que faltare, sed
juzgado conforme al C6digo Penal.
Las penasc establecidas; en el inciso pre-
cedente, para la segunda y uIlteriores faltas
de coiicurrencia de un jurado, se aplica-
rn at culpable, ya sea que tengan lugar
en un mismo process o en various.
Las multas de diez, veinte y cincuenta
piesos sern exigidas por el juez sin forma-
ci6n de causa; y si pasados tres dias des-
de el requerimiento no so pagrase la multa,
la sustituir el juez con prisi6n a raz6n de
cuatro reales por cada dia, debiendo ste
rebajarse en cualguier tiemnpo que se entered
en dinero 10 que falte para completarla.
Las personas que concurran en calidad
de jurados a la instalaci6n del Tribu-
nal, conforme al art. 22I de este CS-
digo serin retribuidos por el Juez de la
causa con tres pesos cada una de las que
integren dicho Tribunal, y con s610 dos pe-
sos cada una de las que, conforme a la ley,
se retiren sin haber conocido eni la causa.
Para este efecto, el dia del sorteo el Juez
Sextenided un recibo que autorizarn, ade-
mils, el Secretario del Juzgado y el Fiscal
del Jurado, por treinta y cinco pesos contra
la Tesorecia General, si el Juzgado tiene
su asiento en el departamento de San Sal-
vador, 0 contra la Administraci6n de Ren-
tas respective, si el Juirado ha de reunicse








70o -

en otro lugar. A este recibo acompatiara
el Juez certificaci6n en papel simple debi-
damente autorizada y sellada, del auto en
que se sefiale el dia para la vista de la cau-
s.Las oficinas pag:adoras atendern de
/ preferencia el pago de esta clase de docu-
menltos pena de cincluentat fecses de multa.
impuesta por la CAmara de Segunida Ins-
tancia Seccional respectiva, at empleado
negligente. Eni el recibo el Juez har men-
ci6n de la causa de que se trata y avisar,
ademis, a la oficina pagadora, con la debi-
da oportunidad, el dia y hora que se hayan
sefialado para la vista de la causa. Tres
dias despuds de aquel en que se efectu6 o
debi6 efectuarse la reunion del Jurado co-
municar el Juez a la Tesorecia General, O
Administraci6n de Rentas, en so caso, las
cantidades que haya pagado, comprobando
su erogaci6n can el recibo que han de fir-
mar los Jurados referidos y que suscribi-
rAn, adems, comprobando su legitimidad
el propio Juez, el Fiscal, los defens~ores y
el Secretario del Juzgado; y devolved el
remanente que hubiere, sea que se halla
llevado a cabo la vista 0 no. Si el Juez no
Ilenare en su debido tiempo esta formali-
dad, el Tesorero o Adminis;trado~r darn
cuenta inmediatamente a la Cmara de 2a
Instancia respective, para los efectos con-
siguientes del siguiente inciso. Es potes-
tativo de los Jurados aceptar o no la retri-
buci6ni que aqui se establece.
El juez que no cumpla con lo preceptua-
do en este articulo o que omnita la citaci6n
de los Iurados sorteados, ser condenado










por el tribunal superior, sin formaci6n de
causa, en diez pesos de multa por cada in-
fracci6n. (I)
Art. 224.-Las multas impuest ~s sin for-
maindecua en virtud del articulo
precedent. pueden ser levantadas por el
mismo juez, siempre que el multado justi-
figue dentro de tercero dia, y con citaci6n
del sindico municipal de su domicilio, ha-
berse hallarlo en la imposibilidad de concu-
rrir por alg*una circunstancia independien-
te de su voluntad; entendidndose que al im-
pedido con just causa no le corre trmino.
De las resoluciones del juez en este re-
curso no se admitird mcsque el de respon-
sabilidad; debiendo seg-uirse en pieza sepa-
rada las diligencias sobre levantar la multa
a que se refiere el inciso anterior. (I)
Art. 225.-En los casos en que alguno de
los jurados propietarios estd impedido o
haya sido legalmente excusado, haya muer-
to o no haya concurrido, ser reemplazado
por los suplentes, siguiendo el orden con
que fueron designados por la suerte.
Art. 226. -Sorteados conforme al art.
22I los cinco jurados que deben componer
el Tribunal, procedern inmediatamente,
presididos por el juez de derecho y coni a-
sistencia del Secretario de actuaciones, a
Selegir un Presidente y un Secretario de su
seno.
Art. 22'7.-Organizado asi el tribunal, el
3uez dirigir a todos los individuo>s que lo
componen la siguien-te ~pregunta: iPromell-
t/is baj'o vuestrao palabra de h~onor examirnar-
con la atenciSid n m(s escruzpu~losa los cniargos quec











debensr fortrmlarse contra 1V.:'o noL /Lst~raiinar los
le~ aEcusa: no~ consucltar con fertsonra a/gu~llna la
Iresolurcio'n qued hayd'is dje~ fronunIciar.: 1 no def-
ros (Lilvar, for e~l a/o, por- la anltiptiac, fonr la

decLjridiSr styn la.s cargo!is y mediofc s de decfen)sat,


vie aun mbe pob y ibeCada uno
de los jurados, comenzando por el presiden-
te, liamados individualmenite por el juez,
responded levantanido la manro: olafo

Art. 228.-A4cto continue el juez declara-
r en voz alta yr pausada estar abiertos los
debates.
Art. 229.-Dee todo lo practicado hasta la
instalaci6n, en virtud de las disposiciones
aniteriores, se har menci6n en una acta,
que firmard el juez, los lurados y el secre-
tario-
Art. 230.-A la hora sefialada p~ara la
vista de la cauisa deben hallairse presents
el reo, eni el banco de los acusados y con la
custudia debida, su defensor, el acus;ador,
si 10 hubiere, y el ministro fiscal, o sindico
muniicipal en sui ca:so, citados todos; de an-
temano por el juez. Si el reo nio estuviere
detenido nio serj necesaria sui conicurrenicia,
pero si la de su defensor.
Art. 23I.-Se dar principio a los deba-
tes, que serin pfiblicos, por la lectura de
los pasajes de la causa indicados en la mi-
nuta de que habla el articulO 2I0 y de los
alegatos de buiena prueba del acusador o









fiscal, y d'el reo 0 su defensor, lectura que
har el secretariO con la mayor pausa y cla-
ridad posibles, a fin de que los jurados se
formen un juicio exacto de todo el conteni-
do de esos documents.
Cuando el interds pdblico 0 la moral exi-
ja que los debates sean privados, el juez
podrd acordarlo asi, expresando la. causa
en el auto respective.
Art. 232.-Terminada la lectura, cual-
quiera de los jurados puede pedic que se
repita en to3do 0 en parte, o que se lea cual-
quier pasaje del process, y el juez 10 orde-
nar asi.
Art. 233.-Cualquiera de los jurados pue-
de dirigir al reo las preguntas que estime
necesarias para el mayor esclarecimiento
de los hechos. Tambidn pueden hacer ve-
nir por medio del juiez a los testigos y pe-
ritos ya examinados para examinarlos de
nuevo, ampliar sus dichos y confrontarlos
entire si o con el reo, para cuyo efecto el
juez los tendr citados de antemano.
Siempre que el fiscal 0 el defensor quie-
ran hacer preguntas a losc testigos o al acu-
sado, sern dirigidas por el juez.
Art. 234.-Si el acusador, fiscal o reo
tienen nuevos testigos que presentar, sern
Sexaminados separadamente sin que se! pue-
dan oir o comunicar entire si y prevIo el ju-
ramento que les recibird el juez en la for-
ma que sigue: I frd7-is anzte D~ios y los hom91-
bres dlecir sin tem~or ni' od'io la vera'aa' y no
ads quer la verdlad, accrca de los keckos sobre
U que fu/rleiS preturtxado~?







'74 -

Art. 235.-El reo 0 su defensor, 10 mis-
mo que el fiscal, podrn 11acer las objecio-
nes y observaciones que crean convenientes
a las deposiciones de los testigos, pero con
la debida moderaci6n y sin interrumpir al
deponente en el acto de declarar, con cuyo
preciso objeto el juez, al comenzar los deba-
tes, les har esta advertencia: Ningu-~no dEe
vo~sotros, ~fiscal, defenlsor y reat, d7eblS dEecir
co>sa aolfuna contra- vuestran conrcienciac o contr-a
el rPS)Peto debidio alans leyies, y dEebis~ expr-esa-
r-os can decencia y mtoderacidnz.
Art. 236. -El juez puede apremiar al tes-
tigo remiso en comparecer o que se miegen
a declarar; pero la falta de esas declaracio-
nes no ser motivo para anular el veredicto.
Art. 237.--Cuando alguno de los testigos
presentados hablare un idioma distinto del
espatiol, sed examinado por medio de in-
tirpretes, conforme a lo dispuesto en el
articulo 173
Art. 238.-Todo incident que se suscite
durante los debates, tales como el impedi-
mento 0 recusaci6n de alguno de los jura-
dos, tacha de algrin testigo, etc., serd re-
suelto en el acto por el jurado sin necesidad
de suscpender los debates.
Art. 239.-Conclaido el examen de los
testigos, pueden las parties ampliar de pala-
bra sus respectivos alegatos. El fiscal pue-
de replicar y el reo o so defensor duplicar.
Art. 240.-Si alguna de las prueb~as que
obratn en el sumatio fuiere impugnada de
nulidad ante el jurado por la no observan-
cia de las formalidades establecidas en los
C6digos, y nio pudiere ser rectificada inme-







76 -

respecto a cada delito las preguntas corres-
pondientes.
Art. 245.-Lo dispuesto en el articulo
242 OS tambin aplicable a los hechos que
constituyen el cuerpo del delito y stos for-
markn la material de las primeras pregun-
tas; lo cual se entiende cuando las prueb~as
del cuerpo del delito no consistent en decla-
raciones de peritos~. En caso contratio, se
omitirin dichas preguntas, y tanto el jura-
do comno los juaeces estin ob~ligados a pasar
por el dictamen de los peritos.
Art. 246.-Son prohibidas las p-reguntas
a~lternatIvas.
Art. 247i.-La formula d~e las preguntas
ser la siguiente:
& EstB probado q~ue el acusado N. amena-
z6 a N. con dare muerte?
i Est probado que el acusado N. tenia
un rev61ver en la mano en el moment de
amenazar a N?
i Est probado que el ac-usado N. exigia
a N. qlue le entregara (tal cosa) como con-
dici6n para no ejecutar la muerte- con que
10 amenazaba ?
A4 este tenor se formularn todas las pre-
guntas procurindose que no encierren nin-
guna cuesti6n juridica.
Art. 248.--Leidas las preguntas como
queda dicho, las parties pueden hacer sobre
la.s adicionales, las observaciones qIue cre-
yeren convenientes, y el juaez les har en el
acto las variaciones que le parezcan justas
y legalese, repitiendo en este caso su lectura.
Art. 249,-A continuaci6n podrn tam-
bi$n los jurados pedir al juez las explica-








77 -

ciones que juzgaren necesarias para la me
jor inteligenciar de las preguntas, y el juez
se las dard, procurando expresarse con la
mis estricta imparcialidad y abstenindose
con todo esmero de dar a conocer su pro-
pm~\ opinion.
Art. 250.-En seguida el juez declarar
en alta voz estar cerrados los debates y se
retirard de la sala, entregando el pliego de
las preguntas al president del jurado, que
ocupar su puesto.
Art. 251.-El secretario hard constar en
el process con la mayor exactitud posible
por medio de un acta que firmar con el
juez, todo lo que haya pasado en los debates.
Art. 252,-Las funciones del presidente
y del secretario del jurado comienzan en el
moment en que el juez se retira.
Art. 253.-Cerrrdos los debates, ser
despejada la sala, el reo volver a su pri-
si6n con la custodia de estilo y el juez hard
custodiar la sala para que los jurados deli-
beren sin comunicarse con los de fuera v
sin dejar el puesto hasta haber pronuncia-
do sti resoluci6n.
Art. 254.-Una vez comenzados los de-
bates no debern interrumpirse por espacio
alguno, sino hasta que el jurado haya pro
Snunciaido su veredicto.
Art. 255.--Al quedar solos los jurados
para comenzar la deliberaci6n, el presiden-
te les har la siguiente advertencia que de-
be estar impresa con gru-esos caracteres en
el sal6n de los debates.
La ley no pidte a los furatdos cuenta d7e lo>s
mIledios for los que kan Ilegado a forat!r -su~











convnc~c-itlrennto /az ky3 no les prresc/ibe /ats r-e-
glas deP las quCE debani dedcr'rir la f~lenitudk y la
sr/ficiencia dJe urna frueba: ell~a les frePscribe
z/interrogarsc a s l mismols entP Sl silenci y El
rccnog-imlzento, y1 butscar enz l sinceridadl dec su
concr~cinci quC Cimprel-sidnt kanz hechr/o ent su6 ra-
zo'n las ;ruebas irrodu'cidas en~ contra y ctzn de
fensas dlel arcusadotc.
La ley no les dice. ftndr~rdis foI rverdadn taLl
Arcckor ver.~iL.cadO fo1.r certfo ndmelrro det testigo~s;
ella no les hace sino esta sola pregunta que
encierra la extension de sus deberes: 1 Te-
nt'~, /is a ~intimal convirccrid?"
Tambidn deberd estar impreso con grue-
sos caracteres eni el sal6n de los debates el
contenido del art. 259-
Art. 256.- Los jurados deliberatin acer-
ca de los hechos que les hain sido someti-
dos; y terminada la deliberaci6n se proce-
der a la votaci6n de cada una de las prei
guintas por el orden en que estuvieron for-
mulad as.
Pero cuando la conitestaci6n dada a algu-
na pregunta hiciere innecesaria otra de las
posteriores, se omnitir interrogar al jutado
sobre sta y si no obstante esto se le inte-
rrogare, se tendr por no hecha la preguni-
ta.
Art. 257/.-Las respuestas a las pregun-
tas se darn eli escrutinio secreto; y a este
efecto se provleer a cada uno de los jura-
dos de dos tablillas en una de las cuales
estar escrito Sf y en la otra N. Al vo-
tar ir uno a uno depositando en un recep-
tculo la tablilla que segiin su conciencia
responda justamente a la pregunta hecha.








79 -

La tablilla que queda en mano del jura-
do despus de la votaci6n, se colocard en
un saco, guardndose tambin las precau-
clones necesarias p~ara que no sea vista.
Art. 258 --Verificada la votaci6n en la
forma dicha, el president con el secretario,
a pre.sencia de los otros jurados, hard la
regulaci6n de votos.
Art. 259.--Ninguno de los jurados puede
abstenerse de votar.
El que 10 hiciere despus de requerido
por el president, incurrird en la pena de
cien pesois de multa que le aplicar el juez
al recibir el proceso y sin ningn trmite.
La abstenci6n, sin embargo, se reputar
como voto condenatorio.
Art. 260.-La decision del jurado, sea
en favor o en contra del acusado, se forma
por la mayoria absolute de votos.
Art. 261j.--Concluida la votaci6n, se
extended por el secretario un acta eni la
forma siguiente:
"Ez tail lugar-, a tales ho).LSras e tal dia, mes
y anco.
Hacbiendoa dEiberadEo lo~s ; uradtos sobre /ats
lSreguntas qure fueront somletidas a su recsolu-
cidn, dleclarar-on so/emtlnemente y ba.O/o la fro-
mesa qure kZan plrestadZo lo qu/e sigu~e:
A la frePgunta (aqui se copia integramen-
Ste la pregunta) Slo NO; y asi se conti-
na can todas las demis; preguntas.
El acta ser firmada por todos los jura-
dos y por el secretario, y ser lo que conis-
tituya el veredicto.
Art. 262.-No se exrpresard en el vere-
dicto el nmero de votos que ha formado







80 -

la mayoria, y much menos el nombre de
los individuos que los emitieron, pero s el
de los que se hubieren abstenido de votar.
Art. 263.-Escrito y firmado el veredicto,
colocndose los jurados e3n sus respetivos
asientos, se permitird de nuevo la enitrada
del pblico, y ent6nces el president de
pid, con la manio derecha puesta en el co-
raz6n dir: "Por- mi honnor y mir conciencia,
aEtl'anite de' Dio~s y1 de los hlombres, affrmro quec
el verednicto dEel .uradnto es el sigu/ientle:
(aqui leer las preguntas y sus respuestas,
tales como constant en el acta.)
Act. 264.--El veredicto del jurado, junto
con el process y acta de los debates, ser
remitido al juez que hubiere presidido los
debates.
Art. 265.-Se tenidrn por no hechas las
declaraciones del jurado en cuanto se ex-
tiendan a otros puntos no contenidos en las
preguntas formuladas por el juez, y en
cuanto a las calificaciones de derecho quest
puedan contener. Cuando hubiere contra-
dicci6n en las contestaciones, o no hubiere
entire ellas la necesaria armonia, el juez! o
Tribunales se atendrn, para resolver, a la
prueba que conste de autos.
Art. 266.-El veredicto podr ser devuel-
to al jurado para que lo amplie o aclare,
en los casos siguientes:
10 Cuando, a inicio del juez o tribuna-
les, se haya dejado de interrogar al jurado
sobre alg6n hecho important que resulte
de autos, o sobre alguna de las pregulntas
leg:almente solicitadas por las parted;:
20 Cuando el jurado hubiese dejado sia







8I -

contestar alguna de las preguntas que le
fueron sometidas.
Art. 267.-En los casos del articulo ante-
rior, los mismos jurados que pronunciaron
el veredicto son los Hlamados a hacer las
ampliaciones o aclaraciones que se decre-
ten; debindose Ilenar los puestos de los
fallecidos, incapacitados o imposibilitados
de concurric con arreglo a lo que se dispo-
ne en el inciso 10. del art. 222; y s610 en
el caso de no po~derse completar el m'1mero
de cinco, se sacarin por sorteo d~e la lista
reservada a que se refiere el art. 2I7 los
que faltaren.
Art- 268.-Cuando el veredicto fuere de-
vuelto en el caso del ntimero r0. del ar-
ticulo 266, el juez formulary en el auto de
la devoluci6n las preguntas que han de ha-
cerse ail jurado.
Art. 269.-Del veredicto del jurado no
se admitird recurso alguno; pero en la 2a.
o 3a. instancia de la causa pueden alegarse
y probarse las nulidades que 1 contenga.
Art. 270.-Solamente hay nulidad en el
veredicto del jurado en los casos siguientes:
10. Cuando el delito sometido al jurado
no fuere de los comprendidos en el inciso
10. del articulo 283:
S20. Cuando se hubiere dejado sin defe.n-
sor al reo que no haya manifestado querer-
se defender por si mismo:
30. Cuando alguno de los juirados care-
ce de cualquiera de las cualidades enumera-
1 das en los dos primeros ndmeras ;del articu-
l.o 285:








82

40. Cuando para el veredicto no concu-
rren tres votos, que forman la mayoria ab-
soluta, O uno mis de ellos han sido obte-
nidos por coecho o por intimidaci6n o vio-
lencia:
50. Cuando el veredicto no estuviere
autorizado conforme a lo prevenido en el
articulO 26I:
60. Cuando el jurado no se hubiere or-
ganizado con el rn'mero de miembros que
previene el articulO 2182:
70. Cuando la lista de jurados que de-
ben conocer en la causa no estuviere sella-
da y no tuviere la raz6n de que habla el
art. 2I8:
830. Cuando se haya dejado de notificar
a alguna de las parties et decreto en que se
sefiale el dia y hora en que ha de reunirse
el jurado:
go. Cuando haya dejado de citarse a
tres o mis de los Jurados comprendidos en
la lista res;pectiva, o cuando hubiere cono-
cido alguno no comprendido en ella:
,o? Cuando se haya omitido practicar
las diligencias que comprueben el cuerpo
del delito, o, practicadas, no resulte com-
probado ste plenamente 0 no estuvieren
autorizadas por los funcionarios y perso-
nas que de derecho corresponda:
I10. Cuanido se haya omitido la lectura
de los pasajes del process indicados en la
minute de que habla el art. 2IO.
Contra la afirmaci6n que haga el juez en
el acta respective de baberse dado lectura
al proceso, no se admitird prueba. except
cuando alg-una de las parties protestare por








83 -

escrito en el mismo acto de los debates y
no hubiere sido atendida la protest:
I20. Por no haberse formado nuevas lis-
tas de jurados en el caso del art. 2I7 inciSO 20
En el caso del niimero octavo, quedard
subsanada la nulidad, si la parte que dej6
de ser notificada asistiere al acto.
Despuds de cerrados los debates es pro-
hibida toda comunicaci6n de los jurados
con las personas de fuera.
Los contraventores de esta disposici6n
suf rirdn una multa de veinticintco a cilen i esos,
que les impondr el juez con la sola com-
probaci6n del hecho y audiencia del intere-
sado, eni el trmino de tres dias.
La resoluci6n que se dicte no admite mis
recurso quie el de responsabilidad, y la mul-
ta que se impusiere se hard efectiva en la
forma prescrita por el inciso 30. del articu-
lo 223.
El Juez de Ia Instancia, antes de cerrar
los debates, dard lectura al inciso anterior
ante los Jurados, y guardar las precaucio-
nes necesarias para que no haya niInguna
comunicaci6n con stos. (I)
Art. 27I.-En el caso de ser declarado
nulo el veredicto por cualquiera de loc: mo-
tivos expresados en los n6meros 20. y si-
g;iientes del articulo anterior, el juez saca-
rd por la suerte nueva lista y procederd con
arreglo a los articulOS 2Ici y siguientes.
Art. 272.- Tatnto los jurados como el
juez de derecho, que fuieren culpables de la
nulidad de un veredicto, serrng condenados
por el tribunal que la declare en las costas,
dahos y perjuicios causados a las parties.







84 -

Art. 273.-Al recibir el process con el
veredicto, el juez de derecho notificard ste
a las parties en la forma acostumbrada.
Art. 2'74. Si el veredicto del jursdo hu-
biese sido absolutorio, el juez pondrA inme-
diatamen-te en libertad al reo, caso que no est
detenido por otra causa y pronunciar senten-
cia declarndolo libre de la acusaci6n, y a-
cordando tambidn el desembargo de bienes.
Si; siendo various los reos fuese alguno de
ellos condeniado se continuard la causa con-
tra iste hasta la sentencia, ponidndose en
el acto en libertad a los absueltos, sin per-
juicio de que la definitive los comprendai
tambidn.
Si se apelase de la sentencia absolutoria
en los casos de este articulo, la libertad del
detenido se acordar bajo fianza de la
haz. (I)
Art. 275.-Aunque se apele de la senten-
cia prevenida en el inciso primero del arti-
culo anterior, no dejar de ejecut;arla el juez.
Art. 276.-Si el acusado fuere declarado
culpable por el jurado, el juez, despus de
notificado el veredicto, proveer el auto de
prisi6n, a que se refiere el articulo 75. (I)
Art- 2t77- Despus de notificado el auto
de prisi6n, el juez pronunciard la sentencia
correspondiente en el trmino legal.
Si el juez fuere lego, consultar con le-
trado, previa noticia de las parties, para
pronunciar sentencia, y en este caso la pro-
nunciard dentro veinticuatro horas de reci-
bido el dictarpen.
jE Art. 278.-Ninguna de las parted podr
probar que es falso el contenido de las de,






85

claraciones del jurado, sico que deben mi
rar el veredicto como verdad juridica.
Art. 279.-La sentencia debe ser niotifi
cada conform a las disposiciones genera
les, y es apelable para ante la Cmara de
2a Instancia.
Art. 280. --Aunque las parties se confor-
men con la sentencia 0 nio apelen de ella; en
el trmino legal, el Juez la remitirdl en con-
sulta, elevando los autos originales, con-
forme se dispone en el articulo 433 (Ij
Art. 28:.-De la sentencia se admiten
todos los recursos ordinarios y extraordinary
rios que ste C6digo permit, y se sustan-
ciarin c:on los mismos trmites quie l pres-
cribe.

TTITULO XII

DEL JURADO

CAPITULOI

DPe la comtposicidn dZeCluradot y dZe su.
comrpetencia:

Art. 282.-El tribunal del Juradio esta-
blecido por la Constituci6n, se formard con
cinco ciudadanos que se denominarn <~ju-
rados> y ser& presidido por el Juez de' Ia
Instancia del lugar hasta el moment de
cerrarse los debates.
Art. 283.-Son causes sujetas a la cali
ficaci6n del jurado, todas las que se instru-
yan por delitos cuyo juzgamiento compete,
segim. las leyes, a los Jueces de Ir Instan
cia del fuerc comn.







87 "'

propietario a suplente 0 Secretario del Su-
premo Tribunal de Justicia 0 de las Cma-
ras de 2a. InStanCia SeccionaleS: Ministro 0
Subsecretario de Estado, Juez~ de Ia. Ins-
a tanci~, propietario o suplente; Gobernador
departmental. Secretario de una Goberna-
ci6n de departamento, empleado de Adua-
na, Tesorero General, Interventor o P~aga-
dor de la Tesorecia General, Militar en ac-
tual servicio, empleado de uni cuerpo de
Policia organizado, Fiscal de la Corte y
Cimaras seccionales, Procurador de Pobres,
Ministro de cualquiera religion y empleado
de la Telegraffa o Telfonos Nacionales.
Tambidn es incompatible el cargo de Ju-
rado con el de empleado del Ramo de Co-
rreos. (I)
Art. 287/.-Son incapaces para ser jura-
dos:
10. Los que carezcan de alguno de los
tres primeros requisitos exiijidos eni el ar-
ticulo 285:
20. Los jornaleros, los sirvientes do-
misticos, los cieg-os, los mudos y los sor-
dos:
3o. Los ebrios habituales, los tahi're9
de profesion y los vagos.
Art. 288.-No pueden ser jurados en una.
causa:
lo, Los que hubieren intervenido en
ella como jueces, secretarios, ministros de
policia, testigos, intrpretes, peritos, ase-
sores o fiscales:
20. Las parties interesadas y sus patien-
tes dentro del cuarto grado de consangui-
nidad o segundo de afinidad:






88

30. Los procuradores, defensores o re
Presentantes legales de las mismas parted,
y sus abogados o directores.
Art. 289.-Los que hallndose compren-
didos en alguno de los tres articulos ante-
riores, resultaren designados para former
parte de un jurado, sern exrcluidos de ofi-
cio por el juez, siemnpre que la incapaicidad
o incompatibilidad aparezca en ~el process,
o que, tratindose de empleado.s pdlblicos,
conste su nombramienlto en el peri6dico ofi-
cial. Si no apaceciere la incapacidad o in-
compatibilidad de la manera indicada, de-
! bern manifestarla al juez, bajo juramento,
y se proceder come, se previene en el ar-
ticulO 222.
Art. 290o.-La manifes;taci6n de impedi-
mento 0 incapacidad deber hacerse antes
del sorteo de que habla el inciso 10. del ar-
ticulO 22I, y el juez sin otro trmite exclui-
r al incapaz del sorteo.
Si no obstante 10 dispuesto en el inciso
anterior, alg~uno de los jurados designedos
para former el Tribunal, manifestare tener
incapacidad legal despus de constituido el
jurado, ser repuesto en el acto por uno de
los suplentes conforme al articulO 222.
Art. 29I.-Los jurados que, teniendo al-
guna de las inicompatibilidades expresadas
en el articulO 286 o de las incapacida-
des de que hablan los articulos 287 y 288,
tomaren parte en un veredicto sin manifes-
tar la causal como queda dicho, sern con-
denados sini formiaci6n de causa por el juez
o Tribunales de derecho, a pagar una mul-
'ta de diez a cincuienta pesos, adems de







89 -

responder los jurados culp:ables de las cos-
tas, darlos y perjuicios, si fuere anulado el
veredicto por causa de la incapacidad o in-
compatibilidadl. (I)
Art. 292.-Pueden excusarse de servir el
cargo de jurado:
10. Los mayordomos 0.administradores
de fincas rdsticas:
20. Los enfermos, impedidos de ocupar-
se en asuntos propios, a juicio del Tr ibu-
nal Superior:
30. Los mayores de sesenta af10s:
40. Los notoriamente pobres de manera
que no puedan abandonar las faenas dia-
rias sin experimentar un grave perjuicio:
i50. Los alcaldes y jueces de paz propie-
tarios y suplentes en ejercicio de sus fun-
ciones:
60. Los empleados de los ferrocarriles
nacionales, tranvias, los mddicos, practi-
cantes y enifernmeros de los hospitales de la
Repdiblica y los maestros de escuela.
7o. Los farmacuticos durante el tiem-
Ipo que teng;an a su cargo la administraci6a
o servicio de farmacias; y-
80. Los jefes y empleados de los Ban-
cos de Emisi6n establecidos por la ley.
Las excusas que se declared conforme a,
los nmeros I, 2, 4, 5, 6 y 8 del Ipresent~e
airticulo, quedan insubsistentes por el hecho
de desaparecer la causa que las motive. (I)
Art. 293.-Las excusas de que trata et
articulo anterior s61o podrn alegarse por
el que las tenga, ante el Juez de la. Ins-
$ tancia respectivo, a efecto de obtener la
exoneraci6n del cargo






go -

Las incapacidades o incompatibilidades
consignadas en los articulos 285, 286 y 287
podrn ser reclamadas por cualquier ciuda-
dano, o simplemente denuniciadas ante el
mismo Juez de Ia. Instancia.
En ambos casos el juez abrid a prueba
por ocho dias, si fuere necesario, la solici-
tud o denuncia, con intervenci6n fiscal, en
los cuales recogrer de oficio la prueba re-
lativa a las incapacidades, y vencidos que
sean, elevar inmediatamente los autos a la
Corte Suprema de Justicia, cuyo Tribuinal
dictar la resolaci6n correspondiente sin
otro trmite, mandando custodiar en su
archivo, y enl un solo legajo, todas las soli-
citudes de un mismo afio.
En estas dilig-encias se usar el papel
comiin.
CAPITULO III

De laz califra- cidn~ der~ los furadorts y forrmacidn
die las lis~tas

Art. 294.-La calificaci6n de las perso-
nlas que reunan las condiciones necesarias
para ser jurados se hard por la Municipali-
dad de cada cabecera de Distrito, que al
efecto pedir la lista de las personas aptas
a los Alcaldes de su jurisdicci6n, y hard la
selecei6n concienzuda, incluyendo solamen-
te a las personas que merezcan confianza
por su honradez e idoinedad, entendidndo-
se por tales, no a todo el que sepa leer y
escribir sino a las personas que reunan las
cualidades requeridas por el articulo 285 y
qure por su reconocida honorabilidad y buen








seistido sean una garantia para dar una a-
certada e imparcial resoluci6n. (I)
Art. 295.-La calificaci6n se hard en los
primeros diez: dias del mes de octubre de
cada ao. La moroEidad 0 falta de cumn-
plimiento de 10 prevenido en este articulo,
ser penada con una mnulta de cincuenta a
dien pesos, que el Goberniador impondr a
cada alcalde y regidor culpable.
Art, 296.-Los Alcaldes de cada pobla-
ci6n mandarin en todo el mes de septiem-
bre de cada ao, al Alcalde de la cabecera
del D>istrito una lista de todos los ciudada
nos inscritos en el Registro de su respecti-
va poblaci6n, de donde se escojerrn para
que formlen la lista de jurados las que
reunian las cualidaides requeridas en el ar-
ticulO 285 y que no tengan ninguno de los
impedimentos e incapacidades de que tra-
tan los articulos 286 y siguientes. La n6-
mina de los ciudadanos inscritos de que se
ha hecho referencia, servird de base para la
calificaci6n de los jurados, debiendo adicio-
narse conl los nombres de otros ciudadanos
hbiles que no se hallen inscritos.
Los miembros de la M~unicipalidad de-
b~en ser incluidos en la lista de los jurado(;
: aun cuando tengan alguna causal de impe-
la Corte Suprema de Justicia. Tamnbida
sern inc=luidos en dicha listar todos los em-
Spleados hbiles de la poblaci6n. La in-
f: racci6n de lo dispuesto en este inciso sed
penada con una multa de cinco pesos por
i cada nombre que se omita, sin perjuicio de
Sque el Gohernadaor de.partamental lo inchu-






92 -

ya al tener conocimiento de la lista. (I)
Art. 297.- Hecha la selecei6n por la mu-
nicipalidad de la cabecera de Distrito, pa-
sar lo ms tarde el quince de octabre, la
lista de los ciudadanos escogidos, al Gober-
nador Departamental; y este funicionario
acompa~ado de los se~ores Jueces de los
Distritos Judiciales respectivos, de los Fis-
cales del Jurado y de los Alcalldes de la ca-
becera de los Distritos administrativos, ci-
tados al efecto, harn la definitive califica-
ci6ni de los Jurados de cada comprensi6n
judicial, se asentard en un libro la lista de
los ciudadanos calificados, con expresi6n
de nombres y apellidos completos, y remi-
tir antes del tIltimo de octubre, una copia
firmada por el Gobernador y su Secretario,
a la Secretalria de Estado en el Despacho
de Justicia para su publicaci6n en el pe-
ri6dico official del Gobierno, otro al Tribu-
nal Supremo de Justicia y otro a cada uno
de los Jueces de Ia Instancia de to Crimi-
nlal. Los Gobernadores de los departa-
mentos correspondientes a las Secciones de
Oriente, Occidente y 3a: del Centro, remiti-
rAn tambidn un tanto de la n6mina a la CA-
mnara de Segunda Instancia respectiva. (r)a

CAPITULO IV

Distmr~.icione~l~s comuneirs alaIs Gncsaus sujeatas
ar la cah)7%cnacdn drl jurJad
Art. 298.-Todas las causas criminals
por delitos sujetos a; la calificaci6n del ju-
rado que estuvieren penldientes al tiempo
dle la publicaci6n del presente C6digo, q(ue-








93 -

dan sujetas a sus disposiciones desde el es-
tado en que se enicuentren sin poderse ha-
cer retroceder.
Art. 299.-En segunda 0 tercera instani-
cia, no podr abrirse la causa a prueba si-
no en el caco de alegarse nulidad del vere-
dicto, en el que se concedern ocho diais
para la prueba.
Art. 300.-El fiscal y el defensor estn
forzosamente obligados a concurrir a. los
debates, so pena de incurric cada uno en
diez pesos de multa, aplicables sin forma-
ci6n de causa, y sin perjuicio de poder ser
corporalmente apremiados por el juez.
Art. 30r.-Las testaduras, enmiendas o
entrerrenglonaduras que se hicieren a las
actas, serin salvadas antes de firmar se, so
pena de veinticinco pesos de multa, que
ser aplicable sin formaci6n de causa a los
culpables por los tribunales superiores.
Art. 302. -- Se tend rn por n.o hechas las
declaraciones del JTurado que contraren lo
que conste probado en el process por ins-
trumen-to pblico o autintico, inspecei6ni o
confesci6n de parte, salvo que existieran
tambidn en los autos pruebas en contra-
rio. (I)
Art, 303.-Cuando el delito no diere m
rito al procedimiento de oficio, todaslas di-
ligencias en vez de practicarse con la ini-
tervenci6n del ministerio fiscal, se practi-
carn con la del acusador particular.
Art. 304.- La municipalidad de la cabe-
cera del departamento o distrito en que
hubiere jurado, est obligada a suministrar
los muebles y tiles necesarios p>ara dicho




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs