• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Title Page
 Palabras de presentacion
 Introduction
 Cultura mesoamericana
 Historia y cultura Mayas
 Illustraciones
 Arte Maya
 Illustraciones
 Palenque y su tumba real
 Illustraciones
 Table of Contents














Group Title: Universidad de Oriente (Santiago de Cuba, Cuba). Departamento de Extension y Relaciones Culturales. Libros, 6
Title: La civilización de los antiguos mayas. [1.ed.]
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074418/00001
 Material Information
Title: La civilización de los antiguos mayas. 1.ed.
Series Title: Universidad de Oriente. Departamento de Extensión y Relaciones Culturales. Libros
Physical Description: 191 p. : plates. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Ruz Lhuillier, Alberto, 1906-
Publisher: Departamento de Extensión y Relaciones Culturales, Universidad de Oriente
Place of Publication: Santiago de Cuba
Publication Date: 1957
 Subjects
Subject: Mayas -- Antiquities   ( lcsh )
Antiquities -- Mexico   ( lcsh )
Antiquities -- Central America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Conferencias organizadas por el Departamento de Extensión y Relaciones Culturales.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074418
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000724708
oclc - 26611815
notis - ADR7053

Table of Contents
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Title Page
        Page 7
        Page 8
    Palabras de presentacion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Introduction
        Page 13
        Page 14
    Cultura mesoamericana
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Historia y cultura Mayas
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Illustraciones
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Arte Maya
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Illustraciones
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Palenque y su tumba real
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Illustraciones
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Table of Contents
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
Full Text








































































Cabeza modelada en estuco. Tumba
Real de Palenque, Chiapas. Mexico.






/ I
ALBERTO _RJZ LHUILLIER
Arque61ogo Jefe de la Zona Maya del Instituto
Naconal de Antropologia e Historia de Mxidco





LA CIVILIZATION DE


LOS ANTIGUOS MAYAS
CONFERENCIAS ORGANIZADAS POR EL DEPARTAMENTO
DE EXTENSION Y RELACIONES CULTURALES


UNIVERSIDAD DE ORIENTED
DEPARTAMENTO DE EXTENSION Y RELACIONES CULTURALES
SANTIAGO DE CUBA 1957










P'rimcru Edici6n, 1957


, / / c "


LATiN
AMERICA


Copyright by
Universidad de Oriente
Santiago de Cuba


TIPOGRAFIA SAN ROMAN J. A. SACO No. 1 5 5 SANTIAGO DE CUBA


q/,r




















PALABRAS DE PRESENTATION


Un dia cdlido y himedo del verano de 1952 --exac-
tamente el 13 de Junio- un grupo tenso y expectant de
hombres se amontona en el fondo de una grandiosa estruv-
tura de piedra de rara belleza arquitect6nica, famosa hoy
en la arqueologia mesoamericana con el nombre de "Tem-
plo de las Inscripciones". Edificio piramidal que se des-
taca contra el verde fondo de la majestuosa selva chiapa-
neca de Mixico. En un claro del bosque, a manera de an-
fiteatro, se divisan los otros edificios, en process de res-
tauraci6n, de la maravillosa ciudad de Palenque, flor del
antiguo "imperio" maya, abandonada por sus primitivos
moradores hace mds de un milenio.
El adjetivo empleado en nada exagera. Coincide, ade-
mrds, con el criteria de no pocos viajeros ilustres que han
tenido el privilegio, compartido por el que les habla, de
vivir por various dias en aquel extraordinario sitio arqueo-
ldgico.
Pero volvamos la atenci6n a los individuos agrupa-
dos en el final del largo pasadizo escalonado que va por
dentro de la gran pirdmide, previamente limpiado del re-
lleno que lo obstruia, y posteriormente explorado, en lar-
gos meses de trabajo. El estado emotional de los hombres
aquellos sube de tono. El lugar, envuelto en el polvo de










los siglos y las sombras proyectadas por l l lu artificial
hacen nims dramutica la escena. Un descendiente de los
antiguos mayas, el obrero Guadalupe Pcchi, por orden del
arque6logo en jefe, pega el itltimo barretazo en la tapia
de piedra que parccia convcrtir en callej6n sin salida el
pasadizo aquel y las ilusiones de sucesivas temporadas de
trabajo. De pronto un grito salio de todos los pechos. La
barreta cuidadosamente esgrimida habia pasado al otro
lado dejando un hueco. El arqueologo director se adelan-
t6 rcpido, proyect6 sn luz y mir6 intensamente. Quedo
estremecido, maravillado. Asi vivio Alberto Rtz, nvestro
ilustre conferencista de hoy -qu.e no otro era el Director
de aquel trabajo- el moment mds emocionante de su ca-
rrera, al descubrir la cripta secret o Tumba Beal de Pa-
lenque. Y acaso aquel moment, en sf mismo, haya sido el
mejor premio a sus largas vigilias, a su tenacidad sin des-
mayos.
Porque no sobra ai~adir algunas palabras, ain a true-
que de herir un tanto la modestia de nuestro huisped. Lo
primero, dejar bien aclarado que el azar tuvo solo su po-
co que ver con su descubrimiento sensacional. Este fue
la culminacijn de un process bien ejecutado por un hom-
bre de cicncia que no era un improvisado. Dotado de una
inteligencia inquieta y aguda y de una final sensibilidad.
De amplia cultural y cardcter tenaz. De una infatigable ca-
pacidad de trabajo. Ademds, conocedor profundo de su
oficio.
Alberto Ruz Lhuillier, seforas y seilores, es hijo de
padre cubano, francis por el lado materno y mexicano
por adopci6n y devota dedicaci6n durante los filtimos
veinte aios. Nacido en Paris, en Francia termin6 sus es-
tudios preliminares. Al regresar a Cuba se matriculd en
la Universidad de La Habana, donde curs6 dos aiios de
studios. Estos quedaron interrumpidos al clausurarse










aquel centro superior de studios por la dictadura ma-
chadista, de triste recuerdo. Ruz, sensible a sus deberes
civicos, se enroll decidido en las luchias estudiantiles del
aio 30, qite al final, como siempre tiene qiue ser, dieron al
traste con la tirania. Corri6 graves riesgos y sufri6 prisio-
nes. Trasladado a la hermana Republica de Mexico, alli
encontr6 trabajo y alero. Primer arqtuelogo graduado de
la prestigiosa Escuela Nacional de Antropologia e Histo-
ria de Mexico, obtuvo el titulo en Ciencias Antropol6gi-
cas, en la Universidad Aut6noma de Mirico, desde 1940.
Le fue otorgada en 1945 una beca por el gobierno frances
para estudios post-guaduados que realize en el Instituto
de Etnologia, en el Museo del Hombre y en la Escuela de
Lenguas Orientales, todas de Paris. Ha sido professor de
Historic, de Lengua francesa y arqueologo del Instituto
Nacional de Antropologia e Historia. Ha realizado inten-
sa labor arqueol6gica de campo en Monte Alban y Monte
Negro, (Estado de Oaxaca); Tula (Estado de Hidalgo);
Xicalango, Isla del Carmen, Tixchel, Champot6n, Ciudad
de Campeche y Edzn( (Estado de Campeche); Kabah y
Uxmal, (Estado de Yucatdn) y Palenque (Estado de Chia-
pas), todos en Mexico.
Es Miembro de la Sociedad Americanista de Paris,
de la Sociedad Mexicana de Antropologia y de la Socie-
dad Mexicana de Geografia y Estadistica, Miembro Ho-
norario de la Sociedad Nacional Hispdnica Sigma Delta Pi
(Estados Unidos de Norteamerica). Ha escrito y disertado
profusamente en torno a su especialidad.
Su vinculaci6n afectiva a Cuba le decidi6, jubiloso, a
aceptar nuestra invitaci6n, y asi visitarla de nuevo y co-
nocer ntestra Universidad de cerca.
Cumplimos tambidn con estos events una jornada
mas del program de intercambio cultural que, elabora-
mos y diligenciamos durante nuestra reciente estancia en










Mixico, bajo los auspicios del Departamento universita-
rio, a nuestro cargo, de Extensi6n y Belaciones Cultu-
rales.
Se nos antoj6 siempre altamente sugestivo, ain para
los no especializados, el tema de estas pldticas: la civili-
zaci6n de los antiguos mayas. Acaso la mds brillante cul-
tura neolitica de que tengamos noticia. Los "egipcios del
nuevo mundo", al decir del especialista que, hasta hoy,
mds exhaustivamente ha tratado el tema. Los amerindios
que inventaron el cero, desarrollaron las matemdticas y
la astronomia y crearon un calendario que maravilla por
su perfecci6n. Que inventaron su escritura propia y fue-
ran grandes agricultores. Ademds de extraordinarios ar-
tifices. Dardn testimonio las diapositivas que ilustrardn
estas conferencias, de su rango como arquitectos.
De todo esto, entire otras cosas, nos hablard Alberto
Ruz, que nos retorna de nuevo con un renombre cientifico
bien ganado, un sitio seguro entire los cuatro o cinco mis
destacados conocedores de la gran civilizaci6n Maya; en
el pecho la cinta de la Legi6n de Honor Francesa y por
dentro, en lo intimo, -y esto es lo mds importante- la
sencillez libre de petulancia que marca a los autinticos va-
lores de la ciencia.
Y ahora, porque si que me lo agradecerdn el pibli-
co que me escucha y el amigo Rus, mds que seguir diciendo
de 61, dejemos que el nos diga.
Santiago de Cuba, Diciembre de 1955.

Felipe Martinez Arango



















INTRODUCTION


Hasta hace pocos dias, Oriente era s6lo para mi un
concept geogrdfico, cl recuerdo de gloriosas pdginas
de la Historia de Cuba, y Santiago, un punto en el mapa.
Gracias a la Universidad de Oriente el concept geogrdfico
se ha vuelto paisaje embrujador; los recuerdos hist6ricos
han adquirido vivencia en sus marcos rccles; el punto del
mapa se ha convertido en bulliciosa y progresista metr;-
poli dentro de grandiose scenario natural.
Gracias tambicn a la Universidad de Oriente, he vuel-
to a ver a Cuba, tierra en done nacieron mis antepasados
paternos y en donde vivi los mejores aios de mi juventud;
tierra cuyo drama histdrico desperto ideales aim vigentes
en mi, y en done he dejado lazos indisolubles, pedazos de
mi mismo.
Por todo esto, y por el honor que se me ha hecho al
in'itarseme para que diera aqni unas conferencias sobre
m i especialidad -la arqueologia maya- quedare eterna-
mente agradecido a la joven, pujante y acreditada Univer-
sidad de Oriente, a srs distinguidas Autoridades, y en
particular a mi fraternal amigo, Dr. Felipe Martinez
Arango, Director del Departamento de Extensi6n y Rela-
ciones Culturales, cuyo afecto dio origen a esta invitaci6n
y tambiin le dict6 las belivolas palabras con que acaba
de presentarme.











Mi agradecimiento va tambikn para esta culta insti-
tituci6n femenina, el Lyceum de Santiago de Cuba, por
su gentil y oportuna hospitalidad.
Siento que circunstancias imprevistas obligaron a que
se redujera el program de estas conferencias, pero espero
que de todos modos podrdn ustedes hacerse una idea de lo
que fue la cultural maya y ojald sirvan estas pldticas para
despertar mayor interns hacia ella y para que algunos o
muchos de ustedes, vayan a admirar sus vestigios de los
que algunos quedan a escasas horas de la capital cu-
bana. *

Alberto Ruz Lhuillier
























Este important ciclo de conferencias qued6 penosamente inconcluso
al cerrar sus puertas la Universidad en sefial de duelo y protest por la san-
grienta represi6n (Noviembre Diciembre- 1955), que pretendi6 doblegar la
actitud fivica del estudiantado en toda la RepUblica.
El arque6logo Ruz, s61o pudo ofrecer la primer en los salones del Ly-
ceum de Santiago de Cuba, amablemente cedidos a la Universidad. Como un
servicio mis a la cultural national se recogen integros aquellos trabajos en
esta publicaci6n.




















CULTURAL MESOAMERICANA

















Hasta hace algunos afios, cuando un americanis-
ta deseaba referirse al Area en donde se desarroll6 an-
tes de la llegada del hombre blanco a Am6rica una
civilizaci6n avanzada en el hemisferio septentrional
del continent, carecia de un termino suficientemente
conciso y claro para indicar tal Area, debiendo em-
plear la denominaci6n bastante incorrect de "M6xi-
co y Am6rica Central". De alli la necesidad de acufiar
un termino precise. Mesoam6rica, equivalent de
America Media, comenz6 a emplearse y adquiri6 al
poco tiempo su carta de ciudadania en el mundo an-
tropol6gico. Mesoamerica no es Amnrica Central ya
que gran parte del territorio que abarca es M6xico, y
que por otra parte no toda Amirica Central reune los
caracteres culturales que implica el concept de Me-
soamnrica.
LIMITS DE MESOAMERICA.-La zona de alta
cultural a la que se dio el nombre de Mesoam6rica,
qued6 delimitada por Kirchhoff en la siguiente for-
ma: Al Norte los rios Sinaloa en el Pacifico y PAnuco
en el AtlAntico unidos por una line que pasa al Nor-
te de los rios Lerma, Tula y Moctezuma; al Sur la
zona- excluye Honduras, salvo su region Noroeste, y
excluye tambien la parte oriental de Nicaragua y Cos-
ta Rica, salvo una porci6n Noroccidental del Guana-
caste y la peninsula de Nicoya.
Los pueblos con que colinda al Norte y Noreste









son cazadores; sus vecinos del Noroeste, agricultores
atrasados, asi como tambi6n los Orientales, mientras
que los del Sureste (Chibchas) constituyen la van-
guardia de los agricultores avanzados de America del
Sur.
Los territories comprendidos dentro de los cita-
dos limits presentan un conjunto de pueblos con ras-
gos culturales suficientemente homogeneos para in-
tegrar una zona cultural.
CARACTERES DE LA CULTURAL MESOAME-
RICANA.-Al estudiar los rasgos culturales de Meso-
america comparAndolos con los de America del Nor-
te y America del Sur, Kirchhoff los clasific6 en tres
grupos: primero, elements comunes a Mesoam6rica
y a America del Norte y Sur; segundo, elements co-
munes a Norte y Sur America pero que no existen en
Mesoamerica; y tercero, elements propios de Meso-
america o que s6lo excepcionalmente se encuentran
fuera de sus limits.
En el primer grupo Kirchhoff distingue tres sub-
grupos: a), los elements comunes a Mesoamerica y
a muchos pueblos cultivadores superiores e inferio-
res de Norte y Sur Amdrica, tales como el complejo
maiz-frijol-calabaza, el cultivo de la pifia y guacamo-
te, el riego, las construcciones de piedra y barro, al-
gunos tipos de cerAmica, la cerbatana, los sellos para
imprimir dibujos sobre el cuerpo, la ceramica y los
textiles, los sacrificios humans y el canibalismo, la
confesi6n de pecados, los puentes colgantes y las bal-
sas de calabaza; b), los elements comunes a Meso-
america y a cultivadores superiores de la region an-
dina, asi como a veces a los pueblos amaz6nicos, ta-
les como el cultivo del chile, jitomate, zapote, cirue-
la, aguacate, cebar perros para comerlos, la metalur-









gia, los sellos cilindricos, las picas o lanzas; c), los
elements comunes a Mesoamerica y a los cultivado-
res inferiores de Surambrica y las Antillas, tales co-
mo el comal para cocer las tortillas, el tambor, el jue-
go de pelota de hule que no se toca con las manos;
d), elements comunes a Mesoamerica y a los reco-
lectores y cazadores de America, tales como las fle-
chas con pluma, el bafio de vapor ritual y el horno
subterrAneo.
Entre los elements desconocidos en Mesoame-
rica pero que aparecen en algunos pueblos cultivado-
res de Norte y Sur America, figuran las instituciones
matrilineales, las hachas monoliticas, las armas enve-
nenadas, el nimero 12 como ritual, y el endocaniba-
lismo.
En cuanto a los elements propia y exclusiva-
mente Mesoamericanos, los principles son los si-
guientes: el cultivo del cacao y maguey, la coa, las
chinampas, el complejo nixtamal-tortilla, la espada
con hojas de obsidiana y la camisa protectora de al-
god6n, las pirAmides escalonadas, la escritura jero-
glifica, los c6dices y mapas, el calendario de 18 me-
ses de 20 dias, la semana ritual de 13 dias, el calen-
dario ritual de 260 dias, el ciclo de 52 afios, la exis-
tencia de fiestas fijas y movibles, los dias fastos y ne-
fastos, los nombres calendAricos dados a las perso-
nas, las 6rdenes militares "tigres" y "Aguilas", la gue-
rra para hacer prisioneros destinados al sacrificio, los
mercados especializados y la clase social de los co-
merciantes, el uso ritual de papel, hule y flores, los
sacrificios sacando el coraz6n o quemando vivo, el
uso ritual de la piel del sacrificado, el juego de pelota
con anillo, la existencia de various mundos inferiores
y de un viaje con numerosas pruebas despubs de la










muerte, el autosacrificio, los nimeros rituales 9 y 13,
las deidades de la lluvia Tlaloc-Cocijo-Chac, etc.
Las conclusions que sac6 Kirchhoff del studio
de la distribuci6n de estos elements son: I, que la
cultural de Mesoamirica participa de una gran zona
de altas cultures americanas, nacida de un fondo cul-
tural mas antiguo de pueblos no cultivadores; II, que
los elements comunes a Norte y Sur America pero
que faltan en Mesoamerica deben haber existido en
esta zona en una 6poca mas antigua; III, que Mesoam&-
rica constitute una unidad cultural definida, con ca-
racteres peculiares.
ORIGEN DE LA CULTURAL MESOAMERICA-
NA.-Definir los caracteres de la cultural mesoameri-
cana fue tarea relativamente ficil, pero lo dificil es
explicar su possible origen. C6mo, cuAndo y d6nde
se origin? En efecto, Mesoamerica y con ella las de-
mAs altas cultures americanas, aparecen formadas ya,
adults, desde sus vestigios mas antiguos. En los nive-
les mAs bajos de los sitios mesoamericanos, los objetos
que surgeon demuestran conocimientos tecnicos y con
frecuencia adelantos artisticos que no correspondent
a una cultural incipiente. No hablaremos aqui de los
vestigios paleoliticos, ya que dejan hasta las primeras
manifestaciones de altas cultures un lapso casi total-
mente vacio de cerca de 10 a 15 milenios.
Parece que s6lo dos respuestas caben a la pre-
gunta sobre el origen de la cultural mesoamericana:
1) que si sus antecedentes no se encuentran en el con-
tinente, deben existir y buscarse en otra parte. 2) que
quedan muchos sitios inexplorados en el enorme con-
tinente americano en donde pudi6ranse hallar algfin
dia los testimonios de la genesis aut6ctona de dicha
cultural.









La primera soluci6n, la del origen no americano,
se ha visto favorecida cada vez mas en los fltimos
tiempos. Para no mencionar mas que studios recien-
tes, recordar6 algunos de los arguments de Kirchhoff
sobre este tema. En primer lugar, 61 rechaza defini-
tivamente la idea de una importaci6n direct de Egip-
to o Mesopotamia de ciertos rasgos comunes entire el
Viejo y el Nuevo Mundo, pero sugiere su lento tras-
lado desde Egipto, a trav6s de Mesopotamia, la India,
China, Siberia, el estrecho de Behring y Alaska. Se
refiere sobre todo al hecho de que ciertos adelantos
astron6micos y matemiticos que poseen algunas cul-
turas americanas (los mayas principalmente) y otras
del Viejo Mundo (Egipto, China), no correspondent,
segin 6l, entire los mayas a las necesidades que los
motivaron entire los egipcios, por ejemplo. Es decir,
que si las necesidades de regular la irrigaci6n del Ni-
lo determine entire los egipcios el deseo de dividir el
tiempo sobre la base de la observaci6n sistemAtica de
los astros, la falta de necesidades semejantes hace in-
comprensible que los mayas elaborasen su complica-
do calendario. Dice Kirchhoff que los conocimientos
astron6micos y matematicos de los mayas se encuen-
tran en un verdadero vacio cultural, y que por lo tan-
to deben haber sido importados del exterior, es decir,
del Viejo Mundo. Otro rasgo importado, segin Kir-
chhoff, es la pirAmide escalonada que se conoce des-
de Egipto hasta China, y cuya significaci6n en Meso-
ambrica era como en Mesopotamia, India y China, el
simbolo del universe.
Respecto de los arguments de Kirchhoff sobre
los conocimientos astron6micos y matematicos de los
mayas, creo que no es just decir que se encuentran
dentro de un vacio cultural y que nada explica su exis-









tencia, salvo la difusi6n desde el \icjo Mundo. Aun-
que los mayas no conocian la metalurgia, la rueda. el
arado, los animals domnsticos (salvo las abejas, pe-
rros y guajolotes). su cuadro cultural es baslante
complete, y sin el no solamente no hubicsen Ilegado a
tener su complicado calendario, sino que tampoco
hubiesen construido centenares de grandes centros
ceremoniales ni desarrollado la arquitectura, la cerA-
mica, la escultura. la pintura. la escritura. en la forna
que lo hicieron. ni elaborado una religion y una or-
ganizaci6n political y social como la que llegaron a te-
ner. Es precisamente por sus adelantos culturales
-probablemente los mayores de la Am6rica preco-
lombina- que pudieron los mayas destacarse en as-
tronomia y matemiticas. Por otra parte. si los egip-
cios inventaron la division del tiempo sobre base as-
tronomia y matemAticas. Por otra part. si los egip-
en relaci6n con el Nilo, los mayas obedecieron a un
impulse semejante: la necesidad de regular, de acuer-
do con el regimen de las lluvias, sus labores agrico-
las, la tala del monte, la quema, la siembra, las des-
yerbas de las milpas. el doblegamiento de las cafias
(maiz) y la cosecha. Como lo dijo Kroeber, si los ma-
yas fueron capaces de inventar el "cero" independien-
temente de su invento por los hindues y various siglos
antes que 6stos, lo que nadie pone en duda, ;.porqu6
no habrian podido elaborar el rest de su progress
religionn, arte, escritura) y tenido que iinportarlo del
Viejo Mundo, aunque fuese parcialnente?
En cuanto a la pirminine escalonada, comlprendo
que el descubrimiento de la tumba real en el Templo
de las Inscripciones de Palenque reforzara los argu-
mentos de quienes screen en que se origilln en el Vie-
jo Mundo, desde Egipto y Mesopotamia,, pasando poit









la India y China. Sin contar con el factor distancia,
ya que es dificil juzgar ahora las posibilidades de via-
jar con que contaron las civilizaciones antiguas, el
factor tiempo parece oponerse a esa teoria. En efec-
to, si por una parte las pirAmides egipcias y de Meso-
potamia se construyeron unos dos mil aiios antes de
las americanas, por otra parte las del sureste asiAti-
co son posteriores en tiempo a las mesoamericanas.
De haber existido difusion, habria que pensar en un
recorrido de decenas de miles de kil6metros de oeste
a este y en un retorno tardio desde America, lo que
parece muy poco fundado. Por otra part, no pienso
como Kirchhoff que la pirAmide mesoamericana sea
simbolo del Universo, y tampoco consider que haya
sido su significado en el sureste asiatico. Pero es pro-
bable que corresponda en Asia y America a un mismo
concept: el de representar el cerro, la montafia sagra-
da, el Olimpo, en donde viven los dioses. Este para-
lelismo conceptual puede deberse a una actitud seme-
jante entire poblaciones que vivian en llanos o mese-
tas, rodeadas de montafias inhospitas por estar cu-
biertas de selva o por ser volcanoes, pero tie las que
descendian arroyos y rios; ademas el cerro penetra
en el cielo de donde proceden los vientos, las Uuvias,
las tempestades, el rayo, y en donde transitan los as-
tros. El cerro era pues el sitio por excelencia de las
fuerzas sobrenaturales, y su veneracion por multi-
tud de pueblos ni es casual, ni tampoco se debe siem-
pre a la difusi6n de una mismua idea. La construction
de la pirhmide lque lo simboliza es menos universal,
p)orque implica condiciones ecoun6uicas, political y
sociales que inpiden su realizacion y por to tanto su
idea misma para muchos pueblos insuficieutemente
desurrollados.









Gordon Ekholm, R. Heine-Geldern y Miguel Co-
varrubias han precisado much mis las semejanzas
de rasgos entire el nuevo mundo y el antiguo, mis
concretamente entire Mesoam6rica y el sureste de
Asia (India, Indonesia y Cambodia), siendo la zona
maya y principalmente Palenque en donde mas se
sentiria la influencia asiitica.
Nos referiremos a algunos de los elements men-
cionados por Ekholm. El uso de columns naci6 evi-
dentemente entire muchos pueblos debido a su senci-
llez esencial que se deriva del tronco de Arbol, y en
cuanto a su presencia en los palacios de Yucatan du-
rante una 6poca tardia, es fAcilmente explicable sin
recurrir a la influencia asiitica, puesto que la colum-
na se us6 abundantemente'en M6xico y desde el hori-
zonte mis antiguo, en Oaxaca y mis tarde en Teo-
tihuacin. La b6veda basada sobre el llamado "arco
falso" tambien se invent varias veces, en un intent
de techar sin vigas horizontales, acercando progresi-
vamente los muros. En esa forma se techaron tumnba
prehist6ricas en Portugal e Irlanda (unos 2500 afios
antes de Cristo) y en Micenas (1500 afios antes de
Cristo), posiblemente por difusi6n; despu6s vinieron
independientemente las b6vedas mayas, desde el si-
glo IV de nuestra era y tres o cuatro siglos mns tarde
las b6vedas khmiers, derivadas en ambas regions de
los techos muy inclinados de las casas de madera, cu-
ya inclinaci6n exagerada es necesaria a causa de las
lluvias tropicales. El uso de columnillas como ador-
nos de fachada debe tambi~n derivarse, tanto entire
los Khmers comlo entire los mayas de Yucatan, de los
postes de la casa de madera que sirvi6 de modelo al
temple de piedra. El santuario techado dentro del
temple) es nil element que en Mesoamnrica solo apa-









rece en Palenque; su origen debe buscarse en un pro-
ceso de especializaci6n del sitio dedicado a la deidad,
y aunque represent un carActer aislado dentro de la
arquitectura maya, es impossible relacionarlo con los
santuarios asifticos que son precisamente de la mis-
ma 6poca, ya que su simultaneidad no podria expli-
carse por difusi6n. El arco trilobulado de Palenque
es tambi6n un hecho aislado, que como el anterior,
debe atribuirse mis bien a la fantasia de los cons-
tructores palencanos, a su tendencia hacia la compli-
caci6n de formas, y sobre todo a su gusto por las li-
neas curvas. Ademis, sin salirse del arte palencano,
encontramos la misma silueta trilobulada como mar-
cos de cabezas humans esculpidas en la lipida se-
pulcral de la tumba real descubierta en el Templo de
las Inscripciones. Su contorno parece ser en realidad
el de un jeroglifico utilizado con frecuencia en Pa-
lenque como motive ornamental el "cero" o mas
bien "cumplimiento". De las columns en forma de
serpientes que segfin Ekholm son muy parecidas en
Java y en Chichen-Itzi, debe aclararse que tanto en
el relieve de Borobudur cuya fotografia present co-
mo en el pequefio y antiguo temple de Tjandi Kala-
san al que hace referencia, no se trata de columns
ni tampoco de serpientes. En ambos casos existe en-
cima de una puerta una monstruosa cabeza de "ka-
la" de la que cuelgan molduras y guirnaldas que en-
marcan la puerta y que rematan abajo en cabezas de
"makaras", animal fantAstico y traditional en la ar-
quitectura indojavanesa, que es a la vez elefante y
pez; es el mismo motive que remata las alfardas en
el relieve de Borobudur. Aunque a primer vista estos
motives recuerdan los de Chichin-ItzA, si se examine
en detalle, dentro del conjunto de la decoraci6n no









queda mAs que una vaga semejanza formal.
El motivo de la cruz o del Arbol sagrado, no ocu-
rre solo en Palenque como dice Ekhohn; aparece tam-
bidn en el C6dice maya de Dresden y en el C6dice
mexicano Fejervary-Mayer. En este iltimo documen-
to hay un Arbol estilizado en forma de cruz para ca-
da punto cardinal, y el conjunto de la figure estA ins-
crita en una cruz de Malta. La semejanza entire la
Cruz Foliada de Palenque y una figure modern de
Java no puede tener ninguna significaci6n de influen-
cia asiatica en Mesoamerica, y tampoco un panel es-
culpido de Angkor, ya que ademis de no ofrecer un
verdadero parecido corresponde a una 6poca cuatro
siglos mis tardia que la Cruz de Palenque.
El uso de tronos en forma de tigre, y de tigre o
le6n sentado, no debe extrafiar en civilizaciones que
conocieron tales animals, y de hecho no se reduce
a Mesoamerica y Asia. Lo mismo podemos decir del
culto fAlico, mas o menos universal, o de las figures
atlantes. La posibilidad de que el "chac mool" fuese
de origen asiatico por ser abundante la figure de un
hombre recostado en el arte bddico y no tener ante-
cedentes en el arte clasico mesoamericano, no puede
sostenerse, ya que si existen figures recostadas en el
clasico maya much mis parecidas al "chac-mool"
tolteca que la figure del nacimiento de Buda que pre-
senta Ekholm. En la lIpida sepulcral de la cripta del
Templo de las Inscripciones, el personaje central es-
th recostado, y en varias inscripciones palencanas, in-
cluso en el Tablero del Palacio que descubrimos en
1949, hay un glifo con un pequefio ser en parecida ac-
titud. La representaci6n de una divinidad cayendo tie-
ne mayor distribuci6n en Mexico que la que mencio-
na Ekholm; la comparaci6n con un motive parecido









en un manucristo de Bali, aunque sugestiva, no apor-
ta ningin dato de peso a la tesis de posibles influen-
cias asiAticas en America, puesto que se trata de un
manucristo modern.
La sugerencia de Ekholm respect de un possible
origen asiAtico de la deidad serpiente Quetzalcoatl-
Kukulcan, parece muy poco fundada. Aunque este
element adquiere en M6xico su mayor difusi6n en
una 6poca tardia, sus antecedentes -culto de la ser-
piente y serpiente emplumada- existen en la 6poca
clAsica mesoamericana (maya y teotihuacana). La
divinizaci6n de la serpiente es fAcil de comprender en
regions en donde abunda este animal; el temor que
impone por lo mortal de su veneno y a pesar de su
fragil aspect, lo silencioso y rapido de sus movimien-
tos, todo en la serpiente sugiere un poder sobrenatu-
ral para pueblos de mentalidad magica.
Se ha dado una gran importancia a la utilizaci6n
del loto en Palenque, como punto de comparaci6n
con Asia. El loto con su tallo largo y flexible, sus gran-
des hojas y sus flores solitarias de hermoso aspect,
tenia que prestarse a maravillas como motive deco-
rativo, y asi ocurri6 en Egipto, en la India, en Palen-
que y en Chichen-ItzA. Si entire las innumerables re-
presentaciones del loto en el arte bidico hay algunas
que recuerdan las escasisimas representaciones ma-
yas, realmente esto no pasa de ser normal, y si el lo-
to aparece asociado a peces o monstruos acuAticos,
tampoco debe uno sorprenderse dado el caricter
acuAtico de la plant.
No insistire sobre otros arguments de Ekholm
que tambien podrian rebatirse. En un pequefio ensi-
yo sobre Arte Maya, trat6 de explicar hace various afios
el aparente parentesco estilistico que se observa entire









los bajorrelieves khmers y palencanos, entire la bo-
veda que Ilamamos maya y la de las construcciones
de la India e Indochina, entire la decoraci6n de una
fachada en estilo "Chenes" de Yucatan y el adorno
monstruoso del "kala" de Java, entire la mAscara del
dios de la lluvia de los mayas y el motivo chino del
"t'ao-t'ie". Decia entonces textualmente: "Debajo del
parecido de las forms, oculto entire la semejanza de
los ritmos, en medio de la afinidad de los simbolos
y pese a infranqueables barreras en el espacio y el
tiempo, un lazo de sangre y espiritu encadena las
mejores realizaciones del arte americano y del arte
oriental. El arte oriental es ante todo subjetivo, idea-
lista en su esencia aunque en sus manifestaciones
guste del realismo, inundado de simbolismo y obse-
sionado por expresar concepts. Product del am-
biente fascinador de los tr6picos en que el hombre
suefia o tiembla, enervado por el calor o sacudido por
las fiebres, aterrado por fuerzas sobrenaturales que
se desencadenan en tormentas, inundaciones o terre-
motos, sobresaltado por la vecindad de las fieras y la
oculta amenaza de reptiles e insects de ponzofia mor-
tal, hechizado por la luz deslumbrante de los desier-
tos y sabanas o por la penumbra misteriosa de la sel-
va, el arte oriental refleja la inquietante confusion,
la exuberancia sensual del marco natural a la par que
sus efectos en el espiritu del hombre, el temor a los
poderes invisibles y omnipotentes que se mueven a
su alrededor, la entrega desesperada de su voluntad
al capricho de los dioses".
Es evidence que lo que antecede podria tambien
aplicarse al arte mesoamericano, el que por su natu-
raleza puede considerarse como pariente spiritual
del arte asiAtico. Y sobre este parentesco, yo concluia









entonces: "Parentesco que naci6 probablemente de
la adaptaci6n de hombres ktnicamente afines a me-
dios geogrificos semejantes, que se desarroll6 en un
paralelismo a la vez biol6gico, psicol6gico y ecol6gi-
co, y que a traves de la compleja elaboraci6n de las
estructuras sociales floreci6 en creaciones Ilenas de
sorprendentes analogias".
Entre el Viejo Mundo y America existen cente-
nares de elements culturales comunes que compren-
den: armas, herramientas de cultivo o fitiles de pesca,
motives decorativos, adornos, instrunentos musica-
les, medios de transport, tipos de habitaci6n, vesti-
dos, formas de entierros, industries, juegos, comidas,
bebidas, elements arquitect6nicos, muebles, obras de
defense, formas de organizaci6n political, mitos, creen-
cias, cultos, costumbres, conocimientos cientificos o
t6cnicos, etc. De su studio particular puede compro-
barse que generalmente se trata de fen6menos para-
lelos, que segfin Kroeber, "en realidad s6lo surgeon
del mismo impulse, participan de las propiedades de
los objetos o de la naturaleza, s6lo se parecen hasta
cierto punto y difieren del todo en otros sentidos".
En los parecidos mentales se trata muchas veces del
paralelismo primario que tambi6n define Kroeber co-
mo "ciertas tendencies inherentes a la mente humana
en ciertas direcciones". Como trat6 de exponer al re-
ferirme a los arguments de Ekholm, detris de una
semejanza superficial no encontramos una verdadeta
identidad en los elements comparados.
Como conclusion sobre este problema del origen
de la cultural mesoamericana, pensamos que esta de-
be considerarse como aut6ctona. Los primeros po-
bladores de America, pueblos mongoloides que pe-
netraron por el Estrecho de Bering, hace 15 o 20,000










afios, eran de cultural paleolitica y s6lo pudieron traer
a Am6rica elements como: artefactos de piedra ta-
lada, hueso y madera, arp6n, lanza, propulsor de
dardo, m6todos para hacer fuego, domesticaci6n del
perro. Mas tarde, pero probablemente en una fase
todavia preagricola, otros inmigrantes trajeron el ar-
co y la flecha y algunos otros conocimientos. Las in-
fluencias procedentes de Melanesia y Polinesia deben
haber sido solo accidentales y de escasa trascenden-
cia. Las influencias asiAticas tardias que algunos sos-
tienen sin s6lidos fundamentos, se refieren a elemen-
tos de poca importancia -arquitect6nicos y ornamen-
tales- y resultaria incomprensible que nuevos inmi-
grantes hubiesen traido en una 6poca de gran desarro-
llo cultural, cierta manera de representar la flor del
loto, pero sin introducir el arado, la rueda, el carrua-
je, el torno del alfarero, el arco arquitect6nico verda-
dero, la thcnica de la cerAmica vidriada, la metalurgia
y la religion de Buda.
Nuestra respuesta a la pregunta que haciamos al
principio de esta charla sobre el origen de la cultuia
mesoamericana es por lo tanto: que quedan muchos
sitios inexplorados en el enorme continent america-
no en donde algin dia puedan hallarse datos que acla-
ren tal origen.
ORIGEN DEL MAIZ.-Como se sabe, la cultural
mesoamericana, como las demAs altas cultures ame-
ricanas, estAn basadas sobre el cultivo del maiz. Por
eso el problema del origen del maiz estA intimamen-
te ligado al del origen de las altas cultures america-
nas. Desgraciadamente en el estado actual de los co-
nocimientos, tanto botanicos como arqueol6gicos, re-
sulta impossible fijar la probable cuna del maiz. Ciei-
tos gen6ticos opinan que se origin en Am6rica del









Sur, otros se inclinan por las tierras altas de Guate-
mala. Los primeros consideran como factor de mayor
importancia el mayor nimero de variedades del maiz
que presentan las tierras altas del Perui. Los segundos
consideran como factor decisive la presencia de pa-
rientes mis pr6ximos a la plant, lo que ocurre en
Guatemala con el "teocinte" y el "tripsacum". Los
partidarios del origen peruano piensan que el maiz
se deriv6 de una graminea silvestre ligeramente pa-
recida al "pop corn" pero sin mazorcas, la que toda-
via no se descubre. Los partidarios del origen gua-
temalteco atribuyen al cruzamiento del teocinte co-
otra graminea silvestre el nacimiento del maiz.
El descubrimiento en Bat Cave, Nuevo M6xico,
de una cueva que contenia un dep6sito de maiz es-
tratificado, en capas que segun Mangelsdorf y Smith
cubren un lapso de cuando menos 3,000 afios, y cuyo
limited superior estA sellado por ceramica fechada al-
rededor de 500 afios despu6s de Cristo, tal descubri-
miento ha aclarado un poco el problema del origin
del maiz. Del studio de las mazorcas pudo deducir-
se una verdadera evoluci6n morfologica, y la prueba
de que el maiz no se origin del teocinte puesto que
6ste aparece asociado a niveles superiores, faltando
en los inferiores. Del mismo studio se desprend?
que el otro possible antecesor del maiz, el tripsacum
surge despu6s de las formas mis antiguas del maiz.
Por supuesto que aunque el maiz de Bat Cave es has-
ta ahora la forma mis antigua descubierta, no se
piensa que la region semiarida de Nuevo M6xico haya
sido su cuna. Mangelsdorf concluye que el maiz debe
haberse originado de una plant silvestre en tierras
bajas de Sur Am6rica.
Ahora bien, si el descubrimiento de Bat Cave y









el hallazgo de mazorcas de maiz en tumbas muy an-
tiguas del Periu demuestran que este cereal se cultiva-
ba desde los Andes hasta Nuevo M6xico dos o tres nli-
lenios antes de nuestra Era, no nos orienta en lo ab-
soluto sobre el origen de las altas cultures. Es proba-
ble que el cultivo del maiz haya surgido much tiempo
antes que esas grandes cultures.
Otro descubrimiento de importancia, el de Huaca
Prieta en la costa del Peri, revela una cultural agri-
cola muy primitive que no conocia todavia la cera-
mica y que no estaba basada sobre el cultivo del maiz
sino sobre el de otras plants, como el frijol y la c,-
labaza.
Tales hechos nos conducen a la conclusion de
que, si bien las grandes cultures tuvieron como base
el cultivo del maiz, fueron precedidas por otras cultu-
ras agricolas anteriores al maiz, las que en una fase
de su desarrollo y en el curso de sus experiencias co-
mo agricultores inventaron el cultivo del maiz. Por
supuesto que ese process debe haber durado various
milenios, lo que reduciria sensiblemente el enorme
vacio entire el period de vida cazadora y recolectora
y el inicio de la civilizaci6n propiamente dicha. Es de
suponerse que nuevos descubrimientos irAn poco a po-
co rellenando ese vacio o cuando menos marcando las
principles etapas de la evoluci6n de la cultural ame-
ricana, como product aut6ctono del continent.
CRONOLOGIA.-La soluci6n de los problems
planteados por los hallazgos arqueol6gicos depend
en gran parte de la posibilidad de fecharlos, en forma
relative -por comparaci6n con otros elementos- o
en forma absolute de tiempo. Muchos procedimien-
tos se han utilizado para intentarlo: la palinologia,
basada sobre el anilisis del polen; la dendrocronolo-









gia, basada sobre el studio de los anillos de los arbo-
les; la estratigrafia de la cerAmica; la secuencia esti-
listica. La dendrocronologia ha suministrado datos
muy precisos para fechar los restos arqueol6gicos del
sur de los Estados Unidos, en los que la madera se
conserve gracias al clima seco. Pero en el centro y
sobre todo en el sur de M6xico, aparte de que es mu-
cho mAs raro encontrar madera arqueol6gica, se ha
comprobado que el crecimiento de los anillos de los
Arboles no tiene la regularidad que permiti6 utili-
zarlos con fines cronol6gicos en los Estados Unidos
y norte de M6xico. En efecto, en las regions de exce-
siva precipitaci6n pluvial, el Arbol no elabora un ani-
Ilo sino various, cuyo nuimero depend de la mayor
frecuencia y volume de la lluvia.
La existencia de documents prehisphnicos fe-
chados segiin su propia cronologia ha permitido un in-
tento de correlaci6n con nuestro c6mputo del tiempo.
Es asi que Caso ha podido establecer por el studio
de los C6dices Mixtecas una genealogia de las dinas-
tias mixtecas que abarca desde el siglo XII hasta la
conquista espafola, la que a su vez serA de cierta uti-
lidad para fechar los vestigios arqueol6gicos suscep-
tibles de asociarse al contenido de los c6dices.
El mayor intent de correlaci6n es indudable-
mente el que se basa sobre la cronologia maya. Co-
mo se sabe, las inscripciones mayas registran fechas
con suma precision dentro de su propio sistema de
medir el tiempo. Esto ocurre sobre todo en las ins-
cripciones del period clAsico ya que mAs tarde utili-
zaron fechas abreviadas que no siempre pueden in-
terpretarse en t6rmino de tiempo absolute. La corre-
laci6n entire los calendarios maya y cristiano parte
de los datos que suministra Landa en su Relaci6n de










las Cosas de YucatAn, al informar que un aconteci-
miento de la 6poca de la conquista, perfectamente de-
finido en el calendario cristiano, ocurri6 en cierta fe-
cha maya. Desgraciadamente las fechas mayas no se
registraban entonces con la precision de las 6pocas
anteriores y existe la posibilidad de una diferencia de
260 afios en la interpretaci6n, lo que ha motivado va-
rias hipot6ticas correlaciones. Se ha tratado de en-
contrar apoyo en la astronomia, ya que muchas de
las fechas mayas se relacionan con probables acon-
tecimientos celestes, pero son tantos los hechos que
suceden casi a diario en el cielo, que cada teoria en-
contr6 supuestas "pruebas" en su ayuda.
La esperanza de los arquel6ogos descansa ahora
sobre el sistema conocido como del "radiocarb6n" o
carbonn 14", basado como se sabe sobre la radioacti-
vidad natural de los restos orgAnicos carbonizados y
la posibilidad ticnica de medir tal radioactividad con
mAs o menos exactitud, sabi6ndose que disminuye
gradualmente hasta desaparecer por complete en un
tiempo que ha sido fijado por la experiencia. Las
pruebas realizadas hasta la fecha son en la mayo-
ria de los casos convincentes. En sitios fechados
con seguridad por inscripciones descifradas, como
en Egipto, las fechas dadas por el "carb6n 14" coin-
ciden, salvo una.
En lo que toca a Mesoamirica puede decirse que
el sistema parece vilido en terminos generals pero
que todavia no puede juzgarse su exactitud. En efec-
to, las pruebas que se hicieron con material de Teo-
tihuacin dieron resultados negatives, ya que las fe-
chas del "carb6n 14" no coincidieron con la estrati-
grafia conocida del sitio, resultando por ejemplo la
pirAmide del Sol, que es equivalent a Teotihuacin I,









mis reciente que la Ciudadela que corresponde a Teo-
tihuachn III. Sin embargo las pruebas verificadas con
material de otros sitios y que abarcan desde los ho-
rizontes mis antiguos hasta el apogeo del period cla-
sico, suministran fechas que concuerdan bastante bien
con la secuencia cerAmica y con la cronologia relati-
va de las diferentes fases culturales.
Para los horizontes mAs antiguos y que son de
mayor duraci6n, las fechas del "carb6n 14" no provo-
caron ninguna dificultad, pero para el period clAsi-
co el ajuste no es tan fAcil. En efecto, tal period re-
sultaria ahora tres siglos mAs antiguo que lo que se
suponia, lo que determinaria grandes dificultades en
acomodar las fases subsiguientes, de las que las flti-
mas manifestaciones caen dentro del terreno hist6ri-
co cuya cronologia es conocida y de caricter absolu-
to. MAs particularmente ese lapso de tres siglos pone
en duda la correlaci6n maya-cristiana actualmente
mis aceptada (la de Goodman, Martinez-Hernandez,
Thompson), y vuelve a dar actualidad a la de Spin-
den que habia sido descartada dcsde hace various lus-
tros. Antes de aceptarse como precisas las fechas del
"carb6n 14" para el period clAsico, sera necesario es-
perar mayor nfumero de pruebas y mayor exactitud
de 6stas. En efecto, existe en todas las fechas del "car
b6n 14" un reconocido mnargen de error que oscila en-
tre 250 y 500 ailos, lo que no implica ningfin proble-
ma serio para los periods que se miden por mile-
nios, pero cuya magnitud es excesiva para periods
cuya duraci6n equivale sensiblemente a dicho mar-
gen de error.
MESO Y SUDAMERICA.-Otro de los grandes
problems que suscita el studio de las cultures avan-
zadas americanas, es el de las posibles conexiones en-









tre los dos grandes nicleos de dichas cultures: Me-
soam6rica y Sudaimrica, considerAndose en esta il-
tima mis bien la region andina.
Durante much tiempo, y a veces por un nacio-
nalismo infantil, se ha negado sin mis investigaci6n,
toda posibilidad de un contact cultural entire ambas
parties de Am6rica. Luego, durante much tiempo
tambi6n, la arqueologia sudamericana parecia ahoga-
da en numerosas secuencias locales impossible de con-
ciliar entire si. Sin embargo en los iltimos afios los
conocimientos acumulados por numerosos investiga-
dores ban sido por fin organizados de manera a in-
tegrar una secuencia global.
Se ha podido determinar asi, una evoluci6n bas-
tante paralela entire Mesoam6rica y Sudam6rica, des-
de un period de formaci6n correspondiente a los co-
mienzos de la agriculture hasta un period de gran
desarrollo y expansion imperialista que marca, tan-
to el iltimo period Inca como el Azteca. Las prue-
bas del carbonn 14" permitieron por otra parte com-
parar con nis precision las cronologias de ambas
regions, aunque no con suficiente exactitud como
para asegurar cuAl de ambas Areas precedi6 a la otra
y pudo ser la cuna de la alta civilizaci6n americana.
En esta forma se comprob6 la existencia de una
fase ya agricola pero sin maiz ni ceramica en Huaca
Prieta y Guafiape (Perf) fechada entire 2,000 y 1,000
antes de Cristo, es decir, mis o menos semejante en
tiempo a la cultural encontrada por MacNeish en cue-
vas de Tamaulipas aunque ya con maiz. Luego apa-
rece la cerfmica junto con el maiz en la fase Cupis-
nique de Chavin, entire 900 y 500 antes de Cristo,
quiza un poco despu6s que el "arcaico inferior" me-
xicano. Sigue un period de formaci6n representa-










do en el Perd por la cerimica Salinar y Gallinazo, de
500 a 300 antes de Cristo mis o menos, es decir, con-
temporAneo del "arcaico superior" de Mexico. Una
fase intermedia, representada por Mochica I y Ne-
cr6polis de Paracas, nos conduciria a la era cristiana
en concordancia con el protoclisico mesoamericano.
El period clasico temprano de la region andina abar-
caria las fases Mochica y Nazca, desde la Era hasta
el siglo IV D. C. paralelamente a la primera parte del
clAsico Mesoamericano, mientras que Tiahuanaco cu-
briria los siguientes seis siglos, cuando el clfsico Me-
soamericano por su lado alcanzaba su apogeo. Aun-
que para las 6pocas mis recientes carecemos de prue-
bas del "carb6n 14", los datos arqueol6gicos y las fuen-
tes hist6ricas nos suministran suficiente informaci6n
para que podamos prolongar el paralelismo hasta la
conquista espafiola, teniendo por un lado las cultu-
ras peruvianas del period "imperial" (Chibfi e In-
ca) y por el lado mesoamericano las cultures Tolteca
y Azteca.
Este curioso paralelismo cultural entire Meso y
Sudam6rica, con fases de desarrollo bastante seme-
jantes en sus rasgos fundamentals y contemport-
neas entire si, plantea el problema de si es debido a
intercambios continues o si se trata de un process
evolutivo independiente.
Hasta la fecha no se ha emprendido un studio
global de los materials Meso y Sudamericanos con
fines comparativos, y solo algunos investigadores se
han esforzado en no perder de vista la posibilidad de
contacts entire ambas Areas (Kidder, Kroeber, Ste-
ward, Strong, Armillas).
Entre los trabajos mis recientes recordar6 uno
de Rafil d'Harcourt, quien hizo resaltar la presencia









de dos elements simb6licos de enorme difusi6n en
America: primero, la greca escalonada desconocida
en el viejo mundo y que aparece desde los indios Pue-
blo hasta los Diaguitas del Norte de Chile y Argenti-
na, sin soluci6n de continuidad, como motive funda-
mental de la decoraci6n en tejidos, cesteria, cerimi-
ca, pintura y escultura; segundo, una figure animal
(felino, lagarto, serpiente, ave, pero de preferencia
felino), con una voluta nasal, la que se conoce desde
los zapotecas y mayas hasta el Norte de Argentina.
Otro interesante intent sobre el mismo tema de los
contacts entire Meso y Sudamnrica, es el de Muriel
Porter, quien al estudiar el material del important
centro preclisico mexicano de Tlatilco encontr6 nota-
bles semejanzas con Playa de los Muertos (Hondu-
ras) y las cultures andinas. Los paralelos citados por
Muriel Porter abarcan la prActica de la deformaci6n
craneana y diferentes aspects de las cerhmicas, ta-
les como, formas, t6cnicas decorativas, motives, y la
presencia de silbatos y sellos de barro.
En el capitulo "caracteres de la cultural Mesoame-
ricana" hemos recordado muchos de los rasgos cul-
turales comunes a Meso y Sudamerica. Existen otros
tambien muy numerosos que solo se conocen en una
de estas areas. Es muy possible que como lo dijo Nor-
denskiold, la base cultural coming se deba a las pri-
meras migraciones, pero que los paralelismos subsi-
guientes represented s6lo la difusi6n de ideas. El con-
tacto cultural era obviamente possible, puesto que
ningfin obstAculo geografico decisive separa ambas
parties; podemos decir tambi6n que tal contact es
ademas probable, seglin lo sugieren los numerosos
rasgos bAsicos comunes, pero sin embargo debe re-
conocerse que hasta la fecha tal contact no ha sido









definitivamente probado. Es de esperarse que en un
future no lejano se concrete la atenci6n de los espe-
cialistas en esa meta tan trascendental para la com-
prensi6n del origen y del desarrollo de las altas cul-
turas americanas. Sin pretender ser profeta, creemos
que cada nuevo descubrimiento tender a demostrar
la unidad hist6rica de Meso y Sudam6rica.
HORIZONTES CULTURALES MESOAMERICA-
NOS.-De los pueblos cazadores y recolectores del
lejano paleolitico, conocemos los artefactos de pie-
dra tallada, algunos de ellos asociados con fauna ex-
tinta (Tepexpan, Santa Isabel Iztapan) fechables en-
tre 10 y 15,000 afios antes de Cristo, y el Complejo
Chalco, mas joven en 6 a 10 milenios. La "Cultura de
la Perra" de Tamaulipas, ya citada, representaria una
fase intermedia entire la cazadora-recolectora y la
propiamente agricola, con industrial litica, cultivo de
maiz, pero sin ceramica, hacia el tercer milenio an-
tes de Cristo.
De los tres milenios que pueden atribuirse a la
cultural mesoamericana ya diferenciada, con los ca-
racteres que la definen, distinguiremos tres etapas u
horizontes esenciales.
Periodo I.-EstA representado por el llamado
"Arcaico" del Centro de Mixico, la cultural de La
Venta en la costa atlAntica, Monte AlbAn I en la
region zapoteca, y por la fase formativa en la region
maya. El cultivo del maiz fue su principal caracte-
ristica y por consiguiente la poblaci6n era sedenta-
ria. Las diferentes Areas elaboraron ticnicas, formas
y estilos de decoraci6n afines en la cerAmica. Se cons-
truyeron plataformas y escasas pirAmides que sosten-
drian construcciones de madera. Se adoraban pocas
deidades, rindi6ndose culto a la fertilidad, segin se










desprende de las numerosas figurillas femeninas. El
calendario ritual de 260 dias fue entonces creado. Es-
te period pudo abarcar desde un milenio y medio
antes de Cristo hasta dos o tres siglos, despu6s
de la Era.
Periodo I.-Comprende el gran desarrollo de
las principles civilizaciones mesoamericanas, por lo
que se le llama period clAsico; estA representado
principalmente por las fases TeotihuacAn II y III,
Monte Albin III, Maya clAsica. La agriculture, prin-
cipalmente del maiz, alcanza su punto miximo; la
poblaci6n crece en forma notable, estableci6ndose en
numerosos nicleos provistos de centros ceremonia-
les; se construyen grandes pirAmides, templos, jue-
gos de pelota, palacios para residencia de sacerdotes
y ceremonies rituales, caminos de piedra; la religion
se vuelve compleja y dispone de una clase que reune
a la vez el poder spiritual y temporal; se perfeccio-
na la astronomia y la matemitica, elaborindose un
calendario solar que alcanza su mas complicada ex-
presi6n entire los mayas; el arte escult6rico y pict6-
rico es de una gran riqueza de estilos y logra una ca-
lidad que lo pone al nivel del arte de las grandes ci-
vilizaciones antiguas del Viejo Mundo; las classes so-
ciales estan muy diferenciadas y el poder politico se
ejerce a trav6s de complicada jerarquia. Aunque ca-
da una de las civilizaciones mesoamericanas elabore
sus propios concepts y sus propios estilos, en una
independencia political quizA absolute, existen con-
tactos entire una y otra, por medio de un extenso co-
mercio y del intercambio de conocimientos e ideas.
Hacia el siglo X, bruscamente se desintegran es-
tas civilizaciones. El colapso debe haber sido causa-
do en parte por razones internal y en parte por otras









externas. Las primeras serian consecuencia de un de-
sequilibrio entire el limitado desarrollo de la tecnica
agricola y el crecimiento de la poblaci6n, desequili-
brio que habria llegado entonces a un punto critic,
provocando posiblemente Ia escasez de alimentos, una
mayor presi6n sobre las classes productoras con el
consiguiente descontento y probables emigraciones y
rebeliones campesinas. Los factors externos serian
la llegada desde las llanuras septentrionales de tribus
birbaras, cazadores-recolectores, que en el centro de
Mexico destruyen Teotihuacin y empujan las pobla-
ciones hacia el Sureste, motivando un verdadero olea-
je 6tnico y una reacci6n en cadena que trastorna la
existencia hasta entonces relativamente pacifica de
las principles civilizaciones.
Periodo III.-Se caracteriza por el florecimiento
de un nimero mayor de civilizaciones que nacen de
la desintegraci6n de los grandes centros clasicos y de
la asimilaci6n de su cultural por pueblos nuevos ape-
nas saliendo de la barbarie, asi como de una series de
contacts e interpenetraciones motivados por los mo-
vimientos 6tnicos. Es probable que fuese precedido
por una fase transicional en que fueron extingui6n-
dose los grandes nicleos clasicos paralelamente al
process de aculturaci6n de los nuevos grupos.
En grandes lines podemos decir que este perio-
do que terminal con la conquista espafiola, compren-
de las cultures tolteca y posteriormente mixteca, cho-
lulteca, huaxteca, totonaca y azteca, asi como la ma-
ya-tolteca en YucatAn. Durante este period se nota
que el predominio politico pasa de la teocracia a la
casta military, aunque 6sta siga intimamente ligada al
poder spiritual. Aparecen las ciudades fortificadas y
las 6rdenes militares; los sacrificios humans se in-










tensifican y culminan entire los aztecas en una ver-
dadera instituci6n, de la que la "guerra florida" es el
mejor exponente; las classes sociales Ilegan a un gra-
do extreme de diferenciaci6n; la religion se vuelve
afin mis compleja que antes y sus divinidades nias
avidas de sangre; los metales aparecen aunque casi
exclusivamente como adornos; el arte progress y se
diversifica pero tiende al hieratismo.
PRINCIPLES CULTURES LOCALES DE ME-
SOAMERICA.-Hasta este moment nos hemos re-
ferido a Mesoamnrica como a una unidad cultural,
distinguiendo solo sus fases evolutivas, es decir, estu-
diAndola en sentido vertical. Para terminal nuestra
exposici6n, debemos en breves palabras enfocarla ho-
rizontalmente, recordando las principles cultures lo-
cales que la integran.
Culturas del Norte de M6xico: Hasta la fecha po-
co estudiadas pero en las que se reconocen grandes
centros ceremoniales generalmente construidos sobre
cerros y defendidos por murallas (La Quemada, To-
luquilla, La Gloria); ciudades con grandes casas ha-
bitaciones hechas de adobe (Casas Grandes) seme-
jantes a las de los Ilamados indios Pueblo del Sur de
los Estados Unidos; y tambi6n, aunque fuera de los
limits geogrAficos de Mesoam6rica, las casas cons-
truidas en acantilados, id6nticas a los "cliff dwellings"
de los Estados Unidos. Todos estos tipos de edifica-
ciones nos recuerdan que Mesoam6rica colindaba al
Norte con poblaciones cazadoras y recolectoras, mu-
chas de ellas bl6icas, las que hostilizaron las pobla-
ciones agricolas hasta much tiempo despu6s de la
conquista espafiola.
Culturas de Occidente: En esta denominaci6n tan
vaga se comprenden las cultures de la costa del Pa-









cifico (Colima, Jalisco y Nayarit), poco menos que
desconocidas salvo por innumerables figures de ba-
rro, exponentes de un arte realista y primitive lleno
de vigor y originalidad; y la cultural llamada "taras-
ca" del Estado de Michoacfn, que ofrece notables se-
mejanzas con el "arcaico" del Valle de M6xico, por lo
que ha recibido el nombre de "arcaico evolucionado".
Culturas del Centro de Mexico: Estas deben con-
siderarse en forma de secuencia cronol6gica ya que
sobre un territorio no muy extenso encontramos to-
dos los periods de la cultural Mesoamericana. El ho-
rizonte prehist6rico esta representado principalmen-
te por el Hombre de Tepexpan, y el sitio de Santa
Isabel Iztapan en que se descubrieron mamuts en aso-
ciaci6n con industrial litica, para no citar mis que los
sitios recientemente descubiertos. El "arcaico" se co-
noce por numerosos asientos de poblaci6n disemina-
dos alrededor de los lagos del Valle de M6xico, por el
cementerio de Copilco cubierto por la lava del volcAn
Xitle, y por el edificio circular de Cuicuilco, cuya ba-
se fue tambien cubierta por la misma erupci6n. In-
mediatamente despubs de este period surgi6 la im-
ponente ciudad sagrada de Teotihuacan que debe ha-
ber sido la mayor y la mas rica del centro de Mexico
durante various siglos, y cuyas influencias llegaron a
cultures lejanas como la maya. La secuencia de cul-
turas en el centro de M6xico puede en gran parte ex-
plicarse por la llegada sucesiva de olas migratorias
procedentes de las l1anuras nortefias, olas de pueblos
mis o menos barbaros que destruian los centros cul-
turales para luego fundirse con la poblaci6n, similar
los restos de su cultural y elaborar una nueva, natu-
ralmente enraizada en aqulla. A los pocos siglos el
mismo fen6meno se repetia con la llegada de nuevos









invasores. Teotihuacan conoci6 este sino, y es proba-
ble que sus destructores fueron los mismos que, ha-
biendo llegado como hordas "chichimecas" (sin6ni-
mo de barbaros), logran crear mas tarde la cultural
tolteca de Tula, convirti6ndose la palabra "tolteca"
en sin6nimo de culto. Como su antecesora de Teoti-
huacAn, la cultural tolteca influy6 sobre numerosos
pueblos hasta YucatAn y Am6rica Central. Tula es
destruida siglos mAs tarde por nuevas migraciones
chichimecas que fundan despu6s otro centro impor-
tante cerca de la actual capital Mexicana, Tenayuca,
y otros sitios del Valle de M6xico y Morelos, asientos
de las cultures tlahuica y matlatzinca. Finalmente se
estableci6 en el Lago de Texcoco la hambrienta tribu
azteca que despu6s de pocas generaciones iba a do-
minar a todos los pueblos de la comarca, fundar la
gran capital de Tenochtitlan y extender su poderio
hasta los confines de toda Mesoam6rica.
Culturas del Golfo Atlintico: De Norte a Sur ten-
driamos las siguientes:
a) Huaxteca. Corresponde a un grupo de familiar
lingiiistica maya que debi6 quedarse separado del ni-
cleo principal en tiempos muy antiguos, ya que aun-
que su cultural present semejanzas en el horizonte
inferior, los periods subsiguientes muestran rasgos
totalmente diferentes de la cultural maya.
b) Totonaca. Denominaci6n incorrect ya que
los restos arqueol6gicos que se descubren en la region
(Estado de Veracruz) no son todos atribuibles a los
tolonacas quienes llegaron en 6poca tardia. El Tajin
es el centro principal, y los elements mAs caracte-
risticos son las estupendas esculturas de piedra en
forma de yugos, palmas y hachas votivas.
c) Olmeca. Nombre gen6rico que se aplicaba a









todos los habitantes de la region del hule. Se prefie-
re ahora la designaci6n culturala de la Venta" por el
sitio de Tabasco en que se descubrieron los vestigios
arqueol6gicos que la caracterizan: cabezas de piedras
monumentales y jades bellamente labrados. Su situa-
ci6n cronol6gica estA amn en discusi6n; para algunos
investigadores correspondent a una fase del arcaico,
mientras que para otros marca el inicio del period
clAsico.
Culturas del Sur de Mexico: Las intensas explo-
raciones en Monte Alban y Mitla (Oaxaca) ban arro-
jado much luz sobre la cultural zapoteca desde la
epoca en que comienza a diferenciarse de las demis
cultures mesoamericanas hasta su decadencia y la
ocupaci6n de Monte Alban por los mixtecas. Constitu-
ye una de las mas grandes cultures mesoamericanas.
En Oaxaca tambi6n se desarroll6 la cultural mix-
teca, de la que se conocen sitios correspondientes a
los diferentes periods mesoamericanos. Se destac6
principalmente en su Altima fase, con avanzadas t6c-
nicas de cerAmica, metalurgia y tallado de jade y otras
piedras preciosas.
Cultura del Sureste y Centro America: Nos refe-
rimos aqui a la cultural maya que se extendi6 sobre
territories que actualmente correspondent a los esta-
dos mexicanos de Yucatan, Campeche, Chiapas, Te-
rritorio de Quintana Roo, parte oriental del Estado
de Tabasco, Repdblica de Guatemala, Belice y parte
occidental de Honduras, cultural cuya exposici6n cons-
tituira el tema de nuestra pr6xima conferencia.




















HISTORIC Y CULTURAL MAYAS


















Sobre una extension de 325,000 kil6metros cua-
drados, actualmente ocupados en gran parte por la
selva o llanuras semi-aridas, un pueblo alcanz6 hace
doce siglos el mayor grado de civilizaci6n que haya
conocido la America pre-colombina. Los mayas lo-
graron poblar con mayor densidad que ahora los te-
rritorios que correspondent a los Estados Mexicanos
de YucatAn, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y par-
te de Chiapas, ademis de Guatemala, Belice y parte
de Honduras y Salvador, territories que forman tres
grandes Areas naturales: 1) al Sur las tierras altas de
Guatemala y Honduras; 2) al centro, la selva del Pe-
ten, cuenca del Usumacinta y mitad meridional de
la peninsula yucateca; 3) las ilanuras semihridas del
Norte de YucatAn.
Nuestros conocimientos sobre la historic y cul-
tura mayas proceden por una parte de los vestigios
arqueol6gicos, y por otra de fuentes hist6ricas. En-
tre los vestigios arqueol6gicos, incluimos los tres c6-
dices mayas que se conocen hasta la fecha, ya que
mientras no se descifren totalmente no pueden con-
siderarse como fuentes hist6ricas. Entre 6stas tene-
mos las indigenas y las que nos dejaron los conquis-
tadores.
S61o tres c6dices o manuscritos jeroglificos han
sobrevivido a los siglos, a la destrucci6n de la cul-










tura maya, y al fanatismo religioso de los primeros
frailes espafioles, los Ilamados C6dices Desdensis,
Tro-Cortesiano y Peresiano, que se conservan respec-
tivamente en Dresden, Madrid y Paris. Los c6dices
son verdaderos libros hechos con la corteza converti-
da en pulpa de un Arbol de la familiar de los "Ficus".
Tenian la forma de una larga tira doblada como un
biombo. El papel recibia un baiio fino de cal sobre
cuya superficie se pintaban en various colors los je-
roglificos y las figures. Por lo que se ha podido des-
cifrar de estos manuscritos, no parecen contener nin-
guna information hist6rica sino apuntes sobre las
ceremonies rituales, hor6scopos, deidades que regian
la sucesi6n de los dias, tablas lunares y de eclipses, y
otros cAlculos cronol6gicos.
Hacia fines del siglo XVII y durante el XVIII, los
natives de YucatAn escribieron various libros en len-
gua maya con caracteres latinos, libros que recibie-
ron el nombre de Chilam Balam, es decir, los "li-
bros del profeta Balam (tigre)", alusi6n a un sacer-
dote que vivi6 en la 6poca de la conquista y se hizo
cdlebre por haber profetizado la Illegada de gente ex-
trafia y barbada, portadora de otra religion. Se han
encontrado various de estos libros, conociendose con
el nombre distintivo del pueblo en donde cada uno
apareci6. Se supone que son compilaciones o traduc-
ciones de textos jeroglificos prehispanicos ya desapa-
recidos. Presentan sintesis de cr6nicas relatives a la
historic de la peninsula de YucatAn anterior a la con-
quista; profecias y adivinanzas; narraciones y ora-
ciones; mitos y creencias; datos astron6micos y cro-
nol6gicos; relates de sucesos corrientes ocurridos an-
tes y despues de la conquista. De la marafia del texto
harto confuso, se han podido entresacar datos inte-









resantes para la reconstrucci6n hist6rica, aunque es-
tos datos deben manejarse con cuidado debido a fre-
cuentes incoherencias y contradicciones. Ademas los
datos arqueol6gicos no coinciden siempre con el con-
tenido hist6rico de estos textos, y por el contrario sue-
len contradecirlos.
En otra region del pais de los mayas, en Guate-
mala, se escribieron tambi6n despubs de la conquista,
en lengua maya y caracteres latinos, dos importantes
libros: El Popol Vuh y los Anales de los Cakchique-
les. El primero es el libro sagrado de los quich6s, y
gracias a 6l nos han sido trasmitidos importantes co-
nocimientos de la cosmogonia, mitologia, religion,
emigraciones e historic del pueblo quiche. Aparte de
su valor hist6rico y religioso, el Popol Vuh es una
obra literaria que se ha comparado con los poemas
6picos de los libros sagrados de la India. Los Anales
de los Cakchiqueles, como lo indica su nombre, tra-
tan de la historic de este pueblo, incluso de la con-
quista espafiola y acontecimientos imnediatamente
posteriores; tambien contiene datos sobre cosmogo-
nia, mitologia y religion.
Entre las fuentes hist6ricas que dejaron los con-
quistadores, sobresale la del obispo franciscano Fray
Diego de Landa, la "Relaci6n de las Cosas de Yuca-
tan", escrita hacia 1560, es decir, inmediatamente
despubs de la conquista. De no haber escrito tal obra,
Landa habria pasado a la historic Anicamente como
el responsible del escandaloso auto de fe de Mani, en
el que fueron colgados y atormentados miles de in-
dios, quemados un centenar, y destruidos cinco mil
idolos, trece altares, 197 vasos y veinte y siete rolls
de signos jeroglificos. Como cronista, Landa leg6 a
la posteridad parte del acervo cultural que como juez









de la Inquisici6n se esforz6 en destruir. Despubs de
aprender maya, Landa recogi6 directamente de in-
formantes indigenas datos de enorme importancia
etnol6gica sobre las creencias religiosas, las costum-
bres, la historic, los conocimientos cientificos y en
particular el calendario, datos sin los cuales la inves-
tigaci6n mayista no habria adelantado hasta el pun-
to en que se halla ahora.
A raiz de la conquista los vestigios de la cultural
maya cayeron en el mfs profundo olvido. Hasta fi-
nes del siglo XVIII las autoridades coloniales se ente-
raron del primer descubrimiento de una gran ciudad
maya -Palenque- y ordenaron su studio. El siglo
XIX marca el redescubrimiento de la Am6rica indi-
gena con los viajes e investigaciones de los grandes
exploradores europeos y norteamericanos -Waldeck,
Stephens, Maudslay, Maler, Charnay, Holmes, para
solo citar algunos de los mas destacados-. Con el si-
glo XX se inician las exploraciones e investigaciones
sistemAticas por instituciones cientificas entire las cua-
les el Museo Peabody de la Universidad de Harvard,
la Instituci6n Carnegie de Washington, el Museo de
la Universidad de Pennsylvania, el Instituto de Inves-
tigaciones de la America Media de la Universidad de
Tulane, el Museo de Historia Natural de Chicago, y
el Institute Nacional de Antropologia e Historia de
Mexico. Una copiosa bibliografia, aunque principal-
mente monografica y especializada, provee al estu-
dioso de un material important; sin embargo debe-
mos confesar que nuestra vision de la historic y de la
cultural de los mayas dista ain much de ser comple-
ta y exacta.
A la luz de nuestros conocimientos actuales, ba-
sados principalmente sobre los resultados de la in-









vestigaci6n arqueol6gica mis reciente, la historic de
los Mayas puede dividirse en los siguientes periods:
I.-Formativo: desde quizA un milenio antes
de nuestra Era hasta el siglo IV D. C.
II.-Clsico: del siglo IV al X D. C.
III.-Tolteca: del siglo X al XIII D. C.
IV.-Decadente: del siglo XIII a la Conquista
Espafiola.
I.-El period formative cuyo inicio en Meso-
america data cuando menos de un milenio antes de
Cristo, corresponde a un largo process de civiliza-
ci6n que fue comfin a various pueblos. Notables pro-
gresos en la agriculture permitieron la creaci6n de
centros estables de poblaci6n, y la vida sedentaria
condujo al invento y desarrollo de la cerAmica, asi
como a la elaboraci6n de un arte escult6rico vigoroso
dentro de su sencillez. Se construyeron plataformas
y las primeras pirAmides para templos de madera
con techo de palma. Las creencias religiosas se limi-
taban a la veneraci6n de algunos dioses que encarna-
ban fuerzas naturales. Durante este period la cultu-
ra maya no se distinguia todavia sensiblemente de
las que se formaban tambi6n en la meseta mexicana
culturala Arcaica) en la costa atlAntica culturala 01-
meca) y en el Sur de M6xico culturala Zapoteca). Sus
vestigios comprenden casi exclusivamente vasijas y
figurillas de barro, metates y otros implementos de
piedra, aparte de las plataformas y escasas pirAmides
ya mencionadas. Tales vestigios se encuentran en ca-
si toda la extension del Area maya.
II.-El period clAsico muestra en Mesoambrica
el florecimiento de varias cultures nacidas de un mis-
mo substrato y en consecuencia emparentadas en
cuanto a ciertos conocimientos t6cnicos, creencias re-










ligiosas y tendencies artisticas, pero que fueron di-
ferenciindose hasta presentar aspects muy peculia-
res: son las cultures Teotihuacana, Zapoteca y Maya,
para no hablar sino de las mas importantes. Dentro
del Area maya este florecimiento abarc6 en forma
mis o menos paralela y simultanea las diferentes re-
giones y se caracteriz6 por el mAximo desarrollo de
los recursos agricolas, dentro de una tMcnica rudi-
mentaria; la formaci6n de grandes nficleos de pobla-
ci6n con sus respectivos centros ceremoniales; el pro-
greso de la arquitectura estimulado por el crecimien-
to de la clase sacerdotal y la importancia y comple-
jidad cada vez mayores del culto; el impulse extra-
ordinario del arte al servicio de la religion; el desa-
rrollo de las ciencias astron6mica y matemftica a pe-
sar de la ausencia de instruments de precision; la
elaboraci6n de una escritura jeroglifica y de un ca-
lendario complicado y precise; la concentraci6n de
un poder politico y spiritual en una teocracia, y la
creaci6n de una eficiente jerarquia civil, religiosa y
military. Estilos propios fueron creandose en las dife-
rentes provincias dentro del marco de principios y
tecnicas fundamentals comunes.
Im.-Durante el period que Ilamamos tolteca,
se registry una ruptura del relative equilibrio en que
florecieron las cultures clAsicas mesoamericanas. El
regimen teocrAtico tendi6 a ser sustituido por un mi-
litarismo agresivo, dando lugar a guerras, invasiones,
migraciones, y trastornos sociales, que culminan en
el repentino colapso de los mayors centros cultura-
les. En el centro y sur del Area maya el colapso fue
total, pero en el Norte de YucatAn la vida cultural se
prolong en parte alterada y vivificada por la llegada
de grupos toltecas procedentes del centro de Mexico,









los que impusieron su dominio politico, riuevas tecni-
cas de construcci6n, costumbres y ritos diferentes que
se reflejan en el arte.
IV.-La intromisi6n de grupos 6tnicos extrafios
a la poblaci6n maya, la preponderancia de la casta
military, la rivalidad por la hegemonia political entire
los nicleos invasores, la introducci6n de mercena-
rios mexicanos y el incremento de los sacrificios hu-
manos, tuvieron como consecuencia una 6poca de de-
s6rdenes, intrigas y cruentas luchas, con una deca-
dencia cultural que condujo a la destrucci6n o aban-
dono de los grandes centros ceremoniales. Durante
este period las influencias toltecas fueron parcial-
mente absorbidas por el medio native, pero el impul-
so creador se habia apagado. A la llegada de los es-
pafioles la cultural maya, muerta desde hacia siglos
en las provincias centrales y meridionales, estaba
moribunda en YucatAn, en donde los numerosos caci-
cazgos enemigos entire si no pudieron opener a los
conquistadores sino focos aislados de resistencia b-
lica. Sin embargo la conquista total del pais maya no
se realize sino siglo y medio mas tarde con la toma
de Tayasal, en el Peten guatemalteco, refugio de los
Itzaes.
Es impossible, cuando menos con nuestros cono-
cimientos actuales, estimar con cierta exactitud la
importancia numbrica de la poblaci6n maya en su
Cpoca de florecimiento. En sus cAlculos, los investi-
gadores mis prudentes no se atreven a pasar del mi-
l16n de personas, mientras que Morley en su entusias-
mo por la civilizaci6n maya lleg6 hasta trece millo-
nes. La estimaci6n de Eric Thompson en dos a tres
millones de habitantes para toda el area maya debe
acercarse mAs a la realidad, aunque sea posiblemen-









te un poco baja. Teniendose en cuenta que en la ac-
tualidad cerca de dos millones de personas hablan la
lengua maya y que la densidad demografica debi6 ser
mayor entonces que ahora, a juzgarse por el gran
nimero de sitios arqueol6gicos que existen disemina-
dos en extensas regions ahora inhabitadas, creemos
que una cifra de cuatro a cinco millones puede pro-
ponerse sin temor a exagerar.
La homogeneidad fisica que present el pueblo
maya actual, y su diferenciaci6n del tipo mexicano,
es indudablemente el resultado de siglos de perma-
nencia en un relative aislamiento geografico, duran-
te los cuales los rasgos somaticos fueron marcAndose
cada vez mis. Sin embargo no constitute ningin
grupo independiente dentro del mosaico itnico ame-
ricano, ya que en otros pueblos de la costa del Golfo
Atlintico (Huaxtecas, Totonacas y Olmecas) se iden-
tifican caracteristicas semejantes. En forma general,
el maya actual es de baja estatura aunque bien mus-
culado. Resalta su hiper-braquicefalia que la prActi-
ca de la deformaci6n craneana hacia ain mayor en
los tiempos antiguos. El color pardo cobrizo de su
piel, el cabello negro, lacio y grueso, los ojos negros
o pardo obscure frecuentemente oblicuos, la pilosi-
dad escasa y la ocurrencia tambien frecuente de la
llamada "mancha mong6lica", confieren al tipo ma-
ya gran semejanza con los lejanos antepasados asiA-
ticos del hombre americano.
A pesar de que su alimentaci6n queda muy ale-
jada de las normas que marca la dietitica modern
(2,500 calories diarias y un 80% de carbohidratos),
el maya es vigoroso y trabajador. Es de naturaleza
inteligente, sociable y alegre. La limpieza personal
del yucateco es impresionante aunque el pais carece









de agua superficial y que la extracci6n de agua de po-
zo represent un problema a veces trAgico. Su fata-
lismo secular explica su espiritu tradicionalista y su
respeto a las leyes y costumbres; sin embargo no es
sumiso. Su concept de la justicia, de la honradez,
del respeto a la vida y bienes ajenos es notable. Los
lazos familiares son fuertes aunque desprovistos de
manifestaciones aparentes de afecto. Conserva toda-
via bastante de la mentalidad magica indigena, por lo
que su religiosidad, nunca fanAtica, es mas mezcla de
idolatria y superstici6n que verdadero sentimiento
mistico.
El idioma maya se divide en varias families, las
que a su vez pueden subdividirse en mayor nfmero
de grupos, comprendiendo cada uno de estos diferen-
tes lenguas y dialectos. Las principles lenguas ma-
yas son: la propiamente Maya de YucatAn; el Qui-
ch6, Cakchiquel, Kekchi, Mam, Pocoman, en Guate-
mala; el Lacand6n, Chol, Chontal, Tzeltal, Tzotzil y
Chafiabal, en Chiapas; el Chorti, en Guatemala y Hon-
duras, el Huaxteca, en la Costa Veracruzana y Ta-
maulipeca. La lengua maya original sufri6 notables
modificaciones en el norte de YucatAn con motivo de
las invasiones toltecas y de los mercenaries aztecas,
de habla nAhuatl, pero como lo dice Morley, tales mo-
dificaciones influyeron mas el vocabulario que la
morfologia y sintaxis. En la actualidad numerosas
palabras castellanas ban sido incorporadas al maya,
pero ademis el fen6meno inverso se produjo en Yu-
catan en donde el vocabulario espafiol comprende
innumerables mayismos, y en donde la fon6tica ma-
ya ha marcado con su sello peculiar la pronunciaci6n
del castellano.
Aparte de su lengua, a trav6s de los siglos el ma-










ya ha logrado conservar algunos rasgos culturales
pese al tremendo impact de la conquista espafiola y
a la imposici6n de una cultural totalmente distinta
a la suya. En lo material puede decirse que el cam-
pesino maya 'ive su existencia diaria en una forma
muy parecida a la de su antepasado de hace mil o mil
quinientos afios. Su principal ocupaci6n es el cultivo
de su milpa de maiz, y las t6cnicas que emplea son
las mismas que entonces, salvo quizA el uso de ma-
chete, hoz y hacha de metal en vez de los artefactos
de piedra. La choza en que habitat sigue generalmen-
te con exactitud el patron de la antigua, con sus mu-
ros de palos embarrados de lodo y su techo de palma
sostenido por un armaz6n de madera. Los escasos
muebles, es decir, pequefias bancas y mesas bajas de
fabricaci6n casera, son los'mismos con excepci6n de
la hamaca, probablemente importada de las Antillas
por los espafioles, en sustituci6n de la tarima de ma-
dera o la estera tejida en que dormia el indio antiguo.
En lo spiritual ha conservado por tradici6n oral
una series de costumbres y ritos. Por ejemplo la cere-
monia Ilamada del "hetzmek", cuando por primera
vez el nifio es cargado a horcajadas sobre la cadera,
en una especie de lejana anticipaci6n de los ritos de
pubertad. En el moment de la siembra del maiz se
siguen haciendo ceremonies en los campos asi como
en caso de sequia prolongada cuando los hombres en
cuclillas imitan la actitud y el grito de las ranas para
provocar por magia imitativa la caida de la lluvia.
Toda la economic de los pueblos mayas descan-
saba sobre la agriculture del maiz, cereal que repre-
sentaba cuando menos el 75% de su alimentaci6n.
El sistema de cultivo era el lamado de roza, es decir,
que se quemaba el monte, previa tumba de los Arbo-










les, antes de sembrar el grano. Al cabo de various afios
era precise cambiar de lugar ya que el rendimiento
bajaba sensiblemente cada afio, y es indudable que
con el crecimiento de la poblaci6n disminuyeran ra-
pidamente las extensions disponibles y se empobre-
ciera la tierra. La ausencia de corrientes superficia-
les y la falta de irrigaci6n artificial, hacia que las co-
sechas dependieran linicamente de las lluvias, y cuan-
do 6stas escaseaban el hambre se abatia sobre las po-
blaciones. Como species complementarias cultivaban
el frijol, la calabaza, el chile, la jicama, el camote
(boniato), la yuca, el tomate y el tabaco. Ademas
contaban con numerosas frutas silvestres.
Sus animals dom6sticos eran exclusivamente el
guajolote, la abeja y un perro mudo que cebaban pa-
ra comer. Por supuesto que se aprovechaban de la
care de los animals de caza que abundaban en los
montes. Su incipiente industrial comprendia princi-
palmente la elaboraci6n casera de sogas y tejidos de
henequen, telas de algod6n, la fabricaci6n de papel
para los c6dices y de lule para las pelotas de los jue-
gos rituales, la extracci6n de la sal en las salinas cos-
teras.
El comercio jugaba un papel important en la
economic de los mayas. Los comerciantes formaban
una clase privilegiada en la sociedad aunque no sa-
bemos si lleg6 a tener la importancia que alcanz6 en-
tre los Aztecas. Entre otras mercancias exportaban a
Tabasco (uno de los mayores centros de intercam-
bio commercial entire los pueblos mayas y nahoas), sal,
cera, miel, ropa de algod6n y esclavos, a cambio prin-
cipalmente de cacao y de adornos de jade. Conchas
rojas les servian de moneda. El comercio interno se
hacia utilizando simples caminos abiertos en el mon-










te y calzadas pavimentadas que unian las principa-
les ciudades mayas. Una de las mas famosas une los
sitios de Yaxuna cerca de Chichin-ItzA, y Coba cer-
ca de la costa oriental de la peninsula, cuyo trazo de
cien kilometros es casi exactamente recto y orientado
Este-Oeste. Por la costa y los rios que abundan en la
parte meridional de la peninsula y en Tabasco, se
realizaba el comercio entire los centros de Guatemala
v los de las lUanuras de Campeche y Tabasco, asi co-
mo con los pueblos del litoral. Como ustedes recorda-
ran, Col6n se cruz6 con comerciantes mayas en la Ba-
hia de las Islas, frente a Honduras, los que llevaban
en su canoa armas y adornos. Los mercados locales
asombraron a los conquistadores por la limpieza y
el orden que reinaba en ellos y por la cantidad y va-
riedad de los products.
Carecemos de datos precisos sobre la organiza-
cion social y political de los mayas en el period cIA-
sico. Sin embargo con to poco que podemios aprove-
char de las fuentes hist6ricas, la interpretaci6n de
los restos arqueol6gicos y la copiosa informaci6n com-
parativa que tenemos sobre los Aztecas, estamos se-
gutos que la sociedad miaya habia alcanzado un nota-
ble grado de desarrollo y estabilizaci6n, con classes
sociales perfectaiente diferenciadas y estratificadas.
Sc supone que el pais de los mayas estaba dividi-
do en species de provincias aut6noimas que se han
comparado con las ciudades-estados de Grecia, poli-
ticanente- independientes o quizh conio o sugien
'Thompson, integrando una Federaci6n, deutro delI
marco de una cultural uniform y un misuio idioimu.
En cada estado la mAxima autoridad adiniistraliva,
ejecutiva y probablemente eclesiAstica era el "halach-
uinic" (el hombre verdadero), cuyo cargo hereditario










permanecia generalmente en una misma familiar, pa-
sando de padre a hijo o a una rama colateral en caso
de faltar descendencia direct. Los sefores, cuyo nom-
bre maya (almenehoob), los que tienen padres y ma-
dres, venia a ser equivalent del castellano "hidal-
go", eran generalmente guerreros ennoblecidos o sus
descendientes, y gozaban de toda clase de privilegios.
estando a su cargo las funciones administrativas y
ejecutivas en las ciudades. Parece que poseian tierras.
estaban exentos de tributos v constituian una verda-
dera corte alrededor del soberano.
Los sacerdotes, en un sistema en donde la reli-
gi6n era el eje, disfrutaban de un prestigio cuando
menos tan grande como el de los sefiores. Segun el
cronista Cogolludo "los sacerdotes eran tenidos por
sefiores, cabezas y superiores a todos y eran los que
castigaban y prenmiaban, obedecidos con gran esme-
ro". Era seguramente la clase culta, por lo que se les
consultaba para todos los asuntos importantes de la
colectividad. Entre sus principles funciones eran las
de deterninar las fechas de las diferentes faenas
agricolas y de las fiestas religiosas, dar nombres a la
gente y establecer sus hor6scopos, predecir los acon-
tecinmientos futures, curar a los enfermos, hacer ofi-
cio de registro civil, rendir justicia, Ilevar a cabo to-
dos los ritos que acompafIaban el ciclo vital de los
mayas, escribir los co.dices, hacer observaciones as-
tronomicas y calculus para anunciar eclipses y deumas
fenomenos del cielo, educar a los futures sacerdotes
y trasmitir las tradiciones, etc. Su alta position social
no les eximia de sujetarse a la severa discipline ri-
tual observando las rigurosas reglas del culto (ayu-
uos, abstinencias, autosacrificios). Como eutre la no-
bleza, una complicada jerarquia reinaba en el sacer-









docio asegurando una eficiente division del trabajo
bajo la direcci6n del "Ah Kin", el Gran Sacerdote del
Sol.
Una clase o grupo intermedio, del que carecemos
de datos, seria el de los ricos en gran parte derivado
de las actividades comerciales.
La gran masa de la poblaci6n se componia de
"macehuales", segiin la denominaci6n mexicana, ca-
si todos campesinos y que constituia la inica clase
productora. Las tierras eran de propiedad comunal
y las labores se realizaban en gran parte colectiva-
mente. El campesino debia por supuesto no solo tra-
bajar para su propio sostenimiento y el de su fami-
lia, sino para el de los nobles y sacerdotes. Ademis
en el tiempo muerto que quedaba entire la cosecha
de un afio y las labores preparativas del siguiente,
debia colaborar en la construcci6n de los grandes
centros ceremoniales, extraer piedras de las cante-
ras, tallarlas, transportarlas; edificar las pirAmides,
los templos, palacios, juegos de pelota, terrazas, cal-
zadas y demas monuments. Aparte de su trabajo
entregaba tambi6n a los sefores, tributes en species,
products de lo que cultivaba, pescaba, cazaba o fa-
bricaba.
Aunque Landa sostiene que la esclavitud solo
apareci6 en YucatAn en tiempos relativamente re-
cientes, es probable que existiera desde tiempos mins
antiguos. En efecto, son frecuentes las reproduccio-
nes de cautivos en los monumentos esculpidos de nmu-
chas ciudades mayas, aunque no sabemos si no se tra-
ta mAs que de prisioneros destinados a los sacrificios.
Los cronistas mencionan las siguientes causes por
las que un individuo podia convertirse en esclavo:
ser reo de algin delito penal (robo, homicidio, adul-










terio) o por deuda; ser prisionero de guerra, haber
nacido de padres esclavos o haber sido secuestrado
de niiio y vendido como esclavo; ser huirfano y ha-
ber sido destinado al sacrificio por su tutor; haber
sido comprado en el comercio. El ser esclavo signifi-
caba tener que trabajar cuando menos tanto como el
macehual sin gozar de los derechos de este.
Paralelamente al desarrollo social, a la cada vez
mayor complejidad structural del conglomerado ma-
ya, fue creciendo y ramificindose la religion. Del
simple animismo de los lejanos tiempos pre-agricolas
en que todas las fuerzas naturales deificadas se ado-
raban con la minima intervenci6n del hechicero, la
religion se habia convertido en un complicado poli-
teismo que abarcaba no solo las fuerzas elementales
de la naturaleza sino series humans, animals y ve-
getales, astros y fen6menos celestes, incluso concep-
tos abstractos como por ejemplo las divisions arbi-
trarias del tiempo. La multiplicidad de los dioses de-
terminaba complicadas relaciones e interferencias en
las que una deidad podia darse a conocer bajo varias
advocaciones, o varias deidades relacionarse con un
solo concept. Curiosamente o quiza como conse-
cuencia de tal diversidad de dioses, cuya existencia y
ordenadas funciones dejaban suponer una voluntad
superior pre-existente, "creian los indios de Yucatin
-nos dice Cogolludo- que habia un dios vivo y ver-
dadero, que decian ser el mayor de los dioses y que
no tenia figure ni se podia figurar por ser incorp6-
reo. A 6ste llamaban Hunab Ku... De este decian
que procedian todas las cosas y como a incorp6reo
no le adoraban". Esta tendencia monoteista la encon-
tramos tambi6n mAs tarde apuntando en algunas
mentalidades selectas de los Aztecas.









Mencionaremos brevemente algunas de las divi-
nidades mayas. ItzamnA, senior de los cielos, del dia
y de la noche, es considerado a veces como hijo de
Hunab Ku; su identificaci6n en los c6dices y los mo-
numentos de piedra no es segura; es deidad benevola
asociada al sol y a la luna, y se cree que pudo ser un
heroe cultural deificado. Chac, dios de la lluvia, el
mas popular y venerado principalmente en el Norte
Arido de YucatAn en donde su mAscara con nariz en
forma de trompa encorvada estA reproducida profu-
samente; simboliza no solo la lluvia sino el viento, el
rayo, el trueno y el relampago, dividi6ndose ademis
en cuatro deidades para los cuatro puntos cardinals,
asociada cada una a un color determinado (rojo al
Este, blanco al Norte, negro al Oeste y amarillo al
Sur); era benefica por excelencia ya que le corres-
pondia asegurar las cosechas. Asociados con los cua-
tro Chaques estaban los cuatro Bacabes que reinaban
en los puntos cardinals, sosteniendo al cielo. El dios
del maiz era por supuesto uno de los mas importan-
tes, y es probable que era tambi6n divinidad de la
agriculture en general. Se ha identificado con Yum
Kax, el Sefior de los Bosques y de los Campos de los
filtimos tiempos de la historic maya; se representaba
como hombre joven cuya cabeza a veces se alargaba
en mazorca de maiz, y naturalmente era ben6fico
puesto que la vida de todos dependia de 61. La mis
important de las deidades malevolas, era obviamente
Ah Puch, la muerte, representada por un cuerpo se-
midescarnado o con sefias de descomposici6n; fre-
cuentemente iba acompaiada del perro, de la lechuza
o del ave mitol6gica "Moan", todos ellos de mal agiie-
ro. La diosa Ixchel amparaba muchos concepts apa-
rentemente incoherentes pero conexos en la mentali-









dad indigena, tales como la luna, el parto, la medici-
na, el arco iris y las inundaciones. La diosa Ixtab era
patrona de los suicides por ahorcamiento, los que se
suponia gozar de un paraiso especial; su recuerdo
subsiste en la Xtabay de las leyendas coloniales y ac-
tuales, la mujer hermosa que de noche vaga por los
campos y produce la muerte a los hombres que se le
acercan. Otros dioses eran Xaman Ek, la estrella po-
lar, Ek Chuah, patron de los mercaderes y viajeros al
mismo tiempo que deidad guerrera; los dioses de la
guerra y de los sacrificios humans; Kukulcin, la ser-
piente emplumada de origen tolteca, dios del viento,
del planet Venus y quizA tambi6n simbolo del rayo
(la serpiente de fuego que vuela en el cielo). Cada
uno de los trece cielos y de los nueve mundos infe-
riores poseia su propia deidad, y lo mismo los nfime-
ros y los periods cronol6gicos, es decir, los veinte
dias de cada mes, los 19 meses del afio, los 13 katunes
o periods de 20 afios y los periods mayores de su
cronologia.
El invento de la escritura jeroglifica, la cronolo-
gia y el calendario, por sabios sacerdotes, despubs de
minuciosas observaciones de los astros y repetidos
cAlculos, puso en manos del sacerdocio un arma de
dominio spiritual poderosisima. La armonia del me-
canismo celeste, la recurrencia de los astros en su
continue andar, debi6 sintetizar para los sacerdotes
el orden c6smico y la eternidad. Pero las observacio-
nes astron6micas les condujeron al conocimiento pre-
ciso de las estaciones del afio y con ello a la regula-
ci6n de las labores agricolas. El sacerdote, conocedor
del curso de los astros, que podia predecir eclipses y
demas fen6menos celestes, y anunciar el principio de
las aguas, fue considerado como el promoter de los









fen6menos, investido por los dioses de los poderes
necesarios. En una civilizaci6n esencialmente agrico-
la en que el sustento del hombre dependia en iltima
instancia de las condiciones atmosf6ricas, una reli-
gi6n que contaba con la ayuda de la astronomia y el
calendario tenia que alcanzar un dominio ilimitado.
El sacerdote ademAs no solo predecia lo que las ob-
servaciones del cielo realmente anunciaban, sino que
cre6 una verdadera astrologia que tambi6n se toma-
ba en cuenta para todos los actos de la vida empezan-
do con las diferentes fases de la agriculture.
El carActer agrario de la religion maya se perci-
be tambi6n en sus creencias cosmog6nicas. Varias
humanidades sucesivas fueron creadas por los dioses
despues de la tierra, los bosques, las aguas y los ani-
males. La primera humanidad fue de barro y resul-
t6 imperfecta y frAgil, no pudiendo por lo tanto col-
mar el prop6sito de los dioses quienes necesitaban que
se les alabara y rindiera homenaje; una inundaci6n
la destruy6. En un segundo ensayo los hombres se hi-
cieron de madera, pero eran tontos y malos, y care-
cian de sangre y coraz6n; una segunda inundaci6n los
destruy6, salvo algunos que se escaparon refugiando-
se en los Arboles y cuyos descendientes fueron los mo-
nos. Finalmente se hizo otra humanidad empleAndo-
se esta vez la masa del maiz y logrAndose entonces
hombres cabales y adecuados para servir a los dioses.
El maiz era pues algo mAs que la plant fundamen-
tal, vital de los mayas; era su propia came.
La existencia de deidades ben6ficas y mal6volas,
e incluso de caracteres favorables y contrarios en una
misma, muestra el dualismo que caracterizaba la re-
ligi6n, sus concepts del bien y del mal deificados y
en perpetua lucha. Todas las fuerzas de la naturaleza










personificadas por dioses combatian entire si, aliados
unos y enemigos otros, y el resultado de este antago-
nismo que se resolvia y volvia a plantearse eterna-
mente, era el destino del hombre. Se precisaba por lo
tanto ayudar a los dioses buenos para que salieran
victoriosos, y tratar de aplacar a los malos para que
fueran benignos. La construcci6n de templos, la ve-
neraci6n hacia los sacerdotes, el cumplimiento del
ritual, las ofrendas y los sacrificios, eran entonces los
medios para obtener de los dioses vida y salud, sus-
tento y felicidad. Hasta hace poco se pensaba que los
sacrificios humans eran desconocidos entire los ma-
yas hasta la llegada a Yucatin de los grupos toltecas.
Sin embargo despues del descubrimiento de las pin-
turas de Bonampak y del studio mis detallado de los
monumentos esculpidos, se ha Ilegado a la conclu-
si6n de que los mayas hacian tambi6n sacrificios hu-
manos, aunque sin duda en un grado muy inferior a
los aztecas. El autosacrificio, sacandose sangre de di-
versas parties del cuerpo, era tambien una de las pric-
ticas mis usuales para complacer a los dioses.
Antes de decir algunas palabras sobre la escritu-
ra y los conocimientos matemiticos y astron6micos
de los mayas, debe confesarse que much nos falta
para descifrar la escritura maya como se ha hecho
con la egipcia y la simera. En realidad bien poco se
ha adelantado en esta investigaci6n y si no fuera por
los datos que nos dej6 Landa estariamos probable-
mente en complete obscuridad al respect. La escri-
tura maya es jeroglifica, es decir compuesta de ele-
mentos ideograficos y otros fon6ticos. No existia un
verdadero alfabeto, ya que lo que Landa present co-
mo tal no es mAs que la equivalencia grafica maya
de los sonidos del alfabeto castellano. Varias tentati-









vas se han hecho para descifrar la escritura maya, de
la que conocemos mis o menos la tercera parte de
los signos ideogrAficos y muy pocos elements fon6-
ticos. El intent mAs reciente es el del joven etn6logo
sovi6tico Knorozov, del que solo nos ha llegado una
breve informaci6n que no permit ningfn juicio de-
finitivo pero que parece representar un esfuerzo serio
para encontrar el camino del desciframiento.
Lo que leemos hasta ahora en las inscripciones
mayas son principalmente datos cronol6gicos y refe-
rencias astron6micas y astrol6gicas. Se ha pensado
muchas veces que esto no debia constituir mAs que
el armaz6n cronol6gico de anales hist6ricos, pero tal
interpretaci6n parece carecer de fundamento. En
efecto, el registro de fechas fijas del calendario, co-
mo son los fines de katunes, es decir, periods de 20
afios, en numerosas ciudades diseminadas sobre todo
el territorio maya, sugiere mAs que un prop6sito his-
t6rico el deseo de conmemorar el paso del tiempo.
Muchas de las inscripciones deben registrar la fecha
en que un edificio fue dedicado al culto, fecha expre-
sada en t6rminos del calendario solar, del calendario
lunar, y de un calendario ritual, con las representa-
ciones de las divinidades patrons de los diferentes
ciclos cronol6gicos. Varias pAginas del C6dice de
Dresden estan dedicadas a un calendario del planet
Venus valido por 384 afios, lo que no es de extrafiarse
puesto que una de las principles preocupaciones de
los astr6nomos mayas parece haber sido las relacio-
nes entire los ciclos solar y venusino. Es possible que
los jeroglificos que afn no se descifran se relacionen
con los ritos correspondientes a las fechas, profecias
basadas en la astrologia, es decir species de hor6sco-
pos colectivos prediciendo la suerte de esperarse para









un lapso determinado y la manera de modificarla en
forma favorable, en caso necesario, mediante ofrendas
y sacrificios, pero nada hist6rico se vislumbra en las
inscripciones.
La necesidad de registrar periods de tiempo que
alcanzaban hasta millones de dias, condujo al inven-
to de un sistema numbrico ingenioso, sobre base vi-
gesimal y utilizando la posici6n de los valores para
former 6rdenes de diferentes magnitudes, sistema que
implicaba la concepci6n del cero y su uso como can-
tidad matemAtica. Este invento, una de las hazafias
intelectuales del hombre precedi6 en various siglos el
del sistema decimal nuestro, tambi6n basado sobre la
posici6n de valores y el concept del cero que reali-
zaron los Hindies y que trasmitieron por conduct
de los Arabes a la cultural occidental. La representa-
ci6n de los nAmeros del primer orden se-hacia gene-
ralmente mediante puntos con valor de la unidad y
barras con valor de cinco, teniendo el cero un signo
especial (una concha). Los nimeros de 6rdenes su-
periores se escribian con los mismos elements, co-
locados en column, cada grupo de signos valiendo
veinte veces mAs que el grupo inmediato inferior.
Con este sistema, alterado solamente en las uni-
dades del tercer orden (con valor de dieciocho en vez
de veinte) los mayas pudieron edificar su calendario.
La unidad era el dia (kin); 20 kines formaban un
"uinal", y 18 uinales un "tun", es decir un afio in-
completo de 360 dias; 20 tunes equivalian a un "ka-
tun", y 20 katunes a un "baktun", ciclo de cerca de
400 afios. Aunque las fechas generalmente no abar-
caban periods de mayor duraci6n, los mayas regis-
traban tambi6n el "pictun", igual a 20 baktunes, el
"calabtun" igual a 20 pictures, el "kinchiltun" igual









a 20 calabtunes, y el "alautun" o sea 20 kinchiltunes,
es decir veintitres billones cuarenta millones de dias,
aproximadamente sesenta y tres millones de afios.
Por supuesto que tales cAlculos no se necesitaban pa-
ra fijar fechas hist6ricas, e incluso la fecha que mar-
caba el principio de la Era quedaba completamente
afuera de su marco hist6rico ya que las inscripciones
mas antiguas dejan un lapso vacio de 3400 afios desde
tal inicio. Las inscripciones mayas suelen comenzar
por lo que llamamos cuenta larga o series inicial, la
que indica cuantos baktunes, katunes, tunes, uinales
y kines transcurrieron desde la Era.
Sin embargo el calendario no se limitaba a este
chlculo. En efecto las fechas se computaban ademis
en un calendario ritual de 260 dias, en el calendario
solar de 365 dias, y de acuerdo con las fases lunares.
El calendario sagrado o "tzolkin" se forma de la com-
binaci6n de los 20 dias del mes con nfimeros del 1 al
13, y se repite sin interrupci6n independientemente
del calendario solar. Su importancia era enorme ya
que servia de base a los hor6scopos que region todos
los actos de la vida del maya, empezando por su na-
cimiento. La divinidad patrona del dia en que nacia
se convertia en su angel de la guard, y si la desgra-
cia lo hacia venir al mundo en un dia nefasto, el sa-
cerdote indicaria la manera de neutralizar la mala
influencia. Este calendario se utiliza todavia en pue-
blos de las tierras altas de Guatemala, y como en los
tiempos antiguos se toma en consideraci6n tanto pa-
ra las siembras, cosechas y demis faenas agricolas,
como para los nacimientos y matrimonios.
El calendario solar de 365 dias se componia de
los 18 meses de 20 dias del tun ya mencionado, mis
un mes adicional de 5 dias, los que se consideraban









nefastos. El astr6nomo maya sabia que el anio solar
no era exactamente de 365 dias, por lo que al regis-
trar una fecha dada se indicaba mediante un calculo
que llamamos seriese secundaria" la correcci6n que
debia hacerse para que la fecha estuviese en concor-
dancia con el tiempo verdaderamente transcurrido
segin el sol. Se restaba por lo tanto un numero de
afios, meses y dias de la series inicial, puesto que el
calendario de 365 dias era demasiado corto y por lo
tanto adelantado al aiio solar. Los calculos de los sa-
cerdotes mayas Ilegaron a tal grado de precision que
su correcci6n calendfirica result un diezmil6simo de
dia m6s exacta que la que se hace con la intercala-
ci6n del afio bisiesto en nuestro calendario.
Habiendo observado que la revoluci6n de la luna
alrededor de la tierra era mas o menos 29 dias y me-
dio, los mayas establecieron un calendario lunar en
el que las lunaciones estan calculadas alternativa-
mente en 29 y 30 dias, salvo cuando se necesitaba co-
rregir el error acumulado que tal calculo implicaba,
lo que se hacia interpolando un mes extra de 30 dias.
Las inscripciones registran casi siempre el n6mero de
dias transcurridos desde la Altima luna (probable-
mente desde el novilunio), la duraci6n del correspon-
diente mes lunar y el nfmero de lunas transcurridas
en el medio afio lunar, ya que dividian el afio lunar
en dos grupos. Es obvio que al registrar una fecha da-
da en estos diferentes calendarios se obtenia una f6r-
mula cronol6gica de una precision absolute. Sin em-
bargo no siempre se empleaba este sistema, y prin-
cipalmente en YucatAn se utiliz6 otro, que llamamos
"cuenta corta" en que una fecha no queda situada en
terminos de tiempo absolute sino dentro de un ciclo
de cerca de 260 afios. Tal sistema era suficiente para









las necesidades del moment, pero a distancia no nos
permit saber con exactitud el lugar que una de esas
fechas abreviadas ocupa en la cuenta larga.
La preocupaci6n del maya antiguo por fijar en
centenares o millares de inscripciones el transcurso
del tiempo, es sin duda una de sus mAs peculiares ca-
racteristicas culturales. Hemos hablado ya de la apli-
caci6n prActica por los sacerdotes del manejo de los
calendarios, en una mezcla de astrologia y numerolo-
gia que les permitia establecer predicciones para to-
dos los aspects de la vida colectiva e individual, su-
peditAndolo todo a la influencia de las deidades que
regian no solo los periods cronol6gicos sino los nii-
meros mismos. El tiempo era para ellos una especie
de ronda en que varias series de dioses (los dias, los
meses y demAs periods, los nimeros, los astros), gi-
raban eternamente combinAndose en cada instant
sus respectivas influencias para determinar el desti-
no human. Como lo dijimos ya, la posesi6n de la
clave del tiempo tenia que ser el instrument mAs
poderoso de dominio en manos del sacerdocio dentro
de una sociedad dirigida por una teocracia. La vida
del maya dependia en todos instantes de la interpre-
taci6n que el sacerdote daba al paso del tiempo.
Pero por otra part se tiene la impresi6n de que
en su afan de controlar por razones prActicas el paso
del tiempo, el sacerdote maya cay6 en su propia tram-
pa y qued6 fascinado, a la vez asombrado, maravi-
lado y espantado, al descubrir con los secrets del
cosmos la eternidad del tiempo y lo infinitesimal del
hombre. Su preocupaci6n por el paso del tiempo de-
bi6 convertirse en una verdadera filosofia.
Es evidence que tal filosofia implicaba una acti-
tud fatalista, aunque existia siempre la posibilidad










de intentar la transformaci6n de un presagio infaus-
to en realidad ben6fica, mediante ofrendas y sacrifi-
cios, y si el intent fallaba era por supuesto porque
asi lo habian decidido los dioses. Ademfs se despren-
de del contenido de los libros sagrados que los mayas
como los aztecas creian que el mundo podia nueva-
mente ser destruido como lo habia sido varias veces
con anterioridad, y en manos de los sacerdotes que-
daba la suerte de la humanidad ya que ellos podian
descifrar en los misterios del cielo los signos anuncia-
dores de la tragedia c6smica y posiblemente impedir-
la. La entrega del hombre a la religion era pues ine-
ludible y absolute. Esa religion aprisionaba la cultu-
ra y sus fuerzas potenciales en un circulo cerrado, ya
que en su ronda eterna los ciclos cronol6gicos vol-
vian incesantemente a crear las mismas circunstan-
cias astrol6gicas causantes a su vez de los aconteci-
mientos humans.
Una pregunta que no puede dejar de surgir en
relaci6n con la cultural maya es: C6mo pudo acabar-
se en forma tan repentina? Varias respuestas ban si-
do esbozadas: cambios climatol6gicos, catastrofes
telhricas, epidemias y plagas, agotamiento intelec-
tual y decadencia social, crisis econ6mica y desorga-
nizaci6n political, invasiones extranjeras y trastornos
sociales. La hip6tesis de los cambios climatol6gicos
que hubieran hecho del Area maya una region excesi-
vamente hfimeda, al grado de que la selva creciera
demasiado rApidamente e impidiera toda labor agri-
cola, ha sido abandonada desde hace tiempo puesto
que ninguna huella de posibles cambios importantes
en el clima han sido observados. En cuanto a posi-
bles terremotos, si bien es cierto que ocurren con fre-
cuencia en Guatemala y Chiapas, por otra parte gran-










des zonas del pais maya, como son las tierras bajas
del Peten, el litoral atlAntico y la peninsula yucateca,
quedan absolutamente afuera de la region afectada
por los sismos.
Las plagas agricolas y las epidemias pueden y
deben haber ocurrido, pero no estA probado que el pa-
ludismo y la fiebre amarilla, que se dijo pudieron
haber determinado las migraciones en masas y la
desaparici6n de grandes nfcleos de poblaci6n, exis-
tieran en Am6rica antes de la conquista, siendo por
el contrario probable que fueron importados por los
espafoles. El agotamiento intellectual es un hecho que
se refleja en las manifestaciones artisticas de los il-
timos tiempos del period clAsico, pero no en un gra-
do suficiente como para explicar el repentino de-
rrumbe de la cultural maya; es evidence indicio de
una incipiente decadencia pero no puede tomarse co-
mo causa y sobre todo como causa decisive.
Morley propone como causa fundamental el co-
lapso agricola, debido a la t6cnica de cultivo que por
los repetidos desmontes y quemas de extensions ca-
da vez mayores, hubiera transformado los bosques
primitives en sabanas impropias para la agriculture.
Sin embargo no debe olvidarse que hay en el Area
maya muchas regions cuyo suelo feraz estA cons-
tantemente fertilizado por inundaciones, y otras en
que la precipitaci6n pluvial es tan abundante que al
poco tiempo de quedar abandonado un terreno des-
pu6s de various afios de cultivo intensive, es de nuevo
el bosque alto el que vuelve a surgir sin que se pro-
duzcan sabanas.
Como lo recalca Thompson, se ha confundido
err6neamente la cesaci6n de inscripciones y de cons-
trucciones, con el abandon de un sitio, como si la vi-









da se hubiera vuelto en 6ste de repente insostenible.
En realidad sabemos por los vestigios que encontra-
mos en la exploraci6n de los centros arqueol6gicos,
que la ocupaci6n proseguia aunque las actividades
culturales se habian detenido. Se sabe tambi6n por
los cronistas y por el viaje de Cort6s a las Hibueras,
que en el siglo XVI numerosos centros de poblaci6n
existian en el Area maya, algunos densamente pobla-
dos aunque su cultural no seria mas que un phlido re-
flejo de la 6poca clasica. Debe por lo tanto tratarse de
explicar las posibles causes del ocaso propiamente
cultural y no la desaparici6n del pueblo maya que
nunca ocurri6.
Es probable que la concomitancia de causes in-
ternas -econ6micas, political y sociales- y externas
-presi6n o invasion de grupos extranjeros-, haya
determinado el colapso cultural. Es evidence que exis-
tia una contradicci6n orgAnica insoluble entire las po-
sibilidades limitadas de una t6cnica agricola atrasa-
da y el desarrollo creciente de la poblaci6n. Esta con-
tradicci6n iba agravAndose con el peso cada vez ma-
yor de las classes no productivas sobre el campesina-
je. El incremento en la construcci6n de centros ce-
remoniales, la mayor complejidad del ritual, el au-
mento del n6imero de sacerdotes y guerreros, hacian
mis y mAs dificil que la producci6n agricola bastara
para toda la poblaci6n. Esta debi6 resistir durante
generaciones la creciente opresi6n, puesto que la fe
en los dioses y la obediencia a sus representantes te-
nian hondas raices en la mentalidad indigena, pero
es probable que la presi6n lleg6 a tal grado que se
produjo la rebeldia campesina en contra de la teocra-
cia, una especie de "jacquerie" como en la Francia
del siglo XIV o como dice Thompson de "squarsons"









como ocurri6 en Inglaterra durante el siglo XVIII.
Es probable tambi6n que estos acontecimientos coin-
cidieran con una mayor presi6n externa, ya que la
6poca en que parece paralizarse la cultural maya es la
misma que marcan migraciones de pueblos del alti-
piano mexicano, los cuales sufrian tambi6n trastor-
nos internos y estaban empujados hacia el sur por
olas de tribus afin bArbaras procedentes del norte.
Esas migraciones produjeron una desarticulaci6n de
los grupos ubicados en su camino y una verdadera
reacci6n en cadena que debi6 contribuir a que se en-
cendiera la chispa de la rebeldia campesina.
Por supuesto que es dificil saber la verdad en
vista de que ninguna fuente hist6rica pudo captarla
y que solo nos esforzamos en deducirla de vestigios
arqueol6gicos, de acontecimientos mas tardios que
ofrecen paralelismos en la historic del norte de Yu-
catan, y de una elemental comparaci6n con los suce-
sos de la historic universal. Pero es evidence, como di-
jo Armillas, que "las probabilidades de que cultures de
este tipo (nosotros agregaremos la maya en particular)
-enormes superestructuras sobre fundamentos tecno-
16gicos-econ6micos insuficientes- sobrevivan a crisis
socio-econ6micas graves, parecen ser muy pocas". En
los casos en que como en el centro de Mexico otras
civilizaciones menos elaboradas, estratificadas y es-
pecializadas que la maya, resolvieron sus crisis me-
diante la fusi6n (impuesta por cierto) con pueblos
nuevos y vigorosos, invasores semibArbaros carentes
de organizaci6n definitive y con posibilidades de asi-
milar otra cultural inyectAndole sangre e impulses
nuevos, en tales casos nacieron nuevas sociedades que
lograron desarrollar cultures peculiares como la Tol-
teca y la Azteca.









Pero al rebelarse contra la minoria teocritica
que lo oprimia, el pueblo maya destruy6 el ndcleo
rector de su cultural, sin que otros pueblos trajeran
nuevos impulses y patrons diferentes para la ela-
boraci6n de otra cultural, salvo en el norte de Yuca-
thn en donde la llegada Tolteca prolong la vida cul-
tural, como ya lo hemos dicho. Los grandes centros
ceremoniales de las provincias centrales y meridiona-
les dejaron casi bruscamente de registrar inscripcio-
nes (fin del siglo IX) interrumpieron su actividad
constructive y su creaci6n artistic, pero la pobla-
ci6n sigui6 viviendo durante siglos en las ruinas de
los templos, volviendo a un ritual sencillo, dom6stico
como en los tiempos remotos de la 6poca formativa,
y como se observa adn entire los lacandones de la
selva chiapaneca. Por falta de directives y de imposi-
ciones, a6n su actividad fundamental, el cultivo, fue
menguando limitindose a lo estrictamente indispen-
sable. La selva no tard6 en apoderarse de nuevo de
los centros ceremoniales y de las milpas, acorralan-
do al hombre. A la llegada del hombre blanco, en la
enorme extension que ocuparon los mayas, solo va-
gaba el fantasma de la cultural mas brillante que ha-
bia conocido la America prehispanica.















r


'Cl


,
'" ~~d:
~ ~
.r
'-n~
~-------


PIILAMIDE DIE KIJKIIIKAN ( CA ''III)1. I CHIC (IIIEN ITZA, YIIC'ATAN, MIXI CO


(l-'oo IpOr 4-1 Dr. FIelipe Martinei/, Arang". Archivo
fdit it IIniversidal de Oriente, Saunliio tile (tl)a?).


'C.

2>-



















TU
,,.'A


(,'IJADItAN(1J1.) DII: I-IS A IS. IJXMAI.. YUCATI'A N, MI*:X 1(7).

V Mi.A. A rchi v. 11. dIe 0.1


.IR'.1


I
~r a

~k~ -
~g~~3': I






































































UNO DE LOS TEMPLOS DE PALENQUE. CHIAPAS. MEXICO.



(Foto: F. M. A.-Archivo U. de O.)

83




































































EL MIRADOR DE LABNA, YUCATAN, MEXICO.



(Foto: F. M. A.-Archivo U. de O.)

85























;,r






TEMPLO DE EL ADIVI1O. UXMAL. YUCATAN. MEXICO.

(Foto: F. M. A.-Archivo U. de O.)
^^^^HBI ^^^^^^^-^ -4
^Bl^ *^^"'
^^^K^'i~tji^^S^














(Foto: F. M. A.--Arehivo U.



















Ir


liA.

4C *-j


ik.


ARCO DE ENTRADA AL CUADRANGULO DE LAS MONJAS,
UXMAL, YUCATAN, MEXICO.
(En la foto las seioritas Martinez Repilado, de Santiago de Cuba).


(Foto: F. M. A.-Archivo U. de 0.)










































EL CHICHAM1-CHOB. CHICKEN ITZA. YUCATAN. MEXICO.


LABNA: ESQUINA DE LA FACHADA DEL PALACIO. YUCATAN. MEXICO.

(Fotos: F. M. A.-Archivo U. de O.)

























r




-r -
I ".. .. "


VISTA GENERAL DEL TERRITORIO ARQUEOLOGICO DE LA CIUDAD MAYA
DE UXMAL, YUCATAN, MEXICO. (El Profesor Felipe Martinez Arango. de la Uni-
versidad de Oriente. Cuba, en lo cimero del Templo El Adicino).
(Foto por la nifia Angalica Martinez. Archive de
la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba.


GRAN PALACIO DE EL ZAYIL, YUCATAN. MEXICO.
(Foto: F. M. A.-Archivo U. de 0.)


WOW


L


I~


II -







































v .


TORRE DEL OBSERVATORIO CARACOLL). CHICHEN ITZA,
YUCATAN. MEXICO.








-gL


S.. u *









-













JUEGO DE PELOTA Y TEMPLO DE LOS JA(UARES. CHICHEN ITZA.
YUCATAN. MEXICO.

(Fotos: F. M. A.-Archivo U. de O.)




















ARTE MAYA


















En otra conferencia esbozamos un esquema his-
t6rico del pueblo maya y un cuadro general de su
cultural del que omitimos intencionalmente el aspect
artistic pensando que bien podia dedicirsele una
conferencia entera. En el intent de reconstrucci6n
hist6rica nos referimos a cuatro periods:
I.-FORMATIVO (desde quizA un milenio antes
de nuestra Era hasta el siglo IV D. C.). Corresponde a
un process de civilizaci6n que fue coming a los dife-
rentes pueblos de Mesoam6rica y que se caracteriz6
por notables progress en la agriculture (maiz prin-
cipalmente), la aparici6n de la cerimica, los prime-
ros balbuceos de la arquitectura ceremonial, y una re-
ligi6n sencilla limitada a algunas deidades represen-
tando las fuerzas naturales.
II.-CLASICO (del siglo IV al X D. C.). Este pe-
riodo muestra el florecimiento independiente de las
civilizaciones nacidas de un fondo cultural coming. En
el Area maya este florecimiento abarc6 simultanea-
mente todas las regions aunque cada una de 6stas
elabor6 su propio estilo. En este period los mayas
desarrollaron al mAximo su agriculture, crearon nu-
merosos y grandes centros ceremoniales, realizaron
notables progress en astronomia y matemiticas, in-
ventaron una escritura jeroglifica y un complicado
calendario; el arte al servicio de la religion recibi6









fuerte impulse. Una teocracia omnipotente, ayudada
por eficiente jerarquia civil, religiosa y military, ase-
guraba la cohesi6n social.
III.-TOLTECA (del siglo X al XIII D. C.). Hacia
el siglo X las actividades culturales cesaron en forma
casi repentina en las ciudades centrales y meridiona-
les del area maya por motives que suponemos a la vez
econ6micos (desequilibrio entire una tecnica agricola
rudimentaria y el crecimiento demogrAfico), politi-
cos (mayor presi6n de las classes dirigentes no pro-
ductivas para obtener del pueblo campesino los re-
cursos necesarios a su sostenimiento y a las necesida-
des cada vez mayores del culto) y sociales (rebeldia
de masas campesinas y probable destrucci6n fisica
de la teocracia); motives agravados por circunstan-
cias externas ya que la misma 6poca registra grandes
movimientos de pueblos desplazados del altiplano me-
xicano y empujados hacia el Sur. En el Norte de Yu-
catAn la llegada de algunos de estos grupos, los Tol-
tecas, produjo una vivificaci6n cultural debido a la
aportaci6n de nuevas tMcnicas e ideas.
IV.-DECADENTE (del siglo XIII a la conquista
espafiola). La intromisi6n de gente no maya en Yuca-
tfn, la rivalidad entire families reinantes, la prepon-
derancia de la casta military y el incremento de sacri-
ficios humans, trajeron guerras y luchas intestines
con su consecuente decadencia cultural, de tal modo
que al llegar los espafioles los mayas vegetaban en
las ruinas de los grandes centros, divididos en caci-
cazgos enemigos entire si.
En el cuadro cultural trazado a grandes rasgos
en la conferencia anterior, procuramos hacer resal-
tar el grado de civilizaci6n alcanzado por los mayas,
el que se reflejaba en su recia organizaci6n political,










su division en classes sociales bien diferenciadas, sus
adelantados conocimientos astron6micos, su escritu-
ra, su calendario, su religion elaborada. Insistimos
particularmente sobre el caricter omnipotente de la
religion que era a la vez el poder politico, el absolute
dominio spiritual y la sabiduria al servicio de los
dogmas. Aunque la civilizaci6n maya naci6 del mis-
mo tronco comfin a los demis pueblos mesoamerica-
nos, que una misma savia ktnica la alimentaba, que la
vida material del hombre maya, zapoteca y teotihua-
cano se deslizaba por sendas semejantes, que muchos
de los concepts fundamentals de su ideologia eran
los mismos, es evidence que la cultural maya lleg6 a
diferenciarse extraordinariamente de las demas. Asi
tambi6n su arte, tan peculiar que a veces se siente to-
talmente extrafio al arte mesoamericano, en la medi-
da en que 6ste puede considerarse en conjunto.
Buscar las causes que orientaron a un arte en
una direcci6n dada y que le dieron su esencia propia,
es tarea dificil y peligrosa ya que entraiia el proble-
ma de la genesis misma de la expresi6n artistic, pro-
blema complejo, de multiples inc6gnitas, para el que
se ban propuesto muchas soluciones y que en reali-
dad sigue escapandose a las redes de la investigaci6n.
Es evidence que si el arte maya adquiri6 perfiles
tan propios se debe en parte a la homogeneidad 6tni-
ca del pueblo que lo cre6, a aptitudes cong6nitas y al
relative aislamiento geogrifico en que vivi6 durante
various siglos, libre de fuertes influencias externas y
de fusiones con otros pueblos, haciendose la debida
salvedad en cuanto a lo que ocurri6 en el Norte de
YucatAn en la 6poca Tolteca. La estructura politi-
co-social perfectamente estabilizada, es otro factor
que debe haber contribuido a la inalterabilidad y per-










duraci6n de las normas esteticas. El medio tropical,
fascinador y exuberante pudo agudizar la sensibili-
dad del artist maya, despertar su fantasia y sensua-
lidad, imprimiendo en su mente la agitaci6n febril
de la selva, las vibraciones sutiles de luz y sombras,
el despilfarro de los colors, el capricho de las formas.
Pero es probable que es a trav&s del studio del
caracter de su religion que podremos acercarnos un
poco a las raices del arte maya. Es obvio que se trata
de un arte religioso como todo el arte de Mesoambri-
ca, nacido de la necesidad de expresar en figures los
concepts religiosos para ponerlos al alcance de los
creyentes, ya que para la mentalidad magica del in-
digena la representaci6n de la divinidad era realmen-
te la divinidad, y era mediante esa representaci6n que
podia invocar la ayuda divina. Sin embargo si lo com-
paramos con el arte del altiplano mexicano, el Azte-
ca por ejemplo, resalta el espiritu diferente que lo
anima.
"El arte azteca -como escribi en otra oportuni-
dad-, refleja como ningin otro la lucha ineludible
y est6ril en la que el hombre trataba de asegurar con
la muerte la continuidad de la vida. La presencia de
la muerte en el arte mexicano nace de la afirmaci6n
de su instinto vital. La existencia del cosmos estaba
constantemente amenazada por la lucha entire dioses
rivals; tremendous cataclismos habian acabado con
anteriores humanidades y los terremotos acechaban
a la de entonces; el fin de cada ciclo de 52 afios podia
marcar el t6rmino de la vida colectiva; todo en el
universe era combat cruel y mortal, y se hizo preci-
so que los hombres muriesen para que los dioses vi-
viesen... Se comprende entonces que cuando el Az-
teca aparece en el arte de M6xico, generalmente en-










vuelto en los complejos atributos de los ritos, es ca-
si siempre su mAscara de indiferencia la que presen-
ta, indiferencia a la vida y a la muerte que elabor6
en el autosacrificio, inica defense que en la soledad
de su coraz6n viril el mexicano forj6 con su propio
dolor".
Un aire mas amable se respira en el arte maya,
aunque su religion tambi6n estaba basada sobre el
antagonismo entire los dioses y que preveia la posibi-
lidad de catAstrofes que destruyeran la humanidad.
En nuestra conferencia anterior sobre Cultura Maya
en general, insistimos sobre el extraordinario predo-
minio del sacerdote maya quien, gracias a sus cono-
cimientos astron6micos y matemiticos transforma-
dos en esoterica mezcla de astrologia y numerologia,
podia alterar los designios originales de los dioses vol-
viendo ben6ficos los augurios nefastos. Dijimos c6mo
el sacerdote, conocedor del curso de los astros, que
podia predecir eclipses y otros fen6menos siderales y
anunciar el principio de las lluvias, lleg6 a ser consi-
derado como el promoter de estos fen6menos. Esa
identificaci6n del mediador con la deidad, ese poder
sobrenatural del sacerdote para mover a voluntad so-
bre el tablero de su ciencia magica a los dioses-nfime-
ros, los dioses-astros, los dioses del tiempo, en busca
de combinaciones favorables, debe haber conducido,
cuando menos en las regions centrales y meridiona-
les en donde naci6 y alcanz6 su mAximo desarrollo el
culto cronol6gico, a una glorificaci6n del sacerdocio,
por lo que como dice Westheim "lo que el arte maya
refleja en forma tan fascinante y a veces con tanto
preciosismo, es el espiritu de este feudalismo cleri-
cal".
En efecto lo que se percibe desde la primer im-









presi6n en el arte maya es la presencia del hombre, el
sacerdote, el senior, el prisionero, el esclavo, y ain
cuando son concepts mitol6gicos o filos6ficos los
que se expresan, es con frecuencia a trav6s de la fi-
gura humana, reproducida con realismo. Esta ten-
dencia a apartarse de lo meramente simb6lico, o a
humanizar el simbolo, marca al parecer una preocu-
paci6n ya de esencia est6tica. Se ha tratado de negar
en lo absolute que el arte mesoamericano pudiera re-
flejar algo mAs que concepts migico-religiosos. Tal
actitud nos parece demasiado simplista. La creaci6n
artistic tiene sus leyes propias que actian debajo de
la voluntad de expresi6n. El arte religioso, en escala
universal, muestra c6mo sin salirse del tema y de las
intenciones el artist suele dejar que corra su inspi-
raci6n, en el adorno, la modulaci6n y el ritmo, pro-
ductos de su propio temperament. Existe indudable-
mente en el arte maya algo de este factor individual
en gran parte constrefiido por las normas ideol6gi-
cas, pero que explicaria la fantasia en la composici6n
y el detalle, la libertad y sutileza del trazo, la elegan-
cia de los movimientos, la delicada sensibilidad de
las formas.
Nos estamos refiriendo al arte maya como a una
unidad, cuando en realidad present diferentes esti-
los, algunos muy cercanos entire si, otros por el con-
trario, bastante disimiles. Hasta la fecha no se ha po-
dido definir una evoluci6n muy precisa del arte maya
y es mAs factible estudiarlo en sus variantes espacia-
les que por etapas. En lines generals pueden reco-
nocerse dos grandes grupos estilisticos: uno que abar-
ca las ciudades meridionales ahora perdidas en la
selva humeda y casi impenetrable del Peten de Gua-
temala, Belice y en M6xico, Chiapas, Campeche, Quin-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs