• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Introduccion a la Rusticatio...
 Title Page
 Rusticatio Mexicana
 Crux tepicenfis






Group Title: Rusticatio mexicana; : copia facsimilar de la ediciâon de Bolonia, 1782,
Title: Rusticatio mexicana
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074125/00001
 Material Information
Title: Rusticatio mexicana copia facsimilar de la edición de Bolonia, 1782
Physical Description: 112, xxviii, 209 p. : illus. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Landívar, Rafael, 1731-1793
Publisher: Editorial Universitaria
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1950
Edition: [3. ed.]
 Subjects
Subject: Description and travel -- Poetry -- Mexico   ( lcsh )
Description and travel -- Poetry -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: precedida de una introducción por José Mata Gavidia.
General Note: "Primera edición: Módena, 1781; segunda edición, Bolonia, 1782; tercera edición, Guatemala, 1950."
General Note: Poem descriptive of Mexico, and, secondarily, of Guatemala.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074125
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000143387
oclc - 24802698
notis - AAQ9570

Table of Contents
    Front Cover
        A 1
        A 2
    Introduccion a la Rusticatio Mexicana
        A 5
        A 6
        Sumario
            A 7
            A 8
    Title Page
        A 3
        A 4
        Epitome biografico
            A 9
            A 10
            A 11
            A 12
            A 13
            A 14
            A 15
            A 16
            A 17
            A 18
            A 19
            A 20
            A 21
            A 22
        Genesis de la rusticatio
            A 23
            A 24
            A 25
            A 26
            A 27
            A 28
            A 29
            A 30
            A 31
            A 32
            A 33
            A 34
            A 35
            A 36
            A 37
            A 38
            A 39
            A 40
            A 41
            A 42
            A 43
            A 44
            A 45
            A 46
            A 47
            A 48
        Excelencias landivarianas
            A 49
            A 50
            A 51
            A 52
            A 53
            A 54
            A 55
            A 56
            A 57
            A 58
            A 59
            A 60
            A 61
            A 62
        Lo humano
            A 63
            A 64
            A 65
            A 66
            A 67
            A 68
            A 69
            A 70
            A 71
            A 72
            A 73
            A 74
            A 75
            A 76
            A 77
            A 78
            A 79
            A 80
            A 81
            A 82
            A 83
            A 84
            A 85
            A 86
            A 87
            A 88
            A 89
            A 90
        Notanda
            A 91
            A 92
            A 93
            A 94
            A 95
            A 96
            A 97
            A 98
            A 99
            A 100
            A 101
            A 102
            A 103
            A 104
            A 105
            A 106
            A 107
            A 108
        Apendice
            A 109
            A 110
            A 111
            A 112
    Rusticatio Mexicana
        B 1
        B 2
        Urbi Guatimale
            B 3
            B 4
        Monitum
            B 5
            B 6
        Librorum index
            B 7
        Argumenta totius carminis
            B 8
            B 9
            B 10
            B 11
            B 12
            B 13
            B 14
            B 15
            B 16
            B 17
            B 18
            B 19
            B 20
            B 21
            B 22
            B 23
            B 24
            B 25
            B 26
            B 27
            B 28
        Lacus mexicani
            C 1
            C 2
            C 3
            C 4
            C 5
            C 6
            C 7
            C 8
            C 9
            C 10
            C 11
            C 12
            C 13
            C 14
            C 15
            C 16
        Xorulus
            C 17
            C 18
            C 19
            C 20
            C 21
            C 22
            C 23
            C 24
            C 25
            C 26
            C 27
            C 28
            C 29
            C 30
        Cataraela Guatimalenfes
            C 31
            C 32
            C 33
            C 34
            C 35
            C 36
            C 37
            C 38
            C 39
            C 40
            C 41
        Coccum, y purpura
            C 42
            C 43
            C 44
            C 45
            C 46
            C 47
            C 48
            C 49
            C 50
            C 51
            C 52
        Indicum
            C 53
            C 54
            C 55
            C 56
            C 57
            C 58
            C 59
            C 60
            C 61
        Fibri
            C 62
            C 63
            C 64
            C 65
            C 66
            C 67
            C 68
            C 69
            C 70
            C 71
            C 72
            C 73
            C 74
            C 75
        Fondina argenti, atque auri
            C 76
            C 77
            C 78
            C 79
            C 80
            C 81
            C 82
            C 83
            C 84
            C 85
            C 86
            C 87
        Argenti, atque auri opificium
            C 88
            C 89
            C 90
            C 91
            C 92
            C 93
            C 94
            C 95
            C 96
            C 97
            C 98
            C 99
        Saccharum
            C 100
            C 101
            C 102
            C 103
            C 104
            C 104a
            C 105
            C 106
            C 106a
            C 107
            C 108
            C 109
            C 110
            C 111
            C 112
            C 113
            C 114
        Armenta
            C 115
            C 116
            C 117
            C 118
            C 119
            C 120
            C 121
            C 122
            C 123
            C 124
            C 125
            C 126
        Greges
            C 127
            C 128
            C 129
            C 130
            C 131
            C 132
            C 133
            C 134
            C 135
            C 136
            C 137
            C 138
            C 139
            C 140
            C 141
            C 142
            C 143
        Fontes
            C 144
            C 145
            C 146
            C 147
            C 148
            C 149
            C 150
            C 151
            C 152
            C 153
            C 154
            C 155
            C 156
            C 157
            C 158
            C 159
        Aves
            C 160
            C 161
            C 162
            C 163
            C 164
            C 165
            C 166
            C 167
            C 168
            C 169
            C 170
            C 171
            C 172
            C 173
            C 174
        Fera
            C 175
            C 176
            C 177
            C 178
            C 179
            C 180
            C 181
            C 182
            C 183
            C 184
            C 185
            C 186
            C 187
            C 188
            C 189
            C 190
            C 191
        Ludi
            C 192
            C 193
            C 194
            C 195
            C 196
            C 197
            C 198
            C 199
            C 200
            C 200a
            C 201
            C 202
            C 203
            C 204
    Crux tepicenfis
        C 205
        C 206
        C 207
        C 208
        C 209
        C 210
        C 211
Full Text























RUSTICATIO MEXICANA





















UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

FACULTAD DE HUMANIDADES

Y EDITORIAL UNIVERSITARIA

1950





















INTRODUCTION

A LA

RUSTICATIO MEXICANA















En el retorno al suelo patrio de los
restos del poeta guatemalense, Rafael
Landivar, quiso la Universidad de San
Carlos de Guatemala, en colaboraci6n
con la Facultad de Humanidades y con
la Editorial Universitaria, enaltecer la
nombradia del poeta divulgando por do-
quiera su obra genial, Rusticatio Me-
xicana, en la redacci6n definitive de Bo-
lonia -1782- reeditindola en copia
facsimilar, que facilitara a los estudio-
sos la fuente misma del poema.
Si Landivar en el siglo XVIII di6 a
conocer ante el mundo erudito la pres-
tancia de su terruio y de campiias del
nuevo continent; hoy, al difundir la
Universidad de San Carlos de Guatema-
la el renombrado poema. pretend llevar
a todos los confines literarios la augusta
jerarquia del poeta, y la buena nueva
de la campifia americana, universalizada
en los moldes puros del exmmetro landi-
variano.














SUMARIO

PAg.
L-Epitome Biogrifico ..................................
Progenitores.-Educaci6n.-Residencias citadina y cam-
pestre.-Estudios superiores.-Universitario.-Graduado
Universitario.-Infatigable estudioso.-En MIxico.-Re-
torno a Guatemala.-Expulsi6n.-Obras.-Retorno del
destierro.-Cronologia Landivariana.

IL-G6nesis de la Rusticatio ............................ 23
El Poema.-Origenes del Poema.-Origenes Literarios.-
El Mito Virgiliano.-Lo helenistico en la Rusticatio.-
Contenido po6tico propio.-Retorno a la Naturaleza.-La
Historia.-Vinculos Literarios.-Bibliografia de la Rus-
ticatio.-Origenes Psicol6gicos.-Motivaci6n: Amor al
terrufo.-Amor, Poesia, Nostalgia.-La Rusticatio escri-
ta en el destierro.

II.-Excelncias Landivarian ............................ 49
Realizaci6n.-Selecci6n de Motivos de la Rusticatio.-
Excelencias de America frente al Mundo.-Insuperable
Manantial.-Cataratas Inigualables.-La mas aventajada
maravilla del Universo.-Otras excelencias incompara-
bles.-Estadisticas agro-pecuarias.--Por qu4 no cant6
al Quetzal?-LY a los tejidos indigenas?-Poesia optimis-
ta, juvenil.-El agua landivariana.

IV.-Lo human ............... ....................... 63
Sentido human de la Rusticatio.-El Indio en la Rusti-
catio.-El Negro.-Colonos y pastores.-Los Juegos.-
Repiblica de Castores o utopia humana.-Lo Religioso.
Lo Guatemalteco.-Salve, cara Parens.-Canto II.-Lo
Mexicano.-America.-Bolonia.-Hispanus.












Pig.
V.- Notanda ............................................ 91
Rusticatio.-Mexicana.--Por que describe en Latin?-Las
dos ediciones.-Los traductores.-Bibliografia Landiva-
riana.-Conclusi6n.

Aptndice ................................................. 109
Marcelino Men6ndez y Pelayo.-Carlos Pereira.-Octa-
viano Vald-s.-Federico Escobedo.-Pedro Henriquez
Urefia.-Mariano Pic6n Salas.


















SIGLAS:
AGG. Archivo General del Gobierno de Guatemala.
Ap. Ap6ndice "La Cruz del Tepic" de la Rusticatio Mexicana.
At. Argumentum (Edici6n de Bolonia).
B. Edici6n segunda de Bolonia, 1782, de la Rusticatio Mexi-
cana.
M. Edici6n primera de M6dena, 1781, de la Rusticatio Mexi-
cana.
Mon. Monitum, de la Rusticatio Mexicana.
n. Nota.
U. G. Urbi Guatimalae, de la Rusticatio Mexicana.
Rust. Rusticatio Mexicana.









RAFAEL LANDIVAR






RUSTICATIO MEXICANA


Copia facsimilar de la edici6n de
Bolonia, 1782; precedida de una
Introducci6n por Jos6 Mata Gavidia


Editorial Universitaria
Guatemala, 1950










LATIN
AMERICA
Primera Edici6n: M6dena, 1781.
Segunda Edici6n: Bolonia, 1782.
Tercera Edici6n: Guatemala, 1950.














EDICION NUMERADA






Ejemplar N9 01432


Impreso N9 136.


Impreso en Guatemala, C. A. IMPRENTA UNIVERSITARIA


712-2m.-6-50.














EPITOME BIOGRAFICO

Rafael de Landivar, que durante sus pri-
Progenio meros aiios firmaba Rafael de Landivar y
Caballero, 1 aflos despu6s, --como aparece en algunos au-
tos de graduaci6n universitaria-, 2 Rafael de Landivar y
Bustamante, en la madurez de su vida, Rafael Landivar, y
que hoy en dia, en el mundo de las letras es tan s6lo LAN-
DIVAR, como Miguel de Cervantes y Saavedra, es y basta
y sobra con decir que es Cervantes; naci6 en la de antafio
Muy Ilustre y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caba-
lleros de Guatemala, el dia 27 de octubre de 1731 3, en
casa solariega guatemalense, de madre nacida en el Pan-
choy, dofia Juana Xaviera Ruiz de Bustamante, de ilustre
prosapia, y de padre navarro de origen, pero de idiosin-
crasia guatemalteca, pues joven vino a estas tierras, aqui
labr6 su fortune, form su hogar, prodigy su generosidad,
vivi6 y muri6 como un hidalgo en la Capitania General
del Reino de Guatemala.
Era ilustre por la hidalguia de ser un descendiente
de Navarra, donde los plebeyos no son menos nobles que
los afortunados, pues todo campesino ostenta un blas6n de
nobleza, porque es poseedor de la tierra y de un espiritu
de libertad.

Educac6n. Este hidalgo, don Pedro de Landivar y
Caballero, noble mAs que por titulos de
sangre, por la prestancia de su espiritu, hizo de Rafael Lan-

AGG. 12781/1918.
2 AGG. 12929/1944.
s Libro de Bautismos, correspondientes a la parroquia de San
SebastiBn, empezado en 1704.









INTRODUCTION


divar, un insaciable cultor de las letras, dedicAndole especial
y excesivo cuidado ya desde nifio en su formaci6n huma-
nista. Dos preceptores especiales, con generosidad inu-
sitada remunerados atendieron su formaci6n cultural,
previa a ingresar --1738?- al renombrado Colegio
de San Borja, orgullo de la ensefianza preuniversitaria
colonial de la Ciudad de Guatemala, y distinguido, --si bien
no con caricter de exclusividad- Colegio Mayor uni-
versitario. Numerosos libros --costosisimos seg6n se acu-
sa en un litigio de bienes-, 6 llenaban la biblioteca par-
ticular ascetica y literaria del joven, demasiado joven, casi
nifio, el preuniversitario Rafael Landivar, que amen de
vivir en la mAs poitica ciudad americana de entonces, ha-
bitaba en una mansion colonial poblada
Residencdau d-
i enas de huertos y jardines, repleta de colorido
td Y c tropical, abundosa en fuentes, donde te-
pnian asiento inndimeras bandadas de pa-
lomas, de las que nostalgico habla en sus cartas de deste-
rrado, 7 como tambien de las multiples species de pAjaros

4 AGG. Causa Mortual de los bienes del comisario general
de Caballeria don Pedro de Landivar. "Luego que tuvo uso de ra-
z6n, dice el document refiri4ndose a Rafael Landivar, sali6 de su
casa para el Colegio de San Borja".
5 El P. Carmelo Sienz de Santa Maria en "Problemas historio-
grificos de la Universidad de San Carlos". Eca. agosto 1948, refi-
ri6ndose al Colegio San Borja afirma: "Era un Colegio Mayor, el
primero y tal vez el lnico en la Historia de Centroam6rica". Ni lo
uno, ni lo otro. No fu6 el primero porque el Tridentino le ante-
cedio, y fu6 consagrado como tal en la Constituci6n 191 de los es-
tatutos de la Universidad de San Carlos; tampoco fu6 el ilnico, asi
por lo dicho, como por haber existido otros, como el Colegio de
Infantes, sin olvidar que algunos Colegios conventuales, como el de
Santo Domingo, tuvieron verdaderas funciones de Colegios Ma-
yores.
6 AGG. V6ase nota 4. Ademis, autos sobre el intestado de
dofia Rita Josefa de Landivar.
7 Referencia comunicada por el Prof. J. Joaquin Pardo, Direc-
tor del Archivo General del Gobierno de Guatemala.









EPITOME BIOGRAFICO


enjaulados, asi por el tesoro de sus melodies como por el
esplendor de su colorido, segdn aiios mas tarde los inmortali-
zara en el Libro XIII de la Rusticatio Mexicana, y en retales
de los cantos I y III. A muy corta distancia de la casa sola-
riega, existia un soberbio "praedio" ", granja y molino,
huerto, jardin y montafia, donde toda agriculture tenia su
asiento, sin contar con la industrial campesina de la miel
de abejas, los products de la leche y el pastoreo de toda
suerte de ganados: alli se iba penetrando el subconsciente
po6tico del future desterrado, por entonces tan s6lo alum-
no aprovechado de un rigido intelectualismo imperante,
afecto a la religiosidad mistica de matiz franciscano, y a
la asc6tica de reciedumbre jesuitica. Su casa solariega, y
El Portal, que asi se llamaba el incomparable predio ha-
cendario, que ain hoy dia es portento de riqueza agricola,
como tambien otra propiedad que en la costa se le atribuye
a la familiar Landivar, son probablemente el substrato des-
criptivo de numerosos cantos del poema.

s se Ignoramos cuando comenz6 sus studios
Es oa s de Filosofia en el Colegio de San Fran-
riores.
cisco de Borja, pero es lo cierto debi6 de
ser no mas tarde de 1741 o 1742, pues si cursaba segundo
de Teologia en 1746 -afio de su graduaci6n universitaria
en Filosofia y no en Teologia como err6neamente se ha
supuesto sin respaldo documental alguno- menester era
haber antecedido a estos dos aflos de Teologia tres en la fa-
cultad de Filosofia 1o, lo cual nos indicaria que, dados los
cinco cursos, fuera el comienzo de sus studios filos6ficos
en una de las fechas arriba indicadas. Era Landivar buen

8 Se habla de 61 pormenorizadamente en la causa mortual alu-
dida en la nota 4.
9 Referencia comunicada por el Prof. J. Joaquin Pardo.
10 Me refiero a los cursados en el Colegio de S. Borja, que de
los studios universitarios se habla a continuaci6n.









INTRODUCTION


conocedor de la Ret6rica, y posiblemente tambien de Astro-
nomia y Geografia "

Unive Contra lo que se ha sostenido hasta aho-
Universilario.
ra, Landivar si curs6 en la Universidad,
ademis de realizar studios en el Colegio de San Fran-
cisco de Borja. En diciembre de 1744 figure su nombre
entire los matriculados en la catedra de Filosofia escotista
que regia como propietario en aquel entonces Fr. Pedro de
Arochena; la promoci6n estudiantil de dicho curso fu6 ex-
cepcionalmente brillante en cuanto a ndmero de alumnos
y calidad de estudiantes; figuran, nombre por nombre, 77
alumnos, de los cuales poco menos de la mitad eran estu-
diantes tambien del Colegio de S. Borja, entire los que se
halla Landivar 12. Interesante dato que nos revela al ilus-
tre poeta de la naturaleza campestre, como cursante en la
cAtedra de Filosofia que habia de iniciar el movimiento
mis renovador que hubo en la historic de la Filosofia uni-
versitaria colonial de Guatemala.

11 El P. Carmelo Saenz de Santa Maria, en La citedra de Filoso-
fia en la Universidad de San Carlos de Guatemala, p. 16, dice: "estas
ciencias, -Geometria, Optica, Geografia y Astronomia-, se ense-
fiaban hacia muchos aios en los studios de San Francisco de
Borja", y su inica prueba es aducir una cita de Fuentes y Guzman,
Recordaci6n Florida, Guatemala, 1933, t. 14, t. 3, 1, 14, c. IV, pig.
435. Cita ciertamente bastante alterada en cuanto al sentido, pues
Fuentes y Guzman s6lo se refiere a "conocimiento de los orbes, pla-
netas, regions y cosas naturales" que eran comprendidos enton-
ces en la Astronomia, y para mayor exactitud "astrologia", como
alli mismo lo declara Fuentes y Guzmin, y a la Geografia. Pero
de ahi no se deduce el studio de la Optica y de la Geometria,
cuyo fomento en Guatemala es gloria de los PP. Franciscanos, me-
diante el innovador Goicoechea y sus discipulos.
Si lo sustentado gratuitamente por el P. Sienz de Santa Maria
fuera cierto, Landivar probablemente adquiri6 en el San Lucas o
en el San Borja, a mbs de los ya mencionados, los conocimientos
de Geometria y Optica.
12 AGG. 1908/12692 fol. 34. 62. 172-3.









EPITOME BIOGRAFICO


ZDeberia Landivar sus tesis de Fisica Natural, sobre
el origen de los volcanes o rios, etc., que expone en la Rus-
ticatio Mexicana, a esta permanencia en la citedra de Fr.
Pedro de Arochena? En tal caso se habria adelantado el
catedrAtico franciscano mis de veinte afios al ilustre uni-
versitario Goicoechea, o por el contrario, Iseria el movi-
miento europeo el que le puso en la senda de la nueva
Fisica?

Graduado Uni- Landivar se gradu6 de bachiller en Fi-
vr losofia el 16 de febrero de 1746 1, es
versitario.
decir, 14 meses despu6s de haberse ins-
crito en la catedra de Filosofia escotista; su grado fue por
suficiencia, pues no llenaba los tres afios que comprendia
el studio normal de la carrera. Tal curriculum era en
demasia reducido inclusive para obtener el grado de Br.
por suficiencia, y a esto se debi6 que en Real Cedula de 27
de agosto de 1747, se ordenara, que no se le reconociera la
antigiiedad de graduado a partir del dia en que obtuvo el
Bachillerato sino hasta un afio despu6s, fecha en la que debi6
obtenerlo: "que la antigiiedad de este grado no se entienda
deber correr desde el dies y seis de febrero de mill sete-
cientos cuarenta y seis, por averle faltado un aio del terce-
ro curso que debia aver ganado en esta dha Rl. Universi-
dad. ." ". El afin de graduarse era injustificable en
Landivar, pues era apenas un adolescent de 15 afios. La
carrera de Landivar en el curso de Filosofia escuchado en
el Colegio de S. Borja fue especialmente brillante, pues a
mis de haber sustentado tres actos de Filosofia, y conclu-
siones de Teologia, hizo oposici6n a todo el curso de Filoso-
fia y entire preclaros ingenios obtuvo el primer lugar ".
El joven Bachiller en Artes graduado a 16 de febrero de

AGG. 1908/12781.
1 AGG. Idem.
15 AGG. 1944/12929.









INTRODUCTION


1746, no tuvo paciencia de esperar los tres aios de pasan-
tia que ordenaban sabiamente las Constituciones, sino que
vali4ndose tanto de la posici6n de su padre, rico hacendado
e industrial, como de sus lauros acad6micos del San Borja
y de la Universidad, entr6 por la senda torcida de la stplica
al Capitdn General, quien acudi6 a consultar a la Univer-
sidad; declar6 6sta que era illegal la petici6n, pero con
el pretexto de que la ley se hace para el comdn de los mor-
tales y no para los excepcionalmente dotados, como lo era
Rafael Landivar, opt6 por concederle generosamente la
dispense. Un afio mfs tarde ascendi6 a la Licenciatura
y al Doctorado en Filosofia en el mes de mayo de 1747 '.
Tres meses despuds el Rey en Real Cidula, del Buen Retiro
a 27 de agosto de 1747, censuraba el proceder de tal dispense
de la pasantia y aunque no anulaba el grado, prohibia seve-
ramente se repitiera la excepci6n ".

Infalgable e- El joven Doctor en Filosofia de tan s6lo
udieoso e diez y seis afios, era infatigable en el estu-
dio pues adn antes de haberse laureado
como Br. en Filosofia ya asistia a las aulas de la Universi-
dad de San Carlos en calidad de estudiante regular en la
clase de visperas de Teologia Moral, regenteada por el
Dr. Thomas de Guzmin y hay matricula de Landivar en
dos cursos de la dicha asignatura. Desde febrero de 1746
se inscribe en la clase de Prima de Teologia que por en-
tonces regenteaba como sustituto el Dr. Miguel Cabrejo, y
con nueva matricula asiste a la de Teologia de Escoto, pre-
sidida por el franciscano Fr. Antonio Herrarte. Tales
testimonios enaltecen a various centros docentes de estu-
dios superiores, pues revelan que la formaci6n filos6fica
y teol6gica como la humanistica impartida en Guatemala

1 AGG. 1944/12929.
17 AGG. 1882/12236.









EPITOME BIOGRAFICO


di6 copioso fruto, asi en M6xico donde Landivar ensefi6
Ret6rica en un Colegio de los Jesuitas, como afios mAs tarde
en su patria y luego en el destierro.
Ignoramos los sucesos desde 1747 hasta la muerte del
padre de Landivar, acaecida en agosto de 1749.

En Mexico. Muerto el padre de Landivar, se da como
hecho inmediato su partida a Mexico en
el afio de 1749. Le hallamos, despues de larga travesia:
Guatemala, Totonicapin, Quezaltenango, Ciudad Real, Oa-
xaca, Puebla, en la ciudad de Mexico, o por mayor exactitud,
en Tepozotlan. Ingres6 al noviciado de los Jesuitas el 17
de febrero de 1750. Un afio despues, asi se justipreciaba a
Landivar bajo el ndmero de registro 177 en un catilogo de
su Orden: "Buen ingenio, suficiente juicio, ninguna ex-
periencia, complexion flemdtica, talent del cual se espera
much y vario, en letras se espera bueno" is. En 1755 se
ordena de sacerdote, y le hallamos en el Seminario de San
Jer6nimo en Puebla. Una nueva referencia de un catAlogo
del Provincial de Nueva Espafia asi habla de nuestro poeta,
antes de la ordenaci6n sacerdotal: "buena salud, escolar,
doctor en Filosofia, maestro de ret6rica, 6ptimo ingenio,
buen juicio, magna prudencia, alguna experiencia, bueno
en letras, complexion sanguine, de su talent se espera
todo" 19
En Mexico la permanencia, amen de fructuosa por la
compafiia de valores tan insigne como Abad, Clavijero,
Alegre, Iturriaga, Maneiro y otros muchos, fud para Lan-
divar un caudal de experiencia de la naturaleza. El relate
del canto II sobre la erupci6n del Jorullo, supone no s6lo
un testigo presencial, sino un actor de la tragedia, que pro-

's Revista del Museo Nacional de Guatemala. 1947. Nos. 1 y 2.
19 Revista del Museo Nacional de Guatemala. 1947. Nos. 1 y 2,
pig. 7.









INTRODUCTION


bablemente protagoniz6 Landivar. Su presencia en PAtz-
cuaro en el mismo aiio de 1759, afio de la dicha aparici6n
del Jorullo y la presencia de un sacerdote sin decir su nom-
bre, como suele hacerlo el poeta, indica que tan honrosa
referencia an6nima hace caer sospechas de actor y de tes-
tigo en Landivar 20. Probablemente su estancia en Pue-
bla influye en escenas de los cantos buc6licos, y no menos
saben a mexicanos, y lo son, el Libro XII, agregado a la se-
gunda edici6n, y la referencia al juego de pelota, en el Libro
XV, alusi6n clara a pueblos Tarahumares, Nayaritas. Su
presencia en las Californias no es improbable, lo testimo-
niaria el canto a los castores, que si bien entrafia much
tratado de ciencias naturales, no deja por ello de tener
arranques emotivos de testigo presencial. El Libro IV en su
primera mitad es alusi6n direct y nominal a tierras de
Oaxaca, que le vieran por lo menos en dos ocasiones, en 1749
cuando joven adn se encaminaba a la ciudad de Mexico, y
en el retorno a Guatemala, una dicada mis tarde. No es
nada improbable que el fundamento del relato de las Minas,
Libros, VII y VIII, se refiriera a regions de Nueva Espa-
fia, especialmente en lo que se alude a la plata. Asimismo
tema especifico de Nueva Espafia, es el epilogo, en cuanto
alude a la Cruz del Tepic, siendo los iltimos versos, una
alocuci6n a la juventud de la America Septentrional: del
Darien a California.

a Gua- Aparece ya en 1761 nuevamente en Gua-
Retorno a Gua-
temala 21, donde hace su conocida "renun-
temala.
cia de bienes" en favor de guatemaltecos,
asi en pro de familiares, como de sus sirvientes y esclavos

20 VWase la referencia de Alejandro Humboldt. "Cosmos, en-
sayo de una descripci6n fisica del Mundo". T. IV, pp. 263 y sigtes.
21 Para Batres JAuregui, "Literatos Guatemaltecos, Rafael Lan-
divar", p. 69 en 1762. Para J. Antonio Villacorta, "Estudios Biobi-
bliogrificos sobre Rafael Landivar", p. 60, en 1761.









EPITOME BIOGRAFICO


y del Colegio S. Borja. Guatemala le ve incorporarse como
professor en la Compaiia de Jesfs, y como Prefecto de la
Congregaci6n de la Anunziata. CatedrAtico en San Borja
en Filosofia, -en Nueva Espafia lo fu6 de Ret6rica-, y
finalmente, cuando la expulsion ordenada por Carlos III
contra los Jesuitas de los dominios hispanos, le encontramos
como Rector en dicho Colegio.

Expsi6n. Tras azarosa navegaci6n: Omoa, La Ha-
Expulsion.
bana, CAdiz, C6rcega y puertos italianos,
Landivar llega a Bolonia, que habra de ser su patria hos-
pitalaria. El genio po6tico que las ocupaciones propias
de su Orden coartaban se vi6 libre, sin traba ni censura,
y a orillas del Reno, como solaz de tristezas, como fomento
de amor patriot 2", como voz de America que pregona al
Nuevo Mundo ante el ilustrado mundo occidental, habla de
la campifia que baja desde las estepas californianas hasta
las acantiladas costas de Nicoya en Costa Rica, y como habla
a Europa, mosaico de reinos que en lo cultural se entendian
en un ainico idioma: el latin, en 61 describe, no imitando el
contenido de la poesia virgiliana, sino usando su vehiculo
m6trico, pero con un espiritu portico distinto: mas griego
que latino, y mas americano que griego. Florencia, M6-
dena, probablemente Ferrara, y otras ciudades italianas
le abrieron sus puertas; vivi6 como notable preceptor,
subsistiendo decorosamente en casa de los Condes de Al-
bergati, en Bolonia, con la reducida pension real que se le
asign6, y Ileno de renombre y no menos querido por la
bondad de su carActer y el hondo espiritu sacerdotal de que
hablan sus contemporAneos, muri6 lejos, muy lejos de su
Cara Parens, duleis Guatimala, inelyta Urbs, suavi Guati-
mala coelo, el 27 de septiembre de 1793 a las 13 horas, y

22 Rust. B. II, 300-1. Ap. 100-1.









INTRODUCTION


sus restos bajaron a las criptas de Santa Maria delle Mu-
ratelle y su espiritu volvi6 al Creador, y a los hombres dej6
la obra maxima de la poesia descriptive americana a par-
tir del siglo XVIII, y una de las mas notables de todos los
tiempos, nacida de la nostalgia y lAgrimas del destierro,
gracias al cual, 0 felix culpa, llev6 el nombre de Guatema-
la y America hasta las estrellas, como 61 mismo lo ofreciera
a su ciudad natal en el hierAtico Salve Cara Parens 3.
Veintincinco afios vivi6 en Guatemala, once en Mexico,
uno peregrinando por mares y puertos, veinticinco en Ita-
lia 24. Entre sus obras se conocen: las
Obras.
tarjas de sus grades universitarios obte-
nidos en Guatemala 5, una Oraci6n Ffnebre a la Muerte
del Arzobispo de Guatemala Francisco Figueredo y Victo-
ria, editada en M4xico, dos odas, en latin una y en espailol
la otra 26 y las dos ediciones de la Rusticatio Mexicana su
obra genial. Indditas se hallan sus interesantes cartas. A
los ciento cincuenta y siete afios tornaron
Reforno del
desierr. sus restos a la patria que inmortaliz6 con
sus versos. Fueron repatriados por la Uni-
versidad de San Carlos que le acogi6 nuevamente en el afio
de 1950, que declar6 Landivariano y le prodigy la mis alta
condecoraci6n al reeditar facsimilarmente la segunda edi-
ci6n de la Rusticatio Mexicana, divulgarla en antologias
populares, crear una cAtedra de studios landivarianos,

23 U. G. 33-34.
24 Desconocemos exactamente el tiempo que tuvo Landivar que
andar vagando de puerto en puerto, con sus compafieros de des-
tierro, antes de ser admitidos en Bolonia.
"- AGG. 1918/12781 y 1944/12929.
26 "In honorem B. Virginis Mariae atque operis commendatio-
nem". Oda alcaica, escrita en latin por Rafael Landivar y que fi-
gura en la pAgina 9 de la "Vida de la Madre de Dios y siempre
Virgen Maria", escrita por don Jose Ignacio Vallejo y en la pig. 10
un soneto en espafiol escrito en alabanza del autor.









EPITOME B!OGRAFICO


llevando al alma del pueblo el nombre del incomparable
poeta national 2.

Cronologia Landivariana
1731.-Octubre 27: Nace Landivar en la M. N. y M.
L. Ciudad de Santiago de los Caballeros de
Guatemala. Padres: D. Pedro Landivar y Dfia.
Juana Xaviera Ruiz de Bustamante.
1738-49.-Estudios elementales y de Filosofia y Teolo-
gia en el Colegio de San Lucas y en San Borja.
1744.-Diciembre 5: Matricula en la CAtedra de Fi-
losofia de Escoto que regia Pedro de Aroche-
na, franciscano 28
1745.-Diciembre 15.-Primera Matricula en la CA-
tedra de Vispera de Teologia regenteada por el
Dr. Thomas de Guzmfn.
1746.-Febrero 16: Grado de Br. en Filosofia.
1746.-Febrero 20: Primera Matricula para la CA-
tedra de Teologia de Escoto, regenteada por
Fray Antonio de Herrarte, o. f. m.
174(6.-Octubre 22: Segunda Matricula para la dicha
CAtedra de Prima de Teologia.
1746.-Febrero 26: Primera matricula para la Cate-
dra de Prima de Teologia regenteada por el Dr.
Miguel Cabrejo.
1746.-Febrero 28: Segunda matricula en la cALedra
de Visperas de Teologia.

Entre los incontables homenajes a Landivar, rendidos por la
Universidad aut6noma de San Carlos de Guatemala, figuran, ade-
mis de los mencionados, .antologias populares, cartillas landivaria-
nas, incontables articulos de prensa y las publicaciones del Semi-
nario de Estudios Landivarianos de la Facultad de Humanidades.
28 Las matriculas que se mencionan hacen referencia a cursos
hechos en la Universidad de San Carlos.










INTRODUCTION


1749.-Agosto. Fallece el padre de Rafael Landivar.
1749.-Septiembre: Viaje de Landivar a M6xico.
1750.-Febrero: Ingresa en la Compafiia de Jesis.
1755.-Junio 7: Recibe las Ordenes sacerdotales.
1761.-Retorno a Guatemala.
1765.-Febrero 2: Profesi6n Religiosa en la Iglesia de
los Jesuitas en Guatemala.
1766.-Se edita en latin la Oraci6n Fdnebre pronun-
ciada por Landivar en ocasi6n de la muerte de
D. Francisco de Figueredo y Victoria, Arzobis-
po Metropolitan de Guatemala.
1767.-Junio 26: En la madrugada se le comunica la
orden de expulsion de los Jesuitas, Landivar era
Rector del Colegio San Borja. Inicia su odi-
sea por puertos de America, Europa e Italia,
hasta ser recibido con algunos compafieros de
destierro en Bolonia.
1768.-Mayo 19: Fallece dofia Rita, su inica her-
mana.
1771.-Fallece dofia Juana Xaviera Ruiz de Bus-
tamante, madre de Landivar.
1781.-Se public en M6dena la primer edici6n de la
Rusticatio Mexicana.
1782.-Se public en Bolonia la segunda edici6n de la
Rusticatio Mexicana.
1789.--,Se hace una nueva edici6n en Leipzig de la
Rusticatio Mexicana?
1793.-Septiembre 27: A la una de la tarde fallece
Rafael Landivar en la casa de los Condes de
Albergati, y es sepultado en Santa Maria delle
Muratelle en Bolonia.
1810.-Primera referencia a la obra Landivariana, he-
cha por el historiador Br. Domingo Juarros.









EPITOME BIOGRAFICO


S1836?.-Primeras traducciones de cantos y fragmen-
tos de la Rusticatio Mexicana.
1842.-Primera traducci6n del Salve Cara Parens, por
el poeta guatemalteco Domingo Didguez.
1924.-Primera edici6n bilingiie latin-espafiol de la
Rusticatio, por Ignacio Loureda.
1924.-Primera traducci6n complete en verso de la
Rusticatio, por el Pbro. Federico Escobedo.
1931.-Grandiosas celebraciones con ocasi6n del Segun-
do Centenario del Nacimiento de Landivar. Pri-
meras investigaciones de parte de Guatemala
para localizar sus restos.
1942.-Nueva traducci6n en prosa de la Rusticatio rea-
lizada por Octaviano Vald6s.
1947.-Primera edici6n bilingiie -latin-ingles- de la
Rusticatio, por Graydon W. Regenos.
1949.-Febrero: Fdndase en la Facultad de Huma-
nidades de la Universidad de San Carlos de
Guatemala un Seminario de Estudios Landi-
varianos.
1949.-Noviembre: Localizaci6n, encuentro e identi-
ficaci6n de los restos de Rafael Landivar en
Santa Maria delle Muratelle.
1950.-Febrero: edici6n facsimilar, hecha por la Uni-
versidad de Guatemala, reproduciendo la de
1782.
1950.-Declarase Aiio Landivariano, en homenaje al
retorno de los restos de Rafael Landivar a Gua-
temala.
1950.-17 de marzo: Apote6sico recibimiento de los
restos de Rafael Landivar, y fecundo aflo de
divulgaci6n landivariana.















GENESIS DE LA RUSTICATIO


El afio de 1781 aparecia en M6dena una
El Poema.
S obra po4tica de 3,425 exametros latinos
distribuida en diez cantos que pregonaban curiosidades de
la campifia americana, "rariora quaedam ex agris Mexica-
nis" 29. Su autor, Rafael Landivar, prometia una nueva
edici6n en las 6ltimas lines de su obra "Quae huic complen-
do carmini desiderari possunt, alias fortasse dabimus vita
comite" s8 y en verdad que antes de un afio -1782-, en
Bolonia aparecia la segunda edici6n del poema Rusticatio
Mexicana aumentada en casi dos mil versos, corregida en
numerosos pasajes, y afiadi6ndose a los anteriores, cinco
nuevos cantos, precedidos de una incomparable oda a su
ciudad natal y seguidos de un apendice a la Cruz del Tepic.

Orgenes del FAcil es reconocer el origen de la material
Origenes del
Poema. prima del poema: escenas campestres de
la vida americana en lo que entonces Ila-
maban M6xico en Europa, para designer los distintos reinos
que se extienden desde el Darien a las Californias, Nuevo
Mexico, Florida. No trata el poeta de cantar a un lugar
o a una region determinada, sea 6sta M4xico, o Guatemala,
sino a toda la region de America que desde PanamA sube
hasta la campifia surefia de los Estados Unidos. El primer
scenario son los Lagos de Mexico, pasa luego al reino de
Michoacin y narra la catastrofe del Jorullo, vuelve a la

29 Rust. M. portada.
so Rust. M. X, despu6s del iltimo verso.









INTRODUCTION


mAxima maravilla del mundo -segfin Landivar-, su suelo
natal Guatemala, sus cataratas y grutas 3, 6ntrase despu6s
por la campifia de Oaxaca, a cantar la Cochinilla y su in-
dustria y vuela desde alli a las playas de Costa Rica a revi-
vir el Mdrice fenicio, se dirige a las tierras productoras del
mejor 'Aiil del mundo, -oriente de Guatemala y occidente
de la Repdblica de El Salvador-, pasa la escena po6tica
hacia la n6rdica region de las Californias y expone la vida
de los castores en una velada utopia social "; nuevamente
retorna a zonas del M6xico actual, aunque no especificadas
en el Poema, y que tambi6n podrian ser referidas a la sierra
de las Minas de Guatemala, a la zona minera de Honduras,
para hablarnos del Oro y de la Plata, no menos que del pro-
ceso metalfrgico de su obtenci6n. Innominada es la region
del Azdcar, y si bien creemos se refiera a las zonas pr6ximas
al Jorullo 33; por el solo contenido del cantar tanto se puede
referir a la dicha region como a toda otra de M6xico o Gua-
temala, productora de azdcar, como lo advierte una nota 3.
La topografia del canto a los Ganados es asi mismo in-
determinada; hay notas que hacen referencias especificas
a Guatemala, pero tanto puede aludir a la ganaderia del
Reino de Guatemala, como a provincias de la Nueva Espa-
fla. Especifica alusi6n a varias regions de Nueva Espafia
hace en el Canto a las Fuentes, cuyo recorrido empieza al
pie del Santuario famoso de Nuetra Sefiora de Guada-
lupe en el mannantial del "Pocito", prosiguiendo a Zapo-
pin, Uruapan, Aticpaco, Ixtla, Temapachi, TehuacAn, Ne-
xapa y Quincio. El libro dedicado a cantar a las Aves,

31 VWase pigs. 51-52.
32 V6ase pigs. 73-77.
s3 Vallis erat veteri Xoruli nominee dicta
undique diffusos late porrecta per agros
mellingenis cannis, armentisque apta ferendis; Rust. B. II,
19-21
84 Rust. B. X, n. 5.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


como el de las Fieras, constituyen un grandiose himno a la
selva americana, y tanto pueden aludir sus escenas a regio-
nes del Reino de Guatemala, como a cualquiera otro de la
America -que Landivar llama Septentrional-, salvo siem-
pre los casos en cuyas notas 41 mismo especifica la toponi-
mia. Landivar asi en sus recorridos por las haciendas de
su padre, como en el viaje redondo Guatemala a Mexico,
o tambien por sus correrias campestres en Nueva Es-
pafia, siguiendo varias residencias y colegios de los Padres
de la Compafiia, estuvo en intimo contact con la naturaleza
de la America Septentrional y 6ste dejarse penetrar de lo
campestre qued6 tan hondamente grabado en su intima per-
sonalidad po6tica, que una motivaci6n afectiva, segdn vere-
mos 35, fu4 bastante para hacerlo un excepcional trovador
de la hidalguia y sin par hermosura de la campifia novo-
hispana y guatemalense.

Or s L- Desde sus primeros afios de aprendizaje
Origenes Lite-
los poetas clisicos de la Roma de Augusto
rarios.
llenaron el curriculo de studios de Rafael
Landivar. Y puede decirse que el ropaje de la Rusticatio
Mexicana es genuinamente romano, ya con dejos virgilianos
marcados, como tambi4n de ficil trazo ovidiano. Una oda
alcaica, que figure en la Vida de la Madre de Dios por J.
Ignacio Vallejo nos revela cuan fAcilmente asimilaba Lan-
divar adn el dificil arte de la m4trica horaciana en su mis
apasionante y distinguida estrofa. Pero si hacemos gracia
del ropaje m6trico, bien puede decirse que Virgilio, Ovidio
y Horacio s61o ejercen muy indirect influencia en Lan-
divar. No imita jams de los clAsicos romanos el conteni-
do sino la forma externa. Un influjo algo mAs director
recibi6 de Vaniere de quien cita la obra Praedium Rusti-

a3 VWase pig. 43.









INTRODUCTION


curm ". Mas si bien hay semejanzas de tema en cuanto a
cantar las campifias y sus costumbres propias, difieren en
la especifica condici6n de lo que dista una campifa gilica de
una tropical. Ademas el colorido y el sabor portico hacen
palidecer el de sus antecesores franceses. El mismo Lan-
divar cuando trata tema afin con Vaniere, como lo advierte
especificamente, deja el motivo cantado y busca nuevo te-
ma ". Landivar rehuye imitar a nadie y declara desde su
inicio, que es dificil encontrar formas y vocablos cuando
"una realidad totalmente nueva ensefiorea el asunto", no-
vitas integra rebus inest Antecesor probablemente co-
nocido por Landivar fu4 Poliziano, el renacentista de es-
tilo tan puro como el de Virgilio, cuyo exametro fluye con
impecable transparencia de luz que incide en aguas crista-
linas. A Poliziano saben los pocos retales renacentistas
de las invocaciones mitol6gicas situadas al principio de casi
todos los cantos. Ese exAmetro fliido, a la par que delica-
do, armonioso, de matices y vario colorido sabe a Poliziano
en el ropaje metrico de su poema "Rusticus".
Qued6se la influencia del gran renacentista italiano
en regular al vate de la campifia americana, la sin par fi-
nura de su exAmetro, y la elegancia aristocrAtica de la mo-
dulaci6n arm6nica, y algo de ese sutil correr de la descrip-
ci6n, de la que Poliziano es maestro de ficci6n imaginative,
mientras Landivar la convierte en realidad que semeja, sin
serlo, imaginaci6n fecundisima, y que se percibe con delei-
tosa complacencia desde el primero al iltimo verso landiva-
riano, cuya forma metrica, y su expresi6n llena de colorido,
hecho elegancia, le acreditan un sitial frente a los admira-

3" Secreti tacita capio dulcedine ruris:
Quod spectare juvat, placuitque deducere versu.
Tambien lo elogia en : Rust. B. XIII, 23-25.
3 Rust. B. XII, 26-28.
38 Rust. B. Mon. VI.










GENESIS DE LA RUSTICATIO


bles clasicistas del renacimiento, y ain le inscriben en la
Literature Latina de subido abolengo de la era de Lucre-
cio, o de Virgilio por la perfecci6n mdtrica de su verso y su
exquisite lxico, situindose muy por encima de todos los que
han escrito en exAmetros, desde el siglo XVII a nuestros
dias. Sin embargo, el verso landivariano, es s6lo el infora
de su poesia, infora de arcilla virgiliana y renacentista,
pero el rancio contenido, ni sabe a Virgilio, ni a renaci-
miento, sino a poesia genuina de las campifias americanas,
cantada con la finura clAsica de los griegos y segdn cinones
de la belleza helenistica 3.

El Mito Virgi- Quien haya leido las Ge6rgicas de Virgi-
liao, lio, y la Rusticatio Mexicana de Rafael
1Iano.
Landivar no puede menos que estar de
acuerdo con don Marcelino Menendez y Pelayo en que "no
se ha de career que la Rusticatio sea un poema de material
puramente agricola, como los cuatro divinos libros de Vir-
gilio. La Rusticatio, que estA dividida en quince libros con
un ap4ndice abarca macho mis, y es una total pintura de
la naturaleza y de la vida del campo en la Am6rica Septen-
trional" 40. Pero se estA poniendo tan de moda decir que Lan-
divar es el Virgilio americano, que esa bella comparaci6n
literaria, tiende a desembocar en un falso supuesto de vir-
gilianismo en Landivar y dicho sea de paso no hay dos fi-
guras literariamente tan divergentes como Landivar y Vir-
gilio, y por lo tanto mal puede imitar Landivar a Virgilio
cuando esteticamente disiente de Bl. "Pindaro utilizaba
los ojos y Virgilio su imaginaciSn" 41 nos dice E. Hamilton,

39 V4ase pigs. 30-33.
4" Marcelino Menendez y Pelayo. "Antologia de Poetas His-
panoamericanos". Madrid, 1893, I, 186.
41 E. Hamilton. El esplendor de Roma, c. XI, p. 268. Edicio-
nes Peuser. Traducci6n por Federico L6pez Cruz.









INTRODUCTION


al hacernos uno de tantos distingos entire ambos colosos.
Tal es el caso visual de Landivar y hace profesi6n de ello
en el pr6logo: "Quae vidi refero, quaeque mihi testes
ocu!ati, caeteroquin veracissimi, retulere" ". Reniega de
la ficci6n, recurso tan frecuente en Virgilio, y busca el rea-
lismo griego, en el dicho horaciano Ut picture, poesis 4S, mAs
landivariano que virgiliano, aunque Virgilio sea un maestro
de la pintura imaginative, y psicol6gica. Compirese aque-
Ilos temas en que tanto Virgilio como Landivar tratan asun-
to id6ntico, como son el Libro III de las Ge6rgicas y los
Libros X y XI de la Rusticatio en que ambos cantan a los
ganados mayores y menores y al punto se veri, que Virgi-
lio traza la psicologia del ganado, la teoria romana de la
ganaderia, en cambio Landivar abre los ojos en una estan-
cia y copia el po6tico colorido de la naturaleza, hace revi-
vir en el lector una escena del campo, tal cual aparece con
su imponente realidad. Virgilio cuando describe el caba-
llo lo que nos present es la educaci6n b6lica y la psicologia
del caballo de guerra romano, del corcel Ileno de orgullo y bi-
zarria en las competencias olimpicas, el caballo proyectado
por su espiritu romano. Landivar, lo que intent es hacer
contemplar en impetuosa carrera una manada que pasa y
describirla, asi en la gallarda presencia del corcel, como
en la lozania de las yeguas, en los celos del garafi6n y fu-
riosas peleas de los machos, todo humanizado pero sin per-
der el sabor natural, sin prejuzgar un ideal de corcel, sino
patentizando lo que el caballo real tiene de poesia, lo que
la naturaleza le descubre como motivaci6n de belleza, como
vision de la vida. Landivar contempla un espectaculo natu-
ral como un griego del siglo VII antes de Cristo, o como un

42 Rust. B. Mon. v. "Refiero los sucesos que vi, y aquellos que
me comunicaron testigos oculares, por lo demas muy veraces".
43 Q. Horacio Flacco. Ars poetica, 361.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


helenista del siglo III a. Ch., distando de Virgilio algunos
siglos de concepci6n est6tica. Son dos pianos de poesia tan
distanciados, que mis se aleja Landivar del mantuano que
6ste del mismo Homero o Hesiodo a quienes toma Virgilio
no s6lo motives de inspiraci6n, sino aun la trama externa y el
nombre de los Hiroes. Virgilio en las Ge6rgicas, es poeta
del ideal de lo que debiera ser el cives romanus en su retor-
no a la agriculture; Landivar, de lo que es y tal como es
la campifia americana. Virgilio en las Ge6rgicas busca lie-
var a los romanos hacia la vida campestre perdida, quiere
tornarlos al glorioso pasado agricola. Landivar canta no
lo que debiera ser, sino las excelencias del present de la
America Septentrional en su campifia, superior a las ma-
ravillas del mundo antiguo. Virgilio describe su obra en
medio del bienestar y generosidad de sus mecenas. Lan-
divar crea una obra hija de la amargura del destierro, donde
si no es de nostalgia, no rueda nunca una ligrima, en la
imperturbable o-,pownl de lo helenistico. En Landivar el
hombre que vale es el homo naturalis, el de la naturaleza,
sus pastores campesinos saben a series humans; en Virgi-
lio, los personajes principles cantados en las Ge6rgicas, son
de hecho Mecenas, C4sar, tantas veces alabados adn en ti-
radas de 20 6 30 versos, la imaginaci6n y piadosa Mitologia,
la digresi6n de temas donde la fantasia puede volar,
con la misma facilidad que los mensajeros de los Dioses,
como la descripci6n de la peste, o la incomparable fibula de
Euridice y Orfeo. Landivar no habla en su poema de los
poderosos, que mal es hablar de ellos en escenas del campo,
y mis cuando 6stos le alejaron de su terrufio; la mitologia
la usa como pretexto de poesia, pero en sus manos de poeta
realista, deja el tinte de ficci6n virgiliana y no se sabe
quin es mis human: si los aut6nticos campesinos, o las
humanizadas deidades a quienes tranquilamente despite
cuando un pastor puede hacer sus veces como en la invoca-









INTRODUCTION


ci6n del canto a los ganados menores. Si el tema es diver-
so: lagos, chinampas, afiil, pdrpura, minas, castores, cas-
cadas, juegos, fuentes, fieras y aves. Si la teoria es dis-
tinta, si el desarrollo es totalmente divers, si el espiritu de
ambos es de tendencia ni convergente ni paralela, si agitan
una finalidad tan radicalmente opuesta: uno canta para que
los suyos vuelvan a la vida del campo harto perdida, el otro
para que los extrafios vean la vida maravillosa que se posee;
si el uno es humanismo hecho vision, mientras el otro hu-
manismo hecho sentimiento, no s6 por d6nde pueda imitar
el uno al otro.
Son dos mundos po6ticos, si bien de un mismo sistema
planetario, pero mundos diferentes, y no porque alguna
vez entren en conjunci6n podemos decir que se hayan tocado.
La influencia de Virgilio en Landivar es de caricter mera-
mente instrumental al usar un idioma, un metro, y una
forma, tan renacentista como virgiliana. Pero la substan-
cia po6tica, el mismo Landivar la declara suya, completa-
mente suya, nueva, totalmente inusitada: "cantor de asun-
tos reales aunque hasta ahora ignorados" "

La Rusticatio no presents afinidad con el
Lo helenistico
an la Rusta espiritu de la literature latina, su indole
o. c poetica encuentra mis ambiente en lo
griego -helenistico-- asi por sus cAnones
de belleza como por la idiosincrasia del poeta. Landivar
tiene mayor parentesco literario con Te6crito, Calimaco
de Cirene, Arato de Solos, que con el mismo Virgilio. La
poesia naturalist, ajena a lo simb6lico, es uno de los distin-
tivos landivarianos, y tal modalidad es de genuina ascen-
dencia helenistica, no menos que su fe en el testimonio his-

44 mihi vera quidem, sed certe rara canenti.-Rust. B. I,









GENESIS DE LA RUSTICATIO


t6rico, acordando con Calimaco de Cirene (310-240 a Ch.) :
ajidprvpov oMsev deaSo, 45 en no cantar sino lo que este
prohijado por un testimonio presencial o fidedigno. El
modo literario de tratar la descripci6n y sus temas en "He-
cale", o "El bafio de Palas", nos sugieren -los haya cono-
cido o no Landivar-, no pocas formas descriptivas de la
Rusticatio. Si bien Landivar repudia todo lo que sea ale-
goria continuada de lo que se describe: "Obtegat arcanis
alius sua sensa figures" 4', y desconoce en su obra a los
campesinos de zampofia y odas er6ticas, no es menos cierto
que sus personajes campestres se asemejan algo mis a los
rdsticos pastores, aunque poetas, de Te6crito, que a los aci-
calados personajes buc61icos latinos, o renacentistas. No
se parece a Te6crito en cuanto usa la campifia para cantar
el amor, mientras Landivar usa del amor para cantar la
campifia, pero se le aproxima en calidades de hondo sentido
estitico, cuales son el animo sereno y apacible en las des-
cripciones naturales, sencillas y con una emotividad tan
honda que hace recorder algo de los Idilios VII y XVI. Se
aproxima a Te6crito en ese afin ininterrumpido de afioran-
za, en aborrecer la hipdrbole, en la que es deliciosamente
genial Virgilio. La poesia de Te6crito, si bien no infestada
de la mania de la erudici6n de la 6poca helenistica, no la
excluye del todo, y en esta parsimonia Landivar le secunda
al entrelazar sin ostentaci6n ni pedanteria en sus versos,
detalles de astronomia, leyendas, conocimientos de ciencias
naturales, algo de geografia, etnologia. Concuerdan tam-
bien Te6crito y Landivar en el sano y po6tico a la vez natu-
ralismo rural y campestre. El espiritu de Landivar, que

45 Nada canto que no vaya atestiguado. Calimaco. Fr. 442, cita-
do por W. Nestle. Historia de la Literatura Griega.
46 Obtegat arcanis alius sua sensa figures.
... gratasque loquelas
impleat... Rust. B. I, 1 y sigtes.









INTRODUCTION


como buen humanista debi6 de familiarizarse con los grie-
gos --mxime en esa 6poca de fines del siglo XVIII en la
que Europa estaba en efervescencia por lo griego-, cons-
ciente o no, es mis helenizante que lo que a primer vista
parece. La serenidad equilibrada, la lozania juvenile de la
Rusticatio, la tristeza llena de nostalgia y de dignidad, el
apasionado afecto por el liquid element, hecho filosofia
por Thales de Mileto y poesia en Pindaro y Te6crito, el
asombro por el paisaje, como S6crates a orillas del Iliso,
el no olvidar la Polis ", -en sentido griego-, lo vinculan
por ello a lo helenistico, y aun a lo genuinamente Atico.
Escritores helenisticos latinos, como Claudiano en "Carmi-
na Minora" 48, o el autor an6nimo del poema Aetna, in-
ferior en much a la Rusticatio, tambien concuerdan con
Landivar en no pocos cinones de est6tica literaria. Lemas si-
milares a versos landivarianos son: ... sed omnis in vero
mihi cura" 49. "Todo mi empefio es la veracidad", frase pa-
ralela a aquella del pr6logo de la Rusticatio: "In hoc autem
opusculo nullum erit fictionis locus" 50. Asi reza el dicho
autor helenistico-latino: "Nosse fidem rerum dubiasque ex-
quirere causes" 5. Aprende a indagar la fidelidad de las
cosas y de las causes dudosas", que hace rima ideol6gica con
el landivariano: "Et reserare sagaz naturae arcana profes-
sa": 52 "Promete cual acucioso investigator descubrir los
secrets de la naturaleza". Otros pasajes mis de esta poe-
sia helenistico-romana de filtima hora del siglo III-IV p. Ch.
nos revelan mayor parentesco que con las consabidas alu-

4 VWase pigs. 79-82.
48 Eidyllia, tambi6n fueron lamados por el mismo Claudiano.
Entre ellos figuran: Phoenix, Hystrix, Torpedo, Nilus, Aponus, Mag-
nes, etc., el mis important es el Rapto de Proserpina.
49 Aetna. 91.
so Rust. B. Mon. v.
51 Aetna, 26.
52 Rust. B. Ap. 110.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


siones de forma externa a lo virgiliano, cuya esencia poco
vivifica a la Rusticatio. Es por Grecia por donde se puede
tener un destello para rectamente interpreter la Rusticatio
y Ilegar a situar su jerarquia po4tica. Ir por send distin-
ta, puede ocasionar que, debido al evidence manto regio del
exAmetro latino, creamos hallar ecos de Ovidio, Propercio,
Virgilio, etc., que nos encubriran el nuevo numen que pal-
pita en la Rusticatio, que si tiene honda raiz helenistica,
aunque el Arbol frondoso y las flores y sus frutos, son como
su espiritu integramente americanos, siendo del Lacio tan
s6lo la opulencia de su 16xico y el ritmo de su verso, y de la
HMlade, el suelo en el cual crece y las ondas de belleza que
lo fertilizan, pero el alma es sin regateos, algo peculiar, algo
de campifia y terrufio de America.

Tales pudi6ramos Ilamar los origenes li-
Contenido poe-
Cone o po terarios de la forma poetica usada por
o propio. Landivar en la Rusticatio, emperor los ori-
genes po6ticos del contenido no se remontan s6lo a la antigiie-
dad clAsica, ni al Renacimiento, son mas pr6ximos. La
poesia arcAdica de idilios de ficticia realidad pastoril, aun
vivida en el primer tercio del siglo XVIII, donde la forma
y la ficci6n eran la esencia misma de la poesia y cuyo ca-
non literario segin De Sanctis era "no importa lo que se ha
de decir, sino c6mo se ha de decir"53 no influye en Landivar,
cuyo canon es "In hoc autem opisculo nullus erit fictionis
locus", "En esta pequefia obra no habrA cabida alguna a la
ficci6n", 54 poniendose totalmente de espaldas a la poesia
idilica del Renacimiento hecha empalagosa Arcadia todavia
muy mediado el siglo XVIII. Tampoco agrada a Landi-
var lo buc6lico, ni adn more virgiliano, pues rechaza las bu-

53 Francisco de Sanctis. Historia de la Literatura Italiana.
XI, pig. 285.
6~ Rust. B. Mon. v.








INTRODUCTION


c6licas clAsicas --su recurso y uso de lo simb6lico se en-
tiende- cuando reza "Obtegat Arcanis alius sua sensa
figures": "Recubra alguien con simb6licas figures sus sen-
timientos" 55. Rechazando la alegoria continuada de casi to-
das las buc6licas virgilianas, tambien proclama no ser su
ideal po4tico el de quien "Impleat et campos armis, et fu-
nere terras, Omniaque armato debellet milite regna". "Lle-
ne de armas las campifias, y de muerte las provincias y con
escuadras bMlicas subyugue los imperios" 1".
Rechazando asi con esta categ6rica afirmaci6n puesta
en el umbral del poema, la 6pica clAsica de Virgilio, a quien
rehuye en los primeros versos de la Rusticatio, enfrentAn-
dose al "Arma virumque cano", "Canto a las armas y al h-
roe... ." 5 con que se abre la Eneida.
El ideal landivariano es en verdad pr6digo de sentido
patri6tico y campestre como el de Virgilio en las Ge6rgi-
cas:
"Me juvat omnino, terrae natalis more,
Usque virescentes patriots invisere campos".

"Sobre todo me deleita, impulsado por mi amor al te-
rrufio, ir a visitar los campos patriots. ." 5s, pero aunque
algo pudiera vincular esta declaraci6n landivariana a las
Ge6rgicas debe aclararse que mientras el autor de las Ge6r-
gicas se queda en el canto de la agriculture, nuestro Lan-
divar, ni siquiera hace fe de ello, sino que se ufana por
cantar escenas no agricolas de la naturaleza americana,
aunando los lagos, las fuentes y las cascadas, que en si no
son tema ge6rgico, con las industries de la Cochinilla, el
Afiil, Mirice, Azicar, sin exceptuar las Minas, las Aves y

55 Rust. B. I., 1.
56 Rust. B. I., 5-6.
57 Eneida, I, 1.
58 Rust. B. I, 7-8.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


las Fieras, -que nada tienen de Ge6rgico-, como tampoco
los Juegos, la Cruz del Tepic, los Castores, etc. No son,
pues, ge6rgicas virgilianas el contenido de la Rusticatio
Mexicana, y cuando los critics han usado y abusado de la
comparaci6n lo han hecho no para indicar semejanza de
contenido, ni filiaci6n po4tica, sino mas bien para compa-
rar la Rusticatio Mexicana, la mAxima obra descriptive de
la naturaleza, -superior a los modernos Vaniere, Rapin-
con la obra incomparable de Virgilio, que esteticamente
no es ni la Eneida, ni las Buc6licas, sino las Ge6rgicas.
En cuanto al contenido portico diremos por lo mismo, y
segdn declaraciones categ6ricas de Landivar en el frontis-
picio de su poema que no es ni renacentista, ni clasicista,
es amnericanista, entendiendo por tal el humanismo de lo
mestizo, la forma de los magnos vates de la antigiiedad y del
Renacimiento, pero con contenido propio, muy propio, y
con un sentido estetico muy diferente, muy distant asi del
Renacimiento, como de la Edad Aurea de la poesia latina,
aunque emparentado esteticamente con poetas helenistas,
Calimaco, Te6crito y latinos helenizantes como Claudiano ".

S La literature italiana, especialmente, y la
Retorno a la ,
Natural. europea en general se inclina en la ultima
mitad del siglo XVIII hacia la realidad na-
tural, al buscar a la Naturaleza como poesia en si misma,
al hombre natural, al hombre de la selva. Las ciencias natu-
rales han dignificado el contenido de la fisica, lo natural
es no un simbolo, sino por naturaleza algo Ileno de poesia.
La realidad entrafia poesia, el poeta es quien sabe trase-
garla a sus versos. Landivar asi lo acata y en la invocaci6n
lo declare:

59 Vease pigs. 30-33.









INTRODUCTION


"Tu mihi vera quidem, sed certe rara canenti
Dexter ades.."
"Seme propicio a mi cantor de realidades, aunque en
verdad, a pocos conocidas" 0.
MAs categ6rico adn es al respect en la exhortaci6n
a la juventud americana en los postreros versos del poema
cuando dice:
"Antiquos exuta, novos nunc indue sensus.
Et reserare sagax naturae arcana professa
Ingenii totas vestigans exere vires,
Thesaurosque tuos grato reclude labore.
"Tui, desnudindote de antiguas teorias, viste ahora con
las nuevas,/ y promote, ayudado de fina observaci6n,
descubrir los secrets de la naturaleza/ y en la investi-
gaci6n revela toda la capacidad de tu ingenio/ y da a
conocer tus tesoros en esfuerzo tan grato".

La Rusticatio no es solamente un mero describir y elo-
giar la naturaleza del mundo americano en sus mbs des-
tacadas modalidades campestres y notificarlo asi al Viejo
Mundo, va tambi&n a exaltar el ingenio natural de sus po-
bladores natives los indios, sus trabajadores, y exponer un
tipo de sociedad natural en el libro de los castores, todo
habla de un mundo natural, y como tal campestre. Alli no
figuran ni reyes, ni emperadores, ni prelados, ni gober-
nantes, sino el hombre de la naturaleza, ya sea el campesino
indigena, el esclavo africano, o el facineroso audaz de las
minas 62. Nada le important a Landivar las grandezas arti-

60 Rust. B. I, 30-1.
't Rust. B. Ap. 109-12.
62 La menci6n al rey de Atzcapotzalco en el Libro I, y al quin-
to del rey en el libro de la elaboraci6n del oro y la plata, son men-
clones niicas y de pasada. La menci6n de la nota 4, Lib. XIV de
haber elegido para enviarlos al Rey dos ciervos corpulentos, el afio
de 1755. es una anotaci6n hist6rica, exactamente como la nota 3,
Libro XIV, sobre haber visto dos leones non jubalos en casa del
duque de Etruria.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


ficiales de las cortes y de los magnates de su 4poca, ya que
su sentimiento herido por 6stos, no puede volverse sino a)
homo naturalis, al suelo patrio, a la naturaleza, que tan en
boga estA por entonces, tanto en la obra de Rousseau, como
en las de los legistas, y escritores europeos, del setecientos.
Es, pues, honda raiz de su poema el estado cientifico natu-
ralista de entonces. Landivar no busca ya la explicaci6n
de las maravillas que canta ni en la mitologia como recur-
so portico, ni en mera ficci6n, sino que en todo inquiere su
interpretaci6n natural, su sentido cientifico, llegando en al-
gunos casos, como en la interpretaci6n del origen de las
fuentes 6", a reproducir tesis de filosofia, que entonces pre-
cisamente se sustentaban en nuestra Alma Mater en la
nueva Fisica que implantaba la escuela que hizo realidad el
innnovador Goicoechea ". Lo mismo el arco iris 65 que el
peso de las aguas 66 y otros motives los explica Landivar,

Ia Rust. B. I., 88-114.
6" Landivar defiende como mis probable la tesis de que los
manantiales se original directamente por las lluvias y por el des-
hielo de la nieve de los montes, rechazando la tesis aristot6lica al
respect. La tesis que Landivar expone en los versos:
Aut certa irrigui ducant exordia fontes
Montibus ex altis, pluvia, glacieque gravatis,
Haec means, haec animis potior sententia constant. ., etc.
coincide con las tesis 217 y 218 sustentadas en la Universidad de San
Carlos, bajo la presidencia de Fr. FMlix Castro, ofm.
Fontes non oriuntur ex mari, occulto itinere terram pene-
trante indeque, facta via scaturiente. Fontes ex pluviis, so-
lutisq. nivibus immediate oriuntur.
65 Rust. B. III, 261, 266-7. Al explicar el arco iris n6tese que
sin despojarse de la forma poetica mitol6gica, explica tecnicamente
el fen6meno:
objectat amnem radiis, ut luce refracta
ostentet various, Phoebo mirante, colors.
66 Rust. B. XI, n. 4.









INTRODUCTION


no con sentido de mitologia, sino con expresi6n de la Cien-
cia Natural, entonces tan en boga.

La H o. Landivar vive en el destierro en moments
La Historia.
en que la Historia vuelve por sus fueros
y se coloca a la vanguardia del conocimiento europeo, y este
afin de lo hist6rico se muestra con frecuencia en el poema.
Hacer historic es una de las peculiaridades de la Rusticatio:
Historia de las ciudades de Mexico 67 y Guatemala 68, sint-
tica la primer, amplia la de la segunda; historic de la an-
tigiiedad indigena en el canto I al hablar del cruel rey de
Atzcapozalco 69, Historia del Jorullo que en nada disuena
con las narraciones de Humboldt sobre el mismo tema 7",
Historia hace al hablar de Bolonia 1', al hablar del Santuario
de Guadalupe en el Capitulo de las fuentes 72. Con refe-
rencias hist6ricas apoya el contenido de los cantos, y asi ve-
mos los nombres de historiadores al pie de no pocos libros.
Acosta en su Historia Natural y Moral de Indias, Francisco
Hernandez en su Historia de las Aves de Nueva Espafia;
Robertson, Historia de America; Betancourt en su Teatro
Mexicano; Juan de Torquemada, Monarquia Indiana.

Landivar vivi6 en compafiia de renombra-
Vinculos Lite-
dos escritores mexicanos, cuyas obras evi-
rarios. denciaron la prestancia de su exquisite
formaci6n humanist ante el culto mundo literaro italiano
de entonces. Este grupo de humanistas, es el mis desta-

67 Rust. B. I, 32-36, 51-52.
68 Rust. B. III, 11-60, UG, passim.
69 Rust. B. I, 140-153.
7T Rust. B. II, 19 y sigtes.
71 Rust. B. II, 343 y sigtes.
72 Rust. B. 38 y sigtes.










GENESIS DE LA RUSTICATIO


cado entire todos los desterrados jesuitas "7, ya que adn te6-
logos y fil6sofos se significaban por su sefiorio absolute en
las letras clasicas: Alegre, Clavijero, Maneiro, Abad, Gue-
vara, etc., etc. Su aprecio por ellos lo deja traslucir Lan-
divar, en la Tnica ficci6n --como el mismo advierte- bas-
tante anacr6nica de los poetas mexicanos a orillas del Lago
de Chalco ".
De suerte que el ambiente literario tanto de Bolonia
como de otras ciudades italianas visitadas por Landivar, fu6
otro de los estimulos literarios que influyen en la Rusti-
catio.

Bibliografia de Figuran citadas en la Rusticatio las obras
la Rusficatio. siguientes:

Abad, Santiago Jose.-De Deo.
Alegre, Fco. Xavier.-Traducci6n de la Iliada al latin y la
Alexandriada.
Acosta, Jose de.-Historia Natural y Moral de las Indias.
Barrington, John S.-Observations of the Statues chiefly
the most ancient from Magna Charta, etc.
Betancourt, Fr. Agustin.-Teatro Mexicano.
Bomare, Jacques Ch., Valmont de.-Dictionaire raisonne
universal d'Histoire naturelle.
Calepino, Ambrosio.-Diccionario de la Lengua Latina.
Carnero, P. Juan.-Poema sobre la Pasi6n de Ntro. Sr.
Facciolati, Jacopo.-Dictionarium undecim linguarum.
Herndndez, Francisco.-Historia de las Aves de Nueva Es-
pafia.
Journal de Trevoux, (Octob. 1712).

73 Comunicaci6n sobre Rafael Landivar y la Rusticatio Mexi-
cana, hecha a la Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala
por el R. P. Miguel Batllori, S. I., 8 de febrero de 1950.
7; Rust. B. I., 276 y sigtes.










INTRODUCTION


Oviedo, P.-Zodiacum Marianum '".
Regnauld.-Entretien.
Reyna.-Vida de San Juan Nepomuceno.
Robertson, William.-Historia de America.
Torquemada, Juan de.-Monarquia Indiana.
Vaniere, Jacques.-Praedium Rusticum.

Autores citados sin referencia a sus obras: Golmario
Marsiliano, Gemelli, Juan Ruiz de (Alarc6n, los poetas:
CArdenas, Mufioz, Fuentes, Arriola, Le6n, Sor Juana
Ines de la Cruz; los latinos Lucrecio, Horacio; y Lemercy,
y el Obispo Texada.

Or n P- La motivaci6n de un poema suele ser va-
olco. lioso punto de partida para penetrar la
intuici6n pura de su valor po6tico. Sin
hallar ese secret, y sin aplicar esa formula misteriosa de la
motivaci6n puede irse interpretando lo que se quiera, menos
un poema. ,Por qu4 escribi6 Landivar? LPor que escri-
bi6 en latin? ZPor que cant6 el afiil y no el maiz? jPor
qu6 describi6 las peleas de gallos y no las lides acad6micas
de su iAlma Mater? Estos y otros interrogantes, s6lo pue-
den quedar solucionados por lo menos parcialmente si lo-
gramos penetrar en la motivaci6n de la Rusticatio Mexi-
cana, tarea no tan dificil, puesto que el mismo autor nos
dej6 reciamente esculpido desde el frontispicio de la obra
hasta sus tiltimos versos el m6vil vital que impulsaba a
la Rusticatio. Abre Landivar la Rusticatio Mexicana con
una oda heroic a su ciudad natal, Santiago de los Caballe-

75 El jesuita Juan Antonio de Oviedo, natural de Santa Fe
de Bogota vino a Guatemala siendo muy joven; estudi6 en la recien
fundada Universidad de San Carlos y fue el primer graduado de
Doctor que se borl6 en la Universidad. Ingres6 poco despues en la
Compafiia de Jesis. Fue escritor ascetico y hagi6grafo muy fecun-
do. Muri6 en 1757.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


ros de Guatemala, y promete Ilevar su nombre hasta las
estrellas, que en lenguaje portico latino es tanto como llevar
hasta la inmortalidad ". En la primer pfgina de su obra
toma como epigrafe un par de versos de Vaniere que tra-
ducidos dicen: "Soy arrebatado por la escondida dulzura de
los campos ignorados:/ Lo que me deleita ver con mis ojos,
me complaae traducirlo en versos" "./ Ya estas dos alusio-
nes bastarian a ponernos sobre aviso de una motivaci6n de
la Rusticatio, pero no siendo dificil hacer acopio de mAs
pruebas las expondremos:

Me juvat omnino, terrae natalis more,
Usque virescentes PATRIOTS INVISERE CAMPOS, ".
nuevamente inseparables van unidos los dos temas psicol6-
Moflvacl6n: gicos antes expuestos: el amor al swelo
A r a natal, y la secuencia ir a visitar, a ver
Amor al terrm-
los patriots campos. Es, pues, la Rusti-
ifo.
catio aunque parezca parad6jico, funda-
mentalmente un poema hijo de la pasi6n noble del amor,
sublimado en el objeto: la patria chica, el terruiio natal, la
patria mayor: el reino de Guatemala, la patria grande:
America. Landivar, aunque nacido en una metr6poli colo-
nial, vivi6 en intimo contact con el mundo campestre, asi
por ser la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Gua-
temala, un dechado de naturaleza hecha ciudad; rodeada de
campifias exuberantes, bosques inmensos, volcanes altisi-
mos, jardines naturales, fuentes por doquiera, huertos fru-
tales de innfimeras species, como por ser su hermosa re-
sidencia, un compendio de la naturaleza, que encerraba a
mas de arboledas, jardines y fuentes, etc., una selva mul-

7" Rust. B. UG. 31-2.
7 V4ase nota 36.
78 Sobre todo me deleita, impulsado por mi amor al terrufio,
ir a visitar las patrias campifias siempre floridas. Rust. B. I, 6-7.










INTRODUCTION


ticolor y polif6nica de aves enjauladas. Ya hemos aludido
a la renombrada hacienda "El Portal", sintesis de todo
cuanto la pr6diga naturaleza tropical puede ofrendar. Aquel
subconsciente esplendor de lo campestre se le entr6 al alma
por los sentidos. Cuando vivia en la patria, &a qu6 hacer
verso, lo que ya era poesia?; pero en el destierro, cruel e
injusto, -como injustos y crueles eran los d6spotas
ilustrados de su dpoca-, que le alej6 de aquel ambiente, tra-
sunto de lo po6tico en su misma esencia, sinti6 la evasion
de lo suyo y de los suyos, -sus padres y hermana habian
fallecido-, agit6 su espiritu aquel subconsciente vivido en
la nifiez y juventud en la tierra natal, y en la tierra amiga
que le viera recorrer las bellezas naturales de Nueva Es-
pafia. Y el dolor, se hizo germen del poema de Landivar,
que abrigaba la juventud spiritual de cuanto le habia tan
hondamente infundido la naturaleza y que vivia latente,
dinamico y hecho poesia, como en Dante, el amor a Beatriz
perdida.
Quam juvat, Alma, tuas animo pervolvere dotes!
iCuanto complace, Ciudad Natal, evocar tus preseas! ".
nos dice la oda a Guatemala, y pocos versos mas adelante:
Haec mihi semper erunt patrii nutrimen amoris.
Serbis tales recuerdos de mi amor patrio perenne sustento ".
Debueram, fateor maesto praecordia peplo
Induere, et lacrymis oculos suffundere amaris:
Nam flores dum prata dabunt, dum sydera lucem,
Usque animum, pectusque meum dolor altus habebit.
Debiera, lo confieso, cubrir mi espiritu, con enlutado manto
y hacer que viertan mis ojos ligrimas de amargura:
porque mientras broten flores en los prados, y emitan luz las
[estrellas
siempre un hondo dolor subyugara mi espiritu y mis afectos ;S.
79 Rust. B. UG. 2-3.
so Rust. B. UG. 7.
s6 Rust. B. I, 18-21.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


Este dolor hecho verso nos declara el mismo Landivar
habri de ser su finico consuelo:
Inque arctis rebus dulce levamen erunt.
(Estos recuerdos) serin en mis horas de angustia placido
alivio 82.

Reitera el mismo afan en los siguientes exametros:
Ardua praecipitis conscendam culmina Pindi,
Musarumque Ducem supplex in vota vocabo;
Ambit enim quandoque solatia pectus.
Subire a la excelsa cumbre del Pindo rodeada de precipicios
y suplicante har6 votos invocando al Maestro de las Musas,
pues cuando el coraz6n sufre ansia el consuelo '3.

Amor, P Tal trinidad: de amor campestre, de poe-
Amor, Poena, I
Nostalgia. sia, y de nostalgia, en terminos idiomAti-
cos tres cosas distintas, son una en el alma
del poeta, y dondequiera que asoma una manifestaci6n de
amor patrio, vuela el canto en pos de la nostalgia; y alli
donde el pesar palpita, tambidn resuena el amor al terrufio.
En el canto II, nuevamente aparece el tema del terru-
fio como solaz en la tristeza.
His ego dum modulis conabar fallere curas
Con estos cantares me esforzaba en disipar mis amarguras *.
Ante la nostalgia de las fuentes termo-medicinales de
que antafio disfrutara, prosigue con su tristeza, mitigada
s6lo por el recuerdo de sus campifias:
Sed quoniam truculenta negat Fortuna levamen
Omne mihi, facili modulatus carmina plectro
Dulcia rura sequar, doctasque Heliconis ad undas
Turbida sylvesiri solabor teedia cantu.

S Rust. B. UG. 8.
83 Rust. B. I, 25-7.
84 Rust. B. II, 301-2.









INTRODUCTION


Y puesto que despiadada fortune me rehusa todo alivio,
ire, armonizando con sencillo plectro mis cantares,
a los dulces campos y a las sabias fuentes del Helic6n
v recrear6 mis tristezas sin cuento con el canto de la cam-
pifa 86.

Cual si no bastara a Landivar haber dejado traslucir
en el poema tal realidad de su nostalgia, fecunda en poesia
campestre, en el tiltimo canto, cuando ya las pAginas de la
Rusticatio van a cerrarse tras la sombra de la Cruz del Te-
pic, declara confidence a la juventud americana:
En tibi, queis tetras, violentia ad littora Reni
Fallere conabar curas, aique otia, cantus.
He aqui los cantos que me esforsaban
para entretener mis ocios y engafiar mi tristesa.
junto a las tumultuosas riberas del Reno "1.

La motivaci6n psicol6gica del poema, clara aparece
ante las mismas revelaciones categ6ricas del poeta Lan-
divar: era la nostalgia hecha amor patrio la que recre6,
hecha poesia, aquel paraiso perdido en el destierro. Este
es el primer motivo que se revela evidence en el poema.

La Rusticaio. Caen por su propio peso las gratuitas afir-
La Rusticatio,
Smaciones de que el poema fu6 escrito en
desta rone su patria, al retorno de M6xico 8. Sobran
las pruebas de indole hist6rica que revelan
que fue en el destierro la creaci6n del poema. Omitamos
las referencias de historiadores del Siglo XIX como Garcia
Pelaez 88, que confirman nuestro aserto, lo mismo que las

85 Rust. B. XII, 283-6.
s8 Rust. B. Ap. 100-1.
87 No conocemos ningdn argument hist6rico, que apoye lo di-
cho por el Licenciado J. Antonio Villacorta en su obra erudita
"Estudios bio-bibliogrificos sobre Rafael Landivar", pigs. 60-61.
88 Memories para la Historia del antiguo Reino de Guatema-
la, t. III, cap. CXXVII, pig. 170. Guatemala, 1944.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


voces de critics que nos favorecen, y vayamos al propio
poema para hacer ver c6mo por su contenido mismo no fu4
escrita la Rusticatio previamente al destierro.
Es por de pronto incuestionable a primer vista que
los cantos V, IX, X, XI, XII y el Salve Cara Parens, como
el apendice, de la 2* edici6n de Bolonia, fueron escritos en
el destierro, ya que de haber existido antes, hubieran apa-
recido desde la primer edici6n de 1781, de lo contrario el
mismo Landivar, no lo diera asi a entender cuando al final
del canto X, de la edici6n de M6dena afiade en prosa: "Quae
huic complendo earmini desiderari possunt, alias fortasse
dabimus vita comite". "Los asuntos que pueden echarse de
menos en la perfecci6n de este poema, los daremos a publi-
cidad en otra oportunidad, si la vida nos acompaiia" 8.
Hay dentro de los primeros diez cantos, edici6n de M6-
dena, motives claros de que fue su redacci6n posterior a
1767. En el canto I hace Landivar alusi6n direct al des-
tierro en los versos 18-20, ya comentados. Ademfs en la
ficci6n de los poetas mexicanos junto al lago de Mexico, cita
en las notas, obras que fueron publicadas muy posterior-
mente, ya en el destierro. Tales las referencias a Alegre,
Abad, Carnero. En el Libro II, declara terminantemente
en los versos, 300-324, de la primera edici6n de M6dena, que
a orilla del rio Reno escribia el poema cuando los temblores
de Bolonia, a la cual alaba como su preclara ciudad, y es
evidence que no podia aludir antes del destierro a algo
que aconteci6 hasta fecha muy posterior a la expulsion de
1767.
En el Libro III, M. o9, Landivar canta a la ruina de la
ciudad de Guatemala y cita en una nota la fecha hist6rica,

s9 Rust. M. X, al final.
90 III, M. Lo mismo que cualquier ndmero romano seguido de
M, significa: Libro III de la Edici6n de M6dena.









INTRODUCTION


29 de julio de 1773 por entonces ya nuestro poeta llevaba
casi siete afios de ostracismo.
En el Libro IV, M, hay referencias a obras que si bien
se encontraban en las bibliotecas europeas, no figuran en
el catAlogo de los libros de Landivar, ni en la Biblioteca del
San Borja, ni es probable que se hallaran ni aun en M4xico,
como el "Journal de Trevoux", citado en frances por el
cantor de la Rusticatio, ni probablemente las obras de anti-
hispanistas como la Historia de America de Robertson.
En el Libro V, M, de la primer edici6n no hallamos en
el solo context ning6n indicio de cuAndo pudo haber sido
escrito, lo mismo puede decirse del VI y VII M; en el Libro
VIII, M, hay referencias al I, M. y si este, como ya se expuso
tiene todas las probabilidades de ser obra escrita en el des-
tierro, no le puede anteceder ning6n otro que a l6 se refiera.
Lo mismo se confirm en referencia al Libro III, M. hecha
en el Libro VIII, M. En el Libro IX, M. hay tambien alu-
siones de tipo personal que suponen ya la permanencia en
Bolonia, como la cita de su presencia en casa del Duque
de Etruria en Florencia, donde vi6 dos Leones non jubatos,
sin melena. AdemAs, este mismo libro sufre una amplia-
ci6n de noventa y ocho versos al afiadirle el episodio mis
interesante del libro de las fieras, el canto al cercopithecus,
honor campi, orgullo del campo, y pars maxima sylvae, el
mAximo representative de la selva americana. El Libro X,
M, nos habla claramente de que a orillas del Reno, compuso
no este solamente, sino los cantos de la Rusticatio, como
puede leerse categ6ricamente:

En tibi, queis exul violent ad littora Reni
Fallere conabar curas, atque otia cantus 91.

91 He aqui los cantos, que en el destierro me esforzaban a
entretener mis ocios y engafiar mi tristeza, junto a las riberas del
tumultuoso Reno. Rust. M. X, 315-6.









GENESIS DE LA RUSTICATIO


Result de lo expuesto, que de los diez libros de la pri-
mera edici6n no presentan en si mismos pruebas de haber
sido escritos en el destierro, ni el libro relative a la vida
de los castores, ni los dos de las minas, lo que daria que
entire los quince libros de la Rusticatio, la oda a Guatemala
y el apindice, s6lo habria tres libros que ni prueban ni des-
mienten la tesis de que el poema fu6 escrito en Italia. Pero
la palabra del poeta 92, que repite afirmativamente haberlo
escrito a orillas del Reno para solazar sus amarguras con
el recuerdo patrio son categ6ricas, y no menos las referen-
cias a obras escritas despues de 1767, ademas de que el mis-
mo titulo de la obra al apellidarse con el adjetivo mexicana,
lo usa Landivar segdn la extension que al vocablo daban los
italianos, y en general los europeos a quienes pretend Lan-
divar revelar los secrets de America septentrional, cono-
cida por ellos entonces con el gentilicio de mexicana.
El germen portico y la formaci6n literaria que lo hizo
possible son indudablemente creaci6n de Guatemala, que le
abri6 el mundo del idioma clAsico de Lucrecio y Horacio;
de CentroamBrica y Mexico, que le llenaron de su paisaje
y le ganaron el afecto; pero lo que hizo germinar en formal
inmediata aquel poema, lo que le sirvi6 de pAbulo, de incen-
tivo de aquel amor patrio hecho verso que es la Rusticatio,
fue en primer lugar el impulse gigante de la nostalgia del
destierro, que cual repetidas veces lo dice Landivar, le llev6
a cantar ante el mundo el terrufio y la patria americana.
Italia y su amplio medio literario hicieron possible que ger-
minara la inspiraci6n poetica de Landivar, pero la material
prima era fruto de su tierra natal, y la forma, el modo
po4tico, eran del Lacio que habia recibido a orillas del Pen-
sativo antigiiefio, en la casa paterna, en el San Borja, en las

92 V6ase lo anteriormente expuesto en Rust. B. Ap. 100-1 y en
Rust. M. X, 315-6.









INTRODUCTION


aulas de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos,
en la convivencia con los humanistas mexicanos Alegre, Cla-
vijero, Abad, Maneiro, etc., en las casas de la orden jesuita
de Nueva Espaiia. Y sobre este caudal en potencia se pro-
dujo un gran acontecimiento afectivo, como el que a Dante
inspire la Divina Comedia: un amor perdido en el espacio
material, pero que quiere compensar su perdida, eterni-
zAndose en el tiempo: el amor al terrufio, linico amor hu-
mano que le quedaba a Landivar, pues todos sus cercanos
afectos familiares habian desparecido del espacio. S6lo
restaba allA tras la inmensidad del oceano una ciudad que-
rida sobre toda ponderaci6n, una Beatriz, la ciudad del
Pensativo y del Volcan de Agua, a la cual ya nunca mis
veria, una Beatriz, que acababa de sucumbir en la fecha
fatal de una ruina, 29 de julio de 1773, pero a quien an-
siaba, cual otro Dante, ver enaltecida en los cielos -promp-
tus in astra feram- y pregonar al mundo entero, sus belle-
zas incomparables, que eran para Landivar los tesoros de la
campifia, tesoros que usaba el mundo sin saber su proce-
dencia: su terrufio, su ciudad natal, sus contornos, el rei-
no de Guatemala que se perdia en el Dari6n, y el de Nueva
Espafia que penetraba en las praderas del oeste california-
no. De ese paraiso perdido, de ese amor nostAlgico, y por
ello fecundo, naci6 a orillas del Reno la Rusticatio.












III

EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


Realizaci6n. Conocida la motivaci6n del poema, rest
ver la realizaci6n del ideal que la engen-
dr6. De multiples maneras hubiera podido Landivar rea-
lizar su obra. Por ejemplo cantando en forma ge6rgica la
campifia americana, c6mo se cultiva el maiz, el frijol, y
siguiendo por los nativos products del agro americano.
N6tese que Landivar dej6 sin comentar siquiera products
como el cacao y la industrial del chocolate, la industrial tex-
til; no menciona al quetzal, ni al bAlsamo, ni otros t6picos
interesantes y porticos de la campifia americana. Esto de-
be de tener una explicaci6n. Y creemos hallarla, en parte,
en la Rusticatio misma. Landivar una vez sentido el im-
pulso de dar a conocer a Guatemala, no a los americanos
que viven esa vida que va a describir, cuyas escenas cono-
cen tal vez mejor que l1, sino a quienes ignoran su mundo
po6tico, a Italia, en especial; se plantea el problema de L que
Se n do dar a conocer entire lo much que se des-
Selecci6n de
conoce? Y tiene Landivar el feliz acier-
Motivos de la
ti o. to de elegir motives asi entire aquellos pro-
Rusficatio.
ductos que se tienen en alto aprecio en
Europa, pero cuya procedencia americana y vicisitudes
se ignoran, como tambidn las maravillas naturales que su-
peran a las obras grandiosas de la antigiiedad, tan en boga
en la historiografia de entonces. Quiere pregonar al mun-
do que su tierra natal, es digna de consideraci6n asi por su
naturaleza pr6diga en portentos como industriosa en sus
products. Estas dos ideas explican la selecci6n de motives
que hace Landivar para estructurar los cantos de la Rusti-









INTRODUCCION


catio. Hablard de los Lagos de M6xico, para
Excelencias de
xrica frn- hacer ver a Europa, que los americanos no
Am6rica fren-
o al Mund. s6lo saben cultivar sobre la tierra, sino
te al Mundo.
former huertos sobre las mismas aguas, y
a la genialidad podtica de la descripci6n afiade la prueba
cientifica de historiadores y naturalistas acreditados en el
Viejo Mundo. Cantara al Jorullo, con tendencia muy mar-
cada a enaltecer la orografia americana, y enfrentarla a
los colosos hist6ricos, el Vesubio, el Etna, y tomar pie de
ello para elogiar la riqueza agricola de dicha region.
Habla de Guatemala, como de un paraiso terrenal y al des-
cribir sus cascades y grutas vecinas al pueblecillo de San
Pedro MArtir, lo hace para comparar esta maravilla natu-
ral frente a las siete legendarias maravillas de la anti-
giedad a las que supera, y asi podriamos continuar reco-
rriendo todo el poema, pero preferimos hacer hablar a la
misma Rusticatio con su elocuencia exametrica.

In e Cuando se refiere a una curiosa fuente
Insuperable
Mana que emerge en uno de los lagos de M4xico,
Manantial.
pondera la maravilla americana; ponien-
dola sobre la fama universal de las reconocidas fuentes Cas-
talia, Lybicas, y Aretusa:
Castalium posthac sileat Cirrhaeus Apollo
Et Lybicas Ammon contemnat Jupiter undas,
Vel quos clara dedit latices Arethusa pudicos:
Quaeque suos silent fluvialia numina fontes,
Solaque Mexiceum commendet fama fluentum,
Nobile Christiadum fecit cui tessera nomen.
En lo venidero, Apolo Cirreno haga enmudecer la Fuente
Castalia, y Jipiter Ammon menosprecie los manantiales libicos
o las linfas escondidas que hace brotar la afamada Aretusa; y las
deidades fluviales hagan callar sus manantiales, y s6lo proclame
la fama a esta fuente mexicana, a la cual di6 esclarecido renombre
la insignia de los cristianos 93.

93 Rust. B. 115 y sigtes.










EXCELENCIAB LANDIVABIANAS


Al hablar del Centzontle, lo sobrepone al pijaro mis
celebre en la literature europea: Philomela o Ruisefior 9.
No content con la exaltaci6n que hace del Lago en que se
hallaba la ciudad de M4xico, cita en frances a Bomare en la
referencia alusiva a ser un lago dnico en su g6nero "Mais
aucun lac n'est aussi singulier, que celui du Mexique.. ." 9

Al cantar las cataratas guatemaltecas, en
Cataratas Ini-
aa habiendo descrito el soberbio p6rtico de la
gualabl gruta exclama sobreponiendolo a las enton-
ces de moda maravillas egipcias:
Non ita bis seni famosa palatia reges
Construxere olim, fastus monument superbi,
Ad laetas Nili faecunda uligine ripas;
Cum sibi praeclarum duodeno pignore nomen
Perpetuare ardent, famamque extendere in aevum;
Ut miram dives decorat natural cavernam.
Los famosos palacios, que edificaron en la antigiledad doce
reyes, -como imponente monument de magnificencia-,
junto a las vegas del Nilo, agraciadas por fertilizante limo,
ansiando ardientemente perpetuar en las doce maravillas su
nombre esclarecido y extender a trav6s de las edades su
fama, jams superaron a la prodigiosa naturaleza que decor
las maravillosas grutas 9".

La mis aven- Al cerrar el canto de las Cascadas gua-
tajada maravi- temalenses, enaltece Landivar a su terru-
Ila del Univer- fio sobre toda maravilla del universe cuan-
so. do dice:

94 Ludit et insignis raro discrimine vocum
Alituum princeps, quo non vocalior alter,
Centzontlus, prisco volucris non cognitus orbi,

Non ita compositis deflet Philomela querelis
Moesta scelus ....
Lusibus ut ripas hilarat Cenzontlus amoenis. Rust. B. L,
218 y sigtes.
9' Rust. B. I, nota 13.
96 Rust. B. II, 165-70.









INTRODUCTION


Arva Paraetoniae silent viridantia gentes,
Ubere quae dives foecundat flumine Nilus:
Et septem sileat veterum miracula mundus
Garrulla queis laudum solvit praeconia fama.
Omnia convallis superat portenta decore,
Rara verecundis praebet quae umbracula Nymphis
Semper odorifero fragantia germine months,
Et suavi semper volucrum resonantia cantu.
Enmudezca la raza egipcia y los campos verdeantes que el
portentoso rio fecunda con sus ondas uberrimas; calle el uni-
verso las siete maravillas de los antiguos, para las cuales de
boca en boca la fama se desat6 en pregones encomidsticos,
porque a todos los portentos sobrepasa en esplendor aquel
valle rodeado de montafias, que brinda a las Ninfas pudoro-
sas rec6nditos albergues, fragancia perenne de perfumadas
flores silvestres, y melodies sin fin, en el canto acordado de
sus pAjaros.

Indescriptible debi6 de ser la sorpresa en los centros
literarios italianos al escuchar que un poeta guatemalense,
ignorado hasta el moment, pregonaba con impecable metro
clAsico, digno de Virgilio o de Poliziano, las excelencias de
un jir6n campestre del Nuevo Mundo.

Este preg6n de lo mas notable y gran-
Otras excelen-
as ec n- dioso de lo americano que el poeta cono-
s incompa- ciera, hace a Landivar seleccionar los te-
rables
mas de sus cantos, y asi, ante la evidencia
de lo enaltecido, anuncia al Viejo Mundo: Nuestra cam-
pifia os ofrece el adorno de los reyes, la tintura de vuestros
vestidos, asi en matices de cielo, como de pdrpura; el azdcar
que endulza vuestros manjares y os deleita con sus sabores,
es nuestro, de nuestra tierra; el oro de vuestras areas es
entrafia de nuestras minas, etc., etc., y como tal lo canta
sin reticencias:

97 Rust. B. III, 288-95.











EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


His ubi suplicciis mactavit barbara gentem
Coccineam, traxitque cavis plebs Inda caminis,
In rubrum mansuetus abit porcellio Coccum
Puniceum condens nivea sub pelle colorem;
Qlo galli et batavi, venetusque, hispanus, et anglus,
Et russi et belgae, totusque intingitur orbis.
Una vez que implacable la raza indigena di6 muerte con
tales tormentos a los enjambres de Cochinilla, tras haberlos
metido en abovedados hornos, suelta el inofensivo gusanillo
la grana rojiza, que esconde bajo blanca epidermis la tintura
de la pirpura, la cual, tanto los franceses, holandeses, vene-
cianos, espafioles, ingleses, rusos y belgas, como todo el mun-
do, usan para tefir 9.

Pregona la pdrpura americana obtenida del Mirice,
haciendo ver que:

Aspera purpureum cogam per littora succum,
Quem doluit periisse semel cum Murice Sarra;
At micat occiduo iam dudum pulchrior orbe.

Por los acantilados litorales ire recolectando el jugo de la
Pirpura; y si en verdad la Ciudad de Tiro, se conduele por
habirsele agotado; brilla empero, con mayor esplendidez des-
de hace much tiempo en el continent americano 9.

Lo cantado a este respect lo reitera en una nota "o, ci-
tando a escritor europeo, que alude a tan maravilloso tinte,
cuya adquisici6n se hace en el sur del reino de Guatemala.
Una vez elaborado el alil enaltece a la tierra produc-
tora:
"Hoc tamen ampla luto gazas Guatimala cogit
Ingentes, totusque auget commercial mundus".
Con este limo (polvo de afil) la famosa Guatemala se llena
de riquezas, y todo el univeso aumenta su comercio 10.


9s Rust. B. IV, 182-7.
v9 Rust. B. IV, 208-10.
1oo Rust. B. IV, n. 3.
lo, Rust. B. V, 183-4.










INTRODUCTION


Cuando habla de los Castores americanos nos revela,
entire otros, un motive de su canto: anunciar que con la piel
de 6stos se recubre la test de los reyes.
Villus ab augusto decoratus vertice Regum 102.

Con el afin de sobrevalorar los tesoros de la campifia
americana declare que a las casas de los castores:
Non ita formoso magnatum tecta decore
Resplendet, muri quamtumvis serica gestent,
Argentumque, aurumque una laquearia velent.
No se igualan en esplendor las residencias de los magnates
ni ani con toda su magnifica ornamentaci6n, ni aunque re-
cubran de brocados, y engasten en oro y plata los artesones
103

Al anunciarnos Landivar que va a cantar los metales
preciosos de America nos advierte la motivaci6n:
Et quae divitiis complerunt prodiga mundum.
Los cuales en tal abundancia llenan al mundo de rique-
zas "'4.

Tal motive lo reitera en el canto siguiente al describir
la elaboraci6n del oro y de la plata:
Ac totum parties orbem complete talents.
Y llenarin todo el orbe de valiosas monedas lo5.

Al describir la elaboraci6n del azdcar dice el poeta al
Viejo Mundo:
Amplia quibus faustae tollit commercial terrae,
Lucraque dives herus, praetium sudoris, adeptus
Delicias largus mensis Regalibus offert.

_~ Rust. B. VI, 20.
1s Rust. B. VI, 187-9.
104 Rust. B. VII, 9.
105 Rust. B. VIII, 5.









EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


Con los (pilones de az-icar) ,a costa de fatigas,
11nase el hacendado de dinero y fomenta el comercio
muy extendido de tan ricas tierras, ofrecendo
con larguua tales delicias a las mesas de los Reyes 10".

Al cantar los ganados mayores y menores,
Estadistfcas
claramente revela en las varias notas ex-
agro-pecu plicativas, Ilenas de estadisticas de gana-
deria, el afAn de mostrar la superioridad de 6stas sobre las
que aducen los grandes tratadistas de "Re Rustica" en la
antigiiedad latina.
He aqui los valiosos datos estadisticos que expone
enalteciendo la riqueza de la campifia americana, para
asombrar al mundo europeo con la sobreabundante opulen-
cia agropecuaria de su tierra natal:
Extensi6n minima de un predio: Treinta leguas a la redonda 107.
En cada predio: ganado caballar 40 a 80 manadas de 1,000 a 2,000
ejemplares lo0.
En cada predio: ganado vacuno Incontable, pues a mis del que
se marcaba habia muchisimo
en estado completamente sil-
vestre 109.
En cada predio: ganado ovino. 25 rebaiios de 50,000 cabezas 11.
En cada predio: ganado caprino 25 rebafios de 50,000 cabezas 111
En cada predio: ganado porcino 10,000 a 12,000 cabezas 112.
y con orgullo proclama el mismo Landivar en una nota, que
el predio que no llegaba a ese nimero, no era digno de tal
nombre "I. Como dato ademas curioso nos revela, que
tales rebafios recorrian anualmente un trayecto de 200 a

'lo Rust. B. IX, 344-6.
107 Rust. B. X, 19 y n. 1.
08o Rust. B. X, n. 2.
109 Rust. B. X, 148 en adelante en various pasajes hasta el final
del canto.
11 Rust. B. XI, n. 1.
11 Rust. B. XI, n. 7.
112 Rust. B. XI, n. 8.
11 Rust B. XI, n. 1.









INTRODUCTION


300 millas, pues segdn la estaci6n del afio pastaban en una
o en otra region "'.
Con tales estadisticas diseminadas en notas al pie de
los versos, Landivar quiso enaltecer, para asombro de la
europea, la ganaderia de su querida tierra de America.
'Al cantarse en la Rusticatio las Fuentes -Libro XII-,
no deja de ser igualmente un enaltecedor preg6n de Ame-
rica, no tan s6lo por la variedad asombrosa de sus manan-
tiales, sino por sus medicinales propiedades:
Nemo tamen fontis calidas sitit amplius undas,
Quam duri gravibus morbi cruciatibus ustus.
Nullus enim tanto vexabit membra dolore,
Nec putridis adeo depascet febribus artus
Morbus, quem calido non pellant balnea fonte.
Non febris, non plaga putris, non gallica pestis,
Nec qua perpetuis constringit corpora vinclis
Prava lues, unquam limphis immota resistit.
Nadie, sin embargo mis sediento de las aguas termales, como
el enfermo que arde atormentado por la fiebre de cruel do-
lencia, porque ningin achaque martirizarA los miembros con
tan acerbo dolor, ni consumira al organismo con fiebres mor-
tales, al que no expulsen los bafios del calido manantial. Ni
las fiebres, ni llaga ulcerada, ni peste gallica, ni el achaque
depravado que paraliza los miembros; jams pudieron per-
tinaces resistir a dichas aguas medicinales "5.

Ni tampoco falta la ponderaci6n de lo americano con
lo europeo cuando dice:

(balnea) Quae neque marmoreis alibi fulgentia labris,
Vana nec argento quondam radiantia puro
Ductilibus potuere unquam superare fluentis.
Pues nunca las esplendidas terms extranjeras de mar-
m6reas artesas, ni las de antafio envanecidas por el brillo
impecable de la plata, pudieron superar a los manantiales
borbotantes ".

114 Rust. B. XI. n. 2.
115 Rust. B. XII, 206-13.
"1 Rust. B. XII, 274-6.









EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


El mismo empefio de mostrar las excelencias de lo ame-
ricano se present al cantar el incomparable reino de las
aves y de las fieras. El libro de los juegos es igualmente
un intent de hacer referencia a las multiples diversiones
campestres de la America septentrional, desconocidas para
el viejo continent.
Puesta de manifiesto la finalidad de enaltecer ante el
mundo europeo las excelencias americanas propias de su
terruhio y de los reinos vecinos, bien se comprende que Lan-
divar no cantara temas que ante el mundo europeo de aquel
entonces no tendrian especial interns, como los aludidos del
maiz, frijol, etc., ni que se dedicara a enaltecer el cacao,
cuando la provincia de Caracas en aquel entonces, era mns
conocida como gran productora -aunque Europa conocia
tambien el cacao y chocolate de Guatemala, como alude un
gran poeta italiano, contemporAneo de Landivar, Jose Pa-
rini ".-. El bAlsamo, se tenia por propio del Perd, aun-
que eran las costas del Corregimiento de Sonsonate y San
Salvador las productoras de la mejor calidad. Nos que-
dan dos importantes inc6gnitas por resolver: por qu4 olvi-
d6 cantar los tejidos indigenas y el quetzal?

Por q6 no Se observa en la Rusticatio que Landivar
can6 al Que- canta, cuanto 61 vi6 personalmente asi en
l su ciudad natal y alrededores, como en sus
viajes, y en aquellas regions donde tenia
residencia su Orden. Y como lo ha dicho varias veces,
"Canto las cosas que vi", y "las que me refirieron testigos
fidedignos" 18, y cuyas afirmaciones pudo comprobar. El
quetzal s6lo habitat en las zonas de las Verapaces, Quezal-
tenango, Huehuetenango, Petkn, adonde nuestro poeta ja-
mAs lleg6, ni hubo alli nunca misiones o residencia de
117 n Giorno. Jos6 Parini.
118 Vase Rust. B. Mon.









INTRODUCTION


Jesuitas, que le sirvieran de testigos. No podia, pues, el
autor, cantar lo que nunca 41 personalmente conociera, ma-
xime que el Quetzal, no era en aquel entonces el simbolo que
hoy es para Guatemala. Landivar, fiel a su canon natu-
ralista no podia cantar lo que no habia investigado personal-
mente, ni encontraba testimonios para 41 fidedignos y su-
ficientes. En cuanto a la ausencia en la Rusticatio de
a lo .. menci6n a los tejidos indigenas 19 afiada-
1Y a los teni-
ds i ? se la misma disculpa, amen de que segin la
documentaci6n que hoy esti apareciendo
en nuestros archives, la forma que entonces se usaba en el
tejer era en gran parte espafiola, y en Europa, emporio de
los brocados, mal hubiera hecho un cantor en hablar de
tejidos, no apreciables entonces. Landivar quiere exaltar
lo que no pueda sufrir mengua ante lo europeo y no asuntos
en los cuales lo americano se vea superado; 6sta parece ser
la causa, a mi entender, de no cantar la industrial textil
indigena, ni otros t6picos campesinos o diversas species
de la fauna y flora americanas. Todo lo que se present en
la Rusticatio lleva una marca americanista de competen-
cia, ya en el ingenio, ya en la naturaleza misma, ya en la
forma de elaboraci6n. Se explica asi, el porqu6 de los
temas que eligi6 Landivar y tambien el de los temas que
pasa en silencio.

Aunque las races profundas de la Rusti-
Poeia optimis- catio, extraigan su savia en la nostalgia
ta, tuvenil.
del destierro, la frondosidad exuberante
del poema, es un canto a la naturaleza, un poema de opti-

119 Una mera alusi6n se halla en UG, 6-7:
Quid vero aurato repeto si splendid luxu
Serica, vel Tyrio vellera tincta mari?
Y Lqu6 dire al mencionar tus brocados de lujo exquisite,
o tus vellones tefiidos con mdrice Tyrio?









EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


mismo juvenile, que se recrea en todo cuanto es colorido, y
despierta la curiosidad. Junto a los lagos hay poesia, hay
regatas, hay ingeniosa caceria de patos. Si en el Jorullo
resuena la torment y el cataclismo, no estA exento el final
del canto II, de gran optimism, al renacer el Jorullo y al
vaticinar que Bolonia, su segunda querida ciudad, jamAs
habrA de perecer con cataclismo similar. Como contrast
ante la amargura sismica del libro segundo la grandiosidad
de su estro se sublima al cantar a Guatemala, opAcase
algunos instantes la felicidad ante la catAstrofe de los terre-
motos de Santa Marta, descritos con hondo sentido de tra-
gedia, pero surgeon luego las cascades de San Pedro Mar-
tir, y se Ilena el bosque de colorido, no solamente en el arco
iris de la Guacamaya, sino en el Iris mismo de las aguas
pulverizadas. Todo respira juventud y perfume de cam-
pifia, melodfas de inndmeras bandadas de aves y content de
sentirse lejos, muy lejos, del mundanal ruido.
Sin decaer un moment en todo el poema, la vida pal-
pita en la naturaleza que describe, y s61o de cuando en
cuando, la nubecilla de la nostalgia descubre el coraz6n atri-
bulado del poeta, que sobrepone su pena y aun con ello mis-
mo la solaza, cantando con aire de bardo campesino la eterna
sonrisa de la campifia americana, sus ricos tesoros, sus
fuentes que siempre convidan al dulce refrigerio, los entre-
tenidos juegos de la aldea campesina. Es un mundo de
felicidad natural lo que se escucha en el rodar armonioso,
ya tenue como una gota que cae sobre un cristal, ya su-
blime como el ponto resonante, pero siempre con entusiasmo
de "Beatus ille", horaciano. Son los afectos de la Rusti-
catio, mis fiel traslado de trovador franciscano, que entona
el Fratre Sole, que no elegiaco treno de las Tristes ovidianas,
que gime en el destierro. La figure de Landivar se endiosa
al superar su desdicha, que le amarra al pesar de la patria
perdida, pero que la recobra en un cantar de lozania y exu-









INTRODUCTION


berancia, Ilena de aquella juventud que contempl6 Grecia
cuando al venir la Primavera se cubrian las sienes con dia-
demas de mirto y laurel, el campo de flores y el alma de
sonrisas por la evocaci6n de aquella divina alegria que Pla-
t6n supusiera como un hilito de otra vida, que en dsta tan
s6lo dejaba una sombra. La serenidad griega sefiorea la
Rusticatio, y el despertar de la vida es su fuente que ina-
gotable mana del primero al 6ltimo verso, sin enturbiar su
perpetua transparencia, hija de un espiritu que hizo de la
tristeza un retofio de felicidad al transubstanciar la pena
del alma en poesia campesina, juvenile e imperecedera por su
incomparable virtud de abonar con ligrimas los recuerdos
que como reminiscencia de un pasado venturoso, eran nue-
vamente fecundos en prodigar lozania y beatitud. La Rus-
ticatio Mexicana es el mAs juvenile poema de cuantos han
cantado las campifias. Nunca pretendi6 ser didActico en
su poesia, sino vital. Es un poema descriptive pero no de
la ciencia agricola, sino de la vida campestre, y la vida s61o
puede ser juvenile, sin achaques, que de otro modo es senec-
tud y muerte. Landivar es un eco a aquella escuela po4tica,
que crecia junto a las teorias vitales de Montpellier, antece-
dente de ese incomparable siglo de oro en las letras germa-
nas 10, mientras nuestro poeta contemplaba el eterno correr
del Reno, testigo de los exAmetros landivarianos y de las
confidencias del poeta guatemalense.

l a l Pindaro, el mas optimist de los poetas de
El agua landi-
variana. todos los tiempos, abre sus odas olimpicas
con aquel lirico sentimiento de la huma-
nidad: "Apurwov pV VSwp. "El agua es la supreme ex-
celencia" V12. Y Landivar que tiene no pocos rasgos


120 RenBe Berthelot. Un Romantisme Utilitaire.
120o Pindaro, Olimp. I, 1.









EXCELENCIAS LANDIVARIANAS


pindAricos es el poeta enamorado de las fuentes, de
las cascades, de los lagos. Entre los quince cantos de la
Rusticatio, tres de ellos, cantan al liquid element fecundo
y portico, y lo mismo en la tragedia del Jorullo, como en la
aspereza de las minas, no falta el cantar endiosador del
agua. Pero s6lo de paso asoma a sus labios el resonante
mar de Homero o el Ponto proceloso de la Eneida.
Non mihi praecipitis violentis fluctibus amnes
Pinguia maturis populantes messibus arva
Cura sequi.
No me afano en seguir a los rios caudalosos de tumultuosas
ondas, extendi6ndose por feracisimos labrantios de ya madu-
ras mieses.

Sino que:
.. .blando vitrei me murmure raptant
Usque redundantes niveo de pumice fontes,
Tuta queis Nymphae captant ad littora somnum.
Me arrebatan por su blando murmullo los manantiales cris-
talinos, borbotando entire niveas arenas, y en cuyas mar-
genes las Ninfas apacibles se adormecen 121.

Y contempla el agua ya en las azuladas ondas de los
lagos mexicanos, como en las tranquilas fuentes, no menos
que hecha vapor de nubecillas en las cataratas, como tam-
biWn trastrocada en borbotones de espuma en las cascadas
y remansos del rio. Describe el agua en arroyuelos y fuen-
tes que riegan los huertos; en estanques hechos ondas de
azulado afiil, como de encendida grana. Lleva a los hom-
bres y a los ganados a gozar de la frescura de los manan-
tiales, y habla de aguas sulfurosas cAlidas y medicinales,
y hace juntar en confluencia simb6lica las corrientes ondas
de los rios, dulces y tranquilas, con la salobre y espumante

121 Rust. B. XII, 1-5.









INTRODUCTION


marejada de los mares del sur. Describe el agua entire pla-
yas de risuefios lagos, el agua que corre entire dorsos de
roca, y que brota de las pefias, como el agua que se filtra en
las grutas, y que se hace cAlido efluvio, el agua que se
hunde en las oquedades de la tierra. No hay element
mAs distinguido con la complacencia landivariana en la
Rusticatio, como el agua de Pindaro. Ni olvida en sus
comparaciones el mar latino enfurecido, ni el pilago on-
deante. Pero su preciado element es aquella agua, que
vive en la naturaleza como el vino griego en el infora,
para alegria de los mortales, pars deleite y recreo de los
sentidos, pars solaz de rebafios y ganados. Es el agua
hecha pureza y paz, no el agua hecha titAn y tempestad
y trueno de oleaje. Mal puede cantar el mar que le
separa de sus lares, pero no olvida aquel pr6digo caudal
de manantiales, riachuelos, arroyos, lagos, etc. que brotan
del seno de la selva americana y que con su pr6diga co-
rriente, hacen que America sea un paraiso. Poco habla de
nieve y de hielos, pues en la Rusticatio, todo es fluidez del
liquid element, que corre generoso en el cauce del exi-
metro landivariano.












IV

LO HUMAN

Sentido huma- Quien pensara que en la Rusticatio todo
no de la Rusti- es colorido de la campifia y descripci6n
catio. de sus excelencias y de los incontables
motives de belleza natural, no habria penetrado mas que
a una estancia de la obra landivariana, que es poema de
hondo sentido de lo human, valorado en personas que son
hAlito vital de la campifia: los campesinos en todas sus
jerarquias. En el poema landivariano no figuran ni go-
bernadores, ni prelados, ni sabios; el hombre de la Rustica-
tio es precisamente el homo rusticus, cuya naturaleza esta
indisolublemente familiarizada con los campos y sus te-
soros. El indio, el negro, los colonos, los mineros apa-
recen en la Rusticatio con un matiz de tan profundo sentido
human, que no parece sino que el poeta convivi6 con ellos
y sobrellev6 su vida y costumbres. Se declara Landivar,
amigo de ir con amigos a navegar por los lagos mexicanos.
Lugar de reunion amigable es para Landivar la gruta de
San Pedro Martir y a sus amigos de Orden, a su familiar
poetica la enaltece en la escena, que 61 mismo llama de los
poetas junto al lago de M6xico.

El Indio on la El indio para Landivar es el gran perso-
Rusticatio. naje de la Rusticatio a quien tribute su
afecto y prodiga sus elogios. Hablando
de los indios que fueron tiranizados por el rey de Atzcapot-
zalco cuenta c6mo lograron llenar el tribute que les exi-
gia en ofrendas de huertos y jardines flotantes.









INTRODUCTION


Omnia sed prudens vincit solertia gentis.
Pero la prudent ingeniosidad de su raza en todo sale ai-
rosa 122

Y afiade:
Ingenio freti cives, animique vigore
accingunt se operi ..
Y confiados en su ingenio y en el vigor de su espiritu
se intregan a la faena .

Con exquisite minuciosidad describe c6mo idearon los
indigenas los huertos flotantes. No pierde punto para enalte-
cer el ingenio aborigen y al abrir como al clausurar el epi-
sodio de la caza de patos lo declare con expreso testimonio:
Nil tamen antiquus spectavit gratius orbis
Insidiis, quas turba gregi parat Inda volanti.
Nada mis deleitoso contempl6 el mundo antiguo en cuanto
a estratagemas que las preparadas por la gente indigena a
la bandada voladora de patos 124,

y al terminar dicha narraci6n y con ella el primer libro
sell el iltimo exAmetro con un elogio al pueblo indigena,
vivo representante del homo naturalis:
Scilicet incultae tanta est industrial genti.
De esta suerte se comprueba cuan grande sea el
ingenio de tal gente sin letras 125.

La capacidad de trabajo en los indios la enaltece al
tratar de la cochinilla:
Indica gens autem duros edocta labores
Perferre, algentes nec molis pallet ad imbres,
Nec rubram metuit quassantem lampada Phoebum.

122 Rust. B. I, 156.
12s Idem. 156-7.
124 Rust. B. I, 343-344.
125 Rust. B. I, 374.









LO HUMAN


Hinc omnes tolerate casus tranquilla verendos,
Et Lunam, et Solem, pluviamque, et frigus, et aestum.
Improba cura quidem, sed tanto debita lucro.
Mas la indigena estirpe, educada para soportar duras faenas,
aunque de complexion dbbil, no enferma expuesta a las he-
ladas luvias, ni teme a Febo cuando tremola su encendida
antorcha. Por ello impasible sobrelleva toda molestia que
otros temen: la intemperie a la luz de la luna y del sol, bajo
la lluvia, en ppocas de frio y de calor. Solicitud, en verdad,
improba, pero requerida por tan copioso lucro 126.

Menciona indios que fundan ciudades en parajes de
colorido exuberante y fantistica vegetaci6n:

Hancce solo primum fundaverat Indus amoeno.
Como sede primera el indigena erigi6 esta ciudad en paraje
risuefio 12.

Una vez descrita la primitive Guatemala, como ciudad
toda encanto de la naturaleza, pr6diga en mieses, aun sin la
colaboraci6n de los aperos de labranza, orgulloso nos reitera
ser indigenas sus pobladores:

Hanc urbem, hos agros olim gens inda colebat.
Tal ciudad y tales campifias, antafio habitaba la indigena
estirpe 128.

Al mencionar la zona productora de la mejor pdrpura
del mundo, tambi6n fundaci6n aborigen, no puede dejar de
especificarlo:
Hunc Indi pagum, veteres dixere Nicoyam.
A este poblado pusieron por nombre Nicoya los indigenas
antepasados 129

126 Rust. B. IV, 198-202, 205.
127 Rust. B. III, 13.
128 Id. 24.
129 Rust. B. IV, 219.









INTRODUCTION


Alude a ellos como dominadores de imperios, al refe-
rirse a la ciudad de Mexico:

Indigenis quondam multos dominate per annos.
Luengos afios ciudad sefioreada por indios de antafio 1".

Enaltece al indio como sagaz en la industrial:

Nec latet haec indam prudens industrial gentem.
Ni se oculta esta industrial ingeniosa a la indigena raza 31.

En toda la Rusticatio es protagonista la gente humilde
del campo; es por ello la que recibe prenuncios de lo alto,
como el profeta de tosca vestidura y encanecida cabellera
del Libro del Jorullo que les habla de la future tragedia
volcinica:

Tempus erit, quo non crudelius ullum

Cum vulcanus edax isthaec impune per arva
Saeva furet, vallisque cadet consumpta favillis.
Tiempo vendri, calamitoso mas que otro alguno,

Cuando un fuego devorador se enfurezca ensafiindose
sin freno en estos labrantios, sucumbiendo el valle,
past de las llamas 182

Tambien es un indio el favorecido por los cielos como
vidente de la Virgen Guadalupana:
Insolitis Indus mentem turbatus, et ora
Prodigiis, amissa negat se signa locorum,
Quos plants Regina suis sacraverat ante,

1s8 Rust. B. I, 34.
1al Rust. B. IV, 241.
132 Rust. B. 11, 71, 74-5.









LO HUMAN


El indio, conturbado su espiritu por las maravillas, y enmu-
decida su lengua por los prodigios, asegura que no ha olvi-
dado las sefias de aquellos sitios que la Reina poco ha san-
tificara con sus plants 1a.

Landivar al cantar el solaz campesino de los juegos no
se olvida de mencionar entire las diversiones, dos tipica-
mente indigenas: el Palo Volador y el Juego de la Pelota,
al que excepcionalmente declara son aficionados los indios:
Nil vero miranda magis spectacular praebet
Quam numerosa vacans Indorum copia ludo.
Empero, ningdn especticulo se ofrece como mas digno de
admiraci6n, que las turbas incontables de indios que se re-
crean jugando Is.

En el iltimo canto del poema, La Cruz del Tepic, hace
menci6n de la caracteristica religiosidad del indio ante el
prodigio de la cruz natural que forman las diversas hier-
bas de una loma del Tepic:
His excita diu celebris vicinio pagi
Religiosa crucem, collatis undique nummis,
Praecinxit muro semotam rure profano,
Atque frequens votis, multaque observat acerra.
Incitado por estos acontecimientos el piadoso vecindario de
tan celebre poblado, abri6 una colecta general de dinero, cif6
la cruz con un muro que la separa del campo profano, y
Uenindola de exvotos hace humear numerosos incensarios 85.

Landivar alude tambidn al indio bajo el nombre de cam-
pesino en general, rusticus y adn colonus, o tambi6n en fun-
ciones de pastor. Es el Indio -que siempre describe con
mayiscula, adn cuando lo use adjetivamente-, el per-
sonaje mis citado de la Rusticatio y a quien prodiga los mis
enaltecedores elogios.

1sa Rust. B. XII, 42-4.
184 Rust. B. XV, 321-3.
3S5 Rust. B. Ap. 90-3.









INTRODUCTION


No escatima Landivar epitetos para ponderar a la gen-
te humilde del campo, alabando sus disposiciones natura-
les, su laboriosidad, sus sanas costumbres, etc.

El Negro. En el Libro IX consagrado al cultivo y
beneficio de la cafia de azdcar, nos pre-
senta a la raza africana en sus arduas labores:
Africa turba cutem ferventi sole perusta,
Viribus insignis, duroque infracta labor,
Torrida quam nobis mittit Nasamonia Tellus.
La turba africana de piel requemada por el ardiente sol,
famosa por sus fuerzas, e inquebrantable en las arduas fae-
nas, nos la envia la tierra tropical de Libia 136.

No puede menos que admirarse al contemplar la in-
mensa muchedumbre africana, diseminindose por los cam-
pos:
... terram videas totam nigrescere turba.
Inque atrum subito viridem mutare colorem.
Se percibe entonces, debido a la multitud, un ennegrecerse
la campifia y slbitamente se trueca el verdor en negrura ST.

En una nota habla del origen de los negros: En Angola,
Guinea, y el Congo los ingleses compran innumerables etio-
pes, y a elevado precio los venden en America 138. En la
siembra de la cafia y en su laboreo describe con minuciosa
observaci6n a los africanos, sin olvidar decirnos que el ne-
gro atormentado por el ardiente sol, expulsa su sofocante
calor masticando la suave y jugosa pulpa de la caiia 1'.
No se escapa a Landivar la dolorosa suerte de los pobres que
por descuido o vencidos por el suefio, son aprisionados por

'1 Rust. B. IX, 29-30.
137 Idem 88-9.
18s Idem. n. 2.
s39 Idem. 108-10, 115.









LO HUMAN


el trapiche, y que para salvarlos de perecer se hace necesa-
rio separarlos de la fatal mfquina cortAndoles el brazo 40.
El cantor de la Rusticatio no pudo olvidar en su grandiose
poema al sufrido esclavo negro de los ingenios de azdcar.
Como tampoco olvid6 en su testamento, ordenar la libertad
de uno o dos esclavos negros que le pertenecerian al morir
su madre ".

Con sentido hondamente human describe
ooo tambien a los colonos de las granjas y a los
tores
pastores de las majadas acompafiados de
sus mujeres. Hombres que trabajan y se recrean, que so-
portan las fatigas y se solazan en la naturaleza, que duer-
men en el cesped y roncan como cualquier mortal. Pastores,
no como los virgilianos, eruditos y poetas, sino sencillos y
laboriosos, amantes de su paga, y de su rebaiio, al que tras-
quilan, curan, fomentan la cria, elaboran el queso, trenzan
cordeles, etc.
No olvida Landivar a la gente ruin de las minas, y con
naturalistas efectos asi la describe:
Scilicet has semper fodiunt mercede cavernas
Impatiens tolerate jugum faex infima vulgi:
Quos inter multis, gravibusque obnoxia poenis
Improba gens latitat, plebique admixa laborat.
Turpibus addictum poenis ob criminal furem,
Crudelesque manus rorantes sanguine cernes,
Et qui perfectae ruperunt vincula vitae,
Gaudentes potius tetros habitare recessus,
Quam sacro submissa jugo supponere colla.
Por un salario excava en estas minas la p6sima hez del vulgo,
que jams se somete a la ley. Octiltase entire 4ste, gente ma-
leante, sujeta a varias y graves condenas, trabajando mez-

4o Idem. 204-6.
141 ClAusula en la renuncia de bienes de Rafael Landivar,
impropiamente dicha: Testamento de Landivar, 30 de enero de
1765, ante el escribano Sebastian Gonzalez. AGG. 890/9383.


L --










INTRODUCTION


clada con la plebe. Alli se vera al ladr6n sentenciado a
several penas por sus delitos; a manos crueles salpicadas de
sangre, y a quienes rompieron los vinculos de una vida per-
fecta, prefiriendo antes habitar las t6tricas galerias que
someterse acatando el sagrado yugo 14.

No olvida vituperar a los fabricantes de aguardiente,
quienes:
Probosa validos traluit arte liquores,
Ebria queis plant graditur titubante per urbes.
De la panel extrae con infame industrial licores fuertes, y por
ellos la gente embriagada va por las ciudades tambaleando 1s.

Ni a los que con tan bajo negocio hacen fortune:
.. obscuras gaudent densare placentas:
Scilicet ut pretio merces breviore parandae
Allicerent plebem, nummosque augeret avarus.
A muchos les agrada fabricar oscuras tortas de panela, con
el fin de que la mercaderia a mas bajo precio seduzca a los
compradores y el avaro aumente sus dineros 144.

Con un sentido de lo griego hondamente
Los Juegos. human Landivar cierra el uiltimo canto
de la Rusticatio con los juegos que son
"mis frecuentes en la campifia que en las ciudades" 5".
Ha presentado al hombre hecho faena sobre el arado, en el
trapiche, lo mismo que en la industrial del afiil, del mdrice
y de la cochinilla, ha descrito los pastores recorriendo largas
jornadas y haciendo prolongadas vigilias, y a los vaqueros
domando potros, encerrando reses, marcando novillos. No
podia Landivar cerrar su poema en plena labor, su sentido
exquisito de lo apolineo se lo prohibe. Ha de clausurar las

142 Rust. B. VII, 302-10.
43 Rust. B. IX, 377-78.
14 Idem. 381-2.
145 Rust. B. XV, n. 1.









LO HUMAN


pAginas de la Rusticatio en el sano ocio de los campesinos:
el juego. Sucedense las peleas de gallos, las carreras de ca-
ballos, el toreo, el palo volador, el palo ensebado, el juego
indigena de la pelota. Ya en los primeros cantos nos pre-
senta regatas en el lago mexicano y el deported de la pesca
y la navegaci6n 146; tambien en el libro de los ganados ma-
yores, nos llev6 a la vivida escena del jaripeo cuando un
esforzado vaquero pretend domar un potro cerril 1'. El jue-
go, como solaz del trabajo es uno de los temas mis delica-
damente interpretados por Landivar. Los atletas de Vir-
gilio en el Libro V de la Eneida, juegan por lucir sus
ambiciones de gloria, por un ideal de honor belico, aunque el
motivo de ellos sea religioso. Pero en Landivar se juega
porque es natural y campesino el jugar, porque deleita, por-
que es motivo de esparcimiento, porque es human. El
capitulo de los juegos constitute una de las mAs peregrinas
descripciones de la literature lhdica de todos los tiempos.

*

Al hablar de lo human que palpita en el poems lan-
divariano no podemos callar al par que la simpatia por el
indigena o por el r6stico pastor o campesino, esos toques de
observaci6n final que sin quererlo se traslucen. Como taflido
de Angelus en una aldea tranquila que invitan a meditar
resuenan aquellos versos:
Ast ubi vesanus cesavit vere tumultus,
Inque urbem numerosa vadis se turba recepit,
Discurrunt placidi per amoena silentia ripae,
Queis cordi tranquila quies, quos cura fatigat,
Et quos facunda juvat indulgere Minervae.


146 Rust. B. I, 240-50; 251 y sigtes.; 343 y sigtes.
14T Rust. B. X, 54 y sites.










INTRODUCTION


En cesando la ensordecedora aglomeraci6n, y cuando la in-
contable muchedumbre retorna por los canales a la ciudad,
discurren sosegados por la soledad encantadora de las orillas,
quienes gozan de la tranquilidad de espiritu, como tambi4n
los acosados por las preocupaciones, y aquellos a quienes
protege la sabia Minerva 1s.

Profundamente humana es la observaci6n del pinico
cuando se escuchan los ruidos subterraneos prenunciando
terremotos:
Quis vero infernus cum rumor fertur ad aures,
Aut fremit horribili tellus conterrita motu,
Ingenti subito mentem formidine pressus
Non pariter nobis .................. .........
......................Xorulia fata timebit?
ZQuien en verdad no temera para si los hados del Xorullo,
cuando sdbitamente oprimido el espiritu llega a escucharse
el subterrineo retumbo, o cuando ruge la tierra espantada
por el horrible temblor? 149.
Tolitur inde virum clamor maestusque ululatus
Femineus, totumque replent suspiria coelum.
Et patres natum, et nati doluere parents
Suppositos terrae; vulsamque a sedibus urbem.
Alzase entonces el clamor de los hombres y el gemido ulu-
lante de las mujeres resonando los sollozos en todo el am-
biente. Llora el padre a su hijo, y los hijos a sus progeni-
tores que yacen soterrados, y todos a la ciudad arrancada
desde sus cimientos. 15o

Tampoco se oculta la pena del poeta por los accidents
de trabajo, cual sucede en un trapiche:

Ah! quoties fato truncati membra maligno
Indolui sortem transfixus saeva dolorem!
iAy!, cuantas veces atravesado de cruel amargura sufri la
desdicha del amputado en sus miembros por el hado ma-
ligno! 51.

14 Rust. B. I, 271-5.
14 Rust. B. II, 339,42.
15o Rust. B. III, 57-60.
151 Rust. B. IX, 211-2.









LO HUMAN


Hasta los mismos celos de los corceles, y las luchas de
los toros, y el retozar de los terneros, no es mas que un
humanizar a los animals. Lo natural y lo human son dos
concepts inseparables hechos poesia en la Rusticatio.

Rp a d El libro de los castores es algo mAs que
Republca de
e rea uto- la vida en comunidad de una especie de
Castores o uto-
ia hmana. mamiferos, es nada menos que una teoria
ut6pica de sociedad humanizada, descrita
con todo lujo poetico y sistematizaci6n social, hermanando
lo natural y lo human en estrecho consorcio.
Como condici6n fundamental la Repdblica o utopia
landivariana supone un principio 6tico de bondad natural:
al habitante de su utopia:
Ingenuos sortitur bellua mores,
Le cupo en suerte ser viviente de costumbres inocentes 152.
Non ira, aut odio, ventrisque furore movetur,
Non rabie ultrici, non curis angitur ullis.
No se deja l1evar de la ira, del odio, o de gula insaciable,
Ni le aqueja la rabia vengadora, ni algin otro afin 153

Como condici6n, asimismo fundamental, de esa utopia, re-
cubierta con la piel del castor, Landivar proclama la li-
bertad como necesidad social:
Ac nisi libertas pretioso tangat honore,
Nulla Fibrum poterit curae prosternere moles.
Ninguna abrumadora pena bastard a doblegar al Castor a no
ser que lesione su libertad, que constitute su mis preciado
orgullo 154.

152 Rust. B. VI, 40.
15s Idem. 45-6.
154 Idem. 47-8.










INTRODUCTION


La paz y el trabajo son los dos distintivos de au socie-
dad:
Quod vigil ingenium, soleque industrial ripis
Hospitium populo, fluviisque repagula condat,
Ingentemque urbem TRANQUILA PACE GUBERNET.
Porque su ingenio siempre alert, y su solicit maestria edi-
fica en las riberas albergues para la comunidad, poniendo
diques a los rios, a fin de que la enorme ciudad se gobierne
en paz inalterable '5.

El trabajo repartido y en comunidad es otro distintivo
de esa repdblica:
Impigra mox ripas se fundit turba per omnes:
Quisque suas explet parties, sua munera quisque.
Se esparce luego la turba laboriosa por toda la ribera y cada
cual realize su parte, cumpliendo cada uno con su come-
tido 1se.

El trabajo dividido crea una colectividad armoniosa,
cuya ciudad y mansiones hechas por todos, consiguen que
cada quien tenga su propio hogar, no misdrrimo, sino aco-
modado y rico en ornato. Terminadas las faenas de cons-
trucci6n individual, pasan a edificar lo que ha de ser para
el bien colectivo; muros y diques, almacenes cooperatives:
Ut vero finem tectis posuere superbis,
Private studio vitae nudata caterva
Tota sodalitio rursus se prompt resignat.
Una vez terminados los albergues admirables, la multitud,
despojindose del afan por sus intereses privados, de nuevo
expedite se entrega totalmente a la comunidad 15.

Cometido especial de la ut6pica repiblica es procurar
colectivamente que los alimentos abunden para todos:

155 Rust. B. VI, 56-8.
n15 Idem. 89-90.
157 Idem. 187-9.










LO HUMAN


Turba dein complete dapibus de robore sectis
Horrea vasta domus socio fabricata labor,
Ordineque arboreas epulas informs acervat,
Aptius ut socii lucorum frusta resumant.
Acto seguido la muchedumbre Ilena las enormes despensas,
edificio fabricado colectivamente, con alimentos cortados de
los encinares, y en orden acumula las species vegetables, de
suerte que con toda facilidad los miembros de la comunidad
consuman los alimentos de los bosques 15.

Fruto del trabajo colectivo y ordenado Quisque suum
sectatur iter. "Cada quien sigue su camino" 1'9 es el bien-
estar social que asi describe:
His tandem magno populi sudore peractis,
Quaeque cohors proprios habitat tranquilla penates.

Natio tune placidae cedit nemorosa quieti,
Pabula depascit communi credit tecto,
Et problem gaudent similem generare parents.
Nulla domos unquam praeceps discordia miscet,
Nulla movet pravas contentio turbida lites;
Nec foedis unquam spoliantur tecta rapinis,
Sed cives alma tranquilli pace fruuntur.
Por fin, una vez concluidas tales empresas a costa de grandes
fatigas del pueblo, cada familiar habitat su propio hogar. Toda
la repiablica del bosque se entrega entonces al plicido repo-
so; consume los alimentos a que tienen derecho bajo el
comdn techado; y los progenitores se complacen en procrear
su propia familiar. Jamas la discordia penetr6 en sus hoga-
res, ni la contienda los enturbi6 con perversas disensiones, ni
con vergonzosa rapifia se despoj6 a casa alguna, sino que los
pacificos ciudadanos gozan de una paz bienheehora 10.

No omite recorder las sanciones al transgresor de los
derechos de propiedad, que reconoce aquella sociedad co-
lectiva, y la peor de todas es nada menos que el destierro:

15s Rust. B. VI, 214 y sigtes.
15s Idem. 207.
10o Idem. 224 y sigtes.









INTRODUCTION


Perditur ille domo, perditque urbemque domumque.
Es alejado de su casa, pierde su ciudadania y su hogar.

No se excluye en la repdblica ni el placer y recreo, ni
el merecido ocio.

Interea populus fluviali sede relictus
Alternis corpus vento recreabit, et amne.
Sic ignava diu pubes operosa laborem
Praeteritum sarcit, limphisque refrigerate artus.
Entretanto el pueblo dejando a la ciudad fluvial hace disfru-
tar alternativamente su cuerpo del aire y del agua. Y asi,
la juventud laboriosa se resarce en el descanso de los pasados
trabajos, recreando sus miembros en las aguas 1_.

Declara como base de la subsistencia de esta sociedad
a la familiar, y la de esta, a la fidelidad conyugal:
Quaelibet at legio proprios educere foetus,
Progenieque nova certat protendere gentem.
Foemina constati semper jucunda marito...
Cada familiar educa a sus crios, y se empefia por extender
la estirpe con nueva generaci6n. Cada hembra es feliz,
siendo fiel a su marido l3.

61lo un ser es capaz de arruinar aquella feliz repui-
blica: real entire los castores, ut6pica entire los hombres:
Violentus homo, telis metuendus et astu.
El hombre cruel, temible por sus dardos y su astucia 16.

Repdblica humana, idealmente humanizada donde lo
colectivo ayuda a lo individual y lo individual es secret de
comunidad. Alli se habla de educaci6n materna, de cola-

e" Rust. B. VI, 242.
1"2 Idem. 224 y sigtes.
1se Idem. 252 y sigtes.
16* Idem. 292.










LO HUMAN


boraci6n laboral, todo en el seno del mis simb6lico natura-
lismo 165, que predica Landivar, exponiendo en forma harto
elocuente otro intent de Utopia o de Nueva Atlintida o de
Ciudad del Sol, pero hecha del amor a la campifia y a las
virtudes humans que son garantia del reposo y de la fe-
licidad.


Lo Rlii Si bien el tema dominant de la Rustica-
tio es insistentemente la vida campestre
henchida de lozania podtica; no puede ocultar Landivar
en medio de tan asombroso concerto de naturalismo genui-
no y deliciosamente pagano, el arraigado espiritu cristiano,
que le hace asomarse a la hondura de un lago para admirar
la talla de una cruz marm6rea sumergida en las aguas, o
epilogar su obra con un canto a la naturaleza cuya mano
generosa esmalt6 con devota unci6n today una loma del
Tepic, cuyo contrast de hierbas silvestres de divers
matiz, semeja una cruz gigantesca.

Asi canta a la cruz sumergida en el lago:
Additur huic aliud, quo non praestantius ullum,
Prodigium, insigne, insuetum, cui nomen in aevum.
Ardua crux niveo, solidoque e marmore secta
Artificis dextra, ferrique rigore polita
Tollitur irrigui fontis submissa profundo
Fixa solo, terraeque simul sic mordicus haerens,
Ut nullo posit nisu, nulla arte revelli.
Quis vero sit casus, quaeve laboris origo,
Aeternis clausere umbris monument vetusta.

165 Aunque Landivar alude a los castores como en un aleg6rico
reino de convivencia, no se olvide que a su vez esa alegoria es rea-
lidad en cuanto a la vida de los castores; de suerte que en ningin
caso pudiera decirse que usa de la alegoria more virgiliano, al es-
tilo de las buc6licas cuya modalidad siempre es irreal, en cambio
en el caso de los castores es realisima.









INTRODUCTION


Afiddase a 6ste otro prodigio, mas que ninguno insuperable,
portentoso, nunca visto y de secular nombradia: una Cruz
esbelta, hecha de mirmol macizo y modelada a golpe de
recio cincel por la diestra de un artifice; ykrguese, sumergida
en el fondo del inexhausto manantial, cimentada en el terre-
no, y de tal suerte tenazmente adherida en la arena. que con
ningin esfuerzo, ni artificio alguno, pudo ser extraida. Cuil
sea el origen de su inmersi6n, o quien el artifice, es algo
que los testimonies antiguos ocultan entire sombras perdu-
rables 2".

Tema similar, religioso y portico, es la filial devoci6n
del poeta a la Madre de Dios, a quien canta en el Libro II
y en el XII. En el primero en sentida plegaria a la Vir-
gen de Jesse, posiblemente a la imagen antiquisima, que se
atribuye a San Lucas el Evangelista, suplicAndola nunca
permit que los terremotos hagan sucumbir a la c6lebre
Bolonia.

Quare age, Virgo Parens, populo succurre vocata,
auxilio urbem facilis solare gementem...
Ea, pues, oh Virgen y Madre, socorre por ello al pueblo que
te invoca, y generosa en tu auxilio otorga el consuelo a la
ciudad que gime '7.

En el Libro XII, se refiere al manantial de El Pocito,
donde enaltece a la Virgen Guadalupana, narrando sucin-
tamente sus apariciones y el milagro de ese manantial de
aguas no transparentes y salobres, al cual se llegan nume-
rosos devotos en busca de salud.

La Rusticatio se desarrolla en el escena-
Lo Guatemal-
ltco. rio campestre de la America septentrional
por Landivar conocida -las regions que
visit en las varias residencias de su Orden-, y aunque el
poema sea un himno imponente a la naturaleza privilegia-

106 Rust. B. I, 115 y sigtes.
161 Rust. B. II, 350-1.









LO HUMAN


da de esa region, se advierte al punto algo que no puede
ocultarse: el entrafiable amor a Guatemala, cara parents,
hecho evidencia no tan s6lo en cantos especificamente gua-
temalenses como el III, V, la oda a Guatemala, parte del
IV, del XIV y del XV, etc., sin contar los innominados que
interpretan realidades guatemalenses, IX, X, XI, sino aun
en temas ajenos al terrufio donde no es raro ver citas que
aluden a Guatemala.

Salve, cara Abre Landivar la Rusticatio con una oda
Parents. digna de Propercio o de Tibullo, asi por
lo impecable de sus disticos -exametro y
pentAmetro- como por la o c poo-v'r griega que exhalan
cuya serenidad de apacible grandeza, compite ventajosa-
mente con la de los mismos maestros de la elegia latina, que
pueden superarle en pasi6n, pero nunca en ese maravilloso
sentido del dolor hecho ternura, sin espasmos ni gritos,
-como acontece infelizmente en el "Cum Subit illius
tristissima noctis imago" de Ovidio-, transparent en su
pena honda y emotiva pero no a gritos ni con ligrimas de
plafiidera, sino con el coraz6n resignado al dolor, y aunque
abatido, resuelto a trocar la pena en sublimidad de poesia.
Elegia mis de fondo que de exclamaciones de amargura.
Oda que habla de tristezas por el bien perdido, pero que
vuelca su dolor en promesas de eternidad. Con caracteres
de gran tamafio, y antes de todo pr6logo, o Canto, se lee
despuds de la portada: URBI GUATIMALAE/Rafael Lan-
divar. A la Ciudad de Guatemala: Rafael Landivar. En
tono de Pontifice griego, que oficiara ante Palas Atenea,
se escucha en cadencias latinas hierAticas el ritmo solemne,
rico en lentos espondeos y fugaces dactilos:
Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, Salve.
Delicium vitae, fons, et origo meae:









INTRODUCTION


Salve, caro suelo natal, bienamada ciudad de Guatemala,
salve. Ti, el jdbilo, y origen y fuente de mi vida 16s.

PodrA asemejarse a Virgilio en el primer exAmetro,
pero tan s6lo en que ambos han usado la misma primer
palabra salve y el participio parents ya que hallamos en Vir-
gilio: "Salve magna Parens frugum Saturnia tellus" 1"',
por lo demis: fuera de que ambos comienzan con un mismo
vocablo el exAmetro, no amerita hablar de virgilianismo,
en esta oda que de tener semejanza spiritual s6lo la ten-
dria con los peanes griegos.
Tres ecos liricos distintos se advierten en la oda, uno:
evocatorio, reminiscencia vivaz de las excelencias de la tie-
rra perdida y por ello mAs que nunca afiorada (1-14).
Quam juvat, Alma, tuas animo pervolvere dotes,
Temperiem, fontes, compita, templa, lares.
Cuinto recrea, ciudad augusta, evocar tus blasones:
Tu clima temperado, tus fuentes, alamedas, tus temples y
tus lares 17.

No escapan a su memorial ni los altisimos montes, ni
los campos y labrantios siempre verdes por el don de una
perenne primavera, ni los rios por doquiera serpeantes, ni
las vegas y arboledas, ni los pensiles, ricos en antigiefias
rosas, que compare a las mismas que son simbolo de Venus
en el monte Ida; ni los brocados, ni la pdrpura que tifie los
vellones, ni el augusto decorado de sus mansiones, pasan
inadvertidas y esta evocaci6n se hace present, y con voz la-
pidaria se eterniza:

Haec mihi semper erunt patrii nutrimen amoris:
Inque arctis rebus dulce levamen erunt.

168 Rust. B. UG. 1-2.
169 Ge6rgica II, 173.
1'o Rust. B. UG. 3-4.










LO HUMAN


Ser4is, tales recuerdos, de mi amor patrio perenne sustento
y en la adversidad placido alivio 171.

Una vez mas intimamente asociados como una sola rea-
lidad el amor a Guatemala y la nostalgia como dnico solaz
de sus amarguras; de esta intima fusi6n naci6 la Rusticatio,
como ya se ha expuesto. El segundo eco, versoss 15-22)
es la tragedia de su ciudad, la caida fatal de la ciudad de
Panchoy, en fecha que anota el mismo Landivar. 29 de
julio de 1773.
Nam quae arces, magnique caput spectabile regni
Urbs fuerat nuper, nunc lapidum cumulus.
La que ha poco fu6 alcazar y de egregio reino
Metr6poli admirable, s6lo es ya cdmulo de petreos restos 172.

El optimism abre una nueva send al poeta, y con-
templa resucitar a la ciudad, heredera de su terrufio, y la
describe en la tercera parte versoss 23-32) de la Oda he-
roica, que canta a un heroe: Guatemala, "que cual ave
F6nix de sus propias cenizas torna a vida". Sus voces re-
suenan a elevado preg6n de heroes:
Gaude igitur rediviva Parens, Urbs inclyta Regni
Excidioque novo, liberal vive diu.
Regocijate, oh suelo natal redivivo, oh inclita urbe de un
reino y vive luengos afios a seguro de nuevo exterminio 13.
Hace promesa formal de cantar a Guatemala e inmorta-
lizarla con sus versos:
... Triumphum
Laudibus ipse tuum promptus in astra feram.
yo mismo, presto siempre a tus loores, U1evar6 hasta los
astros tu inmarcesible triunfo... 174

171 Rust. B. UG, 13-14.
172 Idem. 17-18.
17a Idem. 29-30.
1"* Idem. 31-2.









INTRODUCTION


Dos versos hacen de epilogo: El solaz de los recuerdos
alivia el destierro del poeta; ellos se cristalizan en verso,
pero estos versos, reminiscencia viva, ahondan mis y mis la
nostalgia y socavan gota a gota el alma de Landivar, que
consagra a su amada ciudad el numen de su poesia, y cual
pequefiuelo le suplica, que ella, la ciudad de sus lares, sea al
desterrado el dnico galard6n de su vida.
Interea raucum, luctus solatia, plectrum
Accipe, sisque loco muneris ipsa mihi.
Entre tanto recibe el condolido plectro mio, solaz de mi
amargura, y en vez de galard6n, seas td misma el galard6n
que pido 175.

El Salve cara Parens, debiera calificarse como Oda
Heroica, pues por la serenidad de su lirismo y el motive de su
canto, supera con creces lo elegiaco, y sabe a cantar de
h4roe del Olimpo, sabe a lo griego, o si se quiere a lo latino
hecho helenismo po6tico, que esto es en gran parte Lan-
divar.

El clasicismo de los tres primeros cantos
Canto IIL
de la Rusticatio es una de las mis admi-
rables manifestaciones del genio de Landivar. Los cantos:
a los lagos mexicanos, al Jorullo y a las cataratas guate-
malenses hubieran bastado para situar a Landivar en la pri-
mera fila entire los vates de la Roma de Augusto. El can-
to III sobresale, por la grandiosidad de su inspiraci6n, que
en un ambiente de sublimidad lleva, como lo prometiera en
la oda heroica Salve cara Parens, el nombre de lo gua-
temalteco hasta donde, dificilmente ha alcanzado otro poe-
ta alguno pregonando a su ciudad natal y caro terruflo.
Landivar nuevamente trae a escena el remote origen de la
ciudad de Guatemala, fundada por los indios.

175 Rust. B. UG, 33-4.









LO HUMAN


Urbs infausta fuit, suavi Guatimala coelo
Dives aquis, populoque frequens, ac frugibus uber.
Existi6 una ciudad sin ventura, Guatemala, de cielo sereno,
venero de fuentes, populosa y uberrima en frutos 17.

y dedica una minuciosa descripci6n asi a la primer Gua-
temala, como a la del Panchoy, que 61 llama Nueva, pero
tambien heredera de un infortunio ancestral, que terminal
con la ruina del 29 de julio de 1773, aunque sus mansiones
y jardines, fuentes y labrantios:
Aeternum dederant urbi nomenque, decusque
dieron a la ciudad distinci6n y nombradia eterna 177.

No satisfecho con hablar de su ciudad, enaltece tam-
bidn los aledafios porticos de la misma y habla del volcAn
de Agua, como de un coloso, con estro hondamente emotivo
y de un poder de colorido que sobrepasa a cuantos han
descrito al Vesubio y al Etna "s8 y se iguala con la po4tica
distinci6n de quienes han descrito el Olimpo, el Helic6n y
el Parnaso. Una vez bosquejado el coloso antigiiefio, Landi-
var baja cual Mois4s de la montafia y nos muestra endiosado
el poder de su vara migica que hace brotar el encanto de los
manantiales, de los bosques y labrantios que circundan a
su ciudad, y tambien los pensiles de rosas, girasoles, lirios,
nardos y violetas. Atraviesa los huertos fecundos de me-
lones, ciruelos, limoneros y otras incontables frutas. Baja
a las profundisimas barrancas y asciende luego para con-
templar el atardecer en el coloso volcAn de Agua, cefiido por
un blanco cendal de nubes, que le estrechan por un momen-

76 Rust. B. III, 11-2.
177 Idem. 46.
178 Sin excluir al autor an6nimo del poema "Aetna", con el que
guard paralelismo de concepci6n est6tica, siendo superior la poe-
sia landivariana, que tambi6n aventaja al mismo Claudiano en va-
rios de los carmina minor.










INTRODUCTION


to, pero que presurosas barren con su gasas evanescentes
las sierras de las cordilleras surefias.
Hecha presentaci6n del terrufio, entra el poeta a una
aldea pr6xima a su ciudad, el paup6rrimo villorrio de San
Pedro MArtir y nos describe con el "os magna sonatorum"
con que Virgilio canta el Libro VI de la Eneida, Dante el
infierno y Homero la magnitude de Polifemo, ese monumen-
to de la naturaleza que son las cataratas, grutas y monticu-
los de tan singular paraje, que segdn Landivar sobrepasa
a todas las maravillas de Egipto y a los siete portentos de
la antigiiedad.
El nombre de Guatemala aparece nuevamente en las
alturas cuando en el Libro V, canta al mejor afiil del mun-
do, el del Reino de Guatemala.
Indica prima sequor, ruptis quae vomere terris
Occidua praebet patients industrial gentis.
Voy a cantar al mejor afiil, que en tierras roturadas por el
arado brinda la tenaz maestria de los nativos del Nuevo
Mundo 179.

y por si alguien pudiera dudar de que es al afiil de Guate-
mala al que se refiere, lo anota: Indicum hocce Guatimalense
dictum... quod Regni Guatiimalensis provinciis colligatur,
omni alio superius habetur 18.
Una vez descrita la elaboraci6n del afiil no puede con-
tenerse el sentimiento patrio de Landivar y sin rodeos
proclama:
Hoc tamen amplia luto gazas Guatimala cogit
Ingentes, totusque auget commercial Mundus.
Con este limo la famosa Guatemala se lena de riquezas, y
todo el universe aumenta su comercio 181.

179 Rust. B. V, 3-4.
180 Idem. n. 1.
181 Idem. 183-4.








LO HUMAN


Landivar, cumple asi una vez mis su promesa de elevar
el nombre de Guatemala hasta darle una categoria univer-
sal por los tesoros de su campifia.
Al cantar la industrial azucarera, aunque alude al cul-
tivo mexicano, puede referirse asimismo al Reino de Gua-
temala, pues no hay que olvidar lo dicho por el mismo
Landivar en la Advertencia sobre el uso del adjetivo mezi-
cana, lo cual vuelve a confirmar en una nota sobre el la-
boreo de la caiia: "Eamn ego secutus sum methodum, quam
in AMERICA septentrionali in more positam novi. 182
con la cual hace de este libro un cantar alusivo no a una
region determinada, sino a todo procedimiento de la indus-
tria azucarera, usado antiguamente y aun hoy en dia, en
varias regions productoras de la cafia, asi en Guatemala,
como en la extension que entonces comprendia el reino de
su nombre. La misma advertencia vale para el canto X
sobre los ganados mayores, donde ademAs hay la referen-
cia a la costumbre guatemalense de amarrar los toros me-
diante una cuerda que se anuda a la cola del caballo, a fin
de llevarlos sin mayor trabajo, por donde el vaquero de-
see 183
Aunque sin ninguna identificaci6n toponimica, para
region determinada de la America Septentrional, el canto
XI referente a los rebahios se ajusta a la realidad colonial
ganadera del Reino de Guatemala, -lo cual no es negar
que se aplique igualmente a otros reinos-. Lo mismo sea
dicho de los cantos a las Aves y a las Fieras, que aluden
a la selva americana en general y no a una region es-
pecifica, salvo el caso en el cual Landivar hace categ6rica
referencia geogrifica, como en la cita del cercopiteco de

182 Describo el procedimiento, que supe era el acostumbra-
do en la America Septentrional. Rust. B. IX, n. 3.
1ss Rust. B. X, n. 5.









INTRODUCTION


Nicaragua 14. En los juegos, asi de la pelea de gallos, las
carreras de caballos, como del toreo, puede aludir indistin-
tamente a los reinos de la America Septentrional, pero el
Volantum Ludus o juego del Palo Volador, es especificamen-
te guatemalteco, la exclusion de otros lugares la hace el
mismo Landivar 1"8, como tambi6n hace privativamente
Tarahumara y Nayarita el juego de la Pelota, seg6n alli lo
hace notar 18e. Mas de nueve referencias al Reino de Gua-
temala se hacen en la Rusticatio, fuera de la oda Urbi
Guatimalae y el canto III.

Mexicao. Canta Landivar de Mexico, las campifias
Lo Mexicano.
de aquellas regions en las que permane-
ci6 en algdn colegio o residencia de su Orden. A la ciudad
de Mexico dedica un breve elogio, y a sus lagos todo un
poema, de incomparable sabor clAsico. Canta al temple
guadalupano en el Libro XII, hace lo mismo con las fuentes
y manantiales de varias regions de Nueva Espana. Pero
el mis admirable canto a la campifia mexicana es sin duda
el Libro II, el de maximo sabor 6pico, lleno de llamas como
su mismo tema volcinico, y profusamente dramitico, uno
de cuyos espectadores parece ser Landivar Is'. La primera

1r4 Rust. XIV, 345 y sigtes.
185 "Como lo he visto lo describe (el juego del palo volador);
y no como en otro tiempo solia hacerse por los mejicanos".-Rust. B.
XV, n. 2. Volantum ludus, literalmente: Juego de los voladores.
is8 "Este juego -el de la pelota- se usa hoy dia solamente
entire las razas nayaritas, tarahumares y otras de la region septen-
trional".-Rust. B. XV, n. 4.
187 Coincide el afio de 1759, durante el cual Landivar residi6
en regions pr6ximas al Jorullo, con la aparici6n de ese fen6meno
orografico. La minuciosidad de las observaciones, hace sospechar
que s6lo pudo escribir tan vivida descripci6n- despubs de mas
de una d6cada de haber sucedido la aparici6n volcnica-, quien
la vivi6 intensamente. No podia inspirarse Landivar en la for-
midable descripci6n que del mismo suceso hace Humboldt, v6ase
nota N9 20, por ser Cosmos. obra posterior a la Rusticatio.










LO HUMAN


parte del Libro IV, hace referencia a la provincia de Oaxaca
y canta a la ciudad de Antequera, con especial elogio. Las
minas aunque an6nimas en lo geografico, tienen trazas de
referirse a zonas mineras de Guanajuato, San Luis PQto-
si, tambien algunos pasajes relatives al oro pudieran refe-
rirse a la sierra de las Minas de Guatemala y a zonas mi-
neras de Honduras.
El canto del azdcar, aunque tambi6n indeterminado,
puede hacer referencia a las plantaciones de Veracruz, que
negreaban de esclavos africanos.
El canto de los castores pertenece indudablemente a la
region n6rdica de ambas Californias 18. Landivar es un
enamorado de las campifias de M6xico, en especial de la re-
gi6n de MichoacAn, asi por su lozania, como por su gran-
diosidad. No seria raro que la mis pr6xima motivaci6n del
canto del azdcar y de la ganaderia, fuera inspirada en parte
en la zona del Jorullo, hacienda rica en caria de azlicar como
en ganaderia 18". El canto a las fuentes obliga al poeta
a visitar varias regions de Nueva Espafia, de las cuales no
falta la region michoacana tan querida de Landivar. En
cuanto a los cantos aludidos por su indeterminaci6n geo-
grifica como los de las Aves y las Fieras y Juegos valga lo
dicho anteriormente.
No existian, es verdad, antahio las divisions political
de las Repdblicas actuales, pero Landivar al hacer de la
provincia de su Orden un contenido para la descripci6n de
su poema, no olvida la distinci6n de reinos, y asi lo revelan
sus notas.

'8s Rust. B. VI, n. 2.
189 Melligenis cannis, armentisque apta ferendis; (valle del Jo-
rullo) apropiado para la caria de azicar y el pastoreo de ganados.
Rust. B. II, 21-2.









INTRODUCTION


A6rica. Tampoco falta en la Rusticatio la referen-
cia a la grandeza de America, cuyo epiteto
preferido es el de su magnitude territorial Ingens Ameri-
ca 19", su riqueza fabulosa "opulenta America" 19, su gran
capacidad "Potens America" 192. Como el de todos los escri-
tores exilados en Italia por orden de la Pragmatica de
Carlos III, priva en Landivar el sentido local concentrado a
la provincia religiosa a que perteneciera 19S, y dentro de
esta al localismo de su terrufio guatemalense. Empero su
coraz6n agradecido no podia olvidar a Bo-
Bolonia.
lonia, y le consagra todo un carifioso re-
cuerdo en el canto II a la que Ilega a llamar nuestra ciuda-
dela, nuestras torres y nuestra ciudad 194, concluyendo el
canto II, con el po6tico deseo de que:

Et dum clarus quis lustrabit Phoebus Olympum;
Altaque praecipites fugient in caerula fontes,
Munus inoblita famosa Bononia mente
Extremas mundi semper celebrabit ad oras.

Y mientras un diifano sol ilumine al Olimpo y las fuentes
desbordindose huyan hacia los certleos mares, Bolonia, la
afamada, seguir& divulgando su cometido de inolvidable sa-
biduria hasta los confines del mundo 19.

Menci6nanse asimismo en dos oportunidades las pokticas
vegas del Reno, y en una nota la ciudad de Florencia. Busc6
como pregonero de su obra dos editoriales italianas, una de
M6dena y otra de Bolonia.

190 Rust. B. VI, 11.
191 Rust. B. VII, 23.
192 Rust. B. Ap. 21.
193 Fundamos esta afirmaci6n en la comunicaci6n sobre Ra-
fael Landivar y la Rusticatio Mexicana, hecha a la Sociedad de
Geografia e Historia de Guatemala por el R. P. Miguel Batllori, S. I.
Guatemala, 8 de febrero de 1950.
194 Rust. B. II, 312.
195 Rust. B. II, 352 y sigtes.









LO HUMAN


Al imperio espafiol Landivar le hace un
silencio profundo, y cuando ha de referir-
se a los espafioles, los nombra con el vocablo latino hispani,
sin un calificativo favorable o adverse: hispani a secas,
cosa rara en Landivar que es maestro del epiteto. I No veia
con ojos de poeta a los suibditos de aquel reino que le con-
den6 a un destierro injusto ante todo derecho? Los autores
que cita Landivar son de preferencia americanos, tales como
sus compafieros de destierro, o los histori6grafos Torque-
mada, Betancourt, o los historiadores anti-hispanos como
Robertson, siendo muy citados los franceses Bomare y Po-
lignac, etc., pero a los autores espafioles, si no es al
jesuita Acosta, los ignora completamente.
El mundo portico landivariano gira en torno a Gua-
temala y a Mexico, pero s6lo en cuanto no sabe a guberna-
tivo, ni a instituciones. Busca la vida en la naturaleza, y la
ignora en el artificio de las ciudades y cuando canta los
juegos hace la advertencia de que se refiere a los del campo,
aunque 6stos mismos se estilen en las ciudades. Landivar
busca en la naturaleza la paz consoladora del destierro
sin ret6rico artificio o aquello que le invita a salir de si
para ir a visitar los patriots campos, prenda del amor al
terrufio.

Me juvat omnino, terrae natalis more,
Usque virescentes patriots invisere campos.
Sobre todo, me deleita, impulsado por mi amor al terruflo,
ir a visitar las patrias campifias siempre floridas 19.

i9s Rust. B. II, 301 y Ap. 100.
197 Rust. B. XIV, n. 3.
8gs M6dena en la Sociedad Typogrkfica; y Bolonia, Tipografia
de Santo Tombs de Aquino.
19* Rust. B. I, 7-8.

















NOTANDA


Rusticao. Rusticatio, vocablo que no figure en Vir-
gilio, es un sustantivo verbal procedente
del verbo rusticor: estar en el campo, vivir en el campo,
hacer estancia en la campifia, permanecer en el campo,
estar de temporada en el campo, pero no es usada la acep-
ci6n de: ir de paseo al campo, recorrer el campo. Su sig-
nificado es de permanencia en 41 y asi se encuentra en los
escritores de temas risticos como Columella 200. Por lo tanto

200 Cicer6n en Laelius, XXVII, 4 "una domus erat idem vic-
tus, isque communis, neque solum militia, sod eliam peregrinationes
rusticationesque communes". "Una misma era nuestra residencia,
igual era nuestra alimentaci6n, que juntos compartiamos, y no
solamente en campaiia 6ramos compafieros, mas tambien en nues-
tros viajes y temporadas campestres". Claramente resalta en este
texto el sentido de estancia campestre dado a Rusticatio.
Columella, autor de temas campesinos, y que en varias oportu-
nidades usa la palabra Rusticatio, le atribuye asimismo la signifi-
caci6n de asuntos campestres, temas agricolas, escenas rurales.
Res Rustica. XL "Et ego intelligo, difficillimum sse ab uno velut
auctore cuncta rusticationis consequi praecepta". "Creo yo suma-
mente dificil que en un solo autor puedan resumirse todos los pre-
ceptos de los asuntos campestres". Tambien en la misma obra y en
mismo el libro hallamos. "quorum monitionibus vel unus ex mul-
tis.. non solum rusticationis, sod imperandi consequatur scien-
tlam", "de los cuales, segin las instrucciones, al menos uno entire
muchos consiga no tan s6lo la ciencia de los asuntos campostres,
sino la de gobernar. Varr6n, Res Rusticae, I, i, 10. "hos
nobilitate Mago Carthaginiensi praeterlit poenica lingua, qui res
dispersas comprehendit libris XXIIX". "A 6stos por su categoria
los super Mag6n, el cartagin6s, quien en idioma fenicio recopil6
en 28 libros temas campesinos que andaban dispersos". A este
trabajo de recopilaci6n de temas campesinos, Columella --que cono-
ce y cita la obra aludida de Varr6n, hace referencia en Res Rus-









INTRODUCCION


el sustantivo verbal rusticatio vale tanto como: asunto cam-
pestre, estancia en el campo, escena campestre, y la acep-
ci6n: paseo por la campifia, recorrido por el campo, no es
Ia mis acertada, ya que en tal sentido no se halla usada en
los clAsicos, ni en la Edad de Augusto, ni inmediatamente
posterior a ella.
Landivar en un titulo marginal de la primer edici6n
de M6dena, usa Rusticatio en este sentido menos indicado,
como equivalent a paseo campestre: Civium rusticatio hie-
malis 2ol; paseo internal de los capitalinos, y tal es el conte-
nido que alli se refiere, pero en la segunda edici6n supri-
mi6 y corrigi6 el rusticatio no adecuadamente usado por
conventus segdn lo que pretendia: Civium in porticu con-
ventus 20 para titular el mismo pasaje: punto de reuni6n
de los capitalinos en el p6rtico.
En el caso de la Rusticatio, adecuada nos parece la
acepci6n clasica de asuntos o escenas de la campifia, ya por
ser el contenido de la obra precisamente escenografico, se-
lecci6n de escenas campestres, como el mismo Landivar tra-
t6 de explicarlo en subtitulo de la primer edici6n de
M6dena, cuando al titular Rusticatio Mexicana afiade: seu
rariora quaedam ex agris mexicanis decerpta: o selecci6n de

fica, I, i, 13" "verum tamen ut Carthaginiensem Magonem rustica-
tionis parentem maxime versemur nam huius octo et viginti me-
morabilia illa volumina ex senatu consult in latinum sermonem
conversa sunt". Y alude lamando a Mag6n parentem rusticationis,
creador de temas campestres por esa recopilaci6n de asuntos de la
campifia. No dudamos, pues, apoyados en tales textos, sustentar
que la acepci6n primer del vocablo Rusticatio vale tanto como
asuntos campestres, temas campesinos, escenas campestres. Un
latinista y escritor guatemalense del siglo pasado tradujo en un
studio landivariano el titulo de Rusticatio Mexicana por Escenas
Campestres, pig. 45, o Escenas rurales, pig. 56 del ensayo "Lan-
divar e Irisarri" por Antonio Batres Jauregui.
201 Rust. M. II, al marginal del verso 283.
202 Rust. B., Ar. xi.










NOTANDA


algunos asuntos poco conocidos de las campifias Mgxico-
Guatemalenses 203
El titulo Rusticatio Mexicana, lo han interpretado,
Loureda por Rusticaci6n Mexicana 204, lo que equivale a no
traducirlo; Escobedo 20, falsea el vocablo rusticatio al tra-
ducirlo por Gedrgicas, impropio asi por falta de correspon-
dencia etimol6gica y lingiiistica, como por lo inadecuado
respect del contenido del poema landivariano, que sobre-
pasa con creces lo ge6rgico; Octaviano Valdes '"", traduce:
"Por los campos de Mexico", interpretando rusticatio en su
acepci6n menos clisica, y que no acuerda con el sentido
landivariano, de ir a la campifia, no a pasear, sino a inves-
tigar la naturaleza, como lo indica desde los primeros exi-
m6tros, y lo reitera en el fin del poema; Graydon W. Re-
genos '01 en la traducci6n inglesa, bajo el titular Rusticatio
Mexicana, anota entire corchetes: "Mexican Country Sce-
nes": escenas mexicanas de la campifia. A mi entender es
dsta la mis aproximada traducci6n del titulo de la obra
landivariana, por ajustarse asi al sentido idiomitico, como
al contenido de la Rusticatio.

El adjetivo Mexicana usado en el titulo,
Mexicana.
no significaba en los dias de Landivar
la realidad geogrifica que hoy dia, raz6n por la cual

203 Rust. M. Portada.
204 Rusticaci6n Mexicana. traducci6n por Ignacio Loureda. Edi-
ci6n bilingiie latin-espafiol. 1924.
205 Ge6rgicas Mexicanas, version metrica del poema latino del
Padre Rafael Landivar, S. I. Rusticatio Mexicana, por el Pbro.
Federico Escobedo, 1924.
20- Rafael Landivar: Por los campos de M6xico, version y no-
tas de Octaviano Vald6s. Mexico, 1942.
207 Rafael Landivar's Rusticatio Mexicana (Mexican Country
Scenes). The latin text with an introduction and English prose
translation by Graydon W. Regenos. 1948.








INTRODUCTION


traducirlo por el sustantivo M4xico, o el adjetivo mexicana
es falsear el sentido hist6rico de la palabra usada por Landi-
var, y alterar asi el concept. AdemAs, hay que afiadir que
Landivar escribia especialmente para un medio especifico,
Italia clasicista del ultimo tercio del siglo XVIII en especial,
y para Europa por extension, donde el adjetivo mexicana,
tenia otro sentido mis amplio: el de America Septentrional,
entonces extensa desde el Darien hasta las Californias, y
que es precisamente el scenario que canta Landivar. Por
lo tanto es inadecuado traducir un vocablo que tiene sentido
especial en el siglo XVIII, con la aceptaci6n evolucionada
que se usa hoy dia. MAs exacto seria traducirlo haciendo
referencia a los reinos a que se aludia, Mexico y Guatema-
la, y aunque con la explanaci6n de tal titulo algo pierde su
exquisite brevedad, nunca en una traducci6n que se precise
de fiel, puede trastocarse el sentido. Es por ello que cree-
mos que al usarse al present el calificativo mexicana,
como un gentilicio del siglo en que se vive se compete no s6lo
un anacronismo sino una verdadera adulteraci6n del pen-
samiento landivariano que advierte que entiende l1 por Me-
xicana 208, y que debe entenderse en Rusticatio Mexi-
cana, notificaci6n que no esta en libertad de observer o
no quienquiera que traducirla fielmente pretend.

Con frecuencia se hace esta pregunta, cual
,Por qu6 escri-
be on LatiO si fuera algo inusitado el que un poeta lle-
be en Latin?
gue a dominar una lengua que no es la
suya. Basta asomarse al Renacimiento y se vera la res-
puesta a tal pregunta. Politziano, ese inigualable poeta
latino del renacimiento describe mejor en latin que
en su propia lengua segdn decir de los italianos

2os Rust. M. y B. Mon.









NOTANDA


y de Men6ndez y Palayo 20S. Landivar era un admirable lati-
nista, nada impedia que acometiera una empresa tal. Pero
la causa mis tangible no habra que buscarla tan lejos, sino
mis pr6xima: 4a qui6n se dirigia Landivar en la Rusticatio
Mexicana? A Italia, primeramente y a Europa por ex-
tensi6n: escribiria por lo tanto o en italiano, o en el idioma
que todo el mundo culto europeo de entonces adn hablaba:
el latin. Se sabe por el epistolario de Landivar a Tirabos-
chi que no dominaba literariamente el italiano 210, por lo
tanto era lo indicado usar el otro idioma suyo, el de Politzia-
no y de Virgilio: el latin. &Por qu6 no escribi6 en espa-
fiol? Porque no dirigia a Espaila su poema, mixime que
los expulsos americanos, no tenian ningin inter6s de ver
hacia la naci6n que los expulsaba, sino hacia el mundo eu-
ropeo a quien cada uno Ilevaba el preg6n de su terrufio. No
escribi6 Landivar en espafiol, porque su poema iba dedicado
a quienes desconocian lo americano, que en aquel entonces
no eran los americanos precisamente sino el Viejo Mundo.
A estas razones de probabilidad, s61o rest la inica raz6n:
de que el poeta describe en lo que siente su poesia, y a este
respect nada mis indicado que la voz de Menendez y Pela-
yo: "Los versos latinos verdaderamente porticos, compues-
tos por insignes vates, que eran al mismo tiempo sabios
humanistas y que acostumbrados a pensar, a sentir, a leer
en lengua extrafia, que no era para ellos lengua muerta, sino
viva y actual, puesto que ni para aprender, ni para ensefiar,
ni para comunicarse con los doctors usaban otra, encontra-
ron mis natural, mis facil, y adecuado molde para su ins-
piraci6n en la lengua de Virgilio, que en la lengua propia,

209 Marcelino Menendez y Pelayo. "Antologia de poetas his-
panoamericanos", pig. CLXV. Edici6n de 1893.
210 Vase nota 193.








INTRODUCTION


sin que por eso les fuera menester zurcir retales de la phir-
pura ajena, puesto que poseian absolute dominio del voca-
bulario y de la m6trica, y el espiritu de la antigtiedad se
habia confundido en ellos con el estro propio, hasta hacerlos
mis ciudadanos de Roma que de su patria" 211. Ademis
debe de sefialarse que la poesia en espaiol que se conoce de
Landivar es de segundo orden, no asi las estrofas alcaicas
latinas, que incluye en la obra del P. Jos6 Vallejo sobre la
"Vida de Nuestra Sefiora la Madre de Dios", que son tan
limpidas y deliciosamente latinas como los disticos y exi-
metros de la Rusticatio.

Las dos edco- En 1871 aparece en M6dena, exquisite por
Las dos edicio-
su vida cultural, y su arte tipogrifico, la
primer edici6n de la Rusticatio, en diez
cantos, y con una amplia fe de erratas, que Landivar excu-
sa, explicando que la obra entr6 en prensa durante su ausen-
cia. La presentaci6n tipogrifica es muy superior a la de
la segunda edici6n. El centro de impresi6n fu6 la Sociedad
Tipografica de M6dena. El context incluye tan s61o
diez cantos, no figuran I:i la dedicatoria, ni el ap6n-
dice de la segunda edici6n, pero su sentido po6tico es tan
grandiose como el de la edici6n de Bolonia. A no haberse
conocido la dltima redacci6n como hoy la conocemos, la
sola primera edici6n le hubiera dado el merecido sitial en
las letras cldsicas latinoamericanas. La segunda edici6n
que debi6 de salir despuds de junior de 1782, impresa en la
Tipografia de Santo Tomas de Aquino en Bolonia, si bien
tipogrificamente es inferior, esta notablemente pulida, y
ampliada, s6lo en el primer canto hay mis de cincuenta mo-
dificaciones de vocablos y tres versos suprimidos que figu-
raban en la primera edici6n. En el canto a las cataratas

211 Vase nota 209.










NOTANDA


guatemalenses, se hallan nueve versos corregidos, se han
suprimido siete de la primer edici6n, y se afiadi6 una nota
al verso 149. En el canto de las fieras, ademis de cambios
y correcciones de vocablos hay casi cien versos completa-
mente in6ditos en la primer edici6n "-'. El siguiente pa-
rang6n nos da una idea mis precisa sobre ambas ediciones.


EDICION DE MODENA, 1781
Apud Societatem Typography-
cam.

TITULO
Rusticatio Mexicana, seu rario-
ra quaedam ex agris mexicanis
decerpta, atque in libros de-
cem distribute a Raphaele
Landivar.

FORMAT
5% por 8 pulgadas.
14 por 20.5 centimetros.
pfginas: 135.

INDICE

N de
versos.
Dedicatoria: Ninguna.

Monitum (4 pirrafos).


EDICION DE BOLONIA, 1782.
Ex Typographia S. Thomae
Aquinatis.

TITULO

Raphaelis Landivar Rusticatio
Mexicana. Editio altera auctior
et emendatior.


FORMAT
5 por 8 pulgadas.
12,5 por 20,5 centimetros.
paginas: 210.

INDICE

N9 de
versos.
Dedicatoria: Urbi Guati-
m alae .............. 34
Monitum (5 pirrafos).
Librorum Index.
Argument de todo el
poema 213.
Erratas.


':2 No hay un solo canto de los 10 de la edici6n de M6dena,
que no present en la edici6n de Bolonia varies versos corregidos,
y no son raras tampoco las supresiones y adiciones de versos.
213 En la primera edici6n el argument no se halla por separado
como en la segunda. Pero lo suple al anotarse marginalmente en
forma de titulos el contenido de cada episodio.








RUSTICATIO

MEXICANA,
SEU

RARIORA QUAEDAM
EX AGRIS MEXICANIS DECERPTA,
AT QUE
IN LIBROS DECEM DISTRIBUTE

A RAPHAELE LANDIVAR.

Secret tacita capior dulcedine ruris:
Quod fpeclare juvat, placuir deducere verfu.
Vaniert. Prxd. ruflici lib. I.









MUTINNE MDCCLXXXI.
APUD SOCIETATEM TYPOGRAPHICAM.
Superiorum permiffu.












RAPHAELIS LANDIVAR

9RUSTICATIO0
Q
& MEX[CANA
A
EDI TO ALTERA AUCTIOR10
V
ET IMENDAIIOR. i.J
xA
A
Secret! taciga capio, dulcedine uris:
X Quod fpetare iuvar, placuir deducere verru.




SONO iMsr rd ?ADCC txx 1#&. 1. I
*VA Qt J
)k

xx



k x Typographia S. ThomX Aquinatis x
Suiperiorum permifJmu.
C .
f'











INTRODUCTION


Libro I:
Los lagos mexicanos .... 375

Libro II:
El Jorullo .............. 356

Libro III:
Cataratas guatemalenses 300

Libro IV:
La Cochinilla y la Pdrpu-
ra ................. 365




Libro V:
Los Castores .......... 368

Libro VI:
Las minas de plata y de
oro ................ 319

Libro VII:
El oro y la plata de la
mina .............. 308













Libro VIII:
Las aves ............. 362

Libro IX:
Las fieras ............ 345


Libro I:
Los lagos mexicanos .... 374

Libro II:
El Jorullo .............. 355

Libro III:
Cataratas guatemalenses. 295

Libro IV:
La Cochinilla y la Pfrpu-
ra .................. 275

Libro V:
El indigo .............. 233

Libro VI:
Los Castores .......... 369

Libro VII:
Las minas de plata y de
oro .................. 319

Libro VIII:
El beneficio de la plata y
del oro .............. 308

Libro IX:
El azdcar .............. 282

Libro X:
Ganaderia .............. 300

Libro XI:
Los rebaiios ............ 448

Libro XI:
Las fuentes ............ 385

Libro XIII:
Las aves ............... 380

Libro XIV:
Las fieras .............. 443




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs