• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Joaquín Acosta
 Half Title
 Prelude
 Introduction
 Capítulo 1
 Capítulo 2
 Capítulo 3
 Capítulo 4
 Capítulo 5
 Capítulo 6
 Capítulo 7
 Capítulo 8
 Capítulo 9
 Capítulo 10
 Capítulo 11
 Capítulo 12
 Capítulo 13
 Capítulo 14
 Capítulo 15
 Capítulo 16
 Capítulo 17
 Capítulo 18
 Capítulo 19
 Capítulo 20
 Catálogo de libros y manuscriptos...
 Table of Contents














Group Title: Descubrimiento y colonizacion de La Nueva Granada
Title: Descubrimiento y colonización de La Nueva Granada
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074131/00001
 Material Information
Title: Descubrimiento y colonización de La Nueva Granada
Series Title: Biblioteca popular de cultura colombiana, 11 Historia
Physical Description: xxxii, 582 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Acosta, Joaquín, 1800-1852
Publisher: Prensas de la Biblioteca nacional
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1942]
 Subjects
Subject: History -- Colombia -- To 1810   ( lcsh )
Early accounts to 1600 -- America   ( lcsh )
History -- Bibliography -- Colombia -- To 1810   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Earlier editions published under title: Compendio histórico del descubrimiento y colonización de la Nueva Granada.
General Note: "Catálogo de libros y manuscriptos que se han tenido presentes al escribir este Compendio, además de los que ya se han mencionado y se mencionarán después": p. 535-575.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074131
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000670277
oclc - 24821148
notis - ADL0812

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
    Joaquín Acosta
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Half Title
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Prelude
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Introduction
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
    Capítulo 1
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Capítulo 2
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Capítulo 3
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Capítulo 4
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Capítulo 5
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Capítulo 6
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Capítulo 7
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Capítulo 8
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Capítulo 9
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Capítulo 10
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
    Capítulo 11
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Capítulo 12
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    Capítulo 13
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
    Capítulo 14
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
    Capítulo 15
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
    Capítulo 16
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
    Capítulo 17
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
    Capítulo 18
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Capítulo 19
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
    Capítulo 20
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
    Catálogo de libros y manuscriptos que se han tenido presentes al escribir este compendio, además de los que ya se han mencionado y se mencionarán después
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
    Table of Contents
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
Full Text















DESCtIBRIIEMNTO Y
COLO!4IZACIQN
DR LA NUEVA GRANADA

AOOSUA








Biblioteca Popular de Cultura Colombiana


Joaquin Acosta

DESCUBRIMIENTO Y COLONIZACION
DE LA NUEVA GRANADA


HIS TOBIA-YOLUMRN III



























Publicaciones del Ministerio
de Educaci6n de Colombia.


Prensas de la Biblioteca Naciodal 194





Joaquin Acosta


escubrimiento y Colonizaci6n

de la Nueva Granada













BIBLIOTECA POPULAR DE CULTUBA COLOMBIANA













JOAQUIN ACOSTA


Fascinado por las bellas cualidades de escri-
tor narrative y por la lucidez y sentido de las
consecuencias usados por el historiador norte-
americano Prescott, el prdcer Joaquin Acosta,
segun lo dice Rl mismo, se dio'a la tarea de
allegar documents sobre la historic de la
conquista y colonizacidn del territorio llamado
entonces Nuevo Reino de Granada, con el fin
de enviarlos al cdlebre historiador de M6xico
y del Peru para que emprendiese la redaccidn
de una obra semejante acerca de la conquista
del reino de los chibchas. Cuando hubo reuni-
do los documents de fdcil consult en los
prnieros decenios del siglo pasado, el Coronel
Acosta los puso a disposicidn de Prescott para
que dste emprendiese la obra propuesta. El
historiador norteamericano contest que se iba
a enfrascar en esos moments en hacer la bio-
grafia de Felipe II, para el seguramente de
mcis significado human que las peripecias de
la conquista en tierras del Nuevo Reino.
Decidid entonces Acosta poner mano a este
trabajo por su propia cuenta, un tanto sor-
prendido de que la civilizacion chibcha y su
destruccion por parte de los espaioles, las ha-
zai~as de quienes descubrieron y conquistaron
la altiplanicie colombiana no hubieran tentado
la fertil pluma de los historiadores de Indias







JOAQUIN ACOSTA


en los siglos XVIII y XIX. El Perd y Mexico
pudieron cautivar las facultades literarias de
numerosos historiadores; pero la historic de
los chibchas en tempo de Acosta no se habia
escrito metddicamente y en libro aparte. La
obra de Acosta fue la primera tentative y su
mirito es sobresaliente.
Los chibchas al tiempo de la conquista for-
maban un grupo organizado en naci6n con la-
zos civiles eutre los sabditos y el monarca.
Tenian nociones de arte, cultivaban la tierra
y practicabau algunas industries. Ni por su
niuimero y riqueza ni por sus monumentos se
pueden coiparar con Mexico y el Perd; pero
fuera de estos deslumbradores imperios no
hubo en America ninguna otra nacionalidad de
la importancia del reino de los chibchas.
Noticias sobre estas gentes y sobre la ma-
nera como su curiosa civilizacidn fue arrasa-
da hay en muchos cronistas de la 6poca. El
Coronel Acosta recogio esos fragmentos, di-
fundi6 su insaciable curiosidad por todas las
obras en que sospechaba que podria procurar-
se datos, y de ese empeifo de muchos abriles
naci6 este libro que, a haberse cumplido su mo-
desta voluntad, habria sido escrito por Pres-
cott. No tenia el Coronel granadino la vivaci-
dad de estilo ni la imaginaci6n histdrica del
escritor norteho, pero posey6 el respeto al
document y la capacidad de interpreter hu-
manamente los puntos obscuros de las narra-
ciones existentes. Supo confrontar opinions
contradictorias y no se dej6 dominar por lo
maravilloso, tendencia muy comin entire los
cronistas, tanto de los que decian haber visto


VIII






JOAQUIN ACOSTA


como de los que tan s6lo se habian enterado
de oidas.
A la consagracidn del Coronel Acosta, a sus
dotes de escritor, a su amor patrio sabiamente
dirigido por una inteligencia clara y despre-
venida debemos esta vivificaci6n y claro resu-
men de las cr6nicas e histories de la conquista
en la parte mds movida y pintoresca y mds
interesante de este period de la historic de
Colombia.
La obra corre escrita en un lenguaje sin
pretensiones en que las actitudes literarias y
el prurito de hacer frases brilla por su au-
sencia. La narracidn se desenvuelve con tal
naturalidad, que por moments parece como si
estuvieramos leyendo a uno de los cronistas o
testigos de la conquista en un espailol remo-
zado, libre de exageraciones, tan frecuentes en.
los escritores de aquella gpoca.
Este libro de Acosta ha venido a ser obra
rara. Se public por primera vez en Paris en
1848 y una segunda edicion vio la luz pdblica
en Bogotd en 1901, con los auspicios de la
Libreria Colombiana, bajo el titulo de "Com-
pendio histdrico del descubrimiento y Colo-
nizacidn de la Nueva Granada en el siglo
decimosexto". La longitud del titulo es una su-
gesti6n de la intransigent honradez, de la pro-
bidad literaria del autor. Era su dnimo, segin
consta de sus propias palabras, continuar esta
obra penetrando en los siglos siguientes con
sus trabajos de investigation y critical de do-
cumentos; pero al resolverse a publicar el pri-
mer tbmo sin tener seguridad de que podria
ofrecerle al pdblico uno o algunos mds, quiso






JOAQUIN ACOSTA


prevenir a los lectures para que no fuesen a
buscar en su libro nmds de lo que el habia
puesto con toda lealtad en sus pdginas. Las
dos ediciones mencionadas parecen hlaber es-
caseado considerablemente, lo que ha decidido
el Gobierno a hacer una nueva con el objeto
de divulgar ampliamente una obra de tan pal-
pable utilidad y no escasa de valor como obra
de entretenimiento.
La historic de America estd por escribir.
Hay trabajos seccionales de grande importan-
cia, pero la obra de conjunto, a pesar de los
laudables ensayos conocidos, no existed atin. La
idea del Ministro de Educacidn, historiador
perspicuo y amenisimo el mismo, de dar a luz
en ediciones cuidadosas las obras poco conoci-
das o ineditas referentes a puntos de historic
.de estos paises, hard possible que se escriba al
fin la historic de este continent en forma de
mn todo armnnico. Se han escrito histories de
Europa. En ese empeLno ban fracasado enor-
.rines talents y erudiciolns vastisimas, primero
porque Europa es iln infinite hacia atrds y
lu-pgo porque no hay unidad de contenido. La
historic de Europa seria la suma de cantida-
des heterogeneas. Es n edclculo en que no pue-
de usarse el sistema de reduccidn a la unidad.
Muchos europeos ni siquiera son hombres. Su
destino es ser mdltiples: su tragedia es la di-
versidad.
En cambio America es una. Hay diferencias
de grado entire sus diversas parties, pero no
de esencia. Nuestra vida civilizada comenz6 a
un mismo tiempo; fue casi unisono el grito de
la independencia; los sacrificios que cost esa







JOAQUIN ACOSTA


guerra no dividieron a los pueblos; por el con-
trario, hicieron mnds fuertes sus vinculos. A
medida que avanzan nuestras relaciones con
Europa la unidad se va haciendo mds laxa a
causa del contagio de various humores.
Es precise escribir la historic de AmBrica
en tanto que la unidad exista y mientras la
"libertad" no haya muerto, la otra caracte-
ristica de este continent.
La publicacidn de las obras parciales y de
los manuscritos existentes hacen possible la rea-
lizaci6n de una obra necesaria para que el
continent adquiera conciencia de si mismo,
frente a los peligros que lo cercan.
No se debe terminar esta somera noticia sin
recorder que existent dos obras dedicadas a his-
toriar la conquista y colonizaci6n del Nuevo
Reino de Granada debidas a escritores britd-
nicos.
Sir Clement Markham, con los pocos ele-
metos de que pudo hacer uso, escribio un li-
bro bien intencionado, aunque mto execto de
errors, y Robert Cunninghame Graham, que
visit el pais y uso de cuatas noticias podia
ofrecerle la biblioleca del crarto de lecture del
Museo Britdnico, quiso darles a sits numero-
sos lectores, en estilo de grand naturalidad y
con una viva y humana apreciacidn de los he-
chos probados y probables, una historic de
aquella epoca muy digna de tenerse en cuenta.


B. SANIN CANO













Descubrimiento
y Colonizaci6n
de la Nueva Granada


























"El antigiiedad de los tiempos es cosa que faze a
los hombres olvidar los feehos pasados, e por ended
fue menester que fuese fallada eseritura, porque lo
que antes fue fecho non se olvidase, e supiesen los
homes por ella las cosas que eran estableeidas bien
como si de nuevo fuesen feehas. E de las escrituras
tanto bien vine, que en todos los tiempos tiene pro,
que faze membrar lo olvidado e afirmar lo que es
de nuevo feeho, e muestra carreras por do s6 en-
derezar lo que ha de ser."

(Prdlogo del titulo 189, Partida 3S)













PROLOGO


Hace ya muchos anos que se siente la nece-
sidad de una obra que instruya a nuestra
juventud en la historic antigua de Nueva
Granada. Para llenar este vacio me propuse
reimprimir alguno de los autores antiguos que
tratan de la material; pero leyendo detenida-
miente cuanto poseemos impreso o manuscrito
respect del antiguo Virreinato del Nuevo Rei-
to de Granada, observe que las narraciones de
los cronistas, ademds de ser incompletas, se
hallan recargadas de fdbulas y de declamacio-
ines que ocultan y ahogan, por decirlo asi, los
hechos esenciales. El lenguaje mismo antiguo,
grande atractivo para el que ha adquirido el
hdbito de leer aquellos escritos, es un obstdcu-
lo al comin de los lectores a quienes su profe-
sion y ocupaciones no permiten consagrar el
tiempo necesario para sacar el jugo a memo-
rias aiiejas y separar en ellas el grano de la
paja.
V'alidndome de estas crdnicas y de otros do-
cumentos, trate entonces de composer una
narracidn complete y exacta, aunque com-
pendiosa, reproduciendo las impresiones que
habia recibido con la lecture de aquellas obras,
conservdndoles su interns y supliendo las unas
con las otras. Esta es la que me atrevo a dar
a luz, esperando que sea de alguna utilidad,







PROLOGO


mientras una pluma mds diestra se haga car-
go de la empresa.
He sido parco en juicios, deducciones y apre-
ciaciones filosdficas de los acontecimientos,
porqu' esto exige talents que no poseo, y por-
que pienso que los hechos presentados con
claridad y dispuestos en el orden convenient,
deben sugerir por si mismos las reflexiones al
lector. Por no interrumpir el curso de la na-
rracidn, he cvitado en el texto toda discusidn
sobre la verdad de los hechos y sobre el ma-
yor o menor credito que merecen los diversos
testimonios, porque si me hubiera dejado lle-
var del deseo de justificar en todas ocasiones
la con fiaza acordada a tal circunstancia, a un
document mds bien que a otro, habria com-
puesto una historic critical en que aparece-
rian, es verdad, los resultados de un trabajo
de muchos afnos, pero en la cual el fastidio de
la lectura no compensaria su utilidad para la
generalidad de los lectores. Al mismo tiempo
he resistido cuidadosamente a la tendencia na-
tural a adoptar el aspect mis interesante y
mds dramdtico, porque he creido que la verdad
de los hechos tiene suficiente atractivo para
obrar sobre la imaginaci6n, principalmente
cuando el pais que sirve de teatro a los acon-
tecimientos ostenta todas las maravillas de la
creaci6n, y que en el la naturaleza se complace
en mostrarnos una prodigiosa variedad de cli-
mas, de producciones y de aspects fisicos.
He tenido la fortune de recorrer much par-
te de Nueva Granada y de los lugares en
donde ocurrieron los sucesos mds importantes
de aquel descubrimiento. En 1834 hice una


XVIII







PROLOGO


excursion desde el valle del Socorro al del
Magdalena, con el distinguido y malogrado
botdnico doctor Cdspedes. Alli vimos las sel-
vas virgenes, las raices seculares entrevera-
das y los despeiiaderos que opusieron tantos
obstdculos a Gonzalo Jiminez de Quesada,
despues a Jer6nimo Lebr6n y mds tarde a
Lugo, hasta que se abandon esta ruta. Tan
inculta region se halla actualmente en el mis-
mo estado que en 1538, y es la iunica de lo
interior de la Reptiblica en donde hay todavia
indigenas no reducidos o independientes.
Mandando un cuerpo de tropas he pasado en
1841 de Antioquia a Anscrma, siguiendo las
huellas del licenciado Vadillo desde Caraman-
ta, y rerificando las relaciones de los cronis-
tas. A fines del mismo ano me encomendd el
General en Jefe del Ejdrcito del Sur el mando
de una column de operaciones para sujetar
los indios Paeces, cuya lengua, costumbres.
muaniobras y ardides han variado tan poco des-
de la 6poca del descubrimiento, como cl aspec-
to de las faldas del Huila o la naturaleza de
los desfiladeros y pasos dificiles que forma el
rio Pdez en su torrentoso curso.
He vivido en pueblos en donde la raza pura
de los Chibchas se mantiene atin, y he recogi-
do las palabras que todavia conservan de su
antiguo idioma, algunas de las cuales se han
convertido en t6rminos provinciales. Tambidn
he visitado, aunque bien joven, siendo Subte-
niente del Ejercito de Colombia, las tribus de
los indios Cunas, que habitan en las orillas del
golfo del Daridn.






PROLOGO


Despues de haber reunido todos los mate-
riales que pude en el pais, para lo cual fui
auxiliado con toda deferencia por los Reve-
rendos Prelados de los conventos de San Fran-
cisco, Santo Domingo, agustinos calzados y
descalzos de Bogota, hice un viaje a Espai~a,
risite los archives de Indias, en donde se ha-
llan reunidos todos los documents de los an-
tiguos dominios ultramarinos espaiioles, y me
persuade de que la coleccidn hecha por don
Juan Bautista MuFioz, encargado en 1779 de
escribir la historic de Am6rica, es la mds com-
pleta y contiene todos los documents esencia-
les sobre et descubrimiento, pues cuantos me
llamaron la atencid en Sevilla, sea propios
de aquel archive o trasladados del de Siman-
cas, tenian la nota de haber sido copiados para
Muioz. He disfrutado de esta coleccidn, de que
existed una copia, la de don Antonio Uguina,
en la biblioteca de Mr. Ternaux Compans,
quien generosamente me ha permitido usar de
ella como amigo de las letras, que desea que los
tesoros manuscritos no permanezcan sepulta-
dos y ocultos. Quisiera poder decir otro tanto
del ex Ministro espaniol Martinez de la Rosa,
pero este sujeto creyd que debia negar a un
americano-espaTiol el permiso de visitar los
archives, que no se habia rehusado a ningin
extranjero hasta entonces. Si yo pude exami-
nar el archivo de Indias en Sevilla, lo debo a
,que existen, a Dios gracias, todavia en Espaia
personas que comprenden de otro modo que
aquel distinguido literate los intereses de la


XX







PROLOGO XXI

humanidad y los deberes de la hospitali-
dcad (1).
Si mi dnimo estuviera en la disposici6n en
que se hallaba durante la guerra con Espala
por la independencia, confieso francamente
que no me habria creido con la suficiente im-
parcialidad para escribir esta relaci6n; mas al
h'er los sucesos de la 6poca a que me refiero,
he visto, por las impresiones de mi alma, que
no carecia de los sentimientos de justicia para
hacerla al valor, sufrimiento y heroicas cali-
dades de los intrepidos castellanos que descu-
brieron el Nuevo Mundo y se establecieron en

(1) Quiero referir aqui lo que me aconteei6 en un caso
anilogo en Madrid, porque puede servir de lecci6n a los ame-
ricanos que viajen por la Peninsula. Deseaba visitar el Mu-
restos de las colecciones de la Expedici6n Botinica del Nue-
vo Reino de Granada; y como mn aquella saz6n (1845) es-
taba vedada al pfiblico la entrada del estableeimiento, me
dirigi al senior Isturitz (que despu6s fue jefe del gabinete
que gobernaba en Espana, cuando se hicieron los prepara-
tivos de la expedici6n reeonquistadora de AmBrica bajo la
direcei6n del General Flores), pididndole me consiguiera uu
billete de entrada. Este caballero tuvo la bondad de pasar a
mi posada para advertirme que, a pesar de sus esfuerzos eer-
ea de las autoridades, no habia podido obtener el permiso
que solicitaba. El duefio de la casa, que reeibi6 el reeado, me
taeh6 de novieio en recurrir a la influencia de altos perso-
najes, ofreeiendose a levarme al dia siguiente a visitar el
Museo, como en efeeto lo verifie6 sin dificultad alguna, va-
li4ndose para ello de los sirvientes y porteros. Entre tanto el
sefior Isturitz qued6 lamentandose de que las formalidades
legales fueran tan inexorables, que le hubieran privado del
gusto de hacer a un americano del Sur, que le habia sido re-
comendado por un amigo antiguo, el obsequio de una boleta
de admisi6n para ver las muestras minerales y los monstrao-
sos granos de oro y de platina de las minas del Choc6, que
con tan laudable y estricta vigilancia se eonservan en aquel
real establecimiento. Puede compararse Espafia a una anti-
gua plaza fuerte desmantelada, cuyas puertas, guarnecidas
de artilleria y de puentes levadizos, niegan la entrada, mien-
tras que los habitantes, mis sensatos que los que gobiernan,
se manejan, entran y salen por las brechas que el tiempo y
la necesidad han heeho en la muralla.







PROLOGO


el, y que las simpatias por los indigenas de
aquel Continente que tanta compasidn deben
.inspirar a un corazdn human, no serian parte
para extraviar la pluma dirigida por una ma-
no de origen espailol.
Cuando tenia ya bien adelantado el trabajo,
lleg6 a mis manos la historic de la conquista
del Peru, escrita por el senior Guillermo Pres-
cott a quien el mundo literario reconoce como
el mejor historiador contempordneo de las co-
sas de America. En el prologo de esta obra
alude a un trabajo histdrico en que se ocupa,
andlogo a los anteriores; y habiendo ya escri-
to la historia de Mdjico y la del Peru, era de
suponers e que se propoia colmar el vacio que
existe respect del asiento del tercer centro de
civilizacidn americana, que comprende el do-
minio de los Chibchas. o Muiscas; y me aplaudi
de que pluma tan hdbil realizara al fin mis
deseos, en cuyo caso no me quedaba sino la
misio` de traductor, mds proporcionada a ,mis
fuerzas. Escribi, pues, al senior Prescott ofre-
ciendole mis materials, libros, apunta mientos
y el mapa que tengo trazado de la Nueva Gra-
nada de la epoca del descubrimiento, y congra-
tuldndome de que nuestra historic hubiera
caido en tan buenas manos. El senor Prescott
me desenga'id, anuncidndome que su nuevo
trabajo es la historic de Felipe II, que hard
juego con la del reinado de don Fernando y
dofia Isabel, como la historic de Mexico con la
historic del Peru, y dejard asi este insigne
historiador erigidos cuatro monuments Jistd-
ricos de la epoca mds brillante de la monar-
quia espaiola.


XXII







PROLOGO


Y como cada dia crecia mi convencimiento
de la necesidad de familiarizar a nuestros j6-
cenes con la situacidn social en que Europa
hall6 las diversas regions de America en la
era del descubrimiento, y que tanto contribuy6
a modificar el giro de la conquista, la forma
primitive y la indole future de los primeros
establecimientos, que tanta influencia ejercen
todavia sobre el cardcter que conservan los
diversos estados independientes del nuevo con-
tinente, y que tan presents deben tenerse en
las discusiones political y sociales actuales, me
decidi por fin a veneer la descowfianza natu-
ral en mis cortas luces, y a dar la ultima mano
a este compendio.
La primera parte de mi trabajo. que ahora
public, comprende lo acaecido desde el descu-
brimiento de Nueva Granada hasta mediados
del siglo XVI. He adoptado el orden cronol6-
gico, que aunque perjudica al interns dramd-
tico, que depend de la unidad de acci6n, por
ser precise interrumpir la narraci6o de los su-
c otro, es mnds conforme al fin que me he pro-
puesto, que es el de composer un libro ele-
mental.
Quizds podria tacharse de minuciosa y tri-
vial la narraci6n de algunos hechos que son en
realidad de poca importancia general para la
historic, si no se advirtiera que este compendio
ha de servir tambien para explicar en muchos
lugares de Nueva Granada algunos nombres y
tradiciones comunes cuyo origen generalmen-
te se ignora, y si se recuerda que no es sola-
mente dar una idea general de los sucesos de


XXIII







XXIV PROLOGO

la conquista lo que me he propuesto, sino acu-
mular el mayor n4mero de circunstancias y
detalles compatibles con el pequefio volume a
que he deseado reducir el libro, a fin de gene-
ralizar y popularizar estos conocimientos.
En el apindice menciono los historiadores
que me han servido de guia, y recopilo cuan-
tas noticias he podido reunir sobre cada uno
de ellos. Este trabajo simplificard y servird
de base a los futuros escritores de la historic
antigua de Nueva Granada. Tambidn public
algunos documents indditos originates muy
interesantes, y un bosquejo de mapa de Nueva
Granada en la epoca del descubrimiento, en el
cual podrd seguirse la march de cada uno de
los conquistadores.













INTRODUCTION


Muchos siglos antes de la era cristiana se
habia admitido la existencia de tierras en el
OcMano Atlantico que limitaba el antiguo con-
tinente desde el estrecho de H6rcules o Gi-
braltar, y aun algunos creen que el mito de la
Atlfntida o gran continent occidental fue
transmitido a Grecia de Egipto. La imagina-
ci6n no es facultad que pueda encadenarse-:
ella ha debido desde los tiempos mis remotos
hacer que los hombres salven el espacio y su-
pongan alguna cosa mas alli del horizonte que
su vista alcanza.
SQui6n no recuerda la famosa profecia de
L. Seneca, quien floreci6 en el siglo de Ner6n,
y que se ha hecho un adorno indispensable en
el frontispicio de toda obra que trate del des-
cubrimiento de America?
"Venient annis saecula series
Quibus Oceanus vineula rermr
Laxet, et ingens pateat tellus,
Tethysque novos detegat orbes
Nee sic terris ultima Thule."
Tras luengos aios vernal
un siglo nuevo y dichoso
que al Oeano anchuroso
sus limits pasari,
descubririn grande tierra,
verin otro nuevo mundo,
navegando el gran profundo
que agora el paso nos sierra.
La Thule tan afamada
eomo del mundo postrera,
quedarf en esta carrera
por muy cercana contada.
(Traducci6n del Padre JoOs Acosta)







INTRODUCTION


Mas los primeros y los mis constantes indi-
cios de las tierras occidentales los acarreaban
las corrientes del mar a las islas Britanicas,
a cuyas costas se veian aportar cafias de di-
mensiones colosales y fragmnentos de troncos
enormes de palmas, claras sefiales de otra ve-
getaci6n. Poco imaginaban entonces los habi-
tantes de aquellas islas que mucha parte de su
grandeza y opulencia futuras estribaria en la
explotaci6n de los paises en donde crecian ta-
les plants.
El retroceso de la civilizaci6n en Europa a
consecuencia de la invasion de los bArbaros
del Norte, no s6lo suspendi6 el progress de
las ciencias que habrian necesariamente pro-
movido y dirigido las empresas de los nave-
gantes en solicitud de nuevas tierras, sino que
hizo perder hasta la memorial de los rumbos
que conducian a las islas Afortunadas, hoy
Canarias, ya conocidas de los antiguos, y que
fue precise descubrir de nuevo en el siglo d4ci-
motercio.
En esta 6poca trabajaban los portugueses
por dar la vuelta al Africa navegando por sus
costas a fin de abrir el comercio director con el
Oriente, cuyas preciosas producciones estaban
monopolizadas por los 'negociantes italianos,
que solos traficaban con ellas en el Mediterri-
neo. El infante don Enrique de Portugal pro-
pendi6 singularmente al adelantamiento de la
nAutica, ocupAndose exclusivamente en viajes
de descubrimiento, y protegiendo a los astr6-
nomos, matemAticos, pilots y a todos los que
se dedicaban a los ramos accesorios a la cien-


XXVI







INTRODUCTION


dia del navegante. El impulso que este princi-
pe benefico dio a los descubrimientos mariti-
imos, procur6 a Portugal una importancia y
un lustre extraordinarios.
A estas circunstancias se debi6 el viaje a
Lisboa de Crist6bal Col6n, natural de G6nova
y mariners distinguido. Alli contrajo matri-
mionio con la hija de lu antiguo y expert
official de marina que habia sido Gobernador
de Porto Santo, isla reci6n descubierta. El
examen de los mapas, diaries de navegaci6n
y otros papeles de Perestrello, su suegro, que
iya era muerto, acab6 de decidir de la vocaci6n
del ilustre genov6s. Hizo Col6n algunos viajes
;i la costa de Guinea, y con sus ganancias y
las cartas de inarear que trazaba, vivia hon-
radamente con su familiar. Este trabajo y sus
studios lo familiarizaron con las cuestiones
mas arduas de la cosmografia, y arraigaron
cn su animo el convencimiento de que, nave-
gando directamente hacia el Occidente, debia
encontrarse el continent asiAtico. Un viaje
que antes habia hecho a Islandia, y las obser-
vaciones que su constant prictica de navegar
le sugerian, confirmaban cada dia sus opi-
niones.
Present6se Col6n al Rey de Portugal solici-
tando se equipara una expedici6n explorado-
ra que bajo sus 6rdenes navegaria al Occiden-
te hasta encontrar la tierra fire; pero sea que
se hallasen exorbitantes las condiciones y los
honores que solicitaba para el caso de que la
*mpresa tuviera un kxito feliz, como 61 firme-
nente lo esperaba, o que preocupada entera-


XXVII






INTRODUCTION


mente la corte con la circunnavegaci6n del
Africa, no *se querian arriesgar fondos en
otros descubrimientos que se estimaban menos
seguros, lo cierto es que las proposiciones de
Col6n no fueron atendidas, o s6lo produjeron
el envio clandestine y sin suceso de una nave
por los rumbos que 61 habia indicado. Esta
nave, privada de la direcci6n inmediata del
autor del proyecto, no sirvi6 sino para hacer
patente la mala fe con que fue tratado este
negocio por parte de los consejeros de la Co-
rona de Portugal, y para mostrar que no basta
saber la direcci6n en que ha de andarse, si se
carece del Animo fire y persuadido que ven-
ce los estorbos y dificultades, tan frecuentes
en todas las sendas poco trilladas y especial-
mente en las de nuevos descubrimientos.
Tampoco estuvo al alcance de los miembros
del Senado de G6nova, su patria, a quienes
despu6s se dirigi6 Col6n, el juzgar con acierto
de su propuesta, que fue desechada igualmen-
te. Traslad6se por iltimo a Espafia, en donde,
despu6s de largos afios de negociaciones in-
fructuosas, logr6 por fin ser escuchado y triun-
far de las preocupaciones escolfsticas que le
opusieron al principio los mayores obstaculos
Demasiado vilipendio ha arrojado el mundo
culto sobre los claustros de Espaiia para que
sea permitido en estricta justicia dejar de re
cordar que del fondo de un oscuro monasterio
salieron los mas fieles amigos de Col6n, y los
mas constantes favorecedores de su atrevida
empresa, que los sabios del siglo consideraban
como visionaria. Fray Juan P6rez de Marche-


XXVIII








INTRODUCTION


ia, de la orden de San Francisco (1), guar-
lian del convento de la RAbida, en Andalucia
2), y Fray Diego Deza, religioso dominicano,
onfesor de la augusta Reina dofia Isabel la
'at6lica, secundados por Alonso de Quintani-
la y Luis de San Angel, fueron los que deci-
lieron el Animo generoso de la ilustre sobe-
rana de Castilla a no dejar partir a Coln6, que
va se retiraba desconfiando de obtener auxi-
lios en Espafia, y a tomar a su cargo y expen-
sas la expedici6n, con tan fervoroso anhelo,
lu6go que estuvo persuadida de su importan-
cia, que ofreci6 empeiiar sus joyas si de otro


(1) Segfn Tomis Rodriguez Pinilla (Coldn en Espaina)
y otros muehos autores que en los fltimos afios han estudia-
do seriamente la vida y los hechos de Col6n y la 6poca del
descubrimiento de America, en los Archivos de Indias, Fray
Juan Perez, Guardian del Convento de la RAbida, era per-
sona muy distinta de Fray Antonio Marchena. El primero
protegi6 a Col6n, no cuando lleg6 de Portugal, sino cuando
se retiraba de Espaia, en 1491, desalentado con el mal 6xito
de sus peticiones en la Corte. El segundo era un sabio as-
fr6logo (como llamaban entonces a los astr6nomos), que
acompafi6 a Col6n en su segundo viaje, por orden de los
Reyes Cat61ieos. Herrcra, Mufioz, Navarrete, Humboldt, Ir-
ving y muchos otros historiadores espafioles y extranjeros
confundieron estos dos religiosos. No es, pues, extrafo que
Aeosta (en 1847) hiciese esta equivocaci6n, euando autores
modernos, como Roselly de Lorgues y otros, repiten la espe-
cie, a pesar de los reeientes deseuhrimientos histOricos.-Nota
de Soledad Acosta de Samper.
(2) Mr. W. Irving, el elebre autor de la Vida de Coldn,
hizo en 1828 una romeria al convento de Nuestra Sefiora de
la Rfbida, que existe, aunque muy deteriorado. "Bajamos
del coche. dice, en la misma porteria adonde lleg6 Col6n a
pie y en clase de peregrine a pedir un pedazo de pan y un
jarro de agua para su hijo. Mientras subsist el convento,
afiade, 6ste serA siempre un lugar que causara la mas viva
emoci6n. La porteria parece en el mismo estado que en tiem-
po de Col6n, s61o que no hay portero que socorra las neec-
sidades de los viandantes. AtravesAmos los claustros vacios
y sileneiosos; todo parecia devastado. El finico ser viviente
que percibimos fue un gato, que huy6 aterrorizado al eco
triste de nuestros pass en aquellos corredores abandona-


XXIX








INTRODUCCION


modo no podia hallarse el dinero necesario
para los aprestos (1). Nadie ignora que fue en
este viaje, verificado en agosto de 1492, cuan-
do Crist6bal Col6n rasg6 el velo que cubria
una vasta porci6n de la superficie de nuestro
planet, y cuando una flotilla de tres navi-
chuelos en los que hoy mismo nadie osaria
atravesar el ocdano, se lanz6 con tanta segu-
ridad en un pi6lago desconocido y misterioso,
como pudiera hacerse para navegar entire las
dos costas del Mediterr6neo. Pocos son los que
no han reflexionado en los beneficios que el
g6nero huniano report de este descubrimien-
to, que puso en claro la verdadera figure de
la tierra, demiinti6 las opinions err6neas res-
pecto de la no existencia de los antipodas, la
inhabitabilidad de la zona t6rrida e incomuni-
caci6n de las dos templadas. Desde aquella
ipoca no hay mar que no sea navegable, ni re-
giOn inaccessible.

dos". Es de esperar que despuks de la supresi6n de los con-
ventos, el Gobierno espafiol haya dictado algunas providen-
ci:ls l)pra conservar este nionumento hist6rico. *
(I) Luis de Sant-Angel anticip6 los veinticinco mil flo-
nes que se gastaron en equipar los buques y proveerlos de lo
necesario. No podemnos eiertamente dejar de hacer tristes
reflexiones respeeto de los pocos progress que el buen go-
bierno ha hecho en Espain, si consideramos que en 1492 fue
precise uiL grande esfuerzo a la heroic prineesa espaftola
qne entonces gobernaba la monarquia, para hacer salir esta
pequefia expediei6n con objeto tan important, y que no hat
much sc han empleado millones, product del sudor y tra-
bajo de los espafioles, en preparar una armada que se diri-
gi6 tambien a America, sin mbs objeto que satisfacer el ca-
pricho de una extranjera, que logr6 sentarse por algin
tiempo en el trono de la magninima Isabel, y que pretendia
fundar otro para una descendencia de equivoco y casi espu-
rio origen.
En 1892 el Gobierno espafiol no s6lo restaur6 completa-
mente el convento, sino que mand6 levantar un monument
que conmemora el descubrimiento de Ambrica.-S. A. S.


XXX







INTRODUCTION


Este innenso continent extendido de Norte
; Sur, casi de polo a polo, present al natu-
ralista una multitud de series nuevos del reino
vegetal y animal; al fisico y al ge6logo cade-
ims colosales de montafias levantadas por el
fuego subterrineo y abundantes en metales
preciosos con que se ha enriquecido el mundo,
Y los clinas y las producciones reunidos de las
zonas mis diversas; al fil6sofo, la raza huma-
na y las lenguas en los grados y situaciones
inms favorables para el studio de la especie.
La astronomfa niutica, la geograffa fisica, la
geologia de los volcanes, las ciencias todas
canmbiaron de aspect entonces; y puede decir-
so que nunca, desde el estableciniento de las
sociedades, la esfera de ideas relatives al mun-
do exterior se habia engrandecido tanto. No
lay exaggeraci6n en asegurar que fue en aque-
lla 6poca cuando el hombre acab6 de tomar
posesi6n de los dominios que el Creador le se-
fialO en la tierra, y que, por tanto, el descubri-
mieuto de Am6rica puede considerarse como el
miis grande acontecimiento de los tiemtpos mo-
(Il llos.
No entra en nuestro plan seguir a (Col16n on
los tres primieros viajes, ni escribir su vida,
tan llena de vicisitudes; solo nos ocuparemos,
despues de haber echado esta rapida ojeada a
aquella epoca memorable, en narrar lo que
lice relaci6n con el descubrimiento del terri-
torio que hoy comprende la Repfiblica de
Nueva Granada, que ocupa la posici6n mis
important de la Am6rica meridional, y que
se extiende de las orillas del Orinoco a las
costas del grande oceano por diez y site gra-


XXXI






INTRODUCTION


dos de longitud, y desde uno a trece grades
de latitud, con cerca de doscientas leguas de
costas en el Atlantico.
Este pais abraza dentro de sus limits el
istmo de Panama, y su agriculture produce
los frutos de todas las zonas y de todos los
climas. En 61 existen los uinicos criaderos de
platina conocidos en Am6rica, las minas mis
importantes de oro, y la sola mina de esme-
raldas que hoy se explota en el mundo. Goza
de paz y de las instituciones mis liberals. El
respeto mis profundo y mis arraigado de la
propiedad es un dogma reconocido por sus ha-
bitantes, que brindan la hospitalidad a los que
quieran trasladar su capital y su industrial a
aquellas regions afortunadas, cuyos morado-
res estan resueltos a rechazar toda reform
que inscriba la fuerza brutal en sus banderas,
y a no admitir sino las mejoras que se intro-
duzcan por medios legales y pacificos.
Es de esperar que este ensayo sirva de es-
timulo a algfin escritor distinguido que quiera
dedicarse mas tarde a ofrecernos la historic
autigua complete de este territorio, que hasta
aqui no ha tocado ningiin historiador modern.


XXXII















CAPITULO I


Col6n deseubre las costas del istmo de Panami.-Trata con
los .naturales.-Caricter de 6stos.-Obsticulos para la
primer colonia que intent fundar.

Mas Crist6bal Col6n el Almirante,
que no se contentaba con lo hecho,
llev6 sus velas muy mbs adelante
pensando de hallar algdn estrecho
que para mar del Sur le diese via,
S aunque para naves no lo habia.
(Elegias de varones ilustres de Indias,
por J. Castellanos, eura de Tunja.)

Crist6bal Col6n descubri6 la primera tierra
del Nuevo Mundo el dia 12 de octubre de 1492.
Las extensas, ricas y pobladas islas Antillas
absorbieron toda la atenci6n del c6lebre nave-
gante durante su primero y aun en el segundo
viaje, que se verific6 el afio siguiente de 1493.
En el de 1498 emprendi6 su tercer viaje, que
lo condujo al descubrimiento de la isla de Tri-
nidad y costa de Paria, en tierra firme. Di-
versas circunstancias le impidieron por enton-
ces continuar descubriendo hacia el poniente,
y desde la isla de Margarita se volvi6 a la de
Santo Domingo (1).

(1) Gonzalo FernAndez de Oviedo, Gomara y Castellanos,
historiadores primitivos, aseguran que en este viaje lleg6 Co-
16n hasta el Cabo de la Vela, al cual dicen puso este nom-
bre por haber visto por la primera vez en sus inmediaciones
una canoa de naturales a la vela. Mas ni don Fernando Co-
16n, que escribi6 la vida de su padre con los manuscritos y
diaries de sus navegaciones a la vista, ni Pedro MArtir, es-







JOAQUIN ACOSTA


Por mayo del afio de 1502, despu6s de su
prisi6n y persecuciones, dio Col6n la vela des-
de Espafia para su cuarto y uiltimo viaje, con
el intent de buscar el estrecho que juzgaba
debia existir, a fin de llegar a la porci6n co-
nocida de la India Oriental. Toc6 antes en
Santo Domingo, sin que se le permitiera gua-
recerse siquiera en el puerto que pocos afios
antes habia descubierto, y sigui&6 h9go en so-
licitud de la tierra firme. Lleg6 primero a la
isla Guanaja, frente al Cabo Casinas, que hoy
llaman de Honduras. El 14 de septiembre des-
cubri6 el Cabo Gracias a Dios, que forma la
extremidad de las costas de Nueva'Granada
por esta parte. Navegaba Col6n por aquella
costa al Este con vientos y corrientes contra-
rios, obligado a fondear todas las noches para
no perder en la oscuridad lo que habia ganado
en el dia, cuando al doblar este cabo, observ6
con la mayor satisfacci6n que la direcci6n de
la costa cambiaba del Este al Sur, lo que le
ofrecia la ventaja de poder seguir su explora-
ci6n con viento favorable. A esta circunstancia
debi6 el cabo su nombre, y es uno de los pocos
lugares que conservan el que Col6n les dio al
descubrirlos, pues por una rara fatalidad no


eritor contemporAneo y de much fe, ni el cronista Herrera,
que copi6 a Fray Bartolom6 de las Casas, hacen menei6n de
tal circunstaneia. Todos ellos convienen, por el contrario, en
que el Almirante Col6n termin6 sus descubrimientos en este
viaje en Margarita. Esta opinion ha sido adoptada por los
mfs graves historiadores de los tiempos modernos, Robertson,
don Juan B. Mufloz, que tuvo a su disposici6n todos los ar-
chivos de la monarquia espafiola, don Martin Fernandez
Navarrete y iltimamente Mr. Irving, en su Vida de Col6n.
No carece de interns para los granadinos el eselarecimiento
de este punto hist6rico.






LA NUEVA GRANADA


s6lo no tom6 el nuevo continent el nombre de
su descubridor, sino que aun se han cambiado
a la mayor parte de los sitios los nombres que
el Almirante les impuso en la 6poca del descu-
brimiento.
Continue su viaje la flotilla, que se compo-
nia de cuatro embarcaciones pequefias (carabe-
las), la mayor de setenta toneladas, evitando
los bajos que abundan en aquella costa. El 16
del mismo mes de septiembre envi6 el Almi-
rante dos botes a la boca de un rio para hacer
agua y lefia, y habiendose perdido el uno con
la reventaz6n del mar en la barra del rio y
ahogidose la gente, le dio el nombre de rio
de la Desgracia o del desastre.
El dia 25 fonde6 la expedici6n en cierta isla
que los indigenas Ilamaban Quiriviri, y Col6n
Husita, a mas de legua y media de distancia
de Cariay, poblaci6n que estaba situada a las
mnrgenes de un gran rio (probablemente San
Juan de Nicaragua). Acudieron en gran ni-
mero los naturales a la curiosidad de los fo-
rasteros. Venian armados de arcos, flechas y
dardos de palma negra con espinas fuertes de
pescados en las puntas; otros traian picas y
macanas, y todos andaban desnudos, except
hacia la cintura, que llevaban envuelta en te-
las de algod6n blancas y encarnadas. Los hom-
bres, con los cabellos crecidos y atados al re-
dedor de la cabeza, y las mujeres, con el pelo
cortado. Algunos traian planchas de oro bajo
(guanin), y otros joyuelas del mismo metal
colgadas al cuellbo.
Col6n dispuso que fueran los botes a llevar
regalos a los indigenas, mas con orden expre-






JOAQUIN ACOSTA


sa de que ningiin castellano saltara en tierra,
asi por temor de alguna emboscada, como por
evitar un choque y consiguiente matanza de
naturales, lo cual podia retraerlos del trato
con los espafioles, privindole asi de adquirir
las noticias que solicitaba de aquellas tierras.
Tambi6n orden6 que nada recibieran de los na-
turales en cambio de los presents, de lo cual
maravillados 6stos y temiendo quiza que los
vestidos, gorras y cascabeles, etc., que habian
recibido contuvieran algunos hechizos, despu6s
de haber consultado entire si, convinieron en
volverlo todo a la orilla del mar, en donde lo
encontraron los mariners al dia siguiente
cuando regresaron a la playa.
No se conformaba, sin embargo, aquella
pobre gente con ver que los espaioles se man-
tuvieran por dos dias en su naves sin des-
embarcar, a pesar de las sefias con que los
convidaban desde tierra. Asi fue que se deci-
dieron a enviar como en rehenes dos jovenci-
tas a cargo de un anciano que, enarbolando
una bandera blanca, las trajo a los botes. Pre-
sentadas a Col6n, 6ste las trat6 con la mayor
eonsideraci6n, y vestidas y ataviadas las hizo
desembarcar inmediatamente. Mas al otro dia
los naturales restituyeron cuanto se dio a las
muchachas, y habiendo desembarcado el ade-
lantado Bartolom6 Col6n, hermano del Almi-
rante, con un escribano para asentar las noti-
cias que se adquirieran, y cuestionados por
sefias algunos naturales, al ver 6stos sacar el
papel y las plumas y comenzar a escribir, pen-
saron ser aquello todo encantamiento, y huye-
ron la mayor parte a los bosques.







LA NUEVA GRANADA


BartolomB Col6n, internandose para recono-
cer el pais, encontr6 una casa mas grande que
las demAs, con algunas sepulturas en donde
conservaban enbalsamados y sin ningdn mal
olor various cadaveres. Tenian 6stos cubierta
cada sepultura con tablas, y esculpidas en
ellas imitaciones de animals, y en una de
ellas la figure del difunto. Semejante costunm-
bre, que hasta aqui no habia observado Col6n
en ninguno de sus viajes anteriores, le dio una
idea ventajosa de aquellos habitantes. En efec-
to, el arte con que conservaban los cadfveres
en un clima tan caliente y huimedo, en'donde,
como despu6s veremos, aun las provisions
mis secas de los espafioles se corrompian, ma-
nifestaba un grado de industrial algo mis
adelantado que el de los insulares. Aqui se to-
maron dos indigenas a fin de que sirvieran de
int6rpretes en el resto del pais que se propo-
nia recorrer Col6n. Mucha. consternaci6n cau-
s6 entire los naturales la noticia de que los
espafoles se Ilevaban dos de entire ellos. La
costa vecina se llen6 de individuos que venian
a ofrecer arma., joyas, telas y cuanto poseian
en rescate de los press. Cuatro indigenas se
presentaron como diputados o embajadores
para tratar del rescate de sus compafieros, lle-
vando a las naves entire otros presents un
cerdo months vivo. Col6n los despidi6 con
presents de cosas de Castilla, haciendoles en-
tender como pudo que llevaba aquellos dos in-
dividuos s6lo para que le sirvieran de guia por
algunos dias, y que lu6go les daria la libertad,
e inmediatamente, el 5 de octubre, se parti6







JOAQUIN ACOSTA


de aquellos parajes que se conocen ahora con
el nombre de costa de los Mosquitos.
La hermosura y lozania de la vegetaci6n de
unas islas que se veian en el Angulo que for-
ma la costa para tomar de nuevo la direcci6n
al poniente, decidieron a Col6n a penetrar en
el golfo que hoy llaman Bocas del Toro. En
las ramas de los mangles y hobos de frutos
dorados se enredaba la jarcia de los buques,
tan profundos y seguros eran los canales que
daban entrada al golfo. A los mayores llama-
ban los naturales Cerabora y Abnrema. En
uno de los puertos de aquellas islas (archipi-
lago de las Bocas del Toro o Bahia del Al-
mirante) estaban surtas veinte canoas, y los
indigenas andaban desnudos y pintados de co-
lores, con ciertas planchas de oro fino col-
gadas al cuello. Estas fueron las primeras
muestras de oro puro que los espafioles vieron
en aquella costa, y que les hicieron tambien
cometer la injusticia de prender a dos natura-
les que rehusaban trocar sus adornos de oro
por cosas de Castilla; lo que prueba que la
pretensi6n de traficar por la fuerza tiene pre-
cedentes bien antiguos en la historic de Am6-
rica. Veintid6s ducados pesaba el adorno de
que fue despojado uno de aquellos naturales,
y catorce el del otro. Todos los habitantes, asi
de las islas como de la tierra fire, asegura-
ban sin discrepancia que aquel metal se sacaba
de algunos sitios al poniente, a uno de los cua-
les llamaban Veragua, y tan grabado qued6
aquel nombre en las mentes de los descubrido-
res, que prevaleci6 sobre el recuerdo de las
horribles penalidades que sufrieron en- este







LA NUEVA GRANADA


viaje, como adelante se veri, y por las que se
llam6 entonces aquella costa Costa de los Con-
trastes y lu6go Costa Rica y Costa de Vera-
gua, y Duque de Veragua es el titulo con que
se reconocen en Espalia los descendientes de
Col6n.
El 17 de octubre continue 6ste su viaje y
lleg6 a la boca del rio Guaiga. Centenares de
indigenas se arrojaron al mar blandiendo sus
armas para embestir a los botes con los caste-
llanos que iban a desembarcar. Estos se man-
tuvieron a cierta distancia de la playa para
dar lugar a que se aplacara la furia de los in-
digenas, que arrojaban agua del mar, masca-
ban ycrbas y las escupian a los mariners. Por
fin, sin embargo, al ver la conduct pacifica
de los castellanos, se aquietaron y redujeron
a cambiar, aunque con alguna repugnancia, sus
planchas de oro, como patenas, por las friole-
ras de Castilla, de que no hacian much caso.
Estos indigenas tenian various instruments
b6licos como atambores, bocinas y caracoles
con que hacian much ruido. Al dia siguiente
se manifestaron de nuevo los naturales en ac-
titud de guerra, procurando impedir a los
castellanos que desembarcaran; mas a los pri-
meros tiros de cai6n y de arcabuz que se hi-
cieron de los buques y barcas, se dispersaron
y volvieron despu6s sin armas, aunque no
trocaron sino tres planchas, diciendo que no
habian venido preparados a comerciar, sino a
pelear.
Impaciente Col6n de continuar su viaje de
exploraci6n, hizo levar las anclas de la boca de
este rio,,y navegando pocas leguas surgieron







JOAQUIN ACOSTA


las naves cerca de otro rio considerable Ila-
mado Cateba. Por todos los bosques y playas
vecinas se oia el sonido de los instruments de
guerra que convocaban a los indigenas a de-
fender la tierra; mas habiendo venido una ca-
noa a bordo con algunos de 6stos, y entendido
que no se trataba de hostilizarlos, consintie-
ron en trocar su oro por cascabeles, cuentas y
demAs articulos de rescate.
Los espafioles bajaron a tierra y observa-
ron dos cosas que les parecieron dignas de
recuerdo: la primera, que el jefe de estos in-
digenas, que aqui como en casi toda esta costa
se llamaba Quibi, no se distinguia de los de-
mis sino en que se precavia de la lluvia, que
no cesaba de caer (era el mes de octubre), con
una grande hoja de Arbol en forma de para-
guas, y la segunda, el haber visto un fragmen-
to de mezcla que parecia hecha de piedra con
arena y cal, que fue el primer indicio de edifi-
cio de mamposteria que se hall en Am6rica.
No se descuid6 Col6n en tomar de ello mues-
tras para llevar a Espafia. Continue luego su
viaje, tocando en Cobrara y Cubiga, rios en
cuyas bocas no se hall poblaci6n. En este fil-
timo rio, segfin decian los indigenas de Cariay,
terminaba la tierra de oro. Mas Col6n ni se
detuvo ni quiso volver atrAs a visitar cinco
pueblos que se habian visto sobre la costa, co-
mo se lo pedian sus compafieros, ansiosos de
traficar con los habitantes. MAs noble objeto
impulsaba al Almirante en su viaje. Pocas le-
guas despu6s entr6 a un puerto que por su
hermosura y comodidad nombr6 Portobelo (el
nombre le ha quedado), cercado de habitacio-







LA NUEVA GRANADA


nes que se levantaban en forma de anfiteatro.
Siete dias permanecieron alli a causa del mal
tiempo, hasta el dia 9 de noviembre, que se
apartaron las naves de tierra por la primer
vez, con gusto general porque no habian halla-
do otra cosa que cambiar sino algunas provi-
siones y algod6n hilado. Solaniente ocho leguas
navegaron hacia el levante, porque los vientos
contrarios y las borrascas los forzaron a vol-
ver atras y a guarecerse cerca de unas islas
pequefas inmediatas a la costa, a fin de repa-
rar las naves, abiertas ya por todas parties con
la violencia de los temporales. La abundancia
de viveres y la multitud'de sementeras de maiz
que se veian asi en las islas como en la tierra
fire opuesta, hizo que llamaran este asilo
Puerto de los Bastimentos. El 23 de noviem-
bre sali6 de aqui la expedici6n, navegando
otra vez hacia levante por tres dias en que su-
frieron tanto por el mal tiempo, que Col6n se
decidi6 a esperar algunos dias en un pequeiio
puerto en donde se refugiaron y en donde
apenas cabian los cuatro buques, pero tan pro-
fundo, que no fue necesario echar las anclas,
sino que con cables se amarraron a los frboles
de tierra. Este puerto recibi6 el nombre de
Puerto del Retrete.
La facilidad para desembarcar a todas ho-
ras, aun sin permiso de los superiores, relaj6
la discipline de las tripulaciones durante los
nueve dias que alli permanecieron, de tal mo-
do que los indigenas, que al principio venian
voluntariamente a traer provisions y a trafi-
car con sus hu6spedes, se cansaron finalmente
de las rapifias y violencias de los mariners, y






10 JOAQUIN ACOSTA
se declararon en abierta hostilidad contra la
expedici6n. Acudieron los habitantes de las
tierras comarcanas a combatir a los foraste-
ros, y Ilegaban hasta cerca de las naves a dis-
parar sus flechas; de manera que Col6n, que
al principio habia mandado disparar algunos
tiros de cafi6n s61o con p6lvora para ame-
drentarlos, viendo que no se lograba el objeto,
antes bien crecian los clamores y amenazas, se
hall en la necesidad de permitir que les diri-
gieran algunos tiros con bala. El estrago pro-
ducido por la artilleria retrajo a los indigenas,
que segin Col6n eran de los mejor formados
que hasta entonces habia encontrado, de alta
estatura y sin los vientres crecidos y contra-
hechos, tan comunes en la mayor parte de los
habitantes de las islas y costas visitadas antes.
Los vientos constantes de levante, junto con
la alta mar, que formaban un continue tem-
poral contra el cual no podian luchar tan fri-
giles embarcaciones, navegando la costa arri-
ba al Oriente, arrancaron por fin a Col6n la
resoluci6n de desistir de su proyecto de bus-
car el estrecho que 61 persistia en career firme-
mente debia encontrarse. Esta resoluci6n no
habria sido tan penosa para el anciano Almi-
rante, a haber sabido que dos afios antes
unos aventureros, llevados por la codicia de
traficar, habian llegado hasta estos parajes
recorriendo toda la costa desde Paria, como se
vera en el capitulo II (1).
(1) No sin fuertes razones me he decidido a adoptar una
opinion contraria en este punto a la del sefior Navarrete,
respectable autoridad que ha hecho vacilar a Mr. Irving en
su Historia de Col6n.
14 El finico navegante que habia llegado antes que Col6n
hasta esta costa por opuesto camino, que fue Rodrigo Bas-







LA NUEVA GRANADA


Quiso por lo menos, ya que no llevaba a la
Corte la noticia de haber encontrado el canal
naritimo de comunicaci6n, satisfacer el ansia
de riquezas Ilevando muestras abundantes y
una descripci6n exacta de las minas de Vera-
gua. Con el fin de emprender esta exploraci6n
sali6 del Retrete el dia 5 de diciembre, y vol-
viendo las proas al Occidente naveg6 con vien-
to tan fresco en popa, que aquel mismo dia

tida, no volvi6 a Espafia hasta despubs de la salida de Co-
16n para su cuarto y iltimo viaje, y aunque en Santo Do-
mingo podia saberse el derrotero de Bastida, a Col6n no se
le permiti6 desembarcar en aquella isla ni entrar en el puerto.
2a Segtn don Fernando Col6n, hijo del Almirante, que
acompailo a su padre en este viaje, 61 no renuncid a conti-
nuar la exploraci6n en solicitud del canal, sino porque sus ba-
jeles no podian ya remontar por la costa, por estar comidos
de broma. No es probable que hubiera omitido anotar una
raz6n tan plausible que hacia infitil toda investigaci6n ul-
terior.
34 Porras, que se rebel contra Col6n en este viaje cuando
llegaron a Jamaica, y cuya relaci6n, parcial y err6nea en
muchas circunstaneias, ha sido, sin.duda, el fundamento de
Oviedo para emitir la opinion que combat y que el senior
Navarrete adopt, dice: "En algunas cartas de liavegar de
algunos mariners juntaba esta tierra con la que habia des-
cubierto Ojeda y Bastidas". Si esto fuera verdad, Lpor qu6
el clamor general euando mas tarde Col6n, para echar la
travesia a la Espaniela, hizo remontar hasta San Bias su
nave? Todos ellos decian que ya saldrian del otro lado de
Santo Domingo, y que trataba de llevarles directamente a
Espafia, cuando apenas pudieron arribar a Jamaica.
4. Col6n dice, en la earta en que da cuenta a los reyes de
su viaje, que se habria quedado en Veragua sin el temor de
que nunca mis aportarian navios por alli. A haber sabido
que Bastida habia llegado hasta estas inmediaciones, no de-
bia dudar que sobrarian naves que continuarian aquella ex-
ploraci6n. Col6n afiade: "Ninguno hay que diga de bajo
cual part del cielo est& Veragna. Cuando yo part de ella
para volver a la Espafola, los pilots creian venir a parar a
la isla de San Juan, y fue en tierra de Mango, 400 leguas
mas al poniente de donde decian. Respondan si saben a d6n-
de es el sitio de Veragua". FAcil habria sido hallarlo, y no
se hubiera atrevido el Almirante a lanzar este reto, si hu-
biera sabido el t6rmino del viaje de Bastida. Pudiera afiadir
otras consideraciones para aclarar este punto, si no ereyera
que son suficientes las que llevo expuestas.







JOAQUIN ACOSTA


lleg6 a Portobelo, diez leguas al poniente, y al
siguiente continue su viaje hacia Veragua.
Empero dur6 poco la fortune de gozar de
viento favorable, porque lu6go se declare un
torbellino de vientos opuestos de todos los
puntos del compis, y tal era la furia del mar
y de las tempestades, tal la oscuridad, que no
les permitia verse los unos a los otros, ni aco-
gerse a puerto alguno, ni seguir viaje para
ninguna parte. Durante quince dias estuvie-
ron los miseros navegantes entire la vida y la
muerte confesando sus pecados a gritos. El
estr6pito de los truenos era tan cercano, que
nuchas veces creyeron que algunos buques
disparaban su artilleria pidiendo auxilio; la
lluvia, tan continue y abundante, que no habia
nada seco a bordo de las embarcaciones. Cier-
to dia observaron una manga de agua que
amenazaba echar .a pique las naves, la que
conjuraron, conforme a la costumbre de aque-
llos tiempos, recitando el Evangelio de San
Juan. Por colmo de desgracias la humedad y
el calor habian corrompido de tal manera las
provisions que les quedaban despu6s de un
viaje de oecho meses, que algunos mariners
esperaban la noche para comer la sopa del
bizcocho con el objeto de no ver los gusanos
que en ella hervian. Dos dias de calma les
dieron algiin descanso, y la muchedumbre de
tiburones que acudieron al rededor de los bu-
ques les proporcion6 pesca abundante.
El dia 17 de diciembre lograron entrar en
un puerto y se sorprendieron al ver los habi-
tantes alojados en las copas de los arboles.
Atribuyeron esta costumbre al temor de ani-







LA NUEVA GRANADA


males feroces o al de tribus enemigas, y no a
su verdadera causa, que era la inundaci6n de
los rios y cienagas. Salieron de nuevo al mar
el 20 a ser otra vez juguete de los vientos v
horrascas, que no les dejaron un instant de
reposo hasta que llegaron a la boca del rio
Belen, que los indigenas llaniaban Kicbra, en
las inmediaciones del rio de Veragua, el dia 7
de enero del afio siguiente de 1503. El Almi-
rante hizo sondear las barras de ambos rios, y
se convenci6 de que no habia agua para que
los buques entrasen en el de Veragua y si en
el de Bel6n, adonde primero envi6 algunos bo-
tes, los cuales entraron 'a una poblaci6n situa-
da en las orillas del rio a poca distancia de
la boca. Alli supieron que no distaban much
las minas de oro, pero les cost algfin trabajo
persuadir a los naturales que no venian a
hostilizarlos, aunque al fin consiguieron que
dejaran las armas y cambiaran sus alhajas de
oro por cuentas, campanillas y por cidra, be-
bida de que gustaban much. Tambi6n se pro-
veyeron abundantemente de pescado del que
se acoge al rio en ciertos tiempos.
Fondeados alli, permanecieron todo el mes
de enero, aunque no exentos de peligro, por-
que el 24 creci6 tan repentinamente el rio y
con tanta violencia, que rompieron las ama-
rras los buques y se chocaron los unos contra
los otros, sufriendo alguna averia. Col6n cre-
y6 haberse originado esta creciente sfibita en
la cadena alta de montafias que se divisaba en
lo interior y que 61 llam6 de San Crist6bal.
Entre tanto el Adelantado don Bartolom6 Co-
16n habia subido el rio de Veragua hasta cerca







JOAQUIN ACOSTA


de las habitaciones del Quibio o jefe de aque-
llas gentes, el cual sali6 a recibirle con much
cortesia y sefiales de amistad, le trajo algunos
presents y admiti6 otros que le hizo el Ade-
lantado, regresando 6ste a las naves y aqu6l
a su pueblo. Al dia siguiente baj6 el Quibio a
visitar al Almirante, que le hizo algunos pre-
sentes, y los naturales que con 61 vinieron re-
cibieron tambi6n cascabeles y otras cosillas a
trueque de las planchitas de oro que trafan
para rescatar.
Ya para entonces habia resuelto Col6n de-
jar a su hermano con la mayor parte de la
gente, a fin de que fundaran una colonia, y
volver a Espafia a dar cuenta de sus descubri-
mientos y a enviar auxilios y mis pobladores
al establecimiento. La violencia de los tempo-
rales en el mar afuera no permitieron al Ade-
lantado salir con los botes a reconocer por la
costa y rios de las inmediaciones, el sitio mis
a prop6sito para fundar la poblaci6n, hasta el
6 de febrero, en que con sesenta y ocho hom-
bres embarcados en los botes sali6 costeando
una legua al Occidente, y entrando por el rio
Veragua como legua y media, hallaron una po-
blaci6n en donde desembarcaron, y tomando
noticias y guias se dirigieron a ciertas minas
de oro, para !legar a las cuales hubieron de
vadear un rio cuarenta y cuatro veces, a pesar
de no distar este sitio sino como tres leguas
de la poblaci6n. Dos horas solamente perma-
necieron en el lugar en donde les indicaron los
indios sacaban el oro, y en tan corto espacio
de tiempo, sin mis instrument que las manos,
cada castellano encontr6, buscando entire las







LA NUEVA GRANADA


races de Arboles altisimos que alli habia, al-
gunos granos del metal en cuya solicitud anda-
ban pasando tantos trabajos y necesidades.
Deseosos de participar a sus compafieros tan
alegres nuevas, volvieron a dormir el mismo
dia al pueblo de Veragua, y al siguiente a las
naves. Entendieron despues que las minas que
habian visitado no eran las de Veragua, que
estaban mas cerca y adonde no quisieron con-
ducirlos los naturales, que por orden de su
Quibio los habian levado a las minas de Urira,
con cuyas gentes estaban enemistados.
Descubiertas las minas, no quedaba otra
cosa que hacer sino elegir el sitio nlms c6modo
para el establecimiento de la colonia. Con este
objeto emprendi6 una nueva expedici6n el
Adelantado el 26 de febrero por la costa al
Occidente con mis de sesenta hombres por
tierra y catorce en un bote. A siete leguas de
distancia de la boca del rio Bel6n y por con-
siguiente despu6s de pasado el Veragua, ha-
Ilaron la embocadura del Urird en cuyas ca-
beceras habian visto las minas. Los espaiio-
les fueron recibidos de paz por los naturales,
que mascaban cierta yerba seca y un polvo
terroso mientras dur6 la entrevista (1). El
Quibio de Urira con los veinte indios que le
acompafiaban condujo los, espafoles a su pue-
blo, en donde fueron alojados en una casa
capaz y con suficiente provision de manteni-

(1) QuizAs es bsta la vez primera que observaron los es-
pafioles a costumbre de estimular los 6rganos del gusto con
una material alealina mineral y una sustancia vegetal astrin-
gente y aromitica, eostumbre que despues se hall tan ex-
tendida en todo el nuevo eontinente, y que ann se conserve
entire muchos indigenas.





Page
16
Missing
From
Original






LA NUEVA GRANADA


Resolvi6 el Almirante, de acuerdo con su
hermano, que se fundase la poblaci6n en las
orillas del rio de Belen, a poca distancia de su
embocadura en el mar, y comenz6 a traba-
jarse activamente en cortar la madera para
levantar las casas y la palma para cubrirlas.
Fabricaron diez casas grandes para habitacio-
nes- y una mayor que debia servir de almackn
de guerra y de boca. Entre los ciento cuaren-
ta ho.nbres que tripulaban los cuatro buques,
se escogieron ochenta para fundar la primer
colonia que se intent establecer en la tierra
fire del nuevo continent y que un acto
inaudito de violencia y de injusticia debia ha-
cer abortar. Por jefe de ella dej6 el Almirante
a su hermano don Bartolom6 Col6n, el cual,
temeroso de que en la ausencia de las naves lo
atacaran los naturales, recurri6, para preca-
verse, a un estratagema escandaloso y repug-
nante en vez de emplear los mas suaves y mas
seguros de que solia usar el Almirante. Este
arbitrio, puesto en prictica despues con buen
resultado por los castellanos en MAjico, Peri
y Bogota, tuuo esta vez consecuencias fatales
a los pobladores europeos. Consistia en pren-
der al jefe, a fin de desconcertar y someter a
los sfibditos. El dia 30 de marzo fue personal-
mente el Adelantado con setenta v cuatro
hombres a las easas del Cacique o Quibio, y lo
prendi6, sin resistencia alguna, con mas de
cincuenta personas de su familiar entire muje-
res, hombres y nifios. Dej6 atras su gente
oculta en la selva v se adelant6 solo con cinco
hombres, so pretexto de visitar al Quibio. Este
sali6 a recibirlo a la puerta de su habitaci6n







JOAQUIN ACOSTA


sin sospecha alguna. Alli fue asido por el Ade-
lantado y enitregado a los suyos, que acudie-
ron de tropel y rodearon las casas a fin do
que no se escapase nadie. Conducidos a los
botes, a pesar de los gritos y ligrimas de las
mujeres, y de que ofrecian traer cuanto oro
pudieran recoger para rescatarse, y atados de
pies y manos a las argollas de las barcas, re-
maron apresuradamente los mariners con su
presa hacia las naves que debian llevar a Es-
pafia esta desdichada familiar.
Como el Adelantado permaneci6 recogiendo
cuantas alhajas de oro tenia el Quibio en su
casa, y que pesaron 300 ducados (1), y dando
las 6rdenes consiguientes para perseguir a los
fugitives, encomend6 los press y particular-
niente el Quibio al piloto Juan Sanchez, que
prometi6 dejarse pelar las barbas si le permi-
tia escaparse. Acerc6base ya la noche, y los
botes a la boca del rio, y de tal modo se lamen-
taba el Quibio por el dolor que le causaba la
estrechez de las cuerdas que lo ligaban al bote,
que Sanchez, movido a compasi6n, lo desat6,
quedfndose, sin embargo, con la'extremidad de
la cuerda en las manos, a tiempo que el caci-
que se precipit6 con tanta fuerza al rio, que
temiendo el piloto ser arrastrado, hubo de sol-

(1) Un ducado de aquel tiempo es equivalent, segdn el
senior Clemencin, a cerca de oeho pesos fuertes, y un caste-
llano seria equivalent a once pesos de hoy. Recu6rdese que
segin Robertson, en el siglo XVI el valor efectivo del peso
fuerte, es deeir, la cantidad de trabajo que 61 represent o
lo que puede comprarse con 61, era de cinco a seis veces ma-
yor que en nuestros dias. Segln Mr. Irving, por una onza
de oro s61o se tenia entonees tres veces mas trabajo o ali-
mento que hoy, y cuatro veces mas por una onza de plata.
Entonees una onza de oro valia solamente doce onzas de plata.







LA NUEVA GRANADA


tarlo. Initiles fueron las diligencias que se hi-
cieron en solicitud del Quibio, que no es proba-
ble que, atado como estaba, hubiera podido
nadar hasta la orilla. Recibidos los demas a
bordo de las naves, y habiendo crecido el rio
Bel6n, salieron estas desalijadas mar afuera a
fin de recibir provisions, lefia y agua con que
emprender su viaje de vuelta a la Espafiola.
Entre tanto, indignados los naturales por el
acto insigne de felonfa de sus hu6spedes, o in-
citados por el Quibio, si acaso se salv6, cosa
que no lleg6 a averiguarse, atacaron de sorpre-
sa las casas de la colonia, favorecidos por la
espesura de la selva, que no se habia tenido la
precauci6n de desmontar, y aunque rechaza-
dos por el Adelantado, que qued6 herido con
siete castellanos mis -en la refriega, no se dis-
persaron los indigenas ni huyeron a much
distancia, sino que permanecieron en las inme-
diaciones en actitud hostile.
Por su parte el Almirante envi6 al Capitin
Tristan a hacer agua y lefia en el rio. Este
official llegaba con su bote a la poblaci6n
cuando la asaltaban los naturales, y no se
atrevi6 a desembarcar y tomar parte en el
combat, temiendo que si abandonaba su em-
barcaci6n, los indigenas la tomarian, quedfn-
dose entonces el Almirante sin comunicaci6n
con los que estaban en tierra y sin poder em-
prender su viaje. Mas lu6go abandon aquella
prudent resoluci6n y sigui6 rio arriba a co-
ger agua donde 6sta deja de estar mezclada con
la del mar. Los indigenas, emboscados en las
orillas del rio, lo cercaron por todas parties; y
aunque 61 y su gente se defendieron valiente-







JOAQUIN ACOSTA


mente, no pudieron resistir a la multitud, y
todos, con excepci6n de uno que logr6 esca-
parse y dar aviso al Adelantado, perecieron
miserablemente, y sus cadiveres bajaron por
el rio seguidos de bandadas de cuervos, triste
especticulo que complete la desesperaci6n de
la colonia. Al punto habrian abandonado la
tierra cuantos espafioles quedaban, a haber te-
nido en qu6 embarcarse para salir al mar; mas
la nave vieja que les habia quedado, estaba
enteramente initil. Resolvieron, pues, a fin de
ponerse a cubierto de otra sorpresa, abando-
nar la poblaci6n y acampar en sitio abierto
hacia la playa, atrincherados con los barriles
y cajas de provisions, entire tanto que, cal-
mando el tiempo y la reventaz6n del mar en
la boca del rio, podian enviar alguna canoa al
Alhnirante avisindole su triste situaci6n. Ig-
noraba 6ste en qu6 consistia la tardanza de su
bote, y aunque la atribuia al mal tiempo, no
dejaba de estar inquieto, cuando un suceso in-
esperado le hizo concebir nuevos temores por
los compafieros que habian quedado en tierra.
'Encerrdbase a los indigenas press de la fa-
milia del Quibio por la noche en la bodega de
uno de los buques, y para mayor seguridad
algunos mariners dormian sobre la escotilla.
Desesperados aquellos de verse privados de
su libertad, amontonaron una noche las pie-
dras del lastre, y trepando sobre ellas, empu-
jaron fuertemente la escotilla y se lanzaron
a la cubierta y de 6sta al mar, con el fin de
salvarse a nado hasta la playa, que distaba
casi una legua. La tripulaci6n del buque impi-
di6 que muchos ejecutasen su designio, ence-







LA NUEVA GRANADA


rrindolos de nuevo y asegurando con su cadena
la escotilla. Al levantarla la mafiana siguiente
contemplaron los espafoles con estupor el mas
horroroso espectaculo. Todos los press, hom-
bres, mujeres v muchachos, se habian ahorca-
do, vali6ndose de las cuerdas que hallaron a la
nano, y como el puente no era suficientemen-
te alto, algunos hubieron de ahorcarse arrodi-
llados, y otros tirando el cordel hasta con los
pies. Semejante acto de coraje y de desespe-
raci6n hizo la mins profunda impresi6n en Co-
16n y cn sus compafieros, aislados en la mis
angustiosa posici6n, sin noticia de la suerte
del Adelantado y sin atreverse a enviar el
finico bote que les quedaba (1). Por fin, un an-
daluz, Ilamado Ledesma, se ofreci6 a ir nadan-
do a la playa, desde donde el bote no pudiera
avanzar por la violencia de las olas, que se
estrellaban contra las rocas. Asi se ejecut6,
encontrando en un complete motin a los de la
colonial, y resueltos a que si el Almirante per-
sistia en abandonarlos, embarcarse en la nave
carcomida que tenian y perecer ahogados an-
tes que de hambre o a manos de sus irritados
enemigos. Resolvi6, pues, 'recogerlos y aban-
donar el proyecto de colonia. Embarcaronse,
pues, todos, lu6go que calm el tiempo, dejan-
do por despojo a los indigenas el casco de uno
de los buques.

(1) Este fue uno de los dias mis crueles para Col6n, y su
grande alma desmay6 de congoja, como lo manifiesta en la
carta que escribi6 a los reyes desde Jamaica, la cual contie-
ne el famoso suefo o vision, de que copiaremos un pasaje:
"Solo (dice) en costa tan brava, con fuerte fiebre en tanta
fatiga, la esperanza de escapar era muerta; subi asi con
trabajo a lo mas alto, y llam6 socorro a todos cuatro vien-







JOAQUIN ACOSTA


Col6n conoci6 que debia navegar otra vez
al levante a fin de tomar altura para echar la
travesia a la isla de Santo Domingo, aunque
los pilots se imaginaban estar ya por el me-
ridiano de las islas de Barlovento. En Porto-
belo se vio forzado a dejar otro de los buques
que ya no podia navegar por star taladrado
por dondequiera de la broma, abundantisima
en aquellos parajes. Ya para entonces, disfru-
tando de mins favorable estaci6n, pudo seguir
la costa hasta algunas leguas al oriented del
golfo de San Blas, y por consiguiente mis de
veinte leguas de donde habia llegado en el mes
de diciembre. El dia 19 de mayo de 1503 dijo
Col6n el iltimo -adi6s a la tierra firme del
Nuevo Mundo, y tomando la direcci6n del Nor-
deste, crey6 que podia ir a descansar a Santo
Domingo, en tanto que su suerte adversa lo
llev6 a sufrir un afio mis de penalidades en la
isla de Jamaica, adonde el objeto de nuestra
relacion no nos permit seguirle.
Antes de terminar este capitulo, recopilare-
mos lo que nos refieren los historiadores de
aquel viaje, sobre los usos y costumbres de las
tribus de indigenas que visit Col6n, omitien-


tos, mas nunca me respondieron. Cansado me dormeci gi-
miendo; oi entonces una voz piadosa que decia: iOh estulto
y tardo en career y en servir a tu Dios, Dios de todos! QQu&
mAs hizo El por Moises o por David, sus siervost Desde que
nacistes siempre El tuvo de ti muy grande cargo. Cuando te
vido en edad de que El fue content, maravillosamente hizo
sonar tu nombre en la tierra. Las Indias, que son parte del
mundo tan rica, te las dio por tuyas, t6 las repartistes a
donde te plug6 y te dio poder para ello. De los atamientos
de la mar oceana que estaban cerrados con cadenas tan fuer-
tes, te dio las Haves y fuistes obedecido en tantas tierras, y
de los eristianos cobrastcs tan honrada fama, etc."







LA NUEVA GRANADA


do las que se han mencionado ya en el curso
de la. narraci6n.
Los pueblos de la raza litoral del Istmo, que
fueron los finicos conocidos en este viaje, se
alimentaban principalmente de pescado, que re-
cogian con redes fabricadas de cabuya, fi-
qfue o pita (fibras de la agave americana) y
con anzuelos sacados de las conchas de las tor-
tugas. Como en ciertas 6pocas del afio abunda
nucho el pescado en las bocas de aquellos
rios, acostumbraban tostarlo envuelto en ho-
jas grandes para conservarlo el resto del aio.
Tambi6n se dedicaban a la caceria de ciervos
y cerdos monteses, mas el product de la caza
no les proporcionaba nuchos recursos, por es-
tar muy agotados los animals silvestres por
el nfimero considerable de habitantes de que
estaba poblada aquella costa entonces. Culti-
vaban grandes sementeras de maiz y algunas
races nutritivas, lo cual, junto con el pesca-
do, formaba la base principal de sus alimen-
tos. Con el mismo maiz y con el jugo de las
pifias preparaban bebidas fermentadas. Te-
nian ademAs el vino de las palmas y otro licor
que fabricaban con el mamey, fruto abundan-
te alli.
El algod6n se producia espontAneamente en
toda la costa, gracias a la benignidad del cli-
ma, mas no lo usaban sino para tejer fajas
angostas con que se cubrian los 6rganos de la
generaci6n. Llevaban el cuerpo pintado de ne-
gro y colorado, y los mas guerreros orlada la
cabeza de una guirnalda fabricada de garras
de tigres y leopardos. Habitaban en cabafias
cubiertas de palma y situadas en los lugares







24 JOAQUIN ACOSTA

mAs altos a orillas de los rios, y no formando
poblaciones, sino a alguna distancia las unas
de las otras. Las diversas tribus vivian en per-
petua guerra entire si, y tenian lenguaje dife-
rente, aunque con muchas palabras comunes.
Eran valientes y esforzados, y tenian en mu-
cha estima a los que habian sacado de los con-
bates cicatrices o sefiales en el rostro, a los
cuales llamaban capra. Parecian muy supers-
ticiosos y creian en hechizos. En el curso do
esta historic se notarAn algunos otros usos
que Nicuesa, Balboa y various descubridores
observaron posteriormente.














CAPITULO II

D)eseubrimiento de las eostas de la Nueva Granada desde el
Cabo Chichibaeoa hasta el Golfo de Urabi, por Ojeda y
Bastidas.-Nicuesa y Ojeda son nombrados Gobernado-
res de este territorio, que se divide en dos porciones.
Nueva Andalucia y Castilla de Oro.-Ojeda es derrota-
do por los indigenas de Turbaco, y escapa solo.-Ffin-
dase y desampfrase la villa de San Sebastian de Urabd.
Tristes sueesos de la expedici6n de Nicuesa.-Ffindase
la Antigua del Darien.

And... (here) the Spaniards, for the first time
were taught to dread the inhabitants of the
New World.-(Robertson, History of America,
libro 39, pagina 229.)

El Obispo de Palencia, J. Rodriguez Fon-
seca, que estaba especialmente encargado en
Espafa del gobierno de las regions nueva-
mente descubiertas en Am6rica, comunic6 al
CapitAn Alonso de Ojeda, su protegido, la car-
ta y diaries de la navegaci6n de Col6n a la
costa de Paria, que este habia remitido a la
Corte desde Santo Domingo. Con tales datos,
y animado del espiritu de aventura que carac-
terizaba A este joven y atrevido soldado, que
acompafi6 a Col6n en su segundo viaje a las
Antillas, arm6 y alist6, en mayo de 1499, cua-
tro embarcaciones, tomando por compafieros
al expert piloto vizcaino Juan de la Cosa y
a Am6rico Vespucci, cosm6grafo de Florencia,
que vio entonces por la primera vez el nuevo
continent que por un extrafio concurso de cir-








JOAQUIN ACOSTA


cunstancias debia llevar un dia su nombre (1).
Corrieron con viento favorable Ojeda y sus
socios, puesto que en s6lo veintisiete dias se
trasladaron a la costa de Paria y bocas del
Orinoco, y de alli continuaron su navegaci6n
por toda la costa hasta el Cabo de la Vela (2),
tocAndole asi a Ojeda la suerte de descubrir
las costas mas orientales del territorio que
hoy abraza Nueva Granada, como le toc6 en el
mismo viaje la de dar tambi6n el nombre a
Venezuela, por la circunstancia de haber visto


(1) El Bar6n de Humboldt, en el quinto tomo de su His-
toria de la Geografia del Nuevo Continente dispute con pro-
funda erudici6n y con aquella sagacidad que lo caracteriza,
la inocencia o culpabilidad de AmBrico Vespuchi (Vespuci o
Vespucci), respect del nombre de Amurica dado al nuevo
continent, y ereemos que no es possible resistir a la eviden-
cia de los hechos que aduce, y que prueban que el cosm6gra'o
florentino no tuvo part en la injusticia que el mundo hizo
a Col6n. Ocho afios despubs de la muerte de Vespucci apa-
reci6 la primera carta con la denominaci6n de AmBrica dada
al nuevo continent, seg6n algunos afios antes lo habia pro-
puesto un oseuro matemAtico de Lorena, Hylacomilo; y no
hay prueba alguna de que en sus cartas y viajes originales
se hubiera atribuido Vespucci el titulo de primer descubri-
dor. Hoy los habitantes de la Am6rica antes inglesa se Ia-
man exclusivamente americanos, y con este nombre comienzan
a reconocerse en Europa. Gustosos debemos abandonarles los
demAs habitantes del Nuevo Mundo este titulo, porque basta
que haya sospeeha de usurpaci6n en 61 para que no se lo
disputemos.
(2) Aunque el Padre Juan de Castellanos atribuye falsa-
mente a Col6n el descubrimiento de este Cabo, son dignos
de citarse sus versos en relaci6n con el descubrimiento, por-
que dan raz6n del nombre:

Al tiempo que venian navegando
y de la costa con algin desvio,
vieron aqueste cabo blanqueando
que pareeia -vela de navio.
DespuBs que ya se fueron allegando
al desengafio de 6l y de su bajio,
el Cabo de la Vela se le puso
por la similitud de aquel uso.







LA NUEVA GRANADA


una poblaci6n aislada dentro del mar, que le
record la situaci6n de Venecia.
Siendo el objeto principal de este viaje no
(,l fundar poblaciones sino cambiar los abalo-
rios, cascabeles y otras brujerias a que tanta
afici6n habian mostrado los indigenas del Nue-
vo Mundo, por oro y perlas, no se detuvo
Ojeda en cada paraje sino lo muy precise para
hacer su trafico, e inmediatamente volvi6 a
Santo Domingo y de alli a Espafia en junio de
1500, con algfin oro, perlas y palo brasil.
En 5 de junio de 1500 se dio licencia a Ro-
drigo de Bastidas, natural de Sevilla y de ofi-
cio escribano, para ir a descubrir a su costa
con dos naves por el mar oc6ano, y sali6, en
efecto, de Cadiz en octubre, acompafiado del
piloto Juan de la Cosa, que acababa de volver
con Ojeda. Lleg6 a Venezuela, toc6 en el Cabo
de la Vela, t6rinino de los anteriores descubri-
miientos; fue el primero que recorri6 las cos-
tas del rio de Hacha y de la ensenada de
Gaira, rescatando el oro y perlas que hallaba,
pero manejdndose con prudencia y humani-
dad, calidades raras en los aventureros que
hacian entonces este trifico. No se manifesto
entonces, dice un historiador, lo belicoso y fie-
ro de los habitantes de aquel distrito, acaso
porque no se les dio motives de temor o des-
confianza. Por marzo de 1501 se vio en peli-
'ro de zozobrar en las bocas de un gran rio
que llam6 de la Magdalena, quizis por haber-
lo descubierto el dia en que la Iglesia celebra
la conversion de esta Santa. Sigui6 lu6go a
Galera Zamba, Cartagena, las islaso Barli y
San Bernardo, la Fuerte y Tortuguilla; entr6







JOAQUIN ACOSTA


en la bahia de Cispati y rio Sinfi, en el Golfo
de UrabA, dobl6 despu6s el Cabo Tibur6n y
termin6 su viaje en las costas del Istmo, adon-
de, por opuesto rumbo, hemos visto que mis
tarde lleg6 Col6n.
En enero de 1502 verific6 Ojeda sn segundo
viaje a Costa Firme con intenci6n de poblar,
y con titulo de Gobernador de Coquivacoa;
mas ciertas tropelias que le atrajeron las hos-
tilidades de los indigenas, y disputes con sus
asociados Vergara y Ocampo, no permitieron
que se llevara a efecto la tentative. Algunos
suponen que estos sucesos pasaron en Bahia
Honda, y otros mas al oriented de la costa de
la Goajira; lo cierto es que Ojeda fue condu-
cido con grillos a Santo Domingo por los com-
pafieros, y despu6s a Espafia, en donde se
justific6 de las acusaciones de sus enemigos.
Siguiendo el orden cronol6gico, habriamos
debido hacer antes menci6n de estos viajes,
que del de Col6n, de que se ha tratado en el
capitulo I; mas creimos que era just dar esta
muestra de respeto a la memorial del descubri-
dor de nuestro continent, sin contar con que
el Almirante se proponia en su viaje un fin
mAs noble y calculado para promover el bien
del genero human.
Muerta la Reina dofia Isabel, a cuyos senti-
mientos humans y inimo generoso la pos-
teridad hace cada dia nis justicia (1), y es-

(1) Esta eblebre Reina falleci6 el miercoles 26 de noviem-
bre de 1504. En earta eserita por Pedro Martir al Obispo
de Granada el mismo dia de su muerte, se lee 1- siguiente:
"'La pluma se me cae de las manos al dar a V. S. esta triste
nueva. El mundo ha perdido su mAs noble joya. Espafia, que
ha sido conducida en la carrera de la gloria tantos afios por







LA NUEVA GRANADA 29

caseando ya los pocos adornos de oro y las
perlas que las tribus salvajes de las islas y
costas de Tierra Firme poseian, las naves
aventureras procedentes de Santo Domingo y
otras regions se dieron al salteamiento de los
mismos indigenas, enajenando sus voluntades
con actos de pirateria inauditos, IlevAndolos
por centenares en esclavitud para trabajar la
tierra y las minas de la isla de Santo Domin-
go. Todo lo descubierto hasta entonces en
AmI rica se convirti6 en un vasto mercado de
esclavos, y s6lo algunas tribus mis belicosas
defendieron su libertad con la punta de sus
flechas envenenadas. La exuberante y en6rgi-
ca vegetaci6n de la zona t6rrida les ofrecia las
inicas armas con que lucharon contra las que
la civilizaci6n habia puesto en manos de los
espafioles. Asi, desobedecidas o eludidas las
sabias y beneficas ordenanzas de la difunta
Reina, la obra de la colonizaci6n se dilat6, y
la de despoblaci6n hizo tan rdpidos progress,
que al cabo de algunos afios desapareci6 casi
enteralnente la raza indigena en las islas y
costas del continent, porque parece que la li-

nuestra difunta Beina, no es la finica naci6n que debe l1orar
su p6rdida, sino toda la tristiandad, que ha perdido en ella
el espejo de todas las virtudes, el amparo de los inocentes y
la espada que eastigaba a los criminals. No conozco ningu-
na persona de su sexo, en los tiempos antiguos o modernos,
que pueda parangonarse con esta mujer incomparable".
No sabia entonces el docto y elegant escritor que Ameri-
ca debia llorar esta Reina con ligrimas de sangre. Asi, la
vista de la caja de plomo que contiene sus restos en la ca-
pilla real de Granada, ha causado la mis viva emoci6n al
que describe estos renglones, y conservara religiosamente una
particular de este feretro, reliquia mas preciosa para un ame-
ricano que eualquiera recuerdo de Napole6n, Federico II u
otra de las celebridades hist6ricas con que se enriquecen las
colecciones de los curiosos.






JOAQUIN ACOSTA


bertad es un element esencial para la vida
del habitante del Nuevo Mundo. Y es de notar-
se, en honor del caricter de 6ste, que jams se
vieron las guerras entire las tribus de America
que el trafico de esclavos ha engendrado en
Africa, con el objeto de abastecer los merca-
dos de los europeos.
Pasaron algunos afios sin que se pensase en
fundar establecimientos en Tierra Firme, has-
ta que en el de 1508 el mismo Capitdn Alonso
de Ojeda, ayudado de Juan de la Cosa y Die-
go Nicuesa, cortesano rico, avecindado en la
isla de Santo Domingo, solicitaron simultfnea-
mente que se les permitiese, mediante ciertas
concesiones, establecerse de asiento en aque-
llas costas. A Ojeda se le concedi6 la Gober-
naci6n de toda la costa, desde el Cabo de la
Vela hasta el Golfo de Uraba, a la cual se dio
la denominaci6n de Nueva Andalucia. Juan de
la Cosa debia acompafiarle como Lugartenien-
te y Alguacil Mayor. Ojeda se comprometia a
construir cuatro fortalezas en su distrito y a
pagar al Rey, 61 y sus compafieros, el quinto
de cuanto ganaran en aquellas regions, que-
dhndoles la libertad de volver a Espaiia a go-
zar de la fortune que hubieran adquirido.
A Diego Nicuesa le cupo la Gobernaci6n de
Castilla de Oro, nombre que se dio a las cos-
tas mas occidentales desde el Golfo de Urabi
al Cabo de Gracias a Dios, con las mismas
cargas y privilegios. Uno y otro trajeron el si-
guiente requerimiento que debian hacer a los
indigenas, el cual fue mandado redactar al
doctor Palacios Rubios, recibiendo la aproba-







LA NUEVA GRANADA


ci6n de una Junta de los mils doctors te6logos
Y canonistas de Espafia:
"Yo, Alonso de Ojeda, criado de los niuy al-
tos y muy poderosos Reyes de Castilla y de
Le6n, domadores de las gentes bfrbaras, su
mensajero y capitin, vos notifico y hago saber
como mejor puedo, que Dios Nuestro Sefior,
Uno y Eterno, cri6 el cielo y la tierra y un
hombre y una mujer, de quienes vosotros y
nosotros, y todos los hombres del mundo, fue-
ron y son descendientes procreados y todos
los que despu6s de nosotros vinieren: nas por
la muchedumbre de generaci6n que de stos ha
procedido, desde cinco mil y mis afios que ha
que el mundo fue creado, fue necesario que los
unos hombres fuesen por una parte y los otros
por otra, y se dividiesen por muchos reinos y
provincias, porque en una sola no se podian
sustentar y conservar. De todas estas gentes,
Dios Nuestro Sefior dio cargo a uno que fue
llamado San Pedro, para que de todos los
hombres del mundo fuese Sefior y superior, a
quien todos obedeciesen y fuese cabeza de todo
el linaje human, doquier que los hombres es-
tuviesen y viviesen, y en cualquier ley, secta o
creencia; y di6le a todo el mundo por su ser-
vicio y jurisdicci6n; y como quiera que le man-
d6 que pusiese su silla en Roma como en lugar
mis aparejado para regir el mundo; tambi6n
le prometi6 que podia estar y poner su silla en
cualquiera otra parte del mundo y juzgar y
gobernar todas las gentes, cristianos, moros,
judios, gentiles y de cualquiera otra secta o
creencia que fuesen. A 6ste llamaron Papa,
que quiere decir admirable mayor, padre y







JOAQUIN ACOSTA


guardador, porque es padre y gobernador de
todos los hombres. A este santo padre obede-
cieron y tomaron por senior, rey y superior del
universe, los que en aquel tienipo vivian y an-
simismo han tenido a todos los otros que des-
pups de 61 fueron al pontificado elegidos y
ansi se ha continuado hasta ahora, y se conti-
nuara hasta que el mundo se acabe.
"Uno de los Pontifices pasados que he di-
cho, como senior del mundo, hizo donaci6n de
estas islas y Tierra Firme del mar oc6ano a
los cat6licos Reyes de Castilla, que eran en-
tonces don Fernando y dofia Isabel, de glo-
riosa memorial, y a sus sucesores, nuestros
sefiores, con todo lo que en ellos hay, segfin se
contiene en ciertas escrituras, que sobre ello
pasaron, segfin dicho es, que podeis ver si qui-
sieredes. Asi que Su Majestad es Rey y senior
de estas islas y Tierra Firme, por virtud de
la dicha donaci6n y como a tal Rey y senior,
algunas islas y casi todas a quien esto ha sido
notificado, han recibido a Su Majestad y le
han obedecido y servido y sirven como sfibdi-
tos lo deben hacer, y con buena voluntad y sin
ninguna resistencia, y hlugo sin ninguna dila-
ci6n, como fueron informados de lo susodicho,
obedecieron a los varones religiosos que les
enviaba para que les predicasen y ensefiasen
nuestra santa fe; y todos ellos de su libre y
agradable voluntad, sin premio ni condici6n
alguna, se tornaron cristiaios y lo son; y Su
Majestad les recibi6 alegre y benignamente, y
ansi los mand6 tratar como a los otros sus
sfibditos y vasallos; y vosotros sois tenidos y
obligados a hacer lo mismo. Por ende, como







LA NUEVA GRANADA


miejor puedo, vos ruego y requiero, que enten-
dais bien en esto que os he dicho y tomeis
para entendello y deliberar sobre ello, el tiem-
po que fuere just, y reconozceis a la Iglesia
por sefiora y superior del universe mundo y
al Sumo Pontifice Ilamado Papa, en su nom-
bre, y a Su Majestad en su lugar como supe-
rior y senior Rey de las islas y Tierra Firme
por virtud de la dicha donacion: y consintfis
que estos padres religiosos os declared y pre-
diquen lo susodicho; y si ansi lo hicieredes,
hardis bien y aquello que sois tenidos y obli-
gados, y Su Majestad, y yo en su nombre, vos
recibirfn con todo amor y caridad y vos de-
jarfn vuestras mujeres y hijos libres, sin ser-
vidumbre, para que de ellas y de vosotros ha-
gais libremente todo lo que quisi6redes y por
bien tuvi6redes, como lo han hecho casi todos
los vecinos de las otras islas. Y allende de
esto, Su Majestad vos darA muchos privilegios
v exenciones y vos har nmuchas mercedes;
si no lo hicieredes, o en ellos dilaci6n malicio-
samente pusi6redes, certificoos que, con el ayu-
da de Dios, yo entrard poderosamente contra
vosotros, y vos har6 guerra por todas las par-
tes y maneras que yo pudiere, y vos sujetar6
al yugo y obediencia de la Iglesia y de Su Ma-
jestad, y tomar6 vuestras mujeres e hijos y
los hard esclavos, y como tales los vender6 y
dispondr6 de ellos como Su Majestad manda-
re; y vos tomar6 vuestros bienes y vos hare
todos los males y daios que pudiere, como a
vasallos que no obedecen ni quieren recibir a
su Sefior y le resisten y contradicen, Y pro-
testo que las muertes y dafos que de ello se







JOAQUIN ACOSTA


recrecieren, sean a vuestra culpa y no de Su
Majestad ni nu6stra, ni de estos caballeros que
conmigo vinieron. Y de como os lo digo y re-
quiero, pido al present escribano que me lo
d6 por testimonio y signado."
Nos ha parecido convenient copiar integro
este important document, como lo hicieron
Herrera y Robertson, asi porque 61 sirvi6 de
modelo a los futures conquistadores, como por-
que da bien a conocer el caricter de la 6poca.
Casi dos afios dilataron los aprestos de es-
tas expediciones en Espafia y en la isla de
Santo Domingo, contrariadas, en esta iiltima,
a cada paso por la autoridad del segundo Al-
mirante don Diego Col6n, hijo del descubri-
dor, que sostenia que con ellas se-faltaba a las
capitulaciones celebradas por los Reyes cat6-
licos con su padre, ademAs de que Ojeda y Ni-
cuesa estuvieron a pique de venir a las manos
por el sefialamiento de los limits de sus res-
pectivos territories, hasta que Juan de la Cosa
los puso de acuerdo conviniendo en dejar el
rio del Darien por lindero comdin. Mas Ojeda,
envidioso de Nicuesa, porque 6ste, como mas
rico y destinado a Veragua, tierra que tenia
much fama de tal, habia acertado a reunir
double fimero de gente y naves, no ces6 de
provocarle y hostilizarle hasta que dio la vela
a primeros de 1510 para Calamar, en donde
pensaba fundar la primera poblaci6n y for-
taleza.
Cierra la bahia de Cartagena, que asi ha-
bian llamado aquel puerto por su semejanza
con el de Cartagena en Espafia, una isla que
los naturales Ilamaban Codego. En sus inme-






LA NUEVA GRANADA


diaciones desembarc6 Ojeda. Pero los indios,
a pesar del requerimiento hecho por ante es-
cribano, no se mostraban obedientes ni d6ci-
les, sino que rehusaban acercarse a los espa-
fioles. Ojeda prob6 por algunos dias los medios
suaves sin fruto alguno, pues las vialencias y
ultrajes de que habian sido victims en las
visits de los diversos aventureros, particu-
larmente de Crist6bal Guerra, que en afios pa-
sados habia torado a muchos por esclavos, los
hacian desconfiados y temerosos de alguna ce-
lada. Al fin cedi6 el nuevo Gobernador a sus
naturales inclinaciones; y haciendo un desenm-
barco arremeti6 a los indios, prendi6 a sesen-
ta, quem6 ocho que se defendian al abrigo de
una casa, y corriendo tras del botin y pillaje,
se intern persiguiendo a los fugitives hasta
el pueblo de Yurbaco, hoy Turbaco, que en-
contr6 desamparado de sus habitantes, los cua-
les habian puesto en salvo sus families y
cuanto tenian de mis precioso. Los castellanos
se dispersaron a merodear, acto en el que
fueron sorprendidos por los indios, y despu6s
de un combat sangriento en que las mujeres
de Turbaco peleaban al lado de sus maridos y
padres, quedaron tendidos en el campo seten-
ta castellanos y entire ellos Juan de la Cosa,
sin haberse escapado otro que Ojeda, que baj6
por entire el bosque .a la costa y al que reco-
gieron, casi moribund del cansancio y de la
necesidad, las barcas que andaban en la bahia.
Semejante derrota y mortandad sumergie-
ron en el estupor y la consternaci6n a Ojeda
y a los compafieros que le habian quedado.
Veian ellos que iban a hab6rselas con gente







JOAQUIN ACOSTA


mis belicosa que la de las islas, y que su tarea
no seria tan ficil como se la habian figurado.
En tan tristes circunstancias, dice Benzoni,
ecce Nicuesa supervenit Liburnicae unius, sep-
tem caravelarum, etc., cum amplius septin-
gentis militibus, provincial suam petens. En
efecto, despachado mis tarde Nicuesa se pre-
sent6 en Cartagena con su escuadra, y teme-
roso Ojeda de que quisiese vengar agravios
pasados, no se atrevi6 a visitarle. Mas Nicue-
sa, sabedor del desastre de Ojeda, se mostr6
generoso y le ofreci6 el auxilio de todas sus
tropas, entire las cuales habia algunos de a ca-
ballo. Los indios de Yurbaco fueron sorpren-
didos a su turno al amanecer del dia siguiente,
y rodeado e incendiado el pueblo, muchos pre-
firieron perecer en las llamas a morir en ma-
nos de los castellanos, que no dieron cartel
ni perdonaron la vida a nadie, cualquiera que
fuese su sexo o edad. Removiendo despu6s las
cenizas, encontraron algunas alhajas de oro
que se distribuyeron, y retirados a las naves,
se decidi6 Ojeda a navegar mis al poniente, a
fin de buscar un sitio mas propicio para esta-
blecerse. Detfivose en la Isla Fuerte, tomando
a los habitantes que encontr6 como esclavos y
quitAndoles las alhajas de oro que poseian. En
esta vez parece que se omiti6 la formalidad
del requerimiento. Penetrando despu6s en el
Golfo de UrabA, escogi6 en la costa oriental la
falda de unos cerros para edificar su fortale-
za. Alli desembarc6, y en cortos dias quedaron
las estacadas del fuerte concluidas y hechas
treinta habitaciones pajizas. Llam6se esta po-
blaci6n San SebastiAn de Urabf, y como los







LA NUEVA GRANADA


indigenas de toda esta costa eran de la raza
belicosa de los Caribes, comedores de care
hunana, la prudencia aconsejaba a Ojeda que
procurase ganarlos, tratindolos bien para no
exponerse a ser hostilizado permanentemente.
El contrario partido se adopt, y cada dia
se hacia alguna excursion en el interior para
cautivar los indios y robarlos. En una de ellas
fue derrotado Ojeda por el jefe de una tribu,
Ilamado Tirufi o Tiripi, cuyo pueblo atacaron
los castellanos. Muchos soldados murieron y
los demas se retiraron al fuerte, de donde no
atrevi6ndose ya a salir, comenzaron a sufrir
hambre y enfermedades, a pesar de haber re-
cibido una embarcaci6n cargada de viveres que
trajo B. Talavera de Santo Domingo y que
pronto se consumieron. Conociendo los indios
que tenian sitiados a los espafioles en su fuer-
te, que el mas temible por su valor y agilidad
era el jefe de 6stos, le tendieron una embos-
cada con much sagacidad, en la cual fue he-
rido malamente de una flecha envenenada,
cosa para la cual los espafoles no habian des-
cubierto remedio todavia. Ojeda se hizo caute-
rizar la herida con hierros incandescentes y se
salv6 despubs de padecer much. En este es-
tado se ofreci6 a partir para Santo Domingo
a buscar auxilios, prometiendole los compafie-
ros que lo esperarian cincuenta dias; pasados
estos, desampararian aquella costa si no vol-
via. La nave en que iba Ojeda, no pudiendo
remontar, arrib6 a un paraje despoblado y
cenagoso de la isla de Cuba. Aqui fue obliga-
do a abandonar la embarcaci6n y a caminar a
pie con increibles penalidades. Pas6 a Santo







JOAQUIN ACOSTA


Domingo algunos meses despues, en donde
acab6 muy pronto su vida en la miseria este
antiguo comipaiiero de Col6n y uno de los mis
briosos capitanes de entire cuantos se distin-
guieron en la 6poca del descubrimiento. Le
falt6, sin embargo, el espiritu de orden y el
sentimiento de justicia, sin lo cual no hay or-
ganizaci6n possible.
Transcurridos dos meses despu6s de la par-
tida de Ojeda, los sesenta espafioles que ha-
bian quedado bajo el mando de Francisco Pi-
zarro (el mismo que despu6s adquiri6 tanta
nombradia como conquistador del Perii) re-
solvieron embarcarse para Santo Domingo en
dos pequefias embarcaciones que tenian; la
una zozobr6 cerca de la Isla Fuerte, perecien-
do cuantos la tripulaban, a vista de los de la
otra, que no pudieron socorrerlos. A poca dis-
tancia de Cartagena hallaron dos naves del ba-
chiller Enciso, que venia de Santo Domingo a
auxiliar a Ojeda con gente, armas y vituallas.
Este, a pesar de sus ruegos y de que le ofre-
cian dejarle cuanto oro habian podido recoger
en tantos meses de trabajos, con tal que los de-
jara seguir su viaje, los oblig6 a volver atris
y a servirle de guias para tomar posesi6n de
la fortaleza que habia construido Ojeda.
Con el fin de reparar una barca entraron en
la bahia de Cartagena, y habiendo adquirido
los indios la certidumbre de que no venian alli
Ojeda ni Nicuesa, por medio de un castellano
que habia aprendido algunas palabras del idio-
ma .de aquella costa, y dicholes que no trafan
intent de hostilizarlos, como que s61o se ocu-
paban en adobar su bote sin desembarcar sino







LA NUEVA GRANADA


la gente necesaria para aquel objeto, no s6lo
no los molestaron, sino que les llevaron volun-
tariamente maiz y otros viveres, sin recibir
nada en cambio, lo que manifiesta bien claro
que el natural de aquellas gentes no era tan
feroz como se quiso hacer career para cohones-
tar las violencias de algunos traficantes. Si
Ojeda, como tenia valor y actividad, hubiera
tenido tambien paciencia y m6todo para mane-
jar los indios, y firmeza para impedir las ra-
pifias de sus subordinados, no hay duda que
desde entonc'es hubiera fundado permanente-
mente una poblaci6n en Cartagena que habria
servido de escala para el descubrimiento de lo
interior, como sirvi6 diez y seis afios mis tar-
de Santa Marta.
Sigui6 el bachiller Enciso la costa abajo y
aport6 a las inmediaciones del rio Zenu, en
donde las muestras abundantes de oro que
trafan los indios colgadas como adornos, le hi-
cieron olvidar la political de conciliaci6n adop-
tada en Cartagena; orden6, pues, al mismo
interprete que le habia servido antes, que les
hiciese y explicase a los indigenas reunidos el
consabido requerimiento. Gomara, uno de los
historiadores primitivos, inserta en su libro la
respuesta de los indios, que es la siguiente:
"Que les parecia bien lo de un Dios; mas que
no querian disp'utar ni dejar su religion; que
debia ser muy franco de lo ajeno el Santo Pa-
dre, pues daba lo que no era suyo, y que el
Rey debia ser muy pobre, pues enviaba a pe-
dir desde tan lejos lo poco que ellos tenian, y
muy atrevido, pues amenazaba a quienes no
conocia". Requiri6les muchas veces que lo re-







JOAQUIN ACOSTA


cibiesen y entrasen en comunicaci6n con 61,
que de no, los mataria o tomaria por esclavos,
y no haci6ndole caso los acometi6, saque6 el
pueblo y cautiv6 muchos, aunque no sin perdi-
da, pues murieron flechados dos espafioles. Al-
gunos sostienen que esta entrada del bachiller
Enciso al Zenu no aconteci6 hasta el afio de
1514, por orden de Pedrarias DAvila.
Llegado Enciso a San Sebastian de Uraba,
hall que los indios habian arrasado la forta-
leza y casas, y para aumento de desgracia
perdi6 la nave mis grande, que encall6 a la
entrada del puerto, ahogfndose los animals
de cria, semillas, armas y mantenimientos de
que venia cargada. Alli permanecieron algu-
nos dias alimentfndose con palmitos y cerdos
monteses. Probaron a hacer una entrada en la
tierra, mas el arrojo de tres indios que los
acometieron disparando sus saetas y huyendo
alternativamente, burlandose asi de las armas
de los espafioles en aquellos bosques, les hizo
conocer que si Ojeda con trescientos soldados
no habia podido mantenerse alli, much menos
ellos, puesto que los indios permanecian hos-
tiles; y por consejo de Vasco Nfifiez de Bal-
boa, que habia recorrido antes con Rodrigo
Bastidas toda aquella costa, acordaron pasar-
se al otro lado del golfo, en donde aseguraban
que la tierra era mis abundante y los indios
menos belicosos.
De este modo fue abandonada definitiva-
mente San Sebastian de UrabA, la segunda po-
blaci6n que se intent establecer en la Costa
Firme, como lo habia sido la que quiso fundar
el Almirante Col6n en Veraguas.






LA NUEVA GRANADA


Trescientos cuarenta afios han transcurrido
desde entonces, y, sin embargo, las tribus sal-
vajes que habitan las mArgenes del Golfo del
Dari6n y las de la costa de la Goajira, son las
finicas que han conservado su independencia.
La degradaci6n, la servidumbre y la mezcla
con las otras razas han destruido las demas.
En 6stas se conservan con el lenguaje muchos
rasgos del caricter primitive y de las creen-
cias y hibitos de los antiguos habitantes, co-
mo nos los described los historiadores. Hoy
todavia los indios Cunas y Caimanes, que asi
se Ilaman ahora los que habitan el golfo, tie-
nen sus sacerdotes, que son m6dicos y adivi-
nos, y aun se pintan el cuerpo de diversos
colors hombres y mujeres; mas han reempla-
zado casi enteramente el arco y las flechas
con las escopetas inglesas que adquieren en
cambio del carey, que con el cacao forman sus
articulos principles de comercio. De todas las
palabras que el autor de este Compendio oy6
a los indios durante una residencia de algunos
dias en aquellos parajes, en 1820, ninguna ha
encontrado en los pocos nombres propios, de
que hacen menci6n los coronistas. Con excep-
ci6n de Careta, nombre que se conserve a un
rio y a un cacique en la costa occidental del
golfo, las demis denominaciones son posterio-
res a la 6poca del descubrimiento (1).
La gente que cupo en las dos pequefias em-
barcaciones que quedaron al bachiller Enciso,
y que fueron como cien hombres, se dirigi6,

(1) Estos indios tienen palabras en su lengua para contar
hasta 3ocho, y son quencheco, pogua, pagua, paquegua, atale,
nergua, anvege, cugule.







JOAQUIN ACOSTA


como henos dicho, a la banda occidental del
golfo, dejando ochenta espafioles en Urabi,
mientras mandaban a llevarlos. A las inme-
diaciones del rio del Dari6n descubrieron un
pueblo considerable. Los habitantes, poniendo
en salvo sus families, acudieron a la playa
en nimero de quinientos, armados de arco y
flechas y en actitud hostile. Resolvi6 Enciso
arriesgarlo todo antes que exponerse a pere-
cer de hambre, y haciendo un solemne voto a
Santa Maria la Antigua de Sevilla, de dipu-
tarle un peregrino que a nombre de todos vi-
sitase su santuario, y edificarle ademis una
capilla en la casa del cacique, que se distin-
guia de todas las denms, desembarcaron en
buen orden, y amparados de grandes y s6lidos
escudos de madera que la experiencia les ha-
cia llevar para guarecerse de las flechas en-
venenadas, de cuyas heridas, por pequefias que
fuesen, nadie escapaba, dieron sobre los in-
dios, que viendo que sus armas arrojadizas no
ofendian a los invasores, sin mayor resisten-
cia se dieron a huir, abandonando las casas, en
las que hallaron los hambrientos espafoles su-
ficiente provision de maiz, yucas y granos de
cacao.
Al dia siguiente salieron rio arriba, y con
gran content encontraron, en un cafiaveral a
orillas del rio, cuantos muebles y alhajas los
indios habian llevado a esconder, y que consis-
tian en vasos y utensilios de barro y madera,
ropa de algod6n perteneciente a las mujeres,
que no acostumbraban aqui andar enteramen-
te desnudas, y prendas de oro fino, sobre cuya
suma varian much los historiadores: algunos






LA NUEVA GRANADA


hablan de dos mil libras, otros de cincuenta
nril castellanos, y finalmente Herrera, con me-
nos exageraci6n, dice que todo pes6 diez mil
pesos, cuya opinion adoptamos, pues no es
probable que en una pequefia poblaci6n, sin
gran comercio con el interior del Choc6, se hu-
bieran podido reunir considerable riquezas,
sobre todo cuando el oro s61o se usaba en ador-
nos. Sea de esto lo que fuere, lo cierto es que,
satisfechos los espafoles con el botin y la har-
tura despu6s de tanta necesidad y pobreza,
acordaron establecerse en aquel pueblo que, en
cumplimiento del voto hecho, llamaron Santa
Maria la Antigua del Dari6n, de que hoy no
quedan ni vestigios, a pesar de haber perma-
necido muchos afios habitada por espaiioles
que se vieron obligados a abandonarla tam-
bi6n con el tiempo por la insalubridad de su
situaci6n en terreno bajo y pantanoso. El ca-
cique Cemaco, con toda la tribu que habitaba
aquella poblaci6n, se refugi6 en los bosques.
Las embarcaciones trajeron a los que habian
quedado en San Sebastian, y ya se preparaban
para nuevas entradas en la tierra, a tiempo
que la discordia se introdujo en la pequefia
colonia. Vasco Balboa acaudill6 un motin, y
Enciso fue privado del mando, eligiendose re-
gidores y alcaldes, empleos que recayeron en
Balboa, Zamudio y otros. Sin embargo, algu-
nos opinaban que debian sujetarse a Nicuesa,
dentro de cuya Gobernaci6n se hallaban, y
otros que a falta de Ojeda el bachiller Enciso
debia gobernar mientras se proveyese por el
Rey. Entretanto que por la irritaci6n de los
Animos, y por estar los partidos equilibrados,






JOAQUIN ACOSTA


nada podia resolverse, comenzaron a escasear
de nuevo los alimentos, y habrian pasado las
mismas necesidades que antes, sin la llegada
de otra embarcaci6n que en auxilio de Nicuesa
aprest6 Rodrigo Colmenares, el bual sali6 por
octubre del mismo afio de 1510 de Santo Do-
mingo con viveres y sesenta hombres, arrib6 a
Gaira, en donde desembarcando sin precauci6n
cuarenta y siete espafioles para hacer agua y
lefia, fueron sorprendidos por los indios, que
se habian emboscado, no escapando sino uno
solo que se salv6 nadando, por haber hecho pe-
dazos los indios los botes. Temeroso Colmena-
res de ser asaltado sin poder defenders con
los pocos soldados que le quedaban, dio la vela
en la misma noche, y sin tocar en parte algu-
na lleg6 al sitio de Urabi pocos dias despu.s.
Viendo destruido el fuerte y casas, rodeado
de incertidumbre, hizo disparar la artilleria
de su nave y encendi6 en la noche grandes ho-
gueras para avisar a los espafioles, si acaso
estaban en alguna orilla del golfo, media que
le produjo buen resultado, pues los colonos de
la Antigua respondieron con las mismas sefia-
les, por las que se sigui6 para ir a buscarlos y
llevarles el oportuno socorro de provisions de
que estaban tan necesitados. La generosidad
con que Colmenares distribuy6 gratuitamente
los viveres dio mfs peso a su voto, que era
por que cesasen las disensiones y se sometie-
ran a Nicuesa, en cuya solicitud ofreci6 partir
personalmente, como lo verific6 luego que el
mayor nimero asi lo decidi6, aunque contra el
parecer de Balboa, que creyendose superior a
todos, repugnaba el sujetarse a otro.







LA NUEVA GRANADA


No pas6 much tiempo sin que Colmenares
y los dos diputados de la Antigua, que lo fue-
ron el bachiller Corral y Diego Albites, obser-
varan una pequefia embarcaci6n que se les
acerc6 y les dio noticias de las desgracias y
paradero de Nicuesa. Este desventurado cor-
tesano, despu6s de que sali6 de Cartagena, re-
corri6 la costa del poniente del golf, y a
pocos dias le asalt6 una tempestad que disper-
s6 todas sus embarcaciones. La mayor parte
se refugiaron en la boca del rio Chagres, que
entonces llamaban de los Lagartos, por la mul-
titud de caimanes que Col6n habia visto en 61;
mas la capitana corri6 con viento en popa has-
ta mis alli de la laguna de Chiriqui, en donde
habiendo tornado lengua de que habian dejado
a Veragua atrAs, se resolvi6 Nicuesa a volver
sobre sus pasos con la esperanza de hallar el
resto de la expedici6n cuya suerte le tenia cui-
dadoso. Quiso su desgracia y su falta de ex-
periencia que entrara en un rio, y que pasando
la avenida que habia ofrecido agua suficiente
a la carabela para entrar, la dejase en seco
sobre la arena en medio del rio, de donde a
duras penas y por una cuerda pudo salvarse
la gente con lo encapillado, abandonando la
embarcaci6n y caminando por la costa en bus-
ca de Veragua, sin saber d6nde quedaba, va-
deando con trabajo los arroyos, ci6nagas y
lodazales que entraban en el mar, sin mis
auxilio que el bote que les servia para pasar
en los lugares mas profundos.
Asi aconteci6 en la laguna Chiriqui, en don-
de pasando de una tierra a otra, hallaron ser
la segunda una isla, en la cual, desprovista de







JOAQUIN ACOSTA


agua y casi de vegetaci6n, los abandonaron
cuatro mariners, que robaron la barca y en
ella se fueron a buscar el resto de las naves.
Puede comprenderse bien cuAl seria la situa-
ci6n del desgraciado Nicuesa y sus compafie-
ros, alimentandose de los pocos mariscos que
la resaca dejaba en las playas, y bebiendo
agua de pozos salobres durante cerca de tres
meses que permanecieron alli, tiempo en el
cual murieron muchos y los restantes andaban
arrastrandose de debilidad y fiebres, cuando
fueron socorridos por una embarcacion que
mand6 Lope de Olano desde Chagres, a virtud
del aviso de los mariners de la barca que lle-
garon alli al cabo de algin tiempo.
Era Lope de Olano el segundo o lugartenien-
te de Nicuesa, el cual, pasada la borrasca y
reunidas las naves, no se cur6 de buscar al Go-
bernador, sino de hacerse jefe de la colonia, y
con este fin tom6 una barca grande y sali6 a
explorer la costa. En ella naufrag6,, ahogan-
dose catorce hombres y escapando Olano y
otros a nado. Por fin entraron en el rio de Be-
16n y se establecieron en el mismo sitio de
donde fue arrojado don Bartolom6 Col6n.
Lope de Olano dej6 que las embarcaciones
acabaran de perderse, para quitar la tentaci6n
a sus compafieros de volver a la Espafiola,
tentaci6n de que observaba ya sefiales tan cla-
ras, como que habia sobrepujado a la codicia
en una partida que, entrando al rio de Vera-
gua a traer muestras de oro, volvieron dicien-
do que nada habian podido encontrar, y que
mejor les estaba tornarse a Espafa que pere-







LA NUEVA GRANADA


cer por el hambre y enfermedades en tierras
tan desabridas.
No pudiendo ya desentenderse Lope de Ola-
no de socorrer al Gobernador Nicuesa, des-
pu6s del aviso de los mariners .que habian
perecido en la barca, los hizo salir en una ca-
rabela que habia construido con la mejor ma-
dera de las otras, y en ella se embarc6 Nicuesa
con el corto nfimero de los que habian sobre-
vivido a tanta miseria.
Llegado al rio de Bel6n, hizo prender y juz-
gar como traidor a Lope de Olano, y le mata-
ra, si no fuera por los ruegos de los demis.
Permaneci6 Nicuesa algfin tiempo en el rio de
Bel6n sin emprender cosa de consideraci6n
para descubrir en el interior, si ya no era en-
viar partidas a robar las sementeras de los
indios y saquearlos, castigando con gran se-
veridad a los que volvian al campo con las
manos vacias. Acosados por la miseria y por
las privaciones, expuestos al sol ardiente de
los tr6picos y a las emanaciones de los panta-
nos de que abunda aquella costa, las enferme-
dades hicieron estragos en esta misera gente,
que en breve qued6 reducida a menos de la
cuarta parte.
Afligido Nicuesa con tantos contratiempos,
resolvi6 irse a buscar fortune por la costa
arriba con los que cupieran en la carabela y
dos embarcaciones mis, dejando los otros bajo
el mando de Alonso Nfifiez, su alcalde mayor.
Errando por la costa desembarcaron en Por-
tobelo, y tanto alli como en otros parajes, pe-
learon con los indios, a quienes pretendian
robar, y en estas refriegas murieron veinte.







JOAQUIN ACOSTA


Al llegar al Cabo de Mirmol, uiltima punta que
descubri6 Col6n por esta costa, y observando
que con facilidad podria hacerse una casa fuer-
te, cansado por otra parte de vagar, y estando
ya las embarcaciones para irse a pique, comi-
das de la broma, se determine Nicuesa a fun-
dar en el Nombre de Dios, y asi se llam6 este
lugar, que despues se hizo c6lebre como punto
de escala para el Oc6ano Pacifico.
Por mudar de sitio no mud6 la condici6n de
los espaiioles; antes bien, crecieron las misc-
rias en tierra despoblada, obligados a traer los
escasos viveres que podian procurarse desde
Portobelo, y a trabajar asi descaecidos y en-
fermos en la construcci6n del fuerte, porquc
irritado el Gobernador con tan adversa suerte,
se habia convertido en tirano insoportable, que
no guardaba consideraci6n alguna. Mand6 por
los que habian quedado en el rio de Bel6n, y
reunidos todos, no pasaban de cien hombres.
Algunos de 6stos fueron los que abordaron
ahora la carabela de Colmenares y le refirie-
ron largamente y con much llanto y aflicci6n
cuanto hemos compendiado en pocos renglo-
nes, acortando la triste relaci6n de los extre-
mos a que se vieron reducidos hasta alimen-
tarse con los cadAveres de los indios que solian
encontrar, porque de esto se verfn muchos
ejemplos en el curso de esta historic.
Llegado Colmenares a Nombre de Dios, revi-
vi6 Nicuesa con las provisions que le llevaron,
y sobre todo con la noticia del establecimiento
de la Antigua, que era llamado a gobernar.
Sin embargo, lejos de usar de la prudencia y







LA NUEVA GRANADA


circunspecci6n que demandaban las circuns-
tancias, declare que todo el oro que habian
adquirido los colonos de la Antigua era mal
ganado, y que pretendia privarlos de riqueza
que habian tomado sin su consentimiento den-
tro de los limits de su Gobernaci6n, lastiman-
do asi inconsultamente y para su perdici6n el
lado mis flaco de los castellanos, sin reflexio-
nar qae a individuos que eran capaces de su-
frir tan increibles penalidades en solicitud de
aquel metal, no les seria dificil sacudir los la-
zos de la subordinaci6n por conservar el que
habian adquirido.
Ocho dias anduvo Nicuesa por el archipi6-
lago de San Bias, cautivando y robando a los
pocos indios que vivian en las islas y ejercien-
do otros actos de soberania en su Gobernaci6n,
Ilevando la imprevisi6n hasta enviar delante
de si algunos de los que tanto habia maltrata-
do en Portobelo y Nombre de Dios, los cuales
dieron la alarma en la Antigua, manifestando
las intenciones del nuevo Gobernador y asegu-
rando que era muy capaz de ponerlas por obra.
Arrepentidos los habitantes de la Antigua de
su resoluci6n, acordaron no recibir a Nicuesa.
Asi que cuando 6ste aparecio con sus sesenta
compafieros, le fue intimado que no desembar-
cara, y a pesar de sus instancias y de que
ofreci6 Ilegar, no como jefe sino sometido co-
mo el filtimo soldado, con tal de que no lo ex-
pusieran a una muerte segura a manos de los
indios o lanzado en el mar en embarcaciones
podridas y sin viveres para la navegaci6n de
remontada hasta Santo Domingo, sordos a sus







JOAQUIN ACOSTA


ruegos lo prendieron y ultrajaron, y al fin lo
obligaron a embarcarse. con diez y seis hom-
bres que le fueron fieles en tamafia adversidad
y quisieron correr con 61 un riesgo tan inmi-
nente de perecer. Como sucedi6, en efecto,
pues o los tragaron las olas, como es proba-
ble, atendida la calidad de la embarcaci6n, o
fueron muertos por los indios o de hambre en
alguna isla desierta, puesto que no volvi6 a
saberse nada de ellos.
Tal fue el triste fin de una expedici6n de
setecientos ochenta hombres, mas numerosa
que aquella con que HernAn Cort6s se hizo
duefio del vasto imperio de M6xico. Diego Ni-
cuesa manifest claramente su ineptitud en
esta empresa. El coronista Herrera dice que
Nicuesa era hombre noble y habia servido de
trinchante de don Enrique Enriquez, tio del
Rey Cat6lico, y que pasaba ademis por gran
cortesano, de buenos dichos, hombre de a ca-
ballo y tafiedor de vihuela. No tuvo, como se
ha visto, ocasi6n de ejercitar ninguna de estas
habilidades en la costa silvestre y cenagosa
del Istmo, bautizada con el dulce nombre para
los espafioles de Castilla de Oro.
En todo el afio de 1510 perecieron m6s de
mil hombres de Cartagena a Veragua, del mo-
do lamentable que hemos referido. Nieuesa,
Ojeda y Juan de la Cosa tuvieron igual fin,
sin quedar en Santa Maria la Antigua sino
cerca de doscientos castellanos, la mayor par-
te de los que condujeron Enciso y Colmenares
posteriormente; pero en este pufiado de hom-







LA NUEVA GRANADA 51

bres descollaban dos destinados a brillar por
su temple de alma, su valor y su perseveran-
cia entire los descubridores del nuevo conti-
nente: quiero hablar de Vasco Niifiez de Bal-
boa y Francisco Pizarro, cuyas hazafias se
referiran en los capitulos siguientes.















CAPITULO III


Bajo la direcci6n de Vasco Niifiez de Balboa adquiere la
Antigua del Darien much importancia.-Desefibrese una
part del curso del rio Atrato, y se sujetan los eaeiques
de las orillas del golfo.-Balboa atraviesa el Istmo y
descubre el mar del Sur.-Vuelve cargado de oro y de
perlas.
El mar profundo,
naves aventureras,
un ignorado mundo
a nuestra vista estan: y en la alta proa
de la velera capitana quilla,
con el pend6n triunfante de Castilla,
saludando al Dari6n Vasco Balboa.
Duque de Frias

Acosados de nuevo por el hambre los espa-
fioles despu6s de la partida de Nicuesa, y de
que hubieron consumido cuantas provisions
trajo Colmenares, salieron hacia el poniente,
en donde sabian moraba sobre la costa el ca-
cique Careta, de quien exigieron viveres. Este
les contest conmo pudo que no tenia a la sa-
z6n ningunos, asi porque a consecuencia de la
guerra con su vecino el cacique Poncha o Pon-
ca, no habian podido coger los sembrados sus
slibditos en tiempo oportuno, como por haber
dado cuantos tenia a los castellanos que ha-
bian pasado por la costa en aquellos dias. Na-
da satisfecho Balboa con esta respuesta, dio
sobre el pueblo de sorpresa en la oscuridad de
la noche, asesin6 muchos indios que apenas se
defendian, y prendi6 al cacique, sus mujeres







LA NUEVA GRANADA


v familiar. Era cierto lo que el indio habia ase-
i.urado, asi que poco o ningfin auxilio logra-
ion; pero Balboa hizo alli un hallazgo que fue
el principio de su ventura, en dos espafioles
desertores de la expedici6n de Nicuesa que,
refugiandose cerca de Careta, habian sido tra-
tados por 6ste con la mayor humanidad, a que
tan mal correspondieron sus compatriotas. Es-
tos desertores, en mas de un afio, tuvieron
tiempo para aprender el lenguaje de aquellos
indios y conocer su indole y costumbres, y de
ellos recibi6 Balboa importantes noticias, en-
tre las cuales se confirm la de que no usaban
saetas envenenadas, arma que los espafioles
temian mAs que todo, por los estragos hechos
en Ojeda, Colmenares y sus compafieros.
A la sagacidad de Balboa no se ocult6 que
nada ganaba con mantener al cacique preso, y
que mejor le estaria sacar partido de 61, po-
niendolo en libertad bajo la promesa de que
obligaria a los indios de su tribu a hacer
grandes sementeras con cuyo fruto, cogido
que fuese, Balboa ofrecia, por su parte, po-
nerse en campafia contra Poncha, enemigo de
(areta, proponi6ndose desde entonces aprove-
charse de las enemistades de los indios en
cuanto pudiese. Asi lo exigi6 de Careta por
iiiedio de los int6rpretes cuya adquisici6n le
fue tan oportuna.
Puesto en libertad Careta cumpli6 religiosa-
mente su promesa; pero mientras crecia el
iiaiz, Balboa, que no podia avenirse partien-
(lo el mando de la colonia con los otros, logr6
persuadir a su colega Zamudio que fuese a
Espafia a dar cuenta de c6mo habian vencido







JOAQUIN ACOSTA


y sujetado muchas tribus de indigenas; del fin
desdichado a que la incapacidad de Nicuesa
habia traido la expedici6n, y a llevar los quin-
tos de oro que hasta entonces habian tocado al
fisco. Con Zamudio envi6 tambi6n a Valdivia
a Santo Domingo provisto de oro para traerle
auxilios de viveres, hombres, perros y armas.
Tambi6n se embarc6 en la misma carabela el
bachiller Enciso, a quien Balboa habia prendi-
do y confiscAdole los bienes, so pretexto de
haber ejercido las funciones de juez sin tener
nombramiento real para ello.
Desembarazado de todos sus rivals, temido
y respetado, por sus acciones, de indios y cris-
tianos, Vasco Balboa se dedic6 a empresas que
le dieran fama con que cubrir los atentados
que habia cometido usurpando la autoridad y
transformAndose de pr6fugo por deudas que
lo obligaron a salir ocultamente de Santo Do-
mingo, en jefe de una colonia, gracias a la in-
fluencia que le proporcion6 la superioridad de
su valor y talents sobre sus compafieros.
Tres meses del afio de 1511 habian apenas
transcurrido cuando, provisto Balboa por Ca-
reta de los viveres necesarios para la expedi-
ci6n, y acompafiado de 6ste, sali6 de la Anti-
gua y entr6 por el territorio de Poncha, el cual
abandon prudentemente sus habitaciones, que
fueron saqueadas, hallindose algfin oro y mu-
cho maiz y races, lo que les sirvi6 de poco,
pues no tuvieron c6mo cargarlo a la villa por
estar muy al interior las posesiones de Pon-
cha. Para obviar este inconvenient, resolvie-
ron visitar y sujetar primero todos los caci-
ques cuyos pueblos no distaran much de la







LA NUEVA GRANADA


costa, y como supiesen que uno de los nims po-
derosos era Comagre, alli se dirigi6 Balboa
con cien soldados y Rodrigo de Colmenares,
que entire los colonos del Dari6n era el segun-
do en fama, por haber militado en las guerras
de Napoles y ser valiente, robusto, emprende-
dor y sufrido, calidades esenciales para aquel
pais y aquel tiempo.
Ya el anciano Comagre tenia noticia de la
venida de los forasteros, y estando estableci-
do de asiento en un valle ameno y cultivado,
con aguas corrientes y arboles frutales, le do-
lia abandonar sus comodidades para entregar-
se a la vida de las selvas como habian hecho
otros caciques, antes que tratar con los espa-
fioles. Resolvi6, pues, de acuerdo con sus hijos,
entire los cuales se sefialaba por su cordura y
buen entendimiento el primog6nito Panquiaco,
salir a recibir de paz a los castellanos y feste-
jarlos en cuanto pudiera.
Quedaron sorprendidos 6stos al llegar a las
habitaciones de Comagre al ver que excedian
en comodidad y decencia a cuantas hasta aqui
habian hallado en las islas o el continent. La
casa del cacique, separada de las del resto de
la poblaci6n, ocupaba todo el frente de una
gran plaza de ciento cincuenta pass por cada
lado, rodeada de palmas juntas que ofrecian
una sombra continue y muy grata en tan ar-
dientes climas. La casa, fabricada de fuertes
maderos y cubierta de paja, formando al inte-
rior artesonados curiosamente construidos, te-
nia ochenta pass de ancho y se componia de
un gran sal6n que daba entrada por la dere-
cha a la sala del cacique, la cual comunicaba







JOAQUIN ACOSTA


con el cuarto de sus mujeres, y 6ste con una
espaciosa sala en donde estaban colocados en
orden los cuerpos de los caciques antecesores
de Comagre, el iltimo su padre, todos bien
conservados, secos al fuego y suspendidos de
cuerdas al arrimo de la pared. Ninglin mal
olor se percibia en esta especie de pante6n.
Del lado opuesto y sim6tricamente a los apo-
sentos de oriented, se entraba del sal6n comiin:
primero, al almacen de viveres, en donde ha-
bia abundante provision de pan de maiz, rai-
ces, cocos y otros frutos secos; segundo, a la
bodega de dep6sito de tinajas de barro llenas
de licores fermentados de maiz, de palma y de
otros frutos, y filtimamente a la cocina, que
servia tambi6n de vivienda a los esclavos, cuya
capacidad era igual a la de la sala de las mo-
mias del lado opuesto. Sirva esta descripci6n,
quizA demasiado minuciosa, de ilustraci6n a
las costumbres de los jefes indios mis adelan-
tados en cultural de los que se encontraban en
el Istmo.
La comida, bebida y agasajos con que Co-
magre y su familiar se esmeraban en contentar
a sus huespedes, no produjeron la mitad de la
satisfacci6n que les ocasion6 la vista de un
considerable present de cerca de cuatro mil
castellanos de oro en pulseras, narigueras y
otros adornos de que se despojaron por com-
placer a los espalioles. Balboa, con su acos-
tumbrada rectitud, hizo sacar alli mismo sobre
la plaza el quinto del Rey, y distribuir lo de-
mAs entire todos. Una violent rifia se sigui6
entire' los soldados por el modo de pesar en la
balanza, que siempre llevaban de preferencia







LA NUEVA GRANADA


a cualquier otra cosa, de lo cual, indignado
Panquiaco, arroj6 con desprecio el oro, dicien-
do que era una vergiienza que quisieran ma-
tarse por alhajas que no apetecian sino para
desbaratarlas, fundirlas y guardarlas sin ador-
narse con ellas; pero que si el ansia de recoger
oro era lo que los habia sacado de su patria y
la que los obligaba a andar turbando e inquie-
tando la paz de otros hombres, 61 les mostra-
ria paises en donde los vasos mis comunes
eran hechos de aquel metal, y en donde po-
drian juntar montones, capaces de satisfacer
el apetito mAs insaciable; pero que para ello
no bastaba la poca fuerza que llevaban, por-
que era precise atravesar la cadena de mon-
tafias que a lo lejos se descubria, y en la cual
habitaban tribus de caribes belicosos. Que se-
ria menester mil hombres para ir hasta el otro
mar, en donde verian gentes que navegaban a
la vela y en buques grandes. El atrevimiento
del indio le fue ficilmente disimulado con tan
alegres nuevas. Vasco Balboa, transportado de
jfibilo, no se cansaba de averiguar la distancia
al otro mar, y se creia ya perdonado y dichoso
si lograba descubrirlo. Apresur6se, pues, a
volver a la Antigua con viveres y algun oro
de la parte que, aunque pequefia, siempre re-
servaban para los enfermos y para los que se
quedaban guardando el fuerte. A su Ilegada
encontr6 a Valdivia, que habia regresado de
Santo Domingo en una pequefa embarcaci6n
que, aunque corto, algfin auxilio les ofreci6, y
le orden6 que se aprestase para volver por
otros articulos de primera necesidad y a da r
las lisonjeras noticias que en su iltima entra-







JOAQUIN ACOSTA


da habian adquirido. Llev6 Valdivia quince
mil pesos de los quinientos reales, sin las re-
mesas que todos hicieron a sus families en
Espafia.
Ni las necesidades de la colonia ni el carAc-
ter de Balboa le permitian estar ocioso. De-
termin6se, pues, a hacer otra correria para
explorer la culata del golfo y los rios que des-
aguan en 61, salida tanto mas indispensable
cuanto que las copiosas lluvias de noviembre y
consiguientes avenidas habian destruido las
sementeras en cuya cosecha fundaban todas
sus esperanzas. Dejando, pues, los enfermos y
un corto niimero de soldados para cuidarlos,
se embarcaron Balboa y Colmenares en el lini-
co buque que tenian y en varias canoas de un
solo tronco de Arbol hechas por los indios, en
las que ya estaban acostumbrAndose los espa-
fioles a navegar (1).
Balboa entr6 por una de las bocas del rio
Grande, que hoy se llama Atrato, y Colmena-
res por otro rio mas distant, que creemos fue-
ra el conocido actualmente con el nombre de
rio de Le6n, a Guacuba. A diez leguas de la
boca de rio Grande estaba situada la poblaci6n
que gobernaba el cacique Dabaibe, en donde se
decia que se habia refugiado Cemaco lu6go
que los espafioles lo arrojaron del sitio en que
fundaron la Antigua del Dari6n. Los pobres
indios pescadores, temerosos de los espafioles,
cuya fama no muy favorable les habia llevado
Cemaco, se escaparon precipitadamente a los

(1) Aun hoy los bongos que fabrican los indios de aque-
Ila costa son muy estimados; tienen quilla, y en ellos se aven-
turan mar afuera a pesear tortugas en los bajos islotes.







LA NUEVA GRANADA


bosques, dejando en poder de 6stos cuanto po-
seian, que estaba reducido a redes, pescado
seco, algunos vasos de barro y muebles rfisti-
cos, con una que otra joyuela de oro, todo lo
cual por de contado fue cogido y embarcado
por los castellanos, que se consideraron bur-
lados no habiendo hallado much oro y canti-
dad de maiz y otros viveres de que estaban
muy escasos. Mas afortunado Colmenares, fue
rccibido con su gente y provisto de algunos
viveres por el cacique Turui, que no quiso huir.
Vuelto al mar Balboa y asaltado de una bo-
rrasca, perdi6 las canoas y alguna gente, y
reunido con Colmenares, resolvieron penetrar
por el rio Grande, divididos en dos partidas
por cada orilla. A la primera isla del rio die-
ron el nombre de isla de la Cafiafistola, por
haber encontrado tanta cantidad de ella, que
pensaron morir de haber comido con exceso. No
lejos de ella vieron un rio que llamaron rio
Negro, por el color de sus aguas, y es quiz6s
el que lleva el nombre actualmente de rio Su-
cio. En sus orillas hallaron un pueblo cuyos
habitantes abandonaron sus casas, y lu6go reu-
nidos acometieron a los espafioles cuerpo a
cuerpo, sin mis armas que macanas y lanzas
de piedra, con que en breve, experimentando
lo cortante del filo de las espadas toledanas,
fueron deshechos, y su cacique Abenamechey
prisionero, a quien un soldado espafiol que ha-
bia sido herido en la refriega cort6 despu&s de
preso un brazo, acci6n que le fue improbada
por todos y severamente reprendida por Bal-
boa, que hizo curar al indio, el cual, lu6go que
pudo, se fug6.







JOAQUIN ACOSTA


Dejando en este pueblo la mitad de la gente
que trafa, con el resto en nueve canoas conti-
nu6 su viaje rio Grande arriba; llegando por
fin despu6s de muchos dias al sitio en donde
sobre las copas de altisimos arboles vivia el
cacique Abibeiba con sus sfibditos, por hallar-
se inundada toda aquella comarca. Luego que
observaron los indios las canoas, levantaron
las escalas y se ocultaron en sus casas. Grit&-
ronle al cacique los espafioles, por medio de los
int6rpretes, que bajase con todos los suyos.
Rehus6lo dici6ndoles que lo dejaran en paz,
que 61 no perturbaba la de nadie; mas como
viese saltar las astillas de los arboles al golpe
de las hachas, baj6 con su familiar. Pidi6ronle
oro los castellanos, a lo que contest que 61 no
cuidaba de buscar sino aquello que necesitaba,
y que como el oro no le servia para nada, no
lo tenia; pero, intimidado con las amenazas,
dijo que iria a sacarlo de un monte vecino,
prometiendo volver dentro de algunos dias.
Pasado este t6rmino, los espafioles, viendo que
no parecia, y cansados de remar rio arriba, se
tornaron rio abajo con las provisions que ha-
bian tornado a los indios de los arboles.
Entretanto, confiados los que habian queda-
do en el rio Negro en la debilidad de las ar-
mas de los indios, se descuidaron, y los indios
de la tribu del cacique Abraiba mataron a
tres, y cogiendo las armas de los muertos, se
admiraban, segfin dijeron despu6s los prisio-
neros, de que hombres que poseian tan res-
plandecientes espadas, que servian para la
guerra y para tantos otros usos, anduvieran
pasando trabajos en tierras lejanas en busca







LA NUEVA GRANADA


de oro, que no era tan fitil. Conferenciaron so-
bre esto los caciques Abraiba, Abenamechey,
que andaba fugitive y con un brazo menos, y
Abibeiba, y convinieron en deshacerse de tan
inc6modos vecinos, sorprendiendo primero a
los que habian quedado en rio Negro, que eran
menos. Por fortune de 6stos lleg6 Balboa la
vispera del dia sefialado para el ataque, sin
ser sentido. Asi fue que los indios, hallando a
sus enemigos mis numerosos de lo que pensa-
ban, quedaron desconcertados y vencidos a
pocas vueltas, escapando los caciques y cayen-
do prisioneros muchos, que fueron llevados al
Dari6n para cargar y trabajar la tierra. No
es possible calcular cuantas leguas del curso del
Atrato descubrieron los espafioles esta vez,
porque hay exageraci6n y variantes en las re-
laciones de los cronistas, y porque ellos mis-
mos no lo sabian; pero por la descripci6n de
las ci6nagas que rodeaban la poblaci6n cerca
de Abibeiba, parece probable que no pasaran
de la altura de la Vigia de Curbarad6 o de las
inmediaciones de Murind6.
A pesar de sus descalabros, juzgaron los in-
dios con acierto que era precise hacer un gran-
de esfuerzo para arrojar a los espafioles de
su territorio antes de que, llegando los auxi-
lios de gente y armas que esperaban, no se
hiciese mIs dificil la empresa. Se conjuraron,
pues, muchos de los caciques, instigados por
Cemaco, que no dormia y que ya habia echado
a pique una canoa con veinte enfermos, envia-
da al Dari6n por' el CapitAn Hurtado a quien
Balboa habia dejado en la boca del rio Negro.
Hicieron en Tichiri el dep6sifo de viveres y







JOAQUIN ACOSTA


armas, para el ataque al Dari6n, para el cual
contaban con cinco mil indios en cien canoas
para acometer por mar y por tierra a un tiem-
po. La indiscreci6n del hermano de una india
que servia a Balboa, fue causa de que se des-
cubriera todo, porque instindole aqu6l que se
escapara para evitar el peligro que necesaria-
mente correria el dia de la batalla, ella, que
amaba a Balboa, le revel6 el secret. Preso el
hermano, y dindole tormento, confess el infe-
liz todo el plan y condujo a los espafoles a
Tichiri, en donde efectivamente hallaron copia
de viveres y licores fermentados, y algunos
indios principles, que hicieron matar para
ejemplar escarmiento. Vi6ndose, pues, descu-
biertos los indios y aterrorizados con la acti-
vidad que despleg6 Balboa, abandonaron la
empresa y se sujetaron pacientemente al yugo
y a los mandates de hombres tan superiores
en armas como en inteligencia.
Casi dos afios hacia que Zamudio habia sa-
lido para Espafia y muy cerca de uno que Val-
divia partiera para Santo Domingo, y el auxi-
lio deseado y esperado con tanta impaciencia
y pedido con tanta instancia no llegaba. Mil
recelos y desconfianzas asaltaban el hnimo de
los colonos del Dari6n. Algunos sospechaban
que los enviados, alzados con el oro que habian
llevado, lo estarian disfrutando olvidados de
sus antiguos camaradas; Balboa, que era uno
de los mis atribulados, viendo que el nimero
de compafieros se disminuia por las enferme-
dades y accidents, y que no le era ficil em-
prender nada de consideraci6n, anunci6 su
resoluci6n de ir l1 mismo a la Corte a dar







LA NUEVA GRANADA


cuenta de todo y a traer la gente para su via-
je al mar del Sur. Semejante decision puso en
la mayor consternaci6n a todos los habitantes
de la Antigua, que unidos le representaron
que con su partida daba el golpe de muerte a
la colonia, porque a 61 solo debia su existen-
cia y fortune este pufiado de hombres coloca-
dos entire el mar y las selvas. Despubs de una
lucha de algunos dias, y reflexionando que si
por una parte su presencia en la Corte era de
mucha necesidad, por otra su ausencia anula-
ba la poblaci6n de la Antigua y se dispersa-
ban los indios sujetos ya, todo lo cual era,
indispensable escala para nuevos descubri-
mientos, consinti6 finalnente en despachar a
Juan de Caicedo, tesorero de la Corona, y ele-
gido porque dejaba en prendas su mujer e
hijos y su destino. Le dieron por compaiiero
para el caso de muerte u otro accident a Ro-
drigo Colmenares, y los enviaron en el finico
buque que les quedaba, pues que el otro lo ha-
bia llevado Valdivia cuyo naufragio sobre las
costas de Cuba con todo el oro que llevaba se
ignoraba hasta entonces en el Dari6n. Parti6
Valdivia en tiempo de brisas, en un mal bajel
con el cual no pudo remontar, y se perdi6, co-
mo Nicuesa, en alguno de los muchos escollos
que rodean a Cuba. Los nuevos enviados re-
conocieron las reliquias del buque cuando se
vieron obligados tambien a arribar a aque-
lla isla.
Los repartimientos del oro adquirido en las
expediciones y de los indios, fueron siempre la
causa fecunda de disputes y animosidades en-
tre los castellanos, las que muchas veces aca-







JOAQUIN ACOSTA


baron trAgicamente, porque no siendo los m6-
ritos susceptibles de medirse con exactitud,
cada uno tiene en mis los suyos que los aje-
nos, y de aqui el embarazo y la tortura en que
se han hallado en todos tiempos los repar-
tidores de dineros, empleos, gracias y demts
cosas apetecibles en la vida. Reducido por su
debilidad Vasco Balboa a la inacci6n, comen-
:aron a fermentar en la colonia las semillas
del descontento. Primero, envidiosos del favor
que Balboa dispensaba a Bartolome Hurtado
despu6s de la partida de Colmenares, trataron
algunos de conspirar, diciendo que Balboa no
tenia derecho alguno para mandarlos. Mas
6ste, que no se descuidaba, mantenia siempre
espias, y adelantindose a los conjurados, pren-
di6 a un tal Alonso Perez, que era el jefe de
los descontentos. Estos, por library a su cau-
dillo, se armaron y estuvieron casi a punto
los colonos de matarse en la plaza de la An-
tigua unos con otros, cuando Balboa consin-
ti6, por el bien de la paz, en poner en libertad
a Alonso P6rez, y lu6go se ausent6 expresa-
mente con pretexto de una caceria, dejando
diez mil pesos que ann estaban sin repartir,
a fin de que ellos mismos se los distribuyeran.
En efecto, lu6go que Balboa sali6, prendieron
a Bartolom6 Hurtado, y Alonso P6rez hizo la
distribuci6n, favoreciendo a la gente mis baja
con perjuicio de los mis distinguidos. Es de
advertir que, con excepci6n de ciertos oficios
de la Corona, todos los demns, cualquiera que
fuera su clase, se consideraban como iguales,
y s61o despu6s de muchos combates era que se
establecia la clasificaci6n natural de valor y







LA NUEVA GRANADA


capacidad; entonces los que sobresalian en es-
tas expediciones cran ya capitanes de hecho.
El artificio de Balboa produjo la reacci6n pre-
vista por 61, y el nuevo repartimiento hizo ver
claramente que Balboa obraba con mis justi-
cia. Habiendo sido press sus enemigos, man-
daron ilamarle al sitio en donde se hallaba,
segfin decia, resuelto a irse a Espafia en la pri-
inera oportunidad.
A pocos dias de estos disturbios llegaron de
Santo Domingo dos buques con algunos aven-
tureros, armas, viveres, y lo que content mu-
cho a Balboa, una especie de nombramiento
que el Tesorero Pasamonte hacia de 61 para
gobernar aquella tierra, funddndose para ello
en facultad que el Rey le habia concedido en
semejantes casos, en lo que nadie puso duda,
asi porque era notorio el favor que Pasamon-
te disfrutaba en la Corte, como por ser el
nombrado tambi6n el mns capaz. En lo sucesi-
vo ninguno os6 disputarle la autoridad a Bal-
boa. Bien conocia 61, sin embargo, que 6sta
era precaria, y que los informs del bachiller
Enciso le habian de atraer algfin castigo se-
vero, y asi se resolvi6 a emprender el viaje de
descubrimiento al otro mar con s61o ciento no-
venta hombres que pudo reunir entire los an-
tiguos y los reci6ii Ilegados, y con mil indios
de servicio para cargar provisions, armas y
otros menesteres. Embarc6 su gente en mu-
chas canoas y un buque algo mayor para ir a
Careta, en donde fue recibido con amistad, co-
mo otras veces, y desembarcando en aquella
costa, se intern al Sur hacia las tierras de
Poncha el 19 de septiembre de 1513. Este ca-







JOAQUIN ACOSTA


cique huy6, como lo habia hecho antes; mas
Balboa se habia propuesto no dejar enemigo
ninguno a las espaldas, no ignorando que para
atravesar una comarca habitada de numerosas
tribus independientes con menos de doscientos
espafioles, le era indispensable guardar una
political amistosa y observer la conduct me-
nos hostile en cuanto le fuese possible, lo que
no siempre era, acaudillando la gente de la
naturaleza que llevaba. Con este animo envi6
mensajeros a Poncha convidAndolo con su
amistad y asegurandole que ella serfa firme y
duradera, y que viniera a verlo, que nada te-
nian que temer ni 6l ni sus vasallos. Poncha
se dej6 persuadir, se restituy6 a su pueblo y
sirvi6 de much a Balboa, dandole guias que
lo condujeron a trav6s del Istmo.
Con grandes trabajos, por senderos frago-
sos, por tremedales y precipicios, caminaron
los castellanos hasta casi al pie de las tierras
mas altas, en donde encontraron al cacique
Quareca o Escuarague, que con mas de mil in-
dios les ved6 pasar mAs adelante, amenazan-
doles que mataria a todos los que quisieran
entrar en sus tierras; y como Balboa no hicie-
ra caso de sus amenazas, le acometieron con
tanto denuedo, que se vio obligado a ordenar
a su tropa que combatiera con orden, sin dis-
persarse ni desbandarse. El ruido de la p61-
vora, el estrago de las balas, lo cortante de las
espadas y picas y los mordiscos de los perros.
triunfaron muy pronto de las macanas y dar-
dos con que combatian los indios desnudos,
que se dieron a huir, quedando muerto el ca-
cique y seiscientos mas, y prisioneros algunos.







LA NUEVA GRANADA


En el pueblo que estaba inmediato al lugar
del combat encontraron algfin oro y provi-
siones, y observando algunos indios vestidos
de mujeres cuidando de las casas, y juzgando,
dice Herrera, "que del pecado nefando eran
inficionados, los echaron a los perros, que en
un credo los despedazaron". Mas de cuarenta
sufrieron esta muerte cruel, entire ellos un her-
mano del cacique y otros indios principles.
Alli despidi6 Balboa los indios de Poncha y
tom6 los de Quareca, acariciAndolos much y
haciendo caso de ellos porque los hall d6ciles
al propio tiempo que habian mostrado valor
para defender su tierra. Dej6 tambi6n algunos
espafioles, que ya no podian caminar, en aquel
pueblo, y continue trepando por aquellas se-
rranias hasta que los indios le mostraron la
cima desde donde podria divisar el otro mar.
Entonces mand6 hacer alto a su gente, y ade-
lantAndose solo, se prostern6 al contemplar la
inmensa extension del ocario Pacifico, dando-
se por recompensado de todos sus trabajos,
pues la Providencia le habia concedido el fa-
vor de ser el primer habitante del Viejo
Mundo que viera aquel mar. Dando fervientes
gracias a Dios por haberle dispensado tan se-
fialada merced, llam6 a sus compafieros y to-
dos hicieron demostraciones tales de regocijo,
que los indios se miraban at6nitos los unos a
los otros sin saber qu6 pensar. No hubo cas-
tellano que no ofreciera a Balboa respeto,
obediencia y gratitud eternas por haberlos
conducido hasta alli, y sin reparar ya en la fa-
tiga, andaban solicitos buscando piedras para
amontonarlas en forma de pirAmides, colocan-







JOAQUIN ACOSTA


do cruces encima, seguin Balboa lo habia orde-
nado, como sefial de posesi6n, y grabando el
nombre de Castilla en las cortezas de cuantos
Arboles hallaban a la mano. Esto pas6 el dia
25 de septiembre del afio de 1513, poco antes
de medio dia, y forma una de las 6pocas no-
tables en el descubrimiento de Am6rica.
Cumplida asi la primera promesa de Pan-
quiaco, el hijo de Comagre, se creian los cas-
tellanos en visperas de recoger a manos llenas
el oro y las riquezas de los paises anunciados
por 61 mismo; asi fue que se precipitaron de
la sierra como un torrent hacia el otro mar,
llevfndose por delante al cacique Chiape, que
pretendi6 opon6rseles, y se llevaran legiones
much mis numerosas, seglin el inimo que les
habia entrado. No era Balboa hombre que por
entusiasmo omitiera el continuar la ejecuci6n
del plan que se habia propuesto. Hizo, pues,
detener a su gente en Chiape y poner en li-
bertad a los indios prisioneros en el combat,
cargfndolos de presents para aquel cacique,
al que mand6 rogar que se presentase y que
nada temiera, y en corroboraci6n de que sabia
cumplir sus promesas, envi6 con ellos algunos
indios de Cuareca a fin que dijesen el modo
como eran tratados. Chiape se present lu6go
y trajo como present cuatrocientos castella-
nos de oro.
Despedidos los cuarecanos, Chiape quiso con
los suyos acompaiiar voluntariamente a los
castellanos hasta el mar; mas antes y mien-
tras llegaban los cansados de Cuareca, envi6
Balboa tres partidas de doce hombres cada
una a explorer el camino mIs breve para caer




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs