• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Razón de esta obra y homenaje al...
 Communicacion del historiador de...
 Respuesta del alcalde municipal,...
 Comunicacion del historiador de...
 Respuesta del Dr. Ezequiel García...
 Informe del historiador de la ciudad...
 El escudo de la Habana. Consideraciones...
 Apendice primero
 Apendice segundo
 Apendice tercero
 Apendice carto
 Apendice quinto
 Apendice sexto
 Apendice septimo
 Apendice octavo
 Mensaje del alcalde municipal al...
 Certificacion del acuerdo del ayuntamiento,...
 Comunicacion del historiador de...
 Certificacion del acuerdo del ayuntamiento,...
 Veto del alcalde municipal al acuerdo...
 Comunicacion del historiador de...
 Impugnacion del acuerdo del ayuntamineto...
 Table of Contents














Group Title: El escudo oficial del municipio de la Habana : iniciativa del historiador de la ciudad. El escudo de la Habana : consideraciones relativas a las armas y ornamentos usados antiguamente y en la actualidad por el Ayuntamiento de la Habana
Title: El escudo oficial del municipio de la Habana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074417/00001
 Material Information
Title: El escudo oficial del municipio de la Habana Iniciativa del historiador de la ciudad. El escudo de la Habana: consideraciones relativas a las armas y ornamentos usados antiguamente y en la actualidad por el Ayuntamiento de la Habana
Physical Description: 1 p. l., <7>-154 p., 2 l. : front., illus., XXII pl. (incl. facsims., coats of arms) on 11 l. ; 27cm.
Language: Spanish
Creator: García Enseñat, Ezequiel, 1862-1938
Havana (Cuba) -- Ayuntamiento
Publisher: Municipio de la Habana
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1943
 Subjects
Subject: Heraldry -- Cuba -- Havana   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por el dr. Ezequiel García Enseñat. Mensaje del aclalde municipal. Acuerdos del Ayuntamiento. Otros documentos.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074417
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000141364
oclc - 26611822
notis - AAQ7509

Table of Contents
    Front Cover
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Razón de esta obra y homenaje al Dr. Ezequiel García Enseñat
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Communicacion del historiador de la ciudad, Dr. Emilio Roig de Lechsenring, al alcalde municipal, Dr. Antonio Beruff Mendieta, exponiendole la necesidad de dotar al municipio de la Habana de un escudo oficial
        Page 15
        Page 16
    Respuesta del alcalde municipal, aceptando la anterior sugerencia
        Page 17
        Page 18
    Comunicacion del historiador de la ciudad al Dr. Ezequiel García Enseñat, solicitando de éste un estudio hitórico-heráldico sobre el escudo de la Habana
        Page 19
        Page 20
    Respuesta del Dr. Ezequiel García Ensenat a la solicitud del historiador de la ciudad
        Page 21
        Page 22
    Informe del historiador de la ciudad al alcalde municipal, acompanandole el estudio redactado por el Dr. Ezequiel Garcia Ensenat, sobre el escudo de la Habana
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    El escudo de la Habana. Consideraciones relativas a las armas y ornamentos usados antiguamente y en la actualidad pro el municipio de la Habana. Estudio por el Dr. Ezequiel Garcia Ensenat.
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Apendice primero
        Page 77
    Apendice segundo
        Page 78
    Apendice tercero
        Page 78
        Page 79
    Apendice carto
        Page 80
    Apendice quinto
        Page 80
    Apendice sexto
        Page 81
    Apendice septimo
        Page 82
    Apendice octavo
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Mensaje del alcalde municipal al ayuntamiento, recomendando la aprobacion del informe del historiador de la ciudad sobre el escudo de la Habana
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Certificacion del acuerdo del ayuntamiento, de fecha 11 de noviembre de 1938, aprobando el mensaje del alcalde municipal sobre el escudo de la Habana
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Comunicacion del historiador de la ciudad al presidente del ayuntamiento sobre revocacion parcial del acuerdo de 11 de noviembre de 1938 sobre el escudo de la Habana
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Certificacion del acuerdo del ayuntamiento, de fecha 24 de noviembre de 1938, sobre remocion del escudo en marmol colocado en la portada de la fachada principal del palacio municipal
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Veto del alcalde municipal al acuerdo del ayuntamineto de fecha 24 de noviembre de 1938 sobre el escudo de la fachada principal del palacio municipal
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Comunicacion del historiador de la ciudad al presidente de la academia de la historia de Cuba solicitando la opinión de esa corporación sobre remoción del escudo de la fachada principal del palacio municipal, y acuerdo de la academia de la historia de Cuba
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Impugnacion del acuerdo del ayuntamineto de la Habana de fecha 22 de noviembre de 1938, sobre el escudo de la Habana, rechazada por la secretaría de gobernación
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Table of Contents
        Page 155
        Page 156
        Page 157
Full Text


















EL ESCUDO OFFICIAL DEL MUNICIPIO
DE LA HABANA










El Escudo Oficial


del



Municipio de La Habana


INICIATIVA DEL HISTORIADOR DE LA CIUDAD.
EL ESCUDO DE LA HABANA: CONSIDERACJONES
RELATIVES A LAS ARMAS Y ORNAMENTOS USA-
DOS ANTIGUAMENTE Y EN LA ACTUALIDAD
POR EL AYUNTAMIENTO DE LA HABANA, POR
EL DR. EZEQUIEL GARCIA ENSERAT. i -
MENSAJE DEL ALCALDE MUNICIPAL. -
ACUERDOS DEL AYUNTAMIENTO. -
OTROS DOCUMENTS. .- .-






MUNICIPIO DE LA HABANA
Administraci6n del Alcalde
DR. RAUL G. MENOCAL
1943

















LATIN
AMERICA


















Raz6n de esta obra y homenaje

al Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat

EMOS considerado siempre que nuestro cargo official de His-
toriador de la Ciudad de La Habana nos imponia como deber
principalisimo la revision de nuestro pasado colonial, con
tistas a su veraz y just esclarecimiento hist6rico y a su mds am-
plia divulgaci6n popular, inspirada esa labor, como todas las que
realizdramos, en un elevado prop6sito nacionalista, ya que enten-
demos que el historiador-como todo intelectual-no puede ni debe
encerrarse en la torre de marfil de sus investigaciones o studios,
sino que ha de tener muy present las necesidades espirituales y
inateriales de su patria, en el presented y en el future. Y entire
nosotros, el sentido de la cubanidad, por una series de irunstan-
cias hist6ricas y por la misma forma peculiarisima en que se
produjo el paso de la Colonia a la Republica, ha de merecer la
vigilante preocupaci6n de los que no podemos eludir las respon-
sabilidades sociales emanadas de las disciplines a que nos hemos
consagrado o de la funcid6 publica de cardcter marcadamente
educative y cultural que desempe iamos.
Por lo tanto, no podemos aceptar que la conservacin de los
elements, reales o simbdlicos, representations del pasado colonial,
se efectie en form tal que perjudique al cabal desenvolvimiento
o afianzamiento de ese sentido de cubanidad a que nos acabamos
de referir, para que no result que dichos elementos dejen de ser
otra cosa que reliquias, es deeir, "vestigios de cosas pasadas", y
se conviertan en fuerzas vivas de acci6n antipatri6tica, man-
tenedoras de instituciones o principios contrarios al present r&-
gimen republican, a su consolidaci6n, progress y engrandeci-
miento.
Ast, al informer a la Alcaldia sobre la necesidad de regular
la denominacidn de las calls de La Habana y restituirles sus nom-
bres antiguos, tradicionales y populares, recomendamos, y fue










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


aceptado, que esta restitucidn se lUevara a cabo, "siempre que no
hiera el sentimiento patri6tico cubano"; asi hemos impedido la
destrucci6n o desaparici6n de edificios y monumentos de valor
historico o artistic merecedores de conservarse en el lugar en
que fueron levantados; pero, en cambio, propugnamos la remocion
de otros monumentos, como el de Fernando VII en la Plaza de Ar-
mas Carlos Manuel de Cespedes, que debe ser sustituido por la
estatua del Padre de la Patria, primer Presidente de la Repzblica
de Cuba en Armas, conservdndose esa estatua del rey fel6n y
despreciable persona en el Museo de la Ciudad de La Habana,
solo como reliquia hist6rica, despojada del homenaje cubano-
inaceptable-que envuelve su permanencia en aquel lugar.
Del simbolismo representative de Estados o poblaciones que
tienen las banderas y escudos, es absolutamente impossible pres-
cindir; y del mismo modo que Cuba, al constituirse en Repiubliea,
no podia conservar la bandera y el escudo de la monarquia espa-
ilola, su exmetr6poli, resultaba il6gico que La Habana, capital de
la nueva repfblica, mantuviese en su escudo aquellos atributos
correspondientes a la ya desaparecida soberania espailola.
Como se explica en los documents que integran este volume,
desde los comienzos de nuestra actuaci6n en el cargo de Historia-
dor de la Ciudad de La Habana, acometimos el empeiio de dotar a
este Municipio de un escudo acorde con el status politico iniciado
el 20 de mayo de 1902; y despues de lograda la conformidad del
entonces Alcalde de La Habana, Dr. Antonio Beruff Mendieta,
encomendamos el studio de tan important problema a quien
juzgamos la persona mds capacitada para llevarlo a cabo, no s6lo
por sus amplios conocimientos historicos y herdldicos, sino, ade-
mrs, por su probada cubanidad: el Dr. Ezequiel Garcia Enseliat.
El informed por el rendido figure como parte importantisima del
present volume, que por la circunstancia dolorosa de la muerte
-el 9 de noviembre de 1938-de tan preclaro ciudadano, histo-
riador, literate y hombre pfiblico, no ha podido ver la luz hasta
ahora, y s6lo gracias a la cooperaci6n eficacisima que nos ha pres-
tado en la ordenacion de los materials del informed y grabados
que lo ilustran la hija del insigne desaparecido, la muy culta dama
Dra. Mireille Garcia de Franca.
La administracidn del Alcalde Dr. Rail G. Menocal se con-
place en recoger en cuerpo de libro esta obra correspondiente a
otra administraci6n, porque ha tenido por norma de gobierno man-
tener y continuar los empeiios laudables y beneficiosos al Muni-










XUNICIPIO DE LA HABANA


cipio, sea cualquiera la .poca en que fueron iniciados. Pero en el
caso present, el actual Alcalde, tiene especial satisfacci6n en que
este libro se publique durante su period administrative, por los
estrechos lazos de amistad que unieron a su padre, el general
Mario Gar ca Menocal, con el Dr. Ezequiel Garcia Ensensat.
Exigente consigo mismo, como lo fue con los demds, y ani-
mado de un nunea satisfecho afdn de perfeci6n en sus trabajos,
tanto en la form come en el fondo, no leg6 a publicar obra al-
guna, aunque fueron varias las escritas per el-y entire otras, una
totalmente terminada sobre el pirata frances, Jacques de Sores-
ni siquiera a reunir en libro sus trabajos publicados en la prensa.
El studio sobre el escudo de La Habana-- ltimo trabajo que
escribiera-es, pues, su primero y 9nico libro.
Al afecto que le tuvimos en vida y a la admiracidn que le pro-
fesamos, se une ahora, en este homenaje p6stumo, el reconocimien-
to por el eminente servicio que prest6, a travis de nuestra Oficina
del Historiador de la Ciudad, a La Habana y a Cuba, esclareciendo
y fijando la verdad hist6rica por sobre los errors y arbitrarie-
dades existentes en el escudo de la ciudad capital de la Isla y de
la Reptblica.
Teniendo en cuenta tales circunstancias, completaremos estas
breves lines de introducci6n al present libro con algunas noti-
cias biogrdficas de tan esclarecido cubano.
Naci6 el Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat en La Habana, el 23 de
marzo de 1862, y en su ciudad natal hizo sus primeros studios,
curs6 el bachillerato y se gradu6 de Licenciado en Derecho y Doc-
tor en Filosofia y Letras.
Desde muy joven comenz6 su labor literaria y periodistica,
habigndose mantenido alejado de la vida piiblica mientras Cuba
permaneci6 bajo el regimen colonial. Abandon6 la Isla, realizando
viajes por Europa para ampliar su cultural literaria y artistic.
Durante su estancia en Espalia, fud secretario tercero de la Sec-
ci6n de Literatura del Ateneo de Madrid. Fij6 su residencia en
Paris, por largo tiempo, dedicdndose a studios de Literatura, His-
toria y Arte, y colaborando en revistas y peri6dicos de Cuba y de
otros paises. El amor a su patria y sus ideas y principios libe-
rales, democrdticos y progresistas le llevaron a defender en todo
tiempo la causa de la independencia de Cuba, aun viviendo en el
extranjero, y en Paris fue secretario de la Delegaci6n del Partido
Revolucionario Cubano, fundado por Marti, y redactor del peri6-
dico separatist bilingiie, La Repiblique Cubaine.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Terminada la guerra libertadora, regres6 a Cuba, siendo nom-
brado professor de una de las cdtedras de Historia de la Univer-
sidad, y al ser reorganizado el plan de studios de ese centro,
obtuvo por oposici6n la cdtedra auxiliar de Literatura. Fue du-
rante various afos president de la Seccidn de Bellas Artes del
Ateneo y Circulo de La Habana y Bibliotecario de nuestra Uni-
versidad.
Al crearse en 1910 la Academia de la Historia, fug designado
por el president de la- Repiblica, general Jose Miguel G6mez,
para ocupar una de las treinta plazas de acaddinicos de namero
fundadores.
Como escritor y conferenciante, puso siempre de relieve el
Dr. Garcia Ensefiat en sus trabajos su vastisima cultural, su de-
purado gusto, su clara inteligencia y su fervoroso cubanismo. El
amor a su patria y a la belleza puede decirse que constituyeron
los rasgos sobresalientes de su personalidad ciudadana e intelec-
tual. En la critical, tanto artistic como literaria, se hizo admirar
y respetar por su gran saber, su elegancia de expresi6n y su se-
veridad en el juicio. Orador y conferencista de grata palabra y
robusto y sereno pensamiento, figure entire los mds aplaudidos de
su tiempo en Cuba; y fug temible como polemista, pues gracias al
recio bagaje cultural que poseia, sin necesidad de previa docu-
mentaci6n alternaba sobresalientemente con los mds preparados
contrincantes o podia abordar las mds disimiles cuestiones, acom-
panado todo ello de una fina ironia y una precisa comprensi6n de
los problems debatidos. Asi lo demostr6, entire otras muchas
ocasiones, en memorable debate en la Cdmara de Representantes
a que nos referiremos mds adelante. Como periodista, fud direc-
tor de El Sport y El Liberal, redactor de Patria y asiduo cola-
borador de La Habana Elegante y El Figaro, todos de esta capital,
ademns de colaborar en otras revistas habaneras.
Entre sus especializaciones figuraban los asuntos urbanisticos,
estudiando especialmente la casa cubana, sobre la cual di6 una
series de conferencias, primero en el Ateneo de La Habana y mds
tarde en el Palacio Municipal. Sobre estos temas public durante
los iltimos meses de su vida various articulos en la Revista del Cen-
tro de la Propiedad Urbana de La Habana.
Desde el cese de la dominacion espaiola el Dr. Garcia En-
seiat comenz6 a intervenir activamente en la political national, y
ciecto en 1908 representante a la Clmara por la provincia de La
Habana, presidio durante cuatro aios la Comisidn de Instruccidn










MUNICIPIO DE LA HABANA


Piblica. A 61 se deben, entire otras laudables iniciativas, la Ley
Escolar de 1909, que cre6 las Juntas de Educaeidn y las Inspee-
ciones Escolares de Distritos y estableci6 la inamovilidad de los
maestros. Se distingui6, ademds, de manera especial, por sus cam-
paias en pro de la moralizaci6n administrative y como defensor
de la escuela cubana.
Al ocupar el 20 de mayo de 1913 el general Mario Garcda Me-
nocal la Presidencia de la Repiblica, escogi6 al Dr. Ezequiel Gar-
cia Ensefat para Secretario de Instrucei6n Pfblica y Bellas Artes
de su gabinete, y al frente de esta importantisima carter estavo
hasta 1917, pudiendo citarse entire otras medidas de su adminis-
tracidn encaminadas al mejoramiento de la educaci6n y la cultural
nacionales, la reorganizaci6n del plan de ensenianza y de los ecrsos
de studios de las escuelas primaries; la notable difusi6n de la
enselanza elemental, que fug Uevada a los mis apartados lugares
del pais-pues, ademds de establecer mds de un miller de escuelas,
rurales en su mayoria, cre6 el servicio de maestros ambulantes-;
la organizaci6n de las cuatro primeras Escuelas Normales de la
Rep4blica; la creaci6n del Museo Nacional; y la reglamentaci6n
de diversos servicios del ramo de Educacidn. Como funcionario
di6 ejemplo admirable de integridad administrative, honradez
personal y celoso respeto a la ley.
En enero de 1918 fue nombrado Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario en Mexico, en moments en que eran
muy dificiles las relaciones entire ambos paises; y en agosto de
1920, se le design para desempeiar el imismo cargo en Italia.
Durante ese aio tambidn represents a Cuba en la Primera Asam-
blea de la Sociedad de las Naciones.
Como final de estas muy sucintas notas biogrdficas del insigne
habanero a quien honramos justisimamente con la consagraci6n
de este volume editado por el Municipio de La Habana, vamos a
recoger, segzn ofrecimos, dos extraordinarias demostraciones que
di6 el Dr. Garcia Ensefat de su exaltado y hondo cubanismo.
En 1901, aprobada ya la Constitucidn de la Repiblica, y agre-
gada a ella, por la fuerza aplastante de la imposici6n del gobierno
del president Me Kinley, el ap6ndice constitutional conocido por
Enmienda Platt, se esperaba que los dos candidates a la presi-
dencia, general Bartolomi Mas6 y don Tomds Estrada Palma,
antes de emprender la campaia comical, expusieran su criteria
sobre la referida Enmienda. El Dr. Garcia Ensenat figuraba
entire los simpatizadores de la candidatura de Estrada Palma;










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


pero al comprobar, en una reunion de los principles mantenedo-
res de la misma, que la carta-programa de aquil no contenia pro-
testa alguna contra el apindice constitutional, ni siquiera una sim-
ple manifestaci6n de que eran los sentimientos y los anhelos del
pueblo cubano lograr su derogaci6n, y que Estrada Palma, desde
la presidencia, trataria de satisfacer esos sentimientos y anhelos,
nuestro biografiado, unido al Sr. Juan Gualberto G6mez, vot6 por
la no aceptaci6n de esa carta-programa, siendo ambos derrotados,
pues con s6lo esos dos votos en contra fue aprobado dicho docu-
mento por 23 votos y lanzado a la publicidad como parte del ma-
nifiesto al pueblo de Cuba en favor de la candidatura de Estrada
Palma en 28 de septiembre de 1901.
Ainos mis tarde, en 1909, al discutirse en la Cdmara de Re-
prsentantes un proyecto de ley del sefior Emilio Arteaga en defen-
sa de la tierra cubana, estableciendo que "s6lo los cubanos, por
naturaleza o naturalizaci6n, podrdn obtener propiedades en Cuba",
que perseguia las mismas patri6ticas finalidades que el presentado
en el Senado, en 1903, por Manuel Sanguily, y al darse cuenta el
Dr. Garcia Ensefiat de que iba a ser rechazado sin defense, ni aun
por parte de su autor, lo hizo suyo, declarando que "sin haber
pensado siquiera tomar parte en este debate, pero sorprendido
profundamente de que problema tan grande se trate con tanta li-
gereza en esta asamblea, me levanto a hacer un esfuerzo, para que
no se de el espectdculo de que sin impugnaci6n siquiera, y apenas
sostenido por sus autores, pase por la Cdmara cubana una propo-
sici6n de ley de tal trascendencia".
Y en dos energicos discursos el Dr. Garcia Ensefiat recab6
de la Cdmara cumpliese con el deber que tenia de "defen-
der los intereses del cubano y de manera muy especial durante
algin tiempo, hasta que pueda rehacerse econ6micamente", sin
que pudiese alegarse en contra la incapacidad del criollo para la
administration y el progress de su pais, pues la dej6 demostrada
suficientemente durante la Colonia, en que "el cubano fue siem-
pre el verdadero factor de la producci6n y de la prosperidad de
su pais", y si perdi6 la propiedad de los ingenious, las vegas y los
cafetales, de la riqueza en general, lo hizo conscientemente, "per-
siguiendo su ideal de libertad y de independencia". Ponder6 el
deber, mds que el derecho, que todos los pueblos tienen de defen-
derse, siendo inconcebible para el que un pais-como ocurria en
Cuba-, "estuviese desprovisto de ese instinto de conservaci6n con
que los mismos animals inferiores preservan su existencia". Fus-











MUNIOWIO DE LA HABANA


tig6 a los que s6lo atendian a su proveeho personal y se dejaban
arrastrar por extranjeros "enemigos irreconciliables de nuestra
acionalidad". Seial6 las medidas andlbgas tomadas "por passes
much mas grandes, much mas fuertes y de mayores energies",
los Estados Unidos en primer termino. Anatematiz6 a sus con-
trincantes en la Cdmara por haber "pulsado s61o el arpa monocor-
de de los negocios". Reafirmo el aspect exclusivamente econ6mico
-y no patriotero-del problema, dejando sentado, como azioma,
"la prcdtica, inmediata, de la posesi6n de la tierra por sus duefios
naturales", y termin6 afirmando que, desposeidos de la tierra y de
los medios de producci6n, "no es para nosotros la patria, pues no
constituyen inicamente la patria el cielo y los palmares; lo que yo
pretend es que aseguremos el porvenir econ6mico, no s61o de
Cuba, sino tambidn del cubano". Por veintiocho votos contra once
fug rechazado el proyecto, inutilizdndose asi, nuevamente, como en
1903, la prevision sagaz de esos dos grande patriots que fueron
Manuel Sanguily y Ezequiel Garcia Enselat, en sus frustradas
defenses de la tierra y la economic nacionales.
Asi era este ejemplar cubano a quien hoy su ciudad natal
rinde, con la publicaci6n de su iltimo trabajo, homenaje de res-
peto, de admiraci6n y de gratitud, exaltando su nombre como el
de uno de sus mds preclaros hijos, para perenne recuerdo, ense-
fianza y ejemplo de sus compatriotas.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Historiador de la Ciudad de La Habana.

















COMUNICAC ION
del Histoiador de la Ciudad, Dr. Emilio Roig de Leuch-
serin, al Alcalde Municipal, Dr. Antonio Beruff Mendieta,
exponiendole la necesidad de dotar al Municipio de La Ha-
bana de un escudo official.


Diciembre 19, 1937.

Dr. Antnio Beruff Mendieta.
Alalde Municipal.
Selar:
Desde que comenc4 mis labores en la Administraci6n Muni-
cipal, como Historiador de la Ciudad, pude comprobar la situaci6n
dudoes que result de haberse venido usando hasta ahora, como
representai6n de la Ciudad de La Habana, escudos de armas dis-
tintos uoms de otros, sin que procediesen de studios ni de razo-
nados informes hist6ricos ni herAldicos, y la necesidad en que se
hall este Municipio de determinar en definitive c6mo deben ser
las armas de la ciudad capital de la Repdblica.
Y en la segnridad de que usted juzgara que es tiempo de
abordar este problema que atafie tanto a la administraci6n como
al prestigio de la Ciudad, tengo el honor de proponerle que-si lo
jusga oportuno--me autorice a realizar lo necesario para obtener
un informed complete hist6rico-herAldico, con soluciones conclu-
yentes que ousted pueda proponer a la aprobaci6n de la Camara
Municipal, facultAndome, tambi6n, para solicitar del doctor Eze-
quiel Garcia Ensefiat la redacci6n del referido informed, pues lo
juzgo persona de reconocida y singular autoridad en estas cues-
tiones hist6rico-herAldicas y la mis capacitada para levar a cabo
ese studio.
De usted muy atentamente,
EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Historiador de la Ciudad.



















R E S P U E S T A
del Alcalde Municipal, aceptando la anterior sugerencia.


Diciembre 6, 1987.

Dr. Emilio Roig de Leuchsenring.
Historiador de la Ciudad.
Sefior:
He recibido y examinado su escrito en el que se refiere a la
incierta situaci6n que result de haberse usado con anterioridad,
como representaci6n de la Ciudad de La Habana, escudos de ar-
mas distintos unos de otros, sin los debidos studios e informes--
lo que ha producido censuras-y a lo indispensable que result
fijar de manera definitive c6mo deben ser las armas de la Ciudad.
Es 6ste, a mi juicio, asunto de preferente resoluci6n para todo
Ayuntamiento, y mas que para otro alguno, para el de la capital
de la Repdblica, y en tal concept no s61o le autorizo sino que le
exhorto para que Ileve a cabo las diligencias necesarias a fin de
obtener un informed complete y concluyente que pueda dilucidar
la verdadera situaci6n del asunto.
Le faculto, igualmente, para rogar al doctor Ezequiel Garcia
Ensefiat que-como usted propone-acepte la designaci6n que de
61 se hace para redactar dicho informed de caricter hist6rico y
heraldico que sirva de base a la aprobaci6n y adopci6n del escudo
de armas que correspond a esta Ciudad.
Atentamente de Ud.,
ANTONIO BERUFF MENDIETA,
Alcalde Municipal


















COMUNICACION
del Historiador de la Ciudad al Dr. Ezequiel Garcia Ense-
fiat, solicitando de 6ste un studio hist6rico-heraldico sobre
el escudo de La Habana.


Diciembre 8, 1937.
Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat.
Present.
Mi distinguido amigo:
Tuve hace various dias el gusto de cambiar impresiones con
usted acerea de los prop6sitos que me animaban, como Historiador
de la Ciudad de La Habana, de interesar del Sr. Alcalde Municipal,
Dr. Antonio Beruff Mendieta, las medidas oportunas a fin de po-
ner t6rmino al caos y desbarajuste existentes, desde hace largos
afios, sobre el uso, en documents y publicaciones oficiales de este
Municipio, de escudos de armas, representatives de la Ciudad de
La Habana, diversos unos de otros, e inadecuados muchos al r6-
gimen republican instaurado en esta isla desde el 20 de mayo
de 1902.
Por considerarlo persona singularmente capacitada en cues-
tiones heraldicas, y al mismo tiempo, de amplios y profundos co-
nocimientos hist6ricos, asi como de acreditados sentimientos cu-
banos, puestos de manifiesto tanto en su actuaci6n pdblica como
en sus trabajos literarios, hist6ricos y artisticos, me permit en
esa ocasi6n solicitar de usted un studio sobre el asunto de que se
trata, con objeto de que pudiera servir de base para recomendarle
yo al Sr. Alcalde la adopci6n de las medidas antes expuestas.
Usted, gentilmente, acept6 redactar ese trabajo, si se contaba,
desde luego, con la aquiescencia del Sr. Alcalde.
Obtenida 6sta, segin vera usted por las copias de las comu-
nicaciones que le acompafio, me tomo la libertad de reiterarle la










20 EL ESCUDO OFFICIAL DEL

demand hecha en aquella oportunidad, manifestAndole que tan
pronto reciba dicho studio, lo har6 ilegar, con mi informed corres-
pondiente, al Sr. Alcalde, de manera que 6ste pueda enviar, en el
mis breve plazo possible, un mensaje al Ayuntamiento recomen-
dAndole la adopci6n de los acuerdos indispensables para que se
convierta en realidad legal y ejecutiva el uso debido de un solo,
propio y adecuado escudo de armas de la Ciudad de La Habana,
capital de la Repiblica de Cuba.
En espera de sus gratas noticias, aprovecho esta oportunidad
para ratificarle el testimonio de mi aprecio intellectual y conside-
raci6n personal.
Muy atentamente de usted,

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Historiador de la Ciudad.



















R E S P U E S T A
del Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat a la solicitud del Histo-
riador de la Ciudad.


Diciembre 10, 1937.
Sr. Dr. Emilio Roig de Leuchsenring.
Muy distinguido amigo:
He recibido su amable carta de 8 del corriente mes, en la que,
con autorizaci6n del Alcalde Municipal Sr. Antonio Beruff Men-
dieta, me encarga Ud. el trabajo de que habiamos hablado ya, re-
ferente al escudo de la Habana, para que con 61 se puedan fijar,
de una manera definitive, las armas de esta ciudad, que en tan
distintas y sorprendentes formas se han presentado durante siglos.
DespuBs de declinar el inmerecido juicio que su amistad le dicta
respect a las condiciones que yo pudiera poseer para lograr este
empefio, quiero manifestarle que es para mi una honra el hacerme
cargo de ese informed, relative a la lamentable historic del escudo
de nuestra amada ciudad y a su possible rectificaci6n. Le ofrezco
abordar la obra con empefio para tratar de entregArsela lo mis
pronto possible, dada la complicaci6n de la material y lo forzosa-
mente dificultoso que result ordener y comprobar datos de indole
diverse recopilados por mi hace ya aflos.
Le ruego que exprese en mi nombre al Sr. Alcalde hasta qu6
punto me regocija que al fin alienate nuestro Cabildo tan digno em-
pefio, y cuanto me halaga que haya aceptado la sugesti6n de Ud.
que me permit prestar este servicio a la Ciudad y a su Ayun-
tamiento.
Reciba Ud. por todo, mi buen amigo, la expresi6n de mi com-
placencia y la seguridad de mi mAs alta consideraci6n,
EZEQUIEL GARCfA ENSESAT.


















I N F O R M E
del Historiador de la Ciudad al Alcalde Municipal, acom-
paffndole el studio redactado por el Dr. Ezequiel Garcia
Ensefiat sobre el escudo de La Habana.


Dr. Antonio Beruff Mendieta.
Alcalde Municipal.
Sefor:
Me complazco en elevar a usted el informed redactado, a peti-
ci6n mia y con anuencia de usted, por el Dr. Ezequiel Garcia En-
sefiat sobre El Escudo de La Habana: consideraciones relatives
a las armas y ornamentos usados antiguamente y en la actualidad
por el Municipio de La Habana.
Tal como lo esperaba, dadas la inteligencia del Dr. Garcia En-
sefiat y su autoridad en asuntos hist6ricos y herAldicos, dicho
informed constitute un luminoso y acabado studio sore la mate-
ria, que esclarece por complete toda la confusion existente hasta
hoy sobre los diversos escudos usados en los pasados tiempos co-
loniales y en la 4poca republican por el Municipio de La Habana,
y demuestra, documentalmente, la inexactitud de las muy nume-
rosas afirmaciones que se han hecho por autoridades, historiado-
res y seudo-especializados en herAldica, sobre la autenticidad o
legalidad de este o aquel escudo, o sobre las armas y ornamentos
de los mismos, estableciendo, de manera concluyente e irrebatible,
la urgencia con que el Municipio de La Habana estA obligado a
fijar en definitive cuAles deben ser las armas de la ciudad capital
de la Replfblica.
Como dice el Dr. Garcia Ensefiat, la anarquia herAldica exis-
tente en nuestro pais, y principalmente en La Habana, es reflejo
de la que imper6 en Espafia, donde los monarchs toleraban fanta-
sias y concesiones de toda indole, tanto en el uso de la corona real
en monedas, como en los cuarteles de los escudos de ciudades, al











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


extreme de que al cabo fu6 precise dictar varias disposiciones rea-
les tendentes a poner coto a tales des6rdenes y excess.
En Cuba, desde la aparici6n de la Heraldica, con la Real C&
dula de 9 de enero de 1517, por la que se concedi6 a la Isla Fer-
nandina de Cuba un escudo sobrecargado de figures, se ha proce-
dido siempre arbitrariamente, lo mismo en dicho escudo que en
los de otras numerosas poblaciones, usindose, a gusto y capricho
de gobernantes y dibujantes, blasones, coronas, pabellones, man-
tos ducales y collares.
Tiene La Habana el triste privilegio de que su escudo haya
sufrido, como ningdn otro de poblaci6n cubana, la mAs atrabilia-
ria variedad de estilos, formas, colocaci6n de los muebles (castillos
y Leaves), empleo de corona y collar del Tois6n, o supresi6n de
aqulila y 6ste.
Las conclusions a que, despu6s de acuciosa investigaci6n y
s6lido razonamiento, llega el Dr. Garcia Ensefiat, son las si-
guientes:
"19 Que la ciudad de La Habana--contra lo que aseguraron
las autoridades del siglo XVII y various historiadores despues-
no tenia ain escudo de armas a fines del primer tercio de ese si-
glo, ni pudo ser legal ninguno de los que despues le inventasen,
hasta la confirmaci6n de un supuesto tal, otorgada durante la mi-
noria (1665) del iltimo rey espafiol de la Casa de Austria.
29 Que esa confirmaci6n, no habiendo de qu6 realizarla, fue,
por tanto, fraudulent.
39 Que la Ciudad ha usado indebidamente la corona real
como timbre de sus armas, y el collar de la orden del Tois6n, como
ornamento.
49 Que el escudo que se ha considerado, y que muchos con-
sideran a6n, como primitive, es ap6crifo.
59 Que la corona que corresponde como timbre a las armas
de la capital de la Repiblica, es, 16gicamente, la mural, por ser la
de ciudad.
69 Que result una fantasia afirmar que el blas6n habanero
pueda haber ostentado nunca una corona imperial, como suponen,
algunos."
Hace resaltar el Dr. Garcia Ensefiat c6mo, al cesar la domi-
naci6n espafiola bn esta isla, el afio 1899, el Ayuntamiento de La
Habana elimin6 automiticamente, cual era natural, la corona real
y demis simbolos monirquicos que venian usAndose en el escudo










MUNICIPIO DE LA HABANA


de esta ciudad, laudable media que fuW abandonada en 1909 sin
acuerdo ni explicaci6n alguna official, readoptandose desde enton-
ces el supuesto blas6n primitive de la Ciudad, con aquellos ador-
nos de la realeza espafiola; sin que hasta 1913 se tratase de enmen-
dar o rectificar ese inconcebible y anacr6nico alarde monirquico
y espafiolizante en una ciudad que desde 1899 no era ya capital
de una colonia de la monarquia espafiola y desde 1902 lo era de
un Estado independiente, democratic y republican.
Fue en ese afo 1913 cuando en cabildo de 11 de febrero, al
instituirse un distintivo para uso de los concejales, se prescindi6
de la corona real, utilizindose la mural.
Afios mas tarde, en 1928, y a consecuencia, precisamente, de
moci6n presentada por el propio Dr. Garcia Ensefiat, en la Co-
misi6n de Historia, Ornato y Urbanismo de la Ciudad, y de confe-
rencia que 61 mismo ofreci6 el 17 de agosto ante la CAmara Mu-
nicipal, logr6 el distinguido concejal Sr. Ruy de Lugo-Vifia la
aprobaci6n unanime, por el Cabildo, de una moci6n creando la
Medalla de La Habana, en la que el escudo de la Ciudad debia fi-
gurar "sin Tois6n y con corona mural".
En 1931, al proponerse en el Consejo Deliberativo del Dis-
trito Central un nuevo distintivo para los comisionados (conceja-
les), aunque fu6 indicado y aconsejado el uso de escudos con
emblemas monArquicos, en definitive se acord6 que el usado en
el nuevo distintivo estuviese "rematado por la corona mural, que-
dando eliminado el Tois6n".
Pero esos laudables acuerdos tonados en lo que se refiere a
los distintivos de los concejales y a la Medalla de La Habana, no
trascendieron al escudo de la Ciudad, continuando lo mismo antes
que despubs de esos acuerdos, hasta nuestros dias, la misma anar-
quia que en todo tiempo existi6 sobre el particular, manteniindose
el uso arbitrario de los mAs disimiles escudos en cada una de las
administraciones municipales, y aun en una misma 6poca por los
diversos departamentos o dependencias del Municipio, sin contar,
desde luego, el desbarajuste product del capricho o la fantasia
de dibujantes, grabadores y decoradores en la confecci6n de es-
cudos de La Habana para uso de personas o de instituciones par-
ticulares.
De acuerdo por complete con los razonamientos y las conclu-
siones a que Ilega el Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat en su informed,
y que, dadas la l6gica que los inspira y la claridad con que estAn
expuestos, no dudo ha de compartir esa Alcaldia, me permit re-










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


comendar a Ud. proponga al Ayuntamiento la adopci6n, como
escudo official de La Habana, del recomendado por el Dr. Garcia
Ensefiat, que no es otro que el mis antiguo de los escudos de La
Habana conocidos, o sea el que figuraba en la Casa Consistorial
de la Plaza de San Francisco, readoptado a medidos del siglo 1l-
timo, con las alteraciones absolutamente indispensables que 61 hace.
Utiliza el Dr. Garcia Ensefiat los tres castillos y la Have, pres-
cindiendo de otros elements, "no s61o por la raz6n antes dicha
[por ser el mas antiguo], sino tambi6n porque parece que los ha-
baneros de antaflo, cuando no tenfan armas, piaban por estos
muebles como emblemas". Conserva dichos castillos donjonados
con una sola torre u homenaje, "porque asi aparecen, no s6lo en
el citado escudo de la Casa de Armona, sino tambi6n en el primer
volume de las Memorias de la Sociedad Patri6tica de La Habana,
de 1793, y en todos los demis blasones (llegados a nosotros) exis-
tentes hasta fines del primer tercio del siglo XIX"; pero logra que
dichas figures "mis artisticamente construidas, sobre un campo
modern de las debidas proporciones, formen un conjunto mis
est6tico y digno de la Habana". Como timbre emplea la corona
de ciudad, "inspirada en las de mejores proporciones, pero sin ser
igual a ninguna". No utiliza los obligados ramos de laurel y pal-
ma, como adorno exterior, por considerarlos de "oportunidad algo
forzada", usando, en cambio, los de encina, "emblema de civismo
y que en herAldica significa fnimo fuerte, antiguo poder, nobleza,
fuerza".
Como justamente afirma el Dr. Garcia Ensefiat, de aceptarse el
escudo que 61 recomienda y que yo tambi6n me he permitido suge-
rir sea propuesto por usted para su adopci6n definitive official por
el Ayuntamiento, tendria La Habana "un blas6n sencillo, austero,
libre de fantasias y de simbolos inadecuados, y hariamos, como
ciudadanos, las paces con la L6gica al dejar de existir la situaci6n
absurd de que en una repdblica democrAtica que trae sus armas
surmontadas por un gorro frigio, la ciudad capital tenga las su-
yas timbradas por una corona real, lo cual no es s6lo grotesco e
incoherente, sino algo mis, porque esa corona, que en las alter-
nativas political de varias naciones no ha simbolizado mas que
un regimen, una forma de gobierno national, en Cuba represent,
ademAs de un desprop6sito, todo un pasado de dominaci6n, de in-
justicias, de negaci6n de derechos y de violencia, que llev6 el
pueblo a la ruina y al sacrificio para librarse de la tirania co-
ronada".










MUNICIPIO DE LA HABANA


Para evitar en el future confusiones y alteraciones en el use,
por este Municipio, de su escudo official, creo convenient reco-
miende usted al Ayuntamiento que en el acuerdo que adopted sobre
el particular se describe el escudo de acuerdo con las reglas y el
16xico heraldico, tal como lo hace el Dr. Garcia Ensefiat, y se es-
tablezean las disposiciones oportunas para el uso del mismo, mis
o menos, de la manera siguiente:
Primero: El escudo official del Municipio de La Habana es-
tara blasonado de este modo:
Usa de azur Campoo azul); tres castillos de plata alineados
en faja, cada uno almenado de cuatro merlones, y donjonado (to-
rreado) de una torre de homenaje almenada de tres merlones; el
todo mazonado (las lines que marcan la separaci6n de los silla-
res o el material que los une), y aclarado (puertas y demAs hue-
cos) de sable (color negro).
Debajo, una Have de oro en la misma disposici6n, con el anillo
a diestra (a la derecha del escudo, o sea a la izquierda de quien
lo mira) y el palet6n hacia abajo.
Al timbre, corona mural de oro, formada por un circulo mu-
rado con cuatro puertas (s6lo visible una al centro y media en
cada extremidad) y cuatro aspilleras (dos visibles; y en un
cuerpo superior, separado por un cord6n, ocho torres almenadas
(cuatro visible) unidas por lienzos de muralla almenada.
Como ornamento exterior, dos ramos de encina al natural,
una a diestra y otra a siniestra del escudo, cruzados bajo la punta
y atados de azur.
Segundo: Este escudo official del Municipio de La Habana,
como simbolo representative que es del Termino, s6lo podri ser
usado por los Departamentos, Oficinas y Dependencias de la Al-
caldia y el Ayuntamiento, en la documentaci6n de los mismos y
en los bienes muebles e inmuebles de propiedad municipal, asi
como tambi6n por el Sr. Alcalde y los sefiores Concejales, fun-
cionarios y empleados, en documents propios al ejercicio de sus
funciones; en los sellos y cuios de toda indole que la Administra-
ci6n Municipal utilice, y en los distintivos e insignias que tengan
a bien usar el Sr. Alcalde y los sefores Concejales o que adopten
para la identificaci6n de funcionarios y empleados municipales.
Tercero: Dado su caricter estrictamente official, este escudo
de La Habana no podri ser usado, en ningdn caso, per institu-
ciones, corporaciones, sociedades, empresas industriales o comer-
ciales, ni por particulares.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Cuarto: Se entenderd que se ha tratado de imitar este es-
cudo official de La Habana, cuando se emplean conjuntamente en
campo azul o de otro color, los tres castillos y la Ilave que han os-
tentado los multiples escudos atribuidos desde los tiempos colo-
niales a esta ciudad, a no ser que se tratare, como (nica excepci6n,
del escudo que desde hace mAs de cien afios utiliza en sus documen-
tos la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais, de La Habana,
instituci6n official que fu6 de Cuba, y que ha realizado ininterrum-
pida obra educativa, cultural y de progress para nuestro pais.
Quinto: De las infracciones cometidas se dara cuenta a los
Tribunales de Justicia, a los efectos del articulo 387A del C6digo
de Defense Social.
Sexto: El Sr. Alcalde Municipal tomara las disposiciones
oportunas para que sean retirados del uso official municipal todos
aquellos escudos que no correspondan exactamente al que por
este acuerdo se adopta, exceptuAndose, tan s6lo, aquellos escudos
de La Habana que como parte inherente a bienes muebles o in-
muebles municipales constituyan reliquias de valor hist6rico o
artistic, dignas de ser conservadas en su estado original.
Septimo: Tambi4n dispondra el Sr. Alcalde la confecci6n
del present escudo de La Habana, en marmol, para que figure
sobre la portada de la entrada principal del Palacio Municipal, en
sustituci6n del escudo de la monarquia espaiola que alli indebi-
damente se encuentra, y el cual se conservara como reliquia his-
t6rica, y mientras no exista el Museo de La Habana, en las ofici-
nas de la Secretaria del Ayuntamiento.
Octavo: Se concede un plazo de seis meses, improrrogable,
para que sea cumplido por los particulares lo dispuesto en los ar-
ticulos tercero y cuarto del present acuerdo.
Noveno: Las instituciones, corporaciones y sociedades que
quieran acreditar piblicamente su radicaci6n en el Trrmino Mu-
nicipal de La Habana, o las empresas industriales y comerciales
que igualmente deseen hacer constar el lugar de origen de sus pro-
ductos o mercancias, podrAn solicitar del Sr. Alcalde, previo acuer-
do del Ayuntamiento, certificaci6n acreditativa de uno u otro ex-
tremo, la que los interesados podrAn insertar integramente en su
documentaci6n con el escudo de La Habana que aqu6lla ostente; o
en sus products, como sello de garantia que al efecto expida el
Municipio.
EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Historiador de la Cindad.
















El Escudo de la Habana

Consideraciones relatives a las armas y ornamen-
tos usados antiguamente y en la actualidad por
el Ayuntamiento de la Habana.

Estudio por el

Dr. Ezequiel Garcia Ensefiat


SINOPSIS
La herencia heraldica colonial: incoherencia y fraude.
El caos heraldico en Cuba y especialmente en la Habana, antafio
y hogafio.
Intentos para remediar el mal.
Un acta leida a medias por nuestro primer historiador, crea la
conseja de un falso document herAldico inicial. Durante tres
siglos y cuarto todos adoptan el error sin investigar.
El verdadero document mis antiguo conocido, es aquel en que un
Gobernador y un Ayuntamiento burian a la Corona.
Las mazas del Cabildo habanero, mal examinadas por el mismo
historiador antes citado, provocan el error-que dura hace tres
siglos-de un blas6n que nunca habia existido.
La Habana no tenia armas en el primer tercio del siglo XVII.
Un disefio sin importancia, utilizado como supuesto escudo primi-
tivo, da lugar al fraude herAldico final de la Colonia, adoptado
despu6s por ayuntamientos republicans.
La leyenda de la corona real y del collar del Tois6n de Oro.
La fabula de la corona imperial.
La corona mural; su tradici6n milenaria; emblema de ciudad en
los tiempos antiguos.
La mural, simbolo modern de las ciudades.
El escudo adecuado para la Habana. Conclusion.
Ap6ndices.
Relaci6n de grabados.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Una de las condiciones caracteristicas de nuestro n6cleo social
en los tiempos coloniales, y que se diria que hemos heredado sin
que haya disminuido de intensidad, es la actuaci6n incoherente en
la Administraci6n pdblica-nacida, tal vez, de las constantes im-
provisaciones, tanto de personas como de cosas-produeiendo lo
que pudieramos Ilamar una anarquia blanca, que por ser esponta-
nea, recatada y a veces inconsciente, no nos alarm tanto como la
otra, intencional, violent y ruidosa; pero que, a la larga, no es
seguro que result menos dafiina en sus efectos.
En cualquiera manifestaci6n de nuestra vida pdblica, de an-
tatio y de hogafio, es ficil hallar comprobaciones de esta verdad;
pero hoy s61o me propongo hacerlas patentes en various aspects de
la Heraldica habanera, exponiendo rectificaciones a los que consi-
dero afiejos fraudes, a mis recientes errors inconcebibles, y a
actuales desconcertantes incongruencias. Es possible que ello cause
a los que esto lean, alguna impresi6n, pero no extrafieza, ya que
nada puede sorprender a una colectividad que, constituida en la
edad modern, no sabe a punto fijo d6nde estuvo situada en su
origen, ni tiene noticias de un supuesto segundo asiento que luego
se liamara Pueblo Viejo, y que, sin poseer la menor referencia his-
t6rica en que basarse, conmemora cada afio la leyenda de cierta
seiba como fecha fundamental de su historic, y elige para ello un
dia falsamente asignado a un patrono que tampoco es seguro que
existiera.
Para los errors herAldicos ha tenido la Habana, (*) en la 6po-
ca colonial, no pocos malos ejemplos que seguir: ya de ciudades es-
pafiolas, como Madrid, que perdi6 la Real C6dula en que Felipe II
la exaltaba a capital del reino (1), ya de monarcas que toleraron
fantasias en la representaci6n de la corona real en sus monedas y
otorgaron confusas concesiones de armas, como la de "la Isla Fer-
nandina que antes se llam6 Cuba"; ya de nobles del siglo XVI que
realizaron fraudes sin cuento al usurpar, para sus armas, coronas
que no les pertenecian, mereciendo del citado rey un edicto (2)
en el cual se ordena:

(*) Por respetar el criteria sustentado por el Dr. Ezequiel Garcia Ensefnat, he-
mos conservado en el texto de su trabajo la ortografia que 61 daba a diversas
palabras y entire ellas al nombre de nuestra capital, escribiendo "la Habana"
y no "La Habana" segdn aparece en todas las publicaciones de esta Oficina,
de acuerdo con nuestra opinion y la de otros estudiosos de nuestra historic.
(Nota del H. de la C.)
(1) Zaragoza, Valladolid, Cuenca, Gerona, Ciudad Real, C6rdoia y otras ciu-
dades espafolas, no conservan documents ni noticias referentes a la con-
cesi6n de sus blasones.
(2) Dado en San Lorenzo del Escorial a 8 de Octubre de 1586.










MUNICIPIO DE LA HABANA


Otrosi, por remediar el gran desorden y exceso que ha habido
y hay en poner coronas en los escudos de armas de los sellos y re-
posteros; ordenamos y mandamos que ninguna ni algunas perso-
nas puedan poner ni pongan coroneles [es decir, coronas] en los
dichos sellos ni reposteros, ni en otra parte alguna donde hubiere
armas, except los duques, marqueses y condes... siendo en la
forma que les toca tan solamente y no de otra manera, y que los
coroneles puestos hasta aquf, se quiten luego, y no se usen, ni trai-
gan ni tengan mis.
Pero "el gran desorden y exceso" no se limit a las coronas,
sino que se extendi6 a algo que se relaciona mis directamente con
el problema que es objeto del present studio, puesto que, dies
afios despues, el mismo Felipe II di6 otro edicto en el que eviden-
cia, por lo redundante e innecesario de permitir lo legal, que que-
daba prohibido el uso de los escudos de ciudad ostentados ilegal-
mente, con lo cual se pone de manifiesto el empleo fraudulent de
armerias por poblaciones espafiolas del siglo XVI:
"Es nuestra voluntad de conceder y concedemos a las dichas
ciudades, villas y lugares" que tengan "...sus armas y divisas se-
fialadas y conocidas las que especialmente hubieren recibido de los
sefiores reyes nuestros progenitores, y de Nos, y despues les con-
cedieren nuestros sucesores, para que las puedan traer y poner en
sus pendones, estandartes, banderas, escudos, sellos, y en las otras
parties, y lugares que quisieren, y por bien tuvieren, en la forma y
disposici6n que las otras ciudades de nuestros reinos, a quien he-
mos heeho merced de armas y divisas..." (3)
Por uiltimo, hasta los pintores, decoradores, etc., de Espafia,
se tomaron en todo tiempo libertades excesivas con las coronas y
adn con los cuarteles de los escudos, y no s61o en el de algdn hidal-
go de gotera, sino hasta en las armas reales, en las que infinidad
de artifices cambiaron, durante much tiempo, los esmaltes de los
blasones del Tirol y de Flandes, que los monarcas espafioles usaban
como armerias de pretension.
Esta anarquia se introdujo en nuestro pais desde la primera
aparici6n de la Heraldica, pues la Real Cd&ula a que antes me he
referido, en la que los reyes Juana y Carlos concedieron a la Isla
Fernandina de Cuba (4) un escudo con demasiadas figures y so-
brada confusion, fu6 diversamente entendida en Espafia (5), y en

(3) Dado en Aranjuez a 20 de Mayo de 1596.
(4) Dada en Madrid a 9 de Enero de 1517.
(5) La copia del Archivo de Indias publicada en la Coln. de Docs. Inds... de
las posesiones espafolas, Madrid, 1869, tiene fragments completamente
distintos de la que insert Herrera en su Descripa. de las India Occids.,
Madrid, 1730. V. APENDICES 1o. y 2*. de este trabajo.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


parte mal interpretada en Cuba, al extreme de falsear las armas,
dando origen a distintas maneras de blasonarlas, todas err6neas;
sin contar con las sucesivas usurpaciones de corona real y collar
del Tois6n de oro, que no se mencionan en dicha cedula, y los ines-
perados aditamentos que se le han ido afiadiendo, como el pabell6n
-reservado a las armerias de los soberanos- y el manto ducal,
que s6lo correspondia a principles y duques y, en Espafia, a casas
que tenian la grandeza.
Asi, en un escudo de Bayamo se represent el mismo blas6n
bajo manto de armifio, con yelmo empenachado y corona condal.
Verdad es que todas esas fantasias resultan pequefias ante la
fnterpretaci6n que se le da en una obra espafiola (6) en cuya cu-
bierta aparece, en ese antiguo escudo de Cuba, Santiago conver-
tido en un jinete de nuestros dias, blandiendo, en vez del montante
exterminador, un litigo vulgar.
Algo parecido; pero prestigiado Santiago con un sombrero de
copa (!), es la adaptaci6n que figure en un album de sellos de Co-
rreo impreso en los Estados Unidos (7), en la cual, en vez de las
conocidas iniciales de los reyes, F. Y. C. (Fernando, Isabel y Car-
los), aparecen estas otras: L. E. G.
Pero, para hacer justicia, se debe confesar que estas dos c6-
micas alteraciones se inspiraron- hasta en lo de las letras, apa-
rentemente-en un dibujo cubano, de Jos6 Maria de la Torre,
(1841) en el que tal parece que Santiago lleva pantalones.
Inventiva tan fecunda se ha desbordado en las demAs arme-
rias de poblaciones cubanas; pero, en lo que se refiere a las de esta
capital, ha sido prodigiosa.
Para el campo del escudo habanero se han adoptado todos los
estilos, desde la antigua sequedad espafiola hasta las exuberancias
del rococ6, afectando a veces remembranzas francesas, italianas,
normandas, inglesas y alemanas; en todas las formas: cuadrilon-
gos, ovalados, redondos, hasta ovalados horizontalmente dispues-
tos, y con frecuencia destacindose sobre cartelas de cueros con-
tornados de variadas combinaciones, sin que asi lo exigieran estilos
arquitect6nicos ni andlogas correspondencias de 6poca.
A uno de esos escudos le agregaron, a capricho, una filiera,

(6) Espaia, sus monumentos... Cuba, Puerto Rico y Filipinas, Barcelona,
1887.
(7) The International Postage Stamp Album, New York, 1899.










MUNICIPIO DE LA HABANA


sin darse cuenta de que esta alteraba el blas6n; a otro se le inven-
t6 un entado en punta (8), s61o para poner un ridicule monograma.
Los muebles del escudo han sido repartidos en todas formas y
posiciones: los castillos con una o tres torres, o sin ninguna; ali-
neados, ordenados en 2 y 1 (9), o mal ordenados en 1 y 2; la Have,
en faja (10), o en pal, (11), entire los castillos o debajo, y hasta
colgada en una cadena suspendida de dos de ellos.
Se ha visto el blas6n con corona o sin ella, y, de tenerla, real
nada menos; rara vez abierta, y siendo cerrada, con diademas al-
tas o achatadas, o pandeadas; sin collar del Tois6n o con 61, que a
veces cubre parte del campo, y en diversidad tal, que a algunos no
los reconociera el mismo Felipe el Bueno a no ser por el vell6n pen-
diente; y por iltimo hasta con manto ducal.
Y todo esto con caricter mns o menos official, y, a menudo, con
blasones diferentes en distintos servicios del mismo Municipio.
En 1827, el sello del papel de oficio del General Vives consta
de un escudo de la Habana, oval, sin corona; en 1835 el sello de la
"Presidencia y Gobierno de la Habana", de Tac6n, consiste en un
escudo de la ciudad, oval, sin corona ni Tois6n; en 1842, el "Go-
bierno Politico y Militar de la Habana" usa por membrete s6lo ese
titulo, grabado entire rasgos caligrificos, sin escudo; en 1844, el
del "Gobierno Superior Civil de la Isla de Cuba" de O'Donnell, no
tiene blas6n tampoco. De 1853 a 55 la Comisaria del Ayuntamien-
to de la Habana usaba, en escudo modern, tres castillos en 1 y 2,
y debajo, en pal, la Have; y la Presidencia del mismo Ayuntamien-
to traia, en campo de forma espafiola antigua, los tres castillos
alineados y debajo la Have en faja. En 1863 parece que al fin se
ponen de acuerdo el "Corregimiento de la Habana" y la "Secreta-
ria del Excmo. Ayuntamiento" con los castillos alineados y la lave
horizontal debajo, con corona real y sin Tois6n; pero para que de
ningin modo hubiera absolute conformidad, el primero pone el
anillo de la Have a diestra y el segundo a siniestra; y ese mismo
afio, el "Tribunal de Comercio de la Habana" usa los castillos en
2 y 1 y la Have en medio, en faja, con corona y sin Tois6n, pues

(8) Especie de tridngulo que en algunos escudos se form por dos lineas rectas
o curvas y el borde inferior del campo
(9) Trmino que indica: dos en una line y uno debajo.
(10) Faja: partici6n horizontal que, situada al centro del escudo, ocupa su ter-
cera parte. En faja: posici6n horizontal de un mueble, o alineaci6n de va-
rios en esa direcci6n.
(11) Pal: partici6n vertical que, situada al centro del escudo, ocupa su tercera
parte. En pal: posici6n vertical de un mueble, o alineaci6n de various en
esa direccidn.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


parece que este ultimo no era en aquellos dias tan imprescindible
al element official como se diria que lo es hoy para algunos com-
patriotas republicans.
Pero es mis, durante las fiestas reales en celebraci6n de la
mayoria de edad de Isabel II, se decoraron los edificios p6blicos,
segin costumbre de entonces, con transparentes iluminados lucien-
do escudos, emblemas e inscripciones, y ocurri6 que en various de
aquUllos se presentaron las armas de la Ciudad blasonadas de dis-
tintas maneras: la Casa de Gobierno traia la Have en pal; la Au-
diencia, el Arsenal, el Cuartel de Cantabria y el de Bomberos, la
presentaban horizontalmente (12), y aun estos dos fltimos no
estaban de acuerdo para situar el palet6n.
Se pudiera argumentar que todos estos extravios del siglo
XIX constituian la convalecencia de un acceso agudo de megalo-
mania heraldica producido en el XVIII. En efecto: en 1774 dos
regidores del Ayuntamiento habanero presentaron una sorpren-
dente moci6n (13), que fu6 aprobada-aunque parezca impossible
-para que se suplicara al Rey que, por haberse construido tres
nuevos castillos en la Habana, se le concediera a 4sta aumentar en
tres mis los de su escudo, que asi sumarian seis. Tambi6n pedian
poner sobre el castillo mayor la imagen del rey Carlos III provisto
de espada y globo, y ademis, banderas "y otros trofeos de guerra"
y un lema, y por afiadidura solicitaban para la Ciudad la Cruz de
Isabel la Cat6lica y "el tratamiento y honorees de Teniente Gene-
ral". (iY tanta fanfarria, s6lo doce afios despu6s de haberse ren-
dido la Habana a una escuadra inglesa!) Para terminar, decian:
"nada hay en esta sfplica de ins6lito, y aunque lo hubiese"..., etc.
A pesar de ese mare mAgnum, nunca se supo poner remedio a
tales extralimitaciones. En 1848 alguien las denunci6 en concrete
al Capitan General, refiriendose "a las armas de la Ciudad que
usan sus diversas corporaciones", y le indicaba detalladamente
varias de ellas, entire las cuales una, la Comisaria del Ayuntamien-
to, que las usaba con campo de plata y la lave roja. Y sin embar-
go nada contuvo esa escandalosa situaci6n, pues pasados muchos
afios, existia ain a tal punto que, en Noviembre de 1871, en papel
sellado cuyo timbre represent a Espaiia con corona mural, apo-
yada en un escudo de esa naci6n que ostenta la misma corona

(12) V. Descripcin de las Fiestas y Regocijos Verificadas (sic) en la Habana,
.., con motive de la declaratoria en la mayoria de edad de la Reina Nuestra
Sefora Dona Isabel 21., Habana, 1844.
(13) Cabildo del 28 de Diciembre de 1774. V. APENDICE 6O.










MUNICIPIO DE LA HABANA


(Lim. I, No. 2), la Presidencia de nuestro Ayuntamiento impone
su cufio en relieve en el que resaltan la corona real y el Tois6n
(Lamina I, No. 1). De igual modo en 1889, aparecen siempre en
ciertos documents dos distintos escudos de la Ciudad usados a la
vez (Lamina I, Nos. 3 y 4).
Pero tampoco en nuestros tiempos republicans se ha sabido
reprimir esa licencia, como ahora se vera demostrado en los archi-
vos del propio Ayuntamiento. Segin era natural y 16gico, al cesar
la dominaci6n espaiola desaparecieron automiticamente las coro-
nas reales y demAs simbolos de la monarquia, adoptando en 1899
el Ayuntamiento de la Habana un escudo oval, con los castillos
bien ordenados, la Have en faja entire ellos y timbrado de una es-
trella de cinco puntas (Lamina II, No. 3).
Asi se mantuvo hasta 1902, si bien desde Diciembre de 1901
us6 simultineamente otro blas6n con los castillos alineados, la ia-
ve debajo, un pequefo entado en punta, y, al timbre, s61o un mo-
tivo de ornamentaci6n que desciende por ambos lados (LImina II,
No. 2). Esto, sin embargo, no excluy6 el empleo por el Ayunta-
miento de otros various, usados a un mismo tiempo, ya como mem-
brete, ya como cufio (14), y que figuran entire los nueve de la Li-
mina II.
Ese escudo de 1901 persisti6 hasta Febrero de 1909; pero en
Marzo del mismo afio comenz6 a emplear el Ayuntamiento, en toda
su tdocumentaci6n, sin acuerdo del mismo ni explicaci6n alguna,
el supuesto blas6n primitive de la Ciudad, que, a mis de estar
adornado con una corona real y un collar no menos monirquico,
tiene la absurda condici6n de ser ap6crifo, a pesar de todo lo cual
ha subsistido oficialmente hasta hoy.
Como se ve, en nuestra 6poca republican no le vamos en zaga,
en lo que se refiere a dislates heraldicos, a los infaustos dias de
la Colonia; y si algunos de aquHllos pueden parecer curiosos y hasta
divertidos, otros resultan lamentables.
Suprimiendo muchos ejemplos, recordar6 una experiencia
mia: al pasar, hace algunos afios, por el modesto taller de un pla-
tero de esta ciudad, vi, puestos a la venta, various pequefios escudos
de la Habana, de los que usa como distintivo la Policia, y adverti

(14) En un expediente del negociado de Policia Urbana, de Agosto de 1900 (No.
6), compuesto de cinco documentos--dos de los cuales aparecen en una mis-
ma pgina--tres de ellos levan escudos diferentes, (LAmina II, No. 2). En
otro expediente de Enero de 1902 (No. 206), aparece, en un document de
Noviembre de ese aao, un escudo impreso como membrete y, en la misma
pagina, un cufio en el que el escudo es distinto (LAmina II, No. 1).











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


que habia unos con los castillos ordenados y la lave al centro y
otros con aquellos alineados y 6sta debajo, por lo que tomando una
actitud ingenua de turista, indagu6 del artifice si ambos eran mo-
delos oficiales, y 61 me explic6 que, segin un capitAn que le habia
encargado los del segundo modelo, los primeros eran para unifor-
mes de soldados y los filtimos... para los de oficiales!
Y en una de esas extravagancias ha sufrido el blas6n su ma-
yor despojo: cada una de las dos torres de la Estaci6n Terminal
de Ferrocarril ostenta, sobre la puerta de entrada, un escudo re-
dondo, hecho de cerAmica, en el que aparecen, amarillos sobre fon-
do azul, los tres castillos; pero en el que ha sido escamoteada la
"lave de las Indias", "de la Nueva Espafia", etc., quedando trans-
formadas nuestras armas-salvo en el orden de los castillos-en el
blas6n de la Marquesa de Pompadour, de galante memorial.
Considerando que este carnaval heraldico habia durado ya
demasiado, realic6 desde hace much tiempo, luchando contra los
errors de algunos y la apatia de los mas, gestiones para que se le
pusiera fin. Y al ser designado miembro de la "Comisi6n de His-
toria, Ornato y Urbanismo de la Ciudad", present y mantuve en
ella una moci6n que tendia, entire otros fines, a ese objeto, expo-
niendo lo improcedente de que el Ayuntamiento ostentase emble-
mas herAldicos extrafios de caracter monirquico, en el Palacio
Municipal y en todos sus impresos, y demandando la substituci6n
de la corona real por la mural que le corresponde.
Dicha moci6n fue aprobada y comunicada al Ayuntamiento,
que indic6 su deseo de conocer mis arguments, los que tuve oca-
si6n de exponer ante 61 en una conferencia ofrecida en 1928 (15),
recibiendo en el mismo acto, por boca del prominent conceal
Sr. Lugo Vifia, la seguridad de que muy en breve seria tomado un
acuerdo conforme a las ideas contenidas en mi exposici6n.
Parece que algunos obstaculos, no expuestos entonces, impi-
dieron que se realizara ese buen prop6sito; pero tuve la satisfac-
ci6n de comprobar que mis razonamientos habian producido en el
Consistorio decisive impresi6n favorable, porque unos tres meses
despu6s, el mismo distinguido concejal present al Cabildo una
moci6n que fu6 aprobada por unanimidad, creando una medalla
para premier meritos, en la que el escudo de la Ciudad debia figu-
rar "sin Tois6n y con corona mural" (16). El acuerdo fue sancio-

(15) 17 de Agosto. V. Libro de Acuerdos, Agto. y Sept. 1928, acuerdo No. 816.
(16) Cabildo de 9 de Noviembre de 1928.










MUNICIPIO DE LA HABANA


nado por el Alcalde. Pero en esta ocasi6n s6lo se trat6 de enmen-
dar en la medalla el mal existente, sin decidirse a proceder de
igual manera respect del blas6n official de la Ciudad, que no pue-
de ser mis que uno y, por tanto, el mismo en todos los casos.
Eso exactamente habia ocurrido ya antes, cuando el Ayunta-
miento, en el afio 1913-quiza movido mas por amistosas observa-
ciones que por algunas criticas-desech6 la corona real al instituir
un distintivo para uso de los concejales (17); pero limitando su
acuerdo a ese objeto especial.
Recientemente, en 1931 (18), se present en el Consejo De-
liberativo del Distrito Central (19) una proposici6n creando un
nuevo distintivo para los comisionados (concejales). Uno de ellos
propuso que para esa insignia se adoptara el escudo que se halla
sobre la portada del lado sur del Ayuntamiento (que leva la co-
rona real!), y consultado por el Consejo el entonces Historiador de
la Ciudad, Sr. Miguel de Marcos, 6ste, despu6s de copiar la c6dula
de Mariana de Austria y la descripci6n que hace Arrate del escudo
(el de la confirmaci6n de 1665, con los postizos agregados por
este author opin6 que 6se era el que debia adoptarse "conservan-
do en el mismo el collar del Tois6n, pero eliminando de su composi-
ci6n la corona real que lo remata" (20).
No obstante, traido de nuevo a Cabildo este asunto (21), se
acord6 por unanimidad, "despues de breve deliberaci6n", adoptar
como distintivo el escudo descripto en el informed leido; pero "re-
matado por la corona mural, quedando eliminado el Tois6n".
Esto parecia una complete victoria de la corona mural; aun-
que, como en los casos anteriores, no lo fu6 mAs que parcialmente,
puesto que, ademas de dejar en uso el escudo ap6crifo que ain hoy
subsiste, no se tom6 un acuerdo definitive para las armas de la
Ciudad, que era y es lo esencial.
Pero, como se habrd visto en las cartas que preceden a este
trabajo, parece que ha llegado el moment de las rectificaciones
decisivas.
DespuBs de tantos afios de indiferencia, un Ayuntamiento se
da cuenta de lo urgente que es poner termino a este estado de co-
sas vergonzoso para la Habana y depresivo para sus represen-
tantes.

(17) Cabildo de 11 de Febrero de 1913.
(18) Cabildo de 23 de Marzo de 1931.
(19) Nombre que entonces recibi6 el Cabildo de la Ciudad.
(20 Informe de 1. de Junio de 1931.
(21 Cabildo de 16 de Julio de 1931.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Si se logra-al fin!--ese patri6tico prop6sito, habrin mere-
cido por ello la gratitud de la Ciudad, tanto su Cimara Municipal,
como el Alcalde Sr. Beruff Mendieta y su infatigable y entusiasta
colaborador en estos asuntos, el Dr. Roig de Leuchsenring, Histo-
riador de la Ciudad.
Ahora bien, antes de entrar de lleno en este intrincado estu-
dio, conviene establecer que las tesis que creo indispensable dejar
probadas, son las siguientes:
19 Que la ciudad de la Habana-contra lo que aseguraron
las autoridades del siglo XVII y various historiadores despues-no
tenia adn escudo de armas a fines del primer tercio de ese siglo,
ni pudo ser legal ninguno de los que despues le inventasen, hasta
la confirmaci6n de un supuesto tal, otorgada durante la minoria
(1665) del iltimo rey espafiol de la casa de Austria.
29 Que esa confirmaci6n, no habiendo de qu6 realizarla, fu6,
por tanto, fraudulent.
39 Que la Ciudad ha usado indebidamente la corona real
como timbre de sus armas, y el collar de la orden del Tois6n como
ornamento.
49 Que el escudo que se ha considerado y que muchos consi-
deran adn como el primitive, es ap6crifo.
59 Que la corona que corresponde como timbre a las armas
de la capital de la Repdblica, es, 16gicamente, la mural, por ser la
de ciudad.
69 Que result una fantasia afirmar que el blas6n habanero
pueda haber ostentado nunca una corona imperial, como suponen
algunos.
Por iltimo, concluido el Arido trabajo de escombra hist6rica,
propondr c6mo se debe blasonar, en definitive, el escudo de la
Habana, sin hacer mas alteraciones que las absolutamente indis-
pensables.



La confusion de que antes he hablado al referirme a las armas
de la Ciudad, se hace patente y dificulta toda tarea en cuanto se
inician las investigaciones necesarias para este studio.
Asi, al proponerme, hace ya muchos afios, hallar el mas an-
tiguo dato referente a dicho escudo, me di cuenta de la existencia
de una falsa orientaci6n que, iniciada por el primer historiador










MUNICIPIO DE LA HABANA


de la Ciudad, Arrate, fu6 seguida por todos los que despubs se han
interesado en este asunto.
Ese error de base estriba en considerar como primer documen-
to una proposici6n presentada por el regidor Nicolas Carrefio al
Cabildo de la Habana en 1612 (22), reclamando contra las preten-
siones de G6mez de Rojas Manrique que habia obtenido del Obispo
la concesi6n del patronazgo de la capilla mayor en la iglesia parro-
quial, con derecho, por tanto, para 6Ly los suyos, de poner en ella
sus armas y tener alli sus sepulturas; Lo cual-decia Carrefio-
es en gran perjuicio de esta Ciudad y de la gente noble que en
ella hay>.
Arrate se refiere sin duda alguna a esta frase de la proposi-
ci6n de Carrefio, euando, sin citar fechas ni especificar documen-
tos, dice:

PersuAdome a que por el tiempo en que fu6 constituida ciudad
se le debi6 tambien de hacer el honor de poder usar escudo de
armas por encontrarse en los Libros Capitulares algunas noticias
de que lo tenia y mandaba poner para distintivo en sus bancas y
hallarse cincelado en las mazas de plata que se labraron en tiempo
de Don Juan BitriAn de Viamonte (23).

Si este historiador y los que como 41 trataron de ese asunto,
hubiesen seguido leyendo mis adelante en el acta del Cabildo en
la que se consigna esta petici6n, habrian visto aclarado el error en
que estaban (y que ha prevalecido hasta hoy) al suponer que esto
significaba que la Ciudad tenia armas propias que eran las Ila-
madas a figurar en la iglesia; pues el perjuicio era otro muy dis-
tinto, y se refiere-como alli se explica-a que lo que pretendia
Rojas Manrique resultaba una injustificada y humillante usurpa-
ci6n, pues los veeinos alegaban que la iglesia habia sido construida
con donativos suyos, y no costeada por Rojas como este pretendia,
basando en ello su supuesto derecho. AdemAs, la Ciudad no podia
career, aunque hubiera tenido armas, que fueran las suyas las Ila-
madas a figurar en la parroquia, pues sabia-y asi se declara en
el acta-que las que correspondia colocar alli eran las reales, por-

(22) V6ase: Libro de Adas Capitulares Originaes--Cabildo de 10 de Julio de 1612-.
T. V, fo. 187 y 187 vuelto, y APENDICE 3. de este trabajo.
(23) Llave del Nuevo Mundo, Antemural de las Indias Occidentales, la Habana
descripta, ..., por F. Arrate (1761). Memorias de la seen. de Hist. de la
R. Soc. Patri6t. de la Habana, Habana, 1830. Cap. XXIV, p. 136.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


que era al Rey a quien pertenecia el patronazgo de todas las iglesias
de las Indias y de las de Granada (24).
En cuanto a los nobles, el dafo a que se refiere el regidor
Carrefio consistia, no s61o en reconocerle injustamente mayor pre-
eminencia a uno de ellos, sino tambi6n en que se les privaba de
tener en la capilla mayor sus sepulturas y de ostentar alli sus ar-
mas, honor muy preciado y disputado por ellos.
Para mejor conocimiento de este asunto, incluyo entire los do-
cumentos originales que aparecen al final de este trabajo, los frag-
mentos pertinentes del acta original a que me he referido (25).
Todos los que se han ocupado de la frase de Arrate, que con
raz6n suponen referirse a esa proposici6n del regidor Carrelio,
aceptan 6sta como prueba de que la Ciudad poseia armas en esa
6poca, a excepci6n del historiador Pezuela (26) que-negando el
parecer de Arrate que se persuadia de que al recibir la Habana el
titulo de ciudad debi6 obtener el uso de escudo de armas-declara
que no se condecor6 entonces a la nueva ciudad, como se dijo
erradamente, agregando: recibi6 esa gracia, < Figarola Caneda fu6 el mantenedor mas decidido y arriesgado
de ese error, pues en su trabajo sobre los escudos cubanos (27) se
revuelve contra Pezuela, reprochAndole no habernos dicho autoridad se apoyaba al impugnar a Arrate de manera tan abso-
luta>, y afiade: apuesto que la negaci6n personal de Pezuela no
destruye en nada la autenticidad official que garantiza la afirma-
ci6n de Arrate, es indiscutible que ha de ser esta y no aqu6lla la
que debe tenerse como verdad hist6rica>.
El antiguo Director de la Biblioteca Nacional no se detenia a
considerar que las que 61 llama verdad hist6rica, autenticidad ofi-
cial que garantiza, etc., no eran mas que errors imperdonables en
Arrate, que, con s6lo decir: <, crey6 persuadir, y que
no cita un acta concrete, ni ley6 mAs que el principio de la de 1612,
ignorando su continuaci6n y con ella la clave del asunto; y que

(24) En efecto, asi estaba dispuesto, segdn las bulas de los pontifices Inocencio
VIII (de 8 de Diciembre de 1480) y Julio II (de 28 de Julio de 1508), y las
Reales CSdulas de Carlos I (dada en Valladolid el 26 de Octubre de 1554);
Felipe II (dada en San Lorenzo del Escorial el 18 de Octubre de 1583) y
Felipe III (dada en el Pardo el 24 de Noviembre de 1608). En estas c6-
dulas se prohibe el uso de armas que no sean las reales, en todas las iglesias
y otros edificios cuyo patronazgo pertenezca al monarca.
(25) V. APENDICE 3o.
(26) Historia de la Isla de Cuba, Madrid, 1868, t 1., p. 312.
(27) Escudos Primitivos de Cuba, Habana, 1913, p. 29.










MUNICIPIO DE LA HABANA


cuando cita algo comprobable, le result prueba contraria, como
veremos luego. Tambi4n debi6 Figarola pensar que era a 61, que
afirmaba, a quien correspondia probar.
AdemAs, aun siendo Pezuela un historiador parcial y tenden-
cioso, fu6, como conviene el mismo Figarola, tenido por el mejor
informado de la Historia de Cuba,. Circunstancias especiales de
nacionalidad, parentescos, influencias, y otras, le permitieron ha-
cer investigaciones en los inicos archives en que se podian encon-
trar datos aut6nticos, por lo que su negative, en lo que al escudo
atafie, equivale s6lo a declarar que 61 no habia hallado nada en la
documentaci6n. Hoy veremos que fuera de ella, y en la misma
Habana, pudo haber encontrado la prueba decisive que yo aporto
en estas investigaciones.
Tambi4n Jos6 Maria de la Torre sigue a Arrate al decir que:
en 1665 se le confirm el uso del escudo de que estaba en pose-
si6n much tiempo antes, segiin aparece en actas de cabildos (28).
Y posteriormente a de la Torre, pero antes que Figarola, el
mismo Ayuntamiento de la Habana cae en el error cuando, con
ignorancia de lo contenido en sus propias Actas Capitulares, copia
la proposici6n de Nicolas Carrefio de 1612 (que, como se ha visto,
es s6lo el principio del acta) en una de sus Memorias anuales (29),
bajo el titulo Es de advertir que Figarola, al tratar de ese escudo, supuesto
primitivo-y que 41 cree tal-copia todos los documents de la Me-
moria annual del Municipio de la Habana, de 1911, segin 41 mismo
declara en su citada monografia (30), y asi ocurre con la men-
cionada proposici6n de Carrefio en el Cabildo de 10 de Julio de
1612 (31).
Tambi4n cuando trata de la concesi6n de la divisa: ZSiempre
field, (32), y del escudo que Ilaman de despu4s que se le conce-
dieron los honors, y de la solicitud de ampliaci6n de las armas
en 1774 (33), lo toma de igual fuente, en vez de basarse en las
Actas del Cabildo, que tan a su alcance estaban.

(28) Lo que fuimos y lo que somos, Habana, 18'~?,. 18.
(29) Ayuntamiento de la Habana. Mem. An. 1909 a 1910, Habana, 1911, p. 269.
(30) Ob. cit., p. 59 a 66.
(31) Idem, p. 28.
(32) Idem, p. 34.
(33) Idem, p. 59 a 66.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


EL MAS ANTIGUO DOCUMENT RELATIVE AL BLASON
DE LA HABANA

Dilucidado esto, conviene establecer que el mAs antiguo docu-
mento official, conocido, en que se trata concretamente del escudo
de armas de la Habana, es la proposici6n que, segin el acta capi-
tular de 30 de Enero de 1665, present al Cabildo de la Habana el
Maestre de Campo Francisco Dfvila Orej6n, para que, como
acuerdo, se elevase al Rey, en la que se dice: ...las armas de que
usa esta ciudad, que son tres castillos y una Ilave, que demuestran
serlo de estos reynos de las yndias, (34), (asi, sin mencionar es-
malte, distribuci6n, corona, ni collar del Tois6n)... cierO. que su origen y principio proviene de merced particular de
Su Magestad que Dios guard y aunque ha procurado su paradero,
no ha hallado la dicha merced o privilegio... > y que, a lo que en-
tiende, vilegio o merced, y para que cese este inconvenient le parece serd
convenient suplicar a Su Magestad confirm las dichas armas
para que use de ellas como lo ha hecho de tiempo inmemorial a
esta parte>. ga el acta) los caballeros Regidores dijeron que se interponga la
dicha sdplica>, carta que sobre ello se ha de escribir la cual se traiga para recono-
cer y firmar de lo cual quede copia en este libroa (35).
Vemos, pues, que el Capitin General (con anuencia de los re-
gidores que hacen suya la sfplica) no esti seguro, sino dtiene por
cierto> el origen, y aunque ha indagado, no ha hallado ninguna
prueba. Ademis, que se decide el Cabildo a escribir la carta al
Rey; pero no a lo que parece indispensable que realizara: ordenar
que se hiciera un dibujo del escudo que se usaba entonces, cosa tan
indicada para que fuera confirmado, que el omitirlo casi autoriza

(34) En esta frase, como en today la proposici6n de Davila, se ve la influencia de
una Real C6dula de 3 de Dic. de 1663, dirigida a 61 y leida en el Ayuntamien-
to el 26 de Sept. de 1664, es decir s61o cuatro meses antes (V. f. 260 del Li-
bro correspondiente de las Actas), en la que el Rey, refiriendose a fortifi-
caciones de la Habana, llama a esta ciudad "'lave de la Nueva Espaia",
agregando que "es la antemural de las Indias y el que principalmente las
defiende". Esas mismas frases dieron origen al titulo de la Historia de
Arrate: Llave del Nuevo Mundo, Antemural de las Indias Occidentales, la
Habana descripta, etc.
(35) V. Libro de Actas Capitulares originales. Cabildo de 30 de Enero de 1665,
t. 12, fo. 248; y APENDICE 40. de este trabajo.











MUNICIPIO DE LA HABANA


una primera presunci6n de que las armas no existian, o de que lo
existente no era un escudo propiamente dicho.
Y algo de esto iltimo pudiera acercarse a la verdad, pues a
pesar de lo afirmativo y concluyente de todo un CapitAn General,
lo que 61 asegura no es cierto-por extraordinario que parezca-
como lo prueba que, segdn demostrar6 mis adelante, treinta y cua-
tro afios antes, es decir, reinando ya Felipe IV, no tenia la Ciudad
escudo (y por tanto no podia haberlo usado en 6poca remote), ni
tampoco corona real, ni collar, inica explicaci6n, esto uiltimo, de
que un Gobernador omitiera la existencia de ambos al proponer la
redacci6n de un document dirigido al trono y que precisamente
levaba por objeto la confirmaci6n de armas.
Para que en este asunto todo sea irregular y confuso, en nin-
guna de las actas posteriores del Ayuntamiento ha quedado copia
de la carta a la Corona, como se acord6, ni parece que se cumpliera
el dar cuenta de ella al Cabildo, pues he examinado detenidamente
dichas actas, hasta la del 26 de Junio de 1665, es decir las que
correspondent a los cinco meses posteriores, sin hallar siquiera una
referencia a esa carta (36). Y eso a pesar de que en el Cabildo
de 2 de Mayo se da cuenta de que se esta esperando la entrada en
puerto de galeones, y cacord6se en esta ocasi6n> se escribiese al
Rey sobre various asuntos, sin que se cite el de la confirmaci6n de
armas.
El document que sigue en antigiiedad al mencionado, que es
la Real C6dula de 30 de Noviembre de 1665, firmada por la Reina
Gobernadora Mariana de Austria, s6lo habla de la carta del Ayun-
tamiento de la Habana, y no de disefio alguno que la acompafiase,
ni hecho por rey de armas en Espafia a instancias de dicho Cabildo
(37), sino se limita a repetir lo que le dice 6ste: armas tres castillos y una have en campo azul,, sin indicar la dis-
posici6n de esas piezas o muebles en el campo, ni los esmaltes, ni
mencionar corona ni collar, lo que prueba que no los describia la
carta de la Habana; pues de lo contrario lo hubiera repetido todo
en la c6dula, por ser de rigor, como copi6 lo que ya vimos expresado
en el acta del Cabildo (38).

(36) S61o se conoce la existencia de tal carta (de 22 de Mayo de 1665), por la
menci6n que de ella se hace en la Real Cedula de 30 de Noviembre del mis-
mo ano, de la cual se trata a continuaci6n.
(37) Asi lo hizo el Ayuntamiento de la antigua villa de Puerto Principe (hoy Ca-
maguiey), en la segunda dacada del siglo XIX.
(38) V. APENDICE 5., Real C6dula de la Reina Gobernadora. Copia del acta
original.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Asi se explica que no habi6ndose blasonado las armas, la Rei-
na, discretamente, se limitase a chacerle merced> de que use y
pueda usar las mismas armas que constare haber usado hasta aqui
en la misma forma que va referido>; y como lo que iba referido
no era mas que lo indicado por el Ayuntamiento en su representa-
ci6n, la cedula deja la responsabilidad a este-y es de suponer que
al Gobernador-de blasonar debidamente el escudo.
Quizis fu& esto una complicaci6n en la Heraldica habanera,
dificil de resolver, pues por entonces no se vuelve a mencionar en
las actas del Cabildo nada referente al escudo, ni en ellas-en las
originales-existe modelo en color, ni otra cosa que un croquis, tra-
zado con lipiz (39), sin duda al copiarse en el siglo pasado las
actas, y debido, a juzgar por la inseguridad de su factura, a dibu-
jante que interpretaba vagas ideas de persona ajena al conoci-
miento del Blas6n.
En cambio, junto al acta trasuntada del Cabildo en que se da
lectura a la Real C4dula de la Reina, aparece (40), ejecutado en
colors, un escudo inspirado en el croquis que antes se menciona;
pero bien tratado en cuanto a ejecuci6n. Este es el que, mis o
menos estilizado y desfigurado, ha venido usando inopinadamente
el Ayuntamiento desde 1909. Todos los que han conocido ese su-
puesto resurgimiento lo tomaron como original de la 6poca de la
concesidn, y en el mismo error han caido los que antes y despu6s
de la rehabilitaci6n official se han ocupado de las armas de la
Habana.
Pero dejemos para mis adelante examiner el escudo de que
tratamos y continuemos analizando los documents.
Recu6rdese que el historiador Arrate supone (41) ...que
por el tiempo en que fue constituida ciudad, se le debi6 tambien
de hacer el honor de poder usar escudo de armas>, y demuestra
con esto que tampoco prest6 atenci6n a la Real C6dula de 20 de
Diciembre de 1592, pues en ella Felipe II dice: niendo consideraci6n a lo que los vecinos y moradores de la villa
de San Crist6bal de la Habana>... etc. y aumente> y < y de aqui adelante>... de San Crist6bal de la Habana>. Como se ve, aqui habla el Rey

(39) Actas Capitulares originales. Cabildo de 20 de Mayo de 1666, t. 12, f. 330.
V. Ldmina VI de este trabajo.
(40) Actas Capitulares trasuntadas, t. 11, f. 359, V. LAmina VII de este trabajo.
(41) O. cit., p. 135.










MUNICIPIO DE LA HABANA


de ennoblecerla en el sentido figurado de darle prestigio y lustre;
con lo que demuestra que no tenia el prop6sito de hacerlo en el recto
sentido de la palabra.
La raz6n en que se funda Arrate, es, como ya hemos visto:
por encontrarse en los Libros Capitulares algunas noticias de que
lo tenia.._- (?) cy hallarse cincelado en las mazas de plata que
se labraron en tiempo de Don Juan Bitridn de Viamonte>.
No es presumible-agrega--lo usase sin real facultad a vis-
ta, ciencia y paciencia de tantos gobernadores prudentes y reflexi-
vos,; argument que tendria algdn peso si esos mismos goberna-
dores no hubiesen permitido el uso del escudo sin investigaci6n ni
comprobaci6n del derecho que la Ciudad tenia para ostentarlo. Y
el gobernador Divila era uno de ellos, pues una investigaci6n suya
no hubiera pasado de los treinta y tantos afios anteriores, sin ha-
llar la prueba de que no existia entonces tal blas6n.
DespuBs de copiar la Real C&dula de Mariana de Austria, dice
Arrate, como si de ella se dedujera: castillos de plata sobre campo azul,, ty una llave de oro. Tiene
por remate una corona y por orla el collar del Tois6n, blas6n tan
estimable como bien merecido,, etc., como lo express asi en su
cabildo la discreta circunspecci6n de su gobernador Don Francisco
Dfvila Orej6n, (42).
Y aqui tenemos una prueba evidence de inexactitud, pues
Arrate atribuye a la Reina y al Gobernador pormenores del escudo
que ellos no dan, como la corona, el Tois6n, y los metales de los
castillos y de la llave.
Pero ocurre algo mAs grave, estupendo, y es que el primer
historiador de la Habana y regidor perpetuo> asegura, concreta-
mente, hallarse cincelado el escudo en las mazas de plata labradas
bajo el gobierno de Bitrian de Viamonte; y esas mazas, que son las
que desde entonces ha tenido el Ayuntamiento y que existen en
la actualidad, constituyen precisamente un document incontro-
vertible en el que me baso para negar la afirmaci6n del goberna-
dor Davila respect a que la Habana tuviese anteriormente escudo
de armas, pues es ficil comprobar que no ostentan tal escudo, sino
un simple jeroglifico o emblema, sin nada que recuerde siquiera
a un blas6n.
Las mazas que, segin la inscripei6n que llevan, MANDO-
LASHAZER EL GOV. D. JVAN BITRIAN DE BIAMONTE

(42) Ob. cit., p. 136.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


1631>, son de plata (43), de pomposa decoraci6n bien en el estilo
de su siglo (Lamina III) ; pero de labor muy deficient, sobre todo
la del repujado de los escudos y jeroglificos, inferior a la de la
armaz6n de las piezas.
Como todas las mazas insignias de autoridad, son imitaci6n
de las mazas de armas, de combat, usadas hasta el siglo XVI, las
cuales, de acero enteramente, se componian de una vara (llamada
caia) que se empufiaba por una extremidad (puao) y tenia en la
otra una parte gruesa (cabeza o nudo) en la que se insertaban de
canto y en sentido vertical, unas piezas salientes, fuertes, aguza-
das, a las que daban el nombre de navajas (de seis a ocho, gene-
ralmente), fijadas ademis por un casquillo o virola de remate.
En cada maza habanera figuran cuatro navajas-en realidad
son elements decorativos--que dividen de arriba a5ajo el nudo
en espacios libres (LAmina IV) : cuatro en la parte mds amplia y
voluminosa, en los que aparecen repujados cuatro escudos de Es-
pafia, grandes, con corona abierta, y otros cuatro espacios meno-
res en la parte inferior, en los cuales se ven dos escudos de nobleza,
iguales entire si, alternando con dos representaciones o jeroglificos
no herdldicos.
Los dos blasones, o, mejor dicho, el blas6n duplicado (Lami-
na 7V, No. 1), de campo antiguo espaiiol, cuartelado, con corona,
bien delimitado, que conviene asignar exactamente para posterior
deducci6n, pertenecia al Capitan General, segfn se comprueba en
sus cuarteles.
De 6stos, el 19 es de Bitrian en Arag6n (en campo de oro un
le6n rampant, de azur, armado de gules, con una espada de sable
en la mano diestra); el 29 es de Biamonte (44), (losanjado de
plata y gules), y el 49 es de Navarra (en campo de gules, las ca-
denas de oro de aquel reino), filtimo apellido de dicho Gobernador.
Los otros dos emblemas, los jeroglificos, tambi6n iguales en-
tre si y repujados, no tienen, en lo absolute, la menor apariencia
de blasones: consistent s61o en expresiones geogrificas, muy defi-
cientes, del puerto de la Habana visto a modo de perspective ca-

(43) Entre !os innumerables errors propagados acerca de las escasas antigiie-
dades cubanas, figure el de haberse asegurado que las mazas eran de oro,
y es mas, "de oro macizo". V. Diario de la Marina, 17 de Noviembre de
1928, p. 6.
(44) El linaje de Beaumont, que provenia de Francia, enlazado alguna vez con
la casa real de esa naci6n, y despu6s con la de Navarra, di6 origen en Es-
pafia a la casa de ese nombre y a las de Biamonte, Biamonde y Viamonte.










MUNICIPIO DE LA HABANA


ballera, o mAs bien en croquis de posici6n del castillo del Morro,
del "fuertezuelo" de la Punta, y de la Fuerza (esta iltima muy
mal situada al fondo de la bahia, donde much despu6s-un siglo
y tercio-se levant6 el pequefio castillo de Atar6s (Lamina V, No.
2); y en el centro del mal traza-
do y disminuido puerto, figure
i una Have ladeada, con el palet6n
hacia la salida.
Constituyen, pues, estos je-
( roglificos, representaciones ca-
O prichosas desprovistas de todo
aspect heraldico; basta adver-
tir que carecen de campo, es de-
Scir, que no estin contenidas en-
S tre limits extremes que formen
Sescudo, para darse cuenta de
que no lo son.
Y si se consider que alli
JEROGLfFICO DEL PUERTO DE alternan con verdaderos escudos,
LA HABANA EN LAS MAZAS como los de Bitrian y los de Es-
DEL AYUNTAMIENTO. pafia, unos y otros perfectamen-
te delimitados lo que obligaba
a emplear en iguales condiciones las armas de la Habana si hubie-
sen existido-preciso es convenir en que la Ciudad no tenia nada
semejante que aportar. De poseer entonces la Habana un escudo,
hubiera sido forzoso hacerlo aparecer en las mazas s'imbolo
de su poder.
Esto demuestra palmariamente que la Ciudad no tenia armas
entonces, y que se habia combinado aquel jeroglifico, ya fuera en
6poca anterior, quizas como proyecto que form parte de alguna
pretension desatendida que colocaba a la Habana en la condici6n
de ciudad agraviada (segdn la frase que se usaba para las casas
nobles que habiendo solicitado la grandeza, no eran complacidas),
ya para hacerlo figurar en las mazas que representaban la auto-
ridad del "Sefior Cabildo Justicia y Regimiento"; y es la prueba
definitive de que al otorgarle Felipe II a la Habana el titulo de Ciu-
dad, no le habia concedido escudo.
Y no se concibe que un gobernador como BitriAn, muy pagado
de su nobleza, que en documents oficiales importantes decia: dfir-
mado de mi nombre y sellado con el sello de mis armas, y que
hacia destacar en las mazas, por duplicado, su escudo timbrado de











EL ESCUDO OFICIAL DEL


corona, prescindiese del de la ciudad cuyas eran las mazas, y, lo que
es peor, lo substituyese por una representaci6n extravagant, co-
metiendo ademas el desacato de omitir la corona real y el collar
de la orden mds calificada de la monarquia.
Por el contrario se explica que, ganoso de ostentar su propio
blas6n en las suntuosas mazas, y advirtiendo que 6stas debian for-
zosamente expresar a qu6 ciudad pertenecian, utilizase, a falta de
escudo, el jeroglifico que en ellas figure.
Pero al comprobar que Bitrian de Biamonte hizo repujar sus
armas en las mazas, y, ademas, grabar la inscripci6n anunciando
que 61 las mand6 hacer, parecia tan natural suponer que las habia
ofrecido como present a la ciudad sede de su capitania general,
que cuando hace ya tiempo investigaba yo esta 6poca, me sorpren-
di6 no hallar en las actas de Cabildo correspondientes a todo el go-
bierno de Bitrian (de 1630 a 1634), referencia alguna a ceremonia
o formalidad de entrega de dichas mazas por 6ste al Cabildo, ni
acuerdo en que se ordenara labrarlas o se tratara de sus condi-
clones.
S6lo aparecia un dato en lugar pertinente: el acuerdo de dar
libranza de cuatrocientos pesos a Juan Diaz, platero contrast; si
bien la ambigua redacci6n no permit discernir si es como artifice,
o como persona autorizada por este para recibir la libranza (45).
Pero la coincidencia de hallarme indagando al mismo tiempo
aspects referentes a la edificaci6n antigua, hizo que encontrara,
marginado como asunto relative a construcciones, una petici6n en
la que el solicitante ofrece-si se le concedia construir portales-
cincuenta pesos para contribuir a cda paga de las mazas de Cabil-
do>, ofrecimiento que fu6 aceptado (46).
De modo que las mazas que sirvieron para bambolla del osten-
toso gobernador, fueron pagadas por los contribuyentes, quienes
al cabo pagan siempre.
Ahora bien, ya que con todo lo expuesto queda demostrada la
inexactitud de las afirmaciones del gobernador Divila en 1665 y
del historiador Arrate en 1761 respect a la antigdiedad de las

(48) "Vi6se en el Cabildo la tasaci6n fecha de la hechura de las mazas de plata
que present Juan Diaz Contraste y se le mand6 que se le despache libranza
segf6n lo tiene mandado y provehido el Senor gobernador por los cuatro-
cientos pesos de su auto". Cabildo de 1. de Enero de 1632. t. 8. de las
Actas Trasuntadas, fo 124.
(46) ". .se e hace merced y da licencia para hacer los portales..." "dando 50
pesos para la paga de las mazas de Cabildo", etc. Cabildo 13 Agosto 1632.
V. el tomo 8* de Actas Trasuntadas, fo 152 vuelto y 153.










MUNICIPIO DE LA HABANA


armas de la Habana, y la de este iltimo al atribuir al mismo go-
bernador y a la reina Mariana referencias a ornamentos de dicho
escudo que ellos no mencionan siquiera, procede ahora examiner
los dos dibujos que existen en las actas (original y trasuntada)
del Cabildo de la Ciudad, generalmente aceptados hasta hoy como
genuinos y de la requerida antigiiedad.


EL SUPUESTO ESCUDO PRIMITIVE

Ya queda dicho que no existed ninguna indicaci6n de c6mo
blason6 el Ayuntamiento habanero de 1666 las armas que tan am-
bigua y condicionalmente confirm la Reina. Las actas capitula-
res certifican que 6sta y otras reales c6dulas fueron recibidas y
leidas y, segdn el ceremonial, puestas sobre las cabezas de los
miembros del Cabildo, en serial de acatamiento; pero no vuelven a
mencionar mis el ansiado blas6n, del que no qued6 rastro alguno.
L6gico parece que, de haber existido tal escudo, se hubiese
hecho constar oficialmente en cabildo una descripci6n de 61, como
definitive, acompafiandola, en el acta, de una interpretaci6n en
colors, de la cual se enviase copia al Consejo de Indias. Asi, de
ser necesario en cualquier circunstancia (como al solicitar su am-
pliaci6n en el siglo XVIII, o al trasuntar el acta en el XIX), ha-
bria sido ficil reproducirlo.
Que eso ocurri6, supusieron tal vez todos aquellos que con-
sultaron en los l4timos afios de la pasada centuria y en lo que va
de 6sta las Actas Capitulares trasuntadas, al encontrar en ellas un
escudo en colors (Lamina VII), tomindolo irreflexivamente por
el original-a pesar de que todo en 61 denuncia ser hecho en 6poca
reciente, y de que no se hallaba con el acta aut6ntica-y los muy
contados que fueran a buscar el que 16gicamiente debia existir con
el acta original, persistirian en su error al encontrar s6lo un cro-
quis indeciso, al lapiz, que, a mis de ser modern tambi6n, tiene
todos los caracteres de una improvisaci6n impuesta al dibujante
(LAmina VI).
Y sin embargo, nadie ha puesto reparo, ni ain despu6s de
tomarse de ellos fotografias y publicarse fotograbados. Como ocu-
rre con frecuencia entire nosotros, los investigadores y curiosos no
realizaron una investigaci6n complete y los demis han aceptado
de ligero, y repetido con autoridad, lo que oian o leian.
Es ademAs evidence que el disefio al lipiz adjunto al acta ori-










EL ESCUDO OFFICIAL DE.


ginal contenia errors herfldicos que debieron haber advertido
aun a los profanos en esa material.
En el libro de Actas Trasuntadas es donde se halla, como ya he
dicho antes, el escudo en colors hecho por persona hibil, no ajena
al Arte; pero que se ha limitado a interpreter el dibujo agregado
al libro de Actas Originales, realizando bien lo conocido, como el
collar del Tois6n, y aun las piezas err6neas del croquis, y con va-
guedad los tanteos del proyecto-debidos sin duda a algin D'Ho-
zier de los que en todo tiempo hemos padecido--que fueron adop-
tados despubs, y realizados, por un alcalde demasiado expeditivo.
(LAmina VII).
Asi se explica que en el escudo se adviertan inexactitudes
como las siguientes: en vez de tres castillos (de alguna de las for-
mas mas usuales en el Blas6n), aparecen tres torres cilindricas,
sin almenas, sobre sendos monticulos o escarpas, y teniendo en la
base de la construcci6n un reborde inusitado. En lo alto de cada
una se levantan, en vez de torrecillas, unos cilindros rematados por
pianos horizontales; todo ello inspirado, es probable, en los gra-
bados en madera extremadamente simplificados que ilustran algu-
nas obras antiguas. Bajo la lave, colocada horizontalmente, hay
un entado en punta, conteniendo el infantil monograma del nom-
bre HABANA, con la particularidad de que Ia letra que mis se
destaca es la B que no se emple6 para escribirlo en ninguna de las
6pocas a que se haya pretendido atribuir el falso escudo, a no ser
como rara excepci6n dada la anArquica ortografia de aquellos
tiempos.
Esto se puede comprobar en cualesquiera manuscritos anti-
guos, como en las Actas Originales de nuestro Cabildo, y mis fi-
cilmente en algunos de los documents que figuran en los Apin-
dices al final de este trabajo.
Pero ademAs hay que advertir que el entado en punta se em-
plea por lo general para indicar comarcas anexadas por la entidad
cuyo es el blas6n, como se observa en el escudo espafiol (47), al
que, despu6s de la conquista de Granada, se afiadi6, en entado en
punta, el blas6n de este reino. Y a la verdad, en las supuestas
armas habaneras, no se ve la relaci6n que pueda haber entire tal
finalidad y el acertijo de las letras baldias.
Y todo ello estA surmontado-y abrumado-por una enorme

(47) V. Victor Bouton, pintor hergldico: Nouveau Traitd des Armoiries ou la Science
et I'Art du Blason expliquMs, Paris, 1887, p. 84.










MUNICIPIO DE LA HABANA


y desconcertante corona que, despues de analizada, result inca-
lificable.
Algunos han querido ver en ella-desde luego sin possible fun-
damento-nada menos que una corona imperial (!).
Si tuviese siquiera algunos elements de dsta, se podria suponer
que era un intent modern e indocto de suplir la falta de docu-
mentaci6n de que padecia el escudo que los dos regidores de 1774
aseguraban estar timbrado por una corona de imperio.
Pero es el caso que no se encuentra en la de las actas ni el
mis pequeiio detalle de la configuraci6n de aqu6lla. Para demos-
trarlo, bastaran los siguientes datos:
Lo caracteristico de la corona imperial consiste en no ser ce-
rrada en lo alto como la que analizamos, sino, por el contrario,
tener abierto el bonete en el centro en dos mitades que se van
separando hacia arriba, mantenidas por dos diademas, una a cada
lado de la abertura, y, surgiendo entire 6stas, otra central, que se
eleva hasta lo mas alto y terminal en un globo centrado y cruzado.
Ademis, consta de florones que no figuran en la de los dibujos
de las actas, y de dos listas franjadas, pendientes una a cada lado,
que no tienen nada que ver con los copiosos lazos que en dichos
dibujos atan el Tois6n.
Tambi6n en la corona de las actas-entre otras pequefias im-
provisaciones-aparece en el centro, sobre un cintillo de capricho
guarnecido de excesivas gemas, una especie de palma naciente des-
conocida en Heraldica y que no viene a cuento.
Como vemos, no hay ni un rasgo comin entire las dos coronas.
En cambio, en la de las actas, parece (por algunos de sus inde-
cisos elements, no por lo caprichoso del conjunto) haberse que-
rido conservar ciertas reminiscencias de las coronas que apare-
cen en algunas monedas del siglo XVII, especialmente en un cin-
cuentia castellano del uiltimo cuarto de esa centuria; pero hinchado
y desfigurado a tal punto que result dificil discernir los escasos
rasgos similares.
Lo expuesto, y mAs que se podria aducir, bastaria para de-
mostrar que no ha intervenido en el supuesto blas6n ningdn rey
de armas; pero otras pruebas materiales-que ofrezco con pena
porque indican, cuando menos, ligereza en los que de este asunto
han tratado--son de una evidencia tal, que s6lo la sugesti6n ha
podido impedir que se advirtieran. En efecto: El croquis al lipiz
azul y negro, unido al acta original, en que tuvo que inspirarse el










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


artist del escudo en colors, tiene al dorso del pliego un principio
de disefio en el que un escudo, del mismo alto, aparece mis ancho;
lo que indica claramente tanteos para una improvisaci6n. Y el
propio escudo en colors tan reproducido en documents oficiales
del Ayuntamiento, en revistas, y en opisculos con pretensiones de
erudici6n, esta ejecutado en papel igual a aquel en que se hallan
copiadas las actas, que es... del sello 89 del afio 1876! (48). Ade-
mis, esta calzado con una firma: .J. Gomis, fecit,, con caricter
de letra que bastaba para facilitar al mis atolondrado investiga-
dor el reconocerla como de nuestra 6poca; lo que'excluye al dibu-
jante de toda sospecha de haber participado en una mistificaci6n.
Esto debi6 conducirles a indagar la personalidad del artist
autor del escudo, y la 6poca y circunstancias en que producia, y a
buscar trabajos suyos de la misma indole, lo que les hubiera ayu-
dado a aclarar el problema.
Y eso realic6 yo. En efecto, el Sr. Juan G6mis fu6 un exce-
lente funcionario del Cabildo habanero, durante cuarenta afios,
hasta su muerte en 1903, habiendo llegado a desempefiar cargos de
importancia.
Dibujante y pendolista, habia sido por much tiempo el en-
cargado de la confecci6n de los documents emanados de la Muni-
cipalidad que requerian cierta presentaci6n de caracter artistic:
titulos honorificos, homenajes, diplomas, premios, etc., (49) que
61 componia segin la indole de los trabajos que le confiaban y las
instrucciones recibidas, someti6ndolos a la autoridad competent,
que casi nunca lo era en material de Arte.
Teniendo yo la convicci6n de que 61 no podia haber hecho el
escudo en colors inspirado en otros elements de valor herAldico,
sino por la imposici6n del mencionado croquis al lIpiz, me propuse
hallar dibujos suyos mas recientes que 6ste, en los que figurasen
escudos de la Habana, pensando que si en ellos no habia seguido
al modelo exactamente, era demostraci6n de que 61 mismo no lo
tenia por aut6ntico.

(48) Esto concuerda con el dato de que en el Tomo IX de las Actas Trasunta-
tadas se halls un certificado expedido en sesi6n del Ayuntamiento de 1.
de Marzo de 1875, de que en otra sesi6n de 8 de Enero del mismo afio se
aprobaron las actas trasuntadas de 1648 a 1654.
(49) Entre otros, compuso en 1892 la ornamentaci6n del document en que se
ofreclan a G6nova los Albumes de fotograflas relatives a la tumba de Col6n
y que el alcalde de aquella ciudad calific6 de "la obra eminentemente artls-
tica que los acompasaba". Fueron tambi6n obras suyas la decoraci6n para
el album que los Veteranos de la Independencia dedicaron a la hija de Roose-
velt y diplomas para el Presidente de los Estados Unidos y el General Wood.










MUNICIPIO DE LA HABANA


Y el resultado de esta previsi6n fu6 decisive. Tuve la fortune
de conocer al Sr. Julio G6mis, hijo del autor, eficaz empleado hoy
de nuestro Ayuntamiento, a quien agradeci en extreme que acce-
diera a facilitarme todos los dibujos que conservaba de su sefior
padre-proyectos, croquis, trabajos no terminados-entre los que
figuraban escudos de los iltimos tiempos de la Colonia y de los
primeros de nuestra Republica, y especialmente siete proyectos del
de la Habana para trabajos de caracter official, que responded, en
su diversidad, a la anarquia antigua y modern a que me refer
al comienzo de esta exposici6n, como lo prueba que de esos escudos,
cinco muestran los castillos alineados y dos los traen separados,
y de estos, uno tiene la Have en faja y otros en pal; pero en todos
ellos, los castillos almenados guardian un caricter traditional y no
son torres lisas sin almenar; y las coronas, cuando las hay, no
recuerdan ni en un detalle la inverosimil y agobiante del citado bla-
s6n de las Actas Trasuntadas.
Y como todos esos dibujos de G6mis son posteriores a este
iltimo, constituyen prueba evidence de que su autor no le conce-
dia mis valor ni mas posibilidades de autenticidad que a cualquiera
de los otros que combinaba.
Este escudo, surgido en las postrimerias del pasado siglo, fuW
lan-ado por el dltimo alcalde de la Colonia; pero para demostrar
el concept en que lo tenian el propio Alcalde y su Ayuntamiento,
baste saber que en esos mismos dias (1897), lo insertan en su
Memorial (50), acompahiado, nadia menos que de estos renglones:
.Facsimil [sic] del escudo de la ciudad de la Habana tomado (?)
de la Real C6dula de Do ia Ana [sic] de Austriam; a pesar de lo
cual presentan en la portada de esta misma publicaci6n, es decir,
en lugar official, otro escudo distinto, mis pequefo, blasonado de
igual modo; pero sin entado en punta, con castillos y no torres, y
con corona real.
Pasado algun tiempo, en 1911, la Memoria Anual del Ayunta-
miento (51) reproduce, en negro, el mismo blas6n, el de G6mis,
con esta menci6n: "El escudo de Cuba primitive". Pocas paginas
despubs (52), la verdad se abre paso un moment, al insertar la
provision de la reina Mariana de Austria, pues limitan debida-
mente el titulo a estas palabras: cReal Cddula para que pueda usar

(50) Memoria acerca del estado y adelantos del Rxcmo. Ayuntamiento de la Ho-
bana, presentada por el ltmo. Sr. D. Miguel DIaz Alvares, Alcalde Mu-
nicipal, en 30 de Junio de 1897, Habana, 1897.
(51) Ob. cit., p. 269.
(52) Idem, p. 279.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


el escudo de la Habana tres castillos y una Iave en campo azul,;
pero muy pronto, al terminar el texto del document (53), caen
de nuevo en la mentira diciendo: tEscudo de la Habana,. tSe-
gun puede verse por el original, 4a que se hace referencia, se com-
pone dicho escudo de tres castillos de plata sobre campo azul,, etc.,
y una lave de oro,. cTiene por remate una corona (?) y per orla
el collar del Tois6n de oro (?).
Pero ain es peor lo que se dice en distinto lugar de la misma
memorial (54) al reproducir otras armas de la Habana con el
lema Siempre fidelisima a las que rodea una cinta en la que se
lee: Habana con el titulo de ciudad por el rey Felipe II en 20 de Di-
ciembre de 1592.
De modo que el autor se atreve a afirmar: que Felipe II di6
blas6n a la Habana en la misma c6dula en que le concedi6 el titulo
de ciudad; y que el escudo tenia ya en 1592, el lema delisima> que hasta 1824 no le concedi6 el rey Fernando VII!
Los que trataron este asunto, siguieron propalando el error
con incredible ligereza: en 1897, esto es, el propio afio de la pri-
mera de las memories citadas del Ayuntamiento, una revista ha-
banera (55) reproduce el escudo con este membrete: Facsimil
del escudo de la ciudad de la Habana de fecha 30 de Noviembre de
1665, confirmando el uso de las armas de esta capital; y en la
misma pAgina dice: ten 1665 se le confirm al Ayuntamiento el
uso del escudo que es el mismo que hoy tiene,.
Afios despues dijo Figarola Caneda (56) que el escudo de la
Memoria del Ayuntamiento de 1911--es decir, el de las actas tra-
suntadas--es el primitive concedido a la Habana por la real c&-
dula citada,, y tambien lo llama: escudo autkntico primitive,; fra-
ses en que contradice estas otras, suyas tambi4n (57), dichas al
reproducir la tan citada acta de 10 de Julio de 1612: ( mAs antiguo que conocemos emana del Ayuntamiento,. eRefi6rese
al primer use de su escudo,.
Tal Iluvia de errors ha sido aceptada por todos los que de al-
g6n modo han tratado de ese escudo; s6lo un semanario habanero,
El Figaro (58), se refiri6 a 61 con ir6nica incredulidad. En un

(53) Ob. cit., p. 280.
(54) Idem, p. 271.
(55) El Hogar, Noviembre de 1897. Nidms. 34 y 35, p. 3.
(56) Ob. cit., p. 57.
(57) Idem, p. 27.
(58) El Figaro, 13 de Junio de 1915.











MUNICIPIO DE LA HABANA


articulo jocoso titulado Buscando un escudo; (el de la Provincia),
dijo, refiri4ndose al alcalde colonial Sr. Diaz: ...quien tuvo ani-
mo y tiempo, en pleno hervor revolucionario, para averiguar c6mo
era el escudo que la viuda de Felipe IV habia concedido a la Ha-
bana y hasta para dibujar un disefo y darlo al pdblico. Vaya us-
ted a saber si 6ste fu6 asi o ae otro modo, ya que ni entonces ni
despues se ha podido verificar--como se dice ahora-ni el aserto
ni el dibujo...


LA CORONA REAL Y EL COLLAR DEL TOISON DE ORO

Examinemos ahora, siquiera sea ligeramente, las posibilida-
des de autenticidad de la corona real y el collar del Tois6n, en un
antiguo escudo de la Habana, cualquiera que haya sido.
Queda comprobado anteriormente que al finalizar el primer
tercio del siglo XVII la Habana no tenia blas6n, y que al ser so-
licitada y concedida, a fines del segundo tercio, la confirmaci6n
de las armas-que es de suponer fueran inventadas ex profeso en
ese corto espacio de tiempo-ni el Gobernador, ni el Cabildo de
la Ciudad, ni la Reina Gobernadora, que en sendos documents las
describieron, mencionaron la corona real ni el collar del Tois6n.
Despues, no se vuelve a tratar nunca de HerAldica habanera
mis que de soslayo (petici6n de titulo de "fidelisima", aumento de
castillos, y otras zarandajas), y, sin embargo, el blas6n de la Ha-
bana constituye-no se sabe c6mo ni desde cuindo-uno de los
mis curiosos e importantes casos de fraudulencia.
Es possible que la corona real surgiese mis tarde por trans-
formaci6n de la corona ducal (que fu6 la usada para ciudades de
cierta importancia), pues constando 6sta de ocho florones de oro
como la real, el agregarle las diademas no era cosa que pudiera
detener a los que hubiesen improvisado todo un blas6n.
Ademas, el hecho de que a Madrid se le llamara la coronada
villa-por ostentar esta corona concedida por Carlos I-parece
demostrar que antiguamente era exceptional esa concesi6n a ciu-
dades, lo que se ve confirmado por la primer de las cedulas de
Felipe II, antes citada, que no las autoriza.
Respecto al collar, no hay la menor constancia nf la menor
16gica que permitan suponer que, aun cuando no se opusiera a
ello la indole de esa orden, se hubiese concedido al escudo (?) de











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


la Habana un galard6n que no ostentaba el de Madrid, capital del
reino desde 1561, ni el de Valladolid, que anteriormente alterrl6
con 6sta y con Toledo como residencia de la Corte.
En cambio, a mas de otras razones, hay tres datos, uno anti-
guo y dos modernos, que apoyan la suposici6n de la no existencia
de ese ornamento en las armas de la Habana: el primero es, que en
la Real C6dula de los Reyes Juana y Carlos concediendo armas a
la Isla, se dice, al final de la descripci6n: y al pie de dicho escudo,
por la misma orla, ha de estar colgado un cordero... y no es
possible admitir que, poni6ndolo en boca del Rey su Cancilleria-
nada menos que describiendo prolijamente esas armas, y al ailadir
como ornamento el collar del Tois6n de oro-lo designara s6lo co-
mo un cordero colgado.
Asombra que haya sido interpretado como tal y que con el
Tois6n se engalanaran algunas ciudades de la parte oriental de
Cuba que adoptaron el escudo de la entonces Isla Fernandina.
A mi juicio, Carlos, limitandose a agregar el vell6n, quiso po-
ner un distintivo propio; y lo que me ha hecho pensar asi, es que
de las tres letras F.Y.C. que segfin la Real C6dula se hallan en lo
alto de la orla del blas6n (59), dos tenian en ella sus representa-
ciones: el yugo y el haz de flechas (cinco frechas largas, dice)
que son los emblemas de los reyes cat6licos, Fernando e Isabel, y
no era natural que faltara la correspondiente a la letra C. (Car-
los), por lo que 6ste, sin intenci6n de referirse al collar del Tois6n,
haria colgar de la punta del escudo, vell6n que, con el aspa o cruz de San Andr6s, formaba el emblema
de la casa de Borgofia, que era el suyo (60).
Esto lo relaciono con la circunstancia de que el escudo mas
antiguo de los que hoy se conocen como usados oficialmente por
la ciudad de la Habana, el que se hallaba en la que fu6 casa con-

(59) Siguiendo lo que err6neamente parece indicar Herrera, estas iniciales han
sido colocadas invariablemente en el cuartel inferior.
(60) Al ocuparme de este particular, he seguido una parte de la descripci6n que
de ese escudo ofrece el cronista Herrera (V. APENDICE 20.) y que es la
generalmente aceptada; pero no hay que olvidar la Real Cedula a la que
ya se ha hecho referencia, (V. APENDICE 1.) y en aila cual no se men-
ciona la figure de Santiago, sino se indica"en su lugar unos trigos, y en la
orla, en vez de la C., se habla de "una os" (sic); diferencias que, a mi juicio,
pudieran tener una explicaci6n-demasiado extensa para incluirla aqui-
pero que, de todos modos, no alteran el fondo de mi argumentaci6n, puesto
que en ambos casos subsiste, en la orla, el cordero colgado que, en mi sentir,
no constitute ali el Tois6n, sino algo asi como el emblema personal de Car-
los I.











MUNICIPIO DE LA HABANA


sistorial, (la lamada Casa de Armona) y que copi6 Jos6 Maria
de la Torre en un piano de su citado libro (61), tiene tambien en
la punta un cordero colgado, y en cambio no reproduce el collar
del Tois6n, sino que lo suple por un vago element decorative, se-


Zetaodez Al.d f 'm
r .are w e toC ar"cut
Ca Caep it-la
I/Sy renoctai-etr.inhs.a
(l'la.a de /S'lFa, .j.

EL ESCUDO DE LA LLAMADA
"CASA DE ARMONA".
DIsESo Y TEXTO DE J. M4
DE LA TORRE.


gin puede verse en el grabado que se
incluye en esta pagina.
Y esa vaguedad es sospechosa,
porque forzosamente tendria el Ca-
bildo models de dicho collar en do-
cumentos y sells en que apareciese
el escudo real.
SNo fu6 aquel cordero una adop-
ci6n del que figuraba en las armas
de la Isla Fernandina, de 1517, y no
seria ese indefinible ornamento ex-
terior un embrollo herAldico para re-
presentar el Tois6n sin responsabili-
dades?
El segundo dato, uno de los mo-
demos, relativamente, es un docu-
mento que tiene valor herildico, pues
proviene de un "rey de armas de nd-
mero en todos los reinos dominios y
sefiorios" del rey de Espaiia, en 1817,


a quien encarg6 la entonces villa de Puerto Principe-hoy ciudad
de Camagfiey--sun disefio o designaci6n de armas y blasones que
la correspondent, y que, en su informed, decia entire otras cosas,
que la villa ha traido desde tiempo inmemorial (la misma frase
del gobernador DJvila al tratar del blas6n de la Habana) -un escu-
do... que describia sefialando los que I6 juzgaba errors, y agre-
gaba: cMas debiendo ser corregidas algunas irregularidades de
este escudo,, etc., .y la de tener por orla un cord6n parecido al co-
llar del Tois6n de oro, que s6lo es peculiar de esta orden2.
Y suprimi6 el collar o cord6n, poniendo en su lugar la orla
de gules, con castillos y leones, y asi lo acept6 la Villa, demostrando
de ese modo que lo usaba sin concesi6n alguna.
Esto prueba a la vez que en Cuba podia una ciudad haber
usado el collar del Tois6n desde tiempo inmemorial,, sin derecho
para ello; y eso es lo que sostengo que hizo tambi6n la ciudad de
la Habana.

(61) Ob. cit., mapa ilustrado, frente a la p. 167.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Hfllase el tercer dato en una Real C6dula (62). Refiriendose
el Rey a la sfiplica del Ayuntamiento de la Habana solicitando ob-
tener la gracia de que al escudo de armas de la Ciudad se le afia-
diera la banda y cruz de la Real Orden Americana (la de Isabel
la Cat6lica), resuelve: Visto todo en mi Consejo de Indias... etc.,
... por no ser propia de un
Cuerpo, sino de personas particulares, el obtener las de esta clase'.
Y tengase present que la cruz de Isabel la Cat6lica no tenia,
ni muchisimo menos, el prestigio del collar del Tois6n.
Hay que considerar tambidn, que Carlos I y los demAs reyes
espafioles de la casa de Austria, no usaron--o si acaso muy rara
vez-ese emblema de Borgofia, el vell6n, en sus monedas de Cas-
tilla, Arag6n, Navarra y los otros antiguos reinos espafioles, y en
cambio lo ponian siempre en el reverse de las monedas de sus
condados, ducados y sefiorios de los Paises Bajos, no siendo de
presumir, por tanto, que Carlos I lo mandase poner en las armas
de la Isla Fernandina que pertenecia a Castilla, a no ser con la
significaci6n que le atribuyo: para unir, repito, su emblema a los
de sus abuelos.
Del mismo modo importa tener present que ninguna de las
principles poblaciones de Espana, ni ain de las que fueron ca-
pitales de los antiguos reinos independientes, ha tenido como ador-
no de sus armas el Tois6n. S61o algunas veces lo he visto en re-
producciones de las de Alicante; pero con desconfianza, pues tengo
mis sospechas de que ha ocurrido allA lo que aqui con las de la
Habana, porque aunque se atribuye a concesi6n de Carlos el rey-
emperador, debida a que Alicante no se uni6 a las ciudades rebel-
des en la guerra de las Comunidades, ello nunca seria raz6n su-
ficiente para que hubiera sido la finica agraciada por el d6spota,
ya que hubo otras que la aventajaron en sometimiento, entire ellas
muchas de Andalucia, que llegaron a confederarse contra los co-
muneros: C6rdoba, Sevilla, Jerez, Cidiz y ocho o diez mAs, a nin-
guna de las cuales le concedi6 el Rey la preciada venera borgo-
fiona (63).
Pero despu6s de todo, esta ocasi6n, finica en Espafia, no po-

(62) Dada en Madrid el 14 de Marzo de 1816.
(63) En la obra de Antonio de Moya sobre las .. .armas y basones con que se
ilustran y conocen los principles reinos, provinias, dudades y villas de
Espafia, etc. Madrid, 1756, no aparece el Tois6n en el escudo de Almeria,
ni se menciona en el texto referente a esa ciudad. Tampoco aparece ni se
menciona en la obra de Piferrer: Nobiliarios de los Reinos y Sefiros de Es-
paia, etc., Madrid, 1860, t. VI.










MUNICIPIO DE LA HABANA


dria relacionarse en absolute, dada la 6poca, con el escudo haba-
nero.
Advi6rtase tambi6n que no es possible citar como excepci6n
las armas de la ciudad de Toledo, que han ostentado ese collar des-
de el siglo XVI, ya que dicha antigua capital carecia de blas6n
desde muy atras por hab6rsele concedido, a partir de la epoca de
Alfonso VII, lamado "el emperador"-siglo XII-no el uso de la
corona imperial como err6neamente se ha creido, sino el de las ar-
mas propias de los monarcas, segun consta en el curioso privilegio
del rey Pedro I (1389) que asi lo declara: "...e non les dieron
pend6n, nin seUo, e fueron e son merced de los reyes onde yo ven-
go, nin han sino el mio e los seUos de los mios oficiales..."
Y por eso en el siglo XVI, siguiendo esta tradici6n, us6 las ar-
mas de Carlos V, como lo demuestran el aguila exployada que sirve
de soporte al blas6n, la corona imperial que la supera, y el citado
collar.
Despues de todas estas consideraciones, creo haber aclarado
suficientemente que el Tois6n ha sido usado sin fundamento legal
en el blas6n de la Habana.
Los que piensen lo contrario no hallarin mas que un argu-
mento que al parecer result suficiente, aunque es s61o de efecto:
alegar que ha figurado casi siempre en dicho escudo, por lo menos
durante el siglo XIX; pero eso queda contestado ya en parrafos
anteriores al comprobar c6mo ese collar figuraba ilegitimamente
en las armas de Puerto Principe, y de que manera ha retofiado,
con la corona real, en el blas6n habanero, y se ha mantenido en 61,
con plena ilegalidad, durante casi una treintena de afios de la
Repfblica.


LA CORONA IMPERIAL

Otra de las leyendas referentes al escudo de la Habana, sin
duda la mis desconcertante, aunque por fortune no muy extendi-
da, es la que supone dichas armas timbradas por una corona im-
perial.
Yo no hubiera creido nunca que pudieran atribuirsele visos de
verdad a tal fantasia; pero ya que es asi y que, por desgracia, una
parte de la opinion pdblica es muy sugestionable, creo que es mi
deber refutar, de modo que no deje lugar a dudas, tan infundado
error.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Para ello, he de rebatir preferentemente la fnica opinion que
en ese sentido ha visto la luz p6blica, debida a un muy estimado
amigo mio, el distinguido ingeniero Sr. Evelio Govantes, ex jefe
de Fomento de este Municipio, y Presidente de la que fu6 "Comi-
si6n de Historia, Ornato y Urbanismo de la Habana".
Y no s6lo su personalidad y los altos cargos que ha desempe-
fiado me obligan a no ignorar su opinion, y antes al contrario, a
analizarla y discutirla, sino tambien el haber sido yo, segin ya ex-
pliau6 antes. auien sostuve. entire otras cosas. en dicha Comisi6n.
Que debia desecharse el supuesto antiguo escudo con corona real
y collar del Tois6n, que usaba la Ciudad en sus armas, y adoptarse
como timbre la apropiada corona mural.
Mucho despu6s, tuve tardio conocimiento de una carta del
Sr. Govantes dirigida a un Comisionado del Consejo Deliberativo
del entonces Distrito Central, publicada en un peri6dico (64),
parte en extract; pero transcribiendo, literalmente, pirrafos en
los que opina en contra de la corona mural, y en favor de la su-
puesta imperial como timbre del escudo de la Habana; es decir,
que a mas de career que esta iltima ha sido la corona de dicho bla-
s6n, afirma que debe seguir si6ndolo.
Dice el Diario:

...agrega el Sr. Govantes, que acerca del escudo de la Habana
abriga la creencia de que los habaneros del siglo XVI compraron
las armas de su ciudad, de igual manera que los de principios del
siglo XIX pagaron muy buenos pesos por la concesi6n de titulos
para la Habana...
etc. Sigue despubs un largo parrafo-referente a esta ultima 6po-
ca, siglo XIX,-que no guard relaci6n con el escudo de la Haba-
na ni con su timbre.
Bajo el membrete "La corona imperial" agrega el peri6dico:

Por todos estos fundamentos se reafirma el informant en la
creencia de que los habaneros tuvieron que comprar su escudo de
armas y afirma: corona imperial adquirida en otros siglos con relucientes ducados ?

Respecto a que los habaneros del siglo XVI compraran sus ar-
merias, no pondria yo otra objeci6n que el siglo a que se refiere;
pues acabo de probar que por lo menos un tercio del XVII trans-
curri6 sin que tuviera armas la Habana; pero en cuanto a la posi-

(64) Diario de la Marina, Habana, 10. de Junio de 1933.










MUNICIPIO DE LA HABANA


bilidad del hecho, la aceptari todo aquel que conozca bien la 6poca.
Ejecutorias, titulos, nombramientos de caballeros de las 6rdenes
militares, etc., se vendian en la Corte en tiempos de los Austrias,
corrientemente, aunque es indudable que cuando mis se realizaron
esas aristocrAticas transacciones, fuW durante el reinado de Felipe
IV, la regencia de Mariana de Austria, que le sigui6, y el reinado
de su hijo con el que termin6 la dinastia; lo que leva como por la
mano a pensar que fu6 en los dias en que la Habana pidi6 a Felipe
IV la confirmaci6n de un escudo y en que se le concedi6, cuando
pudo haberse realizado la compra.
Es mas, da lugar a una justificada sospecha la forma en que
esti redactada la confirmaci6n que ya he transcript y analizado;
y acaso ella explicaria la extremada negligencia de la Corona al
abandonar su control en este asunto a las extralimitaciones que
pudiera cometer (y que cometi6) el Ayuntamiento de la Habana,
apafiado por el Gobernador.
Asi pues, es en realidad mAs que probable que el Cabildo ha-
banero comprara sus armas en el siglo XVII; pero por todo el oro
del mundo no hubiera podido obtener entonces en Espafia la mer-
ced de usar, como timbre de un escudo, la corona imperial, pues
eso habria sido tan dificil como alcanzar alli el derecho de supe-
rarlo con el corno de Dux de Venecia, y esto, por una raz6n con-
cluyente: porque ningin monarca puede conceder lo que no tiene,
y en Espafia, s61o Alfonso VII de Castilla y Le6n (siglo XI) se
proclam6 emperador (65), pues Carlos V, si6ndolo de Alemania,
no pudo considerarse en Espafia sino como el rey Carlos I.
Y en este punto eran los pueblos tan celosos en aquella 4poca,
que en las monedas de cada uno de los antiguos reinos, ducados,
sefiorios, etc., s61o mencionaban los monarcas su soberania local.
Como testimonio de esa misma exclusividad, basta leer oaalquiera
de las cedulas reales en las que siempre se declare con qu6 titulo
gobierna el rey a cada uno de los paises que le reconocen como se-
fior, siendo aquel a veces bastante modesto. Asi, una Real C6dula
del mismo Carlos, dada en "Granada a 17 dias del mes de Noviem-
bre de 1526", es decir, siete afios y meses despubs de ser electo em-
perador de Alemania, comienza de esta manera:
"Don Carlos, por la gracia de Dios, Rey de romanos, Empe-
rador semper augusto; Donia Juana, su madre y el mismo Don

(65) Es curioso que todos los tratadistas espafioles de Herildica repitan, unos,
que el monarca castellano proclamado emperador fue Alfonso VI, tal vez
porque fu6 "el que tom6 a Toledo", y otros que fue Alfonso VIII.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Carlos, por la misma gracia, Rey [sic] de Castilla, de Le6n, de
Arag6n; [aqui los antiguos reinos espaiioles, etc., y sigue:] "Con-
des de Flandes y del Tirol", "Condes de Barcelona" y s6lo "Sefiores
de Vizcaya y de Molina".
Este mismo emperador de Alemania, al organizarse el cere-
monial de su entrada en Barcelona, y preguntArsele c6mo queria
ser recibido, contest6:--"Como Conde de Barcelona", y por iden-
tica raz6n, cuando quiso honrar a Madrid ofreciendole una corona
para sus armas (1544), fue, como he dicho, la corona real la que le
otorg6.
El Sr. Govantes, cuando de la posibilidad de un escudo com-
prado, hace la deducci6n que ya hemos visto, afirma un hecho que
require tres comprobaciones, a saber: que un monarca espafiol
concedi6 a la Habana un escudo con corona; que esa corona era la
imperial; y que fu6 otorgada a partir del segundo tercio del siglo
XVII, pues antes carecia de blas6n. Y ademAs habria que probar
que, aun en el impossible caso de tener la Habana esa corona impe-
rial, hubiera estado en libertad de seguir ostentAndola bajo el r6-
gimen republican.
Seg6n el peri6dico, terminal la carta con estas palabras tex-
tuales: "Tan absurdo es timbrar las armas de esta ciudad con la
corona imperial como con la mural, porque ambas obedecen a un
regimen politico distinto del actual".
Sin hacer hincapi6 en el hecho de que persist el autor de la
carta en defender el empleo de la supuesta corona imperial aun re-
conociendo que es un absurdo, retengo esa declaraci6n de absur-
didad; pero en lo que atafie a la corona mural, su afirmaci6n es
completamente err6nea, pues ese timbre, en los blasones de las
ciudades, es compatible con todos los regimenes politicos, segin
queda comprobado en la parte de este trabajo en que se mencio-
nan ejemplos de numerosas poblaciones pertenecientes a paises de
diversas formas de gobierno, que superan sus armas con la corona
torreada.
Tambi6n me es indispensable rectificar su afirmaci6n de que
"Los franceses, cuando proclamaron la Repiblica, prescindieron
hasta de la forma clasica de los escudos y eligieron el 6valo con la
cifra R. F."; pues la forma oval en los blasones, no s6lo es perfec-
tamente clasica, sino que ha sido preconizada, en determinadas
6pocas, para las naciones, provincias y ciudades, y frecuentemen-
te empleada en los siglos XVII y XVIII en Italia, y, a partir del
reinado de Carlos III, en Espafia, y tambi6n en Cuba, puesto que










MUNICIPIO DE LA EL4BANA


la mayor parte de los distintos escudos de la Habana, hasta en el
siglo XIX, son de campo oval.
Para finalizar, reproduce el peri6dico, textualmente, esta fra-
se del mismo escrito que vengo analizando: "No pretend conven-
cer a nadie de que la corona imperial es la propia para el blas6n
de la Habana, Simplemente he sefialado las razones que me deci-
den por ella". Pero es lo cierto que esas razones no las ha expuesto
el autor, o, al menos, el diario que copia sus palabras.
De todos modos, ante afirmaciones tan categ6ricas, buscando
yo cuil ha podido ser su origen, he recordado que en la extrava-
gante moci6n presentada al consistorio de la Habana en 1774 para
que se pidiese a Carlos III la ampliaci6n del escudo de la Ciudad
(66), los autores, describiendo el escuao, declaran: "por remate
una corona imperial, y por orla el Tois6n de oro (67), segin se
confirm y aprob6 por la Sra. Reina Gobernadora en Real c6dula
de 30 de Noviembre de 1665".
De manera que no era bastante que a esa soberana, que en su
c&dula no menciona siquiera las palabras "corona" y "tois6n", le
atribuyera el regidor Arrate la concesi6n, en aquel document, de
"una corona" (sin decir de que clase), sine que otros dos regido-
res le achacaron despu6s la incongruencia de conceder una frau-
dulenta corona imperial. Asi, cada cual iba inventindole a la bre-
ve y ambigua cdula, lo que le venia en ganas.
Llevando la buena fe hasta exprimir las posibilidades que ex-
plicasen tales errors, he pensado que, del mismo modo que los re-
gidoreg citados cometian 6stos y otros-como mencionar en su pro-
fuso escrito el "cuartel superior" de un escudo que es simple; des-
conocer lo que es la orla, y que el collar del Tois6n es un ornamen-
to exterior, etc.-podian ignorar los elements de la corona impe-
rial, y tomar al pie de la letra algunas frases aduladoras por el
estilo de las que aparecen en la dedicatoria de la obra de Rivarola
y Pineda (1736) (68), en la que se llama a Felipe V "Rey de las
Espafias y Emperador del [sic] America"; o las repetidas en las
Decadas de Herrera (69) en donde se design al mismo rey: "Em-
perador de las Indias".

(66) V6ase la pigina 34 de este escrito, en que se trata de esa moci6n.
(67) V. APENDICE 6-.
(68) Monarquia Espafiola. Blas& de su nobleza, Madrid, 1736.
(69) Descripci6n de las Indias Occidentales e Historia General de los hechos de los
castellanos en las Islas y Tierra Firme del mar Ocdano, escrita par Antonio
de Herrera Cronista.de Su Magd. de as Indias y su coronista de Castila, Ma-
drid, ed. 1730.
(










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Pudiera ser tambien que este error de nuestros regidores tu-
viera como base otro al que se refiere el Marqu6s de Avil6s, quien
al mostrar en su obra de HerAldica (70), un escudo de Toledo con
una corona real espahola, sin la menor modificaci6n, comenta:
"dicha por algunos corona imperial" (71).
El Marqu6s no declara en que 6poca decian tal cosa esos algunos;
pero esta err6nea designaci6n, hecha como la de los regidores
habaneros-a fines del tercer cuarto del siglo XVIII, no tendria
]a menor excusa, porque todos los sucesores de Carlos I usaron la
invariable corona real. S6lo se hubiera explicado el error al adop-
tarse como en otros reinos europeos la corona real cerrada,
porque esto pudo haber ocasionado confusion entire dicha corona y
la imperial que ostent6 Carlos V despues de ser proclamado em-
perador de Alemania, pues hasta entonces los reyes espafioles (y
aun el mismo Carlos y la reina Juana su madre) habian usado co-
rona abierta.
La adopci6n de la corona cerrada provino de que, siendo en
esa forma la de Inglaterra, Francisco I de Francia quiso que apa-
reciera de igual importancia la de su reino; y la misma raz6n in-
dujo a hacerlo despues a los reyes de Espafia. Pero es interesante
advertir que durante el reinado de Felipe II, hijo del emperador,
en la mayoria de las monedas de Castilla, Arag6n, Valencia, Na-
varra, etc., aparecen el escudo de Espafia y la efigie del Rey con
corona abierta.
Pero me doy cuenta de que estoy ofreciendo razonamientos,
muy parecidos a pruebas, para apoyar mi opinion de que la Haba-
na no pudo nunca emperejilar su escudo con la mis aparatosa de
las coronas, y debo recorder lo que antes dije: que a los que afir-
man lo contrario es a quienes corresponde probarlo. En este caso,
pues, son los que sostienen que nuestro blas6n ha estado, y estt,
timbrado con la corona de imperio, los que deben decir cudndo,
c6mo, por que y de quign recibi6 la Ciudad esa merced.
Por lo pronto les someto este dato: la inica vez que en la He-
rAldica cubana se ha hablado de una corona imperial, es en la soli-
citud descabellada y megal6mana del Ayunfamiento en 1774-que
ni siquiera obtuvo respuesta del Rey-sin que quedara rastro de
un escudo asi timbrado. CuAndo, pues, pudo tener el blas6n de
(70) Ciencia Heroica reducida a las leyes herdldicas del blas6n, etc. Madrid, 1780,
t. 1. p. 399 y fig. 231, lim. 32.
(71) Sin duda el llamrsele a Toledo "la imperial ciudad", indujo a estos algunos
a suponer que era imperial esa corona que figure indebidamente en ciertos
escudos de Toledo.











MUNICIPIO DE LA HABANA


la Habana esa corona imperial?, porque se trata de un hecho, y no
bastan para probarlo palabras que no comprueba ningin dato his-
t6rico.
En cambio, aparecen con corona real las armas esculpidas en
la antigua casa de Armona y las usadas por la "Sociedad Econ6-
mica", sefialandonos las de esta iltima una fecha, seguramente
muy posterior a la aparici6n de estos blasones; pero que al fin es
una: "1793". Si la tomamos (renunciando a toda otra possible an-
terior), tenemos que, diez y nueve afios despues del ex abrupto de
1774, no habia mAs que coronas reales y ni sombra de una refe-
rencia a otra cosa en los acuerdos del Cabildo, ni en alguna notifi-
caci6n al Trono o a las ciudades de la Isla misma: nada.
Otra consideraci6n: suponiendo que en Madrid un Deus ex
machine hubiera podido conceder coronas imperiales, Ino habria
sido la antigua Tenochtitlan, capital del poderoso imperio mexica-
no y luego del principal virreinato de America, la primera ciudad
obsequiada?


LA CORONA MURAL

Veamos ahora las declaraciones en contra del empleo de la
corona mural como timbre del escudo de la Habana, segin apare-
cen expresadas en los fragments de la misma carta que antes he
comentado, en la que, ademas, su autor se decide por la adopci6n
de la corona imperial.
Dice el peri6dico:

Ratifica luego el Jefe del Departamento de Fomento su opi-
ni6n de que timbrar el escudo de armas de la Habana con la corona
mural no se ajusta al simbolismo herAldico porque las coronas mu-
rales no tienen significaci6n alguna en la historia de la Capital de
Cuba. Tales coronas murales quieren decir que las ciudades que
las Ilevan fueron ganadas por asalto.
Para dejar rectificadas de manera decisive estas afirmacio-
nes, me propongo demostrar:
Primero: que timbrar el escudo de armas de la Habana con la
corona mural se ajusta perfectamente a las reglas heraldicas, pues
la mural si tiene significaci6n, por haber sido siempre la corona
de ciudad. Segundo: que no indican ni han indicado nunca esas
coronas que las ciudades cuyos blasones las Ilevan hayan sido ga-
nadas por asalto. No hay que confundir la corona mural de ciu-











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


dades con otra mural, de caricter military, que los antiguos otorga-
ban al combatiente que primero escalase la muralla de una plaza
o lugar guarnecido por el enemigo, lo que es muy distinto, pues
esta eonstituia un galard6n puramente personal y de victoria, que
nunca se otorg6 a ciudades (72).
En cuanto a lo primero, es precise ante todo saber que la mu-
ral corresponde a las ciudades por la adopci6n 16gica de una tra-
dici6n milenaria.
Desde 6pocas remotas, al fundarse una poblaci6n o constituir-
se una comarca o comuna, se procedia ante todo a ponerla bajo la
6gida, ya de uno de los dioses (como Juno en Argos y en Veies,
Venus en Biblos, Astartea en Sid6n, Cibeles en la Frigia, Jdpiter
y Palas en Troya, H1rcules en Tiro, Baco en Tebas), ya, mis co-
minmente, de una deidad misteriosa e innominada a la que llama-
ban Tutela, lo que indica la misi6n que se le atribuia (73).
Asi se ve en un antiguo camafeo del Museo de NApoles, a Nep-
tuno y Palas discutiendo cuAl de los dos ha de dar nombre a una
nueva ciudad.
Una vez elegida la Tutela, se convertia en amparadora, repre-
sentdndosela, en aquel lugar, tocada de una corona mural, como
simbolo de defense de la ciudad.
De este modo aparecieron coronadas distintas deidades, prin-
cipalmente femeninas, como Isis, Acara, lo, Dinae y otras muchas,
especialmente Cibeles, diosa de la Tierra, o mejor dicho, la Tierra
misma, que, como tal, sostenia y mantenia todas las ciudades. Asi,
como "madre de las ciudades", era adorada, no s61o en Frigia y en
Galatia donde tenia sus grandes temples, sino hasta en Roma y en
las naciones que esta dominaba.
Por eso adn existen hoy en dia, en diversos museos, muchas
antiguas estatuas suyas asi coronadas: en Roma, en el Capitolio y
en el museo Pio-Clementino del Vaticano, se hallan dos, cefiidas
de altas torres, (Laminas VIII y IX), otra en el museo de Napoles,
encontrada en las excavaciones de Herculanum. Y aun merecen
citarse, por lo que atafien a la corona mural, dos interesantes bus-
tos de esta diosa: uno, el de Abbatis Villa, (hoy Abbeville), ador-
nado con varias grandes torres, y otro que ostenta una sola, en la
que aparece hasta el detalle de la silleria que la forma (LAmina X,
Nos. 2 y 3).
(72) Sobre este punto estAn de acuerdo todos los autores.
(73) TUTELA Ilamaban tambi6n a las figures de genios que, como protectors,
se colocaban en la popa de las embarcaciones, y a veces como mascar6n de
proa en el tajamar.










MUNICIPIO DE LA HABANA


De la Diana efesina, coronada de almenas, existen tambien
varias estatuas: una, de alabastro y bronce, en el museo de Napo-
les; otra, conservada en el del Vaticano (reproducci6n de la Ar-
temis famosa, adorada en su temple de Efeso), que fu6 encontra-
da en los terrenos de la Villa Adriana; y por iltimo recordare un
notable ejemplar, con corona en forma de castillo torreado, que se
incluye en estas paginas (Lamina XI).
En el museo de Lyon (que fu6 en un tiempo la mis impor-
tante urbe de las Galias), se conserve una pequefia copia antigua,
en bronce, de la que fue Tutela de esa ciudad (Lamina X, No. 1).
En Burdeos se hall otra figure de su Tutela coronada, a la que
fuM consagrado uno de los temples mfs importantes de la civiliza-
ci6n galo-romana.
En una producci6n escrita por Luciano de Samosata, o atri-
buida a l1 (74), se dice, describiendo la estatua de la diosa Juno
siria que se hallaba en el temple de Hieripolis: "Su cabeza esta
cefiida por una diadema y Ileva una torre".
Con el tiempo, la Tutela lleg6 a ser considerada, a la vez que
como la deidad protectora de la urbe, como personificaci6n de la
ciudad misma. Asi Euripides, en su tragedia Hecuba, hace decir
al coro de troyanas cautivas: "Troya, oh! patria mia, ya no te con-
taras entire las ciudades inexpugnables... Tu corona de torres ha
sido arrasada".
De acuerdo con esa concepci6n, infinidad de ciudades y co-
marcas hacian figurar en el anverso de las monedas y medallas
que acufiaban, una cabeza de mujer con las sienes cefiidas por la
corona mural, en representaci6n de la ciudad personificada por su
tutela protectora, y a veces una ligera interpretaci6n en relieve de
la estatua de la deidad erigida en su temple, coronada igualmente
de torres almenadas.
Entre las innumerables antiguas ciudades que acufiaron pie-
zas en esta forma, recordar6 al azar: Temnus, en la Eolia; Hiera-
pitna, en Creta; Thiatira, en la Lidia; Hier6polis, en Cilicia; Tri-
polis, en la Frigia, y otra Tripolis y Aradus, en la Aradia; Ascal6n
y Gaza, en Judea; Esmirna, Seleucia y Laodicea ad mare, en Siria,
y Damascus, su capital; Avenio (Avifi6n), en la Galia; Carteya,
en la BMtica; Epiphania, Arethusa, Rhosus (Rosa), Leucas, An-
tioqueni Ptolemaides, Larissa, Apamea, Cromna, etc. Por iltimo,
ese simbolo de ciudad se generalize a tal extreme que, ain bajo la
(74) Sobre la diosa siria,-Oeuvres Completes de Lucien de Samosate. (Trad.
Talbot), vol. II, Paris, 1857, c. LXXII, p. 442.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


dominaci6n de los godos, continuaron usandolo en sus monedas al-
gunas ciudades italianas, como Ravena y Ticinium (Pavia).
Varias de estas monedas aparecen reproducidas aqui en di-
versas ilustraciones (Lfminas XII, XIII, XIV, XV y XXI).
Como ya he dicho, el concept de la Tutela fu6 confundi6ndose
poco a poco con el de la ciudad a la que protegia, llegfndose a dar
a aqu6lla inicamente el nombre de esta. Tal asimilaci6n dej6 un
interesantisimo ejemplo que sintetiza todo lo que sobre este tema
vengo exponiendo: Al recibir el escultor Eutiquides de Sicione el
encargo de hacer una estatua de la "Tyche" (Fortuna), divinidad
protectora de la ciudad de Antioquia sobre el Oronte, este artist
realize una obra, considerada como de las mis notables del arte
helenistico. La estatua, de la cual existe una antigua reproducci6n
en mirmol, en el museo Vaticano (Lamina XIV), represent una
deidad que es a un tiempo la "Tyche" con su corona de protectora,
y Antioquia misma, lo que se advierte por la figure que represen-
ta al rio Oronte, surgiendo a sus pies, como en la realidad surge su
corriente en Antioquia, despues de haber desaparecido bajo tierra
por largo trayecto. Un notable arque6logo italiano dice, a prop6-
sito de esa obra maestra (75): "Al representar (el escultor) la
ciudad de Antioquia en la figure aleg6rica de la Tiche, quiso alu-
dir a la feliz elecci6n del lugar en que fue fundada la poblaci6n.
Asi, una joven noblemente drapeada y con la cabeza ceRida de una
corona de torres"... etc., y agrega:

Hay en esta obra novedad de concept: la personificaci6n de
la Fortuna de una ciudad, esto es, la efigie de la ciudad misma, la
cual, de esa manera, no estd ya simbolizada como antes, por su di-
vinidad protectriz. Y la peculiar corona de torres que Euripides
ya conoci6, y que es acaso una derivaci6n del oriented semitico, de
la Astartea siria, parece que s6lo con el period helenistico se in-
trodujo en el arte figurado de los griegos. Asi, con la estatua de
Eutiquides, el tipo figurado aleg6rico de la ciudad, estd creado.
Y como 6sta es obra producida hacia el final del siglo III an-
tes de Cristo... result que, aun teniendo en cuenta solamente el
arte griego, la transformaci6n de la torreada tutela en la propia
ciudad torreada, data de unos veintid6s siglos. Y si entonces fue
cuando ocurri6 en el Arte griego, ya much antes tenia que existir
el concept en la mente de aquellos pueblos.
Otro ejemplo concluyente de esa identificaci6n lo ofrece un
precioso relieve antiguo del Museo del Louvre, titulado Las ciuda-
(751 Ducati. L'Arte Classica, Torino, 1920, p. 573-574.











MUNICIPIO DE LA HABANA


des personificadas, en el que figuran, representando ciudades, tres
bellas mujeres que Ilevan coronas murales de distintas formas
(LAmina XV).
Tambi6n cada una de las comunas--ivitates-de las distintas
regions dependientes del imperio romano, si no tenia su tutela,
adoraba un genius protector, que, por serlo, Ilevaba tambi6n la co-
rona torreada. Asi puede recordarse el genio de la civitas de los
Eduenes, en las Galias (territorio que comprendia parte de lo que
hoy son el NivernBs y la Borgofia, en Francia), de cuya estatua
coronada se reproduce aqui una copia antigua (Lamina XVI).
Este empleo de la corona mural como emblema de la comuna,
hizo que, ampliandose, se aplicara, a veces, a la representaci6n de
conjuntos de pueblos con costumbres y civilizaciones afines, a en-
tidades con poder y sefiorio, es decir, a naciones y aun a conjuntos
de 6stas. Por eso aparece, en una estatua, asi coronada, la Bitinia,
que en las alternatives de su historic, fu6 unas veces naci6n y otras
provincia conquistada (LAmina XVII); y en un relieve hallado en
Italia, proveniente de un santuario consagrado a Alejandro Magno,
se ve a Europa y al Asia con grandes coronas murals, sosteniendo
un exvoto.
Tambien en una de las monedas acufiadas en las Galias en
tiempo de P6stumus, aparece, en el reverse, ese emperador levan-
tando a la Galia postrada de hinojos y coronada de almenas.
De dichos concepts representados en la antigiiedad por la
corona mural, se ha derivado el empleo de 6sta en la Apoca mo-
derna: primera y principalmente, como emblema de ciudad; y, de
manera exceptional, para representar mayores conjuntos huma-
nos (naciones, etc.).
Respecto a lo primero, como veo-con gran sorpresa-que es
todavia precise demostrarlo, paso a hacerlo de manera definitive,
comenzando, puesto que de HerAldica se trata, por recorder algu-
nas afirmaciones de aufores especialistas, por ejemplo la de Jouf-
froy d'Eschavannes, que hablando de las coronas dice, incluyendo
un grabado de la mural: "Por tltimo, se pueden citar las coronas
murales que corrientemente timbran las armerias de las ciudades"
(76); la de Costa y Turell, que dice asi: "Actualmente las coronas
murales destinadas a las armerias de las ciudades, se forman de
murallas almenadas. De esta clase es la que timbra el escudo de

(76) Trait Complet de la Science du Blason, Paris, 1880, p. 193.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


la ciudad de Paris" (77) (V. Lamina XVIII, No. 1); y la de los
autores Garcia Carraffa (78), que se expresan en el mismo sentido.
Y no s61o timbra esta corona el escudo de la capital de Fran-
cia, sino los de la mayor parte de sus poblaciones, pues Napole6n
I al organizer la administraci6n de su imperio en todos los aspec-
tos, determine minuciosamente el uso de las coronas murales, pres-
cribiendo cuales correspondian a las distintas ciudades, segfn su
importancia, lo que s61o puede haber cambiado, quizAs, en adop-
tarse disposiciones menos rigidas.
Como prueba material de que es esta la finica, definitive, co-
rona de ciudad, recordar6 que en Francia la "Administraci6n de
Monedas y Medallas", de Paris, establecimiento official, tiene, en-
tre los models de medallas que acufia, una con corona mural, y de-
bajo de 6sta, en lugar de las armas, una cartela vacia donde, a ma-
nera de clavija, se adapta el escudo de cualquier ciudad, quedando
6ste siempre timbrado por la invariable corona de torres que convie-
ne a todas. Dicha medalla se titula: "Cartela de armas de ciudad
centroo m6vil)" (79) (Lamina XVIII, Nos. 2 y 3).
Lo mismo que en Francia, ocurri6 en Italia, donde se regla-
ment6 el empleo de la corona mural (80) en cuatro variedades:
"Corona de ciudad" (asi se designa, "de Provincia" (diferen-
ciAndose entire ellas por el nfimero de sus torres y por sus meta-
les), y dos coronas almenadas para pequefios municipios, segin
el nimero de sus habitantes. Son casi doscientas las poblaciones
italianas en cuyos blasones figure la mural, y entire ellas las prin-
cipales: Roma, Turin (capital del antiguo reino de Cerdefia, corte
de la casa de Saboya); Napoles, Palermo, Parma capitalss que
fueron de los Borbones); Venecia, Florencia, Milan, Siena, Pa-
dua, Bolonia, Plasencia, Liorna, etc.
Y no hay que olvidar que, aun antes de la reglamentaci6n ci-
tada, usaron muchas ciudades italianas sellos m6viles municipales
para "derechos de secretaria", etc., gran ndmero de los cuales
llevaba el escudo de la ciudad con corona mural, y que un sello
administrative especial para el Veneto--que supongo de la 6poca
de la proclamaci6n de la Repfblica en 1848-ostentaba el busto de
una bella matrona tocada del mismo modo.

(77) Tratado Completo de la Ciencia del Blas6n, etc., Barcelona, 1856, p. 95.
(78) Enciclopedia Herdldica y Genea6gica Hispano-Americana (en publicaci6n'.
T. I. Ciencia Herdldica o del Blas6n, Madrid, 1919, p. 137.
(79) "Cartouche d'armes de ville (centre mobile)".
(80) En deliberaci6n de la Reale Consulta Araldica, de 4 de Mayo de 1870.










MUNICIPIO DE LA HABANA


En B6lgica, con pequefias diferencias entire ellas, han usado
la mural en sus armas, no s61o las capitals de provincias como
Amberes, Mons, Lieja, Namur, etc., sino otras muchas poblacio-
nes: Breda, Gembloux, Diest, Lovaina, Nivelles, etc.
En Suecia recuerdo Mariestad, y en Noruega: Cristiania,
Bergen y Cristiansand, que son suficientes para la argumentaci6n.
En Espafia, la reina gobernadora Maria Cristina concedi6 a
la ciudad de Vitoria, en 1834, un lema y una corona mural para su
escudo. Y hacia 1874, al modificar el emblema de la ciudad de
Madrid, adoptaron una copa decorada con las armas, emblemas y
divisas antiguos, dominado todo por una gran corona mural to-
rreada (81).
Un ejemplo de naci6n que en dos periods de su historic ha
adoptado la mural como timbre de su escudo, es Espafia. Al triun-
far la revoluci6n de 1868, que derroc6 a la monarquia borb6nica,
fu6 suprimida la corona real, no s6lo en los edificios del Estado,
sino hasta en las fibricas y comercios que se anunciaban como
"proveedores de la Real Casa" y substituida en el escudo de la na-
ci6n por la corona mural, como se ve en las monedas y en los sellos
de Correo que se reproducen en estas piginas (Lamina XIX),
hasta la elecci6n del rey Amadeo de Saboya (fines de 1870), y al
renunciar 6ste al trono (1873) y proclamarse la Repdblica, volvi6
a usarse como simbolo la corona torreada hasta la restauraci6n del
trono de los Borbones.
Y recientemente, al instaurarse Ta segunda Repdblica y des-
aparecer de manera violent los atributos de la realeza, se timbr6
de nuevo el escudo de aquella naci6n con la corona de torres, siendo
6sta adoptada progresivamente por todas las instituciones nacio-
nales. Asi se advierte en las publicaciones de la Academia Espa-
liola, en cuyo Diccionario de 1936 figure (en su portada y en el
lomo de la encuadernaci6n) el crisol que constitute su emblema,
coronado por la mural.
Y es curioso, y algo mis, que mientras en la Legaci6n de Es-
pafia en la Habana, las armas de esa naci6n aparecen hoy timbra-
das de tal manera, la portada de nuestro Ayuntamiento republica-
no democritico ostente adn el escudo borb6nico espafiol superado
por la corona real.
En el primero de esos dos periods republicans, no habiendo
logrado adn Cuba conquistar su independencia en la guerra que

(81) Manual del Madrileno y del Forastero, por A. Fernindez de los Rios, Ma-
drid, 1876.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


dur6 diez afios, tuvo, bajo el dominio de la Repdblica espaiiola, en
las mismas monedas que esta, y ademas en los sellos de Correo es-
peciales de las colonies (82), la corona mural (LAmina XIX).
En la limina en que se presentan estos sellos, se incluye el
cufio official de la Universidad de la Habana de esa misma 6poca,
en el que, en vez del escudo frailuno que ha usado siempre, aparece
esta corona timbrando las armas de Espafa. Tambi6n figure en
dicha limina el escudo, con corona almenada, de la Sociedad Eco-
n6mica de la Habana, despues de terminada la guerra de Indepen-
dencia.
Ademis de estas referencias al uso de la mural en Cuba, se
pueden recorder las siguientes: que la ciudad de Santiago la os-
tentaba a mediados del siglo XIX, o antes, en su escudo adornado
de banderas espafiolas, y que la de Villaclara, al solicitar en 1894
de la Regente de Espafia la concesi6n de sus armas, pedia (si bien
por motives secundarios) que 6stas fueran superadas por la mu-
ral; y huelga decir que hoy se enorgullecen ambas de usarla, asi
como la ciudad de Bejucal, que la ha adoptado recientemente.




En lo que se refiere al empleo de esta corona en el Arte de la
epoca modern para caracterizar las estatuas de ciudades, son
innumerables los casos que pudieran citarse.
El mAs brillante, quizas, es el de las estatuas sedentes de las
ocho principles ciudades de Francia, que decoran la Plaza de la
Concordia, en Paris, y que tienen todas la cabeza ornada de una
torre.
Merecen tambi6n recordarse: la que personifica a la ciudad de
Nimes en la fuente, obra de Pradier, en l'Esplanade de aquella
poblaci6n, y las figures de mujer que representan a la ciudad de
Paris coronada, en los diversos monumentos erigidos en conme-
moraci6n de la defense de esa ciudad; entire ellos el del general
Moncey, en la plaza Clichy defensea de 1814), y dos del gran es-
cultor Barriis defensea de 1870-71), una de ellas en el rond-point
de Courbevoie (Lamina XX).
Este mismo escultor caracteriz6 de igual manera la estatua
de la ciudad de San Quintin en el monument levantado en honor

(82) Estos sellos llevan la menci6n "Ultramar" o "Cuba". V. APENDICE 7.










MUNICIPIO DE LA HABANA


de la defense de dicha ciudad. Asi tambi6n estA interpretada la
figure central del que en Avifi6n conmemora su uni6n a la Francia.
En la medalla acufiada en recuerdo del nacimiento del Duque
de Burdeos (1820), la figure de la ciudad de Paris que ofrece el
Principe a la Francia, lleva tambien la misma corona. Asimismo
aparece tocada la ciudad de Paris en la medalla que esculpi6 el
gran medallista Chaplin como homenaje a la aerostaci6n francesa
durante el sitio de esa ciudad en la guerra franco-prusiana. Y en
la que se acufi6 en Inglaterra en 1863 en ocasi6n de la l1egada de
la princess Alejandra de Dinamarca que iba a desposarse con el
principle de Gales, aparece la ciudad de Londres como una matrona
coronada del propio modo.
En el caso de las mismas interpretaciones artisticas moder-
nas, pero aplicadas a naciones o conjuntos de 6stas, recordard, en
Italia, los monumentos conmemorativos de Manin y de Cavour en
Turin: el primero represent a Italia, coronada de torres, apoyan-
dose en un escudo en el que aparece el retrato del patriota vene-
ciano; en el segundo, el celebre hombre de estado levanta a Italia
abatida-una mujer con corona mural-que a su vez le ofrece a 0l
una corona civica.
En el decorado interior que se realize en un tiempo en el mu-
seo del Louvre, de Paris, entire las alegorias modernas de varias
naciones mostrando cada cual una escultura, obra maestra suya,
se hizo figurar a Italia con corona torreada (Limina XXI) ; y en la
"Sala de los Emperadores Romanos", la Tierra (que como ya se ha
dicho es Cibeles, "la Madre de las ciudades"), recibiendo las leyes
de los emperadores Adriano y Justiniano, lleva la misma corona.
Cuando Flaxman, el escultor ingles, fervoroso int&rprete de
la antigiiedad, en uno de sus famosos dibujos de las tragedies de
Esquilo, personific6 (en Los Persas) al Asia, la hizo aparecer con
corona almenada (83).
Y como confirmaci6n de todo lo expuesto, dice un autor espa-
fiol de HerAldica (84), hablando de la corona mural antigua: "se
formaba de un circulo de torres o castillos de oro con almenas al
igual que la que sirve de adorno cuando se represent a la Espaiia".
Esto, a mediados del siglo XIX, durante la monarquia; y en lo que
ataiie a la 6poca republican, ya se habra advertido que en sus mo-

(83) Compositions d'apres les Tragedies d'Eschyle, dessin6es par John Flaxman,
etc. Paris, (s. a.)
(84) Medel. El Blas6n Espaol o la Ciencia Heraldica, ..., Barcelona, 1846,
p. 88.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


nedas (Lamina XIX), simbolizaba a esa naci6n una figure de mu-
jer coronada de torres.
Tambi6n en el curioso y deshilvanado Album Regio (85)
editado en esta ciudad y dedicado a Isabel II, puede verse, en la
portada, una alegoria en la que aparece Espafia representada por
una matrona tocada de almenas, y en la pigina siguiente, un arbol
geneal6gico de la casa de Borb6n en 1855 y otra alegoria en colors
en la que tambi6n figure Espafia adornada de la misma manera, y
Cuba con plumas, arco y aljaba de india! En 61 figuran tambi6n
los escudos de muchas ciudades o provincias de Espafa, todos con
corona de cuatro torres, y entire ellos, el de la Isla de Cuba que,
excepcionalmente, luce cinco. Pero como prueba anticipada de que
6stas no eran incompatible con ningin regimen, todos llevan en-
cima de dicha corona, la real.


EL ESCUDO ADECUADO

Con todo lo expuesto en el transcurso de este informed, y con
los documents aportados, quedan probadas las afirmaciones que
enuncid al principio, en mi program, del cual, en conjunto, se
deduce que, por estar tachado de fraude, nada en el escudo de la
Habana, antiguo o modern, merece ser forzosamente respetado;
pero esto no significa que al reconsiderar dichas armas haya de
prescindirse sistemAticamente de todos los muebles que han figu-
rado en ellas, aunque no se disponga de otros mas apropiados; por
eso, al proyectar el nuevo blas6n de la Capital de la Rep6blica, en
la forma en que juzgo que se debe ofrecer a la consideraci6n del
Ayuntamiento, he seguido un muy sencillo y l6gico process:
Basarme en el mas antiguo de los escudos de la Habana cono-
cidos, esto es, en el que, segin antes se ha dicho, figuraba en la
casa consistorial de la plaza de San Francisco (ilustraci6n de la
p. 57) y que tiene el antecedente de haber sido readoptado a me-
diados del siglo iltimo, hasta el punto de figurar en la portada de
uno de los documents de mas patente caricter official de aquellos
dias (86).
He utilizado inicamente los tres castillos y la Ilave, prescin-
diendo de todo otro element, no s6lo por la raz6n antes dicha, sino

(85) Album Regio, Habana, 1855.
(86) Ezcmo. Ayantamiento de la Habana. Comisi6n Octava. Proyecto de su
Reglamento Interior, Habana, Imprenta del Gobierno,..., 1867.











MUNICIPIO DE LA HABANA


tambien porque parece que los habaneros de antafio, cuando no te-
nian armas, piaban por estos muebles como emblema. He conser-
vado dichos castillos donjonados con una sola torre u homenaje,
porque asi aparecen en el citado escudo de la casa de Armona y
tambi6n en el ler. volume de las Memorias de la Sociedad Patri6-
tica de la Habana de 1793, y en todos los demAs blasones (Ilegados
a nosotros) existentes hasta fines del primer tercio del siglo XIX
(87). Pero he tratado de que dichas figures, mns artisticamente
construidas, sobre un campo modern (88) de las debidas propor-
ciones, formen un conjunto mas est6tico y digno de la Habana
(LAmina XXII).
Como timbre, Ileva la corona de ciudad, inspirada en las de
mejores proporciones; pero sin ser igual a ninguna.
Los ramos de adorno exterior, en vez de los obligados de lau-
rel y palma, a veces de oportunidad algo forzada, son de encina,
emblema de civismo y que en HerAldica significa Animo fuerte, an-
tiguo poder, nobleza, fuerza.
Para describir este escudo de la Ciudad segin las reglas y el
l6xico herAldico, hay que blasonarlo del siguiente modo:
Usa de azur (89); tres castillos de plata alineados en faja,
cada uno almenado de cuatro merlones (90) y donjonado (91) de
una torre de homenaje almenada de tres merlones; el todo mazo-
nado (92), y aclarado (93) de sable (94).
Debajo, una Have de oro en la misma disposici6n, con el anillo
a diestra (95) y el palet6n hacia abajo.

(87) A prop6sito de esto, conviene recorder que en la obra modern de Heril-
dica de los Sres Garcia Carraffa se dice que, en los blasones, un castillo, para
ser tal, debe estar donjonado por dos o tres torres. Pero en prueba de que
no es possible aceptar esta opinion como ley heraldica, demuestro ampla-
mente, al final de este trabajo, que dicha opini6n, no s61o se opone a las de-
finiciones que del castillo se dan en las obras de autorizados especialistas,
sino tambi6n a las descripciones concretas y laminas de infinidad de escu-
dos ofrecidos por 6stos y afn por los mismos Sres Garcia Carraffa (V.
APENDICE 8).
(88) Esta forma de campo ha recibido diversos nombres segdn los passes y 6po-
cas: samnita, de los franceses, franco-espaol (V. Vilches). y por iltimo, mo-
derno, por ser el generalmente adoptado por los franceses, espafoles, flamen-
cos, italianos, etc., y desde hace muchos afios para los escudos oficiales de
una gran mayorla de naciones.
(89) Campo azul.
(90) Dada la confusion que existe con respect a la palabra almena, se ha uti-
lizado aqui el t6rmino merfid que no ofrece duda possible.
(91) Torreado.
(92) Las lines que marcan la separaci6n de los sillares, o el material que los une.
(93) Puertas y demas huecos.
(94) Color negro.
(95) A la derecha del escudo, o sea a la izquierda de quien lo mira.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Al timbre, corona mural de oro, formada por un circulo mu-
rado con cuatro puertas (s6lo visible una al centro y media en cada
extremidad) y cuatro aspilleras (dos visibles; y en un cuerpo su-
perior, separado por un cord6n, ocho torres almenadas (cuatro
visible) unidas por lienzos de muralla almenada.
Como ornamento exterior, dos ramos de encina al natural, uno
a diestra y otro a siniestra del escudo, cruzados bajo la punta y
atados de azur.


Este seria el escudo apropiado para la Habana. Si produjera
alguna amargura a los improvisados tradicionalistas, encontra-
rian seguramente un lenitivo al considerar que, despues de todo,
asi dariamos tardio cumplimiento al ya mencionado edicto de Fe-
lipe II, en el que ordenaba que las coronas las traigan los que ten-
gan derecho a ellas, "siendo en la forma que les toca tan solamente
y no de otra manera, y que las coronas puestas hasta aqui, se quite
luego, y no se usen, ni traigan, ni tengan ads".
De aceptarse en Ia forma que recomiendo, tendria la Habana
un blas6n sencillo, austero, libre de fantasias y de simbolos inade-
cuados, y hariamos, como ciudadanos, las paces con la L6gica al
dejar de existir la situaci6n absurda de que en una rep6blica de-
mocritica que trae sus armas surmontadas por un gorro frigio, la
ciudad capital tenga las suyas timbradas por una corona real, lo
cual no es s6lo grotesco e incoherente, sino algo mis, porque esa
corona, que en las alternatives political de varias naciones no ha
simbolizado mas que un regimen, una forma de gobierno national,
en Cuba represent, ademas de un desprop6sito, todo un pasado de
dominaci6n, de injusticia, de negaci6n de derechos y de violencia,
que IIev6 al pueblo a la ruina y al sacrificio para librarse de la ti-
rania coronada.











MUNICIPIO DE LA HABANA


Apnndice Primero <

ARo 1517

EL ESCUDO DE ARMAS DE LA ISLA FERNANDINA
Real Cidula de Carlos I, 1517

Segdn la Coleceidn de Documentos Inditos relatives a ... antiguas posesiones espa-
iiolas, t. 11, Madrid, 1869.

".. e por la present damos e sefialamos, por armas e devisa de la
dicha isla, para que pongan en sus pendones e sells que truxere o
toviere, un escudo partido por medio y encima della (?) la Ascen-
si6n de Nuestra Sefiora, calzada con una luna con cuatro angeles,
y el campo de color de cielo con unas nubes en lo alto, y la imagen
de Nuestra Sefiora, vestido un manto azul con pimporas de oro; y
en el otro medio escudo, de bajo, a de ser unos trigos en un campo
verde y con unos lexos a maneras de pefias y con algunos arboles
y verduras; y en la orla del dicho escudo, a de llevar encima del una
efe, e a la mano izquierda un ay, y a la mano derecha una os, y a
un lado un yugo, y al otro cinco frechas largas, y baxo de las fre-
chas, un lagarto, y debaxo del yugo otro, y al pie del dicho escudo,
por la misma orla, a de estar colgado un cordero desta manera si-
guiente (96), las quales dichas armas e devisas damos e sefialamos
por arma desa dicha isla Fernandina que las podais traer y traigais
y poner y pongais en los poderes y sellos de la dicha isla..." etc.

"Dada en la Villa de Madrid, a nueve de Henero del afio del
nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil e quinientos e
diez e siete afios."
(Firmada del Cardenal y del Embaxador, refrendada por Juan
Ruiz de Calcafio y firmadas de Zapata y Carvajal).

(*) En los documents transcripts en estos ap6ndices se ha respetado estric-
tamente la ortografia con que aparecen en las Actas Originales del Ayun-
tamiento de la Habana.
(96) Estas dltimas palabras parecen referirse a un dibujo del blas6n o de part
de 61, que acompaiaria a la Real C6dula, o bien a una detallada explica-
ci6n de c6mo debla representarse el vell6n pendiente.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Apindice Segundo

ARo 1517
EL ESCUDO DE ARMAS DE LA ISLA FERNANDINA
Segfin la Descripci6n de las Indias Occidentales, por Antonio de Herrera, Madrid, 1730.
D6cada II, Libro II, Capitulo VIII, pig. 35
".. .i porque se havian sefialado Armas a otras Islas, a su ins-
tancia (de los procuradores de Cuba Antonio VelAzquez y Pbnfilo
de Narvdez) se sefialaron a la de Cuba, para que pudiesen traer
en sus Pendones, i Sellos vn Escudo, partido por medio, i encima
el Asumpci6n de Nuestra Seiiora, en vna Luna, con quatro Ange-
les, i el Campo de color de Cielo, con vnas Nubes en lo alto, i la
Imagen vestida con vn Manto acul purpurado, de Oro; i en el otro
medio escudo de abaxo, vn Santiago, en Campo verde, con vnos
lexos a manera de Pefias, i con algunos Arboles, i verduras, i enci-
ma vna F. y Vna Y a la mano derecha i a la izquierda vna C. i a
vn lado vn Tugo, i al otro cinco Flechas largas, i debaxo de las Fle-
chas, vn lagarto, i otro debaxo del lugo, i al pie del Escudo, colga-
do vn Cordero."



Apendice Tercero

ARo 1612
Cabildo de 10 de Julio de 1612. Actas Originales, tomo 5, de 1609 a 1615, f 187,
187 vuelto y 188.
"en este cauildo Pro pusso nico las carreno (97) Regidor que
a su notisia a benido que sin embargo delo que antonio fernandez
farias pro curador general desta ziudas a dicho y alegado en rra-
zon de la contradizion de los escudos de armas que gomez de rrojas
manrrique Pretende poner en la capilla mayor de la iglezia Paro-
quial desta ziudad el senior obispo le a dado Lizenzia Para Hazello
y pronunciado auto en rrazon dello. Lo qual es en gran perjuizio
desta ziudad, y de la gente noble que en ella ay-Pi de que su se-
fioria conffiera y acuerde el rremedio que a de auer .para que lo
ssusso dicho no passe adelante, Hasta que su mad. sea infformado
de todo-e Por la justizia e rregimiento visto la propucion del dho
nico las carreno dixeron que le nombravan por comisario al dho
nicolas carrefio al qual le dieron Poder y ffacultad para que pida
los autos qieen rraz6n dello se an caussado ante su sefioria Reve-
rendizima y pida y alegue todo lo que convenga en rrazon de la
(97) Carreiio.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Apindice Segundo

ARo 1517
EL ESCUDO DE ARMAS DE LA ISLA FERNANDINA
Segfin la Descripci6n de las Indias Occidentales, por Antonio de Herrera, Madrid, 1730.
D6cada II, Libro II, Capitulo VIII, pig. 35
".. .i porque se havian sefialado Armas a otras Islas, a su ins-
tancia (de los procuradores de Cuba Antonio VelAzquez y Pbnfilo
de Narvdez) se sefialaron a la de Cuba, para que pudiesen traer
en sus Pendones, i Sellos vn Escudo, partido por medio, i encima
el Asumpci6n de Nuestra Seiiora, en vna Luna, con quatro Ange-
les, i el Campo de color de Cielo, con vnas Nubes en lo alto, i la
Imagen vestida con vn Manto acul purpurado, de Oro; i en el otro
medio escudo de abaxo, vn Santiago, en Campo verde, con vnos
lexos a manera de Pefias, i con algunos Arboles, i verduras, i enci-
ma vna F. y Vna Y a la mano derecha i a la izquierda vna C. i a
vn lado vn Tugo, i al otro cinco Flechas largas, i debaxo de las Fle-
chas, vn lagarto, i otro debaxo del lugo, i al pie del Escudo, colga-
do vn Cordero."



Apendice Tercero

ARo 1612
Cabildo de 10 de Julio de 1612. Actas Originales, tomo 5, de 1609 a 1615, f 187,
187 vuelto y 188.
"en este cauildo Pro pusso nico las carreno (97) Regidor que
a su notisia a benido que sin embargo delo que antonio fernandez
farias pro curador general desta ziudas a dicho y alegado en rra-
zon de la contradizion de los escudos de armas que gomez de rrojas
manrrique Pretende poner en la capilla mayor de la iglezia Paro-
quial desta ziudad el senior obispo le a dado Lizenzia Para Hazello
y pronunciado auto en rrazon dello. Lo qual es en gran perjuizio
desta ziudad, y de la gente noble que en ella ay-Pi de que su se-
fioria conffiera y acuerde el rremedio que a de auer .para que lo
ssusso dicho no passe adelante, Hasta que su mad. sea infformado
de todo-e Por la justizia e rregimiento visto la propucion del dho
nico las carreno dixeron que le nombravan por comisario al dho
nicolas carrefio al qual le dieron Poder y ffacultad para que pida
los autos qieen rraz6n dello se an caussado ante su sefioria Reve-
rendizima y pida y alegue todo lo que convenga en rrazon de la
(97) Carreiio.










MUNICIPIO DE LA CABANA


contra dizion de las dhas arnfas y pretenzi6n del dho gomes de
rrojas manrique y en casso nesesario paresca sobre la caussa ante
quales quiera justicias y jueses de su magd. ansi eclesiasticas como
seglarez y siga y ffenesca la dha caussa por todas istanzias Hasta
la deffinitiua, que para ello y lo a ello anexo y dependiente le die-
ron poder y ffacultad en fforma con libre y general administra-
zion."
En la misma acta original, (f9 188) se encuentra la siguiente
proposici6n:
Propuziidm de 13 "Los Regidores desta ciud. que auaxo firmamos
Regpdre obre as nros nonvres Proponemos en este cauildo y deci-
armas d mos ante Uss* como a nra noticia es Venido quel
cappasn gomez derroxas manrrique V9 desta ciu-
dad a pedido ante el senor don Alonsso enrriquez
detoledo oUispo desta ysla de cuva selede y adjudique por suya y
de sus herederos la capilla de la santa yglessia mayor dest aciudad
Para queco mo suya puedan enterrarse enella y asentarsey Poner
sus armas en laparte ylugar que les Pareciere sin que otraningf
Persona lo Pueda hacer sin horden ni lissg (licencia) suya segun
constara Por la pon. (petici6n) que ante Sus (su sefioria) Delse-
for oupo (obispo) pressento y conuiene a este cauildo acudir al-
rrem9 (remedio) de semexante sin rraqon como la quel sussodho
yntenta tan enperjuicio desta ciudad y vecinos della por las cau-
sas y rrazones sigtes.
Lo primero Porques cossa muy sauida y notoria en d9 (dere-
cho) diuino y Umano queto das las yglesias Parroquiales detodas
Las ciudades Uillas y lugares detodos los rreinos xpianos (cristia-
nos) donde se zeleuran los diuinos oficios son patrons dellas todo
el comun de la tal Uilla y lugar donde esta fundada y no Perssona
Particular como el dho Gomez de rroxas pretend. y como yglesia
de todo el comun y Uecinos le toca repararla y sustentarla de
todo Lonecesario para administiraci6n delos Sacramentos y diuinos
oficios. Lootro Porque ademas de lorreferido en el capitulo antes
deste en todos losrreinos de las yndias y en el de granada es patron
de todas las yglesias matrices y catedrales el rrei nro (nuestro)
senior por particular md (merced) de su santidad y como tal pa-
trono Leincumbe el nombramiento de los obispos curas y sacrista-
nes mayoraomos y demas oficios necesarios Para la ad ministra-
cion de los diuinos oficios pagandolos asucosta dandoles gaxes de
surreal caxa siendo como es enperjuicio de su magd. y de su Pa-
tronaz gorreal Lo queldeho Gomes derroxas yntenta Demas del que
Re (recibe) este cabildo y ciudad.
Lootro Porque dho Cappan Gomez derro xas ni sus deudos
Passados ni pressentes xamas an tenido derecho alguno aladha Ca-
pilla que pretend niansido patrons della ni tal conuerda (con ver-
dad) constara ansi por las causes y rracones arriuadhas como Por
no auer fabricado Ladha yGLesia mayor a su costa como Preten-
den sino quese hiso y fabric a costa de los Uos de esta ciu dad











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


desde que se fundo y searre formado y reparado acosta de ellos
como es notorio.>


Apendice Cuarto

ARo 1665.
PROPOSITION DEL GOBERNADOR CAPITAN GENERAL PARA QUE SE
SUPLIQUE AL REY LA CONFIRMATION DE ESCUDO DE LA HABANA
En el acta original del Ayuntamiento de la Habana, que comienza:
En la ciudad de la Hauana en treinta Dias del mes de Henero
de mill y seiscientos y sesenta y cinco Afios...> (98)
se lee lo que sigue, referente a una proposici6n del Gobernador y
Capitfn General D. Francisco Divila Orej6n Gast6n:
E1 senior Gouernador y capitan General propone que>...
las armas de que usa esta ciudad que son tres castillos y una llave
que demuestran serlo de estos Reynos de las yndias y tiene por cier-
to que su orijen y principio probiene de merced particular de Su
Magestad que Dios guard y anque a procurado su paradero no
hallado la dha merced o preuilegio. En cuya Virtud usa de las
dhas armas que se allan tambien empleadas en el amor y lealtad
desta Republica conque siempre se emplea en el Real seruicio y
lo que antendido se reduse a que con el tiempo se a perdido el dho
preuilegio o merced y para que sese este ynconbeniente le parese
sera conbeniente suplicar a su magestad confirm las dhas armas
para que use dellas como lo a hecho de tiempo memorial a esta
parte y auiendose tratado y conferido sobre ello los caualleros Rexi-
dores dixeron que se ynterponga dha suplica en la forma que se
propone por su sefioria y selcomete a los Sefiores comisarios deste
afio la carta que sobre ello se a de escriuir la cual se trayga para
Reconozer y firmar de lo qual quede copia en este libro.


Apendice Quinto

ARo 1665.
REAL CEDULA DE LA REINA GOBERNADORA CONCEDIENDO A LA
CIUDAD DE LA HABANA QUE PUEDA USAR LAS MISMAS ARMAS
QUE CONSTASE HABER USADO HASTA ENTONCES
Recibida en Cabildo de 20 de Mayo de 1666 (99).
de la Hauana encarta de Veynte y dos de mayo de este afio a re-
(98) Tomo 12 (1661-1672), f* 248, de las Actas Originales.
(99) Tomo 12 de las Actas Originales, f* 322.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


desde que se fundo y searre formado y reparado acosta de ellos
como es notorio.>


Apendice Cuarto

ARo 1665.
PROPOSITION DEL GOBERNADOR CAPITAN GENERAL PARA QUE SE
SUPLIQUE AL REY LA CONFIRMATION DE ESCUDO DE LA HABANA
En el acta original del Ayuntamiento de la Habana, que comienza:
En la ciudad de la Hauana en treinta Dias del mes de Henero
de mill y seiscientos y sesenta y cinco Afios...> (98)
se lee lo que sigue, referente a una proposici6n del Gobernador y
Capitfn General D. Francisco Divila Orej6n Gast6n:
E1 senior Gouernador y capitan General propone que>...
las armas de que usa esta ciudad que son tres castillos y una llave
que demuestran serlo de estos Reynos de las yndias y tiene por cier-
to que su orijen y principio probiene de merced particular de Su
Magestad que Dios guard y anque a procurado su paradero no
hallado la dha merced o preuilegio. En cuya Virtud usa de las
dhas armas que se allan tambien empleadas en el amor y lealtad
desta Republica conque siempre se emplea en el Real seruicio y
lo que antendido se reduse a que con el tiempo se a perdido el dho
preuilegio o merced y para que sese este ynconbeniente le parese
sera conbeniente suplicar a su magestad confirm las dhas armas
para que use dellas como lo a hecho de tiempo memorial a esta
parte y auiendose tratado y conferido sobre ello los caualleros Rexi-
dores dixeron que se ynterponga dha suplica en la forma que se
propone por su sefioria y selcomete a los Sefiores comisarios deste
afio la carta que sobre ello se a de escriuir la cual se trayga para
Reconozer y firmar de lo qual quede copia en este libro.


Apendice Quinto

ARo 1665.
REAL CEDULA DE LA REINA GOBERNADORA CONCEDIENDO A LA
CIUDAD DE LA HABANA QUE PUEDA USAR LAS MISMAS ARMAS
QUE CONSTASE HABER USADO HASTA ENTONCES
Recibida en Cabildo de 20 de Mayo de 1666 (99).
de la Hauana encarta de Veynte y dos de mayo de este afio a re-
(98) Tomo 12 (1661-1672), f* 248, de las Actas Originales.
(99) Tomo 12 de las Actas Originales, f* 322.











MUNICIPIO DE LA HABANA


presentado que con El trans curso del tiempo no se a podido hallar
(aunque se a buscado) El origen de la merced que le esti hecha de
Tener Por armas tres castillos y Vna llaue En campo aCul sefial
de su forta leza y del Valor con que sus naturales y Vesinos La de
fendieron como La de fenderAn en las ocasiones que se ofresieren
y para honor y lustre de la dha ciud. en Los siglos venideros su-
plican a que en premio de su. lealtad se le con firmaze la dha mer-
ced pues El des cuydo que hauia hauido enperder los papeles de su
origen no deuia de de fraudalla del honor que hauia merezido y
auiendose Visto por los del consejo de las yndias teniendo conside-
ras.on a los seruisios dela ciudad de la Hauana y a la finesa (100)
conque los acontinuado he tenido por bien haserle md (como Por
lapresentte se la hago) de que de aqui adelantte Vsse y pueda
Vsar de las mismas armas que constase hauer Vsado hasta aqui
en la misma forma y manera que se a referido que yo lo tengo asi
por bien y mando que ninguna persona la ponga Ynpedimentto a
Ello que asi prosede de mi Volunttad fha en madrid a Treynta de
nouiembre de mill y seis sientos y sesentta y sinco aiios-Yo la
Reyna-Por mandado de su magd.-D. Pedro de Medrano.3


Ap6ndice Sexto

ARo 1774.
REPRESENTATION SOMETIDA AL CONSISTORIO DE LA CIUDAD
PARA QUE SUPLIQUE AL REY ACCEDA A LA MODIFICACION
DE SU ESCUDO DE ARMAS

En el libro de Actas Originales del Ayuntamiento de la Habana se
lee en la del Cabildo de 23 de Diciembre de 1774 (101), lo si-
guiente:
Los Comisarios (102) en nombre de todo este Publico y de
V.S.M.I. que lo represent por un efecto de su reconocmt.o a su
Glorioso Monarca el Sr. dn. Carlos tercero desean que su R1. reso-
luci6n se transmit a la Posteridad de un modo simbolico, capaz
de que esta Ciudad pueda blasonar de el especialisimo amor con
que S.M. se ha dignado distinguirla en todas ocasiones, particu-
larmente despu6s de su restauraci6n...> etc.
"A este fin les parece muy propio que V.S.M.I. se sirva suplicar
rendidamente a S.M. que a los Blasones del escudo de Armas de
que usa, compuesto de tres castillos de plata sobre campo azul en
significaci6n de los que tenia en igual niimero y conserve en mejor
(100) Confusa la palabra ffirmeza? Parece que dice "fineza" y ast lo escriben en
las Actas Trasuntadas.
(101) Tomo 35, f 366, de las Actas Originales.
(102) Los regidores Don Laureano Chac6n y Don Josa Eusebio de la Lua y Poveda.










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


estado a saber el Morro, la Punta y la Fuerza de una lave de oro
que represent serlo esta Ciudad del Nuevo Mundo, por remate
una Corona imperial, y por orla el toison de oro, segun se confirm
y aprov6 por la Seiora Reyna Governadora en R1. Zedula de 80
de Noviembre de 1665 se afiadan otros tres castillos colocados en
el quartel superior de dho escudo, uno como principal y mas grande
de oro, que represent (o represent) la Cavafia, en cuya eminen-
cia est4 colocada la Imagen de S.M. el Sor. du. Carlos tercero ar-
mado con una espada en la mano diestra y en la siniestra un Mundo
de plata con cruz y faja de oro, y en ella gravado en cifra el Au-
gusto nombre de Carlos tercero, que a sus lados se situen otros dos
castillos de plata menores en su tamaifo e inferiores en el lugar
que signifiquen los dos de Pricipe y Athares, quedando la Have en
el centro y adornindose el pie con las vanderas de los cuatro cuer-
pos de Milicias a saber Regimientos de Infanteria de Blancos, de
Cavalleria Ligera y de los dos batallones de Pardos y Negros, con
otros trofeos de guerra alusivos a la nueva plant de la guarnici6n
de la plaza y al rededor la siguiente inscripci6n. Indianum davit
hit arcibus concredita,. Consequente a la anterior suplica parece
asimismo a los Comisarios que debe V.S.M.I. implorar su RI. Be-
nignidad con igual rendimiento para que se digne conceder a esta
Ciudad el tratamto. y honors de Teniente General de que goza la
Ciudad de Cadiz,.
Esta representaci6n, que es much mis extensa, terminal:
cHavana y Diciembre 23 de 1774, y estA firmada: Lcdo Joseph
Eusevio de la Luz,.
Despu6s se lee (103):
"Y concluida la lectura, se acord--Esta Ciudad se conforma
en todo con la Representaci6n de los Sefiores Comisarios y a efecto
de que el Sor. Governador y Capitan General se sirva elevarla a
S. Mag.d informando en orden a su contenido lo que hallare por
convenient con los testimonies que piden se pongan a continuaci6n
se pase a su Sefioria en la forma de estilo, etc.



Apindice Sdptimo

Al ser derrocada la casa de Borb6n en Espafia, desaparecieron
todos los simbolos de la monarquia. Las monedas adoptaron como
emblema una matrona (Espafia) tocada de corona mural, con la
inscripci6n: escudo espafiol timbrado tambien con la misma corona, y asi fueron
acufiadas monedas espafiolas de 1870.
(103) Folio 125 vuelto.










MUNICIPIO DE LA HABANA


En 1870-72, tuvo en todos sus sellos-como en Cuba--una ca-
beza de mujer con corona mural formada por muchas pequefias
torres, superadas por una estrella, y hacia la misma 6poca, los
diminutos sellos de 1/ de cent. de peseta tenian por inico emblema
una corona mural.
En 1873, 74 y 75, los del impuesto de guerra llevaban la mis-
ma sobre el escudo.
En 1874 hubo otro sello ("Comunicaciones", 10 ctms. de pe-
seta) en igual forma.
En 1875, Espafia tuvo el sello de "Ultramar" (que correspon-
dia a Cuba) con el escudo espafiol timbrado de corona mural con
cuatro torres muy altas.
La llevaban tambien en Cuba, los sellos de Telegrafos de 1870-
71; en 1875, los de cuatro o seis valores distintos, y en el mismo
afio los sellos de impuesto de ventas.
Tambin en el papel que se usaba para documents legales,
sellado con las armas de Espafia, se vieron 6stas (de 1870 a 74 y
a6n en 1875) timbradas con la mural.


Apnndice Octavo

Al referirme, en la iltima parte de este trabajo, a las armas
que Ilamo "escudo adecuado de la Habana", he creido oportuno
recorder (pg. 75, nota 87) que en la notable Enciclopedia Her6l-
dica, antes citada, de los Srs. Garcia Carraffa (T. I, pg. 118), se
dice, tratando del castillo como figure o mueble en el BIas6n, que
para Ilamarse castillo, ha de tener dos o tres torres, (entendiendo
por tales las torrecillas de que est6 surmontado), a lo que agregu6
que no era possible aceptar tal afirmaci6n como ley heraldica, no
s61o porque no se define asi el castillo, sino en forma muy distinta,
en obras de autorizados tratadistas, sino tambidn porque existe
respect a ese punto la mayor confusion en la heraldica espafiola,
pues esos especialistas--y entire ellos los mismos Srs. Garcia Ca-
rraffa-al blasonar los escudos de sus armoriales, Hlaman castillos
a infinidad de fortalezas que s6lo estin sumadas de una torre ho-
menaje, y a un gran nimero que no aparecen donjonadas en abso-
luto, sino s6lo almenadas; y en cambio otras que Ilenan aquel
requisite son calificadas de torres.
Esto obedece, en mi sentir, a causes que expondrd, con otras










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


consideraciones pertinentes, despues de haber aportado ejemplos
que prueben lo que afirmo. Debo advertir que los que cito, a pesar
de ser numerosos hasta el punto de haber decidido presentarlos
separadamente en este Ap6ndice, no son mas que una muy pequefia
parte de los que pudieran aducirse.
Para mis fAcil apreciaci6n, expondr6 dichos ejemplos dividi-
dos en tres grupos:
19-El de aquellos escudos en los que, al blasonarlos los he-
raldistas, llaman castillos a fortalezas que en sus correspondientes
lminas no aparecen superadas por dos o tres torrecillas, sino por
un solo donj6n o torre de homenaje.
29-El de aquellos en los que se designan como castillos piezas
que figuran en la ilustraci6n sin torre alguna, s61o almenadas.
39-El de los que demuestran la absolute confusion que ha
existido y existe entire los autores en cuanto al concept de las
distintas formas de castilo y al de la torre.

PRIMER GRUPO

Piezas calificadas como castillos y que estAn sumadas por una
sola torre.
El MARQUES DE AVILES, uno de los autores mAs consultados
y seguidos, y que define el castillo como debiendo "componerse de
dos torres o por lo menos de un alojamiento en medio", califica de
castillos, a pesar de esto, en su ya citada obra, a muchos que caben
en este primer grupo como ejemplos negatives:
Asi, al blasonar las armas del apellido Prunier, en el Delfi-
nado, (T. I, pg. 31), dice: donjonado de lo mismoo, etc.; y en el escudo correspondiente (Lam.
2, fig. 19) aparece ese castillo con una sola torre u homenaje.
Al describir las del Marquds de la Mina, Conde de Pezuela,
(T. II pg. 308), dice del tercer cuartel: de oro y un castillo re-
dondo... donjonado de una torre,.
Del blas6n de la familiar de Mirez, en Espafia, (T. II, pg. 265),
dice: un castillo redondo... donjonado de una torre,, y en la
figure 51 aparece el castillo con una sola torre.
Del mismo modo blasona el Marques el escudo del apellido
Escamilla (T. II, pg. 266): fun castillo redondo,... de una torre redonda,, y en la correspondiente limina (20, fig.
53), aparece asi.










MUNICIPIO DE LA HABANA


MEDEL, en su tambien citada obra, trae (pg. 281), este mis-
mo escudo de Escamilla descripto de igual modo, y, entire otros ape-
Ilidos, el de Borrds (pg. 288) del que dice: castillo al natural, con su torre de homenaje,; y el de Pascual
(pg. 272), cuyo primer cuartel describe de esta manera: ceampo
de azur, dos castillos de oro con su homenaje de lo mismo.
JOuFFOY D'ESCHAVANNES, heraldista francs, en su obra ci-
tada (T. I, pg. 33), califica tambi6n de castillo el del escudo de la
misma familiar de Mirez, a que acabo de referirme.
FRANCIsco PIFERRER. En su obra que es clasica (104) y que
fu6 revisada por un rey de armas official, se pueden sefialar todas
las variantes negatives al aserto de determinado ndmero de torre-
cillas para alcanzar la condici6n de castillo, y, en cambio, nume-
rosas ratificaciones de que tambi6n la merecen cuando traen, como
los que llevo citados, s6lo un donj6n o torre de homenaje.
Desde el principio del tomo I ya se comprueba lo que digo:
Al blasonar el esc'ido del linaje de Abadal, describe el segundo
cuartel: un castillo de gules2, y en la correspondiente ilustraci6n
(Lim. 1, esc. 17), se ve que 6ste no esti superado mas que por un
solo donj6n.
Al tratar del apellido Acosta, se enuncia (pg. 18) el tercer
cuartel: "Castillo de plata", etc., y en la limina 2 se advierte que
es como el anterior, es decir, almenado y con un donj6n.
El de Santillin (T. I., pg. 31, lm. 3, esc. 67), esti descripto
en esa misma obra: "escudo de oro, un castillo de azur"... "y un
homenaje", etc.; y asi aparece ilustrado.
En semejante forma continda el autor en el tomo II blaso-
nando como castillos infinidad que aparecen con una sola torre,
entire los cuales figuran los de las armerias de los apellidos si-
guientes: Toc6n y Tac6n (escudo 603); Tudela (608); Navaz
(631); Gonzdlez de Sepilveda (656); Heredia (cinco castillos en
esa forma) (661); Ldzaro (679); Gasc6n (695); Zambrana
(730) ; Mula (732) ; Septign (838) ; Meneses (840); Arias (855);
Coalla (862); Camberos (868); Cipiain (872); Falces (880).
En el tomo III, encontramos: Leiva, Principe de Asculi
(1154); Aguilera, una de sus ramas, (1181); Valdivieso (1182).
(104) Nobliario de los Reinos y Seeorios de Espcra..., por D. Francisco Fife-
rrer, revisado por D. Antonio Rijula y Busel, Croista y rey de armas de
S. M. etc., Madrid, 1860, t. VI, Ilustrado con un Dicionario de Herdldica.









EL ESCUDO OFFICIAL DEL


En las armerias de poblaciones hay tambien gran nfmero de
castillos que se hallan rematados s61o por un homenaje. Come
prueba v6anse en el tomo VI los blasones de Jaen (2562); Alava
(2259); Alicante (2288); Simancas (2755); Fuente Ovejuna
(2508) ; Almanza (2290) ; Lucena (2596) ; Soria (2757) ; Melgar
Yuso (2637); Ordufia (2697); Alarc6n (2252); Solsona (2756);
Osma (2702); Aris del Maestre (pg. 44) ; Porcuna (2716) ; Car-
cel6n (2496); Onda (2692); Medina de Rioseco (2635), Chinchi-
lla y otros.
RIVAROLA Y PINEDA, que sigui6 los nobiliarios de muchos co-
nocidos genealogistas, y cuya obra heraldica (105) incluye Medel
entire las consultadas para su libro El Blasdn Espawol (106), nos
proporciona numerosos ejemplos que ratifican lo que vengo de-
mostrando. Entre los blasones contenidos en su tomo I aparecen
los siguientes:
Armas del Duque de Villena (pg. 329): carriba Castilla y
abajo Le6n,, es decir, castillo real, y en el disefio se ve un castillo
grande con un solo donj6n.
Armas del Gran Capitdn Don Gonzalo de C6rdoba, Duque de
Sesa y de su mujer (pg. 194) ; trae en tres cuarteles de sus armas
hasta diez castillas, todas donjonadas de una sola torre.
Marquis de Pescara: solo donj6n), (pg. 441).
De igual modo, es decir con castillos blasonados como tales y
representados con un solo donj6n, figuran en el mismo primer to-
mo, los blasones de los linajes siguientes:
Villa Siciliana y Alarc6n (pg. 331) ; Marqueses de Villanueva
del Rio y Condes de Ossorno (pgs. 85 y 86); Marqueses de Villa
Manrique (pg. 129); Marqueses de la Guardia (pg. 299); Condes
de Deleytosa (pg. 238); Condes de Chinch6n (pg. 301); Condes
de Rivadeo (pg. 302); Condes de Gij6n, castillo real,, (pg. 305);
Condes de Cabra (pg. 202) ; Aragdn y Folch de Cardona (pg. 158) ;
de la Cerda (pg. 35) ; Principe de Asculi, (pg. 338) ; Marqueses de
Moya (pg. 368); Vicentelo (pg. 371); Leca (pg. 371); Marquis
de las Charcas (pg. 376).
Y en el segundo tomo de la misma obra, entire otros muchos,
los linajes siguientes: Marquis de Pescara, (pg. 441); Duque de
Linares (pg. 153); Conde de Casa Torres (pg. 183); Perillos

(105) Ob. cit., 2 v. Madrid, 1736
(106) Ob. cit., p. 31.









MUNICIPIO DE LA HABANA


(pg. 189); Leiva (pg. 101); Torrijos (pg. 414); Ponce de Le6n,
Duque de Baios (pg. 341); Marqueses de Gandul (pg. 371); Du-
que de Cardona (armas de Arag6n, Sicilia y Castilla), (pg. 216);
Conde de Lebrija (pg. 259), etc.
Tambidn aparecen descriptos e ilustrados de la misma manera
los castillos que figuran en las borduras de los siguientes blasones,
a pesar de que muchos de ellos representan a Castilla y ostentan
los colors reales: Marquis del Fresno, cuartel del apellido Velasco:
orla de castillos y leones: colors reales (T. II, pg. 143); y el
mismo de Velasco (T. I, pg. 203) aparece descripto de igual modo,
asi como los de los Condes de Haro (T. I, pg. 203) ; Duque de Frias
(T. I, pg. 203); Conde-Duque de Olivares (T. I, pg. 88); Marquis
de Ayamonte (T. I, pg. 131) ; Marquis de la Mina (por Guzmin),
(T. II, pg. 453); Duque de Granada (T. II, pg. 461); Conde de Si-
ruelo (T. I, pg. 321); Condes de Chinchdn (T. I, pg. 301); Guz-
nmn el Bueno (T. I, pg. 45); que ademis leva sobre la corona un
castillo grande en iguales condiciones; Ayala (T. II, pg. 423) ; Mar-
queses de Villanueva del Fresno, Condes de Montijo (T. I, pg.
359); Condes de la Puebla (T. I, pg. 374); Duque de San Lucar
(T. II, pg. 130); Lara (T. II, pg. 199) ; etc.
En los Anales de la Nobleza de Espanfa, de F. Fernandez de
B6thencourt (107); se described las armas de la familiar Uhagon:
cDe sinople un castillo de plata aclarado de gules..., .'..y sobre
el homenaje un brazo armado...,, etc.; y en la lamina (sin nfi-
mero, frente a la pg. 318) se ve que el castillo no tiene mas torre
que el citado homenaje.
GARCIA CARRAFFA. Examinar6 ahora unos pocos ejemplos per-
tenecientes a este grupo, de los que nos suministra la extensa obra
de dichos autores, y que son tanto mAs interesantes cuanto que la
opinion emitida por ellos es motive de este Ap6ndice.
Desde su tomo III (que es el primero del Diccionario Herdl-
dico), se encuentran ya blasones, como el del apellido Abanades,
que aparece (IAm. 3, NQ 40) con un castillo superado por una sola
torre del homenaje, a pesar de estar descripto (pg. 41) como:
tun castillo donjonado, diciendo, ademAs, que t e la torre del
centro del castillo sale un brazo, etc., cuando en realidad esta to-
rre es la tinica. En el mismo tomo III, refiri6ndose al apellido
Abrantes, dice del primer cuartel:
(107) Anuario de 1883, Madrid, 1883, p. 323.










88 EL ESCUDO OFFICIAL DEL

cuarto de gules con un castillo de oro3; y en la lnmina correspon-
diente (12, N9 179) estos castillos figuran con un solo donj6n u
homenaje. En el tomo IV (pg. 210) encontramos el apellido Agui-
rre (de Navarra y Arag6n), del que se dice: cen el segundo cuar-
tel... cun castillo de gules con torre de homenaje entire cuyas
almenas... etc., y efectivamente, en la lImina (14, N9 543), se
ve que ese homenaje es la linica torre del castillo.
En el tomo XIII de esta misma obra se describe asi el apellido
Banzo (pg. 138): Escudo cortado: la primera partici6n, de gules
con un castillo de oro etc., y un Aguila tambi6n de oro naciente
de su torre de homenaje, y en la lamina (11, NO 165) se advierte
que el castillo s6lo tiene una torre de homenaje. En el mismo tomo
XIII, del linaje de Barahona, Varona, etc., (pg. 178) dice: "Es-
cudo partido de azur con un castillo de oro y en su torre de home-
naje una mujere, etc.; y en efecto, es s61o una la torre que supera
dicho castillo (Lim. 13, pg. 193); y lo mismo ocurre con las ar-
mas de Cabrio (de Ubeda) (T. XX, pg. 186, Lim. 7, N9 111).


SEGUNDO GRUPO

Piezas calificadas como castillos y que aparecen s6lo almena-
das, sin ninguna torre.
De los casos que correspondent a este que llamo Segundo Gru-
po, tambi6n pudieran citarse una infinidad; pero la misma con-
sideraci6n antes expuesta me obliga a limitarlos.
El MARQUES DE AVILES, al blasonar el escudo de los Condes
de Benavente, de apellido Castilla, lo hace en esta forma: equi-
polados de 4 (puntos) de gules tambi6n cargados cada uno de un
castillo de oro, que es Castilla, (T. I, pg. 87); y en la figure co-
rrespondiente (Lim. 10, NQ 181) se ven estos castillos s6lo alme-
nados, sin donj6n alguno, a pesar de ser Castilla!
Lo mismo ocurre con el blas6n del apellido Fosez, de cuyos
cuarteles primero y cuarto dice: gde azur, y un castillo de pla-
ta>, etc., (T. I, pg. 278), y en la figure 93 aparece coronado s6lo
de modestas almenas.
Y con los castillos en borduras, sefialar6 los ejemplos siguien-
tes: Duques de Valencia del Campo (T. I. pg. 55): bordura de
gules castillada a site castillos de oro, los cuales aparecen s61o
almenados (fig. 85); Duques de Medinasidonia (T. I, pg. 60):










MUNICIPIO DE LA HABANA


<... con la bordura componada de Castilla y Le6n,, y en la figure
correspondiente (N9 98) se ven los ocho castillos s61o almenados.
PIFERRER. De su obra tomaremos, para este segundo grupo,
los siguientes ejemplos:
Del apellido Castell (T. I, pg. 80) dice: gun castillo de oro,,
y en la ilustraci6n (Lim. 8, pg. 191) aparece s6lo almenado, sin
ninguna torre o donj6n. Al blasonar las armas del apellido Me-
neses (T. II, pg. 15) que es otra rama del apellido ya mencionado,
y que dice ser .combinadas de Espafia y Portugal,, las describe
como llevando gun castillo de oro y cuatro de plata,, figurando
(LAm. 2, NQ 641) simplemente almenados, sin torre alguna. Lo
mismo ocurre con infinidad de blasones, como los que siguen (T.
II) : Balester (esc. 689) ; Lucena (717) ; Lorca (736) ; Marco
(744); Amaz de Montaner (761); Bonel (751); Delgado-Monroy
(765); Trejo (782); Rodero (818) ; Ruiz Ddvalos (835); y en el
tomo III: Granullis (1176), etc.
En el tomo VI aparecen en estas condiciones las armas de las
siguientes ciudades: Tortosa (2771); Segorbe (2750); Motril
(2670); Montalban (2655); Monovar (2653); Orche (2699); Al-
cudia (2278); Peralta (2710); Castillo de Locubin (2426); Riva-
davia (2752); Algaida (2282); Avilds (2321); Almeria (en bor-
dura, 2235); Granada (en bordura, nota 2, pg. 139).
RIVAROLA Y PINEDA. En el primer tomo de su citada obra
se describe el apellido Aguilar con cdos castillas, y la lfmina co-
rrespondiente nos present una torre lisa que no tiene ni almenas.
En la segunda parte de la obra del mismo autor, aparece (pg.
219) el blas6n de los Baeza, Marqueses de Castro Monte, en es-
cudo partido en mantel, de cuyo cuartel bajo dice: rojo, un castillo de plata y 6ste no lleva ninguna torre. De los
cuarteles segundo y tercero del apellido Carranza (pg. 246) dice:
cen campo verde castillo de plata,, y no tiene dicho eastillo mis
que cuatro almenas sin torre alguna.
E. DE VILCHES. En la Serie 1P de su Libro de Oro de los
Apellidos Espaioles (Madrid 1902, pg. 100), blasona el escudo del
apellido Lobato: en la limina 5 (NQ 35) aparece este blas6n en el que los castillos
s61o tienen tres almenas y ninguna torrecilla.
GARCIA CARRAFFA. De la documentada obra de estos autores
tomar4 unos cuantos ejemplos aplicables a este grupo:










EL ESCUDO OFFICIAL DEL


Apellido Abaygar (T. III, pg. 76): tiene por armas en los
cuarteles segundo y tercero tun castillo de plata,, y en la limina
(6, esc. 87) s61o aparecen almenados estos castillos. Apellido Abio,
de Arag6n, (T. III, pg. 123). EstA descripto este blas6n: ten cam-
po de azur un castillo terrasado de oro con dos almenas,, y en el
escudo (Lam. 10, N9 159), se ve que en efecto no es mAs que al-
menado, sin ningdn donj6n. El apellido Agreda de Tejada (T. IV,
pg. 64) se blasona (su primer cuartel): de sinople y dos casti-
Ilos de oroi, y en la lamina 6 (esc. 415) figuran ambos s6lo al-
menados. Del apellido Agraz o Agraces (T. IV, pg. 61) dice:
alternatives), cuatro de gules con un castillo de oro>, y en el es-
cudo (Lim. 6, N9 404), aparecen esos castillos reales solamente
almenados.

TERCER GRUPO

Piezas calificadas como castillos y que nos ofrecen ejemplos de
confusion.
El MARQUAS DE AVILts. Al presentar en este mismo Ap6n-
dice los ejemplos tomados de su obra, correspondientes al primero
de estos grupos, vimos que dicho autor, blasonando el escudo de
Prunier, llama castillo donjonadov al de una sola torre (T. II,
pg. 31, Lim. 2, fig. 19); y 61 mismo califica, en el escudo de Mar-
tin (T. I, pg. 74, Lam. 8, fig. 140), un castillo exactamente igual,
como < Del mismo modo, habiendo Ilamado, como se ha visto, en el
escudo de los Duques de Medinasidonia (T. I, pg. 60, fig. 98), cas-
tillos a los que son s6lo almenados, al tratar del blas6n de los
Montaigu llama torre a una figure de iguales condiciones (T. I,
pag. 103, fig. 234).
Pero el colmo es ver que un castillo con tres torrecillas (es
decir, con el maximum de exigencia possible es calificado por el
Marques, al blasonar el escudo de Castellane, en Francia, como
e...torre donjonada de tres piezas de oro, (T. I, pg. 74, Lam. 8,
fig. 141), que, ademas, son exactamente iguales a las del primer
cuartel del escudo national de Espafia.
PIFERRER. En el Apendice 19 a su Nobiliario, (pg. 139), al
tratar del escudo general del Marquesado de Villasante y Condado
de Val del Aguila, describe, en sus diferentes cuarteles, siete cas-










MUNICIPIO DE LA HABANA


tillos (clasificados como tales), y dos torres; y en la nlmina 14 se
ve que unos y otras son sin donjones, s61o almenados. Y el mismo
autor, blasonando el escudo del apellido Campo (T. II, pg. 122),
dice: cTiene por armas escudo de gules y nueve castillos de plata;
bordura de azur y diez castillos de oro3, y en la figure 854, los de
plata son s61o almenados y los de la bordura cada uno donjonado
de tres torres.
RIVAROLA. Al describir las armas del s6ptimo Duque de Me-
dinaceli (T. I, pg. 153), llama a un tiempo, este autor, castillos a
los de una y tires torres: En el primero y iltimo, partido en pal:
en la primera parte Castzllo de oro3, etc., (en el disefio correspon-
diente, con tres torres); ...en un escudito partido en pal, dos
castillos... s etc. (en el disefio, con una torre). Al tratar de las
armas de Villardonpardo, apellido Torres (14 parte, pg. 310), lla-
ma torres a las de una torre, y castillos a las figures exactamente
iguales que aparecen en la bordura.
GARCfA CIPRIS. En su obra (108), clasificada por regions,
pone en cada una, bajo la denominaci6n castillo, los de las mAs
distintas condiciones, ya con un homenaje, con torrecillas, o sim-
plemente almenados. En la division correspondiente a Arag6n,
trae unas catorce paginas dedicadas a los escudos que llevan cas-
tillos de distintas classes; y en la part en que trata de Catalufla,
mAs de dos pAginas en las que, bajo el titulo castillo, estan igual-
mente confundidos los de todas las formas; y es curioso que en la
pg. 140, al comenzar la lista de los escudos que traen torres, incluye
una nota en la que se dice: El (escudo) que no se encuentre aqui,
v6ase castillo,.
GARCIA CARRAFFA. Nos proporcionan estos autores numerosos
ejemplos de confusion:
En las armas de los Abalia, de Tolosa (T. III, 19 del Diccio-
nario, pg. 24), described el cuartel superior: 4en campo de azur,
un castillo de oro surmontado de dos estrellas3, etc.; y ese califi-
cado de castillo es solo almenado y sin torre alguna (Lim. 2, N9
28). En cambio los del mismo apellido en Alzaga, tienen en su
escudo (LUm. 2, N9 29), en el segundo cartel, un castillo con tres
donjones, y mas alto el del centro, y sin embargo se le describe
(pg. 25), como una torre de plata,.
Al blasonar las armas de los Echabe, de la villa de Zumaya

(108) Gregorio Garcia Cipr&, Diccionario Herddico, Huesca, 1916.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


(T. XXX, XXVIII del Die., pg. 13), dicen del primer cuartel del
escudo partido: de gules, con una torre o castillo de plata,; y en
el escudo NQ 16 de la limina 1, se ve que es un castillo con un
solo donj6n, ambos almenados, con puerta y dos ventanas. Ahora
bien, en el mismo apellido Echabe, de Vizcaya, cuyo escudo sigue
al antes citado (pg. 13, N9 17), vemos un castillo dos veces mayor,
con un homenaje, de plata como aquil, y almenado, al que llaman
ctorre con homenaje.
Al blasonar las armas de Huidobro (T. XLIV, pg. 142), di-
cen del primer cuartel: primero de gules, con una torre o castillo
de p!ata>, y en la lamina 6, (esc. 172) se ve que tiene s6lo un ho-
menaje almenado.
Cuando described las armas de los Ibdfiez, de Solares, (T.
XLIV, pg. 180), dicen del segundo cuartel: de sinople, con el
castillo o torre de plata>, etc., y en la lAmina 7 (esc. 7) se ve que
tiene s61o una torre homenaje. En el escudo anterior (N9 6), de
la misma familiar, tiene un castillo igual y se le llama ctorre de
plata>.
Al tratar del linaje de Caborrado, ramas de Arag6n y de Gi-
j6n, (T. XX, Lam. 6, escs. 84 y 85), vemos que tienen en sus es-
cudos varias diferencias; pero que en ambos aparece una torre
sin nada encima, s6lo almenadas ambas, y que al blasonar estas
armas se le llama a la del primero: torre, y a la del segundo: cas-
tillo.



Del mismo modo que todos los ejemplos citados nos evidencian
la ausencia de un concept inico y definido del castillo, veremos
ahora c6mo los heraldistas espafioles, en sus definiciones de esta
pieza, nos muestran la misma confusion.
Esto se comprueba al leer en distintos autores definiciones
del castillo basadas en la magnitude, forma e importancia, lo que
no corresponde, en la realidad, con la estructura del tipo usado
generalmente, que es igual al de la torre. Ademis, muy raros de
esos autores establecen distinci6n basandose en el nAmero de to-
rres o donjones que rematan la construcci6n principal. S61o re-
cuerdo ahora la definici6n del Marqu6s de Aviles: Para llamarse
castillo ha de componerse de dos torres o por lo menos de un alo-
jamiento en medio,, (obr. cit. T. I, pg. 408); definici6n que, como
se ve, es bastante ambigua; pero de la cual se desprende que puede










MUNICIPIO DE LA HABANA


tener menos de dos torres, bastindole un alojamiento en medio que
parece referirse a la torre del homenaje que se levantaba en esa
posici6n y que servia de alojamiento al castellano.
Conviene tambi6n no olvidar que en la HerAldica espafiola en
la que tanto abundan los castillos, son muy pocos, relativamente,
aquellos que estan donjonados de dos torres, como los del blas6n
de Codina (Piferrer, T. III, NQ 1159), del de Fabra: una torre
de oro con XXXIII, pg. 7, Lim. I, esc. 5), y del de Castellbell (Garcia Ca-
rraffa, T. XXV, pg. 47, LAm. 2, esc. 783). Son tambi4n escasos
en ella los blasones que, como el de Cortada (Piferrer, T. III, pg.
35, esc. 1156), presentan un cuerpo central y dos torres completes
de su misma elevaci6n, el todo almenado y (como en los france-
ses) no sumado de pequefios donjones,.sin 16gica, esto tiltimo, por-
que en la realidad hist6rica la mayor parte de los castillos espa-
fioles de cierta importancia fueron, como se ve en sus ruinas,
flanqueados por torres completes, no s6lo en su recinto amura-
Ilado, cuando lo tenian, sino tambi6n en el cuerpo principal; dis-
posici6n 6sta que fueron heredando las grandes residencias hasta
los palacios del estilo de los Austrias.
Todo esto, suponiendo que no sea la antes expuesfa una des-
cripci6n mal traducida de las definiciones francesas, que iaman
por lo general castillo a una construcci6n important, habitual-
mente flanqueada de dos torres de la misma altura que el edificio,
y sin estar sumadas (esto es, rematadas) de forrecillas, como el
del blas6n de Saint-Dizier, que ostenta dos torres flanqueantes y
un alto homenaje, y como tambi6n los siguientes que menciona en
su obra el Vizconde de Magny (109):
Armas de la familiar Le Frotter de Lesvern (pg. 101, esc. 638) :
De plata con el castillo de azur,, y 6ste es una construcci6n im-
portante, con techo de vivienda, flanqueada de dos torres de su
misma altura; pero sin donjonar. Blas6n de Gaillard de Vauco-
court (pg. 13, esc. 76). Trae, Hamindolo ecastillo de oro*, una
construcci6n grande, flanqueada de una torre en una esquina (de
igual altura que el edificio) : pero sin ningdn donj6n. Apellido De
Beausacq (pg. 175, esc. 1420) : un castillo abierto, de plata, flan-
queado (aunque no tiene cuerpo que flanquear) de dos torres y

(1IC) La Sci&nce du Blason accomTagne d'un Armorial General..., Paris, N. a.\
11858.











EL ESCUDO OFFICIAL DEL


somme de una tercera; y, en la ilustraci6n, en ninguna de las to-
rres (ni en la colocada mis alta) existen torrecillas.
En cambio, el escudo de los De Moreton de Chabrillan (pg.
120, esc. 793), se describe: de azur, una torre almenada, etc.,
4sumada de tres donjones,; y al final la llama torre otra vez. Esto
se explica porque al definir la torre dice: Es precise especificar
de cudntas piezas estin surmontadas (las torres) cuando hay en
ellas torrecillas o donjones y no especifica ningitn valor al ni-
mero de estas.
Jouffroy d'Eschavannes, heraldista histori6grafo, y uno de
los autores consultados por los Srs. Garcia Carraffa, lo describe
en el Diccionario de los Tgrminos del Blas6n, comprendido en su
obra herAldica (110): habitaci6n (logis) unido a dos torres (torres tan altas como el
edificio que flanquean). Asi o mis importantes son los que figu-
ran en los escudos de las ciudades de Burdeos y Chateauroux; pero
sin estar cubiertos con techo de casa. En algunos son torres uni-
das por murallas (sin donjones), como en los de Perigueux y Tour-
nus, y como el que figure en el escudo de Chateauneuf, en Proven-
za, y que es: scastillo de plata flanqueado de una fuerte torre cua-
drada (pg. 124). Y del apellido Chatelier dice (pg. 125): de
azur, una torre almenada, etc., sumada de tres donjones,, etc.
En un pequefio tratado modern (111) que define el castillo
como d'Eschavannes, se dice: El castillo es una construcci6n flan-
queada de torres redondas cubiertas; esta cubierto a su vez, y al-
menado,, etc.; algunas veces se da el nombre de castillo a una
ancha torre donjonada,, y el autor pone como ejemplo una figure
que represent el blas6n de la ciudad de Belleme, que es una torre
con trees donjones (pg. 123).
De aqui proviene, seguramente, que las definiciones del cas-
tillo dadas por los heraldistas resulten exageradas al compararlas
con los dibujbs que ilustran sus obras; y es por eso por lo que
various autores espafioles traen descripciones de grandeza, como
la del mismo Avil4s (T. I, pg. 405): Los castillos son jeroglificos
de grandeza y elevaci6n, porque ellos exceden en hermosura, en
fortaleza y en magnitude a todos los demis edificios,.
Los Srs. Garcia Carraffa adoptan esta definici6n, afiadiendo

(110) Armorial Universel, Paris, 1844-48, t. I, p. 90
(111) Traitg Elmentaire du Blason, Alphonse Labitte, Paris, 1892, p. 123.










MUNICIPIO DE LA HABANA


que: Para llamarse castillo ha de tener dos o tres torres>. (Obr.
cit. T. I, pg. 118).
Garcia Cipr6s, en su Diccionario Heraldico al que ya hemos
hecho referencia, dice que: tEl castillo significa grandeza, asilo
y salvaguardia>, y detalla cuales deben ser los esmaltes de las
puertas y ventanas; pero sin mencionar siquiera las torrecillas o
donjones.
Como prueba de la amplitud del concept del castillo en la
Heraldica espafiola, vWase la explicaci6n que da Medel en su citada
obra (pg. 66), y en la que, tras de definirlo como el Marqu6s de
Avil6s, afiade:
cuadrado, redondo y flanqueado de murallas; superado de torres,
de las cuales una se llama cominmente del Homenaje, y es la mis
alta de las tres, cuando Uegan a ese nfmero las que se hallan sobre
las almenasv.
El concept de las tres torres proviene sin duda del castillo
que es escudo parlante del antiguo reino de Castilla; pero en el que
ellas son ya una degeneraci6n de las que aparecian en los sellos
y monedas de los reyes castellanos de la Edad Media, pues aqul6
era una important construcci6n-mis bien un alcAzar, a juzgar
por sus grandes ventanales que no correspondian al prop6sito de
defensa--compuesta de tres muy altas torres, con frecuencia com-
pletamente separadas, que despu6s se transform en una fortaleza
cuadrada, flanqueada siempre de dos torres, que mis tarde que-
daron reducidas a simples donjones que acompaiiaron al Homenaje.
De todo esto ha resultado en la Heraldica espafiola no poca
confusion, y como consecuencia de ella, el heraldista, para ser fiel
expositor, no tiene otro camino que blasonar las armas como apa-
recen en las c4dulas de concesi6n, y reproducir los blasones en la
forma en que estAn legitimados por siglos de existencia.
























RELACION DE GRABADOS


LAMINA I.-La anarquia heraldica durante la 6poca colonial.
1 y 2. Documento del Municipio de la Habana (1871),
con cuifo monirquico, en papel sellado de la 1I Re-
piblica Espafiola (corona mural).
3 y 4. Dos distintos escudos de la Habana, en cufios de
su Ayuntamiento, usados a un mismo tiempo en un
pliego de expediente de 1889.
LAMINA II.-La anarquia herAldica durante la epoca republican. Nue-
ve distintos escudos de la Habana usados en documents
de su Ayuntamiento desde 1900 a 1903, de los cuales apa-
recen con frecuencia dos diferentes en una misma pigina.
LAMINA III.-Las mazas del Ayuntamiento de la Habana. Siglo XVII.
LAMINA IV.-Las mazas: detalle de la ornamentaci6n.
LAMINA V.-Las mazas: sus escudos.
1. El escudo del gobernador Bitriin.
2. El jeroglifico del puerto de la Habana.
LAMINA VI.-El escudo ap6crifo. Croquis al lipiz que se hall en las
actas capitulares originales, junto a la de 20 de Mayo
de 1666.
LAMINA VII.-E escudo ap6crifo. Escudo en colors que se hall en las
actas capitulares trasuntadas, junto a la de 20 de Mayo
de 1666.
LAMINA VIII.-Estatua de Cibeles. Museo del Capitolio, Roma.
LAMINA IX.-Estatua de Cibeles. Museo Vaticano.
LAMINA X.-1. La Tutela de Lyon.
2. La Tutela de Abbatis Villa.
3. Busto de Cibeles.
LAMINA XI.-La Diana de Efeso.
LAMINA XII.-Monedas de antiguas ciudades.
1. de Thyatira en Lidia.
2. de Hier6polis en Cilicia.
3. de Tripolis.
4. de Tripolis en Fenicia.















LAMINA XIII.-Monedas de antiguas ciudades.
1. de Hierapytna en Creta.
2. de Aradus en Fenicia.
3. de Laodicea ad Mare en Siria.
LAMINA XIV.-1. Estatua de la ciudad de Antioquia sobre el Oronte,
Siria.
2. Moneda de la ciudad de Damascus.
LAMINA XV.-1. "Las Ciudades Personificadas". Relieve.
2. Moneda de la ciudad de Seleucia.
LAMINA XVI.-El Genio del Pais de los Eduenes.
LAMINA XVII.-Estatua de la Bitinia.
LAMINA XVIII.-Medallas de la fibrica official de monedas y medallas, de
Paris.
1. Armas de la ciudad de Paris, por Dantzell.
2. Medalla con corona mural timbrando una cartela va-
cia a la que puede adaptarse el escudo de cualquier
ciudad francesa.
3. La misma medalla en cuya cartela se ha adaptado el
escudo de Paris.
LAMINA XIX.-1. Moneda de la 1' Repdblica Espanola.
2. Sellos de Correo de la 1" Rep6blica Espaniola, usados
en Cuba.
3. Cufio de la Universidad de la Habana en la misma
6poca.
4. Escudo de la Sociedad Econ6mica de la Habana, al fi-
nalizar la guerra de Independencia.
5. Monedas de la 2' Rep6blica Espafiola.
LAMINA XX.-Monumento conmemorativo de la defense de Paris (1870-
71). Escultor Barrias.
LAMINA XXI.-1. Relieve modern que represent a Italia en una de las
decoraciones del Museo de Louvre. Paris.
2. Moneda de la ciudad de Temnus en Eolia.
LAMINA XXII.-Escudo propuesto en este informed, y aceptado por el Ayun-
tamiento.













LAMINA I


* '-


czt


LA ANARQUITA HERALDICA DURANTE LA EPOCA COLONIAL

1 y 2-Documento del Municilpio de 11a Hl:IIIna (1871), con su curio 10o-
nirq(uico, en papel s;lld(o de la Primira Repibulia Espailola (corona
mural).
3 y 4-Dos distintos escudos de la Hahana, en cu0ios do su Ayuntamiento,
usados a. un inismo tieipo en un pliego de expediente de 1889.










LAMINA II


,3' Temivcia de 0lcaldia




:t,;t MV //Nt"\rf3

I / *,^^,0
,4JIA /^(Ypk
Ibf--

5 ^ )


.1


5a TENENCIA DE ALCA&LIA
c-6o-


LA ANA(RQli'IA II HE.RALICA I) ANTE LA EPOCA I,:EPl'lLICANA
O()<'lI disfi tllos ('sclnd(s do fi ] f Il;lla;lll; l ul;Idos vil docullienlt(is di, sui
Ayu.tllll;llliiillt(i d,*Sd(l 11W O I 1903, d ( In (-llfu le's :p1 rc: i v .i:o dos difterentes el unln iMisIan p'Igiil .


~~jc5,,*InL


f s




Ii




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs