• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Front Cover
 Copyright
 Preface
 Libro octavo: Proceso intelectual...
 Capitulo XXIX
 Capitulo XXX
 Capitulo XXXII
 Capitulo XXXIII
 Capitulo XXXIV
 Capitulo XXXV
 Capitulo XXXVI
 Capitulo XXXVII
 Capitulo XXXVIII
 Libro noveno: Los cincuenta primeros...
 Capitulo XL
 Capitulo XLI
 Capitulo XLIII
 Capitulo XLIV
 Capitulo XLV
 Capitulo XLVI
 Capitulo XLVII
 Capitulo XLVIII
 Capitulo XLIX
 Capitulo L
 Bibliography
 Indice de nombres
 Table of Contents






Group Title: Panorama historico de la literatura cubana.
Title: Panorama histórico de la literatura cubana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074137/00001
 Material Information
Title: Panorama histórico de la literatura cubana
Physical Description: v. : ports. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Henríquez Ureña, Max, 1885-
Publisher: Las Americas Pub. Co.
Place of Publication: New York
Publication Date: [1963-
Edition: [1. ed.]
 Subjects
Subject: Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Bibliographical footnotes.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074137
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000766302
oclc - 33200664
notis - ADV9664

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Front Cover
        Page 5
    Copyright
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    Libro octavo: Proceso intelectual y politico desde la paz del zanjon hasta el triunfo de la Guerra de Independencia.
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Capitulo XXIX
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Unnumbered ( 61 )
        Unnumbered ( 62 )
        Page 64
        Page 64a
    Capitulo XXX
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Capitulo XXXI
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Unnumbered ( 90 )
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
    Capitulo XXXII
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Capitulo XXXIII
        Page 123
        Unnumbered ( 124 )
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Capitulo XXXIV
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    Capitulo XXXV
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 176a
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Capitulo XXXVI
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 192a
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    Capitulo XXXVII
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
    Capitulo XXXVIII
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 240a
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    Libro noveno: Los cincuenta primeros anos de la era republicana
        Page 256
        Adventimiento de la Republica
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
    Capitulo XL
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
    Capitulo XLI
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
    Capitulo XLIII
        Page 336
        Page 336a
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
    Capitulo XLIV
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    Capitulo XLV
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Capitulo XLVI
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    Capitulo XLVII
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
    Capitulo XLVIII
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
    Capitulo XLIX
        Page 415
        Page 416
        Page 416a
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
    Capitulo L
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    Bibliography
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
    Indice de nombres
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Table of Contents
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
Full Text











PANORAMA HISTORIC
DE LA
LITERATURE CUBANA









MAX HENRIQUEZ URENA





PANORAMA HISTORIC

DE LA

LITERATURE CUBANA


(1492-1952)


SEGUNDO TOMO












EDICIONES MIRADOR
PUERTO RICO











Primera edici6n, 1963


Derechos reservados

Esta edici6n es propiedad de los editors

Copyright 1963, by
MAx HENIfQUEZ UWaiA

Queda hecho el dep6sito que marca la ley


PRINTED IN MEXICO
IMPRESO EN MEXICO













AL LECTOR


A si COMO en el primer tomo de este Panorama me propuse resw-
mir el process literario de Cuba, a contar desde el descubri-
miento de Am6rica hasta Ilegar al florecimiento de las letras
en la segunda mitad del siglo xix y al final de la "guerra de los diez
afios", en el present volume he querido recoger las palpitaciones
de la vida intellectual cubana durante el period que va desde el
inicio de la campafia autonomista hasta culminar en el reinicio de
la guerra de independencia en 1895 y en la proclamaci6n de la Re-
piblica en 1902, para pasar revista, despubs, a los cincuenta prime-
ros afios de vida republican.
Un problema se plantea para todo el que pretend adentrarse
en la historic literaria, cuando se trata de la edad contemporinea:
Scaben dentro de esa historic autores que se cuentan todavia entire
los vivos? Doctos pareceres se pronuncian por la negative: la per-
sonalidad de un escritor s6lo puede ser enjuiciada frente a su obra
complete; y no es dable considerar complete la de aquellos que
todavia viven y produce. Ain en aquellos casos en que, por haber
alcanzado edad provecta, puede estimarse que esa personalidad
estA suficientemente definida, queda pendiente otro aspect de la
cuesti6n, que tambien podria examinarse en relaci6n con autores
contemporaneos ya fallecidos: no nos hari falta una mis amplia
perspective, --digamos: distancia en el tiempo-, para emitir juicio
definitive sobre autores que disfrutaron de cierto influjo en un mo-
mento dado y estuvieron ligados a nosotros por la amistad y el
trato personal?
La revision de valores que sc impone en toda literature por
obra del tiempo, para no aceptar sin reserves la opinion, a veces
uninime, que sobre un escritor han emitido sus contemporineos,
es la mejor respuesta a esa pregunta.
En ocasiones, el prestigio del escritor, sea por haber sido ani-
mador o representante de determinadas corrientes literarias, sea
por sus relaciones de amistad con la lite de su tiempo, se eleva a
much mayor altura que la que podia ganarle el m&rito intrinseco
de su producci6n. En otros casos ocurre lo contrario: un autor que
en vida s6lo mereci6 una consideraci6n relative por parte de sus







8 AL LECTOR

contemporaneos, se proclama, una o dos generaciones despu6s,
como figure de primer orden.
De tal suerte, aunque el que se dedica a la historic literaria se
limited a enjuiciar los autores muertos, siempre podra estar envi-
ciado su juicio por falta de perspective hist6rica, como probable-
mente lo estara, con mayor motivo, el juicio que formule respect
a la obra de los escritores que ain viven.
Los lectores de historic literaria aspiran, sin embargo, a encon-
trar en obras de esta indole una revision lo mis complete possible,
incluyendo la producci6n de nuestros dias, del process y evoluci6n
de las letras en un pais determinado. Este Panorama pretend
satisfacer, en lo esencial, esa aspiraci6n, aunque la parte relative
a los autores contemporaneos sea mis informative que critical, ya
que toda critical tiene, en ese caso, un valor provisional, como por
tales causes han de tenerla en este Panorama los juicios emitidos
en el Libro Noveno y iltimo: Los primeros cincuenta aiios de la
era republican, titulo que ademis sefiala otra limitaci6n, ya anun-
ciada en la portada general de la obra: no se incluye ningun author
cuya aparici6n sea posterior a 1952, afio en que se celebr6 el cin-
cuentenario de la instauraci6n de la Repdblica. de Cuba.
La producci6n literaria de ese period podria servir de base a
otro tipo de panorama critic, como los que hoy abundan en rela-
ci6n con las mAs importantes literaturas del mundo: el de la que
podemos llamar literaturea en formaci6n", esto es, el de las letras
actuales, sea en lo que va de siglo, sea a partir de la primera
guerra mundial, iniciada en 1914; sea, en fin, como han prefe-
rido algunos para limitarse al moment que estamos viviendo, a
partir de'la segunda gran guerra, la de 1939. Quede para otros,
en cuanto a las letras cubanas, acometer esa empresa, llamada a
satisfacer el anhelo de los que quieren una vision de conjunto
sobre el moment literario, aunque necesariamente ocurre con esa
clase de obras, que al cabo de unos cuantos lustros nos sorprende
encontrar en ellas juicios que hoy se nos antojan infundados y
aun caprichosos.
Me alegrar6 de que, merced a la prudencia con que he preten-
dido enjuiciar la producci6n cubana de estas l6timas decadas, la
revision de valores, o, mejor dicho, las rectificaciones que haya que
hacer en el future, puedan considerarse leves o insignificantes.

MAX HENRiQuEZ URERA
Santo Domingo, 27 de febrero de 1963.


















LIBRO OCTAVO


PROCESS INTELLECTUAL Y POLITICO DESDE LA PAZ DEL ZANJON
HASTA EL TRIUNFO DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA



XXVIII

I.-La Paz del Zanj6n y la expresi6n de las ideas political. 2.-Formaeci
del Partido Liberal. 3.-La Uni6n Constitcional y los grapos comervado-
res. 4.-Reformistas y separatists en la campala por la autonomia.
5.-Josi Antonio Cortina y la fundaci6n del Partido Liberal. -Vicisi
tudes de la propaganda autonomista. 7.-Los diputados autonomistas:
Bernal, Labra, Bernardo Portuondo, Gabriel Millet. 8.-Rafal Montoro.
9.-Josi del Perojo. 10.-Miguel Figueroa. 11.-Eliseo Giberga. 12.-Fer-
nindez de Castro. 13.-Otros oradores autonomistas. 14.-Oradores sa-
grados.



1. LA PAZ DEL ZANJ6N Y LA EXPRESI6N DE LAS IDEAS POLTICAS

Un period de extraordinario esplendor para la oratoria en Cuba
se inicia despuis de 1878, interrumpida ya la lucha separatist que ha-
bia comenzado diez aios atris.
El convenio del Zanj6n, que daba por terminada la lucha armada
y que, mis que convenio (puesto que no lo respald6 la mayor parte
de los jefes de la insurrecci6n ni se firm ning6n acta que lo transcri-
biera y le diera carActer formal y solemne), era la aceptaci6n, por un
grupo minoritario de rebeldes, con ligeras modificaciones, del pliego de
proposiciones de paz presentado por Arsenio Martinez Campos como
general en jefe del ej&rcito espafiol. Se componia de dos parties esencia-







10 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

les: el articulo primero, que concedia a la isla de Cuba, "las mismas
condiciones political, orgAnicas y administrativas de que disfruta la isla
de Puerto Rico", seg-n rezaba el texto; y los siete articulos restantes,
que fijaban los t6rminos en que habia de cumplirse la capitulaci6n,
incluyendo el "olvido de lo pasado" y el indulto consiguiente, asi como
el reconccimiento de la libertad a los colonos asiaticos y a los esclavos
que se hallaren en las filas insurreccionales.
El compromise politico que podia desprenderse de ese texto mal
pergefiado era el del articulo primero, pero es lo cierto que las condi-
ciones otorgadas a Puerto Rico despu6s de la revoluci6n espaiiola de
septiembre de 1868, que eran las que, segin se estipulaba, habian
de regir en Cuba, carecian de efectiva vigencia en mis de un aspect,
ya que Puerto Rico vivia en estado de sitio desde 1874, y el inico
derecho politico de que hacian uso los puertorriquefios era el de la
representaci6n en Cortes.
Sea cual fuere, sin embargo, el alcance que se atribuyera a lo que
se dec'a pactado en el Zanj6n, las nuevas condiciones en que habia
de desenvolverse en Cuba la administraci6n colonial abrian paso a la
posibilidad de que se discutieran abiertamente las ideas political y, en
consecuencia, se organizaran partidos que representasen las diferentes
corrientes de opinion prevalecientes en la isla.
Esa posibilidad pudo vislumbrarse en un acto de singular trascen-
dencia: el banquet ofrecido en el teatro de Tac6n el 31 de julio de
1878 al general Martinez Campos, "el pacificador", segun solia llamir-
sele. En representaci6n del grupo de cubanos que con el nombre de
Comit6 Provincial habian organizado el acto, ofrend6 el agasajo un
prestigioso abogado, Pedro GonzAlez Llorente (1827-1905), bien cono-
cido como partidario de sustanciales reforms political en Cuba.1
GonzAlez Llorente reclam6 en su discurso el cumplimiento de las
concesiones ofrecidas en el pliego de posiciones presentadas en el Zan-
j6n. Record la promesa de leyes especiales, anunciadas desde 1837 y
nunca promulgadas. "Las leyes especiales no venian --dijo-- pasaron
mis de treinta afios, el descontento se transform en pasi6n, y estall6
la tormenta", que dur6 diez afios y termin6 con ese pacto que era nece-
sario cumplir. "El pacto que hab6is celebrado nos pone en las condi-
ciones normales de nuestro destiny -agreg--. Por 61 entramos en la
1 Gonzilez Llorente, que habia nacido en Trinidad, fue Alcalde de la Ha-
bana en 1880. En 1893 public un folleto, Las Reformas y la fantasma. Termi-
nada la guerra de independencia, fue designado magistrado del Tribunal Supremo
durante el goblerno interventor de los Estados Unidos en Cuba, y electo des-
pu6s, en 1901, diputado a la Convenci6n Constituyente que dict6 la primer
Constituci6n political de la Repfiblica.







EL PARTIDO LIBERAL


vida del Municipio, de la Provincia, de la Naci6n; en &l ha muerto
nuestra calidad de colonos... Confiamos en la paz, porque confiamos
en que el pacto sera cumplido... Si algunos, por miras de una ambi-
ci6n insaciable y temerosa de que se les sequen o se les estrechen sus
fuentes, aparentando que cada alteraci6n de nuestro vetusto sistema en-
cubre un motion, y cada derecho respetado una ruina, dijesen que el pais
quiere conservar inalterable el regimen anterior a vuestra obra, pod6is
asegurarles que mienten..."
En 6pocas anteriores habria sido impossible que ning6n cubano se
expresara en esa forma: empezaba a hablarse en Cuba un lenguaje
nuevo.


2. FORMACI6N DEL PARTIDO LIBERAL

A los pocos dias de celebrado ese acto, se constituy6 el Partido Li-
beral. Su primer Manifiesto al pais, redactado por la donosa pluma
de Ricardo del Monte, terminaba con un program muy mesurado,
cuyas demands principles eran, en lo politico, vigencia de las liber-
tades necesarias con extension de los derechos individuals a todos los
espaiioles, y aplicaci6n integra de las leyes organicas de la peninsula
(municipal, provincial, electoral), asi como de los c6digos; en lo social,
ley de emancipaci6n de los que hubieren quedado en servidumbre, re-
glamentaci6n del trabajo y educaci6n del liberto; en lo econ6mico,
rebaja de aranceles y supresi6n de los derechos de exportaci6n.
La iniciativa de constituir el Partido Liberal se debi6 a la estrecha
alianza ideol6gica de un joven y notable intellectual cubano, Julian Gas-
si6 (1850-1878) y un abogado y escritor andaluz, Manuel P&rez de Mo-
lina. Gassi6 contaba entonces veintiocho alios. Se habia significado por
su dedicaci6n a los studios filos6ficos, asi como a los antropol6gicos, y
por el entusiasmo con que daba calor a todo empefio intellectual. Sus
trabajos, publicados en la Revista de Cuba, uno acerca de La lingiis-
tica modern (que Enrique Jose Varona calific6 como "uno de los mis
completos en la material que se han escrito en castellano"), y otro sobre
La Antropologia de Haeckel y el transformismo unitario en Alemania,
acreditaban en 61 una inteligencia superior. Nadie mejor que 61, cuyo
entusiasmo era contagioso, para echar sobre sus hombros la tarea de
organizer el flamante Partido Liberal, empefio al cual dedic6, con acti-
tividad febril, todas las potencias de su espiritu; pero a los cinco meses
de labor cay6 rendido para siempre por causa del recrudecimiento de
la diabetes que padecia, el 22 de diciembre de 1878.







12 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

Su compafiero de esfuerzos, Manuel Prez de Molina, era un abo-
gado brillante y un publicist de ideas elevadas y generosas, como lo
evidencian dos libros suyos: La sociedad y el patibulo (Madrid, 1854)
y Del pauperismo (Jerez, 1859). Vivia en Cuba desde hacia algunos
aiios, dedicado al ejercicio de su profesi6n. Habia fundado en 1875 una
revista de legislaci6n y jurisprudencia que tuvo much aceptaci6n, El
Foro Cubano, y en ella colaboraron letrados de renombre, entire ellos
Jos6 Maria Gilvez, que despubs fue el fnico president que tuvo la
nueva agrupaci6n political a lo largo del tiempo. Al constituirse el Par-
tido Liberal, Prez de Molina fund un peri6dico, El Triunfo, que fue
su 6rgano official. Prez de Molina era hombre ya maduro, algunos lus-
tros mayor que Gassi6, pero por singular coincidencia le toc6 morir,
victim de la fiebre amarilla, el 6 de diciembre de 1878, dias antes que
su amigo y aliado.



3. LA UNION CONSTTrUCIONAL Y LOS NICLEOS CONSERVADORES

Los nicleos conservadores adictos al regimen colonial anunciaron a
su vez la constituci6n de un nuevo partido politico, que recibi6 el nom-
bre de Uni6n Constitucional. El manifiesto que ese nuevo partido lanz6
Al pais, redactado por el conocido abogado Ram6n de Armas y Sienz,2
fue firmado el 16 de agosto en la residencia del opulento hacendado
Jos6 Eugenio Mor6, que fue su primer president; pero hasta el veinte
de noviembre no se celebr6 la junta magna que aprob6 el program
definitive de la agrupaci6n political. Ese program, que en el orden
social aceptaba el principio de la abolici6n de la esclavitud, y en el
orden econ6mico aspiraba a la supresi6n de los derechos de exporta-

a Ram6n de Armas y Sienz naci6 en Matanzas el 5 de julio de 1847, y
muri6 en 1895. Fue uno de los primeros diputados a Cortes por el Partido
Uni6n Constitucional, cuya secretaria desempefiaba, en 1879. Era catedritico
de la Universidad. Tuvo ademAs destacada actuaci6n como periodista y fue di-
rector del Diario de la Marina en 1893. Salvo una pieza dramntica en un acto,
Los rumberos, cuadro de costumbres en prosa y verso, publicada s6lo con sus ini-
ciales, R. de A., en 1882, y de sus discursos politicos y parlamentarios, de los
cuales s61o fue impreso en folleto el que pronunci6 en favor de las reforms
econ6micas (Madrid, 1888), sus escritos son de indole puramente juridica, a
partir de su tesis (Influncia de la filosofia estoica en el Derecho Romano, 1872),
y en su mayoria son textos legales sabiamente comentados: Ley de disenso pa-
terno (1882), Cddigo de comercio (1886), y otros. Para contrarrestar la pro-
paganda de las ideas autonomistas contenida en El catecimo autondmico o la
autonomia al alcance de todos, por Francisco Calcagno (1887, 18 pp), escribi6
un Catecismo anti-autonomista o La Verdad acerca de la autonomia, publicado
sin firma (1887, 40 pp).







LA POLfTICA Y LOS NUEVOS PARTMOS 13

ci6n y a la reform arancelaria, sostenia, en el orden politico, la ten-
dencia lRamada asimilista, conforme a la cual debian aplicarse a Cuba
la Constituci6n y las leyes espafiolas "en el sentido de la possible y
racional asimilaci6n a las demis provincias espaiiolas" y se dictarian
"leyes especiales, dentro del mismo criteria de asimilaci6n, con relaci6n
a los intereses particulares de Cuba". Si se comparan los dos progra-
mas, salta a la vista que no hay entire uno y otro diferencias esenciales,
pues la formula political asimilista es semejante a la que proponian los
liberals, aunque 6stos no emplearan el vocablo.
De las filas del partido Uni6n Constitucional no surgieron grandes
oradores. La plana mayor de esa agrupaci6n political estaba integrada
por terratenientes y hombres de negocios, muchos de los cuales osten-
taban titulos nobiliarios (Conde de Casa Mori, Marquis de Almen-
dares, Conde de Barreto, Marquis de Campo Florido, Conde de la
Reuni6n, Conde de la Mortera, Marques de Aguas Claras), mientras
otros, aunque dotados de buena cultural, no eran, por lo general, hom-
bres habituados a la tribune ni tampoco al manejo de la pluma, con
las pocas excepciones que pueden contarse entire los firmantes del ma-
nifiesto: el coronel de caballeria, natural de Filipinas, Francisco Mon-
taos, periodista, en aquel moment director del Diario de la Marina;
el periodista y maestro catalan Francisco Fontanilles y Quintanilla
(1833-1888) que dirigi6 La Voz de Cuba y escribi6 una novela burlesca
y chocarrera, suerte de caricature political: Autonosuya (1886), y Fran-
cisco de Armas y C6spedes (1825-1898), avezado a las slides de la pluma,
que estudi6 los problems De la esclavitud en Cuba (Madrid, 1866) y
resumi6 en un libro, Regimen politico de las Antillas espaiiolas (Pal-
ma, 1882), sus ideas political, contrarias a las aspiraciones auton6mi-
cas.3 Manuel Sanguily comentaba en su studio sobre los Oradores de
Cuba: "El partido conservador, como partido de acci6n, que dispone
de la fuerza y de Ia influencia, naturalmente no necesita de oradores,
y por lo mismo acaso tampoco los tiene."





3 Hubo una segunda edici6n de esta obra al afio siguiente (1883). A pesar
de su oposici6n al autonomismo, Armas y Cspedes, al constituirse el efimero
gobierno auton6mico de 1898, acept6 ser gobernador de Matanzas. Es verdad
que en su 6poca juvenile habia sido reformista, y dirigi6 El Correo de la Tarde,
fundado en 1857 por el patriota separatist Pedro Figueredo junto con Suzarte
y Arozarena.







!4 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



4. REFORMISTAS Y SEPARATISTS EN LA CAMPANA POR LA AUTONOMIA

En cambio, entire los firmantes del manifiesto del Partido Liberal
se contaban abogados que se habian distinguido en los debates foren-
ses, como su president, Jos& Maria Galvez y Alfonso (1835-1906), su
vicepresidente, Carlos Saladrigas (1831-1899), el secretario de su junta
de gobierno, Antonio Govin y Torres (1849-1915) y Jose Eugenio Ber-
nal (1846-1889); m6dicos ilustres como Joaquin G. Lebredo y Lland6
(1838?-1887?) y Juan Bruno Zayas y Jimtnez (1825-1885), y escritores
de castigado estilo como Ricardo del Monte (1828-1909).
No pocos j6venes dotados de fAcil palabra acudieron despubs a
former filas en el autonomismo, y el partido lleg6 a contar con una
cohorte tan notable de oradores, que seria aventurado afirmar que haya
habido en Cuba otra que la supere.
Algunos separatists se sumaron al autonomismo: Juan Bautista
Spotorno (1832-1917), que habia sido president de la Repliblica en
armas; Miguel A. Bravo Senties,4 deportado a Ferando Poo en 1869,
expedicionario del Virginius en 1871 y mis tarde miembro del gobierno
revolucionario, primero como diputado y luego como ministry de la
guerra. Pero Z qui much que asi fuera, si el propio president del par-
tido, Jos6 Maria Galvez, habia mantenido relaciones secrets con el
jefe de la revoluci6n, Carlos Manuel de CUspedes, habia ido a parar
a la cArcel y habia sido despu6s confinado a la Isla de Pinos por ser
author de unas Cartas de Cuba, con la firma de Bainoa, que se publi-
caban en Nueva York y contenian apreciaciones nada gratas para el
regimen colonial; y en fin, habia prestado su concurso, tanto intelec-
tual como pecuniario, a la junta revolucionaria?
Desde el moment mismo de su fundaci6n, el Partido Liberal, que
desechando sus primeras orientaciones mis o menos asimilistas no tard6
much en ser tesonero defensor de la autonomia colonial, fue la tri-
buna propicia donde se dieron a conocer algunos oradores de primera
linea. Puede decirse que la vida y la pujanza de ese partido quedaron
firmemente establecidas merced a una escaramuza oratoria.




4 Miguel Bravo Senties, nacido hacia 1840, escribi6 un folleto muy intere-
sante con sus memories de deportado: Revoluci6n cubana: Deportacidn a Fer-
nando Poo. Relacidn que hace uno de los deportados, Nueva York, 1869, 72 pp.







CORTINA Y LA CAMPANA FOR LA AUTONOMIA 15



5. Jost ANTONIO CORTINA Y LA FUNDACI6N DEL PARTIDO LIBERAL

Frente a la incipiente organizaci6n que adopt el nombre de Par-
tido Liberal se habia formado otra, inspirada en las mismas ideas, con
el nombre de Partido Liberal Nacional de la Provincia de Cuba, y a
fin de hacer acto de presencia ante la opinion pidblica habia convoca-
do para el 9 de agosto de 1878 una asamblea magna que debia reunirse
en el amplio coliseo de Payret, llamado entonces Teatro de la Paz.
Destacibanse en el grupo que organizaba el acto, presidido por Jos6
RomAn Leal," letrado y periodista, native de Espafia, dos j6venes cuba-
nos de fogosa inteligencia, abogados tambien: Francisco de la Cerra
y Miguel Figueroa. La sesi6n fue agitada. Se oyeron voces de incon-
formidad y de protest cuando se enunciaron los postulados progranm-
ticos de la nueva agrupaci6n. En uno de los moments de mayor con-
fusi6n, en que se hacia dificil mantener el orden del debate, se irg o
en un palco la figure de un joven de veintitris afios, Eliseo Gibe a,
que pedia a gritos la palabra, respaldado por un grupo que lo acom-
pafiaba. He aqui c6mo cont6 afios despu6s el propio Giberga lo ocu-
rrido:

"En la noche en que se constituy6 con gran solemnidad en el Teatro
Payret, llamado entonces Teatro de la Paz, el Partido Liberal Nacional, yo,
indignado de que, despues de haber levantado bandera el Partido Liberal
con la direcci6n y tendencia cubana que perseguia, se levantasen otros cuba-
nos con otra bandera y fuesen a ayudar a dividir a las fuerzas liberals, fui
al Teatro Payret con el prop6sito de protestar y alborotar, como si a los
mitines que celebra un partido tuviesen, los que no estAn de acuerdo con
6, derecho de concurrir para protestar y alborotar; pero, en fin, yo tenia
los afios que tenia, y sentia y discurria como era propio de aquellos afios.
En determinado moment en que se hicieron ciertas declaraciones que, repito
la palabra, me indignaron -yo era entonces de los que a menudo se indig-
naban-, empec6, desde el palco en que me encontraba, a protestar y a
pedir con grandes voces la palabra. Otros chicos, compaileros mios que
se encontraban conmigo, igualmente indignados, secundaron mis esfuerzos,
y al fin logramos que fuese interrumpido el mitin y se me concediese la
palabra. Nunca me he visto en caso igual; yo no sabia lo que iba a decir,
yo no sabia lo que iba a hacer. Por fortune lleg6 en aquel moment Jose

s Jos6 Roman Leal, nacido en Castilla, fue redactor de diversos peri6dicos.
Public various libros como fruto de sus aficiones literarias y filos6ficas: El man-
do sensifico (suerte de fantasia cientifica), 1878; Filosofia social, Madrid, 1860:
Teatro nuevo (acerca de Jos6 Echegaray), 1880. Jos6 Romin Leal fue senador
con el apoyo de los liberals cubanos en 1880. Despu6s se traslad6 a M6xico.
donde fund6 peri6dicos. Muri6 en la l6tima d6cada del siglo xxx.







16 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURA CUBANA

Antonio Cortina; y al ver a Jos6 Antonio Cortina, reconocimos los alboro-
tadores de entonces a nuestro jefe natural, reconocimos al hombre de mayor
prestigio y de mayor autoridad, que desde luego participaba de nuestros
sentimientos, y entonces, dirigi&ndome a 61, le dije: "Ven tu, si, tu; yo
tengo la palabra y te la cedo"; y pronunci6 Cortina aquel famoso discurso
que empezaba: d6 disuelto el Partido Liberal Nacional y se efectu6 la unificaci6n de las
fuerzas liberals cubanas." 6

Jos6 Antonio Cortina (1852-1884), que contaba entonces veintis6is
aios, se revel6 esa noche como un verdadero tribune. Dos afios antes
habia fundado una publicaci6n que con justicia fue calificada de exce-
lente, la Revista de Cuba, y gozaba de altos prestigious como abogado,
pero el piblico no habia tenido oportunidad de aquilatar sus dotes tri-
bunicias, y menos a6n en circunstancias tan comprometidas y dificiles.
Su triunfo fue excepcional, pues con ese improvisado discurso hizo posi-
ble la unificaci6n de las fuerzas liberals. El pfblico lo aclam6 con
entusiasmo que rayaba en el delirio, y lo esper6 a la salida del teatro
pIa acompaiiarlo durante un buen trecho del Paseo del Prado entire
nuevos aplausos y aclamaciones.
Cortina muri6 pocos afios despu6s, en el apogeo de su prestigio y de
su popularidad. Abolicionista ferviente, no lo fue s6lo de palabra, sino
que ademis dio la libertad a sus esclavos. Abogado de fama, defendi6
sanos principios en la tribune forense, desde la cual, en mis de una
ocasi6n, hizo patentes los errors del regimen colonial: asi, abraz6 con
entusiasmo y desinter6s la defense de Carlos Genaro Vald6s, director
del peri6dico. El Palenque Literario, donde habian visto la luz unas
efemerides en las que se consignaba que el poeta Pldcido, condenado y
ejecutado en 1844, era inocente. El Fiscal de imprenta pidi6 la suspen-
si6n del 'peri6dico durante un afio, amparindose en el criteria de que
con la publicaci6n de esas efemerides se atacaba la inviolabilidad de
la cosa juzgada y se hacia la apologia de acciones calificadas de delito
por las leyes. Cortina se hizo solidario del criteria expuesto en el peri6-
dico de su defendido, y declar6 que a su juicio Pldcido era inocente:

6 Las ideas political en Cuba durante el siglo XIX, disertaci6n pronunciada
en la Sociedad de Conferencias, 1913. Cuba Contempordnea, t. X, 1916.-El
texto complete del phrrafo inicial del discurso de Cortina es asi: "Mentira
parece, sefores, que en una asamblea de hombres libres que ejercitan por pri-
mera vez el mis sagrado de sus derechos, levante su voz la intransigencia, para
pedir con la desesperaci6n de las malas causes, que se anule el pensamiento,
ahogando la palabra. Hijos del pueblo, amantes de la libertad y del pais en que
se meci6 nuestra cuna, todos tenemos el indiscutible, ain mis todavia, el sagrado
deber de contribuir con nuestros esfuerzos a echar los s6lidos cimientos, la ancha
base sobre que ha de levantarse la patria regenerada."


































Jos6 Antonio Cortina Rafael Montoro


Enrique Pifieyro


Manuel Sanguily


f







VICISITUDES DE LA CAMPANA AUTONOMISTA 17

"Inocente, a pesar de esa sentencia en buena hora traida a la critical his-
t6rica y a la condenaci6n de todas las conciencias honradas; a la critical
hist6rica, que en manera alguna se halla sometida a los errors de los jue-
ces, a la veleidad de los tribunales o a la torpeza o malicia de la Comisi6n
Military; a la critical hist6rica, que no obstante la autoridad de la cosa juz-
gada llama criminal la muerte de los Carvajal, parricida a Felipe II, in-
justa la condena de los Condes de Egmont y de Horn, y ciiie con la aureola
de la inmortalidad la altiva frente de los nobles comuneros."

Desde 1877 hasta su muerte, Cortina mantuvo la publicaci6n de la
Revista de Cuba que, a la vez que recogia las mis interesantes manifesta-
ciones de la cultural en Cuba, era un peri6dico-instituci6n, esto es, un
centro de trabajo intellectual, a cuyas tertulias y reuniones peri6dicas
acudian, prolongando la buena tradici6n del sal6n literario, los intelec-
tuales amigos. Las reuniones literarias de la Revista de Cuba tuvieron
gran resonancia en el ambiente cubano.
Al irse de este mundo, Cortina contaba apenas treinta y un afios y
siete meses de vida. Lo que nos queda de su producci6n en la mis
saliente de sus facetas, que era la de orador, es poco. Contados discursos
suyos, generalmente improvisados, han podido rescatarse del olvido. En
cambio, se conservan mis de sesenta poesias suyas, que pensaba reco-
ger en un volume con el titulo de Ecos perdidos. No estaba llamado,
sin embargo, a sobresalir como poeta. En sus versos hay correcci6n y,
alguna que otra vez, sonoridad agradable, pero nada mis.
En la historic political de Cuba el nombre de Cortina ira siempre
ligado al hecho de la unificaci6n de las fuerzas liberals en 1878, cir-
cunstancia sin la cual no sabemos si el movimiento autonomista habria
podido afianzarse de modo duradero.
En 1879, constituidos ya los partidos, no tardaron en celebrarse elec-
ciones para diputados a Cortes. La oratoria political tuvo desde ese mo-
mento para los cubanos dos grandes campos de actividad: en Cuba, la
tribune pfblica en actos de propaganda y exposici6n de doctrinas y ten-
dencias; en la metr6poli, la tribune parlamentaria.



6. VIISITrrDES DE LA PROPAGANDA AUTONOMISTA

El Partido Liberal, pronto llamado Autonomista, no disfrut6, sin
embargo, de una vida exenta de inquietudes: nuevas tentativas revolu-
cionarias daban motive o pretexto para que las garantias individuals
resultaran, en la prActica, letra muerta. Iniciado en agosto de 1879 el


I ITErr TUr A CUBANA. I. 2.








18 PANORAMA HISTORICO DE LA LITERATURE CUBANA

movimiento separatist que recibi6 el nombre de guerra chiquita, por
contrast con la guerra grande, o sea la que habia durado diez afios,
mis de ocho mil cubanos se lanzaron a los campos de la rebeli6n, pero
el movimiento no alcanz6 el kxito esperado y se dio oficialmente por
terminado en marzo del siguiente afio, aunque en verdad no fue asi, ya
que algunos jefes se negaron a deponer las armas: s6lo en septiembre
fueron disucltas las tropas de Francisco Carrillo y en diciembre las de
Emilio Niiiez.
Restablecida la tranquilidad, la tendencia autonomista sufri6 recios
ataques y se vio en peligro de ser declarada subversive: un articulo edi-
torial de El Triunfo, en mayo de 1881, intitulado Nuestra doctrine, es-
crito por Antonio Govin, fue denunciado por el Fiscal de Imprenta,
porque a su juicio en ese articulo se cometia el delito sefialado en el
articulo 16 de la ley de imprenta, o sea el de atacar la unidad national.
La Audiencia de la Habana declare "que el regimen auton6mico que
se desarrolla en el articulo del peri6dico El Triunfo, a que se refiere la
present denuncia, como exposici6n de doctrine no constitute ataque
alguno a ;a unidad national". y en consecuencia dict6 sentencia abso-
lutoria.
De haberse dictado una sentencia adversa, el Partido Autonomista
habria tenido que disolverse, ya que le habria sido impossible mantener
en pie las doctrinas que predicaba y eran la raz6n misma de su exis-
tencia.
No obsante esos pronunciamientos judiciales, en Santiago de Cuba
fueron perseguidos y detenidos, un tiempo despues, algunos individuos
que gritaron "'Viva la autonomia!", pues el gobernador general de la
is!a habia recibido instrucciones de Madrid para castigar a los que pro-
firiesen gritos semejantes, por considerarlos ilegales.
Sobrevinicron nuevos incidents. A principios de febrero de 1882
Francisco Cepeda, periodista asturiano afiliado al autonomismo, public
en ia Revista Econmrica, que fund y dirigia desde 1877, un articulo,
Los cipayos en campaiia, en el que censuraba con energia a los grupos
de conservadores, muchos de ellos armados a titulo de voluntarios, que
intentaron asaltar el local donde estaba instalada la redacci6n de la
revista. A las pocas horas de publicado ese articulo, el gobernador gene-
ral. sin llenar formalidad legal alguna, hizo reducir a prisi6n a Cepeda
v lo embarc6 para Espaiia, dindole tiempo apenas para despedirse de
su familiar :

Francisco Cepeda y Taborcias, apenas llegado a Madrid, lanz6 en mayo
de 1882 un nuevo semanario, Revista de las Antillas, que subsisti6 hasta 1885.
Posteriormente, este "antillano honorario" se traslad6 a Puerto Rico. Alli fue







ALTERNATIVES DEL AUTONOMISMO Il

Ante el hecho ins6lito de que se detuviera y expulsara de ese modo
a un periodista que expresaba su pensamiento y que, ademis, era miem-
bro del partido, los autonomistas decidieron convocar una junta magna
que se celebr6 el primero de abril de 1882, a fin de tomar acuerdos
sobre la falta de garantias que procedimiento semejante ponia en evi-
dencia. La opinion estaba dividida y muchos abogaban por la disoluci6n
del partido. Los discursos que en esa junta pronunciaron Gilvez, Sala-
drigas, Govin y Montoro, levantaron un tanto los animos y en definitive
se formula esta declaraci6n: "que el Partido Liberal no puede ni debe
abandonar su puesto mientras las imposiciones del Poder no le impidan
su continuaci6n", y la Junta Central qued6 facultada para "establecer
ante el Gobierno, las Cortes y el Tribunal Supremo de Justicia los
recursos que procedan para obtener reparaci6n de los agravios inferidos
al derecho constitutional de los habitantes de la isla".
Esa declaraci6n salv6 al partido: digna del mayor respeto era la
actitud de ese fuerte n6cleo de cubanos que reclamaban sus derechos
y se mostraban dispuestos a defenderlos. Vinieron dias mis bonancibles
para la propaganda autonomista, a pesar de que ciertos grupos conser-
vadores, ensoberbecidos, provocaban incidents violentos y aun sangrien-
tos, como la emboscada que en 1884 prepararon en Santiago de las
Vegas para recibir a tiros a unos cuantos j6venes autonomistas que se
dirigian a tomar parte en una fiesta de su partido; y a pesar de que
de tiempo en tiempo era denunciado y perseguido el autor de algfin
articulo en el que se censuraba el sistema colonial: pasaban los afios
y esas denuncias se renovaban, como ocurri6 en 1888 con el articulo
Puntos negros publicados en Santiago de Cuba por el vibrant perio-
dista bayam6s Eduardo Yero Buduen (1852-1905), sometido a un pro-
ceso y privado de libertad durante various dias, hasta que se le fij6
fianza.
En 1883 y 1885 hubo nuevas tentativas de insurrecci6n, que culmi-
naron en el desembarco y fusilamiento de Ram6n Eligio Bonachea y sus
compafieros en julio de 1883; y el arribo de la expedici6n que enca-
bezaba Limbano Sanchez, muerto al ser capturado con algunos de sus
acompafiantes. Todavia al cabo de algunos aiios ocurri6 la sublevaci6n
de los hermanos Sartorio en El Purnio (abril, 1893), terminada rIpida-
mente por haberse acogido los sublevados, escasos en n6mero, al indulto
que se les ofreci6; y tambien ocurrieron en noviembre del mismo afio
los pequefios alzamientos de Lajas y Ranchuelo, que aunque impreme-

secretario del Directorio autonomista, y tambien sufri6 persecuciones. Cepeda
naci6 en Navia el 15 de mayo de 1845 y muri6 en Madrid en julio de 1911.







20 PANORAMA IIISTORICO DE LA LITERATURE CITB'NA

ditados y mal organizados, demostraban que el Ilamado pacto del Zan-
j6n era s6lo una tregua y que la guerra separatist habria de reanudarse
algr~n dia.
A otras inquietudes tenia que hacer frente ademis el Partido Auto-
nomista: las elecciones que se celebraban para diputados a Cortes, se
Ilevaban a cabo con una ley electoral favorable a los conservadores, en
su mayor parte mayores contribuyentes; pero, lo que es peor, no siempre
se respetaba el derecho de la minoria que correspondia a los autono-
mistas. y el partido conservador se escindia en dos grupos para ir al
copo, esto es, para ganar todas las posiciones mediante la formaci6n de
una minoria ficticia que usurpaba el puesto que normalmente debia
asignarse a los liberals. Y a6n mis: en ocasiones. el fraude se hizo
descaradamente: cuando los autonomistas concurrian a votar se les in-
formaba que ya habian votado y que podian retirarse. Despu6s, venian
las denuncias. los recursos y las quejas, pero todo a la postre quedaba
igual. Dentro de esas condiciones negatives tenia que defender el par-
tido autonomista para proseguir la lucha y enviar de todos modos a las
Cortes un grupo de hombres escogidos que sabrian plantear alli los pro-
blemas pendientes de soluci6n en Cuba.



7. Los DIPUTADOS AUTONOMISTAS: BERNAL, LABRA, BERNARDO
PORTUONDO, GABRIEL MILLET

Tres nombres importa destacar entire los primeros diputados autono-
mistas que hicieron su aparici6n en las Cortes: Calixto Bernal, de sobra
conocido por su intervenci6n en la Junta de Informaci6n de 1866 y
por su meritoria labor de publicista; Rafael Maria de Labra (1841-
19181 y Bernardo Portuondo Barcel6 (1840-1920). A estos se agreg6 a
poco Jos6 Ram6n Betancourt, que ya tenia bien ganado renombre como
escritor v como letrado.
Labra naci6 en La Habana, cuando su padre, official del ej6rcito
espafiol, mandaba el regimiento de Galicia, que tenia por cuartel el
Castillo del Principe. Se ausent6 de Cuba a los diez afios de edad, y ya
n3 volvi6: pero desde muy joven se dedic6 con ahinco al studio de dos
cuestiones que para Cuba eran de gran trascendencia: la abolici6n de
la esclavitud y la rectificaci6n de los errors que hacian inaceptable el
regimen colonial en las Antillas. Desde 1871 ocup6 un escafio en el par-
lamento espafiol, primero como diputado por Asturias, tierra de sus pa-
dres, y despubs, reiteradas veces, por Puerto Rico y tambi6n por Cuba.







DIPUTADOS AUTONOMISTAS: LABRA 21

Labra fue un publicista infatigable: mis de ciento cincuenta vol6-
menes y folletos se deben a su pluma. Se ocup6 principalmente de cues-
tiones political y sociales, empezando (pues fue fundador y president
de la Sociedad Abolicionista Espaiola) por la extinci6n de la escla-
vitud (La abolicidn de la esclavitud en las Antillas, Madrid, 1869; La
emancipaci6n de los esclavos en los Estados Unidos de Amirica, Ma-
drid, 1873; La abolicidn de la esclavitud en el orden econ6mico, Madrid,
1873; La libertad de los negros en Puerto Rico, Madrid, 1873; La
experiencia abolicionista en Puerto Rico, Madrid, 1874), y por los pro-
blemas coloniales (La cuesti6n colonial: Cuba, Puerto Rico, Filipinas,
Madrid, 1869; Politica y sistemas coloniales, Madrid, 1874; La reform
electoral en las Antillas espaiiolas, Madrid, 1890; La autonomia colo-
nial en Espafia, Madrid, 1892; La colonizaci6n en la historic, 2 vols.,
Madrid, 1876; La reform colonial en las Antillas, Madrid, 1896).
No son escasos sus trabajos hist6ricos (La revoluci6n norteamericana
del silo XVIII, Madrid, 1881; La Reptiblica de los Estados Unidos de
Amirica, Madrid, 1897; La perdida de las Amiricas, Madrid, 1869; La
Reptblica y las libertades de Ultramar, Madrid, 1897), y abundantes
fueron sus discursos parlamentarios y academicos, que reuni6 en various
volimenes (Mi campaiia en las Cortes de 1881 a 1883, Madrid, 1885;
Discursos politicos, acadimicos y forenses, 2 vols., Madrid 1884-86; Dis-
cursos parlamentarios en las Cortes de 1890, sobre el sufragio universal
en las Antillas, Madrid, 1890). Cabe mencionar, ademis de alg6n tra-
bajo de indole econ6mica. un tomo de articulos sobre temas diversos
Algo de todo (Barcelona, 1886), y varies volfmenes dedicados a Portu-
rral (Portugal y sus Cddigos, Madrid, 1877; Lisboa y los portugueses,
Madrid, 1888; Portugal contempordneo, Madrid, 1889; La legislacidn
portuguesa contempordnea, Madrid, 1890). Alguna vez se ejercit6 en
la critical literaria: un tomo suyo de Estudios literarios (Madrid, 1890)
incluye ensayos sobre Taine, William Dixon, Edgar Poe, Fenimore Coo-
per, Mesonero Romanos y (ino podia faltar en la obra de un abolicio-
nista!), La choza del tio Tom. Vale la pena mencionar tambidn sus
Studios biogrdfico-politicos (Madrid, 1887), en los que figuran el Mar-
qu6s de Albaida (Jos6 Maria Orense), El negro Santos (Toussaint Lou-
verture), Lincoln, el Marques de Pombal, y Gladstone; y a este volume
puede agregarse otro dedicado a dos Personalidades antillanas (Madrid.
1891), que son el jurista cubano Calixto Bernal y el maestro Rafael Cor-
dero, de Puerto Rico.
Labra, ese gran trabajador, que atendia sobre todo a su deseo de
difundir ideas, sabia exponerlas de modo sencillo y claro, y si por excep-
ci6n las decoraba con alguna imagen, no caia jams en el exceso ni en







22 PANORAMA HISTORIC DE LA ITERATURA COBANA

la palabreria inaitil. Esas cualidades le dan realce como orador: sobrio,
comedido, ajeno a todo efectismo, no dej6, ciertamente, ninguna oraci6n
memorable o de merito excepcional, pero cumpli6 a maravilla la misi6n
que se impuso, de expositor que aspira a former proselitos para las ideas
que predica. Lo que vale en Labra, por encima de cuanto escribi6, es
su personalidad austera, generosa y 4til.
La vida political de Bernardo Portuondo Barcel6 se caracteriza por
los cambios y alternatives de su posici6n ideol6gica. Fue primero soste-
nedor del regimen colonial espaiiol, que defendi6 con las armas en la
mano durante la primera etapa de la contienda de los diez aiios, pues
era coronel graduado de ingenieros y como tal reconstruy6 fortificacio-
nes y lines f6rreas, y organize obras de defense. En 1874 embarc6 pare
Espaia y se retire del servicio activo. Nombrado professor de la Acade-
mia de Ingenieros, donde tuvo a su cargo la ensefianza de la arquitectura,
la estereotomia y las construcciones hidrAulicas, a los dos afios pidi6 que
se le licenciase en esas labores, y qued6 como supernumerario. Se dedic6
entonces a la ensefianza de las matematicas.
Sus ideas habian evolucionado hacia la democracia: no ocultaba sus
simpatias por las tendencies liberals. En 1879 recibi6, no sin sorpresa,
la noticia de su postulaci6n, y despubs la de su elecci6n, como diputado
a Cortes por su ciudad natal, Santiago de Cuba. En el desempeiio de
sus obligaciones como legislator, sumindose a los dem6cratas republi-
canos en la political de la metr6poli y a los liberals autonomistas en la
political colonial, sostuvo con entereza la urgente necesidad de reforms
en el regimen de las Antillas y abog6 por la inmediata y total abolici6n
de la esclavitud. Demostr6 ademAs fuerte capacidad como economist al
analizar, aiio tras afio, los presupuestos de las Antillas. Su oratoria era
seca y categ6rica, como cuadra a un matematico. Dej6 obras de texto
para las citedras que desempefi6, a mis de algunos trabajos tecnicos
sobre obras de defense military, y studios de indole hist6rica, como el
que escribi6 en colaboraci6n con Emilio BernAldez sobre la Guerra en-
tre Alemania y Dinamarca en 1864 (Madrid, 1865), desde el punto
de vista military. Sus principles discursos parlamentarios fueron recogi-
dos en una decena de folletos.
Nuevos oradores de mirito sobresaliente pudo presentar al parla-
mento espafiol, en los afios subsiguientes, el Partido Liberal, ya identi-
ficado como Partido Autonomista; y cuando no oradores, envi6 hombres
de buena cultural y facil pluma, como Gabriel Millet (1823-1899), que,
elegido en 1881 denunci6 en various folletos, escritos en forma concrete
y clara, las ilegalidades y atropellos que se cometian en Cuba durante
las campafias electorales. Millet mantuvo en alto su indice acusador







DIPUTADOS AUTONOMISTAS: MONTORO 23

cada vez que acontecimientos de esa indole daban fundamento a quejas
y protests. El primero de los folletos que public, Una pascua en Ma-
druga, vio la luz en 1888 y reine en 79 piginas los articulos que, con
motive de las trapisondas electorales, escribi6 en La Unidn de Giines.
El segundo folleto, de mis volume, pues Ilega a 192 piginas, Una
pdgina de historic, publicado en Madrid en 1894, se anuncia como ap6n-
dice a una segunda parte, in6dita, del primero; y en fin, esa segunda
parte es la que, el mismo afio, se public con el nombre de Mi iltima
temporada en Cuba (Madrid, 1894, 113 pp.), y se dedica a examiner
la actitud que asumieron en el mando, uno tras otro, los distintos gober-
nadores y capitanes generals que hubo en Cuba despu6s de la Paz del
Zanj6n.



8. RAFAEL MONTORO

En 1886 el Partido Autonomista envi6 a las Cortes al orador que,
muerto Jos6 Antonio Cortina, habia alcanzado mis extensa fama: Rafael
Montoro (1852-1933). Nacido en la Habana, fue en Espafia y en los
Estados Unidos de Am6rica donde llev6 a cabo sus mis provechosos
studios, tanto de filosofia como de derecho. En Madrid terci6 desde
temprano en los debates del Ateneo, y de igual modo se dio a conocer,
a su regreso a Cuba, en las reuniones literarias de la prestigiosa socie-
dad La Caridad del Cerro, en las de la Revista de Cuba y en las del
Liceo de Guanabacoa.
La parte mis valiosa de la obra de Montoro la coristituyen sus dis-
cursos, pues 61 era, ante todo, orador, que a su capacidad y prepara-
ri6n (nunca trat6 un asunto sin conocerlo a fondo) unia su arrogante
estatura, su rostro imponente y sereno, realzado por bien cuidada barba,
y su voz poderosa y clara, cuyos registros sabia manejar con habilidad
insuperable para lograr ricos y variados matices de entonaci6n.
Es cierto que muchos de esos discursos, especialmente los de indole
political, no pueden producer, al leerlos, pasado el tiempo, la misma
impresi6n que al ser pronunciados: falta el interns palpitante de las cir-
cunstancias en que se pronuncia, y falta, ademis, la presencia del ora-
dor, del declamador que por medio de su voz potente prestaba fuerza y
animaci6n a sus rotundos periods. No result lo mismo, en el andar
de los afios, con los discursos de Emilio Castelar?
Montoro era, a la vez, notable como ensayista. La mayoria de sus
discursos acad6micos, libres de hojarasca, asi lo acredita, ademis de los







PANORAMA HISTTRICO DE LA LITERATITRA CIUBANA


trabajos de indole filos6fica o de critical literaria que escribi6 a lo largo
de su vida; y s6lo es de sentirse que por haberse consagrado preferen-
temente a las actividades political, no se produjera con mayor abun-
dancia como escritor.
De su preparaci6n filos6fica, uno de cuyos pilares era Hegel, dan fe
su studio sobre El neokantismo y los neokantistas espaiioles, sus comen-
tarios en torno al Ensayo sobre el movimiento intellectual en Alemania,
de su compatriota Jos6 del Perojo, y su bella peroraci6n sobre La mtlsi-
ca ante la filosofia del arte.
De su capacidad como critic literario dej6 valiosos testimonios: su
concienzuda ojeada sobre la poesia lirica del siglo xix, al margen del
libro que dedic6 Enrique Pifieyro a un grupo de Poetas famosos' del
siglo XIX; su acucioso examen de la poesia de Alfred de Musset; sus
apreciaciones acerca de Jorge Manrique y sus "Coplas" ante la critical
de nuestros dias; y ademAs, como prueba de que no se quedaba reza-
gado en sus lectures, su anilisis de un drama de Ibsen, Juan Gabriel
Borkman, publicado poco antes.
Montoro era un critic objetivo, precise, que ponia poca emoci6n
en sus comentarios y apreciaciones. Huia, ademas, de las afirmaciones
demasiado categ6ricas: preferia el t6rmino medio, ya que a ello lo incli-
naba su propio temperament. "Manipula Montoro -decia Manuel de
la Cruz-, con maestria incomparable, el incoloro vocabulario y la
vaporosa ideologia del eufemismo". Quiza si ese recurso le fue util en
determinadas circunstancias al tratar cuestiones political, a pesar de Ia
energia con que se produjo muchas veces al sefialar los vicios del r6gi-
men colonial; pero, mAs que eufemismo, en sus juicios literarios preva-
lece un espiritu prudent, que rehuye afirmaciones extremes y que, si
sefiala un defecto, busca el modo de explicarlo, ya que no de justificarlo;
y si se exalta en el elogio, lo atenia despu6s. Asi cuando, al evocar a
Shakespeare, dice: "En el teatro modern no tiene quien lo iguale, fuera
de Calder6n, que a veces se le acerca". No es extraiio, pues, que haga
esta profesi6n de fe: "Probablemente en esta cuesti6n, como en muchas,
en el just medio esti lo mis acertado."
Por lo general, Montoro valora con acierto, aunque con prudencia,
las obras y los autores que juzga: si bien, por lo general, sometido a
la influencia de la opinion mis difundida, no solia atreverse a ir con-
tra la corriente. Uno de esos casos es el de su juicio sobre el Quo vadis?
de Henrik Sienkiewicz, que a fines del siglo xix disfrut6 de una boga tan
inusitada como inexplicable y fue traducido con precipitaci6n pasmosa
a muchos idiomas. Hoy, pasado el furor de aquella hora, es mis fAcil
reconocer lo que una minoria vio desde entonces: bajo el disfraz de la







MONTORO, ORADOR Y CRITICO


reconstrucci6n hist6rica y al amparo de un argument atrayente, la no-
vela de Sienkiewicz no es mis que una narraci6n folletinesca, no im-
porta si en algunos pasajes alcanz6 a pintar cuadros de innegable belle-
za. Montoro no pertenecia a esa minoria exigente: por eso se asombraba
de que al escribir sobre La renaissance du roman historique, Emile Fa-
guet no citara a Sienkiewicz, y agregaba que esa era la mejor prueba
de que "la gloria de ese autor ha sido algo asi como una subita explo-
si6n de luz"; y mis enfiticamente ain: "No es s6lo su perfecci6n
literaria, sino la profunda intuici6n hist6rica de Sienkiewicz lo que coloca
esta obra al nivel de las mis celebradas en su g6nero."
Salvo en ese y algiin otro raro caso, Montoro se distingui6 siempre
por su sagacidad critical, no obstante su afin de situarse en el tirmino
medio. Muchas veces preferia dejar de considerar determinado aspect
de la material que estudiaba, si esa incursion habia de marcar disenti-
mientos o choques de ideas. Tal actitud se pone de manifiesto en la
relative frecuencia con que, alegando falta de espacio o de tiempo, se
excusa por no tratar otras cuestiones relacionadas con el tema, como
puede comprobarse con unos cuantos ejemplos: "Dejando para mejor
ocasi6n razonamientos que pudieran tener un caricter exclusive de es-
cuela..."; "Desisto de entrar en la critical de todas las proposiciones
que van desprendi6ndose 16gicamente de la opinion del senior Pero-
jo..."; "Yo no puedo emprender ahora un examen..."; "Por lo de-
mis, claro esti que no podemos detenernos en dar raz6n de todas sus
proposiciones y que no nos es dado discutirlas en este momento.. ."; "No
es mi inimo entrar en comparaciones..."; "Pero el anilisis, o por lo
menos el studio de estas interesantes labores, me IIevarian a un terreno
en que no debo entrar ahora..." s Esas salvedades se original, ademis,

8 VWase el t. II, vol. I, de las Obras de Montoro (edici6n del homenaje,
1930), pp. 17, 43, 46, 218, 288. Esa edici6n comprende cuatro tomos (I. Dis-
cursos politicos y parlamentarios. II (dividido en dos vols.): Conferencias y ensa-
yos filosdficos y literarios. III. Trabajos hist6ricos, juridicos y econdmicos, 1930.
Hay un volume publicado siete lustros antes, que sirvi6 de base a esta edici6n
Discursos politicos y parlamentarios, informs y disertaciones, por Rafael Mon-
toro, diputado a Cortes, 1878-1893, Filadelfia, 1894, 596 pp. (Algunos discursos
e informes habian visto la luz separadamente en folletos. Otros, en libros que
contienen trabajos de diferentes autores: Discursos pronunciados por los seiiores
Cabrera, Montoro y Bernal en conferencia piiblica del Partido Liberal de Giiines,
12 octubre 1878, 8 pp; Discursos de D. Enrique Jose Varona y D. Rafael Mon-
toro en el Teatro Payret, 21 enero 1883, sobre la Importancia social del arte
(Varona) y La mdsica ante la filosofia del arte (Montoro), 38 pp; Discursos de
oradores cubanos (Montoro, Zambrana, Galvez, Saladrigas, Govin y otros) San-
tiago de Cuba, 1887, 67 pp: El problema colonial contempordneo, por los sefio-
res Labra, Giberga, Montoro, Cueto y otros), conferencias pronunciadas en el
Ateneo de Madrid, con un discurso-resumen de Segismundo Moret, Madrid, 1895.
407 pp. Montoro escribi6 ademis el siguiente texto escolar: Principios de moral







26 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

en cl continue ejercicio de la oratoria, donde encajan mejor, y suelen
ser c6moda muletilla, semejante a aquella otra con la que empiezan
muchos dicursos politicos: "No pensaba hacer uso de la palabra en esta
ocasi6n. ..
La mayor y mis resaltante actividad de Montoro en la vida piblica
fue la del period de la propaganda autonomista, de 1878 a 1898. Vein-
tid6s discursos suvos de esa 6poca (afortunadamente los mis notables),
se han conservado: unos correspondent a las campaFias political que libr6
en Cuba; otros al debate parlamentario en las Cortes espaiiolas, a las
cuales concurri6 como diputado en varias legislatures. Cuando el go-
bierno de Espafia se decidi6 tardiamente a establecer en Cuba el regimen
auton6mico, a pesar de que la revoluci6n, pujante y altiva, no aceptaba
formula alguna que no tuviera por base la independencia, Montoro fue
lamado a desempefiar la carter de Hacienda en el efimero gabinete
que se constituv6 bajo la presidencia de Jos6 Maria Galvez. El triunfo
de las armas cubanas era ya indudable en plazo mis o menos corto, pero
los acontecimientos se precipitaron y la intervenci6n de los Estados
Unidos de Am6rica en la guerra hispano-cubana puso pronto t6rmino
a la lucha.
Establecida la Repfiblica de Cuba en 1902, Montoro fue nombrado
Ministro Plenipotenciario en la Gran Bretaiia y en Alemania. Despubs
form part de la delegaci6n cubana ante la Tercera Conferencia Inter-
nacional Americana (Rio de Janeiro, 1906) y ante la Cuarta (Buenos
Aires. 1910). Al ser proclamada por el Partido Conservador en 1908 la
candidatura presidential del general Mario Garcia Menocal, Montoro
figur6 en la boleta electoral como vicepresidente. Perdieron la elecci6n los
conservadores. pero cuatro afios despubs triunf6 Menocal, Ilevando como
-icepresidente a Enrique Jos6 Varona, y Montoro fue designado Secre-
tario de la Presidencia. cargo que desempefi6 todo el tiempo que Meno-
cal se mantuvo en el ejercicio de la presidencia. El doctor Alfredo Za-
yas. que sustituy6 a Menocal en 1920. confi6 a Montoro la carter de
Estado. Este fue el iltimo cargo official que desempefi6.
Su iltima aparici6n en la tribune fue el 22 de mayo de 1926, para
disertar sobre Los hitoriadores de Cuba al hacer su ingreso como indi-
viduo de ndmero en la Academia de la Historia. Ya lo era de la Acade-
mia de Artes y Letras. desde que fue fundada por decreto del president
Jos6 Miguel G6mez (1910). Todavia aprovech6 las horas bonancibles
de la vejez para escribir articulos periodisticos sobre temas de actuali-

e instruccidn cirica, 1903. (Nueva edici6n: Nociones de Instruccidn moral y ci-
rica, 1908).







DIPUTADOS AUTONOMISTAS: PEROJO 27

dad en la vida del pensamiento contemporaneo. Algunos de esos articu-
los, correspondientes a 1928, fueron recogidos por la comisi6n organi-
zadora del homenaje national que se acord6 rendirle, y estin incluidos
en el tomo tercero de sus Obras, publicadas en 1930. Faltan algunos
mis, como igualmente otros que escribi6 sin su firma para el 6rgano
de su partido, en el period de la propaganda autonomista. A ese res-
pecto decia Sanguily, en su studio Un gran orador cubano, que Mon-
toro habia estado escribiendo para el vocero autonomista "durante
quince afios, casi diariamente, extensos, variados y muy notables articulos
de la secci6n de fondo, asi de doctrine como de pol6mica", y agregaba
que esos articulos, si se reunieran en voltmenes, "mostrarian constancia
infatigable, vigorosa resistencia en el trabajo, fecundidad pasmosa, y
mas que todo la sencilla y admirable devoci6n que ha ofrendado sin
violencia sazonados frutos de la actividad, del studio y de la perseve-
rancia, a la obra an6nima de la propaganda colectiva de un peri6dico
de partido."



9. JosE DEL PEROJO

En sus aiios mozos, Montoro fue redactor de la magnifica Revista
Contempordnea, que en Madrid dirigia Jos6 del Perojo (1853-1908),
native de Santiago de Cuba. Esa publicaci6n mantuvo su prestigio largo
tiempo y dur6 hasta entrado el nuevo siglo (1907). Perojo habia vivido
algunos aiios en Alemania, y alli se dedic6 a los studios filos6ficos.
Retorn6 a Madrid, donde se dio a conocer como entusiasta propagador
del neokantismo, tendencia que contaba entire sus corifeos a Kuno Fis-
her, que era su amigo y maestro.
Perojo empez6 por publicar un volume de Ensayos sobrc el mori-
riiento intellectual en Alemania (1875) y despubs tradujo (1883) (por
primera vez en espafiol) el texto complete de la Critica de la raz6n
pura, precedido de una biografia de Kant y una breve historic de los
origenes de la filosofia critical, de Kuno Fisher.
En lo que atafie al problema politico de Cuba, la primera actitud
de Jose del Perojo no fue favorable a las aspiraciones autonomistas, y
todavia al recoger en un volume sus Ensayos de political colonial (Ma-
drid, 1885, XVI-384 pp.), no habia cambiado sustancialmente. Algo se
modificaron despu6s sus ideas y acept6 ser diputado liberal a Cortes.
Su razonado discurso de 1887 acerca del proyecto de tratado commercial
con los Estados Unidos y de las necesidades econ6micas de Cuba caus6








?8 PANORAMA IIISrORICO 1DE LA LITERATITRA Cl1HANA

sensaci6n por sus afirmaciones crudas y rotundas: "Es tal la situaci6n
mercantile dc Cuba, la subyugaci6n material a que csta sometida, que en
realidad existed en esta isla una verdadera tirania commercial, ejercida
por los Estados Unidos, pero no por culpa de ellos, sino por culpa nues-
tra...": para refialar mis adelante las consecuencias que juzgaba inevi-
tables si no se modificaba la political econ6mica respect a Cuba: "ten-
dremos que irnos acostumbrando al triste convencimiento de que Cuba
se perderi. pero sabiendo nosotros que va a perderse." Mas que un
orador, Perojo era un hombre de studio que exponia sin vacilaci6n sus
ideas. y dejaba honda impresi6n en el auditorio con su palabra, termi-
nante v enrgica.



10. MIGUEL FIGUEROA

Orador de palabra arrebatadora fue Miguel Figueroa (1857-1893),
que tambien ocup6 un escaiio en las Cortes. Figueroa era el arquetipo
del verbomotor; y como casi todos sus discursos fueron el fruto de la
improvisaci6n, s6lo se conservan los que pronunci6 en el parlamento
espaiiol y alguno que otro fragmento de sus arengas tribunicias en las
campaias autonomistas. Sus mis notables discursos parlamentarios fue-
ron el que consagr6 al examen de presupuestos de Cuba en 1886, y el
muy inspirado y elocuente en que defendi6 la total extinci6n de la es-
clavitud.10
Figueroa muri6 joven, minado por la tuberculosis; y su entierro, al
cual concurri6 inmensa muchedumbre, puso en evidencia la admiraci6n
profunda que le profesaba su pueblo. S61o a Cortina se le habia tribu-
tado un homenaje p6stumo a tal grado imponente.
"Todos veian de 61 -comentaba Sanguily- al orador singular de
las robustas v valientes improvisaciones, cuya entonaci6n hom&rica sa-
cudia el concurso como electricas descargas y conminaba las injusticias
e iniquidades pdblicas, entire relAmpagos y truenos de soberana tem-
pestad.

9 Este discurso de Perojo se public en folleto: La cuesti6n de Cuba, Ma-
drid, 1887. Otros trabajos de Perojo, fuera de los mencionados en el texto: Cues-
tiones coloniales, Madrid, 1883, 48 pp. Comercio de Espaiia con las Repdblicas
hispanoamericanas: Lo que es, lo que debia ser. Madrid, 1892, 38 pp. Ensayos
sobre educacidn, Madrid, 1907. La educaci6n espaiiola, Madrid, 1908.
10 De los discursos parlamentarios de Figueroa se publicaron en folleto: El
presupuesto de Cuba de 1886-87, Madrid, 1886, 15 pp.; y el Discurso parlamen-
tario pronunciado en la sesi6n del 25 de febrero de 1888, Madrid, 1888, 24 pp.







DIPUTADOS AUTONOMISTAS: PIGUFRROA, GIR.RGA ZY

"Fue sin duda patriota de elevadas miras, orador incomparable, la
encarnaci6n simpitica de la protest rom;ntica, sincera, movible y a
la vez permanent del pueblo cubano -su aliento, su int-rprete, su verbo
prodigioso.
"Su misma voz, ronca como un bramido colirico, su infasis peculiar,
(inico, sus ademanes, transformaban los encendidos pirrafos de sus ora-
ciones en estrofas 6picas, convertian la tribune fulgurante en magnifico
Thabor, prefiado de amenazas, fulminando entire celestiales promesas,
maldiciones apocalipticas, cual si anunciara con su gran palabra, en el
resplandor de incierto crep6sculo, incandescent como una fragua colo-
sal, el advenimiento de nueva aurora, la creaci6n de un mundo nuevo."



11. ELISEO GIBERGA

Tambi6n se hizo aplaudir en el parlamento espafiol otro orador au-
tonomista de grandes m6ritos y ardiente palabra: Eliseo Giberga y Gall
(1854-1916), electo diputado por primer vez en 1885. Era hijo de un
m6dico catalan, que establecido en Cuba desde 1850, volvi6 a residir
un tiempo en Catalufia, pero al cabo de doce afios se reintegr6 defini-
tivamente a Cuba. Durante el tiempo que sus progenitores vivieron en
Catalufia, curs6 Eliseo Giberga sus studios de derecho en la universidad
de Barcelona, donde recibi6 el grado de doctor. De regreso a Cuba en
1873, gan6 renombre en la Habana, donde estableci6 su bufete de abo-
gado, y algunas de sus defenses se hicieron famosas."l Su afici6n a las
bellas letras lo impulse a cursar ademis la carrera de Filosofia y Letras
en la Universidad de la Habana, donde alcanz6 el doctorado en 1884.
En sus ejercicios de grado desarroll6 el tema: Adversarios del cultera-
nismo: Escuelas que fundaron.
Pocas veces, sin embargo, produjo ensayos puramente literarios. Cul-
tiv6, en cambio, la poesia, si bien no era un verdadero poeta, sino un
hombre de pensamiento que entretenia sus ocios haciendo versos no
exentos de sonoridad y correcci6n. Soii6 alguna vez con escribir poemas
de largo aliento, como uno sobre Atila, que qued6 inconcluso. Acaso

11 Se publicaron en folleto: Defensa de Ram6n Cascajares, en causa por
defraudaci6n a la Hacienda (New York, 1879, 59 pp.): Defensa de Silvestre
Fernandez (New York, 1880, 101 pp.); Defensa de Sabino Muiiz, Gervasio
Garcia Pur6n y Jose Gonzalez Aguirre, acusados de coligaci6n para encarecer el
precio del trabajo (1889, 19 pp.). Estas defenses de individuos en conflict con
la administraci6n pfblica obedecian a la actividad political de Giberga, que de
ahi tomaba pie para plantear cuestiones al regimen vigente.







30 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

su producci6n potica mas apreciable sea su mon6logo Fernando de
Hcrrcra, en tercetos a veces armoniosos.
Respetuoso del metro y de la rima, se adiestr6 en las formas po6ticas
tradicionales, como correspondia al moment de su formaci6n literaria,
en el que imperaban como corifeos Zorrilla y Nfiiez de Arce. Es ftil, no
obstante, sefialar una circunstancia curiosa: le sedujo la libertad de
metros que puso en auge el modernismo, y ya en edad provecta hizo
un alarde de polimetria, mezclando versos de siete medidas diferentes,
sin rima, en una composici6n que intitul6 Los versos libres y que dio
a conocer en la revista El Figaro e incluy6 despu6s, con sus restantes
ensayos po6ticos, en el libro Tempora acta (1909), del cual s6lo hizo
una edici6n privada que circul6 entire familiares y amigos.
Fue en la oratoria political donde Giberga alcanz6 sus mis altos y
merecidos triunfos. Su dial6ctica era poderosa; su verbo, fluido y apa-
sionado: y realzaba esas dotes su voz vigorosa y rotunda.
En el orden de las ideas political podria decirse que Giberga fue la
personalidad que mejor represent la izquierda del autonomismo; esto
es, su concept de la autonomia era el mis amplio que podia concebirse,
y en esa aspiraci6n a un gobierno propio sin cortapisas, s6lo los parti-
darios de la independencia absolute iban mis lejos que 61.
Reiniciada en 1895 la lucha armada en favor de la independencia,
la posici6n asumida por Giberga, desde el primer moment, fue termi-
nante: si Espafia desea conjurar el estado de guerra, el 6nioo medio
de lograrlo es el pronto establecimiento de una verdadera autonomia
en la isla. Asi lo explic6 en carta a su amigo Miguel Moya, director de
El Liberal de Madrid, en junio de 1895. Elegido despu6s Senador en
representaci6n de las Corporaciones econ6micas, decidi6 no ir a tomar
posesi6n del cargo; y con mayor autoridad, la que daban a sus palabras
los hechos consumados que 61 previ6 y anunci6, pues el advance de la
revoluci6n, que se extendia ya a toda la isla, era incontenible, ratific6
su parecer en una nueva carta que, desde la estaci6n termal francesa
de Camb6, en los Alpes Maritimos, envi6 en julio de 1896 al propio
director de El Liberal, que sin demora la insert en las columns de su
peri6dico. En esa carta, y en otras que hubo de escribir para contestar
los comentarios de algunos amigos separatists respect a su actitud, ex-
presaba su sentir, cada vez mis arraigado, de que el triunfo de Espafia
era "tan inverosimil que parece un delirio suponerlo". "Es que el pro-
blema de Cuba -habia dicho antes-, es un problema complejo, moral,
social, politico y econ6mico, y s6lo se quiso ver en 61 un problema de
fuerza". Y admitia: "Tambi6n convengo en que la mayoria de los
cubanos aspira actualmente a la independencia de la Isla. Unos u otros







GIBEROA Y LA CONVENCI6N CONSTITUYENTF


motivos han determinado una evoluci6n ya radical del espiritu de los
mas."
Todavia un afio despues public sin firma el llamado "folleto de
Niza": Apuntes sobre la cuestidn de Cuba, por un autonomista (1897,
XV-263, pp.), donde sugiere una formula precisa y adecuada para
establecer un regimen auton6mico en Cuba. Frente al fracaso de la
political de fuerza que habia querido desarrollar Espafia en Cuba, y que
el general Valeriano Weyler se empefi6 en hacer triunfar mediante pro-
cedimientos despiadados, no pocos politicos espafioles se inclinaron a las
sugestiones formuladas por Giberga, que fue lamado a Madrid y con-
sultado. Espafia quiso, tardiamente, implantar un regimen auton6mico
bastante limitado, que no satisfacia los anhelos de Giberga, pero que,
de todos modos, significaba un paso adelante, y Giberga regres6 a Cuba,
donde se le esperaba. Manifest6 al Ilegar que para que existiera en
Cuba un regimen auton6mico era indispensable que lo aceptaran los
alzados en armas, con los cuales habia que Ilegar a un entendido, ya que
de lo contrario todo esfuerzo en favor de la paz seria baldio. Una comi-
si6n, compuesta por el propio Giberga, Eduardo Dolz, Leopoldo de Sola
y Francisco J. Rabell, qued6 encargada de establecer contact con el
gobierno republican en armas. Dadas las dificultades que se presen-
taban para ese contact director, los comisionados dirigieron una exposi-
ci6n al Poder Ejecutivo de la Revoluci6n, con la esperanza de iniciar
en breve plazo entrevistas y negociaciones que pudieran conducir a algin
fin satisfactorio. No pudo ser asi; la explosion del Maine y la subse-
cuente intervenci6n de los Estados Unidos de Am6rica en la guerra
hispano-cubana hicieron impossible todo intent semejante, aparte de
que la revoluci6n no aceptaba gesti6n alguna que no tuviera por base
la independencia.
Cuando, pasados ya dos afios, el gobierno provisional establecido
por el Poder interventor, convoc6 en 1901 a elecciones para reunir una
Asamblea Constituyente que debia dotar a la future Repfiblica de Cuba
de su carta political fundamental, Giberga, que figuraba entire los fun-
dadores del Partido Uni6n DemocrAtica, en el cual se inscribieron mu-
chos antiguos autonomistas, result ser el finico representante que ese
partido pudo enviar a la Convenci6n. Giberga no fue pr6digo en hablar
en las sesiones plenarias de esa asamblea: prefiri6, como representante
inico y aislado de un partido de minoria, trabajar en los cambios de
impresiones de las comisiones y subcomisiones, haciendo sugerencias
oportunas. A pesar de su actividad infatigable, no logr6 ver cristalizado
su empefio mayor en cuanto al regimen que debia consagrarse en la
Constituci6n: aspiraba a establecer en Cuba el sistema parlamentario,







32 PANORAMA HIST)RICO )E LA LITERATURE CUBANA

y no lo consigui6, pues la mayoria de los constituyertes prefiri6 adoptar
el sistema presidential, en forma aniloga a la que prevalecia en casi
todas las repiblicas americanas. Y terminadas las labores de la Consti-
tuyente, no volvi6 Giberga a figurar en la political active.
La Repfiblica le confi6 su representaci6n en dos ocasiones solemnes:
en la inauguraci6n del edificio de la Uni6n Panamericana en Washing-
ton, y en la conmemoraci6n del centenario de las Cortes espafiolas reu-
nidas en CAdiz para dictar la Constituci6n de 1812.
Aunque retirado de la vida piblica, nunca abandon la tribune aca-
dcmica: en el Ateneo de la Habana dict6 conferencias de altisimo
interns, entire ellas la que, en sesi6n de la Sociedad de Conferencias,
dedic6 en 1913 al process de Las ideas politics en Cuba. Su ciudad
natal, Matanzas, le pidi6 en 1916 que tomara a su cargo el discurso de
orden en los actos conmemorativos del 24 de febrero. En esa ocasi6n
pronunci6 una de sus mis emotivas oraciones, interrumpido a cada paso
por aplausos carifiosos. Y esa misma noche, bruscamente, falleci6 a causa
de un sincope cardiac. En 1930 sus Obras fueron recogidas en cuatro
gruesos vol6menes que comprenden sus discursos politicos, studios, ar-
ticulos, entrevistas. manifiestos y trabajos juridicos y literarios.12



12. FERNANDEZ DE CASTRO

Otro orador de m6rito sobresaliente fue enviado por el Partido Au-
tonomista a las Cortes: Rafael FernAndez de Castro y Castro (1856-
1920). Nacido en el pueblo de Regla, se traslad6, ya adolescent, a
Espafia, donde curs6 studios de derecho y de filosofia y letras. Obtuvo
en Madrid ambos doctorados. De retorno a Cuba en 1878, ingres6 en
la docencia universitaria como professor auxiliar de la Facultad de Filo-
sofia y Letras en 1880 y dos afios despu6s gan6 por oposici6n la citedra
de Historia Universal. Miembro del Partido Liberal Autonomista desde
que fue fundado, bien pronto se acredit6 como orador de palabra fAcil
y amena, y en tres ocasiones fue electo diputado a Cortes. Caus6 sen-
saci6n en 1887 su discurso parlamentario sobre la inmoralidad adminis-
trativa en Cuba. Otro discurso suyo, pronunciado en 1888 en La Ca-
2 Separadamente habian aparecido antes: Adversarios del culteranismo: es-
cuelas que fundaron, 1884, 22 pp.; Influencia de la Administraci6n de Justicia
en el bienestar de los pueblos, 1885, 37 pp.; Fernando de Herrera, mon6logo, 1885,
20 pp.; Proyecto de reform al enjuiciamiento civil, Regla, 1890, 25 pp.; Apun-
tes sobre la cuesti6n de Cuba, por un autonomista, Niza, 1897, XV-263 pp.;
Timpora acta versoss), 1909.







DIPUTADOS AUTONOMISTAS: FERNANDEZ DE CASTRO


ridad del Cerro, tuvo por tema el estado social de Cuba y mereci6
aniloga repercusi6n.
Al establecerse en el inicio del aio 1898 el efimero gobierno autono-
mico que presidi6 Jos6 Maria Galvez, Fernmndez de Castro form parte
de la CAmara insular y fue designado para el cargo de Gobernador de
la provincia de la Habana en circunstancias sobrado dificiles, ya que,
declarada la guerra entire los Estados Unidos y Espafia, le toc6 hacer
frente a la situaci6n angustiosa provocada por el bloqueo de la Ha-
bana, y merced a su celosa actividad y su hombria de bien logr6 aliviar
las angustias que sufria la poblaci6n civil.
No aspir6 a intervenir nuevamente en la vida piblica, aunque mis
de una vez, desde la prensa o la tribune, dio a conocer su sentir y su
pensar, no exentos de pesimismo, acerca del process politico de la Re-
pfblica iniciada en 1902; pero su nombre se mantuvo asociado a diver-
sos empefios intelectuales. Era individuo de nu6mero de la Academia
de la Historia, designado en el decreto de fundaci6n, y presidi6 el Ate-
neo de la Habana durante various afios.
Fue FernAndez de Castro excelente orador parlamentario, en&gico
en el ataque, s6lido en la argumentaci6n, agil en la replica; pero sus
mayores triunfos los alcanz6 en la tribune popular y en la propaganda
political, por la ironia y el sarcasmo con que matizaba sus juicios y apre-
ciaciones en torno a la actualidad politico-social. Frases suyas, restallan-
tes como latigazos, se hicieron famosas, como aquella de "Lo 6nico
que hay de bueno es lo malo que esto se va poniendo", proferida en
1893, ante la ingrata perspective de que con menosprecio de las posibles
reacciones del descontento pfblico, Cuba se viese burlada una vez mis
en el anhelo. de alcanzar las reforms political tantas veces anun-
ciadas."






13 Los principals trabajos politicos de Fernandez de Castro fueron recogidos
en un volume con el titulo Para la historic de Cuba (1899-1-711 pp.). En folleto
aparecieron separadamente: La filosofia oriental (discurso al tomar posesi6n de
la citedra de Historia Universal), 1883, 55 pp. Un poeta cataldn (el Pbro.
Juan Arolas), conferencia, 1883, 26 pp. Program de Historia Universal (primer
curso), 1883, 37 pp. El process de la vida humana, conferencia, 1884. 16 pp.
Ensayo de un program razonado de Historia Universal, primer curso, 1885, 171
piginas. La cuesti6n de Cuba, discurso parlamentario, Madrid 1887, 20 pp. Discur-
so en el mitin liberal autonomista, Teatro Tac6n, 1893, 16 pp. Yumiri, 6pera en
dos actos y cinco cuadros, mfsica de Eduardo Sanchez de Fuentes, 1898, 18 pp.


T.lTR.aTURlA CUBANA. 11. 3.







34 PANORAMA HISTORICO DF LA LITERATITRA CUBANA



13. OTROS ORADORES AUTONOMISTAS

Cont6 el Partido Autonomista con otros imuchos oradores distingui-
dos. emperando por so president, Jose Maria G:ilvez, ya acreditado
conmo orador forense y como polemista politico. autor de un folleto
publicado en Nueva York al comenzar la guerra de los diez aiios, que
provoco los m.is encendidos comentarios: Indcpcdencia de Cuba (1821-
1869): Para!rh'lo. La critical mnordaz v zumbona que entonces estaba de
moda. a la manera de Antonio de Valbuena. haciendo malabarismos con
las palabras. coment6 con sorna que Gailvez escribia para-lelos.
Otros letrados ganaron aplausos en las campaiias autonomistas, en
primer t ~nnino cl secretario del partido, Antonio Govin y Torres,'4 cate-
dr.tico de derecho administrative y autor de textos juridicos; y despu6s
hay que mencionar a Carlos Saladrigas.' Leopoldo de Sola (1850-
198I.1." Jos6 Brun6n (1841-1913), Miguel F. Viondi (1846-1919), Ma-
nuel de Jes-is Ponce (1846-1894-, un pinareio agudo y sagaz, que
despues se destac6 en la vida republican, Ricardo Dolz y Arango
(1861-1937\. y dos orientales de distinto tipo pero sobresaliente cada
uno en su g6nero: Antonio Bravo Correoso (1863-1943) feliz en el
anilisis sereno v en la frase sintetica y oportuna: y Alfredo Betancourt
Manduley, incisivo y agresivo. Importa no olvidar otro oriental, grandilo-
cuente y conceptuoso: Eudaldo Tamayo y Pav6n (1851-1922).




14 La producci6n de Govin comprende: Discurso, en Santa Clara, 1879.
20 pp. Las icyes especiales, articulos en El Triunfo, 2 vols., 1880. De la propiedad
intellectual ante la filosofia del derecho y la legislacidn, 1880, 24 pp. Elementos
te6rico-prdcticos del Derecho Administratico vigente en Cuba, 3 vols., 1882-83.
El eniuiciamiento cizil en Cuba y Puerto Rico, 1886, 631 pp. La autonomia
colonial. articulos en El Triunfo. sin firm. 1887, 202 pp.
15 Saladrigas nunca recogi6 sus discursos, pero en publicaciones del Partido
Autonomista aparecen aleunos junto con los de otros oradores: asi en el folleto
dedicado al Segundo Aniversario de la fundaci6n del Partido Liberal, 1880,
87 pp. includee tambien discursos de Gilvez, Francisco A. Conte y Antonio Go-
vin). y en Discursos de oradores cubanos, Santiago de Cuba, 1887, 67 pp. (in-
clusive, ademas. los de Montoro. Zambrana, Gilvez y Govin).
I6 De Sola. que era native de Cienfuegos. public 6nicamente trabajos fo-
renses, y s61o en contadas ocasiones ocup6 la tribune political. De 61 se conservan
folletos con sus alegatos en distintos procedimientos judiciales, uno de ellos con
titulo ingenioso y sugestivo, que parece de novela: Historia de un pagari (1885,
30 pp.), al cual subsigui6, como en las novelas por entregas, una amena y jugosa
Segunda part de la Historia de un pagare (1887, 40 pp.).







ARTFAGA Y DOBAL.


14. ORADORES SAORADOS

En la oratoria sagrada se distinguieron durante este period algunos
sacerdotes que se sumaron a la tendencia separatist, entire ellos el pres-
bitero Ricardo Arteaga y Montejo (1843-1915), de cubanisima estirpe
camagiieyana. Alumno del colegio-seminario de San Basilio el Magno,
en Santiago de Cuba, se orden6 alli como sacerdote en 1868, el mismo
afio en que estall6 la revoluci6n de independencia acaudillada por Carlos
Manuel de C6spedes. Al afio siguiente, Arteaga fue procesado por esti-
marse que un serm6n suyo envolvia pr6dicas subversivas y sufri6 prisi6n
durante diez meses. Fue deportado a Espaiia, y de alli pudo mis tarde
trasladarse a Venezuela, donde habia transcurrido parte de su infancia.
Encontr6 alli calurosa acogida. Se reintegr6 a Cuba al instaurarse la
Repdblica independiente. Entre sus mejores piezas oratorias se citan:
un serm6n consagrado a San Isidoro Hispalense y el panegirico del papa
Le6n XIII, con motive de su jubileo sacerdotal.
Palabra ardiente, arrebatada, sonora, fue la del presbitero Manuel
de Jes6s Dobal y Garcia (1843-1914), ligado por cercano parentesco a
dos educadores eximios: el Padre Jos6 Agustin Caballero y Jose de la
Luz y Caballero. Alumno del colegio seminario de San Carlos. curs6
despus sus studios de letras y filosofia en la Universidad de la Ha-
bana. El movimiento insurreccional de 1868 cont6 con su adhesi6n fer-
vorosa. Desde la citedra sagrada enalteci6 la vocaci6n del sacrificio.
"Ningfn pais o doctrine se engrandece y sube a Dios, sino regado con
la sangre de sus mirtires", dijo en un serm6n pronunciado en Bejucal
en 1874. Otro serm6n, dicho desde el pilpito de la iglesia de su pueblo
natal, Santiago de las Vegas, dio motive para que se le suspendieran las
licencias eclesiasticas. Volvi6 los ojos hacia el campo de la ensefianza
y en la Habana asumi6 la direcci6n del Colegio de San Anacleto. En
una solemnidad que se celebraba en ese colegio, en 1876, ocurri6 un
incident ruidoso: el alumno Bernardo Costales y Sotolongo leia unas
estrofas en las que, mAs o menos veladamente, se traslucian ansias de
libertad, cuando una voz irritada y rotunda tron6: "i Padre Dobal, mi
sombrero! iAqui se ataca al gobierno! i Padre Dobal, mi sombrero!".
Era la del doctor UstAriz, rector de la Universidad que se apresuraba
a abandonar el sal6n, en son de protest. Ese incident dio por resul-
tado el cierre del plantel y la deportaci6n de Dobal a Espaiia. Alli per-
maneci6 Dobal dos afios, durante los cuales complete sus studios para
obtener el doctorado en Teologia. Regres6 a Cuba una vez proclamada


35







36 1PANORXAMA HISToRIO DF. IA. LITT.RATURA CU.RANA

la Paz dcl Zanj6n. En 1895, al rciniciarse la guerra separatist, emigr6
a Mdxico, donde pcnnancci6 hasta cl clse de la soberania espafiola en
Cuba. Acaso sus mejores discursos son los quc pronunci6, ya al final
de su vida, para honrar a los grades heroes de la revoluci6n; el pane-
pirico de Antonio Macco. en cl Cacahual, y cl elogio f6nebre de Maxi-
mo G6me7, a raiz de su muerte.
A la gencraci6n siguiente pcrteneci6 el presbitero Luis Alejandro
Mustelier y GalAn (1860-1921, quce fue alumno del colegio-seminario
de San Basilio el Magno. en su ciudad natal, Santiago de Cuba, donde
-rcibi6 las 6rdenes superiores. Profes6 desde temprano ideas separatists
v al estallar la gucrra de 1895 se encamin6 a M6xico, donde ejerci6 la
docencia v labor incesantemente en favor de la causa revolucionaria.
Tcnia fAcil y clegante palabra, realzada por su voz clara y sonora. No
ban sido recogidas en libro sus oraciones patri6ticas, como tampoco las
de Arteaga y las de Dobal, si bicn se conservan algunas de ellas, como
su serm6n a la Virgen de la Caridad, inflamado en fervor cat61ico.
Durante los iltinos afios de su vida, Mustelier abandon el sacerdocio
y se consagr6 a empeiios culturales, entire ellos la publicaci6n de la re-
vista Arte, que fund en 1914.


















XXIX


1.-La propaganda separatist. 2.-Enrique Pificyro, su formaci6n y sus
actividades revolucionarias. 3.-Pifieyro en la critical y en los studios his-
t6ricos. 4.-El estilo de Pifieyro. 5.-Mauel Sanguily, orador insurrecto.
6.-Retorno de Sanguily a la vida intellectual despuis de la guerra. 7.-Ac-
tividad literaria de Sanguily: sus escritos en la Revista de Cuba y la Re-
vista Cubana. 8.-Sanguily en la tribune political. 9.-Hojas literarias.
10.-Sanguily, orador de la emigraci6n. 11.-Sanguily en la comisia6
enviada ante McKinley. 12.-Sanguily en la Convenci6n Constituyente.
13.-Sanguily en el Senado. 14.-Sanguily, vocero del sentimiento national.
15.-Sanguily, Canciler de Cuba. 16.-Ultimos afios de Sanguily.
17.-Admonici6n final.



1. LA PROPAGANDA SEPARATIST

Paralela a la actividad oratoria de los autonomistas se manifestaba,
aunque en forma muy diverse, la de los defensores de la tendencia sepa-
ratista. Los partidarios de la independencia no podian hacer propaganda
abierta de sus ideas political, pero si enderezar sus critics al regimen
colonial, ya cooperando con los autonomistas, como Zambrana; ya esca-
lando la tribune en alguna ocasi6n propicia, como Sanguily al conme-
morar el fusilamiento de los estudiantes de 1871; ya escudandose en la
oratoria acad6mica para alentar el sentimiento patrio mediante el ana-
lisis de circunstancias hist6ricas comparable a la de Cuba, como hizo
Enrique Jose Varona en su ruidosa y admirable conferencia sobre El
poeta andnimo de Polonia.
De todos modos, ya que en la tribune tropezaban con no pocas limi-
taciones para exponer su sentir y su pensar, los partidarios de la inde-
pendencia, en su mayoria, se consagraron preferentemente al ensayo y al
articulo de peri6dico, donde el campo se les presentaba mas despejado.
aunque muchas veces pudieran provocar las iras del Fiscal de imprenta.








38 PANORAMA HISTORICO DE LA LITERATURE CUBANA

Asi como en aquella 6poca florecieron en Cuba muchos oradores
notables, la mayoria en el campo de las ideas autonomistas, nun-
ca ha tenido Cuba, como lo tuvo entonces, tan valioso y nutrido
conjunto de buenos ensavistas. centre los cuales se destacan algunos in-
signes partidarios de la independencia, como Pificyro, Sanguily, Varona
v MerchAn.



2. ENRIQUE PINEYRO, SU FORMACION Y SUS ACTIVIDADES
REVOLUCIONARIAS

El primero en cl orden del tiempo es Enrique Pifieyro y Barry (1839-
1911). Hijo de Narciso Piiieyro (1810-1852), humanista oriundo de las
Islas Canarias. que fue catedratico de literature e historic en la univer-
sidad habanera. Enrique Pifieyro, hu6rfano desde su adolescencia, fue
uno de los discipulos predilectos de Jose de la Luz y Caballero. En el
Colegio del Salvador curs6 sus studios bajo tan sabia direcci6n, y a los
dieciseis aiios, graduado de Bachiller en Artes, tuvo alli a su cargo algu-
nas classes elementales de geografia y latinidad; ensefi6 despues otras
materials v en definitive se le confiaron las classes de literature e histo-
ria al frente de las cuales continue durante various aios. En 1859 reci-
bi6 el grado de Licenciado en Artes. Fue en el Colegio del Salvador
donde se dio a conocer como orador, cuando Luz y Caballero le confi6
ese mismo afio el encargo de pronunciar un discurso con motive de la
terminaci6n de los exAmenes e igual tarea cumpli6 al afio siguiente.
A poco se encamin6 a Espaiia, donde complete sus studios de derecho
en la Universidad Central de Madrid, si bien dej6 para mis tarde sus
ejercicios de grado. que llev6 a cabo en la Habana, cuya Universidad
le otorg6 en 1863 el diploma de Licenciado en Jurisprudencia. Cuando
regres6 a la Habana. en 1862. ya habia fallecido su ilustre mentor, Luz
v Caballero. El nuevo director del Colegio del Salvador, Jose Maria
Zayas, lo nombr6 vicedirector y en ese cargo permaneci6 cerca de cinco
ainos, durante los cuales ocup6 invariablemente la tribune del colegio en
actos pfiblicos y solemnes.
Durante un afio (1865-1866) dirigi6 la Revista del Pueblo, fundada
un tiempo antes por Ram6n Zambrana. "Era una revista principalmente
critical -comenta Piieyro--, y mi objeto inmediato al lanzarla fue com-
batir el gusto, malo a mi parecer, que por aquellos dias predominaba
en ciertos grupos encabezados por Fornaris, Manuel Costales, P. J. Mo-







ACTIVIDADES PATRIOTICAS DR PIREYRO


rillas,17 F. Valerio, y hasta por el mismo Zambrana. Este ultimo, a pesar
de ser escritor facil y elegant, y talent superiormente cultivado, favo-
recia a veces por indulgencia, por debilidad, tendencies literarias a la
postre perniciosas." En las Noches literarias que por entonces se cele-
braban en casa de Nicolas Azcirate, tom6 Pifieyro parte muy active con
disertaciones sobre temas diversos, y hasta sali6 a escena desempeiiando
un papel en una comedia de Madame Emile de Girardin (Delphine
Gay) de la que 61 mismo habia hecho el arreglo en espafiol.
Cuando, sin abandonar sus classes en el Colegio del Salvador, quiso
dedicarse al ejercicio de ]a abogacia, estall6 la revoluci6n de Yara, y
Piiieyro emigr6 a los Estados Unidos de Am6rica en abril de 1869, con
el prop6sito de unir su voz y su esfuerzo a los de los separatists emi-
grados. Jos6 Morales Lemus, ministry y agent general de Cuba revo-
lucionaria en los Estados Unidos, le confi6 las funciones de Secretario
de su legaci6n, cargo que oblig6 a Pifieyro a realizar viajes continues de
Nueva York a Washington, secundando la actividad de su jefe, que
abrigaba la esperanza de obtener del gobierno de los Estados Unidos
el reconocimiento de la beligerancia de Cuba. Morales Lemus muri6
en 1870 sin que cristalizara esa idea.
En 1871 public Pifieyro su mas 6til y valioso ensayo hist6rico: Mo-
rales Lemus y la Revolucidn de Cuba, que con algunos retoques incluy6
afios mis tarde en sus Biografias americanas. En ese trabajo examine,
con sereno juicio y ejemplar concisi6n, las causes y concausas determi-
nantes de la revoluci6n cubana, y enalteci6 la personalidad digna y se-
vera de Morales Lemus. Ese y otros trabajos en favor de la revoluci6n
dieron motive a que se le encartara en un process que se sigui6 por
"infidencia", en el cual result condenado a muerte en contumacia. "No
se me notific6 la sentencia -dice el propio Pifieyro-, pues me hallaba
ausente. Aunque supe que la publicaron, nunca la he visto y no tuve
despues de la amnistia curiosidad de buscarla y leerla cuando volvi a
la Habana."
Pifleyro se hizo cargo, en noviembre de 1869, de la direcci6n de La
Revoluci6n, peri6dico trisemanal que era 6rgano de la Junta Cubana
establecida en Nueva York. Permaneci6 al frente de la publicaci6n du-
rante diez meses, auxiliado por un cuerpo de redacci6n constituido por
Juan Clemente Zenea, Francisco Sellen, Ram6n Ignacio Arnao,"1 y el
17 Pedro Jose Morillas y Carballo (n. en 1803), aficionado a las letras.
public en La Piragua (1856) que dirigian Luaces y Fornaris, la leyenda El
Ranchador. La Sociedad Econ6mica premi6 en 1838 su Memoria sobre los medios
de fomentar y generalizar la industrial.
1s Arnao (1820-1887), periodista fogoso y mordaz. tuvo una vida agitada







0A PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

pensador puertorriquefio Eugenio Maria Hostos." Para ese peri6dico
escribi6 Jos6 Maria Gilvez, desde la Habana, sus comentadas cartas
sobre la situaci6n political de la isla (con el seud6nimo de Bainoa), que
le valieron ser condenado a confinamiento en la Isla de Pinos.
MAs adelante dirigi6 Pifieyro, unido a Jos6 Manuel Mestre, otra
publicaci6n, El Mundo Nuevo, que subsisti6 various afios y ostentaba
debajo de su titulo esta abigarrada explicaci6n de su contenido, muy
a Ia usanza de la 6poca: "Enciclopedia ilustrada de political, ciencias,
artes, literature, modas, industrial y educaci6n". Competia con El Mun-
do Nuevo otra revista, La Amirica Ilustrada, fundada por el cubano
Juan Ignacio de Armas, que luego la traspas6 al brasilefio J. C. Rodri-
guez. Carecia de sentido practice mantener en Nueva York dos publica-
ciones de la misma indole, dado que los lectores de la una y de la otra
habian de ser los mismos. Pifieyro se puso de acuerdo con Rodriguez
para refundirlas, y desde abril de 1874, el peri6dico se llam6: El Mundo
Nuevo: Amirica Ilustrada.
En diciembre de 1875 Pifieyro parti6 en misi6n diplomitica a Chile,
enviado por el gobierno de la insurrecci6n; y regres6 un afio despubs,
no sin visitar otros paises de la Am6rica del Sur: el Peri, la Argentina,
el Brasil y el Uruguay.
A su regreso a Nueva York volvi6 Pifieyro a hacerse cargo de la
direcci6n de El Mundo Nuevo: America Ilustrada. La publicaci6n sub-
sisti6 hasta finalizar el afio 1876. Las divisions surgidas en el campo
de la revoluci6n, y los antagonismos y disensiones que habian deshecho
la unidad necesaria entire los cubanos emigrados, tenian que engendrar
inevitablemente el desaliento en hombres reflexivos del temple de Pi-

y aventurera. Acompafi6 a Narciso L6pez en su tentative de invasion de 1851 y
estuvo por tal causa en el presidio de Ceuta. Se alist6 en las filas expedicionarias
del turbulento William Walker contra Nicaragua. En contumacia fue condenado
a muerte en garrote vil durante la guerra de los diez afios. Despu6s de la paz del
Zanj6n regres6 a la Habana, donde muri6. Escribia con correcci6n y adoptaba
frecuentemente el tono satirico y burlesco, segfn lo evidencian sus invectivas
periodisticas.
19 Hostos (1839-1902), que tuvo estrecha amistad con Francisco Vicente
Aguilera, permaneci6 algfn tiempo en Nueva York, deseoso de prestar a la revo-
luci6n cubana al concurso de su inteligencia y de su brazo, en espera de una
expedici6n que lo condujera a las costas de Cuba, con Aguilera como jefe; pero
dos veces fracas6 la tentative expedicionaria. Hostos residi6 despues en Santo
Domingo, donde reorganize la ensefianza y estableci6 las Escuelas Normales; mis
tarde, en Chile, entregado igualmente a empefios docentes; y en 1899, terminada
la guerra entire Espafia y los Estados Unidos, se apresur6 a retornar a su tierra na-
tal, y de ahi fue a Washington con otros puertorriquefios de relieve, para gestionar
que los Estados Unidos no dejaran a Puerto Rico sujeto al regimen del coloniaje.
Fracasado ese empefio, se reintegr6 a Santo Domingo, llamado por sus antiguos
discipulos, y alli muri6 poco despues.







PINEYRO EN LA TRIBUNE 41

fieyro, que decidi6 trasladarse a Paris, donde residia su hennano Federico.
Asi se cerr6 el ciclo de su participaci6n direct en los empefios de la
revoluci6n cubana. Si durante ese period, que va de 1869 a 1877, fue
grande la actividad de Piiieyro como escritor, no fue menor su actividad
como orador y vocero de la revoluci6n.
Su primera contribuci6n tribunicia a los prop6sitos revolucionarios
fue el discurso que pronunci6, a los pocos meses de su llegada a Nueva
York, en el primer aniversario del grito de Yara. Otros vinieron des-
pues: asi su brindis en idioma ingl6s para honrar al general Thomas
Jordan, y su oraci6n en memorial de los estudiantes fusilados en 1871.
No todos esos discursos, fruto de la improvisaci6n, fueron reconstruidos
y publicados. A beneficio de Ia causa de Cuba dict6 en el Club Cubano
de Nueva York dos conferencias, que mis tarde fueron incorporadas en
sus Biografias americanas, una sobre Bolivar, otra sobre San Martin.
Durante su excursion diplomitica a Chile particip6 en el homenaje al
poeta y hombre pdblico Guillermo Matta con un brindis en el que tra-
dujo las ansias de Cuba, y en sesi6n de la Academia de Bellas Letras
de Chile, que lo habia nombrado socio correspondiente, dict6 una confe-
rencia acerca de Los Estados Unidos en 1875.
Cuando, despu6s de la paz del Zanj6n, volvi6 Piiieyro a Cuba en
abril de 1879, no se mostr6 remiso a las solicitaciones que le hicieron
Fus amigos, ansiosos de oirlo nuevamente; apenas a las dos semanas de
haber puesto el pie en tierra, el 10 de mayo de 1879, dict6 en el Liceo
de Guanabacoa una conferencia acerca de Madame Roland. Meses des-
pues, en La Caridad del Cerro, pronunci6 otra sobre Dante y la Divina
Comedia.
Manuel de la Cruz recoge en estos parrafos la impresi6n que Pifieyro
causaba cuando subia a la tribune:

"Cuando Pifieyro se posesiona de la tribune, es la estatua de la perfec-
ci6n oral que se mueve como un actor y que habla con todos los recursos
del canto human. Su estilo cobra una nueva vida, se viste con todas las
notas que puede combinar la voz del hombre; el ritmo de sus ideas, al ser
modulado por su garganta, convierte cada parrafo en una sinfonia de pensa-
mientos. Es una estatua que petrifica a sus oyentes haciendo de ellos las
estatuas del pasmo de la emoci6n; una estatua que puebla el aire, como si
fuese un espejo que reflejase una galeria estatuaria, de perfiles admirable-
mente delineados y de visions plicticas de estados sociales."

Pifieyro permaneci6 en La Habana cerca de dos afios, el tiempo ne-
cesario para recuperar sus bienes de familiar, secuestrados a virtud de la
causa que se le habia seguido por infidencia. Empez6 a ejercer, no sin
6xito, su profesi6n de abogado; pero resolvi6 marcharse otra vez en







42 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

cuanto pudo poner en claro sus intereses. "No pude resignarme y deci-
dirme a vivir alli -escribi6 afios despus--. La situaci6n political de los
cubanos en general, y particularmente de los antiguos insurrectos, me
parecia humillante y dificil de soportar." En marzo de 1881 embarc6
hacia los Estados Unidos, donde uni6 su destino al de Clara Poey, y
sigui6 viaje a Paris, donde fij6 definitivamente su residencia. Desde alli
colabor6 asiduamente en los peri6dicos y revistas cubanos, principal-
inente en la Revista Cubana, que dirigia Varona, y en las Hojas Lite-
rarias. de Manuel Sanguily.
Reiniciada en 1895 la guerra de independencia, Pifieyro no escatim6
a la causa su concurso, tanto moral como pecuniario. Terminada la lu-
cha, al empezar el alio 1900 recibi6 la grata sorpresa de que el gobierno
provisional creado en Cuba durante la intervenci6n de los Estados Uni-
dos, lo habia de:ignado para desempefiar la citedra de literaturas mo-
dernas extranjeras en la Universidad de la Habana. Agradeci6 el nom-
bramiento, pero lo decline por razones varias: la educaci6n de sus hijos,
su salud decadente. y "la avasalladora fuerza de nuevos hibitos con-
traidos", que le impedian acariciar la idea de apartarse de Paris.
A poco de constituida la Repiblica fue designado consultor hono-
rario de la representaci6n diplomitica de Cuba en Francia, cargo que
desempefi6 hasta su muerte, acaecida el 11 de abril de 1911.
AdemAs de periodista y de orador que tuvo ocasi6n de manifestarse
tanto en el campo politico como en el academico, Pifieyro dej6 una
valiosa producci6n como critic literario y como historiador dedicado
preferentemente a la biografia.



3. PINEYRO EN LA CRITICAL Y EN LOS STUDIOS HIST6RICOS

Abundante fue su labor como critic literario, dispersa buena parte
de ella en los peri6dicos que dirigi6, y en la Revista Cubana, a la que
enmi6 desde Paris, con inalterable constancia, correspondencias y notas
literarias. e igual hizo en las Hojas literarias, con los seud6nimos de A. T.
v P. Nifio. S61o en parte recogi6 su producci6n critical en vol6menes, el
primero de los cuales, Estudios y conferencias de historic y literature,
vio la luz en Nueva York, en 1880. De mayor importancia es el volu-
men intitulado Poetas famosos del siglo XIX, que por su titulo sugiere
un plan mis vasto, s6lo en parte realizado, pues la obra se contrae a un
grupo select de poetas de distintas nacionalidades.
En volume independiente dio a la estampa un ensayo critic







PIREYRO COMO CRiTICO


y biogrifico sobre otro poeta, Manuel Jos6 Quintana. Un somero, pero
atinado examen sobre El romanticismo en Espaiia public despu6s; y en
otros libros suyos hay ensayos mas breves sobre los dos Jos6 Maria He-
redia (el cantor del Niagara y el acad6mico francss, Nicasio Alvarez
de Cienfuegos, Jose Maria Blanco White, Gertrudis G6mez de Avella-
neda, Jos6 de la Luz y Caballero, Pldcido y Jose Joaquin de Olmedo,
bien es verdad que, en la mayor parte de esos trabajos, el aspect bio-
grafico, dada la maestria con que Pifieyro sabia condensar en unas
cuantas paginas las peripecias de toda una vida, tiene tanto interns como
el del enjuiciamiento critic.
Hay un libro de Pifieyro en el cual mejor que en ning6n otro se
funden sus sobresalientes aptitudes de critic y de bi6grafo: Vida y es-
critos de Juan Clemente Zenea, contribuci6n de altisimo valor para la
historic de las letras en Cuba.
Sus otros trabajos biogrificos e hist6ricos, ademas del ensayo sobre
Morales Lemus, estan contenidos en Biografias americanas, Hombres y
glorias de Amirica y el volume p6stumo Bosquejos, retratos, recuerdos.
Dos ensayos suyos valoran y resume con tino acontecimientos hist6-
ricos de alta significaci6n americana: El conflict entire la esclavitud y
la libertad en los Estados Unidos de 1850 a 1861 (que abre el volume
de Hombres y glorias de Amirica), y Cdmo acab6 la dominacidn de
Espania en America.
Tanto en la critical como en los studios hist6ricos, Piiieyro elude,
por lo general, las afirmaciones extremes, pero toma partido siempre
entire dos tendencies contrapuestas, y refuerza su modo de pensar con
razones categ6ricas, sin que deje de invocar, cuando el caso lo merece,
otras opinions que le prestan mayor autoridad. Expone su criteria con
serenidad, sin exaltaciones, y por eso no falt6 quien, como Nicolis He-
redia, dijera: "Pifieyro es pulido y suave como el mirmol; pero frio".
Sin embargo, Piiieyro se mantiene siempre firme en su punto de vista, sin
vacilaciones. Su juicio es eminentemente subjetivo, aunque con aparien-
cias de imparcialidad objetiva. S61o en alguna que otra polemica perio-
distica se mostr6 apasionado, y acaso violent, pero eso no era habitual
ni en su temperament ni en su manera de escribir.







4I PPANOPRAMA HISTORIC IE LA LITERATURA CUBANA



4. EL ESTILO DE PINEYRO

Su estilo conserv6 Ia huella que en 61 imprimieron sus tempranas
y abundantes lectures francesas, hasta el grado de que cuando dio a la
estampa sus primeras obras no falt6 quien le adjudicara, con notoria
exagcraci6n e injusticia, el dictado de "galiparlista". Emilia Pardo BazAn,
en su Nuevo Teatro Critico, comentaba en 1892: "Lastima grande que
cl estilo adolezca de un sabor galicano tan pronunciado, que a veces
hace dudar si el ensayo biogrifico y critic sobre Quintana es un libro
frances incorrectamente traducido a nuestro idioma."
Si Emilia Pardo Bazin hubiera sefialado en Pifieyro un fen6meno
semejante al galicismo mental que denunci6 Valera en Ruben Dario,
su opinion podria no ser impugnada; pero lo que result sorprendente
y extrafio es el uso del adverbio incorrectamente cuando afirma que
la prosa de Pifieyro parece traducida del francs. Podri ser que
Pifieyro, literariamente, pensara en frances, pero su prosa nunca fue
incorrect: antes al contrario, a mis de ser gramaticalmente correct,
era a la vez sencilla y clara, raz6n por la cual Aniceto Valdivia, con su
caprichosa y habitual ligereza, hermanada a su preferencia por las anga-
ripolas, opinaba que Pifieyro escribia "en el estilo de todo el mundo".
La prosa de Pifieyro fue dia tras dia ganando en elegancia, propiedad
v tersura: andando el tiempo pudo citarse a Pifieyro entire los escritores
que mejor sabian manejar el idioma espafiol. E import consignar que
mientras mis en contact estuvo Pifieyro con las letras francesas, merced
a su ininterrumpida residencia en Paris durante la iltima etapa de su
xida, mis cabalmente acertaba a manifestarse como artifice de una
prosa impecable, tan pulida como transparente.0




o La bibliografia active de Piiieyro fue preparada y ordenada por 61 mis-
mo, con una nota autobiogrifica preliminary, hasta el afio 1907. La public en 1924
la Academia Cubana de la Historia, con una introducci6n, notas y un complemen-
to por Domingo Figarola-Caneda. Principales obras de Pifieyro, las ya mencionadas
en el texto: Morales Lemus y la Revolucidn de Cuba, Nueva York, 1871; Estu-
dios y conferencias de historic y literature, Nueva York, 1880: Poetas famosos
del siglo XIX, Madrid, 1883; Manuel Josi Quintana, Paris, 1892; y los siguien-
tes volimnenes, editados por la casa de Garnier Hermanos, Paris: Vida y escritos
de Juan Clemente Zenea, 1901; Hombres y glorias de Amdrica, 1903; El roman-
ticismo en Espaiia, 1904; Biografias americanas, 1906; Cdmo acabd la domina-
cidn espaiola en America, 1908: Bosquejos, retratos, recuerdos, 1912.







INFANCIA Y ADOLESCENCIA DIE SANGIUILY


5. MANUEL SANGUILY, ORADOR INSURRECTO

En la d6cada que va de 1868 a 1878, mientras Pifieyro alcanzaba
notoriedad como vocero del separatismo en el extranjero, Manuel San-
guily y Garritte (1848-1925), ganaba a su vez alto prestigio tribunicio
en los campos de la revoluci6n, defendiendo los mismos ideales.
Cuando en enero de 1869 apareci6 Sanguilly en el campamento re-
belde, contaba apenas veinte afios de edad, pero ya se habia dado a cono-
cer como orador de palabra ficil en las tertulias literarias del Liceo de la
Habana y en alguna ceremonia de fin de curso del Colegio del Salvador,
donde, ademis de haber formado su espiritu, era ya professor.
Por la linea paterna, Sanguily era de origen francs: el antiguo
apellido de la familiar era Saint-Guily, y fue castellanizado por su abuelo,
que pas6 a residir en Cuba a principios del siglo xxx, y muri6 en Cata-
lina de Giiines en 1814. Su padre, que se lamaba Julio, contrajo matri-
monio con Maria Garritte, de nacionalidad britanica, nacida en Man-
chester. De ese enlace nacieron tres hijos: Guillermo, temperament
original y raro: se ausent6 de Cuba muy joven, fue a dar a Australia,
donde form familiar y apenas si de cuando en cuando hacia legar a
Cuba noticias suyas, hasta que un dia no se recibieron mis. acaso porque
habia muerto; Julio, que se distingui6 en la insurrecci6n cubana de
1868 y alcanz6 el grado de Mayor General, y Manuel.
El padre de esos tres hermanos falleci6 en 1850; la madre, en 1854,
cuando Manuel contaba seis afios. Hu6rfano a tan tierna edad, fue reco-
gido por su padrino Manuel Pizarro y Morej6n, y junto a 61 vivi6 hasta
ya entrada su adolescencia.
Era un adolescent todavia cuando, en 1864, su padrino quiso dedi-
carlo a la carrera military. Las diferencias de criterio entire el padrino.
"cumplido caballero, arist6crata, military muy espaiiol". fueron la causa
de que Manuel Sanguily abandonara el hogar en que habia vivido desde
que qued6 en complete orfandad. El director del Colegio del Salvador,
Jos6 Maria Zayas, llam6 a su lado a aquel discipulo que desde los ocho
aios de edad habia cursado alli sus studios y le confi6 algunas classes
de gramitica y literature. Ese mismo afio obtuvo Sanguily en el Insti-
tuto de la Habana el grado de Bachiller en Artes.
A poco de iniciada la revoluci6n de Yara, su hermano Julio. en uni6n
de Luis Ayestarin y de Honorato del Castillo, formados tambi6n en esa
almaciga de partidarios de la independencia que fue el Colegio del
Salvador, emprendieron viaje a Nassau, de donde se trasladaron al campo







*16 PANORAMA HISTO1RICO DE LA LITERATURE CIUBANA

de la insurrecci6n en la primer expedici6n del vapor Galvanic. Manuel
Sanguily decidi6 ir a reunirse con su hermano, y venciendo no pocas
dificultades logr6 a su vez embarcar rumbo a Nassau: alli se alist6 en
la segunda expedici6n del Galvanic, y se incorpor6 a la revoluci6n.
Su iniciaci6n en la tribune insurrecta fue el dia en que, proclamada
la Constituci6n de GuAimaro, Carlos Manuel de Cespedes qued6 inves-
tido conmo Presidente de la Rcpfiblica en armas. La breve arenga de San-
guily ese dia, encaminada a sefialar la presencia de un pufiado de
antiguos esclavos, redimidos por obra de la revoluci6n, caus6 emoci6n
y arranc6 fervorosos aplausos; y ya en nuevas ocasiones se le hizo esca-
lar la tribune, en la cual s6lo su verbo juvenile e inspirado podia hom-
brearse con el de Antonio Zambrana o el de Rafael Morales y Gonzalez.
Tambicn. en reiteradas ocasiones pronunci6 fogosas arengas a caba-
1lo antes de entrar en combat: y con frecuencia le correspondi6 el papel
de defensor en los consejos de guerra, ya de soldados de la propia insu-
rrecci6n acusados de alguna infracci6n o delito, ya de soldados y oficiales
espaiioles, para muchos de los cuales, entire ellos Vicente Martitegui,
que andando el tiempo fue Ministro de la Guerra (1903), obtuvo la
absoluci6n. Tambi6n fue, ocasionalmente, miembro de la Camara revo-
lucionaria. Colabor6 con frecuencia en los peri6dicos que se publicaban
en el campo revolucionario, principalmente en La Estrella Solitaria.
En 1877, ya con el grado de coronel, ganado despues de cincuenta
combates, en dos de los cuales fue herido, fue enviado al extranjero,
en calidad de secretario de su hermano el mayor general Julio Sanguily,
para el desempefio de una misi6n especial que les confiaba la revoluci6n,
ya amenazada de un colapso definitive. Ambos tuvieron que hacer uso
de la palabra ante diversos grupos de emigrados, primero en Jamaica y
despu6s en Nueva York y otras ciudades de los Estados Unidos. Los es-
fuerzos de los dos hermanos por conseguir nuevos cargamentos de armas
para enviarlos al campamento revolucionario, fueron initiles, porque
ya la revoluci6n estaba minada por internal disensiones y no tard6 mu-
cho en concertarse la Paz del Zanj6n.



6. RETORNO DE SANGUILY A LA VIDA INTELLECTUAL DESPUES
DE LA GUERRA

Con el objeto de reanudar sus studios de derecho se encamin6
a Espafia en 1878. En la Universidad Central de Madrid hizo sus ejer-
cicios de grado para obtener la licenciatura en Derecho, el 29 de junio







AL VOLVER, EL MUNDO DE LAS IDEAS HABIA CAMBIADO


de 1879. El titulo le fue expedido al afio siguiente, pero nunca ejerci6
la carrera por no prestar juramento de fidelidad a Espafia.
Falto de recursos (pues su viaje a Espafia fue possible por el auxili>
que le prest6 la madre de su intimo amigo el patriota Luis Ayestarin,
inmolado en 1870), lleg6 a la Habana en octubre de 1879. Logr6 sos-
tenerse con el product de algunas classes privadas, la correcci6n de prue-
bas de la Revista de Cuba, y los trabajos auxiliares de indole juridica
que solian encomendarle dos abogados de renombre, Antonio Gonzalez
de Mendoza y Emilio Ferrer y Picabia; pero vivia entire estrecheces.
El movimiento intellectual de Cuba volvia a florecer despues de diez
afios de guerra. La Revista de Cuba era cabal exponente de ese renacer
de la actividad cultural. Atrayentes eran las frecuentes sesiones de !a
Sociedad Antropol6gica, asi como las conferencias de la Caridad del
Cerro, y del Liceo de Guanabacoa, y las veladas y certamenes literarios
que no s6lo se celebraban en la capital, sino tambi6n en las provincias.
singularmente en Matanzas. Y a poco dio comienzo Enrique Jos6 Varona
a sus conferencias filos6ficas, que dictaba en la Academia de Ciencias, en
forma de cursos libres, y que produjeron honda impresi6n.
Pero ademis, el mundo de las ideas habia cambiado en los dos lus-
tros que dur6 la guerra. Sanguily despertaba, despubs de larga incomu-
nicaci6n con el pensamiento contemporaneo, a un mundo nuevo para
la inteligencia. Asi solia comentarlo con sus amigos. Es de sentirse que
de ese resurgimiento suyo -nuevo Rip van Winkle que venia del pasado
a un mundo nuevo-, no haya dejado por escrito mas que el recuerdo
de la impresi6n que le produjo oir un piano cuando lleg6 a Jamaica.
"al cabo de ocho afios de no resonar en sus oidos mis muisica que la
infernal producida por los rifles, los caiiones y el clarin". Durante el
prolongado lapso de su vida en el campamento revolucionario. habian
surgido, tanto en ciencia como en filosofia y en literature y artes. nuevas
tendencies, nuevas orientaciones, nuevos iluminadores del pensamiento
human. Devor6 libros para ponerse al dia con el movimiento de las
ideas, tarea nada dificil para un lector como l6, que satisfacia de ese
modo su inextinguible curiosidad intellectual.
Absorbido por ese afin y por la necesidad de asegurar v ens-nc:-a:
sus medios de vida, apenas si escribia. Desde su llegada a Cuba, en 1879.
hasta 1882, hay un par6ntesis de silencio en su producci6n. en relaci6n
con el cual es bueno tener present, ademis, que prefiri6 asumir. al
menos durante un tiempo, en lo que atafie a la -ida piblica, el papel
de observador, frente a los esfuerzos de los autonomistas. dispuesto a no
intervenir en el debate de las ideas political sino para decir en voz alta
su verdad, sin cejar en su actitud en pro de ]a independencia.







48 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



7. ACTIVIDAD LITERARIA DE SANGUILY: SUS ESCRITOS EN LA "REVISTA
DE CUBA" Y EN LA "REVISTA CUBANA"

Rompi6 el silencio al mediar el afio 1882, a poco de reanudarse las
veladas de la Revista de Cuba, interrumpidas desde el fallecimiento de
su principal animador, Julian Gassi6. En una de esas veladas intervino
Sanguily con sagaces comentarios en torno a un ensayo del professor
norteamericano F6lix L. Oswald sobre El pesimismo y las seiales de los
tiempos. En las veladas que subsiguieron tom6 parte en otros deba-
tes, haciendo gala de su ingenio, en torno a temas disimiles: si hoy
hablaba acerca del movimiento literario en Cuba, mafiana discutia los
fundamentos del naturalismo y los procedimientos de Zola como nove-
lista, y semanas despues daba a conocer su opinion sobre cuestiones re-
lacionadas con la estetica, o sobre la pena de muerte, o sobre la edu-
caci6n artistic de la mujer...
Aunque en la prensa se publicaron extractos de cuanto alli se dijo,
no se han conservado las disertaciones pronunciadas por Sanguily al
calor de esos debates, con excepci6n de la relative a Los poetas y la
poesia, que ya no fue pronunciada en las veladas de la Revista de Cuba,
sino en las que, a partir de 1883, organize en su casa el doctor Jose
Maria Cespedes (n. 1829), professor de derecho de la Universidad, que
mas que hombre de letras era un buen expositor de doctrinas e ideas,
como puede apreciarse en el volume en que recogio algunos de sus
Discursos, studios y articulos (1895). Y en otro que dedic6 a La Doc-
trina de Monroe.
Sanguily rio dejaba ya descansar la pluma. Al morir Jos6 Antonio
Cortina, la Revista de Cuba fue reemplazada en 1885 por la Revista
Cubana, dirigida por Enrique Jos6 Varona. Desde su inicio, Sanguily
fue colaborador asiduo de esta nueva publicaci6n. A esta etapa de su
producci6n correspondent varias obras suyas que primero vieron la luz
en esa revista: Los caribes de las islas (1884), refutaci6n de un incon-
sistente ensayo de Juan Ignacio de Armas; su studio sobre Josi de la
Luz y Caballero (1885), ampliado al darle forma de libro en 1890; y
su amplia resefia sobre Los oradores de Cuba (1886). En este illtimo
trabajo hizo pr6dica political, aunque envuelta en los pliegues del ensayo
literario: su insistencia, a lo largo de ese escrito, en sefialar los estorbos
que para su desenvolvimiento tenia en Cuba la oratoria dentro del r6-
vimen colonial, asi lo demuestra. Al final, crey6 necesario precisar cual







DISCURSOS POLTICOS DE SANGUILY


era, cuil debia ser la misi6n del orador, y advirti6 que en Cuba, ya des-
pu6s de haber hecho su aparici6n la oratoria political, se abusaba de la
frase efectista y engafiadora. "Hoy se engafian mis, si cabe, vencidos y
vencedores", decia. Y agregaba: "Esta propensi6n, como en lo demis,
se revela tambien en la tribune por el efectismo, que abunda demasiado
y no es, en sustancia, sino la carencia de sinceridad. Sin ser revoltosos,
ni sublevados, ni separatists, se puede ser viril, resuelto y digno. ZPor
qu6 asegurar a los contrarios que se esti resignado a todas las inquie-
tudes? jNo es eso horrible precisamente en el pais de las resistencias
continues y de las resoluciones temerarias y heroicas?"... "Nunca como
ahora estin mis comprometidos los oradores cubanos a decir s6lo la
verdad, y a no prostituir su lengua haciendola servidora de la hipocresia,
el esclavo mis ruin que ha engendrado el contubernio del miedo y la
mentira." E insistia: "Siempre la elocuencia tiene, por encima de las
formas externas que en cada 6poca reviste el ideal de un pueblo y que
los oradores propagan y defienden, ministerio mis elevado que la pre-
dicaci6n de un program pasajero: -la formaci6n del espiritu pfiblico,
la elevaci6n de los caracteres, la inculcaci6n en las almas de la idea
del derecho, de la justicia, de la humana dignidad."



8. SANGUILY EN LA TRIBUNE POLITICAL

Consecuente con esa linea de conduct acept6 la invitaci4n que le
hizo al comenzar el afio 1887 el Circulo de la Juventud Liberal de la
ciudad de Matanzas para ocupar alli la tribune, sin que ello significara
su adhesion al Partido Liberal Autonomista ni a ningiin otro.
Fue ese, despu6s del Zanj6n, su primer discurso de indole political;
Elementos y caracteres en la political de Cuba, fue el titulo de esa di-
sertaci6n. Desde los primeros pirrafos su palabra fue ariete: "El primer
deber que mi conciencia me impone es el deber de la sinceridad..."
dijo, pero sin desconocer que sobraban obstAculos para decir toda la
verdad. Y explicaba: "La situaci6n actual es en la apariencia, en la no-
menclatura, una situaci6n liberal, un modo de ser constitutional, en que
la isla de Cuba se denomina "provincia espafiola", pero en realidad
no es mis que una colonia military y mercantil; y, ademas, la situaci6n
actual coarta el libre ejercicio de la palabra. Yo tengo, por consecuencia,
que acatar la ley vigente; mas, dentro de ella he de estar tan lejos de
la raz6n que desvaria, como de la raz6n cobarde; de la indignidad que
se doblega sin excusa, como de la artera habilidad de los que el mundo


uLTATURA cUBAN. II. 4.








50 PANORAMA HIST6RICO DE LA LITERATURE CUBANA

llama prudentes, y que son los reyes del mundo, porque, sin convicciones
ni desinteres, se adaptan con provecho a cada emergencia y flotan im-
pividos en el vaiv6n, placido o tempestuoso, de los acontecimientos."
ZHay una patria de los cubanos?, pregunt6 despu6s, y consagr6 ex-
tensos periods a demostrar que esa patria era Cuba, y no Espafia,
porque la nacionalidad no es la patria, y "la nacionalidad cambia, se
gana o se pierde en un moment, por un congress o en una batalla pero
la patria es inmutable y perpetua". "Porque lo cierto -continu6-- es que
aqui existen dos pueblos, que representan, asi como dos hemisferios del
planet, dos mundos en la conciencia y dos civilizaciones en la histo-
ria... ZA qu6 ocultarlo? Nosotros los cubanos somos americanos, como
los espafioles son europeos..." Se refiri6 luego a las distintas tendencies
political existentes en ese moment en Cuba: la reaccionaria, la auto-
critica, la anexionista, la nacionalista del partido liberal, y la separa-
tista, y declare que, de los partidos organizados, el autonomista gozaba
de sus simpatias, porque al cabo ese era el partido de los cubanos. Y el
final del discurso fue un himno al esfuerzo malogrado de los que, heroes
o mirtires, sostuvieron, en el monte rebelde, tesonera y larga lucha por
la libertad.
Por primera vez se hablaba asi en Cuba y se rendia un tribute de
admiraci6n y de respeto a los abnegados sostenedores del ideal de la
independencia. Era todo un pueblo el que se hacia oir en la voz de San-
guily. Sus palabras tuvieron amplia resonancia en todos los Ambitos del
pais.
Cuando, semanas despues de pronunciada esa impresionante perora-
ci6n, se anunci6 que Sanguily iba a ocupar nuevamente la tribune del
Circulo de la Juventud Liberal de Matanzas en un acto cuyo prop6sito
era recoger fondos para el monument que habia de erigirse en la tumba
de los estudiantes fusilados en 1871 y rendir homenaje a su tesonero
vindicador, Fermin Vald6s Dominguez, las autoridades locales se mos-
traron contrariadas y recelosas, con el animo predispuesto a interrumpir
al orador en cualquier moment.
Esto se sabia, y pronto lleg6 a oidos del propio Sanguily, que empez6
por declarar: "Considero lejos de mi animo la intenci6n de proclamar
ninguna doctrine political; separado de los partidos actuales, no pretend
propagar los principios de ninguno, ni aspiro tampoco a que se crea que
yo inculco algin dogma politico que guie, como siniestro explorador,
por los caminos tenebrosos de lo desconocido; que inquiete los Animos
y agite initilmente la juventud briosa, siempre presta al sacrificio; que
cubra el cielo con los negros cendales de la tormenta. envolviendo en
angustiosas sombras la patria, y encienda torpemente, en la mano cris-








CONSTANT DESAFiO A LA AUTORIDAD OMNIPOTENTE


pada de la Eumenide, la antorcha fatidica de la desolaci6n y de la
muerte." Continu6 en ese tono, fogoso a veces, pero mesurado, sin esca-
timar sus acerbas critics al regimen colonial, mientras el delegado del
Gobernador de Matanzas, censor inapelable de cuanto alli se dijera,
permanecia mudo y atento. Entr6 despu6s Sanguily en una patetica evo-
caci6n del 27 de noviembre: la sentencia de muerte que un tribunal
military dicta contra ocho muchachos inocentes, a quienes se conduce
frente al pelot6n de fusilamiento bajo la presi6n de una turba desen-
frenada y ves;nica.

"Aquel fue un moment inico -exclam6--, fue aquilla una hora terri-
ble y tristisima: una ciudad entera, una ciudad muy grande y populosa,
permaneci6 muda, se mantuvo quieta, y en tanto, un pufiado de hombres
pudo regocijarse en la matanza.. Culpable fue la ciudad, abyecta y ruin,
en frente de aquel mont6n de foragidos!... Ella debia erigir a sus
expenses el mausoleo de las victims, a modo de column infame que per-
petuara en mirmol negro su arrepentimiento sincere por aquella funesta
cobardia, a la vez que recordara a las futures generaciones que un dia
aciago, en un gran emporio commercial, bajo las banderas consulares de
todas las naciones civilizadas, entire doscientos mil, mis de doscientos mil
habitantes, no hubo hombres que supiesen morir por la justicia y por la
honra... no hubo mis que bestias enfurecidas revolcindose en la san-
gre... y espectadores miserables!"

Un aplauso clamoroso y prolongado atron6 el sal6n, y el delegado
del Gobernador se puso de pie con gesto airado, cort6 la palabra a San-
guily y declar6 clausurada la velada. Casi todo el p6blico rode6 a Sangui-
ly a la salida, y lo acompafi6 a la plaza vecina pidi6ndole que alli, al aire
libre, terminara su discurso. Asi lo hizo Sanguily, cuya voz se escuch6
todavia durante un cuarto de hora, sin que las autoridades se atrevieran
a ordenar que la fuerza piblica acudiera a disolver la muchedumbre
exacerbada.
Lejos de enmudecer, Sanguily no desperdici6 ocasi6n alguna para
que su palabra se oyera, altiva e implacable, contra los abusos de poder.
En constant desafio a la autoridad omnipotente, su palabra restallante
denunci6 una y otra vez la ausencia de las libertades esenciales a la dig-
nidad del hombre. Asi en su analisis sobre El dualismo moral y politico
de Cuba, en La Caridad del Cerro (1888); asi al hablar de Heredia
como poeta de la libertad, en dos conferencias sucesivas, una en el
Circulo de Artesanos de San Antonio de los Bafios y otra en el Liceo
de Guanabacoa (1890); asi el examiner en 1891 La situacidn, sus causes
y sus remedies, en la ciudad de Santa Clara.








52 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



9. "HOJAS LITERARIAS'

Sanguily era el paladin de los ideales y anhelos del pueblo cubano.
Su popularidad se extendia a todos los rincones de la isla. Asi lo comen-
taba un dia su excelente amigo Antonio del Monte y, recordando que en
Espafia se publicaba entonces el Nuevo teatro critic, con el que Emilia
Pardo Bazan resucitaba el tipo de la revista unipersonal, escrita por
un solo autor, opinaba que si Sanguily se decidiera a acometer en
Cuba un empefio semejante, el exito no era dudoso. Sanguily, despu6s
de un moment de reflexi6n, exclam6: "Lo hare si Ud. se encarga de
la administraci6n de la revista." "Aceptado", replic6 Del Monte. Y asi
naci6 en marzo de 1891 la revista mensual Hojas Literarias, redactada
integramente por Sanguily, que s6lo por excepci6n dio cabida a articu-
los de su predilecto amigo Enrique Pifieyro.
Hojas Literarias alcanz6 el exito que habia vaticinado Del Monte.
Se public sin interrupci6n hasta diciembre de 1894. La publicaci6n se
suspendi6 en visperas de reanudarse la guerra de independencia en fe-
brero de 1895, pues ya los dias eran de agitaci6n y de inquietud.
En Hojas Literarias insert Sanguily algunos trabajos suyos de cri-
critica literaria, ya para hacer el examen de obras cubanas reci6n publi-
cadas (Cromitos cubanos, de Manuel de la Cruz; Leonela, de Nicolas
Heredia) o libros europeos muy comentados entonces (El Doctor Pascal,
de Emile Zola; Degeneraci6n, de Max Nordau).
La critical de Sanguily era, las mis de las veces, critical de ideas. Al
eniuiciar una obra gustaba de penetrar en lo hondo del pensamiento
del autor y apreciar cual era su posici6n frente a los grandes problems
de la naturaleza y el destino. Y sin embargo, en lo que atafie a la forma,
el estilo y el procedimiento, su critical era, ante todo, objetiva: se detenia
a sefialar las expresiones oscuras o impropias, y los tirminos confusos, y
no dejaba pasar sin advertencia las incorrecciones gramaticales, los neo-
logismos arbitrarios e initiles, y el uso indebido de determinados vo-
cablos.
Pero en Hojas literarias no era la critical literaria la que atraia la
atenci6n preferente de Sanguily, pues su mayor interns se concentraba
en aquellos temas que tuvieran relaci6n con el process politico de Cuba.
De esa suerte, la mayor parte del segundo n6mero, aparecido el 30 de
abril de 1893, estuvo reservada a un extenso trabajo, La revoluci6n
cubana juzgada por un insurrecto, examen minucioso del libro Desde
Yara hasta el Zanj6n, que el general Enrique Collazo acababa de dar







PROTESTS Y PROCESS


a la estampa. Discuti6 ampliamente las ideas de Collazo sobre la orga-
nizaci6n de una democracia representative en el campo de la revoluci6n,
las disensiones que surgieron en su seno y las causes que precipitaron
el desastre final.
dQui quedaba al cabo de diez afios de lucha? "Un poco de ruido
en el oido y... nada en el espacio."

Pero no! -agregaba Sanguily-. Los siglos habian leido en nuestra
frente el estigma que marchamaron espadas conquistadors: Colonos, es
decir, vasallos. El humo de la p6lvora levant6 en los aires una tromba, como
la espiral de inmenso sacrificio, y de entire ella asom6 una mano fantistica,
tifi6 el indice en los charcos que formaba nuestra sangre en el desierto, y
sobre la frente del caido, surcada por extraiia cicatriz, escribi6 una palabra
nueva de redenci6n y esperanza, que fulguraba al sol de la Historia: cuba-
nos, es decir, hombres. Podremos desaparecer un dia, debemos desaparecer,
sin duda, como todo cuanto existe -sometidos a otros, o duefios de nuestro
terruio-. No importa. Ya fuimos. Como quiera que despuis seamos, hemos
sido largo espacio lo que ansiAbamos ser siempre, y asordamos al mundo
indiferente, con glorioso estr6pito cuyas vibraciones fltimas IlegarAn muy
lejos todavia, repitiendo en sordo retronar de distant batalla, esa cifra
misteriosa de fuerza y de existencia hist6rica. iPor esos rendidos infortu-
nados y por esos muertos venerados, fuimos, somos siempre cubanos! i Ho-
nor a los vencidos!"

Este articulo que de tal manera glorificaba a la revoluci6n, y el tono
general de la revista, movieron al Fiscal de imprenta a denunciar ese
nfimero de Hojas literarias. Con tal motive se origin un process, en el
cual Sanguily fue defendido por Miguel Figueroa, y en definitive, ab-
suelto.
A poco, Hojas Literarias fue nuevamente acusada ante los tribuna-
les, con motive de un articulo que vio la luz el 31 de julio, El discurso
de Zola, en el que Sanguily se detenia a considerar las ideas expuestas
por el jefe del naturalism francs para edificaci6n de la juventud, enal-
teciendo el poder del trabajo, que es el que inspira valor y fe. En torno
a ese tema, Sanguily llev6 hibilmente su razonamiento hacia las anun-
ciadas reforms que Maura proponia para Cuba:

"Un Ministro de Ultramar quiere dotarla (a la isla de Cuba) de refor-
mas administrativas que muchos estiman de poca trascendencia por lo mis-
mo que no modifican en lo esencial la organizaci6n y regimiento del pais:
pero en alguna manera todavia dudosa quebranta, sin embargo, la domina-
ci6n de un grupo forastero de explotadores que, al amparo de los demis
anteriores Ministros de Ultramar, asi como de los gobiernos impuestos a la
colonia, y con el apoyo de un ejercito espaiiol y de ochenta mil volunta-
rios espafioles, habian hecho de la misera Antilla mangas y capirotes en







54 PANORAMA HISTORICO DE LA LITERATURE CUBANA

provecho de los residents espaiioles y en desdoro de los cubanos y daio
de la cultural y prosperidad de su tierra natal; y se ofrece el espectaculo de
tres o cuatro ambiciosos insignificantes que ponen en jaque al consejero de la
Corona y amenazan destruir o anular su obra con retoques de mis o menos
radical importancia, entire el vocerio de huecas declamaciones, tan viejas
como Espafia, pero eficaces siempre en una reuni6n de espafioles para tu-
pirles el cerebro o meterles el coraz6n en la bolsa flaca y hambrienta."

No vivia ya Miguel Figueroa, a quien sin duda habria vuelto San-
guily a confiar su defense, pero no fue necesaria la gesti6n de un abo-
gado,21 porque la Audiencia de la Habana dict6 auto de sobreseimiento
libre, en los siguientes terminos:

"Considerando: que el articulo denunciado por el senior Fiscal, aun cuan-
do revela en toda la segunda parte las aspiraciones political del autor, el
desafecto de iste a la nacionalidad espafiola y una tendencia manifiesta a
imbuir en los mismos sentimientos a los hijos de esta Isla, a los que increpa
por la pasividad con que soportan los actos del Gobierno de la Metr6poli,
no provoca directamente, como exige el articulo 583 del C6digo Penal
de la Peninsula, a la perpetraci6n de los delitos previstos en los articulos
237 al 244 del que rige en estas provincias; porque sea cualquiera el fin
que entraiia la expresi6n de aquellas aspiraciones del articulista en la frase
de su escrito El discurso de Zola, no se induce o excita a nadie a ejecutar
actos determinados, conducentes al logro de los hechos punibles previstos
en los mencionados articulos del C6digo insular; se sobresee libremente en
esta causa con las costas de oficio.

Era asi, paso a paso, como habia que ir conquistando entonces ma-
yores posibilidades para la libre expresi6n de las ideas. Hojas Litera-
rias no volvi6 a ser objeto de nuevas persecuciones, y Sanguily pudo
insertar en sus paginas buen n6mero de articulos en los que campeaba
el espiritu separatist. Sostuvo pol6micas, una de ellas muy ruidosa, con
Maximo G6mez, en sus articulos Juicios histdricos del general Mdximo
G6mez y El general Mdximo G6mez y la historic de la revolucidn; otra,
con Rafael PWrez Vento, adversario del separatismo y tambi6n de las re-

21 En el andar de los aiios se ha publicado, en alguno que otro libro, que
Miguel Figueroa defendi6 a Sanguily en el process incoado por causa del articulo
El discurso de Zola, cosa impossible pues Figueroa falleci6 antes de la publicaci6n
de ese trabajo. Tal como consigno en piginas anteriores, Figueroa defendi6 a
Sanguily semanas antes, por la resefia sobre el libro de Collazo, y ese parece ser
el origen de la confusion, en la que cay6, a pesar de su laboriosidad meticu-
losa, el hijo de Sanguily, Manuel Sanguily y Arizti, al preparar Algunos datos
biogrdficos que inserta al frente del primer volume, Nobles memorial, de las
Obras de su padre. (V6ase pig. 35). Aunque el escrito sobre El discurso de
Zola fue publicado el 31 de julio, el secuestro de ese nimero no fue ordenado
hasta el 29 de agosto de 1893, fecha que consigna Sanguily Aristi. Figueroa
habia fallecido el 6 de agosto de 1893.







ACTIVIDADES DE SANGUILY EN LA EMIGRACI6N 55

formas: a rebatirlo dedic6 dos extensos escritos: Doctrinas y tenden-
cias political y La asimilaci6n y la autonomia. Tambi6n hizo el oportuno
comentario de dos conatos de sublevaci6n acaecidos en el curso de ese
mimo afio: La sublevaci6n del Purnio y El alzamiento de Lajas. Expu-
so siempre con claridad y franqueza sus puntos de vista sobre los pro-
blemas de Cuba. Era un verdadero ap6stol ese insurrecto indomable que
se erguia ante el coloniaje avasallador y denunciaba sus lacras y errors.
Nadie pudo superarlo nunca en decision y arrojo para defender sus
anhelos patri6ticos.



10. SANGUILY, ORADOR DE LA EMIGRACION

Reiniciada la revoluci6n de independencia el 24 de febrero de 1895,
el mayor general Julio Sanguily fue reducido a prisi6n, y su hermano
Manuel hall el modo de trasladarse a los Estados Unidos en abril. Su
primer cuidado, apenas lleg6, fue emprender gestiones ante el Departa-
mento de Estado en favor de Julio, que habia adoptado hacia tiempo
la ciudadania de los Estados Unidos. A la postre, aunque condenado a
cadena perpetua en diciembre por los tribunales coloniales, pasado algin
tiempo qued6 indultado y fue a unirse con Manuel en Nueva York.
Reanud6 Sanguily su pr6dica por la independencia en Chickering
Hall en un nuevo aniversario del grito de Yara, el 10 de octubre de 1895,
para destacar la significaci6n de la obra de CUspedes y Marti. Al mes
siguiente su tema, en la conmemoraci6n del 27 de noviembre, fue Cuba
y la furia espaifola. Vinieron despu6s otros discursos y arengas, la ma-
yoria improvisados y nunca reconstruidos, pero los mAs valiosos se con-
servan: La anarquia espaiiola y el sacrifice de los cubanos, Josi Marti
y la revoluci6n cubana, La revolucidn de Cuba y las reptiblicas ameri-
canas. Por la independencia. Colaboraba, a la vez, en los peri6dicos se-
paratistas que se publicaban en Nueva York: Patria, que era el 6rgano
del Partido Revolucionario Cubano, y El Porvenir, que fund y dirigi6
Enrique Trujillo; y ademAs dio a las prensas en 1897 un folleto descrip-
tivo del asalto y toma de las Tunas por Calixto Garcia, para con su
product engrosar los fondos de la guerra. Por l6timo, a fines de abri]
de 1898 le toc6 formula una emotiva oraci6n que era un voto de gra-
cias a la gran repfblica del norte por las resoluciones votadas por su
Congress el dia 19 proclamando ante el mundo que Cuba era, y de
derecho debia ser, libre e independiente.







56 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



11. SANGUILY EN LA COMISION ENVIADA ANTE MCKINLEY

La guerra terminaba. Sanguily fue llamado a incorporarse a la Asam-
blea de Representantes del Ej6rcito Libertador en Santa Cruz del Sur,
pues habia sido designado Delegado por el Segundo Cuerpo. Lleg6 a
Santa Cruz del Sur al finalizar octubre. y el once de noviembre fue
nombrado para integrar, con los mayores generals Calixto Garcia y Jo-
se Miguel G6mez, el coronel Jos6 Ram6n Villal6n y el jurisconsulto Jos6
Antonio Gonzalez Lanuza, la comisi6n especial que la Asamblea acord6
acreditar ante el Presidente de los Estados Unidos, William McKinley,
a fin de adoptar medidas adecuadas para el licenciamiento de la tropa.
En el cumplimiento de esa misi6n falleci6 inesperadamente Calixto Gar-
cia. La comisi6n, no sin dificultades, cumpli6 su cometido y regres6 a
dar cuenta de sus labores a la Asamblea, que se habia trasladado a la
Habana (en el barrio del Cerro. por lo cual entonces se llam6: Asamblea
del Cerro. y que poco despubs qued6 disuelta.



12. SANGUILY EN LA CONVENCI6N CONSTITUYENTE

Sanguily fue nombrado Director del Instituto de Segunda Ensefianza
de la Habana. que reorganize de manera eficiente, y al siguiente afio
fue elegido para representar la provincia de la Habana en la Conven-
ci6n Constituvente que habia de dictar la carta fundamental de la Re-
pfiblica. e inici6 sus sesiones el 5 de noviembre de 1900. Las interven-
clones de Sanguily en los debates de la Convenci6n fueron frecuentes
y muv sefialadas. El ferviente vocero de la esperanza que tanto habia
abogado por establecer en Cuba una democracia independiente, tuvo,
pues. ocasi6n de contribuir a trazar los lineamientos de la Repfiblica que
iba a nacer.
Surgi6, a la hora peniltima, un escollo: el Congreso de los Estados
Unidos aprob6 una disposici6n legal, que recibi6 el nombre de Enmienda
PIatt por haberla propuesto el senador Orville Hitchcock Platt como
adici6n a una ley de cr6ditos para el ejercito; y en ella se fijaba el orden
de relaciones que debia existir entire Cuba y los Estados Unidos, a los
que se concedia el derecho de intervenci6n en determinados casos. El
texto de esa disposici6n legal debia agregarse como ap6ndice a la fla-
mante Constituci6n de la nueva Repiblica y pasaria despu6s a integrar







SANGUILY EN LA VIDA LEOISLATIVA 3/

el tratado permanent entire los dos paises. ZIba Cuba a nacer con la
soberania en precario? Junto a los aut6nticos poderes constitucionales
habia que reconocer la existencia de un poder interventor, mediante un
precepto de tipo apendicular, pero al cabo constitutional tambi6n? Si la
Convenci6n no aprobaba la Enmienda Platt, quedaria acaso sin valor
ni efecto la Convenci6n, y pospuesta indefinidamente la instauraci6n de
la Rep6blica?
El dilema era angustioso, y la primera reacci6n de Sanguily fue la
de sugerir que la Convenci6n se disolviera y que se convocase a elec-
ciones para una nueva asamblea, formula que, de haberse adoptado,
habria convertido implicitamente en plebiscito esa consult al pueblo.
Esa sugesti6n no encontr6 eco favorable en la mayoria de los delegados;
y agotadas sin resultado prictico las gestiones encaminadas a suprimir o
modificar siquiera en parte el texto del document sometido a la asam-
blea, el ap6ndice constitutional fue aprobado por estricta mayoria, den-
tro de la cual se contaba el voto de Sanguily, que lo dej6 explicado su-
cintamente "diciendo que votaba la enmienda porque por sus t&rminos
creia favorecer la constituci6n de la Repuiblica de Cuba y de la perso-
nalidad cubana, que de otro modo desaparecerian por complete; porque
entendia que la Enmienda Platt, que se aceptaba por la moci6n que
acababa de votarse, es el complement y pretend elevar a la realidad,
seg6n terminante declaraci6n de su preAmbulo, la Joint Resolution de
veinte de abril de 1898, y sobre todo, porque es una imposici6n de los
Estados Unidos, contra la cual toda resistencia seria definitivamente
funesta para las aspiraciones de los cubanos."



13. SANGUILY EN EL SENADO

Promulgada la Constituci6n y convocado el pueblo a elecciones, en
las cuales Tomas Estrada Palma triunf6 como candidate presidential,
Sanguily fue elegido para el cargo de Senador por Matanzas, la provin-
cia donde inici6 despues del Zanj6n su incansable pr6dica por las liber-
tades cubanas.
En el Diario de Sesiones del Senado se encuentra la version taqui-
grafica de las intervenciones de Sanguily en los debates de ese cuerpo
legislative. Importa sefialar entire ellas sus discursos de 1903 en contra
del proyecto de Tratado de Reciprocidad con los Estados Unidos. que
fue defendido victoriosamente por el insigne internacionalista Antonio
SAnchez de Bustamante. Dentro de su actuaci6n senatorial debe recor-







.8 PANORAMA HISTI'RIkO ID LA LI'ERATIIRA CUBANA

darse una iniciativa que no pas6 de scrlo: cl proyccto de Icy que present,
ltabicen e1903. para poner un dique a las ventas de ticrras a ciudada-
nos extranijros. Dentro de las condicioncs geogrificas e hist6ricas en que
habia surgido la Replihlica. la iniciativa malograda era esencialmente
previsora. l.a ticrra es la patria. y si por obra del capital extranjero
pasara a mnanos extrauias Ino quedarian reducidos a una condici6n pa-
rasitaria los que en ella nacicron?
Su intense labor en el Senado de la Rep6blica se vio interrumpida
plxr una desgracia que enlut6 su hogar. En 1888 Sanguily habia con-
traido matrimonio con Felicia Arizti y Sobrino: v de ese enlace habian
nacido tries hijos: Fernanda. Mario y Manuel. Bruscamente falleci6 Ma-
rio. va adolescent. en enero de 1905. Inmensa fue la desolaci6n de
Sanguily. que idolatraba a ese hijo y en l6 cifraba tantas esperanzas.
Su salud sc quebrant6 seriamente y el Congreso vot6 un cr6dito para
que pudiera emprender viaje a Europa, a reponerse de sus quebrantos.
Cuando regres6 nueva desventura lo esperaba: su hermano Julio, otro
de sus grandes. entrafiables afectos. muri6 en marzo de 1906.



14. SANGUILY. VOCERO DEL SENTIMIENTO NATIONAL

Al mismo tiempo. se desarrollaban en Cuba series conflicts inter-
nos. El Presidente Estrada Palma habia anunciado su prop6sito de ree-
lerirse. y nombr6 un Ilamado "gabinete de combate, que apel6 a todos
los medios que brinda el poder para hacer viable ese prop6sito. El gene-
ral Mixi.mo G6mez interpuso su autoridad de viejo caudillo y eminente
ciudadano -tan grande en la paz como en la guerra-, para evitar que
la naciente Repiblica se hundiera en el desastre, pero muri6 en el
moment en que mAs falta hacia para hacer respetar las libertades pi-
blicas; y la reelecci6n de Estrada Palma se consume. El Partido Liberal,
Que sustentaba la candidatura del general Jos6 Miguel G6mez, sostuvo que
habia sido vencido con malas artes v se lanz6 a la revoluci6n en agosto
de 1906. Estrada Palma solicit insistentemente, sin darlo a conocer a
su pueblo. la intervenci6n military de los Estados Unidos, invocando
la Enmienda Platt. y en esas condiciones fue impossible Ilegar a ninguna
soluci6n puramente cubana, a pesar de los esfuerzos que Sanguily y
orros veterans de la independencia llevaron a cabo para conseguir una
formula conciliatoria. Renunciantes el Presidente de la Repdblica y el
vice. asi como el Consejo de Ministros en pleno, el jefe de la comisi6n
en\iada por los Estados Unidos. que era el Secretario de la Guerra,







SANOUILY AL FRENTF DP LA CANCILL.RIA 39

William H. Taft, se hizo cargo por unos dias de la administraci6n del
pais, hasta que vino a reemplazarlo y a asumir el cargo de gobernador
de la isla, un abogado y politico de elevada talla fisica, muy superior a
su talla moral, Charles E. Magoon.
Vinieron dias de incertidumbre. ZCuil habia de ser el future de
Cuba? Tanto en la prensa como en algunas universidades de los Esta-
dos Unidos se discutia reiteradamente el contenido de esa interrogaci6n.
En un debate que, a poco de iniciado el afio 1907, sostuvieron dos uni-
versidades, una de Kansas y otra de Oklahoma, surgi6 otra interrogaci6n
mis concrete: ,Deben los Estados Unidos anexarse a Cuba? La Uni-
versidad de Kansas solicit la opinion de Sanguily, quien no s6lo repudi6
esa posibilidad, sino que ademis sostuvo con entereza el derecho de Cuba
a ser independiente y soberana. Los hermanos Jose Manuel y Nestor
Carbonell, que dirigian la revista Letras, juzgaron oportuno y conve-
niente solemnizar esas declaraciones con un banquet en honor de San-
guily, que seria al mismo tiempo una demostraci6n de solidaridad con
su pensamiento. "La independencia y la Repfblica, manifesto Sanguily
al agradecer el agasajo-, y no yo, que apenas he tenido la fortune
casual de exponer como un eco dibil el credo y el sentir de nuestro
patriotismo- han sido las inspiradoras de esta gran manifestaci6n pa-
tri6tica."
Semanas despubs parti6 Sanguily para La Haya, como delegado de
Cuba ante la Segunda Conferencia de la Paz, en compafiia de Antonio
Scnchez de Bustamante y Gonzalo de Quesada. A su regreso encontr6
que las perspectives para el porvenir de Cuba eran cada dia mejores.
La Comisi6n Consultiva nombrada para preparar algunas leyes organi-
cas que se creia podrian contribuir a evitar futures conflicts v abuses
de poder, tenia muy avanzado su trabajo, y ya se anunciaba que, pro-
mulgadas esas leyes, se iria sin demora a las elecciones. No fueron vanas
esas promesas, y en 1909 tom6 posesi6n de la Presidencia de la Repii-
blica el General Jos6 Miguel G6mez, triunfante en la contienda elec-
toral de 1908.



15. SANGUILY, CANCILLER DE CUBA

Sanguily estaba pr6ximo a terminar su period senatorial. v aunque
no pertenecia a ningin partido politico, el Presidente G6mez lo llam6
a su gabinete para confiarle la carter de Estado, que desempeii6 desde
enero de 1910. Su nombramiento fue acogido con uninime satisfacci6n.







60 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

y en testimonio de ello le fue ofrecido un magno banquet, que cerraron
dos magnificos discursos: el de ofrecimiento, de Eliseo Giberga; y el de
respuesta, de Sanguily.
Meritoria fue su labor al frente de ese departamento, tanto por la
eficiencia que le imprimi6 como por la reiterada designaci6n de figures
de relieve intellectual en el seno de la representaci6n diplomitica de Cuba
en el extranjero.
Desde tan elevado cargo tuvo que enfrentarse a circunstancias difi-
ciles: y repetidamente hubo de rechazar prop6sitos de ingerencia de los
Estados Unidos en los asuntos internos de Cuba. El Presidente G6mez
siempre lo respald6 y comparti6 su criterio. Cuando en abril de 1912
pas6 por la Habana en visit de buena voluntad el Secretario de Estado
de los Estados Unidos, Philander C. Knox, al brindarle Sanguily el ban-
quete official ofrecido por el Presidente de Cuba, pronunci6 un discurso
que cabe considerar como el mis important entire todos los suyos, por
las inspiradas doctrinas que articula y por el tacto diplomitico con que
record al Gobierno de los Estados Unidos los principios esenciales que de-
bian regir en el orden de relaciones entire los dos paises.

"Cualesquiera que sean las mudanzas y aplicaciones de la Doctrina de
Monroe -la 6ltima fase de la cual Vuestra Excelencia misma ha expuesto
e interpretado autorizadamente, en reciente y comentado discurso-, nunca
podria, como gente malivola quisiera, implicar molesta, ilegitima y desdo-
rosa suzerania que consistiese en continue, arbitraria y perturbadora intro-
misi6n de un gobierno extraiio en la vida intima y normal de naciones
soberanas."
"Nosotros -afirm6 mis adelante-, en todos los 6rdenes de la vida os
necesitamos como por multiples motives de divers indole nos necesitiis
tambiin vosotros, por lo que deben consistir nuestros comunes prop6sitos
en la mutua utilidad por la prestaci6n y el cambio de servicios reciprocos
y equivalenfes; aunque salta a la vista que es indispensable para la reali-
zaci6n de fines tan beneficiosos que ni aqui ni fuera de aqui se consienta
ni menos se proclame sin corrective, por la voz del agio desalmado y del
dinero corruptor, que hay quien por derecho divino puede a su guisa, su-
primiendo de una plumada la Repfblica. suplantar en Cuba la colonia
subyugada: porque si no vivimos por derecho propio. y si nuestra condici6n
nos ha sido otorgada en precario por ajenos caprichos o conveniencias, ni
cabe dignidad en nuestra vida, ni autoridad respectable en el Estado, ni po-
sibilidad siquiera de orden verdadero y paz permanent y honrosa...."

Pr6ximo a concluir, fue adn mis categ6rico. Despues de saiialar en
la bandera de los Estados Unidos, cuajada de estrellas que simbolizan
naciones en la realidad de la vida, el mistico y glorioso firmamento del
derecho, record que "es su augusto ministerio --de conformidad con







EL DISCURSO A KNOX


su tradici6n y con su espiritu- crear en su seno comunidades libres y
en todo el continent nuevas repiblicas, y no -como quisieran los que
ultrajan su nombre invocando su poder en provecho de odios inconce-
bibles e intereses bastardos- la amenaza y la aflicci6n de las naciones
d6biles... Mas si el feroz prop6sito que persiguen y vienen anunciando
inicuos agoreros debiera realizarse alguna vez, por causa de las mudanzas
y flaquezas de los hombres, sobrevendria seguramente algin inaudito
prodigio: acaso la majestuosa mujer que se yergue en medio del gran
tstuario sobre la isla Bedloe doblaria su cintura de metal para apagar
en las aguas alteradas la gigantesca antorcha que ilumina el vasto oc6a-
no y la conciencia humana, a tiempo de resonar un alarido pavoroso,
arrancado al desencanto y al terror que el eco repetiria de ola en ola
y de cumbre en cumbre, anunciando en la noche del mundo que la liber-
tad habia muerto!"
El infatigable paladin de las libertades cubanas frente al coloniaje
espafiol era, en Cuba republican, el ardiente vocero de su pueblo frente
a las interrogaciones que se abrian en el horizonte del porvenir en rela-
ci6n con el inquietante desenvolvimiento del imperialismo norteameri-
cano de aquella hora.
Dij6rase que, al pronunciar ese discurso, Sanguily vislumbraba ya
las circunstancias en que un mes despu6s habia de ver-e envuelta la
Repiblica. El 20 de mayo de 1912 el Partido Independiente de Color,
bajo Ia inspiraci6n de su fundador y president Evaristo Estenoz, se
declar6 en estado de rebeli6n, que se inici6 en algunas provincias, aun-
que el movimiento qued6 luego circunscrito a la de Oriente. Frente a
la alarma creada por ese estado de cosas, el gobierno de los Estados
Unidos lleg6 a considerar, de acuerdo con los t6rminos de la Enmienda
Platt, la posibilidad de intervenir militarmente en el conflict, temeroso
de que el gobierno de Cuba no lograra dominar la situaci6n. Sanguily
rechaz6 con entereza la amenaza de esa intervenci6n armada, y el Presi-
dente G6mez, en cabal acuerdo con los puntos de vista de su Secretario
de Estado, suscribi6 un mensaje cablegrifico en tal sentido, que fue
decisive, dirigido al Presidente de los Estados Unidos de America. Do-
minada la insurrecci6n meses despu6s, pudieron celebrarse en paz las
elecciones presidenciales en las que result triunfante el candidate del
Partido Conservador, general Mario Garcia Menocal. En esas elecciones
correspondi6 a Sanguily, nombrado interinamente para la carter de
Gobernaci6n, desempefiar digno y patri6tico papel, evitando el choque
de pasiones encontradas.







( 2 rNO4M 4 I lsn111StRICO OF IA LITRAT'RA CUI'BANA



(>. 'I "I IM OS A.os jIE SANrI'U.V

A.: :~:i.r ix'i'ion de la prilmera mn iscalls tura, .M1ntccal noinbr6 a
npin:iN l1'Ipi~'or Gencral de las Fuerzas Armadas, con cl rango de
Rrigai.w:-Gcncral. y nmas taric Divrctor General de las Escuelas Mili-
irs. ca:r' quce xmncuni a lok cuatro aiios, cuando la -relecci6n del
P:r:dcn:c : LMcLnc. d'mnunciada como ilegitima y fraudulent, provoc6
.a s-uh.vac'ian de3 Partido Lilb'ral.
%Sanp.:l. a. renunciar su cargo de director de las cscuelas militares,
\-i\-a a conixer Ia? penurias y estrcheces del pasado; pero poco des-
:-, I:: t e ;fe asic nada Ipxr el Cong-eso una pension vitalicia que le per-
:::i- s.-:bsisir Zcon uficiiene decoro.
Pjede decide que vivio desde entonces retirado en su biblioteca (la
re-ctIa CJq tri-o. pues las dos primeras se destruyeron y desaparecieron
:ar ;tbra de la mutaciones y alternatives de su vida agitada y fecunda).
Nu'c-a haha re-coido sas escriios dispersos: al fin se decidi6 a hacerlo
\ etmpeo pcr eniar a la imprena los dos voltimenes que contienen sus
iCor -es Disari: .s y c.n' -nria.es 1918 asi como reuni6 algunos ensa-
vos deC czrica _leraria. a pericion de Rufino Blanco Fombona, que en
:c.9 e. c-aub ic en la Biblioteca Andris Bello con el titulo de Literatura

S= salud eirmez& a resentirse a fuerra de penalidades y de afios. A su
=-anzzaio rep-lr acadia anianos amiros de toda la vida, y no pocos j6ve-
aes Irel;ecrtles. ansio os de disfratar de su conversaci6n rica y amena.
Y ern js momer:c, confic~i-os de la vida national iban a pedirle opinion
v consejo muchio cubanos de relieve, alejado como estaba de toda acti-
\vidad olia desde que en 1921. accediendo a la petici6n que le hicie-
r T Josi- Manue: Carboneil. Manuel Marquez Sterling y otros amigos,
aweP.6 .r.-a erMre los fundadores del Partido Nacionalista, que sostuvo

M 'iL-:. Sa~v- y y A ,'. hij. del pr6cer. emperz a publicar las Obras
< Mc$i... Scrzgu:., per. faleci6 antes de terminal esa labor. S6lo llegaron a
--,-rzrs: -.,e: vti- enes, (de 1925 a 1941: Nobles memories, Josi de la Lux
Ca-;..:-:. '-::-': d. Cbc., Enrique P.F ,.. Los Caribes y Coldn, Pdginas
H'ar'-: ,! : uici.: !it~rarigs '2 tmosr, y Frente a la dominating
c:-.:.r,': :.'-s, fL- ls: 1 Di:curtCs f conferencias (ya en part reunidot
te- i dt deut'r y ctE rucht trabajos ue quedaron disperse. Las Hojas
L::-:-:~- deterise.a :-.r:.'~: t. en e! mismo vrden de su publicaci6n, como to
-.. .. Lc D-::,cr -. :" .': *' for.a d fIdletin recortable. Sanguily Arizti
.-~-~vac- C er a revt--sta los ?pr:nc:p trabajA., separindolos para incluirlos en
I-_ >'. -n ies ycres.odxeMt a laa iLdoe dt los mismoa, pero Hojas Literaris
,- = C ,cr~t: rancl z c'ue rerei ura pF.ca, y debe conservarse ntegramente
e =r L snisEE j a. Cuj 'i!a Ia )uz publica.








ADVERTFNCIA Y DISPEDIPDA


coino base de su program la necesaria revision del Tratado Permanente
entire Cuba y los Estados Unidos y, por ende, del apendice crnstitucio-
nal Ilarnado Enmienda Platt; pero el Partido Nacionalista, a pesar del
prestigio db sus iniciadores y del aplauso y respeto con que fue recibido
por la opinion piblica, no lleg6 a fortalecerse lo hastante frente a los
dos grandes partidos tradicionales, el liberal y el conservador, para con-
tender con ellos en la liza electoral, y el empeiio qued6 frustrado.



17. ADMONICO6N FINAL

Cuando en 1923 estall6, como protest contra la concupiscencia y
la inmoralidad administrative del gobierno del Presidente Alfredo Za-
yas, la agitaci6n promovida por un fuerte niicleo de hombres de la gue-
rra de independencia y de j6venes ansiosos de seguir su ejempio (y en
vista de ello la agrupaci6n asi constituida en toda la Repiblica recibi6
el nombre de "Asamblea de Veteranos y Patriotas"), muchos volvieron
hacia Sanguily los ojos en busca de una palabra de estimulo o de un
grito de aliento. Si su salud, demasiado precaria, se lo hubiera permi-
tido, Sanguily habria ido en persona al Teatro Marti, donde estaban
reunidos los Veteranos y Patriotas en sesi6n permanent que se prolong
durante meses, y habria electrizado al pueblo con una de sus insupera-
bles arengas. Como no podia ir en persona, envi6 un par de cuartillas
que alli fueron leidas y que terminaban con este candente pirrafo:

"En las complicaciones, mis o menos oscuras, que present cada situation
pfblica, es muy dificil encontrar y hacer triunfar las formulas salvadoras.
Yo no he de tener la pretension de haberlas encontrado ni de que !os
demas piensen de la misma manera que yo, sobre todo cuando en frente
de los crecientes peligros, que todo el mundo reconoce y proclama, para la
independencia y el honor de los cubanos, no se quien no tiemble al reco-
mendarle a sus paisanos que tomen un camino cualquiera. cuando todos
los que se vislumbran pueden llevar a la ruina y al desastre. No obstante.
o es este pais tan desventurado que no mereci6 nunca el sacrificio de tantas
victims y de tantos heroes, o todavia el espiritu antiguo y la gloriosa
tradici6n revolucionaria pueden encender la sangre de todas las venas. a
fin de promover grandes impulses del coraz6n que nos eleven como de la
mano a las mejores soluciones; bien que hay moments, y Cuba ha pasado
por algunos de ellos con honor y con gloria, en que es preferible que arda
la ciudad abyecta y ruin a contemplar con indiferencia musulmana el dete-
rioro y el aniquilamiento de falsas organizaciones bajo menguadas banderas
pisoteadas y envilecidas por la mentira y la codicia."








64 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

Este grito de admonici6n fue su despedida. Quince meses despu6s,
el 23 de enero de 1925, se extingui6 para siempre.
La critical p6stera no habr. de hacer rectificaciones respect al juicio
que la obra de Manuel Sanguily inspire a cuantos lo conocieron y admi-
raron en \ida: antes bien. en el transcurso del tiempo se acrecentari su
significaci6n y su importancia. Como orador, impossible es hallar en las
letras cubanas. si se exceptda a Marti, quien lo supere o iguale: sus dis-
cursos. aun leidos despubs de pasado el moment que los inspire, con-
servan su \ida v su frescura: y no conozco prueba mis dificil para la
producci6n de un orador que la lecture a posteriori. Como critic, iqui6n
lo aventaja en la seguridad del metodo y la sagacidad de sus aprecia-
ciones?: v en su estilo. magnifico y fulgurante. no esti entero el hom-
bre? Porque Sanguily fue, ante todo, 61 mismo, y es su personalidad
lo que mas veneramos. Caracteres como el suyo, simbolo de la pasi6n
v de la dignidad humana. resume toda la nobleza de una 6poca, la
epoca del sacrificio v del esfuerzo. Mientras la Repfblica aliente -y
alentara siempre y cuando sobre\iva el culto de hombres asi-, ese alto
espiritu seguira iluminando la conciencia p6blica como radiant estrella
fija que. desde el horizonte de la historic, sefiala a su pueblo la senda
del deber v de las altas idealidades colectivas.



































Enrique Jos6 Varona


Jtist de .inimas y (:Grdeiias
(Justo de Lara)


Manuel de la Cruz


Raimundo Cabrera


















XXX


1. La Personalidad de Enrique Jose Varona. 2.-Varona y su produc-
ci6n poitica. 3.-Varona en la epoca de la propaganda autonomista.
4.-Las Conferencias filos6ficas. 5.-Varona y la pr&lica del ideal caba-
no. 6.-La Revista Cubana. 7.-Varona en la emigraci6n. 8.-Varona al
frente de la Instrucci6n Pfblica. 9.-Varona ensayista. 10.-Varona,
verbo de admonici6n. 11.-Una declinatoria presidential. 12.-Varona y
la vocaci6n literaria. 13.-Varona frente a a tirania. 14.-Varona maes-
tro apolineo.



1. LA PERSONALIDAD DE ENRIQUE Jost VARONA

Atesoran ciertos hombres un caudal tan vasto de actividades y suelen
ejercitarlas tan itil y sabiamente, que el animo, perplejo ante la obra
multiforme por ellos realizada, no acierta a comprender de que ma-
nera, en el estrecho marco de una vida, puede caber program tan vasto
y tan vario. Tal ocurre con la personalidad de Enrique Jos6 Varona y
Pera (1849-1933), cuya significaci6n en el desenvolvimiento intellectual
de Cuba es de excepcional trascendencia en tan diversos como impor-
tantes aspects. Literato, periodista, orador, poeta, fil6sofo, professor,
hombre piblico, Varona ha dejado por doquier, en la vida de su pais,
la firme huella de su paso. Es impossible recorrer la historic de Cuba
durante medio siglo sin encontrar el nombre de Enrique Jos6 Varona
asociado, de un modo u otro, a los acontecimientos que se sucedieron en
tan agitado period.
Seria dificil analizar su nutrida y s6lida labor intellectual sin penetrar
en el process de su vida pfiblica. iEstin tan intimamente ligadas su ac-
tuaci6n como politico y su producci6n como escritor! Al trav6s de toda
su obra, que comprende mas de cuarenta volumenes y folletos y que, en
part no despreciable se hall ademis, an6nima y disperse, en las pigi-
nas de los peri6dicos que Ie tuvieron como director o le contaron entire


.ITrRATURA CUBANA. II. 5.







66 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

sus redactores, se advierte, unido a los empeiios del literate, el interns
del hombre p6blico por influir en los destinos de su tierra. Este es el
vinculo que hace uniform su obra, al parecer tan compleja y diverse
por estar repartida en campos que no siempre es dable abarcar con-
juntamente.
La labor de Varona ha sido utilitaria en el alto y noble sentido de
la palabra. Sus multiples energies se han consagrado al servicio de un
solo ideal, de una sola aspiraci6n: el bienestar de su pais. La palabra,
escrita o hablada, ha sido vehiculo poderoso para sus ideas. No le ha
sobrado el tiempo, pasada su juventud, para hacer obra desinteresada
desde el punto de vista del placer est6tico que pueda proporcionar. Asi,
aun su labor de literate -que responded, seg6n confesi6n propia, a su
verdadera vocaci6n-, se ha visto supeditada a sus aspiraciones de pa-
triota. La literature, de igual suerte que todos los demAs aspects en que
revel6 su aptitud, ha sido para 61 un medio, nunca un fin. En la extensa
producci6n de este escritor -tipo genuine del literate, por su dominion
del estilo y por su erudici6n nada escasa-, no abundan las obras pura-
mente literarias y cuando se las encuentra van generalmente unidas a la
difusi6n de alguna idea que el autor quiso grabar en la mente de sus
contemporaneos.



2. VARONA Y SU PRODUCCION POITICA

Fue la poesia la primera revelaci6n de la inteligencia de Enrique
Jos6 Varona. Contaba dieciocho afios cuando, a fines de 1867, concu-
rri6 a un certamen convocado por el Liceo de Puerto Principe para
enaltecer la memorial de Gaspar Betancourt Cisneros, y gan6 double lauro,
pues las finicas composiciones premiadas fueron dos odas elegiacas que
present. En 1868 dio a la estampa en su ciudad natal, Puerto Prin-
cipe (nombre official entonces del pintoresco Camagiiey), un cuaderni-
1lo de 122 piginas con el titulo de Odas Anacre6nticas. Algunas de estas
odas fueron escritas, seg6n declara su autor en el preambulo del tomo
y se comprueba con las fechas que ostentan al pie, a los quince afios.
Confundidas con estas odas juveniles, todas en eptasilabos, abundan
las traducciones de Anacreonte, y se encuentra tambi6n alguna que otra
version de Horacio y de Catulo. Las restantes son imitaciones de estos
mismos poetas, con un algo de la forma peculiar de Mel6ndez.
Hay en estas odas ciera espontaneidad juvenile, grata al espiritu, no
obstante ser el cuadernillo la labor de un estudiante de griego y latin,







UN PARENTESIS HISPANOFILISTA 67

cuyo principal empefio parece que era el de someterse artificiosamente
a moldes arcaicos. El autor, sin embargo, no se muestra satisfecho de
ese trabajo, y declara, en unas lines que dirige Al lector, que "vencido
por el claro conocimiento de su mediocridad y abrumado con la sabia
sentencia del gran preceptista venusino:

Mediocribus esse poetis
Non homines, non Di, non concessere columnae23

ha determinado abandonar una lira que lanza en sus manos s6lo d6bi-
les sonidos, y aplicar su laboriosidad y amor a las letras a mis tiles,
si no tan gloriosas tareas."
No cumpli6 este prop6sito. Continue escribiendo versos y pudo al-
canzar muchas veces brillante colorido y sonoridad, sobre todo al des-
cribir los paisajes de su tierra. Fruto de esa labor fueron dos libros de
versos que public en la Habana, donde se habia trasladado diez afios
mis tarde: Poesias y Paisajes cubanos.
No debe silenciar la critical otras producciones escritas por Varona
apenas pasados dos aiios de la publicaci6n de Odas anacre6nticas, aun-
que hayan sido despu6s repudiadas por el autor en vista de que no
responded al ideal separatist que constituy6 desde temprano su mis
ardiente aspiraci6n. Son esas obras la alegoria dramitica La hija pr6-
diga y una Oda a Espaiia, que indican un par6ntesis hispanofilista en el
orden de sus ideas political. Qui6n osaria reprocharselo, salvo 61 mis-
mo, que durante todo el resto de su vida se mostr6 inconforme con ese
juvenile y momentineo eclipse de sus ideas en favor de la independencia
absolute de su isla natal? Por lo demas, no es possible conceder impor-
tancia a esas obras, cuya forma es de suyo artificiosa y desmedrada,
como todo lo que no responded a un movimiento espontAneo del espiritu.
En Varona esa improvisada adhesion al coloniaje no podia ser espon-
tinea. Cuando La hija prddiga fue escrita -afio y medio despu6s de
haber estallado la revoluci6n de 1868, que durante toda una d6cada
fue el esfuerzo desesperadb y heroico de un pueblo por alcanzar su li-
bertad-, hacia poco que su autor habia regresado del campo de la
protest armada, donde, consumido por fiebres y vicisitudes, era, por
su complexion endeble, mis que un element ftil en la lucha, un estorbo.
La precaria salud de aquel joven de veinte afios no habria resistido
much tiempo los azares de la vida de campamento. Por consejo casi

23 Parece que el joven Varona citaba de memorial, porque esta cita de
Horacio se ajusta al orden siguiente: Mediocribus esse poetis, non Di, non
homines, non concessere columnae. (En cuanto a los poetas, ni los dioses, ni los
hombres, ni las columns les permiten ser mediocres).







68 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

imperioso de sus propios jefes, Varona regres6 ocultamente a la ciudad
de Camagiiey, y se recluy6 en su casa. Una o dos semanas despubs se
atrevi6 a salir a la calle y fue detenido como sospechoso. Al cabo de
unos dias fue puesto en libertad y no volvi6 a ser molestado.
SQu6 influencias pesaron en el inimo del revolucionario de la vis-
pcra, que ni entonces ni despu6s acept6 favors o beneficios de la Metr6-
poli, para inducirlo a escribir La hija pr6diga? Tan enmarafiada es la
red de circunstancias que se entrelazaban y sucedian en aquel agitado
period, que seria dificil precisarlo: pero es dable suponer que la per-
suaci6n amistosa por un lado y la necesidad imperiosa de gozar de al-
guna seguridad personal, por otro, influyeron en ese resultado. En el
fondo del pecho, sin embargo, latentes se hallaban los mismos senti-
mientos que impulsaron al joven imberbe a trocar la ciudad por la mon-
tafia y la pluma por el fusil. En cualquier oportunidad propicia, llama-
dos estaban a reverdecer con mayor impetu y brio.
Manuel de la Cruz nos dice que el renacimiento de esos ideales en
el Animo de Varona cristaliz6 en 1873, con motivo de la profanaci6n
de los restos de Ignacio Agramonte, h6roe verdaderamente simb6lico de
la revoluci6n de 1868. El espectaculo del cadaver del guerrero, arras-
trado por las calls de la ciudad de Puerto Principe, como un trofeo
de victoria, por soldados que venian del campo de la refriega ebrios de
sangre y de alcohol. reaviv6 en Varona el culto de la independencia, que
constitute -salvando ese par6ntesis singular de cuatro afios no comple-
tos de adhesi6n a la colonia- el ideal de toda su vida.
Su pluma se vuelve de entonces instrument de redenci6n. En el
libro de Paisajes cubanos -tres narraciones en verso- se revela ya la
tendencia utilitaria y nacionalista que palpita en toda la producci6n
de Enrique Jos6 Varona. Por eso decia, con raz6n sobrada, Manuel de
la Cruz, en sus Cromitos cubanos, que "Varona ha dado el molde del
poema social cubano en su colecci6n de Paisaje., entire los cuales se
destaca como arquetipo el que Ileva por titulo Bajo la capa del cielo,
en que hay largos pasajes de una eufonia digna de la escuela arrulla-
dora. sirviendo de envoltura a la mis elevada y feliz inspiraci6n. En
este poema, y mejor que en 61. en miniatures como El tango, Dos voces
en la sombra, Crispulo domador, Pirr6n y Herculano, es donde Varona
merece ser llamado el poeta fil6sofo de nuestra select y noble escuela
de poesia civil. El reanuda la tradici6n, exaltAndola, que concluye en
los precursores de la Revoluci6n y en los genuinos poetas revoluciona-
rios, tradici6n que no ha tenido continuador despu6s de Aurelio Mitjans,
el fingido poeta an6nimo de Camagiiey. Predomina en 61 la imaginaci6n
trAgica, que se traduce en simbolos sombrios, apocalipticos, pero trans-







VERSOS DE MADUREZ 69

parents y expresivos. Su poesia political es el itinerario que su pensa-
miento ha recorrido en esta esfera de su actividad, y cuando cambia de
rumbo y es su musa la diosa de la Libertad, virginal y fiera, toma un
Laricter mis amplio, es social y deja el simbolo para fulminar las exe-
craciones al oprobio, ya maldiciendo a la deidad mal6fica que se ama-
mant6 con hiel de madrastra y sangre de verdugo, y que envilece cuando
no extermina; ya para destacar en la sombra, con el perfil del egregio
paladin camagiieyano al guerrero que va con el cefio adusto

a escupir a los pueblos abyectos
que besan sumisos de un despota el pie."

Despu6s de Paisajes cubanos, Varona no volvi6 a publicar ninguna
colecci6n de composiciones poeticas, si se except6an dos volfmenes que
en edici6n privada dio a la estampa en su ancianidad: uno, De mis re-
cuerdos (1917), amparado por el seud6nimo Luis del Valle; el otro,
con su propio nombre, esti integrado por veintis6is Poemitas en prosa
(1921). De mis recuerdos contiene una series de composiciones breves,
Gotas de rocio, escritas seguramente en afios anteriores, con dejos de
Campoamor, y con ellas van interpoladas otras muchas que tienen titulo
propio, como el bello soneto Mar sin perlas:

iOh! con qu6 blando suefio sin tormento
se reposa en la tumba de tu olvido!
i Oh! qu6 dulce pensar que todo ha sido
una nube deshecha por el viento!
Gozo fugaz, deliquio de un moment,
gustado, y a la par desvanecido;
b61ido raudo, que cubri6 sin ruido
el mar inm6vil de mi pensamiento.
Cuando tus ojos, claros como el dia,
me miran largamente, sin enojos,
sin sombra de pudor ni hipocresia;
la leve risa de tus labios rojos
Sno me dice lo inftil que seria
buscar alma en el fondo de tus ojos?

Armonia y emoci6n atesoran los Poemitas en prosa. El poeta, el ver-
dadero poeta, esta ahi, en piginas de fino sentimentalismo como El dr-
bol que canta; pero tambi6n esta present el pensador en otras paginas,
como la que se inicia con esta invocaci6n: iCiencia del mundo!
Durante el prolongado lapso que va de Paisajes cubanos a De mis








_0 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

recuerdos. no dej6 Varona de cultivar la forma rimada, aunque no era
cl verso cl campo adecuado para desenvolver ampliamente las ideas del
pensador, las teorias del soci6logo, los prop6sitos del politico. Hay, de
todos modos, composiciones po6ticas suyas de ese period, algunas de
las cuales figuran en los volimenes que llcvan por titulo Arpas amigas
(1879) y Arpas cubanas (1904).
Algunas de esas composiciones como el soneto La Niobe americana,
estAn inspiradas por la image de Cuba irredimida. Otras, como Pard-
bola, encierran fondo filos6fico. No escasea en ellas la delicadeza ima-
inativa que revelan estas estrofas que el autor intitula L'oiseau bleu:

No hay mas que un ave, cuyo canto suave
nunca deja del tedio el sinsabor;
abren sus trinos limits divinos
que bafia en luz de luna eterno sol.

Cuando sus notas, como claras gotas,
van cayendo una a una, el coraz6n
se abre cual broche de una flor de noche
y exhala suefios misticos de amor.

Se cierne en lo alto, vuelve en presto salto,
se esquiva, y da mis quiebros a su voz;
siempre delante, y siempre mis distant,
el pajarillo azul de la ilusi6n.

Este es el poeta que, en otra composici6n, pedia iAIas!

para surcar el pi6lago celeste,
ebrio de libertad.



3. VARONA EN LA EPOCA DE LA PROPAGANDA AUTONOMISTA

Ciertamente. a Enrique Jos6 Varona le habria sido fAcil encontrar
en el verso esas alas con que poder volar por la inmensidad. Le fue
precise, emperor. renunciar a ese afin. Ante su vista tuvo desde tem-
prano el penoso espectaculo de la tierra native, sacudida por vientos
de tempestad. retorciendose, extenuada, en la dolorosa gestaci6n de sus
libertades pdblicas La 6nica soluci6n que Varona consider eficaz para
curar los males que azotaban la isla, fue la independencia absolute,
aunque estim6 que la campafia autonomista podria ser una plataforma
ftil para aleccionar el sentimiento cubano: y a poco de fundarse el Par-







LA FILOSOPiA bE VARONA


tido Liberal, se inscribi6 en sus filas. Su Camagiicy natal lo eligi6 para
el cargo de Diputado a Cortes. Lleg6 a Espaiia cuando las Cortes se
clausuraban, y no pudo tomar asiento en ellas; pero se puso en contact
con algunos personajes politicos e intelectuales y lleg6 a la conclusion
de que era practicamente impossible obtener para Cuba reforms sus-
tanciales de orden politico. Regres6 a Cuba, falto de fondos para per-
manecer en Madrid hasta vencerse el plazo de seis meses sefialado para
que las Cortes volvieran a abrirse. Ya no volvi6 a Madrid, porque
lpenas abiertas, las Cortes fueron disueltas; y Varona decidi6 alejarse,
por el moment, de toda actividad political. A poco, se separ6 del Par-
tido Liberal.
Se dedic6 enteramente a su anhelo de contribuir con su pluma y con
su palabra a edificar ]a conciencia cubana. Fue un separatist decidido
que confi6 siempre en la obra del verbo, tanto o mas que en la de la
espada, y consagr6 todas sus energies a difundir con la palabra la idea
de la libertad y, en suma, de la independencia.
La tribune acad6mica le sirvi6 en reiteradas ocasiones para propa-
gar sus ideales; pero al mismo tiempo desde ella estimulaba a sus com-
patriotas en el studio de problems sociales y filos6ficos. Los studios
filos6ficos atrajeron la atenci6n de Varona apenas su intelecto habia
Ilegado a la madurez. El movimiento de las ideas en la edad contempo-
rAnea fue para l6 motivo de constantes afanes. Consagrado a seguirlo
paso a paso, supo exponer tambi6n ideas y concepts propios, y contri-
buy6 de tal suerte a esa gran obra de reflexi6n y observaci6n que forma
el caudal de experiencia acumulado por los siglos para ofrendarlo a la
humanidad del porvenir.



4. LAS "CONFERENCIAS FILOSOFICAS"

En 1879, cuando Varona subi6 por primera vez a la tribune para
pronunciar sus hoy famosas Conferencias filosdficas, el positivismo pre-
ponderaba aiin dentro del hervidero de disquisiciones, tendencies y es-
cuelas filos6ficas que trataban de disputarle el campo. Varona fue, desde
un principio, positivista. Al cabo, era hombre de su siglo.
Su positivismo no dimanaba directamente, empero, de Auguste Com-
te. Como positivista fue clasificado Spencer, y Varona sigui6 sus huellas.
y no precisamente las de Comte, declarando que el talent sint6tico de
Spencer, "sin rival en su pais, asombroso aun despu6s de Arist6teles y







-2 PANORAMA HISTORIC DE LA LrrERATURA CUBANA

Hegel, habia venido a ejercitarse con la mayor copia de elements ana-
liticos de que jamAs ha podido disponer la inteligencia humana."
Stuart Mill -a quien tambi6n se consider como un representante
del positivismo, no obstante no haber en su obra una estrecha afinidad
con el positivismo de Comte- fue, de igual suerte, un guia certero para
Varona en el campo de la especulaci6n.
En la primera series de Conferencias filosdficas de Varona, dedicada
a desarrollar un curso de Ldgica en catorce admirables lecciones, se ad-
vierte la influencia de Stuart Mill, no s6lo en el orden de las ideas, sino
principalmente en la forma de exposici6n, en el metodo puro y precise
que adopta el autor. Puede decirse que este supremo don de la claridad
y firmeza del m6todo, que espontineamente tendia a adquirir un espi-
ritu como el de Verona, es la herencia mis valiosa que le fue trasmi-
tida por Stuart Mill. Igual habilidad en la presentaci6n de las ideas
demostr6 Varona en sus subsiguientes Conferencias filosdficas: Moral y
Psicologia. Mayor afn, si cabe, son la dexteridad de que hacia gala y la
sencillez con que exponia y analizaba los concepts, haci&ndolos com-
prensibles para los oyentes menos avisados, en la citedra que de estas
dos asignaturas que, junto con la de Sociologia, desempefi6 mis tarde,
durante various lustros en la universidad habanera.
La influencia de Spencer es de apreciarse en la posici6n adoptada
por Varona para explicar el Fundamento de la moral. No falta, desde
luego, la observaci6n propia, ni falta la propia y original manera de
pensar: Varona siempre tenia algo interesante y algo suyo que decir.
SA qu6 conclusions llega en sus lecciones de Moral? jQu6 punto
de vista prefiere para distinguir el mal del bien? Toda su moral gira
en torno a un punto concrete: el hombre es moral porque es social. La
moral de Varona es, pura y simplemente, moral social: el valor moral
de un acto esti en relaci6n con su caricter social. El hecho de vivir
asociados los hombres es lo que da color y matiz a los actos de cada
uno de ellos. La antigua formula escolistica, segin la cual se dividia
la moral en tres secciones, conforme a las distintas classes de deberes del
hombre: para con Dios, para consigo mismo y para con sus semejantes,
fue limitada por Varona a esta 6iltima faz: cuiles son los deberes del
hombre puesto en relaci6n con sus semejantes. Para Varona la moral
no result ser mas que una rama de la sociologia.
Influido por la vieja doctrine que establecia una division tripartita
de la moral, el sabio maestro antillano Eugenio Maria Hostos concibi6
una Moral Natural, una Moral Individual y una Moral Social. Spen-
ceriano tambi6n en sus tendencies, quiza si despubs el mismo Hostos
lleg6 a pensar, como Varona, que el hombre s6lo es moral en tanto que







PRIORIDAD DE VARONA EN DIVERSOS CONCEPTS /3

es social: no vacil6 en publicar su Moral Social, y s6lo dej6 en brevisimo
esbozo, dentro del extenso Tratado de Moral que preparaba, la parte
relative a las que 61 consideraba Moral Natural y Moral Individual, que
s6lo ha sido publicada al conmemorarse el centenario de su nacimiento.
En sus conclusions acerca del Fundamento de la moral, Varona
llega a sustentar un criterio meliorista, y se coloca resueltamente en un
punto equidistante de los extremes en la ya vieja dispute entire el libre
albedrio y el determinismo.

Para el aut6mata -dice-, no existe la moral. Mas para el espiritu que
puede detenerse antes de obrar, y que se cree dotado de un poder selective
entire las acciones a que se ve solicitado, estA abierta toda la esfera de la
moralidad. Para 61 existe, como ya hemos visto, la sanci6n interior, la solida-
ridad se ha encarnado en lo intimo de su ser, y da tono a sus sentimien-
tos. Ese moment de alto que descubre el psic61ogo, ese conflict de los
motives es todo lo que necesita el moralista, si no para romper el deter-
minismo que acepta como un dato psicol6gico, para hacer regular tanto
sus limits, que las acciones humans aparezcan revestidas de un nuevo
character. Enriqueciendo la conciencia con experiencias y preceptos, depu-
rando los sentimientos, escapa el hombre en la media de lo possible al
yugo de hierro de la determinaci6n, acto reflejo, y su actividad despojada
de un automatismo ciego, se espacia en tan diversas direcciones, por cam-
pos, al parecer, tan ilimitados, que se siente, que se cree libre."

De los studios filos6fipos de Varona, el mis important, acaso, es
el Curso de Psicologia, publicado en 1905 como refundici6n y amplia-
ci6n de las conferencias que sobre esta material dict6 en la Academia de
Ciencias, de 1880 a 1881, publicadas luego en various niimeros de la Re-
vista de Cuba, y reunidas en volume, sin alteraci6n alguna, en 1888.
Importa fijar claramente las fechas en que Varona dio a conocer
su pensamiento como observador y experimentador en el campo de la
sicologia. En mas de una ocasi6n le ha cabido la gloria de ser el pri-
mero en formular una apreciaci6n, en precisar un concept, en dar a
un 6rgano o una funci6n su verdadero valor y su legitimo alcance.
Tal ocurre con algunas observaciones sobre el sentido muscular y
con la teoria sobre el fundamento de la personalidad, que fue expuesta
por Varona en 1880 y desarrollada mis tarde por el insigne pensador
frances Theodule Ribot. Tal ocurre ademAs con su studio sobre la ima-
ginaci6n y la formula de sus leyes, con su teoria de la atenci6n y con
el anilisis de diversas sensaciones. Ha sido Varona quien primero ha
expuesto en el campo de la sicologia muchas de esas ideas y obser-
vaciones.
En el orden de las ideas, la humanidad lleva una march uniform
y precisa. Los siglos van lentamente madurando un concept, que algin







74 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

dia habri de salir a flor de luz con la pujanza de una revelaci6n. Cuan-
do Ilega a articularse, el terreno estaba abonado para ese fin. La simul-
taneidad no debe, por eso, sorprender en tales casos. Mis que la
originalidad, en el campo de la investigaci6n es important reclamar
la prioridad, la precedencia. Ser el primero en el tiempo. Aunque Ribot
tenia conocimiento de los trabajos de Varona, merced al envio que se
le hacia siempre de la Revista de Cuba, nadie podria imputarle la apro-
piaci6n maliciosa de las ideas de Varona: es possible que no hubiera
legado a leerlos, escritos como estaban en un idioma que no le era
familiar. Pero Varona podia sentirse satisfecho por haberse adelantado
a sentar la misma premisa y a formular el mismo concept que, expues-
to posteriormente por Ribot, fue aceptado y reconocido por otros trata-
distas de prestigio.
Justo es proclamarlo asi, aunque s61o sea por ese mismo espiritu de
equidad que, unido a un noble prop6sito de reivindicaci6n nacionalista,
hacia exclamar a Varona en 1879, al referirse a la luminosa inteligencia
de Jos6 de la Luz y Caballero, en la lecci6n inaugural de sus conferen-
cias sobre L6gica:
"La perspicacia de su ingenio, aguzada en el studio constant de las
obras mis elevadas del human saber, y el poderoso vuelo de su discurso,
se patentizan al considerar, con asombro y tristeza, que la Luz fue en este
Angulo remoto del mundo civilizado, un verdadero precursor de doctrinas
que hoy se predican con aplauso en los centros de la cultural humana."
Semejante es el caso del propio Varona, que supo adelantarse, con
pasmosa clarividencia, a formula conclusions que algiin dia habian
de ser aceptadas como articulo de fe en los studios de sicologia. Por
su amor a la ciencia, por su consagraci6n a la filosofia, por su honrada
devoci6n a la verdad, Enrique Jos6 Varona fue el digno continuador
de la tradici6n intellectual que dejaron en Cuba pensadores insignes
como Felix Varela y Jos6 de la Luz.



5. VARONA Y LA PREDICA DEL IDEAL CUBANO

Los studios de filosofia que con tanto celo emprendi6, no aparta-
ron a Varona de sus empeiios de propaganda nacionalista. Antes al
contrario, de la filosofia se vali6 tambi6n como de un recurso para des-
pertar la conciencia cubana, sefialindole un horizonte amplio y luminoso,
segin lo indica claramente la siguiente dedicatoria, puesta al frente de sus
conferencias sobre L6gica:







VARONA Y LA "REVISTA CUBANA"


"A la juventud cubana, en cuyo coraz6n deseo fervorosamente que ja-
mis se extinga el amor a la ciencia, que conduce a la posesi6n de si mismo
y a la libertad."

Al par que ocupaba la tribune para difundir entire sus conterrineos
un noble interns por las altas disciplines del espiritu, Varona laboraba
con tenacidad inquebrantable por grabar en la mente de todos los cuba-
nos la palabra de libertad.
Un detalle, al parecer de significaci6n menor, indica el celo exquisite
que Varona ponia en ese empefio de dar a todas las manifestaciones de
la vida intellectual un carActer independiente, national, cubano. Al sus-
tituir a Jos6 Antonio Cortina en la direcci6n de la que hasta ese mo-
mento recibia el nombre de Revista de Cuba, en la que puso tanto amor
aquel gran cubano, Varona pudo haber conservado a la revista el mismo
nombre: aprovech6, sin embargo, la oportunidad, para cambiarlo por
este otro: Revista Cubana. La publicaci6n adquiri6 en su titulo, por ese
solo hecho, un matiz mis caracteristico y peculiar.



6. "LA REVISTA CUBANA"

La Revista Cubana fue para Varona, como lo habia sido la Revista
de Cuba, campo adecuado para exponer sus ideas y sentimientos patri6-
ticos. La tribune de La Caridad del Cerro y la de la Sociedad Antropol6-
gica, de la cual fue president, le servian para multiplicar sus esfuerzos.
En la tribune de La Caridad fue donde pronunci6 su sensacional con-
ferencia El poeta andnimo de Polonia, en la cual la conmovedora y casi
novelesca historic de Segismundo Krasinski fue el medio de que se vali6
el orador para presentar, al trav6s de la imagen de Polonia, la doliente
figure de Cuba. Esa conferencia tuvo la resonancia de una proclama
revolucionaria.
En realidad lo era, dadas las conclusions a que, por natural deduc-
ci6n, conducian las palabras de Varona. No poca entereza y elevaci6n
de miras se necesitaban para externar estos concepts en plena domi-
naci6n colonial:

";D6nde encontrar limitaci6n mayor para la actividad social que en la
dependencia de un poder extrafio? La tirania de un hombre, aunque se
llame C&sar, aunque se Ilame Napole6n, es pasajera; la tirania dom6stica,
la que ejerce una fracci6n de la comunidad sobre otra, esti sujeta a cam-
bios inevitable, la esperanza, aunque incierta, del poder, la hace lle-
vadera; la tirania extrema es la de un pueblo sobre otro; es visible e







76 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

invisible, nos rodea por todas parties y no podemos asirla, el centro de su
presi6n enorme esti en todos los lugares y no esta en ninguno; no se
encarna en un hombre, porque 6stos se van, mueren, y ella queda; el fun-
cionario que la represent es un mero simbolo, proc6nsul, virrey, goberna-
dor, eque importa su titulo? Lo que la caracteriza es que su m6vil, su
fuerza, su objeto, todo es extrafio al pueblo oprimido, reducido a ser mero
instrument de la grandeza y el poderio ajenos; si la tierra abunda en
poblaci6n, se le sacarin sus hijos para que vayan a morir a pais remote
por una bandera extrafia; si abunda en riquezas se le sacarin sus tesoros,
que alimentarin el fausto de una corte viciosa o servirin a los planes de
una political insensata."

Desde la propia tribune de La Caridad analiz6 Varona, con decision
y valentia, el problema de Los cubanos en Cuba, en otra memorable
conferencia: y, en general, cada vez que le toc6 enfrentarse al pfblico,
no import la indole del tema, busc6 el modo de intercalar siquiera
en un pirrafo, alguna invocaci6n a la libertad o alguna alusi6n a la
realidad cubana de aquella hora. Si hablaba del espiritu de la literature,
explicaba que las letras se habian democratizado, "obedeciendo a esa ley
general que va llamando a gozar de la mayor suma de bienes sociales
al mayor nimero de los asociados": si evocaba a Luz y Caballero, era
para exclamar: "Educar con la palabra, educar con la pluma, educar
con la acci6n. iY esto en un pueblo humillado por la servidumbre,
corrompido por la esclavitud!"; si estudiaba la personalidad de Emerson,
terminaba con esta otra exclamaci6n: "iLa Libertad! iDichosos los
pueblos que la aman y la poseen, que saben obtenerla y conservarla!
iMil veces infortunados los que s6lo te6ricamente la conocen y esti-
man!"; si hacia el elogio de Jos6 Manuel Mestre, recordaba que "se
distingui6 en primera linea entire los representantes del gobierno insur-
gente en el extranjero", y que fue "el primer cubano que ha hablado
a un capitAn general de Cuba en nombre de los derechos de sus con-
ciudadanos".
De los trabajos que insert Varona en la Revista Cubana hubo uno
que dio pAbulo a vivos comentarios: el studio que dedic6 al Bandole-
rismo para demostrar que la delincuencia no abundaba en la poblaci6n
native de Cuba. mientras existia, en alta proporci6n, entire los espafio-
les recien venidos de Europa, y entire los asiiticos; y para formular series
inculpaciones de caricter hist6rico, con lujoso acopio de datos, contra
la naci6n dominadora.
La labor de Varona en este period -el mis intense de su vida-,
se halla en la parte reunida en el libro de Articulos y discursos que pu-
blic6 en 1891. Este libro parece un manifiesto: la mayoria de los traba-
jos que en 61 se contienen, envuelven alg6n concept o alguna reflexi6n








AYER, REVOLUCIONARIO; DESPUES, GOBERNANTE 77

relacionados con la situaci6n de Cuba y con la finica soluci6n possible
para 6sta: la indepedencia.
Bien lo confirm, por otra parte, este breve y sint6tico Prefacio del
volume, que parece un eco de la dedicatoria que ostenta la primera
series de sus Conferencias filosdficas:

"Si mis compatriotas -los cubanos- tienen a bien leer estas piginas,
facil les sera descubrir, a pesar de la diversidad de asuntos y de tono, que
un mismo espiritu las anima: el amor a Cuba y el dolor por su miseria
irreparable. Asi doy a los mios lo que les debo, la expresi6n sincera de un
pensamiento sincere."



7. VARONA EN LA EMIGRACI6N

Cuatro afios despu6s de publicado ese libro, estall6 la revoluci6n
de 1895, que culmin6 en la independencia de Cuba. Varona fue, desde
la emigraci6n, 6til factor de la causa. Su manifiesto Cuba contra Es-
pafia, adoptado por el Partido Revolucionario Cubano y dirigido a los
pueblos hispanoamericanos, es un aplastante alegato que estudia las
causes politico-sociales de la revoluci6n. Su gesti6n como director del
peri6dico Patria, 6rgano fundado por Marti, de la delegaci6n revolu-
cionaria de Nueva York; sus conferencias sobre La political cubana de
los Estados Unidos, sobre El fracaso colonial de Espaiia, sobre Marti y
su obra political y otras que tienen por corolario la breve alocuci6n que
pronunci6 en 1898 con motive de la declaraci6n de guerra de los Esta-
dos Unidos a Espaiia, fueron la continuaci6n de la empresa que aieos
antes habia emprendido, con la palabra y con la pluma, ese sembrador
de ideas.



8. VARONA AL FRENTE DE LA INSTRUCCION PUBLIC

De regreso a Cuba durante el period del gobierno provisional esta-
blecido por el poder interventor al cesar en Cuba la administraci6n es-
pafiola, ocup6 por corto tiempo la carter de Hacienda y despubs le fue
confiada la de Instrucci6n Piblica, en la cual labor afanosamente para
implantar cuanto antes algunas reforms imprescindibles. Tal como lo
exigian las circunstancias, prepare ripidamente un plan general enca-
minado a reorganizar la ensefianza. Ese plan, que vino a llenar la nece-








78 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

sidad del moment, no podia tener otro caricter que el de provisional,
como el gobierno que lo promulg6. Su autor confiaba, pues, en que el
Poder Legislativo de la Rep6blica, una vez constituido, discutiria y apro-
baria una Ley General de Ensefianza que viniera a sustituir ese plan y
dejar asi subsanadas sus inevitable deficiencies. No lo hizo asi el Con-
greso, y el Plan Varona estuvo vigente durante seis lustros, cuando hacia
tiempo ya que se habian modificado sustancialmente las circunstancias
que determinaron su adopci6n. De todas suertes, el Plan Varona, que
rigi6 desde el 30 de junio de 1900, tuvo el indiscutible merito de deste-
rrar los viejos m6todos de base mnemot6cnica y libresca que hasta enton-
ces habian imperado desde la escuela primaria hasta la Universidad, y
hacer que la ensefianza fuera esencialmente experimental y objetiva.
Para explicar y defender su plan, Varona dio a la estampa dos folletos:
Las reforms en la enseiianza superior (1900) y La Instrucci6n Ptiblica
en Cuba: su pasado: su present (1901).



9. VARONA ENSAYISTA

Con el advenimiento de la Rep6blica en 1902 pudo Varona hacer
una labor que, aparte de la citedra de que se hizo cargo en la Univer-
sidad. fuera en esencia mis literaria. No hizo, empero, mis que espigar
en el vasto campo de sus lectures, formulando observaciones y comen-
tarios en torno a autores y libros que habian despertado su interns. El
fruto de esa labor es el libro Desde mi Belvedere, que contiene los ar-
ticulos publicados por su autor, semanalmente, durante various afios, en
El Figaro, de la Habana. A este volume se sum6 despubs otro de ani-
loga formaci6o: Violetas y ortigas.
En esos libros se encuentra, notablemente aguzado y refinado, el
mismo espiritu sutil del literate que various lustros antes hablara de Cer-
tantes con profundo domino del tema; estudiara a Victor Hugo come
poeta satirico y midiera con sereno juicio la Importancia social del arte.
Aun asi, el pensador se sobrepone, casi siempre, al literate.
Por su indole, los articulos que integran Desde mi Belvedere, que
es el mis jugoso de esos dos libros admirables, deberian ser esencial-
mente literarios y, sin embargo, no son sino un haz de reflexiones hondas
y de filosofias serenas. El autor aprovecha cada uno de los temas que
la literature le brinda, para externar algunas ideas. Escoge a D'Annun-
zio para hablarnos del contrast de tendencies de la 6poca; a Ibsen
para ensefiarnos el poder de la sinceridad; a Bernard Shaw para hacer-








HUMORISMO Y "ESPRIT" 79

nos ver c6mo con distintos atavios aparecen los mismos tipos humans
en la literature de distintas 6pocas. No es el critic solamente el que se
revela en esos studios: es el observador, el pensador y, a ratos tambi6n,
el fil6sofo.
A fuerza de estudiar a los escritores ingleses, el temperament de
Varona ha ido asimilindose las cualidades del espiritu saj6n, llegando
a former 6stas, en 61, magnifico contrast con sus dotes fundamentals
de latino, si es que aceptamos esta palabra, como va sancionindolo el
uso, para referirnos a la herencia que los pueblos iberoamericanos han
recibido, no en el orden 6tnico, sino en el de la cultural. Sin perder
las condiciones de ductilidad y elegancia de los latinos, ha adoptado la
serenidad y el humorismo de los sajones. De ahi que trate muchas veces
problems trascendentales con una ironia que, en vez de provocar la
risa, inclina a la tristeza. Asi en esa donosa epistola A Plutarco, fabri-
cante de grande hombres, en el articulo A barrer, y en otros de igual
indole.
En otro trabajo que figure en el volume, Humorismo y tolerancia,
Varona hace un paralelo ingenioso entire humorismo y esprit:

"El ingl6s -dice-, es el hombre del humor, como el frances el hombre
del esprit. Pero n6tese que el esprit se va todo en supwrficie, y el humor
todo en profundidad. Aqu.l es un rayo de luz que juega sobre la delicada
pelicula nacarina de una pompa de jab6n; 6ste es un haz de sol que va a
buscar, para encenderlo, el espejo del agua escondido en el oscuro fondo
de una cisterna. El esprit es un juglar, que hace voltear las palabras en
vez de bolas de colors, y rie para hacer reir. El humor es un satirizante,
disfrazado de clown, que pone a la vista el fondo de las cosas, el reverse
de las medallas, y rie para hacer pensar. El esprit es jocoso y el humor
melanc6lico. El uno es hijo del ingenio, que se siente libre y vuela; el otro
es hijo de la fuerza, que siente sin embargo las limitaciones naturales, y
sabe que ha de luchar con obsticulos."

Tan sutil diferenciaci6n puede servirnos para apreciar claramente
c6mo habia asimilado Varona el humor britinico y algunas cualidades
del espiritu saj6n. No hallaremos en sus obras nada semejante al esprit
francs ni a la gracia o a las sales espafiolas. Varona nunca reir~ para
hacer reir, sino para hacer llorar o para que se dibuje sobre los labios
de sus oyentes una sonrisa de amargura...







80 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



10. VARONA, VERBO DE ADMONICION

Dcsdc mi B'lcderc s es cl fruto de los aiios de inacci6n political de
Enriquc Jos6 Varona. Despu6s de haber desempeiiado la carter de Ins-
trucci6n Pfiblica en cl gobierno provisional que precedi6 a la Rep6blica,
se habia retirado a su c-itcdra y a su hogar. La revoluci6n de agosto
de 1906 lo movi6 a escribir una series de articulos que reuni6 mis tarde
en un folleto al que puso por titulo Mirando en torno. Estos articulos,
que contenian scveras admoniciones a los dos bandos en pugna, fueron
la causa inicial que le hizo ingresar nuevamente en la political active.
En \isperas de reinstaurarse la Repiblica, durante el period de la se-
gunda intervenci6n. se fund el Partido Conservador, que acogi6, al pa-
recer. las ideas de Varona. president de ese organism politico. Triun-
fante el Partido Conservador en las elecciones de 1912, Varona fue
clegido Vicepresidente de la Rep6blica.
Su desacuerdo con la political al uso lo movi6, en un ruidoso mani-
fiesto a raiz del triunfo electoral, a renunciar la presidencia del partido,
en vista de que no pocos correligionarios habian manifestado contrarie-
dad v disgusto ante el temor de que sus recomendados para distintos
puestos no fueran atendidos. Varona proclamaba que el punto capital
de toda obra administrative estribaba en la idoneidad del funcionario.
"Hay que buscar o elegir al mas apto para el puesto", ratific6 en su
manifiesto.
Si grande era su desacuerdo con los jefes politicos que antes de mirar
por la mayor eficiencia de la administraci6n piblica trataban a toda
costa de complacer a sus electores y amigos, no menores fueron, un
tempo despus. su decepci6n y su descontento al comprobar, desde
un cargo como el suyo. carente de autoridad direct para poner coto al
mal. que el gobierno consenrador, a los dos afios de iniciada su gesti6n,
no habia cumplido sus promesas de rectitud administrative.
Al leer en enero de 1915 su discurso de recepci6n en la Academia
Nacional de Artes v Letras, sefial6 sin eufemismos las lacras que man-
cillaban la vida administrative de la naci6n, y record que contra males
y errors semejantes habian luchado tenazmente los cubanos frente al
regimen colonial de Espafia.

"Nuestro triste pasado -afirm6--, se ha erguido de sfibito para lanzar-
nos al rostro que en vano hemos pugnado, nos hemos esforzado y hemos
sangrado tanto. La generaci6n de cubanos que nos precedieron y que tan
grades fueron en la hora del sacrificio, podri mirarnos con asombro y







VARONA NO ACEPTA EL PODER PUBLIC 81

listima, y preguntarse estupefacta si iste es el resultado de su obra, de la
obra en que puso su coraz6n y su vida. El monstruo que pensaba haber
domefiado resucita. La sierpe de la fAbula vuelve a reunir los fragments
monstruosos que los tajos del h&roe habian separado. Cuba republican
parece hermana gemela de Cuba colonial. CuAl de los males pfblicos que
denunciabamos con indignaci6n no se ha reproducido? Han vuelto al asal-
to de la administraci6n pfblica la incompetencia, el favor, el nepotismo
y la corrupci6n."

Poco menos de dos afios faltaban, cuando Varona dio lectura a ese
discurso, para la expiraci6n de su mandate. Es cierto que no tenia,
como Vicepresidente, autoridad ejecutiva ni administrative dentro del
mecanismo official, pero nadie podia superarlo, y dificilmente igualarlo,
en autoridad moral. Fue un Vicepresidente en perpetuo divorcio con las
practices de su gobierno y de su partido; pero, eso si, importa consignar
que su voz fue oida siempre con absolute respeto.



11. UNA DECLINATORIA PRESIDENTIAL

En 1917, expirado ya su mandate, el Congreso le concedi6 una pen-
si6n vitalicia. Z Era llegada la hora del descanso bien merecido? Hombres
como Varona no tienen derecho a descansar, despubs de haber trazado
tan luminosa trayectoria patri6tica. Pasados dos afios, una comisi6n de
delegados de la coalici6n reci6n pactada entire el Partido Liberal Nacio-
nal y el Partido Conservador para constituir una Liga Nacional que
pudiera vencer en las elecciones que se avecinaban al Partido Liberal
Hist6rico, fue a rogarle que aceptara su postulaci6n para la presidencia
de la Repfiblica; y conviene tener present que, dadas las circunstancias
political del moment, lo que la coalici6n ofrecia a Varona era una
presidencia real y no una candidatura hipot6tica, ya que la coalici6n, si
se consolidaba, tenia practicamente asegurado el triunfo. Varona decline
el honroso ofrecimiento. Habl6 de su edad avanzada y de su salud pre-
caria, y por iltimo agreg6, sonriente y sereno: Y qui6nes habrian de
ser mis colaboradores... ? iPorque mi concept de la political es tan
diferente al de la mayoria... !" Asi termin6 esa entrevista que fue deci-
siva en cuanto a la proclamaci6n de la candidatura coalicionista, para la
cual no cabia mAs que un dilema: o Varona, conservador; o Alfredo
Zayas, liberal national; ya que el propio Zayas habia declarado hibil-
mente que s6lo retiraria su aspiraci6n si Varona aceptaba ser candidate,
pero que no cederia ante ninglin otro nombre. Proclamada la candida-


LITERATURE CUBANA. II. 6.








82 PANORAMA HISTORICO DE LA LITERATURE CUBANA

tura de Zayas, obtuvo, como se esperaba, aunque por un margen no
muy amplio, el triunfo electoral.



12. VARONA Y LA VOCACI6N LITERARIA

En cada instant de su vida, un nuevo oleaje de circunstancias apar-
taba a Varona de sus aficiones literarias, pero nunca dej6 ociosa la plu-
ma. Bien es verdad que, en vez del ensayo extenso que con tanta maes-
tria habia cultivado, se inclinaba, en su vejez, a escribir aforismos y
reflexiones, condensando en pocas lines un pensamiento a veces pro-
fundo. Con el eslabdn, intitul6 61 la colecci6n de esas sentencias breves,
que fueron escritas de 1917 a 1925. En esas paginas esta, ante todo,
el pensador, esc6ptico o pesimista a ratos, porque, como 61 mismo dijo:
"Eso cambia con los altibajos cotidianos de mi vida y mi pensamiento";
v tambi6n esta el escritor, el literate de estilo impecable.

"Cominmente --dijo mis de una vez, en sus conversaciones intimas-,
las genes me Ilaman el fildsofo. No pretend desmentir ahora mi amor a
los studios filos6ficos, pero si puedo afirmar, en cambio, que mi verda-
dera vocaci6n, la inica vocaci6n que he tenido es la de ser un literate.
Cuando se vive y se estudia, a la larga el tiempo nos ensefia a no confiar
demasiado en el mundo de las teorias... El apasionamiento o la vehe-
mencia al defender una teoria, aparejado va casi siempre al impetu de la
edad temprana. Y en la literature, al menos, hay algo absolute y eterno:
la forma. Todo cuanto es forma esta llamado a subsistir, esta Ilamado a
perdurar..."

No es extraiio que quien asi se expresaba fuera un notable estilista,
un verdadero artifice de la forma. El estilo de Varona era claro, armo-
nioso, elegant; en 61 se revelaba un conocedor sapiente y habil de los
resorts del idioma. Nadie en Cuba lo ha superado en el arte de mane-
jar el ritmo propio de la prosa.
Sus empefios de patriota y de pensador le impidieron, sin embargo,
ser, como 61 lo hubiera querido, ante todo y sobre todo, un literate. Qu6
importa, al cabo? Esta circunstancia da ain mayor realce a su produc-
ci6n escrita, porque ahi, hermanada y confundida con su obra, esta su
vida, dedicada al amor de la tierra natal, impregnada en tan penosa
angustia por la suerte de la patria, que en cada una de sus piginas
parece haber dejado jirones ensangrentados de su cerebro y pedazos de
su propio corazon.







VARONA, EVANGELISTA DE LA LIBERTAD 83



13. VARONA FRENTE A LA TIRANIA

Todavia en el final de su vida, nuevas inquietudes y zozobras vinie-
ron a acongojar su espiritu. Despu6s de Zayas y su venal y desastroso
gobierno, cuyo dnjco timbre de honor fue el respeto a las libertades
piblicas, lleg6 al poder el general Gerardo Machado, que en un prin-
cipio mereci6 el aplauso de sus conciudadanos por el acierto con que
gobern6 durante los primeros meses de su ejercicio presidential, pero
que despu6s, devoto como era de los procedimientos de fuerza y perse-
verando dia tras dia en el camino de la violencia, suprimi6 todo asomo
de libertad, y su regimen degener6 en espantosa tirania. A Varona vol-
via los ojos, en esos moments angustiosos, la mayoria de los cubanos,
buscando el respaldo de su autoridad moral frente a los excess del
poder piiblico.
Fue en 1930 cuando lo vi, por iltima vez, en su retire del Vedado.
No le sorprendi6 mi legada: eran, hasta ese moment, frecuentes mis
viajes de Santiago de Cuba, donde vivia entonces, a la Habana, y ni
una sola vez me priv6 del placer de hacerle mi acostumbrada visit.
Por debajo del mostacho canoso y recortado se insinu6 el rictus de
una leve sonrisa. Enjuto a fuerza de afios y de achaques, la cabeza,
-"viviente flor de marmol" como dijera Marti-, apenas se iluminaba
con la expresi6n apagada de su mirar sereno. Su rostro, siempre afa-
ble, traicionaba interno desaliento.
eQu6 de extraiio? Una sola palabra no bastaria para expresar cuil
era el estado de cosas que prevalecia en Cuba: seria precise aglutinar
vocablos, a modo de polinomio idiomitico, y despu6s de sumar el interns
plutocrAtico a la tirAnica absorci6n del poder, la concupiscencia a la
crueldad, la inconsciencia a la locura, acaso no atinariamos con una
sintesis perfect de aquella zarabanda trigica. Cabria mejor, como re-
presentaci6n abstract, algfn simbolo shakespereano: Macbeth.
--Cuando podremos lograr que Cuba sea un pais de veras nuevo?
-dijo, ya de pie para despedirme despues de una hora de conversaci6n,
tendiendome la flaca y palida diestra, que oprimi con sostenida efusi6n,
como si presintiera que ya no me seria dable repetir ese adi6s.
Me alej6 con la mente torturada.
Despu6s, en el correr de los meses y los dias, a media que se agra-
vaba el process vertiginoso de los acontecimientos de Cuba, mi pensa-
miento iba hacia 61 a cada instant. i Intima tragedia spiritual la de
aquel pr6cer que se consumia ante una inquietud -la de toda su vida-







P.4 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

simbolizada en cuatro letras: iCuba! A preparar cl advenimiento de la
repiiblica libre y austera consagr6 todo el vigor de su juventud y de su
cerebro. Y ahora: "Sofi6 que cstaba en la rep6blica; despert6, y me
pareci6 que todavia era la colonia", tal podria ser la cruda sintesis de
su protest incontenible. D6cadas dc sacrificio consagradas a sepultar,
bajo tierra empapada en sangre generosa, un sistema de opresi6n...
Y he aqui que de s6ibito reaparecen los fantasmas del pasado. Son los
aparecidos: estudiantcs -flor de juventud y de decoro- con el crineo
roto; pero no aquellos ocho que fueron inmolados en 1871 por una
soldadesca irresponsible, trfmula de alcohol y de vesania: son muchos
mis, a quicnes -a veces tan s6lo por una invectiva contra el cesarismo-
se da caza, con la complicidad de la sombra, para reducirlos a perpetuo
silencio. Son los aparecidos: ahorcados que cuelgan de los Arboles del
camino, sombras escuilidas en los calabozos, procedimientos medievales
de torture, reemplazo del cadalso por la muerte a mansalva... Y tam-
bi6n, como fruto de importaci6n que acusa buena afici6n libresca, la
reviviscencia de la mazorca argentina de la 6poca de Rosas, para girar
visitas expurgatorias a los hogares y proceder alli mismo a ejecuciones
sumarias.
En mitad de aquel vendaval, la juventud cubana acudi6 a Varona,
una, y otra, y otra vez, para pedirle consejo y aliento: siempre lo encon-
tr6 sereno y resuelto para exhortarla a mantenerse dentro de los fueros
de la dignidad humana. Un dia los corchetes del cesarismo violaron su
domicilio para arrancar de alli a los discipulos que habian ido a escu-
char la palabra del Maestro. i Initil y torpe empefio! La voz de Varona
sigui6 escuchAndose siempre, por encima del torbellino de los aconte-
cimientos, para sefialar orientaciones fecundas a la conciencia cubana.
.Y era 6ste el fil6sofo esc6ptico, como se dio en Ilamarle afios atras?
Quien ponia tanta fe en la persistencia indefinida de la palabra y de la
acci6n frente al cesarismo que se cree omnipotente, no era, no podia
ser un esc6ptico. Cuando en la pimavera de 1911 nos habl6 Varona
desde la tribune de la Sociedad de Conferencias. de la Habana sobre
lo que la gente dio en Ilamar su escepticismo, termin6 su peroraci6n,
salpicada de interrogaciones filos6ficas, como un himno pragmAtico a la
acci6n fecunda y sin desmayos.








FIN DE UNA VIDA EJEMPLAR


14. VARONA, MAESTRO APOLINEO

Durante los iltimos aciagos aiios del regimen desp6tico de Machado,
Cuba tuvo por norte y guia a ese Maestro apolineo, tan pulcro de alma
como de estilo. Idolatrado por la juventud inconoclasta y rebelde; res-
petado y admirado, no s61o por la lite pensante, sino tambi6n por la
gran masa del pais, que constitute la fuerza de la opinion publica,
Varona cjercia en verdad, frente al c6sar, la presidencia moral e inte-
lectual de una repiblica que se habia quedado sin un verdadero pre-
sidente.
Sus fuerzas fisicas, ya escasas, se mantuvieron hasta el moment
decisive, files a su espiritu ansioso de vislumbrar el cambio favorable:
despu6s que llegara la nueva aurora podria descansar en paz. Asi, des-
pu6s del hundimiento del regimen de Machado, Varona se extingui6
dulcemente, en pocas semanas.24 Ojala se haya ido de este mundo
con la fire esperanza de que Cuba, todavia entire sacudimientos y des-
garraduras inevitable, empieza a ser ya un pais de veras nuevo!









2' Varona falleci6 el 19 de noviembre de 1933. Habia nacido el 13 de abril
de 1849. Sus padres: Agustin Jos6 de Varona Socarris y Dolores Pera y Beltrin.
Matrimonio a los 18 afios. Esposa: Tomasa del Castillo. Obras: (suprimiendo
la menci6n de folletos, en su mayor parte incorporados en alguno de los voli-
menes que se citan): Odas anacre6nticas, Puerto Principe, 1868; La hija pro-
diga, Puerto Principe, 1870; Poesias, 1878; Paisajes cubanos, 1879; Conferencias
filosdficas: L6gica, 1880; Estudios literarios y filosdficos, 1883; Seis conferencias,
Barcelona, 1887; Conferencias filosdficas: Psicologia, 1888; Conferencias filosdfi-
cas: Moral, 1888: Articulos y discursos, 1891; Nociones de Ldgica, 1902; Confe-
rencias sobre el fundamento de la moral, Nueva York, 1903; Curso de Psicolo-
gia, 1905; Desde mi Belvedere, 1907; Violetas y ortigas, Madrid, 1917: De mis
recuerdos, por Luis del Valle, 1917; Por Cuba, discursos, 1918: Con el eslabdn,
Costa Rica, 1918 (2' edici6n, notablemente ampliada. Manzanillo, 1927); De la
colonia a la republica, 1919; Poemitas en prosa, 1921. Publicaciones p6stumas:
Articulos (en la colecci6n de Grandes periodistas cubanos, muchos articulos no
recogidos antes), 1951; Observaciones lexicol6gicas y gramaticales (articulos de
juventud), 1956. Una edici6n official de las Obras de Enrique Josi Varona em-
pez6 a publicarse en 1936, pero s6lo se han publicado tres tomos: Estudios y
conferencias, Desde mi Belvedere y Violetas y ortigas.



















XXXI


1.-Trayectoria de Merchin, el "laborante". 2.-Merchan, como critic.
3.-Labor po6tica de Merchin. 4.-Ricardo del Monte y su labor perio-
distica. 5.-Ricardo del Monte, critic. 6.-Ricardo del Monte, poeia.
7.-Raimundo Cabrera y su libro Cuba y sus jueces. 8.-Primeros libros
autobiograficos de Cabrera. 9.-Otras obras de Cabrera. 10.-Cuba y
Amnrica. 11.-La autobiografia en forma de novela. 12.-Juan Gualberto
G6mez y la pr6dica de la idea de la independencia. 13.-Formaci6n inte-
lectual de Juan Gualberto G6mez. 14.-Marti y Juan Gualberto G6mez.
15.-Juan Gualbento G6mez en la tribune. 16.-Juan Gualberto G6mez
en el periodismo y en la vida piblica. 17.-Martin Moria Delgado, perio-
dista y conspirador. 18.-Morda Delgado, novelist y critic. 19.-Moria
Delgado en la vida piublica.



1. TRAYECTORLA DE MERCHANT, EL "LABORANTE"

En la critical. mas que en el ensayo, se distingui6 Rafael Maria
Merchin r1844-1905)!. nacido en Manzanillo, hijo de un m6dico colom-
biano. Manuel Merchin. v de una bayamesa, Encarnaci6n P6rez. Fue
tip6grafo en su'adolescencia v asi se despert6 su temprana afici6n a las
letras. Desde muv joven se dedic6 al periodismo en su ciudad natal y
tambien en Bavamo. Estuvo en el Seminario de Santiago de Cuba, con
el prop6sito de seeuir la carrera eclesiAstica, pero en 1860 desisti6
de ello.
V'eintid6s afios tenia cuando se traslad6 a la Habana e ingres6 en
la redacci6n de El Siglo, que dirigia el Conde de Pozos Dulces, y se
sum6 a la campafia reformista. Despu6s del fracaso de la Junta de
Informaci6n. que habia sido el fruto de esa campafia, Pozos Dulces
resian6 la direcci6n de El Siglo y Merchin pas6 a former parte de un
nuevo peri6dico. El Pair, dirigido por Francisco Javier Cisneros (1836-
1898 inzeniero a la vez que periodista de espiritu combative e ideas







MERCHAN EN COLOMBIA


separatists que estaba en connivencia con Cespedes y conocia sus pla-
nes. Fue en este peri6dico donde Merchin gan6 nombradia, a poco de
comenzada la revoluci6n de 1868, por su articulo Laboremus, que para
los lectores suspicaces envolvia una incitaci6n a laborar a favor de la
revoluci6n, y de ahi el mote de laborantes, aplicado desde entonces por
los defensores del regimen colonial a todos los que suponian adictos a
la insurrecci6n. Merchin fund despu6s un nuevo peri6dico, El Tribu-
no, de vida efimera; pero qued6 sefialado como sospechoso o laborante
y no tard6 en emigrar rumbo a Nueva York, donde ya se encontraba
Cisneros. Alli se afili6 a las organizaciones de los emigrados separatists
y colabor6 en los peri6dicos consagrados a la propaganda revolucionaria.
En 1870 se le sigui6 en Cuba un process por infidencia y fue condenado
a muerte en contumacia.
Valiosos fueron sus servicios a la campafia separatist. Ademis de su
eficiente labor como periodista, dio a las prensas en 1871 un volume,
La honra de Espaiia en Cuba, en el que sin exaltaciones ni espiritu
agresivo analizaba la situaci6n de Cuba e invitaba a Espaiia a admitir
la soluci6n de la independencia, como cuesti6n de honor y conveniencia.
Su amigo Cisneros, mientras tanto, se habia dedicado incansable-
mente a alijar y llevar expediciones de patriots a las costas de Cuba:
en mayo de 1869 desembarc6 en la bahia de Nipe con la que coman-
daba el general Thomas Jordan, y en poco mis de un afio condujo, con
igual 6xito, cuatro expediciones ms.25
Cisneros se traslad6 a Colombia y merced a su espiritu organizador
e inquieto promovi6 importantes iniciativas en ferrocarriles, caminos y
puertos. Llam6 a su lado a Merchan, brindandole un puesto en los
ferrocarriles, y a fines de 1874, despubs de una ripida excursion por
Europa, fue MerchAn a residir en la tierra donde su padre habia visto
la luz. Alli form su hogar y tuvo arraigo permanent.
Desde Colombia sigui6 Merchan, con celosa atenci6n, las alternatives
de la vida political de Cuba. Afios despues de la Paz del Zanj6n se pro-
nunci6 en favor de la autonomia, como soluci6n possible, ya que, por el
moment al menos, parecia eclipsarse el ideal de la independencia; y con
ese motive hubo de sostener una pol6mica con Enrique Trujillo (1850-

-s Cisneros public un folleto que contiene la Relacidn documentada de cin-
co expediciones. Nueva York, 1870, y despues otros, La verdad hist6rica sobre
los sucesos de Cuba, Nueva York, 1871, refutando aseveraciones de Jos6 de Armas
y Cespedes sobre los representantes del gobierno revolucionario: y Ferrocarriles
de via estrecha, Nueva York, 1872. Otros trabajos suyos. todos impresos en Nue-
va York, son memories e informes sobre las vias f6rreas que proyect6 en Colombia
y en su mayor parte llev6 a cabo: Ferrocarril del Cauca, 1878: Ferrocarril de
Antioquia, 1880; La Dorada Railroad, 1883, y sobre otras iniciativas suyas.







88 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

1903), que censur6 su acitud desde las columns de El Porvenir, pe-
ri6dico que sostuvo en Nueva York durante various afios. Al reanudarse
en 1895 la guerra de independencia de Cuba, Merchin volvi6 a su
antiguo puesto de combatiente por ese ideal, y dio a la estampa en 1896
un s6lido alegato: Cuba: justificaci6n de su guerra de independencia;
como delegado del Partido Revolucionario Cubano en Colombia, pro-
movi6 manifestaciones de adhesi6n y suscripciones en auxilio de los en-
fermos y heridos del Ej6rcito Libertador; y de su labor de propaganda
periodistica por la insurrecci6n proviene la series de articulos que inti-
tul6 Comentarios y correspondent al moment de declararse en 1898 la
guerra entire Espafia y los Estados Unidos.
La Rep6blica, constituida al fin en 1902, no lo olvid6: fue el primer
plenipotenciario que Cuba independiente design para Espaiia, y en con-
secuencia se traslad6 a Madrid en 1903, no sin girar antes una corta
vista a Cuba, de donde se habia ausentado desde 1869; pero su salud
estaba ya muy quebrantada, y hubo de hacer dejaci6n de sus funciones
diplomiticas y retomar a Colombia, donde falleci6 dos afios despubs.



2. MERCHAN, COMO CRTICO

Los principles trabajos de critical literaria de MerchAn estAn conte-
nidos en dos vol6menes que hizo imprimir en Bogota: Estudios critics,
en cuyas 712 pAginas va incluido su studio sobre Juan Clemente Zenea,
poeta cubano, publicado antes en folleto; y Variedades (627 paginas),
en el cual van insertos tambien various folletos de fecha anterior: su
Carta al Seiior Don Juan Valera sobre asuntos americanos, la pol6mica
que sostuvo con el acad6mico espafiol Vicente Barrantes acerca de la
poesia en Cuba (El espinar cubano y la segur barrantina), mis una dd-
plica con el titulo De todo; y La autonomia de Cuba, defense personal
en contestaci6n a Enrique Trujillo. En Variedades, primer volume de
una scric nunca terminada, faltan algunos trabajos que no lleg6 a com-
pilar, a mAs de otros de fecha posterior, como su enjuiciamiento del
novelist uruguayo Carlos Reyles y su novela La raza de Cain.
La critical de Merchin era de tipo analitico. Muchas veces se detenia
en detalles circunstanciales o de forma. Por lo general era severe y exi-
gente en cuestiones de lenguaje y de estilistica: asi puede apreciarse
en su enjuiciamiento de los poetas colombianos Rafael Tamayo y C6sar
Conto, y del chileno Eduardo de la Barra. Tambien arremeti6 contra
la prosa sonora y arcaizante de Juan Montalvo.







MERCHAN COMO CRITICO Y COMO POETA 89

No siempre penetraba a fondo en el autor a quien juzgaba, por dar
preferencia a cuestiones de caricter externo; y cuando abria vilvula
franca al elogio, solia lanzar despues sobre el texto que analizaba una
catapulta de reparos que, en buena parte, opacaban sus apreciaciones-
favorables.
De esa suerte, al juzgar a Francisco Sell6n como "poeta oriundo del
romanticismo y de filiaci6n pesimista", lo enaltece cumplidamente para
despubs sefialar este catAlogo de defects: "Sustituci6n de lo pintoresco
por lo abstract; pareo sistemAtico de adjetivos; prodigalidad de 6stos;
endiasis frecuentes; transposiciones desairadas; incoherencias en algunas
metiforas; marcado parentesco entire no pocas imigenes." Y paso a
paso, va presentando ejemplos, ya de estrofas in6tiles, ya de carencia
de oido musical, o de olvido del lenguaje portico, o de pobreza de ex-
presi6n... Estima, sin embargo, que en las poesias de Sell6n se descubre
"elevado sentimiento est6tico en la concepci6n", y con esto da a enten-
der que esos mismos valores est6ticos no aparecen en la forma de expre-
si6n del poeta. Los reparos son de tal entidad que restan todo valor
a los concepts favorables antes emitidos.
La obra de Merchan es, por su misma indole, fragmentaria, pues no
escribi6 libros dotados de fuerte unidad. Y aunque sus juicios, avalora-
dos por su extensa cultural, son siempre dignos del mayor interns, Mer-
chin no dej6 mas que compilaciones de trabajos sueltos. Es de admirar,
ciertamente, su maestria dialectica en las pol6micas que sostuvo con
Valera, Barrantes y Montalvo; y es digna de encomio la severidad con
que desmenuza obras y autores, si bien suele perderse en detalles de
forma y no penetra en la esencia intima del autor que juzga.



3. LABOR POETICA DE MERCHAN

Merchin tuvo tambi6n afici6n a la poesia. Dio a las prensas un solo
libro de versos, Emociones, que su modestia no quiso dar a conocer sino
en edici6n privada, en 1899. Sus amigos de Colombia lo indujeron a
reimprimirlo en edici6n commercial tres afios despu6s. Pero Merchan no
era poeta, aunque no faltan, aqui o alli, rasgos felices a lo largo de ese
libro. Sus inspiraciones son sustancialmente romAnticas (Sombra y au-
rora, Dolor resignado) o bien altisonantes y quintanescas (A la abolici6n
de la esclavitud en la Isla de Cuba, A Edison, Al senior de Lesseps en
su condenaci6n).
MerchAn acert6, en cambio, a hacer verdadera poesia cuando tra-








90 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

dujo en prosa el poemita Evangelina, cuento de Acadia, de Longfellow.
Prescindi6, con excelente acuerdo, de hacer la version en verso, y acert6
a darla en una prosa musical, modelo de elegancia y tersura idiomi-
tica.26



4. RICARDO DEL MONTE Y SU LABOR PERIODISTICA

La finica figure dirigente del autonomismo que no hizo gala de dotes
oratorias fue Ricardo del Monte y Rocio (1828-1909). Si alguna vez
subi6 a la tribune, lo que hizo fue dar lectura a unas cuartillas: asi cuan-
do en 1889 se dirigi6 a los electores de Ceiba del Agua y Vereda Nueva,
que lo habian proclamado su candidate para diputado provincial.
No era orador, ni pretehdi6 serlo. Era, en cambio, notable periodista
v excelente literate. Dia tras dia, semana tras semana, desde las colum-
nas de El Triunfo, 6rgano autonomista cuya direcci6n le fue confiada,
sostenia las tendencies v doctrinas de su partido, con inalterable fe, pues
fue un evolucionista convencido y no un separatist. Ricardo del Monte
se distingui6 como ensayista, como critic sagaz y, por uiltimo, como
poeta. Fuera de la diaria y an6nima labor periodistica, que rindi6 en El
Triunfo y otros peri6dicos que dirigi6 (El Pais, El Nuevo Pais, Cuba),
su producci6n escrita no es abundante. El volume p6stumo de sus
Poesias s6lo contiene veintiocho sonetos y trece composiciones, de las
cuales hay dos que son traducciones de Horacio. La Academia Nacional
de Artes v Letras reuni6 en 1926 sus mejores prosas: en total cuarenta
v un articulos v ensavos, si no se descuenta el Programa del Partido

-' Evangelina fue editada en Bogota en 1882. Hubo otras dos ediciones, tam-
bien en BogotA. 1883 v 1887; y otra en Costa Rica, 1919. La list de obras de
Merchin comprende: La honra de Espaiia en Cuba, Nueva York, 1871; Juan
Clemente Zenea. poeta cubano, BogotA, 1881; Estudios critics, Bogota, 1886;
La crisis econ6mica, articulos de Rafael Niiez y Rafael Maria MerchAn, BogotA,
1386: Carta al senior Don Juan Valera sobre asuntos americanos, Bogoti, 1889;
El espinar cubano y la segur barrantina, Bogota, 1890; Un poco de todo, Bogo-
ta. 1890: La Autonomia de Cuba, defense personal, BogotA, 1890; Variedades,
BogotA. 1894 'primer tomo., inico publicado); La educaci6n de la mujer, dis-
curso en el Colegio Pestalozziano, Bogota, 1894: Cuba: justificacidn de su guerra
de independencia, BogotA, 1896: Colombia y Cuba (suscripci6n para auxilio de
enfermos y heridos del Ejercito Libertador), informed, BogotA, 1897; La redencidn
de un mundo, Bogota, 1898; Un ex libertador: Gustavo Ortega, BogotA, 1898;
Comentarios, BogotA. 1898: Emoczones, versos, 1902. MerchAn fue colaborador
asiduo de El Repertorio Colombiano, y dirigi6 el peri6dico La Luz, BogotA, de
1881 a 1884. Entre sus amigos colombianos, que lo eligieron miembro de honor
de ia Academia Colombiana de la Lengua, se contaban Rafael Nfiiez, Miguel
Antrni,, Car'-' Rufinn Jose Cuervo.







EL EFECTISMO LIRICO


Liberal, cuya redacci6n le fue encomendada, y alguna que otra infor-
maci6n periodistica como la resefia del gran banquet organizado poco
despu6s de la Paz del Zanj6n por el Comit6 Provincial Cubano. Podria
formarse, por lo menos, otro volume con trabajos suyos, muchos de los
cuales no llevaban su firma. La tarea seria riesgosa, porque en El Triunfo
no era Del Monte el inico que escribia los editoriales, y de ello tenemos
testimonio elocuente en el articulo Nuestra doctrine, denunciado por
el Fiscal de imprenta, pues es sabido que lo escribi6 Antonio Govin,
secretario del partido, a quien igualmente se deben otros que reuni6 en
forma de libro con el titulo La autonomia colonial (1887). Ademis, Del
Monte, escrupuloso en el arte de escribir, no habria aprobado que se
exhumaran con su firma muchos articulos que fueron obra de la opor-
tunidad y de la precipitaci6n. Hay, en cambio, trabajos no recogidos
que si ostentan su firma, en la Revista Bimestre Cubana y otras publi-
caciones, y hay tambien, segdn hace constar Rafael Montoro en el pr6-
logo que puso a las Obras de Del Monte, buen nfmero de traducciones
de diversos autores, hechas por 61 con la maestria que le era peculiar.



4. RICARDO DEL MONTE, CRITICO

El ensayo critic que mejor ciment6 el prestigio de Del Monte es el
que se intitula El efectismo lirico, que tuvo gran resonancia cuando vio
la luz en la Revista de Cuba, de cuya fundaci6n habia sido factor deci-
sivo, dada su estrecha amistad con Jos6 Antonio Cortina, que hizo suya
la idea y con tanto celo la puso en prActica. En ese trabajo, Del Monte
aspir6 a hacer una disecci6n de la moda literaria que entroniz6 el abu-
so de frases rimbombantes y metAforas absurdas, con tal de provocar bro-
tes de entusiasmo en los pfblicos propensos al aplauso ficil. Tom6 como
arquetipo de esa tendencia al efectismo, mas deplorable en la poesia
lirica que en cualquier otra de las manifestaciones literarias, a un versi-
ficador asturiano de fAcil estro, que habia llegado muy joven a Cuba.
y que, embriagado por los aplausos que se le prodigaron a titulo de esti-
mulo, se dej6 seducir por el demonio de la facilidad y degener6 en co-
plero efectista: Saturnino Martinez (1840-1905). Del Monte estudia
escalonadamente los tres tomos de poesias publicados por Martinez: el
primero, de 1866, es el mAs apreciable, por la espontaneidad de su vena
po6tica; en el segundo, de 1870, son muchos mis los descuidos e impro-
piedades; en el tercero, de 1876, ya todo el libro es puro efectismo
verbal que trastroca el sentido de los vocablos con tal de que produzcan








PANORAMA HIST6RICO DE LA LITERATURA CUBANA


algin electo de sonoridad. Convicne no olvidar, desde luego, que Satur-
nino Martinez no era mids que un ejemplo de las viciosas tendencies
que Dcl Monte qucria combatir.
La condenacion del efectismo lirico por Del Monte tuvo una conse-
cuencia digna de nota: Saturnino Martinez, mimado hasta la vispera
en los pcri6dicos y admitido en algunos ceniculos literarios desde que
hizo su aparicion en certulias tan prestigiosas como la de Azcirate, hubo
de advertir al punto que ya la opinion general no habia de ensalzarlo
como antes. Estimado siempre como persona, se dio cuenta de que ya
no se le apreciaba como poeta, y dej6 de escribir.2
En la escasa producci6n literaria de Del Monte hay que tener en
cuenta otros trabajos que ponen de relieve su variada cultural y su pene-
traci6n critical: uno es su homenaje (Mi deuda) a la memorial de Julian
del Casal, que nos da testimonio del afan con que Del Monte estudiaba
ias nuevas tendencies literarias que se abrian paso en aquel moment;
otro. la extensa carta-pr6logo que escribi6 para Noche trdgica, defi-
ciente boceto de novela de Arturo R. de Carricarte. Junto a estos escri-
:os cabe colocar. aunque ahi su atenci6n se divide entire la literature y la
political. el ensayo que puso como pr6logo a los discursos de Rafael Mon-
toro. El rest de sus trabajos en prosa son apuntes y comentarios muy
oporrunos y dignos de aprecio, pero necesariamente breves por estar
destinados a las hojas volantes: entire ellos sobresalen sus notas necro-
16gicas sobre Renan. Garibaldi y Jules Simon, a mis de las que dedic6
a honrar la memorial del Conde de Pozos Dulces, Miguel de Aldama,
.ose Antonio Cortina y Jos6 Maria Galvez.



6. RICARDO DEL MONTE. POETA

Tambi6n result escasa la obra poetica de Ricardo del Monte, pero
no faltan en ella joyas antol6gicas. Aunque le toc6 nacer a la par que
el romanticismo, no encontramos en su poesia la exaltaci6n ni el im-
petu romantico. En su juventud viaj6 por Europa, acompafiando a su
deudo Domingo del Monte; aprendi6 los principles idiomas modernos,

"7 Caso parecidc a! de Saturnino Martinez y el desvio del pbblico en cuanto
a su poesia despues del cnsayo de Del Monte (1876), fue en la literature fran-
cesa, pocos afios despues. el del novelista Georges Ohnet, que perdi6 el favor
del piiblico lector como consecuencia de la several critical que sobre su obra hizo
Jules Lemaitre en 1881. Lanson declara que Lemaitre "cort6 en plena floraci6n
el Cxit- de Ohnet: despues del articulo de Lemaltre no faltan quienes hayan
.tuid.' !eyendo a Ohnet. pero nadie volvi6 a harer alarde de ello".







RAIMUNDO CABRERA 9>

apart de mejorar su conocimiento de las lenguas clasicas que habia
estudiado desde nifio; y abundantes y buenas lectures lo ayudaron a
depurar sus gustos y preferencias. Celoso amante de la forma, los par-
nasianos franceses influyeron en la labor po6tica de su madurez, unica
que tuvo empefio en conservar. Fue un excelente cultivador del soneto.
como muy pocos ha habido en Cuba. Aunque fue justicieramente cele-
brada la series de sonetos que produjo en el centenario del Quijote (du-
rante el period de mis de dos afios, en que estuvo ciego, en espera
de una operaci6n de cataratas, que al fin se llev6 a cabo con buen
resultado), mas acabados son los dos que intitul6 Mi barquera, en los
que asoma refinado simbolismo, otros dos que llevan el nombre de
Safo, y son el eco armonioso del deliquio pasional de la poetisa de Les-
bos, y uno, de sereno y hondo sentido filos6fico, Comentando a Argen-
sola."2



7. RAIMUNDO CABRERA Y SU LIBRO "CUBA Y SUS JUECES"

Otra figure que alcanz6 renombre en el autonomismo fue la de Rai-
mundo Cabrera y Bosch (1852-1923), que conoci6 en su juventud la
prisi6n y el destierro por sus actitudes separatists y se alist6 despues en
las filas del Partido Liberal para volver al separatismo en cuanto estall6
la revoluci6n de 1895.
Cabrera que fue uno de los fundadores del Partido Liberal en Giii-
nes, no sobresali6 como orador, pero ocup6 la tribune muchas veces en
favor de las tendencies autonomistas, y gan6 excepcional popularidad
y nombradia en 1887, cuando dio a la estampa el libro Cuba y sus jue-
ces, que en ya 1889 alcanzaba seis ediciones y tuvo unas cuantas mas en
aiios posteriores. El m6rito del libro tiene un valor mas hist6rico que
literario, pues el objeto que persigui6 Cabrera al escribirlo -de ahi
el subtitulo "rectificaciones oportunas"-, fue demostrar la inconsisten-
cia de muchas afirmaciones equivocadas y caprichosas. despectivas para
los cubanos, contenidas en un libro de 205 pAginas, Cuba y su gente,
publicado ese mismo aiio en Madrid por un mal coplero y pedestre
escritor, Francisco Moreno, que habia estado de visit en Cuba pocos

28 Las Poesias de Ricardo del Monte, impresas gracias al celo de sus sobri-
nos Antonio y Guillermo del Monte, se publicaron en 1919. Sus prosas fueron
editadas por la Academia Nacional de Artes y Letras como tomo primero, inico
publicado, de sus Obras.








94 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

ainos antes.2 El alegato de Cabrera, plet6rico en datos fehacientes que
reducian a polvo las inexactitudes en que incurria Moreno, al enjuiciar
a los cubanos con gratuita malevolencia, produjo honda impresi6n en
la conciencia piblica, y eso explica el 6xito editorial que alcanz6.



8. PRIMEROS IUBROS AUTOBIOGRAFICOS DE CABRERA

Cabrera fue prolifico en escribir, y muchos de sus libros tienen valor
autobiogrAfico, a partir de Mis buenos tiempos, que Ileva como subtitulo
Memorias de un estudiante. Reconstruye ahi Cabrera la historic de sus
primeros pasos en la vida, y lo hace con aut6ntica emoci6n y sencillez.
"Con seguir el hilo de su producci6n -afirma Chac6n y Calvo-, po-
dria escribirse la vida de quien hemos de ver principalmente como el
self made man mis acabado, para emplear la expresi6n inglesa que re-
cuerda Rafael Montoro, el egregio condiscipulo de don Raimundo,
en el pr6logo bellisimo de Mis buenos tiempos."
Aunque Raimundo Cabrera naci6 en la Habana, consideraba a
Giiines como si fuera su ciudad natal, porque alli, residencia habitual
de sus progenitores, transcurri6 su nifiez y alli vivi6 buena parte de su
juventud. Su padre, hombre de ideas liberals, de oficio tabaquero, se
enorgullecia de su hijo, que a los ocho afios fue premiado con una
medalla de oro que el Ayuntamiento de Giiines otorgaba al mejor
alumno de enseiianza primaria, y lo estimulaba para mayores triunfos
en la vida. Pero Cabrera qued6 huerfano de padre cuando contaba
once afios. Su madre viuda hizo abnegados esfuerzos por conseguirle

-' Francisco Moreno residi6 en Cuba de 1879 a 1883. En la Habana pu-
blic6 dos poemas menos que mediocres: La duda (1880) y La realidad (1881).
Escribi6 ademis un drama sobre Pepe Antonio, el hiroe de Guanabacoa frente a
la invasion inglesa en el siglo xvm. Sus m&ritos como escritor son casi nulos.
Conviene advertir que en aquel tiempo hubo tres o cuatro individuos aficionados
a escribir que se Ilamaban Francisco Moreno. Entre ellos hubo un sacerdote,
aue public en Manila una Historia de la Santa Iglesia Metropolitana de Fili-
pinas (1877), y Julio Cejador y Frauca lo confunde indebidamente con el autor
de Cuba y su gente, que tambiin lo fue de El pals del chocolate (2 vols., tambien
relative a Cuba, como lo indica el subtitulo.) La inmoralidad en Cuba, (Madrid,
1887-1888). En este libro, Moreno se mostr6 agresivo contra la administraci6n
espafiola en Cuba, y para muestra de ello basta este pArrafo: "Es necesario
convencerse de que a Cuba no se va hoy en busca de un bienestar o de una mo-
desta posici6n, sino a robar..." Pero, hay que repetirlo, el autor de estas obras
sobre Cuba no es el mismo Francisco Moreno que hizo la historic de la Iglesia
de Filipinas, como por error apunta Julio Cejador (Historia de la lengua y litera-
tura castellana, pig. 236).








VARIADA PRODUCCI6N DE CABRERA 95

una beca de studios en la Habana, y al cabo la obtuvo en el Colegio de
San Francisco de Asis, que dirigia Jos6 Alonso y Delgado, espejo
de educadores.
Terminados sus studios secundarios, y despubs de haberse sumado
a la causa separatist y de haber sido reducido a prisi6n y deportado a la
Isla de Pinos, no le falt6 ayuda para trasladarse a Espaiia, cursar alli
la carrera de leyes, y retornar a Cuba, cuando tocaba a su fin la guerra
de los diez afios. Comenz6 al punto a ejercer su profesi6n de abogado
y a la vez hizo su aparici6n en la vida political como principal anima-
dor de la campafia autonomista en Giiines.



9. OTRAS OBRAS DE CABRERA

No dejaba descansar la pluma, ya para pergefiar el articulo perio-
distico de ocasi6n, ya para dar expansion a su espiritu. Gustaba de hacer
versos, aunque, con muy buen acuerdo, rara vez los publicaba. Escribia
tambi6n para el teatro, afici6n que tuvo desde nifio, ya cono actor, ya
como autor de comedies infantiles. Escribi6 zarzuelas y revistas bufas
(Del parque a la luna, i Vapor correo! e Intrigas de un secretario) y se
vali6 de ellas para censurar humoristicamente el secuestro de peri6dicos
y otros errors de la political colonial.
Aparte de esa labor, que mis bien era de mero pasatiempo, su acti-
vidad en defense del autonomismo era grande, y asi lo evidencia el vo-
lumen La campaiia autonomista (cuarto de la inconclusa edici6n de sus
Obras completes), miscelinea de articulos, manifiestos y discursos, casi
todos publicados en La Uni6n, de Giiines; y como complement de esa
labor juzg6 oportuno y 6til hacer, con el titulo de Los Estados Unidos,
un extract o resume del libro Triumphant democracy, de Andrew Car-
negie, al cual agreg6 notas y comentarios aplicados a Cuba.
En 1892 fue a los Estados Unidos y visit la exposici6n universal
de Chicago, organizada con motivo del cuarto centenario del descubri-
miento de Am6rica; fruto de ese viaje son los dos tomos de sus Cartas
a Govin. No son estas las fnicas impresiones de viaje que encontramos
en su producci6n: ahi estin posteriormente sus Cartas a Estivez y su
Borrador de viaje.








96) PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA



10. "CUBA Y AMERICA"

En el ejcrcicio de la abogacia habia ganado prestigio y bienestar,
gracias a su capacidad y a su rectitud. En 1895, ya reiniciada la guerra
de independencia. resolvi6 ausentarse de Cuba. Viaj6 por Europa, pero
no tard6 en regresar al Nuevo Mundo. Fij6 su residencia en Nueva
York, donde fund en abril de 1897 la revista Cuba y Amirica, que,
desde lucgo, fue vocero de la causa separatist, y subsisti6 alli mientras
dur6 la guerra, para continual en la Habana desde febrero de 1899
hasta que en 1915 sc suspendi6 indefinidamente. En esa revista, mien-
tras se editaba en Nueva York. insert Cabrera una entretenida narra-
ci6n. Mi v'ida en la manigua, en la que resumia los principles aconte-
inmientos de la guerra mientras se iban desarrollando, en forma de
relate autibiogrifico de un coronel insurrecto al que bautiz6 con el nom-
bre de Ricardo Buenamar, seud6nimo anagramitico que volvi6 a utili-
zar cuando reuni6 un manojo de sus versos, Juveniles.



11. LA AUTOBIOGAFIA EN FORMA DE NOVELA

Sus aficiones a la ficci6n narrative, reveladas desde la infancia, como
lo atestiguan los cuentos y novelas cortas que ampar6 con el titulo de
Medio siglo, volvieron a manifestarse en 1904 con Cuentos mios, y afios
despues con una trilogia hist6rica integrada por Sombras que pasan (la
novela del 68), Ideales (la novela del 95), y Sombras eternas (la nove-
la de los primeros lustros de la Repdblica).
Tienen esas obras much de autobiografico, aspect siempre pre-
sente en todo lo que escribi6 Cabrera, como lo evidencian igualmente
Dcsde mi sitio, Mis malos tiempos y Sacando hilas, evocaci6n de sus
afios de mayores inquietudes y responsabilidades que le hacen afiorar
las horas doradas de la juventud, ricas en ilusiones, esperanzas y pe-
nurias.
No ocup6 en la Repuiblica ningin cargo, a pesar de que mis de una
vez le fueron ofrecidas altas posiciones gubernamentales, dada su adhe-
si6n al Partido Liberal y su amistad personal con el Presidente Jos6
Miguel G6mez. Aun asi. aliado como estaba a la political liberal, hubo
de exilarse despu6s de la revoluci6n de 1917, motivada por la reelecci6n
del Presidente Menocal: pero ese exilio fue breve. Pronto volvi6 el








JUAN GUALBERTO G6MEZ Y LA LIBERTAD DE EXPRESIN 97

viejo patriarca a su hogar habanero, donde, rodeado de su numerosa
descendencia, transcurrieron sus iltimos afios.
La hist6rica sociedad de Amigos del Pais lo eligi6 como president,
y en el desempefio de esas funciones continue hasta su muerte. Era
miembro, desde su fundaci6n, de la Academia Cubana de la Historia.
Sus muchos admiradores lanzaron la idea de que debia tributirsele un
homenaje national, que se celebr6 con gran pompa, al comenzar el afio
1923, en el Teatro Nacional. Ese mismo afio se extingui6 apacible-
mente Raimundo Cabrera."



12. JUAN GUALBERTO G6MEZ Y LA PREDICA DE LA IDEA
DE LA INDEPENDENCIA

Entre los periodistas del que podemos ilamar periodo de la cam-
paila autonomista", que va de 1878 a 1898, ocupa lugar prominent
Juan Gualberto G6mez (1854-1933); pero nunca fue autonomista: ja-
inis volvi6 la espalda a su profesi6n de fe separatist, y es en funci6n
de defensor de la ideologia separatist como adquiri6 importancia y
relieve. Asi como los autonomistas, al ser denunciado un editorial de El
Triunfo, escrito por Antonio Govin, como sustentador de ideas contra-
rias a la unidad de la naci6n espafiola, lograron una resoluci6n judicial
en la cual se declaraba que la exposici6n doctrinal de las aspiraciones
autonomistas no constituia delito, y de igual manera se habia dictado
en la propia Espafia una sentencia conforme a la cual la pr6dica de las
ideas republicans tampoco era delito si no iba ligada a un principio
de acci6n; Juan Gualberto G6mez, que despues de haber vivido diez

30 La bibliografia de Cabrera comprende: Viaje a la Luna, acto bufo en dos
cuadros, mfsica de Miguel Maury, Giiines, 1885; Cuba y sus jueces, 1887 (tuvo
diez ediciones, una en ingles, traducci6n de Laura Guiteras: Cuba and the
Cubans, Philadelphia, 1896); i Va por correo!, revista c6mico-lirica en un acto y
cuatro cuadros, misica de Rafael Palau, 1888; Del parque a la Luna, zarzuela
en un acto y en verso, 1888; Intrigas de un seeretario, zarzuela en dos actos, mf-
sica de Miguel Mauri, 1889; Los Estados Unidos, extract de Triumphant demo-
cracy, de Andrew Carnegie, con notas, aplicaciones y comentarios, 1889; Mis
bueno3 tiempos, memories de un estudiante. 1891; Cartas a Govin, 2 vols., 1892-
1893; Episodios de la guerra: Mi vida en la manigua, Filadelfia, 1898; Cuentos
mios, 1904; Cartas a Estivez, 1906: Juveniles, versos. 1907; Borrador de viaje,
1910; Desde mi sitio, 1912; Sombras que pasan, 1916: Ideales, 1918: Sombras
eternas, 1919; Mis malos tiempos, 1920. En la colecci6n. no terminada, de sus
Obras completes, figuran estos otros trabajos: Medio siglo, Sacando hilas, Los
partidos coloniales, La campaiia autonomista. De 1914 es su alegato en favor de
dos prestigiosas instituciones a las cuales estaba vinculado: La Casa de Benefi-
cencia y la Sociedad Econdmica.


* rITRATIRA CIABANA. II. 7.








98 PANORAMA HISTORIC DE LA LITERATURE CUBANA

afios como deportado en Espaiia, habia vuelto a Cuba en 1890, y se
csforzaba en vigorizar con su pluma el espiritu cubano, habia madurado
nn plan encaminado a obtener, para la propaganda del ideal separatist,
una sentencia en los mismos o parecidos t6rminos.
Antes de salir de Espafia habia consultado la opinion de juriscon-
sultos eminentes de quienes era amigo: primero se dirigi6 a los de filia-
ci6n republican, y tanto Nicolis Salmer6n como Gumersindo Azcarate
opinaron que la misma doctrine era aplicable a la exposici6n de las
ideas separatists. Igual fue el parecer de Rafael Maria de Labra. Y con
el acopio de esas opinions autorizadas Ileg6 a Cuba, dispuesto a em-
prender la propaganda separatist, aunque corriera el riesgo, si sus pre-
visiones eran equivocadas, de ir a la circel por algin tiempo.
Se hizo cargo de la direcci6n del diario La Fraternidad, fundado
por 61 once afios antes. Dias despu6s, como media de precauci6n para
no entorpecer la march del peri6dico si lo procesaban, entreg6 la di-
recci6n a Antonio San Miguel y qued6 61 como jefe de redacci6n.
Ya en el extenso program de La Fraternidad, que circul6 el veinti-
nueve de agosto de 1890, estampaba declaraciones categ6ricas como 6sta:

"Imberbe aun, al abandonar los bancos del colegio, inici6 mis trabajos
periodisticos defendiendo los principios de la Revoluci6n de Yara. Ni las
vicisitudes de mi existencia, ni el andar de los afios, ni los cambios operados
en este pais, han logrado modificar mi manera de sentir, lo bastante para
que mi juicio se rectificara. Bien al contrario, los studios del hombre han
venido a robustecer los sentimientos del adolescent y las convicciones del
joven."

El editorial de La Fraternidad Ilevaba este titulo el quince de sep-
tiembre: Separatistas, si: revolucionarios, no, pero su lectura no pro-
dujo reacci6n official alguna, acaso por el tono suficientemente mesurado
del articulo. Jpan Gualberto G6mez hubo de volver a la carga el vein-
titrds de septiembre con otro articulo: Por que somos separatists, que
terminaba de este modo:

"No podemos vivir asi; .y porque a lo impossible nadie se obliga, por
eso es por lo que defendemos y defenderemos !a conveniencia de que uni-
dos en una comrn aspiraci6n de ideas y necesidades, peninsulares y cubanos
le-antemos la voz por todos los medios, para decir a la Metr6poli: de la separaci6n ha sonado. Demonos un cordial abrazo de despedida y que
la suerte nos proteja a ambos>".

Esta vez la reacci6n sobrevino: el articulo fue denunciado, y una
semana despu6s Juan Gualberto G6mez era reducido a prisi6n con ex-
clusi6n de fianza. En esa condici6n se mantuvo ocho meses, pues tard6







RASGOS BIOGRAFICOS DE JUAN GUALBERTO G6MEZ 99

en celebrarse el juicio, y hasta el trece de marzo no dict6 sentencia la
Audiencia de la Habana, que conden6 al procesado a tres afios de en-
carcelamiento. A los planes de Juan Gualberto G6mez convenia mis este
fallo, en vez de una sentencia absolutoria, porque de esta manera el
asunto podia ir en casaci6n al Tribunal Supremo de Espaiia, y la deci-
si6n que se dictare sentaria jurisprudencia. El defensor de G6mez, que
era Jos6 Antonio GonzAlez Lanuza, estableci6 sin demora el recurso de
casaci6n, y la Audiencia de la Habana se avino a decretar la libertad
del inculpado, bajo fianza, mientras se sustanciaba el recurso, que sus-
tent6 en Espafia Rafael Maria de Labra. Al fin, el veintiuno de noviem-
bre de 1891 el Tribunal Supremo declar6 con lugar el recurso y cas6
ia sentencia de la Habana.
Eminente servicio prest6 de ese modo Juan Gualberto G6mez a la
difusi6n de las ideas separatists, que a partir de entonces pudieron
sustentarse y discutirse pfblicamente, con tal de que al exponerlas no
se incitara a la rebeli6n.



13. FORMACI6N INTELLECTUAL DE JUAN GUALBERTO G6MEZ

SCuiles eran los antecedentes de este hombre que se exponia valien-
temente a una condena judicial con tal de obtener ese resultado? Juan
Gualberto G6mez era hijo de esclavos. Naci6 libre, sin embargo, porque
sus padres, Fermin G6mez y Serafina Ferrer, compraron por veinticin-
co pesos el vientre gravido de la madre. Juan Gualberto G6mez vio la
luz en el ingenio Vellocino, situado en Sabanilla del Encomendador.
provincia de Matanzas, y propiedad de una mujer de espiritu generoso,
Catalina G6mez (de ahi el apellido G6mez, que Ilevaban sus esclavos).
Cuando tenia diez afios de edad, sus padres lo enviaron a la Habana,
para que cursara studios bajo la direcc6n del afamado maestro An-
tonio Medina y Cespedes (1824-1885), que el propio G6mez llam6
"el Jos6 de la Luz y Caballero de la raza de color".3'

31 Medina, que naci6 en la pobreza, se gan6 primero la vida como aprendiz
de sastre, y por obra del propio esfuerzo obtuvo en 1850 el diploma que lo facul-
taba para ejercer el magisterio: era muy apreciado tambi6n por su amor a las
letras. En 1851 reuni6 en un tomo algunos versos ficiles y no exentos de melo-
dia, como la canci6n El suspiro de amor, que se cant6 con m6sica de N6stor
Palma; y la atracci6n que para 61 tuvo el teatro desde que en su adolescencia
fue operario de sastreria en el coliseo que levaba el nombre de Tac6n. lo movi6
a escribir algunas obras que subieron a escena con aplauso, aunque no es grande
su m6rito literario intrinseco: Lodoiska o La maldicidn, drama en 5 actos, en








100 PANORAMA HIST()RICO DE LA LITERATURE CUBANA

En 1869 los padres de Juan Gualberto G6mez hicieron el esfuerzo
ide mandarlo a Francia para que aprendiera el oficio de carruajero bajo
la direcci6n de Monsieur Binder. que tenia a su cargo una fibrica de
coaches. Un a-io desputs. por consejo de Binder. que apreciaba las dotes
intelectuales de Juan Gualhtrto v estimaba que en vez de tin oficio
manual debia seguir una carrrn.iA acad6mica, ingres6 en una escuela
preparatoria para ingenieros, aunque sus lectures favorites acusaban de-
cidida preferencia por la historic v la literature. No pudo, de todas
decidieron que debia regresar a Cuba en 1875, pero 61 busc6 el modo
de asegurarse el sustento en Paris. va como encargado de la correspon-
dencia de casas de comercio. ya como corresponsal de algunos diarios
de Suiza v Rl6gica o como periodista. que hoy se encargaba de funcio-
nes reporteriles. v mariana. de algin comentario de actualidad. Su con-
tacto personal con Francisco Vicente Aguilera y Manuel de Quesada,
para quienes trabaj6 como traductor cuando Ilegaron a Francia en cali-
dad de comisionados de la revoluci6n iniciada en Yara en 1868, lo
impulse a abrazar la causa de la independencia de Cuba, que desde
entonces fue su maximo ideal.
Esa 6poca juvenile de studios v de esfuerzos fue evocada por 61 aiios
despu6s. en 1905. va constituida la Repfiblica. cuando por primera vez
ocup6 la tribune del Ateneo de la Habana en sonado debate sobre el
sufrario universal:

"*o no soy hombre de ciencia. ni literate, ni orador. ni poseo absolu-
tamente ningin titulo acad6mico. Naci en los Altimos peldafios de la escala
social de nuestra patria: soy hijo de esclavos: mi educaci6n primera me
preparaba para los humildes oficios propios de gente de mi clase: y si es
verdad que fui a Paris. no fui a una Academia, ni a una Universidad, sino
a un taller de carpinteria. Los propios jefes de ese taller, creyendo encon-
trar en mi disposiciones para algo mejor que la labranza de la madera,
despertaron la ambici6n de mis padres, y 6stos. entonces, me pusieron en
una escuela. la famosa Escuela Monge. No pude terminar los studios que
inicie en el orden cientifico para obtener un titulo de ingeniero de la
Escuela Central. porque cambios de fortune experimentados por mis padres
me impidieron hacerlo. y entonces tuve que formarme yo solo. Desde enton-
ces lo debo todo a mis esfuerzos 6nicamente: y si es verdad que escribo a
diario v hablo much. notadlo bien. siempre he escrito y hablado sobre un
tema unico. que no ha venido a constituir una preocupaci6n mia por efecto
de un acto de mi intelieencia. sino de un impulse de mi coraz6n: servir a
mi patria. lurhando por su libertad. su decoro y su grandeza."

verso. 1849: Jacobo Gilondi. drama en 3 actos, en verso. 1881: Don Canuto Cei-
baomocha o El Guaiiro generoso. zarzuela en dos actos. 1881.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs