• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prelude
 Descubrimiento del territorio de...
 Diego de Nicuesa nombrado governador...
 Pedrarias Davila gobernador y capitán...
 Expedición de Gil González de Avila...
 Fundación de la villa de Bruselas...
 Felipe Gutiérrez Gobernador de...
 Hernán Sánchez de Badajoz
 Diego Gutiérrez gobernador de Cartago,...
 Juan Pérez - Pedro Ordonez - Cesión...
 Conquista de Costa Rica por el...
 Juan Vásquez alcalde mayor de Nueva...
 Gobrnación de Parafán de Riber...
 Gobernación interina de Alonso...
 Gobernación de Diego de Artieda...
 El Visitador Velazquez Ramiro -...
 Don Fernando de la Cueva Gobernador...
 Gobernación interina del Gonzalo...
 Gobernación de D. Juan de Ocón...
 Gobernación de D. Gonzalo Vazquez...
 Gobernación de Don Juan de Mendoza...
 Gobernación de D. Alonso del Castillo...
 Gobernacion del Capitán Frey Don...
 Gobernacion del Sargento Mayor...
 Gobernación de D. Gregorio...
 Gobernación de D. Juan de Chaves...
 Gobernación de D. Juan Fernández...
 Gobernación de D. Andrés Arias...
 Gobernaciones de D. Rodrigo Arias...
 Gobernación de D. Juan López de...
 Gobernación de D. Juan Francisco...
 Gobernación de D. Miguel Gomez...
 Gobernación de D. Manuel de Bustamante...
 Gobernación de D. Francisco Serrano...
 Gobernación de D. Diego de Herrera...
 Gobernación de D. Lorenzo Antonio...
 Gobernaciónes de D. Jose Antonio...
 Gobernación de D. Diego de la Haya...
 Gobernación de D. Baltasar Francisco...
 Gobernación de D. Antonio Vázquez...
 Gobernaciones de D. Francisco Antonio...
 Gobernación de D. Juan Gemmir y...
 Gobernación de D. Luis Diez...
 Gobernación de D. Cristobal Ignacio...
 Gobernación de D. Manuel Soler...
 Gobernación de D. José Joaquin...
 Gobernación de D. Juan Fernández...
 Gobernación de D. Jose Perie -...
 Gobernación de D. Jose Vázquez...
 Gobernación de D. Tomás de...
 Gobernación de D. Juan de Dios...
 Gobernación de D. Juan Manuel de...
 Notas
 Firmas
 Table of Contents
 Errata














Group Title: Historia de Costa Rica durante la dominacion espanola 1502-1821
Title: Historia de Costa Rica durante la dominación española 1502-1821
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074133/00001
 Material Information
Title: Historia de Costa Rica durante la dominación española 1502-1821
Physical Description: vii, 640, 30 p. incl. facsims. : pl. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Fernández, León, 1840-1887
Fernández Guardia, Ricardo, 1867-1950
Publisher: Tip. de M. Ginés Hernández
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1889
 Subjects
Subject: History -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Por d. León Fernández. Publícala d. Ricardo Fernández Guardia.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074133
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000588582
oclc - 24821188
notis - ADB7341

Table of Contents
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Prelude
        Page v
        Page vi
        Page vii
    Descubrimiento del territorio de lo que es hoy Costa Rica por el Almirante Don Cristóbal Colón - Relación de Fray Bartolomé de las Casas - Fragmentos de una carta del Almirante á los Reyes Católicos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Diego de Nicuesa nombrado governador de Castilla del Oro
        Page 14
        Page 15
    Pedrarias Davila gobernador y capitán general de Castilla del Oro - Expediciones del licenciado Gaspar de Espinosa y de Bartolomé Hurtado
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Expedición de Gil González de Avila - Relacion de Andrés de Cereceda
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Fundación de la villa de Bruselas por Francisco Fernández de Córdoba - Pedrarias gobernador de Nicaragua - Descripción que hace Gonzalo Fernández de Oviedo del golfo de Nicoya, de sus islas y de sus ribereños
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Felipe Gutiérrez Gobernador de Veragua - El Ducado de Veragua - Descubrimiento del Desaguadero
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Hernán Sánchez de Badajoz
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Diego Gutiérrez gobernador de Cartago, su expedición y relato que de ella hace Jerónimo Benzoni
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Juan Pérez - Pedro Ordonez - Cesión del ducado de Veragua a la Corona de Castilla - Comisiones a los licenciados - Francisco Vázquez
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Conquista de Costa Rica por el licenciado Juan Cavallón y el Padre Juan de Estrada Rávago
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Juan Vásquez alcalde mayor de Nueva Cartago y Costa Rica - Prosecución de la conquista - Gobiernos interinos de Miguel Sánchez de Guido y de Pedro Venegas de los Rios
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Gobrnación de Parafán de Ribera
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Gobernación interina de Alonso de Anguciana de Gamboa
        Page 117
        Page 118
    Gobernación de Diego de Artieda Cherino
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    El Visitador Velazquez Ramiro - Gobernaciones de Gonzalo de Palma y Antonio Pereyra
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Don Fernando de la Cueva Gobernador y Capitán general de Costa Rica y Alcalde mayour de Nicoya
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Gobernación interina del Gonzalo Vázquez de Coronado
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Gobernación de D. Juan de Ocón - Fundación de la ciudad de Santiago de Tatamanca
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Gobernación de D. Gonzalo Vazquez - Expedición de D. Diego de Sojo - Destrucción de la ciudad de Santiago de Talamanca - Doctor Pedro Sanchez Araque - Tentativa de reconquista de la Talamanca
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Gobernación de Don Juan de Mendoza y Medrano
        Page 157
        Page 158
    Gobernación de D. Alonso del Castillo y Guzmán
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Gobernacion del Capitán Frey Don Juan de Echáuz
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Gobernacion del Sargento Mayor Juan de Villalta
        Page 186
        Page 187
    Gobernación de D. Gregorio de Sandoval
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Gobernación de D. Juan de Chaves y Mendoza
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    Gobernación de D. Juan Fernández de Salinas y de la Cerda
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Gobernación de D. Andrés Arias Maldonado y Velazco
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Gobernaciones de D. Rodrigo Arias Maldonado y D. Juan de Obregón
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Gobernación de D. Juan López de la Flor
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Gobernación de D. Juan Francisco Sáenz Vázquez - Don Francisco Antonio de Rivas y Contreras
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    Gobernación de D. Miguel Gomez de Lara
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Gobernación de D. Manuel de Bustamante y Vivero
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Gobernación de D. Francisco Serrano de Reyna
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Gobernación de D. Diego de Herrera Campuzano
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
    Gobernación de D. Lorenzo Antonio de Granda y Balbin
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
    Gobernaciónes de D. Jose Antonio Lacayo de Briones y Pedro Ruiz de Bustamante
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
    Gobernación de D. Diego de la Haya Fernández
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Gobernación de D. Baltasar Francisco de Valderrama
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Gobernación de D. Antonio Vázquez de la Quadra
        Page 347
        Page 348
    Gobernaciones de D. Francisco Antonio de Carrandi y de Don Francisco de Olaechea
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
    Gobernación de D. Juan Gemmir y Lleonart
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
    Gobernación de D. Luis Diez Navarro
        Page 379
        Page 380
        Page 381
    Gobernación de D. Cristobal Ignacio - Gobiernos Interinos de D. Francisco Fernandez de la Pastora, de D. José Antonio de Oriamuno y de José González Rancaño
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    Gobernación de D. Manuel Soler - Gobernaciones de D. Francisco Javier de Oriamuno, Pedro Manuel de Ayerdi y de D. Jose Antonio de Oriamuno
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    Gobernación de D. José Joaquin de Nava
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
    Gobernación de D. Juan Fernández de Bobadilla
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Gobernación de D. Jose Perie - Gobiernos de D. Juan Fernández de Bobadilla, de D. Juan Flores y de D. Juan Pinillos
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
    Gobernación de D. Jose Vázquez y Téllez
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
    Gobernación de D. Tomás de Acosta
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
    Gobernación de D. Juan de Dios de Ayala
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
    Gobernación de D. Juan Manuel de Cañas - Independencia
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
    Notas
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
    Firmas
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
    Table of Contents
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
    Errata
        Page 671
Full Text




HISTORIC
DE


CO STA


RICA


DURANTE


LA DOMINACION ESPANOLA
1502-1821
pon
I'. I, *I\ Fi i l ,
PUBLiCALA
D. RICARDO FERNANDEZ GUARDIA












TIPOGRAFIA DE MANUEL GINES HERNANDEZ
IMPRKSOI DX LA RKAL CASA
r889




















PROLOGO






Este libro, que en cumplimiento de un doloroso deber
filial he tenido que publicar, es s61o el boceto del que su
autor tenia en proyecto.
Fu6 escrito en Sevilla, en breves dias, y cuando su
autor apenas habia comenzado sus investigaciones en el
Archivo general de Indias, que tan brillantes resultados
obtuvieron. Desde aquella fecha no fue retocado; por
esta raz6n ha sido necesario Ilenar muchos vacios con
los mismos documents que posteriormente descubri6
su author en aquel dep6sito de la historic de la Am6rica
espafiola.
No tiene pretensiones este libro de ser una obra hist6-
rica complete y much menos de serlo literaria: para lo
primero filtale la perfecci6n que su autor le hubiese dado










A no haberle sorprendido la muerte en la flor de su edad
y de su inteligencia; para lo segundo carece del pulimen-
to y demis calidades que obras de este g6nero requie-
ren, y que no puede contener un borrador sumario y es-
crito de prisa. Dicho esto, debe considerArsele solamen-
te como el fruto de una constant y penosa labor de diez
afios, que s6lo puede ser apreciada en su just valor por
las personas familiarizadas con esta clase de trabajos. Si
A esto se afiade el complete desorden en que se halla la
mayoria de los archives que tuvo que registrar, se tendrd
una idea de la paciencia y laboriosidad que el autor de
este libro ha necesitado para llevar A cabo sus tareas.
A todo esto se une la aridez del asunto; porque, salvo
en muy contados casos, la historic de la provincia duran-
te el Gobierno colonial es siempre la misma. La escasez
de documents en ciertas 6pocas ha sido otra dificultad
para la formaci6n de este libro, el cual, con todo, es de
una grandisima utilidad y esta Ilamado a colmar un vacio
y A servir de fire base A los futures historiadores.
He respetado el manuscrito en cuanto ha sido possible
para conservar su originalidad; sin embargo, como este
no llegaba mAs que hasta el afio de 1816, he creido con-
veniente Ilevarlo hasta el de 1821. Tan s6lo hago notar
este hecho, para reclamar la responsabilidad de las im-
perfecciones de un trabajo hijo de tan inexpertas manos
como las mias.









VII
El Gobierno de Costa Rica, fiel A su tradicci6n de pro-
teger toda obra de utilidad pdblica, ha hecho los gas-
tos de la present edici6n.


RICARDO FERNANDEZ GUARDIA.




Maarid, 7 de mayo de z889.



















DESCUBRIMIENTO DEL TERRITORIO DE LO
que es hoy Costa Rica por el Almirante Don
Crist6bal Col6n.-Relaci6n de Fray Bartolomr
de las Casas.-Fragmentos de una carta del
Almirante d los Reyes Cat6licos.



A FINES del siglo XV se descubri6 la America (i).
El audaz marine que, lanzAndose al traves
del desconocido oceano, la descubri6, fue Cris-
t6bal Col6n (2), natural de G6nova (3).
Fue A Portugal y propuso sus proyectos de descubri-
miento al Rey D. Juan II (4), que no los acept6 (5).
Pas6 a Espaiia (6) e hizo igual proposici6n A los Reyes
Cat6licos D. Fernando y D.a Isabel, que, aunque al prin-
cipio la rechazaron, aceptAronla despues (7).
Col6n sali6 para su primer viaje el 3 de agosto de 1492
del puerto de Palos (8), y, a las dos de la madrugada co-
rrespondiente al 12 de octubre, descubri6 la primera tie-
rra, la isla Guanahani, en el grupo de Lucayas (9): des-
cubre otras islas, entire ellas Cuba y Haiti, y regresa a
Espaiia, adonde lleg6 el 16 de marzo de 1493 (lo).











El 25 de setiembre de 1493 sali6 Col6n de Cadiz para
su segundo viaje (Ii); el 3 de noviembre descubri6 Ia isla
Dominica, despu6s las islas Marigalante, Guadalupe, Mon-
serrate, Santa Maria (La Redonda), Santa Maria (La An-
tigua), San Martin, Santa Cruz, Santa trsula, Puerto
Rico (Boriquin) y Jamaica, y vuelve A Espaina, fondean-
do en Cadiz el ir de junio de 1496 (12).
Para su tercer viaje, Col6n sali6 de SanlIcar el 30
de mayo de 1498 (13): el 31 de julio descubri6 la isla
Trinidad, el i. de agosto vi6 por primera vez el conti.
nente americano, descubri6 otras islas, entire ellas La
Margarita, y fu6 A la Espaiiola; de alli regres6 A Espafia,
y lleg6 A Cadiz el 25 de noviembre de 1500 (14).
Sali6 Col6n para su cuarto y iltimo viaje, de Cadiz,
el 9 de mayo de 1502 (15); el3o dejulio descubri6las islas
Guanajas, en seguida la punta Cajinas (Cabo de Honduras)
en el continent; recorri6 la costa hacia Oriente, dobl6
el cabo de Gracias A Dios, naveg6 por toda la costa de
lo que es hoy Nicaragua, Costa Rica, Veragua y Pana-
mi, y lleg6 al puerto de Sanlucar, en Espafia, el 7 de
noviembre de 1504 (16).
Fu6, pues, el Almirante D. Crist6bal Col6n, en perso-
na, quien, durante su cuarto y dltimo viaje, descubri6
en 1502 el territorio de Costa Rica por la parte del Atlin-
tico.
aEl domingo (a) A 17 de setiembre, fueron A echar an-
clas sobre una isleta llamada Quiribri y en un pueblo en la
tierra firme llamado Cariari (17). Alli hallaron la mejor
gente y tierra y estancia que habian hasta alli hallado, por
la hermosura de los cerros y sierra, y frescura de los rios,
y arboledas que se iban al cielo de altas, y la isleta verde,

(a) Fray Bartolom4 de las Casas, Historia de las Indias, lib. II, capf-
tulo XXI.











fresquisima, Ilana, de grandes florestas, que parecia un
verjel deleitable; llam6la el Almirante La Huerta, y esta
del dicho pueblo Cariari (la filtima luenga) (a) una legua
pequefia. Esta el pueblo junto A un graciosisimo rio, adon-
de concurri6 much gene de guerra con sus armas, arcos
y flechas y varas y macanas, como hacienda rebato y mos-
trando estar aparejados para defender su tierra. Los hom-
bres traian los cabellos trenzados, revueltos A la cabeza, y
las mujeres cortados de la manera que los traen los hom-
bres nuestros; pero como los cristianos les hicieron sefia de
paz, ellos no pasaron adelante mas de mostrar voluntad de
trocar sus cosas por las nuestras. Traian mantas de algo-
d6n y jaquetas de las dichas (sin mangas) y unas Aguilas
de oro bajo que traian al cuello. Estas cosas traian na-
dando A las barcas, porque aquel dia ni otro los espaiio-
les no salieron A tierra. De todas ellas no quiso el Almi-
rante que se tocase cosa, por, disimulando, dalles A en-
tender que no hacian cuenta de ello, y cuanto mis de
ellas se mostraba menosprecio, tanta mayor codicia e im-
portunidad significaban los indios de contratar, hacienda
muchas sefias, tendiendo las mantas como banderas, y
provocandolos A que saliesen A tierra. Mand6les dar el
Almirante cosas de rescate de Castilla; mas desque vie-
ron que los cristianos no querian de sus cosas, y que nin-
guno salia 6 iba A contratar con ellos, todas las cosas de
Castilla que habian recibido las pusieron liadas junto A la
mar, sin que faltase la menor dellas, casi diciendo: ppues
no quereis de las nuestras, tomaos las vuestras, y asi
las hallaron todas los cristianos otro dia que salieron A
tierra. Y como los indios que por aquella comarca esta-
ban sintieron que los cristianos no se fiaban dellos, en-
viaron un indio viejo, que parecia persona honrada y de

(a) La xiltima silaba.









4
estima entire ellos, con una bandera puesta en una vara,
como que daban seguridad; y traia dos muchachas, la una
de hasta catorce afios y la otra de hasta ocho, con cier-
tas joyas de oro al cuello, el que las meti6 en la barca,
haciendo sefias que podian los cristianos salir seguramen-
te. Salieron, pues, algunos A traer agua para los navios,
estando los indios modestisimos y quietos, y con aviso de
no se mover ni hacer cosa por donde los espaioles toma-
sen ocasi6n de tener algin miedo dellos. Tomada el agua
y como se entrasen en las barcas para se volver A los
navios, hacianles sefias que Ilevasen consigo las mucha-
chas y las piezas del oro que traian colgadas del cuello;
y por la importunaci6n del viejo, Ilevaronlas consigo; y
era cosa de notar las muchachas no mostrar serial de pe-
na ni tristeza vi6ndose entregar A gente tan extraria y fe-
roz, y, de ellos, en vista y habla y meneos, tan diverse;
antes mostraban un semblante alegre y honest. Desque
el Almirante las vido, hizolas vestir y dalles de comer y
de las cosas de Castilla, y mand6 que luego las tornasen
a tierra para que los indios entendiesen que no eran gen-
te que solian usar mal de mujeres; pero llegando A tierra
no hallaron persona A quien las diesen, por lo cual las
tornaron al navio del Almirante y alli las mand6 aquella
noche tener con toda honestidad, A buen recaudo. El dia
siguiente, jueves A 29 de setiembre, las mand6 tornar
en tierra, donde estaban ya 50 hombres, y el viejo que
las habia traido las torn6 A recibir, mostrando much
placer con ellas; y volviendo A la tarde las barcas A tie-
rra, hallaron la misma gente con las mozas, y ellas y
ellos volvieron a los cristianos todo cuanto se les habia
dado, sin querer que dello quedase alguna cosa. Otro dia,
saliendo el Adelantado (a) A tierra para tomar lengua y

(a) D. Bartolome Col6n.











hacer informaci6n de aquella gente, llegAronse dos indios
de los mas honrados, a lo que parecia, junto d la barca
donde iba, y tomdronlo en medio por los brazos hasta sen-
tarlo en las hierbas muy frescas de la ribera, y preguntan-
doles algunas cosas por sefias, mand6 al escribano que es-
cribiese lo que decian; los cuales se albor otaron de tal ma-
nera, viendo la tinta y el papel y que escribian (18), que
los mis echaron a huir, crey6se que por temor que no fue-
sen algunas palabras 6 seiales para los hechizos, porque
por ventura se usaban hechizos entire ellos, y presumi6se
porque, cuando llegaban cerca de los cristianos, derrama-
ban por el aire unos polvos hacia ellos, y de los mismos
polvoshacian sahumerios, procurando que el humo fuese
hacia los cristianos; y por este mismo temor, quizA, no
quisieron que quedase con ellos cosa de las que les habian
dado de las nuestras. Reparados los navios de lo que ha-
bian menester y oreados los bastimentos y recreada la gen-
te que iba enferma, mand6 el Almirante que saliese su her-
mano, el Adelantado, con alguna gente 6 tierra para ver
el pueblo y la manera y trato que los moradores de 1l te-
nian; donde vieron que dentro de sus casas, que eran de
madera cubiertas de cafias, tenian sepulturas en que esta-
ban cuerpos muertos, secos y mirrados, sin algin mal olor,
envueltos en unas mantas 6 sbanas de algod6n, y encima
de la sepultura estaban unas tablas y en ellas esculpidas
figures de animals, y en algunas la figure del que estaba
sepultado, y con 61 joyas de oro y cuentas y cosas que por
mas preciosas tenian. Mand6 el Almirante tomar algunos
de aquellos indios, por fuerza, para llevar consigo y saber
dellos los secrets de la tierra. Tomaron siete, no sin gran
escandalo de los demas, y de los siete, dos escogi6 que pa-
recian los mis honrados y principles; A los demis deja-
ron ir, dindoles algunas cosas de las de Castilla, dindoles
A entender por sefias que aquellos tomaban por guias, y









6
despu6s se los enviarian. Pero poco los consol6 este de-
cir, por lo cual luego, el siguiente dia, vino a la plaza
much gente, y enviaron cuatro por embajadores al na-
vio del Almirante; prometian de dar de lo que tenian y
que les diesen Ids dos hombres, que debian ser personas
de calidad, y luego trujeron dos puercos de la tierra, en
present, que son muy bravos, aunque pequefios. No qui-
so restituirles los dos press el Almirante, sino mandar
dar A los mensajeros que habian venido algunas de las
bujerias de Castilla y pagarles sus porquezuelos que ha-
bian traido; y sali6ronse A tierra con harto desconsuelo
de aquella violencia 6 injusticia de tomalles aquellos por
fuerza y IlevArselos contra voluntad de todos ellos, dejan-
do sus mujeres y hijos hudrfanos. Y quizA eran sefiores
de la tierra 6 de los pueblos, los que les detenian injusta-
mente press; y asi tuvieron de alli en adelantejusta
causa y claro derecho de no se fiar de ning6n cristiano,
antes raz6n juridica para hacelles just guerra, como es
manifiesto.
(En otros lugares (cap. XXII) que el indio viejo, que
habian torado y detenido de la canoa en la isla de los
Guanajos, y otros indios nombraron al Almirante, que ha-
bia 6 eran tierras de oro, fu6 uno llamado Zarabar6 (a).
Levant6, pues, las anclas de esta provincia 6 pueblos de
Cariari, 5 de octubre, y naveg6 A la de Zarabar6 (la ilti-
ma luenga), hacia el Oriente, donde habia una bahia de
mis de seis leguas de longura, y de ancho mas de tres, la
cual tiene muchas isletas, y tres 6 cuatro bocas para entrar
los navios y salir, muy buenas con todos tiempos, y por
entire aquellas isletas van los navios como si fuesen por
calls, tocando las ramas de los Arboles en la jarcia y
cuerdas de los navios; cosa muy fresca y hermosa. Des-

(a) Bahia del Almirante, Boca Toro.









7
pues de haber surgido y echado anclas los navios, salieron
las barcas A una de aquellas isletas, donde hallaron veinte
canoas 6 navecitas de un madero, de los indios, y la gen-
te dellas vieron en tierra desnudos, en cueros del todo,
solas las mujeres cubierto lo vergonzoso; traia cada uno
su espejo de oro al cuello, y algunos una Aguila, y comen-
zAndoles A hablar los dos indios que traian de Cariari,
perdieron el temor y dieron luego un espejo de oro, que
pesaba diez ducados, por tres cascabeles, diciendo que
alli en la tierra firme habia much de aquello, muy cerca
de donde estaban. El dia siguiente, A 7 de octubre, fue-
ron las barcas A tierra firme y toparon diez canoas llenas
de gente, todas con sus espejos de oro al cuello. Toma-
ron dellas dos hombres que parecian ser dellos los mis
principles para, con los de Cariari, saber los secrets de
la tierra. Dice cerca desto un testigo, Ilamado Pero de
Ledesma, piloto sefialado, que yo conoci, que salieron A
los navios ochenta canoas, con much oro, y que no qui-
so el Almirante recibir alguna cosa. Su hijo del Almirante,
Don Hernando Col6n, que alli andaba, puesto que niio
de trece afios, no hace menci6n de ochenta canoas; pero
pudo ser que viniesen ochenta, una vez diez y otras vein-
te, y asi Ilegaron A ochenta; y es de career que mejor cuen-
ta ternia desto el piloto dicho, que era de cuarenta y cin-
co y mas afios, que no el niflo de trece. Los dos hombres
que aqui de esta canoa tomaron traian al cuello, el uno
un espejo que pes6 catorce ducados, y el otro una Aguila
que pes6 veinte y dos, y estos afirmaban que de aquel
metal, puesto tanto caso dl6 hacian, una jornada y dos
de alli habia harta abundancia. En aquesta bahia era in-
finita la cuantidad que habia de pescado, y en la tierra
muchos animals de los arriba nombrados. Habia muchos
mantenimientos de las raices y de grano y de frutas. Los
hombres andaban totalmente desnudos, y las mujeres de









8
la manera de las de Cariari. Desta tierra 6 provincia de
Zarabar6, pasaron 6 otra, con fin della que nombraban
Aburend (a) (la iltima luenga), la cual es en todo y por todo
como la pasada. Desta salieron A la mar larga, y doce
leguas adelante, llegaron A un rio, en el cual mand6 el Al-
mirante salir las barcas, y, legando A tierra, obra de dos-
cientos indios, que estaban en la playa, arremetieron con
gran furia contra las barcas, metidos en la mar hasta la
cinta, tafiendo bocinas y un atambor, mostrando querer
defender la entrada en su tierra de gente A ellos tan extra-
fia; echaban del agua salada con las manos hacia los espa-
fioles, y mascaban hierbas y arrojibanlas contra ellos. Los
espatoles disimulaban, blandedndolos y aplacAndolos por
sefas, y los indios que traian hablandoles, hasta tanto que
finalmente se apaciguaron y e Ilegaron A rescatar 6 con-
tratar los espejos de oro que tralan al cuello, los cuales
daban por dos 6 tres cascabeles; hobi6ronse alli entonces
diez y seis espejos de oro fino, que valdrian ciento y cin-
cuenta ducados. Otro dia, viernes A z2 de octubre, tor
naron las barcas a terra, al sabor del rescate; ilamaron A
los indios desde las barcas, que estaban cerca de alli en
unas ramadas que aquella noche hicieron temiendo que
los espafoles no saliesen A tierra y les hicieran algdn da-
fio; pero ninguno quiso venir 6 su-llamado. Desde A un
rato, tafien sus bocinas 6 cuernos y atambor, y, con gran
grita, lleganse A la mar de la manera que de antes, y,
llegando cerca de las barcas, amagAbanles como que les
querian tirar las varas si no se volvian A sus navios y se
fuesen, pero ninguna les tiraron; mas A la buena pacien-
cia y humildad de los espafioles, no pareci6 que era bien
sufrir tanto, por lo cual sueltan una ballesta y dan una
saetada A un indio de ellos en un brazo, y tras ella pegan


(a) Laguna de Chiiiqui, Boca Toro.









9
fuego A una lombarda, y, dando el tronido, pensando que
los cielos se caian y los tomaban debajo, no par6 hombre
de todos ellos, huyendo el que mas podia por salvarse.
Salieron luego de las barcas cuatro espaholes, tornAron-
los A Ilamar, los cuales, dejadas su armas, se vinieron
para ellos como unos corderos seguros y como si no ho
bieran pasado nada. Rescataron 6 conmutaron tres espe-
jos, excusAndose que no traian al present mas por no sa-
ber que aquello les agradaba. Desta tierra pas6 adelante
A otra llamada Catiba... Destos pueblos fueron A una po-
blaci6n lamada Cubija 6 Cubiga, donde, segun la rela-
ci6n que los indios daban, se acababa la tierra del resca
te, la cual comenzaba desde Zarabar6 y fenecia en aque
lla poblaci6n, Cubiga 6 Cubija, que serian obra de cin-
cuenta leguas de costa de mar...
Crist6bal Col6n, en carta dirigida A los Reyes Cat6licos,
fechada en Jamaica 7 dejulio de 1503 (a) dice: (...Llegue
al cabo de Gracias a Dios, y de alli me di6 Nuestro Sefor
pr6spero el viento y corriente. Esto fu6 a 12 de setiembre.
Ochenta y ocho dias habia que no me habia dejado espan-
table torment, a tanto que no vide el sol ni estrellas por
mar; que A los navios tenia yo abiertos, A las velas rotas,
y perdidas anclas y jarcia, cables, con las barcas y muchos
bastimentos, la gente muy enferma y todos contritos, y
muchos con promesa de religion y no ninguno sin otros vo-
tos y romerias. Muchas veces habian legado A se confesar
los unos a los otros. Otras tormentas se han visto, mas no
duran tanto ni con tanto espanto. Muchos esmorecieron,
harto y hartas veces, que teniamos por esforzados El do-
lor del fijo que yo tenia alli me arrancaba el Animo, y
mas por verle de tan nueva edad, de trece afios, en tanta
fatiga y durar en ella tanto: Nuestro Sefior le di6 tal es-

(a) Navarrete, tomo I, p. 296.









IO0
fuerzo que el avivaba a los otros, y en las obras hacia 61
como si hubiera navegado ochenta afios, y 1l me conso-
laba. Yo habia adolecido y llegado fartas veces A la
muerte. De una camarilla, que yo mand6 facer sobre cu-
bierta, mandaba la via. Mi hermano estaba en el peor
navio y mas peligroso. Gran dolor era el mio, y mayor
porque lo truje contra su grado; porque, por mi dicha,
poco me han aprovechado veinte afios de servicio que yo
he servido con tantos trabajos y peligros, que hoy dia no
tengo en Castilla una teja; si quiero comer 6 dormir no
tengo, salvo el mes6n 6 taberna, y las mas de las veces
falta para pagar el escote. Otra listima me arrancaba el
coraz6n por las espaldas, y era de D. Diego mi hijo, que
yo dej6 en Espafia tan hudrfano y desposesionado de mi
honra y hacienda; bien que tenia por cierto que alli,
como justos y agradecidos principles, le restituirian con
acrecentamiento en todo.
,Llegu6 A tierra de Cariay, adonde me detuve A reme-
diar los navios y bastimentos y dar aliento ila gente, que
venia muy enferma. Yo, que, como dije, habia llegado
muchas veces A la muerte, alli supe de las minas del oro
de la provincia de Ciamba (19), y que yo buscaba. Dos
indios me llevaron A Carambaru (a) adonde la gente anda
desnuda y al cuello un espejo de oro, mas no le querian
vender ni dar A trueque. Nombrdronme muchos lugares en
la costa de la mar, adonde decian que habia oro y minas;
el postrero era Veragua, y lejos de alli, obra de veinte y
cinco leguas: parti con intenci6n de los tentar A todos, y
llegado ya el medio, supe que habia minas A dos jornadas
de andadura...
..... En Cariay, y en esas tierras de su comarca, son
grandes fechiceros y muy medrosos. Dieran el mundo

(a) Bahia del Almirante, Boca Toro.









II
porque no me detuviera alli una hora. Cuando llegu6 alli
luego me inviaron dos muchachas muy ataviadas: la mAs
vieja no seria de once aihos, y la otra de siete; ambas con
tanta desenvoltura, que no serian mas unas putas; train
polvos de hechizos escondidos: en Ilegando las mand6
adornar de nuestras cosas y las invi6 luego A tierra: alli vide
una sepultura en el monte, grande como una casa, y la-
brada, y el cuerpo descubierto y mirando en ella. De
otras artes me dijeron y mis excelentes. Animalias me-
nudas y grandes hay hartas y muy diversas de las nues-
tras. Dos puercos hube yo en present, y un perro de
Irlanda no osaba esperarlos. Un ballestero habia herido
una animalia, que se parece a gato paul, salvo que es
much mas grande, y el rostro de hombre (a): teniale
atravesado con una saeta desde los pechos i la cola, y
porque era feroz le hubo de cortar un brazo y una pier-
na: el puerco en vidndole se le encresp6 y se fu6 huyendo:
yo cuando esto vi mand6 echarle begare (b), que asi se
llama adonde estaba: en llegando 61l, asi estando a la
muerte y la saeta siempre en el cuerpo, le ech6 la cola
por el hocico y se la amarr6 muy fuerte, y con la mano
que le quedaba le arrebat6 por el compete como a un ene-
migo. El auto tan nuevo y hermosa monteria me hizo
escribir esto. De muchas maneras de animalias se hubo,
mas todas mueren de barra. Gallinas muy grandes y la
pluma como lana vide hartas. Leones, ciervos, corzos
otro tanto, y asi aves. Cuando yo andaba por aquella mar
en fatiga, en algunos se puso herejia que estibamos en-
fechizados, que hoy dia estAn en ello. Otra gente falls
que comian hombres: la desformidad de su gesto lo dice.
Alli dicen que hay grandes mineros de cobre: hachas de

(a) Evidentemente se trata de un mono.
(b) Probablemente el nombre indigena del puerco months.









I2
ello, otras cosas labradas, fundidas, soldadas hube, y fra-
guas con todo su aparejo de platero y los crisoles. Alli
van vestidos; y en aquella provincia vide s.banas grandes
de algod6n, labradas de muy sotiles labores; otras pinta-
das muy sotilmente a colors con pinceles. Dicen que en
la tierra adentro hacia el Catayo (a) las hay tejidas de
oro. De todas estas tierras y de lo que hay en ellas, falta
de lengua, no se saben tan presto. Los pueblos, bien que
sean espesos, cada uno tiene diferenciada lengua, y es en
tanto que no se entienden los unos con los otros, mis que
nos con los de Arabia. Yo creo que esto sea en esta gente
salvaje de la costa de la mar, mas no en la tierra aden-
tro..... De una oso decir, porque hay tantos testigos, y
es que yo vide en esta tierra de Veragua mayor serial de
oro en dos dias primeros que en la Espafiola en cuatro
afios, y que las tierras de la comarca no pueden ser mis
famosas, ni mis labradas, ni la gente mis cobarde, y
buen puerto, y fermoso rio, y defensible al mundo.....
Los sefiores de aquellas tierras de la comarca de Veragua
cuando mueren entierran el oro que tienen con el cuerpo,
asi lo dicen.....s
Despu6s de este descubrimiento de Col6n, el territorio
hoy de Costa Rica no fu6 conocido sino con el nombre de
Veragua durante muchos afios.
Col6n di6 tal importancia A las riquezas de Veragua,
que procur6 que nadie otro pudiera ir a aquel lugar; asi
lo dice en su carta citada: cNinguno puede dar cuenta
verdadera de esto, porque no hay raz6n que abaste.....
Ninguno hay que diga debajo cu6l parte del cielo 6 cuin-
do yo parti de ella para venir A la Espafiola..... Respon-
dan, si saben, ad6nde es el sitio de Veragua. Digo que no
pueden dar otra raz6n ni cuenta, salvo que fueron i unas

(a) Vaase la nota 19.









13
tierras adonde hay much oro, y certificarle; mas para
volver a ella el camino tienen ignoto; seria necesario
para ir i ella descubrirla como de primero..... Tan
sefores son Vuestras Altezas de esto como de Jerez 6
Toledo; sus navios que fueron alli van d su casa. De alli
sacarAn oro..... Yo tengo en mas esta negociaci6n y minas
con esta escala y sefiorio, que todo lo otro que esti hecho
en Indias...... Ms todavia, pensando Col6n que el conti-
nente descubierto era el de Asia, creia que Veragua era el
Aurea Chersonesus: Ad Salom6n levaron de un camino
seiscientos y sesenta y seis quintales de oro, allende lo que
levaronlos mercaderes y mariners, y allende lo que se
pag6 en Arabia..... Josefo quiere que este oro se lo hobie-
re en la Aurea; si asi fuese, digo que aquellas minas del
Aurea son unas y se convienen con estas de Veragua.....
Salom6n compr6 todo aquello, oro, piedras y plata, 6 alli
le pueden mandar coger si les place. David en su testa-
mento dej6 tres mil quintales de oro de las Indias a Salo-
m6n para ayuda de edificar el temple, y, segln Josefo,
era el de estas mismas tierras.....

















DIEGO DE NICUESA NOMBRADO GOBERNA-
dor de Castilla del Oro.



MUERTO Col6n, su hijo y heredero D. Diego

ocurri6 A los tribunales de justicia para que
obligasen A la Corona espafiola A cumplir las
estipulaciones del contrato celebrado con su padre. Mien-
tras se seguia el process, Diego de Nicuesa (o2), que tenia
noticia de las riquezas de Veragua, obtuvo su goberna-
ci6n. El 9 de junio de 1508 (a) se le extendi6 el titulo de
gobernador de Veragua por cuatro afios, sefialAndole por
limits de su gobernaci6n, que se mand6 llamar Castilla
del Oro, desde la mitad del golfo de UrabA hasta el cabo
de Gracias A Dios (21), debiendo apelarse de sus senten-
cias ante el gobernador de la isla Espafola. Los territo-
rios hoy de Costa Rica y Nicaragua formaban parte, por
consiguiente, de la gobernaci6n de Veragua, 6 sea Casti-
lla del Oro.
En 1510, Nicuesa (22) recorri6 una pequefia parte del
territorio hoy de Costa Rica hacia sus confines con
Veragua. Del continent pas6 A la isla del Escudo de
Veragua, que es limited occidental de Costa Rica por el

'a) Navarrete, tomo III, p. x16.









i5
AtlIntico, donde permaneci6 naufrago durante algin
tiempo (23).
uEntre los cuales (a) reparti6 Diego de Nicuesa aquei
venado, con que se les di6 algin aliento y esfuerzo para
se pasar en la barca en tres 6 cuatro viajes a una isleta
pequefia que estaba dentro en la mar dos leguas (b); y
hecho asi hallaron much de comer en la isla de unas
almendras que aunque no lo son lo parecen..... A esta isla
lHaman nuestros cosm6grafos el Escudo, el cual nombre
le di6 Nicuesa (24) porque el talle de ella es como escu-
do, 6 porque alli hall alg6n escudo 6 reposo a sus nece-
sidades: en la cual hallaron muchos palmitos e muchos
mariscos, y estuvieron alli hasta que los mantenimientos
de la isla se acabaron 6 la gente se moria de hambres (25).


(a) Oviedo (Historia Generaly Natural de Indias, lib. XXVIII, capf-
talo II'.
(b) Jer6nimo Benzoni (Dell'Historie del JIondo Aiovo, lib. I, p. 45,
Venetia, 1573) dice que la isla en que estuvo Nicuesa era una de las de
Zorobaro (bahfa del Almirante y laguna de Chiriqui).

















PEDRARIAS DAVILA GOBERNADOR Y CA-
pitdn General de Castilla del Oro.-Expedi-
ciones del Licenciado Gaspar de Espinosa y de
Bartolomd Hurtado.



OR Real cedula de 27 de julio de 1513 (a) fu6 nom-

brado Pedrarias D.vila Gobernador y Capitin
General de Castilla del Oro, con exclusion de
la provincia de Veragua (26).
El 25 de setiembre de 1513, Vasco Nifiez de Balboa
descubre el oc6ano Pacifico, y el 29 toma posesi6n de l1 a
nombre de los Reyes de Espafia.
Pedrarias (27), el afio de 1519 (28) envi6 a su Alcalde
mayor, Licenciado Gaspar de Espinosa, A descubrir en el
Pacifico hacia el Occidente.
Poblada Panam. (b) aquel afio (9 de agosto de 1519),
envi6 el gobernador (Pedrarias Divila) en los navios (29)
al Licenciado Espinosa por capitin con Ia gente que en
ellos cupo, al Poniente: y el Licenciado lleg6 a la pro-
vincia de Burica (30), que es en la costa de Nicara-

(a) Navarrete, tomo III, p. 337.
(b) Relacidn de Pascual de Andagoya. Navarrete, Colecciin de Viajes,
tomo III, p. 393.









17

gua (31), ciento y tantas leguas de PanamA, y de alli
di6 la vuelta por tierra; y un navio envi6 A descubrir, y
lleg6 al golfo que dicen de San Lkcar, que es la prime-
ra tierra de Nicaragua, y de alli trajo la noticia de lo
que era la tierra; y el dicho Licenciado viniendo por tie-
rra la vuelta de Panama desde aquella provincia de Bu-
rica, vino tomando la mis gente que pddia hasta la
provincia de Huista, donde estuvo cierto tiempo reco-
giendo maiz en los navios y enviando a Panama, porque
habia necesidad grande, y por haber poco que era pobla
do. La gente desta provincia y la de Burica, hasta alli,
eran casi todos de una manera en el traje y costumbres;
era gente ajudiada, y las mujeres traian por vestidura un
braguero con que tapaban sus vergiienzas, y los hombres
desnudos: es tierra f6rtil, de much pesqueria y gran can-
tidad de puercos de la tierra, y para los cazar tenian
grandes redes de uno como cAfiamo, que se dice ne-
quin (a), tan gruesas las mallas como el dedo y grandes:
armaban esta red a la salida de un monte donde sentian
la manada de los puercos, los cuales traian con ojeo a
dar A la red, y Ilegando cerca los aquejaba much la gen-


(a)- ,La cabuya (Oviedo, lib. VIII, cap. IX, tomo I) es una manera
de hierva que quiere parecer en las hojas d los cardos 6 lirios, pero mis
anchas 6 mis gruesas hojas: son muy verdes, 6 en esto imitan los lirios, y
tienen algunas espinas 6 quieren parecer en ellas A los cardos. El hene-
qu6n es otra hierva que tambien es asf como cardo; mas las hojas son
mis angostas y mas luengas que las de la cabuya much. De lo uno y de
lo otro se hace hilado y cuerdas harto recias y de buen parecer, puesto
que el henequin es mejor 6 mas delgada hebra. Para labrarlo, toman los
indios estas hojas 6 tidnenlas algunos dias en los raudales de los rios 6
arroyos, cargadas de piedras, como ahogan en Castilla el lino; y despues
que ban estado en el agua asi algunos dias, sacan estas hojas 6 tiendelas
a enjugar 6 secar al sol. Despu6s que estan enjutadas, qui(branlas, 6 con
an palo, manera de espadar el cdnamo, hacen saltar las cortezas e aristas,
e queda la hebra de dentro de luengo i luengo de la hoja: 6 4 manera de











te y daban todos en la red, y como metian las cabezas y
no podian sacar el cuerpo, caia la red sobre ellos y A lan-
zadas los mataban que no se les escapaba ninguno de los
que caian en ella..... Y desde Burica hasta esta provincia
que se dice Tobreytrota, casi que cada senior es diferente
de lengua uno de otro..... (a).
XCuando Espinosa (b) determine de se volver al Da-
rien, mand6 al capitin Hernin Ponce (32) que con cua-
renta hombres entrase en los dos navios, y fuese la
costa abajo descubriendo lo que pudiese; el cual, partido
de donde estaba, lleg6 en par del golfo de Osa (c), que
dista noventa leguas de Nati, y lleg6 cierta tierra de
gentes llamados los Cuchires (d), y hall6los aparejados
con much gente armada para se defender, y los espaiio-
les no osaron en tierra saltar. Anduvieron mas de cin-
cuenta leguas la costa abajo y hallaron un golfo de mis
de veinte leguas lleno de islas, y es puerto cerrado admi-
rable; llmianlo los indios Chira, y ellos lo llaman San
L6car; 6ste es el puerto que dicen de Nicoya, que es una
provincia muy fertil y graciosa de Nicaragua. Alli cercan
los navios gran n6mero de canoas lenas de gente arma-

ceno jlintanlo e esp.daulo m6s, 6 queda en rollos de ceno que parece lino
muy blanco 6 muy lindo, de lo cual hacen cuerdas 6 sogas 6 cordones del
gordor que quieren, asf de la cabuya como del henequ6n: 6 aprov6chanse
de ello en muchas cosas, en especial para hacer los picos 6 cuerdas de sus
hamracas 6 camas en que duermen y encabuyarlas para que est6n colgadas
en el aire..... Alguno de este henequ6n (y tambiin la cabuya) es hilo blan-
co e muy gentil; 6 otro es algo rubio.....a La cabuya es la agave americaa,
y el henequ6n es la pita 6 bromelia pita.
(a) Antonio de Herrera (Historia de las Indias, dic. IV, lib. I, cap. XI)
copia esta relaci6n.
(b) Fray Bartolom6 de las Casas, Iistoria Id las Indias, lib, III, capf-
tulo LXXII.
(c) Hoy Golfo Dulce.
(dl) Chiuchires describe Herrera.











da, y otra much gente que apareci6 en la costa con sus
trompetillas y cornetas, haciendo grandes fieros y ame-
nazas; pero tirados algunos tiros de p6lvora (33), no que-
d6 hombre en la mar ni en la tierra que huyendo no vo-
lase (34). Viendo Hernin Ponce (a) que por alli no podia
ganar nada (b), y que la costa iba adelante, torn6se a jun-
tarse con Espinosa, el cual, 6 era ya ido para el Darien,
6 alcanzindole lo dej6 por mandado de Pedrarias en
Panama.
#Desde la punta de Santa Maria (c) hasta la punta de
Burica se corren otras veinte leguas al Sudoeste; y esta
aquella punta de Burica en seis grades de esta part de la
equinoccial. Esta es muy buena comarca, f6rtil 6 abun-
dante de los mantenimientos de los indios, de much maiz
6 yuca 6 de las frutas de la tierra, 6 de much monteria
de puercos 6 venados, 6 de muchas pesquerias de buenos
pescados, 6 buenas aguas e muy hermosos 6 grandes ma-
meyes, 6 muchas palas de los cocos grandes, y es una de
las mayores provincias de aquella costa 6 de mejor gente.
Entre estas dos puntas de Santa Maria 6 Burica estin las
islas que Ilaman de Benamatia.
eDesde la punta de Burica al cabo de Santa Maria (d)
se hace un golfo 6 ensenada de diez 6 doce leguas, que
Ilaman el golfo de Osa (e), y esti el dicho cabo en seis
grades y un tercio mks al Occidente 6 desta part de linea
equinoccial. Corriendo desde dicho cabo de Santa Ma-
ria al Occidente otras veinte leguas, esta cerca de la


(a) vY Bartolom6 Hurtado- (Herrera).
(b) aHabiendo entrado en algunas islas por bien y en otras por mal,*
afade Herrera.
(c) Oviedo, Hist. Gen. y Nat. de Indias, lib. XXIX, cap. XIII.
(a) Hoy Mata Palo.
(e) Golfo Dulce.











costa la isla del Caio, la cual esti en algo mas de seis
grades y medio desta parte de la equinoccial.....
,Desde la isla del Cano hay diez 6 doce leguas hasta
las islas (a) que estin cerca de la punta de San Ldzaro (b),
la cual punta esta en siete grades y medio desta parte
de la equinoccial.
,Desde estas islas de San Ldzaro fu6 el Licenciado (35)
con los navios 6 gente que llevaba obra de otras quince 6
veinte leguas mis al Occidente, 6 llam6 aquello golfo de
San LDcar, 6 otros le dicen de San Lucas..... (c)
En este camino que en la mar del Sur hizo el Licen-
ciado Espinosa, esta 6 se descubri6 aquel golfo que se
llama de las Culebras, porque hay innumerables, que se
andan sobreaguadas en la mar, de tres palmos 6 poco
mas luengas, todas negras en los lomos, y en lo de abajo
de las barrigas todo amarillo, 6 de lo negro bajan unas
puntas 6 de lo amarillo suben otras que se abrazan unas
con otras, como quien entretejiese los dedos de las ma-
nos unos con otros, asi estos dos colors se juntan: las
mis gruesas dellas son mas gordas quel dedo pulgar del
pie 6 como dedos de la mano juntos, 6 de alli mis delga-
das otras (36).
(En este viaje fu6 por piloto mayor Johan de Castafie
da, buena persona 6 diestro en las cosas de la mar; y esto
es lo que navegaron estos cristianos en la mar del Sur
hasta el afio de mill 6 quinientos 6 diez y nueve afos (37).v
(Entre los otros reyes y sefiores (d) de aquella tierra
fire que Pedrarias y el Licenciado Espinosa con sus


(a) Ballena y Ballenato.
(b) Punta Mala.
(c) Para mis detalles v6anse mis notas, Docurmntos para la LHstoria
de Costa Rica, tomo I, p. 94.
(d) Las Casas, lib. III, cap. CLXII.









21

satelites infestaban y destruian y destruyeron, fu6 uno
llamado Urraca (38), muy gran sefor y esforzado, y
debia sefiorear, 6 i la provincia de Veragua, 6 las sie-
rras confines della y comarcanas..... El Licenciado Espi-
nosa, prosiguiendo sus obras de insigne tirano, sali6 de
Panama por la mar del Sur en dos navios, con cierta
gente y dos 6 tres caballos para ir la costa abajo A so-
juzgar la gente de las islas que lamaron de Cebaco, mis
de treinta grandes y chicas, setenta leguas de Pana-
ma..... Pas6 adelante la costa abajo 6 una de las islas
dichas, que lamaron de Santo Matias (39), y de alli sal-
taron en su derecho en tierra, que es costa y tierra de
Burica; por las nuevas que de las obras de los espatioles
habian, salieron gran n6mero de indios i resistilles la ve-
nida, pero como vieron los caballos, estimando que los
habian de tragar, comenzaron 6 huir. Van en el alcance
los espafioles, entran en su pueblo, prenden las mujeres y
hijos y cuanto pudieron haber, sin los muertos y heridos,
robando y quemando cuanto hallaron; el senior del pueblo,
viendo Ilevar sus mujeres y hijos y de los suyos, acord6
de venirse i los espafoles, teniendo la p6rdida y absencia
dellos, que lo de su libertad, por mas grave: rog6 al Licen-
ciado con lagrimas que le diese sus mujeres y hijos: de
compasi6n lo hizo asi el Licenciado. Supo de 61 que cerca
de alli estaba 6 vivia otro senior y que debia tener oro
(porque, como ha parecido, esto era lo primero que se
preguntaba)......
(Despu6s de haber destrozado aquellas provincias (a) y
puestas en la servidumbre ordinaria del repartimiento y
encomiendas que es el fin de los espafioles propincuo
para conseguir el iltimo que es abundar en oro, pareci6
A Pedrarias que habia much gente espaiiola en Pana-

(a) Capitulo CLXIV.









22

ma junta; por derramalla, envi6 a un Benito Hurtado,
que much habia servido, seg6n los vocablos, en los in-
sultos y tiranias pasadas y presents, con cierto n6mero
dellos, A que pusiesen la misma servidumbre, por mal 6
por bien, las gentes que de los confines de NatA habia,
hasta la tierra que, por mandado de Espinosa, Hernkn
Ponce por la mar habia descubierto; y mand6le Pedra-
rias que poblase un pueblo en la provincia de Chiriqui,
donde Ilegado comenz6 A enviar a llamar las gentes de
la tierra: vinieron a su llamado los de Chiriqui, 6 des-
pu6s otra gente llamada Bareclas, y despu6s los de la
provincia llamada Burica, y los que vivian sobre el gol-
fo que lamamos de Osa (a), toda tierra muy poblada y
que dura cerca de cien leguas. Todas aquellas gentes vi-
nieron sin resistencia, por estar asombradas de las gue-
rras y crueldades que habian oido haberse hecho A las
provincias pasadas, y experimentado quiza cuando por
aquellas tierras 6 por sus vecinas habia andado Espi-
nosa.....


(a) Golfo Dulce.
















EXPEDICION DE GIL GONZALEZ DE AVILA.
-Relaci6n de Andres de Cereceda.



D URANTE los afios de 1522 y 1523, Gil Gonzalez

de Avila (40) recorri6 por tierra y por mar todo
el territorio que es hoy de Costa Rica, por la
parte del Pacifico.
El piloto Andres Nifio celebr6 el 18 de junio de 1519
(41) un contrato con el Rey de Espaiia para descubrir el
oceano Pacifico (42), en el cual se nombr6 por capitan
de la armada 6 Gil Gonzalez de Avila. Salieron del
puerto de Sanlfcar en la mafiana del 13 de setiembre
del mismo afio (43): tocaron en la isla Espaiiola (Haiti):
partieron de alli principios de enero de 1520: llegaron
SAcla (Darien): atravesaron el istmo: Ilegados al Pacifi-
co, tuvieron que construir dos veces los buques, y por
61timo salieron a su descubrimiento el 21 de enero de
1522 (44), en cuatro navios.
sY si Vuestra Majestad (a) quisiera saber lo que en
este medio tiempo me ha sucedido y lo mAs breve que

(a) El capitin Gil GonzAlez Davila a S. M. el Emperador Carlos V,
Rey de Espafla, sobre so expedici6n 4 Nicaragua. Santo Domingo, 6 de
Marzo de 1524.









24
he podido sacar de la relaci6n general de todo el viaje,
suplico a Vuestra Majestad made leer lo que se si-
gue (45):
Despues de hechos otros navios en la isla de las Perlas,
porque los cuatro primeros que se hicieron en la tierra fir-
me, cuarenta leguas un rio arriba, se perdieron, como A
Vuestra Majestad, en la carta antes de 6sta escribi, que-
d6me tan poca gente y tan flaca del trabajo de haberlos
fecho, que no osaba partir con ella (46), y despues de
haber ido A PanamA, do estaba Pedrarias, A pedirle y re-
querirle de parte de Vuestra Majestad que dejase ir con-
migo alguna gente de la que conmigo quisiese ir, como
por los requerimientos que con dsta envio parecera, y de
nunca haber hallado en 61 la salida ni respuesta que para
esto convenia, me volvi A la dicha isla de las Perlas, que
es en la mar, doce leguas frontero de PanamA, y de alli
me part A hacer el descubrimiento que Vuestra Majestad
me mand6 hacer por la mar del Sur, al Poniente, en veinte
y uno de enero de (mil) quinientos 6 veinte 6 dos afios; y
ya que teniamos navegadas cien leguas por la costa al
Poniente, avisaronme los mariners que toda la vasija
del agua estaba perdida, que no sostenia ning6n agua, y
tal que no se podia remediar sin hacer otra, y seg6n pa-
reci6 fu6 la causa no ser los arcos de hierro, y tambi6n
me avisaron que los navios estaban muy tocados de bro-
ma, y por esto fue forzado sacar en tierra todas las cosas
de los navios y a ellos mismos para adoballos y hacer
otra vasija de nuevo con arcos de hierro, que no fu6 poca
osadia, seg6n la parte do estaba, pues sacados los navios
y la fragua y herreros para hacer los arcos y los aserra-
dores para la madera, despach6 un bergantin A Pana-
ma, do Pedrarias estaba, por pez para brear los na-
vios; pues como yo con la gente, aunque poca, no me
pudiese sostener alli do los navios estaban, por falta











de mantenimientos y por no tomar A los mariners
que habian de aguardar los navios lo que habia y A
los oficiales que trabajaban en hacer la vasija, fu6 nece.
sario meterme la tierra adentro con hasta cien hom-
bres (47), aunque en ellos habia harta hijada (a), para sos-
tenerme con ellos en tanto que la pez venia y se hacia
lavasija, y caminando yo siempre por la tierra adentro
al Poniente, metido algunas veces tan lejos de la cos-
ta, por hallar poblado donde me sostuviese, que muchas
veces me halle arrepentido: dej6 mandado a Andr6s Ni-
fio, que con los navios quedaba, que, venida la pez y ado-
bados y hecha la vasija para el agua, que se viniesen la
costa abajo al Poniente, y me esperase en el mejor puerto
que por la comarca hallase, porque asi lo haria yo si Ile-
gase primero: y andando yo en este medio tiempo por la
tierra adentro, sosteniendome y tornando cristianos mu-
chos caciques 6 indios, de causa de pasar los rios y arro-
yos muchas veces A pie y sudando, sobrevinome una en-
fermedad de tollimiento en una pierna, que no podia dar
un paso A pie ni dormir las noches ni los dias de dolor,
ni caminar, puesto que (b) me levaban en una manta ata-
da en un palo muchas veces indios e cristianos en los
hombros, de la cual manera camine hartas jornadas: pero
por causa que caminar de esta manera me era el caminar
muy dificultoso y por las muchas aguas que entonces ha-
bia, que era invierno, hube de parar en casa de un caci-
que muy principal, aunque con harto cuidado de velarnos;
el cual cacique tenia en su pueblo una isla que tenia diez
leguas de largo y seis de ancho, la cual hacia dos brazos
de un rio, el mas poderoso que yo haya visto en Casti-


(a) Hijada, cansancio. (M. M. Peralta.)
(b) Puesto que, aunque.










Ila (a), en el cual pueblo tome la casa del cacique por po-
sada, y era tan alta como una median torre hecha A ma-
nera de pabell6n, armada sobre postes y cubierta con
paja, y enmedio de ella hicieron, para do yo estuviese,
una camara, para guardarme de la humedad, sobre pos-
tes, tan alta como dos estados; y dende A quince dias que
llegu6 llovi6 tantos dias, que crecieron los rios tanto que
hicieron toda la tierra una mar, y en la casa do yo estaba,
que era lo mis alto, lleg6 el agua A dar A los pechos A
los hombres; y de ver esto la gente de mi compafiia, uno
A uno me pidieron licencia para se ir fuera del pueblo A
valerse en los Arboles al derredor, y qued6 yo con la gen
te mas de bien en esta gran casa esperando A lo que Dios
quisiese hacer, creyendo que no bastaria el agua A de-
rribarla; y estando ellos y yo A la media noche, con
harta sospecha y temor de lo que acaeci6, teniamos en
lo alto de la casa por de dentro una imagen de Nues-
tra Senora 6 una limpara de aceite que la alumbra-
ba; y como la furia del agua creciese mientras mas llo-
via, A la media noche quebraron todos los postes de la
casa y cay6 sobre nosotros y derrib6 la camara don-
de yo estaba, y qued6 yo con unas muletas que traia,
de pies encima de la dicha cAmara, el agua A los muslos,
y Ilegaron las varas de la techumbre al suelo, y quedaron
los compaferos el agua A los pechos, sin tener parte por
do resollar; plugo A Dios, por quien El es, que con cuan-
to golpe la casa hizo al caer, no se muri6 la limpara que
teniamos delante la imagen de Nuestra Sefiora; y fu6 la
causa que, como la casa di6 sobre el agua y vino poco A
poco sin dar golpe en el suelo, no hizo fuerza para que
la lImpara se muriese; y como quedamos con lumbre,
pfdose hallar manera con que saliesemos de alli, y fu6

(a) Probablemente el rio grande de Terraba.









27
que rompieron con una hacha la techumbre de la casa y
por alli salieron los compafieros que conmigo se habian
qaedado, y i mi me sacaron en los hombros, que los
otros todos el dia de antes se habian ido con mi licencia
A salvarse en los Arboles y sus indios que traian de servi-
cio; y de esta manera me levaron, dando voces mis para
que los compaiieros nos pudiesen oir y juntarnos con
ellos: ya que nos juntamos, pusidronme en una manta
atada con dos cordeles a dos Arboles, y alli estuve hasta
la mariana, Iloviendo lo possible, y alli estuvimos dos dias
hasta que el agua mengu6 y tornaron los rios A sus madres;
y porque si otra vez tornasen A crecer de la misma ma-
nera, hicimos hacer yo y todos en los Arboles con varas
A manera de sobrados y tejados en rama y hojas, de ma-
nera que teniamos fuego en ellos, A los cuales sobrados
otras dos veces nos vinimos huyendo. Qued6 toda la tie-
rra tan enlamada y tan Ilena de Arboles caidos y atrave-
sados que los rios trujeron, que a gran pena los compa-
fieros podian andar sobrella: alli se nos perdieron muchas
espadas y ballestas y vestidos y muchas rodelas, de cuya
causa hice hacer muchas adargas de algod6n bastado para
los compafieros, en lugar de las rodelas perdidas y tam-
bien para los cuatro de caballo que despues de juntado
con los navios saqud en tierra: pues como asimismo el
agua nos Ilevase los mantenimientos, fu6nos forzado ir A
buscar donde hubiese que comer, y como nuestro fin fue-
se volver A la costa de la mar, que habia diez leguas
hasta ella, y por tierra no podiamos ir, fue forzado hacer
balsas de maderos grandes; y atados unos sobre otros,
puesto encima nuestro fardaje y los indios que nos ser-
vian, fulmonos en ellas el rio abajo hasta legar A la mar,
que seriamos mis de quinientas Animas: y de ventura,
como algunos compafieros Ilegaron de noche, meti6ndo-
los la resaca muchas veces debajo del agua, y otro dia










desde la costa los viamos dos leguas la mar adentro que
como la menguante de la mar los llev6, la creciente los
tornaba hacia tierra. Con todo, yo mand6 luego que en
otras balsas pequefias saltasen hombres sueltos nadadores,
y fueron allA y los trujeron, A los cuales hallaron tales
que ya se dejaban de ayudar (a); plugo A Dios, por quien
El es, que no se perdi6 ninguno, y recogidos, camin6 por
la costa de la mar al Poniente, hasta que Ilegu6 a un
golfo que se llama el golfo de San Vicente (b), que es
adonde halle A Andr6s Nifio, que acababa de Ilegar con
los navios adobados y la vasija del agua hecha; y vistos,
pens6 embarcarme en ellos y hacer el descubrimiento con
los mariners, porque no tenia piernas para andar por
tierra A caballo ni A pie, y dejar A un teniente mio en
tierra con los hombres que yo traia; y como la gente de
mi compafia lo supo, comenz6 A sentir soledad, pensan-
do quedar sin mi, porque, en la verdad, ya habiamos co-
menzado A topar mayores caciques; y visto yo esto, y
considerando que tenian raz6n, envi6 A mi teniente con
Andr6s Nifio y a otros dos pilots juramentados para que
midiesen y contasen las leguas que se andaba en el dicho
descubrimiento; y yo qued6 con mis cien hombres y cuatro
caballos, prosiguiendo mi descubrimiento por tierra y por
la costa al Poniente, porque aquella era la verdad para
que Vuestra Majestad fuese servido como lo fud, con pen-
samiento de pacificar los caciques que topase y hacerlos
vasallos de Vuestra Majestad por toda manera de bien,
y a los que no quisiesen hacerselo hacer por fuerza, como
lo hice.


(a) -Rendidos A la muerte 6 desanimados del cansancio 6 fatiga,- dice
la relaci6n de Oviedo.
(b) Puerto de la Caldera. VWase mi nota 5, Documentos, tomo I, pi
gina 95.









29

Pues partidoslos dos navios a descubrir y dejados otros
dos en este dicho golfo de San Vicente, para que A los
descubridores de por mar y de por tierra nos esperasen
alli con cuarenta mil castellanos (a) de oro que ya tenia-
mos, yo me part por tierra, haciendo muchos caciques
amigos y vasallos de Vuestra Majestad, y tornAndose
todos cristianos muy de su voluntad; y Ilegude un cacique
que se llama Nicoya, el cual me di6 de present catorce
mil castellanos de oro, y se tornaron cristianos seis mil y
tantas personas con 61 y sus mujeres y principles: queda-
ron tan cristianos en diez dias que estuve alli, que cuando
me parti me dijo el cacique que, pues ya 61 no habia de
hablar con sus idolos, que me los Ilevase, y di6me seis
estatuas de oro de grandura de un palmo (b), y me rog6
que le dejase algin cristiano que le dijese las cosas de
Dios, lo cual yo no os6 hacer por no aventurarle y porque
Ilevaba muy pocos.
#Como hube andado cincuenta leguas, tuve nueva de
un gran cacique que se llama Nicaragua...
......Llegue al golfo de San Vicente, donde nos depar-
timos yo y Andres Nifio, cuando fu6e descubrir, y halle
que habia ocho dias que eran venidos, y que habian
descubierto trescientas 6 cincuenta leguas del golfo de
San Vicente al Poniente, y que por causes de la falta de
los navios y aun de agua, no pasaron adelante, como vi
por los autos que cerca de esto se hicieron, que por ante
escribano pasaron, los cuales con esta envio; Ilegaron por
la costa hasta ponerse en diez 6 site grades 6 medio (c),

(a) -Pesos,- dice la relaci6n de Oviedo.
(b) E no le diera 61 tantos, cuantos el capitln tomara de buena vo-
luntad,. dice Oviedo.
(c) Segoin la informaci6n que he publicado (Decumentos, tomo 1, pI-
gina 86), los navios que conducia el piloto Andres Niio Ilegaron hasta
el golfo de Tehuantepec.









30
y puede Vuestra Majestad career que Andr6s Niflo en esta
jornada ha trabajado hasta agora muy bien y con much
voluntad.
...... Llegado yo al golfo de San Vicente, halle que el
navio mayor de los cuatro que teniamos no se podia
tener encima del agua, y en los otros y en canoas de in-
dios me embarqu6 con toda la gente, aunque con harta
aventura, y vine, mediante Dios, a Panama, con harto
riesgo por la falta de los navios, adonde hice fundir el oro
conforme a la instrucci6n que Vuestra Majestad me man-
d6 dar.
(En todo cuanto me ha sucedido de cuidado sirviendo
A Vuestra Majestad en esta jornada, no he recibido tanto
trabajo como en pasar la gente que truje de Castilla por
tierra firme A la mar del Sur, y sostenerlos conmigo casi
dos afos que aqui me detuve haciendo dos veces los na-
vios, y esos pocos de compafieros que me quedaron fu6
bien menester gastar con ellos de mi hacienda y joyas, y
aun partir con ellos de la parte que Vuestra Majestad
me made que gane en esta armada, y a otros prestar
de mis dineros, con los cuales hartos se me huyeron, s6lo
porque lo gastado por Vuestra Majestad en esta armada
no se perdiese, y tambidn por salir yo con lo comenzado.
(Vuelto a Panama, dije A Pedrarias con el tesorero de
Vuestra Majestad, Alonso de la Puente, lo que cerca de
esto pasaba, y que si me queria dar el ayuda y socorro
que en la tierra habia, que con esa poca gente que yo
traia volveria a castigar la traici6n que estos caciques me
habian hecho y A hacerlos de paz; y respondi6me que si
lo queria ir a hacer como su teniente y en su nombre, que
me lo daria: de lo cual yo no qued6 poco corrido, porque
me pareci6 a mi que siendo yo capitan de Vuestra Ma-
jestad, en cuyo nombre se lo pedia, que era conocida ba-
jeza aceptarlo, sin la diferencia que de su linaje al mio










hay; y sobre esto pasd con el otras cosas, que serian lar-
gas para escribir.
El dicho Pedrarias, la saz6n que yo llegui d Pana-
ma, me dijo que el estaba para enviar a descubrir por la
otra costa de Panama, al Levante, que de alli tenia el
mayors nuevas que yo traia; y como fu6 avisado de los
que conmigo vinieron y de mi de la riqueza de las tierras
y pueblos que yo habia hallado, dej6 lo otro y ha enviado
gente de la suya y la que yo truje A ellos; yo le requeri
no la enviase sin consultar a Vuestra Majestad, porque de
la manera que los pueblos quedaban, no convenia, y de-
mas de todo porque eran cristianos, y le dije por el re-
querimiento muchas razones por do no habia de enviar
alli; A las cuales no tuvo respeto, puesto que, vistas y
aidas, tocan bien al servicio de Dios y de Vuestra Majes-
tad, como podia mandar ver por el mismo requerimiento
que le hice, que con 6sta envio; y hago saber a Vuestra
Majestad que una de las principles cosas que le hizo
osar A Pedrarias enviar gentes A aquellas tierras que yo
dejo descubiertas y de paz, fu6 que incit6 a los oficiales de
Vuestra Majestad que se juntasen con 61 a ser armadores;
y ellos, de ver el gran interns lo aceptaron, usando con-
migo el dicho Pedrarias de muchas malas crianzas.
Y porque el tesorero de Vuestra Majestad, Andres de
Cereceda, Ilevador de dsta, se ha hallado present con-
migo en todos los principles trabajos y hambres y peli-
gros que en esta jornada se han ofrecido desde el principio
hasta agora, y con el oro lleva A Vuestra Majestad la
figurade lo descubierto por mar y por tierra, pues es official
de Vuestra Majestad, a 61 me remito.
res a Nuestro Senor y su gloriosa Madre, yo llegue A Pa-
nama, que es a la mar del Sur de tierra firme, de vuelta
del descubrimiento que VuestraMajestad me mand6 hacer,









32
A cinco dias de junio del afio pasado de quinientos 6 vein-
te 6 tres afios, con ciento y doce mil pesos de oro, la mi-
tad de ello muy bajo de ley, que los caciques de la costa
al Poniente dieron de servicio para Vuestra Majestad y
dejo tornados cristianos treinta y dos mil y tantas inimas
asimismo de su voluntad (48) y pidiendolo ellos, y quedan
andadas por mar desde la dicha Panama, de do partimos,
quinientas cuarenta leguas al Poniente, y en este come-
dio quedan descubiertas por tierra, que yo anduve A pie,
ciento veinte y cuatro leguas, en las cuales descubri gran-
des pueblos y cosas hasta que top6 con la lengua de Yuca-
tin; y soy venido a la isla Espaflola, donde, con Andr6s de
Cereceda, tesorero de esta dicha armada, envio a Vues-
tra Majestad diez y siete mil pesos de oro de ley que le
cupieron, desde diez 6 ocho quilates hasta doce, y de otro
oro de hachas, mis bajo, quince mil 6 trescientos 6 sesen-
ta 6 tres pesos que dice el fundidor de Tierra Firme que
hall que tenia doscientos maravedis de oro cada peso,
como parece por la fe del mismo fundidor, que con 6sta
envio, de mis de otros seis mil 6 ciento 6 ochenta 6 dos
pesos de cascabeles, que dicen que no tienen ley ninguna,
lo cual todo va repartido en las cinco naos que agora
van, como Vuestra Majestad lo tiene mandado en estas
parties.
La relaci6n de Andr6s de Cereceda, tesorero y com-
pafiero de Gil Gonzalez de Avila, dice en lo conducente:
,El cacique Copesiri (a) estA seis leguas adelante (de
Cheriquf): bautizdronse 44 animas, di6 55 pesos de oro;
y los caciques de Barecla, que vinieron alli, 174 pesos; y
los caciques de Calaocasala 84 pesos; y el de Cheriquy 26
pesos: que son todos 339 pesos de oro (b).

(a) Documentos Iniditos delArchivo de Indias, tomo XIV. p. 20.
(b) -La provincia (Oviedo, lib. XLII, cap. XII) que los espafoles












eE1 cacique Charirabra esta tres leguas adelante: bau
tizAronse 64 Animas: di6 55 pesos; y unos principles de
otros caciques 35 pesos: que son todos 90 pesos.
E Elcacique Burica esta Io leguas adelante: bautizi-
ronse 48 Animas: di6 249 pesos, 6 tomines de oro; y An-
drds Nifio trajo aqui, que le di6 el cacique de la isla de
Quicia, 2zo pesos; y 64 pesos que le di6 un cacique en la
isla de la Madera: que son todos 433 pesos, 6 tomines de
oro. A esta provincia de Burica lleg6 el Alcalde ma-
yor (a) por el Gobernador Pedrarias, por tierra, y no mis
adelante.
eEl cacique Osa esti 8 leguas adelante: bautizironse 13
Animas: di6 465 pesos de oro (b).
El cacique Boto esti 9 leguas adelante: bautizironse 6
Animas: di6 y hubieronse 418 pesos, 4 tomines de oro (c).
sEl cacique Coto esti z1 leguas adelante, la tierra
adentro: bautizaronse 3 inimas; aqui se hubieron de esta
provincia, con lo que dieron los caciques Dujura y Dabo-
va, 541 pesos de oro (d).
(El cacique Guaycara esta 13 leguas adelante, hacia la
costa de la mar: di6 112 pesos de oro (e).
uLa provincia Durucaca esta 3 y media leguas de Guay-
cara: dieron los caciques de ella 2.184 pesos, a tomines de


Ilaman Judea, llaman los indios Barecdl, la cual confina con Cheriqti y
estd en la misma costa del Sur, seis leguas mis al Poniente de la dicha
Cheriqui: llamdronla Judea porque es la gente de alli may vil 6 sucia 6
para poco..
(a) El Licenciado Gaspar de Espinosa.
(b) Este cacique vivia en el golfo de Osa (Golfo Dulce), y di6 su
nombre d aquel golfo.
( c) Es muy probable que este cacique se hallara en la parte oriental
del Golfo Dulce.
(d) Hacia la sierra, al Norte de Punta Burica.
(e) Probablemente en la peninsula occidental del Golfo Dulce.












oro, con lo que se tom6 & uno de ellos que anduvo huyen-
do, que no queria venir A ser vasallo de Su Alteza: tor-
nAronse cristianos 6 personas (a). Aqui A esta provincia
de Durucaca trajo Andrds Nifio 59 pesos de oro que le di6
el cacique Boto, y el capitan Ruy Diez Io6 pesos que le
di6 el cacique Alorique: que son todos 165 pesos de oro.
(El cacique Carobareque estA 1o leguas adelante en la
costa de la mar: bautizdronse 6 Animas: di6 25 pesos, 4
tomines de oro (b).
(El cacique Arrocora esta 5 leguas adelante: torndronse
cristianos 29 personas: di6 313 pesos, 4 tomines (c). Aqui
trajo el tesorero 5 pesos, 6 tomines de oro del cacique
Zaque.
El cacique Cochira estA 8 leguas adelante: bautiza-
ronse 57 Animas: di6 1.205 pesos de oro (d).
(E1 cacique Cob estA 6 leguas adelante: bautizaronse
57 animas: di6 I.oo8 pesos, 2 tomines de oro (e).
(El cacique Huetare esta 0o leguas adelante, las 12 por
costa y las ocho la tierra dentro: bautizaronse 28 Ani-
mas: di6 433 pesos, 4 tomines (f).


(a) Durucaca, que tambidn escriben Turucaca, son los llanos de Te-
rraba y Boruca. esta a 20 6 25 leguas de Cheriqui, al Poniente, en la costa del Sur; 6 la
provincia de Durucaca es junto i la de los Cabiores. En estas dos provin-
cias hilan los hombres como mujeres, 6 lo tienen por cosa 6 oficio ordi-
nario para ellos.
(b) Cerca del rio Bard probablemente.
(c) Hacia el rio Naranjo, donde estuvo el pueblo llamado Quepo.
(d) Cerca del rio Grande de Pirris.
(e) Hacia el rio Tusubres.
(f) Los indios Gietares ocupaban las sierras de Turrubales. Ovie-
do, (lib. XXIX, cap. XXI) dice: encima de las sierras del puerto de La Herradura, 6 se extienden por la
costa de este golfo (Nicoya), al Poniente de la banda del Norte, hasta el
confin de los Chorotegas.-












El cacique Chorotega estA 7 leguas adelante, cerca de
la costa de la mar, en el golfo de San Vicente, que es lo
postrero do Ilegaron los navios del Alcalde mayor por la
mar: es caribe, y de aqui adelante lo son: bautizironse
487 animas: di6 4.708 pesos, 4 tomines de oro. Aqui
trajo Andres Nifio, de la isla de Chira, 468 pesos, 2 to-
mines de oro (a).
(El cacique Gurutina estA 5 leguas adelante: bautizi-
ronse 713 animas: di6 6.053 pesos, 6 tomines de oro (b).
aEl cacique Chomi, que esti 6 leguas la tierra dentro,
ausent6se el cacique y huyeron de sus buhios: trajeron
de alli 683 pesos, 2 tomines de oro (c).
#El cacique Pocosi estA de Gurutina 4 leguas, que atra-
viesa el golfo de San Ldcar por mar: di6 133 pesos de
oro (d).
(El cacique Paro esti 2 leguas adelante: bautizaronse
I.or6 animas: di6 657 pesos, 4 tomines de oro (e).
#El cacique Canjin esta 3 leguas adelante: bautizaron-
se 1.118 Animas: di6 3.257 pesos (f).
(El cacique Nicoya estd 5 leguas adelante, la tierra


(a) Los Choroteganos ocupaban el valle de Coaoche, lamado Lande-
cho por los espafioles, que se extiende entire los rios Grande y Barrama.
Cereceda los llama caribes para indicar que comian came humana, como
era costumbre entire todos los Choroteganos.
(b) Orotina ocupaba la costa entire los rios Aranjuez y Chomes
(Guasimal).
(c) Los indios Chomes ocupaban los origenes del rio Chomes (Gua.
simal).
(d) Oviedo (lib. XXIX, cap. XXI) cita la isla Pocosi ,cerca de tierra,
d la parte austral del golfo.. Probablemente es Pan de Azdcar. Si esta ida
corresponde al Pocosi de Gil Gonzdlez, debi6 este atravesar por agua el
golfo desde Orotina a la peninsula de Nicoya.
( ) Probablemente al Norte de Pan de Azicar, en la peninsula. Ovie-
do (loc cit.) coloca a Paro al Norte de Cangen.
(f) Cerca de Lepanto.











adentro: bautizaronse 6.063 Animas: di6 13.442 pesos de
oro, con un poco que le di6 el cacique Mateo (a).
oEl cacique Sabandi estA 5 leguas adelante (b).
EEl cacique Corevisi esta 4 leguas de Sabandi: bau-
tiz6ronse 21o .nimas: di6 este cacique y los principles
de Sabandi 6 Maragua y los caciques de Chira 840 pe-
sos, 4 tomines de oro (c).
aDe este cacique las minas de Chira hay 6 leguas;
el capitin fu6 verlas; sacAronse con una batea, en obra
de tres horas, Io pesos, 4 tomines de oro bajo; y de vuel-
ta otras 6 leguas.
aEl cacique Dirid esta de Corevisi 8 leguas: dieron
los caciques 133 pesos, 6 tomines de oro: tornAronse cris-
tianas 150 personas (d).
El cacique Namiapi esta 5 leguas adelante, en la
costa de la mar: bautizironse 6 Animas: di6 172 pesos
de oro y 22 pesos de perlas (e).
eEl cacique Orosi estA 5 leguas la tierra adentro:


(a) Donde esta hoy la villa de Nicoya.
(b) Sabandi, Sapani, Cipanci, es el nombre indigena del rio Tempis-
que. Oviedo, que visit personalmente el golfo de Nicoya hacia el
aflo 1519 (lib. XXIX, cap. XXI), dice: De este golf (Nicoya) sube tres
leguas la marea por el rio llamado Zapandi, que esti en la culata a fin de
este golfo; 4 alli hay un cacique que tiene el nombre del rio e se llama
asimismo Zapandi.s
(c) Oviedo (loc. cit.) dice: "E i par de 61 (del cacique Zapandi) al Nor-
oeste esta otro cacique que se llama Corobici. De modo que este cacique
debfa tener su pueblo a orillas tambien del rio Tempisque y hacia el cur-
so superior. Pero si en vez de Noroeste se lee Nordeste, entonces Corobi-
ci corresponderia los afluentes del rio Las Piedras, entire los cuales hay
uno que conserve este nombre..
(a) El cacique Dirid ocupaba probablemente el terreno entire Bel6n y
Bols6n, siendo de notar que el afluente del Tempisque, que pasa por alli,
conserve aun el nombre de Dirid.
(e) Namiapi estaba probablemente en !a costa de la bahia de Culebra.









37
tornaronse cristianas 134 Animas: di6 198 pesos, 4 tomi-
nes de oro (a).
,El cacique Papagayo esta Io leguas adelante: bautizA-
ronse 137 animas: di6 259 pesos, lo mas de ello oro
bajo (b).
aEl cacique Niqueragwa est. 6 leguas adelante, las 3 de
ellas la tierra adentro, junto con la mar dulce: bautizi-
ronse 917 Animas: di6 18.506 pesos de oro, lo mts de
ello muy bajo.

(Al derredor del golfo de San Ldcar se anduvieron Iz
leguas por el asiento de los caciques Avancari y Cotori,
hasta volver a la provincia de Gurutinas (c).


(a) Orosi al Norte de la bahia de Culebra. Conserva el nombre un
volcdn.
(6) La costa entire la bahia de Salinas y San Juan del Sur.
(c) Avancari es el Abangares de hoy. Cotori es algin lugar entire los
rios Abangares y Chomes (Guasimal).


















FUNDACION DE LA VILLA DE BRUSELAS FOR
Francisco FerndndeT de C6rdoba.- Pedra-
rias Gobernador de Nicaragua. Descrip-
cidn que hace Gon-alo Ferndndez de Oviedo
del golfo de Nicoya, de sus islas y de sus ri-
berehios.



EDRARIAS Divila (a), aprovechandose del descubri-

miento hecho por Gil Gonzalez de Avila (49), en-
vi6 a su capitin Francisco Fernandez de C6rdoba
A que poblara aquellos lugares. Este lleg6 al golfo de Ni-

(a) .Pedrarias Divila (Herrera, dec. III, lib. V, cap. XI)..... envi6 i la
Espaiiola al capit6n Herrera para procurar alguna gente y caballos para
poblarlas provinciasde Nicaragua antes que Gil Gonz.lez llegase a ellas....;
pero como habia tardado mis de lo que Pedrarias quisiera, hall que ha-
bia nombrado por General de esta empresa d Francisco Hernindez de
C6rdova, su capitdn de la guard; que iban con 61 los capitanes Gabriel
de Rojas, Sosa y Andras Garabito y Soto; y que se estaban aprestando
para irse d Nicaragua, como en efecto lo hicieron, en navios que apercibi6
con dineros que le presentaron Hernando de Luque, Francisco Pizarro y
Diego de Almagro.
-Francisco Hernandez de C6rdova (cap. XII) sali6 de Panamd con el
armada que le di6 Pedrarias, con voz de poblar en Nicaragua, diciendo
que le pertenecfa, porque, primero que Gil Gonzilez, habia descubierto
aquella tierra; y asf era verdad, que hasta el golfo de San Lticar tenia des-











coya y fund lavilla de Bruselas (50) en 1524 (a) Como era
costumbre en las fundaciones de aquel tiempo, Fernandez
de C6rdoba reparti6 en los vecinos de Bruselas los indios
de Nicoya, Chira y Gietares (b). En 1528, FernAndez de
C6rdoba, por medio del capitan Garabito, hizo despoblar A
Bruselas (51). Habiendo llegado Pedrarias A Nicaragua,
en 1526, hizo repoblar la villa de Bruselas. Pedrarias re-
gres6 a PanamA en 1527, y, durante su ausencia, Diego
L6pez de Salcedo, Gobernador de Honduras, y Pedro de
los Rios, Gobernador de Castilla del Oro y sucesor de Pe-
drarias, Ilegaron a Nicaragua, cada uno pretendiendo
que Nicaragua pertenecia A su gobernaci6n. Los vecinos
de Le6n reconocieron A Salcedo como su Gobernador, y
este orden6 A Rios que, so pena de diez mil pesos, salie-
se de la provincia. #Rios aport6 (c), A la villa de Bruse-
las en el golfo de San Ldcar, que era de la Gobernaci6n
de Nicaragua; y porque le recogieron, envi6 Diego L6pez
al capitan Garabito con sesenta caballos y algunos peones
para que le despoblase: itan celosos eran estos goberna-
dores unos de otros por mandar!*
Pedrarias Davila fu6 nombrado Gobernador de la pro-
vincia de Nicaragua en 1527, sin sefialamiento de limits;
pero consta que se servia de los indios de Nicoya, Chira
ydemAs que se hallaban alrededor del golfo: de modo que
de hecho los limits de Nicaragua se extendian hasta la
parte de La Herradura.


cubierta. Pobl6 una villa en el Estrecho Du ioo, en el asiento de Urutina,
que por una parte tenia los llanos, y por otra la mar y por otra la sierra
de las minas..
(a) Esto debi6 ocurrir de enero d marzo de 1524,* dice D. M. M.
de Peralta.
(b) Vease Doccmentos (tomo I, p. 86).
(c) Herrera, dec. IV, lib. II, cap. VII.









40
En 1529, cuando ya no existia Bruselas, declar6 el
Rey que pertenecia a la Gobernaci6n de Nicaragua (a).
Este mismo afio el historiador Gonzalo Fernandez de
Oviedo y Vald6s visit el pueblo y golfo de Nicoya.
i(Pero quiero yo agora (b) decir la forma de la costa.....
6 tambi6n dire aquella ensenada del golfo de San Lkcar,
que otros llaman golfo de Nicaragua (6 otros le dicen golfo
de Orotifa, 6 otros golfo de Giietares), 6 cualquiera de es-
tos dos nombres postreros es su nombre propio. I pintarle
he como yo le vi, 6 no como le hallo en las cartas de nues-
tros cosm6grafos puesto, hasta el afio de mil 6 quinientos
6 cuarenta 6 ocho..... t sabese de present que se pobl6
despues de cristianos alguna parte de aquella goberna-
ci6n por el capitAn Francisco HernAndez, teniente de Pe-
drarias (c)..... Y porque dije que desde las islas de San
LAzaro (d) naveg6 otras veinte leguas al Poniente.....
dijo que desde aquellas islas de San Lizaro hasta el puer-
to de La Herradura, la costa abajo al Occidente, al Oes-
te quarta del Noroeste, se ponen veinte leguas, 6 alli
comienza la bora de este golfo de Gietares..... 6 se hace
una ensenada de diez y ocho 6 veinte leguas de longitud,
que tiene en parties nueve de latitud, 6 mis, 6 menos; den-
tro del cual hay gentiles islas 6 muy fdrtiles 6 pobladas. E
de la otra parte de este golfo, frontero del puerto de La
Herradura, estA la punta del Cabo Blanco (6 llmase asi
porque es terreno blanco, 6 sin eso tiene un farall6n cerca
de la punta muy blanco), entire el cual 6 la tierra firme 6
punta puede entrar sin peligro una carabela de ochenta A


(a) Doc. Inid. del Arch. de Ind., tomo VIII, p. 22; y Herrera, d&c. IV,
libro V, cap. II.
(b) Oviedo, lib. XXIX, cap. XXI, tomo III.
(c) Alude A la villa de Bruselas.
(d) Islas Ballena y Ballenato.











cien toneladas. EstA el puerto de La Herradura en ocho
grades de esta parte de la line equinoccial, y el dicho
Cabo Blanco esta en siete grades y medio, segin el cos-
m6grafo Alonso de Chaves 6 los que le informaron.
(La isla de Chira puede bojar siete 6 ocho leguas, y es
hoy poblada 6 fertil: en la cual habia, cuando Gil Gonzi-
lez por ella anduvo, mis de quinientos hombres de guerra,
sin viejos ni mujeres ni nifos 6 de otras edades. E la isla
que nuestros espafioles llaman isla de Ciervos, es la que
los indios llaman Cachoa (a); pero en esa y en las otras
hay innumerables ciervos 6 puercos, y es menor, y esta
entire la de Chira y la de Chara, en la banda del Norte,
en la tierra firme. E frente de la isla Cachoa estA la gen
te 6 provincia de Orotifia, 6 m.s al Este est. la gente 6
provincia de Chorotega, 6 A las espaldas, mas al Norte
6 al Nordeste, estan las sierras 6 gentes llamados Gueta-
res. Entre la isla de Cachoa 6 la costa, hacia el Sur, esta
otra isleta que se dice Irra (b); 6 mas al Este esta otra
pequefia que se dice Urco (c); 6 mas al Oriente, adelante
otra isleta que se dice Pocosi, cerca de tierra, A la parte
austral del golfo (d). Estas tres pequefas islas estan entire
la tierra firme 6 la isla de Ciervos, dicha Cachoa. De este
golfo sube tres leguas la marea por el rio llamado Capan-
di (e), que estA en la culata a fin de este golfo: 6 alli hay
un cacique que tiene el nombre del rio, 6 se llama asi-
mismo apandi: 6 a par de 1l, al Noroeste, esta otro ca-
cique que se llama Corobici. Los Guetares son much
gente 6 viven encima de las sierras de La Herradura, 6


(a) Probablemente la isla llamada hoy Venado, y no la de Cavallo.
(6) Isla Bejuco, y no la isla Venado.
(c) Isla Cavallo, y no la isla Bejuco.
(d) Pan de Azicar.
(e) Tempisque.









42
se extienden por la costa de este golfo al Poniente de la
banda del Norte hasta el confin de los Chorotegas. Al
op6sito, en la otra costa del mismo golfo, de la banda
del Sur, el mis cercano al rio de Capandi es Cange, y
mas al Este esta otro que se dice Paro.
En la tierra de este cacique de Cange, y en la del ca-
cique Niquir (a) y el de Nicoya (que todos son vecinos de
este golfo) hay much brasil, de lo cual hall yo algunos
lefios en la isla de Chara, con que los indios tifien 6 dan
color al algod6n 6e lo que quieren tefiir. Y los espafoles
que alli se hallaron conmigo, por brasil lo juzgamos; pero
el cacique, senior de la isla, llamado Nari, me dijo que
eran Arboles de una braza 6 poco mas de alto 6 llamd-
banlo nanci; de los cuales arboles hay muchos en tierra
de Nicoya... (52).
aHay en la isla de Chira muy buena loza 6 vidriado de
cantaros 6 jarros 6 todo lo que se suele hacer de barro:
la cual parece propio azabache en la tez 6 color negro; y
es muy hermosa cosa de ver las vasijas de ello, 6 yo he
traido desde alli algunas piezas gentiles de esta loza hasta
esta ciudad de Santo Domingo (b).
La isla de Chara es la que los espaioles llaman San
Licar, 6 alli y en la de Chira y esas otras de este golfo
traen las indias unas bragas pintadas, que son un pedazo
de tela de algod6n de muchas labores 6 colors, cogido
en un hilo que se cifien: 6 esta tela es tan ancha como dos

(a) En ninguna otra parte hallo menci6n de este nombre.
(b) aEn aquella de Chira (Oviedo, lib. XLII, cap. XII, tomo IV) se
hace muy hermosa loza de plates y escudillas e cintaros e jarros e otras
vasijas, muy bien labradas, 6 tan negras como un fino terciopelo negro, e
con un lustre de un muy pulido azabache; 6 yo tengo algunas piezas de
esa loza hasta esta ciudad de Santo Domingo de la isla Espafiola, que se
podian dar d un principle por su lindeza; 6 del talle 6 forma que se les pide
6 se las manda hacer a los indios asi las hacen.-











palmos, 6 por detras baja desde la cinta 6 metenla entire
ambas piernas 6 pasa delante, 6 alcanza a cubrir el om-
bligo 6 ponerse debajo del mismo hilo 6 cinta, 6 asi cu-
bren todas sus parties vergonzosas: todo lo demis de las
personas traen descubierto 6 desnudo. Los cabellos pir-
tenlos las mujeres por mitad de la cabeza derechamente
por la crencha, desde media frente al colodrillo, 6 de la
una mitad hacen un trenzado que viene a quedar encima
sobre la una oreja al un lado, 6 de los otros medios cabe-
llos hacen otro trenzado al otro lado, d muy tiestos, 6 tan
luengos como son los cabellos. Y es gente muy bien dis-
puesta, asi los hombres como las mujeres. Algunas veces
acaece que por algfn inconvenient 6 necesidad guardar
aquel voto de Semiramis, que no se quiso acabar de coger
los cabellos, cuando se le rebel Babilonia.....: d asi estas
indias, cuando alguna necesidad 6 servicio de su senior 6
marido les ocurre, primero proven A aquello que a la
gala de sus trenzas. E asi via yo algunas de ellas con un
trenzado hecho 6 otro suelto.....
Estas mujeres que he dicho de este golfo de Nicoya 6
sus comarcas, 6 los hombres, son gente bien dispuesta.
Ellos traen cogidos los cabellos con una cinta de algod6n,
hechos todos los cabellos un trenzado detras, y es tan
luengo como un palmo 6 menos al colodrillo: otros los
cogen para arriba, y el trenzado sube derecho sobre la
coronilla de la cabeza. El miembro generativo traen ata-
do por el capullo, hacijndole entrar tanto adentro, que a
algunos no se les parece de tal arma sino la atadura, que
es unos hilos de algod6n alli revueltos. PreguntAndoles
yo la causa por que andaban asi, decian que porque aque-
11o era de usanza, y era mejor traerlo asi que no suelto,
como los indios de la isla de Chira 6 como nuestros
caballos.
aEn la isla de Chira vi una niia de hasta dos afios











que mamaba, 6 lorando por su madre que andaba en-
tendiendo en su casa, decia mama muchas veces; 6 pre-
guntando yo al cacique que qu6 decia, me dijo que llama-
ba A su madre.
#Estos indios de Chara son de otra lengua divers, y
entiendense algo con la de Cueva (a), porque con la plA-
tica que tienen con los cristianos, la han aprendido. Bo-
jari la isla de Chara en su circunferencia cuatro leguas.
aEn estas islas hay perlas, 6 yo las vi en las islas de
Chara 6 Chira 6 Pocosi, 6 las saqu6 de algunas hostias
que los indios nos traian para comer (b).
eLa isla de Pocosi es pequefia, 6 puede bojar hasta una
legua, 6 yo la he andado por su costa A la redonda. Es
alta 6 muy singular puerto, y estAi un tiro de escopeta
de la tierra firme, 6 poco mis, 6 tiene un pueblo pequefio
de indios, y es abundantisima de pesquerias. Hay en estas
islas un pescado que lDaman pie de burro, que son como
unos hostiones muy grandes 6 muy gruesos, C tambien se
hallan perlas en algunos de ellos. Afirman los hombres de



(a) La lengua de Cueva se hallaba desde Parurara al Este de Panama,
hasta CAame al Oeste, segdn Pascual de Andayoya. (Navarrete, tomo III,
pigina 410.)
(b) eHay muchas colors (Oviedo, lib. XLII, cap. XII, tomo IV) de
todas cuantas maneras se suelen hallar por el mundo, 6 may buenas 6 vi-
vas con que tifien las mantas y el hilado de algod6n 6 las otras cosas que
quieren pintar; 6 hay de aquellas conchas 6 ostras de la pdrpura en el
golfo de Orotifla 6 Nicaragua por aquella costa del Cabo Blanco adentro,
6 asimismo hay perlas en una isla pequena que se dice Miapi. I allf cedie-
ron algunas al capitln Gil Gonzalez de Avila, cuando por aquella costa
de Nicaragua anduvo; e yo las vi en la isla de Pocosi. Y en la isla de
Chira tenia un estanciero de Pedrarias Divila, que aquel tiempo gober-
naba, mis de tres onzas de perlas 6 alj6far: 6 las conchas 6 nkcares en
que se crian son muy hermosas 6 muy grandes, 6 yo llev6 algunas de las
mismas islas A Espafia..










la mar que es el mas excelente pescado de todos: de las
conchas de ellos hacen los indios cuentas para sus sartales
6 pafietes, que ellos llaman chaquira, muy gentil 6 colo-
rado, que parecen corales, 6 tambien morado 6 blanco: 6
cada color es perfect en las cuentas que hacen de estas
conchas del pie de burro, 6 asaz duras; 6 son tan gran-
des estos pies de burro como la cabeza de un hombre,
e de alli para abajo algo menores.
aHay asimismo de aquellos nacarones (53)..... en los
cuales tambien se hallan perlas; 6 de las conchas de 6stos
hacen palas para sus labores, 6 tambi6n hacen de ellos
nabes 6 remos para sus canoas 6 balsas; pero en estas is-
las de Chara 6 Pocosi no tienen canoas sino balsas de
cuatro 6 cinco 6 seis maderos atados a los cabos y en-
medio A otros palos mas delgados atravesados: 6 la liga-
dura es de tomizas de esparto de aquella tierra, que es
como lo de Castilla 6 mis luengo, pero no tan recio; mas
basta para esto 6 para atar e liar la paja en la cobertura
de las casas 6 buhios. Hay junto con estas grandes pes-
querias 6 perlas de estas islas (en especial en la de Po-
cosi, en que yo me detuve algunos dias a causa de repa-
rar alli una carabela que se nos iba a fondo), otra mane-
ra de trabajo que para mi fud cosa nueva d muy enojosa,
de muchas chinches en los buhios, con alas: 6 no parecen
de dia, ni habia pocas de noche, 6 son mas diligentes e
prestas y enojosas que las de Espafia, 6 pican mas 6 son
mayores que aludas grandes: 6 si ensucian, lo cual hacen
muy a menudo, 6 las matais, rodeandoos en la cama, se
despachurran sobre la hamaca 6 sabana, 6 deja una man-
cha tan grande como la ufia de un dedo, 6 tan negra
como tinta de escribir 6 muy peor porque nunca sale de
la ropa con jab6n ni lejia hasta que sale todo el pedazo
de la tela, tan grande como fu6 la mancha que hizo; pero
no hieden. Y estas chinches en toda la provincia 6 islas










de Nicaragua las hay (a). Comen los indios en estas is:as
muchos venados (54) 6 puercos (55), que los hay en gran-
disima cantidad, 6 maiz (b) 6 fesoles (56) muchos 6 de di-
versas maneras, d muchos d buenos pescados, 6 tambi6n
sapos: 6 yo les he hallado A todos en las casas de los in-
dios 6 se los he visto comer asados; d ninguna cosa viva
dejan de comer, por sucia que sea. Tienen muchas frutas,
en las cuales no me quiero aqui detener, porque cuando
se d6 noticia de las otras cosas de Nicaragua se dira de
ellas, en especial de aquella que Ilaman paco (57), que es
cosa much de notar.
eLos indios de Nicoya y de Oroci son de la lengua de
los Chorotegas (58), 6 traen horadados los bezos bajos,
6 puestos sendos huesos blancos redondos del tamafio de
medio real 6 mAs, como lo hacen los indios en la Nueva
Espaia. Son flecheros 6 valientes hombres, 6 IIlmanse
cristianos desde que Gil GonzAlez anduvo por alli; pero
yo creo que hay pocos de ellos que lo sean. Son id61atras
6 tienen muchos idolos de barro 6 de palo en unas casi-
llas pequefias 6 bajas que les hacen dentro del pueblo,
allende de sus casas principles de oraci6n, que llaman
teyopa en lengua de Chorotegas y en la de Nicaragua
archilobo. Es tierra Nicoya de much miel 6 cera, 6 las
abejas no pican 6 son desarmadas 6 tan pequefias como
moscas de Espaiia 6 negras. Hay avispas muy malas,
pequefias 6 que pican 6 dan muy gran dolor. Todos los
indios de Nicoya, en especial los principles 6 sus muje-
res, traen pintados los brazos de aquella pintura negra
que se hace con la sangre propia 6 carb6n (59), cortando
6 dibujando primero con navajas de pedernal; la divisa

(a) Se trata de las cucarachas.
(b) Zea mayzum L., originario de America, aunque en Europa tambi6n
to habia.












son tigres, que estos Chorotegas llaman nambue, y en
lengua de Nicaragua se dice teguam, y en lengua de Cue-
va ochi.
aDesde el Cabo Blanco, bajando la costa al Poniente,
cerca de tierra, esti una isla que se llama Moya (a), y
esta mis al Occidente de Cabo Blanco o2 leguas; pero
antes esta el puerto que llaman de Las Velas (b). E des-
de el dicho Cabo Blanco adelante esti el puerto de La
Posesi6n (c) hay ioo leguas, poco mis 6 menos, yendo
en alta mar al Poniente: 6 todo aquello se llama golfo
del Papagayo, 6 no es impropio nombre, porque acaece
que hablan alli los hombres Ilorando ti orando, porque
es mal paso de navegar. Esti la isla de Moya en siete
grades 6 medio de esta parte de la linea equinoccial;
y esti junto a la punta de Catalina (d) otra isleta, y esta
punta esta en ocho grades 6 un tercio, 18 6 20 leguas
de la isla de Moya.....
aY por tanto..... dire lo que hallo en mis memoriales
que escribi, tomando por mi persona con el astrolabio las
alturas en las parties que agora dire, en tierra 6 sosegada-
mente, 6 muchas veces. Esta Panama en ocho grades 6
medio: la isla de Chira, dentro del golfo de Orotifia 6 de
Nicaragua, esta en diez grades: esti la isla de Chara que


(a) No es fdcil todavfa decir cual es la isla de Moya, que, segiin Ovie-
do, debia estar casi i mitad de distancia entire Cabo Blanco y la punta
Santa Catalina (hoy Cabo Helena), muy cerca de tierra, al Este del puerto
de Las Velas.
(b) Igual dificultad para la identificaci6n del puerto de Las Velas, que
Oviedo coloca al Este de la isla de Moya. En mapas antiguos esti situado
este puerto en la bahia de Salinas 1 15 leguas de San Juan del Sur; en
otros en la bahia de Culebra, y en otros en el puerto del Coco; pero,
segin Oviedo, debfa estar todavia mis cerca del Cabo Blanco.
(c) Realejo.
(a) Es la punta Helena de los mapas modernos.











otros llaman de San Lficar, en nueve grades 6 treinta e
ocho minutes, que son dos tercios de grado menos dos
minutes: estA la isla de Pocosi mis al Leste dos leguas 6
mis metida al Sur, en nueve grades 6 algo mis de medio
grado: estA la punta de Cabo Blanco, que es la boca del
dicho golfo, A la parte austral, mas al Poniente, en siete
grades 6 medio.....D
En cuanto A las costumbres de los Choroteganos de Ni-
coya, oigamos a Oviedo (a).
aOtros arcitos (bailes) hay que son mis comunes para
hacer sus beoderas, en los cuales anda tan espeso el vino
como el cantar, hasta que caen hechos cueros, borrachos
6 tendidos por el suelo. E muchos de los que asi se em-
briagan se quedan alli donde caen, hasta que el vino se
les pasa 6 viene el dia siguiente, porque el que le ve caer
de su compaiiia, mAs le ha envidia que no mancilla, 6 aun
porque no entr6 A bailar sino para quedar de aquella ma-
nera. Pero dir6 aqui de otro que A la verdad yo e un cld-
rigo 6 otros tres 6 cuatro espafioles que alli nos hallamos
quisi6ramos estar lejos de ellos, porque ver setenta i
ochenta indios con su cacique borrachos, 6 gente tan bes-
tial 6 id61atra 6 tan llena de vicios (6 que de los cristia-
nos yo creo que ningdn contentamiento tienen en la ver-
dad, porque de ser sefiores los han hecho siervos, y en
sus ritos 6 ceremonies 6 vicios les ban ido A la mano)
Zqud se puede esperar de su amistad? t demAs de esto
estAbamos lejos del socorro 6 ayuda de los cristianos, y
en casa de uno de los mayores sefiores de aquella gober-
naci6n, y en tierra que asi por mar como por la tierra
tenian aparejo para se salir con lo que quisiesen: todas
estas conjeturas eran aparejo para temer lo que alli vi-
mos. Verdad es que uno de los caciques que mis se han

(a) Lib. XLII, cap. XI, tomo IV.











preciado de la amistad de los espaiioles, es aqueste lla-
mado Nicoya, y era bautizado, 6 se lamaba D. Alonso,
6 como indio se dice Nambi; 6 si le pedian alganos indios
para alguna cosa que hubidsemos menester, decia 6l: ,Yo
no tengo indios sino cristianos, 6 si cristianos quereis, yo
os los dar6.--Pues dadnos cristianos que hagan aques-
to de que tenemos necesidad.--Y luego nos daba tan-
tos indios como se le pedian, 6 hacian lo que se les man-
daba. Pero oid agora lo que debajo de su bautismo este
cacique 6 su gente hicieron, e fu6 aquesto.
vUn sAbado diez 6 nueve de agosto de mil 6 quinientos
e veinte e nueve afios, en la plaza de Nicoya, D. Alonso,
cacique de aquella provincia (60), por otro nombre lla-
mado Nambi, que en aquella su lengua Chorotega quiere
decir perro, dos horas antes que fuese de noche, A una
parte de la plaza, comenzaron A cantar 6 andar en corro
en un arcito hasta ochenta 6 cien indios, que debian ser
de la gente comfn 6 plebeya, porque A otra parte de la
plaza misma se sent el cacique con much placer e fiesta
en un duho 6 banquillo pequefio, 6 sus principles 6 hasta
otros setenta f ochenta indios en sendos duhos. E comen-
z6 una moza A les traer de beber en unas higiieras (a)
pequefias, como escudillas 6 tazas, de una chicha 6 vino
que ellos hacen de maiz muy fuerte 6 algo aceda, que
en la color parece caldo de gallina cuando en l1 des-
hacen una 6 dos yemas de huevo. t asi como comenza-
ron A beber, trujo el mismo cacique un manojo de taba-
cos, que son del tamaiio de un jeme 6 delgados como un
dedo, 6 son de una cierta hoja arrollada 6 atada con dos
6 tres hilos de cabuya delgados: la cual hoja 6 plant de
ella ellos crian con much diligencia para el efecto de
estos tabacos, y encendianlas por el un cabo poca cosa,

(a) Jicaras.









50
y entire si se va quemando (como un pibete) hasta que se
acaba de quemar, en lo cual dura un dia: 6 de cuando en
cuando metianla en la boca por la parte contraria de
donde arde, 6 chupan para dentro un poco espacio aquel
humo por la boca 6 las narices. E cada uno de los indios
que he dicho tenia una de estas hojas rebolladas, a la
cual ellos Ilaman yapoquete, y en lengua de esta isla de
Haiti 6 Espafiola se dice tabaco (61). E continuando el
beber yendo 6 viniendo indios 6 indias con aquel brebaje,
a vueltas del cual les traian otras higiieras 6 tazas gran-
des de cacao (62) cocido como ellos lo acostumbran be-
ber (pero de esto no toman sino tres 6 cuatro tragos, 6 de
mano en mano, ora de lo uno, cuando de lo otro, entre-
medias tomando aquellas ahumadas, 6 tafiendo entire
ellos con las palmas de un atabal 6 cantando otros), estu-
vieron asi hasta mas de media noche, que los mis de
ellos cayeron en tierra sin sentido, embriagados, hechos
cueros. E como la embriaguez diferenciadamente obra
en los hombres, unos parecia que dormian sin se mover,
otros andaban llorando, 6 otros gritando, 6 otro dando
traspi6s desatinados. Y estando ya en este estado, vinie-
ron sus mujeres 6 amigos 6 hijos, 6 los tomaron 6 Ileva-
ron a dormir a sus casas, donde se durmieron hasta otro
dia A medio dia, 6 hasta la noche siguiente algunos, 6
mas 6 menos, seg6n que habian cargado 6 participado de
la beodera. Y el que aquesto de esta gente no hace, es
tenido entire ellos por hombre de poco 6 no suficiente
para la guerra.
(En aquel tiempo que Iloraban 6 gritaban, era cosa te-
merosa ver sus desatinos; y en aquel tiempo que ellos se
estaban emborrachando much mis, porque cuanto mis
nos era encubierto el dudoso fin de la fiesta, tanto mds
era de temer el peligro en que nos parecia que estAba-
mos. De esta misma manera, aparte, lo hacen las muje-









51
res de la manera que esti dicho; pero las principles.
#Bien pensamos una vez que el arcito y embriaguez
habia de ser en dafio de los seis 6 siete espafioles que alli
nos hallamos, 6 por eso estuvimos en vela 6 con las ar-
mas en la mano, porque aunque no bastasemos A defen-
dernos de tantos contrarios, a lo menos pensibamos ven-
derles bien cars nuestras vidas, 6 procurar todos de ma-
tar al cacique 6 los mas que pudiesemos de los principa-
les, sin los cuales la otra gente inferior son para poco, 6
muy desacaudillados 6 cobardes sin sus capitanes. Pasada
la borrachera, yo le dije al cacique que pues era cristiano
6 decia que asi lo eran sus principles 6 much parte de
su gente, que para que hacian aquella borrachera, porque
un beodo no es mis, perdido el sentido, que una bestia 6
un animal bruto 6 sucio: que bien conocia que lo mejor
que el hombre tiene es la raz6n y entendimiento, 6 que
cuanto mejor que otro entiende, asi se aventaja entire los
otros hombres, 6 mas le estiman todos 6 mis merece ser
honrado; 6 cuanto mis loco 6 bobo 6 insipiente es, mas
semejante A los bestias: 6 que bien sabia el 6 que entire
sus vasallos habia principles que eran mayores sefiores
6 mis cercanos deudos suyos que D. Diego (que era un
principal muy privado suyo), 6 me habia dicho el que le
queria mas que a todos porque era mis sabio 6 valiente
que los otros, pues por el buen saber suyo era mas esti-
mado: que por qud perdian el saber 6 se emborrachaban
i quedaban sin sentido, como bestias: 6 que los cristianos
no habian de hacer lo que el hacia, que las mas noches
dormia con una moza virgen, que era gran pecado 6 cosa
muy aborrecible & Dios, ni habia de tener mas de una
mujer sola y 61 tenia muchas, allende de aquellas que
desfloraba.
(Respondi6me que en lo de las borracheras 61 veia que
era malo; pero que era asi la costumbre 6 de sus pasados,









52
e que si no lo hiciese que su gente no lo querria bien 6 le
tendrian por de mala conversaci6n y escaso, 6 que se le
irian de la tierra. E que en lo de las mujeres, que 61 no
queria mis de una, si fuese possible, que menos ternia
que contentarse una que muchas; mas que sus padres se
las daban 6 rogaban que las tomase, 6 otras que le pare-
cian bien 1l las tomaba, 6 por haber muchos hijos lo ha-
cia; 6 que las mozas virgenes, que 61 lo hacia por las
honrar A ellas 6e sus parientes, 6 luego se casaban con
ellas de mejor voluntad los otros indios, 6 por esto lo
hacia.
(d todo eso se le replic6 lo que me pareci6, dandole A
entender su error e como todo aquello era muy grave pe-
cado, 6 no eran obras de cristiano sino de infiel; y el
aceptaba lo que yo decia, 6 decia que le consejaba bien,
6 que poco A poco se enmendaria. Pero, en fin, 1l tenia el
nombre como las obras 6 las obras como el nombre Nambi
que, como tengo dicho, quiere decir perro.
,Y entire las otras tienen otra manera de arcito 6 rito,
que es de aquesta forma. En tres tiempos del afio, en dias
sefialados que ya tienen por fiestas principles, este caci-
que de Nicoya, 6 sus principles 6 la mayor parte de toda
su gente, asi hombres como mujeres, con muchos plu-
majes 6 aderezados A su modo 6 pintados, andan un arcito
A modo de contrapis en corro, las mujeres asidas de las
manos 6 otras de los brazos, 6 los hombres en torno de
ellas mas afuera asi asidos, 6 con intervalo de cuatro 6
cinco pasos entire ellos y ellas, porque en aquella calle que
dejan en medio, 6 por de fuera 6 de dentro, andan otros
dando de beber A los danzantes, sin que dejen de andar
los pies ni de tragar aquel su vino: 6 los hombres hacen
meneos con los cuerpos 6 cabezas, y ellas por consiguien-
te. Llevan las mujeres cada una aquel dia un par de gu-
taras (6 zapatos nuevos); 6 despues que cuatro horas 6










mis han andado aquel contrapAs, delante de su mezquita
6 temple en la plaza principal en torn del mont6n del
sacrificio (63), toman una mujer 6 hombre (el que ya ellos
tienen elegido para sacrificar) 6 s6benlo en el dicho mon-
t6n 6 Abrenle por el costado 6 sacanle el coraz6n, 6 la
primera sangre de 61 es sacrificada al sol (a). E luego
descabezan aquel hombre 6 otros cuatro 6 cinco sobre
una piedra que esta en dicho mont6n en lo alto de 61, 6 la
sangre de los demas ofrecen A sus idolos 6 dioses particu-
lares; 6 intanlos con ella, 6 intanse A si mismos los bezos
6 rostros aquellos interceptores 6 sacerdotes, 6, mejor di-
ciendo, ministros manigoldos 6 verdugos infernales; y
echan los dichos cuerpos asi muertos a rodar de aquel
mont6n abajo, donde son recogidos 6 despues comidos
por manjar santo 6 muy preciado. En aquel instant que
acaban aquel maldito sacrificio, todas las mujeres dan una
grita grande 6 se van huyendo al monte 6 por los boscajes
e sierras, cada una por su parte 6 en compafiia de otra,
contra la voluntad de sus maridos 6 parientes, de donde
las tornan A unas con ruegos, 6 A otras con promesas 6
didivas, 6 a otras que han menester mis duro freno A
palos 6 atandolas por alg6n dia hasta que se les ha pasa-
do la beodez; 6 la que mis lejos toman, aquella es mis
alabada 6 tenida en mas.
(Aquel dia 6 otro adelante de la fiesta de las tres, co-
gen muchos manojos de maiz atados, 6 p6nenlos alrede-
dor del mont6n de los sacrificios, 6 alli primero los maes-
tros 6 sacerdotes de Lucifer, que estan en aquellos sus
templos, 6 luego el cacique, 6 por orden los principles
de grado en grado, hasta que ninguno de los hombres
queda, se sacrifican 6 sajan con unas navajuelas de pe-

(a) Los Choroteganos adoraban, pues, al Sol; separindose en esto de
los Mexicanos y acercAndose I los Peruanos.










dernal agudas las lenguas 6 orejas y el miembro 6 verga
generativa (cada cual segin su devoci6n) 6 hinchen de san-
gre aquel maiz, 6 despu6s repkrtenlo de manera que al-
cance a todos, por poco que les quepa, 6 c6menlo como
por cosa muy bendita.
tEstos de esta provincia de Nicoya traen horadado el
labio bajo, hecho un agujero entire la boca 6 la barba, 6
alli puesto un hueso blanco 6 redondo tamafio como me-
dio real: 6 algunos traen en lugar del hueso un bot6n de
oro de martillo, 6 prendenlo por de dentro de la boca; 6
aquello con que lo prenden y el asidero del bot6n, como
topan en el asiento de los dientes bajos, tanto cuanto
mis bulto tiene, tanto mas salido para fuera les hace
traer el bezo 6 labio bajo de la boca; 6 para comer 6 be-
ber se los quitan esos botones, si quieren. Pero su hAbito
6 traje de ellos es como el que usan los indios de Mexico
6 los de Le6n de Nagrando, de aquellos cefiidores luen
gos en torno del cuerpo, 6 asimismo coseletes de algod6n
pintados 6 sin mangas. Las mujeres traen una braga muy
labrada, que es un mandilejo de tres palmos, cosido en
un hilo por detris; 6, cefido el hilo, m6tenlo entire las
piernas 6 cubren la natural, 6 meten el cabo debajo de la
cinta por delante. Todo lo demAs de la persona andan
desnudas, 6 los cabellos luengos 6 cogidos en dos trenza-
dos, porque por medio de la carrera 6 crencha se peina
la mitad de la cabeza, y el un trenzado se coge derecha-
mente sobre la oreja, 6 otro trenzado sobre la otra con
la otra mitad de los cabellos; 6 asi bien cogidos los cabe-
llos, traen aquellos trenzados de tres 6 cuatro palmos, 6
mrs 6 menos, seg6n tienen el cabello luengo 6 corto. Y
estos indios, 6 otros muchos, son, como es dicho, de la
lengua de Chorotega, 6 los de las islas del golfo de Orotifia
6 Nicaragua que estin alli cerca. Las mujeres de Nicoya
son las mds hermosas que yo he visto en aquellas partes.










Tenian libros de pergaminos(a) que hacian de los cueros
de venados, tan ancho como una mano 6 mis, 6 tan luen-
gos como diez 6 doce pasos, 6 mis 6 menos, que se encogian
6 doblaban e resumian en el tamaio 6 grandeza de una
mano por sus dobleces uno contra otro (a manera de recla-
mo); y en aquestos tenian pintados sus caracteres 6 figures
de tinta roja 6 negra, de tal manera que, aunque no eran
lectura ni escritura, significaban 6 se entendian por ellas
todo lo que querian muy claramente; y en estos tales
libros tenian pintados sus terminos y heredamientos 6 lo
que mas les parecia que debia estar figurado, asi como
los caminos, los rios, los montes 6 boscajes e lo demis,
para los tiempos de contienda 6 pleito determinarlos
por alli.....
*En una cosa 6 en las que dire se imitan 6 son confor-
mes: y es que cada generaci6n de dstas (Nicaragua, Cho-
rotegay Chondal) tienen sus plazas 6 mercados para sus
tratos 6 mercaderias en cada pueblo principal; pero no
se admiten en esas ferias 6 plazas sino los de la misma
lengua, 6 si estos otros van, es llevindolos a vender para
los comer 6 se servir de ellos por esclavos; 6 asimismo
son conformes en que todos los que son dichos come
care humana, 6 todos ellos son id6latras e siervos del
demonio en diversas maneras de idolatrias.
vHay mujeres pdblicas que ganan E se conceden a
quien las quiere por diez almendras de cacao, de las que
se ha dicho que es en moneda: 6 tienen rufianes algunas
de ellas, no para darles parte de su ganancia, sino para
se servir de ellos a que las acompafien 6 garden la casa
en tanto que ellas van a los mercados A se vender e .
lo que se les antoja.
*Tienen diversos dioses, 6 asi en el tiempo de su cose-

(a) Oviedo, lib. XLII, cap. I, tomo IV.










cha del maiz, 6 del cacao 6 del algod6n 6 frsoles, con dia
sefialado y en diferentes dias, les hacen sefialadas 6 par-
ticulares 6 diferentes fiestas d sus arcitos 6 cantares al
prop6sito de aquel idolo d recogimiento del pan 6 fruto
que han alcanzado. Son todos flecheros; pero no tienen
hierva.
SSus matrimonios son de muchas maneras 6 hay bien
que decir en ellos; 6 comunmente cada uno tiene una sola
mujer, 6 pocos son los que tienen mis, except los prin-
cipales 6 el que puede dar de comer A mis mujeres; d los
caciques cuantas quieren.
e los mensajeros 6 caudillos son creidos por su palabra en
todo lo que de parte del senior dicen 6 mandan A la otra
gente, si Ilevan un moscador de plumas en la mano (que
es como entire los cristianos la vara de justicia); y este
moscador dalo el senior de su mano al que ve que mejor
le servira, d por el tiempo que le place que sea official
suyo. En las islas del golfo de Orotifia 6 otras parties usan
unos bAculos luengos de muy linda madera, y en lo alto
de ellos una oquedad 6 vacuo con unos palillos alli den-
tro, que en meneando el palo, teniendole fijo de punta en
tierra, moviendo 6 temblando el brazo, suena de la mane-
ra que aquellos juguetes que Ilenos de pedrecicas acallan
los nifios: 6 va un mensajero de estos con aquel bord6n A
una plaza de un pueblo 6 incontinente corre la gente A ver
lo que quiere; y l1, puesto el palo de la manera que dicha
es, dice A altas voces: ,Venid, venid, venid.a) E dicho tres
veces en su lengua, dice lo que el senior manda A manera
de preg6n, 6 vase incontinente; y de paz 6 de guerra, 6
de la forma que les es mandado, sin faltar en cosa alguna,
se cumple enteramente lo que les fu6 denunciado. Estos
bordones son en lugar de los moscadores que los que se
dijo de suso traen los otros, 6 son como insignias del se-









fiorio; y en volviendo con la respuesta, ponen el bord6n
alli donde estin otra docena, 6 mas 6 menos de ellos,
cerca del principle, para 6ste 6 otros efectos; y 61 los da
de su mano, seg6n 6 cuando les conviene.
((Son gente de buena estatura 6 mAs blancos que loros:
traen rapadas las cabezas de la mitad adelante 6 los ala-
dares por debajo, 6 ddjanse una coleta de oreja A oreja
por detras desde la coronilla. Y entire ellos el que ha ven-
cido alguna batalla personal de cuerpo A cuerpo A vista
de los ej6rcitos, llaman A este tal tapaligui; y 6ste, para
serial de estas armas 6pimas, trae rapada la cabeza con
una corona encima trasquilada y el cabello de la corona
tan alto como el trecho que hay desde la cintura alta del
dedo index a la cabeza del mismo dedo, para denotar el
caso por esta misma media del cabello: y en medio de
aquella corona dejan un flueco de cabellos mas altos, que
parecen como borla: estos son como caballeros muy esti-
mados 6 honrados entire los mejores de los de estas tres
lenguas, Nicaraguas, Chorotegas y Chondales. Traen sa-
jadas las lenguas por debajo, 6 las orejas, 6 algunos los
miembros viriles, 6 no las mujeres ninguna cosa de estas,
y ellos y ellas horadadas las orejas, de grandes agujeros;
6 acostdmbranse pintar con sajaduras 6 navajas de peder-
nal, y en lo cortado echan unos polvos de cierto carb6n
negro, que llaman tiel, e queda tan perpetua la pintura
cuanto lo es la vida del pintado. t cada cacique 6 senior
tiene su marca 6 manera de esta pintura, con que su gente
anda sefialada; 6 hay maestros para ello 6 muy diestros,
que viven de eso.
(En las islas del golf de Nicaragua 6 de Orotifia (a)
todas las mujeres traen bragas; 6 son Chorotegas, 6 lo
mismo las de Nicoya, como estA dicho.

(a) Oviedo, lib. XLII, cap. XII, tomo IV.










aDesde Nicoya a la parte del Oriente, hacia Panama 6
Castilla del Oro 6 lo demns, son los caciques sefiores; e
de alli abajo al Poniente, hacia Nicaragua, son behe-
trias e comunidades, 6 son elegidos los que mandan las
Rep6blicas. E los cristianos, como fueron a aquella tie-
rra desde la provincia de Cueva acostumbrados a que los
caciques fuesen perpetuos sefiores, 6 no les estaba a su
prop6sito a los conquistadores esa manera de goberna-
ci6n 6 mudanzas, sostuvieron A los que hallaron elegidos,
por su propio interns para se servir de ellos.P
Francisco de Castafieda, Alcalde mayor y Tesorero en
Nicaragua, en carta de 30 de mayo de 1529 (a), dice:
,Como V. M. ya sabe, la villa de Bruselas, que estaba
en el golfo de San Lucar, se ha despoblado dos veces,
una en tiempo del capitin Francisco Hernindez, 6 otra
en tiempo de Diego L6pez de Salcedo; qui6n haya sido la
causa 6 por qud, no lo s6 en verdad, porque hay diversas
opinions 6 cada uno tira en ellas favorecer a quien es
aficionado. A causa de haberse asi despoblado, los Giie-
tares, que son los mas indios de la sierra, se han levanta-
do 6 no sirven; tornarse A poblar seria cosa dificultosa,
porque los de las sierras no se podrAn al present sojuzgar,
6 los indios del llano son pocos para repartir en gente que
pueble alli, porque podrA haber treinta repartimientos pe-
quefios, 6, si han de ser como es raz6n, no son quince,
porque los caciques de ella, no de quien se pueden al pre-
sente servir son el cacique de Nicoya, que es el mas prin-
cipal; este tendrA, A mis tener, dos mil indios, 6 aun no
creo que tiene tantos: tiene much tierra de que se apro-
vecha, 6 importa much al servicio de V. M. este caci-
que, porque es muy amigo de cristianos: nunca alli ha ha-
bido levantamiento, 6 todos los que se desembarcan en la

(a) Costa Rica, Nicaragua y P.mamrd. Siglo XVI, p. 53.









59
isla de Chira para venir d esta provincia por tierra, pa-
san en canoas 6 barcas a este cacique de Nicoya, 6 alli se
proven de comida para treinta 6 cinco leguas que hay
hasta Nicaragua, 6 les dan indios que les traigan la co-
mida, 6 alli cerca de Nicoya desembarcan los caballos 6
bestias que de Castilla del Oro se traen para estas pro-
vincias..... d alli se reparan 6 descansan, 6 les dan indios
que guien los que vienen 6 pasen con ellos hasta Nicara-
gua, que hay treinta 6 cinco leguas despoblado, y comida
para el camino. Hay otro cacique que se dice Chira, que
esta en una isla dos leguas como he dicho de Nicoya:
pasan los de esta isla A labrar en tierra firme sus maiza-
les, 6 a coger miel 6 cera: este cacique podrd tener, segin
yo me inform estando alli 6 en Nicoya, cuatrocientos in-
dios de trabajo. Hay otro cacique que se dice Corobeci,
en la tierra firme, frontero de la isla de Chira, que podri
tener doscientos indios de trabajo. Hay cerca de Nicoya
otro cacique que se dice Cang6n, que tenia hasta doscien-
tos indios. Hay, a la banda de Corobeci, otro cacique que
se dice Orotina, que tendri otros tantos. Seg6n dicen, los
demAs caciques que hay en la tierra lRana son de pocos
indios: estos que he dicho viven de rescates con los de
las sierras, que les llevan cantaros 6 ollas 6 plates de ba-
rro negro que labran muy bueno, 6 mantas de algod6n 6
chaquira, 6 maiz e cosas de la tierra, que los de la sierra
no tienen. He dado por parecer que, pues al golfo no se
puede tornar i poblar la villa de Bruselas, que estos del
golfo se repartiesen entire vecinos de la ciudad de Le6n 6
de la de Granada, que tienen necesidad, para que se sir-
van de ellos en que les den mantas 6 miles, cera 6 algu-
nos esclavos.....
















FELIPE GUTIERREZ GOBERNADOR DE FE-
ragua.-El Ducado de Veragua.-Descubri-
miento del Desaguadero.



EL 24 de diciembre de 1534 (a) fu6 nombrado Feli-

pe Gutierrez Gobernador de la provincia de Vera-
gua, cuyos limits eran ,desde donde se acaban
los limits de la gobernaci6n de Castilla del Oro, Ilamada
Tierra Firme, y fueron sefialados a Pedrarias Davila y d
Pedro de los Rios, gobernadores que fueron de la dicha
provincia, por las provisions que se les dieron, hasta el
cabo de Gracias a Dios (64), comprendiendo, por consi-
guiente, la gobernaci6n de Veragua todo el territorio hoy
de Costa Rica y de Nicaragua por la parte del AtlAntico.
Por el lado del Pacifico no se sefialaron limits A la gober-
naci6n de Veragua.
Felipe Gutierrez recorri6 el territorio hoy de Costa Rica,
visitando la bahia de Zorobar6 (bahia del Almirante) y
la isla del Escudo, y logr6 al fin fundar una colonia hacia
los rios Belem 6 Veragua, colonia que presto fu6 aban-
donada.
El pleito iniciado contra la Corona desde i5o8 por Don


(a) Docum. Ind. del Arch. de Indias, tomo XXII, p. 383.










Diego Col6n, hijo y heredero del Almirante D. Crist6bal
Col6n, continue, y el 19 de enero de 1537, en virtud de
transacci6n, se expidi6 la Real cedula concediendo el Du-
cado de Veragua a D. Luis Col6n, hijo y heredero de Don
Diego. Este Ducado comprendia veinticinco leguas en
cuadro, que debian principiar desde el rio Belem al Oc.
cidente y al Sur. Las veinticinco leguas del Ducado
de Veragua jams fueron medidas; pero estA fuera de
duda que comprendian parte del territorio hoy de Costa
Rica.
La resoluci6n de 19 de enero de 1537 dice: vLas dichas
veinticinco leguas de tierra en cuadro en la dicha provin-
cia de Veragua, las cuales comiencen desde el rio Belem
inclusive y vayan contindose por un paralelo hasta la
parte occidental de la bahia de Cerabaro; y todas las le-
guas que fallen para las dichas veinticinco leguas, se
cuenten adelante de la dicha bahia por el dicho paralelo;
y donde estas veinticinco leguas acabaren, comiencen
desde el rio otras veinticinco leguas por un meridiano
Norte Sur, y otras tantas comiencen desde el rio de Belem
por el dicho meridiano del dicho rio Norte Sur; y donde
estas dichas veinticinco leguas se acabaren, se comiencen
otras veinticinco leguas, las cuales se vayan contando
por un paralelo hasta fenecer donde se acabaron las vein-
ticinco leguas que se contaron de mns adelante de la
bahia de Cerabaro, la cual tierra se llama la bahia de
Cerabaro, con titulo de Duque de la dicha tierra.....
El afio de 1539 los capitanes Alonso Calero y Diego
Machuca salieron de la laguna de Nicaragua y descu-
brieron el Desaguadero (rio de San Juan).
*Parti6 su merced (Alonso Calero) d site de abril del
afio de mil e quinientos 6 treinta 6 nueve afios (a) de las

(a) Este document, asi como algunos otros, ha sido cotejado con su










isletas que estin sobre la ciudad de Granada.....y en otros
dos dias lleg6 d otras dos islas que estaban a la mano iz-
quierda de las islas de Solentinama, junto A la costa, y
alli mand6 surgir y luego al senior capitan Machuca que
tomase el bergantin pequefio y que, sacados los indios 6
indias y otra carga que venia sobre cubierta, y tomase
veinte hombres que fuesen con 61 a las islas de Solentina-
ma y trabajase por tomar alguna guia que nos llevase al
rio que desagua la laguna, por donde el senior capitin ha-
bia de salir; y 61 lo hizo y se parti6 sobre tarde, y aque-
Ila noche tom6 un indio en una canoa, con el cual se vol-
vi6, el cual acert6 a ser tan bueno que sabia muy bien el
rio y tres 6 cuatro lenguas de las que en 61 se platican. Ve-
nido el capitan Machuca se parti6 el senior capitin con
toda la armada, y aquel dia lleg6 A la boca del rio donde
surgi6 y hizo noche.....
(El armada que el senior capitan llevaba es la siguien-
te: dos fustas, una de quince bancos, y otra de doce: cua-
tro canoas, una barca grande hecha a manera de gr6ndo-
la, la cual llevaba un tillado en cama, debajo del cual iban
cuarenta caballos y un corral para puercos en que iban
cincuenta puercos. La gente toda iba en cama de tillado,
y esto llevaba la fusta grande por popa; y con esta arma-
da susodicha comenz6 de caminar el rio abajo.
(Dia de San Felipe y Santiago (a) del dicho afio, en el
nombre de Dios, el senior capitan entr6 el rio abajo; don-
de el primero dia se hall por 61 braza y media y dos
brazas. HallAronse tres islas grandes que la mayor de



original, existente en el Archivo de Indias; por esta raz6n difiere a veces
ligeramente del que ha publicado D. Manuel M. de Peralta en su muy
interesante libro (Costa Rica, Nicaragua y Panama').-N. de R. F. G.
(a) 1. de Mayo.









63
ellas tenia un tiro de arcabuz en largo, halldronse unos
esteros, aunque metian poca agua: A la tarde mand6 sur-
gir y hizo noche.
aEl segundo dia de mariana comenz6 a caminar por el
orden del segundo dia pasado, que era: que el bergantin
pequeio traia la gr6ndola, y las canoas venian por si con
el capitin, y el senior capitan con dos gentiles hombres
en una canoa pequefia venia delante descubriendo. Ha-
llaronse aquel dia otras dos islas y un rio grande que vie-
ne de la parte del Mediodia (a), y otros esteros pequefios
de poca agua. Viniendo asi caminando el rio abajo, el
agua comenzaba a correr mas recio de lo que solia, que
seria a hora del medio dia; y el senior capitan mand6 sur-
gir, que iba adelante con una canoa, y, surtos, se fu!
abajo por ver lo que era; y, A una vuelta que hacia el rio,
vido estar unos indios en medio de un raudal; y, vistos,
se encubri6 lo mejor que pudo, y se volvi6 d la armada,
y tom6 una canoa grande con diez compafieros, y man-
d6 al veedor Alonso Ramirez que luego formase otra y
saliese con otros diez compaieros tras el: el cual lo
hizo ansi y el senior capitin se lleg6 cerca de ellos antes
que lo sintiesen y arremeti6 A ellos, y hall que eran
dos canoas con cuatro indios, de los cuales se tomaron
los tres, y el otro se fu6 porque tom6 antes la tierra;
y luego el senior capitin se volvi6 i las canoas, las cuales
habia dejado porque los indios se huyeron de ellas: donde
se hallaron seis pescados que tenia cada uno de ellos dos
arrobas de peso, la cosa mis hermosa que podia verse en
parte ninguna. Hall6se una red grande de mallas, como
convenia para tan grandes pescados; y con esto se volvi6
A su armada, donde hubo qu6 comer aquella noche y otro
dia en todo el real, asi espafioles como indios. Otro dia de


(a) Probablemente el rio Sdbalos del Sur.











mafiana se vino A surgir A un anc6n, porque estaba el
agua mas sesga: preguntados los indios, por el senior ca-
pitin, por su pueblo y tambi6n por el rio, dijeron que su
pueblo era Abito, el cual estaba d Ia mano izquierda i la
banda del Norte; y en lo del rio habia cinco raudales, y
que, pasando dste sobre que estibamos (a), habia otro que
Ilamaban la Casa del Diablo (b) los indios. Luego este
mismo dia rog6 el senior capitmn al capitan Machuca
que tomase veinte hombres y se fuese y mirase de qu6
manera iba el rio: el cual se parti6 con dos canoas
y otros veinte hombres el rio arriba a dar a Abito.
Dentro de dos dias vino el capitin Machuca, el cual lleg6
hasta el raudal del Diablo y otro mks bajo (c): dijo que le
parecia cosa dificultosa pasarse los navios. Dentro de cua-
tro dias volvi6 DamiAn Rodriguez, el cual no lleg6 al dicho
pueblo; y, visto esto, el senior capitan apercibi6 cuarenta
hombres y el Reverendo Padre Morales consigo, y se me-
ti6 en cuatro canoas 6 camin6 el rio abajo dos dias, y
hizo noche cabe al pueblo que se llama Pocosol (d); y en
amaneciendo di6 sobre el, donde en una isla que hace el
dicho rio y otro que arriba de Boto (e), se hall un buhio,


(a) Raudal del Toro.
(b) Raudal del Castillo.
(c) Raudal de Machuca, que conserve adin el nombre de su des-
cubridor.
(d) Se ha conservado el nombre de Pocosol en un rio que desagua al
Oeste del raudal del Castillo y que nace en territorio de Costa Rica; pero
el pueblo y rio de Pocosol 6 que se refiere esta relaci6n es el rio llamado
hoy San Carlos y Cutris por los indigenas. Tambidn se di6 el nombre de
Pocosol al rio Sarapiqui, Ilamado en esta relaci6n Zaquisibi y en otros
documents Yore.
(e) Boto 6 Voto es el nombre de los indios que ocupaban la cordillera
austral de Costa Rica, desde el rfo de Barva hasta el rio de Orosi, Ilamada
sierra de Tilardn. Su nombre se conserve adn en el volcAn de los Votos 6
de Puds.









65
el cual se di6; y por ser much el ruido que lievaba en las
canoas, no se pudo tomar mis que un indio y algunas in-
dias, de las cuales se supo c6mo estaba destruido todo el
pueblo que estaba el rio abajo, el cual se Ilamaba Tori (a),
obra de un mes habia, y que en todos los otros buhios no
habia quedado sino el cacique y cuatro viejas, que todo
lo otro habia llevado y quemado y muerto; y luego el
senior capitAn dijo que queria ir a ver si podria tomar al
cacique para tomar lengua: el cual parti6 con sus canoas
el rio arriba: el cual rio viene de la parte del Mediodia,
de la parte de la misma poblaci6n de Boto, abria obra de
media legua de camino. Est6vose en andar hasta mis de
medio dia desde antes que amaneciese, por venir el agua
muy recia y no haber otro camino sino el rio: donde Ile-
gados alli, se tom6 el cacique, 6 con 61 se volvi6 al prime-
ro buhio, porque estaba buen asiento: el cual, comido y
reposado el senior capitin, se apart con sus lenguas 6 in-
dios 6 int6rpretes. Preguntado aquel cacique c6mo estaba
destruido, el cual le respondi6 que habria diez lunas que
vino A mi Boto, que esti el rio arriba yendo cuatro dias
por 61 y uno por tierra, el cual vino con cuatro canoas y
much gente en ellas, y me mat6 muchos indios de los
mios, y me llev6 muy muchas indias y muchachos: habrA
una luna que vino Tori, que esta el rio abajo dos dias, el
cual me mat6 y llev6 toda la gente, que no qued6 mAs que
yo que me escondi y estas cuatro viejas que aqui veis. Y
luego el sefor capitAn les pregunt6 por el rio, si habia
much agua 6 si habia mas raudales como los pasados, y
le respondi6: ade aqui A Tori no tennis ningin raudal ni


(a) Vease la informaci6n que he publicado (Documentos, tomo II, pi-
gina 222), en que consta claramente que el rio Tori 6 7ore es el rio Sara-
piqui, aunque en esta relaci6n se da el nombre de Tori a un pueblo que
estaba mis abajo del rio Sarapiquf, y se llama Zaquiri6i 6 Sarapiqui.










piedras: desde Tori hasta Suerre el agua va muy recio y
tennis piedras: no es tan baja como estotra que habeis pa-
sado.,) Esto es lo que el senior capitAn pudo saber del rio
abajo; y luego otro dia por la mafiana se parti6 para vol-
ver A su armada. Estuvo en el camino cuatro dias porque
hay cinco raudales, los cuales son muy trabajosos de subir:
trajo la gentle muy trabajada y muy llagada de los pies,
porque era forzoso saltar la gente en los raudales para
pasar, digo, en el agua. Luego que el senior capitAn lleg6
a su real, rog6 al senior capitan Machuca que tomase una
canoa que traia, la cual es larga de cuarenta y cinco
pies, muy bajita de bordes, tiene hechas sus bancadas para
remar de dos en dos, remanla doce remos, y que en ella
metiese los espafioles que pareciese y que fuese A descu-
brir aquel rio arriba, que estA junto al real (a), adonde
habia ido Damian Rodriguez: el cual subi6 por el rio dos
dias; y despues de andados dos dias el terreno sali6 a
tierra y camin6 hasta medio dia y di6 en los maizales
del pueblo; y, visto el camino por donde iban A las po-
blaciones, de alli se volvi6 porque asi se lo habia roga-
do el dicho senior capitAn, porque no levantase la tie-
rra..... (b)
S..... el senior capitAn despach6 los mensajeros, con los
cuales envi6 A rogar al capitAn Machuca que se fuese A
Yari y que 1l se iria A Tori por el rio abajo, aunque con
trabajo por temor de los raudales; y que de alli se torna-
rian A hablar y darian orden por lo de adelante como
Dios lo encaminase.....
#En todas estas cosas estuvo el real asentado y el ar-


(a) Tritase aquf del rio SAbalos del Norte.
(b) El capitan Calero envi6 de nuevo al capitin Machuca con sesenta
hombres y algunos caballos a descubrir al Norte del Desaguadero 6 rio
de San Juan, el cual lleg6 hasta el rio Tari (Segovia, Coco 6 Wanks).








67
mada en este primero asiento del rio, que podra haber,
desde la boca hasta el real, siete id ocho leguas. Estuvo en
el dicho asiento, desde dos de mayo hasta ocho de junio,
donde este postrero dia acab6 de pasar su armada este
primer raudal, y va al Nombre de Dios prosiguiendo su
viaje, al cual plega a El de lo encaminar.
gDespu6s que el capitAn Diego Machuca se parti6, y
pas6 las fustas, en el raudal del Diablo se hubiera de aho-
gar (Calero), porque el capitAn quiso sondarle por todas
parties, y andaba el en una canoa y el alfdrez en otra, y
Hernan MArquez en otra, por manera que la del capitAn
di6 en una pefia, que se trastorn6 con 61 y con los que
con 61 iban, y se perdieron las espadas y rodelas, y el ca-
pitin se quedara alli si Dios no le socorriera y un indio
que le asi6 6 le ayud6 A poner sobre una pefia, donde le
tomaron y sacaron los que iban en la canoa del alf6rez.
Los demAs raudales se pasaron bien, aunque con traba-
jo, y fu6 el capitAn con toda su flota hasta Pocosol, donde
estuvo diez dias esperando que pasase el tiempo que entire
61 y Diego Machuca habian concertado, porque habian
concertado de le esperar alli un mes, y no pudo esperar
alli mas de los dichos diez dias porque no habia comida
que le pudiese sufrir; y de alli se parti6 en demand de
Tori, donde en dia y medio lleg6 alli, y surgi6 un cuarto
de legua antes que llegasemos, y estuvo alli hasta la no-
che, por tomar de noche alguna guia en aquel pueblo; y
A la noche envi6 A Hernin MArquez en unas canoas para
que al alba diese en el pueblo; y Hernin MArquez lo hizo,
y tom6 largamente, y tomAronse ciento y sesenta caste-
llanos de todos oros; y entire Tori y Pocosol dej6 un rio A la
mano derecha, como veniamos de Nicaragua, en el cual
las guias dijeron que estaba un pueblo que se Ilamaba
Caquiribi; y acord6 de enviar A Hernin MArquez, el cual
fu6 con veinte espafioles con dos canoas: el cual, por venir











avenido se pas6 much trabajo, y cuando lleg6 al pueblo
le hall6 quemado, que los mismos indios le quemaron. Y
vuelto de alli, el capitAn mand6 que nos levantisemos de
alli, porque no habia comida, que el pueblo era de pesca-
dores, que no se daban A hacer comida sino A rescates; y
A esta causa mand6, como he dicho, que se levantase el
armada para ir en demand de Suerre, porque en el dicho
pueblo de Tori, entire los indios que se tomaron, se tom6
un mercader que sabia bien aquella tierra, el cual nos dijo
y nos di6 muy gran relaci6n de la tierra toda, y cont6
muchos pueblos. Y partidos de Tori en este medio, lleg6 A
la mar del Norte, donde, desque el capitAn se vi6 alli, crey6
que estaba en alguna laguna, como los indias de Nicaragua
decian, porque la mar hace alli un gran anc6n. A la sali-
da del rio se hall una barra algo trabajosa, y luego man-
d6 el capitAn surgir, y luego mand6 que la barca se des-
hiciese y que de ella se hiciese una fragata para subir por
los rios arriba; y entire tanto que se hacia acord6 de man-
dar A HernAn MArquez que, con la fusta menor, llamada
San Juan, esquifada, fuese A ver la costa de la mano iz-
quierda, que era A la parte de donde venia el capitin Ma-
chuca..... (a).
*A la mafiana (el capitdn Calero) dijo: eHermanos, yo
se que estamos en la mar del Norte, y donde mejor



(a) Mdrquez fun al rio Yare, naveg6 tres dfas por 61, y aunque tuvo
noticia que a tres jomadas de distancia se hallaba el capitin Machuca,
no di6 con 61: de regreso adonde estaba el capitin Calero, encontr6 a
6ste que iba personalmente en busca de Machuca: naveg6 cinco dias por
el rio Yari arriba, hizo desembarcar a MArquez con alguna gente y buscar
A Machuca, A quien no encontraron, pero sf las huellas por donde habfa
pasado. De regreso, Calero naufrag6 en la mar: con trabajo iegaron
adonde habian dejado las otras embarcaciones, y de aquf resolvi6 ir al
punto del Nombre de Dios, en Castilla del Oro.









69
nosotros podremos ir para nos poder salvar irnos hemos
al Nombre de Dios, porque yo hallo que no estamos
ochenta leguas de 61: porque para volver por el rio de
Nicaragua (a), no hay brazos que remen; para ir por
tierra, no hay pies que anden. Encomenddmonos A Dios
que nos leve con sus vientos, que de otra manera A nin-
guna parte podremos arribar.r Y luego mand6 que alcan-
zisemos las velas de las fustas y tomamos la fragata por
popa de ella, y en una noche y un dia vinimos sobre el
rio de Nicaragua, donde tomamos agua, y de esto tu-
vimos estrecha necesidad, porque no teniamos vasijas,
tanta que se murieron dos espafioles de beber agua sala-
da. Desde alli partimos, siendo el piloto el capitin por-
que no habia otro que mAs supiese, el cual iba con la
carta en la mano diciendo las sefias que habiamos de
hallar en la costa; y en dos dias Ilegamos i las islas de
Zarabaro, donde se conoci6 del todo la costa y donde
estabamos; y en una isla de aquellas tomamos muchos
caracoles y pajaros, donde tuvimos comida, pero agua
nos fatigaba much porque, como he dicho, no IlevAba-
mos vasijas en que la Ilevar. De alli fuimos A tomar agua
A un rio, donde se hall tanta sardinilla que era cosa de
espanto; y de alli tomamos el camino. Asimismo en el
camino, con anzuelos, tomamos muchos pescados gran-
des: donde la comida pasAbamos bien, aunque, como he
dicho, de la agua padeciamos gran falta. Luego cono-
cimos la isla del Escudo, y de alli fuimos al Nombre
de Dios, donde ilegamos tan al cabo, que fud mara-
villa escapar con el capitan, nueve hombres y algunas
piezas.

aLa laguna de Nicaragua tendri 30 leguas de traviesa

(a) Desaguadero 6 rio de San Juan.








70
desde Granada hasta el rio del Desaguadero. El rio ten-
dra, desde la laguna hasta la mar, 30 leguas, poco mas 6
menos: habia en 61 tres raudales: el primero y postrero se
pueden pasar botando con palancas y remando: el de en
medio, que Ilaman Casa del Diablo, es una pefia todo y
corto, el cual tendri obra de quinientos pasos, base de
subir con una guindaleta la sirga. Pueden subir 6 bajar
todo el rio barcos que tengan de carga cuatrocientas
arrobas. Sale la boca del rio obra de 90 leguas de Nom-
bre de Dios, la via del agua y tierra: hay, cabe el dicho
rio, un puerto much bueno, donde pueden entrar y salir
navios y estar muy seguros.




















HERNAN SANCHEZ DE BADAJOZ


E N el mismo afio de 1539, el Obispo de Panami,
Fray Tomas de Berlanga, A nombre de la Virrei-
na D.a Maria de Toledo, madre y tutriz de Don
Luis Col6n, celebr6 una capitulaci6n 6 contrato con Her-
nin Sanchez de Badajoz para la conquista y coloniza-
ci6n del Ducado de Veragua, que, ya he dicho, compren-
dia veinticinco leguas cuadradas al Occidente y Sur del
rio Belem. El Doctor Robles, oidor de la Audiencia de
PanamA y suegro de Hernin Sanchez de Badajoz, se
crey6 autorizado para celebrar, tambien en nombre del
Rey, un asiento 6 contrato con su yerno para la con-
quista del territorio que quedaba A la Corona fuera de
las veinticinco leguas del Ducado de Veragua (a).


(a) En Real c6dula de 18 deJunio de 1540, expedida por queja del
capitin Alonso Calero contra el Doctor Robles y dirigida al Doctor Villa-
lobos, oidor de la Audiencia de Panami, se lee: -e que venido el dicho
capitin Calero del dicho viaje, fu6 A informar al dicho Doctor Robles e












El contrato hecho por el Doctor Robles fu6 desapro-
bado por el Rey, tan luego como tuvo noticia de el. Mien-
tras tanto Hernan SAnchez de Badajoz fu6 A territorio de
Costa Rica. Estando alli, el Gobernador de Nicaragua


A le pedir favor 6 algunos dineros para volver al dicho descubrimiento
porque venia gastado 6 necesitado; 6 le respondi6 que no tenia ningunos
dineros; 6 que, visto que no le queria proveer, segin conform i nuestras
cartas y c6dulas lo debia hacer, le pidi6 licencia para hacer alguna gente
para volver al dicho descubrimiento, porque la que traia era poca y en-
ferma; el cual se la di6; y el, por virtud de ella, comenz6 a hacer gente;
y, teniendo hecha parte de ella, envi6 relaci6n de lo que pasaba en el di-
cho descubrimiento al dicho nuestro Gobernador de la provincia de Nica-
ragua, para que lo supiese, por evitar que no enviasen otra armada, ha-
ciendo costas, pensando que era perdido, y para avisar que hiciesen gente
y la enviasen por el rio del Desaguadero abajo, por donde ellos aguarda-
rian para ir juntos a poblar la tierra; y que, estando embarcada la persona
con quien 61 enviaba la dicha relaci6n 6 aviso, el dicho Doctor Robles
habia enviado un alguacil para que sacase, como diz que sac6, 6 la tal
persona del navio, y le tom6 los despachos que llevaba, de lo cual se nos
habia seguido-mucho deservicio, 6 6 61 muy gran daio y gastos y p6rdida;
y que el dicho Doctor habia hecho los dichos agravios porque tenfa con-
certado con el Almirante de Santo Domingo de enviar por Gobernador
del Ducado de Veragua d un Hernin SAnchez de Badajoz, yero del dicho
Doctor, con la gente que 61 habia juntado; y, demas de esto, por le impe-
dir su viaje, diz que de oficio, sin pedimento de parte, procedid contra 61,
diciendo que habia ahorcado 6 un hombre de su compafifa; y di6 manda-
miento para ]e prender y secuestrarlesus bienes, sin le querer oir; 6 que 61,
viendo que el dicho Doctor Robles procedia contra 61 apasionadamente,
se habia retrafdo al monasterio de San Francisco de la ciudad del Nombre
de Dios; y le tomaron una fusta 6 una fragata e cierta artillerfa 6 ciertos
indios 6 indias de que el dicho Doctor se servia cautelosamente 6 injusta-
mente, como con otros lo acostumbraban hacer..... Lo cual, visto por los
del dicho nuestro Consejo, fue acordado que debiamos mandar dar esta
mi cddula...., por la cual vos mando que vedis lo suso dicho y no impi-
dkis ni consintdls que se impida al dicho Rodrigo de Contreras, ni A sus
capitanes, el descubrimiento del Desaguadero; dandose por parte del dicho
Alonso Calero, ante vosotros, fianzas legales..... ab6is 6 quitdis cualquier
embargo 6 secuestro.....x











Rodrigo de Contreras, que creia tener derecho a aquel
territorio por el descubrimiento hecho por Alonso Calero,
fu6 con gente armada al lugar donde estaba Badajoz, le
process, redujo i prisi6n, y lo remiti6 asi preso A Es-
pafia (a).


(a) En c6dula de 14 de mayo de 1541 6 1542, dirigida a Rodrigo de
Contreras, se lee: -Hernin S6nchez de Badajoz me ha hecho relaci6n que,
estando 61 en la costa rica, por comisi6n 6 licencia de la Audiencia Real
de Panarmi, conquistando 6 pacificando aquella tierra, fuistes vos 6 ella,
diciendo ser de vuestra gobernaci6n, y le preudistes y tomaste todo el oro
y plata, bienes y esclavos y caballos que tenia, que todo ello vale mAs de
quince mil castellanos, y a 61 le enviastes preso ante nos, y os quedastes
con los dichos bienes.....; y me suplic6 que, pues 61 estaba preso en la
cArcel Real de esta Corte y su negocio estaba pendiente en el nuestro
Consejo de las Indias, donde se harfa justicia, vos mandase que volvii-
redes A 61 (6 quien su poder hubiese) todo lo que asi habiades torado.....*
















DIEGO GUTIERREZ GOBERNADOR DE CAR-
tago, su expedicidn y relato que de ella hace
Jer6nimo BenToni.



EL 29 de Noviembre de 1540 el Rey nombr6 A

Diego Gutierrez Gobernador y CapitAn General
de Cartago, en la parte de Veragua que quedaba
fuera del Ducado concedido A los herederos de Col6n.
Los limits de esta nueva gobernaci6n comprendian todo
el territorio desde donde concluian las veinticinco leguas
en cuadro destinadas al Ducado de Veragua, hasta el
Rio Grande, al Poniente del cabo Camar6n (65).
(Primeramente vos doy licencia y facultad para que,
por nos y en nuestro nombre 6 de la Corona Real de Cas-
tilla, podAis.conquistar 6 poblar la tierra que queda para
nos en la dicha provincia de Veragua, incluso de mar A
mar, que comiencen de donde se acabaren las veinte 6
cinco leguas en cuadro de que hemos hecho merced al
Almirante D. Luis Col6n, hacia el Poniente: las cuales
dichas veinte 6 cinco leguas comienzan desde el rio de
Bel6n inclusive, contando por un paralelo hasta la parte
occidental de la bahia de Zarabaro; y las que faltaren
para las dichas veinte 6 cinco leguas, se han de contar
adelante de la dicha bahia por el dicho paralelo; y donde









75
se acabaren las dichas veinte e cinco leguas, comiencen
otras veinte 6 cinco por un meridiano de Norte Sur; y
otras tantas comienzan desde el rio Belen, por el dicho
meridiano del dicho Norte Sur; y donde las dichas veinte
6 cinco leguas se acabaren, comienzan otras veinte 6
cinco, las cuales se han de ir contando por un paralelo
hasta fenecer donde se acabaren las dichas veinte d cinco
leguas que se contaren mas adelante de la bahia de Za-
rabaro; de manera que, donde se acabaren las dichas
veinte 6 cinco leguas en cuadra, medidas de la manera
que dicho es, ha de comenzar la dicha vuestra conquista
y poblaci6n, y acabar en el Rio Grande, hacia el Ponien-
te, de la otra parte del cabo del Camar6n: con que la con-
quista del dicho rio hacia Honduras, quede en la gober-
naci6n de la dicha provincia de Honduras.....; 6 asimis-
mo con tanto que no llegu6is A la laguna de Nicaragua
con quince leguas, por cuanto estas quince leguas con la
dicha laguna han de quedar y quedan A la gobernaci6n
de Nicaragua; pero la navegaci6n y pesca de lo que A
vos os queda en el dicho rio y las dichas quince leguas y
laguna que quedan A Nicaragua, ha de ser comdn: 6 asi-
mismo vos damos licencia para que podais conquistar e
poblar las islas que hubiere en el paraje, de la dicha tierra
en la mar del Norte: con tanto que no entreis en los
limits ni tdrminos de las provincias de Nicaragua ni en
las otras provincias que estan encomendadas A otros go-
bernadores, ni A cosa que este poblada 6 repartida por
otro cualquiera gobernador.....
La nueva provincia de Cartago que sustituia A la anti-
gua Veragua, aunque disminuida hacia el Oriente por las
veinticinco leguas del Ducado, fu6 aumentada hacia el
Occidente Ilegando hasta Honduras. La expresi6n de mar
d mar, indica por primera vez los limits por el Pacifico,
exceptuando los terminos de otras provincias encomen-










dadas A otros gobernadores y lo poblado 6 repartido por
ellos.
El Ii de enero de 1541 (a), se expidi6 una Real provi-
si6n dirigida A HernAn SAnchez de Badajoz, en la cual
se le dice:
sSabed: que nos habemos mandado tomar cierto asien-
to y capitulaci6n con Diego Gutidrrez sobre la conquista
y poblaci6n de la provincia de Cartago, el cual me ha
hecho relaci6n que A su noticia ha venido que vos, por
virtud de cierto asiento que con vos tom6 el Doctor Ro-
bles, os hab6is entrado con gente dentro de los t6rminos
de la dicha gobernaci6n, y hab6is hecho y poblado algu-
nos pueblos, y hab6is habido much cantidad de oro y
otras cosas de los indios de ella; 6 me suplic6 vos man-
dase, so graves penas, que luego salieredes de la dicha
su gobernaci6n.... 6 yo tivelo por bien, por la cual vos
mando que, luego que con ella fueredes requerido, salgAis
de la dicha provincia de Cartago, que asi hemos dado en
gobernaci6n al dicho Diego Guti6rrez, y no entendais en
cosa alguna de lo que por el dicho Doctor Robles os fue
encomendado por virtud de la capitulaci6n 6 asiento que
con vos tom6.....D
Rodrigo de Contreras, Gobernador de Nicaragua, cre-
y6 vulnerados los derechos de su gobernaci6n con el se-
fialamiento de limits hecho A la gobernaci6n de Cartago,
y reclam6 contra ella. En sentencia de revista dada por
el Consejo de Indias el 9 de abril de 1541, se declare que
iel dicho Diego Gutierrez pueda entrar por la boca del
Desaguadero de la mar del Norte y poblar y repartir en
las costas de ambas parties del dicho Desaguadero, aun-
que estd descubierto por el dicho Rodrigo de Contreras
6 por los capitanes que hubiese enviado, con tanto que

(a) Costa Rica, Nicaragua y Panamd, p. III.










el dicho Diego Gutidrrez no entire en lo que el dicho Ro-
drigo de Contreras 6 los dichos capitanes hubiesen pobla-
do 6 repartido e poseyesen los encomenderos realmente
en todo el dicho Desaguadero, en ambas las dichas cos-
tas..... E asimismo mandamos que el dicho Diego Guti&-
rrez, ni los capitanes y gentes que Ilevase agora, ni en
tiempo alguno, no puedan entrar ni entren en la dicha
laguna ni en las quince leguas del Desaguadero, aunque
no este poblado ni descubierto por el dicho Rodrigo de
Contreras...... Esta sentencia fu6 reproducida en la Real
provision de 6 de mayo de 1541 (a).
En cuanto A los sucesos de Diego Gutidrrez en Cartago
6 Costa Rica, tenemos la relaci6n de un testigo ocular,
Jer6nimo Benzoni (b).
#EI afio de nuestra salvaci6n de 1540, el Emperador
hizo & Diego Guti6rrez, natural de Madrid, Gobernador
de Nuevo Cartago, costa rica, provincia riquisima; y asi
parti6 de Espahia.
Lleg6 A Nombre de Dios y despues en una fragata, por
el Desaguadero, fu6e Nicaragua a hacer provision de
gente para entrar en su gobernaci6n; y siendo todavia
Gobernador de aquella provincia Rodrigo de Contreras,
A causa de ciertas discordias que sucedieron entire ellos,
se demor6 alli cerca de dos afios; pero despuds, por inter
cesi6n del Obispo que en ello intervino, se hicieron ami-
gos; y asi, razonando despuds Contreras con Diego Gu-
ti6rrez acerca de su gobernaci6n, le hizo saber que aquel
terribilisimo pais de ningin modo se podia conquistar por
estar lleno de asperisimos bosques y de crudelisimas mon-
tafias, y que alli no solamente no se podia andar a caba-
1lo, sino que en muchos lugares aun los hombres con gran

(a) Costa Rica, Nicaragua y Panmd, p. 113.
(b) Dell 'Ihtorie del Modoa NMuIo, lib. II, f.0 83. Venetia, 1572.










pena apenas podian andar a pie; y que todos los capita-
nes que habian entrado en aquellos paises, entire muertos
de hambre 6 matados por los indios, habian perdido alli
casi todos los espafioles que consigo Ilevaban; pero si su
intenci6n era ir que le aconsejaba que cien espaiioles re-
sidiesen en la costa de la mar y que en tiempo del verano,
tres 6 cuatro veces al afio, fuese, ya A una part ya a
otra, recorriendo y robando aquellos pueblos, todos los
cuales eran riquisimos de grandisima cantidad de oro; y
que l1 se obligaba, dAndole parte del botin, A proveerlo
de los viveres necesarios, conforme a la costumbre de las
Indias. A estas palabras, respondi6 Diego Gutierrez que
el Emperador le habia dado aquella gobernaci6n para
que la poblase y no para que la robase; y que si a los
otros la fortune les habia sido contraria, tenia la espe-
ranza en Dios que a el le seria propicia; y que de ningiin
modo queria abandonar la empresa y menos queria com-
pafiia alguna. Y con esta determinaci6n, se puso en or-
den, compr6 maiz, sal, puercos, miel, gallinas y otras
cosas; y con sesenta espafioles en dos bergantines parti6
de Granada y pas6 por el Desaguadero por donde habia
venido.
*Pronto lleg6 a la mar; y d cincuenta millas por la
costa, hacia Levante, entr6 por el rio de Suerre en su
gobernaci6n; y d distancia de seis millas de la playa, en
la ribera del rio dicho, hall ciertas casas deshabitadas,
y habiendo saltado d tierra se acomod6 lo mejor que
pudo (a). Despues vinieron ciertos sefiores A visitarlo y le
regalaron como setecientos ducados de oro de baja ley:


(a) Alli fu donde debi6 fundar la villa de Santiago A que se refiere
la: Real cedula de 9 de mayo de 1545 (Costa Rica, Nicaragua y Panamd,
p$gina 139), para cuyo Cabildo nombr6 regidores al capitan Pedro
Ruiz, Juan Garcia Pacheco, Garcia Osorio, Francisco Calado y Luis Ca-










el Gobernador los acogi6 con muchas caricias; y aunque
de una ni otra parte no se entendiese una sola palabra,
por sefias les di6 A entender que habia venido A ensefiar
el camino de la salvaci6n de sus almas; y le di6 A cada
uno una corona de cuentas de vidrio, cascabeles, campa-
nillas y otras cosas. Despu6s les pregunt6 d6nde tomaban
el oro; y ellos respondieron que lo traian de paises bas-
tante lejanos y que lo encontraban en ciertos rios que
bajaban de unas asperisimas montafias; y con esto se fue-
ron y volvieron A sus casas, mandAndole algunas veces,
con sus vasallos, peces, frutas y puerco months secado al
fuego.
Habiendo pasado ya muchos dias y por ser el tiempo
del invierno, el Gobernador no podia pasar adelante; y
viendo que las vituallas que habia llevado de Nicaragua
se consumian, comenz6 A pedir A los caciques que le pro-
veyesen de maiz por algunos dias, pues que dentro de
poco queria seguir adelante. Aunque ellos no deseaban
sino esto, considerando que como los cristianos no tuvie-
sen qud comer se irian de su pais, fingiendo, sin embargo,
amistad al Gobernador, le mandaron un poco. Pero los
soldados, viendo que no tenian c6mo vivir A su manera y
que pasaban la vida miserablemente, todos de acuerdo se
huyeron una noche y por la costa de la mar se fueron al
Desaguadero, y A los dos dias se embarcaron en unas fra-
gatas que venian de Nombre de Dios, y regresaron A Ni-
caragua.
eViendo, pues, el Gobernador que los soldados habian
huido y que no le quedaba mAs que un sobrino suyo con


rrillo de Figueroa; y para tesorero al mismo Francisco Calado, para
veedor d Juan Pacheco y para factor & Alonso de Baena; segin carta de
Diego Gutidrres al Rey de 30 de noviembre de 1543 (Costa Rica, Nica-
ragua y Panamd, p. 135).










cuatro criados y un marinero, y habiendo hecho un hueco
en la tierra y puesto alli dentro unas vasijas lUenas de sal
y de miel, se embarc6 en una fragata y se fu6 a la mar
con animo de seguir a Nicaragua; y ya que iba a salir del
puerto, entr6 alli el capitAn Barrientos con un bergantin
cargado de gente y municiones que venia de Nicaragua A
ayudarlo y favorecerlo. Y con este socorro el Gobernador
se qued6 y mand6 el bergantin A Nombre de Dios; puso
en 61 por capitin A Alonso de Pisa, su sobrino, y le di6
lo que los caciques le habian regalado, y le encarg6 que
trajese tanta gente como fuese possible.
( Y, Ilegando a Nombre de Dios, se empez6 a esparcir la
fama de aquel pals tan rico; y asi hizo veinte y siete sol-
dados. HallAndome yo en aquella ciudad, quise ser uno
de ellos; aunque fui reprendido por un espafiol viejo, que
habia recorrido la provincia de Cartagena, Santa Marta
y otros lugares, por espacio de quince afios, el cual me
dijo que de ningdn modo me dejase vencer para ir a tal
empresa, y que no diera cr6dito alguno A las palabras del
capitin, pues que poco se cuidaba de decir una cosa por
otra con tal de conseguir su objeto; pero que si mi vo-
luntad era ir, que a lo menos aguardase hasta otra oca-
si6n, y que en este medio se veria c6mo pasaban las co-
sas. No obstante, como yo era joven y robusto, lleno de
vigor y de grande inimo. asi como deseoso de hacerme
rico, no queriendo dar cr6dito A sus palabras, determine
ir; y asi partimos. Y en t6rmino de cuatro dias Ilegamos
a la boca del rio Suerre; pero estando gruesa la mar y no
pudiendo entrar sin gran peligro, volvimos atrAs y fuimos
a las islas de Zorobaro, las cuales estin en los confines
del Nuevo Cartago y de la provincia de Veragua. Y si
6ste es mal pais, el otro es much peor. Estas islas son
pequefias y los indios que las solian habitar se han reti-
rado & las montafias de tierra firme. Y A causa de los









8.

vientos contrarios, por ser el mes de junio (a), al princi.
pio del invierno, permanecimos alli setenta y dos dias, y
en este tiempo no vimos cuatro horas de sol, y casi siem-
pre, y especialmente la noche, con tanta abundancia de
agua, truenos y relampagos, que parecia que el cielo y la
tierra se juntaban.
Cay6 un rayo en el bergantin y mat6 4 un negro y dos
espafioles, y todos los demis quedaron espantados. El
capitAn se acerc6 con el bergantin tierra firme con pro
p6sito de ir a cualquiera parte donde los indios estuviesen
para proveerse de algunas vituallas; pero despu6s de haber
caminado por espacio de ocho dias y no haber hallado
mis que bosques y pantanos con montafias que de mirar-
las solamente queddbamos maravillados, se volvi6 atrAs;
y por tierra, a lo largo de la costa, con grandisimos tra-
bajos comiendo casi siempre caracoles y unas frutas sil-
vestres que se encuentran en aquellos bosques de que se
alimentan los monos que continuamente van saltando
por aquellos arboles, nos condujo adonde el Gobernador
estaba; y veinte dias despuds de nuestra Ilegada, entr6 el
bergantin en el puerto, y el Gobernador inmediatamente
le volvi6 A mandar A Nombre de Dios por mis gente y los
demas descansamos algunos dias.
,Entretanto cogimos muchas tortugas de desmesurado
tamafio, de las que, por espacio de cuatro meses, se halla
muy gran copia en la playa, porque vienen a poner los
huevos a tierra entire la arena, como hacen los cocodrilos;
y despu6s nacen con el gran calor del sol. Y asi las deso-
llAbamos y tomibamos la grasa, la derretiamos y llena-
bamos unas vasijas de barro: tambien salamos un poco
de came, aunque pronto se ech6 4 perder; pero fresca es
muy sana y sabrosa para comer.

(a) Junio de 1544.









82

El primer dia que entramos en el puerto, el Goberna-
dor por favor me puso en su mesa, y hallando placer en
conversar conmigo, la mayor parte de su conversaci6n
versaba sobre el oro, la plata, la guerra y la crueldad
empleada con la desgraciada Italia, especialmente con la
ciudad de Milan; pero conociendo l1 que yo oia de mala
gana tales cosas, me aborreci6 de tal suerte, que no pudo
verme jamAs (a).
Hecha, pues, esta provision, el Gobernador se fue en
su fragata acompafiado de cuatro canoas de los indios,
con todos los soldados, por el rio arriba, y como A trein-
ta millas lejos del puerto, en breve entr6 en los t6rminos
de Suerre y se hosped6 en una casa que el senior de aque-
lla provincia tenia para su recreo cuando venia A pescar
a este rio. Esta casa estaba hecha A manera de un huevo
y tenia cuarenta y cinco pasos de largo y poco mas de
nueve de ancho: estaba cerrada con cafias y cubierta de
hojas de palma hechas en trenza, muy bien trabajada: ha-
bia alli tambien otras cosas, pero de las comunes. El Go-
bernador llam6 este lugar la ciudad de San Francisco por
haber llegado en tal dia (b).
aDespues vinieron A visitarlo el senior de Suerrey Chiup-
pa (6 Quiupa) y otros grandes sefiores; y le presentaron
nada mas que algunas frutas. El Gobernador los recibi6
carifiosamente, pero muy maravillado porque no le Ile-
vaban oro alguno; y por un int6rprete espafiol, que con
los indios habia conversado algo mis tiempo y habia
aprendido su lengua medianamente les dijo que habia
venido A hacerles saber una cosa que les seria de muy
gran consuelo. Y Ilegada la hora de la comida, quiso que
comieran con 61; y asi sentados A la mesa con el sacer-


(a) Jer6nimo Benzoni era italiano. (N. de R. F. G.)
(b) El 4 de octubre de 1544.








83
dote (a) y el int6rprete, los sefiores indios comieron muy
poco, porque no habiendo alli mAs que gallina y puerco
salado, no les gustaba para nada aquella vianda; y de lo
que se les ponia por delante la mayor parte la arrojaban
A sus criados, que estaban cerca de la mesa sentados en
el suelo; y hasta 6stos, ridndose de tal vianda, la echaban
A los perros. Acabado, pues, el banquet, el Gobernador
comenz6 a hablarles de las cosas de la fe. Y les habl6 asi
diciendo: cHe venido A vuestros paises, hermanos y muy
queridos amigos mios, para sacaros de la idolatria A que
hasta ahora por artificio del falso demonio habdis es-
tado entregados, y me propongo ensefiaros el verdadero
camino de la salvaci6n de vuestras almas, y c6mo Jesu-
Cristo, hijo de Dios, nuestro Salvador, baj6 del cielo y
vino A la tierra A redimir el g6nero humano:o y que aquel
sacerdote no habia venido de Espafia con otro fin que el
de ensefiarles las cosas de la fe de la religion cristiana, y
que aparejasen y preparasen sus Animos para someterse
A su divina ley y a la obediencia del Emperador Carlos
Quinto, Rey de Espafia y Monarca del mundo. Los sefio-
res indios, oido aquel discurso, no respondieron cosa al-
guna sino que bajaron la cabeza como para decir si a
todo; y se levantaron de la mesa y tornaron A sus casas.
#El dia siguiente, el Gobernador mand6 a un espafiol,
acompafiado de dos indios, A buscar A dos caciques, que
residian de la otra parte del rio, para que inmediatamen-
te viniesen donde el, bajo la fe de su palabra, sin miedo
ni temor alguno. Y venidos, aunque de mala voluntad, el
Gobernador los hizo entrar en la despensa y puso A cada
uno una cadena al cuello; y conducidos A su aposento
junto A su cama, al moment los hizo atar; y ellos dor-
mian en el suelo con unas hojas debajo y un lefio por al-

(a) Este sacerdote se 1Hamaba Francisco Bajo.









84
mohada, como es su costumbre. Estos dos caciques eran
aquellos que le Ilevaron el regalo de setecientos ducados
de oro al principio que 61 entr6 en su gobernaci6n, como
he dicho antes.
oDespues principi6 A pedirles la sal y la miel que ha-
bia dejado enterradas cuando se fu6 A la mar: porque ya
habia mandado A buscarlas y no las habian hallado; ellos
contestaron que nada sabian, ni tenian necesidad de
aquello en que abundaban. No satisfacian al Gobernador
estas respuestas; por lo cual los amenazaba dici6ndoles que
queria A todo trance quedar satisfecho, tanto que el mis
joven llamado Camachire (6 Camaquire), le di6 mas de
dos mil ducados de oro, bien que de baja ley, trabajado
en forma de puercos, peces, pajaros y otras classes de ani-
males. El Gobernador, viendo poco oro para lo que 61 de-
seaba, mand6 hacer una grande hoguera, y llevado alli
solamente el Camaquire, y pu6stole un gran cesto delan-
te, lo amenaz6 con fiereza que si en el termino de cuatro
dias no le daba tanto oro cuanto se necesitaba para llenar
seis veces aquel cesto, lo haria quemar. Tanto que este
desgraciado cacique, temiendo la muerte, prometi6 ha-
cerlo; y mand6 A algunos de sus esclavos A hacer la pro-
visi6n. Y porque en todos estos paises de las Indias los
naturales generalmente se suelen lavar dos y tres veces al
dia, y habiendo encargado A un criado del Gobernador de
llevarlo A lavarse, vuelto A la casa y no habiendo cerrado
bien el sitio, A la noche siguiente se huy6; por lo cual el
gobernador se enferm6 del pesar, y acostumbraba decir
cuando veia el cesto, que en lugar del oro se ensuciasen
dentro de 61. Los otros caciques de Suerre y Quiupa, vien-
do el mal tratamiento que el Gobernador hacia A los pre-
sos, quemaron los casas, cortaron los frutos y los Arbo-
les, se Ilevaron la cosecha de los campos y destruyeron
el pais; y en seguida se retiraron A los montes.








85
vMarchando, pues, las cosas de este modo, el Gober-
nador, aunque algo enfermo todavia, no por eso dejaba
de dar asaltos al otro cacique que quedaba encadenado,
Ilamado Cocori, diciendo que exigia de 61 cierta cantidad
d& oro. Y asi, despu6s de haberlo molestado algunos dias
y habi6ndolo amenazado muchas veces con matarlo si no
daba el oro, el cacique estuvo siempre firme que no te-
nia. Por iltimo le dijo muy airado que si no procuraba
hacer la provision del oro, lo iba A hacer despedazar y
comer por los perros. El cacique, habiendo entendido
estas palabras, le respondi6, sin miedo ni temor alguno,
que era un mentiroso y embustero, puesto que tantas ve-
ces lo habia amenazado con matarlo y con todo no lo
habia hecho: que deseaba morir antes que vivir atado de
aquel modo como lo tenia; y que habia venido A verlo
bajo la fe de su palabra, creyendo ser bien tratado y no
deshonrado de aquella manera; y finalmente dijo que no
podia imaginarse qu6 generaci6n de gente podian ser los
cristianos que tanta maldad cometian en todos los luga-
res por donde andaban; y que se maravillaba de que la
tierra los sustentase. Oidas estas palabras, el Gobernador
qued6 muy maravillado, y no le respondi6 otra cosa sino
que lo tenia preso porque era un ladr6n, que le habia ro-
bado la sal y la miel.
eMientras pasaban estas cosas, el Gobernador habia
mandado una canoa con seis indios A la mar, adonde es-
taba un criado suyo, A tomar unas ballestas, rodelas y
otros bagajes; y embarcado todo, los indios huyeron sin
tenerse mis nueva de ellos.
NViendo el Gobernador perdida la canoa, huidos los
caciques, que el bergantin no venia, y, lo que era peor,
que, por falta de vituallas, la mayor parte de los solda-
dos querian huirse, estaba triste y descontento; y no te-
niendo otro remedio, determine, casi como desesperado,










irse tierra adentro. Y asi di6 orden a todos de preparar-
se, y del poco grano que tenia nos di6 A cada uno su
parte; y en este medio mand6 todos los enfermos A la
playa, y con ellos un criado suyo, para que tan luego
como el capitAn Alonso de Pisa llegase con el bergantin
fuese en su seguimiento, avisandole que por todos los lu-
gares por donde 61 fuese dejaria una cruz en serial de po-
sesi6n. Estando, pues, todos nosotros A punto de mar-
char, y viendo el cacique que el Gobernador, por despre-
cio, lo queria llevar cargado, asi como A otros de sus
indios, con parte de su bagaje, se entristeci6 de tal modo
que se puso A Ilorar como un villano (putto); y le dijo
que si queria darle libertad que en el termino de cuatro
dias le daria una buena cantidad de oro.
El Gobernador de buena voluntad lo habria soltado si
no hubiese sido por algunos de sus familiares que se lo
estorbaron, diciendo que era embustero, y que si se dila-
taba cuatro dias en partir no habria viveres para seguir
adelante, y que siempre podria rescatarse; que much
mejor era mandar aquella misma noche A saquear su
pueblo que aguardar su promesa, y que asi se proveeria
ain de algunas vituallas y se tomarian algunos indios de
servicio; pero el Gobernador no quiso consentir en esto,
temiendo que los espafioles que mandase se huyesen. Y
asi partimos; y apenas hubimos salido de las casas, yo
adivin6 lo que habia de ser de nosotros, diciendo A un es-
pafiol: Vamos al mataderoo; y en respuesta dijome estas
palabras: oTd eres uno de aquellos A quien quisidramos
hacer ganar un principado A su despecho.
aY habiendo caminado cinco 6 seis dias sin hallar una
sola habitaci6n, siempre por bosques y montailas; y en-
tre otras, pasamos una que de bajada tenia mas de quince
millas, y cuando descendimos A la parte baja en muchos
lugares era necesario asirse de las races de los Arboles










para no caer (a). Hasta que legamos A un grande y po-
deroso rio (b) y alli hallamos ciertas casas deshabitadas
que debian servir A cazadores pues habia en ellas huesos
y cabezas de ciervos, tigres y otros animals. El Gober-
nador descans6 en este lugar dos dias, en donde encon-
tramos para comer gran cantidad de zapotes, y cerca de
un riachuelo muchas races de aquellas de la isla Espa-
fiola de que hacen el cazabi, pero de buen sabor, tales
que asadas bajo las brasas, no hacen dafio alguno (c); y
con esto matamos el hambre. Y habiendo pasado ade-
lante, A los tres dias hallamos dos casinos; y no sabiendo
el Gobernador cual seguir, pregunt6 A un indio de aquellos
que consigo levaba cu&l era mejor para ir A cualquier
pueblo de indios; y cuando respondi6 que no lo sabia,
mand6 a sus esclavos negros que lo matasen; y asi lo hi-
cieron, diciendo que de esta manera se trataba A los hom-
bres malos; y preguntado despu6s lo mismo al cacique, y
respondidole tambi6n que 61 no lo sabia, mand6 a los ne-
gros que hiciesen con 61 lo mismo que con el otro. Y vien-
do 61 que su turno era llegado, bajando la carga, inclin6
la cabeza A la muerte con much paciencia. Por lo cual
el Gobernador dijo que no le hiciesen dafio y lo dejasen
vivir. En este lugar quedaron tres espafioles desfallecidos
del hambre que no podian tenerse en pie, donde fueron
despu6s muertos por los indios.
aPor la tarde viendo el Gobernador que nosotros no
teniamos qud comer y no queriendo dar nada de lo que 61
tenia, dijo que matisemos los perros y que cada uno to-


(a) Prueba evidence de que Diego Guti6rrez atraves6 la cordillera cen-
tral con direcci6n al Pacifico.
(b) Probablemente el mismo rio Pacuare 6 el Chirrip6; y pudiera ser
tambi6n el Reventaz6n.
(e) Es la yuca dulce (atropha maniot) .










mase su raci6n; pero yo regale la mia, A causa de que
estaba Ilena de gusanos. Y por esto me fui donde el Go-
bernador con esperanza que me habia de proveer de algu-
na cosa; pero 61 me dijo que fuese A comer races de Arbo-
les. Por lo cual un espafiol que oy6 con otros, dijo: USe-
fior Gobernador, pues que no querdis estar con nosotros
A lo bueno y A lo malo, id vos solo A hacer la guerra.m
Tanto que por 6stas y otras palabras, el Gobernador, por
intercesi6n del gapitan, verdad es que de mala gana, re-
parti6 un pedazo de queso de tres libras en treinta y cua-
tro parties, y asi pasamos aquella tarde. La misma noche,
habiendo el Gobernador encargado A su cocinero que le
pusiese A cocer un pedazo de puerco, y tocindome A
mi hacer centinela al cuarto del alba, y estando pasean-
dome me acerqu6 al fuego, y encontrando que todos dor-
mian, presto cogi un palo y con un cuchillo le hice punta,
y meti6ndolo en la olla saqu6 el puerco 6 inmediatamente
lo meti en mi mochila y continue haciendo la guardia,
mas content que si hubiese hallado algin gran tesoro.
Cuando el Gobernador lo supo, aunque muy enojado, no
dijo mAs que ,6ste si es buen tiempo de abandonar la
olla); y entire tanto me comi el puerco, bien que estaba
algo salado, dejando quietas las races de los Arboles.
(En dos dias legamos A la entrada de un bosque y vi-
mos un indio que estaba de espia detras de un Arbol; y
como fuimos descubiertos por 61, corri6 como un ciervo
adonde el senior de la provincia para darle aviso de nues-
tra llegada. Por lo cual, el dia siguiente en la mafiana,
una multitud de indios di6 sobre nosotros. El Gobernador,
que entonces estaba del lado por donde los enemigos vi-
nieron, haciendo una necesidad, fu6 el primero A quien
mataron; y habiendo pasado adelante, con espantosos
gritos y ruido, hacienda estrepito con bocinas y tambores,
todos pintados de rojo y de negro, con plumajes y joyas










de oro al cuello y otros arreos, como se acostumbra en
todas estas naciones de Indias cuando van A la guerra; y
Ilegados las manos, y queriendo yo tomar la espada y
la rodela, di con el pie en la celada de mi compafiero,
que por estar cubierta con unas hojas la olvid6; y habidn-
domela puesto en la cabeza fue causa, con el favor de
Dios, de que escapara de aquella batalla; porque los in-
dios A pedradas la sefialaron de tal modo, que pareci6
que un herrero la hubiese majado con un martillo.
(Y habiendo combatido de una y otra parte por espa-
cio de medio cuarto de hora y habiendo nosotros matado
y herido muchos indios y por iltimo h6choles volver las
espaldas, les vino un nuevo socorro y entraron de nuevo
en pelea; y estando la mayor parte de nosotros fatigados,
mas por el hambre que por el combat, no pudiendo re-
sistir A la gran multitud de los enemigos enfurecidos, fui-
mos en breve matados con piedras y macanas, y pasados
de una parte a otra con lanzas de palmer; y encontrin-
dome yo con el capitan que de una pedrada fud tirado
fuera del bosque, y vidndolo caer por tierra muerto, ha-
llAndome solo, me retired detras de un grueso Arbol; y es-
tando de esta manera, no sabiendo qu6 hacer ni d6nde ir
por estar aturdido con la confusion, vinieron a mi dos es-
paiioles, todos Ilenos de sangre, diciendome: iQu6 hac6is
aqui, milands?, que ya todos los nuestros son muertos: ti
rad por el camino por donde hemos venido y procuremos
salvar la vida. Y asi, andando yo adelante, pasamos
por en medio de mas de veinte y cinco indios, y todos
eran sefiores, los cuales llevaban solamente una lanza
cada uno en la mano y un manto echado sobre un hom-
bro, y no tenian ninguna pintura como los otros, y uno
de ellos me di6 una lanzada en la gola que me hizo poco
mal por tener un jub6n Ileno de algod6n; y siguiendo ade-
lante, no muy lejos, en la cima de un monte, encontra-









mos A nuestro sacerdote, el cual habia huido con dos
soldados al principio de la batalla, y dentro de dos horas
hallamos al capitan Alonso de Pisa, que venia con veinte
y cuatro espafioles en seguimiento del Gobernador; y de
repente nos sorprendieron mAs de cien indios con espadas,
rodelas y ballestas tomadas a los nuestros, bailando y sal-
tando, algunos diciendo en lengua espafiola stoma oro,
cristiano, toma oro, cristianoo; pero como vieron que
dramos bastantes, volvieron las espaldas y huyeron. Y asi
nosotros Ilegamos A la mar, con grandisimos trabajos y
peligros.
sLos dos espafoles que habian librado de la batalla
conmigo, no pudiendo caminar 6 causa de las heridas,
se quedaron al pie de una montaiia; despues llegaron dos
j6venes que se habian escondido en aquellos bosques
donde los enemigos nos asaltaron, y permanecieron alli
hasta que los indios se fueron; y salidos fuera, hallamos
que habian cortado y llevAdose la cabeza, pies y manos
del Gobernador, asi como de dos negros, y i todos los
otros los habian despojado y arrojado en un riachuelo, y
que todo se lo habian Ilevado salvo el aceite y el jab6n.
Murieron de los nuestros treinta y cuatro espaiioles y dos
negros, y escapamos seis; y de los enemigos murieron
muchos mis, y se estim6 que serian como cuatro mil in-
dios. Cierto es que bien timidos y viles eran, y si hubi6-
semos tenido cuatro caballos nada mis, no habrian pe-
leado; porque los indios tienen mas temor de estos feroci-
simos animals que de todas las armas que los espafioles
han empleado, como lo dicen ellos pdblicamente, que no
el valor de los cristianos, no las armas, artilleria, lanzas,
espadas ni ballestas, los han sojuzgado, sino el miedo,
temor y espanto que de los caballos han tenido. Y esto
lo habiamos visto por experiencia, porque en todo lugar
por donde los espaiioles han andado y no han podido









91
Ilevar caballos, siempre han sido vencidos y superados
por los indios.....
*Tornando, pues, al Nuevo Cartago; llegados que fui-
mos A la mar del modo que arriba se dijo, permanecimos
alli algunos dias por estar la mar gruesa; y mientras
estuvimos en este lugar me sucedi6 una cosa muy gracio-
sa con un soldado; y fud asi, que habiendo dste matado
un perro que habia dejado en la mar cuando andAbamos
por la tierra con el Gobernador, y habiendo hecho asar
un cuarto, me invite A que fuese i comer con el por
haberle dado yo un poco de queso de un pedazo que
habia comprado al capital Alonso de Pisa; y estando
comiendo tan sabrosamente que creo que en mi vida he
comido cosa que me supiera mejor, me lo arrebat6 dicien-
dome: Hermano, td comes demasiado: yo soy viejo y
estoy enfermo, y td joven y robust: levantate y vdte con
Dios, que no quiero que comas mAs de mi perro.* Y asi,
aunque de mala gana me fui pacientemente.
Y abonanzada la mar, parties y fuimos al Desagua-
dero de Nicaragua a buscar un portugu6s, lamado Fran-
cisco Calado, A quien nuestro Gobernador, por haberle
tomado prestados tres mil 6 quinientos duros de oro,
habia puesto alli por su teniente; y por los vientos contra-
rios que soplaban para navegar A Nombre de Dios, per-
manecimos alli mis de dos meses con grandisimos traba-
jos por el hambre; y si no hubiese sido por la abundan-
cia de los huevos de cocodrilo que por aquella costa de
la mar encontramos entire la arena, ciertamente los mis
de nosotros hubiesemos muerto de hambre. Estos huevos
son del tamafio de los de oca, y golpeAndolos con una
piedra, se aplastan pero no se rompen, y por esta raz6n
es precise abrirlos con un cuchillo: su sabor es como el
de un almizcle medio podrido, y al principio de ningi6n
modo los podia comer, pero la necesidad me oblig6 a









hacer como los demis; y cogimos tambi6n unos animals
de cuatro pies, Ilamados iguanas, de la forma de nues-
tras lagartijas, que tienen una cresta bajo la barba y
encima de la cabeza, casi A la manera de la de un gallo,
y tienen ciertas pdias por el medio como espinas. Las
hembras son mejores que los machos y sus huevos tienen
mejor gusto que la care, y tanto estin en el agua como
en tierra.
vEn este Desaguadero de Nicaragua hay muchos y
grandes peces, y entire otros se halla una clase que en len-
gua de los islefios de la Espafiola se dice manati (a), pero
no podria decir c6mo lo llaman los indios que solian habi-
tar en este lugar; porque todos se han metido por aquellos
bosques i causa del mal tratamiento que los espaiioles
les hacian. Este pez es casi de la forma de la nutria y
tiene como veinte y cinco pies de largo y doce de grueso,
con la cabeza y cola como los bueyes y los ojos pequefios,
la piel dura y velluda, de color de birretino (berrettino), tie-
ne dos patas de la forma de las del elefante: las hembras
paren como las vacas y tienen dos tetas con que alimen-
tar a sus hijos: he visto algunas en unas islas pequefias
entire la yerba de este gran rio; y en Nombre de Dios
he comido mis veces su care, es decir, salada; y su sa-
bor es como la care de puerco. Algunos dicen que el
sabor de este pez es como came de ternera; pero esto lo
debo atribuir A una de dos cosas, 6 a que estos espafioles
la comerian con muchisimo gusto por el hambre, 6 ver-
daderamente a. que jams habian probado came de ter-
nera. En cuanto A las costumbres de los naturales de
la provincia de Suerre, son casi como las antedichas,
salvo que no comen care humana: su lengua es bonisi-


(a) Manatus amenranus Desm.










ma de aprender: a la tierra llaman isca (a), A los hombres
chichi, a la enfermedad stasa, al oro quiaruela. Hall6se en
esta. provincia gran copia de puercos monteses, tigres (b)
ferocisimos, y algunos leones (c), pero timidos, porque
huyen en viendo A un hombre; hay alli serpientes de
incredible tamaiio, pero sin ponzofia, y muchos monos.
Encuentrase alli tambien otro animal que los naturales
llaman cascuii, el cual es de la forma de un puerco negro,
velloso, con el cuero may duro, los ojos pequefios, orejas
grandes, cascos hendidos y una pequefia trompa como el
elefante, y da un grito tan terrible que aturde A la gen-
te (d). Hillase igualmente otro animal monstruoso que
tiene una bolsilla debajo del vientre, y cuando quiere ir
de un lugar para otro, mete alli dentro sus hijos: este
animal tiene cuerpo y hocico de zorra, y las manos y
pies como los gatos, pero los mueve, y tiene orejas de
murcidlago (e). Hay tambi6n alli pavonas (j), faisanes (g),
perdices (h) y otras classes de aves, pero todas diferentes
de las nuestras. Igualmente hay alli muchos murcidla-
gos (i) que van mordiendo la gente por la noche; y aun-
que se encuentran en toda esta costa hasta el golfo de
Paria y otros lugares, en ninguna parte son tan pestiferos


(a) Pudiera ser el yuk, hisauk 6iazhkudelosactuales indios de Cabdcar.
(b) Felis onza Linn.
(c) Felis concolor Linn.
(d) Elasmognatus bairdii Gill.
(e) Didalfhys aurita Wied.
(j) Penilopepupuurasens Wagl., Chamaepetes unicoor Salv. y Ortdlida
poliociphala Wagl.
(g) Crax gloticera Linn.
(A) rtix leylandi Moore, Deudrdrtyx leucophrys Gould, Odont~phorus
guttatus Gould, 0. veragiinsis Gould, O. locotaemus Salv. y 0. melanotis
Salv.
(i) Vampyrus spectrum Geoffr.








94
como en esta provincia, porque me ha sucedido en algu-
nas parties de esta costa, especialmente en Nombre de
Dios, morderme los dedos de los pies, tan delicadamente
que no sentia nada, y por la mafiana encontrar las s-ba-
nas y el colch6n con tanta sangre que parecia que me
hubiesen dado alguna gran lherida; pero en este lugar no
me mordieron jamAs sin que yo lo sintiese y me doliese
la mordedura dos 6 tres horas; y A veces batian las alas
por mi cara, y si tenia los pies calzados me mordian en
las manos; y por esto, no habiendo otro remedio, siem-
pre tenia una venda donde yo dormia, 6 inmediatamente
que me sentia mordido me ligaba la herida, y de este
modo sin otra cosa A los tres 6 cuatro dias se sanaba. Y
con esto doy fin A la gobernaci6n de Diego Guti6enez) (66).
















JUAN PEREZ DE CABRERA NOMBRADO
Gobernador de Nueva Cartago.-Pedro Ord6-
neT de Villaquirdn Corregidor de Nicoya.-
Cesidn del Ducado de Veragua d la Corona
de Castilla. Comisiones d los Licenciados
Juan Cavall6n y Ortii de Elgueta.-Francis-
co VdqqueT Gobernador de Veragua.


ABIDA la noticia del desastre ocurrido A Diego Gu-

ti6rrez, el Rey orden6 & su hijo y heredero, D. Pe-
dro Gutierrez de Ayala, nombrase Gobernador de
Nueva Cartago, conform A la capitulaci6n 6 contrato ce-
lebrado con su padre. Gutierrez de Ayala eligi6 A Juan
Perez de Cabrera, y se le extendi6 el titulo correspondien-
te el 22 de febrero de 1549. Pero la colonizaci6n de P6rez
de Cabrera no se llev6 i efecto (a).
Hacia el aflo de 1554 (b) la Audiencia de los Confi-
nes (67) nombr6 a Pedro Ord6fiez de Villaquiran Corregi-
dor de la provincial de Nicoya y puerto de Chira y Paro.
Este Corregidor, en dos afios que sirvi6 aquel destino, lo-

(a) V6anse Doc. para la Hist. dt Costa Rica, tomo II, p. 65, y Costa
Rica, Nicaragua y Pmanmd, p. 157.
(h) Doc. para la Hist. de Costa Rica, tomo I, p. 137.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs