• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Dedication
 Presentación
 Geografía
 Determinación histórica
 Lenguaje
 Género de vida
 Actividades para la subsistenc...
 Viviendas
 Vestido y adornos
 Transportes
 Manufacturas
 Números y medidas
 Ciclo de vida
 Organización social
 Religión, magia, etc.
 Folklore
 Mitos
 Recreación
 Las artes
 Cantos sagrados
 Canto profanos
 Introducción a los textos...
 Canciones sagradas
 Canciones legas
 Referencias
 Apendice
 Table of Contents














Group Title: Las tribus talamanquenas de Costa Rica.
Title: Las tribus talamanqueñas de Costa Rica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074426/00001
 Material Information
Title: Las tribus talamanqueñas de Costa Rica
Physical Description: 209 p. : illus. ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Stone, Doris, 1909-
Publisher: Editorial A. Lehmann
Place of Publication: San José
Publication Date: 1961
 Subjects
Subject: Talamanca Indians   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliography.
General Note: At head of title: Museo Nacional de Costa Rica.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074426
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000758896
oclc - 26650029
notis - ADV2052

Table of Contents
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Presentación
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Geografía
        Page 11
    Determinación histórica
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Lenguaje
        Page 20
        Page 21
    Género de vida
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Actividades para la subsistencia
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Viviendas
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Vestido y adornos
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Transportes
        Page 46
        Page 47
    Manufacturas
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    Números y medidas
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Ciclo de vida
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Organización social
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Religión, magia, etc.
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Folklore
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Mitos
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Recreación
        Page 149
        Page 150
    Las artes
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Cantos sagrados
        Page 155
    Canto profanos
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Introducción a los textos lingüísticos
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Canciones sagradas
        Page 177
    Canciones legas
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Referencias
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Apendice
        Page 195
        Page 196
        Alimentos cultivados y animales domésticos de los bribris
            Page 197
        Alimentos cultivados y animales domésticos de los cabécares
            Page 198
        Valor nutritivo del pejibaye
            Page 199
        Lista de plantas y su uso
            Page 199
        Lista de plantas y su uso - Bribri
            Page 200
        Antonio Saldaña - último Rey de Talamanca, por Carlos Meléndez
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        Indice de illustraciones
            Page 213
            Page 214
    Table of Contents
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
Full Text




















A LOS PUEBLOS TALAMANQUEiOS

















Este tomo fue impreso en singles
por Peabody Museum, Universidad de
Harvard, Cambridge Massachusetts.















Sresen tacion


Estas pdginos presentan to vida de dos grupos indigenes, los ca-
b&cares y los bribris, quienes se cuentan entire los primeros aborigines
conocidos en el suelo costarricense. Son pueblos en distintas etapas
de aculturaci6n. Sin embargo, gran parte d dellos se hon integrado
dentro del ambiente national.

Se encontraron numerosos informontes quienes hon contribuido
con los datos que hicieron possible este libro. Entre 6stos se encuentron
dos j6venes maestros indigenous; Te6filo Mayorgo, cab&car de Ujarr6s,
Gabriel Figueroa, bribri de Salitre, y un estudiante, Marcos Ortiz,
bribri de Salitre. Todos han aportado los textos lingiiisticos de fonatica
y ayudoron por medio de traducciones libres. Saturnino Ortiz, tom-
bi6n de Solitre, Marcos Ortiz, y Herman Villonueva de China Kich6
dieron muchos detalles importantes.
Hay dos jaw6 m&dicos indios que prestaron valioso oyuda, fe-
lesforo Figueroo, bribri, Victor Challe, cab6car, y el finado sepulturero
bribri, Jaime Ortiz.

Tanto a las personas antes mencionadas, como al grupo que ho
cooperodo en la preparaci6n de este libro en castellano, entire los cua-
les aparecen Francisco Amighetti, Carlos Melkndez, Alfonso Jim6nez,
Agnes de Gomboa, y Roger Thayer Stone, oa autora hace present su
profunda gratitud.



;oris Stone


San Jos6 de Costa Rica





























































Figa= I .-M este y wa Ae Cesu Rica doude sa evnewra lot paeko
&dia--dos.


















LAS TRIBUS TALAMANQUEfIAS DE COSTA RICA


Geografia


Costa Rica es un pais relativamente pequeeo, con una extension terri-
torial de 50,900 kil6metros cuadrados, de la cual la mayor part es terreno
montaiioso y quebrado. El coraz6n de la rep6blica es la Meseta Central en la
que el grueso de la poblaci6n es de descendencia espaiola con poca sangre
indigena, y en donde el suelo esti sumamente cultivado o con tierras de
pastoreo.

El Este de Costa Rica, sin embargo, esti ocupado en gran parte por bos-
ques con nicleos concentrados de diversos grupos aborigenes. El litoral so-
refio de esta secci6n, esti formado por el llano de Talamanca que geogri-
ficamente induye la region comprendida entire el rio Reventaz6n y la actual
frontera con Panami. Las dilatadas cimas de la cordillera de Talamanca,
una de las mis elevadas de la Am&rica Central, arrancan en la ribera oriental
del rio Reventaz6n, y se extienden hacia el Sur trepando desde el Ilano hasta
una elevaci6n maxima de 3583 metros. Solamente hay unos pocos y dificultosos
pasos a traves de estas montafias: un trillo desde Cabagra en la vertiente pacifica
hasta el rio Lari, morada de los indios bribris, de Ujarris en el lado del
Pacifico hasta el alto rio Coen, linea divisoria entire los bribris y los cabcares;
y desde Canaan en el noreste del valle del General hasta el rio Chirrip6, tam-
bien domicilio de los cabcares. Lo que se conoce como valle de Talamanca
se limita al rio del Sixaola.

Flora.-Desde el Ilano de Talamanca hasta unos 1,800 metros, es bos-
que Iluvioso en donde se encuentran muchos frutos comestibles, nueces, y
plants medidnales. Tras esta zona yace el irea de bosques nublados que
se extiende sobre la division continental hasta una altitude de 1,670 metros,
con excepc6n de pequeios parches de piramo en las crestas mis altas. Esta
es una region extremadamente quebrada cuyo ldo meridional es mis em-









DoRIS STONE


pinado que el del Caribe. La vegetaci6n del bosque nublado esti consti-
tuida en su mayor part por maderas duras ccmo los robles, que incluyen
el Quercus copeyensis, la ira quizarri (Magnolia poasana), y grandes exten-
siones de Cinchona pubesces().

En la vertiente pacifica de la cordillera no hay bosque luvioso. En la
vecindad de los dos pasos mis orientales aproximadamente desde 1,670 me-
tros, y continuando con intermitencias hacia los dos importantes valles ele-
vados del sureste de Costa Rica, el General y Potrero Grande, hay sin em-
bargo tierras de sabana que muestran hasta cierto grado evidencias de haber
sido cultivadas en un pasado remote. Los principales gineros de pastes
en e:ta irea son el Agropyrum, Festuca, y Stipa.

Determinacidn bistdrica

Terminologia regional.-La palabra Talamanca no es indigena. Apa-
rece por primera vez en documents que se refieren a la fundaci6n de la pobla-
ci6n espaiiola de Santiago de Talamanca en 1605 por Diego de Sojo, quien
escogi6 este nombre en honor de su propia poblaci6n natal(2). El sitio que se-
leccion6 estaba en un valle que en 1605 se lamaba Duy o Guaymi, nombres
que lo eran tambien de provincias(3, aunque anteriormente fuera lamada Coa.a.
Los primeros informes concernientes a esta region, estin comprendidos dentro
del litigio entire Hernin Sanchez de Badajoz y Rodrigo de Contreras a raiz
de la conquista de Talamanca en 1540. El nombre del valle proviene del de
un cacique, de extracci6n mexicana Coaca o Coaza, quien habia lUegado a ad-
quirir dominio antes de la Ilegada de los espaioles(4), y era un enconado
enemigo del jefe vecino, Tiriaca, Tariaca, o Cariaca ). El nombre del lugar,
Coaca, continue siendo empleado por lo menos hasta 1564(6). Este valle es lo
que llamamos hoy dia Talamanca, Baja Talamanca, o Sixaola ).

(1) La identificaci6n de estos arboles y pastos fue hecha por el Dr. Paul J. Shanks.
silvicultor, quien acompaii6 a quien describe en un viaje a pie desde Ujarris hasta
Cabecar y el valle de Talamanca.
(2) Vease Femindez, 1886, t. V, pp. 116-130; Lehmann. 1920, b. 1, pp. 149-150;
213-214.
(3) Vease, p. ej., Fernindez, 1886, t. IV, pp. 293-317.
(4) Fernindez, 1907, t. VI, pp. 236-323; Lothrop, 1944; Stone, 1956.
(5) Vease Ferndez, 1907, t. V, pp. 289-317.
(6) FernAndez, 1886, t. IV, pp. 293-294.
(7) Vease, p. ej., Fernindez, 1907, t. V, p. 123; 126-128. El nombre Sixaola
(Rio Negro, Vease, Lehmann, 1920, b. 1, p. 222) es mosquito y data desde las
invasiones mosquito-inglesas a territorio bajo dominio espaiiol. El nombre bri-
bri es Teliri y significa gran rio.









LAs T mus TALAKmNQuzftS DE CosA RxIA


Ios t6rminos Duy y Guaymi se ezaminarin mis adelante asi como el tir-
mino Ara que nunca foe apliado al valle icamente pero que se us6 par
denominar una province que inclula gran part de esta region. Para comen-
zar, debemos tener en mente h manifestai6n hecha por uno de los primeros
conquistadores al tocar el suelo costarricnse, Joan Divila: "...una parentela
de padres 6 hijos 6 nietos laman un pueblo y tambi6n provincial(8) Sin darse
cuenta, Divila hiZe menci6 del sistema de clan (Vase Orgamzacrih Social)
y con ello nos puso en la pista para aclarar la confusion de nombres aborigenes
existentes en la documentaci6n hist6rica que se refie:e a Costa Rica. Esta mul-
tiplicidad de ttrminos debe haber sido aun mayor en tiempos pre-hispinicos.
(Vease Folklore: Historia Reciende).

Duy, ademis de ser el nombre del valle del Sixaola, era tambi6n una pro-
vincia aborigen y el nombre de un cacique(). Como tErmino, se aplicaba a la
region que se extendia desde el limited occidental de la Bahia de Almirante(1)
hasta el bajo rio Changuinola, o Tilorio o Estrella cruzando el valle de Coaa(12).
Guaymi, por otro lado, se usaba para la misma irea que Duy en el lado Caribe
pero extendidndose mis al Este, ademis de incluir la vertiente pacifica de la
cordillera desde lo que es boy Potero Grande hasta Panami(). Ara parece
haber cubierto la cuenca del rio Sixaola induyendo el propio valle(x).

Los espaioles, no contents con apenas fundar una ciudad que por si
sola podria procurar pocas riqueas, insistieron en delimitar el irea de su ju-
risdicci6n al establecer los confines de Santiago de Talamanca "... en latitude
toda la tierra 6 tnrmino que ay desde lo alto de la cordillera hasta la mar del
norte; y en longitud, desde el rio Tarire, por el paso que se pasa yendo de la
dicha ciudad a la provincia de Tariaca, toda la tierra que corre al este, que el
largo della, hasta el EscAdo de Veragga, ques el termino que parte esta gover-
naci6n de la de Veragua..."(1). Es aqui donde aparece la primer aplicaci6n
del tfrmino Talamanca una irea dete ainada.

(8) Peralta, 1883, p. 71.
(9) Peralta, 1883, p. 349; Lehman, 1920, b. 1, p. 202.
(10) Femindez, 1907, t. V, p. 100.
(11) Iehmann, 1920, b. 1, p. 202.
(12) Vizquez de Coronado, 1908, p. 51; Fernidez, 1886, t. IV, pp. 294; 221;
233; IArmann 1920, b. 1, pp. 178; 204.
(13) eIrhmmnn 1920, b. 1, pp. 193-194; 178; 216. Es interesante notar que en
1956 ar o arm signifia Ud, a a, sin embargo es un niio pequefio.
(14) Femindez, 1886, t. V, p. 126.








Donis STONE


Sin embargo, en el noreste de Costa Rica habian dos provincial mis, en
1605. Tariaca iba desde los limites occidentales de Ara a la de Pococi(1). In-
cluia el rio Tarire, un afluente important del Sixaola, y se consideraba como
parte de Talamanca ya desde 1675(161. Pococi se extendia hasta Suerre"T) la
provincia que comenzaba con el modern rio Reventaz6nOS), y contaba dentro
de sus linderos el rio Matina o Chirrip6 hasta Tayutique y el sitio ocupado
en el present por Lim6n19).


En el lade del Pacifico de la cordillera de Talamanca, la terminologia
es menos confusa, a pesar del hecho de mencionarse el valle de Guaymi. Desde
la primera incursion de Juan Vizquez de Coronado en esta area en 1563, se
consideran s6lo dos provincias: Coctu (Coto) y Turucaca, situadas ambas entire
las montafiag de Talamanca y una cordillera mis pequefia conocida con el
nombre de La Maritima, mis cercana a las pendientes de la primera(20). Entre
las trece poblaciones pertenecientes a estas provincias, la mayoria de estas se ha-
Ilaban localizadas en tierras de sabana(21).


Gentes: Nombres y ubicaci6n.-Esta complicada terminologia con res-
pecto a las extensions geogrificas da pzca oportunidad a que surja una re-
presentaci6n clara de los habitantes de esta area. Las antiguas provincias de
Duy y Guaymi, incuian la secci6n noroccidental de Panami que en parte era
la morada de los indios terribis. Este pueblo seri considerado en este studio
solamente en lo que corresponde a sus nexos con historic y la tradici6n a pesar
del hecho de que en tiempos hist6ricos habia un pequefio grupo de t&rabas en
las mirgenes del rio Zhorquin(22). En el present informed, usamos el termino
Talamanca para incluir tanto a los bribris como a los cabcares. Hay entire 2000
y 3000 de istos en el lado del Caribe y aproximadamente 1595 en el Pacifico.

(15) Fernandez, 1886, t. IV, p. 308.
(16) Fernindez, 1886, t. V, p. 351. Compirese con pp. 344, 353, y 370.
(17) Fernindez, 1886, t. IV, p. 309; Lehmann, 1920, b. 1. p. 216.
(18) Gonzilez Viquez, 1935, pp. 9-39.
(19) Peralta, 1883, p. 756.
(20) Vizquez de Coronado, 1908, p. 51.
(21) FernAndez, 1886, t. IV, p. 233.
(22) Lehmann, 1920, b. 1, p. 218. Este es tambi&n un nombre mosquito. El tr-
mino bribri es Choli.









LAS Txmus TALAMANQUEIRAS DE COSTA RICA


De los limits pemameios asrta e rio Coer.-Hay muchos nombres cita-
dos en los documents concemientes a la region situada entire la frontera pana-
menia y el rio Coen en Costa Rica. Entre estos, los mis comunes son: Ara, Ateo,
Abicetaba, Blancos, Biceitas o Viceitas, Korrhu, Ucabar6, y Valientes. Con
seguridad la mayor parte de estos t&rminos estin escritos de varias maneras de
acuerdo con la 4poca y el author que los cita. Estas gentes se encontraban entire
los rios Urin, Lari, y Coen y en el llano del rio Tiliri o Sixaola, por lo menos
hasta Punta Cahuita23).


Todo este grupo parece haber tenido estrechos vinculos de parentesco aun-
que no todos pertenecian a la misma tribu(24'. Colectivamente fueron los pri-
meros en ser conocidos como talamancas a principios del siglo decimo sitimo, y
hoy dia se les conoce por este mismo nombre o por el de bribri(2). Es intere-
sante examiner estas antiguas denominaciones porque algunas de ellas estin
vinculadas con pueblos boy extintos, a la vez que otras tienen una relaci6n
definida con la terminologia modema.


Los grupos que ya no existen son el Ateo, Korrhue, y Ucabarf. El Korr-
hue, no obstante, parece haber sido originalmente un clan cabcar conquistadu
por el bribri( ). El nombre Ara o Arari significa aun en bribri el alto rio Lari,
y en cierto sentido puede designer a los habitantes de esta region aunque como
nombre no se aplica a esta gente(<). En este lugar se ha establecido un grupo
human liamado Bribri. El termino Biceita o Viceita parece tener su origen
en el de Abicetaba que era un dan bribri(28) y anm cuando no se usa en 1959,
en Costa Rica se sobrentiende que se trata de los bribris. Blanco y Valientes
eran trminos ambiguos como lo demostr6 correctamente Gabb. Con el nombre
de Blanco a menudo se inclua a los pobladores del lado occidental del Coen,
mientras que el t&rmino se aplicaba correctamente a los habitantes de la part
oriental de la Laguna de Chiriqui o Bahia del Almirante(9).


(23) Lehmann, 1920, b. 1, p. 219. No inclu:mos aqui los sicuas o zeguas quienes
se hallaban tambien en la costa norte. Se sabia que eran de origen mexicano.
Para una narraci6n acerca de esta gente viase Lothrop, 1944.
(24) Lehmann, 1920, b. 1, pp. 219-220.
(25) Vease p. ej., los relates de los padres Franciscans hacia el fin del siglo XVII.
Se hace daramente la distinci6n entire trrabas, cavcares (cabcares), y ta-
lamancas. Vease Femindez 1886, t V, pp. 369-374.
(26) Lehmann, 1920, b. 1, p. 220.
(27) En la lengua bribri, ara significa Used, ari significa un niio.
(28) Lehmann, 1920, b. 1, p. 219.
(29) Gabb. 1875, p. 487.









DoRIS STONE


El nombre de Bribri es desconocido en la mis afieja documentaci6n, pero
como lo seiala Pittier, la palabra se deriva de deri-deri, lo cual, seg6n 61 lo
manifiesta, significa valiente o fuerte(30). En 1959, los bribris todavia insisted
en que su nombre viene de dererri que significa fuerte o resistente y que va-
liente es enxi. Lehmann(31) advierte que durante los alios 1590-1593 los t&r-
minos Vrivri y Taquetaque significaban para los giietar de Cuquerrique (Tu-
querrique) "Sefiores e hijos de sefiores". Cuando recordamos la tradici6n que
dice que los bribris conquistaron por lo menos a los cabcares (Vase Historia
Non-Documental), veremos que hay sobrada raz6n para estas manifestaciones.



De la margen occidental del rio Coen hasta el Reventazdn.-En la margen
occidental del rio Coen y continuando a travc s del Tarire hasta el rio Reven-
taz6n se encontraban muchos nombres, que incluian los de Cav&caras (Cabe-
cares), Urinamis, Siruros, Moyaguas, y Chirrip6 junto con un pueblo del
irea de la costa llamado Estrella(32). Los iinicos de este grupo, con la possible
excepci6n de los Moyaguas, de los cuales nada se sabe, y que no parecen ser
cabcares eran los Urinamis, aunque ya desde 1709 hablaban la lengua cab6carc31.
Pittier y Lehmann los relacionan con los bribris aunque es dificil comprender
la raz6n sustentada para hacer tal casificaci6n(3). Los Urinamis aparecen
siempre nombrados en Bls documents de los siglos XVII y XVIII como distin-
tos de los cab&aras (cab&cares) y talamancas"5). El nombre de Cab&car
se usa hoy dia para designer el grupo establecido al oeste del rio Coen, aunque
Talamanca es asimismo un t&rmino general que abarca tanto los pueblos orien-
tales como los occidentales. Los chirrip6 son una rama cab&car y se encuen-
tran en las montaias y valles de aquel nombre. En el valle superior del Es-
trella hay unas pocas families que estin emparentadas con los cabcares.

(30) Pittier, 1898, p. 16.
(31) Lehmann, 1920, b. I, p. 219. Hay que recorder que el espaiol es una lengua
fonetica y aun hoy dia la v y la b son usadas indistintamente por equivocaci6n.
En tiempos coloniales se las confundia mis frecuentemente. Vease tambi6n Fer-
nindez, 1907, t. VII, p. 392.
(32) Thiel, 1896-8, p. 47. Para una list mis detallada vease Lehmann, 1920, b. 1,
p. 221.
(33) Fernindez, 1886, t. V, p. 458.
(34) Pittier, 1898, p. 16; Lehmann, 1920, b. 1, pp. 216; 219; Fernindez, 1886,
t. V, pp. 385; 445, 446; 460.
(35) Vease p. ej., Ferindez, 1886, t. V, pp. 381; 389.









LAs Tamus TALAxANQuqAs DE COSTA RICA


Las fuentes hist6ricas apenas hacen menci6n del significado del tMrmino
Cabcar. De acuerdo con los indios actuales, el nombre proviene de kabi
(quetzal) y kh (lugar). Hay quetzales en la elevada region montaiosa pero no
en la propia Cabecar que queda solamente a una altitud de 400 metros. Es
interesante observer que esta gente come el quetzal siciepre que se Ie present
a oportunidad.

Historia no documental de Talamanca--Como Gabb lo sefal6, es dificil
recoger informaci6n concerniente a la historic de estas tribus(3"). Como ya lo
hemos visto, por las narraciones de los espaiioles, sabemos que cuando estos
llegaron habia un grupo mexicano que dominaba el valle del Siuaola o Tala-
manca, a la vez que los padres franciscanos particularmente perciben diferencias
lingiisticas en ciertas regions. No hay documentaci6n que cite las conquistas
aborigenes y asi nos vemos fornados a aceptar las tradiciones y lo que podemos
vislumbrar a travis de las costumbres de los pueblos existentes para recoger
al menos algunos de los acontecimientos mis antiguos.

Uno de estos acontecimientos parece haber sido la conquista de los cab-
cares por los bribris la cual dio como resultado que el jefe civil de ambos grupos
tuviera que ser bribri, pero los guias intelectuales y espirituales eran cabcares.
Gabb(37) fue el primero en menconar esto asi como en relatar la tdici6n de
la guerra entire los bribris y terribis que finalize en 1827(38). Como consecuencia,
ios victoriosos bribris llegaron a ser los gobernantes politicos de Talamanca.
Este fen6meno explica la aparici6n de un Rey en Talamanca.

En la ipoca de Gabb, una familiar poseia el "derecho hereditario al caci-
cazgo, y hasta 1873, el jefe reinante tenia te6ricamente plenos poderes para go-
bernar"(3"). El jefe que lo sucedia a su muerte era el mis inmediato y el de
mejores condiciones para encabezar la familiar real, sin que este fuera necesaria-
mente el hijo. La situaci6n en Talamanca en este period era tan compleja
que surgieron numerosos candidates para ocupar esta posici6n, todos ellos
parientes sanguineos. Cada "Rey" desgraciadamente carecia de preparaci6n y

(36) Gabb, 1875, pp. 487-488.
(37) Gabb, 1875, p. 488. Los terribis son la misma geote que los actuales trrabas
cuya tierra natal es el alto rio Changuinola en Panama y quienes habitaron
en un tiempo el rio Zhorquin.
(38) Vdase Fernndez Guardia, 1918, p. 127.
(39) Gabb, 1875, p. 489.
2









DoaIs STONE


era ademis un decidido adicto al alcohol. Un Mr. John H. Lyon, mariners,
de Baltimore, vino a Talamanca en 1858 en busca de fortune. Se enamor6
de la selva y se qued6. Tenia una familiar indigena, y a il se le pidi6 final-
mente que aceptara la tarea de gobernar a los talamancas('). Para los prop6sitos
del present studio, vale la pena advertir que l memorial del "Rey" aun per-
siste, y el clan al cual pertenecia 6ste ha continuado manteniendo una mezcla
de bribri y cabcar (Vease Organizacidn Social).

EI lado meridional de la Cordillera de Talamanca.-Al sur de la Cordi-
llera de Talamanca hay dos nombres relacionados con la region que estamos
tratando que como lo hicimos ver antes son, el Coto y el Turucaca. Ninguno
de estos pueblos existe hoy dia aunque su sangre se mantiene en el mestizaje
de los borucas del sudeste de Costa Rica(4.

En esta Area, sin embargo, en los propios declives de la cordillera, hay
dos establecimientos de bribris y uno de cabcares, mientras que en el valle
de El General, al oeste de Potrero Grande, se halla localizado en China Kichi
(Raiz de Naranja) (2), en la confluencia de los rios Pejibayal y General un
pequefio grupo de cab&cares.

Los dos grupos bribris se encuentran en Cabagra( 4) y en Salitre (3aeri)
y se pueden calcular aproximadamente en 895 personas. Cabagra queda cerca
del paso al Alto Lari, junto a un rio que lleva su nombre y el cual es un afluente
important del Diquis. Esti a unas cuatro leguas de Potrero Grande. La fecha
exacta de la llegada de los bribris a este lugar no se conoce, aunque probable-
mente fue al final del siglo XIX, puesto que muchos de los mis viejos habi-
tantes nacieron cerca de los rios Lari y Ur&n. Una tradici6n sostiene que ciertas
families huyeron a trav6s de la cordillera de Talamanca porque no se habian
adherido a regulaciones de clan con respect a matrimonios. Tal vez sea sig-
nificativo el hecho de que los grupos en ambos lugares estin formados por muy
pocos clanes y que como pueblo, son los primeros en apartarse de las antiguas
costumbres tribales. Otra creencia popular es que Berchi, un rey de Talamanca,
estimul6 el 6xodo de las gentes a causa de su extremada crueldad (Vase Folklore:
Historia Reciente). Algunos habitantes de Cabagra se trasladaron hacia el oeste,
a Salitre. Gradualmente, ambos lugares han crecido como resultado de la Ile-
gada de otras families del noreste y por el aumento en el porcentaje de natalidad.

(40) Gabb, 1875, pp. 489-491.
(41) Stone, 1949.
(42) kicha tambi&n significa cuerda o mecate.
(43) Este nombre no tiene significado en lengua alguna existence. El sitio no
debe confundirse con N. S. de la Luz de Cabagra que fue fundada en 1745
por los padres franciscanos y poblada con indios tfrrabas a dos leguas de
San Francisco de Trraba. Fernindez, 1907, t. IX, p. 504.









LAs Tamus TALAMAMQuEvAm DE CosTA Rza


Al final del paso que se atraviesa viniendo del alto Coen, esti Ujarris
de los cabcares que fue establecido pot una raz6n similar y mis o menos al
mismo tiempo. Se dice que "el Rey de Talamanca prohibit el casamiento entire
hermanos(44) y una pareja que desobedei6 las reglas escape y se fue para
Ujarris". Otros tomaron el mismo rumbo hasta el grado de que este pequefio
valle no pudo ya sustentar a los habitantes. Algunos se tasladaron para el
sitio de China Kichi en donde se les unieron otras gentes de Talamanca. Esti-
mamos que hay alrededor de 700 indios entire Ujarris y China Kichi.


Otros Sitios.-Hay un porcentaje relativamente fuerte de sangre talaman-
quefia, pero ninguno de los hibitos de vida subsisten en el area del valle del
Reventaz6n. Aqui, en Orosi, y mis al norte en Cachi y Tucurrique, se encuen-
tran los descendientes de los cabcares de la region de Coen. Tres Rios, en
la Meseta Central, fue originalmente poblado por indios bribri y cabecar le-
vados alli pot el gobiero colonial en 1747(W). De igual manera, en Canjel
de Guanacaste, apenas existen algunos indios que tienen nexos con los bribris(").
La presencia de esta sangre en estas regions se debe al traslado de muchos tala-
manqueiios pot orden del gobiemo de Costa Rica como castigo pot cuatro
insurrecciones, las primeras tres tuvieron lugar entire 1610 y 1619 y la ltima
en 1709. Esta iltima tuvo pot consecuencia la destrucci6n de las misiones
franciscanas y la massacre de hombres y mujeres espafioles(). En estos frag-
mentos de pueblos desplazados, la aculturaci6n ha triunfado y casi no hay nada
que sugiera las conexiones aborigenes de los habitantes de estos lugares a no set
las caracteristicas ordinarias propias de los mestizos.


(44) Ha de recordanse que este pueblo esta organizado con base en lanes matri-
lineales. (Vdase Orgaeizatidr Socida).
(45) Fermndez, 1907, t. IX, pp. 491-492.
(46) Ferandez, 1889, pp. 379-380.
(47) Feranndez, 1883, t. In, pp. 325-326, nap. 7; 1886, t. V, pp. 162-215.








DoRis STONE


Lenguaje

Conexiones y estudios previos.-La mayoria de los lingiiistas entroncan
las lenguas bribri y cabcar con la chibcha('). Sin embargo, estas se hallan
suficientemente separadas entire si para que no puedan operarse mutuos intercam-
bios. Los mis avanzados intelectualmente, pero al mismo tiempo los conquis-
tados cab&cares, en general entienden y hablan bribri con excepci6n de los
chirrip6 que no son sus vecinos y tienen poco o ningin contact con &stos.
Sin embargo, no hay muchos bribris que hablan cabecar. A pesar de esto es
notorio que el vocabulario usado por los bribris en relaci6n con los asuntos sa-
grados, como oraciones o mitos, es casi cabcar. Por otra parte, los bribris cantan
a menudo antiguas canciones en trraba (tirribi), costumbre que seiiala en
epocas muy remotas el contact entire los dos grupos. No es nada raro que el
cantante no comprenda lo que canta, aduciendo como excusa que son canciones
de los "abuelos" y que estin en el "viejo lenguaje de ellos". Queremos hacerlo
notar aqui que esa es la caracteristica sobresaliente del bribri. Parece haber
sido &sta una constant que se manifest desde la 6poca pre-colombina hasta
hoy definiindose los bribris por sus cultures adoptadas. Esto es particularmente
cierto con respect a la cultural spiritual y no solamente se nota en muchas de
sus canciones y expresiones religiosas sino tambiin en sus danzas (V&ase Danzas)
especialmente en las de la vertiente del Pacifico.

Los studios mis completes de la lengua bribri ban sido hechos por Pittier
y Lehmann12). Schuller, por supuesto, induye todas las lenguas de Costa Rica
en su complejo maya-caribe-arawak3a). Con respect al habla cabcar, Lehmann,
Gabb y Thiel son las inicas fuentes que presentan algo mis que un vocabulario
pasajero4).

Simbolos Lingiisticos.-En todo este studio, hay t&rminos indigenas es-
critos en simbolos usados por los cabcares y bribris en sus escuelas cuando
escriben su lengua materna. Estin basados en un studio hecho por Ricardo
Pozas del Instituto Indigenista Nacional de Mexico y comprobado por el Dr.
Mark Hanna Watkins quien prest6 su ayuda al gobiemo de Costa Rica con
este prop6sito como cooperaci6n del IKstituto Indigenista Nacional de Guate-


(1) Lehmann, 1920, b. 1, pp. 178-356; Mason, 1940, pp. 76-77.
(2) Pittier, 1898; Lehmann, 1920, b. 1.
(3) Schuller, 1928.
(4) Lehmann, 1920, b. 1; Gabb. 1875. Thiel, 1884 (N' 1882 como lo indica).
Lehmann, 1920, b. 1, p. 187; 1896.









LAs Tkmus TALAmANQUEfAS DE COsTA RwCA


mda. Es el alfabeto en uso actualmente en las escuelas indigenas de Costa Rica
y con excepci6n de algunos simbolos que son diferentes, la mayoria de los
que se emplean se hallan en el alfabeto foaetico internaconals.

La mayor parte de l siguiente explicacid es tomada libremente de a
clave para los simbolos usados en la cartilla cabcarc6) (3is mi i.a) escrita por
Ricardo Pozas Arciniega aunque tuvimos que hacer pequenos cambios tal como
3 sin la v encima.

a es una vocal central que se pronuncia como la vocal en la palabra "but"
en ingles. Esta vocal varia legando hasta una alta posici6n frontal, y es fre-
cuentemente sustituida por la vocal u en muchas palabras.

6 e i ii Vocales nasalizadas.
5, consonante fricativa, que se articula con la punta de la lengua entire el
filo alveolar y el paladar en la misma posici6n que se usa para pronunciar la ch
espaiiola. Difiere de esta consonante en que cuando se pronuncia ch las cuerdas
vocals vibrant. En el caso de 3, se puede decir que es una voz consonante, pro
ducida por vibraci6n de las cuerdas vocals.

L, es una consonante dificil par quien no habla cabcar (o bribri).
Se articula con la punta de la lengua un poco atris del filo alveolar en la misma
posici6n usada para pronunciar In n espaiol, pero cuando el aire pasa a traves
de los labios, la lengua es movida hacia los ladies produciendo una vibrac6n
que hace el sonido similar a una r. Los indios tarascos de Mexico tienen una
consonante similar.

j es palatal y fricativa.

r, como la espafiola, varia desde un toque de la lengua sobre el paladar
hasta una series de tries o cuatro toques. En otras palabras, es equivalent a la r
simple, como por ejemplo caro en espafiol; la r double o rodada, como en el
espafiol mar o carreta.

ts, es una grafia que represents un solo sonido, como en el caso de cb.

i, es una consonante fricativa que se articula con la punta de la lengua
entire el filo alveolar y el paladar a media que sale el aire pasando pot un
canal fomnado en la lengua. Cuando se pronuncia este sonido, las cuerdas
vocals no vibran. Es similar al ingles sb.

(5) Vdse Pike 1947, vol. II, p. 232.
(6) Pozas, S. F.









Doxs STONE


Esta lengua cab6car (y la de los bribris) tiene cambios en niveles tonales
dentro de las silabas. Hay dos tonos: alto y bajo. Para fines ortogrificos,
tildamos s61o el tono alto. Las silabas que no estan tildadas tienen un tono
bajo. Este acento es important porque en muchos casos el cambio de tono
produce un cambio en el significado de la palabra, como por ejemplo:


tono alto: df (barro); dawe (venado); jawi (curandero)

tono bajo. du (ave ); dawe (enfermedad); jawa (nutria)


GENERO DE VIDA


Studios previos.-Hay pocos studios etnol6gicos referentes a estos pue-
blos. Gabbo1), Pittier(2), y Skinner(3) son las fuentes para el conocimiento de
los bribris. Los informed de Gabb y de Pittier son importantes en particular
con respect a la descripci6n de costumbres religiosas y ceremonies que ya no
se han vuelto a practical. Skinner hace hincapie en la cultural material de este
grupo en la primera mitad del siglo present.

Existe much menos informaci6n concerniente a los cabcares. Fuera de
ciertos documents publicados por Fernindez(4), el inapreciable informed de
Gabb ya mencionado con referenda a los bribris, y el no muy detallado relato
de sus propios viajes hecho por el Obispo Berardo A. Thiel(5) o de aquellos
que le acompafiaban(6), hay poco material utilizable.

Propdsito de este trabajo.-El prop6sito de este studio es presentar un cua-
dro del g6nero de vida y del modo de pensar del talamanquefio en 1959. Al
hacerlo, tomaremos en cuenta los dos grupos geogrificamente distintos dado
que cada uno muestra una etapa diferente de aculturaci6n.


(1) Gabb, 1875.
(2) Pittier, 1938.
(3) Skinner, 1920.
(4) Fernndez, 1883, t. III, nap. 10, pp. 334-339; 1886, t. V. pp. 372-374.
(5) Thiel, 1927.
(6) Polakowsky, 1883.









Las Tamus TALwwANNualAs DE CosrA RicA


Diferendcr por locdirci6n.-El gnero de vida del pueblo talamanqueiio
depend de sa localicad6 geogrifca. El lado septentrional de la cordille es
el mis aislado6 a pesar del valle. Aqun la precipitacid pluvial es mis grande,
el bosque mis denso, y el ternno mis quebrado y taco. El transporte se raliz
a pie can excepdin del Ilano de Talamanca en donde hay lugares en que pue-
den usarse caballos, canos, y hast jeep. En la mayor parte de h regida, no
existen puentes, y ls rlos tieen que ser cruzados luchando contra a corriente.
En la Alta Talamanca y Chirrip6, se ban construldo puentes de hamaca hecbos
de bejucos (Vase Fig. 8),

los habitantes de la Alta Talamanca y del alto Chirrip6 han quedado
aislados desde el tiempo de la conquista y fue poca la atenci6n que se le puso
al Ilano del Siaola durante los pimeros dias de la Rep6blica. En realidad,
hasta pot alli de 1916, s61o un pfiado de gente no india incdyendo unos pocos
costarricenses, ingleses, norteamerianos, y un alemin habian vivido en est
regi6n. La United Fruit Company, sin embargo, vislumbr6 el valor del valle
para la siembra de bananos. Con la llegada de la Compafia en 1912, los abori-
genes se retiraron a los cerros, y no retomaron al llano sino hasta que a enfer-
medad de Panami destroy las cosechas de fruta y se abandon el valle en
1930. De 1930 a 1956, con ecepci6n de los trabajadores de l Uni6n Oil
Company que no penetraron realmente en el irea habitada por los indios, han
sido pocos los forasteros que se ban establecido ali. Dentro de este nhmero
cabe induir algunos negros jamaicanos y ostarricenses del interior que se ban
diseminado pot esos lugares. La gente del bajo Chirrip6 tiene lo que pdia
denominarse un contacto marginal" con negros jamaicanos y costarricenses no
indigenas en el valle de Zent, el cual forma parte del llano de Lim6n. Lo
mismo sucede en Moravia y Tuis, situados en la carretera de Turrialba, en
donde los costarricenses del interior realizan extensas actividades con el caf,
el ganado y las maderas.

La region meridional difiete de i del lado del Caribe. A caballo se
puede llegar casi a cualquier casa. Hay menos precipitaci6n pluvial y mis
sabana (Fig. 2 a). Existen buenas escuelas y la gente tiene mis fcil access
a los grupos no indigenas.

Aunque hay algunos costarricenses de la Meseta Central, l mayor pate
de los habitantes que no son originalmente de Talamanca son chiricanos, ele-
mento mezda de indio, negro, y blanco, que entr6 en esta region viniendo
desde Panami durante el siglo pasado ya a causa de la persecud6n political










DORIS STONE


2 a.-Subiendo la sabana de Ujarris 2 b.--Cabcar sembrando
2 c.-Brnbri montado encima de un buey 2 d.-Cabicar tirando flecha para pescar

o ya como fugitive de la justicia. En afios recientes, unos cuantos costarri-
censes mis del interior y various norteamericanos se han establecido cerca de
Ujarris y China Kichi.

La diferencia en gtografia, clima, y vecinos, ha tenido por lo tanto que
ver con las diferencias que se han formado entire una area y la otra en
cuanto se refiere a creencias y hibitos de vida. A este respect llamaremos
la atenci6n s61o cuando haya diferencia entire los dos grupos.

Aculluracidn.-Como cabe imaginar, hay muchos grades distintos de acul-
turaci6n. Estos irin siendo tratados en el curso de este trabajo.

Pueblos.-En lo que concierne a estos pueblos las aldeas se desconocen
y nunca han existido en el sentido europeo de la palabra. Su mismo len-
guaje asi lo denota. Ni en bribri ni en cabecar se encuentra una palabra









Lis Tamus TALAmANQUERAS DE COSTA RicA


para designer los poblados o ciudades. La idea la comprenden por contact
con el exterior. En bribri, ciudad se llama kof o ka ("lugar" en la lengua
cabcar y tambi&n por adopci6n en bribri) y kabi que significar cabcar. Esto
nos recuerda expresivamente la conquista de los cabcares por los bribris
que tenian una cultural inferior. En cabecar, tambien se comprende el con-
cepto de ciudad y se express con la palabra hu3iga o literalmente hu (casa)
3iga (muchas), y poblado por medio de ka que quiere decir lugar y tambien
significa Talamanca en el sentido de "nuestra morada".

Al tratar de esto, hay que recorder la manifestaci6n de Joan Divila
(V&ase Terminologia Regional) asi como la costumbre que tenia cada dan de
establecerse en la localidad en particular (Vease Organizacidn Socil). Real-
mente, uno de los puntos mis importantes de discordia entire el aborigen y el
espaiiol era la necesidad que tenia el conquistador de forzar al indio a vivir
en poblados y Ilevar a cabo la tarea de conversion, cobrar el tribute, y asegu-
rarse una fuente ficil y constant de trabajo. Esta concentraci6n en una co-
munidad era enteramente ajena a la cultural de los pueblos talamanquefios, y
hay documents hist6ricos que contienen muchas alusiones a la resistencia de
los indios ante tal actitud. Existen incontables sitios con sus nombres, pero
aun en el caso de Amubre, Chirrip6, y Ujarris en donde hay una iglesia, o Ca-
bagra, Salitre, y Ujarris en donde se encuentra una escuela, poco dicen estos
lugares a lo que estamos acostumbrados a entender por la palabra "pueblo".
Las viviendas estin diseminadas, a veces distan entire unas y otras de dos a cinco
kil6metros, y solamente en el lado del Pacifico hay algo semejante a un centro
de comunidad, que es en este caso la escuela.

Actividades para la stibsistencia

Labranza de la tierra.-La agriculture difiere de acuerdo con la loca-
lidad. La gente del lado del Pacifico tiene las ventajas propias del clima
y la educaci6n. La siembra esti regida por estaciones secas y humedas muy
marcadas, existiendo valles mis amplios y pendientes mis suaves. En Tala-
manca y Chirrip6, se hace la siembra en cualquiera epoca del afio aunque el
mes favorite es Mayo. Los cultivos se encuentran generalmente en las laderas
mis pronunciadas, no s6lo porque escasea el terreno piano, sino tambi&n porque
aquil ofrece la mejor protecci6n contra los inevitable cerdos que los indios
tienen por razones econ6micas.

El mitodo de cultivo tambiin varia ligeramente. La ticnica de rozar por
medio del fuego prevalece en el lado del Pacifico, pero en la otra pendiente,








26 Doam STONE

las Iluvias excesivas establecen las condiciones. Aunque se quema ocasio-
nalmente, la prictica corriente consiste en eliminar a maleza de menores pro-
porciones, dindole tiempo a que el resto del bosque tumbado league a des-
componerse, picindolo con un machete para acelerar el process. En vez de
esperar a que la madera haya desaparecido, se hace la siembra entire el material
en descomposici6n.

El fmico implement empleado en Alta Talamanca y Chirrip6, es una vaa
de punta chata hecha de la corteza exterior de una palmer, el pejibaye (Gai-
lielma gasipaes Bailey). Esta se clava en el suelo a un ingulo de sesenta grades
y luego se desplaza hasta alcanzar la posici6n vertical. En el hueco que queda,
se van echando las semillas que las llevan en un guacal que va amarrado a la
cintura (Fig. 2b); seguidamente se saca la vara con lo cual la tierra se vuelve
a acomodar. Luego es ligeramente apisonada con la misma. Persiste la tradici6n
de que este utensilio de labranza fue una vez arma de batalla(k La (nica
otra labor de cultivo que se juzga necesaria es h deshierba que se hace con
machete. En el llano de Talamanca y en la vertiente del Pacifico, se ve h
macana hecha toda de madera y otra con una hoja de metal; mientras que en
el lado del Pacifico, se usa un garabato para limpiar los campos. Es interesante
observer que cuando se va a sembrar tabaco en esta region no se lleva a cabo
una quema preliminary. Esta cosecha se siembra en hileras trazadas con bejucos,
y se ponen trozos de vistago de banano sobre las plantitas para protegerlas del
excesivo sol.

Antes las mujeres tumbaban irboles y hacian igual labor en los campos
que los hombres. Sin embargo, hoy las mujeres no limpian el bosque aunque si
deshierban y cortan zacate. A ambos lados de la cordillera, tanto hombres
como mujeres trabajan en los campos y recogen las cosechas.

Cultivos.-La dieta bisica de estos pueblos consiste en tubrculos, pejibaye,
cacao, bananos(2), y plitanos.

Se comprende ficilmente la importancia de los tubrculos cuando se toman
en cuenta las siguientes ventajas: Pueden ser cultivados en suelos de muy
diverse condic6n; propagarse sin dificultad; son poco susceptibles a pestes
series; toleran las precipitaciones pluviales fuertes; y pueden aprovecharse du-
rante todo el aiio. Los principles tubrculos comestibles son la yuca (Manihot


(1) Skinner, 1910, pp. 70-71.
(2) El banano no es un product alimenticio indigena de Amirica. Fue traldo a este
continent en la epoca de la conquista espafola por Fray Tomis de Berlanga.









Las Tamus TawwNuam fims Da CosrA RIcA


escilenta Crantz) que induye las variedades blanca, amarill, rojiza, y morada();
tiquisque o malanga (XaMtbosoma violaceza Schott); iame blanco y amaillo
(Dioscorea spp.) y iiampi morado y banco (Dioscorea trifid L). El cacao, los
bananas, y los plitanos son tambin products que se dan durante todo el ao
y que una vez plantados no necesitan un atenci6n constant.
En realidad, la mayoria de estos products alimenticos bisicos esti en con-
tinua produccia6, asegurando asi recursos alimenticios permanentes. El pejibaye
por lo general produce dos vecs al ao y tarda de cuatro a site aos antes de
producer la primer cosecha Sin embargo, el valor de su fruto es may valioso
como element dietetico(). Hay varias classes de pejibayes, rojos y amarillos, en-
tre estos Ios hay con o sin semilla(o. Han sido un product tradiconal en la
dicta de los talamanqueios desde tiempos pre-colombinos en que parecen
haber sido extensamente cultivados(O. Se encuentran en cualquier sitio indigena
antiguo y modemo, pero nunca se hallan silvestres en el bosque.

Esta dieta bisica es suplementada con diversas variedades de frijoles entire
las scales estin los kubas (Phaseolas lr atrs L), un frijol moteado y un frijol
arrifonado, asi como diferentes cases de ayotes y calabazas(). En el Ilano de
Talamanca y en el lado del Pacifico, el arroz constantemente se esti volviendo
mis popular en comparaci6n con el siglo pasado en que no se cultivaba del todoS ).
Sin embargo, no tiene nombre indigena como los dtros y los miembros de la
familiar del banano (MAsa spp.). La caia de azcar es rara y se usa solamente
masticada par ingerir el jugo. Aunque se han visto irboles de aguacate y algu-
nos de naranja y de lim6n antillano, ninguno de estos esti plantado en gran escala,
y las semillas de los citros, en el rea Caribe al menos, corrientemente son secadas
almacenindolas luego sobre el fog6n a fin de sembrarlas (Vase Ajua). En el
lado del Pacifico y en el Ilano de Talamanca se cultivan ajos y cebollas, y entire
los cabcares de Ujarris particularmente otras legumbres. En esta 6tima region,
se siembra cafe para vender pero rara ven para uso personal. El arroz y el tabaco
tambin se cultivan pan venderlos en el lado del Pacifico.
(3) Estos nombres se refieren prinipamente a la planta sin e tubdrculo. Las carac-
teristias distintivas son: la yom bnca tiene mudhas hojas y un tallo recto; la
ynca blaoc tiene hojas gnmdes; la yuca marilla tiene tronco y tuberculo am-
rillos; la a morada time hojas moradas pero la raiz es blanca; la ynca roja
time hojas rojas y tobrculos blancs.
(4) Para el valor alimenticio de este fruto, vease Apadice: Lista de Alimestos
Cshindos.
(5) Los borucas son el nico pueblo de Costa Rica que tienen un pejibaye sin
espinas, anque los gatusos sin cultivar actualmente pejibae sin espinas tienen
boy dia un nambre para ste. Las chirrip6 son famosos par la variedad sin
semilla.
(6) Stone, 1956.
(7) Par una list mis complete y los nombres indigenas vease List de Ali-stos
Carkialos.
(8) Vase Gabb, 1875, p. 522.









Doas STONE


Entre los pueblos talamanquefios el maiz es de importancia secundaria co-
mo product alimenticio y se cultiva primordialmente para acer una bebida
fermentada, la chicha (Vease Bebidar), que se prepare tambien con yuca, pejibaye,
y plitanos, se la prefiere a menudo a la de maiz que sirva de alimento a los
cerdos. S61o se come ocasionalmente (Vase Prepararian de Alimentos). Es
interesante observer que desde los mis remotos tiempos hist6ricos, esta posici6n
de inferioridad del maiz como alimento caus6 impresi6n en los espafioles quienes
estaban acostumbrados desde su primer contact con Mkico a la importancia
de este grano en la dieta indigena. En una relaci6n escrita en 1697 por Fray Fran-
cisco de San Jos6 concerniente a los trrabas, los cav&ares (cabcares) y ta-
lamancas (bribri), encontramos, por ejemplo, la siguiente aseveraci6n: "Los
bastimentos de las tres primeras naciones son pocos y el maiz poquisimo..."('
En todos los primeros informs se hace menci6n continuamente a los tub&rculos,
especialmente a las diversas variedades de yuca, y pejibaye, en tanto que e maiz
es citado no a causa de su importancia como alimento indigena, si no porque era
algo familiar a los conquistadores(0). Hay raz6n para sospechar que el usO
del maiz de los pueblos de Talamanca fue consecuencia de la influencia de los
colonos mexicanos en tiempos pre-colombinos relativamente recienteso1.


En el lado del Caribe, el maiz se cultiva en pequefas parcels durante
todo el afio except en febrero y marzo. Sin embargo, se ha sabido que los
indios en algunas ocasiones siembran tambi6n en estos meses. Las mazorcas de
maiz muestran gran variedad de colors y muy rara vez se encuentran mazorcas
completamente blancas.


Tambien entire estos products comestibles, se cultiva un poco de tabaco y una
o dos variedades de plants de algod6n que permanecen a pesar de las Iluvias.
A veces se utiliza el barbasco (V&ase Pesca) y en la Alta Talamanca y Chirrip6
la mayoria de las families cultivan cerca de sus moradas una palma que usan
para techar en vez de hacerlo en lugares lejanos como sucede con los tub&cu-
los etc.


(9) Fernindez, 1886, t. V, p. 373.
(10) Vase p. ej., Fernndez, 1907, t. I, p. 24. En un infonne de 1692 al Obispo
de Nicaragua sobre el estado de las misiones de Talamanca, encontramos lo si-
guiente en conexi6n con el alimento que los padres franciscanos comia: ... "su
alimento comim es una bebida que hacen de races y hiervas molidas, y en muy
pocas parties plitanos y yucas ...". No se hace una sola meoci6n del maiz.
(11) Stone, 1956.









Los Taus TAwwiANuuzfw DE CorsrA 1x


Animates Dosicos.--Ademis del perro que se encuentra en todas las
viviendas indigenas, es el cerdo el animal domistico ms important. Sn
importanda en el comercio aparece en los mis antiguos informes de los
conquisadores, (Vase Comerco) y no ha decaido su valor como posesio6 eco-
n6mica. En cierto sentido act6a camo una coenta bancaria al poder venderse
en caso de emergencia po ejemplo durante una enfermedad. En la vertiente
del Caribe, los sains salvajes son oseiiados desde que nacen a seguir al
hombre como n perro y a vivir dentro de la casa. A veces construyen paa
encerrar el animal un corral semicircular, de palos, contra la pared interior
de la vivienda. Las otras razas de cerdos son escasas except en el lado del
Pacifico en donde a escuela ha importado el puerco domestic.

Los polls se encuentran en casi todas las casas. Se les encierra durante la
noche en casetas construidas con varas atadas por bejucos, o durmen en los
irboles como es lo corriente en el Pacifico. Los gatos y los chompipes son
raros. Causa extraieza no ver practicamente el chompipe en la region del
Pacifico en donde el tiempo es mis seco y mis apropiado par la crianza
de estos ejemplares avicolas, pero se halla domesticado en Talamanca en
donde so dieta principal son las cucarachas. Tampoco son comunes los patos
y no existed palabra native para ellos ni para los chompipes. Cuando se les
encuentra, es en un pequefio compartimiento situado dentro de la casa grande.

Solamente unos pocos indios tienen ganado en el Rio Coen y en la
Rija Talamanca. En ambos lados de la cordillera se le mantiene mis como
una cuenta bancaria que para la alimentacin. La leche no la usan y emplean
los bueyes para montarls o para transporter la carga en sus espaldas en
Ujarris, Salitre, y en Cabagra (Fig. 2 c). Por las sabanas de Ujarris vaga
ganado cimarr6n, la mayor parte del cual pertenece a la iglesia o mejor dicho
a San Vicente, el patron de a comunidad. He aqui un vestigio del antiguo
diezmo. Se usan los animals solamente cuando el sacerdote hace so visit
annual. En tal ocasi6n, se le da muerte con arco y flecha al n6mero de novi-
llos que se require pan la fiesta communal El ganado que no pertenece a la
iglesia en Ujarris es propiedad de tires de los habitantes que lo venden cuan-
do la necesidad asi lo demand. En ocasiones especiales como "juntas" (Vdase
Reuniones) y fiestas de muertes (V&se aerte y Entierro) se consume po-
los, cerdos y novillos.

En Chirrip6 o Alta Talamanca no existen caballos, hay solamente uno o dos
en el valle del Sixaola. En 1956, habia dos caballos en Salitre, uno en
Cabagra, dos en Ujarris y dos en China Kicha









Doas STONE


Alimentos srlvestres.-La dieta de los bribris y los cabcares se suple
con muchos alimentos que ellos no cultivan. En la list de abajo, ctamos
solamente aquellos que hemos podido identificar con su nombre cientifico<").

Se cocina para comerlos: la floor roja de la Erytbrina costaricensis Micheli,
las hojas y la parte tierna del bejuco, Cycantbera wndimana Cogn., los brotes
de la palmer hembra Chamaedorea sp., las hojas y retofios tiemos de la
Phytolacca rivinoides Kunth & Bouch, y las hojas tieras de un helecho (Rabo
de mico). Hay unos frutos que son como granos de la Urera baccifera (L)
Gaud, y se usan para sustituir el arroz. El fruto de la Renedmia exaltata (LF)
generalmente se frie en manteca. La papaya silvestre (Carica sp.), un fruto
parecido al mel6n de la enredadera Passiftora vitifolia HBK y el fruto del
guabo (Inga spectabilis (Vahl) Willd.) se comen crudos.

Usan en las brasas o comen crudos, varias cases de palmitos induyendo
el amargo y el dulce. El cacao silvestre (Theobroma simiaram Donnell Smith
y Theobroma angustifoliam Moc. & Sessi) y el pataste (Theobroma bicolor
Humb. & Bonpl.) se usan como el cacao que no es silvestre. Tambi&n co-
cinan para comer ciertos hongos blancos que crecen en los troncos de los
arboles viejos.

Alimentos animals (Caceria).-Los talamancas consume muchos ani-
males silvestres que incluyen: monos, guatusa (Daryprocta sp.), conejos, cari-
blancos (Tayassu pecai spiradens Goldman), sainos (Pecari tajacu crwsniger
(Bangs), venado (Mazana americana cerasina Hollister), y danta, a pesar
de que en ciertos grupos todavia existen alimentos tabus (Vease Tab=s). La ma-
nera favorite de cazar se hace con perros y con uno o mis compaieros. Sin
embargo, hay otros metodos que se practican.

El equipo mis comfn consist en un arco y flecha de pejibaye o palma
negra, y la cerbatana. El arco es relativamente corto con una media apro-
ximada de 2.35 metros, se mantiene en posici6n horizontal, y la cuerda
se hala con el dedo (Fig. 2-d). En un astil de cafa silvestre se colocan
las puntas de flecha tan hondo como sea possible, aseguradas con cera, y ata-
das con hilo de pita (Vdase Fibras) de modo que cuando se dispara la flecha
la punta no se pierda. Para jaguars y otros animals grandes, las cabezas


(12) El Dr. Paul J. Shanks, ayud6 a recoger y a clasificar estos alimentos.









LAs Tamus TALAMANQUEAS DE COSTA RICA


de las flechas son de metal, hechas corrientemete de h hoja de un cuchillo
viejo, y de la palma del pejibaye. Para aes y animals pequeios, hay puntas
con pias, rectas, y tras que sirven paa atontarlos hechas todas de pejibaye
o de palma negra.

La cerbatana tambiin se usa paa pijaros y animal pequefis. Son de
5 pies 7 pulgadas a 5 pies 10 pulgadas o mis de longitud. Cuando es posi-
ble, se las hace de mordkid" (Sdarmia costricenis Donn Smith) annque a
veces se usa madera de k&ra. La madera para cerbatanas se cota en h
menguante de la luna pues se dice que son menos carnosas. El metodo de
manufacture es sencillo. Se coloca la pieza escgida sobre el fuego par
que se suavice. Se calienta un alambre, o si no hay alguno a mano, se usa
una varilla de pejibaye, la cual se fuena a pasar a travis de toda la longitud
del palo a fin de sacar la pulpa suave. El interior se alisa arrollando hojas
de chumico (Cuira~ella aamrican L) en una vanilla de pejibaye y frotando
longitudinalmente. Luego se rellena la cerbatana de ceniza y se la cubre en
ambos extremes con cera de abeja y carbon para conservaria. A menudo usan
como mira, dos conchas, abalorios, escarabajos, o pelotas de cera. Las pe-
lotas que sirven de munici6n se hacen de arcilla que ha sido secada, molida
finalmente, y luego se le ha mezdado con agua; la soban con los dedos y la
redondean con un hueso de pavo silvestre. Las Ilevan en mochilas o mo-
rrales de cuerda entretejida.

Ocasionalmente se ven lanzas de leiio de pejibaye con cabeza de metal.
Cuando consiguen rifles por escopetas, usan bolsas de hule para llevar un
cuero para la p6vora, la mecha, etc...

Los muchachos j6venes hace hondas de la fibra del guarumo (Vease
Fibrar) par cazar pijaos. En un extreme se hace una gaa de hilo de pita
y se pasa pot ella el dedo indice. Los dos extremes de a honda se tomn
con ambas manos y se blanden sobre la cabea, usando piedras de rio como
munici6n.

Hay una resina llamada yok en cabcar que se pone en un irbol en done
come las pijaros. Las patas al pegase en vista no los dejan escaparse. A
menudo atrapan cerdos de monte y caa grande. Esto lo levan a cabo atando
una cuerda a un irbol en un tillo y hacienda un nudo corredizo en el otro
extremo en donde dejan una buena gaza. Esta se coloca en el centro del
sendero paa que el animal a aer quede amaraado.

(13) Es inteesante motr que arm de fuego o rifle se lhma en Oinip6 waeoL que
signifia literanlmte palo cedmhata; en Cabdar sa&aro o rifle de d o pdo
ceWisa; en bnbri skrootL signifia lo mismo que en cabcar.









DoaRI STONE


En Talamanca, durante la noche usan tenazas de cangrejo a las que toda-
via les queda algo de came y las amarran a una pieza de cuerda de unas 22
yards de longitud, en un extreme se atan bananos o cualquier fruta que el
animal que buscan use en su alimentaci6n, y part de la cuerda se asegura
a un palo. Los cazadores apagan el fuego y permanecen escondidos. Cuando
suenan las tenazas, se ponen alerta y apuntan con arco y flecha o con armas
de fuego, tirindole a su presa. Hay una superstici6n relacionada con esto.
Antes de esta caceria hay que comer alimentos frios porque los calientes
traen mala suerte.

Pesca.-El mitodo de pesca mis comin se realize con arco y flechas de
madera de palma ya sean de punta lisa o con pfas (Fig. 2-d). A veces se da
muerte al pez pequeiio con golpe de machete aunque con frecuencia usan
anzuelos. El cabo favorite es el saltamontes. Estos se atrapan y se guardian
en una jicara a la cual se le ban hecho agujeros para la entrada del aire
utilizando como tap6n una mazorca sin granos hasta el moment de usarlos.
Los saltamontes pueden durar vivos cinco dias dentro de este recipient. Tam-
bien se emplean atarrayas c6nicas, similares a aquellas de los guaymis de Pana-
mi. En el lado del Pacifico, entire los bribris, a veces se hacen press para
empozar la corriente, empleando para pescar una trampa de madera.

Sin embargo despuds del arco y la flecha, la manera mis popular de
pescar es por medio de venenos. Los dos mis frecuentemente usados provie-
nen del arbol, Phyllantus Pittieri, y de un bejuco, Serjania sp.("). El veneno
del arbol ciega y mata a cualquier pez, y es tan fuerte que al dia siguiente
de que una persona lo haya manipulado, es comfn observer que la cara de
esta continue hinchada y le duela. Cuando se usa esta clase de veneno, rio
abajo se hace una presa con troncos de irboles, y a eso de las cuatro de la
tarde unos treinta hombres comienzan a raspar o directamente a echar piezas
del Phyllantus en el agua. Las mujeres no embarazadas y los nifios se juntan
corriente abajo para recoger el pescado en canastos (jabas). El organizador
de esta actividad recibe uno o dos pescados de cada participate, dependiendo
el niuero de la cantidad total capturada, y puede quedarse tambi&n con los
que l6 mismo agarre. Hoy dia hay que obtener permiso del agent de policia
de Talamanca y el organizador tiene que darle una part de la pesca.

El bejuco colorea el agua de verde pero s6lo aturde al pez. Se usa
en riachuelos y no en rios grades. Para pescar de este modo no se necesitan

(14) Para los nombres indigenas vease la Lista de Plantas en el Apendice.









LAs Tamus TAI ANQUE&AS DE COSA RICA


mis de dos hombres. Aporrean el bejuco, las hojas y el tallo con un palo
hasta hacerlo trizas y luego than stas en la coriente represada. De un tuhbtcnlo
pareddo al iame preparan un tercer veneno para los peces que se llama
wiwakri en bribri y se le machaca echindolo luego al agua.

Preparadin de de imenos.-En general, el alimento se cocina o asa en
las brasas del fog6n. Cuando coaen los eotes o mazorcas tiemas de maiz
los preparan del primer modo. El maiz sazon, si no se usa para hacer chicha
(Vease Bebidra) se le asa en las brasas o se le convierte en masa, medlindolo
con plitanos cocidos se le envuelve en hojas y luego se asa. Es aro encon-
trar tortillas que no sean de yuca o de pejibaye, y s61o se las conoce en las
parties bajas de Talamanca en done se las llama "pan de los extranjeros" o
en Salitre y Ujarris en done existe la influencia de la escuela. Los bananos
y los plitanos generalmente se codnan o se asan con todo y ciscara pero a
veces se les sirve para hacer un plato que se conoce con el nombre cabicar
de carao. Al usar los plitanos se les agrega una pasta amarga de chocolate
que a veces tambien se come sola. Tambien come semillas de ayote que se
tuestan y luego se pelan.

La came se hace en sopa, se asa, o se seca para comerla despuis. El
pescado se trata de un modo parecido. Se consume muy pocos alimentos
fritos.

El sistema de moler los alimentos harinosos, ya sean pejibayes, tub&rculos,
o maiz es distinto del que se acostumbra en Mesoamerica. Por regla gene-
ral, se utilizan como piedras de moler, grades cantos rodados naturales ubi-
cados a la par de riachuelos o rios o cerca de los bebederos pero tambi&n se
encuentran estos dentro de las casas .

Generalmente son utilizados por varias families. Cuando no se hallan
a mano estos pedrejones se usa una tabla ancha colocada sobre troncos de ma-
dera. Para moler se emplea una piedra de rio lo mis ovalada possible. La
molienda no se hace hacia adelante y hacia atris como en el occidente de
Centro Am&rica y Mxico, sino que se realize con un movimiento de balance
hacia los lados para triturar el material alimentido. Este process require con-
siderable fuerza y destreza. De este modo tambien se muele cacao en los pe-
drejones. A veces, sin embargo, se encuentran pequefios metates de borde levan-
tado provenientes de antiguas sepulturas que se usan con este prop6sito. En
la Alta Talamanca, se ven algunas veces morteros poco profundos de madera
(Vase Madera y Piedra).









Doms STONE


Para bacer fuego.-S61o en la Alta Talamanca, particularmente entire los
bribris y en el alto Chirrip6 se conoce un taldro de madera para hacer fuego.
Es una pieza de palo cacique (Eagenia lepidota Berg.) con cavidades redondas
en las cuales se coloca verticalmente una varita con un pedazo de algod6n abajo.
La varita se frota continuamente hasta que las chispas encienden el algod6n.
En la mayor parte de los lugares, no dejan que el fuego muera o se le cubre
con cenizas para conservarlo. Los f6sforos son bastante comunes fuera de la
Alta Talamanca.

Almacenamier*o de alimentos.-El almacenamiento de alimentos en un
albergue separado no se usa except en el bajo Chirrip6 en donde la costumbre
de cultivar maiz para la venta se esti desarrollando. Debe recordarse que la
principal dieta de esta gente consiste en tubrculos y pejibayes. No es fcil con-
servar los tub&culos para comer una vez que ban sido recogidos. La mayor
parte de los products alimenticios se guard en sacos de malla o se cuelgan
en vigas, ocasionalmente en recipients de corteza de arbol, o se deshidratan para
colocarlos sobre el fog6n. Este filtimo sistema es el que se usa para conservar
los pejibayes durante los meses que no son de cosecha. Cuando se necesitan, la
fruta deshidratada se pone en una olla y se la cocina. En la vertiente del
Pacifico, no obstante, esta manera de conservar los pejibayes se practice rara vez.
Aqui la gente depend de los bananos y los plitanos durante los meses poco
productivos que son en este lugar de Marzo a Agosto.

Bebidar.-En contra de lo que express la opinion popular y del cuadro
que tienden a presentar los informed de los espaiioles, la bebida mis estimada
entire los pueblos de Talamanca es el chocolate. Esta es la poci6n citada en su
teologia sagrada (Vease Mitos (Teologia) y el trago preferido que se daba a
los muertos para su viaje sin retorno. En realidad, todas las ceremonies de alguna
importancia van acompaiiadas del uso del chocolate. Es asimismo la ofrenda
mis apreciada cuando se trata de un amigo o se le da a gente de cierto rango.
La bebida se prepare sin ningfin condimento o azicar. Se hace una pasta de
chocolate despues de que la almendra ha sido secada, fermentada, y molida. Se
toma la parte de la pasta que se necesita, se le agrega agua, y la mezcla se bate
con un palillo de madera generalmente hecho de una raiz que tiene los extremes
dentados. La pasta se envuelve en hojas de la bijagua blanca (Cal bea insignis
Petersen) y se lleva en los viajes o se deja en l casa para usara en el future.

La bebida mis comfin es la chicha, aunque nunca desplaza al chocolate, y
la usan mis bien para suplir esta bebida que tiende a escasear, que para competir
con asta. Por si sola, la chicha es nutritiva y la toman los dos sexos en todas









LAS TIamus TALAMANQUEiAS DE COSTA cA


las edades, a menudo en lugar de una alimentacin mis complete. Es esenial
cuando hay que hacer trabajo pesado y de conjunto y se toma tambien en fiestas
y ceremonies. Puede hacerse chicha de una variedad de products alimnticis
induyendo plitanos, fiampi, y ayote. Sin embargo, la prefieren de pejibaye, yJca,
y maiz En la Alta Talamanca y Chirrip6, la fermentacin es consigue por mdio
de la saliva de las gentes obtenida al masticar y esO pir la sustancia cmestib
dentro de una gran ola de arcilla hecha con este prop6sito. En h vertiente
del Padfico y en el Ilano de Talamanca, usan una forma de levadura pama pro-
vocar la fennentaci6n(). Durante los viajes, se envuelve la pasta de chicha en
hojas o se Ileva en una jaba tapizada con las mismas agregindsele agua al gusto.

Hacen una bebida espesa de plitanos maduros coddos con la cal forman
una papilla y le agregan agua.

Viviendar

Tipos de Vivienda y Construccion.-Los tipos de vivienda ovarian, seg6n
la localidad. En Talamanca la vivienda tipica es grande y redonda con un tech
alto y c6nico de hojas de palma, a menudo con una olla vieja en el ipice. En
tiempos antiguos parece haber sido una moada communal del clan Iamada por
los espaioles "palenque", rodeada o no por una empalizada, para albergar hasta
trscientas personas. La narraci6n espafioh indica ademis: "...en que se
congregan todos los de la familiar de aquel linaje, sin permitirse se mecle uno
con otro, y con esto se hacen paa si inconmerciables. Los Palenques Is forman
en la eminencia de los motes, que son casi inaccesibles, y distan a dies, y doce
leguas unos de otros..."(1). La vivienda modern se conoce en ambos lenguajes
con el nombre de usri, a significa casa y sri la flecha puntiaguda de pescar.
El nombre es particularmente significativo a causa del techo terminado en una
punta muy acentuada (Fig. 3c-d). Lo cierto es que la habitaci6n se diseia para
defenders ficilmente de los fuertes aguaceros y para que la habiten cuatro fa-
nilias por separado (Viase Matrimonio). La palma para techar (Vease Cose.
chase Cultivada) se llama bhga en cabcar y uk en bribri. Las hojas se ponen
a secar suspendidndolas en caias antes de colocarlas en la construci6n. Hay
s6lo una puerta y tanto ista como las paredes bajas estin hechas de varas y oca-
sionalmente de caias silvestres que se amarran una a la par de la otra con beju-
cos. Corrientemente hay un alero de hojas de palma sobre la 6nica puerta a
fin de protege la entrada de las copiosas Iluvias. Gabb da una excelente descrip-

(15) Stone, 1949, p. 10.
(1) de Espinosa, 1742, p. 77-78.










DORIS STONE


-1 'd

Fig. 3.-aV Uno de los cuatro togones den- cI Casa redonda con olla de barrio
tro de una casa redonda bribri. encima, Talamanca.
Talamanca. d) Casa redonda de los cab&cares
hi Uno de dos fogones dentro de una Talamanca.
casa cabecar. Talamanca.

ci6n de la manera en que se construye una de estas habitaciones la cual repe-
timos mis adelante puesto que no ha cambiado la t&cnica de la fabricaci6n de
las casas. No obstante, antes de transcribir las palabras de Gabb, vale la pena
hacer notar que el habla concretamente de la vivienda bribri manifestando que
la cabecar era antes como esta pero semeja hoy una "mera cabafia". La autora
observ6 que ambos pueblos construian la gran casa circular en 1956, pero que
este estilo de habitaciones cab&cares era mis com6n en la region de Chirrip6 que
en el alto Coen. Seg6n refiere Gabb, estas casas "...son generalmente circu-
lares, de treinta a cincuenta pies de diimetro, y casi del mismo alto. Comp6-
nense de varas largas, que parten desde el suelo hasta la cfspide. Descansan
estas en un anillo de mimbres o bejucos, atados en rollos, de ocho a diez pul-
gadas de espesor, y descansando sobre una series de horcones verticales clavados
en el suelo en un circulo como una tercera parte menor que la circunferencia ex-
terior de la casa. Encima de este anillo, si la casa es grande, hay uno, o dos
mis, seg6n su tamafio, que no descansan sobre horcones, sino que estin sujetos
a las varas oblicuas. El todo se techa espesamente con hojas de palmer, y con-










LAS TRIBES TALAMANQUERAS DE COSTA RICA


cluye en la c6spide de una vasija vieja de barro, para evitar las goteras..."2).
Este tipo de casa esti siendo lentamente reemplazado por una estructura rectan-
gular abierta en ambos extremes.

En el Ilano de Talamanca, donde s61o viven los bribris o cabecares casados
con bribris, se levanta una elevada casa rectangular hecha de la corteza de hira
que es el nombre bribri para la palma de zancos negros (Socratea sp. o species
con hibitos similares de crecimiento) pero techada con hojas de huga, constitute


Fig. 4.-a-b-c) Visitas del interior de una d Cabecar arreglando hojas para ha-
casa redonda bribri, Talamanca. cer un techo de casa, Talamanca.

6sta una morada ideal para el clima hmuedo y cilido de las bajuras del Caribe
y es indudablemente resultado de la influencia extranjera (Fig. 5-a). Hay que
tomar en cue-ta que aqui en el lano ha existido un prolongado contact con la
United Fruit Company. Las casas corrientes construidas por la Compaiia se
levantaban creando un corredor que da vuelta a la casa y que abarca mis o
menos de un cuarto a la mitad de la parte superior de la misma. La casa bribri

(2) Gabb. 1875, p. 514









DORIS STONE


esta bien separada del suelo y por consiguiente es seca, aereada, y liviana. Hay
un gran corredor en donde se cocina sobre un fog6n levantado; en donde los
nifios de todas las edades juegan sin arrastrarse en el barro o mezclarse con los
cerdos; y en donde la gente puede sentarse y tener trato social. Los dormitories
estin concentrados en un lado y la separaci6n se Ileva a cabo por medio de pa-
redes hechas de palma zancona. Para alzar esta estructura, la palmer se corta
en trozos cuya longitud corresponde al tamafio de las paredes y luego se les


Fig. 5.-Casa bribri en el llano, Baja Tala-
manca. Fotografia Gonzalo Martinez.


quita la pulpa con machete. Para amarrar esos trozos se usan bejucos (Fig. 4-d).
Se sabe que estas casas pueden durar diez afios. Los techos tienen una duraci6n
de seis.

Ademas de esta, hay una habitaci6n menos elaborada que a menudo se ve
mis en las vecindades de los poblados que no son indigenas. Este tipo tambien
es rectangular. Consiste en un techo de hojas, ya sea de palma o platanillo
(Cruciferae sp.), sostenido por postes de madera sin paredes. Hay various tama-
ais desde la que es propia para una familiar mon6gama hasta aquella capaz de
a!ojar a mis de una sola esposa.








LAS TRIBus TALAMANQUE AS DE COSTA RICA


En la cordillera de la vertiente del Pacifico especialmente entire los cacares
que son mas conservadores, persiste el vestigio del domicilio circular, ocasional-
mente en una casa rectangular que tiene un lado redondeado. La habitaci6n
circular y comunal es rara, a pesar del hecho que se acostumbra todavia que
varias families matrilinealmente emparentadas habiten el mismo local. Por
lo general la costumbre aqui es que el hijo Ileve a su consorte a la casa de
su padre hasta que al mismo pueda proporcionarle una propia. Las paredes
exteriores se repellan frecuentemente con barro par protegerlas del viento.
Esta es una costumbre tomada de los chiricanos de Buenos Aires. Se han
visto casas rectangulares de varllas y caias techadas con palmas hechas stas
6ltimas generalmente con la palmer zancona comn (Socratea durissima Wendl.)
conocida como cawrke en cabcar, y casas de tablas con el mismo techado o
aun hasta de liminas de aluminio. En Ujarris se construyen cercas alrededor de
las huertas. Se hacen de postes colocados muy juntos entire si y amarrados con
bejucos. En Salitre, se ven algunas cercas de alambre de p6as en la vecindad
de la escuela.

Ajar.-En Talamanca, Chirrip6, y Cabagra el fog6n se hace con tres tron-
cos de arboles cuyos extremes convergen y que estin colocados sobre el piso
de tierra. El fuego se mantiene vivo continuamente y no se le extingue sino que
se le cubre con cenizas cuando la familiar sale. Durante la noche, alguien se
encarga de empujar uno de los troncos acercindolo al centro a media que se
va quemando. En las grandes casas de los Bribri, hay un fog6n paa cada una
de las esposas (Fig. 3-a) en donde ella cocina para si misma y sus nifios y
tambi6n par su marido. Entre los cabecares no se ha encontrado una sola
casa con mis de dos fogones (Fig. 3-b). Sobre estos fuegos hay varas suspen-
didas de las vigas del techo con piezas de burio (Tiliaceae sp., Vease Fibras).
En estos palos se cuelga todo lo que se necesite secar, como came, semillas
(generalmente en hojas de bijagua blanca pero ocasionalmente en tusas o vainas
que envuelven el maiz), sal en hojas de bijagua negra (Cdatbea sp.), almendras
de cacao par sembrar, plitanos o bananos par madnrar, etc... Tambi&n se
cuelgan pedazos de pellejo de vacuno o una pieza de caza que sirven para
alimentar los idefectibles perros cuando falta a came fresca. Tambiln se en-
cuentran suspendidas en los palos pequefias jabas hechas por hombres y mujeres
de la enredadera llamada kagaka en cabcar y bejuco de hombre en espafol, o
redes para Ilevar cosas hechas de fibra de guarumo (Cecropia sp.) por las
mujeres. Estas contienen frutas de cacao y paquetes de sal envueltos en hojas
de bijagua. En la casa grande raramente se ven tabancos. El hecho de que en









DoRIS STONE


Talamanca no existe palabra para designer los estantes, como no sea la bribri
kofi, que significa lugar, sugiere que este es una acepci6n tomada, probable-
mente de los mestizos.

En este tipo de vivienda, la pared del techo es important (Fig. 4 a-c).
En realidad casi todas las cosas necesarias para la familiar se colocan sin seguir
ningfn orden, entire los travesaiios de la construcci6n del techo o colgando de
ellos (Fig. 4 a-c). Estos correspondent a la siguiente enumeraci6n: alimentos
como granos y frutas, sacos de red que contienen came seca bien atados con la
vena de una hoja de plitano; coladores hechos de huacales; palos bifurcados para
levantar las vasijas calientes del fuego; palillos muy ramificados para batir
chocolate; cucharas de madera para menear; huesos de polio y de pavo silvestre;
trofeos de caza; levadura para chicha envuelta en hojas de bijagua; talegas de red
con arcilla para hacer la munici6n de las cerbatanas; el equipo necesario para
pescar y cazar; redes o nidos hechos de bejucos, para que pongan las gallinas;
canastas de corteza o jabas; remedies en jicaras o en sacos de red, envueltos en
hojas de bijagua, y muy rara vez en botellas; hojas de tabaco; plumas brillantes
de aves, en particular de oropendulas y de guacamaya; picos de tucin; flores
secas; conchas marinas y conchas de crusticeos; pieles de animals para vestir
o para fines curativos; fibras para hacer mecate o cuerdas; y semillas y tubrculos
para sembrar. Tambien se encuentran suspendidas del techo de todas las casas
y se usan para dormir y para descansar, hamacas de cuerda de cabuya (Vwase
Fibras) hechas por los hombres bribris y usadas tanto por ellos como por los
cabecares. En vez de hamacas para dormir, ponen a veces hojas en el suelo
cerca del fuego. Esta costumbre tiene el inconvenient que los perros y los
cerdos pueden llegar a molestar.

Son comunes los duhos bajos de madera con cuatro pies o banquetas, lar-
gas, rectangulares o circulares y decoradas a menudo con una cabeza y cola
salientes. Las mujeres se sientan en estas para cocinar, o la gente para con-
versar sin ser molestadas por el humo. Estas banquetas las hacen los hombres
y son generalmente de cedro, se les llama kaLwa o bekkagLa en cab&car y
kuUL(,' en bribri.

Cerca de la pared del techo o de la pared baja se encuentran levantados
sobre soportes de madera para protegerlos de los animals: bateas para ama-
sar o morteros de madera, jabas, y recipients como canastos (dekh en cab6car)

(3) Es interesante notar que kaLwa es la palabra usada en el alto Coen. Tiene
una marcada semejanza con el trmino bribri krLi. En esta secci6a, los dos
grupos estin en intimo contact.









LAs Tamus TALAMANQUEiAS DE COSTA RICA


frecuentemente tapizados con hojas de bijagua par guardar la pasta de chicha.
En todas las grandes casas circulares de los bribris y en algunas de los cab-
cares pueden verse grades vasijas de arcilla para chicha con la base c6nica
(Fig. 3-b). Siempre hay una o mis ollas de hierro compradas en Lim6n o en
algin comisariato de la Compania (Fig. 3-a). Esto sucede a6n en la Alta Tala-
manca. Aqui lo mismo que en las parties remotas de Chirrip6, las hojas de
bijagua se usan frecuentemente como plates y tazas, y en vez de cucharas, cu-
chillos y tenedores, usan los dedos para tomar los alimentos de estos recipients
o de una vasija comin o guacal. Ellos dicen que los utensilios que se usan pan
comer son "sucios" y temen contraer enfermedades empleindolos.

En las casas mas pequefias, el ajuar general es el mismo. Como estas
viviendas comfnmente estin mis cerca de las habitaciones que no son indi-
genas, es evidence la intrusion de otras costumbres. El fog6n a menudo esti
levantado y hay tabancos que contienen jicaras, guacales y plates de hojas de
palmeras cosidos en los extremes con bejucos similares a los de los guaymies,
y a veces uno o dos cuchillos, tenedores, plates, tazas, etc. Se usa como escalera
para llegar a los entresuelos que se ven ocasionalmente en este tipo de casa,
horcones a los que se les ban hecho muescas que sirven de grades. Es signifi-
cativo que los cabcares, quienes en el pasado ban tenido menor contact con
vecinos que no son indigenas, carezcan de palabras para designac esta escalera
y este entresuelo.

En las casas mis cercanas al llano de Talamanca y en la parte de Chirrip6
pr6xima a Moravia, se ve a veces lAmparas compradas colgando de una cuerda
de pita. No hay palabra par denominar la lampara ni en bribri ni en cabcar,
pero en Talamanca, se usa la palabra con que se design el fuego.

En el lado de l cordillera del Pacifico, en Salitre, Ujarris, y China Kich,
el fog6n se construye con mayor frecuencia de arcilla y se coloca sobre una
mesa de madera. Usan para dormir junto con las hamacas, camas y entresuelos
hechos de varas. En todas las viviendas se ven plates, cucharas, tazas, etc, aun-
que su nfmero esti limitado por las posibilidades econ6micas de cada una de
las families. Nunca falta la banquet pero s61o de vez en cuando es possible
encontrar una silla o una mesa. Los estantes suspendidos sirven para almacenar
el alimento y toda clase de zarandajas. La levadura para la chicha, general-
mente envuelta en hojas de bijagua, se cuelga en lospostes de la pared. La
tendencia a decorar h pared con plumas, ciscaras de huevo, huesos, y pieces,









DORIS STONE


no obstante, sigue siendo la misma que se encuentra en el lado del Caribe.
El exterior de la casa tiene nidos de gallina hechos de canastos tejidos con
bejucos o jabas, alguna plant silvestre u orquidea, y generalmente un trozo
de tronco de arbol con abejas silvestres.

Vestido y Adornos

Vestido.-El vestido no parece haber formado una parte important de la
cultural de Talamanca. Desde la mitad del siglo XVII hasta el present, po-
demos seguir la pista del uso de ropa de corteza de arbol. En este respect,
son de interns los siguientes comentarios: (los cab&cares) "...y es de advertir
que para sus trabajos y vivir en sus casas se visten de Ciscaras de palo Ilamado
en estas tierras Mastate, y s61o para ir a Misa o ponerse en la presencia del Padre
se visten de algod6n"(1)

"Los vestidos de Urinamas, Cav&cares y Talamancas son unas almillas
cortas y tan angostas que descubren todo el pecho, de corteza de Arbol que
llaman los espafioles mastate, y una banda de lo mismo como de seis dedos
de ancho y vara y media de largo, con que cubren las parties de honestidad;
las mujeres andan con una manta de lo mismo y algunas de algod6n que la
atan desde la cintura a las rodillas..."(2

Un antiguo informed concerniente a la expedici6n de Fray Margil a la
Provincia de Talamanca consigna: "Su vestir es pobrisimo, porque los hombres
con sus cendales de pieles, y las mujeres con sus pafialitos cortos, y las que no
los tienen, con hojas de plitanos se hallan tan contents como los mis bien
vestidos espaiioles"3).

Hoy dia, la tela de corteza (V&ase Manufacturas y Comercio), todavia lla-
mada en espaiiol mastate se usa en la Alta Talamanca y en el alto Chirrip6 en
forma de camisas o batas, taparrabos, y frazadas. En el resto del irea habitada
por los talamancas, se las encuentra solamente como cobija. La costura la hacen
tanto hombres como mujeres pero principalmente los primeros.

El vestido ordinario de las mujeres consiste en una tela barata de algod6n
comprada en el puesto commercial mis cercano o comisariato con la cual se
confeccionan una bata. Ocasionalmente pueden verse camisas cortas o blusas,

(1) Femindez,1907, t. LX, p. 501.
(2) Fernndez, 1886, t. V, p. 373.
(3) De Espinosa, 1742, p. 64.









LAs TxIus TAwwruaaas DE CosrA Rica


particularmente en el lado del Pacifico. Algunas de las mujeres bibris mis viejas
de la Alta Talamanca tejen con algod6n enaguas con franjas pardas y blancast*
(Vease Manufacturar). Se dice que el ane de icjer lo aprendieron de los bomcas.
Sin embargo, los bribris no conocen la tcnica de hacer la trama decoratia por
un solo lado(*).


El traje masculine induye generalmente pantalones y amisa. El into
puede ser una pieza de bejuco, cuerda, mastate, o de algod6n con franjas par-
das y blancas tejidas por los hombres. Con excepcidn del lado del Pacifico,
casi nunca se ven fajas de cuero. Las sandalias o caites se desconocen, y los
zapatos que son raros en la region de Talamanca son mis communes en la ver-
tiente del Pacifico.

Adornos-El cabello de las mujeres s largo (Fig 6-b; d) y generaL
mente partido en el centro, es trenzado, y arrollado formando con Cst un
moiio. S61o en Salitre y Ujarris se ven zapatos y cabellos rizados en las mu-
jeres mis j6venes. Las flores, cintas, prensas baratas y peinctas, a menudo
hasta seis o siete, son los adornos favorites que se ponen en la cabeza (Fig. 6-b).
Aunque los hombres tienen pelo corto, hay una tendencia a dejirselo crecer mcho
mis de lo que se acostumbra entire gente que no es indigena, particularmente
los mechones delanteros que se peinan hacia atris o cuelgan sobre la cam negli-
gentemente (Fig. 6-c).


La pintura facial parece haber sido practicada en el lado del Caribe todavia
hasta una fecha comprendida entire la s6tima y octava dcada del siglo pasado.
Gabb llama a atenci6n de esto en Talamanca(6) y el entonces Obispo de Costa
Rica, Bernardo A. Thiel, menciona a algunas mujeres y niios a quienes vio
en Chirrip6 y dice... "tenian dos rayas horizontales de color negro debajo
de los ojos y sobre los p6mulos..."(T>. En el siglo XX, no hay traza de
pintura en la region del Caribe. En el Padfico, unas pocas mujeres copian a
las que no son indias poni~ndose achiote en sus mejillas en vez de colorete y
usando lipices labiales comprados. Como protecci6n contra el so!, a veces se
aplican manteca de cacao.


(4) Compirese esto con Gabb, 1875, pp. 517-518.
(5) Stone, 1949, pp. 16-17.
(6) Gabb, 1875, p. 519.
(7) Ferande 1883, t. 1, nap. 10, p. 338.








DORIS STONE


K-


Fig. 6.-a P au'i cab&car con bast6n. Tala-
manc2.
b Muler cab&car. Talamanca.


c Hmbre bribri, Talamanca.
d) Muier bribri.


$-1










LAS TRIBES TALAMANQUERAS DE COSTA RICA


En ocasiones festival durante los periods de trabajo en conjunto como
la construcci6n de una casa, la limpia de bosques, el acarreo de troncos para
una sepultura de clan, etc., en la Alta Talamanca y el alto Chirrip6, los hombres
se ponen todavia tocados de plumas blancas y de plumas de guacamayo y
guilt (Vease Reuniones). Anteriormente, el usekaL. (V&ase Organizaci6n
Social) Ilevaba collares de dientes de jaguar. Hoy dia, hay muchachos que
usan estos collares "para acostumbrarlos a cazar y quitarles el temor al jaguar".
Las cuentas hechas de caracoles marines se encuentran mezcladas junto con estos
dientes (Fig. 7). Hoy no se encuentran ya las largas sartas hechas de puros


Fig. 7.-Collar Cab&ar de dientes y cuentas
(Propiedad de don Julio Callejas).


caracoles Ilamadas chaquira y mencionadas en los informes de los espafioles(t.
Los nifios llevan un collar de la "buena suerte" Ilamado seuiirn en cabicar,
hecho de la corteza de un irbol, el kuri, que tiene fama de inmunizar contra las
enfermedades y este irbol se propaga espontineamente. En el hilo de ese
collar se ensartan caracoles marines, semillas grabadas, a veces huesos. flores y
trutos silvestres secos, a menudo una garra y un hueso de tortuga, y dientes de
jaguar, mono, o lagarto (Vase Manufacturas). Cuando esti al alcance de sus
posibilidades econ6micas, las mujeres usan sartas de cuentas rojas compradas
en los puestos comerciales o comisariatos. En las secciones remotas no se usan
aretes.

(8) Fernindez. 1882, t. II. p. 152.









Dous STONE


En el lado del Pacifico, los collars de la "buena suerte" de los nifios
tienen menos dientes o a veces ninguno y a menudo se cuelgan escapularios
o cruces. Las mujeres usan aretes y sartas de cuentas de vidrios comprados a
los agents viajeros o en las pulperias situadas fuera de las aldeas indigenas.

Trarsportes

Por tierra.--El mtodo ms coming de transport es a pie. Los talamancas
son experts andadores en los trillos empinados y rocosos, algunos de lo3
cuales conducen a travis de bosques por tuneles de intrincadas races. Tambidn
son capaces de cruzar a pie los torrentes cuyo lecho esti repleto de grandes
cantos rodados. Su inico auxilio cuando viajan es un bast6n grande que cortan
para este fin antes de emprender una jornada. Muy rara vez en el Caribe, pero
si con frecuencia en el lado del Pacifico acostumbran montar caballos o bueyes
(Vase Animales Domisticos) (Fig. 2-c).

Por agua.-Los rios en el territorio bribri y cabcar del lado del Pacifico
no se prestan para el transport acuitico. Es interesante notar que aqui la
palabra usual para bote la emplean en las dos lenguas. Es una corrupci6n del
espaiol canoa: kand en bribri; koio en cab6ar. Sin embargo, los bribris del
litoral Caribe, ademis del t&rmino antes citado usan la palabra rQ').

Tanto Gabb como Skinner hacen notar l falta de embarcaciones entire los
bribris(2), pero Pittier menciona canoes de cedro y de ceiba, equipadas algunas
para el mar con una vela y tim6n(3). Este fltimo tipo no se ve hoy, pero las
de una sola pieza son bastante comunes en el rio Sixaola, y son impelidas con
remo o pirtiga por hombres o por mujeres cuando es necesario (Vase Canoas).
En algunas parties de la Alta Talamanca amarran los troncos de balsa con bejucos
para cruzar los rios. Los cabcares no son marines en ning6n sentido, y sola-
mente los casados con bribris manejan en el rio de Sixaola canoas de una
pieza.

Recursos para el acarreo.-La faja para cargar la usan los hombres alre-
dedor de los hombros o del pecho. Las mujeres cuando se trata de Ilevar pesa-
das cargas se colocan la faja en la cabea. Estas Ilevan sus nifios de brazos ata-
dos sosteniendolos con los hombros por medio de la faja o en una pieza de
mastate alrededor de la cintura. Las jabas aseguradas a la faja de cargar se
usan tambien por ambos sexos para levar carga.

(1) rn es tambien la palabra boruca para cualquier embarcaci6n.
(2) Gabb, 1875, p. 523; Skinner, 1920, p. 86.
(3) Pittier, 1938, p. 13.









LAS TRmIUS TALAMANQUERAS DE COSTA RICA 47
Caminos.-El bosque del sur de Costa Rica es uno de los mis densos del
mundo. No obstante, se han mantenido trillos abiertos desde tiempos pre-
colombinos cuando era corriente el comercio entire los lados del Pacifico y del
Caribe (Vease Comercio). Aun hoy dia, se pasa a travis de tfneles abiertos
bajo las intrincadas races de los irboles y arbustos que segin la tradici6n son
los mismos pasajes "usados por todos nuestros abuelos". De los tres trillos
que cruzan la cordillera, (Vase Geografia) el que conecta la region Lari coo
Cabagra es famoso por sus puentes de hamaca hechos de bejucos, que salvan
abismos, y torrentes que lHevan piedras en sus aguas. Estos puentes se conocen

























Fig. 8.-Puente de ha-mca, Alta Talamanca.
Foto: Gonzalo Martinez.
tambiin en el alto Chirrip6. Se les llama en bribri I's, que es la misma palabra
usada para designer hamaca, bejuco, puente, y cuerda. Los bejucos se tejen
como una red para former uno o dos lados. El primer tipo puede ser una
simple red, y la persona cruza de medio lado como un cangrejo, o se coloca
como una baranda a lo largo de un tronco. Para fabricar el segundo tipo se
tienden dos bejucos gruesos a traves del espacio para asegurarlos firmemente
en ambos extremes. Un pasadizo angosto hecho de bejucos trenzados se lia
con Estos para former una V, y sus lados se entrelazan en forma de una gran
V o red con la parte trenzada o pasadizo (Fig. 8). Los hombres que habitan
las casas mis cercanas rehacen cada seis meses estos puentes de hamaca.









DoRis STONE


Manufacturas

Fibras.-Estos pueblos usan muchas plants fibrosas para cordeleria. El
algod6n blanco, del cual se encuentran uno o dos arbustos cerca de toda vivienda,
se usa principalmente para ceremonies, y es el material con que se hacen los
cordones para atar los bultos en que se envuelven los muertos (Vdase Funeral
y Entierro de Osamentas). Las mujeres toman las motas de algod6n y les
quitan las semillas, arrollando luego las fibras sobre sus muslos con la palma
de las manos. Resulta de esto es un cordel irregular y apelotonado, pero que
se consider esencial para impedir la mala suerte y proteger al muerto. El
hilo de algod6n tambien lo hacen algunas mujeres en un huso sencillo usin-
dolo para coser las telas. Muy rara vez se tejen con este hilo redes para el
acarreo.

Una de las fibras mis importantes procede de la pita (Agave sp.). La
presencia de esta plant en el bosque es serial, como la de los pejibayes, de haber
sido este lugar anteriormente habitado. La pita se convierte en hilo para
amarrar flechas, cestos de acarreo, etc. Esta fibra la preparan tanto los hom-
bres como las mujeres aunque generalmente es tarea de las filtimas. La hoja
se corta, se descorteza, y se separan ambos extremes para igualar la longitud.
La hoja se dobla cada cinco pulgadas para suavizarla, y luego se pone sobre
un tronco a fin de rasparla con el lomo de un machete desde el extreme
superior hasta el inferior. En este extreme la mujer tira de las fibras extemas
que sobran y amarra juntos los dos extremes de la hoja, o hace en cada uno
un nudo, botando la parte externa. Luego bate las hojas peladas con un
garrote y las humedece completamente, amarrando juntos todos los extremes.
El batimiento y el lavado se repiten para remover cualquier parte verde que
pudiera quedar en la region externa de la hoja, y luego se pone 6sta a blanquear
al sol. Finalmente la fibra se arrolla sobre la rodilla, hacia atris y hacia ade-
lante en dos grandes cabos y despues se juntan o se dividen del tamafio que
se desee y se arrollan separadamente.

Cabuya (Furcraea sp.) es tambien muy important. La tratan de la
misma manera y se la confecciona en forma de cuerda e hilo para hamacas,
especialmente por los hombres bribris. El hilo lo hacen gentes de los dos
sexos arrollando la fibra sobre los muslos. Los hombres usan una aguja de
pejibaye para hacer los tejidos, una vez terminados los extienden per medio de
un palo largo hasta alcanzar el tamaiio que deseen.









LMs Tiaus TALAuANQUEAAS DE CosrA RiCA


En ambos lados de la cordillera, utilizan el "peine de mico" (Apeiba
tiborrboa Aubl.) para cuerdas y bandas que usan al acarrear bultos. Hay dos
maneras de preparar este material. El mejor metodo require lentitud porque
la fibra se saca de la corteza interior y no de la exterior debido a que esta
se quiebra facilmente, lo que obliga a remover la parte extema a media que
la corteza se separa del irbol. La part de adentro queda sujeta con piedras
bajo el agua durante 15 dias. De esta parte interior se separa y desprende una
savia mucilaginosa quedando una fibra blanca. En el segundo mtodo no se
necesita remover primero la corteza exterior. El process dentro del agua es
el mismo con la diferenda que la fibra se oscurece al ser tefida por la goma
de la savia, la arena del rio, y la corteza external.

El "algodoncillo" (Pavonia dasypetala) suministra una fibra para hacer
mecate lo mismo que para el acarreo. La corteza exterior se saca como un
guante del tallo del arbusto para usar la parte interior.

El "guarumo" (Cecropia sp.) se emplea en Talamanca con el objeto de
hacer redes c6nicas de pesca que muestran una gran semejanza con las de los
guaymis de la parte septentrional de Panami. En el lado del Pacifico, se hacen
redes de acarreo con este material.

En ambos lados de la cordillera se saca una fibra para hacer mecate del
"burillo" o "burio" (Heliocarpus excelsior). Esta se arranca del arbol en tiras
y se pasa hacia atris y hacia adelante sobre unos cortes hechos en irboles de
madera dura hasta quitarles a &stas la corteza exterior. Tanto hombres como
mujeres cabcares se ocupan de hacer esta clase de cuerda.

La cascara de majagua (Hibiscus tiliaceus L.) se emplea en la vertiente
del Pacifico para hacer mecate y bandas de acarrear.

Manta de corteza de arbol.-Gneralmente son los hombres quienes hacen
las mantas de corteza de irbol debido a que este require una gran fuerza.
De las diferentes dases de mastate o manta de corteza de arbol tres se hacen
en Talamanca y dos en el lado del Pacifico. El mastate rojo (Brosimum
.ostaricensis Liebmann) y el blanco (Brosimam sp.) se usan en las dos ver-
tientes. La tercera clase es el Porlsenia wrmta (Miq.) Standl., Moraceae.
El sistema de preparaci6n es semejante.

La ciscara de los dos primeros rboles se corta y se arrolla en angulo
recto al centro. La superfine extema se remueve golpeandola con un palo
y luego con un garrote con surcos transversales hechos de antemano, que tiene
4









DoIs STONE


uno de sus extremes ligeramente curvado. Lugo se sumerge la ciscara en
agua, se le da la forma y el tamaio deseado, ponidndolo a secar al sol y colo-
cando piedras en cada una de las esquinas a fin de conservarla plana. El material
asi obtenido se usa para sbanas hamacas (s6lo entire los cabcares), para
llevar nifios de brazos, para hacer bandas de acarreo, fajas o cintos, taparrabos,
y tambi6n como articulo de comercio con los borucas.

El tercer tipo, testi en cab&car, se prepare cortando con un machete alre-
dedor del irbol una secci6n del tamafio deseado para la manta. Luego se
aplica un palo en forma de curia para desprenderla del tronco. Se dobla la
pieza y se separa la corteza exterior por medio de un corte fino arrollindolo
luego y dejando la corteza interior. Esta se sumerge en agua various dias y
despuis se la golpea con un palo a fin de suavizarla y volverla flexible. Se
usa en primer lugar para frazada.

En Talamanca y en Chirrip6 el irbol de hule silvestre (Castilla sp.) su-
ministra tambien una manta con la cual se hacen morrales para caceria.

Bolsas de red.-Los bribris tienen fama desde hace much tiempo por la
manufacture de bolsas de red (Vease Comercio). Los cabcares hacen bolsas
de vez en cuando. Sirven para prop6sitos diversos ademis de usarse para depo-
sitar implementos personales y de la casa. Se emplean en caceria, y para levar
toda suerte de carga, desde plitanos hasta niiios de brazos. La mayoria de istas
son de pita o de cabuya y tienen una manigueta larga que les sirve tambi6n
de banda para sostener la carga. La forma corriente es la de saco pero las
que se Ilevan a la caceria con cerbatana son alargadas y tienen pequefias divi-
siones o compartimentos. En Talamanca, a veces, se hacen atarrayas del mismo
material y con igual tcnica. Muy rara vez se ven sacos tejidos de algod6n o
de fibra de guarumo. Estos l6timos se encuentran entire los cabcares, particu-
larmente en el lado del Pacifico.

Hay dos tipos de tejido, uno de gaza sencilla y otro dobleo(). Las que
se emplean corrientemente son de gaza sencilla y por lo general se hacen s6b
con los dedos, aunque a veces se usa una aguja de hueso para abrir el agujero.
Las mallas finas, sin embargo, se hacen con agujas hechas de espinas de pejibaye,
y los que son relativamente mis risticos con agujas de hueso de venado o de
mono. Los sacos burdos siempre son simples y no se acostumbra tefiirlos. Los
mis finos estin decorados con bandas horizontales de color rojo pardo, ama-
rillo, y negro (Vease CrAorantes).

(1) Skinner, 1920, pp. 58-62, da una descripci6n detallada de estos tejidos.









LAs Tamus TALAIUNQUEgm DE COSTA RCA


Crastar.-Las jabas o canastas paa el acarreo las bacon los hombes an-
pleando bejucos (Bejsco de hierro) y se usan suspendidas a la esplda can na
banda. Las canastas paa el uso casero se confeccionan solamen can vena
de la hoja de bijagua blanca o con hojas de palma o caia. Las jabas toscamete
hechas con bejucos se usan para que las gallinas aniden y se cuelgan en las
paredes exteriores de las casas.


Colorantes.-El colorante rojo para decorar los sacos de malla se obtiene
de las hojas de una enredadera (Arrabidaea chicha (H&B.) VerL)(2) y es-
tregando la hoja de una especie de Melastoraeae. Un rojo mis oscur o rojo
purpura proviene de a hoja de la higuerilla roja (Ricinws communis L). En
el lado del Pacifico, el amarillo se obtiene del bulbo de la yuquilla (Carcuma
Ilamado sab&arko en bribri. El negro se consigue frotando con "ojo de buey"
(Mucauna MAltisiana DC.), y entire los cabcares con una hoja llamada sakibaL.
Esta debe machacarse y frotarse en seco sobre la fibra porque si se moja, pierde
su efecto colorante.


Hanacas.-Las hamacas entire los bribris las hacen principalmente los
hombres empleando hilo de cabuya aunque usan tambien a pita (Vease Fibras),
en algunas ocasiones los cabcares ls hacen con manta de corteza de irbol
(Vease Manta de Corteza de Arbol). Hay dos tamaios de hamacas bribris. La
mis grande generalmente la usan los mismos bribris y la mis pequefia con
capacidad para que un adulto pueda sentarse constitute un articulo important
de comercio. Se encuentran en las viviendas cabicar, trraba, y boruca (Vdase
Comercio).

Tejido.-El arte de tejer fue posiblemente torado de otras cultures pot
los bribns. Prcticamente no existe boy dia y no parece haber sido practicado
por los cab6cares tampoco en los tiempos hist6ricos. Gabb(3) da un relato
detallado de la t&cnica y menciona fajas, mantas funerarias para osamentas, tapa-
rrabos, y sayss de mujeres". Indudablemente se refiere a faldas y no a ropa
interior. Skinner cita bandas paa la cabeza y frazadas(). La 6nica evidencia
de tejidos bribris que conozco son los cinturones hechos por algunos hombres


(2) Esta se usa tambidn en el interior de Sur Am&rica.
(3) Gabb, 1875, pp. 511-512.
(4) Skinner, 1920, pp. 77-78. La autora tiene una gran manta parda y blanca
hecha por los hombres bribris alrededor de 1900.









Doas STONE


a d a lamii Cy am ciagr, y cuatro faldas tejidas por mujeres quienes afir-
m eba a efU a haias de los borucas. El tejido bribri se distingue
-pr = m La decoaci6n de las faldas consiste en anchas franjas de
wr ps y bl as que hacen pensar que tuvieron relacones con los borucas.

Cda-L-- s jikaas se emplean como vasijas para agua, envases, y tazas
pM yeiS de Calimer clse; como recepticulos, a menudo con una asa de
pit pia Coai mb de la pared; para llevar semillas durante la siembra; y como
a pan tber harina particularmente de pejibaye. A veces se usan
aip s pasm- de I ailabha jicara como cucharas para servir alimento y oca-
a~ e p wa comer. TambiEn hacen maracas.

Las a ms gean rhnte carecen de decoraci6n y cuando la tienen, los
Nasm es tae as o dibujos que parecen hechos por nifios. Los agujeros
d& L m es se ho con un punz6n de metal asegurado a un mango de


AOFw --Ioy dia, sohmcnte en la region del alto Lari existen algunas
-maa de mina. Se dice que aqui los bribris todavia modelan enros-
a m. pIa h r hs gandes vasijas de barro en que hacen la chicha y que
e w m h s aedoodas (Vease Ajuar) (Fig. 4 c), y que fueron descritas
am d L par Skimm La chicha se guard generalmente en jabas tapizadas
m h si em hs gandes bateas.

Cam.-Lmas bcis de Talamanca son el inico pueblo que hace canoas,
simb e --a es faxvitos el espavel (Anacardium excelsum (Bert. &
&L) MRw ) y I oetai (Ceiba pentandra Gaertn.). El llano de Sixaola desde
bo ~r liumpo c arcc de florestas y es en lo mis tupido del bosque en
dam& e _-*_- estas maderas. Los bribris seleccionan el arbol y lo tumban,
biads a I ad el nismo sitio y transportindola hasta un rio a menudo
d a- se~ts & Pa hacer el bote, queman el centro del tronco y el resto lo
he s m hee y baha.

Lns .-- ice agujas con huesos de mono o de venado (Vase Redes).
Cma d dame de k pja de la pava granadera (Penelope purpurascen Wagl.)
e I cisPide de h aticulaci6n utilizindola para redondear las pelotitas de
amil qae haman on la cerbatana. Con huesos de venado hacen mangos
pa inma anegiidos con hilo de pita.

(0) sam, Wha pp. 67-68.









Las Tamus TALAMANQUE AS DE COSTA RrcA


Agaja y Cestas.-Se an como agujas espinas de pejibaye tambi&n se
hacen de hueso. Hacen cuenta con dientes de mamiferos (Vease Vesmdio y
Adomos), lo mismo que coan piedras, caracoles, y semills. Pa agujerear todos
estos materials emplean una cabeza de flecha o una vailla final de pejibaye,
arena, y agua. En el lado del Padfico, casi siempre se company las agjas.

Cera.-La cera de abejas tiene usos muy diversos, pero los dos mis impor-
tantes son; para la cerbatana y paa mantener en su sugar las puntas o cabezas
en los astiles de lanas y de flechas. A veces, hacen candelas con cera. Es muny
important como articulo de comercio.

Ilrminaridn.-Se fabrican candelas con higuerilla blanca y roja. Cuando
estin secas, las semillas se ensartan en un palillo unas sbre la otra En Chirri-
p6, se usa como pabilo una pieza de algod6n que colocan dentro de la cera
de abejas. La resina de copal (Protixm copa EngL) tambien es sirve para
procurarse luz, lo mismo que la savia del mastate rojo.

Plumas.-Las plumas brillantes las usan como adorno tanto en las paredes
de la casa como en so tocado o alrededor del cuello. Generalmente se ven
plumas de pava granadera dispuestas en abanicos para soplar el fuego.

Jab6e.-Las hojas y frutos del arbol lamado guanacaste (Enterolobim
cyclocarpam Griseb.) se cocinan con el objeto de hacer jab6n.

Gomea.-Vease Instrumentos Musicales y Caceria.

Pieles.-Esta gente usa relativamente poco el cuero de ganado vacuno. Los
cabicares de la vertiente del Padfico poseedores de la mayor parte de los vacnos
y raa vez los bribris y cabcares de Talamanca hacen bolsas o morals de caa
con los testiculos de los toros. Los cabares del Padfco tambiEn copian a
sus vecinos que no son indios al usar cuers para secar arroz frijoks y
cacao. Hacen bolsas con pieles de cerdos de monte y de jaguar. Usan tas
de cuero de venado para hacer sacos pequeios en los que echd las semillas
que traen buena suerte y que colocan en los collares de los nifios. Dmante
las ocasiones festival en la Alta Talamanca, algunos hombrs, espealmene os
curanderos, se ponen sbre so vestido pieces de venado y de jaguar. En el
lado del Padfco se usa el cuero de saino coma parche para tmbore y en
lado del Caribe el de iguana par el mismo fin.









Doxis STroN


Madera y Piedra.-La madera, por supuesto, tiene una diversidad de usos,
mchods de los cuales han sido mencionados anteriormente. Los bribris del litornl
Caribe, a menudo hacen mesas para moler de madera lo suficientemente grandes
camo para que varias mujeres puedan trabajar a la vez. Las sitfan a la par de
un poro o manantial y las sostienen sobre troncos. Las bateas de caoba o de
cedro, de doce pies de longitud son usadas para elaborar la chicha en el lado
del Caribe colocindolas sobre cuatro patas (Vease Ajsar). Es muy corriente
encontrar pilones para sacar arroz, morteros poco profundos, y grades bateas
o escudillas. Estos dos fltimos recipients se usan para secar products alimen-
ticios y hasta para mezclar la pasta de chicha con agua. Las varas de madera
llamadas bastones de cadque representan una parte important en el equipo
del curandero (Vease Atavios Especiales y Significado).

En la Alta Talamanca, se usa el aparato de hacer fuego (Vease Para bacer
f "go)
Hoy dia no se trabaja la piedra, pero se la emplea para la preparaci6n
de alimentos y para la manufacture de mantas de corteza de irbol.

Cacbo.-Los cabcares de la vertiente del Caribe hacen bolsas de caucho
obtenido por medio de incisiones hechas en el irbol de hule silvestre (Castilla
fdlax 0. F. Cook).

Ndmeros y Medidas
Sistexma numirico.-Tanto los cab6cares como los bribris usan el sistema
decimal pero tienen un complicado mitodo de contar que depend de la ma-
teria y en pate de la forma de lo que va a set objeto de recuento. Los cabcares
timne ademis n6meros ordinales. Gabb, Thiel, Pittier, y Pozaso) ban presen-
tad ya en detalle Io mis important con respect a la numeraci6n de estos
p dies de Talamanca. En el present trabajo, reiteramos las mis valiosas
aervaciones hechas pot estos autores junto con algunos detalles de nuestra
camef Gabb y Pittier ponen la mayor part de su atenci6n en los bribris,
mimets que PFtas se dedica enteramente a los cabicares.

Ls bribis tienen seis maneras de contar. La cifra cambia ligeramente si
tl seuo es una persona, un animal, una casa, un objeto redondo, un objeto
g@dI una plata o un irbol. El sujeto siempre precede al n6mero el cual
difae iigeiamaai al defender de Aste. Existen, sin embargo, ciertos sujetos
e esati aaeedidos no solamente por el nfimero sino tambi&n por un sufijo
* pamnM En bribri, pot ejemplo, un determinado irbol como el pejibaye,

(1) Git, 187; Ihid, 1884; Pittier, 1904; Pozas, S. F.









Las Tamus TAIAMANQUa AS DE COSTA RIc


va seguidu por l n6mero y por el nombre genrico "ibol". Los cabiars tienen
el mismo stem con ligeras vaciones. En cabcar, en el caso de on itbol
detemninado, el temino genco no es indispensable aunque a veces se usa.
La foma corente es una palabra sin significado pero que parece ser enf6aia
y obligatoria, kte, y que antecede al n6mero.

Medidar.-No hay un mtodo fijo de medidas. Las jabas y las canastas
se usan en ambos lados de la cordillera. La gente del Padfio y la del Ilano
de Talamanca estin tambien acostumbradas a sar las medidas espaolas com
el quintal, la cajuela, etc., al mismo tiempo que sus sistemas indigenas (Vease
Comercio).

Mediciones del Tiempo.-El aio se conoce en las dos lenguas con los
t&rminos para el verano la estac6n seca, dwas o duas. La estaci6n luviosa
se llama kLikeska, Iluvia (ki) tiempo (keska). Las divisions anuales estin
indicadas por estos dos terminos mis aquellos usados para los cambios de h
luna(2).

Luna nueva si (luna) ptLt (nueva)
Cuarto creciente si (luna) tso (media) kk (cielo)
Luna lena si (luna) tuLi
Cuarto menguante si (luna) tin (menos)

El dia se design por el movimiento de sol del modo siguiente entire los
bribris:
alba baLam(2)

poco despugs del alba diwao) (sol) kina (sali6)
de cerca de las
8 a.m. al mediodia diwe (sol) camba (medio)

mediodia diws (sol) okai (arriba)

por la tarde diwu (sol) butana (baja) o
diwa (sol) askewian (se consume o baja)
tarde diwot (sol) kam (ido) o
diwat (sol) mniam (se va)

(2) Los trminos dados son bribris. Las mismas divisions se enentra en a-
bcar, sin embargo, las palabas son diferentes.
(3) El sol puede Ilamarse diwr o diwgws.









DoaIs STONE


Una division ligeramente mis simple es usada pot los cabcares.


alba:
mafiana temprano
mediodia
por la tarde


ka (lugar)
svir (temprano)
kawu (sol)
komisklA (tarde)


,irraua (alborada)

mogi (medio)


S61o hay dos expresiones par a la noche:


Bribri:
ka (lugar o tiempo)
ka (lugar o tiempo)

Cabicar:
noche
medianoche


tMina (oscuro) o
cambus (medio)


touwirni( (oscuro)
ka (lugar)


iaia (medio)


Tambi&n reviste su interns el c6mputo del tiempo pasado y future. Ambas
tribus tienen el mismo sistema. La lista que aparece a continuaci6n esti en
bribri, y se usa hasta 6.


Futuro

mafiana
baLf
2 dias despues de hoy
beiki
3 dias despues de hoy
menek
4 dias despu6s de hoy
tkik
5 dias despues de hoy
skwki
6 dias despues de hoy
teriki


En el lado del Pacifico, debido a la escuela se ha generalizado el uso
de las divisions europeas. Han sido incorporadas a la lengua local, como
por elemplo, nomingoit, que viene del espafiol domingo y del bribri it (uno)
que sigifica semana.

(4) N tse que esta es la misma palabra usada por los bribris.


Pasado


Present


2 dias atris
baLi
3 dias atris
maiiaLi
4 dias atris
tkAUi
5 dias atris

6 dias atris
tirik









LaS Tamus TALsusNuuRas DE CosrA Riou


Ciio de Vida

Todos los acoatedmientos de la vida estin vincudos a tabs y temores,
y es menester qne en estas ocasione se requiera la ayuda del cuandero. Ann
en la vertiente del Pacifico donde la costumbre es meoos rigida, persisten
certas probibidoes y leyes que no se las dispute libremente con los extranjeas.

Pre-didad.--Gabb) y Pittier) hban llamado a atencin haca el he-
cho de que los bribris tienen la creena que un niio antes de nacer puede
set influido pr ciertos objetos que la madre ha visto o se ha puesto alrededor
de a cintura. No obstante, esto no se halla imitado a los bnbri ssino que
es tambin caracteristico de los cabcares. Ademis de a informaci6 suminis-
trada por los autores arriba mencionados, existen muchas supersticiones mis,
algunas de las cuales se citan mis adelante. Las mujeres embarazadas no
peden participar en una peca cuando se usan dertos tipos de venno (Vase
Pesca), ni pueden cortar arboles de cacao. Si cortan estos irboles, en la hora
en que el nifio muere, iste se ira secando de la cintura para abajo en lenta
agonia y entonces necesitar de l ayuda de un curandero para morr (Vase
Caracid6). Una mujer embaazada no puede comer de una olla, s6lo de
una hoja o de un phto. Si ella no obededere esta regla, su nifio seri estapido
o se quedari mudo y tampoco el curandero podri cuarlo. Si ella come perico
ligero significa que su prole seri valiente y dificil de matar. Si el hombre
es un ok~i (V&ase Murte), no podri enterar a nadie mientras s esposa
este embarazada. Eiste tambi&n la creenda de que la primer vez que una
muchacha va a dar a luz alguien tiene que morir. A veces por lo tanto, h fa-
milia de un difunto busca a una muchacha que este en su primer embrnano
para trabar batalla contra su familiar. Esto no sucede en el lado del Pacifico.

La came de danta es tab6. Algunos meses antes del nacmiento, el
curandero le da a la madre que espera, un brebaje hecho de cascaras de irbol
y hierbas con el supuesto prop6sito de detener los loquios.

Naimiento.--El propio nacimiento debe de ser levado a cabo con la
mujer sola sin cualquier asistencia y tener lugar en una casa separada hecha
por el padre con hojas o ramas y situada a la par de un riachuelo o por lo
menos de un ojo de agua.. Al entrar la mujer en este albergue, no debe

(1) Gabb, 1875, p. 494.
(2) Pittier, 1938, p. 23.









Doas STONE


ser vista por persona alguna hasta que el curandero la prepare una vez
que haya ocurrido el alumbramiento. Se cree que una mujer que vaa dar
a luz tiene cuatro ojos, y si alguna persona o animal la ve en este estado,
ella moriri. Se le leva el alimento en una boja que debe ser enterrada tan
pronto como haya cumplido so prop6sito de manera que ning6n animal ni
ser human puedan caminar sobre ella. Si esto sucediera, le provocaria a
la madre un violent dolor de est6mago. El portador del alimento, usual-
mente una mujer vieja, debe de volver su cara para no ver en el memento
de darlo, y debe hacer lo indecible para no tocar a la madre. La sal, el choco-
late, la danta, y el cerdo son tabfi durante este period.

El parto se realize en posici6n agachada. El cord6n umbilical se corta
con un cuchillo hecho de la parte tierna de una caria silvestre o de un hueso
de cerdo o se machaca con piedras. Se le amarra con hilo de algod6n hecho
especialmente para este fin (Vease Fibras). El cord6n umbilical y las secun-
dinas se entierran en donde naci6 el nifio. Se cree que si se escogiere otro
lugar, el nifio se separari de su madre para andar errant. Una vez que se
ha atado el cord6n se lava el nifio en la corriente. Entre los cab6cares del
Caribe, la mujer permanece aislada durante ocho dias: cuatro en el refugio
del alumbramiento, y cuatra en la casa. Los primeros cuatro dias, una anciana
It leva a la madre un liquid caliente hecho de corteza de irboles, en parti-
cular de la de kaci (Phoebe mexicana), con el cual se baian ella y el niio.
Cuando ella retorna a la casa, permanece en una esquina los cuatro dias siguien-
tes, baiihndose regularmente con la misma clase de liquid. El curandero ha-
bla durante dos noches y pasa una variedad de hojas, incluyendo el aiik
(Araceae sp.) sobre ella y el reci&n nacido a quien tambiCn lavan con hojas
que se supone poseen poderes protectors. Entre estas hojas esti el zacate
de lim6n (Cymbopogon citratus); hoja de la "estrella" (Piper aritum H. B.
& K.); hoja de "pasmo" (Miconia impetiolaris D. Don)(3). Al final del
octavo dia tiene lugar una ceremonial de purificaci6n durante la cual el curan-
dero sopla humo sobre la madre y el nifio; come 61 primero en frente de la
familiar de modo que todos puedan ver que no hay nada incorrect; y luego
le ofrece una parte del mismo alimento a la madre.

En la vertiente del Pacifico, las mujeres cabcares permanecen aisladas
s6lo tres dias y la ceremonia de la purificaci6n se Ileva a cabo muy rara vez.

Los bribris de ambos lados de la cordillera tienen casi las mismas cos-
tumbres de los cab&cares del Caribe. Despuds del cuarto dia del nacimiento,

(3) Se supone que esta hoja le va a dar un color pilido al infante.









LaS Tuus TLaMANqUEAiS DIE CosrA lia


sin embargo, parece el canadero y le ordena a l mojer que se baie, din-
dole deltas hiers can ese fin4. El ks echa algunas boradas de humo
a ella y al niio y poae un poco de agua maada can chik chocolate y el
coraanm de la palma de pejibye en una boja indicindoe a Ia mjer que se
lave las mans cn aquella mela. Luego l se pne part del mismo liquido
en la boca y Io devuelve escpiendo sbre la hoja, y repitiedo esto catro
veces.

La mjer cia al nifio hasa que vuelve a quedar embarazda, pot lo
menos de un afio y medio hasta dos aims.

Nonmbres.-Segara y Julii() llam a atencid hacia la prictica de no
ponerle nombre a un muchacho sio de peritide escoger so propio apelativo
cuando akance la pubertad En sa mayor part, ls nambres fuero tonados
de personajes que ocuparn so fantasia au cuando no los hobiran conocdo
personalmente, tal como presidents, generas, etc. Estos nombres con fre-
cuecia fueron cambiados al antojo. Esta costumbre todavia se practice en
la Alta Talamanca.

Pittier( advierte que los bribis masculinos tenian n nombre seceto.
Empero, en 1956, quizis con ecepci6n de Ala Talamanca y Chirrip6 sola-
mente el curandero tiene un nombre que no puede ser divulgado. Cuando
no hay nombre de pila, los padres llaman a sus nifios cafioasamente con
nombres de colors o de acuerdo con la dase de cabello que pudieran tenet.
Otras personas los designan por el nombre e su dan, p. ej, hijo de tigwa,
etc, el cual en Talamanca al menos, tiene todo el significado de un apellido.
En el lado del Pacifico, a los que no han sido bautizados se les llama hermano
(ta3e) entire los bribris. krte que significa hermana no se usa para gente
que no este bautizada. Todos los nifos reciben al nacer un apodo carifioso
de su madre. A un informador bribri se le Ilamaba kLeLe, tfrmino que e1
no pudo interpreter aparte del hecho de considerarlo un nombre cariioso.
Tambien se dan nombres de animals que usan s6o los familiares inmediatos.
En p6blico, se oyen nombres espafioles. Primo se aplica generalmente a ambos
!sxos como un termino afectuoso (Para una list mis detallada viase Termi-
nalogia de Pwelesco).

(4) Esta ceraoama se lama la iapahak. La en este caso es tab o cosa que no se
toca. Tamnhi puede gnifir hecs y pan. pa signifia alrededor de uno.
hsk es biarse.
(5) Segana y JuliA, 1907, pp. 552-553.
(6) Pittier, 1938, pp. 27-28.









Doesi SITON


PAbertd.--Las muchachas comienzan a menstruar entire los 12 y los 14
aios de edad. En esta primera ocasi6n se construye una cas con hojas de
plitano o de banano separada de la vivienda y dispuesta de modo que no
entire la luz (Vase Tdabs). La muchacha recibe alimentos s6lo de su madre
y observe una dieta estricta que consiste casi enteramente de frutas exceptuan-
do los bananas y eliminando tambien la sal. Ademis, no puede tomar agua
que no provenga de un pozo o de un lugar en donde el agua no esti fluyendo.
Cuando le ha pasado el period, ella se baila en una fuente que este casi
seca. El curandero le da corteza de copal (Protini coslaricense (Rose) En-
gler) para que masque y una bebida hecha de plants y races. Este brebaje
previene la menstmaci6n por dos meses. Despues de esto el flujo viene
regularmente. La muchacha no puede servirles los alimentos a los hombres
durante su menstruaci6n en ningfn moment, y durante este period debe
permanecer aislada aun en su hogar, absteni6ndose de probar sal y bebiendo
en una jicara que no debe ser usada por los demis.

Educacidn.-Los niios son mimados com6nmente y se destetan en cual-
quiera de los lugares hasta que akancen la edad de uno y medio a dos arios.
Los mantienen continuamente en los brazos de alguien o se les lleva a la
espalda, o se les mece en hamacas. En Talamanca y Chirrip6, acostumbran
llevar el nifio de brazos o que empieza a caminar a horcajadas en las caderas
y sostenido por una banda de tela de algod6n o de mastate (VCase Manta de
corieza de ihbot). Nunca se ve gatear a un nifio y se les da cualquier cosa
que pidan siempre que Iloren. Es interesante notar que los hibitos rela-
cionados con la excresi6n se les empieza a ensefiar pricticamente desde su
nacimiento. Se leva el niiio fuera de la casa y se le sostiene mientras hace
sus necesidades. No se le permit hacerlo sobre el regazo de nadie ni dentro
de la propia vivienda.

La familiar es muy unida. Es corriente ver a una madre rodear con un
brazo a uno de sus hijos, o a un padre reposar en una hamaca con sus nifios
pcquefios al lado. Los padres atienden detalles personales, como limpiarle
la nariz a un nifio o lavarle la cara. Sin embargo, no hay horas regulars
para las comidas. Comen cuando hay alimento y cuando lo desean. Algunos
cabcares del Pacifico siguen las reglas de la escuela y comen tres veces al dia
en sus propias casas.

Tan pronto casi como caminan se les ensefia a los dos sexos a nadar y
a que ayuden a prender el fuego, usando el abanico y soplando. A las nifias
se les ensefia a colocarse la falda entire las pieras para cubrirse cuando se









LAS Tamus TALAwwNeuaaS DE ChsrA RicA


sientan en banquetas ante el fog6n o en el selo. A la edad de site aios,
comienzan a asear a casa, a cottar ka, y a cociar. Los mudchacs cortan
madera, pescan, y caan usando flechas pequfias para s prictia. Cuando
los adults andan fuera de la casa o cazando, nifios hasta diez afies de edad
inclusive, se quedan en casa paa tender el fuego y trabajar alrededor de
la vivienda. A los padres tambidn ks correspond la enseiana de las cos-
tumbres tribakes, pot ejemplo, los cles con los cuales se puede contraer
matrimonio; tabs, bantiarse a si misms con agua salad a ver el mar por
primer vez(7, etc.
En Alta Talamanca y en Chirrip6, no hay escuela y todo el saber tiene
que ser adquirido pot medio de la palabra hablada en las noches lluviosas en
derredor del fog6n. S61o a los aspirantes de curandero (Vase El Carandero)
que quieran tener que ver con el manejo de los difuntos (Vease AMerte) se
someten a ota dase de studioio. Los juegos son limitados y sencillos. Los
niios pequefios acostumbran coger piedrecillas o zacate entire los dedos de
los pies y tratar de colocarlos en una linea recta. A menudo juegan con nidos
de barro construidos por avispas u objetos semejantes relacionados con su
ambiente. Los muchados hacen competencias de tiro al blanco con arcos,
flechas, o cerbatanas. Hay un pasatiempo favorite para los dos sexos que
consiste en amarrar un bejuco a un palo, y hacerlo girar, saltando como si
fuera este un mecate.

En el ldo del Pacifico los nifios de ambos sexos asisten a las escuelas
granjas cuando alcanzan la edad de site afios y continfan yendo hasta Ilegar
al cuarto o sexto grado, depend de la localidad. Ademis del espafiol, la
lengua official de Costa Rica, se lleva a cabo enseianza en la lengua materna. Los
juegos de pelota, columpios, y el balancin de sube y baja, a rociada de la ropa
tendida, la codna, y el entrenamiento manual forman una parte important
del program. TambiEn se le concede atencid a las costumbres higienicas.
En Cabagra, se ha inicado la alfabetizad6n de adults lo mismo que las classes
de costura.

Alarimoio.-El anlisis de la palabra bribri marimonio: ura manoss)
bitsjk (unidas) da idea de la simpliddad de lo que pudo haber sido la
ceremonia. Hoy en la mayor parte de los matrimonios &sta no existe. En
aquellas ocasiones cuando se llega un sacerdote cat61ico romano algunas pa-
rejas solicitan la ceremonial religiosa. Las evidencias arqueolgicas, sin em-
bargo apoyan el significado de la palabra en bribri. Le han encontrado
figures de un hombre y una mujer de pie y dindose la mano.

(7) Pittier, 1938, p. 20.









DoRs STONE


El clan matrilineal, la organizaci6n social dominant de estos dos pueblos
(V&ase Organizacidn Social), rige las posibilidades de casamiento puesto que
ninguna persona puede unirse con un grupo sanguine emparentado con su
madre. La vigilancia de la familiar recae en la madre si esti viva. Hasta los
hombres la respetan y se da el caso de adults masculinos que ban sido apa-
leados por sus madres. Tambien es important recorder que se permiten
cuatro esposas (Viase Mitos, Cacao). Esta es una pricta seguida en am-
bos lados de la cordillera, aunque no se da el caso entire la nueva gene-
raci6n de la vertiente del Pacifico. Por lo general, el hombre se casa con las
hermanas. La primera esposa actia siempre como jefe y puede dar 6rdenes
a las demis.

El galanteo es relativamente sencillo. En Talamanca y Chirrip6, la cos-
tumbre traditional ha desaparecido casi por complete, consistia en que el
hombre iba a la casa en donde habia una nifia y la pedia por esposa diciendo,
que a pesar de esto, la cuidaria como a una hija. Luego 61 cortaba la leiia
para cocinar, pescaba, hacia mastate, y en realidad, hacia todos los quehaceres
domesticos cotidianos para la madre de la muchacha hasta que la nifia cum-
plia los do la muchacha legaria a acostumbrarse al hombre y correria a atenderlo en
cada una de sus visits para recibir algfin pequefio regalo. Cuando liegara
la hora, la llevaria a la casa de sus padres para vivir en la casa communal.
Si su padre tenia demasiadas esposas con nifios, 61 constriria una casa
aparte pero al lado de la vivienda de sus padres.

En 1959, el hombre visit a su probable esposa en tres ocasiones. Pide
permiso de casarse a los padres de ella y particularmente en el lado del Pa-
cifico pide permiso tambien a sus propios padres. En esta region apenas se
conocen algunos casos en que fue negado el permiso. Cuando se present
esta situaci6n la pareja huye a otras comunidades indigenas en donde se
habla una lengua diferente, por ejemplo, los cabecares legan donde los
bribris o viceversa. La autora no conoce que se hayan presentado casos simi-
lares en Talamanca.

Cuando la contestaci6n es afirmativa, la pareja vive desde ocho dias
hasta un aiio en una especie de matrimonio de prueba en la casa de la novia.
El hombre trabaja para la familiar de ella, cultivando la tierra, cortando leiia,
etc., hasta que saca a su mujer de la casa y se la lleva a la de sus padres.
Ademis tambien tiene que proporcionarle tela para que ella haga sus vestidos.
Si tiene ya una esposa, entonces hace un present de alimentos o animals









LAS Tamus TALAMANQUNAS DE COSTA RxcA


a la familiar de la nueva mujer, y la visit peri6dicamente hasta que e1 piensa
que es hora de Ilevarla a s casa o a la de us padres. En el lado del Pacifico
se ejerce una presi6n social contra los matrimonios de prueba, a veces expre-
sada por los coetineos de la pareja, y no por los mayors. Esto ha sido origi-
nado por la influencia de la escuela. Cuando se casan por primer vez, la
pareja generalmente permanece en la casa del padre del muchacho, aunque
no es esta una regla fija. El espacio de tiempo que ellos vivan alli depend
de la edad del padre. No obstante, se han presentado con alguna frecuencia
parejas que se quedan de seis a ocho afos. Si la madre de la muchaca es
pobre y viuda, se van a vivir con ella. En el lado del Pacfico mientras que
la pareja viva con cualquiera de las families, en caso de que uno de los dos
no se Ileve con los futures suegros construyen una casa aparte pero situada
cerca de la de sus padres. A la larga el hombre termina por edificar su propio
hogar.

En Ujarris de los cabcares, se ban presentado various casos de una mu-
jer y de dos o tres hombres que vivnen la misma casa. La mujer lava y
cocina s6lo cuando siente ganas de hacerlo. En caso contrario los hombres
I'evan a cabo estos oficios.

En ambos lados de la cordillera, los hombres no quieren que sus mujeres
salgan solas por el temor de que ellas puedan quedarse con otro hombre.
Cuando una mujer deja a su marido, los niiios quedan con el padre.

Muerte y Entierro.-La fase mis important del cido vital en cuanto se
refiere a ceremonies y prestigio es la muerte. Entonces es cuando la orga-
nizaci6n social penetrada por los indiscutibles y misteriosos aspects de la
religion se auna en manifestaciones imponentes que bien podrian abochorar
a muchos de los productores teatrales. En primer lugar, hay dos ceremonies
relacionadas con la muerte. La primera se Ileva a cabo cuando el individuo
fenece, y la segunda y mis important se celebra aproximadamente un aiio
despues y puede ser Ilamada funeral de osamenta al mismo tiempo que en-
tierro. Durante cada una de ellas se produce una fiesta en la que estin
presents los restos del difunto. Basta recorder que la base de la sociedad
entire los talamanqueios es el clan matrilineal. Las leyes que gobiernan esta
organizaci6n obligan a una adhesi6n estricta al grupo sanguineo de uno de
sus miembros aun despues de l muerte. Cada clan, por consiguiente, tiene
su propia sepultura comunal Ilamada en ambas lenguas un pm (Vwase Fmnera
y Entierro de Osamenta). Entre los cabcares, no estin tapizadas por piedras
en el fondo y se cubren por encima con toscos tablones. Los bribris presentan








DoRis STONE


una disposici6n mis elaborada que induye un piso de piedra y una tapa in-
clinada de madera que se deja abierta en el frente. Seria muy desagradable
la tumba comunal cada vez que fallece un miembro del clan, y seria peor
en caso de epidemias. La inica soluci6n entonces si la sociedad exige la
segregaci6n a base de la sangre maternal, es enterrar a la persona cuando
ya no hay trazas de material adorable o, en otras palabras, enterrar los huesos
limpios. Por esto es que el primer paso que se da despus de la defunci6n
es envolver el cuerpo en hojas de bijagua, por supuesto induyendo los articu-
los propios para h comodidad del espiritu, y colocar el bulto en el bosque
perfectamente protegido por plants espinosas y ramas cortadas a fin de
evitar que se acerquen las aves de rapiia y las bestias. Despues de un aio,
cuando toda la came ha desaparecdo, se abre el envoltorio y se arregla de
nuevo por las autoridades del caso y se deposit el paquete de huesos en-
vuelto en tela para su reposo permanent dentro de la sepultura del clan
evitando asi todo riesgo de contravenir el orden social existente (Vease
Organizacidn Social).

En la vertiente del Pacifico, donde la escuela ha emprendido un pro-
grama educaonal para incorporar a los talamancas a la nacionalidad de la
Repfblica de Costa Rica, se ban iniciado cementerios, sancionados pot el
Ministerio de Salubridad y bendecidos por un sacerdote Cat6lico Romano.
Mis adelante se har una descripci6n de un entierro en el Pacifico. Sin em-
bargo, es necesario advertir que aqui persisten ciertos vestigios de las costum-
bres tradicionales, por lo menos entire los bribris de Cabagra. Cuando una
persona ha muerto y ha permanecido un afio enterrada se la exhuma volvi&n-
dola a colocar en la misma tumba.

Participants oficiales en ritos de muerte y entierro.-Aun boy dia hay
un grupo especialmente dispuesto a actuar como oficiantes en relaci6n con los
ritos de la muerte y de los entierros. Cada uno de estos require una cierta
preparaci6n de parte del individuo que lo forma. En cierto sentido, estos
participants pueden clasificarse como clero laico. Estas "profesiones", si
asi se les pueden llamar, son de suma importancia si se comprende que los
difuntos son estrictamente tabf para los que no son iniciados. Si por cual-
quier causa, desgraciadamente una persona tocare un cadaver, es absolutamente
esencial que aquella se someta a una ceremonia de purificaci6n de tres dias
con objeto de que el infortunio no caiga sobre ella.


Esto es veridico en ambas vertientes de la cordillera.









WAs Taius TALAxANQuEAxs DE CosrA RicA


En a actualidad la figure principal en estos rituales es el curandero,
conocido en bribri y en cabcar como el jawi (Vase El Carandero). Le si-
gue en importancia el Sepultureo (Vase Los SepAIltreros) quien manipla
y envuelve a los muertos. Luego en orden de jerarquia los Cantores (Vase
Los Ca~mores) cyo lugar ha sido ahora generalmente asimilado por el curan-
dero quien asimismo assume el cargo de Preparador de Fiestas. Un cuandero,
particularmente en el lado del Pacfico, act6a resumiendo todas estas funiones.
Entre los cabcares hay un gmpo mis pequefio conocido como los ji cuyo
nombre entire los bribes es el de yaricha, que no necesita adiestramiento
especial pero que prepare las cosas que ban de acompafiar al muerto sin
tocarle.

La preparai6n y posici6n del curandero son puntos tratados en el ca-
pitulo correspondiente a la religion porqne ademis de sus habilidades curativas
personifica los iltimos vestigios que quedan de las antiguas creencias y del
sacerdocio.

En los otros funcionarios vinculados con la muerte y los entierros sus
deberes se limitan solamente a estas dos opeaciones. Ellos no parecen former
parte, como lo han dicho algunos, del sacerdocio, pero si tienen una indudable
posici6n social debido a sus funciones.

Los Sepultureros.-Se les conoce como dokb u okfin en bribri y heri
en cabcar. Son las fnicas personas, fuera del curandero que son muy im-
portantes porque pueden tocar los muertos. Tambike encienden el fuego
funerario. Son los imicos que no perteneciendo al dero pueden tocar un
zopilote o un zorro pel6n. Hay un curso bien reglamentado par instruir
a aquel que pretend alcanzar esta posici6n. La cuota para esto se le paga
al maestro, quien por supuesto es an reconocido Enterrador, se le va cance-
lando con products alimenticios tales como cerdos, jabas de yuca, etc. Ade-
mis del studio, hay veintid6s dias de dieta rigida sin cane, sal, ni cacao.
Pasado esto, el aspirante debe actuar come asistente durante cinco veces, de
estas, cuatro exigen ayuno, y durante dos dias de los cuales 61 no puede usar
sus manos para comer ni para tocarse la cara. El adiestramiento del novicio
comienza a las cuatro de la mafiana en que debe bafarse con su maestro
que es la fnica persona a quien puede ver. No puede tocar a otro hombre
o a una mujer y necesita vivir durante este period en una cabala de hojas
de banano que 61 mismo debe construirse. De la misma manera, al maestro
no le esti permitido tocar a los otros, y debe entregarle de lejos el alimento
a su pupilo. Este debe estar en hojas de bijagua y no puede tener contact
5









DoRis STONE


con las manos. Una de las pruebas pide que el novicio vaya con el maestro
a las tres de la mariana y corte un bast6n. Cada uno lleva una cuerda que se
cine por un extreme a una munieca y por el otro se ata al bast6n. Luego el
maestro clava su vara en el suelo y amarra la cuerda en un irbol cercano.
El aspirante repite este acto. Si ambas estacas crecen, es un signo de que el
novicio viviri much tiempo y enterrari much gente. Si una de dstas muere,
se consider como de mal agiiero. Un sepulturero en ejercicio de sus fun-
ciones necesita seguir determinada dieta el dia de un funeral lo mismo que
el dia siguiente. No puede comer otra cosa que guineos (Dominicos) y
hierbas silvestres cocinadas sin sal.

Ain las generaciones mis j6venes en el lado del Pacifico respetan a los
sepultureros. El siguiente ejemplo corresponde a un bribri excepcionalmente
inteligente quien cuando se le pregunt6 acerca de la necesidad del Enterrador
en una defunci6n, contest lo siguiente: "Esta es ccstumbre, que es como
una ley, y uno ha de obedecerla quiralo o no". En 1956, s6lo en Salitre,
habian seis sepultureros. Ujarris tenia tres, pero podia usar los de Salitre si
los del lugar no estaban a mano. No obstante, en Ujarris, tcdos los que asisten
al funeral deben baiiarse tres dias despues a las cuatro de la maiiana. Tambien
deben tocar al Sepulturero official en la cabeza con hojas de bijagua.

Los Cantores.-Ya no hay cantores except en Chirrip6. En las otras
regions, el curandero, como se dijo antes, ha torado a su cargo estas fun-
ciones. Los deberes de los cantores siempre estuvieron limitados a ceremonies
ffinebres en donde se cantaban las hazaias y miritos del difunto y al mismo
tiempo despedian su alma por medio de cinticos al emprender su jomada al
otro mundo. Los cantores bribris salieron del clan stsukur o stu'gur segfin
Gabb y Pittier(t pero los ancianos y curanderos en 1956 sostenian que ellos
formaban parde de los grupos sAbauak, korrebui, o sinibwak. Gabb afirma
que su oficio era hereditario(I), y que segulan a los asJkaL en importancia.
Pittier sugiere que era hereditarioO0) y observa que estas gentes vivian en las
mirgenes del bajo Coen y que contaban con un nfimero de asistentes entire
los cuales a los de mis alto rango se les denominaba ko, y aprendices conocidos
con el nombre de sinij(". Agrega e1 que se necesitaba una preparaci6n esme-
rada antes de ganarse el titulo de cantor, lo que no esti exactamente conforme
con la idea de que su posici6n era hereditaria.

(8) Gabb, 1875, p. 508; Pittier, 1938, p. 17.
(9) Gabb, 1875, p. 508; Pittier, 1958, p. 17.
(10) Pittier, 1895, p. 1.
(11) Pittier, 1938, pp. 17-18. Podria haber acaso una conexi6n entire sixi y sirahwak?
(Vease Organizacida Social).









LAs Timus TALAxANQUEFjAs DE COsrA Ri-A


Los cantores cabcares tenfan que salir de los siguientes anes: kibe-
grauwk, sib eat, bLeriwad, y sanitswa (Vase Los ClaWs y Mi os: Protc-
tores de Cimes). Su nombre en esta lengua es sagLa.

Gabb(2) hablando s6lo de los bribris, hace notary que los cants ddl
sisutkr estaban en una lengua que a y los que no estaban inidados no podian
comprender. Como indic6 Tehmann los cantores bribris eran sin embargo
un grupo cabcar(13), que seg6n su ortografia y la de Pittier, era los
korrbai. Nosotros usamos la palabra konrreb por ser esta a pronnmdaci
empleada hoy dia por los bribris. No obstante, hay otra faceta de este poble-
ma, particulamente si se acepta la afirmai6n de que los cantores bribis
podrian venir de uno de los tres danes arriba menionados. Se trata del usr
de una "lengua sagrada" por los curanderos de ambos pueblos talamanqefos
cuando cantan y la adopci6n de candones forineas po los laicos. Estos as-
pectos serin discutidos mis adelante bajo Carci6n y Cantos respectivament.

Los bribris y los cabcares del Pacifico, en vez de usar cantores, tiena
una ceremonial luamada setisuwak en bribri ejecutada por el curandero cuando
alguien muere (Vease Primer Enterraniento).

El Organizador de Fiestas.-Esta posici6n es com6n a los dos pueblos
talamanquefios y esti encerrada en un s6lo nombre, bikdra. Es neesario
hacer studios para conseguirla(14. La principal tarea de un Organizador
de Fiestas tiene lugar a la muerte de un individuo cuando se trata de designer
las personas que deben plantar el maiz que seri usado para I chicha que va
a tomar cuando se celebre el funeral de los huesos; tiene que nombrar a
aquellos que van a hacerla; y a los que tienen que suministrar para a finest
chocolate, plitanos, cerdos, etc. En la vertiente del Pacifico, esta posidia
ha sido tambi&n absorbida pot el curandero.

Los ja.-Bosque adentro, sin embargo, en donde las autoridades y visi-
tantes son escasos, el matodo de manipular los difuntos se acerca mis intimm-
mente a la antigua costumbre. Habia que preprar una series de cosas para el
alma del finado. Esto es echo por aquellos a quienes se recoaoce con el
nombre de jd- son tres adults si el muerto es tambien n adult, o trcs
muchachas, o tres muchachos segan sea el caso. Hay que colocar algod6a
dentro del bulto en que se ha puesto una mujer. Los pines y otros oma-
mentos se colocan aparte con las ropas del muerto. Si una persona tiene mu-
chos trajes, se deposit en la tumbaa a mitad y la otra parte se deja en i

(12) Gabb, 1875, p. 508.
(13) ILhmann, 1920, b. 1, p. 220.
(14) Pittier, 1938, p. 17.









DoRIs STONE


casa para ser usada por los demis. Si un muchacho muere, en vez del algod6n
ponen un arco y una flecha en miniature. Pero cuando el fallecido es un
hombre, ademis de esto, se coloca dentro del bulto una cerbatana en minia-
tura, un anzuelo, y una macana. Esto se hace con el fin de que los objetos
de verdad queden para uso de la familiar. Tambikn se coloca con el muerto
un saco de malla de acarrear.

Enterramiento primario.-Cuando sobreviene la muerte, todo este s6quito
de funcionarios inicia su labor. Las costumbres, claro esti, varian de acuerdo
con la localizaci6n geogrifica. Las autoridades gubemamentales y eclesiisti-
cas ban prohibido la parte fundamental de los antiguos ritos, o sea, el mantener
al muerto por un afio antes de sepultarlo. Tanto los bribris como los cabW-
cares quienes estin situados en el lado del Caribe cerca de poblaciones que
no son indigenas, corrientemente dejan el cuerpo en la casa durante unas
veinticuatro horas. Colocan las pertenencias del difunto, ya sea en realidad
o simb6licamente, ponen la pasta de cacao al lado del cadaver el cual se
envuelve luego en mastate (Vase Manta de corteza de Arbol) atado con una
cuerda de algod6n hecha especialmente con este prop6sito (Vase Fibras).
Cubren la manta de corteza de irbol con hojas de bijagua blanca (murksi) y
la amarran nuevamente con el cord6n especial. Las hojas de la bijagua blanca
son esenciales para el muerto. No la usan para envolver o servir alimentos
como sucede con la bijagua negra (bikuLaka) por tener el sabor y el olor
debiles. Despu&s de la fiesta el bulto es "sepultado" en el bosque. En efecto,
se le cubre con plants espinosas y ramas y hasta se le coloca en una tumba
poco profunda.

Gabb(5) da una descripci6n de dos entierros que presenci6 entire los
bribris en la segunda mitad del siglo pasado.

En 1947, la autora tuvo la oportunidad de estar present en una cere-
monia para una nifia que se llev6 a cabo en San Jos6 de Cabecar, la cual se
relata a continuaci6n. Cuando arribamos a la casa, habian ya encendido un
pequefio fuego ceremonial lamado bamburu al lado del cual los ja habian
colocado un guacal con agua. En el moment en que entrabamos, ellos pu-
sieron otro guacal con chilate, una preparaci6n de maiz molido, bananas ma-
duros, y agua, que colocaron sobre una hoja de bijagua blanca cerca del
fuego y tambi&n una mota de algod6n y una piedra de moler con los bordes
poco levantados con un pistilo encima.

(15) Gabb, 1875, pp. 497-499.









LAS TRIBES TALAMANQUERAS DE COSTA RICA


Habian amarrado a una vara por medio de un hilo de pita un poco de
algod6n sin semillas. Habia tambien una mochila o saco de malla para aca-
rreo con dos pequefios guacales llenos de cacao y maiz molidos (Fig. 9).
Existe la creencia de que el alma desciende por el mismo lugar por done
sale el sol. Cuando este se levanta, el alma lo acompaiia en su trayecto por
el cielo para regresar luego. El alimento colocado cerca del fuego se necesita
para esta jornada.














Fig. 9.-Ofrendas para el muerto.

El bika'kra u Organizador de la Fiesta puso los alimentos ya mencionados
en un estate separado del suelo en donde el muerto estaba oculto por medio
de una pantalla de hojas de banano hecha con una armaz6n de varas. Luego
el bika'kra se dedic6 a la tarea de revisar todo a fin de que hubiera suficiente
alimento para los presents.

La afligida madre, una viuda, se mantenia apartada de todos. Se habia
sentado en el propio umbral de la casa encerrada en un torvo mutismo. Mien-
tras el cadiver permanecia alli, la costumbre le dictaba que debia abstenerse
de hacer la menor cosa, no debia ni hablar largamente, s6lo podia tomar cho-
colate. La viuda tambien estaba obligada a recibir un baiio de agua caliente
por otra mujer una vez que sacaran el difunto fuera de la vivienda. Entre-
tanto el Organizador de Fiestas disponia el banquet que preparaban dentro
de la casa varias mujeres sobre un gran fuego. Tambi6n compuso el estate
levantado que era bastante frigil.

Las fiestas mortuorias dependent de los medios de que disponga la familiar
del fallecido. En esta ocasi6n habia chocolate y cafe, plitanos asados con cascara,
pollos y cerdos.









DORIS STONE


Cuando lleg6 el moment en que el cuerpo iba a ser enfardado para
disponer de e1, la madre se tendi6 sobre unas hojas y se envolvi6 en mastate
permaneciendo luego inm6vil como si hubiera dejado de existir.


El Sepulturero, auxiliado por un muchacho aprendiz, tom6 unas hojas
de bijagua blanca y las pas6 sobre el fuego para suavizarlas y volverlas plega-
dizas. Se sent en una banquet y quit la parte mis gruesa del peciolo con
un machete, poniendo sobre otra banca que estaba frente a e la hoja ya pre-
parada. Tambiin tenia a su disposici6n los bejucos para atar la parte exterior
del bulto y anchas piezas de manta de corteza de irbol para envolver todo.

Al Sepulturero, al Organizador de Fiestas, y a la madre se les dio un
trago de chocolate en recipients en forma de botes hechos con hojas de
bijagua negra. La madre se sent ripidamente cuando se le ofreci6 el trago
y prorrumpi6 en un canto alto y quejumbroso con voz artificial. Cuando hubo
terminado su chocolate, les dirigi6 unas pocas palabras a los presents y volvi6
nuevamente a su mutismo.

El Sepulturero se lav6 las manos con agua de un guacal y amonton6 en
el suelo las hojas de banano de la pantalla del tapesco. Midi6 el tamafio
del difunto con una vara y con una hoja. Luego coloc6 tiras anchas de
fribra de Iurio sobre la hoja.

Una anciana vestida con una tela hecha a miquina decorada con un di-
bujo a rayas que semejaba una falda tejida, hizo su aparici6n como plafiidera
professional. En tanto que el Sepulturero continuaba con sus preparativos,
se dirigi6 ella a unos matorrales cercanos y comenz6 a lanzar lamentaciones
con ruidosa y mon6tona cantinela. Los nifios presents chillaron despavoridos
ante este ruido desacostumbrado, y la mayoria de los hombres salieron a
arreglar el sitio de descanso provisional del muerto. A todo esto, la madre
permanecia inm6vil en el suelo bajo su envoltura de mastate.

Sobre las hojas de banano cubiertas de tiras de burio, el Sepulturero
fue amontonando las hojas de bijagua traslapindolas, para former una sibana.
Se par6 sobre ellas para darles mayor flexibilidad, y luego tomando el bulto
mortuorio que habia sido atado con el cord6n de algod6n arrollado a mano
y con unos bejucos lo puso sobre las hojas. A media que iba plegando estas
sobre el cuerpo, tomaba el algod6n de varilla colocando entire las hojas. Luego
amarraba todo con burio dindole doce vueltas y finalmente una sola en sen-









LAS TLmus TALAJANQUmiAS DE COSTA RIcA


tido contrario por el centre, mientas segulan oyindose los lamentos de la
plafiidera. El Sepulturero tom6 despus una vara y la coloc6 en sentido lon-
gitudinal por el centro del cuerpo amarrando en esta el bulto pero dejando
en cada uno de los extremes una parte saliente que sirviera de agarradera.
Su asistente tom6 el fuego que se habia usado para soasar las hojas y lo
agreg6 al fuego ceremonial que estaba al lado del alimento para el muerto

En este moment, la plafiidera entr6 en la casa y viendo lo que tenia
lugar, grit6 con voz espantosa desapareciendo nuevamente entire la maleza y
reanudando su mon6tono canto a grandes voces. Regres6 pronto para contem-
plar el paquete mortuorio que estaba envuelto y atado a la vara sobre una hoja
de banano.

El aprendiz y el Sepulturero quitaron de la mampara las hojas de banano
que sobraban y el Sepulturero se encarg6 61 solo de amontonarlas en un platanar
contiguo a la casa. Cogi6 luego tires cucarachas envolvi6ndolas en una hoja
pequefia y colocando el envoltorio entire las hojas del bulto mortuorio. Con
esto se pretendia desembarazar la casa de cucarachas al menos durante seis
meses.

El aprendiz tom6 los objetos que estaban a la par del fuego ceremonial,
dejando el guacal con agua y la hoja con chilate. El Sepulturero tom6 ademis
de las ropas de la nifia una vara. Puso algo de chilate entire las hojas del bulto
mortuorio pero dej6 la mayor parte junto al guacal con agua en el mismo sitio
en que habia muerto para que le sirviera de alimento al espiritu, porque existed
la creencia de que el espiritu despu6s de h muerte vuelve a la cas en donde
permanece durante tres dias. En el transcurso de este period, el espiritu siem-
pre hace ruidos y se ha sabido que molesta a la familiar.

El Sepulturero y so aprendiz se pusieron en march con el cadiver, los
alimentos, y los efectos personales de la muerta. En el camino hada el lugar
en que se iba a colocar el cuerpo, donde quiera que una vereda se cruzara
con el trillo principal cortaban varillas para impedir la posibilidad de que
el espiritu se extraviara en su camino cuando viniera hacia so casa desde el
lugar en que descansaba so cuerpo. La procesi6n se dirigi6 a un matorral
situado a unas 500 yards de la vivienda. Se hizo aqui un simulacro de en-
tierro con el bulto, habi6ndose hecho a un lado ligeramente la tierra y las
piedras de manera que qued6 una pequeia depresi6n en las races de los
espinosos arbustos.









DoRIS STONE


En el lado del Pacifico existen cementerios que fueron bendecidos pot
los sacerdotes Cat6lico-Romanos, y doode los muertos se sepultan en la tierra
poco despues de su fallecimiento. El curandero y el Sepulturero son, sin em-
bargo, las inicas personas autorizadas para tocar el cadiver. Los preparativos,
incuyendo la fiesta funeral y la obstrucci6n de los caminos que atraviesan
el trillo principal, se Ilevan a cabo pot los bribris y por los cabcares con gran
part de los detalles que se observan en Talamanca. En el lado del Pacifico
antes de colocar el muerto en la tumba se le colocaba sobre una tabla de ma-
dera, especialmente en Ujarris o se le envolvia en hojas de bijagua o en una
manta. Sin embargo la autora estaba present en Cabagra en 1956 cuando se
us6 por primera vez un atafd. La escuela dio las tablas y los clavos y prest6
el martillo que se us6 en su manufacture. Se describiri a continuaci6n esta
muerte y entierro.

Tan pronto como muri6 la mujer encendieron una mecha de cordel y
la pusieron junto al cadaver. El Sepulturero se encarg6 de quitar todo aquello
que hubiera estado en contact director con la difunta tal como su cama hecha
de largas varas de calia, un colch6n de junquillo, y un costal que habia sobre
la cama en donde estaba ella colocada. En esta ocasi6n asistieron tres se-
pultureros y un aprendiz. La cama y el colch6n se botaron a un barranco, y
el saco se us6 para tapizar el ataiid. Los sepultureros envolvieron el cadaver
en una frazada de algod6n barato y lo colocaron dentro de la caja ellos mis-
mos. El mejor traje de la muerta era uno de algod6n azul con puntos amarillos,
lo pusieron sobre el cuerpo amortajado y finalmente clavaron las tablas que
le sirvieron de tapa al ataid.

Durante todo este process, estuvo ausente la familiar y ninguno de los
allegados habria querido mirar lo que estaba sucediendo. Cuando el ataid
estuvo listo, una muchacha tom6 unas ramas que habian sido cortadas con
este prop6sito y esboz6 un sendero que se extendia desde ambas puertas de
la casa hasta el trillo principal. Los Sepultureros ataron luego el atafid con un
cabo sobre unas andas. Una vez hecho esto, la muchacha que iba adelante
tom6 el camino del cementerio, tapando con ramas cualquier abertura que
encontrara en el sendero. Cuando habia que cruzar algin rio, colocaban ramas
sobre las piedras y en las mirgenes poco profundas para marcar el rumbo
de modo que el inima no se extraviara en su jornada al volver a la casa desde
la tumba. Los sepultureros iban detris con la caja. Uno llevaba una cruz
de madera, una mecha encendida hecha de mastate (Vase Manta de coareza
de hrbol), y una candela apagada.









LAS TaIeS TALAmANQUEFA DE COSTA RICA


Ya en el cementerio colocaron el pabilo y la candela en el extreme del
lugar en donde se iba a cavar la sepultur de tal modo que al quenmase la
mecha se encendiera luego la candela. En el otro extreme se coloc6 la cruz.
Cuando todo estuvo list, bajaron el ata6d y lo cubrieron con tierra. Despuds
volvieron todos a sus respectivas casas excepto las pocas personas que habian
estado cerca de la mujer cuando muri6 o que accidentalmente habian tocado
algo que estaba cerca de ella despu6s de que ocurri6 so muerte. En este caso,
se encontraban solamente los Sepultureros, el aprendiz, y un hombre.

A estas personas se les consider impuras y tenian que purificarse. El cu-
randero que tambi&n era Sepulturero y no habia asistido a la muerte, se hizo
cargo de la ceremonia. Primero hizo que se bafiaran en el rio, y luego antes
de que entraran en la casa, puso agua caliente en copas hechas de hojas de
bijagua y se las vaci6 en las manos y brazos hasta los codos. Adentro, habian
dejado chocolate, yuca, y maiz en guacales a fin de que el alma se alimentara
cuando volviera en la noche, y aquellos alimentos permanecieron ali durante
nueve dias. Se habia preparado una fiesta para el noveno dia y se hicidero
s6lo los ademanes de decir el rosario, puesto que ninguno conocia realmente
toda la oraci6n.

Al dcimo dia, se cumpli6 la ceremonial llamada sele iuua-k. Se encendi6
fuego con una piedra y una nmecha de cabuya (Vease Fibrar). Ese fuego se
llev6 al cementerio. Entre los bribris de Talamanca hay un ritual similar, pero
el fuego se enciende con madera de cacao. Luego se colocaron en la casa para
el inima que habia partido: cuatro almendras del fruto del cacao, cuatro
granos de maiz blanco, cuatro semillas de ayote, y cuatro gallos por haber sido
una mujer la que habia muerto. Los polls se usan en este caso cuando los
difuntos son varones -y ademis agregaron cuatro guacales con chicha. El
n6mero es important pues se supone que Jibx (Vase creencias TeoJgicas)
puso en el mundo cuatro de cada una de las cosas que existen. La area del
cantor fue ejecutada pot el curandero y los Sepultureros, quienes sumaban
cuatro personas entire todos. Se cant6 h historia a la difunta: la apaiencia
que tenia; lo que hizo; c6mo jugaba y sembraba; a d6nde fue en sus vacaciones
o viajes; lo que habia comprado y tenia en realidad, todo Io perteneciente a su
vida. El curandero y el Sepulturero se mantuvieron aparte durante este canto
en dos bancas colocadas al oeste. Esta ceremonia comenz6 a las 3 p.m. y
termin6 a las 11 p.m. con una comilona de yuca, tiquisque, came, chocolate y
chicha.

Funerad y entierro de la osemnta.-Anterionnente se ha llamado la aten-
ci6n sobre la costumbre de enterrar los huesos de un individuo un afio o mis









Doas STONE


despues de su muerte. La mejor descripci6n de uno de estos actos es la que
refiere Gabb quien asisti6 al entierro de los huesos del famoso "Rey de Ta-
lamanca", Santiago. Tiene el valor hist6rico de la narraci6n hecha por un
testigo ocular de una ceremonia que hoy dia es impossible repetir, y constitute
una contribuci6n esencial en los antecedentes culturales de este pueblo16).

Solamente en la Alta Talamanca y en el alto Chirrip6 se practice todavia
este tipo de funeral, y se hace en secret, porque esti prohibido por las auto-
ridades de Costa Rica. La vivienda del curandero reemplaza entonces la casa
grande que se usaba para fines ceremoniales en relaci6n con estos entierros.
El Sepulturero saca los huesos del envoltorio de hojas y los envuelve en
mastate. Seguidamente se colocan en una banca larga a la par de la puerta
de entrada. El curandero canta, mencionando a sibu y relatando la vida del
difunto con todas sus acciones, por ejemplo, c6mo sembraba, c6mo trabajaba,
qua hacia, y a d6nde habia ido. La canci6n tambi6n da las razones de su
fallecimiento. Si el muerto era mujer, la canci6n se refiere a sus obras...
Luego viene una fiesta y a veces un baile17). La gente y el curandero acom-
pailan al son del golpe de tambores (Vease Instrumentos Musicales) y maracas
a los Sepultureros, quienes levan el paquete de huesos al cementerio que esti
generalmente situado en un cerro o cerca de la cabecera de una corriente flu-
vial. Aqui es donde estin ubicadas las tumbas de los clanes conocidas con el
nombre de pfi. Son hoyos redondos y profundos tapizados con cuatro tablones
de una madera extremadamente dura (Zanthoxylum sp. llamada suri en cab-
car). Esta no se pudre ficilmente y tiene un revestimiento de piedras en el
fondo. Este tipo de tumba se encuentra entire los bribris pero no entire los cab&
cares. Los bribris son mis escrupulosos que los cab&cares en lo que se refiere
a que los huesos no deben en ningfn modo tocar la tierra. Ponen una tabla
adicional inclinada sobre la parte superior para mayor protecci6n. Cada clan
tenia su propia sepultura que continuaba en uso hasta que se lenara. Hoy
dia, sin embargo, los miembros de los clanes que pueden cruzarse entire si
se entierran en el mismo foso. El Sepulturero quita los tablones de la tumba
y pone el paquete de huesos con sus manos mientras el curandero canta expli-
cando que ahora el alma se ha ido y ya nunca regresari. Despues arregla las
tablas dejindolas como estaban antes. A menudo se hace chicha para beberla
en el lugar mismo del entierro durante la ceremonia. Pittier(8) registra el caso
del sacrificio de una lapa o guacamaya verde (Ara militaris) hecho sobre la
tumba.

(16) Gabb, 1875, pp. 500-503.
(17) Pittier, 1938, pig. 25.
(18) Pittier, 1938, p. 26.









LAS TRMUs TALAMANQUBRAS DR ConrA RicA


Organiza7Ai Social

Los Clanes.-Los bribris y los cab&cares estan divididos en lanes matri-
lineales que evoluconaron partiendo de moieties. Sin embargo, ha desapare-
cido un cierto n6mero de danes barrido por las guerras y las enfernedades.
Los que ban quedado acatan estrictamente las antiguas reglas. Esta insisted en
la posici6n no casadera de todos los parientes de la madre. Existen vestigios
de casamientos entire primos pero no es obligatorio. No obstante, uno puede
casarse con el hijo del hermano de la madre, pues este esti relacionado a su
vez con otro grupo por causa de la madre. Por el lado del padre, fuera de
la hermana del mismo y de los primes en primer grado, uno puede casarse
con quien quiera. La importancia de las relaciones de clan se comprenden
ficilmente cuando se toma en consideraci6n el c6digo moral de estas gentes.
De acuerdo con esto hay tres grandes pecados que se colocan en el orden
siguiente:

1. Tener relaciones sexuales dentro del mismo clan.

2. Dejar que un animal sufra cuando ha sido herido y no matarlo
ripidamente.

3. Matar a un hombre. (Ese puede ser influencia de la Iglesia Cat6lica
Romana y del gobierno de Costa Rica).

La necesidad de abrazarse a reglas de clan con respect al matrimonio
la ilustra la formaci6n de nuevos clanes como resultado de matrimonios con-
traidos fuera de la propia tribu. Esto ha legado a adquirir mayor importancia
porque en los iltimos 50 afios muchos clanes ban perecido abatidos por el
sarampi6n y las epidemias de fiebre amarilla, y la ameba que nunca desaparece.
En Salitre, por ejemplo, se ha formado un nuevo grupo que se conoce con
el nombre de terry. Este se inici6 cuando un hombre bribri perteneciente al
clan uniwak contrajo matrimonio con una mujer t6rraba. Los cabcares son
menos inclinados a former nuevas divisions. Aquellos que se ban entrecru-
zado en matrimonio con los bribris no permanecen en territorio cabcar
(Vase list de los danes bribris).

En el lado del Caribe los lanes aparecen relacionadas con cada una de
las regions geogrificas (Vease Poblaciones; Terratenientes). La tierra per-
tenece a todo el clan y el curandero en ciertos grupos todavia es la autoridad
que ordena lo que debe hacerse con la propiedad ritual y la custodia. Esta
consiste en tambores o figures precolombinas de oro (V&ase Mitos: Protec-









DoRas STONE


stores de Clanes). Anteriormente el usikaL administraba la justicia dentro del
clan. Hoy el curandero es el que asume a veces este papel, aunque el m6todo
mis com6n es que la familiar del culpable se encargue de la justicia. En casos
extremes tales como una ofensa sexual o asesinato dentro del clan, se castiga
al ofensor dindole muerte, ya sea administrindole veneno o enterrindolo
vivo. En el lado del Pacifico, desaparecen los terratenientes que correspondent
a cada clan. Tres o dos grupos, cualquiera que 6stos sean, habitan una region
particular como Cabagra o Chini Kichi y son los propietarios de la tierra.

Esas gentes se dan cuenta sin embargo que tienen parientes en Talamanca
y alimentan el ideal de visitarlos alguna vez y conocer la propia tierra de don-
de procede su clan.

La propiedad ritual del clan no se da en la vertiente del Pacifico. Raras
veces aqui la familiar administra justicia, porque por lo general esta tarea se
deja a las autoridades civiles costarricenses.

Gabb no da la impresi6n de haber hecho consideraciones propiamente sobre
los clanes, sino mis bien sobre las classes sociales, sefialando al usikaL cab-
car o alto sacerdote, como al caudillo spiritual de los bribris asi como tambikn
de los cab&cares, mientras el que los regia temporalmente era bribri. Este
jefe seglar era reconocido como "Rey" y la tradici6n sostiene que habia dos
clanes de "Reyes". No podian contraer matrimonio entire si. Hoy dia queda
s6lo uno de estos clanes. (V ase Historia No Documentada de Ta'amanca).
Los indios relatan que el individuo mis poderoso era el usikaL quien hablaba
tanto bribri como cab&car. Se dice que las quejas recibidas por el "Rey"
pasaban luego al usRkaL, para que tomara una acci6n decisive. En tales oca-
siones, se retiraba este a una cueva secret y sagrada con gran cantidad de
pita (Vease Fibras) a la entrada. Alli tenia bajo su mando jaguars sagrados
conocidos con el nombre de "perros" lo mismo que serpientes. Se supone
que el filtimo usikaL muri6 de viruela durante la primera mitad del siglo
veinte. El clan del usikaL existe todavia sin embargo en el alto Coen, en
Talamanca, y en la vertiente del Pacifico. Este dan no acepta el bautismo
cristiano ni el matrimonio, permaneciendo socialmente aislado.

Ciertamente, nosotros encontramos que los canes y las profesiones relacio.
nadas con ellos funcionaban en cierto sentido como classes sociales (Vease
El Curandero) y es evidence hasta cierto punto en el esmerado ritual conectado
con la muerte (V&ase Muerte, Funeral, y Entierro de la Osamenta). Existen









LAs Tamus TALAMANQUE&AS DE COSTA RICA


determinados clanes que aun estin relacionados con la categoria professional
o social'> (Vase El Carandero y Los Cantores) o con algunas industries,
como pasa pot ejemplo entire los bribri. Los drimak son notables por sus
hamacas y sacos de malla para acarreo; los uwak por la cerimica, y se
dice que en la region Lari todavia la hacen ellos. Igualmente ciertos grupos
mantienen tabs de alimentos (Vase TAbus). Uno de estos clanes los tigwa
puede comer cualquier cosa.

La tribu bribri tiene un n6mero de palabras que define mis caramente
su organizaci6n social. sika significa "nuestro lugar" y sinAkr es "vivir".
sisinukmr quiere decir "lugar en que vivimos". ka tambix n significa Tala-
manca. pi o api es sangre o cualquier case de gente. si es nosotros o gente
en el sentido de nosotros. dits es semilla. La gente con quien uno se puede
casar se llama suwaet que significa "otro grupo"().

En el lado del Caribe, la palabra bribri usada para clan es sriak que sig-
nifica "nuestro grupo o semilla".

Los cabcares Hlaman a los bribris bribriwak a la vez que los bribris em-
plean el tirmino kdbikiwak para los cabcares. Este t&mino tambi&n puede
traducirse como pot el de dueios de cabcares. El cabcar llama a so lengua
sejektl = nuestra lengua. Esta palabra se compone de si (nuestra), y kte
(lenguaje o lengua). je es solamente para el sonido. Hay aun nume-
rosos clanes, algunos de los cuales aparecen en la list incluida mis adelante.

Los lanes bribris existentes en 1954 en el lado del Pacifico de la cordL
Hera son los siguientes:

1. duriwak (gente del pijaro acuitico)
2. diuwak (gente del sol)
3. kuLkiwak
4. uniwak (gente de la olla o vasija)
5. bubuLiwak
6. sulariwak
7. t6buLwako3) (gente del fiame)
8. towarriwak

(1) Los saLwea y los sirmiwak estaban conectados con los Reyes asi como los
brmpamk.
(2) En cab&ar, da13twa significa d miso grupo, sehwear es oto grupo.
(3) Pittier, 1938, p. 19, sostiene que esta es una de las dos divisies de la tribu
bribri. El describe tibor-sal. Este as hoy dia un dan.









78 DOum STONE

Los clanes de la region del alto Lari son:

tsiruriwak (gente del cacao. Este es originalmente un grupo cab&ar y esti
entire los chirrip6).

kfmbuwak

kabiriwak (gente de rio Culebra, pot el rio Uren)
ruLgiwak


kor'wak(4) (agua estancada es kor') se pronuncia korkwak en el lado del Caibe.

Los que estin por Amubre en el Ilano de Talamanca, son(5):

saLwak

duriwak

tfbuLwak

kaberiwak

uniwak

Los que estin por Shiroli en el llano de Talamanca por el rio Sixaola
o Teliri, son:

sibawak

mogriwak

kabriwak

mediwak

brupawak

tfgwa



(4) Esta es la otra division de los bdibis de acuerdo con Pittier, 1938, p. 19.
(5) Se ha formado recientemente en el llno de Talamanca un nuevo dan en el que
se han mezdado bribri con negro y se le once con el nombre de dogreek, el
lugar de doode vinieron los negros.









LAS Tamus TALAMANQUEAS DE COTA RICA


lave para los diagrams de los priviegios y parentescos de los matri-
monios de los lanes. Los diagramas fueron hechos por el Dr. Gustavo Santoro
de la Universidad de Costa Rica.

tULatLurOw
\/ 'uaniu*a
(.3) .CCada drculo lieva el nom-
sUWm / bre de un dan.
I 5
S' ,-' Todos existent en ambos
lados de la cordilleia con
.Leriwa ww excepci6n de aquellos indi-
O^ U H-- -)Sibewak cados con el nombre de Ta-

Tugwa
r Las ineas completes que
useLa unen el center de Ias circu-
los y la estrella representan
Towarriwak a posibilidad de los casa-
mientos reciprocos.
5aLwak /
(Tr L .A / La line punteada que sa-
uriw le del centro de un crculo
Kar'k sinifia aquellos hombres
(TAUA ca / U que pueden casarse con mu-
Kiuaiakl \ abermal jeres dl clan done la line
S(Tt-- punteada clega laa circn-
ferencia. Estos matrimonios
.ubuLwak -t -- Uniwak no sOn reciprocs.

En el diagram, la dis-
tancia de los drculos de la
S SuLarimak estrella indica al revs el
nfmero de los posibles ca-
Subuia samientos de cada clan.


Fig. lO.-Diagrams sealando las relacioes
ente detos dtms.









DORIS STONE


El tigwa parece haber sido originalmente un clan cab&ar dominado
por los bribris. Es uno de los de mis alto tango, y podrian ser clasificados
en el sentido espafiol como de nobles. A causa de esto, parece que se ban
hecho excepciones, por lo menos en el Ilano de Talamanca, para que los nifios
se consider a si mismos miembros del clan de su padre a pesar del hecho
de que el padre se haya casado con alguien que no sea de su gente. Como
se ha mencionado atris, un cabcar casado con una que no es cabcar no
vive con aquellos de su propia lengua. Hubo un nfmero de casos en la region
de la quebrada Shiroli en donde esto sucedi6, y en un caso excepcional, se
concedi6 permiso a un tiigua para casarse con una brupauak, o sea una mujer
perteneciente al clan de los ahora fallecidos reyes de Talamanca (Vease His-
toria). Se dijo que esto se habia permitido porque la madre del tigwa habia
sido una mediuak y los mediwak pueden casarse con los brupauak.


Otro grupo cuyo origen parece haber sido cabcar es el sibauak. (Vase
Los Cantores). Este esti tambiin relacionado con el lado de Talamanca.

En el Ilano de Talamanca, los tfigwa pueden casarse con: sibawak; mogri-
wak; kaberiwak(6); mediwak, todos clanes bribris.

Los sibawak pueden casarse con: tfgwa; murmuriwak; brupawak; suLariwak.

Los mogriwak pueden casarse con: sibawak; kabMriwak; mediwak.

Los brupawak pueden casarse con: sibawak; mogriwak; kaberiwak; mediwak.

Los kabriwak pueden casarse con tigwa; murmuriwak; brupawak.

Los mediwak pueden casarse con tigwa; murmuriwak; brupawak; suLariwak.

La organizaci6n de los clanes cab&ares ha degenerado ripidamente. En
el lado del Pacifico, aparecen s6lo dos grandes grupos: kibegrAuuik(7 y

(6) Vase t&rmino bribri para designer a los cabicares.









LAS Tamus TALAMANQuAS DE ComA RICA


LabLurwa en Ujarris y China Kichi; no obstante, un usegLa se ha entreru-
zado casindose con una bribri en Cabagra y hay un tugwa en China Kichi.

En Talamanca, los canes existentes son: usegla, tfgwa, kibegmwik,
bLeriwa, sanitswa, 5ywa, sibawa, mfnfLiwa, uLabLurwa.

Los tugwa pueden casarse con los kibegrmwk, bLeriwa, sibawa, usegLa.

Una mujer kibegmwik puede casarse con t6gwa, sanitswa, p~w3a,
m6nfLiwa, uLabLurwa.

Terminologia de Parenesco.-Gbb(8) seiala que los primos se luaman
hermanos y hermanas y los de una esposa o esposo, cufiado y cufiada.

Hay distintas designaciones para los parientes seg6n el lado de la familiar
de quien dependan: ya sea del lado de la madre o del padre. Hay mis de
una manera, sin embargo, para indicar ciertos parentescos.



TERMINOLOGIA DE PARENTESCO

(Bribri)

Line Femenina


Tirminos de Referencia


Madre


la madre de la


Literalmente: 3e (mi) ami (madre);
be (su) puede ser substituido
por ye en todos casos.

madre del padre Literalmente:
y (mi) y (padre) i (abuela).


3eni5

(7) Esto tambien
(8) Gabb, 1875,


el padre de la madre de la madre


se prouncia kibegrw.
p. 497.


3eami


3e3yu








Domas STONE


naii3um hijo de la hermna
hija de la hermana
hijo del hermano
hija del hermano
5eamieL la hermana de la madre

3eamieke el hermano de la madre


Tirminos de Referencia y Directos


ui madre de la madre

uiami madre de la madre de la madre

siba3em(9) hija del hijo de la madre

hijo del hijo de la madre
hijo de la hija de la madre
hija de la hija de la madre
nai hermano de la madre (raras veces director)


Tirminos Directos


amiLa hermana de la madre

nau3eke(1o) hermano de la madre
primos
amiLa3eke(l1) hermana de la madre
primas
esposa del hermano de la madre
tali (12) hermano de la madre de la madre


(9) Este trmino la madre de Ia madre o Ia madre de a madre de Ia madre se usa
cuando ella habia a los nietos de ambos semos.
(10) Raramente usado.
(11) Tambien t6mino de referenda.
(12) No existe un tmnnino para la line masculine.









LAs Tamus TALAMANQUNA DE COSTA RICA


Tirminos de Referencia

Line Mascalina
3eIdaua hermano de a esposa del padre
esposo de l heanan del padre
5emiduaa hijo del hijo de l madre
hijo de la hija de la madre
padre del padre de la madre
3eduaami madre de la madre del padre
madre del hijo
madre de la hija
hija (muy raras veces se usa)
duaa3eke padre del padre
hermano del padre del padre
padre del padre del padre
padre de la madre del padre

Tambiin significa las personas con quien se puede asar, p. ej.,
personas que no son de nuestra familiar.

e3e o 3i Literalmente: i o e (mi)
yS (padre); ocasionalmente se usa i en vez de
e por el sonido. Se puede substituir be (su).
3eduaa36 padre del padre del padre
hijo (se usa raras veces en este sentido)
3ek3uti hermana del padre
y3eL hermano del padre
aLie o eL hijo del hermano del padre
hijo de la hermana del padre
primos lejanos
kuti hija del hermano del padre
hija de la hermana del padre
hemana









Doas STONE


Tirminos de Referenda y Directo


duoaa<~ padre del padre )

hijo del hijo )

hijo de la hija )

hija de la hija )

hija del hijo ) Reciproca en todos los casos
padre de la madre)

padre del padre

de la madre )

duaaLaC4) hija del hijo del padre

hijo de la hija del padre

hijo del hijo del padre

hija de la hija del padre


Tirminos Directos


ka4 ce hermana del padre

36 padre

36La hermano del padre

653k madre del padre reciproca con nietos de ambos sexos

duwa padre del padre reciproca con nietos de ambos sexos

35-La5eke(Is) hermano del padre



(13) Se usa raramente como termino director.
(14) Este timino usa la abuela paterna para sus niets.
(15) Se usa raramente.









Las Tamus TALAMANQUEiAS DE COSTA RIC 85

ARbos Linedu

Tirmios de Referencia

aLabusi(") hija o muchada

naii3um hijo de la hea nan
hija de la hemana
hijo del hennano
hija del heanano

kaba Este temino usan las primas lejanas cuando se refieren a los
primos. Es de carifo.

ake3eke Esta palabra significa viejo. Es trmino de carifio y se aplica
ademis a personas o coss.

aLa(") nifio
hijo

sa3imi nuestra familiar o nuestra gente. No se pueden casar. :
(nuestra)

3eaki hermana se refiere al hermano (ego fer.)

5eeL reciproca entire hermanos
redproca entire hermanas
reciproca entire hermanas y hermanos

ekuti hermana se refiere a la hermana (ego masc.)

ta5e hermano se refiere a la hermana (tirmino muy carifioso)
primos

kuta3eke el hombre se refiere a sus primes lejanas

kutaie el hombre se refiere a sus primas lejanas

(16) bm significa jove o muea y se aplica solamente al seo fmeneino.
(17) Mi nifo es eLa.








86 Donis STONE
Tirmimos Directos

eL(18) hennano

hermana

hijo de la hermana de la madre

hijo del hermano de la madre

T&rminos que denorn el sexo

aLakerpa mujer (de cualquier edad)

aLawebLa hombre

aLaduLaken muchacho

duLaduLa joven; (se usa solamente para el sexo masculine)

Terminos de Referencia
y Director

Parienles Polticos

yk. marido de la hija padre de la esposa

noiki esposa del hijo madre de la esposa

aLakar esposa

wan marido

33ike esposo de la madre (padrastro; raras veces direct)

maLa esposa del hermano (solamente entire mujeres)

dabatt'19) hermana de la esposa marido de la hermana

(18) Recproca entire hermanos y hemns. Los hermanos no pueden usr eso para
sus hermanas ni vice-vesa. Es timino de referena entire primes y primas.
(19) Recproca solamente entire mujeres.









LAS Tmus TALAMANQUEMA DE COSTA RICA


Direcdo

dui marido de ha herman al marido de la heranan
(reproca solamente entire cuiados)

aLaseke T&rmino usado por el padrastro o madrasta para los hijos
del marido o esposa.



(Calbcar)(")

Linea Femenina

Terminos de Referenci

miku Madre de la madre (ambas lines)

s miki mina madre de la madre de la madre (ambas lines)

s 3iba mina madre del hijo
mi esposa

aLagLa esposa o mujer

s 3iba busi mina madre de la hija
mi esposa

s mina kaga padre de la madre

s miku kaga padre de la madre de la madre

s mina kuta hermana de la madre

s mina eL hermano de la madre

s mina madre


(20) por todo: 3s o s aparte significa mi.









88 Doms STONE

wilba hija de la hermana o del hermano

nuiba hijo de la hermana o del hermano

tLa niiios de la hija o hijo de la hermana o tio (reciproca)
nifios del hijo o hijo del hermano o tio (reciproca)

duawa hija de la hermana del padre (el hijo de la hermana de la
madre puede casarse con ella)

31s tachi jengataa(1)padre de la madre


Linea Masculino


Terminos de Referencia


s kaga tachi padre del padre del padre
hijo del hijo del padre

juygua madre del padre

miku(22) madre del padre

s kaga kuta hermana del padre

s kaga eL hermano del padre

kaga padre

s kaga kaga padre del padre

dabai hijo del hermano (tambiin director)
hermano del padre (reciproca)

(21) j-g"&t significa propio
(22) Muy raramente se usa este tirmino para el lado del padre.









LAS

Termn os de Referenci

eL

kuta

is kibi

3is bacha

31s kuta nuLei

3is kuta tsisekek

3is kuta bacha

is eL bacha

sibaiba


3iba




3ibabusi(23)


Tamus TALAANQUErAS DE COSTA RiA 89



hernano

hermana'(generalmente la mis joven)

hermano mayor

hermano menor

hermana mayor

hermana menor

hermana mis joven o iltima hija de mi henmana

hermana mis joven o iltima hija de mi hermano

hijo de la madre de la madre
hija de la madre de la madre

hija
hijo
niio

hija
jovencita


Tjrminos de Referencia

3iba ji3i3i hijo
esposo de la hija

dabai hermanastro; hermano del tio
hermanastra; hermana de la tia

daba el esposo de la hija de la hermna
el esposo de la hija del hermano

(23) bui significa joven y se usa solamente para el seo femenio.









90

daboguat



dwa



ma



nuiki




3ak



klawa


DoRIS STONE

esposa del hermano
hermana del marido


el marido de a hermana
el hermano del esposo


esposa del hermano
hermana del esposo


padre del marido
padre de la esposa


madre del marido
madre de la esposa


primas


3is kaga


3is kaga eL


3is kaga tsisekek


nui



ka3igue


3is tsisekek


padre


hermano del padre


el hermano menor del padre


el hermano de la madre
el hermano del padre


la hermana del padre (tambiin de reference)
la hermana de la madre


el hermano menor


Referenda y Directo



Director
Reciproca entire hombres


Director
Reciproca entire mujeres


Tirminos Directos








LAs Tamus TAwuAMANQuEs DE COSTA RCA


Tirminos Directos y de Referemnia


Ambah Linese

eLwa nifio del hermano del padre
niiio del hermano de la madre
niiio de la hermana del padre
inao de la hermana de 1a madre

tachi padre de la madre (reciproca)
padre del padre

tachiwa padre del padre de la madre
padre del padre del padre
hijo del hijo
hija del hijo
hijo de la hija
hija de la hija

mikuwa madre de la madre del padre
madre de la madre de la madre


Tenencia de tierras.-Ya hemos anotado que los caserios en el sentido
europeo de la palabra resultan ajenos a las talamancas. El dan tiene una irea
determinada para el uso de sus miembras. Esto incluye un rio o riachuelo
(Vase PAeblos). La familiar individual siembra cada aio dentro de este te-
rritorio en un Ingar diferente (Vease Activid es prr la isbsistenc a).
Los cabcares de la vertiente del Pafico ban coa enzado a reconocer el princi-
pio de propiedad de la tierra. En Ujarris, se observan cercas colocadas alre-
dedor de huertas y jardines cases. Los bribris, sin embargo, fnicamente ban
demostrado tendencies similares en la vecindad de la escuela.

Propiedad.-La propiedad conocida camo individual y que puede transmi-
tirse en caso de muerte atafie a los efectos personales y a la casa. Cuando un
hombre fallece su propiedad pasa a sus hermanos y hermanas. Si tiene madre
aqulla le corresponde a esta. Cuando mere sus pertenencias le son entregadas
a quienquiera que ella desee legarlas, ya sea a un hijo, o una hija, etc. Hoy,
sin embargo, todo les queda a los hijos, no a la esposa. La esposa queda como









DoRs STONE


om de bs iis. Cuando un hombre muere sin dejar un hijo adulto, su
acqp~ picipl acibe todo, pero esti obligada a cuidar de las otras esposas
thanma etas contmaigan matrimonio nuevamente. El hijo mayor recibe la
pue mias gamr, pero todos los menores tienen derecho a una.

Conar.--Ls talamanquefios no conocieron jams ningfin mercado. El
mm sre Tafi ha por medio de grupos ambulantes o en ireas destinadas
ja ase pjuiaisi Is articulos importantes de comercio en la 6poca precolom-
btim c podulc del mar tales como sal y chaquira, estas iltimas consistian
cm sabs de coadnus y caracoles que servian como medio de trueque. Tambiin
sm dAim de demanda el oro, los cerdos de monte, los esclavos, y las telas de



Hrm qdado ciertos vestigios de esta costumbre, sobre todo en las ireas
a1oMams pes aun en Salitre y Ujarris, a menudo truecan ellos sus articulos
pemmsma d dinaro para sus tratos comerciales con la gente que no es indigena.
Ca matica faroito de permuta especialmente con los cabicares, es el puerco
dJ am Coatmuriamente al cerdo comiin domesticado, se les adiestra para que
sinP a sm dueio como un perro, para que duerman bajo las hamacas o a la
pr de ~ma persona, y hagan las veces de una mascot con los nifios. A estos
adaos se ks ceba para una fiesta determinada, por ejemplo un entierro de
tass. o los ambian pot sal y mantas tejidas con los borucas. Otros articu-
los qa todavia comercian los talamancas con los borucas y t&rrabas en la ver-
taM del Pacifico son los sacos de malla y las hamacas, el mastate y l cera
de aejas silestres. Los dos primeros articulos son una especialidad de los
beikis.

EcoamMit.-La moneda aun no ha llegado a akanar una gran importan-
da entire esta gente. En el caso del Caribe, en donde el contact con las per-
sans que no son indios es menos constant que en la region del Pacifico, los
perfoadores de petr6leo han intentado emplear peones talamanqueios en la
cuadrill de caminos. Aun cuando resultan may buens para el trabajo, no
son peamanentes, pues regresan a sus hogares despuis de una o dos semanas.
En efecto, el nfmero corriente de solictudes de informad6n para obtener em-
plo es pr t&rmino medio de una pot mes. En contrast con esto, aparecen
semanalmente en el camino de la compafiia petrolera de 100 a 150 indios que
llevan provisions para vender en los campamentos.


(24) Vi'se p. ej. Fenmndez, 1886, t. V.









IAS Tamus TALAMANQUEnm DE COSTA RICA


Los articulos principles son: limones, que venden a ( 8.00(") el den;
naranjas a ( 10.00 el cien; aguacates, de ( 0.20 a 0.25 cada uno; y yuca a
( 10.00 el quintal"). Las sumas recbidas las gastan generalmente en adquirir
tela barata de algod6n paa sus vestidos; camisas y pantalones; peinetas para
adomarse el cabello; vasijas de hierro para cocinar; armas de fuego y p61vora;
medicines de patent, etc.

Los habitantes del litoral del Pacifico trabajan temporalmente como jor-
naleros en Potrero Grande y Buenos Aires. Ganan como promedio 1 5.50
al dia limpiando terrenos de pastoreo tumbando irboles, etc. Los bribris venden
en los caserios vecinos a los que no son indigenas sacos de malla al precio
de ( 2.00 o menos cada uno; hamacas a 15.00; mecate de agave (Vwase Fibras)
a ( 0.25 la vuelta; a 0.50 el rollo. El maiz report 2.00 por "cajuela"(");
la yuca de ( 0.15 a 9 0.70 la libra; el ajo y el tabaco ( 1.50 la libra; los peji-
bayes a f 0.10 la libra; un racmo de bananos a V 1.50. El caf4, a cosecha
vendible mis important, la produce casi exclusivamente los cabcares quie-
nes cobran ( 1.00 la libra. El arrow esa 1 40.00 el quintal. Los polos se
venden desde 9 0.50 hasta V 3.50. Los hmevos valen desde ( 0.25 a ( 0.30
cada uno. El tamaiio del animal determine el precio de los cerdos y del ganado
vacuno, siendo al mis alto el de los puercos ( 100.00 cada uno, un novillo
vale ( 250.00.

Religidn, Magia Etc.

El Carrmdero.-Para entender la cultural spiritual de los pueblos de Ta-
lamanca es de suma importancia comprender la func6n del curandero o jawa
(Fig. 6-b). El es la clave en ha curacid del cuerpo y en un menor grado del
espiritu de los bribris y los cabcares. Anteriormente, parece haber estado
en condic6n inferior al del rusiaL en cuanto a su rango y poder. (Vease
OrganizecinM Socid). Hoy dia, sin embargo, no puede negarse la importania
que ellos han adquirido no s6lo entire los cabares y los bribris sino tamblin
entire los chiricanos y muchs cotarricenses que no son indigenas. Hay nume-
rosos csos de genes que viviendo en centros de poblad6n can faclidades
hospitalarias a sn akance, como Golfito, Palmar Sur, Puerto Cortes, y San
Isidro de El General, viajan sobre trills escabrosos al sar par consultar
a los curanderos indios en Ujarts cuando la fama crza hacia este lado


(25) Genelmente 100 li6s.
(26) En 1959, 9 6.63 hacen un d6br.
(27) Esto en Costa Rica, rpres~a 32 lilas.









Dows STONE


& b tpdfsL o ran a Salitre en donde algunos construyen su domicilio.
La ppim idims ran a menudo a Talamanca desde el lado del Pacifico
e Ia cims y tams comerciantes de Buenos Aires piden muy caro por
Swareds de paif Conviene acordarse que tras la fanfarria y el des-
if m wmigi que es de esperar y las tretas propias de los curanderos, existe
ef anr II fim de uc astuto sentido comin. Las dietas estrictas forman
a _anl piee de a mcraci6n. Estas prohiben tomar sal, cafe, chocolate,
J tak. r. m a menudo care. La posici6n de curandero no es hereditaria
- .i d jo de un de ellos puede legar a convertirse en curandero, cosa
e im*a nme-ume consigue. Es un requisite de su studio el conocimiento
S m ia dni de los bosques, y cualquier muchacho brillante que deseare estudiar
Sara deio o provisiones para pagar un maestro puede con el tiempo con-
asmse em un curandero. Es cuesti6n de vincularse con algin reconocido cu-
adero que ese dispuesto a ensefiar y obligarse a una estricta prctica de
aCemarI -mi. Entre los cab&cares, un aspirante debe pertenecer a uno de
ls dams siuientes: tugwa, bLeriwa, sibawa, sanitswa, p3awa, mfin6Liwa,



Los curandero mis respetados son los cab&cares y viven en San Jose
Cixar que vine a set en cierto sentido como un centroo universitario". La
iobinaciru de la teologia con la medicine hace que iste lugar conserve su
unpomtmcia pues los cab&cares han mantenido la superioridad religiosa de los
rahnncas. Ademis de la capacidad de curar, deben integrar el saber de un
burn professional el conocimiento de todas sus tradiciones. Debe conocer las
canciones e historiess" que hablan de la creaci6n, de los antiguos heroes de la
,ckura. los cuentos tradicionales corrientes, asi como las canciones sagradas cu-
as Ietras estin en un antiguo o secret lenguaje desconocido para el p6blico
en general. Estas iltimas semejan oraciones y se les cantan a las piedras sagra-
das (Viase Amlrios especiales y s Significacidn) para saber si un paciente
moriri o va a vivir. En realidad, ser un buen doctor equivale a combinar el
papel de un consejero, un conciliador, un sacerdote, un profeta, y un curador
de gente.

Los curanderos bribris en general careen del respeto y seg6n la creencia
popular, de la sabiduria que se les acredita a los cabcares. Por lo tanto, no
es ram hallar curanderos bribris que se valen de la hechiceria y de la magia
negra. He aqui una de las razones por las cuales los borucas y los t&rabas
prefieren a los curanderos cab&ares.









LAs Tamus TALAMANUEAS DE COSTA RICA


A los curanderos se les paga s61o cuando curan. La recompensa dada
consiste en un cerdo, una vaca, o products agricolas.

En certas ocasiones en Salitre y Cabagra, y cuando el curandero viaja
entire los borucas y los tirrabas, como sucede a menudo, se le paga con dinero.
Los que no son indigenas pagan siempre al contado.



Alavios especiales y su Significacidn.-La religion ta-
lamanqueiia comienza con un gran Dios con el nombre de
siba. Es el ceador de todas las cosas y esti en el fondo
de todo lo que sucede. Uno de los mis importantes sim-
bolos de siba es el bast6n del curandero. Segin los bribris
y los cabicares, su origen data desde antes del nacimiento
del mundo. En aquel tiempo, sibu poseia un bast6n que
en cierto sentido era su amonestador. Es interesante hacer
notar que los bastones de madera obviamente ceremoniales
se ban encontrado en escondrijos relaconados con la ar-
queologia del Altiplano en las faldas del volcin Irazf().
Es un rasgo sudamericano y lo usan todavia los curanderos
entire los choc6s de Colombia asi como las tribus de la
cuenca del Amazonas. En la propia Talamanca, se tallaban
Sbastones para el cacique y para el curandero todavia en el
siglo XIX (Fig.. 11)(2). En espaol, el bast6n del cu-
randero usado boy dia se conoce con el nombre de "palo
de cacique", y popuumaente se ree que so roja madera es
g madera de cacique. En bribri se le llama "biabLa karweli'.
Fig. .-B1st. de ji-
w,. Talbam- Esto taducido literalmente significa: birbL que es un
Ca (PmpLdad
So termino aplicado a las canciones del curandero por la noche:
mar).


(1) Agaila P, 1953; Stne, 1958, fig. 10.
(2) Skinner, 1920. El bst6n aqui etmtado as popiedad de doa OtOn Jl z LuAth
mer de San Jose. Se paece al dscrito por Gabb 1875, p. 520.









DoaIS STONE


o- = para. ki = bast6n' *. Solamente los curanderos saben en donde
Enwmar ea madera tan fire. Hay una relaci6n mistica entire el jawa y el
hamL Sc cree que el bast6n ademis de su poder curativo sirve para hacer
-maew mon los espiritus ben&volos que son los que le ayudan a curar.

Har anm oto objeto de madera que usan para curar cuando el paciente
ssa las ikimas etapas de la agonia y no hay nada que hacer. Es un lefio
a biala en el coal el curandero talla con una navaja o hace toscos dibujos de
.es es cpinms Ilamados miu o mikw3eki (Vease Creencia Teol6gicas), un
_amsn cuk xas, un mono, una ave, y un esqueleto encadenado. Los temas
-alada parecn defender de la see d dolencia. Algunas de las representa-
emnes de itos son los ayudantes espirituales del jau'r mientras que otros son
los espinus malignos quienes se cree cusan las enfermedades. Este tronco
se coloca a la par del enfermo cuya mano sostiene el curandero o bien el paciente
debe senarse sobre el lefo de balsa. Hay un canto incluido dentro de la
tremonma.

Otra parte muy especial del equipo son unas piedras, cuyo origen esti
mnculado a la teologia religiosa. (Vease Canmos sagrados). El curandero puede
tener cualquier nfunero de piedras pero hay dos principles con un nombre
que las oculta y que a veces equivocan los legos con una tercera piedra. Este
tirmino colectivo es id o sienkiuwa. Individualmente, se les llama ssAuwa o
akijtuu: sor isua o sorkismua. Semejan pequefias piedras de rio y se las
encuentra a veces en las tumbas precolombinas. Hoy dia, las piedras le son
dadas' o se le "aparecen" al curandero en ocasioaes especiales, o le son
trasmitidas como una herencia sagrada por un colega quien asimismo ha de
pertenecer al mismo clan. Cuando un curandero muere, si d1 no desea dar sus
propias piedras a un professional joven, su hernano o clan las conservan hasta
que aparezca un nuevo doctor que tenga necesidad de ellas.
La curaci6n (V&ase Cunrid) es impossible sin estas dos piedras aun
cuando se usan tambikn otras. Algunas son tomadas de la panza de un cerdo
de monte, el tapir, el venado, etc. Estas ademis de ser empleadas para curar,
sc usan para llamar determinado animal cuando uno caza y es por esta raz6n
que los indios dicen que los curanderos nunca carecen de pieans de caceria.

(3) Los bastones varian en longitud de tires a seis pies.









LAS Tamus TALAmANQUER~AS DE COSTA RICA


Las hojas con nmnchas blanca Iamads aik (Aracea4 sp.) en bibri
tambiin forman parte de los objets usados durante la curaci6n. La savia es
ciustica y la hoja s61o sirve por so poder miico y no tiene capacidad cuativa
ninguna.

El tabaco para fumar es esencial durante el nacimiento de un nifo. Otros
articulos que component el equipo de n curandero y que fueron dejados par
siba para utilizarlos durante una curaci6 vienen a ser: el carapacho o cuerpo
de una pequefia tortuga terrestre, ka; urna lagartija, took; los coamilos de
jaguar; las phunas de cietas aves acuiticas, guacamayas, quetzales, hakones,
y otras aves; piels de mamiferos; y coaches y caracoles de las cuales ties son
de particular importancia. Estas son tsauriik y tsriAxo, una concha de almeja
rosada y blanca; y dwk; un caracol grande.

Adiestraniento y Procedimieto.-Aun cuando no se ha fijado el tiempo
necesario en la preparacio6 para Iegar a ser un curandeo, por rega general
oscila entire dos a seis aios, segin la capaidad de la memorial del noicio.
Los primeros seis mess son intensivos. El aprendiz pasa tires dias sin comer.
El se prepare una enramada en el bosque con todas las hierbas que pueda
recoger, comestibles y no comestibles, y se queda alli durante dos dias a fin de
no ver el sol. Por la noche puede salir del bosque. Durante este period,
aparece el curandero y le enseiia las cancioes rituals. Despus de dos dias
y dos noches el maestro y su pupilo consumen todas las hojas comestibles o
hierbas de la cabana.

La proxima tarea para el novicio cosoiste en coaseguir un bastd de
madera de cacique ya sea encotrindolo en el bosque o adquirindolo comro
regalo o compra de un curandero Esto es de extrma importania pmque
sin bast6n no se puede hacer contacto con el espirita daLa, el mensajero de
sib,. S61o los curanderos completamente madurs pueden hablar con dALr,
pero el aspirante tiee que verlo a solas en el bosque compaiado de su
bastion. Todos alegan que esta es ha per experience duante el adiestra-
miento pues uno debe star absolutamente aislado en la oscuridad y en lo
profundo de la selva. Poco a poco puede uno setir que datr. se aceca.
Es entonces cuando el novicio recibe el espirtu de alguien que ha muerto
hace much tiempo a fin de que le proteja.









DORi STONE


La ceremonial final o de iniciaci6n se Ileva a cabo tanto por dentro como
fuera de Ia casa del maestro, y es en verdad una prueba de resistencia. La
auto tuvo la oportunidad de presenciar uno de estos acontecimientos. El
aspirante costruy6 para si mismo un cuarto pequefio de hojas de palmito en
un rincn de la casa principal. No es esencial la clase de hoja pues pueden
usas tambiEn las de banano o de plitano. Habia dos hileras de hojas divi-
didas por un pa!o colocad3 horizontalmente y atado a las esquinas.

En el cuarto principal, el curandero jefe cantando y sosteniendo su bast6n,
L ia entregando al novicio quien tambien tenia el suyo, de una en una, las
pirams de guacamaya, oropendola, iguila, quetzal, viuda (Thraupis episcopus
rtaous (Lesson)), halc6n, perico, y lora. El joven tom6 las plumas y las
jM cm un hilo de algod6n, hecho en la casa, a un pedazo de tela arrollada.
Todos los curanderos sostenian un bast6n, y durante el process de atar, uno
c amtaha ai aspirante mientras el resto le cantaba a los espectadores quienes
an qe contestar la canci6n diciendo "k&&" (Bien).

Cjando esto termin6, los curanderos se sentaron con sus bastones sobre
tE hombwas en una banca larga liamada con el nombre especial de sirkare
pm wiq e edla se colocaron mis tarde las piedras. El jefe le cant6 a un
aaeer Fpidi6ndole un canasto pequefio Ilamado sidhko que contenia las piedras.
IE s redan envueltas en algod6n dentro de dos pequefias mochilas o saquitos.
E lts saI 6 y v. dio la canasta al novicio quien se apresur6 a poner las plumas
do el dbL. E canto continuaba intercalado con bromas que se daban entire
B ias mandemus

Sdcm una banca baja o banquet de cuatro pies el jefe coloc6 cinco sacos
Sacano dobhdos, uno con una piedra adentro perteneciente al novicio:
m p-mre de papel, dos piedras, y el canasto con las plumas. Estas piedras
-m ca pate del rid y le fueron entregadas al curandero principal por su
spelm A media que se colocaba un objeto sobre la banca, cada curandero
Sel aspiatc tenian que poner una mano sobre 6ste. El principal tom6 el
xanmw y In puso primero sobre la banca colocindolo luego sobre el piso de
nna de h casa y anunciando que ya era hora de descansar. Todos se levantaron.

En ese moment, la primera esposa del jefe le pas6 un guacal forrado
cm hoja de banano y Ileno de chocolate caliente (sin endulzar). El cogi6
eld mai y mientras todos iban saliendo de la casa principal cantando dirigieron









LAs Tamus TALAMANQUERAS DE COSTA RCA


sus pasos a una casa mis pequefia en donde habia una cocina. Una vez ali
le dijeron a dos mujeres que estaban cocinando junto al fog6n, "'~ik5ic w
(Aqui much gente no encaja), y "sia tsirf ibaai sia (si chocolate caliente pa-
ra sl).

Luego tomaron un mont6n de hojas de bijagua (Caltbea imngNis Pe-
tersen) de un tabanco y lo levaron a la primer casa diciendo "bW" no
fuera delante de esta palabra tendria el significado de agua caliente, pero el
nombre para las piedras cambia el significado) meka (pon)". Esta es una
frase usada ceremonialmente que en traducci6n libre quiere decir: "Van
a calentar chocolate para 3abi".

Los espectadores contestant, iikik (Bien).

Los curanderos traen el chocolate en una vasija de hierro y la poen
en el piso a la par de la banca junto a las piedras, y traen tambiin un monton
de hojas, lo mismo que paquetes de chicha de maiz blanco envueltos en
hojas. Las bijaguas se usan en forma de copas para beber el chocolate. Se
dirigen a los presents dicidndoles: "Esperen. Vamos a repartir la comilona".
Todos responded: "Bueno".

Trajeron mis hojas y vino un niio trayendo agua en un guacal. Este
fue inmediatamente torado por un curandero quien coloc6 las hojas sob-e
el piso a la par de la banca.

La primera esposa del curandero jefe se sent con otra mujer en una
banca larga para repartir las viandas. Todas las mujeres que participant
en esta ceremonial tienen que ser mayors o por lo menos haber legado a
la madurez. Los hombres se sentaron enfrente en otra banca arga y el jefe
comenz6 a cantar: milkadio&k (Bebamos esto). Cada curandero, siempre
con su bast6n y sentado en la banca, repetia este canto y a media que Io hacia,
el principal les iba pasando chocolate en una copa hecha de una hoja. Otras
mujeres mis se les unieroo a las que estaban en la banca fente a los homes.
Una mujer entonces comenau a servir las bebidas de la vasija mientas un
hombre de pie iba pasando las cops, sin saltar su bast6 en ningon moment
Ya se iba a sentar cuando todos le gritaon y salk como s sse hdbiem dado
cuenta de so error. Entooces cambi6 cada una de las cops de las peaomas
que estaban en las bancas poniendo en la mano derecha las que tenan en la









Donis STONE


izquierda. De esta manera, cada persona recibi6 la copa de su vecina. Era
important que esto se hiciera asi porque la ceremonial se referia a sibi, y,
por consiguiente, la copa tenia que set sostenida con la mano derecha. Luego
tomaron todos el chocolate y algunos hasta vaciaron parte de su copa en la
de aquellos que habian tornado mis ripidamente.

Mientras el hombre de pie tomaba, el novicio se levant6 y le ofreci6
un trago, luego hizo lo mismo con cada uno de los hombres, en tanto que
la primera esposa continuaba sirviendo el chocolate. Al mismo tiempo que
esto ocurria el jefe cantaba.

A continuaci6n se fue pasando chicha en frescas copas de hojas de la
misma manera como se habia hecho con el chocolate. Esta vez el jefe tom6
un sorbo y dividi6 el resto que quedaba en su copa entire los otros hombres.
El curandero que estaba de pie ech6 parte de la suya en las copas de las mu-
jeres y el novicio repiti6 la misma acci6n que &1 habia hecho con el chocolate.

En este memento, el jefe vaci6 el contenido de todos los sacos en la
banca. Algunos tenian adentro sacos pequefios pero todos tenian piedras en-
vueltas en algod6n. Habia en total treinta piedras incluyendo un 6palo. El
jefe de los curanderos les cant6 a las piedras y cambi6 algunas con el aspirante.
Habia una bolita de las mis grandes a la cual el jefe le cant6, luego se toc6
un pie, una rodilla y otra parte del cuerpo dicikndole al novicio que el deberia
cantarle a cada parte cuando tuviera que tender a un enfermo lo mismo que
a las piedras importantes y al espiritu que debe de hablar con sibu.

Tuvo lugar entire los curanderos una conversaci6n, en la cual se discuti6
sobre los mritos de ciertas piedras y se llev6 a cabo el trueque de algunas de
ellas, con lo cual cada uno form su propio mont6n. Despu&s de haber argu-
mentado, cada poseedor le cant6 a sus propias piedras. Entre tanto, el jefe
le cantaba a cada piedra en el centro de la banca y a media que tocaba una
le cantaba al novicio. Todos los curanderos tenian que hacer lo mismo frente
a la piedra mis grande que habia en la banca. La mayoria de las canciones
se referian a ciertas aves del bosque. Puesto que el aspirante no puede tocar
las piedras hasta que le hayan sido puestas en sus manos, cada curandero fue
tomando las piedras del centro y depositindolas en las manos del novicio.

Ya estaba muy oscuro, cuando la primera esposa hizo una candela con
cera de abejas, bastante larga, y arranc6 una tir de tela para arrollarla alrede-
dor del trozo de cera. Ya hecha se asemejaba much a una melcocha de regaliz.
Luego coloc6 esta candela al lado de la banca de modo que alumbrara todo
lo que estaba sobre ella.









LAS Tnisus TALAwAQUNNAs DE CosrA licA


El aspirante habia tenido que ayunar durante todo d dia dentro de so
cuarto. Entonces posieron dentro de este para ser usados mis adlante, dos
mazorcas de maiz blanco y un palmito crudo (que tambin es blanco).

A las 2 y 45 a. m. se celebr6 la misma ceremonial primero con chocolate
y despus con chicha. Esto debe hacerse durante la noche cuatro veces. El
n6mero cuatro esti vinculado con todos los actos semi religiosos ya que esti
en intima relaci6n con ciertas historians de sibs (Vease Mitos). El jefe poso
dos pedazos de algod6n sobre el mismo saco de acarreo. Luego se fueron todos
a la cocina de la casa y volvieron trayendo un polio blanco y un gallo del
mismo color diciendo: "Vamos a repartir la comilona" a cada uno. Los pre-
sentes contestaron: "Bueno". Se introdujo una vasija de hierro con bananos
y palmito y se repitieron las mismas expresiones. La primera esposa tom
otro atado de hojas del tabanco y las mujeres sirvieron arroz y polio en
Estas. Otra vez tuvo lugar el cambio de la copa de izquierda a derecha.

A las 4 a. m., dos curanderos inclusive el jefe, se fueron a la cocina de la
casa con el novicio a tomar unas hojas de aiik. Les sigui6 la primera esposa
quien llevaba un niio enfermo. Este fue uno de los pasos importantes en la
iniciaci6n para mostrarle al aspirante la manera de desenvolverse para curar
un paciente. El curandero principal tom6 al novato por la mano y juntos pasaron
las hojas sobre el fuego como para suavizarlas sin que se quemaran. Luego
abanicaron al nifio con las hojas. Durante ete process no hubo un solo Ilo-
riqueo de parte del paciente. Esto se hizo cuatro veces y luego el aspirante
lo repiti6 otras cuatro solo. El jefe permanecia detris del pupilo, no obstante,
advirtijndole que no quemara las hojas. Si acaso crujian y chasqueahan al
retirarlas de encima del fuego, consideraban que esto era una buena serial y
que el novicio resultaria un buen curador.

Despues de que habian abanicado el grupo retor6 a la casa principal
y una vez mis particip6 de chocolate, alimentos, y chicha. Esta vez el aspirante
tom6 el lugar del curandero que pas6 las copas y fue pro el jefe.

Este tom6 una pieza de algod6n, recogi6 las piedras mas pequenas del
aspirante y les cant6. Las envolvi6 en algod6n y las puso en un saquito teniendo
cuidado de que las mis grandes quedaran encima de las otras. Coloc6 este
saquito dentro de uno mis grande y lo at6 para el novicio. Tom6 otro saco
e hizo una disertaci6n de este a uno de los curanderos y luego se Io puso
alrededor de su propio cuello. El otro jawi recogi6 sus piedras y las puso den-
tro de los dos sacos de los cuales habian sido sacadas, mientras que el jefe
hacia lo mismo con las piedras de los otros. Finalmente colg6 el saco pertene-
ciente al aspirante alrededor del cuello de iste.








DoRus STONE


Un curandero que actuaba como asistente, le trajo al jefe cinco hojas de
poro-poro (CochlospermAm vitifoliim (Willd.) Spreng.), este hizo una copa
con una de ellas y la puso sobre la banca pequefia. Puso una pizca de cascara
tmarga (Sweetia panamensis Benth.) en cada una de las otras hojas apilindolas
una encima de las otras. El resto de la medicine lo at6 envuelto en una hoja
y se lo dio al aspirante quien lo fue metiendo en un saco que colgaba de la pared.
Luego ambos se dirigieron a la entrada de la casa y sali6 el novicio. El jefe vaci6
agua de un guacal especial en la copa del poro-poro y el novicio tuvo que mezclar
la ciscara contenida en una de las hojas dentro de ella y enjuagarse la boca.
Esto repiti6 cada vez que iba a usarse el contenido de cada hoja. La medicine
dejada en el saco tenia que ser tratada de la misma manera despues de cuatro
dias en presencia del jefe de los curanderos. En esa ocasi6n, el nuevo doctor
tenia que hablarles tambien a las piedras.

Cuando terrin6 el enjuague de boca, el jefe tom6 de la pared el saco
del novicio y se lo puso a este en el hombro de modo que le colgara del lado
derecho. Procedi6 a entregarle al joven dos bancas bajas y nuevas de madera
de balsa blanca y una manta del mismo color con la que lo envolvi6. Las dos
bancas tenian cuatro pies, pero una tenia una cola y una cabeza saliente con una
mancha roja. Inmediatamente salieron los dos hombres de la casa y el doctor
principal cerr6 la puerta para mantener alejados a los otros. Desde adentro,
se podia oir la voz del mis viejo en una canci6n que alcanzaba un tono cada
vez mis fuerte.

De acuerdo con la costumbre, ellos se sentaban en bancas frente a la casa
y el jefe le cantaba al novicio. Dos de los curanderos asistentes salieron a vigilar
la aparici6n del sol de modo que pudieran avisarle al jefe que ya era hora de
meter al novicio en la cabaiia.

Cuando entraron, el aspirante se quit su manta blanca. El jefe de los
curanderos cogi6 las plumas del primer saco que estaban todavia sobre la
banquet, algunas piedras, un bast6n, una piel de jaguar, una flauta larga
de cafiuela (kuLa) (que s6lo los curanderos pueden hacer) y puso estas
cosas en el cuarto hecho con hojas. Las dos bancas nuevas no se incluyeron.
Luego entr6 el jefe con el aspirante para arreglar los detalles. Cuando sali6
le dijo al novicio quien habia permanecido adentro, "Ud. no tiene permiso
para dormir, ni siquiera un poco".








LAs Tamus TALAANQUEAS DE COSTA RIA


El aspirante tuvo que quedarse en el cuarto todo el dia signiente sin
dormir porque para ser un doctor tenia que demostrar el dominion de si
mismo. Efectivamente, esta prueba de resistencia se explic6 con una simple
pregunta: -si un curandero llegase a tener un paciente muy enfermo y se quedara
dormido, que sucederia?

Las bebidas y los alimentos se pasaron por cuarta vez con la misma cere-
monia anterior.' Luego el jefe sopl6 una caracola en direcd6n de la pared
del novicio y empuj6 las hojas. Esto lo hizo para asegurarse de que no
estaba dormido. Le estaba prohibido hablar al aspirante, pero contest hacien-
do sonar una caracola unas veces y otras una flauta. De cuando en cuando
los otros curanderos hurgaban con sus bastones y recibian por respuesta un
toque de caracola o un golpecito en la pared. Esto continue asi durante todo
el dia.

Por la noche finali6 la prueba y el novicio pudo salir de su comparti-
mento de hojas para tomar sus piedras. Sin embargo tuvo que esperar, cuatro
dias antes de que terminara la ceremonia del enjuague de la boca y pudiera
Ilegar entonces a ser un verdadero jawi.

Enfermedades.-Se acostumbra hacerle al enfermo un cobertizo con hojas
de pejibaye en un extremo de la casa. El pejibaye tiene la ventaja de que sus
espinas protegen a los nifios inocentes a fin de que no se descarrien y tengan
problems o lios, puesto que a nadie con excepci6n del curandero, le esti
permitido tocar al enfermo. Se mantiene agua al alcance del doliente en una
jicara que se halla suspendida de un palo largo.

Lehmanno() seiial6 que el higado era considerado como la clave de todas
las emociones, de todas las dolencias, y de la salud misma. Esto contin6a siendo
cierto: la frase cabcar para indicar que se esti feliz o que se disfruta de
salud, significa que el higado esti en buenas condidones. Lehmann agrega
mis adelante que las actividades del alma estin relacionadas con este 6rgano(5).
En general se supone que muchas fiebres son producidas por el higado. Sin
embargo, entire los bribris, la influenza se le achaca al biknama (Vdase Mitos).

Las principles enfermedades observadas entire estas gentes se deben a los
parisitos intestinales con su subsiguiente anemia; conjuntivitis, especialmente
entire los bribris; "papalomollo" o Leishmaniosis; y paludismo particularmente
en Talamanca. El sarampi6n, las papers, y a veces la viruela y a fiebre ama-
rilla tambiin cobran un alto tribute cuando se presentan en forma de epidemic.

(4) Lehmann, 1920, b. 1, p. 282
(5) Idem.








DoRIS STONE


Entre los cabcares, hay numerosos casos de perversi6n masculine, lo
cual no es ningin estigma y tampoco se manifiesta el menor intent de buscar
su curaci6n.

Curacidn.--Se usan hierbas, bejucos, ciscara de quinina, y otras medicines
preparadas con flores y bayas.

Para las mordidas de culebra se hace una medicine de Dracontium Pittieri
Engl. y tambi6n de Aristolochia sylvicola Standley, la que se machaca y cocina.
Esta se combine con la ciscara de un irbol llamado bek en cacbar la cual
actia de esterilizador. Las dietas, como se ha mencionado, forman parte de
muchas de las curaciones aunque tambien se observan en ocasiones de la muerte
de alguno del clan de los usegLa. Los principles elements ceremoniales y
magicos incluidos en las curaciones son las canciones (oraciones), siempre
cantadas con el bast6n, y las piedras. Una de las oraciones que los curanderos
cabcares y algunos de los bribris cantan para combatir las enfermedades y
para pronosticar si el paciente viviri o moriri aparece bajo el encabezamiento
de Canci&nes Sagradas. Para librarlo a uno del uind~Lu el curandero durante
tres noches canta y pide a sibu (Vease Creencias Teol6gicas) que no le permit
al espiritu asustar mis.

Tambi6n se consultant las piedras de curar y profetizar el resultado. Cuan-
do uno de los ifi confront un dilema concerniente a la vida o la muerte de
una persona hace contact con sibu quien envia a duLar, su mensajero, con la
respuesta. Sin embargo, duLar es muy especial. Nadie, ni aun el mis grande
curandero, lo ha visto. El conferencia con la piedra y desaparece cuando el
doctor le habla. Algunos curanderos dicen haber oldo su presencia en el sen-
tido de que en el profundo silencio de la noche cuando esperan una respuesta
a veces escuchan un sonido como el de un polluelo pequefio.

TabuAs.-bukL# i es un espiritu o espiritus malos (Vease Teologia). Tam-
bien denota falta de limpieza. Es anilogo a tbmbd') en cabJcar y en bribri y es
de suma importancia. Si uno deja su casa sola 6sta se convierte en bukL y si
quiere la mala suerte que uno regrese enfermo, entonces el peligro aumenta.
El finico modo que hay entire los cabcares de remediar esto, es darle toda
la vuelta a la casa tocindola con un palo y luego hacer lo mismo con todo lo

(6) Gabb, 1875. p. 499; Pittier, 1938, pp. 21-22; Skinner, 1918, pp. 102-105.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs