• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Sumario
 Capitulo primero
 Capitulo segundo
 Capitulo tercero
 Notas
 Apendice






Group Title: Crâitica de nuestra historia moderna, : primer perâiodo del estado libre en la parte espaänola de la isla de Santo Domingo,
Title: Crítica de nuestra historia moderna
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074121/00001
 Material Information
Title: Crítica de nuestra historia moderna primer período del estado libre en la parte española de la isla de Santo Domingo
Alternate Title: Estado independiente de Haití español
Physical Description: v, 147 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Mejía Ricart, Gustavo Adolfo
Instituto de Investigaciones históricas -- Santiago de los Caballeros, -- Dominican Republic
Publisher: Editorial El Diario
Place of Publication: Santiago Rep. Dom
Publication Date: 1938
 Subjects
Subject: History -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Gustavo Adolfo Mejía Ricart.
General Note: At head of title: Instituto de Investigaciones históricas.
General Note: Cover title: Crítica de nuestra historia moderna. El estado independiente de Haití español.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074121
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000654124
oclc - 24787366
notis - ADJ4166

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Preface 6
    Sumario
        Unnumbered ( 10 )
    Capitulo primero
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Capitulo segundo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Capitulo tercero
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Notas
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Apendice
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Declaratoria de independencia del pueblo dominicano
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
        Acta constitutiva del gobierno provisional del estado independiente de la parte espanola de Haiti
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        Acta de la sesion del 4 de diciembre del 1821 de la junta provisional de gobierno del estado independiente de Haiti espanol
            Page 145
            Page 146
            Page 147
        Notas
            Page 149
            Page 151
Full Text


Critica de Nuestra Historia Moderna


ESTADO


TE


AANOL


DOCTOR
GUSTAVO ADOLFO


EDITORIAL EL DIARIO


1938


SANTIAGO, REP. DOM.


EL






INSTITUTE DE INVESTIGACIONES HISTORICAL


Critical de Nuestra


Historia Moderna



PRIMER PERIOD DEL ESTADO
LIBRE EN LA PARTE ESPANOLA
DE LA ISLA DE SANTO DOMINGO



Por el
DR. GUSTAVO ADOLFO MEJIA RICART
President del "Instituto de Investigaciones Hist6ricas",
y de la Comisi6n de Filosofia de la Historia. Director de
las Sociedades Colombista y Bolivariana Dominica-
nas. Miembro Correspondiente de la "Sociedad de
Historia y Geografia de Haiti", de la "Sociedad
Mexicana de Geografia y Estadistica", y del "Ateneo
de Ciencias y Artes de M6xico". President de la
Secci6n'de Ciencias Juridicas y Sociales y de la Comi-
si6n de Biblioteca del Ateneo Dominicano. Etc.


EDITORIAL EL DIARIO


1938


SANTIAGO. REP. DOM.









47 6/ c

LATINq
fw*iu J *


ES PROPIEDAD DEL AUTHOR:

Esta obra comprende la ponencia en torno del
primer period del Estado Libre en la Parte
Espafiola de la Isla de Santo Domingo, aprobada
por acuerdo del "Instituto de Investigaciones
Hist6ricas" de fecha 14 de febrero del 1937.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL i




PREAMBULO



iPOR DONDE TIENE QUE EMPEZAR EL STUDIO DE
NUESTRA HISTORIC MODERNAT



Si nos hacemos esa interrogaci6n presto formulamos la mis cate-
g6rica respuesta: La Independencia es el punto de partida de la
escrutadora mirada del critic que hurgue en los verdaderos cimientos
de la Rep6blica.
Empero antes de entrar a descorrer en el scenario de los sucesos
politicos el drama oscuro de nuestra Historia: y que, en aventado
empefio de nuestra alma harto menguada por la colosal empresa,
mordamos el polvo casi al inicio de esta jornada de historiadores, sin
llevar muy lejos nuestros pasos y sin que apenas hayamos tocado, a
fuer de peregrinos del ideal, con nuestras sandalias limpias de toda
impureza y del polvillo pasional del camino transitado (en mitad del
curso normal de la vida), los propios umbrales de la Primera Repu-
blica, con sus sedimentos ativicos, sus errors y virtudes; vamos
a permitirnos depurar el hecho de la emancipaci6n con Haiti, que
aparece, si noblemente transfigurado por la vocaci6n patri6tica de
nuestros narradores de la fibula hist6rica con que siempre nos hemos
alimentado y adormecido, con aspects de una epopeya encumbrada
las mis de las ocasiones a los exagerados limits de una ponderaci6n
que estuvo en muy lejos de alcanzar y brillar en aquellas esforzadas
luchas por la reivindicaci6n del usurpado territorio que nos legaron
nuestros abuelos los Conquistadores.
Y esto sin menoscabo, no obstante, del soplo 6pico que en veces
conmovi6 y fulgur6 en la Independencia, por sus audacias y hechos
hazafiosos, inauditos e incautos por demfs.
Porque, tal hecho hist6rico, en el fondo (maguer centelleantes
actos de heroismo; trozos de Iliada, instantes trigicos de Sagunto o de
Numancia), revisti6 en si mayor mediocridad y fu6 muy inferior en
proezas y magnitude al que tuvo en otras cruzadas independizadoras
de la America indo-espafiola. Acaso si nuestra gloria decline casi
siempre ensombrecida por el brillo efimero de espadas ambiciosas y
rivalidades, fieras y pigmeas, que nacieron y fructificaron en el seno
de la Junta Central Gubernativa del 1844!
Hay que confesar, y con ello va dolido nuestro coraz6n patriota,
que no dejarin de caer agobiadas bajo el pepo de un manto de culpa








ii CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERNA

salpicado a ratos de ignominia, nisiquiera aquellas figures pr6ceras o
apost6licas, o esotras, plenas de arrests militares o de arranques te-
merarios, inefables y sublimes, los cuales, llevaronles de la mano al
cadalso y a la inmortalidad: y que ahora, a pesar de sus recias contex-
turas de heroes, no escaparin a la critical serena y justiciera de la
Historia.
Pedro Santana, la espada de la Libertad; h6roe en "El Ntmero",
y atrida maximo de las guerras separatists que cubrieron de eterna
gloria las armas dominicanas en "Diez y Nueve de Marzo" y "Caci-
man", bien que en ambas hazafias sea Duverg6 el Cid ep6nimo:
hindenos nuevamente en la esclavitud hispAnica e inicia el period
luctuoso de la Anexi6n, en 1861.
Sin embargo, el acaecimiento extraordinario de nuestra emanci-
paci6n haitiana, no hubiera podido perpetuarse entire nuestros grandes
fastos hist6ricos, ni much menos pasar al trav6s de las generaciones
y concebirse con rasgos definidos de grandeza y heroicidad, sin este
soldadote improvisado y duro, violador y transgresor de todas las leyes
y los fueros ciudadanos cuando se cubre con la clImide de los omni-
modos Sefiores, o funge de rudo cuan prolijo C6nsul romano; o,
anteriormente, cuando tan s61o es un instrument u 6rgano de aquella
Junta Central Gubernativa; general disloco, arrogante y d6spota que
todo lo avasalla; pero valeroso e intr6pido como muy pocos de los
hombres de su 6poca; tActico intuitive y habil; que realmente
sostuvo -como Atlas- sobre sus hercileos hombros, la flamante
Nacionalidad.
Luego ctaremos a Francisco del Rosario SAnchez: h6roe de la
Puerta del Conde; martir del Cercado. Hijo de raza de Titanes.
Victima predestinada por la fatalidad de nuestra Historia, es figure
pristine de toda una 6poca, pues hay en 61 madera de h6roe y gloria
inmarcesible de semidios de nuestra leyenda patria; mas, hombre de
su tiempo -azA pequefio en pasiones political, en sus obcecaciones y
flaquezas de legionario de facciones-no deja que la rigida y solemne
musa de la Historia, la inconmovible Clio, entire sin titubeos en el
temple de la Patria y orne con el laurel su majestuosa frente, no exenta
por complete de lunares, y consagrador de su pureza de ap6stol:
elevfndole a la cima de la montafia del patriotism, aunque para ella
tiene tintos titulos por sus nobilisimas ejecutorias y su inmolaci6n
que debieran ya inmortalizar el lienzo, la estatua y el romance.
Porque es, SAnchez, en este postrero sentido, uno de los mis
singulares Libertadores de America.
Y pasa solo, avasallador, tranquilo, Juan Pablo Duarte. Figura
que no tiene ninguna sombra que desmedre su estructura moral, y que
si no fu6 fundido en el perdido molde de los heroes de Plutarco, tal
como pueden recabar para si algunos de los hombres de armas del
Baluarte o del subsiguiente period belico del 44: eso si, discurre l6 como
h6roe ateniense que no deslumbra por su arrojo, ni tampoco por la
acci6n que inconscientemente evita pero esplende cual ninguno por








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL iii

sus virtudes ciudadanas ejemplares. Ni su grandeza esti siquiera en
esa mente suya, si n6 preclara, iluminada y generosa; puesto que si
se le puede discutir que concibiera originariamente la idea -al menos-
ech6 en el surco y a los cuatro vientos (cara al sol) el grano libertario
que debi6 despubs producer en el terreno de los hechos, la Separaci6n.
Filtanos decir, como epilogo de este preimbulo acerca de la "Cri-
tica de nuestra Historia Moderna", la concepci6n fundamental a que
obedecimos al escribirla, la orientaci6n positive con que describimos
el pasado; sobre todo, en los primeros seis volimenes, en que daremos
la vision sui generis, de esa primer patria, teniendo mis que todo a la
vista, la verdad como fnico factor, esencialisimo, para el genesis de una
Patria Nueva.
No es licito hablar sin grande encomio del esfuerzo realizado en
nuestro medio (sin archives ni puras fuentes de informaci6n, y apenas
algunas tradiciones confusas) por parte de nuestros pasados escritores:
y para ellos toda la gloria de precursores de nuestra Historia. Pero
su ing6nita labor de investigadores y de primeros recopiladores de;
material hist6rico no result ya bastante para la critical encauzada por
la propia Filosofia que debe poner su comento al borde del episodio
o relate de esta indole, para hacerlo mis human, veraz, y ldcido.
Lo demis, lo hecho antes, la recolecta de nuestros viejos narra-
dores, incluyendose al patriarch de la vernicula Historia Moderna, el
infatigable y benemrrito don Jos6 Gabriel Garcia, no es, ciertamente,
sino documents, provisions, memoriales, alegatos, minuciosas noti-
cias; en suma: material prima de la Historia, y, por ende, para decirlo
asi, historic latente y difusa, pero no la Historia national critical, sucinta
y mis cerca de la verdad.
El mundo ha variado en este casi medio siglo: la democracia, el
derecho, la ciencia, la historic: la verdad impera por doquier, echa sus
raices, interpreta y plant sus reales en la narraci6n, en la an6cdota,
hicela profunda, pertinaz, definitive. La obra de investigaci6n en
que los contemporineos estin empefiados es mis perfect: hinse que-
jado atris los studios hist6ricos de los Niebuhr, Momsmn, Curtius,
Grote, Rawlison, Oppert, Savygny, Herculano, Ranke y Gervinus; el
tronco de la Historia retofia en cada estaci6n, porque las pretiritas
edades no pudieron obtener los sazonados frutos, imbuidas como esta-
ban por un criteria mis romintico, mis parcial, mis vindicativo y atroz,
y much mis distant del espiritu de los tiempos en que se descorria
la escena descrita por los cronistas. Nisiquiera la objetividad que
nos dej6 en el g6nern el gran Voltaire habri de perdurar para el
relator de hoy, que lo aniquila todo, con un estilo expresivo y duro,
tal vez carente de gracia, elocuencia o emoci6n, de sentimientos pa-
tri6ticos desbordados, cualidades propias, caracteristicas, de los antiguos
glosadores de los hechos hist6ricos, y esta iltima, condici6n de nuestros
viejos escritores de la Historla; pero que muere por penuria de ele-
mentos ciertos, de racionales conjeturas, de sobria 16gica y de relaciones
vividas. El afiejo historiador indigena, antetodo queria aparecer como








iv CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

patriota, apasionarse del mis puro de nuestros heroes nacionales: atri-
buiale a 61 todo: la acci6n, el heroismo, la predica, la perspicacia, el
desinter6s; toda grandeza spiritual y material. Al contrario, el
publicista de hoy dia, trata de plegarse estrictamente a los hechos,
no desfigurAndolos, no calumniando a los protagonistas de un moment
dado, para asi dar mayor relieve a otros personajes favorites que fueron
sus 6mulos, y hasta sus mismos compafieros o colegas; no siendo adepto
de tal o cual escuela patri6tica. Y he aqui, la diferencia intrinseca de los
dos procedimientos, al escribir nuestra Historia.
En el tipo de la clasica Historia, desde el remote cronista Herodoto,
mezela de pueril curiosidad y exc6ptica observaci6n y buen sentido, a
mfs de gravedad 6pica y religiosa, hasta Tucidides, Ticito, Muntaner,
Joinville, Diego de Mendoza, Salustio, en quien tiene el arte de his-
toriar vida propia, unidad orgAnica vigorosa ("res gestas... carptim
pers cribere"), el sujeto human se desenvuelve triunfante al trav6s
de los hechos reproducidos. Por eso se ha dicho que Tucidides per-
petda en nuestra memorial, "la peste de Athenas, la ffinebre oraci6n de
Pericles, la famosa expedici6n de Sicilia; Xenophonte da vida objetiva
a la batalla de Ciro el joven y su hermano; por Tito Livio es inmortal
la ignominia de las Horcas Caudinas: en Tacito se transcribe para el
recuento de las edades, aquel resonar glorioso de las legiones del Rhin,
y el arribo de Agripina a Brindis con las cenizas de Germinico
(infausti populi Romani amores); y por fin, con el genio politico
de Maquiavelo, se da veridico sentido a la conjuraci6n de la Pazzi y
la muerte de Julian de M6dicis, o con Lord Macaulay, el rey de la
historic de los pasados tiempos, a la memorable acusaci6n parlamenta-
ria de Warren Hasting, el impivido proc6nsul de la India.
Aunque ya carece la Historia del element guiador y conmovedor
de las almas de que habla Plat6n, agitindonos y moviendo nuestras
pasiones, tiene en el present la Historia la misi6n mas positive de
dominar los hechos, los cuales extrae como de inmensa cantera, a
veces inedita, del mundo exterior que nos rodea, plenisimo de admira-
bles realidades acontecidas, que luego. con verdadera intuici6n artistic,
tratamos de interpreter, vert r y desarrollar.
Eso y no mis quisimos hacer en nuestra critical hist6rica al enfocar,
siquiera someramente, el mundo de la realidad humana. bien que no
descuidando por complete la observaci6n menuda y precisa.
"El libelo invadia por todas parties la jurisdicci6n de la Historia", y
eran, hasta cierto punto, novels fundadas en hechos, al decir de Me-
n6ndez Pelayo, las arcaicas relaciones. Se olvidaban las huellas de los
maestros del arte del relato, desde Tucidides, Xenophonte, Tacito y
Livio, hasta Maquiavelo y el propio Macaulay, para echarse en brazos
de las corrientes hist6ricas traidas por el siglo XVIII y gran parte del
siglo XIX, las cuales se estacionaban en algunos paises, como
el nuestro: historic que no es filos6fica, ni religiosa, ni literaria, ni ad-
ministrativa, ni constitutional, ni much menos analitica y rational, sino
por fracciones atomisticas, y sin respirar el movimiento de la vida, sin








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


ser humana y profunda al par, indulgente e implacable, descarnada de
imaginaci6n her6ica pero plena de verismo y drama hist6rico.
El historiador anunciado llegari: lo denuncian en el mundo moder-
no teut6n Hermann Scheneider, Spengler; Ferrero en la nueva civiliza-
ci6n itilica; en la raza hispanense, el fil6sofo Ortega y Gasset; entire
nosotros lo sera cualquiera, el historiador critic, aut6ctono, aparecerk
cualquier dia, en cualquier lugar, sera expectador de cualquier mo-
mento national, quiza est6 alentando con sus manuscritos ineditos en
oscuro rinc6n de nuestra Patria, pero de todos modos no se harh esperar,
lo presienten todos los espiritus avisados, las mismas fuerzas misterio-
sas que rigen actualmente nuestra Historia, que sigue corrientes de una
inclinaci6n positivista, aunque especulativa y filos6fica, mis cerca de los
hombres y los acontecimientos, menos cr6nica y mis trascendente ale-
gato. Pero antes de que este esperado escritor l1egue, permitasenos hacer
un ensayo exento de todos los prejuicios, teniendo s6lo ante la vista
el document hist6rico, prescindiendo de la obra anterior en cuanto
a sus juicios arraigados acerca de personajes y sucesos, aunque acopiando
sus valiosisimos datos, y como si hici6ramos, en verdad, por vez primera,
el relate de nuestros hechos.
Probablemente carecemos en absolute de elevadas dotes para la
eminente empresa acometida en esta obra: por isto, y no por pusili-
nimes temores de otro orden, hemos de presentar con vacilaciones
nuestro menguadisimo legado, ante el juicio maduro y reflexive de
las venideras generaciones de dominicanos.






















El Estado Independiente
de Haiti Espafiol (1)















SUMARIO



ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPANOL

I

EL GOBIERNO DE LOS SETENTA DIAS.--E1 pugilato de dos
ideas contradictorias: la liberal, y la del conservadorismo.
LA DISCUTIDA PERSONALIDAD DEL LICENCIADO NUIEZ
DE CACERES: su genealogia, sus detractors y sus apologistas.
EL CRITERIO QUE DEBE MANTENER LA CRITICAL RACIONAL
ACERCA DEL HECHO HISTORIC.
LOS ULTIMOS DIAS DEL EMANCIPADOR, Y SUS ANDANZAS
EN AMERICA.

II

PRECEDENTES DE LA INDEPENDENCIA EFIMERA DE ESTE
PERIOD.
PROCLAMACION DEL ESTADO DOMINICANO. Declaratoria
de independencia del pueblo dominicano. Acta Con titutiva del 19 de
diciembre del 1821.-Sesi6n del 4 de diciembre.-Los actos mis ca-
ricterizados de la Junta del Gobierno Provisional.- El estado de la
Agriculture, Comercio e Instrucci6n Piiblica.

III

NO ENTRO EN EL DOMINIO DE LA HISTORIC EL HECHO
POLITICO DE LA UNION A COLOMBIA.- Falta de acuerdo previo
entire el Genio de la Libertad de Am6rica y nuestro pr6cer don Jose
Nifiez de CAceres. -Presunciones que se deducen de los textos haitianos
y qcue parecen explicar mejor la causa que impidi6 que el Libertador
americano se pusiera en pugna con la tierra del gran Peti6n. La
Tradici6n. Pruebas directs e indirectas.
EL LINAJE DOMINICANO DEL GENERAL SIMON BOLIVAR,
Y LA CULPA DEL DESAMPARO A NUESTRA PATRIA QUE SE
LE ACHACA POR PARTE DE ALGUNOS DE NUESTROS HISTO-
RIADORES Y PUBLICISTAS.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 1


CAPITULO PRIMERO




I.-El Gobierno de los Setenta Dias.
II.-El pugilato de dos ideas contradictorias: la Liberal, y la
del Conservadorismo.
II.-La discutida personalidad de Nuiez de Ciceres, su genea-
logia, sus detractors y sus apologistas.
IV.-El criterio que debe mantener la critical racional acerca
del hecho hist6rico.
V.-Los iltimos dias del Emancipador, y sus andanzas en
America.



Vamos ahora a confrontar, en un cuadro siquier ligeramente
esbozado, la verdadera genealogia de nuestra nacionalidad: y hallaremos
sus origenes mis remotos, en la proclamaci6n de la Independencia por
el licenciado Jos6 Nifiez de Caceres.
Por de contado que, este primer precursor de la Reptiblica, anti-
quisimo sostenedor de la idea patri6tica, no hizo mayormente
que recoger la vieja semilla de la libertad que estaba ya a punto de
saz6n en algunos espiritus avisados o ardidos y generosos, que a fuer
de actors principles o secundarios se movieron en el scenario de la
Reconquista; pero que, entonces, no tuvieron el amparo del brigadier
Juan Sanchez Ramirez, y de tal modo que floreciera la emancipaci6n
en la parte oriental de la primer colonia espafiola en el Nuevo Mundo.
Es de evocar aqui, en comprobaci6n de lo antedicho, que el propio
don Jose Nufiez de CAceres fungi6 de Teniente Gobernador y Asesor
Juridico del CapitAn General SAnchez Ramirez, a raiz del regreso de
la Metr6poli del Comisionado don Domingo Mufioz Delmonte, y por vo-
luntad de D. Francisco Javier Caro, mandatario del Gobierno metro-
politano con plenos poderes y con encargo de organizer la Colonia
(1'). Y que al suceder a don Juan Sanchez Ramirez el coronel don
Manuel Caballero, Ayudante de este fui designado el Lie. NGfiez de
Caceres.
Como realidad hist6rica-en el 6rden cronol6gico de los sucesos,
y con animo depurador--se puede afirmar que Duarte, Sanchez y esa








2 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

pl6yade ilustre de los heroes febreristas, son los continuadores de Ca-
ceres y hollaron gloriosamente tras sus mismas huellas.
Tal concept emitido acerca de la conexidad patri6tica de nuestros
grandes emancipadores, no es de nuestro exclusive patrimonio, puesto
que dieron a conocer juicios muy semejantes el castizo publicista D.
Mariano Antonio Cestero, y el tan conocido histori6grafo D. Jos6 Ga-
briel Garcia, quien consider a Nfilez de COceres, Duarte y Sanchez,
como una trilogia patri6tica que encarna el ideal de autonomia (1"').
"Estado (independiente de Santo Domingo), dice Cestero, que por
ilaci6n hist6rico-evolutiva Ueva en si a la Repiblica Dominicana, al
modo que Duarte y Sanchez, en su fisonomia de estadistas indepen-
dizadores, estan contenidos en el ilustre Ndfiez de Ciceres (2)."
Asi, la idea patri6tica que sembr6 d6bilmente y con flaquezas D.
Juan SAnchez Ramirez; que, mis tarde, evolucion6 y se magnific6 con
D. Jose Nfiez de Caceres: al fin, prendi6se a toda cabalidad en la
mente de don Juan Pablo Duarte, sublimindose y perpetuandose en
nuestra leyenda her6ica por la grande acci6n que inici6 la noche me-
morable del 27 de Febrero, y que prolonga su aliento de H6rcules al
travys de toda la era belica del 1844.
En puridad, lo que venimos historiando se debi6 a la pugna de
dos ideas contradictorias y su consiguiente pugilato, y que totalmente
dominaban ese period de larva de la Repdblica: la liberal encarnada
desde esos tiempos por Ndfiez de Ciceres y sus coetineos que aspira-
ban a la separaci6n de la Madre Patria, y por ende, a la creaci6n de la
nacionalidad dominicana; y la conservadora que se concretaba como
en su mis noble corifeo en SAnchez Ramirez, y con la cual este obede-
cia sin saberlo, a la personal conveniencia del partido que corriendo los
afios debia producer la reincorporaci6n a la antigua Metr6poli, y todo
el period sombrio de la Historia que discurri6 del 1861 al 1865, y del
cual Santana fue su ms .grande y fiel ejecutor. iDe este hombre pro-
videncial, necesario, que, sin mengua de sus muchos errors y culpa,
como Cesar, Napole6n e Iturbide, en su grado, cumpli6 una misi6n
hist6rica imperecedera; y que, junto con Imbert, Mella, los Puellos,
Duverg6, y demis generals de nuestra magna gesta, hace possible el
milagro de la readquisici6n del detentado suelo patrio!
Hisele reprobado a Niiiez de Ciceres por algunos de nuestros
historiadores que festin6 la obra de la Independencia antes de que
ella fuse viable, y 6so por tal modo que, conform crecia su tes6n
patri6tico se aniquilaban las fuerzas con que realmente contaba y las
cuales fueron denunciadas al adverse haitiano: muriendose asi, la cria-
tura, en sus propios pafiales. Initilmente es pues que advirtamos que
parte de estas censuras provenian de cuna espuria; porque, entire no-
sotros, la oposici6n conservadora se dej6 sentir arraigada a su tradi-
ci6n de intereses mezquinos y de fidelidad a rutinarias servidumbres.
Was 6sto no empece para que, a tan inclito var6n, vituperado por
propios y extrafios, y por muy pocos tenido como el inico estadista
de su dpoca, juzgargle de manera muy distinta la critical de la Historia








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


que se nutre de los pechos de la realidad, puesto que no puede acha-
cirsele, ni cargArsele en cuenta, el que no contara en sus planes de
liberaci6n con las desmedidas ambiciones de Boyer resucitando la
absurda teoria de "que la isla era una e indivisible", la cual se pre-
conizaba desde tiempos de Toussaint, ni much menos con la compli-
cidad nuestra de que ya hablaremos y de que tan bien se sirvi6 el
mandatario de la Repdblica de Occidente.
De todo lo cual inferimos que, si de algo pec6 aqu6l, fu6 de muy
confiado en las propias fuerzas con que en verdad contAbamos, o de
que no percibiera su espiritu tan sutil, la degeneraci6n lenta que nos
venia por el corto cauce que hubieron dejado la miseria y la despo-
blaci6n: y de ahi que tengan algun fundamento las observaciones de
D. Emiliano Tejera cuando anota que "el paso era muy aventurado",
formulAndonos esta inquisitive cuesti6n: "%c6mo iba a sostenerse la
reciente entidad political, sin un solo ej6rcito, contra un vecino diez
veces mas numeroso, organizado, aguerrido, provisto de recursos de
todo g6nero, aguijoneado por el vivo deseo de aduefiarse por complete
del territorio de la isla, i ensoberbecido con los recientes triunfos que
produjeron la unidad haitiana (4)."
Tampoco esta probado en manera alguna los agravios de que al
poner el licenciado D. Jos6 Nfiiez de Ciceres la reciente Repdblica
bajo el protectorado de la Gran Colombia obedeci6 mAs bien que a un
recto sentido del patriotism que poseyera 61 en sus mAs puras entrafias
de ciudadano, a m6vil de safa y despique con la Madre Patria por
haber sido antes desairado en sus aspiraciones de Oidor o de miembro
do la Real Audiencia de Quito; ni much menos estA comprobado el
alegato infamante de que el pr6cer fuera cortesano halagador al en-
tregar en bandeja de plata las leaves de la Ciudad a Juan Pedro Boyer,
quien en habil discurso pronunciado en la Sala Capitular rehusando
el ofrecimiento de tales leaves, dijera que "61 no habia venido a guisa
de Conquistador, sino llamado por la mayoria de sus hermanos domi-
nicanos anhelosos de gozar de una libertad de que disfrutaban sus
felices vecinos", aunque uno y otro hecho fu6sen ciertos, y tuvi6ramos
por ello que hacer confesi6n ya que tambi6n de los pechos de la reali-
dad se nutre la Historia; ide 6sto no hay sino que pedir cuenta a los
c6mplices indigenas que rodeaban a NWfiez de Caceres y prepararon
tan insigne holocaust de la honra, luego de haber organizado con
toda cautela la uni6n a Haiti por medio del agent Silva y otros, que
ya denunciaremos! Fu6 er esa ya memoranda ceremonia cuando Bo-
yer expresa que ha sentido no haber penetrado en toda su extension
el discurso de Nufiez de Caceres para contestarlo, "punto por punto".
Pero "declara que al venir al Este no era movido por ninguna ambi-
ci6n, sino para cumplir con su deber, segun la Constituci6n, y que a
este respect 61 habia hecho su profesi6n de f6 en el despacho del
once de enero."
Cuanto a la entrega de las iaves de la Ciudad esta perfectamente
indagado que no fu6 el licenciado Niliez de Caceres, sino el coronel








4 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Mariano Mendoza, de la comitiva que se hallaba en el Cabildo
el nombrado dia, quien present a Boyer dichas Haves, en serial de
sumisi6n de su autoridad, no siendo aceptadas por aqu6l, tal vez en
parodia de la toma de posesi6n de Toussaint que en otra epoca las
habia rehusado igualmente.
Tal es asi, el agravio formulado contra el jefe de la conspiraci6n
del 1821, que el renombrado autor de "Bibliografia Venezolanista", D.
Manuel Segundo Sanchez, Miembro de la "Academia Venezolana de
la, Historia", en vindicativo comento acerca de las "Memorias sobre
Caracas y Venezuela", atribuidas indistintamente al Lic. Jose Niiez
de Caceres y a su hijo, el doctor Pedro Nifiez de Caceres; o en obra
del mismo acad6mico e historiador, "Andanzas del licenciado Nfiiez
de Caceres", hacele ambos reproches al precursor de nuestra Repu-
blica, como ya le asignamos; y seguramente yendo el eminente bi6-
grafo citado, por los fueros y la fama del gran Bolivar desmedrado
por el odio del narrador vehementisimo, o quizAs injusto, de tales
Memorias.
-"Era (Ntiez de CAceres), dice Segundo Sinchez, un abogado
turbulento, que despu6s de acaudillar el pequefio partido que promo-
vi6 la revoluci6n de la parte espafiola de Santo Domingo, a fines de
1821, declarando su agregaci6n a Colombia, vino a Caracas en donde se
uni6 con el partido de oposici6n a Bolivar. En Santo Domingo, su
patria se ha creido que el objeto de su viaje a Venezuela fue el de
solicitar auxilios del Libertador para la independencia de la isla. Si
ello fuse asi, era por entonces punto menos que impossible acceder
a los deseos del peticionario, pues la guerra no habia concluido aun
en el pais: Maracaibo, Coro y Puerto Cabello estaban por los realis-
tas; una escuadra espaiiola que no fue destruida hasta 1823, surcaba
los mares del Caribe y Bolivar preparabase a llevar a cabo su expedi-
ci6n al Sur, de cuyo &xito pendia la libertad del continent. Apenas
la hubo consolidado, no s61o pens6, sino que estuvo a punto de reali-
zar la emancipaci6n de Cuba y Puerto Rico, noble prop6sito a que se
opuso la political de los Estados Unidos. No podria ni deberia achacarse
a falta de buena voluntad del Libertador la forzada actitud que se le
supone para con los patriots de Santo Domingo; mas lo cierto es que
Niilez de CAceres, por 6ste u otro pretexto, le cobr6 inextinguible odio.
Acaso a esta mala inteligencia debese tambien el desafecto de algunos
dominicanos a Bolivar, no obstante las simpatias que en todo tiempo
y saz6n han demostrado hacia los hijos de Venezuela, cada vez que la
tormenta political los arroj6 a sus hospitalarias costas. Esto se anota,
porque en ciertas coyunturas los municipes de la Capital de aquella
Repdblica quisieron bautizar una calle con el nombre del H6roe, y
hubo quien se opusiese, alegando en contra la pretensa actitud de
Bolivar: triunf6 la opinion del mal entendido patriotism.
La enemiga de Nfilez de Caceres se manifest de todas suertes:
tom6 parte active en los sucesos de 1826: irrit6se mas con el encarce-
lamiento que sufri6 en Maracaibo en 1828; se desfog6 en contumelio-








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 5

sos articulos; y, principalmente, en el cuaderno que sirve de tema a
esta apostilla. Su vieja safia no es ya contra Bolivar, sino contra
Venezuela y sobre todo contra Caracas. Describe con acrimonia
que mueve a risa el carActer de los Venezolanos; las Poblaciones,
Climas, Comidas y Costumbres, y terminal con un capitulo que in-
titula Bolivianos, en el cual pone como no digan duefias a Bolivar,
desde luego, a Phez, Urdaneta y Vald6s, Justo Bricefio, Carrefio,
Montilla, Bermddez, Ortega, Revenga, O'Leary y otros patricios;
pero es contra el impecable Sucre contra quien extrema su fecunda
inventive. Este manuscrito parece datar de 1845; y es fama que el
autor escribi6 algo mis sobre historic de Venezuela, donde si predo-
mina el mismo criterio burlesco, los Recuerdos de Jos6 Domingo Diaz
serAn misica celestial". He aqui como concluye, agrega Segundo SAn-
chez, el manuscrito: "Los restos del General Bolivar existen depositados
en la Catedral de Caracas en un magnifico monument de mirmol cons-
truido en Roma. Alli se encierra, no su cuerpo, porque cuando lo
exhumaron estaba reducido a tierra, sino un mont6n de esa tierra
prieta con un pedazo de zancarr6n y una bota. En aquel lugar se
halla muy bien colocado, como que en las Iglesias se veneran la palo-
ma del Espiritu Santo, la mula y el buey del Santo Pesebre, las ove-
jas de la Divina Pastora, el pescado de San Rafael, el aguila de San
Juan, el cordero de Santa Inks, el caballo de San Jorge, el cochino
de San Antonio, el drag6n de San Miguel, el gallo de San Pedro, el
perro de San Roque, y otros muchos animals y reliquias de hueso y
de palo, que nos refieren las leyendas santorrales. Asi pues, es
muy natural y al mismo tiempo muy piadoso, que Don Sim6n este
tambien colocado en su capilla y altar como sabandija de devo-
ci6n (6)."
Ademis, se agrega a la fila de los que atacan a NAfiez de Ciceres,
el historiador haitiano, Mr. Beabrum Ardouin, cuando afirma que "el
licenciado Jos6 Nfiiez de CAceres carecia del sentimiento de la na-
cionalidad, tal como lo sintieran Francisco de Miranda y Sim6n Bo-
livar, y que, por el contrario, mientras esper6 mercedes del Gobierno
Espafol, sirvi6 a este con devota sumisi6n. Y sblo cuando Francisco
Javier Caro, emparentado con dofia Ana Osorio, mujer de un promi-
nente native, de apellido Delmonte, sobre quien pesaba no se cual
acusaci6n, declare enfAticamente que el Lic. Jose Nffiez de Caceres,
su antiguo condiscipulo, no ocuparia un asiento en La Real Audien-
cia de Quito, en tanto que ---Caro-tuviera privanza en la Corte de
Espaiia, cobr6 la mis tremenda enemiga a la Madre Patria, y jur6
vengarse (7)".
Esta animadversi6n del antiguo ministry Ardouin contra el glorio-
so e infortunado Ndfiez de Caceres s6lo se explica por el m6vil que
tuvo en miras el publicista occidental, a veces hasta equilibrado y
probo en juicios en lo que a nosotros respect, para defender a todo
event y con desafio de todas las furibundas pasiones political, aque-
11o que se relacionara con Petion, o Boyer, su discipulo, quien era,









6 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

hasta cierto punto, la obra de aquel, bien que resultare espurisima,
por lo menos, en sus iltimos tiempos de absolutismo y decadencia (8).
Afiade a sus anteriores asertos el notable escritor:
"Desde hacia tiempo, Ndfiez sofiaba con el desquite. Despues de
haber cumplido su encargo con toda la distinci6n de un espiritu es-
clarecido, 61 cree tener derecho a una posici6n mis elevada, n6 en la
parte Este, sino en otras posesiones de Espafia todavia sometidas a su
autoridad, solicitando del Gobierno metropolitan un cargo de oidor
o juez en la Real Audiencia de Quito, Corte de Justicia soberana; pero
obtiene para si una negative que hiere su orgullo; y de ahi el que no
espere sino una ocasi6n propicia para vengarse de la Metr6poli. Las
circunstancias sobrevenidas en 1820 en la Peninsula le habian levado
a ejercer las funciones de juez de letras, o juez de primera instancia
en todos los negocios civiles, mas los jueces que desempefiaban tales
funciones estaban sujetos a que se apelara de sus fallos, y hasta se
recurriera en responsabilidad ante la Real Audiencia de Puerto Prin-
cipe de Cuba. Empero, su reconocida integridad de caricter y la
imparcialidad que ponia en sus decisions, un pleitista se dirige contra
el, y le hace encausar por ante esta Corte, en el mismo afio del 1821,
fecha en la cual todo parecia encaminarse en el Este hacia una Revo-
luci6n. Asi, aunque conocido y reputado en Puerto Principe donde 1l
habia ejercido como abogado de oficio cerca de dicha audiencia, Nflfiez
se veia amenazado y debia ir a defenders. Aun podria ser condena-
do. De donde nace probablemente su idea de precipitar la declara-
ci6n de la Independencia de la parte Este y llegar a ser el jefe del
audaz complot (9)."
La pluma magistral del Dr. Lugo no hace sino reproducir en gran
parte dicho juicio carente hasta ahora de toda comprobaci6n hist6rica
por otras fuentes de informaci6n, o por documents fehacientes e
inequivocos. He aqui el retrato que hace del pr6cer el ilustre pu-
blicista indigena:
"Era Niiiez de Caceres un antiguo auditor de guerra, inteligente
e ilustrado, que se habia visto complicado en el process seguido con-
tra Antonio Martinez Vald6s por el Gobernador Kindelin, y que se
habia resentido por haber rechazado el Gobierno metropolitan su
petici6n del cargo de oidor de la Audiencia de Quito o de Puerto Prin-
cipe, segun Torrente. Ejerciendo en 1821 la funci6n de juez de letras,
un pleiteante interpuso contra el recurso de responsabilidad civil, lo
cual le exponia a tener que ir a Cuba para defenders. Estas cir-
cunstancias personales han debido de contribuir a su decision de
efectuar la Independencia de la parte del Este (10)."
Como se v6, el primero de los cargos es de procedencia haitiana,
aunque luego vulgarizado por los adversaries del h6roe del afio 1821,
y en cuanto al ultimo, la especie de que Nifiez de Ciceres estuviese
complicado en el process de Martinez Valdes, no esta consignado en
ninguna parte que sepamos y para ello nos hemos dado a la tarea de
su bisqueda esterilmente; ni siquiera como \su defensor, lo cual








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


habria de parecer hasta verosimil por el oficio de letrado a la par
que de conspirador que ya en esa 6poca tenia nuestro emancipador,
en pleno 1821: y que, como narraremos al seguir historiando este fu-
gaz period del Estado Independiente de Haiti Espafiol, prodd-
jose en el seno de la Asamblea Representativa reunida en el propio
afio para promover y dictar las provisions de caricter local que la
Metr6poli juzgara tiles a su mejor administraci6n, y en donde el
diputado D. Antonio Martinez Valdes prorrumpe y se manifiesta con
su proyecto de Independencia que le vale el ser mandado a encausar
por el integro Gobernador Kindelan, irland6s de origen, quien servia
de viejo a Espafia y retenia, a la saz6n, en sus manos, las riendas del
poder de la Colonia.
A mayor abundamiento, y en refuerzo de lo que hemos aducido
de que el Lic. Jos6 Niiiez de Ciceres no estuvo enredado en el pro-
ceso del diputado por la provincia de La Vega, D. Antonio Martinez
Vald6z, apelamos al testimonio de un contemporineo de aquel ilustre
letrado, el Dr. Morilla, quien refiere que "por el mes de Marzo de 1820
se form otra causa de conspiraci6n contra los mismos que despues
hicieron la revoluci6n para la independencia en el siguiente afio
habiendo sido procesado el Diputado Provincial de La Vega D. An-
tonio Vald6s y dos o tres mis; pero por falta de pruebas del delito,
sin embargo de su notoriedad fueron absueltos, siendo de advertir
que en este process no fu6 comprendido el Dr. D. Jos6 Nufiez de Ci-
seres, Teniente Gober. y Auditor de Guerra, que hizo cabeza en el
cambio politico que al fin se verific6; etc. (11)."
Pero no esti solo Lugo en acatar ese m6vil inductor de la ha-
zafia de Nufiez de Ciceres, el odio contra la Peninsula por agra-
vios del amor propio, pues tambien otro espiritu ilustrado de estos
tiempos, el Lic. Leonidas Garcia, ha aceptado como buena la es-
pecie en su articulo "Los Primeros Impresos y el Primer Peri6-
dico de Santo Domingo (12).-"E1 Duende se llamaba, dice, un pe-
ri6dico redactado por D. Jos6 Nifiez de Ciceres: en este peri6dico in-
sert6 Nifiez la fibula citada ("El Aguila y El Escarabajo"), dejando
por ella conocer sus proyectos de independencia, en venganza contra
Espafia, por no haber logrado de la Corte una toga que tanto ambicio-
n6 (13)."
Tal version que desmedra la alta figure hist6rica de Ciceres, la
toma a su vez el escritor Garcia de la NOTA de un articulo an6nimo
calzado al pi6 con el seud6nimo de "Un anciano" y rubricado el mismo
en la antigua hoja "El Dominicano (14)."
El sesudo don Emiliano Tejera tan ponderado en sus afirmaciones
hist6ricas, se concrete a establecer una duda cuyo desvanecimiento o
confirmaci6n deja que se haga por parte de la critical de las genera-
clones que le sucedieran, cuando s6lo insinua que "son hasta ahora
un secret para la Historia las causes que impulsaron a don Jose Ni-
fiez de Caceres a separar a su pais de Espafia en moments tan ex-
puestos; aunque se nota que habia comprendido los peligros de la








8 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

empresa en el hecho de no proclamar la independencia absolute -
que tal vez era su anhelo-y si, la uni6n a Colombia, que le ofrecia
mis probabilidades de 6xito. Etc. (15)."
En lo que respect a las eminentes dotes intelectuales del licen-
ciado N~fiez de Ciceres casi no hay disensiones entire los bi6grafos
o critics de tan soberbia personalidad, pues, todos estin de acuerdo,
desde Ardouin hasta Lugo, que era hombre de muy claras luces y
doctisimo por afiadidura. Sin reboso, el superior entendimiento de
nuestros libertadores de la Primera y Segunda Repfiblica.
El antiquisimo Dr. Morilla hablando de la inteligencia y catego-
ria del Lie. Nufiez de Caceres, y del estado de la Instrucci6n Pfbli-
ca en la Colonia, nos ha trasmitido lo siguiente:-"En cuanto al
ramo de instrucci6n piblica no dej6 de tener bastante desarroyo:
habia varias escuelas privadas de instrucci6n primaria y una pi-
blica costeada por el Estado o mas bien por el Ayuntamiento, y
luego que el Arzobispo Dr. Don Pedro Valera natural de Sto. Do-
mingo tom6 posesi6n de su Silla estableci6 en su palacio una clase
de lengua latina y ret6rica a cargo de uno de sus familiares el Dr.
Regalado al que retribuian con una corta suma mensual los alumnos
pudientes con los que concluyeron estos dos ramos se abri6 en el
mismo palacio un Curso de filosofia, siendo professor el Dr. en Me-
dicina L6pez Medrano, natural de Santiago de los Caballeros, con-
tinuando la clase de latinidad. Todos esos alumnos formaron el
plantel de la Real y Pontificia Universidad de Santo Tomas de Aqui-
no en el Convento de Padres Dominicos que a ecsitacion en virtud de
consult del Dr. N6fiez Asesor General del Gobierno mand6 restable-
cer el Capitan General, teniendo efecto la reinstalaci6n en 6 de Enero
de 1815 y continuando la Universidad con buenos resultados, habiendo
sido su primer Rector el Dr. Niffiez, Catedritico que habia sido antes
de la cesi6n de la Isla, y de cuya distinci6n era merecedor asi por su
gran talent y basta instrucci6n como por haber sido el que de propio
motu dict6 el restablecimiento de aquel institute, cuya media fue
aprobada por el Supremo Gobierno (15')."
Pero a fin de traer todo lo que pueda ilustrar la material, evocamos
al instant el escrito apolog6tico hecho en pro del sabio rector de
nuestra antigua Universidad, D. Jos6 Nufiez de Caceres, que nos lo
dan las afiejas "Memorias" de D. Andr6s Level de Goda, c6lebre cu-
manes coetineo de los pr6ceres rebeldes del 5 de jnlio y 19 de abril,
en Caracas, en dende, en el complement de ellas intitulado "Antopa-
dosis", se refiere "al carActer y la sabiduria del licenciado Jose Nuffez
de Caceres (16)."
Estas MEMORIAS contestan mejor que ningin otro argument la
demand en contra del providencial togado que os6 primero dar el grito
de libertad y poner el pi6 en el Capitolio para izar la bandera de la
gran Reptiblica confederada de Am6rica del Sud, la cual han formu-
lado sus ac6rrimos o equivocados contrincantes u opositores, singu-
larmente a los natives que tuvieron alguhn relieve en Caracas, D. Jose









EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 9

Maria de Rojas, y D. Manuel L6pez de Um6rez; uno, injuriandole con
species infundadas o juicios contradictorios; y el otro, como acertada-
nente califica nuestro don Federico Henriquez y Carvajal, "clavhndole
en la picota como un hombre ignorante e indigno, encumbrado por la
adulaci6n y la audacia (17)."
Level de Goda nos resefia su permanencia en St. Thomas, y ave-
riguanos como D. Jose Maria Rojas fu6 Administrador de la Aduana
de Puerto Plata, en 1821, y tan pronto como fu6 noticiado que su pro-
tector D. Jos6 Nifiez de Caceres habia proclamado la Repfiblica bajo
la advocaci6n de Colombia, llam6, incontinent, a un italiano de su
confianza, le entreg6 300 pesos y dnrdose la mayor prontitud y mafia,
le envi6 a las fronteras entire la parte espafiola y la francesa, que for-
maba la repdblica de Haiti: y ahi, adonde 6sta mantenia una fuerte
guarnici6n, el tal emisario se comunic6 con un general occidental que
la comandaba, quien de seguida le di6 parte de lo ocurrido a Boyer,
invadi6ndose la porci6n oriental de la Isla y apoderindose de ella por
sorpresa (18). Agrega Goda que, "a la invasion de los negros, se
sublev6 todo aquel vecindario de Puerto Plata para matarle (a Rojas),
por lo cual huy6, embarcindose aceleradamente con 5,000 pesos de la
Real Hacienda, dicen algunos, o con 6.000, rectifican otros, y lleg6 61
a St. Thomas desde donde pidi6 a Puerto Rico permiso que le fu6 nega-
do para entrar alli, cuya negative le oblig6 a ir a la Guaira, e ignore
por cuales antecedentes o por cuales relaciones le coloc6 Soublette al
acto, en aquella Aduana, la primera en Venezuela, en que se port6 tan
mal que fu6 encausado por various peculados de que al fin sali6 bien li-
brado."
Todo esto sirve para poner de manifiesto y hacernos resaltar la
raz6n de la malquerencia que existia entire los dos politicos indigenas
rivals: el sapiente Caceres, y el hibil Rojas, miembro del partido
anexionista que queria la uni6n de la parte hispanense a la antigua
y ya libre de origen galo que componia la Repfblica vecina.
En moza edad, este Nifiez de Caceres, obtuvo ya la Licenciatura
en Leyes en la celebre "Universidad de Santo Tomis de Aquino", por
el afio 1795, en que se celebr6 el Tratado de Basilea, adonde la madre
Iberia cede sus derechos territoriales en Santo Domingo a Francia.
En la tal Universidad fue catedritico antes de ser Rector en 1815.
Consumado el trasiego de la Parte Espafiola a los Franceses, el
licenciado Nfiiez de Caceres se traslada a la antigua ciudad cubana de
Puerto Principe, hoy Camaguey, porque a ella fu6 Ilevada la Real
Audiencia: y alli, aquel future insurgente contra los espafioles, es
nombrado Relator por el rey Carlos IV, de donde se embarca en el
period de la Reconquista para servir a Sinchez Ramirez quien le ha
de designer entonces, Teniente de Gobernador, Auditor de Guerra y
Asesor General.
Brot6 en esta ocasi6n el canto de Niliez a la batalla de "Palo Hin-
cado". Parte de ahi que algunos le achaquen un espafiolismo que s61o
realmente tuvo el emancipador cuando no pudo exteriorizar su cora-








10 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

z6n de genuine patriota. Por 6so raz6n le asisti6 al critic Garcia
Godoy cuando en su "Genesis Nacional", de la obra suya "La Hora que
Pasa", describe que en el pr6cer "su espafiolismo es puramente externo,
de mera forma. Lo prueban sus atrevidos consejos a Sanchez Ra-
mirez apenas terminada la campafia reconquistadora, la libertad de
opinion que reinaba en su tertulia de intimos y su canto, flojo y desa-
lifiado hasta mrs no poder (19), a los vencedores de "Palo Hincado",
en que no hay un solo verso en que se haga alusi6n a la Metr6poli.
Cuando en ese canto suena la palabra Patria, enti6ndese bien que, en
su pensamiento, se refiere al terrufio native (20)."
Tampoco creemos que est6 en lo cierto su aludido panegirista Le-
vel de Goda cuando en sus ya citadas "Memorias"-al hacer la alaban-
za del estadista aut6ctono-atribuyerale la rebelde actitud indepen-
dientista a un mero accident habido con un official hispano, porque a
ello se oponen sus actos posteriores, hasta los mismos acaecidos des-
pubs de la invasion de Boyer.
"Por este tiempo, dice Goda, la parte espafiola de la isla de
Santo Domingo proclam6 su independencia, bajo la direcci6n del
verdaderamente sabio don Jos6 Nifiez de Caceres, teniente de Go-
bernador de quien era Secretario por el Rey D. Manuel L6pez de
Umeres, y fue Nifiez el que Anicamente trabaj6 para que se veri-
ficase aquella proclamaci6n. Podria ilamarse duefio de Santo Do-
mingo, porque a 6sto le 11evaron su saber, amabilidad e irreprensible
conduct. Alli mismo era fiel al Rey, pero un petulante official es-
pafiol le insult con indignaci6n, y diciendole entire otras cosas que
era un insurgente, N6fiez tambi6n indignado le contest entire otras
cosas dici6ndole que no era insurgente pero que muy pronto sabria
ya lo que era, y, con efecto, mis por venganza que por oposici6n,
hizo con su grande influjo y ascendiente proclamar la Independen-
cia (21)."
En cuanto a la genealogia de Nifiez de Caceres no se puede
fundamental en ningin linaje de dudas, y que 6stas sean de buena
ley, para afirmarnos que era el un ignorante improvisado en la
political y la sociedad nuestra que honr6 con sus talents y virtudes,
puesto que, a mis de los titulos que hemos apuntado en su favor,
pu6dese testificar que D. Jose Nfifez de Ciceres, letrado, Rector
de la Universidad de Santo Tombs de Aquino-como se ha dicho-
fu6 de clara prosapia de varones, bien que se enreden los bi6gra-
fos aun alrededor del afio de su nacimiento y de sus ascendientes
inmediatos. Se ha alegado, por parte de algunos, que era 61 hijo de D.
Francisco Nufiez de Ciceres, marido de dofia Marta Lauzer y sobrino
del doctor Jos6 Nunfiez de COceres Rinc6n y Camarena, Dean del Ca-
bildo, Catedral de Santo Domingo, en los afios 1769 al 1789 (22). A
estos datos se han agregado como rasgos biogrAficos del emancipador
Nufiez de Caceres que naci6 en Santo Domingo el dia 22 de mayo del
1768, aunque haya que admitir que esta fecha sea err6nea como se








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 11

probart, asi como en lo que atafie a los ascendientes ya dichos, y que
el mismo Utrera, quien aporta las noticias, luego rectifica.
Resulta por un lado que, Jos6 de la Ascenci6n, fue hijo legitimo
de D. Ger6nimo Nufiez y dofia Sebastiana Ramirez, y n6 de don Fran-
cisco Nidfez de Caceres y dofia Marta Lauzel, como atestigu6 el propio
fr. Cipriano de Utrera en el capitulo Epifania Colonial de su obra
'Dilucidaciones Hist6ricas"; ni tampoco fue hijo de don Diego, tio
o pariente de aqul, como refiere D. C6sar Nicolas Penson en "Cosas
Afiejas". Esto no convince, pues existe lana raz6n que rife con tal
identidad entire el pr6cer Nufiez de Caceres y quien figure bautizado
en el acta que ahora transcribiremos literalmente a continuaci6n,
puesto que el segundo apellido de este iltimo es Ciceres que no co-
rresponde a su madre supuesta dofia Sebastiana Ramirez; ni 6ste es
llevado en segundo t6rmino por el tambien propuesto padre D. Ger6-
nimo Nifiez, sin otro apellido conocido que mencione la antedicha acta.
He aqui la fM de bautismo:
"Arzobispado de Santo Domingo,
Archivo General de la Arquidi6cesis.
Yo, Presbitero Eduardo Ross, Secretario General y Director del
Archivo del Arzobispado de Santo Domingo, Certifico en buena y de-
bida forma: Que en este Archivo, Estante B, Caj6n-2--, Legajo -7-,
Libro de Bautismos de la parroquia de la Santa Iglesia Catedral al
Folio... bajo el numero ( ) se encuentra la siguiente partida:
"En la Ciudad de Sant. Dom.o. en veinte, y dos del mes de Mayo de
mil sept. c. y sesenta, y ocho a. s. Yo el infrascrito Cura The. te
de esta S.ta. Iglec.a Cathr. 1. Baptize solemnemente puse oleo, y
chrisma a los diez y seis dias de nacido a Jph. de la Ascenci6n hijo
Lex.mo de Ger6nimo Nifiez y Sebastiana Ramirez, narales, y
Parrq.nos nros. fue su Madrina Ant.a Nuiiez q.n fue advertida de
las obligac.s y spiritual Parentesco testig.s Jph Gonzalez, y Mig.1
Cruzado fho.ut supra (fdo.) D. Nicolas Antec. de Valenz.a." Abre-
viaturas Jph. Jose.
Valenz.a Valenzuela.
Es copia fiel y exacta de su original a que me remito, y para
que asi conste, expido, firmo y sello el present Certificado en la
Ciudad de Santo Domingo, Repfblica Dominicana, a los veinticuatro
dias del mes de marzo de 1934. Pbro. Eduardo Ross. Secretario Ge-
neral del Arzobispado Director del Archivo General".
En Nota escrita al publicar esta partida en el numero de marzo-
abril del 1934 de la revista "Clio", 6rgano de la "Academia Domini-
cana de la Historia", el erudito fray Cipriano de Utrera advierte: "El
libro estf paginado, pero en la hoja de la partida ya no estf la pagina,
pues los mirgenes superiores estin destruidos.
No tiene la partida numeraci6n alguna. No tiene el libro prin-
cipio ni fin original y lo que del libro hay comienza el 22 de abril
de 1764 y terminal con partida de 23 de enero de 1769.
No hay duda que se trata de la partida del Dr. N6fiez de Ciceres,








12 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

pues tengo estudiado este punto. Cualquier duda sobre 6sto puedo
aclararla. Desde luego se ha de desechar el dato que con "Cosas
Afiejas" nos da C6sar Nicolas Penson, acerca del nombre de sus pa-
dres".
Por otra parte, D. Jos6 Gabriel Garcia al hacer la biografia del
Lic. Jos6 Nufiez de Caceres ha asegurado que 61 no conoci6 de su
madre pues ella le dej6 al nacer, quedandose hu6rfano bajo el ampa-
ro y protecci6n exclusive de su tia dofia Maria Nfiez (23), que es
precisamente quien figure en la otra acta de bautismo que se ha
opuesto a la anterior transcrita, la cual copiada dice asi:
"Certifico-Yo el infrascrito Cura Rector Interino de la Parro-
quia de Sta. BArbara, que en los Libros de mi cargo donde se anotan
las partidas de los que se bautisan en dha Parroqa., al folio 22 Bta.
del Libro 60 se halla la siguiente: "En la Ciudad de Sto. Domingo en
veinte y tres dias del mes de Marzo de mil setecientos setenta y dos
afios; el Sr. Dean Dr. Dn. Jph. Nifiez con mi Lica. Baptisso solemne-
mente puso oleo y Chrisma a Jph (naci6 el dia catorce de dho. mes).
Hijo legmo. de Dn. Franco. Nifiez y de Maria Albor. Diffta. Fu6 su Ma-
drina Maria Niiiez su tia, a quien se le advirti6 su obligasi6n. Tes-
tigos, Lorenzo del Carmen y Pedro de Rosas. Yo el infrascrito cura
asi lo firmo y certifico. fha.ut supra. Dr. Franco. de Torres. "Corres-
ponde esta partida con su original y pasa su dho. Libro a que me
remito y a pedimento de la parte, doy la present en la Ciudad de
Sto. Domingo, en veintiun dias de Noviembre de mil setecientos
noventa y nueve. (fdo) Joseph Moscoso (rdbrica). Hay un sell
que dice: Hispania Rex, Carolus IV. D. G.-Un real. Sello Tercero.
Un real. Afios de mil setecientos noventa y cinco.-Otro sello que
dice: Isla Espaiiola.-1798-1799.-
Los Esnos. del Rey Ntro. Sr. q. aqui signamos y firmamos, certi-
ficamos damos fe y verdadero testimonio que el Presbo. Don Josef
Moscoso de qe. aparece autorizada la certificaci6n que procede, es tal
como en ella se encabeza, usa y exerse su encargo con gral. aproba-
ci6n y...... (ilegible) de entera fe y cr6dito en ambos (ilegible).
Santo Domingo... Tres signos. Antonio Perez. Rfibrica. -
Martin de (ilegible) Rfibrica. Manuel L6pez.--Ribrica."
Consta asi mismo en document bajo firma privada, el cual
constitute un contra-escrito, que se anula una simulada donaci6n
de una casa hecha por don Jos6 Nfiiez de CAceres y su esposa dofia
Juana de Mata Madrigal, en favor de dofia Maria N6fiez de Ciceres
y dofia Josefa D. Ortega, cuyo acto fu6 otorgado el 14 de abril del
1823, esto es, tres dias anteriores al abandon que hizo el ilustre con-
jurado del suelo patrio con rumbo a Venezuela.
Su copia es 6sta:
"Conste por este simple document como nos las ciudadanas
Maria N6fiez de Caceres y Josefa D. Ortega, naturales y vecinas de
esta Ciudad, declaramos que esta mafiana d. este dia y por ante
Notario Pdblico Ciudadano Jos6 Troncoso, se ha otorgado una escri-








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


tura de donaci6n por los ciudadanos Jose Nifiez de Caceres nuestro
inmediato consanguineo, y su (ilegible) consorte Juana de Mata Ma-
drigal en qe. consta qe. estos nos han donado una casa d. alto y
(ilegible) situada en el Callej6n del Hospital d. San Nicol&s de Bari
la misma qe. habitan hta. su propartida y aunque la escritura se
halla con todos los requisitos, clausulas y circunstancias necesarias
en tales instruments, debe entenderse nulas, d. ningin valor, ni
efecto, pues en realidad no es otra cosa que una simulaci6n o trampa
legal para de este modo escapar esta corta reliquia qe. les ha queda-
do de sus bienes, pues d. otro modo serian secuestrados por el Estado o
la Repdblica, y por consiguiente no podemos ni podremos disponer
d. dicha casa, ntras. ni tampoco (ilegible) herederos ni sucesores a
menos que las circunstancias permitan su enagenaci6n o permuta,
pero en cualquiera d. los dos casos seremos obligados a entregar su
imported en que fuere vendida a los donantes, sus herederos y suce-
sores y para que puedan hacerle constar donde, cuando y como mejor
les convenga firmamos la present con los testigos qe. fueren pre-
sentes y vecinos los Ciudadanos Andr6s Fernandez y Antonio Abad
Solano.-Santo Domingo y Abril 14 de 1823 y 2o. de la Indepa.-
Como Testigo.-Andr6s Fernindez-Ribrica.-Como testigo: Antonio
Abad Solano.-Ribrica (24)."
El venerable D. Federico Henriquez y Carvajal, en un bien medi-
tado articulo, plantea la controversial de las dos partidas con posterio-
ridad a las precedentes dudas, y al de haberse adoptado la filiaci6n
aue se registra en el acta del 1772, aunque sin fijar el 1768, como
escribi6 Utrera en su nombrada "Epifania Colonial", como fecha del
nacimiento probable de D. Jos6 Nuifez de C&ceres; ni tampoco darle
como madre a dofia Marta Lauzel sino a dofia Maria Albor. El enun-
ciado articulo se intitula, "Ndfiez de Caceres, II, las dos actas de Bau-
tismo:
"Clio insert en su segundo nimero del afio en curso-el cual
corresponde al bimestre de marzo y abril-un acta parroquial que da
fh del bautizo de un nifio, nacido el dia 6 y bautizado el 22 de mayo del
afio 1768, hijo legitimo de Ger6nimo Nifiez y Sebastiana Ramirez, al
cual se le puso el nombre de Jos6 de la Ascensi6n, acaso porque el
acto bautismal coincidi6, en cuanto al dia del afialejo cristiano, con
uno de los tres jueves cat6licos. Antonia Nifiez--otra tia?-lo sac6
de pila. El sacramento fu6 administrado por el teniente cura D. Ni-
colas Antonio de Valenzuela en el baptisterio de la Catedral de Santo
Domingo.
Eso, en lenguaje corriente, dice el acta. Una nota explicativa,
escrita por el acucioso investigator Fray Cipriano de Utrera, expresa
que no cabe duda de que se trata de la partida del Dr. Jos6 Nufiez
de CAceres. Pero... Analectas, a su turn, en su edici6n del 16
de mayo, public otra acta de Bautismo como del pr6cer dominicano.
Con esta se pone en tela de juicio, o en tela de duda, la identidad de
la primera, en cuanto al sujeto bautizado el 22 de mayo de 1768.








14 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Estos que siguen, tambien en lenguaje corriente, son los datos
que ofrece la segunda acta de bautismo. El bautizo tuvo lugar en la
parroquia de Santa Barbara, el dia 23 de marzo del afio 1772, a los
nueve dias de nacido el ne6fito. Ofici--con anuencia del cura rec-
tor-el Pbro. Dr. Don Jose Nifiez, Dean del Cabildo de la Catedral
Primada, Jos--el nombre de su tio el oficiante-fu6 el nombre de
pila que se le puso. El niio era hijo legitimo de Don Francisco Ni-
fiez y de Maria Albor, ya fenecida. Maria Niiiez, su tia, fu6 su ma-
drina. El acta se autoriza con la firm del Dr. Francisco Torres,
cura de la parroquia. Esa acta se vaci6 en una copia.-veintisiete
afios despues de su fecha-expedida por el Pbro. Don Jose Moscoso
el 21 de noviembre de 1799. Tres oficiales pdblicos escribanos
reales-certifican en la copia la firma del pArroco. Esos escribanos
son Manuel L6pez, Antonio Perez y Martin de Mueses. La copia
del acta, en la transcripci6n que corre inserta en el semanario, omite,
por ilegible, el apellido del tercero de los firmantes; pero su firma de
escribano, tal como aqui se integra, consta en documents de esa
epoca. Comparemos ahora el contenido de las dos actas.
La segunda-o sea la del afio 1772-contiene datos mis precisos.
Con ellos es facil identificar al pr6cer dominicano con el nifio bau-
tizado en el temple de Santa Barbara. Al nifio Jos6 de la Ascen-
si6n lo bautiz6 el teniente cura de la parroquia mayor; al otro, Jose,
lo bautiza-cuatro afios despu6s-en la parroquia menor, nada menos
que una alta dignidad eclesiastica: el Dr. Don Jose Nfiez, Dean del
Cabildo Metropolitano. Al bautizarlo, como nombre de pila, le impo-
ne el suyo. Era otra prenda de familiar carifio. Una previsi6n acaso.
El nuevo cristiano era su sobrino. Cabe interrogar: nn6 seria chocan-
te, amen de raro, que el ilustre dignatario de la iglesia prefiriese-
sin estar obligado a ello-bautizar en 1772 a un extrafio, cuando en
1768 no lo hizo con su sobrino? Pero el nifio extrafio, o tal vez deudo
lejano, era Jose de la Ascensi6n; el sobrino carnal, al cual le impuso
su dnico nombre, Jose, era el niiio bautizado por 1l en el baptisterio
de Santa BArbara- Comparemos. En el acta de 1768, la primera,
figure Antonia Nifiez como madrina de Jos6 de la Ascensi6n; en tanto
que en el acta de 1772, la segunda, actia Maria Ndiiez, su tia, como
madrina del niio Jose. Esa sefiorita-tia y madrina del reciennacido-
es hermana de Francisco N6fiez, padre del nifo, y del dignatario ecle-
siAstico, tio del mismo, cuyo es el nombre alnico que se le puso al
bautizarlo.
Los datos que ofrece el acta del afio 1772, precisos y fehacientes
se refuerzan y confirman con las certificaciones de la copia expedida
a fines de esa centuria: la que autoriza con su firma el Pro. Joseph
Moscoso, entonces cura de Santa BArbara, y la que autentica la firma
del pirroco, dada por los tres escribanos en noviembre de 1799. Esa
copia-expedida y certificada en ese afio de gracia-es un exponente
y da testimonio de algo unido a un hecho hist6rico. El nifio bauti-
zado por su tio paterno, en 1772, contaba, en 1799, veintisiete afos de








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 15

edad, y tuvo necesidad de ese document en copia certificada, como
atestado, a guisa de c6dula de identidad, y aun como credencial, para
irse del pais al abandonar el gobierno del general Joaquin Garcia la
parte espafiola de la isla. I ese es el caso, precisamente, en que se
hall entonces el abogado y jurista. Nifiez de Caceres estaba adscri-
to al servicio de la Real Audiencia de Santo Domingo y consta que,
cuando el alto tribunal de justicia se traslad6 a Camagiiey, el joven
jurisconsulto dominicano se ausent6 de Santo Domingo y fij6 su
residencia en Cuba.
En el Principe encendi6 su nuevo hogar y alli naci6 su hijo Pedro.
Aporta la l6tima prueba, a favor de la segunda acta de bautis-
mo, el otro papel en copia inserto en la misma pigina del semanario.
Ese document se contrae a una donaci6n simulada de la mnica casa
que tenia, en 1823, el pr6cer desalojado del poder y del pais por la
irrupci6n de Boyer sobre la parte espafiola de la antigua Espafiola.
Es una declaraci6n hecha ante testigos por dos damas: Josefa D. Orte-
ga y Maria Ndfiez de Caceres. La segunda, ya en edad provecta,
es la tia y madrina del nifio bautizado en marzo de 1772 y la simula-
ci6n fu6 un recurso para library al inmueble urbano-"reliquia de la
familia"-de la rapifia que fue el secuestro decretado por el ocupan-
te intruso.
Precioso dato. En ese document ya el ilustre apellido no aparece
mdtilo, sino con su complement necesario, y la donataria y el do-
nante son Maria y Jose Nfiez de Ciceres." Y nos agrega el acad&
mico Henriquez y Carvajal: "Cesar Nicolas Penson el recordado
poeta lirico y autor de "Cosas Afiejas"--err6 en parte solamente. Su
error consisti6 en haber torado a don Diego y n6 a don Francisco-
hermanos los dos, o s6lo el segundo, del Decano del Cabildo de la
Arquidi6cesis como padre del pr6cer dominicano. Su anotaci6n
sirve, sin embargo, para saber que Ger6nimo, Diego, Francisco, Jose
y Maria eran nombres familiares repetidos desde el siglo XVII; y,
como el padre de Jos4 de la Ascensi6n tenia el mismo nombre del
Alferez Real D. Ger6nimo Nfifiez de Caceres-en 1667-cabe inducir
que las personas nombradas en el acta de bautismo de 1768-Ger6-
nimo Ndfiez, el padre; Jose de la Ascensi6n, el hijo; y Antonia Nfiiez,
la madrina y sin duda tia-forman parte del Arbol geneal6gico de
la noble familiar dominico-espafiola de los N6fiez de Caceres (25)."
Viene al caso asentar aqui la descendencia del personaje mis
discutido en nuestra Historia, o al par con el estruendoso Santana,
aunque al primero principalmente ya debemos una just reparaci6n
pues s6lo le puede ser criticada a Nifiez de Caceres la propia falta de
Duarte: el no haber regresado mis a la Patria. En ambos la decep-
ci6n por el medio y la injusticia de los hombres pudo en much para
su alejamiento perpetuo de acontecimientos posteriores y coincidien-
do con acciones memorables.
Parece cosa bien cierta que pocos hijos procre6 el pr6cer de
nuestra primera Independencia. El primero de que tenemos noticia








16 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

es Jose, quien naci6 en Cuba, Camagiiey, y se hizo Bachiller en Dere-
cho Civil a muy temprana edad; despu6s sabemos de otro, nacido en
Santo Domingo el 2 de abril del 1800, 11amado Pedro, Licenciado en
Artes, de quien hace gran elogio don Jos6 Cruz Limardo en sus Me-
morias escritas en Venezuela en 1841 (26). Estos dos hijos acompa-
fiaron a su padre el Lie. Niiiez de Ciceres en su 6xodo hacia Vene-
zuela, en el afio 1823 (27). Acerca de la existencia de un tercer hijo
de que no teniamos dato alguno, que se l1amaba Ger6nimo, nos asegura
el Lic. Rodriguez Demorizi que, a pesar de no tenerse fecha ni lugar
de su nacimiento, era probable que naciera en Caracas (28).
En un impreso del 1826, a que aludiremos en esta obra, intitulado
"Carta de un Viajero a S. E. el Vicepresidente de la Repiblica de Co-
lombia", figure el nombre de Jose Ndfiez de Caceres hijo. Vemos que
escribi6 ademis otro folleto de importancia: "Defensa del Dr. Miguel
Pefia en la causa del coronel Leonardo Infante ante la Camara del Se-
nado de Colombia". Y en la "Bibliografia Venezolanista" de don
Manuel Segundo Sanchez, ya traida a colaci6n en esta Critica, se traen
algunos parrafos de las in6ditas "Memorias sobre Caracas y Venezuela",
sitira enederezada contra Bolivar, indistintamente adjudicada al Lic.
Jose Ndfiez de Caceres y a sus respectivos hijos Jos6 y Pedro (29).
En 1881, hizo de Jos6 M. Nfiez de Caceres y de su poema "La Ve-
nezoliada" un encendido elogio el insigne Marti: "entrafia de mar parece
el libro". Don Jose Guell y Mercader hace un studio biogrifico del
propio Jos6 Nffiez de Ciceres hijo, en "Literatura Venezolana (30)."
Asi pues en cuanto al matrimonio y descendencia de don Jos6 Ndfiez
de Ciceres, lo cierto es que cas6 con dofia Juana de Mata Madrigal y de
ella hubo a Jos6, Pedro y Ger6nimo Ndfiez de Ciceres.
En suma: Nifiez de Caceres, el pr6cer de la Independencia efimera
del 1821, naci6 en Santo Domingo el 14 de marzo del 1772; hijo de D.
Francisco Ndfiez y dofia Maria Albor; cas6 con dofia Juana Mata Ma-
drigal Corderos, de quien tuvo como hijos a Jos6 Nifiez de Caceres
hijo, nacido en Camagiiey, Cuba, uni6ndose en matrimonio con dofia
Antonia Jimenez; Pedro Niiiez de Cfceres, vino al mundo en Santo Do-
mingo el 2 de abril del 1800; y Ger6nimo Ndfiez de Ciceres, quien con-
trajo nupcias con dofia Manuela JimBnes.
Siguiendo el arbol de la descendencia aun podemos anotar que Jos6
Nifiez de Ciceres hijo, tuvo como frutos inmediatos a Juan N fiez de
Ciceres, quien muri6 sin sucesi6n; Eduardo Nfiiez de Caceres muerto
tambi6n sin herederos de su nombre; Primitivo Nifiez de Caceres, celibe
de igual modo hasta la muerte o por lo menos sin que dejara descen-
dencia; Nerea Ndfiez de Caceres, quien cas6 con el Lic. Le6n Arag6n,
y de cuyo enlace hay residents actualmente en M6jico los siguientes
hijos: Amelia Arag6n Nifiez de Caceres de Michel6n; Eva Arag6n Ni-
fiez de Caceres Viuda de Govea; Sara Arag6n Nufiez de Cfceres Viuda
de Ochoa; Maria Arag6n N6fiez de Ciceres Vda. de Rock; Diana Ara-
g6n Ndfiez de CAceres Vda. de Abad; Nerea Arag6n Nfiez de Ciceres;
Lic. Alberto Arag6n Niiez de Ciceres.







EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL


Ger6nimo Nufiez de Caceres tuvo esta linea direct descendente:
Tirso Nfiiez de Caceres, Tito Nifiez de CAceres, Carlos Nfiiez de Cice-
res, Ger6nimo Nifiez de Caceres, Juana N6fiez de Caceres y Manuela
Nufiez de Caceres (31).
Esta rama mejicana del arbol geneal6gico a que da origen el h6roe
da consistencia o confirm las recientes indagaciones hist6ricas (32)
en el sentido de que el Lie. Nafiez de CHceres pas6 de Santo Domingo
a Venezuela y de alli arrib6 a M6jico junto con su hijo Josh y su dis-
cipulo el Lic. Sim6n de Portes (33), abuelo del Licenciado Emilio Por-
tes Gil, ex-Presidente de la Repiblica azteca. Estos tres personajes
figuran en la historic del Estado de Tamaulipas, y son declarados
ciudadanos benemeritos (34). El licenciado Jose Nfiiez de Ciceres,
hijo del jefe de la Repiblica del 1821, fu6 Senador de la Repiblica
centroamericana en 1834. Y el licenciado Sim6n de Portes ocup6
la Presidencia del Congreso Local del Estado de Tamaulipas en
1848 (35).
El licenciado Nuifiez de CAceres fue Secretario y Consejero del
general Jose Antonio Paez, como se puede ver por el Decreto del 2
de enero del 1827, firmado por el propio Gral. Paez y transcrito en la
obra "Memorias del Gral. Jos6 Antonio Piez". Algunos de sus bi6-
grafos relatan que junto al bravo llanero, PRez, acaudill6 el partido
separatist en Venezuela, estando destinado 1e, el licenciado Jose Nfifez
de Caceres, para que con sus discursos-el postrero en 6rden de aquel
hist6rico dia-decidiera a la Asamblea de San Francisco, sede de
Valencia, en pro de la causa contra el Libertador, esto es, en favor de
la idea separatist que abanderaban ademas de Piez, Santander y
Juan Jos6 Florez, contrincantes o 6mulos de Sim6n Bolivar; pero esto
no obsta para que se quite brillo a su gloria dominicana, ni temple a su
alma gigantea que hizo la memorable acci6n, a la cual no amedrentan
tales cargos o desprop6sitos. He aqui la frase-cumbre que encierra el
discurso aludido de Ndfiez de Caceres: "Que el pacto social de Colom-
bia se encontraba disuelto por la separaci6n de nueve departamentos
y que era necesario atarlo con una nueva forma." Para ello se bas6 en
este pensamiento del Libertador: "La Repfiblica ha vuelto al estado de
creaci6n (36)."
Es del caso consignar en relaci6n con las andanzas de nuestro pr6cer
en Colombia, y lo que serviri para ver el modo de repercutir la Inde-
pendencia de la parte espafiola de la isla de Santo Domingo en la Am-
rica del Sud, todo aquello que reproduce Exequiel Marques acerca del
comentando hecho hist6rico del 21, y la acogida fraterna con que se
recibieron en gran parte del Continente, los sucesos que dieron lugar a
este, apesar de la aparente repulsa con que se recibi6 la proyectada
incorporaci6n de la Repdblica a Colombia, a que ya aludiremos.-"En
la America toda, dice, la idea de su independencia ardia en las venas
de los criollos y en la de los espafioles afectos al sistema republican.
La unidad de acci6n de sus dirigentes tendia siempre a conseguir
que los pueblos proclamasen su libertad y que esta se hiciera conocer








18 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

por todas las provincias sujetas todavia al dominio espafiol. Sucre
se hallaba en Cuenca, cuando tuvo conocimiento de que la Isla de
Santo Domingo habia proclamado su Independencia y enviado sus
Diputados al Congreso de Colombia. Tan fausta noticia se hizo tras-
cendental en todo el Departamento, y muy especialmente para que las
fuerzas realistas, que se hallaban al mando de don M. Melchor de Ay-
merich y Carlos Tolra, apreciaran la desventajosa situaci6n en que se
encontraban. Este fu6 el primer Bando mandado a publicar por el
Gobernador Heres:
"TOMAS DE HERES, Coronel del Ej6rcito, Gobernador y Coman-
dante de la Provincia.-Como se acaba de recibir, por la via de Pa-
nama, en su peri6dico La Miscelanea del Istmo, No. 4, la important
noticia de que la parte espafiola de la ISLA DE SANTO DOMINGO,
que aun tiranizaba aquel Gobierno, ha declarado su Independencia y
enviado sus Diputados al Congreso General de Colombia, y mereciendo
este suceso glorioso la atenci6n de todo ciudadano amante de su Pa-
tria, que quiera contemplar los progress asombrosos de la opinion,
nos apresuramos a participarle al vecindario de esta capital, congra-
tulAndose con 61 este Gobierno por los triunfos ilustres con que el
genio de la libertad esparcido aun mas alli de nuestro continent
destruye en todas parties el trono del despotismo y se acaba de erigir
un nuevo altar en la antigua Haiti. Por tanto y por la celebridad de
tan plausible acontecimiento, se iluminara por tres noches consecuti-
vas la ciudad, solemnizandose con un repique general de campanas.
Dado en CUENCA, a 19 de Abril de 1822. TOMAS DE HERES.-
Por su mandate, LEON DE LA PIEDRA, Escribano Mayor y de Go-
bierno (37)."
Ademas, como dato biogrifico aportado a este capitulo en lo que
concierne a Nifiez de CAceres y el Estado Dominicano Libre,
es de recoger la curiosa polemica religiosa que degener6 en
escindalo en Caracas por el afio del 1826, esto es, despu6s de la reti-
rada del eximio hombre pdblico que nos ocupa, en los acontecimien-
tos politicos acaecidos en la Colonia espafiola de la isla de Santo Do-
mingo: porque el libertador fue tambien poeta y escritor de fuste (38).
Con efecto, la publicaci6n "La Serpiente de Moises de que fu6
autor el Lic. Nufiez de Caceres, se erigi6 en campo abierto y porfiado
adonde pugnaron el fanatismo dogmatico clerical, y el filos6fico de
Voltaire y los enciclopedistas. El bi6grafo D. Juan Vicente GonzAlez
refiere como ella fu6 publicada en Bogota, durante las sesiones del
Congress," y en este pais que debia ser teatro de tantas novedades
irreligiosas, hijas libres del pensamiento, esclavo por todas parties
en las que se dicen Rep6blicas de America del Sur, ni una voz se
alz6 en p6blico para condenarla (39).
La Curia de Caracas recibi6 dicho folleto con gran alborozo, y
comision6 al prebendado D. Miguel Santana para que se editara (40).
Alrededor del cual se hizo un verdadero furor de escritos en esa
oportunidad, entire ellos: "Discursos teol6gicos-politicos sobre la tole-








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAIOL


rancia en que se acusa y refuta el escrito titulado LA SERPIENTE
DE MOISES (41)."
El jurado que se form entonces para conocer de este movido
asunto declare de carActer sedicioso "La Serpiente de Mois6s", y como
consecuencia se encarcel6 el 9 de marzo a su editor el presbitero don
Miguel Santana, patriota de gran lustre en su Patria.
Actores principles en este palenque de ideas fueron el Lic. Jos6
Nuiiez de Caceres, autor del incident y sostenedor de un credo de
ateismo religioso, y el Dr. Jose Cecilio Avila, defensor celoso del Cle-
ro que empefii dura contienda en esta oportunidad.
En tal moment el precursor de nuestra Repdblica prob6 una vez
mas poseer un temperament de fuego, puesto que di6 las espaldas al
"Ripalda" que habia sustituido por el "Diccionario", y olvid6 su ge-
nealogia can6niga en Santo Domingo, cuando di6 a luz articulos vio-
lentos, aunque con erudici6n teol6gica vastisima y plenos de sAtiras
y gracias de estilo, contra el sacerdocio, en los peri6dicos "El Relam-
pago", "El Cometa", "El Constitucional Caraquefio" (42), "El
Cometa Extraordinario" (43). Para impugnar los concepts emitidos
en el segundo de 6stos, fund otro intitulado "El Astr6nomo" (44),
el doctor Crist6bal Mendoza, ex-compafiero de Ndfiez de Caceres
en la antigua Universidad de Santo T6mas de Aquino. Sali6 a
la palestra mis tarde en defense de este iltimo, el citado Level de
Goda, con sus "Cartas de un Aleman a S. E. el Presidente de la Repd-
blica (45)."
Un segundo Jurado el 13 de marzo confirm el veredicto del pri-
nero, despu6s de un juicio 11eno de incidents y en el cual se desa-
rroll6 encarnizado debate segin testimonian las cr6nicas de aquella
6poca. Acerca de 6sto ya Avila en un originalisimo folleto: "Colom-
bia defendida por la Serpiente de Moises", comenta como "se comen-
zo el acto, y desde antes que el orador ocupase la tribune, ya serpentea
en los ojos y semblantes el furor conventional y condenaci6n de la
SERPIENTE devorando a los modestos extranjeros que habitaban
con nosotros; llev6 el encono hasta calificar el escrito de subversive,
de que no fu6 acusado; y osando abrir juicio de residencia a la Reli-
gi6n Cat6lica y a sus Ministros, desvi6 del punto precise, si el papel
merecia la nota de sedicioso (46)."
Tales son los pasos que en tierras de Bolivar di6, y de los cuales
hablan los escritores al pugnar al inclito repiblico NMiez de Caceres,
hombre de gran entendimiento, como se tiene sabido, de tempera-
mento que derroch6 por demas, y 11eno de truenos; pero en cuya alma
proteica y apasionada cupieron todas las virtudes y orgullos-entre
ellos-de modo singularisimo, la devoci6n por la libertad y por la
Patria, en tan alto grado como su espiritu racional exigia y el cual le
condujo en esta cruzada a combatir a las religiones positivas y el Ca-
tolicismo dogmatico.
Acerca de los iltimos resplandores de la vida del emancipador
Nfiez nada se tiene inquirido de manera absolutamente cierta, pero








20 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

se ha noticiado con alguna verosimilitud que vag6 y brill6 su vida
en Puebla de los Angeles-M6jico-adonde fij6 un tiempo su resi-
dencia hasta despu6s del 1828, puesto que en tal afio se hallaba toda-
via en Venezuela, cautivo en la penitenciaria de Maracaibo.
Actfla 61 en Puebla hacia el 1830, en calidad de defensor, en el
c6lebre process incoado a Jos6 Nepomuceno Rosains, Crist6bal Fer-
nandez y Francisco Victoria, quienes estaban acusados de sedici6n
contra el Gobierno de Bustamante, y fueron como reos ejecutados en
la plazuela de San Jos6 de Puebla.
Aparece ademis en las cr6nicas de aquel tiempo azteca, ya como
padrino y sinodal de Derecho Civil en el Colegio Caroline de Puebla,
en el examen que de esa asignatura present el mis tarde hombre
piblico famoso Lic. Jos6 Maria Lafragua, ora como abogado del Esta-
do (47).
Se ha conjeturado por racionales indicios que muriese el pr6cer
en Puebla, y que alli est6n aun sus restos mortales. Despues se cum-
pli6 obra de investigaci6n que aclar6 que un doctor Jos6 Nifiez de
Caceres, que no cabe dudar que fuera el mismo emancipador que ya
biografiamos, vivi6 a partir del 1830 en Victoria, Estado de Tamauli-
pas, M6jico, y en ella desempefi6 en oportunidades diversas los cargo
de Secretario del Gobernador don Juan Guerra (48) y del Goberna-
der coronel Francisco Vital Fernandez (49).
Dejandose alli, como se ha visto, dignisima descendencia, pues un
hijo suyo tuvo las funciones de Secretario del Gobernador D. Jos6
Antonio Quintero (50), y uno de sus nietos, Tito Nfiiez de Caceres,
tuvo analogo puesto pdblico cerca del Gobernador don Jos6 de la
Garza, en el interval del 1868 al 1869.
Se abreva en igual fuente de noticias que el licenciado Jos6 Nifiez
de CAceres fu6 declarado Benem6rito del Estado por Decreto del Con-
greso de M6jico, teni6ndose en cuenta sus grandes merecimientos en la
guerra de aquel pais contra los Estados Unidos de Am6rica. (50).
Muere 61, en el afio 1846, y n6 1850 como equivocadamente se ha
consignado, y el pueblo de Victoria le rinde tribute p6stumo sobre
su veneranda tumba, le6se asi epitafio que dice:

"Dr. Jos6 Nifiez de Caceres
Victoria te llora doliente... (51)."

El acta aut6ntica de su defunci6n se hall con posterioridad se-
gin certificaci6n dada por Monsefior Silvestre C. de Le6n.
Tres documents testifican los hechos antes expuestos. El De-
creto del Estado de Tamaulipas, de fecha 26 de septiembre del 1833,
el cual declara Ciudadano Benem6rito del Estado al Doctor Jos6
Ndfiez de Caceres (52). El document fehaciente de defunci6n de D.
Jos6 Nifiez de Caceres del dia 12 de septiembre del 1846 (53). El acta
de Matrimonio del Lic. Jos6 N fiez de Caceres quien fu6 hijo del Dr.
Jose NWfiez de Caceres (54).








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL


El hallazgo precioso de estos pliegos encontrados en la vieja ciu-
dad de Mejico que fue Metr6poli del famoso imperio azteca, le da
consistencia hist6rica al dato acerca de la muerte del perinclito Nuiiez
de Caceres y los honors que le fueron tributados en vida a sus me-
recimientos en tierras de America. En resume: fu6 el licenciado Jose
Nfifiez de Ciceres, var6n spiritual y sabio, patriota, que desde tiempos
de la Colonia figure ya con el docto puesto de Rector de nuestra Uni-
versidad y en el de jefe politico por el afio 1813: y hasta tanto que no
se aporten razones veraces o concluyentes por parte de sus acerbos
critics o historiadores adversos, aqui esti el Precursor con el hecho
imperecedero del 30 de noviembre del 1821 que se incorpora como algo
inmutable que no puede dejar de ser torado en consideraci6n por
parte de la critical racional de la Historia.
Porque, no se busque alli, nada ajeno a la realidad del moment
que confront el hbroe, pues con esa leche es con la que debe nutrirse
la Historia que no obedece ya al tipo clasico de que hemos hablado,
que mezclaba a veces la fibula a lo real, aunque en contrario tuvo
grandes ejemplos en la antigiiedad con Tucidides, Suetonio, Tfcito o
Tito Livio.
Apelamos asi, a esa Asamblea permanent, que se diria venida
de lo Alto por su invulnerabilidad, inmortal como los propios hados
infalibles que rigen el destino de los pueblos y los hombres; a ese in-
declinable Tribunal de superior gerarquia que es crisol donde
se funden los sucesos humans, y analizanse y juzgan con por'erado
juicio los actors de ese eterno drama hist6rico: interroguemosle para
inquirir: iqu6 podia hacer distinto, y mis consecuente para con la
Patria, el Lic. Ndfiez de Caceres, en 1821, que intentar poner el recien
declarado Estado independiente bajo el amparo de la gran repfblica
Colombiana? Como se ha alegado, y advertiremos mejor en el curso
de esta narraci6n, el emancipador CAceres no podia contar con fuerzas
para opener dique al desbordamiento de las huestes haitianas, ni habia
alementos para resistir al empuje de la opinion national fraccionada
como en las tristes postrimerias de la future Primera Repfblica divi-
dida y cinica.
ZDebia conformarse l6 con el hecho del cual habia reaccionado,
y que nos habria de hundir de nuevo en el abismo colonial hispAnico?
ZAcAso trocar el destino politico por una esclavitud gala ya rehusada
a costa de tantos holocaustos..? Otros buscaran distinto camino
para analizar los hechos, pero antes de que este acabado critic apa-
rezca, es precise que se cumpla bien que sea transitoriamente, este
acto de reparaci6n hist6rica para con el autor de la Patria del rese-
fiado afio.
Hagamos ya el bosquejo de la Colonia, en aquel period que
antecedi6 al establecimiento del Estado Independiente:
En causa de fuente muy diverse y fecunda se origin la idea
emancipadora, acrecentandose, y fundamentAndola: en primer t6r-
rtino, la dejadez e incuria que por las cosas de su primera posesi6n








22 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

en el Nuevo Mundo, tuvo la Madre Patria, ya clausurando los prin-
cipales centros de ensefianza y obligando a emigrar a nuestras fa-
milias mas importantes en busca del bien spiritual para sus hijos.
ora atendiendo con gran desgano y desabrimiento la Administraci6n
Pdblica y como su secuela los intereses privados que de ella depen-
dian; o como segundo alegato podriamos aducir lo que es en si un
corolario de lo anterior: la miseria en su mayor grado de ruina y
desesperaci6n, desacreditaba para siempre la obra colonizadora ana-
cr6nica; y, en iltimo argument se deberia invocar como verdad
hist6rica ya depurada, la continue amenaza invasora del aguerrido
vecino, el cual nos venia como un clamoroso rumor de Occidente,
caracterizindose de manera concrete en reiteradas violaciones de la
linea fronteriza que delimitaba las dos parties en que estaba dividida
la Isla; pero que los lindantes pretendian para si pregonando aquella
famosa e irrisoria teoria de la indivisibilidad territorial. Por Asto.
en el lapso que va del 1808 al 1809, influido por tales ideas, el sobe-
rano Crist6bal ocup6 ilegitimamente los pueblos limitrofes de San
Miguel y San Rafael (55).
Con efecto, la mayoria de nuestros historiadores y publicistas
censuran al Lic. NWfiez de Caceres alegando que este sabia bien que
tales prejuicios de absorci6n existian en la epoca del creador de la
her6ica repdblica convecina y, como vemos, hasta en los mismos
dias de Enrique Crist6bal: de ahi, su fracaso ineludible al instalar
un Gobierno propio, como product de una Independencia que, en-
tonces como despues, fue demasiadamente festinada. Acerca de este
punto que ahora tocamos de modo incidental, puesto que tendremos
que ahondarle al abrir la investigaci6n del period subsiguiente, se
ha pronunciado con toda lucidez el mAs elocuente de nuestros historia-
dores de la pasada generaci6n: D. Emiliano Tejera.- "...Pero ipo-
dia 1l (Nifiez de Caceres) contar realmente con el asentimiento y
los recursos de Colombia? LPodrian llegarle a tiempo para sostener
su obra? Los hechos destruyeron su esperanza, si la fundaba en
semejantes bases. Boyer, que espiaba el moment oportuno para
caer sobre su presa, esparci6 sus agents por todas parties, i sin mis
espera, i desdefiando sabios consejos que le fueron dados por un
previsor estadista haitiano, invadi6 el pais, dominandole a poco a
favor de dos cuerpos de tropa numerosos, que entraron por las fron-
teras del Norte i del Sud. Setenta dias despubs de proclamada la
uni6n a Colombia el ej6rcito de Haiti ocupaba las fortalezas de Santo
Domingo, i sus hijos tenian que agregar al dolor de verse sometidos
a odiosos extranjeros, el que les causaba el sarcasmo de nir calificar
de voluntaria i solicitada esa uni6n, que el pais entero rechazaba,
i que s6lo algunos pocos esclavos habrian quizAs deseado entire las
amarguras de su triste condici6n (56)".
Echando aparte, para ser tratada con escrupulosa minuciosidad
luego, la verdad negra-pan Acimo que se nos atraca sin apenas
poder injerirlo-de que rebozando el hecho habremos de encontrar









EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 23

la falange extranjerizante hincada de rodillas ante el negro idolo
de Boyer para pedir la incorporaci6n haitiana, es necesario convenir
que tenian algo de justificadas tales critics al padre de la Patria
del 30 de noviembre del 1821, pero en lo que atafie s6lo a su vision
de la realidad circunstante porque atravesaba el pais que contaba
apenas con 80.000 habitantes, en plena decrecencia la riqueza pdblica,
casi pauperrimas las rentas y el comercio, vacilante la opinion pdblica
o arraigada a sus viejos hibitos de servidumbre. Mas no asi la
Historia se puede levantar en condenaci6n de la sublime audacia
que inaugur6 la incipiente Repdblica de los setenta dias, ni menos
repudiar al legitimo emancipador que fu6 el jefe de aquel regimen
tan te6rico e ilusorio como bien inspirado, y tinto como execrable
el criterio anexionista que con innoble ahinco pugn6 contra el, y desa-
credit6le, o pretendi6 tal, ante el a veces ignaro Tribunal de nuestra
Conciencia Piblica! Porque, siempre es bueno, cuando se anhela
por lo perfect llegar a la ponderaci6n de nuestro juicio relativamente
a los incidents que pudieron rodear al h6roe y n6 a fuer de ciegos
critics juzgando el hecho escueto y a toda cabalidad absolute como si
se pudiera prescindir de la realidad de cuyas entrafias se deberf ali-
mentar la deidad ya no inexorable de esa Historia. Tuvo el siglo
XVIII, y sobre todo su sucesor en el iltimo lustro, el merito de hacer
cumplir a aquella obra de investigaci6n en que ya nuestro siglo estA
empefiado, y para remediar en algin modo el defecto de lo absolute
en sus juicios se han hecho renacer al fin en su integridad las formas
antiguas que daban una unidad organica a la relaci6n con respect al
moment y circunstancias que influian y concretaban el suceso his-
torico (57).
Apesar de 6sto y de que como se advirti6, durante el period ges-
tatorio del separatismo, la idea conservadora se atraves6 perennemente
al ideal patri6tico, a guisa de irrupci6n en ese cuadro que hemos
pintado con tan pilidos colors, surgi6 la conjura que culmin6 con el
derrocamiento del impopular Brigadier Real, y la fundaci6n de un
Estado auton6mico, puesto desde sus inicios bajo la egida de la Repd-
blica de Colombia--compuesta definitivamente en 1820 por Bolivar
con las reci6n emancipadas Venezuela, Ecuador y la Nueva Granada-
o sea desde el 30 de noviembre del 1821.
Digase pues que fue puro el pensamiento separatist de Nifiez
de Caceres y por ello el titulo inmortal de conspirador con que com-
parece ante la Historia, y el cual no le niegan siquiera sus antagonis-
tas, aunque pretendan abatir su fama con el agobio de una ambici6n
y un espiritu vindicativo para con la Madre Patria que aun siendo
verdadero no quita la grandiosidad spiritual a la empresa magna,
ni estin exentos de ella los mayores genios plat6nicos o de la acci6n,
pues la Humanidad defectuosa es en su mis intima esencia que a
veces envuelve vasta corteza terrena que hay que salvar.
Ardouin viene sin querer en nuestro apoyo, cuando dice como
no le fueron favorables a Niiiei de Caceres las circunstancias mas








24 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

variadas de aquel moment hist6rico en que actu6, concediendonos
asi el testimonio de un adversario que tiene que dar prenda a un
poderoso contrincante que le rinde con sus propias armas:-"Ndfiez
pudo conspirar mas a sus anchas al ser reemplazado el Gobernador
Kindelan por el General Pascual Real. Pero en tanto que la mayor
parte de sus conciudadanos se inclinan por la reunion del Este a la
Rep6blica de Haiti, su fiereza castellana le levaba a querer erigir
un Estado Independiente que no haria con Colombia-en el fondo-
sino un tratado de amistad, alianza y comercio.
No obstante reconocer la debilidad en fuerza y ndmero de las
poblaciones y de sus medios de acci6n, 1l concibe al mismo tiempo
la idea de hacer entrar el nuevo Estado en la Confederaci6n de Co-
lombia, etc.
La idea de Nfiez no era sino la expresi6n del extravio de un pa-
triotismo exagerado, puntilloso e iluso; pues el origen espafiol com"n
a los pobladores de la parte Este de Haiti y los de la Costa Firme, no
era suficiente vinculo para justificar la incorporaci6n. La Gran Co-
lombia estaba muy distant para unirse jams con la tierra que com-
ponian los hombres del Este: los aliados naturales de 6stos eran los
haitianos cuya sangre africana circula igualmente en las venas de
aquellos moradores. Tambi6n la mayoria de ellos, que forman el ver-
dadero pueblo, no compartia el criterio del juez de letras, quien no
tenia a su alrededor sino una muy d6bil minoria (58)".
Ciertamente que constituiamos una entidad varias veces inferior
en cuanto al nimero de almas a la Repdblica de Haiti, con un inerme
ejercito que apenas contaba un miller de soldados en tiempos del
Gobernador Kindelan y que debia haber aumentado bien poco en
6poca de su sucesor el Brigadier Real con menos dotes de mando,
capacidad y experiencia military; y admitiremos, otrosi, que era algo
te6rica-casi ut6pica-la confederaci6n con la remota y flamante Co-
lombia; pero a la par es ya indiscutible ante la realidad hist6rica de los
hechos, que si fu6 incauta aventura, por la escasa poblaci6n y agos-
tada riqueza, atrevernos a la quim6rica Independencia absolute, no po-
diamos conformarnos con seguir bajo el ala desamparadora del Go-
bierno metropolitan que seguia usando en su Colonia sus arcaicos
metodos administrativos muy por debajo de los que se ponian en pric-
tica por otras potencias europeas en el Nuevo Mundo.
Tampoco, tal como trataremos en el analisis del estado de cosas
con que culmin6 la era haitiana en sus iltimos dias, era possible pensar
en el protectorado de Francia como pretendia el partido afrancesado
que desde entonces se movia en la sombra con toda clase de medios
para socavar todo concept de pura nacionalidad que echara raices en
el alma national, porque, como se evidenciara mis tarde, los veterans
que vencieron a Ferrand, los cuales componian el element military
preponderante, no se iban a prestar a ser dominados y ponerse bajo la
ferrula de sus antiguos vencidos a quienes odiaban y s6lo podian es-
perar de ellos, todo sentimiento de venganza y opresi6n, sin omitir su








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 25

natural orgullo de raza hispanica, ni much menos debian conceder su
apoyo a la ingrata Metr6poli que les habia dejado sin recompensas
materials y sin honors.
Por otra parte, ya contestando al referido autor extrafio, no debia-
mos resignarnos a ser oprimidos por nuestros vecinos, asi como lo hi-
cieron luego durante veintidos afios, y n6 sus aliados como se alega con
toda arte de mafiera dial6ctica y esgrimi6ndose el sofisma, ni poseia-
mos costumbres, tradiciones, idioma y raza comunes, puesto que, si en
lo que a 6sto postrero se refiere, alguna cantidad de sangre africana
(originaria de esclavos traidos a la Colonia espafiola) corria por nues-
tras venas asemejandonos, aun no era un hecho la verdad amarga de
inferioridad racial que existi6 despues en los albores de la Repdblica.
Ay! estabamos todavia muy lejos de la confusion actual de las razas,
y much mas, de la hegemonia que han tenido en periods subsiguientes
products de iltima escala etnica, sobre todo, en algunos regimenes de
la Segunda Repiblica.
El movimiento que acababa de producer el Lic. Ndfiez de CGceres era
una reacci6n del espiritu de los tiempos que imperaban, y como advierte
con toda raz6n Ardouin, s6lo tiene de injustificable que no brotara este
grito de libertad al unisono con el de la abolici6n de la esclavitud que
tan enfaticamente se imponia a toda civilizaci6n desde la declaratoria
de los derechos del hombre por la Magna Asamblea Revolucionaria
francesa (59), cuya abolici6n fue consignada en la Constituci6n haitiana
cuando el her6ico Toussaint Louverture hizo independiente el aledafio
Estado (60).







EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


CAPITULO SEGUNDO

I-Precedentes de la independencia efimera de este period.
H.-El estado de la Agricultura, Comercio e Instrucci6n Pfiblica.
IIL-Proclamaci6n del Estado Dominicano.
IV.-Los actos mas caracterizados de la Junta del Gobierno
Provisional.



Bien que reservando resefar la participaci6n indigena en la anexi6n
a Haiti, para el period posterior, vamos a exponer los precedentes his-
t6ricos de la conspiraci6n patri6tica de Nifiez de Ciceres, y como 6stos
estan confirmados por los textos haitianos.
La Segunda Epoca Espafiola, esto es, la de la Espafia Boba (61), co-
menz6 el 11 de julio del 1809, pues entonces fu6 la entrada victoriosa de
las tropas reconquistadoras en Santo Domingo. No esta demos indicar,
y para que este dato de la media de porqu6 no podia contribuir en mu-
cho a la situaci6n future en que adviene y se inicia el primer period
aut6nomd que ahora tratamos, el estado econ6mico de la Colonia, el cual
ha sido pintado con colors reales por un actor de la ppoca.
"Al tomar posesi6n D. Juan SAnchez Ramirez ,dice Morilla, esfor-
zado Caudillo de los Dominicanos de la Capital de Santo Domingo, etc.,
ya puede considerarse el deplorable estado en que se hallaba esta plaza
despues de nueve meses de sitio y bloqueo, etc."
"El herario se hallaba exhaust habiendo sido indispensable remi-
tir algunas cantidades de la Habana y segu (62).....................
siendo muy escasas las Aduanas, de las cuales la que mis producia era
la de Puerto Plata por su much comercio con los Estados Unidos y con
Europa a donde se l1evaba tabaco cosechado en el Distrito del Cibao.
La agriculture se hallaba muy decaida como puede considerarse por
consecuencia de las Guerras, de la emigraci6n y de otras muchas vici-
situdes, reduciendose la exportaci6n al tabaco de aquel territorio, a al-
gun ganado, cuero y al cabo de algunos afios a las maderas, principal-
ruente de caoba, miles y aguardientes elaborados en lo que qued6 de
los ingenios que no fueron mas que las fabricas deterioradas, practi-
cAndose la hacienda de cafia con much trabajo y en pequefia escala: la







28 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Iroducci6n del cafe y del cacao era casi insignificant y nada se cose-
chaba de algod6n ni de afiil; tampoco existia desde muy antiguo ni una
sola mina en estado de esplotaci6n: asi es que el Comercio se reducia a
la importaci6n de g6nero de consume, y a la exportaci6n de los articu-
los ya mencionados, pero el movimiento commercial era languido y de
poca importancia limitado a la importaci6n de lo que necesitaba para su
consume una poblaci6n escasa y pobre en que apenas era conocido el
lujo, pues en la Capital no legaban a media docena los carruajes.
Etc. (63)".
Asi, en este period se confrontaba verdadera ruina y po-
breza, no s61o en el erario piblico que se hallaba completamente ex-
hausto (siendo necesario allegar recursos de la Habana para cubrir las
necesidades m6s apremiantes de la Administraci6n de la Colonia), y
cuyas entradas aduaneras que eran casi la exclusive fuente del Gobier-
no resultaban escasisimas, dandose la mayor contribuci6n por parte de la
Aduana de Puerto Plata cuya poblaci6n mantenia bastante comercio
con los Estados Unidos y con los paises de Europa adonde se mandaba
tabaco cosechado en el Departamento del Cibao; sin que tampoco me-
jorara la situaci6n la Agricultura que se encontraba descuidada, sin
cultivar el suelo nuestro, feracisimo, bien que la causa de esto hay que
atribuirla de modo principal a las constantes guerras e invasiones que
habiamos sufrido en la era colonial para poblar el continent americano,
a mas de toda clase de vicisitudes, tales como huracanes, terremotos,
pestes, etc., que reiteradamente nos asolaron antes; reduciendose la ex-
portaci6n al tabaco que mandabamos fuera, como dijimos, a algin ga-
nado, cuero y maderas, en especial caoba; y todavia a la exportaci6n
que haciamos al extranjero de miles y aguardientes elaborados en los
empobrecidos y exanimes Ingenios que aun quedaban del pasado y rela-
tivo esplendor de los dias anteriores coloniales, puesto que los tales no
eran sino restos de fibricas deterioradas, sembrindose la cafia y elabo-
randose el azficar con much trabajo y en pequefia escala; ni quedaba
ya una sola mina que explotar.
Por 6so, en realidad, podemos afirmar que el Gobierno s61o alcan-
zaba a la importaci6n de generos de consume, y a exportaci6n de los
articulos ya mencionados; pero, en general, el movimiento mercantile y
maritimo era languido, y de tan poca monta que se podia decir que no
pasaba de los limits de la necesidad del consume de los pobladores es-
casos de la primitive colonia espafiola del Nuevo Mundo, en donde en-
tonces eran ignorados el lujo y las ostentaciones, dando noticias el doctor
Morilla de que "no legaban a media docena los carruajes" de la antigua
e hist6rica villa de Santo Domingo de Guzmin.
Tambi6n podemos ver por la relaci6n de Morilla que la Instrucci6n
Pfiblica tuvo, en cambio, algin desarrollo, bajo tal period, en relaci6n
con el oscurantismo que le precedi6. Existian varias escuelas prima-
rias de carActer privado y hasta una escuela pAblica costeada por el Es-
tado, o mejor por el Ayuntamiento de la Ciudad. Estableciendose mas
tarde (cuando el Dr. Pedro Valera y Jim6nez tom6 posesi6n de la silla








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


de la Arquidiocesis) una clase de lengua latina y Ret6rica en el Palacio
arzobispal, la cual estaba a cargo del ilustrado Dr. Regalado, pariente
del jefe de nuestra Iglesia, a quien retribuian por su trabajo con una
corta suma los alumnos pudientes de quienes era mentor. Abri6se alli,
del mismo modo, un curso de Filosofia al frente del cual se puso a dictar
lecciones el Dr. L6pez Medrano, quien igualmente fue professor de lati-
nidad. Por fin, a instancias del Lic. Jose Nfiiez de Caceres, despues
catedritico y Rector, con tales contingentes del alumnado asi
formado, se reorganize en el Convento de los Padres Dominicos la Real
y Pontificia Universidad de Santo Tomas de Aquino, con fecha 6 de
enero del 1815.
D. Juan Sanchez Ramirez envia a la Metr6poli al Comisionado D.
Domingo Mufioz Delmonte para dar cuenta de lo ocurrido en la antigua
Primada de America. Por dicho, aquella Peninsula comprometida su
atenci6n y sus recursos en las guerras emancipadoras sudamericanas,
se limit a mandarnos a D. Francisco Javier Caro, portador de sus ins-
trucciones para obrar plenamente y organizer la Colonia que se reincor-
poraba a su poderio y poniase bajo su jurisdicci6n. Sucede a SAnchez
Ramirez el coronel D. w'Manuel Caballero; en el afio del 1813 fu6 nombra-
do Capitin General de la Isla el Teniente General D. Carlos de Urrutia,
natural de Veracruz, "hombre de avanzada edad y de miras mezquinas",
y la 'modida de mas bulto" de su Gobierno fue la supresi6n del panel
moneda. Acerca de tal providencia se pronunci6 con todas las luces de
su privilegiado entendimiento, el licenciado Jos6 Nifiez de Caceres, lo
cual prueba sus condiciones de estadista que hemos de sostener en esta
critical hist6rica, en su conocida carta a dicho Mariscal de Campo don
Carlos de Urrutia y Matos (64).
Posteriormente, el 6 de enero del 1818, llegaba de Santiago de Cuba,
en reemplazo del Brigradier Urrutia, D. Sebastian Kindelan y Oreg6n,
personaje de gran valia, quien tom6 posesi6n como Gobernador de la
parte Este de la isla de Santo Domingo (66).
La tradici6n es que, por los afios 1810 o 1811, hubo un conato de re-
voluci6n urdido con el prop6sito de restituir la plaza de la Ciudad al
Gobierno francs. Pero esta conspiraci6n fu6 sofocada, fusilAndose
a 3 o 4 sargentos franceses quienes formaban la cabeza visible. Tam-
bien por 1812 o 1813 se descubri6 otra trama por parte de negros escla-
vos que tenia por objeto la libertad de su raza y adherirse a Haiti. Se
ejecutaron igualmente a los dos cabecillas principles el negro Pedro
de Seda y el otro Ilamado Leocadio, y a un blanco natural de la isla de
la Margarita. Dicese testigo presencial, aunque de corta edad, el Dr.
Morilla, en sus afiejas "Noticias" (67).
En el ocaso del afio 1819, circulaba el rumor en Santo Domingo,
de que en virtud de un acuerdo tenido entire los gobiernos de Francia
y Espafia, el primero debia enviar un ejercito con el prop6sito de recon-
quistar a Haiti. Mas, aunque tales informes no eran veridicos, daban
lugar a 16gicas conjeturas y lucubraciones, pues era sabido la political








30 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

retr6grada de Fernando VII a raiz de su restauraci6n, y la alianza que
existia entire los Borbones de los dos paises citados, puesto que con-
curria para acreditar dicho proyecto el que una vez cumplido tal
designio se dejaba al Este a la merced y potestad de las autoridades
francesas. Aun estaban encendidos los odios en esta parte espafiola
contra esos galos, a quienes habian expulsado con ayuda de los ingle-
ses cuando Ferrand. Y considerando lo que hemos dicho, de que
tampoco querian saber la mayor parte de los actors principles de
la Reconquista, de la Madre Hispania: de ahi nace realmente la idea
de abandonar la Metr6poli y pedirle protecci6n a la repiblica hermana
de Colombia organizada por el Genio de la Libertad de Am6rica (68),
y cargada de laureles en cien lides belicas contra el dominador ibero.
Otra causa contribuia grandemente a la vulgarizaci6n de las ideas
separatists en la porci6n oriental de la Isla. Porque es del caso
decir que desde hacia largo tiempo que corsarios portando el pabell6n
sudamericano, y a las 6rdenes del comodoro Aury, celebre compafiero
de Bolivar y de Bri6n que en 1816 arribaron a "Los Cayos", se pose-
sionaban de los mares cercanos a Puerto Plata y a la bahia de Monte
Cristi, para obstruir y capturar todas las embarcaciones mercantes
que iban cargadas de Espafia a Cuba, y de esta isla a la Peninsula.
Luego ellos mandaban a vender a la Metr6poli estas mercaderias, de
contrabando, y tal comercio ilicito era fructifero no tan s6lo para los
pirates sino tambi6n para los agents del Gobierno de la Colonia que
les favorecian. Cierto que disfrutaban de las ventajas de este trifico
furtivo esos audaces aventureros, mas no se conformaban con ello
quienes respiraban a pleno pulm6n la libertad de su patria colom-
biana; no se debe olvidar que entire ellos figuraban capitanes que como
su jefe Luis Aury se distinguieron como conspiradores en las guerras de
la Costa Firme, y dedicAronse con ahinco a propagar en las regions
del Noroeste que frecuentaban tales principios liberals, haciendoles
ver a los pobladores de esas comarcas las ventajas materials que su
separaci6n del tronco iberico podria aportarles. Tiene asi, la idea de
libertad en tales tierras, un origen puramente materialista, y nada
afectivo, ni de profundo arraigo a la tierra germinal.
Uniase a 6sto acontecido, el estado ca6tico en que estaba sumida
la Madre Patria desde que Fernando VII estaba de hecho bajo el
poder de los Diputados opositores, despu6s del restablecimiento de
la Constituci6n proclamada en 1812 por las Cortes.
Tal fu6 la series de acontecimientos extraordinarios, propicios a
que se colmara y plasmirase en una realidad, la idea de emancipaci6n
que inculcaban en sus conciudadanos el Lic. Nfiiez de CAceres y sus
ac6litos, y con cuyas altas miras pudieron influir hasta en los propios
Gobernadores de las diversas provincias en que estaba dividida la
parte Este.
Aunque el pueblo en este, como en posteriores trances de liber-
tad, no estuviera al alcance de la obra de los emancipadores: el
sentimiento de la nacionalidad estaba todavia lejos de las multitudes








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


aut6ctonas. Porque el influjo y propagaci6n de la Independencia no
era, en aquellos tiempos, un fen6meno espontineo en Am6rica, sino
algo impuesto por los Caudillos. La masa no estaba fundida y mol-
deada en el crisol democritico del siglo; a pesar de apariencias enga-
fiosas no representaba mas que lo externo de la vida social; no
respondia al espiritu colectivo, sino al de una clase, y aun 6ste lo
expresaba imperfectamente. Mucho mas tarde, en los albores de la
patria del 44, es casi identico ese confuso e incipiente sentido popular
por su autonomia, y s6lo ha de brillar fugazmente en el circulo pa-
tri6tico de los Duarte, Sanchez, Pina, etc., para hundirse en el ocaso
tan pronto como traspasa los primeros umbrales, la Repiblica.
Conforme a ese espiritu ineducado de las colectividades nuestras,
(amen de explicar la causa con amplitud mis luego), Silva y otros
nativos, proponian e insistian cerca de Juan Pedro Boyer, en la in-
corporaci6n del Oriente al Occidente de la Isla, reencarnando asi,
en este hombre a prop6sito y ambicioso, el suefio redivivo de los
progenitores de la nacionalidad haitiana. Y 6ste, bien que aparente-
mente tenia aplazado el rec6ndito proyecto de anexi6n con evasivas
alentadoras, juzg6 oportuno ayudar a la ocasi6n que le venia a las
manos, y enviales a su Ayudante de Campo, D6zir Dalmassi, jefe de
escuadr6n, a los pueblos confinantes, adonde antes habia 1l hecho-en
Las Matas, San Juan y Azua-negocios en que hacia trueque de bestias
por mercancias o numerario que importaba de Puerto Principe.
Este emisario era el mis adecuado para la proterva misi6n de los
bombres de Occidente, porque, muy considerado por los moradores
de las fronteras y los jefes de nuestras comunes lindantes, le fu6 a 61
fkcil tarea sembrar la infidelidad entire los indigenas haciendo ver la
utilidad que aportaria a ellos la uni6n de nuestro suelo al feudo
occidental, con el fin de impedir y poner valla infranqueable al esta-
blecimiento de un poder extrafio europeo en el Oriente.
El eco de esas falaces predicas 1leg6 pronto a los oidos del
integerrimo Kindelan, quien pidi6 seguido explicaciones al general
Boyer, y, en su conocida carta del 10 de diciembre del 1820, el uno
decia al otro, que "estaba informado por diversas fuentes fidedignas
y por los Comandantes de las comarcas fronterizas, singularmente
por aquellas de Las Matas y Binica de las proposiciones sediciosas
que le habian sido formuladas por D6zir Dalmassi: y 4sto hubiera
motivado su arrest inmediato, si no fuera porque l1 (el gobernador
Kindelan) preferia usar todos los medios persuasivos y de buena
amistad para mantener las mejores relaciones con Haiti, tal como
existian desde 1809. Asi, bien que hubiera podido l1 tomar medidas
energicas en tales circunstancias, habia preferido poner en duda que
este official haitiano tuviera misi6n del Gobierno de Puerto Principe
para alterar el 6rden en esta parte Este, y no quiso dar a las pala-
bras de ese seductor sino el sentido de una imprudencia meramente
personal, o la fanfarronada que se permiten a menudo algunos mili-
tares, cuando aqu61 contest la negative que obtuvo de tales jefes,








32 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

de mandar a las fronteras un poderoso Ej6rcito. Porque, 61, Kindelan,
resistiase a career que el president Boyer podia perturbar la tran-
quilidad pdblica, con procedimientos que pugnarian con el derecho
de gentes: y por todo ello, le pedia a su Excelencia, explicaci6n clara
y categ6rica."
Consta esta embajada de Dalmassi en documents fehacientes
coleccionados por nuestro Ex-Jefe de Misi6n en los Archivos de Indias,
Lic. Maximo Coiscou Henriquez, y los cuales figuran en el primer vo-
lumen de "Documentos Hist6ricos &," en las p6ginas 55, 58, 59, 64, 65, 66,
67, etc. (69). En tales pliegos se pone de manifiesto, sobre todo en las
cartas del edecin Ysnardi al Alcalde Pablo Baez y Pablo Ali, los hilillos
de la habil trama y los preparativos de la invasion.
Agregibase, por parte de Kindelan, que como podia estar seguro
de la fidelidad de los convecinos del Este, 61 se abstendria todavia
de toda providencia etc. "Aprovechando la oportunidad para
informar a Boyer" que los Generales, 6rganos del Ej6rcito y del
pueblo del Noroeste de Haiti, podian contar, en consecuencia, con la
harmonia existente entire los dos territories, poni6ndole en conoci-
miento de la muerte de Crist6bal, etc."
Digna es de conocerse la comunicaci6n que dirigen los Generales
haitianos a la Capitania General de la Colonia espafiola, anunciindole
aquella muerte de Crist6bal, y la levantada contestaci6n de Kindelan.
"Libertad-Independencia-Sefior Gobernador.-Los infrascriptos
generals, 6rganos del eg6rcito y pueblo haytiano, tienen el honor de
informar a V. S. que el tirano Crist6bal, ese Verdugo de la especie
humana ha perdido su existencia el 8 del present bajo la soberahia
de la naci6n haytiana. Por resultado de los ecsesos de toda clase de
su horroroso reinado, van a seguirse las relaciones mas francas y anmi-
gables, tanto con nuestros vecinos como con las naciones estrangeras.
Tenga V. S. la bondad de prevenir a los que estAn bajo su mando que
esta abierto el curso libre del comercio a todos los que quieran con-
tinuar y entretener con nosotros sus relaciones comerciales; que en
este gobierno encontrarin asistencia, seguridad y protecci6n, y que el
impuesto oneroso sobre el ganado prescripto por el furor del Fisco
bajo el reinado de Crist6bal, queda abolido para siempre-Permitanos
V. S. presentar a su alma en grado eminente, sensible y generosa la
ocasi6n de distinguirse: muchos haytianos de ambos sexos que se
hallaban bajo el mando de V. S. deben necesariam.nte desear el dia
de hoy volver al seno de su patria, por lo que en nombre del honor
que distingue a todo hombre revestido de un caricter respectable,
suplicamos a V. S. se sirva favorecer tan natural intenci6n que les
anima y facilitarles los medios de volar en los brazos de sus parientes
y compatriotas. Existe una recompensa inseparable de las buenas
obras, y que acompafia las acciones liberals, y cuente V. S. que el
cielo hara que durante su vida recoja el fruto del beneficio que im-
petramos a favor de esos desgraciados. Tenemos el honor, Sor.
Gobernador de saludar a V. S. con la alta estimaci6n y perfect consi-








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


deraci6n que merecen su rango y persona-Cuartel general de la alt.a
del Cabo 12 de octubre de 1820-afio 17-firmado-Prophete Daniel-
Richard Monpoint".
"Escmos. Srs.-La carta official de V. EE., que he recibido en esta
fha. me deja instruido de la nueva organizaci6n interior que para su
niejor gobierno y bienestar ha tenido por convenient adoptar la na-
ci6n haytiana bajo la prudent conduct de sus generales.-Desde
que la parte espaniola de esta isla volvi6 a incorporarse, y a former
parte integrante del territorio de las Espafias, ha dado incesantes
pruebas a los gobiernos vecinos de la parte de Hayti de los verdaderos
sentimientos de amistad sincera, buena armonia, leal inteligencia,
y reciproca franqueza en cuanto ha podido entretener hasta ahora las
relaciones de su inmediato vecindario: estos son sus principios, y de
ellos protest no desviarse porque son los que aseguran el trato, el
comercio y la buena fe de todos los pueblos, y principalmente de
aquellos a quienes une el estrecho e inevitable lazo de la conexi6n
territorial. En ese concept puede la naci6n haytiana estar segura
de que sus votos y deseos manifestados por el 6rgano de V. EE. tiene
la mayor y mas favorable acogida cerca del gobierno de esta parte
espafiola que me esta confiado, y que ni las prontas medidas, ni otras
que se haya visto en la necesidad de tomar el pueblo de Hayti para
librarse de operaciones o mejorar su estado politico, no podrAn alterar
en lo mas leve la linea de conduct y de amistosa inteligencia que
hasta ahora se ha guardado reciprocamente.-Los individuos de Hayti
que de antiguo se acogieron y han continuado su domicilio en el
territorio de esta parte espafiola, han encontrado siempre en el go-
bierno aquella protecci6n e igualdad con los demas ciudadanos natu-
rales que han podido necesitar para vivir tranquilos y gozando de los
derechos que asegura el hombre viviendo en sociedad. Si con motive
de la nueva perspective de mejoras que se promote la Naci6n haytiana
desearen regresar a su suelo patrio, ningin embarazo encontrarin de
parte de este gobierno, que nunca se lo ha puesto a nadie que por
miras de conveniencia propia ha solicitado su pasaporte.-En nombre
de todos los naturales de la isla doi a W. EE las debidas gracias por
la generosidad con que el nuevo gobierno ha sefialado los primeros
pasos de su carrera political alzando el oneroso impuesto sobre el
ganado, y ofreciendo seguridad y protecci6n a los traficantes en este
ramo y para su inteligencia he dado las 6rdenes competentes a los
comandantes y justicias de los pueblos fronterizos para que le hagan
saber y puedan continuar su comercio mas activos, como no dudo lo
sera con este aliciente. Dios guard a W. EE. muchos afios, Santo
Domingo 4 de noviembre de 1820.--Sebastin Kindelan.-Escmos. Srs.
Generales, 6rganos del egercito y del pueblo haitiano (70)."
No s61o mostraban tal cordialidad hacia la Colonia espafiola los Ge-
nerales, 6rganos del Ej6rcito y pueblo haitiano, sino que, con fecha 22
de diciembre de ese mismo afio, 1820, y de regreso de Puerto Principe,
Boyer respondi6 su comunicaci6n al Gobernador Kindelan, asegurAndole








34 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

sus liberals principios de respeto a las demas naciones, puesto que 61
"era un hombre fiel al honor y a las leyes de su pais". A prop6sito de
6sto, le cita el texto del articulo 5 de la Constituci6n haitiana que reza
asi: "La Repdblica de Haiti no formara jams ninguna empresa para
hacer conquistas, ni turbar la paz y el regimen interior de los Estados
o de las islas extranjeras". Aiidele, que, "desde hace much tiempo,
el jefe de escuadr6n Dezir Dalmassi (71) hace el comercio en la parte
espafiola, donde, por sus negocios personales, reside con mis frecuen-
cia que en la Rep6blica, aunque l6 viaja siempre con pasaporte del
Gobierno; pero que el mismo no tenia ninguna misi6n, y que le conocia
como a un ciudadano prudent, por lo cual no cree que haya podido
proceder de manera tan inconsecuente, ni que merezca much menos
el calificativo de "Seductor". Concluye el mandatario haitiano ase-
gurando a Kindelan que no deseaba otros titulos que el de "Consolador
de los oprimidos y Pacificador, pues no dirigiria jams ejercito alguno
para perpetrar conquistas sangrientas."
Evid6nciase todo ello por el Manifiesto de la Correspondencia entire
el Gobierno de esta parte espafiola y el de la vecina Republica de Haiti,
sobre todo, en lo que concierne a la verdadera misi6n del teniente
coronel D6zir Dalmassi. Transcritos estos documents dicen asi:
"FIELES DOMINICANOS:-Cuando la justicia y la buena fe sir-
ven de fundamento a los Gobiernos para afirmar los pasos de sus
cperaciones, tienen un fundado derecho a esperar que el buen 6xito sea
el fruto sazonado de sus desvelos en mirar por el bien y tranquilidad
de los pueblos encomendados a su direcci6n; por el contrario siempre
que estos dos principios no sean los polos sobre que ruede la maquina
political, estad seguros que tarde o temprano deben desplomarse los
soberbios colosos, que sobre bases menos s6lidas, pretend elevar la
ambici6n sea cual fuere la manera con que astutamente encubra sus
perversos designios.
Vedlo aqui comprobado. Desde el 5 de Diciembre iltimo empeza-
ron a propagarse por los pueblos de la banda del Sur los rumors alar-
mantes de que nuestros vecinos meditaban proyectos de invasion sobre
el territorio de la parte espafiola, y que el Teniente coronel D6zir
Dalmassi habia venido autorizado por aquel Gobierno a hacer propo-
siciones de voluntario sometimiento, o intimidar los inimos en caso
de no ser admitidas, con las amenazas de la fuerza armada, que
desplegaria su Repdblica para lograr la empresa. Estas novedades
eran de una naturaleza mui seria y de la iltima importancia para
no causar en vuestros animos la impresi6n inseparable de una sorpresa:
pero el Gobierno que trasluci6 en ellas todos los caracteres de la fal-
sedad y supercheria no vacil6 un moment en encaminar sus medidas
por la senda que debe trazarle la justicia y la buena fe de nuestra causa.
La justicia, porque habiendo guardado religiosamente las relaciones
amistosas y la buena correspondencia que felizmente se entablaron
desde la reconquista con el Gobierno vecino, se habria hecho un enorme
agravio a la moderaci6n de su conduct y legalidad de sus principios,








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 35

si species vagas y de origen sospechoso hubieran podido conciliarse el
nmas pequefio grado de ascenso: y la buena fe, porque no abrigando
rosotros dafiadas intenciones contra los vecinos, sino antes por el
contrario, dindole siempre que lo han exigido las circunstancias, evi-
dentes pruebas de la sinceridad de un procedimiento franco, era de
esperar bajo todos aspects que por su parte nos correspondiesen con la
misma pureza de sentimientos.
Afianzado el Gobierno en estas miximas de sana political, y firme-
mente persuadido de que si no se acierta con ellas, es en vano pro-
meterse mejores resultados, desviindose del camino derecho, entr6,
desde luego, en correspondencia con el Presidente de la Repdblica
de Hayti pidi6ndole esplicaciones en orden a la verdadera o falsa
misi6n, con que segdn los rumors difundidos se habia presentado en
esta parte espafiola el Teniente coronel Dezir Dalmassi y tiene la satis-
facci6n de presentaros para vuestra seguridad y desengaiio las piezas de
esta negociaci6n de que os instruireis a fondo con la lectura de ambas
notas oficiales".
"Nota official del Gobierno de la parte espafola":
Escmo. Sefior:-Aunque por various conductos habia tenido repeti-
das noticias de proposiciones sediciosas y alarmantes, que algunos silbdi-
tos de la Repdblica de Hayti se propasaban a esparcir, tanto en la,parte
espafiola, como a inspirar en los animos de algunos de sus habitantes
que por raz6n de trifico pasan a la vecina, no vacil6 ni un instant
en darlas al desprecio, considerindolas unas veces como aborto de la
imprudencia y otras como fanfarronadas que algunos militares suelen
permitirse en sus ratos de distraimiento y desahogo.
Mas las iltimas que acabo de recibir por la banda del Sur son ya
de tal naturaleza, que aunque no pueden intimidarme, Rlaman imperio-
samente mi atenci6n a tomar medidas que atajen el progress que con-
sidero de much transcendencia a la buena armonia y relaciones
amistosas que felizmente existen entire uno y otro Gobierno.
El comandante D6zir Dalmassi ha entrado en esta parte espaiola
suponi6ndose venido del Guarico o ciudad del cabo Haytiano con pasa-
porte, y en comisi6n verbal de V. E. cerca del comandante general de
nuestra banda del Sur y de los demis comandantes de las Matas, San
Juan y Azua, ofreciendoles todas aquellas ventajas de que sabe valerse
la astuta seducci6n para deslumbrar a los d6biles; y como debid pro-
meterse que encontraria en los oficiales espafioles la nobleza de senti-
miento de lealtad y firme adhesion al servicio del Rey y amor al
suelo native, tuvo mui buen cuidado de mezclar las ofertas con una
buena dosis de amenazas sobre invasion en nuestro territorio con
fuerza armada.
Los comandantes y principalmente el de las Matas, obrando por los
principios del honor y del deber habrian procedido al arrest de este
y de cualquier otro seductor que hubiese osado turbar la tranquilidad de
esta parte espafiola con semejantes species sediciosas, si por prevenciones
mias no tubieran que guardar otra line de conduct, cual es la que les








36 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

tengo prescrita de no tomar por si ninguna resoluci6n arriesgada que pue-
da comprometer la buena inteligencia en que vivimos con el gobierno de
la parte vecina, a menos que lo exijan de un modo inevitable la conser-
vaci6n del pais y el decoro de las armas nacionales.
Yo me persuade, Sefior Presidente, que el general Dalmassi y otros
propagadores de estos ruidos abusan del nombre de V. E. para hacerse
lugar con aquellos a quienes pretendan seducir a alguna empresa de su
ambici6n privada, porque en los principios del gobierno de Hayti, y
mucho menos en la franqueza y liberalidad de los de V. E. no puede
caber que se adopten sendas tortuosas para turbar el reposo de los ha-
bitantes de esta parte espafiola o escitar desconfianza en los de la vecina
cuando despu6s de la reconquista no se ha dado un paso que no sea
dirigido a estrechar los vinculos de amistad y a consolidar la buena fe
de aquellas relaciones tan naturales como inseparables de la conti-
giiidad de limits.
Si yo no descansara en la confianza de que un proyecto de invasion
sobre el territorio espafiol en las circunstancias de no haber precedido
ningin motive de desagrado, o siquiera de mala inteligencia entire uno
y otro gobierno, seria una ofensa hecha a los primeros elements del
Derecho de Gentes que hasta los pueblos mAs ind6ciles saben respetar, yo
me habria determinado a poner la parte espafiola en la actitud preventi-
va de un ataque; pero he considerado que antes de hacer este movi-
miento era mui conforme a la buena fM sobre que han rodeado hasta
ahora nuestras mutuas relaciones, entenderme en derechura con V. E.
acerca del caricter y naturaleza de la verdadera o supuesta misi6n del
general Dalmassi
Yo estoi mui asegurado de la fidelidad y decision de todos los habi-
tantes de la parte espafiola, pudiendo lisongearme de que si continuaran
las amenazas de invasion o las seducciones de alaiiefias ofertas encon-
trarian el mismo desprecio que han experimentado hasta aqui, y este
conocimiento es otro de los fundados motives que me inducen a abste-
nerme de otras medidas en6rgicas que estan en mi arbitrio haber
torado de pronto.
A esta circunspecci6n de mi proceder en el caso, me invita la
memorial de las recientes pruebas que acaban de dar a este gobierno
los generals 6rganos del eg6rcito y del pueblo de Hayti de la parte
Norte a consecuencia de la muerte de Crist6bal y de la feliz mutaci6n
en su forma de gobierno. Renuevan en su nota official las protesta-
ciones de sincera, mutua y leal correspondencia, convidan a estrechar
las relaciones comerciales y ofrecen seguridad y garantia: pidieron
sacerdotes de que carecen para que les administren el past spiritual,
y no solamente deben haber recibido la atenta felicitaci6n por las mejo-
ras de su cambio politico, y con ella la reciproca de iguales sentimien-
tos, sino que al instant se han destinado cuatro sacerdotes que saldr&n
en la semana pr6xima para la parte del Norte de Hayti a egercer su
ministerio spiritual, separindolos de la cura de almas que sirven en las
iglesias de su asignaci6n, y entire ellos nada menos que el Sefior Arce-







EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


diano de esta Santa Iglesia Catedral, que leva la investidura de vicario
general, y todos asistidos de una legitima misi6n que remueve cualquier
escrdpulo en orden a facultades.
Estos son unos datos tan positives y seguros de la uni6n y armonia
entire vecinos, que el desconfiar de ellos seria un crime abominable
en la political de los pueblos cultos: debo esperar que para V. E. tendran
la misma fuerza que yo respeto en ellos y la sola que ha podido condu-
cirme a entrar por la senda moderada de una esplicaci6n en orden a los
rumors que han venido de la parte de Hayti a perturbar la quietud
de los habitantes de la espaiola: la franca y leal contestaci6n de V. E.
seri la que afiance la buena fe y armonia en que deben continuar ambos
pueblos si se consult a su prosperidad: y yo con esta garantia acabar6
de disipar cualquiera funesta impresi6n que hayan podido causar en el
animo de algunos las species alarmantes y sediciosas, diseminadas de
tan various y astutos modos por la perversidad de los seductores.
"Dios guard a V. E. muchos afios.-Santo Domingo 1 de Diciembre
de 1820.-Sebastian Kindelan.-Escmo. Sr. President de la Repiblica
de Hayti".
"RESPUESTA OFFICIAL DEL PRESIDENT DE HAYTI".
Libertad. Igualdad. Repfiblica de Hayti.-Juan Pedro Boyer,
President de Hayti.-Al Escmo. Sr. CapitAn general D. Sebastian
Kindelan, Gobernador de la parte espafiola de la Isla.-Acabo de reci-
bir, Sr. General, la carta de V. E. de 10 de este mes, y despu6s de
haberla leido atentamente no he podido menos de sorprenderme de su
contenido, en la suposici6n en que estoi de que habiendo podido V. E.
informarse mui bien de mis principios y de mi character, no podria dejar
de persuadirse de que soi un hombre fiel al honor y a las leyes de mi
pais. En el siglo ilustrado en que vivimos, cuando en casi todas las
parties del mundo se estin verificando revoluciones de los liberals, y
que los pueblos ansiosos de fijar su prosperidad se comunican con la
rapidez del rayo, me parece que seria algo dificil, por no decir imposi-
ble, a los Gobiernos reprimir a los que viven bajo su administraci6n
en terminos que no puedan manifestar de palabra y acaso de otro modo
lo que cada uno piensa que pueda mejorar su suerte, y para esto no
necesitan de seductor.-El Teniente coronel Dbzir Dalmassi hace mu-
chos afios que comercia con la parte espafiola donde por sus propios
asuntos reside con mAs frecuencia que en la misma Repiblica,
exigi6ndole asi una buena political y el uso comdn; pero 61 no es el
anico con quien se practice esta regla: nunca se le ha encargado nin-
guna misi6n, y yo siempre lo he conocido por un sugeto de sobrada
prudencia para que pudiese obrar de un modo inconsecuente: y creo
por lo tanto Sefior General que no hay raz6n para que se le califique de
seductor.-Si yo hubiera querido dar oidos a sordas insinuaciones, a
reclamos, y dir6lo de una vez a empresas dirigidas a perturbar la parte
espafiola, hace much tiempo que sin duda lo habria sido, porque V. E.
tiene demasiada esperiencia para estar cierto de que tanto ahi como en
todas parties hai sugetos que gustan de la libertad y de las innovaciones.








38 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

En conclusion aseguro a V. E. que no deseo otros titulos que los de
consolador y pacificador de los oprimidos, y que mi espada no acaudi-
llara nunca eg6rcitos para hacer conquistas ensangrentadas.-Reciba
V. E. Sr. Gobernador la seguridad de la bien distinguida consideraci6n
con que tengo el honor de saludar a V. E.-Boyer.-En Puerto Principe
a 22 de Diciembre de 1820.-Afio 17 de la Independencia. Ahora bien,
Dominicanos, sobrado juicio y discernimiento teneis para comprender
donde esta el g6rmen de estos rumors insidiosos, cual ha podido ser
el objeto de los intrigantes, y que no son los vecinos los que han pertur-
bado esta vez vuestro reposo y tranquilidad: de otra clase son los ene-
migos que se proponen sacar partido de sumergir vuestros animos en
la ansiedad e incertidumbre: guardaos de ellos y de sus p6rfidas tramas;
bien escarmentados deben quedar si los sefialais con el dedo de vuestra
indignaci6n: el Gobierno quiere "mas bien ygnorarlos que verse preci-
sado a castigar sus crimenes", como dijo C6sar al arrojar al fuego los
papeles de Pompeyo despu6s de haberlo derrotado ert Farsalia. "Santo
Domingo 10 de Enero de 1821". SEBASTIAN KINDELAN (rubricado)
(72).
Haciendo comento al mirgen de esta filtima carta del jefe de Haiti,
los escritores de su pais, sobre todo, el ya citado Ardouin, se expresa
con demasiada dial6ctica y sobra de argucia, para que sea sincere y de
buena fe en sus testimonies y criticas.-"Esta respuesta--dice l1-fu6 la
que debia dar el Presidente, en tales circunstancias, al Gobernador Kin-
delan. El texto del articulo 5 de nuestra Constituci6n habla de los
Estados o de las islas extranjeras; pero el territorio del Este de Haiti,
bien que traspasado por Francia a Espafia, no constituia un Estado ni
una isla extranjera, sino una Colonia, y tal palabra ni siquiera se con-
signaba en ese articulo. Por otra parte, el articulo reproduce las dispo-
siciones de las Constituciones anteriores que comprendian en el terri-
torio de la Repdblica toda la isla de Haiti, y las islas adyacentes que de
ella dependian. Asi pues negando que a Dezir Dalmassy se le hubiera
confiado una misi6n, Boyer ha defendido el honor de este valeroso
official, a quien se le ha l1amado seductor por Kindelan para no emplear
el t6rmino exact de emisario. Sin embargo, el Presidente le da sufi-
cientemente a entender al jefe de la colonia espafiola en ese moment,
que no dependeria de 61 en lo adelante entrar a la cabeza de un Ej6rcito
en el Este, sino de la voluntad y las proposiciones que en ese sentido
tenia recibidas de los propios vecinos de esas regions, mas que no lo
haria nunca sino a titulo de Pacificador." Y 6sto era ya fijar con
antelaci6n sus intenciones con respect a aquellos que, en Santo Do-
mingo, a los ojos del propio Gobierno, trabajaban para la incorporaci6n
(73).
La primera autoridad de la Colonia seguido de haberse cruzado tal
correspondencia, public una proclama fechada el 10 de enero del 1821,
la cual dirigia a "los fieles dominicanos", reproducida antes, pliego en
cuyo texto figure por vez primera el nombre de dominicanos aplicadds
a los pobladores del Este de la Isla.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


Mas ciertamente era un hecho que "Cesar estaba a la cabeza de un
Ejercito victorioso, y Kindelan tenia apenas mil soldados bajo sus 6rde-
nes." Esto es una realidad que no puede desconocerse sin desvirtuar
]a Historia, pues si a 6sta no le es dado, sino en casos singularisimos,
producer esa efervescencia y tumulto de pasiones de la oratoria, tiene
por suyo el mundo de la realidad humana, con igual y plenisimo derecho
que le tienen la epopeya, el drama y la novela. Aunque suela carecer
la Historia en compensaci6n de ese su dominio sobre el mundo real de
los hechos, del admirable poder que Plat6n llam6 psicag6gico (74), es
decir, guiador y conmovedor de las almas, y que no ejerce, por 6so,
aquel imperio sobre los afectos, movi6ndolos o refrenAndolos, que fue en
lo antiguo el triunfo mis codiciado del orador o del poeta. D. Marcelino
Menendez y Pelayo, gran autoridad critical, nos ha dicho asi de la Histo-
ria: "No es arte lirica y personal, sino arte objetiva, guiada y dominada
por los estimulos y caricias del mundo exterior, del cual, como de in-
mensa cantera, arranca los hechos que luego, con verdadera intuici6n
artistic, interpreta, traduce y desarrolla (75)".-Esta idea profundisima
la abrevamos en la "Po6tica" de Arist6teles, bien que con oscuro sen-
tido e incomplete. El incomparable Estagirita establece la diferencia
entire la poesia y la historic en que el poeta expresa lo que debe ser,
y el historiador lo que es; de donde result para 61 la poesia algo mis
filos6fico y grave que la historic.
Del pecado de confundir lastimosamente ambas artes, la po6tica y
la hist6rica, hemos padecido de continue al escribir la relaci6n de nues-
tros hechos nacionales, y es possible que podamos encontrar por esto mis
verdad en algunas de nuestras leyendas y poemas de carActer veridico
que en las obras de casi todos nuestros narradores de oficio de la fabula
de la Historia. Ten6mosle miedo a ese fantasma de la verdad, y ante
1l retrocedemos espantados, como HAmlet frente a la sombra de su
padre, el rey victimado. De tal manera es asi. lo que ahora afirmamos,
que es frecuente encontrar mezclados y confundidos los caracteres de
la realidad hist6rica con los de la realidad legendarica en la mente de
algunos de nuestros publicistas o histori6grafos. Ejemplo de lo uno
y de lo otro, es la admirable obra national "Enriquillo" del principle
de nuestros literatos, D. Manuel de Jesfs Galvan, cantera inagotable
de verdades hist6ricas que conciernen a la Conquista, la cual es muy
superior a los libros oficiales de esa indole, pero donde la fantasia
no deja de desfigurar en veces el hecho creando personajes tanto mis
hermosos en su configuraci6n ideal como irreales en su verdadera
psicologia humana.
Ahora sigamos la fabula interrumpida con esta digresi6n.
Mucho tard6 en prender la semilla de la libertad ya en germina-
ci6n, pero una imprudencia del Gobierno metropolitan pone la me-
cha que debian encender luego las manos incautas de los represen-
tantes de la mis antigua de sus colonies, es decir, el poder que tenia
su sede en Madrid cambia todas las autoridades provinciales, y al
mismo Kindelan le sustituye por el menos entero e incapacitado Bri-








40 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

gadier de los Ejercitos Reales D. Pascual Real. Acerca de 6ste ha
dicho el Can6nigo Nouel en su "Historia Eclesiastica de la Arquidi6-
cesis de Santo Domingo": "Era el Brigadier Real hombre de educaci6n
y fino trato, incapaz de hacer el mal, pero sin energia y sin ninguno
de los dotes de mando que robustecen la acci6n de la autoridad pli-
blica; mis propio para brillar en los salones que para contener el
impulse de un pueblo inquieto, ansioso de libertad, y que teniendo a
la vista el ejemplo de las demis colonies del continent sur americano,
aspiraba como ellas a mas altos destinos. Asi se comprende sin es-
fuerzo que en su administraci6n tomaran vuelo las ideas revoluciona-
Iias y crecieran en todos los corazones los sentimientos de libertad y
de independencia que se agitaban en las masas populares (76)."
Pues, todos ellos, ya con actos politicos torpes, ora con pesima
administraci6n, traen la agitaci6n mis complete en los espiritus y
resurgen asi, en el curso del afio 1821, las ideas de independencia que
habian progresado avasalladoras, aunque no se hubiera concretado la
forma de manifestarse ella por medio de una Revoluci6n.
Tal era la oportunidad preparada por la providencia para que se
ilumine con sagrada llama la mente del Precursor, y su pensamiento
haga adeptos hasta en la Asamblea Representativa o Diputaci6n pro-
vincial de la Colonia que se habia convocado como se tiene dicho con
motive de la Constituci6n de las Cortes. Es a la saz6n cuando uno
de sus miembros, D. Antonio Martinez Vald6s, tiene la levantada y
encomiable audacia de pedir la Separaci6n, bien que no se haga sino
conjeturar, y no se sepa a punto cierto si de acuerdo o n6 con Nifiez
de Ciceres y sus adeptos; encausindosele por todo ello y sufriendo
prisi6n por orden del Gobernador Kindelan que gozaba de sus postre-
ros dias de poder, y de cuyo process sali6 absuelto aquel Martinez
Pald6s por falta de pruebas (77).
Reservado queda a los narradores historiar con mis minucia los
sucesos que nos ocupan, pero grosamente este era el estado de cosas
imperante en la parte del Este. a mediados del mes de noviembre del
1821, cuando un bergantin americano que provenia de Monte Cristy,
levando abordo al administrator de aquella localidad, el capitin de
la Guardia Nacional, la familiar del comandante de la Plaza, 800 mu-
leres y nifios, zarp6 en Puerto Principe. Llegaban ellos con las nuevas
de la proximidad de los insurgentes en la provincia lindante, y quie-
nes echaban "iVivas a la Repdblica Dominicana!"
Apenas a los cuatro dias de esto. el 18, el general haitiano Magny
recibe una comunicaci6n remitida por tres Diputados de Monte Cristy
y suscrita por el Comandante de la Plaza, D. Diego Polanco, quien
informaba que sus compatriotas habian enarbolado el pabell6n bicolor
y pedian la protecci6n del Gobierno de Puerto Principe.
Al mismo tiempo, se recibia por part del propio jefe adverse,
otro despacho con igual fecha y firmado por el Comandante Andr6s
Amarante y cuatro residents en Dajab6n, trasmiti6ndole analoga








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 41

noticia, y apremiando por municiones de guerra a fin de poder afian-
zar sus posiciones en pro de la uni6n a la Repuiblica occidental (78).
El astuto Boyer quiso una vez mAs desorientar a sus convecinus
dominicanos, y, aunque vislumbraba ya cercano el dia en que habia
de realizarse su sueflo, trat6 de no precipitar los acontecimientos ni
asumir responsabilidades prematuras, sino tomsr tiempo para el avan-
ce hacia el Este a que estaba aprestAndose, por cuya raz6n envia a su
Ayudante general de Campo, Thabarres, quien debia dar testimonio
de su buena voluntad y ofrecer sus respetos al Brigadier Real (79).
A su vez este 6ltimo contest tales cortesias de amafio-en politica-
por medio de su sobrino el capitAn de Hisares Pascual Real, quien a
mis exige a Boyer el respeto a los Tratados, y secretamente cercio-
rase de los preparativos belicos de nuestros entonces rivals.
El President de Haiti comprende bien la treta, y responded en los
mismos trrminos amistosos al Gobernador Pascual Real. Aun mas.
Afinando toda political de sutileza y de diplomacia tortuosa, el esta-
dista de la aledafia Repiblica despacha tres oficiales para mejor esta-
blecer su intenci6n pacifista y de buenos vecincs, cerca del confiado
Brigadier Real que asi caia en la trampa habilidosa: el coronel Fre-
ment, el jefe de batall6n Papilleaux y el capitfn Viau. El m6vil
secret de tan pomposa misi6n era conocer verdaderamente el jefe
del Estado haitiano, el estado actual de la opinion pdblica en la otra
parte de la frontera, esto es, en el pais confinante, y para preparar a
los "hermanos dominicanos" a la anexi6n. Pero a la llegada de los
Comisionados a Santo Domingo se encontraron con que Pascual Real
habia partido con su familiar y algunos funcionarios, el dia 5 de di-
ciembre, por lo cual regresaron en el acto dos de ellos, aunque se
qued6 por enfermedad Papilleaux, quien se vi6 forzado a dirigir a
Nuiiez de CAceres, jefe de la Conspiraci6n patri6tica, una carta en que
le asegura la neutralidad de su Patria.
Por eso nos vemos obligados a rectificar a los historiadores nues-
tros que han dado la especie de que el emisario Papilleaux fue por-
tavoz de las ideas absorbentes de Boyer cerca del Lic. Jose Nufiez de
CAceres, e imponiendole a 6ste, izar el pabell6n occidental, o preten-
diendolo, al menos; porque si era cierto que 61 tenia un mandate secret
como expusimos, no lo hizo valer en sus discursos sino en su furtiva
empresa para ganar adeptos a la causa de la incorporaci6n que
preconizaba y servia, tal cual nos lo comprueban los textos ya citados.
Entre los escritores mal informados figure D. Bernardo Pichardo, quien,
en su "Historia Patria", nos dice: "...Boyer signific6 inmediatamente
a Nifiez de Caceres, por 6rgano del Coronel Papilleaux, "que la Isla
era una e indivisible", ridicule teoria de los tiempos de Toussaint".
Y respondi6, ademis, "con la invitaci6n de que se enarbolara el pabell6n
haitiano (80). "Ap6yanos en la corrigenda apuntada el mejor infor-
mado Ardouin, en el tomo IX, paginas 105 al 108, de sus "Estudios de
la Historia de Haiti".








42 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Facil es averiguar de los antecedentes hist6ricos anotados, y de hecho
no hay mis que hacer 16gica inducci6n, que tan pronto se le notific6
a Nfiez de Ciceres que los conjurados de Monte Cristy y Dajab6n,
de quien era el jefe te6rico, habianse pronunciado en pro de la uni6n
con los pueblos de Haiti, el 15 de noviembre-para no seguir viendo
que le abandonaban sus partidarios-se apresur6 aquel a actuar y
declare libre esta parte oriental de su vieja Metr6poli.
A mas del director principal de la revoluci6n que se fraguaba
abiertamente para proclamar la independencia de la parte espafiola, el
Lic. Ndfiez de CAceres, en su trama ya se habian revelado, desde tiem-
pos de Kindelan, que estaban comprometidos algunos otros hombres
influyentes, quienes temerosos, pues, de que las masas populares,
lievadas de su ardimiento se lanzaran a la revuelta, habian concertado
llevar al cabo cuanto antes el plan ideado.
Vamos a hablar asi, no tan s6lo de las causes y rodeos que origi-
naron la emancipaci6n, sino del hecho mismo, tal como le ha recogido
la tradici6n y la Historia.
Concedido, antes que nada, que no fu6 lance de Titanes el
grito de rebeli6n, puesto que los conjurados tenian embaucada la
mayor parte de la debil guarnici6n de Santo Domingo, donde se
encontraban negros que pertenecieron a los antiguos bandos de Juan
IFrancisco y Biassou, y solo tuvieron que valerse del Teniente Coronel
Pablo Ali para pronunciarse en la Fuerza con todo su escuadr6n. Este
jefe del batall6n de morenos libres se habia comprometido a secundar
e] movimiento separatist, bajo la condici6n de que se decretaria la
abolici6n de la esclavitud, lo cual Nifiez de Ciceres acept6, y no
cumpli6 luego que se di6 el grito de Independencia (81).
Por demis esti advertir que era el estado indefenso de la Plaza
muy much inferior al que describe Kindelan, anteriormente, en su
comunicaci6n al Escmo. Secretario de Estado y del Despacho de la
Gobernaci6n de Ultramar.
"La relaci6n que al encargarme del Gobierno de la parte espafiola
de esta isla puso en mis manos el Escmo. Sor. D. Carlos Vrrutia mi
antecesor, dice Kindelan, puede dar a V. S. una idea del estado de
las cosas y negocios mas interesantes a este gobierno desde la feliz
epoca de la reconquista hasta el 6 de Enero de 1818 en que tome
posesi6n del mando de esta provincia.
Tanto por el encargo de las leyes del reyno, como por el buen
deseo de contribuir al acierto de V. S. en el desempefio del gobierno
politico y military que acabo de entregarle, me propongo continuar
en un breve compendio la misma relaci6n, comprendiendo en ella las
ocurrencias de mi tiempo, dignas de notarse esperiencia en el manejo
de los negocios.
La indole y el caricter de los naturales en nada ha variado de la
exacta y genuina pintura que hace y reconoceri V. S. en el papel del
Sor. Vrrutia. He tenido diferentes ocasiones en que tocar por mi
mismo la uni6n de todos, la prontitud a la voz de la autoridad cuando








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


los ha lamado al servicio de la patria y del Rey, la generosidad con
que han ofrecido los pobres restos de su antigua fortune, y su fire
adhesion y amor al nombre espafol.
Por lo tocante al aumento de poblaci6n, me persuade que del
afio del 12, del present siglo a la fecha puede haber alguno aunque no
mui grande. El padr6n hecho en aquel afio di6 un poblado de 62.092
almas en toda la estensi6n del territorio de la parte espafiola, y aun-
que no se ha practicado todavia otro nuevo, estan dadas las providen-
cias conducentes a su egecuci6n.
Algunas poblaciones del interior han comenzado ya a enviar sus
censos particulares, y result que la ciudad de San Felipe de Puerto de
Plata, que entonces contaba no mis de 2.989 almas, tiene ahora 4.025.
Es de career que cuando se trabajen los demis empadronamientos con
otra proligidad y exactitud den las mismas diferencias comparativas
que se nota en el iltimo de Puerto de Plata con el primero.
La riqueza territorial ha recibido algmn fomento, no aquel rapido
que se original de la inversi6n de capitals, y del empleo de un mayor
ndmero de trabajadores, por q.e estos dos estimulos no los ha tenido
Santo Domingo en los doce afios que van a cumplirse de la reconquis-
ta. Lejos de haber recibido este fecundo riego, ha llevado sobre si
el grave peso de todas las cargas de su organizaci6n political, military
y eclesiastica; estas a la verdad no son muchas, o hablando con mas
propiedad, no pueden llamarse excesivas niveladas p.r. el tamafio del
servicio, pero si abruman demasiado habido respect a los medios de
posibilidad.
Cuanto socorro pude traer de la Havana, a pesar de las urgencias
y repetidas 6rdenes de la corte p.a. que se me auxiliase, se redujo a
la miserable suma de diez mil p.s, y el afio pasado por el mes de Julio
recibieron estas cajas cincuenta mil mas remitidos por el Escmo. Sor.
Virrey de Megico, que al cabo lleg6 a penetrarse de las imponderables
escaseses de esta isla, que tantas veces se le representaron con viveza.
Asi no es estrafio, que esta hacienda piblica como atenida a sus ddbi-
les recursos, y eventuales ingresos de aduana, nunca haya podido
hacer frente a la totalidad, sino cuando much y mas a la mitad de
los gastos mas precisos e inevitable de una rigida y angustiada sub-
sistencia.
Ddbese pues, atribuir el tal cual fomento de la riqueza pdblica
al beneficio natural de la quietud que felizm.te se ha disfrutado en estos
doce afios. Los corsarios de Venezuela y Buenos Aires han amena-
zado por diferentes ocasiones algunos puntos de la costa, a cuya
defense ha sido necesario acudir: 6sto ha causado algin distraimiento
de los hombres dedicados a la labor, pero como el peligro ha side
momentineo, a poco trecho han vuelto a sus ocupaciones. Se han
fundado algunas haciendas de cafia de azucar, y algunos otros esta-
blecimientos de frutos menores: los vecinos van reparando sus casas
que antes estaban lastimosam.te deterioradas, y no pocas se han edi-
ficado enteramente de nuevo: todo lo cual indica que no se va p.a







44 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

atras, sino que la isla adelanta con aquel paso lento propio de un
cuerpo debilitado a quien una mano bienhechora no estiende el
alimento que pide para su convalescencia, y tiene q.e esperarla toda
de su vigor intrinseco. El progress habria sido mas acelerado, si las
necesidades mismas no hubieran forzado a salir de las reglas dictadas
por la esperiencia p.a el alivio de los pueblos arruinados; pero las
desgracias andan enlazadas, y una trae otra: asi lo ha sentido Santo
Domingo: en ninguna 6poca esperiment6 golpes mis funestos y rui-
nosos, y nunca tampoco se le ha podido dar menos desahogo.
Si acaso notare V. S. que yo me separe desde mi ingreso al mando
de las medidas adoptadas por el Sor. Vrrutia p.a el pretendido fomen-
to de la agriculture, me permitire le recomiende estas dos reflexio-
nes: primera, que p.a tender al mecanismo de las tareas de un pro-
yecto semejante, se require mas que nada un genio mui particular,
y yo no dudard confesar que no lo tengo, y antes por el contrario me
domina una aversi6n casi invencible a todo lo que es minucioso. Y
la segunda, que el gobierno hace much cuando no estorba que los
subditos busquen y alcancen su bien por medios y arbitrios ho-
nestos a que cada uno propenda mejor. Mas claro, el gobierno no
debe ser agricultor, comerciante, ni artesano: su interns esti cifrado
en proteger y desembarazar estos tres manantiales de la riqueza pd-
blica, y siempre y cuando quiera apropiarselos, en el fondo de la
realidad vendra a obstruirlos, aunq.e las apariencias lleguen a persua-
dirle otra cosa. La ilusi6n durar& por un tiempo, y cuando pase, se
vera la sima que habia escavado. Estos principios me indugeron a
no seguir la senda de mi antecesor, y estoi entendido que no por eso
se han arredrado los adelantos de la agriculture, porque los viveres
de la tierra que han ido siempre abundantes, y cuando se ha presen-
tado quien saque tabacos, mieses, caoba, y algfin cafe no ha dejado
de encontrarse.
Con una poblaci6n tan diminuta y esparcida en una estensi6n de
mfs de tres mil leguas cuadradas, con un tesoro pfblico, que apenas
alcanza p.a una mitad de gastos, porque no cuenta con otros ingresos
que los mui escasos y eventuales de aduana, y donde la ruina de la
emigraci6n de lo mas florido del vecindario se han agregado sucesi-
vamente los sitios, los incendios y )a devastaci6n de muchas antiguas
poblaciones, que no han vuelto todavia a restablecerse, y solo se
conservan sus nombres en la memorial de los naturales; puede V. S.
hacerse cargo de lo poco que habri mejorado la posici6n de esta isla
en cuanto a sus medios de seguridad, cons.rvaci6n y defense en cano
de una invasion enemiga. Estos objetos tan interesantes, aunque
cueste much dolor espresarlo, es menester convenir de buena fe en
que se hallan todos en el mas lastimoso abandon por la absolute
falta de recursos pecuniarios p.a tender a su entrenim.to. La relaci6n
del Sor. Vrrutia esplica y desenvuelve los obsticulos que detuvieron
la ejecuci6n del plan military, de que vino encargado. Se content
con pedir a la corte los fondos necesarios p.a tamafia obra: propuso








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 45

ideas apoyadas en miras econ6micas, mas no per eso lograron un 6xito
afortunado: todo estf por hacerse, y lo que son los muros, cuartel de
veterans, la fortaleza, y demas edificios militares han ido de dia en
dia en mayor decadencia, porq.e donde no hai con que dar de comer
a la poca tropa y empleados de indispensable servicio, menos puede
contarse con ningun sobrante que distraer en el reparo de edificios.
Su gobierno politico ha variado, y no es ya el mismo q.e refiere,
y present la relaci6n del Sor. Vrrutia: acaba de sufrir una revoluci6n,
cuyo influjo, segun los caculos mas bien combinados, es de la mayor
trascendencia, no solam.te a la seguridad de esta parte espafiola, sino
tambi4n a la de todas las demas islas nacionales y estrangeras. En
Octubre ultimo se amotinaron los generals, y las tropas contra el
negro Crist6bal, que dominaba con el titulo de Rey en la banda del
Norte de la colonia francesa nuestra vecina: el 8 del citado mes se
quit la vida de un pistoletazo, considerAndose perdido sin recurso.
y los tres grales. que acaudillaron esta revuelta, y se encargaron del
mando hasta sentarlo sobre nuevas bases, nos dieron cuenta de ella en
oficio del 12, reiterAndonos las mismas protests de amistad, y rela-
ciones mercantiles: se les contest en iguales terminos y de urbanidad
y atenci6n, y se di6 cuenta a la corte: puede V. S. llamar a la vista
estos papeles, que no son mui cansados, y su contenido le ofrecerA
copia abundante de noticias.
Desde en vida de Alejandro Petion, titulado president de la
repiblica de Hayti, bajo cuya forma de gobierno se distinguia la banda
del Sur de la misma colonia, pudo reverse, y aun se vaticin6, que al
cabo cesaria la division de los dos partidos, y se refundiria en uno,
inclinando el vaticinio a favor de las ideas liberals, humans y filan-
tl6picas de Petion, que comparadas con la dureza, arbitrariedad, y mi-
santropia de Crist6bal formaban el cuadro mas chocante y opuesto.
Muri6 Petion, y su sucesor Juan Pedro Boyer, actual president de la
misma repuiblica de Hayti, siguiendo las huellas y principios de su
antecesor, ha venido a heredar el nuevo destiny para que le abri6 el
paso. Aprovechando los primeros moments de la esplosi6n del Norte
se present con un eg6rcito fuerte de ocho a dies mil hombres convi-
dando con la paz y la uni6n, y su voz fue oida con general agrado.
La funesta memorial del reinado de Crist6bal era un incitamento de-
masiado poderoso para que el partido del Norte se negase a los senti-
mientos de fraternidad: se acuerdan entire si, y el 12 del propio mes
de Octubre hace la solemne declaraci6n de no existir en la parte fran-
cesa, sino un solo gobierno, una sola constituci6n, que es la que rige
y se observa por lei fundamental de la nominada repiblica de Hayti.
Cuando los generals de la banda del Norte dieron cuenta de la
muerte de Crist6bal escribieron contemporineamente al Yllmo. Sor.
Arzobispo metropolitan, participAndole el mismo suceso, y pidi6n-
dole ademAs cuatro sacerdotes p.a el past spiritual de q.e estaban
privados por falta de ministros del culto cat6lico. Hechas todas las
combinaciones, que fueron de considerar en el caso y circunstancias, se








46 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

resolvi6: que seria un paso conducentisimo a estrechar la confianza
y la sinceridad de las ofertas que nos acababan de hacer, el enviarles
los sacerdotes que deseaban, y de acuerdo con el Sor. Arzobispo, con-
vine en que se destinasen a este servicio el Arcediano D. Juan Ant.
Pichardo, con titulo de vicario, y los presbiteros D. Manuel Quintan6,
D. Elias Rodriguez, y D. Jos6 Maria Tirado. Pero esta misi6n hecha
con las miras political ya indicadas, no ha podido tener todo el buen
efecto que prometia, porque enterado Boyer de ella escribi6 a su
Yllma. manifestAndole que de un moment a otro esperaba un obispo
oue le habia concedido la santa sede, y que a su llegada so arreglarian
con 61 los asuntos del culto religioso. A vista de lo cual ha dado nues-
tro Arzobispo las 6rdenes terminantes y positivas para que sus cl6ri-
gos se retiren inmediat.te pues no son alli necesarios. Y en efecto
por los parties oficiales del comandante gral. de la frontera del Sur
sabemos que en Marzo ha llegado a Puerto Principe el obispo de
Macri con el titulo de Vicario gral. apost6lico, trayendo consigo doce
sacerdotes auxiliares.
Hasta Diciembre iltimo corrieron las cosas sin el mas leve tro-
piezo; pero en 5 del propio mes empezaron a propagarse por los pue-
blos de la banda del Sur los rumors alarmantes de que nuestros
vecinos meditaban proyectos de invasion sobre el territorio de la
parte espafiola, y que un official nombrado Dezir Dalmassi habia vendo
autorizado por el president Boyer a hacer proposiciones de volunta-
rio sometimiento, y caso de resistencia a intimidar los animos con las
emenazas de fuerza armada, que desplegaria su repfiblica para el logro
de la empresa. Estos rumors crecieron a tal punto que me vi pre-
cisado a entenderme directam.te con Boyer pidi6ndole clara esplicaci6n
de sus intenciones; pero sin desentenderme de adoptar las medidas
convenientes a poner los pueblos fronterizos de la banda del Sur al
abrigo de un golpe de mano, si acaso se meditaba por los vecinos algin
proyecto. Debo confesar aqui en obsequio de la justicia, que siem-
pre dud6 much de una conduct igual por parte de Boyer, porque
ni se dejaban sentir aquellos movimientos inseparables de los pre-
parativos de una conquista, ni estaba en el orden natural de las cosas
que hirviendo todavia y sin asentarse las ocurrencias del Guarico se
pusiese mano a una nueva tentative, y de 6xito tan incierto.
Por lo tanto en la carta a Boyer sobre este acontecido procure
desviar toda idea de desconfianza, prometiendome que de este modo,
a mis de evitar quejas lograria que su contestaci6n fuese ingenua, y
disipar con ella los recelos, que todos tienen de la buena fe de nues-
tros vecinos. Este fu6 el principal objeto que tuve para dar a la luz
en un manifiesto la correspondencia official sobre la verdadera o falsa
misi6n de Dezir Dalmassi. La opinion gral. ha sido siempre que
cuando cesase la guerra de esos dos partidos, y ambos se refundiesen
en uno, el primer paso seria tratar de apoderarse de la parte espafiola
de esta isla para former de toda ella un solo y inico gobierno: y no
solam.te aqui se ha pensado de este modo, sino q.e nuestra corte esti








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 47

en la misma persuasion, como puede V. S verlo en la Real orden de
31 de Enero de este afio, en que con noticia de lo ocurrido a conse-
cuencia de la muerte de Crist6bal, con anticipaci6n y de oficio se pre-
viene, que inmediatamente se tomen todas las medidas posibles de
precauci6n por ser temible alguna empresa contra el todo o parte de
esta provincia.
Al buen efecto de este manifiesto, y a la comisi6n dada al cap.n
D. Manuel Carabajal p.a pasar una revista en todos los pueblos de la
banda del Sur con algunos fusiles y municiones que se enviaron, y
repartieron en los lugares que pareci6 mas convenient, debe atri-
buirse la quietud y confianza que han vuelto a entrar los naturales,
disipado por ahora todo temor de invasion. Las instrucciones comu-
nicadas al comisionado, a los comand.tes locales, justicias, y ayunta-
mientos de las poblaciones fronterizas forman un legajo de papeles,
que pueden conducir much al conocimiento de este suceso, y de reglas
para lo que convenga hacer si revivieren otra vez los mismos rumors.
A ellos corre anexo el parte que se di6 a S. M. en 31 de Enero Altimo
por los Ministerios de la Guerra y de Vltramar, y con este motive
volvi a recomendar el m6rito contraido por los naturales en la recon-
quista de esta plaza, la falta de recompensa, lo desprovisto de estos
almacenes, y la urgencia con que debe ser socorrida esta plaza de
armas y municiones, si la quiere poner en un estado regular de defen-
sa. Etc."
"Como por el Ministerio de la Gobernaci6n de Vltramar se me
comunic6 Real orden con la nota de mui reservada acerca de iguales
temores y desconfianza a que daba lugar la mutaci6n political de los
vecinos, en su contestaci6n insist con nuevas fuerzas porque a la
mayor brevedad possible fuese socorrida esta plaza, pues aunq.e los
raturales manifiestan como siempre la mejor disposici6n a defender
sus hogares y suelo native, piden armas y no habi6ndolas en cantidad
suficiente p.a distribuirselas decaen de Animo al considerarse indefen-
sos; en lugar que sabiendo que hai medios suficientes con que repeler
al enemigo les basta conocimiento p.a contar con su seguridad, como
acaba de suceder con los rumors de invasion del mes de Diciembre:
se sobrecogieron al principio dando p.r raz6n la falta de armas y con
solo haberse enviado una cantidad de doscientos cincuenta fusiles con
las correspondientes municiones, recuperaron su energia, y el capitan
Caravajal pas6 revista a mas de 2.600 hombres, que se le presentaron
voluntarios y seguram.te no son esos todos los individuos capaces de
tomar las armas que ofrece la sola banda del sur. Etc."
"A este mismo lugar pertenece otra R. I. orden de 18 de Noviem-
bre del afio pp.o comunicada por uno y otro Ministerio, de la Guerra
y de Vltramar, para noticiar a ese gobierno la espedici6n de unos
1200 hombres, y algunos buques que se preparaba en Londres por un
tal Maseroni, que sirvi6 a Murat, y se titula general de la repdblica
de Colombia, con el fin de sorprehender esta capital, y entregarla
despues de tomada a otras tropas que vendrian de la Martinica bajo








48 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

el pretesto de reconquistarla p.a devolverla a la Espafia. Por fortune
no ha tenido efecto hasta ahora la empresa de Maseroni, etc."
"Una voz de incierto origen se levant, y propag6 con studio en
la capital y sus alrededores anunciando q.e el dia de San Jos6 estaba
sefialado para proclamar la independencia a la hora de misa mayor,
cuando todas las corporaciones y autoridades estuviesen reunidas en
la iglesia cathedral, y las tropas formadas en la plaza de armas con
motive de la solemne funci6n que debe hacerse el 19 de Marzo como
aniversario de la publicaci6n y jura de la constituci6n political de la
Monarquia. Desde luego se indicaron con la misma publicidad los
cabezas de esta pretendida revoluci6n, y se circularon listas de los
llamados a ocupar los empleos del nuevo gobierno. Al principio de
esta trama se observe que los individuos delatados por esa voz general
como autores del trastorno eran aquellos que un partido sin influjo,
ni aceptaci6n desea perder, y esta circunstancia por si sola fue bastante
para que el ardid saliese errado. jQui6n de sano juicio habia de dar
cr6dito a los anuncios del cambio politico divulgados de antemano, y
denotado por su nombre y apellido a las mismas personas sospechosas?
;No era de pensar mas bien que esta era una farsa ridicule inventada
p.a incomodar, o hacer trisca de ellas? Yo sin embargo practiqu6 mis
averiguaciones secrets y satisfecho de que nada habia que recelar,
no tome disposiciones ostensibles, pero si las reservadas que juzgue
convenientes. La funci6n del dia fue tranquila, sin haberse atravesado
ni un ruido casual que la turbase, y de este modo quedaron visiblemente
desmentidos los rumors, y descubierta la dafiada intenci6n con que
se levantaron y estendieron por cuantos arbitrios puede discurrir la
ojeriza.
Firmes no obstante sus autores en el designio de manchar el buen
nombre de otros, recurren al pretesto de no haberse podido verificar
la esplosi6n el dia de San Jose porq.e los cabezas contaban con recibir
p.a ese mismo dia contestaci6n a los oficios dirigidos a Bolivar; pero
que el jueves santo se veria realizada la egecuci6n de la nueva plant
de gobierno. A mas de esta salida parece que atribuyeron a un des
precio de las voces vagas esparcidas la indiferencia que yo tuve parti-
cular cuidado de aparentar, y por lo tanto discurrieron el como me
pondrian en la necesidad de obrar de un modo ostensible. Adoptan
ai intent la senda tortuosa de impresionar por uno de sus satelites
a] Sor. comandante de artilleria, y hacerle tal vez career que real-
mente estaba concertada una conspiraci6n para el jueves santo,
11evados sin duda de la reflexi6n que llegando esta noticia por el
conduct de un gefe de la guarnici6n no podria yo mantenerme en la
indiferencia y reposo que se me vi6 conservar un mes antes, sin
embargo de la misma vocingleria. Acerc6se en efecto aquel gefe a mi
la noche del 15 de abril, dindome parte de la supuesta conspiraci6n,
nombrando por cabezas a los mismos que incluian las listas circuladas
con anticipaci6n el dia de San Jose, y descubriendome el conduct por
donde habian llegado a su conocimiento estas novedades.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


Conoci en el moment el blanco a que se apuntaba, mas no pude
desentenderme de la obligaci6n que me imponia el deber, y sobre
la march dict6 providencias energicas y prontas, no para desconcertar
los planes que no habia sino para tranquilizar al pueblo, que sabedor
de la denuncia empez6 a manifestarse sobrecogido de terror, princi-
palmente las mugeres que han representado en esta escena un papel
mui principal, porque los autores del drama supieron escogerlas como
instruments los mas adecuados para sostener una falsa alarma.
Cuando el gefe me di6 la denuncia se instruy6 de las medidas, no tuvo
embarazo en representarme de palabra que a su entender eran de-
masiado fuertes, y que aterrorizarian al pueblo de un modo estraordi-
nario: insist en que era menester llevarlas a su egeeuci6n p.a la
seguridad de la plaza si habia en realidad alguna trama de que rece-
larse: replicome entonces que las disposiciones que estaban indicadas
eran bien obvias y conocidas, no debiendo ser otras que las de proceder
inmediatam.te contra las personas de los indicados por caudillos. Sin
antecedente ni otro fundamento que la voz popular, y lo q.e es mas
con la esperiencia de lo sucedido el dia de San Jose, limited mis opera-
ciones a unas providencias de pura seguridad internal, y este modo
de obrar ha producido el buen exito q.e yo me prometia. Todos estin
ya plenamente desengailados y convencidos de q.e en el fondo no ha
habido otra cosa q.e una intriga despreciable, dirigida a perder o
desceptuar cuando menos a pocos individuos. Quienes son estos, y
cual es su conduct, en breve deberi V. S. conocerlos y tocarla por
si mismo sin necesidad de mis informes, y yo confio q.e entonces
formarh el mismo imparcial y just concept en que yo me detuve
p.a no prohijar con ligereza los vagos rumors esparcidos en dafio
de su opinion. En resume: la capital, los pueblos interiores, toda la
parte espafiola goza de tranquilidad: sus sentimientos de amor al
suelo patrio, fidelidad al Rey, y adhesion al sistema constitutional
son intachables, y la mas enconada rivalidad no sera capaz de encon-
trar una sombra que los empafie y oscuresca. El servicio military en
las circunstancias mismas de la denunciada revoluci6n se ha hecho
con los naturales prontos a la voz del gobierno esmerados en el cum-
plimiento de sus 6rdenes, y celosos de conservar limpio el renombre
de fieles que heredaron de sus mayores, y tienen her6icamente acre-
ditado en la memorable hazafia de la reconquista. Pudieron ser parte
integrante de la Francia sin mala nota, cedidos y entregados en forma
pfiblica y solemne por el tratado de Basilea: y todo lo sacrificaron
en la ardua empresa de reconquistar por si mismos su patria p.a
unirse de nuevo al nombre espafiol.
Yo desearia q.e los medios de subsistencia fuesen tan seguros
en la provincia como puede V. S. contar que lo son los de gobernar
a sus naturales con amor, dulzura, y ciega confianza; pero los pasados
infortunios de la isla, y el no hab6rsele podido dar en todo este tiem-
po el ensanche y alivio que demandan imperiosamente sus necesida-
des, la mantienen todavia en el mismo estado de languidez y








50 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

decadencia que describe la memorial del Sor. Vrrutia. No cuenta con
otros ingresos que los de la Aduana de esta capital, y la de Puerto
de Plata, que sobre contingentes y eventuales, en los afios mas pr6speros
apenas dan p.a la mitad de los gastos mas precisos e indispensable
del Servicio ordinario. Ni puede suceder de otro modo atendidas la
cortedad de la poblaci6n, y la pobreza a que estin reducidos los
naturales por un efecto de las vicisitudes esperimentadas en 25 afios
de guerras, incendios, emigraciones, sitios, y mortandad que han sido
las consecuencias de la infausta cesi6n a la Francia. El fruto mas
precioso con que se alimenta tal cual comercio con los estrangeros
es la caoba, y eso en los afios que hai demand, porque cuando falta,
como en el anterior, y lo que va corrido de este todo se paraliza, y se
entra en apuros que comprimen el animo mas despejado, p.r que no
hai adonde volver los ojos ni recursos de que echar mano p.a tender
siquiera a la subsistencia del soldado, y hospital. Etc. Etc. (82)."
En este como en otros extensos documents oficiales, se revela
no tan s6lo el estado fidelisimo de la Colonia en el mes de mayo del
1821 en que se rindi6 la Memoria transcrita de Kindelan, 6poca muy
pr6xima a estallar la revoluci6n de fines de tal afio que venimos
descorriendo, sino la falsa situaci6n de relaciones con Haiti, la supues-
ta invasion francesa de Maseroni de que no hablan siquiera los
glosadores de nuestra narrative Historia, y todo el silencioso drama
national que venia desenvolviendose-como cataclismo interior--en
nuestra conciencia colectiva a los propios ojos de las autoridades his-
panas. Pero nos interest de todo ello ahora sacar en claro, las
indefensas fuerzas con que contaba la Plaza en los moments en que
la Independencia se pronuncia en este efimero period, el verdadero
scenario en que ella se produce, germina y desarrolla.
Era en verdad de gran penuria la economic national, el servicio
military se hacia con naturales sin remuneraci6n, las obras de las
maestranzas de artillerias y de ingenieros se hallaban interrumpidas,
la poblaci6n escasisima y esparcida en una extension vasta de mis
de tres mil leguas cuadradas, con un tesoro piblico que apenas alcan-
za a abarcar la mitad de los gastos, y a mis con poblaciones aun
devastadas por los incendios y cuyos nombres s6lo quedaban como
leliquias en la memorial de los indigenas quienes sumados no sobrepa-
saban al padr6n antiquisimo de 62.092 almas diseminadas en todo el
territorio de la parte Espaiola. (82').
Retrocediendo al plan mismo, diremos que, para ejecutar los
independientes lo proyectado, narcotizaron con opio, al jefe del puesto,
capitan Grazotti, quien no sinti6 cuando el teniente Patricio Rodriguez
atac6 por sorpresa al parque y se apoder6 del Arsenal.
Este suceso acaeci6 a las once y media de la noche, segin el relate
del Teniente del Rey, Cabo Subalterno de la Isla, D. Nicolas Mahy, al
Capitin Gral. de la Isla de Cuba (83'). Y se ejecut6 lo planeado, for-
zando "la puerta de tierra" de la Fortaleza, con la ayuda de la tropa








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 51

de Caballeria de los Campos, en complicidad con la guarnici6n de
negros que comandaba Ali.
Este iltimo fu6 el element de mis importancia que di6 el con-
tingente para el 6xito de la Conspiraci6n (83").
Despu6s las autoridades espafiolas se rindieron en cada una de las
guarniciones o posiciones, y rebelUronse, sucesivamente, en favor de los
sublevados, los Fuertes de San Diego, San Jos6, y el baluarte del Con-
de. Hici6ronse soltar los press en la Circel Piblica (83). Asi, pues,
preparadas las cosas del modo mis convenient, en el amanecer se
vi6 enarbolar en el Homenaje la bandera colombiana, e hizose la
Independencia sin efusi6n de sangre, en la noche del 30 de noviembre
al 19 de diciembre del 1821, y al decir de un historiador, "la Capital
que se habia dormido a la sombra del pabell6n de Castilla, se despert6
cobijada por el de Colombia, y de esclava tributaria que era de Espa-
fia, se elev6 al rango de Naci6n libre, soberana e independiente."
De acuerdo con el relato que hace el Dr. Morrilla, testigo de mayor
excepci6n por haber presenciado los hechos, el Capitin General
Mariscal de Campo, D. Pascual Real, tuvo noticias de la Conjura:-
"Declarindose la independencia en 19 de Diciembre de 1821, refiere, de
cuya conspiraci6n tuvo noticias el Capitin General, Mariscal de Campo
D. Pascual Real por comunicaci6n que le hizo el Pbro. Cruzado que se
cree lo supo bajo el sigilo de la confesi6n y tambi6n se lo comunicaron
otras personas fidedignas; mas 61 no se decidi6 a tomar resoluci6n
aiguna para impedirla, pues a pesar de que no habia tropas de linea,
y de que el Coronel Ali que mandaba las Compafiias de morenos
estaba ganado por el Dr. Nifiez, sin embargo quizi hubiera sido possible
reprimir el movimiento, pues en la Plaza existian muchos oficiales
del Egercito de Benezuela, y aun entire el escaso ndmero de las otras
tropas ecsistentes y entire los propietarios y personas de influencia no
contaba Nidfiez sino con pocos partidarios entire ellos aquellos Jefes
y oficiales que habian obtenido sus grades por nombramiento del
General Sinchez por sus servicios en la reconquista y que aun despu6s
de tantos aiios no habian conseguido la aprobaci6n Real. Fu6 general
la voz que corrib en aquellos dias de que el General Real se resign
a que estallara la revoluci6n, y en prueba de ello se dijo que para
la noche del movimiento habia dado por sefia a la orden de la Plaza
la palabra "arruinarse" (85)."
Asimismo parece impossible que el Brigadier Real permaneciera
ajeno a hechos y circunstancias cuya gravedad tenia excitados los
6nimos, y en el cual fu6 el primero verdaderamente notable para
dendnciar el estado de la opinion piblica, el alzamiento del 15 de
noviembre del 1821, efectuado en Monte Cristy y Dajab6n, de que
haremos relaci6n mfs posteriormente. (86).
Es del caso dar a conocer el acopio de datos que acerca de tal
insurrecci6n, su origen y motives, hace el propio Pascual Real.
"GOVIERNO POLITICO DE S.to DOMINGO. EXMO. Sor.
Con. fha. del anterior dige a V. E. la insurrecci6n realizada en la








52 CRITICA DE NUESTRA HISTORIC MODERN

parte Espafiola de la Ysla de S.to Domingo q.e estaba a mi cargo, con
los antecedentes q.e pude recopilar en los cortos instantes q.e en mi
arrest me fu6 permitido escrivir, cuyo hral. entregu6 al Alferez de
fragata retirado de la Armada Nacional D. Antonio Ma Coca, pr6ximo
a salir p.a Cadiz, al mismo tpo. q.e di los avisos convenientes a los
Capitanes Generales de Cuba, Puerto Rico, y Costafirme; y haviendo
llegado a este Reyno donde forzosam.te me dirigieron aquellos Disi-
dentes, tengo el honor de estenderme algo mas con inclusion de algunos
documents q.e en aquella ocasi6n no obraban en mi poder.
Por la entrega q.e hizo mi antecesor el Brigadier D. Sebastian Kin-
celan (de q.e conserve copia) devia reposar tranquilo en la fidelidad y
buen caricter de los havitantes, pues aunque pr6ximam.te a mi regreso
hubo otros dos movimientos a igual obgeto, aquel me asegur6 ser todo
also, y efecto de personalidades e intrigas, p.o que el tiempo h' hecho
ver su certeza; el denunciador havia designado los Sugetos, con multi-
tud de asersiones q.e lo acreditaban; desgraciadamente en aquella epoca
como en otras anteriores, influia desp6ticamente y a su antojo en el
Gobierno de la Ysla el furibundo Auditor de Grra. D. Jos6 Nifiez de
Ciceres, dotado de un talent particular y con grande ascendiente
entire todos los naturales, como q.e en la escena representaba el prin-
cipal papel supo muy bien ganar el tiempo necesario p.a contener la
explosion descubierta, paliando y amenazando los testigos q.e depusie-
ron en la causa, de que result el field denunciante Capitin D. Manuel
Martinez reo de calumnias vi6ndose precisado a implorar el perd6n de
los Traidores, pagando crecidas Costas, quedando igualmente espuestos
a la pasi6n de los agraviados various sugetos, entire ellos los Coroneles
de Artilleria e Yngenieros D.n Luis Granados y D.n Manuel de Yta
como mas interesados al descubrimiento q.e se solicitaba, y he aqui
un antemural q.e p.a lo subcesivo puso a cubierto sus perversas ma-
quinaciones, emprendiendo la tercera ya q.e por el temor veian sellados
los labios de los Espafioles mas fieles, por q.e tamafios echos son por
naturaleza muy dificiles de llevarse a prueba.
Confieso a V. E. q.e muy pronto a pesar de los buenos informes
conoci la mayor parte de estos corifeos, p.o de un modo q.e no podia
tomar deliveraci6n sin comprometer el sentido de nuestras leyes, cuya
puntual obserbancia era todo mi anelo, y en tal situaci6n falto de
tropas "por q.e no podia sostenerlas", me dedique esclusivamente obser-
var la conduct de los sospechosos, pasando muchas noches en vela, y a
consolidar la opinion del Gobierno haciendome lugar entire los naturales
por cuantos medios pude discurrir, lo q.e efectivamente consegui muy
luego; y al amor q.e generalme.te me profesaban todos ellos se deve el
buen trato y vello comportamiento q.e en medio de la ferocidad de una
levoluci6n obtuvieron los Comerciantes y empleados Europeos, intere-
sandome con la mayor eficacia por su suerte en los cortos dias q.e
permaneci alli despues del acontecimiento, siendo notar q.e no hubo a
quien le dirigiesen una sola palabra de agravio.









EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


En medio de las circunstancias de q.e me beia rodeado confiaba
algun tanto de q.e los Soldados del Vatall6n d. morenos q.e cubrian la
Guarnici6n, y particularm.te su Comandante Capitan Pablo Ali se-
guian muy constantes y adictos a nuestra causa, y asi como continuam.te
llamaba a este p.a cariciarlo, lo execute tres dias antes del desgraviado
suceso, y despues de reencargarle la Vigilancia y ofrecido diez y seis
pesos p.a cada uno de sus soldados q.e denunciasen a los facciosos q.e
quisiesen seducirlos, se march muy conforme y satisfecho; aun en
aquella hora permanecia fiel p.o posteriormente el referido Auditor y
perverse fiscal de Hacienda pdblica D.n Jos6 Joaquin del Monte le
permitieron manifestindole (sin duda fingida) una R.1 Orden en q.e
se le negaba a 61, y a otro de sus Capitanes la Carta de Ciudadanos
q.e habian solicitado, y prometi4ndole al mismo tiempo la livertad de
los Eselabos, paga complete en lo Subcesivo, muchos ascensos a todos y
a l6 el de Coronel, con cuyo ardiz pudieron corromper la fidelidad de
este buen hombre y su tropa, asi como tambi6n ganaron al Capitin
D. Manuel Carabajal, segundo que fu6 de D. Juan Sanchez en la recon-
quista, y q.e se hallaba sumamente descontento por falta de premio, y
aun autorizaci6n de su empleo; al CapitAn de Caballeria D. N. Basquez,
elevando al primero a Capitin Gen.l de la Ysla, y a Coronel el segundo
de cuyo modo por la much influencia q.e estos sugetos tenian, se
atrageron varias compafiias de los Pueblos interiores, a quienes tam-
bien prometieron ventajas.
"Yo creo muy bien q.e muy pronto aquella parte se bea atacada
por los negros y Mulatos de la Repiblica de Hayti, pues aunque luego
q.e tom6 el mando mand6 un Gefe con un Capitin cumplimentando a
su President, y este me contest de una manera vastante political, no
dejaba de tener recelos, por q.e various Corsarios Ynsurgentes q.e ame-
nazaban y andaban seduciendo la Ysla, eran abrigados en sus
Puertos, donde se aparejaban y recivian armamentos, sin dar a mis
reclamos otra salida q.e la de no poder por su Constituci6n prohivirselo,
afiadiendo si se apuraba q.e tampoco la Espafia havia aun reconocido
equella Repdblica, p.o siempre garantizando la amistad prometida;
esta reservada conduct y la vocingleria de sus Oficiales en la fron-
tera, me ha eho, conocer q.e los Haytianos no querian a cara descu-
bierta atacar nuestro territorio, p.o si q.e aspiraban a poseer toda la
Ysla, promoviendo simultam.te q.e se insurreccionase p.a realizarlo con
ese pretesto. Aquella lRamada Replblica fu6 sin poderlo remediar el
conduct por donde ha girado la correspondencia de los aventureros;
desde el Guarico se escrivian cartas seductivas, imprimian y circulaban
folletos, suplantando la fcha. de Puerto Rico, y alli mismo se pervertian
a los q.e de estotra parte se presentaban a comprar o vender efectos.
No siendo suficientes los expresados antecedentes p.a sublevar la
Ysla, adoptaron los Conspiradores el Partido de alarmar los Pueblos
fronterizos por el temor, dici6ndoles q.e sino juraban la Yndepende
vendria un Exto. de Hayti a degollarlos, como se comprueba por un ofi-
ciodel Comand.te General defrontera delNorte D. Manuel Aybar, en







54 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

q.e me dice q.e el Gefe de abanzada D. Andres Amarantes havia jurado
la Yndependencia en el despoblado de Veler fronterizo a los negros;
q.e reunia tropa p.a deshacer aquel motin, p.o q.e mas temia de la
Ciudad de Santiago en donde residia, pues veia los Animos dispuestos
q.e la mayor parte de la gente havia huido a pretesto de la noticia y con
dificultad iba juntando algunos Milicianos; con fha. diez y seis de No-
viembre decia el mismo, q.e ya havia mandado al teniente Coronel
Infante con ciento cinquenta Soldados y q.e seguia reuniendo mas por
si fuese necesario, p.o q.e temia dejar sola la Ciudad; de todo di aviso
al Presid.te Boyer, encargindole tomase por su parte providencias, y
yo embie a Aybar auxilios e instrucciones sin poderme apartar de la
Capital por q.e alli es donde consideraba el mayor peligro.
El dia diez y ocho del mismo mes me avis6 dho. Gefe q.e con las
tropas mandadas se havia cortado el motin de Veler, y q.e el Cavecilla
Amarante le manifestaba por escrito q.e unos picaros entiree los q.e
venian algunos franceses y Caraquefios) les havian engafiado diciendole
q.e venia un Exercito present.ndole Orden falsa de Boyer p.a q.e
jurase la Independencia q.e aunque tarde havia conocido su yerro, p.o
q.e ya comprometido con nuestro Gobierno por la primera deliveraci6n
leavia enarbolado el Pavell6n Haytiano acogiendose a su amparo y q.e
p.a hacerlo respetar "sin embargo de ser parte del territorio Espafol
se havia presentado el Coronel de la Repdblica Paul, con porci6n de tro-
pa mandando q.e lo jurasen cuantos alli havia.
En estas contestaciones y providencias subsequentes, emplee la
tarde del treinta de Noviembre, dejando sobre la mesa aquella noche
una Proclama comunicando a los Pueblos las tramas de los malvados
p.a q.e se precaviesen de tales embustes, y en la madrugada estall6
,a mencionada sublevaci6n privindome hasta del gusto de haver pere-
cido en las filas defendiendo nuestros dros., por q.e no encontr6 una
sola persona a quien agregarme, pues a los pocos Europeos q.e alli
existian no se les dej6 salir de sus Casas, tales fueron las precauciones
de los promotores y su ascendiente, lo q.e acredita q.e la mayor parte
tenian conocim.to saviendo positivam.te q.e eran parte muy active los
referidos Auditor de Grra. y Fiscal de Hacienda pdblica; los Secretarios
Politico y Militar, todos los vocales de la Diputaci6n provincial, incluso
tambien su Secretario, except D. Jose Barona q.e era Europeo y el
Intend.te interino D. Felipe de Castro; con porci6n de Sugetos o quasi
todos los mas visible a la Peninsula p.a realizarlo vervalmen.te.
Dios Gue.a V. E. muchos afios Liverpool 24 de Enero de 1822.
Exmo. Sor. Pasq.l Real (rdbrica).
Exmo. Sor. SSrio. de Estado y del Despacho de la Gobern. de
Vltramar (86')".
Epilogando el suceso, diremos, aunque sin contradecir el plie-
go antes transcrito que parece fiel, bien que equivocado en cuanto
a apreciaciones de personajes y acontecimientos humans se refiere, que,
se dirigieron los sublevados a la morada del Brigadier Real, a quien se le
notifica por medio de uno de ellos, D. Leonardo Pichardo, que desde








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAIOL 55

ese instant ha cesado su mando en la Colonia ya libre. Cond6cese
al Gobernador depuesto ante la presencia del dicho Lic. Nfiez de
Ciceres, quien le hace encerrar en el Homenaje y n6 le da por inico
cautiverio la casa de su cufiado D. Felipe Fernandez Davila de Castro,
Intendente interino del Ej6rcito, segin algunos historiadores (86'),
dejindosele bajo la custodia de una guardia hasta el 7 de diciembre
(86"), en que se le envia para Plimourt, en un bergantin ingles, junto
con su familiar y algunos funcionarios, servidores fieles de la Metr6-
poli (86'").
Es evidence por licencia concedida por D. Jose Nfiez de CAceres,
President del Estado Independiente de Haiti Espafiol, que con fech-
7 de diciembre del 1821, se trasladaron a la Peninsula Espafiola por la
via de Londres, los sefiores D. Pascual Real, Da. Anastacia de Real con
sus tres hijos, Dolores, Isabel y Juan, y dos esclavos pequefios de su
propiedad nombrados, Juan de la Rosa y Matilde; capitAn Jose Maria
Salom6n, teniente Adeodato Medina, subteniente Nicasio Campos, cabo
Silvestre Gago; y ademAs, Antonio Chicano, Eugenio Bartolome, Ju-
lian Mufioz, Manuel Perez, Martin Farifias, Antonio Pedrosa, Antonio
Fontiberes, Manuel Garcia, Manuel Tomas y Timoteo chico (87).
ProclAmase solemnemente en ese memorable dia 19 de diciembre
del afio 1821, el auton6mico Estado Dominicano, desplegAndose en to-
das las fortalezas, guarniciones y edificios p6blicos las banderas de la
repiblica sudamericana de Colombia.
Se constitute una Junta Provisional de Gobierno compuesta del
Lie. Jos6 Ndfiez de Caceres, Gobernador Politico, quien la preside;
D. Manuel Carabajal (88), Capitan General del Ej6rcito Libertador;
y de los Diputados de cinco provincias: D. Antonio Martinez Valdes,
D. Juan Vicente Moscoso, don L. Juan Nepomuceno de Arredondo,
don Vicente Mancebo, D. Juan Ruiz y don Manuel L6pez de UmBres,
en calidad este iltimo de Secretario General.
Estos miembros fueron los propios alzados que firmaron el
acta de Declaratoria de Independencia.
Los principios en que se fundaba este Estado libre habian sido
previamente escritos por el sagaz jefe del Gobierno, y sus colaborado-
res ejecutivos. Formironle, en primer t6rmino, la declaraci6n de
Independencia del pueblo dominicano; y como segundo acto, la cons-
tituci6n de un Gobierno Provisional, completamente ajeno a la
autoridad metropolitan que quedaba asi de hecho y de Derecho
abolida. El acta constitutiva del 10 de diciembre del 1821, organizaba
dicho Estado, y en su sesi6n del 4 del mismo mes y afio, la Junta
Provisional de Gobierno, reunida en la Sala Municipal, organizaba el
Poder Judicial.
En resume: la Declaratoria presentaba en un cuadro pan6ramico
todos los errors politicos del poder hispinico, en su mas antigua
colonia de America. Se componia este hist6rico document de
todas las quejas de los adoloridos hijos formuladas contra una madre
desidiosa y culpable, y en ellas se incluian hasta aquellas que ahondaban








56 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

sus raices en el pasado tiempo colonial en que se mand6 a demoler
injustamente las arcaicas villas maritimas de Bayaha, Yaguana, Monte
Cristy y Puerto de Plata (89).
Tampoco daban al olvido, y echibanselo en cara, los blancos liber-
tos a sus olvidadizos amos iberos, todos sus infitiles actos de fidelidad
y devoci6n hacia Espafia, sobre todo, sus servicios en contra de Fran-
cia, en 1809, con el fin de reintegrar la Colonia a su poderio y mando,
sumiendola de nuevo en traditional obediencia como si fuera hija
descarriada que volviera en movimiento espontineo a su redil hogarefio,
a pesar de la inconsecuencia materna anterior, cedi6ndola como vil
mercaderia, en 4poca infausta de Carlos IV.-A prop6sito de lo pri-
mero, la exposici6n patri6tica no omite hacer resaltar la falta del
Gobierno que tenia su sede en Madrid, el cual no supo recompensar a
los heroes que habian participado en las jornadas de la Reconquista,
principalmente, en la batalla de "Palo Hincado", 6mula de aquellas
otras acciones ganadas a los franceses en el 1691, cantada por los
poetas, segdn trae en sus relaciones de la 6poca el esclarecido Si-
giienza (90); y cita, entire ellos, como ejemplos, al propio cabeza rebel-
de, don Manuel Carabajal, Ayudante del Brigadier Juan Sanchez Ra-
mirez y a don Pedro Vasquez, quien agoniz6 en plena miseria.
Y como no le es licito a la Historia fantasear--de aqui la inferio-
ridad reconocida por Arist6teles en su desmedro por oposici6n a la
poesia, no empece lo que hay de eterno en cada acci6n humana-
debemos conceder valor a tales testimonios justificados por los hechos,
puesto que esa deidad grave que pesa en su balanza los aconteci-
mientos que arrastran a los pueblos y los hombres, procede casi siem-
pre mis por indicios, conjeturas y probabilidades, o juntando frag-
mentos mutilados e interrogando testimonies discordes, que por ciencia
propia o verificadas intenciones, que las mis de las veces no puede
penetrarlas intimamente como las ve y sabe el poeta, arrebatado de su
numen divino.
Por virtud del segundo acto-el cual consistia en un Reglamento
Provisional que valia Constituci6n, y que formaba un cuerpo de 39
articulos- la parte Este de la antigua isla Espafiola, se declaraba un
Estado libre, independiente y republican.
Bien como tal Estado celebraria un tratado de alianza posterior
con Colombia para componer un estado de la Uni6n sudamericana
sefialada: asi, un diputado deberia ser enviado cerca de Bolivar
portador de la noticia del trueque politico habido en nuestro suelo,
con el fin de manifestarle expresamente la voluntad colectiva de in-
corporaci6n a Colombia. Otro diputado encaminaria sus pasos hacia
Puerto Principe para proponer a Boyer un pacto de amistad, comerciQ
y alianza en coming defense y seguridad para los dos territories que
se compartian la Isla desde tiempos del Descubrimiento.
Fu6 en esa solemne ocasi6n en que qued6 redactada la Declara-
toria independiente del pueblo dominicano, cuando la soberbia del







EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 57

patricio Ciceres pronunci6 la memorable frase: "...No mas depen-
dencia, no mis humillaciones, no mAs sometimiento".
De entire los cinones notables de este ya ilustre pliego legado a la
posteridad, puedese sefialar el articulo 9 que admitia como ciudadanos
"a todos los hombres libres de cualquier color y religion que hubieran
nacido sobre el territorio o en paises extranjeros, siempre que los
extranjeros hubiesen residido tres afios y estuviesen casados con una
mujer indigena. Ellos debian hacer constar estas circunstancias ante
los Alcaldes Municipales, con el fin de obtener una carta civica en
oue se estamparan los sellos del Estado y estuviese firmada por el
Secretario de Gobierno."
AdemAs, el articulo 10 agregaba: "que despues de haber obtenido
esta carta, el aspirante extranjero recibirA una carta de naturalizacion
librada por el poder legislative. Mas ni Asta ni la carta civica le darA
riunca el derecho de obtener empleos en el Gobierno, en la judicatura,
en las finanzas, las municipalidades ni otras funciones civiles o politi-
cas-excepto tener empleos militares". Y, segin el articulo 33 del
propio texto, esas prohibiciones y excepciones eran extendidas a todos
los espafioles nacidos en la Peninsula. Afiadiendose luego otras dis-
posiciones en dicho acto constitutivo que no dejaban de ser comunes
a todas las Constituciones.
Qu6dese para otros hacer el minucioso anAlisis de esta gloriosisi-
ma declaratoria de principios, ya desde el punto de vista de la demo-
cracia, ya de acuerdo con los postulados inmanentes del derecho y la
libertad humana; pero lo cierto es, que ella encierra filos6ficamente
y juzgada por la Critica, un hondo sentido de la responsabilidad hist6-
rica de un pueblo que expresaba un alma national ya libre y espon-
tinea en su desenvolvimiento de la acci6n, aunque imperfecta por
conformaci6n orgAnica inferior formada por elements atAvicos racia-
les que concurrieron en sus origenes a su deformado concept de la
nacionalidad. Por 6sto, como ya dijimos, lo cual sera material de los
preliminares del period haitiano que ya desarrollaremos, el hecho
de que Monte Cristy y Dajab6n se unieran al movimiento anexionista
en pro de Haiti desde el 15 de noviembre del afio que se esta histo-
inando, y esotro que no se hizo esperar de que Santiago, la mAs im-
portante de las poblaciones del Norte, adhiirase a la vecina Repi-
blica por decretarlo asi, una Junta Central Provisional que se dirigi6
en ese sentido al president Boyer (en despacho que consta en la
colecci6n de documents haitianos aludidos, el cual copiaremos mas
tarde), produce como fatal reacci6n el fen6meno que aniquila la
naciente Repdblica.
Tampoco estudiaremos en este instant la actitud de Juan Pedro
Boyer, y la importancia que 61 concede a estos acontecimientos, pues
tendriamos que remontarnos para su cabal comprensi6n hist6rica a
las raices viejisimas del infiel suceso de Monte Cristy y Dajab6n, el
cual arde como pavesa en llama, se prolonga por todos los pueblos
nortefios, y pr6ndese por contagio en los mismos del Sur, del cual








58 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIA MODERN

fue Azua el postrero eslab6n que se uni6 al proyecto nefando de
atarnos con cadena al hermano de Occidente. Traeremos tan s6lo en
apoyo de esto, el famoso document dirigido por el president Nfiiez
de Cfceres al president Boyer, bien que le transcribiremos cuando
tengamos que vernos, mal pecado de nuestra parte, con los g6rmenes
genuinos que produce la incorporaci6n a Haiti.
Tenemos dicho, y ahora repetimos como verdad irrecusable ante
un imparcial juicio de la Historia, a pesar de toda la alharaca en con--
trario, que no se puede poner en entredicho la figure de alta talla
4tica y spiritual del licenciado Jose NIfiez de Caceres, si se para en
mientes que 1l fuera todo trueno o ambici6n, o que resultara, al fin
y al cabo, un decepcionado de las cosas del medio native inferiorisimo
en el cual se movi6, porque, de una y otra condici6n defecto o virtud
political debia participar para concurrir con adversos hados a la pro-
videncia que frustr6 su destiny de libertador, y la propia libertad de
su Patria. Porque ya no tenemos el concept de los antiguos ret6-
ricos griegos que querian que la Historia fuese algo inanimado y
terrible como la tragedia, o lo que en el fondo se desprende del pro-
fundo sentido del "Genio de la Historia" de fray Ger6nimo de San
Jose, esa belleza estatuaria de la Historia, sino que hoy ella "recons-
truye a veces de polvo y cenizas, o cuando much, huesos secos de
cuerpos enterrados, esto es, indicios de acaecimientos, cuya memorial
casi del todo pereci6; a los cuales, para restituirles vida, el historiador
ha menester, como otro Ezequiel, vaticinando acerca de ellos, juntarlos,
arm6nicamente, someterlos unos a los otros, engarzarlos, dAndole a
cada uno su encaje, lugar y propio asiento en la disposici6n y cuerpo
de la historic; afiadirlos, para su enlazamiento y fortaleza, nervios de
bien trabadas conjeturas; vestirlos de came, con raros y notables
apoyos; extender sobre todo este cuerpo, asi dispuesto, una hermosa
piel de varia y bien seguida narraci6n, y, iltimamente, infundirle un
soplo de vida, con la energia de un tan vivo decir, que parezcan bullir
y menearse las cosas de que trata, en medio de la pluma y el papel."
Pero si tal cosa pasa en lo que se exige de la obra hist6rica para que former
un todo orginieo complete, sometido a la ley de unidad, segdn en todo
con la idea que Hegel da de la obra poetica, asi ya se concede al his-
toriador la facultad de resucitar en su mente las acciones y los carac-
teres, y ponerlos con nueva vida a los ojos de los lectores, no ence-
rrAndose, para tal reproducci6n, en la simple fidelidad de los detalles,
sino coordinando los materials, modificandolos, combinindolos,
agrupando los rasgos y los incidents, de tal modo, que pueda quien
leyere formarse idea clara de la naci6n, de la 6poca, de las circuns-
tancias exteriores, de la grandeza o debilidad de los personajes, y de
su fisonomia original, y del encadenamiento natural y propio de las
acciones. Asi la historic national depone contra toda censura al con-
secuente jefe de la Junta de Gobierno quien tuvo que acatar las
circunstancias desfavorables a la nacionalidad que crecieron de im-
proviso o se desenvolvieron en un lento process hist6rico, las cuales








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 59

fueron en gran parte provenientes de la inferioridad en nimuero y
grande miseria en que nos hundiamos, despubs del fracasado intent
del pr6cer en pro de una alianza con Haiti.
De ahi, n6 en otra parte, hay que buscar sus raices, que Niinez de
Ciceres dirigiera al pueblo el manifiesto del 19 de enero del 1822, en
el cual le recomendaba a sus compatricios que se revistieran "de fir-
nmeza para no escuchar los ecos de las antiguas preocupaciones, y
presentaran al mundo politico el dechado de un pueblo amaestrado
en las vicisitudes y mutaciones de Gobierno, y que sabia, por lo tanto,
acomodarse a las mis diferentes formas, porque cualquier Gobierno
era bueno, si se gozaba en 61 de los derechos imprescriptibles de la
naturaleza: libertad, igualdad, seguridades personales y paz social;
de todo lo cual se promote que se disfrutarh en abundancia bajo la
Constituci6n y leyes de la Repuiblica de Haiti."
Concedamos que 6sto era pactar, el repfiblico y estadista que
habia en el licenciado Niiiez de Caceres, con un concept relative de
verdad que estaba fundamentado en la unidad geogrifica, sino hist6-
rica, que debia mantenernos en una sola isla, indivisible, y alejados
ambos pueblos que la disfrutibamos de antiguo, de toda dominaci6n
extrafia estropea, pero sin que por eso no dejemos de caer en la
f6rmula interesada o codiciosa de Toussaint, la cual se traducia en
una isla unica e indivisible haitiana. De juzgarlo de manera diferen-
te, con sentido riguroso, habria que interpreter tal document, como
debilidad injustificada en var6n tan templado y de una sola pieza:
tal lo fue siempre el autor de nuestra incipiente Repfblica de aquellos
dias, pues no cabe la hip6tesis, aunque achaque fuese de otros tiempos,
el que este Nfiez de Caceres estuviera en pecado de infidelidad con
Boyer, entire otras razones, por la principal presunci6n en su favor de
que no se quedara en la Colonia ya haitianizada para gozar de lo que
hubiera sido natural gaje de su delito de lesa-naci6n, y todo lo cual
se le ofreci6 por medio de un puesto de senador vitalicio que nunca
ocup6 ni acept6, tal como lo hicieron sus colegas don Manuel Cara-
bajal, y el ex-diputado D. Antonio Martinez Valdes.-"Nfinez de Cice-
res, dice Ardouin, qued6 sin empleo; pero era un ciudadano de la
Repiblica, recibia los honors y le era ofrecido el sueldo de senador,
dignidad a la cual no habia podido ser llamado porque su c6nducta
inspiraba desconfianza. En cambio, D. Manuel Carabajal, su com-
pafiero, por su colaboraci6n con Haiti, fu6 promovido al grado de
Ayudante General del Estado Mayor, a pesar de su avanzada edad (91)."
Al contrario consta que Nfinez de Caceres fue obligado a desalo-
jar el pais y se decret6 la confiscaci6n de sus bienes por parte del
Gobierno de la Ocupaci6n. Entre otras pruebas de este hecho se debe
consultar el acto o contraescrito del 14 de abril del 1823 en que se
anula una donaci6n de Ciceres, ya traida a colaci6n en este studio
critico-hist6rico (92).
La actitud de pr6cer que siempre asumi6 D. Jose Nuiiez de Caceres
aun despuds de perpetrada la ocupaci6n military haitiana, la delata








60 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

una carta que copiaremos a continuaci6n, la cual procede del archivo
de uno de sus nietos, el ingeniero don Rafael Ndfiez de CAceres, y
dirigida desde la ciudad de Santo Domingo, al general Carlos Souble-
tte, h6roe de la Independencia sudamericana, en ese moment Vicepre-
sidente de la Repfiblica de Colombia.
"Exmo. Sefior General Carlos Soublette,
Vicepresidente de la Repfblica de Colombia.
Exmo. Sefior:
Por principal y duplicado he dirigido al Excmo. Sor. President
de la Repdblica de Colombia el oficio de que es triplicado el adjunto,
aprovechando las ocasiones y sujetos que se han presentado para ese
destiny, y que pr. sus circunstancias personales tengo por incapaces
de hacer train. a la confianza. No he tenido raz6n pr. ninguna part
de haber legado a manos de S. E. el Presidente Libertador; aunq. p.
alferentes vias he podido saber el arribo de los conductores a esa
ciudad; y como el tpo. corre, la urgencia crece, y mi reputaci6n sufre
en lo mas sensible con la demora de unas results, qe. deben servirme
de norte pa. resolverme a entrar en alguno de los partidos, a que
inclinaban los infortunios de Sto. Domingo me ha parecido convenient
dirigirme en derechura a V. E. suplicandole tenga la bondad de encar-
garse de enviar mis oficios al Presidente Bolivar al lugar de su resi-
dencia, recogerme la contestaci6n, y con las medidas de mayor
seguridad hacerla venir a mis manos en el concept de que me hallo
expiado pr. todas parties, y qe. este Gobierno hace la mas rigurosa
indagacn. de todo papel impreso, o manuscrito, carta, gacetas y todo
genero de correspondencia de cualquier parte que venga, se apodera
de todo, lo abre, lo lee, y lo entrega, o retiene, segiun conviene a sus
miras; y este registro comienza desde qe. toca el buque en el placer,
amenazando a los capitanes, tripulc. y pasageros con la pena de la
confiscaci6n y otras barbaridades, si ocultan algo. Tenga asimismo
entendido V. E. qe. estos blanc6fagos mantienen espias en esa ciudad,
en la Guaira, en Cartagena, y en otros various puntos p. informarse de
lo que ahi pasa, de cualquier movimiento que se proyecte sobre esta
parte Espafiola, y de las opinions de Colombia acerca de la invasion
cue han hecho a la fuerza, abatiendo el pabell6n que enarbolamos con
tanto gusto, y entusiasmo, para colocar el suyo tan odiado, y funesto
a la felicidad qe. nos propusimos, y propagar noticias contrarias a las
buenas esperanzas de redenci6n qe. nos alienta.
Conviene igualmente qe. V. E. tenga entendido qe. la Indepen-
dencia Colombiana q.e proclamamos aqui fu6 bien recibida, y adopta-
da en todos los demas lugares de la Parte Espafiola, sin qe. ni uno
siquiera la hubiese repugnado; mas, como sobrevino tan inmediata-
mente la irrupci6n de nuestros barbaros vecinos, ahora todos le atri-
buyen esta desgracia, pr. qe. tal es la rutina del vulgo en las calami-
dades pfiblicas, y algunos services aprovechandose de esa enfermiza
disposiei6n del pueblo han comenzado a levantar partidos p. la bandera
espafiola otra vez, contando con auxilios de Puerto Rico y otros








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 61

recursos, qe. aunque, remotos o del todo imposibles tienen la fuerza
necesaria para ganar terreno. Esto ha producido (...) cierta fermen-
tacn. qe. comprendida pr. el gobierno se ha visto precisado a ponerse
sobre el quien vive, doblando la guarnicn. y reforzando los puestos
con otras precauciones del caso. El pueblo se sobresalta, se promue-
ve la emigraci6n a Cuba, y Pto. Rico, y los partidarios de la Indepen-
dencia pierden el influjo. A esto se agrega que la political de estos
malvados africo: haitianos pinta el estado de Colombia en la mis de-
plorable situaci6n pa. desalentar, y yo pienso qe. pa. contrariar los
efectos de todas estas maniobras conduciria much qe. se introdujesen
aqui las gacetas, y demas papeles piblicos relatives a los sucesos de
las armas Colombianas, a sus mejoras en los diferentes ramos de
administraci6n, viniendo a mi poder con este objeto, pues yo los
estenderia a los qe. conviniese, sin embargo de toda vigilancia de esta
inquisici6n, y V. E. no acertari a figurarse cuanto conduciri este paso
a reanimar los Animos y sostener la opinion, pr. qe. no ve como yo, el
consuelo, qe. se recibe, y la alegria en qe. todos entran cuando se
consigue uno de estos papeles, por donde se descubre, qe. los malos
rumors son sembrados a prop6sito por los enemigos de Colombia.
Aunque V. E. y demis Gefes de la Repca., son demasiado adver-
tidos, y experimentados, no estara demis prevenir, qe. Boyer, pa.
cohonestar su ambici6n y violencia, ha entrado en el empefio de hacer
career al mundo politico, que ha sido lamado pr. los pueblos de la
parte Espafiola. Es falso, es una intriga tramada con este objeto, y a
la que se quiere dar cuerpo, publicando algunos documents relatives
a Santiago, y otros lugares fronterizos, pero estas piezas son forjadas
despubs del suceso, es decir despues qe. en Beler, en Dajab6n y Monte
Cristy hizo arriar, patear y romper en tiras el pabell6n de Colombia,
con amenazas de entrar a fuego y sangre, si no enarbolaban el de
Haiti, y se le sometian. Para 6sto tenia de antemano apostados sus
agents, mulatos, establecidos en el territorio Espafiol con instrucciones
de lo que havian de ser, legado el caso y pr. qe. es menester decirlo
todo, havia tambien entire ellos algunos espafioles desnaturalizados.
Cuando Santiago se vi6 amenazado de una irrupci6n a sangre y fuego
dobl6 la cerviz pa. no verse de nuevo reducido a cenizas, como en las
anteriores invasiones de estos VAndalos, esta es la pura verdad, y puede
V. E. estar seguro de qe. serA el primero de los pueblos qe. sacuda el
yugo en cuanto se les avise que ha Ilegado la hora de las venganzas.
Permitame V. E., le pregunte, si algunos oficiales adictos de co-
raz6n a la Independa. y que me ayudaron a proclamar la del primero
do Diciembre iltimo pueden pasar a ese destiny en la confianza de
ser colocados en el ej6rcito, pues muchos lo desean, y se han detenido
a causa de qe. los godos (93) y sus partidarios han divulgado qe. tres
de estos qe. han ido de aqui a alli, no han merecido favorable acojida,
y son por el contrario tratados con desd6n. Yo no he podido persua-
dirmelo, pero este recelo arredra su determinaci6n, y yo desearia
poderles asegurar, qe. en Colombia hallaran una madre agradecida, y








62 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

dispuesta a reparar su desgracia y el atraso que sienten en su carrera
por haber abrazado su causa.
Espero qe. V .E. disimulari generosamente qe. yo distraiga con
estos encargos la atenci6n que le demandan otros mas graves negocios
puestos a su cuidado; pero la suerte de Santo Domingo es lastimosa.
y se empeora con la dilaci6n. Colombia la invite, la movi6, la precipit6
a embarcarse en el bajel de sus destinos, y haviendo correspondido
al convite, quedara abandonada en medio de los escollos? Permane-
cera pa. siempre cautiva bajo el poder de estos fieros arraeces? El
nombre de Colombia no le habri servido, si no pa. consumer su perdi-
ci6n, p.a condenarse a una esclavitud cien veces mas ignominiosa q.e
la Europea? Todo es possible, pr. qe. los estados, lo mismo qe. los
particulares pueden olvidarse de su honor: mas, si tambi6n esti reser-
vado este desprecio pa. Santo Domingo, yo estoy dispuesto a no
sobrevivir a mi deshonra y a dar satisfacci6n a mis compatriotas.
Dios guard a V. E. muchos afios, Santo Domingo 6 de agosto de
1822. (fdo.) Jose Nifiez de Caceres.
Exmo. Sr. Vice-Presidente de Venezuela, Carlos Soublette (94)."
Se ha discutido a Nifiez de Ciceres su afirmaci6n de que algunas
poblaciones dominicanas entregadas de antemano al haitiano repu-
diasen la Independencia del 1821, pero 6sto es absolutamente cierto,
tal prueba daremos en otra parte de esta Critica; y a mis, otros ele-
mentos mis puros pero siempre equivocados, pugnaban por una
libertad bajo la antigua sombra hispana: ejemplo de esa actitud fue
la de Diego de Lira y otros.-"El CapitAn de Milicias de Santo Do-
mingo D. Diego de Lira y algunos fieles habitantes de Samana y demis
puntos del Este de la Isla recibieron la orden de jurar la Indepen-
dencia y reconocer el gobierno de Colombia, negindose a ello y poni6n-
dose en defense, y pidiendo en definitive auxilios a los buques fran-
ceses que habia estacionados en aquellas aguas (95)."
Mas, anteriormente, el jefe de la Repdblica del 1 de diciembre
del 1821 tan pronto como provey6 de las urgentes resoluciones admi-
nistrativas indispensables al nuevo Estado que acababa de nacer, se
dirigi6 al Brigadier don Gonzalo de Ar6stegui y Herrera, Gobernador
de Puerto Rico, para que arriara la bandera de Espafia, manifestAndo-
le que "habia respondido a los patriots de Santo Domingo que acce-
deria seguidamente a esta indicaci6n porque le constaba que 1l
abrigaba un coraz6n liberal y americano."
Nifiez de CAceres lleg6 a tener alguna esperanza en Ar6stegui per
ser 6ste cubano de origen, pero no s61o atacaron duramente al eman-
cipador los peri6dicos borinquefios "La Gaceta" y "El Investigador". a
instancias probables de este illtimo, sino que 61 mismo protest de la
audaz invitaci6n, por medio del "Aviso de Gobierno" que a continua-
ci6n copiamos:
"Acaba este Gobierno de recibir, con otros various oficios para
diversas Autoridades espafiolas, uno en que se le invita a tomar part
cooperar al plan que han adoptado algunos descontentos y mal








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


avenidos en la plaza de Santo Domingo, y que suscribe el titulado pre-
sidente don Jose Ni fiez, Auditor de la Guerra, y Juez de letras que era
en ella.
S61o la obcecaci6n, la ignorancia o el frenesi mas estipido pudo
alentar al autor de este papel para dirigirse a mi persona y propalar
en su territorio, la confianza y facilidad que tenia y hallaria a su favor
en ella, segdn asi la preconiza en su comunicaci6n y lo divulga en sus
conversaciones. Por d6nde pudo figurarse D. Jos6 Nifiez, que Gon-
zalo Ar6stegui, podria jams variar de sentimientos, ni creerlo capaz
de bajezas ni raterias, para que cuente con su cooperaci6n al plan
detestable que acaba de poner por obra en la desgraciada isla de Santo
Domingo? Si no le bastaban a este nuevo iluso, a este pr6cer mis
contra la patria, si no le bastaban, repito, los testimonies que tengo
dados en la naci6n y fuera de ella, de mi caricter igual siempre, de
mis sentimientos fires, y que no hay en la tierra nada que pueda
desmentir ni arredrar mis principios, manifestados constantemente,
en que ha fundado sus descabelladas expresiones, su insultante co-
municaci6n, su animosa idea de que podia y debia contar con mi au-
toridad? iMe conoce personalmente? ZHa conservado nunca con-
migo la menor relaci6n? ZTiene alguna noticia de que Ar6stegui,
durante su larga y honrosa carrera, haya jams titubeado en los nobles
sentimientos que le animaron siempre, y que fuese capaz de separarse
de ellos, aunque las desgracias llovieran sobre la Espafia, hasta no
dejar uno de sus hijos? jHa concebido el Sr. N6fiez que pudiera
notarse mi nombre con el mis pequefio tilde de traici6n ni de ingra-
titud? ZPues en qu6 funda este iluso el concept con que me present,
y la facilidad en escribirme? ZSera ac;so porque soy americano? Ah!
este nombre me honra, me lRena el alma y me recuerda las obligaciones
en que el me constitute. Si, americano, pero americano que ama a
su pais, que lo adora, que quiere verle lejos de las desgracias que lo
afligen, que conoce los lazos que lo unen con la madre patria, que es
hijo de sus hijos, que no sabe faltar a su cuna, a su obligaci6n, ni a los
juramentos que espontAneamente lo ligaron mis a ella. Ar6stegui
desea la paz en la America, pero nunca introducira, para lograrla, los
des6rdenes y la desolaci6n. Ar6stegui conoce bien el sagrado deber
que se ha impuesto, los males que hay que desterrar, la prudencia con
que debe aplicarse el cauterio que conviene al cAncer que lo devora.
No protege, ni ha protegido nunca ideas ambiciosas, ni la exaltaci6n de
malvados, ni de intrigantes. El bien pfiblico ha sido su guia, y cons-
tantemente ha sabido batir el egoismo y la delaci6n. Desea como el
primero la pronta terminaci6n de las desgracias que deplora, pero no
las alentara bajo el especioso pretesto de alegrias, con nuevas convul-
s'ones y desaciertos.
Eso queda para los ilusos, para los ambiciosos, para los que no
aman su patria: esti reservado para aquellos hombres que nunca
conocieron la gratitud, el deber y la justicia; en una palabra, para los
hip6critas y preciados de sabios, para los patricidas furiosos, que vi-








64 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

viendo de suefios y de quimeras, quieren envolver a todos en sus
fantisticas ilusiones.
Haya hecho su disparate el Sr. Nifiez, donde menos debi6 y cuandcr
menos le convino hacerlo. Llore su locura y vuelva arrepentido al senc
de un Gobierno paternal, que ni 61 ni sus paniaguados merecen; pero
que es generoso e indulgente, y no se atreva con sus impuros labios,
no digo a manchar, a pronunciar el nombre de jefes, que siempre su-
pieron cumplir con las penosas obligaciones de su institute; y tenga
cntendido que el punto donde manda Ar6stegui, es y sera siempre
leal y firme en su uni6n intima a la Espafia, que primero perderi mil
vidas, antes que permitir el mis pequefio extravio contra la opinion
de Puerto Rico, y que en esta Isla no se abrigan semejantes ideas ni
hay un solo puertorriquefio que no las deteste y abomine, sin que sea
necesario mi estimulo, pues siempre han sido y, serin firmes apoyos
del trono constitutional. Y no crea el Sr. Nifiez, que para ello se vale
ni valdra de terrores ni de opresi6n; no, es Ar6stegui bastante libre,
como debe entenderse la voz, para dirigir a sus subordinados por la
ley, usar de sus razones, encaminadas al entendimiento, pintando con
exactitud lo que es un gobierno revolucionario y la. magna Constitu-
ci6n que felizmente nos rige. Aislese el Sr. N6fiez en sus proyectos,
deje en pacifica posesi6n a sus vecinos, no se introduzca a presentarles
el detestable veneno que ha derramado en su pais, aprenda mis a
conocer los hombres, estudie los deberes de la sociedad, los de Ameri-
ca, los de un empleado respect de su gobierno, y su coraz6n le dira:
"has errado, y en los t6rminos que yerra el hombre mas vulgar". Me
detendria mis en la material, pero basta para que aquel nuevo prose-
lito de la revoluci6n no ignore mis principios e intenciones; los pueblos
de esa Isla conozcan lo detestable de su jefe actual, igual a la que
deja en los que le suceden, e identificada con la de los naturales de
esta fiel Isla.
Puerto Rico, 29 de Diciembre de 1821. (fdo.) Gonzalo Ar6stegui
(96)."
Porque es de saber que los laureles obtenidos por Bolivar y demas
independizadores en America, "junto con la propaganda previa que
se habia hecho, fueron otros tantos m6viles que hicieron career a los
libertadores de Santo Domingo que la pequefia Borinquen responderia
inmediatamente a su Ulamamiento", tal como dicen en su "Historia de
la Insurrecci6n de Lares" los publicistas D. Jos6 P6rez Moris y D. Luis
Cueto (97). Aunque la misiva transcrita no sirviese para convertir
a la rancia autoridad que ejercia pleno dominio en la colonia de la isla
convecina, vali6, sin embargo, de acicate para que se siguiera intense
propaganda con el prop6sito de obtener la libertad de Puerto Rico,
confundi6ndose en estos trabajos de Independencia los patriots bo-
rinquefios y los dominicanos, y utilizindose para el caso emisarios y
espias que laboraban tesoneramente en pro de sus proyectos revolucio-
narios o de emancipaci6n. Tal actividad se hace evidence en el oficio








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 65

del gobernador Ar6stegui al Capitin del puerto de San Juan, el cual
dice asi:
"El Capitan D. B. Guillot, Juez fiscal de esta Capitania General,
para el seguimiento y sustanciaci6n de la causa que se sigue a Camilo
Perez Ramirez, iniciado en el crime de espia del gobierno republican
en que se ha erigido iltimamente la parte espafiola de Santo Domingo,
me dice con fecha de este dia entire otras cosas lo que copio: En el
process que por decreto de V. S. del 25 del corriente estoy formando
contra el soldado Camilo Perez Ramirez, del batall6n veteran de Santo
Domingo, por creerse espia de aquel gobierno, result entire otros
particulares de su confesi6n, que estando arrestado dicho Camilo en
la prevenci6n de aquel cuartel oy6 la conversaci6n que tenian various
sujetos de caracter de aquella Isla, en la que se trataba de poner en
convulsion a 6sta; y que para ello se ofrecieron pasar a este destiny
un tal Vald6s y otro llamado D. Patricio Rodriguez, capitAn que es
en la actualidad de aquel Gobierno disidente. Y los traslado a Ud.
para que proceda a las indagaciones mas escrupulosas en las embar-
caciones etc., Puerto Rico, 29 de Enero de 1822 (98)."
Consta en documents fehacientes, y en diversos articulos de la
Apoca se habla del frustrado empefio de emancipar a la oprimida
Eorinquen, aun despuis de Gonzalo Ar6stegui y cuando asumi6 el poder
en la isla de Puerto Rico el CapitAn General D. Miguel de la Torre,
el mismo a quien venci6 Bolivar en la batalla renombrada de Carabobo.
Se sabe que por el afio del 1823, el general de la Torre seguia alerta
los movimientos independientes de un tal Carlos Rigoti, de D. Andr6s
Level de Goda, amigo y entusiasta encomiador de Nfilez de Caceres,
y de un senior Maloni, quien, "juntamente, con el negro dominicano
Castro, se ocupaban en excitar a la rebeli6n de Puerto Rico, manteniendo
correspondencia con algunos amigos suyos residents en esta Isla y
con un tal Escute, que estaba en Bogota, solicitando del Gobierno Co-
lombiano que armara una expedici6n contra esta provincia" (99).
Tales conspiradores solian congregarse en Santomas, y aseguraba
a la saz6n el negro Castro que no habria de pasar un afio sin que
aquella isla de Puerto Rico fuese completamente libre. Fracasaron
por desventura tales tentativas de liberaci6n para la fraterna isla de
Borinquen, no teniendo otro efecto que recrudecer el regimen colonial
con furibundo odio y opresiones. (100).
Otro defensor del jefe del gobierno de los setenta dias, y no de
siete semanas, segin el c6mputo que de su duraci6n efectiva hacen
algunos escritores (100'), es el Lic. C. Nouel, uno de los autores naciona-
les mis ecuAnimes al tratar asuntos hist6ricos, quien ha inquirido: "Pero
ppodia Niifiez de Caceres disponer de los elements necesarios para
oponerse a la invasion armada que amenazaba al pais? gNo habia
visto desvanecerse todas sus esperanzas de unirse a Colombia, y por
consiguiente, de ser protegido por ella para sostenerse en su obra?
zNo se habia negado el Gral. Jos6 Antonio Paez, Presidente de Vene-
zuela, a aceptar la federaci6n que el comisionado dominicano Dr. Don








66 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Antonio Maria Pineda, le habia propuesto en nombre de Nifiez de
Caceres y de su gobierno, fundado en que las atenciones de la guerra
contra los espafioles y la campafia del Ecuador no le permitian disponer
del contingent de hombres y de recursos que de 61 se solicitaban?
Asi, pues, sin auxilio de ningin g6nero, exhaust el tesoro, sin
ejercito, porque no podia contar con la cooperaci6n del batall6n de
morenos libres, supuesto que su gefe Ali habia asumido una actitud
esencialmente pasiva, era apremiante y comprometida la situaci6n del
President Nfilez. Etc."
"A excitaci6n de Nfifiez de Caceres reuni6se el Cabildo en sesi6n
extraordinaria el 19 de Enero, y al enterarse la corporaci6n, por la
carta de Boyer, recibida el dia anterior, de la situaci6n del pais, hizo
graves cargos a Ndfiez de Caceres, atribuy6ndole gran parte de la culpa
en los acontecimientos que le habian llevado a aquel estado. Princi-
palmente el regidor Don Andr6s L6pez de Medrano le ech6 en cara el
haberlos engafiado; pero no era ese el moment de las recriminaciones
ni de las invectivas, que ni mejoraban la condici6n del gobierno ni
servian para conjurar el peligro. Era necesario resolver, y resolver
pronto: urgia, en tan critics circunstancias, adoptar un temperament
que evitara los males que resultarian de la ocupaci6n violent del
territorio, por una soldadesca desenfrenada y acostumbrada a todos los
excess.
La anica soluci6n que podia darse al caso extreme en que se
hallaba el pais era el sacrificio de su independencia, someti6ndose a la
fuerza que se lo imponia y a las exigencias de Boyer, ya que por una
series de contrariedades en la march de los negocios piblicos y por
los sucesos desgraciados que habian sido su consecuencia, se veia el
gobierno independiente en la dura y triste condici6n de abdicar su
autoridad y su soberania. Este pensamiento tuvo sus opositores entire
los miembros del Municipio y di6 origen a acaloradas discusiones; pero
a! fin, cediendo todos a la imperiosa ley de la necesidad, se enarbol6
ese mismo dia 19 de Enero el pabell6n haitiano en las torres y forta-
lezas de la ciudad, con cuyo hecho qued6 consumada la unidad political
de toda la Isla bajo del gobierno de Haiti, desapareciendo la efimera
nacionalidad creada por Ndfiez de Caceres 101)."
Tambi6n merece gran estima la figure de Ndfiez de Caceres a los
ojos de nuestro historiador Garcia, quien mantiene el criterio de con-
pirador en favor de su Patria que le asigna esta Historia, cuando relata
su inmigraci6n a Venezuela en los comienzos del period haitiano para
ir en busca de medios con que promover una revoluci6n reivindicadora
del suelo propio sojuzgado.-"CuMles fueron las principles niedidas
de seguridad?
"Las que tuvieron por objeto ahuyentar del pais a todas las fa-
milias tildadas de espafiolismo, en cuyo nmuero entraron las que tenian
bienes que se les pudieran confiscar, con las cuales se emplearon
cuantos medios reprobados sugiri6 la maldad, para llenarlas de terror
y ponerlas en el camino de la emigraci6n, que tom6 tambi6n don Jos6








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


Ndfiez de Ciceres, animado por la esperanza de encontrar en Venezuela
elements y recursos con que library a su pais de la dominaci6n
haitiana (102)."
Y el mismo don Jose Gabriel Garcia con su voto da asenso a
ruestra anterior opinion, en su articulo "Del Gran Pron6stico", en el
cual trae la raz6n porque el caudillo de la Independencia, tuvo "cons-
trefiido por las circunstancias a no poder hacer otra cosa". Finalizan-
do con este grito de admiraci6n hacia su exelsa figure: "Como se v6,
los hechos habian tenido mas eficacia que las razones (frase que cons-
tituy6 un vaticinio para el future, pronunciada por D. Jos6 Nifiez de
Ciceres en su famoso discurso en el Consejo Municipal a que se refiere
en mis de una oportunidad este libro), y el gran pron6stico del Lic.
don Jos6 Ndfiez de Caceres quedaba cumplido: iGloria, pues, a ese sabio
ilustre, gloria a Duarte, gloria a SAnchez, trinidad patri6tica que sim-
boliza la encarnaci6n de la autonomia political de Quisqueya (103)."
Ahora bien, un juicio honra sobre manera la memorial del "primer
hombre de acci6n" de su 6poca que fu6 Nfifiez de CAceres, entire
nosotros, es decir, el que nos da la obra in6dita y trunca probablemente
por la tragica muerte de su autor, el viril parlamentario don Santiago
Guzman Espaillat, "El Ideal Nacional", que pasamos a trasladar a
esta critical (104):
"El movimiento separatist de Ndfiez de Caceres fue una preci-
pitaci6n; pero precipitaci6n inevitable. De ahi sus resultados negati-
vos. Si la conspiraci6n por Haiti, ya visible con los pronunciamientos
de Dajab6n y Monte Cristy, indicaba alhesi6n a los principios repu-
blicanos y desamor a Espafia, bien pudo pensar Ndfiez de Caceres,
como contrarresto, que la erecci6n de Santo Domingo en Estado repu-
blicano, auton6mico, satisfaria a todos los enemigos de Espafia, asi
como el lazo federativo con Colombia contendria las ambiciones haitia-
nas. Una y otra previsi6n fallaron. Los hechos demostraron que los
conspiradores haitianizados s6lo querian nuevos amos, sin parar
mientes en que los que se habian dado eran los mas antiteticos con la
indole del pueblo dominicano. La campafia de Bolivar en el Ecuador
no permiti6 a Paez dar los auxilios solicitados y la obra del ilustre
Auditor indefectiblemente tuvo que destruirse por no contar en el
pais con los recursos indispensables.
Adversas como fueron las circunstancias a Nfiiez de CAceres, el
fracaso no mengua en nada su gloria y su grandeza. Jurisconsulto
notable, hacendista competent, maestro de la juventud y restaurador
de la Universidad, de ideas avanzadas y clara vision de estadista, fu6
el primer dominicano que di6 forma y realidad a las vagas aspiraciones
de independencia. Por su actuaci6n result la figure mas connotada
y prestigiosa de su tiempo; y es, en el orden cronol6gico, nuestro pri-
mer hombre de acci6n, aunque muchos prefieran ese calificativo para
el Caudillo de la Reconquista. Pero Don Juan SAnchez Ramirez, hibil
y valeroso, no fue mAs que un soldado afortunado. Espaiol de cora-
z6n, represent el pasivo tipo colonial, de iniciativas escasas o nulas,








68 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

acostumbrado a recibirlo todo de la Metr6poli: funcionarios, leyes.
recursos, y cuanto habia menester la infeliz colonia para sus limitadas
necesidades. Si por las acciones b6licas no, por la trascendencia y
oportunidad del pensamiento cabe parangonar a Nifiez de Ciceres con
San Martin de preferencia a otro pr6cer de la emancipaci6n america-
na. Etc. (105)."
Pero para quien merece todas las exaltaciones el licenciado Nuifiez
de CAceres por su mentalidad y como eximio pr6cer, es para la pluma
enfitica y bien tajada de don Mariano Antonio Cestero:

"Aqui de una digresi6n referente a Nifiez de Caceres y su emi-
nente proeza, describe, por algunos mal comprendida y peor juzgada.
Caceres fu6 una preclara inteligencia de viril quisqueyano vaciada
en molde de concienzudo evolucionista, no, como err6neamente hase
podido career, desacertado y, a destiempo innovador politico. El supo
-n buen hora y bien elegido moment fijar el mis propicio a su con-
cepci6n patri6tica, coronada por el triunfo; pero ah! el pais no corres-
pondi6 a lo que dignidad y ccnveniencia de concerto le pedian,
61 no supo aferrarse con ardoroso carifio a la Independencia; n6 la apret6
contra el coraz6n, con efusiva verdad, no la custodi6 y menos defendi6
con solicita y potente virilidad; antes al contrario, por laxitud y desi-
nimo hizola efimera y vi6la, en breve instant, desvanecida perecer...
Sin embargo, rectifiquemos este juicio. No fu6 el pais, si que el ele-
mento conservador la causa averiguada, el fautor del dafio; una parte
conspirando infames! por desquiciar la obtenida autonomia, el rest
paralizando con su consuetudinario desvio, cuando de ejercer activi-
dades costosas en sacrificios se trata, enervando descreidos! hasta el
anonadamiento, todo cuanto fuera civismo, y vigor nacional...
Ciceres infiri6, discurriendo como pensador de alto vuelo y pa-
triota de excepcionales altiveces, que era preferible por dura y cara
que a la ciudadania resultase, vida libre, soberana, capacitada para
realizar la felicidad social, de que no se tenia ni t6nue goce, y aquis-
tarse con dignificadores atavios nacionales, totalmente desconocidos,
:, la misera existencia en que aio tras afio languidecia la Colonia,
desatendida, desdefiada, sumida en luctuosas desventuras, revolvi6n-
dose en vergonzoso marasmo moral... Ante previsiones de lo future,
nirando a Occidente, nada temi6 el aventajado hombre p6blico que
fuera parte a inclinarle a prevenir de riesgos la Independencia, porque
tenia fija en la conciencia, confiAndose a ella, esta eterna y cortisima
sentencia: "al pueblo que quiere ser libre ningun poder lo sujeta a
esclavitud... Todo en Nufiez de CAceres, inclusive y especialmente
la discretisima formula de la Independencia, engarzada confederativa-
mente, en la Uni6n Colombiana; todo, todo, da fe y acredita de cuerda,
atinada, trascendental su patri6tica evoluci6n.
ZEquivoc6se, sin embargo, el insigne republico? zResultaron ilu-
sorias sus sabias inducciones politicas?... Pues asimismo, con meras
diferencias, equivocAronse sus continuadores Duarte y SAnchez, y los







EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 69

que, imbuidos en id6nticas intuiciones patri6ticas que 6stos, pisaron
sobre sus mismas huellas...Etc."
Y asi bien puede afirmarse que el eminente ciudadano que habia
tenido la audacia de avanzar el destino de nuestro pueblo libre, no se
hizo acreedor en modo alguno al vituperio de sus contemporfneos o el
dicterio de la Historia por su devoci6n a Boyer, ni jams 6sta existio,
a diferencia de sus conspicuous colaboradores que a la sombra del arbol
extraiio tuvieron nombradia, prebendas y haciendas. Digamos, pues,
y 6sto es lo cierto, que si la personalidad humana, independiente y en6r-
gica de Nifiez de Ciceres, vale, es precisamente por su misi6n provi-
dencial y por el fin hist6rico a que coadyuva en la autonomia de su
Patria, al cual quiza no sea del todo ajeno su sentido de adaptaci6n
al medio sin el cual hubiera perecido todo concept future, aunque
todavia endeble, de la nacionalidad y de la raza. De donde se infiere
que, lejos de condenarle la Historia por prosaica que sea en su inter-
pretaci6n de la realidad, sera siempre el hecho emancipador que el
heroe afirma y realize, mas brillante y provisto de humana poesia
actual y possible, que otros hechos y otros heroes mas adentro de la
realidad hist6rica que todos los ojos ven, pero que al quedar depurados
se desmedrarAn siempre en vez de magnificarse como sucede a la
figure ya simb6lica del precursor de nuestra mis remota Patria.
Y si bien se mira, gran parte del prestigio que 11evara 6ste consigo,
no consiste s61o en el exceso de su personalidad violentamente acen-
tuado por sus critics o apologistas, sino en que, lejos de aparecer sus
actos como arbitrarios y ajenos del fin comdn, tienen un valor repre-
sentativo dentro de este mismo fin, ya por contrast y oposici6n, ya
como protest contra un estado social dominicano, imperfecto o vicioso,
y preparaci6n para otro mas alto que aun puede estar en camino, o
que no Ilegara nunca; en lo cual viene el Lic. Nifiez de Caceres a
asemejarse a grandes personajes hist6ricos que han ejecutado muy
mayores cosas sin darse cuenta ni raz6n clara de ellas. Asi los per-
sonajes que se mueven en un pais de sombras, y los cuales tienen tan
dudosa vida como Esplandian o como D. Cirongilio de Tracia. Por
esto, dice Men6ndez Pelayo, que, Gloriaa sera siempre del gran Schiller
haber descubierto aquella ley de eterna armonia est6tica, clave del
drama hist6rico, tal como 61 la ejecut6 siempre, es decir, como el punto
de intersecci6n entire el drama de la pasi6n individual y el drama de
la plaza pdblica. Asi se explica esas misteriosas figures de mujeres
y de nifios, colocadas por la tradici6n, como hijos terminales, al prin-
cipio de toda gran evoluci6n hist6rica; como si el drama del hogar
fuese inseparable del que se desata por la voz de los tribunos o por
el pufial de los conspiradores. Asi, en la fantasia popular que abr-
llanta los origenes de las repdblicas, la sangre de Lucrecia y de Vir-
ginia es riego lustral y expiatorio para la libertad romana, y la flecha
del arquero Tell rubrica la carta de las franquicias helv6ticas (107)."
Importa ademas aclarar que en la comunicaci6n de Boyer a Ndfiez
de CAceres, que traeremos a analisis en el curso de esta critical histo-"








70 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

rica, se confirm todo el interns que puso el Jefe de la Invasi6n de los
hombres de Occidente en halagar al ya derrocado Presidente del efi-
inero Estado del 1821, y como aquel hace toda clase de promesas al viril
patricio native para inducirle a la sumisi6n y fidelidad al dominion
extranjero. Asi le dice, entire otras cosas: "...No espero encontrar
en todas parties sino hermanos, amigos, hijos a quienes abrazar; pero
no habri obsticulo que sea capaz de detenerme; etc. Y en cuanto a
Ud., ciudadano, que creo animado-como me anuncia-del solo interest
de la Patria, abra su alma a la ventura y a la confianza, porque la
independencia de Haiti sera indestructible por la fusi6n de todas las
voluntades y afectos en una sola voluntad y alma national. Tendra
asegurado sus legitimos derechos a mi consideraci6n y estima, y poseera
Ud. titulos de gran valor para ser opuestos a sus conciudadanos que le
honraran, tan pronto como l1egue mi ej6rcito a Santo Domingo; etc."
Nada quita valor intrinseco y prestigio de ap6stol a esta gran
figure national que ahora sometemos al crisol imperecedero de la
Historia, pues el propio ex-Ministro Ardouin rinde tribute lisonjero
a su memorial, aunque impensadamente, cuando denuncia que "la vani-
dad y orgullo de Nilfez de Ciceres esperaban este moment (la toma
de posesi6n en el Cabildo. de Santo Domingo, por parte de Boyer), para
manifestarse con su protest como jefe que habia sido de la revoluci6n del
19 de diciembre del 1821.
Confirmara tambien lo que dejamos dicho, el que se sepa que trato
afable y respetuoso prodig6 el avisado jefe contrincante a nuestro
infortunado patricio, cuando entraron las soberbias tropas extrafias
con aire triunfal de quien penetra en ciudad conquistada her6icamente,
puesto que, es de advertir, que en la Puerta del Conde se hallaba el
Lic. Nifiez de Ciceres rodeado de altos dignatarios de la Ciudad, en
el instant en que Ueg6 el president Boyer, y bajAndose 6ste de su
caballo, di6le al primero, un abrazo, como abandonada prenda de reco-
nocimiento por su aparente resignaci6n a reconocer la autoridad de
Haiti; pero cuya solicitud luego debia desmentir aquel pr6cer con su
raidoso discurso en el Cabildo a que ya volveremos a referirnos en
otro lugar de esta obra.
Aqui viene algo acerca de actos que compete a Niiiez de Caceres,
y que nos darin el criteria exacto que debe merecer 6ste, quien s6lo
bubo de rendir sus armas de emancipador ante el abrumador hecho
de que todos los que le rodeaban y gran parte de la conciencia espuria
dominicana, ya habian acatado el mismo, real o engafiosamente, pues
en material de esta indole las falsas realidades de los hechos equivalent
a los hechos mismos tal como veremos en muchos de los pasajes mas
importantes de nuestro relate national; y sin contar con que a Ciceres
las mis adversas circunstancias le cercaron o pronunciaronse en su
contra: evocaremos inicamente ahora, los sucesos a que dieron lugar
los blancos colonos establecidos en Samana, cuando la lDegada de Juan
Pedro Boyer.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


No dejaremos tambi6n de hacer menci6n del incident aquel
franco-haitiano, en favor de Espafia, presentado por el almirante Jacob,
y alentado por el comandante Douault. A raiz de ambos sucesos, el
President de la endeble Repiblica puesta bajo la sombra protector
de Colombia, habia escrito a 4ste Oltimo el 30 de enero del 1822, sabe-
dor ya de que el ej6rcito haitiano avanzaba hacia Santo Domingo, para
incitarle a la resistencia en Samand a los proyecto del invasor Boyer,
ofreciLndole su personal concurso y el de la escasa gente con que
contaba, mas a lo cual no pudo acceder el dicho comandante Douault
porque esperaba nuevas del Gobernador de la Martinica a quien se
habia dirigido en consult para tomar resoluci6n con el fin de amparar
bajo el pabell6n galo a la Peninsula.
Termina ya en puridad lo que pudi6ramos llamar la vida piblica
del Lic. Nifiez de Ciceres, aunque luego trataremos algo mis acerca
de 61, en la era haitiana, y su salida de la Patria, camino de la Costa
Firme, bien que ya hablamos de como anduvo por alli hasta su muerte
en M6jico. Pero es lo cierto que much mis podria decirse en elogio
del padre de la Repdblica en este period, de quien ya el elocuentisimo
Padre Merifio hizo la siguiente apologia:
"Se acerca ya si, no ha legado aun el dia de reparaci6n para el
esclarecido ciudadano, que por haberse adelantado a sus compatriotas
en el camino del progress politico, social, kstos no lo comprendieron,
y la nota de infamia que por aquel hecho quisieron imprimir a la
frente del noble patricio, hasta los que en 1861 pidieron cadenas al
extranjero para uncir su patria al poste del oprobio, se ha ido trans-
formando a los ojos de la posteridad en una esplendente aureola de
gloria, porque es innegable que tiene la de haber sido el primer domi-
nicano que quiso libertar la patria, rompiendo el yugo colonial que
pesaba sobre el suelo de 'la Espaiola hacia trescientos veintinueve
afios (108)."








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAfOL 73


CAPITULO TERCERO

I-No entr6 en el dominio de la Historia el hecho politico de
la uni6n a Colombia.--Falta de acuerdo previo entire el
Genio de la Libertad de America y nuestro pr6cer Ndfiez
de Caceres.-Presunciones que se deducen de los textos
haitianos y que parecen explicar mejor la causa que
impidi6 que el Libertador de America se pusiera en pugna
con la Tierra del Gran Peti6n: la tradicion.-Pruebas
directs e indirectas.
II.-El linaje dominicano de Sim6n Bolivar, y la culpa del
desamparo a nuestra patria que se le achaca por parte
de algunos de duestros historiadores y publicistas.



Es ocasi6n de referir aqui (puesto que vamos a cerrar definitiva-
mente este brevisimo period del Estado libre), aunque tengamos que
retroceder a uno de los primeros actos de la Junta de Gobierno pro-
visional, tal como debe juzgarse-ante un juicio depurador de los
hechos-el decantado desamparo de que acusan al libertador algunos
de los historiadores y publicistas aut6ctonos, por no prestar apoyo y
protecci6n a la nacionalidad en ciernes del 19 de diciembre del 1821.
Con efecto, la referida Junta dispuso casi a seguida de su forma-
ci6n, el envio a Venezuela del comisionado doctor Antonio Maria de
Pineda, en busca del amparo del general Sim6n de Bolivar, quien
estaba entonces ausente, muy enfrascado en Eus campaias por la li-
bertad del Ecuador, pues es de indicar que 61 acababa de dejar en
aquella tierra de fuego, dos mil cadiveres y se cubri6 de gloria en la
inmortal acci6n de Bombona: y por todo 6sto y cuanto se ha dicho en
ese sentido en pro del H6roe, el Gral. Jos6 Antonio Paez, h6roe de las
Queseras del Medio, Comandante tan s61o del Departamento de Ca-
racas, se redujo a recomendar a aquel Pineda cerca del Gral. Santander,
Vicepresidente de la Repdblica, encargado del Gobierno, quien decline
conocer del asunto para el cual no tenia las instrucciones de Bolivar,
ni pudo disponer ayuda, por escasez de contigente de tropas, armas y
dineros que se solicitaban por parte del Comisionado del Gobierno
Dominicano.








74 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Resta examiner una cuesti6n previa muy discutida recientemente
en lo que respect a este incident hist6rico.
LEra cierto que Bolivar habia prometido a Nifiez de Caceres su
cooperaci6n y habian estado en correspondencia con anterioridad al
acto del 19 de diciembre del 1821?
Nada lo revela. Por conjeturas posteriores que haremos parece
muy improbable que el Caudillo se comprometiera en la libertad
de la parte Espafiola, dindole la espalda al pueblo haitiano que le
tenia dada ayuda liberal y desinteresada, pues lazos de gratitud le
unian a Alejandro Petion, tal cual sefialaremos casi a rengl6n seguido.
Ademas hemos escudrifiado todo lo que se refiere a esa 6poca,
todas las colecciones de cartas de Bolivar que nos han Ilegado hasta
nosotros, y ninguna correspondencia estaba dirigida al jefe de la
Conjuraci6n del 21.
En contrario aporta una prueba indirecta e implicita, hasta cierto
punto, el Dr. Vicente Lecuna ya citado, en su notable trabajo "Las
Campafias de Bolivar", cuando asegura el hecho apuntado con anterio-
ridad de que no se pudo dar auxilio a nuestra Repdblica por parte de
Colombia.
"La colonia de Santo Domingo, dice, la m;s antigua del nuevo
mundo, enarbol6 tambi6n la bandera colombiana, pero desgraciada-
mente no se pudo prestarle auxilio alguno, y fu6 invadida y ocupada
por los haitianos."
A mis de que una carta escrita en la ciudad de "Popayan", fecha-
da el 9 de febrero del 1822, dirigida por Bolivar a Santander, nos
revela, ticitamente, por lo menos, que muy tarde fu6 sabido por
el Libertador por antonomasia de toda la America, la proclamaci6n
de independencia de la parte espaiola de la isla de Santo Domingo
por parte del licenciado don Jose Nufiez de Caceres; pero que el ge-
neral Sim6n de Bolivar estaba inclinado a prestar ayuda a los domi-
nicanos bien que no tanto por generosidad como por political practice
americanista. La referida epistola refiere, entire otras cosas, lo
siguiente:
-"...Ayer he recibido las agradables comunicaciones sobre Santo
Domingo y Veracruz, del 29 y 30 del pasado. Mi opinion es que no
debemos abandonar a los que nos proclaman, porque es burlar la bue-
na fe de los que nos screen fuertes y generosos; y yo creo que lo mejor
en political es ser grande y magninimo. Esa misma isla puede traernos,
en alguna negociaci6n political, alguna ventaja. Perjuicio no debe
traernos si le hablamos con franqueza y no nos comprometemos im-
prudentemente por ellos, etc. (108')."
Esta comunicaci6n del 9 de febrero del 1822, fecha en la cual el
general Boyer habia entrado ya con sus tropas invasoras en Santo
Domingo, parece evidenciar, hasta cierto punto, que eran infundados
los cargos a Bolivar acumulados por algunos publicistas, puesto que
su animo era prestarnos protecci6n y no dejar en el vacio el pensa-
miento de confederaci6n de nuestro Estado a la future Gran Colombia,








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL 75

formulado por NGfiez de CAceres en su notabilisima "Declaratoria de
Independencia" y en el acto confirmativo del mismo dia 19 de diciem-
bre del Gobierno Provisional de la Repdblica.
Otra prueba de que no hubo acuerdo previo entire los dos emanci-
padores sefialados, el Libertador de America y nuestro libertador pri-
mero, es la que trae una Carta enviada por el Gobernador de Maracai-
bo al Ministro de Guerra y Marina del Gobierno que tenia su asiento
en Bogota, fechada el 2 de enero del 1822, que dice asi: "...El capitin
Juan Delgado que acaba de legar a esta plaza procedente de la Vela
de Coro, me ha trasmitido la plausible noticia de haber visto alli pocos
moments antes de su salida, various impresos de la isla de Santo
Domingo, en que se asegura la transformaci6n que hizo a costa de sus
propios esfuerzos declarandose libre e independiente del gobierno de
Espafia, agregandose y reconociendo al de Colombia, a cuyo fin habia
llegado a Curazao una misi6n de la junta gubernativa de la expresada
isla a tratar con el gobierno de Colombia: que en los mismos papeles
se asegura la protecci6n y auxilio de toda clase que le ha ofrecido la
Repdblica de Haiti; y creyendo c6mo debe la exposici6n del dicho
official, tengo la satisfacci6n de ser el PRIMERO que eleve al gobierno
tan lisonjero acontecimiento; pues el bello ejemplo de heroismo que ha
dado Santo Domingo a las islas vecinas, ird completando la desespera-
ci6n y desengafio de nuestros enemigos.
Le aviso a V. S. para su inteligencia y que se sirva trasmitirle al
conocimiento de S. E. el Vice-Presidente."
A pesar de que la carta de Nfifiez de Ciceres a Soublette, del dia
6 de agosto del 1822, parece sembrar en nuestro animo cierta duda
racional acerca del acuerdo preestablecido entire Bolivar y nuestro
Nufiez de Ciceres (108'").
De todos modos no es punto aun bien dilucidado por la Historia,
y para explicarlo caben algunas conjeturas. Quizis una circunstancia
aclare parte del misterio!
En fuente haitiana abrevamos que vino a recalar a "Los Cayos" la
expedici6n que formaban Bolivar, Brion, Bermildez y Aury, entire
otros emancipadores sudamericanos; pero habiendo surgido dificultades
entire ellos que ponian en peligro tan trascendental empresa, el president
Peti6n di6 el comando de una flotilla al marino Luis Bri6n (108") para
que regresara a su patria, prest6 a Bolivar el concurso de su mediaci6n
para que cesaran tales diferencias y rivalidades entire ~1, el general Ber-
mfdez y el comodoro Luis Aury, y orden6 al Gral Mari6n entregar a
este filtimo 2.000 piastres como indemnizaci6n por reparaciones alegadas.
Dando muestras Peti6n de sus simpatias por tan noble causa que esos
inmortales aventureros encarnaban, exagera su largueza, hicele dar al
mismo Libertador 4,000 fusiles, 15,000 libras de p6lvora, 15,000 libras de
plomo, armas, etc. Y permit a los expedicionarios reclutar haitianos
para servir en las tropas independientes en la Costa Firme (109).
No obstante el Dr. Vicente Lecuna relata en su folleto "Expedici6n
de los Cayos" que no se sabe a punto fijo la cifra de los elements de








76 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

guerra cedidos por los haitianos: el general Mari6n asegura consistieron
en 15.000 libras de p6lvora, 15.000 libras de plomo, 4.000 fusiles, una
imprenta y una fuerte cantidad de dinero, cuya monta no indica. Mas,
como se ha referido, "el 26 de enero no recibi6 Bolivar sino 2.000 fusiles y
cierta cantidad de cartuchos; y despues s61o sabemos de la orden del 7
de marzo de entregarle 10.000 libras de p6lvora y 15.000 de plomo; a
los pocos dias le fue cedida la imprenta, y el 25 de febrero se rescindi6
la venta de 1.500 fusiles, negociados con Brion, para que 6ste pudiera
darlos a Bolivar (109')."
De acuerdo con la obra "Vida de Bolivar", escrita por Larrazibal,
la Tesoreria de Haiti para no dejar constancia de tal ayuda a los pa-
triotas venezolanos, gir6 varias sumas por mediaci6n del negociante in-
gl6s Southerland, el mismo que recomend6 a Peti6n que cooperara con
Bolivar y quien a su vez contribuy6 con recursos propios a la Expedi-
ci6n (109")."
El histori6grafo Lecuna ya mencionado le atribuye otro motivo al
eficaz amparo de Peti6n.-"Mas se ha ponderado la filantropia de Peti6n
que sus talents politicos; pero sin menospreciar sus nobles sentimien-
tos debemos reconocer su sagacidad respect a los intereses de su raza y
de su pueblo, pues fomentando la rebeli6n de la America espafiola, ser-
via a la vez la causa de la libertad, representada en ese moment por
Bolivar y sus compafieros, y contribuia a crear obsticulos a los prop6-
sitos de la Santa Alianza, y por tanto a la Francia, empefiada en la re-
conquista de Haiti (109"')."
Parece asi que por una deuda sagrada hacia la patria de Alejandro
Peti6n no se trat6 de pugnar por los ideales emancipadores de Nufiiez
de CAceres, lo cual confirm en much una tradici6n que consiste en
que debi6 existir un pacto secret entire Bolivar y el subsodicho gran
patriota de Haiti, por cuya virtud, el primero dejara al segundo, manos
libres para acaparar toda la Isla que se hubo proclamado indivisible
desde el acta de Independencia occidental.
No damos complete asenso a tal especie que se ech6 a rodar desde
aquellos tiempos memorables! Pero todavia aceptando la verosimil
hip6tesis de gratitud hacia los haitianos, habria causa para atenuar la
responsabilidad de negligencia que recaeria en ese hombre predestinado
que cargaba sobre sus espaldas ciclopeas tode un Continente. Sobre
todo cuando ha podido comprobarse que 1l se hallaba fuera del terri-
torio venezolano, y desconoci6 en verdad el hecho por el cual se le
.cusa! O de lo contrario habria que admitir que el alma grande de
Bolivar obedeci6 en este triste incident a uno de esos arranques
egoistas que restaban porci6n muy noble a su gloria: dindole asi las
espaldas a un double vinculo de raza y de origen. Es cosa averiguada
que el Genio de la Libertad de America era de progenio dominicana:
D. Jose Antonio Bolivar de la Santisima Trinidad, EL LIBERTADOR,
naci6 en Caracas en la noche del 24 de julio del 1783, y era hijo de don
Juan Vicente Bolivar y dofia Maria de la Concepci6n de Palacio; pero
por la linea paterna tenia como ascendiente a D. Sim6n de Bolivar,









EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 77

el Mozo, nacido en Santo Domingo, quien era asi el quinto abuelo del
heroe.
Este don Sim6n de Bolivar, el Mozo, que se halla enterrado en
nuestra Catedral y dej6 otra descendencia en Santo Domingo, era a
su vez hijo de D. Sim6n de Bolivar, el Viejo, quien el afio del 1859,
y n6 1887 como dice Oviedo y Bafios y algunos historiadores, lleg6 a
Caracas como Secretario de Residencia, junto con don Diego de Osoria,
nombrado Gobernador y Capitin General (110).
Ademis la genealogia acusada de Sim6n de Bolivar se evidencia
en la "Informaci6n de M6ritos y Servicios", que se levant6 en la "muy
noble y leal ciudad de Santo Domingo de la isla espafiola, a los 29 dias
del mes de Agosto del 1567, ante los sefiores president y oidores de
ia audiencia y cancilleria real de su Majestad (111)."
Aparte hemos dejado tambi6n otra raz6n hist6rica que unia en
amistad y camaraderie a algunos de los libertadores de America con
ese Peti6n. Asi, por el afio 1792, tom6 servicio en el ej6rcito de B61-
gica mandado por Dumouriez, el insigne Francisco de Miranda, y en
este era el general Alejandro Peti6n su compafiero de armas, vinculin-
dole a el lazos de entrafiable afecto (112). Y a ello podia no ser
indiferente la actitud de Colombia con la Repiiblica de Nifiez de
Caceres.
Precisamente, una carta del gobernador don Carlos Urrutia al
president Peti6n, la cual consta en los "Documentos procedentes del
Archivo de Indias", t. II, p. 94, consigna la protest del primero al
segundo por un "apresto belico y desembarco que se anunciaba para
Santo Domingo", que daba consistencia a otra version de que se tenia
en mientes una expedici6n de Bolivar a Santo Domingo, dirigida
desde Haiti (112'). Sobre todo, cuando el general Alejandro Peti6n
contest con hibil evasiva a la comunicaci6n de Urrutia: "...que
aunque el gobierno espafiol, describe, no habia celebrado con 1l ningin
tratado de alianza en cuyo iinico caso era que estaria comprometido a
impedir la hostilidad de otro agresor al Gobierno Espafiol, sinembargo,
no descuidaba las consideraciones de una mutua armonia con que
hasta alli habian corrido ambos gobiernos locales. Etc."




















NOTAS








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


NOTAS




(1) Hemos rectificado aqui la nomenclatura corriente de los
historiadores al designer este period, esto es, le Ilamamos de acuerdo
con la "Declaratoria de Independencia" del pueblo dominicano y el
acta constitutiva del 19 de diciembre del 1821, el Estado Independiente
de Haiti Espaiol, aunque conservemos la particular Haiti en tal deno-
niinaci6n en acatamiento a la tradici6n geogrifica que transmiti6 ei
nombre de Haiti para toda la Isla.
Hasta ahora se conoce ese period en nuestra Historia bajo el
epigrafe de "Incorporaci6n a la Gran Colombia" por mas que esta como
confederaci6n nunca existi6, sino la simple uni6n centralista de los
Estados de Nueva Granada, Venezuela y el Ecuador que compusieron
a Colombia, ni much menos fue jams un hecho politico nuestra
incorporaci6n a 4sta iltima.
(1') En su calidad de Auditor de Guerra, el Lic. Ndfiez de CAce-
res parece que tuvo que instruir process al conspirador patriot
don Manuel del Monte, bien que 6sto no pase de mera version que
Iecoge el historiador D. Antonio del Monte y Tejada en su "Historia
di. Santo Domingo", t. II, nota acerca de un ascendiente o deudo del
propio Caro, y que reproduce don Jose Gabriel Garcia, en el tomo II,
p. 24, ed. 39, de su "Hist. de Santo Domingo". Dice asi:
"...como los resultados obtenidos con la reconquista, no respon-
dieron a las ilusiones concebidas por la mayoria de los dominicanos,
quienes al sacrificarse por recuperar su nacionalidad originaria, no
pensaron que podian labrar su desdicha, sino que iban a conquistar
un porvenir risuefio y venturoso, la agitaci6n de los animos, lejos de
calmarse, subi6 de punto cada dia, despertando en unos, y acentuando
en otros, el deseo de desligar de Espafia a la primada de sus colonies,
para constituir en ella una naci6n soberana e independiente. Los
primeros planes que se descubrieron en ese sentido fueron los atribui-
dos a don Manuel del Monte, quien fu6 reducido a prisi6n, sumariado
y remitido a Espafia bajo partida de registro, sin que pudieran descu-
brirse sus c6mplices, respect de los cuales, si los tenia, guard una
prudent reserve. Mas como no se le pudieron probar los hechos de
que estaba acusado fu6 absuelto inmediatamente por el Consejo de
Regencia, el cual le permiti6 el regreso a la tierra natal, merced a la
poderosa influencia que ejercia en la Corte don Francisco Javier Caro,
su pariente cercano, quien segni versions de cuya exactitud no res-








82 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

pondemos, conserve desde entonces much ojeriza al licenciado don
Jose Niiiez de Caceres, pues parece que este hubo de consultarle antes
de proceder en su calidad de auditor de guerra, interpretando como
hija de la sinceridad y de la buena fe, la contestaci6n maliciosa que
para salir del paso le diera aquel con reserves, de que en nada le
ligaban los vinculos de la sangre cuando se trataba del cumplimierto
del deber, frases convencionales que suelen emplear los que mandan
cuando median la infracci6n de una ley o el olvido de una de sus
mis sagradas obligaciones."
Empero, el mismo historiador Garcia, de acuerdo aqui con todos
los publicistas que han tratado la material, asegura que Nufiez de
Caceres aconsej6 a Sanchez Ramirez la emancipaci6n de la Colonia,.
lo cual da al traste con la probidad de que pudiera el propio Nufiez
perseguir a los que anhelaban desde entonces la autonomia o el Estade
litre dominicano.
Al referirse este Garcia a la otra conspiraci6n del habanero Fer-
min que refiere la tradici6n, nos afirma que di6 justo motive e!
descubrimiento de estos planes de conspiraci6n, a que algunos hombres
pensadores, entire ellos el licenciado Ndfiez de Caceres, sofiaran con
que don Juan Sanchez Ramirez podia llevar a cabo la emancipaci6n
de la colonia, lo que llegaron a aconsejarle con sinceridad mis de una
vez ;pero espafiol de coraz6n el heroe de Palohincado, se neg6 siempre
a prestar oido a semejantes insinuaciones, que juzgaba desdorosas por
cuanto contrariaban sus mas intimas convicciones."
(1") "Hist. Sto. Dgo.", t. I, p. p.-24-25.
(1'") Esta concepci6n no es absolutamente original, repetimos,
la esbozan antes el publicista D. Mariano Antonio Cestero, en su folleto
"27 de Febrero", y el historiador D. Jos6 Gabriel Garcia, en su articulo
"El Gran Pron6stico, reproducido en la Revista de Educaci6n, ed. N9 1,
diciembre 1921, p. 445, quien consider a Nfirez de Caceres, Duarte
y Sanchez, como una trilogia patri6tica que encarna el ideal de auto-
nomia.
(2) Pagina 49, nota 5a.
(3) "Monumento a Duarte", p. p.-4 y 5.
(4) DE LA OBRA BIBLIOGRAFIA VENEZOLANISTA: NU-
NEZ DE CACERES (JOSE)-Memorias sobre Venezuela y Caracas.
Cuaderno manuscrito e inedito de 25 folios sin numerar, del tamafio
de un cuarto de pliego de papel florete, y en muy diminuta letra del
autor, notable caligrafo.
(5) 0' Leary, en el tomo II de su Narraci6n, pagina 628.
(6) "Estudios de la Historia de Haiti", t. IX, p. 102.
(7) TomAs Madiou, "Historia de Haiti", 1843--46.
(8) Ardouin, Obr. cit., t. IX, p. 101 y sgts.
(9) "Figuras Americanas", rev. "Bahoruco", 15 julio 1933.
(10) Antonio del Monte y Tejada, "Historia de Santo Domingo",
t. III, in fine, p. 277, Noticias.
(11) "Listin Diario", n. 14194, agosto 28 del 1933.








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAfOL 83

(12) "El Duende" se publicaba por el afio 1821 segfn referencias
que se hace de 6ste en la "Historia de El Duende" escrita por Castulo
e inserta en "El Progreso", en su edici6n del 12 de julio del 1853, n. 17.
(13) Correspondi6 dicha edici6n al 15 de febrero del 1846, mar-
cada con el nimero 12.
(14) Mon. a Duarte, p. 5.
(15) Noticias, etc.
(16) El Dr. Vicente Lecuna, el admirado histori6grafo e indi-
viduo de la "Academia Venezolana de la Historia", public, pri-
mero, en el Boletin que es 6rgano de dicha ilustre Corporaci6n, la
primera parte de las "Memorias" de Level de Goda; y luego, da a
conocer en la double edici6n nimeros 63 y 64, el texto de otro cuaderno
escrito por el propio autor.
Conviene que se aclare que el Level de Goda que tenia el general
Ulises Heureaux como abuelo materno, era este Level de Goda, nacido
en Cumana el 14 de junior del 1777, hijo de D. Andres Level Alen, y
D4 Melchora Limardo, quien fu6 Senador, Presidente de la Audiencia
de Oriente, etc.; y muri6 en Maiquetia, en 1856.
(17) "Clio". rev. de la "Academia Dominicana de la Historia",
p. 9, ler. fasciculo, enero y febrero 1934.
(18) "Memorias", p. p.-706-707.
(19) La "Enciclopedia Espasa" califica dicho epinicio de Ndfiez
de Caceres, de "canci6n de inspiradas estrofas".
(20) A los vencedores de Palo Hincado en la acci6n del 7 de no-
viembre del 1808, D. Jos6 Nfiiiez de Ciceres dedica la siguiente canci6n:

"Hubo muchos valientes
Antes que Agamenon, pero no hallaron
Quien su muerte con lgrimas honrara
Y aunque sobresalientes
Sus hechos para siempre se olvidaron
A causa de no haber quien los cantara".
(Horacio, libr. 49, oda-8--v. 25).

"Por mrs que se atavia
La rubicunda aurora de colors
Para anunciar la aparici6n risuefia
De tan plausible dia,
Los various y esmaltados resplandores,
Son oscuro bosquejo, debil sefia
Del alma gozo, del placer y gloria
Que al suelo patrio causa su memorial.
Otros sus perfiladas
Plumas empleen, su talent agudo,
En acertados planes y mejoras:
Las espigas doradas
Aqu6l ensefie al labrador forzudo








84 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

A cortar con las hoces sefiadoras:
Quien el desorden pdblico y la intriga
Con la picante satira persiga.
Yo envidio el laborioso
Afan de tanta abeja artificiosa,
Sin poder competir con su desvelo,
Mas de zangano ocioso
Por evitar la nota indecorosa,
Pedir6 a Clio con ardiente anhelo,
Que, embocando su trompa, los campeones
Cante de Palo-Hincado, y sus acciones.
Rogarela se quite
La corona marcial de su cabeza,
Y entretejida de olorosas flores
Venga, y la deposit
Por premio del valor y fortaleza
En la de estos heroicos vencedores,
Que de extranjero yugo redimieron
La Patria, y dulce libertad le dieron...
Si palaciega mano,
O de grado, o por fuerza en Basilea
Firm6 la esclavitud de la Espafiola,
Hoy el empefio vano
Se deshizo, ganada la pelea
De estos guerreros por la virtud sola:
Que el aulico servil todo estipula.
Los que pueblos oprimen,
Perpetfien su fama ensangrentada,
En columns, y en alto capitolio;
Para los que redimen
El suelo patrio de opresi6n forzada,
Hay mas stable y apreciado solio
Erigido en el pecho, y por las manos
De sus reconocidos ciudadanos.
La tierna madre al hijo
Que los pueriles afios aun no alcanza:
De esta funci6n le explica el aparato,
Con cuidado prolijo
Le habla de la emboscada, de la lanza,
Como se venci6 luego en breve rato,
Y el coraz6n asi con lo que aprende
En ardimiento b6lico se enciende.
Esta temprana escuela
Ensefia a hacer el noble sacrificio
Del bien inapreciable de la vida.
Por todo nos consuela
De amada libertad el beneficio








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 85

Venciendo con honor si es adquirida,
Que habiendo de morir todo nos sobra
Y todo con veneer despuis se cobra.
En ella que se bebe
Aquel lenguaje energico, aquel brio
Con que el jefe a sus tropas asi arenga:
"Soldados, hoy se debe
Pelear por la Patria, y yo confio:
Que nadie ceda, ni a partido venga:
La vida pierda quien cobarde huyere,
Matadme a mi, si yo la espalda diere."
Los que con faz serena
A sus pies ponen la europea cerviz
En Moscow tremolan su estandarte;
Los laureles de Jena,
Las palmas de Marengo y Austerlitz
Aqui marchitan con adverse Marte.
Setecientos soldados aguerridos
Como de un rayo al golpe son vencidos.
Collados eminentes,
Quebradas y laderas y malezas,
Y gramas que alfombrais a Palo Hincado
Dad muestras evidentes
De sensibilidad por las proezas
De los que un nombre se han ganado,
Vestidos de verdor alegre y vario
A honor de tan glorioso aniversario.
Cuando pase el viajero
Por estas apacibles soledades,
El pie detenga, y con oido atento
Al genio placentero
Que en torno aqui derrama amenidades,
...Oiga decir con armonioso acento:
Sanchez Ramirez, Carbajal, Mercedes
Vazquez y Sosa, Frias y Paredes.
Gloria eterna a los bravos
Hijos del Yuna, de Casuy, Almirante,
Que el natal suelo con valor rescatan!
Yaceriamos esclavos
Si ellos con el acero rutilante
Las viles ataduras no desatan.
Almas insignes, recibid por fruto
De nuestra gratitud el field tribute.
Que la historic perezca
Si no trasmite tan ilustres nombres
A la posteridad mis apartada;
Y la fama enmudezca








86 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

De los Leonidas y trescientos hombres,
Si el siete de Noviembre y su jornada,
A honor perpetua de los naturales,
El tiempo no grabare en los anales (20')".

(20') Publicada en la "Revista Cientifica, Literaria, etc.", dirigida
por don G. de la Fuente y don Jose Joaquin P6rez, en 15 de junior del
1884. Un ejemplar de este poema conserve el "Museo Nacional", y
hfibose editado este folleto el afio 1820, Santo Domingo, Imprenta
del Gobierno-Jose Maria Gonzalez.
(21) Fr. Cipriano de Utrera, "Dilucidaciones hist6ricas", Epigrafia
Colonial, entronque FROMESTA, p. 474.
(22) "Boletin de la Academia de la Historia", Caracas, Venezuela,
t. XIV, nimeros 63 y 64, p. 706 (22').
(22') Consta en document fehaciente la existencia del hom6nimo
ascendiente del precursor Nlfiez de Ciceres, D. Jos6 Nifiez de Caceres,
Doctor en Sagrada Teologia de la Pontifical y Real Universidad de San-
to Tomas de Aquino, Dean de la Santa Iglesia Metropolitana y Primada
de las Indias. H6lo aqui:
"Yo, Don Josh Nifiez de Caceres, Doctor en Sagrada Teologia de la
Pontifical y Real Universidad de Santo Tomas de Aquino, Dean dignidad
de esta Santa Iglesia Metropolitana y Primada de las Indias; certifico:
que habiendo sido reparadas y para ello abatidas algunas paredes del
Prebisterio de esta Iglesia Catedral, el 30 de Enero iltimo, se encuentra
debajo de la tribune en que se canta el evangelio, muy cerca la puerta
por donde se sube a la sala Capitular, (22') un cofre de piedra de forma
c6bica, y de alto de una vara, que contenia dentro una urna de plomo
maltratada que contenia muchos huesos humans. Tambien hace algu-
nos afios, que en iguales circunstancias a la que me he referido, se
encontr6 del lado de la Epistola otra caja de piedra semejante, y segin
la tradici6n de los vecinos antiguos y un Capitulo de la Sinade de esta
Santa Iglesia Catedral, se ha tenido por cierto y averiguado que los
del lado del Evangelio son y contienen los huesos del Almirante Cris-
t6bal Col6n, y los del lado de la Epistola los de su hermano, sin que
haya podido reconocerse si son los de su hermano Don Bartolome o los
de Don Diego Col6n, hijo del Almirante: en fe de la cual doy la present
En Santo Domingo a treinta de Abril de mil setecientos ochenta y tres.
Firmado-Don Jos6 Ndfiez de Caceres (22")".
(22") Figura este document entire los papeles remitidos por el
Gobernador Peralta al General Solano (22'").
(22"") Del Monte y Tejada, "Historia de Santo Domingo", t. I, p.
71.
(23) "Rasgos biograficos de algunos dominicanos celebres", Lie
Jos6 Nufiez de Caceres.
(24) Este document, asi como muchos otros concernientes al
pr6cer Caceres, proceden del archive de una familiar mejicana que









EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAAOL 87

tiene por ascendiente a D. Jos6 Nfi ez de Caceres, y su publicaci6n se
debe anotar a los hermanos Rafael y Eduardo Matos Diaz.
(25) "Clio", fasc. III, 1934, mayo y junior.
(26) Publicadas en "Analectas", ed. 24 marzo, 1934.
(27) Lic. E. Rodriguez Demorizi, articulo "La familiar de Nuiiez
de Caceres", "La Opini6n", julio 23, 1934.
(28) En el trabajo ya citado, el autor dice:
"Largas e interesantes piginas podrian escribirse acerca de la
imprenta que llev6 a Caracas el pr6cer dominicano; quizAs la misma
en que editaba "El Duende", peri6dico de Niiiez de Caceres, modesto
precursor de la prensa dominicana. Mientras el antiguo Rector de
Jl Universidad de Santo Domingo estaba entregado a los azares de la
political, junto al invicto Paez, Jose dirigia la imprenta. De sus pren-
sas salieron various de los primeros peri6dicos de Venezuela: "El Re-
lampago", "El Cometa", "El Constitucional Caraquefio", y muchas de
las vibrantes proclamas de Bolivar; feliz destiny de la imprenta do-
minicana."
(29) Jose Nufiez de CAceres, nieto, resident en Caracas, hered6
la mentalidad de su ilustre antepasado.
(30) Obra de Hortensio, seud6nimo del escritor espafiol D. Jose
Guell y Mercader, ed. en Caracas, 1883.
(31) Demorizi, articulo citado.
(32) Rafael Matos Diaz, "Investigaciones Hist6ricas Dominicanas
en M6jico", documents publicados en el "Listin Diario", julio
22 del 1934.
(33) Oriundo de Santiago de los Caballeros, al decir de Utrera
en su libro acerca de las Universidades de Santiago de la Paz y de Santo
TomAs de Aquino, etc., en el cual se hace referencia que tanto Sim6n
Portes como Pedro Ndfiez de Caceres fueron estudiantes sobresalientes en
nuestra antigua Universidad.
(34) GOBIERNO DEL ESTADO DE TAMAULIPAS.
"El Gobierno Constitucional del Estado de Tamaulipas a todos
sus habitantes-SABED-que el Congreso del mismo Estado ha decre-
tado lo siguiente:
Art. 19-Es ciudadano y benemerito del Estado el Doctor Jose
Nfiez de CAceres, por los distinguidos servicios que ha prestado a 6ste
y a la federaci6n.
Art. 29-Son igualmente ciudadanos del propio Estado por las
mismas consideraciones, los individuos que siguen: Guadalupe Victo-
ria, Lorenzo SAvala, Patricio Furlong, Vicente Romero, Manuel Maria
del Llano, Jose Antonio Mejia, Juan Pablo Anaya, Juan Alvarez, Juan
Arago, Gabriel Valencia, Jose Antonio Barragan, Luis Pinz6n, Martin
Peraza, Andr6s Quintana Roo, Manuel Crecencio Regi6n, Jose Nifiez
de Caceres, Antonio Arce, Jose Avezana, Sim6n Portes, Andres Silvei-
ra, Francisco Duclor, Mateo L6pez, Pedro Julian Miracley, Manuel de
la Vifia.








88 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Lo tendri entendido el Gobernador del Estado y dispondri su
cumplimiento, haciendolo imprimir, publicar y circular. Jos6 Guada-
lupe de Samano. D. P. Jos6 Ignacio de Saldafia. D. S. Joaquin Barra-
gan D. S.
Por tanto mando se imprima, publique, circle y se le de el debido
cumplimiento. Ciudad Victoria, septiembre 26 de 1833. 10 de la
instalaci6n del Congreso de este Estado.
Francisco Vital Fernandez. Gabriel Arcos. Official Mayor."
(35) Se distingui6 el Lic. Sim6n de Portes como Presidente del
Congress Local de Tamaulipas por su actuaci6n contra los norteame-
ricanos en el afio 1846, en el peri6dico el "Nacional", de M6jico, se pu-
blic6 su notable discurso del 27 de mayo del 1848 en el cual se pronun
cia contra los efectos del tratado de paz con los Estados Unidos de
America, y aboga por una just indemnizaci6n en pro de su Estado.
(36) "Memorias del Gral. Jos6 Antonio Piez".-El Lic. Nifiez de
Ciceres fu6 Secretario y Consejero del Gral Jos6 Antonio P6ez, segin
demuestra el Decreto del 2 de Enero del 1827 fimado por el mismo
Piez e inserto en sus Memorias.
(36') LIase esta nota al final en la pigina 128.
(37) E. Marques, "Primeros Bandos Republicanos en Cuenca
(Quito)", 1926; p. p.-22-26.-Boletin de la Biblioteca Nacional de
Quito, nimeros 5 y 6, 1926.
(38) Como Duarte el Padre de la Primera Repfblica, fu6 el pre-
cursor de nuestra Independencia de este period (1821), poeta y escri-
tor muy estimable de esa falange que caracteriz6 nuestra cultural en
la era colonial.
(39) "Biografia del Dr. Jose Cecilio Avila", Anales de la Uni-
versidad de Venezuela", afio XXI, t. 21, n. 2, pgs. 243 al 245, y repro-
ducida por "Analectas", vol. IV, n. 2, abril 8, 1934.
(40) M. Santana, "Dia que no se contara entire los de Colombia:
cl 18 de marzo de 1826 en que se comenz6 a hollar en Caracas la liber-
tad de la imprenta", Caracas, V. Espinal, 1826, 16 piginas.
(41) Articulo de que fue autor J. de la Natividad Saldanha, pu-
blicado en Caracas, 1826, 15 paginas.
(42) El primer nfimero sali6 el 13 de septiembre del 1824, y el
ltimo probablemente el 25 de abril del 1825.
(43) FuB "El Cometa" que apareci6 con este otro nombre,
y su lema era: "A signis coelisnolite quae tiemet gentes". (No
temais como los gentiles, las sefiales del Cielo).-El ndmero del 3 de
enero del 1827, da noticias de los sucesos politicos que tenian como
scenario a Venezuela en tal 6poca, y firmado aparece en el Cuartel
General de Puerto Cabello, el dia 19 de enero del 1827.
(44) Cuyo nimero inicial sali6 el 19 de sepbre. del 1824, y su
lema fu6 el siguiente: "Porque vere los cielos, la obra de tus manos y
la luna que tu formaste."
(45) "Dos cartas de un alemfn a S. E. el Vicepresidente", en 49,
Caracas, 7, Antero, 1826, 9 piginas. En esta misma 6poca apareci6 el








EL ESTADO INDEPENDIENTE DE HAITI ESPAROL


folleto: "Cartas de un viajero a S. E. el Vicepresidente de la Repdbli-
ca de Colombia". En 40, Caracas, J. Nfiez de Caceres, 1826.
(46) En ese folleto pinta igualmente Avila al Sindico Toribio
Iribarren, "hombre patriota, pero de una exageraci6n natural, cuyo
fanatismo tribunicio rayaba en turbulencia y locura, reuniendo en los
antiguos claustros de San Francisco a un gentio ocioso e ignorante".
(47) Tales datos fueron aportados por el historiador mejicano D.
Jose Nfiiez y Dominguez al Lic. Emilio Rodriguez Demorizi.
(48) Afios 1830-1831.
(49) Afios 1831-1833.
(50) Del 1837 al 1840.
(51) Estos iltimos informes los envi6 el Sr. Rafael Matos Diaz-
desde Mejico donde reside y desempefia las funciones de Agregado
Commercial de la Legaci6n Dominicana en aquel pais-a su hermano el
Lcdo. Eduardo Matos Diaz, quien los di6 a conocer en su articulo intitu-
aIdo "Ultimos Dias de Ndiez de Caceres," "Listin Diario", 22 marzo,
1934.
(52) Transcrito ya en Nota anterior, y el cual fu6 publicado en
"Clio", ed. nbre. y dicbre., 1934, pig. 180.
(53) ACTA DE DEFUNCION DEL DR. DON JOSE NUREZ DE
CACERES:
"El infrascrito, Protonotario Apost6lico ad instar participantium,
Prelado Dom6stico de Su Santidad, y actualmente encargado de esta
Parroquial Iglesia Matriz, en la forma que mis proceda en derecho,
CERTIFICA-: Que en libro de Entierros, correspondiente a los afios
mil ochocientos cuarenta y uno a mil ochocientos cincuenta y dos, en
la pigina 79, se encuentra una partida, cuyo tenor literal es el siguiente:
"Al margen-100--Doctor Don Jose Nifiez de Caceres, Adulto-
3er, tr. Entierro Mayor. Al Centro.-En doce de Septiembre de mil
ochocientos cuarenta y seis, en Ciudad Victoria, Capital de Tamauli-
pas, Yo el Cura propio di sepultura Ecca. en tercer tramo y sepulcro
particular con entierro Mayor, misa, vigilia y llevada al Campo Santo
al adulto Doctor Don Jos6 Nffiez de Caceres, que muri6 de cangos
en la cabeza en esta a los 70 (setenta) afios de su edad y recibi6 todos
los Santos Sacramentos, y para que conste lo firmo. Jose Guillermo
Martinez, ribrica" (53).
A pedimento de parte interesada, para lo que a su derecho pueda
convenir, extiendo la present copia, firmada, timbrada y sellada segdn
estilo en Ciudad Victoria de la Di6cesis de Tamaulipas, a los diecisiete
dias del mes de abril del afio del Sefior mil novecientos treinta y
cuatro, fdo.) Monsefior Silvestre C. de Le6n.
(53') Tenia entonces 74 afios.
(54) ACTA DE MATRIMONIO DEL LIC. JOSE NUREZ DE
CACERES (Hijo):
"El infrascrito, Protonotario Apost6lico ad instar Participantium,








90 CRITICAL DE NUESTRA HISTORIC MODERN

Prelado DomBstico de Su Santidad, y actualmente encargado de esta
Parroquial Iglesia Matriz, en la forma que mis proceda en derecho,
CERTIFICA: Que en el libro de Matrimonios correspondiente a los
ailos mil ochocientos treinta y cuatro-mil ochocientos treinta y cinco,
a la pigina doscientos ochenta y cuatro, se encuentra la siguiente
partida:
"Al margen Licdo. Jose N6fiez de Ciceres con Anta. Jimenez--
Al centro.-En esta Parroquia de Ciudad Victoria Capital del Esto. de
"lamaulipas, a veintinueve de Noviembre de mil ochocientos treinta y
tres. Yo el q. suscribe cas6 y vel6 in facie. Ecclesiae al Licdo. D.
Jos6 N fiez de Caceres, soltero de 25 (veinticinco) afios, originario
de la Isla de Cuba (de los dominios de Espafia) y avecinado en esta
dos afios ha, h. 1. del Dr. D. Jos6 Nifiez de Caceres y Da. Juana de M
Madrigal: con Da. Antonia Jimenez, originaria de la villa de Padilla
y de cinco afios a esta parte vecina de esta, h. 1, de los Ciuds. Antonio
Jim6nez y Maria de Jesds Vald6s, difuntos. A este matrimonio prece-
dieron las Diligencias de estilo y se dispens6 la publicaci6n de moni-
ciones, y fueron testigos los Ciudadanos Dr. D. Jose Nfifiez de Caceres
y Antonio Jimenez. Y para que conste lo firmo Jose Guillermo Mar-
tinez--rubrica."
A petici6n de parte interesada, extiendo la present copia simple
en Ciudad Victoria, a siete de mayo de mil novecientos treinta y cua-
tro. (fdo.) Monsefior Silvestre C. de Le6n.
(55) Beabrum Ardouin, en sus "Estudios de la Historia de Haiti".
t. VI, p. 147, refiere:
"Despues de la retirada del ej6rcito haitiano, en 1805, el General
Ferrand hizo reocupar sucesivamente los pueblos vecinos de los anti-
guos limits que separaban en otro tiempo la Colonia Espafiola de la
Francesa. Los habitantes de esos lugares, los de las ciudades incen-
diadas, se ocupaban en la reconstrucci6n de sus casas."
(56) "Mon. a Duarte", p. p.--4 y 5.
(57) El acad6mico D. Felix Evaristo Mejia en su celebrado dis-
curso acerca del "Criterio de la cabal verdad hist6rica, con aplicacion
a la nuestra," nos habla con toda ponderaci6n de esa relatividad en la
verdad hist6rica, y su aplicaci6n a la responsabilidad y a la sanci6n
o la consagraci6n que de tal verdad se driven (57').
(57') "Clio", 69 fasc., 1933, nbre. y dbre., p. 156.
(58) "Est. His. Haiti", t. IX, p. 104 y sigts.
(59) Ardouin, "Hist. Haiti", t. IX, p. 104; Pichardo, "Hist. Pat.".
p. 67.
(60) La Carta Fundamental redactada por el Lic. Nafiez de Ci-
ceres consagraba la esclavitud.
(61) "Espaiia Boba, como para significar aparte del quietismo y
de la inacci6n que imprimi6 a la Colonia, la simplicidad con que
venia a proporcionar regalo y placeres a los que mis olvidados la
tenian, y no habian hecho casi nada por restaurar en 1% Primada de
las Indias su poderio (61').




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs