• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Palabras al poeta Macau
 Obras del autor
 Preface
 Ensueno
 El viejo coche
 Reina triunfal
 Los presidiarios
 Serenidad
 El viejo fonografo
 Turismo
 La leyenda del lago
 Evocacion
 El cancionero de la Gheisa
 Exposicion de Vanguardia
 Comparsa
 Casino de la playa
 Contraste doliente
 Rule britannia
 Beso muerto
 Las enfermeras
 Reprobo mar!
 Himno heroico
 Horror sagrado
 La epopeya del submarino
 Confesion
 Bembe
 Rumba criolla
 Siesta
 NO!
 Tommie en el desierto
 La "Bollera"
 Verbena pueblerina
 Paisajes minimos
 Cantares
 Flapper criolla
 Rima
 Horas de "bar"
 Chino viandero
 Mac Arthur - Ulsises Grant
 Alfa y Omega
 Mitin de arrabal
 Dignidad de rey
 Playa del tropico
 Cotidiana
 El bosque
 Traidor criollo
 En la ruta
 Llegue a tu puerta
 La rumba
 De la vida
 A Napoleon
 En el hipodromo
 Baile de mamarrachos
 El buen vecino
 La isla de malta
 El viejo velero
 Ofrenda
 Variacion
 Postuma
 A tulita alfonso y de vera
 Table of Contents






Group Title: Lâirica saturnal.
Title: Lírica saturnal
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074124/00001
 Material Information
Title: Lírica saturnal
Physical Description: 135 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Macau, Miguel A ( Miguel Angel ), b. 1886
Publisher: Editorial B. Costa-Amic
Place of Publication: México
Publication Date: 1948]
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074124
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001522118
oclc - 24802667
notis - AHD5301

Table of Contents
    Palabras al poeta Macau
        Page 1
        Page 2
    Obras del autor
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    Ensueno
        Page 7
    El viejo coche
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Reina triunfal
        Page 13
    Los presidiarios
        Page 14
        Page 15
    Serenidad
        Page 16
    El viejo fonografo
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Turismo
        Page 21
    La leyenda del lago
        Page 22
        Page 23
    Evocacion
        Page 24
    El cancionero de la Gheisa
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Exposicion de Vanguardia
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Comparsa
        Page 31
        Page 32
    Casino de la playa
        Page 33
    Contraste doliente
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Rule britannia
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Beso muerto
        Page 43
    Las enfermeras
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Reprobo mar!
        Page 47
    Himno heroico
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Horror sagrado
        Page 51
    La epopeya del submarino
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Confesion
        Page 57
    Bembe
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Rumba criolla
        Page 61
        Page 62
    Siesta
        Page 63
    NO!
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Tommie en el desierto
        Page 67
        Page 68
    La "Bollera"
        Page 69
        Page 70
    Verbena pueblerina
        Page 71
        Page 72
    Paisajes minimos
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Cantares
        Page 77
    Flapper criolla
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Rima
        Page 81
    Horas de "bar"
        Page 82
    Chino viandero
        Page 83
        Page 84
    Mac Arthur - Ulsises Grant
        Page 85
    Alfa y Omega
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Mitin de arrabal
        Page 89
    Dignidad de rey
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Playa del tropico
        Page 93
    Cotidiana
        Page 94
    El bosque
        Page 95
    Traidor criollo
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    En la ruta
        Page 99
        Page 100
    Llegue a tu puerta
        Page 101
    La rumba
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    De la vida
        Page 105
    A Napoleon
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    En el hipodromo
        Page 109
    Baile de mamarrachos
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    El buen vecino
        Page 115
        Page 116
    La isla de malta
        Page 117
        Page 118
    El viejo velero
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Ofrenda
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Variacion
        Page 131
        Page 132
    Postuma
        Page 133
    A tulita alfonso y de vera
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Table of Contents
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 141
Full Text



PALABRAS AL POETA
MACAU

"Sus versos son resplan-
dores de Genio y de Glo-
ria".
Salvador Diaz Mir6n.

"Es Ud. un admirable
artist de la pluma".
Salvador Rueda.

"Paz Perdida" es un
hermoso poema".
Eduardo Marquina.

"Flores del Tr6pico",
Sobras son de un poeta, asi,
sin adjetivos, para que re-
Ssuite mejor el elogio".
J, os Santos Chocano.

S"Su poema "Paz Perdi-
da" merece en verdad el
premio que alcanz6".
Josd Juan Tablada.

"Duradero se me anto-
ja el delicado perfume que
tan lindas flores ("Flores
del Tr6pico") exhalan ital
es su savia! aun al travys
de las pAginas impresas".
Federico Gamboa.


"iA qu6 afadirle que
este poema, "Paz Perdi-
da", es uno de los mejo-
res entire los que se han
escrito en Cuba?
Andrds de Piedra-Bueno.

"Su obra, "Lirica Sa-
turnal", me ha gustado
muchisimo. Como en to-
dos sus trabajos, brilla en
61 la luz de su genio. Poe-
ta profundo y sabio, ad-
mirable dominador del
verso y los sentimientos".
Enrique de Gandia.

"Tengo su "Lirica Sa-
turnal". Poesia clara y
emocionada la de Ud., sin
el retorcimiento a la mo-
da ni la imagen desatina-
da. Poesia simplemente".
Carlos Prindez Saldias.

"Mucho le agradezco el
regalo, ("Mi Via Crucis")
el lindo tomo familiar de
la escritura y la lengua
limpidisimas".
Gabriela Mistral.






~5-6


OBRAS DEL AUTOR

HARPAS DE ALBA.-Poesias. Tercera edici6n.
FLORES DEL TROPICO.-Poesias. Segunda edici6n.
LIRICA SATURNAL.-Poesias. Tercera edici6n.
PAZ PERDIDA.-Canto epico-lirico, premiado con la Flor Na-
tural en los Juegos Florales de Oriente celebrados en 1916.
Tercera edici6n.
RITMOS DEL IDEAL.-Poesias. Segunda edici6n.
INFLUENCIA DE LA LITERATURE EN LAS COSTUM-
BRES. Conferencia.
IMPRESIONES DEL CAMINO. Prosa. Segunda edici6n.
FRANCIA BAJO EL CONSULADO.-Conferencia pronuncia-
da en el Aula de Historia de la Universidad Nacional.
MI VIA CRUCIS.-Relato autobiogrifico. Tercera edici6n.
LA JUSTICIA EN LA INCONSCIENCIA.-Drama trigico en
tres actos y en verso, estrenado el 26 de Agosto de 1909,
por la Compaiiia de la sefora Evangelina Adams, en el
Teatro "Sauto", de Matanzas. Tercera edici6n.
JULIAN.-Mondlogo dramatico en verso, estrenado en el Tea-
tro "Sauto", de Matanzas, en Julio 23 de 1912. Segunda
edici6n.
LA PARTIDA.-Duodrama en prosa. Segunda edici6n.
EL TRIUNFO DE LA VIDA.-Comedia sentimental en dos ac-
tos y en prosa, premiada en los Juegos Florales de Oriente,
celebrados en 1914, y estrenada por la Compaflia espafiola
de la Sra. Matilde Moreno, en Matanzas. Segunda edici6n.
LA FUERZA INCONTRASTABLE.-Comedia dramitica en
tres actos y en prosa, premiada en los Juegos Florales de
Oriente, celebrados en 1919, estrenada en la Habana. Se-
gunda edici6n.
LA ENCINA.-Boceto dramitico en un acto y en prosa, estre-
nado en la Habana. Segunda edici6n.










LA HERENCIA MALDITA.-Drama trAgico en trees actos y
en prosa, estrenado en el "Principal de la Comedia", Ha-
bana, el 3 de Diciembre de 1925. Segunda edici6n.
SPOLIARIUM.-Prosas de dolor y evocaci6n. Tercera edici6n.
INSCRIPCIONES DEL REGISTRO MERCANTIL.--Cuestiones
de Derecho.
SOLEDAD.-Zarzuela en un acto y siete cuadros, estrenada en
1932, en el Teatro "Marti", de la Habana.
LA MATERNIDAD ES AMOR.-Comedia dramAtica en tres
actos y en prosa, estrenada en la Habana.
LOS REBELDES.-Zarzuela-Revista dramatica en un acto y
various cuadros.











SOBRE LA PRIMERA EDICION DE
LIRICA SATURNAL

"Sin recurrir a la fraseologia hueca y arlequinesca
del exotismo al uso, en sus composiciones, naturales y
vibrantes, hay un marcado acento personal. Es, por
temperament, melanc6lico y reflexivo; sus versos, rit-
micos y dulces, reproducen en su virtualidad emocio-
nal, el estado afectivo en que se halle, sin compleji-
dades y rarezas, porque es poeta intuituvo, no un si-
mulador insensato o histri6n de romantico verbalis-
mo......
Justo G. Betancourt


"Nacido en un lugar propicio al cultivo de las mu-
sas, Matanzas, grata a los peregrinos, Macau ha pul-
sado su plectro con amor y constancia. Desde su apa-
rici6n en el Parnaso, con "Harpas de Alba", demos-
tr6 el nuevo bardo que poseia un verdadero estro y
una fuerte inspiraci6n. En sus obras posteriores, de
prosa y de verso, no ha hecho sino confirmar y reali-
zar las esperanzas que nos hizo concebir. Ha sabido









estudiar, laborar sin tregua y mantenerse alejado de
los amaneramientos que hoy malogran tantos ingenios
j6venes, asi como de una esteril sumisi6n a los cAno-
nes imbeciles de las ret6ricas difuntas."

Jose Manuel Poveda










ENSUERO


El misterio de la noche me arroba,
y el espiritu rebelde se inflama
con el ritmo musical de una trova
y la dulce vibraci6n de una gama.

El recuerdo, que es ligera paloma,
evocando un autumnal plenilunio,
me enajena con balshmico aroma
de una rosa tempranera de junior.

La material se presiente cobarde
y en un rapto de antag6nico alarde,
con un gesto de la gesta se agita.

Y embriagado por fugaz espejismo,
me confundo, en apacible idealism,
con el alma que en las cosas palpita.











EL VIEJO COCHE


jC6mno has traido a la memorial mia
les lejanos recuerdos,
la imagen colonial de tantos lustros
y la pasividad de aquellos tiempos,
en que apostado al fin de la calleja,
balo la copa del laurel enhiesto,
esperabas, con btdica paciencia,
a cualquier pasajero,
para llevarlo en tu rodante equipo,
arrellanado en tu mullido asiento,
a la oficina, a la amorosa cita,
al hogar, al sagrado sacramento
del matrimonio, o del feliz bautizo,
o al piadoso cortejo
del viatico, cuando el sacerdote
brinda la extremaunci6n, con dulce empefo
que nos libra de todos los pecados,
y asi vamos camino del misterio!









Y tu rueda que rueda por las calls,
con la estridencia de tus zunchos ferreos
que el progress industrial cambi6 por caucho
de Malaca, Birmania o de Borneo,
de donde no podra venir por luengos afios,
porque los hijos del Nip6n Imperio,
los yamatas, que llevan en la frente
el caro privilegio
de la divinidad que ellos pregonan,
se apoderaron, con furor y fuego,
de todo ese contorno sur asiatico,
para llevar alli todo el portento
de su raza...... sus dioses...... y sus credos.

Ruinoso y carcomido,
desvencijado y titrico,
ya s61o te servias
del alquiler plebeyo,
para llevar los frutos del mercado
a ventorros; figones y bodegos;
y asi hubieras quedado para siempre,
vencido y recoleto.









Mas ahora lque ha sido?
iUna resurrecci6n entire los muertos!
Es que Hitler, goloso y diligente,
con su ambici6n y con sus arios suefios,
se fue a la corraliza
de rosin, que es un candido jamelgo,
lo acarici6 a sus anchas,
lo asi6 por el cabestro.
le coloc6 el sillin sobre los hombros,
la baticola le ajust6 muy puesto,
los tirantes, la cincha, la collera,
la barriguera y el freno;
y asi, con tal librea,
con tal indumentaria y tal pergeiio,
lo unci6 a las barras, le espet6 un discurso
que hizo templar hasta el equino belfo,
narcisando la double apologia
del orador y del humilde penco,
no en el verbo de Heine, que es judio,
sino en lenguaje de un Bismarck de Hierro.

No fu6, por cierto, la escacez de nafta
quien lo llev6 al proscenio;









fue Hitler, archipampano,
fue Hitler, calesero,
fue Hitler, ambicioso,
fue Hitler, ambidiestro,
(ambidiestro y siniestro)
que lo llev6 a las barras
y lo enganch6 de nuevo,
pensando acaso en el romano C6sar
y en la cuadriga de imperial torneo.

Ahora, ya lo ven, ufano cruza,
con su carroza y su trotar austero,
como vieja reliquia
que escap6 de un patri6tico museo,
arrastrando en la escena de la vida,
junto con su perfil peripatktico,
la imagen colonial de tantos lustros
y la pasividad de aquellos tiempos
de honestas miras y de amores puros,
de cristianos anhelos,
de palabras de honor como escrituras,
de amistad y bohemia sin retrudcano.
de afirmaci6n de espiritu,
de paternal aliento,









de primitive luz en la conciencia,
de originaria fe en los sentimientos......

(C6mo has traido a la memorial mia
los lejanos recuerdos,
viejo rocin, al viejo coche uncido,
resurrecci6n sin par de un ciclo muerto!











REINA TRIUNFAL


(Premio extraordinario. Juegos
Florales de la Prensa de Orien-
te, 23 de Junio de 1921).

No te he visto jams, Reina de Oriente;
pero, en dulce ficci6n, el alma mia,
embriagada de excelsa fantasia,
te suefia, te adivina y te presiente.

Bajo el cielo apacible de tu frente
que finge una aureola de hidalguia,
s( que irradian tus ojos como un dia
pleno de luz, primaveral y ardiente.

Ritmo en tu andar; tu boca es un capullo;
nidal tu coraz6n; tu voz, arrullo;
tu cabello, diadema de victoria.

Y asi cual te vislumbro, tu silueta
es el suefio inmortal de un gran poeta
que por tu encanto conquist6 la gloria.











LOS PRESIDIARIOS


Vedlos pasar con la mirada fija
en el camino, el arido camino;
Ilevan, como el titan, un mundo al hombro
y en las piernas el peso de los grills;
son los malos, los crueles, los culpables,
los perversos, traidores y asesinos;
son...... los tristes, los mustios, los callados,
los cabizbajos, torvos, pensativos,
los que rodaron hasta el crime trigico,
a impulses de un fatal determinismo
que los ceg6 de fuerza misteriosa
para alzar el pufial en el delito.
Pero han sido juzgados por el hombre,
bajo la inspiraci6n de un libre arbitrio
que ha dictado la ley que los condena,
y como el buey a la carreta uncido,
van al trabajo y del trabajo vuelven
para expiar la pena en el presidio,









donde habra algfn alcaide miserable
que no sabe del h6rrido ataismo
que nos ata a la genesis mediata,
porque desde Cain, o desde el simio,
se va filtrando por la prole humana,
como gota de agua por un filtro.

Vedlos pasar con la mirada triste;
ellos no saben de placeres ricos,
mas que en el suefio de la negra noche
cuando el cuerpo se rinde ante el suplicio
y el espiritu vuela a perspectives
de terrufio, de hogar, de amor, de hijos;
para ellos no hay 6gida propicia,
porque cayeron al mortal abismo
donde el fuego sat6nico los quema
para fraguarlos en dolor sombrio:
y Ilegan a olvidar, en la inconsciencia,
curtidos en el antro del presidio,
el "amaos los unos a los otros",
como dijera en la montafia Cristo.











SERENIDAD


(Al poeta chileno Carlos Prindez Saldias)

Esta pobre envoltura que aprisiona mi alma,
con todos los aportes de su fisiologia,
es una triste carga que me quiebra la calma
y encadena mis ansias a la tierra en porfia.

Crisalida sensible, mi noble fantasia,
quiere prender sus alas para volar al monte,
donde fulge, perenne, la luz de un nuevo dia
que ilumina el Sendero, de horizonte a horizonte.

Pero el dolor, contrario a todo venturanza,
me ha traido el renuevo de una vieja esperanza
y la serenidad que al nirvana convida.

El instinto, el deseo, la ambici6n y la gloria,
son cuitas que se apagan bajo la dulce euforia
que fecunda en la eterna vibraci6n de mi vida.











EL VIEJO FONOGRAFO


IC6mo me arrancaste
el alma y el coraz6n,
oh, viejo fon6grafo de la casita pobre,
cuando yo, nostalgico y doliente,
transido de emoci6n,
deambulaba por el triste arrabal
de la muerta poblaci6n!

jC6mo me arrancaste
el alma y el coraz6n!
A pesar de tus rotas agujas,
de tus roidos metales,
de tu gastado engranaje,
de tus discos rayados,
en fin, de tu vesania protestante
y del ronquido de tu magnavoz,
surgia la melodia
para mi culto interior
como un triunfo del arte









sobre tu ruina y mi desolaci6n.
Bajo la noche estrellada,
plena de silfos y de inspiraci6n,
de mi hogar alejado,
sin un amigo a quien contar las cuitas
del bregar sin objeto,
del sentir sin ilusi6n,
al doblar por la esquina
de oscuro callej6n,
me asaltaron las notas cadentes
de tu vieja armaz6n.
Era un murmullo florido
que mis oidos bes6,
como beso de madre
que bendice de amor.
Era una mf~sica antigua,
llena de evocaci6n,
la evocaci6n de nuestra adolescencia,
del baile en el Casino,
del suave rigod6n,
de la buena muchachita










que con otro se cas6.
La habanera "T~", era tu voz,
con todos los prestigious del Maestro
Sanchez de Fuentes, el autor:
"En Cuba,
la isla hermosa del ardiente sol......"
I a mi mente vinieron,
con romantica unci6n,
los versos del poeta uruguayo,
los versos que Garet escribi6:

"Ti iqu6 suave palabra!
s6lo un golpe de voz,
como fe, como mar,
como luz, como Dios."

jC6mo me arrancaste
el alma y el coraz6n!
En la pieza de muebles humildes,
como un fraterno corro, en tu redor,
te escuchaba la parva familiar,









con mistica devoci6n,
con religioso silencio,
como en un temple de Dios;
y tt dAle que dale al movimiento,
con el chirrido de tu aguja rota,
con el ronquido de tu magnavoz,
y el arte por encima de la escena,
de la cruel realidad de mi dolor,
de mi nostalgia, de mis suefios truncos
y de mi spiritual desolaci6n.

iOh, viejo fon6grafo de la casita pobre,
c6mo me arrancaste
el alma y el coraz6n!











TURISMO


Diez grades sobre cero. Frio para los tr6picos.
Sol claro, sin embargo. Al aire mafianero
enfila sus penachos el alto cocotero
y la glauca gorguera de sus frutos hidr6picos.

En la amplia carretera, caravana turista
avanza, con asombro, por la campifia verde
"iSuch is Cuba!", repiten, y la fila se pierde
en la curva lejana de la asfaltada pista.

Del mas remote norte, Ilegaron por la tarde.
Ayer hielo y cellisca. Hoy un sol sin alarde.
y pijaros y flores, y horizonte hialinos.

Y el convoy que discurre por la amplia carretera
demuestra el mismo asombro que demostrar pudiera
un bando migratorio de pintados pingiiinos.











LA LEYENDA DEL LAGO


El lago simboliza
el sosiego y la calma;
es la nota cadente
de un viejo pentagrama
que goza entire las cuerdas de una lira
romAntica,
aunque el simbolo, en veces,
quiebra su id6nea pauta,
si el huracin enciende
su pand6rica fragua.


La Natura es coqueta. Necesita
done mire su cuerpo de lasciva
y el gran poder oculto
respondiendo a esas ansias,
form el lago cerfleo,
cual zafiro engastado en limpida
y la nocturna reina


un espejo
Cleopatra,



esmeralda;









y el diurno monarca
proyectan sus reflejos,
y remedan las aguas
los espejos ustorios de la Vestal doliente
para encender el fuego misterioso del ara.

Bafio portico
de mirlos y de garzas,
de cautas golondrinas,
de t6rtolas incautas
y de fieras en celo,
y de virgenes p&lidas,
envidio tu existencia milagrosa,
entire riberas glaucas.
Engastado zafiro
en limpida esmeralda;
tal se dijera
una odalisca hermosa, sensual, afrodisiaca,
en el haren turquesco, tendida sobre el iris,
pensativa, expresiva, tentadora y callada.










EVOCACION


(Al escritor uruguayo Guillermo Cuadri.)

La noche es melanc6lica y florida,
y la apacible suavidad del viento
tiene el encanto del sutil aliento
que exhalara una hermosa prometida.

En la inmensa oquedad ensombrecida
ostenta Diana su vivaz argento,
y un haz de luz penetra en mi aposento,
en una grata vibraci6n de vida.

Como una marejada de fragancia,
Ilegan de un piano a mi silent estancia,
notas que arranca alguna mano joven.

Y en un fiat lux de remembranza triste,
"Claro de luna" en su esplendor persiste,
como si fuera el alma de Beethoven.











EL CANCIONERO DE LA GHEISA

(Poesia al estilo japonis.)

Mi amante,
es un cerezo florido
que, con su aliento, me perfuma el aire.

Mi kimono de seda,
florece sobre el rostro de mi amado,
como una milagrosa rosaleda.

Pufio de sagitario,
el arco de mi amante, caza estrellas
en el cielo de amor que hay en mis brazos.

Yo soy el pebetero donde arde,
el lirio de un amor que s61o espera
el abrazo de fuego de mi amante.









En el biombo de seda,
vuela una garza azul, como el recuerdo
del primer beso en mi memorial, vuela.

En mi jardin de Kioto
canto, mientras se inflama,
en el largo creptfsculo de estio,
]a nieve del sagrado Fuji Yama.

Sobre mi negro pelo,
he prendido esta noche de verano
el minisculo sol de un crisantemo.

Sobre la porcelana
del jarr6n historiado,
se destaca un arco iris de flamencos,
sobre la plata liquid del lago.

Mi Buda de marfil, suefia en el fondo
de la penumbra azul de su santuario,
y hay gran tristeza en sus cansados ojos.









Medita y yo medito:
la vida es para e1 una agonia;
la vida es para mi suefio y delirio.

Hoy espero a mi amor; quizas manana,
cuando el tiempo me injuries con su aliento,
pensare en el dolor y en el Nirvana.

Lirios del Tokaido son mis brazos,
cadenas perfumadas que yo ofrezco,
como prisi6n de amor, para mi amado.

Mufieca del placer todos me Ilaman;
pero mi amante sabe que en mi pecho,
arde el fuego sagrado de mi alma.

Porque yo soy la oscura rosaleda,
donde s6lo un amor florece en ella.











EXPOSICION DE VANGUARDIA

El mundo ha perdido
una dimension.
1El ancho? ZEl largo?
No se que perdi6.

Acaso la encuentre
un dia el pintor
que una noche horrible de hambre y vigilia.
pues, se la comi6,
mientras embarraba de affil y de ocre
un cuadro de frutas
para un comedor.

Trag6 los pinceles;
el lienzo trag6;
se hart6 de pintura;
de fruta se hart6;
y hasta el caballete
se lo manduc6.









Luego el "atelier"
desapareci6;
y el cuarto y la cama,
todo se esfum6.


En tanto la luna del cielo colgaba
como un estupendo
maldito farol,
alumbrando un cuadro de mansa locura
en el duro craneo
del pobre pintor.











COMPARSA


iKalamasoo6, so6. sooo6;
esta culebra la mato yo!"

Sultanes de Johore, y reinas de Tasmania,
princess de Borneo, principles de Timor,
al aire los flotantes chales de roja seda,
en una borrachera de luz y de color,
donde son los turbantes de los hombres, turquesas,
que acompasan el ritmo del enorme farol:
y las faldas chillonas de las hembras, son flores
o monstruosas campanulas que se agitan al sol;
la turba de los fieles del clan de los ofidios,
arrastra su serpiente de trapo y de cart6n.

En plena calle bailan al compas de su canto,
litfirgico y mon6tono, selvatico y chill6n,
y oficia el sacerdote con el machete en alto,
y ofrece el sacrificio del totem: iAtenci6n!









"iEsta culebra
la mato yo.
Kalamasoo6, so6, soo6!"

Los negros rostros brillan, y el rojo de albayalde
con que se embadurnaron, corre con el sudor
sobre las chaquetillas y los falsos adornos,
bordados de abalorios, con brillo tornasol,
y con deslizanmientos de sierpe, la comparsa
de nuevo emprende el paso, que es una contorsi6n
espasm6dica, horrible, frenetica y vesanica,
en pos del rey de armas, del enorme farol,
mientras el estribillo, escandaloso y garrulo,
se repite mon6tono, hasta la exitaci6n:

"iEsta culebra
la mato yo.
Kalamasoo6, so6, sooo6!"











CASINO DE LA PLAYA


El Hercules del Norte, hastiado, despereza
su "spleen" del medio dia, en silla de extension.
En un "fox trot" las cartas bailan en su cabeza,
entire el vapor del whisky, del laguer o del ron.

La suerte ha sido adverse. El "bacarat", artero,
le aliger6 del peso de d6lares, dos mil.
Reflexiona. Sonrie. El aire volandero
es un tango cantado por Hugo.del Carril.

Pasa una "miss" romantica, Ofelia de algin drama
de Shakespeare en el Tr6pico. Sobre la verde grama
de los canteros arde la lampara del sol.

Filos6ficamente el Hercules media,
y en tanto sigue el paso gentil de Sulamita,
el caliz de su tedio apura en un "high ball".











CONTRAST DOLIENTE


Hundida por sus propios tripulantes,
cual suicidio de honor,
la gran escuadra de la heroica Francia,
en aguas de Tol6n.

Evocaron los tragicos marines
la fe de Napole6n,
al son de la gloriosa Marsellesa.
de la Revoluci6n.

"Treinta mil muertos en Stalingrado",
dice la prensa de hoy.
y pienso en Troya, Ulma, Puerto Arturo,
Verdun, Sebastopol.

"Treinta mil", una cifra de estadistica,
profusos caracteres, un borr6n
en el diario que ofrece mil noticias
de dolor... y de amor.









El cable, restringuido o ampuloso,
sin alma ni pasi6n,
nos embarga de frigida tristeza
y de tibia emoci6n.

La jornada nos Ilena de entusiasmo
y de marcial ardor;
mas los muertos Ilos Ilora todo el mundo?
LEstan en la inmortalidad de Dios?

IPor que esa frialdad que nos invade?
El hundimiento atroz
del "Santiago de Cuba" y "Manzanillo"
nuestro ser conmovi6.

lEs el instinto? jEs el acercamiento?
jAltruismo fraterno? LCompasi6n?
tEs la amistad o el timbre de familiar
quien gradlia el dolor?

No me discutas, chauvinista ingrato,
que sientes mas que yo;
el cinismo es concept y sentimiento,
afin de la traici6n.









"Cuando oigo los horrores de la guerra,
sangra mi coraz6n",
canta en versos magnificos y tristes
el gran poeta ruso Nekrasoff.

"Las madres, anegadas por el llanto,
en su desolaci6n,
no podrAn olvidar al hijo muerto",
musita el trovador.

El poeta, inspirado y conmovido,
asi el arpa templ6,
contemplando en la escena de su patria
la tragedia feroz.

El tenia a sus plants vacilantes
la horrisona vision;
y el acento doliente de su cuita
en su lira sangr6.

Ha poco tiempo que expir6 un amigo,
casi un hermano... iOh,
que sufrimiento! iQue desesperanza!
iQue angustiosa aflicci6n!









Ayer se me muri6 mi pobre perro...
iCuAnto llore, Sefior!
Me besaba las manos como un nifio
y me hablaba sin voz.

Era todo humildad, todo dulzura,
todo resignaci6n;
su muerte me ha llenado de amargura.
iCuanto llore, Sefior!

Varios afios vivi6 bajo mi techo;
asi dulcific6
el alma de mi hogar y de mi vida:
pero se fuk: iCuAnto llore, Sefior!

LEs el instinto, espiritu o conciencia,
quien gradria el dolor?
Los caidos, de frente inmaculada.
jmoran tu arcana eternidad, Gran Dios?











RULE, BRITANNIA


Por el mismo cielo de invierno
sendero de las ocas que descienden del Norte,
entire nieve y pedrisca; sobre el propio camino
de los cisnes salvajes
que azotan con sus alas las ventiscas;
sobre los mismos mares
que nublan los prolificos arenques,
en descenso, por las heladas aguas,
desde el circulo polar Artico,
para el desove en las mares templadas,
ya en primavera, ya en verano,
ya en invierno, ya en otofio,
el avi6n de guerra ruge
y devora espacio, como un monstruo
con hocico de escualo y poderosa entrafia
de acero. Las costas de Bretafia
se anuncian a distancia, donde hierve la espuma









de la ola que se rompe contra el cantil. La bruma,
en veces, cierra el horizonte: pero
otras, el sol, brilla sobre el acero
de la aeronave, que se incendia entonces
como un crisol magnifico de oros y de bronces,
blanco de la antiaErea, que ya escupe sus balas
sobre el monstruo rugiente de poderosas alas.
El pez Macar, medroso, bucea entire las ondas
y el Hurricain avanza. Ya estA sobre las frondas
bretonas, y ya avizora el blanco,
que es, sobre el piano del piloto, un punto
rojo, del territorio franco,
y ya los "cazas" enemigos vuelan,
en torno del intruso, en el espacio.
donde aquel es, en veces, un topacio
con alas, y otras, un granate,
cual b6lido del cielo despedido
a una velocidad fantastica de rayo,
sobre el grupo boyal que pace en la floresta,
y que alza al cielo, con sus mansos ojos,
la c6rnea cruz de su fornida testa,









y sobre el suelo, donde el trebol crece,
y se escarchan en flores los frutales,
y se cubren los prados de amapolas,
y el rfstico vigila la vendimia
future, de las vifas y las mieses:
sobre campos, en fin, donde el idilio
fue alumbramiento de la Tierra gravida,
y otrora se cubri6 con los despojos
de los "poilds", tendidos en el suelo
por la furia tudesca
de las hordas prusianas, que Ilegaron
en sus tanques pesados, como abortos
del reino de Plut6n: del mismo Infierno.
He aqui que ya en la tierra esclavizada,
avanza el Hurricain, que treme y ruge.

Sobre el mismo camino de los cielos,
senderos de las ocas que descienden
desde el hielo del Artico, por las mismas
aguas y bosques, que cruzan las cigiefias,
para anidar en las ruinosas torres









o sobre el campanario de una iglesia
rural, sobre este mismo suelo,
sagrado de la Francia, donde la soldadesca
del invasor teut6n, degrada y rompe
con su pezufia, el seno de la egloga,
avanza el Hurracain. Lleva en su vientre
su cosecha de bombas: las estrellas
de la sagrada Libertad, que anuncian
la redenci6n del Hombre, en una Era
de paz para milenio, y la "debacle"
del dios del odio y de la horrible guerra.











BESO MUERTO


(Motivo de Ilka Maia, poetisa brasilera).

Aquel beso que nunca pude darte
mis labos y mis ojos ha quemado,
y te sigo a traves de mis recuerdos.
y a traves de los dias y los afios.

Fantasma de un amor, ya para siempre
tan intangible y mudo, tan lejano,
no vuelvas, por piedad, hacia mis predios,
y si me ves, por Dios, pasa de largo.

No quiero ver, sobre tu faz querida.
-de un viejo amor, rec6ndito santuario-
de tu vejez, la mascara espantosa,
que hundi6 tus ojos y arrug6 tus labios.

Si me encuentras, amor, no te detengas;
huye de mi, pot Dios; pasa de largo.
No me robes la dicha de aquel beso
que yo nunca te di, ni tO me has dado.











LAS ENFERMERAS


(Para el poeta Juan D. Byrne.)

Son las sufridas, las silenciosas,
las enfermeras, las bondadosas,

las que prodigan, a manos llenas,
un lenitivo para las penas;

las que comulgan, dia tras dia.
en el retablo de la agonia,

donde el fetiche de la miseria
hace su mutis, en la tragedia;

las que en alcobas albas, triunfales,
en cuchitriles, en hospitals,

en las camillas de la Cruz Roja,
donde la torva Parca se enoja,









clerran los ojos de aquellos muertos,
que se quedaron fijos y abiertos,

ante el naufragio siempre prescrito
por el misterio del Infinito.

Son las amigas de los dolores,
que han escuchado los estertores

del moribundo que las bendice
y del que rueda, mas nada dice.

Virgen Florencia fue la primera
que despreciando su primavera,

la vida muelle de los salones,
hogar, amores, genuflexiones,

dej6 los ranges de su realea
y fue a los campos de la Crimea.

como un heraldo de las alturas,
iluminada toda de alburas,









para dar vida, calma y consuelo,
a los caidos en el gran duelo.

Asi nacieron, asi en el mundo
surgieron plenas de amor profundo.

Son las sufridas, las enfermeras,
las silenciosas, las compafieras

de los que caen al golpe rudo,
sin mis amparo, sin mas escudo,

que el sacramento de la several
ciencia y la mano de la enfermera.

Llevan consigo, cual panacea,
bAlsamo grato, cuando precisa,
mientras, hermosa, cascabelea
entire sus labios una sonrisa.











IREPROBO MAR!


"Calma un moment tus soberbias ondas...",
cant6 el poeta en inspirado verso,
y en la inmensa extension del universe
rod6 la voz como un tropel de rondas.

Pero el ambito, el tiempo y la tragedia,
en un consorcio de mortal porfia,
transmutaron el eco de armonia
en un vibrar de espanto y de miseria.

"Calma un moment tu ambici6n funesta",
es el acento de la nueva gesta,
ir6probo mar, instinto de asechanza!

Mientras Caronte, el batelero estigio,
ha reencarnado en el teut6n prodigio,
y hacia el imperio de Plut6n avanza.










HIMNO HEROICO


iA las armas, soldados leales,
hombres libres de toda la Tierra;
defended, con empefios mortales,
vuestro honor, en los campos en guerral

El furor de esta ingente tragedia,
cataclismo, panmoto sin nombre,
amenaza, quebranta y asedia
las conquistas sagradas del hombre.

La familiar, el hogar, la alegria
que nos brinda la humana existencia,
se desploman, en noche sombria,
azotados por loca inclemencia.

El Profeta subi6 hasta la cumbre
a ofrecer su concept fecundo.
y vacila, en el tiempo, la lumbre
que aun fulgura en las sendas del mundo.








Si la tierra librrima inflama
la simiente, en su entrafia, escondida,
el espiritu human redama
la virtud que le presta la vida.

El retoiio que brota en barbecho
solicita cultivo temprano;
asi debe alentar en el pecho
el valor, como un fruto lozano.

jOh, soldado de la patria nueva!
cuando luchas asi, tu porfia.
no es jornada de impr6vida leva,
sino gesta de noble hidalgia.

IA las armas, soldados leales,
hombres libres de toda la Tierra,
que perezcan los fieros chacales
que ensombrecen los campos en guerral











HORROR SAGRADO


Trepan por la montafia los senderos
al borde de la umbrosa torrentera,
y a modo de graciosa cabellera,
brillan, con el cenit, en los calveros.

En el valle se extienden los potreros
cual dilatado mar de ancha ribera,
donde rueda en la tarde milagrera,
el "ahoo" de la voz de los monteros.

Vespero, en el nadir, anuncia el paso
del sol a la tiniebla, en el ocaso,
y en la grandiosa soledad presencio

La eterna mutaci6n de la belleza.
cuando se hunde la gran Naturaleza
en su arcano de sombra y de silencio.











LA EPOPEYA DEL SUBMARINE


En el inmenso acuarium de un mar,
navega el submarine,
on Leviatan que Ileva
en el vientre, erizado de ruedas,
pifiones, tubos lanza-torpedos y camaras estrechas,
al Jonas modern,
conquistador de las. profundidades
acuaticas,
senior de un reino misterioso
de liquid cristal
donde la Flora,
flota o prende la raiz en el abismo
o es animal y plant a un tiempo mismo,
y la Fauna es monstruosa,
de tentaculos
tan largos como cables, con ventosas
que succionan y son los sustentaculos
de este animal de presa;









en este inmenso acuarium de un mar,
el submarine boga
al acecho
del buque
de superficie,
pueril victim de su impotencia,
de su cruel desamparo y hasta de su inocencia,
nifio con andadores que se mece,
como una cuna grande, sobre las grandes olas.

A veces es la cuna de algfin "enfant terrible".
con sus largos cafiones en sus funds de lona,
y con sus catapultas para lanzar aviones
a la conquista del espacio
en la ruta del sol, que guifia su ojo de topacio
en la concha del cielo,
donde luce su gordo rostro
de burgufs recien afeitado
y de intense color de caramelo.

Otras veces la cuna es la academia
poliglota y flotante de un mundiculo
del mas vario color y del pergefio









m&s vario. Babel de los idiomas,
mansion de aventureros,
fenicios de estos dias en que el hombre
comercia desde un polo al otro polo,
porque no cabe ya sobre la Tierra
hostile y pobre, o simple patrimonio
de unos cuantos seiiores, que plantaron
su bandera y sus tiendas
sobre todo lo que es fuente de lucro,
sobre la "res mancipi" del planet;
y asi los que navegan sobre el agua,
como el Jonas del Liviatan, navegan
bajo una voz de mando
que, en toda latitud, paga el esclavo

Su ojo de monstruo, sobre el verde espejo
del ancho mar, el Liviatan pasea,
y allA en el horizonte. un buque inerme
perfila sus oscuras chimeneas;
la pieza se aproxima, y el torpedo,
-niquelada y munstruosa lanzadera-
lista para el disparo, vil y artero,









sale en zig-zag, al rumbo de la presa
y choca con el vientre de la nave
que salta sobre el mar. Rosa siniestra
de petr6leo y de fuego, ha circundado
a la nave, que se hunde y cabecea:
y los nAufragos saltan sobre el agua,
como humans antorchas, que se incendian
en holocaust del senior que rige
los destinos del mundo y de la guerra:
an tfmulo maldito y vergonzoso,
de la humana raz6n, inicua ofensa.

l0h, las madres que Iloran a sus hijos,
perdidos, ya en el mar, o ya en la tierral
IOh, el Ilanto de las madres, que ya crece,
como una inundaci6n, sobre el planetal











CONFESSION


(Al poeta Andres de Piedra-Bueno,
con motiuo de la pubticacidn de sus.
Obras Completas).

Choca esos cinco, si, pasa esa mano.
como las arras de un gentil convenio.
jQu6 bien me hiciste, Andris, por buen hermano,
can el rico guarapo de tu ingenio!

Tome tu copa en medio a este barullo
de Hitler y de Stalin que atolondra,
y apure la frescura de tu arrullo
y el ritmo de Yolandia. que es tu alondra.

Y par que no decirte jque carambal
que mi musa infeliz y patizamba
quiso placer en tu feraz realengo.

Y, ladr6n de quimeras y de Arte,
sent ganas punibles de robarte
las joyas de tu artistic abolengo.











BEMBE


"Anaguariero bong6,
subuso en canina,
ba coo cooo.
Abacuh ef6,
encruco abanecue yamba,
o yamba, la moyamba, la moyambaaaa."

El "boo boo' del "ecue" marca los pass;
el ritornelo aumenta en estridencia,
y suda el bongosero, que se tuerce,
como un diablo atacado de epilepsia.

La percusi6n tenaz de los tambores,
con el silencio de la noche aumenta,
y en el ritmo frenetico del canto,
rage el amor malvado de las selvas.









Flota en un acre olor de agrios sudores
el sensualismo primitive, y tiembla,
en orgasmo de mistica locdra,
de lujuria bestial, la ciuddela...

La negrita "Tete" marca los pasos
con el ritmo sensual de sus caderas,
y ofrece el busto, y los abiertos brazos,
y el caimito morado de su jeta,
de gruesos labios y de blancos dientes,
como fruto en saz6n, para la fiesta.

Ahora sube de punto el aquelarre.
y se agita "Tete" como diablesa,
frenetica y convulsa, en el espasmo
del Santoo", que le sube a la cabeza.

Y en tanto que se arrastra por el suelo,
esposa de "Chang6", mistica ofrenda,
baila el diablito, al son del estribillo
tumultuoso y rugiente de la fiesta:









"Anaguariero bongo
subus, en chnina,
ba coo cooo.
AbacuA ef6,
encruco abanecue yamba,
o yamba, la moyamba, la moyambaaaa."











RUMBA CRIOLLA


Ya suenan los percutores;
ya el cornetin estrepita;
ya retumban los tambores;
y ya en el aire se agita
tu pafiuelo de colors.

Y ya se mueven tus brazos
donde finge el rojo chal
una amapola sensual,
o perfumado nidal
para furtivos abrazos.

Un apetito bravio
dqspiertas en el gentio.
cuando mueves, zalamera.
la curva de tu cadera,
que es un torrente de rio.









Ya en el fren6tico ardor
de la rumba, se ilumina,
con una pasi6n felina
y en un incendio de amor,
tu diab6lica retina.

Y sube el ritmo del canto,
cuando el cornetin ensaya,
con el vuelo de tu saya,
la voz que reclama el Santoo":

"Mama Teresa
se va,
porque no quiere
bailar la rumba
con Juan,
que tiene la pata
gambaaaa".











SIESTA


Junto a la vieja fontana
del castillo medioeval,
rendias tu spiritual
cuerpo de diosa pagana.

Y las rosas del jardin
se inclinaban temblorosas,
de tu beldad envidiosas,
IOh, atavismo de Cain!

Vibr6 tu risa sonora
y un temblor hubo de aurora
en tu romAntica enagua.

Pero de envidia la fuente
cerr6 el curso intermitente
de su fino chorro de agua.










INO!


El hominculo -un duende- salt6 de la retorta
de Lulio. Ante el "homagno" de Niezstche se plant
con aire de querella, y esgrimiendo,
a modo de garrote, el quitasol
de un hongo, que a manera de paraguas
usaba, dijo:
"lNo!
TO eres una quinera, el arquetipo
del Maligno y odioso Dictador,
la pesadilla horrible y espantosa
de un loco peligroso, que escap6
desde una solfatara del Infierno.
Vade retro, senior
de la Tiniebla y del Abismo, heraldo
de las Parcas, vastago de Plut6n,
que aun traes en las manos las cadenas
con que Hefestos un dia sujet6.
a una roca del Caucaso, al Ap6stol,
al Heroe, al Semidi6s









de la sagrada libertad del hombre.
y que aun muestras, vocero del terror,
la sangre del Calvario, que tu rostro
y tu pecho y tus manos salpic6,
cuando El Justo expiraba, bajo el barbaro
golpe de lanza del soldado. iNo!

Vade retro, Maligno, Maledictus,
disangelista del Infierno. Yo
cavo y cavo la entrafia de la Tierra;
aplico dia y noche el azad6n,
y he de echar a la luz cuanto sepulcro
tu odioso crime de tirano abri6,
para que brille al fin sobre el planet.
bajo la luz del sol,
la ensefia de los pueblos redimidos,
la bandera que un dia tremolb
en las manos de Milton y de Jeffersor
de Marti y de Bolivar, y de Wilson (Woodrow)
porque no has de triunfar contra la vida
del hombre libre sobre el mundo.
iNo!"











TOMMIE EN EL DESIERTO


Del seco mar y su infecunda entrafia,
donde el aliento de la muerte flota, 18
y en cuyo suelo de asper6n no brota
misero cardo, junco ni espadafia.

Alli donde en la inh6spita campafia,
la tempestad arrebatada azota,
al soplo del simiin, desde la rota
superficie del llano a la montafia.

Alli done la duna es como un salto
de tigre sobre el hombre, se oye el laltol
del tommie, en atenci6n de centinela.

Y esta voz es el alma del desierto
para anunciar al mundo c6mo es cierto
que la inmortal Albi6n en armas vela.




67












LA "BOLLERA"


Con el frijol de carita,
la sartin y la manteca,
sobre el brasero de hierro,
el rubio bollo se tuesta.

Un airecillo de invierno,
sopla en la esquina y penetra,
como un pufial afilado,
las carnes de la "bollera"

Los carbones encendidos
son minfsculas estrellas,
que se inflaman al contact
de la grasa en la freidera.

Discurren los "habitantes"
por la solitaria acera,
y se enrosca un perro sato
en el quicio de una puerta.










La "mama" atiende al negoco
y en el balde crece y tiembla,
la pasta de los "caritas",
en un circulo de crema.

-Espejo de media noche,
espejo en que se refleja,
el manso drama diario
de una espantosa miseria.-

Han caido unos "kilitos"
sobre la ristica mesa,
que es la caja contadora
de la pobre negra vieja.

La cifra de su esperanza,
pan del hogar, donde espera,
vivir una noche mis,
la prole sucia y hambrienta.

IOh, los oscuros rincones
de las oscuras querellas,
scenario de los dramas
callados de la pobreza!











VERBENA PUEBLERINA

Olor a rancia fritada,
una bulla del demonio,
y una rubia oxigenada,
tentaci6n insuperada
para el mismo San Antonio.

La luna, un chafarrin6n,
es en el cielo un brochazo,
que luce como un pedazo
de enorme y rojo mel6n.

Anuncia el tahur su juego:
bullen los estafadores,
y estallan los "voladores"
como magnolias de fuego.

En el espacio resbala,
vertical y pasajera,
Ia graciosa cabellera
del disparo de bengala.









La charanga desafina,
grita y corre algun muchacho,
y marca eses un borracho,
que, entire la gente, camina.

Un mfisico galopin,
hincha el carrillo soplando,
cual si fuera enderezando
de este modo, el cornetin.

Y bajo el chafarrin6n
de la luna vanguardista,
es la verbena una pista
de locura y diversion.











PAISAJES MINIMOS


(Calcomanias).

Sobre la roja laguna
naufraga el buque sin velas
de la clara media luna.

El flamboyin, oro y gualda,
es un fantAstico incendio
sobre el campo de esmeralda.

En rectfngulo sombrio,
es un feretro animado,
en la campifia, el bohio.


Cuelgan del
los pendulos en
del fruto de los


sol a los rayos
desgaje
papayos.









El collar de sus frutos al pescuezo;
lleva, por elegancia, el cocotero.

Verde y rojo magnificos,
-esmeralda y granate en el paisaje-
se inflama en el jardin el mar pacifico.

Las gotas de rocio,
con oriented de perla,
se cuajan en las rosas de la noche
y refractan la luz de las estrellas.

El surtidor levanta,
en el jardin, bajo la blanca luna,
su cabellera, perfumada y blanca.

Del ambiente estival el pebetero
gratifican los claros surtidores
y embalsama el florido jazminero.









Vilano de las selvas,
que liba en las corolas,
el zumzin de las alas rutilantes,
sobre el blanco jazmin, es una joya.

Como lluvia de estrellas fugaces,
en las sombras del cielo nocturno,
incendiaron la selva en la noche.
con su verde farol, los cocuyos.

Se cuaj6 la nevada
de la flor del cafe sobre el ramaje,
y ahora la noche es blanca.

Como reinas magnificas,
carnosas y sensuales, nos ofrecen
su corola sexual, las carolinas.

En los parterres arruinados,
junto a un grupo de dalias ha crecido,
una selva de cardos.









En la rama mAs baja
del arbusto frondoso,
sin moverse, nos mira en todas parties
el "sijf", con su cuello giratorio.

El bosque tropical, es el tesoro,
donde vuela -granate y esmeralda-,
el alado joyel del tocororo.

Lomas de algod6n hidr6filo,
las nubes han restafiado
la hemorragia del tramonto.

Cart6n de cine,
borrachera de opio,
del niiio grande que yo soy ahora,
dejo aqui mi recuerdo en kakemonos.












CANTARES

La montafia subo,
bajo la montafia,
tu imagen me sigue
como buena hermana.

En tu boca, fresas,
en mi pecho...... inada!
todo lo absorbiste
con una mirada.

Deja que me duerma,
tras de tus engafios,
para que me alegren
mis suefios de esclavo.










FLAPPER CRIOLLA


LDe que laboratorio, has salido, Julieta,
que eres como una formula quimica, con chaqueta
y falda azul cobalto, andando a puro brinco,
por Galiano y Neptuno, apenas dan las cinco,
cuando el sol todavia, calienta como un horno,
y se prende a tu falda, sin pudor ni bochorno,
y te desnuda en medio de la golosa gente,
que apura su "cocktail" de enagua transparent?

De tu pelo teffido, con un oro muy pobre,
tu cabeza sin seso es un poco de cobre
que corona, en lo alto, la cinica mirada
de tu clara pupila, cristalina, vidriada,
inexpresiva y dura, hecha de carbonatos
de cal y de potasa, con otros silicatos.








El sulfato de hierro de tus ojeras, bafias
en la sombra maligna de tus negras pestaias,
y luce sobre el blanco de cal de tu barbilla,
el cinabrio de ascua de tu roja mejilla,
estucada con arte, por unos dedos sabios,
para que se pronuncie el coral de los labios
sobre el blanco de esmalte de los menudos dientes,
abiertos como un caliz de apetitos ardientes.

iDe que laboratorio has salido, Julieta,
que eres como una formula quimica, con chaqueta
y falda azul cobalto, andando a puro brinco,
por Galiano y Neptuno, apenas dan las cinco?















RIMA


Triste hacinamiento,
care de placer,
ancestralidades,
iAh! ser o no ser.

Aunque grites, dames,
tu voz de mujer
ahogan los redobles
de un nuevo Santerre.










HORAS DE "BAR"


(2 p. m.)

Sol y bochorno fuera. Sobre la barra giran
los vasos. "Whisky and soda" pide un yanqui flemitico.
Son paisajes de asombro los que sus ojos miran
en las volutas de humo del "Virginia" aromatico.

Palmas y cocoteros danzan en los vapores
del alcohol; las sabanas y las verdes campifias,
donde crecen la cafia, el platano y las pifias,
pasan en un incendio de luces y colors.

iContraste! iParadoja! iCosas del meridianol
Brumas tristes al norte. Al centro, un africano
calor de Timbukti. Luz t6rrida y bochorno.

iE] buen yanqui medita! Sali6 de cualquier parte,
y cay6 en nuestra Habana, desde Venus o Marte,
como un ganso del Artico en las ascuas de un horno.











CHINO VIANDERO


"Sefiola, ya ta qui. Pl~tano, papa,
tomate, aji, boniato, quimbomb6,
huevo pa fiii, lIbano, lichuca,
habichuela, malanja, colifl6".

En pie, sobre la acera, se destaca,
ya soporta la lluvia, ya el calor,
estoico, resignado, sonriente
y solicito, el chino vendedor,
mientras cuida del carro, cuando pasa,
el chiquillo que ayer le arrebat6,
al descuido, unas frutas: dos caimitos,
un mango, una guayaba y un an6n.

"Sinveguenza, to ta vela pasana
pa roble; td, picaro, ladr6n"
Y levanta la mano en gesto airado,
como para aplicarle un pescoz6n,
al arrapiezo, que huye a toda prisa,
mientras insulta al chino vendedor.









Ahora pasa la negra cocinera
con su negrito a rastras. Ya compr6
dos "kilos" de tomatoes, y ahora pide
"la contra", que se debe al comprador:

"Oye, chino, a ve la contra, dale
un platano a mi nifio, po fav6"
"LAn ta nifio?" pregunta el chino entonces.
"Aqui ta jNo ve muchacho, no?
"#C6mo nifio? No e nifio, que e neglito.
IT6 ta loca! Neglito Znifio son?

Rie de la comedia callejera,
poema inimitable de emoci6n,
el viandante que pasa, y hasta el guardian
de post, que la escena presenci6,
en tanto el chino sigue calle arriba
sofiando con sus tierras de Cant6n,
de donde vino, no se sabe cuAndo,
y a donde irs, si quiere San Fanc6n.











MAC ARTHUR-ULISES GRANT


Entre las apretadas filas de los guerreros
-diez millones de rubios hijos de Yankilandia-
una voz ha corrido, desde los ventisqueros
de Logan, a los Ilanos desolados de Islandia.

iHurrah, que Ulises Grant es un ser redivivo:
su espiritu guerrero de nuevo apareci6;
por oscuros designios del arcano, esta vivo:
en Mac Arthur, el heroe de Batin, reencarn6!

iHurrah, hermanos del Norte y del Sur! IA la guerra!
y tambien los del Este y Oeste. La Tierra
espera nuestro esfuerzo con trigica ansiedad.

Y sin odio siquiera para el brutal tirano,
miremos a la Muerte cara a cara. No en vano
se muere por la Patria y por la Libertad.












ALFA Y OMEGA


Entre las nubes de mil quimeras
la princesita duerme en su lecho;
suefia en la escala de otra Verona
y en la arrogancia de otro Romeo.

La noche tiende su vestidura
lhgubre como el remordimiento.
La nieve choca con los cristales;
lo cubre todo como un gran velo
de desposada. Mueven sus ramas
Alamos tristes al son del viento.

Naturaleza toda sombria
viste su traje todo funereo,
cual si asistiera toda contrita
a funerales de un grande duelo.
Mientras se escuchan las notas ritmicas
del organillo de un pobre ciego.









Entre las nubes de mil quimeras
la princesita duerme en su lecho:
suefia en la escala de otra Verona
y en la arrogancia de otro Romeo.













MITIN DE ARRABAL

"Sefioras y sefiores: yo quigiera
expresaros aqui cuantos reveses
sufrimos sin piedad, pues los burgueses
chupan la sangre a nuestra clase obrera."

"Vampiros son, que tienen el capricho
parasitario de vivir pegados
a la came del pobre, estos malvados,
y nos chupan la roja sangre. He dicho."

Lo oy6 un chusco y grit6: "iNo se preocupent
Si en chuparnos la sangre se entretienen,
mientras las venas, a la par, se tupen.

y asi de nuestra came se mantienen,
camaradas amigos [no se ocupen!
lque nos chupen la sangre...... y se envenenen!"


PF
71---
I
--'~ -











DIGNIDAD DE REY


"L' amo, ya eta chapiA conuco;
machete calaboso, ya pati6.
Dame un vale, pa i buca bodega
otro jierro, pa que trabaja yo".

ZY para que quieres trabajar, Domingo,
si tG no puedes trabajar?
"Sifi6,
no jabla asi. Yo puede entodavia
maneji la guataca y navaj6n,
jalA la gua de poso po la talde,
ensiyA la cabayo guajam6n,
yebA buey a come e ne potrero
ante que yo me va pa barrac6n.
Nifio, no jabla asi. Calla su boca;
po Di6, no jabla asi. No jabla, no;
negro viejo no quit vivi limona,
y ute me eth vota. Nifio, po Di6."









Cien afios Ileva el negro en la familiar,
desde el lejano dia en que lleg6
de las selvas del Congo, encadenado
en la sentina de un velero. Atroz
y cruel ultraje para aquel esclavo,
de sangre real, la voz de su patr6n,
pues vibra en su alma impulse de nobleza,
sentimiento de honor
y aquella dignidad de su lenguaje
que tiembla de tristeza y de emoci6n,
al solo anuncio de que ya no puede
vivir de su trabajo.
"No' siii6";
no jabla asi; po Di6, calla su boca-
ute me ta both. Nifio, po Di6".

Mientras se aleja con su pierna rota,
altivo, hacia el cercano barrac6n,
marcando, a contraluz, en el crepilsculo,
su negra efigie de africano di6s.











PLAYA DEL TROPICO


(Kawama Beach)

Chalets y bungalows, arena fina, uveros;
parterres que se encienden en la clara mariana;
cierran el horizonte, en la extension lejana,
las copas de las palmas y de los cocoteros.

Tendida bajo el amplio quitasol, casi en cueros,
una estupenda "Miss" ahuyenta la galbana,
Venus n6rdica, rubia como el sol que devana,
en ovillo de plata, sus rayos mafianeros.

Se ha escapado del mar la ondina que reposa
en la arena brillante; en sus labios de rosa
arde un deseo loco, innominado y vivo.

Y entire las espesuras del uvero cercano,
se estremecen las barbas cabrunas de Silvano,
y le tiemblan el dorso y sus patas de chivo.











COTIDIANA


El hambre en las puertas
de las catedrales,
IPobre de los pobres,
porque pasan hambre!

Dice el sacerdote
de alegres cendales:
ipremio a los que sufren;
ellos seran angeles!

Las mujeres entran,
las mujeres salen,
a la misa llegan
con ricos brillantes.

El hambre en las puertas
de las catedrales,
iPobre de los pobres,
porque pasan hambre!











EL BOSQUE


El sol es fecundante. La lluvia es bienechora
para la glauca prole de la vegetaci6n.
Las perlas diamantinas de la candida Aurora
descienden como nuncio de santa bendici6n.

La dulce cantilena de la banda canora
brota y vibra a manera de magica oblaci6n,
por las benevolencias de la placida Flora
y la ausencia bendita del trigico aquil6n.

En este alegre cuadro de la Naturaleza,
que satura el encanto de ingenita grandeza,
todo predice vida, todo respira amor.

Pero como un contrast del paraje florido,
rompe la paz buc6lica el mon6tono ruido
del hacha destructora del viejo lefiador.











TRAIDOR CRIOLLO


lQue hiciste, modern Cain, de tu hermano?
lQut de tu patri6tico, decantado acerbo?
Llevaste en la vida, con tu cuerpo human,
alma de serpiente y ambici6n de cuervo.

El ojo divino, que todo lo escruta,
Ilevara a tu mente la inquietud constant,
y andaras por siempre, con tu frente enjuta,
por el ancho mundo, cual Judio errante.

Para ti la patria fu( como un trapecio
donde practicabas raros volatines,
y en vez del aplauso, como justiprecio,
el odio lograste por tus juegos ruines.

Para ti la Patria fu( pasi6n de un dia
que agit6 en la entrafia tu fatal ancestro.
No fue ioh, remembranza! deber y agonia,
deber y agonia, que dijo el Maestro.









No fue la hidalguia ni fue el patriotism
los que te guiaron en nuestra epopeya;
y bien que mereces, por tu chauvinismo,
que ultime tus pasos la roca Tarpeya.

De Abel que es tu pueblo, tui no eres hermano;
eres un engendro de mortal locura.
Ti naciste en Cuba, mas no eres cubano;
tf no eres human mas que en la figure.

El Himno triunfante que urdi6 Figueredo,
antifona alegre, biblica palabra,
tu escuchas, fingiendo misterioso Credo,
pero en tu alma vibra cual danza macabra.

Llevas, como "El Rubio" de "La Malquerida",
la sombra de Judas. Por rumbos distintos,
puso el diablo a estas fieras en la vida,
y ellas se encontraron por propios instintos.









Bien se ha realizado ese field connubio
portando, a la zaga, bald6n y miseria.
Judas. que es tu pauta, ti, que eres "El Rubio",
sigan joh, jimaguas! mercando en la feria.

La tierra piadosa, que abarca el Gran Todo,
rechaza tus pasos, tus pasos infectos,
y no habra en el mundo sepulcro ni lodo
que guardar quisiera tus malvados restos.

En la senda exhibes tu faz de verdugo,
tal como un fen6meno de fisiologia,
y no hay un cristiano que te d& un mendrugo,
porque s61o inspires repulsi6n de harpia.

lQue hiciste,moderno Cain, de tu hermano?
lQue de tu patri6tico, decantado acerbo?
Paseaste en la vida, con tu cuerpo human,
alma de serpiente y ambici6n de cuervo.












EN LA RUTA


Pasa el invierno:
pasa el verano;
el barbecho se torna
en floreciente prado;
tras los renuevos secos
vienen renuevos sanos.

Tu sonrisa de entonces
ya no tiene el encanto,
el encanto ideal de las cosas,
y tu cabello cano
es respeto en material,
es labaro del tiempo, melanc6lico labaro.

Tu sonrisa de entonces
ya no es yugo de esclavo,
ya no es la voz que manda
con imperioso mando.










Pasa el invierno;
pasa el verano;
el berbecho se torna
en floreciente prado;
tras los renuevos secos
vienen renuevos sanos.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs