• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Noticias
 Nota preliminar
 El sesquicentenario del primer...
 Palabras de apertura, por Enrique...
 Palabras de apertura, por Emilio...
 Discurso a nombre del retiro de...
 La fundacion del "papel periodico",...
 Los redactores del "papel periodico",...
 La economia de transicion en el...
 La critica literaria en el "papel...
 Los costumbristas del "papel periodico",...
 Colecciones del "papel periodico...
 Index














Group Title: Cuadernos de historia habanera, dirigidos por Emilio Roig de Leuchsenring ... 20
Title: El sesquicentenario del Papel periâodico de la Havana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074127/00001
 Material Information
Title: El sesquicentenario del Papel periâodico de la Havana 1790--24 de octubre--1940
Series Title: Cuadernos de historia habanera, dirigidos por Emilio Roig de Leuchsenring ... 20
Physical Description: 88 p., 1 Á. : facsims. ; 22cm.
Language: Spanish
Publisher: Municipio de la Habana
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1941
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074127
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01862899
alephbibnum - 000140825
lccn - UF00074127
lccn - 42018322

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page
    Noticias
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Nota preliminar
        Page 5
        Page 6
    El sesquicentenario del primer periodico literario de Cuba: El "papel periodico de la Havana", por Emilio Roig de Leuchsenring
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Palabras de apertura, por Enrique H. Moreno
        Page 29
        Page 30
    Palabras de apertura, por Emilio Roig de Leuchsenring
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Discurso a nombre del retiro de periodistas, por Jorge Manach
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La fundacion del "papel periodico", por Joaquin Llaverias
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Los redactores del "papel periodico", por Enrique Gay-Calbo
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    La economia de transicion en el "papel periodico", por Julio Le Riverend
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    La critica literaria en el "papel periodico", por Jose Antonio Portuondo
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Los costumbristas del "papel periodico", por Emilio Roig de Leuchsenring
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Colecciones del "papel periodico de la Havana" cuya existencia se conoce
        Page 87
        Page 88
    Index
        Page 89
Full Text













CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA

20

EL SESQUICENTENARIO DEL

PAPEL PERIODICO DE LA HAVANA




















UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES









LATIN
AMERICA


A


1'





CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA
Dirigidos por
SmEmilio Roig de Lenehsenring
Historlador de la Ciudad de La Habana
20


EL


SESQUICENTENARIO


DEL

PAPEL PERIODIC

DE LA HAVANA


1790 -


24 de octubre 1940


MUNICIPIO DE LA HABANA
Administraei6n del Alcalde
Dr. Raul G. Menoeal
1941


*.an&
vow^











L PEL PERIODIC DE 'M A HAVANA
D S Del DomiiigoI 4 de Octubre de 1790. \

scpsi nwn eotj. 4kHnd4nrti4 'S;d. amoris-erga te.





E N, Iis ciu'lades populosas son de *muy gra-dce utilidad los- pa-
pcls Fpb ics "e. :que;:se. anuncia a los vecirios quanto ha de lha.
cerse en l .C-mana; reftteete 4- sus interests 6 a sus diversions. L.
Havanta 'cuya pob!acioq -* s a tan considerable eeha menos uno .
-Ios pap.les que d6. al .Piblico ILticia: del precio de los efzcto
Srnas quneren. vetiddi r .. conrpai: de los espectaculu s de Jas obis,
niutv.:s. de. tda j, se de las emb. rcaciohes que lhan eaTrado ,I:
Shan de atilir., ei, u.'aa 'palabra d:. xod'I aquedo que puede contrbiili'
a las otpt Aa4ady ,de .a -vi-d.
El deseb d"e que -n.iestcr- compat.ceas desfruten quattas puedict
proporcionarse nos mnueve a toinmaos;' di trabajo de escribir -'toda
las scmianas medio pliigo de papel en que' se rceojan las explieva:
das noticias';Ar.iA. itciopn de otrrs que s publican en .a Eurofiia
.comeizarazi tambien' ti~sts tura que procbraremos. esoger con el mayor esmero. Asi deela';'"
pqos desde r a.,ora que a'exccpcion de las equiiocacioues y errors1
quc:tal6vis: se. encotrai ii e.n-nuestra obrilla i todto l demas es
agno t6do,.copiado.
I -at fici i'qss que qu ieeren adornarla cOn sus produ:cr 6ies-,s.e
serviran, poqerlas,eui, la: Librpria de 'D.. Fradiio- Segua'tqe ofrece im-
piimirlas qua.ndib para Jeflo lhu i.'r' l.ugar y.oac,s'e tocicren inionvie-
hientes, coiservando .cuito .6 publicando etL.iiombse.,d.dl autor'.se-
t i' este lo previniere.
Todo .el que desseae' vendor --..comprarn aliiar casa, estancia, es-
cia-






*lavo, hacienda, *0 qu'kqiet. o0 rstc .aisr c Ac ie Ia mencioiditilf
breria de D. Vranco...Segjui, y sii qu14 I caest'i cGS= niziipna
participar.\ a. publico pn' uno0 4e estos papeies.
'Sentirtainos sobrenanera que alguno e 6gu'rase que zos..eid-am0o
a esciibirlos t::n ;oio con Ia xiira de eviraro~ 1 fisridica de ia ocici-.
sidad. No careccrnos e ocupaciomcs cnppc.s Cd Iknai la rnayot-'ar...
te dei tiempo. Aquellos rnc; de dcwsaa que es 'precil; sqtce&an. .'
has .&zreas del *csrudio son, -s que sacrf:Cranos gustosamente -a nuics.
tra Patri 2 c0o1 aC,2 :if1iQ 1'*o ;-y os neluenw- Tnalio tq-arrkBg0
Tito Poinponio Arico. PrFXAra cl amor de nuesr '1?auia- aMgo.
100 reposo: Havana tu eres nuestro anor,. tro pes pestra Athco:
isto te escribirnos no por sobra de -ucio mpas p~tjrm. exocoso 'dt
pptriouismo. Ifac scripsi non otii abundantia, sed rnmoris eg4 ft,

NQOTICIAS PARTICULARES DE LA HAr,4N4A.
El i.g de este, nies eatr6 en este puerto procedtnmc del-de Cart&
grna el Detgaiitin correo el Pinzoe, su Capian- Da Isidio Ciimrri-I
haido cacato y 1 1Q0. pesos en morintla-
Ea eql inism dia Ileg6zde Florida la Balandra la Mftrin su
pitat D. joseph Cabachicha: ha. traido quesos, papas, manrequilT'
otros ftruos de aquel pais.
En e! mismo dia vino de ]a ?Aovila la Gohra el Joven Irriyjv SO
Capitan NIcalas Petre: ha traido brea, alquitran y 7zo pesos c9
xpneLda.
Dc Malaga ha Ilegado cn el dia ;7 c B-irgantin 1w V-irgpn dicet,
]csajio, su Capitan I .Diegocie Ia Torte: su carga% vino-, atCio.
f~nas, y mil porrones de uvas.
El 1 8 ha lkgadb de Ia costa doe Guinea el B-rgantmn Americasn
0i Bostones7 su Capitan V. Conrado Eisclcn : Iva traidc sctati& 7l'
&i~ie N,'gros, los 49 varoicsQ y Z8 mugeres.
En el msino dit -i IsegI de& Nucrvo Orleans el Bergantia I1
Posalia, so Cipiran 0 Sebatian Arnold :vb traido cbrtes ddAm*EiJ
La Golca Ncra. Sra. d;Ll Kosario tiene abierco registro pau4fruuxilie
Para Cadix y Barcelona el erganiitin )a Sanltishna Trini dxBfQ.'Ai.
piran l1 Josrph Soler
iara Saiirandcdr el Bergantin Ntra. Sra. de la Begofia, su Capitami1
ID. Juan Joseplh Marcidia.
Para S:b.nta Cruz de Tenerife el Bcrgatinr el Santo Chrisco do l1s
DIM rs, d-- D. Bcrnard.) Abrcu
PN a Aera- Cruz el Cirieo ci DIchoso, su Capitan D. Joseph Am-,
tNum UrdApilleca. Fas






rpog..: El que qurake ecftspirar Bie ara~k dzzi lIcCs, C3e
rristaics amillontadoo -, primoroix acida i esia. imjirenrt donde I*
daran fazoo. El pfcA rr Aafta es de-iseiscLefLos pesos. so dar;.
fiada hasta-.M~aq 'del" proximo 9:, y s- acrnmrirta 6n paggo azucar di1
ue~na calidad do- :erci' ios nco y uro quiebrado A zj y6 *z.
COh ei nirpo ajistc. so dran d;s dozenas. de iclas -y dos de tao
buretes & Nbig' y-. dnfelido-dd cabai och-o peswi 4na pieza con Otrtf
on' ci ~nismio .e vieidcn t~Ai:ier dos reloxes d.e majmol, dok&q
d8bs, o sob~reftidsk ciie z6b pesos c~ida in6.
En la tnistsma imprcnta *daran razon de una Berfina firmoshsimi
con quatro guarnicioncs, todo en dos mi pesos y se da'fiada* kv.
J* Jumir del ifio 'veniddro.
El qid. 4uVierer y quislere' vinder LA Astrronomia de Mr. ch YA
ida oduria iest iit I' papre, b"
~odrr ~ ie y se e paar n,
*Plrdid At' capitatf D Dieg-o Barreren si ha extraviado .1
4vgjitcr rzoau de 14 obra de MiWqizest.di Sai~na' Cruz:- i 1I ituvkm
;-agiio.vdi uis- amigos 3irirksc avisars'elo.
El 'Vier'nes i' 'de1' doYifeAte 'si ieniata7 po decir:o Ji4icial Una
@4s8 do Dimlingo Antonio -Via", si(iada cn 'c1'ar~ib deiJ eus Mari";

'W~my, ftpresetitata. 4 comip.4iihp Je Comios ]aa.-Comedlia Los At-

En et rrimer- i aezaedi6 se'extcutnra una piciy titufada: El cro
tCj#-skbtcxiente, cl mirWdo mas. p4iedtcj f la Dava impcr'tintte.
Y CA' el, seginfd" oca'tai'ucar tonzru4llWi C duo dtuihda: El Ca.
:~ary 14 Buigimle~b.
Pat&* A Jueves E' E MC di N .4pmesto.
b, En ci primer iueiktuddio st icpitseihaii ci entremsr EV iefomta slb
t51.'na.
V en -ef segondo uns- toaiu lk. -a' solo- tazuadat Las casaal4dad4s
A retitrd elCo~reor d'e Vera Crut Bcrutin 4 Albaradosp
capitcin ir Dt Christavd) &ffi;'yd_` ha &iidoiW 7064 ps. do particulars y
5ooo. para Ia. plaza: y harima garvauzoso jamones, Pita, y qua-
4renca barriles de grasa.
El: mismb dia entr6 ce' Blrmtin el Faibso' atafazi, su Capitas
i). ariolame Borguc: tie -del Nsevo- Orleans i*oo cortes de ca-
~n, n~Soo css ue plata o mndi"ios -de iabac6j, y 36o iib









Rare exempt de x*- '4m x

En we'ea York snii6 una persona que esaba plxaros.
?or [a mariana al Icantlrn, h4116 en su carnuj un i~ido ertiro de
iolondrinas. L~as hab- co-gido la-swcehe pasada en las vgets d: su
iasa adonde sabio' per una escali miy alta. Los que piu:-i1in ZL
Iihcor.ia dA honmbre pueckn apuotar csr4 poticia para ayularse Cn
sus awdiv'ciones.

Sirtholotnr Burgcs ha compuesto fin fuego de cartas moy he'mo.
gs d [a Vcosta d,- Ainric4 que cgmie',zi -ai B r.con y ter-
&isva eft la dtrada dle Golfo de M- xico" Pata *,tnarta\ hii ~ ervs-
do) las observactunes de los horibres' was. erninenste Ids Esitrov
lind'os, lPs noticidas de los rnejofes Pilotos cki la America. Su qzu..
dsca- promnofer lo, cnnoclmiseowos yitIe, y hacer rnas -,segura ii
pavegacto~i 4e aueila costa. Sda -P'Qr ludo. ess carmas, y Por seCS
~ibsrs-~e vepidezrr en' gu~eva YqrI~

Por los afoas de 14'7+.10o Mclicos, y Cirujanos de. Paris repres.vav
Nib'W i Luis XI. que. varies pcss('-nas dc distincion. estabn aifligidis
ilpn el--nyal de piecLdIa, y que stria 1j4 m ayor ufiiidad ~l.Anat6.
*ifi 'exarnitiar en un boinbre vivo Ia riiiiCe del Cilgrlo hlrmano.
pe egabai Atadia. qeIla esif-jemedad. Pidter"Ciio :, S,W. se'les eA-
''rei'a7 11"t Wcic -Ararero;' ZI d cia '.c1 piedfa yV estabiC6
coidgntdo Y f1i* te. Aracsdiro Ostd sethiy por Ia primera vez- y
VoscIido, tIa Fraci on de sacar a -piela el "Cementerio de -'
Siv e a,- Path.-Elre .qued' 1'c$ s~iw curado en eF'eCn.s
.1to tcnpo. dc quince; des, 'nialtz# ades b siYt n P.c y, uO pt
We:~h&7-449wllbsll yK CAL-' es un ei-
rain exeplxV o, *de la vicisitpdws, d )-ia Vid~i pcs :ifw.pr-cilr- 4 c
s e! inf~iz ws viese poandcsiadcw i Whimaw. yara. s~lnar dc s


Lrs dos Correos que jutos ,,ban de .'uvoegar p9mh a Cotufia *
1iaran la vela lcro que -I6 pertinita el tia.,m'
~. -~=~===


Com Irhexca del sapnrier GoPierno.









Nota preliminary.





El jueves 24 de octubre de 1940 cumpligronse ciento cincuenta
afios de la aparici6n del primer ntmero del Papel Peri6dico de la
Havana, primera publicacidn de cardcter literario que existid en
Cuba. El sesquicentenario de esta fecha de tan alta significacidn
en la historic de nuestra cultural fug cowmemorado conjuntamente
por la Sociedad Cubana de Estudios Histdricos e Internacionales,
y por el Retiro de Periodistas-que celebra anualmente el 24 de
octubre el Dia del Periodista-, con una brillante velada que se efec-
tu6 en el saldn de actos de la Asociacidn de Repdrters de La Ha-
bana, con la cooperaci6n de la Sociedad Econdmica de Amigos del
Pais, Academia Nacional de Artes y Letras, Asociacidn de Repdr-
ters, Asociaci6n de la Prensa, Instituci6n Hispanocubana de Cul-
tura, Amigos de la Biblioteca Nacional, Asociacidn Bibliogrdfica
Cultural y Sociedad Colombista Panamericana, y de acuerdo con el
siguiente program:

1. Palabras de apertura por Enrique H. Moreno y Emilio Roig
de Leuchsenring.
2. Discurso, por el Dr. Jorge Maiiach, a nombre del Retiro de
Periodistas.
3. La fundaci6n del "Papel Peri6dico", por el capitdn Joa-
quin Llaverias.
4. Direetores y redaetores del "Papel Peri6dico", por el doc-
tor Enrique Gay-Calbd.
5. La economic de transici6n en el "Papel Peri6dico", por el
Dr. Julio Le-Riverend.
6. La critical literaria en el "Papel Peri6dico", por el Dr. Josi
Antonio Portuondo.
7. Los costumbristas del "Papel Peri6dico", por Emilio Roig
de Leuchsenring.







6 CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA

El Municipio de La Habana no podia dejar de unirse a esa
justisima celebraci6n de uno de los hechos mds importantes dentro
del florecimiento intellectual y civico que represents para nuestro
pais el gobierno del progresista D. Luis de las Casas; y contribute
a la conmemoraci6n de esa efemirides con la publicacid6, en este
Cuaderno de Historia Habanera-precedidos de nuestro studio
sobre El sesquicentenario del primer peri6dico literario de Cuba:
El "Papel Peri6dico de la Havana"--, de los trabajos leidos en
aquel acto cultural, que forman sintetica historic de todos los
aspects de la decana de nuestras publicaciones, y que completamos,
para guia de investigadores de nuestro pasado, con la relacidn de
las colecciones del Papel Peri6dico de la Havana existentes en bi-
bliotecas pfiblicas y privadas de que hemos logrado datos exactos.


EMILIO RoIo DE LEUCHSENRING,
Historiador de la Ciudad.









El sesquicentenario del
primer peri6dieo literario de

Cuba: El "Papel Peri6dico
de la Havana",

por Emnilo Roig de Lenchsenring.





1.-El primer impreso, la primera imprenta y el pri-
mer impresor de Cuba.

Fu6 introducida la imprenta en La Habana, segfn las inves-
tigaciones que hasta ahora han podido realizar los bibli6grafos,
en 1723 por el impresor frances Carlos HabrW.
Ambrosio Valiente, en su Cr6nica de Santiago de Cuba, sefiala
como fecha, recogida por la tradici6n, de haberse instalado la pri-
mera imprenta en la ciudad de Santiago de Cuba, la de 1698;
pero ni lo prueba ni ofrece otros antecedentes esclarecedores de su
dicho.
El doctor Beristain, en su Biblioteca H. Americana da, como
impresa en La Habana, el afio 1707, la siguiente obra:
"Gonzalez de Alamo. (Francisco). Disertaci6n m6dica sobre
que las carnes de cerdo son saludables en las islas de Barlovento.
Por D. Francisco GonzAlez del Alamo, natural de la ciudad de la
Habana, Habana, 1707. 49".
Pero como ha hecho resaltar el doctor M. Perez-Beato en su
folleto La Primera obra impresa en Cuba.-Afio 1723, La Habana,
1936, esta referencia de Beristain es una cita mal interpretada del
historiador habanero Jos6 Martin Felix de Arrate en su obra Llave
del Nuevo Mundo, antemural de las Indias Occidentales, La Haba-







CUIDERNOS BE HISTORIC HABANERA


na descripta: Noticias de su fundacidn, aumentos y estados, 1761
(Ed. Los tres primeros historiadores de la Isla de Cuba, La Ha-
bana, 1876, p. 18). Arrate dice:
Ni son menos aptas sus montafias, bosques y sabanas para las
crianzas de ganado mayor y menor, especialmente del filtimo, sien-
do los puercos de esta Isla muy ventajosos a los de otras parties.
Asi lo sinti6 D. Francisco Gonz1lez de Alamo, medico natural de
esta ciudad, en la respuesta que di6 a la consult de su Ayunta-
miento en 1706, la cual corre impresa, y en ella prueba con razones
y autoridades, que por ser su nutrimiento y comum past la pal-
miche, que da la palma real, naranjas, guayabas agrias y jovos, es
su came mas sana y sabrosa que la de aquellos que se sustentan
con maiz y bellota, cuya fruta no falta en algunos criaderos de la
Isla y distrito de esta ciudad.

Mas el historiador, en nota marginal, precisa claramente de
donde tom6 esa noticia: "Gent. y resp* imp. en Mejico pig. 12".
Seguramente, D. Jos6 Toribio Medina no tuvo a la vista la
referida historic de Arrate cuando al recoger la menci6n de Beris-
tain declara que
ninguno de los bibli6grafos cubanos ha parade mientes en esta cita
de Beristain, tanto mas digna de tomarse en cuenta, cuanto se re-
fiere al primer impreso en La Habana hasta ahora mencionado. El
autor, segfin lo dice Beristain, era medico de profesi6n.

Perez Beato, no conforme con dejar dilucidado asi, que fu6 M&-
xico el lugar de impresi6n del referido trabajo de GonzAlez de Ala-
mo, transcribe el juicio que a Garcia Icazbalceta en sus Observa-
ciones presentadas a la Sociedad de Geografia y Estadistica por el
socio de numero que suscribe, acerca de la proyectada reimpresi6n
de la "Biblioteca H. Americana" del Dr. Beristain, le merece el
referido autor:
El defecto principal de la Biblioteca de Beristain, consiste en
la libertad que se tom6 el autor, de alterar, compendiar y recons-
truir los titulos de las obras que cita, hasta haber quedado algunos
inconoscibles.

Jacobo de la Pezuela, el historiador espaiol mas copiosamente
documentado sobre Cuba en los archives de la Peninsula y de esta
Isla, da, en el tomo IV de su Diccionario Geogrdfico, Estadistico,
Histdrico de la Isla de Cuba, la noticia de que cuando el capitan






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA


general D. Gregorio Guazo Calder6n lanz6, al legar a La Habana
el 23 de diciembre de 1718, severe bando con motive de la rup-
tura de hostilidades entire Espafia e Inglaterra, dicho bando "se
public con copias manuscritas, porque ain no existia en la capital
ninguna imprenta".
Y el fraile cubano Salvador Cabello envi6 a imprimir en M&-
xico su Sermon de la Santisima Virgen del Rosario, (Mexico, 1720,
7 p.), lo que hace suponer a Carlos M. Trelles en su Bibliografia
Cubana de los siglos XVII y XVIII, que
no existia entonces la imprenta en La Habana, porque no es 16gico
career que si aqui hubiera habido un taller tipogrifico se hubiera
enviado un opusculo tan pequefiisimo a imprimir en la capital de
aquel Virreinato.
Antonio Bachiller y Morales en sus Apuntes para la Historia
de las Letras y de la Instrucci6n Piblica de la Isld de Cuba, se-
fial6 ya en 1861 al impresor frances Carlos Habr6 como el intro-
ductor de la imprenta en esta Isla, ofreciendo la ficha bibliogri-
flea de un folleto de 1724, que afirmaba poseer: "Miritos que ha
justificado y probado el Ldo. D. Antonio de Sossa, Pbro., Colegial
president del Ille, de Sefor de Reales Audiencias de Mexico y
G(uadalaxara: Consultor del Santo Officio de la Inquisicidn y Agen-
tes Fiscal de el Superior Govierno, Real Audiencia y demds tri-
bunales Civiles de la Corte de Mexico: Por el Exemo. Senior Mar-
ques de Casafuerte, Virrey de la nueva Espaia, Illmo. Rmo. S. M.
Gerdnimo de Valdes, Dignisimo Obispo de esta Isla de Santiago de
Cuba, Xamaica y la Florida &. Imprenta de Carlos Habre".
Dice Bachiller que
este folleto tiene varias noticias curiosas, aunque de un interns per-
sonal. El impresor era extranjero como se ve del apellido y de las
muchas erratas y rara acentuaci6n y puntuaci6n del impreso. El
ejemplar que poseo tiene algunas notas de letra antigua manuscrita
en las que entire otras cosas se asegura que era el Ldo. Sossa-el
mayor comedor de cuajada que tuvo Trinidad-no la divina"-y
no consta de la relaci6n que viviera en ese punto. Este cuaderno
se public con licencia de los superiores en la Havana"--por ese
estilo esti todo el folleto.

Tambi6n dice Bachiller en su obra ya citada haber adquirido
Scasualmente un impreso que parece ser de 1720, pues en uno de los






CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA


cartones de la cubierta del tomo en que estaba eneuadernado con
otros folletos aparecia como pie de imprenta "Havana 1720".
Dicho folleto era una Carta de esclavitud a la Virgen Santisima
del Rosario; no tenia nombre de impresi6n y el mismo Bachiller,
que no da su descripci6n complete, indica las dudas que tiene so-
bre la exactitud de la fecha, pues, afirma, "estA un poco confuso
el cero". Tambi&n hace notar la escasez de los tipos, "notandose
que en otro ejemplar de 1723 estAn idbnticos los caracteres en sus
trastornos, de manera que parece una misma composici6n, cuya
conservaci6n por 11 afios no se puede explicar satisfactoriamente".
Tan no le di6 Bachiller autoridad a este folleto, que como hace
resaltar Perez-Beato, al mencionar aqul6 en su Bibliografia, un
Reglamento de Milicias de la Isla de Cuba, impreso por D. Blas de
los Olivos en 1777, dice: "Mi estimado amigo D. Jose Maria de la
Torre cree que el Reglamento de Milicias es el primer libro im-
preso en la Isla, y ya vemos que hubo uno en 1724", no aeordan-
dose o no queriendo citar el de 1720.
Toribio Medina describe otro impreso, conservado en su bi-
blioteea, de Carlos Habr6, de 1727: "Ribbricas generates del Bre-
viario Romano Fielmente traducidas del Latin, en Romance, y
fucinctamente comentadas, para fu mas facil inteligencia, por el
Ber D. Francifco Menendez, Marques, Cura, Rector; mas antiguo
que fue de las Parroquiales de efta Ciudad..." El pie de im-
prenta dice: "Havana. Con Licencia de los Superiores. Impressio
en la Impr. de Carlos Habr6. 1727. Y vendese en su casa, en frente
D. Melchor Rodrigues cerca del Espiritu Santo".
En 1910 Manuel P6rez Beato (Una joya bibliogrdfica. En El
Curioso Americano) descubri6 el mis antiguo de los folletos hasta
ahora existentes, impreso en La Habana por Habr6: "Tarifa Ge-
neral de Precios de Medicinas. En la Havana, con Licencia de los
Superiores en la Imprenta de Carlos Habre, 1723"; que reproduce
integramente en su folleto ya mencionado de 1936, ofreciendo ade-
mfs copia fotogrifica de la primera pigina que contiene una ex-
posici6n del asunto, y de la segunda con el Auto del Protomidico
Dr. Francisco Tenesa, ordenando la formaci6n del arancel. El
folleto contiene 26 piginas de texto en las que aparecen por orden
alfab6tico las medicines que se deben vender y los precious de ellas.
Dice Perez Beato que su ejemplar "esta remendado en algunas






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 11

parties y escrito a pluma algunos renglones que han desaparecido
por rotura del papel y no contiene paginaci6n ni signatures y esti
impreso en hojas sueltas".
Por no hallarse, segfn vimos, suficientemente aclaradas la fe-
cha y existencia del folleto citado por Bachiller como de 1720, es
necesario dar hasta ahora como feeha comprobada de la introduc-
ci6n de la imprenta en Cuba, el afo 1723, y como primera obra
impresa entire nosotros de que se tiene constancia cierta, la Tarifa
General de Precios de Medicinas, que acabamos de mencionar.
Perez Beato ha probado documentalmente que el impresor Ha-
br6 era frances o belga ("de naci6n flamenco natural de la ciud.
de Gante"), segfn aparece de la certificaei6n de matrimonio con
Maria Teresa Hamble y Bren, viuda de Juan Carlos Duet, y na-
tural de San Malo de Francia, vecinos ambos de La Habana en
1720, en cuyo afio contrajeron matrimonio el 15 de enero.
En 1735 D. Francisco de Paula logr6 que el capitin general
Francisco de Giiemes y Horcasitas le concediese licencia, a 4 de
junio de ese afio, despu6s de haberla solicitado del Ayuntamiento,
el que le orden6, en 3 de ese mes, se participate dicha solicitud a
la primer autoridad gubernativa de la Isla. Paula vendi6 su ta-
ller a D. Manel Aspeitia, y 6ste a D. Esteban Jos6 Bolofia, nom-
brado impresor de Marina en 1785, sucediendo a D. Matias de
Mora. Hacia 1763 existi6 otra imprenta de D. Bias Olivos, titu-
lada de la Capitania General, establecida en la calle de Mercaderes.
Este iltimo impresor present una solicitud al capitfn general,
Conde de Riela, para fomentar las imprentas en la Isla, la que le
S fu6 negada por Real C&dula de 20 de enero de 1774, en la que
S. M. mandaba "que ni ahora ni mas adelante hubiera mis im-
prenta que la de la "Capitania General"; resoluci6n que no fu6
cumplida por los Capitanes Generales. Mas adelante, y segin
afirma Baehiller, D. Francisco Segui "tom6 a su cargo la direc-
ci6n de la imprenta, por haberse enlazado con la familiar de Olivos,
y hasta principios del siglo XIX conserve tranquilamente el con-
cepto de ser el mejor establecimiento de su especie; por los aflos
1800 ya tubo un rival en D. Esteban Bolofia, pues en informes
oficiales que existen en el archive de la Real Sociedad Econ6mica,
las vemos reconocer como los dos inicos establecimientos de la ciu-
S dad a las expresadas oficinas".






CUADEENOS DEMSITORI HABANqERA


2.-Los primeros peri6dicos oficiales de Cuba.

El esclarecimiento de la existencia y pormenores de una Ga-
seta que publicaba noticias y disposiciones de gobierno, anterior al
Papel Periidico, lo debemos al historiador y jefe del Archivo Na-
cional, senior Joaquin Llaverias.
Del documentado trabajo que 6ste public el afio 1935 toma-
remos los datos indispensables referentes a esta publicaci6n official
habanera de la que hasta ahora no se conservaba ejemplar alguno
de sus n6meros ordinarios, poseyendo la Biblioteca Nacional inica-
mente el de uno de sus suplementos, y tan s61o se tenian noticias
de ella por referencias de historiadores. pero gracias al descubri-
miento que de un ejemplar de dicha Gazeta hizo en 1934 el doctor
Emeterio S. Santovenia en las oficinas de la Secretaria de la Pre-
sidencia, ha podido el Sr. Llaverias reconstruir la historic del ei-
tado peri6dico.
Pezuela menciona "un diario official y semanal con 4 paginas
de a cuartilla y de forma muy parecida al antigno Diario de Avi-
sos, de Madrid", que por orden del capithn general conde de Riela
empez6 a publicarse por mayo de 1764 en la imprenta de Blas de
los Olivos, o sea de la Capitania General, y de la que dice: "No
sabemos ni interest saber cuando ces6 la primer series de aquel
pobre peri6dico, cuya misi6n casi se reducia a anunciar compras y
ventas y las entradas y salidas de los pocos buques que fondeaban
entonces en el puerto. Pero debi6 cesar a los dos afios a pesar de la
protecci6n del capitan general, conde de Ricla, porque hemos re-
corrido toda la documentaci6n del gobierno de sus sucesores Bu-
careli y marques de La Torre, que dur6 mis de 10 afios, sin en-
contrar rastros ni menci6n de aquel peri6dico".
Segin ha comprobado el Sr. Llaverias, el primer nimero de
la Gazeta de la Havana, sucesora en cierto modo de la citada por
Pezuela, aunque desde luego, sin nexo director con ella y s6lo se-
mejante en cuanto a su caricter de publicaci6n official de la Capi-





EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PEI6DICO DE LA HAVANA 13

tania General de la Isla, vi6 la luz el 8 de noviembre de 1782,
aunque de ese numero no se conserve ejemplar alguno y fniea-
mente ha l1egado hasta nosotros del mismo el discurso que rela-
tando su contenido escribi6 el ilustre venezolano Francisco Mi-
randa, quien residi6 en La Habana durante la primer 6poca del
gobierno de don Juan M. Cagigal, discurso que aparece publicado
en el tomo VII del notabilisimo Archivo del general Miranda, edi-
tado en 1930 por Vicente Davila.
Por este discurso vemos que ese primer nfmero de la Gazeta
ofrecia el siguiente material: tarifa de comestibles, aviso al pfi-
blico sobre la utilidad de las gacetas, instrucciones sobre la p6r-
dida de negros "u otras alajas a fin de solicitar su recuperaci6n",
aconteeimientos mundiales, entradas y salidas de buques, y discur-
so sobre el cafe".
El ejemplar, inico existent hoy en dia, descubierto por el
Sr. Santovenia, correspond al nmunero 3, del viernes 22 de no-
viembre de 1782, y debajo del titulo de Gazeta de la Havana apa-
rece la siguiente frase latina: Centum oculos, nox occupat una...
Ovidio. El pie de imprenta dice: "Con superior permiso.-En la
imprenta de la Capitania General". El tamaflo es 20%X31 cm.,
con 4 plans, de a 2 columns. Contiene noticias varias, tarifas de
pan y came, bando del capitin general Juan Manuel Cagigal para
la extinci6n del gremio de panaderos, y un suelto al p$blico, que
dice: "Todo aquel que guste de subscrivirse a esta Gaseta, aeuda
a la Imprenta de ella, en la que se le dara un Abonamiento por
seis meses; cuyo valor establecido ya es cineo pesos".
Este ejemplar fu6 donado por el Dr, Santovenia a nuestra Bi-
blioteca Nacional, la que guard, ademAs, otro ejemplar que po-
sela con anterioridad, del suplemento al numero 15 de noviembre
de 1782, de menor format (15X26 cm.), de 2 piginas, de a 2 co-
lumnas, cuyo contenido se reduce a la descripci6n de "una erup-
ci6n considerable de agua que dur6 ocho dias", ocurrida en la pe-
ninsula de Paraguant, provincia de Coro, con noticias adquiridas
de uno de los prisioneros que vinieron a bordo del bergantin Parla-
mentario de Nueva York sobre la sublevaci6n de las colonies ingle-
sas del Continente americano; y otras nuevas dadas por el capitin
de la fragata francesa El Visconde de Noailles, sobre aconteei-
mientos europeos; terminando el n6mero con un anuncio comer-






GUADEINOS DB HISTORIC HEABAEBA


cial-el primero de que se tienen noticias se haya publicado entire
nosotros-de don Miguel Eduardo, quien avisa que oeurra a 61
"quien quifiere comprar Arina, Came salada de Vaca, y Puerco
en barriles, Fierro en barra, AlquitrAn, y Brea, todo de buena
calidad y precious moderados"; y otro anuncio de la huida de "un
Negro Congo cocinero lamado Domingo".
Llaverfas afirma que el director o redactor de la Gazeta de la
Havana fu6 don Diego de la Barrera, pero que aqu6lla, como se
comprueba por la fecha, nunca estuvo bajo la protecci6n de don
Luis de las Casas, quien comenz6 a gobernar la Isla el 9 de julio
de 1790; asi como, finalmente, que la Gazeta no tuvo relaciones ni
vinculos algunos con el Papel Periddico de la Havana, pues ni se
hnprimieron en el mismo lugar, ni tuvieron format anilogo, ni
en ninguno de los nfimeros que del Papal existen en la Biblioteca
National, ni en el informed que sobre su objeto y utilidad escribi6
su redactor Jos6 Agustin Caballero, "hemos hallado una sola li-
nea declarando que fuse aquella publicaci6n una continuidad de
la Gazeta, ni que de manera alguna tuviese nexo con ella".
No se conform el general Miranda, en el diseurso ya citado,
con darnos a conocer el material del primer nfumero de la Gazeta,
sino que, ademis, hace la critical de dieho nfunero, recogiendo, con su
opinion, "el sentir de algunos sugetos nada Zoylos para poder cen-
surar agents escritos". En sintesis, los reparos son los siguientes:
Dicen que su obra de Vm. es un emboltorio de cosas, sin prin-
cipio ni fin, ni mithodo, ni orden; pero esta expresi6n es dema-
siado acre, y yo me contentar6 con decir que se hizo con much
prisa, y que por dar Vm. a luz quanto antes tan interesante docu-
mento, vaci6 las noticias como se venian a la memorial, o segun las
iban subministrando los Coleetores, sin tender al parage que de-
vian ocupar.

Y va detallando el gran venezolano todos y cada uno de sus
reparos a ese primer n6mero de la Gazeta de la Havana, indieun-
dole a su autor o editor el orden y distribuci6n que debia haber
dado a las diversas materials publicadas para no incurrir en las
marehas y contramarchas que inexplicablemente realize, saltando
de un lugar a otro para despu6s retroceder al primero, y lo mismo
en lo que se refiere a las multiples noticias o los variados asuntos
que da a conocer o de que se ocupa, sin m6todo alguno.






EL SESQUICENTENABIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 15

Le consider A Vm. ciertamente-comenta Miranda-mui fa-
tigado con tan duplicadas marchas. No era mas fail respect a
que esti Vm. en America evacuar primero todo lo que a ella con-
cierne; embarcarse despucs sin perder moment para Lisboa. Pa-
sar de alli a Madrid, girar luego pa. Sn. Sebastian a Londres, em-
bocar el paso del Sund, para arribar a Pretesburg; y venirse plan
pian por tierra A Amsterdam, Aya, Ostende, Paris, Roma; desde
cuia Corte podia Vm. retirarse A la de Constantinopla A tomar
aliento por algunos dias, al cabo de los cuales no hubiera dejado
de adquirir alli algunas novedades que ingerir en la Gaceta, aun-
que no fuera sino del numero de Mugeres, que tiene el gran Sefior
en su serrallo.

Y por si fueran pocos todos esos reparos, Miranda ofrece el
metodo general que a su parecer debia haberse seguido en el pe-
ri6dico:
19-El aviso que se di6 al Pfblico, manifestando los motives
que inducieron al Exmo. Sor. Govor., y Capn. Genl. para conceder
la impresi6n de la Gaceta: 29-Discurso sobre su utilidad: 39-No-
ticias originarias de las Colonias extrangeras: 49-Las de las Na-
cionales: 59-Todo lo respective A La Havana: 69-Las ocurren-
cias de las Cortes de Europa. Y ultimamente las noticias genera-
les de instrucciones curiosas, invenciones, &c.

Por fltimo, Miranda critical al "Autor, sea quien fuere", de
la Gazeta, las numerosas faltas gramaticales de que adolece el pri-
mer nimero:
Concluio mi escrito sin intrometerme A censurar la coordina-
ei6n de periods, clausulas, y propiedad de las vozes de que usa
Vm. en su obra; asi por lo que dije al principio como porque en
S caso de poder hacerlo por menor, como se require, seria tal vez
indispensable estenderme much. Lo mismo digo en quanto a los
defects de ortographia, de que abunda bastante la Gaceta, y no es
razon hacer cargo de todos al Librero.

Y censura Miranda esos defects porque juzga que los papeles
p6blicos deben estar correct, amena y eruditamente escritos, pues
como el Sor Pfiblico es tan delicado, si estos retazos de la Historia
no se le presentan bien alambicados, con todos los requisitos de ele-
gante Estilo, amenidad florida, y erudici6n consumada, lo que su-
cede es, que se hace de pencas para desembolsar los dos rrs; se fa-
tigan los moldes de letras inutilmente; el Librero arriesga el cost
del papel, y el autor no logra ver sus deseados fines.






CUADEMNOS DE EISTOBJ& HABANERA


3.-Don Luis de las Casas, fundador del Papel Pe-
ri6dico y el mejor gobernante de Cuba colonial.

Al leer el subtitulo de este trabajo seguramente pensarin mu-
chos lectores: es possible preeisar quidn fu6 el mejor gobernante
de Cuba colonial, enjuiciada su administraci6n no en sentido rela-
tivo, comparindola con la de sus antecesores y sueesores, sino en
t6rminos absolutes, por sus propios merecimientos personales y los
progress y beneficios que por su recto manejo de la cosa pIbliea
aleanz6 para este pais?
No vacilamos en contestar afirmativamente. Y ese gobernante,
no menos malo, sino superlativamente bueno, en si y por si, se Ila-
m6 Luis de las Casas y Aragorri, guipuzcoano que, aunque consa-
grado desde temprana edad a la earrera de las armas, ha dejado
un nombre glorioso en la historic de Espafia, mas que por sus ha-
zafias guerreras, que fueron muchas, por sus dotes excepcionales
de hombre de Estado y, come afirma el historiador espafol Jacobo
de la Pezuela, por "su amor a la justicig, a las artes y al comercio".
Seis afios y cineo meses dur6 el gobierno de don Luis de las
Casas: del 8 de julio de 1790 al 7 de diciembre de 1796. Lleg6 a
Cuba en un moment critico de nuestra vida colonial, y supo apro-
vecharlo, poniendo su talent y su buena voluntad en pro del
bienestar y adelanto morales y materials de la Isla.
En efeeto, la conquista y dominaci6n inglesas de La Habana
(1762-1763), tan mal recibidas por los cubanos de la 6poea, pro-
porcionaron a Cuba la libertad de eomereio, base del rApido y
ereciente progress alcanzando desde esa fecha en adelante, sin que
al ocurrir la restauraci6n espafiola pudieran ya los gobiernos de
la Peninsula volver al absurdo sistema de aislamiento absolute co-
mercial de la Isla, mantenido hasta entonces.
Come hemos demostrado en nuestro ensayo La Dominaci6n
Inglesa en La Habana, Libro de Cabildos, fu6 dieha dominaci6n la







EL SESQUICENTENABO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 17


que despert6 a los cubanos del suefio semi-ineonsciente en que vi-
vian; la que les hizo mirar hacia el mundo y comprender la nece-
sidad de buscar fuera de la Metr6poli relaciones econ6micas; la
que les revel6 la riqueza extraordinaria e inaproveehada hasta en-
tonces que atesoraba la Isla y la fuente inmejorable de bienestar
que poseian en la agriculture; la que prendi6 en sus eerebros los
primeros chispazos de protest contra los abuses, injusticias y ex-
plotaciones de la Metr6poli.
Ya la Isla en comunicaci6n con el mundo por las vias del co-
mercio, quedaba abierto tambi6n el camino a la cultural, y con ella,
a la civilizaci6n.
Y el primer paso por esta senda lo di6 don Luis de las Casas;
pues si bien es verdad que desde 1734 habia quedado establecida
en La Habana la Universidad Pontificia, precisamente a causa de
ese aislamiento en que Cuba vivi6 hasta 1762, y por lo anticuado y
restrictive de su plan de studios, fueron muy limitadas las in-
fluencias y repercusiones de la Universidad en la cultural general
Sde la Isla, hasta el advenimiento a su gobierno y administraci6n
de don Luis de las Casas, a quien bien puede calificirsele, como
lo hace el historiador cubano Pedro Jose Guiteras, de "fundador
de nuestra eivilizaei6n".
Desde el mismo dia que se encarg6 del Gobierno, dej6 clara-
mente trazado su program administrative y di6 a conocer su re-
levante personalidad.
4 Yo juro-dijo-- oh Habana!, consagrar a tu defense y pros-
peridad toda la sangre que corre por mis venas, todos los instantes
que exist en tu recinto: sera corto ese tiempo, y mis recursos muy
inferiores a mis deseos, pero si no consiguiere la gloria de hacerte
feliz, tendr6 al menos la complacencia de haberte sido itil. Vos-
otros, habaneros, auxiliadme con vuestras luces, con vuestra gene-
rosidad y patriotism a ilustrar y a engrandecer la patria.

Y---caso unico en nuestra historic colonial y republicana-
don Imis de las Casas cumpli6 con creces las promesas que hizo en
este juramento prestado tan demoeraticamente ante el pueblo al
que iba a gobernar.
En este juramento estA la clave de su buen gobierno: prop6-
sito firme y desinteresado de laborar por la felicidad de la Isla,







CUADERNOS DE HISTOIA HABANERA


acierto en rodearse de los hombres mis capaces y honrados a fin de
conocer y satisfacer las necesidades del pais.
Eso hizo Las Casas, y por haeerlo, gobern6 bien. Fu6 la anti-
tesis de la gran mayoria de los gobernantes espafioles de Cuba, in-
teresados en su propio bienestar y en el de sus amigos y com-
pinches politicos, ciegos y sordos a los clamores criollos por me-
joras y reforms, por justicia y libertad.
Tal como lo expuso y demand en su juramento al tomar po-
sesi6n, Las Casas utiliz6 y encauz6 los esfuerzos y proyectos eonce-
bidos desde afios antes por cubanos tan eminentes por su eultura,
por su talent y por su amor a esta tierra, como Tomas Romay,
Francisco Arango y Parrefio, Nicolis Calvo, Jos6 Agustin Caba-
llero, Luis Pefialver, Juan Manuel O'Farrill, y otros, que secunda-
ron unas veces y orientaron otras, los planes de buen gobierno y
administraci6n desenvueltos por Las Casas durante su gobierno
en Cuba.
Aunque, segfin afirma Guiteras, el gobierno de Las Casas "re-
cuerda una de las 6pocas mis brillantes de la historic de Cuba y
dispone el inimo del escritor a espaciarse en la relaci6n de los
sucesos memorables que en 41 tuvieron lugar para bien de la civi-
lizaci6n de esta important Isla", nos vemos privados, muy a pesar
nuestro, por las forzosas limitaeiones de este trabajo, de consagrarle
la atenci6n y el espacio que merecen sus obras y sus disposieiones.
Bistenos aqui decir que por su beneficioso influjo personal
-respaldado, desde luego, por las progresistas orientaciones poli-
ticas trazadas por los ministros liberals del rey Carlos III, y ha-
biendo contado igualmente con la ya citada cooperaci6n eficienti-
sima de ilustres y sabios hijos de esta tierra-se crean en Cuba las
Sociedades Patri6ticas; se fund la Casa de Beneficencia; se inau-
gura la primera biblioteca pfblica; se derogan multitud de impues-
tos que aprisionaban la industrial; se deereta el comercio libre de
America con Europa; se suprime el monopolio de la Casa de Con-
trataci6n de Sevilla; se estableee la Junta de Agricultura y Co-
mereio; se restablece y asegura el orden piblico mediante su Ban-
do de buen gobierno de 30 de junior de 1792, la Circular de 12 de
diciembre de 1793 y la Instrueci6n de 23 de junior de 1794; y, por







EL BEsQUICENTrNAwIO DEL PAPEL PE=I6DIoo DR LA HAVANA. 19


Siltimo, ve la luz el primer peri6dico literario fundadb en nuestra
patria: el Papel Periddico de la Havana.

Como dice Guiteras

el primer paso dado por Las Casas en la senda florida de su mando
fu6 pagar un just tribute de consideraci6n at talent cubano,
anuneiando asi que un gobierno de paz debe buscar su mfs fire
apoyo en la opinion piblica, y que el inico modo de obtenerlo es
alentar por medio de -la prensa a los ingenios del pais para que
ofrezcan francamente a la autoridad la expresi6n de sus necesida-
des a fin de dispensaries con acierto un remedio convenient.

De acuerdo Las Casas con Tombs Romay y Diego de la Ba-
rrera, fund el Papel Periddico de la Havana, cnyo primer nu-
mero apareci6 el domingo 24 de octubre de 1790, antes de eum-
plirse los cuatro meses de la Ilegada a La Habana de Las Casas.
Y no conforme con fundarlo, fu6 tambi6n el primero de sus re-
dactores, unido a La Barrera, hasta que, cuando en 1793 dej6 Las
Casas constituida la Sociedad Patri6tica de La Habana, le confi6
la direcei6n y administraci6n del peri6dico.
De manera efectiva y direct particip6 tambi&n en el desen-
volvimiento de la Sociedad Patri6tica, y como dice Jos6 Agustin
Caballero,

no hay junta que 61 no hubiese presidido; no hay negocio en que
no hubiese intervenido, no hay proyecto o que no hubiese sido suyo
o al que no hubiese concurrido con sufragio, o en cuya ejecuci6n
no se hubiese arrebatado una maxima parte.

De su desinterds y altruismo dan buena prueba los donativos
que hizo de su peculio a la Casa de Beneficencia-renunciando
tambi6n a favor de 6sta diversas granjerias de que gozaban los
gobernadores-, y los socorros monetarios en favor de los damni-
ficados por la inundaci6n de que fu6 victim La Habana en abril
de 1791, y de los que oeasion6 el incendio de Trinidad.
Como certeramente ha notado el doctor Francisco Gonzalez
del Valle, "un hecho nada mfs empafi6 la brillantez de su obra:
la facilidad que di6 a la introducci6n de esclavos africanos para







CUADERNOB DE EIISTObJA HABANRRA


fomentar la riqueza agricola"; pero, como enjuicia dicho histo-
riador, la responsabilidad de ese hecho
no cae sola sobre Las Casas, pues en justicia tienen que compartirla
los mis prominentes cubanos de su tiempo y los hombres que di-
rigian en Espafia la political colonial; su previsi6n, sin embargo,
le hizo comprender el inconvenient que resultaria del aumento pre-
ferente de la poblaci6n negra esclava, y gestion6 del Rey la inmi-
graci6n de colonos blancos, por families, procedentes de Canarias,
con las cuales contribuy6 al desarrollo de las nacientes poblaciones
por 61 fundadas (Manzanillo, Guantinamo, Mariel...).

Tal fu6, en brevisima sintesis, la obra administrative del fun-
dador del primer peri6dico literario cubano, del mejor de los go-
bernantes de Cuba colonial. En estas palabras de Jos6 Agustin
Caballero en el elogio a su memorial, pronunciado ante la Socie-
dad Patri6tica el 15 de enero de 1801, esta expresado el mis cer-
tero de los juicios que se han escrito sobre su buen gobierno:
Vosotros no sentireis movimiento de pirronismo, cuando yo os
diga que fueron muy grandes y vivos los deseos y el desvelo del
Exmo. Sefior Casas por hacernos felices, y que a este fin practice
cuanto estuvo en su mano.







EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PEBI6DICO DE LA HAVANA 21


4.-Biografia del Papel Periddico.

Si el "diario official y semanal con 4 piginas de a cuartilla y
de forma muy parecida al antiguo Diario de Avisos de Madrid",
que dice el historiador Pezuela se empez6 a publicar en mayo de
1764, y la Gazeta de la Havana, cuyo primer numero vi6 la luz
el 8 de noviembre de 1782, fueron las dos primeras publicaciones
oficiales editadas en Cuba, el Papel Periddico de la Havana es el
primer peri6dico literario que se public entire nosotros, el afio 1790.
De acuerdo Las Casas con don Tomis Romay y don Diego de
la Barrera, fundaron la publicaci6n que no s61o constituiria una
de las mejores obras del gobierno de Las Casas sino a la que, ade-
mis, cabria la gloria de ser la primera de las publicaciones peri6-
dicas literarias editadas en Cuba.
Apareei6 el niimero primero del Papel Periddico de la Ha-
vana el domingo 24 de octubre de 1790, antes de cumplirse los
Scuatro meses de la llegada a La Habana de Las Casas.
Los planes que 6ste se proponia realizar con la publicaei6n del
Papel, estin expuestos en el Prospecto que aparecia como fondo,
inmediatamente despubs de la cabeza del peri6dico.
Lo reproduciremos integramente, por el interns exceptional que
ofrece el eonocimiento del concept que Las Casas y los cubanos
mis conspicuous de su tiempo tenian de lo que era un peri6dico y,
pensaban, por tanto, fuese el que habian fundado.

Comienza expresando:
En las eiudades populosas son de muy grande utilidad los pa-
peles piblicos en que se anuncia A los vecinos quanto ha de ha-
cerse en la semana referente a sus intereses o a sus diversiones.
La Havana cuya poblaci6n es ya tan considerable echa menos uno
de estos papeles que d6 al Pfiblico noticias del precio de los efectos
comerciables y de los bastimentos, de las cosas que algunas perso-
nas quieren vender o comprar, de los espectfculos, de las obras







CUADERNOS DE XSTOR1A HAdANESRA


nuevas de toda clase, de las embarcaciones que ban entrado o han
de salir, en una palabra de todo aquello que puede contribuir A
las comodidades de la vida.

En seguida, agrega:
El deseo de que nuestros compatriotas desfruten quantas pue-
dan proporcionarse nos mueve A tomarnos el trabajo de escribir
todas las semanas medio pliego de papel en que se recojan las ex-
plicadas noticias. A imitaei6n de otros que se publican en la Euro-
pa comenzarfn tambi6n nuestros papeles con algunos retazos de
literature, que procuraremos escoger con el mayor esmero. Asi
declaramos desde ahora que A excepci6n de las equivocaciones y
errors, que tal ves se encontrarAn en nuestra obrilla, todo lo
demAs es ageno, todo copiado.

Pero, ademis de este material que podriamos lamar "de ti-
jera", el Papel admitiria trabajos de colaboraci6n:
Los aficionados que quisieren adornarla con sus produeciones
se serviran ponerlas en la Libreria de D. Franco Segui que ofrece
imprimirlas, quando para ello hubiere lugar y no se tocaren in-
convenientes, conservando oculto 6 publicando el nombre del autor
segfin 6ste lo previniere.

Los anuncios, que constituyen hoy en dia la fuente principal
de ingresos para el sostenimiento de los peri6dicos, no se cobraban
por los editors del Papel:
Todo el que deseare vender o comprar alguna casa, estancia,
eselavo, hacienda, o qualquier otra cosa, aviselo en la mencionada
Libreria de D. Franco Segui, y sin que le cueste cosa ninguna se
participara al piblico en uno de estos papeles.

Los redactores del Papel no perseguian prop6sitos lucrativos
con la publicaei6n de 6ste, ni tampoco escribian por mero pasa-
tiempo, a falta de otras oeupaciones, sino que buscaban, al dedi-
carse a esas tareas periodisticas, el bienestar pfiblico:
Sentiriamos sobremanera que alguno se figurase que nos de-
dicamos A escribirlos tan solo con la mira de evitar los fastidios de
la ociosidad. No earecemos de ocupaciones capaces de lenar la ma-
yor parte del tiempo. Aquellos ratos de descanso que es precise
sucedan i las tareas del studio son los que sacrificamos gustosa-
mente A nuestra Patria, como sacrifice los suyos el eloquente Tulio







EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 23


a su amigo Tito Pomponio Atico. Prefiera el amor de nuestra Pa-
tria a nuestro reposo: Havana tu eres nuestro amor, tu eres nues-
tro Atico; esto te escribimos no por sobra .de ocio, mas por un ex-
ceso de patriotism. Haec scripsi otii abundantia, sed amoris er-
ga te.

Esta filtima sentencia latina apareeia como epigrafe bajo el
titulo, en el primer nfimero, variandose los epigrafes en los cinco
nunmeros siguientes y suprimidndose desde el s6ptimo.
El material que contenia el primer nfmero, ademas del ya
transcript Prospecto, era el siguiente: anuncio de la funci6n de
la compaffia La Comedia, aviso del arribo a este puerto de los co-
rreos de Veracruz y Nueva Orleans, y noticias varias.
Se imprimi6 en plieguitos de 4 paginas, de 22X15/2 cm., en la
tipografia de Francisco Segui, cuyos tipos y composiciones eran
bastante malos, asi como p6sima era tambi6n la calidad del papel,
aunque muy superior a la de los peri6dicos diaries de nuestra
6poca.
En el colof6n se deeia: "Con licencia del superior Govierno".
Joaquin Llaverias, en breve pero muy veraz y documentado.
trabajo que public en el Boletin del Archivo Nacional, en 1923,
ha dejado escrita la historic del Papel Periddico desde su funda-
ci6n en 1790 hasta su transformaei6n definitive en peri6dico ofi-
cial del Gobierno, o sea en la Gazeta de la Habana, en 1848. De
ese trabajo tomamos los datos necesarios para el present.
Desde el 24 de octubre de 1790, en que vi6 la luz el primer
numero hasta el 31 de diciembre, o sea en el primer aflo de publi-
caei6n, s6lo aparecieron 10 nAmeros, publicados cada domingo
inicamente.
Desde el segundo afio, 1791, hasta 1805, se public dos veces
a la semana, los jueves y los domingos.
En el mes de mayo de 1805 se le vari6 el nombre de Papel
por el de El Aviso, que conserve hasta 1808. Desde 1809 sufri6 los
siguientes cambios en su denominaci6n: Aviso de la Habana (1809-
1810), Diario de la Habana (1810-1812), Diario del Gobierno de
la Habana (1812-1820), Diario Constitucional de la Habana (1820),
Diario del Gobierno Constitucional de la Habana (1820-1823), Dia-
rio del Gobierno de la Habana (1823-1825), Diario de la Habana







CUADERNOS DE HISTORIC HABANEBA


(1' de febrero de 1825 a 3 de febrero de 1848), en que se transfor-
m6 en Gaceta de la Habana.
Don Luis de las Casas y don Diego de la Barrera fueron los
primeros redactores del Papel Periddico; y cuando en 1793 Las Ca-
sas dej6 constituida la Sociedad Patri6tica de la Habana, le con-
fi6 la direcci6n y administraci6n del peri6dico, nombrando esta una
diputaci6n integrada por Agustin de Ibarra, Joaquin Santa Cruz,
Antonio Robredo y Tombs Romay, quienes redactaron "un plan
sencillo y el mas conforme a los objetos de 6ste papel", seghn nos
refiere Jose Agustin Caballero y Rodriguez en el informed que pre-
sent6 a la Sociedad en 2 de septiembre de 1794 y en el que dej6
escrita la historic del Papel Periddico desde su fundaci6n hasta ese
afio. Durante dicho tiempo, dice Caballero,

nuestro peri6dico ha promovido la aplicaci6n a las Letras, Ciencias
y Artes, ha corregido ciertos defects que lastimosamente notaba-
mos en nuestros profesores, y me atrevo asegurar pondri a esta ciu-
dad en el grado de ilustraci6n en que admiramos a la Europa des-
pu6s que la serenisima Repfblica de Venecia invent6 en el siglo
XVII el ftil uso de los papeles piblicos.

Hace resaltar Caballero la acogida, notable para la 6poca, que
el piblico habia dispensado al Papel, al extreme de contar a los cua-
tro afios de publicaci6n con 126 suscriptores, a seis reales al mes,
servido el peri6dico a domicilio, segun ya expusimos, domingos y
jueves.
Tambien pone de relieve Caballero c6mo en esos cuatro afios
no se conform el Papel con la labor cultural que en si realizaba,
sino que quiso ampliar esta creando con los fondos sobrantes del
peri6dico, en el mes de julio de 1793, una biblioteca piblica, la
primera que ha existido en Cuba, supervisada, desde luego, por la
Sociedad Patri6tica.
SCaballero fu6 redactor del Papel desde el primer nfunero has-
ta 1797, y desde esa fecha hasta 1799, form parte, primero del
consejo de doce redactores nombrados por la Sociedad, y despues,
de nuevo, como redactor, en uni6n de Tombs Romay, reemplazados
ambos en este 1ltimo aio por el Pbro. Felix Veranes.






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 25


5.--De la reorganizaci6n que experiment el Papel
Peri6dico desde 1797, con otras noticias muy dig-
nas de recordaci6n.

Al reorganizarse en 1797 el primer peri6dico literario publi-
cado en Cuba, o sea el Papel Periddico de la Havana, se redact6
por la Sociedad Patri6tica de la Habana, a cuyo cargo corri6 desde
1793 la direcci6n y administraci6n del peri6dico, un reglamento
que contenia las obligaciones del impresor, que lo era don Fran-
Scisco Segui, asi como tambi6n otro reglamento que determihaba
las obligaciones del diputado que se hallaba de mes.
Desde el n6mero 31, del afio 1797, se puso a la cabeza del pe-
ri6dico el nombre del diputado redactor del mes. Durante ese afio
compusieron la diputaci6n los siguientes sefiores: enero, Alonso
Benigno Mufioz; febrero, Tomas Romay; marzo, Juan GonzAlez;
abril, Antonio Robredo; mayo, Jos6 A. Caballero; junior, Domingo
Mendoza; julio, Jose Antonio GonzAlez; agosto, Agustin de Ibarra;
septiembre, Nicolas Calvo; octubre, Juan Manuel O'Farrill; no-
viembre, Francisco de Arango; diciembre, Jose Arango.
El diputado para el mes de diciembre tenia la obligaci6n de
Sformar la Guia de Forasteros de la Havana, publicada tambi6n
bajo los auspicios de la Sociedad Patri6tiea.
Ademas de los redactores que ya hemos citado en este y el
anterior capitulo, debemos meneionar a los siguientes inteleetuales
de aquella 6poca, que, entire otros, colaboraro en el Papel: Jos6
Maria Peialver, Jos6 Anselmo de la Luz, M. Garcia, J. B. Galai-
nena, Rafael GonzAlez, Antonio del Valle Hernandez, J. Santama-
ria y Manuel de Zequeira.
Para la colaboraci6n espontinea y comunicaciones del p6blico
eon el peri6dico, existia una caja, a manera de cepilo de 6nimas,
en que se echaban los articulos, poesias, cartas, etc., estando a cargo
del redactor del mes la seleeci6n del material publicable.






CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA


La Sociedad Patri6tica ejercia sobre el Papel, mediante una
comisi6n nombrada al efecto, several censura literaria, por semes-
tres. Entre estas censuras hace resaltar Bachiller y Morales las
pronunciadas por el conde de Montalvo, Andres JAuregui, Pablo
Boloiz, Francisco Filomeno y otros, en todas las cuales se recomen-
daba a las diputaciones que tratasen de asuntos de utilidad inme-
diata al pais, principalmente a la agriculture.
Nombrado en 1809 redactor del Aviso, Tomis Agustin Cer-
vantes, introdujo notables reforms en el mismo, tanto en la parte
literaria como en el orden econ6mico, logrando elevar el nfumero de
suseriptores de 277 a 500 en noviembre de 1810. Suprimi6 la caja
o cepillo de colaboraci6n espontinea, "que se habia convertido en
un dep6sito de libelos infamatorios": fij6 el valor del diario en 14
reales mensuales y logr6 la prohibici6n de que en los anuncios de
remates de fincas se expresase el nombre de sus duefios a menos
que expresamente lo determinase el tribunal.
En 1812 se realizaron otras mejoras, entire ellas la de tipos
nuevos y el aumento de un pliego en lugar del medio, por solo un
real mfs, o sea 15 mensuales. Desde ese afio se imprimi6 en los
talleres de Arazoza y Soler, donde editaba tambien la Sociedad su
Memoria y la Guia de Forasteros, por lo que aquellos sefores logra-
ron autorizaci6n para llamar a su establecimiento tipogrAfico: Im-
prenta de la Sociedad Econdmica.
En 1825 el nfimero de suseriptores lleg6 a 987; 836 de La Ha-
bana de Intramuros, a dos pesos, y 151, de Extramuros, a dos pe-
sos dos reales, con un product total de $2,011.60, a lo que es nece-
sario agregar el imported de los anuncios, que fu6 de $50.
La desaparici6n definitive del Diario de la Habana, conti-
nuador del primitive Papel Periddico, ocurrida, como ya expusi-
mos, en 1848, se debi6 a haber obtenido don Joss de Arazoza, que
en esa fecha lo redactaba, licencia para imprimir la Gaceta official
del Gobierno. Refie e Bachiller que despubs de 1848 "varias veces
ha intentado renacer el Diario de sus cenizas, pero ha vuelto a des-
apareeer con mis o menos fortune en sus apariciones".
Si en el Prospecto que figuraba en el primer n6mero del Papel
Periddico, ya traiscrito por nosotros, se indicaban los prop6sitos
que con su publicaci6n perseguian los fundadores del mismo, aqu6-
los fueron ampliados en 1792 y expuestos en un Discurso sobre el





EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PEBI6DICO DE LA HAVANA 27

Periddico que fu6 inserto en el nfimero 11, del domingo 5 de fehre-
ro de ese afio.
Entre esos nuevos prop6sitos figuraba de manera especial la
critical de costumbres.
Efectivamente, el curioso investigator de nuestras costumbres,
puede encontrar material abundantisimo sobre 6stas, y su critical,
en las colecciones del Papel Peri6dico que se conservan en la Bi-
blioteca Nacional, en la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais y
en algunas bibliotecas cubanas particulares, principalmente la del
Dr. Mario Sanchez Roig.
A quien desee noticias sobre las poesias del Papel Peri6dico
le remitimos al studio de Jos6 Maria Chac6n y Calvo, Los Orige-
nes de la poesia en Cuba, en que divide aquellas en dos grandes gru-
pos: las didicticas y las liricas.
Las primeras-dice-easi siempre son, o sitiras contra las mo-
das de la 6poca, siendo algunas antecedentes importantes para estu-
diar nuestra literature de costumbres, o consideraciones sobre lo mal
mirada que estaba la profesi6n del teatro. En el grupo de las com-
posiciones liricas priva este tema: las dulzuras de la vida retirada.

Ni los articulos ni las poesias del Papel Peri6dico aparecen
firmados por sus autores, sino, bien sin firma alguna, bien autori-
zados por un seud6nimo, por lo que se hace muy dificil a nuestros
investigadores literarios descubrir la exacta paternidad de esos
trabajos, tanto en prosa como en verso.
Entre los muy pocos seud6nimos identificados del Papel
Periddico figuran los que us6 Manuel de Zequeira y Arango, tanto
en articulos en prosa como en poesias; lo hau sido por las investiga-
ciones realizadas por su nieto el Dr. Sergio Cuevas Zequeira, quien
ademis de estudiar a su ilustre antecesor, fundador de nuestro par-
naso, en sus poesias liricas, lo hace tambien en sus versos satiricos
y de costumbres y en sus articulos de este g6nero. Todos los tra-
bajos de Zequeira que aparecen en el Papel, levan como firm los
seud6nimos de Armenan Queizel, Ezequiel Armuna, Anselmo Er-
quea y Gravina, Raquel Yum Zenea e Izmael Raquenue, y otras
veces los de El Observador de La Habana o las iniciales Z. M. Z.
No podemos pasar por alto que las pol6micas, principalmente
sobre asuntos literarios o de costumbres, menudean en el Papel Pe-






28 CUADERNOS DE HISTOBIA HABANERA

ri6dico y constituyen uno de sus mis interesantes atractivos, como
reveladoras de la idiosincrasia de los habaneros de esos tiempos,
no muy distinta, por cierto, de la de nuestros contemporineos.
En la imposibilidad de extendernos mis, dado el espacio limi-
tado de que disponemos, terminaremos estas lines acerca del Papel
Periddico de la Havana, expresando, con palabras del historiador
Guiteras que

este peri6dico tiene el m6rito indisputable de ser el 6nico lugar a
donde el cubano deseoso de instrucci6n local puede acudir para
conocer cual era en el l6timo tercio del siglo pasado y a principios
del present XIX el carActer y extension de las ideas de nuestros
abuelos, cuiles sus costumbres y preocupaciones, sus necesidades y
medios de satisfacerlas, descrito todo con la variedad de formas
y estilo en la composici6n tan propias de esta clase de impresos,
y con la templanza, o calor, la moderaci6n, o mordacidad propias
de la indole de los individuos, del asunto, o de las circunstancias.









Palabras de apertura,

per Enrique H. Moreno,
President del Directorio del
Retiro de Periodistas.





Desde 1937 he gozado el privilegio de dirigirme, en fecha como
la de hoy, 24 de octubre, a seleeta concurrencia reunida en esta
misma sala y con el mismo prop6sito: Conmemorar el Dia del Pe-
riodista. En cada uno de los afios transcurridos, habl6 forzado a
Sell, no por meritos mios, sino por la circunstancia especial y ter-
minante de ser, como sigo siendo, Presidente del Directorio del Re-
tiro de Periodistas, instituci6n que cumpliendo los preceptos del
Decreto-Ley 172 de 1935, tiene que celebrar el Dia del Periodista.
No fu6 el azar quien fij6 esa fecha de cada afio para la con-
memoraci6n. No. El autor de ese cuerpo legal, periodista de buena
cepa, el Dr. Rafael Ma. Angulo, quiso que la efemerides de la apa-
rici6n del Papel Periddico, la primer publicaci6n de caricter ge-
neral que ha visto la luz pfblica en nuestra patria, fuera la que se-
fialara el Dia del Periodista. Por esta raz6n y por cuarta vez, ocu-
po este lugar, y sin dotes de orador obedezco el precepto legal y
molesto vuestra bondadosa atenci6n.
En los aflos anteriores, cuando he hablado, muy brevemente;
como esta noche hablar6, siempre quise decir algo en relaci6n con
aquel famoso, ilustre y meritisimo Papel Periddico y utilie6 la co-
yuntura de hacer referencias a su nacimiento, su origen y en eier-
to modo a los hombres que le dieron vida, y como periodista que
soy desde 1900, habl6 del primer director de peri6dico que .hub9
en Cuba: don Diego de la Barrera, que habiendo dirigido la efimera
Gaceta de 1762, fu6 el primer director del Papel Peri6dico, y ha-
ble igualmente del primer periodista professional, entendiendo por
tal al primer individuo que en Cuba gan6 dinero por llevar noti-
cias a un peri6dieo. Pudi6ramos llamarle "el periodista descono-






OCADERNOS DE HISTORIA HABANEIA


eido", porque interesado yo en conocer su nombre, he investigado
cuanto he podido, sin tener 6xito en tal empefio. HablM tambien del
primer empleado de administraei6n de peri6dicos, aquel modesto
portero de la Biblioteca de la Sociedad Econ6mica, que repartia
semanalmente el Papel Periodico, y percibia seis pesos por su tra-
bajo, sueldo semejante al que se pag6 al Colector, como se llam6
en 1790 al que buscaba las noticias del puerto en nuestro primer
peri6dico.
Este aflo no hare yo referencia alguna al Papel Periddico,
despubs de lo que acabo de decir. Hoy cumple el Papel Periddico
eiento cincuenta afios; y a causa de ello, la conmemoraci6n es mas
important. La efem6rides merece mfs atenci6n, y por eso, la So-
ciedad Cubana de Estudios Hist6ricos e Internacionales, que pre-
side el laborioso y dilecto amigo Dr. Emilio Roig de Leuchsenring,
inici6 la organizaci6n de una velada conmemorativa, y siendo ese
prop6sito el mismo que el del Retiro de Periodistas, ambas insti-
tuciones, juntamos los esfuerzos, y esta velada es el resultado de la
uni6n de las dos iniciativas.
Un grupo de talentosos amigos, versados en las letras patrias,
eruditos de valor indiscutible, disertaran sobre various aspects, a
cual mas interesante, del Papel Periddico, como consecuencia de in-
tensa y acuciosa labor investigadora, y el Dr. Jorge Mafiach, gran
periodista que entr6 en la profesi6n por la puerta grande de sus
amenas e interesantes Glosas, usarh de la palabra en nombre del
Retiro de Periodistas, y lo hari con la maestria que sus amplios
conoeimientos, su eultura extraordinaria y grandes proyeciones,
permiten esperar, ya que es el un domador del triunfo, habiendo
entrado de su brazo en la political y mis recientemente en nuestro
altisimo centro docente, la Universidad de La Habana, done acaba
de obtener una cAtedra por oposici6n.
Sefioras y seffores: en nombre del Retiro de Periodistas ex-
preso a ustedes nuestro reconocimiento por la gentil acogida dada
a nuestra invitaci6n, y seguro de que ya estin impacientes por es-
cuchar la autorizada palabra de quienes me seguirAn, termino,
pidiendo excusas a la vez que expreso mi reconocimiento por la be-
nevolencia de haberme escuchado. Muchas gracias.









Palabras de apertnra,

per Emillo Roig de Leuehsenring,
President de la Sociedad Cubana de Estudios
Hist6ricos e Internacionales.






Cumplense hoy ciento cincuenta afios de la aparici6n en esta
ciudad de La Habana del mis antiguo de los peri6dicos literarios
editados en nuestro pais: el Papel Peri6dico de la Havana.
Tan extraordinaria y trascendente efemerides no podia pasar
inadvertida para quienes, como los miembros de la Sociedad Cu-
bana de Estudios Hist6ricos e Internacionales, hemos consagrado
buena parte de nuestra vida a la investigaci6n y el studio de los
acontecimientos y personajes mis sobresalientes en la historic de
nuestra patria, sobre todo cuando hombres y heehos representan
y sefialan inicios o culminaciones en el desenvolvimiento educativo
y cultural cubanos, empefios y realizaciones que han dejado huella
permanent, por su aporte progresista y civilizador, en la historic
national.
Porque tal es la significaci6n exceptional que tiene la aparici6n
en esta isla, el domingo 24 de octubre de 1790, del Papel Peri6dico
de la Havana, la Sociedad Cubana de Estudios Hist6ricos e Inter-
nacionales, que nos honramos en presidir, resolvi6 celebrar dicha
efemerides con un acto pfblico rememorativo.
Pero quisimos que en el mismo cooperaran, con su adhesi6n y
la presencia de representantes al efecto designados, otras institu-
ciones culturales de la Repiblica, que inmediatamente dedicaron
todos sus entusiasmos y sus desvelos al mayor 6xito de la cele-
braci6n de tan destacado acontecimiento hist6rico.
El Directorio del Retiro de Periodistas, que preside nuestro
ilustre compafiero el Sr. Enrique Moreno, se prest6 gustosisimo a
convertir su fiesta annual del Dia del Periodista, ampliandola, en.







CUADEMNOS DE HISTOBIA H1B"A]ERA


festejo del sesquieentenario del Papel Periddico; y figuran asimis-
mo, como organizadoras de este aeto: la Sociedad Eeon6mica de
Amigos del Pals, a cuyo cargo corri6 la publicaci6n del Papel Pe-
ri6dico desde 1793; la Academia Nacional de Artes y Letras; la
Asociaci6n de Rep6rters, que nos ha cedido sus salones; la Asocia-
ci6n de la Prensa; la Instituci6n Hispanocubana de Cultura; los
Amigos de la Biblioteca Naeional; la Asociaei6n Bibliogrifiea Cul-
tural y la Sociedad Colombista Panamericana.
Se han adherido tambi6n: La Asoeiaci6n de la Prensa TVenica
de Cuba, que preside el Sr. Miguel Gonzilez Rodriguez; el radio-
peri6dico Futuro, que dirige la Sra. Conchita Castanedo, el eual ha
dedicado todas las trasmisiones del 21 al 27 de los corrientes a ese
acaeeimiento; y la radioemisora del Cuerpo de Cultura del Ej6r-
cito Constitucional, a cuyo frente se encuentra el primer teniente
Enrique F. Morales, la que en estos precisos moments ha de star
desenvolviendo un interesante program en que distinguidos con-
ferenciantes disertarin sobre el naeimiento, el desarrollo y el sig-
nificado de la Prensa en Cuba y en el Extranjero.
Estableeida la imprenta en nuestra tierra en 1723, por el im-
presor francs Carlos Habr6, y aparecido el primer peri6dieo ofi-
cial que ha llegado hasta nosotros-la Gazeta de la Habana--en
1782, aunque el historiador Pezuela da cuenta de la existencia de
otro diario official y semanal que empez6 a publicarse en 1764; y
no obstante haber quedado establecida en La Habana la Universi-
dad Pontificia desde 1734, fueron muy limitadas las influencias y
repereusiones de 6sta en la cultural general de la Isla, hasta el ad-
venimiento a su gobierno y administraci6n de don Luis de las
Casas, a quien puede califiecrsele, segin lo hace el historiador eu-
bano Pedro Jos6 Guiteras, como el fundador de nuestra civiliza-
ci6n; y como el mejor gobernante de Cuba colonial.
No estamos conmemorando, pues, la simple apariei6n de un
peri6dieo, digno s6lo de recuerdo por haber sido el primero que
viera la luz en nuestro pais, sino que con el sesquicentenario de la
fundaci6n del Papel Periddico de la Havana, festejamos el inieio
de la cultural cubana y recogemos, para ejemplo y ensefianza de las
generaciones presents y futures, el legado riquisimo de buen go-
bierno y de sana administraci6n que nos dej6 don Luis de las Ca-
sas, abriendo la brecha a una send que despu6s no han tratado de






EL SESQUICENTENAIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 33

continuar y engrandecer ni los gobernantes coloniales ni los repu-
blicanos, olvidados por complete, unos y otros, de aquel axioma de
buena political y sabia administraci6n que dej6 establecido las Ca-
sas: la imperiosa necesidad de actuar pensando, por sobre todas
las cosas, en el bien de la colectividad, y de rodearse y asesorarse
de los mejores, de los mis honestos y los mfs capaces.
I Afortunada Cuba el dia en que nuestros gobernantes imiten
al benem6rito don Luis de las Casas, fundador del Papel Periddico
de la Havana!









Diseurso a nombre del

Retire de Periodistas,
4-
per Jorge MafAaeh.

A-



El Retiro de Periodistas, por la gentil iniciativa de su presi-
dente, mi buen amigo Enrique H. Moreno, ha querido que yo, en
su nombre, pronunciase esta noche unas palabras para festejar el
Dia del Periodista, y particularmente, el sesquicentenario, que hoy
se cumple, de la fundaci6n del Papel Periddico de la Havana.
Se me perdonar, que empiece por agradecer de todo coraz6n
la deferencia de que asi he venido a ser objeto. Me ha parecido ver
en ella el gesto fraterno con que la vieja mano amiga nos sefiala, en
moments de extravio, el rumbo de nuestros primeros amores, de
nuestros primeros deberes. El periodismo, es en efeeto, una senda
acogedora por la cual solemos ser muchos los que nos iniciamos en
las andanzas de la vida pfblica y de la vida cultural. Un poco ci-
nicamente se ha dicho que esa send conduce a todas parties, a con-
dici6n de que sepamos abandonarla a tiempo. Recuerdo un simil
todavia mis delicado y brutal a la vez. Alguien dijo que era el pe-
riodismo, para muchos hombres, como esas novias de la primera ju-
ventud, que nos estrenan en la ilusi6n y en la ternura, que nos
descubren por primer vez ese misterio estrellado del alma feme-
nina, que alientan nuestro primer esfuerzo en la vida y nos con-
fortan en nuestros desalientos primeros, pero a quienes, ingrata-
mente, dejamos plantadas cuando empieza a dorarnos una mejor
fortune, o cuando se cruza por el camino otra mujer mis se-
ductora.
Tal vez sea ello asi. Pero no creo hacer un testimonio paiblico
demasiado comprometedor si digo que a la primer novia no se la
olvida nunea. Los que una vez conocimos del periodismo esa frui-






OUADERNOB DB H[STODA BHABuNER&


ci6n de dar a los demas todos los dias un poco de nuestra alma
-un pooo de nuestra curiosidad, de nuestra inquietud, de nuestra
irritaci6n y hasta de nuestra malicia--quedamos ya para siempre
Ilagados de esa dulce herida confesional. A veces la herida se cierra
en falso; y, como al vaso de Proudhomme, "no se la puede tocar":
Ipor ahi nos duelen nuestras primeras emociones! Sea eso dicho en
descargo de los que parecen meros trAnsfugas o desertores del pe-
riodismo; de los que pareeieron utilizarlo s61o como impulse y es-
cabel. Ellos tambien celebran en silencio el Dia del Periodista: en
silencio y un poco ruborosamente, como se celebra el santo de la
primer novia abandonada, cuando estamos ya casados con otra.
Pero en rigor, los que tienen el copo efectivo de la celebraci6n
official son los que desposaron con la hoja impress y le han per-
manecido files toda la vida. Son los periodistas profesionales, que
hoy han tenido esta caridad de invitarme a que able en su nom-
bre, a pesar de mis veleidades. Hoy celebran ellos algo mAs que un
simple aniversario de su desposorio: Ilevan ciento cincuenta afios
de casados con el periodismo cubano: son-cosa curiosa-bodas de
papel y bodas de bronce a la vez.
Ni crean ustedes que estos similes amatorios estin tan fuera
de orden como parece. Aquella hoja humilde que, bajo el titulo de
Papel Periddico de la Havana, comenz6 a publicarse en esta villa
de San Crist6bal, el 24 de octubre de 1790, levaba bajo su titulo
un rubro latino que decia: Haec scripsi non otii abundantia, sed
mnoris erga to. Era la vieja declaraci6n de Tulio: "Esto te escri-
bimos, no por sobra de ocio, sino por amor a ti". No, no era el hol-
gado fastidio de la siesta colonial lo que movia a aquellos ingenious
carolinos a curiosear un poco en las vidas ajenas, a dispenser re-
eetas y conocimientos Atiles, a anotar las entradas y salidas de bar-
cos, a publicar versos rominticos y pergeiiar reflexiones eriticas
sobre las libertades econ6micas reci6n concedidas a la Isla, o sobre
la reform eartesiana en San Carlos; lo que les movia era un im-
pulso de amor a su isla dormida, un deseo de despertarla y fruirla
en plenitud de vida y de emoci6n, un ansia incontenible de confe-
rirle a sn ambito vital el prestigio de lo que puede mirarse con or-
gullo. El periodismo cubano naci6 asi bajo un signo de amor; de
ese amor que la ret6rica political ha vaeiado un poco de intimidad
emotiva al darle el nombre de patriotismmo.






EL SESQUICENTENAIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 37


No era el Papel Periddico una excepei6n. Todo periodismo dig-
no de tal nombre se precia de origen anilogo: todo periodismo ge-
nuino es esencialmente cosa de enamoramiento-ilusi6n, celos, an-
gustia, irritaci6n, ternura, lucha incluso con las resistencias del
alma pfiblica, del cuerpo pfblico amado. Los comienzos del perio-
dismo son como los de la pasi6n misma. Esas primeras hojas que
comenzaron el cortejo de la opinion pfblica-- la coquetisima opi-
ni6n publica!-tuvieron en todos los paises los pies frios y la ca-
beza caliente. Por eso les encontramos ese aire timido e inseguro,
ese acento de balbuceo, ese cuidado de asumir posiciones humildes,
meritorias y galantes, -esa estrategia como de comadreo frivolo con
que se preparan para insinuarse en la conflanza piblica. Teofrasto
Benaudot, hombre fundamentalmente amoroso y patetico, que al
lanzar en Francia su Gazette sostenia ya, por puro amor de lo ph-
blieo, un Hotel de consultations charitable, estren6 la misma tec-
S nica de cortejo que despu6s habian de tropicalizar los fundadores
del Papel Periddico habanero. Cuando le surgieron competidores,
se irrit6 celosamente, disputAndoles casi con ferocidad las confiden-
cias del aura pfbliea. En eso, nuestros fundadores tuvieron un
poeo mis de suerte. El alma criolla era menos frivola, y se dej6
querer singularmente. Durante muchos afios, el Papel Periddico
fu6 su amador niico; s6lo que, inteligentemente, fue cambiando de
nombre, por una especie de sabiduria amatoria instintiva, adver-
tida de los peligros de la rutina.
Esa singularidad le permiti6 tambi6n cierta gravedad domes-
tica. En aquellos primeros afios de nuestra hoja fundadora, que
yo alguna vez tuve oeasi6n de examiner, se publiearon, junto con el
flirteo de las gacetillas (el vis-a-vis periodistico), no poeos articulos
sesudos, en los cuales hay que ir a busear los primeros testimonies,
y los mis espontineos e inmediatos, del despertar de nuestra cul-
tura. La conciencia critical cubana se ve surgir poco a poco en
aquellas piginas novicias, como un cuerpo entumecido de larga
siesta, avido de movimiento. El tema moral mis frecuente era la
censura de la ociosidad, que se daba a veces con una graciosa falta
de perspective.

SQu6 otra mira llev6 nuestro Augusto Soberano-preguntaba
el redactor en el nfmero del 29 de mayo de 1791-, que otra mira
persigni6... en la concesi6n de la libre introducci6n de negros, que






CUADERNOS DE MISTORIA HABAIMERA


el exterminio total de la ociosidad, y establecer en su lugar la apli-
caci6n al trabajo, fomentando por medio de tantos nuevos brazos A
los tres principles ramos de Agricultura, Industria y Artes?

En el orden de la cultural, se va poniendo ya el acento sobre la
lucha contra la tradici6n, contra la autoridad, premisa indispensa-
ble del pensamiento libertario que surgira despues. Se protest
contra las limitaciones del comercio intellectual tanto como contra
las del eomercio mercantil. Se abjura de Arist6teles, poniendo en
cambio a Descartes sobre el altar del racionalismo naciente. En
1794, todavia un comunicante consider necesario ampararse bajo
el an6nimo para proferir estas palabras de insurgencia:

...es vano atentado poner prisiones a un entendimiento, tal que
sea... No querer desasirse de cierto modo de pensar enteramente
opuesto a las leyes de un buen discurso, por haberlo aprendido o
de sus padres en la nifiez o de sus maestros en la juventud. I Qu6
ceguedad! Abrazar tenazmente una secta philos6fica, adherir con
esclavitud a un sistema, sin mas recomendaci6n que haberlo profe-
rido algin famoso h6roe del orbe literario, tan poseido tal vez de
su amor propio que, por gala de ingenio, y por no desdecirse de su
primer aserto, atropella afin por las justas reconvenciones de su
propio entendimiento! 1 Cuntos atrasos han padecido las ciencias,
por seguir con nimiedad las huellas de su primer inventor de nom-
bre conocido, sin tener atrevimiento para desamparar la send que
nos propuso...!

El liberalism econ6mico, el liberalism politico, el romanticis-
mo ebullian ya en las entretelas del Papel Periddico. g No encon-
tr6 ya en ellas nuestro gran critic Chac6n y Calvo las primeras
huellas firmes de nuestra musa lirica? Lo inico que no se queria
que progresara much eran las mujeres. Emilio Roig me perdonara
que adelante una nota de su predio, exhumando aquella deliciosa
Apologia de la chdchara de las mujeres, que vi6 la luz en el nfime-
ro del 1 de octubre de 1795. Se defendia alli la facundia y la
superficialidad del sexo debil, aduciendose, entire otras cosas, que
para el hombre casado, seria terrible al legar del trabajo, encon-
trar en su casa, "una mujer silenciosa o metafisica" y que "si las
mujeres se ocupasen en asuntos sublimes, complicados y menos co-
munes, su conversaci6n no seria proporcionada a la debilidad de
los nifios, a la delicadeza de sus 6rganos, a su tierno cerebro, inca-






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 39


paz de un trabajo penoso"!... Yo os pido benevolencia, seioras
del auditorio, para esas palabras, que hoy os resultan escandalosas,
pero que antafio no debieron sonar sino como parte de aquella mi-
sica plat6nica de amor con que se iniciaba nuestro primer pe-
S ri6dico.

Advierto, sin embargo, que al destacar esas notas de aquel ru-
mor primerizo de la prensa cubana, he invadido en exceso las par-
celas de erudici6n que van a explorer algunos otros lectores de es-
ta noche. Era mi prop6sito tan s6lo mostrar c6mo tambien nuestra
prensa naci6 transida de ese hondo querer difuso que, segfn ereo,
inform el alma periodistica. El periodismo-insisto-es siempre,
cuando es genuine, un amor celoso de lo piblico. Tan enamorado
vive el periodista de la cosa pfblica, que naturalmente aspira, co-
mo todos los amadores, a descubrirle a lo piblico su intimidad. Ya
STeofrasto Renaudot, el fundador de la prensa francesa, vi6 agu-
damente c6mo en esto, mAs que en el simple hecho externo de la
periodicidad frecuente, se difereneiaba el periodismo de la historic.

La historia-declaraba paladinamente el autor de la Gazette en
uno de sus primers nfmeros-la historic es la relaci6n de las co-
sas sucedidas, la gaceta es s6lo el corriente rumor de ellas (le bruit
qui en court). La primer estf obligada a decir siempre la verdad;
la segunda hace bastante si se abstiene de mentir. Y ella-es de-
cir, la Prensa-no miente, ni siquiera cuando report alguna noti-
cia falsa que le ha sido dada por verdadera. S61o la mentira pu-
blicada voluntariamente la hace digna de culpa.

Ved con cuanto galo desenfado se sefialaba ya, desde el siglo
XVII, desde los albores de la prensa europea, esa rendida fidelidad
del periodismo a todas las vibraciones de lo pfblico, esa codicia de
sus intimidades y matices mis evasivos, esa Agil caceria del mohin
piblico, que escapa a ]a trascendental gravedad de la historic.
Desde entonces, los hombres que escriben para los peri6dicos han
quedado divididos en dos classes: los que screen que el periodismo
Ses un esfuerzo por abordar la actualidad con la desasida perspec-
tiva de la historic, que son los articulistas que lamamos "pesados",
y los verdaderos periodistas, afanosos por captar la actualidad vi-
viente, con todo lo que tiene de mero gesto efimero y de pura es-
pontaneidad. Y esto, esta captaci6n, es, lo repito, tarea de amor.






CUADEBNOS DE HISTORIA HADANERA.


Seria cosa de averiguar-si no temiera alargar demasiado es-
tas cuartillas cuando tantas otras mejores se van a ofrecer a vues-
tra atenci6n-, seria cosa, digo, de averiguar, hasta qu6 punto ese
amor del periodista por lo publico es un amor bien correspondido.
Yo creo que hasta cierto punto si lo esti. Decimos que amamos una
cosa cuando no podemos vivir sin ella. El periodista de raza no
puede vivir sin la hoja cotidiana, aunque esta lo martirice y le
malpague. Pero la opinion pfblica, que es como el alma del cuerpo
pfblico, tampoco puede vivir sin el halago y el celo de la Prensa.
La prueba esta en lo mal que todos nos sentimos cuando no tene-
mos peri6dicos que leer. Yo no s6, por ejemplo, si ustedes recor-
darfn bien aquellos dias sombrios de la suspension gubernamental
de los peri6dicos, en una 6poca reciente de nuestra historic donde
todos los derechos andaban en precario. Los eubanos sentiamos en
nuestro espiritu los dolores del cuerpo piblico, del cuerpo colec-
tivo; esos dolores se calmaban un tanto en las insinuaciones de la
Prensa. Cuando nos quedamos sin peri6dicos durante unos dias,
viviamos como pdjaros sin sombra. Pareeia que la vida, sfabita-
mente, se habia vaeiado de testimonies, que habiamos caido en un
sordo y trAgico vaeio. Y asi acontecia antes los lunes por la ma-
fiana, cuando se tom6 en serio la ley que hacia impossible la publi-
caci6n de hojas matinales los lunes. La Ley anda burlada, no tanto
por codicia mercenaria, creo yo, cuanto por la complicidad del pf-
blico, que no quiere que los periodistas descansen a ese precio, al
precio de la deserei6n. De manera que si esta correspondido, en
amor a la Prensa, el amor del periodista a la piblica opinion.
Pero cabria decir que una cosa es amar la Prensa y otra muy
distinta amar al periodista. &Son los periodistas amadost En las
palabras y en los gestos, pienso que si. El periodista suele caer sim-
pitico como tal, por el mero hecho de serlo, y la simpatia es ya un
principio al menos de querer. De los periodistas ama el pfiblico
hasta sus defects profesionales, que son mis bien excess: la in-
discreei6n implacable, la sutil tenacidad con que nos envuelve, su
aire de mundanidad eseptica ante ciertas pretensiones de subli-
midad. Pero le ama lo que tiene de generoso: el estarse dando dia
a dia sin fatiga por hacernos mis consciente nuestra propia vida y
la generosidad de contribuir a construir a los demis destruy6ndose
a si mismo.







EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 41

Porque hay, sefiores, una tragedia del periodista, en que pocas
veces reparamos. Yo no s6 que nunoa se haya expuesto esa trage-
dia--que la mayor parte de los periodistas tienen el buen gusto de
callar-con mis aguda melancolia que en aquella pigina inolvida-
ble de un gran periodista francs olvidado: Gustavo Planche. He
aqui dos parrafos de aquel articulo, que extraigo y traduzco de mi
Anthologie du Journalisme:
A decir verdad-escribia aquel polemista famoso en su tiempo
romintico-a decir verdad, no creo que haya en el mundo una ma-
nera mis ruinosa ni mis precipitada de gastar las propias facul-
tades, ni siquiera la Corona o el Consejo... Vosotros todos que en-
vidiais la suerte del periodista, que le tomiis inocentemente por un
hombre privilegiado, reservado para el placer, lReno de vanidad,
I compadecedle mas bien! Toda su vida no es mas que un perpetuo
holocaust. Cada dia que 61 aiade a sus dias precedentes le l1eva
una de sus mas cars ilusiones. El sabe, bien a menudo, la historic
que la posteridad no llegari a conocer nunca: el precio que se ha
pagado por tal o cual articulo de un tratado, o por cierto 6xito es-
plendoroso en los cuales Paris ha ereido a pie juntillas; 61 ha visto
hacer el genio de un mfisico o la gracia de tna danzarina, y a los
treinta afios, el periodista es ya sexagenario. Si, por easo imposi-
ble, uno se retira a tiempo de ese mundo de excepci6n, de eseepti-
cismo, de tristeza y de incredulidad; si despu6s de haber acumu-
lado desengafios y desconfianza, vuelve a la vida ordinaria, lleva a
ella algo de impasible y de reflexive, de silencioso y grave; no im-
porta lo que uno intent o haga, no vuelve ya a reconquistar mis
su juventud desaparecida. Se llevan en la cara y en el coraz6n
las arrugas que la reflexi6n ha puesto en ellos. Se nos ban emblan-
quecido los cabellos, como en una noche de juego y de ruina, o como
antaflo a una reina en la vispera de su muerte. Entonces, mejor
sera que no digamos la edad que tenemos: nadie nos lo creeria.

PAgina romantic; pagina, por tanto, algo recargada, sin du-
da, de patetismo. Pero algo hay de verdad en ella: much mas
de lo que sospechamos. El periodismo es, en efecto, un holocaust.
Se sacrifice en 61 la paz, el ritmo c6modo, el ocio apacible, la salud,
y, a menudo, nuestra mAs cara ambici6n. Nadie se imagine, por
ejemplo, cuantos cuefios de eseritor se han quedado oprimidos entire
los cilindros de las rotativas, cuantos talents han fundido implaca-
blemente los crisoles. Si, el periodismo es un amor que nos pierde.
Por eso es just, sefioras y sefiores, que haya un Dia del Pe-
riodista, y que todos los celebremos. Es el minimo tribute que po-






CUADERNOS DE EaSTORIA IIABANERA


mos rendir a una profesi6n sacrifical, la minima demostraci6n de
correspondencia a un amor tenaz, de cuyo diario halago nos sus-
tentamos. Por eso es el Retiro del Periodista una instituci6n noble
y justificada como pocas, ya que aspira a garantizarles la seguri-
dad, para los dias de cansancio, a esos hombres que tan rapida-
mente se consume en el amor celoso de lo pfblico. A veces, he
pensado que ese retire deberia ser algo mas que una mera caja, algo
mis que una mera abstracci6n administrative: que el periodista
viejo y sin hogar propio, que rindi6 larga y cumplidamente su ta-
rea de amor, deberia tener un retire efectivo y concrete, como los
retires abaciales y los retires de reyes, alguna apacible eminencia,
veeina a la capital, rodeada de estanques, de palmeras y de flores.
Pero acaso esta idea es demasiado hospicial, para el noble orgullo
periodistico. La verdad es que el periodista de raza no se retira
espiritualmente nunca: el que mns y el que menos de ellos se con-
tenta con tener, en sus aios vencidos, un techo, una mesa y un buen
radio; pero i qu6 no lo separen de su cosa pfblica, de su alma pi-
blica, porque 61 ha vivido enamorado de ella, y hasta la hora final
en que se asoma ya a lo eterno, va a estar preguntando cuil es la
iltima noticia, el ltimo caprichoso mohin de su amada actualidad!









La fundaei6n del

"Papel Periodico",

por Joaquin Llaverlas.






Muy pocos fueron los mandatarios de la 6poca colonial que
merecen un recuerdo de la posteridad por los beneficios prestados
a Cuba durante los cuatro siglos que dur6 la dominaci6n de
Espafia.
El general D. Luis de las Casas, que gobern6 la Isla desde
julio de 1790 hasta noviembre de 1796, se puede considerar como
una excepei6n de la regla. Con raz6n el Pbro. Jose Agustin Ca-
ballero, uno de sus mejores bi6grafos, escribi6 que fu6 "un padre
de la patria", y la Condesa de Merlin dijo que "sali6 pobre de
Cuba, al extreme que no hubo con qu6 pagar su entierro".
Durante su mando dej6 obras tan provechosas como la So-
ciedad Patri6tica de Amigos del Pais de la Habana, de la que fue
primer Presidente; la Biblioteca Pfblica de esta corporaci6n; la
Casa de Beneficencia y Maternidad, a la que ayud6 de manera
notable hasta dejarla en total florecimiento; el Jardin Botinico,
otra de sus grandes creaciones; la citedra de Matemiticas; y si no
fuese todo esto bastante para bien del pais, instituy6 el Real Con.
sulado de Agricultura y Comercio, convertido mis tarde en la gran
Junta de Fomento, corporaci6n a la que se debe el inicio de nuestra
prosperidad en sus diferentes aspects.
Pero bastaria s61o la fundaci6n del Papel Periddico para que
la memorial del gobernador D. Luis de las Casas fuese recordada
Seternamente por los cubanos, ya que fu6 esta publicaci6n la primer
de su especie que vi6 la luz y eircul6 profusamente en Cuba.
El Pbro. Caballero, Romay, Pezuela, Guiteras, Bachiller y Mo-
S rales, y el autor de su oraci6n ffnebre, Fray Juan Gonzalez, han






44 CUADERNOS DE HISTOM) A HAAHEB

hecho justicia a este noble gobernante, que tuvo desgraciadamente
pocos imitadores.
Cuanlo tom6 posesi6n el benemerito Las Casas de su alto car-
go de Capitin General, se encontr6 con que no habia un solo
papel en donde insertar siquiera las noticias oficiales. En seguida
pens6 en la conveniencia de establecer un peri6dico, y de acuerdo
con su intimo amigo D. Tomas Romay y con D. Diego de la Ba-
rrera-quien habia dado a luz en 1782, por primera vez, una hoja
de anuncios denominada La Gazeta-, qued6 resuelta la fundaci6n 4
de la que habia de ser principle de las publicaciones peri6dicas de
Cuba.
El Papel Periddico de la Havana comenz6 a salir el 24 de oe-
tubre de 1790, y no el 31 de dicho mes y afio, como por error ase-
guraron en sus obras el Pbro. Caballero, Jos6 Maria de la Torre,
Aurelio Mitjans, Jos6 Toribio Medina y Antonio Bachiller y Mo-
rales, este iltimo en la pfgina 12 del volume II de los Apuntes
para la Historia de las Letras y de la Instruccidn Ptiblica de la
Isla de Cuba.
En las piginas del Papel Periddico de la Havana eneontrar
el investigator un conjunto de noticias y datos para la historic de
nuestra patria, pues en ellas aparecen articulos sobre agriculture,
comercio, medicine, higiene, fisica, quimica, arquitectura, hidrAu-
lica, taquigrafia, pirot6enica, derecho y legislaci6n, moral y reli-
gi6n, edueaci6n, poesia, inventos en ciencias y artes, aranceles, es-
tadistica en general, avisos de hallazgos y p6rdidas, compras y
ventas, entradas y salidas de embarcaciones, observaciones meteo-
rol6gicas, discursos, tratados, etc.
Despubs que Las Casas erigi6 la Sociedad Patri6tica, propuso
al nuevo euerpo que tomase a su cargo el manejo del peri6dico, que
llevaba ya dos afios de existencia. Fu6 aceptada la encomienda, y
nombr6se una diputaci6n compuesta de los seflores Agustin de
Ibarra, Joaquin Santa Cruz, Antonio Robredo y Tomas Romay,
para que formasen un plan sencillo que sirviera al objeto del Papel.
Los diputados presentaron su proyeeto, y el peri6dico adqui-
ri6 desde entonces mis auge con el apoyo de la citada corpora-
ci6n y la direcei6n brillante de Las Casas y del grupo de intelee-
tuales que con tacto especial supo elegir para que lo acompafiasen
en la magna empresa.






EL SESQUICENTNABIO DEL PAPEL PERI6DIOO DE LA HAVANA 46

Como el prospect que vi6 la luz en el primer nunero no re-
sulta muy extenso, y si curiosisimo su contenido, ya que refleja los
planes de la prensa de aquella 6poca, nos vamos a permitir inser-
tarlo a continuaci6n:

En las ciudades populosas son de muy grande utilidad los pa-
peles pfblicos en que se anuncia A los vecinos quanto ha de ha-
cerse en la semana referente a sus intereses 6 a sus diversions. La
Havana cuya poblacion es ya tan considerable echa menos uno
de esos papeles que de al Pfblico noticia del preeio de los efectos
comerciables y de los bastimentos, de las cosas que algunas personas
quieren vender 6 comprar, de los espectaculos, de las obras nuevas
de toda clase, de las embarcaciones que han entrado, 6 han de sa-
lir, en una palabra de todo aquello que puede contribuir A las
comodidades de la vida.
El deseo de que nuestros compatriotas desfruten quantas pue-
dan proporcionarse nos mueve A tomarnos el trabajo de escribir
todas las semanas medio pliego de papel en que se recojan las ex-
plicadas noticias. A imitaci6n de otros que se publican en la Eu-
ropa comenzaran tambi6n nuestros papeles con algunos retazos de
literature, que procuraremos escoger con el mayor esmero. Asi
declaramos desde ahora que A exception de las equivocaciones y
errors, que tal ves se encontraran en nuestra obrilla, todo lo de-
mis es ageno, todo copiado.
Los aficionados que quisieren adornarla con sus producciones
se serviran ponerlas en la Libreria de D. Franco Segui que ofrece
imprimirlas, quando para ello hubiere lugar y no se tocaren incon-
venientes, conservando oculto 6 publicando el nombre del autor se-
gdn este lo previniere.
Todo el que deseare vender 6 comprar alguna casa, estancia,
Sesclavo, hacienda, 6 qualquier otra cosa, aviselo en la mencionada
Libreria de D. Franco Segui, y sin que le cueste cosa ninguna se
participara al pfblico en uno de estos papeles.
Sentiriamos sobremanera que alguno se figurase que nos de-
4- dicamos A escribirlos tan solo con la mira de evitar los fastidios de
la ociosidad. No carecemos de ocupaciones capaces de llenar la
mayor parte del tiempo. Aquellos ratios de descanso que es pre-
ciso sucedan a las tareas del studio son los que sacrificamos
gustosamente A nuestra Patria, como sacrifice los suyos el eloquente
Tulio A su amigo Tito Pomponio Atico. Prefiera el amor de nues-
tra Patria A nuestro reposo: Havana tu eres nuestro amor, tu eres
nuestro Atico: esto te escribimos no por sobra de ocio, mAs per
un exceso de patriotism. Haec scripsi non otii abludantia, sed
a moris erga te.






CU&DERNOB DB HISTORIC HABANEWA


El primer n6mero del Papel Periddico contenia, debajo del ti-
tulo, el siguiente epigrafe latino:
Haec scripsi non otii abundantia, sed amoris erga te.

Tales inscripciones fueron variadas en los seis primeros nl-
meros y suprimidas a contar del s6ptimo; mas s6lo vamos a deta-
llar, en atenci6n al corto tiempo con que contamos, el material in-
cluido en el primer nfmero, que era 6ste:
Prospecto, noticias particulares de La Habana, anuncio de la
funci6n de la compafiia La Comedia, nota de la llegada de los co-
rreos de Veracruz y Nueva Orleans, y noticias sueltas.
El caricter del peri6dico fue literario y eeon6mico, y se im-
primi6 durante various afios en medio pliego de papel espaflol do-
blado en cuatro piginas. Su impresi6n, hecha en la tipografia de
Francisco Segui, result siempre malisima y el papel de inferior
calidad. En su colof6n se leen estas palabras:
Con licencia del Superior Govierno.

En el primer afio, o sea en 1790, s6lo vieron la luz diez nil-
meros, que se publicaban los domingos; pero despuns de 1791 prin-
eipi6 a salir dos veees por semana: los jueves y domingos, conti-
nuando de esta manera hasta 1805.
Como nota particularisima, debemos agregar que con el pro-
ducto del Papel Peri6dico-despues de deducidos los gastos-que
ascendi6 a fines de 1793 a la suma de 1,188 pesos 7/2 reales, se pro-
cedi6 a la compra en Espafia de los primeros libros de la Biblio-
teca Pfblica de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pals.
El Papel Periodico de la Havana conserve este titulo hasta
el mes de mayo de 1805, en que fuM variindose de este modo:
El Aviso (1805-1808).
Aviso de la Habana (1809-1810).
Diario de la Habana (1810-1812).
Diario del Gobierno de la Habana (1812-1820).
Diario Constitucional de la Habana (1820).
Diario del Gobierno Constitucional de la Habana (1820-1823).
Diario del Gobierno de la Habana (1823-1825).





EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 47


Y desde el 19 de febrero de 1825 se le restituy6 el antiguo ti-
Stulo de Diario de la Habana, hasta convertirse en la Gaceta de la
Habana, peri6dieo official del Gobierno, a partir del jueves 3 de
febrero de 1848.
En el Papel Peri6dico de la Havana, ademfs de Las Casas,
escribi6 toda la pleyades de intelectuales de aquel tiempo, entire
ellos, Diego de la Barrera, su primer redactor. Alonso Benigno
Mufioz, Tomas Romay, Jos6 Agustin Caballero, Juan Gonzalez, An-
tonio Robredo, Domingo Mendoza, Jos6 Antonio Gonzalez, Agustin
Ibarra, Nicolas Calvo, Juan Manuel O'Farrill, Francisco y Jos6
de Arango, Jos6 Maria Pefalver, Jose Anselmo de la Luz, M. Gar-
cia, J. B. Galainena, Rafael Gonzalez, Antonio del Valle Hernin-
dez, J. Santa Maria, Felix Veranes y Manuel de Zequeira, quien
di6 a la estampa en esa publicaci6n sus primeras producciones
po6ticas.
Entre los histori6grafos y hombres de pluma que de alguna
manera se han oeupado del Papel Periodico de la Havana, y cuyos
trabajos sera necesario consultar cuando se vaya a redactar la his-
toria complete de esta notabilisima e interesante publicaei6n, cu6n-
S tanse a Jos6 Agustin Caballero, Jos6 Antonio Saco, Pedro J. Gui-
teras, Jacobo de la Pezuela, Jos6 Maria de la Torre, Justo Zara-
goza, Antonio Bachiller y Morales, Aurelio Mitjans, Nestor Ponce
de Le6n, Alfredo Zayas y Alfonso, Jos6 Toribio Medina, Manuel
Perez Beato, Carlos M. Trelles, Jos6 Maria Chae6n, Emilio Roig
de Leuchsenring y Enrique H. Moreno.
Hasta aqui, seioras y sefiores, una sucinta resefia de lo que re-
present6 para la cultural cubana el Papel Peri6dico, cuyo analisis
intrinseco oirin ustedes inmediatamente por intelectuales de posi-
tivos m6ritos.









Los Redaetores del

"Papel Periodieo",

por Enrique Gay Calb6.





Despuds de ciento cincuenta afos de haber aparecido y de
ciento treinta y cinco de su terminaci6n, recordamos hoy el Papel
Periddico primer publicaci6n de algin caricter literario que hubo
en nuestro pais.
Antes del Papel Periodico fueron publicados tres, como se ha
sabido: en 1764, la Gaceta y El Pensador, y en 1780 la Gaceta de
la Havana. Acaso este iltimo fu6 continuaci6n del primero, ini-
ciado por el conde de Riela para que hiciera las veces de pregonero
pfblico y sustituyera a los pintorescos individuos encargados de
Uevar por plazas y calls, al son del tambor, la noticia o las 6r-
S denes de la autoridad.
Esa es la etapa inmediata anterior del periodismo. Nuestro
antecesor mas cercano fue aquel tipo que hoy nos hace reir en las
comedies antiguas y que anunciaba las guerras, la legada del prin-
cipe, daba a conocer que habia sido puesta a preeio la cabeza de un
bandido, informaba sobre alg6n suceso. Proporcionaba noticias.
La curiosidad siempre despierta de los hombres se afiebraba
al oir los toques del tambor. Se enteraba asi del acontecimiento.
En Cuba se utilizaba mAs ese sistema que el de la fijaci6n de
tablas en las paredes con edietos o bandos. Era natural que el con-
de de Rila quisiera demostrar a los cubanos que vivian en el siglo
de las luces, a trescientos aios de la aplicaci6n de la imprenta a
la producci6n de libros.
La abandonada y olvidada colonia no era mas que un presidio,
plaza fuerte para el albergue seguro de las flotas que deberian lle-
var desde la Am6rica a Sevilla y CAdiz el oro y la plata de M6xico







CUADERNOS DE HISTORIC HABANERA


y del Peru. Para las guerras de rapifia y de ambici6n que soste-
nian con intermitencia los reyes de Espafla, no habia en Cuba otro
puerto que el de nuestra capital, ni otro interns que el de conser-
varlo en situaci6n de recibir los galeones de sus escuadras. Sin
minas que explotar, no era la Isla interesante posesi6n ante los
monarcas avestruces de Madrid. Fu6 necesaria la toma de La Ha-
bana por los ingleses para que en Espafia supieran el valor de
Cuba y se decidieran a incorporarla a la march de la humanidad.
Asi naci6 entire nosotros el periodismo. Desde luego, realiza-
ban funci6n periodistica aquellas dos hojas pequefias que dos co-
lumnas de un peri6dico de hoy podrian lenar. Las Gacetas, El
Pensador y el Papel Periddico suministraban noticias de los barcos
que llegaban y la clase de su cargamento, de las escasas fiestas tea-
trales, de las p6rdidas ocurridas en la ciudad, de las cosas en venta,
incluidos los negros esclavos, que tambien eran cosas. Y afn habia
espacio para abrir un poco la ventana hacia afuera.
Todo esto, principalmente en el Papel Peri6dico.

Escribieron en ese hoy mas que centenario propulsor de nues-
tra profesi6n en Cuba algunos patriarcas de la beneficencia y del
pensamiento, periodistas de cultural y de entusiasmo, verdaderos
servidores sociales. Para ellos debe ser la rememoraci6n agradecida
de los periodistas de hoy, que podriamos aprender much en su
estilo conciso y ajustado, en su discreci6n y en su prudencia, y es-
pecialmente en el prop6sito de servicio desinteresado que anim6 a
algunos de aquellos compafieros del siglo XVIII.
El primero de los redactores del Papel Periodico fue el propio
fundador, el general don Luis de las Casas, quien escribi6 easi por
entero el nimero initial, el que tenemos ahora a la vista en foto-
copia. Bachiller y Morales nos hace saber que el general Las Casas
habia sido el primer redactor del Papel Periddico. Los hombres de
su tiempo, Jose de Arango, TomAs Romay, entire otros, dan ese lu-
gar en el peri6dico al Capitin General.
Tiene significaci6n el primer nfimero, por la doctrine que en-
cierra la frase en latin del discurso preliminary, estampada tam-
bien como lema de la publicaci6n: Haec scripsi non otii abundantia,
sed amoris erga te: Esto escribimos no por sobra de ocio, sino por
exceso de patriotism. Era todo un program, por haberla escrito







EL SESQUICENTEWNAO DEL PAPEL PEIU6DICO DE L&A. n&vAIN 51


el representante de los reyes a los tres meses de su mando. Asi fue
aquel gobierno de creador y civilizador.
Las Casas era hombre que sabia gobernar y por lo tanto sabia
delegar. La capacidad de los estadistas queda probada en esta di-
ficil ciencia.
Para que se encargara de la redacci6n del Papel Periddico
busc6 a don Diego de la Barrera, que ya habia dirigido la Gaceta.
+ Era don Diego de la Barrera un hombre de iniciativas. La
Biblioteca Nacional, hoy en expectativa esperanzada de que sean
cumplidas las promesas de su regeneraci6n, la biblioteca public
de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais, la primera creada
en Cuba, algunas bibliotecas particulares y la que sostenemos con
Emilio Roig de Leuchsenring los miembros de la Sociedad Cubana
de Estudios Hist6ricos e Internacionales conservan muchos tomos
S de la Guia de Forasteros, que fue durante los tiempos coloniales
algo asi como una agenda de turistas y la mejor informaci6n sobre
Cuba. Todos los afios aparecia un volume con los Altimos datos
estadisticos de poblaci6n, de producci6n, de comercio, de industrial,
de progress y de civilizaci6n.
Don Diego de la Barrera fund en 1781 el Calendario Manual
y Guia de Forasteros de la Isla de Cuba, y cuando lleg6 Las Casas
S en 1790 encontr6 en este gobernante su mejor colaborador tanto
para la redacci6n de la Gaceta como para la del Calendario y Guia.
En los tres 6ltimos meses del afio, segin Bachiller, Las Casas "de-
dicaba diariamente algunas horas A compaginar este libro en don-
de naci6 la estadistica local".
Asi fue possible para los cronistas e historiadores el studio de
aquellos tiempos, por la profusion de las estadisticas.
El doctor Tomas Romay tuvo luego a su cargo el Papel Pe-
riddico. Muy joven, era catedritico de medicine y de texto aristo-
t61ico, por oposici6n y simultineamente, en nuestra Universidad.
Amigo y consejero de Las Casas, influy6 en las beneficiosas deci-
siones de 6ste y se multiplic6 en un gran affn de servicio. Era me-
dico notable, escritor, orador, fil6sofo, economist, poeta. Estudi6
la fiebre amarilla en una obra que mereci6 traducciones, logr6 im-
plantar la vacuna contra la viruela, se adelant6 a prevenir los es-
tragos del c6lera, por medio de una monografia o memorial provoc6
el fomento de los colmenares, logr6 iamar la atenci6n hacia la con-







CUADWANOS DR HISTORIC HABANERA


veniencia de enterrar los cadfveres fuera de las iglesias, trabaj6
por el aumento de las escuelas y de la cultural, atendi6 y salv6 mu-
chas vidas en los hospitals, en la Casa de Beneficencia, en la de
dementes, intervino en los negocios publicos, y fue uno de los mAs
asiduos colaboradores de la prensa.
Nuestro compafiero Roig de Leuchsenring habla de los costum-
bristas del Papel Peri6dico. Seguramente no habri olvidado a Ro-
may entire los fustigadores de las costumbres de su tiempo. Cuando
se publique la obra de aquel grato y no olvidado professor doctor
Cuevas Zequeira, tal vez se ponga en claro de manera indudable que
el doctor TomAs Romay fue Nazario Mirto, Ramiro Ndcito, Rosita
Nomira, y que escribi6, con otros anagramas y seud6nimos, letrillas,
sitiras, fibulas satiricas y composiciones poeticas de circunstancias
cuyos autores son hoy desconocidos. El nombre de Tomds Romay
esta complete en esos tres seud6nimos, aunque sobran letras, segu-
ramente para despistar a los curiosos. Algunos anagramas ya des-
cifrados, en casos distintos, prueban la falta y el exceso de letras.
Bachiller y Morales dice que no se atreve a descubrir el misterio de
Nasario Mirto y de Ramiro Ndcito. Cuando 61 escribi6 su obra vi-
vian afin, de los periodistas del Papel Periddico, don Jose de Aran-
go y el doctor Romay. Motivos de delicadeza lo llevarian a respe-
tar el an6nimo que no habia querido revelar el propio autor.
Otro de los redactores del Papel Periddico fue el dominico
fray Juan GonzAlez, rector dos veces de la Universidad, compa-
fero en Cuba del bar6n de Humboldt, gran orador sagrado, pane-
girista luego de Las Casas, hombre de saber y de erudici6n.
Cuando el Papel Peri6dico fue entregado por Las Casas a la
Sociedad Econ6mica, qued6 una comisi6n encargada de su redac-
ci6n y administraci6n en la forma siguiente:

Enero.-D. Alonso Benigno Mufoz.
Febrero.-D. TomAs Romay.
Marzo.-D. Juan GonzAlez.
Abril.-D. Antonio Robredo.
Mayo.-D. Jos6 A. Caballero.
Junio.-D. Domingo Mendoza.
Julio.-D. Jos6 Antonio GonzAlez.
Agosto.-D. Agustin de Ibarra.







EL SESQUICENTENARO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 53

Septiembre.-D. Nicolas Calvo.
Octubre.-D. Juan Manuel O'Farrill.
Noviembre.-D. Francisco de Arango.
Diciembre.-D. Jos6 de Arango.

De esa comisi6n era president el presbitero Caballero, y admi-
nistrador don Antonio Robredo.
El plan de los doce redactores, o del apostolado, como se le
llam6, se sostuvo algun tiempo. Cada uno cumplia sus deberes en
el mes que le correspondia y durante 61 debia lenar el peri6dico,
y el de diciembre tenia la obligaci6n, contraida de modo volun-
tario, de former la guia de la ciudad.
La historic de Cuba tiene entire sus iniciadores algunos de los
cubanos comisionados para redactar el Papel Periddico.
Don Antonio Robredo y don Jos6 de Arango estan ligados a
la creaei6n de la primer biblioteca piblica de nuestro pais, que
fue establecida por la Sociedad Econ6mica en 1793 y que subsiste
con el valor inapreciable de sus voldmenes centenarios, de sus co-
lecciones de peri6dicos antiguos y de su documentaci6n fnica.
El presbitero Caballero, sabio en cualquier tiempo y en cual-
quier pais, ensefi6 a pensar a varias generaciones de cubanos y fue
maestro de Varela y de Luz Caballero. En la citedra de filosofia
empez6 41 la lucha contra el escolasticismo, que luego termin6 en
plena victoria su discipulo Varela. Escribi6 un proyecto de go-
bierno auton6mico. Fue director del Seminario de San Carlos, y
de la Sociedad Econ6mica. Prepar6 en latin un texto de ensefian-
za filos6fica. Tradujo de ese idioma la famosa Historia de Ame-
rica, de Sepulveda, el consejero de Carlos V y enemigo del padre
Bartolom6 de las Casas.
Don Francisco de Arango Parrefo, estadista de clara previ-
si6n, era tambien redactor del Papel Periddico. Celebramos hace
poco el centenario de su muerte. Aunque algunos tratamos de ex-
plicar su obra y procuramos que fueran estudiadas y seguidas sus
advertencias para que al fin podamos vivir dentro de nuestra rea-
lidad de pais rodeado por los mares, realidad de isla, con toda cer-
teza el avestrucismo ambiente dej6 pasar sin ruido aquellas admo-
niciones dichas con verdad evidence desde hace mas de ciento ein-
cuenta afios.







CUADERNOS DE HISTORIC HEBEANERA


El presbitero Felix Veranes y el coronel Manuel de Zequeira
y Arango redactaron luego el Papel Peri6dico, en tiempos de reno-
vaci6n literaria. Los eubanos se habian acostumbrado ya a otras
urgencias distintas de las de vegetar, .caracteristicas de los siglos
anteriores. La riqueza y la prosperidad les crearon nuevas nece-
sidades, entire ellas las de pensar y escribir. De ahi que las pol-
micas literarias, o mis bien gramaticales, l1enaran muchas paginas
del Papel Periddico, de La Aurora, de El Regaii6n de la Habana,
de El Criticdn en la Habana y de El Fildsofo de la Habana.
Veranes fue escritor y orador sagrado, predecessor de Varela
en la citedra de filosofia del Seminario.
Zequeira es el primer poeta de alguna significaci6n en los ini-
cios de la literature cubana. El autor de la oda A la piia tiene un
lugar bien ganado en nuestra historic.
En El Regaiin de la Habana se convirti6 el habanero Ven-
tura Pascual Ferrer en el regain de Zequeira, segin spiritual
frase del doctor Cuevas Zequeira, y esa actitud fue fttil, progre-
sista y feliz. No era Ferrer un ambicioso vulgar, aunque se haya
podido decir que sus critics nacieron del despeeho por haber pre-
ferido la Sociedad Econ6mica a su contendiente Zequeira para re-
dactar el Papel Peri6dico. Cuenta 61 mismo, en trabajo de gran
interns, e6mo era de mon6tono el yermo intellectual de La Ha-
bana. Ferrer censur6 todo lo que era trivial e inuitil. El bi6grafo
Caleagno cree que a sus critics se debi6 la evoluci6n del actor
Covarrubias y el desarrollo de Zequeira.

No es possible dar, aunque sea en sintesis, la biografia de eada
uno de los redactores del Papel Periddico. Basten sus nombres, y
la breve evocaci6n de algunos, para nuestro recuerdo de periodistas
que quisieran inspirar siempre su obra en las intenciones funda-
mentales, no alteradas por el tiempo, de aquellos compafieros
remotos.
Cubanos todos, a excepei6n de Las Casas y quin sabe alguno
mis, nativos de nuestra tierra, a ella le dedicaron sus actividades
periodisticas, llenos de buen deseo y de un propp6sito formal, in-
genuo a ratos, de buen servicio y de cooperaci6n.
Al cabo de estos ciento cincuenta afos cumplimos un deber
de hombres al ofrendarles nuestra gratitud con nuestra admiraci6n.










La economia de transici6n

en el "Papel Peri6dieo",

por Jnlio Le Riverend.






He dudado del encabezamiento de estas cuartillas que aspiran
a ser una sintesis de materials muy ricos; quizas hubiera conve-
Snido sustituir la palabra "transacci6n" a la de "transici6n". For-
zando el anilisis del pensamiento econ6mico del Papel Periddico,
ambas significant una misma cosa; el trinsito de la factoria a la
colonia, fu6, al fin, una transacci6n-ved los aranceles de 1820-
impuesta por el aparato politico de Espafia a los hacendados cu-
banos. Dejo, sin embargo, la discriminaci6n acertada entire esos
dos concepts a vosotros.
No conoceis, amigo mios, la fibula de Filem6n... Voy a de-
volveros la calma: no pretend ingerir en este pequefio ensayo com-
plicadas alusiones mitol6gicas ni clasicas; lo clasico no es veri-
cueto propicio de mi camino. Filem6n es un personaje del Papel
Peri6dico; cosa singular, puesto que, sin duda, lo hab6is imagi-
nado diseurriendo en el Agora, tocado de manto vistoso, no de
chupa ni calz6n ceffido, ni entire los plomos sobrios y desiguales de
una imprenta habanera.
Este joven afortunado vive en una tierra prodigiosa; nada le
falta, salvo la experiencia. Un dia, cualquier dia, quiere romper
la modest felicidad circundante, y pide a los dioses que trans-
formen su pobre canoa en un navio repleto de oro. Los dioses
siempre conceden lo que se les pide, a menos que sufran algin
trastorno biliar-harto frecuente-, y Filem6n satisfizo sus an-
helos. Ah! Pero los dioses no cultivan el arte puro; persiguen en
todo moment una retribuci6n educational del hombre.







CUADERNOS DE HIETOBIA HABA2NEEA


Nuestro h6roe olvida-tanto es el desvario plutocrAtico--se-
fialar un puerto de arribada; cuando intent pedirlo, es muy tar-
de ya. Una tempestad Ileva de cresta en cresta, sobre las olas, al
d6bil barco que, a la postre, se deshace sobre un pefiasco. Roto,
desangrado, Filem6n muere en la playa de alguna isla desierta,
no sin ocupar los estertores finales en decirnos la moraleja del
cuento.
Reflexionad un tanto y descubrir6is los personajes y las cosas
de esta fabula. Filem6n es el cubano; la tierra que habitat es nues-
tra-y ajena-Cuba; su estado feliz, la agriculture; el navio y el
oro representan al comercio.
Asi trataba el Papel Periddico de incorporar a la conciencia
del criollo una fire y genuina orientaci6n filoagricola, anticomer-
cial. Le secundaba en ello una ventaja notoria: el alto rendimiento
que diera, entonces, la cafla de azfcar. Los contemporfneos debie-
ron inteligir y aprovechar esta alegoria no desprovista de ingenio.
El tema cobra importancia cuando se abandon el objetivo
planteamiento filoagricola con el fin de atacar a la clase commercial.
El sabroso Didlogo entire un abogado, ut hacendado y un comer-
ciante (1794) terminal con la victoria del segundo. El filtimo de
aqu6llos s61o puede veneer a los Sefiores Letrados, esos "que jams
pierden en su trfico" segfin dice, mientras ceja-avergonzado di-
riamos-ante las razones del azucarero; suponemos que no seria
tan ficil, en la pol6mica realidad colonial, arrebatar o disminuir
los privilegios mercantiles. Meses, quizis dias despues de llegar un
despacho realizador del Consulado de Comercio y Agricultura se
public este oportuno diilogo, y no es precise recorder c6mo se
dieron iguales derechos a comerciantes y hacendados en el manejo
de aquel cuerpo, verdadero y eficiente "trust del cerebro" insular.
Algo de esta escaramuza alrededor del poder nos dice cuando el
comerciante pretend que los individuos ajenos a su clase no in-
tervengan en el tribunal consular.
El Papel tuvo una larga vida y nombres de vario jaez; os
la ha dicho el capitin Llaverias; hasta el afo 1812, manifiesta-
mente literario, no deviene 6rgano del Gobierno, constitutional en-
tonces y mis tarde unipersonal terrorist. Las fechas extremes
de su vida son, pues, 1790 y 1812. Fu6 este acaso un period de
homogeneidad sustancial en los acontecimientos hist6ricos? No lo






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 57

fu6. Me permit sugerir una diferenciaci6n entire los moments
siguientes: uno, desde su fundaci6n-1790-hasta que toma el
nombre de Aviso, en el afio 1805; otro, desde 1805 hasta 1812.
En el primero asoman las divergencias iniciales entire criollos
y espafioles; en el segundo, la escisi6n present agudas manifes-
taciones. Todo ello responded, en cierto modo, a un eambio trascen-
dente en la economic azucarera; en 1790 nuestro dulce apenas ha
conquistado algunos mercados europeos y, por ello, el ingenio pri-
mitivo basta a dar los rendimientos queridos. La lucha alrededor
del poder politico sera, por ende, incidental. En 1805-1812, des-
pues de quince afios de guerra, el azfcar exige una reglamenta-
ci6n que le permit conservar las posiciones adquiridas allende los
mares; necesita, a lo menos, una ficil salida. Y esto significa, ante
todo, un problema politico, de poder; de ahi, la formaci6n de las
primeras facciones.
La pugnaz violencia de los Barretinos, los Aranguistas, los Pi-
fieristas, los Orreillinos y demas grupos parece surgir de una tie-
rra sin metr6poli, sin rey. C6mo explicarle al Rey que tenemos
derecho a defender nuestros intereses? El embarazo que produ-
jera tal cuesti6n poco dur6. Al Rey, con l1amarle "Nuestro amado
Sefior Temporal" o algo parecido, se le complacia. Qu6 mis po-
dian hacer nuestros hacendados, si en cada barco, picantes y con
+ lo mejor de la sal espafola, llegaban los discreteos cortesanos no
favorables, por cierto, a ese rey que, en punto a consentir y com-
partir, no respet6 ni los linderos de su propia alcoba?
Por otra part, el hacendado ya sabe emplear los nuevos m6-
todos de producci6n y las mejores maquinas, sin necesitar que la
Metr6poli, asaz conmovida, facility sus empefios de teenificaci6n.
Alrededor de 1790 comienzan unas "vacas gordas" ejempla-
res; nos lo dicen y explican algunos documents de la 6poca. To-
dos los factors de una economic de bufuelo de viento se dieron en
este easo: alza de precious, encarecimiento de los eselavos y utensi-
lios, elevaci6n de los salarios-ya el hombre libre estaba en el in-
genio-, aumento del interns usurario. Una alianza feliz con In-
glaterra en 1793, la destrucei6n de la industrial dominicana, el co-
mercio con los Estados Unidos, contribuyen a estos resultados.
El Papel no report noticias de tal situaci6n; imputarlo a des-
Sinter6s de los animadores contradice la desvelada preocupaci6n






58 CUADERNOS DE HISTOIA HABANERA

econ6mica de sus mejores articulos. gA qu6 se debe, pues? En-
tiendo, quizis convengais en ello, que ningfin movimiento social re- 4
para en las mejoras obtenidas sino en lo que resta por hacer. Si
hay quien sostiene que los indios quechfias aprovecharon, a partir
del siglo XVI, una cultural superior, puede vilidamente objetarse
que nada significant los monasteries, las universidades, las armas de 4
fuego y los libros, pues son los expedientes que permitieron des-
truir, sin justificarlo, la sagaz y equitativa political de repartici6n
de los products agricolas que mantenia a los indigenas libres del
hambre. No se trata de valorar el progress, sino de proponerle
mis altos designios; es precise tomar una de estas dos actitudes:
inercia contemplative del progress alcanzado, o acci6n eliminadora
de los vicios y quiebras del progress.
Hay algo mis: semejante fen6meno caracteriza la obra de
Arango y Parrefio. El insuperable Discurso sobre la agricultural en
la Habana rememora sucintamente los adelantos derivados del co-
mercio libre, mis de lo que atafie a condiciones retrogradantes, a
elements negatives de la industrial azucarera, se ocupa la totali-
dad de la obra.
Asi, en 1791, un redactor an6nimo se plantea el siguiente pro-
blema: En que consiste el abatimiento del comercio de esta Isla
y la falta de agriculture?" No nos interest que centrara la res-
puesta en el desarrollo inusitado de nuestra fundamental indus-
tria: el juego ubicuo y poliforme; bastenos sefialar que llama aba-
timiento a la bienandanza: recordemos que en este moment co-
mienza el auge.
Ocultaban, es cierto, su bienestar, pero no las flaquezas que hu-
biera en la efectuaci6n diaria de su program, a pesar de que las
guerras entorpecieron sin tregua la vida insular ofreciendoles un
comodin exculpatorio; despreciaban esos factors trans-individua-
les, afirmando, de tal suerte, una concepci6n pragmatica del mundo,
elemental y vigorosa. Resumimosla: el hombre realize lo que se
propone, en la forma y tiempo que se lo proponga, sin que haya
obsticulos capaces de impedirselo.
Seamos cautos, aunque nos dejemos ilevar de la semejanza
que esa actitud present con la del Renacimiento. Allende, como
aquende, se cree que la tarea radical de enfrenar a la Naturaleza
s6lo puede realizarla el hombre. Ni las guerras, ni las revolucio-






EL SESQUICENTENAIO DEL PAPEL PEI6DICO DE LA HAVANA 59

nes, ni el complejo social, entes de perfil y sustancia propios, ven-
cen al hombre. Ambas posturas similares derivan en proyectos
enormes; alli, la conquista de nuevas tierras es el ejemplar mis
digno de ese afin proyectista; aca lo es el invertir magnos capi-
tales en la industrial azucarera.
Sobre aquellos dos pivotes--hombre y agricultura-gira todo
examen de los problems concretos. Asi, el problema social de la
esclavitud tiene dos aspects: de un lado, la libertad de trata, pro-
greso realizable y necesario a la agriculture; de otro, el studio de
sus resonancias, previa e insoslayable faena de los hacendados.
Cierto es que la arribada de nuevos cargamentos de esclavos men-
gua la paz social, acrece la crueldad en los ingenios; pero no obsta
a que se estimule la importaci6n de brazos al mismo tiempo que
se recomienda un trato mejor, un aprovechamiento exhaustive e
inteligente. Ambos t6picos son, es claro, trasunto del program
criollo.
Si con la libertad de trata apuntan los presupuestos de la
abolici6n, con el desarrollo de los ingenios surgeon atisbos de otro
problema social, que hoy conocemos y vivimos: el del salariado.
Habia entonces mayorales, contra-mayorales, mayordomos, carpin-
teros, bueyeros, un sinunmero de hombres libres, dependientes del
ingenio; los propietarios no cesan de acusarlos, sobre todo a los ma-
yorales. Un antagonismo de esta indole debia trascender al Papel
Periddico; y asi fuN, en efeeto. El articulo rotulado Instrucciones
que ha dado un mayoral a sus descendientes lo ilustra cabalmente:
el mayoral, tipo abyecto, aparece mis feroz que el amo, mis igno-
rante que los hombres a quienes atormenta, mAs depredador que
un filibuster. Su paso por el ingenio represent una quiebra y,
sin embargo, no es possible prescindir de 61.
Y cuando hablamos de classes sociales no podemos olvidar el
fen6meno concomitante de la distribuci6n de la riqueza. El Papel
Peri6dico no va mas alli de los planteamientos contemporineos en
este aspect; se habla de un orden tan natural, tan 16gico, en las
relaeiones econ6mico-sociales, que nos parece harto sobrenatural.
Secuela de su definitive arquitectura es la ineludible desigualdad
entire los hombres; oigamos:
Por medio de la distribuci6n desigual de los bienes conoce el
grande que necesita del socorro y brazos del pequefio, y este se in-






CUADERNOS DE HISTOUIA HABANEBA


teresa en servirle, sin atreverse a erigirse en rival suyo, content
de tener lo necesario, y temiendo la ley del mis fuerte. He aqui los
intereses de la sociedad, de cuya oposici6n result su harmonia, y
de euya diferencia nace su uni6n. 1 Admirable condueta de la pro-
videncia de Dios!

En este rasgo apuntan soluciones muy diversas; por encima de
la ley del mis fuerte-darwinismo social sin Darwin-alzan los
criollos la Providencia de Dios, fautor inapelable de las torceduras
humans. No ha de cambiar este criterio: en 1804, entire otros
"consejos a un mozo artesano", se dira:
El que gana todo lo que puede ganar honradamente, y ahorra
lo que gana, a excepci6n del gasto necesario, debe hacerse rico, si es
que no lo dispone de otra manera la providencia del que gobierna
el Mundo.

Vale decir, que aquellos cubanos se esforzaban por resolver la cues-
ti6n social sin disponer de todos sus datos.
La justificaci6n de su fe agricola tiene similares elements.
Dios coloe6 al "padreeito Adin" en el Paraiso para que lo disfru-
tara, nos dice ceremonioso un articulista; y no creais que se trata
de un simple y pasivo disfrute, puesto que el recoger los frutos
maravillosos debi6 constituir un "exercicio lleno de primores, de
profundas reflexiones sobre la grandeza, sabiduria y bondad del
Criador". i Quien viera, s6lo por un instant, al comin antepasado,
distraido en lucubraciones aquinianas mientras Satanas, patron y
caudillo de la quintacolumna demoniaca, le ofrece una jugosa man-
zana...! La agriculture, como veis, es articulo de fe pars la neo-
patristica criolla.
A partir. de 1805, con el nombre de Aviso, el peri6dico limit
sn contenido. Los cheques politicos del Viejo Continente polarizan
su atenci6n, mientras las demis publicaciones recogen los temas
abandonados. En esta nueva etapa, se aspira a dilucidar la na-
turaleza y los resultados del lujo. El problema se debatia en Euro-
pa desde el siglo XVI, como sintoma que era del crecimiento ur-
bano-burguas; la political de Felipe V tuvo en esto uno de los mAs
freeuentes motives; en Cuba, las "vacas gordas" finiseculares lo
sitfan en el eje de las polemicas diaries. Alguien pretend que el






EL SESQUjCENTE=ARIO DEL PAPEL PEX6DJCO DE L& HAVAYA 681


lujo debe promover las manufactures nacionales, pues de otro mo-
do corremos el riesgo de ser jornaleros de los paises industriales;
otro colaborador, siguiendo a Quesnay en sus Mdximas para el go-
bierno econdmico de un reino agricola-quizas fuera coincidencia,
no derivaci6n--sostiene que basta producer azdcar, caf6 y algin
otro fruto, para mantener y cohonestar el lujo de los hacendados.
El redactor interino se ha de proponer una critical del lujo entire
las gentes pobres, como antes se lo propuso, en su Llave del Nuevo
Mundo... el regidor Arrate.
& C6mo entroncan estas ideas con la ciencia econ6mica enton-
ces naciente? No hay dato especifico que lo esclarezca; pero un
examen general de las listas de libros publicadas en el Papel des-
cubre las lectures preferidas. En primer t6rmino, much obra ju-
ridica: Sol6rzano Pereira, Gregorio L6pez, Castillo de Bobadilla;
* despu6s, algunos misticos y aseticos: Santa Teresa, Fray Luis
de Granada, Kempis; ademas, la Suma Teoldgica y Bossuet. El si-
glo XVIII espafiol--enorme transici6n y transacci6n que culmina
en Cadiz-tiene mis de un representante: Forner, Isla, Iriarte, Ra-
m6n de la Cruz, Capmany Montpalau. El afio 1794 llega la Ri-
queza de las Naciones, obra de Adam Smith, el "Quijote del eco-
nomismo individualista"; ya se conocian, ademis, algunos refor-
S madores espafioles como Ward, en su Proyecto econ6mico. Es, por
otra parte, incuestionable que iegaron libros fundamentals; qui-
zAs pasaron, inadvertidos o de contraband, algunos utopistas fran-
ceses. Sea de ello lo que fuere, reconozcamos el afin estudioso de
esa generaci6n.
Termino. Recordamos hoy, tambien, la muerte hace casi dia a
dia sesenta y tres afios (octubre 25 de 1877), la muerte del conde
de Pozos Dulces, fundador de El Siglo. Pecaria ocupando vuestra
atenci6n en un paralelo entire el Papel y 6ste: ambas publicaciones
representan una misma tradici6n, un mismo ansiar el pleno flore-
cimiento econ6mico de la Isla. Como veis, la tradici6n filoagricola
no tiene soluci6n de continuidad en la historic de Cuba: desde
Arango, inspirador del Papel Periddico y hechura, como 6ste, del
primer impulse azucarero, hasta Pozos Dulces--el "initil viden-
te"-, tope de una generaci6n que fomenta los centrales; desde
Marti, creador de una democracia agraria pequefioburguesa ideal,







62 OUADERNO0 DE HISTORIC HAANERA

hasta nosotros, apremiados por una revision de la political unila-
teral azucarera que aguijonea las protests y estimula el conti-
nuismo, s6lo hallamos un mismo afin de salvar la felicidad y res-
catar la vida. Es precise cumplir con el deber de su tiempo. BEs-
tamos dispuestos a dejar que se nos vaya de las manos lo que Aran-
go, Pozos Dulces y Marti ganaron a pesar de los multiples obs-
tfculos ?...









La critiea literaria en el

"Papel Peri6dico",

por Jose Antonio Portnondo.






Los historiadores de la cultural cubana sefialan frecuentemente
el siglo XIX, con indudable acierto, como la edad de nuestros cli-
sicos nacionales. Es el tiempo en que Varela, Luz, Saco, Delmonte,
han logrado hallar aquel ajuste y equilibrio perfectos entire las
ideas y su expresi6n que es prenda del clasicismo. Con Heredia
vendra en seguida, contemporaneamente inclusive, el desajuste y la
inquietud rominticos, expresivos de un anhelo mis alto. Ellos ser-
virin, entire otras cosas, para salvar a nuestro period clAsico, o
para hablar a gusto de graves preceptistas, neoclasico, de la seca y
pesada adustez que suele acompafiarlo en otras latitudes. Pero to-
da serenidad y todo clasicismo suelen estar precedidos, siempre,
por un period de inquietud y de manifestaciones mas o menos in-
formes que buscan integrarse. Cada Renacimiento ha tenido antes
S de si sus "primitivos" y sus prerrenacentistas. El nuestro los tuvo
tambien. Y hoy hemos de agradecer a este menospreciado Papel
Periddico de la Havana, la constaneia que ha quedado en sus pi-
ginas de aquel period de nuestra historic literaria que comprende,
en su fase mas alta de transici6n, los iltimos lustros del siglo XVIII
y los primeros afios del XIX.
La political mAs liberal y el ingenuo "despotismo ilustrado"
de los primeros reyes de la casa de Borb6n, y en especial de Carlos
III, habian salvado un tanto, en la Colonia, las fatales consecuen-
cias del estrecho monopolismo de los Austrias. Los problems de la
political europea y sus repercusiones americanas nos fueron, en esos
afos, favorables, y la economic insular entr6 en un tiempo de feliz







CUADEnNOS DE HISTOIJA HABANEBA


renacimiento. Con la riqueza naciente ereci6ronle a la Colonia in-
quietudes culturales que, a falta de abono local, indifereneiados
ain el criollo y sus problems, de la Metr6poli, busc6 en 6sta es-
timulo y modelo; mis, desgraciadamente, lo segundo que lo primero,
Bachiller y Morales advierte con sagacidad que
la poesia de una provincia debe ser semejante a la de su madre pa-
tria en la misma 6poca; asi hemos visto que apenas comenz6 el
renacimiento de la poesia peninsular, experimentamos la influencia
de la aparici6n de una nueva aurora, y mezclados con los delirios
y exageraciones de la reacci6n, tambi6n lucian moments felices pa-
ra los favorecidos de las musas. La poesia del siglo XVIII no supo
cantar las bellezas del campo sino describirlo; no habl6 de la mujer
sino por burla; ni tuvo mis gala entire nosotros, con pocas excep-
ciones, que el epigrama. Antes que ensayaran sus liras muchos cu-
banos que hoy existen, ni aun fueron siempre decentes las compo-
siciones: cuando se apuran los extremes de la jocosidad se incurre
a menudo en tales defects.

Con la poesia, en tiempo tal de inquietud y desajuste, habia
de nacer forzosamente la critical, que estf entonces muy lejos de
ser valoraci6n serena y equilibrada, sino paciente, por el contrario,
de todos los defects que pretendia sefialar y corregir. La critical
literaria de este tiempo, recogida en buena parte en las piginas del
Papel Peri6dico, no distingue entire lo propiamente literario y lo
social. Es tanto eritica de las costumbres como literaria; y, siem-
pre, desde luego, terriblemente personal, hasta la impertinencia.
La pol6mica es la form y el tono dominantes en las eartas y co-
municados al Sr. Redactor o al Impresor, en que se diseuten, con
criterios esencialmente formalistas, gramaticales, las composiciones
que, en prosa y verso, lenan las escasas paginas de nuestro primer
peri6dico literario. Horacio y su Arte Poitica son los orkculos
mas frecuentemente invoeados por los eriticos criollos que ya co-
nocen y citan a LuzAn, a Boileau y a La Harpe. Hasta abril de
1791 no hallamos muestra de algo que pueda llamarse con cierta
propiedad critical literaria. En ese tiempo El Poltr6n, al re-
futar unas decimas publicadas en un nfimero anterior del peri6-
dico, describe un diilogo agradable en el que pone las mejores ra-
zones en boca de Garavito, "un mulato-explica el autor--de estos
que vulgarmente lamamos "can6nigos". Y Garavito, con palabras
muy distantes, en realidad, de las que luego han de ponerse, por






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERIfDICO DE LA HAVANA 65


burla, en labios de los "negritos eatedriticos", de quienes tal vez
0 sea lejano antecesor este "mulato can6nigo", juzga severamente el
uso de los equivocos en las composiciones po6ticas, y aun lo com-
para con el que de ellos hiciera, en 6poca anterior, aquel delicioso
fraile juanino que mal se ocultaba bajo el pseud6nimo de Capacho.
Garavito dice al Poltr6n:
Pues qu6 &no ha notado aquellos equivocos de Bote, Almirez,
Digestivo, etc. con lo que da un realce a la obra que no hay mas
S que ponderar? -Ande, senior, que esti sumerced todavia metido en
los tiempos del Capacho. Qui6n hace caso de equivocos ni friole-
ras, sino los hombres que no saben ni conocen el buen gusto de
la poesia?

Este Garavito es mulato observador que se preocupa tambi6n
por el desastroso efecto que, segIn 61, produce, en el Animo de los
guajiros y de las gentes sencillas, los Romances y Relaciones que
suelen cantarse al son de las guitarras, "como el de Francisco Es-
tevan, y otros que aprenden de coro para cantar despues en los co-
rrillos". He aqui, amigos, una pista excelente para indagar esa
Sporci6n casi in6dita de nuestra literature que s6lo ha provocado,
en algunos de sus aspects, los studios de Carolina Poncet y Jos6
Maria Chac6n y Calvo. Desde las piginas de la Revista de la Ha-
bana, Ram6n de Palma inici6 este indispensable studio de nuestra
poesia popular que esta en la actualidad lamentablemente ol-
vidado.
Hay un period initial, que se extiende desde 1790 hasta 1793,
en el cual la critical del Papel Periddico, como toda la literature
cubana de ese tiempo, adolece de una terrible chabacaneria. Se sal-
van solamente en esos tres afos, a mis de los citados, del Poltr6n,
los articulos en que Izmael Raquenue-transparente pseud6nimo
del poeta Manuel de Zequeira y Arango-replica a la critical pun-
tillosa y formalista que un Luengo Gimezlaz, hiciera a unas quin-
tillas suyas. Tambien hay que exceptuar la carta de Un bues Ha-
banero, que imaginamos el P. Caballero, con la que se pone fin a
una agria pol6mica sobre el estado material y moral de La Ha-
bana, con lenguaje y tono tan desusado que no hall replica en los
papeles subsiguientes. El Peri6dico se ha preocupado de hacer Ob-
servaciones sobre la imitaci6n del estilo, en que se dan reglas para
encauzar la critical literaria; se ha eensurado la "mania de versar",







CUADERNOS DR HISTORIA HABANER&


en un articulo revelador del estado de nuestra literature en ese
period, y en el que se dice:
Es dificil ser joven y vivir en la Havana sin tener deseos de
hacer versos. La Comedia, el Peri6dico y las Mugeres, haeen mis
Poetas que las Musas; pero como no toca ni al Teatro, ni al Re-
dactor, ni a la hermosura comunicar el talent, acontece tambi6n
que los solos poetas de quienes se conserve fama son aquellos que
no tienen otro Maestro que la Naturaleza.
La critica-afiade el propio comunicado-jamAs ha sido mis
several que el dia de hoy; es muy ordinario en este tiempo ver los
nifios que juzgan, y que juzgan bien. Se ha dispensado la juventud
del respeto servil que tributaba a los juicios de la edad madura;
esto tal vez es una falta, pero es precise confesar que es una falta
feliz.

Y concluye:
Confesemos ingenuamente, que la libertad que tenemos de pen-
sar con atrevimiento, puede contribuir a estender el nfimero de los
buenos critics; pero tambi6n debe aumentar el catAlogo de los ma-
los Poetas.

Y asi ocurria, en efecto. Digalo si n6 esa estupenda Academia
que, a imitaci6n de la Limefia, fundaran en La Habana tres se-
fioritas, en forma que cuenta al Redactor, Aurora, secretaria de la
Academia, con estas palabras:
Sefior Redactor. Muy Sefior mio: Yo soy una Joven havanera
que desde mi mis tiernos afios empez6 A manifestar una vehemente
pasi6n a la dulce Poesia, en terminos que los ratos desocupados,
despues de dexar la almohadica, los paso en la lectura de nuestros
famosos poetas Espafloles. Ercilla, Fray Luis de Leon, los dos Ar-
gensolas, Villegas, el dulce Garcilaso, y Lope de Vega, han sido mis
favorites y a quienes consagro con preferencia mi particular incli-
naci6n.
Dos vecinitas mias, J6venes tambien, y recomendables por el
talent y hermosura que les adornan, y que han nacido asimismo
por el influxo de las Estrellas con la misma aficion que y6 a las
Musas, me acompafian igualmente A ocupar los ratos perdidos, en
estos inocentes recreos.
Varias ocasiones que nos hemos juntado en un aposento de mi
Casa a quien damos el nombre de Mus6o, como habiamos de mur-
murar de los hombres, y parlar tal vez sobre vagatelas, converti-
mos el tiempo en tratar, ya de libros, ya de Historias, y ya de los






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PEBI6DICO DB LA HAVANA 67

Sermones que oimos, criticando sobre si el Predicador desempefi6
el texto, si fu6 igual en el estilo, regular la division, si gerundi6,
si cometi6 algun plagio, si us6 de figures oratorias, 6 las dex6 en
el tintero. Y ultimamente venimos a parar en el Papel Peri6dico &
quien siempre hemos mirado como una de las cosas mas utiles y
de provecho que pueden establecerse en una Ciudad civilizada.

De esta manera el Periddico result el vehiculo de la Aeade-
mia, integrada por Aurora, Belisa y Lisarda, que se propone te-
mas no muy distantes de los de su modelo peruano y tan sugestivos
como el siguiente: "una glosa sobre este texto":
6 Con qu6 te lavas la cara,
Clara, que tan linda ests?
Con agua clara no mas,
No mas que con agua clara.

Tema este que provoc6 toda una encendida polimica. O como
este otro: "Quatro Decimas a la constancia con que San Juan
Nepomuceno resisti6 las persuaciones y amenazas de Vvenceslao
IV". Y este otro: "Un papel en prosa desempefiando este Epi-
grafe: Juicio impartial sobre la critical que hizo D. Juan de Iriarte
a las Endechas que D. Antonio de Solis, produxo a la Conversi6n
de San Francisco de Borja, a vista del cadaver de la Emperatriz
Da. Isabela, muger de Carlos V."
Como vemos, la Academia habanera concedia algin espacio a
la critical literaria, revisando desde los sermones locales hasta las
producciones de los vates peninsulares. Y de paso obs6rvase que al
menos, la critical feliz del P. Isla en su "Fray Berundio de Cam-
pozas" permitia a las damas devotas librarse del falso encanta-
miento de los malos predicadores.
En 1793, la Real Sociedad Patri6tica se hizo cargo de la direc-
ci6n del Peri6dico que, de este modo, encontr6, para su provecho,
restringida un tanto su libertad de publicaci6n. La censura de la
Sociedad, siempre beneficiosa, se vi6 mis tarde aumentada con la
official, establecida con rigor mis acentuado en la 6poca de la in-
vasi6n napole6nica. En 1808, en el periodo de El Aviso, un Qui-
dam escribia:
Es bastantemente sabido que todo discurso remitido a la caxa
del Aviso, tiene que sufrir las censuras de estilo antes de darse a la






. AOUADfNOB BE 1STGRIk HELABANUUA


prensa, on. ouya diligencia suelen pasar desde quando es remitido al
Redactor hasta que se imprime, 15 o 20 y muchas veces hasta 30
dias.

El period que se extiende entire 1793 y 1805, segundo en la
historic de la critical en el Papel Periddico, se caracteriza por la
restricci6n de las libertades anteriores, en que las producciones li-
terarias y critics deseendieron a extremes de pura ordinariez y li-
ceneia insufribles. Un tono, ademAs, esencialmente utilitarista,
cientifista, distingue los comunicados y las publicaciones del Peri6-
dico, que se preoeupa en primer lugar de cuestiones referentes a
la agricultural, al comercio y a la higiene pidblica. A este tiempo
debe corresponder tambi6n, segin Francisco GonzAlez del Valle y
Emilio Roig, la publicaci6n del conocido juicio del P. Jose Agustin
Caballero sobre el Teatro hist6rico de Urrutia, que nosotros, como
ocurriera a los investigadores citados, no hemos podido hallar en
las incompletas colecciones del Papel Periddico existentes en las
Bibliotecas Nacional y de la Sociedad Econ6mica de Amigos del
Pais. El juicio del P. Caballero es una clara muestra del nuevo
espiritu que apuntaba ya entire las mas altas mentes eubanas. "La
division que hace nuestro autor de toda su obra-escribe el P. Ca-
ballero-es mala, y apesta a la mis rancia escolistica, cosa muy
impropia de un historiador". Luego sienta las bases de la critical
hist6rica con estas palabras: "Dos cosas hemos de considerar en
una historic para juzgar de su merito: la claridad del estilo, y
ia de los heehos. Por lo primero-afade en seguida--desmerece
much el Teatro hist6rico: recopilar6 todos sus defects diciendo que
tiene un estilo Gerundio, por consiguiente, oscuro, Aspero, aleg6-
rico y endiantrado". Con respect a los hechos, Caballero afirma
que Urrutia "da lo dudoso como cierto y no distingue lo cierto de
to dudoso, y a veces juzgo describe falsedades".
En este tiempo, bajo la vigilancia cuidadosa de los "Amigos
del Pais" que se turnan en la direcci6n del Periddico, la critical
levanta su tono y calidad, y se reproducen, ademas, de publicacio-
nes extranjeras, articulos capaces de former e informer el gusto de
los lectores criollos. Hacia el final del period, durante todo el afio
de 1804 y primeros meses de 1805, lo literario cede ante un interns
mayor: la introducci6n de la vacuna. D. Tomas Romay no descansa
en su labor divulgadora, y en sucesivos comunicados combat la






EL ESQUIOCENTENAMO DEL PAPER PEIU6DIo DE LA HAVANA 69

ignorancia de sus paisanos con la misma eficacia con que ha logrado
veneer, entretanto, la terrible invasion de la viruela. Y el acto
m6s emocionante que recoge el peri6dico de este estupendo drama
social, es aquel que se resume en un seco comunicado de mndicos
locales que informan al marques de Someruelos el resultado favo-
rable del experiment realizado por ellos con ayuda del Dr. Ro-
may, para probar la eficacia de la vacuna, consistent en inocular
el terrible virus de la viruela a cuatro nifios previamente vacu-
nados. Dos de aquellos infants eran los hijos del Dr. Romay.
En el afio de 1805 el Papel Periddico de la Havana se convir-
ti6 en Aviso, sin que este cambio de nombres alterara sustancial-
mente su contenido ni su format. Se acentu6 tal vez, en ese tiem-
po, su utilitarismo y su cientifismo, provocando una Carta del An-
tiguo Redactor al Interino, en que aqul venia a hacer una auto-
critica de su actuaci6n al frente del Periddico en estos terminos:
...que la amenidad ha de ser el primer objeto de los papeles pe-
ri6dicos, y que cuando mas solo se pueden indicar en ellos las
fuentes de los tiles conocimientos, porque la mayor parte de los
Shombres son mas adietos A la belleza de las producciones que no a
la solidez de los discursos; y de esta experiencia ha dimanado la
condueta que he seguido en la publicaci6n de las material.

Pero la intenci6n de la Real Sociedad Patri6tica iba much
mns alli del simple halago a los gustos del pfblico: se proponia
su formaci6n, y por ello en el Aviso disminuye de manera notable
la colaboraci6n literaria de inferior calidad y se reproduce, en
cambio, s6lidos discursos de interns general y critics teatrales to-
mados de peri6dicos peninsulares, referentes a comedies que se ex-
hibian en aquel tiempo en La Habana. Entre ellos aparece una cri-
tica de El Avaro de Moliare, reproduciendo y glosando el juicio de
La Harpe, ampliado con un detenido paralelo de la comedia fran-
cesa con la Aslularia de Plauto, y eon una reprimenda a los malos
traductores, como este D. Damaso de Isusquiza que maltratara a
Moliere.
En 1808 se inieia el cuarto y iltimo period en esta evoluci6n
de la critical en el Papel Periddico, convertido en el Aviso y luego
en el Aviso de la Habana. Se earacteriza todo 61 por la encendida
pol6mica con otros peri6dicos rivals, principalmente La Encyclo-






CUADERNOS DE HISTORY HABANERA


pedia, y por el tono exaltadamente patri6tico que determine la in-
vasi6n napole6nica en Espafa.
La polimiea contra los "enciclopedistas" enciende un tanto
los animos, atemperados en el moment anterior por la vigilancia
y la censura de la Sociedad Patri6tica, y exaltados ahora por los
sueesos de Europa. Hay un critic que, oculto bajo el pseud6nimo
de Adivinalo, se burla de los redactores de la Encyclopedia, Ila-
mando Locopedia a su publicaci6n; pero aun se conserve, en eierto
modo, la seriedad de los juicios, siempre estrechamente formalistas,
cuando se dispute con minuciosa gravedad sobre el exacto empleo
de los pies en unos versos latinos, que Ilenan las piginas del Aviso
-on yambos, daetilos y espondeos de dudosa correcci6n.
La invasion napole6nica, sin embargo, y la lucha del pueblo
ibero se imponen a los problems ret6ricos, en la colonia que se
siente en ese instant profundamente espafiola. Menudean las d6-
cimas y los acr6sticos de insufrible factura, cuyo asunto es siempre
"el amado Fernando". Los criollos cantan en malos versos a su
rey Borb6n, acaso porque los primeros de superior calidad que en-
tonen los poetas en el period siguiente, servirin para decir, en
la naci6n que nace, el anhelo ferviente de otra patria distinta de
la espafiola, mas libre, mis just y mAs feliz, que aun estamos em-
peiados. en lograr.









Los costumbristas del

"Papel Peri6dico",

per Emilio Roig de Leuehsenring.






No naci6 la literature de costumbres, como han pretendido al-
gunos, cuando empezaron a cultivarla en Espafia, con 6xito extra-
ordinario, Mesonero Romanos, Larra y Estebanez Calder6n.
Pero, si no fueron ellos los creadores de los articulos de cos-
tumbres, cibele a Espaia la gloria de poder ofrecernos, en el Poe-
ma de Apolonio y en el Libro del buenz amor del Arcipreste de Hi-
ta, don Juan Ruiz, los origenes del g6nero costumbrista.
Encontramos, despues, en casi todas las novelas picarescas de
Cervantes, Hurtado de Mendoza, Aleman, V41ez de Guevara, Espi-
nel y Quevedo multitud de verdaderos cuadros de costumbres.
Tuvo tambi6n Espafia en El Pensador, de Clavijo, una publi-
caci6n consagrada a la pintura y critical de costumbres.
En Inglaterra aparece asimismo El Espectador, de Addison;
y en Francia hizo Merci6 un euadro picante de Paris, y el erudito
De Jouy, durante el Primer Imperio, public su Ermitafio de la
calle de Antin, preciosa coleeei6n de articulos que despues fueron
tomados de models por Larra y Mesonero.
En Cuba, grandes son las dificultades con que tropieza el in-
vestigador que acomete la empresa, ardua y penosa, de estudiar
e6mo aparece y se desenvuelve este g6nero literario. De nuestros
articulistas de costumbres o costumbristas, segin acept6 dicha pa-
labra la Real Academia Espafiola en la edici6n de 1925 de su Dic-
cionario, muy pocos son los que han publicado en colecei6n sus
trabajos; y easi toda esta labor se encuentra disperse en revistas
y peri6dicos, muy escasos y dificiles de conseguir hoy en dia, pues






CUADEINOS DR HISTOELA. HABANERA


apenas se conservan colecciones completes de los mismos en nues-
tras tambi6n muy escasas y pobres bibliotecas piblicas.
El historiador Jaeobo de la Pezuela dice que Cuba, como Es-
pafia y como Mexico, tuvo tambi6n un Pensador, que redactaron los
abogados Santacruz y Urrutia. Pero no ha llegado hasta nosotros.
Encontramos, en cambio, en el Papel Peri6dico y en El Regai6dn,
las primeras publicaciones que de costumbres cubanas se ocuparon.
Es asi como para hallar los origenes de nuestra literature de
costumbres tenemos que remontarnos hasta el afio de 1790; y en
las piginas, venerables por su antigiiedad, del primero de nuestros
peri6dicos literarios, el Papel Periddico de la Havana, encontramos
los primeros articulos escritos en Cuba sobre costumbres cubanas,
los primeros costumbristas criollos.
Apareeido el primer nfimero del Papel el domingo 24 de octu-
bre de 1790, ya en el nimero 9, de 19 de diciembre encontramos el
primer trabajo de critical de costumbres habaneras de aquellos tiem-
pos, trabajo que no tiene ni titulo ni firm que lo autorice, y apa-
rece escrito por un veeino de la Ciudad, por un colaborador espon-
tAneo, cuyo nombre se ha perdido para la historic, pero a quien
cabe la gloria de ser el primero, en el tiempo, de los eostumbris-
tas cubanos.
Es de destacar que no nace la literature de costumbres entire
nosotros como consecuencia de las aficiones a este g6nero literario
de los escritores de la 6poca ni del decidido prop6sito de los funda-
dores y redactores del Papel Peri6dico, pues en el Prospecto que
aparecia como fondo del primer nimero, no pensaban haeer obra
original sus redactores, declarando por el contrario que "a excep-
ci6n de las equivocaciones y errors, que tal vez se eneontraran en
nuestra obrilla, todo lo demas es ageno, todo copiado", aunque se
dejaba en libertad de enviar colaboraciones espontineas, "a los
aficionados que quisieren adornarla con sus producciones", las que
se publicarian, "quando para ello hubiere lugar y no se tocaren
inconvenientes, conservando oculto o publicando el nombre del
autor segfin este lo previniere".
Este primer articulo de costumbres habaneras del Papel Pe-
riddico estA consagrado a censurar el abuso de los juegos de azar,
y lleva como epigrafe un adagio latino cuya traducci6n es: "No nos







EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 73


S ha colocado en el mundo la naturaleza para que juguemos, sino pa-
ra vivir con seriedad y emplearnos en acciones graves e importan-
tes". Se ve que ya en 6poca tan remota habia adquirido entire nos-
otros el vicio del juego, auge e incremento extraordinarios, a tal
punto que es esa perniciosa costumbre, mal end6mico de nuestro
pais, la que mueve, por sobre otros vicios y defects de los criollos
de entonces, la pluma de un habanero, del primero de nuestros cos-
tumbristas, para ponerla en la picota de las piginas del primer
peri6dico literario cubano.
Transcribe el articulista an6nimo el consejo que di6 un turco
a Pestelli Hali:

Yo tengo, querido hermano, tal confianza en nuestra amistad que
juzgaria agravio ocultarte mis sentimientos: te miro como a otro
yo vaxo otra figure. Permiteme, amado Pestelli, te de un conse-
S jo: no erijas altares a la fortune ni emplees en sus servicios tus ra-
tos de ocio. S6 te has hecho un gran jugador, no s6lo del alxedres
si tambidn de todos los juegos de azar. El primero es mis inocen-
te que los segundos, pero embaraza un poco, exige demasiada me-
Sditaci6n, mejor podria l1amarse ocupaci6n que recreo; hace una
especie de violencia al espiritu, y es menester estar tan atento como
si se tratase de levantar un plan de batalla, o trazar alg6n bloqueo.
Los otros juegos influyen siniestramente en nuestras pasiones, ex-
citan en nosotros ya esperanza, ya alegria, unas veces tristeza, otras
deseos inmoderados, todo fundado sobre las inciertas producciones
del azar. Por estas razones lo prohibit nuestro Santo Profeta, y
de aqui es que no haria bien quien alabase a un musulmfn dicien-
do habia sido diestro en manejar los naypes, o los dados.

Pinta el articulista las fatales consecuencias del vicio del jue-
go, y refiere la tragedia de un official chino al que su emperador,
con el prop6sito de reconciliarlo con otro official, del que se hallaba
distaneiado, hizo se abrazasen en so presencia, y comiesen juntos
despu6s, lo que ellos obedecieron; y para ratificar mis su renova-
da amistad, pasaron la noche jugando a los dados. Uno de ellos
tuvo la desgracia de perder todos sus bienes, y deseoso de recobrar
lo perdido, tom6 dinero sobre su mujer e hijos, para continuar ju-
gando, pero al serle el destiny igualmente adverse, enfurecido, ma-
t6 a la mujer y a los hijos y "1e mismo se traspas6 el pecho con su
espada, queriendo mis bien morir con su familiar que quedar escla-
vo de su inveterado enemigo la suerte".






CUADERNOS DR HISTORIA HABAqNERA


Este articulo sobre el vicio del juego provoc6 una "earta di-
rigida al redactor" por "un individuo de esta ciudad" que se fir-
m6 con el seud6nimo El agradecimiento, escrita
sin otra mira que el de tributar reverentes demostraciones de gra-
titud por el juicioso discrete papel... en que se tuvo el objeto de
separar del vicioso entretenimiento del juego a todo este piiblico...

De c6mo se hallaba extendido el juego en La Habana de en-
tonces, y en toda la Isla, lo demuestran los elogios que el autor de
esta carta hace al del articulo, l1egando a declarar que
semejante papel debe escribirse en laminas de plata con letras de
oro y adornado de finos diamantes, presentarle en las plazas, ca-
lies, paseos y casas de juegos para que 6stas se vieran desiertas.
Debiera fixarse en las casas mas ilustres de esta ciudad donde pa-
rece se ha hecho moda tan pestilente inicuo recreo. Debiera fixar-
se en todos los pueblos de la Isla, y hasta en todos los arboles de
ella para infundir horror a tanto aldeano que olvidado de la hon-
rosa tarea de la agriculture emplea los dias y las noches en tan
torpes ocupaciones como son las cartas y otros instruments de es-
te vicio detestable.

Afirma el comunicante que en La Habana ban ocurrido ca-
sos mas sensibles y de peores consecueneias que el ya citado de la
China, y de uno de ellos, que sucedi6 el afio 1777 en la persona de
un comerciante, dice haber sido testigo, asi como de otros muchos y
bien lastimosos, teniendo buen cuidado de aelarar que no figure e1
entire los viciosos del juego y si conoce esos casos se debe a que "no
obstante a que miro con indiferencia este recreo, vivi con un su-
geto bien dominado de este exereicico. Sugeto que se llora vietima
y trofeo de el". Se lamenta y consider una vergiienza que sea
un turco quien "nos de cara con nuestros defectss, y terminal ha-
ciendo constar que no ha sido la audacia ni la presunei6n, "sino la
congratulaci6n que he tenido con el juicioso papel peri6dico ci-
tado, me ha hecho entrar en asuntos tan fuera de mi destiny, en
medio de mis muchas ocupaciones".
Examinando las colecciones, incompletas todas, del Papel Pe-
riddico, que se conservan en las bibliotecas piblicas Nacional y de
la Sociedad Econ6mica y en la biblioteca particular del doctor Ma-
rio Sinehez Roig, las cuales hemos consultado, eneontramos, hasta
el mes de mayo de 1805 en que conserve el nombre primitive, de-






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA


jando de publicarse y apareciendo de nuevo al mes siguiente con
el nombre de El Aviso, numerosos articulos de costumbres, entire
los cuales figuran algunos consagrados al vicio del juego.
Esta producei6n espontfnea sobre costumbres de la 6poca di6
lugar a que los redactores del Papel ampliaran en 1792 los limita-
dos prop6sitos que persiguieron al fundar ese peri6dico. Y entire
los nuevos fines expuestos en un Discurso sobre el peri6dico, que
aparece inserto en el nimero 11, del domingo 5 de febrero de di-
cho afio, figuraba de manera especial la critical de costumbres:
Atacar los usos y costumbres que son perjudiciales en comin
y en particular; corregir los vicios pintindolos con sus propios co-
lores, para que mirados con horror se detesten, y retratar en con-
tra posici6n el apreciable atractivo de las virtudes, serian en mi
concept unos asuntos muy adecuados al objeto del Peri6dico.

Se incita inmediatamente a los literatos para que envien al
Papel articulos de costumbres, pues
con el tiempo tendrian sin duda la satisfacci6n de ver alguna en-
mienda en las costumbres o vicios contra que declamasen, o la de
entretener con utilidad, instruir o adelantar en otras materials de
caracter estimable que quisiesen tomar por asunto. Siempre se sa-
caria alguna ganancia, y cuando menos obtendrian justamente el
aprecio y gratitud del piblico unos ciudadanos cuyos discursos
conspiraban al comin beneficio.

Pero no adelantemos los acontecimientos, y dejemos constan-
cia en esta rapidisima informaci6n que ofrecemos hoy sobre los cos-
tumbristas del Papel Periddico, de aquellos otros colaboradores es-
pontineos que desde los dias iniciales del afio 1791, segundo de
fundaci6n del Papel, l1evaron al mismo sus observaciones y su en-
juiciamiento y censura de las malas costumbres y vicios de la po-
blaci6n cubana de su tiempo.
Pero debe reconocerse que aunque no parti6 de los redactores
del Papel la iniciativa de consagrar sus piginas a la critical de cos-
tumbres, acogieron cilidamente esas manifestaciones populares de
costumbrismo, prestAndose gustosos a dar cabida, no s6lo a las criti-
cas sobre las costumbres, sino tambien a aquellas en que el propio
peri6dico fuese objeto o motive de las censuras. Y en acotaci6n a
una Carta dirigida al impresor, que aparece en el nuimero 8, de







CUADEMNOS Dn HISTORIC HABANqUA


27 de enero de 1791, en que se pide variedad en el material del pe-
ri6dieo, los redactores manifiestan

que lexos de ofendernos de la critical juiciosa agradecemos cual-
quier aviso itil que se dirige a corregir, y no a zaerir, publicamos
la antecedente carta en que nos advierten nuestros defectss.

En el nimero 12, de 10 de febrero del afio antes citado, hay
otra Carta dirigida al impresor, autorizada por "un apasionado y
perpetuo subscriptor", en la que se denuncia la incultura revelada
por muchos r6tulos que aparecen en las esquinas de la ciudad, co-
mo significativos de los nombres de las calls, r6tulos "de mala
letra, material y ortografia", que en opinion del comunicante "des-
acreditan el buen gusto que generalmente reina en el pals". Cita
los de la calle de Paula, cuyo nombre aparece escrito Pauble, y el
de la calle de San Isidro, en la esquina del costado del monasterio
de Santa Clara rumbo a Belen, en que se lee Cafle de San Isdro.
Da cuenta asimismo de que esta incultura y atentado contra el
ornato pfblico se advierte "aun dentro del santuario, donde todo
debe ser grave, todo magestuoso". Y expone que

entrando en una Iglesia de Religiosos M. con lo primero que se en-
cuentra a la derecha es una efigie del Sr. del Rescate; y despues
de varias enormes imperfecciones del arte, se lee un letrero al pie,
en que dice haberse retoeado aquella Imagen por unos Negros; y
a la verdad que per la letra y ortografia se conocen lo pusieron
ellos y que estaban recien llegados de Angola. Es vergonzoso eo-
piar aqui el letrero como se ve en el original. El eurioso que lo
busque.

El autor de la carta opina que seria convenient "una conti-
nuada critical sobre otros various defeetos de una educaei6n popu-
lar, porque lo juzgo medio el mis oportuno para cualquier refor-
ma", y espera "que este y otros vicios de igual naturaleza se en-
mienden durante el sabio gobierno de nuestro meritisimo Xefe".
Al continuar hojeando la coleeei6n del Papel Periddico del afio
1791, nos encontramos con un nuevo costumbrista, que, no aci-
dentanmente sino de modo continuado, convertido per decirlo ast
en costumbrista professional, envia al peri6dico varias eartas en las
que present tipos y costumbres de la 6poea, verdaderos artieulos






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA


que ostentan sus titulos, adecuados a los temas que en ellos se des-
Sarrollan.
Todos esos trabajos aparecen firmados por El amnate del pe-
ri6dico. El autor asiste a las tertulias que habitualmente tienen lu-
gar en la casa de una sefiorita de esta ciudad, donde se dan cita
"otros leguleyos de median estofa".
En la primera de esas tertulias a que se refiere El ama~te del
periddico, en el nnimero 14, de 17 de febrero, la mencionada sefio-
rita, "preciada de culta", y "en tono magistral", express
que hallaba en Dios, y en su conciencia, ser absolutamente initial
semejante trabajo [el de la publicaci6n del Papel] sin dar otra
raz6n, que por no ser propios los pensamientos que se vertian en
dicho papel, y que teniendo los originales, era superfluo gastar ese
real mas todas las semanas".

El Amante del Periddico defendi6, por el contrario, la utilidad
del Papel, pues aunque los trabajos que en 61 aparecian fuesen
copiados de otras publicaciones, para los habaneros resultaban ori-
ginales, ya que no tenian a su alcance los libros de donde se extralan
aqu6llos, y ademis, y especialmente, elogi6 la labor critical do
costumbres que el Papel podia realizar, y al efecto cita el caso de
un sujeto "enteramente entregado al vieio del juego que lo ha
dexado y aborrecido desde que ley6 los dos discursos acerca de tan
detestable entretenimiento". Y comenta: "L Es poco exemplar este
en tan corto tiempo para no dar por bien empleado el trabajo?
6Podri usted deeir ya que es inftil el peri6dico9"
Iniciada de este modo su colaboraci6n, continuard, nimero tras
numero, El amante del peri6dico ejerciendo la funci6n fiscalizado-
ra de las costumbres habaneras.
En el nfmero 15, de 20 de febrero, se lament de que una ciudad
como la nuestra, adornada con una excelente bahia, hermoseada
con unos f6rtiles y abundantes campos, de unas tierras feraces que
no necesitan de abono para dar todo el afo copiosas cosechas de
azucar, tabaco, maiz, arroz, etc., que produce con asombro todo
g6nero de madera para la construcci6n (de maderas) [y el editor
acota que parece inadvertencia del autor esta redundancia] y de
otras esquisitas piezas; bafiadas y fertilizadas de muchos y cauda-
losos rios medicinales, ya de aguas acidulas, ya termales, donde en-
cuentra su remedio el galicoso, el hidr6pico, y el descalentado: ver






GUABERNOS DE HISTORIA HABANERA


una ciudad, digo, de un comercio floreciente, frequentada de via-
geros de todas Naciones, madre, en fin, de bellos talents. Y que
con todo no tengamos un monument que nos acredite! Todo, se
lo debemos a la Naturaleza, nada al Arte.

Y se duele tambi6n de que La Habana carezca de un hospi-
cio para mendigos, de un asilo de parvulitos, de una casa de pie-
dad para las nifias huerfanas "que perdiendo la vergiienza, a fuer
de pedir, pierden tambi6n 10 dolor! la prenda que deberia hacer-
las amables a los ojos de un hombre de bien, si per fortune tuvie-
ran educaci6n y recogimiento"; y en fin, de ciudadanos "que se
dediquen a socorrer estas desgraciadas criaturas, y que conozcan
que cada uno, segfn sus facultades, esta obligado a ello de justicia".
Imposible nos seria, dado el muy reducido tiempo de que dis-
ponemos, citar siquiera los varies articulos de costumbres de El
Amante del Peridico que hemos hallado en el Papel, y en los cua-
les fustiga ya la nobleza mal entendida, ya la p6sima educaci6n
que los padres solian dar a sus hijos, ya la confusion que imperaba
en orden a los vestidos y porte de las personas, ya las artimafias
de que se valian eiertas ancianas para apareeer nifias, ya el es-
eAndalo que ocasionaban los hombres mujeres, o sean aquellos afee-
tados "del abominable vicio de la afeminaci6n".
En algunas de esas critics de costumbres de El Amante del
Periddico descubrimos que este primitive costumbrista eriollo po-
seia, y no tenia reparo en exponerlas piblicamente, ideas y senti-
mientos no muy corrientes en la 6poca, y hasta atrevidos y radica-
les. Asi increpa a los nobles presuntuosos su ridicula vanidad, que
los hacia abandonarse "en brazos de la providencia para no agachar
el lomo, huir del trabajo y estafar a todos", y proclama que "mas
honra merece un artesano virtuoso que un noble mal entendido y
vicioso" y "el mejor modo de hacernos tiles a la sociedad es apar-
tarnos del ocio y aplicarnos a la labor para no ser unos infelices
procelytos del vicio". Al censurar el poco cuidado que se tenia en
esta ciudad sobre la edueaci6n de los nifios, alude, con alto espiri-
tn de humanidad y democracia, anacr6nico en su tiempo, al maltra-
to que daban muches padres de familiar, con pernicioso ejemplo pa-
ra sis hijos, a los negros esclavos que les servian de criados. Dice:
No tomara la ama un bfcaro de agua aunque est6 dos pasos del
tinagero, si no se lo trae el eselavo; a su imitaci6n el hijo se cria






EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERIODICO DE LA HAVANA 79


floxo y perezoso. Jamis oye al padre decir: este negro es hombre
como yo, merece mi compasi6n. Al contrario, por una friolerilla
lo trata de perro, y se enfurece contra 1l como si fuera un Orang-
Outan de los que trata la historic natural del Conde Buff6n. A su
exemplo el hijito no solo aperrea al de casa, sino a los de afuera...

En ese mismo articulo, La educaci6n de los hijos, hace ver El
Amante del Periodico el lamentable estado de desquiciamiento mo-
ral que padecia la sociedad habanera de la 6poca, y del que no se
S libraban las mujeres, ni aun las j6venes, y seiala como
muchas madres, que por levar la economic de la casa, deberian
vigilar mas sobre sus conductas [de sus hijas], son... (no quisiera
decirlo) las mismas que conducen a estas inocentes victims al sa-
crificio. i Ojala que no fuera cierto lo que digo! Pero ya es dema-
siado diAfana esta prostituci6n en el Pais para desmentirme. En
vista de esto, & con que valor emprenderi casarse un hombre de
bien? & De qu6 temores no debe estar poseido? Quantas que pu-
dieran hacer un enlace ventajoso se quedan llorando eternamente
su desgracia? La experieneia lo diga y mi lengua ealle Ilena de
confusion y de asombro.

Y en su trabajo El Hombre Mujer revela El Amante del Pe-
riddico que la afeminaci6n, como e1 la llama,
ha contaminado ya a una porci6n considerable de hombres en nues-
tro pais y no pareee sino que mal hallados con el favor que les ha
hecho la naturaleza, voluntariamente quieren desposeerse por sus
caprichos estravagantes, del privilegio que gozan haciendose in-
dignos del honroso titulo de Hombres.

Se pregunta qu6 podria esperar la patria de semejantes eiu-
dadanos o narcisillos si se presentara la necesidad de defenderla, y
terminal su critical con esta decima:
Infeliz Afeminado
Que mereces este nombre,
Porque del caricter de hombre
Ti mismo te has degradado:
Sigue tu camino errado,
Y juzga como delicia
La mis notoria estulticia;
Pero no te has de montar,
Si te dicen al pasar
Agur mi Dofa Dionisia.






CUADERNOS DE HISTORIC HABAINERRA


Ya en aquella lejana epoca eran los azucareros los seffores to-
dopoderosos, duefios de Cuba, que han sido despues y lo son hoy,
egoistas hasta el grado extreme de pretender, y lograr, que la jus-
ticia y la libertad, la independencia, primero y la soberania, des-
pues, de esta tierra estuviesen supeditadas a sus intereses clasis-
tas y a su luero personal, y explotadores contumaces del trabaja-
dor, esclavo o mezquinamente asalariado.
Firmado por El Amigo de los Esclavos, figure en el ndmero
36, de 5 de mayo de 1791, un trabajo, que terminal en el niumero si-
guiente, dirigido a los "Nobilisimos cosecheros de Azicar, Sefiores
Amos de Ingenios, mis predileetos paisanos", en el que se exalta
asi, superlativamente, a los azucareros:
Soys la mas noble y select porci6n de esta Repiblica, los veci-
nos mas tiles al Estado y a la Patria de toda la Isla, los que fabri-
eais el mas precioso grano que produce nuestro terreno feraz, los
que cargais la multitud de embarcaciones que zarpan de esta am-
plia Bahia para Europa, los que con vuestra industrial, inmensos
gastos y sudores de muerte cubris de exquisitos, dulces y sabrosos
earamelos las mesas de la Corte, los que manteneis el comercio de
la Havana y dais movimiento a la rueda mercantil de exportaci6n
e importaei6n...

Toda esta altisonante palabreria, muy propia de la epoca, va
encaminada a sefialar, no las acciones buenas que pudieran haber
realizado los azucareros en beneficio del pais y de sus habitantes,
sino a advertir la existencia de "un mal", como timidamente lo
califica el articulista, en realidad un horrendo crime de lesa hu-
manidad, rectifieamos nosotros: los birbaros atropellos de que eran
victims los eselavos que trabajaban en los ingenios y de euyos
hechos nefandos eulpa... a los dependientes de los azueareros, te-
niendo buen euidado de aelarar que estos iltimos, personas tan
ilustres y necesarias al pais, "aeaso hasta ahora no han tenido
noticias de ello". Se refiere a la existencia en los ingenios de unos
calabozos con cepos "donde ponen a los negros de prisiones para
que pasen la noche y evitar por este medio su fuga". Las condieio-
nes antihigienicas de esos calabozos eran tan desastrosas que los es-
clavos alli sepultados en vida, enfermaban y hasta morian de la no-
ehe a la mafiana: "Yo he visto --delara el articulista- sacar uno







EL SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 81


sofocado del calabozo, vivir muy pocas horas, y espirar sin con-
fesi6n".
Este Amigoo de los eselavos" era seguramente much mis ami-
go de los azucareros, pues los remedies que di6 para tan gravisimo
mal, fueron... suprimir los calabozos y colocar los esclavos, en el
cepo, por la noche, a la intemperie... Y si se interesaba por la vida
de esos infelices, solamente lo hacia para que los azucareros conser-
varan, sin deterioro ni perdida, estos braceros eselavizados.
Y asi por el Papel Peri6dico podemos conocer el caracter y cos-
tumbres de aquella 6poca, su movimiento social, sus necesidades,
modas, lecturas...
Muy aficionadas eran a las novelas las muchachas de entonces,
seg6n parece, pues en el n6mero del Papel de 16 de enero de 1792
un senior, que firm con el seud6nimo de Teamo, dirige una carta
"A las Sefioritas de la Habana", recomendandoles desechen, por
nociva, la lectura de "libros de novelas".
Sobre educaci6n escolar, hay un articulo en el nfimero de 19
de enero que nos da a conocer perfeetamente el straso en que se
encontraba la ensefianza y los maltratos y castigos que sufrian los
muchachos. Basta leer solamente el titulo del trabajo: Pensamien-
tos sobre los medios violontos de que se valen los maestros de es-
cuela para educar a los nifios.
En los numerous de 22 de enero y 2 de febrero se reproduce,
por ser aplicables a Cuba, dos cartas del Mercurio Peruano firma-
das por EBstachio Philomates, sobre el Abuse de que los hijos tu-
teen a sus padres. Se diserta tambi6n en esos meses sobre las Amas
de leche.
El caraeter y costumbres de las habaneras los encontramos des-
eritos por El Europeo Im.parcial en el nimero de 22 de julio, en
esta forma:
Su religion, su piedad, su zelo por el culto divino y de los San-
tos, que no es el comun como muchos opinan, supersticioso y fans-
tico, el trato politico y afable, el cultivo de sus republicans, el aseo
que inspira a su genio, hasta en los que no lo han usado, la mag-
nificencia de sus trenes, sarxos, convites, concurrencias, funciones,
asi sagradas, como profanas, su pas6o, por lo que mira a la multi-
tud de carruages en el todo brillantes, &no manifiestan altamente
que la Havana ha heeho no algo, como dice el Sr. Observador, sino
much es notorio por su fomento y lustre?







CUADBENOS DE MISTORIA. HAdANERA


Sobre el baile, que entonces parece era muy raro que se cele-
brase alguno, pues en el nuimero de 16 de diciembre vemos un anun-
cio: "Se avisa a los Sefiores que hoy hay baile", encontramos una
animada controversial. Jose Follotico trata de introducirlo y pu-
blica un program de los bailes que piensa dar, entrando despu6s
en consideraciones sobre esta diversion, siendo ayudado en su em-
presa por un senior que ocultandose con el seud6nimo de Jose de la
Habana lo defiende y Ilega hasta proponer en el numero de 25 de
noviembre
que todos los afios en el filtimo bailey la sefiorita que se hubiese por-
tado con mas modestia y gracia y que hubiese agradado mas a to-
dos segun el juicio del Parque fuese honrada con una corona de
mano del Magistrado y distingulda con el titulo de Reina del Bai-
le que llevaria todo el afio.

Otros various sefiores y principalmente un tal D. Miguel de Cd-
diz, combaten rudamente el baile por inmoral y perjudicial a la
sociedad, sacando a colaci6n, en sus ataques, a Herodes, a Salom6,
a Ana de Bolena, y citandonos textos latinos y de los Santos Padres.
Hariamos demasiado extenso este trabajo si continuisemos ci-
tando todos y cada uno de los articulos que sobre nuestras costum-
bres contiene el Papel Periddico hasta el mes de mayo de 1805 en
que dej6 de publicarse para aparecer el 2 de junior del mismo afio
con el titulo de El Aviso de la Habana, cambiando nuevamente es-
te nombre por el de Diario en 1810.
Encu6ntranse tambion en 6stos, muehos articulos de costum-
bres, de los que no diremos nada tampoco por la raz6n antes ex-
puesta. Vamos a mencionar tan s6lo algunos de los trabajos que
hemos examinado en la coleeci6n del Papel Periddico de los afos
1804 y 1805.
En el nimero de 17 de mayo de 1804 hay un soneto, Devocid6
de un petimetre el dia de fiesta, en el que se pintan las costumbres
y modas de 6stos.
Sobre las modas de los hombres se trata tambi6n en el nimero
de 17 de marzo de 1805, Moda del dia. Parece que entonces se usa-
ban unas prendas muy largas y otras muy cortas, pues nos dice Si-
gorito, el articulista, que los hombres vestian:
Calz6n, corbata y botas, en creciente,
Casaca, chaleco y pelo en menguante.






EL SESQUICEENTENAIO DEL PAPEL PERI6DICO DE LA HAVANA 83


Durante el mes de septiembre de 1804 sostienen una animada
pol6mica sobre el lujo, Buenaventura Socarrillo y el Bedactor In-
terino.
PWsimo, segfn leemos en el nihmero de 13 de noviembre, era el
estado de suciedad y abandon en que se encontraban las calls; y
pesimas, tambi6n (octubre 30, 1804), las condiciones del Teatro
Principal.
El Critic6n de la Havana, censura en el nfimero de 20 de no-
viembre de 1804, y en un trabajo, Paseo de la Alameda, la costum-
bre, por 61 considerada risible, que tenian los habaneros de pasear.
El paseo se reducia, seguin l1, a dar un mill6n de vueltas en los vo-
lantes, desde la media tarde hasta despues que el sol desaparece, al-
rededor de la fuente y la Alameda.
Gracias-dice--que alli se puede contemplar a las mujeres y
ver sus brazos de alabastro arrostrando el pudor y despreciando la
intemperie, y que alli, por iltimo, es donde el carmin vivificante,
triunfando de la injuria de los afios present una multitud de mis-
earas juveniles, baxo cuyo barniz se ocultan las palideces y las
arrugas.

Termina criticando la costumbre que tenian las mujeres, de
pintarse.
Y, finalmente, en el nimero de 4 de diciembre de 1804, hay un
Extracto de lo que suele acontecer en los velorios, en el que se nos
da a conocer e6mo 6stos Ilegaban a ser verdaderas fiestas, al extre-
mo de que encontrindose el articulista frente a una easa donde se
velaba un eadiver, se le acere6 uno de los amigos del muerto a de-
cirle: "Entre V. a divertirse en el velorio que para todos hay y
S para ms que vengan".
No son finicamente los articulistas los que realizaron en el Pa-
pel Peri6dico la critical de costumbres de la sociedad habanera de
la 6poea, sino tambien los poetas, y entire estos Manuel de Ze-
queira y Arango.
Zequeira es mas conoeido entire nosotros pos sus poesias: su
dgloga Albano y Galatea, su oda A la Piila, publicadas en el Papel.
* Sus poemas El Cementerio, A la nave de vapor y Espaiia Libre, edi-
tados en folletos en La Habana, el primero en 1806, el segundo en







CUADERNO DE HIBTOEIL HABANERA


1819 y el tercero en 1820, y varias ediciones que de sus poesias se
hicieron en Nueva York y en La Habana, en 1829 y 1852.
Apenas se sabia que Zequeira hubiese escrito articulos de cos-
tumbres. El primero que descubri6 casi todos estos articulos, fu6
l Dr. Sergio Cuevas Zequeira, nieto de aquel ilustre pr6cer, en es-
tudio sobre el period de nuestra historic abierto en 1790 por el ge-
aeral D. Luis de las Casas, y cerrado en 1832 con la muerte del
obispo Espada, y en el que se ponen de manifiesto la importancia y
la signifieaci6n que ha tenido en nuestra historic la personalidad
de D. Manuel de Zequeira.
Nacido Zequeira en 28 de agosto de 1760, ingres6 desde muy
joven en el ej6rcito, en el que desempei6 various cargos militares y
tom6 parte en las guerras de Santo Domingo y Nueva Granada, ob-
teniendo despues de cuarenta y seis afios de servicio activo el grado
de coronel.
Pero su verdadera gloria es la de ser el fundador de nuestro
parnaso.
Zequeira como poeta ha sido estudiado por algunos de nuestros
mas notables eriticos, y, especialmente, con gran acopio de datos,
por Jos6 Maria Chac6n y Calvo.
De sus articulos de costumbres diremos que todos los que apa-
recen en el Papel Periddico estbn firmados con los seud6nimos de
Anrmnan Quizel, Esequiel Armuna e Ismael Raquenue; y otras ve-
ces con el de El Observador de la Habana o las iniciales Z. M. Z.
Los principles articulos que hemos encontrado son:
Papel Vigisimo primo, que aparece en el ndmero 4 de julio de
1802; Funerals, de 3 de enero del mismo afio, en el que nos cuenta
c6mo se realizaban 6stos en La Habana, y El Relox de la Habana o
empleo que de las horas del dia hacen los habaneros, y, por iltimo,
dos trabajos sobre los petimetres.
En el nimero de 15 de julio del 92, unas quintillas tituladas
Retrato de Siparizo, carta que dirige Ismael Raquenue "A mis ami-
gos compafieros los petimetres", presentAndoles, para que lo imi-
ten, el retrato de Siparizo. A esta carta, le opuso Un Seior--Len-
go Jim ez-cineo reparos; lo que di6 lugar a que Zequeira le con-







SESQUICENTENARIO DEL PAPEL PEr6DCO DE LA HAVANA 85

testase en el n6muero de 5 de agosto de 1792, entablAndose con es-
te motivo una euriosa pol6mica.
En 1804, escribi6 tambien el siguiente soneto, El Petimetre:

Un sombrero con visos de nublado,
Unjirse con aroma el cutis bello,
Recortarse a la Titus el cabello,
Y el cogote a manera de donado:

Un monte por patilla, bien poblado,
Donde pueda ocultarse un gran camello,
En mil varas de olin envuelto el cuello
Y en la oreja un pendiente alumbagado.

Un coturno por bota, inmenso sable,
Ajustarse el calz6n desde el sobaco,
Costumbres sibaritas, rostro afable

Con Venus, tedio a Marte, gloria a Baco;
Todo esto y much mis no es comparable
Con la imagen novel de un currutaco.















Colecciones del "Papel

Peri6dico de la Havana"

enya existencia se conoee.


BN: Biblioteca Nacional, La Habana
MSR: Mario Sinchez Roig
BSE: Biblioteca Sociedad Econ6mica
BCW: Biblioteca del Congreso, WAshington


Nimeros existentes


Biblioteea Faltan Nos.


1790 Del 1 al 10 ................
1791 ,, 1 ,, 104 ...............
1792 ,, 53 ,, 105 ...............
1793 7, 8, 11, 12, 14, 15, 16, 39 ....
1794 Del 1 al 103...............
,, 77 ,, 80 y del 96 al 103..
1795 ,, 1 ,, 105 ...............
- 34, 36, 37, 103, 104, 105 .....
1796 1, 9, 10, 21 al 25, 44, 45, 49,
81, 87 .....................
1797 1, 7, 11, 15, 20, 24, 25, 30, 35,
44, 79 al 82, 103, 104 ........
1798 Del 1 al 6, 9 al 18, 14, 29 al 31,
33, 34, 39 ..................


BN
BN
BN
MSR
BN
MSR
BN
MSR

MSR

MSR

MSR


Complete
54 y 56
1 al 52
Restantes
75 y 76


Complete


Restantes

Restantes

'7, 8, 14, 19 al
28, 32, 35 al
38, 40 y si-
guientes







CUADERNOS DE HISTORIA HABANERA


Nfmeros existentes


Biblioteca Faltan Nos.


1799 Del 1 al 77 ................


- 4, 5, 7, 8, 19, 20, 29 ..........
1800 3 al 5, 22 al 24, 32, 33, 36 al
38, 40, 60 al 70, 72 al 78, 80
al 92, 99 al 101 ............
- Del 67 al 101...............
1801 Del 1 al 103 ...............
- 83 ........................

1802 58 .........................
- 76 ........................
- Del 1 al 94 ................
1803 Del 3 al 87, 89 al 104 ........
- 77, 78, 80 .................
- 8, 13, 14, 30, 97, 98, 103 .....
1804 Del 1 al 105 ................
- 6 ,, 34, 37 al 51, 52, 55,
56, 59, 60, 71, 79, 85, 89, 90,
92, 93, 96, 97, 105 .........
- 13, y del 24 al 75 ...........
- 19, 20, 22, 23, 34 ............
1805 Del 1 al 40 ................
- ,, 1,, 37,39 .............
- 3 41 ................
- ,, 18 ,, 22, 24, 25, 27, 29 al 33
0


MSR


MSR
BOW
BOW
MSR
BSE
BN
BCW
MSR
BN
BSE
BCW


BSE
MSR
BN
BOW
MSR
BSE
BN


3, 10 al 17,
42, 49, 74, y
desde 78, de
Oct. a Die.


1, 2, 6 al 21,
25 al 31, 34,
35, 39, 41 al
59.

Complete


Del 95 al 104


1, 2 y 88



Complete


42 y restantes








Indiee.


Pdgs.

Nota preliminary ....................................... 5
El sesquicentenario del primer peri6dico literario de Cuba:
El Papel Periddico de la Havana, por Emilio Roig de
Leuchsenring:
1.-El primer impreso, la primera imprenta y el primer
impresor de Cuba ............................. 7
2.-Los primeros peri6dicos oficiales de Cuba ........ 12
3.-Don Luis de las Casas, fundador del Papel Periddico
y el mejor gobernante de Cuba colonial ........... 16
4.-Biografia del Papel Peri6dico ................... 21
5.-De la reorganizaci6n que experiment el Papel Pe-
ri6dico desde 1797, con otras noticias muy dignas de
recordaci6n .................................... 25
Palabras de apertura, por Enrique H. Moreno, Presidente
del Directorio del Retiro de Periodistas .............. 29
Palabras de apertura, por Emilio Boig de Leuchsenring, Pre-
sidente de la Sociedad Cubana de Estudios Hist6ricos e
internacionales ................................... 31
Discurso a nombre del Retiro de Periodistas, por Jorge
*MaAach ......................................... 35
La fundaci6n del Papel Peri6dico, por Joaquin Llaverias ... 43
Los redactores del Papel Periddico, por Enrique Gay-Calb6 49
La economic de transici6n en el Papel Peri6dico, por Julio
Le Riverend ..................................... 55
La critical literaria en el Papel Periddico, por Jose Antonio
* Portondo ...................................... 63
Los costumbristas del Papel Peri6dico, por Emilio Roig de
Leuchsenring ..................................... 71
S Colecciones del Papel Peri6dico de la Havana cuya existencia
se conoee ....................................... 87




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs