• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Prologo
 En casa de Mendieta
 Mendieta, intimo
 La familia de Mendieta
 En el colegio
 En la universidad
 Mendieta, conspirador
 La guerra
 Mendieta contra Weyler
 Mendieta, diplomatico
 La primera intervencion
 Al nacer la republica
 Mendieta, candidato a la vice-...
 Otra vez en tierra Cubana
 Adios dictadura!
 Mendieta, parlamentario
 El idolo del pueblo
 Un grito
 Advertising






Group Title: Carlos Mendieta; : personalidad, vida y hechos, ideas y cualidades caracteristicas de una gran cubano de quien la patria espera su salvacion.
Title: Carlos Mendieta
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074122/00001
 Material Information
Title: Carlos Mendieta personalidad, vida y hechos, ideas y cualidades caracteristicas de una gran cubano de quien la patria espera su salvacion
Physical Description: 166 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Marcos Suarez, Miguel de, 1894-1954
Medieta y Montefur, Carlos, 1873-
Publisher: Talleres Tipográficos de "El Magazine de la Raza,"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1923
 Subjects
Subject: History -- Cuba   ( lcsh )
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Figuras nacionales.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074122
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000141215
oclc - 24802599
notis - AAQ7359

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Prologo
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    En casa de Mendieta
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Mendieta, intimo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La familia de Mendieta
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    En el colegio
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    En la universidad
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Mendieta, conspirador
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    La guerra
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Mendieta contra Weyler
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Mendieta, diplomatico
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    La primera intervencion
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Al nacer la republica
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Mendieta, candidato a la vice-presidencia
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Otra vez en tierra Cubana
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Adios dictadura!
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Mendieta, parlamentario
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    El idolo del pueblo
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Un grito
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Advertising
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
Full Text

I-: M





FIGURES NACIONALES








Carlos Mendieta
I




PERSONALIDAD, VIDA Y HECHOS,

IDEAS Y CUALIDADES CARACTE-

RISTICAS DE UN GRAN CUBANO

DE QUIEN LA PATRIA ESPERA SU

:-: :-: :-: SALVACION. :-: :-: :-







Tallire Tipoearti de "EL MAGAZINE DE LA RAZA"
Mmanraue ndm. 40.-HabMna
1923.

^------































PROLOGO



4
















H ACE muchos aos, en los primeros de la Rep6blica,
yo oia hablar de Carlos Mendieta, como de una
figure de bravura, de leyenda. Yo era entonces un
niiio, e ignoraba completamente lo que era la vida political.
Ha pasado el tiempo. Conozco las interioridades, las
bambalinas pintarrajeadas de nuestro tumultuoso y estri-
dente tingladillo politico. Conozco todo nuestro personal
politico. Muchos prokombres, a quienes admiraba, con ese
ingenuo entusiasmo de la adolescencia, los he visto de
cerca, y con una sonrisa amarga y desilusionada he asisti-
do al estallido de sus egoismos, de sus miserias, de sus ba-
jezas. iCudntas sorpresas divertidas! jCudntos espiritus
mezquinos, grotescos, rezumando ignorancia y torpezal
Los que asisten desde lejos a la funcidn political sdlo ven
los gestos chocarreros y plebeyos, y s6lo escuchan los dis-
cursos pomposos, irremediablernente huecos. Pero la ba-
teria, con su luz amarillenta, les ofusca, los deslumbra y
no ven las muecas de los actors bajo el "maquillage"
propicio. No presencian las claudicaciones, las combina-
ciones, las bajas miserias, no ven a un poder del Estado,
sumiso y frendticamente voras, dominado por la audacia
de un hombre, lanzdndose, en una "ruee" de soldadesca
en ciudad conquistada, sobre un paquete de pecunia. Ok,
sil El pueblo, nuestro pobre pueblo tan manso y tan su-
frido, no ve la funcidn political desde las bombalinas sucias,
de cartdn-piedra. Si se acercara al scenario, si viera las
interioridades, si contmplara el mecanismo, los hilos gor-
dos y groseros que mueven a esos fantoches reUenos dd
ignorancia, de "turpitudes" y de bajos apetitos, el horror


-s-









del espectdculo, haria saltar sus nervios en vergiienza, y
escupiria y arrasaria el tinglado politico, esa lonja de con-
tratacidn, ese mercado de ignominia en que todo se cotiza
-el voto, el honor, la oposicidn de "camouflage", el ala-
barderismo gubernamental, el silencio c6mplice, la con-
ciencia- comprendiendo que la obra de la Revolucidn, el
sacrificio de dos generaciones, son pdginas burlescamente
initiles en la historic de un pals.

*
*

Desde 1905 yo oia hablar de Mendieta. Era en aquellos
dias terrible, espantosos, en que una camarilla abomi-
nable, apoyada sobre las bayonetas, perseguia al liberalis-
mo, violaba el sufragio, ultrajaba la justicia y la ley.
Dentro del Partido Liberal, tres hombres, fuertes, mo-
zos, en el apogeo de su juventud, eran como tres mosquete-
ros gallardos y magnificos de la justicia, de la verdad y
del honor: Enrique Villuendas, Orestes Ferrara, Carlos
Mendieta.
En aquellos aios estos tres hombres -resumen de la
inteligencia, de la voluntad consciente y lI~cida, de la accidn
poderosa desenvuelta y descargada con dinamismo formi-
dable- resumian y parecian simbolizar el Partido Liberal.
Mendieta era ya para el liberalism uno de sus guias
luminosos, y desde el primer moment aportd a la lucha,
como una donacidn luminosa, su desinterls, sus altas y
fuertes virtudes integrales, su idealismo magnifico, su aus-
teridad y su pureza, su patriotism sobre el cual pusiera,
como nobles dleos, lo mds puro y lo mds acendrado de su
gran corazdn.
En aquellos moments, la lucha partidaria era en Cuba
dspera, tumultuosa, agresiva, candente hasta la revolucidn
que al fin estalld arrasando un gobierno que habia pisotea-









do la ley, conculcado el sufjrgio, ultrajado la verdad electo-
ral. iFue el primer fruto del horrendo drbol reeleccionista,
fruto sangriento y trdgico, de ese mismo drbol que andando
los ainos Menocal abon6 con lodo y con nueva sangre, y
que Zayas, olviddndolo todo, hasta sus propias humilla-
ciones, se dispone a hacer fructificar de nuevo, para co-
bijar bajo su ramaje la voraz banda nep6tica, sacudida,
insuflada por todos los rastacuerismos y el burlesco siquito
de sus populares.
En aquellos moments el adversario no daba cartel a
su contrincante, al enemigo se le trataba como enemigo;
habia una especie de primitivismo feroz en la lucha poli-
tica, pero entonces los cubanos presenciaron el espectdculo
de ver descender del poder, pobres, sin una peseta, a los
que habian ocupado el gobierno.
jQud distinto hoyl Los que pasaron veinte aios hun-
didos en una mediocridad ridicule; los que sdlo conocieron
como plates de lujo, en sus mesas mezquinas, el taqjo,
y los petreos y anodinos frijoles negros, hoy a los tres me-
ses de poder se tornaron en formidable capitalistas, en
rentistas sdlidos, y los que malamente y con intermitencias
engullian unos alimentos groseros sobre manteles sucios y
deteriorados, hoy se estimarian deskonrados si en torno de
la vajilla estridente, rebosante de trufos al champagne, no
surgieran las rosas frescas y repolludas y si las orquideas
prestigiosas no ornaran los encajes de los manteles con su
gracia Idnguida y aristocrdtica, en un estampido brutal de
sus rastacuerismos, de sus almas bajas de pavernus, de
sus espiritus de delincuentes enriquecidos, a fuerza de sa-
quear el Tesoro, a costa de haber puesto la Repitblica, *or
sus torpezas, por sus improvisados lujos chillones, por su
brutal concupiscencia, veinte veces en trance de humilla-
cidn, de catdstrofe y de muerte.
Todo estd podrido en este deletreo anhelante actual,
que ahoga y asfixia con sus miasmas de cloaca, a los que









no se han unido a esta frendtica zarabanda, a los que no
han trepado al tingladiUo gubernamental, para enriquecerse
a costa de todas las bajezas, de todas las ignominias, de
todas las deskonras.
Desde hace dies o doce aios el pueblo cubano, ve cdmo
sus gobernantes, empinando los vientres redondos de
Falstaffs, con la grosera impudicia de Calibanes redivivos,
o con las tortuosos y ondulantes manejos de un Tartufo,
cavan el sepulcro de la Reptblica.
El pueblo -este pobre pueblo tan manso, tan ddcil, tan
sumiso- ha presenciado cuadros espantosos, hechos abo-
minables, que son como los syndromes fatales de este pro-
ceso de disolucidn. -
El pueblo ha visto a hombres que durante quince afios
fueron ejemplo de virtud y austeridad para sus conciuda-
danos, romper de repente todos los vinculos morales, hacer
befa y escarnio de la ley, fabricar subastas mentirosas, ins-
tituir como procedimiento y norma de su actuacidn, el pe-
culado, el cohecho, la malversaci6n.


*.*

Desde hace algunos aios Cuba vive un trdgico process
de aniquilamiento y de disolucidn. Todo parece naufragar,
y diariamente los gobernantes ofrecen al pueblo -en cuya
alma ensombrecida y ulcerada comiensan a levantarse las
primeras llamas de c6lera sagrada, de purificacidn y ex-
terminio- ejemplos de espanto y de horror.
El pueblo ha contemplado claudicaciones subitas e in-
sospechadas, ha visto hundirse virtudes que permanecie-
ron intangibles durante veinte aios, ha asistido, espan-
tado, a un triste rebajamiento de caracteres, ha visto c6mo,
en graves moments para la patria, los que predicaron lu-
minosas teorias de altivez y de ideal, de repente aparecie-


--8-









ron ante sus ojos como logreros sin escripulos, preocupados
tan solo con sordides semitica de combinaciones repugnan-
tes que han puesto nuevas sombras en el alma popular.
Mendieta, despuds de veinte afios azarosos y terrible de
Republica, de los choques sangrientos y de las caidas
en el abismo, ha permanecido siempre en su puesto
de honor, de grandesa, de sacrificio, de patriotism. El,
que de moso sirvid a la patria con su valor espartano, con
su intrepides, con su heroismo -cargando mil veces sobre
un bosque de bayonetas espalolas al frente de un puiado
de mambises- sirve hoy, con tan alto patriotism a la
Repsblica con el ejemplo radiante y magnifico de su aus-
teridad, de su pureza, de su noble cubanismo.
Y he aqui el secret que torna este hombre en un idolo
de las multitudes. El pueblo sigue a Mendieta, lo aclama,
se agrupa en torno suyo, para escuchar su palabra viril
y elocuente, que es Idtigo de fuego con el cual fragela a los
concupiscentes, a los falsarios, a los saqueadores del Teso-
ro, y que es a la ves guia luminosa que traza al pueblo cu-
bano las rutas del honor y del verdadero patriotism.
Esta popularidad incomparable no es de ahora, agn cuan-
do es en estos moments cuando ha llegado a sus mds altas
cimas. Yo recuerdo la campana electoral de 1916, cuando
el ticket presidential del liberalism era Zayas-Mendieta.
A algunos aiios de distancia evoca el espectdculo de la sa-
bana de Yara, extendida como una inmensa esmeralda bajo
el palio azul y luminoso de nuestro cielo. Y veo a dies mil
jinetes enardecidos, arrebatados por todos los fuegos del
entusiasmo vitoreando y aclamando al Coronel Mendieta.


S**

Pasaron los meses. Se celebraron las elecciones. Todavia
en el recuerdo de los cubanos, estdn vivos, aquellos sucesos









que hicieron retrogradar nuestra vida civilizada, aquellos
acontecimientos lgubres, aquella actuacidn abominable
del menocalato, que derrotado, vencido en las urnas, re-
pudiado y aplastado por el pueblo, decided mantenerse en
el poder, usurpando el gobierno a costa de todas las baje-
zas, de todas las inmoralidades, edificando su reeleccidn so-
bre un charco de sangre y de lodo.
Y fug entonces como un furioso estallido de la concien-
cia national. El pueblo se irguid contra aquella satrapla
abominable, contra aquel bajalato torpe que utilizaba en
su beneficio la ganzia del violador de urnas electorates, el
componte colonial de sus sicarios amarillos, la dilaci6n in-
fame de sus esbirros, el cocomacaco del bravucdn a sueldo
y el puial solapado del asesino.
Aquella revolucidn formidable encontrd, como siempre,
a Mendieta en su puesto de honor, de bravura, de peligro.
Sin embargo, ocurrid lo que nadie creyd: la revolucidn jud
vencida: el 10 de marzo de 1917, a la calda de la tarde la
Habana se conmovi6 con una noticia terrible, y las gacetas
alabarderas -las inicas que toleraba el Usurpador que
habia clausurado los periddicos de oposicidn y ahogado la
libertad de la prensa- lanzaron gritos de jzbilo histerico
coreando la brutal alegria palatina: el general G6mez habia
caido prisionero en Caicaje, lugarejo perdido de Las Villas
que desde entonces penetrara en nuestra historic como un
nombre de tristeza, de maldicidn y de tragedia.
Aquellos sucesos, a tan pocos afios de distancia, no han
podido tener su historiador veraz y sereno. Permanecen,
todavia, un poco hundidos en las tinieblas. Pero todo el
pueblo cubano sabe que cuando las fuerzas del gobierno
rodearon y coparon a los revolucionarios, fueron Carlos
Mendieta y Eliseo Figueroa los que impidieron que toda la
Revolucidn se hundiera en aquel triste llano.
Ambos vieron como los soldados gubernamentales ca-
zaban a todo el Estado Mayor del General Gdmez. Y en-


-10--









tonces, con gesto de bravura inddmita juraron morir antes
de caer prisioneros, y entire los nicleos amarillos que exal-
taba la victoria, se abrieron paso a punta de machete,
cargando impdvidos y magnificos bajo un diluvio de ba-
las, rompiendo sus cuadros, recogiendo con puio fire la
bandera de la Reinvindicacidn y de la Justicia que cayera
en aquella inmensa catdstrofe.
Y desde aquel moment fui Mendieta quien escarnd en su
figure recia, en su bravura indomable, en su resistencia he-
roica, la Revolucidn de febrero.
He ahi lo que no olvida, lo que no puede olvidar el libe-
ralismo. La Revoluci6n estaba vencida. El Presidente Wil-
son, que se preparaba a arrojar todo el peso de los Esta-
dos Unidos en la inmensa contienda europea, sancionaba
la Usurpacidn. Un Ministro rencoroso y grotesco -poli-
chinela nefando y voluptuoso, movido por los cordelillos de
un fastuoso "boudoir"- lanzaba sus notas contra la Re-
volucidn, y Menocal, hacienda toda case de concesiones
para mantenerse en el poder, aceptaba con jibilo aquella
intervencidn abominable, curvada la espina dorsal, sumiso
y agradecido al yanki que lo protegia con su puio fuerte,
importdndole poco que esa proteccidn fuera un horrible
ultraje a Cuba.
El inmenso desastre se liquidaba sin gloria. Un ge-
neral de la Revolucidn, que en los blandos aios de la
paz alardeaba de su valor guerrero, de su intrepidez du-
rante la Guerra de Independencia y que a veces solia mos-
trar con gesto fanfarrdn una cicatriz larga y ondulante en
su pecho velludo y un agujero en la pierna izquierda, se
entregd, ddcil, mezquino, grotesco a las fuerzas del gobierno.
Las fuerzas gubernamentales, sabedlo bien, ascendian a
doscientos hombres. El intrdpido general del tdrax peludo
acribillado, rubricado por las balas, mandaba mil hombres.
1Y se entregd6 Firnm un pacto vergonzoso y triste. Otro
general, una especie de ledn rugiente y anonadante, ape-


-11-









nas escuchd el silbido y el tac-tac de las ametralladoras,
destifid su correas, sacd de sus remos las polainas keroicas,
y emprendid un galope urgent hacia su retire campesino.
Otro general, pbblicamente, ante el Consejo de Guerra,
-ante los jueces, los abogados, los periodistas, ante un
pbblico inmenso que acudiera a presenciar el juicio cre-
yendo que el caudillo lanzaria su desprecio contra la Usur-
paci6n,- se retractaba solemnemente y repudiaba la
Revolucidn.
Todo esto fu6 inmensamente triste y desesperante. En
realidad estos hechos tenian una significacidn terrible: eran
la quiebra de nuestra Guerra de Independencia, la caida de
un pasado heroico, el mentis a las bravas hazanias clarinea-
das durante tantos aiios, la muerte de una leyenda.
La Revolucidn estaba vencida. Y sin embargo, Mendieta
no se rindid. Siguid luchando, combatiendo, entabiando
todos los dias un combat, hacidndole frente a las columns
gubernamentales, que, dominada la Revolucidn en Las Vi-
llas, sofocada en las provincial occidentales, se encami-
naban hacia el Oeste camagiueyano para encerrar a Men-
dieta en un circulo de hierro.
Comenzaron las presentaciones en masa, las firmas de
pactos deplorables, de sumisiones al sdtrapa usurpador,
calcadas en los procedimientos del coloniaje, y a veces,
exagerados y manchados con el crime repugnante, puesto
que muckos infelices que firmaron su presentacidn fue-
ron luego bdrbaramente asesinados.
Mendieta no aceptd pactos, ni rendiciones condicionales.
Cuando los hombres que lo seguian quedaron reducidos a
dos, abandoned el territorio.
El pueblo liberal, con intuicidn certera y aguda, vid
toda la tragedia, y comprendid que la "Revoluci6n de fe-
brero -piedra de toque para muckos falsos valores--acabd
de consolidar la personalidad fuerte, vigorosa, acerada de
Mendieta, y asi, con plena justicia, tendid en torno de su


-12-









figure los halos radiantes de una popularidad inica, in-
comparable, y elevd su nombre a las cimas del honor, tor-
ndndolo en un alto simbolo de pureza, de virtud, de glo-
rioso cubanismo.


*

Otros meses pasaron. Carlos Mendieta regresd a Cuba.
El menocalato ensoberbecido pisoteaba la ley, la justicia,
ultrajaba diariamente el derecho, enriquecia a sus validos
y a sus favorites, saqueando el Tesoro. Y Mendieta vino
a Cuba y se encargd de la Direccidn del "Heraldo", sos-
teniendo contra la Usurpacidn un combat sin tregua, ni
descanso. La emboscada lo asechaba. La celada rondaba
en torno suyo. El puial del sicario se levantaba en la som-
bra para abatirse sobre el. Mendieta, impdvido, sereno, no
desmayd un moment en aquel combat inico en la historic
de nuestro periodismo.
Mendieta, poco despugs, volvid a la Cdmara. Su labor
en el hemiciclo fui la misma que desenvolviera siempre:
alta, inflexible, incorruptible. No concurrid a la proclama-
cidn de Zayas, nueva Usurpacidn fabricada por el odio de
Menocal, y como la de dste, asentada en el fango y en
la sangre.
Hoy Cuba vive horas de tragedia, de angustia. La con-
ciencia civica de un pueblo escarnecido, vilipendiado, se ka
erguido con gesto viril y magnifico.
Y el pueblo cubano ha dado su definitive espaldarazo a
Carlos Mendieta, ha puesto en el todas sus esperanzas y
toda su confianza, ha vuelto hacia l1 los ojos, hacia todo lo
que hay de puro, de noble, de austero en su actuacidn, cuan-
do entire los ardores de la actual contienda -entre la con-
ciencia cubana que reclama vivir con dignidad y con de-
cencia y un gobierno impopular, desacreditado, camarilla

-13-








del nepotismo y la concupiscencia -cuando entire los peli-
gros de esta hora, su nombre surgid como drbitro de la
contienda que pone en pelibro la Repiblica.
Esa ha sido su definitive consagracidn. Desde este mo-
mento Mendieta dejd de ser el candidate de un partido,
para convertirse -rodeado por todos los respetos y todos
los fervores- en una esperanza national, en el mds alto
simbolo de la resurreccidn de Cuba Libre.

MIGUEL DE MARCOS.


-14-

























CAPITULO I


EN CASA DE MENDIETA















La casa donde vive el coronet Mendieta.-Una terrasa que
parece el pucnte de un trasatldntico--Una gran figure
de marino.-Ante los horizontes inquietantes.-Exceso
de .politica.-La palabra, el gesto, el ademdn.-La
fisonomia y el pensamiento

E L coronel Carlos Mendieta vive en la calle 19 ni-
mero 111, en el Vedado. Es 6sta una casita blanca,
linda, riente, comfortable, que al verla da desde
luego la sensaci6n de que entire sus muros se ha de vivir
muy a gusto. Sin embargo, no es suntuosa; es sencilla.
Se sube a la terraza por unos cuantos escalones de
mirmol, y alli nos espera ya, atento a la cita que nos
ha dado, el insigne politico cuya biografia vamos a inten-
tar en estas paginas en las que no podemos aspirar a hacer
por las condiciones en que lo. emprendemos -apresur6mo-
nos a manifestarlo- un trabajo definitive; sino un en-
sayo que ojalA pueda ser itil, y nuestro prop6sito habrA
obtenido con ello todo el 6xito a que aspiramos, para quien
con mayor autoridad, mAs tiempo, mejores facultades que
nosotros, se decide alghn dia a estudiar en toda la am-
plitud que merece esta inmensa figure de nuestra vida
national, y encuentre aqui algun dato que por ser de per-
sonal observaci6n en estos moments excepcionalmente in-
teresantes de la Historia de nuestro pueblo y tambien de
la de nuestro biografiado, -la mis brillante, la mis her-
mosa esperanza actual de la patria en la esfera politica-
merezca incorporarse definitivamente al acervo de la His-
toria de Cuba.


-17-









Honrados con la amistad del coronel Mendieta desde
hace tiempo, al intentar escribir este libro que no por sus
pobres m6ritos literarios, pero si por el enorme relieve de
la figure que en 61 vamos a analizar, ha de producer vi-
visimo interns en el lector, hemos creido indispensable so-
licitar de nuestro ilustre biografiado algunas entrevistas
para tratar en ellas de nuestro prop6sito y de lo que ha
de ser asunto de estas lines.
En los studios biogrificos lo que suele tener mayor in-
teres es el detalle intimo, la an6cdota, el rasgo personal
observado directamente, los documents guardados sin que
por su indole personalisima sean juzgados de importan-
cia, y sacados a luz, sin embargo, por el bi6grafo, indis-
cretamente acaso, pero con indiscrecci6n que los lectores
de mafiana agradecerin infinitamente y sobre los cuales la
Historia asienta despu6s muchas veces sus juicios defini-
tivos con mas solidez que sobre los mismos hechos de
ms relieve de sus grandes figures. Por lo menos, es eso lo
que da amenidad, lo que hace mis agradable la lectura
de esta clase de studios. Alguien ha dicho que son 6stas
las species con que se sazona el plato hist6rico y el simil,
aunque no muy sutil, es, sin duda, exacto.
En busca de esos datos, de esas specieses, acudia el
autor de estas lines a casa del coronel Mendieta cuando
6ste lo esperaba en lo alto de la terraza de su hermosa y
alegre casita, bafiada en aquel moment por los rayos de
plata y de ensuefio de la luna y batida por la brisa de
una clara noche de fines del mes de octubre.
-Como ustedes ven -nos dijo el coronel tendi6ndonos
la mano y estrechando la nuestra enirgicamente, en el recio,
es el sincere apret6n cordial caracteristico de su saludo-
esto es el puente de un trasatlAntico.
En efecto, alli abajo, a los pies de la colina donde el
Vedado esti enclavado, se extiende la llanura uniform y


-18-
























































Fotografia del Coronel Carlos Mendieta en la actualidad









temblorosa del mar, sobre la que la iluminaci6n sideral le-
vanta chispeantes reflejos argentinos.
De pie en medio del portal, el coronel Mendieta, alto,
grueso, fuerte, recio, musculoso, de encendido color, de
mirar penetrante, como acostumbrado a sondear los ho-
rizontes -luego veremos, a lo largo de estas piginas, c6mo
su mirada sondea los horizontes del patrio porvenir- tiene
tambi6n la figure noble y vigorosa de un marine. Y le
preguntamos:
-iLe gustaria a usted la vida del mar?
Y el coronel Mendieta nos responded:
-Me gustaria, como toda vida intense, de lucha y de
emoci6n: como toda vida sana y sincera, de verdad y de
diafanidad; como toda vida vivida ampliamente, de cara
al sol y tambien, cuando llega el moment, de cara a la
tempestad, sin que la tempestad pueda amedrAdarnos,
porque la lleguemos a tener por compafiera. Sobre todo,
me gustaria por lo que supone de vida libre, bajo la am-
plia comba del cielo, por los senderos sin limits, en la
enorme extension sin fronteras. Yo seria marine y me
sentiria satisfecho de serlo, si la vida, como me ha levado
por otros derroteros, me hubiese querido levar por esos.
Se ha dicho muchas veces, y yo creo que es verdad, que
los cubanos debikramos ser preferentemente marines para
garantizar el porvenir de nuestra naci6n, que, siendo una
isla, en los caminos del mar tiene marcados, naturalmen-
te, sus destinos. Siendo marine, yo creeria que servia a
Cuba plenamente, atendiendo a mis deberes sobre mi barco
y sin ninguna otra preocupaci6n. En cambio en la poli-
tica, en ese campo peligroso de la political en que las cir-
cunstancias me han obligado a ejercer mis actividades
en distintas ocasiones, qui&n puede tener entire nosotros
la conciencia tranquila, la seguridad plena de haber cum-
plido con su deber exactamente, sin pecar por defecto o
por exceso?..


-20-









--Por exceso?
-Por exceso, si. Yo creo que uno de nuestros males
es el exceso de political professional. Se desarrollan alrededor
de la political demasiados egoismos, que tendrian, sin em-
bargo, satisfacci6n mis fAcil en otros sectors de la activi-
dad social: en el comercio, en la marina misma, de que
hemos hablado, en los negocios, en general, tan propi-
cios siempre y tan generosos para los que a ellos se de-
dican en nuestro pais. Porque en political, como en todo,
Ilegan unos cuantos a la cumbre y se enriquecen, por
medios muchas veces ilegitimos, dando con ello peligroso
ejemplo a las muchedumbres. Pero, y los que no llegan?
iLa inmensa mayoria de los que por todo premio a sus afa-
nes obtienen, cuando lo obtienen, un modesto cargo buro-
cratico exiguamente retribuido, para anquilosar en l6 su
vida, sujkthndose a un porvenir estrecho, que no podra en-
sancharse nunca? iCuAnto mis numerosos son los que la-
bran una fortune en los negocios industriales o comerciales,
en los cuales el porvenir, en cambio, no estA nunca cerrado
en nuestra tierra pr6diga, porque en cualquier moment
puede llegar en ellos la prosperidad! Y ese campo fe-
cundisimo, esa enorme vitalidad de nuestra naci6n, esti
explotado casi exclusivamente por los extranjeros. jNo
cree usted que esto es absurd y es doloroso? Yo por mi
lo digo sinceramente. Yo no me fui a los campos de la
revoluci6n emancipadora por odio a ningdn espaiol. Me
fui para hacer a Cuba cubana. Comprende usted? Para
hacer cubana la tierra, el ingenio, el negocio, el alma del
pueblo, el ambiente; para hacer cubana nuestra espiri-
tualidad, para hacer no solo una naci6n, sino una naciona-
lidad plena y absolute. No me hubiera ido, no hubiera
luchado para cambiar solamente a los hombres en los altos
puestos pfblicos, sin cambiar casi en nada los procedimien-
tos, porque entiendo que para eso no hubiera valido la pena.
--DDe modo que cree usted que seria convenient que


-21-

























































Casa particular de coronel Mendizeta c Vedado.









cada cubano se ocupase de political menos de lo que se
ocupa?
-No, senior. Yo no he podido decir eso; sino, muy al
contrario, estimo que cada cubano tiene la obligaci6n inelu-
dible de ocuparse de la political de su pais intense y cons-
tantemente. Estimo que debemos dedicarnos menos a la
political como una profesi6n, para vivir de ella; aunque
todos estamos en el caso de dar a la political, que es el
cuidado de los intereses nacionales, el cuidado de la pa-
tria, nuestros mejores pensamientos y nuestros mayores
esfuerzos, -nuestros mayores sacrificios cuando es nece-
sario- como estamos obligados a darle la vida, que es lo
mAs que le podemos dar, lo mis que podemos sacrificarle
cuando el caso llega. Dejar de votar en una elecci6n, por
ejemplo, es traicionar a la patria, como es traicionarla de-
jar de acudir a tomar un fusil en un caso de guerra. Podria
llamArsele a 6sta "la traici6n de la paz". Venturosamente,
y de manera muy especial en Cuba, los intereses de una
naci6n no se debate, defienden y ventilan solo en los
campos de batalla, solo b6licamente: en la paz es, natural-
mente, cuando mas se desarrollan y cuando mis hay que
tender esos intereses y cada ciudadano ha de mantener
viva esa atenci6n, influyendo desde su partido en los inte-
reses nacionales, no regateando nunca su opinion en los
grandes movimientos de opinion p6blica que se original
cuando se plantean importantes cuestiones colectivas. Nada
hace tanto dafio a una sociedad como las Ilamadas classes
neutras. La indiferencia es peor que el error, porque el
error es subsanable y la indiferencia, en si, no lo es.
--Lo que usted nos significaba, entonces?...
-Lo que yo les queria decir es que me parece que en
Cuba hay -o habemos-- demasiados politicos activos,
-aunque yo no lo haya sido sino intermitentemente, cuan-
do el voto popular me ha levado a un puesto pliblico, o
cuando las circunstancias me han obligado a ello, porque


-23-









despubs me he dedicado a mis negocios particulares con
verdadero entusiasmo -que habemos demasiados politi-
cos profesionales para la poca political que tal vez a Cuba
le haga falta. Y digo esto, porque creo que Cuba les tan
ficil de gobernar bien! Por fortune casi no tenemos pro-
blemas fundamentals graves, como en otras parties. No te-
nemos luchas religiosas, ni luchas sociales, ni pauperismo,
ni preocupaciones de fronteras. A mi juicio para gobernar
bien a un pueblo tan privilegiado como 6ste, bastaria casi
limitarse a hacer buena administraci6n, a abrir carreteras
y escuelas. Lo demis, lo dari el suelo generoso, pr6diga-
mente. Siempre he pensado esto. Cuba debe ser el pais mis
feliz del mundo, solo con saber aprovechar y no perturbar
o esterilizar las excepcionales condiciones naturales de que
esti dotado.
El coronel Mendieta, que nos ha hecho sentar a su
lado amablemente, habla con calor, con vehemencia, ento-
nando much las palabras y apoyando en las mis expre-
sivas la idea, como si quisiera materializarla. Su voz es
amplia, clara y firme, de un tono abaritonado de plena
virilidad. Su gesto sobrio, pero expresivo y simpAtico. Y
su ademAn precise y energico; la mano derecha parece
querer recalcar tambien ciertas frases; aquellas en que el
pensamiento se sintetiza. Cuida, especialmente al tomar
cierta entonaci6n oratoria, de pronunciar correctamente
la c y la z; pero el ceceo criollo se impone, rebelde, anu-
la casi por complete el esfuerzo fonetico. Sin embargo, este
esfuerzo no es infitil, porque da a la manera de pronunciar
una delicada gracia, una como sensaci6n de frescura que
atentia la rotundidad de la expresi6n que sin esto, acaso re-
sultaria demasiado dura.
En los breves instantes que levamos en presencia del
coronel Mendieta, en este breve rato de conversaci6n, he-
mos podido ya apreciar no solo su figure, su voz y su
manera de expresarse, sino una gran parte de su pensa-


-24-









miento en cuanto se refiere, por lo menos, a su concepci6n
de la political, que ha de ser lo que en este trabajo mis ha
de interesaros. Esto da la impresi6n de c6mo es de trans-
parente, de diifana, de sincera su personalidad. Para com-
prender a este hombre, para legar a conocer su caricter
y su ideologia, no se necesita, realmente, una larga in-
vestigaci6n. Fuerte y por lo tanto confiado en si mismo;
puro de pensamiento y por lo tanto espontineo, la reserve
y la cautela no son cualidades salientes, ni much menos,
de su psicologia. Un moment de conversaci6n con il, solo
un moment, puede permitirnos Ilegar a conocer por dentro
su espiritu con la misma precisi6n que su fisonomia. Un
trato mis detenido, posteriores y prolijas conferencias,
solo servirin para reafirmarnos en la impresi6n primera,
para confirmar que nuestra inicial impresi6n nos habia da-
do cabal idea de la personalidad en toda su franca nobleza.
Y esta es, acaso, la cualidad mis saliente del coronel
Carlos Mendieta, cualidad que tan pronto podemos apre-
ciar desde el primer moment en que Ilegamos hasta 6l:
la noble sinceridad.


-25-


























CAPITULO II


MENDIETA, INTIMO















Un retrato del general Gdmez y un retrato de niiia.-Re-
vistas inglesas.-El caso del Jap6n y el caso de Cuba.-
Intento fracasado.-Pero hay que ser tenaz.-El co-
ronel Mendieta se opone a que se escriba un libro
hablando sobre su persona.-La falsa y la verdadera
modestia.-Una estratagema para lograr su autoriza-
cidn.-Dificultades para nuestro trabajo.-Una vida
llena de interds.-La esperanza supreme de la patria

COMO la noche estA fresca, el coronel Mendieta nos
ha hecho pasar a la sala.
La casa donde el insigne hombre pAblico vive
con su familiar, estA amueblada con un sencillo buen gusto
que cuadra perfectamente con su caricter, pero en cuya
direcci6n se adivina tambiin el select espiritu de una dama
distinguida, la esposa del caudillo.
Adornan las paredes algunos cuadros de valor. En una
de ellas un titulo de doctor en Medicina del que el
doctor Mendieta no hace uso, porque no ejerce su ca-
rrera. En otra, un retrato del general Jos6 Miguel G6mez,
colocado en lugar preferente, y cuya dedicatoria dice asi:

"Al coronel Carlos Mendieta,
J. M. G6mez.
Mayo 25, de 1919".

Por qu6 al ver un retrato del general G6mez en casa
del coronel Mendieta hemos sentido una profunda emoci6n?
La figure noble, austera, inolvidable, del mis grande presi-


-2--









dente que ha tenido Cuba, del hombre que marc a nues-
tro pueblo el camino por el cual hubiese Ilegado, con la
prosperidad y la paz moral interior y el ajeno respeto, al
pinAculo de su grandeza, parece poner en el gesto la cor-
dialidad de la dedicatoria que su mano trazara en la car-
tulina. Y mientras lo hemos contemplado un moment en
silencio, hemos creido percibir su voz autoritaria y al
mismo tiempo carifiosa, que nos dice todo el afecto y to-
das las esperanzas que 61 tenia puestas en este otro gran
cubano para asegurar el porvenir de Cuba, con el que
tanto sofio.
Se destaca tambi6n en otro lugar visible, pudiera decirse
que de honor, una series de retratos de una nifia. Es la
hija del coronel Mendieta, su gran amor. En el rostro,
de 6valo perfect y de labios rientes, los ojos grandes, que
deben de ser muy luminosos, parece que sonrien tambi6n, co-
mo reflejando la sonrisa de beatitud con que el recio lu-
chador, el hombre de hierro que es el coronel Mendieta,
sentimentaliza su fisonomia al contemplar embelesado las
felices reproducciones.
Sobre un sofA, tal vez acabadas de dejar cuando nos-
otros entramos, unas revistas inglesas. El coronel Mendieta
nos dice, en efecto:
-Cuando ustedes Ilegaron leia un articulo muy in-
teresante sobre los progress del Jap6n; sobre c6mo se
ha formado aquella sorprendente nacionalidad, que ha lle-
gado a ser la preocupaci6n del mundo occidental. Y vean
ustedes lo que dice: La historic del despertar maravilloso
y del progress estupendo de aquel pueblo es sencillamente
la historic del desarrollo de sus escuelas, la historic de su
cultural. Haciendo escuelas es como se ha hecho el Jap6n
modern, de lo que era un pais fosilizado, atrasado, semi-
salvaje. Todo lo demis no ha sido sino product de la
cultural intensive dada al pueblo. Aqui, en cambio, pro-
gresa el analfabetismo. Nuestra generaci6n no podra ser


-30-









perdonada por las que han de sucedernos, si persistimos
en ese abandon de la escuela. Pueblo que abandon la
instrucci6n pfiblica, es pueblo que se suicide. Esto, a fuerza
de repetirse, parece que ha perdido eficacia, suena a t6pico
manido; pero es una enorme verdad y lay, del pueblo que
la olvide o la desprecie!...
Exponemos al coronel Mendieta el objeto de nuestra
visit. Deseamos escribir sobre su personalidad una bio-
grafia que estamos seguros ha de ser acogida con enorme
interns por el piblico, sobre todo en estos moments que
son para la patria de zozobra y de angustia y en los cuales
su figure se le present como una de las pocas, acaso la
inica possible esperanza de salvaci6n en el gran naufragio
de nuestros valores morales y de los principios de la na-
cionalidad.
-Ya sabemos -le decimos- que nuestro proyecto es
audaz, ya que nuestra pluma no podrA acertar a darle a
lo que de usted hemos de decir, el relieve, el calor, la inten-
sidad que debiera tener un trabajo a usted dedicado. Es
muy dificil dar con palabras -y mis para quienes no
saben manejar la palabra sino pobremente- la idea exacta
de una personalidad como la suya, de rasgos tan firmes,
tan vigorosos. Pero la buena voluntad supliri en lo posi-
ble la falta de condiciones por nuestra parte, ya que solo
deseamos contribuir a fijar en la conciencia publica esta
idea, cuya profusi6n es impossible aumentar, de que solo
la elecci6n, para regir los destinos nacionales, de una
personalidad de sus condiciones Anicas, puede salvar la
Repdblica y consolidar su future. Hoy mis que nunca los
pueblos necesitan encontrar sus hombres y entregarse a
ellos. Asi se salv6 Francia entregAndose en el moment
oportuno a Clemenceau y hoy a Poincar6, el Presidente
de la victoria. Asi ha sabido Italia encontrar a Mussolini
y Espafia al general Primo de Rivera. ,En qu6 otro hom-
bre de personalidad tan maciza. tan rotunda como ,stas


-31-









que acabamos de citar, puede pensar Cuba en estos ins-
tantes de duda y de dolor sino en el coronel Mendieta?
Esto no nos lo dicta nuestro afecto personal, nuestra
admiraci6n ilimitada, nuestra incondicional adhesi6n ha-
cia usted, que usted conoce: lo dice la opinion general
del pais, que siempre se da cuenta, en las situaciones de-
cisivas, de cual es su inica salvaci6n possible.
El coronel Mendieta nos ha dejado hablar, dibujando
en sus labios una sonrisa un poco desconcertante. Cuando
terminamos el pirrafo con que hemos creido haber con-
quistado su aquiescencia para nuestro intent, nos res-
ponde con lentas palabras amables, pero seguras:
-jHombre, no esperaba de ustedes que vinieran a sor-
prenderme de ese modo!... No puedo dejar de agradecer-
les todas esas frases carifiosas que me han dedicado y esa
idea que de mi tienen y que esta inspirada, sin duda, en la
buena amistad que nos une. Pero yo no puedo acceder a
lo que ustedes me piden. Ustedes creen; pueden hacerme
la ofensa de career que lo que acabo de decirles no era sin-
ceramente sentido por mi? Y c6mo compaginar el exhibi-
cionismo de caricter politico que supondria el que yo
les autorizase a publicar un libro exclusivamente dedicado
a mi persona, con mi criterio, que acabo de exponerles, de
que el exceso de political personalista es una de las cosas
que estimo que mis dafio nos hacen; que mas dificultan
nuestra march hacia el porvenir radiante a que Cuba tiene
derecho? No; ustedes no pueden pedirme en nombre de la
amistad esa concesi6n.
Quien conozca al coronel Mendieta, se habri dado
cuenta de lo que sus palabras significaron para nosotros.
No necesitAbamos oir mis. InstantAneamente nos dimos
cuenta de que nuestro proyecto, tan amorosamente acari-
ciado y meditado durante various dias, habia fracasado de
repente; se habia hecho perfectamente irrealizable.
iC6mo lograr vencer esta resistencia, que no esperaba-


-32-









mos, de quien sabemos tan poco propicio a las rectifica-
ciones, cuando se trata de asuntos en que se plantean
cuestiones que 61 consider de delicadeza? Era necesaria
toda nuestra dial6ctica, y podemos asegurar al lector que
la pusimos en juego con el mis vehemente celo.
El coronel Mendieta es un hombre modesto, con una
modestia sincera como todas sus cualidades, tan diferente,
por lo tanto, de esa falsa modestia de que los hombres pi6-
blicos se suelen revestir para disimular su desaforado or-
gullo. Sabemos que vencer esa modestia nos ha de ser ex-
tremadamente dificil y no es a ello, por lo tanto, a lo que
se dirigen nuestros esfuerzos principalmente. Las horas de
charla no nos bastan para disuadirlo, y tenemos que apla-
zar para entrevistas sucesivas nuestro intent. Varias son
necesarias y, al cabo, mas que convencerlo tefemos que
imponernos un poco. Por fin un dia logramos encontrar,
despues de muchos intentos fallidos, despuds de una insis-
tencia que en ocasiones temimos Ilegara a hacerse morti-
ficante, el argument definitive:
-Coronel, ,usted cree que tiene derecho a impedirnos
que nosotros publiquemos un libro tratando de su persona
con relaci6n a la vida piblica cubana y en el que, lo mismo
que elogiarlo, lo podremos censurar, en uso de nuestro de-
recho a opinar sobre los hombres que pueden influir en los
destines de la patria?
El coronel Mendieta sonrie y nos concede al cabo, to-
lerante, la autorizaci6n sin la cual nosotros no hubi6ramos
trazado la primera de estas piginas:
-Ya que tanto insisted, alli ustedes. No quiero tampoco
que se piense que soy intransigente y esquivo, cuando no
es verdad. Pero conste que de ustedes seri exclusivamente
la culpa del fracaso editorial que desde luego les auguro y
de lo que a la patria dafiemos con una propaganda mis,
que preveo de su afecto hacia mi.
Conseguido el permiso, queremos obtener de nuestro ilus-


-33-








tre amigo una nueva concesi6n. Para nuestro trabajo nos
serin necesarios datos, documents, relatos de la juventud,
recuerdos, an6cdotas que nadie mejor que el mismo podria
facilitarnos. Pero el coronel Mendieta vuelve a excusarse
y esta vez de tal modo que estamos seguros de que nada
conseguiremos.
-Tengo muy mala memorial -nos dice- para las cosas
que solo me afectan personalmente: las fechas, sobre todo,
me son de una invencible rebeldia. Nada, absolutamente
nada interesante les podria decir de mi mismo. Y creanme
-ahora que he accedido ya a lo que de mi ban venido
a solicitar principalmente, o sea la publicaci6n del libro,
aunque repito que siendo ustedes los inicos responsables
del proyecto- una conversaci6n sobre mi persona, exclu-
sivamente sobre mi persona, me seria insoportable. Los
datos de mi nacimiento, studios, participaci6n en la gue-
rra, etc., los podrin encontrar en algunas de las breves bio-
grafias que se ban publicado. Tal vez algin amigo de aque-
Ha 6poca recuerde mejor que yo cosas de la juventud que
pudieran habernos ocurrido juntos. Yo les ruego que me
libren de este sacrificio de tener que hablarles de mi mismo
como si les hablara de algo important. Es algo que me
repugna. Es algo fundamentalmente contrario a mi caric-
ter. Les aseguro, y ustedes que me conocen saben que
cuando lo digo es verdad, que eso me seria impossible. .
El coronel Mendieta s6lo accede a facilitarnos una car-
ta y un document de indole military. La carta la firma el
doctor Orestes Ferrara y el document el general Miximo
G6mez. El lector, mis adelante, conoceri uno y otra, y se
dari cuenta de por qu6 el coronel Mendieta ha hecho
esas excepciones y ha puesto en nuestras manos esos es-
critos ineditos hasta hoy y que guard y estima para 61
de un valor inapreciable.
-Creo -nos ha dicho- que en esos escritos se refieren
los hechos mis salientes de mi actuaci6n en la guerra y de


-34-










mi actuaci6n en la paz. Puedo asegurarles que de mi ar-
chivo particular son los que mis me enorgullecen.

*
*


Cuanto queda dicho, servirA para que el lector se d6 cuen-
ta de las condiciones en que emprendemos este trabajo y
de las dificultades con que hemos de tropezar para desarro-
Ilarlo, con lo que podri perdonarnos sus deficiencies mis
bendvolamente. Sin embargo, nada de lo anterior hubi6-
ramos escrito y comenzariamos nuestra labor en este punto,
si no fuese porque creemos que lo que queda consignado,
las palabras del coronel Mendieta con nosotros cruzadas a
prop6sito de nuestro deseo de escribir esta obra, prin-
cipalmente, sus sinceros escrdpulos a aceptar nuestro pro-
yecto, sus ideas expuestas en una conversaci6n particular le-
jos de todo recelo de que pudiera ser publicada, pueden ser
ya, desde luego, para el avisado lector, de una gran im-
portancia y de una gran utilidad para conocer el caricter
del hombre a la relaci6n de cuya vida, que tanta gloria
ha dado ya a nuestra naci6n y de la que puede esperarse
much mas todavia en gloria, en fecundos beneficios, en fe-
cundas orientaciones y altos ejemplos estA dedicado este
volume.


























CAPITULO II1


LA FAMILIAR DE MENDIETA














Lugar del nacimiento.-En el ingenio "La Matilde".-Los
padres.--La progenie vasca.--E amor a la libertad
como tradicidn itnica y como enseiianza y ejemplo pa-
terno.-Un grito dado hace siglos en los montes de
VasConia, cuyo eco resuena, al cabo del tiempo, en los
campos de Cuba.-Morir antes que ser esclavos.-Los
hombres que al combatir no saben retroceder.-Los
primeros anos.-Los primeros studios

C ARLOS Mendieta y Montefur naci6 el dia cuatro
de Noviembre de 1873 en el ingenio "La Matil-
de", ubicado en el t6rmino municipal de San An-
tonio de las Vueltas, generalmente lamado Vueltas, en la
provincia de Santa Clara.
Era hijo del senior Bartolome Mendieta y de la sefi3ra
Flora Montefur; el uiltimo de seis hermanos, tres varones
y tres hembras. Isabel y Ursula murieron. Maria Luisa
es viuda de un teniente de navfo de la armada espafiola,
de apellido Boado, que form6 parte del cuarto military del
Rey. Pedro y Pablo fueron los otros dos hermanos varones
y la personlidad de ambos es harto conoeida para que a
ella tengamos que referirnos.
El senior Bartolom6 Mendieta era espafiol, natural de
Villado, en la provincia de Bilbao, y vino a Cuba en tem-
prana edad, contrayendo matrimonio con la sefiora Flora
Montafur, joven bella y sumamente bondadosa, pertene-
ciente a una distinguida familiar de Madruga. Intereses
familiares radicados en nuestra isla y no apremios de for-
tuna lo trajeron a esta tierra, donde habia de crear un ho-








gar modelo y a la que habia de dedicar su vida ejemplar
de trabajo. Cuando el coronel Mendieta era nifio, la po-
sici6n econ6mica de su padre era de las mis brillantes
de la 6poca. El ingenio "America", en la provincia de Pinar
del Rio, era de su propiedad. Carlos Mendieta se cri6, pues,
y fu6 educado en medio de todas las comodidades y sin
escatimar esfuerzos para proporcionarle todas las satis-
facciones y tambi6n todas las facilidades para el studio
que pudiera tener entonces en la que era rica colonia, pero
colonia al fin, de Espafia, un hijo de familiar bien acomodada.
Fu6 desde pequefio, seguin refieren sus propios familia-
res, de un caricter impetuoso y apasionado, dificil de
dominar por la fuerza, pero d6cil a los requerimientos de
la raz6n y sumamente sensible a los del afecto.
El tipo fisico del coronel Mendieta denuncia en se-
guida, de una manera energica, inconfundible, su progenie
vascongada. Ms que cubano, parece, en efecto, vizcaino,
y algunas veces hemos oido exclamar a amigos intimos
del caudillo:
-En Vizcaya, tocado con la clAsica boina, nadie lo
podria tomar por extranjero.
La raza vasca es una de las mis puras, fuertes, recias y
nobles de Europa. De ella dice un soci61ogo notable: "Los
vizcainos descienden de los antiguos cantabros, que no
fueron jams sometidos completamente por los romia os
ni por los visigodos y que, como los otros paises vas-
congados, resistieron tenazmente a los arabes y pronto
sacudieron su yugo. Para incorporarse a la monarqula es-
paiola, exigieron del rey Alfonso VIII el juramento solemn
de sus fueros (ante una vidriera que en la diputaci6n de
San SebastiAn represent esta escena, exclam6 un dia
Gladstone, el inmenso estadista ingles: "iHe aqui una de
las primeras pAginas de la historic de la libertad de los
pueblos! ") y sus leyes se siguieron dictando bajo el Arbol
de Guernica. La conservaci6n milagrosa de su idioma,


-40-










etimol6gicamente ajeno por complete al latin y a las de-
mAs lenguas que sucesivamente influyeron en la creaci6n
del castellano, es otra prueba de su independencia indo-
mable de caracter. Esto explica que el amor a la indepen-
dencia y a la libertad sea la cualidad distintiva del genio
de esta raza admirable y tambi6n que la raza se haya
conservado con tanta pureza y haya llegado a fortificar
tan intensamente sus cualidades de nobleza, austeridad de
costumbres, vigor fisico, vivacidad de inteligencia y valor
arrebatado cuando se trata de defender sus ideales".
Digase si leyendo las lines que anteceden no se piensa
que se lee un anilisis del caricter del coronel Mendieta
precisamente. En ese amor traditional a las libertades del
pueblo vasco, esta clara la genesis de ese mismo sentimiento
de amor irresistible del que habia de ser caudillo de nues-
tras libertades en la guerra y en la paz, a ese ideal purisi-
mo de la independencia de nuestro pais.
Con igual decision que siglos antes algunos de sus abue-
los en los montes de Vasconia, habia Carlos Mendieta de
luchar siglos mAs tarde por el mismo ideal inefable en las
sabanas y en las maniguas de Cuba. Y ani se diria que
la figure arrogante y magnifica era la misma; el mismo
el impetu irrefrenable e irresistible; la misma la bravia
fortaleza casi gigantesca, de titin; identico el valor mis
fuerte que la muerte... Los que en la guerra vieron a
Mendieta combatir en lo mis recio de una batalla, lan-
zindose siempre a los lugares de mayor peligro, sin saber
retroceder en una campafia en que, por ser de guerrillas,
la tictica del ataque fulminante y la retirada inmediata
era casi la inica practicable, aseguran que su figure cor-
pulenta y dominant, con el machete en la mano, el gesto
soberbio y la mirada dilatada por el aliento her6ico, era
digna de los marmoles clisicos. Asi debieron de combatir
contra las aguerridas legiones romanas aquellos cintabros
y vascones de los que Cat6n, consul, decia que parecia

-41-










que iban a seguir combatiendo despuds de morir y que
amaban la lucha de tal modo que si se les quitaban las
armas se mataban apretindose la garganta con las manos.
Si alguna diferencia hubiera entire los mejores ejempla-
res de la raza vasca y la personalidad del coronel Men-
dieta, indudablemente estaria a favor de este, lo cual re-
sulta 16gico teniendo en cuenta lo que las razas mejoran,
segin la ciencia, con los matrimonios de personas nacidas
en distintas latitudes. Fisicamente, la complexion del coro-
nel Mendieta es la de un tipo perfect de hombre, de los que
la humanidad puede enorgullecerse.
El senior Bartolom6 Mendieta era persona de ideas aus-
teras y rigurosas, aunque amante tambi&n, como buen vas-
congado, de la libertad y respetuoso de las ideas ajenas.
Sus hijos, entire los que Carlos, por ser el mas pequefio,
goz6 de sus mis tiernos afectos, oyeron siempre de sus la-
bios los consejos mis levantados y las mis sanas reco-
mendaciones para la vida honest y digna. Su hogar fu6
siempre una escuela de honor y de hidalgufa y asi la na-
tural inclinaci6n fu6 favorecida por el ejemplo y por el
estimulo, dando por resultado este caricter que estudiamos
en estas piginas y que tan poderosamente ha influido
y que ha de influir mis decisivamente todavia -ly ojalA
sea todo lo que nosotros esperamosl- en los destines de
nuestra naci6n.
Cuando, andando los afos, Carlos Mendieta, entusiasta,
arrebatado, decidido, se lanz6 a los campos de la con-
tienda emancipadora a conquistar la independencia para
su pais, pudo sentirse tranquilo: no habia traiCionado;
sino habia seguido fielmente con aquella decision suya, las
paternales ensefianzas, como habia seguido tambi6n la
tradici6n racial: no hacia mas que luchar por la libertad
y por la independencia sin la cual los hombres de bien no
pueden vivir.
*
-42-









Los consejos paternos habian dado su natural resultado,
aunque contrariando acaso los intimos sentimientos patri6-
ticos del propio padre. A trav6s de los siglos, el grito de
guerra de los que se resistian a ser esclavos en los campos
vizcainos, repetia su eco en los campos cubanos. Y el
padre no podia dejar de sentirse orgulloso del hijo, como
no podia dejar de sentirse orgullosa la dulce madre que
calladamente sentia tambi6n el ansia de la patria eman-
cipada y como tenia que sentirse, por l6timo, la patria
misma y la misma libertad, que tan gallardo paladin ha-
bian encontrado.


-43-

























CAPITULO IV


EN EL COLEGIO
















El bachillerato.-En el colegio "San Melitdn".-E primero
en las classes y el primero en las revueltas estudian-
tiles.-Profesores y condiscipulos.-Un Quijote de
quince afos.-Un castigo irritante y un desafio sin-
gular, a la lus de la luna.-Un professor preocupado.-
Temprana preferencia por los asuntos cientificos y
por las cuestiones sociales y politicas.-Precocidad
no solo fisica, sino moral

AS primeras letras las aprendi6 Carlos Mendieta con
profesores en su casa, puestos para ensefiarles a
61 y a sus hermanos bajo la paterna vigilancia. Cur-
s6 los tres primeros afios del bachillerato en el institute
provincial de Santa Clara y los dos iltimos en el colegio
"San Melit6n", de la Habana, que en aquella ipoca tenia
fama de ser uno de los mejor montados de la capital.
Aqui fueron sus profesores, entire otros, el doctor Gar-
cia Bealero, catedratico de Fisica y Quimica; el doctor
Bosque, de Historia Natural, y el doctor Enrique Jos6 Va-
rona, que explicaba Psicologia, L6gica y Etica. Al doctor
Enrique Jose Varona le hemos oido recorder muchas veces
la clarisima inteligencia que demostraba Carlos Mendieta
como alumno de la clase de Filosofia, a una edad en que
este g6nero de conocimientos resultan generalmente tan iri-
dos y poco interesantes, pofque los problems del mas alli
y del por qu6 de la vida no pueden preocuparnos ain.
Tambi6n era professor del colegio de San Melit6n en
aquel tiempo y lo fu6 de Mendieta, el conocido periodista
Rafael Santa Coloma, redactor grifico que ha sido durante


-47-








tanto tiempo de los peri6dicos "Heraldo de Cuba", "El Fi-
garo" y otros, y que de tanta popularidad goza en la Ha-
bana. De Santa Coloma -y permitisenos esta pequefia
disgresi6n- le oimos decir un dia a Eduardo Zamacois,
el famoso novelist nacido en Cuba, algo interesante, cuan-
do se lo presentaron con estas palabras: "Santa Coloma,
el Campua habanero". Eduardo Zamacois contest en se-
guida: "Yo conocia a Santa Coloma desde Madrid. Me-
jor seria decir, acaso, que Campda es el Santa Coloma
madrilefio".
Pues bien, Santa Coloma, el simpatico y excelente com-
pafiero en la prensa, era en los tiempos en que Carlos Men-
dieta estudiaba, professor en el Colegio de "San Melit6n"
y ha de perdonaros que consignemos este dato un poco
comprometido para lo que 61 llama "su eterna juventud".
Santa Coloma nos ha contado detalles muy interesantes de
la vida de Mendieta como escolar y nos ha referido algu-
nas an6cdotas que nos ayudarin eficazmente a ir fijando
estas primeras delineaciones de un caricter que tan vigo-
rosos rasgos habia con el tiempo de adquirir.
Carlos Mendieta era uno de los mejores estudiantes del
colegio. Todas las asignaturas que en 61 curs6 las aprob6
en el Instituto, donde habia naturalmente que revalidar los
studios hechos en aquel centro docente particular, con no-
tas de sobresaliente. Estudiaba con gran facilidad y con
notable provecho y sus mismos compafieros lo respeta-
ban como el que mfs sabia en cada dase y a muchos los
sacaba de apuros en los dias de clase y sobre todo en los
exmenes, pues su generosidad era tambi6n proverbial en-
tre sus condiscipulos.
Pero fuera de las horas de studio, el caracter de Men-
dieta era turbulento, indomable, aunque sin que pudiera
verdaderamente reprochArsele su conduct, pues siempre
se ajustaba en los limits de la correcci6n. No toleraba in-
justicias ni abuses. Los atropellos, tan frecuentes en los


-48-









colegios, de los alumnos mis j6venes por los de mis edad,
resultaban imposibles estando Mendieta en el colegio, y
asi andaba, para evitarlos, casi todos los dias en peleas
en las que habia al cabo que darle la raz6n y s6lo por no
quebrantar la discipline se le podia castigar. Ya entonces
Mendieta era el paladin de todas las causes nobles, el
defensor de todos los pleitos justos, el desfacedor de en-
tuertos y el acorredor de los desvalidos.
En una ocasi6n lleg6 a pelearse 61 solo con casi todas
las classes superiores por no tolerar que a los de las classes
inferiores se les obligase a hacer algo contra su voluntad.
Aunque delgado, a aquella edad Mendieta tenia casi la
misma estatura que despus lleg6 a adquirir y su fuerza
era extraordinaria. El coronel Julio Sanguily, el magis-
trado Miguel Figueroa y algunas otras personas muy
conocidas hoy en nuestros circulos sociales, eran enton-
ces coidiscipulos suyos y recuerdan tambi6n esto que de-
cimos. Muchos de sus compafieros podrian testimoniar,
porque de seguro lo recuerdan igualmente todavia, como
eran sus golpes que nunca, sin embargo, daba, a sabiendas,
sin motive justificado. Pero su nobleza lo hacia reaccionar
inmediatamente y era frecuente verlo tendiendo la mano
generosamente, en ademin de cordial reconciliaci6n, un mi-
nuto despubs de haberlos golpeado con ella, a aquellos con
quienes contendia.
Un dia Santa Coloma tuvo que castigar a Mendieta, por
una de estas hazafias de aquel Quijote de quince afios. Lo
castig6 a quedarse en el colegio el domingo siguiente a
aquel en que la travesura se habia cometido.
Pero Mendieta consider el castigo improcedente, mejor
dicho, injusto, y esper6 la oportunidad de encontrarse a
solas con el professor para decirle:
-El castigo que usted me ha impuesto no es razo-
nable. Ahora bien, quiero significarle que usted hace eso


-49-









conmigo como professor, porque como hombre no o harfa
usted de ningin modo.
Confiesa Santa Coloma que quiso echar a broma aquel
desplante de chiquillo, pero Mendieta exigi6 que, por lo
menos, se le tomasen en consideraci6n sus palabras y se le
dijese que, en efecto, como professor y no como hombre
se le castigaba de aquella manera.
Santa Coloma qued6 mirando al muchacho un moment.
El nifio, fisicamente, era ya un hombre, como hemos dicho.
Santa Coloma era tambi6n fuerte y decidido. Despubs de
un moment de mirarlo atentamente, le respondi6:
-Por el cuerpo no eres un niiio ya, y comprendo que
aunque no soy d6bil, podrias luchar conmigo como luchas
con los mayores de tus compafieros. Y siendo asi, claro estA,
tengo que decirte que como hombre no me obligarias tampo-
co a levantarte el castigo que te he sefialado.
--iQuiere usted demostrarme eso esta noche, despuds
que los studios terminen? -pregunt6 Mendieta-. Cuando
todo el colegio duerma, yo puedo sobornar al criado y salir.
Usted dirA donde me espera.
Se fij6 el sitio y la hora de la cita. Pero rApidamente,
Santa Coloma reflexion6 sobre el caso. En primer lugar,
aunque muy desarrollado y, en efecto, extraordinariamente
fuerte y capaz ya de medir sus fuerzas con un hombre cual-
quiera, su alumno no era mas que un nifio todavia. Ademis,
la cuesti6n se habia planteado en condiciones para 61 desas-
trosas. Si en el encuentro, caso de que fuese capaz, des-
pubs de reflexionar, de llevarlo a cabo, 1l lesionaba al mu-
chacho, lqu6 vergiienza y que compromisol Tendria que
dejar su puesto en el colegio inmediatamente. Y si el mu-
chacho lo lesionaba a 61, la vergiienza y el compromise
serian much mayores. Y tendria que dejar el colegio tam-
bien y entonces entire la rechifla de los estudiantes todos.
barde y Mendieta, en uso del derecho de reivindicaci6n ante


-SO--








aquellos compafieros a quienes hubiese comunicado el caso,
lo descubriria todo...
-Todo el resto del dia -dice el exprofesor- estuve
preocupado. Por fin tuve una idea y busqu6 a Mendieta.
Tenia confianza, conociindolo a 61, en mi plan. Le habl6 y
le dije cuil era para mi la situaci6n. Yo no podia refir
con 61, porque llevaria siempre la de perder. Y Mendieta
entonces, sf~bitamente, en uno de aquellos arranques en
61 tan caracteristicos, me tendi6 las manos y me dijo:
"Tiene usted raz6n. Soy un irreflexivo. Perd6neme y se-
remos desde ahora los mejores amigos". Y en efecto, toda-
via lo somos; lo hemos sido siempre, a lo largo de la vida,
porque el coronel Mendieta me ha tratado constantemente
con un afecto que demuestra la bondad de su gran coraz6n.
Esta emoci6n cordial con que Santa Coloma nos cuenta
esta anecdota del insigne hombre pifblico, la hemos adver-
tido muchas veces en muchas personas que nos ban hablado
del caudillo. Es la misma, despubs de todo, con que las
multitudes hablan tambien de &1 y lo aclaman delirante,
freneticamente.
Mendieta, ya desde sus studios del bachillerato, mostra-
ba preferencia por los asuntos cientificos y tambi6n por
las cuestiones sociales y political y leia con fruici6n libros
y peri6dicos en que estas cuestiones se planteaban, a pesar
de que tal clase de lectures estaba en el colegio prohibida
y se cuidaba celosamente que no se quebrantara esta prohi-
bici6n. Era que no s6lo fisicamente se desarrollaba en 1l
con precocidad el hombre. El espiritu -como sus mismos
impulses generosos y la irresistible justicia de su defense de
los mAs desamparados, demostraban- se cuajaba tambien
espl6ndida y tempranamente, para florecer en los mis bellos
ideales y para lanzarse, como muy pronto habia de ocu-
rrir, a las mas generosas empresas.
Aquel muchacho era ya, sencillamente, el guerrero. Era
ya, sencillamente, el caudillo.


-S-1

























CAPITULO V


EN LA UNIVERSIDAD
















La eleccidn de carrera.-El recuerdo de los estudiantes del
71.-A la Escuela de Medicina.-Un estudiante digno
de usar la capa de los compaiieros de FMlix de Mon-
temar o el gorro cldsico de los escolares de Munich.-
Tiempos de juventud, de alegria y de romanticismo.-
Una vida propia para ser cantada en un poema.-Idolo
de los compaineros.-La agitacidn political invade la
Universidad.-Autonomismo y separatismo.-La solu-
cidn espaiiola y la solucidn cubana.-Una manifesta-
ci6n en honor de Montoro, que era un gran peligro
para la propaganda revolucionaria.-Mendieta, casi
un nifo todavia, se apresta a library su primera ba-
tala par Cuba
LEGO el moment de la elecci6n de la carrera. Car-
los Mendieta se decidi6 sin vacilar por la de
Medicine.
--QuW fu6 lo que le hizo a usted preferir esa profe-
si6n? -le preguntamos cierta vez.
Y &l nos respondi6:
-Si he de ser sincere, dos cosas. En primer lugar, que
yo crefa entonces que ejerciendo la Medicina podria ha-
cerle much bien a la Humanidad. Y despues, porque la
aureola de martirio romintico que rodeaba la memorial de
los estudiantes fusilados el 71, me seducia. Todavia la
patria no era libre. Todavia sentir el amor a la indepen-
dencia era un delito que podia pagarse con la vida, en un
hermoso sacrificio como el de aquellos ocho adolescents
cuyo recuerdo se veneraba, como se ha seguido veneran-


-55-









do, por todos los cubanos. Yo queria ser estudiante de
Medicine tambi6n, porque me figuraba que si6ndolo me
alcanzaba un poco de la gloria inmarcesible de aquellos
mArtires. Respecto a la primera de las razones, ya se ve
que mas tarde hube de convencerme de que estaba equivo-
cado; de que no era ejerciendo la ciencia de Hip6crates
como yo habia de hacerles mayores beneficios a mis seme-
jantes. Y me convenci por various motives: Se estA nunca
seguro de acertar de la mejor manera possible a curar a
un enfermo? Pues si no se acierta, no es un favor precisa-
mente el que se le hace. Y ademas, conciencia del todo tranquila pensando en que estA uno su-
ficientemente capacitado para tomar sobre si la respon-
sabilidad de una vida que peligra?... El caso es que
no habia de ejercer la carrera sino accidentalmente y de
una manera muy especial, quiero decir, limitada a casos que
no fueran comprometidos. Esto ocurri6 no hace todavia
much tiempo, cuando con motivo de la revoluci6n de
Febrero estuve expatriado y tuve que trabajar en el des-
tierro, de distintos modos, para ganar la subsistencia.
Estas confidencias del coronel Mendieta sobre su vida
no nos han sido hechas -tenemos que confesarlo- con
motivo de la publicaci6n de este libro y para que figu-
rasen en l6. El author tiene que recurrir a sus recuerdos de
anteriores conversaciones con nuestro ilustre amigo para
poder traer a cuento estos datos, sobre los que 61 nos
hablara en moments en que no podia estar mas ajeno a
que algdn dia lo que nos decia entonces figurase en le-
tras de molde, en un libro conteniendo su biografia. Es-
tamos absolutamente seguros de que si lo hubiese siquiera
sospechado, no nos hubiera dicho una sola palabra.
Resuelta la grave cuesti6n de elegir carrera, Carlos Men-
dieta entr6 en la grey universitaria como uno de los leaders
de la bulliciosa y alegre multitud estudiantil. En la vieja
ciudad salmantina de Espafia o en una universidad ale-


-56--








mana, tocado con el sombrero de cuchara y envuelto 'an
la amplia capa gentil de los colegas de don F61ix de Mon-
temar, el personaje de Espronceda, o con el gorro clasico
de los antiguos estudiantes de Munich, su vida en aquella
6poca mereceria ser descrita no en un libro como
el present, sino en otro poema esproncedino o bayro-
niano, en estrofas llenas de fuego y de luz.
Aquella juventud vigorosa, exuberante, tuvo entonces,
en efecto, desbordamientos deslumbrantes. Carlos Mendie-
ta fue el estudiante mas popular de su tiempo; el consulta-
do por todos cada vez que se planteaba alguna cuesti6n
que afectase a la clase; el que daba consejos y dictaba
6rdenes que nadie discutia. Y a pesar de esto, de la inten-
sidad de su actuaci6n en los asuntos de la vida colectiva
estudiantil, sus cursos seguian proporcionandole triunfos
acad6micos resonantes y su hoja de studios seguia cu-
bri6ndose de las mejores notas. Los profesores lo con-
sideraban como un alumno eminente y tenian para 61 las
mayores preferencias, seguros de que aquel muchacho in-
quieto, franco, estudioso y al mismo tiempo agitador entire
sus compafieros, habia de ser andando el tiempo figure de
extraordinario relieve en la sociedad.
Sus compafieros lo adoraban. Cada cuesti6n que a todos
afectase, era cuesti6n que Mendieta hacia personalmente
suya y cuando algfin colega pobre de fuerzas o pobre de
espiritu era atropellado sin raz6n, Mendieta se encargaba
de desfacer el entuerto y volver la raz6n a su imperio...
Mendieta era el idolo de sus compafieros. Esto explicarA
algo que sucedi6 por aquella 6poca y que en la agitaci6n
del moment pudo quedar inadvertido, pero que la His-
toria tiene que recoger, porque influy6 de un modo quizA
decisive en los destines nacionales.
En estos destinos habia de tener, decididamente, una
influencia poderosa, como es sabido, -la habia tenido ya y
la seguiria teniendo- la actitud de los estudiantes cuba-


-57-








pbs. N6tese que en dias muy recientes todavia, una pro-
testa estudiantil contra el desorden en los studios uni-
versitarios, ha sido la chispa de una gran protest na-
cional, por parte de la opinion que se creia aletargada,
contra el desorden y la inmoralidad en la administraci6n
de los intereses del pueblo.
Cuando Mendieta estudiaba los primeros afios de su
carrera, se agitaban en lo intimo de la conciencia cubana
las ansias de emancipaci6n que habian de culminar en la
nueva lucha por la independencia de la patria, y en la liber-
tad, al fin, y la constituci6n de la Repiblica que veinti-
cinco afios antes sofiara Carlos Manuel de CUspedes en los
campos de la Demajagua.
Espafia no acertaba a comprender la necesidad de que
a este pueblo generoso, noble, digno, se le diese el gobierno
propio: se le quitasen del pie los grills infamantes de la
esclavitud, y se obstinaba en seguir manteniendo la colonia
aherrojada en una sumisi6n envilecedora, mis por la as-
pereza del autoritarismo que cada espafiol intransigente se
creia con derecho a mostrar para con los nacionales, que
por la dureza de las leyes. El caso era que los cubanos
querian ser libres, sofiaban con ser libres y del extranjero
Uegaban los ecos enardecedores de la palabra prof6tica y
apost6lica de Marti y de los rugidos de le6n de Maceo, y
en cada hogar cobijado bajo el cielo purisimo cuyo color
azul simbolizaba los afanes secrets de romper todo yugo
de servidumbre, donde quiera que alentaba un buen cubano,
alentaba un deseo irreprimible de que la guerra estallase
y que de una vez para siempre el ideal de los mirtires del
68 fuese realidad tangible en la Historia de los hechos hu-
"manos. La fragua de la conspiraci6n estaba encendida.
Aunque tardiamente, Espafia iba a convencerse de que
era necesario acceder a las libertades que los cubanos an-
helaban. Y se iba a disponer a aflojar, ya que no a desatar,
los lazos que mantenian sujeta a la lejana posesi6n antilla-


-5s-









na, iltimo terr6n de tierra que le quedaba de su antes in-
menso imperio de America. Se constituy6 el Partido Auto-
nomista, formado por los que creian que las libertades po-
liticas que se deseaban podrian adquirirse sin romper la
unidad national con la metr6poli. Todo hacia esperar que
Espafia daria esas libertades dentro de la autonomia que
la nueva agrupaci6n proclamaba como ideal colectivo. Pero
esto no hizo, al cabo, mis que introducir entire los cubanos
una profunda division.
Los cubanos se dividieron, en efecto, desde entonces, en
dos bandos no ya opuestos, sino antag6nicos, irreconcilia-
bles. Algunos de buena fe y otros buscando posiciones c6-
modas cerca del poder constituido, hubo muchos que se
sumaron al autonomismo. Otros consideraron desde el pri-
mer moment que 6sta que era una soluci6n espafiola, no
podia ser una soluci6n cubana para los problems cubanos.
Y vieron con perfect claridad el enorme perjuicio que a
la labor que se estaba realizando para preparar la lucha
por la independencia, habia de ocasionar en la sociedad na-
tiva tal excisi6n, producida por el brillante espejismo de la
libertad auton6mica, lograda sin sangre y sin sacrificios.
Las filas autonomistas engrosaban por moments y hubo
un instant en que se crey6 que iban a absorber al pueblo
entero; que todo intent de realizar total y ampliamente
el suefio de la verdadera libertad absolute iba a ser im-
posible.
Los autonomistas resultaban, con esto, mis temibles ene-
migos de esa libertad absolute sofiada por los patriots,
que los mismos espafioles, que el mismo poder metropolitico.
Porque al poder de la Metr6poli se le podia vencer luchando
cara a cara. La idea autonomista, sutil, tentadora, falaz,
era algo abstract, contra lo que, una vez aduefiado de la
conciencia piblica, no se podria luchar de ningin modo.
Es decir, si en la controversial ideal el autonomismo triun-
faba y la casi totalidad de los cubanos se sumaban a l1,


-s9--









ec6mo pensar entonces en la posibilidad de la independen-
cia? Esto fu lo que vieron perspicazmente los que querian
la independencia a todo trance, y contra el gran peligro
se dispusieron a combatir de un modo eficaz. La suerte de
Cuba estaba echada. Del resultado de aquella controversial
iba a defender todo el porvenir.
Como decimos, el Partido Autonomista ganaba adeptos
de dia en dia.
Del mismo modo que en la sociedad en general, entire
los estudiantes iba ganindolos tambian.
Carlos Mendieta, sin embargo, con certera comprensi6n,
a pesar de sus pocos afios, del verdadero problema plan-
teado para los intereses cubanos, no se dej6 seducir por el
ambiente, tan propicio a la reform bajo la soberania his-
pana. El se daba cuenta perfectamente, como los veterans
de la guerra anterior, encanecidos en el servicio de la patria
y con el pecho cuajado de heridas recibidas por ella en
el campo de batalla, de que la aceptaci6n de la autonomia
era la dilataci6n indefinida de la aspiraci6n supreme, del
inefable ensuefio de ver un dia levantarse sobre las secu-
lares fortalezas que defendian la ciudad, la ensefia con
los colors que las mujeres combinaban atrevidamente en
sus vestidos y en las cintas que ataban sus negras trenzas,
haciendo con ello alarde, ante la misma estupefacta mi-
rada de las autoridades coloniales, de aquel ardor patri6-
tico que tanto habia de estimular a los hombres para aco-
meter decididamente la empresa maxima, sin conformarse
con concesiones minimas. Y con un grupo de amigos de-
fendia entire las huestes universitarias la tendencia gallarda
de aquellos a quienes animaba esta sola idea, indiscutible,
sobre la que no podia hacerse ninguna concesi6n: "inde-
pendencia o muerte".
Sus ardorosas arengas antes de entrar en clase o des-
pubs de salir de escuchar las explicaciones de los profeso-
res -muchas veces de oirlas sin escucharlas, pensando en


-60-









la polemica entablada fuera- no daban un gran resultado,
aunque contenian las iltimas posibles defecciones. El grupo
que se mantenia adicto no claudicaba ante la proporci6n
abrumadora de los adversaries. Y puede que se sintieran
orgullosos, aunque dolidos, en el fondo, de estar en tan
exfgua minoria, que demostraba claramente lo puro y lo
acendrado de aquel su amor inmenso, infinite, a la patria
esclava, a la patria oprimida, que no admitia transacciones.
La Universidad estaba situada entonces en la calle de
O'Reilly, detris del edificio donde, aunque medio en rui-
nas, se conserve todavia el Instituto de Segunda Ensefianza.
Estaba endavada, pues, a pocos pasos de la Plaza de Ar-
mas, del Palacio de los capitanes generals y del Cuartel
de la Fuerza, nicleo central de las tropas que guarnecian
la poblaci6n. Algunos oficiales espaioles tuvieron que oir
muchas veces, al pasar frente al centro docente, la voz ya
llena y cAlida de Mendieta, proclamando sin reserves, osa-
damente, la necesidad de que Cuba luchase sin tregua, por
todos los medios posibles, hasta conseguir su prop6sito de
erigirse en naci6n sin tutelas. Y acaso sonrieron piadosa-
mente al mirar aquel rostro lampifio, de chiquillo que ha
crecido much, pero que no ha dejado de ser chiquillo.
Su fisonomia sumamente simpatica contribuy6 tambien pro-
bablemente, en mis de una ocasi6n, a evitarle disgustos
que su impetuosidad parecia hacer inevitable.
Carlos Mendieta, por aquella 6poca, concurria ya a las
tertulias secrets donde se planeaban los alzamientos y
estaba en contact constant con los hombres que dirigian
los preparativos revolucionarios y que tenian en 61, a pesar
de su edad juvenile, una gran confianza. Mendieta ardia
en deseos intensos, inocultables, de arriesgar por la patria
la vida, de recibir en la manigua el bautismo de sangre de
los heroes. Ya que no en un holocaust como el de sus
compafieros mArtires, los que le habian inspirado la idea de
estudiar la carrera de Medicina porque estudidndola habian


-61-









ellos caido, daria su existencia en un combat, cara a los
fusiles espafioles... Tal vez en su casa se daban cuenta
de este fervor suyo y el celo familiar procuraba inculcarle
esta idea, que por lo menos dilataria cualquier peligro:
-Ante todo debes ser mldico.
El no respondia, pero pensaba en lo profundo de si mismo:
-Ante todo la patria debe ser libre.
El doctor Rafael Montoro, cubano ilustre que sincera-
mente defendia la aplicaci6n de la autonomia al "status"
cubano como la mejor soluci6n para todos los problems
que entonces se lamaban "insulares", era una de las figu
ras que mejor, con mAs relieve encarnaban este ideal. En
la Universidad se organize por los estudiantes autonomis-
tas una gran manifestaci6n en su honor. Se trataba de una
hibil maniobra para seguir restando fuerzas al separatismo.
Carlos Mendieta crey6 que aquello iba a ser terriblemente
perjudicial para la aspiraci6n mambi. Y decidi6 impedir
aquel acto, aunque fuese solo. Mendieta iba a library, antes
de que la guerra estallase, su primera batalla por Cuba.
ICon qu6 deleite debi6 de pensar, en el romanticismo de
los afios tempranos, en que acaso aquella empresa le cos-
taria la vida como a los estudiantes del 71, cuya suerte
tantos estudiantes cubanos ban enviado a lo largo de la
Historia!...


-42--
























CAPITULO VI


MENDIETA, CONSPIRADOR
















Casi solo contra casi todos.-Pero la buena idea y el ardor
de su paladin consiguen imponerse.-Gritando frente
al mar, para que solo el mar oyese el grito irresis-
tible, la libertad de la patria.-Mendieta frente a
Montalvo.-Un hecho que pudo parecer poco impor-
tante y que, sin embargo, probablemente fui decisive
para los destinos nacionales.-Pensando en "la ma-
nigua sentimental".-Un gran estudiante que deja de
asistir a las clases.-En los clubs donde se preparaban
los alzamientos.-En visperas del 24 de Febrero
LA manifestaci6n en honor de Montoro, que mere-
cidamente disfrutaba de una inmensa popularidad
por su gran talent, por su oratoria arrebatadora,
como del primer orador que ha producido Am6rica, por
su carncter afable y caballeroso y hasta por su figure arro-
gante y pr6cer, prometia ser un acto grandiose. Los pre-
parativos eran extraordinarios y entire los estudiantes el
entusiasmo era tambi6n desbordante.
Mendieta no dejaba de reconocer en Rafael Montoro,
insigne tribune, las cualidades que quedan expresadas. Pe-
ro aquel acto que en su honor iba a celebrarse, perjudi-
caba, a su juicio, los verdaderos intereses de Cuba, aun-
que muchos de los que iban a tomar parte en su organiza-
ci6n y el mismo en cuyo honor se iba a celebrar, no lo
creyesen, claro estA, del mismo modo. Mendieta, en la in-
transigencia extrema de su amor a la libertad, no tenia sobre
el caso duda alguna y decidi6 oponerse, como queda dicho,
aunque fuera sin mis apoyo que el de su propia decision,


-6S-









e impedir la manifestad6n proyectada. La manifestaci6n
-decidi6- no se celebraria.
Consult6 a algunos de los cubanos que preparaban la
lucha armada si no seria oportuno dar una primera batalla
deshaciendo la manifestaci6n en proyecto. "Evidentemen-
te -se le contest6- ese homenaje a Montoro y en la
persona de Montoro al autonomismo, nos perjudicara mu-
cho. Pero, Oc6mo impedirlo? Seria necesario que hombres
decididos interviniesen en el asunto y se opusieran al pro-
yecto de los estudiantes. Y calcule lo peligroso que esto se-
ria si determinase una colisi6n con los escolares. lCubanos
matando ahora a estudiantes cubanos, despubs de la pro-
testa contra el crime de que los estudiantes fueron vic-
timas del chauvinismo espaioll jC6mo impedir que los
estudiantes celebren la manifestaci6n que intentan?
-Eso -respondi6 Mendieta- corre de mi cuenta y
no es necesaria la intervenci6n de nadie ajeno a la Uni-
versidad. Yo y algunos otros estudiantes que como yo
piensan, bastamos para impedir que la manifestaci6n se
celebre. Asi que queda convenido que no se celebrark.
Acaso nunca, despubs de entonces, con haberlo sido
muchas veces, fu6 Mendieta un propagandista tan estu-
pendo. Aquel pequefio grupo de estudiantes opuestos a la
soluci6n auton6mica, lo fu6 ensanchando, aumentando de
una manera que parecia milagrosa. El mismo habia antes
fracasado en sus predicaciones. Pero es que ahora la patria
hablaba por sus labios. Si de sus discursos en los claustros
universitarios de aquellos dias se hubiesen recogido notas
taquigrificas, se veria que su verbo tenia la inspiraci6n
misma de Marti.
Llevaba a sus compafieros a la Chorrera y a la plays
de Marianao, frente al mar solitario, y alli los arengaba
dici6ndoles: "A ver si hay quien resist a la magia de este
grito: iViva Cuba Librel" Y su voz rotunda, tonante,
dominaba el rumor de las olas y se extendia sobre la ili-


-66--























































































Fotografia del coronel Mendieta en el a~o 1901.


~i.
'"
,.









mitada superfine, como si quisiera ir a decirle al mundo
entero el anhelo de un nifio, que era el anhelo de un pueblo
nifio tambien todavia, pero que ya sofiaba amorosamente
con la hora de librarse de toda autoridad sobre su albedrio.
Cuentan algunos de los compafieros de Mendieta en
aquellos cursos -el doctor Matias Duque, ex-Secretario
de Sanidad; el representante Enrique Recio y otros mu-
chos- que los propagandistas de la revoluci6n francesa,
Camilo Desmoulins o Danton, no pudieron tener gestos
mis arrogantes, arranques mis hermosos, mis dulce acento
de siplica en la voz, que el cuando pedia amor hasta el
sacrificio de la vida misma por la patria cautiva, princess
digna de inspirar todas las pasiones; cuando incitaba
a todos a que se sintieran caballeros capaces de correr a
romper el maleficio del encantamiento de la amada prin-
cesa triste, y las rejas de su prisi6n.
Pero era necesario al mismo tiempo evitar la propaganda
contraria. Mendieta no omiti6 medio para ello y muchas
veces rifi6 a pufietazo limpio con seis u ocho adversaries,
pensando ya con deleite que luchaba por Cuba. Actu6 en
la Universidad, en los clubs estudiantiles, en la calle, en
las casas: fue organizando comitds para que lo ayudasen
en su labor con aquellos mismos que iba convenciendo, y
asi pudo, al fin, antes de que la fecha de la manifestaci6n
legase, estar en condiciones de impedirla o hacerla fracasar.
Como curioso detalle consignaremos el de que uno de
los paladines del grupo estudiantil organizador del home-
naje, era el despu6s general Rafael Montalvo, autonomista
de buena fe, que luego comprendi6 que s6lo la indepen-
dencia absolute podia hacer a Cuba feliz, y se lanz6 a
los campos de la revoluci6n, y que fu6 tambien amigo muy
estimado del que entonces era su adversario resuelto.
La manifestaci6n fracas6 ruidosamente. Mendieta gan6
la batalla en toda la linea.


-68-









La influencia que aquello ejerci6 en los destinos de Cuba,
fuW, repetimos, probablemente decisive.
Aquel homenaje de la juventud a la figure respectable de
Montoro, que encarnaba el ideal autonomista, hubiera lle-
vado, de celebrarse, la mentalidad de la generaci6n que
iba a conquistar la independencia, por derroteros muy dis-
tintos a los que al fin marcaron la ruta de la libertad am-
bicionada. El fracaso de aquella manifestaci6n, que sig-
nificaba la repudiaci6n por los j6venes de toda transacci6n
respect de las aspiraciones nacionales, di6, en cambio, a
la opinion pdblica la sensaci6n de que la suerte estaba
echada realmente para el pais: de que la independencia
seria conquistada costase lo que costase. Era Mendieta el
Cesar que habia pasado el Rubic6n, en un arranque qus
todos consideraron temerario y que la posteridad ha de re-
conocer genialmente feliz.
Milagrosamente Mendieta no tuvo que ver entonces con
los jueces civiles o militares de la colonia y pudo continuar
su propaganda separatist y pudo seguir preparando su
gesta en la manigua her6ica; en la que el inolvidable Jesus
Castellanos habia de llamar con tanto acierto "la manigua
sentimental"; la manigua de los sofiadores, la manigua
de los rebeldes, la manigua de los mozos enamorados que
querian ofrecer a sus novias el gesto 6pico; la manigua de
los estudiantes niios ain.
Al pasarse en las classes las listas, los profesores ad-
virtieron con estupor un hecho ins6lito: Carlos Mendieta,
el estudiante ejemplar, el estudiante modelo, faltaba dia-
riamente. No era que estuviese enfermo; alguno de esos de-
latores que nunca faltan le indicaban confidencialmente a
los catedrAticos que Mendieta, a las horas de clase, so
iba al litoral de San Lizaro con algunos amigos y se pasa-
ba el tiempo frente a las olas, organizando mitins y di-
ciendo a sus compafieros:
-Ese mar nos da ejemplo. Hay que ser libres como ---.


--69-









Y repitiendo el grito alentador, nacido en el fondo del mis-
mo coraz6n y que s61o el mar habia de oir: "iViva Cuba
Libre"lI..
Carlos Mendieta, con su actuaci6n en contra del home-
naje a Montoro, coronado por el exito ms rotundo, habia
adquirido fama de organizador y de caudillo y el suefio do-
rado y azul de los libertadores iba a tener, tenia ya en e1
uno de sus mis eficaces servidores. Si lo estaba para la
patria, si lo estaba para el pais, c6mo la suerte no ha-
bia de estar tambien echada para el?
Los studios eran ya lo de menos. Otra escuela, otros
studios eran los que le preocupaban ya: la escuela del
honor patrio, donde se aprende con sangre a amar y ser-
vir esa dulce, esa arrebatadora quimera que la patria es.
Para la revoluci6n y antes de que la revoluci6n estallara,
habia ganado ya una jornada resonante, cuyo recuerdo
debe la Historia conservar en sus paginas de oro. Pero el
sofiaba con otras jornadas mis hermosas adn, en campo
abierto, frente a frente del enemigo, bajo la luz cegadora
del sol hiriendo el acero desnudo de los machetes.
El 24 de Febrero de 1895 estaba ya muy pr6ximo.


-70-


























CAPITULO VII


LA GUERRA















Los dias lenos de emocidn y de interns de la conspiracidn
en la ciudad.-Las reuniones secrets en las reboticas
y en las barbacoas.-Un conspirador que grita dema-
siado alto su decision de ser libre.-El grito de Baire
repercute, al fin, en la isla, de un extreme a otro.-A
Pinar del Rio.-El dia feliz.-En la escolta de Ma-
ceo.-La dificultad de distinguirse donde todos son
hdroes.-Ayudante del general Mird.-La hazaia que
asombrd al mundo.-Una empresa digna de los gran-
des capitanes cldsicos realizada en plena edad moder-
na.-La vista de la Habana.-La caida del Titdn

SOS dias de la conspiraci6n en la Habana, en la
ciudad llena de militares espafioles, de voluntarios
y de civiles mis intransigentes respect del poder
de la Metr6poli que los que usaban uniform, fueron sin
duda mis interesantes, mis intensamente emocionantes quo
la misma guerra.
Se ha estudiado poco y se ha escrito much menos de
lo que debiera escribirse sobre esta epoca tan hermosa,
tan llena de interns y de emoci6n de nuestra Historia patria,
que esti pidiendo no solo el cronista, sino los novelistas
que sepan pintarla con todos sus mil incidents y sus de-
talles llenos de poesia.
IC6mo debi6 de vibrar de entusiasmo el coraz6n juvenile
de Carlos Mendieta en aquella 6poca inolvidablel Intensa,
plenamente la vivi6, tomando parte active en la conspira-
ci6n y considerado por sus principles directors como


-73-









element de valor inapreciable desde su victoriosa actua-
ci6n en contra del homenaje a Montoro.
Tom6 parte en los complots y conoci6 todos los planes
que se fraguaban, 1 gesti6n de muchos de los cuales
--aquellos que requerian mayor intrepidez y al mismo
tiempo mayor disimulo- le fu6 confiada. Porque en rea-
lidad nadie podria sospechar que aquel muchacho apenas
llegado a la adolescencia, fuese capaz de empresas cuyo
riesgo y gravedad parecia 16gico que habian de exigir la
acci6n de hombres de muy maduro juicio y de muy reco-
nocido valor.
En aquellas reuniones secrets de las reboticas, de los
oscuros traspatios de algunas casas aristocriticas, cuyos
blasones las resguardaban de toda inoportuna vigilancia
por parte de los celadores de policia, en las barbacoas, mu-
chas veces, de cualquier tienda amparada por un nombre
rotundamente castellano, hubo en mAs de una ocasi6n que
acallar el vozarr6n de aquel muchacho que clamaba enar-
decido contra la tirania y proclamaba los derechos del
pueblo sin temor a ser escuchado por los recelosos espias
del poder central.
La gran epopeya lleg6 a poco. El grito de Baire reson6
triunfalmente, como la explosion de todas las ansias popu-
lares largos afios contenidas, de un extreme a otro de la
isla, y los conspiradores de la Habana escucharon su eco
como el anuncio de que el moment de la realizaci6n de
los ideales alentados desde Narciso L6pez habia llegado ya.
En Carlos Mendieta el estallido de la guerra produjo
un efecto indescriptible y fu6 dificilisimo contenerlo al-
gin tiempo, para que no comprometiese con su vehemencia,
por su deseo de correr a los campos de batalla, algunos
proyectos importantes y cuidadosamente preparados para
dar a la lucha iniciada mayor fuerza.
Al poco tiempo se traslad6 al central "America", en San
Diego de Ndfiez, provincia de Pinar del Rio y propiedad


-74-









de sus padres, como hemos dicho ya. Al salir de la Ha-
bana para el ingenio, Mendieta llevaba formado su prop6-
sito, que por nada habia de quebrantar. Era el moment
tan sofiado por su alma de patriot y por su imagina-
ci6n de niiio que al fin empieza a ser hombre, con lo
cual se cumple su aspiracie4 supreme de que se le tenga
como tal. Iba a demostrar que sabia serlo.
En el ingenio prepare las cosas convenientemente, con
pericia no de muchacho que suefia romfnticamente con
empufiar las armas y correr al combat, sino de viejo general.
Con dinero suyo arm6 y equip6 perfectamente ciento
veinticinco hombres de su propia finca y de aquellas ccr-
canias que lo conocian y lo adoraban por su nobleza y
por lo llano que habia sido siempre su trato para los guaji-
ros y para los trabajadores, a los que sabia inspirar una
confianza ciega. Y al frente de aquellos hombres, el, un
muchacho, se lanz6 a los campos ya encendidos de la
revoluci6n que habia de dar a Cuba, al cabo, la ansiada
independencia. jSeria aventurado afirmar que aquel dia
fue el mis feliz de la vida de Mendieta?
Creemos haber consignado que los que al lado suyo
lucharon en las gloriosas gestas emancipadoras, recuer-
dan con admiraci6n y entusiasmo el impetu de su ardor
belico, digno de las jornadas homericas. La historic de
aquella guerra estA Ilena de piginas inmortales. La ju-
ventud florida de Mendieta tuvo gestos que no podrAn
jams ser olvidados. Su figure se destac6 muy pronto de
una manera vigorosa, a pesar de sus pocos afios, y eso
que casi toda la campafia la realize donde distinguirse
era tan dificil como en la column del general Maceo,
compuesta de tigres dirigidos por un le6n.
Mendieta fu6 nombrado ayudante del general Mir6, jefe,
del Estado Mayor del Titan, y el general Mir6, historiador
a la vez que protagonist de aquella lucha ingente, ha


-7S-









tenido para encomiar la bravura de Mendieta frases calu-
rosisimas.
Mendieta, que habia pasado de la provincia de Pinar
del Rio a la de Santa Clara, su tierra natal, por preferir
luchar alli donde habia visto por vez primera la luz ra-
diante del sol, form6 parte 4 las tropas invasoras, de
aquella legi6n de heroes que ante la estupefacci6n de los
jefes militares de Espaia y la admiraci6n del mundo entero,
cruzaron de punta a punta el pais que el enemigo crela
tener cubierto materialmente de soldados y de material de
guerra, y lo tenia, en efecto. Mendieta fu6 de los que le-
garon a dar de beber a su caballo en las tranquilas aguas
del rio Almendares, a las puertas de la Habana misma.
La revoluci6n habia legado a su moment culminante,
a todo su esplendor glorioso.
En todos los combates que casi a diario libraban las
tropas de Maceo, Mendieta tomaba parte con un arrojo
que era necesario contener para que no se lanzase y l1evara
a los st:yos a sacrificios est6riles.
-Hemos venido al campo -decia cuando se le hacian
prudentes advertencias para que contuviese su acometi-
miento- jurando conquistar la libertad. Y no hay mAs
que dos maneras de conquistarla. O venciendo a los que
de ella nos privan, o muriendo, porque la muerte, sino po-
demos conquistar la de la vida, ser la liberaci6n supreme.
El triunfo de la causa cubana parecia pr6ximo. El nom-
bre de Maceo resonaba en todo el mundo como el del hom-
bre que en plena edad modern habia sabido resucitar las
glorias clisicas de los mis altos capitanes de la antigiiedad.
La invasion era considerada como una operaci6n de guerra
sencillamente asombrosa, digna de que el genio napole6nico
la hubiese concebido y que la intrepidez de los marisca-
les del gran corso la hubiese realizado. El general Mir6,
en un arrebato de su entusiasmo irrefrenable, habia di-
cho que usando una gradaci6n de caricter military para


--6-









expresar exactamente la admiraci6n que la hazaia de Ma-
ceo, en la que 61 habia tomado parte brillantisima tambi6n,
le habia producido; el deslumbramiento que las condicio-
nes de caudillo del Titan de Bronce tenia que causar a
todos, que en la historic military del mundo podria decirse
que Bolivar era un capitAn, 4Napole6n un coronel y Maceo
un general.
Una idea que mis bien parecia una locura, relampaguea-
ba en la mente de algunos cubanos. jLa toma de la Habanal
Concebir siquiera aquella idea era una prueba de lo
indomable del aliento de aquellas huestes que creian ver
ya, en sus horas contadas de reposo, entire batalla y batalla,
ondear sobre la codiciada ciudad -vislumbrada a lo lejos-
la bandera gloriosa de la estrella solitaria.
Claro estA que el intent era por el moment impossible,
porque hubiera comprometido el 6xito met6dico de la cam-
pafia. IPero era el pensamiento tan tentador, tan alucinan-
tel Aun comprendiendo perfectamente, como buen estratega,
todo su riesgo, Mendieta hubiera sido, no hay que decirlo,
de los que la hubiesen intentado. ,Y qui6n sabe si Maceo,
el hombre de las geniales audacias no la hubiese acometi-
do tambi6n? Pero un golpe brutal, inesperado, terrible,
como una burla del destino cuando ya todo parecia logrado,
vino a quebrantar sibitamente la revoluci6n de modo tan
angustioso que en pocos meses aquello que parecia ya
pr6ximo, daba la sensaci6n de haberse vuelto a hacer im-
posible. Antes de aquel golpe todo parecia ganado; des-
pu6s de 61 todo parecia perdido.
Un dia, en Punta Brava, en una escaramuza absurda,
aquel hombre-le6n, aquel hombre-coraz6n, aquel hombre
leno de fiebre her6ica, el alma de la lucha triunfante, Ma-
ceo, en fin, que de tantos enconados y tremendous comba-
tes habia salido *victorioso, caia herido de muerte entire
resplandores cegantes de gloria inmortal.
Con l6 caia herida tambien, gravemente, la fe cubana.


-7?-

























CAPITULO VIII


' MENCIETA CONTRA WEYLER















Todo parecia perdido, menos el honor.-Los heroes es-
pantados.-La guerra prdclicamente fracasada.-Es-
fuerzos esteriles.-Al gobierno espaiol se le apuncia
la pacificacidn de la mitad de la isla.-Intento de una
contra-invasidn.-A combatir con 30.000 hombres gru-
pos de apenas unos centenares de patriots desarma-
dos y enfermos.-Mendicta desafia a Weyler.-Des-
mintiendo los informs sobre la pacificacidn que se decla
lograda.-El combat de Gollo Ruis.--A pie tam-
bin se luchal-Mendieta vence al orgulloso y trdgico
Marquds de Tenerije

N UNCA, con ninguno de sus triunfos, con ser tantos
y tan extraordinarios, se habia podido apreciar to-
do el valor del machete de Maceo, como se pudo
apreciar con la muerte del jefe irremplazable. Porque su
muerte lleg6 a parecer, de pronto, la muerte de la causa
misma que aquel acero fulgurante habia defendido. Muer-
to Maceo, se crey6 que el triunfo del ideal era ya impo-
sible. Se olvidaban los que pensaban de este modo, em-
bargados, anonadados por el dolor de aquel golpe enorme
e injusto, que aquel sacrificio magnifico no podia ser est6ril,
que la reacci6n que al dolor de aquellos dias habia de
suceder, tendria que ser de tales proporciones, que ella
seria la que habia de dar la victoria definitive; que la
sangre en Punta Brava derramada seria el abono que haria
florecer al fin la rosa tanto tiempo esperada de la libertad
amada y sofiada por todos.
Pero por el moment, el desconcierto, el espanto, pu-


-41-








diera decirse, dentro de tantos heroismos --la muerte de
Maceo espantd#a los mismos h6roesl- no podian ser
mayores.
Por muchos se lleg6 a considerar que la guerra habia fra-
casado, cuando el general Rius Rivera, que habia sus-
tituido al general Maceo en su puesto de lugarteniente,
caia prisionero de las fuerzas espaiolas. En las provin-
cias occidentales, principalmente, la revoluci6n decay6 de
un modo notable y en la Habana apenas si podia sos-
tenerse, dirigida por Adolfo Castillo, Rafael de Carde-
nas, Rail Arango y algunos mas, que procuraban mante-
ner el fuego sagrado a todo trance; a prueba de todos los
reveses.
En Matanzas el heroismo de los libertadores se estre-
Ilaba contra la enorme superioridad num6rica y de organi-
zaci6n del enemigo, dirigido, ademis, por uno de los jefes
mis experts que los espaiioles tuvieron en Cuba. La fa-
cilidad de las comunicaciones, dado que estas provincias
estaban cruzadas por numerosas carreteras y vias f6rreas,
facilitaba al Estado Mayor hispano el movimiento rapi-
disimo de sus grandes contingentes y con esto el sosteni-
miento en la manigua de los patriots, reducidos en nifme-
ro, casi desarmados y mal alimentados porque el avitua-
Ilamiento era muy dificil, se hacia casi impossible. Las tro-
pas irregulares que operaban protegidas por los regimien-
tos de line eran, por otra parte, muy numerosas en toda
esta zona y contribuian tambi6n grandemente a hacer mAs
precaria la situaci6n de los emancipadores.
La lucha se mantenia, si, pero a la desesperada. Caian
los jefes superiores y los de las brigadas; eran sustituidos
por sus segundos y 6stos caian tambi6n y sus nuevos sus-
titutos y los otros, hasta quedar en cuadro la oficialidad
y las tropas. ICuintos cubanos valerosos, abnegados, ca-
yeron entonces en esta parte del suelo patrio, cuyas ce-
nizas no ban sido siquiera recogidas por sus compatrio-


-82-









tas una vez asegurada la patria que ellos hicieron con el
sacrificio de sus vidasl
Impaciente el funesto marquis de Tenerife por de-
mostrar que la pacificaci6n que tantas veces habia anun-
ciado mentirosamente a su gobierno iba a ser pronto un
hecho, se puso al frente de treinta mil hombres y cay6 co-
mo una tromba sobre los mambises destrozados, esquilma-
dos, casi indefensos, recorriendo desde el cabo de San An-
tonio hasta los limits de la provincia de Santa Clara.
Sus fuerzas se componian principalmente de caballeria
y con ellas se habia propuesto hacer la contra-invasi6n,
anular por complete los efectos de la march maravillosa,
milagrosa, de Maceo y sus huestes. (Esto era imposiblel
ISu escualida figure no podia ser capaz de anular en la
Historia una hazafia de las mis portentosas que habia
de registrar en sus piginas Aureas; una hazafia ineclipsable
porque era insuperable sencillamentel
Oficialmente se lIeg6 a dar por pacificada la mitad oeste
de la isla, aunque esto fuera hist6ricamente inexacto. Ni
una sola de las provincias cubanas se habia ya de pacifi-
car hasta que la victoria fuese alcanzada y las fuerzas de
MAximo G6mez entrasen al fin en la Habana y la Repfi-
blica naciese a la vida de las naciones soberanas. Pero el
caso es que la declaraci6n official se hizo falazmente y
Weyler penetr6 entonces al frente de sus batallones en la
provincia villarefia, con el prop6sito de pacificarla tam-
bien. Despues de largas jornadas, acord6 dar por sentado
que la paz habia sido igualmente en ella restablecida. Y
entonces Carlos Mendieta realize una nueva procza y ras-
ga con su machete el mentido informed official del orgulloso
jefe espafiol.
Era necesario dar un golpe que desmintiese la afirma-
ci6n del capitin general ibero de que cuatro de las seis
provincias del territorio cubano estaban nuevamente en
paz y tranquilas, y al mismo tiempo dar nuevos alientos


-83-









a los que en los campos de Cuba libre segulan luchando,
acaso muchos de ellos ya con la sola esperanza de morir
gloriosamente, de vivir muriendo por la patria, como can-
taban en el himno.
Por si hubiera sido poco para los cubanos tener que
luchar contra el mis formidable ejercito europeo que ja-
mis habia venido a Am6rica y contra los voluntarios y
guerrilleros, una tremeada epidemia de paludismo se des-
arroll6 amenazando acabar con los combatientes. Fu6 en-
tonces cuando Mendieta decidi6 desafiar nada menos que
al general en jefe de las fuerzas espafiolas; al propio Wey-
ler, ensoberbecido y sanguinario.
Unos cuantos certeros y consecutivos golpes hicieron,
en efecto, reaccionar la opinion, tanto la injustificadamente
optimista del campo espaiol como la lamentablemente pe-
simista del campo cubano. ILa revoluci6n que asi se mani-
festaba en la provincial de Santa Clara, que acababa de
declararse pacificada precisamente, no era tan complete
como el general Weyler habia afirmado!
Mendieta estaba acampado con los suyos, despubs de
esta actuaci6n sagaz y admirable por el valor en ella des-
plegado, en el potrero Gollo Ruiz, de la misma provincia.
De pronto una fuerza espafiola numerosa cay6 sobre los
cubanos desprevenidos. Mendieta, que tiene, como pocos,
lo que lamaba Napole6n "el valor en la sorpresa", logr6
contener a su gente, resistir y arrollar a los contrarios. Se
inicia la persecuci6n y los espaiioles van a refugiarse apa-
rentemente en un corral de madera, a las puertas mismas
del cual lega Mendieta al frente de sus soldados. Pero se
trataba de una emboscada. Cuando los caballos se detu-
vieron, ante el corral mismo, contenido solo por el obsticulo
infranqueable el empuje del ataque, se encontr6 con las
bocas de los fusiles de una numerosisima infanteria apos-
tada para sorprenderlo.
En la primera descarga cayeron muchos cubanes y el









caballo de Mendieta, herido por numerosos balazos, rod6
por tierra. Su sombrero fu6 atravesado tambi6n por tres
balas. El espanto iba a producirse, al parecer inevitable-
mente, entire los patriots. Pero entonces Mendieta tuvo
uno de esos gestos magnificos, digno de los mirmoles inmor-
tales. Uno de sus ayudantes se le acerc6 para decirle entire
el silbar de las balas que los barrian;
-Es precise retirarse. Nos van a matar a todos. No
tenemos caballos.
-)Y qu6? -rugi6 Mendieta mis que respondi6-. IA
pie tambien se lucha y tambi6n se vencel
Y con el machete en su mano poderosa, se lanz6 solo,
como un loco, sobre la misma emboscada que se le habia
tendido, sobre las bocas de los fusiles que contra ellos
vomitaban el plomo mortifero.
La corriente el6ctrica del entusiasmo recorri6 las filas cu-
banas. Y se lanzaron en pos del jefe, dispuestos a morir
todos. ICuil no seria su brio, su empuje, su ciega decision,
que desalojaron a los contrarios de sus posiciones despuis
que las primeras lines fueron destrozadas, y aquellos em-
prendieron una nueva retirada que pronto se desorganiz6,
dando por resultado un triunfo tan complete para nuestras
armas, que la leyenda de pacificaci6n de Santa Clara y
con ella mis de la mitad del irea insular, acab6 alli de
quedar destruida y ridiculizadal Mendieta, con un rasgo
de heroismo, acaba de vencer todo el inmenso poder y toda
la ilimitada soberbia wevleriana.


-as-

























CAPITULO IX


MENDIETA, DIPLOMATIC















Una misidn dificilisima.-Comisidn especial del Generalisi-
mo.-Una orden firmada por el mismo Mdximo Gd-
mez, inddita hasta ahora, que el coronel Mendieta
conserve con orgullo y que nosotros publicamos con
satisfaccidn.-Despuds de la intcrvencidn de los Es-
tados Unidos.-Una entrevista con el almirante Samp-
son.-Viveres para los cubanos, que se morian de
hambre
N OS hemos referido, aunque ligeramente, como es
solo possible hacerlo en una rApida biografia como
6sta, a la actuaci6n de Carlos Mendieta en la gue-
rra de Independencia, en la que hizo constantes derroches
de valor y di6 pruebas de una extraordinaria capacidad
de estratega, siendo la admiraci6n de sus jefes y el orgullo
de sus compafieros.
Pero ya hemos dicho que uno de los hechos m5s im-
portantes por Mendieta realizados en favor de Cuba en
aquella epopeya por tantos concepts inolvidable para los
cubanos de la generaci6n actual y que para los de las ge-
neraciones sucesivas seri un sagrado recuerdo que nunca
sabrin, sin embargo, venerar bastante, ha permanecido
ind&ito hasta ahora. Se trata de una misi6n especial, deli-
cadisima, que le fu6 confiada por el general MAximo G6mez
y que hubo de desempefiar en uni6n del coronel Bernab6
Boza, otro de los jefes rebeldes contra Espaia que mis
se habian distinguido en la manigua Cpica.
La guerra estaba muy adelantada. Ya los Estados Uni-
dos habian intervenido en ella y las fuerzas espafiolas ha-


-4-









cian esfuerzos desesperados por asestar a los cubanos insu-
rrectos un golpe decisive, antes de que las tropas de la
nueva naci6n contendiente llegaran a tomar parte en la
campafia. El generalisimo Miximo G6mez queria ponerse
al habla, por medio de un emisario, con el almirante Samp-
son. El emisario tenia que ser persona de absolute con-
fianza y de reconocida capacidad, a la vez que de un valor
a toda prueba, porque caso de que fuese sorprendido en
su intent, debia dejarse matar antes que entregar los do-
cumentos que portaba y much mas antes que decir las
instrucciones secrets complementarias que habian de
dirsele.
La salida de los campos cubanos para personas conoci-
das como revolucionarios, estaba llena de riesgos. Habia
noventa probabilidades contra diez de morir en el empefio.
El coronel Bernab6 Boza fuW designado comisionado con
el teniente coronel Mendieta, seg(n se express en la orden
firmada por el propio generalisimo, que el coronel Mendieta
conserva en su poder con orgullo, como uno de sus mis pre-
ciosos recuerdos de la campafia de emancipaci6n, y que
hasta ahora no se habia publicado nunca, teniendo nosotros
la satisfacci6n de poder ofrecerla a nuestros lectores por
primera vez.
El document firmado por el generalissimo MAximo G6-
mez dice asi:
Copia de la orden dada al Tte. Cor. Mendieta por el
General Jefe MAximo G6mez en 1898.
"Al Teniente Coronel Carlos Mendieta.-Teniente Co-
Sronel:- "Nombro a usted Secretario en la important co-
misi6n que lleva al Extranjero el Coronel de E. M. Ber-
nab6 Boza y, en tal virtud deberA usted ponerse a sus 6r-
denes, cooperando con interns y discreci6n en cuanto al
mejor kxito de la misma se refiere: lo que espero de su
talent y patriotismo.-De usted con toda consideraci6n.


-o0-








Las Villas, junio 20 de 1898.-P. y L.-El General en
Jefe. (f.) M. G6mez".

Copia del pliego de instrucciones para la comisi6n en-
cargada et Cor. Bernab6 Boza, de la cual fu6 Secretario
el Teniente Coronel Mendieta.
"N' 2395. Libro 49. Al Coronel de E. M. Bernab6 Bo-
za.-Coronel: -Con el pliego de instrucciones que le ad-
junto y acompafiado del teniente coronel Carlos Mendieta
que le ha de servir de Secretario march usted embar-
cindose para el' extranjero en Comisi6n, cerca del Almi-
rante Sampson, su Delegado o hasta el Jefe Supremo del
Ej6rcito Americano si necesario fuera para salir airoso de la
comisi6n que confio a su pericia y talent. Como usted sa-
be ignoramos por complete el plan de campaiia que
se tiene trazado el Jefe del Ejercito Americano; pero se tiene
la opinion de que puedan tratar de apoderarse de Santia-
go de Cuba, es indudable que la otra poblaci6n indicada
para asegurar el triunfo, es Cienfuegos. Bastaria por mar
de tres a cuatro buques y un desembarco por sus costas de
diez o doce mil hombres. Ocupado Cienfuegos, la Haba-
na y Cirdenas, estin perdidas. El Cuerpo de Ejercito
Americano seria auxiliado inmediatamente por otro de
mis de ocho mil cubanos. Digo a usted todo esto pa-
ra su mayor inteligencia, expresando de la misma ma-
nera nuestros mejores deseos de ayudar para que la
guerra se concluya lo mis pronto possible y salvar este pue-
blo que se muere de hambre, y que animoso y decidido
espera armas y municiones. Usted conoce, pues, todas las
necesidades y cuanta urgencia impone el estado actual
de la guerra. De usted con toda consideraci6n. Las Villas,
junior 20 de 1898.-P. y L.-El General en Jefe (f.)
M. G6mez.
-Pliego de instrucciones para el desempefio de la Co-
misi6n confiada al Coronel de E. M. Bernab6 Boza, acom-


-91-








paiiado de su Secretario Carlos Mendieta, cerca del Al-
mirante de la Escuadra Americana W. F. Sampson o su re-
presentante en Cayo Hueso.-Iro. Repetir de nuevo, insis-
tiendo en el alijo de las dos expediciones, (segfn nota) pe-
didas por conduct del Comisionado Juan Jova.--2do. In-
dicar dos puntos que son los imicos que se prestan a Occi-
dente de la Trocha, y ayudar en cuanto se pueda a vencer
las dificultades para la realizacid6n de ambas empresas,
aunque de la misma fndole.-3ro. Encarecer dos necesida-
des perentorias. La primera de armar pronto y bien per-
trechadas las fuerzas que componen el Cuarto Cuerpo de
Ejircito, base principal del Ejrcito de Occidente, como lo
comprueba la campafia sostenida por el General Weyler, el
mis entendido de los Generales espafioles; y la segunda,
encarecer tambi6n los inconvenientes de la Trocha del
Jicaro para trasladar elements de guerra de Oriente a Oc-
cidente sin destruirla, lo que no es convenient, pues de
esa manera se le obliga a los espaioles a mantener initil-
mente un Ejercito en donde no nos hace ninguno dafio.-
4to. Convenido el alijo de las dos expediciones, debe antici-
parme el aviso para prepararme a recibirlos, pero no mo-
vi6ndose hasta no tener mi contestaci6n, del General Ca-
rrillo o del General Jos6 M. G6mez.-Sto. Las expediciones
pueden para ganar tiempo esperar custodiadas por buques
de guerra a distancias convenientes, hasta el moment del
alijo, pues deben concederme tiempo suficiente para reu-
nir las fuerzas, impossible de mantener concentrada, por la
falta de recursos.-6to. Los dos puntos Anicos para los
desembarcos no deben indicarse por escrito y por eso se los
confio verbalmente.-7mo. Todo eso se contrae a las dos
expediciones, que en cuanto al equipo (segfin nota) y tras-
lado de la division de auxilio desde Camagiiey a las costas
de occidente, tambien debe dejarlo todo aclarado y pre-
parado, para si eso no es possible disponer otra cosa y
no hacer esperar in-itilmente al General Torres; como que


-92-








a usted mismo probablemente dar6 el encargo de ir a enten-
der en aquel embarque.-8vo y iltimo. En el caso que
usted notase morosidad inexplicable o dificultades que a
usted no le sea facil allanar, regresari en seguida a darme
cuenta para resolver por mi propio consejo la situaci6n
en que me encuentro, salvando asi mi responsabilidad ofi-
cial y usted a su vez la suya.-Cuba. Las Villas, junior 20
de 1898.-El General en Jefe. (f.) M. G6mez.

Nota del equipo, armamento y vestuario


1.000 (mil) muelles reales.
2.000 (dos mil) machetes Collins.
1.000 (mil) cartucheras.
2.000 (dos mil) sombreros.
500 (quinientas )ufas.
1.000 (mil) bandoleras.
2.000 (dos mil) pares de zapatos.
3.000 (tres mil) mudas de ropa hecha.
2.000 (dos mil) frazadas.
2.000 (dos mil) sacos.
500 (quinientas) monturas. Se prefieren
100.000 (cien mil) pildoras de quinina.
Arroz, tocino, jam6n, cambef, galletas. En
25.000 (veinticinco mil) cApsulas calibre
miuser de infanteria.
El General en Jefe,


Mac-Klevan.

gran cantidad.
7 mltros. para


(f.) M. Gdmes.


Las Villas, junio 20 de 1898.


*
La misi6n, despuds de innumerables vicisitudes, fu6
desempefiada por el coronel Mendieta y el coronel Bernab6
Boza con gran exito y aunque en definitive el plan de
MAximo G6mez no hubo de realizarse, los viveres para el


-93-


























CAPITULO X


LA PRIMERA INTERVENTION















Cuando acabd la guerra.-Durante la primera interven-
cidn.-La impaciencia de los cubanos por tener al fin
la patria por la cual habian combatido.-Un problema
dificil: la organizaci6n de los servicios de vigilancia.-
ta sustitucidn de la Guardia civil.-E dxito de la
Guardia rural, que demostraba que los cubanos, aptos
para la guerra, lo eran tambidn'para la paz.-Capi-
tdn de la Guardi'rural.-Jefe de la Policia de Vuel-
tas.-Otra vez L estudios.-El grado de doctor en
Medicina.-Un titulo qua no habia de ser utilizado.-
Las luchas politicas.-Candidato a representante al
constituirse la Rep2blica
L A gran misi6n de los cubanos estaba cumplida. Es
decir, de los cubanos de la generaci6n libertadora.
La patria estaba creada.
Las fuerzas mi'tares de los Estados Unidos ocupaban
la isla, pero la gran naci6n amiga adquirfa el compromise
solemne, empefiaba su honor en la constituci6n pr6xima
de la Repuiblica por la que los mirtires de la independen-
cia habian combatido y habian dado sus vidas generosas.
La c auiancia de que la Rep6Tlica no se constituyese
inmediatimente, no pudo dejar de producer, sin embargo,
cierta desilusi6n en los mis entusiastas e impacientes. Se
habia combatido, se habian echo todos los sacrificios por
ver ondear en los mistileskde las fortalezas la bandera
tricolor de la solitaria estrella brillando en el sangriento
triingulo; no para ver una enseia extranjera, aunque alia-
da; no pa ver la bandera americana, y mis temiendo


-097-









que en su constelaci6n estelar pudiera perderse la estrella
naciente y temblorosa.
Mendieta sinti6 en un principio este patri6tico desaso-
siego y fu6 de los que hubieran querido que entire el cese
de la dominaci6n que habia sido abatida y el esplendor
del nacimiento de una nueva naci6n hispano-americana, no
hubiese mediado lapso de tiempo alguno. Esto no obs-
tante, cuando se convenci6 de que la Repiblica seria, en
efecto, la amada realidad por la que tanto habia suspirado,
accedi6 a tomar parte en los trabajos de organizaci6n de
la nueva nacionalidad y acept6 algunos puestos para los
que fu6 designado atendiendo a sus excelentes condicio-
nes de hombre energico, mantenedor de la discipline y de
inteligencia clarisima y m6todo serene y seguro, que son
las cualidades esenciales de los grandes organizadores.
En aquella 6poca fu6 hecho capitAn de la Guardia rural,
que se formaba, y nombrado jefe de la policia de Vueltas,
que fu6 bajo su mando una organizaci6n model, de la que
se tom6 ejemplo para crear otras muchas.
Como capitin de la Guardia rural su genio military tuvo
de nuevo ancho campo donde manifestarse y contribuy6
de una manera eficacisima a hacer possible la creaci6n de
aquel cuerpo que habia de tener tan brillante resultado,
demostrando la capacidad de los cubanos, apenas sin pre-
paraci6n national, para garantizar, como habia de exigirse-
nos en una ley-ap6ndice de la fundamental de la naci6n,
las vidas y haciendas de los habitantes del pais y el orden
en toda la extension del territorio que habia de constituir
la naci6n acabada de nacer.
La famosa Guardia civil espafiola tenia fama de una
extrema energia en la persecuci6n de la gente maleante
y de ser la que fmicamente podia imponer en ciertos apar-
tados lugares del campo, el respeto a la vida y la propie-
dad de los ciudadanos. ,C6mo sustituir aquel cuerpo de
vigilancia?


-98-









El kxito de la Guardia rural puede decirse que fu6 el
primer 6xito de Cuba libre, porque demostr6, como queda
dicho, nuestra capacidad absolute, a pesar de la poca pric-
tica, para cumplir los deberes de la vida civil, lo mismo
que se habian cumplido --y de qu6 maneral- los de-
beres militares en las sabanas legendarias, dando en ellas
por la patria cuanto habia que dar, desde la hacienda, hasta
la existencia. Aptos para la guerra, los cubanos probaban
pricticamente que eran tambi6n aptos para la paz y que
no habfa raz6n ninguna para no entregarles sin mns demo-
ra el gobierno de su propio pafs.
Y la Guardia rural no tuvo necesidad para lograr ese
triunfo tan important, que era la viabilidad de la cons-
titud6n de la Repdblica, de emplear los m6todos rigidos,
abusivos, de la Guardia Civil espafiola, su antecesora. No
era possible incurrir en los mismos defects que se habian
censurado tanto y se habian proclamado como uno de los
motives que los cubanos tenfan para querer emanciparse.
La Guardia civil actuaba sin respetar muchas veces las
leyes, atropellando en muchas ocasiones los derechos de
los ciudadanos pacificos, en la persecuci6n de los delin-
cuentes, confiada en que las autoridades superiores ha-
bian de aprobar su conduct. La Guardia rural tenia que
demostrar que para algo se habia hecho la guerra, y no pre-
cisamente para que las leyes siguieran siendo vulneradas
y la vida en los campos cubanos siguiese estando a mer-
ced de todas las arbitrariedades, y al mismo tiempo tenia
que impedir que esto se estimase una patente de im-
punidad para los delincuentes, que no podian faltar aqui co-
mo en todas parties, ni para que cada cual hiciese lo que
se le antojase, convirtiendo la libertad en anarquia, lo
que hubiera sido dar la raz6n a los que afirmaban que el
pueblo de Marti no tenia aim capacidad para los empefios
del gobierno propio y para regirse por la propia de-
terminaci6n.


-9-









Su misi6n, pues, no era fAcil, ni much menos y habia
que poner en su cumplimiento much celo, much pers-
picacia, much sagacidad, much decision y energia, to-
do al mismo tiempo.
Sabi6ndose las cualidades necesarias, no hay que decir
de qu6 modo brillante cumpli6 Mendieta la parte que en
esta delicada misi6n le fu6 encomendada y cuan eficaz-
mente hubo de contribuir a aquella gran victoria primera
de la paz, de la constituci6n de un cuerpo guardador del
orden, que demostr6 a poco de constituido ser capaz de
aquello que parecia impossible: de alcanzar en el cumpli-
miento de sus deberes el mismo o mis eficaz resultado
que la Guardia rural del tiempo de Espafia, sin emplear
sus reprobables m6todos.
En 1901 Mendieta renunci6 a su cargo, despuks de cum-
plida la misi6n que en 61 habia de resultar mas dificil, y
renunci6 para dedicarse de nuevo a los es~tdios. La afi-
ci6n por la carrera de Mqdicina habia renacide en 61, y so-
bre todo el deseo de dar satisfacci6n a lo que habia sido
una ilusi6n de sus padres. Seria m6dico, y para serlo dej6
su cargo en las milicias donde, naturalmente, tenia ase-
gurado desde luego el mis brillante porvenir.
Si la primera pate de sus studios la habia hecho con
una extraordinaria aplicaci6n, esta segunda la realize con
una dedicaci6n casi absolute a los libros y a los trabajos
de la escuela y del laboratorio, obteniendo tambi6n las
calificaciones mis sefialadas y rapidamente el ambicionado
grado de doctor en Medicina y Cirujia. Los ejercicios para
el doctorado los realize en la Universidad Nacional los
dias 24 y 26 de 4eptiembre de 1902, segin consta en el
titulo que en una' de las paredes de la sala de su casa
hemos visto muchas veces, como un adorno mis, ya que el
coronel Mendieta, como hechos dicho repetidamente, no
' ejerce esa profesi6n.
Si se hubiera dedicado a ella de lleno, en estos


-100-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs