• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Preface
 El principio fue asi
 El conquistador blanco llego al...
 La tierra estaba yerma
 La iglesia se anticipo a la...
 Los fugitivos se detuvieron
 La capitania general erigio una...
 Los partidos de sotavento seguian...
 La supression de la factoria favorecio...
 El tabaco creo riqueza y civil...
 La causa de la libertad empezo...
 El progreso se sovrepuso a...
 La amenaza de una revolucion duro...
 La provincia consagro el nombr...
 La region dio tres creadores
 La paz moral fue precaria
 La libertad se abrio paso
 La reconstruccion se adelanto a...
 Las rectificaciones fueron...
 La desigualdad quedo atras
 Fuentes
 Indice de ilustraciones
 Index














Title: Pinar del Râio.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074409/00001
 Material Information
Title: Pinar del Râio.
Physical Description: 243 p. illus., ports. 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Santovenia, Emeterio S. (Emeterio Santiago), 1889-1968
Publisher: Fondo de Cultura Economica
Publication Date: 1946
 Subjects
Subject: HISTORIA. -- PINAR DEL RIO (CUBA : PROVINCIA)   ( renib )
Spatial Coverage: Pinar del Râio (Cuba : Province)
Cuba
 Notes
General Note: "Fuentes": p. 231-240.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074409
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000679333
oclc - 01213921
oclc - 1213921

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Frontispiece
    Preface
        Page 7
        Page 8
    El principio fue asi
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    El conquistador blanco llego al poniente
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    La tierra estaba yerma
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La iglesia se anticipo a la corona
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Los fugitivos se detuvieron
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    La capitania general erigio una tenencia de gobierno
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Los partidos de sotavento seguian desiertos
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La supression de la factoria favorecio la colonizacion
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    El tabaco creo riqueza y civilizacion
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    La causa de la libertad empezo a tener servidores
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    El progreso se sovrepuso a la dificultad
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    La amenaza de una revolucion duro mucho
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    La provincia consagro el nombre
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    La region dio tres creadores
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    La paz moral fue precaria
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    La libertad se abrio paso
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    La reconstruccion se adelanto a la independencia
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Las rectificaciones fueron saludables
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    La desigualdad quedo atras
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Fuentes
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Indice de ilustraciones
        Page 241
        Page 242
    Index
        Page 243
Full Text
EMETERIO S. SANTOVENIA ,-I .cr/






Pinar del R1io


FONDO DE CULTURAL ECONOMIC
Pinuco, 63 Mxico







Primera edici6n, 1946


Queda hecho el dep6sito que marca la ley
Copyright by Fondo de Cultura Econ6mica


Impreso y hecho en Mexico
Printed and made in Mexico













C..s ,. ,.;
S-4 .-- --, ,




-~ ~ ~ ~ .. ='i _




AI



....... ...
i :5 *: "* f '
^J^4^rfQ.J>< ***- ^S^^^ %ts
^e< e 99 J~^**7 t^-T~i^^t-^ -^-i
_~~ ~~~*__ r -- - -'


/ / 4'~o,,


Leandro Gonzilez Alcorta.











PREFACIO


El relato contenido en las pdginas que siguen trata de
reflejar lo que ha sido Pinar del Rio en los tiempos
de que hay memorial. Podria llamarlo asi: Este es Pinar
del Rio. El titulo que lleva, aunque mds escueto, dice
lo mismo. Pinar del Rio, segin mi modo de ver, fue y
es lo que aqui se recuerda e interpret.
iHistoria! iBiografia? iEnsayo? De historic, biogra-
fia y ensayo tiene este libro. De historic, en cuanto lo
que narra responded a hechos y sucesos verdaderos. De
biografia, porque reconstruye la existencia de una region
de Cuba, considerada como un ser human que naci6,
ha crecido y perdura, con centenares, millares y cientos
de miles de cerebros y corazones, segtin ha ido adqui-
riendo vitalidad y volume su desarrollo econ6micoso-
cial. De ensayo, porque pretend realizar un empefio
aclarador, de penetraci6n direct --asi diria, puesto en
mi caso, F.lix Lizaso-, procurando armonizar una fuer-
za de reflexi6n y un intent de generalizacidn.
Creo haber captado lo que ha sido el espiritu de
Pinar del Rio a lo largo de las edades en que se divide
la vida cubana. Same permitido tener por cierto que
he aprisionado una porci6n del alma de esta Antilla o,
dicho de otro modo, una particular del alma de Amrica.
Quede aclarado que no he escrito el present libro
con el deseo de abonar una tesis determinada. Lo he
compuesto con materials extraidos de fuentes veridicas
y con reflexiones sobre la tierra y los hombres que han
dado vida a Pinar del Rio. Ofrezco al pio lector lo que
ha salido de esa coordinacion de lo objetivo con lo sub-
7







8 PINAR DEL RIO
jetivo: una interpretacidn, que quiere ser fidelisima, de
la existencia de la fraccidn de Cuba que mds cerca estd
de Tierra Firme.

Cigarral de Turibacoa,
La Habana, afio de 1946.












CAPITULO I
EL PRINCIPIO FUE ASI

1
AL. CA~ de largo y complicado process geol6gico -parte de
un continent en la era primaria, sumersi6n en la secundaria,
emersi6n en la terciaria y nuevos cambios en la cuatemaria-
se consolid6 una fracci6n de tierra, larga y estrecha, orientada
de este a oeste y rodeada de agua, que entr6 en el conocimien-
to human de alcance hist6rico con el nombre de Cuba. Por
su estructura y sus dimensions, esta isla adquiri6 la preemi-
nencia correspondiente a la principal del archipiilago de las
Antillas, unico ejemplo de guirnaldas en la geografia del po-
niente del Atlintico. Cuba qued6 ocupando el extreme occi--
dental del gran arco formado por las Antillas Mayores.
La mis occidental de las Antillas Mayores, al avanzar hacia
el poniente, cedi6 ligeramente a la atracci6n del sur. La lenta
obra de los siglos prehist6ricos se dej6 sentir en esta porci6n de-
tierra. El extreme occidental de Cuba lleg6 a estar cubierto por-
una espesa y rica flora. Su suelo hizo posibles la vida y la pro-
ducci6n.
En las sierras y en las zonas contiguas al mar dilatados y
tupidos bosques cubrian el suelo. El relieve era particularmente
hermoso en los lugares montafiosos por efecto del contrast en-
tre lo asp&rimo de enormes bloques de dura piedra y lo frtil
de los valles formados en el seno de las regions escarpadas o
en torno a aquellos abruptos accidents del terreno, adorados
por una vegetaci6n rica en colors, aunque pobre en savia.
Unos treinta rios no vadeables en ppocas de frecuentes lluvias
regaban parte de la dilatada y estrecha comarca.
Animales feroces no habia. Unos cuadrdpedos inofensivos,
entire ellos los ejemplares de un perro que no ladraba, servian





PINAR DEL RIO


de complement a la obra desarrollada por fuerzas extrafias al
poder human. Parajes rocosos, riberas de rios y lagunas y pla-
yas arenosas eran propicios a la vida en su fase mis rudimen-
taria. Los recursos naturales, asequibles sin un grande esfuerzo,
podian servir de base a una existencia exenta de extremes ri-
gores a la par que privada de extraordinarios estimulos.


2
Del norte del Continente bajaron y del este del Archipi-
lago subieron los grupos que a lo largo de muchos siglos fueron
dando contenido human a Cuba. Del norte pudieron legar
en canoas a la isla los primeros cobrizos conocidos que la habi-
taron. El extreme occidental de ella debi6 de estar compren-
dido entire las comarcas que recibieron a unos hombres que la
Historia apellid6 siboneyes. Del naciente de la propia isla nue-
vas cultures empujaron hacia el extreme occidental a otros n6-
cleos de aquellos mismos siboneyes, inferiores a los invasores en
coraje defensive y mente cultivada.
Miles de afios dur6 en Cuba la presencia de los siboneyes
como 6nica expresi6n del g6nero human. Esta cultural nada
avanz6 en el curso de tanto tiempo. El negative fen6meno se
produjo por la concurrencia de dos circunstancias de cierta
manera enlazadas entire si: la indolencia de tales cobrizos y las
condiciones naturales del pals. Las condiciones naturales del
pais favorecian la indolencia de sus habitantes primigenios. Lo
advertido respect a Cuba fu6 particularmente cierto en rela-
ci6n con su extreme occidental.
Despues de los siboneyes, a enorme distancia en el tiempo,
arribaron a Cuba los tainos. Los tainos estaban mis adelanta-
dos que los siboneyes. Aunque no lograron una civilizaci6n
semejante a la de cercanos pueblos continentales, los tainos
emplearon en la Isla modos y medios de vida superiores a los
usados por los siboneyes. Aquellas condiciones climatol6gicas
que enervaban los movimientos fisicos y mentales de los sibo-
neyes operaron en parecida forma sobre los tainos. Al cabo, los
tainos tampoco ascendieron en Cuba.






EL PRINCIPIO


La conquista emprendida por los tainos en la parte oriental
de Cuba les di6 el dominio de casi toda la Isla. Ni resistencia
pasiva opusieron los siboneyes al advance de la nueva cultural:
le cedieron el paso y el territorio. Los siboneyes que no huye-
ron ante los invasores quedaron esclavizados. Los otros, los que
tuvieron un poco mis de inimo y pretendieron eludir la servi-
dumbre, se refugiaron en el extreme occidental del pais.
La organizaci6n social de los cobrizos en el extreme occiden-
tal de Cuba correspondi6 a la de la cultural siboney. Sobre ser
la primera asentada en la isla en condiciones que dejaron hue-
las durables, fu6 conservada en la ipoca de la coexistencia de
siboneyes y tainos. Su genesis estaba perdida en la noche de los
tiempos. En cambio, su subsistencia se hallaba defendida y
mantenida aqui por la adversa situaci6n proveniente del pre-
dominio taino en el resto del pais.
Tres cacicazgos habia en el extreme occidental: Marien,
Guaniguanico y Guanahacabibes. Marien estaba organizado en
el este. Guanahacabibes, en el oeste. Entre uno y otro, Guani-
guanico. Marien ocupaba la parte en que la isla, en su orien-
taci6n de levante a poniente, empez6 a dejar de ser atraida
por el norte para inclinarse hacia el sur. Guanahacabibes se
extendia sobre la peninsula de igual nombre, con el privilegio
de ser la tierra cubana mis cercana al Continente. Guanigua-
nico tenia dominios superiores a los de sus vecinos y condicio-
nes y elements suficientemente aptos para ser el primado de
los tres cacicazgos occidentales.


3
Los primeros contacts de los hombres blancos con los co-
brizos del extreme occidental de Cuba sirvieron de raiz a los
confuses conocimientos logrados acerca de los habitantes de esta
region. Marien, Guaniguanico y Guanahacabibes tenian de co-
mdn la cultural siboney, pero no vivian de la misma manera.
Los tres vagaban en la indolencia, acogidos a los abrigos ro-
quefios y a una economic dependiente casi exclusivamente de
to que la Naturaleza primitive brindaba. Guanahacabibes daba
seiales inequivocas de ser el mis atrasado.







PINAR DEL RIO


Los europeos a quienes cupo la suerte de ser los primeros
en pisar tierra cubana supieron por referencias que al poniente
habia una region cuyos moradores vivian en estado primitive.
Hasta lleg6 a admitirse por los civilizados blancos que tales co-
brizos nacian con cola. La extravagant conclusion se mantu-
vo poco menos que en pie cuando hubo contact material
entire unos y otros: los blancos no pudieron entenderse con los
salvajes cobrizos por medio de un intirprete lucayo, sino con
el uso de signos y gesticulaciones. Poca distancia habia entire
esto y la certidumbre de que los habitantes de Guanahacabibes
se hallaban en la escala animal en un grado inferior al hu-
mano.
Relaciones estrechas y directs entire los europeos y los pri-
mitivos habitantes del extreme occidental de Cuba confirma-
ron el pobre juicio formado acerca de la capacidad de estos
cobrizos. Los que solian escribir las impresiones obtenidas por
si mismos en las tierras que descubrian no vacilaron en emitir
expresiones graves.
Muy explicitas fueron las noticias trasmitidas por la prime-
ra gente blanca que visit el extreme occidental de Cuba. El
jefe de la empresa con que se inici6 la colonizaci6n de la isla
por Espafia puso en el papel palabras terminantes. Los envia-
dos por 61 al cacicazgo de La Habana en un bergantin habian
regresado de alli al centro de la isla y le exponian que en esa
embarcaci6n podrian visitar dos provincias que estaban al cabo
del pais, a la banda del Continente: Guaniguanico y Guana-
hacabibes. Los habitantes de Guanahacabibes, los postreros de
Cuba, no tenian casas, asientos, pueblos ni labranzas, ni comian
sino tortugas, pescado y salvajinas, que tomaban por los montes.
Un actor y testigo de los esfuerzos iniciales de Espafia en el
mundo situado al oeste del Atldntico anot6 lo que oy6, y acaso
vi6, en el extreme occidental de Cuba. Se refiri6 a Guanaha-
bibes cuando habl6 de la tierra de los guanataveis. Y escribi6
que los guanataveis eran unos indios como salvajes.
Quien fue explorador y cronista en los albores de la acci6n
de los blancos entire los cobrizos pudo con sus propios ojos
observer la realidad del nuevo medio social ante el cual se ha-
llaba colocado. Hizo especial menci6n de los cobrizos que mo-







EL PRINCIPIO


raban en el extreme de Cuba. Los llam6 guanahacabeyes. Vi-
vian como salvajes. Sobre ninguna cosa trataban con los dembs
de la Isla. Carecian de casas. S61o abandonaban sus cuevas
cuando salian a pescar.
Los relates de Crist6bal Col6n, Diego VelAzquez, Bernal
Diaz del Castillo y Bartolom6 de las Casas pusieron en claro
la inferioridad de los cobrizos de Guanahacabibes dentro de la
rudimentaria cultural siboney. En el cuadro social de la region
occidental de Cuba primitive los habitantes de Marien y Guani-
guanico se acomodaban con mayor precision que los de Gua-
nahacabibes a las maneras de vivir privativas de la cultural si-
boney. Aquellos guanateveis o guanahacabeyes, que pasaban
casi toda su existencia en guaridas rocosas, no desarrollaron sus
actividades lo mismo que los cobrizos de Guaniguanico y Ma-
rien. Por otra parte, la mayoria de 6stos no rebas6 los limits
de una organizaci6n rudimentaria.
La cultural de los ocupantes de Marien y Guaniguanico era
Ia correspondiente a un pueblo primitive. Sus herramientas
eran la gubia formada de concha, el hacha de concha tambi6n,
el percursor de piedra y la piedra mortero con escasa concavi-
dad. Sus vasijas tipicas estaban hechas de grandes caracoles
marines, extraidas la espira y las volutas interiores. Pinjantes
sacados de la columela de caracoles marines o de piedra y pe-
quefios y toscos discos de nicar, concha o piedra constituian
sus ornamentos. Por h.bitaciones tenian lugares abiertos y cue-
vas cercanas a corrier.tes fluviales. Sus costumbres funerarias
consistian en el dep6sito de sus muertos en el suelo de las
cavernas, sin regularidad alguna en cuanto a hcndura, po-
sici6n u orientaci6n. Sus crineos no eran sometidos a deforma-
ci6n artificial, a diferencia de lo que practicaban, por aplana-
miento frontal, los tainos.

4
Predominio de lo siboney en Marien y Guaniguanico no
pudo significar exclusion de otra cultural. La taina, ensefiorea-
da de la mayor parte de Cuba, avanz6 en la isla de oriented a
occidente. Los siboneyes rehuyeron la servidumbre a que los
tainos pretendieron someterlos. Naturalmente, los tainos no se







PINAR DEL RIO


detuvieron mientras sintieron la necesidad de mas tierras y la
posibilidad de que otros hombres los ayudasen a llevar las ta-
reas demandadas por su subsistencia.
El acoso organizado por los tainos contra los siboneyes lleg&
hasta las comarcas occidentales de Cuba. En 6stas se refugia-
ron siboneyes procedentes de otras regions bajo el hostiga-
miento taino. Con el aumento de la poblaci6n siboney debi6
de coincidir la presencia de nicleos menores de tainos, no
dispuestos a desandar el largo camino recorrido o resueltos a
compartir con la raza sojuzgada una vida sin ambiciones ni
complicaciones.
Si Guanahacabibes no posey6 sino una cultural inferior a la
media de los siboneyes, no recibi6 influencia alguna de los
tainos. AdemAs, la peninsula de aquel nombre no contaba con
recursos naturales tan variados, ni tan abundantes, como los
existentes en Guaniguanico y Marien. En Marien y Guanigua-
nico tainos y siboneyes pudieron entreverarse mis ficilmente
que en Guanahacabibes.
Hombres de la posteridad de siboneyes y tainos discreparon
entire si al opinar acerca de la convivencia de ambas cultures en
el extreme occidental de Cuba. Ideas y conclusions opuestas
se basaron en viejas versions y en la existencia e inexistencia
de restos arqueol6gicos. En contra de la admisi6n de tal con-
vivencia habl6 la ausencia de elements analogos a los encon-
trados en regions de Cuba que indudablemente fueron asientos
de tainos. En favor de la tesis segin la cual en los cacicazgos
del poniente hubo tainos se exhibit la obra de entusiastas
coleccionistas. El just medio de la controversial pudo estar en
la aceptaci6n del hecho de que en Marien y Guaniguanico
-el caso de Guanahacabibes fu6 distinto- la poblaci6n abo-
rigen estuvo dividida en mayoria y minoria raciales: una ma-
yoria siboney y una minoria taina.

5
La inferioridad de la poblaci6n aborigen de Guanahacabi-
bes dentro de la cultural siboney constituy6 un suceso notable.
Pero much mas lo fue el hecho de que los primitives habitan-







EL PRINCIPIO


tes de Guanahacabibes ofreciesen por su atraso e ignorancia el
mayor contrast entire los primigenios naturales de Cuba y los
de pueblos precolombinos tan cercanos a la isla y de tan vigo-
roso espiritu creador como los que ocupaban el territorio de
Mexico. Una de las primeras razas del oeste del Atlintico, la
de los mayas, levant sus maravillosos monumentos arquitec-
t6nicos en la peninsula de Yucatan, casi a la vista de Guana-
hacabibes, la region donde menos adelantaron los cobrizos de
Cuba.
Al cabo de muchos miles de afios de sedentaria vida los
moradores de los cacicazgos mis occidentales de Cuba casi nada
o nada habian afiadido a la obra sobrehumana. Marien y
Guaniguanico se hallaban regidos principalmente por las nor-
mas de la cultural siboney. Por debajo de lo siboney estaba
Guanahacabibes. Ni la mayoria formada por los siboneyes ni
la minoria constituida por los tainos poseyeron capacidad bas-
tante para transformar y aprovechar los recursos deparados por
la naturaleza.
El suelo del extreme occidental de Cuba gozaba de notorias
bendiciones del cielo. Las conmociones geol6gicas y la obra del
tiempo durante incontables siglos lo habian dotado de un bello
relieve. Las condiciones para la vida y la producci6n eran ex-
celentes. Pero las tareas humans apenas habian pasado de lo
necesario para hacer posibles en cada individuo las funciones
de nacer, crecer y morir. Vegetar no era fundar. Y los cobri-
zos de Guanahacabibes, Guaniguanico y Marien pasaron todo
su tiempo vegetando.
El principio fur asi. Primeramente, la evoluci6n geol6gica.
Luego, el advenimiento de las cultures primitivas. El extreme
occidental de Cuba no avanz6 en lo dependiente del esfuerzo
human en la dilatada era que precedi6 a la llegada del con-
quistador europeo.













CAPITULO I
"EL CONQUISTADOR' BLANCO LLEGO AL PONIENTE

1
EN su segundo viaje al mundo que se le habia presentado en
la ruta de occidente, mientras navegaba por las aguas del sur
de Cuba, Col6n s6lo advertia embarazos y desengafios. El as-
pecto del pais que tenia a la vista era igual al observado desde
el principio: poblaci6n diseminada, cultural rudimentaria y na-
turaleza casi virgen. Unicamente una novedad interrumpi6 la
monotonia de lo cotidiano: la de que los moradores de las co-
marcas occidentales hablaban un lenguaje que el intrprete
lucayo desconocia. En juego continuaban atrevidas presuncio-
nes. Col6n hilvan6 conjeturas. Una vez mAs crey6 que se
hallaba bordeando el continent asiitico.
*La creciente idea de que tocaba zona continental y la exte-
nuaci6n de sus seguidores decidieron al Almirante a poner tir-
mino a la exploraci6n del litoral de Cuba. Era el 12 de junior
de 1494. Se hallaba en una bahia de la costa meridional del
pais. Entre los compafieros de Col6n se encontraba Fernand
P&rez de Luna, escribano pfblico de La Isabela. A bordo de la
carabela Nifia, que tambien tenia por nombre Santa Clara,
el Almirante requiri6 a P&rez de Luna para que levantase acta
de que 61 habia reconocido a Cuba y que ista no era isla, sino
tierra firme. El escribano no se limit a consignar observacio-
nes propias o dichos de Col6n: el escribano recogi6 las mani-
festaciones individuals y colectivas que bajo juramento formu-
laron pilots, maestres, contramaestres, cart6grafos, mariners
y grumetes. La declaraci6n de Juan de la Cosa, por su condi-
ci6n de maestro de hacer cartas, pudo ser tomada de modelo.
Todos, los demas a semejanza de 61, expresaron que nunca
habian oido decir, ni visto, que una isla midiese trescientas







EL CONQUISTADOR BLANCO


treinta y cinco leguas en una costa de levante a poniente y que
no abrigaban duda alguna de que el pais que contemplaban
era parte de un continent.
El acta colombina de 12 de junio de 1494 situ6 al Almi-
rante en aquella fecha a mas de trescientas leguas del t&rmino
oriental de Cuba. LD6nde se detuvo Col6n para declarar y
hacer declarar que navegaba a lo largo de tierra continental?
El Almirante se hallaba en la costa de Guaniguanico.
Ning6n hombre blanco habia visto antes que Col6n y sus
compafieros en el segundo viaje trasoceanico parte alguna del
territorio de Marien, Guaniguanico y Guanahacabibes. El pri-
mer contact de europeos con estas comarcas cubanas no hizo
progresar el conocimiento de las mismas por la civilizacibn fo-
ranea. Todo qued6 igual. Hasta inalterable se mantuvo la
creencia de que Guaniguanico era parte de un continent.


2
Fernando el Cat6lico habia mezclado las ideas de que Cuba
era una isla y de que formaba parte de un continent. En vida
de Col6n ya empezaron a circular las versions contradictorias
acerca de la condici6n geogrfica de Cuba. Frente a la creen-
cia official, no aceptada plenamente por el Rey, fue creciendo
la duda. Puesto que se queria sacar de Cuba el mayor pro-
vecho para la Corona, se decidi6 en La Espafiola, bajo la vo-
luntad del gobernador Nicolas de Ovando, que alguien, con
conocimientos y experiencia suficientes, reconociese todo el li-
toral del pais que Col6n habia llamado Juana.
Un hidalgo nacido en Galicia, con antecedentes en que
alternaban servicios regios y actos de lesa humanidad, fu6 en-
cargado de encabezar la empresa de reconocer el litoral de
Cuba. Sebastian de Ocampo, capitan de una flotilla de dos
carabelas, zarp6 de La Espafiola, con rumbo a Cuba, en el afio
de 1509. No tom6 la ruta seguida en el segundo viaje de Co-
16n: tom6 la ruta del norte de Cuba. La idea de que Cuba
era una isla, y no porci6n de un continent, 2era la predomi-
nante en el medio en que se movia SebastiAn de Ocampo?







PINAR DEL RIO


Sebastian de Ocampo avanz6 hacia el oeste much mas que
Col6n en su primer viaje trasoceanico. Estaba como en la cres-
ta del literal del pais que no perdia de vista cuando descubri6
la estrecha entrada de una bahia, que denomin6 Puerto de
Carenas -en ella repar6 sus naves-, en la region que los co-
brizos llamaban Habana. De nuevo iz6 las velas. Continue
hacia el poniente en mar abierto. Inusitada sensaci6n lo sacu-
di6 en el moment en que, deslizAndose sus bajeles sobre aguas
alborotadas y no lejos de arenosas playas, se percat6 de que la
tierra terminaba en punta y el curso de la ribera tomaba la con-
traria direcci6n de levante. Rode6 el cabo que contemplaba.
Y a poco andar entr6 en zonas maritimas, en la costa del sur,
recorridas por Col6n.
El primer bojeo de Cuba fu6 tambiin el primer reconoci-
miento de todo el litoral del ndcleo geogrffico formado por los
cacicazgos de Marien, Guaniguanico y Guanahacabibes. El tra-
bajo de Ocampo no pas6 de la mera observaci6n, desde lejos,
de que aquello era el extreme occidental de la isla.
Mayor importancia que el bojeo efectuado por Ocampo
pudo tener para el conocimlento del extreme occidental de
Cuba el hecho de haber aportado en la costa meridional
de Guaniguanico un Garcia de Mexia, seguido de dieciocho
hombres y dos mujeres, extraviados en la derrota tomada al
huir del continent bajo el hostigamiento de la miseria. Ha-
laron el trato cordial de un cacique. Por la inclinaci6n de
algunos de ellos a avasallar, todos se alejaron de Guaniguanico,
temerosos de recibir condigno castigo. Y la presencia de Gar-
cia de Mexia en Guaniguanico afiadi6 muy poco a lo que los
europeos sabian de esta parte de Cuba despubs del viaje de
Ocampo por aguas de la isla.
3
La certidumbre de que Cuba era una isla, y no part de un
continent, aceler6 el prop6sito de iniciar las tareas endereza-
das a obtener par Espafia los beneficios que este pais prome-
tia. Los deseos de Fernando el Cat6lico encontraron un eficaz
colaborador en Diego Col6n, sucesor de Nicolas de Ovando en
el gobiemo de La Espafiola, y un fiel ejecutor en Diego Veliz-







EL CONQUISTADOR BLANCO


quez, resident tambiin en La Espafiola. Col6n y Velazquez
concluyeron la negociaci6n a que debia adecuarse la conquista
de Cuba, donde la Corona suponia la existencia de especieria,
oro y otras cosas de provecho.
La conquista de Cuba se llev6 a cabo desde Baracoa hasta
La Habana mediante la creaci6n de centros de poblaci6n e
instituciones locales, asi civiles como religiosas. El territorio si-
tuado al oeste de La Habana, no obstante su considerable ex-
tensi6n, no mereci6 igual tratamiento, ya porque se estimase
convenient dejarlo agregado a la jurisdicci6n de La Habana,
ya por alguna otra raz6n subalterna, pero no porque se le ig-
norase. Present lo tuvo Velazquez cuando se hallaba adn por
el centro de la isla.
Panfilo de Narviez y Bartolome de las Casas habian Ilegado
a la region de La Habana en tanto Velazquez avanzaba hacia
occidente con menos rapidez. En tales circunstancias Velaz-
quez llam6 a Narvaez y Las Casas, a quienes indic6 que se jun-
tarian cerca de la bahia de Jagua, en la ribera del sur de la
parte central de Cuba. Entre otras providencias, Velizquez hizo
saber alli a quienes lo precedian en la invasion de la Isla su
deseo de que esta fuese explorada hasta su extreme occidental.
En t&rminos de conquista, pacificar era avanzar y arrollar
cuanto se opusiese al designio de dominar. Semejante empefio
bajo la acci6n de Narviez, que habia producido creciente es-
panto entire los cobrizos de Cuba con sus procedimientos de
sangrienta violencia, debi6 de ser realizado en detrimento del
sosiego de los quietos y tranquilos siboneyes de Marien y Gua-
niguanico. El agresivo teniente de Velazquez quizA no estuvo
en Guanahacabibes, pero supo del atraso de los guanataveis o
guanahatabeyes. En cambio, si lleg6 hasta Guaniguanico.
Hechos y circunstancias prevalecientes en la conquista de
Cuba por las armas castellanas determinaron que los dos ca-
racteres mis opuestos en esta ardua empresa estuviesen pre-
sentes en la exploraci6n del extreme occidental de la isla. Con
Pinfilo de Narviez, arquetipo de dominadores arrebatados, se
hall Bartolome de las Casas, todo un ap6stol. Las Casas qui-
so piadosamente olvidar lo que vi6 y oy6 en Guaniguanico en
las postrimerias del tercer lustro del siglo xvi. Pero en el fondo







PINAR DEL RIO


de su conciencia llev6 durante much tiempo el eco de los de-
nuestos con que Narviez acompafi6 su actividad en la tierra
que di6 por pacificada con s6lo visitarla y amedrentar a los
aborigenes que alli moraban.
La atenci6n de Velizquez a los tres cacicazgos occidentales
de Cuba, dada ya por consumada la conquista de la isla, s6lo
se manifesto en la elecci6n para si de una grande estancia rural
en Guaniguanico. El lugar elegido por el Gobernador tenia un
caserio de cobrizos, que cultivaban maiz, fame y yuca. En su
hacienda de Guaniguanico lleg6 Velazquez a poseer de cua-
renta y cinco a cincuenta mil montones de ajes y yuca y mil
trescientas cabezas de puercos. Esta mera expresi6n de riqueza
privada muy poco, si algo, signific6. La estancia en Guanigua-
nico no estuvo acompafiada de esfuerzo alguno destinado a fo-
mentar la poblaci6n blanca.

4
Los espafioles situados en Cuba en la primera d&cada de la
colonizaci6n de la isla no soterraron la tentaci6n de buscar
nuevos dominios y riquezas en el Continente. Fernando el Ca-
t6lico contuvo los impulses de Diego Velazquez. Pero despuis
de la muerte del Rey el Gobernador pudo darles satisfacci6n.
Naturalmente, la exploraci6n del Continente, aunque empren-
dida desde la parte oriental de Cuba, propici6 el contact de
los conquistadores de Tierra Firme con el extreme occidental
de la isla.
La expedici6n acaudillada por Juan de Grijalva en 1518
debi6 de detenerse en Guanahacabibes y abastecerse de agua y
lefia en su costa. El piloto mayor de la empresa, Ant6n de
Alaminos, fue sefialado como descubridor del cabo de- San
Antonio, remate occidental de Cuba, al que di6 nombre. Este
descubrimiento no pudo consistir inicamente en el hecho de
ver desde el mar el fin geogrifico de la isla, privilegio corres-
pondiente a Sebastian de Ocampo. El descubrimiento del cabo
de San Ant6n o San Antonio, atribuido a Alaminos, tuvo que
consistir en el acto de poner los pies, en serial de real posesi6n,
en el suelo de aquel escarpado pedazo del territorio colocado
bajo el mando de Velazquez.






EL CONQUISTADOR BLANCO


En los dias en que Hernmn Cortis asumi6 la responsabili-
dad de preparar en Cuba y conducir a tierra continental una
expedici6n, Diego Velizquez hizo alistar en ella a Diego de
Ordaz, su mayordomo mayor, para que observase y evitara al-
guna mala trama en la armada de Cortes, de quien siempre la
temia. Ordaz recibi6 otro encargo: el de obtener bastimento
en Guaniguanico, probablemente en la grande estancia del go-
bernador de la isla. Por el extreme occidental de Cuba debi6
de andar Ordaz en su yegua rucia, machorra, pasadera, aun-
que corria poco. En el mes de febrero de 1519, en visperas de
zarpar para el pais hasta donde habia llegado Juan de Gri-
jalva, Cortes orden6 a Pedro de Alvarado que navegase por la
banda del norte de la isla, que buscase en Guaniguanico a
Ordaz y que ambos lo esperasen en el cabo de San Ant6n. El
navio de Alvarado, parte de la escuadrilla al frente de la cual
Hernin Cortes arrib6 a Mexico, Ilevaba gente conocedora de
Guaniguanico.
Los meros accidents de los viajes maritimos realizados por
conquistadores del continent a lo largo de las costas de la
region occidental de Cuba no derivaron en actos favorables a
la colonizaci6n blanca de los cacicazgos de Marien, Guanigua-
nico y Guanahacabibes. Sobre no encontrarse tal posibilidad
dentro de los prop6sitos de quienes buscaban mejor fortune
ausentindose de la isla, ista sufri6 en toda su extension las
consecuencias del desmedido afin de emigrar a Tierra Firme
que se apoder6 de los inmigrantes europeos que habian asumi-
do en las Antillas la dura area de fundar poblaciones, crear
instituciones y transformar la producci6n. La incipiente colonia
que era Cuba cay6 en postraci6n. Natural fui que estuviese
muy lejos de ser entonces una realidad en las comarcas del
oeste extreme de la Isla el afin creador que, ciertamente, ani-
maba a los atrevidos hijos de Espafia que habian pasado y se-
guian pasando el Atlintico para encarar lo desconocido.


5
Dos fen6menos negatives se exhibian en el siglo xvi res-
pecto de la region mis occidental de Cuba. El primero con-






PINAR DEL RIO


sistia en el sostenido desdin con que los conquistadores veian
esta parte del territorio antillano. El segundo era mis grave
aim: se manifestaba en la minoraci6n de la poblaci6n aborigen
en Marien, Guaniguanico y Guanahacabibes.
Cuba lleg6 a carecer de todo valor, except del estratigico,
por efecto de las actividades exteriores a que se entreg6 la ma-
yor parte de sus primeros ocupantes espaiioles. De la isla sa-
lian hombres y bastimentos como si estuviese en trance de ser
totalmente abandonada. Luego, cuando el continent empez6
a producer bajo la acci6n de los europeos, ya ni los bastimentos
logrados en Cuba eran necesarios en los nuevos dominios de la
Corona. La ruina y la depauperaci6n pasaron a ser los princi-
pales signos del pais en desgracia.
Las relaciones econ6micas de Espana con sus dominios de
Indias experimentaban frecuentes mudanzas, debidas a la ince-
sante irradiaci6n colonizadora. Tierra Firme alcanz6 en poco
tiempo preeminencia indiscutible e indiscutida en la conside-
raci6n de los rectores de la Metr6poli. El suelo del continent
competia perfectamente, hasta con ventaja, con el de las Anti-
Hlas. En cuanto al subsuelo, lo que el del continent encerraba
y daba era incomparablemente superior a lo que guardaba el de
las Antillas. La inusitada importancia de los products del
continent condujo a la Casa de la Contrataci6n -el imximo
instrument del monopolio official establecido por la Corona en
Sevilla- a dictar especialisimas normas para el trfico mer-
cantil entire Espafia e Indias. Advino el regimen de las flotas.
La flota de Nueva Espafa y la de Tierra Firme tocaban en
Cuba. Lo inico reservado a Cuba al quedar organizado el
servicio de las flotas fu6 la funci6n de mera estaci6n de trin-
sito. El intercambio de Mexico y la parte septentrional de la
America del Sur con Espafia, al privar a Cuba de valor eco-
n6mico, s6lo cre6 en beneficio de la isla, y en mala compensa-
ci6n, los peri6dicos tratos entire el personal de las flotas y La
Habana, puerto de escala forzosa. Por supuesto, un suceso de
esta indole no podia influir, y nada influy6, en el desarrollo
y la expansion de la obra colonizadora de Espafia en Cuba,
aquella obra colonizadora que no habia sido iniciada siquiera
en el extreme occidental de la isla.





EL CONQUISTADOR BLANCO


Lo normal habria sido que la ausencia de today enbrgica
acci6n blanca en los tres cacicazgos del oeste -ya se conocia
el p6simo efecto de la presencia de los conquistadores europeos
en Cuba- se tradujese en tranquila y hasta pr6spera supervi-
vencia de los cobrizos alli asentados o refugiados. Sin embargo,
tambi6n en estas comarcas se dej6 sentir la political colonizadora
inspirada en el terror. Los cobrizos de Marien, Guaniguanico
y Guanahacabibes no supieron de los dominadores blancos sino
por referencias mas o menos directs, o por la fugaz experien-
cia de Narviez, o por la que algunos de ellos habian adquirido
en las regions de donde huyeron. Pero los males que a los del
resto de la isla acongojaban y exterminaban se exhibieron asi-
mismo en las tres primitivas provincias del poniente.
Al extravio de los suicidios engendrado por los excess de
los conquistadores blancos no escaparon los aborigenes occiden-
tales. A la vez que muchos huyeron a los montes, otros ahor-
caron a sus hijos y mujeres y pusieron fin a sus propias vidas.
Medio siglo despues de la llegada de Velazquez a Cuba apa-
recian en el desierto que eran Marien, Guaniguanico y Guana-
hacabibes, nombres puramente indios: Guanacaj, Mayari, Da-
yaniguas, Cuayaguatej, Caiguanabo. Mas esto no pasaba de
ser pobre residuo de una raza que se extingufa bajo el inexora-
ble rigor de los nuevos dominadores.

6
El conquistador blanco lleg6 al poniente de Cuba. Pero
Ic6mo lleg6? Lleg6 en fugaz incursi6n, en son de pacificaci6n
cuando nada habia que pacificar, para dejar satisfecho un tri-
mite formal ordenado por Velazquez a Narviez, terror de in-
defensos cobrizos. Y lqui hizo? El conquistador blanco se abs-
tuvo de fundar poblaciones y crear instituciones al oeste de
La Habana.
El empefio civilizador levaba aparejada la obligaci6n de
poblar. Los europeos ensefioreados de Cuba pudieron poblar
de dos maneras: a) introduciendo en la isla personas de su
raza; b) mejorando las condiciones de vida de los naturales
para favorecer la procreaci6n y conservar las nuevas generacio-





PINAR DEL RIO


nes. En las jurisdicciones de las villas fundadas, desde Nuestra
Sefiora de la Asunci6n de Baracoa hasta San Crist6bal de Ia
Habana, se establecieron algunos blancos, aquellos heroics cas-
tellanos dispuestos a arrostrar privaciones y calamidades ex-
tremas, enorme precio de la esperanza de prontas y ficiles ri-
quezas. Respecto de la preservaci6n y el aumento de los
aborigenes, lo que empez6 siendo duro trabajo en pos de oro
acab6 en destructora esclavitud. La region mis occidental de
Cuba no conoci6 siquiera el deplorable modo de colonizar em-
pleado en el resto de la isla.
La abstenci6n de colonizar en el oeste de La Habana no
libr6 a los habitantes de Marien, Guaniguanico y Guanahaca-
bibes del exterminio, el peor de los infortunios sufridos por su
raza en los lugares donde estuvo en contact director con los
dominadores procedentes de Europa. La despoblaci6n de esos
cacicazgos fu6 un suceso derivado de la presencia de gente
blanca en Cuba. La llegada del conquistador salido de muy le-
jos pudo ser un hecho leve para los naturales del poniente.
En realidad, careciendo de impetus y fuerzas para el bien, el
conquistador los posey6 para la ruina y destrucci6n de lo que
debi6 conservar par su beneficio y prosperidad.












CAPITULO m
LA TIERRA ESTABA YERMA

1
ENTRE LOS colonizadores espafioles de Cuba el repartimiento
de tierras constituy6 el modo mis corriente de fomentar la
propiedad privada. Con esta clase de mercedes se recompensa-
ba a quienes, sin auxilio pecuniario official, se internaban en
lo remote y desconocido. Diego Velizquez inici6 la concesi6n
de predios urbanos y risticos. La Corona intervino en el des-
arrollo de este regimen con espiritu tolerante.
Ciertamente, no era much lo que se otorgaba a un coloni-
zador cuando se le hacia merced de tierras, por muy dilatadas
que istas fuesen. El nuevo poblador se movia en un pais que
empezaba a salir del estado primitive y cuya producci6n tenia
que luchar con embarazos tan graves como enorme era la dis-
tancia a que se hallaba de los posibles mercados de consume y
reducida resultaba la capacidad adquisitiva de los mismos. Po-
seer tierras era, no mis, contar con la posibilidad de crear
riqueza. Riqueza en si no era la posesi6n de tierras. Las tierras
valian poca cosa en venta para los ocupantes de Cuba en el
siglo xvI.
A mediados del siglo xvi el territorio situado al oeste de
La Habana estaba despoblado de espaioles. No fu6 sino en
1554 cuando empezaron a aparecer por alli hombres blancos
con intenciones de asentarse. El suceso se produjo de manera
no menos pobre que irregular respect de la idea de crear agre-
gados humans en una region extensa y desierta. La presencia
de personas blancas en el extreme occidental de Cuba con ani-
mo de hacer fundaciones se manifest en la existencia de hatos
y corrales para criar reses y cerdos.
25






PINAR DEL RIO


Mezquino en demasia era el procedimiento gracias al cual
comenzaron a vincularse nombres de espafioles y de descen-
dientes de espafioles en las tierras occidentales de Cuba. Sim-
ples cortijos y dehesas, a quince o veinte leguas de distancia
entire si, apenas podian considerarse verdaderos principios de
poblaci6n. Ademis, la actividad pecuaria era una de las me-
nos propicias al advenimiento de una real colonizaci6n. Este
ramo de la producci6n no requeria la intervenci6n direct ni
constant del empresario. Tampoco su mantenimiento exigia
el empleo de numeroso personal.
Poblar hatos y corrales -eran destinados los hatos al gana-
do vacuno y los corrales al porcino- no significaba poblar en
el sentido human. La tierra podia estar, y estaba, yerma. No
era habitada ni cultivada. Seguia olvidada hasta por aquellos
que veian en los dominios de Indias la prolongaci6n natural y
mis rica de Espafia.
2
Los gobieros locales de Cuba habian asumido la funci6n
de repartir las tierras, que eran parte del patrimonio de la
Corona, para crear riqueza, dar valor econ6mico al pais y posi-
bilitar su subsistencia. Ni el procedimiento para obtener mer-
cedes de tierras ni la fijaci6n de la superficie y los linderos de
las mismas estuvieron sujetos a reglas al comenzar los cabildos
a distribuir la propiedad inmueble. La irregularidad aneja a
las fuentes de tales concesiones se trasmiti6 a la naturaleza de
ellas. Aun teniendo los nuevos funds bajo precio, o ninguno,
Ia incertidumbre de sus poseedores en cuanto a su permanen-
cia en ellos engendraba confusiones y dificultades.
Los agraciados con mercedes de tierras -tal fu6 la opinion
de Tranquilino Sandalio de Noda, profundo conocedor de los
origenes de la propiedad inmobiliaria en el extreme occidental
de Cuba- no poseian a titulo de dueiaos, sino de meros usu-
fructuarios. Asi era desde antes de regir las ordenanzas muni-
cidales debidas a la capacidad de Alonso de Ciceres, oidor de
la Audiencia de Santo Domingo y legislator en el seno del ca-
bildo de La Habana. Ningfin criador era dueiio ni de una
pulgada de tierra. Su patrimonio consistia en el ganado. Su






LA TIERRA YERMA


derecho de permanencia dependia del uso adecuado que hicie-
se del predio que le habia sido asignado.
Poco a poco fue pasando a personas naturales la posesi6n
de grandes extensions territoriales de las comarcas occiden-
tales de Cuba. El cabildo de La Habana recibia las solicitudes
de predios risticos, sefialados de manera imprecisa, y al cabo de
simples y breves tramites los mercedaba. En la segunda mi-
tad del siglo xvi y la primera del xvn nombres de varones y
mujeres de empresa quedaron unidos a fracciones del suelo
del oeste de La Habana: JuliAn Hernindez, Juan Guillen, Pe-
dro Men6ndez de Aviles, Alonso de Rojas, Ger6nimo Avella-
neda, Crist6bal Sanchez, Ger6nimo de Rojas, Lorenzo Guti&-
rrez, Francisco de Abalos, Rodrigo Carrefio, Francisco de Rojas,
Francisco Martin, Diego de Soto, Juan de Rojas, Juan Solis,
Bemabl Sinchez, Fabian Reyes, Rafael de Acosta, Pedro del
Castillo, Sim6n de CUspedes, Agustin Quir6s, Juan Rodriguez
Cardoso, Juan Perez de Oporto, Juan Alonso, Petrona del Cas-
tillo, Sebastiin de Hevia, Juan Esquivel, Felipe Guill6n, Juan de
Hevia, Diego de Rojas, Ana de Hevia y Ana de Luna. Los mis
por concesi6n del cabildo de La Habana, los otros por con-
trato o herencia, los mencionados poseyeron grandes porciones
de tierra de los antiguos cacicazgos de Marien, Guaniguanico
y Guanahacabibes.
La calidad de muchos de los usufructuarios de las tierras
del poniente denunci6 el sefiorio de las influencias oficiales.
Distintos apellidos de estos criadores de ganados correspondie-
ron a los de miembros del ayuntamiento de La Habana, gran
dispensador de las mercedes. El favoritismo se exhibit con
frecuencia en los origenes del usufructo de la propiedad inmue-
ble en la extensa region situada al oeste de la capital de la
Coloiia. Los Rojas lograron lo bastante para ser tenidos por
latifundistas de las comarcas occidentales. Hasta Pedro Me-
nendez de Aviles, gobernador de Cuba y adelantado de La
Florida, se procure la posesi6n de una dilatada dehesa.
Lo peor del regimen aplicado al usufructo de las tierras
occidentales no estuvo, con ser grave, en la acumulaci6n de
enormes superficies en pocas manos: lo peor consisti6 en el
empefio puesto en mantener aquel suelo dedicado inica y ex-







PINAR DEL RIO


clusivamente a la cria de ganados. Cabalmente un siglo des-
puis de iniciado alli el sistema al uso, pudo advenir una itil
transformaci6n en las fuentes de la producci6n, transforma-
ci6n que con excesiva energia fu6 estorbada por los principles
ocupantes de hatos y corrales. Era el tiempo en que comenza-
ban a introducirse personas extrafias a la ganaderia, ya para
sembrar tabaco, ya en busca de sitios en aparcerfa, ya con otros
objetivos.
Los criadores de ganado del poniente hablaron de abuses.
Tuvieron a los vegueros o labradores de tabaco por una cala-
midad p6blica. Ocurrieron a la autoridad del cabildo de La
Habana para proteger sus privilegios. Y un acuerdo municipal
prohibit que en ning6n hato o corral se consintiese a vegueros
ni se diesen tierras para siembras de tabaco o para cultivos de
otra indole a partido o en aparceria. Los peticionarios de tal
media y los que la adoptaron, obrando al servicio de intereses
creados, asestaron rudo golpe a la posibilidad de lograr que la
vuelta de abajo de La Habana dejase de ser tierra yerma.

3
Aquello de la vuelta de abajo de La Habana era una lo-
cuci6n muy expresiva. La frase vuelta de abajo significaba en
tdrminos generals el rumbo del poniente y se contaba desde
el lugar ocupado por quien hablaba. Pero en el lenguaje de las
personas que se referian a la part occidental de Cuba la vuelta
de abajo, en nombre propio Vuelta Abajo o Vueltabajo, se re-
feria a la region comprendida entire las lagunas de Ariguanabo
y el fin de la tierra cubana, Ilamado cabo de San Ant6n o
San Antonio.
Toda la poblaci6n de Vuelta Abajo en el afio de 1600 no
llegaba a doscientas almas. Tal era el resultado de una conjun-
ci6n de ambiciones personales y disposiciones oficiales dirigida
a mantener yerma esta tierra por su exclusive dedicaci6n a la
cria de ganados. Los mismos usufructuarios empecinados en no
tolerar labranzas de tabaco ni otros cultivos en hatos y corra-
les se cerraban el paso a cualquier actividad ajena a la industrial
pecuaria. Mientras no cambiase el sistema de producci6n era






LA TIERRA YERMA


impossible que adviniese mudanza alguna significativa de pro-
greso de la poblaci6n humana.
Las sabanas -campos abiertos, labrantios o de praderas-
eran consideradas mis tiles que los montes. No habiendo cul-
tivos, sino crias de ganados, los pastes eran preferidos. Las ricas
xnaderas que podian ser extraidas de Vuelta Abajo carecian de
mercado, por la falta de vias y medios de transport y por las
distancias existentes hasta los lugares donde habia posibilidad
de venderlas. Consecuencia de todo esto fu6 la aplicaci6n de
un procedimiento nocivo: bosques que cubrian leguas ente-
ras fueron destruidos por el fuego sin mis objetivo que el de
lograr nuevos y mayors pastes. La conduct de los criadores
dafi6 y merm6 inmensas reserves forestales.

4
La vida humana en tierra yerma era insignificant. Los
pocos pobladores blancos y los exiguos residues de siboneyes y
guanahatabeyes diseminados por Vuelta Abajo no se hallaban
regidos en forma propicia a adelanto alguno. En ochenta le-
guas de extension reinaba la soledad. No habia un solo juez,
ni un solo sacerdote, ni una sola aldea. No se oia la voz de
una sola campana. No se encontraba un solo sitio destinado a
labranzas de frutos comestibles. No existian caminos: s6lo exis-
tian las sendas abiertas por los cobrizos.
Tiempos de cuero y sebo fueron llamados aquellos en que
iinicamente la piel y la grasa de una res tenian valor comer-
cial. La facilidad para criar aumentaba extraordinariamente
la existencia de ganados. Pero la care no podia llegar a La
Habana, que era el mercado mis cercano. La contrataci6n de
los ganaderos casi se reducia a la concerniente a corambre.
En las haciendas se curtian pellejos de res en grandes can-
tidades.
Los cuadripedos de la era precolombina fueron poco menos
que exterminados por los cerdos. Algo peor hicieron istos:
asolaron las plants alimenticias, que se daban silvestres antes
de la Ilegada de los conquistadores blancos. La economic abo-
rigen, en lo dependiente de la tierra, se extinguia. Los frutos






PINAR DEL RIO


que habian constituido un regalo de la Naturaleza s6lo se con-
servaron en las cumbres, como las sierras de orillas del Cua-
yaguateje, inaccesibles para los puercos. La producci6n agricola
de los cobrizos se habia transformado por obra de los nuevos
dominadores en meramente ganadera, lograda a escaso costo y
con poquisima intervenci6n humana.
Aiios, lustros y d&cadas pasaban inrtilmente para Vuelta
Abajo. De nada valia que el resto de Cuba, aunque con len-
titud, fuese saliendo de la postraci6n a que habia sido llevado
todo el pais por la expansion colonizadora desarrollada en el
Continente. A Vuelta Abajo no alcanzaban los efectos de los
empefios realizados para hacer de la isla una buena posesi6n
espafiola. Vuelta Abajo contihuaba siendo un desierto de In-
dias, a despecho de la excelencia de su suelo, su clima y sus
recursos naturales.
5
La pugna entire ganaderos y labradores era en Vuelta Abajo
tanto como una lucha entire los enemigos de que la region lle-
gase a ser adecuado y amable asiento de miles de hombres labo-
riosos y los que, aspirando a mejor suerte para si propios, que-
ran posibilitar el advenimiento de semejante mudanza. Los
ganaderos segulan llamando escandalo y abuso todo intent de
producer algo mas que reses y puercos. Los labradores persis-
tian en el affn de aprovechar una pequefia parte de tanta tierra
yerma para cultivar tabaco y frutos de comer. Los ganaderos,
poseedores y usufructuarios de extensos hatos y corrales, mo-
vian sus influencias y hasta su powder econ6mico para conservar
las cosas en el ser y estado que tenian. Los labradores trata-
ban de realzar los valores humans aspirando a que se pusiese
la tierra en funci6n social.
Los que pretendian fomentar sitios de labor encontraron
medio hibil para llevar adelante sus prop6sitos. Elegian pun-
tos distantes de los asientos de hatos y corrales, y aducian que
se hallaban fuera de las haciendas, en terrenos realengos. Intui-
tivamente, querian producer el hecho como base del derecho
a que aspiraban.







LA TIERRA YERMA


Los poseedores de las tierras alegaban derechos propios y
denunciaban ilegalidades ajenas. Exhibian la quiet posesi6n
de sus predios, que les habian sido mercedados o trasmitidos
-fuese en pleno dominio o en mero usufructo- por legitima
autoridad o tenedor legitimo. Veian en cada ocupante o pre-
sunto ocupante de una f&rtil hoyada o de un buen cayo de
monte a un detentador o future detentador. Mas aun: lo ta-
chaban de vulgar delincuente, inclinado a apoderarse de lo
que no era suyo. Concretamente, sostenian que los nuevos ve-
cinos se hacian pasar por labradores para tener parcelas del
suelo desde las cuales levarian a cabo sus depredaciones, de-
rribando frutales y viviendo de los ganados de las haciendas
que asolaban.
En el choque entire pudientes y desvalidos se hallaban en
juego el peligro de que la tierra de Vuelta Abajo siguiese yer-
ma y la probabilidad de ponerla en producci6n bajo la cons-
tante y eficaz acci6n humana. Los primeros crefan que todo
el suelo debia continuar ocupado por sus reses y puercos. Los
segundos tenian en favor de su causa la verdad de que ofre-
cian la posibilidad de cultvar y poblar con families, echando,
las bases de una real colonaci6n. Los primeros se abroquela-
ban con fundamentos juridicos para conservar un sistema eco-
n6mico que les permitia aumentar sus caudales sin provecho
apreciable para los intereses de la Corona y los generals del
pals. Los segundos estaban empefiados en lograr algo llamado
a desembocar en bienestar propio e incremento de la riqueza
de la isla.
Grande interns tenia que entraiar el planteamiento de uno
de los casos de controversial entire terratenientes dedicados a la
ganaderia e individuos deseosos de ser agricultores en Vuelta
Abajo. Juan Gonzilez Vazquez, vecino de La Habana, poseia
en la parte central de Vuelta Abajo vastas extensions de tie-
rra lindantes con los hatos nombrados Vifiales y Cabezas, que
eran, respectivamente, de Ana de Luna y Luis de Ayala. Entre
las haciendas de Gonzalez Vazquez y las de Luna y Ayala es-
taba un realengo, Ilamado Cayo de San Felipe. En Cayo de
San Felipe, por su condici6n de realengo, querian entrar algu-
nas personas a hacer vegas de tabaco. Abrir alli vegas de tabaco






PINAR DEL RIO


era, seg6n Gonzalez Vizquez, inferir grave dafio a &1 y a sus
vecinos, porque tales labradores derribarian los arboles fruta-
les y se sustentarian en com6n de los ganados de sus haciendas
y de las haciendas cercanas. Con estos antecedentes, y con
el ofrecimiento de cien pesos de contado para los Propios de la
ciudad y algunas gratificaciones, Gonzilez Vizquez solicit del
cabildo de La Habana que le mercedase el sobrante conocido
por Cayo de San Felipe. Y el cabildo, por acuerdo de 17 de
abril de 1671, sin requerir ni escuchar mis razones que las ex-
puestas por el acomodado ganadero, accedi6 a su pedimento.
De nuevo qued6 entonces frustrada la posibilidad de crear con
la colaboraci6n official riqueza agricola y poblaci6n humana
en el extreme occidental de Cuba.
No much despubs de la adopci6n del acuerdo municipal
de La Habana que dirimi6 la contienda entire ganaderos y la-
bradores en torno al realengo Cayo de San Felipe ocurrieron
trastoros graves en Vuelta Abajo. Jose P6rez de la Mata, ve-
cino de la capital de la isla y poseedor de heredades en el
poniente, escribi6 en enero de 1675 que el enemigo habia en-
trado en el hato nombrado San Francisco de Vifiales y lo habia
aniquilado. Por elucidar qued6 si el enemigo a que amarga-
mente se refiri6 aquel Perez de la Mata era forineo o intern.
lConsideraban los hacendados de Vuelta Abajo enemigos de
sus personas y bienes a los trabajadores del campo encarifiados
con el pensamiento de sembrar tabaco y otras plants pro-
ductivas?
La acumulaci6n de muchas tierras en pocas manos, por afia-
didura dedicadas aqu6llas a la cria de reses y puercos exclu-
sivamente, era el mis infranqueable valladar que podia levan-
tarse en el camino de la verdadera colonizaci6n de Vuelta
Abajo. Despu6s de la destrucci6n de los aborigenes, la mayor
injuria hecha a esta dilatada region consistia en mantenerla
fuera del process econ6micosocial que pautaba la vida cubana.
El interns de la Corona era totalmente olvidado. El del pais
sufria evidence y grave menosprecio.












CAPITULO IV
LA IGLESIA SE ANTICIPO A LA CORONA

1
EL ESTADO se hallaba vinculado en la Corona. Olvidar el in-
teris de la Corona era ignorar al Estado. Pero la misma Co-
rona hacia dejaci6n del derecho y del deber de cuidar su pa-
trimonio en regions que, como la mas occidental de Cuba,
poseian recursos naturales lUamados a ser fecundos en contando
con la colaboraci6n humana. No prestar atenci6n a la trans-
formaci6n de los medios de producci6n en Vuelta Abajo no
equivalia s6lo a malograr el empleo de buenas actividades pri-
vadas: tambi6n equivalia a frustrar ficiles incrementos para
la Corona.
Dentro del regimen politicosocial de Espafia y sus vastos
dominios la Iglesia era un agent enbrgico y poderoso. Mas
que auxiliar de la Corona, la Iglesia era su rival. En la impro-
ba tarea de hispanizar al Nuevo Mundo la Iglesia y la Corona
solian andar juntas o muy pr6ximas, ya trabajando en com6n,
ya la una siguiendo a la otra sin perderla de vista. En Cuba
la Iglesia venia haciendo su parte de labor desde los dias de la
conquista de la isla. A veces -en la inquietud por la instruc-
ci6n de las nacientes generaciones y en el deseo de Ilevar cuen-
ta y raz6n del desarrollo colonizador- los servidores de la
Iglesia suplian a los mis director de la Corona, ignorantes o
negligentes en demasia.
A Cuba lleg6 en la pen6ltima d&cada del siglo xvn, para
ocupar el obispado de la isla, Diego Evelino de Compostela,
sobresaliente en letras y virtudes, necesarisimas en una socie-
dad en que abundaban los eclesiisticos destituidos de intencio-
nes y procedures edificantes. Muy poco tiempo bast6 al nuevo
prelado para percatarse de la urgencia de una double tarea:






PINAR DEL RIO


cuidar lo ya organizado en algunas parties de la isla y hacerlo
todo en otras. Por medio de misiones religiosas quiso llevar el
culto cat6lico a aisladas comarcas con el prop6sito de difundir
sus creencias y combatir la ignorancia en que vivia la clase
campesina. En relaci6n con las tierras situadas al oeste de La
Habana, dedicadas exclusivamente a la ganaderia, comprendi6
que el trabajo era mayor. Puesto que la Corona se abstenia
de incluir a Vuelta Abajo en la 6rbita de algo que pareciese
siquiera colonizaci6n, el Obispo, movido a piedad por tanto
abandon, concibi6 la idea de poner los cimientos de un sistema
de poblaci6n humana.
La fundaci6n de parroquias requeria la preexistencia de
nficleos de poblaci6n. En Vuelta Abajo no los habia. La tie-
rra yerma, dedicada a la cria de ganados, s6lo era asiento de
los mayorales y monteros que a grandes distancias entire si vi-
gilaban la procreaci6n y conservaci6n de reses y puercos. Por
consiguiente, la obra de Diego Evelino de Compostela alli tuvo
que ser especial, tan especial que comprendi6, con el affn de
inculcar la doctrine cristiana, el de poblar. Sin estimular y
proteger la residencia de labradores en Vuelta Abajo mal po-
dia pensarse en esparcir la fe religiosa. Asi, lo esencial de los
designios del Obispo en el poniente consisti6 en facilitar la co-
lonizacidn a que con tenacidad digna de mejor causa se habian
opuesto los usufructuarios de los latifundios occidentales.
Cuando el misericordioso Compostela acometi6 la obra de
favorecer los modos y medios de vivir en Vuelta Abajo estaba
propugnando el bien y la prosperidad de Cuba. Lo que la Co-
rona no habia realizado ni realizaba, por incapacidad o egois-
mo de sus agents, la Iglesia lo afrontaba. La Corona debia
llevar el empefio colonizador hasta el cabo de San Ant6n o
San Antonio, pero seguia absteniendose. La Iglesia se anti-
cip6 a la Corona.
2
La agria pugna entire ganaderos y labradores en Vuelta Aba-
jo, aunque dirimida en favor de los poderosos, no habia ani-
quilado las aspiraciones de los desheredados. El ansia y nece-
sidad que 6stos tenian de encontrar honrada manera de trabajar






LA IGLESIA SE ANTICIPO


y subsistir eran motors de la reciedumbre con que mantenian
sus pretensiones. Los acomodados terratenientes insistian en
llamar depredadores y en hostigar vigorosamente a los agricul-
tores, pero los agricultores no abandonaban la idea de quedar
unidos a la tierra mediante su propia labor. Aunque a duras
penas y corriendo graves riesgos, los ganosos de cultivar el sue-
1o iban organizando puestos avanzados de la colonizaci6n de
Vuelta Abajo.
A lo largo del territorio situado al oeste de La Habana, en
sus extremes y en el centro, se levantaron en las postrimerias
del siglo xva y en los comienzos del xvm cuatro puestos avanza-
dos de la colonizaci6n retardada por la incomprensi6n y el
desd6n de la Corona. Estos puestos avanzados fueron dibiles
sefiales de empefios creadores. Su advenimiento mostr6 la in-
dole y media de los esfuerzos que eran indispensables para
fundar en medio de la tierra yerma.
Muy al oeste, a orillas del rio Cuayaguateje, con este nom-
bre y los nombres de Guaniguanico, Guani y Guane indistinta-
mente, se constituia un pequefio n6cleo de poblaci6n. Compos-
tela lo eligi6 como uno de aquellos lugares adonde 1l pretendia
enviar elements de vida y civilizaci6n. El paraje correspon-
dia a una extensa comarca, rica en fertiles valles, donde el
cultivo de plants productivas era factible y prometedor.
Casi en el extreme oriental de Vuelta Abajo se habia mer-
cedado la tierra de un corral denominado Guanajay, uno de los
mis antiguos de la isla. En el batey de la hacienda se form
un poblado de chozas. Una pobre casa de guano servia de igle-
sia. Era notoria la bondad de aquel punto, aumentada por la
alegria de un arroyuelo. Entre las fundaciones debidas a Com-
postela se cont6 la parroquia de San Hilari6n de Guanajay.
En terreno llano, al sur de la gran cordillera de montafias
de Vuelta Abajo y como a la mitad de una line imaginaria
trazada desde la ciudad de La Habana hasta el cabo de San An-
tonio, se edifice una ermita, que pas6 a ser punto de reunion
de monteros y labradores de la comarca y centro de una mo-
desta poblaci6n. Tom6 vista el nombre de Consolaci6n. La de-
nominaci6n guard armonia con la funci6n que Ilenaba el
nuevo caserio. En 1l veian un adelanto, beneficioso para la se-






PINAR DEL RIO


guridad y el bienestar de sus families, los encargados de cuidar
los hatos y corrales. Aquellos servidores de los ganaderos resi-
dentes en La Habana parecian perdidos en la dilatada tierra
que comprendia la sierra y Ilegaba al mar.
Un poco mis al oeste que Consolaci6n, entire la sierra y
el mar, habia sido mercedado el corral nombrado Pinal del Rio.
Otros sitios destinados a la cria de ganado mayor y menor ro-
deaban al mencionado. En el camino que se cruzaba con el
rio Guami, avanzando hacia el montafioso espinazo de Vuelta
Abajo, sobre un otero en la sabana, se alzaban algunas casuchas
al finalizar el siglo xvn. Esto era el partido de San Rosendo o
San Rosendo de Pinal del Rio. En torno a San Rosendo de Pi-
nal del Rio existia espiritu de asociaci6n. En com6n tenian
tierras y semovientes los poseedores de los funds San Mateo,
Cangre y Cerro de Cabras. Una de las parroquias fundadas
por Compostela fu6 la de San Rosendo, cuyas aguas bautisma-
les estren6, el 2 de agosto de 1699, un hijo legitimo de un
moreno libre, natural de Jamaica, y de una india, nacida en la
ciudad de La Habana.
La obra bienhechora de Compostela se exhibia ya en Vuel-
ta Abajo. Era modest, en conformidad con los medios que
a su alcance tenia el pio prelado, pero era algo mis que nada:
nada hacia la Corona en favor del adelanto de la region occi-
dental de Cuba. A la voz de que existia una mano protecto-
ra de la gente humilde que se establecia en apartadas comarcas
empezaban a agruparse los dispuestos a unir su suerte a la de
la tierra.
3
La vida de los que en Vuelta Abajo querian echar races
distaba much de estar a recaudo de agravios y violencias. Los
desvalidos tenian que luchar contra la intolerancia y la ambi-
ci6n de los poderosos. Y desvalidos y poderosos necesitaban
afrontar los ataques de los extrafios que hollaban el suelo de
Cuba en son de saqueo.
Eran tiempos de guerras internacionales. Las que Espafia
sostenia se reflejaban en sus colonies. Pero mas gravedad que
esto entrafiaba la acci6n de los delincuentes del mar, dados a la







LA IGLESIA SE ANTICIPO


rapifia sin ley ni bandera. Cualquier parte de Cuba, except
los contados lugares eficazmente fortificados, se hallaba expues-
ta al allanamiento y al robo piriticos. Si el lugar pertenecia
a una region desprovista de todo amparo official y abundante
en cames, la persistencia del peligro y la frecuencia del dafio
causaban honda perturbaci6n, asi moral como material. Los
dispersos moradores de Vuelta Abajo vivian no menos para
prevenirse y defenders que para prosperar.
De vez en cuando las irrupciones que por las costas ha-
cian los extranjeros tornaban la alarma en beneficio. La vieja
costumbre de rescatar -aquel eufemismo empleado para disi-
mular el contrabando- pas6 de las comarcas realmente colo-
nizadas por los espafioles dominantes en Cuba a las destinadas
a la mera cria de ganados, como las del poniente. El trafico
mercantil clandestine ofrecia a los occidentales de la isla dos
ventajas bien conocidas: a) allegaba a los hispanocubanos, a
buenos precious, mercaderias de las que ellos requerian para
satisfacer sus mis premiosas e ineludibles necesidades; b) daba
salida a los products del pais en condiciones superiores a las
asequibles por la via de La Habana, inica que era dado utilizar
dentro del regimen colonial.
Algunos conatos de poblaciones surgian en la Vuelta Abajo
del siglo xvm al amparo del contrabando en combinaci6n con
la pesca. Contrabandistas y pescadores solian entreverarse. Los
caserios de Cabafias y Bahia Honda nacieron gracias a tal fe-
n6meno, en el que no todo era ajeno a la moral del lado de
los productores cubanos. No habia much raz6n para exigir
ciega y absolute obediencia a las leyes y autoridades de la isla
cuando la tutela a ellas aneja apenas se exhibia para la guard
de los intereses legitimos de los contraventores.
De labranzas de tabaco se hablaba en Vuelta Abajo desde
las postrimerias del tercer cuarto del siglo xvn. Pero aun avan-
zando el siguiente no figuraba en la balanza commercial de Cuba
la aromitica hoja que podia ser cosechada en las cuchillas y
los valles occidentales. Por alli debian andar peri6dicamente los
rescatadores, quienes acaso encontraban excelente el tabaco de
Vuelta Abajo.






PINAR DEL RIO


El muy penetrante observador que fue Tranquilino San-
dalio de Noda asever6 que el afin religioso del obispo Com-
postela, servidor de sanos intereses morales, habia culminado
en un suceso notable en el desarrollo politicosocial de Vuelta
Abajo. Seg6n Noda, en el tiempo del virtuoso Compostela em-
pez6 a existir en el oeste de La Habana alg6n gobiemo, bien
que puramente patriarcal o teocritico. Semejante novedad ad-
vino en la 6poca en que debiM de crecer el contrabando. El
santo temor de Dios, natural e inexcusable en un regimen teo-
critico o semiteocritico, no excluia las pricticas impuestas por
un estado de necesidad. Los sencillos y ri6sticos productores
occidentales tuvieron que pensar, en descargo y saneamiento
de sus conciencias, que al rescatar obraban en defense del sus-
tento suyo y de sus deudos sin quebrantar la fe religiosa en
que se adentraban.
4
Las parroquias y misiones debidas a Diego Evelino de Com-
postela crearon en la region comprendida entire La Habana y el
cabo de San Antonio sentimientos piadosos. Hombres agres-
tes y montaraces se reunian pacifica y sumisamente a la voz del
ministry del Evangelio. El toque de una campana destinada
al culto cat6lico inspiraba respeto. El sacrificio de la misa era
novedad mis apreciada que una solemne fiesta en la capital
de la isla.
En los comienzos de la obra religiosa de Compostela la ta-
rea de un sacerdote era ardua en Vuelta Abajo. Sobre estar
diseminados a lo largo y a lo ancho de la dilatada region sus
pocos moradores, 6stos habian vivido casi siempre sin auxilio
spiritual alguno. Un clbrigo investido de diversas facultades,
asi para lo human como par lo divino, iba recorriendo las
comarcas del poniente. Se detenia cada vez que encontraba un
grupo de personas. Predicaba. Indagaba el estado civil de los
mayores. Casaba. Bautizaba. No fu6 insblito el caso, dado en
un lugar del camino entire Pinal del Rio y Guane, de una mu-
chacha que el mismo dia recibi6 las aguas sagradas y la ben-
dici6n matrimonial.






LA IGLESIA SE ANTICIPO


En poco tiempo la labor religiosa alcanz6 resultados satis-
factorios. La incipiente poblaci6n blanca adquiri6 hibitos e
indinaciones muy acordes con el sentido de las predicaciones
que escuchaba frecuentemente. El respeto y la sumisi6n hacia
los ministros del Evangelio no anduvieron solos. Los nuevos
colonizadores adecuaban la vida cotidiana y los trances mis
series de su paso por el mundo al contenido del mensaje que
les era trasmitido por los servidores de la Iglesia.
En cada casa habia un altar. En 6ste se acumulaban las es-
tampas que dejaban los pirrocos y misioneros. Al obsequio de
cualquiera de tales estampas solia corresponder el hacendado
que la recibia con un present material.
Ganaderos y labradores pasaban largas horas de fatiga en
sus respectivas tareas. Almorzaban muy temprano o muy tarde.
Descansaban o no descansaban a mediodia. Al caer la tar-
de conversaban con sus allegados o se entretenian en labores
subalternas. En una cosa si era invariable su costumbre: en
rezar, a la entrada de la noche, el rosario, que mantenia vivo
lo externo de su culto religioso.
Los hacendados, aquellos que formaban la clase acomodada,
solian en la vejez sentirse atraidos por la necesidad de expiar
pasadas culpas. Habian dado rienda suelta a malas pasiones,
ya por instinto, ya en busca de bienes temporales, y procura-
ban abrirse la puerta de lo eterno. Uno. de los medios que
utilizaban para encaminarse a ese fin consistia en la disposici6n
de mandas piadosas. Las destinadas a capellanias menudea-
ban. El sistema asi creado iba constituyendo una de las prin-
cipales fuentes de los gravimenes impuestos sobre la propiedad
inmobiliaria.
La misericordia era interpretada de modo vario. No siem-
pre la practice aimonizaba con la doctrine. Aquella gente de
escasas luces recibia consejos sobre la conveniencia moral de ha-
Ilarse en disposici6n de bien morir, y procuraba no olvidarlos,
cualesquiera que fuesen las circunstancias presents. Un Pa-
blo Pineda tom6 cierta determinaci6n respect del anciano Die-
go de la Vega. Ambos moraban en asp&rrimo y solitario lugar.
Pablo Pineda constrifi a Diego de la Vega a que se auxiliase
para fenecer en la paz de Dios. Diego de la Vega obedeci6 a






PINAR DEL RIO


Pablo Pineda, e inmediatamente despubs Pablo Pineda atent6
contra la vida de Diego de la Vega.
El pudiente que fallecia en sus posesiones occidentales es-
taba sujeto a especiales consideraciones funerarias. El cadaver
era enterrado lejos de la casa mortuoria, generalmente en una
sabana. Un afio despubs los restos eran conducidos a la ciudad
de La Habana. De ser possible, se les daba definitive sepultura
en la Parroquial Mayor.
En una poblaci6n compuesta mayormente de blancos, des-
cendientes de conquistadores, y cobrizos, en parte residues de
los primitives naturales y en parte procedentes de Mexico, la
religiosidad fue extendi6ndose del primero al segundo de ambos
grupos sociales. La idea de la existencia de poderes superiores,
misteriosos, fuera del alcance absolute de la mente humana,
morigeraba las costumbres, aunque sin eliminar las propensio-
nes de una 6poca en que el fanatismo era uno de los elements
esenciales de la vida de relaci6n.

5
La Santa Hermandad habia nacido y alcanzado prestigio
en los 6ltimos afios de la Espafia medieval. Habia surgido como
una instituci6n superior a su tiempo. Sus funciones de alta po-
licia, para imposibilitar o debilitar la delincuencia colectiva,
habian satisfecho una de las exigencias capitals en un period
ca6tico. Enrique IV de Castilla la habia saludado con el res-
peto debido a la virtud reparadora de infinitos males. Los
Reyes Cat6licos la habian vigorizado. De Espafia la habian
traido a Cuba los colonizadores. A Vuelta Abajo lleg6 en los
dias en que la region empezaba a ser poblada por la raza blanca.
La Santa Hermandad era un instrument defensive para
los campesinos consagrados a la cria de ganados y a los cul-
tivos. En el medio semiteocritico creado bajo la influencia del
obispo Compostela, cuando la Iglesia seguia haciendo las ve-
ces de la Corona, la Santa Hermandad ocup6 el lugar corres-
pondiente a los agents de seguridad sostenidos por el Estado.
Los de la Santa Hermandad visitaban en cuadrilla las viejas
haciendas y los incipientes sitios de labor.






LA IGLESIA SE ANTICIPO


Los agents de la Santa Hermandad recorrian los campos
de noche. Solian llevar consigo a conocedores de los lugares
por donde avanzaban. Tocaban a las puertas de las casas que
iban hallando. Procuraban hacerlo en horas inesperadas. Esta
prictica se hallaba aconsejada por la necesidad de evitar que
unos vecinos estorbasen el derecho de los otros poniendo obs-
ticulos en el trinsito. Multa de trescientos pesos y vejaciones
sin tasa caian sobre cada contraventor. Los caminos se mante-
nian expeditos para bien y comodidad de todos.
Con mayorales, monteros y labradores se mezclaba frecuen-
temente la baja ralea de los desertores. Desertores eran llama-
dos cuantos se inclinaban a vivir fuera de la ley. La Santa
Hermandad ponia particular cuidado en sorprender a los deser-
tores. Consecuencia de este procedimiento fue el hecho de que
los delincuentes dejasen de buscar albergue en las casas de los
campesinos y se guareciesen en cuevas y ranchos situados en
parajes intrincados.
Mayorales, monteros y labradores veian en los visitadores
de la Santa Hermandad custodios de sus personas y bienes.
En el borroso cuadro de la Vuelta Abajo de principios del
siglo xvm, aquellos agents de la virtud reparadora de infini-
tos males, como sus predecesores habian sido Ilamados por
Enrique IV de Castilla, constituian uno de los soportes de la
colonizaci6n incrementada bajo la suave acci6n de la Cruz.
La Santa Hermandad adelantaba el trabajo emprendido por la
Iglesia al anticiparse a la Corona en el necesario y 6til afin de
incluir las comarcas occidentales en la 6rbita de la colonizaci6n
de Cuba.













CAPITULO V


LOS FUGITIVOS SE DETUVIERON

1
EL CULTrvo del tabaco se habia generalizado en distintos luga-
res de Cuba, especialmente en Agabama, Arimao, Canasi, El
Caney, Guanabo, Guanabacoa, Jes6s del Monte, Santiago de
las Vegas y Bejucal. Se Ilamaba vega a toda porci6n de tie-
rra destinada a la siembra de la privilegiada plant. Vegueros
eran los labradores ocupados en esta especialidad agricola. Los
primeros vegueros no fueron hombres de una moral acrisolada.
Solian acogerse a la vida en despoblado, con el pretexto de
cultivar tabaco en terrenos sobrantes, para realizar correrias y
daios en las haciendas. Asi lo decian y sostenian los ganade-
ros en casos como el constituido por el conflict entire criadores
de reses y puercos en Vuelta Abajo y agricultores situados en
el realengo denominado Cayo de San Felipe, contiguo al fundo
San Francisco de Vifiales.
La producci6n tabacalera era en el primer cuarto del si-
glo xvm una de las fuentes de riqueza de Cuba. Este hecho
despert6 en Espafia el deseo de aplicar al tabaco los rigores del
inonopolio en favor de la Corona. La idea del estanco surgi6
y creci6 ripidamente. Ya no se trataba de sujetar las expor-
-taciones de tabaco cubano al mercado hispinico: se queria arre-
batar a los vegueros hasta los beneficios de la demand. El
sistema proyectado tambien amenazaba a los intermediaries,
excluidos de toda participaci6n en el comercio de la rica rama.
En el afio de 1717 fu6 asunto resuelto el establecimiento
de la Real Factoria de Tabacos en La Habana, con sucursales
en Trinidad, Bayamo y Santiago, para la adquisici6n de toda
la hoja que produjese Cuba. Aquello caus6 manifestaciones
de protest en la capital de la isla hasta culminar en la remo-
42







LOS FUGITOS


ci6n y expulsion del gobemador de la Colonia y de algunos de
los agents regios encargados de organizer el nuevo monopolio.
La Corona cubri6 la Capitania General con Gregorio Guazo
Calder6n, military de probada energia, e insisti6 en mantener
la Factoria. Guazo maniobr6 durante bastante tiempo, ya con
amenazas de represi6n, ya con blandos actos de apaciguamiento.
Al cabo, el sosiego p6blico se resquebraj6, y la actitud de los
vegueros de las inmediaciones de La Habana entrafi6 un re-
novado ataque a la autoridad real en las Antillas. El Capitin
General se sinti6 agraviado por las demands de libertad co-
mnercial y por otras desvergiienzas de igual tamaifo, segin sus
palabras. La Junta de Autoridades de La Habana consider&
en peligro lo que llam6 bienestar de esta repfblica.
Los vegueros no se resignaron a aceptar el estanco del ta-
baco, en el que veian la ruina de sus intereses. Decidieron
usar la violencia para lograr la satisfacci6n de sus aspiraciones.
Concibieron planes violentos, que no exceptuaban la destruc-
ci6n de parte de sus propios patrimonios. Se habl6 de que-
mar las existencias de tabaco molido y en rama. Las siembras
empezaron a ser arrancadas. El tumulto se generalize. El Ca-
pitin General anunci6 la aplicacibn de medidas extremes. Los
intentos de arreglo se malograron. Centenares de labradores,
armados y emboscados en los montes, organizaron la insurrec-
ci6n. Guazo la reprimi6 con dureza. En funci6n de consejo
sumarisimo de guerra, declare incursos en la pena de muerte,
por haber provocado a las reales armas y hecho fuego sobre
sus tropas, a doce prisioneros, mand6 que se les exhortase a
recibir auxilios espirituales y dispuso que fuesen tales prisio-
neros arcabuceados y sus cadiveres colgados de arboles en ca-
minos muy frecuentados para pfiblico escarmiento.
La sangrienta represi6n de los vegueros sublevados en La
Habana desemboc6 en el terror. El rigor official produjo es-
panto entire los labradores de tabaco que poblaban las inmedia-
ciones de la capital de la isla. Hasta los que no habian parti-
cipado en la rebeli6n se sintieron inseguros despubs de ser
debelada. Muchos de ellos adoptaron la radical resoluci6n de
huir, y tomaron el camino de Vuelta Abajo. La region donde
la autoridad de la Corona apenas existia, o no existia, tenia un






PINAR DEL RIO


enorme poder de atracci6n para los agricultores que ya veian
tan en peligro sus vidas como en menosprecio el fruto de sus
labores bajo la inmediata acci6n de los agents reales. Inter-
narse en las comarcas occidentales de la isla era alejarse de
evidentes riesgos, desatados por los encargados de tutelar la
existencia de la Colonia.
2
Los fugitives, avanzando hacia el poniente, se detuvieron.
Iban hallando a su paso lugares propicios a actividades agricolas
semejantes a las que les habian permitido distinguirse en las
cercanias de La Habana, de donde se sentian expulsados. Crio-
Ilos y naturales de Canarias eligieron en los campos de Vuelta
Abajo nuevos asientos para su afan creador.
Hasta las postrimerias del primer cuarto del siglo xvm muy
debilmente habia prosperado en Vuelta Abajo el prop6sito de
aprovechar parcelas de valles y cuchillas para el cultivo del
tabaco. En extremo recia, sobre ser desigual, era la lucha de
los labradores frente a la obstinaci6n de los ganaderos, usu-
fructuarios de casi toda la tierra occidental. Los contados ve-
gueros que habian conseguido quedarse por alli Ilevaban vida
lInguida, aislados y desamparados como estaban a lo largo y a
lo ancho de una region vastisima.
La llegada de los fugitives labradores de tabaco a Vuelta
Abajo debi6 de ser motivo de consolaci6n para los que se de-
tenian en la huida y para los pocos congineres que parecian per-
didos en medio de grandes hatos y corrales. Los alejados de
La Habana se sentian mis seguros en el desierto de Indias que
era aquella secci6n del suelo cubano. Los alli establecidos de
antes tuvieron que experimentar la alegria natural en quienes
comenzaban a estar mejor acompafiados.
El ixodo de vegueros de La Habana a Vuelta Abajo no ace-
ler6 la transformaci6n de la producci6n en el extreme occi-
dental de Cuba. Los nuevos habitantes de esta region no aban-
donaron el cultivo del tabaco, pero lo reanudaron debilmente.
En realidad, el desastroso final de la rebeli6n contra la Factoria
no podia ser un aliciente para los labradores. El triunfo de la
fuerza remachaba los clavos que apretaban la economic taba-






LOS FUGITIVES


calera. Sembrar tabaco, en Vuelta Abajo lo mismo que en
La Habana, era trabajar en gran media para la Corona y sus
privilegiados. Pero esta conclusion no eliminaba la existencia
de factors tiles a la colaboraci6n constant y direct del hom-
bre con la tierra.
La presencia de mis gente avezada en la agriculture lleva-
ba en si elements renovadores. Sin poblaci6n apta para el
trabajo no podia haber probabilidad de salir de la etapa del
pastoreo. Ya con siembras de tabaco, ya con otros cultivos,
el material human empezaba a vincularse realmente en el suelo
del poniente. Viejos y nuevos pobladores blancos de esta par-
te de la isla podian atarearse en algo que no fuese la mera
cria de ganados, fuente de prosperidad para unos cuantos ha-
cendados solamente.
3
Mientras en Vuelta Abajo se asentaban los labradores fu-
gitivos de La Habana, escasa mudanza advenia en la manera
de vivir de la poblaci6n occidental. Todo era alli, mas que
simple, rudimentario. La economic ganadera no daba margen
para mayores dispendios en cuanto a mayorales y monteros
encargados de cuidar los semovientes de hacendados residents
en La Habana.
La alimentaci6n de los vueltabajeros se componia principal-
mente de came, como era natural que ocurriese donde los cer-
dos se multiplicaban y lo que mis valia del ganado vacuno para
el comercio eran el cuero y el sebo. La came frita solia comerse
con flame y yuca, que no abundaban. La leche de vaca y dos
de sus derivados -el queso y la leche agria ilamada boruga-
constituian excelentes elements de nutrici6n. Miel de abeja
de la tierra era el dulce que se gastaba. De los arboles frutales
se cogian aguacates, caimitos y mameyes. El mamey solia gus-
tarse mezclado con leche. Las bebidas consistian en sambum-
bia y chicha, a la usanza de los cobrizos.
Las vasijas y utensilios caseros eran simplisimos. Los plates,
de madera, hasta de dos pies de diametro, con capacidad para
media arroba de care frita. Los cubiertos, cascos de giiira ci-
marrona, los dedos de los propios comensales y los cuchillos






PINAR DEL RIO


amolados que los hombres portaban para los quehaceres cam-
pestres.
La vivienda era de paja, con cimara, aposento y alcoba en
una sola pieza. Carecia de ventanas. En lo alto aparecia un
postigo, adicionado con toscos balaustres, sacados de madera
semejante a la escasamente trabajada que se empleaba para
abrigar la choza. Al frente habia un portal abierto, protegido
con una baranda y destinado preferentemente a alojamiento de
various perros con tramojos. La cocina se hallaba al fondo de la
casa. Entre el cuerpo principal de la casa y la cocina existia
otra pieza, el pasadizo, en cuyos horcones estaban fijadas algu-
nas quijadas de puercos, con grandes colmillos, utilizadas para
colgar tiras de came seca.
La Vuelta Abajo de los comienzos del segundo tercio del si-
glo xvm juntaba en si los hechos y circunstancias de un pueblo
que no dejaba de ser pastor. Todavia sus caserios no merecian
la consideraci6n de aldeas. Sus labradores, a despecho de la
llegada de los fugitives de La Habana, carecian de volume y
peso en la economic de la region.


4
El estado de abandon y barbarie mantenido durante mis
de dos siglos continuaba siendo imbito adecuado para repu-
diables excess. La soledad a que estaban obligados mayorales,
monteros y labradores, tan escasos en total, franqueaba la ac-
ci6n de la gente inclinada al desafuero. La tradici6n iba con-
servando los relates de pavorosos hechos, cuyos ejecutores
contaban con la impunidad reinante en comarcas que apenas
conocian lo que era gobierno de los hombres. Un pais poblado
pobremente y sin orden, apenas regido por una autoridad situa-
da a muchas leguas, tenia que sufrir los flagelos de la protervia.
Un hijo de Pablo Pineda era por naturaleza malvado. A
raiz de un violent huracan, acompafiado de grandes inunda-
ciones y seguido de larga sequoia, este perverse aliment6 y des-
arroll6 la maligna idea de poner fuego a los secos bosques y
palizadas que se hallaban en el camino desde La Habana hasta
el coraz6n de la serrania de Vuelta Abajo. La region ardi6 de






LOS FUGITIVOS


este a oeste y de sur a norte. Cerca de un afio dur6 el pavo-
roso incendio. El delincuente no par6 sino en el predio de su
familiar, liamado desde entonces Quenmdo de Pineda.
Un mayoral de la hacienda Galalon hall en un camino
a un compare suyo, del mismo oficio. El compare mat6 al
mayoral y se dirigi6 a Galal6n. Alli anunci6 que saldria en
seguida para La Habana. Antes de partir dijo a moradores de
Galal6n que fuesen a recoger un verraco que les dejaba en
determinado lugar. Los requeridos acudieron al paraje indi-
cado. Lo que encontraron fu6 el cadaver del mayoral.
En las inmediaciones de San Juan de Contreras se culti-
vaba tabaco. En una de las visits del diezmero de la comarca
iste envi6 a pedir algunos melones de la finca de un veguero,
que los tenia en abundancia, con la advertencia, en tono de
chanza, de que, como tal diezmero, exigia el diezmo. El ve-
guero le mand6 los melones, y, continuando la chanza, le hizo
preguntar si tambien deseaba el diezmo de unos gatitos recidn
nacidos. El diezmero, que tambi6n era alcalde de la Santa
Hermandad, se incomod6 con el veguero. Se dirigi6 al taba-
cal, sorprendi6 a su duefio y lo puso en capilla. Al tercer dia,
no obstante las piadosas e insistentes demands de un sacerdo-
te, el diezmero ech6 un lazo al cuello del veguero, lo mont6 a
las ancas de su caballo, se acerc6 a un peralejo, at6 la soga al
Arbol, arre6 la bestia y dej6 colgado y muerto al infeliz la-
brador.
Donde y cuando hasta un miembro de la Santa Hermandad
se atrevia a ser a un tiempo parte, juez y verdugo no era de
extrafiar que se mirase como un azote a cualquier agent de la
Corona. El abuso de poder de una autoridad guardaba estre-
cha relaci6n con la reinante impunidad. La delincuencia tra-
bajaba a sus anchas en un medio abandonado al albedrio de
su contenido human.
5
Crist6bal Montiel, o la fidelidad, sufri6 seis afios de carcel
en La Habana por no haberse prestado a violar el secret del
asilo por el deparado a un amigo suyo, de nombre Sebastian,
en la hacienda Cabezas. Todo aquel tiempo estuvo el refugia-






PINAR DEL RIO


do en el lugar que, por efecto de tal hecho, empez6 a denomi-
narse Cuchilla de San Sebastian. Mientras el perseguido Sebas-
tiin vi6 crecer las matas de mameyes y encinos sembradas con
,sus manos, ignoraba que Crist6bal Montiel, mirtir por la amis-
tad, preferia verse privado de libertad y saber que su familiar
vivia desamparada a enajenar la confianza de que era depo-
sitario.
Los nombres de varones esforzados corrian de boca en boca
y con expresiones de gratitud y admiraci6n, por la valentia con
que habian defendido los intereses de la naciente comuni-
-dad que era Vuelta Abajo. Se hablaba de c6mo un hombre
solo habia atacado y deshecho partidas enteras de bandoleros.
Se reconocia el favor debido a aquel que, a bordo de una fra-
-gata, habia perseguido a dos bergantines franceses y capturado
a ciento cincuenta tripulantes. Se recordaba que otro, apre-
hendido por unos pirates en el cabo de San Antonio y a punto
y vencer al audaz enemigo. Se seialaba el ejemplo dado por
el abnegado perseguidor de peligrosos cimarrones cuando, sa-
biendo que no podia llegarse al palenque en grupo, sino de uno
en uno, tom6 la delantera y no se detuvo hasta caer muerto
sin volver la cara atr6s. Se exaltaba la memorial del montero
que en la banda del norte siempre habia logrado desconcertar
y humillar a temerarios ingleses.
Las tradiciones de lo viejo y las noticias de lo coetineo se
entretejian. En una tierra casi deshabitada lo heroico triun-
faba de lo bastardo. Se mencionaba y repetia con orgullo todo
aquello que hablaba de desasimiento y generosidad.
De nuevo pugnaban entire si el ansia de rechazar y alejar
a los enemigos de la existencia naciente y la tolerancia hacia
la gente de fuera que llegaba con elements de bienestar,
pagaba satisfactoriamente lo que ponia en sus bajeles y reem-
barcaba sin dejar ofendidos a aquellos con quienes rescataba.
El contrabando ocupaba el lugar correspondiente al comercio
regido y monopolizado por la Corona. El poder de creaci6n
encontraba cauces anormales. Unicamente asi se abria paso la
repoblaci6n, favorecida por los fugitives que se habian detenido
a lo largo del camino de Vuelta Abajo.






LOS FUGITIVES


6
En la corta media en que se producia la repoblaci6n del
extreme occidental de Cuba se manifestaba la coexistencia de
varias razas. Los antiguos cacicazgos de Marien, Guaniguanico
y Guanahacabibes, entonces menos habitados que dos centu-
rias atris, habian pasado por toda una transformaci6n etnica.
De los primitivos moradores quedaban pocos. Los nuevos nd-
cleos humans, con ser casi insignificantes, superaban en valor
numbrico y en capacidad procreadora al residue del primigenio.
En Vuelta Abajo existian cobrizos en la segunda mitad del si-
glo xvm. Descendientes de los siboneyes y guanahacabeyes del
tiempo de la conquista de la isla por los espafioles acaso no
quedaba ninguno. Pero los habia de otros lugares de Cuba.
Crist6bal Benitez y Bemardo Tamayo pasaban por indios puros,
nietos de los 61timos caciques de Bayamo. La edad de cada
uno de ellos frisaba en los cien afios. Podian trabajar, y traba-
jaban adn, como peones de ganado.
Se distinguian los cobrizos de los blancos por su habilidad
para arrear piaras. Su paciencia, agilidad y frugalidad los ha-
cian id6neos para semejante faena. Se alimentaban con much
menos que los hombres de la raza entonces dominadora. Cami-
naban a pie leguas y leguas, sobre todo conduciendo puercos,
sin denotar cansancio. Los negros y hasta los blancos excedian
a los aborigenes en los trabajos recios. En cambio, en tareas
como las indicadas, cuando era menester marchar durante mu-
chas horas seguidas detris de vacas o cerdos, los indios eran
aprovechados ventajosamente por criadores y encomenderos.
Los cobrizos supervivientes en Vuelta Abajo, siboneyes o
tainos, se nombraban entire si como si hubiesen obedecido a le-
janas influencias totimicas. Jagiiey, por ejemplo, llamaba a su
semejante Guanito. Guanito y Jagiiey eran de los iltimos
ejemplares de una clase social que rapidamente se aproximaba
a su extinci6n.
Mayor que el volume de los cobrizos era cualquiera. Lo
era ya el de los negros, no obstante no haberse introducido toda-
via en Vuelta Abajo grandes dotaciones de esclavos. No las






PINAR DEL RIO


requeria el desarrollo de la ganaderia. Tampoco las demanda-
ban los cultivos que lenta y trabajosamente se insertaban en
f&rtiles lugarejos de la extensa region. Pero hasta alli llegaban
esclavos fugitives. Los palenques de cimarrones eran guaridas
de aquellos que lograban romper fierros y trataban de regresar
a la existencia de donde habian sido sacados sus antepasados o
ellos mismos. Atraer este raro sector de la poblaci6n al pro-
ceso integral de una colonizaci6n fecunda era empresa ardua
y de resultados muy dudosos.
Los de la clase dominant, formada por mayorales, monte-
ros y labradores, blancos nacidos en Cuba o procedentes de
Canarias y Espafia, iban hacia arriba. Los mayorales y monte-
ros eran simples asalariados de los hacendados residents en
La Habana. Los labradores, desvalidos, buscaban suerte mejor.
Entre los iltimos se hallaban los descendientes de los fugitives
que de La Habana habian sacado nefasta experiencia. Esta cla-
se dominant -dominante aun en medio de su pobreza mate-
rial- laboraba silenciosa y pacientemente en espera de que
alg6n dia apuntase en el horizonte de sus realidades algo capaz
de avivar su mente y alegrar su espiritu.


7
La dominaci6n de La Habana por los britinicos aceler6
notables mudanzas, proyectadas lo mismo sobre las ideas que
sobre los hechos de la vida cubana. No se trataba inicamen-
te de la experiencia debida al gobierno de los invasores. Era que
los hombres de la restauraci6n colonial se hallaban dotados de
mejores luces que sus predecesores hispinicos, aquellos a quie-
nes habia correspondido la mala suerte de rendir la primera
plaza de la isla a las armas extranjeras. Los nuevos prop6sitos
comprendieron medidas aplicables a lugares no tocados por los
britinicos.
Los espafioles de alto oficio que en 1763 reasumieron la
direcci6n de los negocios publicos de Cuba creyeron conve-
niente extender al poniente de la isla siquiera algunas dibiles
expresiones de su autoridad. Asi fu6 como apareci6 en Vuelta
Abajo la instituci6n de los capitanes pedineos. La intenci6n







LOS FUGITIVES


que dict6 su creaci6n era buena. Por ver estaba si la calidad
de sus instruments humans y la naturaleza de sus gestiones
correspondian a la previsora intenci6n.
Los antiguos capitanes a guerra, escogidos entire personas de
arraigo y conocimientos pricticos de las localidades a que se les
destinaba, fueron reemplazados en 1763 por los capitanes pe-
dineos o jueces pedineos. Ya este double concept de capitanes
y jueces anunci6 que surgian investidos de facultades de go-
bierno y justicia, a las que naturalmente se agregaba, por la
indole del regimen imperante en Cuba, el manejo de lo military,
confundido con lo meramente policiaco. Pero lo peor de los
novisimos funcionarios no estuvo en la extension de sus atri-
buciones, sino en la impreparaci6n y dudosa conduct de los
elegidos. Eran hombres destituidos de toda solvencia y today
ilustracibn. Recibian tales encargos oficiales sin sueldo, pero
con derecho a cobrar pingiies gabelas. Estos hechos y circuns-
tancias propiciaron el favoritismo con dafo y en perjuicio de
las comarcas colocadas bajo el mando de los capitanes pedi-
neos. El simple deseo del Capitin General de proteger a adictos
suyos, o a recomendados de personajes influyentes, se sobrepu-
so al interns colectivo. Desde el moment mismo en que se
iniciaron los nombramientos de capitanes pedineos qued6 inau-
gurada una political tan funesta como la abstenci6n colonizadora
sufrida durante largo tiempo por las tierras situadas al oeste
de La Habana.
Al aproximarse la expiraci6n del tercer cuarto del si-
glo xvm estaba claro que la instituci6n de los capitanes peda-
neos era, mis que inadecuada, en extreme nociva a los intere-
ses p6blicos y privados de la region occidental de Cuba. La ley
de estos funcionarios era la arbitrariedad. En una dicada nada
habian hecho por la prosperidad de Vuelta Abajo. Ciertamen-
te, ista segula sin gobierno alguno o, lo que era peor, desgo-
bernada por agents oficiales carentes de condiciones t6cnicas y
morales para transformar la existencia de comarcas demasiado
apartadas y excesivamente desvalidas. En el curso de media
centuria las cosas apenas habian variado. Si vivia aun alguno
de los fugitives que habian abandonado las inmediaciones de
La Habana con motive de la adversa fortune de la rebeli6n






52 PINAR DEL RIO

de los vegueros, tenia que lamentar la persistencia del des-
amparo de que era victim el extreme occidental de la isla.
De la actividad de los fugitives de La Habana y de la pre-
sencia de los capitanes pedineos, actividad y presencia que se
complementaban, quedaba algo trascendente. De la ipoca en
que habian Ilegado los labradores aterrados por la violent re-
presi6n de Guazo databa la noticia de que en Vuelta Abajo
existian tierras adecuadas para el cultivo del tabaco. El medio
siglo transcurrido desde entonces habia servido para que los rec-
tores oficiales de la Colonia tuviesen la hoja lograda en los
partidos occidentales por la mejor de toda la isla y supieran
que porciones considerable de la cosechada cada afio salian por
los canales del contraband. Tales informes eran allegados
por los capitanes pedineos. Por lo menos este servicio les esta-
ban debiendo los aspirantes a que la region entrase verdadera-
mente en una esfera de acci6n civilizadora.












CAPITULO 1V
LA CAPITANIA GENERAL ERIGIO UNA TENENCIA
DE GOBIERNO

1
FELIPE DE FONSDEVIELA, marquis de la Torre y capitin general
de Cuba desde noviembre de 1771, inici6 esta alta gesti6n con
animo de acelerar la transformaci6n de la Colonia. Compren-
dia que sin prestar atenci6n especial a las fuentes de riqueza
del pais no podria avanzar en la ejecuci6n de su prop6sito
fundamental. La Real Factoria de Tabacos era uno de los ins-
trumentos econ6micos mis importantes. Respecto de el tenia
el Capitin General las funciones estrechas y directs anejas a
una superintendencia. El Marquis las tom6 tan en serio que
personalmente acometi6 la tarea de estudiar todo lo relacio-
nado con aquel ramo de su administraci6n. Mucho hizo il:
desde examiner los libros de la contabilidad de la Factoria has-
ta recorrer a caballo los partidos en que se cultivaba tabaco y
adonde no le era excesivamente dificil Ilegar.
Para el Capitin General no era ficil realizar el viaje de ida
y vuelta entire la ciudad de La Habana y las mirgenes del rio
Cuyaguateje, donde se cosechaba tabaco. El camino -unas
sesenta leguas por sendas primitivas, atravesadas por numero-
sas corrientes fluviales- era largo y malo en demasia. El me-
jor medio de transport que podia utilizarse era el caballo. El
marquis de la Torre renunci6 a llegar a Guane en sus reco-
rridos rurales. Pero no abandon el deber de cerciorarse de las
posibilidades tabacaleras de las comarcas occidentales.
Acerca de las comarcas occidentales Fonsdeviela solicit in-
formes. Su cuestionario comprendi6 various puntos. Unos se
refirieron a las condiciones naturales de la region. Otros enfo-
caron las deplorables realidades que mantenian en el aban-






PINAR DEL RIO


dono al extenso territorio. El resultado de sus indagaciones le
permiti6 conocer particulares de entidad:
1. En el pais comprendido entire la plaza de La Habana y
el cabo de San Antonio, con unas ochenta leguas de largo, no
se veia un solo pueblo establecido con formalidad. Haciendas,
estancias y ranchos separados entire si constituian las inicas
manifestaciones de vida humana. A lo sumo, se encontraba un
corto nimero de casas en las cercanias de la iglesia parroquial
de tal cual partido.
2. Una organizaci6n de esta indole acarreaba graves incon-
venientes al ejercicio de la religion, a la administraci6n de
justicia, a la prosperidad de los habitantes y al fomento de la
isla.
3. Des6rdenes, extorsiones e injusticias padecia el retirado
pais del oeste, fiado al cuidado y a la direcci6n de los capita-
nes pedaneos o capitanes de partido. Ordinariamente ocupaban
estos cargos hombres de escasisima instrucci6n, de escasa apti-
tud para el mando y de sobrada malicia para emplear sus pa-
siones contra los infelices vecinos que no tenian ficil recurso
ante un superior de integridad y respeto que los redimiese de
vejaciones.
4. Las dilatadas costas de la region, con numerosos puer-
tos, caletas y surgideros por el sur y por el norte, carecian en-
teramente de resguardo. Asi los barcos extranjeros como los
nacionales podian hacer alli el comercio y cuanto mas intenta-
sen en la confianza de Qlue no encontrarian oposici6n alguna
ni Ulegaria tal vez noticia de sus clandestinas actividades a oidos
del Gobierno o, de Ilegar, seria cuando resultara impossible frus-
trar sus designios.
5. Muestras de tabaco cosechado por aislados labradores en
las orillas del Cuyaguateje sefialaban esta hoja como de la su-
perior de Cuba en fragancia y calidad.
6. La soledad de los vegueros del poniente y la dificultad
de comunicarse con La Habana los compelian a negociar sus
cortas cuanto ricas cosechas en puertos del sur de la region con
contrabandistas extranjeros, mnicos mercaderes con quienes es-
taban en contact.
7. El extremo occidental de la isla era acreedor por sus dr-






UNA TENENCIA DE GOBIERNO


cunstancias a fortune muy distinta de la que Ilevaba. Sin duda
alguna encerraba los elements apetecibles para hacer felices
a sus habitantes. La fertilidad de sus campos, la abundancia
de exquisitas maderas en sus montes y la excelente calidad de
sus products brindaban principios utilisimos para poner en
plant establecimientos que en poco tiempo llegarian a ser flo-
recientes.
Al recapitular estas conclusions el marques de la Torre no
abrig6 duda alguna sobre la urgente necesidad de adoptar pro-
videncias enderezadas a llevar a Vuelta Abajo la acci6n direct
del Gobierno. Menester era tratar al pals del poniente como
a cualquier otro de los territories de Cuba regidos normalmen-
te por la autoridad delegada de la Corona. Asi lo aconsejaban
por igual el interns piblico y el muy particular de los habitan-
tes de la abandonada region.
2
El marquis de la Torre no perdi6 tiempo en largas reflexio-
nes sobre lo que habia de hacer respeto del extreme occiden-
tal de la isla despuis de hallarse debidamente informado de
sus condiciones naturales y de las creadas por acciones y omi-
siones de indole varia. Tampoco consider oportuno someter la
realizaci6n de sus ideas a previas consult y resoluci6n de la Co-
rona. Su inimo creador confi6 a Jose Varea, un licenciado muy
conocedor del pais del poniente, el trabajo de designer los
limits de la proyectada jurisdicci6n y escoger el lugar para fun-
dar una poblaci6n. El dictamen de Varea fu6 leido ante miem-
bros del ayuntamiento de La Habana, asistidos del Intendente
General y funcionarios de la Factoria. Uninime aprobaci6n al-
canz6 el informed del comisionado.
En 23 de julio de 1774, Fonsdeviela dict6 un largo decreto,
Enumer6 los antecedentes que favorecian la constituci6n de
una unidad administrative en el extreme occidental de Cuba.
Aludi6 a las opinions de personas juiciosas y bien intenciona-
das. Subray6 la necesidad de remediar los perjuicios que su-
fria la region dejada en brazos del abandon. Y declare que
el medio mis eficaz para llegar a esa finalidad consistia en fun-
dar una jurisdicci6n separada de la de La Habana y ponerla






PINAR DEL RIO


al inmediato cargo de un teniente de gobernador bajo las mis-
mas reglas vigentes para Trinidad y otras comarcas de la isla
y con muy especiales explicaciones y reglas:
1. La organizaci6n de la jurisdicci6n se iniciaria fundando
un pueblo con el nombre de Filipina.
2. La tenencia de gobierno de Filipina comprenderia todo
el territorio situado entire el rio de Los Palacios y el cabo de
San Antonio. El rio de Los Palacios dividia en lo eclesiastico
las feligresias de Santa Cruz de los Pinos y Consolaci6n del
Sur. Integrarian la nueva jurisdicci6n los partidos de Consola-
ci6n del Sur, Consolaci6n del Norte, Pinal del Rio, San Juan
y Martinez, Guane del Sur y Guane del Norte o Mantua.
3. Los capitanes de los partidos de Filipina permanecerian
ejerciendo las funciones que habian tenido en cuanto fuesen
compatibles con las del teniente de gobernador, al que que-
daban subordinados.
4. La nueva poblaci6n se erigiria a orillas del rio Cuyagua-
teje, en el paraje donde estaba la iglesia parroquial de Guane
del Sur, en atenci6n a hallarse la misma en el centro del te-
rritorio sefialado a la jurisdicci6n, asi en su longitud como en
su latitud, y en consideraci6n a la existencia en ambas costas,
en la del sur y en la del norte, de puertos adecuados para el
trffico y conectados con rios navegables, Ilamados a facilitar los
transportes.
5. El teniente de gobernador tendria estos deberes y facul-
tades: a) residir en el pueblo de Filipina, a fin de que, con
igual proximidad, atendiese a ambos extremes de la jurisdic-
ci6n; b) vigilar la conduct de los capitanes pedaneos y demis
oficiales de los partidos, procurando que cumpliesen con sus
obligaciones y se sujetaran a la instrucci6n que sobre la mate-
ria habia expedido el conde de Ricla; c) observer, como sub-
delegado del intendente general de la Real Hacienda, las 6r-
denes que le comunicase este superior relatives al regimen y
resguardo de ella, celando con esmero para que no se cometie-
sen fraudes ni se practicara el comercio clandestine; d) recibir,
pagar y remitir a la Real Factoria de Tabacos los que se cose-
chasen en la jurisdicci6n, tenidos por los mejores de la isla,
cuidando de que los vegueros no los extraviasen por la via del






UNA TENENCIA DE GOBIERNO


contraband; e) tener a recaudo de pirates las costas en todo
tiempo y en el de guerra librarlas de las hostilidades de la
naci6n o las naciones enemigas y mantener un vigia en Cabo
Corrientes para explorer las embarcaciones que pasasen a la
vista de aquel paraje y dar prontamente aviso a la Capitania
General.
6. Se proveeria al teniente de gobernador de los despachos,
6rdenes e instrucciones que necesitase para el cumplimiento de
sus encargos y para el mejor logro de los saludables fines pro-
puestos en este decreto.
7. Del propio decreto se daria cuenta al Rey, a fin de que
lo aprobase como important al servicio de la Corona y al
bien de la isla y dotara al teniente de gobernador con igual
gratificaci6n o ayuda de costa que la sefialada sobre la Real
Hacienda a los funcionarios de su categoria en Cuba. El de
Filipina era mis acreedor que cualquier otro a tan reducido
auxilio, porque trabajaria no poco, especialmente al comienzo
de sus gestiones, y viviria en un paraje donde todo seria caro
y escaso hasta que se formalizase y creciera la poblaci6n.
8. Antes de adoptarse la iltima resoluci6n en cuanto a la
creaci6n de la jurisdicci6n de Filipina, y para afianzar el acier-
to, se participaria lo resuelto al ayuntamiento de La Habana,
el que, enterado de ello, informaria lo que se le ofreciese y le
pareciera procedente.
9. Al Intendente General se daria traslado del asunto a efec-
to de que emitiese dictamen y explicara si consideraba ventajo-
so el establecimiento proyectado.
10. La Real Factoria de Tabacos qued6 obligada a exami-
nar la parte relative a la material de su incumbencia, adoptar
acuerdo y manifestar al Capitin General lo que estimase conve-
niente al mejor servicio del Rey.
El decreto autorizado por el marquis de la Torre en 23
de julio de 1774, fuente juridica de la tenencia de gobierno de
Filipina, respondi6 a un espiritu de servicio y a un afin de acer-
tar superiores en Cuba a la epoca en que aquel document se
produjo. El Capitin General toc6 el fondo de la cuesti6n p&-
blica que era el abandon en que yacia el extreme occidental
de la isla. Con franqueza expuso los males debidos al regimen






PINAR DEL RIO


imperante. En la parte resolutiva del decreto lleg6 a porme-
nores que no dejaban duda alguna acerca de su prop6sito de
reparar los desdenes, los yerros y las injusticias que lo habian
constrefiido a fijarse en el territorio que Q1 deseaba incorporar
a la vida active de la Colonia.

3
El decreto de fundaci6n de la tendencia de gobierno de
Filipina cre6 un estado de derecho que no concord6 con la
situaci6n de hecho preexistente respect de Vuelta Abajo. La
incuria official se habia manifestado acerca de todo el territorio
comprendido entire las lagunas de Ariguanabo y el cabo de San
Antonio. El marquis de la Torre di6 a Filipina un limited orien-
tal distant del asignado a Vuelta Abajo por la costumbre de
mis de dos siglos. Entre las lagunas de Ariguanabo y el rio
de Los Palacios quedaba un largo trecho, que sefialaba la exis-
tencia de comarcas tan fertiles como abandonadas a los pobres
esfuerzos de sus contados moradores.
El advenimiento de Filipina con los limits fijados por
Fonsdeviela pudo responder a la idea de former esta jurisdic-
ci6n teniendo en cuenta su condici6n de productora de exce-
lente tabaco. Al este del rio de Los Palacios era possible lograr-
lo, pero sin la fragancia y calidad del cosechado mis al
poniente. Y el Capitin General, por afiadidura superintendent
de la Real Factoria de Tabacos, puso inusitado 6nfasis en rela-
cionar la creaci6n de la tenencia de gobieno de Filipina con
la conveniencia de obtener buenos provechos de la aromitica
hoja que se producia en su suelo.
La region que habia tornado nombre del hecho de hallarse
en la parte o en la vuelta de abajo de La Habana qued6 divi-
dida por el decreto que erigi6 la tendencia de gobiemo de
Filipina. En este document official se advirti6 que se formaba
una jurisdicci6n separada de la de La Habana con el territorio
situado al oeste del rio de Los Palacios. Por consiguiente, las
comarcas comprendidas entire el rio de Los Palacios y las lagu-
nas de Ariguanabo, sin dejar de ser parte de Vuelta Abajo,
siguieron agregadas a La Habana. En 1774 la geografia political






UNA TENENCIA DE GOBIERNO


de Vuelta Abajo se apart de su geografia consuetudinaria,
proveniente de hechos naturales y circunstancias humans.
La fundaci6n de Filipina fu6 tardio acto de los colonizado-
res de Cuba. Se produjo dos siglos y dos tercios de otro des-
pues de la 6poca en que Diego Velizquez di6 por consumada
la conquista de la isla y adelantada la empresa de poblarla de
blancos. El suceso debido a la penetraci6n y diligencia del
marquis de la Torre se desarroll6 con las formalidades privati-
vas de un empefio dirigido a eliminar toda hesitaci6n acerca de
la seriedad de lo que se estaba haciendo. El Capitin General
vigil el cumplimiento de los trimites complementarios del
decreto de creaci6n.
En 19 de agosto de 1774 el Intendente General inform que
el establecimiento de la jurisdicci6n de Filipina era convenien-
te al servicio de Dios, del Rey y de la isla y ventajosisimo para
el Erario. El mismo 19 de agosto los comisarios del Ayuntamien-
to expresaron su conformidad con la fundaci6n. Medio mes
despubs la Junta de la Real Factoria de Tabacos emiti6 dicta-
men en sentido favorable. En 12 de septiembre el Capitin
General, en vista de los uninimes pareceres que reconocian la
utilidad de la ereccibn de una jurisdicci6n separada de la de
La Habana en los partidos de Sotavento y sin perjuicio de la
potestad regia para aprobar o revocar lo hecho, di6 curso al
cumplimiento de su decreto de 23 de julio de 1774. En con-
secueneia, Antonio Fernmndez, capitin de dragones de Am-
rica, fu6 nombrado teniente de gobernador de Filipina.
El afin organizador de Fonsdeviela tomaba muchas direc-
ciones. En los mismos dias en que el Marquis se ocup6 con
la fundaci6n de Filipina dedicaba pensamiento y acci6n a la
necesidad y conveniencia de conocer los habitantes que tenia
Cuba. El Capitan General, el gobernador de Santiago de Cuba
y los tenientes de las demis jurisdicciones trabajaron personal-
mente en la obtenci6n de los datos mediante los cuales se for-
m6 un censo de poblaci6n. Fonsdeviela era hombre inclinado
a cuidar de la armonia de sus obras. En la del censo no
olvid6 la de Filipina. Su equilibrio interior se exhibit en el he-
cho de que la incipiente Filipina apareci6 en aquella tarea de
ordenamiento social con su propia personalidad administrative.






PINAR DEL RIO


Eran 2,617 los individuos de diferentes edades, sexos y colors
enumerados en Filipina: 1,647 blancos, 519 de color libres y
451 esclavos.
De algo mis de ciento setenta mil habitantes que tenia
Cuba en 1774, en Filipina moraba menos del dos por ciento, y
el territorio de la nueva tenencia de gobierno era superior al
diez por ciento del area de la isla. El atraso padecido por la
region convertida en jurisdicci6n separada de la de La Habana
estaba evidenciado en el censo de poblaci6n dirigido por el
marquis de la Torre. Una comarca de much menor extension
que la de los partidos de Sotavento, la de Santa Maria del
Rosario, excedia en nuimero de almas a Filipina. De manifiesto
quedaba el negative fruto de dos siglos largos de indiferencia
y abandon oficiales, a los que Fonsdeviela queria poner pron-
to y eficaz remedio.
4
Miguel de Pefialver, teniente de regidor y alcalde mayor
provincial de La Habana, poseia tierras en las mirgenes del
Cuyaguateje, cabalmente en el lugar designado para establecer
el pueblo de Filipina. Quiso contribuir a la realizaci6n de este
empefio y obtener a cambio de ello nuevos honors. Se pre-
sent6 en la Capitania General y ofreci6 ceder los terrenos nece-
sarios para la nueva poblaci6n y sus ejidos, costear la mitad del
valor de las casas capitulares y dar toda la madera que fuese
menester para las primeras del vecindario. A cambio de tales
donaciones solicit gracia de titulo de Castilla.
El marques de la Torre elev6 a Carlos II los antecedentes
de la fundaci6n de Filipina. Le inform difusamente de su
iniciativa, de la que dijo que respondia a causes de necesidad,
al beneficio del Estado y al bien de los vasallos del Rey. Le
envi6 los documents concernientes al asunto. Le dej6 saber
las ofertas de Pefialver. Y le pidi6 que aprobase lo ejecutado
o previniera lo que fuese de su real agrado.
Carlos I pas6 los papeles sobre la creaci6n de Filipina al
Consejo Real y Supremo de las Indias, a la Contaduria Gene-
ral y al Fiscal. De acuerdo con las opinions de estos asesores,
l6 express que Miguel de Pefialver no se constituia en fundador






UNA TENENCIA DE GOBIERNO


o poblador por si sblo. Por ello, y por la merced a que aspira-
ba, debia saberse si los bienes que ofrecia en donaci6n eran
suyos en pleno dominion, a cuinto ascenderia el valor de los
terrenos prometidos, de que clase serian los colonizadores, si
habria que sefialarles tierras para que las cultivasen como pro-
pias y cuiles otros auxilios habria que prestarles. Ademis, el
Rey deseaba conocer qui6nes eran Miguel de Pefialver y su
padre. En una real c&dula de 2 de noviembre de 1775 queda-
ron comprendidas las referidas indicaciones, asi como la orden
de que se levantase un piano o disefio del sitio donde se inten-
taba erigir el nuevo pueblo, con designaci6n de los terrenos
que se utilizarian, nfimero de casas que se fabricarian, simetria
de las calls y situaci6n de los edificios piblicos, sin olvidar la
iglesia parroquial.
En marzo de 1776 la Capitania General dispuso que se eva-
cuasen los trimites requeridos por la real c&dula relative a
Filipina. Pidi6 a Miguel de Pefialver que exhibiese los titulos
acreditativos del pleno dominion de la hacienda San Francisco,
alias Sansuefias, a la que correspondian los terrenos por 61
ofrecidos en donaci6n. Encarg6 a Agustin Valdes que los ta-
sase. Comision6 al alf6rez de ingeniero Francisco Gelabert para
que formase el piano o disefio del sitio donde habria de erigir-
se el nuevo pueblo con arreglo a los deseos expresados por
el Rey.
Dos afios Ilevaba consumidos la mera tramitaci6n del pro-
yecto de fundar el pueblo y la jurisdicci6n de Filipina. Los
modos y medios de trabajar de la 6poca y las dificultades in-
herentes a las vias de comunicaci6n y transport, asi terrestres
como navales, hacian dilatorio todo afin constructive. Felipe
de Fonsdeviela se habia anticipado al conocimiento de la vo.
luntad regia al nombrar el teniente de gobernador de la ju-
risdicci6n mis occidental de la isla y al reconocer su persona-
lidad administrative en la confecci6n del censo de poblaci6n
por el dirigido. Los embarazos con que tropezaban los progre-
sos de aquel empefio creador no eran imputables a quien lo
habia concebido e iniciado. Por lo menos quedaba clara evi-
dencia de c6mo procedia un capitin general consciente de sus
deberes y responsabilidades.












CAPIULO VII


LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO SEGUIAN
DESIERTOS
1
EL MARQUIS de la Torre era un civilizador. Bien sabia que para
Ilenar la funci6n de civilizador necesitaba poblar. Natural fu6
su empefio de dictar providencias y realizar actos encaminados
abiertamente a fomentar la poblaci6n del extreme occidental
de Cuba. Hacer factible alli el aumento de la poblaci6n hu-
mana montaba tanto como iniciar con toda seriedad la tarea
de incorporar las desiertas comarcas del oeste al process colo-
nizador de la isla, base de la civilizaci6n de esta Antilla.
Casi en vano dedic6 el Marquis pensamiento y acci6n a la
fundaci6n del pueblo y de la jurisdicci6n de Filipina. Cuando
el dej6 la Capitania General el territorio comprendido entire el
rio de Los Palacios y el cabo de San Antonio continuaba po-
bremente habitado. Al corto niunero de mayorales, monteros
y labradores que habia en esta region al advenir el al gobier-
no de Cuba muy pocos quedaban agregados. Existia una tenencia
de gobierno con cabecera a orillas del Cuyaguateje, creaci6n
debida a la buena voluntad y poderosa capacidad de Fonsde-
viela, pero todo apenas pasaba de una noble tentative.
Gracias a la fundaci6n de Filipina, empezaba a verse en
Vuelta Abajo una autoridad debidamente constituida. La apa-
rici6n de un tribunal en la region era un suceso feliz. Pero
Iqui tribunal Sin amor, a veces sin escribano, mal podia un
juez conservar su majestad.
Habria sido precise que el establecimiento de la jurisdic-
ci6n de Filipina hubiese estado acompafiado de ciertas insti-
tuciones, como la del gobierno local. La organizaci6n de un
ayuntamiento en las margenes del Cuyaguateje hubiera atrai-







LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO


do a hombres -no faltaban en Cuba- deseosos de abrirse
paso en la esfera privada contando con el estimulo y los me-
dios de defense anejos a determinadas funciones piblicas, aun-
que fuesen honorificas. Sin embargo, nada de eso existi6 en
Filipina. Sin cabildo y sin policia no resultaba ficil el progress
de la nueva poblaci6n. El progress debia manifestarse en ins-
trumentos de civilizaci6n, morales y materials. Tampoco apa-
recian en el dilatado desierto. Pensar en una imprenta o una
escuela en Filipina era demasiado. En Filipina no habia cami-
nos ni comercios.
Entre los caserios de Vuelta Abajo era menester mencio-
nar el de Filipina. Sobresalia 6nicamente por una choza des-
tinada a vivienda del teniente de gobernador. Con esto y con
los absurdos de las eyes aplicables a esta clase de funcionarios,
el teniente de gobemador no podia sentirse noble y fecunda-
mente atado al pais. Al teniente de gobernador estaba vedado-
tener bienes races en su jurisdicci6n y hasta casarse con mu-
jer resident en el lugar de su mando.
De poco o de nada habian valido los afanes y previsiones
del marques de la Torre respect de la nueva poblaci6n de
Filipina. Por eso, y por el deseo de acercar el asiento de la
tenencia de gobierno a la ciudad de La Habana, como si de
semejante mudanza dependiese el adelanto colectivo, los sen-
cillos oficios ptblicos de la jurisdicci6n empezaron por deam-
bular, ya en Filipina, ya en San Juan, ya en Pinal del Rio, y
acabaron por quedarse en la l6tima de estas aldeas, ubicada
en las inmediaciones del rio Guami. El cambio estuvo lejos de
influir en el desarrollo moral y material de Vuelta Abajo. Ni
el mismo Pinal del Rio recibi6 beneficio alguno con la perma-
nente presencia de la primera autoridad regional en una de sus
chozas.
Un censo de poblaci6n corresopndiente a 1792 prob6 que
la de Filipina, en relaci6n con la empadronada en 1774, habia
aumentado en proporci6n aproximada a la total de Cuba en
el mismo period. La jurisdicci6n tenia 4,192 habitantes:
2,388 blancos, 1,154 de color libres y 650 mulatos y negros
esclavos. Pero semejante crecimiento carecia de la capacidad






PINAR DEL RIO


necesaria para eliminar la condici6n de tierra desierta que
Filipina tenia.
El regimen social imperante en Cuba se exhibia en los libros
parroquiales del extreme occidental de la isla. Los habia para
bautismos, matrimonios y entierros de blancos y de color. So-
lian Ilevar los de blancos la denominaci6n de blancos espafioles
y los de gene de color la de pardos y morenos. En los regis-
tros eclesiasticos sobre nacimientos, enlaces y defunciones se
hablaba de diferentes razas y castas tratindose de personas de
origen africano: carabali, conga y mandinga.
La ausencia de fuertes nexos materials e inmateriales con
el territorio en que desempefiaba su oficio conducia al teniente
de gobernador de Filipina a ser un funcionario seco y apitico.
He aqui la raz6n por la cual la primera autoridad de la region
se sentia juez, pero nada mAs que juez, empedernido en la in-
clinaci6n a castigar o a decidir pleitos sin asistencia de letrados
ni otras personas del foro, except un escribano de vez en cuan-
do. Los partidos de Sotavento seguian en el desamparo y la
esterilidad.
2
Lo de Sotavento era una acepci6n llevada del lenguaje na-
val al terrestre. En hablindose de partidos de Sotavento, que-
daba dicho que no se estaba en la mar ni se tenia present el
paraje que ocupaba situaci6n contraria a la de aquel de donde
el viento venia. En La Habana se llamaba partidos de Sotavento
a los d6bilmente organizados al oeste de la capital de la isla.
Un claro var6n, notable en las ciencias y en las letras, Tomis
Romay, escribi6 en 1796 que Filipina, Pinal del Rio y Conso-
laci6n se hallaban en la parte de Sotavento.
En 1796 reinaba en Cuba un fuerte espiritu creador, infun-
dido por gobernantes de la escuela del marques de la Torre.
Un Luis de las Casas ya podia figurar junto a un Felipe de
Fonsdeviela en las nobles memories de la isla. En el afin
de exaltar genuinos valores humans, Luis de las Casas habia
hablado a los cubanos de patria refiri6ndose a la mayor de las
Antillas. La 6poca de la restauraci6n de la soberania de Es-
pafia en La Habana se desarrollaba con la marca de un abso-







LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO


lutismo ilustrado. Lo absolute provenia del tipo de monarquia
existente en la Metr6poli, naturalmente reflejado en la Colonia.
La ilustraci6n de los hombres de alto oficio se exhibia en la
tendencia a estudiar las posibilidades de las distintas secciones
geogrificas de Cuba y a no detenerse en el empefio de impul-
sar el bien comin, todo ello en estrecha colaboraci6n con so-
bresalientes hijos del pais.
Joaquin de Santa Cruz y Cardenas, natural de La Habana
y tercer poseedor del titulo de conde de San Juan de Jaruco y
de Santa Cruz de Mopox, propuso al gobierno de Carlos IV la
realizaci6n de importantes investigaciones, proyectos y obras en
various lugares de Cuba. La aceptaci6n de este plan de fomento
en la Corte, en 1796, tuvo aparejada la designaci6n de Santa
Cruz para presidir la comisi6n official encargada de levarlo
adelante, con facultad para escoger a las personas que debian
trabajar a sus 6rdenes. Entre las iniciativas del Conde se hall
la enderezada a reconocer la region occidental de la isla desde
Mariel hasta el cabo de San Antonio. El buen suceso de esta
idea fu6 confiado por Santa Cruz al brigadier marquis de Casa-
Calvo, secundado por Jose Maria de la Torre, Antonio L6pez
G6mez y tres naturalistas. De la Torre y L6pez G6mez debian
levantar los pianos de puertos y surgideros e inquirir noticias
tiles acerca de todos los ramos de importancia para el servicio
y bien piblicos. Los naturalistas formarian colecciones de los
ejemplares que encontrasen en los partid&s de Sotavento.
La expedici6n destinada a Vuelta Abajo por el conde de
San Juan de Jaruco y de Santa Cruz de Mopox parti6 de La
Habana. Llevaba todos los auxilios que requeria para su buen
ixito y las instrucciones entregadas por el Conde al marquis
de Casa-Calvo. Pero la intense alarma que en La Habana pro-
dujo el aviso official de que plaza podia ser sitiada por fuerzas
britinicas constrifi6 a Jaruco a ordenar que Casa-Calvo y sus
acompafiantes, ya a treinta leguas de distancia, regresasen a la
capital de la isla, a fin de ayudar al Capitin General, el conde
de Santa Clara, a rechazar a los enemigos. Felizmente, nada
grave ocurri6 y la normalidad qued6 restablecida. Cuando Ja-
ruco se disponia a reanudar el empefio relative a los partidos
de Sotavento, el Marques fu6 destinado a servir fuera de Cuba.






PINAR DEL RIO


Pero Jaruco no se detuvo. Dividi6 el trabajo que habia de efec-
tuarse: encarg6 a Jose Maria de la Torre y Antonio L6pez G6-
mez la ejecuci6n de lo tocante a reconocimientos y pianos y pi-
di6 a los naturalistas que realizasen sus investigaciones por si
solos.
3
En el puente entire los siglos xvm y XI emprendieron Jos6
Maria de la Torre y Antonio L6pez G6mez el reconocimiento
que les habia encargado el conde de San Juan de Jaruco y
de Santa Cruz de Mopox. De la Torre, capitin de infanteria de
Cuba, conocia el pais del poniente, donde habia estado como
teniente de gobernador de Filipina. L6pez G6mez era hombre
estudioso, llamado a colaborar eficazmente con el Capit6n.
Ambos recorrieron el tramo entire La Habana y Mariel hacien-
do ligeras observaciones sobre los puertos de Baracoa y Banes
y las tierras existentes hasta el torre6n levantado en la punta
de Barlovento de la bahia de Mariel. Ya en este lugar inicia-
ron lo esencial de su trabajo, consistent en examiner el litoral,
apreciar el valor del suelo, sopesar la importancia de los demas
recursos naturales y levantar algunos pianos y mapas.
La expedici6n de Jos6 Maria de la Torre y Antonio L6pez
G6mez a Vuelta Abajo tuvo numerosas escalas. La primera fu6
la del puerto de Mariel. De alli sigui6 el reconocimiento por la
banda del norte de la region. Despu&s de much andar, ya en
la aldea de Mantua, los investigadores se dirigieron al espinazo
de Filipina y llegaron a Guane, humilde poblaci6n llamada
oficialmente Filipina. Al proseguir el recorrido, partiendo de
Guane con direcci6n al saliente, se encontraron en la vertiente
meridional de la cordillera de montafias de los partidos de
Sotavento.
De la Torre y L6pez G6mez fueron llevando al papel el
resultado de sus observaciones en el poniente. La minuciosa
visit iba dando lugar a una extensa memorial. Este manuscri-
to, acompafiado de pianos y mapas, comprendi6 conclusions
acerca de puertos, hatos, corrales, sitios de labranza, aldeas,
realidades y posibilidades.







LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO


Tres meses invirtieron De la Torre y L6pez G6mez en re-
correr el extreme occidental de Cuba. Realizaron el viaje de
ida y vuelta entire La Habana y Filipina entrando en Vuelta
Abajo por Mariel y saliendo por Guanajay. Desde Mariel hasta
el partido de Mantua avanzaron a la vista del mar o muy cer-
ca del literal. De Mantua a Guanajay marcharon sobre la ruta
que adquiria la condici6n de camino central o real de Vuelta
Abajo, a considerable distancia de la costa. A lo largo de la
dilatada region visitaron puertos, surgideros, haciendas, aldeas,
curatos, vegas y bafios medicinales. Consideraron dignos de
atenci6n los siguientes lugares, situados sucesivamente en el
recorrido desde que pusieron sus plants en Mariel hasta que
dejaron atras a Guanajay: puertos de Mariel y Cabafias, surgi-
dero de Ortigosa, puerto de Bahia Honda, haciendas Bahia
Honda, San Diego, San Miguel, Las Pozas y Rio del Medio,
curato de Cacarajicara, surgideros de Hinojal y Piedras, posesio-
nes San Marcos, Buenavista y Rio de Puercos, cala de Berra-
cos, posesiones Rio Blanco, Berracos, Rosario, San Cayetano y
Sitio de Morales, haciendas Malas Aguas, Santa Lucia, Rio del
Medio y Baja, curato de Baja, caserio de Macurijes, posesiones
Ceja de Natarro y Santa Isabel de Borrego, surgideros de La
Cana y Santa Isabel, hacienda Malcasado, aldea de Mantua,
hacienda Los Arroyos, posesiones de Montezuelo y Sansuefias,
aldea de Filipina, haciendas El Valle, Pinal Alto, Martinez, San
Juan y San Sebastin, aldea de San Juan, haciendas Rio
Seco, Rio Feo y San Mateo, aldea de Pinal del Rio, haciendas
Pinal del Rio, La Jagua y Consolacion, aldea de Consolaci6n,
hatos Santa Maria, Hatillo y Herradura, baiios de San Diego,
aldea de Los Palacios, posesiones El Ciego, Bacunagua, Santa
Cruz y Matamoros, aldea de Los Pinos, vegas de San Crist6bal,
haciendas Yaguasas, Teneria, Santo Cristo, Guanacaxe y Rio
Grande, curato de Pueblo Nuevo, baiios de San Juan y aldea
de Guanajay.

4
El reconocimiento de Vuelta Abajo efectuado por disposi-
ci6n del conde de San Juan de Jaruco y de Santa Cruz de
Mopox puso de manifiesto que los partidos de Sotavento ape-






PINAR DEL RIO


nas habian progresado en el cuarto de siglo corrido desde la fun-
daci6n de Filipina. El vasto territorio continuaba dedicado casi
exclusivamente a la cria de.ganados. Las numerosas haciendas
y posesiones situadas sobre la line de la muy cerrada curva
cuyos extremes habian sido fijados en Mariel y Guanajay no
eran mas que una pequefia parte de las que al oeste de La
Habana se hallaban pobladas con reses y puercos, de los que
cuidaban poquisimas personas. Y la Vuelta Abajo de princi-
pios del siglo xx se diferenciaba escasamente de la de dos cen-
turias atrAs. Era un pais poco menos que desierto el que pre-
sentaba la aldea de Mantua como la primer poblaci6n por la
banda del norte en el largo trecho medido entire La Habana y
la region cercana al cabo de San Antonio.
Los hatos y corrales influian ligeramente en el aumento de
la poblaci6n humana. Las labranzas de tabaco no crecian ni en
cantidad ni en area. Cada uno de los curatos de Cacarajicara,
Baja y Pueblo Nuevo consistia en un mal albergue con preten-
siones de temple y en una miserable choza. Los bafios de San
Diego, ricos en azufre, s6lo daban lugar a que a orillas del rio
de igual nombre se levantasen anualmente, al comienzo de la
primavera, unos ranchos o bohios de yaguas y pencas de pal-
ma, destruidos por el fuego al final de la temporada. Las ocho
aldeas existentes desde Mantua hasta Guanajay no pasaban
de remedos o tentativas de poblaciones.
Lo que cada una de las aldeas de los partidos de Sotavento
tenia en los albores del siglo Xx era misbrrima expresi6n de
esfuerzos dedicados a former nicleos de poblaci6n humana.
Mantua, de veintid6s o veinticuatro mal formadas casas de
guano, con una parroquia dedicada a Nuestra Sefiora de las
Nieves. Guane o Filipina, catorce casas y su parroquia, todas
de guano. San Juan, de diez a doce casas de guano. Pinal del
Rio, de veinte a veinticinco casas y su parroquia, todas de
guano. Consolaci6n, de ocho a diez casas de guano y su parro-
quia. Los Palacios, de diecisiis a veinte casas de guano, con
su parroquia. Los Pinos, de seis a ocho casas de guano en me-
dio de una dilatada sabana. Guanajay era un pequefio pueblo
cuyos arranques anunciaban algin progress.






LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO


Las observaciones hechas por Jos6 Maria de la Torre y
Antonio L6pez G6mez fijaron las peculiaridades de distintos
lugares de la parte de Vuelta Abajo por ellos visitada. En la
memorial presentada al conde de Mopox -reducci6n del largo
titulo de San Juan de Jaruco y de Santa Cruz de Mopox-
consignaron hechos y circunstancias por los cuales llamaban la
atenci6n parajes que ellos acababan de ver. Mariel, por los
almacenes donde algunos particulares depositaban azicares, por
las condiciones de su suelo para labrar una poblaci6n y por su
buen puerto, que frecuentaban embarcaciones procedentes del
Golfo de Mexico y de las costas orientales de la America con-
tinental espafiola. Cabafias, por la fertilidad de sus terrenos,
por la riqueza de sus bosques, por sus muchos ingenios de
fabricar az'car y por la situaci6n de la peninsula denominada
Cayo de Juan Tomis, situada frente a la boca de la bahia y
apropiada para el establecimiento de un centro urban. Bahia
Honda, por ser el mejor entire todos los puertos a Sotavento
del de La Habana. Las haciendas y posesiones existentes al
oeste de Bahia Honda, por su feracidad y la hermosura de
su vasta fronda. La cala de Berracos, por ser esfera de acci6n
de corsarios enemigos. La region siguiente hasta Mantua, por
el exceso de tierras aridas y baldias, por la abundancia de
pinos y encinos y por las ventajas que ofrecfa para el estable-
cimiento de grandes homos de alquitrAn y brea. Mantua, por
ser pais pauperrimo, no obstante la buena calidad de sus ta-
bacos, cuyo cultivo esperaba auxilios semejantes a los depa-
rados a los labradores de otros partidos. Filipina, por correr
en sus cercanias el caudaloso rio Cuyaguateje. San Juan, por
las vegas productoras de los especiales tabacos conocidos en
La Habana con el nombre de San Juan y Martinez. Pinal del
Rio, por ser la residencia del teniente de gobernador de la
jurisdicci6n de Filipina y por estar rodeada de vegas donde
se cosechaban regulates tabacos. Consolaci6n, por la existen-
cia de palmas barrigonas y rios de buenos raudales en sus in-
mediaciones. Los Palacios, por hallarse en las mirgenes del
rio de su nombre y por la utilidad de los terrenos de la co-
marca para la cria de ganados. Los Pines, por estar circun-
dada de palmas canas, guanos negros y cejas de monte bajo.






PINAR DEL RIO


Guanajay, por ser su iglesia parroquial uno de los mejores
edificios de los partidos de Sotavento y por su acertada de-
lineaci6n.
La tarea ideada y asumida por Jaruco y Mopox era funda-
mentalmente civilizadora. Los auxiliares suyos que recorrieron
los partidos de Sotavento no perdieron de vista ese caricter de
su trabajo. No se limitaron a observer y relatar. Extendieron
el trabajo de sus mentes a apuntar la posibilidad de mejorar la
producci6n. Sabian que la cria de reses y puercos constituia
el principal valor econ6mico de Vuelta Abajo, y no aconse-
jaron desechar la industrial pecuaria. Pero vieron modo ficil
de sacar mejores provechos de la tierra occidental, y sefialaron
la oportunidad y conveniencia de repartir en pequefios lotes
ciertos predios entire labradores e incrementar algunos cultivos,
principalmente el de la cera y el del tabaco.

5
En las comarcas del poniente la cera se obtenia ficilmente.
Habia colmenares compuestos de doscientos y hasta de qui-
nientos corchos. A los pocos afios de introducida esta industrial
en Cuba eran notables sus progress en algunos de los par-
tidos de Sotavento. Pero much mis se alcanzaria adoptin-
dose las reglas y atenciones exigidas por un fruto tan itil y
delicado.
La pugna entire criadores de ganado y labradores de ta-
baco constituia casi un estado de guerra en Cuba. En Vuelta
Abajo la peor parte de esta guerra correspondia a los vegueros.
El siglo xvm di6 a los perseguidos agricultores nuevas armas.
Dos reales cidulas de 1798, libradas en 11 de marzo y 24 de
septiembre, tendieron a amparar a los cultivadores de tabaco.
La primer estableci6 que las tierras situadas en las mirgenes
de los rios en toda la extension bafiada por sus aguas debian
considerarse bajo el dominio privativo de la Corona, y no de
los hacendados, como estos pretendian. Y la segunda clara-
mente dispuso que se protegiese a los labradores de tabaco por
el gran beneficio que se derivaba para el Estado. Vuelta Abajo,
que ya tenia en su favor el reconocimiento del hecho de pro-






LOS PARTIDOS DE SOTAVENTO


ducir la mejor hoja de la isla -la que llegaba a la plaza de
La Habana con el nombre de Guane alcanzaba los mis altos
precios- podia esperar el aumento de su poblaci6n, entonces
en extremo exigua.
Por el n6mero de sus habitantes, Vuelta Abajo entr6 en el
siglo xix sin verse libre de las trabas sufridas durante cerca de
trescientos afios, los mismos que ievaba el resto de Cuba bajo
la acci6n, ya enirgica, ya dibil, de los colonizadores espafio-
les. Los factors de civilizaci6n no dejaban de ser raquiticos.
Y parte de lo poco nuevo que aparecia aci o alli dificilmente
podia tenerse por element creador.
Ingenios de fabricar azucar y esclavitud de la raza negra
eran terminos equivalentes en el ordenamiento econ6micosocial
de Cuba desde los primeros tiempos de la presencia de gente
blanca en la isla. En el caudal hereditario de la d6cima oc-
tava de las centuries cristianas en las comarcas situadas al oeste
de La Habana se contaban los molinos azucareros de Mariel,
Cabafias y Bahia Honda. Claro estaba que en la parte oriental
de Vuelta Abajo la poblaci6n iba en aumento. Pero los nue-
vos habitantes eran infelices siervos arrancados a las costas de
Africa y descendientes de semejante inmigraci6n no menos ex-
poliados. Cosas, y no hombres, se introducian en los campos
de cafia y en los trapiches productores de azicar.
Alguna poblaci6n lacustre o semilacustre habia en cayos
adyacentes a la region de Vuelta Abajo. En los de Jutas y
Berracos moraban grupos de pescadores con sus families. Sin
embargo, esto carecia de trascendencia. Entre tales pescadores
no faltaban individuos dedicados al contrabando.
En la memorial presentada por Jos6 Maria de la Torre y
Antonio L6pez G6mez al conde de San Juan de Jaruco y de
Santa Cruz de Mopox se evidenci6 que los partidos de Sota-
vento seguian desiertos. En realidad, no eliminaban esta con-
dici6n negative de la vida de Vuelta Abajo las contadas al-
deillas y las dispersas chozas que se perdian en las dilatadas
comarcas del oeste de La Habana.
Las buenas razones consideradas por el marquis de la To-
rre para intentar la colonizaci6n real de las comarcas mis occi-
dentales de Cuba no habian desaparecido. Presentes se hallaban






72 PINAR DEL RIO

ain las realidades, feas unas, hermosas otras, que el fundador
de Filipina habia tenido en cuenta para echar a andar una sa-
ludable y previsora iniciativa. Por consiguiente, las posibilida-
des avizoradas podian ser aprovechadas en un decidido afin
transmutatorio. El siglo reciin estrenado, con el concurso del
absolutismo ilustrado que se albergaba en la Capitania Gene-
ral, estaba llamado a pautar la suerte de los partidos de So-
tavento.












CAPrrTULO VI
LA SUPRESION DE LA FACTORIA FAVORECIO
LA COLONIZACION

1
SOBRE SER exigua su poblaci6n, la jurisdiccidn de Filipina su--
fria las consecuencias de la infecunda rivalidad a que se habian
entregado algunas de sus comarcas. La gente que vivia en las
mirgenes del Cuyaguateje no perdonaba a la establecida en
las inmediaciones del Guami el haber absorbido los pobres ofi-
cios pdblicos anejos a la Tenencia de Gobierno. Pinal del Rio
vegetaba como Guane, pero Guane vivia resentido por no ser
ya el asiento de la primera y casi 6nica autoridad de la region.
Y lo peor de todo esto se hallaba en la ausencia de afanes en--
derezados a suplir las esteriles querellas con hechos creadores.
En los albores del siglo xx, Filipina tenia unos cuatro mil
habitantes. Una parte de elos se agrupaba en media docena
de humildisimas poblaciones, que estaban lejos de sumar cien
chozas. Los demas vivian diseminados en los antiguos hatos y
corrales y en los incipientes sitios de labranzas, generalmente-
tabacales. Fcilmente podia advertirse lo fortuito de la acu-
mulaci6n de moradores, evidenciado por la escasez de fami-
lias y el exceso de varones respect de hembras. Una coloni-
zaci6n verdadera tropezaba con dificultades que tenian siglo&
de existencia.
En el extreme oriental de Vuelta Abajo, fuera de los limi-
tes de Filipina, acaso por la cercania a la capital de la isla, se
exhibfan trabajos de real colonizaci6n. Junto al puerto de Ma-
riel se manifest cierta actividad con fines urbanos. Se acot6
terreno para un pueblo. Se levant un piano. Se establecieron
algunas families. Y agents de la Corona y ministros de la
Iglesia intervinieron en los actos que en el primer lustro del
73






PINAR DEL RIO


siglo Xx dieron vida y forma al pensamiento de adelantar la
aldea de Mariel.
2
La protecci6n brindada por la Corona a los labradores de
tabaco asignindoles las mirgenes de los rios di6 lugar a gra-
ves complicaciones. Los vegueros, que ya obligaban a los ga-
naderos a defenders en retirada, interpretaron a su conve-
niencia aquello de las mirgenes de los rios. Por mirgenes de
los rios quisieron entender todos los terrenos contiguos a las
vias fluviales, no obstante el texto legal que las habia defini-
do como la extension bafiada en las crecientes. Partiendo del
concept de que eran realengos los terrenos vecinos a los rios,
consideraron que podian apoderarse de ellos arbitrariamente,
como de cosa sin duefio, y que realizaban una acci6n laudable
despojando de tales predios a los hacendados. Semejante con-
clusi6n engendr6 innumerables conflicts, pero ampli6 extra-
ordinariamente la 6rbita de los agricultores que Vuelta Abajo
necesitaba para crecer y adquirir caricter de region civilizada.
La Real Factoria de Tabacos era arma de double filo. Por
su condici6n de instrument del monopolio mercantil creado
en provecho de la Corona y sus privilegiados, enervaba el es-
piritu de empresa y malograba iniciativas lamadas a ser fe-
fundas. Por la circunstancia de tener a su servicio hombres de
capacidad y experiencia, contribuia a la mejora de la tcnica
del cultivo tabacalero. Guane o Guane del Sur y Mantua o
Guane del Norte producan hoja muy apreciada en La Habana,
y la Factoria estableci6 sucursales en ambos partidos. Pero la
Factoria dist6 much de propiciar el progress de Vuelta Abajo.
Parajes ventajosamente conocidos como productores de exce-
lente tabaco y con vegas abiertas desde el siglo xvm -Bayate,
San Juan de Contreras, Sitio de Herrera y San Crist6bal- no
recibian estimulo alguno para aumentar sus labranzas, fuente
del auge de la poblaci6n.
Una autoridad egregia en la economic patria, Francisco de
Arango y Parrefio, emiti6 en el afio de 1805 sustandales opi-
niones acerca del cultivo y el comercio del tabaco de Vuelta
Abajo. Entre los fumadores cubanos habia gran predilecci6n





SUPRESION DE LA FACTORIA


por el tabaco logrado en las vegas naturales o bafadas por al-
gunos rios del extreme occidental de la isla. El tabaco de
Guane alcanzaba alto precio, y era tan demandado que mis
de la mitad de cada cosecha se vendia a espaldas de la Fac-
toria con destino a torcedores de La Habana. Si a todo esto se
afiadia que las labranzas de tabaco se hallaban al alcance del
pobre no menos que del rico, y que admitian indiferentemente
a un agricultor y a muchos, y que daban ocupaci6n al viejo y al
nifio, al var6n y a la hembra, y que para su establecimiento y
subsistencia casi no necesitaban capitals, puesto que se com-
ponian s6lo de terrenos, trabajadores y barracas, bien se veia
que el cultivo de la fragante hoja podia ser fuente de crec-
niento y prosperidad para los partidos de Sotavento.

3
Las Espafias pasaban por los apuros y ensayos inherentes a
las conmociones politicosociales ensefioreadas de Europa. De la
Espania de Europa legaron a la Espafia de Am&rica la letra y
el espiritu de nuevas instituciones. Cuba las recibi6. Desde La
Habana empezaron a extenderse al resto de la isla. Pero los
efectos de la ley de leyes de la monarquia hispinica no Ilega-
ron a Vuelta Abajo. Los ayuntamientos constitucionales co-
rrespondientes a algunos partidos no pasaron de meras ten-
tativas.
Los partidos de Consoladcin del Sur, Consolaci6n del Nor-
te, Pinal del Rio, San Juan o San Juan y Martinez, Guane del
Sur, Guane del Norte o Mantua y Baja -eso era la jurisdicci6n
de Filipina en los comienzos de la segunda d6cada del siglo xx-
avanzaban lentamente. En cambio, por la parte oriental de
Vuelta Abajo eran mis visible las sefiales de progress. El pue-
blo de Guanajay contaba en 1813 con mil habitantes y su
partido, que se extendia hasta Bahia Honda, tenia entire ocho
y diez mil. Mariel Ilamaba la atenci6n por su celo urban: en
lMariel se prohibit fabricar casas de guano en el perimetro de
la aldea.
Jose de Aguilar, teniente de gobernador de Filipina o Fi-
lipinas -el plural alternaba con el singular en los papeles ofi-





PINAR DEL RIO


dales-, asumib la area de hacer un censo de los moradores
de su jurisdicci6n, con distinci6n de sexos, colors y classes.
Acometi6 su trabajo en 1819. Lo comenz6 en el partido de
Los Pinos, que comprendia a San Crist6bal y Candelaria. Lo
continue y complete con los partidos de Los Palacios, San Die-
go, Consolaci6n del Norte, Consolaci6n del Sur, Pinal del Rio,
San Juan y Martinez o San Juan de Martinez, Guane, Man-
tua y Baja.
Aguilar empadron6 13,026 habitantes. Blancos: 3,414 va-
rones y 2,457 hembras. Libres de color: 1,921 varones y 1,600
hembras. Esclavos de color: 2,585 varones y 1,049 hembras.
Dividi6 la poblaci6n de color en pardos, negros criollos y ne-
gros bozales. Entre los esclavos los bozales excedieron a los
criollos. Aguilar consign tambi6n las almas de cada partido.
El de Los Pinos -San Crist6bal y Candelaria conjuntamente-
tenia 2,308. El de Los Palacios, 593. El de San Diego, 582.
El de Consolaci6n del Norte, 550. El de Consolaci6n del Sur,
2,346. El de Pinal del Rio, 2,318. El de San Juan y Marti-
nez, 1,648. El de Guane, 1,522. El de Mantua, 806. El de
Baja, 353. La situaci6n servil de mis de la mitad de los hom-
bres y mujeres de Filipina respondia al regimen social impe-
rante en Cuba. Pero el hecho de que el n6mero de los de esa
clase fuese ligeramente superior al de los blancos constituia
un dato relacionado de manera estrecha con el cultivo del ta-
baco, que, a diferencia del de la cafia de az6car, no requeria
como condici6n esencial el trabajo de gente esclava.
El fen6meno demogrifico inherente a la inestabilidad de
parte de la poblaci6n de Filipina qued6 de manifiesto en el
censo de Aguilar. El n6mero de los varones seguia siendo su-
perior al de las hembras, no ya respect de los esdavos, en
gran parte importados de Africa, sino tambi6n en cuanto a las
personas blancas y a las libres de color. Muchos de los hom-
bres empadronados en Filipina estaban alli de transito o por
lo menos sin el firme e irrevocable prop6sito de quedarse, y
habian dejado atris, fuera de la region, a sus respectivas fa-
milias. La antigua tierra yerma era en 1819 tierra de transit
para no pocos de los que la ocupaban.







SUPRESION DE LA FACTORIA


No limit Aguilar su investigaci6n al empadronamiento de
los habitantes de Filipina. Quiso conocer y dar a conocer lo
que los hombres llevaban hecho por el progress de los inte-
reses materials y morales de la jurisdicci6n de su mando. En
toda ella habia mil seiscientas cuarenta y dos casas, nueve igle-
sias, dos oratorios, dos ermitas, diez sacerdotes, dos escuelas
de nifios con treinta y un asistentes, dos de nifias con diecisbis
alumnas, un m6dico, doce cirujanos, una botica, treinta y una
panaderias, veintisiis pulperias, diez almacenes de clase varia
y siete tiendas de diferentes articulos. De las expresadas casas
de Filipina, ciento setenta y siete correspondian a sus aldeas.
Los partidos de San Diego y Consolaci6n del Norte carecian de
poblaci6n urbana.
El censo de Aguilar dej6 exhibida la realidad de que la te-
nencia de gobierno de Filipina se habia extendido hacia el este.
La comarca comprendida entire Los Palacios y Candelaria es-
taba agregada a la region delimitada por el marquis de la
Torre. Bien pudo parecer que se pretendia mantener bajo una
sola regencia local las tierras de Vuelta Abajo en que mas se
sentia la inclinaci6n a cultivar tabaco.
Las aldeas de Filipina no salian de la condici6n de meros
grupos de casas, casi todas de guano. La existencia de grandes
hatos y corrales en torno a un pueblo en formaci6n entorpecia
el crecimiento de este. El hacendado que no vivia en la ciu-
dad de La Habana levantaba en medio de su propia dehesa
algo asf como un castillo feudal, y nada tenia que buscar en
las chozas del pueblecillo inmediato, a no ser el past espi-
ritual y la administraci6n de justicia, absteniindose de ser un
vecino pudiente de la cabecera de su partido.
En los partidos de Vuelta Abajo adscritos a la jurisdicci6n
de La Habana se alzaban algunas poblaciones. La principal de
todas era Guanajay. La seguian las de Mariel, Cabafias, San
Diego de N6fiez y Bahia Honda. En ellas se dejaban notar
dos influencias: la proveniente de la cercania a la capital de
la isla y la debida a la economic azucarera. El cultivo de la
cafia y la fabricaci6n del dulce eran fuentes de riqueza supe-
riores a las constituidas por las labranzas de tabaco y la cria
de ganados. Las labranzas de tabaco en Filipina se hallaban






PINAR DEL RIO


sujetas al esfuerzo de agricultores desvalidos. La cria de gana-
dos en Filipina y fuera de Filipina s6lo daba ocupaci6n a con-
tados vaqueros y porquerizos. En el tiempo que corria no era
possible establecer parang6n entire el partido de Guanajay y
cualquiera de los de Filipina, ni entire las normas adoptadas
para el desarrollo de Mariel y las empleadas para el desenvol-
vimiento de las aldeas comprendidas en el censo del teniente
de gobemador Jos6 de Aguilar. Aun predominando la esclavi-
tud en los lugares donde habia ingenios de elaborar azicar, era
peor la situaci6n en aquellos en que la iniciativa y el empefio
privados no eran atendidos ni protegidos por los agents de
la Corona.
4
Desde el 23 de junior de 1817, Fernando VII habia dispues-
to: a) la abolici6n de los privilegios de la Real Factoria de Ta-
bacos de La Habana; b) el desestanco de tabacos de Cuba;
c) la libertad del cultivo, de la venta y del tr6fico de toda
clase de tabaco en la isla. En el decreto comprensivo de tama-
fias franquicias tenia establecido que la vigisima parte de la
cosecha era el tribute real que debia pagarse. Aunque esto
resultaba en sumo grado oneroso para 16s labradores de tabaco,
el derecho de contratar sin cortapisas cre6 beneficios que pe-
'saban mAs que el impuesto que gravaba sus frutos.
El regimen de libertades con que fueron favorecidos el cul-
tivo y el comercio del tabaco no pudo dejar sentir inmediata-
mente su bienhechora influencia. Males arraigados en el curso
de un siglo estaban llamados a desaparecer, pero no con la ra-
pidez deseada por aquellos que los habian sufrido. La Facto-
ria habia contribuido a mejorar la t6cnica tabacalera. Tal era
el nico servicio por ella prestado a una buena economic. En lo
demis los efectos del monopolio eran tan perniciosos como
profundos. Vuelta Abajo los experiment en perjuicio y con
daiio para sus escasos pobladores y para su incipiente riqueza.
Francisco de Arango y Parrefio habia sefialado la gravedad
de los males provenientes de la Factoria. Lo peor para el ve-
guero no habia consistido en los sobresaltos y riesgos del cultivo
y abono de la plant, expuesta a ser destruida en una sola no-






SUPRESION DE LA FACTORIA


che: lo peor para el veguero habia estado en la Factoria. En
la Factoria habia tenido que pender la estimaci6n de cada co-
secha del juicio del official llamado a reconocerla, y no siempre
la probidad de semejante mortal se habia hallado a la altura
de los legitimos intereses del infeliz labrador.
La Factoria habia mantenido al veguero de Vuelta Abajo
sin capital ni cr6dito. El veguero, a lo sumo, juntaba su acti-
vidad a la de otros, muy pocos siempre, y lograba por todo fru-
to del sudor de su frente siete u ocho onzas anuales. Para
obtener mayor rendimiento necesitaba ocultar su cosecha y
venderla como contrabando. Se vestia en los dias de labor
con pantal6n y camisa de la tela llamada rusia y en los de fies-
ta con piezas de la denominada listado. Calzaba zapatos de
cuero de verraco. Cubria su cabeza con un pafiuelo. Su mujer
no gozaba de mejor suerte: sus ropas eran burdas, no usaba
ci6n y riqueza con una lentitud incongruente con las excepcio-
medias y solia andar descalza.
La pobreza del individuo se reflejaba en su Ambito. La
Real Factoria de Tabacos era en gran parte responsible del
atraso de Filipina en el largo period contado desde su funda-
ci6n hasta los primeros de los afios siguientes a la abolici6n de
la combatida instituci6n. Los partidos de Sotavento, tan aptos
para el fomento de vegas de tabaco, habian crecido en pobla-
nales condiciones del suelo para el cultivo de la aromitica hoja.
Cuando se percibieron en Vuelta Abajo las buenas conse-
cuencias de la abolici6n de los privilegios de la Real Factoria
de Tabacos se produjo como una revision de los elements de
la humilde economia de la casi desierta region. En el partido
de Mantua las vegas de Bayaji y Cabezas de Horacio, produc-
toras de hoja suave y fragante, cedieron en importancia a las
de Montezuelo, donde empez6 a cultivarse una rama de ma-
tiz llamado en el lenguaje de los traficantes colorado, muy
apetecida por consumidores extranjeros. El valle de Montezuelo
pas6 a ser campo de fecunda actividad agricola, superior a la
que habia existido en Bayaja y Cabezas de Horacio. El caso
de Mantua se repiti6 en otros partidos. Naturalmente, nue-
vas vegas significaban mAs poblaci6n y mis posibilidades de






PINAR DEL RIO


riqueza. La supresi6n del monopolio tabacalero favorecia la co-
lonizaci6n del extreme occidental de la isla.
Con los provechos derivados de la eliminaci6n de pernicio-
sos privilegios advinieron en Vuelta Abajo los que provenian
de una political de la Corona favorable a la agriculture en el
conflict de esta con la ganaderia. Una real orden firmada en
Madrid en 16 de julio de 1819 y su cumplimiento despejaron
el horizonte de los labradores de tabaco. Femando VII mand6
que se respetasen como titulos legitimos las mercedes de tie-
rras acordadas por los cabildos hasta 1729 y que se entendiera
por just prescripci6n de dominion la posesi6n de cuarenta afios,
quedando en libertad los duefios de tales bienes races para
enajenarlos o destinarlos a los usos que juzgasen convenientes.
A cambio de este beneficio otorgado a los hacendados, los te-
trenos baldios y yermos no poseidos legalmente serfan inven-
tariados con la mira de procurar el mayor cultivo y el aumento
de la industrial y la poblaci6n rurales. Alejandro Ramirez, el
intendente que valia un Potosi, dispuso que la real orden de
16 de julio de 1819 tuviese particular aplicaci6n en la tenencia
de gobiemo de Filipina.
5
La libertad de comercio decretada para los products cuba-
nos y la presencia en la isla de gente laboriosa emigrada de
Santo Domingo concurrieron a expandir el cultivo del cafe en
la mayor de las Antillas. A Vuelta Abajo lleg6 esta utilisima
manifestaci6n de la actividad agricola. Caficultores francohai-
tianos e hispanodominicanos se establecieron en las lomas de
El Cuzco y en otros lugares de la Cordillera de los Organos.
Dilatadas haciendas, pobladas inicamente de ganados hasta el
primer cuarto del siglo i, fueron repartidas sin abuses y a
plena voluntad de sus duefios. El nuevo instrument de ri-
queza oper6 en el coraz6n mismo de la region montaiiosa de
la secci6n oriental de Vuelta Abajo, y sus beneficios se espar-
cieron por ambas vertientes, no menos en Candelaria y San
Marcos que en Cabaiias y Bahia Honda.
A principios del siglo x=x la idea de robustecer la poblaci6n
de San Marcos, en el camino de Vuelta Abajo, habia merecido






SUPRESION DE LA FACTORIA


inusitado apoyo official. El Capitin General, viendo sin hogar
a cerca de nueve mil personas a causa de un gran incendio, ha-
bia trabajado personalmente en el acopio de auxilios para los
damnificados. El Real Consulado y Arango y Parrefio habian
acometido la obra de trasladar families blancas al antiguo co-
rral de San Marcos y repartir parte del mismo entire ellas. En
las postrimerias de la segunda d6cada de la mencionada cen-
turia, San Marcos era lugar visitado por gente que buscaba es-
parcimiento en el campo, y contaba con magnificos cafetales,
que mis parecian jardines que cultivos de plants productivas.
Los partidos de Sotavento salian de una postraci6n tan
grave como larga. Ocurria una desgracia de la magnitude del
total incendio de la aldea de Mantua, en abril de 1821, y gente
que ya se sentia asistida por algo mas que el esfuerzo propio
emprendia la reconstrucci6n. Asumia un Baltasar de Noda
las funciones de capitular del ayuntamiento de Mangas, y su
celo lo conducia a trabajar en la confecci6n de la estadistica
local. Se instalaba en Mariel un cabildo municipal, y el deseo
de difundir la instrucci6n primaria se manifestaba en hechos
saludables. Pasaba el regimen colonial del absolutismo de Fer-
nando VII a la monarquia constitutional, y Guanajay era teatro
de la mudanza en forma tan notoria que en su plaza pdblica,
a semejanza de lo que ocurria en La Habana, se fijaba una li-
pida para recorder la rejura del famoso c6digo politico de Ca-
diz. Ganaba terreno la idea de mejorar la administraci6n de
justicia, y Pinal del Rio contaba con un juez letrado.
El espfritu piblico que fu6 compafiero del restablecimiento
de la constituci6n de las Espafias no posey6 la virtud de ace-
lerar el progress colectivo en los terminos en que lo impulsaba
la iniciativa privada en Guanajay, que entrafiaba un caso ex-
cepcional en Vuelta Abajo. Al declinar el primer cuarto del
siglo xx el partido de Guanajay tenia cerca de diez mil habi-
tantes, mis de un miller de casas, ciento veintid6s ingenious,
unos trescientos cafetales, casi setecientos sitios de labor y al-
gunos colmenares, alambiques y tejares y en la cabecera tra-
bajaba una archicofradia. La asistencia social se exhibia gene-
rosamente y habia escuelas de primeras letras y comercios bien
abastecidos.






PINAR DEL RIO


La abolici6n del estanco del tabaco daba buenos frutos.
En 1822 existian en la jurisdicci6n de Filipina dos mil families
-familias, no hombres intemados en el extreme occidental de
la isla sin ning6n prop6sito de creaci6n- empleadas en el cul-
tivo de la fragante hoja de fumar. Mis de cuarenta mil ter-
cios de la rica rama eran ya logrados en las mirgenes de los
rios, en las cuchillas y en los values comprendidos entire San
Juan de Contreras y Remates de Guane.

6
En ideas y hechos cubanos influla el fen6meno hemisf&
rico que desembocaba en el advenimiento de repiblicas libres
sobre las dilatadas tierras donde Espafia habia gozado de un
colosal imperio ultramarino. La acci6n heroica de las proezas
y creaciones de los libertadores del continent engendr6 en
la isla un movimiento hacia la independencia patria. Soles y
Rayos de Bolivar se llam6 una conspiraci6n organizada en La
Habana y propaganda Intensamente en el seno de la Colonia.
Guanajay, aquel pueblo que era como el primer puesto de en-
tidad en el camino entire la ciudad de La Habana y las vegas
mis occidentales, prob6 lo alerta de su espiritu dando cabida a
tareas subversivas. Las inici6 Martin de Mueses, abogado, juez
de letras de Filipina y revolucionario irreducible. Las conti-
nuaron alli y en otros partidos de Sotavento el propio Mueses y
algunos alteradores de tan alta calidad como la del inquieto
licenciado.
En el iltimo trimestre de 1822 Martin de Mueses se agita-
ba en Vuelta Abajo con la mira de acelerar el fin de la domi-
naci6n de Espafia en Cuba. Busc6 una localidad adecuada para
tan riesgoso empefio, y eligi6 a Guanajay. Necesit6 consortes
leales y eficaces, y los encontr6 en Manuel River6n, Jose Maria
Valdes, Antonio Luis Somodevilla, Anselmo Torres y Manuel
y Crist6bal Gonzlez. Dese6 contar con hombres de pro, y los
tuvo en Valdes y Somodevilla, el uno alcalde constitutional
y el otro comandante de milicias urbanas. Comprendi6 que
sin armas y municiones no podia adelantar sus designios, y se






SUPRESION DE LA FACTORIA


esforz6 por obtenerlas de los cuarteles oficiales y del alcalde
Valdes, depositario de p6lvora y balas.
Los atrevimientos de Mueses se proyectaron hacia el po-
niente, de donde 61 habia salido, grivido de proyectos y deci-
siones, hacia Guanajay. Le pareci6 propicio para su trabajo el
partido de San Marcos. En San Marcos se agenci6 la coope-
raci6n de un comandante de la milicia national. Natural era
que en Pinal del Rio no le faltasen favorecedores. En el asien-
to de la tenencia de gobiemo de Filipina conspire muy seria-
mente Jose Agustin Peralta.
La delaci6n encabezada por medrosos conjurados se alz6
frente a la tentative revolucionaria que guiaba Martin de Mue-
ses en Vuelta Abajo. El celo de servidores de la Colonia hizo el
resto. Hubo persecuciones y hostigamientos. Un military fue
encargado de la pesquisa. Una circel abri6 sus rejas para doce
acusados. Un tribunal de nombre tenebroso, la Real Sala del
Crimen, juzg6 en rebeldia a Mueses y lo conden6 a confina-
miento en Espafia e impuso una multa de mil pesos a Felipe
Merlo, sacerdote cat6lico de Guanajay.
La mano de Martin de Mueses habia regado en los partidos
de Sotavento una semilla nueva. Hablar de emancipaci6n pa-
tria en la Vuelta Abajo de las postrimerias del primer cuarto
del siglo xx era lanzar al viento species peligrosisimas. Los
seguidores de Mueses compartieron con e1 riesgo y ventura.
Estos agitadores dejaron clavado un hito en el principio de
un camino incierto.
7
La caida de los precious del az6car y del cafe produjo en
Cuba a fines del primer cuarto del siglo xx una gravisima cri-
sis econ6mica. AdemAs, el uso y el abuso de las libertades con-
sagradas en la constituci6n del Reino y la presencia de corsarios
mexicanos y colombianos en las costas de la isla, principalmente
en las del extreme occidental -un desembarco de insurgen-
tes en Bahia Honda fu6 causa de extrema alarma p6blica-,
ahondaron la perturbaci6n political en La Habana. Embarazos
econ6micos y excess politicos se reflejaron en el orden social.
El trafico mercantil disminuy6 extraordinariamente. Las quie-






PINAR DEL RIO


bras se sucedieron. La miseria se ensefiore6 del pais. Cente-
nares de hombres ricos dejaron de serlo. Millares de labrado-
res, acosados por la desocupaci6n o por la insignificancia de
sus entradas, emigraron hacia Vuelta Abajo. El primer cen-
tenario de la huida de los vegueros de La Habana hostigados
por Gregorio Guazo era conmemorado con un nuevo 6xodo.
Los humildes agricultores que a principios del segundo cuar-
to del siglo xxx invadian las tierras occidentales de Cuba abri-
gaban la esperanza de encontrar en los partidos de Sotavento
modo de vivir no tan dificil como el que los lanzaba de las in-
mediaciones de La Habana. Esta emigraci6n Ileg6 a ser nota-
ble. En un solo dia, en el camino entire Consolaci6n del Sur
y Candelaria, un caballero cont6 mis de setenta cabezas de
familiar que avanzaban hacia el poniente en busca de suelo don-
de levantar sus chozas para largo tiempo. Los pobladores asi
trasladados a Filipina lucharon en forma varia, ya al amparo
de las reales c6dulas protectoras del cultivo y de la industrial
rurales, ya a viva fuerza frente a la resistencia de criadores de
ganados. Su actividad culmin6 en el establecimiento de multi-
tud de vegas desde Los Palacios hasta Mantua.
Los labradores de tabaco, mejorados con la abolici6n de
los privilegios de la Factoria, tuvieron que seguir batallando
contra la subsistencia de impuestos que cobraba la Corona. El
de la vig6sima de la cosecha mataba estimulos y dificultaba la
prosperidad de los vegueros. Cuando ellos fueron eximidos del
pago de tamafia contribuci6n pudieron career que la supresi6n
del estanco no habia sido una media official s6lo aparentemen-
te enderezada a levantar una de las mejores fuentes de riqueza
de Cuba.
El regimen de libertad en las siembras y en el comercio
del tabaco y la eliminaci6n de impuestos exorbitantes aumen-
taron el volume y peso de este ramo de la agriculture. El
crecimiento del numero de vegas y el ensanche de sus areas
elevaron el valor de las fincas rdsticas en Vuelta Abajo. Todas
las tierras occidentales, asi las conservadas para la ganaderia
como las dedicadas a la producci6n tabacalera, alcanzaron en
pocos afios inusitada elevaci6n en los precious en venta. Ya






SUPRESION DE LA FACTORIA


en Vuelta Abajo se pagaban por una caballeria de tierra mil
pesos, con la adici6n de seis onzas de oro de regalia.
La supresi6n de la Real Factoria de Tabacos favoreci6 la
colonizaci6n de Vuelta Abajo. Desde que el cultivo de la fra-
gante hoja empez6 a experimentar los efectos de la extinci6n
de perniciosas trabas, los agricultores contaron con nuevas po-
sibilidades. Por otra parte, la excelencia de las vegas de los
partidos de Sotavento constituia un poderoso motive de atrac-
ci6n para los labradores. El tabaco de Guane -tabaco de Gua-
ne era el cosechado en privilegiadas parcelas de tierra ubicadas
entire San Juan de Contreras y las cercanias del cabo de San
Antonio- obtenia precious superiores al de cualquier otra pro-
cedencia. Dentro del orden natural de las cosas estaba el he-
cho de que fuese en aumento la poblaci6n de las comarcas
donde semejante fen6meno econ6mico se producia tan espon-
tinea como permanentemente.

8
Atris quedaban los tiempos en que la escasa poblaci6n de
Vuelta Abajo no permitia pensar seriamente en otro medio
de comunicaci6n que un mensajero especial para enviar a La
Habana o recibir de ella una simple carta. En el afio de 1828
ya habia en los partidos de Sotavento moradores en nimero
suficiente para career possible el sostenimiento de un servicio de
correos entire la capital de la isla y la cabecera de Filipina.
Un teniente de gobernador de Filipina, Jose de Aguilar, di-
rigi6 las gestiones enderezadas a organizer bajo un sencillo re-
glamento un correo que hiciese dos viajes redondos cada mes
entire La Habana y Pinal del Rio. Sin aguardar a que la Capi-
tania General diese su aprobaci6n al proyecto, ya el 19 de di-
ciembre de 1828 se inaugur6 este servicio piblico, costeado por
particulares. La casa de la ciudad de La Habana designada para
recibir la correspondencia fui la del comerciante Jos6 Antonio
Diaz de Bustamante, en la calle del Teniente Rey esquina a
la plaza del Cristo.
El sucesor de Aguilar, Jos6 Callava, animado de un salu-
dable espiritu de continuidad, prest6 especial atenci6n al esta-






PINAR DEL RIO


blecimiento del servicio de correos entire Pinal del Rio y La
Habana. Consider el alcance de su utilidad para el Estado y
par la poblaci6n en general. Vi6 claramente las ventajas fac-
tibles para la administraci6n de justicia y para la prosperidad
de la region occidental. Las gestiones de los funcionarios loca-
les triunfaron de dificultades y objeciones. Y el correo terrestre
de Filipina qued6 autorizado como una empresa particular, de
cuyos resultados dependeria que adquiriese caricter official. Con
el criteria de que este ramo de la administraci6n piiblica tenia
mis de renta que de servicio debido a la comunidad, los agen-
tes de la Corona creyeron que hacian lo bastante dando paso
a la iniciativa privada.
A mediados de 1829 qued6 definitivamente establecido el
correo entire La Habana y Pinal del Rio, con sefialamiento de
los pueblos donde se entregaba y recogia la correspondencia,
puntos de su despacho, dias de llegada y tarifa para cartas o
pliegos. Pueblos: Pinal del Rio, Consolaci6n del Sur, Los Pa-
lacios, San Crist6bal y Candelaria. Puntos de despacho: las
administraciones de Rentas Reales en Pinal del Rio y Cande-
laria y las receptorias de Rentas Reales en Consolaci6n, Los
Palacios y San Crist6bal. Dias de llegada: a Pinal del Rio el 8
y el 22 y a La Habana el 3 y el 17 de cada mes. Tarifas: desde
real y medio por una carta de menos de medio pliego hasta cua-
tro reales por cada onza. Los portes se pagaban en los lugares
donde se depositaban las cartas.
Los funcionarios de la Real Hacienda encargados de aten-
der el correo en los pueblos de Vuelta Abajo aceptaron este
trabajo adicional, no retribuido. Uno solo de ellos, el de Can-
delaria, llamado Miguel de Triveondo, consider injusto que se
mandase a servidores del Estado a serlo de una empresa par-
ticular, como era el correo de Sotavento. Triveondo hizo saber
su inconformidad, y sus superiores opinaron y resolvieron que,
en efecto, el no podia ser obligado a realizar tareas ajenas a su
ministerio official. La actitud de Triveondo, por lo mismo que
fu6 discrepante, puso de manifiesto que entire sus colegas de
Vuelta Abajo existia espiritu de cooperaci6n con miras elevadas.
En la tramitaci6n del expediente sobre el servicio de co-
rreos en Vuelta Abajo se habia sentado que la autorizaci6n para






SUPRESION DE LA FACTORIA 87

iniciarlo por particulares tenia, entire otras finalidades, la de
averiguar si seria productive para la Real Hacienda. No se
necesit6 much tiempo para conocer que lo era en terminos
satisfactorios. La renta liquid de los correos de la carrera de
Final del Rio desde el 19 de junio de 1830 hasta el 30 de junio
de 1831 ascendi6 a $ 18,220.50. Bien se vi6 que el Estado podia
asumir con provecho para su tesoro las responsabilidades im-
puestas pot este negocio piblico.
El progress colectivo evidenciado mediante la renta de co-
rreos de la carrera de Pinal del Rio provenia del aumento de
la poblaci6n de los partidos de Sotavento. De nuevo era pre-
ciso admitir que este aumento habia torado fuerza con mo-
tivo de la supresi6n de la Real Factoria de Tabacos. Aunque
los cosecheros de la rica hoja no estaban libres de los males
engendrados por la intervenci6n del Estado en el comercio de
sus frutos, la extinci6n de algunos de los privilegios irritantes
de que eran victims contribuia a la transformaci6n de la
vida de Vuelta Abajo.












CAPITULO IX


EL TABACO CREO RIQUEZA Y CIVILIZACION

1
EL FUNDADOR de Filipina habia reconocido en un document
official que de las vegas abiertas en las mirgenes del rio Cu-
yaguateje salia tabaco del mejor de Cuba. Poco mis de medio
siglo despubs aparecia ampliado ese concept: se admitia que
el tabaco del extreme occidental no tenia rival en la isla. Pero
ya circulaba otra important aseveraci6n: estaba escrito que
terrenos situados al oeste del meridiano de la ciudad de La
Habana, conocidos bajo la denominaci6n provincial de Vuelta
de Abajo o Vuelta Abajo, producian el tabaco mejor del mun-
do, por la belleza del color, la suavidad de la hoja, la facilidad
para arder y la riqueza del aroma.
Ram6n de la Sagra recogi6 y autoriz6 la opinion de que
el tabaco mejor del mundo era cosechado en Vuelta Abajo.
Y e1 mismo cuid6 de aclarar que tan gran privilegio no corres-
pondia a toda la region occidental de Cuba. ID6nde se ha-
ilaban las tierras mis adecuadas para lograr el mejor tabaco
del mundo? La Sagra fij6 con precision los lugares de Vuelta
Abajo que poseian el extraordinario secret. Las tierras que
daban hoja riquisima -tierras que se pagaban a raz6n de
mil pesos y seis onzas de regalia por cada caballeria- se en-
contraban comprendidas en un cuadrilongo irregular, limitado
al este por Rio Hondo o Consolaci6n del Sur, al oeste por el
Cuyaguateje o Mantua, al norte por la sierra madre de la isla
y al sur por la faja de palmas barrigonas situadas paralela-
mente a la costa. A este cuadrilongo atribuy6 La Sagra veinti-
ocho leguas de largo y siete de ancho.
Tabaco se producia en muchas parties de la isla, desde la
region oriental hasta Remates de Guane -el remate de la Cor-






EL TABACO


dillera de los Organos de que hablaban los regidores de San
Crist6bal de La Habana en el siglo xvi-, muy cerca ya del
cabo de San Antonio. Sobre la condici6n de los distintos ta-
bacos cosechados en Cuba tambi6n La Sagra emiti6 parecer.
Los del trecho de Consolaci6n del Sur a San Crist6bal eran
de extremada calidad, segun el lenguaje de los labradores, pero
asperos y fuertes. Los de la zona de San Crist6bal a Guanajay,
con excepci6n de los de Virtudes, eran inferiores. Inferiores
continuaban siendo los cosechados hacia el naciente hasta Hol-
guin y Santiago de Cuba, donde se obtenian algunos de buena
clase. Los del firtil valle de Giiines eran malos para fumar,
pero excelentes para el polvo cuya fabricaci6n en grandes par-
tidas habia establecido la Factoria. En el suelo de Vuelta
Abajo existian vegas como las denominadas El Corojo, en las
mirgenes del rio San Sebastian, productoras del mejor tabaco
del mundo.
Para el logro de exquisite rama de tabaco, la tierra era
esencial desde los tiempos en que esta parte de la agriculture
se hallaba en la etapa de los ensayos. Sin embargo, much
influia ya en las labranzas de tabaco la mano del hombre. Nin-
guna otra de las plants de Cuba causaba mas sobresalto ni
tenia mayores riesgos que la del tabaco. El cultivo del tabaco
iba mereciendo un cuidado t6cnico sin igual en Cuba y casi
sin parang6n en el resto del mundo. La falta de uniformidad
en la producci6n no dependia 1inicamente de la calidad del
suelo: tambien era debida a los modos y medios que rodeaban
el crecimiento de la plant. En Vuelta Abajo no tard6 en ser
axiomitico esto: el mejor cosechero de tabaco era aquel que
mis lo chiqueaba. Chiquear la mata de tabaco, mimarla, poner
much amor en el cultivo de la plant, tan delicada como her-
mosa, era prepararse para obtener hoja sana y bela. La vega
ubicada en la ribera del rio o en la cuchilla de tierra suelta daba
suavidad y aroma. Lo demas debia ser obra del veguero.
Las complejas y largas faenas demandadas por el cultivo
del tabaco -semilleros en tierra virgen, preparaci6n del terre-
no, siembra, resiembra, movimiento de la tierra con la guataca
desde el camell6n hasta el surco, aporque, desbotanado y des-
hijado de la plant y corte de la misma por mancuernas- esta-






PINAR DEL RIO


,ban perdidas si no se abonaba la vega y eran initiles si no se
-cuidaba con esmero y constancia que las matas no fuesen past
de los insects. Fertilizar la tierra era asegurar en parte una
buena cosecha. Vigilar las invasiones de las plagas de gusa-
nos y frustrar su demoledora acci6n era preservar la hoja de
fatales cercenamientos. Luego, recogida y guardada ya la co-
secha, otras delicadas operaciones se sucedian hasta dejar la
fragante rama en el camino del mercado.
Los vegueros de Vuelta Abajo, criollos y naturales de Es-
pafia e Islas Canarias, alcanzaron en el cultivo de la privile-
giada plant aptitudes paralelas al alto concept merecido por
el tabaco de la region. En realidad, el labrador que manejaba
una vega tenia que trabajar --obra de arte y de tiempo- con
inteligencia, amor y virtud: inteligencia para velar rigurosamen-
te el desarrollo de la plant, amor para mimarla como cosa muy
propia y virtud para no sentir cansancio ni desesperaci6n ante
las vicisitudes de la cosecha. Inteligentes, amorosos y virtuosos
eran los menestrales de las riberas de los rios y de las cuchi-
Has excepcionales que producian el mejor tabaco del mundo.

2
La jurisdicci6n de Filipina robustecia su personalidad mer-
ced al hecho de ser productora del mejor tabaco. El resto de
Vuelta Abajo, principalmente la parte comprendida entire Gua-
najay y Bahia Honda, iba siendo poblada bajo la influencia
del cultivo de la cafia y la fabricaci6n del azicar. Guane, San
Juan y Martinez, Pinal del Rio y Consolaci6n del Sur tenian
excelentes vegas. Mariel, Cabafias, San Diego de N6fiez y Ba-
hia Honda podian exhibir extensos cafiaverales y numerosos
ingenious. El sur era pais de pequefias labranzas, especialmen-
te tabacales. El norte albergaba la grande empresa constituida
por las siembras de cafia y su transformaci6n industrial. La
cria de ganados no habia desaparecido, pero estaba menguada
por las vegas, los cafetales y los trapiches.
Un hombre dado a la observaci6n de los fen6menos politi-
cosociales y al cultivo de las bellas letras -por afiadidura hijo
de Vuelta Abajo- estudi6 sobre el terreno las condiciones de






EL TABACO


vida de la region en las postrimerias del primer tercio del
siglo xx. Cirilo Villaverde no veia paridad alguna en la fiso-
nomia de ambos lados de las montafias del pais. La Cordillera
de los Organos era la ancha y abrupta line divisoria de dos
manifestaciones de la civilizaci6n hispanocubana, en grado sumo
disimiles entire si. La llanura del sur, con sus cafetales, dehe-
sas y plantaciones tabacaleras casi hasta el extreme occidental
de la isla, era lo mis ameno y risuefio que podia imaginarse.
Por el norte era tan ispero y ligubre lo que se ofrecia a las mi-
radas de los viajeros que istos Ilegaban a career que pisaban otra
tierra. La mala impresi6n no se atenuaba porque extensas por-
ciones del norte estuviesen cubiertas con cafiaverales y adorna-
das con ingenios azucareros. En la vertiente septentrional de
Vuelta Abajo, comparada con la meridional, parecia mis hi-
medo y cilido el clima, y lucia mas negro y barroso el suelo,
y se hallaban mis oprimidos y maltratados el hombre y la
bestia. Villaverde, nacido en el norte de los partidos de Sota-
vento, se afligia cuando la admiraci6n y la alegria producidas
por la campifia del sur se trocaban al otro lado de la sierra
en disgust y listima.
El tabaco adquiria importancia como fuente de riqueza de
Filipina, prescindiendo de la esclavitud de las personas de co-
lor. En una vega -creaci6n de un labrador criollo, canario o
espafiol- trabajaban el padre de familiar, su mujer y sus hijos,
contents y felices en los afios de buena cosecha al contar las
onzas de oro provenientes del sudor de sus frentes. En cambio,
en un ingenio -rica propiedad del hacendado resident en la
ciudad de La Habana- el trabajo forzado de los hombres y las
mujeres de una raza infortunada era el coadyuvante indispen-
sable del trapiche y de las mulas que extraian de la caria el
dulce que deparaba opulencia al terrateniente. Los cuidados
requeridos pot el cultivo y la selecci6n del tabaco eran tan
suaves y Ilevaderos como rudos y abrumadores eran el corte,
el tiro y las demis faenas inherentes a la molienda de la cafia
de azicar.
Entre la cafia de azicar y la vega de tabaco habia tanta dis-
tancia moral como la existente entire la esclavitud y la libertad.
Sin esclavitud no se queria career en la posibilidad de sostener






PINAR DEL RIO


la primera de las fuentes de la riqueza material de Cuba. La
conservaci6n de la libertad individual era compatible con el
auge del product agricola que esparcia la fama de la isla por
el mundo. Aquel contrast se exhibia enteramente en Vuelta
Abajo. La economic rural de este pais luchaba afn con difi-
cultades maximas.
En 1831 subsistia la vieja pugna entire los terratenientes
dedicados a la explotaci6n de la ganaderia y los labradores ga-
nosos de vivir de su propio trabajo. En los partidos septentrio-
nales de Sotavento, donde los ingenios constituian el principal
y casi Anico rengl6n de la economic, los hacendados se ave-
nian a dar paso a las siembras de cafia, pero vedaban el cultivo
de frutos comestibles. En la Vuelta Abajo del sur, que tan
exquisite tabaco lograba, la mayoria de los vegueros padecia la
miseria causada por la violent oposici6n de los criadores de
reses y puercos a la expansion agricola. El pequefio propietario,
el propietario de una fracci6n de caballeria de tierra, suficiente
para cosechar hoja de fumar y articulos alimenticios, era miem-
bro de una clase nada numerosa. Un funcionario piblico, en-
cargado de estudiar el estado de la agriculture en Vuelta Abajo
en 1831, dictamin6 que era menester la sabiduria del Gobierno
para combinar la 6til y decent ocupaci6n de los habitantes
de las comarcas occidentales con el derecho de propiedad de
los hacendados.
3
Algunos agents conspicuous de la Corona trabajaban por
sacar a los moradores de Vuelta Abajo del atraso y de la po-
breza. La noble inquietud de Jos6 Callava, teniente de gober-
nador de Filipina, se manifesto ante la necesidad, a su juicio
premiosa, de library a Pinal del Rio de la miserable condici6n
de aldea de casas de guano y embarrado e introducir en el te-
rritorio de su mando tiles signos del progress colectivo. Otra
autoridad regional, Tomis de Salazar, tom6 en sus manos y
puso en alto el estandarte de la educaci6n popular. Pero mu-
cho era lo que habia que hacer para mejorar la existencia de
comarcas por hibito abandonadas a sus propios esfuerzos, en
demasia dibiles y modestos. En los comienzos del segundo ter-







EL TABACO


cio del siglo xix s6lo en Mantua, Pinal del Rio y Sumidero,
en toda Filipina, habia establecimientos de ensefianza.
En el extreme de una sabana del norte de Vuelta Abajo,
no muy lejos del mar y al amparo de frondosos y virgenes bos-
ques que se extendian hasta el Pan de Guajaib6n, la aldea de
Las Pozas daba sefiales de vida humana. Era partido rural, al
que se hallaba agregado el antiguo curato de Cacarajicara. Un
capitin pedineo de Las Pozas acometi6 la misericordiosa em-
presa de sostener una bien montada escuela. El funcionario
local, magnifica excepci6n en una clase en que abundaban los
hombres sin cultural ni deseo de adquirirla y difundirla, man-
tenia con su influjo y sus persuasiones la suscripci6n de los
treinta pesos mensuales pagados al maestro, inspeccionaba el
plantel y lleg6 a ofrecer su casa para que la instrucci6n de los
nifios del vecindario no sufriese atraso ni entorpecimiento. Con
amor y respeto correspondian los habitantes de la comarca a
tanta y tan ejemplar filantropia. Este protector de desvalidos,
este noble var6n, grande en la humildad de su oficio pfiblico,
se lamaba Tomas Ceballos. La obra de Tomas Ceballos era
signo de prez y provecho para los moradores de un rinc6n de
Vuelta Abajo desconocido o inexistente para los demis cu-
banos.
El nombre de Filipina pasaba por mutaciones. De las ori-
Ilas del Cuyaguateje habia desaparecido, pues Guane volvia
a denominarse Guane. Lo conservaba la Tenencia de Gobier-
no, cuya cabecera se hallaba en Pinal del Rio. Con frecuencia
se la lamaba Filipina. Y las ya viejas expresiones de nueva
poblaci6n y nueva jurisdicci6n de Filipina derivaron hacia otro
nombre propio: Nueva Filipina. Hasta en los documents ofi-
ciales alternaban Filipina, Filipinas y Nueva Filipina. Lo de
Nueva Filipina iba triunfando.
El partido y el pueblo de Pinal del Rio, que habian tornado
este nombre de la hacienda que les servia de matriz, lo conser-
vaban a despecho de la frecuente inclinaci6n a llamar de la
misma manera a la Tenencia de Gobiemo y a su cabecera.
Pinal del Rio no era eliminado por Filipina, Filipinas o Nueva
Filipina. En cambio, empezaba a experimentar una variante
en su ortografia: empezaba a escribirse -y lo hacia Tranquilino






PINAR DEL RIO


Sandalio de Noda, autoridad respetable- Pinar del Rio en vez
de Pinal del Rio.
4
En el extreme oriental de Vuelta Abajo compartia Mariel
con Guanajay los beneficios del adelanto piblico. Una promesa
feliz constituy6 para Mariel el decreto que habilit6 su puerto,
ya frecuentado por barcos de vapor. Los duefios de los inge-
nios comarcanos, los mis antiguos de Vuelta Abajo, considera-
ban de sobra justificada esta media por el volume de su pro-
ducci6n y la importancia del trafico a que daban vida.
Las vias de comunicaci6n de Filipina iban a la zaga de las
de los partidos de Sotavento que se mantenian agregados a la
jurisdicci6n de La Habana. Era innegable que Filipina avan-
zaba: crecian sin soluci6n de continuidad, aunque lentamente,
su poblaci6n y su producci6n. Pero urgia ensanchar los cana-
les a trav6s de los cuales seria possible acelerar la transforma-
ci6n econ6micosocial de un pais pleno de halagilefias posibili-
dades. En el afio de 1839, teniendo presents los recursos
naturales de Filipina o Nueva Filipina, se consideraba que
Vuelta Abajo podia sostener perfectamente medio mill6n de
habitantes.
En Filipina habia en 1839 mis de treinta mil almas. Asi
y todo, era extraordinaria la diferencia existente entire esta
cifra y la que debia corresponderle en una poblaci6n de medio
mill6n que holgadamente cabia en Vuelta Abajo. El tabaco
creaba riqueza y civilizaci6n. Pero los partidos de Sotavento
demandaban todavia much esfuerzo, mayormente official, para
alcanzar nivel semejante, por ejemplo, al que exhibian los cer-
canos a la ciudad de La Habana. El teniente de gobernador
de Filipina no podia por si solo enterarse de los pantanos que
era menester cegar en cada camino, ni saber las escuelas que ne-
cesitaba una aldea, ni apreciar d6nde era mayor la urgencia de
un puente. Resultaba indispensable la cooperaci6n de todas
y cada una de las comarcas, que podian prestarla mediante el
celo de los capitanes pedineos y los vecinos principles. Y esto
no iba lograndose sino muy paulatinamente.






EL TABACO


La colonizaci6n de Vuelta Abajo avanzaba ain trabajosa-
mente. Algunos instruments de la cultural no eran conocidos
en la region mientras en el resto de la isla tenfan franca acep-
taci6n. En cien leguas de costa se encontraba un solo muelle,
uno solo, debido a iniciativa y esfuerzo privados. Una impren-
ta en Filipina hubiese parecido una maravilla. En la parte-
oriental de Vuelta Abajo, donde la esclavitud de los negros
constituia el principal sostin de la industrial azucarera, la fun-
daci6n de escuelas e iglesias se hallaba al final de los planes
de los pudientes.
En Mariel, Cabafias, San Diego de NAfiez y Bahia Honda
la propiedad inmueble estaba pesimamente repartida. Sin em-
bargo, en esto, que era lo comin en Cuba, no radicaba lo peor:
lo peor radicaba en el hecho de que en las plantaciones de-
cafia y cafe no trabajaban sus duefios, ni las personas de la
clase media, ni siquiera los guajiros: inicamente trabajaban los
esclavos, reducidos a simples instruments de labranza. Con
tales elements de labor se sostenia una multitud de ingenious y
de cafetales. En semejante medio el hombre blanco sin tierra
vivia como un desheredado de la sociedad, acaso de manera.
peor que la que habia acompafiado al desaparecido aborigen.
En los partidos de Sotavento dedicados al cultivo del ta-
baco el nivel de la .existencia humana iba elevindose segin
aumentaba la producci6n. Ya se advertia que las vegas de
ciertos lugares se hallaban tan unidas que sus ocupantes po-
dian hablarse de una a otra. Ya se apuntaba que los moradores
de clase mis humilde poseian disposici6n excelente para inter-
venir en una obra de adelanto colectivo con los hombres ilus-
trados y capitalistas residents en Filipina. Ya se queria sacar
al veguero del mal hibito de surtirse de efectos comestibles en
almacenes o tiendas mixtas en vez de obtenerlos en su predio
entire cosecha y cosecha de tabaco. Ya se sefialaba el peligro
de que este ramo de la agriculture fuese objeto de grandes
empresas, propensas a utilizar el trabajo de los esclavos y a eli-
minar las posibilidades de los labradores pobres. Ya se anhelaba
que las manipulaciones inherentes a la rica hoja constituyesen
la ocupaci6n lucrative de miles de families campesinas, propie-
tarias de pequefias areas laborables.






PINAR DEL RIO


En Nueva Filipina se producia una revoluci6n en el regimen
de la propiedad. En el curso de pocos afios los labradores se
habian armado de coraje suficiente para detentar las tierras
destinadas a la agriculture. El veguero se hacia fuerte en la
lucha contra el ganadero. La tenencia de una pequefia here-
dad daba derechos superiores al mero usufructo. El poseedor
de un predio r6stico dedicado al cultivo del tabaco no encon-
traba inconvenient para trasmitirlo por titulo lucrative y me-
diante escritura piblica. La clase de los propietarios modestos
crecia.
5
No era un hecho vulgar ni intrascendente el de que Vuelta
Abajo tuviese a principios del segundo tercio del siglo xxx hijos
suyos, hombres nacidos en su suelo, con la capacidad y perso-
nalidad necesarias para estudiar las condiciones de vida de la
region y afanarse por su progress. El afio de 1839 alcanz6
el privilegio de ser aquel en que se exhibieron los afanes de
Tranquilino Sandalio de Noda y Cirilo Villaverde endereza-
dos a dar a conocer lo que era Vuelta Abajo, a extinguir o
atenuar males que la region sufria y a propulsar su transfor-
maci6n econ6micosocial. Noda y Villaverde eran daros varones,
que descollaban entire los de una generaci6n que deparaba in-
finitos honors y beneficios a Cuba. Noda, incansable obrero
de la ciencia, procuraba estar siempre al servicio de lo itil.
Villaverde, atraido por el cultivo de las letras, lo combinaba
con el anhelo de hermosear y dignificar los intereses materia-
les y morales de su patria.
De Tranquilino Sandalio de Noda era la creencia de que
en Vuelta Abajo podia morar sin dificultad medio mill6n de
almas. A esta conclusion lleg6 Noda despues de recorrer
de un extreme a otro la region y de ejercitar el poder de ob-
servaci6n privativo de un var6n de genio. Por supuesto, 61
sabia que sin un tesonero esfuerzo human no se obtendrian los
6pimos frutos ofrecidos por el cielo. El cielo habia puesto en
Vuelta Abajo frtiles tierras y abundantes rios. Al hombre to-
caba abrir y reconstruir los caminos necesarios para transitar
por tales tierras y buscar la manera de evitar que las crecientes







EL TABACO


de los rios detuviesen el trinsito regular de los Ilamados a
aumentar y extraer las riquezas del suelo productor del mejor
tabaco del mundo.
Dentro de lo que estaba a su personal alcance obr6 Noda
cuando, en 1839, ofreci6 sus servicios como agrimensor p6blico
al teniente de gobernador de Filipina para realizar gratuita-
mente: a) la mensura de los caminos de la jurisdicci6n; b) la
demarcaci6n de los puntos donde debian erigirse columns o
pilares de piedra, ladrillo o madera fuerte que llevasen la
numeraci6n de las leguas de tales caminos; c) el desempefio
de cualesquiera otros trabajos en relaci6n con los prop6sitos
indicados. Noda no silenci6 la verdad de que el conocia el
pais palmo a palmo y de que habia estudiado su topografia
con una extension y exactitud que no se encontraban ni en los
materials que el Gobierno llevaba publicados. Esto le permi-
tiria conducir su proyecto con mis brevedad que la que pare-
ciese possible. A mayor abundamiento, alli estaba su perenne
disposici6n a emplearse en obsequio del bien comin.
El teniente de gobernador Tombs de Salazar recibi6 con al-
borozo la oferta de Noda. Y, conocedor de las excepcionales
condiciones del diligente agrimensor, solicit de el que diese
mayor extension a su trabajo. Salazar queria que la media y
numeraci6n de leguas en el camino real de Vuelta Abajo prin-
cipiasen en la ciudad de La Habana y terminasen en Mantua
y que comprendiesen tambiin las vias transversales. Noda re-
conoci6 la procedencia de que el punto de partida fuese la
Puerta de Tierra de La Habana, se oblig6 a la mensura del
camino real de Vuelta Abajo que pasaba por Mordazo, Vereda
Nueva, Artemisa, Candelaria, Los Palacios y Pinar del Rio y
seguia hasta Mantua y no rehus6 acometer despuds la de los
caminos transversales y la del real de la banda del Norte. El
Teniente de Goberador elev6 a la Capitania General el expe-
diente formado con motivo del ofrecimiento de Noda, y Joa-
.quin de Ezpeleta lo acept6, bien que con la advertencia --men-
guada y deplorable advertencia- de que se llevase a efecto el
plan en no requiriendo desembolso de los fondos de Propios ni
reparto vecinal.






PINAR DEL RIO


Noda prosigui6 sus gestiones con un nuevo teniente de go-
bernador de Filipina, Manuel de Albo. Sus indicaciones acerca
del plan propuesto y aceptado dejaron ilustrado el conocimien-
to de las principles rutas de la mitad occidental de Vuelta
Abajo, con expresi6n de los puntos donde debian situarse mu-
chos de los hitos. En el camino real de la region, Los Palacios,
Alto de la Jagua, Taberna de Yaguas, Arroyo de la Soledad,
Sabana de Manaca, Vegas de la Herradura, Santa Clara, Arro-
yo Arenas, Encinar de Consolaci6n, Granadillas de Rio Hondo,
Encinares del Ajiconar, Punta de San Juan, Pinar del Rio, Hato
de San Mateo, Filipina o Guane y Mantua. En el camino del
sur, partiendo de Alto de la Jagua, Paso de Santa M6nica, Ca-
guasal, Santa Barbara, Sabana de Talavera, Hato de las Vegas,
Sabana de Portugal, Juan Martin, Sabana de Santiago, San Fe-
lipe, Punta de la Ceja, Paso de la Coloma y Puerto de la
Coloma. Principales caminos transversales eran los de Pinar
del Rio a La Coloma y a Baja, los de Consolaci6n del Sur a
La Coloma, a Boca de San Diego y a La Chorrera y el de San
Diego de los Bafios a La Mulata.
En el tiempo en que Noda se ocupaba en la tramitaci6n de
su proyecto de medir y amojonar los caminos de Vuelta Aba-
jo, con preferencia los de la porci6n occidental, Cirilo Villa-
verde efectu6 el reconocimiento de la secci6n comprendida en-
tre Guanajay y San Diego de los Bafios. Villaverde emprendi6
su excursion a Vuelta Abajo en companiia de Alejandro Mo.
reau, hibil pintor, y Francisco Ruiz, sacerdote cat6lico. Moreau
acababa de Ilegar de Europa y deseaba admirar las bellezas del
pais y recoger ejemplares de historic natural para enviar a
Francia. Ruiz era catedritico del Colegio Seminario de San
Carlos, de La Habana.
El hombre de letras que habia en Villaverde fui anotando
lo que vi6 en su largo recorrido a caballo por los partidos orien-
tales de Vuelta Abajo. IQui habia en cada pueblo, aldea o
villorrio de esta parte del pais? En Guanajay, unas dos mil
setecientas almas, cuya mayoria integraban vizcainos y descen-
dientes de vizcainos, honrados, laboriosos y propugnadores de
los adelantos que la poblaci6n exhibia en sus amplios comer-
cios, buenos edificios y utilisimas mejoras de policia y ornato.







EL TABACO


En San Diego de Nifiez -San Diego de Nfiiez habia tenido la
prerrogativa de nacer con la mis hermosa vivienda de cedro
vista en las montafias de Vuelta Abajo-, una peregrina mezda
de casas de guano y teja, de mamposteria y yaguas. En Quie-
bra Hacha, treinta casas, casi todas de tabla, techadas las pi-
blicas con teja y las particulares con guano. En Cabafias, sesenta
vecinos, empleados mayormente en el trifico de sogas, lefia y
carb6n vegetal. En Bahia Honda, cuarenta casas de mampos-
teria, embarrado y tabla, con tres almacenes de viveres, una
botica, una administraci6n de rentas y correos, una escuela de
ensefianza elemental y pequefias industries de tejido de som-
breros, zapateria, herreria y panaderia. En Las Pozas, menos de
veinte casas, tuteladas por Tombs Ceballos, capitin pedineo y
benemirito educador. En San Diego de los Bafios, no mis que
una rancheria, no obstante la excelencia y celebridad de sus
aguas termales. En Los Palacios, de treinta a cuarenta casas,
con dos hermosas posadas, una linda iglesia y una ancha calle
por la que podian transitar hasta doce carruajes apareados.
En Santa Cruz de los Pinos, dos grandes posadas y dos vi-
viendas particulares. En San Crist6bal, unas casas de emba-
rrado y teja, con espaciosos portales. En Candelaria, el lento y
seguro progress derivado del hecho de ser punto de escala de
quienes viajaban entire La Habana y Vuelta Abajo por el sur.
Las observaciones de Villaverde en su excursion a Vuelta
Abajo reflejaron nefastas realidades, dulces bondades y gratas
posibilidades. El trabajo servil en las comarcas azucareras ate-
rraba. La hospitalidad en hatos y vegas rememoraba la de los
santos tiempos primitives. El desarrollo de un pueblo pasaba
por etapas muy demarcadas: insignificant en el bohio de gua-
no y yagua del hatero, juguet6n en una tabema con cuatro
botellas, incipiente en la morada del mayoral o maestro de az6-
car, presumido en un almacin y alguna industrial modestisima,
juicioso y econ6mico en el pedaneo, educado en el medico y el
boticario y adulto en el tiempo en que levantaba la sagrada
cruz. Guanajay era la primera de las poblaciones de toda
Vuelta Abajo.
Noda y Villaverde expusieron sus conocimientos y ansias
sobre las dos grades secciones geogrificas integrantes del irea






PINAR DEL RIO


de Vuelta Abajo. Noda se adentr6 en las tierras en que se co-
sechaba el tabaco excelente. Villaverde contempl6 principal-
mente las comarcas que tenian ingenios de fabricar azucar.
Noda vi6 con preferencia el sur y el oeste. Villaverde fre-
cuent6 el norte y el este. Estos sobresalientes hijos de Sota-
vento pusieron en claro hasta que punto el tabaco creaba
riqueza y civilizaci6n.
6
Cuanto mis lejos iba quedando Vuelta Abajo de los omi-
nosos tiempos de la Real Factoria de Tabacos, mayor era el in-
cremento de su economic y de su poblaci6n. La libertad para
sembrar la famosa plant y para comerciar con la aromitica
hoja se traducia en riqueza y civilizaci6n. Riqueza y civilizaci6n
en las comarcas occidentales de Cuba eran debidas en gran
media al tabaco.
La Vuelta Abajo de 1840 no era la de 1830, como la de
1830 no habia sido la de 1820, ni la de 1820 habia sido la
de 1800. Los progress que se exhibian en 1840 habian cam-
biado ostensiblemente la fisonomia general del pais. Pero lo
mis notable de este movimiento ascensional consistia en su
creciente rapidez. Lo logrado en la tercera d6cada del si-
glo xxx era superior a lo avanzado en los veinte afios anterio-
res. Los adelantos de la cuarta decada reducian la importancia
de los de la precedent. En 1840 eran otras la poblaci6n, la
cultural y las costumbres y otras eran las necesidades.
En un afio de buena cosecha las tres mil y mis vegas de los
partidos de Consolaci6n del Sur, Consolaci6n del Norte, San
Diego, Pinar del Rio, San Juan y Martinez, Guane, Mantua y
Baja producian den mil cargas de tabaco. Estos doscientos mil
tercios valian millones de pesos. Vuelta Abajo contaba con una
economic rural que se dejaba sentir en su estado social.
Tranquilino Sandalio de Noda, atentisimo a la march de
los intereses materials y morales de su terrufio, se gloriaba
de ser vueltabajero, de ser guajiro, de ser natural de un terri-
torio tenido por barbaro, sin recursos literarios, ni bibliotecas,
ni gacetas, ni imprentas. ZDe d6nde provenia. esta pasi6n del
benemerito investigator por el suelo donde habia nacido? Pro*






EL TABACO


venia del conocimiento que 61 poseia de las fuerzas espirituales
de sus paisanos. Estos se sentian subyugados por las obras de
ingenio donde predominaban el valor y la generosidad, y detes-
taban los cuadros criminals y sangrientos. He aqui la eviden-
cia de la transformaci6n operada durante menos de un siglo
en los sentimientos y en las inclinaciones de las families de
Vuelta Abajo.
Para acelerar su prosperidad y bienestar, Vuelta Abajo re-
queria de la acci6n exterior, de la acci6n organizada en La
Habana, un tanto igual al que ella misma ponia al servicio
de sus intereses y aspiraciones. Aquel Noda, cuya cabeza estaba
Ilena de proyectos iitiles y hasta ficiles en su ejecuci6n, clama-
ba, a raiz de un temporal de cuatro dias de continue lluvia,
aunque sin viento, por barcos, barcos, barcos. Querfa barcos
en tierra adentro, no en la mar: queria barcos en el Guami, y
en Paso Viejo, y en Rio Feo, como ya los habia en el rio San
Diego, para no ver paralizado el transito, en perjuicio de pro-
ductores y moradores de vastas comarcas, por las avenidas de
sus corrientes fluviales. Bien era de advertir que no montaba
much lo que Vuelta Abajo pedia por la pluma de uno de sus
procuradores eximios.
Las sefiales de tiempos mejores se hallaban a la vista de
todos. Crecian Mariel y los partidos vecinos, y Mariel qued6
designado asiento de una tenencia de gobierno, que compren-
deria al propio Mariel y a Guanajay, Guayabal, Puerta de la
Giiira, Cayajabos, Seiba del Agua, Cabafias y Quiebra Hacha,
y se organize la aduana, y el puerto fu6 visitado en son de
homenaje por individuos de alto oficio de La Habana, porta-
dores de nuevas mejoras para el pueblo. Mostraba la playa de
Dayaniguas condiciones naturales para balneario veraniego y
para embaracadero de una extensa zona dedicada a cultivos
y ganados, y en Dayaniguas entr6 por primera vez un barco de
vapor, el Sirena, del servicio naviero del sur, y funcionarios
principles de Nueva Filipina acudieron a lugar tan sefialado,
y se declare iniciada la fundaci6n de un pueblo con el nombre
de Hernin Cortis. Aumentaba la fama de las aguas medicina-
les de San Diego de los Bafios, y los buques de la carrera de
Bataban6 a Hernmn Cortes facilitaron los viajes de los enfermos






PINAR DEL RIO


procedentes de La Habana y de otros parades de la isla, y el
celo official y la generosidad del conde de Fernandina mejora-
ron el camino entire la costa y la sierra. Percibia Pinar del Rio
las consecuencias del ensanche de la producci6n tabacalera, y
en Pinar del Rio se exhibit una verdadera transformaci6n
urbana, y los caminos de los Marafiones, de las Vegas, de Gua-
yabo, de Mantua y de La Coloma empalmaron con otras tantas
calls, y tuvieron el aspect de tales la Real, la de los Marafio-
nes, la de la Circel, la de Sim6n, la Nueva y la Alameda, y se
destacaron los edificios de la Iglesia, del Cuartel, de la Circel,
del Hospital, de la Comandancia de Armas, de la Tenencia de
Gobierno, de la Ayudantia de Marina, de la Capitania Pedi-
nea, de la Escribania de Gobierno y de la Subcolecturia de la
Loteria, y las personas acomodadas contaron con buenas resi-
dencias, y el vecindario celebr6 la gesti6n administrative de los
tenientes de gobernador Carmelo Martinez y .Dionisio Mon-
d6jar.
El influjo del tabaco en el progress de Vuelta Abajo era
tan extenso e intense que ya en 1848 podia pensarse seria-
mente en la necesidad de no limitar los cultivos al de la plant
productora de la aromitica hoja. Era muy cierto que se veia,
como se afirmaba entonces, el dinero procedente de esta siem-
bra. Pero el aumento de la poblaci6n convertia en buenas,
contantes y sonantes pesetas cuantos articulos Ilegaban a los
pueblos occidentales. Lo convenient consistia no en proveerse
en las tiendas mixtas --comercios que de todo tenian, descono-
cidos en La Habana e indispensables en los partidos de Sota-
vento-, sino en dedicar parte de las tierras laborables y de
las actividades de los campesinos a lograr frutos comestibles
que ya contaban con seguros consumidores en la region.
El talent de Noda fij6 concepts fundamentals en torno
al desarrollo social de Vuelta Abajo. Se hablaba de ilustraci6n.
Pero a la ilustraci6n debia preceder la educaci6n. La educa-
ci6n tenia la civilizaci6n por eficaz agent. La civilizaci6n se
abria paso conjuntamente con la riqueza. El cultivo y comercio
libres del tabaco constituian la principal fuente de riqueza y
civilizaci6n en el extreme occidental de Cuba.












CAPITULO X
LA CAUSA DE LA LIBERTAD EMPEZO A
TENER SERVIDORES

1
LA ONSPIRACI6N de los Soles y Rayos de Bolivar habia espar-
cido en Cuba la simiente de la revoluci6n por la independencia.
Su frustraci6n habia abierto una tregua: fen6meno claro e in-
eluctable en un pais con antecedentes e inclinaciones semejan-
tes a los constituidos en nuevas repiblicas. En la isla no se
habia extinguido la aspiraci6n a igualar su estado politico al
de las libres naciones del Continente. Las ideas emancipadoras
habian encontrado albergue en distintas regions de esta An-
tilla.
No era imputable a la minoria cubana aspirante a la trans-
formaci6n politicosocial de la isla el que esta no hubiese lo-
grado su independencia en la .poca en que habian conquistado
la suya los pueblos regidos por el pensamiento y la acci6n de
Jos6 de San Martin, Sim6n Bolivar y Miguel Hidalgo. Las
Antillas espaiiolas habian sido baluartes de la Metr6poli du-
rante la lucha emancipadora del continent. Espafia habia
concentrado en Cuba y Puerto Rico elements de represi6n y
combat -hombres y pertrechos de guerra- muy superiores,
comparativamente, a aquellos con que habia contado en el
resto de sus colonies americanas. Asi y todo, Cuba habia pug-
nado por hacerse libre.
En la misma decada del fracaso de los conspiradores de los
Soles y Rayos de Bolivar se habia renovado la rebeldia de
los cubanos, manifestada en el movimiento de la Gran Legi6n
del Aguila Negra, incubada en Mexico, refugio de cubanos
proscritos. La inconformidad organizada en La Habana habia
contado con el concurso de gente de Vuelta Abajo. Un rico te-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs